Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Escritos políticos, económicos y literarios
Author: Varela, Florencio
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Escritos políticos, económicos y literarios" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



book was produced from scanned images of public domain


                         BIBLIOTECA AMERICANA.

                              TOMO VIII.

                   ESCRITOS POLÍTICOS Y LITERARIOS,

                                  DEL

                       Dͬ. D. FLORENCIO VARELA.

                               ESCRITOS

                  POLÍTICOS, ECONÓMICOS Y LITERARIOS,

                              DEL DOCTOR

                         D. FLORENCIO VARELA.

                             COLECCIONADOS

                                  POR

                         D. LUIS L. DOMINGUEZ.

                             [Ilustración]

                             Buenos Aires.

              IMPRENTA DEL =ORDEN=--SAN MARTIN N. 5.

                                 1859.



EL EDITOR.


Echábanse de ménos en nuestra Biblioteca algunos nombres ilustres en la
literatura del Plata.

Sin embargo, nosotros habiamos hecho lo posible por llenar este vacio.

Muchas diligencias practicamos para obtener entre otros trabajos
inéditos ó publicados, las poesias de D. Juan Cruz Varela, cuya
publicacion estaba aplazada y que aun despues de haberse anunciado de
nuevo, permanecen sin salir á luz, apesar de la formal promesa que
nos hacia el Sr. Posse con fecha 15 de Julio de 1858 en la carta que
transcribimos á continuacion:

 _Sr. Dr. D. Alejandro Magariños Cervantes._

  Muy señor mio:

Siento no poder acceder á la solicitud de vd. respecto á las poesias
de D. Juan Cruz Varela. Tengo como dije á vd. un compromiso pendiente
á ese respecto y no he encontrado motivo justo para desligarme de él.
Dentro de muy pocos dias se dará principio á la publicacion.

Con este motivo saludo á vd. y me suscribo á sus órdenes atento SS.

  Q. S. M. B.

  _Daniel J. Posse._


Entonces nos dirijimos á D. Héctor y D. Mariano Varela, y les
preguntamos si tendrian inconveniente en coleccionar algunos escritos
políticos y literarios de su señor Padre, ó permitir que otra persona
competente se encargase de este trabajo, que podria formar uno ó dos
tomos de la Biblioteca.

Los jóvenes redactores de la _Tribuna_ simpatizaron con la idea,
agradeciéndonos el débil homenaje que queríamos tributar á la memoria
de su padre; pero por razones que seria largo referir, no pudieron
darnos inmediatamente una respuesta explícita y terminante.

Seis meses despues, instábamos amigablemente á D. Luis Dominguez para
que nos entregase la coleccion de sus poesias que nos habia ofrecido, y
como nos sucede con harta frecuencia, nos encontramos con que en todo
habia pensado el autor ménos en tener prontos los originales para el
momento en que se los pidiésemos.

_Tu quoque!_.... esclamamos con un arranque tragicómico, porque
teniamos y tenemos al señor Dominguez por uno de los escritores mas
sérios y que con mas religiosidad llena sus compromisos.

El ex-redactor del _Orden_ nos manifestó en pocas palabras la
imposibilidad absoluta en que se habia visto para buscar sus poesias
diseminadas en varios periódicos, ú olvidadas entre sus papeles,
hacerlas copiar &a. "pero estando mas desocupado ahora, añadió, voy á
hacer á ese trabajo, y puede vd. contar con él para dentro de poco
tiempo; vd. vé tambien que mi turno no ha llegado, pues vd. habia
pensado dar otros tomos de la Biblioteca, antes de lo mio. En fin, si
vd. se empeña puedo darle otro libro de mas importancia que mis poesias.

--Es V. muy modesto; pero no acepto el cambio.

--Tengo coleccionados algunos escritos de D. Florencio Varela de los
que puede entresacarse lo suficiente para formar un interesante volúmen
de la Biblioteca.

--¡Magnífica idea! esclamé, pero....

--Pero qué?

--Tal vez haya alguna dificultad por parte de los miembros de su
familia.

--No creo que haya el menor inconveniente; y si lo hubiese, corre de mi
cuenta allanarlo."

El Señor Dominguez con su habitual bondad nos prometió ademas escribir
un rasgo biográfico sobre la vida y las producciones del ilustre
finado; tarea fácil para el Sr. Dominguez que como todos saben ha
enriquecido la GALERIA DE CELEBRIDADES ARJENTINAS con una biografía
del Dr. Varela que nada deja que desear. Estamos persuadidos que no
podiamos haber confiado á mejores manos la honrosa mision de arrancar
para la Biblioteca algunas flores escogidas de la bella guirnalda
literaria del fundador del _Comercio del Plata_.

Cúmplenos, sin embargo, antes de terminar, hacer una advertencia
á los eruditos. En el deseo de complacer á la mayoria de nuestros
suscriptores, no se ha seguido en esta coleccion el órden cronológico
ni el encadenamiento que exigiria la índole de las materias que
comprenden las producciones de Varela. Hemos rogado al Sr. Dominguez
diese á su trabajo toda la amenidad é interés posible, prefiriendo
la parte general y doctrinaria á la que se refiere únicamente á las
polémicas periodísticas y cuestiones transitorias del momento, aunque
todo es notable y digno de reproducirse, hoy como ayer, en los escritos
del eminente publicista. Tal vez mas adelante nos sea dado completar
con otro tomo la coleccion que ahora publicamos.

Entre tanto podemos asegurar sin temor de equivocarnos que, por
incompleto que sea este libro, hacemos un verdadero servicio á las
letras del Rio de la Plata, popularizando las ideas que contiene.

Nuestros suscriptores y la juventud estudiosa encontrarán en estas
pájinas, recomendadas suficientemente por el justo renombre del autor,
ademas de la profundidad de los conceptos, la belleza de la forma
realzada por un lenguaje elegante y castizo; y aunque no tuviesen otro
mérito, este solo bastaria para darles un lugar distinguido en la
biblioteca de los amantes de la buena literatura nacional.

  A. MAGARIÑOS CERVANTES.

  Buenos Aires, Marzo--1859.



FLORENCIO VARELA.


D. Florencio Varela nació en Buenos Aires el dia 23 de Febrero de 1807.
Fué su padre D. Jacobo Adrian Varela, español del cuño antiguo, cuyo
nombre se conserva en las tradiciones de la defensa de Buenos Aires,
por la gallardia con que se mantuvo con su cuerpo, en la posicion
del Retiro, embestida por dos divisiones inglesas, y la inteligencia
con que salvó su compañia al frente del enemigo vencedor. D. Jacobo
Adrian tuvo la fortuna de ver coronado por el triunfo mas espléndido
su consagracion á la independencia de la patria de sus hijos; pero
este fué el único desquite que le fué dado tomar contra un enemigo que
acababa de consumar su ruina, apoderándose en Montevideo de un buque en
que habia invertido todo el capital que giraba en el comercio.

Una herencia de honor y de pobreza fué, pues, el patrimonio que
Florencio Varela recibió al nacer. Su corazon y su inteligencia
empezaron á formarse en la escuela de la adversidad, que es la que
mejor prepara al hombre para la vida activa en tiempos calamitosos.

Su padre, atacado de una enfermedad mortal, ocupaba sus ocios en
enseñarle á leer, escribir y contar. El tierno discípulo era tambien el
enfermero del anciano, á quien asistió hasta la hora de su muerte, que
tuvo lugar en el invierno de 1818.

Varela tenia 11 años. El general Puigredon, Director del Estado,
acababa de fundar el colegio de la Union del Sud. La madre de Florencio
solicitó una beca de gracia para su hijo; y allí hizo sus estudios
preparatorios. Cuatro años despues dejó el colegio é ingresó á la
facultad de jurisprudencia en la Universidad, y en Agosto de 1827, á
los 20 años de edad, se graduó de Doctor, recibiendo el título gratuito
que se acuerda al candidato que mas se distingue en los exámenes de
prueba.

El jóven Varela habia descollado entre sus condiscípulos, no tanto por
su contraccion á los estudios escolares, como por su talento claro,
por su memoria prodijiosa, por su instruccion literaria adquirida
privadamente en la lectura asídua de poetas españoles y franceses.
Este amor á las bellas letras, á que lo arrastraban el ejemplo de su
hermano D. Juan Cruz y la natural inclinacion de su espíritu, llegó á
distraerlo á tal punto de sus estudios profesionales, que hubo de verse
espuesto á no poder rendir exámen de uno de los cursos de derecho.
Amonestado por su maestro, Varela volvió sobre sí; aprovechó el único
mes que faltaba para la conclusion del año escolar, se presentó á
exámen, y obtuvo la primera clasificacion por voto unánime de sus
jueces.

A principios de 1825 fué nombrado para un empleo subalterno en una
secretaría de Estado. Entre el desempeño de sus deberes oficiales,
y sus estudios profesionales, Varela hacia sus primeros ensayos
en la carrera literaria y en la vida pública. Escribia versos que
publicaba en los periódicos que redactaba su hermano mayor, y seguia
las opiniones que este sostenia, como el órgano mas autorizado y mas
capaz del partido unitario. Poco despues de subir al mando el coronel
Dorrego, hizo renuncia de su empleo, no creyendo delicado conservarse
al lado de una administracion de quien era ardiente opositor. Despues
de la revolucion de 1° de Diciembre de 1828, fué nombrado oficial
mayor de Relaciones Esteriores. En ella habia tomado la poca parte que
su edad le permitia; sin embargo su adhesion al partido unitario en
que tanto figuraba el nombre de sus hermanos, le obligó á seguir la
suerte de estos, cuando emigraron á Montevideo en Agosto de 1829, poco
despues de la abdicacion del jeneral Lavalle. En Octubre del mismo
año regresaron á Buenos Aires; pero les salió al encuentro una órden
de destierro, y sin que se les permitiese desembarcar volvieron á una
espatriacion que para casi todos los hermanos debia ser eterna.

Varela salió desterrado, como hemos dicho, el 12 de Octubre de 1829, y
desde entonces fijó su residencia en Montevideo, donde debia pasar el
resto de sus dias. Estando allí casó con una jóven de Buenos Aires con
quien habia quedado comprometido antes de su espatriacion. Esta union
fué feliz y fecunda; Varela tuvo en ella trece hijos.

Instalado en Montevideo, se dedicó asiduamente á terminar su carrera
de abogado, profesion que empezó á ejercer con éxito antes de estar
solemnemente recibido en los estrados de aquel pais. La recepcion
tuvo lugar el 8 de Abril de 1835. "Los miembros del tribunal, dice el
mismo Varela, me hicieron el honor de no examinarme, dirijiéndome su
presidente una arenga en la que me manifestó que el tribunal estaba
satisfecho de mis aptitudes."

Con su entrada en el foro termina una de las faces de la vida literaria
de Varela. Se consagró durante tres años, con ardor incansable, al
estudio de la jurisprudencia, y al de las ciencias políticas y morales
que con ella se dán la mano; y aunque no abandonó sus gustos literarios
y su pasion por los versos, fué sin embargoo, dejando de hacerlos,
hasta que por el año 34 ó 35 renunció completamente á este género de
composicion literaria.

En 1830 publicó un pequeño cuaderno con el título de _El dia de Mayo_,
conteniendo cinco de sus mejores composiciones. Dos de ellas han sido
insertadas en la _América Poética_. Sin apartarse en las formas y el
estilo de los ejemplos de Quintana, que era su modelo predilecto,
Varela abandonó en estas poesias, por primera vez, la _silva_ que
habia manejado siempre; y ajustó su pensamiento á las formas de la
estancia regular, con iguales condiciones de ritmo y de cadencia. Por
el mismo tiempo dió á luz su bella _Oda_ á la Hermandad de la Caridad,
obra llena de filosofia é ideas elevadas, la cual contribuyó no poco
á asentar su reputacion literaria en el pais de su asilo; y á darle
valimiento con el círculo poderoso de los hombres que dirijian aquella
corporacion.

No contribuyó ménos á ese resultado la publicacion que hizo en ese
mismo año de un escrito de género muy diverso, titulado: _Observaciones
contra el Proyecto de ley sobre la moneda de cobre_; panfleto
impregnado de las sanas ideas de la escuela económica moderna, y que
hace altísimo honor á los conocimientos y al buen juicio del jóven
autor.

En 1833 fué nombrado por el Gobierno de Montevideo miembro de una
comision censora de teatro; y él mismo compuso una comedia, de la cual
nada conocemos.

Con este ensayo, y algun otro de menor importancia, Varela abandonó
la lira para siempre, y se entregó desde entonces á su profesion y al
estudio de la historia de su pais que se preparaba á escribir.

Su íntima relacion con su hermano D. Juan Cruz, á quien hospedaba en su
casa y respetaba como á un segundo padre, le habia puesto en su pais,
y le puso en Montevideo tambien, en la vida activa de la política.
Todos los hombres notables del partido unitario habian sido desterrados
de Buenos Aires por Rosas, y se habian refugiado, como los hermanos
Varela, en Montevideo, ó en otros puntos del territorio Oriental. Esa
porcion escogida de proscriptos, suspiraba por regresar á la Patria
perdida. Compuesta de los hombres de mayor inteligencia y de los
militares de mas valor y nombradia en las guerras pasadas, forzados
á la inactividad, ó á un trabajo penoso para procurar el sustento de
sus familias arrojadas de sus hogares, aquella emigracion vivia de
esperanzas y deseos, y hacia una propaganda activa y temible contra el
poder tiránico de su pais. Esto inquietaba naturalmente á Rosas.

El Estado Oriental estaba tambien dividido en partidos, que, como un
elemento mas de poder, procuraban ganarse á los emigrados arjentinos.
Estos á su vez buscaban sus afinidades entre las facciones, con la
esperanza de ser ayudados algun dia en sus proyectos relativos á su
pais. El gobierno de Oribe manifestó al fin que preferia el apoyo del
gobierno de Rosas; admitió sus reclamos contra el uso de la libertad
de imprenta que hacian los emigrados; y estos, como era natural, se
inclinaron al partido de Rivera que les ofrecia ayuda y garantias. La
lucha estalló en 1836; pero D. Florencio Varela no tomó parte activa
en los sucesos que se desarrollaban, por mas que simpatizára con el
partido colorado. Sin embargo de esto, fué desterrado por el gobierno
de Oribe.

Triunfante el general Rivera, Varela regresó á la ciudad, y desde
entonces empezó é tomar parte franca y activa en la política de aquel
pais. Establecido el gobierno de Rivera, uno de sus primeros actos
fué declarar la guerra al tirano de Buenos Aires. De aquí nació una
triple alianza entre las fuerzas navales de la Francia que bloqueaban
esta ciudad, por una parte, el nuevo gobierno oriental por otra, y por
otra la emigracion arjentina que cada dia aumentaba su número con los
que salian de Buenos Aires huyendo dá las violencias del Dictador, y
procurando robustecer el nucleo reaccionario que al amparo de esos
dos poderes se formaba en Montevideo. El Dr. Varela fué uno de los
cooperadores mas decididos é intelijentes en la revolucion contra
Rosas.

Desde que el General Lavalle se puso en campaña; él era el hombre
de pensamiento y de accion de la Comision Arjentina, cuyo encargo
principal consistia en proveer de recursos al ejército, para lo cual
casi era necesario hacer milagros. El mantenia las relaciones de esta
con el ejército revolucionario, con los agentes franceses, y con el
gobierno oriental. Su casa era el punto de reunion de la emigracion
arjentina. Cultivaba especialmente con esmero la amistad de la
juventud, cuyos sentimientos patrióticos inflamaba, y cuyo amor al
estudio estimulaba.

Los agentes de la Francia habian estipulado una alianza formal con
el general Lavalle, cuyo objeto era la destruccion de la tirania de
Rosas y el establecimiento de gobiernos regulares en la república
arjentina. El general Lavalle habia atravesado el Paraná, y operaba
ya en el territorio de Buenos Aires, cuando se presentó el Almirante
Mackau, con algunos refuerzos y ámplias facultades para obrar. El
Almirante prefirió la via de las negociaciones é hizo la paz con Rosas.
El Dictador afirmó así su poder, y la reaccion liberal terminó por
entonces en una série de desastres.

El Dr. Varela publicó con ese motivo uno de sus escritos políticos mas
notables, titulado: _Sobre la convencion de 29 de Octubre de 1840,
desarrollo y desenlace de la cuestion francesa en el Rio de la Plata_.
En este papel lleno de nervio y de elocuencia, presentó Varela en su
verdadera luz la vergonzosa transacion por la cual un Almirante francés
dejó á merced de un enemigo feroz á los aliados de la gran nacion.

Varela escribia en esta ocasion bajo el peso de toda clase de
infortunios. El folleto se dió á luz el 29 de Diciembre. El 20 de
Octubre habia perdido una hija, el 29 se habia concluido el tratado
que daba un golpe fatal á su partido; el 28 de Noviembre el ejército
libertador era completamente batido en el Quebrachito; y en los
momentos mismos de terminar aquel escrito recibia la noticia de haber
sido asesinado en esa misma batalla, su hermano Rufino, á quien Varela
amaba como á un hijo!

Tantas fatigas de espíritu y de cuerpo, la incesante consagracion á
la cosa pública, los acerbos pesares devorados en secreto por los
desastres de la revolucion y por las causas que los producian y que la
generalidad ignoraba, la asídua contraccion á su bufete que le daba el
pan para su numerosa familia; todo esto agotó al fin las fuerzas de
Varela. A mediados del año 40 ya habia tenido necesidad de hacer un
pequeño viaje á Martin Garcia. Le hemos oido referir la viva emocion
que sintió su alma al divisar en aquel viaje las torres de la ciudad
natal en lontananza; el buque contrariado por los vientos se habia
puesto á la vista de Buenos Aires; aquella fué la última despedida
de la patria. A principios de 1841, su vida se encontró seriamente
amenazada por una afeccion pulmonar. Sus médicos le prescribieron hacer
un viage al Brasil; y el 31 de Mayo se embarcó con su familia para Rio
Janeiro, donde llegó el 14 de Junio, despues de un viage peligroso.

Una semana antes de partir, tuvo lugar en Montevideo un certámen
poético, en celebracion de la Revolucion de Mayo. Varela fué uno de los
jueces, y escribió el juicio de la comision, que insertamos en este
repertorio.

Luego que el Dr. Varela llegó á Rio Janeiro; sintió una mejoría notable
en su salud. Allí consagró principalmente su tiempo á preparar los
elementos que debian servirle para escribir la historia de su pais,
pensamiento que le ocupaba hacia algunos años.

Cinco meses empleó en escudriñar la Biblioteca pública de aquella
capital, en la cual encontró y estractó documentos preciosos relativos
á la historia política de estas regiones cuando aun eran colonias.

Se dedicó al estudio de los materiales que habia acopiado durante
muchos años y recibió de D. Bernardino Rivadavia, que allí residia,
noticias ignoradas y papeles y documentos de la mayor importancia.
Entre ellos, y de letra del general Belgrano, todos los relativos á
la célebre negociacion con Carlos IV, [ó mas bien con el conde de
Cabarrus,] y todos los papeles diplomáticos relativos á su mision á
Europa. Obtuvo tambien el autobiografia de Belgrano, y algunas notas
curiosas sobre la revolucion de Alzaga en 1812, y sobre la causa contra
este mismo personaje en 1809.

Habia reunido gran copia de materiales, en periódicos, folletos,
memorias y documentos, inéditos, y en tradiciones orales de los hombres
que estaban al cabo de los sucesos en que habian sido actores ó
testigos. Estaba preparado para utilizar estos elementos.[1] La muerte
arrebató á la Patria aquella riqueza intelectual con tanta industria
atesorada. ¿Seria acaso un presentimiento el que manifestaba este
hombre tan laborioso cuando respondia á sus amigos que con frecuencia
le pedian que mirase por su salud,--"Es que veo que se me acaba la vida
sin haber hecho nada que quede despues de mí"?...

     [1] El Sr. Mitre, en la introduccion á su exelente HISTORIA DE
     BELGRANO, fundándose en un párrafo de carta de Varela que he
     copiado en su Biografia (GALERIA DE CELEBRIDADES ARJENTINAS),
     dice:--"Y murió tal vez dudando del pensamiento de Mayo". Yo
     puedo afirmar lo contrario; Varela escribió esa carta recien
     llegado al Janeiro, antes de haber reunido la copia de documentos
     y tradiciones que recibió de D. Bernardino Rivadavia, uno de los
     actores en la revolucion, y quizá el que mejor sabia explicarla.
     Seis renglones mas abajo de mi Biografia, hay otra carta de Varela
     que desvanece toda duda á ese respecto.

El 30 de Noviembre de 1842, el Dr. Varela se puso en viaje con toda su
familia, de regreso para Montevideo.

Cerca ya del puerto, el buque chocó en un escollo y se fué á pique.
Varela y su familia escaparon con gran trabajo de una muerte terrible;
pero de todos sus efectos, apénas pudo salvar su caja de papeles
históricos, objeto especial de sus cuidados durante el naufrajio.

El Dr. Varela llega á Montevideo, sin tener con que cubrir la desnudez
de sus hijos: y la primera noticia que recibe es la del desastre del
ejército del jeneral Rivera en el Arroyo Grande. El dia 16 de Febrero
el ejército de Rosas ponia sitio á Montevideo; y como las desgracias no
vienen nunca solas, en el siguiente mes, y en el espacio de tres dias,
Varela perdió una hija, y una hermana muy querida. Su corazon resistió
con entereza esta cadena de desventuras. Le hemos oido referir con
serenidad todos los accidentes de su naufrajio; le hemos visto soportar
con resignacion la pérdida de cuanto poseia, y entregarse en seguida
tranquilamente al desempeño de sus nuevas deberes.

Montevideo se preparó á defenderse contra las armas de Rosas, que el
jeneral Oribe, temible por sus recientes, hechos, conducia contra
su pais. Varela ocupó un puesto entre los defensores; y despues de
ayudar con su consejo y su cooperacion al gobierno de la defensa, fué
enviado en Agosto de 1843 á Inglaterra con una mision especial, cuyos
antecedentes y objeto esplica él mismo en su Diario de Viaje. (_Vease
Celebridades Arj._)

Antes de ser nombrado para esta mision, el Dr. Varela publicó un nuevo
panfleto político, titulado: _Sucesos del Rio de la Plata_. Su objeto
era, demostrar la falta de verdad y de estudio que predominaba en los
informes que remitian á los gobiernos europeos sus respectivos ajentes,
de donde provenian los desaciertos en que habian incurrido aquellos en
sus cuestiones con el dictador de Buenos Aires.

Varela desempeñó su mision con habilidad, pero no consiguió el
resultado que habia hecho esperar el Comodoro Purvis, y que era
dado prometerse despues de los actos de este, y de las compromisos
contraidos por el ministro británico, Mr. Mandeville. Despues de varias
conferencias con lord Aberdeen, declaró este oficialmente que el
gobierno de la reina no tomaria parte en los negocios del Plata. La
Inglaterra (como observa Varela) no conocia entonces sus intereses. Dos
años despues se veia forzada á hacer lo que no hizo á instancias de
Varela; y así el tiempo vino al fin á dar la razon al comisionado de
Montevideo.

Varela ocupó su corta residencia en Inglaterra en visitar los
monumentos, los palacios, los museos, los arsenales, y especialmente
los establecimientos fabriles que alimentan la industria y el comercio
colosal de aquella gran nacion. Estudió las máquinas de vapor con el
interés de un mecánico. De todo tomaba prolijas notas en el diario de
viaje que llevó sin interrupcion.

Despues de visitar las principales ciudades manufactureras de
Inglaterra, pasó á Francia y residió algunas semanas en Paris, donde
redobló su actividad para ver las cosas mas notables de este otro
emporio de civilizacion y humana grandeza. Su tiempo se dividia entre
la necesidad de satisfacer su ilustrada curiosidad, y el deseo de
obtener en Francia por la opinion pública, lo que sus esfuerzos no
habian alcanzado cerca del gabinete ingles. Con ese fin, se acercó á
los principales oradores de la Cámara de Diputados, y particularmente
á M. Thiers, cuya estimacion supo captarse. En aquella asamblea, tanto
bajo la monarquía, como despues bajo la república, resonaron los
elojios de Varela, cuando llegó la ocasion de tratar la cuestion del
Plata, y de hacer uso de los datos que él habia facilitado.[2]

     [2] En la sesion del 5 de Enero de 1850, dijo el célebre orador
     Mr. Thiers:--"El Sr. Varela, á quien todos hemos conocido, era
     uno de los hombres mas distinguidos que es posible encontrar en
     cualquier parte del mundo."

El año siguiente volvió Varela al seno de su familia. Su viaje á
Europa, habia completado su educacion, sazonado su juicio y abierto á
su inteligencia un campo mas estenso. Al mismo tiempo su carácter moral
se habia perfeccionado. Las costumbres inglesas, que habia podido
apreciar en el seno de algunas familias que habia tratado con cierta
intimidad, lo habian cautivado; desde entonces parecia que el tipo
ingles era el modelo de su conducta personal. A su afabilidad congenial
que nunca lo abandonaba, se agregó por imitacion cierta gravedad llena
de nobleza, particularmente en su trato con estraños. El sentimiento
religioso se hizo tambien mas visible en él desde que tuvo ocasion de
observar la saludable influencia que el culto externo ejerce sobre
las costumbres públicas y privadas en Inglaterra. Cuando volvió á
Montevideo empezó á habituarse á la práctica de la santificacion del
domingo, asistiendo al templo con su familia al servicio divino. Desde
entonces, en fin, pudo presentarse en el trato social como un modelo
del hombre culto y del cumplido caballero.

Continuó influyendo directamente en la política del Rio de la Plata,
por la amistad que lo ligaba al Sr. Vasquez, el cual volvió como antes
á valerse de su consejo y cooperacion en el ministerio de Relaciones
Exteriores.

Es de esa época, y pertenece á su inspiracion y á su pluma, el
_memorandum_ pasado por el gobierno oriental á su representante en el
Brasil el Sr. Magariños, para entablar negociaciones sobre la base de
un arreglo definitivo de límites. Pero su obra mas importante fué el
_Comercio del Plata_, diario fundado por él en 1845, con tres objetos:
combatir la tirania de Rosas, apoyar la intervencion europea que venia
á facilitar con su ausilio los medios de destruirla, y abrir para la
prensa del Rio de la Plata una nueva era de cultura en las formas, de
moderacion en el debate y de utilidad y enseñamiento fecundo para el
pueblo.

Varela se propuso realizar una completa reforma en la prensa periódica;
y si no lo consiguió del todo, dió por lo ménos en su diario el ejemplo
mas acabado de la posibilidad de realizarla.

Él se propuso hacer desaparecer del diarismo la personalidad y el
insulto que, á falta de razon ó de saber, servia á los escritores del
dia de cómodo recurso para satisfacer una curiosidad pueril, y dar
pávulo á las discordias interiores. Estableció la discusion sobre las
bases del razonamiento y de la historia; juzgó los hechos con sano
criterio; esplicó con claridad el pasado y formuló con acierto las
aspiraciones del porvenir.

Dió siempre mayor importancia á las cosas que á los hombres; puso
la sinceridad del hombre honrado al servicio de su causa, y no
manchó jamas con la mentira las columnas de su diario consagrado al
esclarecimiento y á la defensa de la verdad. Ilustró en él todas
las cuestiones de actualidad, y particularmente las que versaban
sobre política internacional, que tanto abundaron en aquella época
en que un campesino de Buenos Aires, supo á fuerza de astucia y mala
fé, poner á prueba la perspicacia de los gabinetes y la habilidad
de muchos diplomáticos. Conservó siempre una digna reserva en los
negocios privativos del pais en donde escribia; porque profesaba el
principio, de que la voz del extranjero en las cuestiones internas de
un pais conmovido por la discordia, solo puede tener autoridad cuando
se alza desligada del alarido de las pasiones ajitadas; cuando pugna
por aplacarlas y no por enardecerlas. Estimaba á tal punto el decoro
de su diario y de los principios á que estaba consagrado, que cuando
ocurria un hecho, por notable que fuera, capaz de empañarlo, le negaba
totalmente el derecho de circulacion por su conducto, como sucedió
en la revuelta de Abril de 1846, de la cual no se encuentra el menor
rastro en las columnas del _Comercio del Plata_.

Las relevantes prendas del escritor, el atractivo de su estilo, la
fuerza irresistible de su lógica, la amenidad del diario que procuraba
ser perfecto en todas las materias que abrazaba, diéronle una
importancia suprema en todo el Rio de la Plata, y una grande estimacion
en el exterior. _El Comercio del Plata_ se hizo una potencia en las
cuestiones de la época; su opinion era siempre deseada, y su consejo
seguido. Todos querian conservar su coleccion, y hubo quien ofreció una
onza de oro por el primer número sin poder obtenerlo. Como era natural,
el publicista que con tanto éxito sostenia la propaganda civilizadora,
que llenaba su ministerio con tanta conciencia y dedicacion, debia
ser, y era en efecto, objeto de la estimacion y el respeto general, y
así Varela llegó á tener en aquella época una importancia personal tan
grande, como la que gozaba el papel que dirijia.

El Dr. Varela aprovechó el ajente de publicidad de que disponia, para
dar á conocer muchos escritos interesantes y documentos relativos á
la historia del pais, entre los cuales citaremos la _Coleccion de
Constituciones_ de las repúblicas americanas, y de los _Tratados_ de
los Estados del Plata, y una série de papeles de sumo interés sobre
las _cuestiones de límites_ entre las posesiones Españolas y las
Portuguesas en América, todos raros, y algunos inéditos.

En las columnas editoriales dilucidó algunas cuestiones históricas, y
sostuvo la gran tesis de la libertad de los rios interiores, que la
revolucion contra Rosas puso en práctica apénas obtuvo el triunfo.

Dos años y medio habia sostenido el Dr. Varela la abrumadora tarea
del diarismo, conquistándose la simpatía de los buenos y el odio de
los malos, cuando el 20 de Marzo de 1848, á las 8 de la noche, fué
alevosamente asesinado, recibiendo una puñalada por la espalda en el
momento de llegar á la puerta de su casa. El asesino, Andres Cabrera,
consiguió evadirse sin ser visto, y regresó al campo del ejército
sitiador, de donde habia sido mandado, segun lo ha declarado él mismo,
en la causa criminal que se le siguió en 1852.

Los detalles de este crímen atroz, están consignados en la Biografia
de Varela que escribí para la _Galeria de Celebridades Arjentinas_, de
donde he arrancado estos fragmentos. Allí remito al lector interesado
en conocerlos, porque el Editor de la _Biblioteca_ no me concede ya
espacio sino para concluir.

Pocos hombres habrá que gocen como el Dr. Varela de un aprecio mas
universal. Su carácter afable, su talento, su vida inmaculada, su
honradez á toda prueba, su desprendimiento generoso, su sencillo
género de vida, todo contribuia á captarle la amistad de cuantos
le conocian. En todas partes del mundo donde estuvo, supo adquirir
amistades calorosas y profundas. Y si en vida recibió los testimonios
mas inequívocos de aprecio, despues de su muerte su familia tuvo la
confirmacion mas solemne de ese sentimiento general.

Varela dejaba al morir diez hijos y una viuda en cinta, sin otro
patrimonio que el corto capital invertido en la imprenta y su
biblioteca. En el acto se abrieron suscripciones en favor de esa
familia huérfana, y se reunieron mas de quince mil pesos plata en pocos
dias. En ella tomaron parte sus amigos de todas las nacionalidades;
y es digno de mencionarse, que Sir Charles Hotham, el gefe de la
escuadrilla inglesa que combatió en Obligado, se asoció á esta
manifestacion de simpatía, enviando desde Inglaterra donde se hallaba,
algunas libras esterlinas.

La prensa de todo el mundo resonó en elogio del valiente escritor
que habia concitado contra sí el furor de los tiranos, y un diario
ingles propuso la ereccion de una estatua, costeada por los escritores
públicos, en honor de su memoria.

Poco despues de derrocada la tirania de Rosas, que él combatió hasta
el último instante de su vida, sus restos fueron trasladados á Buenos
Aires por su familia, y depositados en esta tierra que tanto habia
amado. El sencillo sepulcro en que duerme el eterno sueño, costeado por
nueve de sus amigos ó admiradores, es un testimonio del aprecio que
despertaron sus virtudes y su amor á la libertad.

Tales son los rasgos principales de la vida de este arjentino ilustre.
Como hombre privado, fué un verdadero tipo de virtudes domésticas,
Padre de una familia numerosa, tenia por su anciana madre una
veneracion tan cariñosa como espresiva; era para él, segun sus propias
palabras, un objeto de culto sobre la tierra. Jamas la nube mas lijera
alteró la serenidad de su amor lleno de fidelidad y de confianza para
la compañera de su vida. Su trato era festivo, fácil é insinuante. Se
ganaba instantáneamente el corazon de cuantos le trataban. Poseia en
el mas alto grado el dominio de sí mismo. Vivia siempre ocupado; y
cuando no trabajaba mentalmente; tenia el antiguo hábito de recitar
los innumerables versos latinos, franceses é italianos, ingleses y
españoles que conservaba en su memoria privilejiada. No amaba la
música; pero en compensacion, era apasionado por la pintura y el arte
plástico. No conocia otros pasatiempos que los que le proporcionaban
sus libros y sus estudios.

Como hombre público, brillaba por su talento, por su erudicion poco
comun, por su carácter recto y leal. Partidario ardiente de la
libertad, del órden y de la ley, consagró sus facultades eminentes en
todo su vigor á la defensa de la verdad, sublevando la opinion pública
contra el despotismo sangriento y bárbaro que habia sojuzgado á su
patria. Reformó la prensa del Rio de la Plata, proscribiendo de ella
la procacidad del lenguaje, la personalidad y el insulto, y haciéndola
una cátedra de crítica decorosa, de enseñamiento moral y de discusion
templada y racional. Sus armas fueron la verdad,--la verdad ante
todo!--el exámen concienzudo de los hechos, y una aspiracion constante
al progreso y al bien. Tolerante, conciliador y humano, aceptó todo
concurso que tendiera á la paz y á la felicidad de su patria; no
reconoció mas que dos enemigos dignos de su odio:--Rosas y Oribe; y
muy pocos dignos de su desprecio--los que por interés ó vileza seguian
sus banderas sangrientas. Mantuvo firme la suya que era de honor y de
justicia;--al pié de ella fué sacrificado á la iracunda impotencia del
vencido.

  LUIS L. DOMINGUEZ.

NOTA:--El escrito que antecede no es mas que una série de fragmentos
tomados testualmente, con escepcion de pocos renglones, de la Biografia
del Dr. Varela escrita para la _Galeria de Celebridades Arjentinas_.

  _L. D._



OBSERVACIONES CONTRA EL PROYECTO DE LEY

_Presentado por el Gobierno á las Cámaras, sobre la moneda de cobre._

MONTEVIDEO--1830.


Si es del mayor interés, en los paises republicanos que todos los
ciudadanos tomen parte en la discusion de los negocios que dicen
relacion á la gloria, la prosperidad, y el bien estar de la Nacion; si
es cierto que todos deben contribuir, en cuanto esté de su parte, á que
se adopte una innovacion, cuyos resultados pueden ser favorables; ó á
que se rechace otra, que indudablemente produciria efectos perniciosos;
nunca es mayor aquel interés, nunca mas rigoroso este deber, que cuando
se trata de examinar y discutir una medida, que afecta directamente á
todos los individuos de la asociacion, de cualquier clase y condicion
que sean; que lo mismo ha de ser sentida por el capitalista, que por
el proletario, y que ha de decidir de la fortuna de aquel, como de
la subsistencia de este. Entonces puede ser criminal la indolencia
de los ciudadanos, si no procuran contribuir á ilustrar la materia;
y merecerian sufrir los males que resultasen de la adopcion de una
medida, á cuya discusion habian renunciado.

El deseo de cumplir con este deber, del modo que nos sea posible nos ha
impulsado á tomar parte en el exámen de una cuestion de cuya resolucion
están hoy pendientes los ánimos de todos.

Mucho tiempo hace que el descrédito progresivo de nuestra moneda de
cobre ha llamado la atencion de las autoridades, y de los ciudadanos;
unas y otros se ocupan, de algunos meses á esta parte, en meditar los
medios mas á propósito para arrancar de la circulacion un agente, cuya
accion amaga constantemente la prosperidad nacional, minándola en sus
cimientos, y cegando las fuentes de la riqueza pública. La naturaleza
del mal exijia medidas enérgicas y urgentes; y los ciudadanos esperaban
con ansia que las autoridades se pronunciasen, de un modo decisivo,
sobre asunto tan importante.

En esta espectativa, apareció en todos los diarios el proyecto de ley,
presentado por el Ejecutivo á las Cámaras, el 22 del corriente, y su
aparicion ha dado lugar á nuevas, y mas agitadas discusiones; le miran
unos como un medio de salvar al pais de la crísis que le amenaza,
mientras otros le consideran como el mas eficaz para acelerarla, y
hacerla mas ruinosa; y todos se esfuerzan en demostrar su utilidad ó
sus desventajas: nosotros (lo decimos desde ahora) pertenecemos al
número de los que creen que el proyecto está muy léjos de producir los
efectos que se deseaban; algo mas, de los que le miran como una fuente
de males para el pais, en caso que llegue á convertirse en una ley.
En el curso de este escrito, vamos á desenvolver las razones en que
fundamos nuestra opinion. Procuraremos hacerlo de modo que todos nos
entiendan; huirémos de las teorías, para fijarnos en consideraciones
prácticas, que dén mayor fuerza á nuestros raciocinios. Si alguna
vez es preciso, los apoyarémos en las doctrinas de hombres versados
en estas materias, siempre que pueda hacerse una aplicacion exacta
de ellas. Como nuestro único objeto es convencer, no usaremos otro
lenguaje que el de la razon y la lógica; nos esforzaremos en hacer
palpables los resultados de la medida que se propone; y habremos
conseguido cuanto deseabamos, si una sola de nuestras ideas puede
contribuir á producir un bien, ó á desterrar un mal.

Llamamos, sobre todo, la atencion del gobierno, y de ambas Cámaras,
á las razones que vamos á desenvolver; les suplicamos que las pesen
detenidamente, antes de ocuparse en la discusion del proyecto: porque,
aunque no tenemos la pretension de enseñar, sabemos que es muy fácil
que escapen á la imaginacion de unos, las ideas que se presentan á la
de otros. Ya el Ejecutivo, en la nota con que acompaña su proyecto,
ha manifestado que no es indiferente á los clamores de la opinion
pública: allí ha dicho, que _ha tenido muy presentes las observaciones
que de algun tiempo acá, se manifiestan por la prensa_; y nosotros
tenemos derecho á esperar que se tomen en consideracion las nuestras:
porque estamos persuadidos á que "se hace á los gobiernos un servicio
útil, cuando se les indican recursos realmente fecundos é inagotables,
ó se les aleja de los facticios y funesto."[3] Si conseguimos lo
segundo, procuraremos indicar lo primero, proponiendo algunas bases
que sostituyan con ventaja las del proyecto en cuestion. Esto produce
necesariamente una division de nuestro trabajo en dos partes. 1.ª
Observaciones sobre el proyecto del Ejecutivo: 2.ª Bases que pudieran
sostituirse á las que en él se proponen. Entraremos ya en materia, sin
mas explicaciones. ¡Ojalá nuestra tarea pueda ser de alguna utilidad!

     [3] J. B. Say, _Trat. de Econ. Polit._, lib. 1, cap. 21, § 5.



PRIMERA PARTE.

OBSERVACIONES SOBRE EL PROYECTO DE LEY.


Desde que la inquietud producida por el descrédito de la moneda de
cobre empezó á causar trastornos perjudiciales en el comercio, era
indispensable la adopcion de una medida que remediase este mal, á cuya
trascendencia no puede fijarse límites.

La base de esta medida, cualquiera que se adoptase, no podia ser otra,
que la completa extincion de aquella moneda; base en que todos están
conformes porque no hay uno que no conozca los peligros con que nos
amenaza este medio circulante. Una moneda, que, por una multitud de
circunstancias combinadas, ha dejado de ser _un signo representativo
de los metales preciosos_, único destino que debia tener,[4] y ha
venido á hacer el mismo servicio que ellos, sin poseer ninguna de sus
cualidades; una moneda, que, ocupando el mismo lugar que el oro y
la plata, no está garantida por nadie, que haya prometido cambiarla
á la vista como deberia ser[5], ni ofrece en su peso un valor real
proporcionado á su valor escrito; esta moneda, decimos, no puede
ménos de ser una causa constante de ruina; y es preciso desterrarla á
todo trance. Bien conoció el Ejecutivo que esta debia ser la base de
cualquiera operacion que propusiese á las Cámaras; ó, mas bien, que
este era el objeto principal que debia tener en mira: y así es que á
esto se dirije su proyecto segun se vé en el artículo 11, que dispone
que, al cabo de tal tiempo, _no circulará, como moneda, en el Estado,
el cobre del Brasil_.

     [4] Las piezas de cobre no son propiamente moneda;.... son una
     especie de cédula de crédito, ó de signo, que representa una
     porcion de plata, demasiado pequeña para acuñarla--(_Say, Trat. de
     Econ. Polit. lib. 1.° cap. 21. §10._)

     [5] Como cédulas de crédito que son las monedas de cobre, deberia
     el gobierno que las pone en circulacion, cambiarlas por plata,
     en el acto que se le presentasen, siempre que se las llevasen en
     número suficiente para igualar una pieza de plata; único medio de
     asegurarse de que no quedan en manos del público, sino las que son
     necesarias para los cambios--(_Id. id._)

Convenimos, pues, con el gobierno y con todos, en esta base principal.
Pero ¿los medios que el proyecto propone son á propósito para
conseguir el objeto que se desea? ¿Sancionado él, desterrará de la
circulacion el cobre del Brasil? Y si le destierra ¿no será causando
á la riqueza nacional perjuicios enormes, que no podrá ella soportar
sin aniquilarse? ¿Los medios que el gobierno propone son de tal
modo esclusivos, que sea preciso adoptarlos, á pesar de todos sus
inconvenientes, porque no haya otros de que echar mano? Esto es lo
que vamos á examinar, resolviendo negativamente estas cuestiones; y
nos lisonjeamos de que nuestra opinion será la de la mayoria de los
ciudadanos.

A pesar del poco enlace que guardan entre sí los artículos del
proyecto, los analizaremos uno á uno, del modo mas completo que nos sea
posible. El primero dispone que--

_Por el término de seis meses, cuando ménos, ó de nueve; cuando mas,
á contar desde el dia en que se publique esta ley, se admitirá en las
oficinas de recaudacion, por pago de derechos de introducciones, la
mitad en moneda de cobre, y la otra mitad en plata ú oro, por el valor
de sus sellos._

El primer vicio que se presenta en este artículo, vicio que es comun
á todo el proyecto, es la incertidumbre del periodo en que él ha de
empezar á tener efecto. En las operaciones de hacienda, de cualquier
naturaleza que sean, es indispensable que todo sea fijo y determinado;
y mucho mas, cuando ellas importan una innovacion, que necesariamente
obliga al comercio á arreglar sus pagos bajo un nuevo sistema, como
sucede en el caso presente. En esta clase de operaciones no puede
haber mas ni ménos; todo lo que no sea determinado é invariable, es
muy espuesto á producir todos los males que resultan al comercio de
no tener datos seguros para sus cálculos; de no poder arreglar los
negocios, con la confianza de que, en tal periodo precisamente, ha de
empezar á cumplirse una nueva ley, que le impone nuevos deberes. Nos
esplicarémos.

Hoy está el comerciante obligado á pagar sus derechos de introduccion
en moneda de plata, por el valor de sus sellos; y los acreedores del
Estado son pagados todos del mismo modo; entrando solamente el cobre
por el valor de un dos por ciento, y en las transaciones menores[6].
Mas el proyecto propone que se paguen estos derechos la mitad en plata
y la mitad en cobre; y fija para esto _seis ó nueve_ meses. Sancionado
que sea él, ¿como sabrá el comerciante y el acreedor del Estado cual de
los dos periodos elejirá el gobierno para empezar á cumplir la nueva
ley? ¿Como tomará sus medidas el primero para proveerse con tiempo del
cobre necesario para pagar los derechos; y el segundo las suyas para
dar destino á la moneda desacreditada que reciba en pago; si ni el
uno ni el otro saben con certeza el dia para que deben arreglar sus
cálculos? Necesariamente esta incertidumbre ha de ponerlos en una gran
confusion, ha de introducir una gran desconfianza en las operaciones
mercantiles; ha de exponer á todos á mil engaños perjudiciales; porque
mediando un periodo de tres meses, nada ménos, entre los dos plazos
fatales, ninguno podrá entrar con seguridad en una especulacion
extranjera como que no puede saber, si, en llegando sus mercancias á
puerto, habrá de pagar los derechos en plata, ó por mitad en cobre.
Todo esto es de una evidencia palpable; y cualquiera que tenga las
primeras nociones del comercio, sabe bien que nada puede emprenderse,
sin peligro, cuando no hay datos fijos para calcular.

     [6] Ley de la Asamblea de 11 de julio de 1829.

Mucho podriamos extendernos en demostrar los perjuicios que esta
incertidumbre en las operaciones mercantiles acarrearia á todos los
consumidores de géneros de importacion; pero nos contentamos con
apuntar la idea porque es muy fácil concebirla en toda su extension; y
seguiremos examinando el artículo primero del proyecto.

Del mismo modo que no atinamos con las razones que hayan decidido
al gobierno á fijar dos plazos para empezar á cumplirse la ley que
propone, tampoco podemos concebir cuales son los resultados útiles
que espera de la medida que encierra este artículo. La hemos meditado
detenidamente, y solo hallamos que ella es diametralmente contraria al
objeto que se procura. No nos olvidemos de que este es la extincion de
la moneda de cobre. Bien, pues; el artículo primero, ni por sí solo,
ni combinado con los demas, puede propender á extinguirla; porque las
cantidades de cobre que, en fuerza de él, reciba el gobierno, en pago
de derechos, saldrán de sus arcas, para volver á la circulacion, en
virtud del artículo 13, que dispone que el gobierno hará sus pagos
en la idéntica proporcion que cobra los derechos. En consecuencia,
sancionado este artículo, permaneceria en circulacion cuando ménos, la
misma cantidad de cobre; y decimos cuando ménos, porque aun nos falta
que demostrar que circulará mucho mas.

Pero, si el artículo es inútil bajo este punto de vista, no lo es ménos
si se crée favorecer con él al comercio. En efecto, al comerciante
importa casi lo mismo pagar los derechos en plata que en cobre, (se
entiende cuando sabe con seguridad que ha de pagarlos en tal especie
determinada); porque, si los paga en plata, sus efectos se aforan
en esta moneda; y si en plata y cobre por mitad, el aforo se hace
guardando la proporcion del valor de ambas monedas, de modo que el
resultado siempre es igual para el introductor.

Es visto, pues, que el artículo primero ningun resultado útil puede
producir, ni en beneficio del comercio, ni para estinguir la moneda
aborrecida. Pero léjos de estinguirla, favorece poderosamente su
aumento; y en este concepto, el artículo es perniciosísimo. Vamos á
probarlo á la evidencia.

Nadie negará, al ménos con razon, que la moneda es una mercancia, como
todas las demas, sujeta á las mismas leyes, "y cuyo valor se determina
tambien por la proporcion que se encuentra entre su cantidad ofrecida
y su cantidad demandada"[7]; ó, lo que es lo mismo, que "su valor se
aumenta en razon de la necesidad que hay de ella, combinada con su
abundancia."[8] Tampoco podrá negarse que toda mercancia, inclusa la
moneda, acude mas á aquel mercado donde mas se necesita; y que todo
jénero es mas necesario, cuanto son mas multiplicados los usos que
de él se hacen. De estos principios invariables, y que son un axioma
para todos, resulta necesariamente este otro: que en el momento que se
destina un jénero cualquiera á un uso que antes no tenia, ese jénero
es mas solicitado, y por consiguiente acude mas al mercado donde se
necesita. Hagamos ahora la aplicacion de estos principios.

     [7] Storch, _Curso de Econ. Polit._ lib. 5, cap. 6.

     [8] Say. Lib. I. cap. 21, § 3.

En virtud de la ley de 11 de Julio del año anterior, nuestra moneda de
cobre ha dejado de usarse en el pago de los derechos de introduccion;
y por consiguiente tiene un empleo ménos que antes, y un empleo de
aquellos en que mas se consumia: esto ha hecho necesariamente que
aquella moneda sea ménos solicitada; y que falte un estímulo poderoso
para introducirla. Pero el artículo 1.° del proyecto manda que la
mitad de los derechos de introduccion se paguen en cobre; y desde ese
momento restablece la moneda que quiere estirpar en un empleo que ya
no tenia; quiere arrancarla de la circulacion, y la abre un canal
nuevo y espacioso para que circule; quiere darla un golpe de muerte,
y aumenta y fortifica los resortes que la hacen vivir. Sancionado el
artículo que combatimos, necesariamente habrá mayor demanda de cobre;
será mas solicitado en una cantidad igual á la mitad de la suma total
de los derechos de introduccion; y esta nueva demanda, escesiva sin
duda, tan léjos de excluir de la circulacion aquella moneda, la dá mas
valor del que hoy tiene; y ofrece al extranjero un nuevo y poderoso
aliciente para introducirla. Si alguno dudase de que la medida que
atacamos daria mas valor al cobre, fijese en lo que pasa con él en el
dia. Nunca ha sido mayor el valor de los patacones y las onzas respecto
del cobre, ó menor el del cobre respecto de la plata y el oro, que en
los últimos meses. ¿Y porqué? Porque en los últimos meses, el cobre
perdió enteramente el empleo que tenia en el pago de derechos; dejó
por esta razon, de ser tan solicitado; la cantidad que se empleaba en
aquel uso, distrayéndola de los demas que tiene la moneda, volvió de
golpe á recargar la circulacion; abundó mas, se buscó ménos, y bajó de
precio. Mas si ahora se la vuelve á emplear en el pago de derechos, se
efectuará necesariamente la operacion contraria; y el cobre adquirirá
mas valor.

Desde el momento que le tenga, el extranjero halla un estímulo mas para
introducirle: todos los especuladores del Brasil sobre esta plaza,
tienen un nuevo empleo que dar al cobre en el pago de derechos de los
efectos que introduzcan; y puede asegurarse, sin temor de engañarse,
que el dia en que empezase á cumplirse este artículo de la ley, ese
mismo empezaria á aumentar la cantidad de cobre circulante, y este
aumento seguiria progresivamente.

¿Habrá alguno tan preocupado, que nos oponga el argumento de que está
prohibida la introduccion de cobre del Brasil? No lo creemos; pero
si alguno hubiese, le desmostrariamos su error del mismo modo que el
que probó que habia movimiento, echando á caminar: le diriamos que á
pesar de la prohibicion de introducir cobre del Brasil, circulan en
esta plaza millares de monedas de este metal, acuñadas en el año que
va corriendo, no solo lejítimas, sino tambien falsificadas, que aun es
peor: les diremos que en todos los puertos del Brasil se introducen
por contrabando miles de pesos en cobre falsificado; les mostrariamos,
al lado de los ejemplos de todas las naciones que han prohibido la
introduccion ó estraccion de alguna moneda, y han sido burladas, el
ejemplo de la España, que castigaba con la pena capital la estraccion
de un peso fuerte, fuera de su territorio; y se estraian millones
anualmente, por que las minas opulentas de Méjico vaciaban en las
arcas de Madrid muchísimo mas numerario del que se necesitaba para la
circulacion; y el sobrante buscaba salida, á pesar de la amenaza del
patíbulo.

Hemos demostrado que el artículo del proyecto, léjos de contribuir
á desterrar la moneda de cobre, propende directa é inmediatamente á
darle mas crédito y valor, y á aumentar su cantidad, estimulando la
introduccion. ¿Como podrán, pues, las Cámaras autorizar con su augusta
sancion, una medida directamente contraria á lo que reclama el interés
general, y al objeto mismo que se propone el gobierno, al presentarlas
el proyecto de ley? Esperamos que estas razones podrán algo sobre el
ánimo de nuestros legisladores; y pasamos á ocuparnos del artículo
segundo.

Su texto es el siguiente:--

_El pago de derechos, en los frutos y efectos de extraccion se hará con
arreglo al decreto de la H. A. fecha 11 de Julio de 1829, reducida la
moneda de cobre á un 2 por ciento en las transaciones mayores._

Este artículo, que por sí solo nada importa; pues no es otra cosa que
la confirmacion de la ley que en él se cita, y que está vijente; es,
en nuestro sentir, una irregularidad que sorprende, si se le combina
con el que acabamos de analizar. En efecto, el artículo 1.° manda
pagar mitad en plata y mitad en cobre, los derechos de introduccion;
es decir, de efectos de produccion y fabricacion extranjera; y el
2.° manda pagar solo en plata [ménos el 2 por ciento], los derechos
de exportacion; es decir, de los frutos de produccion ó fabricacion
nacional. He aquí una combinacion extraordinaria: una ley destinada á
alijerar los impuestos sobre los productos extranjeros, y á conservar
los que gravitan sobre los productos nacionales. No acertamos con
el objeto que el gobierno se propone con esta medida. Entretanto es
indudable que nuestros cueros, nuestra crin, nuestras astas, &a.,
quedan de peor condicion que los tejidos, los caldos y la quincalla
del extranjero. La razon es clara. Si el extranjero, que introduce
paños, pagando sus derechos en plata, puede vender en nuestro mercado
la vara de aquel tejido á siete patacones, por ejemplo, y el hacendado
nacional que extrae cueros, puede vender al extranjero cada uno en
igual cantidad, pagando los derechos tambien en plata; sancionado el
proyecto, el extranjero podrá vender su vara de paño en tanto ménos de
los siete patacones, cuanto sea el ménos valor que paga de derechos,
á causa de la diferencia del cobre respecto de la plata; mientras
que el hacendado nacional, que, podia vender el cuero en tanto mas
de siete patacones, cuanto ménos derecho tuviese que pagar el que ha
de estraerlos, si los pagase en cobre, no puede aprovecharse de esta
ventaja, de que se aprovecha el extranjero.

Repetimos que no podemos acertar con el objeto que el gobierno se
ha propuesto en este artículo; y, si, como hemos demostrado, él es
perjudicial porque favorece la industria extranjera, gravando la
nacional, es completamente inútil para lograr el fin que se tiene
en mira, de estinguir la moneda de cobre del Brasil. Nosotros, por
lo ménos, no vemos de que modo pueda influir este artículo es aquel
resultado; y creemos que nadie podrá demostrarlo. Juzgamos innecesario
decir mas sobre él, y vamos á ocuparnos de los siguientes:

3. _Queda autorizado el gobierno para que, si lo estima necesario,
establezca una caja recaudadora del cobre que debe separarse de la
circulacion._

4. _Lo está igualmente para determinar el modo y forma de la extraccion
de dicho cobre; valorar el cambio á que deba recibirlo la caja, si
se establece, y estipular el premio y comisiones que necesita la
operacion._

He aquí dos artículos que una vez sancionados, producirian la mas
funesta ajitacion en todos los tenedores de la moneda de cobre,
introducirian alteraciones indefinidas en todos los valores, trabarian
toda clase de especulaciones, y convertirian las vias fáciles y
conocidas del jiro mercantil en un laberinto enredado y confuso, del
que no saldriamos, sino á costa de la riqueza nacional.

Sorprende, á la verdad, ver al Ejecutivo proponer á los legisladores
del pais una ley, sobre materias tan delicadas como todas las de
hacienda, concebida en los términos mas vagos, mas indeterminados, mas
sujetos á variaciones de toda clase. La ambigüedad de las palabras es
un vicio capital en toda ley, aun en las ménos importantes, porque
abre la puerta á las interpretaciones, y á su diferente aplicacion.
¿Y qué se dirá de una ley sobre materias que tienen por base la
confianza pública, propuesta en momentos de una gran ajitacion, con
el objeto de calmarla; y que deja abierta la puerta á toda clase de
interpretaciones, á todo jénero de dudas, á variaciones sin término, á
incertidumbres y desconfianzas sin límites? La confianza pública es la
piedra fundamental sobre que han de levantarse todas las operaciones
de hacienda: ya un célebre escritor la llamó, la madre del crédito;[9]
y toda medida tomada en estas materias, que no inspire una confianza
ciega, es una fuente de trastornos. Esto sucede con los artículos 3. y
4. del proyecto.

     [9] _Le crédit est l'enfant de la confiance_--Hennet: _Théorie du
     crédit public_; lib. 1.° cap. 3.

El primero autoriza al Gobierno para establecer, ó no, _segun lo crea
conveniente_, una caja recaudadora del cobre que debe separarse de
la circulacion. El establecimiento de esta caja, ¿es por ventura una
medida tan indiferente, que no merezca fijarse en la ley, y que pueda
sancionarse con el carácter de eventual? De ningun modo: porque el
establecerse ó no la caja importa el que haya ó deje de haber un medio
de amortizar la moneda peligrosa: ¿y cuantos trastornos no producirá
al comercio y á todos los tenedores de cobre la incertidumbre en
que quedan de si se amortizará ó no? Las especulaciones del primero,
los cálculos de los segundos, deben ser enteramente distintos, si el
cobre se amortiza de lo que serian en el caso contrario. Todos tienen
que arreglar de antemano sus negocios en un sentido, para el primer
caso; y en otro, diametralmente opuesto, para el segundo. ¿Como sabrán
pues, el modo con que han de arreglarlos, cuando ignoran si la caja
se establecerá ó no, si se verificará el hecho que debe ser la base
de sus cálculos? ¿Quien responde de los perjuicios que sufririan los
tenedores de esa moneda funesta, si, habiéndose preparado para el caso
de que la caja se establezca, el gobierno no la establece; y _vice
versa_? ¿Como pueden emprender nada con seguridad, si la ambigüedad de
la ley los expone á verse engañados en todos sus cálculos? Esto es de
suyo tan claro, que no necesita mas explicaciones: sin embargo, las
adelantarémos con un ejemplo.

