Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas de Ultramar, Tomo 2
Author: Various
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas de Ultramar, Tomo 2" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



Libraries.)



                        NOTA DEL TRANSCRIPTOR:

—Los errores obvios de impresión y puntuación han sido corregidos.

—Se ha mantenido la acentuación del libro original, que difiere
 notablemente de la utilizada en español moderno.

—Las letras escritas arriba han sido figuradas como a^b.



                               COLECCIÓN
                                  DE
                          DOCUMENTOS INÉDITOS
                             DE ULTRAMAR.



                               COLECCIÓN

                                  DE

                          DOCUMENTOS INÉDITOS

         RELATIVOS AL DESCUBRIMIENTO, CONQUISTA Y ORGANIZACIÓN

                                DE LAS

              ANTIGUAS POSESIONES ESPAÑOLAS DE ULTRAMAR.

                             SEGUNDA SERIE

            PUBLICADA POR LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA.

                             TOMO NÚM. 2.

                                   I

                        DE LAS ISLAS FILIPINAS.

                                MADRID:
             EST. TIPOGRÁFICO «SUCESORES DE RIVADENEYRA»,
                      IMPRESORES DE LA REAL CASA,
                       Paseo de San Vicente, 20.

                                 1886.



PRÓLOGO.


Cual montañas que por más elevadas va avistando el navegante, y
por la especial disposición de ellas en la costa le marcan el
mejor rumbo para entrar en el puerto de su destino, se destacan
de las expediciones marítimas por el Poniente, después del
descubrimiento del nuevo mundo, tres figuras separadas en el
tiempo y desiguales en magnitud: la una terminando la estela de
sus exploraciones en los territorios más importantes que aislaban
las ondas vírgenes del Pacífico; la otra dándoles el nombre con
que la posteridad habría de conocerlos; la tercera ampliando el
descubrimiento y asegurando la conquista, y las tres marcando al
historiador los términos para entrar en la región que enlaza sus
jornadas.

Magallanes, Villalobos y Legazpi abren, pues, el primer período
de la Historia del descubrimiento y conquista de las Islas
Filipinas.

No quiere esto decir que todos los sucesos de las expediciones
capitaneadas por los dos primeros sean antecedentes obligados
del asunto, ni que no haya alguno incidentalmente relacionado en
las intermedias de Loaysa y de Álvaro de Saavedra Cerón. Sólo
se da á entender que exceptuando los esencialísimos de las dos
primeramente nombradas, y si se quiere los incidentales de las
segundas, desarrollados en la región á que el asunto se contrae,
importan unos y otros, más que á la historia de Filipinas, á
la concreta de las Molucas, y sobre todo á la especial de los
viajes hacia el Poniente, que tanta gloria dieron á la Corona de
Castilla, tanta luz á la Geografía y Cosmografía, y tanto y tan
merecido renombre á Juan Sebastián del Cano.

Como quiera que sea, publicadas desde el primer tercio del
siglo actual todas aquellas expediciones al Maluco; conocidas
también las intentadas y no realizadas hacia el Poniente, cumple
sacar ahora á luz los papeles, en su gran mayoría inéditos, que
prepararon la de Villalobos; deparándoles así tal circunstancia
su lugar más oportuno, y al libro su mejor comienzo con una
expedición que por nacer en ella el nombre de la región á que se
refiere, ser limitado su destino respecto al de las anteriores
y constituir un antecedente necesario á la de Legazpi, es la
llamada á abrir sus primeras páginas.

Aunque la publicación que en la Colección de Indias se hizo de
las relaciones de García de Escalante Alvarado y Fray Jerónimo
de Sanctiesteban sobre este viaje desflora en cierto modo el
asunto y obliga á un sucinto reextracto como medio de evitar
la consulta, deja toda su originalidad á la parte interna,
tan importante ó más que la externa, de que es necesario
complemento, y siempre de estudio más útil por su mayor y más
vasta aplicación. De aquí que no se omitan papeles considerados
antes secundarios, y estimados en su justo valor por la
crítica moderna, que entiende no se puede estudiar sin ellos
la parte más trascendental de la historia. Por tal motivo
aparecerán capitulaciones íntegras, instrucciones detalladas,
ordenanzas particulares, proyectos sobre derrotas, dictámenes de
disentimiento, reales cédulas, cartas y provisiones, de lectura
ciertamente árida y fatigosa, pero que ahora supliendo noticias,
ahora prestando luz á la investigación, firmeza á la crítica
y certidumbre á la conjetura, rectifican errores, advierten
omisiones, disipan nieblas, integran los hechos y levantan la
narración al nivel de la verdad.

Y no son palabras doctrinales traídas aquí para que huelguen
hasta el momento oportuno; que sin salir de este tomo encuentra
la tesis aplicación inmediata y demostración cumplida. Merced á
algunos documentos se logra saber que la expedición de Legazpi,
que la generalidad creía destinada desde su principio á la
conquista y población de Filipinas, salió con el propósito de
poblar en Nueva Guinea[1], no debiendo en todo caso continuar
hacia el Archipiélago más que algunas naves, con el único fin de
rescatar los cautivos ó prisioneros procedentes de expediciones
anteriores; merced á otros se averigua la causa que determinó la
variación radical de su destino; otros denuncian los resortes
tocados para cohonestar la determinación; de alguno se infieren
los móviles de este cambio; confirma uno la reserva que la
crítica debía conjeturar, explicando el modo de guardarla; y el
estudio detenido de todos, enlazando hechos y fechas, da nueva
faz á tan importante asunto, toques nuevos á sus principales
figuras, y nombre á un cualquier piloto relacionado con los
destinos de un pueblo, siquiera lo presente cual la chubascosa
nube que después de apartar la nave de su derrota, vuelve
deshecha en menuda lluvia á confundirse con el elemento de su
origen.

Los documentos de este libro están tomados en su gran mayoría
de las copias que á fines del siglo anterior sacó y confrontó
D. Martín Fernández de Navarrete en varios Archivos, con
especialidad en el de Indias; mas no conteniendo la esmerada
colección inédita de aquel escritor ilustre más que los
referentes á viajes ó expediciones marítimas, ha sido preciso
acudir al rico depósito de nuestra historia colonial para
completar el período con algunos, no menos interesantes, que
afectan á la parte política ó de gobierno al iniciarse la
fundación de la colonia.

En los primeros se nota alteración en la ortografía hasta el
extremo de aparecer disfrazada la de la época, dando esto á
entender que el erudito escritor creyó oportuno sacrificar la
propiedad á la claridad: en los segundos se guarda la de los
originales ó las de las copias coetáneas de donde se han tomado.
En unos y en otros se respeta la que tienen, y aun las variantes
sobre la misma palabra, no sólo las que entonces era lícito
usar, sino aun aquellas que no puedan en buena crítica reconocer
otra causa que la negligencia del escritor ó la deficiencia del
copiante. Cierto que así ha de extrañarse la diversa ortografía
en documentos de la misma época y á veces de igual procedencia;
pero es preferible esta discordancia, siempre que sea advertida,
á la enmienda caprichosa para restablecer un escrito á su primera
forma.

Para facilitar la consulta, aparecerá en los folios la región
á que se refiere el documento, número de orden designado en el
tomo, año de la fecha y expedición á que se contrae; y excusado
parece advertir que al escribirse en la de Villalobos _Islas del
Poniente_, y no Islas Filipinas, que es el asunto concreto de
la publicación, se ha querido salvar el anacronismo que de otro
modo hubiera resultado y salta á la vista, al recordar que hasta
mediados del año de 1543, en que la galeota _San Cristóbal_, al
reunirse en Sarangan con el resto de la Armada, dió cuenta de su
accidental arribo á aquellas Vizayas, no recibieron el nombre que
hoy llevan, y que después se amplió á otras comprendidas hoy en
el Archipiélago.

Los documentos referidos en el índice á otras publicaciones, que
para mayor claridad aparecen sus epígrafes en letra cursiva,
y los aquí publicados, completan el primer período histórico
de Filipinas; y aunque se ha procurado aclarar por notas en el
texto los puntos dudosos, advertir con llamadas la conexión
de los asuntos, y explicar las razones que haya habido para
omitir la publicación de algunos documentos, créese que no
holgará la reseña del conjunto según el enlace para el orden de
la narración, y el estudio crítico de aquellos que introducen
novedad en la historia.



BREVE RESEÑA Y ENLACE DE LOS DOCUMENTOS.

I.

EXPEDICIÓN DE VILLALOBOS.


El Adelantado de Guatemala D. Pedro de Alvarado, iniciador desde
1532 de algunas expediciones marítimas para descubrir por el mar
del Sur, escribe al Emperador desde Jalisco á 28 de Marzo de
1541, dándole cuenta de que prosiguiendo la capitulación tomada
por S. M. con él sobre el apresto de una Armada compuesta de once
navíos, nueve de ellos de gavia y una galera y una fusta, para el
descubrimiento y conquista de la costa y provincias del Poniente,
había tenido desavenencias con el Virrey de Nueva España, y
producídose escándalos sobre dicho descubrimiento, por haber el
Virrey enviado á dichas provincias á Francisco Vázquez con gente
de Armada; y que deseando llegar á buen acuerdo, celebraron una
entrevista (en Jalisco), en que olvidando todo interés particular
por una y otra parte, y sólo teniendo en cuenta el servicio
de Dios y el del Rey, se concertaron[2] en hacer compañía y
dividirse todo lo que se descubriese, así por mar como por
tierra, dentro de los límites y demarcación contenidos en la
capitulación con él tomada.

Acordaron se dividiese la Armada en dos flotas: la una,
compuesta de tres naos y una galera muy bien aderezada y
tripulada por 300 hombres, para que fuese á las Islas del
Poniente bajo el mando de un caballero muy experto y práctico
en cosas de mar, llamado Ruy López de Villalobos; y la otra, de
cinco naos y una fusta, con otros 300 hombres, para que costease
la tierra firme, capitaneada por Juan de Alvarado. Encarece su
trabajo y gasto, y lo empeñado que llegó allí de España, por
lo cual pide alguna merced y ayuda de costa; y en previsión de
que el Marqués del Valle reitere sus peticiones para hacer esta
conquista, recuerda al Emperador que la capitulación con él
tomada establece que durante siete años no se podrá tomar con
otra persona (Doc. núm. 1).

El Emperador confirma la capitulación celebrada con Alvarado y
aprueba el concierto con el Virrey D. Antonio de Mendoza, quien
poco después hizo la empresa enteramente suya por muerte del
Adelantado de Guatemala. Así que en 15 de Septiembre de 1542
expide desde Méjico con su sola firma una provisión nombrando
á Gonzalo Dávalos Tesorero de la Armada y de toda la hacienda
que en ella había de ir, «desde la mayor hasta la menor cosa»,
con _setenta y cinco mil maravedís_ de salario, «pagados de los
aprovechamientos que en la dicha tierra (que conquistaran) me
pertenesciesen; y entiéndese que si en ella no los hoviere de que
seais pagado, _que no sea yo obligado á pagároslo de otra cosa_»
(Doc. 3).

Tres días después daba á Villalobos instrucciones para el
descubrimiento, que por lo detalladas, previsoras é interesantes
á la historia interna de esta expedición y al juicio que haya de
formarse del proceder de su General, merecen detenido estudio.
Después de prevenirle se trasladase al Puerto de la Navidad,
donde le entregaría Juan de Villareal á nombre suyo y en
presencia de los oficiales de su hacienda la flota compuesta del
navío Capitana _Santiago_, del _San Jorge_, _San Juan de Letrán_,
_San Antonio_, una galeota y un bergantín, y de fijarle las
formalidades de la entrega, y las que había de observar para la
que él hiciere al Patrón de la Armada, le ordena nombre en cada
navío piloto, maestre, contramaestre y escribano, detallando los
libros de asientos propios de los cargos de estos oficiales: le
faculta asimismo para nombrar Capitán y designar la tripulación
de soldados y de hombres de mar, cuyos nombres y filiaciones
debían constar en los libros, especificando las armas que llevan.
Al tratar de las mercaderías y rescates que pone á cargo del
Tesorero Gonzalo Dávalos, del Contador Guido de Lavezaris y del
Factor Martín de Islares, exige tenga conocimiento de ellas el
General, como de todo lo que va en la Armada, sin que de nada
pueda disponerse sin oir su parecer.

Le ordena preste el pleito homenaje según uso de España, tome
el juramento á los Capitanes, caballeros y soldados, y á los
pilotos, maestres y gente de mar, y reciba á los oficiales que
S. M. tiene señalados para la jornada[3] ó en la Capitana ó
en el navío que cada cual prefiera, recomendándole el mejor
tratamiento hacia ellos, ya por razón de sus cargos, ya por lo
que sus personas merecen. Como una de las miras principales
de la jornada era averiguar la derrota que convenía para el
regreso, le da instrucciones minuciosas sobre este punto, con
recomendación del envío de noticias de las tierras visitadas, de
los objetos curiosos encontrados en ellas y de las mercancías
de particulares: prescríbele también el mayor secreto en la
remisión de la correspondencia, y modo de guardarlo. Dedica
varios párrafos á la exaltación de la fe católica y atracción
á ella y conversión de los indígenas; encarga que en los casos
arduos y graves obrare con parecer y acuerdo de los sacerdotes
y oficiales más caracterizados de la flota; y ordena el más
exacto cumplimiento de los puntos contenidos en la capitulación
celebrada con S. M., para lo cual le incluye copia de ellos, así
como de las instrucciones particulares que ha expedido á los
oficiales suyos para el mejor desempeño de sus cargos.

A éstas acompañaba un escrito de avisos sobre el trato con
los indios, precauciones que el General debía tomar, forma de
verificar los rescates, y otros puntos referentes á los derechos
que le correspondían como armador de la flota. Los principales
son, «que á ningún indio se enoje en la menor cosa, y el General
y todos han de tratalles con mucha berdad, y _confiar muy poco
en ellos_»: que los soldados salten á tierra con sus arcabuces y
armas, prohibiéndoles matar aves ni puercos domésticos, ni otros
animales de la granjería de los indios, en cuyas casas no debían
entrar los españoles, para evitar que _se envuelvan con indias
de sus amigos_: que el General se excuse cuanto pueda de asistir
á las fiestas ó banquetes con que los indios le brinden. Sobre
la contratación y rescates, al fijar el precio de cada cosa ha
de procurarse que sea el menor posible, «no mirando que traídas
á estas partes (á Nueva España) valen mucho, sino que como cosa
criada en la tierra vale poco, y hánse de procurar de subir
nuestras mercaderías mucho, como cosas llevadas por muy lexos
caminos y que no las hay en aquella tierra, y han de comprar por
peso.» Termina recomendando el buen tratamiento á _las lenguas_
(intérpretes) y que de todo se envíe noticia.

En 22 de Octubre, al encargarse Villalobos de la Armada en el
Puerto de la Navidad, suscribe la acostumbrada obligación de
cumplir fielmente las instrucciones (Doc. 5), haciendo ante
Alonso Carrillo pleito homenaje. Los Capitanes prestaron el
juramento de obediencia al General; los soldados de seguida el
suyo al General y Capitanes (Doc. 6), y después los pilotos,
maestres, contramaestres y lombarderos (Doc. 7).

En el mismo día expide Villalobos sus instrucciones á los
Capitanes de las naves. Prescribe la confesión á todos los
expedicionarios, el respeto á los religiosos, y penas al
blasfemo, que podían llegar en caso de reincidencia á la de
destierro al hidalgo, ó abandono de él en isla despoblada, y á
quien no tuviese tal condición, cortarle la lengua. Las armas de
soldados y marineros habían de ser recogidas al entrar á bordo
para entregárselas cuando fuere menester. La ración de agua, en
circunstancias normales, aparte de la que había de darse para el
caldero, era de medio azumbre á cada soldado, tres cuartillos
á los marineros y cuartillo y medio á los negros: la de pan
(bizcocho) y carne, á razón de libra y media diarias de pan y una
de carne al soldado, y dos de la primera especie para repartir
entre tres indios.

La falta de vigilancia en las guardias se castigaba con la
pérdida del cargo, sin que se le pudiera contar en lo sucesivo
en el número de los soldados, ó con zambullidas al que no fuese
hijodalgo, arrojándolo á la mar si reincidía. Previene los casos
de motín, separación de la conserva por extravío en la derrota
ó por otras causas, y hurto del rumbo; precauciones sobre las
bajadas á tierra, y recomendación á los Capitanes para que vean
las instrucciones que llevan los pilotos, á cuyo fin se las
remite.

La flota componíase de la nao Capitana _Santiago_, las _San
Jorge_, _San Juan de Letrán_ y _San Antonio_, la galeota _San
Cristóbal_ y el bergantín ó fusta _San Martín_. Por Maese de
campo iba Francisco Merino, y por Capitanes Bernardo de la Torre,
D. Alonso Manrique, Matías de Alvarado, Pero Ortiz de Rueda y
Cristóbal Pareja. Como oficiales del Rey para intervenir y cobrar
los derechos reales, embarcáronse con el cargo de Factor de S.
M., García de Escalante Alvarado, autor de la Relación detallada
de este viaje; con el de Contador, Jorge Nieto; con el de Veedor,
Onofre de Arévalo, y con el de Tesorero, Juan de Estrada.
Oficiales para los derechos del Virrey de Nueva España, á cuyas
expensas se verificaba la expedición, eran: Factor, Martín de
Islares; Contador, Guido de Lavezaris; Tesorero, Gonzalo Dávalos;
y pilotos: de la _Santiago_, Gaspar Rico y adjunto Antonio Corzo;
de la _San Jorge_, Álvaro Fernández Tarifeño; Ginés de Mafra de
la _San Juan_, y Francisco Ruiz de la _San Antonio_.

Embarcáronse además religiosos, como en tales expediciones estaba
prevenido. En ésta fueron cuatro del orden de San Agustín: Fray
Xerónimo de Sanctiestevan, prior, que años después escribió
la relación del viaje; Fray Nicolás de Perea, Fray Alonso de
Alvarado, Fray Sebastián de Reina, é igual número de clérigos,
el Comendador Laso y los Padres Martín, Cosme de Torres y Juan
Delgado.

Componían la tripulación de soldados y marineros trescientos
setenta hombres según una relación, y cuatrocientos según otra,
siendo de nombrar los caballeros é hidalgos Íñigo Ortiz de
Retes, Bernardino de Vargas, Antonio de Bustos y Francisco de
Alvarado, que acompañaban al general Ruy López de Villalobos.

La Armada salió del puerto de Juan Gallego, ó de la Navidad,
en 1.º de Noviembre de 1542. Ocho días después, andadas 180
leguas[4], pasaron próximos á una isla pequeña, situada en 18-1/2
grados, que nombraron de _Santo Tomé_ (hoy San Alberto). A los
tres días surgieron en otra que nombraron la _Nublada_ (Isla del
Socorro), distante 12 leguas de la anterior: ochenta más adelante
vieron la _Rocapartida_ (Santa Rosa), después el _Placer de siete
brazas_ y los _Bajos_ que recibieron el nombre de _Villalobos_
(en lat. N. 15°-2′ y long. 163°-7′ O. de Cádiz).

El día de Navidad surgieron en una isleta poblada y llena de
arboleda, nombrándola _San Estevan_; y _Archipiélago del Coral_
al grupo de donde se destacaba, por haberse encontrado al levar
el ancla, enredada en su uña una rama de coral fino. De aquí,
después de hacer aguada y leña, salieron el día 6 de Enero de
1543, y navegadas 35 leguas, encontraron otro grupo de diez islas
que por su arboleda y frescura nombraron los _Jardines_ (lat.
9°-16′ y longitud 159°-43′ de Cádiz).

Cien leguas más al O. sufrieron un tiempo duro que puso á la
flota en grave peligro y separó de la conserva á la Galeota. El
23 de Enero, navegadas 50 leguas más, avistaron en altura de 10°
otra isla pequeña, baja, llena de palmas; al aproximarse vieron
casas, y aunque intentaron surgir, no se encontró fondo. Los
naturales, que hacia ellos habían salido en paraos, hacían con
los dedos la señal de la cruz y la besaban, y con extrañeza de
los expedicionarios les oyeron decir en castellano: «Buenos días
_Matalotes_», por lo cual recibió tal nombre la isla. Navegando
35 leguas por la misma altura, vieron á los tres días (26 de
Enero) otra mayor, que llamaron de _Arrecifes_ por los muchos que
tenía, y hoy se conoce por _Palaos_. Siguiendo el mismo camino,
aunque bajando un poco en la altura (hasta los 7°,40′), llegaron
el día 2 de Febrero á la isla de Mindanao[5], que por su gran
extensión la nombraron _Cesarea Karoli_, «por ver, dice Escalante
de Alvarado, que la majestad del nombre le cuadraba.» Dieron
fondo en una bahía hermosa que recibió el nombre de _Malaga_
(Baganga), y se tomó posesión de la isla con objeto de poblar;
pero lo insalubre del asiento les obligó á buscar otro, tratando
para ello de remontarse en demanda de la isla Mazagua; si bien
impelidos por vientos contrarios, costeáronla hacia al Sur hasta
apartarse de ella y dar en la de Sarangán (hoy Sarangani).

En esta isla, que llamaron _Antonia_[6], procuraban
bastimentos, y como los naturales se los negaran obstinadamente
hostilizándoles de continuo, diéronles una batida en que murieron
seis españoles. Tras de algunos combates en que García de
Escalante Alvarado desempeñó parte muy principal, abandonaron
los naturales la isla, pasándose á la de Mindanao, y los
expedicionarios recogieron algún botín, cuyo reparto fué motivo
de murmuraciones, y que no por acalladas en el momento dejaron de
influir en la discordia que más adelante y por otra causa habría
de dividir al General de casi todos los oficiales.

Las armas con que peleaban en aquellas islas, dice Escalante,
«eran muy buenas: las ofensivas son alfanjes, dagas, lanzas,
azagayas[7] é otras armas arrojadizas, arcos, flechas y
cervatanas: todas generalmente tienen hierba, y en la guerra se
sirven de ella y de otras ponzoñosas; sus armas defensivas son
escopiles (escaupiles) de algodón hasta en pies, contramangas,
coseteles de madera y de cuero de búfalo, corazas de cañas y
palos duros, paveses de madera que los cubren todo; las armaduras
de cabeza son de cuero de lixa y muy fuertes, y en algunas islas
tienen artillería menuda é algunos arcabuces»[8].

En previsión de que los indígenas no les llevaran bastimentos,
se sembró maíz que no nació. Los soldados se disgustaban,
prefiriendo la muerte en la pelea, que decían «era á lo que
habían venido, y no á morir de hambre.» La que allí padecieron
llegó á el extremo de tenerse por manjar delicado los perros,
gatos, ratones, culebras, lagartos y hojas de árboles. Sus
efectos inmediatos se manifestaron por enfermedades y muertes,
sin que se salvara ninguno de los que comieron de unas sabandijas
parduzcas mencionadas en la Relación de Fray Xerónimo de
Sanctiestevan.

La galeota _San Cristóbal_, derrotada antes de avistarse los
Matalotes, llegó á Sarangán al cabo de cinco meses, causando
gran júbilo á los expedicionarios, que la creían perdida; y el
júbilo aumentó al noticiarles los recien llegados su estado
durante aquel período en unas Islas abundantes de bastimentos,
cuyos moradores rescataban con facilidad. De tal satisfacción
brotó como homenaje al Príncipe el nombre de Felipinas[9], para
aquellas Islas, de que era Abuyo la principal (hoy de Leite).

Hasta aquí la parte del viaje que en primer término interesa
á los fines de esta publicación. Los que realizó la flota
fraccionada por las Islas próximas para buscar víveres, que ya
no se buscaba oro, como dice Sanctiestevan, la astuta política
y proceder hostil de los portugueses, las muertes causadas por
el hambre, enfermedades y combates parciales á que el hambre
les apremiaba, el intentado por dos veces y no conseguido viaje
de regreso, la pérdida de buques y demás accidentes de esta
desgraciada expedición, narrados, no con perfecta claridad, en
las Relaciones de referencia[10], sólo servirían, especialmente
desde la violación del empeño con Portugal por la entrada en las
Molucas, para juzgar del proceder de Villalobos, tan defendido
por Sanctiestevan como censurado por los oficiales, sin excluir
á su amigo Escalante que se le tornó contrario, y en unión de
los demás firmó los diversos requerimientos que en forma poco
templada le dirigieron.

Cumple, sin embargo, advertir que una de las contestaciones
de Villalobos hállase incompleta por faltar dos hojas del
original[11], por lo menos desde Diciembre de 1793, en que lo
confrontó con su copia D. Martín Fernández de Navarrete, lo cual
ha de impedir pronuncie la Historia su fallo decisivo sobre aquel
desdichado explorador, muerto en Ambon pobre y mercenario de los
portugueses, como llegaron á serlo casi todos los expedicionarios
de los ciento cuarenta y cuatro que, según Escalante, quedaban
vivos en 1548. Si la crítica hubiere de suplir la omisión,
conviene se tenga presente la carta que el Virrey D. Antonio
de Mendoza dirigió sobre este asunto á Juan de Aguilar, cuya
referencia consta en el Indice.

Con los requirimientos del Capitán general de las Islas del
Maluco, D. Jorge de Castro, y contestaciones de Villalobos
(Doc. 9), á que alude la relación de Escalante, se cierran
los documentos referentes á esta expedición, aconsejando la
importancia de este papel su inserción íntegra, por tratar de la
tan debatida cuestión de límites.


II.

EXPEDICIÓN DE LEGAZPI.

El silencio durante el período de veintidós años que media entre
la expedición de Villalobos y la de Legazpi, sólo se explica
por los fracasos que experimentaban algunas flotas enviadas
al Estrecho de Magallanes, lo costosas que eran por esta vía,
y el empeño que hubo en realizar la comunicación por el istmo
de Panamá entre los dos mares, aprovechando el curso del río
de Chagres; empresa creída hacedera por muchos, acariciada con
entusiasmo por el Emperador y sus consejeros, calificada por
algunos de absurda, y desechada al cabo de afanosas ó inútiles
exploraciones.

Las dificultades presentadas á las obras gigantescas emprendidas
hoy con todos los medios de que dispone el adelantamiento de
ciencias, artes, industrias, facilidad en las comunicaciones y
apresto de enormes sumas por los milagros del crédito, justifican
se desistiera entonces de un proyecto que de haberse podido
realizar, siquiera imperfectamente, hubiéranse economizado los
dispendiosos gastos que ocasionaba el armamento de flotas en
Nueva España, evitándose además los inconvenientes de que los
sufragaran los Virreyes, con perjuicio del Erario y desprestigio
de la autoridad Real.

Esto se remedió en la capitaneada por Legazpi, como manifiesta
el despacho que se remitió á D. Luis de Velasco, Virrey de Nueva
España, firmado en Valladolid á 24 de Septiembre de 1559 (Doc.
10). Entre sus prevenciones, conviene mucho tener presente la que
disponía no se entretuviese la expedición en contrataciones ni
rescates, «sino que luego den la buelta á essa nueva spaña porque
_lo principal que en esta jornada se pretende es saber la buelta,
pues la yda se sabe que se haze en breve tiempo_.....» Incluía el
Rey, por petición que Velasco había hecho en cartas anteriores,
una para Fr. Andrés de Urdaneta, manifestándole haberse informado
de la parte que tomó en la expedición de Loaysa, é instándole á
que se embarcara, no obstante su nuevo estado, en la flota que
debía ir á las Islas del Poniente, en atención al conocimiento
que de ellas había adquirido, y al que ya tenía de la navegación
y de la náutica (Doc. 11).

Urdaneta acepta en carta escrita en Méjico á 28 de Mayo de 1560,
exponiendo sus antecedentes y servicios durante once años que
permaneció en el Maluco (Doc. 13). En otra de la misma fecha
existe su opinión de que hallándose la Isla Filipina dentro
del empeño[12] hecho al Rey de Portugal, sólo debía tocarse
en ella con el propósito exclusivo de rescatar los españoles
que allí y en otras islas próximas hubiesen sido cautivados en
expediciones anteriores, y fuese luego la flota á descubrir por
donde pareciere á D. Luis de Velasco[13]. El Virrey incluye el
expresado informe y carta en la suya de la misma fecha, apoyando
el dictamen del navegante religioso, á quien elogia. Entre otros
pormenores sobre el apresto de la Armada, dice haber recibido la
artillería, municiones, armas y rescates; cosas que en aquella
tierra no se podían haber, pues sólo el artillería y clavazón,
si allí se hubieran de fundir, costaría más que todo lo enviado.
Tales pertrechos se ajustaron á la Memoria dada en el Consejo
Real por Juan Pablo de Carrión, designado para Almirante, y
que por su desavenencia con Urdaneta en la derrota que debía
seguirse dejó de ir (Doc. 23), influyendo después tanto para el
cambio que en instrucciones definitivas de la Audiencia había de
prescribirse para este viaje.

El Virrey, en 9 de Febrero de 1561, da cuenta al Rey de proseguir
el apresto, y recomienda para mandar la Armada á Miguel López
de Legazpi, natural de Guipúzcoa, de cincuenta años de edad,
hijodalgo notorio de la casa de Lezcano, por reunir todas las
condiciones necesarias, acreditadas en los cargos servidos
durante veintinueve años en Nueva España, y ser la que por
completo satisfacía á Urdaneta, que es «el que ha de gobernar y
guiar la jornada» (Doc. 14).

Facultado D. Luis de Velasco para ordenar la expedición como
mejor le pareciese (Doc. 15), y contestado por el Rey á Urdaneta
que su dictamen se había remitido al Virrey para que proveyese
lo más conveniente (Doc. 16), escribió el Agustino una detallada
Memoria (Doc. 17) sobre aprestos y armamentos en Nueva España,
sumamente útil para conocer el estado de algunos oficios é
industrias de aquella región, y un derrotero razonado del viaje
que debía emprender la flota. En el último párrafo se hace eco
de la noticia que por allí había corrido, de haber encontrado
los navegantes franceses un paso hacia el mar de Poniente por
la _tierra de los Bacallaos_, y formula proyectos sobre esta
noticia, que el tiempo había de desmentir (1561).

Retardábase el apresto de las naves hasta el extremo de mediar
una carta apremiante del Rey, fecha á 13 de Febrero de 1563, á
la cual contesta el Virrey en 25 de igual mes del siguiente año
(Doc. 19) presentando sus excusas y anunciando la salida para
el próximo Mayo; pero la imposibilidad de cumplir la oferta le
obliga á disculparse de nuevo en carta de 15 de Junio (Doc. 20).

Muerto D. Luis de Velasco en fin de Julio, la Audiencia, que
en tales casos asumía la autoridad y el gobierno, ultimó
los preparativos de la flota, y en pliego cerrado entregó á
Legazpi una extensa, bien redactada, previsora y detalladísima
instrucción (Doc. 21). En su parte preceptiva sobre los cargos,
oficios, libros de asiento, embarque, armas, haberes y demás
disposiciones referentes á la organización de la flota y
movimiento de las naos, conservaba la Audiencia íntegro el texto
de la preparada por el Virrey y remitida en copia á S.M. con la
expresada carta de 25 de Febrero (pág. 142); pero variaba por
completo la derrota por las razones que expresa en su carta al
Rey, fecha á 12 de Septiembre (Doc. 22).

La marcada en la del Virrey, que, como dicho está, fundábase
en la opinión de Urdaneta, era hacia la Nueva Guinea; la de
la Audiencia terminantemente prescribía el viaje á Filipinas;
así que al romperse los sellos el sábado 25 de Noviembre, al
quinto día de navegación, y á unas cien leguas del puerto de la
Navidad (Doc. 27), y conocerse su contenido, fué tal la sorpresa
y disgusto del Prior y demás religiosos, que según frase de la
Relación, que por su procedencia debe suponerse atenuada (pág.
220), «daban á entender se hallaban engañados, y que á haber
sabido ó entendido en tierra que había de seguirse esta derrota,
no vinieran á la jornada por las causas y razones que el Padre
Fray Andrés de Urdaneta había dicho en México.»

La conformidad de lo innovado con el dictamen de Carrión, su
disentimiento con Urdaneta, y el importante papel que desempeñó
en el apresto de la flota en la Metrópoli ante el Consejo de
Indias, y en Nueva España en el acopio de pertrechos, inducen
á creer que su influjo ó sus razones, ó ambas cosas, pesaron
en la resolución de la Audiencia. Y aunque el temor abrigado
por el Capitán de la Almiranta, de que lo dejarían en tierra
(pág. 209) á causa del disentimiento, parezca indicio contrario
á la conjetura, lo torna la crítica favorable al discurrir
que la Audiencia, que hábilmente cohonestaba la mudanza con
el respeto á disposiciones Reales anteriores, escudando así
su responsabilidad, no podía eludir la que hubiera contraído
impidiendo ó dando ocasión á estorbar la ida de Urdaneta,
determinada como estaba, no ya por provisión ó cédula, sino por
Real carta de ruego y encargo, y no debía ocultársele que el
Agustino tenía el firme propósito de no ir en la jornada (pág.
209) de seguirse la derrota propuesta por Carrión.

La responsabilidad era tanto más estrecha, cuanto que la misión
del religioso no se concretaba á dirigir la navegación de la ida,
sino principalmente á descubrir la del regreso, que constituía el
objeto primordial del viaje, así expresamente determinado por el
Rey en las cartas con que la Audiencia se escudaba y se le había
encargado «por que despues de Dios se tiene confianza que por
las experiencias y platica que tiene de los tiempos de aquellas
partes, y otras cualidades que hay en él, será causa principal
para que se acierte con la navegacion de la buelta para Nueva
España» (pág. 19), palabras de la Instrucción del Virrey, que la
Audiencia deja en la suya, ó por estimarlas merecidas, ó para
compensar con este halago el sinsabor que en secreto le preparaba.

Unicamente así se puede entender lo anormal de quedar en tierra
el autor del proyecto que prevalecía, y de ir á bordo el del
proyecto fracasado, con la dirección de una derrota contraria á
la suya. Pero ¿cómo se explica el modo de guardar la reserva
necesaria en asunto intervenido por el número de personas que
supone su índole, y menos que pudiera conservarse en el período
de tres meses que separan la fecha de la Instrucción del día en
que zarpó la Armada, sin que Urdaneta, cuyos amigos eran muchos,
y su prestigio grande, sospechara la menor cosa?

Tal reflexión obligaría á suspender el juicio, y quizá á volverlo
contrario á la conjetura, si no hubiera aparecido un documento
que sale á su defensa hasta darle el carácter de certidumbre.
Es una representación al Consejo de Indias, del mismo Capitán,
fecha probablemente á los ocho años de la salida de la Armada,
por lo cual no ha encontrado cabida en el presente tomo; pero la
importancia de la investigación obliga á adelantar el siguiente
fragmento:

«Ilustrísimo señor==El capitan Juan pablo de carrion dize que
aviendo S. M. por el año de cinquenta y ocho mandado á don Luis
de velasco virrei de la nueva españa hazer en la mar del sur
navios para el descubrimiento de las yslas del poniente el dicho
virrei lo comunicó con el satisfecho de que era la lunbre del
negocio y le enbió á esta corte a comunicar cosas tocantes a la
dicha jornada con S. M. y con su rreal consejo de yndias el qual
truxo cartas y rrecados del dicho virrei sobre lo suso dicho y
por estar S. M. ocupado en las guerras de flandes y san quintin
trató el negocio con el Real consejo de yndias presidiendo en él
el Licenciado briviesca por consejero mas antiguo y entendido
el negocio lo mandaron bolver luego á la nueva españa y dentro
de treinta dias que de ello se trató le despacharon con la
artilleria y municiones que pidió y llegado á la nueva españa
halló que en el hazer de los navios no se avia dado el calor
que convenia y ansi le mando el dicho virrei yr en persona al
puerto de la navidad donde los dichos navios se hazian á poner en
la obra el calor que convenia y ansi con la priesa y diligencia
posible mandó hazer quatro navios los dos grandes y los dos
medianos y echados al agua bolvió á mexico á comunicar con el
virrei por su mandado la derrota y camino que los dichos navios
avian de llevar y tratando de ello el dicho virrei murio de cuia
causa y por ciertas diferencias que el tubo con frai andres de
urdaneta sobre la derrota y camino que la dicha armada avia de
hazer él no fue en la dicha jornada aunque se siguió el camino
que el señaló ante el visitador valderrama que fue en un pliego
cerrado escrito de su mano[14] que se le dió á miguel lopez el
general del armada con pena de que no se abriese hasta que ubiese
navegado ocho dias al cabo de los quales se abrió y siguieron
la derrota que el dezia asi en la yda como en la buelta la qual
buelta se descubrio con la facilidad que se á visto siendo la
cosa mas deseada y en mas tenida que en nuestros tiempos en la
mar del sur a avido por averse perdido muchas armadas en esta
demanda y por parecer que es principio y camino abierto para
que las grandes Riquezas que poseen ansi en la china y yslas
comarcanas al arcipielago se comuniquen en españa por tierras
de S. M. como asta aora se an comunicado por tierras de rreinos
extraños por falta de no se aver hecho este descubrimiento de
esta buelta y parecerles á las gentes ser ymposible», etc.

Descontando de aquí lo de haberse seguido su derrota en la
vuelta, que es aseveración presuntuosa é inexacta, é inexacto
también que al tratarse de ella ocurriera la muerte del Virrey,
porque el viaje hallábase ya completamente resuelto conforme al
parecer del Agustino, y tanto que á él se ajustó el comenzado por
la Armada en los cinco primeros días de su navegación; lo demás,
documentalmente comprobado, sanciona la conjetura y descifra el
enigma sobre la reserva guardada; auxiliando no poco á la crítica
el recuerdo de las omnímodas atribuciones de los Visitadores
generales, cuyo ejercicio no debía encontrar límites en casos
como éste de gobierno provisional y necesariamente delegado por
causa fortuita.

Si, como último y accidental punto, penetra la investigación en
los motivos que pudieran existir para la mudanza, basta ver que
el proyecto de Carrión era repetir el viaje de Villalobos, y
recordar el desgraciado éxito de aquella expedición, así como los
fracasos del viaje de vuelta en las dos veces que se intentó por
distintos buques y capitanes, para concluir que lejos de razón
que la aconsejara, la había para no volver á aventurar tantos
reveses y tan desastrosos y funestos resultados.

Pudo el Visitador Valderrama obrar fiando en las palabras
halagüeñas del Capitán del Almiranta sobre la riqueza de aquellas
islas y trato y amistad de sus naturales; pero la crítica ha
de juzgarlas encaminadas á interesables fines, al recordar que
Carrión, oscuro expedicionario de Villalobos, hubo de sufrir
como sus compañeros el hambre por hostilidad de los indígenas
en Sarangán, en Mindanao y aun en el mismo Abuyo, donde las
tripulaciones de los buques no tuvieron la fortuna que la de la
galeota en su primer arribo. Si por riqueza quiere expresar la
abundancia de oro, según costumbre de aquel tiempo, no debía
ignorar que el rescatado en _Cesarea_ se redujo á una cantidad
insignificante, por más que la malevolencia la ponderase para dar
cuerpo á la calumnia forjada contra el jefe de la expedición. Si
á la _especiería_, constábale que no encontraron abundancia en
ninguna, ni vestigio de tal producción en el mayor número de las
islas visitadas.

El mismo Capitán años después confirma la seguridad de este
juicio sobre sus palabras con estas otras de su expresada inédita
exposición: «Lo primero que las yslas donde miguel Lopez está que
es Çubu y panay y su comarca no es tierra para hacer asiento ni
fundamento y que aunque _el_ la señalo para primera escala no era
para hazer el caudal que se a hecho de ellas por ser _tierra_ y
_islas miseras_»[15], y más adelante expresa «que entendiendo que
la gente que en la nueva españa se haze para el socorro de miguel
lopez es gente suelta y que como saben que van á tierra ruin
no quieren yr sin que se les de muy grandes socorros y sueldos
a todo genero de gente de que se le siguen á S. M. grandisimos
gastos y ningun aprovechamiento sometiéndome a mejor juizio digo
que si S. M. quiere conseguir grandisimos aprovechamientos para
su Real corona es necesario yr á la costa de china porque lo
demás de aquellas yslas es cosa de muy poco fundamento y si luego
que se descubrió la buelta á la nueva españa la segunda jornada
se hiziera á la china visto que aquellas yslas eran de tan poco
fundamento que era el principal yntento que se devia tener
no ubieran perecido tantos españoles ni S. M. ubiera gastado
tanta suma de dineros sin provecho antes se le ubieran traido
grandisimas riquezas y se ubieran hecho grandes efetos ansi en
conquista como en contratacion y asiento y sabiendo los españoles
que yvan a tierra rica no solo no pidieran socorros pero
venderian sus haciendas para yr alla, que esto tiene la buena
tierra que llama asi á los hombres, y a la mala ni aun pesados á
oro quieren yr y ydos no ay quien los tenga en ella.»

El cotejo de lo trascrito con el informe dado por el Capitán
en su disentimiento determinaría el valor de su opinión y el
interesable fin que la guiaba; así como la resolución de la
Audiencia, ó mejor dicho, del Visitador sin consultar á otras
personas que iban en la Armada y habían pertenecido á la de
Villalobos, puede considerarse arbitraria, ligera é influída
por Carrión. De cualquier modo resulta que la flota de Legazpi,
en vez de haber ido á poblar en Nueva Guinea, como creyeron
todos los expedicionarios durante los cinco primeros días de
navegación, fué á las Islas Filipinas por la intriga que pudo
mover la rivalidad ú otras miras personales del ex capitán de la
nao Almiranta.

De aquí que un cualquier expedicionario de la Armada de
Villalobos, mencionado en sus listas bajo el oscuro nombre de
Juan Pablo, suba, cual sedimento de agitado líquido, del fondo á
la superficie de la Historia para figurar como ciego instrumento
de los sucesos que prepararon la conquista de aquella importante
región, y causa eficiente de que se verificase en el tiempo y por
las personas que lograron realizarla: ¡que así, con independencia
de la voluntad del hombre, se aparejan y van encadenándose las
cosas más menudas para determinar el destino de los pueblos!!

Digna de encomio, por rara en aquella época, fué la sumisión de
los expedicionarios al noticiárseles el cambio de viaje, sobre
todo la actitud del famoso Agustino, que, deponiendo su justo
enojo y encaminando sus intentos á muy altos fines, dirigió
con entera lealtad y notorio saber la derrota de su rival,
previamente impugnada.

La extensa y detallada relación de este viaje comprende desde el
20 de Noviembre de 1564, día de salida del Puerto de la Navidad,
hasta el 27 de Mayo, en que establecidos ya en Çubu y comenzadas
las obras para la fortaleza, se disponía á dar la vela el navío
que debía intentar el viaje de regreso. El acontecimiento más de
bulto fué la separación de la conserva al décimo día del patache
_San Lucas_ del mando de Arellano, y la sospecha abrigada de que
se realizó con deliberado propósito[16].

Lamentando el suceso continuaron su derrota determinada por
las Islas de los _Barbudos_, los _Placeres_, de _Pájaros_,
_Las Hermanas_, las de _Jardines_, descubiertas por Villalobos
veintidos años antes, las de los _Ladrones_, hasta entrar en las
Filipinas, tomar posesión de algunas, entre ellas la de _Çibabao_
(Samar) (Doc. 28), recorrer los puntos principales de las costas
de ésta y de Leite bajo los nombres de _Tandaya_, _Cabalián_
y _Abuyo_, visitar las de _Bohol_, _Negros_ y _Camiguín_, y
establecer su campo en Cebú donde celebrada la fiesta religiosa
por el hallazgo de la imagen de Jesus niño, procedente, según
creían, de la expedición de Magallanes, comienzan los trabajos
para la fundación de la Colonia por la erección del templo y
fortaleza, y tratos con los indígenas, hasta lograr Legazpi
celebrarlos directamente con el cauteloso reyezuelo Tupas,
quedando todo encaminado al mejor éxito á la salida para Nueva
España del navío _San Pedro_.

Las cartas de los oficiales á la Audiencia y de Mirandaola
al Rey (Docs. 31 y 32) amplían los sucesos contenidos en
esta Relación, de la que puede estimarse complementario el
Derrotero del piloto mayor Esteban Rodríguez, no solamente en
lo relativo á la náutica, sino por las noticias que adiciona; y
tales documentos, y el viaje de regreso escrito por Rodrigo de
Espinosa, constituyen la parte externa del período histórico á
que se contraen.

En él resaltan las dotes de Legazpi y su aptitud para fundar
una colonia; la incertidumbre sobre el punto de la nave por
deficiencia de los pilotos en la observación de la altura y falta
de medios para el tanteo de la estima, y la superioridad sobre
todos de Urdaneta, demostrada en el viaje de ida y confirmada en
el de regreso con una derrota á cuya originalidad no daña, por
más que atentase contra su primacía, el anticipado y clandestino
viaje del patache _San Lucas_.

  F. J. DE S.



NÚMERO 1.

 (Año 1541.—28 Marzo.—Jalisco).—Carta del Adelantado Don Pedro de
 Alvarado, escrita al Rey, dándole cuenta, como yendo en prosecución
 de lo capitulado con S. M. por los puertos de la Nueva España con
 su Armada compuesta de once navíos, los nueve de gavia, una galera
 y una fusta al descubrimiento de la costa y provincias del Poniente
 hizo compañía con el Virrey Don Antonio de Mendoza de todo lo que
 se descubriese entre ambos, así por mar como por tierra; y en su
 consecuencia habían resuelto dividir la dicha Armada en dos partes; y
 la una compuesta de tres naos gruesas y una galera enviar á las islas
 del Poniente á cargo de Ruy Lopez de Villalobos, y la otra de cinco
 naos y una fusta por la costa de Tierra firme al de Juan de Alvarado.
 (_C. i. de N. t. 15, d. n. 2._)


Sacra Catolica Cesarea Magestad.==De la ciudad de Mechuacam hize
relacion a Vuestra Magestad de todo lo subcedido hasta alli, e
como yendo yo con onze Navios, los nueve de gavia y una Galera
y una Fusta en prosecucion de la Capitulacion[17] que Vuestra
Magestad fue servido de tomar con migo para el descubrimiento
y conquista de la Costa y Provincias del Poniente, pasando por
los puertos de la Nueva España por escusar las diferencias
y escandalos que se esperaban entre Don Antonio de Mendoza,
Visorrey della, y mi, sobre el dicho descubrimiento, por haber
él inviado a Francisco Vazquez a las dichas Provincias con
gente de Armada, acordamos de nos ver en aquesta ciudad, e sin
que por su parte, ni por la mia se respetase ningund interese
particular, sino solo el servicio de Dios nuestro Señor y de
Vuestra Magestad, nos concertamos y hecimos compañia en todo lo
que se descubriese, asi por mar, como por tierra, en los limites
y demarcacion contenidas en la Capitulacion que con migo se tomo,
teniendo por cierto que con el gran aparejo de Naos y gente y
bastimentos que el uno y el otro tenemos, en muy brebe tiempo
se sabra y descubrira todo lo que hay por ver en estas partes,
y se traira al conocimiento de Dios nuestro Señor y al dominio
de Vuestra Magestad, y asi esperamos en Dios que en ventura de
vuestro felicisimo y bien aventurado nombre, Vuestra Magestad
sera muy servido y muchos de vuestros subditos que en su servicio
en estas partes andan perdidos, remediados.

Llegados que fuemos al Puerto el Visorrey e yo a despachar esta
Armada nos parecio que convenia al servicio de Vuestra Magestad
que se dividiese en dos partes, pues para todo era bastante, y
la una fuese a las Islas del Poniente y las voltease y viese lo
que en ellas hay, y la otra fuese corriendo por la costa de la
Tierra firme hasta ver el fin e secreto della y vuelta que hace,
y ansi inviamos á las Islas tres Naos gruesas y una Galera muy
bien aderezadas de bastimentos y de todas las cosas necesarias, y
en ellas 300 hombres muy a punto, y por Capitan un Cavallero que
se llama Ruy Lopez de Villalobos, hombre muy esperto y platico
en las cosas de la mar, y en quien a nuestro parescer concurren
las calidades que para semejante jornada se requieren; y por la
costa de la Tierra firme van otras cinco Naos y una Fusta con
otros 300 hombres, y por Capitan dellos otro Cavallero que se
dice Juan de Alvarado, persona asi mismo suficiente. Partiran
estas Armadas, siendo Dios servido, la de la costa en todo el mes
de Abril que viene, e la otra de las Islas dentro de tres meses,
porque todo este tiempo ha seido y es menester para recorrer
las Naos, y para otras cosas necesarias: plega a nuestro Señor
que el subceso de todo sea el que esperamos, y para su servicio
y el de Vuestra Magestad, y para inviar luego en su socorro se
quedan adereszando otras dos Naos gruesas, y otra que se hace de
nuevo, y a la contina se haran mas, porque esperamos en Dios que
todo se proveera tan bien como a vuestro Real servicio convenga.
Una cosa quiero decir a Vuestra Magestad, que todo esto se ha
hecho con tanto trabajo y costa, que no solamente en ello hemos
puesto nuestras haciendas, pero mucha parte de la de nuestros
amigos, y especialmente yo, que como á Vuestra Magestad tengo
dicho por otras, como vine de esos Reynos tan gastado y empeñado,
he quedado en tanta necesidad, que si Vuestra Magestad no me
socorre con alguna merced y ayuda de costa, como siempre ha hecho
y hace a los que le sirven, tengo por imposible sustentarme,
especialmente, que como tengo dicho, siempre es menester estar a
punto para el socorro que conviene, a Vuestra Magestad suplico
sea servido de lo mandar.

Por la Capitulacion que Vuestra Magestad fue servido de mandar
tomar con migo cerca deste descubrimiento se contiene que por
siete años no se capitularia con otra persona alguna, y dello dio
su fee Real, e yo hasta agora he cumplido todo lo que por ella
Vuestra Magestad me manda, y lo mismo hare de aqui adelante, sin
que en ninguna cosa haya falta, especialmente con la compañia
que con vuestro Visorrey tengo hecha. Todo esto he dicho,
porque soy informado que el Marques del Valle insiste en pedir
á Vuestra Magestad esta conquista, y que quiere inviar gente a
ella. A Vuestra Magestad suplico, que pues con tanto trabajo y
solicitud yo he puesto mi persona con todo lo que tenia en esta
impresa pretendiendo mas el servicio de Vuestra Magestad que otro
ningund interese, no sea servido que en pago dello tenga pleytos
y diferencias, especialmente, que de hoy mas no puede el Marques
ir ni enviar gente a ninguna de las Provincias destas partes, sin
que se encontrase con la quel Visorrey e yo habemos inviado e
inviamos, pues siendo asi ya Vuestra Magestad puede pensar los
escandalos y muertes que podrian seguirse, y el gran deservicio
que Dios nuestro Señor e Vuestra Imperial Corona rescivirian;
bien tengo por cierto que siendo Vuestra Magestad informado desto
lo mandara proveer, de manera que se escuse lo que tengo dicho,
y asi con toda humildad lo suplico, pues todo es para tanto
servicio de Dios, e ampliamiento de Vuestra Imperial Corona.

Despachadas que con ayuda de Dios sean estas Armadas yo me ire
a Guatemala, porque asi ha parescido al Visorrey e Obispo de
aquella Provincia que conviene al servicio de Vuestra Magestad,
puesto que yo tenia determinado de seguir en persona esta
jornada. Llegado que sea alla dare larga relacion a Vuestra
Magestad de todo lo que se ofresciere.

Antonio de Almaguer presento ante mi una cedula de Vuestra
Magestad en que Vuestra Magestad manda, que si al tiempo que
yo inviase el Armada en cumplimiento del asiento que Vuestra
Magestad mando tomar con migo sobre el descubrimiento y conquista
de las Islas y Provincias del Poniente faltase algund oficial
de los que Vuestra Magestad tenia provehidos para ello por
fallescimiento o absencia, rescibiese en su lugar a Antonio de
Almaguer en el oficio quel quisiese. Y por que la persona a
quien Vuestra Magestad hizo merced del oficio de la Thenencia
de las Islas murio, y al presente faltaba, pidio que por virtud
de la dicha cedula le rescibiese en este encargo, y por virtud
della yo le rescibi en el juntamente con el Visorrey de la Nueva
España por virtud de la parte que en el dicho asiento Vuestra
Magestad le hizo merced, y de la compañia que despues entramos
hecimos, y dio las fianzas conforme a lo que Vuestra Magestad por
su Real cedula manda, las quales invio a poder de los oficiales
de la casa de la contratacion de las Indias que reside en la
Ciudad de Sevilla, como en la cedula se contiene, y Almaguer
queda serviendo el oficio en lo que al presente se ofresce, y
envia a suplicar a Vuestra Magestad ge lo confirme. Es persona
en quien esta bien empleado, y concurren las calidades que para
ello se requieren, y que dara dello la cuenta que es razon. A
Vuestra Magestad suplico que teniendo respeto a estas causas y
a que esta ya en la posesion del cargo y ha servido a Vuestra
Magestad despues que paso a estas partes muy bien en lo que se
ha ofrescido, sea servido de mandarle hacer esta merced, que
asi por lo que tengo dicho de mas de merecella el, la rescibire
yo por propia de Vuestra Magestad, cuya Imperial e Invictisima
persona Dios nuestro Señor conserve con crescimiento de mayores
imperios, como por Vuestra Magestad se desea. De la Governacion
de Jalisco a 28 de Marzo de 1541 años.==De Vuestra Sacra Catolica
Cesarea Magestad muy humilde vasallo que sus Reales pies y manos
besa.==El Adelantado, Alvarado[18]. (_Orig. A. de I._)



2.

 (Año 1541 26 Julio).—Asientos y capitulaciones hechas por S. M. con
 el Adelantado D. Pedro de Alvarado, sobre el descubrimiento, conquista
 y población de las islas y provincias que estuviesen en la mar del
 Sur hacia el Poniente, en los años de 1538 y 1539: y con el Virrey de
 Nueva España D. Antonio de Mendoza en el de 1538. (_C. i. de N. t. 15,
 d. n. 3._)


El Rey == Por quanto nos mandamos dar é dimos una nuestra
cedula inserta en ella la capitulacion que mandamos tomar con
el Adelantado Don Pedro de Alvarado sobre el descubrimiento,
conquista é poblacion de las Islas é Provincias que estoviesen
en la mar del Sur hacia el Poniente, su thenor de la qual es
este que se sigue:==El Rey==Por quanto nos mandamos tomar
cierto asiento y capitulacion, con el Adelantado Don Pedro
de Alvarado, nuestro Governador y Capitan general de la
Provincia de Guatimala, sobre el descubrimiento, y conquista é
poblacion de las Islas é Provincias que estoviesen en la mar
del Sur hacia el Poniente como mas largo en el dicho asiento
y capitulacion se contiene, su thenor de la qual es este que
se sigue:==La Reina==Por quanto vos el Adelantado Don Pedro de
Alvarado, nuestro Governador é Capitan general de la Provincia
de Guatimala, ques en las nuestras Indias del mar Occeano, me
haveis fecho relacion que con deseo del servicio de Dios nuestro
Señor, é nuestro, y por acrecentar nuestro patrimonio y corona
real, queriades hacer cierto descubrimiento en la mar del Sur
hacia el Poniente, y para lo poner en efecto os ofreceis que
llegado que seais en la dicha Provincia de Guatimala, dentro
de quinze meses luego siguientes embiareis dos Galeones é un
Navio sotil bastecidos por dos años de bastimentos con la gente
y aparejos, y artilleria necesaria, en descubrimiento del
dicho Poniente, y ansimismo embiareis otros dos que costeen y
descubran la vuelta que haze la tierra de la Nueva España, para
que se sepan todos los secretos que hay en la dicha costa, y que
fecho lo susodicho, y teniendo aviso dello, é hallando tierra é
islas en lo que se descubriere, que segun la dispusicion dellas
haya necesidad de se poblar, yreis ó embiareis luego que venga
la dicha nueva, otros diez Navíos, en los quales embiareis
ochocientos hombres de guerra, los trecientos de caballo, si la
calidad de la tierra fuere tal que haya necesidad en ella de
la dicha gente de caballo, para que con ellos se pueblen las
dichas tierras, y asimismo embiareis clerigos y religiosos para
la instruccion é buena doctrina de los naturales de aquellas
partes; todo ello á vuestra costa é minsion[19], sin que nos,
ni los Reyes que despues de nos vinieren seamos obligados á vos
pagar ni satisfacer los gastos que en ello hicieredes, mas de
lo que en esta capitulacion vos será otorgado, y no otra cosa
alguna: y que asimismo os ofreceis, que despues de descubiertas
las dichas tierras y embiado los dichos Navíos, para que lo que
se descubriere pueda ser mejor socorrido y conservado terneis
en un astillero que al presente teneis en la dicha Provincia
de Guatimala, Maestros, y carpinteros y otros oficiales fasta
treinta, y despues porneis en el dicho astillero la mas gente
que fuere menester segun la necesidad que tuviere el Armada,
los quales dichos oficiales se entiendan en hazer Navios, y
aparejos para la dicha navegacion, los terneis por espacio de
diez años, con tanto que asi para este tiempo como para acavar de
hacer los Navios que teneis comenzados, y hazer otros de nuevo,
podais tomar los carpinteros y cabestrantes, y otros oficiales
de rivera, y frengeis[20] para que labren en ellos, pagandoles
su justo salario, aunque otros vecinos particulares los tengan
ocupados en obras suyas, porque por falta de Maestros no cese la
obra ni sea parte ninguno á perturbarla; sobre lo qual yo mandé
tomar con vos el asiento y capitulacion siguiente:

Primeramente, por que me haveis fecho relacion que desde la
dicha Provincia de Guatimala haveis de conquistar lo que asi
descubrieredes, y donde ha ve acudir la gente que fuere y viniere
al dicho descubrimiento: por la presente vos prometo que vos
mandare proveer y dar provision de la dicha governacion de
Guatimala para que seais nuestro Governador della por termino de
siete años, y mas quanto nuestra voluntad fuere, no pareciendo
en la residencia que agora os toman por nuestro mandado el
Licenciado Francisco Maldonado nuestro oydor de la Audiencia y
Chancillería real de la Nueva España, culpas, porque merezcais
ser privado dellas, con que seais obligado de hacer residencia
cada y quando que yo fuere servido de mandaroslo tomar.

Iten: Que atento los muchos gastos que teneis de hazer, ansi en
las Armadas que al presente haveis de embiar, como en las que
despues de savida la tierra haveis de llevar, y la dificultad
que hay de Navios en la mar del Sur, y lo mucho que cuestan los
materiales, y oficiales, mantenimientos y otros aparejos, me
suplicastes que lo que os perteneciere en el descubrimiento que
asi os ofreceis á hacer de oro, y plata, y piedras, y perlas, y
drogueria, y especeria, y de otros qualesquier metales, y cosas
que en las dichas tierras se hallaren y produxeren, y de que nos
pertenecieren derechos, que se os diese la dezima parte dello
perpetuamente, por ende tenemos por bien de vos hacer merced,
como por la presente vos la hacemos, que de los provechos de los
quintos, y tributos que en la misma tierra oviere llevarémos
hayais vos quatro por ciento, que es de veinte é cinco partes la
una, perpetuamente para siempre jamas, con que no exceda esta
merced de seis mil ducados de renta cada año, y que esto sea
repartido en las rentas que hoviere en cada Isla ó Provincia que
ansi descubrieredes por rata, y entiendese que no lo haveis de
llevar de Almoxarifazgo, ni alcavalas, ni servicios voluntarios
que impusieremos en ellas.

Otro si: Por quanto nos haveis suplicado vos hiciesemos merced
de la decima parte de las tierras é islas é vasallos que asi
descubrieredes y poblaredes, y que vos las escogiesedes en cada
una dellas, todo ello en una parte, ó en dos, ó en las que os
pareciese, y que si en la dicha decima cupiese una Isla, que
della, ó de aquella parte de tierra que cupiere la dicha decima
se os diese titulo de Duque con el señorio y jurisdiccion que
tienen los Grandes de Castilla, por la presente prometemos de
vos hacer merced de veinte y cinco partes, una en las Islas ó
tierras que descubrieredes por rata en cada parte, con titulo de
Conde, con el señorio y jurisdiccion que vos mandaremos señalar
al tiempo que vos mandaremos dar el dicho titulo, el qual se
vos dará despues que hayais fecho el dicho descubrimiento, y
señalada la parte que hovieredes de haver, con que no sea lo que
asi se os huviere de dar para en la dicha vuestra parte, en lo
mejor ni peor de las dichas Islas é Provincias, ni cabecera de
Provincias, ni Puerto de mar.

Iten: Entendido ser asi cumplidero al servicio de Dios nuestro
Señor, y nuestro, y por honrar vuestra persona, y vos hacer
merced, prometemos de vos dar titulo de nuestro Governador é
Capitan general de todo lo que descubrieredes, por todos los dias
de vuestra vida con tres mill ducados de salario en cada un año,
y mill ducados de ayuda de costa, los quales vos serán pagados
de las rentas y provechos que tovieremos en las dichas tierras
é Islas que asi descobrieredes y poblaredes, y no haviendo en
ellas las dichas rentas y provechos, nos no seamos obligados á
vos pagar cosa alguna del dicho salario ni ayuda de costa, y que
despues de vos vuestro heredero tenga en governacion docientas
leguas de tierras quales vos señalaredes con el mismo salario y
ayuda de costa, y con la misma condicion que si en las dichas
docientas leguas no hoviere de que sea pagado del dicho salario,
no seamos obligados á ge los mandar pagar de otra parte.

Iten: Vos hacemos merced que con parecer é acuerdo de los
nuestros oficiales de las dichas tierras que asi descubrieredes
y conquistaredes, podais facer hasta tres fortalezas de piedra,
en las partes y lugares que mas convengan, pareciendo á vos é
á los dichos nuestros oficiales ser necesarias para la guarda
y pacificacion de las dichas Islas é Provincias; é vos hacemos
merced de la tenencia dellas para vos y para dos herederos y
sucesores vuestros, uno en pos de otro, quales vos nombraredes,
con cien mill maravedis de salario y cincuenta de ayuda de costa
en cada un año con cada una de las dichas fortalezas, el qual
salario se vos ha de ser pagado de las rentas y provechos que nos
tovieremos en las dichas tierras é Islas que asi descubrieredes
é poblaredes, é no habiendo en ellas las dichas rentas y
provechos, nos no seamos obligados á vos pagar cosa alguna del
dicho salario; las quales dichas fortalezas haveis de hacer de
piedra, y á vuestra costa é minsion, sin que nos, ni los Reyes
que despues de nos vinieren, seamos obligados á vos pagar lo que
asi gastaredes en las dichas fortalezas.

Iten: Que vos hacemos merced del oficio de nuestro Alguacil
mayor de las dichas Islas é Provincias que asi descubrieredes, y
conquistaredes perpetuamente.

Iten: Vos prometemos que por tiempo de siete años primeros
siguientes, que se cuenten des del dia de la fecha desta
capitulacion, no tomaremos con ninguna persona asiento alguno
haviendo vos dentro de los dichos siete años salido á cumplir lo
que asi os ofreceis.

Otro si: En lo que me suplicais que no vos sean quitados ni
removidos los indios que teneis encomendados, aunque en las
tierras é islas que asi descubrieredes tengais otros, vos
decimos, que des que hayais descubierto las dichas Islas é
tierras, se proveerá en esto lo que convenga, y que entretanto no
se hará novedad en ello.

Otro si: Por quanto me haveis hecho relacion que para hacer este
viaje y la Armada, haveis de llevar destos reynos mucho hierro,
y artilleria, y arcabuzes, y otros metales y cosas á ellos
necesarias, y la gente que ha de yr en la dicha Armada, lo qual
no podria yr por la Nueva España por el mucho camino que ay, y me
suplicastes que atento esto, y que conquistastes á vuestra costa
el Puerto de Caballos ques en la mar del Norte, y que por él se
camina á Guatimala, y de Guatimala á él, y ay comercio de la
una governacion á la otra, y de la otra á la otra y haverlo vos
descubierto é conquistado vos hiciese merced de la governacion de
la dicha Provincia de Honduras con el dicho Puerto de Caballos,
decimos, que mandaremos dar provision para quel nuestro Virrey
de la Nueva España, y el Licenciado Maldonado nuestro Juez de
residencia de la dicha Provincia de Guatimala, y el Obispo della
informen de lo que en esto pasa; y por que, hasta que vista su
relacion mandemos proveer lo que convenga, no se pueda hacer en
ello novedad, se vos darán provisiones para quel Governador de
la dicha Provincia de Honduras no os ponga impedimento en el
pasar de las cosas y gente que llevaredes por el dicho Puerto
de Caballos; y si fuere necesario se vos dará un executor desta
corte, ó del Audiencia de la Española, que lo haga cumplir.

Iten: Vos mandaremos dar provisiones para el dicho Governador
de Honduras, que si hoviere en esta provincia indios que suelen
travajar en llevar cargas, que os dé los que hovieredes menester,
pagandoles las cargas á vista del Governador, y haciendo el mismo
la tasa y precio de las dichas cargas, conforme á la orden que se
tiene en la Nueva España, é que si hoviere carretas é aparejo de
camino para ellas, que tambien os las dé por el precio que sea
justo; y vos procurareis de llevar lo mas que pudieredes el rio
arriba en barcas.

Iten: Que vos daremos licencia y facultad como por la presente
vos la damos para que de estos nuestros Reynos, ó del Reyno de
Portugal podais llevar y lleveis, para la dicha Armada, ó para
las obras della ciento é cinquenta esclavos negros, libres de
todos derechos, así de los dos ducados de la licencia de cada uno
dellos, como del Almoxarifazgo, y otros qualesquier, con tanto
que os obligueis que dentro de veinte meses embiareis al nuestro
Consejo de las Indias, testimonio firmado de los oficiales de la
dicha Provincia de Guatimala como los embiais en la dicha Armada,
ó los teneis en las obras dellas, y que no los teniendo en las
dichas obras, ó no los embiando en la dicha Armada, pagareis
á los dichos nuestros oficiales seis mill maravedis por los
derechos de cada uno de los dichos esclavos; y vos prometemos
que luego que hayais fecho el dicho descubrimiento, os daremos
licencia para llevar más esclavos negros.

Iten: Que se vos daran nuestras cartas para los Governadores y
otras nuestras justicias de los Puertos y costas é Islas de las
nuestras Indias donde aportaren los Navios que embiaredes á hacer
el dicho descubrimiento, para que la gente que en ellos fuere sea
bien tratada y favorecida.

Y por que asi mismo me suplicastes, que en remuneracion de lo
que nos habeis servido en la conquista de la Nueva España, é
Guatimala, é Honduras, donde haveis gastado mucha parte de
vuestra hacienda, vos hiciese merced en la Provincia de Guatimala
ó en la de Honduras de vasallos y titulo, como lo mandamos hacer
con el Marques del Valle, por la presente vos prometemos, que
vista la dicha vuestra residencia, vos mandaremos hacer en esta
la merced condigna á vuestros servicios.

Iten: Es nuestra merced, y mandamos, que de todo lo que llevare á
las dichas Islas é tierras que asi descubrieredes, la persona que
fuere en la dicha Armada por espacio de diez años que se cuenten
desde el dia de la data desta capitulacion, no paguen dello
derecho de Almoxarifazgo, ni otros algunos.

Otro si: Concedemos á los que fuesen á poblar las dichas tierras
é Islas, que por diez años, que se cuenten desde el dia de la
data desta capitulacion, del oro que se cogiere en las minas no
paguen el diezmo, é cumplidos los dichos diez años, el nobeno,
asi descendiendo en cada un año hasta llegar al quinto; pero de
rescates y cabalgadas y de todo lo demas de que se nos deban
derechos, desde luego se nos han de pagar el quinto de todo ello.

Ansimesmo facemos merced á vos el dicho Adelantado Don Pedro de
Alvarado, que de las cosas contenidas en un memorial que dieredes
y llevaredes destos nuestros Reynos á la dicha Provincia de
Guatimala para el aderezo de la dicha Armada, no seos lleven
derechos de Almoxarifazgo por este primer viaje.

Iten: Vos hacemos merced que de todo lo que llevaredes á las
Islas é Provincias que descubrieredes para proveymiento de
vuestra persona y casa todos los dias de vuestra vida, no pagueis
dello derechos de Almoxarifazgo, con tanto que no lleveis cada
año mas de hasta en cantidad de tres mill ducados.

Iten: Que daremos licencia y facultad á las personas que fueren
á hacer el dicho descubrimiento, y llevaren caballos, que puedan
llevar cada uno dos Indios seyendo esclavos y constando al Obispo
de Guatimala que lo son.

Iten: Concedemos á las personas que fueren á poblar las dichas
Islas é Provincias que ansi descubrieredes, que por el tiempo
que durare vuestra gobernacion dellas, vos les podais dar
caballerias de tierras y solares en que labren y planten y
edifiquen con la moderacion y condiciones que se acostumbran dar
en la Isla Española, las quales residiendolas los quatro años que
sean obligados, sean suyas perpetuamente; y que asimismo podais
hacer la encomienda y repartimiento de los Indios de las dichas
Islas é Provincias por el tiempo que fuere nuestra voluntad, é
guardando las instrucciones é ordenanzas que os serán dadas.

Y por que entre nos y el serenisimo Rey de Portugal, nuestro muy
caro é muy amado hermano, hay ciertos asientos y capitulaciones
cerca de la demarcacion y repartimiento de las Indias, é tambien
sobre las Islas de los Malucos y especeria, vos mando que lo
guardeis como en ella se contiene, y que no toqueis en cosa que
pertenezca al serenisimo Rey.

Y por quanto me hezistes relacion que entre vos y Don Antonio de
Mendoza nuestro Visorrey de la Nueva España, está concertado quel
tome la tercia parte de la dicha Armada, en que sea compañero
y goce de los provechos della, lo qual yo he havido por bien,
y dello he mandado dar cedula al dicho Don Antonio de Mendoza,
entiendese que vos seais obligado á lo recivir por compañero en
la dicha tercia parte conforme á ella.

Iten; prometemos, que por termino de diez años, y mas adelante
hasta que otra cosa mandemos en contrario, no impornemos á los
vecinos de las dichas Islas é Provincia, Alcabala ni otro tributo
alguno.

Otro si: hazemos merced y limosna al hospital que se hiciere en
las dichas tierras, para ayuda al remedio de los pobres que á el
fueren, de cien mill maravedis librados en penas de Camara de la
dicha tierra.

Asimismo de vuestro pedimento é consentimiento, y de los
pobladores de la dicha tierra, decimos que haremos merced como
por la presente la hazemos al hospital della de los derechos de
la escobilla[21] y relaves que se hovieren en las fundiciones que
en ella se hicieren, y dello mandamos dar nuestra provision en
forma.

Asimismo mandaremos como por la presente mandamos y defendemos
que destos nuestros Reynos no vayan ni pasen á las dichas
tierras é Islas, ninguna persona de las proyvidas que no puedan
pasar á aquellas partes, so las penas contenidas en las Leyes y
ordenanzas y cartas nuestras que cerca desto por nos y por los
Reyes Católicos estan dadas, ni Letrados ni Procuradores para
usar de sus oficios.

Otro si: con condicion que quando salieredes de la dicha
Provincia de Guatimala hayais de llevar y lleveis con vos los
oficiales de nuestra hacienda que por nos fueren nombrados, y asi
mismo las personas Religiosas ó Eclesiasticas que por nos serán
señaladas para instruccion de los naturales de las dichas Islas é
Provincias á Nuestra Santa Fee catholica, á los quales religiosos
ó clerigos haveis de pagar el flete y matalotaje y los otros
mantenimientos necesarios conforme á sus personas, todo á vuestra
costa, sin por ello les llevar cosa alguna durante toda la dicha
vuestra navegacion, lo qual mucho vos encargamos que asi hagais é
cumplais, como cosa del servicio de Dios y nuestro, por que de lo
contrario nos terniamos por desservidos.

Otro si: como quiera que segun derecho y Leyes de nuestros
Reynos, quando nuestras gentes y capitanes de nuestras Armadas
toman preso algun Principe ó señor de las tierras donde por
nuestro mandado hace guerra, el rescate del tal señor ó cacique
pertenece á nos, con todas las otras cosas muebles que fuesen
hallados que perteneciesen al mismo; pero considerando los
grandes trabajos y peligros que nuestros subditos pasan en la
conquista de las Indias, y en alguna enmienda dellos, y por les
hacer merced, declaramos y mandamos que si en la dicha vuestra
conquista y governacion se cautivare ó prendiere algun cacique ó
señor principal, que de todos los tesoros, oro y plata, piedras
y perlas que se hovieren del por via de rescate, ó en otra
qualquier manera se nos de la sexta parte dello, y lo demas se
reparta entre los conquistadores, sacando primeramente nuestro
quinto; y en caso quel dicho cacique ó señor principal mataren
en batalla ó despues por via de justicia, ó en otra qualquier
manera, que en tal caso, de los tesoros y bienes susodichos que
del se hoviere justamente hayamos la mitad, la cual ante todas
cosas cobren los nuestros oficiales, sacando primeramente nuestro
quinto.

Otro si: Que podria ser que los dichos nuestros oficiales de la
dicha Provincia tuviesen alguna duda en el cobrar de nuestros
derechos esspecialmente del oro y plata y piedras y perlas,
asi lo que se hallare en las sepulturas y otras partes donde
estuviere escondido, como de lo que se hoviere de rescate ó
cabalgada, ó en otra manera, nuestra merced y voluntad es, que
por el tiempo que fueremos servidos se guarde la orden siguiente.

Primeramente mandamos que todo el oro y plata y piedras y perlas
que se hoviere en batalla, ó entrada de pueblo, ó por rescate con
los Indios, se nos haya de pagar y (se nos) pague el quinto de
todo ello.

Iten: que todo el oro y plata y piedras y perlas y otras cosas
que se hallaren é hovieren, ansi en los enterramientos ó
cues[22], ó templos de Indios, como en los otros lugares donde
solian ofrecer sacrificios á sus Idolos, ó en otros lugares
religiosos ascondidos, ó enterrados en casa, ó heredad, ó tierra,
ó en otra qualquier parte publica, ó concegil, ó particular de
qualquier estado ó dignidad que sea, de todo ello y de todo lo
demas que desta localidad se hoviere y hallare, agora se halle
por acaecimiento, ó buscandolo de proposito, se nos pague la
mitad sin descuento de cosa alguna, quedando la otra mitad
para la persona que asi lo hallare y descubriere, con tanto,
que si alguna persona ó personas encubrieren el oro y plata,
piedras y perlas que se hallaren é hovieren, asi en los dichos
enterramientos, sepulturas ó cües, ó templos de Indios, como
en los otros lugares donde solian ofrecer sacrificios, ó otros
lugares religiosos escondidos ó enterrados, de suso declarados, y
no lo manifestaren para que se les de, de lo que conforme á este
capitulo les pueda pertenecer dello, hayan perdido todo el oro y
plata, piedras y perlas, y mas la mitad de los otros sus bienes
para la nuestra camara y fisco.

Y por que nos seyendo informados de los males y desordenes que en
descubrimientos y poblaciones nuevas se han fecho y hacen, y para
que nos con buena conciencia podamos dar licencia para los hacer,
para remedio de lo qual con acuerdo de los del nuestro consejo
y consulta nuestra, está hordenada y despachada una provision
general de capítulos sobre lo que haveis de guardar en la dicha
poblacion y conquista, la qual aqui mandamos encorporar, su
thenor de la qual es esta que se sigue[23].

       *       *       *       *       *

Por ende haciendo vos el dicho Adelantado Don Pedro de Alvarado
lo susodicho á vuestra costa, y segun y de la manera que de suso
se contiene, guardando é cumpliendo lo contenido en la dicha
provision que de suso va incorporada, y todas las instrucciones
que adelante mandaremos dar y hazer para las dichas Islas é
Provincias, é para el buen tratamiento y conversion á nuestra
Santa Fee catholica de los naturales dellas, digo y prometo
que vos será guardada esta capitulacion y todo lo en ella
contenido, en todo é por todo, segun que de suso se contiene, é
no lo haciendo é cumpliendo asi, nos no seamos obligados á vos
guardar ni cumplir lo susodicho, ni cosa alguna dello, antes vos
mandaremos castigar y proceder contra vos, como contra persona
que no guarda y cumple, y traspasa los mandamientos de su Rey é
Señor natural; y dello mandamos dar la presente, firmada de mi
nombre, y refrendada de mi infrascripto Secretario. Fecha en la
Villa de Valladolid á diez y seis dias del mes de Abril de mil é
quinientos é treinta é ocho años.==Yo la Reyna.==Por mandado de
S. M.==Juan de Samano.

Y por que en el dicho Asiento y capitulacion ay un capitulo
en el qual el dicho Adelantado hizo relacion que entre él y
Don Antonio de Mendoza, nuestro Visorrey de la Nueva España,
estava concertado que le haria compañero de la tercia parte de
los dichos provechos que en ella oviese, como mas largo en el
dicho capitulo se contiene, que en la dicha capitulacion suso
incorporada va inserto, por ende por la presente mando quel
dicho Adelantado guarde é cumpla el dicho capitulo, segun y como
en el se contiene, y contra el tenor y forma del no vaya ni
pase; y guardandole y cumpliendole, tenga el dicho Don Antonio
de Mendoza, nuestro Visorrey de la dicha Nueva España, por su
compañero en la dicha Armada, y que como á tal compañero de y
pague la tercia parte de los provechos que della se ovieren,
conforme al dicho capitulo. Fecha en Madrid á tres dias del mes
de Octubre de mill é quinientos é treinta é nueve años.==Yo
el Rey.==Por mandado de S. M.==Juan de Samano.==E agora por
parte del dicho Don Antonio de Mendoza, nuestro Visorrey de la
dicha Nueva España, me ha sido suplicado le diesemos licencia,
que ansi como por el capitulo de la dicha capitulacion, y la
dicha nuestra cedula de suso encorporada, mandavamos que fuese
compañero con el dicho Adelantado Don Pedro de Alvarado, en la
dicha Armada, y gozar y llevar la tercia parte de los provechos
della, pudiese llevar y gozar la mitad conforme al concierto que
tenia fecho con el dicho Adelantado Don Pedro de Alvarado, ó como
la mi merced fuese: yo tobelo por bien, por ende por la presente
tenemos por bien quel dicho Don Antonio de Mendoza, asi como
por el capitulo de la dicha capitulacion, y de la dicha nuestra
cedula suso encorporada se manda que aya y lleve la tercia parte
de los provechos de la dicha Armada, pueda llevar y lleve la
mitad. Fecha en la villa de Talavera á veinte é seis dias del
mes de Jullio de mil é quinientos é quarenta é un años.==Fr. G.
Cardinalis Hispalensis.==Por mandado de S. M. El Governador en su
nombre==Juan de Samano. (_Orig. A de_ I.)


3.