Todos saben que el descrédito de las notas del banco de Buenos Aires
proviene de que no se pagan á la vista; si aquel establecimiento
prometiese el dia de hoy empezar á pagar sus billetes el 1.° de enero,
por ejemplo, ellos adquiririan inmediatamente mas valor en la plaza:
y las especulaciones se arreglarian con concepto á que aquel dia los
billetes debian valer tanto como el oro y la plata. Pero, si el banco
dijese á los tenedores de sus notas: "el 1.° de Enero empezaré, ó no,
segun me parezca, á rescatar mis billetes, cambiandolos por metálico".
¿Qué efecto produciria su promesa? Necesariamente una confusion
espantosa. Los billetes tendrian cada dia un valor distinto, segun la
mas ó ménos probabilidad que hubiera de que el banco los cambiase ó
dejase de cambiarlos; esta alteracion en el medio circulante produciria
la alteracion de todos los valores; ninguna especulacion podria hacerse
por que se ignoraria si lo que hoy se compró á 4, podrá venderse mañana
á 2; y he aquí perdida la confianza, aniquilado el comercio.

Lo mismo sucede con el artículo 3 del proyecto. Si la caja se
establece, subirá el precio del cobre, por que habrá quien lo cambie
por plata, quien responda de su valor: si no se establece, sucederá lo
contrario, la caja no podria hacer sus operaciones sino en los seis ó
nueve meses fijados en el artículo 1.°, porque al cabo de ellos ya
no debe circular el cobre segun el artículo 11. De aquí resultaria
necesariamente que en todo este periodo los tenedores de cobre no
podrian saber si su moneda valdrá hoy lo que valdrá mañana; nadie
podrá comprar á plazo de 8 dias, porque ignorará si, al ir á pagar un
género que hoy compró á 8, la moneda habrá adquirido doble valor, por
el establecimiento de la caja, y tendrá que pagar diez y seis, por lo
que solo vale la mitad. A este estado de incertidumbre ¿que otra cosa
puede seguirse, que un desaliento jeneral, un abandono completo de las
especulaciones mercantiles?

Pero no es este el solo vicio del artículo--_El gobierno establecerá
si lo crée necesario una caja recaudadora del cobre._ ¿Y cuales son
los fondos de esta caja? ¿Cual es el capital con que ella haria frente
á sus compromisos, una vez establecida? Si registramos los trece
artículos del proyecto, en ninguno vemos que se la destinen fondos para
el caso que se establezca. Supóngase que llega este caso: si la caja es
para recaudar el cobre, no puede hacer esta operacion sino cambiándole
por plata ú oro; pues el nuevo cobre nacional solo empezará á circular
despues de los seis ó nueve meses; y entonces ya no circulará el del
Brasil. Bien, pues, si la caja se establece, en este mero hecho el
gobierno promete á los tenedores de cobre cambiárselo por plata ú oro,
como hace un Banco con sus notas: ¿y cual es el capital que tiene
la caja para cumplir esta promesa? ¿Que fondos se le han destinado?
Ningunos. ¿Y que confianza podrán inspirar las promesas del gobierno,
cuando nadie vé el capital con que han de cumplirse? ¿Quien la tendria
en un Banco, si no supiera que sus accionistas han depositado en él
una suma de valores reales, que forma el capital con que han de hacer
frente á sus compromisos? Son tan obvias estas reflexiones, que no
podemos concebir como hayan escapado á la penetracion del Ejecutivo.

El no puede desconocer que su caja recaudadora seria un establecimiento
de crédito; ¿y como entonces le propone sin designarle fondos? En
establecimientos de esta clase, el capital es lo primero á que se
atiende, como que él es su base única y su único sosten. El modo de
sus operaciones importa poco, como haya capital con que hacerlas y
mantener ileso el crédito. Uno de los escritores mas respetables en
esta materia, el caballero Hennet, dice: que para inspirar confianza,
y obtener crédito por ella, es preciso, entre otras condiciones, tener
"un primer fondo de riqueza, que pueda garantir, sino el todo, al ménos
una parte de los compromisos que se adquieran"[10]. Este primer fondo de
riqueza, este capital de los establecimientos de crédito, es siempre
indispensable; y no basta tenerlo, sino que es preciso que todos
sepan que se tiene, que todos estén persuadidos de que él no puede
faltar por ningun motivo, sin cuya seguridad no habrá confianza en el
establecimiento y por consiguiente, él no tendrá crédito. Por esto es
que siempre que los gobiernos han establecido cajas de amortizacion,
con cualquier objeto que sea, lo primero de que han cuidado ha sido
de destinar en la misma ley que las establece una parte fija de las
rentas para capital de la caja: y solo así han logrado sostenerlas con
utilidad y con crédito.

     [10] Théorie du Crèdit Publique. L. 1. c. 3.

Es visto, pues, que la caja, cuya creacion se propone por el gobierno
nunca podrá tener mas que el nombre de tal, sin que pueda hacer
servicio alguno, por falta de fondos; y que esta falta producirá
necesariamente la desconfianza, que es la muerte del comercio. Sigamos
nuestro análisis.

Esta caja, dice el art. 3, recaudará el cobre, _que debe separarse de
la circulacion_. ¿Y como se separa? ¿De que modo va á hacer la caja sus
operaciones? ¿En que periodos ha de ir rescatando el cobre que circula?
¿A que precio ha de pagarlo? ¿Qué circunstancias son las que han de
determinar este precio? Todas estas cuestiones son de una importancia
vital para los tenedores de cobre, y todas debian estar resueltas en
la ley, á la manera que al establecer la caja que ha de amortizar
un emprestito, se fija el valor de los billetes, se les señala un
interés, se designan los periodos de la amortizacion &a. En efecto, los
tenedores de aquella moneda necesitan saber de que modo ha de salir
de sus manos para ser comprado por la caja; para que plazos deben
tenerla acumulada, separandola de su jiro, con el objeto de cambiarla;
á que precio se les ha de pagar, para calcular si les conviene mas
venderla á la caja, ó darla otro jiro; y por último, que causas han de
producir alteraciones en el precio que pague la caja, para arreglar,
en consecuencia, sus cálculos. Todo esto necesita saber el tenedor del
cobre: ¿y como le satisface el proyecto? Léase el art. 4.

_El gobierno queda igualmente autorizado para determinar el modo y
forma de la estraccion de dicho cobre, valorar el cambio á que deba
recibirlo la caja, si se establece, y estipular el premio y comisiones,
que necesita la operacion._

¡De este modo satisface el proyecto las ansiedades de los tenedores
de cobre! ¡Cuanto desórden en una sola determinacion! Desde luego, el
público, no solo tiene que sufrir la incertidumbre de si se establecerá
ó no, esta caja, no solo tiene que mantenerse en una perpétua
desconfianza por su falta de capital, sino que tambien debe ignorar
el modo y la forma de sus operaciones, cuando esta debia ser la base
para arreglar las suyas. Todo queda al arbitrio del gobierno, que puede
establecer hoy una forma y mañana otra, sin que los tenedores puedan
tomar ninguna como base fija de sus cálculos. ¡Qué modo de inspirar la
confianza, madre del crédito! ¡Qué medios para calmar las inquietudes y
zozobras que causa el cobre á sus tenedores!

Pero aun esto es nada. El mismo artículo deja al arbitrio del gobierno
_valorar el cambio á que la caja deba recibir el cobre_. Esta
disposicion es el colmo de las ajitaciones, y de los trastornos. ¿Como
se crée que la caja recaudadora pueda tener ni la sombra del crédito,
cuando no solo es incierta la forma y los periodos de la amortizacion,
sino que tambien es discrecional el precio á que ha de amortizarse? El
escritor que acabamos de citar dice (y no hay como dudarlo) "que no
puede haber crédito, sin la mayor exactitud en llenar los compromisos
que se contraigan _en la hora, en el minuto, sin la menor dificultad,
sin el mínimo retardo_." Solamente de este modo puede tranquilizarse al
acreedor de la caja, que en nuestro caso seria todo tenedor de cobre:
solo así se le puede dar seguridad para sus cálculos, fomento para sus
especulaciones.

Pero el proyecto no solo no fija periodo alguno para llenar sus
compromisos, no solo no ofrece garantias de hacerlo sin dificultad
ni retardo, sino que deja al administrador de la caja la facultad de
imponer la ley á los tenedores del cobre sobre el precio á que han de
cambiarle. Desde que esto se llevase á efecto, todos los valores del
mercado quedarian sujetos á ser diariamente alterados, á voluntad del
gobierno. Muy fácil es demostrarlo.

Por supuesto que la caja recaudadora jamas podrá hacer sus operaciones
como las hacen las cajas de amortizacion, comprando la especie
amortizable al corriente de plaza. Esto puede hacerse con los billetes
de crédito público, porque, representando ellos, en manos del tenedor,
el capital que éste ha prestado, le producen un interés mensual; y este
interés es el que los convierte en un efecto mercantil, cuyo valor sube
ó baja, segun es mayor ó menor el número de personas que quieren tener
su capital prestado á interés, y los compran por este motivo. La alta ó
baja en el valor de estos billetes siempre _es libre_, y se determina
por la cantidad ofrecida y la cantidad demandada: de modo que tienen
un precio corriente, al que puede comprarlos la caja de amortizacion.
Pero esto no puede hacerse con nuestra moneda de cobre. Como que ella,
en manos del tenedor, no representa su capital prestado á interés, sino
que es el propio capital, la alta ó baja de su valor no es efecto de un
jiro parecido al que se hace con los billetes, sino del descrédito que
sufre; y por consiguiente, no tiene, como aquellos, un valor corriente
á que la caja pueda comprarla. Esta fijará, pues, el precio de su
amortizacion, como lo propone el proyecto, á voluntad del Ejecutivo.

Desde ese momento, el precio á que la caja pagase el cobre, seria
la medida de su precio en el mercado; por que si la caja pagase un
patacon, por ejemplo, por cada tres pesos de cobre nadie venderia
por ménos sus patacones, sopena de perder al volver á comprarlos en
la caja. Es, pues, indudable que el precio que esta pagase seria el
del cobre en el mercado; pero el gobierno puede valorar ese precio
á su arbitrio; puede pagar hoy al cuarenta por ciento, mañana al
20, pasado mañana al 30, y variar así cada dia; y por consiguiente á
iguales alteraciones estaria sujeto el precio del cobre en el mercado.
Mas, como esta es la moneda en que se hacen hoy los pagos todas las
demas mercancias seguirán en sus valores las mismas oscilaciones que
la moneda con que se las compra. Y entonces ¿quien podrá especular
con seguridad en jénero ninguno? Cuantos perjuicios no sufririan
los productores de todo jénero, que empleando hoy su capital le
encontrarian mañana disminuido? ¿Cuantos no tendrian que sufrir todos
los consumidores en virtud de las alteraciones de los valores de los
efectos que consumen? La imaginacion se pierde en este caos; y nosotros
creemos que lo que hemos dicho basta para demostrar á la última
evidencia que los artículos 3 y 4 del proyecto serian ruinosísimos
para el pais porque trastornarian completamente el jiro, introducirian
la desconfianza y el desaliento, y matarian al comercio. Las razones
que hemos aducido son de tal modo evidentes que no dudamos de que
las cámaras conociendolas mejor que nosotros, rechazarán aquellos
artículos--Analizemos el 5.°

_Para sufragar toda clase de quiebras, y los gastos que pueda ocasionar
la extraccion del cobre, se cargará un 10 por ciento el pago de
derechos á la introduccion de muebles de lujo, y demas artículos_ _que
afectan la industria y agricultura del Estado._

Nos es muy estraño el ver que aun hoy se equivoquen tanto los gobiernos
acerca de las reglas que deben seguir en la imposicion de los derechos.
Ya no hay quien no reconozca como un axioma, que, cuanto mas se
recargan aquellos, tanto mas se promueve el contrabando: resultando de
aquí que las rentas se disminuyen en lugar de aumentarse. Los ejércitos
de guardas con que la Inglaterra ha guarnecido sus costas, las penas
terribles impuestas al contrabando, no impiden que se haga, por el
valor de millones de pesos anuales, ni han sido parte á prohibir que
en todas sus mesas se beba el vino de Burdeos, cuya introduccion se
prohibia con penas severísimas. El ejemplo que hemos citado de la
España, y las tablas que presentariamos, si el tiempo no nos urjiese,
de la diminucion que han sufrido las rentas de todos los Estados,
á proporcion que han aumentado sus derechos, probaria á la última
evidencia que tal es el resultado inevitable de esos aumentos. El
artículo, pues, que analizamos, producirá tambien este efecto tanto
mas cuanto él recarga los derechos precisamente sobre artículos de
lujo, es decir, sobre aquellos que, por su poco volúmen, se prestan
admirablemente al contrabando. Una caja de alhajas, que valga algunos
miles, se introduce en una faldriquera. No hay que dudarlo; si este
artículo se sancionase, el Estado perderia en lugar de ganar; porque
se harian clandestinamente las introducciones que hoy se hacen por la
Aduana.

Pero él adolece, á mas, de otro vicio, que hace su ejecucion muy
peligrosa. Se recargan los derechos sobre muebles de lujo, y _demas
artículos_ que afectan la industria y agricultura del Estado. Esta
determinacion es en extremo vaga, y sujeta á mil interpretaciones.
¿Quien ha de clasificar los artículos á quienes la ley comprende?
Son tantos y tan varios los que pueden afectar nuestra industria y
agricultura, que es imposible dejar de enumerarlos en la ley, sino se
quiere dar lugar á abusos perjudicialisimos.

Pero aun cuando ese artículo no produjese resultados contrarios á los
que de él se esperan, aun cuando estuviesen designados los efectos que
se recargan, el aumento de las rentas que él produjese jamas podria
servir para sufragar las quiebras y gastos que traeria el extraer de la
circulacion la moneda de cobre.

Esta operacion, como hemos dicho, debe hacerse en los seis ó nueve
meses fijados por el proyecto; y en este periodo, por consiguiente,
es preciso subsanar aquellas quiebras, y cubrir aquellos gastos.
Pero el art. 6, cap. 3, de la ley de Aduana dispone que "no podrá
hacerse innovacion á ella, sin que sea sancionada y publicada _seis
meses antes de su ejecucion_." En virtud de esta disposicion, cuya
moral é importancia nadie puede desconocer, el recargo de derechos,
que establece el proyecto no empezaria á llevarse á efecto, ni á
aumentarse por él las rentas, hasta seis meses despues de su sancion,
es decir, en el mismo periodo en que debe hacerse la amortizacion del
cobre, y en que han de tener lugar esas quiebras y esos gastos, que el
gobierno quiere subsanar, con el aumento de derechos.

Resulta, pues, que el artículo 5 no puede, de modo alguno, contribuir
al objeto de desterrar la moneda de cobre, á ménos que se revoque, en
su obsequio, el 6 de la ley de Aduana; y á fé que el primero no merece
el sacrificio del segundo.

El artículo 6 del proyecto _autoriza al gobierno para enajenar
el terreno de las dos cuadras pertenecientes al convento de San
Francisco_; y nosotros creemos que no es este su lugar. La disposicion
que él envuelve, deberia ser objeto de una sancion separada, y
posterior á algunas otras. Este terreno, como algunas mas propiedades,
no es de propiedad pública, sino que pertenece á los regulares; y
estamos seguros de que las cámaras no darán al gobierno la autorizacion
que solicitan sin dictar antes una ley de reforma, que asegurase la
subsistencia de los regulares; y en cuya virtud sus propiedades,
pasasen á serlo del Estado. Mientras esta ley no exista, las Cámaras no
pueden autorizar al gobierno para disponer de un predio que no es de
propiedad pública; y en este concepto juzgamos impracticable el art. 6.

El valor de aquel terreno, dice el art. 7, _servirá á proporcionar la
moneda nacional en cobre, que debe empezar á circular, el primer dia
despues de concluidos los seis ó nueve meses_ &a.

O nos engañamos mucho, ó este artículo es muy bien calculado para
inspirar una gran desconfianza de que se realize la amonedacion del
nuevo cobre nacional. El interés personal jamas se equivoca, siempre
vela sobre todas las operaciones que le dicen relacion, examina
prolijamente los recursos de los gobiernos, los compara con sus
compromisos, y deduce las consecuencias que le han de guiar. Desde el
momento que el pueblo vea que el gobierno propone por únicos recursos,
para la empresa dificil y dispendiosa de sellar una nueva moneda, el
producto de dos cuadras de terreno, ya no puede creer que aquella
empresa se realice. Cada uno calcula primero el valor de ese terreno,
despues los costos que puede tener la compra de la materia de que ha
de fabricarse la moneda, los gastos de la amonedacion y demas; y de
esta comparacion deducen todos que el valor de dos cuadras de terreno
no puede hacer frente á gastos tan considerables como los que exije
una nueva fabricacion de moneda. No hay remedio, siempre que los
gobiernos presentan al pueblo recursos mezquinos para empresas grandes,
le muestran su debilidad, y le inducen á desconfiar. El célebre Mr.
Ouvrard prestaba cientos de millones á los soberanos de Europa,
contrataba por si los sesenta con que la Francia compró la evacuacion
de su territorio por los aliados; y sin embargo, se negó á prestar á
un soberano cinco millones, diciéndole _que el que pedia tan corta
cantidad mostraba bien que no tenia como pagarla_.[11] Esto es lo que
siempre sucede en casos semejantes; y á esta desconfianza dá lugar el
art. 6 del proyecto. El gobierno no puede dudar de que el valor de
las dos cuadras de terreno está muy léjos de bastar á los gastos que
demanda la emision de una nueva moneda: ¿por qué, pues, no pide tambien
autorizacion para emplear otras sumas, hasta la cantidad necesaria,
presentando un presupuesto y designando los ramos de las rentas de que
se sacarian aquellas sumas? Este era el único modo de que su operacion
inspirase la confianza, que él mas que nadie desea, por que conoce que
la necesita. Manifestado el inconveniente que presenta este artículo,
pasaremos á ocuparnos del 8.°; cuyo tenor es como sigue:

     [11] _Memorias de Mr. Ouvrard._

_Esta moneda_ [el nuevo cobre nacional] _tendrá el valor
correspondiente á plata y se dividirá_ &a. El texto de este artículo
es muy oscuro. No sabemos si el gobierno quiere expresar que el nuevo
cobre nacional correrá con un valor igual al de la plata, es decir que
ocho monedas de á real de dicho cobre habrán de recibirse por un peso
fuerte; ó quiere dar á entender que el valor escrito de cada pieza será
igual á su valor real, al de la cantidad de cobre que ella tenga. Lo
primero no creemos; por que seria un error imperdonable en este siglo,
el pretender que una órden del gobierno pueda dar á la moneda el valor
que ella no tiene. Muchos lo han creido así, en la época en que no
se tenian nociones de la ciencia económica. Casi todos los gobiernos
de Europa han disminuido el valor real de sus monedas, dejándolas el
mismo valor escrito; y han ordenado que se reciban con la estimacion
que antes; pero no ha habido uno solo que no se haya visto burlado, por
que, siendo la moneda una mercancia como todas las demas, el que la
recibe por un género que vende, quiere recibir un valor igual al que él
entrega: y no admitirá por el mismo precio una pieza que tenga una onza
de plata fina, y otra que tenga media onza de plata y media de cobre,
aunque ambas se llamen _un peso_ y aunque se lo mande el gobierno. "Si
la fuerza, la habilidad ó circunstancias políticas extraordinarias,
han sostenido algunas veces el valor corriente de las monedas,
cuando su valor intrínseco ha disminuido, jamas ha sido sino por un
tiempo muy corto. El interés personal llega muy luego á descubrir si
la mercancia que recibe vale ménos que la que dá; y siempre halla
medios de librarse de las desventajas de un cambio desigual."[12] No
hay duda; siempre serán inútiles todas las medidas que tomen á este
respecto los gobiernos, si la moneda que se empeñan en protejer no
tiene efectivamente el valor que quieren darla: siempre el tenedor de
cualquier producto rehusará admitirla, en cambio de él, por mas valor
del que ella tenga en si misma; y como á nadie puede obligarse á vender
sus productos á un precio fijo, este subirá siempre, á proporcion del
ménos valor de la moneda en que ha de pagarse. El que vende una vara de
lienzo en un peso fuerte, realmente no hace mas que cambiar el lienzo
por una onza de plata fina: pero, si al peso se le mezcla media onza
de cobre, ya no habrá quien cambie la vara de lienzo por media onza de
plata solamente; y no hay leyes que sean parte á conseguirlo.

     [12] Storch, _Cours d'Economie Politique_, part. 1, lib. 6, cap. 5.

Ya hemos dicho que la moneda es una mercancia como cualquiera otra,
cuyo valor se determina por las mismas leyes que el de todos los demas
jéneros; y á la manera que el gobierno no puede fijar el precio á
que han de venderse en el mercado las astas, el café, las muselinas,
tampoco puede fijar el de la moneda, que es una mercancia como ellas.
Si el nuevo cobre nacional no tiene un valor real equivalente al del
oro y la plata; ó si no representa ese valor, garantiéndole de tal
modo, que los tenedores del nuevo cobre estén seguros de que se les
cambiará por plata _en la hora en el minuto que se presenten_; entonces
serán indudablemente inútiles todos los esfuerzos de la autoridad para
que la moneda nacional se reciba con la estimacion de los metales
preciosos. Cuando se cambia sin repugnancia una onza de oro por diez y
siete pesos, es por que con aquella se puede comprar la misma cantidad
de productos que con estos. Pero si con un peso de la nueva moneda
nacional no se puede comprar una cantidad de productos igual á la
que se compra con un peso fuerte, nadie cambiará este por aquel: y
ciertamente no se podrá, si el tenedor del peso nacional no está seguro
de que la autoridad que le ha emitido, se lo cambiará por un peso
fuerte, en el momento de presentarle á ser cambiado.

De aquí resulta, que, para que el art. 8, pudiera tener cumplimiento,
en el sentido que le analizamos, seria preciso que el gobierno hubiese
designado en el proyecto el modo como garantiria el valor del cobre
nacional; por que solo esta confianza podrá hacer que se reciba con
estimacion: de otro modo, es inútil que lo mande, por que no será
obedecido.

Los principios que acabamos de desenvolver son ya tan familiares para
todos que temeriamos incurrir en la nota de pedantes, si insistiésemos
en demostrarlos. No podemos, pues, persuadirnos á que ellos hayan
escapado á la penetracion del gobierno; y por lo tanto no creemos que
el art. 8 del proyecto quiera decir que el nuevo cobre se recibirá
con la estimacion de la plata: por que, si realmente no merece esa
estimacion, no habrá poder humano que se la dé; y si la merece, no hay
necesidad de leyes para que la adquiera.

Si no es este, pues, el espíritu del art. 8, el quiere decir
necesariamente que el valor escrito del nuevo cobre será igual á su
valor real; esto es, que la cantidad de cobre que tenga cada pieza
valdrá en plata una cantidad igual á la que esprese el sello que se
le ponga. En este sentido, no trepidamos en afirmar que la medida que
propone el gobierno, á mas de ser casi imposible ejecutarla, seria muy
desventajosa para el pais; y vamos á demostrarlo.

Que seria casi imposible ejecutarla es una cosa bien clara, desde que
se advierta que para igualar el valor real, con el escrito, seria
preciso que una pieza de este metal que valiese un peso, pesase media
libra, cuando ménos. Este es un inconveniente gravísimo, sobre todo
en moneda destinada á los cambios menores, que cada uno necesita
llevar consigo á cada momento.[13] Esto lo conciben todos fácilmente,
sin necesidad de mas explicacion. Demostremos, pues, que la medida
que propone el artículo, en el sentido que la analizamos, seria
perjudicialísima para el pais.

     [13] Le numeraire doit etre _d'un transport facile_; c'est-á-dire,
     il doit représenter une grosse valeur, sous un petit volume.
     Storch, _cours d'Econom. pol. part. 1.ª lib. 5, cap. 5._

Desde que el oro y la plata se han destinado al uso de moneda, ninguna
nacion de las que usa estos metales, la ha sellado de cobre, guardando
una proporcion exacta entre su valor intrínseco y su valor escrito:
todos los gobiernos que han emitido piezas de este metal, les han dado
únicamente el carácter de signos representativos del oro y la plata
como otras veces se efectúa con el papel. Este es el único uso que
se hace del cobre, y no puede hacerse otro sin pérdida. Busquemos la
prueba de esto en la misma operacion que propone el artículo 8 del
proyecto.

Para sellar la nueva moneda de cobre, es preciso comprar el metal al
extranjero, y pagarle los gastos del braceaje. Supongamos que van á
emitirse diez mil pesos en cobre, cuyo valor real sea igual al valor
escrito. Tendremos que pagar, por ejemplo nueve mil pesos en plata
por diez mil libras de cobre en planchas; y mil pesos en plata por
los gastos de amonedacion: si se ha de dar á la moneda de cobre la
proporcion que se quiere, las diez mil libras, despues de selladas,
valdrán el capital que por ellas dimos, y lo que pagamos por el
braceaje; es decir, que las diez mil libras de cobre sellado no valdrán
mas que los diez mil pesos en plata que nos han costado. ¿Y qué
habremos ganado en esta operacion? Hemos dado al extranjero diez mil
pesos en plata por otros tantos en cobre; y cuando mas, si nada nos
perjudicamos, nada tampoco aventajamos.

Pero efectivamente perdemos, y no poco; por que nos es mucho mas
importante conservar la moneda de plata que la de cobre. Aquella,
en primer lugar es recibida en todos los mercados del mundo, y esta
concurrencia le dá un valor muy superior á la moneda de cobre, que solo
circula en nuestra plaza. Por otra parte, si esta moneda de cobre ha
de estimarse por su valor real, por la cantidad de metal que tiene,
está sujeta á todas las alteraciones que produce, en el valor de un
efecto, la mayor ó menor cantidad de él que se introduce. El azúcar,
el vino y las zarazas valen ménos cuando abundan mas; y lo propio
sucede con el oro, la plata y el cobre. Pero la abundancia de los dos
primeros metales es muchísimo menor que la del último; jamas las minas
de Méjico, del Perú, &c., despachan cargamentos de plata y oro, como
los despachan de cobre las de Coquimbo, el Japon, &c. Siendo, pues,
exesivamente mayor la abundancia de cobre que de los metales preciosos,
la moneda fabricada de estos, está infinitamente ménos espuesta á
variar en su valor, por esta causa, que la moneda fabricada de cobre; y
por consiguiente aquella es preferible con mucho á esta.

Y siendo indudable que es mas conveniente para un pais tener moneda de
plata que de cobre, el art. 8 del proyecto nos perjudica sobre manera,
dando al extranjero una cantidad de la primera, en cambio de otra igual
de la segunda; y por lo tanto, debemos esperar que las Cámaras no
consientan en este perjuicio inevitable. Pasemos ya al artículo 9, que
dice así.

_El cobre, que á la conclusion de los seis ó nueve meses, exista en el
Estado, será cambiado por la moneda nacional, "por el valor que tenga
su peso" recibiéndole por el término de sesenta dias._

Supuesta la sancion de este artículo y del anterior, entra el gobierno
en una especulacion, que no es propia de él, y que es muy ruinosa para
los tenedores de la moneda que se persigue. Esto casi no necesita
demostracion. La moneda nacional, debe tener un valor escrito igual á
su peso: mientras el valor escrito del cobre del Brasil es exesivamente
mayor que el de su peso; de consiguiente, suponiendo que cien pesos de
esta última moneda pesen una arroba, y que el quintal de cobre valga en
plaza veinte pesos, el gobierno comprará los ciento de la moneda del
Brasil con cinco de la nacional: por que cinco pesos de esta moneda
pesarian lo mismo que ciento de la del Brasil. Esto basta para probar,
no solo la imposibilidad de sellar cobre que valga por lo que pese,
sino tambien que el cambio que se ordena por el artículo 9, es un
despojo violento que se hace á los tenedores de cobre del Brasil.

Esto sucederá inevitablemente, cualquiera que sea la acepcion en que se
tome el artículo 8, ya esprese que el cobre nacional tendrá el valor
escrito igual al intrínseco; ya quiera decir que se recibirá con la
misma estimacion que la plata. Acabamos de demostrar lo primero; y lo
segundo salta á la vista; por que, dando el gobierno la moneda nacional
por el valor de la plata, siempre pagará con cinco pesos de ella los
ciento del Brasil, que pesen una arroba, segun la suposicion anterior.

_El artículo 10 dispone que los que prefieran exportar el cobre del
Brasil, concluidos los seis ó los nueve meses, no serán obligados al
cambio dispuesto en el artículo anterior._

Para combatir este artículo, establezcamos primero un hecho indudable.
La moneda que queremos destruir no es una mercancia que pueda
exportarse á todos los mercados; ella no tiene valor sino en el Brasil
y en nuestro Estado; por consiguiente, exportandola de aquí, no puede
llevarse sino á aquel pais. Sentado este hecho, es evidente que el
artículo 10, combinado con el 3, el 4 y el 9, cierran á los tenedores
del cobre todos los caminos por donde pudieran huir de su ruina. En
efecto, estos cuatro artículos no les dejan otra alternativa que la
de vender el cobre á la caja recaudadora, al precio que el gobierno
quiera pagarle; ó cambiarle por la moneda nacional, con una pérdida
enorme ó exportarle con otra no ménos considerable.

Ya hemos demostrado que perderian en las dos primeras operaciones;
¿y quien no vé que lo mismo sucederia en la de exportar el cobre?
Es forzoso llevarle al Brasil; y allí esta moneda está mucho mas
desacreditada que entre nosotros; hay contra ella un clamor mas
general; la cantidad que circula es prodijiosamente mayor que la
necesaria; S. M. I. y las Cámaras se ocupan en prepararla un golpe de
muerte: ¿con cuanta pérdida, pues, no nos recibirian en aquel mercado
una mercancia que rebosa en él, y está buscando salida; una moneda
que miran como ruinosa, y que tratan de aniquilar á todo trance? ¿Es
este el remedio que el proyecto deja á los que no quieran sufrir el
perjuicio de cambiar el cobre por la moneda nacional? poco agradecidos
deben quedar al gobierno los tenedores de aquella moneda; pues el
remedio que les ofrece es tan peligroso como la enfermedad.

A mas de esto ¿quien nos responde de que, á la conclusion de los seis ó
nueve meses, no esté ya aniquilada en el Brasil la moneda de cobre, que
con tanto empeño atacan sus autoridades? y en este caso probabilísimo,
¿á donde la extraeriamos los tenedores de Montevideo?

Este artículo, pues, de nada sirve en el proyecto, sino, como dijimos
antes, para hacer mas penosa la situacion de los tenedores de cobre.

Art. 11. _A la terminacion, de los seis ó nueve meses no circulara,
como moneda, en el Estado el cobre del Brasil._

Desde el principio convenimos en que este era el objeto que debia
tenerse en mira, al proponer cualquier medida para calmar las
inquietudes que hoy sufre el comercio por causa de aquella moneda. En
consecuencia nada tenemos que decir especialmente sobre este artículo;
sino, en general, que, si la moneda de cobre ha de estinguirse por
medios tan ruinosos como los que propone el proyecto; si hemos de
librarnos de aquel agente peligroso, á costa de los enormes quebrantos,
de los trastornos mercantiles que hemos mostrado, como resultados
inevitables de la sancion del proyecto; conviene mas sufrir por algun
tiempo aquella moneda, hasta que encuentre una combinacion, que la
destierre con ménos perjuicios. No es el único objeto á que se aspira
que deje de circular el cobre del Brasil, sino que deje de circular con
el menor perjuicio posible para la riqueza pública y ciertamente el
proyecto ha buscado los medios de desaparicion de esa moneda se señale
por una gran catástrofe mercantil. Deseamos que el artículo 11 se
lleve á efecto; pero hemos mostrado, de un modo palpable, que no puede
llevarse por los medios propuestos.

El artículo 12, que dispone que _la moneda de plata ú oro se recibirá
por el valor de sus sellos, cualquiera que sea su curso en el
comercio_, adolece del error que hemos indicado al examinar el artículo
8; es decir, de la pretension de querer fijar el precio á que ha de
recibirse la moneda. Siempre que no haya en el Estado otra moneda ménos
estimada que la plata ó el oro, se recibirán estas por el valor de sus
sellos, sin necesidad de que lo mande la ley. Pero, mientras suceda lo
que hoy; mientras haya un medio circulante que interviene en todas las
transaciones, y que vale ménos que el oro y la plata, nadie cambiará
estas especies por aquella, por el valor de sus sellos. Si el dia de
hoy se promulgase una ley, que ordenase que los patacones y las onzas
se cambiasen por el cobre del Brasil, por el valor de sus sellos,
nadie la obedeceria: todos los tenedores del oro y plata sepultarian
en sus arcas esta moneda; ninguno la cambiaria; seria presiso llevar
los hombres por centenares á la cárcel; y ni aun así se conseguiria el
cumplimiento de la ley. Semejante disposicion seria un ataque violento
á la propiedad; porque se obligaria á los ciudadanos á desprenderse
de sus efectos, por un precio á que no querrian darlos: y, al cabo de
una série de violencias, la ley siempre quedaria burlada. En tiempo de
los célebres _asignados_ de Francia, se impuso la pena capital al que
no los recibiese con la misma estimacion que al oro y la plata. ¿Y
que sucedió? Que mientras se guillotinaban hombres por este motivo, se
pedian, en el mercado, cinco mil francos en _asignados_ por una trucha;
y al cabo hubo hombre que empapeló su aposento con estos billetes.

Esto mismo sucederia, guardada la proporcion, con el artículo 12 del
proyecto; y nada es tan peligroso, sobre todo en los Estados nacientes,
como el dictar leyes para que sean burladas con desprecio.

El último artículo del proyecto, que dispone que _durante el periodo
de los seis ó nueve meses, el gobierno hará sus pagos en proporcion al
valor de plata y cobre por mitad_, no dá lugar á ninguna consideracion
importante, de la que puedan deducirse consecuencias de un interés
jeneral.

Hemos concluido el análisis del proyecto. Tal vez habremos omitido
muchas reflexiones, que se nos habrán escapado, ó por la escasez de
nuestras luces, ó por la premura del tiempo, que apénas nos deja lugar
para meditar lo que escribimos; como que ha sido preciso apresurarse á
dar al público estas reflexiones, antes que las Cámaras se ocupen en la
discusion del proyecto. Sin embargo, nos lisonjeamos de que, con las
observaciones que hemos hecho, todos podrán formar un juicio exacto
del negocio: y creemos haber demostrado que el proyecto del Ejecutivo;
es de todo punto inadmisible, porque léjos de propender á estinguir
esa moneda, resto mortífero de la dominacion extranjera, la favorece
poderosamente; porque introduce la desconfianza en todas las clases,
la confusion en las operaciones mercantiles, el desaliento jeneral en
los especuladores de todo jénero; porque amenaza á los tenedores de
cobre, que son todos los ciudadanos, con pérdidas insoportables, que
cegarian las fuentes de la prosperidad nacional; por que muchas de sus
disposiciones son absolutamente impracticables; y por último porque, si
lograse con él arrancar de la circulacion el cobre del Brasil, seria
por medios tan violentos y ruinosos como estos, cuando puede hacerse
por otros ménos perjudiciales.

No creemos que se nos pueda atribuir otras miras, cuando hemos escrito
este papel, que la de contribuir, en cuanto nos es posible, á que se
evite la caida de las fortunas del pais: si algun interés personal nos
anima, es únicamente el de no ser envueltos en conflagracion general.

Como no queremos que se nos diga que solo tratamos de atacar las
medidas que se proponen, sin propender, por nuestra parte, á que se
procuren otras mejores; haremos tambien los esfuerzos posibles por
presentar á la consideracion pública algunas bases, que pudieran
servir para la adopcion de una medida contra el cobre del Brasil; no
podremos hacerlo inmediatamente, porque la materia es delicadísima,
exija una grande meditacion, conferenciarla entre muchos, y discutirla
detenidamente. Cuando llegue el caso de presentarlas, la haremos con
toda la desconfianza que nos inspira la certidumbre de la escasez de
nuestras luces. Si no merecen la aprobacion, nos limitarémos á desear
que se adopten otras mejores.

Entretanto, suplicamos á nuestros Representantes, y Senadores, que
se dignen examinar las razones en que fundamos nuestra oposicion al
proyecto; y que no olviden, al discutirle, que de su resolucion está
pendiente la suerte de esta Patria que tanto queremos.

  _Montevideo, Noviembre 29 de 1830._

  UNA ASOCIACION DE CAPITALISTAS.



INFORME DE LA COMISION CLASIFICADORA DEL CERTAMEN POÉTICO DE MAYO

(MONTEVIDEO--1841)

  "Si quereis coronar mi exelsa frente
  Pedid al Cielo que la vuestra alumbre."

  _De una composicion del certámen._


Son los poetas sacerdotes encargados de las festividades de la Patria;
y ciertamente que, en esta vez, no han desertado sus aras.--Si se
recuerda el breve tiempo concedido por el programa del _certámen
poético de Mayo_, la accidental ausencia de algunos de nuestros vates
esclarecidos; si se mide sobre todo la indiferencia con que se acoje,
por lo comun, toda idea nueva de este jénero, la primera vez que se
promueve, no parecerá reducido el número de concurrentes á esta liza
de la inteligencia y del jénio, monumento de gloria para la Nacion que
solemniza con ella sus grandes aniversarios.

Diez son las composiciones poéticas que esta Comision ha recibido, y es
preciso decir--en honor de la República--que, á escepcion de dos que no
merecen aquel nombre, revelan todas las demas, aunque en proporciones
distintas, elevacion de espíritu y de ideas, conocimiento del arte, y
de las condiciones que la civilizacion y el estado social piden hoy á
la poesia, y á los ramos todos de la literatura.

El estrechísimo tiempo concedido á esta Comision para examinar las
piezas, clasificarlas, y redactar su informe, no le permite analizarlas
todas ni detenerse como desearia, sobre las que ha de analizar. Dejará,
pues, sin exámen, aquellas que no tuvieron la fortuna de merecer el
lauro, ni una especial recomendacion; limitándose á decir sobre ellas
que aun las ménos aventajadas reflejan algunos destellos del jénio
que campea en otras arrogante y altivo, y que no faltan en algunas
ráfagas de brillantísima luz, aunque eclipsada hoy por resplandores
mas puros.--Cumple la Comision en estas breves líneas con un deber de
justicia.--

Cuatro son entre todas las piezas que ha mirado como dignas de fijar su
atencion.

Ha destinado el lauro á la primera: ha acordado á la segunda el
_accesit_, y usando de la libertad que el programa la concede, ha
creido deber hacer especial y honorifica mencion de las otras dos.

Es este fallo la expresion de un juicio, cuyas fundamentos desea la
Comision exponer, aunque muy rápidamente, para corresponder al honor
que se le ha dispensado: y porque tampoco comprende que pueda ser otra
la materia de este informe.

Colocada en la altura de que la crítica no puede descender, la Comision
ha mirado, ante todo, las piezas que examinaba bajo el aspecto de su
mas ó ménos armonía con el carácter presente de la poesia nacional, ó
por decir mejor, Americana. Ha creido que aquel merecia mas en este
punto, que mejor hubiese comprendido las modificaciones, los cambios
decisivos, que la literatura recibe de la variacion y progreso de las
costumbres, de las creencias, de los elementos todos que constituyen la
vida de los pueblos.

Ninguna literatura americana pudo haber mientras duró la dominacion de
la España; Colonia ninguna puede tener una literatura propia; porque no
es propia la existencia de que goza, y la literatura no es mas que la
espresion de las condiciones y elementos de la existencia social. El
pensamiento del colono, lo mismo que sus brazos y su suelo, producen
solo para la metrópoli de quien recibe hábitos y leyes, preocupaciones
y creencias. Si alguna luz intelectual le alumbra, es apénas el
reflejo--pálido por muy bríllante que sea--del grande luminar á quien
sirve de satélite. ¿Que escuchábamos, en las márgenes de nuestro Plata,
antes de 1810? Ecos desfallecidos de los cantos que se alzaban en
las orillas del Manzanares. Las liras que llamábamos Americanas, se
pulsaban solo para llorar _oficialmente_ sobre la tumba del Monarca que
cerraba los ojos, ó para cantar en la coronacion del que le sucedia
sobre el trono. Nuestros pueblos arrancaban al extranjero triunfos
espléndidos en las calles y plazas de nuestras ciudades, adornaban la
techumbre de nuestros templos con los pendones arrebatados al vencido,
y el jénio apocado de los hijos de la lira no encontraba para tan altas
hazañas, motivo mas noble que el amor á Cárlos y Maria Luisa.

Mengua grande, á la verdad, borrada despues por dias de gloria perenal.
Alumbró la llama de la libertad; alzóse el pueblo de la condicion de
colono á la de soberano, y en el gran sacudimiento nació tambien la
poesia nacional, hermana gemela de la independencia. Su carácter no
podia ser otro que el de la época en que nacía. La intelijencia y los
brazos del pueblo nuevo no tenia otra ocupacion que meditar empresas
de guerra, ganar batallas, y reparar los descalabros de las derrotas.
Ninguna otra podia ser la entonacion de las liras Americanas:--cantos
de guerra, himnos de victoria, lamentos de dolor iracundo sobre la
tumba del guerrero caido bajo la enseña del Sol, maldiciones contra
sus verdugos; esto, y nada mas podia pedirse á los que tenian fuego
en la mente, patriotismo en el corazon.--Y ese y ningun otro, es el
acerado temple de los materiales que forman el honrosisimo monumento
de nuestra primera poesia nacional.

Pero la lucha de la independencia terminó y con ella los odios
que la guerra enciende. Intervalos de paz, breves, por desgracia,
como el relámpago, dieron treguas al pensamiento para elevarse á
la contemplacion de las grandes verdades filosóficas y morales,
permitieron mirar en derredor con ojos, que no anublaba la polvora de
las batallas: empezaron los pueblos á meditar en su destino, á buscar
el fin porque habian derramado su sangre; á correr tras de las mejoras
y el progreso social. Levantábase entonces, una jeneracion, que no
habia asistido á los combates de sus padres; pero que habia aprendido
de sus labios, los dogmas santos de Mayo: imposible era que resonasen
en sus liras, ecos de guerra que ya no ardia, ni clamor de venganza
contra enemigos que eran ya nuestros hermanos. La poesia empezó
naturalmente á tomar un tinte mas filosófico, mas templado, se vistió
por la primera vez, con las riquísimas galas de nuestro suelo, que los
poetas de la revolucion no distinguieron entre el polvo y el estruendo
de las armas, y reflejó, por fin, esa melancolía que imprime en el
ánimo el espectáculo continuado casi, de las guerras civiles y del
hondo infortunio de la patria.

Tal es el carácter de nuestra poesia actual: y la Comision ha creido
deber buscar en las composiciones del concurso la espresion práctica
de estas verdades como un mérito de la mas alta estimacion. Ha
preferido, por consiguiente, aquellas que han mirado la revolucion de
Mayo por el lado de su intencion moral, política, civilizadora, sobre
las que no han tenido en vista sino la parte de sus glorias militares.
Las que aparecen revestidas de las nuevas formas del arte, á las que no
han acertado todavia á desnudarse de la cota y de la lanza, que vistió
la musa de 1810.

Despues de aquella circunstancia que juzgó primordial, ha buscado en
las piezas presentadas, el mérito de un plan acertado, y que llenase
las condiciones dadas en el programa del certámen: ha preferido en este
punto los que ha creido mas vastos en su comprension, mas arreglados en
su distribucion, y sobre todo mas orijinales; pues que la orijinalidad
es el sello que mas caracteriza al jénio y la condicion primera de la
actual literatura.

Por eso mismo, la novedad en las ideas, su elevacion, su oportunidad,
su tendencia á despertar sentimientos de patriotismo, y de virtud
social, ha sido tambien uno de los méritos que ha buscado la comision,
prefiriendo las piezas en que con mas acierto encontró reunido el
apoteosis de los heroes muertos, con la exposicion elevada de sus
dogmas, y con la exhortacion á la perseverancia y á la fé de la
jeneracion que vive.

Ha buscado, por último la perfeccion en aquellas condiciones del
arte, que pudieran llamarse puramente mecánicas, y que no por eso
ceden á ninguna otra en importancia. Si la poesia es un arte, fuerza
es juzgar al poeta por las reglas que ese arte estableció para
enfrenar el desbocamiento de la imajinacion, para vestir esteriormente
las concepciones morales, que pertenecen al jénio. El ritmo, por
consiguiente, el mecanismo de la versificacion, la correccion y cultura
del lenguage, la gala y lozania del estilo,--dotes que todas las
escuelas y sistemas exijen para lo bello--han sido otros tantos motivos
de exámen y de preferencia en los juicios de la Comision.

Si esos juicios tomados en su conjunto y última espresion, han sido
acertados y justos, lo decidirá la razon pública--tribunal mas
competente que este--á quien la Comision presenta las composiciones
preferidas, que son las que pasa á designar.

Ha obtenido el lauro único de la medalla de oro, la que lleva por tema
estos versos del lírico latino.

  Tuque dum procedis ¡Io triumphe!
  Non semel dicemus ¡Io triumphe!
  Civitas omnis, dabimusque Divis
  Thura benignis

Se ha presentado como su autor el Sr. D. Juan Maria Gutierrez que ha
sido reconocido por el sello especial que le revestia.

Unánime fué y por aclamacion el voto que ha concedido á esta pieza la
supremacia sobre todas. Ninguno, sin duda, entre los concurrentes, ha
comprendido la grandeza de la revolucion, sus glorias y sus fines como
el Señor Gutierrez. Ninguno ha estendido como él el círculo de sus
ideas, ninguno se ha revestido de la imponente majestad que reina en su
poema, ninguno, alcanzado á la correccion extremada de su diccion; y,
si era de desear, en sentir de la Comision, que el discurso fatídico
del anciano fuese ménos extenso, que algunas de las ideas diseminadas
en él, fuesen ménos comunes, y mas vigorosas, que se borrase una que
otra espresion poco feliz, no puede desconocerse que esos lunares
desaparecen en la tersura jeneral de la composicion; y están mas que
lavados por la invocacion relijiosa y altísima, con que desde el
principio pone recojimiento en el alma del que le oye, pidiéndole para
la suya; por las ricas y maestras pinceladas que dibujan el magnífico
cuadro del navegador Genovés en los momentos en que oponia á la demente
incredulidad del amotinado equipaje, la realidad asombrosa del mundo
que descubria, y por la sentida rememoracion de los muertos Poetas de
la Patria, con que cierra el poeta su largo canto.

La Comision no puede dejar de recomendar el autor de esta pieza á la
estimacion del Pueblo en cuyo seno ha recibido tan altas inspiraciones.

Síguele de cerca y casi le rivaliza en mérito la que lleva por divisa
estas palabras del abate Lamennais.

"La libertad es la gloria de los pueblos;" produccion que pertenece
al Sr. D. Luis Dominguez segun la señal de reconocimiento que ha
presentado.

Si esta pieza no alcanzó á la majestad y altura de la que precede,
no se la puede disputar una concepcion vasta y feliz, un plan
acertadamente distribuido, fecundidad de ideas, elevada entonacion,
elocucion correctísima, y pasajes que revelan por cierto, el jénio
del poeta. No es posible hablando de ella, dejar de recordar las
estancias que le dán principio, el anatema que fulmina contra los
tronos, que usurpan en la tierra la majestad del único y eterno
trono que el poeta reconoce, y el tributo que paga á los grandes
capitanes de la revolucion; si bien es doloroso encontrar en este
punto invertida la cronolojia de nuestros triunfos, mas de lo que,
á juicio de la Comision, es permitido á la poesia apartarse de la
senda de la historia.--Tampoco quisiera haber hallado el nombre
admitido de Motezuma reemplazado por otro que aunque mas conforme á su
pronunciación primitiva, es duro, poco poético y no llena la condicion
de la Rima para que fué variado.

Tan digna crée la Comision esta pieza del _accessit_ que la ha
concedido, que pide á la autoridad á quien debe su investidura, el
permiso de presentar á su autor, como prueba del aprecio que la obra
le merece, un volúmen que encierra las ricas producciones de la lira
de Espronceda, una de las espléndidas columnas que sustentan hoy el
magnífico templo que levanta la España á la literatura y á las artes.

Dos piezas mas ha creido la Comision que merecian una recomendacion
especial, aunque no debe esperarse de ellas el mérito de las anteriores.

Es la primera la que tiene á su frente estas líneas del poeta del
siglo, del portentoso Lord Byron:

  "Where, Chimborazo, over air, earth, wave
  "Glares with his Titan eye, and sees no slave."

Se ha presentado como su autor D. José Mármol. Ofrece esta pieza una
prueba práctica de lo que antes dijo la Comision, sobre las condiciones
del arte, que llamó mecánicas. Ciertamente que si la versificacion,
el estilo, el uso de la lengua, correspondiesen en esta pieza á la
entonacion, y á las ideas, no seria este el lugar que ocuparia entre
las del Certámen.

No se comprenderá toda la exactitud de esta clasificacion hasta que
se oiga la lectura de la pieza misma. La elevacion, la novedad, el
frescor, la abundancia de sus ideas sorprenden en la primera lectura,
y hacen casi olvidar los pecados contra el arte, que la fuerzan á
flaquear ante los ojos de la crítica. Frecuente violacion de la
sintaxis y de la pureza de la lengua, inexactitud aunque no tan comun
en la rima: quebrantamiento de las condiciones de versificacion que
el mismo poeta se impone; y una que otra locucion sumamente oscura son
los defectos que empañan el terso brillo de las ideas y luchan con el
elevado entono de esta pieza. La Comision reconoce que el molde en que
fué vaciada, es sin disputa una cabeza poética, y ha querido mostrar el
aprecio que la merece tomando de ella los dos versos que ha colocado
al frente de este informe. Se complace en esperar que su autor,
reconociendo como indispensable la disciplina del arte, y sujetando
á ella sus fogosas inspiraciones, presentará cuando este certámen se
renueve, frutos mas sazonados que ocupen un lugar mas distinguido en el
banquete que la Patria ofrece á sus poetas.

La segunda composicion recomendada presenta exactamente el reverso de
la anterior. Aquella campea por las ideas y desfallece por la forma
poética; esta descuella por la forma y flaquea por las ideas.

Cualquiera reconocerá en ella un hábil versificador, un hablista
consumado, un hombre de comercio íntimo y frecuente con las musas;
pero que en esta ocasion no tuvo la fortuna de recibir inspiraciones
elevadas y nuevas. Puede decirse que no hay en esa pieza un solo
defecto de forma, pero sus ideas son humildes, reflejadas de las que
brillan profusamente en los cantos de la revolucion. La distingue este
verso latino:

  _Sole novo, preclara luce, libertas nascitur orbi;_

y su autor es D. Francisco A. de Figueroa.

Termina aquí la tarea de la Comision. Alto, muy alto ha sido el honor
que sus miembros han recibido; y siempre contarán como una gloria el
hallar sus nombres asociados al primer acto de este jénero que vén las
Repúblicas del Rio de la Plata. Quisieran ellos aumentar por todos
medios su solemnidad presente, y su memoria futura. En lugar, pues, de
cerrar este informe con una exhortacion á los vates del Plata, inútil
desde que ninguna puede ser mas elocuente que el acto mismo á que
asisten, y desde que no puede faltar emulacion en el pecho, cuando hay
estro en la mente, le cerrará la Comision proponiendo á la autoridad á
quien competa una idea en que, al deseo puro de solemnizar este acto,
confiesa que se mezcla un lijero tinte de propia vanidad. Consiste la
idea en que terminada esta festividad se requiera á los autores de las
cuatro composiciones distinguidas que las escriban todas y las firmen
de su mano para que, escribiendo la Comision al pié de la primera la
palabra _laureada_, _accessit_ al pié de la segunda, y _recordada
con distincion_ en las otras dos, firmen los miembros de ella, y se
depositen estos autógrafos, en la Biblioteca Nacional, con una copia
autorizada del Programa del Certámen, y este informe.

  Montevideo, 25 de Mayo de 1841.



ARTÍCULOS DEL "COMERCIO DEL PLATA."


CONGRESO AMERICANO.

I.

De intento nos abstuvimos de tocar, en nuestro artículo de ayer, la
cuestion del Congreso Americano, á que esencialmente se contrae el voto
del Consejo de Gobierno de Venezuela, cuya segunda sesion publicamos
hoy. Quisimos reducirnos, en aquel artículo, presentar el contraste
de los principios del Gobierno Constitucional de Venezuela y del
Dictador de Buenos Aires, respecto de las relaciones con el extranjero:
quisimos mostrar loa prácticos resultados de ambos sistemas; y dar
una desmentida viva y elocuente á esa falsa vocingleria de los amigos
del Dictador, cuando aseguran que todas las Repúblicas del Continente
profesan los mismos principios que él, ó simpatizan con su adopcion.

Examinando ahora las opiniones del gobierno de Venezuela, respecto
del proyectado congreso americano, nos parece que su negativa á tomar
parte en él, se funda en los mas sólidos principios de política y
conveniencia para aquel Estado; y en otros, que son comunes á todos los
demas del habla española.

Mucho alucina, en efecto, porque lisonjea mucho el amor propio
nacional, la idea de una Gran Asamblea Americana, con los objetos
que manifestó Bolivar, al proponerla en 1822, y que hoy todavia la
atribuyen Méjico y Chile, que son las dos Repúblicas mas empeñadas,
segun parece, en su realizacion.

Pero los inconvenientes materiales, políticos, mercantiles, y de
todo órden, que á ello se oponen, son de tal modo invencibles, que
estamos ciertos de no ver en nuestros dias una reunion de _todas las
Repúblicas_ que fueron colonias españolas, y de que tampoco la verá la
jeneracion siguiente.

La tentativa de Bolivar falló, á pesar de que la concurrencia de
Representantes de las primeras Potencias de la Europa, y los escritos
de Depradt, dieron á la Asamblea de Panamá la importancia de un gran
acontecimiento de la época. Se atribuyó entonces su mal resultado
á causas puramente locales y de momento, que, aunque algo pudieron
influir,[14] estuvieron léjos de ser las que frustraron aquel proyecto.

     [14] La insalubridad del clima de Panamá fué, en efecto, un
     sério obstáculo á la duracion de las Sesiones del Congreso. Dos
     individuos de la Comision inglesa, que concurrió á la Asamblea,
     murieron de las enfermedades allí dominantes.

Las verdaderas causas existian entonces, como existen Hoy, y produjeron
de parte de algunos Estados, la misma repulsa que producen actualmente
en Venezuela. Cuando Bolivar en 1822 y 23, invitó al Gobierno Arjentino
á que concurriese á la Asamblea de Panamá; y envió al efecto á su
Plenipotenciario D. Joaquin Mosqueira, ese Gobierno se negó á los
deseos del Libertador de Colombia, por motivos iguales á los que Hoy
expresa Venezuela. Probablemente fueron tambien los mismos los que
influyeron en los demas Estados, que no concurrieron al Congreso.

Entre los varios inconvenientes que hacen inverificable la realizacion
de ese proyecto, el Consejo de Gobierno venezolano indica ya los que
nacen de las distancias entre los diversos Estados, y de la completa
falta de medios de comunicacion para vencerlas. Esos inconvenientes son
tan claros, que no necesitamos agregar una palabra á lo que contiene el
documento de Venezuela.

Nos ocuparemos en analizar otros, de muy distinta naturaleza.

No es posible esperar una Gran Reunion de Naciones Independientes,
sin que existan graves motivos de interés comun que las liguen. Esos
motivos _no pueden existir_ entre los Estados Sud-Americanos.

¿De que órden serian?--O comerciales, ó políticos.

Los primeros, léjos de ser comunes, son mas bien diametralmente
opuestos. Entre todas las Nuevas Repúblicas Americanas no hay una sola
que sea fabricante. Todas dependen de la Europa y de los Estados-Unidos
para proveerse de los objetos de consumo que las fábricas producen: los
frutos que ellas poseen son todos, ó materias primeras para esas mismas
fábricas extranjeras, ó productos de la agricultura, que se envian á
aquellos mercados. La sola diferencia de situacion jeográfica, y de un
litoral mas ó ménos cómodo, causa enormes diferencias en los costos con
que cada uno envia al extranjero sus productos, y recibe los que este
le trae. ¿Que arreglo, de ventaja comun, es posible hacer en semejantes
circustancias? Venezuela y Chile, por ejemplo, pueden enviar á Europa
el cobre de sus minas, en cambio de algodones de Manchester ó de sedas
de Leon. Pero Venezuela embarca el primero, y recibe los segundos, en
los puertos de esta América mas vecinos á la Europa; mientras que Chile
no puede hacer ese comercio, sino dando vuelta el Cabo de Hornos, y
empleando cuatro veces mas tiempo y mas gastos que Venezuela. Igual
diferencia estableceriamos entre nuestro Rio de la Plata, abierto al
comercio marítimo del mundo, y la República Boliviana, encerrada entre
barreras de montañas, dividida del mar por ellas y por áridos desiertos.