 (Año 1542.—15 Setiembre.—Méjico.)—Provision del Virrey Don Antonio
 de Mendoza para varios cargos en el Armada que envia á las Islas del
 Poniente. (_C. i de N. t. 15 d. n. 6._)

Yo Don Antonio de Mendoza Visorey e Governador de esta Nueva
España por Su Magestad, etc. Por quanto para el Armada que yo
envio en descubrimiento, conquista e poblacion de la mar del Sur
e Islas del Poniente en cumplimiento del asiento y capitulacion
que Su Magestad mando tomar conmigo y Don Pedro de Alvarado,
que sea en gloria, de que va por mi Teniente de Governador e
Capitan General Rui Lopez de Villalobos[24], tengo necesidad de
enviar personas para que el buen recaudo, razon y cuenta de la
dicha Armada, y de todo lo que en ella va de xarcias, velas,
aparejos, y municiones, artilleria y armas, y todo lo que en la
dicha Armada, y de las mercaderias y rescates que en la dicha
Armada envio para tratar y contratar y gastar: y para por mi y en
mi nombre rescivir, haver y cobrar todo lo que me pertenesciere
y puede pertenescer en qualquier manera, asi de partes, como de
gracias y mercedes que por la dicha capitulacion y asiento Su
Magestad se ha servido de hacerme.

Por ende confiando de vos Gonzalo Davalos que sois tal persona
que bien e fielmente hareis lo que por mi os fuere encargado
y encomendado, y entendereis en ello con toda la diligencia,
solicitud, y cuidado que conviniere, como de vos tengo confianza;
por la presente os nombro y segnalo por mi Tesorero de la dicha
Armada, y de toda la hacienda que en ella va mia desde la mayor
asta la menor cosa, para que en mi lugar y en mi nombre como
mi Tesorero tengais cargo, cuenta y razon de la dicha Armada,
y de las Mercaderias y rescates, y otras cosas que en ellas
van mias, y de lo que en la dicha tierra me puede pertenecer
y perteneciere de partes, gracias, y mercedes conforme á la
instruccion que para ello llevais mia vos el dicho Gonzalo
Davalos mi Tesorero, y Guido de La[25] Bezaris, y Martin de
Islares mi Contador y Fator. Y mando al dicho Rui Lopez de
Villalobos mi Teniente de Governador y Capitan General de la
dicha Armada, y a los oficiales de Su Magestad y Capitanes y
gente de ella que hayan y tengan a vos el dicho Gonzalo Davalos
por tal mi Tesorero, y usen con vos el dicho oficio, sin que en
ello os sea puesto impedimento alguno: honrandoos y guardandoos
las preeminencias que como a mi Tesorero os deven guardar. Y e
por bien y mando que por razon del travajo que en ello haveis de
tener, hayais y lleveis de salario en cada un año con el dicho
oficio 75 mil maravedis, los quales mando que os sean pagados de
los aprovechamientos que en la dicha tierra me pertenecieren, y
entiendese que si en ella no los hoviere de que seais pagado,
que no sea yo obligado a pagaroslo de otra cosa, y en el usar
del dicho oficio guardareis y cumplireis en todo y por todo la
instruccion que a vos y a los dichos vuestros compañeros doy. Y
demas del libro que el Contador ha de tener para haceros cargo
de todo lo de mi hacienda y perteneciere en qualquier manera,
vos terneis vuestro libro donde os haveis de hacer cargo de todo
lo que a vuestro cargo tuvieredes de mi hacienda, y en el lo
firmareis vos y el dicho Contador, y lo mismo en su libro para
que haya mas claridad. Fecha en la ciudad de Mexico a 15 dias del
mes de Septiembre de 1542 años.


4.

 (Año 1542.—18 Septiembre.—Méjico.)—Instruccion que dió el Virrey
 de Nueva España Don Antonio de Mendoza á Ruy Lopez de Villalobos
 para el descubrimiento de las Islas de Poniente que le encargó por
 fallecimiento del Adelantado Don Pedro de Alvarado, en cumplimiento
 de la capitulacion hecha con éste sobre el descubrimiento del mar del
 Sur, é Islas de Poniente. (_C. i. de N. t. 15. d. n. 5._)

Lo que vos Ruy Lopez de Villalobos, Teniente de Governador, y
Capitan General, haveis de hacer en la jornada donde yo Don
Antonio de Mendoza, Visorrey y Governador de la Nueva España os
embio en mi lugar, y en cumplimiento del asiento y capitulacion
que Su Magestad mando tomar con migo, y con el Adelantado Don
Pedro de Alvarado, que sea en gloria, sobre el descubrimiento
y conquista de la mar del Sur, e Islas del Poniente, es lo
siguiente.

Primeramente, ireis al Puerto de la Navidad, que es en la Costa
de la mar del Sur de esta Nueva España, donde yo tengo aparejados
y prestos y señalados para que lleveis el Navio la Capitana
nombrado Santiago, y el Navio San Jorge, y el Navio nombrado San
Juan de Letran, y el Navio nombrado San Antonio, y la Galeota
nombrada.....[26]         y el Bergantín, para que con ellos hagais
la jornada que os tengo encomendada, los quales os entregaran por mi
y en mi nombre Juan de Villarreal, á quien yo tengo en el dicho
Puerto para proveer los vastimentos necesarios para la dicha
Armada, en presencia de los oficiales que yo con vos embio en la
dicha Armada, para las cosas tocantes á mi hacienda, y para tener
cuenta y razon della y de los Navios y xarcia, y artilleria, y
municion, armas y vastimentos, y todo lo demas que en ella embio;
el qual dicho entrego os ha de hacer declarando especificadamente
el casco del Navio, y desde la menor cosa hasta la mayor que
en el fuere, de xarcias, aparejos, municion y bastimentos, sin
quedar cosa alguna, ecepto las cosas de mercadurias y rescates, y
esclavos, y fragua que yo embio, por que aquello ha de ir a cargo
del Tesorero y oficiales que para ello embio en la dicha Armada,
y las otras cosas que especifico en su instruccion, y en la de
Juan de Villarreal sobre esto.

Y asi recividos en vos los dichos Navios, Galeota, y Fusta, con
todo lo que en ellos fuere por la orden que es dicha, firmallo
eis en el registro del Escribano ante quien se os entregare, y en
el libro del Contador y Tesorero de la dicha Armada, para que se
sepa lo que en ellos va a vuestro cargo, y aca quede, para que yo
tenga razon dello, al dicho Juan de Villarreal.

Y teniendo a vuestro cargo como General de la dicha Armada los
dichos Navios, con todo lo que dicho es, hareis cargo al dicho
Capitan de la artilleria, de toda el artilleria, municion,
pertrechos, y armas, que se os huviere entregado, y asimismo
entregareis al Patron de la Armada todos los Navios, Galeota y
Fusta della, con todo lo que a vos se os huviere entregado de
aparejos y xarcia dellos, y vastimentos.

Y hecho el dicho entrego nombrareis en cada un Navio, Piloto,
Maestre, Contramaestre y Escribano, para que sirva cada uno su
oficio conforme a usanza de Navios, y asimismo señalareis los
artilleros que en cada Navio han de ir.

Y asi señalados el Patron de la Armada en presencia del Escribano
de cada Navio, entregara al Maestre el tal Navio de que fuere
Maestre, con todos los aparejos que tuviere y con los vastimentos
que en el mandaredes que vayan, el qual dicho Escribano mandareis
que tenga libro, en que asiente todo lo que se entrega al dicho
Maestre, desde la menor cosa hasta la mayor de su cargo, y de
las otras cosas que fueren en el dicho Navio, el qual entrego
primero mandareis hacer en presencia de los oficiales que en el
Armada yo embio, para tener cuenta y razon della, y de lo tocante
a las cosas de mi hacienda, los quales a la letra en el libro
del Contador della tomaran la mesma razon que el Escribano del
Navio, y en la razon que ansi tomaren haran que firme el Patron
del Armada, y los Maestres, si supieran escribir, y el Escribano
del Navio.

Y asimismo el Capitan del artilleria entregara al Maestre y
artilleros que fueren en cada un Navio, el artilleria, municion,
y armas, que a vos pareciere que vaya en el, por ante los
Escribanos de los dichos Navios, y por la orden arriba dicha
tomaran razon dello los oficiales que llevan cargo de mi hacienda.

Y por que los dichos oficiales llevan a su cargo las mercadurias
y rescates que yo embio en la dicha Armada, y por los casos
fortuitos que suelen acontecer por la mar, seria peligroso ir
todo en un Navio, repartirse ha en los Navios que á vos os
pareciere, y asimesmo los dichos oficiales; y por que ha parecido
que conviene que el uno sin los otros no contrate, entregarse han
por la mesma orden las mercadurias y rescates, que fueren, á los
Maestres que fueren para que lo tengan a recaudo, y acudan con
ello á los dichos oficiales siempre que lo pidieren.

Asimesmo hareis asentar en los libros de los dichos oficiales, y
en el de servicio cada un Navio, el Capitan que señalais en cada
un Navio, y la gente que en el va, asi soldados como de gente de
mar, nombrando á cada uno por su nombre, y cuyo hijo es, y de
donde es natural, y las armas que cada uno lleva; y en los unos
libros y en los otros firmareis como persona que de todo haveis
de tener razon juntamente con los dichos oficiales.

Y por que conviene que tambien tengais razon de las mercadurias
y rescates que yo mando embiar en la dicha Armada, y va a cargo
de los oficiales que yo tengo señalados para ello, y asimesmo
ha de ser a su cargo la razon y cuenta de toda la dicha Armada,
que son, por Tesorero Gonzalo Dabalos, y por Contador Guido de
Lavezares, y por Factor Martin de Islares el qual dicho Contador
ha de tener libro con el Tesorero de lo ques a su cargo, y el
Tesorero ha de tener otro libro de su cargo, y el dicho Contador
ha de tener libro con el Factor y el dicho Factor ha de tener
de libro su cargo, y demas desto ha de haver otros libros como
vereis por su instruccion, de todo lo que llevare a su cargo
y del Armada, y de todo os han de dar razon y haveis de tener
parecer como principal, y hacer que guarden mi instruccion, y
haya todo buen recaudo y razon, y que se trate como hacienda que
tiene dueño presente: encargoos que de ello tengais especial
cuidado, por que su instruccion dice lo que ellos y vos haveis de
hacer, por escusar prolixidad me remito a ella, y todo lo hareis
registrar e inventariar como se encargare en los Navios.

Y tomado de todo razon de como aqui se dice, sin que vaya en el
Armada cosa ninguna sin asentarse, y tomar razon por la manera
dicha al tanto como llevaredes en los libros de los oficiales
y Escribano de Navios firmado de vuestro nombre, y dellos
entregareis a la persona que yo tengo mandado que provea los
vastimentos para la dicha Armada, para que aca quede razon dello,
y ami se me embie.

Y estando con el ayuda de Dios nuestro Señor, a punto para
seguir vuestro viaje, mandareis á los Capitanes de los Navios
que repartan toda su gente, asi de soldados como de Marineros en
esquadras, para que todos hagan guardia, y no se escusara ninguno
sino fuere por legitima causa, y va una memoria con esta de la
orden que parece se deve tener para proveello, vello eis.

Y como estuvieredes presto para haceros a la vela, hareis pleyto
omenaje en manos de Alonso Carrillo, Caballero hijo dalgo, segun
uso de España, que usareis bien y fielmente del dicho oficio de
Teniente de Governador, y Capitan General, que yo os encargo, y
que me acudireis con los descubrimientos y aprovechamientos que
me pertenecieren ami, y no a otra persona alguna, segun y como Su
Magestad por su Real provision lo manda, y que direte ni indirete
no escondereis ni hareis cosa en mi perjuicio como yo de vos
confio.

Y luego que vos hayais hecho el pleyto omenaje, hareis tomar
juramento a los Capitanes, caballeros y soldados que fueren de
la dicha Armada y de los Pilotos y Maestres, y gente de mar, que
os obedeceran y haran vuestro mandado en todo y por todo, y que
no haran motines ni alzamientos, y que seguiran vuestra derrota y
vandera, y asimismo juraran de obedecer a vuestros Capitanes en
los Navios y en tierra.

Recivireis en la dicha Armada los oficiales que Su Magestad tiene
señalados para la dicha jornada, y presentadas ante vos las
provisiones que para servir los dichos oficios tienen, guardareis
y cumplireis lo que por ellas Su Magestad manda que se guarde y
cumpla, sin ceder nada en ello; los quales llevareis en vuestro
Navio, sino fuere que alguno dellos por su voluntad, y por ir
mas a su placer querra ir en otro Navio, y hacellos eis muy
buen tratamiento, por que demas de ser razon por los cargos que
llevan, lo merecen por sus personas.

A cada Capitan dareis la orden que ha de tener con la gente que
le encargaredes en seguir su derrota y navegacion para que en
ello sigan vuestra voluntad, y lo que determinaredes que conviene
hacerse.

Quando norabuena hayais tomado asiento en la parte que os
pareciere mas conviniente y necesaria, embiareis con la nueva
de vuestra llegada y asiento un Navio o dos, como a vos bien
visto fuere, los quales encargareis a la persona o personas que
bien visto os fuere con el Piloto, o Pilotos que os parecieren
mas suficientes, pues sabeis quanto va para el bien de vuestra
jornada en la vuelta, y por que en esto tengo platicado con vos
largo, remitome a la orden que vos en ello dieredes.

Y los Navios que embiaredes vengan bien adrezados y aparejados,
y bastecidos de manera que puedan hacer bien su viaje, y que
por defecto de aparejos y recaudo y bastimentos no se pierda
el viaje; pues como sabeis, el viaje de la vuelta no esta
descubierto ni sabido, de cuya causa haveis de pensar que ha de
ser largo.

Y en ellos me embiareis la relacion de vuestro viaje, y de la
tierra que huvieredes descubierto, y de la calidad della, y
de los generos de cosas que en ella hay, y donde haveis fecho
asiento, y la nueva que de otras tierras teneis, y donde pensais
embiar algun Navio, o Navios, y lo que pensaredes hacer, y
donde os podran ir a buscar los Navios que de aca yo embiare, y
lo que conviene y es necesario que de aca se provea, todo muy
especificado y claro.

Ansimismo embiareis muestra de todas las cosas de la tierra que
pudieredes haver que en ella se crian, y hay, y se labran, y
hacen, y del vestido que traen, y como viven, y que rito o seta
tienen, y que calidad de vivir y governarse, y que orden de
guerra con sus vecinos y comarcanos, y si os han recivido de paz,
o teneis amistad con ellos o como quedais.

En lo del manifestar y declarar nuestra santa fee catholica,
y atraer a ella a los que tuvieredes por amigos y de paz,
terneis muy especial cuydado y toda sagazidad en lo que para
esto conviniere, pues llevais tan savios y doctos Religiosos
y Sacerdotes para este respeto; y para usar los Sacramentos y
oficios Divinos con vos y con la gente que llevais, dalles eis
mano en ello, y tomareis su parecer y consejo sobre lo que en
ello huvieredes de hacer; y esto os ruego y encargo con toda
instancia que lo hagais prudente y sabiamente y muy bien con
todo zelo y hervor del servicio de nuestro Señor, y ensanchar
y ampliar su santa fee catholica, por que este es el principal
intento de vuestra jornada, y en que demas de servir a Dios
nuestro Señor, servireis a Su Magestad, y a mi me hareis entero
placer.

Y para dar exemplo a los que se ha de manifestar y declarar
nuestra santa fee catholica, y para cumplir lo que como
christiano y honrado deveis al servicio de Dios y de Su
Magestad, procurareis que la gente que llevais a vuestro cargo
viva catholicamente, y como buenos christianos, y quel nombre
de nuestro Señor, y de su gloriosisima Madre sea reverenciado
y acatado, y no blasfemado, ni de sus Santos; y terneis muy
especial cuydado que sean castigados los blasfemos y pecados
publicos.

Ansimesmo honrareis e reverenciareis a los Religiosos y
Sacerdotes que con vos van, y hareis que los honren y reverencien
la gente que va en el Armada, por que demas de deversele por su
habito y bondad, para atraer los Gentiles e Infieles a nuestra
santa fee catholica es gran causa ver los Infieles su buena vida,
y la consideracion y acatamiento que los christianos los tienen.

Y por que quando con el ayuda de Dios embieis el Navio o Navios
querran escribir la gente del Armada, ninguna carta o cartas de
las que a mi se escribieren permitais que se abra, ni la abrais
antes libremente dexa escribir a todos los que me quisieren
escribir sin que nadie las abra, y encaminallas eis bien, por que
hacer lo contrario seria mal hecho.

Y a la persona o personas que embiaredes por prencipal en el
Navio o Navios que embiaredes, encargalles eis mucho que haga
recoger y recoja todas las cartas que en el Navio vinieren sin
dexar ninguna, y juntamente con las vuestras haga un pliego
dirigido a mi, sellado y cerrado y a buen recaudo, para que
como yo haya visto vuestra carta, y entendido lo que escribis,
hare dar las otras a quien vinieren, y esto es por los
inconvenientes que se siguen, y aun daño de publicarse las cosas
de descubrimientos antes que yo tenga razon dello, o la persona
que a ello embio.

Y demas desto haveis de encargar mucho a la tal persona principal
que con el dicho Navio o Navios embiaredes, que hasta tener
aviso mio de como sé su venida, y he recevido las letras no dexe
saltar a nadie en tierra, y si saltare sea de manera que ninguno
de los que con él vinieren tenga comunicacion con ningun español,
y que no digan ni consientan decir ninguna nueva de la tierra, ni
de lo que trae, ni ha sucedido en el viaje, de bien ni de mal.

Y con las cartas echara en tierra para que las traiga a donde
yo estuviere una persona de bien y de recaudo, de quien tenga
confianza que guardara mucho secreto, y no dira cosa ninguna,
y que podrá andar alguna jornada a pie hasta llegar a poblado,
donde halle Indios, o algun Corregidor que le de recaudo para su
venida, que en las comarcas de los Puertos estaran prevenidos los
corregidores que huviere, para que le den recaudo, o embien los
despachos a muy buen recaudo y diligencia, y podralos fiar de
quien le mostrare cedula mia en que diga que se los puede dar,
por que yo se las mandare dar para ello, y esta sera la mejor
orden; y tambien le haveis de encargar que a estos no digan nada,
que tambien le probeeran del refresco, y de lo que mas fuere
necesario para la gente que viniere.

Hareisme embiar en los dichos Navios lo que me hubiere
pertenecido en la dicha jornada, y por mis oficiales se hoviere
rescatado y comprado que venga bien acondicionado y a buen
recaudo de qualquier calidad que sea, conforme a lo que por la
instruccion que llevan mis oficiales de mi hacienda y Armada
mando.

Tambien embiaran los oficiales de Su Magestad lo que huvieren
havido de lo que a Su Magestad pertenece, consignado por de Su
Majestad a mi, para que aca lo mande proveer al recaudo que
convenga.

Y por que yo deseo el aprovechamiento de la gente que va en
la Armada, si algunos quisieren cargar o embiar algun oro, o
plata, o joyas, o otras cosas, o mercadurias dexallas eis cargar
y embiar como no sean tanta cantidad que embaraze a lo de Su
Magestad, y mio; y en esto terneis la orden que en la instruccion
de los dichos mis oficiales mando que se tenga, y terneis respeto
a lo de Agustin Guerrero que lleva a cargo Guido de Labezares,
pues saveis lo que me ha servido y ha trabajado y trabaja en lo
de esta Armada, y a que en los primeros Navios embien lo que
dello hoviere havido.

Y por que parece ser necesario y conviniente que en las cosas
arduas y de calidad, tomeis parecer y consejo en lo que se deve
proveer y hacer, por que de lo contrario se sigue incombinientes,
por que de tratar y platicar de las cosas con muchos se saca
buena resolucion, y se viene á entender mejor, quando se
ofrecieren cosas de calidad como de asentar pazes, rompellas,
o determinar el sitio donde haveis de asentar, o si fuere
necesario mudar de aquel, o si sera bien embiar dos Navios
juntos aca, o como converna mejor embiarse, y asi otras cosas
de esta calidad, o de menos que os pareciere comunicallas para
hacellas con mas acuerdo y maduro concejo: vistas las personas
que van en esa Armada, me ha parecido que lo deveis comunicar y
acordallo con el Padre Prior Fray Geronimo, y con Fray[27]
         que fue Prior de Totonilco, y con Jorge Nieto, y el Veedor
Arevalo, y con Gaspar Xuarez Davila, y con Francisco Merino, y con
Matias de Alvarado, y con Bernardo de la Torre, y con Estrada, y con
otras personas de esta calidad.

Y si por causas justas, forzosas, y necesarias, pareciere
que conviene dexar la tierra y veniros con toda el Armada,
comunicallo eis con los mismos, y en caso que á todos os
pareciere que es bien hacello, no embargante que asi os parezca,
dexareis en la tierra todos los que se quisieren quedar, y no
apremiareis a ninguno a que venga, ni torne con vos: esto se
entiende determinando la venida para aca, que si fuese para pasar
a otra parte mas conviniente, no; y á los que asi quisieren
quedar señalalles eis en mi nombre un Capitan a contento, de los
que quedaren, y dalle eis poder bastante para mandar y regir la
gente que con el quedare, que por el presente capitulo, yo le
doy poder cumplido para que en nombre de Su Magestad y mio tenga
la dicha tierra por virtud del asiento y capitulacion que tengo
con Su Magestad.

Y a los que asi quedaren proveellos eis de las cosas necesarias,
asi de artilleria y municion y armas; y por la presente mando que
no los forceis por ninguna via a salir de la tal tierra directa
ni indirectamente, y si por el juramento o pleyto omenaje que os
huvieren hecho les quisieredes constreñir y apremiar a ello, por
la presente les alzo el tal juramento y pleyto omenaje, y que sea
visto ser en si ninguno para en este caso, por que mi voluntad
es que en este caso no esten obligados a nada, ni se comprenda
debaxo del tal juramento y pleyto omenaje que os tuvieren fecho,
antes para ello tengan entera voluntad y livertad.

En la hacienda de los difuntos conviene y es necesario poner
todo buen recaudo, señalareis personas de buena conciencia y
credito que sean tenedores de los bienes de los difuntos, á los
quales hareis tomar juramento que usaran bien de los bienes que
en su poder entraren de los difuntos, y que en las almonedas
y ventas que de lo que dexaren hicieren, no consentiran que
haya fraude ni engaño, sino que los haran como harian su propia
hacienda, y que no deternan en si, ni en su aprovechamiento
los tales bienes, sino que como vengan Navios lo registraran y
embiaran para sus herederos, embiando la claridad del nombre del
difunto, y de donde es, y quien son sus herederos: y vos terneis
especial cuydado quando embiaredes Navios, de saber que bienes
hay de difuntos, y si huviere mercaderias en que puedan tener
acrecentamiento y provecho empleandolos en ellas, hareis que se
embien en ellas, viniendo cada partida por si, y no envolviendo
lo del uno con el otro: y por el travajo que en esto los tales
tenedores de difuntos han de tener, señalalles eis un tanto al
millar que sea moderada cosa, y limitada por quel travajo es
poco, y esto sera conforme á lo que se usa en esta Nueva España.

Hareis hacer registro de lo que truxeren los Navios quando los
embiaredes, como lo acostumbran hacer en España con los que a
estas partes vinieren, sin que dexe de registrarse y manifestarse
todo lo que se embiare so pena de perdido, y aquel verna sellado
y despachado por la orden que vienen los de España, y van los de
aca alla a mi dirigidos, y despachado por los oficiales de Su
Magestad.

Tambien si fuere posible hareis que se registre lo que en el
Armada va mio y de particulares, y se me embie el registro ante
los oficiales de Su Magestad.

Donde quiera que hovieredes de hacer asiento sea a la orilla del
agua, y antes que vuestra persona desembarque haveis de hacer
una fuerza, o baluarte en tierra algo apartado de población de
los naturales, que sea recio y fuerte por la mejor orden que
pudieredes hacelle con su cava; en el qual dentro del hareis
hacer dos casas, donde podais estar vos, o la persona que os
pareciere en la una, y la otra para los rescates y mercaderias
de suerte que no puedan tener peligro de fuego; y junto a este
baluarte a la parte o partes que os pareciere asentareis el
aposento de la gente que llevais, fortificandolo de la mejor
manera que os pareciere, y en el dicho baluarte porneis el
artilleria de manera que defienda lo uno y lo otro, y os podais
bien aprovechar della; y vuestra persona aposentalla eis donde
mas conviniere, y hareis hacer en el baluarte y en vuestro real
de noche y de dia la guarda que conviniere, y terneis vuestra
gente apercibida de manera que este siempre a punto y presta para
lo que sucediere, y no descuydada.

So graves penas proyvireis que ningun soldado sin vuestra
licencia vaya a la poblacion de los Indios, ni entre en sus
casas, y esto castigareis mucho, y que ninguno tome nada en el
campo ni en poblado por fuerza ni contra voluntad de los Indios
donde estuvieredes de paz, y tuvieredes amistad con los Indios,
antes les hagan todo buen tratamiento y amistad, y en esto los
tened tan bien doctrinados, que aun en la guerra no se desmanden
en nada sino fuere con vuestra licencia.

Tampoco dexareis comprar ni rescatar cosas de comida a la gente
por si como quisieren, por que como gente no platica de las cosas
de la tierra, compraran mas por apetito que por razon, de que se
seguira mucho daño, por que encareceria las cosas de la tierra
y vajarian el valor de los rescates, y cosas con que se han de
contratar, y para esto sera necesario que señaleis compradores y
rescatadores, y por toda la gente del Armada rescaten y compren
las cosas de comer, las quales dareis memoria de lo que han
de dar por cada cosa, y que no puedan dar mas de lo que les
mandaredes, sino antes menos.

El mismo inconviniente terna, y aun mayor, en el rescatar
mercaderias, sera necesario que mandeis dar con acuerdo a
personas platicas la orden y precios que por cada cosa han de
dar, y para que en esto no se exceda, mandareis que en presencia
del Veedor de mi hacienda, o de otras personas que a vos os
parecieren, contraten y rescaten, y no de otra manera, subiendo
antes nuestras mercadurias que vajando de lo que señalaredes, y
esto manda mirar mucho.

A vuestra gente avisareis, que quando entre los naturales
hablaren del Emperador nuestro Señor, hablen de su grandeza, y
como es el mayor Señor del mundo, y que son embiados alla por un
Capitan suyo que esta en estas partes.

De los traslados autorizados que se os embian, asi de la
Capitulacion de Su Magestad como de otras provisiones de Su
Magestad, y del concierto entre el Adelantado y mi, va con esta
una memoria para que las recivais conforme a ella, de las que
en la instruccion de mis oficiales mando que tengan treslados,
hareis que la saquen y las otras terneis en vuestro poder para
usar dellas segun y como Su Magestad manda.

En la dicha Capitulacion esta inserto lo que Su Magestad es
servido y manda que se guarde y cumpla en los descubrimientos
y poblaciones, y en otras cosas, hazello eis segun e como Su
Magestad es servido y manda. Fecho en Mexico a 18 de Septiembre
de 1542 años.==Don Antonio de Mendoza.==Por mandado de su
Señoría==Almaguer. (_Orig. A. de_ I.)


5.

 (Año 1542.—22 Octubre.—Puerto de Navidad.)—Obligación que hizo Ruy
 López de Villalobos al encargarse de la Armada que debía salir en
 descubrimiento de las Islas de Poniente. (_C. i. de N. t. 15. d. n.
 4._)

Sepan quantos esta carta vieren como yo Rui Lopez de Villalobos
Theniente de Governador e Capitan General de las Islas del
Poniente digo, que por quanto el Ilustrisimo Señor Don Antonio
de Mendoza Visorrey de la Nueva España conforme el asiento
e capitulacion que tiene tomado con Su Magestad acerca del
descubrimiento e poblacion de las dichas Islas del Poniente me
nombro por su Lugarteniente de Governador e Capitan General de
la dicha Conquista; y para la efectuar me ha mandado entregar
y ha entregado realmente, e con efeto 4 Navios e una Galeota
e una Fusta; el uno que es la Capitana nombrado Santiago;
el otro nombrado San Jorge; el otro nombrado San Antonio, y
el otro nombrado San Juan de Letran; e la Galeota nombrada
San Christoval; e la Fusta nombrada San Martin con todos los
aparejos, e municiones, e artilleria, y armas, e bastimento y
otras cosas, marinados y puestos para navegar, conforme a la
relacion e memorial que ante Escrivano tengo dado e otorgado,
que recivi en nombre de Su Señoria por mano de Juan de Villareal
para ir con las dichas velas e con la gente de guerra de Su
Señoria Ilustrisima que en ella va en seguimiento e prosecucion
del dicho viage e descubrimiento. E porque Su Señoria Ilustrisima
sea mas cierto que acudire a Su Señoria Ilustrisima o a quien
su poder oviere con la dicha Armada, o con la parte que della
restare, e con los descubrimientos e aprovechamientos que en el
dicho viage en qualquier manera se hallare y oviere por qualquier
via e forma tocantes a Su Señoria, e de todo ello e de cada una
cosa e parte de ello, que a mi cargo fuere, dare quenta e razon
con pago a Su Señoria Ilustrisima o a quien su poder oviere,
e no a otra persona alguna, so pena de caer en mal caso, e de
caer e incurrir en las penas en que caen e incurren los hijos
dalgo que no guardan e cumplen lo que han de guardar e cumplir
en el dicho viage e descubrimiento, e guardare e cumplire las
Instrucciones e forma e orden que por Su Señoria Ilustrisima me
han sido mandadas dar y entregar firmadas de su nombre so las
dichas penas en quanto fuere posible, e el bien del negocio lo
requiriere, e si por Su Señoria Ilustrisima fuere llamado a que
venga a dar la dicha cuenta e razon vendre a se la dar a el, o a
quien su poder oviere, o a sus herederos, lo qual hare e cumplire
so las dichas penas. E para lo asi guardar e cumplir obligo mi
persona e bienes havidos e por haver para cumplir todo lo suso
dicho, e cada una cosa e parte de ello. E renuncio e aparto de mi
todas e qualesquier leyes que en mi favor hablen; e especialmente
renuncio la ley que diz que general renunciacion de leyes que ome
haga que me no valan, e todas las otras leyes que en este caso
hablen. E doy poder a todas e a qualesquier Justicias ansi de
los Reynos y Señorios de Su Magestad, como de otras qualesquier
partes a la jurisdicion de las quales me someto, para que me
hagan tener, guardar, e cumplir todo lo suso dicho por mi persona
e bienes; haciendo la exemcion y exemciones que convinieren fasta
ser cumplido e pagado lo suso dicho, como si se oviese contenido
en juicio, e contra mi fuese dada sentencia difinitiva; e la
sentencia pasada en cosa juzgada: e demas de lo suso dicho me
obligo como cavallero hijodalgo, e doy mi palabra, e hago fe e
pleito homenage como tal, segun fuero de España, en manos de
Alonso Carrillo cavallero hijodalgo, de guardar e cumplir todo
lo suso dicho, e cada una cosa e parte de ello e no ir ni venir
contra ello ni contra cada una cosa de parte de ello por ninguna
via ni manera directe ni indirectemente so las dichas penas e de
caer en mal caso. En firmeza de lo cual otorgue esta presentacion
ante Juan de la Torre Scrivano de Sus Magestades, e de los
testigos de yuso scriptos. En el Puerto de la Navidad de esta
Nueva España a 22 dias del mes de Octubre de 1542 años. Testigos
que fueron presentes a lo que dicho es.==Antonio de Luna, e Juan
de Aguilar, e Juan de Estrada, e Mathias de Alvarado, e Don
Gabriel de Cardenas, e Bernaldo de la Torre, e Pero Ortiz de
Rueda, e otros muchos cavalleros, e el dicho General lo firmo de
su nombre en el registro de esta.==Rui Lopez de Villalobos.

E yo Juan de la Torre Scrivano de sus Cesareas y Catholicas
Magestades, Scrivano publico en la su Corte, y en todos los
sus Reinos y Señorios, presente fui al dicho otorgamiento del
dicho Rui Lopez de Villalobos, que en mi registro firmo su
nombre por pedimento de Juan Villareal en nombre del Ilustrisimo
Señor Don Antonio de Mendoza Visorey e Governador de esta Nueva
España lo escrivi e fice aqui este mi signo.==En tistimonio de
verdad.==Juan de la Torre Scrivano de Su Magestad.

 El testimonio es original y se halla desde el fol. 409 hasta 410 del
 códice ij. V. 4. de los del Escorial.


6.

 (Año 1542.—22 Octubre.—Puerto de Navidad.)—Testimonio del juramento
 que hicieron los Capitanes de la Armada de Villalobos, seguido
 del que se tomó á los pilotos y de las instrucciones dadas por el
 General.—(_C. i. de N., t. 15, d. n. 7._)

En el Puerto de la Navidad desta Nueva España en 22 dias del mes
de Otubre de 1542 años, por ante mi Juan de la Torre, Scrivano de
Sus Magestades Alonso Carrillo, estando presente el muy magnifico
señor Rui Lopez de Villalobos, Teniente de Governador e Capitan
General de las Islas del Poniente, e otros muchos cavalleros e
soldados, estando en la Iglesia del dicho Puerto acabado de decir
misa en presencia de todos les leyó lo siguiente:

Que vuestras mercedes, señores Capitanes Bernaldo de la Torre e
Don Alonso Manrrique, e Francisco Merino, Mathias de Alvarado,
Pero Ortiz de Rueda, Christoval de Pareja, e cavalleros de esta
Armada, de que va por General el señor Rui Lopez de Villalobos
por Su Señoria Ilustrisima, jurais a Dios nuestro Señor e a Santa
Maria su Madre, e a las palabras santas que en este libro de
los Santos Evangelios estan escritas, e a esta señal de la cruz
en que cada uno dellos puso su mano derecha, que como fieles e
buenos e catholicos cristianos, e prometeis, e dais vuestra fe
e palabra, e pleito omenage como cavalleros hijosdalgo al fuero
de España una e dos, e tres veces de ser fieles, e ovedientes,
e tener por vuestro Capitan General al señor Rui Lopez de
Villalobos que esta presente, e guardareis las instrucciones
que os ha dado en quanto el bien del negocio lo requiere, e
sereis ovedientes e deligentes a sus mandamientos, e les dareis
e aconsejareis lo que os pareciere a vos e a cada una de vos ser
cumplidero e necesario al bien de la jornada, preguntandooslo, o
no preguntandooslo, aunque penseis que se ha de enojar e le ha
de dar pesar de oir lo que le quereis decir; pero le dareis la
razon, porque os fundais de ser bueno lo que decis, en todo os
fundareis sobre desear acertar, e no dareis el consejo con pasion
ni aficion, sino con libertad. E si os enviare alguna parte, os
tornareis e acudireis a el, e no a otra persona con la respuesta
de lo que fallaredes, o con la muestra o rescate, o noticias que
tuvieredes, e desto no le encubrireis cosa alguna, ni lo direis a
otra persona alguna caso que le toparedes. E vos ni alguno de vos
no fara motines, ni escandalos, ni bollicios, ni conjuraciones,
ni hablareis palabra en contra de vuestro Capitan General ni de
la jornada; antes si algo de esto supieredes o varuntaredes lo
direis e descubrireis a vuestro General para que se remedie; y
en todo hareis lo que buenos e leales cavalleros deben e son
obligados a facer. E que todos vosotros los soldados, e cada
uno de vos por si jurais a Dios nuestro Señor e a Santa Maria
su Madre, e a las santas palabras que estan escritas en este
libro y en esta señal de la cruz do haveis puesto vuestras manos
derechas en un crucifijo de tener e obedecer por vuestro Capitan
General al señor Rui Lopez de Villalobos que esta presente, e
como a tal seguireis su vandera do quiera e como quiera que fuere
de dia e de noche, e obedecereis a sus mandamientos e los de sus
Capitanes que tiene nombrados, e de los que nombrare, cada uno
a su Capitan que siguiere, teniendo por su superior a vuestro
General en todo, e le sereis obedientes, diligentes, e fieles a
lo que os mandare, y le revelareis lo que supieredes que se dice
o trata, ansi particular como generalmente, ora sea en deservicio
del Rey nuestro Señor, o en daño de la jornada, o contra lo que
el Visorey en esta Armada face, manda; o en perjuicio de la
persona de vuestro General, o de qualquiera de sus Capitanes,
e se lo direis siempre que venga a vuestra noticia sin tenello
encuvierto ni dilatallo; y en cosa que os preguntare la verdad
de lo que pasa en algun negocio, se la direis sin rodeos, ni
añadiendo ni menguando a lo que os preguntare; e no hablareis
en cosas escandalosas, ni tramareis motines, ni alzamientos, ni
conjuraciones. En la mar, e en la tierra hareis lo que vuestro
Capitan General e los demas Capitanes os mandaren. E finalmente
no encubrireis cosa que sea convenible, e paresciere necesaria
en qualquier manera que sea justo que lo sepa vuestro General
o el Capitan debajo de cuya vandera fueredes. E lo contrario
faciendo, demas que Dios nuestro Señor os lo demandara y os
fara mal en este mundo al Cuerpo, y en el otro el Alma, como a
perjuros e malos christianos, e fareislo como malos cavalleros
que no cumplen, ni facen lo que son obligados á su Capitan. Los
quales e cada uno dellos dixeron: _Si juro e Amen_. E luego Juan
de Villareal en nombre del señor Visorey lo pidió por testimonio
a mi el dicho Escrivano; e yo el dicho Escrivano de su pedimento
di la presente segund que ante mi paso, a lo qual fueron
presentes por testigos Juan de Aguilar, e Diego de Almodovar, e
Diego Alcalde, e otras muchas personas que presentes estavan.

E yo Juan de la Torre, Scrivano de sus Cesareas e Catolicas
Magestades, e Scrivano publico en la su Corte y en todos los
sus Reynos e Señoríos, presente fui a lo que dicho es; e de
pedimento del dicho Juan de Villareal lo escrivi, e fice aqui
este signo.==En testimonio de verdad.==Juan de la Torre, Scrivano
de Sus Majestades.


7.

 (Año 1542.—de Octubre.—Puerto de Navidad.)—Juramento de los Pilotos
 y hombres de mar.—(_C. i. de N. t. 15 d. n. 8._)

En el Puerto de la Navidad de esta Nueva España en 22 dias del
mes de Octubre de 1542 años por ante mi Juan de la Torre Scrivano
de Sus Magestades, Matias de Albarado, estando presente el muy
magnifico Señor Rui Lopez de Villalobos Teniente de Governador
e Capitan General de las Islas del Poniente, e otros muchos
Cavalleros e Pilotos e Marineros, e Lombarderos, e Calafates, e
otra gente de la mar, estando en la Iglesia del dicho Puerto en
presencia de todos el dicho Matias de Alvarado leo lo siguiente.

Que vos Gaspar Rico Piloto de la Nao nombrada Santiago, que es
la Capitana desta Armada, de que va por Capitan General el señor
Rui Lopez de Villalobos, e vos Francisco Ruiz Piloto de la Nao
nombrada San Anton, e vos Alonso Fernandez Tarifeño Piloto de la
Nao nombrada San Jorge, e vos Gines de Mafra Piloto e Maestre
de la Nao nombrada San Juan, e los Maestres e Contramaestres de
las dichas Naos e Lombarderos jurais á Dios nuestro Señor todo
poderoso, e a Santa Maria su Madre, e a las palabras santas que
estan escritas en este libro de los Santos Evangelios, que el
muy reverendo Padre Fray Geronimo de Santiestevan, Frayle del
Orden de San Agustin tiene en sus manos, e a esta señal de la
cruz, donde poneis vuestra mano derecha, que en el presente viage
de que vais por Pilotos e Maestres e Contramaestres seguireis
vuestra derrota buena derecha qual conviene para ir á las Islas
del Poniente, donde es el dicho viage de la dicha Armada; e
con fidelidad e diligencia fareis todo vuestro saver segund
vuestro juicio, e mirareis lo que conviene para el acertamiento
y brevedad del dicho viage; e lo direis al Capitan General, e
cada uno de vos a vuestros Capitanes, e quando os preguntardes
los demas Pilotos la derrota, la direis la verdadera e aquella
que penseis correr, e abiertamente os declarareis con los que os
mandare vuestro Capitan General, e vosotros e cada uno de vos a
vuestros Capitanes, e sereis fieles e leales a vuestro Capitan
General, e le obedecereis por tal agora en el dicho viage, e
en las Islas del Poniente donde vays, e con deligencia fareis
lo que os mandare, e tornareis con brevedad e respuesta de la
parte donde os enviare, e guardareis la Instruccion que os he
dado, e no fablareis palabras escandalosas, ni fareis motines
escandalosos, bollicios, ni conjuraciones, antes como catholicos
christianos las que supieredes si las oviere las direis al señor
Capitan General, o si el estuviere absente al Capitan que por el
alli estuviere, e en todo hareis lo que buenos Pilotos e Maestres
e Oficiales, e Lombarderos fiel e deligentemente e fiable debeis
obligados a facer; e por malicia ni descuido no dexareis de facer
cosa alguna en todo lo susodicho, e en cada cosa dello; los
quales e cada uno dellos dixeron, _si juro, e Amen_, e so cargo
del dicho juramento ansi lo prometieron; e luego el dicho señor
General lo pidio por testimonio. E yo el dicho Scrivano di la
presente segund que ante mi paso; a lo cual fueron presentes por
testigos Juan de Aguilar, e Alonso Carrillo, e Antonio de Mata,
e otros muchos. E yo Juan de la Torre Scrivano de Sus Cesareas
e Catholicas Magestades, e su Scrivano publico en la su Corte y
en todos los sus Reynos e Señorios presente fui a lo que dicho
es. E por mandado del dicho señor General lo escribi e fice aqui
este mi signo a tal.==En testimonio de verdad.==Juan de la Torre
Scrivano de Sus Magestades.


8.

 (1542.—22 Octubre.)—Instrucciones de Villalobos á los Capitanes de
 las naves de la Armada que bajo su mando van al descubrimiento de las
 Islas de Poniente. (_C. i. de N., t. 15, d. n. 9._)

Lo primero terneis mucho cuidado que al tiempo de nuestro
embarcar no rescivais soldado en vuestra Nao, sin que lleve
cedula de que esta confesado y comulgado, y no la llevando
terneis diligencia que en la Nao se confiese con el clérigo que
en ella fuere, y si dentro en tercero dia no se confesare,
mandalle eis quitar la media racion del agua, y apremialle eis a
que en todo caso se confiese.

Terneis mucho cuidado que nadie blasfeme del nombre de Dios
nuestro Señor, ni de su gloriosa Madre, ni el de los Santos, y el
que lo hiciere sea castigado en esta manera, que el que digere
_pese á tal_, por la primera vez esté 30 dias en prisiones, e
por la segunda se le quite la mitad de la racion del pan y del
agua por 15 dias, y esté preso a cumplimiento de los 30; y si
lo tuviere por uso, que se destierre de la Compañia a parte
que no nos pueda hacer daño ni mal; o si fuere persona que lo
sufriere lo echen a la Galera por 6 meses; y si dixere _descreo_
o _reniego_, por la primera vez este 30 dias en prisiones, y
quitenle la mitad de la racion de comida e agua, e por la segunda
se destierre el hijodalgo por 4 meses en parte do no haga daño;
y si fuere otra persona lo echen a la Galera por 8 meses; y si
estando en la prision o cumpliendo la pena, lo tornare a decir,
al hijodalgo lo destierren a Isla despoblada, e a la otra persona
le corten la lengua é le echen á la Galera por 2 años.

Y porque en nuestra Armada van Frailes o Clerigos, terneis mucha
vigilancia que sean muy honrrados e agasajados de todos, porque
los naturales de aquellas partes conozcan en lo que tenemos
nuestra Santa Fe Catolica, y como honramos los Ministros del
Evangelio.

Y estareis advertidos que en entrando en vuestro Navio tomeis y
quiteis las armas ofensivas á todos los soldados y marineros, e
ponellas eis en parte que esten bien tratadas, e se les puedan
dar cuando sean menester, porque no haya escandalos ni revueltas
entre la gente, e esto sera hasta que entremos en tierras do
paresca que tenemos enemigos. Mandareis dar el agua a la gente
por su medida, que sera a cada soldado media azumbre, y a los
marineros a 3 quartillos, y a las pretas[28] y negros quartillo y
medio, e mandareis dar agua para el caldero una vez al dia la que
os pareciere que es menester, teniendo isperiencia de la primera
vez, y mandareis dar para guisar a los enfermos sus comidas la
que ovieren menester, como no se saque ni se de sin vuestro
mandado.

Mandareis que todos los dias el Dispensero y Maestre o Piloto
o Contramaestre visiten las pipas del agua, y de 4 á 4 dias
visitallo eis por vuestra persona para mirar si se sale la agua
que hay para acortar ó alargar razion.

Mandareis dar a cada soldado de razion una libra de pan para cada
dia, y estas se le den de sabado a sabado, y a los marineros se
les de tambien cada dia su razion qual mas ellos quisieren, y si
quisieren razion se les de libra y media de pan cada dia, y a los
Indios se les de entre 3 dos libras de vizcocho.

A cada uno de los soldados mandareis dar una libra de carne, e
en ella se entiende que sea de baca, puerco, e tocino; e a los
marineros siempre se les faga alguna equivalencia si gastaren mas
de lo suso dicho, y la carne se de como el pan de sabado a sábado.

En siendo las 4 horas de la tarde se mate el fuego, y no quede
sino para la lantia[29], salvo sino fuere para guisar alguna cosa
al que estuviere enfermo, y esta se guise con mucho cuidado, y se
mate luego, y no traiga nadie lumbre por la Nao sin lanterna.

No consintireis que ninguna persona de ninguna calidad que sea
juegue armas ofensivas ni defensivas so pena quel que las ganare
las haya perdido, y el que las jugare lo mismo, y le quiten por
los 4 dias siguientes la razion de pan y agua.

Repartireis toda la gente que tuvieredes y llevaredes en vuestra
Nao para la vela y guarda de noche y dia, poniendo conforme á la
cantidad de vuestra gente, guarda a popa, y al combes, y a proa,
y las guardas no sean de mas de 2 ampolletas[30] cada uno, porque
se govierne y vele mejor, y porque vastaran dos hombres para la
vela en cada parte de estas, con que el de proa sea marinero,
y estos sean demas del que govierna; y el que se dormiere en
la guardia y le tomaren dormido, o supieren que se durmio; si
fuere hombre de cargo lo tenga perdido, y no le tengan en numero
de soldado, ni de hombre que se le pueda confiar cosa, y si le
quisieren tornar a provar en la vela, y se tornare a dormir
que le echen a la mar; y al soldado que no fuere hijodalgo le
estropen 3 estropadas[31] mojadas por la primera vez, e por la
segunda vaya á la mar. Entiendese que esto de las guardas tome
el Capitan cada noche una guardia; y reparta las demas a los
otros como veniere, no escusando a nadie que no tenga muy justo
impedimento.

Terneis cuidado de cada semana visitar todas las armas ofensivas
y defensivas, y al soldado que no las toviere bien aderezadas le
castigueis y riñais, de manera que siempre las tenga a punto.

Y porque en esta mar suele haver algunos desastres, por evitar
inconvenientes terneis 6 hombres de quien os confieis que duerman
cerca de vos y velen vuestra persona, y sepan lo que se hace en
la Nao en el tiempo de su guardia.

No consintais que a do esta la polvora metan lumbre, sino que
la saquen fuera a escuras, y terneis mucho cuidado que los
artilleros tengan cargados los tiros que mando que lleven a
punto, y sus botafuegos y aderezos, por manera que al tiempo de
la necesidad esten aderezados para usar dellos.

Iten. Si acaesciere en vuestra Nao algunas palabras de motin,
aunque sean livianas, ni se digan con intencion de tal motin,
sino simplemente, si fueredes en mi conserva, como espero en
Dios que sera, luego que lo tal acaesciere arrivareis sobre
la Capitana; porque yo hare tomar el tal hombre para que sea
castigado; y si por ventura, lo que Dios no permita, acaesciere
en mi absencia, prendereis el tal hombre que cosa semexante
simplemente dixere, y preso lo llevareis hasta que en buena hora
llegueis a do yo estuviere; y si las palabras fueren graves en
qualquier manera, o vinieren a las armas, luego me avisar si ser
pudiere, y sino hareis vuestro proceso, y brevemente como Capitan
hareis Justicia, porque para ello por esta Instruccion, que es
firmada de mi nombre, os doy poder cumplido como en tal caso se
requiere.

It. Llevareis una aguja de marear siempre en vuestra camara[32],
y terneis cuidado de requerilla y miralla muchas veces de noche
y de dia, por la qual vereis si os hurtan la derrota; y terneis
cuidado de algunas veces con sagacidad, de manera que no lo
sientan, de mirar si los hierros[33] de la aguja con que la
Nao se govierna si os lo han mudado, y para saver bien lo que
conviene a entender vuestra navegacion travajareis de deprender
a tomar el Sol y el Norte, y cartear[34] y terneis memoria por
escrito de los grados que toma el Piloto cada dia, y a que viento
corre, y esto aveislo de ver por vista de ojos, para que quando
vinieredes sobre la Capitana veais si me informa bien el Piloto
de lo que le preguntare.

It. Si acaesciere, como tengo dicho, que el Navio se
derrotare[35], en tal caso el tal Navio a la tierra que llegare
sin mi estad avisado y mandareis que no se haga ningun mal
tratamiento a los naturales en poco ni en mucho, por palabra
ni por obra, caso que los naturales den ocasion a ello; ni
consentireis que entren en sus casas, ni Pueblos, ni Templos,
ni les hablen a las mugeres, ni les tomen cosa ninguna de comer
ni de otra calidad, antes pondreis una persona tal que sepa
contratar, y este compre por todos los que ovieren menester; y
travajareis de informaros de lo que hay en la tierra, y de haver
algunas muestras della, y de la manera de la gente y tierra, para
que quando nos juntaremos me aviseis dello, y se pueda informar
de todo a Su Señoria Ilustrisima.

It. Quando hubiere necesidad de saltar en tierra, no saldreis vos
de vuestra Nao en ninguna manera, sino embiareis una persona de
calidad con la gente, y a este tomalle eis juramento que hara lo
que vos mandaredes, y a los que fueren con el que le ovedeceran,
mandarle eis lo susodicho, y lo que mas os pareciere que toque al
buen tratamiento, porque por ninguna via se pueda quebrar con los
naturales, sino que siempre queden pacificos y nuestros amigos,
y desen nuestra conversacion, mas con todo esto estad avisados
de no confiaros dellos, y mandar que ande vuestra gente armada,
y se recoja antes que anochezca dos horas; de manera que nadie
duerma en tierra, y hareis muy buena guardia ansi a las amarras,
como a las guardias de la Nao; y si por ventura os recivieren
de paz, y quisieren contratar con vosotros, y para ello fuere
menester salir alguno de vuestra compañia en tierra, hacello eis
teniendo en la Nao antes que nadie para esto salga muy buenos
rehenes fiables, de calidad que quedeis satisfecho, y entonces
salga quien sepa hacer la contratacion; pero vos en ninguna parte
saltareis en tierra.

It. Terneis cuidado en que Dios nuestro Señor no sea ofendido por
causas de las Indias que llevais; y para esto dalles eis lugar
en la Nao que duerman donde sean vistas; y el que velare mire que
en el tiempo de su vela no haga alguna suciedad; y mirareis que
en lo que se ofreciere de delitos y sentencias que dieredes que
las penas las apliqueis a obras pias.

It. Vereis las Instrucciones de los Pilotos, y mandalles eis
guardar y cumplir como en ellas se contiene; y para que sepais
lo que les mando, os doy la Instruccion que ellos llevan, que es
esta que se sigue[36].—Rui Lopez de Villalobos.

_Original y firmada del mismo Villalobos se halla esta
Instruccion desde el fol. 420 hasta el 422 del códice de
Misceláneas ij. V. 4, de la Biblioteca alta del Escorial._

       *       *       *       *       *

1542 á 1547.—_Relación de la navegación y sucesos del Armada de
Ruy Lopez de Villalobos[37] que salió del puerto de Juan Gallego
en la costa del mar del Sur de Nueva España á 1.º e Noviembre
de 1542 al descubrimiento de las Islas del Poniente, escrita al
Virrey de Méjico Don Antonio de Mendoza, por Fr. Jerónimo de
Santisteban que fué en la misma Armada._ (_Desde Cochin en la
India de Portugal á 22 de Enero de 1547._) Hállase impresa en
la 1.ª serie de la Colec. de Indias, t. 14, página 151, bajo el
epígrafe _«Carta escripta por Fray Xeronimo de Sanctisteban á
Don Antonio de Mendoza, Virey de Nueva España, relacionando la
pérdida del Armada que salió en 1542 para las Islas del Poniente,
al cargo de Ruy Lope de Villalobos.»—Enero 22.—Cochin «India
del Rey de Portugal.»_

       *       *       *       *       *

Existe otra muy circunstanciada sobre este mismo viaje, escrita
en Lisboa á 1.º de Agosto de 1548 por García de Escalante
Alvarado, y se halla igualmente impresa en la 1.ª serie (C.
de Ind., t. 5.º, pagina 117) bajo el epígrafe «_Relacion del
viaxe que fizo dende La Nueva España á la Isla de Poniente, Ruy
Gomez_ (debe decir Lopez)_ de Villalobos, fecha por Garcia
Descalante Alvarado_»[38].


9.

 (Año 1543.—20 de Julio á 2 de Septiembre).—Dos requerimientos de Don
 Jorge de Castro, Capitan General de las Islas de Maluco, hechos en 20
 de Julio y 2 de Septiembre á Ruy Lopez Villalobos, General del Armada
 que despachó el año anterior de las costas de Nueva España su Virrey
 Don Antonio de Mendoza, con las respuestas de él sobre su arribo á
 aquellas Islas al mando de la dicha Armada, y otros puntos referentes
 á la propiedad y demarcación de las mismas Islas, etc. (_C. i. de N.
 t. 15 d. n. 11_).

Muy magnifico Señor.==En fin de Jullio pasado tube por nueva
de ser vuestra merced aportado a este Arzepielago, y entrado
en estas tierras y demarcacion del Rey nuestro Señor con cinco
Naos, e una Galeota, y estaba imbernando en una Isla quemando
e destruyendo Lugares, y cativando muchos de los naturales de
la tierra, e de las dichas Islas, las quales me han imbiado
quejandose del mal que hacian, pediendome que les favoreciese,
como tambien por la dicha nueva traian tres carcoas[39] que
desta Isla de Ternate eran idas con mi licencia a visitar esas
partes, e a rescatar algunas mercaderias como continuamente
hacemos, e puesto que muy muchas veces me dieron la nueva de
todo y me afirmaron ser asi como dezian, dandome muchas señales,
y poniendo sus cabezas en prendas de ser asi, nunca fasta hoy
dia lo pude creer, ni creo tal novedad, porque no ay caso[40]
que a eso de lugar, ni esta en razon que gente ni Armada de
Su Magestad del Emperador haya de venir ni entrar en estas
tierras, e demarcaciones del Rey nuestro Señor que tanta amistad
e parentesco tiene con el Emperador, e mas sobre este negocio
de Maluco tanto tiempo ha que esta contratado e asentado entre
ellos pacto firmado por Su Magestad, de no venir ni mandar, ni
consentir que a estas partes viniesen gentes ni Armada suya,
dixeronme que vuestra merced era entrado en estas Islas con
una Armada, e nos perturbaria e alborotaria en perjuicio de
Dios y del Rey de Portugal nuestro Señor, e de los naturales de
la tierra me he tan espantado, que con mucha importunacion de
personas que me afirmaron por verdad, ordene de mandar inviar un
par de caracoas donde va Antonio de Almeyda persona mucho honrada
y de creer, para que dello se informase, e me truxiese recado,
al qual encomende que si soy[41] venido a estas partes (fue) por
algun caso fortuyto como creo que seria, o por derrotamiento de
viaje esa Armada ay[42] fuese aportada, e la guerra que por esas
Islas andaba faciendo era por alguna necesidad de mantenimiento,
siendo vuestras mercedes gentes e vasallos del Emperador, que
por su mandado en esa parte les ayudasen e favoreciesen con la
gente de la tierra, e les hiciesen dar todos los mantenimientos
que necesarios fuesen, segun la calidad de la tierra; para lo
qual lleva cartas de recaudo mio para el mesmo Rey de Mindanao e
algunos Regidores de Lugares para que todo den y paguen, vendan
a vuestras mercedes por su dinero, e si las mercaderias que
truxieren fueren diferentes del trato de la tierra, que ni por
eso dexen de dar todo lo necesario, que me obligo a todos les
pagar e satisfacer a troque de pacto las qualesquier maravedis
que ellos quisieren, lo qual mucho les encomiendo, y esto que
lleva el dicho Antonio de Almeyda por mi regimiento, que se
cumplira, dexara para eso un Portugues en rehenes que lo haga,
e allende deso que luego me lo haga saber, e vuestra merced me
escriva de lo que tiene necesidad, inviarle baya para arroz, e
algunas carnes, y pescado lo que verdaderamente tiene asentado
e determinado de hacer, y mandar en la compañia del dicho
Antonio de Almeyda, y si lo dexe de hacer fue porque tenia por
incierta e dudosa la nueva de vuestra merced ser asi aportado,
e porque tambien aunque sea verdad no quedase por hacer todo el
complimiento que era razon e que devia a mi obligacion por el
cargo que tengo de Governador en estas tierras, e por que no sé
la manera de su venida le envio un requerimiento, que el dicho
Antonio de Almeyda lleva para le presentar á vuestra merced;
besole las manos, y recibalo como es razon, e dello le mandara
dar respuesta, e un instrumento como en toda la christiandad se
acostumbra, e deso no reciva nengun descontentamiento, por que en
fin de todo espero que nos quedemos con mucha paz e amistad como
vasallos que somos de Principes tan excelentes e tan amigos, e
ligados de tanta razon e parentezco. Beso las manos de vuestra
merced. De esta Isla de Ternate San Juan a los 20 de Jullio de
1543 años.==Don Jorge de Castro.

Yo Ruy Lopez de Villalobos, Teniente de Governador, y Capitan
General de las Islas e Provincias del Poniente, por el
Ilustrisimo Señor Don Antonio de Mendoza, Capitan General
dellas, Presidente Visorrey de la Nueva España por su Sacra
Magestad del Emperador mi Señor: Por la presente doy licencia
en nombre de Su Magestad a Antonio de Almeyda, Capitan de dos
Caracoas, para que seguramente, sin que os temais de la gente de
mi campo, podais salir a esta Isla Antonia e hallarme e decirme
lo que quisieredes, e darme los recaudos que traeis de vuestro
Capitan, y con esto os podeis tornar a embarcar seguramente
sobre mi seguro, que por la presente os tomo sobre mi amparo, y
en nombre de Su Magestad para que en los dias que estuvieredes
en esta Isla Antonia no os sera hecho ni dicho cosa en vuestro
perjuycio, y mando a los Capitanes y Alferez, y cabos de
esquadra, caballeros, y otras gentes de este campo, que tengan y
guarden este seguro, so pena de caer en el mayor caso de la pena
que los quebrantadores de mi palabra en nombre de Su Magestad
lo merecieren. Hecho en esta Isla Antonia a 9 dias del mes de
Agosto de 1543 años.==Ruy Lopez de Villalobos.==Por mandado de su
merced.==Garcia de Segovia.


REQUERIMIENTO QUE DON JORGE DE CASTRO HIZO AL CAPITAN DE LOS
CASTELLANOS.

Este Requerimiento e protestacion que yo Don Jorge de Castro,
Capitan de la fortaleza de San Juan de Ternate, e Islas de
Maluco, Banda, Berneo, Mindanao, con todas las Islas de San
Juan, e Manado, Panciave, con toda la costa de los Calabres e
Oanborno, con todo el Arzepielago de los Papuas, por el Rey de
Portugal nuestro Señor, fago al muy magnifico Señor, el Señor
Capitan General de la gente de las Naos que agora nuevamente
en este año de mill e quinientos e quarenta y tres años han
aportado a la Isla de Mindanao que esta dentro de la demarcacion
de estas Islas que agora por el dicho Señor rijo, e govierno, e
mando, e vuestra merced me mandara dar de todo lo que asi pido
é requiero, e un instrumento, o quantos necesarios me fuesen,
lo qual sea por ante un Escribano publico que ante su merced
escriba, o por qualquier Nao, o Navio de su compañia, lo qual
sea autenticado de manera que haga fee entera, con su respuesta,
o sin ella, si dar no la quisiere: e que por esto tambien
requiero a qualquier de los dichos Escribanos que esta de mi
parte fuere presentada, por quanto de lo asi hacer hara lo que es
razon e justicia, e lo que es obligado por el cargo que tiene,
e juramento e oficio, e protesto no lo queriendo dar vuestra
merced, o mandar dar lo contenido en este requerimiento, me sea
de todo dado el dicho instrumento publico por la necesidad del
tiempo, e lugar donde se lo mando hacer, que se puede decir ser
fecho en yermo e despoblado, e de qualquier prueba entera su
merced apartado en derrota camino de dicho Señor e de las Naos
que del Reyno e India, Malaca, para estas Islas e fortaleza
vienen, el qual camino muchos años ha, e los Navios de Su Alteza
muy cotidianamente ollado y franqueado la dicha navegacion con
mucha paz e sosiego, tranquilidad de los naturales de la tierra
e de nos, son muy contentos, sin constreñimiento ninguno, sino
de sus propias voluntades que tienen firmada por muchos años la
dicha paz e amistad, con el Rey nuestro Señor e sus Capitanes,
e vasallos, y en el dicho camino fazen su derrota e nos dan
mantenimientos e todas las mercaderias de la tierra por nuestro
dinero, e a trueque de nuestras haciendas: el qual comercio
esta asi fecho, e no solamente resulta dello este provecho e
señorio que el Rey nuestro Señor tiene en la dicha contratacion,
mas aun parece ser asi la voluntad de Dios nuestro Señor tiene
en la dicha contratacion, por se tornar por todas estas Islas
muchos Moros christianos; e quiso el dicho Señor dar muchas
dadivas e despender mucho de lo suyo por los atraer a nuestra
Santisima Fee, como se hizo en la propia isla de Mindanao,
donde agora su merced esta con la dicha gente e Armada, son
tornadas muchas almas christianas, en que entraron algunos Reyes
e Señores principales que habra cinco años que so hicieron
christianos por mano de un Francisco de Castro. Capitan de un
Navio de alto bordo de Su Alteza que paso de esa fortaleza por
el Capitan que entonces era de la Antonia, Galvao: que hoy en
dia ay en esta fortaleza mugeres de la dicha Isla de Mindanao,
christianas, casadas, e que tienen hijos de portugueses; e tan
junta e asentada esta la dicha paz e amistad de los naturales
Moros de las dichas Islas, e hombres e mugeres en muchos
lugares de la costa de los Calabres son fechos christianos e
algunos de los principales dexaron sus propias naturalezas e
se vinieron a vivir e viben en esta fortaleza con sus mugeres
e hijos, pues en las Islas e costa de Mio de diez años a esta
parte son fechos tantos lugares christianos que ya no hay lugar
entre ellas que sea de Moros, por donde parece e se muestra ser
en la dicha costa e Islas de Moro fechas, pasadas diez mill
almas christianas, pues destas Islas declaro se hacen cada dia
christianos, y el propio Rey desta Isla de Ternate que es, esta
en la India fecho christiano va en seis años; e agora me han
dicho e certificado que vos, Señor, sois aportado a la dicha Isla
de Mindanao con cinco Naos y una Galeota, e que por la dicha
Isla andais destruyendo e quemando lugares, e catibando muchas
personas, lo que todo parece ser asi, e mucho contra servicio
de Dios y del Rey de Portugal nuestro Señor, pues dentro en
sus demarcaciones e conquista e navegacion, parece su merced
a levantar la tierra y escandalizarla, de manera, que podria
acontecer algun desastre e traycion a los nuestros naturales
Portugueses, haviendo como havemos de pagar los males y daños que
vos Señor les hicieredes por ser nos todos christianos: por lo
qual de mi parte vos pido mucho por merced, e requiero de parte
del Rey de Portugal nuestro Señor, cuya tierra es de pacifica
posesion; e ansi mesmo os requiero de parte del Rey de Portugal,
de la Sacra Magestad del Emperador que vos, Señor, tal non
fagais, nin perturbeis, ni empidais el paso e segura navegacion
que por todas estas Islas e Arzepielago tiene el Rey nuestro
Señor; e por el consiguiente me afirmaron vuestra venida ser con
determinacion e proposito de venir a estas Islas de Maluco para
en ellas contratar y asentar, lo que me es dura cosa de creer
por no estar en razon ni justicia, e por cierto tengo no ser tal
verdad, por quanto, e razon e parentezco, e amistad ay entre
nuestros Principes, y entre el Emperador y el Rey de Portugal,
de que no se espera perjudicar ni dañar uno a otro, ni le querer
usurpar lo que es suyo como son estas tierras e Islas, e tratos
dellas que el Rey nuestro Señor tanto tiempo ha que tiene e posee
sin contradicion alguna, y le pertenecen por las dichas Islas
caer en sus demarcaciones, como tambien por la via e razon de
ser el primero que estas Islas descubrio, y en ellas asento
trato e paz, que del dia que se contrato fasta oy dia nunca mas
quebro por asi ser las dichas Islas por mandado de Su Alteza
descubiertas, e por sus vasallos e naturales Portugueses, porque
ningun otro Principe christiano entro a posesion dellas por la
regla e _primero ocupare_, por que dado caso que asi no fuera
por el contrato que la Magestad del Emperador tiene asentado
catorze o quinze años ha con el Rey de Portugal nuestro Señor,
en que Su Magestad tiene prometido que dentro en treinta años no
hablara en esta contienda de Maluco sobre que fue movida entre
los Principes que al cabo dellos queriendo Su Magestad hablar
en ello tornaria al Rey nuestro Señor trescientos mill cruzados
que en este comedio recivio de Su Alteza; e para se complir el
dicho tiempo del contrato faltan aun quinze años, o diez y seis
años, por donde no creo, ni es razon que Su Magestad contra la
fee e verdad del contrato por el confirmado, diese lugar, ni
consentiese que gente ni Armada suya, ni de los naturales viniese
a estas partes, lo que me hace parecer fortuito de derrotamiento
de viage vos traeria a estas partes, o que esa Armada no venia
imbiada por Su Magestad, e que veniendo deve de tener ya con
el Rey nuestro Señor en este negocio de Maluco, e contratacion
dél, fecho algun contrato por aplazimiento de ambos, e que ayan
desfecho algun contrato, e renovado lo que de antes contrataban;
lo que siendo asi vuestra merced deve traer su derecha derrota
a esas partes, e de todos estos recados e provisiones del Rey
nuestro Señor de Portugal para poder venir libremente a estas
partes, y en ellas estar y contratar, o como mas fuese asentado
por los dichos Principes, e por todo estoy presto para cumplir
lo que el Rey nuestro Señor manda, mostrandome vuestra merced
papeles contratados autenticados que fagan entera fee, como se
suelen mostrar en los tales casos, e se requiere; los quales si
trae le pido, e requiero, e pido por merced que se torne e vaya
mucho en buenas horas, sin en estas partes e Islas contratar
ni hacer nengun escandalo a gente de la tierra, e se pase de
Mindanao y desta fortaleza, e tierras del Rey nuestro Señor
e si de su fetoria, e hacienda le cumple alguna cosa como a
vasallo e naturales de Su Magestad ternan en mi todo servicio
que pueda ser, e la tierra lo compadesca; para que vuestra
merced sea proveydo de qualquier necesidad que tenga; e siendo
su venida a estas partes en otra manera, o con propositos para
en estas tierras asentar o contratar por qualquier via que sea,
no siendo con provisiones del Rey nuestro Señor, antes contra
el contrato que entre el y Su Magestad esta asentado, por este
mi requerimiento le pido, y requiero, de parte de Dios, e de la
justicia, e verdad, e de parte del Emperador, y del Rey nuestro
Señor, que vuestra merced no haga tal, ni entre en todas las
tierras ni Islas, o en alguna dellas, ni en ellas se entremeta
a comprar ni vender ningunos maravedis, salvo mantenimientos de
que tengan nescesidad para su tornaviaje e sustentamiento de su
gente e Armada, por quanto por la obligacion que tengo de mi
cargo, por me ser entregadas estas tierras por el Rey nuestro
Señor, las quales estan mansas e pacificas en su servicio, y no
puedo, ni devo poder consentir que en estas tierras de Su Alteza,
que en su nombre rijo e govierno, en perjuycio del dicho Señor,
e destas sus tierras, e de los Moros naturales dellas, y de los
Portugueses vasallos del dicho Señor; por que queriendo vuestra
merced contra razon e derecho como en modo de me hacer fuerza
entrar en qualquiera destas Islas e Arzepielago, e por lo justo
natural defension que cada uno por ley de natura ha conseguido, e
derecho da lugar por el que diz _vinmere repelua_ tomando primero
de mi razon e justicia, e deste cumplimiento pongo a Dios por
testigo e Juez del caso, e digo e protesto, que por resistir e
defender no me se ha fecho fuerza, nin sea espojado del mundo, e
señorio, e pacificacion que en todas estas Islas e Arzipielago
tengo; e si sobre esto recreciere algunas muertes, daños, e
perdimientos de Naos, o hacienda, e de otros qualesquier daños e
roturas de guerra que de aqui sobrevinieren, asi de la una parte,
como de la otra, vuestra merced sea obligado de todo dar cuenta e
satisfacer e pagar al Rey nuestro Señor e al Emperador; lo qual
le pido por merced, e le requiero una, e dos, e tres veces,
e quantas con derecho puedo y devo, e soy obligado a facer, e
protesto que de todo lo que en este caso suceder pueda non se me
pueda atrebuir culpa alguna, e de como asi protesto, e requiero,
pido a vuestra merced que me mande dar un instrumento como arriba
digo, e baya declarado, sino protesto qualquier pedazo de texa
que sobre eso tomare con dos testigos me quedara por instrumento
para poderlo presentar ante su Sacra Magestad, y el Rey nuestro
Señor, para saber la culpa e razon de cada uno, e del tenor deste
me quede otro autorizado para las justicias de Su Alteza. Fecho
en esta Isla e fortaleza de San Joan de Terrenate a 20 dias de
Jullio de 1543 años.==Don Jorge de Castro.

En esta isla Antonia a nueve dias del mes de Agosto de 1543 años:
Antonio de Almeyda notefico este requerimiento, firmado de Don
Jorge de Castro, Capitan General de las Islas de Maluco por el
Serenisimo Rey de Portugal, a Ruy Lopez de Villalobos, Capitan
General de las Islas e Provincias del Poniente por el Ilustrisimo
Señor Don Antonio de Mendoza, Visorrey de la Nueva España por Su
Magestad: testigos que fueron presentes Jorge Nieto, contador de
Su Magestad, e Onofre de Arevalo, Factor de Su Magestad, y el
Capitan Don Alonso Manrique.


RESPUESTA DE LOS CASTELLANOS AL REQUERIMIENTO DE DON JORGE.

Y luego en este dicho dia, mes y año susodicho, el dicho Señor
Ruy Lopez de Villalobos, General susodicho, respondiendo a la
notificacion del requerimiento del muy magnifico Señor Don Jorge
de Castro, Capitan General de las Islas de Maluco, dixo: Que
era verdad que el habia aportado a estas Islas del Poniente
de la Nueva España, e por seguimiento de una capitulacion
y asiento que Su Magestad del Emperador mando tomar con el
Adelantado Don Pedro de Alvarado, que en gloria sea, la qual
dicha capitulacion, muerto el dicho Adelantado sucedio, y el
Ilustrisimo Señor Don Antonio de Mendoza, Visorrey, Presidente
e Governador de la Nueva España por Su Majestad, y en lugar de
su señoria el dicho Señor Ruy Lopez de Villalobos viene con el
Armada que al presente tiene, que navegando al Poniente de la
Nueva España conforme a lo que Su Magestad y sus provisiones
reales le mandan a descobrir las tierras que en su demarcacion
hoviere, venido en su navegacion aporto a esta Isla Antonia, que
dice el dicho Antonio de Almeyda que se llama Maluco, y que si
esta isla Antonia con todas las demas Islas de Maluco tiene por
de la governacion encomendada al dicho Señor Visorrey, y por
ser en la demarcacion de Su Majestad parece ser asi; pues el
asiento y concierto que entre el y el Serenisimo Rey de Portugal
tienen hecho, y lo que el Señor Don Jorge de Castro dice en la
navegacion costumbrada por las Naos y Capitanes dellas es del
Serenisimo Rey de Portugal, no impide porque las dichas Islas
e tierras no estan en la demarcacion de Su Magestad: y quanto
a lo que en el requerimiento dice, que el anda destruyendo y
quemando muchos lugares, y cativando muchas personas de los
naturales de la tierra, digo: que si algun daño havia, que poco
han rescivido, que a el le pesa dello, y que no es a su culpa ni
cargo, mas por las muchas traiciones que le han hecho naturales
de la tierra merecen qualquier castigo, mas, que destruymiento
nenguno: despues de lo que toca al servicio de mi Señor, el no
lo hara, por que no vino a estas tierras á destrozarlas, ni Su
Magestad tal cosa le manda, sino antes conservarlas, y a donde
quiera que estuvieren y asentaren hacerle todos los buenos
tratamientos, que lo que se ha hecho como dicho tiene fue forzado
por los naturales dellas, y no por haver seydo en perjuicio,
ni daño, ni deservicio del Serenisimo Señor Rey de Portugal,
ni entrar en demarcacion suya: e digo que a donde quiera que
estuviere en demarcacion suya, y en su asiento, aunque este
poblado y muy de reposo, como esto que Su Magestad tiene ya
declarado por nombre de tierras, y continuadas las demarcaciones,
y de la diputacion que esta hecha ante Su Majestad y el dicho
Serenisimo Señor Rey de Portugal quisiese, saldra con su campo y
exercito a estar a donde Su Magestad le mandare e señalare que
es suyo, por que hasta agora lo que le tiene señalado es como
tiene[43] que no entrara en las Islas de Maluco, por lo qual
lo ansi cumpla como Su Majestad le manda, e no imbiara á las
dichas Islas Navio sino fuere con carta suya al dicho Señor Don
Jorge, o al Capitan que en las dichas islas estuviere; y protesta
las protestaciones que el Señor Don Jorge de Castro en fin del
dicho su requerimiento, del daño que se podra recrecer, asi de
la su parte, como del dicho Señor Don Ruy Lopez de Villalobos,
especialmente por la poca comida de la tierra desta Isla Antonia
anda aparejando sus Navios para ir a buscar otro asiento fuera
desta comarca, a donde estando tan lexos de las Islas de Maluco,
no podra haver rompimiento de una parte a otra, sino fuere con
dañadas voluntades, la qual ni el dicho Señor Governador, ni el
exercito a el encomendado no havra sino toda paz, buena voluntad
como eys y son obligados, y sucediendo otra cosa de la parte del
Señor Don Jorge de Castro, protesto todo lo que su merced me
protesta, y el dicho su requerimiento para se quexar dello ante
Su Magestad y ante el Serenisimo Señor Rey de Portugal, e ante
quien con derecho; e asi pido e ruego al dicho Señor Don Jorge,
que quando el requerimiento suso dicho se mostrare e presentare
ante Su Magestad, o el Serenisimo Señor Rey de Portugal, le haga
merced que al pie del vaya esta respuesta, para que no vaya el
uno sin el otro, lo que su merced hara lo que es de derecho, asi
como caballero; y esto dava por respuesta: Testigos que fueron
presentes Jorge Nieto, Contador de Su Magestad, y el Capitan
Don Alonso Manrique, y lo firmo de su nombre el dicho Señor
General.== Ruy Lopez de Villalabos.==Yo Gaspar de Castilla,
Escrivano mayor de la Governacion de las Islas e Provincias del
Poniente, presente fui a lo que dicho es e sine con los dichos
testigos, en testimonio de lo qual lo firme de mi nombre.==Gaspar
de Castilla.


REPLICATO DE DON JORGE DE CASTRO.