En esas circunstancias, ¿puede racionalmente esperarse que un Estado
renuncie sus ventajas naturales, para nivelarse á otros que no las
posée, y que ninguna puede darle en cambio? Imposible lo creemos.

Si se trata de dos paises de diversa situacion jeográfica y
cuyos productos sean idénticos ó análogos, la dificultad crece
considerablemente; porque el interés de cada uno consiste en sacar la
mayor ventaja de unos mismos productos.

La liga, pues, de intereses puramente comerciales, seria inverificable.
Pero seria tambien perjudicialísima.

Sabido es que los progresos del comercio y de la industria dependen,
ante todo, de la perfeccion de los medios y métodos empleados en la
produccion, y de la facilidad de transportar los productos, á bajo
precio y con seguridad, hasta el punto en que han de entregarse al
consumidor. Aquel de los Estados Sud-Americanos, que mas adelantando
estuviese en sus medios de cultivar la tierra, de beneficiar sus
ganados, ó de esplotar sus minas; aquel que tuviese mas y mejores
caminos, ó canales, tendria una superioridad decidida, y lejítima,
sobre su vecino que ninguna de esas mejoras poseyese. Si ella de nada
hubiese de aprovecharle, por que tuviera que nivelarse á un arreglo
comun con el atrasado vecino, es claro que ningun estímulo tendria para
emprender esas mejoras; y jamas podriamos esperar que saliesen nuestros
paises del atraso en que actualmente se encuentran, en punto á medios
de comunicacion y transporte; y á métodos de facilitar la produccion.

No siendo pues, un interés comercial, comun á todos, el que pudiera
reunir á los Estados Americanos en un Gran Congreso, veamos si tendrian
para hacerlo el estímulo de un interés político.

Lo examinaremos en el número siguiente.

  _Octubre 7 de 1845._


II.

¿Cuales son los intereses políticos, comunes á todos los Estados
Americanos, que los inducirían á reunirse en una Grande Asamblea?
Francamente, nunca los hemos comprendido.

Hace mucho tiempo que, con motivo del preconizado _Sistema Americano_
del Dictador Rosas, estamos sus enemigos preguntando ¿en que consiste
ese sistema? ¿cuales han de ser sus principios, sus basas? á que
objeto práctico se dirije?--Ni Rosas, ni su _Gaceta_, ni nadie, se
ha tomado jamas el trabajo de decirlo. Que Rosas y los suyos callen,
bien lo comprendemos: su objeto es engañar; tienen un convencimiento y
expresan otro: jente así jamas discute. Pero que hombres sesudos, de
tino político, y de excelentes intenciones; hombres como el Diputado
Rodriguez Santos en la Cámara temporaria del Brasil, hablen tambien del
_Sistema Americano_, sin definirle: le tomen como una cosa de todos
comprendida, y discurran sobre ella sin mas esplicacion; eso es lo que
nos sorprende, eso lo que no podemos comprender.

El vínculo comun que existió durante la guerra de la independencia,
quedó disuelto, como lo dice muy bien el Gobierno de Venezuela,
desde que la guerra terminó, y desde que la Madre Patria reconoció
la independencia de varios de los Nuevos Estados. Desde entonces, no
existiendo peligro comun, no puede haber necesidad de comun defensa.

Es preciso recordar tambien que la lucha de Independencia no fué una
lucha _de la América contra la Europa_; del principio republicano
contra el principio monárquico. No: eso no es cierto. Algunas Potencias
Europeas se inclinaron alternativamente en favor ó en contra de la
independencia Americana: pero lo hicieron, no por sostener ó atajar
la causa de la emancipacion, sino por miras é intereses puramente
europeos. El establecimiento de Repúblicas de este lado del Océano
no podia inquietar ni favorecer á la Europa.--Ella en todo caso
necesitaba mercados independientes; y así se vió que, siempre que
las exigencias dá la política, puramente europea, no inclinaron
á las grandes Potencias en favor de la España, se pronunciaron,
mas ó ménos explícitamente, por la emancipacion que les abria esos
mercados. Así Napoleon--el representante encarnado del principio
monárquico--declaraba ante el Cuerpo Lejislativo, en 1809, _que él no
se opondria jamas á la independencia de las naciones continentales de
la América; que esa independencia estaba en el órden necesario de los
sucesos, en la justicia y en el interés bien entendido de todas las
Potencias_.[15] Así la Inglaterra reconoció, en 1823, la independencia
de los Nuevos Estados, desde que intereses políticos _europeos_ no le
impidieron buscar mercados independientes de este lado del Atlántico.

     [15] Sesion del 12 de Diciembre de 1809; publicada en el MONITOR
     de 13 del mismo.

No es verdad, pues, que, ni aun durante la guerra de la Independencia
Americana, haya existido una lucha de principios, de sistemas
políticos, entre los dos Continentes. Sucedió con la emancipacion de la
América del Sur lo que, en el siglo precedente, habia sucedido con la
de la América setentrional. Monarquias europeas ayudaron con sus armas
y su poder á la emancipacion de las Nuevas Repúblicas del Norte.

A nadie ha ocurrido jamas decir que _la Europa_ haya acechado, en época
ninguna, la Independencia de la Union Americana, ni que esta necesite
de un sistema y de un derecho público especial, opuesto al europeo.

¿Y porqué temeremos los Estados de la América Meridional lo que nunca
temió la del Norte? ¿Por que necesitarémos un sistema y un derecho
público, que nos diferencie de la Europa, cuando no le necesitan las
Repúblicas de la otra América?

El Gobierno de Venezuela ha dicho con suma razon, que la pretension
de formar un derecho público americano, diverso del de Europa, seria
productiva de grandes males.

En efecto, el derecho público americano deja de ser tal, si no es la
regla establecida, y admitida por la mayoria de las sociedades humanas.
Naciones infinitamente mas antiguas que las nuestras, fundaron y
reconocieron un derecho público: los Estados Unidos del Norte le han
reconocido tambien, á su vez, como basado en las nociones de justicia
universal. Que podrian hacer los Estados de Sud América solos, para
cambiar, ó alterar el derecho público de la Europa y de los Estados
Unidos del Norte?

No investiguemos cuales serian las diferencias entre el pretendido
derecho público americano, y el europeo: cualesquiera que ellas fuesen,
es claro que las naciones que se hallan en posesion del suyo no
querrian reconocer las alteraciones. Y como el derecho público es la
regla para los deberes y acciones recíprocas de una nacion con otra,
nacerian necesariamente choques frecuentes entre el derecho público
universal, y el Sud Americano.

¿Quien perderia en esa lucha?

Este pregunta merece mas atencion de la que jeneralmente se la
atribuye. No disputarémos quien ganaria una batalla, diez batallas; si
una espedicion europea triunfaría, ó seria vencida. No: esas cuestiones
nos parecen estériles, sin resultados trascendentales ni permanentes.
Somos de los que creen á la Europa _sin medios para conquistar la
América_, especialmente en sus rejiones apartadas. Pero creemos
tambien que nuestros paises, aun triunfando de una espedicion europea,
perderian inmensamente en cualesquiera querellas con la Europa;
perderian de un modo duradero, permanente; y esos son los resultados
á que es preciso atender, cuando se trata de sistemas políticos ó
mercantiles, cuando se deciden medidas que han de influir sobre la
suerte de los Pueblos, cuya vida no se mide por la duracion de la del
hombre. Estados nuevos, sin poblacion, con escasas rentas nacionales,
con infinitos objetos de urgente mejora á que aplicarlas, con pocos y
muy imperfectos medios de educacion pública; ninguna calamidad pueden
sufrir mas grande que la de una guerra. Ella les arrebata su poblacion
ya escasa, consume sus exiguos recursos, impide toda mejora, todo
desarrollo mercantil é industrial; y los deja completamente exhaustos
despues del triunfo, postrados sobre sus laureles, para no levantarse
en media jeneracion.

Ahí está la República Arjentina. Entró en la guerra contra el Brasil
próspera, rica, floreciente: ganó batallas; apresó muchos buques:
obtuvo una paz de honor, embellecida por el nacimiento de un Estado
Nuevo. Pero quedó sin substancia, abatida y pobre: el primer caudillo
audaz que se presentó la trajo al punto en que se vé. Ese es el
resultado final de su triunfo.

No quiere esto decir que los nuevos Estados deban someterse
humildemente á la voluntad de naciones mas fuertes de la Europa
¡No, por Dios! La dignidad de los Estados no es una palabra vacia;
su independencia no es un bien ilusorio. Defenderla hasta perecer,
es el primero de los deberes. Pero el modo de conservar ésta, de no
comprometer aquella, es no multiplicar las causas de desavenencia con
el extranjero; no crearse dificultades nuevas; sino, por el contrario,
aplicarse á ir allanando poco á poco las que existen.

Creemos que la adopcion de un código de Derecho Público distinto del
de la Europa seria fecunda en los riesgos que indicamos; y que por
consiguiente, muy léjos de ser ese un interés comun en los Estados
Americanos, para reunirlos en un Congreso, conviene soberanamente que
no piensen en semejante innovacion.

Pero si opinamos contra la reunion de una Asamblea de todas las
Repúblicas del habla Española, pensamos tambien que se podrian sacar
muy grandes ventajas de un Congreso á que solo concurrieran los Estados
que componen una seccion determinada de la América y que están en
diario é inmediato contacto.

Esto, aplicado especialmente al Rio de la Plata será objeto de otro
artículo.



ROSAS Y LAS FRONTERAS DE BUENOS AIRES.


Una de las prácticas mas invariables observadas por el Dictador
de Buenos Aires, que forma á la vez una parte esencial y un rasgo
característico de su sistema, es el hacerse discernir un título que no
merece ó atribuir un mérito cualquiera, que no ha contraido, y mandar
en seguida, que se repita por todos, y en todas ocasiones, hasta que, á
fuerza de repetirse, se convierte, no solo en dicho, sino en creencia
popular.

Así se hizo llamar primero _Restaurador de las Leyes_, despues _Heroe
del Desierto_, mas tarde _Grande Americano_; así se atribuyó la
pacificacion del pais en Octubre de 1820, cuando ninguna parte notable
tuvo en ese suceso: y así [para llegar de una vez á nuestro objeto]
hace pregonar que su campaña al desierto exterminó á los indios, que
ha asegurado, contra sus incursiones, las fronteras de la campaña de
Buenos Aires, y extendido las fronteras de la Provincia.--En estos
últimos tiempos especialmente, en que el poder de la verdad, ha
triunfado de los embustes que su prensa propaga, se ha empeñado él
en revestirse de ese mérito, y en repetir, mas que nunca, que á su
gobierno vijilante y fuerte se debe la seguridad de la campaña, y la
extension de sus fronteras.

Nada es, sin embargo, mas opuesto á la verdad. Sucede precisamente
lo contrario. Desde que Rosas se apoderó del Gobierno, y durante su
dictadura, muchas estancias valiosísimas se han despoblado, muchos
cientos de miles de ganados han pasado á poder de los indios salvajes,
y las fronteras de la provincia de Buenos Aires se han retirado _como
cuarenta leguas mas adentro_, dejando todo ese inmenso territorio en el
dominio indisputado y tranquilo de las tribus del desierto. Esta es la
verdad.

Cuando Rosas se hizo discernir la dictadura, la línea de frontera de la
provincia de Buenos Aires, se extendia del modo siguiente.--

Al N. O.--hasta la guardia de _Melincué_, á 75 leguas de Buenos Aires.

Al Oeste, hasta el fuerte de la _Federacion_, á mas de 60 leguas.

Al S. O., hasta el fuerte _25 de Mayo_ á 60 leguas, y fuerte de la
_Laguna Blanca_, á 70 leguas de la Capital.

Al Sur, hasta _Tupalquen_, 65 leguas, y al fuerte de la _Independencia_
[Tandil] distante 75.

Se extendia, pues, _á un radio de 70 leguas de la capital_, una línea
de fuertes guarnecidos, y en buen estado de defensa.

Pero las estancias--las conquistas pacíficas de los criadores
de ganados--se extendian á no pocas leguas mas allá; porque las
guarniciones de los Fuertes tenian en respeto á los salvajes del
desierto.

Eso era cuando Rosas entró al mando. Veámos lo que es ahora.

Volviendo de su campaña al desierto, puso todavia en _la Federacion_ la
chusma de indios que condujo, y á que llamaba _amigos_. Los salvajes
trajeron naturalmente allí los hábitos depredadores de la Pampa,
y asolaron _amistosamente_ aquella comarca. Melincué fué primero
abandonado: siguió la Guardia _de Mercedes_, 10 leguas mas adentro; se
conservó algun tiempo la _de Rojas_, otras 10 leguas mas hácia Buenos
Aires: pero luego se dejó tambien en poder de los salvajes, que habian
arrasado, hasta no dejar vestijio, las de Melincué y Mercedes.

Abandonó luego el 25 de Mayo, y puso su guardia en _la Barrancosa_,
muchas leguas mas adentro; al mando del célebre Ramirez, de
sobre-nombre _Macana_. Los indios le atacaron varias veces, le
vencieron, le debilitaron; y la Barrancosa se abandonó, retirándose
la guardia fronteriza, al _Fortin de Areco_, 40 leguas mas adentro de
Melincué.

En igual proporcion se fueron sucesivamente abandonando las guardias
del 25 de Mayo, Laguna Blanca Tapalquen. Esta última era el asiento
del poder de Rosas en la campaña del Sur. Allí tuvo mucho tiempo al
coronel D. Ramon Maza [á quien mató junto con su padre el Presidente
de la Sala] y al teniente coronel Granada, con unos 900 hombres de
caballeria. Retiró de allí esa fuerza, _para matar Unitarios_, y
abandonó á los indios todo el terreno comprendido entre aquellas
guardias y el Rio Salado:--es decir una zona de 35 á 40 leguas de ancho.

Todas las estancias--riquísimas muchas de ellas--que se hallaban en
esa vasta extension de territorio, quedaron completamente despobladas.
Las de Beaus, Lezica, Quiroga, Iramain, y todas las que ocupaban las
inmediaciones de la Laguna del Bragado; las de los Balcarce y otros
muchos, en Tapalquen; todas las del Arroyo de las Flores; y, en una
palabra, cuantas existian, por aquella parte, hasta la márjen derecha
del Salado, han desaparecido durante el dominio de Rosas, y los
salvajes de la Pampa dominan ese terreno, ocupado antes por pingües
establecimientos.

La línea de guardias, que hoy forma la frontera, está reducida á lo que
era al empezar el siglo;--Fortin de Areco, Guardia de Lujan y el Monte;
el primero, que es el mas remoto, á ménos de 35 leguas de Buenos Aires;
y el último no dista 30.

Todo el resto de la provincia está en poder de los indios, cuyas
incursiones, durante el Gobierno de Rosas, han avanzado á puntos,
pocos años antes tan seguros como la misma capital.--En _Rojas_
estuvieron diez dias seguidos, en 1839 [segun creemos] sin que nadie
los molestase: hoy llegan hasta las inmediaciones de Areco y Lujan; y
en 1840, ó 41 vinieron hasta la estancia de D. N. Benitez, mas adentro
de la guardia del _Pergamino_; y solo á _10 leguas de la márjen_ del
Paraná.

Cuando Rosas subió al mando, el camino carretero, que conduce de Buenos
Aires á las provincias interiores, estaba protejido por las guardias de
Melincué, Mercedes, y la Esquina. Hoy no existen las dos primeras: ha
sido preciso abandonar el antiguo camino, é ir á buscar la proteccion
de la barrera del Carcarañal.

Esos son los hechos: esa la seguridad que Rosas ha procurado á las
propiedades rurales, y esa la extension que ha dado á las fronteras--

Recomendamos á los lectores extranjeros, que deseen comprender bien
este artículo, que consulten, al leerle, alguna buena carta de Buenos
Aires.--La del Sr. W. Parish es excelente.

  _Octubre 10 de 1845._



PRODUCTOS Y COMERCIO DEL RIO DE LA PLATA.

GANADOS--SEBOS.


  "Si el Jeneral Rosas, como lo creo, comprende todo lo que se puede
  hacer en Buenos Aires para dar impulso á los productos de su pais,
  podrá llegar á ver pasar á su mercado la esportacion de los valiosos
  artículos que la Inglaterra consume de la Rusia, y acrecer rápidamente
  la riqueza territorial."--

Estas palabras que el Sr. Ouseley dijo al Sr. Guido en el Rio de
Janeiro, segun aparece de la nota de este, que hemos publicado con
el número 3, nos han movido á escribir algunas líneas sobre ciertos
productos de nuestro Rio de la Plata, comunes á la Rusia; y sobre el
comercio que de ellos hacemos, especialmente con la Inglaterra.

Los que habitamos las dilatadas llanuras de ambas márjenes de nuestro
Rio, cubiertas de incontable número de ganados; los que vemos extraer
por nuestros puertos _millones de cueros_ para el extranjero, estamos
envanecidos de las riquezas que nuestros campos encierran; y con
dificultad creemos que la industria de otros paises pueda emplear
anualmente en sus fábricas mas productos que los que dán nuestros
ganados.

No es esta vanidad destituida de fundamento; por que, en efecto,
nuestros cueros representan en los mercados Europeos una parte muy
considerable de la introduccion total de ese artículo; y por supuesto,
que el Rio de la Plata es, á ese respecto, el mas importante de los
mercados americanos.

Pero hay otros en que queda muy atrás el dia de hoy, aunque debemos
esperar que adelante mucho desde que la paz permita contraerse á
mejorar las fuentes de nuestra riqueza nacional. Este artículo, probará
esa verdad, respecto de la cria de ganados, y de los sebos que producen.

Poco dispuesta estaria, sin duda, á creernos la jeneralidad de los
estancieros de ambos lados del Rio de la Plata, si les dijésemos que en
Inglaterra, en una Isla pequeña, donde la tierra es carísima, donde la
poblacion no cabe, donde el ganado se alimenta de nabos, de zanahorias
y de paja, se cria un número tan crecido de animales vacunos y lanares,
que no solo proveen á la subsistencia de muchos millones de habitantes,
sino que dán á las fábricas inglesas cantidad mayor de algunos
productos que la que nosotros les enviamos. Eso, que á muchos parecerá
una fábula, es, sin embargo, una realidad que hemos visto, y examinado
muy cuidadosamente por nosotros mismos, anotando todos los hechos de
que ahora nos servimos.

Segun los mejores datos estadísticos, el consumo de carne en el Reino
Unido--Inglaterra, Escocia é Irlanda--es de _un millón doscientos
cincuenta mil, á un millón doscientos setenta y cinco mil por año_:
todo él criado en el Reino.

Ese ganado se engorda á un punto de que poca idea tenemos hoy en
nuestros paises, aunque nuestros mayores la tenian, antes de la
revolucion de 1810, en algunas de las Provincias Arjentinas; donde se
acostumbraba tener _potreros_ para engordar bueyes y novillos cuya
grasa y carne daban pingües beneficios.

En Inglaterra, suelen llevar el engorde de algunos animales á tal
grado, que hemos visto, en Diciembre de 1843, bueyes que pesaban 1,800
y 2,000 libras; y uno que llegaba á _dos mil y quinientas libras de
peso_. Eso, por supuesto, es estraordinario: pero el peso medio de todo
el ganado que se consume en Lóndres es de _800 libras_ cada animal
vacuno, y 85 cada carnero.

Comparado ese peso con el de nuestros novillos de consumo en el Rio
de la Plata, se vé que estos no llegan á la mitad de aquellos. De
ahí, la inmensa cantidad de sebo que el ganado del consumo produce en
Inglaterra. Ella varia de 85 libras lo ménos, á 180 libras lo mas,
por animal; mientras que en nuestros ganados el primer término puede
estimarse en 15 libras, y el segundo en 75.

Así que, la cantidad de sebo que el Rio de la Plata esporta para
Inglaterra es comparativamente muy pequeña, al lado de la que
produce el ganado de consumo del Reino; y queda muy distante de las
esportaciones de la Rusia.

La siguiente tabla comparativa, muestra las cantidades enviadas al solo
mercado de Lóndres (que es el mas importante para este artículo) en una
série de cinco años

  RIO DE LA PLATA.     |  RUSIA.
                       |
  1839   3,015 pipas.  |  92,625 pipas.
  1840   4,353  --     |  86,538  --
  1841  16,400  --     |  82,300  --
  1842  10,600  --     |  66,500  --
  1843   9,465  --     |  36,100  --

Por muy crecidas que parezcan las introducciones de la Rusia, ellas no
compusieron, en los últimos años, _un quinto_ del producto del ganado
que se consume en el Reino.

Los sebos de Rusia nos aventajan, no solo en cantidad, sino en calidad,
y por consiguiente en precio. La calidad depende, en parte, del mejor
engorde y cuidado de los animales; y en parte, del modo mas perfecto de
beneficiar el sebo.

Estas desventajas no deben, á juicio nuestro, desanimar á los
estancieros y saladores del Rio de la Plata, sino, al contrario,
estimularlos á mejorar sus ganados, y á perfeccionar el beneficio de
sus sebos.

  _Octubre 18 de 1845._



EL CORONEL OLAVARRIA.


  "Queriendo el Gobierno manifestar de algun modo el alto aprecio que
  le merecen los servicios que este guerrero distinguido ha prestado
  al pais, tanto en su gloriosa independencia, cuanto en las diversas
  ocasiones que ha necesitado de ellos"..&a.&a.,

  DECRETO DEL GOBIERNO _de 24 de Octubre, publicado en este número_.

Pocos nombres mas familiares en el Rio de la Plata que el del noble
guerrero á quien consagramos estas líneas. En las campañas de Chile
como en las del Perú; en las de Bolivia como en la del Brasil; en
Buenos Aires como en el Estado Oriental, ese nombre se encuentra
siempre asociado á brillantes hazañas personales, á victorias
gloriosas, á desastres tan gloriosos como la victoria; y representando
siempre, á la par del valor individual, las ideas de perfecta
organizacion y diciplina militar, especialmente en la arma á que
Olavarria se habia contraido en la última mitad de su carrera.

Pero sus hechos, como los de todos los personajes de una epopeya
todavia por escribirse, se conservan solamente en las tradiciones
populares, en documentos desparramados, ó en la memoria de sus
compañeros de armas. De fuentes tan diversas, apénas hemos podido
recojer uno que otro hecho, en las breves horas que nos quedaban,
desde que nos llegó el decreto del gobierno de la República, que dá
á los servicios del Coronel Olavarria una recompensa tan honrosa como
delicada.

Renunciando pues á toda pretension de biógrafos, haremos una sencilla
narracion de la carrera de aquel gefe, para confirmar, en cierto modo,
la justicia de esa noble resolucion del Gobierno Oriental, y para
cumplir un grato deber de la amistad que nos ligaba con el malogrado
guerrero.

Olavarria fué militar, literalmente, desde su primera infancia. Su
padre, Coronel de Blandenguez en Buenos Aires, en tiempo del gobierno
colonial, gozaba de merecida estimacion con los Virreyes, y en la Corte
de Madrid. La juventud americana no tenia entonces otra carrera delante
de sí, que la Iglesia, el Foro y la Milicia. El padre de Olavarria,
deseoso de dar al hijo la suya propia, solicitó, y obtuvo por gracia
especial de la Corte, á principios de 1810, un despacho de cadete del
mismo cuerpo Blandenguez, cuando el niño tenia apénas de 8 á 9 años.
Por estraño que esto nos parezca el dia de hoy, nada era mas comun
en aquellos tiempos, y aun en los primeros años de la revolucion,
que el destinar á la milicia los niños de esa edad, con el título de
_cadetes_, verdaderos _estudiantes_, que se reunian en académias bajo
la direccion de algun táctico viejo que les enseñaba á dar batallas
sobre las mesas, con muñequillos de carton.

Aquella edad y aquel título tenia Olavarria, cuando se abrió, en
1810, el grande drama en que debia, mas tarde, representar un papel
distinguido. Entonces no solo se obraba con el dia: se pensaba tambien
para el siguiente. Los que dirijian el movimiento procuraron formar
militares científicos, que pudieran hacer frente á las dificultades
que se preveian. Continuaron las académias de cadetes, especialmente
para el estudio importante de la artilleria. A esta arma se decidió
el niño Olavarria, y despues de tres años de estudio, empezó á servir
activamente en ella en 1813, teniendo él, 13 años de edad.

La reconquista de Chile por los españoles en 1814 hizo pensar
seriamente al gobierno de Buenos Aires en la necesidad de llevar
la guerra á aquel hermoso pais; y en el año siguiente se empezó la
formacion del Ejército de los Andes. Olavarria fué uno de los primeros
fundadores de ese Ejército--la gran escuela militar de nuestros
paises--y á él pasó, en clase de Alferez, en 1815.

Dos años despues, San Martin le transportaba al otro lado de los
Andes, descendia al suelo chileno, y encontraba al enemigo en la
cuesta de Chacabuco. Fué el primer encuentro en que se hallaba el
Alferez Olavarria; y ya en él se condujo de manera y demostró calidades
tales, que San Martin, cuya penetracion para conocer al soldado era
proverbial, miró en el jóven Alferez un hombre de esperanzas, y á
fines de ese mismo año le dió el grado de teniente.

Esa primera victoria de los republicanos, despertó al Virrey de Lima,
que miró amenazado el Perú, si Chile conservaba la independencia que
acababa de proclamar, en Febrero de 1818. Pezuela se apresuró por eso,
á mandar al jeneral Osorio, que con 5,000 hombres de tropas regladas,
desembarco en Talcahuano, en los primeros meses de aquel año; y marchó
sobre el ejército republicano, que se dirijia hácia Talca. Muy cerca
ya de esa ciudad, tuvo lugar la sorpresa y completísima dispersión del
Ejército de San Martin, en Cancha-Rayada, la noche del 19 de Marzo.
Olavarria, despertó, como todos, cercado de enemigos: sin desmayar
por eso, acudió á salvar su bateria, con una serenidad y un valor que
asombraron á los veteranos: sacó las piezas del campo de la sorpresa,
y se retiró muy largo trecho con ellas; hasta que, al dia siguiente,
oprimido por el número del victorioso enemigo, exhaustas sus fuerzas y
las de sus pocos artilleros, tuvo que abandonar los cañones, salvándose
con dificultad.

Apénas habian corrido 27 dias, despues de ese desastre, cuando San
Martin hizo frente á los realistas, en la llanura de Maipo, nombre cuya
significacion nadie ignora en Sud-América; nombre que desde entonces

  ........................became a magic word;
  Which utter'd, to the hearer's eye appear
  The camp, the host, the fight, the conqueror's career,

La artilleria trabajó mucho en esa batalla; y nuestro amigo, simple
teniente, se distinguió tanto, por actos de intelijencia y de valor,
que fué hecho capitan en el campo de la jornada.

Continuó despues toda la campaña de Chile, hasta la completa espulsion
de los enemigos, de ese territorio; y no hubo encuentro notable en que
no tuviese parte. Los combates de Chillan, de Biobio, y otros muchos,
le encontraron entre los vencedores.

El ejército Libertador de Chile se reorganizó despues para la
atrevidísima campaña del Perú. Olavarria marchó tambien en esa
expedicion; y al arribo al puerto de Pisco en 1820, se le confió
el mando de la artilleria de mar, á bordo del bergantin chileno
_Araucano_, destinado á cruzar entre aquel puerto y el Callao. Tambien
le esperaban combates en el mar; y se condujo con singular bizarria en
el que sostuvo el _Araucano_ con la fragata española _Cleopatra_.

Desde entonces, dejó el capitan Olavarria la arma en que habia
servido; y pasó á la caballeria, en que tantos conocimientos teóricos
y prácticos desplegó despues. Su primer servicio, en esa arma, fué en
el afamado regimiento de granaderos á caballo, que tanto nombre dió á
Necochea,

  ..............."el guerrero esforzado
  Otra vez vencedor, y otra cantado;"

en cuyo cuerpo hizo toda la campaña de la Sierra, á las órdenes del
Jeneral Arenales.--De regreso de ella, pasó de Ayudante mayor, en 1822,
á un cuerpo de caballeria peruana, en el que hizo la campaña de la
costa, é inmediaciones de Lima, al mando del Jeneral D. Domingo Tristan.

En 1823, elevado al grado de Sarjento Mayor, fué destinado al primer
cuerpo de lanceros; que formaba parte de las fuerzas que, á las órdenes
del Jeneral Santa Cruz, hicieron la penosa, é importante campaña de los
Puertos Intermedios. En lo mas crítico de ella, fué mandado Olavarria
con su escuadron á ocupar la ciudad de Cochabamba.

El enemigo, por un movimiento bien concebido y bien ejecutado, dejó
aquel cuerpo enteramente cortado de la Division á que pertenecia; y
cayó sobre él con fuerzas muy superiores. Olavarria, sereno en el
conflicto, hábil para concebir, y rápido para ejecutar, emprendió una
dificil retirada á los Yungas, donde el renombre jeneral Lanza mantenia
el espíritu de independencia; y desafiaba, á fuerza de arrojo, de
actividad, y de conocimientos locales, todo el poder de los realistas.
A Lanza se incorporó Olavarria con todo su escuadron: reunidas despues
todas las fuerzas de aquel jeneral, determinó atacar al enemigo, que,
á las órdenes de Olañeta, ocupaba los Valles de Cochabamba. El éxito
correspondió mal al arrojo: Lanza fué vencido, sus fuerzas exterminadas
ó dispersas; y el Mayor Olavarria, obligado á escapar casi solo, y sin
esperanza de encontrar allí nuevos elementos de resistencia, determinó
arrostrar cualesquiera peligros, por reunirse á los compañeros á
quienes habia dejado combatiendo sobre las costas. Acompañado de cuatro
oficiales, sus particulares amigos, atravesó disfrazado varios pueblos
que el enemigo ocupaba; hasta llegar desdespues de inmensos trabajos, y
sorprender el Puerto de Arica, donde se apoderó de un mal buquecillo de
cabotaje, que le condujo á la Capital del Perú.

El último tercio del año de 1823 fué funesto para las armas
republicanas: parecia que el Ejército libertador del Perú habia perdido
el espíritu que le animaba, con la ausencia de su Gefe, el General San
Martin; que, en Setiembre del año anterior, habia dado el ejemplo único
hasta entonces, sin imitacion despues--de abdicar en manos del Congreso
Peruano, todos sus títulos, todo su poder militar y civil, alejandose
para siempre de la escena política.

El Perú quedó todo en poder de los españoles, á escepcion de algunos
Departamentos al Norte de Lima, donde se recojieron las reliquias
de los ejércitos republicanos. El jénio y los auxilios de Bolivar
los reorganizaron allí, y se emprendió de nuevo la campaña, que puso
término á la guerra de la independencia.--El mayor Olavarria fué
destinado á un cuerpo de nueva creacion, en el que se halló en la
batalla de Junin; que, como todos saben, empezó por la derrota de
los republicanos, y terminó por su completa victoria. Olavarria fué
hecho prisionero al principio de la jornada, y rescatado despues en
el mismo campo de batalla. Concluida esta, fué ascendido á comandante
de escuadron, en cuya clase se halló en la memorable batalla de
Ayacucho. Su comportacion allí escedió en bizarria á todo lo que hasta
entonces habia hecho. A mas de la parte que tuvo en la batalla, fué
destinado, despues de ella, á perseguir con su escuadron y una compañia
de cazadores, la derecha enemiga, que se retiraba organizada; hizo
prodijios de valor, desplegó extraordinaria actividad y tino; y regresó
al campo de batalla conduciendo número muy considerable de prisioneros.
Poco quedó que hacer, despues de la jornada de Ayacucho. Sin embargo,
los realistas ofrecieron todavia alguna resistencia en el Alto Perú,
y Olavarria participó tambien de todos los trabajos que fué necesario
emprender para terminar la guerra. Entre otros, fué destinado á sofocar
una insurreccion realista en Huamanga; varios encuentros tuvieron
lugar; hasta que, al fin, sometió á los revolucionarios, concluyendo
así sus servicios en la guerra de la Independencia, cuando literalmente
no quedaba ya un enemigo á quien combatir.

El término de aquella lucha, despertó en Buenos Aires la idea de
reconquistar la Banda Oriental, ocupada por el Brasil: á los cantos
de triunfo de Ayacucho se mezclaban clamores de guerra contra el
Imperio; y puede, con toda verdad, decirse que esa guerra habia
sido declarada por el pueblo, antes que los gabinetes formulasen la
declaracion. Olavarria oyó en el Alto Perú la nueva empresa á que su
patria se preparaba: pidió inmediatamente á Bolivar permiso para dejar
el servicio en su Ejército, y venir á ofrecer su brazo á su pais.
El Libertador de Colombia se lo concedió, en términos muy honrosos,
dándole, por sus servicios, los despachos de Coronel graduado, el 13 de
Marzo de 1826.

En Julio de ese año estaba ya en Buenos Aires, donde el Presidente
de la República le nombró Comandante de escuadron en un cuerpo de
caballeria: pero en Agosto siguiente, le confió el mando y organizacion
de ese Regimiento núm. 16, cuya fama ganada en la campaña del Brasil,
dura todavia entre los militares del Rio de la Plata. Olavarria fué
uno de los Jefes que mas brillaron en esa campaña, especialmente en
la jornada de Ituzaingó, donde su escuadron se atrajo la admiracion
de todos por su denuedo y su pericia. Allí fué herido Olavarria de un
pistoletazo, por la primera vez. El General Alvear dijo en el boletin
de aquella jornada: "Los bravos lanceros [era el cuerpo de Olavarria]
maniobrando como en un dia de parada sobre un campo cubierto ya de
cadáveres, cargaron, rompieron al enemigo, lo lancearon y persiguieron
hasta una bateria de tres piezas, que tambien tomaron. El rejimiento 8
sostenia esta carga: fué decisiva. El Coronel Olavarria sostuvo en ella
la reputacion que adquirió en Junin y en Ayacucho."

De vuelta de esa campaña, el coronel tomó la parte que todos sus
compañeros en el movimiento de 1.° de Diciembre de 1828, en Buenos
Aires. Vencidas las fuerzas del Jeneral Lavalle, Olavarria emigró á
la República Oriental, que empezaba entonces su vida independiente:
fijó su residencia en Mercedes, donde se entregó á ocupaciones
enteramente pacíficas. De ellas le sacaron las injustisimas y estúpidas
persecuciones que D. Manuel Oribe declaró, en obsequio á Rosas, contra
todos los emigrados Arjentinos. El Coronel que ya entonces habia
contraido matrimonio y formádose una familia, se reunió al General
Rivera á quien acompañó en la adversidad y en la fortuna, combatiendo
siempre por la libertad del pais que le asilaba, de la patria de sus
hijos, que el habia adoptado por suya. Su espada sostuvo siempre, en
este pais, la divisa del órden constitucional, y de los gobiernos
legales.

Durante su larga carrera, fué honrado con varias comisiones
importantes: ha sido diversas veces parlamentario; ha obtenido cinco
medallas, dos cordones, dos escudos, y una estrella de la lejion de
honor de Chile. Ese era el militar, el hombre público.

En el hogar doméstico, en sus relaciones privadas, todos los que le
conocieron le quisieron y le estimaron. Casó, en el destierro, con
Da. Jertrudis Rodriguez, hija de un propietario de Mercedes; y se
contrajo al cuidado y fomento de las propiedades rurales de su esposa.
La invasion de Oribe le arrojó de su casa; y su familia se asiló en la
Capital, donde tuvo el dolor de perder un exelente esposo, un padre
solícito y tierno.

El Gobierno Oriental acaba de recompensar los méritos del Coronel
Olavarria, con un acto que honra tanto al que le ha hecho como á la
memoria de aquel soldado distinguido. Grande consuelo es, para su
familia y sus amigos, ese testimonio de la gratitud de un pueblo que
le habia admitido entre sus ciudadanos. Los amigos y compatriotas del
Coronel Olavarria se unen á su familia, para agradecer esa honrosa
demostracion.

  _Octubre 27 de 1845_



ERRORES CURIOSOS.


Las prensas del Rio de la Plata han publicado algunas veces artículos
sueltos sobre la ignorancia, en que se vive en la Europa, respecto
de los hombres, de los sucesos, de la historia, de la geografia, de
las costumbres; y en una palabra, de todo lo que dice relacion á estos
paises: algunos ejemplos se han citado, de libros publicados por
seudo-viajeros, que recojen notas en los cafées, en las calles, ó de
boca de truhanes, que se entretienen en contarles los mas ridículos
despropósitos; y las publican luego en esmeradas ediciones, con títulos
pomposos, aumentando la inmensa copia de paparruchas con que se
alimenta la ignorancia.

Algo se ha dicho, repetimos, sobre ese particular; pero aun queda
muchísimo que decir; é importa decirlo, porque en ello se interesa
directamente el crédito y la prosperidad de estos paises.

Un documento oficial que publicamos ayer, firmado por el primer
estadista contemporáneo:--si se esceptúa tal vez el soberano á quien
sirve[16] nos ha sugerido la idea de este artículo. Mas adelante
hablaremos de ese documento.

     [16] M. Guizot, y el rey Luis Felipe. (_L. D._)

Cuando uno de nosotros visita la Europa por primera vez, encuentra
cada dia un desengaño, ó pierde alguna ilusion, respecto de las ideas
que allí se tienen sobre estos paises. La afluencia comparativamente
grande, de extranjeros que frecuentan nuestros puertos; el comercio
de ideas y de productos que se mantiene entre nosotros y la Europa,
nos persuade que allí se fija en este lado del mar la misma atencion
que nosotros fijamos en los paises remotos. Sin embargo, sucede todo
lo contrario; y ninguna exageracion hay en decir: que entre la clase
comerciante--que es generalmente la que mas conoce las regiones de
nuestra América--ese conocimiento está limitado en cada individuo al
pais con que trafica. Los hombres de ciencia y de letras no tienen
sobre ellas, por lo comun otras nociones que las muy generales que dán
los libros de geografia, ó de historia: y esas mismas, pervertidas por
los viajeros traficantes de imposturas, á quienes antes nos referimos.
Hablamos todo esto por esperiencia propia. Con mucha frecuencia nos
ha sucedido del otro lado del mar que, al decir que éramos de Buenos
Aires, y que íbamos de Montevideo, se nos tomaba por brasileros; y mas
de una persona advertida por nosotros de su error, nos ha sostenido
todavia que Rio de la Plata y Brasil todo era uno:--proposicion
(digámoslo de paso) que convendria mucho al Sr. Carneiro Leão, á juzgar
por sus notas al general Guido, pero que no prueba gran conocimiento en
la geografia física y política.

Engaño muy grande seria el creer que solo se encuentran esos errores
en gentes vulgares ó iliterarias: algunos ejemplos de nuestra propia
experiencia han de mostrar lo contrario.

Hallándonos una noche en una distinguida sociedad de Lóndres,
contestando á algunas preguntas que nos hacian sobre el Rio de la
Plata, uno de los circunstantes, negociante de primera nota en el
_City_, nos preguntó en plena asamblea _donde se hallaba actualmente
el General Bolivar_. Esto sucedia en el invierno de 1843.--"Señor,
contestamos, el General Bolivar ha muerto." "No, no, repuso el
interlocutor: hablo del libertador de Colombia, Simon Bolivar."--"Si
señor, dijimos, murió hace ahora unos diez años." Y esto fué una
novedad para nuestro contertulio.

Fuimos á visitar en Paris á uno de los literatos cuyo nombre y cuyos
escritos son mas familiares en todas estas rejiones;[17] y una de las
preguntas que nos hizo fué--por mas asombroso que parezca--cual era el
idioma de la sociedad culta en el Rio de la Plata. Contestamos nosotros
que el Castellano: "eso será, repuso él, en las clases inferiores;
pero entiendo que el francés es el idioma de la clase escojida." Como
le afirmásemos lo contrario, extrañó entonces que un niño que nos
acompañaba se expresase regularmente en francés.

     [17] M. de Lamartine.

Poco despues de nuestra llegada á Montevideo, recibimos diplomas de
una sociedad cientifica residente en Paris, que especialmente se
ocupa en trabajos históricos, y geográficos. El sobrescrito con
que esos papeles nos llegaron, y que conservamos en nuestro poder,
dice literalmente:--"Al Sr. Florencio Varela, Doctor en Derecho, en
Montevideo (_Brasil_.")

Una casa de Comercio de esta plaza puso el año pasado en nuestras
manos un poder que habia recibido de corresponsales suyos en _Ruan_,
para cobrar una suma á otro negociante en esta. El poder otorgado en
aquella ciudad de Francia dice: "A los SS.... negociantes en Montevideo
(_Méjico_.")

A estos ejemplos podriamos agregar otros, tomados de libros
contemporaneos, que gozan de justisima reputacion; pero que carecen
hasta de buen sentido, desde que hablan de la América del Sud; Maunder,
por ejemplo, que en uno de sus _Tesoros_ presenta al General San Martin
ganando señaladas batallas _contra_ los independientes de Sud América,
_y en favor_ del rey de España!! Pero si algun ejemplo mas notable se
necesita, aquí tenemos el documento que indicamos al principio; la
carta del Sr. Guizot al Baron de Mackau, que publicamos ayer entre
las piezas oficiales de la negociacion con el Señor Deffaudis. El Sr.
Guizot, estadista de alta capacidad, hombre de vastisima erudicion,
uno de los genios mas seriamente investigadores que conocen los
contemporaneos, colocado al frente de las relaciones exteriores de la
Francia, lo que le obliga á conocer la organizacion política de los
paises con quienes mantiene esas relaciones; el Sr. Guizot no se ha
dado cuenta todavia de la República Arjentina; y en la carta citada
dá, por dos veces, á Rosas el título de _Presidente_; y se expone á
que Arana--Arana, por Dios, que no sabe siquiera traducir el francés,
que no está cierto tal vez, de cual rama de los Borbones está sobre
el trono de Francia,--le zumbe en una nota oficial por aquella crasa
equivocacion!! Ella es tanto mas notable, cuanto la capacidad que
Rosas se atribuye para representar á todas las provincias Arjentinas,
ha sido, desde el tratado Mackau, materia de pública, y muy ajitada
discusion. Hoy nadie ignora: y á nadie es permitido ignorar sino á unos
periódicos de Nueva York que ponen á Rosas al mando de las fuerzas
_orientales_, y al general Rivera y á _Ur Kisso_ al frente de las
Arjentinas--que Rosas no es mas que el _Gobernador de la Provincia de
Buenos Aires_: que no hay, en la actualidad, _Presidente_ de aquella
República, por que ningun pacto existe que ligue las provincias
Arjentinas. El error del Sr. Guizot es injustificable, y aumenta la
lista de los que cada dia se cometen respecto de nosotros.

Algunas personas han querido escusar esa ignorancia, diciéndonos que
ni tienen medios de averiguar lo que pasa en estos paises, ni su
situacion vale la pena de ser estudiada.--No: esa es una mala excusa de
la ignorancia. Cualesquiera que hayan sido los estravíos de la prensa
en nuestra América, mucho, muchísimo bueno se ha escrito en ella; y el
Rio de la Plata no es el que ménos ha contribuido, en ciertas épocas á
aumentar el caudal de útiles conocimientos, sobre las rejiones bañadas
por este inmenso estuario.

Cualesquiera tambien que nuestras locuras sean, no es verdad que
hayamos merecido por ellas la suerte de Gomorra--que deban estos paises
borrarse de la lista de los pueblos cultos y cristianos. No: los
jérmenes del bien, de la civilizacion, del progreso moral, existen con
bastante vigor para resistir, como lo están haciendo hace tantos años,
los esfuerzos que hace la barbarie por desarraigarlos. Los que vuelven
el rostro con desden á la situacion de estas rejiones, lo hacen por
abandono, por pereza, por no tomarse el trabajo de ayudar y sostener
el buen principio: le dejan perecer, pudiendo salvarle, y luego nos
escarnecen por que ha perecido.

Los sucesos, que, hace seis meses, empiezan á desarrollarse, muestran
que la Europa ha comprendido al fin la conveniencia, la necesidad,
de dar apoyo en la América al principio civilizador. A nosotros
toca apoyar esa nueva tendencia; y los escritores públicos, mas que
muchos otros, tienen la obligacion de hacerlo, elevando la imprenta
á la altura conveniente, haciéndola servir á derramar en el exterior
conocimientos exactos sobre los hombres y las cosas de nuestros
paises; y á combatir, con enerjia y con templanza, la impostura de los
que trabajan por envolver entre sombras la verdad.

  _Noviembre 19 de 1845._



JUICIO SOBRE EL GOBIERNO DE ROSAS.


Si Rosas fuera mas hábil, ó ménos altanero, evitaria con gran cuidado
la publicacion de ciertos actos, indispensables para la conservacion de
ese sistema monstruoso, fundado en las dos principales basas del terror
y del engaño. Para sostener este último, necesita estar proclamando
principios liberales, amor á las instituciones republicanas; hablando
siempre de su sumision á la ley, de su respeto á las garantias y
derechos de los ciudadanos; mientras que la necesidad de sostener el
elemento del terror le pone en diaria y patente contradiccion con las
palabras y protestas que incesantemente repite. Mejor seria para él,
ocultar á los ojos del mundo los documentos con que el mas ignorante de
los hombres puede reprocharle la hipocresia y el embuste de todas sus
palabras.

Esta reflexion nos sujiere la publicacion hecha por la _Gaceta_, de las
últimas reelecciones de los Gobernadores de Tucuman y Catamarca; y de
las resoluciones confiriéndole facultades estraordinarias. En todos
esos documentos, lo mismo que en los que, por servilísima imitacion,
dicta y pública la jente del Cerrito, se repiten hasta empalagar las
palabras leyes, republicanismo, libertad, sentimiento americano. Y sin
embargo, en donde quiera que gobierna Rosas y sus amigos, no hay un
solo pueblo donde los Gobernadores no sean constantemente reelejidos,
y donde no estén investidos de facultades estraordinarias; es decir,
donde no esté suspendida toda ley, toda garantia, y aniquilada
completamente la division de los poderes públicos, que forman la
esencia de toda constitucion republicana: para reemplazarlos por la
irresponsable voluntad de un soldado.

Las supuestas leyes que conceden á los mandones de todas las provincias
Arjentinas y del Cerrito ese poder arbitrario y discrecional, se
fundan uniformemente en lo escepcional de las circunstancias, y en
la necesidad de que "_toda otra ley, toda otra razon, todo otro
sentimiento se posponga á la imperiosa exijencia de salvar la
patria_".[18] ¿Pero qué sistema es este, que, en 15 años seguidos del
mas libre é ilimitado ejercicio, conserva los paises donde rije en
un estado escepcional; que no permite que las leyes ejerzan imperio
alguno; y que no ofrece otro medio de salvar la patria que el de
depositar toda la autoridad pública en manos de un solo hombre? Y no
de un hombre como quiera; sino precisamente del que representa y tiene
en sus manos la fuerza material, el poder de las armas. ¿Cual es en
el mundo la República [ya que tan republicanos se proclaman] fundada
en esa monstruosa organizacion? Rosas, Oribe, la turba embustera de
parásitos que viven para ensalzarlos entonan el coro, que les mandan
repetir, de quejas y denuestos _contra la tirania de las naciones
Europeas_, á quienes, sin creerlo ellos mismos, atribuyen miras de
dominacion y de conquista. Pero en esas naciones el ciudadano piensa lo
que quiere; habla y escribe lo que piensa; su propiedad es suya; suyo
el fruto de su trabajo; su casa es un recinto donde ninguno penetra
por la fuerza, y nadie, desde el Monarca para abajo, puede privarle
de su libertad ni de sus bienes, sino en nombre de la ley; y por un
juicio regular en el que el acusado es el que tiene mas garantias.
Pero en los paises donde imperan estos _republicanos eminentes_ donde
se proclama este gran _sistema americano_, los hombres son arrastrados
por centenares á las prisiones; sus bienes son confiscados en provecho
de los delatores ó de los verdugos; ninguno sabe para quien trabaja;
nadie está cierto de que, al acostarse hoy, amanecerá mañana bajo el
techo de su hogar; porque basta la simple voluntad del que reune todos
los poderes del Estado, unidos á la fuerza material, para privarlo á
un tiempo de sus bienes, de su libertad y de su vida. Si alguno hay
tan imprudente que niegue que esto pasa en los pueblos donde domina
Rosas, Oribe y los suyos, les citaremos los textos con sus firmas
de los decretos de confiscacion; las publicaciones hechas por ellos
de presos sacados, de á 200 y 400, de las cárceles donde entraron,
sin que se les dijera porqué; y de donde salieron, no por sentencia
de juez, sino porque lo pidieron los almirantes Mackau y Dupotet.
Les citaremos, sobre todo, esos decretos que los invisten con las
facultades estraordinarias; esos, porque nada como eso desmiente la
hipócrita vocingleria de leyes, de libertad, de republicanismo, de
sistema americano.

     [18] Palabras literales de la última resolucion de Tucuman, del
     1.°de octubre próximo pasado, publicada en la _Gaceta_ de 19 del
     corriente.

Y si ese es el sistema americano; si consiste en vivir como vivimos
hace 15 años; en que Estanislao Lopez gobierne en Santa Fé hasta que
se muera; Ibarra en Santiago, Benavides en San Juan, Rosas en Buenos
Aires, y así todos los demas, hasta que llegue tambien el momento de
morir; si consiste en que no tengamos hogar, ni propiedad, ni libertad
individual; en que la mitad de una jeneracion se pase con las armas en
la mano; en que los campos no se cultiven, y la educacion se abandone,
y ningun trabajo útil se emprenda, y los principios de la moral, y las
prácticas relijiosas se vayan poco á poco olvidando; hasta desaparecer
y dejar al hombre la sola vida estúpida y material que le asemeja á la
bestia;--si en eso consiste, mandones dementes y frenéticos, el sistema
americano que proclamais; mejor, mil veces mejor estábamos bajo el
sistema colonial, y estariamos bajo el dominio de cualquiera potencia
civilizada y cristiana.

Porque no es verdad que esta vida que llevamos sea el destino del
hombre en la creacion; y cualquier Gobierno que permitiera llenar el
que realmente debe ser; que asegurase á los ciudadanos su libertad, sus
derechos; y mejorase su condicion social: cualquiera, fuese cual fuese
su nombre; con solo esas condiciones, seria preferible mil veces á eso
que vosotros llamais sistema americano.

Por fortuna de las naciones que pueblan este vasto continente, no es
verdad que sea vuestro sistema el que ellas buscan, por el que tanto
han luchado. No; al contrario; la América se afana tras del mismo
sistema de libertad y de perfeccion que rije en los Estados Unidos y en
la Europa Constitucional: vosotros solos, os oponeis á la realizacion
de ese deseo; y os afanais por sostituir á una organizacion legal,
á gobiernos de libre y democrática eleccion, el sistema salvaje de
la pampa y el sombrío despotismo de Montezuma. A eso llamais sistema
americano, eso prueban vuestras leyes de facultades estraordinarias,
vuestras interminables reelecciones, y vuestra bajisima sumision á la
voluntad de un déspota, á quien remedais míseramente y cuyo látigo os
hace temblar.

Gritad republicanismo y sistema americano: por toda contestacion os
recordaremos siempre los decretos que en las provincias que domina
Rosas, y en las zanjas del Cerrito, os invisten con las maldecidas
facultades estraordinarias. Buscad jóvenes cuya intelijencia degradais,
y cuya reputacion aniquilais en la cuna, haciéndolos escribir en
defensa de ese sistema brutal; jóvenes que aun tienen mucho que vivir,
y que, todavia en la mitad de su carrera, han de avergonzarse de mirar
al rostro á los que hayan leido sus producciones: todas ellas, todo el
papel que les hagais borrar, no deshará jamas el convencimiento que dán
vuestros decretos de facultades estraordinarias; ellos solos destruyen
toda la sofistería de vuestro hipócrita palabreo.

  _Noviembre 27 de 1845._



NAVEGACION DE LOS RIOS INTERIORES.


I.

Escribir sobre esta materia, despues de tanto como se ha escrito, de
dos años acá en las dos márjenes del Rio de la Plata, parecerá tal
vez una repeticion fastidiosa. Profesando, sin embargo, opiniones muy
diversas de las que jeneralmente hemos oido emitir sobre el particular,
deseamos ver si podemos traer la discusion á un terreno nuevo, en vez
de seguir á Rosas en el que sus adversarios le han permitido, hasta
ahora, elejir á su placer.

El ha mostrado su natural astucia, elijiendo el único que le ofrecia
ventaja.--Jeneralizando las teorías abstractas del derecho público,
sobre navegacion de aguas interiores, ha evitado la discusion esencial
y práctica de la libertad de navegar el Paraná:--tratando únicamente
del derecho _que Buenos Aires_ tiene para excluir al extranjero, de la
navegacion de ese rio, ha evadido fácilmente el exámen del que tienen
_las otras provincias litorales_ para admitir en sus puertos todos los
pabellones. El ha cuidado esmeradamente de no ventilar sus derechos,
sino como cuestion de _la Nacion Arjentina_ con el extranjero: nosotros
creemos que ha debido, y debe tratarse, como cuestion entre Buenos
Aires y las demas provincias litorales. La complicacion, que en los
momentos actuales ha sobrevenido, de un elemento extranjero, aparecerá
entonces en su verdadera luz.

Rosas, atrincherado en citas y doctrinas del derecho de jentes y en
declaraciones generales del Conde Aberdeen, prueba muy fácilmente que
ninguna nacion extranjera puede exijir, de derecho, la navegacion
de un rio interior contra la voluntad del soberano á quien ese rio
pertenece; y aplicando esa doctrina á los sucesos de Hoy, concluye que
la Francia y la Inglaterra atropellan inicuamente _los derechos de la
Confederacion Arjentina_. Otros le han negado aquel principio jeneral:
nosotros se lo concedemos de plano; pero negamos la aplicacion, y
con ella la consecuencia final. No es la Nacion Arjentina quien se
opone á la libre navegacion del Paraná; es el solo y único gobierno
de Buenos Aires; mientras que las otras provincias arjentinas, á
quienes la cuestion interesa, desean, piden á voces, necesitan
vitalmente esa libertad de navegacion, tan léjos de oponerse á ella. La
historia de las revueltas domésticas de aquellos pueblos, desde poco
despues de la comun emancipacion, y los hechos que Hoy vemos, prueban
incontestablemente esa verdad.

El Paraná, desde la confluencia del Paraguay hasta que se vacia
en el Plata, corre bañando territorio de cuatro provincias
arjentinas;--Corrientes y Entre Rios en la márjen izquierda, Santa Fé
y Buenos Aires en la derecha. De todas ellas, solo esta última tiene
interés--interés segun el sistema anti-económico y estrecho que hasta
ahora se ha seguido--en que buques extranjeros no suban el Paraná;
por qué mientras el término final de las expediciones de ultramar sea
la rada de Buenos Aires, ella sola hace todo el comercio de tránsito
con las demas provincias. Estas, por el contrario, tienen el mas alto
interés mercantil, económico y político, en hacer el comercio directo
con el extranjero; en no pagar á Buenos Aires los derechos y gastos del
comercio de tránsito, en particular de las rentas de las Aduanas; y en
no permanecer en impotente dependencia de la voluntad del Gobierno de
Buenos Aires; que, alegando necesidades de guerra ciertas ó supuestas,
cierra cuando le parece toda comunicacion por las aguas, incluso el
comercio mismo de tránsito.

Esa posicion, los sentimientos y disposiciones que ella engendra en las
provincias litorales, son tan evidentes, que argumento ninguno puede
ponerlas en duda. Haber desconocido Buenos Aires esos intereses y esos
sentimientos, ha sido en todos tiempos, una de las primeras causas de
desavenencia y rompimiento de parte de las provincias. Casi siempre
han justificado ellas sus procedimientos alegando el domino exclusivo
que Buenos Aires pretendia en las aguas de la República, y la no
participacion de las otras provincias en las ventajas pecuniarias que
de esas aguas sacaba la Capital.

Rosas, que se proclama fundador de la _Confederacion Arjentina_, es
entre todos los gobiernos de Buenos Aires, el que mas tirantez y
obstinacion ha mostrado en negar á las provincias _confederadas_, que
ocupan las márgenes del Paraná, toda participacion en las ventajas que
Buenos Aires deriva del comercio directo con el extrangero. Aplicando
la lejislacion y los arreglos hechos para la navegacion de rios
que, como el Escalda, corren por territorios _de naciones diversas
é independientes_, á la de un rio que solo baña _provincias de una
misma nacion_ niega á las que llama sus hermanas, á las que tienen
derechos perfectamente iguales á él, lo que aquella legislacion niega
á las naciones extrangeras. Arrogándose el derecho de someter esas
provincias á su sistema, basta que una se separe de él, como sucede
Hoy en Corrientes, para que el Dictador cierre de un golpe el Paraná,
y aniquile en todas las otras aun el mezquino comercio de tránsito que
permite á los que le obedecen.

El solo es, pues, quien cierra los rios al extranjero, contra la
voluntad, contra los intereses mas esenciales de las demas provincias.
Estas tienen, para abrirlos, el mismo derecho que tiene él para
cerrarlos. No es verdad, por consiguiente, que _la Nacion Arjentina_
rehuse al extranjero la entrada al Paraná; Corrientes, provincia tan
Arjentina como Buenos Aires, tiene abiertos sus puertos á todos los
pabellones, por expresas leyes de su legislatura, hace mas de cinco
años; Santa Fé y Entre Rios, los admitieron igualmente en el tiempo en
que se vieron emancipados del poder de Rosas; y los admitirian Hoy,
como el principio de su prosperidad y engrandecimiento.