Replicando yo Don Jorge de Castro, Capitan e Governador desta
fortaleza, San Juan de Terrenate, e Islas del Maluco, Banda,
Burneo, Mindanao, con todas las Islas de San Juan, Manado,
Paragocal, con todas las costas de Calabre e Amboino, e Omoro,
e con todo el Arzepielago de los Papuas por el Rey de Portugal
nuestro Señor, a un replicato a mi dado por el muy magnifico
Señor Ruy Lopez de Villalobos, Capitan General del Armada e
gente de la Sacra Magestad del Emperador, que agora esta junto
con Mindanao en la Isla de Maluco que la claman tomá[44], digo:
Que por el Señor Ruy Lopez me fue respondido a un requerimiento
por mucho antes deste por mi parte le fue presentado por Antonio
de Almeyda, e su merced respondio e dice, que el viene a estas
partes e demarcaciones por mandado del Ilustrisimo Señor Don
Antonio de Mendoza, Visorrey de la Nueva España, e que la Sacra
Magestad del Emperador tenia dado el descubrimiento de mar de
Poniente de estas partes e Provincias, que por tanto venia al
dicho Mindanao, por ser tierras e Islas e demarcacion de las
tierras de la Sacra Magestad; e que venia para asentar en estas
partes, diciendo que no venia para entrar en Maluco, e que
esto era mandamiento de fee, e por su Sacra Magestad, e por
sus especiales provisiones, lo que complira enteramente, e asi
non entrare en ninguna tierra donde Su Magestad del Emperador
tuviese tupado fuera de limite, e hallando entrada mas adelante
alguna cosa en las tierras del Rey nuestro Señor luego se saldria
dellas; a lo qual replicando digo: Que pues asi es que su merced
me tiene confesado lo arriba dicho, le pido de mi parte mucho por
merced, e requiero de parte de la Sacra Magestad del Emperador
e del Rey de Portugal nuestro Señor en cuyo nombre yo tengo e
govierno pacificamente estas Islas e Arcepielago, que el Señor
Ruy Lopez de Villalobos luego se salga e vaya fuera de la Isla
de Mindanao, e de otras, las otras deste Arzepielago e conquista
por quanto con derecho e justicia segun el ha confesado su merced
non puede en ellas entrar ni asentar contrato en nombre suyo,
porque siendo a ellas venido por caso fortuyto, o por qualquier
necesidad, o con fortuna de mar que le sobreviniese, en tal caso
aqui en esta fortaleza podra estar su merced e su gente, e sera
de mi servido e favorecido de todo lo que de mi le compliere,
como es razon que a su noble persona se haga, e mas siendo
Armada e gente de Su Magestad, y con la manera e nombre que su
merced dize, yo non puedo facer, ni deve en tal caso consentir
que hablando en esta con aquella cortesia devida a su noble
persona, contienda de lo tal decir, digo, que las razones de su
merced parecen mas, palabras de cumplimientos, que judiciales
razones, e que mañosamente se venia a meter en estas Islas e
tierras e demarcaciones del Rey de Portugal nuestro Señor, a
donde con derecho no puede entrar, por que, pues confiesa serle
defendido que no venga a Maluco, claro esta que no puede entrar
en este Arzepielago, que todo se llama las partes de Maluco,
en quanto non ha en estas partes tasados, e limites donde se
acaban nuestras demarcaciones, tal declaracion non es hecha
entre Su Magestad e Su Alteza, e confiesa el Señor Ruy Lopez el
contrato fecho entre los Principes, e confiesa serle defendido
non entrar ni venir a Maluco, por que claro esta que ya fueron
determinados los limites de la demarcacion de cada uno, y el
contrato fecho entre los Principes, fuera escusado la dadiva
que sobre eso es movida, cesara, mas para esa razon se fizo el
dicho contrato que en por tiempo de treinta años las Armadas de
Su Magestad y su gente no viniesen a estas partes; por donde
non puede con razon ni derecho estar, ni entrar en ninguna
tierra del Rey de Portugal, ni deste Arzepielago, por que todo
se nombra por Maluco: e que queria su merced decir, que no se
deve dentender sino en las Islas de Clavo comente, eso me parece
pensar otro entendimiento, o mostrar el contrato fecho entre
tan altos Principes podra tener ni haver un engaño que yo temo
pensarlo, quanto mas decirlo; no es licito hablar en eso, y si
en eso hablo es por no poder escusar de apuntar lo que me hace
caso, y protesto lo haverlo dicho con acatamiento que devo, no
por que asi sea, ni yo crea: El Señor Ruy Lopez por su parte deve
procurar non facer cosa de que tal se deva presumir lo que seria
que siendo llevar adelante lo que dice que puede a estas tierras
entrar como no sean en las Islas de Maluco, como de hecho consta
se dexa estar en la Isla de Mindanao, e darme han certificado,
e certificaron que havia embiado un Navio a la Nueva España
por socorro e provision, e como espera estar y asentar en esta
tierra lo que digo, e dado caso, e non se de que ya estuviera
determinado los limites y demarcaciones en el punto e hora
que el Rey nuestro Señor e la Sacra Magestad del Emperador se
contrataron como son contratados, cerca de la deferencia destas
demarcaciones e al caso quedo indeterminado, e ansi como de
antes estaba e luego ceso su abcion si alguna tenia de venir a
estas partes durante el tiempo del contrato, y aun contestando
mas en ayuda de mi razon dexa poseer pacifica e con justo titulo
en esta contienda de Maluco e sus demarcaciones al presente; e
asi por no estar determinada la duda, como por el señorio hay
posesion pacifica que de todo este Arzepielago tiene el Rey
nuestro Señor, sin contradicion alguna de los naturales de las
dichas Islas, como tambien por la razon del contrato quando otra
no hoviese; digo, Señor Ruy Lopez de Villalobos, que no puede
ni deve entrar en estas demarcaciones de Maluco, e quando con
derecho deva de entrar en alguna parte deste Arzepielago seria
muy lexos, e muy apartado de la navegacion donde no perturbase
de nuestra derrota e navegacion que alli en Mindanao que es el
propio camino de Maluco, para esta fortaleza, por que no hablando
en la desguarda que en cosa de tanto peso se requiere e deve dar,
y que esta es concedida por derecho sus entradas, e salidas,
e confrontaciones libres y desembargadas, cuyo respeto aunque
estuviera claro y determinado ser Mindanao de la demarcacion
de Su Magestad, como el dicho Señor Ruy Lopez de Villalobos
dize, en la hora que en el contrato entre los principales fue
firmado derechamente, luego aunque es por no fuese sentido Su
Magestad haver de dar con Maluco todos sus limites entradas y
salidas, que derechamente le pertenecen e necesarias fuesen, que
de otra manera por demas pensara al guardarme su casa sino me
diese su puerta, que confesando no venir para entrar en estas
Islas, e serle defendido asentarse ocuparnos la puerta por donde
es nuestra navegacion derecha y franqueada para esta nuestra
fortaleza, segun ansi me he certificado por Antonio de Almeyda
que con cartas e requerimientos mios fue al Señor Ruy Lopez, y
por otros Portugueses de su compañia no tocando en las cortesias
y agasallados, y buen tratamiento que todos recivieron de su
merced, la mucha virtud y nobleza de su merced lo requiere, e
siempre haze, en todo recivimos mucha merced en lo qual yo le soy
en mucha obligacion de lo servir, mas en lo demas me afirmaron
que el Señor Ruy Lopez no quisiera consentir que Antonio de
Almeyda, ni otro ningun Portugues llegase ni fuese donde su
Armada estaba, ni tan solamente, verla de los ojos, antes lo
defendio, noteficandoles que si de alli pasasen, o alguna cosa
les aconteciese con su gente donde reciviesen algun daño, que
ficase a culpa con los dichos Portugueses, declarandole que en
la dicha puerta hallara una Fusta, en lo qual su merced bien
muestra ser asi querer encobrir no tener, ni venir con justo
titulo, y que diz que entiende no estar como en lugar que
deve, ni dentro las demarcaciones de Su Magestad, como dice;
mas antes parece conocer que estando alli como esta con poder y
Armada, nos perjudica e ofende salir fuera de su limite, y en
las demarcaciones de el Rey nuestro Señor, hace mucho daño e
destruye la tierra como esta notorio que tiene hecho, de modo que
en dos Islas, una por nombre Cubalo, e la otra propia Maluco, son
destruydas y despobladas, ansi que ambas las Islas en que los
Portugueses solian ser agasallados y proveydos de la gente de la
tierra y mantenimiento, y cosas necesarias, agora no hallaron
sino muchos cuerpos muertos, lo que el dicho Señor Ruy Lopez
no niega, antes confiesa tener hecho algun daño, dando culpa a
los naturales de la tierra que no quisieron consentir su gente
posar en tierra, por donde claro esta la mistica amistad de las
gentes de las dichas Islas e Arzepielago con los Portugueses e
con esta fortaleza del Rey nuestro Señor que no conocen otra
superfidelidad sino la de Su Alteza, por donde esta clara la
razon, y por ella la obligacion que tengo de mi cargo de a esto
acudir, y Su Magestad esto querer eynsistir, digo: Que por ello
y por todas las otras razones que dicho tengo, requiero una, y
dos, y tres veces, y quantas con derecho puedo y devo hacer al
dicho Señor Ruy Lopez de Villalobos, Capitan General de la gente
y Armada de Su Magestad, y quel se salga de la dicha Isla de
Mindanao, y de todo este Arzepielago e Islas, y en ellas no haga
mas daño, e no asiente en ninguna dellas por quanto es en mucho
perjuicio del Rey nuestro Señor y desta nuestra navegacion, y
mar, con dominio que en estas partes tenemos, pues claro parece
no puede ni deve vuestra merced con justa causa entrar en este
Arzepielago, e si por caso, que para su tornaviaje tuviere
necesidad de mantenimientos, o de cualquier otra cosa de almacen,
o de oficiales para reparo o corregimiento de algunos Navios,
que pido a su merced me lo embie a decir, y para eso embie un
hombre con una su señal e memoria de lo que el desta fortaleza
tiene necesidad, y tenga por muy cierto que sera proveydo
propiamente como si fuese nuestra su Armada, y no queriendo el
dicho Señor Ruy Lopez contentarse lo que le pido, ni se queriendo
salir destas Islas, yo protesto ante Su Magestad de le ser muy
gravemente estrañado, y ser el obligado a todos los daños e
perdidas que sobre esto recrecieren, e todo satisfacer e pasar al
Rey nuestro Señor, o a quien derecho fuere por justicia que deso
Su Magestad mandara hacer; y todo esto que pido me mandara dar un
instrumento por el señalado, e autorizado por Gaspar de Castilla,
Escribano mayor de Su Magestad, y con su respuesta del Señor Ruy
Lopez, o sin ella si la dar no quisiere para mi resguarda; y
quando la dar no quisiere protesto de lo tomar por Melchor Foz
que el dicho requerimiento lleva de mi parte, para le presentar,
este tal instrumento me sera valioso, e autentico por en toda
parte, por el contestar mi derecho e justicia e cumplimiento en
toda la parte, y en este tiene hecho hoy 2 dias de Septiembre de
1543 años.==Don Jorge de Castro.


RESPUESTA QUE EL CAPITAN DE LOS CASTELLANOS DIO A DON JORGE DE
CASTRO.

Lo que yo Ruy Lopez de Villalobos, Capitan General de estas Islas
del Poniente, en lugar del Ilustrísimo Señor Visorrey de la Nueva
España mi Señor a quien Su Magestad tiene encomendadas todas
las Islas e Provincias de la Tierra firme, de su demarcacion,
respondiendo al requerimiento que me han hecho por parte del
muy magnífico Señor Don Jorge de Castro, Capitan General de las
Islas de Maluco, que me afirmo a la respuesta que en el primer
requerimiento tengo respondido, asi agora torno a responder, que
tengo por de Su Magestad todas estas Islas de Maluco y aun otras
mas adelante de Maluco, las quales por el Emperador estan por el
Serenisimo Rey de Portugal, ni por lo que yo por la parte de Su
Magestad puedo responder, se les da ni quita a Su Magestad poco
derecho de las demarcaciones, ni para el tal caso su merced ni
yo tememos especiales poderes para entender en ello, ni tengo
por que mandar causas ni razones en este caso, mas que este
aparte como persona particular, y en este negocio digo: que ni
me parece, ni su merced tiene que requerirme donde estoy, ni
yo tengo de ser requerido, pues esta conocido que las Islas que
llaman Maluco, y lo que ellas tienen debaxo de su juridicion,
y se entiende quan diferente cosa es tener contratacion en las
tierras, e tenerlas sugetas y en el de las navegaciones, que si
por todas las partes que pasan los navegantes de nuevos Reynos
y otros, les dan de comer por sus dineros, luego se entiende
por los tales Reynos por donde pasan fuesen de su Rey, de los
que asi navegan, todo el mundo seria de un Principe: y en lo
que su merced dice, que no quise mostrar mi Armada a Antonio
de Almeyda, es ansi que cosas habrá que a mi propio hermano no
mostrara, aunque no sea sino por no dar que reir de mi, viendo
que tan ligeramente que queria dar parte de mi mesmo a quien de
poco tiempo conosci; y en lo que el muy magnifico Señor Don Jorge
de Castro, dice, que los buenos comedimentos, y buenas palabras
que en mi carta digo son palabras mañosas y de cumplimiento,
verdaderamente no las acostumbro, antes muchos dias ha que me
huvieran visto si viniera a lo que su merced dice, por que la
voluntad del Ilustrisimo Señor Visorrey de la Nueva España, e
mia, e de todo el campo es complir lo que su merced manda, y
servirle, y no deservirle, y al Serenisimo Señor Rey de Portugal,
y tenerle por Señor como a hermano de Su Magestad, y haver a su
merced y a todos por hermanos y amigos todo el tiempo que[45]
defensas de nuestras personas resistir y agravios nos quisieren
hacer, no esperamos provocados e otra cosa, y por esto al muy
magnifico Señor Don Jorge de Castro, y a todas las gentes que en
esas Islas tiene, suplico no den lugar a diferencias, ni ocasion
que a estas partes torne a discordia entre los Castellanos y
Portugueses, pues tan lexos estamos unos de otros, y nos tratemos
como nuestros Principes se tratan de hermanos entre tanto que Su
Magestad y Su Alteza no mandan otra cosa, y lo contrario haciendo
protesto, que con derecho lo devo protestar y hacer en esta
defensa, para quejarme donde viere y pedirlo por testimonio.==Ruy
Lopez de Villalobos[46].

En esta Isla Antonia a 12 dias del mes de Septiembre de 1543
años, en presencia de mi Garcia de Segovia, Escribano de Su
Magestad, parescio un hombre que por nombre se llamo Melchor
Fernandez Correa, e dio al muy magnifico Señor Ruy Lopez de
Villalobos, Capitan General destas Provincias por el Ilustrisimo
Señor Don Antonio de Mendoza, Visorrey, Presidente, Governador de
la Nueva España, e Capitan General de las Islas de Su Magestad, a
una respuesta e replica firmada de una firma que dice Don Jorge
de Castro, y el dicho Señor Ruy Lopez de Villalobos la tomo e
leyo, y respondio a ella lo que va firmado de su nombre, y me
mando que diese todo esto por testimonio; lo que yo el presente
Escribano doy entera fee, y lo doy por testimonio a todos los que
la presente vieren, como todo lo susodicho paso ante mi, y los
testigos que al presente estaban a lo que dicho es; el Capitan
Matos de Alvarado, y el Contador Jorge Nieto, y el Factor Garcia
de Alvarado: y yo Garcia de Segovia Escribano de Su Magestad,
e su Notario publico en la su corte, y en todos sus Reynos e
Señorios, presente fuy en uno con los testigos, y por ende fize
aqui mi nombre que tal es==En testimonio de verdad==Garcia de
Segovia.

       *       *       *       *       *

Esto es lo que paso en Maluco a Ruy Lopez de Villalobos, Capitan
general del Ilustrisimo Señor Visorrey de la Nueva España con los
Portugueses[47], y pues el Navio, que ymbiaron no es aportado a
la Nueva España ha seydo por tiempos, que dicen los Portugueses
que es ruin navegacion, e se afirman que no pueden tornar sino
por la India, pues la India es breve, y Ruy Lopez segun ellos
dicen fue en quarenta dias, paresceme que por que no parezcan
deven de ser socorridos, que estan en tierra riquisima de todo,
y abundancia, y todos los que fueren ternan mucho por que los
Portugueses no tienen nada, por que todo lo toma el Rey.==(_Orig.
A. de I._)


10.

 (1559.—24 Septiembre.—Valladolid.)—«Despacho que se embio a don
 luis de Velasco Visorrey de la nueva spaña sobre el descubrimiento de
 las yslas del poniente.»—(_A. de. I. Reg^o Pat._ 1—1—1/23.)

«El Rey»==Don luis de Velasco nuestro Visorrey de la nueva spaña
y presidente de la audiencia Real que en ella Reside Vi lo que
nos haveis escripto sobre la concesion y orden que os mandamos
embiar para hazer nuebos descubrimientos por mar y los paresceres
que dieron las personas que hizistes juntar para ello cerca de
la manera de que deven ser los navios que se ovieren de embiar
y quantos y de que porte y de que gente y provision deven llevar
y que navegacion an de hazer y la copia de la ynstrucion que se
os embie; con los decretos, que alla pusistes en la margen de
cada capitulo y aviendolo todo entendido por la confiança que
de Vuestra persona tengo he acordado de os lo Remitir para que
como persona que tiene la cosa presente lo hagais y proveais
como vieredes que mas conviene al servicio de dios nuestro
señor y nuestro y con la menos costa de nuestra hazienda que
ser pueda y asi os mando que por Virtud de la comision que se
os embio para hazer los dichos descubrimientos por mar embieis
dos naos del porte y manera que con la gente que alla paresciere
los quales embieis al descubrimiento de las yslas del poniente
hazia los malucos y les ordeneis lo que an de hazer conforme a
la ynstrucion que se os embio y proveais que procuren de traer
alguna speceria para hazer el ensaye de ella y se buelban á
essa nueva españa hecho aquello que les ordenaredes que han de
hazer para que se intienda si es cierta la buelta y que tanto
se gastara en ella y dareis por instruccion a la gente que ansi
embiaredes que en ninguna manera entren en las yslas de los
malucos porque no se contravenga al asiento que tenemos tomado
con el Serenisimo Rei de portugal sino en otras yslas que estan
comarcanas a ellas asi como son las phelipinas y otras que estan
fuera del dicho asiento dentro de nuestra demarcacion que diz
que tiene tambien especeria. El memorial que nos embiastes de la
artilleria Rescates y otras cosas que os parescio que de aca se
debian mandar embiar para que los navios que embiasedes al dicho
descubrimiento fuesen apercevidos y en orden de manera que fuese
de efecto su yda ansi para la buelta como para que no ofendiendo
a nadie se puedan defender en la mar y en tierra de quien los
quisiere ofender y para que den de los Rescates que llevaren
mandamos veer y aviendo platicado sobre ello y oido al capitan
Juan pablo de carrion con quien nos escrivistes que se podia dar
credito en este negocio ha parecido que se os debe mandar embiar
lo contenido en el memorial que va con esta firmado de nuestro
ynfrascripto secretario y ansi hemos mandado a nuestros oficiales
de la casa de la contratacion de Sevilla que os lo embien luego
todo ello los quales lo cumpliran conforme a lo que se les ha
scripto. La carta que os paresce que se escriba a frai andres de
urdaneta de la orden de sanct agustin que esta en essa ciudad
para que vaya en esos navios por la expiriencia que tiene de las
cosas de aquellas yslas de la speceria por aver estado en ellas
os mando embiar con esta y otra para su provincial encargandole
que de orden como Vaya hazer se las habeis dar para que se
cumpla lo que en esto les encargamos. Ansimismo os mando embiar
con esta las cartas que pedis en blanco para las personas que
os pareciere para el efecto que decis dareis en todo la horden
que conbenga para que se consiga el fin que se pretende como
lo teneis entendido y lo principal que les haveis de dar por
instrucciones que no se detengan en contratacion ni Rescates sino
que luego den la buelta á essa nueva spaña porque lo principal
que en esta jornada se pretende es saber la buelta pues la yda
se sabe que se haze en breve tiempo y darnos eis aviso de lo que
en ello se hiciere En negocios de esta calidad no havia para
que disculparlo ni comunicarlo con tantas personas como tenemos
entendido que se a comunicado pues teniades vos facultad nuestra
Para hazer los descubrimientos que quisiesedes de aqui adelante
estareis advertido de tener mas Recatamiento en cosas semejantes
por que de esto an nacido ynconbinientes De Valladolid á veynte y
quatro de setiembre de quinientos y cinquenta y nueve Yo el Rey
Refrendada de eraso señalada de birviesca don Juan Vazquez agreda
jaraba.


11.

 (1559.—24 Septiembre.—Valladolid.)—Carta[48] del Rey á Fr. Andrés
 de Urdaneta, de la orden de San Agustín, en la ciudad de Méjico,
 encargándole que en atención á la mucha noticia que tenía de las islas
 del Poniente y entender la navegación, se embarcase en los navíos que
 el Virrey de Nueva España enviaba al descubrimiento de aquellas islas.
 A continuacion está la respuesta de dicho Fr. Andrés ofreciendo hacer
 el viaje que S. M. le prevenía, y una relación sobre la misma jornada
 y navegación que se debía de hacer, declarando entre otras cosas que
 las Philipinas están dentro del empeño, etc. (_C. i. de N. t. 17. d.
 n. 1._)

El Rey==Devoto Padre Fray Andres de Urdaneta[49] de la orden de
Sant Agustin. Yo he sido informado que vos siendo seglar fuistes
en el Armada de Loaysa, y pasastes al Estrecho de Magallanes, y
á la especeria donde estobisteis ocho años en nuestro servicio.
Y por que agora Nos habernos encargado á D. Luis de Velasco,
nuestro Visorrey de esa Nueva España, que embie dos Navios al
descubrimiento de las Islas del Poniente azia los Malucos, y
les ordene lo que han de hacer, conforme á la instrucion que
se le ha imbiado, y por que segun la mucha noticia que diz que
teneis de las cosas de aquella tierra y entender, como entendis
bien la Navegacion della, y ser buen cosmografo, seria de gran
efecto que vos fuesedes en los dichos Navios, asi para lo que
toca á la dicha Navegacion, como para el servicio de Dios nuestro
Señor, y nuestro: Yo vos ruego y encargo, que vais en los dichos
Navios, y hagais lo que por el dicho Visorrey os fuere ordenado,
que demas del servicio que hareis á nuestro Señor, Yo seré muy
servido, y mandaré tener cuenta con ello, para que rescibais
merced en lo que hobiere lugar. De Valladolid á 24 de Setiembre
de 559 años.==Yo el Rey.==Refrendada de Eraso.==Señalada de
Birviesca.==D. Juan Vazquez Agreda Jaraba.


12.

 (1560.—28 Mayo.—Méjico.)—Carta del Virrey de Méjico D. Luis de
 Velasco á S. M. sobre el apresto de la Armada que habia de salir al
 descubrimiento de las Islas Filipinas. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 7._)

Sacra Catholica Real Magestad==La que V. M. me mandó escribir
en Valladolid á los 14 de Septiembre del año pasado de 1559,
reciví en 21 de Abril de 60, que es respuesta de lo que escribí
y paresceres que invié, sobre la orden que se deve tener en
los descubrimientos que V. M. manda hacer por la mar del Sur,
y quantos deven ser los Navios, y de qué porte, y qué gente y
provision han de llevar, y qué navegacion deven hacer, y dice V.
M. que habiendolo todo visto y entendido ha sido servido por la
confianza que tiene de mi persona, de mandarmelo remitir, para
que como quien tiene la cosa presente, lo haga é provea como
viere que mas conviene al servicio de Dios nuestro Señor, y de
V. M. y con la menos costa de la Real hacienda que ser pueda,
y se me.....[50] que por virtud de la comision que se me invió
para hacer los descubrimientos..... invie dos Navios del porte y
manera, y con la gente que aca paresciere, los quales vayan al
descubrimiento de las Islas del Poniente, y les ordene lo que han
de hacer conforme á la instruccion que se me invió, y que provea
que..... de traer alguna especieria para hacer el ensaye della,
y se vuelvan á esta Nueva España, hecho lo que les ordenare que
han de hacer, para que se entienda si es cierta la vuelta, y qué
tanto se gastará en el viaje: y que dé por instruccion á la gente
que enviare, que en ninguna manera entren en las Islas de los
Malucos, por que no se contravenga al asiento que está tomado
con el serenisimo Rey de Portugal, sino en otras Islas que están
comarcanas á ellas, asi como son las Filipinas, y otras que están
fuera del dicho asiento, y dentro de la demarcacion de V. M., que
se dice que tienen tambien especia: Beso los reales pies de V. M.
por confiar de mi negocio de tanta importancia: travajaré quanto
sea posible por que se acierte, y guardarse ha en la provision
y navegacion la orden que V. M. manda; aunque no se puede ir á
las Islas Filipinas sin entrar en lo que toca al empeño, por
que no menos están dentro de él que lo de los Malucos, como V.
M. lo mandará ver por la relacion que va con esta, la qual se
hizo solamente por mi, y por Fray Andres de Urdaneta, que es la
persona que mas noticia y esperiencia tiene de todas aquellas
Islas, y es el mejor y mas cierto cosmografo que hay en esta
Nueva España: la relacion se puede tener por cierta, V. M. la
mande ver y comunicar con los cosmografos que fuere servido, y
con algunos Marineros, si son vivos, de los que fueron en el
Armada de Don Jofre de Loaysa, y si pareciere ser conviniente,
y que no se contraviene al asiento tomado con el serenisimo
Rey de Portugal, y que es causa piadosa, y que V. M., como Rey
Catholico y christianisimo está obligado á redimir sus vasallos,
y sacallos de poder de Infieles, pues fueron en Armada suya,
y en su servicio, y á su sueldo, y se tiene noticia que están
captivos algunos Españoles en las Islas Filipinas y en otras
comarcanas á ellas cerca de las de Maluco, y pues á este efecto y
no á otro alguno, y á proveerse de algunos bastimentos llegarán
los Navios de V. M. á estas Islas, parece, que no se contraviene
al asiento tomado con el Rey de Portugal: V. M. enviará á mandar
cerca de esto lo que fuere servido: si los Navios estovieren á
pique antes que V. M. me mande responder, por que se perderia
mucho en detenellos, despachallos he conforme á la relacion que
envio, y en lo demas á la que V. M. me tiene mandado, iran los
dos Galeones que se están haciendo, que el uno es de doscientas
toneladas, y el otro de ciento y setenta á ciento y ochenta, y
un Patax, y alguna madera labrada dentro de los Galeones para
hacer chalupas ó barcas, conforme á como fueren necesarias entre
las Islas: dase la prisa posible en que los Navios se acaben,
escribeme la persona que tiene cargo de la obra, que para la
primavera del año de 61 estarán prestos á Nicaragua, y Realexo,
que son Puertos en la Provincia de Guatimala. He inviado á hacer
los cables, y xarcia que es necesaria para estos Navios, por
hacerse allí mejor que en toda la costa de la mar del Sur, y
traerse han facilmente de aquellos Puertos al de la Navidad donde
los Navios se hacen por mar.

El artilleria, y municiones, y armas, y rescates que V. M. mandó
inviar ha venido conforme á la memoria que dió en el real consejo
Juan Pablo de Carrion: ha sido tan necesario, que no se pudiera
hacer la jornada sin ello, por que son cosas que en esta tierra
no se pueden haber, y sola el artilleria y clavazon que se ha
traido, si en esta tierra se hubiera de fundir y hacer, costára
mas que todo lo que V. M. ha mandado inviar. Quedase dando orden
como todas las cosas que son de peso se lleven del Puerto de la
Vercruz por mar á Guazaqualco, que es camino de dos ó tres dias,
y de alli por un rio en barcas y canoas, y el trecho que resta
de tierra hasta Teguantepeque, que es Puerto de la mar del Sur,
que son diez y ocho leguas se llevará en carretas y caballos, por
reservar á los Indios de travajo, y á V. M. de alguna costa, por
que si se hobiera de llevar del Puerto de la Veracruz al de la
Navidad por tierra, no se podia hacer sin vexacion de los Indios,
y sin que costara harto dinero. En todo se mira, y mirará como se
gaste lo menos que sea posible de la real hacienda, como V. M. lo
manda.

Las cartas que V. M. mandó escrivir al Provincial de la orden
de San Agustin, y á Fray Andres de Urdaneta, sobre que fuese en
los Navios, por la experiencia y noticia que tiene de las cosas
de las Islas, se les dieron, y la respuesta va con esta[51]:
el Provincial dió la licencia, y el Fray Andrés ha aceptado la
jornada, como lo mandará ver V. M. por sus cartas: iran con él
otros dos ó tres Religiosos. Ha sido muy acertado que Fray Andrés
vaya por la experiencia y noticia que tiene de las Islas, é por
que la navegacion que se ha de hacer ninguna persona en estos
reynos ni en esos lo entiende tan bien como él, demas que para
toda manera de negocios es prudente y templado, y tiene muy
buen parecer: tengo por cierto que acertará á servir bien á
Dios Nuestro Señor y á V. M. en la jornada y siendo V. M. dello
servido, será bien mandalle escribir teniendole en servicio el
aceptarlo.

Las cartas que V. M. me mandó inviar en blanco se hinchiran
para las personas que convenga, y se les daran á su tiempo,
y lo principal que se dará por instruccion á las personas de
cargo, será que no se detengan en contrataciones y rescates,
sino que con la presteza posible den la vuelta á esta Nueva
España, pues lo que V. M. principalmente pretende es saber, qué
se puede hacer, de lo qual, mediante Dios no se duda. De lo que
se hiciere y sucediere en el negocio iré dando aviso á V. M. en
todos los Navios que desta tierra fueren. Guarde Nuestro Señor
la Sacra catholica Real Persona de V. M., y en mayores reinos
y señorios acreciente. De Mexico 28 de Mayo de 1560==Mandame
V. M. reprehender por haber comunicado este negocio con tantas
personas, y que de aquí adelante esté advertido de tener mas
recatamiento en cosas semejantes, por que dello han nascido
inconvenientes: es gran merced para mi, que V. M. me mande avisar
y reprehender como á criado. Es cierto que no he dado parte del
negocio mas de á las personas cuyos pareceres envié, que no se
pudo escusar, y á Don Antonio mi hijo, para que hiciese relacion
á V. M., y con estas personas traté el negocio como cosa de que
yo me queria informar para saber el camino, y lo sucedido á las
Armadas que han ido á las Islas del Poniente, para si conviniese
dar aviso á V. M. y en obra que andan hachas y martillos no se
puede tener secreto, y como los Navios se hagan en la mar del
Sur juzgan que no son para otro efecto sino para la jornada de
las Islas del Poniente, aunque he publicado, que se hacen para
la contratacion del Perú, y seguridad de la costa; y para que
esto tenga mas apariencia hago llevar el artilleria y municiones,
y recojer los bastimentos que los Navios han de llevar, en el
Puerto de Acapulco que está cien leguas de esta costa mas cerca
de Perú que el Puerto de la Navidad donde se hacen los Navios; y
hechos vernan á recibir la carga y gente.==Don Luis de Velasco.


13.

 (1560.—28 Mayo.—Méjico.)—Contestacion de Urdaneta al Rey. (_C. i.
 de N. t. 17. d. n. 7._)

Sacra Católica Real Magestad==En principio de Mayo deste presente
año de sesenta recevi el mandato de Vuestra Real Magestad hecho
en Valladolid á veinte y quatro de Septiembre del año pasado de
cinqüenta y nueve, por el qual es servido mandarme vaya en los
Navios que D. Luis de Velasco Visorrey desta Nueva España por
mandado de Vuestra Magestad imbia á las Islas del Poniente, al
qual mandato luego obedeci, como á mandato de mi Rey y Señor, á
quien siempre servi, y beso los Reales pies, y manos de Vuestra
Magestad por la merced y favor que es servido hacerme en mandarse
servir deste su Capellan y siervo. La informacion que á Vuestra
Real Magestad han hecho de que Yo fui en la Jornada que el
Comendador Frey Garcia de Loaysa en servicio de Vuestra Magestad
hizo para las Islas de Maluco, asi es, que yo fui en ella el año
de veinte y cinco, en la qual me ocupé 11 años hasta que di la
vuelta á España, donde en Valladolid el año de treinta y seis
di á Vuestra Real Persona cuenta y relacion de lo sucedido en
aquella Jornada. Los ocho años de los quales estube de asiento
en las Islas de Maluco, y su comarca, sirviendo á V. M. asi de
soldado, como de capitan, como en cargos de su Real hacienda
hasta en tanto que por una Real cedula nos fué mandado dexasemos
la tierra libremente á los Capitanes del Serenisimo Rey de
Portugal. Y vuelto de la especeria hasta el año de 52 que Nuestro
Señor Dios fué servido llamarme al estado de la Religion en que
agora vivo me ocupé en servicio de V. M. y lo más del tiempo
en esta Nueva España donde por D. Antonio de Mendoza Visorrey
de ella me fueron encomendados cargos de calidad, asi en las
cosas de la guerra que se ofrescieron, como en tiempo de paz.
Y despues que estoy en la Religion asi mesmo se han ofrescido
negocios importantes del servicio de V. M. en que algunas veces
su Visorrey D. Luis de Velasco me ha ocupado. Y agora luego que
el mandato de V. M. recivi di noticia dello al Padre Fray Agustin
de Coruña Provincial de la orden de nuestro Padre San Agustin
en esta Nueva España, y el y toda la orden con gran voluntad y
aficion que tienen al servicio de V. M. obedecieron lo á el, y á
mi mandado, y me mandó me aparejase á hacer este viaje con otros
tres Religiosos. Y dado caso, que segund mi edad que pasa de 52
años[52] y falta de salud que de presente tengo, y los muchos
trabajos que desde mi mocedad he pasado, estaba necesitado de
pasar lo poco que me resta de vivir en quietud; pero considerado
el gran zelo de V. M. para en todo lo que toca al servicio de
nuestro Señor Dios, y augmento de su Santa Fé Catolica, me he
dispuesto para los trabajos desta Jornada solamente confiando en
el auxilio Divino, mediante el qual en su misericordia espero que
su Divina Magestad y Vuestra Real Persona han de ser servidos
muy mucho. El Virrey D. Luis de Velasco me ha comunicado el
mandato de Vuestra Real Magestad á cerca de lo que toca á la
Navegacion que manda hacer al Poniente; y tratado con el lo que
me ha parescido que conviene al servicio de nuestro Señor, e
de Vuestra Magestad á cerca deste negocio, á su Señoria le ha
parecido que Vuestra Magestad será servido en que se dé cuenta á
su Real Persona dello. E asi juntamente con esta va mi parescer
sobre ello para que Vuestra Magestad mandado ver, provea lo
que más fuere su servicio. A V. M. Suplico se resciva de mi
la voluntad con que sirvo, que es con deseo de acertar en el
servicio de nuestro Señor Dios, y de V. M. cuya Real Persona,
y muy gran Estado nuestro Señor guarde y conserve con augmento
de muy mayores Reynos y Señorios y despues le lleve á la Gloria
Celestial para que goce de aquel Reyno de la Eternidad para donde
le crió. De México á 28 de Mayo de 1560.==S. C. R. M.==Beso los
Reales pies y manos de V. M. vuestro muy humilde capellan y menor
siervo==Fray Andres de Urdaneta.


Otra de Urdaneta en ampliacion de la anterior, fecha ibidem.

S. C. R. M.==Porque paresce que podria haber algun inconveniente
ó escrupulo en hacer la Navegacion que V. M. manda hacer para lo
del Poniente desde esta Nueva España por el modo que es servido
de mandar que se haga, mandando que vayan derechos en busca de
la Isla Filipina por la misma razon que V. M. expresa en el
mandato que embia, que es que no entren en lo de Maluco porque
no parezca que se contraviene al asiento que V. M. tiene tomado
con el Serenisimo Rey de Portugal; pues es manifiesto, y está
claro, que la Isla Filipina no solamente está dentro de los
terminos de lo del empeño[53], empero la punta que sale de la
dicha Isla á la parte del Levante, está en el meridiano de las
Islas del Maluco, y la mayor parte de toda la dicha Isla está más
al Poniente del meridiano de Maluco; y el asiento ó concierto
de lo capitulado sobre lo del empeño es que desde las Islas de
Maluco ácia la parte del Oriente en 17 grados mediendolos por la
Equinocial que son 297 leguas y media á respeto de 17 leguas y
media cada grado, se eche una linea que vaya de polo á polo; y
que al Poniente desta tal linea de aquel semicirculo, ninguna de
las Armadas de V. M. ni de sus vasallos puedan entrar, ni poblar,
ni contratar, hasta en tanto que se deshaga la venta, ó empeño
que esta hecho; é porque como he dicho, la Isla Filipina, no
solamente está dentro de lo del empeño, pero aun está la mayor
parte della mas al Ocidente del Meridiano de las mismas Islas de
Maluco. Por lo qual paresce que podria haber algun inconveniente
en mandar V. M. que los dichos Navios, é gente fuesen á la dicha
Isla Filipina sin mostrar alguna causa legitima, ó piadosa para
ello: por lo qual paresce que V. M. seria mas servido que mandase
que fuesen desta Nueva España dos Galeones, y un Patáx, que
será menester para hacer el viaje á descubrir por el Mar del
Poniente desta Nueva España, por las partes que á su Visorrey Don
Luis de Velasco le pareciere harando la Mar hasta lo que llega
á los terminos de lo del empeño que está hecho al Serenisimo
Rey de Portugal, que es como está dicho hasta lo que señala é
divide la linea que va echada de polo á polo mas al oriente de
las Islas de Maluco 297 leguas y media, para que Vuestra Real
Magestad tenga noticia de las tierras, é Islas, é gentes que
hay en su demarcacion, para que asi descubierto é sabido lo que
hay, V. M. provea y mande lo que mas convenga al servicio de
nuestro Señor Dios, y al suyo, é al bien de los naturales de las
tierras que asi se descubrieren. Y demas deste mandato paresce
que corresponderá bien y será cosa piadosa, que V. M. mande,
que por quanto ha seydo informado, que en la Isla Filipina, y
en otras Islas comarcanas á ella se perdieron algunos Españoles
vasallos de V. M. que fueron á aquellas partes, asi en el Armada
de Loaysa, que partió de España el año de 25, como de los Navios
que embió el Marques del Valle desde la Nueva España el año de 27
como de los que embió el Visorrey Don Antonio de Mendoza desde la
dicha Nueva España el año de 42 demas de otros que se perdieron
en un Navio del mismo Marques del Valle que veniendo del Peru
para la Nueva España se desderrotó con tiempos contrarios, é
se perdió en aquel Arcipiélago. E porque agora V. M. ha seydo
informado que algunos de los dichos Españoles que asi se
perdieron en algunos de los dichos Navios están presos y cautivos
entre los Infieles de la dicha Isla Filipina, es V. M. servido
por servicio de nuestro Señor Dios, y por hacer bien y merced á
sus súbditos y vasallos compadesciendose dellos, que los dichos
Navios que asi fueren á descubrir, lleguen hasta la dicha Isla
Filipina, donde los dichos Españoles están cautivos, y llegados
en la dicha Isla, y surtos en ella sepan de los Indios naturales
della, que Españoles hay en aquella Isla, y las demas comarcanas
á ella, para que sabido los que hay rescaten, y compren á todos
ellos, é á sus hijos si tubieren algunos porque no se pierdan
sus Animas; é para los comprar asi lleben algunas mercadurias
que sean tales que se sepa que mas agrade á los dichos Indios
de las dichas Islas. E asi rescatados los dichos Españoles, é
sacados del cautiverio en que están, den la vuelta para la Nueva
España quando les paresciere que es tiempo convenible para hacer
su Navegacion, sin ir á las Islas de Maluco, ni sin ocuparse en
tratos, ni mercadurías, ecepto comprando algunas cosas que sean
dignas de ver para muestra, ó los bastimentos, é las demás cosas
que tubieren necesidad para su Navegacion. Y para hacer esta
Navegacion sea V. M. servido de mandar que se busquen los mejores
Pilotos que se pudieren haber, demas de las personas platicas que
irán en la Jornada, para que se trahiga la mas cierta relacion
que posible sea, asi de lo que nuevamente descubrieren, como de
la longitud, é camino que hay desde la Nueva España, á la dicha
Isla Filipina, y á las demas de su comarca, para que se tenga
entendido hasta donde llegan los 180 grados de longitud de la
demarcacion de V. R. M. E asi paresce que no solamente que hay
justa causa para llegarnos á la Isla Filipina en busca de los
dichos sus vasallos, para ponerlos en libertad, sacandolos del
cautiverio en que están; pero paresce que hay obligacion para
ello, pues se perdieron yendo en servicio de V. R. M. Y demas del
servicio que á nuestro Señor Dios se hará, é gran bien é merced
á ellos en sacallos del poder de los Infieles, podrán aprovechar
mucho con la lengua que sabrán y noticias que ternan, de que V.
R. M. será muy servido==Fray Andrés de Urdaneta.


14.

 (1561.—9 Febrero.)—Copia de un capítulo de carta que embio el Virey
 de de Nueva España D. Luis de Velasco á S.M. fecha á 9 de Febrero
 sobre la llegada de Pedro Menendez de Aviles y construccion y apresto
 de los buques para la Armada que ha de ir á el descubrimiento y
 conquista de las Islas del Poniente, recomendando para el mando de
 ella á Miguel Lopez de Legazpi.—(_A. de I. Pat. 1, I. 1/23._)

S. C. M.==El capitan Pedro menendez de aviles llego a esta nueba
españa por fin de mayo del año pasado de sesenta y por aver
despachado em principio de abril la flota que llebo a cargo
hortuno de ybarra y llebado todo el oro y plata que se pudo
recoger asy de la real hazienda como de particulares y no quedar
en la tierra que llevar las naos que de españa vinieron pocos
dias antes que llegase pedro menendez no fue luego debuelta y
parecio que hera bien esperar que se rrecogiese alguna cantidad
asy de la rreal hazienda como de particulares. Porque los nabios
no bolbiesen sin dinero y tambien por aguardar a que passe la
furia del ymbierno y nabegasen en buen tiempo despachose el nabio
en que pedro menendez[54] a dar aviso de esto a V. magestad que
parecio en principio de Julio y la hecha de my carta fue en
XXVII de Junio y estando acordado que partiese mediado enero se
pidio por la Unibersidad y mercaderes de esta nueba españa que
se detubiese hasta principio de março asy por que se pudiese
rrecoger cantidad de plata como por que las naos partan en buen
tiempo y no pudieran partir antes avnque quizieran por que a
hecho en esta tierra el mas aspero ymbierno que se a visto y
con las crecientes de los rrios y lo muncho que a llovido las
minas por munchas partes sse anegaron y a convenido para que
se pudiesen labrar esperar a que pase la furia de las aguas
que duraron hasta fin de otubre que a sido cosa no vista en
esta tierra y la plata que llevan estas naos sea sacado en los
meses de henero y hebrero asy que por todo a convenido diferir
su partida en el tiempo que aquy a estado é comunicado con el
cosas ymportantes al servicio de V. magestad asy en lo que toca
a la seguridad de la navegacion que se a de hazer por este mar
oceano a la venida y buelta a españa de toda parte de yndias
como en la que se pretende de hazer por la mar del sur la buelta
de las yslas del poniente suplico a V. magestad le oya y le
de credito que como a tan fiel y buen criado de V. magestad y
tampratico y entendido y experimentado todo lo que a esto toca
le e comunicado lo que V. magestad me tiene mandado sobre la
poblacion de la tierra de la florida y punta de santa elena y del
estado en que queda y de lo que se a proveido hara rrelacion a
V. magestad y tambien de como se hazen los dos nabios y vn patax
para las yslas del Poniente que son de la faccion y tamaño que
el dira. Hiran proveidos de bastimentos para la yda y buelta y
la navegacion se hara sy los tiempos dan lugar para la derrota
al tiempo que el dira—la jarcia Ancoras y velas y otras cosas
neceçarias para el buen abiamiento y despacho de estos nabios
a sido y es tan trabajoso de aver y tan costoso de llevar al
puerto y rrecogerlo donde se hazen los navios que es en el puerto
de la navidad como dira pedro menendez—ponese la diligencia
posible en que se acaben y pongan a pique creo lo estaran dios
mediante para en fin de este año—a pedro menendez e encargado
embie desde sevilla cierta xarcia y cables que seran menester
sy viene a tiempo servira para estos navios y syno para los que
adelante conbenga que se hagan suplico a V. magestad se proveen
e ymbien en los primeros nabios tambien sera necesario que V.
magestad mande ymbiar para esta jornada dos pilotos que sean
abiles y diestros en la navegacion del mar oceano porque avnque
tengo proveidos tres ay necesidad de otros dos porque baian
doblados en los nabios porque en navegacion tan larga podria
faltar alguno—y para caudillo y Principal de la gente que con
ellos a de ir que seran de dozientos y cinquenta a trezientos
hombres entre soldados y marineros y gente de servicio é señalado
a miguel lopez de legazpi natural de la provincia de lepuzcua
hijo dalgo notorio de la casa de lezcano de hedad de cinquenta
años[55] y mas de veynte y nuebe que esta en esta nueba españa y
de los cargos que a tenido y negocios de importancia que se le
an cometido a dado buena cuenta y a lo que de su cristiandad y
bondad hasta agora se entiende no se a podido elegir persona mas
combiniente y mas a contento de fray andres de hurdaneta que
es el que ha de gobernar y guiar la jornada porque son de una
tierra y deudos y amigos y conformarse an—fray andres escribe a
V. magestad la orden que se terna en la navegacion dios nuestro
señor delante y sobre otras cosas en ella tocantes.


15.

 (1561.—9 Febrero.—Toledo).—«Copia de Vn capitulo de Vna carta de su
 magestad escrita al Virrey don luis de Velasco fecha a IX de hebrero
 de iUdlXI años que habla sobre la jornada de las islas del poniente»
 (Patr. 1, 1,1/23.)[56].


«He visto lo que dizis cerca de lo que os embie a mandar sobre
el despacho de los navios que aveis de embiar a las yslas del
poniente y segun el estado en que escrivis que estavan es de
creer que quando esta Rescibais seran ya partidos—siendolo ellos
haran lo que vos les aveis ordenado conforme a lo que os embiamos
a mandar y si no lo fueren Vos hareis en todo lo que os pareciere
y vieredes mas convenir que, con vuestra prudencia y esperiencia
Estamos cierto lo hordenareis como mas cumpla al servicio de
dios nuestro señor y nuestro guiandolo todo al fin que os esta
escrito—de toledo a nueve de hebrero de mill y quinientos y
sesenta y vn años»==«yo el Rey»==«por mandado de su magestad
francisco de Eraso»==«de su magestad al virrey Don luis»==.


16.

 (1561.—4 Marzo.—Aranjuez.)—Contestacion del Rey á Fr. Andrés de
 Urdaneta. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 1._)

El Rey==Fray Andres de Urdaneta de la orden de Sant Agustin. Vi
vuestra letra de 28 de Mayo del año[57] pasado de 1560 y por ella
he entendido el ofrecimiento que haceis de ir á las Islas del
Poniente en los Nabios que Don Luis de Velasco nuestro Visorrey
de esa tierra por nuestro mandado embia á ellas en cumplimiento
de lo que os encargamos cerca dello; y agradezcoos mucho la
voluntad con que os ofreceis á hacer esta Jornada, entendiendo
ser en servicio de Dios nuestro Señor y nuestro: de lo qual
mandaré tener memoria para que recibais merced en lo que se
ofresciere; y hobiere lugar. Yo os encargo que conforme á vuestro
ofrescimiento hagais la Jornada, y en ella lo que de vuestra
religion y bondad se confia, que en lo que toca al parescer que
embiastes se ha remitido todo al dicho Visorrey para que el
provea en ello lo que mas conviniere conforme á lo que le está
ordenado. De Aranjuez á 4 de Marzo de 1561==Yo el Rey==Por
mandado de Su Magestad==Francisco de Eraso. (_Orig. A. de I._)


17.

 1561.—Derrotero muy especial para dirigir á S. M., hecho por Fr.
 Andrés de Urdaneta, de la navegacion que habia de emprender desde el
 puerto de Acapulco á las islas de Poniente, la Armada que S. M. mandó
 aprestar para su descubrimiento en las costas del mar del Sur de Nueva
 España, con la descripcion circunstanciada, así del puerto de Acapulco
 como del de Navidad, y las propiedades y ventajas de cada uno de
 ellos, con una memoria de lo que convenia proveerse para el apresto y
 buen éxito de dicha expedicion. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 2._)

Memoria de las cosas que me paresce que será bien que el Rey
nuestro Señor tenga noticia dellas para que mande proveer lo que
mas fuere servido es lo siguiente.

Por razon que el Puerto de la Navidad, que es en el mar del
Poniente de esta Nueva España, el qual está en diez y nueve
grados y medio de altura poco mas o menos, es tierra mal sana,
por lo qual los oficiales y gentes que residen en el dicho Puerto
muchas veces enferman y mueren algunos, y en toda la redonda
del Puerto hay muy poquitos Indios, y por estar ciento y quinze
leguas de esta ciudad, y ciento y ochenta leguas ó mas del Puerto
de la Veracruz, parece que converná que el astillero que está en
el dicho Puerto donde se hacen los Navios para el descubrimiento
y navegacion de la mar del Poniente se mude á otro Puerto mas
comodo y sano, lo uno por que los oficiales que entienden en la
obra de los Navios, aunque se les dan buenos salarios rehusan
de ir allá, asi por la falta de salud que allá tienen, como por
que las cosas que han menester para su sustentamiento, como
son vino, é azeyte, y otras cosas de España, valen muy caro,
lo qual ha sido causa que haya en la obra de los dichos Navios
pocos oficiales, y se haya dilatado en la obra dellas mas de
dos años, y pasará otro año ó poco menos para quando se acaben
de estar á pique para embarcarse en ellos para hacer el viaxe
que han de ir, con no ser mas de dos Galeones, el uno de porte
de hasta doscientos é cincuenta toneladas, y el otro de hasta
docientas toneladas, y un Pataxe que se ha de hacer de hasta
quarenta toneladas, é asimismo importará mucho que el Puerto
donde se ha de embarcar la gente sea sano, y no enfermizo, por
que embarcandose la gente en tierra no sana caen muchos enfermos
antes del embarcar, y mueren muchos despues en la mar, y se pasa
mucho travajo con ellos.

El Puerto de Acapulco parece que tiene buenas partes, para que
en el se arme el astillero para hacer Navios, é para que en el
sea la carga y descarga dellos, por ser uno de los buenos Puertos
que hay en lo descubierto de las Indias, grande, y seguro, y
muy sano y de buenas aguas, y mucha pesqueria, de mucha madera
para la ligazon de los Navios, y tener á cinco, á seis leguas, y
pocas mas mucha madera para tablazon, y pinos para masteles y
entenas; aunque la tablazon se truxese alli de otras partes por
mar, importa mucho que el Puerto para hacer los Navios y para la
carga y descarga sea en Acapulco, porque demás que es bueno y
tener las partes que tiene, bien cerca del Puerto es la tierra
razonablemente poblada, y de esta ciudad á el no hay de sesenta
y tantas leguas arriba, y camino que andan por el arrias[58], y
desde la Veracruz al dicho Puerto hay hasta ciento é diez leguas
poco mas, ó menos, é asimismo camino por donde andan arrias
cargadas, y por la mayor parte del andaran carretas que por la
ciudad de los Angeles, el camino para alla por venir á esta
Ciudad, de manera que desde la Veracruz al Puerto de Acapulco hay
menos que al de la Navidad setenta leguas pocas mas ó menos que
es mas del tercio del camino, é asimismo desde esta ciudad de
Mexico al Puerto de Acapulco es mas corto el camino que al de la
Navidad poco menos de medio por medio, lo qual importa mucho para
el acarreto de muchas cosas que se han de llevar por tierra al
Puerto de Acapulco, asi desde la Veracruz como de esta ciudad.

Y demas de esto, para lo que se ha de pasar de una mar á otra por
el rio de Guazaqualco, é por Tegoantepeque importa mucho que en
el Puerto de Acapulco sea el astillero y carga y descarga, por
que se ahorrará costas y mucho tiempo, por estar el Puerto de
Acapulco medio por medio, y aun mas cercano á Tegoantepeque que
el Puerto de la Navidad, por que desde él á Tegoantepeque hay
docientas treinta leguas largas, y desde Acapulco pocas mas de
cient y diez leguas.

Y demas de por lo que está dicho, importa mucho que el dicho
Puerto de Acapulco se pueble, y en él sea la carga y descarga,
por que todas las mercadurias y municiones, y cosas que se
pudieren llevar en arrias de una mar á otra, se llevarán en
muy brebe tiempo, y sin los riesgos que hay por el rio de
Guazaqualco, y pasaje de Tegoantepeque, y á lo que creo no con
mas costas, por que desde la Veracruz á Guazaqualco hay obra
de sesenta leguas de navegacion, y todo lo que se ha de llevar
hasta el dicho rio ha de ir en barcas, alli han de descargar para
llevar en canoas ó en barcas é chizas[59] por el rio arriba[60]
hasta el desembarcadero que está obra de veinte leguas de la
playa de Tegoantepeque, donde se han de embarcar y cargar todas
las cosas para llevar al Puerto de Acapulco, la qual playa es
muy peligrosa para la carga y descarga de los Navios, y asimismo
desde la Veracruz á Guazaqualco se navega con mucho riesgo por
causa que los Nortes le son en aquella costa trabesia, y en
dandoles el Norte navegando por alli, el remedio que tienen
es dar al trabes con los barcos; y en las veinte leguas que
hay por tierra desde el desembarcadero del rio de Guazaqualco
hasta la playa de Tegoantepeque, se ha de llevar todo en arrias
y carretas, asi por escusar tanta dilacion, como habria si las
mercadurias é cosas que se pueden llevar en arrias por tierra
desde la Veracruz á Acapulco, y desde Acapulco á la Veracruz, se
huviese de llevar por el rio de Guazaqualco y Tegoantepeque, y
por escusar los peligros é riesgos que hay por lo que está dicho,
paresce que converná mas que el pasage de todas las cosas de una
mar á otra sea por tierra en arrias, demas que se podrán llevar
en mucha parte del camino en carretas ó carros, solamente se pase
por Guazaqualco y Tegoantepeque la artilleria y ancoras, por ser
cosas de mucho peso.

Quanto mas, que para la artilleria y ancoras, que será lo muy
pesado, que no se podrá llevar en arrias, se puede remediar con
embiar desde España cobre y estaño, é las demás cosas necesarias
para hacer la artilleria, y buenos oficiales para que la hagan, y
lo mismo se puede hacer para lo de las anclas con embiar hierro
y oficiales, y en el mismo Puerto de Acapulco se podrán hacer
toda el artilleria y anclas que fuere menester: en esta tierra
hay cobre y en cantidad, de que se ha hecho artilleria, aunque
no buena por que rebienta presto; pero si se purificase bien el
cobre se cree que se acertaria á hacer buena artilleria, de la
qual, si se ha de proseguir la contratacion del Poniente, y se
han de poblar aquellas tierras, ha de haber en gran cantidad y
toda de bronze, por que la de fierro gastase muy presto.

Y por que en esta tierra hay falta de oficiales de todos oficios,
y los nacidos en ella se aplican pocos á deprender oficios
semejantes como son menester para el despacho de las Armadas,
parece que se acertaria en que compeliesen á muchos mancebos que
andan hechos bagamundos, á que deprendiesen los tales oficios,
especialmente á mestizos, y mulatos, é negros[61] orros, á unos
hacer carpinteros, é á otros á calafates, é á otros á cordoneros,
é á otros á torneros, y á otros á herreros, para que hubiese
abundancia de oficiales de todos generos, demas que será bien que
se enseñe alguna buena cantidad de generos, esclavos comprados de
la Real Hacienda, é con tal probeymiento habria buen recaudo de
oficiales de todos oficios.

Para pasar las mercaderias y municiones y los mas generos de
cosas por tierra desde una mar á otra, como está dicho, el mayor
inconveniente que hay para ello son dos rios, en los quales se
pueden hacer barcas en que se pasen las arrias cargadas, quanto
mas que en el uno dellos se tiene noticia que se puede hacer una
puente facilmente.

Desde España se han de inviar armas ofensivas y defensivas,
como son arcabuzes, de los quales se ha de hacer mucho caudal, y
asimismo algunas ballestas, pero pocas, de todo genero de armas,
en estas dos hay para por mar, como para por tierra; y asimismo
de polvora y salitre y azufre, todo refinado, que aunque en
esta tierra hay algun salitre y azufre, no se sabe que haya en
cantidad: asimismo se ha de proveer desde España de coseletes,
celadas y morriones, y cotas de malla, que vengan sueltas, y no
curen de coracinas por que luego se echa á perder: cueras de ante
son tambien buenas.

En esta tierra se tiene ya esperanza que se da bien el cañamo,
por que se ha sembrado é cogido en veces; pero como los que se
dieron á esta grangeria, no tenian salida para el, dexaron de
sembrallo, y se han perdido todos los cañamones, de manera que no
se halla ni uno solo: será necesario que desde España se embien
dos ó tres pipas de cañamones para que cercano á los Puertos del
Poniente siembren, que con esto se escusa de que haya necesidad
de embiar desde España cables y xarcias para las Naos. En esta
tierra hay un genero de planta que llaman pita que es buena en
falta de cañamo para hacer cables y xarcias, empero, porque ácia
la mar del Poniente hay falta de estas plantas, se hace llevar de
la mar de Lebante desta tierra donde hay en mas cantidad é muy
mejor; seria necesario que se lleve una buena cantidad de plantas
nuevas á la costa de Poniente, para plantar cerca de los Puertos
que hay en ella: es planta que se da mucho y multiplica mucho.

Tambien se habrá de proveer desde España de brea y pez, é
alquitran, aunque en esta tierra tambien se hace alguna cantidad;
asi mismo de lonas para velas, y de lanternas para los Navios,
é de aceyte para las lamparas, y otras cosas, y de clavazon y
pernos para los Navios que sean echizos á proposito; y demás
desto se ha de proveer de hierro en cantidad para labrar acá asi
clabazon como pernos, y otras cosas que serán necesarias para la
obra de los Navios.

Han de enviar de España cartas de marear, y ahujas, y ampolletas,
é hilo de velas, é ahujas para lo mismo: seria bueno que se
embiase una persona que fuese diestro en hacer cartas de marear,
y ahujas, y otras cosas que sirven para navegar por la mar, para
que residiese en esta ciudad de Mexico: tambien se han de enviar
Estrolavios, y ballestillas, que de todo esto carecen acá al
presente.

Lombarderos que sean buenos, y buena gente de mar, asi para
mandar los Navios, como para marear, se ha de proveer para
adelante desde España, en el entretanto que haya aca abundancia
dellos especialmente para Navios de remos, y lo mismo de algunos
soldados que vengan asignados para efecto de ir á lo de Poniente.

Acabados los Navios que ahora se hacen para el Poniente, conviene
que de nuevo se hagan otros Navios en el Puerto de Acapulco,
ó en el de la Navidad, donde S. M. fuere mas servido en la
cantidad, y del porte que embiare á mandar, para que, placiendo á
Nuestro Señor, quando nosotros fueremos de vuelta en esta Nueva
España, estén en buenos terminos para poderse acabar presto, para
el efecto que S. M. fuere servido de mandar.

Y por que los oficiales carpinteros, herreros, aserradores,
calafates, cordoneros, é los mas oficiales de los otros oficios
que son menester para el aviamiento de los Navios é Armada,
reusan en quanto pueden muchos dellos de ir á los Puertos de
la mar del Poniente, es necesario que los tales oficiales, las
demas personas de mar que son menester para el dicho efecto sean
compelidos pagandoles un justo precio á cada uno en su genero
que vaya á las partes que fueren menester, é siendo caso que en
esta ciudad de Mexico, y en su comarca, y governacion, no huviere
recaudo bastante de las tales personas, y de las cosas que serán
menester para el efecto que se ha dicho, S. M. sea servido de
mandar, que en qualquier parte de las Governaciones de la Nueva
Galicia, Guatimala, y en las demas Governaciones de estas partes
de Indias, hallandose, asi oficiales, como gente de mar, y
Lombarderos, ó artilleria, e otras qualesquier cosas importantes
y necesarias para el buen abiamiento de las dichas Armadas, se
pueda mandar tomar, y se tome, pagando y dando á cada uno é por
cada cosa su justo salario ó prescio, para que por falta de
las tales personas y cosas necesarias pudiendose haber en estas
partes, se dilate la obra y efecto de las dichas Armadas.

E que asimismo, si en los Navios y Flotas que vienen de España
para estas partes, huviere algunos oficiales de qualquier
genero de oficio, é Lombarderos, é gente de mar, é artilleria y
municiones, ancoras y cables, y otras qualesquiera cosas que sean
necesarias para el abiamiento de las Armadas que en estas partes
se hubieren de despachar, constando, que aunque se saquen de los
tales Navios las tales personas y cosas necesarias, no harán
falta notable, se tomen como se ha dicho para suplir la necesidad
que huviere dellos, pagandoles su justo precio ó salario.

Asimismo será cosa importante, que á la redonda del Puerto de
Acapulco, y de otros Puertos ó rios cercanos á él, se hagan
almacigos de arboles de buena madera, para tablazon, para que en
las tales partes é riberas de donde se pueda sacar la madera con
carretas, se planten muchos arboles, para que proveyendolo ahora
asi, quando vinieren á gastarse los arboles que ahora hay, haya
de los puestos á mano buen recaudo, porque de otra manera antes
de muchos años habrá falta de buena madera para hacer Navios.

Asimismo conviene, que en la comarca del Puerto de Acapulco se
tomen algunos sitios de estancias para poblar de ganados para el
proveymiento del dicho Puerto y Armadas.


DE LA NAVEGACION QUE SE HA DE HACER.

La navegacion que con el ayuda de Dios, á mi me parece que
debemos de hacer desde esta Nueva España para el Poniente,
será por principio de Octubre de este año de sesenta y uno, é
desde ahi hasta entrante Noviembre, y pudiendonos hacer á la
vela por este tiempo, se navegue al Oeste, tomando del Sudueste
seiscientas leguas hasta ponernos en altura de catorze grados
y medio de esta parte del Norte, y dende este punto correr
derechamente al Poniente en busca de San Bartholome, que se
hallará desde catorze grados hasta catorze y medio de altura.

Ha se de procurar de reconocer esta Isla y surgir en ella para
saber si es poblada, y en que parte della hay aguada, por que
será muy importante que en esta Isla haya agua dulce, aunque
no fuese poblada por estar seiscientas y nobenta leguas pocas
mas ó menos, mas ácia la Nueva España que las Islas de Maluco
y Filipinas, donde se podrá tomar agua y leña, y así á la ida,
como á la venida, si la Navegacion de la vuelta no pudiere otra
cosa, la qual Isla si se poblase seria cosa acertada y de mucho
provecho para hacer escala en ella, aunque se poblase de hombres
delinqüentes que mereciesen muerte ó destierro perpetuo.

Reconocida esta Isla de San Bartholome, y tomada agua y leña
en ella, se deve correr desde alli al Oeste quarta del Sudueste
hasta baxar un grado y medio de altura que es hasta los treze
grados, y desde alli correr derechamente al Oeste en busca de
la Isla de Botaha, que es una de las Islas de los Ladrones, que
yendo navegando por la altura de los treze grados, no se podrá
errar. Habra desde San Bartholome, hasta esta Isla trescientas y
treinta leguas: las Islas de los Ladrones son muchas, y las treze
dellas dicen que son pobladas, es gente desnuda, y pobre, comen
arroz, y tienen muchas palmas de cocos, y tienen sal, pescan
con anzuelos de conchas de tortugas, son perdidos por cosas de
hierro; en las canoas con que navegan traen un contrapeso por la
una parte de la canoa, y traen velas de petates á manera de velas
latinas; importará mucho reconocer esta Isla ó qualquiera de las
otras para reconocer y saber la navegacion que hasta alli han
hecho, y quanto están de Maluco, y Islas Filipinas, por que en
la de San Bartholome podrianse errar encontrando con otra alguna
Isla que estuviese en la misma altura, y mas al Oriente della:
las onze Islas de las treze pobladas, están de la Isla de Botalia
para el Norte.

Desde las Islas de los Ladrones para ir en busca de las Islas
Filipinas, se ha de navegar al Oeste quarta del Sudueste hasta
baxar á los onze grados, ó algo menos, y puestos en esta altura
correr luego haciendo el camino del Oeste derechamente hasta dar
en las mismas Islas, que habrá dellas desde la Isla de Botaha
pocas menos de trescientas y setenta leguas.

Pero si no pudieremos partir desde la Nueva España hasta despues
de entrados diez de Noviembre, y de ahi hasta veinte de Henero, ó
pocos dias despues, devemos hacer nuestra navegacion corriendo al
Sudueste derechamente en busca de la Nueva Guinea, hasta ponernos
en altura de veinte y cinco ó treinta grados de la parte del Sur
de la Equinocial, si primero no descubrieremos la costa della,
por que si aquella costa va subiendo ácia el polo antartico,
ó ácia el Estrecho de Magallanes, como se tiene esperanza que
subirá, aunque no baya la costa tan tendida ácia la parte del
Leste, y quarta del Sueste, como ba en lo que está descubierta,
sino que corra de ahy adelante al Sueste encontraremos con ella
antes que subamos á los treinta grados, tengo para mi que traen
pintada aquella costa en las cartas modernas que han venido á
esta Nueva España, mas larga de lo que está descubierta mas
de cien leguas; pero con todo esto si ella corre al Sueste
desde el último cabo que está descubierto, de la parte del
Leste encontraremos con ella antes de los treinta grados, y
habiendo navegado hasta los treinta grados, como está dicho, no
descubrieremos la dicha costa de la Nueva Guinea, correremos
dandonos los tiempos lugar, desde el punto de los treinta grados
para el Poniente derechamente hasta doscientas leguas, ó mas, y
si tampoco no encontraremos con ella en estas doscientas leguas,
desde este ultimo punto de los treinta grados correremos al Oeste
Norueste, y Oeste hasta ponernos en el dicho ultimo cavo que está
descubierto, el qual está en cinco grados, segun la relacion y
figura que yo tengo de la dicha costa.

Y segun en la parte y en el tiempo que hallaremos la dicha
costa de la Nueva Guinea, y segun los tiempos nos dieren lugar,
navegaremos siguiendola y descubriendola á la parte que nos
pareciere, teniendo respeto que hemos de procurar de llegar á las
Filipinas á mas tardar entrante Noviembre del año de sesenta y
dos, paresce que partiendonos desde el Puerto de Acapulco á lo
mas tardar en veinte de Henero ó antes, como está dicho, con los
tiempos frescos favorables que llevaremos entonces que en pocos
dias atravesaremos la Equinocial, que es lo que se ha de procurar
por no le pasar en tiempo de los equinocios, por que en tal
tiempo suele haber calmas grandes debaxo de la Equinocial, las
quales se han de procurar de huyr; y asi nabegando por la parte
del Sur de la Equinocial por el tiempo que está dicho, tenemos
tiempo harto para descubrir la dicha costa de la Nueva Guinea, y
otras muchas Islas si las huviere.

E si caso fuere que no pudieremos partir de la costa de la Nueva
España en todo el mes de Henero para nabegar ácia la parte del
Sur, como está dicho, esperaremos hasta el mes de Marzo, ó mas
adelante, hasta que tengamos buenos tiempos para poder navegar
por la parte del Polo Artico, ó Norte, siguiendo la costa de la
Nueva España que va corriendo ácia el Oeste Norueste, y dandonos
los tiempos lugar para ello, aunque sea algo apartado de la costa
navegaremos hasta ponernos en altura de treinta é quatro grados
ó mas, donde procuraremos de reconocer la tierra en la costa que
descubrió Juan Rodriguez Cabrillo[62], y tomado lo necesario de
lo que hubiere en aquella costa, y tomada platica de los Indios,
aunque sea por señas, de una agua grande que dieron noticia á
Juan Rodriguez Cabrillo, que havia adelante de alli ácia la parte
de la tierra, iremos en busca della siguiendo la costa para ver
lo que es, que podria ser que fuese mar aquella agua, y alli
fuese el remate de esta tierra, que luego sabremos por señas si
es agua salada ó dulze, y siendo Dios servido que descubrieremos
lo que es aquello, daremos la vuelta desde alli ácia el Poniente
tomando del Sudueste hasta baxarnos hasta treinta y siete,
ó treinta y cinco grados, y desde este punto de esta altura
correremos navegando al Oeste derechamente, descubriendo lo que
hay entre esta tierra y la de la China, hasta cerca de las Islas
de Xapon, si primero no descubrieremos alguna cosa de tanto
tomo que nos contentemos con ella, y desde alli haremos nuestra
navegacion para las Islas Filipinas, sin correr mas al Poniente,
é dado caso que no pudieremos seguir esta costa del Poniente de
la Nueva España como está dicho, subiremos hasta ponernos en
altura de treinta y siete grados, y desde alli correremos al
Poniente como está dicho, hasta ponernos con el meridiano de la
Isla de Botaha, que es una de las de los Ladrones, y desde alli
haremos nuestra navegacion para las dichas Islas de los Ladrones
por no errar la navegacion para desde alli ir en busca de las
Filipinas ó iremos de este punto que digo de los treinta é tantos
grados en busca de las Filipinas, que segun en la parte que nos
hallaremos asi haremos nuestra navegacion.

Estas navegaciones tengo trazadas de esta manera, para si no
nos pudieremos partir para en principio de Noviembre, han de ir
desde la Nueva España, por que partiendonos tarde de acá, no
llegamos allá quando nos falte tiempo para cumplir con lo que
V. M. nos manda, é para podernos aderezar para la vuelta, por
que conviene que con los primeros tiempos que pudieremos partir
de allá para acá, nos partamos sin esperar que los tiempos que
son francos y buenos para navegar acá, se entablen, porque
siempre se han hallado cortos por durar poco tiempo, y á esta
causa hemos de partir de allá, de manera, que quando entraren
los tiempos prosperos nos tomen mas acá si pudieremos de las
Islas de los Ladrones, y no que esperemos en los Puertos de las
Islas Filipinas á los tiempos prosperos que son los vendabales,
aunque hagamos esta primera navegacion á fuerza de brazos, por
que si no hacemos asi, podria ser que nos acaesciese lo que á
los pasados ó que tuviesemos necesidad, llegando allá tarde,
de esperar á otro año, lo qual seria muy gran inconveniente,
asi por haber en aquella mar de las Islas mucho gusano que
echa á perder los Navios, como por que en este comedio podrian
tener los Portugueses noticia de nosotros, de lo qual podria
redundar algun daño, demas que para estar mucho tiempo entre
los naturales de aquellas Islas son algo de mala desistion, y
asimismo los Españoles donde quiera que están mucho tiempo suelen
dar ocasiones para durar poco la amistad; y aunque en todo tiempo
se han de evitar todos los inconvenientes que nos puedan dañar,
mucho mas en este viaje.

E si huviesemos de esperar en la Nueva España, hasta principio de
Octubre del año de sesenta y dos, asi mismo es inconveniente;
lo uno por que los Navios pierdan mucho en estar tanto tiempo
sin navegar, y lo otro recrescerian grandes costas, y por evitar
todas estas cosas, é para que aprovechemos el tiempo descubriendo
lo que hay por qualquiera de las partes que están dichas,
converná que en estando los Navios á pique, nos embarquemos y nos
hagamos á la vela, si V. M. no fuere servido de mandar otra cosa.

Si caso fuese que en lo que está descubierto, ó nosotros
descubrieremos en este viaje, con que sea fuera de lo del Empeño,
hallasemos buena tierra, y los naturales de ella nos pidiesen,
que quedasen con ellos algunos Españoles, será necesario, que V.
M. nos embie á mandar si será servido que quede algun capitan
con alguna gente y Religiosos en la tal tierra, ó si paresciese
convenir, que quedase el mismo General con la gente que
paresciese ser necesario, para que en todo se cumpla la voluntad
de Vuestra Magestad.

En esta Nueva España se ha tenido noticia que los Franceses han
descubierto pasaje para el mar del Poniente de esta Nueva España,
por entre la tierra de los Bacallaos, y la que va para adelante
ácia el Norte, que habiendo entrado la vuelta del Poniente por
altura de setenta grados y mas, y navegando al Poniente, tomando
del Sudueste anduvieron tanto que baxaron á menos de cincuenta
grados, y hallaron mar franca para poder navegar por el á la
China, y Especería, y Perú, y Nueva España, facilmente para todas
las partes que se pueda navegar por esta mar del Poniente, y á la
vuelta que volvian á Francia siguieron á la costa de la tierra de
la Florida, que está de la parte del Norte, y que hallaron salida
para la mar de España y Francia, por menos altura de la que havia
por donde primero entraron, porque no havia mas de quarenta y
tantos grados por donde se embocaron, y no llegaba á cincuenta; y
porque el capitan Pero Melendez tiene entendido este negocio de
como pasó, segun la noticia que acá hemos tenido y hará relacion
de ello á Vuestra Magestad, no diré mas de que importaria mucho
que desde España se intentase de descubrir si es verdad esto, y
se viese lo que es, y hallando pasaje como está dicho, y siendo
la tierra poblada de gente, se procurase de poblar en lo mas
angosto de aquel Estrecho, ó en la parte que paresciese mas
importante, para que hiciesen escala las Naos que huviesen de
pasar desde España para el Poniente, y del Poniente para España,
y desde alli pudiesen estorvar á todos los extrangeros que
quisiesen navegar por aquel Estrecho para pasar á esta mar del
Poniente, pues está manifiesto que desde España se podria navegar
para la China, y Maluco, y las demás partes de esta mar del
Poniente, y se ahorrarian muchas costas que se han de hacer si la
contratacion de la Especeria ha de ser por esta nueva España ó
por otra qualquier parte, demas que las Armadas irian mas bien
proveydas asi de gente como de todo lo demas necesario.

Y para efectuar y poner por obra lo que está dicho es menester
que se embie una persona platica y experimentada en las cosas
de la mar é tierra, é zeloso del servicio de Dios y de Vuestra
Magestad, é segun lo que acá he conoscido del General Pero
Melendez, á el se le podria encomendar dignamente este negocio,
pero otro de mucha mas calidad, aunque cierto saliendo verdad
este negocio es de calidad para tenerlo en mucho. A V. M.
suplico, asi en lo que toca á esto, como en todo lo demas que en
esta relacion y memoria hablo, se resciva de mi la voluntad con
que sirvo con mis flacas fuerzas, que demas que el Virrey Don
Luis de Velasco me ha mandado que hiciese relacion á V. M. de
algunas cosas que me paresciese tocantes á estos descubrimientos,
el zelo del servicio de Dios y de Vuestra Real Magestad me han
dado causa para tratar dello; é si paresciere que hay en esta
relacion alguna cosa combenible para su real servicio mande se
cumpla, que aunque el Virrey Don Luis de Velasco provee con muy
mucho cuydado lo que toca á estos negocios, todavía será de mucho
efecto á V. M. lo embien á mandar.==Fray Andres de Urdaneta.
(_Orig. A. de I._)


18.

 (1563.—26 Mayo.—Méjico.)—Carta del general Miguel Lopez de Legazpi
 á S. M., sobre el apresto de la Armada que dicho general debia llevar
 al descubrimiento de las Islas Filipinas.(_C. i. de N. t. 17. d. n.7._)

Sacra Catholica Magestad==Sin merito mio, el Visorrey desta
Nueva España me ha querido señalar para el viaje de las Islas
del Poniente á servir á V. M. encargandome el Armada que para
allá se hace, no porque esta tierra carezca de muchos que mejor
que yo le hicieran y servieran á V. M. en esta jornada, sino
por entender, que nadie con mas voluntad se dispusiera á ello,
siguiendo lo que mis pasados siempre han hecho; y asi serviendo á
V. M. pospuesto todo lo que en esta tierra tengo haré lo que me
está mandado con el cuidado y fidelidad que devo y espero en Dios
nuestro Señor, que el viage terná todo prospero fin y subceso en
la buena y felice ventura de V. M. Para mejor acertar á servir,
pedi al Visorrey ciertos capitulos de cosas que me parecian ser
necesarias al buen despacho de la jornada, y otras de que en
nombre de V. M. me hiciese merced, las quales aunque no fueron
tan largas como á tan alto y poderoso Señor pedirse convenian,
el Visorrey los remitió y envia á V. M., para que en ello mande
V. M. lo que fuere servido. Y pues la empresa de este viaje es
tan importante al servicio de V. M., y á la utilidad universal
de sus Reynos y Señoríos, y tan peligrosa y travajosa, á V. M.
suplico sea servido mandar se me concedan, no por remuneracion
de mi travajo, pues este se deve al servicio de V. M., sino
condecendiendo con la grandeza que V. M. siempre tiene en hacer
merced á sus criados que sirven en negocios de importancia, cuya
sacra catholica Magestad guarde Nuestro Señor, etc. De Mexico 26
de Mayo de 1563.==De V. S. C. M. fiel criado, que los reales pies
de V. M. besa==Miguel Lopez de Legazpi. (_Orig. A. de I._)


19.

 (1564.—25 Febrero.—Méjico.)—Carta del Virrey de Méjico D. Luis
 de Velasco á S. M. sobre el apresto de la Armada que debia llevar
 el general Miguel Lopez de Legazpi al descubrimiento de las Islas
 Filipinas. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 7._)

Sacra Catholica Magestad==A la que V. M. me mandó escribir de
Madrid á los 13 de Hebrero del año de 63, mandandome, que sino
era despachada la Armada que ha de ir á las Islas del Poniente,
la despachase con la priesa posible, respondí en un Navio de
aviso que partió por fin de Septiembre del año pasado el estado
en que quedavan los Navios y la provision que se hacia para
despacharlos, y que se pornia suma diligencia en su despacho,
y asi se ha hecho y hace; pero como ha sido forzoso aguardar
todo el año pasado á que se cojiesen los trigos, y se hiciesen
los vizcochos, y se proveyesen otros bastimentos que se llevan
de lexos al Puerto, y ha convenido meterlo seco y de sazon en
los Navios, y en tiempo que no le tomasen los aguaceros que en
esta tierra hace, y ha sido forzado aguardar á la seca deste
año para que se pueda conservar el bastimento para los dos años
que se provee el Armada. Tambien ha sido causa de la dilacion
el llevar de la artillería, armas y municiones del Puerto de
la Veracruz por mar hasta Guazacoalco, y el llevarlo de alli
parte por un rio agua arriba mas de quarenta leguas, y veinte
por tierra á Teguantepec donde se embarca y se lleva por la mar
del Sur al Puerto de la Navidad, donde están los Navios que hay
trecientas leguas de costa, que aunque la navegacion es segura,
tárdase en hacer: las demás cosas que desta ciudad de Mexico se
han proveydo, no se han llevado al Puerto hasta estar los Navios
en el agua, por que se puedan poner luego dentro, á causa, que
si se detuviesen en la tierra por ser muy humeda, se dañaria.
Estará todo presto y los Navios á punto para navegar en todo el
mes de Mayo, y la gente á la lengua del agua para embarcarse.
Van quatro Navios, dos Galeones y dos Pataxes, del porte que ha
parecido que sean como conviene para la navegacion que han de
hacer: son las mejores piezas que han caydo sobre la mar del Sur,
y mas fuertes y bien aparejadas: llevan trescientos Españoles,
la mitad soldados y la mitad marineros, gente escogida: llevan
demas de ocho piezas de artilleria, que V. M. mandó enviar, á
cumplimiento á veinte y dos, de quince quintales hasta veinte
y cinco con la municion necesaria, y otras piezas menudas que
aqui se han fundido: llevan trescientos arcabuzes de mano, y las
demás armas ofensivas y defensivas para la mar y tierra: van seis
religiosos de la orden de San Agustin, entre ellos Fray Andres de
Urdaneta que es el mas experto y esperimentado en la navegacion
que se ha de hacer, de los que se conocen en España la vieja y
la nueva. La copia de la instruccion[63] que se da al General va
con esta, para que V. M. mande ver, que es conforme á lo que me
está mandado, y que no va contra lo asentado entre el Emperador
mi Señor de gloriosa memoria, y el serenisimo Rey de Portugal,
antes se le manda no exceda della: va proveydo lo que ha parecido
que conviene para que la navegacion se acierte á ida y vuelta,
previniendo las derrotas que han de llevar, sigun tuvieren
los tiempos, habiendolo mirado y platicado con Fray Andres de
Urdaneta, y los demas Marineros que hicieron el viaje de aqui á
las Islas; tambien va prevenido á lo que les puede suceder en mar
y tierra con amigos y enemigos. Espero en Nuestro Señor que la
jornada se ha de acertar, y que V. M. ha de ser muy servido en
ella, y en lo que adelante sucederá.

No voy á despachar el Armada al Puerto por no hallarme con
tanta salud como es menester para jornada tan larga, que son
mas de ciento y veinte leguas, y tambien por no dexar en esta
sazon los negocios de visita, y por la falta que haria en los
de gobernacion á que conviene asistir aqui de ordinario; irá D.
Luis, mi hijo, á dar prisa al despacho de la Armada y haviar la
gente, y no volverá del Puerto hasta dexarla hecha á la vela:
haralo bien, por que es mozo diligente y de buena habilidad, y
tiene la voluntad y animo tan presto para servir á V. M. como su
padre.

En teniendo aviso que han hecho vela le daré á V. M. en el primer
Navio que salga desta tierra, con razon particular de como va, y
la orden que lleva, demás de la que doy en esta. Guarde Nuestro
Señor muchos años la Sacra Catholica Real Persona de V. M.,
y acreciente mas reynos y señorios como sus fieles criados y
vasallos deseamos. En Mexico veinte y cinco de Hebrero de mil
quinientos y sesenta y quatro años==De vuestra Sacra Catholica
Magestad fiel criado, que los reales pies de V. M. besa==D. Luis
de Velasco. (_Orig. A. de I._)


20.

 (1564.—15 Junio.—Méjico.)—Carta del Virrey de Méjico D. Luis de
 Velasco á S. M. sobre la demora en la salida de la Armada que el
 general Miguel Lopez de Legazpi debia llevar al descubrimiento de las
 Islas Filipinas. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 7._)

Sacra Catholica Real Magestad==En la Flota de que fué por General
Pedro de las Roelas escribi á V. M., que se hacia á la vela el
Armada que va á las Islas del Poniente en fin de Mayo deste año,
y fuera así, sino se hubieran detenido dos Navios en llevar los
masteles y entenas y ciertas ancoras del Puerto de Teguantepec
al de la Navidad donde estan los Navios, que hay doscientas y
veinte leguas de costa, los meses de Marzo, Abril y Mayo, por
calmas y tiempos contrarios que han tenido, no han llegado al
Puerto de la Navidad hasta diez de Junio: en los meses de Julio y
Agosto se enarbolarán y aprestarán, y se acabarán de meter en los
Navios los bastimentos, artilleria, armas y municiones, que de
todo llevan cantidad, y lo necesario para sustentarse la gente en
mar, y puertos y tierra mas de dos años. Van quatro navios, dos
Galeones, las mejores piezas, y mas convenientes para la jornada,
que han caydo sobre la mar del Sur, y dos Pataxes: hacerse han á
la vela, Dios mediante en fin de Septiembre: llevan los mejores
Pilotos que he podido haber, y gente de mar; y por que tengo
escrito en particular á V. M. inviando copia de la instruccion
que se da al General de la Armada y oficiales de ella, y á
D. Antonio, mi hijo, escribo lo que mas se ofrece, y el hará
relacion dello á V. M., no lo referiré en esta. Guarde Nuestro
Señor la Sacra Catholica Real Persona de V. M., y acreciente más
reynos y señorios. En Mexico 15 de Junio de 1564 años.==Despues
de escrita esta llegaron los Pataxes con los arboles, y quedanse
enarbolando los Navios.==De Vuestra Sacra Catholica Magestad fiel
criado, que sus reales pies de V. M. besa==Don Luis de Velasco.
(_Orig. A. de I._)


21.

 (1564.—1.º Septiembre.—Méjico.)—Instruccion que se dió por el
 Presidente y Oydores de la Real Audiencia de Méjico á Miguel Lopez de
 Legazpi Gobernador y General nombrado por S. M. para el descubrimiento
 de las Islas del Poniente, de la órden que habia de observar en el
 viaje y jornada que habia de hacer para el dicho descubrimiento, con
 los navíos que para el efecto por mandado de S. M. se habian hecho, y
 estaban en el Puerto de Navidad, costa de Nueva España, en la mar del
 Sur. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 4._)

La orden que vos Miguel Lopez de Legaspi Gobernador y General
nombrado en nombre de Su Magestad para el descubrimiento de
las Islas del Poniente, por el muy Ilustre Visorrey Don Luis
de Velasco, Gobernador y Capitan General que fué en esta Nueva
España, y Presidente del Audiencia Real que en ella reside,
ya difunto, habeis de tener y guardar en el viaje y Jornada
que mediante Dios nuestro Señor habeis de hacer para el dicho
descubrimiento con los Navios que para el efecto por mandado de
S. M. se han hecho, y están en el Puerto de la Navidad desta
Nueva España en la costa del Mar del Sur, es la siguiente.

Pimeramente: ireis al dicho Puerto de la Navidad á donde se
juntarán hasta trecientos, ó trecientos y cinqüenta hombres
entre Soldados y Marineros, que por orden del dicho Visorrey
en nombre de S. M. y á costa de su Real hacienda se han hecho
para ir la dicha Jornada, y los Capitanes, y oficiales dellos:
y llegado al dicho Puerto en presencia de los oficiales de Su
Magestad que están nombrados y señalados para la dicha Jornada,
que son Guido de Labezaris Tesorero, y Andres Cauchela Contador,
y Andres de Mirandaola Factor, y por ante Escribano que dello dé
fé os entregareis ante todas cosas de quatro Navios que están en
el dicho Puerto que por mandado de Su Magestad y del dicho muy
Ilustre Visorrey en su Real nombre se han hecho nuevamente, los
dos grandes, y los dos pequeños, que el mayor dellos es la Nao
Capitana nombrada Sant Felipe, en que vos el dicho General habeis
de ir, y la otra nombrada Sant Andres, que es la Almiranta, y
el Patax nombrado Sant Juan de Letran, de que va por Capitan
Juan de la Isla, y el otro Patax nombrado Sant Lucas, de que
va por Capitan Hernan Sanchez Muñon, que es el menos, con sus
Bateles, Esquifes, Velas, Xarcias, Cables, Anclas, y todos los
demas aparejos y cosas pertenecientes á los dichos Navios,
sin que falte cosa alguna, asentandolo todo por Inventario y
haciendoos cargo dello: el qual entrego os hará en nombre de S.
M. el Bachiller Martinez Allide mayor de la Ciudad y Provincia
de Mechuacan que está en el dicho Puerto de la Navidad por Juez
provehedor de la dicha Armada.

Habiendoos entregado en los dichos Navios, y todo lo demas
pertenesciente á ellos, señalareis é nombrareis por Pilotos,
Maestres, Contramaestres, y Escribanos dellos á las personas
que os paresciere de mas confianza, habilidad y experencia,
repartiendo los que hubiere en el dicho Puerto de los que se han
rescivido para este efecto, y señalado sueldo conforme á los
asientos que con ellos se han hecho; nombrando asi mesmo los
Artilleros, y los demas oficiales nescesarios en cada Navio:
mandareis á cada uno lo que ha de hacer en lo tocante á su oficio
y cargo, y repartireis en los dichos Navios toda la gente de Mar,
como os paresciere que mas convenga, segun el porte de cada uno
de ellos.

Iten, Os encargareis en el dicho Puerto antes que os hagais á la
vela de toda la artilleria mayor y menor, Arcabuces, municiones,
Armas ofensivas y defensivas, y otros peltrechos que S. M. tiene
en el, y de dos Fraguas, y las herramientas, y Negros oficiales
dellas, y de todos los bastimentos que se han hecho para la
dicha Armada, asi de Vizcochos, Cecinas, Tocinos, Vino, Aceyte,
Vinagre, Pescado, Quesos, Avas, y Garbanzos, como de otras
qualesquier cosas, asentandolo todo por escripto, é haciendo
Inventario dello, particularmente de cada cosa por sus generos
en un Libro, que en vuestro poder habeis de tener, firmado de
vuestro nombre, y de los dichos oficiales de S. M. que van en
la dicha Jornada, haciendoos cargo de todo ello, de manera que
ninguna cosa vaya en la dicha Armada que no quede asentado por
escripto, y de que no haya cuenta y razon, el qual dicho entrego
os hará asi mismo en nombre de Su Magestad el dicho Bachiller
Martinez.

Otrosi: Os habeis de entregar en el dicho Puerto de todas las
mercaderias y rescates que por mandado del dicho Visorrey en
nombre de Su Magestad compró en esta Ciudad de Mexico Ortuño de
Ibarra su Fator, y Veedor en esta Nueva España, con parecer de
los demas oficiales de la Real hacienda, que se han llebado al
dicho Puerto, y están en el para rescates, y contratacion de la
dicha Armada, asentandolo todo por escripto, y haciendoos el
cargo dello por Inventario particularmente de cada cosa, segun
en el capitulo antes deste está declarado: las quales dichas
mercaderias y rescates llebó desta Ciudad al dicho Puerto el
dicho Contador Andres Cauchela, y os las hará entregar el dicho
Bachiller Martinez.

Habiendoos entregado de los dichos Navios, y de los aparejos
dellos, y de la Artilleria, municiones, Armas, bastimentos,
rescates, y mercaderias, y de todo lo demas que en la dicha
Armada hubiere de ir, segun está dicho é declarado, dareis una
copia de todo el dicho entrego é cargo firmado de vuestro nombre
á los dichos oficiales de Su Magestad que van en la dicha Jornada
haciendoles cargo de todo lo susodicho por ante Escribano, para
que ellos como tales oficiales tengan la cuenta y razon que son
obligados en sus Libros como de hacienda Real, para la dar con
pago, cada y quando que por vos les fuere mandado, y por esta
Real Audiencia, ó por los oficiales de Su Magestad desta Nueva
España, ó por otra qualquier persona que en su Real nombre se
la pueda y deba tomar, y quedare asentado en vuestro libro, y
firmado de los dichos oficiales al pie del dicho entrego de
como rescivieron la dicha copia, y se les hizo cargo de todo lo
susodicho, porque á vuestro cargo, y dellos ha de ser la guarda y
buen recaudo de todo ello, y de lo demas pertenesciente a la Real
hacienda, asi de lo que se lleba en la dicha Armada desta Nueva
España, como de lo que se hubiere en aquellas partes, ahora sea
por contratacion, como en otra qualquier manera.

Y porque es necesario, que la dicha Artilleria, Arcabuces,
municiones, Armas, bastimentos, mercaderias, y rescates, y todo
lo demas que se lleva en la dicha Armada, vaya repartido en los
dichos Navios, segun el porte dellos, y la gente que ha de ir en
cada uno: lo qual se remite á vuestra prudencia y buen cuidado;
mandareis que todo se reparta por el orden que os paresciere, y
mas vieredes que convenga, como se confia de vuestra persona,
entregandolo por Inventario á los Capitanes, y Maestres, y
personas que de mas confianza os parezcan, haciendo vos, y los
dichos oficiales cargo por escripto particularmente de lo que á
cada uno dellos les mandaredes entregar, poniendo por generos
cada entrego por si: el de los Navios y aparejos dellos en una
parte, y el de la Artilleria y municiones, y Armas en otra, y el
de los bastimentos en otra, y el de las mercaderias y rescates
en otra; y que asi quede asentado y firmado de vuestro nombre, y
de los dichos oficiales, y de las personas á quien se hiciere el
dicho entrego en vuestro libro, y en los de los dichos oficiales,
para que en todo tiempo este claro, y haya buena cuenta y razon;
y mandareis que cada Navio haga rexistro de todo lo que en el
fuere, desde el casco, hasta la menor cosa, como se usa y pratica
en la Navegacion de las Indias.

Al entrego que se hiciere de la Artilleria y municion, Arcabuces,
y de todas las demas Armas, y pertrechos, mandareis que se halle
juntamente con vos, y los dichos oficiales de Su Magestad y
los Maestres, Artilleros, y personas á quien se hiciere el tal
entrego, Martin de Goiti, que va nombrado por Capitan de la
dicha Artilleria por ser persona de confianza, y qual conviene
para el efecto, al qual mandareis dar otra memoria de todo lo
que va en la dicha Armada tocante á la dicha Artilleria, Armas,
y municiones, y á cuyo cargo es cada cosa, para que pueda tener
cuenta con todo ello, pues es anexo y concerniente al dicho su
cargo de Capitan de Artilleria.

Hecho el dicho entrego en la manera susodicha, mandareis que
luego se dé la copia y nomina de todo ello firmada de vuestro
nombre, y de los dichos oficiales, y de las personas á quien se
hiciere cargo de cada cosa al dicho Bachiller Martinez, para que
la trahiga á esta Ciudad de Mexico, y la entregue á los oficiales
de Su Magestad desta Nueva España, y que ellos la tengan en su
poder en la caxa de las tres llaves, asi para imbiar á S. M. y su
Consejo de Indias un treslado della, como para que en qualquier
tiempo que sea menester, se pueda ver y entender todo lo que se
imbia en la dicha Armada, y á cuyo cargo es cada cosa, y pedir y
tomar cuenta della á las personas que la debieren dar.

Despues de lo qual mandareis recoxer toda la gente que alli
estubiere y se juntare hasta en numero de los dichos trescientos,
ó trescientos y cinquenta hombres, asi de los soldados que por
mandado del dicho Visorrey, y las condutas que para ello dió,
hicieron los Capitanes Mateo del Saz, y Diego de Viedma, como
de la gente de Mar, que se ha rescivido para la Navegacion, y
juntos todos hareis hacer reseña, y alarde general de todos los
que van en la dicha Armada, y tomareis la lista y nomina dellos,
declarando sus nombres, de donde son, y cuyos hijos, y la edad y
señas que tienen, y quales van por Marineros, y los oficios que
llevan, y el socorro, ó sueldo, que á cada uno se hubiere pagado,
por que como sabeis, á los Capitanes, y soldados se ha señalado
á cada uno su socorro por todo el viage, y los Marineros van á
sueldo conforme al asiento que con cada uno se ha tomado, y de
todo ello tomareis la razon en el dicho Libro que en vuestro
poder habeis de tener firmado de vuestro nombre, y de los dichos
oficiales, y mandareis que ellos asi mismo la tomen en los suyos
por la misma orden, y que la tengan en su poder, y la copia de
todo segun es declarado, entregareis al dicho Bachiller Martinez,
para que la entregue á los oficiales Reales desta dicha Nueva
España, juntamente con los demas recaudos que estan declarados,
para que de todo tengan razon, y la puedan dar cada y quando que
se les pidiere; y llebareis con vos la copia de las pagas que han
hecho los dichos oficiales en esta Ciudad á toda la gente parala
comprobar y corregir con el dicho alarde general, y averiguar si
falta algun soldado ó Marinero de los que hubieren rescivido paga.

Hecho esto repartireis en los Navios los Capitanes, y soldados
que en ellos hobieren de ir conforme al numero de la gente y al
porte de los Navios como mejor os paresciere, y vierdes que
mas convenga, llebando con vos en la Nao Capitana al Capitan
Mateo del Saz, que va nombrado por Maestre de Campo, y dos de
los oficiales de la Real hacienda, el Estandarte Real, y Alferez
general, y los Gentiles-hombres, á quienes se han dado ventajas
para acompañamiento de vuestra persona y del Estandarte, y las
demas personas necesarias: lo qual se remite, como dicho es á
vuestra prudencia, y á la buena orden que en todo terneis, como
de vuestra persona se confia.

En la Nao Almiranta nombrareis por Capitan della, y Almirante
de toda el Armada á la persona que mas os paresciere que
convenga de los que llebais en ella, que sea de toda confianza,
habilidad y experiencia, pues llebais personas tales; al qual
dareis instrucion y orden de lo que ha de hacer y guardar en la
Navegacion, y en todo lo demas; y en esta Nao Almiranta parece
que debe ir uno de los otros oficiales de la Real hacienda,
porque las mercaderias y cosas de rescate, y bastimentos que van
en la dicha Armada, y Artillería, Armas, y municiones, se han
de repartir en todos los Navios, y principalmente en los dos
mayores, y es bien que en la dicha Almiranta vaya uno de los
dichos tres oficiales para que tenga cuenta y razon con todo lo
que en ella fuere, porque para lo que hubiere de ir en los dos
Pataxes, se podrá nombrar por vos, y los dichos oficiales dos
personas una para cada uno que tenga cargo y cuidado de lo que
en el fuere.

En el Patax mayor ha de ir por Capitan del como está acordado
Juan de la Isla, en el qual repartireis los soldados y gente de
Mar que os paresciere será necesario, como va ya bien provenido.

Para el Patax menor que ha de ser para servicio de los Navios
mayores y descubrimiento de Puertos, y Rios, y otras cosas
necesarias y conbenientes para el bien de la dicha Armada, va
señalado por Capitan el dicho Hernan Sanchez Muñon: darle heis la
gente que os paresciere para que vaya en orden.

De trecientos Arcabuces que se llevan en esta Armada de la
municion de Su Magestad mandareis que se repartan entre los
soldados los que fueren menester, á los que no los tuvieren,
que seran pocos porque casi todos los lleban, y que los demas
se lleben de respeto en la Nao Capitana, y en la Almiranta para
quando sean necesarios, y que la misma orden se tenga en las
Armas de colchas que se han hecho, y en las Rodelas, y Armas
de cuerpo, repartiendolas como mejor os paresciere. Y porque
se entiende el descuido grande que los soldados y Marineros
suelen tener, mayormente en la Mar, en el tratamiento de los
Arcabuces, y las demas Armas, encargareis y mandareis al Capitan
del Artilleria, y á los demas capitanes, y Maestres de Navios,
que tengan especial cuidado de que los soldados y Marineros las
traten bien, y las tengan muy limpias y prestas para quando sean
menester, y que para ello las requieran á menudo.

De los bastimentos que se embarcaren de comida y brebage terneis
grande y particular cuidado, como de cosa que tanto importa
para que vayan á buen recaudo, y como no se dagnen, y que se
distribuyan y gasten por toda buena orden y concierto dando sus
raciones limitadas, y concertadas, cometiendolos á personas de
toda confianza; porque como el viaje es largo, y que la vuelta
hasta aqui no se ha acertado, como se cree, y tiene por cierto
que mediante la Divina voluntad acertareis agora, pues se
pretende para su servicio, conviene que en esto se tenga gran
miramiento de manera que no haya desorden alguna, ni por falta
dellos se dexe de conseguir el fin que se pretende.

Y porque para este efecto es asi mismo necesario que no vayan en
la dicha Armada criados, ni Mozos de servicio superfluos, y como
teneis entendido, y está platicado se pretende que no vayan en
ella mas que hasta trescientos, ó trescientos y cinqüenta hombres
por todos, asi de soldados, como de Marineros, y los bastimentos
se han hecho y provehido para este numero, aunque copiosa y
bastantemente, y si mas gente fuese en especial de la inútil,
seria causa de que se acabasen con mas brebedad, y que dello
sucediesen inconvenientes, no habeis de consentir ni permitir que
los soldados y gente que fueren en la dicha Armada, llebe en
los dichos Navios por via, ni manera alguna criados, ni Mozos de
servicio; pero porque no se pueden excusar algunos para servicio
de la gente principal, permitireis que puedan embarcar los
capitanes, Alferez general, oficiales de Su Magestad y Sargento
mayor sendos criados demas de los que llebaredes para servicio de
vuestra persona.

Otrosi: No consintireis que por via, ni manera alguna se
envarquen, ni vayan en los dichos Navios Indios, ni Indias, ni
negros, ni negras, ni mugeres algunas casadas, ni solteras de
cualquier qualidad y condicion que sean; salvo hasta una docena
de negros y negras de servicio, los quales repartireis en todos
los Navios como os paresciere.

Fecho esto y estando los Navios á punto, y envarcados todos los
bastimentos, Artilleria, Armas, y municiones, mercaderias, y
cosas de rescate, Agua y Leña, y todas las demas cosas necesarias
para el viage, dareis orden como se envarquen los Religiosos
que van en vuestra compañia de la orden del Bienaventurado San
Agustin, que por servir á Dios nuestro Señor, y á Su Magestad
y traer en conoscimiento de nuestra Santa Fé Catolica á los
naturales de aquellas partes, van en la dicha Armada con vos en
la Nao Capitana, y Almiranta, repartidos como á vos, y á ellos
paresciere, dandoles aposentos competentes, y teniendo particular
cuenta y cuidado de que sean bien tratados, respetados, y
benerados como la qualidad de sus personas religion y avito
merecen, y mandareis envarcar toda la gente repartida por la
orden que les dierdes, y asi envarcada con toda la brebedad que
sea posible, os hareis á la vela con la buenaventura; y terneis
cuidado de que toda la gente se confiese y comulgue antes que se
envarquen; y el dia que os envarcaredes, si pudiere ser, hareis
que oyan todos primero una Misa del Espiritu Santo, para que Dios
nuestro Señor os de buen viaje, y encamine y alumbre, como en
todo hagais su Divina voluntad.

Otrosi: Despues de haberos entregado en la dicha Armada, como
está declarado, antes que os hagais á la vela del dicho Puerto de
la Navidad, hareis pleyto omenage, como Hijo-dalgo, y jurareis
sobre los Evangelios por antel Bachiller Martinez provehedor de
la dicha Armada, y Escribano que dello dé fé: demas y alliende
del pleyto omenage que se os tomará en esta Real Audiencia,
para que usareis bien y fielmente el dicho oficio, y cargo de
Gobernador, y Capitan General, que en nombre del Rey nuestro
Señor se os ha encargado, procurando en todo su Real servicio,
y el acrecentamiento de su hacienda, y Patrimonio Real, y que
acudireis á S. M. y á esta Audiencia en su Real nombre, ó á
la persona que por Su Magestad fuere mandado, con todos los
descubrimientos y aprovechamientos que en qualquier manera
hicieredes, y hubieredes como bueno y fiel criado y vasallo,
y no á otra persona alguna, y que direte, ni indirete no
encubrireis ni hareis cosa en perjuicio de Su Magestad ni de su
Real Patrimonio, é hacienda, y que de todo dareis buena cuenta y
razon, como de vuestra persona se confia.

Luego que hayais hecho el dicho pleyto omenage, sucesive á
el hareis tomar juramento en vuestra presencia, y por ante
Escribano, que dello dé fé publicamente en un misal sobre los
Evangelios, á los oficiales de la Real hacienda, y á todos los
Capitanes, Caballeros, y Soldados que fueren en la dicha Armada,
y de los Pilotos, Maestres de Navios, y gente de Mar, que os
obedecerán como á Gobernador y Capitan General della, y que harán
guardar, y cumplirán vuestro mandado en todo y por todo, y que
no harán motines, ni alzamientos, y seguirán vuestra derrota, y
vandera, y no se enaxenarán, ni ausentarán por via, ni manera
alguna del servicio de Su Magestad y de vuestra obediencia en
Mar, ni en tierra, so pena de perjuros é infames, é de caer, é
incurrir en pena de desleales y traydores, y que como contra
tales se pueda proceder contra qualquiera que lo contrario
hiciere; y que asi mismo obedecerán á vuestros capitanes en
vuestro nombre en Mar y en tierra, so las dichas penas.

Y porque asi para dar exemplo á los que se ha de declarar y
manifestar nuestra Santa Fé Catolica de los naturales de
las tierras donde llegardes, como para cumplir lo que como
christiano, y honrado Hijo-dalgo debeis al servicio de Dios, y de
Su Magestad conviene que la gente que llebais á vuestro cargo en
la dicha Armada viva catolica y christianamente, provehereis que
asi se haga, y que el nombre de nuestro Señor, y de su gloriosa
Madre sea siempre reverenciado y acatado, y no blasfemado, ni
de sus Santos, y terneis muy especial cuidado desto y de que se
castiguen los blasfemos, y pecados publicos con todo rigor.

Para que en la hacienda de los difuntos haya todo buen recaudo
cuenta y razon, como conviene, señalareis personas de buena
conciencia y crédito que sean tenedores de los bienes dellos, á
los quales hareis tomar juramento, que usarán bien de los bienes
que en su poder entraren de las personas que fallescieren, y que
en las Almonedas y ventas que hicieren dellos, no consentiran
que haya fraude, ni engaño alguno, sino que haran todo lo que
convenga para el aprovechamiento dellos, como si fuese su propia
hacienda, y que no deternan en si, ni en sus aprovechamientos
particulares los tales bienes, antes como vengan Navios
rexistrarán é inviarán en ellos lo procedido para sus herederos,
inviando la claridad del nombre del difunto, y de donde es, y
quien son sus herederos, y la cuenta y razon de todo; y vos
terneis especial cuidado de que asi se haga y cumpla, y de mandar
tomar cuenta á los tales tenedores, de manera que en ello no
haya descuido, ni negligencia alguna; y por el trabajo que en
esto los tales tenedores de bienes de difuntos han de tener,
señalarles heis un tanto al millar, que sea cosa moderada y
limitada, conforme á lo que se usa en esta Nueva España, por que
el trabajo ha de ser poco.

Iten. Antes que os hagais á la vela dareis orden é instruciones
firmadas de vuestro nombre al Almirante, Capitanes, Pilotos, y
Maestres delos Navios de la dicha Armada para que sigan á la Nao
Capitana, y á vuestra vandera y farol, dandoles sus nombres á
cada Navio, y mandandoles lo que han de hacer y guardar en la
Navegacion, y en todo lo demas tocante á la dicha jornada en
todo el viage, asi á la ida, como á la vuelta segun se confia de
vuestra prudencia y buen cuidado, y que no excedan dellas, so
las penas que de parte de Su Magestad les pusierdes, las quales
executareis en las personas y bienes de los que fueren reveldes,
é inobedientes.

El mismo dia que todos se envarcaren para haceros á la vela,
mandareis y provehereis, que luego en cada uno de los Navios de
la dicha Armada se repartan las velas por sus quartos asi para
de dia, como para de noche, sin eceptar á persona alguna, si no
fuere por enfermedad para que no os acaesca alguna desgracia por
ir descuidados: demas que importa que la gente se acostumbre á
ello, para que no se extrañe al tiempo que de necesidad lo hayan
de hacer.

Cumpliendo lo de suso declarado, y hechoos á la vela con la
bendicion de Dios, siendoos el tiempo prospero y favorable,
hareis vuestra Navegacion en demanda y descubrimiento de las
Islas del Poniente ácia los Malucos, sin que por via, ni manera
alguna entreis en las Islas de los dichos Malucos porque no
se contravenga al asiento que Su Magestad tiene tomado con el
Serenisimo Rey de Portugal, si no en otras Islas que están
comarcanas á ellas, asi como son las Filipinas, y otras que
están fuera del dicho asiento, y dentro de la demarcacion de S.
M. que diz que tienen tambien especia, y para llegar á ellas, y
conseguir el fin que Su Magestad principalmente pretende de traer
á los naturales de aquellas partes al conoscimiento de nuestra
Santa Fé Catolica, y descubrir la Navegacion de la vuelta á esta
Nueva España para el acrescentamiento de su Patrimonio, y Corona
Real de Castilla, asi por via de contratacion y rescates, como
por otras que sean licitas, y que con buena conciencia se deban
proseguir, y que se pueda traher alguna especeria, y de las
demas riquezas que hubiere, correreis vuestra derrota derecho
con parecer de los Pilotos que llebais gobernando derechamente
á las dichas Islas en busca de la Isla Nublada, que descubrió
Ruy Lopez de Villalobos; y reconocida la dicha Isla, desde alli
ireis en demanda de la Isla llamada Roca partida, que está en
altura de diez é siete grados, 110 leguas poco mas, ó menos de la
Nublada, en la qual procurareis surgir para saber si tiene buen
Puerto y aguada, sondandolo primero, y entender si es hondable,
y que se pueda surgir sin riesgo, y reconocida la dicha Isla,
desde ay correreis á las Islas de los Reyes, y de los Corales,
donde podreis proveheros de agua, y del demas refresco que en
ellas hubiere, como lo hicieron los que fueron con el Capitan
Villalobos; y desde allí á las Filipinas, que están en muy buen
comedio y comarca, donde se tiene noticia que hay especia, oro, y
otras cosas de valor, y que es tierra muy rica; y si para llegar
á ella pasaredes por las Islas de los Matalotes, y Arrecifes que
estarán docientas leguas antes poco mas, ó menos, procurareis
hablar con los naturales dellas, porque son grandes y pobladas,
segun afirman los que fueron con Villalobos, y sabreis que
poblazones y manera de vivir y contrataciones tienen, y lo que se
puede rescatar en ellas, de manera que se entienda y sepa lo que
alli hay.

Llegado que seais á las dichas Islas Filipinas, y á otras
comarcanas á ellas, y á los Malucos, sin que como es dicho
entreis en ellos, procurareis de descubrir y ver los Puertos
que hay en ellas, y de saber y entender particularmente las
poblaciones y riquezas que tienen, y la qualidad y manera de
vivir de la gente, y que contrataciones y rescates acostumbran,
y con que Naciones, y que valor, y prescio tienen las especias
entre ellos, y que generos dellas y lo que valen las mercaderias
y rescates, que de acá llebais, y quales otras serian
provechosas, y trabajareis por todas vias de tomar y asentar
con los naturales toda buena amistad y paz dando á los Señores
y principales que os paresciere las cartas que de Su Magestad
llebais para ellos dirigiendoselas primero y cerrandolas, y
representarles heis la voluntad y amor que S. M. les tiene,
dandoles algunos presentes que os parescan, y haciendoles todo
buen tratamiento, y rescatareis con los rescates y mercadurias
que llebais, la especia, drogas, oro, y otras cosas de valor y
estima de las que hallardes que tienen; y si os paresciere que
la tierra es tan rica, y de calidad que debeis poblar en ella,
poblareis en la parte y lugar que mas vierdes que convenga, y
donde mejor amistad os tubieren, la qual asentareis y guardareis
inviolablemente; y si poblado entendierdes que conviene al
servicio de Dios nuestro Señor, y de Su Magestad quedaros en
aquellas partes en la donde asi poblardes con alguna gente y
Religiosos hasta dar aviso dello á Su Magestad y á esta Real
Audiencia en su nombre, imbiareis luego á esta Nueva España á la
persona, ó personas de confianza, y en el Navio, ó Navios que os
paresciere con la nueva y relacion de lo que hobieredes hecho,
y de donde quedais trayendo las cosas que hubierdes rescatado,
de manera que con toda brebedad, buen recaudo y diligencia
posible, vuelvan á esta tierra para que se sepa y entienda la
vuelta á ella que es lo que principalmente se pretende, pues se
sabe ya que la ida se hace en brebe tiempo, y si acordaredes de
dar la vuelta á esta tierra vos en persona, dexando en aquella
que poblardes personas en vuestro lugar con alguna gente, y
Religiosos, estareis adbertido que el caudillo que dexardes con
la tal gente y Religiosos, sea hombre de toda confianza, y que
quede bien provehido de lo necesario fasta que sea socorrido: al
qual dexareis ordenado que conserve con los amigos la amistad
que con ellos quedare asentada, sin hacerles agravio y mal
tratamiento, y que esté siempre apercevido y con cuidado, de
suerte que por descuidarse no se le pueda recrecer dagno alguno.

Y porque, como sabeis el año pasado[64] de mil y quinientos y
quarenta y dos, Don Antonio de Mendoza Visorrey, y Gobernador
que á la sazon era en esta Nueva España invió al descubrimiento
de las dichas Islas del Poniente al dicho Capitan Rui Lopez de
Villalobos con ciertos Navios y gente, el qual habiendo aportado
á algunas de las dichas Islas Filipinas, y perdidosele entre
ellas algunos Navios, quedaron entre los naturales de las dichas
Islas algunos de los Españoles que fueron en su compañia. Y
Su Magestad deseando el bien de sus vasallos es servido que
se procure de saber si son vivos, y si están entre los dichos
naturales; y siendo asi, sacarlos de aquella opresion y ponerlos
en su libertad, y traherlos á sus Reynos para hacerles merced,
procurareis de saber si hay algunos de los dichos Españoles
vivos en algunas de las tales Islas, y trabajareis, aunque sea
rescatandolos de los libertar, y traher á vuestra Armada á ellos,
y á sus hijos si los tubieren, que dello serán Dios nuestro
Señor, y Su Magestad servidos en sacarlos de poder de Infieles,
demas que os darán lumbre y aviso de todo lo que han visto y
entendido, y hay en las partes donde ellos han estado, y de las
demas de que tubieren noticia.

Si llegados al parage de la Isla Nublada, ó de la Rocapartida, ó
algo antes, ó despues los tiempos no os dieren lugar para hacer
la Navegacion que está dicha en demanda de las Islas Filipinas
derechamente, en tal caso correreis desde alli al Noroeste,
quarta del Oeste, hasta poneros en altura de treinta y cinco á
treinta y siete grados, y puesta en esta altura y punto, desde
ahi navegareis derechamente al Poniente, y donde quiera que
descubierdes alguna tierra, arribareis sobre ella, y ver que
tal es, y que Puertos tiene, y si es poblada, y de gente rica,
y de pulicia, y con los naturales della tomareis platica para
informaros de las cosas que hay en ella, y para saber si se
comunican con otras gentes de otras partes, y que contrataciones
tienen, y lo que valen las mercadurias y rescates que llebais, y
quales otras serian provechosas, como en el capitulo antecedente,
que trata de las Islas Filipinas se declara, por que para lo
que se pretende adelante importará mucho que las especias, y
drogas sean de estima y valor entre ellos, pues quando S. M.
fuese servido de desempeñar las tierras, é Islas del empeño
las especias y drogas que hay en ellas, y en su demarcacion se
podrian contratar en las partes donde tubiesen mas valor, y para
este efecto llebais de todo genero de especies, y drogas para
muestra con los demas rescates y mercadurias que se lleban en la
Armada, por que de todo se tenga noticia para la contratacion de
aquellas partes, como mas la Real Hacienda sea acrecentada; y
procurareis toda via de llegaros á las dichas Islas Filipinas, y
las demas á ellas comarcanas.

E informaros heis de los naturales destas Islas Filipinas, y de
los Españoles que en ellas hubiere, y si algunos hallardes sobre
si en ellas ó algunas dellas, ó en otras comarcas se ha hecho
alguna poblazon ó Fuerza nueva por los Portugueses despues del
asiento que entre Su Magestad y el dicho Señor Rey de Portugal
se tomó, ó despues que el dicho Capitan Ruy Lopez de Villalobos
llegó á ellas, y hareis la averiguacion que convenga en razon
desto resciviendo informacion en forma, la qual trahereis ó
embiareis con las primeras cartas y despachos que inviaredes á Su
Magestad y á esta Real Audiencia en su nombre.

Haciendo vuestra averiguacion, como está dicho, al Poniente
descubrireis lo que pudierdes en todo lo que cae en la
demarcacion de Su Magestad no entrando en los dichos Malucos
como está declarado, y donde quiera que hallardes tierra poblada
os reformareis de todo lo necesario para vuestra Armada, y si
topardes alguna que sea rica, y que los naturales della huelguen
de tener vuestra amistad entendiendo que algunos Religiosos,
y algunos Españoles con ellos, ó ellos solos quedaran seguros
entre los dichos naturales, dareis orden para que queden los
que os parescieren, comunicandolo con los mesmos Religiosos, y
algunas personas prencipales del Armada; y si la tierra fuere
tan prospera, rica y bien poblada, que os paresca que es cosa
conveniente y provechosa, asi para el servicio de Dios nuestro
Señor, como para el aumento de la corona Real, y aprovechamiento
de la gente que va en vuestra compañia, y de los que adelante
irán, poblareis en la tal tierra en la parte y lugar que mas
conveniente os paresca, asi para la seguridad de los Navios, como
para la salud de la gente, donde mas seguros podais estar de que
los enemigos os puedan empecer, y con toda la brebedad posible
despachareis un Navio, ó dos los que os paresciere para esta
Nueva España, dando aviso y relacion larga y particular á S. M. y
á esta Audiencia de todo lo sucedido en la Jornada desde que os
hicieredes á la vela en el Puerto de la Navidad, hasta el punto
que los despacharedes, y de la calidad y riqueza de la tierra,
y del asiento y poblacion que hubieredes hecho, y de lo que
adelante pensais hacer, y del socorro que conviene se os imbie,
asi de Navios, como de gente, Artilleria, Municiones, y de otras
qualesquier cosas, y que derrota deben llebar los que hubieren
de ir en busca vuestra con el tal socorro; y en los Navios que
asi despacharedes de vuelta para esta Nueva España, procurareis
imbiar para Su Magestad la mayor quantidad de oro, Piedras,
Drogas, y Especies, y otras qualesquier cosas de valor que
hubiere, y hallaredes en la tal tierra, asi de lo que pudieredes
haber por rescate de las mercaderias y rescates que llebais de Su
Magestad como de lo que los naturales de la tal tierra quieran
dar de su voluntad para su Real servicio, ó que le pertenezca
en otra qualquier manera; lo qual todo verná rexistrado en el
rexistro del Navio, ó Navios en que lo imbiaredes, haciendo cargo
de todo ello á la persona, ó personas que os paresciere.

Con los naturales destas partes que en el capitulo antes desto se
trata, terneis muy gran cuidado que nadie no los enoje, y haberos
heis con ellos con mucho recatamiento, como con gente de mucha
pulicia, que segun se tiene noticia son hombres de buena razon,
y de mucho ser, y blancos como nosotros, porque quanto en mayor
altura lo son mas, y converna que hallandoos cerca de tierra en
qualquiera parte destas, ó en otras del Poniente, y aun antes
que las veais mandeis en todos los Navios á los capitanes, y
demas gente que vayan apercividos con sus armas aparejadas
para si encontraredes algunos Navios que os quieran ofender; y
asimismo irá la Artilleria puesta en orden, y apercevida para el
mismo efecto.

En qualquier Puerto, Isla, ó tierra que asi descubrierdes y
reconocieredes por las Navegaciones que están dichas, y por otras
qualesquier que hicierdes, os informareis particularmente de las
costumbres, calidades, y manera de vivir, y trato de la gente
dellas, y sabreis que religion y secta tienen, y que adoran, y
que sacrificios y maneras de culto tienen, y como se rigen y
gobiernan, si tienen Reyes, y si son por eleccion, ó por derecho
de sangre, y si gobiernan como Republicas, ó por Linages, y que
rentas, ó tributos dan y de que manera, y á que personas, y que
cosas son las que ellos mas precian de las que hay en la tierra,
y que otras cosas les trahen de otras partes que ellos tengan en
estimacion, y de las que de aca llebais, terneis asimismo cuenta
para ver quales son las que mas precian.

Y en las tierras Islas, y partes que asi descubrieredes y
llegaredes en saltando en ellas hareis tomar la posesion de
todas y de qualquier dellas en nombre de Su Magestad agora sea
por vuestra propia persona, ó por las que para ello nombraredes,
haciendo por ante Escribano y testigos los autos y diligencias
que convengan con la solenidad que se requiere, los quales
trahereis, ó los imbiareis á esta Real Audiencia en publica forma
en manera que hagan fé, con la relacion de todo lo demas sucedido
en la Jornada.

Otrosi: Mandareis á los Pilotos que van en la dicha Armada
que vayan echando sus puntos en la Navegacion que hicieren de
ida, y vuelta, mirando muy bien las derrotas, considerando las
corrientes y aguages, y los vientos que en cada tiempo del año
mas ordinariamente corren; y que asienten y pinten todas las
Islas y tierras que descubrieren, y poniendolas en sus alturas
verdaderas, y el camino que les habrá parescido que habran andado
desde el Puerto de la Navidad, hasta alli, y que todos los
Pilotos asienten sus derrotas, y lo demas que está declarado,
y los baxios que toparen y todo lo demas de que convenga tener
noticia para las Navegaciones que adelante se han de hacer, y en
que Puertos y partes podran los Navios á la ida, y á la vuelta
hacer escala, y proveherse de agua, leña y bastimentos, en caso
que tubiese necesidad dellos, y que á cerca desto se comuniquen y
conformen los Pilotos para lo asentar y pintar en las cartas.

Estareis adbertido, que como es dicho, los naturales de las
partes de que en el capitulo treinta y treinta y uno desta
Instrucion se hace mencion, son gente política, y rica, donde
hay grandes Principes, y por que no entiendan que yendo de
proposito á sus tierras por mandado de tan grande y poderoso
Principe como es el Rey de Castilla, nuestro Señor, no les
llebais presentes particulares de valor y prescio, no embargante
que llebais algunas cosas buenas, y que serán estimadas entre
ellos, y tambien por que no tengan ocasion de decir, que para ir
á contratar á tierras tan lexanas, como son aquellas de vuestra
tierra son pocas las mercaderías que llebais, les direis que
vuestra derrota derecha no era para aquellas partes, si no que
acaso los tiempos os dieron ocasion para que fuesedes á parar
en ellas, aunque es verdad que alguna noticia se tiene entre
nosotros que en aquellas partes hay Principes, y grandes Señores,
y gente de mucha qualidad, con las quales Su Magestad desea tener
toda buena amistad, y hermandad para que entre los subditos y
vasallos delos unos y delos otros pueda haber comunicacion y
contratacion, y ofrecerles heis esta amistad en su Real nombre
dandoles algunos presentes delas mejores cosas que llebais y
entendereis que alla mas les agradan; y en todo se os encarga os
hayais muy prudentemente, como de vuestra persona se confia de
manera que no vengais con ellos en rompimiento alguno, ni queden
de vos, ni de vuestra gente resabiados, antes en toda paz, y
amistad, y como deseen nuestro trato y comunicacion.

Quando quiera que en las partes que llegardes que sea tierra
poblada vengais con los naturales dellas en platica y en
terminos de paces, procurareis en todas maneras, que se hagan y
asienten dentro dela Nao Capitana donde va vuestra persona; y
quando no se pudieren asentar, si no en tierra, en tal caso las
mandareis asentar y concertar por algunos de vuestros Capitanes,
ó otras personas, por que por ninguna via converná que vuestra
persona salga en tierra, asi por lo que toca á la autoridad
del cargo que llebais, como porque los naturales delas tales
partes, y tierras, entendiendo que vos sois el caudillo de toda
el Armada, no se atreban á hacer alguna traicion; pero si se
ofresciese que algun Principe gran Señor se quisiese ver con vos
y asentar amistades y paces, y no se quisiese ir á meter en las
Naos, ni asentar las paces con otro, si no con vos, en tal caso
con parecer delas personas con que en semejantes casos habeis
de tratar, podreis veros con el tal Señor, ó Principe en la Mar
yendo en el Batel dela Capitana, y llebando en vuestra compañia
los demas Bateles delas otras Naos muy bien aderezados con gente
y Artilleria para si se os ofresciere necesidad defenderos de
alguna traicion que os ordenaren, no os tomen descuidado, y
para estas tales vistas, no os alexareis de las Naos, para que
habiendo necesidad os puedan favorecer con el Artilleria, y la
vuelta para ellas tengais cerca.

Y la persona que hubieredes de imbiar en tierra para asentar las
dichas paces irá á lo menos con un par de Bateles bien armados
y aderezados de gente y Artilleria, y la parte donde se hubiere
de ver y comunicar con las que han de asentarlas sea en playa
muy cerca de donde estubieren los Bateles, y á vista de las Naos
para que si hubiere alguna traicion contra ellos, puedan con
facilidad envarcarse en los Bateles, y recoxerse a las Naos; y
antes que salgan en tierra, los que imbiaredes alo susodicho,
procurareis que os den en rehenes algunos hombres principales,
á los quales terneis en vuestra Nao en el entre tanto que se
concluyen los conciertos haciendoles todo buen tratamiento, y si
ellos os pidieren algunos delos vuestros en rehenes, podreisles
dar alguno, ó algunos delos vuestros que menos falta os pueden
hacer, aunque los perdiesedes; y siempre que alguno, ó algunos
delos vuestros hayan de salir en tierra á hablar con los Indios,
mandareis que primero tomen algunos rehenes para asegurarse
dellos, y en ninguna parte salgan en tierra algunos soldados,
ni Marineros, si no fueren los que para ello fueren señalados y
nombrados.

En qualquier parte que estubierdes surtos en tierra poblada,
mandareis tener gran vigilancia especialmente de noche sobre
las amarras, porque suelen los Indios procurar de cortarlas, y
atar á ellas sogas para llevar las Naos en tierra hasta hacerlas
encallar para matar y robar los que van en ellas, y asi mismo de
noche y de dia mandareis tener los Bateles quando estubieren á
bordo delas Naos, atados con sus cadenas y candados, asi porque
los hombres de aquellas partes no os los hurten, como porque
algunos de vuestra compañia, como malos christianos, y desleales
no se huyan en ellos.

En la tierra que poblaredes, ó en otra qualquiera de las otras á
que llegaredes, aunque los Indios, ó los naturales de aquellas
partes os combiden para festejaros, ó haceros algunos banquetes
en sus casas, ó Pueblos, á vos, y á vuestros capitanes, en
ninguna manera lo aceptareis, ni ireis á los tales combites,
por que en ellos suelen ellos cometer grandes traiciones; y asi
mismo adbertireis á los que inviaredes en tierra, que si los
Indios les truxieren alguna comida guisada, ó algun Vino, ó Agua,
hagan primero á ellos mismos que coman, y beban dello, por que
en muchas partes de las de por alla acostumbran dar ponzoña,
especialmente en las bebidas.

Si no hallaredes oportunidad para poder poblar entre esta gente
asi por no dar ellos consentimiento para ello, ó por paresceros
que se aventura mucho por ser poca la gente que llebais, ó por
otro algun çaso, y os paresciere que desde alli debeis de dar la
vuelta con toda el Armada entera para esta Nueva España, habiendo
primero asentado amistad y contratacion para adelante con los
Señores y naturales de la tal tierra, y adquiriendo dellos por
via de rescate y contratacion con las mercaderias y rescates
que llebais alguna buena quantidad de Oro, ó Plata, ó otras
mercaderias, ó cosas que aca tengan mucho valor, de manera que se
restauren las costas y gastos que en esta Armada se han hecho, ó
mucha parte dellos, dareis la vuelta trayendo relacion y memoria
de las cosas que destos Reynos, ó de otros se puedan llevar,
que en aquellas partes tengan mucho valor, y las que de alla se
podrán traher, y el valor que ternan las unas, y las otras; pero
en todo caso converná que entre gente semejante se queden de los
Religiosos que llebais los que á vos, y á ellos paresciere porque
será de mucho efecto para adelante, asi para la conversion de los
naturales, como para conservar la amistad y paz que con ellos
dexaredes asentada.

Y porque podria ser que acertasedes á llegar hasta las Islas
de los Japones por la Navegacion que está declarada, que segun
corresponde en globo, parte destas Islas de los Japones están
fuera de lo del empeño dentro de la demarcacion de Su Magestad á
donde se tiene noticia que los Portugueses vienen á contratar,
estareis adbertido para no encontrar con ellos si pudieredes
excusarlo; y en caso que los encontreis excusareis venir en
rompimiento con ellos por ninguna via, si no que os trateis con
ellos en toda paz y amistad, no confiando dellos, ni tampoco
de los naturales de la tierra donde ellos estubieren, tanto
como en las partes donde ellos no llegan, y hallandoos con los
Portugueses en toda paz y amistad y conformidad, procurareis de
ver las cartas de marear que ellos trahen para su Navegacion, y
si pudieredes haber alguna dellas, aunque sea comprandola, la
habreis, ó á lo menos el treslado de alguna dellas; y en caso
que halleis Portugueses, ó no, sabreis si hay en aquellas partes
algunos Teatinos, que andan en la conversion de los naturales
della, y pudiendolos haber y hablar, tomareis lengua dellos de
lo que es aquella tierra, y lo que hay en ella, y en todo lo que
tienen noticia de aquellas partes, y si los Portugueses tienen
hechas algunas fuerzas, y donde, y de que manera, y que gente
reside en ellas, y que contrataciones y provechos tienen, y de
todo lo demas que os paresciere, para que traygais, ó invieis
la relacion verdadera de todo; y si por ventura los Portugueses
os acometieren é quisieren pelear con vos, defenderos heis
dellos procurando la vitoria habiendo justificado la causa:
y si sucediese haber la vitoria de ellos y los hubiesedes en
vuestro poder, hareisles todo buen tratamiento en sus personas, y
trahereis, ó imbiareis á esta Nueva España hasta tres, ó quatro
dellos los que os parescan para saber dellos algunas cosas, y que
Su Magestad tenga noticia dellos.

Y si acaso los Portugueses hubiesen pasado los limites del
empeño y tubieren sus tratos, y contrataciones en la demarcacion
de Su Magestad contra lo capitulado entre los dos Principes de
Castilla, y Portugal, en tal caso hareis vuestras diligencias,
y constando ser asi, consultandolo con los capitanes, y los
oficiales de la Real hacienda provehereis lo que mas convenga al
servicio de Su Magestad y bien de la gente y Armada.

Y por que segun se entiende en las partes de las Islas de
Japon, y las demas que están en su comarca y costa de tierra
firme, tienen los naturales gran contratacion por la Mar, y
navegan con Naos gruesas, si vinieredes á encontrar con alguna
dellas hareides todo buen tratamiento, y no consintireis que
les sea hecho ningun agrabio por ninguna via, antes procurareis
su amistad, dandoles á entender, como por mandato desta Real
Audiencia en nombre de Su Magestad ibades á ciertas Islas, y que
compelido de los tiempos contrarios habeis llegado á aquellas
partes, y que os habeis holgado por conocerlos, y tener con
ellos amistad, y que asi se la guardareis; é informaros heis
dellos de donde son, y de que Principe, y á donde van, y si son
tratantes y que mercaderias y cosas lleban y tratan, y si tienen
noticia de los Portugueses, y si suelen navegar y contratar en
aquellas partes, y hasta donde llegan, y si tienen hechas algunas
Fortalezas, y otras Fuerzas, y donde, y que gente tienen en
ellas, y que Principes tienen por amigos, y á quien por enemigos,
y de todo lo demas que os paresciere, y asentarlo heis todo por
escrito larga, y particularmente, y por fé de Escribano para
dar, ó enviarla; y si por caso truxieren algunas mercadurias y
cosas que os paresca tienen valor, y que será bien rescatar con
las que vos llebais, lo hareis queriendolo ellos, y en caso que
ellos no las lleben, les mostrareis de las que vos llebais para
entender dellos si hay dellas en sus tierras, ó ternan valor en
ella.

Y si acaso estos tales Navios que asi encontrasedes fuesen de
Armada, ó de cosarios, y os quisieren acometer, excusareis venir
en rompimiento con ellos, hablandoles, ó haciendo señas de que
no quereis pelear con ellos estando apercibido para la defensa,
y quando no quisieren sino pelear todavia con vos, defenderos
heis procurando la vitoria con la ayuda de nuestro Señor,
escusando de venir á barloar todo lo que pudieredes por los
fuegos y artificios grandes que tienen, antes con el Artilleria
procurareis vuestra defensa, por que son muy mañosos, cautelosos
y diestros en su manera de pelear; y habiendo vitoria dellos, si
tomaredes algunos de los tales Navios y de la gente dellos, sin
tener respeto á que ellos fueron causa de la tierra y del dagno
rescivido en ambas partes, les hareis todo buen tratamiento, y
les restituireis sus Navios, é hacienda, y despues de haberos
informado dellos de todo lo que os pareciere, les dexareis ir
libremente dandoles á entender la grandeza del Rey nuestro
Señor, y que su voluntad no es de que sus vasallos hagan mal
á nadie, mas de que en las partes que llegaren traten toda
verdad y amistad con todos, y que contraten en sus maneras de
contrataciones; y si estos tales Navios acertaren á ser de
cosarios, que tienen por oficio andar robando á todos generos de
gentes, constandoos dello, y rescivida informacion habiendolo
consultado con los capitanes, y oficiales de la Real hacienda,
hareis lo que mas convenga al servicio de Su Magestad y bien de
la gente y Armada.

Y siendo Dios servido desque hubierdes llegado á aquellas partes
del Poniente donde quiera que hallaredes especeria, drogas,
oro, ó plata, ó otras mercaderias que se hayan de comprar, ó
rescatar, procurareis de poner precio señalado lo mas barato que
posible sea conforme al valor que entre ellos tubiere, y las
mercaderias que de Su Magestad llebais en esta Armada las hareis
señalar al mas subido precio que pudieredes teniendo respeto á
lo mucho que cuestan, y el valor que es justo que puestas alla
tengan, de manera que sea contratacion util y provechosa para Su
Magestad, atento lo mucho que se ha gastado en esta Jornada, y á
que siempre sera costosa la contratacion que se pretende tener
adelante, y los prescios y conciertos que cerca dello hicieredes
con los naturales, procurareis que sean perpetuos para que no las
puedan encarecer adelante con que sea con su voluntad dellos, y
no por fuerza, para lo qual hareis que se otorguen escrituras en
forma; y todo lo que compraredes, y rescataredes de especias, y
drogas, y otras cosas semejantes que sean de peso procurareis que
se compren por los pesos de aquella tierra, porque entre ellos se
acostumbra pesar por un peso que llaman _bahar_, que en algunas
partes tienen quatro quintales de peso, y en otras mas y menos, y
en efecto sus pesas son mayores que las que se acostumbran entre
gente Española, y para este efecto llebais pesos de romana y de
balanzas con pesos de los Reynos de Su Magestad y mandareis que
en el Puerto antes que os hagais á la vela allende dellas se haga
una pesa de hierro, ó metal que tenga peso de quatro quintales
que sirba por _bahar_ por que por ella, y las que en las partes
donde llegaredes se usan, y las que llebais destos Reinos
entendereis lo que mas al aprovechamiento de la Real hacienda
convenga.

En qualquiera de las partes que llegaredes con vuestra Armada
donde tomaredes contratacion con los naturales, asi para
qualesquier mercadurias de qualquier genero que sean, como de
bastimentos y otros qualesquier rescates, mandareis espresamente
so graves penas que todo lo que asi se hubiere de rescatar y
comprar, se compre y rescate por mano de los oficiales de la
Real hacienda que van en la dicha Armada y vuestra licencia, y
que ellos tengan la cuenta y razon de todo ello firmada de sus
nombres para que la tengais en vuestro poder, y no permitireis
que otra particular persona alguna por si, ni por interposita
persona pueda contratar, ni rescatar cosa alguna con los dichos
naturales si no fuere, como está dicho por mano de los dichos
oficiales de la Real hacienda y por orden vuestra, aunque sean
bastimentos, que agora á los principios todo esto es necesario,
por que de otra manera seria causa que se encareciese mucho.

Y porque se entiende que algunas de las personas que van en la
dicha Armada lleban algunos rescates para su aprovechamiento,
y es bien, que en lo que buenamente se pudiere hacer sean
aprovechados como personas que van á servir á Su Magestad
permitireis que despues que para Su Magestad sus oficiales por
la orden que está dicha, hubieren contratado y rescatado donde
hubiere oro, ó plata hasta en valor decinqüenta mil pesos de
oro de Minas, que luego se rescaten para las tales personas que
llebaren algunos rescates hasta en quantidad de diez mil pesos
del dicho oro de Minas en oro, ó en plata por mano de los dichos
oficiales, é licencia é orden vuestra como arriba está declarado,
y acabado de rescatar el valor de los dichos diez mil pesos para
la dicha gente, proseguirán los dichos oficiales el dicho rescate
para Su Magestad de nuevo hasta otros cinqüenta mil pesos del
dicho oro de Minas; y acabado de rescatar, rescataran para la
gente que va en la dicha Armada hasta en quantidad de otros diez
mil pesos, y por esta orden se proseguirá en la contratacion
y rescate de todo lo demas que se lleba en la dicha Armada:
entiendese en todas las partes que hallaredes como está dicho
oro, ó plata, ó pedreria, sedas texidas, y por texer, ó otras
mercaderias semejantes, con que no sean drogas, ni especeria, ni
cosas de volumen, por que las especias y drogas se reservan para
Su Magestad para que nadie las pueda traher por via, ni manera
alguna, si no fuere con su espresa licencia, ó desta Audiencia
en su Real nombre, y provehereis que lo que se rescatare para
las personas que van en la dicha Armada por la orden que está
declarada se reparta, como os paresciere entre las tales
personas, segun la qualidad de cada uno, y la quantidad de lo que
lleban empleado.

Iten. Provehereis que todo lo que asi se rescatare, asi para Su
Magestad como para particulares que van en la dicha Armada en
qualquier manera que sea se rexistre en los rexistros de los
Navios en que se envarcaren declarando particularmente lo que es
cada cosa, y cuyo, y á quien viene consignado para que en todo
haya cuenta y razon, y no se puedan defraudar los derechos á Su
Magestad pertenecientes, salvo los bastimentos que rescataren
para la sustentacion de los que van en la dicha Armada. Y por
la presente en nombre de Su Magestad se declara y manda, que en
el entre tanto que por su Real mandato otra cosa se provea y
mande, paguen todas las personas de qualquier estado y condicion
que sean que van en la dicha Armada en servicio de Su Magestad
que truxieren, ó imbiaren algunas de las dichas mercaderias
y rescates fuera de la dicha especeria, y drogas, y cosas de
volumen que están reservadas á cinco por ciento, pagados en esta
Nueva España en los mismos generos, ó en su valor conforme á las
avaluaciones que por los oficiales de la Real hacienda, que en
ella residen, ó por sus lugares tenientes fueren hechas.

Y por que podria ser que en las partes que asi llegaredes y
contrataredes, halleis tanta quantidad de mercadurias y cosas que
rescatar y contratar entre los naturales, que no basten todas las
mercadurias y rescates que llebais de Su Magestad en la dicha
Armada para la dicha contratacion, en tal caso permitireis que
todas las personas que van en ella puedan contratar y rescatar
por mano de los oficiales todo lo que llebaren en la dicha Armada
despues de haber cumplido con la hacienda de Su Magestad.

Pero por que podria ser que algunos mercaderes, ó otras personas
que no sean de los que van en la dicha Armada embien en ella
algunas mercaderias é cosas de rescate á aquellas partes no
consintireis ni permitireis que hasta que se hayan rescatado y
contratado las mercaderias y rescates para Su Magestad, y de las
personas que van en su servicio puedan rescatar, ni contratar
con ellas ni con parte dellas y rescatadas y contratadas las
de Su Magestad y de las personas que en su Real servicio van
en la dicha Armada, permitireis tambien que puedan rescatar y
contratar las de los tales Mercaderes por mano de los dichos
oficiales y orden vuestra, y no de otra manera, y que lo que asi
se rescatare se trahiga asi mismo rexistrado en los rexistros de
los Navios en que viniere, porque de lo tal por la presente se
declara y manda que paguen á Su Magestad de derechos siete por
ciento demas y allende delo que paresciere que deben pagar de los
fletes de lo que asi truxieren, ó inviaren por ser los Navios de
Su Magestad y la Armada hecha á costa de su Real hacienda, lo
qual todo sea y se entiende en el entretanto que Su Magestad otra
cosa provea y mande.

Segun se tiene noticia en aquellas partes del Poniente
acostumbran los naturales dellas de contratar, vender y rescatar
esclavos de unas partes á otras, y porque terneis necesidad
de algunos dellos para lenguas, y tomar noticia de las cosas
de las tales tierras, mandareis rescatar algunos dellos, y en
partes diferentes para este efecto, á los quales mandareis hacer
todo buen tratamiento, para que con amor os traten, y digan
siempre verdad, y no permitireis que en ninguna parte se prenda
ningun Indio, ni se tome por fuerza si no fuere como está dicho
rescatado, ó que algun Señor os presente alguno, ni que ningun
soldado compre, ni rescate ningun esclavo todo el tiempo que
navegaredes por no añadir comedores inutiles pero siendo Dios
servido que pobleis en alguna parte, despues de haber poblado
dareis lugar á los Capitanes, y á la demas gente, que para su
servicio los puedan rescatar y comprar, con que no los puedan
tornar á vender, ni traher á esta Nueva España, mas que solamente
se puedan servir dellos hasta tanto que Su Magestad sobre ello
provea y mande lo que fuere servido; empero será bien que dos ó
tres dellos habidos por rescate los invieis á esta Nueva España
para que aca se vean, y se sepan dellos las cosas de sus tierras.

En qualquier Isla, ó tierra firme que determinaredes de poblar
y hacer asiento segun está declarado, sea en la costa de Mar
donde haya Puerto bueno y seguro, y alli mandareis hacer una
Fuerza donde esté vuestra persona, ó la que habiendo de venir
vos á esta tierra, hubiere de quedar en vuestro lugar, y en
ella asentareis el Artilleria que os paresciere para la fuerza
y seguridad della; dentro de la qual fuerza mandareis hacer
dos casas, una donde se aposente vuestra persona con la gente
que os paresciere, y otra casa donde se pongan y guarden las
mercaderias y rescates de Su Magestad y municiones del Artilleria
y cosas de almacen: á la qual fuerza hareis que se haga una
cava, y á la entrada una puente lebadiza; y para la demas gente
que hubiere de quedar en la tal tierra mandareis hacer á una
parte de la dicha fuerza fuera della y cerca, aposentos donde
se recoxa y alvergue; y provehereis que dentro della se haga de
noche guardia la que conviniere por sus quartos, de manera que
de contino haya dentro en la dicha fuerza alguna copia de gente
española, la qual gente mandareis que quando estubiere en la
dicha fuerza para el efecto que está dicho, tengan consigo sus
armas defensivas, y ofensivas para que se hallen apercevidos para
qualquier rebato que se les ofresciere; y asimesmo terneis mucho
cuidado que todos los soldados y cada uno dellos tengan en su
alojamiento sus armas muy adrezadas y aparejadas para qualquier
necesidad que se les ofresciere; y si os paresciere que converná,
permitireis á los soldados quando andubieren fuera de sus casas
trahigan con sigo Arcabuces, Lanzas, y otras armas por que
suele acaecer en las tierras que nuevamente se pueblan, que los
naturales dellas viendo que los extranjeros están descuidados y
andan desapercevidos, les acometen de sobre salto para matarlos
y prenderlos, é importa mucho andar los soldados apercevidos con
sus armas, para que en qualquier tiempo que sucediere semejante
caso, se hallen con ellas en las manos, demas que suele ser causa
que los Indios no se atrevan á acometerlos, viendo que andan
sobre aviso, y no solos.

En las partes donde asi poblaredes y llegaredes prohivireis y
mandareis so graves penas, que ningun soldado, ni otra persona
sin vuestra licencia vaya á poblacion de los naturales de
aquellas partes, ni entren en sus casas, ni les tomen cosa
alguna en el campo, ni en poblado por fuerza, ni contra su
voluntad, ni salgan de sus alojamientos; y especialmente les
prohivireis y mandareis que no tengan comunicacion con las
mugeres de aquellas partes, porque demas que es bien que se
estorben las ofensas de Dios, las tales comunicaciones suelen
causar grandes dagnos, y que aunque ellas se huyan á vuestros
alojamientos, ó Navios, no las admitan, antes las mandareis
volver á sus Pueblos haciendoles todo buen tratamiento.

En las partes que poblaredes hasta en tanto que hubieren acabado
la fuerza y reparo que está dicho que se haga, vuestra persona
con los que os paresciere estará en la Nao al menos de noche; y
acabada la fuerza y la cava donde habeis de estar, podreis salir
á residir en ella dexando buen recaudo en la guardia de los
Navios, los quales estarán lo mas cercano que posible sea de la
fuerza que hicieredes.

Acabada la dicha fuerza y reparo, procurareis de mandar hacer
algunos Navios de remos, como son algunas Fustas, y Bergantin, y
alguna Fragata para aprovecharos dellos por mar en las cosas que
se ofrescieren.

Cerca de la fuerza que asi hicieredes, mandareis hacer una
Iglesia para que se diga Misa, y junto á ella se hará una casa
y aposento para los Religiosos que van con vos para que esten
mas acomodados para tener toda quietud, y para que alli puedan
ocurrir á ellos los Españoles con las necesidades espirituales
que se les ofrescieren; y tambien para que los naturales de la
tierra puedan comunicarse mas á su contento con ellos; y terneis
especial cuidado que en todos los negocios que trataredes con los
naturales de aquellas partes, se hallen con vos presentes algunos
de los Religiosos que llebais, asi para que os aprovecheis de su
buen consejo y parecer, como para que los naturales conozcan y
entiendan el mucho caso que haceis dellos, porque viendo esto,
y la mucha reverencia que los soldados les tienen, vernan ellos
tambien á tenerles respeto, que importará mucho para cuando los
Religiosos entendieren su lengua, ó tubieren Interpretes para
darles á entender las cosas del conoscimiento de nuestra Santa Fé
Catolica, les den todo credito, pues sabeis que lo mas principal
que S. M. pretende es el augmento de nuestra Santa Fé Catolica,
y la salvacion de las animas de aquellos infieles: para el qual
efecto en qualquier parte que poblaredes, terneis particular
cuidado de ayudar á los dichos Religiosos, y de darles lugar y
licencia para que se comuniquen con los naturales de las tierras
donde asentaredes y poblaredes, yendo á sus Pueblos dellos para
que con su buen exemplo los edifiquen, y andando entre ellos
deprendan la lengua mas facilmente, y aprendida trabajen de
traherlos en conoscimiento de nuestra Santa Fé Catolica, y los
conviertan á ella, y los trahigan á la obediencia y amistad de S.
M.

E porque llevais en el Armada algunos Indios Interpretes que
entienden algunas de las lenguas de aquellas partes por ser
naturales dellas, terneis cuidado y mandareis que los Indios sean
bien tratados de todo genero de personas que van con vos, porque
de hacer lo contrario haciendoles algunos malos tratamientos,
suelen suceder grandes dagnos.

Y por que podria ser que puesto que haya aca parescido que en
la Navegacion que habeis de hacer, y en lo demas que se os
manda, se debe guardar la orden que se ha declarado, que los
tiempos no os diesen lugar para seguir las derrotas que se
contienen en esta Instrucion y que converná tomar otras, y que
asi mismo en algunas de las cosas que se os dan por Instrucion
que guardeis, sea necesario mudar consejo, en tal caso, segun el
tiempo y los sucesos con parecer de las personas declaradas en
esta Instrucion, hareis aquello que mas paresciere que convenga
al servicio de Dios, y de Su Magestad para los efectos que
se pretenden, como quien tiene la cosa presente, porque esto
y todo lo demas tocante á esta Jornada se confia de vuestra
Christiandad, prudencia, y zelo que teneis de servir á Dios
nuestro Señor, y á Su Magestad, teniendo siempre intento de ir á
las dichas Islas Filipinas, y otras comarcanas á ellas, como está
declarado, y á descubrir la vuelta para esta Nueva España con
toda la brebedad posible, trahiendo, ó embiando de las especias,
y otras cosas de valor que en aquellas partes hubiere.

Terneis atencion á que la Real voluntad de S. M. como está dicho,
y lo que principalmente despues del servicio de Dios nuestro
Señor pretende desta Jornada es, que luego deis vuelta á esta
Nueva España vos, ó la persona que os paresciere qué debeis de
imbiar para saber la vuelta de aquellas partes á esta tierra,
pues se sabe ya la ida, y que se hace en brebe tiempo, y agora
sea viniendo vuestra persona, ó inviando otra de confianza qual
os paresciere, procurareis de que con brebedad se despachen los
Navios, ó Navio que hubieredes de imbiar para esta Nueva España,
y que se descubra esta vuelta desde las Islas del Poniente,
y que en caso que vos quedeis en aquellas partes, la persona
que imbiaredes trahiga relacion de donde quedais y á donde os
hallaran los que fueren en vuestra busca, y que derrota han de
llebar para hallaros.

Y porque, como sabeis, el Padre Fray Andres de Urdaneta va en
esa Jornada por mandado de Su Magestad provehereis que agora sea
volviendoos vos á esta Nueva España con algun Navio, ó Navios
dexando alla algun Capitan con gente, ó imbiando á otra persona
aca, quedandoos vos en la tierra, que el dicho Fray Andres de
Urdaneta vuelva en uno de los Navios que despacharedes para el
descubrimiento de la vuelta, porque despues de Dios se tiene
confianza que por las experiencias y platica que tiene de los
tiempos de aquellas partes, y otras calidades que hay en el,
será causa principal para que se acierte con la Navegacion de la
vuelta para Nueva España, por lo qual conviene que en qualquiera
de los Navios que para aca imbiaredes venga el dicho Fray Andres
de Urdaneta, y será en el Navio, y con el Capitan que el os
señalare y pidiere, y en ello no haya otra cosa, porque dello se
entiende que nuestro Señor Dios, y Su Magestad serán servidos, y
vos muy presto socorrido con gente, y todo lo demas necesario.

Y cuando quiera que hubieredes de inviar algun Navio, ó Navios
á esta tierra, quedando vuestra persona en aquellas partes
segun está declarado permitireis y dareis licencia á la gente
que llebais en la dicha Armada para que escriban libremente las
cartas que quisieren á Su Magestad y á esta Real Audiencia en su
nombre, y encaminarlas heis como vengan á recaudo, sin que nadie
se las habra por via ni manera alguna, porque de lo contrario,
demas que seria mal hecho, Su Magestad se ternia por deservido.

A la persona, ó personas que imbiaredes por principal en el tal
Navio, ó Navios encargareis y mandareis en la Instrucion que
les dierdes, que luego que sea llegado á qualquier Puerto, ó
parte desta Nueva España, haga recoxer y recoxa todas las cartas
que en el Navio vinieren sin dexar ninguna, y juntamente con
las vuestras haga un pliego dirigido á esta Real Audiencia,
cerrado y sellado, y á buen recaudo para que como se haya visto
vuestra carta, y entendido lo que escribis, se den las otras á
quien vinieren, y no antes por los inconvenientes que se podrian
seguir, y aun dagno de publicarse las cosas de descubrimientos
antes que tengan razon dello las personas que están en el lugar
de Su Magestad.

Demas desto dareis por Instrucion, y encargareis mucho á la tal
persona principal que imbiaredes con el dicho Navio, ó Navios,
que hasta tener aviso desta Real Audiencia de como se sabe su
venida, y se han recivido las cartas, no dexe saltar en tierra
á nadie, y que si saltare sea de manera que ninguno de los
que con el viniere, tenga comunicacion con ningun Español, ni
otra persona desta Nueva España, y que no diga, ni consienta
decir ninguna nueva de las tierras en que hubieredes estado,
y estubieredes, ni de lo que trahe, y ha sucedido en el viage
por via ni manera alguna, y ordenarles heis que con las cartas
eche en tierra para que las trahiga una persona de recaudo de
quien tenga confianza que guardara mucho secreto, y no dirá
cosa alguna; y que desde donde desenvarcare vaya á pie hasta
llegar á poblado, donde halle Indios, ó algun correxidor que le
dé recaudo para su venida porque en la comarca de los Puertos
estarán prevenidos los correxidores que hubiere para que le den
recaudo en que venga, ó embien los despachos á muy buen recaudo
y diligencia, y podralos fiar de quien el mostrare mandamiento,
ó carta desta Audiencia en que diga que se los pueden dar; y
tambien habeis de encargar no descubra, ni diga cosa alguna á
estas tales personas, mas de solo darles las cartas mostrandoles
el recaudo que está dicho para ello; y los tales correxidores les
proveherán de refrescos, y lo demas necesario para la gente que
viniere con el tal Navio.

Y porque en las cosas arduas y de calidad será necesario
y conviniente tomar parecer y consejo de personas de buen
entendimiento y que tengan experiencia dellas, y zelo de servir á
Dios, y á Su Magestad para que tratando y platicando se entienda
mejor, y se tome buena resolucion, porque de lo contrario se
suelen seguir inconvenientes quando se ofresciere que sean de
calidad é importancia, como es asentar paces é lo que se debe
hacer cuando las rompieren los naturales de aquellas tierras, y
determinar el sitio donde habeis de asentar y poblar y si será
necesario mudar aquel, y tomar otro, y si será bien imbiar dos
Navios juntos, ó uno á esta tierra, y como converná que vengan,
y si será mas acertado quedaros alla, ó veniros, ó dexar en
aquellas partes alguna persona, y con que quantidad de gente,
y otras cosas desta qualidad, ó de menos que os paresciere
comunicarlas para resumiros con mas acuerdo y maduro consejo:
visto las personas que van en la Armada parece que lo debeis
comunicar, y acordar con los Religiosos que van en vuestra
compañia, especialmente con el Padre Fray Andres de Urdaneta por
la experiencia y las demas partes, que como sabeis concurren
en su persona, y con el Tesorero Guido de Lavezaris, que ha
estado en aquellas partes, ó con los demas oficiales de la Real
hacienda, y con el Maestre de Campo Mateo del Saz, é los demas
capitanes y personas principales que á vos os paresciere: hacerlo
heis asi para que mejor se acierte.

Y por que como sabeis todos estamos subjetos á la muerte, si por
ventura, lo que Dios nuestro Señor no permita, acaeciere que
vos el dicho General Miguel Lopez de Legazpi fallescais en este
viage en la ida, estada, ó vuelta, en tal caso por la presente
en nombre de S. M. espresamente se manda á la persona que por
fallescimiento vuestro sucediere en vuestro lugar por Gobernador
y General de la dicha Armada, que inviolablemente guarde y cumpla
esta dicha Instrucion, y todo lo en ella contenido, segun y como
en ella se contiene, como si espresamente con el hablase, y á el
fuese dirigida, porque de lo contrario se terná Su Magestad por
muy deservido.

Por que esta Real Audiencia considerando que si Dios fuese
servido de llebar desta presente vida á vos el dicho Miguel
Lopez de Legaspi yendo al dicho descubrimiento de las Islas del
Poniente, ó estando en aquellas partes ó viniendo de vuelta para
esta Nueva España, no habiendo persona nombrada que sucediese
en vuestro lugar por Gobernador y Capitan General de la dicha
Armada, quedaria sin caudillo y cabeza que la rigiese y mandase,
de que podrian suceder inconvenientes; queriendo proveer del
remedio si lo tal acaeciese ha nombrado por tal Gobernador, y
General á una persona de las de confianza que van en la dicha
Armada que ha parescido ser suficiente para ello, y se ha
despachado Provision Real hemanada desta Real Audiencia del
tal nombramiento para que la tal persona contenida y declarada
en la dicha Provision por fallescimiento vuestro, se encargue
de la dicha Armada y la rija y gobierne como tal General, y la
dicha Provision del dicho nombramiento va metida en un cofre de
acero algo prolongado de largo de un palmo poco mas ó menos, y
de anchor de una mano y dos dedos cerrado y clavado embuelto en
lienzo y sellado con tres sellos Reales para que vos, ni otra
persona alguna no pueda saber, ni entender el que asi va nombrado
por tal General hasta que Dios haya dispuesto de vos. Y habierto
el dicho Cofre y vista la dicha Provision conste quien sea el
que asi va elegido y nombrado en vuestro lugar, se os encarga y
manda que el dicho cofre cerrado y sellado, llebeis en vuestro
poder á muy buena guarda y recaudo hasta el tiempo de vuestra
muerte, el qual mandareis que se entregue á los oficiales de la
Real hacienda que van en la dicha Armada por ante Escribano
que dello de fé, para que ellos, presente el Maestre de Campo,
Alferez general, Capitanes, Sargento mayor, Religiosos, y las
demas personas principales que van en ella, y por ante el dicho
Escribano le hagan habrir á un herrero, ó cerragero publicamente,
atento que la llabe con que se cerró queda aca quebrada, y no
se lleba alguna con que se pueda abrir, y se asiente por auto
y testimonio de como se habrió el dicho cofre, y se halló en
él la dicha Provision, y la persona que en ella va declarado,
y nombrado por Gobernador y General, al qual desde alli en
adelante hecho el juramento pleyto omenage y solenidad que vos
al pie desta Instrucion hicieredes en el acuerdo desta Real
Audiencia quando os fuere entregada, mandamos le recivan, hayan,
y obedezcan por vuestro fallescimiento por tal Gobernador, y
Capitan General de la dicha Armada todas las personas que en ella
van y estubieren, de qualquier calidad y condicion que sean, so
las penas contenidas en la dicha Provision, y las demas que el
de parte de S. M. les pusiere; y asi lo dexareis vos ordenado
y mandado á la hora de vuestra muerte en vuestro testamento y
cobdicilo, ó en otra qualquier declaracion que hicieredes; y que
se entregue esta Instrucion al que asi en vuestro lugar sucediere
para que la guarde y cumpla.

Y por que podria ser que tambien fallesciese la persona asi
elegida y nombrada en la dicha Provision por tal Gobernador
antes de ser recivido al dicho cargo, ó despues, de que podria
suceder los mismos inconvenientes, no habiendo otra persona que
sucediese en su lugar, y teniendo respeto á esto, y deseando
que en la dicha Armada haya todo buen recaudo y caudillo que la
gobierne y mande, esta Real Audiencia ha hecho otro nombramiento
en otra Provision Real que va en otro cofre menor tumbado de
largor de una sesma, y de altor de seis dedos, sellado con otros
tres sellos Reales para que la persona contenida y declarada en
ella suceda por tal Gobernador, y General de la dicha Armada, si
acaesciere morir vos, y el primero nombrado que ha de suceder
en vuestro lugar, como en el capitulo antes deste se declara:
habeis asi mismo de llebar el dicho cofre en que va la dicha
Provision del segundo nombramiento á muy buen recaudo, y al
tiempo de vuestro fallescimiento mandarlo entregar juntamente
con el otro cofre por la orden que está declarada, para que el
que sucediere en vuestro lugar por la dicha Provision primera al
tiempo que Dios dispusiese del, entregue el dicho cofre segundo
á los dichos oficiales para que lo habran por la orden que está
dicha, y se entienda el que sucede en el dicho cargo por muerte
del que sucediere por vuestro fallescimiento, y que al tal se
le entregue esta dicha Instrucion para que la guarde y cumpla
como tal vuestro sucesor en el dicho cargo; por manera que por
fallescimiento vuestro, y del que primero va nombrado en vuestro
lugar fallesciendo vos primero, ó él por muerte de ambos, ha de
suceder el que va nombrado en la segunda Provision, y no de otra
manera—El Licenciado Balderrama—El Doctor Ceynos—El Doctor
Villalobos—El Doctor Orosco—El Doctor Basco de Puga—El Doctor
Villanueva.

En la Ciudad de Mexico á primero dia del mes de Setiembre de 1564
años, estando en acuerdo los Señores Presidente, é Oydores de la
Audiencia Real desta Nueva España por presencia de mi Antonio
de Turcios Escribano mayor de la gobernacion della, mandaron
entregar y entregaron esta Instrucion firmada de los dichos
Señores Presidente, é Oidores, que tiene 14 fojas, á Miguel
Lopez de Legaspi, Gobernador y Capitan General de la Armada que
por mandado de Su Magestad se imbia al descubrimiento de las
Islas del Poniente para que use de la Instrucion, y la guarde
y cumpla en todo y por todo, como en ella se contiene: el qual
dicho Miguel Lopez de Legaspi tomó y reservó en si la dicha
Instrucion, y prometió y juró por Dios nuestro Señor y por la
señal de la cruz en que corporalmente puso su mano derecha, y por
las palabras de los Santos 4 Evangelios, é hizo pleyto omenage,
como Hijo-dalgo sus manos juntas y puestas entre las del Ilustre
Señor Licenciado Balderrama, del Consejo de Su Magestad y su
Visitador general desta Nueva España, Caballero, Hijo-dalgo, una
y dos y tres veces, una y dos y tres veces, una y dos y tres
veces, segun fuero de España de ir en servicio de Su Magestad por
tal Gobernador y General de la dicha Armada al descubrimiento de
las dichas Islas del Poniente, y de guardar y cumplir la dicha
Instrucion como en ella se contiene, y no de otra alguna, y que
usará bien y fielmente del dicho oficio y cargo de Gobernador y
Capitan General, que en nombre de la Magestad del Rey Don Felipe
nuestro Señor se le ha encargado y mandado, y procurará en todo
su Real servicio y el acrecentamiento de su Patrimonio y Corona
Real de Castilla, y que acudirá á S. M. y á esta Real Audiencia
en su nombre, ó á la persona que por S. M. ó por ella le fuere
mandado con la dicha Armada, y con todos los descubrimientos y
aprovechamientos que en qualquier manera hiciere y hubiere como
bueno y leal vasallo y criado, y no á otra persona; y que direte,
ni indirete no encubrirá, ni hará cosa alguna contra el servicio
de S. M. ni contra su Real hacienda, y guardará el secreto desta
Instrucion y de lo en ella contenido, sin comunicarlo con persona
alguna hasta que se haya hecho á la vela, so pena de perjuro é
infame, y de caer, é incurrir en caso de deslealtad contra su Rey
y Señor natural lo contrario haciendo y lo firmó de su nombre,
y si algun Fuerte, ó Fortaleza hiciere, la terná por de S. M. é
como dél la entregará, é no acudirá con ella á persona alguna si
no fuere á Su Magestad ó á quien por sus cartas y Provisiones
le fuere mandado, é la defenderá en su Real nombre fasta la
muerte—Miguel Lopez de Legazpi—Sacado del original, Antonio de
Turcios. (_Orig. A. de I._)


22.