Sin negar, pues, el principio jeneral de que los extranjeros no tienen
derecho á navegar el Paraná contra la voluntad de la nacion Arjentina,
negamos la aplicacion que hace Rosas de ese principio; y decimos: que
tres de las cuatro Provincias Arjentinas bañadas por el Paraná, quieren
que el extranjero le navegue, y que solo hay una que se opone á las
demas.

No pretendemos que esa circunstancia dá derecho al extranjero para
forzar, en tiempo de paz, y sin negociacion alguna previa, el paso por
las aguas de la provincia que resiste: pero no se puede desconocer que
modifica de tal manera el principio general del derecho público, que su
aplicacion viene á ser completamente imposible.

La República Arjentina no tiene Hoy autoridad alguna nacional: la
investidura dada á Rosas de entretener las relaciones exteriores
no se extiende á decidir por sí y ante sí, una cuestion tan grave;
á disponer de los derechos é intereses de las otras provincias. El
extranjero, pues, que acepta el permiso que las provincias del Alto
Paraná le conceden de comerciar con ellas, que desea aprovecharse de
él, y que no encuentra autoridad nacional á quien recurrir para que
remueva el obstáculo que la sola provincia de Buenos Aires opone;
puede, cuando ménos, pedir, con buen derecho, al gobierno de esta, que
haga tales arreglos, que salvando lo que crea convenir á sus intereses
provinciales, y evitando el comercio con las costas de su provincia,
no le prive del beneficio que las otras le conceden y deje libre el
tránsito hácia ellas; porque las aguas que bañan las costas de la
Provincia de Buenos Aires no son aguas del particular dominio de esa
provincia, sino de la Nacion Arjentina; y del mismo modo que Corrientes
no podria hacer en la parte del rio que corre por su territorio, obras
que impidiesen su curso, ó le desviasen, en daño de las provincias
de mas abajo, así tampoco estas pueden poner trabas á la libre
comunicacion que las de arriba desean.

Tratando ahora de la entrada que buques extrangeros se han forzado
en el Paraná, fácil será demostrar que ella no viola principio
alguno de derecho internacional, ni ofende las prerogativas de la
Nacion Arjentina. La Inglaterra y la Francia no han dicho; "entramos
al Paraná por que la ley comun de las naciones nos dá derecho de
entrar, aunque la Nacion Arjentina no quiera." No; ellas reconocen
plenamente el derecho de los arjentinos: sus gobiernos lo han declarado
así solemnemente: pero han entrado al Paraná por razones del todo
independientes de ese derecho.

Desde luego, la Francia y la Inglaterra no fueron á aquel Rio, sino
_despues de hallarse en guerra con_ _Rosas_; ¿y quien no sabe que la
guerra envuelve el desconocimiento de todos los derechos?

Pero, á mas de eso, hay otro motivo que autorizaria para entrar al
Paraná, no solamente á la Inglaterra y á la Francia, sino á todas las
demas naciones cuyos súbditos se hallan en el caso que expresaremos.

Extrangeros de diversos paises se han establecido en las provincias
arjentinas del alto Paraná, y en el Paraguay, con pleno consentimiento
de los Gobiernos de los respectivos paises: eso les dió el derecho de
disponer libremente de los frutos de su industria, y de la propiedad
que acumulasen. Sobreviene una cuestion, puramente doméstica, entre
dos provincias arjentinas--la de Buenos Aires y la de Corrientes;
y abusando entonces de la ventaja que le dá el dominio de la parte
baja del rio, Rosas cierra enteramente la comunicacion con aquella
provincia; y priva á los extranjeros establecidos en ella y en todo
el alto Paraná de disponer de los frutos y propiedades que acumularon
lícitamente.--No permite que se saquen de allí bajo bandera ninguna
neutral, y niega á la suya, única que navega el rio, el permiso de
traerlas á los mercados á que eran destinadas. Quedan, pues, todos esos
extranjeros privados del libre uso de su propiedad, y sufren inmensas
pérdidas, por una querella puramente doméstica de Rosas; quedan esas
propiedades encerradas no solo en Corrientes que está en guerra con
el Dictador, sino en el Paraguay y otros puntos, que no lo están.
Semejantes trabas violan abiertamente derechos adquiridos por los
súbditos extranjeros, sea en virtud de tratados existentes, sea por el
consentimiento del libre ejercicio de su comercio y de su industria en
aquellos parajes. Si Rosas, pues, abusa de su dominio en los rios, en
perjuicio de los extranjeros, claro es que dá á estos el derecho de
oponerse al abuso; de emplear la fuerza contra la fuerza; de penetrar
á traer la propiedad extranjera, que el Dictador, en violacion de
derechos incuestionables, no consiente buenamente que se traiga.

Esas son las razones por que se fuerza la entrada al Paraná; no por
desconocer el derecho ni la soberania de la Nacion Arjentina en aquel
Rio. Rosas, solo Rosas, es el causador de esa hostilidad; como él,
y solo él, es quien se opone á la libertad de la navegacion, que
Corrientes, Entre Rios y Santa Fé desean y necesitan para prosperar.

Puede ser que otra vez volvamos sobre este asunto.

  _Enero 2 de 1846._


II.

Manifestamos en uno de nuestros números anteriores el aspecto en que,
á juicio nuestro, debe considerarse la cuestion de la navegacion del
Paraná;--no con relacion á pretensiones del extranjero, sino como
cuestion de entre las diversas provincias Arjentinas situadas sobre
las márjenes de aquel rio. La nueva declaracion de principios del
Paraguay viene á apoyar los derechos y las ventajas de esas provincias.
Aquella República abre sus puertos á todos los extranjeros, declara que
tiene derecho á la navegacion libre del Paraná, y que la oposicion del
Dictador de Buenos Aires al goce de ese derecho es una de las causas
que motivan y justifican la guerra.

Las naciones que han reconocido la independencia del Paraguay, y
las que en adelante la reconozcan, envuelven naturalmente en ese
reconocimiento el de los derechos todos de la soberania, incluso
el dominio de las aguas y su uso para el comercio. Una de las mas
naturales y mas comunes consecuencias del reconocimiento de la
independencia de un nuevo Estado es la celebracion de tratados de
comercio, navegacion y amistad: aquellas naciones, pues, los celebrarán
con el Paraguay; adquirirán, por ellos, derechos á navegar en las
aguas y puertos de esa República; y por consecuencia á transitar por
las que pertenecen á las provincias arjentinas, que forman la parte
mas baja del rio. El Paraguay quedará, respecto de estas provincias,
en una posicion análoga--y no decimos _idéntica_ por razones que
daremos mas adelante--á la en que se halló la Béljica despues de
su separacion de la Holanda en 1832. Las aguas y puertos belgas en
la parte superior del Escalda de nada, ó de muy poco, servirian
al comercio del mundo, si las pretensiones del Rey de Holanda al
uso y navegacion exclusiva de la parte baja de aquel rio hubiesen
sido respetadas en toda su estension. La Béljica seria un pais
independiente, con puertos tan importantes como Amberes, y no podria
usar de su derecho de abrirlos al comercio de todo el mundo; cosa, en
realidad, opuesta á toda idea de conveniencia y de justicia comun. Los
mismos motivos que hubo para hacer los arreglos que sobre el Escalda
existen, habrá para que se reduzca á Rosas á entrar por algunos,
cualesquiera que sean, con tal que dén por resultado el tránsito por
sus aguas hasta el alto Paraná. Si hay diferencia en esos motivos,
es enteramente en contra de las pretensiones del Dictador: porque
no ofrece el Paraná las grandes dificultades que el Escalda para
conciliar los intereses de sus diversos soberanos. Aquel rio europeo
corre por entre ciudades y comarcas opulentas, las mas industriosas,
tal vez, de todo el continente europeo; y que perteneciendo á Estados
diversos, tienen rivalidades y celos comerciales; tienen intereses
fabriles que protejer, las unas contra la supremacia de las otras;
tienen que multiplicar sus medios de vijilancia contra el contrabando
y el fraude, en proporcion de las inmensas facilidades que ofrecen
á esas operaciones clandestinas los centenares de vapores que cruzan
aquellas aguas, los muchos y rapidísimos medios de comunicacion y de
transporte por tierra. Conciliar esos intereses, que no es posible, en
realidad desatender, era y es Hoy la gran dificultad para el arreglo de
la navegacion del Escalda. Pero nada de eso sucede respecto de nuestro
magnífico Paraná, que baja por entre soledades incultas, y bosques
primitivos; y sobre cuyas márjenes, en una extension de 150 leguas,
se hallan apénas tres ciudades capitales de Provincia, y 7 ú 8 villas
de escasísima poblacion, de ninguna industria, de muy poco comercio,
y aun ese, dependiente de la Capital de Buenos Aires. Entre ellos,
por consiguiente, ni puede existir rivalidad alguna fundada, ni hay
intereses notables que conciliar. Siempre hemos creido, por eso, que
no es posible, ni sensato, aplicar á los rios interiores de nuestra
América, especialmente á los afluentes del Plata, los principios de
derecho de jentes, ni la lejislacion y reglamentos prácticos, que rijen
la navegacion de los Rios en Europa; sino que deben sufrir grandes
modificaciones, en virtud de las diferencias expresadas, y de otras
muchas de análoga naturaleza.

Creemos, entretanto, que un arreglo _justo y racional_ para la
navegacion del Paraná hasta el Paraguay no puede ofrecer las
dificultades que la del Escalda; y que, si en este último rio se ha
hallado medio de conciliar, en parte, intereses tan complicados como
los que existen, debe esperarse que se llegue mas fácilmente á un
arreglo respecto del Paraná.

Reconocida la independencia del Paraguay, y con ella la soberania y el
uso de sus aguas, Rosas no tendria, en realidad, derecho para quejarse
de que se le exijieran esos arreglos: la cuestion que podria promover
seria contra el reconocimiento de la independencia paraguaya; pero
consumado este, la navegacion del rio, fundada en tratados del Estado
reconocido, no es mas que una consecuencia natural del reconocimiento.

Ese es, á juicio nuestro, el nuevo punto de vista en que las últimas
declaraciones del Paraguay colocan la cuestion de la navegacion del
Paraná. Si Buenos Aires tuviera otro Gobierno que el de Rosas, él
comprenderia, á la primera mirada, que su interés estaba en no dar
entrada á cuestion ninguna; sino, por el contrario, en adoptar de plano
la basa de la libre navegacion, como un principio seguro de riqueza,
de desarrollo, de engrandecimiento futuro; limitando los arreglos á
las leyes de policia y aduanas, para protejer su comercio contra el
contrabando, y para derivar del permiso de tránsito una renta, que, sin
gravar desproporcionadamente al comercio ni á la navegacion extranjera,
creceria y llegaria á ser muy considerable, á medida que aquellos se
desarrollasen. Pero nada de esto puede esperarse de gobernantes de
los principios de Rosas: por fortuna creemos no engañarnos cuando
pensamos que nuestros principios son los que profesan jeneralmente los
enemigos del dictador, los que en el órden natural de las cosas han
de ser llamados á reemplazar el sistema y las ideas de aquel mandon,
cuando suene la hora de su castigo. Aun por eso consideramos como dos
ideas íntimamente ligadas, la del desaparecimiento de Rosas, y la de la
prosperidad futura de los pueblos que baña el Paraná.

  _Enero 15 de 1846._


III.

Al lado de la reconvencion á que contestamos ayer se nos hace otra,
de naturaleza análoga relativa á las ideas que profesamos y hemos
emitido sobre la navegacion del Paraná. ¡Como! se dice: ¿Un hijo de
Buenos Aires aboga por franquicias comerciales en favor de las otras
provincias, cuando no pueden concedérseles sino á expensas de las
ventajas que el comercio y la navegacion de Buenos Aires reportarán,
mientras sea este el único puerto donde todos los demas pueblos de
la República hayan de venir á proveerse de lo que consumen? Es este
un reproche en que toman parte aun algunos enemigos mortales de
Rosas, persuadidos, de buena fé, á que las ventajas comerciales de las
provincias ribereñas importan necesariamente pérdidas proporcionales
para la de Buenos Aires.

Ese error, á juicio nuestro, ha sido una de las causas principales de
apartamiento y de guerras civiles en las provincias arjentinas: ni
creemos posible reconciliarlas, ó unirlas en un vínculo de _sincera y
permanente_ amistad, mientras se obre en consonancia con aquel error.
No se nos oculta que la adopcion práctica de nuestras ideas nada ménos
importaria que un cambio fundamental en el sistema político y económico
seguido en Buenos Aires, en todas las épocas--lo mismo en las de su
aislamiento que en las que ha formado parte de la república reunida en
una representacion comun. Pero precisamente por eso es que deseamos que
se medite seriamente ese cambio; que se estudien en los ensangrentados
anales de nuestro atraso social, los efectos del sistema hasta hoy
seguido; y se examinen los que producirá el opuesto.

Desde luego tenemos el convencimiento de que Buenos Aires, muy léjos
de perder con la libre navegacion del Paraná, ganaria inmensamente en
ella y en la consiguiente prosperidad de las provincias litorales.
La situacion de Buenos Aires le dá ventajas que conservará siempre
porque nadie puede quitárselas. Las expediciones de ultramar llegan á
sus puertos sin grandes dificultades; mientras que para llegar á los
puertos del Paraná necesitan la mitad mas de tiempo, y á veces otro
tanto, que el que emplean para venir de Europa á Buenos Aires.

Los obstáculos puramente naturales que causan ese retardo solo pueden
vencerse por buques de vapor, pero estos no se pueden emplear como
marina mercante, destinada al comercio de ultramar; las expediciones
mercantiles han de continuar haciéndose, como basta hoy, en buques de
vela, y estos han de hallar, por lo general, mas economía, en rendir
su viaje en Buenos Aires que en Santa Fé, en la Bajada, en Corrientes.
Buques de vapor se ocuparán entonces en transportar los electos de
Buenos Aires á todos aquellos puertos; como para ese tráfico, y en
rios como los nuestros, son admirablemente propios los buques de
aquella clase. Buenos Aires conservará, pues, sus ventajas de puerto de
depósito, y aunque no todas las expediciones se detengan precisamente
allí, y suban algunas como subirán, directamente á los puertos del
Paraná, lo que por esas dejaria Buenos Aires de ganar, siempre seria
mucho ménos que lo que aventajaria en el aumento del comercio,
consecuencia necesaria de la libertad.

Por otra parte, la mejora y prosperidad de las provincias vecinas
será siempre uno de los mayores beneficios que Buenos Aires puede
recibir. ¿Que gana él, que ganaria jamas, en tener por vecinos
pueblos miserables, obligados á buscar en el pillage y en la guerra
lo que no pueden adquirir por el comercio ó por la industria; que se
hacen soldados por que no hallan otra profesion á que dedicarse, que
consumen muy poco y nada producen? ¿Qué ha adelantado Buenos Aires
con la pobreza de su vecina Santa Fé? Veinteicinco años hace que tuvo
que comprar la paz á precio de un tributo anual; de un tributo que no
era otra cosa que dar buenamente á aquel pueble lo que, si no se le
daba, venia él á arrebatar de las estancias del norte de su vecina.
Si en vez de esa miseria, Santa Fé hubiese gozado, al ménos, una
situacion igual á la de Buenos Aires, guardadas las proporciones de la
poblacion de ambas, claro es que esa última provincia, léjos de tener
que contribuir al sosten de su vecina, habria mantenido con ella un
cambio de artículos que recíprocamente necesitasen, y que seria de
ventaja comun. Pregúntese si entre la multitud de ciudades que cubren
las márjenes del Misissipi, del Rin, ó del Escalda, hay alguna atrasada
y en miseria, por causa de la prosperidad de las otras; ó si, por el
contrario, todas progresan á un mismo tiempo, sirviéndose las unas de
auxiliares á las otras. ¿Por qué no han de seguir nuestras provincias
esa misma ley, que es ley natural del desarrollo social y económico de
los pueblos? ¿No es una contradiccion inesplicable el empeño con que
Buenos Aires procura alejar de sus fronteras las hordas depredadoras de
los indios ó de los ladrones alzados, que las saquean, y la obstinacion
en un sistema cuyo efecto es aumentar en esas propias fronteras el
número de pobres, que tienen por necesidad, que hacerse depredadores y
ladrones? Las exijencias de una política sensata y las necesidades de
la administracion vienen tambien en apoyo de los intereses puramente
mercantiles y materiales. No es posible--no es racional--esperar que
haya paz y cordial intelijencia entre diversas provincias de un mismo
estado, cuando las unas jimen en miseria completa, mientras otras
nadan comparativamente en la abundancia; sin que esa diferencia sea
efecto de causas naturales, si no de malos sistemas administrativos.
Los mismos celos, la misma envidia que nace en el seno de una familia,
cuando uno de sus miembros, con iguales derechos á los otros, es objeto
de una exclusion injusta que lo condena á inferior condicion, esos
mismos deben necesariamente existir entre los varios miembros de un
cuerpo político: el que se mire injustamente deprimido, ha de vivir en
perpétua rebelion contra los que quieren gozar solos, de ventajas que
deben ser comunes. Claro es, que sistema ninguno político ó económico,
puede alcanzar á destruir las desventajas que nacen de la naturaleza.
Las provincias enclavadas en el corazon de la República, como
Catamarca, la Rioja, Santiago, jamas podrán por muchas concesiones
que se les hicieran adelantar en la misma proporcion que Buenos Aires,
Santa Fé ó Corrientes, situadas sobre rios navegables. Pero esas
diferencias no ofenden, por que no son efecto de la injusticia de los
hombres, sino obra de la naturaleza misma: no son ellas de las que
nosotros hablamos.

El secreto de mantener la paz en los pueblos consiste en crearles
intereses materiales: esta verdad, demostrada por el estudio de
los hechos que dieron nacimiento á lo que se llama la ciencia
económico-política, se aplica lo mismo á las relaciones de unos
estados, con otros independientes, que á los diversos miembros de
un mismo estado. Los pueblos ricos y prósperos abominan la guerra
civil, que destruye su prosperidad: los que nada tienen que perder,
son los únicos que ganan en la revuelta: el objeto, pues, de los que
gobiernan debe ser propender, por todos medios, á crear en las diversas
provincias del Estado los mismos intereses, los mismos estímulos,
salvar siempre las diferencias que la naturaleza ofrece. Los Estados
Unidos de Norte América--esa nacion que todas sus hermanas del Sur
tomaron por modelo, muchas veces equivocadamente, ¿conservaria acaso
su envidiable union, ó habria adquirido el prodijioso desarrollo en
que marcha, si unos Estados hubiesen sido privados de las naturales
ventajas que gozaban otros? ¿Por qué no imitar en eso á aquella
nacion, como nos hemos empeñado en imitarla en lo que no podiamos
realizar?

Si todo lo que hemos dicho es, como creemos, fundado en razon, en
justicia, en buenos principios de política y de economía, no vemos
por que el hecho de ser porteños nos imponga el deber de renegar
esos principios, de obrar contra convicciones, y de predicar que el
engrandecimiento de nuestra _provincia_ consiste en el empobrecimiento
de las otras que componen nuestra _República_. No, mil veces no. En
nuestro modo de concebir el amor á la Patria, de buscar su prosperidad
y su lustre, no entran los elementos cordobes, entrerriano, ó porteño:
entra solo la idea colectiva de arjentinos; y consideramos tan obligado
al que nació en Buenos Aires á promover la prosperidad de Tucuman, como
al que vé ocultarse el Sol tras de los Andes á trabajar por el bien de
los que abrevan sus ganados en las aguas del Paraná.

Ese es nuestro credo, en la gran cuestion de la organizacion social,
económica y política de nuestra patria; y ese creemos tambien que es el
de la mayor parte de nuestros amigos políticos.

  _Marzo 19 de 1846._


IV.

Otra vez hemos dicho, muy de paso, que no creiamos oportuno examinar la
cuestion si será ventajosa ó perjudicial al interés comun del Rio de la
Plata la ereccion de un Estado independiente, formado por la separacion
de las provincias de Entre Rios y Corrientes de la familia Arjentina:
la razon que entonces teniamos para pensar así subsiste todavia: nada
vemos que nos persuada á que esa separacion tendrá lugar, ni aun á que
se trata _seriamente_ de ella; ¿y para que ajitar una cuestion tan
grave, puramente en teoría?

Entretanto, muchos datos que últimamente hemos recojido, y que nos
llegan de diversas partes y personas, nos muestran que esa cuestion
empieza á ocupar á algunos espíritus, con motivo de los rumores,
cada vez mas esparcidos, de que Corrientes y Entre Rios formarán una
alianza contra el dictador de Buenos Aires; y que, como es inevitable y
natural hay diverjencia grande de pareceres. Sentiriamos que semejante
discusion se entablase _ahora_, y _en esa forma_; no por otra cosa que
por el tiempo que se pierde, y por lo que distrae la atencion y el
espíritu de otra cuestion infinitamente mas importante, de resultados
mas inmediatos, y sobre todo mas prácticos.

El problema que á Entre Rios y Corrientes importa ventilar y resolver
es, como promoverán mas rápida, y mas sólidamente, el desarrollo
de los elementos de prosperidad que encierran, como aumentarán su
poblacion, sus consumos, sus productos, y por consiguiente, su comercio
y su riqueza. Para eso, nada importa que sean provincias arjentinas, ó
un estado independiente: lo mismo pueden conseguir aquellos objetos en
una condicion que en otra: y mas pronto los conseguirán, cuanto ménos
se embarazen con cuestiones de agregacion ó separacion política. El
estudio meditado de la historia de nuestra emancipacion revela, con
evidencia irresistible, que la causa principal del atraso y desórden en
que vivimos, es haber empleado en esas estériles cuestiones el tiempo
y los recursos que habriamos debido emplear en promover la riqueza
nacional, en atraer emigracion, en facilitar canales á la navegacion y
al comercio. Cada ensayo de organizacion política, cada tentativa de
agregacion ó separacion de diversas provincias ó estados, ha producido
siempre una guerra civil ó extranjera, y consumido improductivamente
los brazos y el dinero del Estado. ¿Y qué quedó en compensacion de tan
valiosos sacrificios? Nada, sino jérmenes de desunion y de desórden.

Quisiéramos, por eso, que la cuestion, que empieza á ocupar los
espíritus, de si convendria ó no la separacion de las dos provincias
entrerrianas, no produjese embarazos ni tropiezos; nosotros ni
apoyamos, ni combatimos la idea; si hubiese en ella _uniformidad_ de
pareceres, nada tendriamos que oponer; pero, desde que no la hay, desde
que sea necesario discutir, creemos que se pierde tiempo en ajitar
hoy esa cuestion; y deseariamos, mas bien, que se pensára ya, y se
trabajára, sin pérdida de momento, en encontrar los medios mas prontos
y mas eficaces de asegurar al Entre Rios y á Corrientes, lo mismo
que á Santa Fé, la navegacion libre del Paraná y el libre comercio
de sus respectivos puertos. Ese es ahora el interés evidente de
aquellas provincias, esa su necesidad vital: su derecho para procurar
satisfacerla, en su presente condicion de provincias arjentinas, es
incuestionable; ligarse para reclamar el ejercicio de ese derecho, y
de los demas que corresponden á provincias realmente federadas, seria
una cosa que comprenderiamos mas que cualquier otra; y ménos dudas
abrigariamos á cerca de las miras que se atribuyen á Urquiza, si se nos
dijese que aquel era el fondo de su pensamiento.

En efecto, el Entre Rios, como Santa Fé y Corrientes, jamas pueden
esperar adquirir el completo desarrollo de que son capaces, mientras
permanezcan en el sistema de aislamiento mercantil en que hoy se
hallan: situadas sobre rios navegables, el simple comercio de cabotaje
no puede bastar á elevarlos al grado de prosperidad que les daria la
libertad de navegacion y de comercio trasatlántico. Prescindiendo de
razones que otras veces hemos expuesto, y que cualquiera comprende,
nos fijaremos en una, que vale por muchas otras. La naturaleza ha
puesto obstáculos á la navegacion del Paraná _aguas arriba_, que no
pueden vencerse con utilidad del comercio, sino por medio del vapor:
las ventajas de ese magnífico rio, como canal de comunicacion y de
riqueza, jamas pueden aprovecharse cumplidamente por buques de vela:
sabido es que, en la estacion del verano, en aquella precisamente en
que las aguas están mas crecidas, un buque de vela tiene que emplear
noventa dias, término medio, para remontar de Buenos Aires al Paraguay,
y muchas veces ciento veinte y aun ciento cincuenta. Un buque de
vapor andará la misma distancia en 15 dias; y no es necesario decir
que, en el comercio, todo gasto ocasionado meramente por demoras que
pueden evitarse, es un gasto en pura pérdida, un capital empleado
improductivamente, que aumenta el precio de las mercaderias, en daño
del introductor ó del consumidor.

Ahora bien: no puede racionalmente esperarse que el Paraná se navegue
por vapor, en una escala que sea de utilidad al comercio, mientras
su navegacion no sea libre para todos los pabellones de los pueblos
marítimos. En nuestros paises no hay todavia ni ha de haber, en mucho
tiempo, capitales propios que destinar á empresas semejantes: ó no
han de realizarse, ó han de deberse á capitales extranjeros pero es
evidente que estos no se emplearán en la navegacion de un rio, si
no les es libremente permitida, de modo que, sin esta libertad, las
provincias litorales del Paraná pierden inevitablemente todas las
ventajas que la navegacion por vapor debe ofrecerles.

Esas ventajas no se limitan al comercio: los inmensos bosques del
Paraná y sus islas, como tambien los del Chaco, de que hoy se saca
menguadísimo producto, lo darian entonces muy abundante, proveyendo
al gran consumo de leña que los vapores usarian en vez de carbon:
esa nueva industria ocuparia muchos brazos del pais y muchos del
extranjero; establecimientos para esos trabajos se levantarian en
varios puntos de las hoy desiertas soledades de aquel rio, y servirian
de oríjen á otras tantas poblaciones, que se estenderian sobre sus
costas.

Imposible nos parece que los que mandan en las provincias de Entre
Rios y Santa Fé no comprendan, como comprendemos nosotros, y como han
comprendido el Paraguay y Corrientes, que la prosperidad y la paz de
todos esos pueblos dependen esencialmente de la libertad de navegacion
y comercio en el Paraná; y que de ellos, de ellos mismos, es de quien
debe emanar esa gran innovacion.

Ellos tienen _el derecho_ de declarar esa libertad; reúnanse,
declárenla; y entonces el extranjero navegará el Paraná, porque se lo
permiten los que tienen el derecho de hacerlo; el mismo derecho que
puede tener Buenos Aires. Para ese fin, para promover sus recíprocos
intereses materiales, el progreso de su comercio y de su poblacion,
deben ligarse las provincias litorales, mas bien que para arreglos
políticos, de que ventaja ninguna directa ni inmediata han de derivar.

Continuaremos este artículo, que suspendemos por falta de espacio.

  _Junio 20 de 1846._


V.

Dijimos al terminar nuestro artículo del viérnes, que las provincias
litorales del Paraná están llamadas á formar, no una combinacion
política, estéril y tal vez peligrosa, sino una liga de intereses
materiales, de intereses de comercio, de navegacion; cuyos beneficios
prácticos empezarian inmediatamente á recojer. En eso seguirian el
impulso jeneral á que hoy obedece el mundo civilizado: en todo él,
las grandes cuestiones políticas se van resolviendo en cuestiones de
comercio, de agricultura, de fábricas, de navegacion: la cuestion
misma, que ha estado amenazando turbar la paz del mundo, y cuyo
arreglo amistoso parece ya seguro, para honor de los Estados-Unidos y
de la Inglaterra; aun esa cuestion encierra en su fondo los intereses
mercantiles de las compañías que hacen el valioso tráfico de pieles, en
la costa occidental de la América del Norte, y cuyos establecimientos
son pura y esclusivamente destinados á esas especulaciones.

Las Provincias litorales del Paraná, arruinadas por una série no
interrumpida de guerras sin objeto y sin utilidad, empobrecidas por ese
sistema de aislamiento y pupilaje mercantil, tienen mas interés que
otro pueblo ninguno del mundo, en promover esa liga de que hablamos,
que ha de poner término á su situacion presente, y ha de traer el
desarrollo de sus elementos de riqueza. Ellas deben estar ciertas de
que su pensamiento tendria todo el apoyo posible del Paraguay y de
Bolivia, cuya primera necesidad, bajo el punto de vista mercantil,
es la libertad de navegar el Paraná, único camino por donde pueden
comunicar ventajosamente con el Océano. Desde que las provincias de
Santa Fé, Entre Rios y Corrientes, declaren su voluntad de abrir el rio
á la navegacion y al comercio de todo el mundo, aquellos dos Estados
tendrán pleno é indisputable derecho para exijir de Rosas que no ponga
obstáculo á una concesion hecha por quienes tienen el mismo dominio
que Buenos Aires en las aguas del Paraná. De todas esas provincias,
el Entre Rios es la que está llamada á resolver mas perentoriamente
la cuestion _del derecho_, respecto del extranjero; porque es la que
domina, exactamente lo mismo que Buenos Aires, _las bocas_ de aquel
rio, y la parte baja de su curso navegable. Ya hemos dicho otra vez, y
repetiremos ciento, que no creemos que el extranjero tenga _derecho_
á exijir forzadamente la navegacion del Paraná; y que la entrada en
él, y su ocupacion actual, por las fuerzas anglo-francesas, solo son
_hechos_ accidentales, fundados únicamente en el transitorio estado de
guerra. Pero, desde que una de las dos provincias que, con derechos
perfectamente iguales, poseen las dos márjenes del Paraná en su
embocadura, permita su navegacion al extranjero, este tendrá entonces
pleno derecho para navegarle, _por virtud de esa concesion_. Buenos
Aires posée la márjen derecha del Paraná, desde su boca hasta el
Arroyo del Medio, límite con Santa Fé, algunos minutos al Sur de los
33° de latitud austral: y el Entre Rios posée la otra márjen hasta
antes de 30° y medio de latitud; de modo que tiene doble estension
de costa sobre el Paraná, desde su embocadura hasta la frontera con
Corrientes. Si esa provincia, pues, quiere franquear sus puertos al
extranjero, Buenos Aires podrá negar los suyos; pero no impedir que
aquella establezca en la márjen que domina la lejislacion que mas le
convenga: sucederá lo que sucede hoy, y de algun tiempo atrás, en el
Rio Uruguay:--el Estado Oriental declaró libre su navegacion; el Entre
Rios todavia no: buques extranjeros navegan la parte Oriental de las
aguas comunes, y llegan á sus costas; aunque no lo hagan respecto de la
parte Occidental.

Dijimos antes que el Paraguay y Bolivia apoyarian esa nueva política
comercial de las provincias entrerrianas: añadiremos ahora, que el
simple hecho de su adopcion quitaria al primero de aquellos Estados los
recelos que tal vez le ajitan respecto de la política que seguirian
los gobiernos que reemplazasen, en Buenos Aires, el sistema retrógrado
del dictador. El Paraguay, juzgando por los principios de Rosas, se
imajina, tal vez, que Buenos Aires y Entre Rios consideran ligada su
prosperidad á la clausura del Paraná, y al consiguiente empobrecimiento
de las otras provincias y Estados, que ocupan la parte alta de aquel
rio; y que, aun en caso de que gobiernos de órden y de principios
liberales sucedan á la dictadura existente, siempre permanecerá el
mismo sistema prohibitivo y egoista que hoy domina respecto del Paraná.
Esa persuasion en el gobierno paraguayo, puede ser muy perjudicial á
las relaciones de intelijencia franca y cordial, que, en todo tiempo
y en todas circunstancias, ha de ser de interés comun mantener entre
aquella República y las provincias Arjentinas. La adopcion por Entre
Rios y Corrientes, de una política de franquicias de navegacion y
de comercio, desharia, de un golpe, todo recelo en el Paraguay, y
cimentaria inmediatamente aquellas relaciones amistosas.

En resúmen; Entre Rios, Corrientes y Santa Fé tienen todo que ganar, y
nada absolutamente que perder en la libre navegacion del Paraná: para
conseguirla, para obrar esa gran revolucion económica y social, no
tienen mas que quererlo, y declararlo solemnemente: Rosas se opondrá;
pero su oposicion será impotente, porque tendrá contra sí á todos los
interesados en aprovecharse de las franquicias que se concediesen,
incluso al mismo pueblo de Buenos Aires que tiene tanto que ganar, en
esa nueva política, como las otras tres provincias litorales.

Todo eso es, para nosotros, de evidencia matemática, ¿por qué hemos de
desesperar de que tambien lo sea para los que mandan en los pueblos á
quienes tanto interesa conocerlo?

  _Junio 23 de 1846._


VI.

Aun nos queda por considerar esta importante materia bajo un punto de
vista enteramente nuevo en la discusion, y mas práctico que todos los
anteriores. Le consagraremos especialmente este artículo.

Hasta hoy hemos tratado el negocio discutiendo únicamente los
principios, y los derechos de los pueblos que dominan los rios de
cuya navegacion se trata. Ahora vamos á mirarle con relacion á las
obligaciones que á esos mismos pueblos resultan de los tratados
existentes.

Se recordará que siempre hemos sostenido el pleno derecho que ellos
tienen para conceder ó negar al extrangero la libertad de navegar sus
rios. Veámos ahora los compromisos en que han entrado ya, usando de ese
derecho.

La República Arjentina, representada en un Congreso Jeneral de todas
sus provincias, se comprometió en 1828, por espreso pacto, á permitir
la navegacion del Paraná, en comun con ella, á los súbditos del Imperio
del Brasil, por tiempo determinado, y en la forma que se pactase en
un tratado posterior. Tal es la expresa disposicion del artículo
adicional á la Convencion preliminar de paz, firmada entre aquellas dos
potencias, el 27 de Agosto de 1828.

Conviene decir aquí, antes de ir mas adelante, que ese tratado está
libre del reproche que el dictador Rosas hace al que celebró la
República Arjentina con la Gran Bretaña en 1825--el reproche de que
le hicieron _los unitarios_, y de que representa los principios de
estos. El tratado con el Brasil fué celebrado por la administracion
del Coronel Dorrego; el ministro que le ajustó fué el mismo General
Guido que hoy representa á Rosas en el Janeiro, el Congreso Jeneral
que le aprobó y autorizó su ratificacion, fué la Convencion reunida en
Santa Fé, despues de la caida del Gobierno Nacional que presidia el
Sr. Rivadavia. Los hombres y las ideas que Rosas pretende representar
fueron pues, los que exclusivamente concurrieron á prometer al Brasil
la navegacion _de todos los afluentes al Plata_. Algo mas; la propuesta
de ese artículo, aun que en forma diversa de la que tiene, nació de
los plenipotenciarios arjentinos. Abrimos el protocolo de aquella
negociacion, y leemos en él: que, despues de concluida la discusion de
todos los artículos del tratado: "La Legacion de las Provincias Unidas
llamó la atencion de los ministros de S. M. I. á un artículo, que, á
juicio de la Legacion, era de un interés vital para ambos Estados, y
cuya redaccion era la siguiente, no obstante que haria en ella las
alteraciones que de comun acuerdo se considerasen oportunas, con tal
que no alterasen el sentido y objeto del mismo artículo, de la letra
siguiente:

"Ambas Altas Partes Contratantes se comprometen á solicitar, juntas ó
separadamente, de S. M. el Rey de la Gran Bretaña su garantia para la
libre navegacion del Rio de la Plata, por el espacio de quince años."

Los negociadores imperiales se opusieron á ese artículo, puramente por
razones de oportunidad; los arjentinos insistieron; y, á propuesta
de los primeros se convino "en arreglar la materia en cuestion por
un artículo adicional á la convencion preliminar." Así se hizo; los
ministros brasileros propusieron entonces una nueva redaccion que
modificaba substancialmente la primera, y que fué admitida por la
Legacion arjentina, quedando el artículo tal como hoy existe, cuyos
términos son los siguientes:

"Ambas Altas Partes Contratantes se comprometen á emplear los medios
que estén á su alcance, á fin de que la navegacion del Rio de la Plata
_y de todos los otros que desagüen en él_, se conserve libre para el
uso de los súbditos de una y otra nacion, por el tiempo de 15 años, en
la forma que se ajustáre en el tratado definitivo de paz."

Tal es el pacto existente hoy entre las Provincias Arjentinas y el
Brasil. Cuando quiera, pues, que se celebre entre ellos el tratado
definitivo de paz, fuerza ha de ser conceder la libre navegacion del
Paraná á los súbditos brasileros: lo único que queda por reglar es
la _forma_; pero el derecho esta establecido por espreso pacto, y
comprometidas las partes á emplear todos los medios á su alcance, para
hacer efectivo ese derecho.

Ahora bien: cuando se celebró la Convencion Preliminar de 1828,
existia el tratado de Navegacion y de Comercio entre la misma República
Arjentina y la Gran Bretaña, cuyo artículo 2.° dispone literalmente:

"Los habitantes de los dos paises gozarán respectivamente la franqueza
de llegar segura y libremente con sus buques y cargas á todos aquellos
parajes, _puertos y rios_, en los dichos territorios, á donde sea, _ó
pueda ser_, permitido á otros extranjeros llegar, entrar en los mismos,
y permanecer y residir en cualquiera parte de los dichos territorios
respectivamente."

Otras estipulaciones contiene ese tratado, que espresan el mismo
principio de la nacion mas favorecida; principio que, á mas de eso,
formaba, desde 1822, parte del derecho público de la provincia de
Buenos Aires.

Del artículo que copiamos resulta claramente, que, en cualquier tiempo
que se lleve á ejecucion lo estipulado con el Brasil respecto de la
navegacion de los rios, habrá que hacer participe en ella á la Gran
Bretaña, que la reclamará por el derecho del tratado.

Es esa, pues, una situacion que tarde ó temprano, ha de llegar, porque
no es posible que permanezca indefinidamente sin celebrarse el tratado
definitivo de paz entre la República Arjentina y el Imperio. Solo el
caso, harto inminente por desgracia, de una nueva guerra entre Rosas
y el Brasil podia dejar sin efecto el pacto de 1828: pero esa misma
guerra habia necesariamente de terminar; que ninguna guerra es eterna:
y entonces es mas que probable, es casi cierto, que se renovaria en el
tratado de paz la estipulacion relativa á los rios; primero porque es
práctica universal y fundada en obvias razones, que en todo tratado
de paz, salvas escepciones determinadas, se pacta el reconocimiento
de todos los derechos que cada belijerante tenia antes de la guerra;
y segundo porque el Brasil siente hoy, mucho mas que en 1828, la
necesidad de usar de la parte que le corresponde del Paraná y del
Paraguay, para abrir comunicacion por el oceano entre su capital y sus
remotas provincias del Oeste.

Tenemos, pues, que la República Arjentina está hoy obligada por
tratados á permitir--mas ó ménos pronto--al Brasil la libre navegacion
del Paraná; y que permitida al Brasil, tiene igual obligacion respecto
de la Inglaterra. Tenemos tambien, que el pacto de que nace esa
obligacion fué celebrado por los amigos políticos del dictador Rosas,
por los que sostenian los principios y la doctrina política que él
pretende sostener.

Ellos no temieron, pues, los riesgos que Rosas supone; ellos no se
espantaban con la idea de que el extranjero pudiese comerciar, bajo su
propia bandera; en el Paraná; ellos tan léjos de querer "alzar una
barrera entre la América y la influencia europea," propusieron que se
pidiese la garantia de la Inglaterra, aun para la navegacion del Rio
de la Plata. No son, pues, los enemigos de Rosas quienes únicamente
predican la conveniencia de la libre navegacion: loa hombres á quienes
él ensalza, y cuya doctrina pretende seguir, la propusieron al Brasil y
la pactaron, sabiendo que existia un tratado con la Inglaterra, que la
daba derecho de reclamar igual concesion.

Se vé, pues, que en este punto de tan grave interés era uno el
pensamiento de los hombres mas opuestos en doctrinas y en intereses
políticos. Eso prueba que no es verdad que la libre navegacion tenga
las desventajas, los peligros que supone Rosas. Y no teniéndolos;
siendo, por el contrario, el medio único de hacer prosperar esos
paises, y de poner término á su horrible estado presente; hallándose,
sobre todo, obligados los pueblos que tienen el dominio de la parte
baja de esos rios á conceder su navegacion, mas ó ménos pronto, ¿porque
no abrirlos de una vez al comercio de todo el mundo? ¿Por que no
anticipar hoy lo que ha de suceder inevitablemente mañana?

  _Agosto 10 de 1846._


VII.

Con motivo de las observaciones que hicimos sobre las respuestas del
dictador de Buenos Aires á las proposiciones de paz, vuelve la _Gaceta
de Rosas_ á tratar la cuestion de la navegacion de los afluentes al
Plata. Esta vez, á diferencia de las otras, ha tenido que entrar en el
terreno á que nosotros trajimos la discusion; es decir, ha tenido que
examinar los derechos de todas las provincias bañadas por el Paraná:
desde que así lo hiciera, ciertos estábamos de que se enredaria en sus
propios artificios: así ha sucedido.

Rosas llevando adelante su sistema de dominar en todas las provincias,
niega perentoriamente á las litorales el derecho de legislar sobre la
navegacion de los rios.

"La provincia de Santa Fé," dice la _Gaceta_, "la de Entre Rios, la de
Corrientes, no podrian declarar por sí mismas, libre la navegacion del
Rio Paraná, y tampoco podria la de Buenos Aires, ni cualquiera otra de
las de la Confederacion, franquear aquella navegacion interior. Este
asunto corresponde á la decision de la nacion entera, y el derecho toca
á toda ella en comun."

Así seria la verdad, si hubiese una nacion reunida, un pacto de
union entre las provincias, una representacion nacional compuesta de
diputados de todas ellas, á la que se hubiese encargado la formacion
de leyes y reglamentos obligatorios para todas: entonces, esas
provincias, á quienes corresponde el dominio del rio que las baña,
habrian sometido las deliberaciones sobre ese punto, como sobre todos
los otros, á la decision de ese cuerpo jeneral; y tendrian, por eso,
que someterse á leyes á cuya formacion sus propios representantes
habrian concurrido. Pero ni es ese el caso, el dia de hoy; ni es
probable que lo sea mientras Rosas tenga poder.

Con esa serenidad que le distingue, para asentar como hechos
reconocidos las mas notorias falsedades, Rosas dice en su _Gaceta_ del
3 del corriente, que las "provincias integrantes de la Confederacion
Arjentina _se han unido indisolublemente en un cuerpo de nacion_ bajo
el sistema federal, por tratados solemnes." Esto es en todo y por todo
falso, y provocamos á Rosas á que presente esos tratados: no lo hará;
ellos no existen.

Las provincias arjentinas son catorce, de ellas _solo cinco_ tienen
tratados entre sí; á saber, Buenos Aires, Santa Fé, Entre Rios, y
Corrientes, litorales; y Córdoba, interior. Los tratados entre las
cuatro primeras las ligan á todas recíprocamente: los de Córdoba
son únicamente con Buenos Aires. Rosas no cita en su _Gaceta_ otros
tratados que esos mismos: tampoco puede mostrar mas: pero esos, como
se vé, tan léjos de comprender á las provincias integrantes de la
Confederacion Arjentina, solo comprenden á cinco de ellas, y mas
propiamente á cuatro.

Eso es poco: ningunos de esos tratados contiene un solo artículo,
una palabra sola, que ligue á las provincias que lo firmaron _en
cuerpo de nacion_, como falsamente asegura la _Gaceta de Rosas_. Es
precisamente todo lo contrario: son tratados, que tienen por basa la
absoluta independencia de cada provincia, basta que se reunan todas en
un cuerpo de nacion; y tanto así, que todos ellos estipulan que en una
oportunidad, que Rosas jamas ha de permitir que llegue, _se invitará á
todas las demas provincias á reunirse en federacion_; prueba patente de
que no están hoy reunidas.

El último de los tratados que ligan á las provincias entre
sí--esceptuado, por supuesto, el misterioso pacto de 14 de Agosto, no
conocido todavia--es el que celebraron las litorales, en 4 de Enero de
1831. Pues bien, su artículo 1.° dice literalmente:

"Los gobiernos de Santa Fé, Buenos Aires, y Entre Rios (Corrientes
entró despues en ese tratado) ratifican y declaran en su vigor y fuerza
los tratados anteriores, celebrados entre los mismos gobiernos, en la
parte que estipulan paz firme, amistad, y union estrecha y permanente,
_reconociendo recíprocamente su libertad, independencia, representacion
y derechos_".

Ese artículo, como se vé, tan léjos de pactar que se forma, _cuerpo
de nacion_; establece la perfecta independencia de cada provincia;
y todos los que le siguen confirman evidentemente ese principio. El
3.°, por ejemplo, dispone que las provincias contratantes "se ligan
_en alianza ofensiva y defensiva_ contra toda agresion ó preparacion
_de parte de cualquiera de las demas provincias de la República_ (lo
que Dios no permita), que amenace la integridad _é independencia_ de
sus respectivos territorios." ¿Es eso compatible con un pacto _que
une en cuerpo de nacion_? ¿Que nacion es esa, en la que cuatro de sus
provincias forman alianza _ofensiva y defensiva_ contra las otras
tambien suyas? ¿Será ahora preciso demostrar que esas alianzas solo
se celebran entre poderes independientes, y jamas entre provincias, ó
Estados de una misma nacion? ¿Habria quien hablase seriamente de una
alianza ofensiva y defensiva entre Boston, Filadelfia y Nueva York,
contra las agresiones de la Louisiana ó la Carolina!

El artículo 15 del mismo tratado, dispone que, _mientras dure el
presente estado de cosas_, residirá en Santa Fé una _Comision
Representativa de los gobiernos de las Provincias litorales de la
República Arjentina_; y la 5.ª de sus atribuciones, fijadas en el
artículo 16.°, es literalmente la que sigue:

"Invitar á todas las demas Provincias de la República cuando estén
en plena libertad y tranquilidad, á reunirse en federacion con las
tres litorales, y á que por medio de un Congreso General federativo se
arregle la administracion general del pais bajo el sistema federal, su
comercio interior y exterior, _su navegacion_, el cobro y distribucion
de las rentas generales, y el pago de la deuda de la República,
consultando del mejor modo posible la seguridad y engrandecimiento
general de la República, su crédito interior y exterior, y la
soberania, libertad é independencia de cada una de las Provincias."

Ese artículo confunde perentoriamente á Rosas, y revela toda su
falsedad. Por él se vé que eso que él llama _Confederacion Arjentina_
no es otra cosa que una palabra sin significacion real; un embuste,
inventado por él, tolerado por el miedo de los que se postran ante
su gobierno de terror; y que ha hallado éco fuera de aquí, gracias
á la perseverancia de Rosas en repetirlo. Ese tratado que él invoca
habla siempre de las provincias de _la República_, usando este nombre,
no el de _Confederacion_, que en pacto ninguno se encuentra; y tan
léjos de existir ese cuerpo, invencion falsa del dictador, el tratado
dispone que _se invitará á las provincias á reunirse en federacion_.
Esa invitacion no se ha hecho hasta ahora; las provincias permanecen
en el mismo estado de aislamiento, y de perfecta _independencia_,
que estipularon en esos propios tratados; y así naturalmente
permanecerán, hasta que, como dice el artículo copiado, "por medio de
un Congreso Jeneral Federativo _se arregle la administracion general
del pais bajo el sistema federal_." ¿Donde está ese Congreso? ¿Cuando
se reunió? ¿Cual es el arreglo, que ha hecho, de la administracion
jeneral del pais? Y si nada de eso existe; si no está cumplida
siquiera la invitacion á las demas provincias para formar aquel
Cuerpo Constituyente; sino se ha llenado una sola de las condiciones
estipuladas, ¿como tiene frente Rosas para aseverar que todas "las
provincias integrantes de la Confederacion Arjentina _se han unido
indisolublemente en un cuerpo de Nacion, bajo el sistema federal_?"
¡Vergüenza, oprobio, para quien tan descaradamente ultraja la verdad,
falsifica los tratados, y los invoca contra su tenor literal!

Uno de los objetos que, por el artículo copiado, debe tener el
Congreso Jeneral que se reuna, es el de arreglar el comercio interior
y exterior, _la navegacion_ &a. De este punto partiremos mañana al
continuar este artículo, que la falta de espacio nos hace ahora
suspender.

  _Octubre 16 1846._

       *       *       *       *       *

Del análisis, que ayer hicimos, de los tratados que Rosas invoca para
probar la existencia de un pacto federal entre todas las provincias
arjentinas, resulta que semejante pacto no existe; y que el principio
que sirve de basa al derecho público convencional de las provincias
litorales es el de la absoluta independencia de cada una respecto de
las otras: eso mismo está estipulado por la provincia de Córdoba, en su
tratado con Buenos Aires, de 27 de Octubre de 1829; las demas ningunos
pactos tienen entre sí, ni con la de Buenos Aires.

La consecuencia de ese estado de cosas, para los arreglos relativos
á la navegacion de los rios, se presenta de suyo á los ojos de
cualquiera. El congreso jeneral de todas las provincias, que, segun
el tratado de las litorales, debe arreglar esa navegacion, no se ha
convocado, á pesar de haber pasado 16 años desde que aquel tratado
se celebró; las provincias bañadas por los afluentes al Plata no han
enviado sus diputados á ese cuerpo, no han hecho delegacion ninguna
de su soberania en esas aguas; y, por consiguiente, cada una de ellas
retiene el libre y absoluto ejercicio de esa soberania, y puede
libremente ejercerla, del modo que mejor la convenga, con solo que no
ataque los derechos de las otras. Y de cierto, que el que una, ó mas
de ellas, quieran abrir sus puertos á buques de pabellon extranjero
ningun ataque envuelve á los derechos de las que quieran conservarlos
cerrados.

Rosas sostiene que las provincias litorales "se han reservado á si
mismas, por los tratados existentes, la navegacion del Rio Paraná y
demas rios interiores, para gozarla en comun." En el tratado de 1831,
que es el que liga á esas cuatro provincias, no se contiene una sola
palabra que, directa ó indirectamente, envuelva compromiso de no
permitir al extranjero la navegacion del Rio Paraná, ni que haga la
expresa reserva que supone Rosas. El artículo 8.°, citado expresamente
por la _Gaceta_, y que es el único que habla de la navegacion, dice al
pié de la letra:

"Los habitantes de las tres Provincias litorales gozarán recíprocamente
la franqueza y seguridad de entrar y transitar con sus buques y cargas
en todos los puertos, rios y territorios de cada una, ejerciendo en
ellas su industria con la misma libertad, justicia y proteccion que
los naturales de la Provincia en que residan, bien sea permanente, ó
accidentalmente."

¿Qué hay en ese artículo que indique siquiera la exclusiva reserva de
la navegacion interior que supone Rosas? Nada; ni una palabra sola. Las
provincias contratantes no estipularon ahí otra cosa que la recíproca
igualdad de franquicias y de derechos en sus puertos respectivos,
exactamente lo mismo que acostumbran estipularlo las naciones
independientes, en sus tratados de navegacion y de comercio. Eso mismo
prueba que cada provincia se reservó su dominio absoluto en sus puertos
y aguas, hasta la reunion del Congreso jeneral, que haya de regular la
navegacion de un modo uniforme para todas.

Pero en parte ninguna está dicho, ni indicado siquiera, que los
reglamentos que haga ese Congreso han de tener por basa la exclusion
de los pabellones extranjeros: las provincias litorales, al enviar
sus diputados á ese Congreso, pueden darles--y es casi seguro que les
darán--instrucciones para que la navegacion se arregle de un modo
igualmente provechoso para todos; de un modo en que no sea Buenos Aires
sola quien goce las ventajas del comercio directo con el extranjero:
ningun tratado, compromiso ninguno, se opone á que así lo hagan,
mientras que su prosperidad, sus intereses mercantiles, industriales
y políticos, las aconsejan adoptar ese gran principio de libertad y
franquicias.

Pero, mientras ese caso no llega--y no ha de llegar mientras Rosas
tenga medios de retardar la organizacion de la República--las
provincias litorales conservan, como hemos mostrado, su pleno derecho
para conceder, ó negar, la navegacion de sus aguas, y la entrada en sus
puertos, á los pabellones extranjeros.

El mismo Rosas reconoce explícitamente este derecho: lo que hay es
que, por una de esas contradicciones que sofista ninguno puede evitar,
el dictador quiere para si ese derecho, y lo niega perentoriamente á
las otras provincias. Despues de decir en su _Gaceta_ que "Santa Fé,
Entre Rios, y Corrientes _no podrian_ declarar por sí mismas la libre
navegacion del Rio Paraná, _y tampoco podria la provincia de Buenos
Aires_;" añade, en el propio párrafo, diez líneas solamente mas abajo,
estas literales palabras: "La posicion natural de las provincias
de Buenos Aires, Santa Fé, Entre Rios, Corrientes y Misiones" [por
lo visto ha desistido Rosas de contar al Paraguay como provincia
arjentina] es que la primera, poseyendo la "boca del Rio, _tiene
derecho privativo_, EN TODA LA EXTENSION DE ESTE, _para abrir ó cerrar
el paso á los pabellones extranjeros_." ¿Como se concilia esto con lo
que la _Gaceta_ dice mas arriba? O no entendemos castellano, ó es una
patente contradiccion.

Pero eso es nada; tomar á la _Gaceta de Rosas_ en contradicciones,
á mas de ser cosa tan frecuente que no tiene gracia ninguna, es un
triunfo sin utilidad práctica de ninguna clase: otra es la consecuencia
que sacaremos del periodo que dejamos copiado. No admitimos,
desde luego, como cierto lo que la _Gaceta_ quiere establecer en
principio--que el Estado que posée la boca del rio tiene derecho
privativo para conceder ó negar su navegacion, aun con perjuicio de
otros Estados independientes, que ocupen la parte superior, hasta donde
empieza á ser navegable. El mismo principio de derecho civil que
obliga al vecino de un predio que, de otro modo quedaria enteramente
incomunicado con las vias públicas, á concederle salida por el suyo,
tiene obvia aplicacion á los Estados que, colocados en la parte
superior de un rio navegable, no dominan su boca. El dia de hoy, los
principios que rijen sobre ese particular, son los que sirvieron de
basa á los reglamentos hechos en el Congreso de Viena en 1815, para la
navegacion de los rios de Europa, cuya parte navegable es ocupada por
diversos Estados: esos principios mismos se aplicaron á la navegacion
del Escalda, cuando, por la separacion de la Béljica, dejó de
pertenecer en todo su curso á la Holanda. Ellos están todos reasumidos
en estas palabras del 2.° artículo del reglamento jeneral.

"La navegacion, en todo el curso de los rios, que separan ó atraviesan
diversos estados, desde el punto en que cada uno de aquellos es
navegable hasta su embocadura, será enteramente libre, y no podrá, en
lo relativo al comercio, ser á nadie prohibida; conformándose, sin
embargo, á los reglamentos de policia, que se harán de un modo uniforme
para todos, y tan favorable, como sea posible, al comercio de todas las
naciones."

Otro artículo, el 8.°, dispone que las Aduanas de cada Estado nada
tienen que ver con los derechos de la navegacion: y por consiguiente,
que cada uno percibirá los suyos, vigilándose severamente el
contrabando.--Es decir, que todos los que gocen de la libertad de esa
navegacion deben conformarse á las leyes de policia y de aduana de los
Estados ribereños, que estos arreglan en comun.

Esos principios, admitidos hoy en todo el mundo, no lo están porque
los estableció el Congreso de Viena; al contrario, esa gran reunion de
estadistas y diplomáticos los estableció, porque son conformes á la
justicia, á la libertad, á la razon universal; que quieren que todos
gocen igualmente de lo que con mano igual les distribuyó la naturaleza,
sin que circunstancias accidentales, ó locales, puedan excluir á todos
de esos goces lejítimos, para que los disfrute uno solo.

Pasando de los principios á los hechos, Rosas está prendido en su
propia red. Las bocas del Paraná son igualmente poseidas por las
provincias de Buenos Aires y Entre Rios; si "la posesion de la boca del
rio dá privativo derecho, segun Rosas, en toda la estension de aquel,
para abrir ó cerrar el paso á pabellones extranjeros," es evidente que
ese derecho corresponderá con perfecta igualdad, al Entre Rios y á
Buenos Aires; y no á esta sola, como quiere Rosas, contradiciendo el
fundamento mismo en que apoya ese supuesto derecho, que es la posesion
de la boca del rio. Esa posesion es comun á las dos provincias; comun
deberia ser el derecho que en ella se fundase. Si Buenos Aires, pues,
quisiese cerrar la navegacion al extranjero, y Entre Rios quisiese
abrirla, ¿qué resultaria? La cosa mas sencilla del mundo; lo que el
derecho de todo él previene en casos semejantes;--cada provincia
ejecutará su voluntad, en la costa que la pertenece, respetando el
derecho de la otra; porque, cuando un rio divide dos propiedades
particulares, ó dos Estados independientes, cada uno es dueño de la
costa que ocupa, y de la mitad del ancho del rio.

Resulta, pues, que, segun los mismos argumentos, las mismas literales
palabras de Rosas, el Entre Rios, al ménos, tendria el mismo derecho
que Buenos Aires para disponer de la navegacion del Paraná: por
supuesto, que, segun nosotros, ese derecho seria comun á todos los que
ocupan la parte navegable del rio.

  _Octubre 17 de 1846._

       *       *       *       *       *

La última parte del artículo de Rosas, que motivó nuestras
observaciones en los números del 16 y 17 del corriente, se refiere á
los inconvenientes que él supone que traerá la navegacion libre de los
afluentes al Plata. Azorado con la idea de que los pueblos comprendan
sus intereses, y reclamen el ejercicio de sus derechos, apela á medios
tan irracionales, tan mezquinos y gastados, que ellos solos bastan
para revelar todo y el único espíritu que anima al dictador en este
negocio. El en nada piensa ménos que en dirijirse á la razon de los
pueblos interesados en esa gran cuestion; no les habla una palabra
sola sobre sus intereses materiales ó políticos; no dirije su juicio
al exámen de las ventajas ó de los perjuicios que la libre navegacion
podria traer á su comercio, á su poblacion, á su industria; nada de eso
hace Rosas, porque eso requeriria el libre ejercicio de la razon y del
juicio público; y la primera necesidad de los gobiernos de facultades
extraordinarias es que los pueblos no discurran y no juzguen. Muy léjos
de desviarse de esa inflexible máxima del despotismo, Rosas ha hecho
cuantos esfuerzos le ha sujerido su reconocido talento de intriga,
para suscitar preocupaciones y desconfianzas contra el extranjero,
para sublevar el instinto irreflexivo de las masas, haciéndoles ver
en la libre navegacion soñados peligros á la independencia, y planes
mentidos de conquista; y trabaja con diabólica tenacidad por convertir
una cuestion de intereses comerciales y de navegacion en un proyecto de
usurpacion política extranjera. Ese modo de presentar á los pueblos la
cuestion de la libre navegacion de los rios es la prueba mas inequívoca
de la insigne mala fé de Rosas, del atraso vergonzoso de sus ideas, y
de sus miras puramente personales. He aquí su modo de discurrir.

"Abiertos el Rio Paraná y sus afluentes á los pabellones extranjeros,
ó divididas las Provincias litorales, como pretenden los salvajes
unitarios, para impulsar los planes extranjeros, se privarian todas
y cada una de las Provincias Arjentinas de los bienes que se han
reservado. Quedarian expuestas y sometidas á la accion funesta de las
intrigas é influencias extranjeras. Los buques de guerra y mercantes
de los extrangeros penetrarian en las mas intimas interioridades del
territorio nacional. Las provincias de Córdoba y las de Cuyo serian
privadas del desenvolvimiento de sus intereses por el Rio Tercero
que corre al Paraná; Jujuy, Salta y Tucuman, por el Bermejo; Tarija,
Santiago del Estero, Catamarca y la Rioja por la misma navegacion y por
el Pilcomayo; Buenos Aires, Santa Fé, Entre Rios y Corrientes por el
Paraná; y el Paraguay por el rio de este nombre; y, en suma, lo que hoy
pertenece á los Arjentinos seria vendido y entregado á los extranjeros,
y tras esto seguiria la colonizacion y la conquista."

Desde luego, Rosas mezcla intencionalmente la entrada en los rios
de buques _de guerra_ extranjeros con la de buques mercantes, para
despertar desconfianzas y temores: él sabe bien--pero quiere que los
pueblos ignoren--que la admision de espediciones mercantiles en un
rio interior no envuelve la de buques de guerra; las resoluciones
adoptadas en el congreso de Viena, que son las que forman el derecho
público convencional en Europa, para la navegacion interior; disponen
terminantemente que esa navegacion será libre, _en lo relativo al
comercio, y con sujecion á los reglamentos de policia_ de cada estado
ribereño. Eso, como se vé; está muy léjos de autorizar el derecho de
entrada á los buques de guerra; y los pueblos á quienes el Paraná
pertenece pueden permitir si quieren la libre navegacion mercante,
y negar la de los buques armados. Rosas lo sabe bien, pero supone
falsamente que la una no puede existir sin la otra, por que así
conviene á sus designios.

Por lo demas, _¿cuales son esos bienes que las provincias perderian?_
¿De que modo se privarian "Córdoba y Cuyo de su desarrollo por el rio
Tercero; Jujuy Salta y Tucuman por el Bermejo, &a. &."? Rosas asienta
esa proposicion, sin pensar siquiera en demostrarla prácticamente: no
es estraño, la proposicion es mas que un desatino; es un absurdo. La
única esperanza que Córdoba, Cuyo, Tucuman, Salta, Jujuy, y todas las
provincias interiores pueden tener de desarrollo y de progreso, es
precisamente la libre navegacion del Paraná: sin ella, esos pueblos han
de continuar inevitablemente en el estado de atraso y de miseria en que
viven hoy; sin sacar partido ninguno de los canales de comunicacion que
la naturaleza les dió. ¿Que ventaja han sacado hasta hoy, que uso han
hecho, por lo ménos, del Tercero, del Bermejo ni del Pilcomayo, las
provincias que la _Gaceta_ menciona? Ninguna. Esos rios han permanecido
como si para nada pudiesen servir; no ha subido ni bajado por ellos un
solo bulto de mercancias; y no es necesario ser profeta para asegurar
que ese mismo estado de cosas ha de continuar inevitablemente, mientras
la navegacion del Paraná, desagüe comun de todos esos rios, no sea
enteramente libre para el comercio.

Nadie, sin engañarse á si mismo, puede negar que las provincias
interiores de la República Arjentina no tienen hoy, ni pueden tener en
muy largo número de años, capitales crecidos que poder distraer de su
comercio ordinario, para destinarlos á los trabajos de exploracion en
aquellos rios, y á allanar los obstáculos naturales que se opongan á
su navegacion, hasta que entran en el Paraná. Esas empresas ó no han
de realizarse en muchísimos años, con enorme perjuicio de la riqueza y
del desarrollo de aquellos pueblos; ó han de realizarse por capitales
Extranjeros, como sucede hoy mismo en las grandes empresas de caminos
en el continente europeo. Pero no es posible esperar capitales que
busquen ese empleo, mientras no hallen en él _seguridad y lucro_,
dos condiciones que no pueden hallarse bajo el sistema irresponsable
y exclusivo que Rosas quiere aplicar al Paraná. No puede haber
_seguridad_ para el extranjero, mientras se le fuerze á navegar,
con sus mercaderias, bajo la bandera de Rosas, ó de otra provincia
ribereña, espuesto á ser apresado, como sucedió en Corrientes con el
convoy que subia al Paraguay, ó como hizo Rosas con los buquecillos
que bajaban cargados el Paraná, y fueron destinados violentamente,
con sus cargas á bordo, á formar la cadena de buques de Obligado. No
puede haber _lucro_, mientras la libertad de navegacion y de comercio
no aumente la poblacion y la riqueza de todas las clases, y con ellas
los consumos, en el pais, de artículos extranjeros y los productos
que en cambio de ellos se exportan. Los pueblos del Rio de la Plata
no tienen por que considerarse sometidos á leyes de desarrollo,
distintas de las que siguen todos los otros de la tierra. ¿Porque,
pues, no progresarán ellos por los mismos medios que han progresado
otros? ¿Por que habrá de dañarles lo que á otros ha favorecido?
Los pueblos del Rin, y jeneralmente de la Alemania y de la Europa
central, deben un progreso que asombra á la libertad de la navegacion
de sus rios interiores, y al aumento de sus vias de comunicacion:
tan léjos de ver en eso peligros para su respectiva independencia y
seguridad, acaban ahora mismo de realizar el pensamiento jigante de
unir por un canal el Danubio con el Rin; es decir, de navegar desde
el mar Negro hasta el Báltico, _atravesando interiormente la Europa
toda por medio de Rios y canales_. Esa libertad de navegacion, que
no ha puesto en riesgo nacionalidad ninguna, y que ha aumentado en
muchísimos millones el movimiento comercial de aquellos pueblos, y dado
ocupacion á millares de hombres; ¿porque no darán iguales resultados
en los pueblos del Rio de la Plata? Sobre todo, ¿que han adelantado
estos con su sistema de exclusion y de trabas mercantiles, en 37 años
de existencia independiente? ¿Que _hechos_ puede Rosas alegar, como
resultados felices de ese sistema? En esas materias los hechos son los
que deciden y los que prueban, sobre todo despues de ensayo tan largo;
y no la vocingleria frenética y apasionada que solo trata de exaltar
los sentimientos y los instintos irreflexivos, sofocando el juicio y la
razon.

En el terreno de los hechos esperamos á Rosas.

  _Octubre 22 de 1846._


VIII.

Una cuestion de la mas grave importancia absorbe en estos momentos casi
toda la atencion del dictador de Buenos Aires; muy pronto absorberá
tambien toda la del Gobierno de Entre Rios; y su resolucion tendrá
éco en todos los pueblos arjentinos, no solo litorales, sino tambien
interiores. Tiempo hace que veiamos prepararse esa cuestion, que
seguiamos atentamente su desarrollo: las últimas cartas de Buenos
Aires, del 19 y del 20, nos muestran que ha llegado el momento de su
crísis: es ya, por lo tanto, oportuno que nos ocupemos en ella.

Los hechos, tales como los conocemos, en parte por informes directos,
y en parte por correspondencias de personas que nos merecen entera fé,
son los siguientes:

Rosas desea, tiempo hace, aniquilar el comercio de Montevideo con todo
el litoral arjentino, tanto en el Plata, cuanto en el Paraná y en el
Uruguay. No se contenta con cerrar los puertos de la sola provincia
de Buenos Aires: quiere tambien que las de Entre Rios, Corrientes y
Santa Fé, se arruinen junto con él, creyendo, por ese medio, arruinar
á Montevideo. En consecuencia, ha estado pretendiendo del gobernador
Urquiza que cierre todos los puertos del Entre Rios, y que concurra con
él á impedir toda expedicion de comercio por el Rio Paraná, destinada
á Corrientes y Paraguay, contando con que Echagüe se prestará á
impedir las que fuesen á Santa Fé. El gobernador Urquiza ha resistido
tenazmente: los intereses de su provincia así se lo aconsejan.

Entretanto, apareció una novedad, que, tarde ó temprano, habia por fin
de aparecer. El comercio de las provincias interiores de la República
Arjentina, aniquilado totalmente por el bloqueo de que solo Rosas tiene
la culpa, buscó un medio de reanimarse, entablando relaciones directas
con Montevideo, por el puerto del Rosario, en la provincia de Santa Fé.
Allí se embarcan los cueros, la lana, y demas frutos de las provincias,
y se traen derechamente á Montevideo; y del mismo modo, se compran aquí
los jéneros que las provincias consumen, y se llevan al Rosario, de
donde se conducen á sus destinos, en tropas de carretas ó de mulas. Ese
comercio, segun despues lo mostraremos, es mucho mas fácil, mas pronto
y mas barato para las provincias, que si le hicieran directamente con
Buenos Aires, mientras los puertos de esta permanezcan bloqueados.
No es estraño, pues, que haya tomado grande vuelo en poco tiempo.
Sabemos que últimamente se esperaban en el Rosario grandes remesas de
frutos del Interior para esportarse por allí. Rosas, por supuesto, lo
sabia mucho antes que nosotros. Ese nuevo jiro del comercio le habia
puesto ya en muy grande inquietud: el último hecho que mencionamos le
ha causado verdadero furor. El vé bien que las Provincias Arjentinas
están tocando prácticamente los males que les causa Rosas trabando la
navegacion del Paraná; y las ventajas que ellas pueden sacar de un
comercio directo con el extranjero, cuando Buenos Aires está bloqueado:
vé, en una palabra, que esas Provincias están resolviendo por hechos
prácticos la cuestion de si conviene ó no la libre navegacion del
Paraná. Rosas, pues, se prepara á cortar, si puede, el comercio por el
Rosario.

¿Pero, _puede hacerlo_? No, decididamente,--al ménos de un modo
eficaz--mientras el gobernador Urquiza no se pliegue á cerrar
enteramente el Rio Paraná y los puertos entrerrianos.

Esa es la situacion--Colocado en ella, Rosas ha resuelto traerla
inmediatamente á una crísis. En los momentos en que escribimos acaba de
dirijir el dictador al gobernador Urquiza una nota que es, ni mas ni
ménos, _un ultimatum_, sobre la cuestion de los puertos. Ese carácter
le dá él y sus amigos, porque no ocultan absolutamente el paso. Rosas
declara que no admite alternativa: quiere que el gobernador Urquiza se
someta á cerrar sus puertos, ó quiere considerar á ese gobernador como
enemigo. La nota debe haber marchado á la hora esta: la resolucion de
Urquiza será la crísis: como tal se aguarda en Buenos Aires.

Ahí están los hechos; su gravedad se comprende fácilmente. Es una
cuestion que afecta los intereses materiales de todas las provincias
Arjentinas; Entre Rios al frente de ellas, por la situacion que ocupa
sobre el Paraná. La posicion del gobernador Urquiza nunca ha sido mas
séria; sus resoluciones jamas han tenido alcance mayor que la que hoy
adopte. Ya no es solo el Entre Rios: son todas las demas provincias
las que se interesan, lo mismo que él, en la continuacion de un
comercio lejítimo y provechoso. Todo el interés público, toda la razon,
todo el derecho, están de parte de Urquiza. Es natural suponer que de
su parte estaria tambien el apoyo material de todos los interesados en
los bienes que Rosas quiere quitarles.

La astucia de Rosas se manifiesta en sus actuales exijencias respecto
de Urquiza. Si consigue hoy intimidarle por segunda vez y reducirle
á cerrar sus puertos y el Rio Paraná, las demas provincias han de
echar las culpas á Urquiza, no á Rosas; han de decir, y con razon, que
Urquiza tenia en sus manos el conservar sus puertos abiertos, porque
tenia el derecho y el poder; de tal manera que si él hubiese querido,
el comercio habria continuado por el Paraná. Urquiza solo cargaria con
lo odioso de la medida; y Rosas recojeria solo las ventajas. Así son
siempre los medios de ese insigne conspirador contra la prosperidad
de los pueblos, de cuya sangre y de cuyas fortunas se sirve para sus
planes.

Ya este artículo tiene mas estension de la que queremos darle. Mañana
tratarémos de las ventajas prácticas que los pueblos arjentinos sacan
del comercio lejítimo que Rosas pretende quitarles.

  _Agosto 26 de 1847._

       *       *       *       *       *

Aunque la creencia mas jeneral en Buenos Aires el dia 22--hasta cuya
fecha se recibieron cartas ayer--era que Rosas cerraria desde luego
sus puertos, otros hay que expresan el convencimiento de que no lo
hará hasta saber la resolucion del gobernador Urquiza respecto del
_ultimatum_ á que nos referimos ayer. Esperando á que los hechos se
manifiesten, diremos algo sobre la importancia material de esa cuestion
para las Provincias Arjentinas, especialmente para la de Entre Rios.

Bloqueados, como están, los puertos de Buenos Aires, los jéneros
y artículos de importacion extranjera tienen necesariamente allí,
precios mas altos que en Montevideo; tanto por su escasez comparativa,
cuanto por el aumento de fletes y gastos, que ocasiona siempre el
riesgo, en las operaciones clandestinas. Esos efectos, ademas, pagan
en Buenos Aires un derecho de introduccion, que, atendida la clase de
artículos que se lleva jeneralmente á las Provincias, y la reduccion
de una tercera parte de derechos, que hace Rosas á las introducciones
que quebrantan el bloqueo, puede calcularse, término medio, en 18%.
Los gastos de lanchas y carretillas para desembarcar en Buenos Aires
son, como se sabe, considerablemente mayores que en Montevideo;
y, por último, para remitir á las Provincias efectos comprados en
Buenos Aires, es preciso pagar fletes de tropas de carretas, que,
desde aquella capital hasta el Rosario en Santa Fé, no baja de 30
duros por cada carreta de 150 arrobas de carga. Comprando los efectos
en Montevideo, ó transbordándolos en su puerto, para llevarlos
derechamente por agua al Rosario, los concurrentes de las provincias
ahorran, pues, en sus espediciones:--

1.° El 18% de derechos de introduccion que pagarían en Buenos Aires:

2.° La diferencia de gastos de lanchas y carretillas de desembarco en
aquel puerto:

3.° Los crecidos fletes de las carretas desde Buenos Aires hasta Santa
Fé.

Esos gastos, sin contar otros muchos, á que dá oríjen la grande falta
de brazos que se siente hoy en Buenos Aires, produce una diferencia,
que, calculada por bajo, no puede ser ménos de 28%, en favor de las
expediciones directas de Montevideo. Las provincias litorales, cuyos
puertos no están bloqueados, y las demas provincias, que pueden
comunicar con esos puertos, tienen, pues, un interés grande en hacer
directamente por ellos un comercio que les ahorra nada ménos que 28 por
ciento en los costos. A mas del interés, tienen _el derecho_ de hacer
ese comercio. Ningun tratado obliga á ninguna Provincia Arjentina á ir
á proveerse en Buenos Aires mas bien que en los puertos de Santa Fé
ó de Entre Rios: y estos últimos, lo mismo que Corrientes, tienen el
mismo derecho que Buenos Aires, estipulado en tratados, para comerciar
con los puertos del Estado Oriental, y lo han hecho constantemente.
Ninguna de aquellas provincias, por consiguiente, quebranta pacto
ninguno, ni ataca ningun derecho de Buenos Aires, haciendo ese
comercio. Por eso decimos que les es tan ventajoso como lejítimo. Rosas
no tiene el menor derecho para impedirlo.

Por lo que hace al Entre Rios, sus ventajas son infinitamente mayores
que las de otra ninguna Provincia: porque no solamente puede aprovechar
del comercio necesario á su consumo, sino tambien del de tránsito
para Corrientes, Misiones, Paraguay, y acaso para los pueblos de la
márjen derecha del Paraná. La importancia que tiene para Entre Rios el
comercio, á que Rosas quiere que renuncie, puede comprenderse por las
tablas de las exportaciones de aquella Provincia para el solo puerto
de Montevideo, en los últimos doce meses. Esas tablas, segun nuestros
rejistros, cuya exactitud es ya jeneralmente reconocida, dán los
siguientes resultados:

En los seis últimos meses de 1846, desde 1.° de Julio á 31 de
Diciembre, se importaron en Montevideo de los puertos de Entre Rios
99,979 cueros vacunos secos, y 15,303 dichos salados.

En los seis primeros meses de este año, las importaciones aquí del
Entre Rios han sido como sigue:--

           _Cueros sec._  _Id. salados._   _Cerda._
  Enero       22,529            382         867 ar.
  Febrero     19,879          1,731       1,774  "
  Marzo       14,509          4,337         511  "
  Abril       21,597          3,466         462  "
  Mayo        21,371          1,639       1,656  "
  Junio        6,413            918         360  "
  Julio       26,747          3,231         708  "
            ---------       --------     ----------
             133,045         15,704       6,238 ar.

Resulta, pues, que el Entre Rios ha exportado, en los últimos doce
meses, 233,024 cueros secos, 31,007 salados y 6,238 arrobas de cerda, á
mas de lana y otros artículos. El precio medio de los cueros secos de
esa procedencia en el periodo expresado ha sido de 20 reales uno; el
de los salados 17-1/2 reales; y el del quintal de cerda 15 ps. De ahí
resulta:

  Cueros vacunos secos, valor  $ 582,560
   Id.     id.   salados  "    $  67,827 6-1/2
  Cerda                        $  23,392 4
                               ---------------
                      Total      673,780 2-1/2

En ese total no va incluido, como se vé, el valor de la lana, grasa,
sebo ni otros artículos que el Entre Rios ha exportado para Montevideo.

El valor de las importaciones en aquella provincia ha sido, no solo
igual al de sus exportaciones, sino algo mayor, segun datos exactos que
poseemos.

Ese hermoso movimiento mercantil en una provincia que acaba apénas
de retirarse de hecho de una guerra en que nada ganaba, esplica bien
las disposiciones y tendencias pacíficas del pueblo Entrerriano. Esos
son los resultados de la paz y de la libertad del comercio: se han
levantado saladeros, graserias, y otros establecimientos importantes,
que representan grandes capitales, que dán buena ganancia á los
hacendados, y proporcionan salario á la poblacion trabajadora.

Y he ahí porque se crée jeneralmente que el gobernador dá Entre Rios se
negará á privar él mismo á su Provincia, solo porque Rosas lo quiere,
de una situacion tan ventajosa y tan próspera.--Porque, en efecto; ¿qué
habria hecho el Entre Rios de todos esos frutos que ha exportado, si
hubiese cerrado sus puertos, ó dado márjen á que se los bloqueasen? ¿A
donde los habria enviado? ¿Qué utilidades habrian dado los capitales
empleados en sus estancias, saladeros y graserias? Esas utilidades,
lo mismo que el movimiento mercantil, han de ser naturalmente,
en adelante, mayores de lo que han sido; porque los nuevos
establecimientos de saladeros y demas han vencido ya las dificultades
que impiden al principio sacar de ellos todas las utilidades que
despues dán. ¿Por qué, pues, se privaria el Entre Rios del fruto de
sus capitales y de su trabajo, ahora precisamente que mas deberia
producirle? ¿Qué le dá Rosas en cambio de ese inmenso sacrificio? Por
eso hemos dicho otras veces, que solo el hecho consumado nos hará
creer que el Gobernador Urquiza se pliegue á las exijencias egoistas y
ruinosas, que hoy tiene el Dictador respecto del Entre Rios.

  _Agosto 27 de 1847._


IX.

Prometimos examinar los artículos de la _Gaceta de Rosas_ relativos
á la importante cuestion de los puertos, y del comercio directo de
las provincias arjentinas con Montevideo: vamos á cumplirlo. No
se inquieten por eso los timoratos que recelan que esta discusion
precipite al dictador á cerrar _ab irato_ los puertos de su provincia.
Rosas no es hombre que espone así el éxito de sus medidas. La solucion
de todas las cuestiones se reduce para él á su conveniencia y á su
poder. Si no ha tomado ya la medida que nos ocupa, es únicamente porque
no le conviene, ó por que no puede. Si la toma en adelante, será
porque halle conveniencia en hacerlo, ó porque haya logrado vencer las
dificultades que hasta ahora, ha encontrado. Eso, que es conforme con
todo el sistema y la vida pública de Rosas, es tambien lo que revelan
claramente los artículos de la _Gaceta_.

Lo primero que de ellos se deduce es la perfecta exactitud con que
se ha dicho que la medida, por lo que hace á los puertos de Buenos
Aires, depende de lo que resuelvan las provincias, especialmente el
Entre Rios. No solo no niega eso la _Gaceta_, sino que sus artículos
son escritos en ese preciso concepto. El papel de Rosas se esfuerza
por convencer, no á nosotros, no á Buenos Aires, no al extranjero,
sino _á las Provincias Arjentinas_, de la conveniencia y necesidad de
que cierren sus puertos, y se priven de su comercio con Montevideo. A
las Provincias únicamente se dirije él; á ellas tambien necesitamos
dirijirnos nosotros. Mucho nos alegramos de que, al lado de sus
artículos, haya publicado la _Gaceta_ los nuestros: de ese modo, los
pueblos Arjentinos podrán juzgar, con conocimiento de causa, quien
defiende sus intereses verdaderos y permanentes, quien los ataca y
pretende sacrificarlos á miras del momento.

Rosas se esfuerza por sacar la cuestion del terreno en que nosotros
nos esforzamos por conservarla. Nosotros la presentamos como cuestion
de comercio, de industria, de riqueza jeneral en las Provincias; Rosas
quiere que estas no miren sino su cuestion con Montevideo y con la
Francia y la Inglaterra; una cuestion, que él llama de independencia y
de libertad, cuando no es mas que de ambicion personal de Rosas y de
Oribe. Nosotros sostenemos hoy los principios de libertad de comercio
para las Provincias Arjentinas, que empezamos á sostener aun antes de
fundado nuestro periódico, y que esperamos continuar defendiendo, ahora
como despues de la paz; aquí como en cualquier parte donde podamos
ocuparnos en discutir intereses de nuestro pais. Para nosotros, no
es esta una cuestion transitoria ó del momento; es la cuestion de la
política comercial permanente, que conviene adoptar á las Provincias
Arjentinas, para que su union sea realmente indisoluble, y su
prosperidad tenga basas fijas en que reposar. Rosas, por el contrario,
quiere que las Provincias no miren para adelante, quiere que consideren
la cuestion de su comercio con relacion únicamente á las necesidades
que la ambicion personal del dictador tiene en este momento. Cree
neciamente que la interrupcion del comercio facilitaria á Oribe la toma
de Montevideo; y quiere que las Provincias se olviden de sus propios
intereses, que arruinen sus estancias, que tengan vacios sus almacenes,
que su poblacion trabajadora sufra necesidades y miseria, no por
haragana, sino por falta de trabajo y de salario; y todo eso sin mas
motivo que la tonta esperanza de que Oribe tome pronto á Montevideo.

Mirando la cuestion de modo tan distinto, natural es que sean
tambien distintos los medios de sostenerla. Nosotros presentamos á
las Provincias hechos comerciales, cuentas claras y probadas de la
importancia de su comercio. Rosas las grita, _os quieren conquistar_,
os quieren _convertir en colonias_. Nosotros llamamos la atencion de
aquellos pueblos á las ventajas del comercio directo; les mostramos
cuanto tiene de mas barato, de mas pronto y de mas seguro; Rosas solo
responde, quieren dividir las Provincias, quieren destruirlas y causar
una dislocacion jeneral. Pero ese es un embuste tan mal zurcido, que
á nadie puede alucinar, es un resorte gastado, un medio vulgarísimo,
á que ocurren todos los usurpadores ambiciosos. Rosas quiere ser
árbitro absoluto de la suerte de las provincias: sus papeles, sus
diputados, sus documentos, prueban claramente esa intencion. El Dr.
Lahitte, el jeneral Guido, el Dr. Torres, le llaman _Jefe Supremo de
la República_: Arana acepta ese título usurpado, en nombre de Rosas,
en la respuesta oficial que dá al Dr. Lahitte. En su empeño de usurpar
el mando supremo de la República, Rosas llama _anarquía_ cualquier
uso lejítimo que las provincias quieran hacer de sus derechos;
llama _desórden_ cualquier paso que manifieste resistencia de parte
de aquellos pueblos á someterse á sus mandatos y caprichos. ¿Qué
_anarquía_, qué _desórden_, qué _dislocacion_, puede haber en que cada
provincia haga su comercio con las otras, ó con Estados limitrofes,
_dentro del Rio de la Plata_, del modo mas cómodo, mas barato y mas
pronto, sin quebrantar tratado, ni obligacion alguna recíproca? Y por
lo que hace á la _conquista_, á la _dependencia colonial_, mentidas y
ridículas fantasmas con que Rosas trata de asustar á las provincias,
los últimos sucesos han puesto en claro la insolencia de semejante
embuste. El dictador acusa á la Francia y la Inglaterra de proyectos
de conquista, precisamente en los momentos en que esos dos poderes
han venido á rogarle la paz, en que ambos han mostrado que no quieren
emplear medios de fuerza contra el pais, en que Lord Howden, en vez
de ocurrir á medios de conquista, ordena que se retiren las fuerzas
inglesas. ¿Cree Rosas que las provincias no han de ver en estos hechos
una prueba patente de que no existen semejantes planes de conquista,
de dependencia colonial? y por lo que hace á nosotros, si nuestras
miras fuesen las que el indigno calumniador supone, ¿nos esforzariamos
acaso en indicar á las provincias los medios de hacerse fuertes y
respetables para el extranjero? Ningun Estado pobre, sin comercio, sin
rentas, sin ocupacion para sus habitantes, puede jamas ser poderoso ni
tener medios de resistir la conquista, ó los ataques de la ambicion
extranjera. Cuanto mas rico es un pueblo, cuanto mas estenso su
comercio, cuanto mas comodidad gozan sus habitantes, mas fuerte, mas
invencible es, contra la invasion del extranjero; porque es ley de
la humanidad el amar y defender con vigor todo aquello que nos hace
felices; y porque los medios de cumplir esa ley están en proporcion de
la riqueza jeneral. ¿De qué viene--pregunten las provincias á Rosas--de
qué viene ese poder colosal de los Estados Unidos, levantado apénas en
cincuenta años? Viene esclusivamente de la paz, de la absoluta libertad
de comercio entre los diversos Estados, y de cada uno de estos con
el extranjero. Rosas dice á las provincias que son _Confederadas_;
ellas quieren usar del derecho de tales, comerciando, cuando sus
puertos no están bloqueados, con un Estado vecino; y Rosas entonces
pretende que no pueden hacerlo, "porque él solo, en sus altas vistas,
y por una sabia apreciacion, _que á él pertenece esclusivamente_,
de la situacion actual y de sus circunstancias," tiene el derecho
de permitirles ó de negarles la facultad de comerciar. El dictador
quiere fundar usurpacion tan atrevida en que él es el encargado de los
negocios de paz y de guerra. Pero eso es para cuando el pais se halle
empeñado en una guerra _nacional_, no en una guerra, como la presente,
en la que ningun interés nacional se ventila, á la que, de hecho no
concurren con hombres, ni con dinero, ni con nada, la mayor parte de
las provincias arjentinas; mientras que otras combaten abiertamente
con las armas á ese mismo poder que pretende representar, en esta
guerra la nacionalidad arjentina. Guerra semejante no es nacional, ni
de hecho, ni de derecho: no tiene ninguno de los caracteres de tal: es
una guerra que hace Rosas, apoyado por una parte de las provincias
arjentinas, contra otra parte de ellas, y contra su vecino el Estado
Oriental; guerra promovida esclusivamente por motivos de ambicion
personal de Rosas y de Oribe, cuya alianza inicua la sostiene; guerra
en que ese Oribe, sin dejar de decirse presidente del Estado Oriental
del Uruguay, se ha ido mandando ejércitos de Rosas contra esas mismas
provincias arjentinas, que ahora se pretende que hacen causa nacional.
Preguntamos si una guerra en que concurren todas esas circunstancias,
puede llamarse jamas guerra nacional de la República Arjentina? No, mil
veces no; no lo es, las provincias lo saben bien, y por eso _ninguna de
ellas_ desde que Urquiza se retiró del Estado Oriental y de Corrientes,
concurre con sus soldados, ni con su dinero á sostenerla. No planteamos
una teoría: anunciamos un hecho, muchos hechos, que están á la vista de
todos.

Pues bien; en una guerra semejante, no solo no es verdad que Rosas á
fuer de Encargado de las Relaciones Esteriores, tenga derecho para
imponer á todas las provincias la obligacion de sacrificarse por
defender sus pretensiones personales, sino que cada una de ellas está
en absoluta y entera libertad de seguir el camino que la acomode.
Ni es esto una novedad: así lo han hecho antes, y Rosas ha callado:
¿porqué no lo seguirán haciendo ahora? Cuando subió, en 1845, el
convoy que dió lugar al combate de Obligado, las fuerzas navales
combinadas sufrieron hostilidades incesantes de la márjen derecha del
Paraná; mientras de la izquierda, de toda la provincia de Entre Rios,
no se les disparó un solo tiro, en su ida, durante su permanencia, ni
en su vuelta. Los interventores, por su parte, tampoco hostilizaron
al Entre Rios, ni bloquearon sus puertos. Es, pues, evidente que esa
provincia arjentina,--provincia que no se separó nunca de Rosas, y
que en ese mismo tiempo invadia la provincia de Corrientes por cuenta
del dictador--no se consideraba empeñada con la Francia ni con la
Inglaterra en la querella personal de Rosas. Ese hecho notable no
pertenece á los enemigos del dictador; no puede él decir que es una
intriga de los unitarios; no, es un hecho del gobernador Urquiza, del
jefe que mandaba entonces, y manda hoy, el _ejército de operaciones_
de Rosas. Pues bien: Rosas entonces nada dijo: no pretendio, no
indicó siquiera, que Urquiza debia hostilizar á los interventores,
esponiéndose á las hostilidades de estos, y á ver bloqueados sus
puertos. Y si entonces no tuvo derecho para pretenderlo, ¿de donde le
naceria ahora? No: no lo tiene.

En otro número continuaremos demostrándolo.

  _Octubre 6 de 1847._


X.

No sabemos si acertamos siempre á desenvolver cumplidamente nuestros
pensamientos; pero estamos bien seguros de que jamas empleamos, para
combatir la dictadura de Rosas, teoría ni doctrina alguna, que no
consideremos de utilidad permanente para nuestro pais, ó para el Rio de
la Plata en jeneral; y que no estuviésemos, por lo mismo, dispuestos
á sostener en tiempos tranquilos y normales, como medios de progreso
y de mejora social. Así, cuando hemos sostenido que las provincias
Arjentinas tienen pleno derecho para rehusar á Rosas su apoyo y su
cooperacion en las guerras que hoy sostiene, de nada estamos mas léjos
que de asentar la teoría desorganizadora, que los papeles del Dictador
nos atribuyen; en nada pensamos ménos que en dividir las provincias,
en desmembrar la nacionalidad arjentina, representacion en América de
tantas glorias militares, civiles y administrativa. No, nada de eso
pretendemos, nada podriamos desear ménos. Decimos á las provincias, "no
ayudeis á Rosas en la guerra _presente_, porque la guerra presente no
es, como demostramos el mártes, una guerra nacional:" las hemos dicho:
"no sigais á Rosas en la guerra á que está provocando al Brasil,"
porque esa guerra, _que no existe todavia_, es injusta, es impolítica,
no tiene objeto de honor, de interés, ni de gloria nacional; y porque,
rehusando las Provincias su cooperacion, forzarán á Rosas á arreglar
por medios pacíficos, y de recíproca justicia, las desavenencias que él
ha suscitado con el Imperio; evitarán así una guerra; que acabaria de
arruinarlas, y llenarán la mas grande, la mas universal necesidad de la
época--la paz.

Eso, que hemos dicho hasta hoy, continuaríamos diciéndolo cuantas
veces se repitiese la misma situacion. Por lo que hace á la guerra no
declarada todavia, es deber de patriotismo esforzarse por evitarla,
cuando puede hacerse sin quiebra del honor ni de los intereses
nacionales. Y en cuanto á la guerra que hoy existe, el hecho de no ser
_nacional_ es superior á toda duda, á toda controversia de partido.
Sin hablar de la mitad de la poblacion arjentina, que vaga emigrada
fuera de su pais, tenemos la provincia de Corrientes protestando, con
las armas en la mano, hace ocho años, contra la guerra en que Rosas
se halla empeñado; tenemos la casi totalidad de las demas provincias
inactivas y tranquilas en esa guerra; tenemos el hecho decisivo de
la provincia de Entre Rios, que durante la campaña de las fuerzas
anglo-francesas en el Paraná, en 1845 y 1846, no las hizo, ni recibió
de ellas, la mínima hostilidad. Todos esos hechos, que arte ninguna
puede desfigurar, dán á la guerra presente el verdadero y peculiar
carácter que siempre la hemos atribuido;--una guerra de una fraccion
de la República Arjentina, encabezada por Rosas, poder enteramente
anómalo, con objetos y para fines personales; pero rechazada
abiertamente por una parte de las Provincias Arjentinas, y mirada por
las otras con indiferencia é inaccion, que constituye, de hecho, la mas
perfecta neutralidad.

Así deslindado su carácter, continuemos el exámen de los artículos de
la _Gaceta_ relativo al comercio directo de las provincias Arjentinas
con Montevideo. La paciencia--mas bien la sumision--con que ellas
han tolerado las usurpaciones progresivas de Rosas, ha aumentado
á un punto realmente estravagante la insolencia del dictador. No
se contenta ya con pretender que las provincias no pueden hacer el
comercio directo, porque, estando en guerra, deben ayudarle: _aun en
tiempo de paz_, quiere Rosas privar á esas provincias del derecho de
comerciar directamente con Montevideo. Esto no podria creerse, si no se
viese escrito en la _Gaceta_ misma del dictador. He aquí sus palabras
literales, en el número de 24 de Setiembre.

"Varela confunde el estado normal de paz con el de guerra, y _en
ambos casos_ desconoce que por los tratados fundamentales entre las
Provincias de la Confederacion así como por los principios generales de
derecho público _es ilegítimo el comercio directo con Montevideo, que
él titula legal y regular_.

"_En tiempo de paz_, el comercio exterior de las Provincias de la
Confederacion no puede efectuarse, sino por los puertos habilitados
para ese comercio como sucede en todas las naciones, y entre las
Repúblicas que están organizadas bajo el sistema de una Confederacion.
En el caso presente no solo se ha instituido así por las leyes y
pactos fundamentales de las Provincias de la Confederacion, sino que
es tambien evidente que la Provincia de Buenos Aires integrante de la
Nacion Arjentina, _es dueña exclusiva de la boca del Rio de la Plata,
que es la llave de toda la navegacion de las demas Provincias_."

Al _localista_ mas exaltado no habria ocurrido jamas pretension tan
insensata; ni conocemos hombre, fuera de Rosas, que se atreviese á
insultar con tanto arrojo, no ya los derechos, sino la buena razon
de los pueblos de quienes pretende ser Jefe Supremo. Las Provincias
Arjentinas situadas sobre el Paraná, estuvieron siempre en plena y
jamas disputada posesion de comerciar, bajo sus respectivas banderas
con Montevideo y con todos los puertos de la República Oriental;
desde que esta dejó de ser provincia arjentina. Natural es que esto
sucediera, estando el territorio Oriental en tan inmediato contacto con
el arjentino, separado únicamente de él por el Uruguay y por el Plata,
cuya navegacion posée en comun con la familia arjentina. La _Gaceta de
Rosas_ invoca _los tratados_ para probar que ese comercio es ilejítimo
_en tiempo de paz_. Pero los invoca contentándose con citar las fechas
de esos tratados; sin indicar siquiera una palabra en que se prohiba
semejante comercio. No la cita por que no existe: ahí están todos esos
tratados impresos en la _Biblioteca_ de nuestro diario; el que quiera
puede consultarlos; ¿donde está el artículo, la palabra en ninguno de
los citados por la _Gaceta_, que prohiba el comercio de las Provincias
con los puertos del Estado Oriental? Nadie le hallará. El papel de
Rosas cita fechas, contando con alucinar á los que creen ciegamente en
una cita sin examinarla.

Pero es que sucede precisamente lo contrario de lo que Rosas pretende,
no solo en los tratados que cita, sino en otros que oculta. El artículo
8.° del de 4 de Enero de 1831, que es uno de los recordados por la
_Gaceta_, dice:

"Los habitantes de las tres Provincias litorales gozarán recíprocamente
la franqueza y seguridad de entrar y transitar con sus buques y cargas
en todos los puertos, rios y territorios de cada una ejerciendo en
ellas su industria con la misma libertad, justicia y proteccion que
los naturales de la Provincia en que residan, bien sea permanente, ó
accidentalmente."

Si algo se deduce de ese artículo, único en todo tratado, relativo á
navegacion ó á comercio, es que las cuatro provincias litorales gozan
perfecta igualdad de derechos para el comercio dentro de sus rios, y
para transitar las unas, con su bandera, por las aguas de las otras.

Pero hay otro tratado, _que la "Gaceta" no cita_, celebrado entre
esas cuatro provincias, y que encierra la única disposicion explícita
que puede aplicarse á su comercio. Es el de 25 de enero de 1822 cuyo
artículo 8.° es del tenor siguiente:

"Queda igualmente _libre el comercio marítimo en todas sus direcciones
y destinos_ en buques nacionales, sin poder ser obligados á mudarlos;
abonar derechos, descargar para vender sus mercaderias ó frutos, por
pretesto alguno, por los Gobiernos de las cuatro Provincias, cuyos
puertos subsisten habilitados en los mismos términos, solo si, para
obviar el perjudicial abuso del contrabando podrán ser reconocidos
por los guarda costas respectivos, como sus licencias, guias y demas
documentos con que deben navegar, siendo decomiso lo que venga fuera de
ellos."

Ahí está clara y expresamente sancionada para las cuatro provincias _la
libertad_ del comercio marítimo sin restriccion ninguna, franco _en
todas direcciones y_ DESTINOS: ahí está tambien _la habilitacion legal
de sus puertos_, para ese comercio. Muestre Rosas un pacto posterior
que haya derogado esa estipulacion. No existe. Al contrario, el
artículo 1.° del tratado de 4 de enero de 1831, _ratifica y declara
en su fuerza y vigor_ TODOS _los tratados anteriores celebrados entre
los mismos gobiernos_: entre estos gobiernos se celebró el de 1822, y
es, por lo tanto, fuera de duda que, léjos de hallarse rescindido, fué
ratificado por el de 1831.

La otra razon que la _Gaceta de Rosas_ se atreve á alegar para
pretender que las Provincias Arjentinas no tienen derecho para
comerciar directamente con el Estado Oriental, en _tiempo de paz_,
es que la provincia de Buenos Aires _es dueña exclusiva de la boca
del Rio de la Plata, llave de la navegacion de las demas Provincias_.
Proposicion semejante no se combate con argumentos; basta enunciarla
para que la razon universal la condene. Y de véras que no comprendemos
que objeto puede llevar Rosas en asentar proposiciones de esa
naturaleza. El simple hecho de existir en la márjen setentrional del
Rio de la Plata, y sobre su embocadura, un Estado independiente,
bastaria para abstenerse de enunciar pretension semejante, cuando
ninguna otra objecion ofreciese ese señorío exclusivo de una provincia
que ocupa _una de las costas_ de un golfo de 40 leguas de ancho. Esa
pretension, entretanto, dá á las Provincias Arjentinas, la medida de
las que Rosas alimenta respecto de ellas: ahí vén claramente declarado
lo que tienen que esperar del poder que ellas mismas han contribuido
á robustecer, _aun despues que la guerra no sirva de pretexto para
las restricciones comerciales_. Ahí tienen anunciado sin disfraz
el pensamiento de Rosas, de que _aun en tiempo de paz_, no podrán
comerciar directamente con Montevideo; ó que, si comercian, será por
concesion voluntaria de Rosas, no por derecho que ellas tengan; y, por
consiguiente, que él impedirá, cuando le convenga, ese comercio.

Estudien las Provincias esa leccion.

  _Octubre 8 de 1847._


XI.

La cuestion de la clausura de los puertos, y del comercio directo de
las provincias arjentinas con Montevideo, ha dado oríjen á un hecho
nuevo en la historia de la dictadura de Rosas; hecho al que damos
no pequeña importancia, y que creemos conveniente dejar rejistrado
y explicado. Rosas se habia servido hasta ahora de la imprenta para
defender su sistema, para excusar ó justificar sus hechos, despues de
ejecutados. Jamas ha discutido ante el público medida ninguna, _antes
de adoptarla_. Despreciador altanero de la opinion de los pueblos,
empezó siempre por hacer lo que convenia á sus miras, sin cuidarse
de esplorar la opinion, de prepararla; solo _despues de consumado el
hecho_, mandaba á sus escritores que le defendiesen ó lo excusasen.
Hoy, por la primera vez, procede de otro modo: está discutiendo por la
imprenta, no solo la conveniencia, sino hasta el derecho, de adoptar
una medida que desea. Por la primera vez ha sentido el dictador que
eso que se llama opinion pública es un freno capaz de contener, en
ocasiones dudosas, aun el desbocamiento de los que revisten esa coraza
de crímen y de impunidad, que en el diccionario de la degradacion civil
tiene por nombre _la suma del poder público_.

Rosas desea ardientemente cerrar los puertos y cortar el comercio
directo de las provincias Arjentinas con Montevideo; pero siente que
su medida seria nugatoria, si ellas no hacen lo mismo por su parte.
Ha querido como otras veces, lanzarse, á fuer de audaz, á exigir
imperiosamente que esas provincias hagan lo que les ordena, pero ha
visto que el negocio es de aquellos en que no se puede contar con la
ignorancia, ni con la indiferencia de los pueblos, para engañarlos; ha
visto que la cuestion presente afecta intereses que todos comprenden,
porque son de todos, y de cada individuo en particular. El dictador
ha tenido, desde entonces, que contenerse; ha tenido que doblar su
altanera voluntad á consultar la opinion de los pueblos, á pedirles
su consentimiento; y, para ver si se los arranca, se esfuerza por
estraviar su juicio, desfigurando la cuestion en las columnas de su
_Gaceta_. He ahí la explicacion de ese hecho nuevo y heterojéneo en
la historia de las violencias y arbitrariedades administrativas de
Rosas. Falta ahora que las Provincias Arjentinas comprendan toda su
importancia, y sepan aprovecharse de él, para asegurarse el goce de
sus derechos y de sus franquicias lejítimas. Los pueblos pierden sus
libertades haciendo concesiones progresivas á las usurpaciones del
poder absoluto: tolerando Hoy una, se inhabilitan para resistir la de
mañana; lo que creian haber concedido como favor, se les exije luego
como obligacion; hasta que la repeticion de esos actos concluye por
despojarlos de todos sus derechos: una estaca quitada cada dia á la
barrera que contenia á la arbitrariedad, acaba por remover enteramente
esa barrera. Tal es, en resúmen, la historia de todas las usurpaciones,
tanto del Poder Temporal como del Espiritual. Pero esa misma marcha,
invertida, conduce muchas veces á recobrar las libertades que se
perdieron. Desde que el poder absoluto cede, aun en cosas mínimas,
á la voluntad ó al derecho de los pueblos, estos deben apoderarse
de la concesion y mantenerse firmes en su derecho, para no volver á
perderlo. Seria necedad suponer que Rosas, ni otro déspota ninguno,
consultaria la voluntad de las Provincias, ó procuraria convencerlas
de la necesidad de una medida que las perjudica, si tuviese medios
de adoptarla, á pesar de la oposicion de aquellas. No: las consulta,
las pide su consentimiento, para cortar el comercio que tanto las
favorece, por que se reconoce impotente para mandarles que lo hagan,
de buena ó mala voluntad. Si Rosas pudiese, ya habria forzado á
las Provincias--al Entre Rios principalmente--á que cerrasen sus
puertos: si los cierran despues, él y las provincias litorales, no
será sino por que haya logrado arrancar el consentimiento de estas,
por engaño, por intimidacion, ó por compensaciones pecuniarias ó de
otra especie. Que las provincias no se dejen extraviar por Rosas en
esta ocasion: que sepan aprovecharse de esa primera concesion, hecha
forzadamente á sus derechos por el poder despótico que se los tiene
usurpados; que se mantengan firmes, amparados por su buena causa, por
su indisputable justicia; y Rosas empezará á aprender á respetar la
opinion y la voluntad de unos pueblos, que jamas debieron consentir en
que los despreciase del modo que acostumbra. No olviden las Provincias
Arjentinas que ese descarado usurpador, aun ahora mismo que está
pendiente del consentimiento de ellas, les anuncia, sin embozo, que _ni
en tiempo de paz_ las reconoce el derecho de comerciar directamente
con Montevideo: no olviden que Rosas se declara árbitro supremo de la
navegacion y del comercio de las provincias litorales, fundándose
en la pretension insolente de ser _dueño exclusivo de la embocadura
del Rio de la Plata_. De la actitud que tomen, en este caso, las
Provincias interesadas en el comercio y en la navegacion del Paraná,
de la resolucion que adopten en la cuestion que Hoy se debate, depende
su porvenir mercantil, industrial y económico, no solo en tiempo de
guerra, sino en épocas ordinarias de paz.

Mañana haremos patente la falsedad y las insidias de los argumentos con
que el último artículo de Rosas en su _Gaceta_ trata de extraviar el
juicio de las Provincias.

  _Octubre 12 de 1847._


XII.

Cuanta mas destemplanza y mas enojo emplee el dictador de Buenos
Aires en la discusion sobre los Puertos y el Comercio directo de las
Provincias Arjentinas, mas mesura y reposo tenemos que poner de nuestra
parte. Es una ventaja y un deber. Cuestion de industria, de comercio,
de intereses materiales, no admite las exajeraciones, los gritos de
alarma, la mentida exaltacion patriótica á que los caudillos recurren
para arrancar á la sorpresa momentánea ó á la imajinacion de los
pueblos, un triunfo que la razon y el juicio rehusarian á la personal
ambicion de aquellos. Hechos comerciales, cuadros estadísticos,
cálculos de las ventajas ó de las pérdidas, que produce el comercio
hecho directamente por los rios, ó indirectamente por tierra;
demostraciones sencillas, al alcance de todos cuantos se interesan en
ese grave negocio; esos son los únicos medios de discusion apropiados
á cuestiones de esta naturaleza. Hay que hablar á la razon, no á la
fantasia; al interés individual, lejítimo y honesto; no á las quimeras
que las facciones políticas abrazan como realidades, trabajando, sin
saberlo, en provecho exclusivo del caudillo que las fomenta. Hablar
con mesura, discutir con calma, y con sencillez, es, por consiguiente,
procurarse la ventaja del mejor terreno.

A mas de la ventaja está el deber. Nuestro objeto en esta discusion
es un objeto sério, trascendental, superior, en importancia y en
duracion, á las exijencias accidentales de la guerra que Rosas mantiene
hoy por fines puramente personales. Debemos, pues, emplear medios tan
honestos, tan justos como los fines. Trabajamos por el triunfo de un
principio permanente, por el triunfo de la libertad de la navegacion y
del Comercio en las Provincias Arjentinas; por el establecimiento de
un sistema contrario enteramente, en este punto, al que habia seguido
el gobierno colonial, y al que continuaron despues de él todos los
gobiernos patrios desde 1810. De ese sistema, continuado por tantos
años, por tantos gobiernos, bajo tan diversas circunstancias, no han
recojido, hasta ahora, las Provincias Arjentinas sino imperfeccion
en su industria, atraso en su comercio, escasez en su poblacion,
pobreza en todas las clases, enemistades y celos recíprocos, entre las
provincias, guerra civil interminable y sangrienta. ¿Hay en esto una
palabra que no sea cierta que sea exajerada siquiera? No: ahí están,
para dolor y para vergüenza de los pueblos que abrieron la época de
la independencia de Sud América, los anales políticos, comerciales,
industriales, civiles y administrativos de esos pueblos. No hay mas que
consultarlos para encontrar á cada paso esos resultados de ruina y de
descrédito. Su larga duracion de 37 años muestra bien que no dependen
de vicios accidentales ó pasajeros; que hay una causa fundamental,
permanente, independiente de los varios sistemas de organizacion
política ensayados en esos paises, y mas poderosa que esos sistemas.
Esa causa no es otra que el réjimen estúpido y mezquino del aislamiento
y de las restricciones comerciales en las Provincias Arjentinas. Tiempo
es, pues, de ensayar uno nuevo; tiempo es de que esos pueblos, cuya
prosperidad debe componerse de los mismos elementos que constituyen
la de todos los demas, la busquen por los medios que han servido á
otros para hallarla. La facilidad y seguridad de las comunicaciones, la
remocion de las trabas al comercio y á la industria, la abolicion ó la
rebaja de los derechos y tributos sobre uno y otra, son hoy los objetos
por que luchan todos los pueblos del mundo, como que en todos están
reconocidos como los medios mas seguros de prosperidad, de union y de
paz permanente. Lo que otros pueblos desean y procuran tan ansiosamente
para sí, deseamos nosotros para las Provincias Arjentinas, y
quisiéramos que ellas lo procurasen. La presente discusion del comercio
directo con Montevideo es un incidente de la gran cuestion jeneral,
es, mas bien, la cuestion misma, solo que por ahora se circunscribe al
tráfico con Montevideo, y á la época presente. Así es como nosotros la
consideramos; así como procuramos tratarla; y, por consiguiente, es de
nuestro deber--deber de que nada podrá separarnos--el no mezclar en esa
discusion, las pasiones de partido, las miras personales del momento,
los embustes frenéticos que el dictador Rosas emplea para sostener el
principio retrógrado, estúpido y funesto que combatimos. Rosas quiere
que las provincias no miren en este negocio sino _intrigas unitarias_.
Nosotros procuramos que solo vean ventajas comerciales, progreso de su
industria, aumento de su riqueza. Hablamos de Rosas, combatiéndole,
porque él es quien representa y sostiene el principio de las
restricciones, del aislamiento, de la dependencia comercial de las
Provincias. Hablamos tambien de Urquiza, porque es el gefe de una de
esas provincias, de aquella precisamente que, por su colocacion sobre
los dos rios interiores, en la embocadura de uno y otro, está llamada
á representar el primer papel en toda cuestion de navegacion y de
comercio en esos rios; porque, siendo la que mas inmediatamente sufre
los perjuicios del sistema de Rosas, es tambien la que, por causas que
todos conocen, se encuentra hoy con mas medios de hacer respetar los
derechos de que el dictador quiere privar á las provincias. Por eso
hablamos de Rosas y de Urquiza: sus personas no nos ocupan, sino como
símbolos de las cosas, de los sistemas.

Rosas nos acusa en su _Gaceta_ de que tentamos la ambicion del
gobernador Urquiza, de que _le proponemos una criminosa disidencia_,
de que _pretendemos_ que _encabece la mas diforme, aleve y
monstruosa conspiracion contra el órden público fundamental de la
nacion_--Palabras, palabras sin sentido práctico, en que nadie crée
ménos que Rosas. Si la presente cuestion del comercio directo trajese
el rompimiento que Rosas supone, él solo seria la causa, él solo le
habria provocado. El es el único que _ataca_ los derechos de las
provincias: estas no harian mas que _defenderse_. Para su defensa
basta el derecho: solo provocadas por la fuerza emplearian fuerza
para resistirla. Ellas tienen, por los tratados, y por la posesion
y la práctica,--es decir, por todos los títulos que pueden conferir
derechos de esa clase--el de comerciar directamente con Montevideo:
Rosas es quien les exije que renuncien al uso de ese derecho; si
ellas se niegan, nada hacen sino usar de una facultad lejítima por
nadie disputada antes de ahora. Hasta ahí, nada habria ménos que un
rompimiento. Si Rosas quisiese emplear la fuerza para obligarlas, él
se convertiria en agresor, él solo pondria las armas en manos de las
provincias para una resistencia justa y provocada. El riesgo de un
rompimiento, por esta cuestion, no puede venir de parte de los pueblos:
solo debe esperarse de parte de Rosas, que, como el Aquiles de Horacio,
niega que el derecho se haya inventado para él, y no reconoce otro
medio que la fuerza para decidir todas las cuestiones.

Nosotros no queremos que Urquiza _conspire contra el órden fundamental
de la nacion_. Todo lo contrario; deseamos--por desgracia no podemos
sino desearlo--que él y los demas jefes de provincias mantengan ese
mismo órden fundamental, no permitiendo que Rosas se arrogue, como ya
lo hace, el carácter, el título y las funciones de Jefe Supremo de la
República, que nadie le ha conferido jamas. El órden fundamental de
la nacion está de hecho subvertido por Rosas La dictadura personal,
extendida á todas las provincias; la usurpacion de facultades en cuya
virtud fusiló Rosas á Cullen gobernador de Santa Fé, juzgó y fusiló
á Reinafé, gobernador de Córdoba; depuso á Segura, gobernador de
Mendoza, y ejerció otros actos semejantes; el desprecio mas descarado
á los tratados existentes, que el mismo Rosas invoca; nada de eso
_constituye el órden fundamental de la nacion_; al contrario, le mina y
le trastorna completamente.

Tampoco pretendemos la desunion de las provincias. No: nuestra doctrina
respecto del comercio y de la navegacion tiende precisamente á unirlas
á todas, por un vínculo de interés comun. Nosotros deseamos que una
provincia no goce exclusivamente ventajas de que no participen todas
las otras, que tengan iguales medios naturales de gozarlas. Queremos,
por ejemplo--y cuidado, que somos hijos de Buenos Aires, y amamos
nuestra patria como el que mas--queremos que, teniendo Entre Rios,
Corrientes y Santa Fé puertos y rios navegables, como los tiene Buenos
Aires, no goce esta sola de las ventajas de la navegacion y del
comercio directo. Queremos así mismo que las provincias interiores, que
no tienen puertos, ni rios, tengan, al ménos, la libertad de vender
sus frutos, y de comprar los jéneros que consumen, en aquellos puertos
de las demas provincias donde les sea mas cómodo y mas barato; sin
que Buenos Aires les imponga la obligacion de venir precisamente á
surtirse en su plaza, y á exportar por su puerto los productos del
interior. Que vengan si quieren, si hallan ventajas en venir: pero
que no se les quite su natural libertad de elejir. Eso es lo que
pretendemos; y en eso, tan léjos de promover la desunion y la guerra
entre las provincias, promovemos la abolicion de odiosas é injustas
diferencias, que enjendran rivalidades, celos, y desunion.

Ni queremos conseguir esos objetos á costa de la prosperidad de Buenos
Aires. Eso seria incidir en la misma injusticia y mala política que
combatimos. En otro artículo tocaremos especialmente este punto.

  _Octubre 15 de 1847._

       *       *       *       *       *

Dijimos ayer que las franquicias de navegacion y de comercio por que
estamos abogando, en favor de las provincias ribereñas é interiores
de la familia arjentina, en nada perjudicarian á la prosperidad de
la provincia de Buenos Aires. Ahora añadiremos que contribuirán
poderosamente á aumentarla; que Buenos Aires tiene en esas franquicias
un interés idéntico, comun, con todas las otras provincias; que sufre
lo mismo que ellas, las ruinosas consecuencias del sistema que Rosas
procura perpetuar.

No haremos aquí una exposicion de los principios, ó ideas jenerales
de la ciencia económica para demostrar en abstracto que ningun
Estado ó Provincia puede prosperar en su comercio, ninguna industria
desarrollarse, cuando fian principalmente su prosperidad y su
desarrollo á la falta de competencia causada por reglamentos
prohibitivos. Todos comprenden, con solo indicarlo, que el pais que
no teme la competencia de su vecino, sea en el comercio, sea en
la industria, se entrega naturalmente al abandono y no piensa en
estudiar métodos de perfeccionarse y de adelantar. Solo el temor de la
competencia, de que otros hagan mejor y mas barato, y atraigan, por
consiguiente, concurrencia mayor, es lo que estimula á los gobiernos,
como á los particulares, á perfeccionar la lejislacion mercantil, y
los métodos industriales; es lo que inicia y fomenta sin cesar el
desarrollo de las facultades de cada pueblo, y de cada individuo. Eso,
repetimos, se comprende con solo enunciarlo.--Hablemos ya especialmente
de Buenos Aires.