 (1564.—12 Septiembre.—Méjico.)—Carta que escribió la Audiencia de
 Nueva España al Rey, sobre la nueva instruccion que por fallecimiento
 del Virey Don Luis de Velasco dió al General Miguel Lopez de Legazpi,
 para el viaje con el Armada de S. M. que se enviaba al descubrimiento
 de las Islas del Poniente. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 6._)

Sacra Catholica Magestad—El Virrey Don Luis de Velasco, que por
mandado de V. M. governaba en esta Nueva España, falleció en
fin de Julio de este presente año: por su fallecimiento, esta
Real Audiencia tiene en si la governacion como V. M. lo tiene
probeydo, y la terná hasta tanto que V. M. sea servido de mandar
otra cosa.

Al tiempo de su fallescimiento, á causa de no estar del todo
acabada de despachar la Armada que por mandado de V. M. se imbia
al descubrimiento de las Islas del Poniente, de que va por
General Miguel Lopez de Legaspi, convino al servicio de V. M. que
en su real nombre esta Audiencia probeyese lo que restaba por
facer, y ansi se ha probeydo todo lo necesario en prosecucion
de lo que el Virrey tenia ordenado, y son ya partidos de esta
ciudad á embarcarse en el Puerto de la Navidad, el General y los
demás capitanes, oficiales, soldados, y gente de mar; de manera,
que mediante nuestro Señor se hará el Armada á la vela mediado
Octubre que viene, ó en todo él á mas tardar. Entre las demas
cosas que han combenido proveerse, convino reberse la instrucion
que el Virrey tenia fecha, como dexó declarado en una clausula de
su codezillo que se viese para añadir ó quitar lo que conviniese:
y visto que en ella mandava al General que en haciendose á la
vela del Puerto de la Navidad, hiciese la navegacion en demanda
de las Islas del Poniente, hacia los Malucos, sin que entrase
en los dichos Malucos, por no contravenir el asiento que V. M.
tiene tomado con el serenisimo Rey de Portugal, sino en otras
Islas comarcanas á ellos, que están fuera del Empeño, y dentro de
la demarcacion de V. M.; y que para llegar á ellas y descubrir
la navegacion de la vuelta á esta Nueva España, corriese al
Sudueste en busca de la costa de la Nueva Guinea hasta ponerse en
altura de veinte grados de la otra parte de la Equinocial hacia
el Sur, y si en este termino no hallase la tierra de la Nueva
Guinea, hiciese su navegacion desde esta altura y punto derecho
al Poniente hasta docientas leguas, y que si dentro dellas no
topase con aquella tierra, corriese al Noroeste hasta baxarse en
altura de cinco grados en la misma parte de la Equinocial hacia
el Sur, y que si hasta puestos en esta altura, ó en ella no la
hallase, corriese de este punto al Poniente derechamente hasta
tomar la otra tierra, que por ninguna via lo podia errar; y que
asi descubierta, la costease y entendiese lo que en ella hay,
segun que en los capitulos que hablan cerca desta navegacion y
descubrimiento desta tierra se contiene como V. M. habrá visto
por la copia de la instruccion que imbió á ese Real Consejo de
Indias. Paresció á esta Real Audiencia, platicado en ella, y
comunicado con personas de ysperiencia que han estado en aquellas
partes, que aunque sea verdad que el descubrimiento de la Nueva
Guinea seria importante, mayormente si en ella se hallasen las
riquezas que se significan, no conviene que por agora se haga
aquella navegacion, asi por ser nueba que no se ha navegado
hasta aqui, y que haciendola se rodearia mucho para yr á las
Islas del Poniente, y habria dilacion en la vuelta, como por que
seria abenturar mucho navegando por derrota incierta, dexando la
derecha que se sabe ya, por la que llevó el Armada que despachó
el Virrey Don Antonio de Mendoza, de que fué por Capitan Ruy
Lopez de Villalobos, en especial siendo los Navios de esta Armada
los dos dellos de tanto grandor que corrian peligro descubriendo
costas nuebas; demas que no se conseguiria el efecto de lo que
V. M. por el capitulo de una su Real carta fecha en Valladolid
en 24 de Septiembre de 1559 años, escrita al Virrey, le embia á
mandar, que por virtud de la comision que se le dió para hacer
nuevos descubrimientos, embiase por mar dos Navios, del porte,
y manera, y con la gente que le pareciese al descubrimiento de
las Islas del Poniente hacia los Malucos, y les ordenase lo
que havian de hacer, conforme á la orden que se le imbió, y
proveyese, y procurase traer alguna especia para hacer el ensaye
della, y se bolviesen á esta Nueva España, fecho aquello que les
ordenase para que se entendiese ser cierta la vuelta, y que diese
por instruccion á la gente que asi imbiase, que en ninguna manera
entrasen en las Islas de los Malucos, sino en otras Islas que
estan comarcanas á ellas, asi como son las Filipinas, y otras que
están fuera del dicho asiento, y dentro de la demarcacion de V.
M. que diz que tambien tienen especia; como mas particularmente
parece por el capitulo de la dicha carta cuya copia será con
esta; y asi en cumplimiento de lo que V. M. por esta carta imbió
á mandar al Virrey, acordó esta Real Audiencia que se mudase
aquella instruccion en lo tocante á esta navegacion, y se hizo
de nuevo otra, mandando al General que navegue derechamente en
demanda de las Islas Filipinas, y las demas comarcanas á ellas,
por la propia derrota que navegó Ruy Lopez de Villalobos, sin
que por via ni manera alguna entre en los Malucos, ni en lo del
Empeño, y en todo lo demas conforme á la instruccion del Virrey,
sin exceder della; como V. M. será servido mandar ver por la
copia de la que por esta Real Audiencia se dió al General, del
qual se tomó el juramento é pleyto omenaje que combenia. Lo que
al Virrey movió que se hiciese la navegacion de la Nueva Guinea
fué la opinion[65] que tiene Fray Andres de Urdaneta, Religioso
de la orden de Sant Agostin, que va en el Armada, que dice que
las Islas Filipinas se incluyen dentro del Empeño, tambien,
como las de los Malucos, y que yendo á ellas era contravenir al
asiento que se tomó con el Rey de Portugal, y á esta Audiencia
ha parecido lo contrario, ateniendonos a lo que V. M. en la de
24 de Septiembre de 59 declara, que las Filipinas están fuera
del Empeño, y á que sin embargo de lo que el mismo Fray Andres
de Urdaneta escribió á V. M. por Mayo del año de 60, diciendo
que estaban dentro, y á las cartas que al Virrey cerca dello
imbió V. M., en otra que le mandó escribir en respuesta, fecha
en Toledo á 9 de Hebrero de 561 le imbió á mandar que lo tocante
á esta jornada proveyese y ordenase como mas al servicio de Dios
nuestro Señor y de V. M. conviniese, guiandolo todo al fin que
le estaba escrito, como paresce por las copias de las cartas del
Virrey, y de Fray Andres, y del capitulo de lo que V. M. le mandó
responder, que serán con esta. Esperamos en Dios que la Armada
terná buen suceso, pues se despacha para tan buenos fines, y va
tan bien proveyda de todo lo necesario. La cuenta é razón de lo
que en ella se ha gastado de la Real Hacienda, se imbiará á V. M.
despues que se haya fecho á la vela, en los primeros Navios[66].
(_Orig. A. de I._)


23.

 ¿1564 Septiembre?—Relación que el capitán Juan Pablo de Carrión,
 Almirante de la Armada que va á las Islas del Poniente, hace á la
 majestad del Rey D. Felipe sobre la navegación que la dicha Armada ha
 de llevar. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 3._)

C. R. M.—En lo que emos estado diferentes de pareceres el Padre
Fray Andres de Urdaneta de la orden de los Agustinos é yo, sobre
la derrota y navegacion quel Armada que ba á las Yslas del
Poniente ha de hacer es lo siguiente.

El Puerto de la Navidad donde se an hecho los Navios, y de donde
parte el Armada esta en 19 grados y medio de la parte del Norte:
dice el Padre Fray Andres que salida la Armada del dicho Puerto
govierne al Sudueste hasta pasar la Equinocial de la vanda del
Sur, y siga la mesma derrota hasta ponerse en altura de 20 grados
de la dicha vanda del Sur, y que si en aquel paraxe no topare
tierra de la Nueva Guinea que buelva á governar al Norueste
hasta abaxar á cinco grados, y que si tampoco alli se hallare,
que govierne por aquella altura al Hueste hasta encontrarla,
y que despues de vista si fuere tierra de bastimentos y para
pobler se pueble, y de alli buelvan los Navios en demanda del
descubrimiento de la buelta desta tierra, y sino fuere para
poblar en ella quel Armada siga otras derrotas, en demanda de
unas Islas pequeñas que descubrió Magallanes en aquel paraxe.
Esta es la sustancia del parecer, aunque va mas largo su
original, por que muda muchas derrotas que en sustancia contiene
esto.

La tierra que se llama la Nueva Guinea es una tierra que
descubrimos el año de 44 los que fuimos en el Armada que embió el
Virrey Don Antonio de Mendoza: descubriose embiando desde Maluco
un Navichuelo pequeño que nos avia quedado embiandole á descubrir
la buelta á esta Nueba España, está puesta al Levante de las
Islas de Maluco distante dellas ducientas leguas, empieza desde
un grado de la vanda del Sur, la primera tierra della que se vió,
fuela este Navio costeando, anduvo 380 leguas por ella, y á lo
último que llegó está en cinco grados de la mesma vanda del Sur,
anduvimos por ella desde veinte de Mayo hasta diez de Setiembre
siguiente, y en todo este tiempo que anduvo por la costa nunca
se vió otra cosa sino Negros atesados desnudos, y á lo que se
entendió son faltos de bastimentos; por que aunque se tubo con
ellos habla y trato se procuró con muchos generos de resgates
comprar bastimentos, nunca se pudo aber sino bastimentos
miseros, y muy poco arroz; á esta tierra es donde el Padre
Fray Andres quiere llevar el Armada diciendo que podrá ser que
adelante sea mejor, y otras razones que para ello da que entiendo
se ha embiado á V. M. el traslado dello; y en esta navegacion
que el dize que se haga no la á andado él ni otra persona alguna
hasta aora, ni se tiene ispirencia ni platica dello, y es hacer
nueva navegacion atravesando tantas veces la linea ques travaxosa
y peligrosa cosa.

Yo he sido y soy de diferente parecer, y digo que la dicha Armada
siga el camino questá sabido ques el que hizo la Armada que llevó
Saabedra, que despachó el Marques del Valle desdesta tierra el
año de veinte e ocho, y el que hizimos en el Armada que despachó
el Virrey Don Antonio el año de quarenta y dos ques en la que yo
fui, y ambas Armadas hallamos favorables vientos y buena mar, y
es el camino, salidos del Puerto de la Navidad al Hueste y al
Hues sudueste por los pasos que las dichas Armadas fueron donde
en el camino se saben aver Islas y Puertos para refrescar el
Armada, y es navegacion savida, vista y tratada; y quel Armada
vaya á parar á las Islas Filipinas que son Islas de amigos con
quien se á tenido trato y amistad, y aun se quedaron en ellas del
Armada en que yo fui ocho Españoles: son Islas muy bastecidas
de todo genero de bastimentos, é Yslas de gran contratacion,
muy ricas y grandes, están en la mejor comarca de todo el
Archipielago, sabese la lengua y los Puertos y aun los nombres
de los principales señores dellas con quien se á tenido amistad
y la an mostrado verdadera: es gente de mucha razon y policia
...[67] desde seis grados de la vanda del Norte hasta quince
grados del ... hay Islas entre ellas de trescientas leguas en
redondo, y de menos hasta cincuenta: las que se an visto son ocho
de las grandes sin otras pequeñas que tienen entre medias: estan
todas, unas á vista de otras, que la que mas dista no está diez
leguas apartada de la otra: al Norte dellas está la tierra firme
de la China dozientas leguas poco mas ó menos de istancia al sur
dellas: está Maluco casi lo mismo de istancia; y por saverse
ya el camino desta tierra á ellas, y tenerse esperimentado, y
las Islas y Puertos, y la gente y trato dellas, y ser tierra
bastisidisima y de mucha contratacion, y rica, é sido de parecer
se vaya á ella, pues se tiene entendida, y que no se busque
navegacion nueva con tanta incertinidad y riesgo.

Estas Islas descubrió primero Magallanes el año de veinte y
uno, y despues el año de quarenta y dos las tratamos nosotros
y calamos mas el secreto dellas; son Islas que los Portugueses
nunca an visto, y están muy á trasmano de su navegacion, ni an
tenido noticias dellas sino aya sido por alguna figura ó carta de
marear nuestra: están en mejor paraxe para la buelta por estar
en altura y arrimadas á la vanda del Norte, por donde se á de
venir a descubrir la buelta; y por que el Visitador y el Abdencia
hacen mas larga relacion á V. M. dello, no pongo aqui sino la
sustancia de la desconformidad de los pareceres que emos tenido,
ques la causa por donde creo me dexan en esta tierra: por que
el Padre Fray Andres á dicho resolutamente, que no se embarcará
si el Armada va á donde yo digo; y como el que va por General,
ques Miguel Lopez de Legaspe, es de su nacion y tierra, y intimo
amigo, quierele complazer en todo, y como el dicho General no
tiene ninguna esperencia en estas cosas, ni entiende ninguna cosa
de navegacion[68] por no lo aver usado, no save destenguir lo uno
de lo otro, y en todo se abraza á la voluntad del Padre. V. M.
será servido de lo mandar ver, y en el caso proveer lo que fuere
su real servicio, que aunque la respuesta no aproveche para esta
Armada por estar tan á pique para partir que creo dentro de dos
meses se harán á la vela[69], aprovechará para lo de adelante en
la buena nueva de la buelta, si Dios fuere servido que se haga, y
si, lo que Dios no quiera, se perdiese, ó errase, atinara mejor
la sigunda y las demas que V. M. á de mandar hazer, por que
donde tan grandes reynos y tan prosperos de la corona de Castilla
estan ocultos sin se gozar dellos por falta de no tener abierto
el camino, no deve V. M. dexallo á solo la ventura de dos Naos
sino mandar que sigan unas tras otras hasta que Dios sea servido
que se aclare el camino de la buelta.

El Padre Fray Andres de Urdaneta es uno de los que se embarcaron
en la Coruña en el Armada del Comendador Loaysa, el cual pasó
por el Estrecho de Magallanes y llegó á Maluco desembocado el
Estrecho, estuvo ciertos años en el dicho Maluco con los demas
que alli aportaron de la dicha Armada, y como se desbarató vino
en compañia de los Portugueses á la India y de la India á Lisboa,
y de España el año de treinta y ocho vino á esta tierra con el
Adelantado que fue de Guatimala Don Pedro de Alvarado, y en
esta tierra se metió Frayle en la orden de los Agustinos, será
hombre de edad de mas de sesenta años.—C. R. M.—A vuestra Real
Magestad, humilde vasallo—Juan Pablo Carrion. (_Orig. A. de I._)


24.

 (1564.—18 Noviembre.—Puerto de la Navidad.)—Carta del General
 Miguel Lopez de Legaspi á S. M. sobre el apresto y próxima salida
 de la Armada que dicho General llevó al descubrimiento de las Islas
 Filipinas. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 7._)

Sacra Catholica Real Magestad—En la Flota que el año pasado
salió del Puerto de San Juan de Lua, di cuenta á Vuestra Magestad
como el Visorrey Don Luis de Velasco me mandó sirviese á V. M.
en el descubrimiento de las Islas del Poniente, encargandome el
Armada real que para el efecto se aprestaba, y que posponiendo
lo que en esta tierra tenia, y mi casa y hijos cumpliria lo que
se me habia mandado con el cuidado y fidelidad que devia al
servicio de V. M. real; y ansi en cumplimiento dello me apresté
á mi costa, sin que se me diese socorro ni otra ayuda de costa,
y con la gente que para el viage se hizo en Mexico, vine á este
Puerto de la Navidad donde se hicieron los Navios que han de
ir en el Armada, que son dos Navios grandes y dos Pataxes, é
un Bergantinejo de remos pequeño. Proveydo y despachado lo que
habia que hacer reciví en nombre de V. M. el Armada toda, en
la qual van ciento y cincuenta hombres de mar, y doscientos
soldados, y seis Religiosos de la orden del Señor San Agustin,
y por Mayoral dellos el Padre Fray Andres de Urdaneta, que por
servir á Dios Nuestro Señor, y á V. M. real hace la jornada:
iran en toda la Armada con alguna gente de servicio trescientas y
ochenta personas. Saldré de este Puerto, placiendo á Dios nuestro
Señor mañana, que serán diez y nueve de Noviembre, y de mi parte
porné la diligencia y solicitud posible, con la fidelidad que
devo y soy obligado: confio en Dios Nuestro Señor que el viaje
en la felice ventura de Vuestra Magestad, terná subceso y fin
muy prospero como todos deseamos; y pues esta empresa es tan
grande y de tanta importancia, á V. M. humildemente suplico sea
servido mandar se tenga con ella particular cuenta, para socorrer
á los que vamos delante y reforzarla, cometiendolo á quien con
todo cuydado y diligencia lo provea y haga como cosa que tanto
importa al servicio de Dios Nuestro Señor, y aumento de su Santa
Fee Catholica, y al de V. M., y bien universal de sus reynos y
señorios.

Por la otra mia supliqué á V. M. fuese servido de mandar ver
y proveer ciertos capitulos tocantes á esta jornada, y pedí
al Visorrey, y los remitió á V. M.: torno á suplicar á V. M.
lo mismo, atento que por solo zelo de servir á V. M. real, me
encargué de esta empresa, y he gastado mi hacienda por aviarme
y aderezarme para ella; cuya Sacra Catholica Magestad guarde
nuestro Señor y acreciente en mas reynos y señorios por muy
largos y felices tiempos. De este Puerto de la Navidad á 18 de
Noviembre de 1564 años—De Vuestra Sacra Catholica Magestad
fiel criado, que los reales pies de V. M. besa—Miguel Lopez de
Legazpi. (_Orig. A. de I._)


25.

 (1564.—20 Noviembre.)—A S. M., de Fray Andres Urdaneta, embarcado ya
 y en víspera de hacerse á la mar. (_A. de I. Leg. 60—2—16._)

S. C. R. M.—Por cumplir lo que V. magestad me embio á mandar por
dos veces he venido á este puerto de la navidad donde al presente
estoy ya embarcado con quatro religiosos sacerdotes[70] y los
tres dellos theologos y á otro sacerdote y theologo lo llevó dios
para si en este puerto—nuestra partida plaziendo á dios para
las partes del poniente será mañana—van dos naos gruesas la
una segun dizen los mareantes de mas de quinientas toneladas y
la otra de mas de trescientas, y un galeoncete de hasta ochenta
toneladas y un patay pequeño y una fragata, yran en estas cinco
velas de trescientos y ochenta hombres arriba—llevamos por
general á miguel lopez de legazpi, natural de la provincia de
guipuzcoa, persona de muy buen juicio y cuerdo con quien todos
los de la armada llevamos muy gran contento—va solo por servir á
dios y á V. magestad á su propia costa—espero en nuestro señor
que ha de acertar á servir á V. magestad con prospero suceso y
con toda lealtad—á V. magestad suplico sea servido de mandar
tener cuenta con sus servicios y persona para hacelle.

Asimismo va en esta armada andres de mirandaola sobrino mio por
fator de la real hacienda de V. magestad—á V. magestad suplico
sea servido de mandarle perpetrar el cargo, y asimismo suplico
á V. magestad—pues los religiosos de la orden de nuestro padre
sanct agustin son los primeros que han tomado esta empresa y
se ponen á tantos trabajos por servir á dios y á V. magestad,
se tenga cuenta para los favorecer. Voy con muy gran confianza
que dios nuestro señor y V. magestad han de ser muy servidos en
esta jornada con prospero suceso donde se ha de dar principio
de gran augmento de nuestra sancta fe cathólica y para augmento
del estado real de V. magestad cuya Real persona nuestro señor
goarde por muchos años con muy mayores estados y al fin le dé su
gloria—deste puerto de la navidad 20 de noviembre 1564==S. C.
R. M.==muy indigno capellan y siervo de V. magestad que vuestras
Reales manos besa==fr. Andres de Urdaneta.


26.

 (1564.—25 Noviembre.)—Orden dada en la mar por el General Miguel
 Lopez de Legazpi, sobre la derrota que han de hacer los Capitanes y
 Pilotos en la prosecucion de su viaje. (_C. i. de N. t. 17 d. n. 8._)

Yo Miguel Lopez de Legazpi, Gobernador y Capitan General por
S. M. de la Gente y Armada que va en su real servicio al
descubrimiento de las Islas del Poniente: Por quanto, desde que
salimos del Puerto de la Navidad hemos traido la derrota al
sudueste, y agora en cumplimiento de la instruccion real se ha
acordado con parecer de todos los Capitanes y Pilotos que haga
diferente derrota de la que hemos traido hasta aqui, por ende
mando que los Capitanes y Pilotos de los Navios, guarden en la
navegacion la instruccion siguiente:

Primeramente hagan su derrota y via al hueste quarta al sudueste
hasta ponerse en el altura de nueve grados, y de alli corran
derechamente en busca de las Islas Filipinas al hueste, y antes
de llegar á las Islas Filipinas se ha de buscar la Isla de los
Reyes, en cuya demanda va la dicha Armada, y por esta derrota
seguiran siempre al Capitan, y á su farol.

Item: Por que podria ser que con tiempo, ó con fortuna alguno de
los Navios se derrotase y perdiese de la Nao Capitana, y para
que otra vez se torne á topar con ella, mando que los Pilotos
vayan advertidos quando lo tal acaesciere, que corran y tornen
á la misma derrota hasta llegar á los nueve grados, y si en el
camino toparen alguna Isla ó tierra que tuviere Puerto aguarden
en ella hasta ocho ó diez dias á la compañia; y sino pudieren
tomar Puerto, ó tomado, habiendo aguardado los dichos diez dias
sino hallare la compañia, torne á seguir su derrota, segun y
como arriba esta dicho; y donde quiera que tomare Puerto ponga
por señal para que se tenga entendido, el tiempo que estubiere
alli, una cruz en un arbol cerca del Puerto, y junto á la cruz
enterrada una botija dentro en la qual se meta una carta, en la
qual se contenga todo lo que huviere pasado hasta llegar alli,
y lo que de alli le huviere acaescido, y la derrota que lleva,
para que si alguna de las Naos hoviere llegado entienda lo que
ha acaescido; y no hallando arbol en una peña, si la huviere,
se labre una cruz con un escoplo, y sino huviere peña una cruz
de madera, de manera que por una via, ó otra se entienda la
Nao que alli llegó, y el suceso que le acaesció, y la derrota
que lleva hasta seguirla hasta dar en la dicha Isla de los
Reyes, en la qual aguardarán otros diez dias, y sino viniere
la compañia proseguirán dexando las señas en su viaje hacia
las Filipinas, y en el camino buscarán los Matalotes que están
en diez grados, procurando de tomalla, que es tierra poblada,
y aguarden alli otro tanto tiempo, y dexarán señal quando se
huvieren de partir, y de alli iran á las Islas de los Arracifes
que hay treinta leguas, donde dexarán señal, procurando de ver lo
que hay en tierra; y de alli proseguirán su viaje como dicho és
hasta las Filipinas. Fecha en el Golfo de la mar del Sur á 25 de
Noviembre de 1564 años==Miguel Lopez de Legazpi==Por mandado de
su señoria==Fernando Enriquez, Escribano mayor==corregida con el
original==Fernando Enriquez, Escribano mayor. (_Orig. A. de I._)


27.

 (Año de 1565).—Relación circunstanciada de los acontecimientos
 y suceso del viaje y jornada que hizo el Armada de S. M., de que
 fué por General el muy Iltre. Señor Miguel Lopez de Legazpi, en el
 descubrimiento de las Islas de Poniente; desde 19 de Noviembre de
 1564 que partió del puerto de Navidad hasta fin de Mayo del siguiente
 año que salió del puerto de Zubú para Nueva España, con el aviso del
 arribo del Armada á aquellas Islas, y á descubrir la navegación de
 la vuelta, la nao capitana _San Pedro_, á cargo del Capitan Felipe
 de Salcedo, llevando consigo al Piloto mayor Esteban Rodriguez, y á
 Rodrigo de Espinosa, Piloto que era del galeon de la propia Armada
 nombrado _San Juan_. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 5._)

El dicho General se despachó en el Puerto de la Navidad que es
en la Nueva España á la Mar del Sur, y está en altura de 19
grados y medio de la Equinocial á la parte del Norte: fueron
quatro Navios los que llebó, dos Galeones grandes, y dos Patages
pequeños; la Nao Capitana nombrada San Pedro que era la mayor
en que fué dicho General, y por Pilotos della Esteban Rodriguez
Piloto mayor, y Pierres Plin[71] Frances: la Nao Almiranta
nombrada San Pablo en que fue el Maese de Campo Matheo del Saz,
y por Piloto della Jaymes Martinez Fortun, y Diego Martin su
compañero: el Patax nombrado San Juan que fue por Capitan Juan
de la Isla, y por Piloto Rodrigo de Espinosa su hermano; y el
otro Patax menor nombrado San Lucas de que fue por Capitan Don
Alonso de Arellano, y por Piloto Lope Martin; y mas otro varco,
ó Fragatilla que se compró de Juan Pablo de Carrion que la Nao
Capitana llebó por popa; y con estos quatro Navios haviendo
repartido por ellos la gente segun el porte de cada uno, asi
la de Guerra como la de Mar contenida en la Lista y Nomina que
se hizo en el dicho Puerto de la Navidad, ansi mismo toda la
artilleria, municiones y bastimentos; y haviendo dado Instruccion
y nombres á todos los Capitanes de la orden que habian de
tener, y como le habian de seguir, se embarcó encomendandose al
Benditisimo nombre de Jesus de quien es muy devoto.

Partió la Armada del dicho Puerto de la Navidad Lunes 20 de
Noviembre de 1564 años dos horas despues de media noche; ó por
mejor decir Martes tres horas antes del dia 21 de Noviembre y
corrió al Sudueste derechamente conforme á la Instruccion que
llevaba del Illmo. Visorrey Don Luis de Velasco, que en Gloria
sea, y por esta derrota corrió hasta el sabado siguiente.

Sabado 25 de Noviembre, que fue dia de Santa Catalina, el dicho
General por ante Hernando Requel Escribano de Governacion exhivió
una Instruccion que traia sellada y cerrada de la Abdiencia Real
de la Nueva España, la qual le fue mandado no abriese hasta que
se hallase cient leguas la Mar adentro, y visto que por la dicha
Instruccion se le mandaba, que siendo los tiempos favorables
hiciese su viaje derechamente á las Islas Filipinas, y á otras de
aquella comarca que están en la demarcacion de Su Magestad, y que
para esto procurase tomar las Islas Nublada y Rocapartida, y las
de los Reyes y Corales, y Arrecife, y Matalotes, que es el camino
que hizo Rui Lopez de Villalobos, mandó llamar é juntar en la Nao
Capitana los Religiosos, Capitanes é Oficiales de Su Magestad,
é Alferez, Sargento, é Alguacil mayor, é todos los Pilotos del
Armada, y estando todos juntos les dijo lo que por la dicha
Instruccion se les mandaba, y que conforme á ella su derecha
derrota habia de ser á las Islas Filipinas, y á las demas á ellas
comarcanas que están dentro de la demarcacion de Su Magestad,
que le diesen su Parescer, por que rumbos y derrotas mejor lo
podia hacer y cumplir lo contenido en la dicha Instruccion, lo
qual sintieron mucho los Religiosos que iban en la Armada dando á
entender se hallaban engañados, y que á haber sabido ó entendido
en tierra que habia de seguirse esta derrota[72] no vinieran la
jornada por las causas y razones que el Padre Fray Andres de
Urdaneta habia dicho en Mexico, mas como Religiosos zelosos del
servicio de Dios nuestro Señor visto lo que la Real Audiencia
mandaba, y lo que alli el General les dijo, y quan servido seria
Dios nuestro Señor dello y su Santa Feé dilatada, y el aumento
de la Real Corona, y general provecho dellos que en la Armada
iban pasaron con ello y mostraron conformarse con la voluntad del
General, y tratando de la derrota mas derecha y mejor para las
Islas Filipinas como el General se lo pidió, todos en un mismo
parescer conformes dixeron, que presupuesto que habian de ir en
demanda de las Islas Filipinas que lo mejor y mas conviniente
era governar al Hueste quarta del Sudueste[73] hasta ponerse en
altura de 9 grados, y puestos en 9 grados correr derechamente
al Hueste en demanda de las Islas de los Reyes y de los Corales
que dicen estar en 9 grados, y que desde alli fuesen en demanda
de Arrecifes y Matalotes que estan en 10 grados, y desde alli a
las Filipinas, y que esto era su parescer, por que ya no se podia
tomar la Nublada, ni Rocapartida sin perder mucho camino, por
que este dia digeron los Pilotos haber tomado en 15 grados el
altura[74].

Conforme al parescer de arriba el General mandó mudar la
derrota, y que la Armada governase al Hueste quarta del Sudueste
hasta ponerse en altura de 9 grados, y desde alli corriesen
derechamente al Hueste en demanda de los Reyes y Corales, y
desde alli á Matalotes y Arrecifes, y desde alli á las Filipinas
en altura de 12 grados y medio hasta 13, y conforme á esto dió
nuevas Instrucciones[75] á los Capitanes, Maestres y Pilotos de
la orden que habian de tener, y si alguna Nao con tiempo forzoso
se apartase de la compañia procurase tomar las Islas en estos
capitulos señaladas, y el tiempo que en ellas esperaria el que
primero llegase á las otras, y no viniendo dentro del tal tiempo,
y partiendose para seguir su derrota, las señas que habian de
dejar en cada parte, y que guardando esta orden fuesen á las
Filipinas donde no podian dejar de juntarse, y en dandoles estas
Instrucciones se mudó la derrota que hasta alli habian traido, y
esto se efectuó el dicho Sabado 25 de Noviembre despues de medio
dia.

Y ansi el Armada governó al Hueste quarta del Sudueste hasta el
Jueves siguiente que fueron 29 de Noviembre, y cada noche por
mandado del General el Patax San Lucas iba delante por la proa
de la Capitana, y por que algunos dias amanescia el dicho Patax
muy lejos del Armada y delantero mas de dos leguas, otras vezes á
sotavento, el dicho General mandó á Lope Martin Piloto del Patax
Sant Lucas que no se desviase del Armada, y que por proa de la
Capitana se adelantase solamente media legua, y ansi el dicho
Juebes en la tarde el dicho Patax se puso ante la proa de la
Capitana navegando la mesma derrota arriba declarada, segun se le
habia mandado, y el Viernes por la mañana no paresció, ni se vido
el dicho Patax, y aunque todo aquel dia y el otro siguiente se
tubo por cierto que arribara sobre la Flota por que era mas buen
velero que las otras Naos, no vino, ni hasta ahora se ha tenido
noticia ni nueva del[76], lo qual no poca pena dió á la Armada,
y al General mayormente, por que se sospechó haberse apartado por
culpa ó descuido del dicho Lope Martin Piloto, aunque siempre se
tubo entendido que siguiendo el Patax su Navegacion conforme á
la instruccion que llevaba no podia dejar de tomar alguna de las
Islas Filipinas, por que se tubo por cierto que iba mas adelante
que la Flota, y con esperanza de verle prosiguió el Armada su
rumbo.

Corrimos por esta derrota hasta ponernos en altura de 9 grados
que fue á 18 de Diciembre: en este tiempo tovimos dos ó tres dias
de calmas, y algunos aguazeros: puesto en 9 grados de altura
mandó el General que el Armada governase al Hueste conforme á
lo que antes se habia acordado para el acrecentamiento de la
Navegacion, lo qual se hizo y fue corriendo en esta altura de
9 grados un cuarto mas ó menos, por que los Pilotos jamas se
concertaron en el tomar del sol sino que siempre diferian unos
de otros un quarto, y algunas vezes mas, porque si unos tomaban
en 9 grados, otros se hallaban en 9 y un quarto, como paresce
por sus Derroteros, que ni en la altura, ni en las zingladuras
jamas se conformaron, y algunos dellos iban delanteros mas de
200 leguas de otros en el camino que decian haber andado desde
el Puerto de la Navidad hasta allí: otros menos, pero todos iban
errados y desatinados, y desta manera echaban sus zingladuras mas
camino del que los Navios andaban: no sé si lo hizo las muchas
corrientes y aguages que en el Golfo se vieron, ó que fue la
causa dello, mas cada Piloto trabajaba sustentar su opinion y
dar á entender al otro, que él era el que venia errado, aunque
despues como el General les preguntaba cada dia que quanto era el
camino que habian andado, y quantas leguas se hallaban del Puerto
de la Navidad, y en que altura habian tomado el sol, emmendaron
algo; los que iban muy delanteros se tenian cortos, y los que
se habian quedado atras alargandose en las cingladuras, y si no
fuera por este termino que usó el General para su concierto de
los Pilotos andubieran en muy gran error segun lo comenzaron
á andar al principio de la navegacion, y con todo esto parece
haberse adelantado todos en echar demasiado camino, y el que mas
se moderó fué el Padre Fray Andres de Urdaneta, y asi fue el que
mejor acertó quando dijo hallarse con la tierra, y no sé si se
acortara mas sino fuera por ver que todos los Pilotos iban tan
delanteros, y que diferian tanto de su punto, y esto bastó para
hacerle que se alargase algo mas en las cingladuras de lo que
al principio comenzó por no diferir de la opinion de todos los
Pilotos en tanto grado: por este rumbo y altura de 9 grados poco
mas ó menos corrimos derechamente en demanda de las Islas de
los Reyes y Corales hasta que todos los Pilotos por los puntos
de figuras que llevaban digeron hallarse mucho mas adelante de
las dichas dos Islas, y haberlas pasado, y que algunos dellos se
hallaban cerca de las Islas de los Arrecifes y Matalotes, que
son mucho mas adelante, y visto esto el General con acuerdo y
parescer de todos los Capitanes y Pilotos mandó que se pusiesen
en altura de 10 grados para ir en demanda de Matalotes que
dicen estar en esta altura, lo qual se hizo, y esto fue á 28 de
Diciembre, y puestos en los 10 grados se mandó governar al Oeste
derechamente con la diferencia que los Pilotos llevaban entre sí
de la altura como arriba está dicho; y prosiguiendo esta derrota
Lunes 8 de Enero de 1565 años por la mañana la Nao Almiranta
que venia trasera de todas tiró un tiro de artilleria y amuró
en señal de haber visto tierra al Sur, y asi amuraron las demas
y fueron corriendo al Sur todo el dia hasta hora de visperas y
no se vió tierra; y visto quel Almirante se habia engañado la
Capitana hizo señal que arribasen y volbiesen al Oeste quarta del
Norueste, lo qual se hizo.

Martes 9 de Enero por la mañana de la Nao Capitana se vió tierra,
que era una Isla pequeña y baja, y luego tiró un tiro para que
las otras Naos entendiesen lo que era, y corrieron derechamente
á la Isla que se habia visto, y llegados á ella era una Isla
pequeña que al parescer podia tener tres leguas de box poco mas ó
menos: tenia mucha arboleda y fresca, y muchas palmas de cocos,
y era tan cantilada de arrecife que no se podia surgir, ni se
hallaba fondo, é yendo bordo á bordo della buscando donde poder
surgir se descubrió un Pueblezuelo y Casas entre los palmares, é
Indios que andaban por la Playa é otros en Canoas, y como vieron
las Naos todos los Indios procuraron de huir y meterse por la
tierra adentro en la Isla, y los de las Canoas se acogieron á
tierra: El Patax San Joan que iba delante surgió en frente de
las casas, y estando la proa sobre el arrecife echó el ancla
en mas de 150 brazas: la Capitana llegó junto al Patax hasta
dar con el baupres en tierra, y amaynó y dejó caer el ancla, y
con dos cables no tomó fondo por ser acantilado: lo mismo hizo
el Almiranta. Habia embiado el General al Capitan Martin de
Goyte[77] en el barco adelante: saltó en tierra, llegando cerca
de la Poblazon, como no pudo hallar surgidero y para ver si podia
hablar á los Indios. El General viendo que no habia surgidero
para las Naos rogó al Padre Fray Andres de Urdaneta que saliese
en tierra para ver si podia tomar lengua de los Indios, el qual
salió en el Batel, y embió con él á su nieto Felipe de Salcedo
para que en nombre de Su Magestad tomase posesion de la Isla, y
como de las otras Islas el Maese de Campo y el Capitan Joan de la
Ysla salian en los Bateles, y venian á la Capitana para saber lo
que se habia de hacer, y vieron quel Batel de la Capitana iba á
tierra; arribaron sobre él sin llegar á la Capitana, y fueronse á
tierra con el Padre Fray Andres, y las Naos entendieron en cobrar
las anclas que habian echado, y cobradas, viendo que la corriente
las echaba fuera de la Isla y las metia á la mar el General mandó
dar vela, y que de un bordo y de otro esperasen los Bateles
questaban en tierra, é ansi se hizo, é ya quel sol se ponia mandó
el General que de la Capitana se soltase una pieza para que los
que estaban en tierra se recogiesen á las Naos; ellos se dieron
priesa, aunque tardaron en dar la vuelta, por que el barco en que
salió el Capitan Martin de Goyte habia quedado en seco con la
baja mar: trabajaron en volverlo al agua, y como anocheció luego
mandó el General que en la Capitana se pusiesen tres faroles para
que los Bateles no la perdiesen de vista, y acudiesen á ella, y
el Patax San Juan habia ya garrado de donde estaba surto, y los
Bateles de la tierra acudieron á él, é ansi el Patax y Bateles
llegaron á las Naos á hora de las 10 de la noche, y luego dando
velas el Armada fue prosiguiendo su derrota.

El Padre Fray Andres y los que fueron en tierra digeron como
habian estado con un hombre viejo que los aguardó con una India
vieja que debia de ser su muger y otra moza que seria su hija
con una criatura: no se pudo entender su Lengua sino por señas y
dieronles algunas cuentas y cosas de rescates que llevaban con
que el viejo se aseguró, y mostró tener gran contento, y mostraba
á los Españoles las casas y frutas de comer que tenian, y les
daban della, y asi mismo pescado de que habia mucha cantidad,
asi en fardos, como en barbacoas, y por señas decian que no se
viniesen que el embiaria á llamar la gente de la tierra y vernian
todos, y se holgaron con ellos, y como vió que se querian volber
mostró que le pesaba de que se fuesen. El Indio era muy bien
dispuesto y las Mujeres de buen gesto: andaban vestidas de palma
de unos petates que ellos hacen muy delgados y primos: habia
muchas gallinas de Castilla y mucho pescado y cocos, patatas,
ñames, y otra semilla como millo, y que tenian desto mucha
cantidad. Asi mismo tenian Canoas muy polidas, anzuelos de hueso
y redes, y anzuelos de cordeles muchos é muy primos: el cabello
suelto y luengo: pusosele á esta Isla por nombre la Isla de los
Barbudos: está en altura de 10 grados: no se les vieron ningun
género de armas ofensivas ni defensivas, ni tenian ningun genero
de baso de barro.

Miercoles 10 de Enero por la mañana vimos otra Isla que paresció
ser grande, y casi a medio dia llegando á ella eran unos Isleos
pequeños que estaban Norte Sur, y de un Isleo á otro estaba un
arrazife ó baja[78] y despues daban la vuelta los Isleos, y
venian á hacer un como corral grande, é unos plazeles y bajos de
unos á otros, por lo qual se les puso por nombres las Islas de
los Plazeles: no pareció haber Indio ni Poblacion, ni se halló
donde poder surgir, aunque las Naos pasaron muy junto al arrecife
y baxio.

En este dia Miercoles 16[79] de Enero á la tarde vimos otra Isla
pequeña y redonda llena de arboleda, ya puesta de sol llegamos
á ella: era despoblada, y habia en ella muy gran cantidad de
pajaros de cuya causa le pusimos por nombre la Isla de Pajaros,
de cuya causa tiene esta Isla una restinga de arrecifes de mas
de dos leguas acia la parte del Nordeste. Estará esta Isla de la
Isla de los Arrecifes ocho, ó nueve leguas, y sin parar en ellas
proseguimos adelante nuestra navegacion.

Viernes 12 de Enero se vieron otros Isleos y arrecifes de otra
forma de corral y plazeles como los de atras que les pusimos por
nombre las Hermanas: eran despoblados, y los arrecifes un Isleo
á otro, que en medio vienen á hacer como á manera de corral, que
terná mas de diez leguas de box por la parte que la costeamos que
fué por la vanda del Sur: no se halló donde poder surgir, y asi
pasamos adelante prosiguiendo nuestra navegacion. Todos estos
Isleos son llenos de arboleda muy espesa hasta donde baña la Mar,
y muy acantilados de piedra y arrecifes.

Corrimos por nuestra derrota hasta el Domingo siguiente que
fueron 14 de Enero, y este dia en la tarde vimos tierra que
nos demoraba al Sueste; arribamos con ella, y por ser noche no
la podimos tomar: anduvimos toda la noche de una vuelta y de
otra hasta el Lunes siguiente que amanesció, y vista toda la
tierra conoscimos ser unos Isleos y arrecifes bajos y peligrosos
despoblados, y sin cosa buena: tampoco podimos hallar donde
surgir aunque se procuró, llegandonos á tierra todo lo pusible,
y visto que la tierra no podia tomarse mandó el General governar
al Oeste para proseguir nuestra navegacion. El Padre Fray Andres
de Urdaneta dijo, que no seria mucho que estas Islas y arrecifes
que fuesen los Jardines que Villalobos descubrió, aunque si
eran ellos nos hallabamos mas atras de lo que se pensaba, y no
habiamos hallado tanto camino como se hallaba por los puntos, y
que esto le parecia por estar en la misma altura que se ponen los
otros en las Relaciones de los que fueron con Villalobos, y por
otras razones que daba, y los Pilotos se reian dello, diciendo no
podia ser, porque estabamos mucho mas adelante, é algunos dellos
se hallaban cerca de las Felipinas, otros con Matalotes, y ansi
proseguiamos nuestra navegacion por la derrota que llevabamos
hasta el Miercoles siguiente que fueron 17 de Enero.

El Miercoles siguiente viendo el General que todos los Pilotos
por sus puntos se hallaban ya con las Islas Felipinas, é algunos
dellos habian pasado adelante, y que todos estaban en que
habiamos pasado las Islas de Matalotes y de Arrecife en cuya
demanda ibamos, y que ya no las topariamos, mandó juntar en la
Capitana los Religiosos, Capitanes, Oficiales y Pilotos, y á
todos propuso lo que los Pilotos decian, y que si era verdad que
estabamos más adelante de Matalotes convenia ir en busca de las
Filipinas, y que si fuese posible no querria tomar la Isla de
Bindanao en tan poca altura como la tomó Villalobos, por evitar
lo que á él le subcedió que no pudo salir ni doblar una punta de
la misma Isla para ir á las Filipinas, de cuya causa padesció
hambre y trabajos, y pues que todos se hallaban en las Filipinas,
y algunos mas adelante viesen si convenia subir en altura algo
mas de los 10 grados en que se hallaban; pidioles sobre ello su
parescer para que conforme á el provea lo que mas conviniente
sea al servicio de Dios nuestro Señor y de Su Magestad, á lo
qual todos de un conforme parescer digeron, que les parescia
seria bien subir en altura de 13 grados, y de allí correr al
Hueste para no errar las Filipinas, y tambien para evitar no
acontesciese otro tanto como á Villalobos al doblar de la punta
que dijo el General, el qual conforme al parescer de todos mandó
governar al Norueste hasta ponerse en altura de 12 grados y
medio, ó hasta 13 y desde allí corriesen al Hueste, lo qual se
puso en efecto, y este acuerdo le paresció muy bien al Padre Fray
Andres de Urdaneta diciendo que yendo por esta derrota no podian
errar las Felipinas, y si los Isleos y arrecifes últimos eran
los Jardines que descubrió Villalobos como el lo habia dicho,
de necesidad topariamos las Islas de los Ladrones que estaban
en altura de 13 grados, y que eran muchas Islas, y que estan
Norte Sur, y ansi no podriamos pasar sin ver algunas dellas, y
topándolas teniamos certinidad del viaje, y de no haber andado
tanto como se pensaba, y ansi fuimos corriendo hasta ponerse el
Armada en altura de los 13 grados, y puestos en ella mandó el
General governar al Hueste, y que las guiñadas fuesen á la quarta
del Sudueste, porque fuesemos de 13 grados hasta 12 y medio,
aunque en esto de las alturas siempre diferian los Pilotos como
arriba está dicho un quarto de grado, é un tercio, y mas y menos,
y ansi fuimos por este rumbo hasta el Domingo 21 de Enero, y este
dia el Padre Fray Andres dijo al General, que si era verdad lo
que habia pensado de que los Isleos y tierra postrera que atras
dejamos eran los Jardines de Villalobos, que estabamos cerca de
las Islas de los Ladrones, porque habia tenido cuenta con ello, y
se hallaba cerca de tierra de Isla de Ladrones.

Lunes 22 de Enero de 1565 años como á las 10 antes de medio
dia vimos tierra, la qual nos demoraba al Norueste, y á lo que
parescia era tierra muy alta: luego las Naos governaron al
Norueste para tomalla: los Pilotos decian ser tierra de las
Filipinas, y quanto mas nos llegabamos á tierra, tanto mas se
afirmaban en ello. Solo el Padre Fray Andres de Urdaneta decia,
que podian ser Islas de Ladrones, é yendo asi, de la gavia de
la Capitana vieron Paraos con velas que salian de la costa,
los quales parescia venir acia la Armada: digeron los de las
gavias que de una parte de la tierra habian venido seis juntos;
de otra parte diferente desta otros seis; de otra cinco, y
luego digeron que de todas las partes de la costa que se veia
salieron mucha cantidad dellos: el Padre Fray Andres preguntó
á los de las gavias, que forma de velas traian estos Paraos:
dixeron, que Latinas, lo qual oido dijo afirmándose en ello ser
Islas de Ladrones, y mas viendo luego venir cerca de las Naos
tanta cantidad de Paraos, lo qual dijo que tenian en costumbre
los naturales de aquellas Islas, y que en las Filipinas no lo
hicieran. Los Pilotos porfiaban lo contrario, y que no era
sino tierra de las Filipinas, y se reian de que se pensase ser
Ladrones, y llegando el Armada como dos leguas de tierra llegaron
á nuestras Naos todas aquellas velas Latinas, las quales eran
de petate de palma muy bien texidas, y cada Canoa ó Parao traia
á 6 á 8 á 10 y á 12 y mas Indios: algunas llegaron de 6 en 6 y
de quatro en quatro como habian partido de cada barrio de los de
la tierra, y serian hasta cincuenta Paraos los que rodeaban las
Naos poniendose á tiro de piedra della, y todos ellos nos daban
muy grandes vozes, sino que no se entendia lo que decian mas de
que todos ellos y cada uno nos señalaba por señas á su Pueblo,
que fuesemos á el, é que nos darian mucho que comer, mostrando en
las manos alguna fruta que traian en las Canoas: refregabanse en
las barrigas con las manos: abrian los brazos, daban vozes, y á
lo que entendiamos nos decian con estas señas que nos hartarian:
nunca quisieron allegarse á bordo, aunque los llamaban: el
General viendo que no querian llegar les mandó echar desde la
Capitana en una tabla unos cuchillos, tigeras, cuentas, y un
espejo y otras cosas, lo qual tomaron los Indios que venian en la
canoa que mas cerca se halló, é ansi fuimos hasta ponernos bordo
á bordo con la tierra, y las canoas siempre nos llevaban en medio
dando vozes, y señalando cada uno á su Pueblo, y quando llegamos
á tierra era á puesta de sol, y por la parte que llegamos no
se halló surgidero, y toda la costa por la Ribera estaba llena
de palmares de cocos, y entre los palmares parescian casas, y
ansi fuimos costeando la Isla acia la parte del Sur, y como los
Indios vieron que no surgiamos y se hacia noche se fueron cada
uno á su Pueblo, y las Naos fueron corriendo la costa hasta
doblar una Isla baja llena de palmares que estaba á la punta de
la Isla grande. De la Isla pequeña á la grande hacia un arrecife
de piedra grande. Doblando esta Isleta á la parte del Sudueste
de la Isla alta hace una Baya, á la qual el General mandó ir
delante al Patax San Joan para que viese si habia surgidero
donde las Naos pudiesen estar. En anocheciendo por toda la costa
encendieron los Indios muchos fuegos, y casi á la media noche
surgió el Patax San Joan; y luego el Martes siguiente al alba
surgió la Capitana junto al Patax y despues mas tarde surgió la
Almiranta que venia más atras, y mandó el General echar bando,
que ninguna Persona del Armada fuese osado de saltar en tierra
sin su licencia, y los que en ella saltasen no hiciesen fuerza,
agravio ni daño alguno á los Naturales, ni dellos tomasen cosa
ninguna, asi de sus bastimentos, como de otra cosa, y que no
les tocasen en sus sementeras, ni labranzas, ni cortasen palma,
ni otro arbol alguno, y que no diesen ni contratasen con los
Naturales en cosa ninguna de ningun genero que fuese sino fuese
por mano de los oficiales de Su Magestad que tenian cargo de
ello, so graves penas, y á los Capitanes que no lo consintiesen
so pena de suspension de sus oficios, y asi se les notificó, y
despues en todas las partes donde la Armada llegó se publicó este
mesmo bando, de que no poco descontento mostraron los soldados.

El Martes al alba comenzaron á venir los Naturales en sus Paraos
á donde la Armada estaba surta, y de toda la costa vinieron
tantos que tenian todas las Naos rodeadas, que á lo que se pudo
contar eran más de 400 y quando la Nao Capitana llegó á surgir
traia al rededor de si mas de 100 de ellos. Los Indios que en
ellas venian traian á vender cocos secos, y verdes, cañas dulces,
platanos verdes, tamales de arroz, y asi otras cosillas de comer,
y de todo muy poco: á dos ó tres cocos cada uno, una caña dulce ó
dos: dos ó tres batatas ó ñames, un tamal ó dos. De cosa ninguna
traian cantidad, y daban tanta priesa porque los rescatasen esto,
y tantas vozes que lo daban por qualquier cosa que les diesen.
Ninguno dellos quiso entrar en las Naos, ni fiarse, aunque el
General les decia muchas cosas, dandoles cuentas, y resgates, y
les mostró mucho amor y voluntad, y los tenia por amigos: no se
fiaban mas de que por qualquier cosa que les diesen daban aquello
poco que ellos traian, y ansi daban por naypes, por pedazuelos
de orillos de paños, por caxcabeles lo que traian, que era bien
poco de cada cosa, y asi estobieron todo este dia hasta la tarde:
el Padre Prior les habló algunos vocablos de su Lengua que se le
acordaban, especialmente conto hasta diez en su lenguage con que
mostraron gran contento, y uno dellos vino á nombrar á Gonzalo,
que segun dijo el Padre Prior era el nombre de un Español que
ellos hallaron en una Isla de aquellas, y dixeron que aquella
Isla se llamaba Goam, y siempre nos decia y señalaba cada uno
dellos á su Pueblo, y que fuesemos allá que habia mucho que
comer, y todas las canoas y gente que en ellas venia traian sus
armas de paveses y hazes de baras tiraderas, y hondas, y piedras
hechas á la forma de un huevo, que estas son las armas que ellos
usan: andan desnudos en carnes sin cubrir parte ninguna de sus
cuerpos: son gente muy crescida, membrudos, bien dispuestos, y de
grandes fuerzas á lo que paresce: asi mismo las Mugeres son muy
altas y ellas solamente traen un cordel atado por los muslos, y
en el cordel un poco de yerba ó hojas de arboles, con que cubren
las partes vergonzosas, y algunas las cubren con un petate fecho
de hoja de palma: todo lo demás descubierto: ellos y ellas lleban
el cabello suelto y largo, y lo cogen al cogote, color tiricia.

El Miercoles siguiente vinieron mas cantidad de Paraos que el
dia de antes, mas ya no querian dar lo que traian como antes,
sino que pedian yerro, y como se lo diesen daban por el lo que
traian, y como les mostraron clabos ya no querian yerro, ni dar
lo que traian por otra cosa sino clabos, y mostraron aficionarse
á ellos, porque por ellos daban quanto traian, los quales dieron
á entender que los querian para hacer las canoas, las quales son
muy polidas y muy bien hechas, cosidas con cordeles, y por cima
les daban con un betun blanco, ó naranjado en lugar de brea: son
muy ligeras, y navegan con aquellas sus velas Latinas de petate
contra el viento, y á la volina con tanta ligereza que es cosa
de maravilla, y segun lo afirma la gente de Mar desta Armada no
han visto genero de fustas que tan ligero sea: no tienen popa, ni
proa, que como ban navegando no hacen sino volver la punta de la
vela Latina, y tan recia como iba para delante vuelbe para atras
haciendo de la popa proa, y cierto es cosa de ver la presteza
con que navegan, y la facilidad con que vuelben á una parte y
otra: todos los dias que la Flota estubo surta en esta Isla hubo
canoas de los Naturales á bordo á vender cosas de comer, y bien
se desquitaron del barato que hicieron el primero dia, que como
los del Armada les diesen á entender por señas que truxiesen
más cantidad de arroz, é todo lo demas que traian, comenzaron á
traer petates fechos, fardos de arroz que al parescer tenian á
tres almudes y á quatro, y á mas y menos, y los daban por clabos
grandes, y como no entraban en las Naos sino que desde bordo
les echaban un cordel y en él atado un clabo, contentandose dél
ataban al mesmo cordel el fardo de arroz, é hallaronse muchos
fardos llenos de arena y por cima habria como dos dedos de arroz
que cubria el engaño, y otros traian yerbas y piedras en medio
porque pesasen, y destas hicieron muchas y muy graciosas burlas,
é asi mismo unos barrilejos de azeyte de cocos que se daban para
alumbrar la lantia, y se compraron cantidad: ansi mismo los mas
dellos se hallaron que no tenian mas de un dedo ó dos de azeyte
por encima, y lo demas todo era agua, y ansi hicieron muchos
engaños y maldades que muchos dellos como les echaban de las Naos
los clabos sin verguenza echaban á huir y se iban á otra Nao á
hacer otro tanto, y si algo les decian de las Naos luego hacian
fieros y mostraban sus armas, baras, y hondas, amenazando que les
tirarian, y porque el General les tenia mandado que nadie no les
hiciese mal, ni les digese palabra de amenaza se salian con todo:
es gente inclinada á hacer mal, y en haciendo la vellaqueria
muestran muy gran contento de haberla fecho, y verdaderamente
le sobró razon á quien les puso nombre Isla de Ladrones, porque
ellos lo son y se precian dello, y son muy desvergonzados y mal
inclinados, y que no tienen cuenta mas de cada uno con sigo
mismo, y asi se vió algunas vezes que el General daba algunas
cosas á los Indios que parescian mas principales, de cuentas y
espejos, y cosas de rescates: reñian sobre quien las llevaria, y
se las arrebataban de las manos los unos á los otros y echaban
á huir, y siempre andaban mirando que podian hurtar, y en el
Patax San Joan les desclabaron un pedazo de un yerro del timon,
é intentaban y procuraban de sacar los clabos del costado á los
Navios, y un dia se atrevió un Indio á saltar de la canoa en el
esquife que estaba á bordo atado con un cabo á un obenque y le
desató y se pasó á la canoa tirando del cabo del esquife para
quererlo llebar, y lo llebó hasta que le dieron vozes de la Nao,
y quedó el Indio muy muerto de risa. Otra vez unos Indios de una
Canoa digeron á un Marinero questaba en el batel que entrase en
la Canoa y porque no digesen que dejaba de hacerlo de miedo entró
dentro, y apenas hubo entrado quando comenzaron á bogar tan recio
para llebarselo que le convino echarse al agua, é asi volbió
á nado al batel, y luego la Canoa volvió á bordo sin ninguna
verguenza, y cortaron, y llebaron las boyas de todas las Naos, y
todo esto se sufria por haber mandado el General que no se les
hiciese mal, sino que se guardasen de dar lugar é ocasion para
que los Indios lo pudiesen hacer.

Este dia Miercoles en la tarde mandó el General al Maese de
Campo, y á los Capitanes Martin de Goyte, é Juan de la Isla que
en los bateles fuesen á ver una Caleta que se hacia en la misma
Isla é Baya á ver si habia Rio de agua dulce para tomar agua,
la qual habia menester la Armada, los quales fueron, y vueltos
digeron, que en la misma Caleta habia un Rio donde se podia hacer
el aguage muy bien, y que las Naos podian ir á surgir á aquella
Caleta que habia buen fondo y limpio, y por no estar tan lejos
el General mandó que entrasen las Naos en esta Caleta mientras
se hacia la aguada; y otro dia siguiente Juebes las Naos fueron
atoando hasta la boca de la Caleta, y el Patax San Juan que iba
delante quiso entrar mas adentro, é ya que llegaba á la boca de
la Caleta de cerca de tierra los Indios le comenzaron á tirar
piedras con hondas y baras de ambos bordos en mucha cantidad,
porque de ambos lados estaban tan cerca de tierra que las piedras
alcanzaban á la Nao, y ansi hirieron alguna gente, y lastimaron
al dicho Juan de la Isla con una pedrada, de cuya causa tubo
necesidad de soltar algunos arcabuzes para apartar los Indios que
eran muchos y se entraban en el agua animosamente por tirar de
mas cerca al Navio, y como sintieron los arcabuzes se desviaron,
y el Capitan Joan de la Isla vino á la Capitana á dar cuenta
al General dello, y de camino pasó por bordo del Almiranta que
estaba mas cerca del: mandó el General al Maese de Campo saliese
á tierra en un batel y diese á entender á los Indios que para que
hacian aquello, y que estubiesen de paz, porque de las Naos no se
les haria daño ninguno, ni se haria mas que tomar agua é irnos:
el Maese de Campo fue á tierra y sosegó á los Indios, los quales
le prometieron que estarian de paz, y no harian mal, y quando los
Indios desde tierra estaban apedreando el Galeon San Juan estaban
á bordo de las Naos mas de cient Paraos rescatando, y por señas
nos decian, que ellos eran nuestros amigos, y no los de aquella
Caleta, y los que esto decian viamos como en apartandose de las
Naos iban á la Caleta, y de la Caleta volver Canoas á las Naos,
que ninguna verguenza tienen de hacer mal, y alli en la misma
boca donde le apedreaban surgió el Patax, y las Naos surgieron un
poco más afuera.

Otro dia siguiente salió el Maese de Campo con los bateles y
comenzó á tomar agua del Rio, y los Indios mostraron estar
sosegados y de paz, y ellos mismos vinieron donde se tomaba el
agua, y comenzaron a ayudar á henchir los barriles de agua, y
estando asi todos juntos los unos con los otros en toda amistad,
un Indio arrebató á un soldado un arcabuz que tenia al hombro y
se fue huyendo con él, y todos los Indios hicieron lo mismo, y
comenzaron á apedrear á los que estaban haciendo el agua con gran
grita, y los soldados con los arcabuzes los comenzaron á picar
y los Indios se subieron sobre una ladera, y de alli apedreaban
con sus hondas, y dende á un rato volvieron, diciendo que querian
ser amigos y estar de paz, y el Maese de Campo los admitió y
rescivió de paz diciendoles que no hiciesen mal, y que el tampoco
les haria daño, y otra vez estando tomando agua, y los Indios
juntamente con toda amistad con los Españoles, un Indio arremetió
á un Soldado que estaba junto á el, y le dió á mantiniente con
una bara tostada por los pechos, y como llevase cota no le hirió
en los pechos, mas acertole en la mano una herida de la qual
vino á morir dende á diez ó doze dias, y luego todos los Indios
echaron á huir y á ponerse de guerra en la ladera, y á tirar
piedras. El Maese de Campo visto la bellaqueria escaramuzó un
rato con ellos, y les hizo dejar la ladera, y huir de alli y
prendió un Indio dellos el qual trajo á las Naos, y le tubieron
en la Capitana con unos grillos haciéndole todo buen tratamiento,
dandole á entender que volviesen los Indios el arcabuz que
habian arrebatado al Soldado, y que lo soltarian sin hacerle
mal ninguno, é asi estubo tres ó quatro dias; y estando preso
los Indios tornaron á venir de paz, y el General los rescivió y
salió en tierra á tomar la posesion de la Isla[80] en nombre de
Su Magestad, y los Religiosos salieron á decir Misa, y se celebró
el culto Divino, y se tomó la posesion de la tierra en nombre de
Su Magestad con solemne ceremonia, y vinieron á donde el General
estaba mas de ochenta Indios, el qual á todos ellos les dió
cuentas y les dejó contentos, y desta manera estaban á ratos de
paz, y á ratos de guerra; y aunque fuese de bajo de paz, todas
las vezes que veian ocasion acometian qualquier bellaqueria, y
con todo esto ordinariamente habia cantidad de Canoas á bordo de
las Naos, y estando rescatando se apartaban de las Naos en sus
Canoas, y se iban á pelear á tierra contra los nuestros, y otros
de los que peleaban se metieron en las Canoas dejando la pelea y
se venian á rescatar á bordo, y siempre no dejaban las armas de
las manos, lo cual hacian sin verguenza ninguna, porque de cosa
no la tienen.

Un dia el Indio que estaba preso en la Capitana con grillos
mirando las Canoas que se llegaban á bordo, y estando descuidada
la guarda que lo tenia á cargo se arrojó á nado con los grillos
hasta meterse en una Canoa de las que estaban alli, y estando
dentro él solo dió la vela y se fue huyendo, que como son tan
ligeros aquellos Paraos, aunque salió luego el Batel y lo siguió
no pudo alcanzallo: un Batel que á este Indio seguia tomo de
camino un Parao, y en el un Indio y una India, é un mochacho, y
los trajo á bordo de la Capitana en la misma Canoa. El General
mandó dar á la India un espejo y un peyne y qüentas, y la mandó
soltar luego que se fuese en su misma Canoa dandole á entender
por señas que digese á los Indios que traxesen el arcabuz, y los
grillos que llebaron los Indios, y que luego soltarian los que
estaban en la Capitana, y asi la India se fue en su Canoa, aunque
nunca vino respuesta; y porque otro dia adelante el Padre Prior,
y el Piloto mayor habian de ir á ver la Costa con el Maese de
Campo por la parte del Poniente, el General mandó que llebasen
consigo aquellos dos Indios, y los soltasen á la Costa donde el
dia antes vieron tomar tierra á la India que soltó el General,
y queriendose partir aquella noche á media noche fueron debajo
de cubierta á sacar los Indios, y el Indio mayor no quiso salir,
antes se echaba en el suelo y se daba de cabezadas, y mordia á
los Soldados que lo querian sacar, de cuya causa el Padre Prior
dijo que lo dejasen, y ansi no los llebó, y á la mañana hallaron
al Indio que se habia ahorcado de un madero junto al suelo, y asi
quedó solo el mochacho, y aquel mismo dia vinieron á bordo muchas
Canoas, como ordinariamente lo hacian. El general mando sacar el
mochacho para ver si conoscia alguna Canoa, el qual comenzó á dar
vozes á los Indios que venian en una, é dijo que alli venia su
Padre, y como le vieron de la Canoa llegaron á bordo, y daban un
fardo de arroz y batatas, y cocos para que comiese el mochacho.
El General le pregunto por señas si queria ir con su Padre, y que
le soltaria: el mochacho comenzó á llorar: el General le dijo que
no llorase, y luego le mandó dar unos zaraguelles de lienzo, y un
bonete, é un peyne y cuentas, y como el mochacho entendió que le
querian soltar no hacia sino abrazar las piernas al General, y
besarselas muchas vezes: el General le ató con una cuerda por el
cuerpo, y asi bestido lo mando abajar por popa á donde estaba la
Canoa de sus Padres, ó Debdos, y lo recogieron con gran regocijo
y alegria, y lo abrazaban todos los de la Canoa, y lo arrebataron
y quitaron las cuentas, espejo y peyne que llevaba, y se fueron
con él muy contentos.

En esta Isla estando juntos el General y Religiosos y Capitanes
é Oficiales de Su Magestad, propuso el Padre Prior que se debia
poblar en aquella Isla, y desde alli despachar un Navio á la
Nueva España, porque haciendose asi se ahorraba y abentajaba
mucho tiempo para la navegacion de la Nao que habia de descubrir
la vuelta, y seria mas brebe la venida de socorro, y los que
quedasen poblados podrian entre tanto ver y descubrir lo que
habia mas adelante hasta las Filipinas ó hasta donde les
paresciese: el General dijo que poblar alli no cumpliria con
lo que era obligado, y se le habia mandado por Instruccion de
Su Magestad: demas que aquella Isla era pobre y no tenia otro
aprovechamiento mas que la comida, y que por ninguna via dexaria
de ir á las Islas Filipinas, y á otras á ellas comarcanas, como
le era mandado, y aunque entonces hubo otras replicas no se trató
más dello, y asi mandó el General dar prisa en la partida de
aquel Puerto para proseguir nuestra navegacion.

En pago de la buena voluntad que el General á los de esta Isla
con obras mostraba como hombres que ignoran todo genero de
virtud, y son muy habiles y despiertos al mal, por descuido de
un mochacho vieron ocasion para hacer una ruindad que fue la
ultima y principal que hicieron, y fue que como un dia tubiesen
los bateles en tierra tomando agua, y los indios de paz con
ellos, poco antes quel sol se pusiese los bateles vinieron á
bordo cargados de agua, y de toda la gente que en tierra habia
estado, y paresce que quando llamaron á recoger no lo oyó un
mozo Grumete que se habia metido entre los palmares por estar
dormido, é por otro descuido paresciendo le estaba seguro, pues
los Indios estaban de paz, mas al fin el se quedó sin que la
gente lo hiciese menos: luego pues que los bateles llegaron á
bordo salió el mozo á la ribera que como los Indios lo vieron lo
martirizaron traspasandole el cuerpo muchas veces con las lanzas
con la mayor crueldad del mundo con gran bozeria, y aunque la
grita se oyó de las Naos no se entendió lo que era hasta que
luego se echó de menos el mozo, y como se viese que faltaba saltó
luego gente en el batel, y á toda furia fueron á tierra, mas
llegaron tarde porque ya hallaron al pobre mozo hecho pedazos
que segun las heridas que tenia parescia que lo habian atado
en forma de aspa de pies y manos, y teniendolo desta manera le
habian tirado con aquellas lanzas tiraderas que tienen, porque
tenia mas de treinta heridas que le traspasaban el cuerpo, y
despues le desollaron la cara y le metieron un palo agudo por
la boca que le salia al colodrillo, y despues le apedrearon, y
como los Indios vieron la Gente en el batel dejaron al mozo en
el arenal y se subieron á la loma donde solian encaramarse, y
de alli daban gritos y hacian fieros á los del batel, mostrando
la camisa, zaraguelles y chamarreta de que habian despojado al
malogrado mozo, que tan cruelmente mataron, y por señas decian,
que fuesen donde estaban ellos que otro tanto harian de todos,
mas no embargante esto siempre habia mientras lo que está dicho
pasaba, gran cantidad de Paraos á torno de la Armada rescatando;
mas con acuerdo de los Capitanes y Oficiales del Armada paresció
al General aquella maldad no ser cosa que pase sin castigo, y
con parescer de todos el General le cometió al Maese de Campo,
el qual salió aquella noche en tierra con cien soldados, y fué á
amanecer á un Pueblo que habia alli cerca, mas como los Indios
tenian sus centinelas halló el Pueblo sin gente ninguna: á la
mañana volviéndose al Puerto les puso una zelada en un palmar, y
en la ribera ajuntando tres ó cuatro Canoas les puso fuego, y el
se embarcó en los bateles, y como los Indios lo vieron acudieron
á socorrer las Canoas, y viniendo con gran grita ya que llegaban
cerca de las Canoas descubrieron una zelada, y asi no se hizo el
efecto que se pensaba, aunque los arcabuzes hirieron y mataron
algunos: prendieron solos quatro, los tres mortalmente heridos,
el otro sin herida, á los quales mandó el Maese de Campo ahorcar
en el mismo lugar donde mataron al pobre mozo, mas al Indio que
estaba sin herida á ruego de los Religiosos lo traxo á la Nao,
diciendo, que seria más servicio de Dios nuestro Señor y de Su
Magestad llebarle á la Nueva España que no ahorcarle, é ansi se
llevó á la Capitana.

El Maese de Campo viendo que á los Indios no se les podia hacer
otro castigo en las Personas como lo merescia su maldad, mandó
quemar las Casas de una Caleta, digo, aquella del Puerto y de
toda aquella comarca é algunos Paraos que se pudieron haber en
tierra, y ansi se repartió la Gente, unos al Pueblo donde habian
ido aquella noche, otros por un Cabo de la Costa, otros por otra:
quemaron cantidad de casas lo qual aunque poco fue una parte de
castigo por tantas ruindades y traiciones como contra nosotros
cometieron, habiendolos sobrellebado tantas vezes y con tantas
ocasiones como dieron, y habiendo el General por tantas vias
fecho dellos gente amiga, y se hizo para que quando otra vez alli
arribasen Españoles vasallos de Su Magestad que les habian de
hacer mejor acogimiento, y guardar con ellos mejor la palabra que
daban de amistad, mayormente que de nosotros no rescibieron daño
alguno hasta que dieron la última ocasion.

Esta Isla Goam es alta y doblada, y toda ella á la ribera de
la Mar está llena de palmares de cocos, y otros arboles y toda
poblada de Gentes, é asi mismo en los Valles donde hay rios esta
poblado, y tiene muchas sementeras de arrozales, y muchos ñames,
y batatas, cañas dulzes, y platanos, y estos son los mejores que
he visto, porque en olor y sabor hacen gran ventaja á los de
Nueva España: tiene ansi mismo mucho gengibre: hallose muestra
de piedra azufre: los altos de la tierra todo es lomas peladas
sin montes ni arboles, salbo en algunas quebradas: no se halló
que comiesen, ni toviesen ningun genero de carne, ni ganado
salvage, ni domestico, ni aves ningunas, salbo unas tortolillas
que tenian en jaulas; y los Indios que teniamos en la Nao presos
no querian comer carne ninguna, y á los principios no querian
comer ninguna cosa de las nuestras: tienen pescados en cantidad
que lo toman con anzuelos y redes, de lo qual tienen grandes
aparejos, é algunas Personas vieron muchas vezes que estando
los Indios rescatando en las Naos si pasaba por cerca de la Nao
algun pescado de qualquier genero que sea se dejaban caer tras
el y lo sacaban en las manos, lo qual es cosa de gran maravilla:
son excelentes nadadores, las casas tienen altas, polidas é bien
fechas, altas un estado del suelo sobre unos pilares de piedra
grande, é sobre aquellos arman el sobrado y tienen su sala,
camaras y repartimientos á una parte y á otra de la Sala, y sus
dormitorios empetatados como camas de campo: sus barbacoas altas
donde ponen su ajuar ú ropa, y sus bentanillas en las camaras,
todo muy bien aseado, que para ser fechos sin herramientas es
cosa de ver: Estas son las casas en que duermen: tienen otras
casas bajas en el suelo donde cozinan y guisan de comer, y tienen
todo el servicio y su barbacoa que tiene la gente de servicio
para dormir, y las unas y las otras son cubiertas de palmas.

Tenian otras Casas grandes como Tarazana, que no son de vivienda
sino de comunidad, en que ponen los Paraos grandes, y canoas á
la sombra, y en cada barrio hay una atarazana destas, una de
las quales estaba á donde tomamos el agua muy hermosa de quatro
nabes, fecha en cruzero, que podian estar en ella muy á placer
200 hombres, cincuenta en cada nabe: eran muy espaciosas, anchas
y altas, y muy de ver: en esta se dijo Misa los dias que alli
estobimos; tambien se vieron algunos Paraos grandes, que dicen
son para engolfarse de unas Islas en otras, y que llevan mucha
carga. Todos estos traen un contrapeso á la parte del viento,
segun la grandeza del Parao, con el qual se navega en ellos
seguramente porque no pueden zozobrar: no se pudo entender si
tienen Señor, mas de por lo que se vido parescia que no, sino
que viven por barrios ó Parentelas, y asi lo parescia en las
poblaciones.

Sábado á 3 de Hebrero partimos desta Isla de Goam prosiguiendo
nuestra navegacion al Oeste, y asi corrimos hasta el Martes que
fueron 13 de Hebrero por la mañana que vimos tierra, y arribamos
sobre ella, y á hora de Visperas fuimos sobre ella y surgimos
en una Bahia grande al reparo de unas Isletas pequeñas, y de la
otra parte estaba la Isla grande: están las Isletas á la parte
del Leste: Surgimos en 40 brazas, y luego el General envió en los
bateles al Maese de Campo, y al Padre Prior, y al Capitan Martin
de Goyte a buscar si habia en la Isla alguna poblazon, ó rio, ó
Puerto, ó si se podia hallar algun Indio, é anduvieron por toda
la Bahia y no hallaron Pueblo, ni Puerto, y aunque vieron Canoas
algunos Indios no les quisieron aguardar ni llegarse á ellos.

Luego Domingo que fue el siguiente dia vino una canoa á bordo,
y alli por señas dió á entender que la Isla grande se decia
Zubu, y ansi mismo nombró algunos principales, é Pueblos de
aquella comarca: el General les dió cuentas é bonetes de grana,
y cochillos é otras cosas, y los embió contentos, y les rogó
que llamasen los Principales porque los queria hablar y asentar
amistad con ellos, y ellos prometieron que ansi lo harian. Otro
dia vinieron mas canoas, aunque no muchas como en la Isla de los
Ladrones, y digeron, que algunos dellos eran Principales, y que
se querian sangrar con el General, lo qual es señal de amistad,
y hecho este siguro, entraron en la Capitana donde el General
les hizo todo buen acogimiento, y les dió colacion y de beber,
y despues les dió cosas de resgates, con que mostraron tener
todo contentamiento, y entre los Principales que vinieron, uno
dellos dijo llamarse Caobos, y queriendo saber si era aqui donde
estubo Bernardo de la Torre[81] paresció que no estubo en el
mismo Puerto, aunque por señas y por los Pueblos que nombraban
entendimos ser la misma Isla, la Isla donde estubo Bernardo de
la Torre, que es la Isla que dicen Tandaya, sino que Bernardo de
la Torre estubo á la parte del Norte, y nosotros estabamos á la
parte del Oeste, y señalaron que Tandaya estaba en la misma Isla
lejos de alli acia el Poniente, y asi mismo uno dellos nombró
el Capitan Calabaza, y que lo habia visto en Tandaya, que es el
mismo Bernardo de la Torre, que paresce que aca se decia á los
Indios le llamaban el Capitan Calabaza. Como no teniamos Lengua
que entendiese, sino lo que entendiamos por señas no pudo el
General darles á entender lo que quisiera decir, mas de decirles
que eramos del Rey de Castilla, y la voluntad que Su Magestad
les tenia, y que veniamos á contratar con ellos y que seriamos
sus Amigos, y ellos decian por señas que serian contentos dello,
y que serán amigos de Castilla, y desta manera venian cada dia
y entraban en los Navios, y traian bino de palmas con que
convidaban á beber á todos. El General les dijo que le vendiesen
algunos puercos y gallinas que se los pagarian muy bien, y ellos
decian que si traerian; é un dia trageron un gallo y un huebo
solo: el General les dijo que no queria sino de cada cosa mucho,
por que era para mucha gente, los quales respondieron que ellos
traerian mucho de aquello, y ansi lo entretubieron en palabras
algunos dias, y en todos ellos no trageron cosa alguna, sino fue
un cochino que un Principal presentó al General, y él se lo pagó
bien en cosas de rescates, y asi de alli adelante todos acudian
á las Naos, porque aunque no tragesen cosa el General les daba
cuentas de resgate, y ellos no venian por otra cosa: acudia
siempre gente de nuevo á pedir, porque son en extremo grado
amigos de tomar, mas dar no lo darán, sino fuere por mas interese
de lo que vale.

Visto que no nos querian vender nada, sino traernos en palabras
procuró el General que se buscase Puerto en aquella comarca, y
embió al Capitan Juan de la Isla en un batel esquifado y dos
Religiosos que fueron con el, y doblando una punta de la dicha
Isla corrió acia el Norte seis ó siete leguas, y no halló Puerto
sino dos Bahias, en la una de las quales le salieron los Indios á
la Ribera, y le hicieron señas que se querian sangrar con él, y
hacer amistad, y como no llegaron al Batel digeron, que saltase
uno en tierra, é un Gentil-hombre del General que iba con el
dicho Juan de la Isla que se decia Francisco Gomez se ofreció á
salir en tierra é hacer el siguro, é ansi dicen, que luego saltó
del Batel en el agua sin licencia del Capitan, y sin esperar
lo que se debia hacer con acuerdo, y los Religiosos le digeron
que se volviese y no fuese solo, y no quiso sino ir á tierra:
queriéndose sangrar con el Principal, salió del monte un Indio y
se llegó donde estaba el Francisco Gomez, y por entre los Indios
que estaban con el le dió con una lanza por los pechos que casi
no tubo lugar de volber al Batel, y murió luego. En este viaje
se detubo Juan de la Isla seis dias, y en este tiempo el General
embió al Alferez mayor con otro Batel esquifado á la parte del
Sur de la dicha Isla con un Principal que vino á las Naos que
se decia Calayon, que dijo haber en su Pueblo Puerto bueno, lo
qual despues se entendió que debia ser bellaqueria porque el
Indio lo llebó á un rio quatro ó cinco leguas de las Naos, y el
rio era grande, sino que á la entrada no tenia mas que una braza
de agua, y dentro hacia un grande estero, por el qual el Indio
los metió, y en el estero el Indio dijo, que se quedase el Batel
alli, y que el se queria ir á su casa porque era tarde, y que
luego otro dia que fuese de dia volberia á llebarlos, y que se
fuese en su canoa con el Alferez á ver su casa, y que el dejaria
dos Indios en rehenes dentro del Batel; y aunque el General le
habia mandado al Alferez que no saltase en tierra, porque el
Indio no pensase que lo dejaba de miedo, dijole que fuese ansi,
y ansi fueron en la canoa con el Indio el Alferez mayor, y el
Algoacil mayor, y otros dos gentiles hombres del General, y uno
de dos Religiosos que iban en este Batel, y el Indio los llebó
como una legua por el estero arriba hasta un Pueblezuelo de obra
de 20 casas, y alli desembarcaron, y el Indio los metió en su
casa, y les mostró á su muger y hijos, á los quales el Alferez
mayor les dió algunas cuentas, y resgates que llevaba, y el Indio
les dijo, que holgasen alli hasta que les traxesen de comer. Los
del Batel que quedaron atras paresciendoles que habian fecho
mal en dejar ir al Alferez tan solo con el Indio se fueron por
do vieron ir la canoa, y como fueron cerca del Pueblo, los dos
Indios que habian quedado por seguro en el Batel saltaron de la
canoa á nado y se fueron á tierra á donde estaba el Principal, y
le dijo como iba el Batel con lo qual el Principal paresce que se
turbó y salió corriendo al rio, y el Alferez le dijo ¿que habia?
y el Indio señaló que iba el Batel: el Alferez le señaló que se
asegurasen que el le haria volber, y asi fueron á la Ribera donde
estaba el Batel, y el Alferez y sus compañeros se embarcaron, y
no quisieron volber á la casa del Indio, aunque se lo rogó, y
el Indio prometió que otro dia siguiente volveria á la Armada,
mas no vino ni nunca mas lo vimos, por donde se sospechó queria
hazer alguna traicion al Alferez, llebandole como le llebó á
su casa sin la gente que iba con él, y despues que otro dia
entendieron los Indios la muerte de Francisco Gomez no paresció
ni vino mas Indio, ni vino á las Naos. Esta Isla por esta parte
á la Mar es todo manglares, que no pueden entrar los Bateles,
y ansi no vimos poblacion ninguna en aquellas Isletas pequeñas
que estan á la parte del Leste: tienen algunos palmares de cocos
en la Isla grande, y en una de aquellas Isletas pequeñas que
estan á la parte del Leste tienen algunos palmares de cocos. El
General hizo tomar la posesion[82] en nombre de Su Magestad. En
una Isleta destas pequeñas se tomó el altura en 12 grados largos,
aunque tambien difieren los Pilotos en ella.