De que las Provincias ribereñas tengan la libertad de hacer el comercio
directo con el extranjero, de que las interiores gocen la facultad de
vender sus frutos y comprar lo que necesitan en aquellos puertos de
los rios donde mas cómodo y mas barato les parezca, no se sigue, de
modo ninguno, que el comercio de Buenos Aires haya de decaer.--Alguna
parte del jiro que hoy hace con aquellas provincias pasará, no hay
duda, á otros puertos: pero lo que Buenos Aires pierda por ese lado
lo ganará multiplicado por otros muchos. Es lo que sucede siempre en
casos semejantes. La Inglaterra ha perdido en muy gran parte de diez
años acá, el gran comercio de tejidos de toda clase que hácia con la
Alemania, por el prodijioso adelanto de las fábricas en ese último
pais. Pero ese mismo adelanto de las fábricas en Alemania ha creado
una incesante demanda de máquinas, que se construyen jeneralmente
en Inglaterra, á punto de que, ya en 1842, casi todo el dinero que
ésta pagaba por los trigos que recibia del Báltico quedaba en la
Inglaterra misma para comprar por cuenta de fabricantes del Continente
máquinas ó ciertas piezas de ellas, cuya construccion en él, es mas
cara ó mas imperfecta. Lo que la Inglaterra dejó de ganar vendiendo
parte de sus tejidos lo gana vendiendo máquinas. Una parte de los
hiladores y tejedores habrá visto disminuir cierta porcion de sus
ganancias; pero otra parte de los fundidores é injenieros habrá
aumentado en proporcion las suyas. Y, por supuesto, la riqueza y la
prosperidad de la Inglaterra, como de otro pais cualquiera, no depende
de que los hiladores y tejedores prosperen mas que los fundidores y
los injenieros; depende de la suma total del progreso de todas las
industrias y de todos los medios de produccion tomados en conjunto.

Ejemplos como el que citamos se repiten todos los dias, en todos
los paises. Lo mismo sucederia tambien en Buenos Aires. Algunos
comerciantes de algunas provincias no vendrian allí con sus frutos,
ni allí comprarian los artículos de su retorno. Pero la mayor riqueza
y prosperidad que las provincias adquiririan por la libertad de su
comercio aumentaria considerablemente el número y la importancia de las
especulaciones; habria mas comerciantes y mas ricos, y aunque no todos
hiciesen su comercio con Buenos Aires, el número de los que le hicieran
seria grande y progresivo. Eso sin embargo, es lo ménos importante. De
otro órden son las ventajas que Buenos Aires reportaria.

Esa provincia, como todo otro pueblo de la tierra, jamas puede tener
que ganar, y siempre tendrá mucho que perder, en la vecindad de otros
pueblos atrasados y pobres. El comercio no es otra cosa que un continuo
cambio de lo que sobra en un pueblo por lo que en él hace falta. Cuanto
mas rico sea el pueblo vecino al nuestro, mas tendrá que vendernos lo
que necesitamos; ó lo que es igual, tendrá mas con que comprarnos lo
que él necesite. Si el pueblo vecino es pobre, si no produce nada, ó lo
que produce no basta para llenar sus propias necesidades, no solo no
tendrá con que comprarnos lo que le falta, sino que vendrá á tomarlo,
robándolo ocultamente, ó empleando la fuerza. Recorra Buenos Aires su
historia, y la de los pueblos Arjentinos. Santa Fé está colocada en
la posicion mas ventajosa de todas las provincias arjentinas, si se
esceptúa Buenos Aires: sin embargo, gracias al sistema dominante, no ha
podido hasta ahora aprovecharse de ninguna de esas ventajas, y vive en
un atraso y pobreza lamentables. ¿Qué ha sucedido á Buenos Aires, su
vecina fronteriza? Que la campaña del Norte de esta última ha estado
siempre expuesta á las correrias y depredaciones de la parte ociosa,
indijente y vagabunda de la poblacion de la primera; que la guerra ha
estallado frecuentemente entre las dos provincias, y que Buenos Aires
ha tenido, en ocasiones, que comprar la seguridad de las propiedades
de su frontera pagando á Santa Fé una cantidad anual en dinero.
¿Habria sucedido nada de eso si Santa Fé hubiese sido un pueblo rico,
comerciante, próspero y ocupado?

Y examinando las relaciones mercantiles, ¿á cuanto monta anualmente
el comercio de Buenos Aires con Santa Fé? ¿A cuanto el de Córdoba ó
Tucuman con Santiago del Estero; el de Cuyo con la Rioja? A cantidades
realmente insignificantes. ¿Porqué? Por que Santa Fé; Santiago y la
Rioja son provincias despobladas, pobrísimas, que no producen, que
consumen muy poco; y no tienen que mandar, respectivamente, á Buenos
Aires, á Córdoba, á Tucuman ó á las provincias de Cuyo, ni con que
comprar, por consiguiente, en esas provincias comparativamente mas
ricas que ellas, los artículos que quisieran consumir. Auméntese la
poblacion de Santa Fé, de Santiago, de la Rioja, auméntese su comercio;
dése ocupacion y salario á sus clases trabajadoras, y la produccion
de esas provincias crecerá, y se harán mas ricas, y consumirán mas, y
comprarán y venderán cantidades mayores en las ciudades que ya están
mas adelantadas que ellas. Buenos Aires que es la principal de esas
ciudades, estenderá, pues, su comercio á medida que los que la rodean
sean mas ricos de lo que hoy son: ganará inmensamente mas, tratando con
jente rica y ocupada, que con jente pobre y ociosa.

Ni es solo su comercio el que padece con la pobreza y atraso
comparativo de las provincias. El tesoro de Buenos Aires, formado,
por supuesto, de las contribuciones que solo pagan sus habitantes, es
el que en todas las épocas ha tenido que hacer frente á los gastos
que demandan objetos de interés comun para todas las provincias. En
la guerra de la independencia, en la que hizo contra el Brasil, los
gastos pesaron exclusivamente sobre Buenos Aires: el establecimiento y
conservacion de las líneas de correos hasta las fronteras de Bolivia,
de Chile y del Paraguay, pesan tambien, sino exclusivamente, en su
mayor parte sobre el tesoro de Buenos Aires. Esos hechos son de verdad
intachable. El mismo Rosas acaba de reconocerlos en su _Gaceta_, para
fundar en ellos el argumento de que las provincias deben cerrar sus
puertos, y sacrificar su comercio, por que Buenos Aires se sacrifica
por ellas, haciendo sola los gastos comunes. El argumento es falso.
En vez de decirles eso, debia Rosas decir á las provincias: "os dejo
entera libertad de navegacion y de comercio; os pongo en el mismo pié
de franquicias que Buenos Aires; teneis los mismos medios que esta para
prosperar y enriqueceros: justo es, por consiguiente, que contribuyais
á los gastos que son de comun utilidad."

Entretanto, el hecho es que, hasta ahora y por causa del atraso de las
provincias, los gastos que debieran repartirse proporcionalmente entre
todas, pesan sobre la sola Buenos Aires. Preguntamos á esta última, si
el libertarse de esas erogaciones enormes é indebidas no es una ventaja
que aconsejaria, por si sola, el facilitar á las provincias los medios
de enriquecerse, para que puedan pagar su parte.

Pues bien: las provincias no pueden enriquecerse, no pueden prosperar,
de manera que respeten las fronteras y propiedades de sus vecinos, que
vendan y compren mucho en Buenos Aires, y que paguen su parte en los
gastos comunes, sin que se remuevan las trabas que hoy embarazan su
comercio y su navegacion: Buenos Aires tiene, por consiguiente, en esa
gran medida, el mismo interés permanente y jeneral que tienen todas las
demas provincias: sus intereses evidentes le llaman á apoyar la causa
de la emancipacion comercial é industrial de sus hermanas, porque es su
propia causa,--la causa de la paz jeneral, de la union permanente, y
del progreso comun de los pueblos que han de formar la Nacion Arjentina.

  _Octubre 16 de 1847._



ROSAS Y EL PRINCIPIO RELIJIOSO

RESPUESTA A LA CARTA DEL Sr. BRENT.


Siempre tuvimos al principio relijioso como uno de los primeros
elementos en la vida social de los pueblos, como aquel de que
esencialmente depende el carácter moral de cada uno; y miramos siempre
las creencias, y las prácticas relijiosas como uno de los resortes
mas eficaces, en manos de los gobiernos civiles, para morijerar las
poblaciones, y habituarlas al freno de la ley, y al respeto de la
autoridad lejítima. No ponemos, por supuesto, en la misma línea las
creencias y las prácticas; pero pensamos que estas últimas merecen muy
especial atencion de los gobiernos, como medios de formar, de dirijir
y de arraigar las primeras. Enséñense al hombre prácticas racionales
y sencillas, que pongan en relacion con su Creador la parte espiritual
y pura de su ser; que eleven su razon al estudio contemplativo de las
grandes máximas y verdades que dejó el fundador de nuestra relijion; y
sus creencias llegarán á ser racionales é ilustradas. Pero habitúese,
por el contrario, á los pueblos á prácticas fanáticas ó supersticiosas,
y sus creencias serán mezcladas de terrores vagos y sombrios, ó de
groseros y repugnantes absurdos. Hágase; en fin--peor que todo eso--que
el pueblo sea testigo de prácticas de impiedad y sacrilejio, que mire á
un hombre--sea cual fuere la majestad que revista--igualado en el culto
exterior al Ser que no tiene igual; y ese pueblo perderá completamente
toda idea relijiosa y moral, será bárbaro y feroz, siervo embrutecido
del amo, á quien ha visto elevar á los altares.

Y este es el crímen de que Rosas se hizo culpable, pocos años hace,
de un modo que se ha olvidado quizás entre tantos otros crímenes como
despues ha cometido. A ningun tirano puede convenir un pueblo de
creencias racionales y evanjélicas: ellas enseñan la igualdad civil,
la libertad noble y elevada de la humana criatura; y no es el pueblo
que eso aprende el que se humilla á la voluntad de un déspota. El
fanatísmo, la supersticion, ó la impiedad, son los auxiliares fieles
de la tirania. Bien lo sabe Rosas, y por eso nadie ha atropellado
como él la santidad de la relijion, ni pervertido mas las conciencias.
Sus insolentes profanaciones son proverbiales en Buenos Aires; y
apénas se concibe que el descaro de un hombre pueda llegar hasta hacer
el detestable papel de hipócrita, que el dictador representa en la
respuesta que dió á la carta del demente Sr. Brent.

No hay en esa respuesta una palabra que no sea ó un embuste vergonzoso,
ó una mofa infame, invocando para lo uno y lo otro el nombre de Dios y
de la relijion.

"Por un reglamento y uso constante," dice Rosas, "_en el tiempo de mi
administracion_, los ministros del altar en el santo sacrificio de la
misa, y en sus oraciones, invocan siempre la proteccion del Altísimo
en favor de la República." Era Rosas un administrador de estancia,
cuando los primeros gobiernos patrios, despues de la revolucion contra
la España, ordenaron que las preces que se hacian en la colecta de la
misa, por el Rey, se hiciesen por la República y sus autoridades. Esa
ha sido, desde aquella época, comparativamente remota, la práctica
constante; y el atribuirse Rosas ese reglamento y esa práctica es
un embuste, tan descarado como el de hacerse autor de las leyes que
establecieron el crédito público, obra de los que él llama _salvajes_.

"En fuerza," dice despues el impío profanador, "de una gratitud
_sumisa_ y profunda á esos beneficios, es que he puesto á los pies de
las aras del Altísimo, los trofeos recojidos en la espedicion de los
años 1833 y 34, á los desiertos del Sud...."

A esa humildad y sumision hipócritas que, en este y otros muchos
pasajes de su carta, aparenta el dictador, no podemos oponer mejor
respuesta que copiar literalmente las relaciones, publicadas en su
_Gaceta_ misma, de las profanaciones jamas vistas, en que ese hombre,
ébrio de ambicion y de orgullo, hizo que se le tributase culto igual
al del Dios á quien hoy miente que se humilla; y elevando su propio
retrato en el tabernáculo santo, colocó literalmente al tigre sobre el
altar del Cordero.

Que sus aduladores y parásitos se atrevan á desmentirnos: copiamos sus
propias publicaciones oficiales.--

"La cuadra de la Iglesia estaba toda adornada de olivo y lindas
banderas, las cuales fueron tomadas por los vecinos y _de golpe las
rindieron al pasar el retrato hincando la rodilla_, causando un
espectáculo verdaderamente imponente el repique de las campanas,
cohetes de todas clases y vivas del inmenso pueblo que habia allí
reunido: al llegar al atrio tomaron el Juez de Paz y el Sr. Maestre el
retrato y entraron con él á la Iglesia "en cuya puerta el Sr. Cura y
seis sacerdotes de sobre-pelliz" acompañaron el retrato hasta que se
colocó en el lugar destinado, y como se retirase la comitiva por no
empezarse la funcion de Iglesia se dejaron dos Tenientes Alcaldes uno á
cada lado del retrato haciéndole guardia......... hasta que concluida
la funcion tomó asiento el acompañamiento esperando al Sr. Cura y demas
sacerdotes, que de sobre-pelliz salieron á acompañar al retrato, que
fué sacado por el Sr. Inspector y Juez de Paz hasta el atrio, donde lo
recibió el Sr. Juez de 1.ª Instancia D. Lucas Gonzalez Peña........"

(De la _Gaceta Mercantil_ de Buenos Aires núm. 4834 de 10 de Agosto de
1839.)

"El retrato fué recibido en el atrio por el Sr. Cura con otros
eclesiásticos, y colocado dentro del templo _al lado del Evangelio_. El
templo estaba espléndidamente adornado; la magestad con que brillaba
persuadia que era el tabernáculo del Santo de los Santos.

"La misa fué oficiada á grande orquesta; y la augusta solemnidad del
coro no dejaba que desear Nuestro Ilustrísimo Sr. Obispo Diocesano,
Dr. D. Mariano Medrano, asistió de medio Pontifical, y celebró nuestro
digno Provisor, Canónigo Dignidad de presbítero D. Miguel Garcia--El
Sr. Cura de la Catedral D. Felipe Elortondo y Palacios, desempeñó con
la maestria que lo tiene acreditado, la _dificil tarea_ de encomiar
el mérito celestial del Arcangel San Miguel, _mezclando oportunamente
elocuentes trozos alusivos á la funcion cívica, en honor del héroe y
en_ _apolojía de la causa federal_." [No. 4891 de la Gaceta Mercantil
de Buenos Aires de 21 de Octubre de 1839.]

"Aunque nadie creerá jamas que escesos semejantes se practicasen sin
el consentimiento--sin el mandato--de un gobierno como el de Rosas; y
sobre todo, de un hombre _tan humildemente sumiso y humillado ante el
Altísimo_, con todo damos en seguida otro documento que muestra que los
empleados superiores de la administracion eran quienes dirijian esos
atentados.

"Luego que el Sr. Inspector General dispuso la retirada del retrato
empezó la marcha en el mismo órden siguiendo la columna por el
espresado arco principal, y de este por la calle de la Reconquista
hasta la casa de S. E.--Al salir de la Fortaleza el acompañamiento
_se empeñaron las Señoras_ en conducir el retrato de S. E. _tirando
del carro, que alternativamente habian tomado los Gerentes y Gefes de
la Comitiva al conducirlo al Templo_.--Las Señoras mostraron el mas
delicado y vivo entusiasmo."--(_Gaceta Mercantil_ de Buenos Aires N.
4,866 de 19 de Setiembre de 1839.)

Hechos como estos no necesitan comentario: pónganse esos documentos
al lado de la carta al señor Brent; y pregúntese si habrá un hombre
de bien que no rebose en indignacion al ver el insolente descaro del
hipócrita que firmó ese último papel. Recomendamos, sobre todo, al
señor Brent, la lectura de esos hechos rejistrados en los anales del
gobierno á quien sostiene.

  _Marzo 6 de 1846._



AJENTES EXTRANJEROS EN BUENOS AIRES.

REGULARIZACION DE LA GUERRA.


El espíritu de la alianza paraguayo-correntina es lo mismo que sus
fines, enteramente de civilizacion y de progreso. Los dos paises
que la formaron miran la guerra como una fatalidad horrible, á que
no tienen medio de substraerse, por que ningun otro camino deja la
ambicion del enemigo comun, para conseguir lo que aquellos pueblos
justísimamente demandan. Pero, ya que la guerra es inevitable, el deseo
de regularizarla, de observar las prácticas mitigadoras introducidas
por la civilizacion, aparece espresado por los gobiernos Correntino y
Paraguayo en los manifiestos con que anunciaron al mundo su alianza.
Ese mismo deseo hallamos ardientemente manifestado en los diarios
Correntinos; y el _Pacificador_ propone que se busquen, para conseguir
fin tan santo, influencias que dén alguna esperanza de que Rosas no las
resista.

"Segun nos enseña la esperiencia, (dice ese diario), seria inútil,
cualquier invitacion á este respecto, enviada al tirano por nosotros;
pero, quizá no sucederá lo mismo, si es invitado por los agentes
extranjeros residentes en Buenos Aires, y nosotros nos tomamos la
libertad de escitar su filantropia para que así lo hagan. ¿Qué paso mas
honorable para los amigos del gobernador de Buenos Aires, para esos
poderes que se conservan neutrales en la cuestion? Si nada se consigue,
ellos habrán ganado mucho en la estimacion general, y todo el mundo
acabará de persuadirse quien es el responsable de la sangre y de la
miseria pública."

Esa misma idea del _Pacificador_ fué públicamente propuesta por
nosotros, mucho antes de que empezáramos la redaccion de nuestro
diario; y Hoy reproducímos con gusto esas líneas del papel correntino,
para que mas fácilmente lleguen á noticia de los ajentes extranjeros en
Buenos Aires, á quienes son dirijidas. Nada, sin duda, les haria mas
honor; ningun servicio mayor podrian hacer á ese pais en que residen, y
en cuya suerte manifiestan interesarse.

Hay en la historia de las desgracias del Rio de la Plata, un vacio
que hace sin duda alguna muy poco favor, á los diversos ajentes que
han residido, durante ellas, al lado del dictador de Buenos Aires. Ni
uno solo ha tenido jamas la santa idea de promover la regularizacion
de la guerra--de esta guerra, cuyos horrores nadie mas que ellos han
ponderado; marcando con el nombre de bárbaros á los pueblos donde se
cometen.

Una interposicion desinteresada é imparcial, para mitigar los horrores
de la guerra, es, sin embargo, _lo único_ útil y favorable á los
belijerantes, que pueden hacer los ajentes extranjeros, en casos
de luchas como esta, en que deben permanecer neutrales. Muy léjos
de eso, las desgracias del Rio de la Plata solo ofrecen el ejemplo
de ajentes que han mirado con induljencia, cuando ménos, las mas
inauditas atrocidades, de parte del dictador á cuyo lado han residido:
y cuando sus gobiernos, ó la pública opinion les han pedido cuenta
de esa deshonrosa induljencia, no han tenido á ménos declarar "que
estos pueblos solo pueden manejarse por _gobiernos fuertes_;" dando
este nombre á verdugos, armados, en nombre de la ley, con el poder
mas despótico que se conoce. Pero, cuando quiera que los enemigos
del dictador han ejercido contra él alguna represalia, esos mismos
ajentes no han hallado espresiones con que clasificar hechos, que
jamas llegaron á la centésima parte de los cometidos por Rosas, por
que provocaron esas represalias. En una palabra, los ajentes que han
residido al lado del dictador;--con algunas pocas escepciones que
todos conocen--han sido parciales y fautores suyos; y no han pensado,
por eso, en desempeñar la nobilísima mision de mitigar los males de
la guerra. Y no se diga que no fueron para el lo solicitados, del
modo mas ardiente y mas digno. En Enero de 1842, cuando la victoria
de Caa-guasú, obtenida dos meses antes, habia aniquilado el poder de
Rosas en Corrientes y Entre Rios, y puesto en manos de los vencedores
multitud de prisioneros de todas clases y rangos; el jeneral Paz,--el
mismo que dirije hoy de nuevo la guerra contra el dictador,--se dirijió
al Sr. Mandeville, entonces plenipotenciario británico en Buenos
Aires, por conducto del ajente que en esta capital tenia el gobierno
correntino, para rogarle que promoviese con Rosas la regularizacion de
la guerra.

Tenemos á la vista la nota que el Jeneral Paz dirijió entonces á
ese Comisionado: y vemos en ella que aquel Jefe decia: que "á pesar
de no tener un perfecto conocimiento del estado de las relaciones
diplomáticas de los agentes extranjeros residentes en Buenos Aires con
el gobierno de D. Juan Manuel Rosas, creia que ninguno era mas propio
para llevar á cabo esa negociacion que el Caballero Juan H. Mandeville,
indicado ya en el encabezamiento de esta nota. Los altos respetos de la
Gran Bretaña," añadia el Jeneral, "la conocida filantropia del gobierno
y de la nacion inglesa, el carácter y las recomendables calidades de su
representante; y aun la especie de deferencia que D. Juan Manuel Rosas
presta al Caballero Mandeville; todo me induce á creer que sea este
Señor el mas indicado para llenar tan laudable objeto."

El Comisionado Correntino transmitió al Sr. Mandeville, ó copia
íntegra de la nota del Sr. Jeneral, ó la substancia de ella, vaciada
en otra del propio Comisionado. Pero aquel diplomático ni respuesta
dió, siquiera por civilidad; con el pretesto, tal vez, de que el
Comisionado Correntino no tenia, para él, carácter alguno público; como
si esa circunstancia hiciese desatendible una comunicacion que á tan
importante fin se dirijia.

En Montevideo, por el contrario, algunos ajentes extranjeros han
procurado inducir al sitiador á regularizar la guerra; y, aunque todos
recuerdan la insolente respuesta que Oribe dió al Comodoro Purvis, y el
ningun resultado que semejantes tentativas han logrado siempre que se
renovaron; eso no disminuye el mérito de los agentes que promovieron
obra tan digna.

Ahora se invoca de nuevo la interposicion de los que residen al
lado de Rosas, se invoca en los momentos en que nuevos ejércitos
van á encontrarse sobre el campo de batalla, si es que no se han
encontrado ya. ¿No habrá entre aquellos señores uno siquiera que oiga
el llamamiento que se hace á su filantropia y á su humanidad? Esos
ajentes, cuya amistad por Rosas los ha conducido á actos propiamente de
partidarios, ¿no creen que podrán obtener de él, en recompensa de los
servicios que le han hecho, la promesa de negociar con sus enemigos la
regularizacion de la guerra? ¿No seria ese resultado mas aceptable á
los ojos del que encerró la sangre del hombre en vasos tan escondidos,
para que sus hermanos no se atreviesen á derramarla, que no los ayunos
y rogativas propuestas por el Sr. Brent? ¡Oh! sí: que los Ajentes que
Hoy residen al lado de Rosas, llenen ese vacio deshonroso, que existe
en los anales de nuestras desgracias; que promuevan, con empeño y con
firmeza, el canje de prisioneros y la regularizacion de la guerra; y
habrán desempeñado un alto deber de humanidad, que quedará grabado en
la memoria de estos pueblos.

  _Marzo 7 de 1846._



EL PEREGRINO.

CANTO DUODECIMO--POR JOSE MÁRMOL.


El éxito de un libro no depende muchas veces de su mérito, sino de que
consiga hacerse leer, venciendo dificultades de oportunidad. La edicion
francesa de los viajes de Azara en la América Meridional, está casi
toda sin venderse en los estantes del librero Dentu, desde 1809, y es
el mejor libro que existe sobre las rejiones que describe. Cervantes
tuvo que publicar él mismo la crítica de D. Quijote, para conseguir
que sus compatriotas leyesen el libro en que; por muchos años, estuvo
compendiada toda la literatura española. ¿Tendrá Mármol que tentar
algun arbitrio para que el breve volúmen que tenemos por delante se
abra camino entre un pueblo cuya atencion absorben hoy las mas graves
cuestiones políticas y sociales; para conseguir que espíritus ajitados
profundamente, en presencia de realidades lúgubres ó espantosas,
busquen solaz en lo que llamarán las aéreas creaciones de la fantasia?

Porque si el PEREGRINO consigue que le escuchen, seguros tiene el
triunfo y la corona.

Y lo conseguirá, nos parece, con solo que se sepa quien es él, y cual
es el pensamiento que representa. No es verdad que las producciones
del poeta sean siempre aéreas y fantásticas; no lo es de manera alguna
en el siglo en que vivimos; no lo es sobre todo en el PEREGRINO. Sus
pájinas son copias animadísimas de esas mismas realidades que ajitan
hoy á los espíritus; encontramos en ellas las mismas escenas por que
diariamente atravesamos; con la diferencia sola de que, en vez de
leerlas en el severo lenguaje oficial, ó en el estilo descarnado y mal
pulido de la prensa diaria, las vemos en cuadros movedizos, ricos de
colorido, de verdad, y de inspiracion. ¿Por qué apartaríamos de ellas
la vista cuando ponemos tanta atencion en un periódico?

Daremos una breve idea del PEREGRINO, y nuestro juicio acerca de su
mérito.

Mármol recibió del que distribuye las dotes de la intelijencia todas
las necesarias para elevarse, como poeta, á la contemplacion séria
de las grandes escenas de la naturaleza y de la vida social; para
comprender, á un solo golpe de vista, las grandes relaciones morales
de todos los objetos entre sí, de tal manera que los mas remotos y
aparentemente inconexos se reunan en un solo cuadro, con naturalidad
y sin violencia; para escojer, en fin, en la inmensa paleta del mundo
visible, los colores que dén á esos cuadros mas encanto, mas armonía
y verdad. Esas son las dotes naturales del poeta: Mármol se sintió
con ellas, y se aplica asiduamente á cultivarlas: sus progresos son
evidentes: sus trabajos de hoy dejan atrás, á una distancia en que
se pierden de vista, sus mas aplaudidos ensayos; y aunque estamos
ciertos de que EL PEREGRINO jamas perderá el puesto que ahora toma en
la literatura nacional, tenemos fé en que su autor ha de colocar otras
obras en puesto todavia mas aventajado.

Como las condiciones de espacio, á que tenemos necesariamente que
sujetarnos, nos impiden entrar en consideraciones jenerales que
deseariamos hacer, procuraremos reasumirlas todas diciendo: que para
comprender y para juzgar los primeros ensayos de Mármol bastaba
simplemente _el gusto_ por la poesia, y el conocimiento de su
mecanismo; mientras que para apreciar y hacer la crítica del PEREGRINO
se necesita remontarse á la filosofia, á la historia, á la alta
literatura, al conocimiento de la política, de los partidos civiles,
y de todos los elementos de nuestra sociabilidad. Es por que todo eso
comprende el poema de Mármol, de que nos dá una muestra el _Canto_ que
nos ocupa.

Desde los primeros ensayos de este jóven vimos con satisfaccion
que desdeñaba la forma monotona y vulgar de la simple narracion,
para adoptar en sus composiciones un movimiento casi dramático, una
variacion incesante de situacion y de entono. Esto mismo advertimos,
con éxito muy feliz, en el Peregrino. Su plan, ó idea jeneral, es
evidentemente el del Childe Harold: pero quisiéramos que el autor
hubiera dejado que cada uno lo adivinase, sin haberlo él indicado en
una de sus estancias. Mármol, como el bardo ingles, ha ido trasladando
á sus lienzos las sociedades que visitaba, con sus pasiones, su
literatura, sus grandes hechos, sus miserias, su historia y su
política; y donde no encontraba pueblos ni vida social que copiar, ha
descripto las montañas, el mar, las nubes, los grandes fenómenos de la
naturaleza visible; ó se ha concentrado en sí mismo, para sondear las
altas verdades de la filosofia y de la moral. Escusado es decir que no
ponemos en balanza á nuestro jóven amigo con el bardo ingles, ni al
PEREGRINO con Childe Harold. Mármol mismo no ha pensado que podria,
ya el dia de hoy, igualar á su modelo; seria eso querer luchar con
las leyes del progreso intelectual. Mármol no puede todavia alcanzar á
esa libertad de movimientos y de jiros con que el poeta ingles expresa
sus altísimas ideas; esa elegancia de formas y esa gala de colorido
con que jamas deja de vestirlas; esa riqueza de _substancia_, si esto
puede decirse, que se encuentra en los cuatro cantos de Childe Harold;
y cuyo sabor no gozan los espíritus incultos ó vulgares. Depende esa
diferencia de que nuestro jóven poeta no puede todavia tener, en el
grado que Byron ni el dominio absoluto de la lengua, que permite
expresar todo sin embarazarse jamas en la espresion ni en el ritmo; ni
la experiencia del mundo, que revela los mas ocultos caracteres de la
sociedad, ni el gran caudal de conocimientos adquiridos, que dán á la
poesia esa solidez, esa substancia, que tanto la ennoblece. Pero si
Mármol no ha llegado todavia á ese punto, no seremos nosotros quienes
pondremos límites á sus progresos, cuando los años y el estudio le
hayan dado lo que Byron no debia á la naturaleza.

EL PEREGRINO viaja y se ajita por motivos muy diversos de Childe
Harold. Proscripto casi en la cuna por una tirania innoble y
retrógrada; comprimidos sus instintos de libertad; testigo del escarnio
que los tiranos hacen de las pasadas glorias de la patria; asistiendo
cada dia al espectáculo del infortunio de sus compatriotas proscriptos;
natural es que los tonos de su instrumento expresen siempre la
vanagloria consoladora, aunque estéril, de los dias que pasaron,

  _Il misero orgoglio d'un tempo che fú;_

el lamento sobre la ruina presente de la patria y sobre el duro
infortunio de sus hijos; la maldicion á los tiranos; la exhortacion á
los buenos á que perseveren y pongan fé en los dias que han de venir,
y la esperanza consoladora en esos mismos dias. A esas ideas refiere
siempre EL PEREGRINO cuanto vé y cuanto encuentra, en la naturaleza
física como en el órden moral.--Ellas forman tambien el plan uniforme,
y bien ejecutado, de este CANTO DUODECIMO, que se refiere todo al Rio
de la Plata.

Entrando por él despues de una ausencia de pocos años, el PEREGRINO
vé alzarse á su izquierda las nubes que le señalan su patria, Buenos
Aires; y á su derecha las rocas _de la Patria Oriental_, bañadas por la
luz del Sol. La dolorosa situacion de ambos pueblos le arranca sentidas
quejas; y vuélvese primero á contemplar su propia Patria. Piensa en lo
que es _hoy_ el nombre arjentino, y busca consuelo en lo pasado.

    Antes era otra cosa, antes valía
  La pena de llevar una estocada,
  El decir con orgullo y bizarria:
  Nací Arjentino, y en mi Patria amada
  No hay ya ni esclavitud ni tirania;
  Y en la frente del hombre inmaculada,
  Donde la Libertad graba su sello
  Deslumbra un rayo de esperanzas bello.

Su imaginacion se exalta, su tono se levanta, movido de entusiasmo,
como si asistiera á los tiempos que recuerda, ó viviese en los bellos
dias de aquella patria, hoy tan desgraciada:

     Entonces á la luz del claro dia
  Se conquistaban glorias inmortales,
  Y  el corazon en écos repetía
  Las voces de los cánticos triunfales;
  Entonces por la patria se moría,
  Y eran templos las urnas sepulcrales;
  Entonces ¡ay! las madres envidiaban
  La suerte de los hijos que espiraban.

         *       *       *       *       *

    Entonces en las bóvedas del templo
  La palabra de Dios repercutía;
  Y la virtud de Cristo era el ejemplo
  Que el sacerdote al pueblo descubria;
  Entonces esta lira que yo témplo
  A la voz de mortal melancolía,
  Otros templaban á la dulce y bella
  Voz de la libertad, en redor della.

         *       *       *       *       *

  Pero á esa Patria, valerosa, fuerte,
  Llena de gloria y opulencia y nombre,
  Rica de corazon, rica de espada,
  ¿Sabeis ahora lo que resta?....¡Nada!

Pocos y lúgubres versos refieren luego todo lo que esa patria ha
perdido por la mano del despotismo. Eso trae á la memoria del poeta
los sufrimientos, la resignacion virtuosa y la fé de sus proscriptos
compatriotas. Los que sin mancha de crímen han perdido la patria, y
vén crecer en derredor de sí una familia cosmopolita, pueden solo
comprender toda la verdad melancólica, todo el sentimiento de estas dos
estancias, relativas á los hombres,

    Que han bebido la hez de la amargura
  Bajo el pálido sol del extranjero,
  Y consuelan su misma desventura
  Con hablar á su Patria dulce agüero:
  Que bajo suelo estraño sepultura
  Dán á sus viejos padres y al guerrero;
  Y les dicen: "Quedad, hasta que un dia
  Llevemos ¡ay! vuestra ceniza fria."

    Que vén nacer sus inocentes hijos
  Sin nacer en la Patria de sus padres;
  Y en vez de maldecir, hacen prolijos
  Que al empezar á hablar la llamen _madre_:
  Y siempre en Dios y la esperanza fijos,
  Cuando á su Patria la bonanza cuadre,
  Ven que el dolor y la vejez los lábra,
  Sin decir de Escipion la cruel palabra.

Por un movimiento tan natural como poético, el PEREGRINO se levanta
luego, para encararse con el pueblo que abdicó su dignidad y sus
derechos en manos del despotismo; la inspiracion del profeta, el enojo
santo del Apóstol que reconviene y amenaza á los que apostataron de su
fé, se encuentra en algunas de esas estancias, que tal vez no tienen
superior en nuestra lengua:

  Cuenta que has de pagar, redil de esclavos,
  Pueblo sumido en lodazal de crímen,
  Espúrea raza de los hombres bravos
  Que hoy en la tumba de vergüenza gimen.
  Ah, bien la pagas ya!....Sientes los clavos
  Y el son de las cadenas que te oprimen;
  Dentro del corazon la verdad sientes,
  Y, nuevo Galiléo, crees y mientes.

  Diputados, Ministros, Generales,
  ¿Qué haceis? Corred: el bruto tiene fiebre;
  Arrastrad vuestras hijas virginales
  Como manjar nitroso á su pesebre.
  Corred hasta las santas Catedrales,
  A vuestros pies la lápida se quiebre;
  Y llevad en el cráneo de Belgrano
  Sangre de vuestros hijos al Tirano.

No era fácil mantenerse siempre á esa altura de pensamiento, de
diccion, y sobre todo de verdad: el cuadro que sigue es inferior, y
su fondo es una idea que tenemos por esencialmente falsa. Los grandes
delitos de un tirano, su arrogancia y desmedida insolencia pueden
valerle tal vez el nombre, poco envidiable, de _grande_ y _omnipotente_
en el crímen, pero jamas servirán _para orlar de gloria á la Patria_,
por que, si es lustre para ella haber sido grande en la victoria y en
la intelijencia, no puede serlo haber levantado

  en sus manos
  Al _mas grande_ de todos los tiranos.

Notamos antes que hay en las formas adoptadas por Mármol mucho de
dramático, y frecuentes transiciones de un tono á otro: eso, que, bien
desempeñado, es siempre muy bello, es tambien muy dificil de sostener,
y muy espuesto á producir estravíos. Mármol ha sido feliz en muchas
de esas transiciones; pero no en todas. La parte en que el PEREGRINO
muestra deseo de hallarse con Rosas y _de beber con él dos botellas_
nos parece sumamente inferior á todo lo demas del canto, aunque ha dado
lugar á la estancia LIII, que es bellísima, y encierra en si sola toda
una escena dramática.

Nada cura tanto al hombre de las estrechas preocupaciones de localidad,
que el vulgo llama patriotismo, como la vista y el estudio práctico de
otros hombres y de otros pueblos: Mármol ha palpado lo irracional de
esas preocupaciones, y ha hecho con ilustrada independencia justicia
al estado social de otros pueblos, que sus compatriotas desprecian
sin conocer. El modo como ha ligado á su asunto las consideraciones
sobre los Estados Unidos, el Brasil y la España, es juicioso, natural,
y ha dado oríjen á algunas bellas estancias. El atraso y desgradacion
á que vino nuestra madre patria en poder de los austriacos, despues
de Felipe 2.°, aparece justamente presentado como oríjen primero del
mísero estado de las que fueron colonias de aquella metrópoli. Si Colon
hubiera nacido un siglo antes, y hecho á la España el presente de la
América, cuando aquella dominaba al mundo, otra hubiera sido, dice
Mármol, la suerte de estas rejiones, y el inmortal descubridor podria
haber dicho á la América con orgullo y con razon:

  Para que al mundo en lo futuro mandes,
  Cuando te hallé desnuda entre las olas,
  Te cubrí con banderas españolas.

Otra fué la suerte de la España, y otra le legó á sus hijos de
América. Oprimido con las escenas que en toda ella se reproducen,
y especialmente en su patria; el PEREGRINO aparta los ojos de la
márjen derecha del Plata, para fijarlos en las rocas que divisa en la
izquierda.

Ricas, animadas, llenas de frescor, son las descripciones de las costas
orientales, de su cielo de sus arroyos.

  Y de esas mil espléndidas cuchillas
  Ricas de gracia y aromadas flores,
  Que en tiempo de la mies son amarillas
  Nubes que flotan, ricas de colores;
  Y cuando hiela Julio sus orillas
  Y el Pampero desata sus rigores,
  Son las oscuras y robustas ondas
  Que en el centro del mar se alzan redondas.

Recuerda el poeta que fué aquí donde hizo su primera entrada en el
mundo, los primeros ensayos de su númen, su estudio primero de la
naturaleza, y pasa tambien en revista los bellos dias dá la República,
cuando

  La industria de la Europa en raudas alas
  Miraba la feliz Montevideo
  Llegar, para cubrirla con sus galas.
  Era el bello festin de su himeneo
  Con el Progreso, en las brillantes salas
  Del arte, de la ciencia y del deseo:
  Pues cuanto pudo ambicionar su mente
  Allí tenia para orlar su frente.

  Atropellando las soberbias olas
  Del Plata, dilataba sus cimientos;
  Y en las rocas estériles y solas
  Improvisaba ricos monumentos;
  Y en ellos y dó quier las aureolas
  De las artes burlaban los momentos;
  Y eran, al contemplarla, recordadas
  Las fabulosas grutas encantadas.

La guerra atajó esa marcha, destruyó esos campos; y marchitó fecundas
esperanzas. No creemos posible espresar esas ideas con mas novedad y
sentimiento que el que encierran estos versos:

  Esa Patria tan bella en su regazo
  Ahogó su tierna libertad querida,
  Como madre inexperta que en su brazo
  Su primer hijo sofocó dormida.

Vano y estéril fuera el trabajo del poeta, si la filosofia no formára
el fondo de la obra que la imajinacion embellece. Mármol no se contenta
con la descripcion de nuestras desgracias, busca sus causas, y las
señala en la falta de educacion civil, moral y relijiosa; verdad muy
trascendental, y que jamas debiera perderse de vista.

El espíritu necesita de solaz, despues de la ajitacion de tantas
escenas dolorosas: la situacion presente de la patria no puede
ofrecerle; es preciso buscarle en la esperanza de la paz y de la
tranquilidad. El PEREGRINO entona un canto profético, para vaticinar
los dias que están por venir. No hay colores mas alegres que los de
esperanza: ellos visten las risueñas imájenes que la imajinacion
entrevé, en todo ese canto, con el que remata esta parte del poema.

Tal es la obra del jóven Mármol. Es lo mejor que de él conocemos: y
poco hemos visto entre nosotros que le aventaje. Si consideramos que
estos son todavia pasos que podemos llamar primeros en su carrera,
¡hasta donde no debemos prometernos que llegará!

  _Agosto 23 de 1846._



CONFEDERACION ARJENTINA.


I.

¿Qué quieren decir esas palabras? Tienen alguna significacion real,
como cuando se dice _Confederacion Norte-Americana, Confederacion
Helvética?_ ¿O no son mas que dos palabras sin sentido, invencion
astuta de un caudillo, que de ellas se sirve como bandera de partido?
Lo primero deberia creerse, si solo se atendiese á la aplicacion que
de esas palabras se hace en Europa, en Estados Unidos, en el Brasil:
allí se habla siempre de la Confederacion Arjentina, como de cosa
que realmente existe; y ministros tan entendidos como el Sr. Guizot
llaman al gobernador de Buenos Aires en la tribuna y en los documentos
oficiales, _el Presidente_ de esa Confederacion. Nada, sin embargo,
es mas opuesto á la verdad, si se atiende á los hechos, á la historia
constitucional de los pueblos del Plata, desde el momento de su
revolucion contra la España, hasta el dia presente. Entonces aparece
en evidencia que semejante _Confederacion Arjentina_ ni existe Hoy,
ni tuvo jamas un dia solo de existencia; y que no es otra cosa que un
embuste inventado por el déspota artificioso, que quiere pasar en el
mundo por fundador de ese supuesto cuerpo político.

Así es en todo el dictador de Buenos Aires; su gloria, su fama de
grande, consisten únicamente _en nombres_ de lo que dice que ha creado;
pero en vano se buscaria una institucion, _un hecho_ grande, que á él
se deba: ninguno se encontrará, ninguno existe.

En cuanto á la _Confederacion Arjentina_, pregonada como su grande
obra, y primer fundamento de su soberbia, no vacilamos en decir: que,
despues de leidos los pocos párrafos que vamos á escribir, no habrá un
hombre solo de buen sentido que no reconozca la falsedad con que Rosas
supone y se atribuye hechos que jamas existieron. Solo pedimos que se
nos acompañe en el rápido exámen de las diversas tentativas que, desde
1810, se han hecho para dar á los pueblos Arjentinos una constitucion
política.

Una confederacion de diversos estados ó provincias no puede
existir--cualquiera lo comprende--sin un pacto formal entre esos
miembros diversos, que fije las condiciones recíprocas de su union--los
recíprocos derechos de cada uno; y las obligaciones de todos para con
el cuerpo comun. Ese pacto, de cualquier modo que aparezca formulado,
es lo que se llama _la Constitucion Federal_. Las antiguas repúblicas
federativas, lo mismo que las modernas confederaciones, Germánica,
Suiza y Norte-Americana; han tenido y tienen ese pacto indispensable,
esa constitucion federal.

¿Donde está la que une á las provincias arjentinas? ¿En qué fecha,
en cual congreso se celebró? Cuando se proclamó? ¿Donde se encuentra
rejistrada? Abramos, para responder á esas diversas preguntas, los
anales del Rio de la Plata.

La voz _Federacion_ se empezó á pronunciar por algunos casi desde
el momento de la revolucion de 1810: Artigas la tenia por bandera en
1812: Entre Rios y Santa Fé siguieron tambien ese estandarte en años
posteriores; y hasta 1820 se habló, se escribió y se peleó mucho por
la palabra _federacion_. Pero todo eso no pasó de la prensa y de los
campos de batalla; jamas se propuso en un Congreso, y mucho ménos
llegó á formularse, pacto ninguno federativo. No creemos que haya
quien pretenda que el lema _federacion_, adoptado por un ejército en
la espantosa anarquía de 1815 á 1820, ó las disputas desenfrenadas
por la imprenta, puedan tomarse como prueba de que existió _un
pacto federal_. En otra parte es donde esto debe buscarse; en los
cuerpos representativos de las provincias reunidas; en la expresion
constitucionalmente manifestada de su voluntad; en sus pactos y
constituciones. Esto es lo que vamos á hacer.

Depuesto apénas el gobierno de los Virreyes en 1810, y reemplazado
por una Junta popular, fueron llegando sucesivamente á Buenos Aires
diputados de las otras provincias, que habian adoptado y seguido
el movimiento de la Capital del Virreinato. Un número todavia muy
reducido, y sin mision ninguna constituyente, tomando el nombre
de _Junta Conservadora de la soberania del Sr. D. Fernando_ VII,
formó, en Octubre de 1811, el primer _Reglamento_ con visos de ley
Constitucional: ciñéronse sus disposiciones á deslindar algunas
funciones de la misma Junta, del Poder Ejecutivo, y del Judicial. Nada
absolutamente se dispuso en él con relacion á las Provincias, ni para
unirlas por un pacto, ni aun para fijar su administracion particular.
La indisputable falta de poderes en los autores del _Reglamento_,
fué causa de que el Gobierno establecido mirase _como atentatorio_
el carácter que la Junta tomaba de _conservadora de los derechos del
Rey_; por lo que, rechazando perentoriamente el _Reglamento_, disolvió
aquella corporacion. El mismo gobierno formó entonces, para su propio
régimen, un _Estatuto Provisional_, por cuyo artículo 3.° "se obligó
de un modo público y solemne á tomar todas las medidas conducentes,
para acelerar, luego que lo permitieran las circunstancias, la apertura
del Congreso de las Provincias Unidas."

Invitadas estas, en cumplimiento de esa promesa, á que enviasen sus
diputados á Buenos Aires, se instaló, en 31 de Enero de 1813, la
primera _Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas
del Rio de la Plata_. Este cuerpo empezó á manifestar sin disfraz
la tendencia de la revolucion á la independencia política; y, si
no se atrevió á proclamarla solemnemente por entonces, declaró la
independencia de la Iglesia nacional, creó nueva moneda, abolió la
aristocracia nobiliaria, y dictó muchas otras disposiciones, propias,
en realidad, de un estado soberano é independiente. A ese cuerpo se
debe tambien la abolicion del tormento en las causas criminales, y
las hermosas leyes que declararon libres á los hijos nacidos de madre
esclava, y á los esclavos que se introdujeran, por tráfico, en el
territorio de la nacion. Pero, en el órden constitucional, la Asamblea
no llenó su mision: dictó solamente algunas disposiciones parciales,
para reglamentar, en parte, el sistema electoral, para organizar el
poder judicial, y especialmente el ejecutivo. En este último, reemplazó
el Gobierno de la Junta por la Autoridad unipersonal del Director
Supremo, y estableció la responsabilidad ministerial. Pero nada hizo,
ni aun indirectamente, para fijar la forma de gobierno; nada tampoco
respecto de las provincias, ni para unirlas por un pacto, ni por un
vínculo constitucional. A ese respecto, la Asamblea Constituyente de
1813 fué como si no hubiese existido. Dividida en su seno, y en medio
de la anarquía que reinaba en 1815, se disolvió el 16 de Abril de ese
año.

La _Junta de Observacion_, que dejó entonces establecida, formó,
en Mayo de ese propio año de 1815, el _Estatuto Provisional, para
la direccion y administracion del Estado_, que debia rejir como
constitucion, hasta que esta se formase en el nuevo congreso que debia
reunirse. Su carácter provisorio--ó mas bien, el temor que entonces,
y aun despues, se manifestó de decidir qué forma de gobierno se
adoptaria--hizo que el _Estatuto Provisorio_ no designase ninguna. En
cuanto á las provincias, se dispuso que las elecciones de sus cabildos
y gobernadores _fuesen populares_, en cada una respectivamente.

El 25 de Marzo de 1816 se instaló solemnemente en la capital de
Tucuman _El Congreso Soberano de las Provincias Unidas del Rio de la
Plata_, célebre por haber sido el que declaró la independencia de la
Nacion; y el que primero trató séria y fundamentalmente, de darla una
constitucion propia, y adecuada á su nuevo ser. Antes de esa fecha,
se habia hablado y combatido mucho, como arriba dijimos, á nombre de
la _federacion_; pero, tan léjos estaba eso de importar la adopcion
de esa forma de gobierno, que el Congreso de Tucuman, poco despues de
instalado, fijó, como uno de los preferentes objetos de sus trabajos,
esta proposicion:

"¿Que forma de gobierno sea mas adaptable á nuestro actual estado, y
mas conveniente para hacer prosperar las Provincias Unidas?"

En las sesiones que, sobre este negocio, empezaron tres dias despues
de declarada la independencia, muchos y muy respetables diputados
opinaron por la forma de gobierno _monárquico representativo_. En años
posteriores se ha acusado de traicion á los que, _antes de aquella
fecha_, pensaban en una monarquía; pero esas acusaciones solo han
probado ignorancia completa de nuestra historia política. El hecho
es que, en 1816, no habia opinion ninguna dominante sobre forma de
gobierno: no estando aun declarada la independencia, no habia llegado
el caso de decidir aquella grave cuestion; podia establecerse una
república, ó continuar las tradiciones coloniales, como sucedió siete
años despues en el Brasil: hombres eminentes, en el Congreso mismo
que declaró la independencia, y fuera de él, sostenian la creacion
de una monarquía constitucional: el Jeneral Belgrano--la reputacion
de patriotismo mas pura de toda mancha, respetada hasta por el mismo
Rosas--el Jeneral Belgrano era entonces un ardiente partidario de ese
sistema monárquico: la parte que dejó escrita de su autobiografia,
y que se halla en nuestro poder; su correspondencia íntima, de que
tambien poseemos una porcion autógrafa, ofrecen en cada pájina una
prueba de esa opinion: entre muchas escojemos el siguiente párrafo de
una carta suya, escrita en Tucuman, el 8 de Octubre de 1816 que es
precisamente la época de que ahora tratamos.

"Al dia siguiente de mi arribo á esta, el Congreso me llamó á una
sesion secreta en que me hicieron varias preguntas. Yo me exalté;
lloré; é hice llorar á todos, al considerar la situacion infeliz del
pais; les hablé de monarquía constitucional con la representacion
soberana en la casa de los Incas: _todos abrazaron la idea_; créalo
Vd., compañero, única para concluir con nuestros enemigos."

En otra de 25 de Enero de 1817, quejándose de que nada habia hecho el
Congreso, dice.

"Despues de tanto tiempo empleado estamos tal vez peor que en los
principios; y sin tal vez; pues habiéndose resuelto á declarar de
palabra la independencia no se han atrevido á decirnos _con que forma
de gobierno se sostiene_; habiendo perdido la oportunidad mas feliz
para cimentar _la que no hay un hombre honrado que no desee_."

Esta era la monárquica constitucional; y la única diferencia de
opiniones, decia el General Belgrano, era "si se daria la Corona á
la casa de Borbon ó á la de los Incas." El Congreso, sin embargo,
se dividió en varios pareceres: opinaban unos por la _monarquía
constitucional_, otros por la _república federal_, otros por la
_república única é indivisible_; la discusion se renovó muchas veces,
en varios periodos, lo mismo en Tucuman que en Buenos Aires, á donde
el Congreso se trasladó en 1817: pero jamas se resolvió ese punto; y,
por estraño que sea, se sancionó una Constitucion sin haberse resuelto,
como adelante veremos.

Esos hechos históricos, rejistrados en documentos auténticos de la
época, muestran perentoriamente la falsedad con que el dictador Rosas
pretende que existian vínculos de _union federal_ entre todas las
provincias, aun desde 1810 y 1811.--Se vé que en 1816, tan léjos
de existir esos vínculos, no se habia adoptado aun, forma alguna de
gobierno, y habia sobre ese particular la diverjencia que se ha visto.

El Congreso, huyendo la dificultad, por temor de acometerla, concluyó
en 3 de diciembre de 1817, el _Reglamento Provisorio sancionado
por el Soberano Congreso de las Provincias Unidas de Sud-América;
mandado observar entre tanto se publicaba la Constitucion_. Aun que
nada se dijo en él sobre forma de gobierno, el modo como disponia la
eleccion de los gobernadores y otras autoridades provinciales, era
diametralmente _opuesto al sistema de federacion_.

"Las elecciones de gobernadores intendentes, tenientes gobernadores y
subdelegados de partido, se harán _á arbitrio del Supremo Director del
Estado_, de las listas de personas elejibles, _de dentro ó fuera de la
provincia_, que todos los cabildos, en el primer mes de su eleccion,
formarán y le remitirán." (Art. 1.° del capitulo 1.° sesion 5.ª)

El último de los artículos de ese Reglamento revocaba espresamente "los
del Estatuto Provisorio formado por la Junta de Observacion, que no
estaban comprendidos en él;" de modo que el principio de la eleccion
popular de los gobernadores de provincia sancionado en el Estatuto
Provisorio, fué expresamente revocado por el Congreso Jeneral, y
sostituido por una eleccion á arbitrio del Jefe del Poder Ejecutivo
Nacional. Tan contrario al principio federal fué el primer acto
constitucional del Congreso en que todas las provincias habian delegado
la facultad de constituirlas.

Dos años despues, el 22 de Abril de 1819, se sancionó, por fin, y se
mandó promulgar, la ansiada _Constitucion de las Provincias Unidas
en Sud-América_. Sin clasificarla por nosotros mismos, copiaremos
la clasificacion que de ella hicieron sus propios autores, en el
_manifiesto_ con que la publicaron:

"Seguramente podemos decir con igual derecho, que decia una sabia
pluma en su caso, que la presente constitucion no es ni la democracia
fogosa de Atenas, ni el réjimen monacal de Esparta, ni la aristocracia
patricia ó la efervescencia plebeya de Roma, ni el gobierno absoluto de
Rusia, ni el despotismo de la Turquia, _ni la federacion complicada de
algunos Estados_. Pero es si un estatuto que se acerca á la perfeccion:
un estatuto medio entre la convulsion democrática, la injusticia
aristocrática, y el abuso del poder ilimitado."

Vése por esas palabras que la constitucion de 1819 tampoco adoptó la
forma federal: en realidad ninguna determinada proclamó: dividió el
poder Lejislativo en dos cámaras; confió el Ejecutivo á un _Director
del Estado_; y organizó independientemente el Judicial; pero, por
increible que parezca, esa constitucion no contenia un solo artículo
sobre las Provincias, no decia una sola palabra sobre el vínculo de
union entre todas ellas, ni sobre su réjimen interior, ni sobre el modo
de elejir sus autoridades particulares.

Esa Constitucion jamas llegó á ejecutarse; ella, y el Congreso que la
dictó desaparecieron en el inmenso caos de anarquía, que siguió á la
caida del directorio, y de que no salieron las provincias arjentinas
hasta fines de 1820. Una nueva tentativa de Congreso Jeneral, que
tuvo lugar en Córdoba, en 1821, se frustró completamente, por no
haberse podido entender en las sesiones preparatorias los diputados
de las diversas provincias. Desde entonces permanecieron estas en
completo aislamiento, sin vínculo alguno de union, hasta Diciembre de
1824, en que Buenos Aires vió instalarse un nuevo _Congreso Jeneral
Contituyente_, compuesto de diputados de todas ellas.

Antes de saltar ese periodo de aislamiento que establece una division
natural en nuestro trabajo, rejistremos aquí dos breves observaciones.

1.ª Ninguna de las Juntas, Asambleas, ó Congresos, que representaron
á las provincias arjentinas hasta concluir el año de 1819, las erijió
en _Confederacion Arjentina_: en ninguno de los Reglamentos, Estatutos,
y Constituciones hechas hasta entonces, se halla siquiera la palabra
_República_, mucho ménos _Confederacion_: el _Estado_, la _Nacion_,
son las únicas palabras que se emplean; y el nombre que se daba á la
reunion de esos diversos pueblos era simplemente el de _Provincias
Unidas del Rio de la Plata, ó Provincias Unidas en Sud América_. El
nombre de _República Arjentina_ se la dió, por primera vez, en la
Constitucion, que se llamó _unitaria_ de 1826; el de _Confederacion
Arjentina_ no se encuentra en ninguna constitucion, en ningun pacto
jeneral; es invencion de Rosas completamente inautorizada.

2.ª Aunque desde 1812 habia quienes gritaban _federacion_, y en los
años siguientes, hasta 1820, hubo un partido _federal_, no existia
entonces otro partido opuesto á este, con el nombre de _unitario_. Esta
denominacion empezó en 1825, al abrirse, en el Congreso Jeneral, las
discusiones sobre la forma de gobierno, que debia servir de basa á la
Constitucion.

La instalacion del Congreso Jeneral Constituyente tuvo lugar en Buenos
Aires el 16 de diciembre de 1824, bajo los auspicios mas lisongeros;
las provincias, aunque en aislamiento completo, habian convalecido no
poco, de la larga y espantosa anarquía de las épocas anteriores; cuatro
años de paz habian permitido á algunas de las mas adelantadas darse
instituciones propias, mas ó ménos perfectas, aunque es verdad que
otras permanecian sometidas á la voluntad despótica de sus caudillos;
pero al fin, habia paz en el interior. La guerra de la independencia
terminaba tambien en los campos de Ayacucho, precisamente en los
momentos en que el Congreso se instalaba; y los pueblos americanos, en
posesion indisputada del objeto de aquella guerra, podian consagrarse,
libres de toda otra atencion, á darse instituciones, que realizasen
el pensamiento que presidió á la independencia. Así se fundaron en
ese congreso muchas y muy nobles esperanzas; ninguna se realizó, por
causas cuyo exámen seria enteramente ajeno de nuestro propósito actual.
Contraigámonos á él solo.

A diferencia del congreso de 1819, y procediendo con mas acierto, el
de 1824 empezó por decidir, antes de todo, cual forma de gobierno
habia de servir de basa á la Constitucion que iba á darse. Ya en esa
época no habia en todo el continente de Sud-América quien creyese
_posible_ una monarquía, en los Estados del habla española; y muy
pocos serian, especialmente en las provincias arjentinas, los que la
creyesen _conveniente_. Catorce años del ejercicio de la democracia mas
irrefrenada y turbulenta, y de una guerra en que los enemigos llevaban
el nombre y la divisa _del Rey_, habian creado profundas aversiones á
los tronos, y confundido, en la creencia popular, la idea de enemigo
con la de Monarca. Era, pues, unánime la opinion y el deseo de adoptar
la forma de gobierno representativo republicano: "no era" segun dice un
grave documento de la época, "una opinion del momento, las mas veces
erronea y siempre peligrosa; era el voto perpétuo, reflexo y permanente
de toda la nacion."

Pero, por muy uniforme que fuese en cuanto al gobierno republicano,
existia profunda division de pareceres, á cerca del modo de organizar
la república. ¿Deberia componerse de diversos estados federados; ó
reunirse todos en uno solo, bajo una autoridad comun? Esa era la gran
cuestion, que se comprenderá mejor leyendo los términos en que la
presentó al Congreso la Comision de negocios constitucionales, al dar
su dictámen sobre ella, en Junio de 1826. He aquí sus palabras:

"La cuestion solo se versa en cuanto á la forma de administracion, y
puede fijarse exactamente en estos términos: ¿se ha de gobernar bajo
la forma de administracion federal, ó de unidad? ¿Se afianzará mejor
el órden, la libertad y la prosperidad de la República, dividiéndose
en tantos estados como provincias, que, aliados politicamente bajo
un gobierno federal para la direccion de los negocios nacionales, se
reserven el resto de soberania necesaria para su direccion particular;
ó formando de todas las provincias un estado, consolidado bajo un
gobierno central, y encargado del régimen interior de todas? ¿Cual de
estas formas será mas á propósito para organizar, conservar y hacer
feliz á la República Arjentina?"

El Congreso no habia querido aventurarse á discutir y resolver
ese punto, sin oir _previamente_ el parecer de cada provincia;
para obtenerle, habia sancionado en 20 de Junio de 1825, una ley
que disponia que se consultase el voto de cada una, debiendo ser
expresado por sus asambleas representativas; que ese voto no quitaria,
sin embargo, al Congreso la libertad de hacer lo que creyese mas
conveniente para la República; pero que las provincias tendrian
tambien el derecho de aceptar ó no la Constitucion. Consultadas todas
ellas, cuatro solamente--Córdoba, Mendoza, San Juan, y Santiago del
Estero;--se pronunciaron por la forma _federal_; tres, Salta, Tucuman y
la Rioja, expresaron su voto por el gobierno republicano _de unidad_;
otras tres, Catamarca, San Luis y Corrientes, dijieron que pasarian
absolutamente por lo que el Congreso decidiera; finalmente, cinco
provincias, Buenos Aires, la Banda Oriental, Santa Fé, Entre Rios y
Misiones, no habian dado respuesta ninguna á la consulta, cuando se
abrieron los debates en el Congreso.

La Comision de Negocios Constitucionales propuso la adopcion de la
forma que llamaremos _Unitaria_, adoptando ya la denominacion que se
le dió; los debates ocuparon cuatro sesiones, al cabo de las cuales se
sancionó, el 19 de Julio de 1826, el proyecto presentado, concebido en
estos términos:

"La Comision de negocios Constitucionales redactara el proyecto de
Constitucion sobre la base de un gobierno representativo republicano;
_consolidado en unidad de réjimen_."

De 54 diputados, que se hallaron presentes, 15 correspondian á la
Ciudad y Provincia de Buenos Aires; todos los demas representaban á
las otras provincias: sin embargo, la mayoria en favor de la forma _de
Unidad_ fué _de_ 43 _votos contra_ 11. Ocupóse luego el Congreso en
formar la Constitucion sobre esa basa; los debates duraron seis meses;
fueron tempestuosos, pero muy interesantes; quedando aquella sancionada
definitivamente el 24 de Diciembre de 1826. Setenta y dos diputados la
firmaron; de los que solo 18 pertenecian á Buenos Aires, y 54 á las
demas provincias.

Conforme á lo resuelto el 19 de Julio, el artículo 7.° de la nueva
Constitucion decia:

"La nacion arjentina adopta para su gobierno la forma representativa
republicana, consolidada en unidad de réjimen."

La administracion de las provincias era consonante con esa basa; las
rejía _un gobernador, bajo la inmediata dependencia del Presidente
de la República_, (art. 130); ese gobernador "era nombrado por el
Presidente, á propuesta en terna de los Consejos de administracion,"
(art. 132); se establecian tribunales superiores de justicia en las
capitales de provincia; y se creaba en cada una de estas un Consejo
de administracion, de eleccion popular directa, cuyas atribuciones
comprendian todo lo concerniente á promover la prosperidad de la
provincia, su policia interior, educacion, obras públicas &a;
creaba empleos para el réjimen provincial; votaba el presupuesto de
gastos para el servicio interior, pero sujeto á la aprobacion del
Congreso Jeneral; creaba rentas en sus respectivas provincias para
cubrir aquellos gastos, en lo que se requeria tambien la aprobacion
del Congreso, lo mismo que la del Presidente de la República para
los reglamentos de recaudacion: las rentas provinciales debian
necesariamente proceder de impuestos directos; pues los indirectos
correspondian todos al tesoro de la nacion: si aquellas no alcanzaban á
las necesidades de la provincia, el tesoro nacional suplia el déficit,
con cargo de reembolso; y si sobraban, el esceso se invertia en mejoras
de la misma provincia, acordadas por su Consejo de administracion, con
aprobacion previa de la Lejislatura Nacional. (_Seccion_ 7.ª _de la
Constitucion_)

Tal fué la constitucion _unitaria_ de 1826. Los que querian la
forma federal, deseaban que los gobernadores de provincia ni fuesen
nombrados por el Presidente de la República, ni dependientes de él;
sino elejidos por las lejislaturas provinciales, y sin dependencia
inmediata; querian, en vez de Consejos puramente _administrativos_,
cuerpos lejislativos en cada provincia, que entendieran exclusiva y
privativamente en su organizacion y gobierno, creando sus rentas,
sancionando sus gastos &a; querian, en una palabra, la absoluta
independencia lejislativa y de administracion, en todo lo concerniente
á su réjimen interior.

Los que esto sostuvieron en las discusiones sobre forma de gobierno
y sobre Constitucion, se llamaron _federales_; los que defendian las
ideas que la Constitucion adoptó, tomaron el nombre de _unitarios_. Y
ese es--ese solo--el oríjen de esas denominaciones, que el dictador
Rosas ha desnaturalizado despues tan monstruosamente, y de que ha hecho
abuso tan odioso[19].

     [19] Basta, para probar esa desnaturalizacion y ese abuso, el
     hecho de que hombres que votaron en 1826 por la forma _federal_
     andan hoy proscriptos por Rosas, como sucede, entre otros, con el
     Dr. D. Mateo Vidal, diputado entonces por la Banda Oriental, y
     emigrado hoy en Sta. Catalina; y por el contrario, hombres como
     D. Lucio Mancilla, Jeneral de Rosas, diputado de Rosas, cuñado
     de Rosas, fué, en el Congreso de 1826, como representante de la
     provincia de San Luis un exaltadisimo _unitario_.

La Constitucion de 1826 tuvo la misma suerte que la de 1819. Cuando
fué sancionada, la guerra civil habia asomado ya en los pueblos de
la república; el Congreso nombró comisionados de su seno que fuesen
á presentarla á cada provincia, y á persuadir la conveniencia de su
adopcion; algunos meses pasaron en esa tentativa, la resistencia
al gobierno provisorio nacional creció considerablemente, en ese
intervalo, dentro y fuera del Congreso; la mayor parte de las
provincias rechazó la constitucion; mientras que D. Bernardino
Rivadavia, Presidente de la República, hacia expontánea renuncia de
su puesto, en Junio de 1827, por considerar quebrantada la autoridad
nacional, y sin vigor para continuar la guerra con el Brasil,
despues del inconcebible y bochornoso desenlace que dió á la primera
negociacion de paz el plenipotenciario arjentino.

A la renuncia del Presidente de la República, siguió muy luego la
disolucion del Congreso en 18 de Agosto de 1827; y las provincias
volvieron nuevamente al aislamiento completo en que se hallaban antes
de 1824. Ningun vínculo de union quedó existente entre ellas. El
coronel D. Manuel Dorrego, jefe del partido federal en el Congreso,
donde era diputado por Santiago del Estero, fué elejido gobernador de
la provincia de Buenos Aires.

Tal es la historia de la tentativa mas ruidosa y mas séria, de las que
se han hecho para constituir los pueblos arjentinos; y del oríjen de
esas denominaciones, mas ruidosas todavia, de _federales y unitarios_.
El fué, como se ha visto, _pura y exclusivamente parlamentario y
constitucional_; circunstancia que deseariamos que jamas se olvidase.
Desde la disolucion del Congreso, en 1827, esos nombres dejaron
enteramente de tener significacion real; en la guerra civil, que empezó
un año despues, los partidos adoptaron, no hay duda, esas mismas
denominaciones; pero no es verdad que combatian por hacer adoptar en la
república la forma de gobierno _unitaria_ ó la _federal_: esas palabras
habian venido á ser puramente distintivos de partido, tan vacios de
sentido político, como las palabras _blancos y colorados_ que adoptaron
los partidos en la República Oriental.

Entre tanto, es evidente que, á la disolucion del Congreso, en 1827,
tampoco quedó existente vínculo ninguno de union, y mucho ménos
federal, entre las provincias Arjentinas.

Otro artículo completará la demostracion de que tampoco le ha habido
desde entonces hasta hoy.

  _Noviembre 11 de 1846._


II.

Disueltos en 1827 el gobierno de la presidencia y el Congreso Jeneral
de las provincias arjentinas, se trató de reunirlas nuevamente en
una _Convencion_ en la capital de Santa Fé: parte de ellas mandaron
allí sus diputados; otras varias rehusaron hacerlo; en este número
se contaban algunas tan importantes como Salta y Tucuman. Las que
concurrieron se hallaron, desde el momento mismo en que sus diputados
empezaron á reunirse, completamente divididas en intereses y en miras:
Córdoba retiró sus diputados, aunque volvió despues á enviarlos; la
division y los obstáculos fueron tales, que pasó cerca de un año sin
que los miembros presentes en Santa Fé pudieran instalar la Convencion.
No lo estaba todavia, cuando se recibió en Buenos Aires el tratado
preliminar de paz con el Brasil; era necesario, para ratificarle,
obtener la autorizacion de las provincias, ó del cuerpo que se suponia
que las representaba; el gobernador Dorrego despachó dos comisionados
á Santa Fé, con el fin de acelerar la instalacion de aquel cuerpo, y
obtener de él la autorizacion para ratificar el tratado. Los SS. Moreno
y Cávia llegaron á aquella ciudad el 23 de Setiembre; en el mismo dia
"se pusieron de acuerdo, dice su nota, con el presidente del Congreso
Nacional reunido en sesiones preparatorias;" que se instaló, por
fin, el dia 24. Su primer acto fué aprobar el tratado y autorizar su
ratificacion.[20]

     [20] Para ratificar el tratado de amistad, comercio y navegacion
     con la Gran Bretaña, en 1825, el gobierno de Buenos Aires,
     encargado del Poder Ejecutivo nacional, fué especialmente
     autorizado por el Congreso General, reunido entonces en aquella
     capital.

Dos meses despues de instalado, tuvo lugar el movimiento de 1.° de
Diciembre de 1828; á consecuencia del cual Buenos Aires retiró, poco
despues, los diputados que el anterior gobierno habia enviado á Santa
Fé, y avisó á los de las otras provincias que no les continuaria las
asignaciones que les pasaba: algun tiempo despues los pocos diputados
que quedaron en Santa Fé se fueron dispersando, hasta que la Convencion
se halló enteramente disuelta. Escusado es decir que en ella nada
absolutamente se decidió sobre arreglos constitucionales; ningun
vínculo político se estableció entre las provincias.

Con la Convencion de Santa Fé concluyen las reuniones jenerales
de diputados de provincias y las tentativas de constituir el pais
por medio de Congresos. La revista que de ellas hemos hecho prueba
acabadamente que en ninguna desde 1810 hasta hoy, se estableció esa
_Confederacion Arjentina_ que el dictador Rosas pregona; que ninguna,
dejó tampoco vínculo de union nacional subsistente entre las diversas
provincias arjentinas.

De los Congresos y Constituciones pasemos ahora á los Tratados, que son
la fuente de obligaciones en que mas se apoya el dictador para suponer
la existencia de su acariciada Confederacion.

Otra vez hemos dicho que esos tratados prueban perentoriamente contra
el dictador, que son ellos el mejor documento de que no existe _el dia
de hoy_ vínculo ninguno de union nacional entre los miembros diversos
destinados á formar algun dia la nacion arjentina. Ahora habremos de
repetir una parte de lo que entonces dijimos, pero añadiremos nuevas é
importantes demostraciones.

Desde luego, es preciso no olvidar que los tratados que el dictador
Rosas invoca solo ligan entre sí á las cuatro provincias litorales,
Buenos Aires, Santa Fé, Entre Rios y Corrientes; y á la primera con la
de Córdoba: las nueve provincias restantes no tienen tratado alguno que
las ligue; y hemos provocado á los papeles del dictador á que digan
donde se hallan publicados, como lo están los antes referidos. De ese
hecho resulta ya una consecuencia importante;--que, cualquiera que sea
la naturaleza política de los pactos existentes, estos no pasan de una
liga _entre cuatro provincias_; y no pueden, bajo pretesto ninguno,
ser considerados como un pacto de union federativa entre todas las que
formaron,--y esperamos confiadamente que han de formar--la República
Arjentina.

Pero ¿cual es la naturaleza política de esos mismos pactos? ¿Qué
establecen; aun respecto de las mismas provincias que los firmaron?
Todos ellos, sin excepcion, expresan la voluntad, y el deseo de las
cuatro provincias litorales y de la de Córdoba, de reunirse en cuerpo
de nacion, bajo la forma federal; pero no hay uno solo que diga, ni
aun indique, que las Partes contratantes se reunian ya en tal cuerpo
de nacion, ó que formaban una república federativa: es enteramente
lo contrario; todos ellos declaran que la nacion no existe reunida;
que estamos _en un periodo de acefalía nacional_, segun dos de ellos;
y todos contienen artículos expresos obligándose á invitar _á todas
las provincias_ á que se reunan y formen la Confederacion, que los
propios tratados reconocen no existir. Entretanto, y mientras no se
reunen, mientras dura el presente estado de aislamiento, las Provincias
Contratantes se ligaron simplemente en alianzas defensivas y ofensivas.
Tal es la naturaleza; tal el objeto único de esos tratados.

Todos los que comprenden á las provincias litorales, desde 1820 se
hallan refundidos en el de 4 de Enero de 1831, _que es el último
de todos_; cuyo primer artículo declara en "su vigor y fuerza los
tratados anteriores, en la parte que estipulan paz firme, amistad y
union estrecha y permanente, _reconociendo recíprocamente su libertad,
independencia, representacion, y derechos_." Hablar de este tratado es,
pues, hablar de todos los anteriores.

Ya hemos observado en otra ocasion que su artículo 3.° establece
alianza ofensiva y defensiva contra agresiones de las otras provincias;
lo que escluye perentoriamente la idea de _Confederacion_, ó de cuerpo
nacional, bajo cualquiera forma; y hemos dicho tambien que una de las
estipulaciones del artículo 16 es la siguiente:

"Invitar á todas las demas Provincias de la República cuando estén en
plena libertad y tranquilidad, á reunirse en federacion con las tres
litorales, y á que por medio de un Congreso General federativo se
arregle la administracion general del pais bajo el sistema federal, su
comercio interior y esterior, su navegacion, el cobro y distribucion
de las rentas generales, y el pago de la deuda de la República,
consultando del mejor modo posible la seguridad y engrandecimiento
general de la República, su crédito interior y exterior, y la
soberania, libertad é independencia de cada una de las Provincias."

Es imposible demostracion mas completa de que, al tiempo de celebrarse
ese tratado, no existia Confederacion Arjentina; pues que se pactaba
invitar _á todas las demas provincias_, ménos las cuatro litorales, á
formar esa misma Confederacion. El Dictador Rosas, en su _Gaceta_ del 6
de este mes, comprendiendo toda la fuerza de esa demostracion, que ya
habiamos hecho otra vez, dice que las demas provincias _han adherido_ á
ese tratado: no indica _cuando_, ni existe publicado un solo documento
que pruebe esa adhesion; aunque es claro que la constitucion ó el pacto
federal de un Estado, no tiene por que ser documento reservado.

Pero eso es lo de ménos: el dictador Rosas, al afirmar la adhesion
de las provincias al tratado de 1831, no ha pensado lo que dijo; no
ha tenido presente sus propios documentos. Un decreto suyo de 22 de
Mayo de 1835, ordenó que en las fechas de todo acto oficial se pusiese
siempre:--"Año tantos de la libertad, tantos de la independencia
_y tantos de la Confederacion Arjentina_;" y empezó en ese mismo
decreto, y ha continuado hasta hoy, contando los años de la supuesta
Confederacion _desde_ 1830. ¿Porqué?--Cuando dice, en sus documentos de
hoy; _año 37 de la libertad_, todo el mundo sabe que se cuenta desde el
25 de Mayo de 1810, dia en que tuvo lugar en Buenos Aires el movimiento
popular que depuso al Virrey, y dió principio á la revolucion: del
mismo modo, el _año 31 de la Independencia_ se cuenta desde el 9 de
Julio de 1816, dia en que la declaró solemnemente el Congreso, reunido
en Tucuman. Pero ¿desde que dia, desde _que suceso_, de 1830, se cuenta
_el año 17 de la Confederacion Arjentina_? ¿Que responde á eso la
_Gaceta de Rosas_? Ella sostiene que su decantada _Confederacion_ tiene
por fundamento el tratado de 4 de Enero en 1831; sostiene que las demas
provincias adhirieron á él, necesariamente _despues de esa fecha_;
¿como es entonces que se cuenta la _Confederacion_ desde 1830?

Algo mas--y esto acaba de demostrar la farsa de ese embuste,
consagrado por la ignorancia en el exterior, por el miedo y la
adulacion en el interior:--Rosas sostiene unas veces que su
Confederacion empezó en 1830; otras, que existe por el tratado de 1831;
sea como él quiera, la provincia de Buenos Aires sancionó una ley, el 8
de Julio de 1833, cuyo artículo 3.° disponia literalmente que

"La provincia _no se reunirá en nacion_ sino bajo la forma federal,
_en conformidad con los pactos que tiene celebrados con las provincias
hermanas_."

Luego en 1833 no estaba todavia _reunida en nacion_; luego los pactos
con las provincias litorales y con Córdoba _no eran una reunion en
nacion_; luego es una supercheria, una fantasma, esa Confederacion
Arjentina, que el dictador hace contar desde 1830.

Creemos que, llegando aquí, nadie que tenga buen sentido puede
desconocer que semejante _Confederacion_ no ha existido jamas, ni
existe hoy. No se halla en las constituciones; no fué creada por los
Congresos jenerales; no está pactada en los tratados, ¿donde existe,
pues, ese pacto de union federal? En vano se le buscará: no existe, ni
existió jamas. ¿Por qué, pues, ha mandado el decreto de Rosas que se
cuente la existencia de la _Confederacion Arjentina_ desde el año 1830?
Porque en ese año entró Rosas á mandar en Buenos Aires; es la única
razon.--Él solo, es la Confederacion Arjentina.

  _Noviembre 14 de 1846._



Orijen de los males y desgracias de las Repúblicas del Plata.

DOCUMENTOS CURIOSOS PARA LA HISTORIA, PUBLICADOS POR EL JENERAL G. A.
DE LA M.--MONTEVIDEO NOVIEMBRE DE 1846.[21]


Con ese título se ha publicado, hace pocos dias, en esta capital, un
folleto que encierra cuatro documentos, _de cuya autenticidad_, dice
su editor, _no debe dudarse_. Dejamos á un lado el primero, porque,
auténtico ú apócrifo, nada puede interesar á la historia ni al crédito
de la revolucion americana: los que han hojeado un poco los papeles
de 1819 y 1820 saben que nada era mas comun, en aquella época de
anarquía y disolucion social, que esas apasionadas acusaciones de los
hombres y de las provincias, las unas contra las otras; siendo por lo
general, la de Buenos Aires el blanco á que mas tiros se asestaban,
por lo mismo que en ella residian las autoridades nacionales, de las
que todos se quejaban. Cien documentos de esa clase presentariamos sin
dificultad, contrarios los unos á los otros: pero el que en ellos se
propusiese buscar la verdad de los hechos y de sus causas--estudiar la
historia,--se mostraria tan incapaz de escribirla como de comprenderla.
¿Qué importancia histórica pueden tener las acusaciones que hoy dirije
contra el gobierno oriental su enemigo del otro lado del Plata? Pues á
esa misma categoria corresponde el primer documento del folleto.

     [21] Los artículos sobre la _Confederacion Arjentina_, y la
     refutacion al escrito publicado por el General La Madrid, fueron
     reproducidos en folletos, que el Dr. Varela hizo circular
     profusamente. _L. D._

No sucede lo mismo respecto de los otros tres: y, á pesar de la fé que
individualmente nos merece el jefe, compatriota nuestro, que los ha
dado luz, no solo dudamos de su autenticidad, sino que la contradecimos
abiertamente; y esperamos que no ha de haber una persona sola que la
admita, despues que haya leido lo que en este artículo diremos.

Desempeñamos, al escribirle, un imprescindible deber de patriotismo;
hijos del Rio de la Plata, con un periódico á nuestra disposicion,
no hallariamos disculpa ante nuestros compatriotas, ni ante nuestra
conciencia propia, si dejásemos correr, sin procurar atajarle, ese
torrente de negra difamacion contra las glorias y las tradiciones de
la revolucion americana, y contra el carácter moral de los pueblos á
que pertenecemos. No son los hombres por esos documentos difamados los
que tratamos de defender; ese cuidado será suyo: hay entre ellos muy
pocos á quienes conozcamos hoy; otros de cuya amistad nos honrábamos
cuando vivian, y cuya memoria veneramos ahora; otros, por fin, que
mandan en la actualidad batallones del dictador Rosas, que son sus
consejeros íntimos, ó sus ajentes en el exterior: todos nos son iguales
en este caso: no son ellos, lo repetimos, es el pais, es la moralidad
de su revolucion de 1810, son las glorias y los principios políticos
y sociales de su guerra de la independencia lo que vemos atacado, lo
que tenemos que defender. Nada queda á nuestros pueblos del Rio de
la Plata, que pueda todavia sostener alzada su frente, en medio del
descrédito á que los condena su estado actual, sino es la moralidad, la
elevacion, el fin político y social del pensamiento de la emancipacion
americana; y los sacrificios y los triunfos con que la conquistaron:
es eso lo único que estos pueblos conservan para probar que no siempre
han sido lo que son hoy, y que tienen capacidad para elevarse á grandes
concepciones y á grandes hechos. Bórrese todo esto de los anales del
Rio de la Plata, ¿y qué nos queda?

Pues todo eso aparece borrado en los documentos que nos ocupan. Los
grandes hechos políticos y militares de la revolucion se presentan
ahí como la obra oscura de la casualidad, sin que el jénio los
preparase ni los ejecutase el valor: Montevideo aparece arrancado á
sus conquistadores, en 1814, contra las intenciones y los deseos del
jefe que le rescató; el asombroso paso de los Andes aparece efectuado
á pesar de los obstáculos que pérfidamente oponian los mismos que
aparecian promoviendo la colosal empresa; y la libertad de todo Chile,
ganada en un solo dia sobre los llanos de Maipú, no se debió segun
esos oprobiosos documentos, sino _á un acceso de locura, á uno de los
accidentes comunes en la guerra_. ¿Qué mas dirian--que mas han dicho,
en realidad--los acérrimos enemigos de la independencia americana,
que en épocas diversas, han escrito para difamarla? Ninguno, á la
verdad, ni el mismo historiador Torrente, empleado por el rey Fernando
con el objeto solo de desfigurar la revolucion, y de denigrar á sus
autores, ha rebajado las glorias de aquella tanto como el papel de que
tratamos, ni ha trazado jamas un cuadro de desórden, de inmoralidad, de
corrupcion profunda, de pérfida traicion, y de desvergonzado cinismo,
en los hombres que dirijian la revolucion, y en las clases elevadas de
la sociedad americana, como el que esos documentos suponen absurdamente
trazado por los mismos personajes del cuadro. Las acusaciones de
nuestros enemigos han podido pasar sin refutacion; su crédito venia
viciado en su propio oríjen; pero ¿como dejar de refutar las que se
publican como confesiones auténticas de los propios criminales?

Vamos, pues, á entrar en esa refutacion; será detenida, porque es
necesario que sea completa. Empezarémos por la historia de los
documentos mismos.

Ellos no son nuevos para nosotros: los conocemos _hace dos años_,
y lo conocen muchas personas en Montevideo y fuera de él, como
adelante diremos. Nunca pudimos, por mucho empeño que antes de ahora
hemos hecho, averiguar, _con entera exactitud_, quien fué el hombre
degradado que se manchó con esa falsificacion indigna; ni la época
precisa en que ese crímen se cometió; ni el objeto directo que se tuvo
en vista al cometerle.--Muchos le suponen obra de un desgraciado que
ya no existe, no sin buenos fundamentos para creerlo. En cuanto á la
época, escasa duda nos queda de que fué por los años 1821, cuando el
partido que se llamó de Sarratea perdió toda esperanza de volver al
gobierno, establecido sólidamente por el Jeneral D. Martin Rodriguez.
Hay quien piensa que el objeto fué el de ganar prosélitos para aquel
partido en la eleccion de diputados á un congreso que se proyectaba;
pero cualquiera que fuese, es evidente que no pudo dejar de ser una
alevosia, una calumnia fraguada contra hombres, á quienes habia
designio de sacrificar en la opinion de los pueblos.

Sin mas investigar lo que no puede averiguarse, el hecho es que
semejantes documentos fueron jeneralmente ignorados hasta despues que
el dictador Rosas ocupó el gobierno de Buenos Aires: no se sabe de
donde los obtuvo; pero consta que, desde 1836, _cuando ménos_, empezó
él á esparcir copias manuscritas, dándolas como enteramente auténticas,
y con aire de grande reserva. Muchas envió á las Provincias
Arjentinas, y á los Estados vecinos; y fué especialmente solícito en
darlas á diversos ajentes extranjeros que residian en Buenos Aires;
de esto último tenemos personal conocimiento, como le tienen de la
existencia de copias en los pueblos arjentinos, en Chile, en Bolivia,
y otros Estados, personas diversas residentes en esta capital. Esos
documentos, que tan equivocadamente se publican ahora como armas contra
el dictador, han sido precisamente en sus manos grandes auxiliares
de sus miras; con ellos trataba él de persuadir, especialmente á los
extranjeros, á que todos los gobiernos anteriores al suyo habian sido
anarquía, confusion, traicion y desórden, y que solo un poder de fierro
podia rejenerar paises tan profundamente desmoralizados, como en esos
documentos se pintan. Ese era el uso que de ellos hacia Rosas; para
eso los derramaba con misterio, guardándose de publicarlos, por que
sabía bien que, como toda intriga destinada á jerminar en la oscuridad,
caeria aniquilada con solo presentarla á la luz. En este sentido,
miramos como una fortuna la publicacion de esos documentos: corrian
sijilosamente evitando una desmentida que destruiria el efecto con que
se circulaban: ahora su publicacion ofrece la oportunidad de quebrantar
ese instrumento de perfidia.

Entremos ya en esa tarea.

El suceso que sirve de oportunidad, ó de motivo, á la falsificacion de
esos documentos--es decir, la llegada á Buenos Aires; en 1820, de una
comision española, que se anunció como encargada de negociar--ocurrió
del modo siguiente: El dia 4 de diciembre de aquel año, se presentó
en la rada de Buenos Aires el bergantin de guerra español _Aquiles_,
teniendo á su bordo á los Sres. D. Manuel Herrera, D. Tomas Comyn, D.
Feliciano del Rio y D. Manuel Martin Mateo; que se decian _Comisionados
Rejios_: el mismo dia 4, dirijieron á la Junta de Representantes
una nota en la que anunciaban que Fernando VII, Rey Constitucional
de las Españas, habia confiado á su celo el encargo de "acelerar la
terminacion de las diferencias existentes entre individuos de una
misma familia, y procurar dejar sólidamente cimentada la concordia
jeneral;" y pedian, para poder desempeñar su comision con la debida
independencia, que la Junta expidiese--

"El mas amplio salvo-conducto revestido de las solemnidades y garantias
necesarias, para que, declarada la inviolabilidad de sus personas,
papeles, y equipajes, y las inmunidades, y demas privilejios, que
prescribe el derecho de jentes en tales casos, se pudiesen considerar
en un todo asegurados bajo del sagrado de la fé pública como legados
del rey constitucional de las Españas, y desembarcar con sus criados, y
equipajes de abordo del bergantin de la armada nacional el _Aquiles_,
al mando del teniente de navio de la misma D. Pedro Hurtado de
Corcuera, y pasar á alojarse, y residir con plena libertad y seguridad
en la ciudad de la Santísima Trinidad de Buenos Aires; durante el
espacio de tiempo, que fuere necesario para tratarse y ser llevado
al cabo este importante negocio; debiéndose especificar precisamente
en dicho salvo-conducto para el inesperado caso de interrumpirse los
tratos entablados, un plazo cómodo, dentro del cual haya de realizar la
comision réjia su embarque, y seguro regreso marítimo, bajo del sagrado
de la fé pública, con bandera parlamentaria, y en los propios términos,
en que se la hubiese librado el salvo-conducto para su residencia en
tierra."

La Junta contestó esa nota de un modo que bastaria, por sí solo, para
desbaratar todo el armazon de calumnia levantado en los documentos que
desmentimos; por mucho que en ellos se diga que aquella respuesta solo
fué calculada para alucinar al pueblo. He aquí su tenor:

  "_Contestacion de la muy Honorable Junta de Representantes_.

"Sala de sesiones de la Honorable Junta provincial en Buenos Aires y
diciembre 6 de 1820.

"Nada seria mas grato á esta Honorable Junta para terminar las
diferencias existentes entre esta parte de América y el gobierno
de España, como el otorgar á V. SS. el amplio salvo conducto, que
en su comunicacion del dia 4 del que corre (equivocado noviembre)
solicitan en favor de sus personas, equipages, y criados, no ménos que
del bergantin de la armada el Aquiles, su comandante, oficialidad, y
tripulacion, revestido de las solemnidades, y garantias necesarias,
con la inviolabilidad de sus papeles para pasar á alojarse y residir
con plena libertad, y seguridad en esta ciudad, durante el espacio
de tiempo, que fuese necesario para tratar, y llevar al cabo el
importante negocio de su mision, si lo permitieran los mejores
principios del derecho de gentes, las reglas adoptadas para todos los
pueblos cultos, y la calidad parlamentaria de la mision de V. SS. en
circunstancias de hallarse existente la guerra abierta, que S. M. C.
tiene declarada á esta parte del continente, ocupando y hostilizando
con sus ejércitos la mayor y mejor parte de las provincias altas de
este territorio.--La Junta sin embargo crée un deber suyo alejar la
vista de estos inconvenientes con el objeto de cimentar sólidamente la
concordia, y acelerar la terminacion de diferencias, si la autorizacion
de facultades, con que V. SS. se dicen revestidos por parte del
monarca constitucional, es extensiva á reconocer, antes de toda
negociacion, la preliminar é indispensable base de la independencia,
que esta y las demas provincias en congreso general han establecido
en la acta, cuyo ejemplar certificado se acompaña, y de cuyo sagrado
compromiso ante el Eterno, y ante las naciones del globo, no pueden
separarse un punto sin renunciar á sus mas altos é incontestables
derechos. Espera, pues, la Junta que V. SS. se servirán indicarle
por conducto del gobierno, natural y legitimo en estos actos, si sus
facultades son extensivas á la indicada base, acompañando en tal caso
las credenciales de su mision, para que en vista de uno y otro pueda
resolverse sobre el salvo conducto y su mansion en tierra, con las
amplitudes que la pretenden. Mientras tanto, con el honor de explicar á
V. SS. en contestacion los sentimientos de la Junta, lo tengo tambien
en ofrecerles las distinguidas consideraciones, con que los saludo á
nombre de ella, como su presidente.--_Dr. Estevan Agustin Gazcon_,
vocal secretario.--Señores de la comision régia D. Manuel Herrera, D.
Tomas de Comyn, D. Feliciano del Rio, y D. Manuel Martin de Mateo. Es
copia--_Dr. Gazcon_, secretario."

Esta nota fué remitida á bordo del _Aquiles_, el dia mismo de su
fecha; quedó entregada _á las 8 de la noche_; y los comisionados, sin
dar otro paso ninguno, se hicieron á la vela esa misma noche del 6, y
desaparecieron, para no volver mas, de la rada de Buenos Aires. Aquí
está el parte del oficial encargado de entregar la respuesta de la
Junta.


  "OFICIO DEL CAPITAN DEL PUERTO.

"El comandante de la goleta _Fortuna_ destinada á llevar á debido
efecto la incomunicacion del bergantin español, que conducia la
legacion española, con fecha de hoy me dice lo siguiente. 'Tengo el
honor de informar á V. S. que en el dia de ayer á las ocho horas de
la noche le remití el pliego de la Honorable Junta, á la Comision
réjia á bordo del bergantin español _Aquiles_, que condujo el teniente
graduado D. José Maria Pinedo, y quedaron en mandar la contestacion,
si es que la hubiese; pero á las dos y media de la mañana zarpó
las anclas marcando del E. cuarta al S. E. y luego de dos horas de
haberse perdido de vista, creyendo haber concluido mi comision, me
hice á la vela para las balizas interiores, en donde luego de haber
fondeado izé la bandera de guardia. Lo que comunico á V. S. para su
intelijencia.' Y tengo la satisfaccion de transcribirlo á V. E. para su
superior conocimiento.--Dios guarde á V. E. muchos años. Buenos Aires y
Diciembre 7 de 1820.--_José Zapiola_.--Exmo. Sr. Gobernador y Capitan
General Sostituto. Es copia--_Luca_."

Estos documentos, publicados en la _Gaceta_ ministerial de 7 de
diciembre de 1820, establecen los hechos siguientes:--que el _Aquiles_
solo estuvo en Buenos Aires desde el dia 4 en que entró, hasta la noche
del 6 en que desapareció; y que la respuesta oficial de la Junta se
entregó á bordo de ese buque _á las ocho de la noche_ de aquel último
dia.--Oportunamente aplicaremos estos hechos. Volvamos ahora al tenor
de los documentos que impugnamos.

El puede, tal vez, alucinar á los que no tengan nocion alguna de la
lucha de los partidos, en las épocas que los documentos abrazan,
pero no á quien conserve recuerdos de ella, ó á quien haya leido los
periódicos y publicaciones de entonces: toda la supuesta nota de la
Junta á los Comisarios réjios, no es absolutamente otra cosa que una
recapitulacion de todos los cargos, acusaciones, insultos y calumnias,
que los partidarios de D. Manuel de Sarratea dirijian entonces á los
_Congresales_, _Puigredonistas_ y demas que figuran en la nota. Su
autor no ha tenido evidentemente otro trabajo que agarrar los papeles
de las épocas que recorre, é ir zurciendo todas esas acusaciones,
en los mismos términos en que estaban las publicadas, tales como
aparecian, sobre todo, en la célebre y calumniosa _causa de los
Congresales_, impresa en 1820: la única diferencia consiste en que esos
cargos y calumnias eran hechos á los hombres que firman la supuesta
nota por sus enemigos políticos, mientras que en esta aparecen como
confesion propia de los culpables.

Esa circunstancia es la primera que rechaza de plano, para todo hombre
de buen sentido, la autenticidad de ese documento.

Se comprende bien, para mengua de la naturaleza humana, que haya
hombres que cometan los crímenes que en la nota se atribuyen á los que
la firman: pero que los haya, capaces de reunirse, en número de 23,
para extender un documento escrito y firmado, en que _expontáneamente_,
se acusan á si propios de haber ejercido vejaciones odiosas sobre el
vecindario, de haber dilapidado y empleado en fomentar la guerra civil
el dinero que, por esas vejaciones, arrancaban al pueblo; de haber
"arruinado las fortunas particulares" (entre las que naturalmente
irían las suyas envueltas); de haber formado el plan "de exterminar
las provincias," las unas por medio de las otras; de haber hecho "que
los ejércitos de una y otra parte se destrozasen; que las familias
comprometidas abandonasen sus hogares, que se consumiesen los fondos
de toda especie;" de haber dado entrada á los portugueses en la Banda
Oriental, haciendo que se apoderasen, de parte de sus ganados; de
haber tenido "por objeto principal dejar bien excitado el odio y
la animosidad entre los pueblos hermanos;" de estar acostumbrados
por principios _á medidas de sangre_, de tener por sistema celebrar
"alianzas fraudulentas;" de calcular para todo, "con su propia
ignorancia y corrupcion que ellos mismos fomentaban y perpetuaban";
de no haber tenido, en fin, otra ocupacion en 7 años consecutivos,
que la traicion, el fraude, el esterminio de sus conciudadanos, la
permanente conspiracion contra su patria;--que de todo eso se acusasen
expontáneamente, por escrito y bajo su firma; que el Jeneral D.
Martin Rodriguez, á quien todos conocimos tipo de intachable probidad
política, reconociese haber sacrificado de intento una division cuyo
mando se le confió, haciéndola derrotar por los españoles; en fin, que
todos esos hombres se hagan un mérito de esos delitos y abominaciones,
y traten de recomendarse por ellos ante otros hombres estraños,... ¡oh!
eso no lo crée nadie: de eso no hay un ejemplo solo en la historia
harto manchada, de las maldades humanas; eso es necesariamente falso,
porque no puede ser verdadero. Ninguno de esos hombres ha tenido
jamas fama de loco: ¿como creer que no hubiese uno siquiera á quien
ocurriese la idea de que los _comisionados réjios_, á quienes dirijian
ese testimonio de la mas abyecta degradacion moral, habian de mirar
con repugnancia y con horror á entes tan despreciables y corrompidos?
Esa sola reflexion bastaria, aun á presencia de firmas que pareciesen
orijinales, para dudar de su autenticidad; cuando se trata de una
simple copia, basta para afirmar la falsificacion.

Y en efecto, el mismo jeneral La Madrid la asegura positivamente: él
dice que su firma _ha sido subplantada, como lo serán tal vez algunas
otras_; ¿y quien ignora que documento en que hay una firma falsa es
falso en todo su contesto? Si la del jeneral La Madrid _ha_ _sido
subplantada_, ¿porque no lo habrán sido del mismo modo todas las demas?
El que falsificó positivamente una, _y tal vez algunas otras_, ¿porque
no habrá falsificado todas? La aseveracion del jeneral La Madrid
respecto de su firma, destruye perentoriamente la que él mismo hace de
la autenticidad del documento: son dos ideas que se repelen, tanto en
jurisprudencia como en simple buen sentido. La misma desmentida que
hace el jeneral La Madrid hacen tambien el jeneral Alvarez y D. Braulio
Costa, que se hallan en Montevideo; el primero de estos afirma que, á
la fecha del documento, no se hallaba siquiera en Buenos Aires, sino en
San Nicolas de los Arroyos: tenemos, pues, tres firmas reconocidamente
falsas: ¿quien abona la verdad de todas las otras? Sigamos examinando.

Suponiendo que los que aparecen en la nota hubiesen tenido toda la
degradacion necesaria para firmarla, natural era que no confiasen
documento tan grave, sino á personas en quienes tuviesen previa y
completa confianza. Sinembargo, de la propia respuesta que se supone
dada por los _Comisarios réjios_, resulta espresamente probado que no
existia entre ellos y los que firman la nota, la mínima intelijencia:
algo mas: en esa respuesta se hace decir á los _comisarios_, que la
misma desdeñosa repulsa que hacen de la traicion de la _sociedad
secreta_ la habian hecho de antemano á algunos miembros de ella: "Así
lo dijimos en el Janeiro" está escrito en la páj. 46 del folleto, "al
Sr. D. Manuel José Garcia, luego que nos hizo _las primeras_ aperturas
de estos negocios en aquella corte; así lo manifestamos en Montevideo
al Sr. D. Juan Martin Puigredon, y al Sr. D. Antonio Saenz con igual
motivo; y tenemos el honor de repetirlo hoy á V. SS. en contestacion
á su nota muy reservada." Existiendo esos antecedentes, ¿habria la
Junta insistido en poner ese documento en manos de los que ya habian
rechazado sus ofertas? No queda el arbitrio de decir que ignoraban
esta repulsa; pues que la supuesta nota de la Junta, dice espresamente
[páj. 40.] que la tenian preparada luego que se supo que iba la mision;
y es natural que los ajentes en Montevideo, si no el de Janeiro, les
hubiesen prevenido la repulsa de los _Comisarios réjios_. Es tan
repugnante al buen sentido la idea de que los culpables confiasen su
propio proceso de infamia y de muerte á hombres con quienes mediaban
esos antecedentes, que todos admitirán esa circunstancia como una nueva
prueba de la falsedad del documento.

No es ménos clara la que resulta, comparando la hora en que los
comisarios recibieron á bordo la nota de la Junta, con la en que se
supone que la contestaron. Al empezar esa nota reservada, se dice que
la respuesta pública iba _inclusa en el mismo pliego_: por el parte
del Capitan del Puerto arriba inserto aparece que ese pliego fué
entregado en el bergantin _Aquiles_ á las 8 de la noche del dia 6; y
la supuesta contestacion tiene fecha del mismo dia, _á las 9 de la
noche_: una sola hora medió, pues, entre el recibo y la contestacion
de la nota: ese tiempo apénas bastaba para la lectura seguida y rápida
de un documento que tiene 26 páginas impresas: pero los Comisarios
aparecen, á mas, diciendo que D. Felix Alzaga, enviado por la Junta
para darle mas informes "ha tenido la bondad de acompañarlos en su
lectura, haciéndoles sobre todo los detalles y explicaciones que
juzgó necesarios;" y por último la respuesta de aquellos tiene cinco
pájinas de impresion. ¿Puede admitirse que, en una hora de tiempo,
los _Comisarios_ leyeron las notas de la Junta, oyeron _los detalles
y explicaciones del Sr. Alzaga_, escribieron el borrador de su larga
respuesta, y le copiaron en limpio para remitirla?

Esperamos que no se nos dirá que solo presentamos pruebas negativas:
desde luego, es una negativa lo que con ellas tratamos de probar; y,
despues de eso, pruebas de esa clase hay, tan irresistibles como las
positivas. Continuemos manifestándolas.

Pocos habrá entre nosotros, que no conozcan la _Historia de la
revolucion hispano-americana, por D. Mariano Torrente_: para
escribirla, por órdenes especiales de Fernando 7.°, se abrieron al
autor todos los archivos que contenian documentos sobre los sucesos
que debia tratar: no hay hecho ninguno militar, político, diplomático,
y aun puramente administrativo, en conexion con la revolucion
americana, de que no muestre el escritor español conocimiento perfecto
y oficial, aun que los desfigura y refiere conforme á su propósito. En
esos archivos debieran naturalmente hallarse los muchos documentos,
que, segun la nota de la Junta, probaban sus servicios al monarca:
ella dice, pag. 21, que el Gabinete español _sabía bien_ el plan y los
tratados secretos que tenian con el Brasil, _porque se les transmitió
desde el principio_; y habla con repeticion de los informes que sus
ajentes remitian á la Corte, y al embajador español en el Janeiro: algo
de eso debiera haber llegado á conocimiento del historiador Torrente;
y nada habria podido servir mejor al objeto único de su libro, que era
difamar la revolucion y sus autores. Pues bien, Torrente no encierra
una palabra, una indicacion siquiera, de que existiesen jamas los
planos ni las intelijencias que la nota supone: muy al contrario, en
su tonto empeño de persuadir que la América suspiraba todavia por la
antigua metrópoli, dice precisamente que los únicos de quienes nada
habria que esperar serian _los Buenos-aireños_, á quienes ataca como
los mas rebeldes, mas tenaces y _demagogos_.

Pero eso es poco; ese mismo historiador desmiente perentoriamente mas
de uno de los hechos referidos en la supuesta nota. Era, en efecto, de
estrañar que, en medio de la desmoralizacion social, de la arraigada
corrupcion que aquella probaria, si fuese cierta; no se hubiese dado,
hasta su fecha, un solo ejemplo de traicion en un jefe militar, que
se hubiese pasado al enemigo: la nota para llenar ese vacio, cita al
jeneral Rodriguez cuando era sarjento mayor, á las órdenes del jeneral
Rondeau. Pongamos en parangon lo que á ese respecto dice la nota y lo
que Torrente dice: Segun la primera, D. Martin Rodriguez:

"Encargado de _una fuerte division_, sobre el ejército del rey, fué su
primer empeño sacrificarla y _entregarse prisionero á los fines que
se le indicaron_: él lo realizó todo á satisfaccion en Venta-y-media.
Instruyó Rodriguez al jeneral Pezuela bien á fondo de nuestra situacion
y nuestras miras, como de las suyas personales; y regresó _en clase de
fugado, ó suelto jenerosamente_ por el enemigo."

Eso se supone firmado por el propio Rodriguez: he aquí como refiere
ese mismo suceso el historiador español sobre lo que veces diversas,
hablamos con el viejo jeneral, que se reia al recordar el modo como
engañó á Pezuela. Despues de decir que la fuerza de Rodriguez era de
_cincuenta hombres_, refiere como fué atacado por 180 al mando del
comandante Vijil, que Rodriguez se parapetó en una casa, donde Vijil le
atacó; y luego añade:

"La resistencia fué tenaz y vigorosa, hasta que viendo los insurjentes
su inevitable ruina y la inutilidad de sus esfuerzos, rindieron sus
armas coronando las sienes de los realistas con un ilustre triunfo, no
tanto por el número como por la calidad de los prisioneros, entre los
que se contó el mismo Rodriguez, que era el alma de las operaciones de
Rondeau.

"Habiendo determinado Pezuela remitir á Lima varios prisioneros que
no dejaban de embarazar sus operaciones, empleó el mayor Rodriguez
todos los resortes de la malicia é intriga para no ser alejado de
aquel pais en el que esperaba ejercer todavia su maléfico influjo.
Con su hipocresia y con una afectada resignacion, capaz de deslumbrar
al hombre mas prevenido y desconfiado, espuso al jeneral en jefe los
deseos de retirarse á su casa si se le queria cangear por dos oficiales
de igual graduacion, prometiendo desengañar á Rondeau de lo infructuoso
de sus esfuerzos en continuar una guerra, cuya terminacion llevaba
todos los caracteres de serle adversa, desde que el lejítimo Soberano
habia sido restablecido al trono de sus mayores con aclamacion jeneral.
Fué aceptada dicha proposicion de Rodriguez y admitido su cange por los
coroneles Suarez y Sotomayor."

Ahí está segun el testimonio del enemigo, _una resistencia tenaz y
vigorosa_, en vez de _una entrega_ por traicion que figura la nota:
una fuerza de 50 hombres, peleando contra 180, en vez de una fuerte
division sacrificada de intento; una astucia del prisionero, que burló
al enemigo, y evitó que le mandasen á las casas-matas de Lima, en vez
de una conspiracion en favor de ese enemigo; y por último, _un canje
por dos coroneles_, en vez de la _fuga_ ó la _soltura jenerosa_. ¿Cual
de los testimonios será mas atendible? ¿Que duda puede quedar de la
falsedad de un papel, así desmentido por quien tendria mas interés en
confirmarle? ¿Quien no vé que el odio de partido al noble gobernador de
Buenos Aires en 1821, fué el oríjen de esa calumnia, de que le defiende
el mas competente y acerbo, de sus enemigos?

La nota dice tambien, pag. 20, que el Congreso de Tucuman "declaró
la independencia solo por captarse la aura popular, _de acuerdo con
el ilustrado ministro español que tenia la embajada en el Brasil_."
Existia, pues, en manos de la España ese gran documento, ese gran
hecho, que alegar, no solo en la América, para desconcertar á los
que continuaban haciéndola la guerra, sino tambien en Europa, ante
las potencias que la amenazaban de reconocer la independencia de las
colonias. Sin embargo, en tanto como se ha escrito en España, y en los
puntos de América ocupados por sus armas, contra los independientes del
Rio de la Plata, no ha aparecido una indicacion siquiera de ese hecho
fundamental, cuya prueba oficial se dice que tenia el Embajador en el
Janeiro. ¿Puede haber explicacion alguna de ese silencio, si no es la
completa falsedad del hecho?

Uno de los méritos mas recomendados en la supuesta nota de la Junta,
es que á los esfuerzos de esta se debió la ocupacion de la Banda
Oriental por las tropas Portuguesas en 1817: se dice expresamente que
tenian _tratados secretos_ con el Rey Juan VI; que los portugueses
eran _sus aliados_ (pag. 26); que _á sus esfuerzos se debia el que
estos tuviesen la provincia oriental_ (p. 25), y esa idea se repite
mil veces, designando siempre á D. Manuel José Garcia como el ajente
de la Sociedad en el Janeiro. Bien, pues: ese mismo D. Manuel Garcia,
fué quien firmó la nota de 4 de Noviembre de 1825, que sirvió de
declaracion de guerra al Brasil, por causa de la Banda Oriental: la
ocasion era la mas propia para echarle en rostro su perfidia; sin
embargo, sucedió todo lo contrario. El _manifiesto_, que con ese
motivo publicó el gobierno imperial, el 10 de diciembre de aquel
mismo año, es un libro de 240 pájinas; de las que 224 están ocupadas
con _documentos_: el objeto del Imperio fué demostrar que él tenia
la provincia oriental, por voluntad de esta, por que sus pueblos le
habian llamado, aclamado y jurado: en ese empeño dió á luz cuanto
documento pudo reunir, de los que la seduccion y la fuerza arrancaron
desde 1817 á los cabildos de los pueblos Orientales: publicó tambien
su correspondencia con el Enviado del gobierno de Buenos Aires, y, sin
embargo, no hay una indicacion sola de esos _tratados secretos_, de esa
negociacion con la Sociedad. Muy léjos de eso; el _manifiesto_ dice
que "es en fin tiempo de descubrir al mundo entero" que el gobierno de
Buenos Aires fué siempre pérfido y "trabajó sin interrupcion en las
tinieblas para comprometer la marcha del Brasil." ¿Y que perfidias,
qué trabajos tenebrosos son esos que el Brasil denuncia? No son otros
que los esfuerzos y los trabajos para impedir que aquel se apoderase
y conservase la Banda Oriental; tan léjos de haber sido para dársela,
y para traer su conquista. Y téngase presente que esas quejas del
_manifiesto_ empiezan desde 1810, "cuando reventó la revolucion de las
provincias españolas del Rio de la Plata, incluso Buenos Aires." Esos
son documentos públicos, de autoridad indisputable; ellos confunden
las calumnias, vulgares en 1817 y años despues, sobre inteligencias
de los gobiernos de Buenos Aires con el Rey Juan VI, y olvidadas
posteriormente, como desmentidas por los sucesos.

Entre los hombres á quienes mas se calumnia en la nota, de haber
servido á las miras de la España, como militar, como diputado, como
director supremo, se cuenta el Jeneral Puigredon. Prescindamos de
que no hay quien ignore en el Rio de la Plata las instigaciones de
ese jefe á sus amigos, aun antes de venir él de España, para que
promoviesen la revolucion contra la metrópoli: hay, fuera de eso, un
hecho de su administracion, un hecho solemne, histórico, que desbarata,
por sí solo, todas las calumnias acumuladas en la supuesta nota:
hablamos de la insurreccion en la Isla de Leon del ejército español,
destinado al Rio de la Plata en 1820. D. Andres Arguibel, ayudado, en
mucha parte, por D. Tomas Lezica, ambos de Buenos Aires, fueron los
que, por instrucciones del gobierno de Puigredon, y de acuerdo con
él, pronunciaron y lograron la insurreccion de aquella expedicion,
cuyo arribo habria puesto en muy grande conflicto la causa de la
independencia. Los servicios que entonces hizo Arguibel hubieron
de conducirle al cadalzo; tuvo que fugar de Cádiz, y refujiarse
en Gibraltar, desde donde continuó sirviendo á su pais. Existen
autógrafas, en nuestro poder, algunas cartas suyas, escritas desde
Gibraltar, despues de aquel suceso, entre las que hay una dirijida á
ese mismo D. Ambrosio Lezica, cuya firma aparece al pié de la supuesta
nota de la junta todas ellas contienen avisos importantes y reservados
sobre los planes de la España contra la América, que le comunicaban
desde Cádiz sus ajentes. Arguibel volvió á Buenos Aires, donde
justificó todos sus servicios en la insurreccion de la expedicion de
Cádiz, para obtener el reembolso dá lo que en ese objeto gastó. Los
archivos de Buenos Aires deben encerrar esos documentos. Esos fueron
los servicios y conspiraciones en favor de España del gobierno del
Directorio: minarle, desde Buenos Aires, sus ejércitos, y sublevarle
una expedicion pronta á dar la vela contra el Rio de la Plata.

No terminariamos este artículo--que ya no cabe en las proporciones de
nuestro Diario--si hubiésemos de continuar desmintiendo, uno á uno,
los hechos que esas notas suponen. Cerraremos esta tarea con uno, que,
aunque insignificante en si mismo, suministra una prueba concluyente de
que esos documentos fueron forjados _despues de la fecha que llevan_.
En la páj. 24 hablan sus supuestos autores de "la necesidad en que se
vén de aplaudir _los triunfos_ del Jeneral San Martin en el Perú, por
no ser descubiertos; y mencionan _las ventajas adquiridas por él en
la actual campaña de Lima_". Pues bien, la noticia _de los primeros
ensayos de los valientes libertadores del Perú_, comunicada al Gobierno
de Buenos Aires, por el Director de Chile, Jeneral O'Higgins, de cuya
nota hemos copiado esas palabras, no llegó á Buenos Aires hasta _el 21
de Diciembre_, dia en que la publicó un estraordinario de la _Gaceta_;
por lo que se ordenaron fiestas públicas en la capital. La nota en que
se dice que se veian forzados á celebrar esos triunfos, es de 6 de
Diciembre, _15 dias antes de que se supiesen en Buenos Aires_!!...
¿Hay dada de que fué forjada despues de su fecha?--Porque no suponemos
que se diga que la nota se refiere á la primer noticia del desembarco
de la espedicion en Pisco, recibida á fin de Noviembre; pues ella no
comunicaba _triunfos_ ningunos _ni ventajas adquiridas en la campaña
sobre Lima_, ni ocasionó fiestas, _ni aplausos públicos_; esto solo
tuvo lugar á la noticia _de los primeros ensayos victoriosos_ recibida,
como hemos dicho, _despues de la fecha de la nota_.

Está cumplida nuestra tarea. Réstanos ahora esforzarnos porque esta
rápida y sencilla defensa de las glorias, y de la moralidad de nuestra
revolucion, circule y se reproduzca en todas partes donde puedan
haber llegado los documentos con que se queria ennegrecerlas: en eso
esperamos ser ayudados por cuantos aman esas glorias y el nombre de su
pais.

  _Noviembre 16 de 1846._



APUNTES PARA LA HISTORIA FUTURA DE LA INDEPENDENCIA DE LA AMÉRICA
ESPAÑOLA.


Dificilmente hay en el Rio de la Plata quien no haya oido alguna vez,
ó leido escrita, la acusacion fulminada, en épocas diversas, contra
algunos de los mas elevados caracteres que iniciaron y dirijieron la
revolucion americana, de que, despues de haberla iniciado y dirijido,
procuraron hacerla traicion, trabajando por traer, en 1815, al infante
de España, D. Francisco de Paula, para coronarle en una seccion de la
América. D. Bernardino Rivadavia y sus amigos políticos han sido el
blanco principal de esa acusacion--una de las mas insidiosas calumnias
que el odio de partido ha levantado, para mejor acreditarla, sobre
una basa de verdad desnaturalizándola indignamente. Muchas veces
hemos deseado oportunidad de desbaratar esa calumnia, poseyendo, como
poseemos, los medios mas completos para hacerlo. El artículo, que hoy
rejistramos, del _Morning Chronicle_ de Lóndres, reproducido por el
_Heraldo_[22] en el centro de la que fué metrópoli de la América, nos
ofrece la mejor oportunidad posible. Lo que antes era un deseo, cuya
satisfaccion podiamos diferir á voluntad nuestra, es ahora un deber
cuyo cumplimiento no admite demora. La especie que dió oríjen á la
calumnia se resucita ahora en Europa, en los momentos precisamente en
que la situacion política del Rio de la Plata está llamando la atencion
de los gabinetes y aun de los pueblos de aquella parte del mundo.
La oportunidad es favorable á la propagacion del error; es preciso
esforzarse por atajar su progreso, propagando la verdad por los medios
que están á nuestro alcance.