Martes á 20 de Febrero de 1565 años nos hecimos á la vela
costeando esta costa de Zibabao por la parte del Sur, y salimos
por entre la Isla grande, y las Isletas pequeñas, y aquel dia y
la noche siguiente fuimos perlongando la costa, y el Miercoles
en amanesciendo llegamos á una Punta que la Isla haze: por entre
esta punta, y dos ó tres Isletas pequeñas que se vieron cerca
dimos la vuelta acia el Poniente; y entre la punta y estas
Isletas hallamos doze y quince brazas de fondo y mas y menos, y
en dos partes seis ó siete no mas.

Y este dia Miercoles en la tarde surgimos en una Bahia á la costa
de la misma Isla grande[83], á la qual le pusimos nombre la
Bahia de San Pedro: es enfrente del Rio donde está el Pueblo de
Cunuyago, aunque por ser manglares no paresce el Pueblo, ni otra
Poblazon ninguna de la Mar, si no es algunas labranzas que están
por las laderas altas que parescieron ser arrozales.

Otro dia Juebes vino á la Nao una canoa, y en ella un Indio que
dijo ser Principal, y que se decia Urrao, y que era sobrino de
Tandaya, el qual se sangró con el Maese de Campo, y hizo su
amistad y dijo que Tandaya estaba una jornada de alli, y que era
su tio, y que habia visto alli otra vez hombres de Castilla, y
preguntandole ¿si en la Isla habia al presente algunos dellos
vivos? dijo, que no los habia, ni sabia dellos. Este dia el
Maese de Campo entró en su batel por el rio y estero arriba, y
fue á dar en el Pueblo de Caniungo, y alli lo rescivió bien otro
Principal, con el qual se sangró y vino en una canoa con el Maese
de Campo á las Naos, al qual el General rescivió graciosamente, y
á él y al otro Principal Urrao les dió muchas cosas de cuentas y
resgates, y tambien á otro Principal que vino con ellos, que se
llamaba Balaniga, y les embió contentos, y les rogó que le diesen
una canoa para embiar una carta á Tandaya, porque Su Magestad
le queria por amigo, y le queria mucho, y embiaba al Governador
para que lo viese y hablase de su parte, y le diese un presente,
los quales digeron que Tandaya vernia alli luego que supiese que
estabamos alli, y que ellos le avisarian de nuestra venida: el
General les dijo, que se holgaria para decirle á lo que venia, y
que le queria embiar un Batel, que le diesen una canoa con dos
Indios para que á la gente que habia de ir en el dicho Batel les
mostrasen el Pueblo donde estaba: _un Indio que vino aqui hablaba
algunas palabras castellanas: decia, comamos, bebamos todos_, y
_respondia si_, y _otras palabras_. Este Indio se ofresció á ir,
y que otro dia por la mañana volveria á las Naos: tambien les
dijo el General, que le vendiesen algunos bastimentos de arroz,
y puercos, y gallinas que dixeron tener, de lo qual el Maese de
Campo vió en el Pueblo cantidad: prometieron de traello, mas no
lo traxeron, ni volvieron mas, ni volvió el que se ofresció de ir
á Tandaya. Ellos quisieron cumplir con solas palabras sin ninguna
obra: tubose no buena señal. Tomose el sol en esta Bahia en 11
grados.

El Viernes siguiente visto que los Indios no venian ni parescian,
el General con parescer de los Religiosos y Capitanes proveyó
y mandó que el Capitan Martin de Goyte fuese á buscar el Rio
de Tandaya y viese si tenia buen Puerto para surgir las Naos,
y que procurase de hablar á Tandaya, y que le digese lo que
arriba está referido, y que llegase hasta el cabo de la Isla
costeandola, y mirando donde hobiese algun buen Puerto, y porque
la Isla de Abuyo ha de estar junto á esta de Tandaya[84] y que
en medio de ambas no hay mas que un Estrecho de Mar angosto
que las divide, que si buenamente pudiese pasar la de Abuyo
que lo hiciese y procurase hablar á los Señores della, con los
quales asentase amistad, mirando en todo por algun buen Puerto,
de lo qual, y de lo que en la jornada se habia de detener
tiempo limitado, y le dió orden por instruccion encargandole
no permitiese que ningun soldado hiciese daño ni perjuicio, ni
en ninguna manera alterasen los naturales, sino con todo el
menos ruido y mas sosiego posible, y para este efecto les dió
una Fragata y un batel con gente lo que bastaba, y municion
y bastimentos: embió con él al Piloto mayor, y á Rodrigo de
Espinosa Piloto del Galeon San Juan, con lo qual los despachó
mandandoles fuese la vuelta al Armada dentro de seis dias que fue
la limitacion.

Despachado el Capitan Martin de Goyte en la forma arriba dicha
el General saltó en tierra á tomar la posesion de la Isla en
nombre de Su Magestad, la cual tomó; y despues de haberse dicho
Misa, con dos bateles y en ellos la gente que bastaba subió
el estero arriba acia el Pueblo de Caniungo para hablar á los
Indios, y llevaba con sigo á los Religiosos, y al Maese de Campo,
y llegando á vista de la Poblazon, que era el estero arriba
como media legua hallaron á la orilla del agua á los Indios de
guerra con sus armas haciendo grande algazara, é grita, haciendo
fieros, y con los Alfanges daban cochilladas por los arboles,
y arrancaban yerbas, y por señas decian que no saltasemos en
tierra, porque nos matarian, á lo qual el General les dió á
entender que era su amigo, y que no les haria mal ninguno, ni
iba sino á verlos, y que antes les daria de lo que traia como lo
habia fecho, lo qual con ellos no aprovechó ninguna cosa, y asi
se procuró por un rato apaziguarlos con todas las muestras de
amistad posibles, é viendo que no llevaba medio, y que estaban
puestos en no dejar las armas, mandó el General que sin que se
les hiciese enojo volbiesen los bateles por donde habian ido, y
al volver dieron los Indios muy gran grita, y comenzaron á tirar
piedras á los bateles, y con todo esto no consintió el General
les hiciesen de nuestra parte guerra, aunque los arcabuzeros
les podian hacer harto daño, mas como los Indios siguiesen los
bateles que ya se volvian, y siempre con su algazara y gritos
como lo acostumbran y tirando piedras, para espantallos se les
tiraron dos arcabuzes, y no aguardaron mas, y ansi nos dexaron
y nos venimos á las Naos. El General estubo en esta Bahia diez
dias, esperando al Capitan Martin de Goyte. Las armas que los
Indios traian eran baras, pabeses, lanzas, y alfanges pequeños,
y otros de quatro palmos: algunos usan en esta Isla arco y
flecha, escaupiles de cordeles, y los Principales coseletes de
caña y corteza de arbol recio y bien hecho: traen oregeras de
oro, manillas y cadenas y otras joyas. Lo mismo habia en Zibabao
que es la primera Bahia que tomamos: pareze que se goviernan
por barrios como behetrias; cada barrio tiene su Principal: no
podimos entender que entre ellos hobiese algun Principal ó Gran
Señor.

Al fin de diez dias vino el Capitan Martin de Goyte y dió por
noticia que como cinco leguas de donde estabamos habia un Rio
grande, y que alli le señalaron que era Tandaya, y que la boca
y entrada del Rio tenia poca agua que apenas podia entrar el
Batel, é ansi pasó adelante costeando la Isla hasta una Bahia
grande, la qual atravesaron de punta á punta sin entrar en
ella, paresciendoles que en ella no habia nada, que fue harto
descuido, porque esta Bahia es el mismo Estrecho que divide á
Tandaya y Abuyo, lo qual despues vino á entenderse ser ansi por
lo que subcedió: pasada la Bahia halló dos Rios grandes que
los Indios le digeron ser Abuyo, á lo qual no dió credito por
llebar entendido que Abuyo era Isla por si, y como no vió el
Estrecho que atras dejaba en la Bahia que vió, paresciole que le
engañaban, y de cada Rio de aquellos le salió un Parao grande
con Indios, aunque no quisieron llegarse á los Bateles, y viendo
que los Rios no tenian Puerto, ni entrada para los Navios pasó
adelante costeando la Isla, y el uno de los Paraos grandes de
aquel Rio les siguio mas de tres leguas hablandoles desde lejos,
sin quererse allegar á ellos, y á esta hora tubieron necesidad
de tomar agua, la qual saltaron á tomar de un pequeño arroyo
que vieron, y como los Indios que en este Parao los seguian los
vieron en tierra saltaron bien desviados cinco ó seis Indios,
los quales se metieron por el monte, y ansi escondidos entre los
arboles llegaron hasta donde tomaban el agua, y á un muchacho
criado del Capitan Martin de Goyte que se apartó un poco de la
gente que tomaba la aguada le tiraron por entre los ramos del
mesmo arcabuco dos lanzas, y con la una dellas le hirieron por
la yngle, de la qual herida murio dentro de tres dias, y los
Indios sin descubrirse por entre el mesmo monte que vinieron se
volvieron á su Parao, y como el Capitan vió al mozo herido luego
se metió en el Batel y á toda furia siguió el Parao un rato,
mas como se le fuese alejando por ser fustas tan ligeras estos
Paraos, perdida la esperanza de alcanzallo lo dejó y prosiguió
su camino por la Costa adelante hasta que al cabo de aquella
Isla vió una poblazon de Indios grande, y á la costa de la Mar,
la qual es la primera que vió, y dijo que le parescia haber en
ella mas de 200 Casas, en la ribera de la qual salieron mas de
600 Indios: hallaron alli un Parao muy grande cargado de arroz,
y otros dos que comenzaban á cargar que la carga dellos estaba
en la Playa, lo qual era fardos de arroz, batatas, y otras
cosas: estos Paraos dijo, que les paresció ser de otra tierra,
y que venian en aquel Pueblo á comprar aquellos bastimentos
para llebarlos á otra parte, porque en esta tierra habia muchas
labranzas, y muestra de haber abundantemente gran cosecha en esta
tierra. Esta poblazion se decia Cabalian, y el Señor Maletec y
con esta noticia se volvió sin les hacer mal ni daño alguno, ni
tomar, ni rescibir de los naturales cosa alguna: dió noticia
que habia buen surgidero en la Costa de aquel Pueblo, aunque no
habia Puerto, y que los Indios de Cabalian traian joyas de oro, y
tienen muchos puercos y gallinas de Castilla que andaban por la
Playa, los quales vieron desde los Bateles.

Con esta noticia que trujo el Capitan Martin de Goyte el General
salió de la Bahia de San Pedro, y se hizo á la vela la Armada
Lunes cinco dias de Marzo para ir aquella poblazon de Cabalian, y
pasamos sin ver á Tandaya ni Abuyo por descuido que tubieron los
que fueron á descubrir la vuelta de no reconocer aquel Estrecho
que dibidia las dos Islas, y el mismo dia á la tarde á hora de
visperas surgió junto al mismo Pueblo de Cabalian, en el qual en
la ribera de la Mar hay muchos palmares de cocos, y entre los
mismos palmares muchas Casas de morada de los naturales: por
detras de los palmares subia un zerro alto, por la falda del
qual habia muchas Casas, palmares, sementeras de arroz muchas y
muy grandes, y de millo y otras cosas, y como las Naos surgieron
entre las mismas Casas comenzó á bullir, y por entre los palmares
gente que no osaba salir á la Playa, y entre las Casas andaban
muchos puercos, y gallinas, y perros, y llegados aqui el General
embió un Batel en tierra para que llamase á los Indios, y se les
diese á entender que eramos sus amigos, y les digese que viniese
el Señor á las Naos para hacer con él amistad, y el seguro de
sangrarse, y luego vino una Canoa con tres, ó quatro Indios y
el mas principal se decia Camutrian, el qual dixeron ser hijo
del Señor de aquel Pueblo, que se decia Maletec, y que venia á
sangrarse para hacer el seguro de la paz: el General lo rescivió
muy bien, y entró en la Capitana y le dió colacion, y preguntando
¿que por que no venia el mismo Señor? dijo, que por que era
viejo: el General mandó que se sangrase con él el Alferez mayor,
diciendole, que era su hijo, y que cuando viniese su Padre que él
se sangraria con el Indio: mostró contentarse dello, y se sangró
con el Alferez mayor, y fecha la amistad el Indio dió al Alferez
mayor la toca que traia en la cabeza, y el Alferez le dió á él un
paño de manos: el General le mandó dar cuentas, y un espejo, é
un bonete de grana, y otras cosas, y lo mismo á los Indios que
vinieron con él, y le rogó que le vendiesen algunos puercos, é
arroz, y gallinas, y que se lo pagaria á su contento, y le mostró
la muestra de los resgates que se traian en el Armada, y el Indio
dijo, que si venderian, y que otro dia traerian todo aquello
para contratar con los Españoles, y asi se volvió á tierra muy
contento diciendo, que eran amigos de Castilla, y toda aquella
noche no hicieron sino embarcar en Canoas todo su hato, mujeres,
y hijos y llebarlo por la Costa adelante, que desde las Naos se
veia la prisa y bullicio con que lo hacian, y como echaban al
agua muchas Canoas que tenian baradas en tierra, y asi alzaron y
llebaron todo el hato, y el General mandó que no les hablasen ni
estorbasen cosa ninguna, sino que les dejasen hacer á su voluntad
lo que quisiesen, lo cual mandó por no alborotarlos, y ver el
buen tratamiento habria medio para que se asegurasen y fuesen
amigos.

Otro dia de mañana fuese el Maese de Campo en los bateles y con
gente la que bastaba á descubrir una Bahia que parescia mas
adelante deste Pueblo, y al cabo della descubrió un razonable
rio, por el qual entró con los Bateles poco menos de media legua,
y dió en una Poblacion de Indios de muchas sementeras y labranzas
de arrozales, batatas, platanos, palmas de cocos, y millo: el
Rio tenia á la boca poca agua para poder entrar Fusta que fuese
mayor que los Bateles, y asi mismo descubrió un estrecho de Mar
que divide esta Isla de Cabalian de la Isla de Panae, que estaba
enfrente de donde estaban surtas las Naos, y pasado el Estrecho
descubrió una Ensenada de Mar grande que los Indios dixeron ser
allí el Pueblo de Sugat, y ser el principal de aquella ensenada,
con lo qual se volvió donde estaba el Armada en Cabalian.

El General viendo que los Indios no venian, ni traian cosa de
las que prometieron el dia antes, mandó que con la Lengua Malaya
les diesen vozes de la Nao Capitana para que nos tragesen los
bastimentos que nos digeron traerian por nuestros rescates, y
que no les queriamos hacer mal, sino pagarselo á su contento, y
se les dijo tambien en Lengua de Maluco, y con algunos bocablos
que teniamos de su Lengua propia, lo qual se les dijo una y
dos y tres vezes, é aunque algunos Indios se paraban entre las
palmas á escucharlo y era tan cerca que lo podian escuchar y
entender, no respondian cosa ninguna, lo qual visto por el
General envió al Alferez mayor en un Batel á tierra con el
Escribano, y con el Interprete á decilles, que le vendiesen de
los bastimentos que tenian, y que se los pagarian porque tenia
necesidad dellos, y que se lo requiriese una, dos y tres vezes,
y el Alferez fue á ello, lo qual dijo á los Indios que estaban
por toda aquella ribera por la Lengua Malaya, y Maluco, y con
bocablos suyos; de manera que los entendian, y ansi andubo por
toda la ribera hasta que topó á su amigo Camutuan con quien el
dia antes se habia sangrado, al qual le rogó que se viniese con
él á lo Nao: el Indio lo hizo ansi, y en una Canoa se vino á la
Capitana, y preguntole ¿porque no queria vender los bastimentos?
respondió que los Indios tenian gran temor de ver aquellas Naos
tan grandes, y por eso no venian, mas que ellos lo traerian y
venderian puercos y gallinas porque tenian muchas: preguntole
¿porque su Padre Maletec no queria venir á sangrarse, y á hacer
amistad con el General, para que siendo ellos amigos los Indios
se asegurasen? dijo, que lo dejaba de hacer por ser muy biejo y
estar ciego: el General volvió á decilles como era su amigo, y
no habia de hacerles mal ninguno, pero que tenia necesidad de
bastimentos, y se los queria pagar muy bien, que le rogaba mucho
embiase á decir á los Indios que traxesen puercos, gallinas,
patatas y arroz, y que él se lo pagaria, y que hasta que se lo
traxesen se quedase alli en la Nao, y que esto no lo hacia por
hacerle fuerza, sino porque los Españoles no saltasen en tierra,
y se lo tomasen por fuerza, y que se los haria muy buena paga é
compañia, y á su gusto, y que como tragese los bastimentos se
iria á su casa. El Indio se turbó algo, mas dijo, que le plazia
que él queria quedarse, y ansi en la Canoa embió un Indio de los
que con él venian: lo que le dijo al partirse no se entendió, mas
de que luego que en tierra supieron que el Principal quedaba en
la Nao vinieron otros quatro Indios, los quales vinieron á estar
con él en su compañia, los quales tambien se quedaron en la Nao,
y con tenerles esta prenda no traian cosa ninguna de bastimentos,
y aquel dia á la tarde dijo el Principal que queria enviar á
tierra un Indio de aquellos para que hiciese traer los puercos, y
ansi los embió, al qual dió unas oregeras de oro y otras joyuelas
que uno de los otros sus compañeros tenia para que entendiesemos
que lo enviaba para que comprase algunas cosas por ello, y un
batel que lo fue á echar en tierra, y á la Gente dijo como su
padre lloraba mucho por su hijo, é que dió á un Indio un alfange
que traia ceñido señalando que se lo dió para que con él fuese á
matar puercos, y aunque hacian muestras de que los traerian no
ponian nada por la obra, ni traian cosa alguna.

El General viendo, que todo aquello era cumplido de palabra, y
viendo la necesidad grande que el Armada tenia de bastimentos,
especialmente de carne, que no habia ninguna, mandó juntar
los Capitanes, Oficiales, y otras Personas Principales, y les
pidió parescer de lo que se debia hacer, atento á los traspasos
á palabras con que los Indios lo entretenian, y todos de un
conforme parescer por la necesidad del Armada, y porque se
remediase por el presente que se debia saltar en tierra y tomarse
el bastimento que se hallase, sin que á los Indios se hiciese
daño ninguno, y con este acuerdo mandó el General que el Capitan
Martin de Goyte con los bateles saltase en tierra, y procurase
se tomasen algunos puercos, y que los Oficiales de Su Magestad
fuesen asi mismo á tierra, y en la ribera resciviesen todos
los puercos que se tomasen para pagarles á los indios el valor
dellos, y que despues ellos mesmos lo repartiesen por las Naos en
cada una, como hobiese la necesidad, lo qual se puso en efecto,
mas los Indios como vieron ir la Gente en los bateles, y que se
ponian de pies en la ribera dejaron el Pueblo, é fueronse huyendo
por la tierra adentro, y sin embarazo alli cerca en las primeras
Casas se tomaron algunos puercos, ñames, batatas, y todo ello se
metió en los bateles por mandado de los Oficiales de Su Magestad:
arroz no se halló ninguno que parescia haberlo ya alzado, y
aunque habia muchas gallinas no pudieron tomarse sino pocas,
porque tienen tan largo buelo como perdizes, solamente tomaron
puercos y batatas en cantidad que son muy buen bastimento.

Esta noche garró la Capitana que estaba sobre una ancla, y fue
despues de media noche y surgió la Bahia adentro mas de una legua
de las Naos, y estubo alli hasta otro dia á visperas esperando
tiempo para volver á donde estaban las otras Naos, y porque no
habia viento tiró una pieza para que inviasen los bateles que
la llebasen remolcando, y ansi vinieron todos los bateles, con
los quales y los mismos de la Capitana la llebaron á la sirga, y
llegó donde estaban las otras dos Naos mas de una hora despues
de anochecido, y surgió aunque algo desviada dellos.

Otro dia por la mañana mandó el General juntar los Capitanes é
Oficiales de Su Magestad y otras Personas, y pidió la memoria
de lo que en tierra se habia tomado para mandarlo pagar á los
Indios: hallóse por memoria haberse tomado quarenta y cinco
puercos entre chicos y grandes que muchos dellos eran cochinos
pequeños, y como treinta cargas de batatas y ñames, y consultado
con todos la paga que aquello merecia se apartó en cosas de
cuentas, margaritas y bonetes de grana, cuchillos, tigeras, y
otras cosas lo que á todos paresció que merescia, y apartado lo
mostraron al principal que estaba en la Nao dandole á entender
como aquello era en pago de lo que el dia antes se les habia
tomado en tierra á los Indios, que lo enviase él á tierra con un
Indio, y se supiese cuyos eran los puercos, batatas, y ñames que
se tomaron, y se repartiese la paga segun lo que á cada uno se
hobiese tomado y le faltaba, de lo qual el Indio mostró contento,
y luego lo envió á tierra con un Indio de los que estaban con él,
que puesto que el Indio que lo llebó dijo que luego volveria,
nunca mas volvió á la Nao: dende á un rato que este Indio
llebó la paga los Indios de tierra dieron vozes á las Naos, el
General mandó fuese un batel á la ribera, y los Indios mostraron
un puerco que tenian en una Canoa que lo querian dar porque
soltasen á Camotuan: mandoles decir el General que él no tenia
preso á Camotuan, sino que era su amigo y de su propia voluntad
estaba en su Compañia, y que cada y quando que á Camotuan le
agradase podia irse á tierra. En este tiempo que Camotuan y sus
Compañeros estobieron en la Nao, el General procuró informarse
dellos de los nombres de las Islas comarcanas de los Pueblos, y
Señores dellos, y que cosas habia en ellos, ansi de bastimentos,
como de contratacion, que puesto que no habia lengua mediante
quien se tratase y entendiese perfetamente, todavia por señas
é algunos bocablos que se entendian, y otros que se escribian
para entendello mejor, se venia á entender lo que ellos decian,
y nosotros lo que queriamos se lo dabamos á entender, y asi se
entendió dellos ser aquella Isla y la de Abuyo toda una, y como
aquella Isla, y la de Tandaya las dividia un estrecho de Mar
angosto, y por las señas y palabras se entendió estar el estrecho
en la misma Bahia que Martin de Goyte dejó de ver, y que Abuyo
eran aquellos dos Rios donde le mataron el criado, y digeron que
una Isla questaba en frente donde estabamos era Panae[85] y era
Isla por si, y el estrecho que habia entre ellos y Panae que es
el mismo que descubrió el Maese de Campo, y como del otro cabo
del Estrecho estaba Sugut, Poblacion grande y de mucha gente, y
de la otra parte estaba Mazagua, tres leguas, y otra tierra que
parescia desde alli digeron ser punta de la Isla de Vindanao,
y cogerse en ella mucho oro, y señalaron á qual parte della
estaban los Pueblos de Butuan, Surigao, y Calagan que son en
la misma Costa de la Isla de Vindanao, y preguntandoles ¿donde
habia canela? digeron, que en Vindanao, y en Camiguinin[86], que
es otra Isla por si, y señalaron á que parte estaban, y á donde
estaban Zubu, y Matan, y otras Islas; y tomando dellos toda la
claridad que pudo tomarse, el General les dió á entender quél
deseaba ir á Mazagua, porque eran amigos de los de Castilla, y
les rogó le mostrasen el camino y guiasen para ella, y que se lo
pagaria, porque consultado con los Religiosos y Capitanes fueron
de parescer fuesemos á Mazagua, pues en otra parte no hallabamos
amigos, y en aquella Isla siempre han hallado los Castellanos que
en ella han aportado buen acogimiento, y con esta determinacion
rogó á los Indios lo que está dicho, y un Indio de los que
estaban con Comutuan dijo, que él sabia muy bien la Isla, y que
nos guiaria; y de alli á un rato digeron, que Comutuan y otros
tres Indios que estaban con él todos irian con nosotros, pero que
no los habian de ver los de Mazagua, porque no se enojasen con
ellos, por habernos llebado alli: el General se lo agradesció
y les prometió que se lo pagaría, y que él no iba á enojar ni
hacer daño á los de Mazagua, sino á favorescerlos porque el Rey
de Castilla era su amigo y le queria mucho, y le enviaba un
presente con él, y asi no se enojarian, antes les agradescerian
que lo encaminasen alla.

Viernes 9 de Marzo se hizo á la vela el armada de Cabalian para
ir á Mazagua, llebando consigo los quatro Indios é una Canoa que
tomó para en que se volviesen á su tierra, y en doblando la punta
de la Isla de Panae por ser tarde surgió á la costa al abrigo
della, y con la corriente y el fondo ser acantilado garraron las
Naos á prima noche, y con solos los trinquetes se entrotubieron
de un bordo y de otro hasta que fue de dia: otro dia Sabado, y
con la esperanza que llevaba de ser bien rescivido en la Isla de
Mazagua, mandó hacer una Chamarra de terciopelo todo, y un capote
de grana con tres fajas de terciopelo azul que se acabó antes
que llegasen á Mazagua, y el mismo Sabado el General embió al
Prior y al Maese de Campo en los bateles delante para que dixesen
al Rey como de parte de la Magestad Real del Rey de Castilla le
venia á visitar, y le traia un presente, y esto para asegurarle
si por caso tobiese algun miedo, ó alteracion viendo nuestra
Armada, porque la relacion de Bernardo de la Torre dice que el
pueblo estaba á la parte de Lebante de la Isla, y el Puerto
para las Naos á la parte del Poniente, y los bateles donde iban
el Padre Prior y el Maese de Campo enderezaron por la parte de
la Isla donde se tenia noticia estaba el Pueblo, y no hallaron
Casa, ni Indio, ni otra cosa, y prosiguiendo la Costa por la
parte del Norte hasta llegar al Puerto que está al Poniente no
vieron mas de solo un Indio que desde encima de un peñasco les
dió vozes, y ellos á él, y le digeron como eran de Castilla,
haciendole señas que bajase á la Marina para hablalle, y como el
Indio entendió ser gente de Castilla bajó del peñasco por una
escalerilla de cordeles y bejucos, y pensando venia para bajar á
la Playa á ver la gente le aguardaron un gran rato, mas el Indio
no hizo sino como bajó del peñasco subió en una montañuela donde
estaba una casilla, á la qual pegó fuego, y á toda furia volvió á
empeñolarse en la peña subiendo por la mesma escalera, y estando
arriba la cortó y dejó caer y dió vozes á los bateles, los quales
acudieron á las Naos, y dieron esta relacion, y el poco abrigo
que en aquella Isla habian hallado, y lo que habian visto, por lo
qual todos fueron de parescer que no debian parar alli, porque
seria perder tiempo, y que lo mas acertado era pasar á la Isla de
Camiguinin que se veia desde alli, por tenerse noticia haber en
ella canela y que desde alli se acordaria lo que mas conviniese.

Viendo tan diferente condicion en todos estos naturales destas
Islas, de la que por relaciones se sabia solian tener, y la
enemistad que nos mostraban al nombre de Castilla, soliendo
ser amigos de los Castellanos que aqui han llegado, se vino á
entender por el General claramente lo que antes habia sospechado,
que era, haber sido maleados por algunas Personas, pues los
hallaban tan mudados, y queriendo proseguir el camino acordado
para Camiguinin quiso primero despachar á los Indios de Cabalian
para que se fuesen á sus tierras; mandoles llamar, y les dió á
entender que ellos podian volverse, y para convertirlos á nuestra
amistad demas del buen tratamiento que en la Compañía se les
hizo, á la partida mandó vestir á Camutuan, y á otro Principal
de paño verde, chamarras, zaraguelles, y bonetes, y á los otros
dos de lienzo de ruan, y asi bestidos les mandó dar su Canoa y
vizcocho y carne de puerco que les bastase para tres dias, y una
botija perulera de agua, y les dió licencia que se fuesen, y
les dió una carta para Don Alonso de Arellano que se la diesen,
si á su Pueblo aportase, y les rogó que siempre que Navios ó
Gentes de Castilla llegasen á su Pueblo los rescibiesen bien, y
les vendiesen bastimentos porque no les harian mal ninguno, lo
qual prometieron de hacer, y era tanto el contento y alegria que
mostraron de que se les diese licencia, y tan buen despedimento,
que era cosa de ver, y asi se partieron abrazando al General,
dandole gracias por el buen tratamiento, y quando salian por la
Nao y en su Canoa iban diciendo, Castilla y Cabalian amigos
amigos; y juntando dos dedos de la mano decian que habian de ser
ansi: Creese que como no fuesen por donde vino la Armada, sino
por el Estrecho que divide á Cabalian de Panae llegarian aquella
noche á su Pueblo. Idos los Indios tan alegres en su Canoa la
Armada siguió su camino á Camiguinin.

Domingo á 11 de Marzo de 1565 años en la tarde tomó la Armada la
costa de Camiguinin y surgió en ella al abrigo de un bajo que
está desviado de la Isla medio quarto de legua; cerca de donde se
surgió se vieron desde las Naos algunas casas junto á unas rocas
en unas sabanas á manera de sementera, y todo lo demas de la Isla
es muy montuoso de grandes y espesas arboledas, y muy cerradas:
no se pudo por entonces ver gente ninguna. Otro dia Lunes saltó
alguna gente en tierra para ver si habia donde se pudiese tomar
agua, y á la orilla de la Mar debajo de unos arboles se hallaron
tres ó quatro Canoas, y dos, ó tres Indios, los quales echaron
á huir la tierra adentro, y no quisieron esperar á que se les
hablase: este dia envió el General á boxar la Isla para ver si
se hallaria alguna Poblazon donde pudiese surgir la Armada, y
por la parte de Levante fue el Capitan Martin de Goyte, y por la
otra parte fue el Alferez mayor Andres de Ibarra en los bateles,
y se toparon en la contra-costa el uno con el otro, y bojado toda
la Isla no hallaron Puerto ninguno donde poder surgir, ni menos
vieron Pueblo, ni Indio alguno, y como se trajo esta relacion
el Maese de Campo con alguna gente salió á tierra para ir á las
Casas que se habian visto en las rocas que estaban media legua
de la Mar, para ver si podrian hallar algunos Indios para tomar
lengua de lo que queriamos, ó si se podrian resgatar algunos
bastimentos; y aunque fue á amanescer en las Casas no halló á
nadie en ellas, sino todas despobladas que las habian desamparado
y metidose en el monte, por que en las Casas habia arroz y otras
cosas de comer: no se halló muestra de canela ni señal della,
que era lo que mas se deseaba: tomose el Sol en esta Isla por la
parte donde estubo surta el Armada, está en 9 grados y un quarto:
es Isla muy conocida por dos pezones de montañas altos que tiene:
terná como diez leguas de box por todas partes llena de muy
cerrada arboleda y monte.

Viendo el General que en esta Isla de Camiguinin no habia que
hacer, ni para que parar en ella, pues los Indios no querian
aguardar á que se les hablase, mandó juntar á los Religiosos,
Capitanes y Oficiales, y otras Personas, y les pidió su parescer
de lo que mas convenia se hiciese, y todos fueron de acuerdo, que
seria acertado fuese el Armada á Butuan por la parte del Leste
desta Isla, y que alli podrian tomar lengua de muchas cosas por
tenerse noticia ser el Pueblo de gran contratacion, y que alli
se hallaria quien entendiese la Lengua Malaya, porque hasta
agora no se habia hallado, ni teniamos Lengua para entender á los
naturales.

Miercoles 14 de Marzo en la tarde partió el Armada de Camiguinin
para ir á Butuan conforme á lo que se acordó: anduvieron toda la
noche con viento contrario que era brisa, y fue de manera que
la contrariedad del viento y fuerza de corrientes derribaron el
Armada muy á sotavento, y otro dia se hallaron costa á costa
de una Isla que se dice Bohol. El General viendo ser viento
contrario para la navegacion de Butuan mandó se llegase el Armada
á esta Isla para reconocerla, y ansi se surgió en la misma costa
en quinze brazas: parecian en la Isla muchos palmares de cocos
y algunas casas por la tierra adentro desviados de la mar, y
en toda la costa hicieron los naturales muchos humos luego que
vieron los Navios, aunque no se vió Indio ninguno.

Luego el General despachó la Fragata con Juan de la Isla que
fue costeando la Isla acia la parte del Poniente á ver si habia
algun Puerto, ó Poblacion, ó Rio de agua donde pudiesen estar las
Naos, y al Capitan Martin de Goyte en otro batel que reconosciese
por la parte de Levante, y el Maese de Campo saltó en tierra en
derecho de las Naos para ver si hallaria agua ó algun Pueblo:
el Capitan Martin de Goyte yendo de noche costeando la costa
topó un Parao grande que venia cargado de arroz y ñames, y como
los Indios que venian en él vieron el batel echaronse á la Mar
todos, y á nado se fueron á tierra, dejando el Parao desamparado,
y como los del batel llegaron á él, y no vieron dentro a nadie
tomaronlo y trageronlo á las Naos. Viendolo el General mandó que
se inventariase todo lo que en él venia de arroz y ñames para
pagarlo á su Dueño en pareciendo, ó quando se supiese cuyo era,
lo qual se inventarió ante el Escribano de Governacion, y el
Capitan volvió en su batel á descubrir la costa: corrió cinco
ó seis leguas, y como no hallase en ellas Puerto ni gente se
volvió: el Maese de Campo que aquella noche saltó en tierra topó
siete ó ocho Indios de los que huyeron en el Parao, uno de los
quales tomó y lo trajo al Navio, y los demas se metieron por el
monte, y aunque la tierra adentro como dos leguas y media allegó
á un Poblezuelo que tenia como 20 casas no halló persona, porque
las dejaban yermas y se metian por el monte: el Indio que se
prendió de los que huyeron del Parao por señas dió á entender que
el Parao venia de Zubu cargado de aquellos bastimentos, y que él
era esclabo de uno de los que en el Parao venian, y diciendole
que fuese á llamar á los demas que huyeron que volviesen, y se
les volveria su Parao, decia que no queria ir, y ansi estubo tres
ó quatro dias en la Nao Capitana, é una noche sin que hombre
le sintiese se descolgó de la Nao, y á nado se fue en tierra,
y antes no queria aunque le decian que se fuese. Juan de la
Isla que fue acia el Poniente volvió y dijo, que cinco leguas de
alli habia una Caleta en la qual podian estar las Naos surtas
en quatro brazas muy á placer, y que solo el Sudueste es el que
les podria hacer mal, que era trabesia, y que en la misma Caleta
junto al agua habia quinze ó veinte casas, y habia visto Indios,
aunque no le quisieron aguardar para hablarles, y que dos leguas
mas abajo estaba otra Poblazon de casas, sino que no tenia donde
estubiesen las Naos.

Mandó el General juntar en la Capitana los Religiosos. Capitanes
y Oficiales y otras Personas para tomar su parescer de lo que
debian hacer, y consultado y platicado entre todos, atento á que
no hacia tiempo para que el Armada pudiese ir á Butuan, fueron de
acuerdo quel General despachase al Patax San Joan para que fuese
á Butuan, el qual por ser Navio pequeño y ligero podia ir mejor,
porque la ida habia de ser por la volina, y que la Capitana y
Almiranta fuesen á la Caleta que descubrió el Capitan Isla, y que
alli esperarian la vuelta del Patax, y que conforme á las nuevas
que tragesen se podrian determinar si irian alla, ó no, y poner
en efeto el que fuese mejor acuerdo, y que mientras el Patax iba
y volbia podria en esta Caleta aderezarse la Nao Capitana de
algunas cosas que tenia necesidad para despacharla á descubrir la
vuelta de Nueva España, y que esto era lo que mas convenia.

Resumido el General en este acuerdo para el despacho del Patax
San Joan le proveyó de gente, artilleria, y municion, en el qual
mandó fuese el Capitan Joan de la Isla, y con él el Thesorero y
Fator de Su Magestad, é un Religioso, y dioles instruccion de
lo que habian de hacer y la orden que se habia de tener en la
jornada, y que principalmente procurasen si habia canela, y otras
especias y drogas, y donde se cogian, y que tragesen muestra de
todas ellas, para el resgate de lo qual mandó que los oficiales
llebasen de los resgates que se traian de Nueva España, y que
comprasen la mas cantidad que pudiesen, no menos de la especieria
y drogas, oro, cera y otras cosas que viesen que tenia valor, y
serian estrañas en Nueva España, y que procurasen hacer paz y
amistad con el Rey de Butuan, dandole á entender lo mucho que
Su Magestad le queria, y le ofresciesen todo favor y ayuda de
parte de esta Armada, y que si lo tobiese por bien iriamos á su
tierra á poner en ella la fatoria y contratacion en nombre de
Su Magestad, de lo qual se siguiria á él, é universalmente á
toda su tierra y vasallos notable aprovechamiento, y que si por
caso topasen Juncos Chinos ó de Borney, y de otras partes sin
les hacer mal ni daño alguno procurasen hacer paz con ellos,
porque esto es lo que aca principalmente se pretende, tomando
dellos Lengua de Islas comarcanas, que gente y contratacion hay
en ellas, y ellos que cosas traen á estas Islas, y que lleban,
y á donde, y á que precio los compran, y los venden, y que en
todo caso mirasen no se les diese ocasion para que se alterasen ó
tomasen algun resabio, y que si ellos la diesen pasasen por ello,
como no fuese notable. Mandó que Geronimo Pacheco Interprete
de la Lengua Malaya fuese con ellos, teniendo entendido que en
Butuan por ser Pueblo de contratacion era impusible no haber
quien la entendiese, por ser como en estas partes es la Malaya
tan general que donde quiera hay quien la entienda, y hable, y
que si en Botuan no hallasen canela corriesen por la costa de
Vindanao acia el Sur hasta llegar á la Provincia de Cabit, que es
en la misma costa donde en su Relacion dice Bernaldo de la Torre,
que le vendian mucha canela: dioles de termino 25 dias para ida
y vuelta como en la Instruccion se refiere mas largamente que
pasaron ante Hernando Requel Escribano de Governacion.

Sabado por la mañana que fueron 17 del mesmo mes de Marzo,
estando el General en los despachos del Patax vino á la Capitana
el Maese de Campo y dijo al General, que de la Almiranta questaba
mas de media legua surta á sotavento de la Capitana al Poniente
habia visto una Vela, ó Junco grande á la mar, y que habia
embiado allá su Batel á reconoscer que Navio era, y á que viniese
á la Flota para tomar Lengua dél. El General le preguntó ¿que
gente habia ido en el Batel? el Maese de Campo le dijo que no mas
de cinco soldados que bastaban para llamarle por via de amistad:
al General le parescio que el Batel no iba á buen recabdo por
llebar tan poca gente, y que le podia suceder alguna desgracia,
y mandó que el Maese de Campo, y el Capitan Martin de Goyte
fuesen allá en el Batel de la Capitana, y llebasen mas gente, y
que si viesen que era Parao de los naturales de la tierra que lo
dejasen, y si fuesen Extrangeros por via de amistad le rogasen
se viniesen á donde estaba el Armada y General para tomar Lengua
dellos, y contratar, trocando sus mercaderias por las nuestras si
fuesen buenas, y que procurasen de no venir en rompimiento con
ellos, sino que todos fuesen medios de amistad, y asi fueron el
Maese de Campo y Martin de Goyte, y los soldados que pudieron ir
en el Batel, y el General se quedó en el Armada despachando á los
que habian de ir á Butuan, y el Lunes siguiente por la mañana se
partió el General con la Capitana y Almiranta á la Caleta que se
ha dicho dejando alli al Patax San Joan para que con el terral de
la tarde se partiese para Butuan.

Este dia Lunes 19 de Marzo á las 10 de la mañana surgió el
General en la Caleta de Bohol y las Casillas que estaban en ella
junto á la Mar estaban despobladas sin haber cosa alguna en ellas
y sin que se viese un solo Indio, y junto á la Caleta topó el
batel de la Almiranta que lo embiaba el Maese de Campo, y le
dieron nuevas como habian peleado con el Junco que era de Borney,
porque no quiso venir en escucharlos de paz, antes los acometió
y tiró un berso tres ó cuatro vezes, y unos arcabuzes de bronze
que traian, y que al fin lo rindieron, y que el Maese de Campo lo
traia atras de cuya causa, y por las grandes corrientes no podian
venir sino á espacio y despacio: traia este batel mas de 20
hombres heridos de manos de los del Junco en la pelea: hirieron
tantos, porque como los bateles estaban bajos y ellos de alto no
hacian tiro que no lo empleasen entre los nuestros: mataron un
buen soldado de una lanzada por la garganta que se llamaba Diego
Hernandez de Lugo.

Luego el General mandó se curasen los heridos, y entendiendo que
las corrientes detenian al Maese de Campo les despachó el mismo
batel con comida y refresco para la gente, y por otra parte embió
la Fragata á lo mismo porque no los pudiesen errar, y aquella
noche los vieron en la costa de la mesma Isla que venian al
remo tierra á tierra, y arribaron con ellos el Batel y Fragata
ambos juntos. El Martes siguiente á medio dia llegó á la Caleta
trayendo á jorro el Parao de los Burneos, que era mucho mayor
que los que usan los Indios desta tierra: tenia arbol mayor,
trinquete y mezana: era Navio para navegar por donde quiera, poco
menor que el Patax San Lucas: tenia tres cubiertas aunque de
cubierta á cubierta habia poco espacio: eran Moros los que en él
venian.

La relacion que dieron de como vinieron á las Naos los Burneos,
fue, que como el Maese de Campo embió su batel con no mas de
cinco soldados, y llegaron al Parao, y como por señas les digeron
que viniesen á las Naos que los llamaba el General, y que luego
volverian: dicen que los Borneos hicieron burla dellos, y no
solo no los querian escuchar, pero que volvian sobre el batel
tirandoles desde el Parao con un berso de bronze y dos arcabuzes,
y que traian muchas flechas, y que el batel se hubo de desviar
fuera, y como vieron ir al otro batel que iba á la vela con
viento fresco pensaron los del Batel del Almiranta, que debia
ser otro Parao compañero de aquel, de cuya causa se hicieron á
lo largo, mas despues que conoscieron ser batel de su compañia
arribó sobre él, é ambos juntos abordaron con el Parao, al qual
el Maese de Campo requirió de paz y amistad no embargante que
halló herido de una flecha un Marinero, y ellos no quisieron
escucharle, antes en castellano daban vozes diciendo: á bordo, á
bordo, siempre tirando el berso y muchas flechas, y los arcabuzes
que tenian; y aunque con la mano les hacian señas de paz que no
se les haria daño, y que no tirasen, no bastó, ni se quisieron
confiar, sino en venir á las manos, y mientras los rogaban
con la paz hirieron alguna gente, lo qual visto por el Maese
de Campo comenzó con ellos la pelea, en la qual los Indios se
hovieron animosamente, porque ellos determinaron de morir, y asi
pelearon como desesperados hasta que les mataron el capitan:
gastaron mucha municion de lanzas con hierros largos de casi dos
palmos y flechas con casquillos muy agudos de cobre y cortador
y zebratanas, con las quales tiraban unas flechas pequeñas y
delgadas que se metian entre malla y malla: traian escuypiles de
cordeles mas fuertes que los de algodon, pero muerto el capitan,
los que pudieron se metieron en una canoa que traian por batel
por popa, y se huyeron que no pudieron haberlos: rindieronse los
demás y mataron al soldado dicho y hirieron más de otros veinte:
El Parao traia quarenta y cinco hombres, y entre seis ó siete
que prendieron fué uno el piloto: otro un criado ó Factor del
Rey de Borney, que eran los mas principales: estos hablaban la
lengua Malaya, y se entendieron con el Padre Prior; y digeron,
como eran Borneos que andaban á contratar por estas Islas, y que
todo lo que traia el Parao era del Rey de Borney, y el Parao
era de un Portugues que reside en Borney, que se dice Anton
Maletis, y el General les dijo, que porque no habian querido
venir á su llamado, pues lo envió á llamar por via de amistad y
rogandoselo, y que si hobieran venido que no resceberian daño,
ni se les hiciera mal ninguno, ni su gente lo hobiera rescibido,
y que le pesaba del daño, muerte y pérdidas de ambas partes; y
que de solo esto tenia pena. Los Indios respondieron que como
no los conoscian, ni entendian, y vieron que eran estrangeros,
les pareció que estaban obligados á la defensa de sus personas
y haciendas, y que en defensa desto por qualquiera cosa que
hubiesen hecho no tenian culpa ninguna, que si los conoscieran
que justo fuera, y ellos vinieran, pero que no los conosciendo
ni sabiendo quien eran, ni que los querian, habian procurado
defenderse; el General los consoló, y les dijo que no tubiesen
pena, que aunque ellos habian tenido la culpa en lo pasado, él no
ha de mirar á eso, ni al daño que en su gente le habian fecho,
sino al amor y voluntad que la Real Magestad del Rey de Castilla
tiene al Rey de Borney, y á lo mucho que desea que los Vasallos
del uno y del otro tengan contratacion, paz y amistad; y para
que se vea ser ansi, y ellos entiendan la grandeza, bondad,
manificencia de su Magestad y como no quiere, ni es servido que
sus Criados ni Vasallos hagan ningun daño á ningunos Extrangeros,
ni á nadie con quien no tenga guerra publicada, especialmente á
los de Borney, á quien tanta amistad los ponia en su libertad,
y los dejaba libres para que hiciesen lo que quisiesen, y mas
les mandó luego dar y se les dió su Parao con todo lo que en él
venia, porque despues que llegaron á bordo de la Capitana no
consintió que ningun Español entrase en el Parao, ni les tocase
en cosa ninguna, la qual liberalidad viendo los moros, y hasta
aquel punto no pensando sino que sus bienes eran ya agenos, y
sus Personas captivas, tuvieronla en tanto, que no cesaban de
encarescer la magnificencia y liberalidad del General, dandole
gracias por merced tan grande como tan liberalmente les hizo, y
le rogaron que les diese una carta para el Rey de Borney, por que
ellos le habian de ir á dar cuenta desta merced que en nombre de
su Magestad el General les ha hecho, y ansi quedaron en el Parao
con grandissimo contentamiento, y mientras esto vimos en este
Puerto, el General siempre y con grandissimo cuidado se informaba
de los Moros, que cosas y mercaderias traen á estas Islas, y de
donde las traen, y á que prescios las compran alla y las venden
aca y que cosas vuelben de retorno destas Islas, y como se
entendian por la Lengua Malaya, y demas desto se informó dellos
de otras muchas particularidades de estas Islas, de su calidad,
cantidad, cosas que en ellas se cogen y crian, contrataciones,
costumbres y Religion y las demas que convenia tener para
noticia, y esto con gran cuidado. Los Moros le digeron que de
Borney, traian hierro y estaño, y que esto se trae de la China,
porcelanas, campanas de cobre á su modo, menjuy mantas pintadas
de la India, sartenes, cazuelas de hierro templado, el qual es
un hierro tan facil de quebrarse como bidro con qualquier golpe
que le den: traen hierros de lanzas, cuchillos y otras bujerias,
y que todo esto lo dan por oro y esclabos y unos caracoles que
dicen ser moneda en Sian é Patan, cera de que abundan estas
Islas, mantas blancas que sean baratas, porque hay muchas y
dellas tenian muchas los moros; mas de haberlos soltado y vuelto
les su Parao y ropa ningun contento rescibió la gente y soldados
del Armada, de lo qual murmuraron reciamente.

Entre los Moros que se tomaron en el Parao el Piloto era el mas
platico esperimentado, y de mejor noticia no menos de las cosas
destas Islas Filipinas, que de las cosas de Maluco, Borney,
Malaca, Jaba, India y China, en las quales platicas habia
navegado y contratado, de mas de la esperiencia y platica tenia
buen natural; era desembuelto y de gran razon, con el cual el
General platicaba de ordinario, preguntandole, de las cosas que
se ofrecian mas convinientes, y el Moro que tambien era deseoso
de saber, que cosa era lo que veia, preguntaba que á donde iban
estas Naos tan grandes, y el General le dijo, que á contratar, y
le mostró la muestra de todos los resgates que se traian en el
Armada que como el Moro los vido dijo, que aquellos resgates no
eran para estas Islas, y que aunque por aquí anduviesemos diez
años no acabariamos de vender tantas sedas, paños y lienzos;
que fuesemos á Borney y que en ocho dias lo despachariamos
todo, ó en Sian, ó Patan, ó Malaca, porque por estas Provincias
se despacharian bien: el General le dijo que á otra parte iba
encaminado, y que tiempos contrarios le habian trahido á estas
Islas, é asi se irian presto de aqui, y que por esta vez no
podian ir á ninguna de las partes que le señalaba por tener
que hacer en otra parte, que andando el tiempo podria ser que
Su Magestad embiase Navios cargados de otras cosas mejores á
aquellas partes: preguntaba el Moro ¿si habiamos destar mucho
tiempo en estas Islas que iria á Burney, y se volveria en brebe
á contratar con nosotros, que paresce deseaba saber si teniamos
intento de parar por aqui? el General le dijo, que pensabamos
estar poco en estas Islas hasta no más si podia resgatar alguna
cosa mientras venian otros dos Navios que se habian quedado atras
que eran de su compañia, y que venidos aquellos se irian luego,
y que por esto no le podia dar certinidad de su estada por aca:
preguntóle de las Islas desta Comarca, y de lo que tenian cada
una dellas, y donde habia canela y especias, y de todo daba
razon como hombre tan platico como se ha dicho, y que entendia y
hablaba bien la Lengua destas Islas, y dió noticia que en Botuan
hay gran contratacion, porque hay mucho oro y se coge en el
mismo Rio de Botuan, y en otras Provincias que se dicen Surigao,
y en otra que se dice Calagan, que todo esto es en las Islas
de Vindanao, y asimismo señaló otras Islas donde dicen se saca
oro, y ciertamente lo hay en estas Islas y en cantidad, porque
en todas las partes que llegamos los Indios traen orejuelos,
manillas, y collares de oro, que es muestra de haberlo. Dió
cuenta este Moro al General como estaban en Botuan dos Juncos de
Luzon, resgatando oro, cera y esclabos, y que lo que ellos traen
es casi lo mismo que los Borneos, y que todo es cosa de la China,
y que como lo que traen son cosas de la China les llaman en estas
Islas Juncos de China á los Borneos, y de Luzon, y ellos tambien
se nombran chinos entre los destas Islas, pero á la verdad no
llegan por aca Juncos chinos, porque son Navios muy grandes,
y no son para entre estas Islas, y que á Borney y Luzon van
cada año donde ellos compran destos chinos lo que traen á estas
Islas. Señaló la Isla de Luzon estar mas al Norte que Borney y
dijo que los Borneos no entran en Botuan porque estan diferentes
por cierta guerra y muertes que los de Borney hicieron los años
pasados en aquel Puerto.

Entre otras Islas que nombró el Moro señaló una que se paresce de
la mesma Caleta que estaba al Oeste diez leguas de nosotros que
dijo llamarse Zubu y que en esta misma Isla habia una Provincia
de Negros que estaban por si á parte, que no se trataban con los
Indios. El General les preguntó que porque los Naturales destas
Islas de Bohol no venian ni parescian á contratar: el Moro le
dijo, que no osaban, y que entrada esta Comarca, no habria quien
osase venir á estas Naos, que las temian mucho, y ansi se huian
la tierra adentro, y preguntándole ¿qual era la causa? le dijo,
que porque habia dos años poco mas que ocho Paraos de Maluco
vinieron á esta Costa, y en ellos muchos Castellanos de los que
residen en Maluco con mucha artilleria y que estando en estas
Islas en el pueblo de Bohol de paz donde les rescibieron con toda
amistad, estando los de la tierra seguros, un dia los saquearon,
robaron, mataron, y cautivaron mucha cantidad de gente, y despues
fueron por toda esta Costa haciendo todo el daño que pudieron
hasta la Isla de Mazagua, y alli procuraron de hacer lo mismo, y
que los Indios les mataron quatro Españoles y de alli se fueron á
Maluco vendiendo por esclabos por la parte que pasaban la Gente
que prendieron en esta Isla, y que desde entonces tienen tan
grande temor los Indios que no osan esperar, ni parescer, y aun
á ellos con ser sus amigos y conoscerlos no los esperan; porque
es muy grande el temor que tienen, y sabiendo que son de Castilla
no aprovechará asegurarlos con cosa ninguna. El General le dijo,
que los Españoles que residen en Maluco no son de Castilla sino
Portugueses, que es otra gente y de otro Reyno diferente: el
Moro respondió: que es ansi, y que él ansi lo sabia, mas que los
Indios destas Islas no conoscen entre ellos diferencia y creen
que todos son unos, y mas, que los Portugueses que venian en los
Paraos de Maluco decian que eran de Castilla, a cuya causa están
tan atemorizados é huyen tanto del nombre de Castilla como se
vee, que ni aun ver Naos no quieren.

Con lo qual acabó de entender el General estar los Indios
maleados, y ser esta la causa porque tan odioso era entre
estas Islas el nombre de Castilla, y que el esconderse, y no
querer tratar con nosotros nascia de aqui, y desta manera entró
el General con su Armada en tiempo que por toda esta tierra
no tenia ningun buen crédito el nombre de Castilla, antes era
aborrescido quanto era razon que de los Indios lo fuera mientras
no tubiesen certidumbre de que no eran Castellanos los que
tanto daño les hicieron, aunque á la verdad no fué la intincion
del que lo hizo sino hacerlo á nosotros, teniendo noticia que
habiamos de venir por aca, con lo qual el General se puso en
otro nuevo cuydado de trazar los medios que mas convenian para
que entendiesen los Naturales no ser gente Castellana Autores
de tal maldad, y que la palabra que ellos dan de amistad la
guardan inviolablemente, y de que manera los volveria al amor y
gracia nuestra, lo qual es cosa que no puede hacerse sin gran
dificultad, y aun para que ellos esten satisfechos de la verdad
del negocio quando lo estén, y para asegurallos será menester que
procedan á las palabras de paz, milagros y obras de la seguridad
dellas, y todo no sé si bastará. Viendo pues el General que
Portugueses con semejante maña y cautela infamaron tanto con
estos Indios á los Castellanos, y que como paresce habia sido á
fin que cuando aca viniesemos no hallasemos Indio amigo, quedó
maravillado de la astucia y cautela con que nos comenzaron á
hacer la guerra, aun antes que aca viniesemos, y mas viendo
no haber Isla donde no nos hobiesen rebuelto, y tambien acabó
de quedar satisfecho de sus sospechas, sabiendo clara la causa
porque huian de nosotros en los Pueblos donde antes se holgaban
de ver Españoles castellanos con los quales ya tenian enemistad
formada, y con esto el General rogó al Moro entrase por la Isla
y llamase algunos Principales que viniesen á la Armada y le
asegurasen de su parte que no les seria hecho daño ninguno, antes
todo regalo, y buen tratamiento: el Moro dijo que él conocia en
un Rio dos leguas desta Caleta un Indio Principal que se dice
Cicatuna, y que él iria á rogarle que viniese, y asi se metió
en una Canoa para el efeto, y mientras el Moro fue á llamar al
Indio el General se informó de los demás Moros del Parao, y todos
digeron lo mismo que el otro, siendo conformes en declarar el
daño que los Portugueses y Malucanos hicieron en estas Islas, y
que traian el nombre Castellano, y lo mismo el temor grande que
los Naturales destas Islas por esta causa tenian al nombre de
Castilla, y que por esto no osaban parescer en la Marina, y por
ser cosa tan conviniente que Su Magestad sea informado de tan
gran maldad mandó se hiciese informacion de los daños, muertes y
prisiones, y robos que Portugueses en estas Islas hicieron, lo
qual va con esta relacion.

Otro dia siguiente volvió el Moro á la Armada, y dijo al General,
como habia hablado con el Principal Cicatuna, y que habia dicho,
que los Indios no osaban venir á las Naos, porque estaban
temerosos de la burla y daño que Portugueses y Malucanos los años
pasados les habian fecho, pero pues le decia que esta Armada
era otra, y no de los que antes habian venido, que fuese donde
él estaba un hombre de nosotros á sangrarse con el Principal, y
que hecho este seguro podria ser que los Indios se asigurasen
y viniesen luego. El General embió alla un soldado llamado
Santiago, con el qual fue el Piloto para que hiciese el siguro
de la amistad y le dijo que de su parte le rogase viniese á la
Armada, porque podia venir con mas siguridad que si fuese á su
casa, y que si quisiese rehenes dejase alla dos Moros quel Piloto
con sigo llevaba Santiago fué con el Moro y llegado, el Principal
dijo, que lo recibió muy bien, y le dió de comer, y le dijo,
que se sangrase con un hijo suyo, y ansi se sangró y hicieron
su amistad bebiendo ambos de aquella sangre rebuelta con bino,
prometiendo el Principal se vernia á ver con el General otro dia,
y asi se volvieron.

Otro dia el Principal vino por tierra á la marina á vista de
las Naos, y envió á decir como estaba allí, y los Moros fueron
á él, los quales digeron que no querian venir á las Naos: que
fuese el General solo alla y que se sangraría con él, y que ansi
se asegurarian los Indios, y que no fuese nayde con el General
si no solo él, y volviendo los Moros con este recabdo les dijo
el General que no se sufria ir él solo á este efecto, y que
aunque quisiese ir, los suyos no se lo consintirian, por que
viniendo en nombre de un Principe tan grande y tan poderoso como
el Rey de Castilla, su Señor, no habia de ir solo; que rogase
al Principal tubiese por bien de venir á las Naos, que muy
seguramente lo podia hacer, y que él le daria otro qualquiera
siguro que quisiese, y que ansi se lo certificase; lo que
volvieron por respuesta fué, que el General embiase dos Españoles
y dos Moros de los Borneos, y que con este seguro él vernia, y
para hacer este siguro su Señoria embió dos gentiles hombres de
su compañia, y el Principal se vino con los Moros en su Canoa,
con el qual venian otros quatro ó cinco Indios, y porque tras
la tormenta pasada que el Portugues aca derramó convenian todas
estas templanzas no le fué pesado al Gobernador hacer tantas idas
y venidas, porque rezelaba quanto debia temer esta gente llegarse
á nosotros. Llegado el Zicatuna á la Capitana, el General le
rescivió graciosamente con las muestras de amistad y halago
posible: el Principal dijo, que queria sangrarse con el General,
porque ansi se zelebra su verdadera amistad, lo qual se hizo,
sacandose de los pechos cada dos gotas de sangre revolviendolas
con bino en una taza de plata, y despues dividido en dos tazas,
tanto el uno, como el otro, ambos á la par bebieron cada uno su
mitad de aquella sangre y bino, lo qual fecho mostró el Principal
gran contento: mandó el General se les tragese allí de comer
conserba y bino de Castilla, el qual no les sabe mal.

Despues de haber comido, mediante el Moro Piloto, le dijo como
era venido á estas partes de parte de la Magestad Real del Rey
de Castilla, que era el mayor y mas poderoso Príncipe de la
Christiandad, y la amistad tan grande que tiene á todos los
Señores destas Islas, y el deseo que tiene de que sus Vasallos
vengan á tratar y á comunicar con ellos debajo de toda paz y
amistad, y como por su mandado venia á contratar por todas
estas Islas y traia para ello muchas cosas de resgates, y que
aunque habia ocho dias que estaba surto en esta Caleta, no
habia consentido que nadie saltase en tierra por no enojarle
y que siempre le habia de dar todo contento, y muy mejor de
aquí adelante, pues se habia sangrado con él, y lo habia tomado
por amigo, y que así le ternia como á propio hermano, y que si
tobiese nescesidad de su favor é ayuda se lo daria con toda
voluntad como veria, y pues ya eran amigos, que le rogaba
viniesen los naturales de la Isla á contratar con los de la
Armada, que lo podian hacer siguramente, y que lo que traxesen
se les pagaria muy bien á su contento, y que le vendiesen
algunos puercos, gallinas y cabras, y que les daria resgates
todo lo que valiesen, por la nescesidad que de carne tenian,
y asi mismo algun arroz y otras cosas de comer, y si hasta
agora no habian venido viniesen de aquí adelante: el Zicatuna
dijo, que ya que la amistad estaba fecha vernian y perderian el
miedo, y si hasta agora no habian venido era por el daño que los
Malucanos y Castellanos de Maluco hicieron en esta Isla agora
ha dos años poco mas ó menos, que de bajo de seguro é amistad
les robaron, mataron y cautivaron mucha gente que fueron mas de
800 Personas, que desde entonces les dura el miedo tan grande
de que en habiendo Navios por la Mar alzan lo que tienen, y
dejando las casas desamparadas se meten la tierra adentro con
sus mugeres é hijos, y con este miedo no sé yo, puesto que el
General la amistad y paz que asienta con ellos la ha de guardar
inviolablemente, mientras ellos no la quebraren, si lo ternan
por seguro é amistad verdadera, y paresceme que no dejaran de
tener escrupulo, y poner dubda en ello hasta que con el tiempo
será nuestro Señor servido que conozcan bien el provecho que
se les siguirá, lo qual conosceran siempre en el General que
entrañamente lo procura para desengañarlos de mala opinion que
tienen de los Castellanos. Tambien dijo, que acerca de los
bastimentos que el General les pidió este año han padecido
hambre en esta Isla por falta de aguas, y que no tienen arroz,
ni que comer, é que hay puercos, cabras y gallinas y questan la
tierra adentro, que el procurará que los naturales los trayan
á la Armada para vender: el General le dijo, como de los Moros
Borneos habia sabido del agravio y mal tratamiento que los
Malucanos y Portugueses de Maluco habian fecho en esta Isla á
los naturales della, y que le pesaba mucho, y que del mismo
Zicatuna querria saber como pasó para dar cuenta dello al Rey
de Castilla su Señor. El Indio mediante el Borneo le contó al
General de la manera que el Borneo antes lo habia contado:
dióle á entender el General como los que vinieron de Maluco en
los Paraos no eran Castellanos como decian, sino Portugueses,
diferente gente y Reyno del de Castilla y que ansi lo habian de
tener entendido: los Indios dixeron, que no lo entendian ansi,
antes vian, ser unos nosotros y ellos en gestos, en armas y en
bestidos, y que por esto se rezelaban tanto: el General les
certificó como aquellos eran Vasallos de Rey y de Reyno diferente
del de Castilla, y que tubiese por cosa muy cierta que la amistad
ó palabra que diese su Señoria, ó qualquiera otro Castellano se
la guardarian perfectamente, y sin ningun impedimento ni engaño:
mandóle dar quatro baras de manteles alemaniscos, un espejo, una
bazinica, cuchillos, tigeras, cuentas, y á los que con él venian
les dieron cuentas, con lo qual el Zicatuna se despidió y mostró
irse muy contento, y volvieron los rehenes, que digeron habia en
tierra cincuenta ó sesenta Indios con lanzas, paveses, dagas, é
algunos arcos y flechas.

Mandó luego el General que los carpinteros fuesen á tierra y
cortasen un bauprés para la Capitana, y una entena para el
mastel mayor, un arbol de mesana y un botaló[87], que todo esto
tenía desvaratado la Capitana, lo qual se hizo y aderezó, y puso
todo de nuevo; aderezóse una bomba, y á la Nao se le arrasó la
popa, y bajándole gran parte della se hicieron otros adovios de
que tenia necesidad y en este tiempo algunos Indios de la Isla
comenzaron á venir á las Naos con pescado, especialmente sardinas
de que hay gran cantidad, y se les pagaba á su contento, y de
noche andaban pescando y mirando sus nasas y pesquerias por la
Caleta, con lo qual parece que se iban asegurando porque el
General ponia orden, que ni en la menor cosa del Mundo soldado
los enojase por ninguna ocasion que fuese, y despues comenzaron á
venir otras Canoas, y á pasar por delante de las Naos atravesando
de punta á punta, y algunas se detenian y paraban á mirar la
forma y manera de las Naos, y algunos entraban dentro: todos eran
bien tratados, y se les hacia muestra de amistad como el General
lo mandaba: De allí á dos dias volvió el Zicatuna á la Nao en una
Canoa, y dijo, que pasaba á un pueblo que estaba mas adelante
dos leguas de allí, mas quando vino, el General estaba en tierra
que habia salido á oir Misa: el Zicatuna se fué al Parao con los
Burneos donde estubo un poco y luego pasó su camino.

El General que deseaba saber los nombres y calidades de las
Islas que se parescian desta Caleta, y de las demas que estaban
á torno della para embiar á Nueva España relacion la mas copiosa
de toda la verdad que fuese pusible, y para haber esta relacion
habló al Piloto Borneo, y le dijo ¿si se atrevia á ir á Zubu y á
otras Islas que de allí se veian en la Fragata con los Españoles
que en ella irian á mostralles el camino? el qual dijo que sí,
y se ofresció á ello, y con parescer del Prior, y del Maese de
Campo, y otras Personas proveyó como la Fragata se despachase,
y que fuese en ella Juan de Aguirre y el Piloto mayor, y les
probeyó de bastimentos y gente, y municion, y les dió Instruccion
de lo que habian de hacer y que fuesen costeando las costas de
las Islas que se veian hasta Zubu, y reconosciese por ella las
entradas, rios, Bahias é Caletas, y trabasen amistad con el Rey
de Zubu, y viesen si habia en este Puerto Pueblo, y entendiesen
la forma dél y supiesen á que parte estan los negros desta Isla,
y si los podian ver: dióles resgates que llebasen para muestra
y para dar á los Principales: para ida y vuelta les señaló ocho
dias, y con esto y otras cosas de que les advirtió los despachó
y con ellos por guia el Piloto Borneo, y otro compañero suyo, y
por Lengua demas del Piloto, un Negro de su Magestad que venia en
esta Armada que habia estado en India y Malaca que sabia hablar
la lengua Malaya, muy gran Vellaco: este fué por que el Piloto
Moro hablase con los de la tierra, y el Negro con él, y con los
Españoles, y desta manera se podian entender muy bien con los
naturales, y para ver si entrellos hallarian algun christiano
Español, ó en aquella comarca, lo qual deseaba el General para
mediante él tener verdadera relacion de lo de aca: esto encargó
á los de la Fragata, porque los Borneos le digeron que en Zubu
tenian los Indios dos Españoles, y que los años pasados habian
dado el uno á Mercaderes Borneos, y que no sabian si tenian el
otro, ó que habian fecho dél, y que el que llebaron los Borneos
habian resgatado los Portugueses, y llebadolo á Malaca.

Mientras que en esta Caleta la Capitana se aderezaba, el Batel
de la Capitana hacia aguada, é yendo una noche al rio donde
se hacia que era á la vuelta de una punta de la Caleta algo
desviada della, toparon con un Parao grande que venia cargado de
arroz y ñames, y como los Indios vieron el Batel dieron con el
Parao en tierra, y saliendo dél con lo que pudieron lo dejaron
desamparado, y quando el Batel llegó no habia hombre en él, y
tenia cantidad de arroz y batatas, y asi lo trageron á bordo de
la Capitana: el General mandó que á cosa dél no se tocase, y
mandó llamar á los Borneos y les dijo como el Batel que iba por
agua habia tomado aquel Parao que hallaron en la costa sin gente,
y no sabian cuyo era: que supiese de los de la Isla quien era su
Dueño para que se le volviese, porque su Señoria á ninguno habia
de tornar cosa alguna contra su voluntad, é que ya de su voluntad
algo se les diese, él lo habia de pagar, y no habia de rescibillo
de otra manera, especialmente que si el Parao es de los naturales
desta Isla se lo habia de volver y no tomarselo con paga, ni sin
ella, que les rogaba que fuesen á su amigo Zicatuna, y supiesen
si era suyo, ó de alguno de su tierra é siendo ansi embiasen por
él, y les dijo mas á los mesmos Moros que entrasen en el Parao,
y lo viesen para que pudiesen decir lo que habia y que de ellos
no se habia sacado cosa ninguna, porque como ellos lo habian
visto en aquel momento lo acababan de traer, y que en él no habia
entrado ni entraria hombre: despues de idos los Borneos vino el
Zicatuna ante el General: traian consigo diez ó doce Canoas con
mucha gente, y dijo que aquel Parao era de un vasallo suyo que
venia de Cabalian cargado de bastimentos para la necesidad de la
Isla por la hambre que habia, y que de temor del Batel lo habian
desamparado y metidose los Indios en el monte, de donde aun no
habian salido del miedo que tenian. El General le dijo, que lo
llebase y lo diese á su Dueño, porque él ni los suyos no habian
de hacer daño ninguno á los desta Isla, y ansi lo tomó, y lo
llebaron con gran regucijo y alegria, y los Moros le digeron como
no faltaba cosa ninguna dél. Otra noche adelante, el mismo Batel
yendo por agua topó otro Parao cargado de arroz, y los que en él
venian paresce que tubieron mas animo, y por ventura supieron la
seguridad con que podian andar, y aguardaron al Batel al qual
hablaron los Indios del Parao y la gente del Batel á ellos con
toda amistad, de que los Indios mostraron gran contento, y uno
dellos entró en el Batel y por señas tubo gran conversacion con
los nuestros, y despues se pasó á su Parao, y se fué, y con esto,
y con haberles vuelto el otro Parao se aseguraron los Indios
tanto que cada dia venian mas Canoas á las Naos á vender pescado
y cera, y un dia traxeron un Puerco hecho pedazos y lo vendieron,
é una cabra, aunque algunos de los nuestros la tovieron por carne
de perro, y no de cabra, y el pescado era algo grande: lo traian
hecho pedazos por venderlo mejor, que son grandes regatones en
sus ventas y compras, y se estan quatro horas en vender una
nonada, y temporizando. Desta manera viendo la seguridad y
libertad que con nosotros tenian en sus ventas comenzaban ya á
venir Indias en las canoas á vender pescado, y algunas de sus
mantillas que son de rayzes de yerbas.

Un dia de los que estubimos en este Puerto pasó por ante la Nao
Capitana un Indio Principal, el qual venia con los Moros Borneos,
que á lo que su Persona mostraba era mas principal y de mas
calidad que el Zicatuna: Este Indio se llamaba Zigala, y dijo
al General, como él era desta Isla, y que no habia venido antes
á verle por haber estado fuera de la Isla, y habia llegado el
dia antes, y que se queria sangrar y asentar paz y amistad con
el General: traxo un presente de un lechon: los Borneos digeron
que no habia venido antes porque no tenia cosa que poderle
presentar, y el General le dijo, mediante los Moros, que se
holgaba de conoscerle, y que tenia por buena su amistad, y luego
se sangraron por la forma que el primero segun su usanza: luego
le mandó dar de comer y beber lo qual usan ellos muy á menudo,
y el Indio trajo un cántaro de bino de palmas y convidó á beber
al General, y á los que con él estaban, y en buena conversacion
comenzó el Zigala diciendo que los naturales desta Isla estaban
muy atemorizados del robo y daño que sobre paz y amistad les
habian fecho los Malucanos de Maluco, porque les mataron y
prendieron mas de 800 Personas, y contó lo mismo que ya el
General sabia de la misma manera que ya los otros habian contado
y que para ello no les dieron ocasion, sino que aguardando á que
estubiesen juntos en su pueblo un dia, y que alli los saltearon
sin saber por que, y que á la grita que pasaba en el Pueblo del
Zicatuna salió el Zigala á la mar en una Canoa y vido como ya
se iban los Paraos de Maluco que eran ocho, y que le mataron
diez hombres de los que llevaba en la Canoa, y que despues aca
en viendo vela ó Navio en la mar se metian la tierra adentro,
lo qual tenian por su remedio. El General le dió á entender lo
mucho que le habia pesado del daño que los de la Isla habian
rescivido por el amistad que con ellos tiene el Rey de Castilla,
y que supiese que los que están en Maluco no son Castellanos
sino Portugueses, y eran diferentes de otro Reyno y Rey que el
de Castilla: que los tiene por amigos, y los ha de favorescer en
sus necesidades como lo verá habiendo menester su favor, que el
General se lo daria en su Real nombre, y que le abisase de sus
necesidades para que viese como en ellas le socorria como Amigo
del Rey de Castilla. El Zigala mostró contentamiento desto, y
dijo, que debajo de la amistad fecha el estaba siguro, y los
Indios vernian á tratar al Armada con toda seguridad, y que era
su voluntad que si algun Indio de los suyos enojase á algun
español le avisasemos dello para castigarlo, y que si algun
Castellano hiciese daño á los Indios él lo avisaria al General
para que lo mandase castigar, y que desta manera estarian todos
contentos y siguros: el General le prometió seria de la manera
misma que él lo pedia, porque de parte de nosotros estobiese
cierto que no se les haria enojo ni desabrimiento: mandó dar
á Zigala un pedazo de manteles alimaniscos, un espejo, una
basinica, tixeras y cuchillos, y margaritas, y cuentas, y porque
dijo que tenia quatro hijas le mandó dar el General para ellas
una docena de Margaritas, digo de caxcabeles y otra docena de
sartas de Christalina, y asi mismo mandó dar cuentas á los Indios
que con él venian, y uno dellos presentó al General una toquilla
azafranada que traia tocada en la cabeza al qual el General
mandó dar un espejo dorado, y una sarta de cuentas de corales de
los suyos, y como Zigala lo vió se lo tomó al Indio por que se
acodició al espejo dorado que era bueno, ó por lo que quiso, y lo
puso junto con lo que el General le dió á él, y así se despidió,
y se fué muy contento en su Canoa.

En todo este tiempo los Moros Borneos entraban en las Naos
con toda siguridad y libertad y trataban con los Españoles
vendiendoles de lo que traian en el Parao á los nuestros. Los
Moros como vieron tostones de plata aficionaronse tanto á ellos
que no querian tomar otro resgate, y por ellos daban todo lo que
tenian y ansi vendieron muchas mantas de las destas Islas y de
Malaca, las quales compraba la Gente para vestirse que muchos
dellos estaban desnudos y destrozados, y el General les compró un
esclavo, é una esclava, y un muchacho por Lenguas, porque digeron
que eran de Mindanao, naturales y sabian la Lengua destas Islas,
y entendian algo de la Malaya, aunque despues pareció que el
Indio Esclavo no sabia la una Lengua, ni la otra, y la India y el
muchacho sabian poco: costaron cada pieza 30 tostones, y aunque
los Moros Borneos se entendió no trataban verdad con el General,
y menos en lo que interpretaban con los naturales, porque en
platicas que con ellos tubieron se entendia que lo hacian de mala
gana, y que no decian lo que el General les mandaba dixesen, ni
al General decian lo que los Indios naturales decian á ellos,
como les iba su propio interese, temporizaba el General y pasaba
por ello, y no embargante su ruindad siempre les hacia y mandaba
hacer buen tratamiento por la necesidad que dellos tenia, y
ansi luego como los traxeron presos le digeron los Moros, como
algunos de los soldados cuando los entraron rendido el Parao, les
habian tomado alguna ropa de mantas, oro, é otras cosas, mandó el
General á los Capitanes inquiriesen y buscasen que cosas habian
tomado, y quien, y se les restituyese, lo qual se hizo y volvió
alguna ropa que se les halló, una campana, unos pesillos de oro,
é otras presas que parescieron entre los soldados, los quales
blasfemaban del Diablo, y se daban á perros, diciendo que porque
no habian de poseer lo que habian ganado peleando, que pues eran
Moros, se lo podian tomar licitamente, alegando leyes en prueba
de su intincion, mas el General que veia no ser el tiempo, ni la
conyuntura presente aparejada, sino para usar toda clemencia,
y aun ojalá bastase para cobrar los Castellanos buen crédito
sobre el malo que tenian, no embargante lo que la gente decia,
por serle tan amarga la restitucion todavia lo restituyeron, y
porque los Capitanes dixeron que algunos de los heridos y los
demas habian gastado parte de la ropa que tomaron en curarse, y
en hacer bestidos, por la necesidad que dellos tenian, mandó el
General echar bando, que los soldados que tenian tomado alguna
ropa del Parao la manifestasen, porque él la queria pagar á los
Borneos, ya que ellos la habian deshecho para sus necesidades,
y que todas las demas cosas las restituyesen, é ansi algunos
dellos manifestaron alguna ropa que tenian deshecha, y se habian
aprovechado della, por estar desnudos, y desta manera procuraba
contentar á los Borneos, y hacerles todas las buenas obras que
podia, aunque, como se ha dicho, entendia que no le eran buenos
terceros para con los naturales, y asi mismo los Religiosos por
su parte procuraban que los Soldados restituyesen todo lo que
habian tomado y hubo comodidad para ello con la Quaresma en
que estabamos, diciéndoles que no les habian de absolver sino
restituian, y con estas persuasiones iban algunos manifestando;
todo lo qual hacia recoger el General para volverselo todo
junto, y entendido por los Moros la diligencia que el General
ponia para que hubiesen su hacienda mostraban mucho contento, y
decian tener bien entendida la bondad y liberalidad del General;
recogieronse entre los Soldados como veinte y cinco onzas y media
de oro en joyas quebradas y una campana; dos panes de menjuy
y cierta cantidad de zera, y libra y media de seda de colores
floja en madejas, y veinte porzelanas, y unas bazinicas de
laton, un anillo de oro, y ciertas mantillas, y otras presas,
todo lo cual el General lo restituyó y dió á los Borneos, sin
que dello faltase cosa, en presencia de los Oficiales de Su
Magestad, y del Escribano de Governacion, y las mantas que los
soldados manifestaron haber tomado, y haberlas deshecho fueron
quatrocientas y treinta blancas y pintadas; por las quales
conforme á lo que en estas Islas valen se les tasó con acuerdo de
los Capitanes y Oficiales de Su Magestad que se les diesen ciento
y quarenta pesos, ó su valor en resgates, y por ser el cobre el
resgate que menos vale, y que los naturales no lo quieren tomar,
se concertó con los Borneos se les pagase en cobre, de lo qual se
les dió 19 arrobas en planchas á razon de 30 pesos de tepusque
el quintal, y desta manera se les pagó, y volvió á los Borneos
todo aquello que se pudo haber que les habia tomado, de lo qual
ellos quedaron muy contentos puesto que digeron que les faltaba
mas oro, pero como no se pudo hallar y ellos vieron la diligencia
que se puso en buscarlo digeron, que con aquello quedaban
satisfechos por lo que faltaba. Despues de vuelto y pagado por
lo que en especie no paresció, como está dicho, el General les
dijo, que aquello usaba con ellos, porque ansi era la voluntad
del Rey de Castilla su Señor, para que entendiesen quan grande
es el valor, bondad y magnificencia suya, y que si esto que les
volvia, ó algo dello, era de alguno de los que murieron en el
Parao, ó se huyeron en la Canoa que se lo volviesen á ellos, ó á
sus herederos, porque su intencion era no tomar lo ageno sino dar
á cada uno lo que fuese suyo. Los Moros digeron, que lo harian de
la manera mesma que el General se lo mandaba, y que con aquella
condicion lo rescebian.