     [22] El artículo tenia el título que encabeza este escrito. Vease
     el _Comercio del Plata_ N. 601. _L. D._

La negociacion--mas bien, el pensamiento de la negociacion con Cárlos
IV, existió realmente, no como dice el escritor del _Chronicle_,
en 1812 ó 1813, sino en 1815. Manejaron ese negocio en Lóndres D.
Manuel de Sarratea, hoy ministro de Rosas en aquella misma corte, D.
Bernardino Rivadavia, representante de la doctrina mas opuesta á la
que Rosas representa; y el jeneral D. Manuel Belgrano, tenido con
indisputable justicia, por todos los partidos, como la perfeccion
ideal del patriotismo mas desinteresado y mas puro.--Basta nombrar
esas tres personas para que desaparezca todo recelo de parcialidad
en nosotros; para que todos vean que no tratamos de defender
individuos, sino de revindicar la moralidad de la revolucion Americana,
cualesquiera que sean los hombres á quienes su conservacion y pureza
estaban encomendadas. La relacion que haremos del negocio reposa en
la coleccion completa de los documentos á él relativos, que existen
en nuestro poder, orijinales, autógrafos, con las firmas de los tres
individuos mencionados.

Antes de empezar esa relacion, debemos decir que la publicada en el
_Chronicle_, y reproducida en el _Heraldo_, es no solo deficiente,
sino de todo punto inexacta. El _emigrado español, hombre de mucho
talento_, cuyo nombre calla el escritor ingles, era el Conde de
Cabarrus, hijo del personaje de ese nombre, conocido entre las
notabilidades literarias de la hermosa época de Cárlos III. El hijo
distaba mucho del padre: era, sin duda, hombre de travesura, pero
estaba léjos de merecer la clasificacion que de él hace el escritor del
_Chronicle_.

Nombra este, como comisionados del gobierno revolucionario de Buenos
Aires, á D. Bernardino Rivadavia y al jeneral Belgrano, callando
absolutamente el nombre de D. Manuel de Sarratea. Esta circunstancia
es tanto mas notable cuanto que este último fué quien inició el
negocio, aun antes que los dos primeros hubiesen llegado á Lóndres; y
no es posible dejar de fijarse en la omision de ese nombre, al pensar
que Sarratea se halla actualmente en aquella metrópoli, y que el
_Chronicle_ es precisamente el papel donde él escribe, en defensa de la
política de Rosas, que allí representa.

Dice el escritor ingles que los diputados se hallaban en Lóndres,
"solicitando ostensiblemente el reconocimiento por la Inglaterra
de la independencia de la República Arjentina". Así se escribe la
Historia. En 1815--y mucho ménos en 1813, que es la fecha citada por
el _Chronicle_--ni estaba declarada la independencia de las Provincias
Unidas, que se declaró en 1816; ni se habia pronunciado el nombre
de _República Arjentina_ en documento ni escrito público ninguno.
¿Como solicitar el reconocimiento de una independencia que no estaba
declarada? Despues diremos el oríjen y fines de la mision de los
diputados.

El _emigrado español_--Cabarrus--dijo al escritor del _Chronicle_ que
el objeto de la suya cerca de Cárlos IV habia sido invitar al Rey á
trasladar su corte á América, residiendo en Méjico. Nada de eso es
cierto. El escritor, ó Cabarrus, confunde con el negocio de que se
trata, el pensamiento, que algunos españoles tuvieron, de hacer pasar
la corte de España al asiento del Imperio de Motezuma: pensamiento muy
anterior á la llegada de los Diputados de Buenos Aires á Europa; y en
el que estos ninguna parte tuvieron directa ni indirecta.

Inexacta es tambien la relacion que hace el _Chronicle_ de los motivos
que frustraron el pensamiento. No fué el miedo de viajar por mar lo
que retrajo á Carlos IV; fueron los sucesos militares y políticos que
cambiaron totalmente la faz del mundo, concluyendo en Waterloo con el
Imperio Francés.

Entremos ya en el asunto.

En 1814, Fernando VII, en cuyo nombre decia obrar el gobierno de las
Provincias Unidas del Rio de la Plata, habia vuelto de su cautiverio
en Bayona, y ocupado nuevamente el trono de España. Los soberanos de
Europa--inclusa la Inglaterra, que, al principio de la revolucion,
se habia mostrado favorable á ella, por motivos y con miras que
no es del caso referir--apoyaban unánimes al rey Fernando en sus
cuestiones con la América, á cuya causa eran hostiles. Lord Strangford,
plenipotenciario británico en el Janeiro, habia ganado el aprecio y aun
la confianza del gobierno de Buenos Aires, por los servicios que le
habia hecho, en desbaratar las intrigas de la princesa Carlota. La toma
de Montevideo, en 1814, sirvió de pretexto al diplomático ingles, para
escribir al Supremo Director Posadas, insinuándole la conveniencia de
enviar diputados al Rey Fernando, para arreglar las desavenencias de la
América con su metrópoli. El Director prometió hacerlo, en nota de 12
de Setiembre de ese año, advirtiendo sin embargo á Strangford que:

"Los pueblos de la Union habian peleado por sus derechos: que ellos no
habian sido los primeros en entrar en la lucha, pero no podian verla
concluir, sin conseguir su libertad."

La vuelta de Fernando al trono quitaba efectivamente _el pretexto_ de
la revolucion, y del establecimiento del gobierno que la representaba.
Era necesario adoptar un partido: el gobierno de Buenos Aires se
resolvió á mandar una mision á Europa: no precisamente á España, sino
á cualquiera de los gabinetes, que, segun el estado en que las cosas
se hallasen en aquella parte del mundo, ofreciese mas probabilidad de
apoyar eficazmente el establecimiento de la independencia, de modo que
la afianzase y terminase la guerra. El espíritu de esa mision aparece
todo entero de las instrucciones, tanto ostensibles como reservadas
que se dieron á los comisionados. Las públicas solo eran referentes
á la España: nada determinado expresaban: se les encargaba presentar
al Rey las quejas de la América contra la opresion y los vicios de
los virreyes; y _oir_ proposiciones, en el concepto de que cualquier
arreglo que se hiciera deberia tener dos bases esenciales: "dejar en
los americanos la garantia de la seguridad de lo que se estipulase;" y
presentar lo pactado al exámen de las provincias "en Asamblea de sus
Representantes." Las instrucciones _reservadas_ decian en su artículo
2.°

"Tendrá muy presente [el Diputado] en el desempeño de la comision, que
las miras del gobierno, sea cual fuere el estado de la España, solo
tienen por objeto la independencia política de este Continente, ó á lo
ménos la libertad civil de estas Provincias."

En 1814 ni estaba, como ya dijimos, declarada la independencia, ni se
habia adoptado, por consiguiente, forma ninguna de gobierno. Estos
paises aparecian todavia, de derecho, como parte de la monarquía
Española: no era posible, por consiguiente, que la mision llevase un
carácter republicano. Por otra parte, la opinion entonces, como otra
vez lo hemos expuesto, estaba todavia dividida: habia muchos hombres,
de intachable patriotismo, que deseaban la Monarquia Constitucional.
El sentimiento era uniforme en cuanto á la independencia: en cuanto
á la forma de Gobierno todavia no. La mision era toda, pues, en el
concepto de asegurar la _independencia de la América_, estableciendo
monarquias constitucionales; con un principe español, si se podia; con
uno ingles, ó de otra casa poderosa, _si la España insistia_, dicen
las instrucciones, _en la dependencia servil de estas provincias_. No
discutimos ahora si ese pensamiento era entonces útil y realizable.
Seria preciso, para eso, trazar un cuadro general de la situacion de la
América y de la Europa en aquellos dias: esa es tarea del historiador.
La nuestra hoy solo es establecer el hecho de que el pensamiento
no tenia sombra _de traicion_ á la causa de la revolucion. Era un
pensamiento honesto, lejítimo, patriótico, aun cuando fuese equivocado.

Tal era la mision que el Director Posadas confió á D. Bernardino
Rivadia adjuntándole el jeneral Belgrano, que fué con él, y D. Manuel
Sarratea, que estaba de antemano en Lóndres.

A la llegada allí de los primeros, en marzo de 1815, Sarratea les dió
conocimiento del plan que tenia entre manos; de esa tan célebre y tan
pérfidamente desfigurada negociacion con Cárlos IV. El pensamiento,
en resúmen, era el siguiente: Los soberanos de la Europa, que se
habian coaligado contra Napoleon, habian desconocido la validez de la
abdicacion y de las renuncias del rey Cárlos, en Aranjuez y en Bayona,
como obra de la coaccion ejercida por el emperador: no podian, sin
inconsecuencia, negarse á reconocer en Cárlos,--refugiado entonces en
Roma con su mujer y con su valido Godoy--el lejítimo soberano de España
y _sus Indias_. Obtengamos, decian los comisionados, una declaracion
espontánea de Cárlos IV, hecha en virtud de su soberania, por la que
separe totalmente la América de la España, constituyéndolas en dos ó
mas monarquias constitucionales, absolutamente independientes, poniéndo
en ellas á sus hijos: comunique el mismo Cárlos esa resolucion á los
soberanos de Europa, y pidales que lo apoyen contra cualquier tentativa
en contra de su hijo Fernando VII. El estado de la Europa; las ideas
de los gabinetes, la presencia de Napoleon que habia vuelto de Elba, y
armaba de nuevo la Francia; todo hacia esperar que Cárlos seria apoyado
por los demas soberanos. Si esto se realiza, añadian los diputados, se
habrá conseguido, de un golpe, la independencia de la América, se habrá
neutralizado la hostilidad contra ella de los gobiernos absolutos de
Europa, se habrá puesto término á la guerra. Lo demas lo arreglarán los
pueblos americanos por si mismos.

Ese era el pensamiento. ¿Habia en él sombra de traicion, mengua
siquiera del mas puro y acendrado patriotismo? Si hay quien diga que
si, deberá probar cual era el dogma político adoptado por la América,
en 1814 y 1815, que fuese vendido ó contrariado por aquel pensamiento.

Sarratea, como hemos dicho, le tenia ya algo adelantado. Cabarrus
era el ajente que habia empleado para ganar á Godoy y á Maria Luisa;
y por estos á Cárlos IV. Este pareció, al principio, prestarse al
pensamiento. Cabarrus, que estaba de vuelta en Lóndres de su primera
entrevista con los Reyes en Roma, fué presentado por Sarratea á
los diputados Rivadavia y Belgrano. Bien considerado el negocio,
resolvieron estos darle curso. En consecuencia, se redactaron varios
documentos, que Cabarrus deberia llevar para proponerlos á la
aprobacion y á la firma de Cárlos IV:--una peticion de los diputados
solicitando la medida; un proyecto de la declaracion del Rey; otro
proyecto de la constitucion de la nueva monarquía; una obligacion de
continuar al Rey Cárlos la pension que su hijo le pasaba, en caso de
que, por este motivo, se la quitase; y otro de pension á Godoy, para
empeñarle en obtener la decision del Rey. La peticion de los diputados,
aislada de todos los demas documentos, separada de la época, y de la
historia de los sucesos, es el instrumento que ha servido para acusar
de traidores á los promotores del pensamiento. El odio de partido llegó
á punto que, en una edicion, que no hemos visto, de ese documento, se
puso únicamente la firma de D. B. Rivadavia, suprimiendo la del jeneral
Belgrano, de cuyo puño y letra poseemos copiada la peticion.

Provisto de esos documentos, salió Cabarrus para Roma en el mes de
Junio de 1815; y llegó á presencia de Cárlos IV casi al mismo tiempo
que la noticia de la batalla de Waterloo, ocurrida el 18 de aquel mes.
Ese suceso cambió totalmente el ánimo del Rey Cárlos: le faltó el apoyo
que contaba hallar, si era preciso, en Napoleon; tuvo miedo de su hijo
Fernando; y cerró decididamente la puerta á toda ulterior negociacion.

Ahí está todo lo que hubo en ese tan decantado negocio. Le presentamos,
por supuesto, en las reducidas dimensiones que nuestro diario permite.
Aun así, nos parece que no habrá persona de buena fé y de cordura, que
vea en ese negocio sombra de traicion, mengua del patriotismo. Cuando
la historia le presente en todas sus relaciones con la época á que
pertenece, no dudamos que aparecerá mas bien como un rasgo de habilidad
de la diplomacia Americana.

Cerraremos este bosquejo, que sentimos no haber podido reducir mas,
dando una idea sumarísima de la constitucion que se exijia de Cárlos
IV, cuyo proyecto de letra del general Belgrano, autorizado con las
firmas autógrafas de éste, de Rivadavia y de Sarratea, tenemos en
nuestro poder. Constaba de siete títulos ó secciones, todas ellas muy
breves, en este órden: _Del Reino_, establecia el nuevo _Reino Unido de
la Plata, Perú y Chile_, designaba el monarca, el escudo de armas, y el
órden de sucesion. _Del Rey_; fijaba su inviolabilidad y prerrogativas.
_De la Nobleza_; establecia sus grados, sus prerrogativas: le daba
parte en la formacion de las leyes, sus miembros podian ser diputados
de los pueblos; y no podian ser esceptuados de los cargos y servicios
al Estado. Todo individuo, sin escepcion, podia optar á la nobleza.
_Del Cuerpo Lejislativo_: el Rey y dos Salas, una de la nobleza, otra
de los diputados: sus atribuciones, las que tienen en las mas liberales
monarquias constitucionales; en el Brasil, por ejemplo _El Ministerio_:
establecia su responsabilidad, sus funciones, el modo de juzgar los
ministros. Ninguna órden del Rey, sin la firma de uno de ellos, tenia
valor alguno. _Del Poder Judicial_:--Sancionaba su independencia,
garantias y responsabilidad. Establecia el juicio por jurados.--_Del
comun de la Nacion_: decia literalmente.

"A mas del reparto proporcionado y uniforme de todos los cargos y
servicios del Estado, de la opcion de todos á la nobleza, empleos
y dignidades, y del comun concurso y sujecion á la ley, la nacion
gozará, con derecho de propiedad inalienable, la libertad de cultos
y de conciencia, la libertad de imprenta, la inviolabilidad de las
propiedades y seguridad individual, en los términos que clara y
distintamente acuerde el Poder Lejislativo."

¿Gozan hoy de estos bienes los pueblos arjentinos bajo la dictadura
personal de D. Juan M. Rosas? El escritor del _Chronicle_ la ha
clasificado, con verdad, como igual al gobierno del Autócrata de la
Rusia.

_Octubre 19 de 1847._



INDICE DE LO CONTENIDO EN ESTE TOMO.


                                                                 PAJINA.

  El Editor                                                            5

  Biografia del Dr. Varela                                             9

      _Escritos del Dr. Varela._

  Observaciones contra el proyecto de ley sobre
  la moneda de cobre                                     --1830       28

  Informe de la Comision Clasificadora del Certámen
  Poético de Mayo                                        --1841       70

      _Artículos del Comercio del Plata._

  Congreso Americano                                     --1845       82

      I.                                         Octubre --1845       82

      II.                                                             87

  Rosas y las fronteras de Buenos Aires.                 --  "        93

  Frutos y Comercio del Rio de la Plata.                 --  "        98

  El Coronel Olavarria.                                  --  "       102

  Errores curiosos                                       --  "       112

  Juicio sobre el gobierno de Rosas                      --  "       119

  Navegac. de los rios interiores.                                   124

      I.                                           Enero --1846      124

      II.                                             "  --  "       132

      III.                                          Marzo--  "       137

      IV.                                           Junio--  "       144

      V.                                              "  --  "       140

      VI.                                          Agosto--  "       153

      VII.                                        Octubre--  "       160

      VIII.                                        Agosto--1847      178

      IX.                                         Octubre--  "       188

      X.                                             "   --  "       196

      XI.                                            "   --  "       203

      XII.                                           "   --  "       207

  Rosas y el principio relijioso                    Marzo--1846      221

  Ajentes Extranjeros en Buenos Aires--
  Regularizacion de la guerra                            --  "       227

  El Peregrino--Canto XII por D. José Mármol       Agosto--1846      232

  Confederacion Arjentina. I                                         245

      I.                                        Noviembre--1846      245

      II.                                           "    --  "       264

  Orijen de los males y desgracias de las
  Repúblicas del Plata (_Refutacion del
  escrito publicado con este título_)                    --  "       272

  Apuntes para la historia futura de la
  Independencia de la América Española                   --  "       297

         *       *       *       *       *

  Crónica de la Biblioteca                                           311

  Bibliografia (artículo de D. Marcos Sastre)                        313

  Rectificaciones                                                    318



CRONICA DE LA BIBLIOTECA[23]


Para evitar la monotonía, vamos hoy _á darle otro jiro_, como diria uno
de nuestros amiguitos. Suprimiremos los artículos apolojéticos y las
listas de suscriptores, poniéndo únicamente la de las obras publicadas,
como simple aviso que conviene reproducir para facilitar la venta.

     [23] Empieza en la páj. 311.

Perdonen nuestros nuevos suscriptores: sus nombres irán en otro tomo.
Hay quien se irrita y nos acusa de _defraudar_ pliegos por esta sola
circunstancia. Ignoramos si es de envidia ó de caridad; pero plácenos
humillarnos ante su fallo soberano para que luego sea mayor el gustazo
que reciba.... al leer de golpe triplicadas las listas que tanto le
encocoran. Oros son triunfos!


OBRAS PUBLICADAS EN LA BIBLIOTECA.

ESTUDIOS HISTÓRICO-POLÍTICOS SOBES EL RIO DE LA PLATA; por el Dr. D.
Alejandro Magariños Cervantes, 1 t.--HORAS DE MELANCOLÍA; (poesias del
mismo autor) 1 t.--NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA; Novela orijinal
del mismo autor, 1 t.--ESTHER--LA FAMILIA SCONER; Novelas del Dr.
D. Miguel Cané, 1 t.--EL TEMPE ARJENTINO; Cuadros é impresiones del
Paraná, por D. Marcos Sastre, 1 t.--PENSAMIENTOS, MAXIMAS, SENTENCIAS,
Juicios, &a. de escritores, oradores y hombres de Estado de la
República Arjentina, con notas y biografias, por el Dr. D. Juan Maria
Gutierrez.--ESCRITOS POLÍTICOS, ECONÓMICOS Y LITERARIOS del Dr. D.
Florencio Varela, Precedidos de su biografía, por D. Luis L. Dominguez.

De estas obras el primero, tercero y quinto tomo se han agotado
completamente. Los otros cuatro se venden en los puntos designados para
la suscripcion.

       *       *       *       *       *

Tiempo hace que deseamos publicar unido á la Biblioteca un _Boletin
bibliográfico_, que podria ser muy útil para nuestros lectores, para
los autores de las obras que se publiquen en el Rio de la Plata, y
para los libreros que reciben frecuentes remesas de Europa. Aun en las
grandes capitales son contados los que se toman la molestia de leer los
avisos de los periódicos ó de pasarse por las librerias á informarse
de las novedades literarias llegadas en cada paquete. ¿Qué será en los
pueblos pequeños y lejanos donde ni periódicos se leen?

Circunstancias ajenas á nuestra voluntad nos han hecho aplazar esta
y otras importantes mejoras. Trataremos sin embargo de llenar ese
vacio, haciendo que personas autorizadas y competentes nos favorezcan
de vez en cuando con algunos artículos encaminados, como el que hoy
publicamos, á dar á conocer las producciones que vén la luz entre
nosotros y que por razones fáciles de comprender, son las que ménos
proteccion alcanzan.

Aprovechamos con gusto esta ocasion para decir á los suscriptores de la
Biblioteca que deseen suscribirse á algunas de las obras y diarios que
se publican en Buenos Aires, Montevideo y la Confederacion Arjentina,
se dirijan á nuestros respectivos corresponsales, á quienes rogamos
y les agradeceremos tengan la bondad de aceptar, siempre que les sea
posible, y trasmitirnos los pedidos que se les hagan; quedando nosotros
obligados, aunque se trate de periódicos que nos son hostiles como el
_Museo Literario_ por ejemplo, á ver ó escribir á los editores para los
envios ó remesas correspondientes.

Es cuanto podemos hacer por ahora; y ojalá nos fuera dado poder ser
útiles de este modo, tanto á los que nos han tendido generosamente su
mano amiga, como á los que en vez de ayudarnos, como dignos compañeros
de una misma causa, se complacen en crearnos nuevos obstáculos y
enemistades.

He aquí el artículo de que hablamos mas arriba, y que pertenece á la
conocida y simpática pluma del autor del _Tempe Arjentino_.


BIBLIOGRAFIA.

  "La civilizacion es la economía de la fuerza; la ciencia nos dá
  á conocer los medios mas sencillos para conseguir con la menor
  fuerza posible el mayor efecto, y utilizar los medios para obtener
  un máximum de fuerza. Toda manifestacion y disipacion inútiles de
  fuerzas, ora en la agricultura, ora en la industria, ora en la
  ciencia, ora por fin en el estado, es un rasgo característico del
  estado salvaje y de la falta de civilizacion."

  LIEBIG.

No hay mas remedio: LA CIENCIA; _y la educacion para los niños y
la instrucion para los adultos_, con medios de adquirirla, sino
queremos ver, en breves años, nuestra nacionalidad perdida, nuestras
industrias absorbidas, nuestra raza anonadada, por esa actividad,
por esa superioridad industrial y cientifica que se desenvuelve en
el mundo, que penetra entre nosotros y todo lo invade sin que se
aperciba de ello nuestra confiada ignorancia, y que concluirá por
ofrecer, mas tarde ó mas temprano, _á nuestra vista_ (segun la sublime
imágen de Tocqueville) _á los estraños sentados, en lugar de nuestros
hijos, sobre la herencia de nuestros padres_: imágen de lo que es
ya una realidad en el Canadá y la Luisiana con la raza francesa, en
el Nuevo Méjico con la española, y que se ha realizado ó realizará
donde quiera que militen iguales circunstancias; donde quiera que con
los prodigiosos medios de producir que dá la ciencia, se ponga en
contacto un pueblo con otro que los desconoce ó los desdeña. ¿Quien de
nosotros por orgulloso que sea, sino lo ciega la ignorancia, negará que
nos hallamos en un grado muy inferior de cultura, de industria y de
ciencia, al de otros pueblos de Europa y América?

En los dos primeros elementos del bienestar y la vida nacional--la
EDUCACION y la AGRICULTURA, los pueblos sud-americanos se hallan
en las condiciones, sino del estado enteramente salvaje, del _de
falta de civilizacion_, segun el aforismo de Liebig, que es de una
verdad palmaria, y de una aplicacion aterrante para estos paises.
¿Qué mayor disipacion de fuerzas, por ejemplo, que los caudales que
se invierten en el Estado de Buenos Aires para la enseñanza de la
niñez con los resultados tan mezquinos y deficientes constatados por
los documentos oficiales? ¿Qué mayor disipacion de fuerzas que los
sacrificios que hace el pueblo entero comiendo el pan á doble precio
de su valor para protejer una labranza que no merece el nombre de
tal, y á unos labradores á quienes la ignorancia tiene sumidos en
la miseria sin esperanzas? Los premios y las protecciones aduaneras
jamas han producido ni producirán otro efecto que sacrificar con
contribuciones mas ó ménos indirectas á la gran mayoria de la poblacion
para que el resto vejete en el atraso y la miseria, sino se asienta la
base de la instruccion de la enseñanza agricola. En vano un ilustre
educacionista apelará á los esfuerzos individuales del vecindario para
llenar el desconsolante vacio de la educacion popular, esa espantosa
sima hácia donde va deslizándose visiblemente nuestra raza; en vano,
porque la misma falta de ilustracion general hace que ese pueblo á
quien apostrofa no vea el precipicio ni crea en él; hace que carezca
del espíritu de asociacion de sociabilidad, de mancomunidad, que
caracteriza al pueblo de los Estados-Unidos, cuyas instituciones se
quieren remedar. Buscar el apoyo directo de la ignorancia para producir
la ciencia, es caer en un círculo vicioso; es reproducir los inútiles
esfuerzos de Sisifo para subir la piedra á la montaña. Una exitacion
facticia, momentánea, debida á la persuasiva del Sr. Sarmiento, la hará
trepar hasta cierta altura; mas, pronto verá con dolor que vuelve á
rodar hasta la falda de donde partió: le falta el punto de apoyo de la
ilustracion.

Ademas de qué, es un absurdo pretender fomentar una agricultura sin
agricultores, y plantear la educacion popular sin maestros: es edificar
sin cimiento, ó mas bien en el aire. La agricultura es una ciencia,
cada uno de sus numerosos ramos es un arte mas ó ménos complicado,
fundado en los principios de la ciencia, luego no puede crearse ni
progresar sino por medio de la instruccion cientifica. La educacion
pública tambien es una ciencia, es una profesion cientifica que no
puede ser desempeñada sino por maestros preparados, con estudios
especiales. Estas son verdades evidentes que solo en estos paises
parecen que se ignoran, pues no _hay nacion ninguna_ de las que se
llaman civilizadas (con escepcion de los Estados Sud-Americanos) en
que no se hayan establecido escuelas públicas de Agricultura y de
Pedagogia, estas últimas con el nombre de Escuelas Normales ó de Metodo.

¡Singular anomalia, incoherencia y confusion de ideas, que patentizan
como todavia marchamos á ciegas en la carrera de la civilizacion!
Todas nuestras repúblicas tienen universidades y cátedras para formar
profesores de Medicina y Jurisprudencia, y no tienen (con escepcion de
Chile) una escuela para formar profesores de enseñanza primaria, ni de
agricultura, ni aun una simple escuela elemental para esta industria,
principal fuente de produccion y moralidad en estos paises. Puede
suplir la falta de esa enseñanza, y aun deberia siempre acompañarla
la publicacion de los libros que difundiesen no solo las nociones
indispensables, sino todos los descubrimientos y progresos que dia por
dia perfeccionan las artes, los métodos y los procedimientos especiales
para conseguir _con la menor fuerza posible el mayor efecto_.

Pero ¿con que proteccion cuentan los autores ó traductores que se
propongan hacernos ese gran beneficio? Si se ocupan de la Pedagogia,
(ciencia desconocida entre nosotros) de los métodos de enseñanza,
de los sistemas de educacion mas adaptables á nuestro modo de ser,
¿contarán con la proteccion de los maestros ó directores de enseñanza
primaria, que ni idea tienen de la delicada y árdua profesion que
ejercen, ni creen que sea necesario consultar libros para dirigir
una escuela? Si tratan de agricultura ¿lo comprarán nuestros pobres
labradores que ni aun sospechan que pueda haber cosa mejor que el arado
primitivo y el azada tradicional para obtener buenas cosechas?

Siempre la ignorancia. He aquí el escollo en que viene á fracasar todo
esfuerzo, toda tentativa de mejora siempre que busque la cooperacion
directa ó inmediata del pueblo sin ilustracion. He aquí el escollo
en que habrán de perderse dos publicaciones de la mayor importancia
para nuestra naciente Agricultura que han empezado á ver la luz, una
en Montevideo, y otra en Buenos Aires, si los gobiernos no ocurren
como deben á prestarles su apoyo generoso. _Generoso_ es decir,
munifico para que sus autores, ambos hijos del pais, ambos instruidos
y prácticos en las materias de que tratan, reciban el galardon debido
á su trabajo, y para que haciéndose ediciones numerosas de sus obras,
puedan obtenerse á ínfimo precio y propagarse su importante doctrina
por toda la estension de estas Repúblicas.

MANUAL PRÁCTICO DEL AGRICULTOR AMERICANO, POR D. ANTONIO T. CARAVIA, se
intitula la primera.

TRATADO DEL GANADO LANAR POR D. DANIEL PEREZ MENDOZA, es el título de
la segunda.

Ambas se están publicando por entregas, aunque con la lentitud
proveniente de las causas que acabamos de indicar; pero han salido
ya suficiente número de páginas para juzgar del mérito é importancia
de las producciones con que se han presentado los señores Mendoza y
Caravia á enriquecer nuestra literatura y dar un poderoso impulso á las
industrias, que á la vez de ser las mas proficuas y necesarias en estos
paises, son las mas atrasadas.

Bien quisiéramos entrar en el análisis de las dos obras que
recomendamos al público, y sobre todo, á los Gobiernos que son los que
mas pronto y eficazmente pueden popularizarlas; empero los límites de
esta seccion de la _Biblioteca Americana_ nos obligan á ceñirnos á la
espresion de nuestro humilde voto de aprobacion y aplauso. Ocho años
de dedicacion en nuestros campos á la cria de ovejas y refinamiento
de sus lanas con la observacion y el estudio necesario para obtener
como lo logramos, los mejores resultados; la publicacion de uno de los
mejores tratados de Alemania sobre el ramo; y nuestra predileccion por
la agricultura en general que ha hecho de esta importante y deliciosa
ciencia el estudio de toda nuestra vida, y la consiguiente lectura
de los agrónomos mas acreditados, como creemos haberlo demostrado en
alguna de nuestras publicaciones; esperamos darán algun peso al juicio
que formamos de los útiles trabajos de los Señores Caravia y Mendoza.
En lo que ha salido ya á luz se deja ver que los autores, ademas de su
propia esperiencia, han bebido en las mejores fuentes, aprovechandose
de las mejores doctrinas, y de los progresos mas recientes de la
ciencia. Nos permitimos únicamente recomendarles porque todavia es
tiempo, que no desdeñen la pureza y correccion del lenguaje. Las
faltas de propiedad en el uso de las voces y en la construccion de las
frases que se notan de vez en cuando, no solo podrian privar á sus
libros de la importante aceptacion de los hombres de letras, sino que
perjudicarian notablemente á la claridad, que es uno de los dotes mas
necesarios en las obras didácticas ó de enseñanza popular.

Apesar de esos pequeños lunares (que confiamos desaparecerán en las
siguientes entregas, si sus autores quieren tomarse la molestia de
revisar con detenimiento los manuscritos y las pruebas) el _Manual
práctico del agricultor americano_, y el _Tratado del ganado lanar_,
serán unos guias tan seguros como indispensables para nuestros
agricultores y criadores de ovejas.

  MARCOS SASTRE.



RECTIFICACIONES,

O VARIACIONES SOBRE UN TEMA DADO.[24]

  Al son que te toquen, baila--_Requiescat._


Un nuevo campeon ha salido á la palestra, dejando muy atrás (en
pretensiones _y vis comica_) á sus predecesores. No le nombraremos á él
ni á su periódico.... de puro miedo. El adalid es terrible, y tememos,
si provocamos sus iras, que se desplome el cielo y nos aplaste.

     [24] Vease en el número 10 del _Museo Literario_ un artículo de D.
     Cárlos Paz, titulado "Biblioteca Americana."

Cuantas risueñas ideas nos rebullen y brincan en la cabeza! pero
resistiremos á la tentacion.... en todo el año de gracia de 1859.

En este picaro mundo dado á la risa y á la burla mas de lo que seria
conviniente; en este valle de lágrimas y carcajadas en que todo
se vuelve antinomias y sarcasmos como diria Proudhon, misterios y
contrasentidos inesplicables, al estremo que algunos han creido que no
es obra de Dios sino del diablo;[25] nada divierte tanto á los que han
encanecido sobre los libros como la facilidad con que resuelven de una
plumada las mas árduas cuestiones los que recien empiezan á deletrear
las primeras páginas.

     [25] Para que ciertos lectores no se asusten, les advertiremos que
     varios filósofos con no escaso talento y erudicion han sostenido
     la tesis de la imposibilidad absoluta de que el ser que existe
     por si mismo y comprende y abarca todas las perfecciones, sea el
     creador de la materia &a.

Así se esplica como y porqué un sábio de diez y ocho años que quiere
echarla de dómine, por mas felices que sean las disposiciones con que
le haya dotado la naturaleza, provoca generalmente la hilaridad lo
mismo de sus iguales que de los que le aventajan en edad y ciencia.

Esta regla general no sufre escepciones ni aun cuando se trata de
genios, que solo despues de demostrar su superioridad obligan á
todos, de grado ó por fuerza, á inclinar la cerviz ante su poderosa
inteligencia.

Media un abismo entre la maledicencia y la crítica, y si el que
pretende ejercer esta última, cambia los frenos por incapacidad ó
inocencia, si grita mas fuerte á medida que se le llama al órden,
empeñándose en justificar la alta idea que se ha formado de si
mismo; si prevenido á tiempo, no se detiene en esa pendiente fatal
que arrastra á los que se dejan dominar por una vanidad desmedida á
rebelarse contra todo lo que los molesta, á saltar por encima de
las conveniencias sociales, á mirar con menosprecio y odio á sus
semejantes, á no retroceder por vengarse ni ante la difamacion ni
la calumnia, hay mil probabilidades contra una para asegurar que la
enfermedad es gravisima, que necesita remedios heroicos, y que si la
providencia no realiza algun milagro en favor del que la padece, se
malogrará irremisiblemente.

El ensimismamiento, aunque esté fundado en grandes cualidades
personales, ocasiona un vértigo que si no es la demencia, se le parece
mucho; y una triste esperiencia ha enseñado á los médicos mas humanos,
que no es con razones ni con blandas palabras como se logrará convencer
de su pequeñez y desvario al mono-maniaco que se crée superior á cuanto
le rodea.

Arrastrados por el encadenamiento de las ideas, olvidamos que en justa
espiacion de nuestros pecados literarios, nos hemos impuesto el duro
sacrificio por ahora y _en mucho tiempo_, de limitarnos á rectificar
las falsedades que se lanzan á la circulacion en letras de molde con el
único objeto de desacreditar nuestra publicacion.

Sentimos de véras que este nuevo y sapientisimo crítico, que nada
encuentra bueno, sin duda por las grandes cosas que él ha hecho, no nos
haya dirijido antes la palabra. Así nos habria proporcionado _en tiempo
hábil_ el doble placer de patentizarle, reconociendo humildemente
nuestras faltas, todo lo que hay de jocoso en sus ataques, aun
admitiendolos como hijos de la mejor buena fé, cosa imposible, por que
están revelando al ménos avisado los móviles poco generosos que guian
la pluma del autor. Conocemos el jueguito _óte-toi que je m'y mette_ de
los que quieren heredar en vida á los que no han muerto aun, y no nos
alucinan las protestas á lo Tartufo.

Desgraciadamente ya pasó el carnaval, y ahora ni aun con huevos de
cera seria permitido divertirse, cuanto mas con vejiga y bombas; pero
paciencia que hay mas dias que longanizas, y arrieros somos y en el
mundo andamos.

Ahora rectifiquemos solamente; no para él de cuyas sátiras ó elogios

  "_Ni el dulce llena ni el veneno mata_:"

sino para algunos de nuestros lectores que podrian dejarse embaucar por
el tono dogmático y majistral, la altisonante fraseologia y las erradas
aseveraciones, forjadas á sabiendas con el poco cristiano intento de
hacernos todo el mal posible.

No se comprende, en efecto, como todo un crítico ignora que una
biblioteca no es ni puede ser un repertorio de obras maestras. La
etimologia se lo está diciendo: biblioteca, se compone de dos palabras
griegas _biblion_, libro, y _theke_, depósito ó coleccion. Segun las
reglas que asienta el moderno Aristóteles, el millón y medio de libros,
manuscritos y folletos que encierra la Biblioteca Nacional de Paris
serian todos obras de primer órden. Vaya el erudito de nuevo cuño á
la de Buenos Aires no mas, lea media hora el catálogo, pregunte á los
que allí están y que saben mas que él,[26] y se convencerá que por cada
libro _que cumple con las buenas exijencias literarias_, hay centenares
que no pasan de muy medianos, y que sin embargo son utilisimos por
que han servido, sirven y servirán de materiales para componer otros
mejores En todas las artes y ciencias los individuos y pueblos no
avanzan un paso sin utilizar el legado de las generaciones que les han
precedido.

     [26] Se me olvidaba que en una ocasion me dijo muy formalmente,
     entre otros despropósitos que Mármol no era poeta, sino un
     versificador afluente (_ú onamatopeyo_ que viene á ser lo mismo en
     la endiablada logomaquia de nuestro profesor,) pero aun recusado
     el Sr. Mármol, encontrará allí á D. Dardo Rocha que puede darle
     torre, caballo, arfil y reina, y ganarle la partida muy descansado.

Las obras maestras del ingenio humano desde los tiempos mas remotos,
dice Broughan, son tan escasas que podrian á lo sumo colocarse todas
en un armario de dos varas de alto y una de ancho.

Queda, pues, demostrado que el erudito á la violeta, no sabe lo que
dice desde que se abroga el alto majisterio de la crítica sin conocer
siquiera la etimologia de las palabras.

Deducese igualmente que en vez de herirnos como pretende, nos pone una
corona, cuando asegura dogmáticamente que de las seis obras publicadas
en la Biblioteca Americana, _solo dos cumplen con las buenas exijencias
literarias_. Y todavia le parece poco! Pues á nosotros nos parece
tanto, que por este solo rasgo colegimos que el profundo Aristarco
está aun por comprender todo el alcance de este su fallo soberano,
y deducimos logicamente (como demostraremos algun dia _usque ad
satietatem_) que aunque presuma de erudito y cite á rozo y bellozo el
primer libraco ó manual de literatura que le caiga á la mano, no solo
ignora el valor de las palabras, sino hasta los principios elementales
del arte y las reglas mas triviales de la crítica.

Ay! es nada lo del ojo! que mas quisiera el que traza estas líneas,
como todo editor, que en cada seis libros que publicára, hubiese dos
_que llenasen las buenas exijencias literarias_!

Llamamos á nuestra publicacion _coleccion escojida_, por qué en la
imposibilidad de publicar todo lo que ha escrito cada autor, dejamos á
su albedrio escojer lo que cada uno considere mas digno de ofrecerse al
público _como muestra_ de su capacidad; y nos reservamos el derecho de
_entresacar_ oportunamente de las obras y documentos antiguos, los que
juzguemos de mas interés é importancia. Se comprende que para llenar
medianamente esta segunda parte de nuestro compromiso, necesitamos
publicar volúmenes de otro tamaño y con otro tipo &a.

Si calificamos de _mas notables_ á los escritores cuyos nombres en
su generalidad ocupan el primer rango entre nosotros, es por la
sencillisima razon de que relativamente á nuestro estado social, valen
y representan aquí lo que otros de igual nombradia en sus respectivos
paises. En efecto, si D. Florencio Varela, D. Adolfo Berro, Echeverria,
Sarmiento, Figueroa, Rivera Indarte, Frias, Dominguez, Mármol, Gomez,
Mitre, D. Vicente, F. Lopez, D. Juan Maria Gutierrez, Cané, Sastre,
Zuviria, Lamas &a. no son los mas notables escritores que tenemos en el
Rio de la Plata (cuya série estamos coleccionado[27]) rogamos al severo
crítico nos diga quienes son, para solicitar su cooperacion, seguro
de que no los desacreditaremos despues de haberles andado rogando con
el sombrero en la mano nos prestasen el apoyo de su nombre y de su
talento, para fundar una publicacion, que si algo vale, lo debe y lo
deberá principalmente á ellos.

     [27] Nos parece inútil advertir que hemos contado siempre con la
     colaboracion de los jóvenes mas intelijentes de las dos riberas
     del Plata. Muy pronto publicaremos un tomo con producciones
     _escojidas_ de los Señores D. Ricardo Gutierrez, D. Ramon de
     Santiago, el Dr. D. Gregorio Perez y algun otro, si faltasen
     algunas pájinas para completar el tomo.

Nos discutiremos lo que valgan nuestras propias obras; mas todavia,
daremos de barato al concienzudo crítico que sean iguales á las suyas
(que es cuanto puede concederse) pero ni él ni nadie nos negará el
derecho de creer, contra la opinion del vulgo, que siendo generalmente
el público propenso á desalentarse en las publicaciones largas, las
esperiencia aconseja empezar por las obras ménos importantes, á fin
de aumentar el interés é ir gradualmente satisfaciendo las justas
exigencias de los lectores. Niegue el profundo censor, si le parece,
que la Biblioteca ha seguido una escala ascendente; demuestre que ha
decaido, en vez de mejorar, en cada tomo, y podrá dar un colorido de
verdad á sus mal fundadas imputaciones.

Dejamos en el tintero para otra ocasion el análisis de la buena
intencion que revela su gacetilla respecto de Cané, Gutierrez, y otros
á cuyos escritos únicamente debe que su semanario no haya pasado ya á
mejor vida. El que sabe agradecer tales favores, si nada bueno tiene
que decir de sus Mecenas, se calla la boca, por que solo en las Navas
ó en Asnopolis, (que en esto no están muy conformes los viajeros), se
acostumbra pedir y recibir la ofrenda con una mano y devolver con la
otra un bofeton. Recomendamos la receta á los deudores insolventes, ora
dimane su deuda del bolsillo, ora de la gratitud.

  ¡Buenas caricaturas vamos viendo!
  ¡Escelentes contornos viendo vamos!
  Andando vamos, vamos anduviendo,
  Entre los _escribientes_ que encontramos
  De polainas los mas y de chancleta!....

  (Villergas)

Sigamos rectificando.

No es exacto que el _Tempe Arjentino_ se haya publicado íntegro en el
Nacional. No pasan de cuarenta las páginas que han visto la luz en
dicho periódico: lo demas es inedito. Respecto del tomo de Cané, la
_Esther_ (mas de la mitad del volúmen) es completamente inedita; y en
cuanto á la _Familia Sconner_, léjos de amenguarse su mérito por haber
visto la luz antes en la _Tribuna_ ¿no sabe el eminente crítico que
cuanto mas circulacion alcanza un diario, tanto mas éco tiene lo que en
él se pública y ofrece mas probabilidades, si es bueno, de satisfacer á
todos hasta á los que ya lo han leido, porqué les agrada darle cabida
en sus estantes bajo la forma de libro, como á un buen amigo que se
recibe siempre con placer? No sabe que así se facilita la venta y
acuden nuevos suscriptores, que no lo son al periódico? No sabe que en
Europa novelistas como Dumas, Sué, Sand, Balzac han impreso é imprimen
primero sus novelas en los folletines de los principales periódicos,
como para tantear al público y vender luego á los editores á doble ó
triple precio el derecho de hacer ediciones mas ó ménos considerables,
segun el efecto que produce la publicacion en los diarios?

Lo _original_ de este cargo es que el que lo hace, usa _y aun abusa_ de
las reproducciones, aun que las dá muy fresco por ineditas sin la menor
aprehension. Ya hablaremos.

Lo de los seis pliegos _defraudados_ en cada tomo, es decir cerca de
cien páginas, no tiene mas fundamento ni veracidad que el ciego encono
del que se vé obligado á apelar al tristisimo recurso de la mentira
para herir cobardemente á quien no puede ofender ni ofenderá jamas con
armas de buena ley.

Solo hemos ofrecido á nuestros suscriptores trescientas páginas, y el
tomo primero tiene CUATROCIENTAS CATORCE; el 2.° trescientas VEINTE,
el 3.° trescientas OCHO el 5.° igual número; el 6.° trescientas
VEINTE contando las ocho páginas primeras en números romanos; y
este, trescientas TREINTA Y DOS, de manera que hemos dado á nuestros
suscriptores doscientas pájinas mas de lo que reza nuestro programa.

El rival de Sterne, Casti, Courrier y Larra es muy dueño de creer que
los artículos y cartas de Lopez, Bilbao, Sarmiento, Gomez, Gutierrez,
Cané, Acha &a. que hemos reproducido bajo el rubro "_opiniones de la
prensa_" no valen la pena de leerse; pero entonces para que llena
su semanario con producciones que pertenecen á algunos de estos
escritores. Lógica al ménos, colega!

La verdad es que solo en el tomo sesto por dar una broma de carnaval,
en lo que confesamos cometimos un disparate, nos vimos forzados, no sin
sentimiento, á invertir tres pliegos, cuyo original (que juzgamos mas
breve) podria así mismo haber tenido cabida en un pliego y medio, si
se hubiera empleado la letra de breviario como en el segundo tomo; lo
que no se hizo por apresurar la impresion, como le consta perfectamente
á nuestro generoso censor, cuyo periódico se pública por la misma
imprenta.

Le agradecemos; no obstante, sus observaciones, y repetimos que nuestro
firme propósito por ahora y en mucho tiempo, es limitarnos únicamente
á _rectificar_, cuando lo juzguemos indispensable; pero si otra vez
caemos en la tentacion de divertirnos, lo que no será muy dificil,
por que apesar de los pesares, somos blandos de corazon y nos dejamos
seducir del mal verbo, _para echar un par de alas_ ó arrastraderas,
no lo haremos en esta crónica, no! Eso de morirse, una vez para
escarmiento! Así en vez de imitar _á los lagartos que se arrastran
entre las ruinas_, saldremos á tomar el fresco en hojas sueltas y
_volantes_, que repartiremos gratis á nuestros suscriptores y á otros
que no lo son.

¿Con que defraudamos ó _mangoneamos_ (que esto fué probablemente
lo que quiso decir el intachable y puritano editor) á nuestros
favorecedores?.... Vaya! vaya! cada uno juzga á los otros por si mismo.

Terminado el testo de una obra, todos los editores del mundo llenan con
catálogos, _reclames_, anuncios, ó lo que mejor les parece, las pájinas
sobrantes, que nada tienen que ver con el libro. Ademas, al publicar
el primer tomo en Bs. Aires, consignamos la siguiente categórica
declaracion.

"CRÓNICA DE LA BIBLIOTECA."--Bajo este rubro pensamos destinar algunas
páginas en cada tomo, para dar cabida á los artículos, juicios
criticos, cartas, indicaciones, &a. referentes á las obras que
publiquemos. Es una costumbre admitida en Europa en las publicaciones
mas sérias, y que no somos los primeros en adoptar aquí, como puede
verse en las cubiertas de la América Poética.

"Esas páginas, tendrán, ademas el doble objeto de consignar la
respuesta que cada autor juzgue conveniente dar á las criticas justas
ó injustas que se le dirijan, reservándose el que estas líneas escribe
contestar personalmente á lo que crea necesario.

"No buscamos ni queremos polémicas; pero cuando nos dirigen la
palabra, no nos gusta desairar á nadie, y hasta seria una ingratitud
no retribuir á su debido tiempo con réditos y ganancias los favores
recibidos.

"Al acometer una empresa semejante, sabemos de antemano las
dificultades con que tendremos que luchar; haremos lo posible
por vencerlas; sabemos tambien los deberes que nos impone, y los
cumpliremos hasta el fin, aceptando desde luego todas sus consecuencias.

"Nuestra obra es de union y de paz; de un interés general y sobretodo
americano; nuestro propósito mas elevado y noble que las miserias y
pasiones del momento."

Eso y algo mas dijimos en las páginas 301-303 de las HORAS DE
MELANCOLIA; pero si en vez de ayudarnos los mismos para quienes
trabajamos, nos arman camorra y nos coscorronean, y nos falta la
paciencia, y les contestamos á pescozones ¿quien tiene la culpa?

  "Cet animal est très méchant:
  Quand on l'attaque il se defend!"

¿Donde está, pues, el fraude? quien puede llamarse á engaño?.... pero
ya que el impecable cofrade se muestra tan escrupuloso, por que no
ha contado tambien las letras de cada pliego y las interlineas que
faltan (para aumentar la lectura) y no dice que costando el papel
ochenta pesos moneda corriente la resma cuando empezó la Biblioteca,
lo hemos estado pagando á ciento veinte, ciento cincuenta y hasta
docientos pesos; lo que sin hablar de otros gastos, nos ha ocasionado
el desembolso de setenta, ochenta y aun ciento veinte pesos en pliego,
sin aumento de precio para los suscriptores?

Y luego quieren algunos que contestemos seriamente á tales cargos y á
tales jueces!

¡Quien habla de _claque_ y de proteccion periodistica ¡oh virgen de los
desamparados! Dijo al sarten la alcuza quitate allá que me ensucias!

El que firma estas líneas ha trabajado personalmente como editor con
toda la perseverancia de que es capaz sin esquivar diligencias ni
gastos, empleando cuantos medios lícitos estaban en su mano para
llevar adelante su empresa, y hasta eso se le echa en cara. A este
paso, pronto nos reprocharán que caminamos con los pies, comemos con la
boca &a.

Saben aquellos que comprenden las muchas dificultades con que todavia
luchamos, y cuyas indulgentes palabras nos estimulan á perseverar,
y cuyas criticas recibiriamos con agradecimiento, saben que nuestro
principal conato por ahora, se encamina á levantar si es posible á la
sombra de la Biblioteca Americana, una poderosa máquina de publicidad,
que seria útilisima para todos. Conseguido esto con el desarrollo del
espíritu y del gusto literario, tal vez podriamos mas tarde y en un
teatro mas vasto acometer la empresa de resolver el problema de la
utilidad, belleza tipográfica y baratura de los libros, poniéndo á
disposicion del público americano varias séries de obras importantes,
no solo de América sino tambien de Europa: realizar, en una palabra,
con otros elementos y condiciones, lo que al presente raya en necedad ó
mala fé el exigirnos.

El éxito depende de este primer ensayo, y á él consagramos todo nuestro
tiempo, toda nuestra voluntad é inteligencia. No hacemos mas porque no
alcanzan á mas nuestras fuerzas; pero así mismo y sea cual fuere el
valor de los resultados obtenidos, justifican ellos los duros cargos
que se nos hacen?

Somos orgullosos de _mala índole_ porque rechazamos los ataques
gratuitos que nos dirigen quienes ni por sus años ni por su saber
tienen licencia para tanto; y el nuevo campeon que por ningun concepto
vale mas que sus antecesores, siéndoles inferior en algunas cualidades
á juicio nuestro, sin haber recibido de nosotros mas que pruebas
de aprecio y de buena voluntad, se erige en maestro, y pretende
enmendarnos la plana con una modestia tan cómica, con un tono tan
_onomatopeyo_ y con una buena fé tan cartaginesa que dán la mas triste
idea del que tal hace y escribe á los 18 ó 20 abriles, magüer se
imagine que supera en tan tierna edad al monstruo de los ingenios, el
famoso Lope de Vega.

No se enoje, y medite con calma lo que vamos á decirle.

Le vaticinamos desde ahora que si no procura cuanto antes dar salida al
_gaz_ de que se le ha llenado la cabeza, (á lo que hemos contribuido
quizá con nuestros propios elojios) corre el riesgo de no ser jamas
otra cosa que una mediania muy mediana. Créanos por que no tenemos
ningun interés en lisongearle, y perdone la franqueza por que otro dia
será mayor.

En recompensa siga haciéndonos todo el mal que pueda; pero luego
no se queje; no salga luego gritando como D. Rodrigo, al soñar que
se encontraba en el infierno y espiaba en las garras de los feos
_gentlemen_ á quienes invocaba á menudo, el feroz atropellon de que
habla la historia:

  "Ya me comen, ya me comen!
  "Por de mas pecado habia!"

Iremos apuntando todas sus provocaciones, y á su debido tiempo con
el rasero que nos mida le mediremos. Tenga por cierto que aunque no
valemos nada, hasta la fecha nadie se ha divertido impunemente con
nosotros.

Las demas vulgaridades que nos enrostra son murmuraciones de mercader
sin parroquianos, tanto vale decir editor sin suscritores, y _cuyo
menor pecado es ser completamente tontas é indiferentes_, para valernos
de una frase suya.

Son leales, son justos y desinteresados esos ataques entre gentes del
mismo oficio?

Finjiremos creerlo, agradeciendo al autor el vivo interés que se toma
por las letras.

Dudábamos aun del éxito de la publicacion que tenemos el honor de
dirijir; pero al ver los pretestos que se invocan para desacreditarla,
empezamos á creer que ha despertado los celos [por no decir algo peor]
de los que segun parece necesitan matar á los demas para poder vivir
ellos.

Síntoma tan inequívoco empeña nuestra gratitud y nos obliga á hacer
dobles esfuerzos para no darles el gran disgusto de verla fallecer en
su aurora.

Déjese de impertinencias y haga lo mismo nuestro eminentísimo maestro;
cuide mucho no se le muera entre las manos del mal de los siete dias ó
de los siete meses el tierno infante que tan soberbios pensamientos le
inspira.

Por nuestra parte, léjos de desearle la muerte, hacemos votos porque
alcance larga vida y nos revele el tatita la _scienza nuova_ como Vico,
ó leyes desconocidas aun como Galilea y Newton.

De ménos nos hizo Dios, y aparejando impávidos el corazon y la mente
para la nueva y formidable apocalipsis que nos aguarda, repetiremos con
Comoens:

  "Calle tudo o que a antiga musa canta
  "Que outro valor mais alto se levanta!"

Concluiremos previniendo que si nuestro profesor _ex-cathedra_ no
hubiese ya dado repetidas pruebas de que no consiente que le dirijan
la menor indirecta, creyendose autorizado para vapulear á su gusto
á todo vicho viviente, sin permitir que nadie levante la voz en
su periódico ni aun para defenderse, le rogariamos nos hiciera el
favorcito de reproducir este inofensivo articulito, como una simple
rectificacioncita de sus _involuntarios_ errorsitos; rectificacion
exijida por el respeto á la verdad, á la altura é imparcialidad que
tanto cacarea; pero á que no lo hace?... á qué no?--

Diga lo que quiera el digno apologista de la _onomatopeya_; su grotesco
proceder nos hace el efecto de aquel inquisidor que daba tormento á
sus víctimas, y luego les ponia una mordaza y les ordenaba hablar y
defenderse; bajo pena de ser declarados herejes contumaces y condenados
sin apelacion á las llamas. Apliquese el cuento y no se meta en camisa
de once varas (ó varillazos) cuando le basta y sobra con una de tres
(regalo de los Sres. D. Julio Blanco, D. Heraclio C. Fajardo y D.
Tomas Gutierrez) recortada perfectamente como para su estatura, que
por mas que se empine y se haga ilusiones, no es la de ningun jigante.

No sea codicioso, por que la codicia rompe el saco, y puede caerle
encima cuando ménos lo piense una lluvia tal de granizo, que tal vez
se encuentre reducido al doloroso trance, que tambien pintó Quevedo en
aquellas célebres cuartetas:

  Caracoles! que hace uno
  Cuando la borrasca aprieta? &a.

Hemos rectificado. Gloria á Dios en las alturas y _gaz_ en la tierra á
los hombres de buena voluntad!

  A. MARGARIÑOS CERVANTES.

  Buenos Aires 3 de Abril (Domingo)

       *       *       *       *       *

Post-data ó _posta-horchata_--Son tan malos los libros que pública
la Biblioteca que el Gobierno y la Municipalidad de Buenos Aires han
destinado sobre cuatrocientos pesos fuertes para comprar tomos del
_Tempe Arjentino_, y distribuirlos como premios en las escuelas del
Estado; mas ay! dicha cumplida solo en la otra vida! Cuando el Superior
Gobierno y la Municipalidad tuvieron este patriótico, honorabilísimo y
sublime pensamiento, la edicion nuestra, ¡oh dolor y remordimiento! [de
no haber impreso siquiera otros mil ejemplares] estaba ya agotada; de
manera que no pudiendo poner á disposicion del departamento de escuelas
arriba de quince ó veinte tomos, el autor va á hacer otra edicion por
su cuenta. ¿Que le parece á Vd. D. Carlitos?.... Cunde el mal gusto,
no hay criterio, no se proteje la buena literatura nacional. Vamos: es
cosa de tirar piedras.


       *       *       *       *       *

Notas del Transcriptor:

Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

Inconsistencias en la escritura de palabras con guiones han sido
subsanadas.

Se introdujeron modificaciones en el índice para convenciencia del lector.

  Página 7, "qne" cambiado a "que".
  Página 7, se agregaron comillas de cierre.
  Página 15,"desatre"cambiado a "desastre".
  Página 15, "prescibieron" cambiado a "prescribieron".
  Página 16, se agregaron comillas de apertura.
  Página 50, "papasado" cambiado a "pasado".
  Página 50, "trastornarin" cambiado a "trastornarian".
  Página 50, "introducian" cambiado a "introducirian".
  Página 53, "moneua" cambiado a "moneda".
  Página 76, "recononocido" cambiado a "reconocido".
  Página 77, "las" cambiado a "la".
  Página 85, "Venenezuela" cambiado a "Venezuela".
  Página 88, "emanicipiacion" cambiado a "emancipacion".
  Página 91, "espidicion" cambiado a "espedicion".
  Página 108, "desdespues" cambiado a "despues".
  Página 109, "Olvaria" cambiado a "Olavarria".
  Página 131, "gerra" cambiado a "guerra".
  Página 137, "jenaralmente" cambiado a "jeneralmente".
  Página 139, "detinada" cambiado a "destinada".
  Página 183, "introduccionos" cambiado a "introducciones".
  Página 184, "nna" cambiado a "una".
  Página 196, "por que" cambiado a "porque".
  Página 200, "cica" cambiado a "cita".
  Página 205, "qne" cambiado a "que".
  Página 207, "prentesion" cambiado a "pretension".
  Página 219, "privincias" cambiado a "provincias".
  Página 225, se agregaron comillas de cierre.
  Página 226, se agregaron comillas de cierre.
  Página 235, "naturalaza" cambiado a "naturaleza".
  Página 244, "imájines" cambiado a "imájenes".
  Página 252, "V." cambiado a "Vd."
  Página 268, "qne" cambiado a "que".
  Página 271, "ixistencia" cambiado a "existencia".
  Página 296, se agregaron comillas de cierre.
  Página 298, "inciado" cambiado a "iniciado".
  Página 300, "indepedencia"cambiado a "independencia".
  Página 302, "plenipontenciario" cambiado a "plenipotenciario".
  Página 304, "Rivadia" cambiado a "Rivadavia".
  Página 308, "perrogativas"cambiado a "prerrogativas".
  Página 311, "económcos" cambiado a "económicos".
  Página 320, "probabilidadas" cambiado a "probabilidades".
  Página 323, "coleccionado" cambiado a "coleccionando".
  Página 324, "circulucion" cambiado a "circulacion".
  Página 326, "distinar" cambiado a "destinar".





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Escritos políticos, económicos y literarios" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home