Estubo el General en esta Caleta de Bohol aderezando la Capitana,
y aguardando la Fragata que habia despachado á Zubu, y viendo
que llebó ocho dias de termino, y que ya habian pasado treze,
rezeloso de algun peligro que les hobiese acaescido, mandó llamar
los Borneos y les dijo que de su parte llamasen á Zigala y á
Zicatuna sus amigos para que le diesen una Canoa que fuese á Zubu
á buscar noticia de la Fragata: los Moros fueron y llamaron los
dos Principales, los quales embiaron á decir al General que otro
dia siguiente vernian á las Naos para despachar la Canoa, y si
fuese menester irian ambos ó el uno de ellos. Otro dia vinieron
los dos en un grande y buen Parao esquifado con treinta Remeros,
ofresciendose al General que irian ambos, porque los de Zubu
eran sus amigos, y se informarian dello si sabian alguna nueva
de la Fragata y si la topasen ¿que se les habia de dar para los
Remeros? El General les dijo que viese él lo que queria, y que se
les pagaria en cosas de resgates de lo que traian; ellos digeron,
que el precio se habia de hacer á taydes de oro, y que cada tayde
es nueve pesos, é un tomin, aunque despues se les haya de pagar
el valor de lo que se concertasen en otras cosas, porque así lo
acostumbran ellos, y pidieron tres taydes de oro: el General les
dijo que les daria dos, ó el valor dellos en lo que quisiesen, y
ellos digeron que eran contentos, y que la paga había de ser en
hierro, y que los Borneos les darian á ellos valor de dos taydes
de oro en hierro, y que nosotros diesemos á los Borneos por ello
otra cosa. Los Borneos digeron que fuese ansi, y que los dos
taydes los querian en tostones, y que ellos contentarian á los
Indios. Era tanta el aficion que á los tostones tomaron estos
Moros, que tras cada uno se les iban los ojos y por haber algunos
hicieran qualquier cosa y asi se concertó de dar los Borneos por
cada tayde de oro cinco de[88] y que ellos pagasen á los Indios
que habian de ir en el Parao, los quales fueron contentos; y
dijoles el General, si querian que fuese con ellos algun Español:
los indios digeron que fuese uno ó dos y llevasen arcabuzes, por
si topasen algunos salteadores les ayudasen. El General mandó ir
con ellos dos soldados arcabuzeros, á los quales encargó mirasen,
y entendiesen por todas vias que pudiesen si pudiesen ver la
Fragata, ó haber nueva ó rastro della, ó de los que en ella
fueron, y en Zubu que Puerto y entrada tenia el Pueblo, que casas
y gente, y los que entendiesen de la dispusicion de la tierra,
lo qual todo deprendiesen bien para informarle dello: dioles una
carta para Juan de Aguirre, y con esto los despachó encargando
á los principales amigos que mirasen por ellos, porque se los
confiaba como amigos, de los quales les habian de dar cuenta
y volverselos á entregar como los rescibian. Los Principales
dixeron, que pues iban con ellos, iban bien seguros, y no tenian
de que temer: rogaron al General que mientras ellos estaban
absentes no consintiese que ninguno fuese á su Pueblo: ni los
Borneos Moros tampoco: el General les prometió de hacerlo ansí, y
ellos se fueron quedando de volber dentro de cinco dias.

Despues de despachada esta Canoa, y fin de quinze dias que se
habia partido el Patax San Joan para Botuan, volvió á la Caleta
donde estaba el General y la noticia que trajo fué, que en el
Puerto de Botuan hallaron dos Juncos de Moros de Luzon, y que
estaban contratando con los de la tierra, y que habian visto y
hablado al Rey de Botuan, al qual hicieron un presente de las
ropas que se habian fecho para el de Mazagua, y de otras cosas,
y que les habia dicho el Rey que si no habia mas de un Navio que
entrase en el Rio y que contrataria con él, y que aunque provaron
á entrar en el Rio no pudo entrar en él el Patax por tener no mas
de una braza de agua, y que los Moros de los Juncos salieron en
Canoas á donde estaba surto el Patax, y entraron dentro á ver
que resgates llevaban, los quales les mostraron y á la vuelta
tostones de plata, á los quales cobraron tanto amor como los
Borneos, y no los miraban menos aficionadamente, y preguntaron
si llevaban mucho deste genero, y que darian por ellos oro y
cera quanta quisiesen. Tambien se llegó á bordo el mesmo Rey de
Botuan, y un hermano suyo, aunque no quisieron entrar en el Patax
y creese que lo dejaron de hacer de miedo de los Moros, y por
su consejo que procuraban que no resgatasen sino con ellos, y
digeron que darian tres bahares de oro que son doze quintales á
trueco de tostones de plata, y llegando al precio se hizo de modo
que por un peso de oro les diesen seis de plata y la cera un peso
de dos arrobas y diez y seis libras siete pesos y dos tomines en
tostones.

El Thesorero Guido de Lavazaris llevó ciertos tostones de los
que se hicieron de la almoneda de ciertos difuntos, de los
quales el era Thenedor, y al respecto de 6 por uno los dió á
los Moros, y ellos dieron oro en polvo y en joyuelas, y todo
lo que trajo fué diez y siete marcos y seis onzas, y de cera
obra de 20 quintales poco mas ó menos, como parescerá por la
relacion que los mismos oficiales de la Real Hacienda embian:
paresce que los naturales de Botuan venian al Patax y traian oro
y cera, y queriendolo vender los Moros les iban á la mano y se
lo estorvaban induciendoles que no tomasen de los del Patax sino
tostones de plata, y se vido tener sus cosas vendidas á trueco
de lienzo y tafetanes, y les hacian desvaratar el concierto,
diciendo que los engañaban, ó con otros medios que bastaban á
convertirlos á su intencion, asi no tomaban sino tostones á
los precios arriba declarados lo qual debia de ser con intento
que ellos habrian despues de los naturales los tostones que
los nuestros les diesen, por que los desta Isla ni conoscen
tostones, ni los tratan, ni saben lo que son, y si los tomaban
seria como se entendió por consejo de los Moros y para ellos,
porque era grande en estremo la ansia que mostraban para habello
y rogaban que les diesen tostones, y que á trueco dellos darian
todo el oro que tenian, y señalaban tener mucha cantidad, y
preguntandoles por canela los naturales traxeron muestra della
de que se resgató obra de una libra muy fina y buena, y digeron
á los Moros que si les diesen mucha canela que les tomarian
todo el oro, los quales dixeron que les diesen término de diez
dias, y que les harian traer mucha canela, respondioseles que
no podian detenerse tanto, respondieron que fuesen cinco, mas
los Moros como que lo que trataban y decian era cautela no los
creyeron porque los cogieron en muchas mentiras, y en la cera
que vendieron la primera vez se hallo un notable engaño, y fué,
que eran unos panes grandes y en medio venia mucha tierra, á la
qual cubria el rostro de la cera buena, y mostrandoles la maldad
se escusaban diciendo, no tener ellos la culpa sino los de la
tierra, de quien ellos la compraban y tomando su cera volvieron
otro dia con ella, y el engaño que antes traian en medio, traian
ahora por los cantos y esquinas, y con este engaño del Diablo
pudieran defraudar á mas parte del valor, y aunque los Moros
veian su maldad presente no mostraban mucha pena, antes como al
principio ponian la culpa dello á los naturales de la tierra, y
algunos dellos que estaban presentes digeron que ellos vendian
la cera á los Moros en cañutos y panecillos muy pequeños, en los
quales no habia engaño, y que los Moros lo juntaban en aquellos
panes grandes donde hacian la vellaqueria, y á la verdad esto
es lo mas cierto, segun lo que se conosce de la bondad y virtud
destos Moros. Los Soldados que iban en el Patax como entendieron
la gran suma de oro que los Moros decian tener en los Juncos, y
le fuesen aficionados no menos que los Moros á la plata, deseaban
saltar en los Juncos y daban razones diciendo que demás de ser
Moros trataban engaño con ellos en la contratacion de la cera y
defraudaban lo que les daban de tierra y palos, y tambien decian,
que los Indios querian tratar en el Patax, y ellos no los dejaban
y los emponian en mala costumbre, y maleaban á ojos vistos, como
está dicho, y otras cosas, y que cada cosa por si de ellas era
bastante para justificar el negocio, quanto mas tantas ocasiones
acomuladas insistian sobre esto, y para ello tomaron las armas en
la mano, los Oficiales, y el Religioso que iban en el Patax lo
estorvaban y decian, que la Instruccion del General les mandaba
no lo hiciesen, antes que á los Juncos Extranjeros hiciesen buen
tratamiento y tratasen con ellos de buena amistad, y las otras
cosas que cerca desto traian por Instruccion, y que demas que no
era honesto exceder de la comision seria alterar toda la tierra,
y convertirla contra nosotros, y tenian ocasion de decir que
andabamos á robar: mas todo esto no bastaba para que los Soldados
perdiesen el amor que al oro habian tomado, y no embargante
las razones con que los contradecian, importunaban al Capitan
que no curase de mas razones, sino que diesen en los Juncos,
pues ya los Moros les habian comenzado la guerra con mañas y
traiciones, y aunque el Capitan lo deseaba, y por ventura tanto
y mas que los Soldados no se atrevió á exceder de la comision
que llevaba, y con esto alzaron vela, y siguieron la costa en
busca de la canela, y como fuesen tan desgustados de no haber
tomado el oro de los Juncos renegando del Capitan, determinaron
volberse á donde habian dejado el Armada, y asi volbieron sin
ver lo de la canela, que era el principal negocio donde los
embiaron, y llegando viendo el poco recabdo de lo que traian de
lo mas principal á lo que el General los envió, los reprehendió
asperamente por quedar cortos, tanto en el cumplimiento de lo
que les mandó, y mas al Capitan por que contra la Instruccion
consintió se platicase de querer tomar los Juncos, y que si los
hobiera enojado le castigaran por ello gravisimamente.

Vuelto el Patax de Botuan con las muestras de oro y canela que
está dicho, algunos de la Armada y casi todos deseaban volber
allá, y suplir con los Juncos la falta de los otros, é algunos lo
pusieron en platica con el General diciendo que se procuraria de
saber donde se coge la canela, y con otras colores que ponian,
lo qual no quiso permitir, porque le paresció no convenia al
tiempo y ocasion presente, y tambien porque les entendió los
pensamientos que era ir á descubrir la canela y de camino
atravesarse con los Juncos y cogelles el oro, porque era clara
cosa, que todo su zelo era llebar por principal fin el deseo y
cobdicia del oro de los Juncos: mandó juntar los Capitanes y
Oficiales de Su Magestad, y del Armada, y otras Personas, y les
dijo y propuso quan pocos amigos habian hallado en estas Islas y
el poco socorro de bastimentos y las muestras de oro que habian
visto en todas las partes que habian llegado, y de las joyas
que los naturales traian, y como se cogia en diversas partes
dellas, y la nueva muestra y relacion que traxeron los que habian
venido agora de Botuan, y las calidades de las tierras que se
han visto y la gente dellas, y que conforme á esto vean que es
lo mas conviniente y que se debe hacer importante al servicio
de Dios nuestro Señor y de Su Magestad, y de todo le den su
parescer y si será cosa acertada poblar en una destas Islas ó
no, para que visto el parescer de todos pueda hacerse lo mas
util y provechoso; y despues de haberlo platicado se resumieron
de un conforme parescer, que se debe poblar en una destas Islas,
é informar á Su Magestad adonde y como quedan poblados para que
sobrello provea lo que mas su Real servicio sea, y que no poblar
seria gran deservicio de Dios nuestro Señor y de Su Magestad,
pues poblando se procurarian con medios convinientes atraer á la
fé Christiana estos naturales y reducillos al Real servicio de lo
qual seria muy servido y á ello se daba principio poblando agora
y despues se iria continuando este proposito y buen intento,
e ansi lo dieron firmado de sus nombres ante el Escribano de
Governacion. Los Religiosos no quisieron hallarse á este acuerdo,
diciendo, que no darian su parescer sobre poblar en estas Islas:
el General les dijo que prosupuesto que mandaba poblar en
qualquier parte de las Islas, (_qual_) seria mas conviniente,
digeron, que de la tierra que han visto lo mas fertil y abundante
de bastimentos es Cabalian, y por esta razon digeron, que puesto
que no hay alli Puerto sino en la Costa se puede poblar dentro
de dos ó tres leguas por ser tierra de mucho arroz, puercos,
batatas, y porque allí se podrian bastecer los que habian de ir á
Nueva España, y quedar provehidos de comida los que quedaran: el
General les dijo, que en caso que quedasen poblados donde decian,
ó en otra parte, que Navios les paresce será bueno embiar á
la Nueva España dos, ó uno, é qual dellos: respondieron todos,
que al presente les parescia se debia embiar un Navio solo, y
que este fuese la Capitana, que es el mejor y mas ligero, y el
que mejor sufria qualquier trabajo y mar; todo lo qual firmaron
de sus nombres. El General viendo el parescer de los Capitanes
y Oficiales y las causas que le dieron para poblar, y que él
entendia quan bien servido seria Su Magestad dello, y al efecto
que se puede hacer en dilatacion de nuestra Santa Fée á que Su
Magestad tiene más atencion y por las razones y causas que á ello
lo movieron que son bastantes demas de los paresceres dichos,
se resumió en poblar en la parte que viesen ser mas acomodada,
y desde allí despachar la Nao con relacion de lo que acá ha
acaescido á Su Magestad, mandó que á la Nao se le recorran los
lados, y se mire todo aquello que es menester para la navegacion;
de manera que parta sin que le falte cosa y suplicar que con
la brebedad que acá es menester se despache socorro de gente,
artillería y municiones, y de otras cosas necesarias con toda
brebedad.

Fin de nueve dias despues que partieron desta Caleta los Indios
que fueron á Zubu volvieron con los dos soldados que llebaron
en su compañia: no traxeron nueva, ni noticia de la Fragata
porque en Zubu, ni en toda aquella costa no la habian visto, ni
tenian nueva della, lo qual causó tan grande tristeza en toda
el Armada, y especialmente el General, como de quien colgaba
todo, que claramente lo mostraba, recelando no fuesen perdidos,
ó muertos, ó presos con alguna cautela, ó engaño, puesto que
todo lo advirtió á la partida, y si en tierra con algun engaño
no habian rescivido el daño, lo qual les mandó el General que no
saltasen en ninguna parte de la Mar, sino que desde la Fragata
negociasen, y estaba siguro que por la Mar no les acometerian
Indios, porque llevaban buena gente y municion, mas como fue tan
larga la tardanza en ninguna parte de la mar, ni en la tierra
creia estobiesen con libertad; y aunque no trageron nueva, mandó
se les pagase á los Indios lo que con ellos quedó de darles, y
asi fueron contentos. Los soldados que con ellos fueron dieron
por relacion, como en Zubu habia mucha gente, muy rica, y mucho
bastimento de arroz, millo, é que habia buen Puerto siguro, y
vieron mucho oro, y que en el Pueblo do esto vieron, vieron mas
de 300 casas, y más de 600 Indios bien aderezados, é que en
quanto habiamos andado en estas Islas no se habia visto cosa
tan buena, y aquella misma noche despues de media noche que fue
vispera de Pasqua de Resurreccion antes que amanesciese llegó la
Fragata con toda la gente, que dió tan gran alegria y regucijo en
toda la Armada que fue cosa extraña: llegó toda la gente buena,
que no se tubo en poco, porque estovieron veinte y dos dias, y
no habian llebado bastimento para mas de ocho: faltó el Piloto
Moro que lo mataron estandose bañando en un Rio unos Indios con
quien el poco antes habia fecho amistad, y debajo della, y á
traicion le mataron. La Fragata no aportó á Zubu á donde fueron
los dos soldados con el Zacatuna y Zigala: dieron por relacion
que las grandes corrientes los habian arribado, tanto que sin
poder tomar la Isla de Zubu habian arribado á la Costa de la
Isla de los Negros á sotavento della, y porque no podian volber
por donde fueron determinaron bojar aquella Isla y la bojaron:
digeron tener de box 150 leguas, y que en toda ella no vieron
sino solo un Negro, el qual corria tanto que les paresció que no
le alcanzara un cavallo, y en muchas partes la Isla está poblada
de Indios á la marina, y aqui en esta Isla les mataron el Piloto
trespasandole una lanza por el cuerpo, sin poderle socorrer
los Españoles, puesto que lo mataron delante dellos, y en un
momento como le mataron le cortaron la cabeza, y se la llebaron:
de aquella Isla vinieron á tomar la contra costa de Zubu por
la parte del Norte, y costearon della casi treinta leguas, en
la qual vieron mucha gente, muchas Poblaciones y sementeras,
y como llegaron á la Punta desta Isla atravesaron para venir
á Bohol á donde estaba la Armada, con la qual relacion dió á
la gente gran deseo de que se fuese á poblar alli, pues habia
mucha gente y bastimentos, y todos platicaban y comunicaban no
convenia poblarse en otra parte, y que desde alli con brebedad
se despachase el Navio para Nueva España.

El General mandó juntar los Capitanes y otras Personas
y Oficiales en 21 de Abril que fue vispera de Pasqua de
Resurreccion, y les sinificó como alli se habia ya aderezado la
Nao, y que no tenian que hacer en aquel Puerto ya que la Fragata
habia llegado, y quan importante cosa era el brebe despacho de la
capitana, y quan conviniente cosa era buscar Puerto donde los que
habian de quedar estubiesen surtos por llegar cerca el ynvierno,
y que antes que llegasen las aguas era cosa necesaria estar ya la
gente donde habian de ynvernar con bastimentos; de manera que no
tubiese necesidad de hambre el ynvierno, por los inconvenientes
que dello se pueden seguir, y que para todo esto convenia
resumirse con brebedad, y poner en efecto el mejor acuerdo,
lo qual, despues de platicado entre todos, y visto lo que mas
provechoso seria al servicio de Dios nuestro Señor y de Su
Magestad, y provecho de la gente, fueron de un acuerdo se llegase
á Zubu la Armada, y que alli fuese el asiento, Puerto y despacho
en la parte mas acomodada, y tambien porque en toda esta tierra
no habiamos visto cosa tan buena, tan poblada, y abundante de
comida como significaban ser Zubu los que la habian visto. Demas
desto, que si no quisiesen los naturales de la tierra dalles
bastimentos por precios justos y usados, y ser amigos nuestros
como el General pretendia se les podia hacer guerra justamente,
porque habiendose bautizado los Principales y naturales della,
y habiendo admitido la Doctrina Evangelica habian despues
apostatado y vuelto á sus ydolatrias, y aquella traicion y maldad
grande que usaron con Magallanes que á su gente le mataron debajo
de paz y siguro, y siendo todos Christianos, y por otras causas y
razones muy bastantes que refirieron, y firmaron de sus nombres
resumidos en este Parescer: el General determinó de ir á Zubu, y
asi se hizo el Armada á la vela, estando en la Caleta de Bohol
dia de Pasqua de Resurreccion despues de media noche con el
terral dejando alli el Parao e los Borneos, y á los Moros alegres
y contentos, á los quales de su pedimento dió un salvo conduto
para que ningun castellano hiciese mal ni daño, ni tomase cosa,
lo qual tovieron en mucho: mostraron agradescerlo, y asi mesmo
dió otra carta á los de aquella Isla para que si algun castellano
alli aportase supiese como eran amigos, y no les hiciesen daño, y
el dia que partió de alli para ir á Zubu con la Armada.

De la Caleta de Bohol á Zubu hay quince ó diez é seis leguas, y
con no haber mas distancia tardó el Armada en el camino hasta el
Viernes siguiente: fue causa desta dilacion las calmas, vientos
y corrientes contrarias, y asi se detubo sobre la misma costa de
Zubu porque la Armada ganó el Puerto á la bolina de un bordo y
de otro, y el Viernes que fueron 27 de Abril surgió la Capitana
y el Patax San Lucas dentro del mismo Puerto junto al Pueblo
casi á las 10 de la mañana: no pudo surgir el Almiranta hasta
otro dia Sabado: Luego que la Capitana surgió embió á decir
el General á los Indios con el Interprete Malayo, los quales
estaban en la Playa, y habia mucho numero de gente que digesen al
Señor de Zubu que lo queria hablar y asentar paz é amistad con
él para que libremente nosotros con los naturales y ellos con
nosotros se pudiese contratar, y para hacer este siguro viniese
ante él de alli á un rato; vino á la Nao Capitana un Indio, y
entró en ella, diciendo, que venia de parte del Señor á hablar
al General, y entró á hablarle, el qual dijo que el Señor venia
á la Nao aquel dia á verse con el General, y que le rogaba que
no disparase artilleria, ni arcabuzes por que la gente no se
espantase: el General le prometió que seria ansi, y que digese
á Tupas, que es el Rey y Señor, como él venia por mandado de la
Magestad Real del Rey de Castilla nuestro Señor á visitarle, y
traerle un presente, y á asentar paz, é amistad con él por poder
contratar con los naturales resgates que para ello traia, y que
le rogaba se viniese á ver con él á verle y hablarle para darle
una carta, y el presente de Su Magestad, y al Indio le dió unas
cuentas y lo embió: y dende á un rato seria como á dos horas vino
otro Indio viejo Moro, que dijo ser natural de Borney que estaba
casado y vivia en aquella Isla de Zubu, y hablaba la Lengua
Malaya muy bien, y este dijo, que venia de parte del Señor de
Zubu, y que como ahora de visperas vernia el Rey y con él otros
Principales que para ello se aderezaban y juntaban para hacer
amistad con el General, y que el mismo seria el Interprete, y
que cada dia estaria con el General para hablar á los Naturales:
el General se lo agradesció, y le dió cuentas y caxcabeles, y
otras cosas á él y á otros dos Indios que venian con él, y le
dijo, que digese á Tupas que podia venir seguramente que no les
habia de hacer daño ni agravio alguno, y que si no habia de
venir le desengañase, y no lo entretubiese con palabras, y que
los naturales estubiesen seguros en sus casas, porque él los
aseguraba, y no las despoblasen como lo hacian, que de mas de no
hacerseles mal, les haria todo el bien que pudiese, y les daria
favor: esto dijo porque desde la Nao se veia la prisa grande con
que sacaban ropa y la metian por el monte, y en Paraos, de cuya
causa los Capitanes y Soldados daban prisa al General que debia
entrar en el Pueblo con mano armada, y no aguardar á que alzasen
el hato y bastimentos como lo alzaban: No embargante esto el
General aguardó este dia en el qual no vino Tupas como lo habia
embiado á decir por muy cierto. El siguiente dia Sabado por la
mañana entró la Almiranta en el Puerto: el General mandó al Maese
de Campo que fuese á tierra en un batel, y que sin saltar en la
Playa desde el batel llamase Indios que en la ribera habia mucho
numero dellos puestos en sus estancias á trechos de cincuenta
en cincuenta ó mas, y les digese como por que ayer le embió á
decir Tupas que vernia á la Nao, lo aguardó todo el dia para
asentar paz é amistad con él, y darle el presente é carta que
de Su Magestad le traia, y que se marabillaba de que se tubiese
tan poca cuenta con la embajada y presente que Su Magestad le
embiaba, y con no haber cumplido con lo que le envió á decir con
su Mensagero que le pedia y requeria las vezes que de derecho era
obligado que dentro de dos horas primeras siguientes dejasen las
armas y viniesen á hacer paz é amistad con él, ó se declarasen,
que era lo que determinaban á hacer, para que él tambien hiciese
lo que mas le conviniese, y que se declarasen brebemente, porque
de la dilacion se recrescia inconveniente, y no podria aguardar
mas del termino que les daba, y que estos requerimientos pasasen
ante Hernando Requel Escribano de Governacion, y rogó al Padre
Prior que como Protector de los Indios naturales desta tierra
fuese con el Maese de Campo á persuadirles que viniesen de paz, ó
dar asiento en la amistad con el General, dandoles á entender el
bien y aprovechamiento grande que de su amistad se les seguiria,
donde no, fuese testigo delante de Dios como por su parte habia
procurado lo posible por tener paz é amistad con ellos, y asi
fueron en el batel el Maese de Campo con el Padre Prior y
Escribano, y llegados á la ribera se llegaron algunos Indios á
ellos, á los quales digeron cumplidamente todo lo arriba referido
en Lengua Malaya, que muchos dellos entendian, y respondieron
algunas palabras de entretenimiento y frias, yendo y viniendo, y
puesto que el Tupas dijo, que de temor no osaba venir con lo que
el Padre Prior le dijo, y asiguró, quedó que vernia, y vuelto el
batel á la Nao como no vino dende mas de dos horas, el General
mandó volber al Maese de Campo, y por segundo apercivimiento les
requiriese viniesen de paz, y serian rescividos en nombre de Su
Magestad, y les haria buena amistad dandoles favor en todo lo que
hobiesen menester, y que si dentro de dos horas no viniesen que
haria lo que mas conviniese al servicio de Dios nuestro Señor y
de Su Magestad, y que si por no querer aceptar la paz y amistad
que les ofrescia subcediesen algunos inconvenientes, daños y
muertes fuese á su culpa y cargo, y que con esto descargaba la
conciencia de Su Magestad, y la suya en su Real nombre, y que si
querian decir que no venian de temor que en la Nao se les haria
algun mal tratamiento, que él les mandaria dar rehenes con que
siguramente pudiesen venir, y con este segundo recabdo rogó al
Padre Prior tornase otra vez allá, y ansi fueron y hablaron á
los mismos Indios, y salió á ellos uno que dijo ser Governador
y Capitan por Tupas, y dijo, que él iria a ver al General,
porque Tupas estaba enfermo, y el Maese de Campo le dijo, que
el General no habia de dar la embajada que traia de Su Magestad
sino al mismo Tupas, ni tampoco sangrarse, ni hacer amistad con
otro sino con él, y andando en este entretenimiento pidieron los
rehenes, y despues vinieron á decir que el Tupas vernia otro dia
siguiente, lo qual todo era dilacion hasta acabar de sacar la
ropa y ponella en cobro, á lo qual daban gran prisa. El Maese
de Campo dijo que no convenia aguardar á tanto entretenimiento,
que si queria venir que viniese con él, ó en el termino que le
daba; donde no, que no se lo pediria otra vez, y que ansi se lo
requeria y apercibia una dos y tres vezes: volbieron á decille
que él vernia, y ansi se volvieron á la Nao, mas tampoco vino,
antes todo era dar priesa en sacar su hato, y recoger puercos,
cabras y gallinas que andaban entre las casas, y como no venian,
el General mandó al Maese de Campo que fuese, y que por tercero
y ultimo apercivimiento les requiriese una dos y tres vezes
viniesen de paz como antes se lo habia apercivido, y con las
mismas protestaciones, y debajo de los mismos apercivimientos,
y que pues eran vasallos de Su Magestad, y estaban dados por
reales, que se reduciesen á su servicio, y admitiesen nuestra
amistad que el General les prometia en nombre de Su Magestad,
y que si no lo hiciesen, que todas las muertes y daños, y los
demás inconvenientes que sucediesen fuesen por su culpa y
cargo dellos mismos con lo qual la conciencia de Su Magestad y
la suya en su Real nombre quedaban descargadas, y que supiesen
que en este ultimo requerimiento se zerraban palabras, y que no
dilataria mas tiempo poner en efecto su intencion, con lo qual
los dejasen desengañados: fueron con este tercero recabdo el
Maese de Campo y el Prior, y aperciviendoles con él se llegaron
al Batel, y se desvergonzaron no hablando como al principio,
antes los amenazaron con grandes yerros y amenazas terciando
las lanzas dandoles grita señalandoles que fuesen á tierra, y
lo mismo hicieron en toda la ribera y frontero de las Naos que
estaban muy junto á tierra, lo qual debieron de hacer porque ya
no les quedaba que alzar, y porque les habia llegado socorro
de gente de los Pueblos comarcanos en diez, ó doze Paraos que
llegaron poco antes y estaban detras de una Punta de tierra cerca
de los Navios, y habia mucha cantidad de gente ansi en tierra,
como por mar en los Paraos y Canoas, y verdaderamente estaban á
guisa de querer pelear, paresciendoles que podian ofender quanto
mas defenderse: el General dijo á los Religiosos y Capitanes
que bien les constaba la diligencia y medios que habia buscado
para no venir en rompimiento con los naturales desta Isla, y la
austinacion y porfia suya en ser rebeldes, y que si podia ó debia
hacer mas de lo dicho se lo avisasen, los quales digeron que con
ellos habia cumplido demasiadamente.

Visto el poco remedio de paz con los naturales el General
determinó sacar la gente en tierra, y quel Maese de Campo y
Capitan Martin de Goyte y Juan de la Isla fuesen en tres bateles
por mar detras de la punta á donde estaban los Paraos, y la otra
gente con la Fragata; otro batel con los Gentiles hombres de su
compañia, y otra gente saliese en tierra junto á los Navios al
otro cabo del Pueblo, y partiendo los bateles de la Nao Capitana
con esta orden comenzó á jugar la artillería acia los Paraos,
y de la Almiranta y San Juan al Pueblo, y con esta orden como
los Indios sintieron la artilleria, y vieron el efecto della
volvieron las espaldas y dejaron al Pueblo, y los Paraos algunos
se huyeron, otros zabordaron en tierra, los quales desamparó
é huyó la gente, y quando los bateles llegaron no hallaron
con quien pelear, aunque siguieron el alcanze los no pudieron
alcanzar, que son grandes corredores y fue tan grande la prisa
con que huyeron como la determinacion que antes habian mostrado
de pelear, y como los fieros que hicieron á lo que se pudo
collegir habia en el Pueblo y en los Paraos mil y quinientos, ó
hasta dos mil hombres: las armas que usan son lanzas de hierro
luengo y agudo, baras tiraderas, pabesas, alfanges pequeños,
coseletes de palo, y escupiles de cordeles, y algunos arcos
y flecha y zebratana, é yendo en el alcanze de los Indios se
prendió fuego en una casa casi en la mitad de la Poblazon que
algunos quisieron decir que los Indios pusieron fuego, porque
estaba llena de bastimentos y arroz; y otros, que de un tiro
que se tiró de la Almiranta, y dió en la cubierta ó techo que
es de paja, y dello se habria prendido: esto se tuvo por mas
verisimil: en fin se quemó la casa, y mas de otras ciento con
ella, y sino fuera el viento favorable se quemara todo el pueblo,
y lo que se escapó del incendio nos quedó por aposento, en lo
qual mandó el General alojar toda la gente, y porque era casi
noche ponerse guardia y zentinelas, y fecho esto se vió lo que
habia por las casas y no se halló cosa que fuese de bastimento,
ni de importancia sino eran ollas, tinajas, cantaros de servicio,
é algun millo, y muy poquito arroz. Solamente se halló una cosa
de admiracion, que fue un Niño Jesus de los de Flandes en su
caxita de pino y su camisita de bolante, como de allá se traen,
y un sombrero de belludo de los de Flandes, y todo bien tratado
que no le faltaba mas de la cruzeta que suele tener sobre la
esphera que tiene en la mano, y esta presa la tubo en tanto el
General como era razon, y quando lo vió, hincado de rodillas lo
rescivió con gran devocion, y lo tomó en sus manos y le besó
los pies, y alzando los ojos al cielo, dijo: Señor, Poderoso
eres para castigar las ofensas en esta Isla cometidas contra tu
Magestad, y para fundar en ella tu casa, é Iglesia Santa donde
tu Gloriosisimo nombre sea alabado y ensalzado: Suplicote me
alumbres y encamines de manera, que todo lo que aca hicieremos
sea á gloria y honra tuya, y ensalzamiento de tu Santa Fee
catolica, y mandó que en la primera Iglesia que se fundase se
pusiese á esta Santa Imagen con toda veneración, y se llamase
la Iglesia del Nombre de Jesus, y á todos dió gran contento y
esperanza, viendo tan buen principio, que cierto paresce obra de
Dios haber guardado tanto tiempo esta Imagen entre Infieles tan
entera, y tan buena señal en la parte donde se habia de poblar.

Esta noche mandó que fuesen el Maese de Campo y Capitanes en
los bateles á dar en una Poblazon que está á vista de este
Pueblo casi una legua á otra salida que este Puerto tiene á
donde vinieron los Paraos y gente que en ellos vino en su
favor: llegaron alla antes que amanesciese: huyó toda la
gente: hallaronse cantidad de millo, puercos, y cabras de que
los Soldados se proveyeron y traxeron cada uno para si lo que
pudieron, y tomaron dos Indios, uno herido, y otro cojo, y dos
Indias viejas, las quales se tornaron á huir de la Nao Almiranta
la misma noche que llegaron con otros dos Indios, é un Indio
esclabo que el General habia comprado de los Borneos para
Interpretes, y todos cinco se huyeron sin que los sintiesen, de
lo qual le pesó harto al General, y tambien de que se volvieron
los Capitanes y bateles de aquel Pueblo sin recoger todo aquel
bastimento de carne y millo que hallaron, de que tanta necesidad
habia, asi para el Navio que habia de volber á descubrir la
vuelta de Nueva España, como para la gente del campo que habia
de quedar en la tierra, y ansi les mandó que tornasen allá y lo
recogiesen todo, y con ello se tubiese gran cuenta y razon, y no
fuese como el dia pasado que cada uno tomase y tragese para si
lo que quisiese, y asi el Domingo de Quasimodo á la noche tornó
allá el Maese de Campo y Capitanes en los bateles, y hallaron
todo el Pueblo despoblado, y todos los bastimentos y ganado
alzado, y andando en busca dello dieron en una quebrada media
legua del Pueblo donde hallaron cantidad de millo, y como dos,
ó tres pipas de arroz, todo lo qual acarrearon los Soldados
á cuestas hasta donde estaban los bateles, y lo trageron al
campo en dos caminos, y el Maese de Campo se estubo alla con
la gente hasta traerse lo postrero, y despues volbió, y porque
dió noticia de haber visto otro Pueblo más adelante tornó á
volber alla con los bateles donde en una casa halló recogido
algun millo, y obra de 300 Indios salieron á se lo defender, y
con buen denuedo escaramuzaron un rato con los Soldados, pero
sintiendo la operacion de los arcabuzes huyeron dejando el millo
en poder de los nuestros, y con lo que pudieron traer en los
bateles se bolvieron: dieron noticia de una muy grande sementera
de millo por coger en el campo: no pudieron volber alla en dos
ó tres dias porque llobió mucho, é no cogello mojado. Entrado
este tiempo cada noche venian los Indios al campo hasta dar en
los zentinelas, y arrojarles baras y lanzas, y hacian dar arma
tan amenudo que traian la gente seguida y desvelada sin darles
hora de reposo, lo qual podian hacer por los palmares y espesura
grande que al rededor del Pueblo habia, que hasta que llegaban
junto á las mismas zentinelas no podian ser vistos, y al volber
en siendo sentidos iban muy seguros por saber entre las espesuras
las sendas y caminos, y para evitar esto se mandó allanar por
donde se hacia la zentinela, y se derribaron algunas casas, y
cada dia los Soldados entendian y trabajaban en rozar y hallanar
hasta unos pozos de agua dulce, de los quales se bebe, y no hay
otra agua, y poco á poco se ba descubriendo y aclarando el Puerto.

El Martes que fueron 8 de Mayo se trazó y midió el fuerte que
converná hacer en este Puerto, y con parescer del Maese de
Campo, Capitanes y otras personas Principales se dió principio
á la obra poniendo tres mojones en triangulo por donde ha de
ser la muralla y cavalleros del fuerte, y el primero angulo
comenzó á cabar el General con sus manos encomendandose al
nombre Benditisimo de Jesus, y el segundo angulo comenzó el
Maese de Campo, y el tercero los Capitanes, y fuera del fuerte
señalaron para Poblacion de los Españoles, y para la Iglesia, á
la qual el General mandó que se llamase la villa de San Miguel
por haberse fundado el dia de su aparicion. Este mismo dia en
la noche vinieron los Indios, y dieron arma en el Real como lo
tenian en costumbre de hacer otras noches, y dando al arma por el
un lado del Campo y por el otro pusieron fuego al Pueblo ellos
mismos, y como es de paja y hoja de palma prendió con tanto
furor que estando en gran riesgo de quemarse todo el Pueblo, y
toda la ropa de la gente que estaba en tierra, y la hacienda de
Su Magestad que se habia desembarcado de la Capitana para darle
lado, fue nuestro Señor servido que mediante la buena diligencia
que se puso se atajó el fuego sin que hiciese mas daño de quemar
cantidad de casas despobladas, y verdaderamente procuran y ponen
toda diligencia, y con los medios posibles para echarnos de la
tierra, y luego el General mandó que ante todas cosas dentro del
cuerpo del fuerte se haga una casa de tierra en que se pongan
y esten siguros los bastimentos, municiones y resgates de Su
Magestad, y acabada esta se entienda en hacer el fuerte, lo qual
encargó al Maese de Campo. Otro dia siguiente el Maese de Campo y
los mismos Soldados quemaron y derribaron otras casas por estar
mas recogidos y seguros, y de cada dia se irá reparando mas y
mejor con la continuacion de la obra mejorandola, y hasta ahora
aunque se ha trabajado bien no se ha podido hacer mas por andar
la gente ocupada en buscar y recoger bastimentos para comer, y
para despachar la Capitana para la vuelta de la Nueva España.

La casa donde la Imagen del Niño Jesus se halló como está dicho
atrás, era una casa pequeña, humilde, y de pobre aparato de las
mas pobres que se hallaron en toda esta Poblacion, y en el mismo
sitio donde la casa estaba se señaló sitio para el Monesterio
del Nombre de Jesus, aunque al presente la Iglesia está en otra
parte de prestado hasta que alli se haga la casa, y desde la
dicha casa fue llebado el Niño Jesus hasta la dicha Iglesia con
Procesion solene, gran devocion, regocijo y alegria de todo el
Campo: llegados á la Iglesia lo adoraron todos y se puso en el
Altar mayor, y votaron todos de guardar, santificar, celebrar
solemnemente esta fiesta cada un año el dia que fue hallado,
que es á 28 de Abril; é asi mismo instituyeron una Cofradia
del Benditísimo nombre de Jesus de la misma manera, y con las
condiciones de la de San Agustin de Mexico, en la qual entraron
por Cofrades y Hermanos la mayor parte del Campo; y este dia
que se hizo esta Procesion y solemnidad acontesció otra cosa,
que yendo en la Procesion llegaron dos Principales con mas de
treinta Indios naturales desta Isla que venian á hablar al
Governador, á los quales se permitió y dió licencia que entrasen,
y vieron andar la Procesion y fueron á la Iglesia donde vieron
la adoracion fecha al Niño Jesus, y estubieron presentes todo el
tiempo que duró la Misa y Sermon, de lo qual quedaron admirados,
por que se hizo con mucha solemnidad, y despues de haber hablado
al Governador se tornaron á ir: inquiriendo cuya era aquella casa
donde se halló el Niño Jesus no se pudo saber mas de que digeron
no ser de persona de cuenta, y que vivia en ella un esclavo.

Tomose informacion de como se halló el Niño Jesus y quien lo
halló, dónde y cómo estaba, y que Personas se hallaron presentes,
para que quede memoria del origen desta fiesta é Invencion del
Niño Jesus.

Y puesto caso que cada noche daban rebatos y arma en el Campo los
naturales, algunos dias vinieron al Real algunos Indios á decir
que querian paz, y hablaron al Governador, el qual siempre les
dijo, que viniesen que él los resciviria de paz y les guardaria
toda buena amistad, y los favoresceria en todo lo que pudiese,
é un dia vino un Principal, é dijo ser hermano de Tupas que es
el Señor deste Pueblo de Zubu, y dijo, como venia de su parte á
sangrarse con el Governador, y á hacer amistad: el Governador
le dijo que viniese el mismo Tupas, y los demas Principales,
porque con todos ellos queria tratar y asentar la paz y amistad,
y se sangraria con Tupas para que tubiesen mas seguridad, y el
Principal tornó á decir, que el Tupas estaba lejos, y que de alli
á tres, ó quatro dias vernia, y que todavia se queria él sangrar
por tener mas seguridad: El Governador mandó que el Principal
se sangrase con el Maese de Campo, y asi se hizo, y le mandó
que digese á Tupas, que siguramente sobre su fee y palabra podia
venir al Campo á tratar y asentar la paz, sin que rescibiese
daño alguno; y porque mas siguramente lo pudiese hacer le dió un
paño de manos labrado blanco, diciendoles, que quando viniesen
traxesen aquel paño puesto en una bandereta alta, y ansi podrian
venir siguramente, y que tobiesen por señal quando quisiesen
venir al Real á tratar algo traer una banderilla blanca que seria
señal que venian de paz, é ansi no se les haria mal ni daño,
é ansi se fué, y pasaron quatro ó cinco dias que no vino el
Tupas, aunque cada dia venian Indios al Campo y pasaban Paraos
por delante del Armada, y todos pasaban, entraban, y salian con
la señal blanca como de paz, diciendo, que ya venia Tupas, y de
hoy á mañana se pasaron algunos dias, y en este medio tiempo el
Governador juntó en consejo á los Religiosos, Capitanes, é otras
Personas y les trató y propuso, como los naturales desta Isla
mostraban tener gran temor de venir, que estaban muy recatados,
que si por caso viniese el Tupas como los habia prometido, si
seria bien se les diese á entender sus culpas pasadas, pues
se debia entender, que por la memoria dellas se recataban
tanto, y perdonandoles todo lo pasado en nombre de Su Magestad,
si seria justo que haciendose la paz é amistad diesen algun
reconoscimiento ó tributo á Su Magestad, y se ofresciesen de
nuevo por sus vasallos; é habiendo platicado sobre ello, todos
de una conformidad, digeron: que les parescia era muy acertado
se les digese y representase lo pasado, para que supiesen que lo
sabiamos, porque tenian por cierto que recatarse ellos tanto, era
por causa de temer no les fuese hecho algun daño por ello, y que
perdonandoles de todo en nombre de Su Magestad, ofresciéndose de
nuevo por sus Vasallos, era muy justa cosa diesen algun moderado
reconoscimiento que no les pusiese en trabajo ni nescesidad, y
esto dieron por su Parescer, y como los Indios cada dia venian al
Campo siempre el Governador envió á rogar al Tupas que viniese,
por que el queria ser su amigo y favorescerle, y tantos fueron
los Mensageros que fueron y vinieron, que determinaron de venir,
é un dia vino el[89] otro Principal con obra de quarenta ó
cinquenta Indios, y el Governador lo rescibió graciosamente y con
toda beninidad, y les dijo, como él habia deseado su amistad, y
les queria favorescer en todo lo que pudiese, embiando á rogar
desde el primero dia que llegó á este Puerto, porque la Magestad
Real del Rey de Castilla nuestro Señor los tenia por suyos, y
como á tales los mandaba favorescer, y no sabia, ni entendia,
porque reusaba su amistad, mayormente que él no les habia hecho
daño, pudiendoselo haber hecho, y que holgaria que todos los
Principales desta Isla viniesen para con todos tratar y asentar
la paz, y el dicho Tupas respondió, que él queria paz y amistad,
y si no habia venido antes era porque tenia miedo, y que se
queria sangrar con el Governador por que estobiese mas siguro,
y que lo que él, y el otro Principal que con él venia que se
llamaba Tamuñan hiciesen se cumpliria y guardaria, y se sangrasen
luego, y el dicho General dijo, que se tratase de las condiciones
de la paz, y de lo que los unos habian de guardar con los otros
y los otros con los otros, y se asentase en una Escritura, para
que cada una de las partes tobiese la suya, y que concertada la
paz se sangrarian luego, aunque querian certificarse y saber, si
esta paz y amistad habia de ser perpetua, estable, y firme, ó si
se habia de quebrar otro dia, porque el que la quebrase despues
de concertada seria dino de gran culpa; el Tupas respondió que
la paz habia de ser verdadera, y no para quebralla, y que ellos
ansi lo querian, pero queria que se sangrasen luego por estar mas
siguro: el Governador dijo, que fuese ansi, y que él se queria
sangrar con él, con condicion que dentro de tercero dia primero
siguiente se asentasen y declarasen las condiciones de la paz
que se habian de guardar de una parte á otra, y no efectuandose
dentro deste termino la sangria y amistad que entonces hacia
fuese en si ninguna: ellos fueron contentos dello, y ansi se
hizo que el Governador se sangró del pecho en una taza, y lo
mismo el Tupas y Tamuñan, y sacada la sangre de todos tres se
revolbió en un poco de bino, el qual se echó en tres basos, tanto
el uno como el otro, y lo bebieron todos tres á la par cada
uno su parte; y fecha esta ceremonia el Governador les dijo,
que les queria descubrir su corazon, para que entendiesen los
grandes bienes que de su amistad á todos les vernia, y lo mucho
que Su Magestad los queria, y luego les dijo: que bien sabian
ellos, y él tambien como quando Magallanes Capitan General de Su
Magestad llegó á esta Isla, su Padre del dicho Tupas, y todos los
demas Principales desta Isla le rescibieron de paz é amistad,
y se tornaron Christianos, y rescibieron el Santo Bautismo y
la Ley Evangelica, que es la de Dios verdadero Todo Poderoso,
é asi mismo de su propia voluntad se dieron y ofrescieron por
vasallos de Su Magestad, y se pusieron debajo de su Real amparo,
y pidieron al dicho Capitan Magallanes que como tales los
amparase y defendiese de sus enemigos, el qual se ofresció á los
defender y favorescer, é ansi lo hizo yendo en Persona con su
gente muchas veces á pelear en su favor contra el Rey de Matan,
y al cabo murió en la misma guerra yendo en favor dellos, y que
en pago de tantas y tan buenas obras lo que ellos hicieron fue
apostatar y dejar la Ley Evangelica y Doctrina verdadera que
habian profesado, y vueltose á sus ritos y zeguedad antigua, por
lo qual habian sido y eran dinos de grandisimo castigo; y demas
desto estando en este Pueblo entre ellos la gente que quedó de
los de Magallanes en su defensa, guarda, é amparo deste Pueblo,
los Principales dél no contentos con la maldad arriba dicha,
habiendoles convidado un dia, y estando con ellos comiendo con
toda siguridad, dieron sobre ellos á traicion, y mataron mas de
treinta Españoles y hirieron á los demas, y los tomaron su ropa,
é hacienda; por lo qual ansi mismo eran dinos de grandisimas
penas. Lo tercero era, que habiendo él venido á este Puerto en
nombre de Su Magestad, y requiriendoles de paz é amistad, é
imbiandole á decir á Tupas que le traia presente y mensage del
Rey de Castilla, lo habia despreciado, y no lo habia querido oir,
ni escuchar, antes puestose con mano armada á querer pelear con
él, lo qual ansi mismo era dino de gran castigo, y pena, y que
todo esto no se les decia para hacerles mal por ello, antes por
dalles á entender, y que conosciesen la grandeza y bondad del
Rey de Castilla, el mas clemente y mayor Rey de la Christiandad,
por que él en su Real nombre les perdonaba todo lo pasado para
que por ello agora, ni en algun tiempo no se les pudiese imputar
culpa, ni darles castigo, ni tratar dello, sino que quedase como
si no hubiera pasado, esto con condicion que de nuevo se diesen
y otorgasen por vasallos de Su Magestad, y jurasen de le ser en
todo tiempo leales y fieles; y que para que esto se entendiese
que lo hacian de su voluntad, y que seria perpetuo, diesen algun
reconoscimiento en cada un año para Su Magestad, y que haciendo
esto él en su Real nombre los ampararia y defenderia y seria
contra sus enemigos, y para esto asistiria y permaneceria en este
Pueblo de asiento donde habria muy gran contratacion, de que á
ellos les viniesen muy grandes provechos. Los Indios estubieron
muy atentos á toda esta platica, muy humildes, los rostros é ojos
sin alzarlos del suelo hasta que oyeron lo del perdon, con el
qual rescivieron muy gran contento á lo que mostraron, y digeron
que ellos eran niños quando pasó lo quel Governador habia dicho,
y los viejos sabian como habia pasado, y que ellos eran Vasallos
y Esclabos del Rey de Castilla, é ansi lo querian ser, y que en
lo del tributo y reconoscimiento, quel Governador les digese lo
que habian de dar, solamente le hacian saber que no tenian oro
en este Pueblo: el Governador les dijo, que si no tenian oro
no queria él que lo diesen sino lo que en su tierra cogiesen y
criasen, y que darian lo que buenamente pudiesen, sin que por
ello viniesen á ponerse en nescesidad, y trabajo, y que el que
tobiese arroz diese arroz, y el que millo diese millo, y cada
uno de lo que tenia de su labranza y crianza, porque no lo hacia
por la necesidad que el Rey de Castilla desto tenia, ni que por
ello hobiese de ser mas rico, sino que seria tributo y señal de
como lo reconoscian por Señor, y que lo que podian y habian de
dar ellos lo tratasen entre si, que él no se lo queria limitar,
mas de que rescibiria lo que de su propia voluntad poco ó mucho
lo que le quisiesen dar, y que tambien era necesario que hiciesen
los prescios de las cosas que habian de contratar de bastimentos,
é otras cosas, para que los Castellanos y ellos supiesen y
tubiesen entendido lo que habian de dar y rescibir, porque se
vendiese y comprase, y que se pusiese por escrito con todo lo
demas: ellos dixeron que ansi seria, y lo platicarian entre
si, y volverian dentro de tercero dia á dar fin y conclusion
en ello, y á que señalase y repartiese la tierra y sitio que
los Españoles habian de ocupar, y la que ellos habian de tener:
todo esto se trató por Lengua de dos Moros que andaban entre
estos naturales, que entienden la Lengua Malaya; y fecho esto el
Governador les dió colacion de conserva y bino de Castilla, que
ellos beben bien, y se fueron muy contentos á lo que mostraron,
y estos tres dias hubo de paz que no hubo arma ni rebato en el
Campo, y los Indios pescaban dentro del mismo Puerto con lumbres
y estovieron muchos Indios en la mesma Playa poblados en unas
Casas desviadas del Campo de los Españoles, é algunos entraban
y salian en él y al tercero, quarto, y quinto dia visto que no
venian el Governador preguntó á los Indios que venian al Real,
cómo no venia Tupas y los Principales á concluir la amistad, y
ellos decian, que no venian porque andaban recogiendo lo que han
de dar á Su Magestad, y tenia verguenza de no traello delante,
y con esto se tardaba: el Governador le embió á decir, que no
dejase de venir por eso, que concluido en lo que habian de dar,
y asentada la paz ternia tiempo para recogello, y que viniese y
concluyese, y tampoco vino hasta que se entendió que debia ser
todo dilaciones como lo pasado, y con el Moro, é Interprete que
vino al Real le embió á decir á Tupas, que él habia cumplido con
él, y el no en lo que habia quedado con el Governador á cerca de
volber á concluir el negocio, y que el termino de la sangria era
pasado, que si pensaba ser su amigo y tener paz que viniese, y
sino que se declarase, é ansi fue el Moro, é nunca mas volvió él
ni otro ninguno Indio, ni se llegaban, ni parecian por mar ni por
tierra cerca del Campo como solian, por donde se entendió que los
Moros debian hacernos mala terceria, sino que como no habia otras
Lenguas necesariamente habiamos de tratar los negocios mediante
ellos, y aunque veiamos pasar algunos Paraos de un cabo de la
Isla al otro no se llegaban ya como solian.

Estando desta manera Miercoles 23 de Mayo por la mañana despues
de haber rendido las centinelas salió del Real un Gentil-hombre
de mi compañia que se decia Pedro de Arana, solo, y se fue
paseando por la Ribera de la Mar mas de un tiro de arcabuz del
Campo con estar pregonado con bando, que ninguna Persona saliese
del Campo con graves penas, é yendo por la misma ribera junto
á un Palmar dió en una emboscada de Indios que arremetieron á
él viendolo solo, y como no llevaba armas defensivas mas de
arcabuz en la mano, le atravesaron una lanza por el cuerpo sin
darle lugar á que se pudiese aprovechar del arcabuz, é ansi le
mataron, y le cortaron la cabeza en un momento, y se la llebaron
sin que del Campo pudiese ser socorrido, y los Indios huyeron en
un Parao que tenian en la costa, y se fueron sin poderles hacer
daño alguno, y desta manera guardan estos Indios destas Islas
las pazes é amistades, que estando delante ninguna cosa niegan
ni dicen de no á nada, y vueltas las espaldas veinte pasos, no
cumplen cosa de lo que prometen, ni saben que cosa es verdad, ni
la tratan, y por esto se entiende que con estos será trabajoso
poder contratar por via de amistad sino conoscen subgecion ni
temor.

Otro dia siguiente el Maese de Campo y Capitan Martin de Goyte
con los bateles fueron á un estero y manglar muy cerrado, dentro
del qual se tubo noticia se habian acogido los Indios que mataron
á Pedro de Arana, y como no volvieron aquella noche porque en el
Campo quedaba poca gente, el General salió á dormir esta noche
en tierra, que hasta entonces siempre habia dormido en la Nao,
aunque todos los dias estaba en tierra proveyendo lo necesario
y sacó alguna gente mas de la de las Naos para que ayudasen á
hacer la centinela, mas como era la primera noche que habia
quedadose á dormir en tierra mandó al Alferez general Andres de
Ibarra, que con los Gentiles hombres de su compañia hiciesen
cuerpo de guardia á la Puerta de la casa donde el General dormia
para que si se ofresciese necesidad desde alli pudiesen acudir
todos juntos, y aunque el Alferez se lo dijo como Su Señoria se
lo habia mandado, é algunos dellos velaron sus quartos, otros lo
reusaron, y no lo quisieron hacer, aunque no se dió parte dello
al dicho General. Otro dia siguiente volvió el Maese de Campo, y
dió noticia como dentro del dicho manglar en unos zuburucos[90]
de mal pais habia topado trece, ó catorce casas de Indios, é
alguna gente en ellas, é habia hallado el Parao en que habian
llebado la cabeza de Pedro de Arana bañado de la misma sangre, y
que habian quemado las casas, é algunos Paraos que alli tenian, y
prendieron siete ó ocho Indios que trageron al Campo.

El General mandó que otro dia siguiente que fueron 27 de Mayo se
hiciese Lista y nomina ante los oficiales de la Real Hacienda
de la gente que aca quedaba para embiar relacion dello á Su
Magestad, y estando el dicho General aguardando á que viniesen
las compañias en un xacal con algunos de los oficiales de Su
Magestad, y el Escribano de Governación, llegaron seis ó siete
de los Gentiles hombres, é uno dellos que se llamaba Pedro
de Mena comenzó á hablar al General diciendo, que Su Señoria
les habia mandado le hiciesen cuerpo de guardia cada noche, y
que no eran obligados á ello, porque aquel oficio era de mozos
de espuelas, y Azemileros, y dijo otras palabras desacatadas.
El General mandó se fuese de alli: fuese, y los que quedaron
comenzaron á tratar del negocio con harto desacato hasta que el
General les puso silencio, y se fue cada uno por su parte: luego
vinieron los Capitanes con sus compañias, y se hizo la lista, la
qual acabada, y venido á noticia del Maese de Campo el desacato
que los Gentiles-hombres habian tenido con el General se lo
reprehendió, y les mandó que pues eran tan mal considerados que
se metiesen en las compañias á serbir en ellas, é que él daria
quien hiciese guardia al General: ellos andubieron desabridos
haciendo corrillos entre si, y el General se fue á dormir aquella
noche á la Nao como lo tenia de costumbre.

Aquella noche casi á media noche pusieron fuego al mismo xacal
donde pasó la Lista que está junto á la misma casa donde el dicho
General tiene toda su ropa y hacienda cerca de otra casa donde
están las municiones y resgates de Su Magestad, y como todas
ellas son de paja comenzó á arder el dicho xacal con gran furia,
y como toda la gente acudió al remedio fue Dios nuestro Señor
servido se apagase casi milagrosamente por la gran diligencia
que en ello se puso, en lo qual se chamuscaron y lastimaron
algunos soldados que en ello entendian: entendiose claramente
haber sido maldad cometida por algunos de los del Campo, por
que se halló un poco de cuerda con que pegaron el fuego entre
la mesma paja y fue maravilla grande no encenderse todo el
Campo sin que se escapase cosa ninguna, y vista la maldad tan
grande el Maese de Campo hizo sus diligencias é informaciones, y
prendió al Pedro de Mena, y á otro Gentil-hombre llamado Esteban
Terra, y por la culpa que halló contra este hizo justicia dél
en amanesciendo, por donde se entenderá que no solamente hay
enemigos de fuera, pero dentro en el mismo Campo, los quales
siendo malos pueden hacer y causar mayores daños como Ladrones de
casa, por donde se entenderá quan necesario y conviniente es la
brebedad del socorro que ha de venir de Nueva España. (_Orig. A.
de I._)


28.

 (1565.—15 Febrero.)—Testimonio de toma de posesion de _Ybabao_. (_A.
 de I. Pat. 1, 1, 1/23._)

En la nao Capitana a quinze dias del mes de hebrero de mill e
quinientos y sesenta y cinco años estando el armada rreal surta
cerca de una ysla grande que los naturales della dieron por señas
a entender llamarse cibabao[91] el muy ylustre señor miguel
lopez de legaspi governador y capitan general por su magestad de
la gente y armada del descubrimiento de las yslas del poniente
por ante mi fernando rriquel escrivano de la dicha armada e
de la governacion de las dichas yslas dixo que por quanto su
señoria embia al alferez general andres de ybarra a hazer la
amistad con un yndio natural de esta ysla nombrado calaion que
dixo ser principal y combiene que en nombre de su magestad se
tome posesion della por ende que dava e dio su poder cumplido
al dicho andres de ybarra para tomar posesion en nombre de su
magestad de la parte e lugar donde ansy fuere con el dicho
yndio e de todo lo demas a ella sujeto e comarcano y en fe dello
otorgo el presente auto ante mi el dicho escrivano y testigos
yuso escriptos con sus yncidencias y dependencias anexidades y
conexidades e lo rrelievo en forma de derecho e lo firmo de su
nombre siendo testigos el aguazil mayor graviel de rribera e
amador de arrizun juan pacheco gentiles hombres[92] del señor
governador miguel lopez—paso ante mi fernando rriquel escrivano
mayor, &.

E despues de lo suso dicho en este dicho dia mes e año suso dicho
el dicho alferez general andres de ybarra por ante mi el dicho
escrivano y testigos yuso escriptos estando en el Rio de calajon
donde el dicho principal asy nombrado lo llevo aviendo saltado en
tierra en un portezuelo pequeño questava a la lengua del agua y
en el avia un buio pequeño dixo que en nombre de su magestad por
virtud del poder que tiene del muy ylustre señor miguel lopez de
legaspi governador y capitan general del descubrimiento de las
yslas del poniente tomava e tomo e aprehendia e aprehendio la
thenencia y posesion rreal y autual _vel casi_ desta dicha tierra
de todo lo a ella sujeto y comarcano y en señal de verdadera
posesion se paseo de un cabo a otro e corto rramos de arboles y
arranco yerbas y tiro piedras y hizo otros autos y cerimonias en
señal de verdadera posesion segun que en tal caso se suelen y
acostumbran hazer, lo qual paso quieta y pacificamente en haz y
en paz de los que presentes estavan sin contradicion de persona
alguna y de como ansi paso lo suso dicho el dicho andres de
ybarra pidio a mi el dicho escrivano se los diese por testimonio
siendo presentes por testigos el padre fray diego de herrera y
el padre fray pedro de gamboa y el alguazil mayor graviel de
rribera y francisco escudero de la portolla y pedro de herrera y
otros muchos soldados. E yo el dicho fernando rriquel escrivano
suso dicho doy fe de lo que dicho es por que ante mi paso y fui
presente a todo ello juntamente con los dichos testigos en fe de
lo qual fiz aqui mi firma y rrubrica acostumbrada y ques a tal en
testimonio de verdad—fernando rriquel escrivano mayor corregido
con la oreginal—fernando rriquel escrivano de governacion.


29.

 (1565.—16 Mayo.)—Bando sobre los que hubiesen abierto sepulcros y
 extraido de ellos oro, joyas y otras preseas, y prohibiendo se abran
 en lo sucesivo sin la licencia correspondiente. (_A. de I. Pat. 1, 1,
 1/23._)

En la ysla de çubu de la de poniente de su magestad a diez y seys
dias del mes de mayo de mill y quinientos y sesenta y cinco años
el muy ylustre señor miguel lopez de legazpi governador y capitan
general por su magestad de la gente y armada del descubrimiento
de las yslas del poniente por ante mi fernando de rriquel
escrivano de governacion de las dichas yslas dixo que por quanto
a su noticia a venido que muchos españoles soldados y marineros
an abierto en esta ysla de çubu muchos sepulcros y enterramientos
de yndios naturales y en ellos se an hallado cantidad de oro y
otras joyas y las personas que los an abierto y hallado el dicho
oro no an acudido a manifestarlo ante su señoria ni ante los
oficiales de su magestad para que su magestad cobre y aya sus
reales quintos y derechos—por tanto que mandava y mando que
se eche bando en forma de derecho que todos los que an abierto
sepulcros de donde an sacado oro joyas e otras preseas y tienen
oro e joyas de lo destas yslas abido en qual quier manera vengan
a manifestar todo ello ante los oficiales de su magestad para que
sobre ello se provea lo que conviene al servicio de su magestad y
a buen Recavdo de su rreal hazienda so pena quel que lo contrario
hiziere demas de perder todo el oro e otras preseas que tuvieren
y ovieren sacado se procedera contra ellos conforme a justicia.

Otro si mando que de aqui adelante no se abra ninguna sepoltura
ni enterramiento sin licencia de sus señorias para que se halle
presente a ello una persona oficial del Rey o yo el dicho
escrivano para que no aya fraude ninguno y se tenga cuenta y
razon de todo so pena de quinientos pesos de minas y de volver
todo lo que de la tal o sepoltura o enterramiento sacaren con
el quinto tanto para la camara y fisco de su magestad y ansi lo
pronuncio y mando y lo firmo de su nombre miguel lopez—paso ante
mi fernando rriquel escrivano de governacion, &.

Vando.—Y este dicho dia mes y año suso dicho se echo vando en
forma de derecho de lo contenido en este auto por boz de ypolito
atanbor en presencia de mi el dicho escrivano junto a la posada
del dicho señor governador ygual y junto a la posada del maese
de campo mateo del sas estando presentes en la una parte y en
la otra mucho numero de soldados doy fee dello fernando rriquel
escrivano de governacion corregido con la oreginal fernando
rriquel escrivano de governacion.


30.

 (1565.—27 Mayo.—Zubu.)—Carta que escribió al Rey el General Miguel
 Lopez de Legazpi, dándole cuenta de lo sucedido en su viaje desde el
 puerto de Navidad hasta aquella Isla por una relacion que acompañaba
 á esta carta, con otros varios documentos relativos á las posesiones
 que tomó en nombre de S. M. y las derrotas de los pilotos de aquella
 Armada. (_C. i. de N. t. 17. d. n. 14._)

S. C. R. M.==Desde el Puerto de la Navidad, que es en la
Nueva España, di cuenta á V. M. de mi partida[93] con vuestra
Real Armada al descubrimiento de las Islas del Poniente, y
prosiguiendo el viage, á trece de Hebrero deste presente año
llegué á una de las Islas Felipinas, y despues andube por otras
deste Archipielago hasta venir á esta Isla de Zubu, de donde
despaché una Nao á la Nueva España á descubrir la vuelta, y
dar cuenta á V. M. de lo sucedido en el viage hasta que la Nao
partió: la relacion de lo qual va juntamente con esta[94], y
ansi mesmo cierta informacion, que hice de la mudanza que los
naturales han hecho en la amistad y voluntad que solian tener á
los vasallos de V. M. y la causa dello, y las posesiones que
en nombre de V. M. se han tomado, y las derrotas de los Pilotos
desta Armada. Suplico á V. M. sea servido mandarlo ver y proveer
lo que mas servido sea. Yo quedo poblado en esta Isla de Zubu,
hasta ver lo que Vuestra Magestad será servido embiarme á mandar,
aunque con poca gente, y ansi embio á pedir socorro de gente y
municion á la Real Audiencia de la Nueva España para poderme
sustentar hasta tanto que vistos por Vuestra Magestad todos estos
recados, y la memoria de las cosas que se embian á pedir por
los oficiales de vuestra Real hacienda, que aca residen, y los
capitulos generales y particulares de los que aca quedan, provea
y mande lo que mas convenga, y sea su Real servicio. Y pues
esta empresa es tan grande, y de tan grande importancia para lo
espiritual, y temporal, y se ha puesto en tan buenos terminos, y
es tan buena coyuntura, humillmente suplico á Vuestra Magestad
mande se tenga con ella particular cuenta mandando socorrer y
proveer lo que de aca se pide y suplica, cometiendolo á quien
con todo cuidado y diligencia lo provea y ponga en efecto, por
que confio en Dios nuestro Señor que deste principio tan grande,
sucederán muy grandes bienes en servicio de Dios nuestro Señor,
y de Vuestra Magestad y acrecentamiento de sus Reales rentas,
y bien universal de sus Reynos y Señorios, y Suplico á Vuestra
Magestad que condecendiendo en la grandeza de que siempre usa
en hacer merced á sus criados que sirven en negocios de grande
importancia, sea servido mandar ver los capitulos que con esta
van y hacerme merced como Vuestra Magestad mas servido sea,
cuya Sacra Catolica Real Magestad guarde nuestro Señor con
acrecentamiento de mas Reynos y Señorios por largos y felices
tiempos. De Zubu y de Mayo 27 de 1565 años. De V. S. R. M.==Fiel
criado que los Reales pies de Vuestra Magestad besa==Miguel Lopez
de Legazpi. (_Orig. A. de I._)


31.

 (1565.—28 Mayo.—Zubu.)—Carta que escribieron los oficiales de las
 Islas del Poniente á la Real Audiencia de Nueva España, dando cuenta
 de su salida del puerto de Navidad á los 20 de Noviembre de 1564, y
 de su llegada á las Islas Filipinas á 13 de Febrero siguiente, con
 lo ocurrido posteriormente en aquellas Islas hasta la fecha de esta
 carta, &.^a (_A. de I. Pat. I, 1, 1/23._)

Muy poderosos señores==como ya Vuestra Alteza terna entendido por
el despacho que llevo el bachiller martinez de como nos hizimos
a la vela a los veynte de noviembre de MDLXIIII años para estas
yslas del poniente en cumplimiento de lo mandado por vuestra
Alteza diremos lo que en ellas se ofresce con toda fidelidad y
diligencia.

Como vera Vuestra Alteza por la Relacion de los pilotos que
vinieron en el armada de la navegacion que havemos hecho no
trataremos acerca del sino Remitirnos a el y solo diremos lo
que se ofresce tocante al servicio de dios nuestro señor y su
magestad y augmento de su Real hazienda en lo que puede aver en
estas partes.

Llegamos a esta felipinas a XIII de hebrero de DLXV años y desde
el dia que llegamos a ellas hasta oy avernos hallado ningun amigo
ni gente que Reconozca a Su Magestad y la ocasion venimoslo a
entender al cabo de dos meses andados en este arcipielago de
como los portugueses questan en los malucos vinieron a una ysla
llamada Bohol en la qual estuvimos treynta y siete dias y en ella
hizieron el daño siguiente despues de aver hecho pazes y dado a
entender que venian a contratar les hizieron que juntasen un dia
todos los mas naturales que pudiesen de suerte questando seguros
y contratando les dieron una Arma en que les mataron quinientos
hombres y prendieron seiscientos y los llevaron a maluco por
esclavos—a nos sido gran ynquietud por que como gente que tan
mala obra a rescebido estan muy atemorizados y como tales en
viendo alguna vela se yvan al monte y si acaso aguardavan algunos
era para darnos a entender que no querian nuestra amistad—desta
suerte avemos pasado desde el dia que llegamos hasta oy mucha
pena y asi venimos a parar en una ysla donde mataron la gente de
magallanes en la qual nos Rescibieron con alguna manera de paz y
fue hasta otro dia siguiente que pusieron en cobro a sus mugeres
e hijos y luego que lo hizieron dixeron que no querian dar cosa
ninguna de las que se les pidio que fue de los bastimentos que
ellos tenian por nuestros resgates dixeron como hemos dicho que
no solo no querian dar sino que querian pelear y asi nos fue
forcoso hazerlo—echose la gente toda por tierra y el artilleria
de las naos[95] y la gente el arcabuzeria en tierra se Retiraron
de suerte que ninguno dellos se pudo aver—tenian apercibida su
armada por mar.

Desampararon las casas en las qoales no se hallo cosa propia
dellos hallose un nino jesus y un verso de hierro y otro de
bronce de ningun provecho creese que deven ser del tiempo de
magallanes Rescebimos el contentamiento que en tal caso deven los
cristianos por entender quel señor a sido servido de rrescebirnos
en su amparo y hazernos tan gran vien y merced suplicamosle nos
encamine en su servicio y conserve en el de su majestad.

Entendemos en lo que hasta oy se a visto en todas las partes que
avernos llegado puede su magestad hazer en ellas grandes Reynos y
señorios enviando socorro de gente armas y municion y artilleria
Vuestra Alteza por quedar como quedamos muy nescesitados de todo
y en parte donde ay muchedumbre de gente y muy bellicosa y atento
a que en todo el arcipielago tienen apregonado guerra contra
nosotros por causa de los dichos portugueses.

La memoria de las cosas nescesarias para este campo y el socorro
della va con esta—Vuestra Alteza mandara que se provea con
gran presteza e diligencia por que no se haziendo se padescera
gran Riesgo y no se podra sustentar el campo y haziendose se
conseguira lo que su magestad pretende.

Como Vuestra Alteza terna noticia no truximos fierro de los
quintos Reales de su magestad de cuya cabsa no se an quintado
algunas cosillas de oro que se an hallado en sepolturas destos
gentiles y asi se ha hecho la diligencia de nuestra parte asi en
esto como en todo lo que se a hallado se nos entregase mando el
general se hiziese deposito en las personas que las tales cosas
hallase hasta tanto que Vuestra Alteza mande de alla otra cosa
suplicamos á Vuestra Alteza mande proveer en el caso lo que fuere
justicia y en los quintos y la orden que en todo se a de tener
en estas partes en todas las cossas tocantes al servicio de su
magestad y de nuestros oficios—hizose un pregon general[96]
que qual quiera persona que llevase oro perlas joyas piedras lo
tubiese perdido si no fuese Registrado en el Registro de su
magestad—por no tener los dichos quintos con que quintar damos
aviso a los oficiales que Residen en esa ciudad para que si
paresciere alguna cossa fuera de Resgistro se haga la diligencia
que conviene.

La muestra del oro canela y cera que se hallo en un puerto
llamado butuan donde fuimos el tesorero y fator por mandado del
general a que viesemos cierta noticia que se tenia de las cosas
que avia en la ysla de beguendanao[97] y hallamos este dicho
puerto y en el dos juncos de moros que alli estavan contratando y
alli hizimos por la orden que llevabamos las paces con el señor
deste dicho puerto y dimosle la embaxada y presente que nos mando
el general—dimosle á entender como yvamos a contratar en su
tierra con su voluntad y favorescerle y ampararle en nombre de
su magestad en todo lo que se le ofresciese el qual Respondio
que era contento Respondieron los moros por el por que (se) nos
fueron los ynterpretes entendimos que Rescebian pena muy grande
los dichos moros de la embaxada y asi creemos devian obrar su
Ruin yntencion con el dicho señor y los naturales y asy nos fue
forçoso resgatar con ellos por no dar lugar a los naturales a
que contratasen con nossotros y no quisieron los dichos moros
otro resgate sino fueron tostones y por estos se concertaron
que darian un peso de oro por seis de plata y a este precio
se Resgato ese oro que por muestra se embia a su magestad y a
Vuestra Alteza y la cera y canela los dineros heran de ciertos
difuntos que la Razon se embia a los officiales de la hazienda
Real.

Suplicamos a su Magestad y a vuestra alteza en su Real nombre que
por quanto estos dichos moros y otros sacan todo el oro perlas y
joyas piedras y otras cosas de que no tenemos noticia y ser en
daño de los naturales asi por que no dan lugar a que se ymprima
nuestra santa fe como por sacar el dicho oro que si prosiguieren
el dicho contrato de oy adelante pierdan las haziendas y ellos
sean esclavos atento a que predican la seta maometana asi en
esto como en las demas cosas nescesarias para el socorro mandara
Vuestra alteza se provea todo con gran diligencia por que todo lo
que en la memoria se pide es muy nescesario y quedamos en gran
nescesidad de todo y en todo acrescentando y mandando lo que
vuestra alteza fuere servido para que se consiga en estas partes
lo que su magestad pretende y tanta nescesidad ay de la Religion
cristiana para estos naturales y enbiandose gente y todo lo mas
que se pide en la dicha memoria—guarde nuestro señor las muy
poderosas personas de vuestra alteza y acresciente tan grandes
Reynos y señorios—de çubu XXVIII de mayo de MDLXV anos.

       *       *       *       *       *

Muy poderosos señores==De Vuestra Alteza Fieles criados que los
muy poderosos Pies con toda umilldad Besan=Guido de labeçari y
Andres cauchela y Andres de Mirandaola.

       *       *       *       *       *

(1565.—29 _Mayo_.—_Cebú_.)—_Carta á S. M., de Miguel Lopez de
Legazpi y otras personas que le acompañaban en la isla de Cebú._
(_Imp. en la 1.ª serie de la Colec. de Ind. t.^o 13, p. 527._)

(1565.—1.º _Junio_.—_Cebú_.)—_Carta á S. M., de Miguel Lopez
de Legazpi y otras personas que le acompañan en la isla de Cebú,
pidiendo se haga merced al P. Fr. Andres de Urdaneta, y que
vuelva á aquella isla._ (_Imp. en la 1.ª serie de la Colec. de
Ind., t.^o 13, p. 529._)


32.

 (1565.—28 Mayo.—Zubu.)—Carta escrita al Rey por Andrés de
 Mirandaola dándole cuenta del suceso y navegación que hizo la Armada
 del descubrimiento de las Islas Filipinas, que salió el año anterior
 del puerto de Navidad á cargo del General Miguel López de Legazpi.
 (_C. i. de N., t. 17 d. n. 15._)

Sacra Catolica Magestad.==En el Armada que vino á estas Islas del
Poniente por mandado de Vuestra Magestad vino por General Miguel
Lopez de Legazpi. Se me hizo merced en nombre de Vuestra Magestad
Don Luis de Velasco Visorrey de la Nueva España, que en gloria
sea, del oficio de Factor y Veedor de la Real hacienda de Vuestra
Magestad atento á la obligacion perpetua que tengo de servir á
Vuestra Magestad cuya Sacra Catolica Real Persona ruego á Nuestro
Señor acresciente con grandes Reynos y Señorios.

Llegó esta Armada en estas Islas Filipinas á 13 de Hebrero de
1565 años. Diré lo que hasta hoy se ha visto en ellas con la
fidelidad, fé, y alegria que siempre que se ofresciere en mi, con
toda diligencia posible.

Como verá Vuestra Magestad por las relaciones de los Pilotos
que vinieron en ella en la Navegacion que han fecho se ha visto
por el Aguja estar en la demarcacion de Vuestra Magestad mucha
tierra de lo descubierto y por descubrir destas partes que con la
voluntad de Nuestro Señor Dios se verán. Entiendo que toda ella
será de grande utilidad y provecho, y para que haya efecto el
intento de Vuestra Magestad de meter en esta tierra la religion
christiana.

En lo que hasta hoy habemos visto en los naturales dellas, es
oro, canela, y cera, y el contrato que tienen es esto. Y tenemos
por cierto que esto habrá en gran suma cultivandose la tierra por
los vasallos de Vuestra Magestad los Españoles, porque los dichos
naturales á lo que ellos han mostrado, y nos hemos visto en ellos
es gente que todos viven sin respeto alguno, porque las personas
que señalaban ser Señores, no eran tenidos, ni respetados, y asi
se ha entendido por personas que han estado en estas partes
antes; á cuya causa sera necesario que Vuestra Magestad mande sea
conquistada la tierra, porque de otra suerte sin ninguna dubda se
cree se podrá beneficiar, ni cultivar la religion christiana por
ser gente de mucho vicio y traydora y de muchas malas costumbres,
y asi será necesario mande Vuestra Magestad sea conquistada toda
la tierra para con el ayuda de Nuestro Señor se podrá hacer sin
mucho daño, mandando Vuestra Magestad proveher de gente, armas, y
municion que al presente quedamos muy necesitados.

Estando en una de las dichas Islas Filipinas se entendió
como habian venido de parte de los Portugueses que están en
Maluco por el Rey de Portugal á una Isla llamada Bool, donde
estubimos treinta y seis dias. Los naturales del dicho Maluco
dando á entender que venian á contratar con los naturales, y
asegurandolos un dia hicieron que hiciesen mercado general
donde se mataron 500 hombres y prendieron 600 y mas, como verá
Vuestra Magestad por la Informacion fecha por el General: sobre
el caso están quexosos y muy alborotados todos los naturales
deste Arcipielago, por que corrieron todas las mas haciendo todo
el daño que pudieron. Hallose despoblada la Isla de Mazagua que
era la que siempre se halló con gran voluntad á la gente della
para servir á Vuestra Magestad. La ocasion fueron los dichos
Malucos que fueron alla y hicieron todo el daño posible á fuego,
y mataron la gente que pudieron, y por lo consiguiente en todas
las mas partes que llegaron, que hasta hoy habemos visto. Vuestra
Magestad mandara proveher en esto lo que conviene.

Quedando el General en la Isla dicha de Bool mandó al Tesorero
Guido de Labezares, y á mi, que fuesemos á ver una Isla de
Beguindanao[98] la costa della, y lo que habia en ella, y en
demanda de un Puerto llamado Butuan, donde fuimos á cumplir
lo por el mandado en nombre de Vuestra Magestad. Hallamos en
el dicho Puerto que habia la poblacion y contratacion que se
tenia noticia, porque estaban contratando dos Juncos de Moros,
que dixeron ser de Luzon junto á una Isla grande de Borney.
Esta Isla de Borney es rica á la noticia que se tiene della:
es tierra de mucha gente y de fuerzas, donde se tiene noticia
que hay artilleria mucha y la gente belicosa, y toda ella es de
gran contratacion. Con el principal deste Puerto dicho de Butuan
hicimos amistad, que asi nos fue mandado por orden é Instruccion
del General en nombre de Vuestra Magestad y le dimos á entender
como por mandado de Vuestra Magestad ibamos á contratallos y á
residir en su tierra con su voluntad, y que si necesidad alguna
se le ofresciese, á favorescerle y ampararle en nombre de Vuestra
Magestad. La respuesta que dió fué, que el era contento de que
fuesemos; y esto se le dió á entender por los Moros que estaban
contratando alli, por no tener lengua en el Armada que entienda
á los naturales, de cuya causa se padesce gran trabajo. Los
Moros mostraron que rescivian pena de que contratasemos á los
naturales. Habiendo hecho lo que por el General en nombre de V.
M. se nos mandó dimos la vuelta á donde estaba el Armada que era
en la dicha Isla de Bohol.

De aqui nos hicimos á la vela para ir á una Isla que llaman Zubu,
que es la parte donde mataron la gente de Magallanes: hallamos
á los naturales algo alborotados, aunque mostraron que querian
nuestra amistad, y duró esto hasta otro dia siguiente que no nos
cumplieron ninguna cosa de las que se les pidió. Luego que se
entendió esto se les fizo ciertos requerimientos que por nuestros
dineros nos diesen de los bastimentos que tenian, y no se pudo
alcanzar dellos cosa alguna hasta que mostraron que querian
pelear con nosotros, y que no nos querian dar cosa alguna; y
luego salimos á pelear con ellos. Y como se disparó el artilleria
de las Naos, y la gente por la tierra, y por la mar, se retiraron
que ninguno aguardó, ni se pudo haber, dexaron desamparadas las
casas, en las quales no se halló cosa, sino fue un niño Jesus,
y un verso de hierro, y otro de bronce, que todo se entiende
ser del tiempo de Magallanes. Hasta hoy se ha podido saber cosa
alguna de lo que posehen.

Despues de haber desamparado la tierra y haberse retirado, vino
un Moro que estaba casado entre ellos como Interprete dando
á entender que venia de parte de un hermano del Señor desta
Poblazon, que querian paz y tener nuestra amistad. El General le
respondió, que no embargante lo que habian usado y mostrado su
mala intencion, que viniesen seguros, hasta darles á entender lo
que con ellos se habia de hacer; y con esto fué y con una vandera
de paz que le dió el General, y luego vino el dicho hermano del
Señor que se llama Tupas.

El qual dixo que queria paz y amistad. Significole el General el
mal termino, é ingratitud que usaron con el en nombre de Vuestra
Magestad y con esto le dio á entender que viniese su hermano, y
todos los mas principales para asentar las paces y pedirles las
condiciones que habian de guardar y cumplir en el servicio de
Vuestra Magestad y con esto se fué: pidió de termino para traer á
su hermano y á la mas gente, tres dias.

Toda esta Isla es muy poblada y de mucha gente, y toda ella
belicosa y muy viciosa, de cuya causa entiendo sera necesario no
viniendo al verdadero conoscimiento de la Santa Fé Catolica sean
conquistados y trahidos debaxo del dominio de Vuestra Magestad.

Acabado el termino de los tres dias vino el dicho hermano de
Tupas, y otro principal, los quales dixeron que su hermano estaba
indispuesto, que el en su nombre y otros principales que venian
con el las haria. El General le dió á entender que no la queria
hacer con el sin que su hermano viniese, y que no tratase negocio
doble con el, porque le daria mucha pesadumbre, y que volviese
por su hermano y viniese seguro que el y su gente le guardarian
lealtad, y con esto se fué y vino el dicho Tupas y hizo las
amistades, y quedó que traeria su gente y con ella servir á S. M.
y no ir, ni venir contra cosa que se les mandase. Negocios son
que entendemos vienen de mano de Nuestro Señor: el nos encamine
en su servicio y ampare en el de V. M.

Por estar el Navio que se despacha para el descubrimiento de la
vuelta muy á pique no doy relacion á V. M. de las condiciones que
quedan resolutas porque hasta hoy no se han concluido.

Fr. Andres de Urdaneta, mi tio, vuelve y va á servir á V. M. en
este descubrimiento, y por su compañero Fr. Andres de Aguirre.
Por Capitan va Felipe de Salcedo y Juan de Aguirre, personas que
entendemos servirán á V. M. con toda fidelidad, fe, y alegria.
Con toda humildad Suplico á V. M. mande se provea de Religiosos y
Clerigos quales convengan para la predicacion del Santo Evangelio
á estos naturales atento al servicio grande á Dios Nuestro Señor,
y á V. M.

La gente que ha de mandar V. M. proveher fuera de la que de
la Nueva-España se proveyere para el socorro que se pide den
docientos bien armados y aderezados, fuera destos mandará V. M.
que luego á la segunda vengan 600 hombres bien armados y los 400,
que sean arcabuceros, los 200, piqueros: artilleria gruesa como
son culebrinas y municion, y la gente la mejor que se pudiere
hallar y de las mejores costumbres, y municion y armas para los
que aca quedan.

A Vuestra Magestad Suplico con toda humildad de confirmar la
merced que en nombre de V. M. me hizo D. Luis de Velasco Visorrey
y Gobernador de la Nueva-España, que en gloria sea, y de me la
hacer V. M. hará servicio á Dios Nuestro Señor y á mi bien y
merced con justicia mandando V. M. acrescentar el salario hasta
en cantidad de tres mil ducados de buena moneda, atento á que es
grande la carestia de la tierra en todas las cosas necesarias
para nuestro sustento.

Guarde N. S. la S. C. R. P. de V. M. con grande acrescentamiento
de grandes Reynos y Señorios, como Yo fiel criado de V. M. deseo.
De la Isla de Zubu de[99] de 1565==Sacra Catolica Magestad:==De
V. S. C. M. fiel criado que los Reales pies de V. M. con toda
humildad besa, Andres de Mirandaola.==(_Orig. A. de I._)


33.

 (Año de 1565.)—Relación muy circunstanciada de la navegación que hizo
 el Armada de S. M. á cargo del General Miguel López de Legazpi, desde
 21 de Noviembre de 1564, que salió del Puerto de Navidad en la costa
 Occidental de Nueva España, hasta su llegada á la isla de Zubu de las
 Philipinas, y su conquista; con expresión de las derrotas, alturas y
 señales de tierra que descubrió durante su navegación, y de las varias
 observaciones hechas sobre la variación de la aguja; por Estevan
 Rodríguez, Piloto mayor de la misma Armada y descubrimiento. (_C. i.
 de N., t. 2º, d. n. 5._)[100]

Salimos del Puerto de la Navidad, Martes quatro horas antes del
dia á 21 de Noviembre año de 1564 dos Naos y un Galeoncete, y un
Patax, y la Nao capitana era de porte de quinientas toneladas,
nombravase San Pedro; iva por Piloto mayor Estevan Rodriguez,
vecino de Huelva, y por su acompañado Pierres Plin Frances, por
Maestre Martin de Ibarra, vecino de Vilbao, por Contramaestre
Francisco de Estibarribia, por Guardian Lucas Aragozes, por
Despensero Pedro de Oliva, por Alguazil del agua Santiago de
Garnica: llevan de Marineros y Grumetes, y con dos Paxes sesenta
y cinco personas. La Nao Almiranta se decia San Pablo, seria de
porte de quatrocientas toneladas, iva por Almirante el Maese de
Campo Mateo del Sas, por Piloto Jaymes Fortun, y Diego Martin,
de Triana; por Maestre Juan Maria, y por Contramaestre Pedro
Juan, por Guardian Jorge, por Despensero Christobal Martin, por
Alguazil del agua Andrea Veneciano. El Galeoncete se decia San
Juan, seria de porte de ochenta toneladas, iva por Capitan Juan
de la Isla, y por Piloto Rodrigo de la Isla su hermano, y por
Maestre Julian Felipe, y por Contramaestre Nicolas Rodriguez, de
Huelva, por Despensero Juan Martin, de Huelva. El Patax se decia
San Lucas, seria de porte de quarenta toneladas, yva por Capitan
Don Alonso[101], y por Piloto Lope Martin, y por Maestre Nicolas
Griego, y por Contramaestre Moreto; y tambien llevabamos un Barco
cubierto, ivan en él quatro hombres: en toda esta Armada en las
dos Naos y Galeonsete, y Patax, y Barco ivan ciento y cincuenta
hombres de mar y doscientos soldados: llevaba el Capitan General
Miguel Lopez de Legazpi 16 Gentiles hombres: el Maese de Campo
llevaba una compañia de cien hombres; iva por Alferez mayor
Andres de Ibarra, y por Sargento mayor Luis de la Haya, y por
Alferez de esta Compañia iva Don Pedro de Herrera, y por Sargento
Juan de Morones. Martin de Güete, Capitan lleva otra compañia
de 90 soldados, por su Alferez Francisco Ramirez, por Sargento
Gutierrez. Ivan por Oficiales de S. M.: Tesorero Guido de
Labazares, y Contador Andres de la Rochela, por Factor Mirandola.

Noviembre 19. Domingo á 19 de Noviembre se bendixo la vandera
y estandarte, y allí todos los de la Armada con juramento,
prometieron de tener por General al Señor Miguel Lopez de
Legaspi, y hacer lo que por el fuere mandado.

20. Lunes venidero nos embarcamos en las Naos todos, y se le
entregó el Armada al General el Bachiller Martinez que la tenia á
su cargo, y estaba por Proveedor mayor della.

21. Martes quatro horas antes del dia, largó la Capitana una
pieza, y juntamente el trinquete, y las demas se hicieron á
la vela de este Puerto de Melasa, que es en el de la Navidad,
y gobernamos aqueste dia al Sudueste: andariamos este dia, y
la mañana hasta el sol puesto siete leguas, hicimos el camino
Oes-sudueste por causa de las corrientes que ivan luengo de costa
por el v-este: aqui en este Puerto nos Noruesteavan las aguas
media quarta, lo que los azeros estan apartados de la flor de
Lis: una ahuja que los tenia derechos á la flor de Lis venia fixa
con el Norte: está este Puerto de la Navidad en diez y nueve
grados y un tercio largos.

22. Miercoles á 22 del dicho anduvimos treinta leguas la vuelta
del Sudueste, tomé el sol este dia en 18 grados.

23. Jueves á 23 del dicho anduvimos 38 leguas al Sudueste.

24. Viernes á 24 del dicho anduvimos 25 leguas á la mesma
derrota, tomé el sol en quince grados y medio.

25. Sabado á 25 del dicho anduvimos 22 leguas á la mesma derrota.

26. Domingo á 26 del dicho se mudó la derrota, porque el Señor
General abrió la Instruccion que traia del Rey, que le mandaron
que no la abriese hasta estar cien leguas en la mar, y aquí la
abrió, y le mandavan que fuese en demanda de las Filipinas: y
luego hizo junta de los Pilotos y Maestres, para ver á donde
seria bueno governar: fue respondido por todos nosotros, que
al u-este quarta del sudueste hasta ponernos en su altura,
y en poniendonos en los 12 grados que están las Filipinas,
governabamos al u-este, yendonos siempre por los doze grados:
este dicho dia anduvimos veinte é cinco leguas al u-este quarta
del sudueste: tomé el sol en catorce grados y un tercio.

27. Lunes á 27 del dicho anduvimos treinta leguas á la misma
derrota.

28. Martes á 28 del dicho anduvimos treinta y cinco leguas a la
misma derrota.

29. Miercoles á 29 del dicho anduvimos quince leguas al sudueste.

30. Jueves 30 del dicho anduvimos treinta y ocho leguas al u-este
quarta del sudueste, tomé el sol en 13 grados.

Diciembre 1.º Viernes á 1.º de Diciembre, anduvimos treinta y
cinco leguas á la mesma derrota: esta noche se apartó el Patax
San Lucas del Armada: luego á la prima noche nos dió un aguacero:
amaynamos la vela mayor en la Capitana, y hicimos la seña
acostumbrada, y fuymos con el trinquete por aguardar á las Naos:
el Patax San Lucas andava mucho, y anocheció adelante, dos leguas
delante de la Capitana, y no devió de ver las señas, quando vino
el dia no pareció; tuvimos entendido que iva adelante: dimos
velas, y no le pudimos ver mas.

2. Sabado á 2 del dicho anduvimos treinta é cinco leguas á la
mesma derrota.

3. Domingo á 3 del dicho anduvimos treinta é dos leguas á la
mesma derrota.

4. Lunes á quatro del dicho anduvimos treinta leguas á la mesma
derrota: tomé el sol en onze grados y un quarto.

5. Martes á cinco del dicho anduvimos treinta y seis leguas á la
mesma derrota.

6. Miercoles á 6 del dicho anduvimos 28 leguas á la misma
derrota: tomé el sol en 10 grados y tres quartas.

7. Jueves á 7 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas á la
mesma derrota.

8. Viernes á 8 del dicho anduvimos 21 leguas á la misma derrota.

9. Sabado á 9 del dicho anduvimos 20 leguas á la mesma derrota:
tomé el sol en 10 grados larguitos.

10. Domingo á 10 del dicho anduvimos treinta leguas al u-este:
tomé el sol en 10 grados escasos.

11. Lunes á 11 dias del dicho, anduvimos 35 leguas á la misma
derrota.

12. Martes á 12 dias del dicho, anduvimos 30 leguas á la misma
derrota: tomé el sol en 9 grados y tres quartos.

13. Miercoles á 13 del dicho anduvimos 18 leguas á la misma
derrota: tomé el sol en nueve grados y tres quartos.

14. Jueves á 14 del dicho anduvimos 15 leguas, á la misma
derrota: aquí marqué mis ahujas estando las guardas al Nordeste,
y me afixaron al Norte.

15. Viernes á 15 del dicho anduvimos 8 leguas al v-este quarta
del sudueste.

16. Sabado á 16 del dicho anduvimos 20 leguas por la derrota
arriba dicha: tomé el sol en nueve grados y medio.

17. Domingo á 17 del dicho anduvimos 21 leguas á la misma
derrota.

18. Lunes á 18 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas á la
mesma derrota.

19. Martes á 19 del dicho anduvimos treinta y cinco leguas al
v-este: tomé el sol en 9 grados, y baxamos á esta altura por
ver una Isla que se decia Isla Verde, que estaba pintada en
las figuras que llevabamos, y no la pudimos ver: aquí torné á
marcar mis ahujas en el Nordeste, y hallé que me Nordesteaban
media quarta, y quando me afixaron hize á los demas pilotos que
marcasen las ahujas, y tambien respondieron con las mias, y al
Nordestear lo mismo.

20. Miercoles á 20 del dicho anduvimos 24 leguas á la mesma
derrota.

21. Jueves á 21 del dicho anduvimos treinta y siete leguas á la
mesma derrota: tomé el sol en 9 grados.

22. Viernes á 22 del dicho anduvimos treinta y seis leguas á la
misma derrota: tomé el sol en nueve grados y un quarto.

23. Sabado á 23 del dicho anduvimos 36 leguas al v-este: tomé el
sol en 9 grados y un quarto.

24. Domingo á 24 del dicho anduvimos 36 leguas al v-este: tomé el
sol en nueve grados y un quarto.

25. Lunes 25 del dicho anduvimos 30 leguas á la mesma derrota:
tomé el sol en nueve grados y un tercio.

26. Martes á 26 del dicho anduvimos 35 leguas al v-este quarta
del sudueste: tomé el sol en 9 grados.

27. Miercoles á 27 del dicho anduvimos 36 leguas al v-este: tomé
el sol en nueve grados.

28. Jueves á 28 del dicho anduvimos treinta y dos leguas al
v-este quarta del Norueste: tomé el sol en nueve grados y un
quarto.

29. Viernes á 29 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas á la
misma derrota: tomé el sol en nueve grados y un quarto.

30. Sabado á 30 del dicho anduvimos 25 leguas á la misma derrota:
tomé el sol en nueve grados y un quarto.

31. Domingo 31 del dicho anduvimos treinta y cinco leguas al
Ues-Norueste: tomé el sol en 10 grados largos.

Enero 1.º Lunes 1.º de Enero anduvimos treinta leguas al Ueste
quarta del Sueste[102] tomé el sol en diez grados y tercio.

2. Martes á 2 del dicho anduvimos 32 leguas á la misma derrota.

3. Miercoles á 3 del dicho anduvimos treinta y seis leguas á la
misma derrota: tomé el sol en 10 grados y 3/4.

4. Jueves á 4 del dicho anduvimos 30 leguas al V-este, quarta del
Sudueste: tomé el sol en 10 grados y 1/2.

5. Viernes á 5 del dicho anduvimos 25 leguas á la mesma derrota.

6. Sabado á 6 del dicho anduvimos 15 leguas á la mesma derrota:
tomé el sol en 10 grados y 1/3.

7. Domingo á 7 del dicho anduvimos 20 leguas á la misma derrota:
tomé el sol en 10 grados y 1/4.

8. Lunes á 8 del dicho anduvimos hasta medio dia 22 leguas al
V-este quarta del Sudueste: á medio dia el Almiranta tiraron una
pieza: amaynamos velas de gavia y aguardamosla, y en llegando
dixo, que havia visto tierra la vuelta del Sur: estava todo el
cielo nublado: dixo el Piloto Diego Martin, que la havia visto,
y que se cubrió con un celaje: asi amuramos á babor, y fuymos la
vuelta del Sur hasta el sol puesto, y no vimos nada. Andariamos
10 leguas, y visto que no haviamos visto nada, arribamos y fuymos
nuestro camino.

9. Martes á 9 del dicho á medio dia llegamos á una Isla, habiendo
andado la noche atras, y el medio dia 20 leguas, descubrimos
esta Isla Martes, como tengo dicho, luego por la mañana de la
gavia de la Capitana que siempre havia guardia en ella de noche
y de dia: llegamos á ella, como tengo dicho á medio dia: era una
Isla pequeña: ternia como de box dos leguas y media hasta tres,
y era partida por medio, que se podia andar á pie; y quando
estaba el agua crecida[103] la partida, y quando bacia queda
sin agua: de la una á la otra era toda ella de arboles llena,
verdegueando de fuera, y baxa, que de fuera no se parecia sino
toda arboleda: costeamosla de la parte del Norte, que ella se
corria de Norte Sur, y no le hallamos donde surgir: pasamos de
la vanda del U-este junto con tierra, y no hallavamos fondo para
echar el ancla: venimos á llegar tanto en tierra, que del Baupres
de la Capitana saltára un hombre en tierra, y por ser el viento
sobre la tierra y haber bonanza de mar nos llegamos tanto: dimos
fondo en 80 brazas: era el fondo tan á pique que con dos cables
nos garró el ancla y fuymos para fuera: el Galeoncete dió con
la Proa en tierra, y dexo caer el ancla que tenia, é largaron
medio cable, y estava la popa del Navio en 140 brazas. Visto
que con la Nao Capitana, ni el Almiranta, no podiamos tomar
Puerto, porque en esta Isla no le hay, fué el Capitan Martin
de Gueyte[104], y el Maese de Campo con hasta treinta hombres
soldados á tierra, que vieron unas casas y gente andar por la
playa; y llegados que fueron á tierra, huyeron las gentes de
las casas, y se fueron al monte: hallaron un Indio viejo, y una
India, y dixeronles por señas, que no tuviesen temor, que eran
amigos, que no huyesen; ansi se vinieron dos ó tres Indios é
Indias, y estuvieron un rato con ellos: dieronles cuchillos, y
cuentas, y de los rescates que llevabamos, y ellos los tenian
en mucho. Fueron á las casas: eran casas medianas de madera, y
la cobertura de palmas, muy bien hechas las casas: tenia esta
Isla muchos cocos de luengo de la mar: de esta vanda del U-este
tenian muchos palmares, y en estas casas tenian grande cantidad
de pexe asado en barbacoa[105], hechos lios, que devian de tener
trato con otras Islas de aquel pescado: havia en esta Isla como
obra de cien Indios, gente dispuesta y varbados; y por eso le
pusimos á la Isla por nombre los Varbudos: estan en diez grados y
un quarto: esta gente andavan vestidos con palmas, dellas hacen
lienzo tan delgado como cañamazo, y con aquellos se vestian
ellos: se tapavan sus verguenzas no mas, todo lo demas desnudo:
y ellas se cobijavan unas mantas de aquella palma, dende baxo de
las tetas hasta abaxo: tenian buenos rostros: gente morena como
amulatada: ellas tienen sus huertezuelas, alli tienen unas rayzes
de que hacian pan bueno porque yo lo probé: ellos no entienden
sino en sus canoas ir á pescar con cordeles hechos de palma
buenos, que parecian de lino, y anzuelos de huesos de pescados y
de cocos; vide anzuelos hechos cada uno de dos piezas amarrado
una con otra, muy sotil, se haze como anzuelo, y con aquello
tomarán mucho pescado: lo mas dello, que aquí vimos era albacora
y dorados: no vimos á estos Indios ningun genero de armas, ni en
todas las casas tal se halló. Estuvieron los nuestros en esta
Isla hasta ya tarde; andavan las Naos de mar en traves, ansi se
vino la gente á bordo, truxeron muchos cocos y mucho pescado á
las Naos: luego como los Bateles llegaron hecimos vela: aquella
noche fuymos con los trinquetes, gobernamos al U-este.

Miercoles por la mañana á diez del dicho, vieron de la gavia una
Isla por la proa, llegamos á ella á medio dia: habrá de camino
de la de arriba dicha á esta quince leguas: esta Isla está
arrumbada de Norte Sur, terna como nueve ó diez leguas de Leste
U-este: como media legua venimos á pasar por la punta que hacia
al Sur: es toda hondable, á pique tiene muchos arrecifes, al pie
dellos es hondo que no pudimos surgir por no hallar fondo: tiene
de la vanda de Leste U-este dos Isletas, la una está al U-este
dos leguas; y de esta grande va un arrecife hasta ella; y desta
á la otra habrá tres leguas, va otro arrecife; de manera que
todas tres hacen como un corral, en medio todo placer: por los
arrecifes pueden andar á pie de la una Isla á la otra, y de la
otra á la otra: son estas Islas despobladas, no vimos en ellas
gentes ni pueblos: son Islas rasas con la mar, no parecen de
fuera sino los arboles: no hallamos fondo para surgir: pusimosle
por nombre á esta Isla Placeres, y á la otra San Pablo: tomé aqui
el sol en diez grados; á dar por aqui de noche nos metieran en
aprieto en que[106] traiamos buena guardia, por ser tan baxas,
y tantos arrecifes en que al pie dellos es hondo mucho: y aqui
pasamos adelante gobernando al U-este quarta del Sudueste: el
sol puesto llegamos á otra Isla, habiendo andado ocho leguas
de camino de la de atras á esta: llegamos alla al sol puesto:
quisimos surgir, no hallamos aparejo para surgir, por ser tan
fondo, y la Isla era tan pequeña que tuvimos entendido que era
desabitable: es una Isla que toda terná como dos leguas, y muy
baxa y anegadiza; saliale un arrecife la vuelta del Sudueste una
legua: estava toda la Isla llena de Pajaros, y por eso le pusimos
Isla de Paxaros. De aqui salimos al sol puesto, siguiendo nuestra
derrota, governando la vuelta del U-este quarta del Sudueste.
Tomé el Estrella aqui en diez grados escasos.

11. Jueves á 11 del dicho anduvimos veinte leguas á la misma
derrota.

12. Viernes á 12 del dicho anduvimos treinta leguas hasta medio
dia, que llegamos á una Isla baxa toda quebrada, que de alta
mar parecia que eran muchas, llegandose á ella se hace toda una
tierra: ocho leguas está esta Isla: junto con esta, hay otras
dos ó tres Isletas pequeñas, que se hacen con esta mayor como un
triangulo, y en medio todo baxo, y de la una á la otra, y de la
otra á la otra haze arrecifes: todas ellas estan cercadas de
arrecifes, y son tan fondos al pie dellas, que no hallamos el
fondo para surgir: son todas anegadizas y desavitables: estan en
diez grados escasos: pusimosles por nombres los Corrales. De aqui
partimos este dia, andariamos hasta el sol puesto 4 leguas.

13. Sabado 13 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas al
U-este: tomé el sol en 10 grados.

14. Domingo 14 del dicho anduvimos 40 leguas, vimos al sol puesto
una Isla por la proa, estariamos della seis leguas; echamos al
reparo aquesta noche para por la mañana ir en demanda della:
estas 40 leguas arriba dichas las anduvimos al U-este.

15. Lunes á 15 del dicho anduvimos sobre la Isla arriba dicha,
fuymos á surgir en ella, no hallamos fondo para poder surgir:
era muy pequeña y baxa; y la vuelta de Leste estavan junto con
esta otras tres ó quatro Isletas todas llenas de arrecifes la
parte del Norte, salian fuera mas de una legua: todas estas Islas
tomavan compas de ocho leguas: no pueden pasar entre unas ni
otras: son bajuelas y llenas de arboledas: están arrumbadas de
Leste U-este: están estas Islas en 10 grados escasos: este dicho
dia pasamos adelante desta Isla ocho leguas.

16. Martes á 16 del dicho anduvimos de la vuelta del U-este
treinta y cinco leguas: tomé el sol en 9 grados y 3/4.

17. Miercoles á 17 del dicho anduvimos 26 leguas al U-este quarta
del Sudueste. 18. Jueves á 18 del dicho anduvimos veinte y cinco
leguas á la mesma derrota: tomé el sol en 10 grados largos.

19. Viernes á 19 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas al
U-este, aqui nos nordesteava el ahuja una quarta: tomé el sol en
diez grados y medio.

20. Sabado 20 del dicho anduvimos 26 leguas á la misma derrota.

21. Domingo 21 del dicho anduvimos 20 leguas á la mesma derrota.

22. Lunes hasta medio dia que tomé el sol anduvimos 20 leguas:
tomé el sol en treze grados: estas 20 leguas las haviamos andado
al U-este quarta del Sudueste: acabado de tomar el sol vimos
una Isla alta y de muchas serranias á la vanda del Sur, hacia
unos vermejales en unas sierras: demoravamos quando la vimos
al Norueste: fuymos la proa en ella, llegando como dos leguas
dellas, nos salieron sesenta y un Paraos, allegaron á bordo,
dichiendo: _chamurre, chamurre_, que quiere decir: _amigos,
amigos_; y trayendo la mano por la barriga que es señal de
amistad; nos decian por señas, que fuesemos del ó (_sic_) la
Nao, y iriamos á su Pueblo; y viamos dos pueblos; devian ser
aquestos Paraos de ambos Pueblos, por que otros nos hacian de
señas que arribasemos y iriamos á su Pueblo. Estos Indios venian
todos desnudos en carnes, sus verguenzas de fuera, los cabellos
largos hasta la cinta: los Paraos que traian son los mas ligeros
de vela que hay en el mundo; ni Galera, ni Bergantin, se les
compara: son muy angostos y largos, la proa tienen como la popa,
que de proa sirve todo: trae un contrapeso de la una vanda por
no sozobrar, un palo grueso liviano botado con unas barras
fuera, y va tocando en el agua; este contrapeso llevanlo de
barlovento, que siempre el un bordo sirve de barlovento y el otro
de sotavento; por eso hacen de la una vuelta á un cabo la proa,
y de la otra vuelta al otro: las velas son latinas, cortadas en
triangulo, tanto del entena como la de cayda, como el gatil[107]
de abaxo: traen la vela en dos entenas, la una por arriba y la
otra por abaxo; con la de abaxo hacen la vela grande, ó pequeña,
que si hay mucho viento arrollanla por la entena de abaxo todo
lo que quieren: las velas son de palma delgadamente hechas que
parecen de angeo: venian en cada Parao ocho, y diez Indios, uno
viene siempre echando el agua fuera; porque estos varcos no son
estancos, no los calafatean, ni los clavan, son amarrados unas
tablas con otras con bejucos, y ponenles un betume de tierra
colorada, y cal y aceyte de cocos, hecho, con aquel betume los
brean, y no hacen agua, la que les entra es poca. Esta gente es
dispuesta, y lijeros, diestros en estos varcos: Quisimos entre
estos Pueblos arriba dichos surgir, llegamos muy cerca de tierra
y no hallamos fondo para surgir, y por esta vanda es la brisa
travesia, determinamos de pasar de la parte del U-este desta
Isla: arribamos y fuymos con poca vela que era ya de noche para
aguardar el dia.

23. Martes á 23 del dicho surgimos en esta Isla llamada Guan,
que es de los Ladrones á la vanda del U-este, en un buen Puerto:
por esta vanda es muy poblada y de mucha gente: terná por esta
vanda como diez leguas, é correse Nornorueste Susueste, tiene
á la vanda una Isleta pequeña media legua desviada, y sale un
arrecife della hasta la grande: por esta vanda del U-este la
costeé toda con una Fragata, y en ella hallamos buenas Bahias
tres ó quatro de buen fondo, limpio, y buenos rios que salen á
la mar de agua dulce: toda la costa poblada y llena de palmares
y cocos: las armas de estos Indios son unas varas tostadas,
que con ellas pasaban una rodela; y hondas, y un esportilla de
palma llena de piedras, echas á mano como huevos: esto traian
aquellos con sus piedras y las varas en las manos: quando venian
á pelear hincavan las varas en el suelo, y con las hondas de
lexos y cerca tomavan las varas y con grande animo peleavan: del
arcabuz temian, y sino le acertavan, se venian á el como una
xara[108]. En cada pueblo que ivamos con la Fragata nos rescivian
con las hondas á pedradas, que no nos dexaban saltar en tierra,
que llovian piedras en la Fragata: todavia saltamos en algunos
pueblos, y tuvimos algunas refriegas con ellos, mas siempre ellos
llevaron lo peor; como nosotros llevabamos buenas rodelas, y
buenos arcabuzeros, y los cuerpos bien armados, veinte hombres
que ivamos, mas de quinientos Indios huyeron de ellos, en que al
principio acometieron con grande animo, y des que gustaron de
los arcabuzes, se retiraron sin orden al que mas podia correr;
todavia nos descalabraron á dos compañeros, al uno le abollaron
la celada, y le descalabraron con una piedra, y al otro que era
un Lombardero, estando asestando un verso para tiralles, vino
una piedra y diole en la boca y derribole los dientes, y rompele
el beso: á otro pasó la rodela una piedra, y le atormentó el
brazo; mas ellos lo pagaron bien, y artos perdieron las vidas; y
con esto nos volbimos á las Naos, y hallamos que havian herido
de muerte á un soldado con una vara tostada, y della murió, y
á un mozo del capitan Martin de Güeyte mataron y le quebraron
los dientes con piedras, y le sacaron la lengua, y le hicieron
pedazos, que fué una lastima grande de vello, y lo truxeron á
la vera de la mar porque lo viesemos, que cuando lo mataron
estava durmiendo que havia ido el Batel á tierra por agua, y el
mozo se quedó durmiendo, y se fué el Batel sin él abordo, y por
eso lo mataron sobre pazes, que el General tenia hecho pazes
con ellos, y havian venido á bordo á rescatar arroz y pescado,
ñames y platanos, harto mejores que los de la Havana, y cocos, y
agengibre, y otras frutas de la tierra: todo lo davan á trueque
de un clavo. Visto el General que havian quebrado las pazes
hordenó de hacerles quanto mal pudiese: saltó el Maese de Campo,
y el Capitan Martin de Güeyte con ciento y cincuenta soldados y
saquearon dos pueblos y los quemaron: ahorcaron muchos Indios
por los arboles: quemaronles los Paraos que pudieron tomar, y
prendieron quatro Indios: mataron muchos. De los quatro que
prendieron el uno se echó á la mar con grillos, y estava un Parao
abordo y lo tomó y se fué con él: otro se ahorcó de la jareta el
propio; y uno largamos y otro truximos con nos, que nos pareció
ladino, para aprender la habla de la tierra. En esta Isla tomamos
arroz y pescado, y agua y leña, y muchos cocos: estuvimos en ella
surtos onze dias: tomose la posecion della por el Rey Don Felipe:
cada dia se decian Misas en esta Isla: todo el tiempo que aqui
estuvimos tomamos el sol en tierra dos veces todos los Pilotos,
en que por la mar diferenciavamos en el tomar del sol los de la
Almiranta y los de la Capitana en un quarto y tercio; aqui se
vino á verificar todo, y hacianlo los regimientos de España, y
nosotros en la Capitana lo haciamos por regimientos hechos en
Mexico, enmendados de los de España lo que tarda el sol en llegar
á Mexico: y tomamos el sol aqui en treze grados y un tercio.
Esta Isla es muy buena, y bien poblada, tiene muy buenos llanos
para sementeras, y muy buenos rios de agua, y muy buena presencia
de tierra: la gente dispuesta y desnudos en carnes: las mugeres
tapan sus verguenzas con una hoja de palma, y no mas, lo demas
en carnes: las casas tienen buenas hechas de madera cubiertas de
palmas, y son todas altas, en lo alto hacen su vivienda: su comer
es tamales hechos de arroz, unos tostados y otros recientes,
los tostados son para durar mas tiempo: ñames grandes y batatas
pequeñas y plantanos, y pescado, y cocos; de estos cocos hacen
aceyte para alumbrarse con el, y para comer: aqui hay mucho
agengibre, y otras frutas que yo no se el nombre dellas: tienen
en esta Isla cantidad de Paraos grandes y pequeños, que un
dia vide abordo de las Naos mas de quinientos, todos venian á
rescatar, traian comida de la que arriba tengo dicha, y todo su
apellido era por clavos; la manera de su hablar es la siguiente:

Amigo, chamor=bueno, mauri=daca, baqui-maqui=sabroso,
mani=toma, jo=Azeite, rana=arroz, juay=tierra, tana=coco seco,
micha=Señor, churu=coco fresco, mana=hierro, yrizo=botija.
O=calabaca, coca=Navio, botus=clavo, ruro=sal, azibi=caña dulce,
tupotipor=pescado, bian=no, eri=pescado salado, azuiban=batata,
nica=pequeño, segu=madera, tagayaya=plantano verde, regue=agua,
ami=tamal, enft=plantano, jeta=bellota, puga=red, ragua=papel
pintado, triacabo-tali=ojos, macha=piedra, rapia=orejas,
perucha=papel, afuipuri=dientes, nifi=petate, guafal=cabellos,
chuzo=agengibre, asinor=manos, catecha=ella, reben=pie,
ngmicha=cesto de mimbre, pian=barba, mimi=honda, atripe=pierna,
achumpa=cangrejo, achulu=esto, achi=petaca, agu=bocal, burgay=ven
acá, hembean=estrella, vitan=Luna, Uran=sol, ataon=comer,
mana=grande, riso.=Su manera de contar: uno, acha: dos, gua:
tres, tero: quatro, farfur: cinco, nimi: seis, guanan: siete,
frintin: ocho, gua: nueve, agua: diez, manete.

Febrero. Estuvimos en esta Isla onze dias, como arriba tengo
dicho: salimos Viernes en la noche á dos de Hebrero.

3. Sabado á 3 de Hebrero hasta medio dia, andariamos diez leguas,
governamos al Hueste.

4. Domingo á 4 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas á la
mesma derrota.

5. Lunes á 5 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas á la misma
derrota: tomé el sol en treze grados y medio.

6. Martes á 6 del dicho anduvimos veinte y seis leguas á la misma
derrota.

7. Miercoles á 7 del dicho anduvimos veinte y cinco leguas á la
mesma derrota: tomé el sol en treze grados y medio.

8. Jueves 8 del dicho anduvimos treinta leguas al U-este quarta
del Sudueste: aqui nordesteava el ahuja media quarta: tomé el
sol en treze grados y tercio.

9. Viernes á 9 del dicho anduvimos veinte y seis leguas al U-este
quarta del Sudueste.

10. Sabado á 10 del dicho anduvimos treinta y cinco leguas á la
mesma derrota: tomé el sol en treze grados.

11. Domingo á 11 del dicho anduvimos treinta leguas á la mesma
derrota: tomé el sol en doze grados y tres quartos.

12. Lunes á 12 del dicho anduvimos quinze leguas al U-este; tomé
el sol en doze grados y medio.

13. Martes á 13 del dicho anduvimos veinte leguas á la mesma
derrota: tomé el sol en doze grados y medio.

14. Miercoles á 14 del dicho anduvimos quinze leguas hasta medio
dia, y á medio dia vimos tierra por la proa de las Filipinas, una
Isla muy grande que por ninguna parte dende la gavia no podiamos
ver cabo, era muy alta, y de muchas serranias: á la mar acia
unos llanos; tiene muchas Isletas á una y dos leguas en la mar:
de aquí echamos el Batel fuera llegando como dos leguas de las
Isletas, yo me fuy en él con veinte hombres á buscar Puerto, y
que las Naos fuesen tras nosotros; asi fuimos al abrigo de una
Isla pequeña que tenia muchos palmares y cocos y buen Puerto, y
alli hecimos de señas á la Nao, que fuese á surgir y ansi surgió
un quarto de legua de tierra en veinte brazas, surgimos aqui en
esta Isla Miercoles en la tarde á 14 de Febrero de 1565 años.

15. Jueves á 15 del dicho fuymos con tres Bateles ochenta
hombres á la Isla grande, á ver si havia Pueblos, ó buen Puerto:
hallamos cerca de la mar unas casillas, y salieron á nos obra
de cincuenta Indios de paz y vinieron á nosotros, estuvimos un
rato con ellos, y como no llevabamos lengua no los entendiamos:
dimosles del resgate que llevabamos, y fueronse: diximosles por
señas que fuesen á las Naos, dixeron, que si irian: estos Indios
traian orejeras de oro, y manillas traian dos en el pie los
Principales: todos venian desnudos: con un paño á manera de toca
larga tapavan sus verguenzas: son todos pintados todo el cuerpo
y piernas, y brazos; el qués mas valiente aqui se pinta mas: sus
armas son Lanzas pequeñas con muy buenos hierros largos á manera
de Lanzones, y un paves y dagas, y algunos traen arco y flechas;
mas las flechas son sin plumas, y el arco ruin: tiran poco y no
son serteros: su manera de hacer pazes, es el un Principal con
el otro, se ha de sacar sangre con un cuchillo de un brazo y la
han de echar en una poca de agua ó vino, y han de beber ambos, y
luego quedan las pazes hechas, y con tanto nos venimos á las naos
sin hallar Puerto que bueno fuese, ni poblacion grande, sino unas
rancherías.

16. Otro dia Jueves á 16 del dicho vinieron á la Nao siete ó
ocho Principales en tres Paraos, truxeron vino de palma bueno de
beber, y tamales de arroz, plantanos, y gallinas, como las de
España, y puercos; todo lo dieron al Señor General, y él le dió á
cada uno su bonete colorado, y cuentas, margaritas, y espejos y
tixeras, y otras cosillas de resgates, que fueron contentos.

17. Otro dia Viernes á 17 del dicho vinieron en un Parao
grande, todo de popa á proa toldado, traian treinta bogadores:
andan estos Paraos como Galeras á remos, en que en el bogar es
diferente: venian estos Indios con orejeras de oro, y vestidos á
su usanza: entraron en la Nao Capitana obra de treinta Indios,
y metieron un instrumento de cobre con que tanen para hacer
sus bayles, y vaylaron todos á su modo, y el Señor General les
dió algunos resgates con que se fueron contentos, y nos dieron
noticia estos Indios que ocho leguas de alli estava la Bahia
de Cobos al Norte, y luego el Señor General despachó á Juan de
la Isla el Capitan del Patax en el Batel de la Capitana con
treinta hombres que fuesen á descubrir aquella Bahia: llegado
alla hallaron una buena Bahia, para poder estar Naos, y salieron
muy muchos Indios á la vera de la mar, pidiendo pazes, y que se
sangrasen con ellos, y saltó un soldado á sangrarse con ellos:
dixeronle que no llevase armas, y el fué sin ellas, y estandose
sangrando llegó otro Indio por un lado, y dale una lanzada por
el costado que luego murió: huyeron luego todos los Indios, no
pudieron los nuestros matar ninguno, que todo fué tan de repente
que no huvo lugar de podello vengar, y luego se volvieron á la
Nao. Estuvieron en ir y venir quatro dias: en esta Isla chica á
donde surgimos, se tomó la posecion por el Rey Don Felipe: todos
los dias que aqui estuvimos en esta Isla se decia Misa: tomamos
el sol en esta Isla en tierra todos los Pilotos en doze grados
largos que havia un quinto de grado: de aqui fuy yo y Jayme
Fortuno Piloto de la Almiranta á saltar entre estas Islas con la
Fregata, para ver si havia pasaje por entre ellas; porque por
donde entramos era travajosa volver, por el viento ser por la
proa, ansi hallamos que podiamos pasar bien, y nos volbimos á las
Naos, y las pusimos de vergas de alto, para otro dia salir.

Salimos de aqui Martes por la mañana, anduvimos aquel dia y la
noche perlongando la Isla la vuelta del Sueste, andariamos como
treinta leguas hasta llegar al cabo de la Isla, al cabo tiene
una Isleta redonda, pequeña, y muy alta, correse con la grande
Norte Sur, y por aqui embocamos; veiamos otra Isla pequeña al
Sudueste; quando ivamos embocando ivamos al Leste U-este, el
embocamiento es de diez ó doze brazas, parecese el fondo muy
claro, que en verdad que ivamos con harto temor de no dar en
menos fondo: no nos faltó diez brazas hasta doze; era este fondo
á manchas de arena y de piedra; desviandose de la Isla grande
es lo más fondo, llegandose á las pequeñas: duraria este fondo
tres leguas de camino: están estas dos Isletas apartadas de la
grande como tres leguas: costeamos la Isla grande, corriase
Leste U-este camino de ocho leguas: surgimos en una Bahia de
buen fondo: tenia una Isleta á la boca que hacia abrigo: tenia
un estero de agua salada, por alli vimos entrar dos Piraguas: el
estero arriba tenian su poblacion: en esta Bahia tomé el sol en
onze grados y un quarto, yo siempre le eché la quarta al sol por
el regimiento de Mexico, y no de España; por eso esté advertido
el que viniere, que si la hace por el de España podrá errarse un
quarto á tiempos, y dias hay que es toda una cuenta: yo por mejor
tengo aqui el de Mexico que no el de España, porque de España á
Mexico tarda el sol siete horas en llegar, por aquellas siete
horas me[109] trashierro:

De aqui de este Puerto nombrado fué el Capitan Martin de Güete
en un Batel, y yo en una Fragata, llevamos cincuenta hombres á
descubrir esta Bahia arriba dicha, se corria la costa á Oeste
camino de quatro leguas, luego hace una punta gruesa de peñas,
y de alli va la costa otras quatro leguas al Norueste; en las
quatro leguas primeras hace como dos Bahias, en cada una tiene
su rio de agua salada, y en las otras quatro leguas que se
corren Norueste-Sueste se hacen tres Isletas media legua en
la mar, el uno es redondo y alto, el otro parece como una Nao
á la vela, el otro está junto con este, es mas pequeño; entre
estos y la tierra pueden pasar Naos, porque hay mas de veinte
brazas de fondo: de estos farallones obra de una legua está una
Isleta, demora de estos dos farallones al Ues-Sudueste: acabadas
de andar las quatro leguas arriba dichas dimos en una Bahia de
fondo de quatro brazas, era muy grande; surgimos con la Fragata
y Batel en una braza de agua, lexos de tierra, frontero de un
pueblo que estava: aqui vimos muchos Indios, quisimos ir allá
con el Batel que pedia menos agua: zabordó una gran pieza de
las casas, y havia marecilla, y por eso no saltamos en tierra:
decian nos los Indios, que este pueblo era de Tandaya. Mas
abaxo de este pueblo á un quarto de legua vimos un rio grande,
provamos á entrar por él; era vaxa mar y tenia un arrecife por
delante, no pudimos entrar: seguimos la costa que se corria
Nornorueste Susueste obra de dos leguas é dimos en una Isleta
pequeña junto con la tierra, y quisimos pasar por entre ella y
la Isla grande, y no pudimos, por que la cercava un arrecife
hasta la otra tierra: rodeamos la Isla por de fuera, que tenia
como una legua, y luego dimos en una Bahia grande de cinco ó
seis brazas de fondo, y va la costa de aqui al Norueste Sueste,
camino de tres leguas: aqui en esta Bahia hacia desembocadero
muy angosto, que no pueden pasar Naos sino barcas: aqui es lo
de Abuyo: hallamos aqui unas casas armadas dentro de una laguna
de agua dulce: enmedio de las casas altas, del agua una braza,
tenian unos gruesos maderos á donde esta van armados: tenian unas
balsas con que se servian ivan y venian á tierra, las balsas eran
de palos livianos amarrados unos con otros, y como nos vieron
saltaron en tierra, se hicieron fuertes en sus casas, y fuymos á
ellos doze hombres arcabuzeros; llamamoslos, no querian venir;
amagamosles que les queriamos tirar, tiraron un arcabuz por alto,
y luego vinieron obra de veinte Indios gente dispuesta, y todos
pintados; traian sus lanzas, y paveses, y dagas, y vinieron de
amistad: truxeron unos plantanos y ñames: De aqui nos partimos
prolongando la costa, y corriase Norte Sur, quarta del Norueste
Sueste, camino de tres leguas: aqui hallamos dos rios de agua
dulce muy grandes, que salian á la mar, en cada uno dellos vimos
muchos Indios: á la boca y dentro tenian sus Paraos, en el uno
contamos á la punta del rio trescientos Indios y onze Paraos y
grandes: llegamos cerca de tierra, y dimos fondo á los resones
cerca de tierra, quisieramos saltar, no pudimos que havia mucha
mar: los Indios echaron dos canoillas pequeñas para venir á
nosotros, embarcaronse en cada una tres Indios, la una dellas
junto de tierra, le dió un golpe de mar que la sozobró, y si los
de tierra no los favorecieran, los Indios se ahogaran: la otra
vino abordo, y le diximos que eramos amigos, y que veniamos á
rescatar con ellos, y que traiamos buenas cosas de resgates, y
dimos cuentas y otros rescates que llevabamos, y ellos rogandonos
que saltasemos en tierra á rescatar: diximosles que havia mucha
mar que no podiamos: ellos nos señalaron un portezuelo pequeño,
que estava obra de media legua, y alli saltariamos que no havia
mar; ansi fuymos alla, y ellos por tierra, hallamos una anconada
al socayre de unas peñas buen desembarcadero y un riechuelo de
agua: alli saltamos todos en tierra, y determinamos de hacer
noche alli, porque veniamos fatigados de los Bateles por ser
pequeños, y mucha gente: havia quatro noches que no dormiamos ni
comiamos sino pan y agua, por no poder guisar de comer: aqui se
refrescó la gente, hicieron de seña los Indios, llegaron cerca
de nos, y el Capitan Martin de Guete se sangró con el Capitan de
los Indios, y luego quedaron hechas las paces: diximos que nos
truxesen puercos, y gallinas, y batatas y platanos, y arroz, é
les dariamos de los rescates que traiamos: ellos dixeron, que
ya era tarde para poder traer aquello que les pediamos, que por
la mañana lo traerian: preguntamosles, que á donde tenian sus
pueblos? Dixeron que en aquellos rios, que por alli de dentro
havia muchos pueblos; y con esto se fueron, quedando de por la
mañana traer lo que les pediamos: aguardamos alli hasta por la
mañana y no vinieron, y ansi nos embarcamos y seguimos la costa.
Este dia hasta medio dia anduvimos dos leguas: corriase la costa
Norueste Sueste: cargonos aqui el viento á la brisa por la proa,
metimonos en un ancon que vimos un rio de agua dulze, saltamos en
tierra á hacer de comer nos: estando alli vino un Parao con obra
de 20 Indios, dixo, que queria amistad y que venia de la parte
de los Indios de aquel rio que haviamos estado el dia antes, y
que fuesemos allá á rescatar, y que se sangrase el Capitan con
este Principal que venia en el Parao: el Capitan dixo que ya se
havia sangrado con los otros, que bastava, que él los tenia por
amigos; y con esto se fueron; cierto ellos venian por matar al
Capitan, que venian todos demudados, y tras una puntilla hecharon
Indios en tierra y vinieron por entre las arboledas, que eran
muy espesas, á donde nosotros estavamos: nosotros estavamos toda
la gente durmiendo á la sombra de un arbol, y teniamos seis
hombres puestos de centinela en tres partes, dos á un cabo, dos
á otro, y otros dos á otros, y los Indios estavan escondidos que
no osavan acometer aunque nos veian dormidos: iva un Mozo de
Martin de Goite el Capitan, pasando de una centinela á la otra,
y entre las dos centinelas le tiraron una lancilla pequeña, y
tras aquella otra; la una le dió en el muslo, que le pasó, y la
otra desbarató con la mano, desta murió: por presto que acudió
las centinelas ya se havian metido por lo espeso del arcabuco,
que no les dió lugar para poner las mechas en las serpentinas:
quando ya no parecian, embarcamonos en el Batel y la Fragata
para volber al rio, y saliendo de aqui vimos cerca estar el
Parao tomando los Indios que venian por tierra: fuymos en pos
del Parao siguiendole á la vela, y el Parao á los remos anduvo
mas que nosotros; metiose por el rio arriva, nosotros zabordamos
á la boca que era el agua baxa, y saltamos quarenta hombres en
tierra: anduvimos mirando si hallavamos algun pueblo, no pudimos
hallar: en el rio se hacen muchos brazos allá dentro; ansi
nos venimos á embarcar: aquesta noche seguimos nuestro camino
adelante, iva la costa Norueste Sueste, quatro leguas de alli
iva la costa Norueste, Nornorueste, Sueste tres leguas. Otro dia
anduvimos quatro leguas, corriase la costa Norte Sur, quarta
del Norueste Sueste: en estas quatro leguas hay dos Isletas
pequeñas una junto con la otra media legua de la Isla grande: á
cabo destas quatro leguas está Cabalian, un buen pueblo grande
y bien bastecido: quatro leguas de aqui está la vuelta del
Susueste una Isla llamada Panae: esta Isla con Cabalian viene á
hacer una ensenada grande que parece que es toda una tierra; mas
tiene un pasaje que pueden pasar entre la una y la otra en que
es angosto como un rio, tiene ocho ó diez brazas. Visto esto, y
que por entre Panae, y otra Isla que esta va á Leste podian pasar
las Naos muy bien, porque este fué nuestro intento de venir á
buscar pasaje para las Naos, que al parecer de donde teniamos
las Naos nos parecia que estavamos cercados de tierra, que no
podiamos pasar sino por á donde entramos, ansi nos volbimos á
las Naos: estuvimos en todos estos diez dias hasta llegar á las
Naos: llegados que fuymos á las Naos, dado quenta al General, y
fué acordado de venir á Cabalian, y otro dia venimos. Habra de
camino de aqui á Cabalian, camino derecho como veinte leguas:
alli surgimos vispera de Carnestolendas: fue á tierra el Maese de
Campo á los Indios, á requerilles con la paz, y que queriamos ser
amigos: ellos no querian sino que nos fuesemos: rogamos que nos
rescatasen algunos puercos, que ya no teniamos carne; dixeron que
no querian: despues de requeridos con la paz muchas veces, viendo
que no querian, saltaron en tierra cien hombres, y no paró Indio
en todo el pueblo: ya tenian alzada toda la ropa y las mujeres:
hallamos muchas cargas de ñames, y obra de cincuenta puercos, y
algun arroz, y cogieron quatro principales Indios y truxeronlos
á las Naos; el señor General les hizo mucha honra, y les dió
vestidos á la usanza Española, y muchos resgates en pago de los
puercos, y de lo demas que tomamos; ellos estuvieron contentos.
Estos Indios nos señalaron donde era lo de Abuyo, y Tandaya,
y Mazagua y Putuyan, ansi se determinó de ir con las Naos á
Mazagua, que estaria de este puerto como ocho ó nueve leguas:
nos demoraria de aqui al Ues-Sudueste: ansi nos levamos de
Cabalian á medio dia que entró la brisa para ir á Mazagua: este
dia no pudimos llegar allá, surgimos en una Isla que está tres
leguas de Mazagua llamada Panae. Otro dia fuymos á Mazagua, junto
con el Puerto anduvimos barloventeando por tomallo: entre tanto
fueron los Bateles á tierra con gente á ver la Isla, y hallaron
que en ella no havia hasta veinte Indios, y obra de seis casas,
que toda la Isla estava destruyda, que havia dos años que havian
llegado alli ocho Paraos grandes de Portugueses de Maluco, y
diciendo que eran Castellanos destruyeron la Isla, porque sabian
que estos Indios eran muy amigos de Castellanos, por eso vinieron
aqui: de aqui llevaron muchos Indios cautivos, y de otra Isla que
está cerca llevaron quatrocientos Indios y Indias á vendellos
á otras Islas, que ansi se usa entre estos Indios, de una Isla
cautivarse y llevarse á vender á otras; vale uno quatro pesos, y
seis, y ansi nos los davan á nosotros: en esta Mazagua mataron
quatro Portugueses en aquel tiempo. Como vimos la Isla tan
despoblada, determinó el Señor General de no ir á surgir alla:
preguntamos á los Indios que traimos de Cabalian, que á donde
estava la Isla de la Canela, y ellos señalaron acia el Sudueste
de aqui de Mazagua, y que se decia Cameguen; ansy fuymos para
ella: estos quatro Indios rogaron al Señor General, que no los
llevasemos, porque estavan de amistad con ellos, y si sabian que
ellos los llevaron allá, estarian mal con ellos; ansi el Señor
General les dió un Parao que traiamos, y les hizo meter en el de
comer y beber, y les dió muchas cosillas, que ellos lo tuvieron
en mucho, y se fueron á su tierra, y nosotros para Camaguenin;
esto era ya de noche: caminamos esta noche con los trinquetes
la vuelta del Sudueste, y otro dia á medio dia estavamos con la
Isla: esta Isla está en nueve grados y un quarto, es Isla alta:
hacese della dos sierras altas, la del U-este es redonda y mas
alta que no la de Leste: tiene de la vanda de Leste una Isleta
una legua en la mar, y vimos como una legua de la Isla grande,
legua y media de la chica un Baxo, que estava verdegueando
el agua en el, y alterava la mar encima dél, y como lo vimos
arribamos para ir á surgir á la vanda del U-este: de esta vanda
del U-este tiene otro Baxo; en este estan unas piedras encima
del agua, y está media legua de la Isla: prolongamos el Baxo:
de luengo de él hay mucho fondo, y entre la Isla surgimos en
diez y ocho brazas de arena: de aqui fueron luego el Batel de la
Capitana y Fragata á rodear la Isla, uno por un cabo y otro por
otro, á ver si havia buen Puerto y poblacion: dieron vuelta á la
Isla, y no hallaron nada; volbieronse á la Nao. Otro dia saltó el
Maese de Campo con cien soldados á ver la Isla, y á tomar platica
de los Indios: fué mareando por la tierra adentro dos leguas,
sin topar camino, ni senda; por la mañana fué á dar con obra de
treinta casas sin gente, que la gente se habia huydo á la sierra,
y hallaron en estas casas mucho arroz y gallinas, como las de
España, y puercos y ñames; de aqui se volbieron á la Nao trayendo
lo que pudieron. Llegados á la Nao determinó el Señor General
de ir á Betuan, que es una Isla muy rica á donde se saca mucho
oro, y nos hecimos á la vela prolongando el Baxo arriba dicho, y
des que lo pasamos metimos de lo para ir á Betuan; havia mucha
brisa y corria el agua para sotavento, y no podimos barloventear
nada, fuymos á dar á la Isla de Bojo[110]: es una Isla grande
y de muchas zabanas: está de Leste Ueste: en ella surgimos en
un ancon que se hacia un poco desabrigado de la brisa: de aqui
mandó el Señor General al Capitan Juan de la Isla, que fuese á
descubrir la Isla á la vanda del U-este dende aqui; y al Capitan
Martin de Guiete, que fuese á la parte de Leste; Juan de la Isla
fué en la Fragata, y Martin de Gueite fue en el Batel de la
Capitana: yendo á media noche voxando de luengo de costa vieron
una vela que venia en popa acia ellos, tiraronle dos versos
porque reconocieron que era Parao: los Indios como vieron aquello
dexaron el Parao y echaronse á la mar: fué el Batel abordo y no
halló Indio ninguno: vieron que ivan nadando á tierra; fue el
Batel por tomar un par dellos para lengua, y no pudo por que ya
estaban en tierra: volviose al Parao, y truxeronle abordo de
la Nao: traia mucho arroz que henchimos en la Nao doze pipas de
él, y harto mas traia, y ñames, y plantanos muchos: el Señor
General quisiera pagar esto si huviera á quien. En esto vino el
Capitan Juan de la Isla, y dixo que havia hallado un Puerto y
un pueblo bueno: determinaron de ir allá: lavamonos este dia y
fuymos á entrar en el Puerto temprano: havia de aqui al Puerto
quatro leguas. Era el Puerto una Bahia pequeña y baxa, tiene
buenos palmares de cocos, y obra de veinte casas, y un estero
de agua salada, entrando por este estero un tiro de arcabuz se
acaba el agua salada, y viene un rio de agua dulze, buena agua;
y de aqui de este estero arriba cortamos para un baupres, y para
una mesana, y una verga mayor para la Capitana, porque la otra
traia quebrada, y esto que aqui cortamos era buena madera para
arboles. En este Puerto havia muchos corrales hechos en el mar
en una y dos brazas para pesquerias, todos de cañas partidas,
y hincadas en el suelo; en entrando el pexe dentro no podia
salir sino por un cavo angosto que tenian hecho, y alli tenian
una nanza grande, que en saliendo el pexe del corral por fuerza
entraba en la nanza. De aqui de este Puerto me embió el Señor
General á descubrir unas Islas que parecian de aqui, fuymos en
la Fragata quinze hombres y un Indio que sabia la lengua, que
era Piloto de un Junco que tomó el Maese de Campo, y el Capitan
Martin de Guete: tomaronlo dos leguas de este Puerto en la mar
con dos Bateles, cada uno llevaba treinta hombres, al varloar
les mataron un hombre, y hirieronnos de lanzadas y flechazos mas
de diez ó doze hombres, mas todavia le entramos: mataron quinze
ó veinte Indios, los demás se echaron á la mar, y los cogieron
por el agua: hallaron en este Parao muchas riquezas de paños de
la tierra, y de borcelanas, y oro, y mantas galanas, y muchos
generos de resgates, que estos venian de Borney á resgatar con
estotros Indios á trueque de oro, y truxeron este Junco abordo
de la Nao: mandó el Señor General que se les volbiese el oro
que se le habia tomado, y la demas ropa; mucho se le volbió y
con harto se quedaron los soldados y Marineros que ivan en los
Bateles: en este Junco venia un Indio Borney por Piloto, que
entendia todas las lenguas, y este se fue con nosotros en la
Fragata á descubrir las Islas que arriba tengo dichas: fuimos
de las Naos governando con la Fragata al Sudueste; dimos en
una Isla pequeña despoblada que está de las Naos dos leguas,
pasamos adelante y dimos con una Isla grande, llamase Licoyon,
costeamosla de la vanda de Leste, no hallamos buen Puerto: vimos
muchas casas en lo alto de la Isla; en la falda della muchas
sementeras que parecian ser de arroz: costeamos esta Isla de
la vanda del U-este; tambien aqui hallamos una Isla grande, no
vimos poblado, algunas casas vimos en los llanos: habrá de esta
Isla á donde están las Naos como nueve ó diez leguas. De aqui
atravesamos á otra Isla grande llamada Binglas[111], que nos
decian que havia aqui muchos negros: corriase de la una á la
otra Les nordeste U-es Sudueste: havia de la una á la otra como
seis leguas: tiene un Isleo entre estas dos Islas que terná de
box como media legua: esta Isla Binglas de la parte de Leste
es á la mar llana hasta dos leguas la tierra adentro, y toda
llana de zabanas: veiamos muchas casas como á una legua de la
mar, saltamos aqui doze hombres y fuymos la tierra adentro mas
de legua y media; dimos con unas casas, hallamos un Indio y una
India viejos, y un muchacho: como nos vieron se espantaron de
vernos, y nosotros les hablamos por la lengua que llevabamos,
que no tuviesen miedo ninguno, que nosotros no veniamos á hacer
mal ninguno, y que eramos amigos, y con esto lo aseguramos y nos
sacó plantanos, y vino de palmas de cocos, que en verdad que
era bueno, parecia como bastardo, vino dulce; y nosotros les
dimos de los regates que llevabamos, y preguntamosles, si havia
Negros en esta isla? dixonos, que la sierra arriba havia muchos:
en esta Isla havia una sierra muy alta y grande que tiene mas
de veinte leguas, la Isla tiene de redondo mas de ciento y diez
leguas; digolo como persona que la redondeó toda por la mar como
adelante dire: preguntamosle, si havia muchos pueblos, y dixo que
toda la Isla era poblada, y que cerca de alli estava un pueblo
mediano, que si queriamos ir alla, que su hijo nos llevaria alla:
Diximosle, que si: fuimos con el muchacho Indio, y nos llevó a
un pueblo de hasta cincuenta casas, y en el no hallamos gente
ninguna, que todos ivan huyendo á la sierra: entramos en algunas
casas y hallamos mucho arroz, y gallinas y puercos: truximos dos
puercos, y venimos á embarcarnos, por que era ya cerca de noche
y teniamos el varco lejos: llegamos á una hora de noche á la
Fragata, y embarcamonos con intento de ir esta noche á otra Isla
que estava de aqui á las Naos, porque no traiamos comision para
mas de seis dias, ni bastimentos tampoco, nosotros estando para
venir á la Isla, como dicho tengo, vino mucho viento á la brisa
Leste y fuimos de un bordo y de otro toda la noche: quando vino
el dia hallamos que haviamos perdido camino de adonde haviamos
partido mas de quatro leguas, ya no podiamos tener el costado á
la mar con la Fragata que nos anegavamos: estariamos de tierra
como tres leguas: determinamos de arribar por sotavento de esta
Isla, y ponernos al abrigo en ella, y ansi lo hicimos: viniendo
arribando vimos un Parao grande venir la mesma derrota que
nosotros á la vela, y como lo vimos fuymos guiando acia él, y el
como reconoció en la Fragata, que no eramos de su manera izó
mas la vela y comenzó á ir metiendose mas en la tierra, y nós en
pos dél hasta que zabordó en tierra y saltaron todos en tierra,
y fueron huyendo; serian como obra de veinte é cinco personas
hombres y mugeres, y dexaron su Parao con la vela guindada y al
traves: llegamos nosotros que veniamos cerca y fuimos al Parao,
y hallamos en el una Indiezita pequeña de obra de tres años,
muy bonita; estaba pegada del bordo del Parao, y el cuerpo en
el agua y dando gritos: como llegamos ya que la queriamos tomar
se largó en el agua, y aun ainas se ahogaria si no se echara
un hombre por ella: metimosla adentro, dimosle á comer y luego
comió: tomamos de este Parao un poco de arroz y ñames y pescado
que traia, y tornamosles á dexar la muchacha dentro, y fuymonos
prolongando esta Isla por el abrigo della, que ya aqui nos venia
el viento por cima de la tierra, y era bonanza la mar, corrimos
ocho leguas de longitud de costa: corriase la costa Nornordeste
Susudueste, luego dimos en otra de Nordeste Sudueste, camino de
quatro leguas; luego iva la costa de Leste U-este tres leguas
de aqui se corria Noroeste Sueste, hallamos un pueblo grande á
la vera de la mar: la noche atras haviamos topado un Parao con
mucha gente de este pueblo, y como era de noche venian cantando
la boga á su usanza, y nosotros esta vamos surtos junto en
tierra, y él como dió con nosotros dió vozes: ya nosotros le
haviamos sentido venir, por que (el) de la gavia lo sintió de
lexos venir: respondimosle por nuestro Indio: dixonos, que gente
eramos? Diximos: que eramos de la China; que veniamos á resgatar,
que traiamos muchas cosas buenas. El dixonos: que mentiamos, que
los de la China no tenian aquellos Navios de aquella manera, y
les pareciamos á ellos: que eramos gente vellaca, que veniamos
á hurtar, y que dexasemos amanecer, que ellos havian de ver
que gente eramos, y para quanto eramos, que querian guerra con
nosotros: nosotros reiamos de aquello, y les rogavamos con la
paz, y ellos mientras mas les rogavamos mas se ensoverbecian.
Como vimos aquello nos aparejamos todos en nuestra Fragata, y
levamos nuestro reson y armamos los remos para embestille: ellos
como vieron bogar que haciamos estruendo con los remos, echaron á
huir, que no los alcanzára una Galera, y volbieronse á su pueblo
y nosotros tras ellos: llegaron primero que nosotros y dieron
mandado al pueblo, y huyeron todas las mugeres y muchachos, y
los hombres se pusieron en arma aguardandonos, y tenian á la
boca del rio quatro Paraos con mucha gente, y nosotros llegamos
cerca de las casas en la playa, y llamamosles que viniesen
que eramos amigos y vinieron muchos dellos cerca de nos en la
Fragata, un poco fuera en la mar, y ellos á la vera de la mar;
nos estando hablando con ellos el viento destapó los dos versos
que llevabamos á proa que ivan cubiertos con una manta, y como
los vieron no paró Indio por alli, todos huyeron de temor de
los versos, y los Paraos se fueron el rio arriba: como vimos
esto nos fuimos de aqui siguiendo nuestro camino derecho, dimos
en costa de Nor-Norueste Sur Sueste cinco leguas, luego va de
Norte Sur quarta del Nordeste Sudueste ocho leguas, luego va
de Nordeste Sudueste quarta de Leste U-este seis leguas, luego
va de Leste U-este seis leguas: en todo este camino hay buen
Puerto para Naos: en todo este camino hallamos agua de rios que
salian á la mar, y xagueies: de aqui iva la costa de Norte Sur
quarta de Nordeste Sudueste camino de ocho leguas: en estas ocho
leguas hallamos quatro rios grandes que salian á la mar; á la
boca era agua salada; toda esta costa bajia, y aqui no teniamos
que comer, que se nos havia acabado lo que truximos de la Nao,
y determinamos de saltar á ver si habia algun pueblo la tierra
adentro para resgatar alguna comida, ó quando no quisiesen,
quitarsela: fuymos á tierra doze hombres y el Indio con nos, y
quedaron en la Fragata tres hombres: fuimos por unos zacatales
que nos cubrian, media legua, y dimos en una senda, iva trillada
de gente, anduvimos por ella otra media legua, fuymos á dar á
un pueblo, y antes que llegasemos á él dimos con un Indio y dos
muchachos que estavan en una sementera de arroz, y el se vino
á nosotros y nos dixo: que qué queríamos, que nos fuesemos:
diximos, que eramos gente de la China, que veniamos á rescatar:
dixonos, que mentiamos, que el conocia á la gente de la China,
y que nosotros no eramos della, y que eramos Ladrones, y que
esperasemos un poco que iva á llamar gente, y con esto se fué
muy enojado corriendo y dando vozes hacia el pueblo: nuestro
Indio nos dixo, que nos fuesemos, que iva aquel por gente para
matarnos: nosotros le diximos, que no tuviese temor, que nosotros
no saliamos á ninguna parte para huir, que aunque viniesen muchos
que no les temiamos, y el no curó de nada sino de huir á la
Fragata: nosotros como vimos el rumor mucho de mucha gente que
andava en el pueblo, determinamos de retraernos á la Fragata
nuestra poco á poco, por pasar unos pasos malos que teniamos
que pasar, antes que viniesen los Indios, que havia una cienega
que pasar; y acabada de pasar dieron con nos obra de cincuenta
Indios con grande alarido: nosotros nos hicimos una piña todos
doze, los seis arcabuzeros y los seis rodeleros, y disparamos dos
arcabuzes: cayó un Indio muerto, y otro se iva rascando y dexó
la lanza, y el paves; y los otros viendo esto huyeron que no nos
acometieron mas, y nosotros retrayendonos poco á poco nos venimos
á la Fragata y nos embarcamos, y acabados de embarcar salieron
á la playa mas de doscientos Indios en dos Esquadrones, y aqui
pasamos adelante de luengo de costa, y de aqui vimos una Isla
la vuelta del Norueste camino de cinco leguas, tenia al parecer
como diez leguas de longitud: entre esta Isla y la de Bliglas
se hacen dos Isletas pequeñas, de aqui havia á ellas como tres
leguas: por esta costa que ivamos corriendo vimos muchos Indios,
queriamos hablalles y no nos aguardavan: luego dimos en costa de
Nordeste Sudueste, andariamos al Nordeste dos leguas, y dimos
con muchos Indios, y entre ellos venia un negro muy atezado como
los de Cabo Verde, y traia su lanzilla y paves, y daga como los
Indios, era el mas lixero que yo he visto; y preguntamosle por
agua dulce que no traiamos ya agua, y ellos nos dixeron, que mas
adelante la hallariamos, y que ellos nos enseñarian: fueron con
nós de luengo de costa, y nosotros voxando de luengo de costa
zabordamos con la Fragata en un bajuelo, no pudimos ir mas,
saltamos en tierra y hecimos pazes con ellos, que se sangró uno
de nosotros y otro dellos, y se bebieron la sangre en lugar de
amistad; y preguntamosles, que á donde havia agua, y ellos nos
dixeron que allá dentro havia; y el Indio lengua que venia con
nosotros les habló, y nos dixo, que estos Indios que eran buenos
Indios de verdad, y dixolo, por que nos vido andar recatados con
ellos, y sobre aviso: nosotros le diximos, que no se fiase mucho
en ellos que andavan demudados: el nuestro Indio dixo, que queria
ir á ver el agua donde estava, y que luego iriamos nosotros: ansi
fué con un Indio, y nosotros al trecho dellos tambien ivamos para
allá doze hombres, los 6 llevabamos arcabuzes, y los 6 espadas
y rodelas, y los rodeleros llevaba cada uno su barril para agua:
llegados que llegaron los Indios al agua el nuestro se abaxo á
beber, y el otro Indio le dió una lanzada á manteniente por el
costado que le pasó y cayó muerto, y nosotros como vimos aquello
fuimos corriendo para él; ya quando llegamos estava muerto y el
Indio huyó, y en esto vimos salir 150 Indios á nos, que estavan
escondidos en un arcabuco cerca de nos, y des que llegaron cerca
se repartieron en tres partes por tomarnos en medio en cada
una 50, y vienensenos dando grita: nosotros como aquello vimos
mostravamos grande animo y nos fuymos para ellos á la parte que
mas pintados y galanos venian, que alli davan mas grita: ivamos
nosotros 12 hechos una piña, los arcabuzeros y los rodeleros
á los primeros dos tiros que tiraron no paró Indio, unos ivan
huyendo y rascandose: uno dellos cayó; los demás, caballos no
los alcanzaran: á nosotros no nos pesó de vellos huir, que
luego tomamos nuestros barriles de agua y nos venimos á nuestra
Fragata: acabados de embarcar vinieron muchos Indios á la vera
de la mar, que tengo entendido que si nos hallaran en tierra
lo pasaramos mal, segun eran muchos y traian algunos flechas.
Luego hecimos vela, y á este tiempo havia 2 dias que no teniamos
pan ni otra cosa que comer sino unas pocas de havas crudas, las
comiamos á una docena y media cada hombre: caminamos 8 leguas
la vuelta del Nordeste, que ansi iva la costa, y luego iva á
Les nordeste seis leguas: anduvimos otras 6 leguas al Sudueste;
en estas seis leguas hallamos tres Isletas, á una y dos leguas
de tierra: de aqui, fuimos al Sur que ansi se corria la costa
camino de diez leguas, en todo esto no hallamos pueblo, ni Puerto
ninguno; en todo este camino arriba dicho tiene la Isla llamada
Blinglas, y lo mas dél anduvimos con la Fragata al remo con harto
travajo. De aqui de esta Isla atravesamos á la Isla llamada
Cibuy[112], que está de la una á la otra cinco leguas, por cavos
no hay dos que va prolongada con esta de Blinglas: este Cibuy es
buena Isla, terná como de box sesenta leguas, es muy poblada:
costeamosla por la parte del U-este toda ella: hallamos catorce
ó quinze pueblos á la mar, y mucha gente de luengo de costa: no
osamos saltar en tierra, aunque traiamos necesidad de comida,
por que una vez veniamos á saltar en tierra, y estavan como diez
ó doze Indios á la marina llamandonos y con lanzas y pavezes
amagandonos: determinamos de saltar por dó vimos quatro ó cinco
casas, y ya que estavamos para saltar salieron de una emboscada
mas de quinientos Indios, que ya pensaron que nos tenian en
tierra, mas nuestros buenos versos hicieron aqui la guerra, que
en verdad que un Pedro de Solorzano, Lombardero que aqui venia,
hizo muy buenos tiros, que presto nos desembarazaron la marina
y huyeron al monte; y nosotros tiramos para fuera con nuestra
Fragata, y nos venimos de luengo de costa toda esta noche. Otro
dia por la mañana dimos con unos Indios que estavan echando á la
mar unas canoas para ir á pescar: surgimos aqui y les hablamos de
amistad, y que viniesen á bordo con sus canoas que les dariamos
algunos rescates, y ellos traerian de comer: ellos vinieron y
les dimos algunas cuentezuelas, y se fueron diciendo, que ivan
á sus casas á traer algo de comer: nós como le teniamos ganas,
y ya havia seis dias que nos manteniamos con havas á una dozena
y media cada uno, aguardamos, y de alli á una hora vinieron y
truxeron un poco de millo, y unos cocos, y un poco de pescado;
esto rescatamos en todo lo que ellos pidieron: á la postre nos
truxeron un cantaro con vino y nos lo davan por poca cosa;
barruntamos mal, diximosles, que bebiesen ellos primero: tomó
en la boca un poco y tornolo á echar luego, y escupia mucho:
como vimos aquello quisimoslo matar al que lo truxo, y hizosenos
de conciencia y lo dexamos, y nos fuimos nuestro camino; este
dia salimos de entre estas Islas y viamos la de á donde estavan
las Naos que no fué poco contento de todos, que ya havia veinte
dias que haviamos salido de las Naos, y no traiamos comision
para mas de seis. A los veinte y uno llegamos á media noche á
la Nao Capitana, que en verdad que dimos mucho contento á toda
la gente de nuestra llegada, porque ya nos tenian por muertos;
no hacian ninguna cuenta de nosotros por que nos havian ido á
buscar y no nos hallaron: Havia el Señor General mandado un
Parao de Indios amigos de esta Isla, y á dos soldados dentro al
pueblo de Cibuy á buscarnos: de la vanda del U-este andavan, y
nos de la vanda de Leste andovimos, y havian ya vuelto sin saber
de nos, dieron noticia estos dos soldados que fueron á Cibuy
con los Indios que el pueblo era grande y de muchos Indios, y
que ternia buen Puerto para las Naos, y por eso llegados que
nos fuymos con la Fragata, salimos con las Naos otro dia para
Cibuy: de aqui governamos al Ues-Sudueste ocho leguas y luego
dimos en Cibuy: costeamos la costa que se corria de Norte Sur
camino de ocho leguas, y otras ocho yba la costa como Nordeste
Sudueste: aqui hallamos un pueblo grande que se llamaba Cibuy:
estava junto á la mar asentado y tiene aqui muy buen Puerto que
pueden las Naos con todos tiempos estar á la plancha en tierra
ó fuera en ocho brazas; es un rio muy bueno, pueden salir por
él por dos cabos, por el un cabo tira al Sudueste, y el otro al
Ues-sudueste; ansi llegados que aqui fuymos amarramos nuestras
Naos cerca de tierra de luengo, travesadas á la tierra, porque
aqui corre mucho el agua como en el rio de Sevilla por sus
mareas, y me responde con las de España, dandole el resguardo,
que el sol tarda á venir á este Meridiano; alza y abaxa la marea
una braza y mas, quando es aguaxe braza y media: pueden aqui dar
monte navios pequeños; y como á este pueblo llegamos mandó el
Señor General al Escribano mayor y á los Oficiales del Rey, que
fuesen á requerir á los Indios de este pueblo con la paz de parte
de S. M., porque los veiamos andar puestos de guerra: fueron,
y le respondieron, que no saltasen en tierra que no estava el
Rey de ellos alli, que mañana vernia; aguardamos á otro dia, y
tornaronles á requerir con la paz, y otra vez la postrera les
amenazaron con las lanzas al Maese de Campo, y ya le tiravan de
piedras al Batel, y vinose á bordo de la Capitana, y lo contó al
Señor General, y ansi se determinó de tomar el pueblo y poblar
nosotros en él, y de aqui embiar á la Nao Capitana, á la Nueva
España: luego se puso por obra, y se armó toda el artilleria
de las Naos á la vanda de tierra, y se embarcaron todos los
soldados en los bateles y chalupas por la vanda de fuera, y que
estuviesen á punto para despues de disparada el artilleria ir
con los Bateles á tierra, y algunos por la mar á tomar muchos
Paraos que estavan en el agua, que havian venido de otra Isla
á favorecer á estos: comenzó á tirar la Capitana y las demas;
vieran derribar casas y huir Indios, que no paró Indio ninguno:
dexaron el pueblo desembarazado, llegaron los nuestros á tierra,
y fueron tras los Indios, no pudieron tomar ningunos: venimos
al pueblo y no hallamos nada en las casas, que el dia antes y
la noche lo havian sacado y escondido, y á las mugeres y niños
tambien: tenian una casa grande llena de arroz, y bastimentos,
como se ivan dieronle fuego: no la pudimos favorecer, que harto
quisieramos; ansi se quemó ella y otras quinze casas, y sino
acudiera toda la gente á apagar el fuego, todo el pueblo se
quemara: luego el señor General mandó que se sacase la ropa de
los soldados, y que tomasen cada camarada de quatro compañeros
una casa, y que las demas se deshiciesen, por que estava el
pueblo muy derramado, y que se juntase por poderse mejor velar
de noche: luego mandó desmontar todo de fuera de las casas, y
deshacer algunas, y hacer una palizada de madera gruesa que havia
mucha por aqui de fuera todo el pueblo al rededor á manera de
cerca fuerte, recogiendo dentro della unos pozos de agua dulce
que aqui havia, de donde bebian. Este pueblo estaba asentado á
manera de triangulo, las dos partes le cerca el agua y una la
tierra: para la mar pusimos buena artilleria que teniamos; para
la tierra con esta palizada arriba dicha estava bueno hasta
que hagan fortaleza, que salida la Nao Capitana para la Nueva
España luego se ha de poner por la obra. El Maese de Campo, y
el Capitan Martin de Goite fueron con cien hombres en todos los
Bateles á un pueblo que parecia de aqui en este rio arriba, y
otro que estava de la otra vanda, fueron allá y truxeron los
Bateles y muchas canoas cargadas de millo blanco que es como
arroz, y tambien mucho arroz, y volbieron otra vez á cargar que
havian quedado allá, y volbieron otra vez cargados: todo esto lo
mandó el Señor General recoger en una casa y hizo cargo de ello
á los oficiales del Rey; ansimesmo, fueron á entradas muchas
veces, y siempre traian gallinas, puercos, arroz y otras cosas,
bastimentos y algunos traian buen oro, y borcelanas, y otras
cosas buenas que havia en la tierra. Los Indios de esta tierra
vinieron de pazes un dia como ciento dellos, y el General los
recivió bien: ellos decian que querian pazes, y que aqui junto
poblarian, y que serian buenos amigos: el General les dixo, que
era contento que viniese el Rey Tupas, que asi se decia el Rey de
este pueblo, y que con el harian las amistades, y ellos dixeron,
que de allá á tres dias vernia que estava fuera, y con tanto se
fueron. En este pueblo quando entramos hallamos en el un niño
Jesus, hallolo un Marinero llamado Mermeo, estava en una casita
pobre, y estava cubierto con un cendal blanco en su caxita, y su
gorrita puesta, y ya tenia el pico de la nariz comido un poco, y
la cara algo desollada: los Frayles lo tomaron y lo truxeron en
procesion un dia de fiesta, desde la casa que fué hallado hasta
la iglesia que tenian hecha. Nosotros en la procesion, dieron
mandado las centinelas, que venia el Rey Tupas con hasta cien
Indios, dijeronles, que los dexasen entrar, y entraron, y se
espantaron de vernos ir de aquella manera: dieronle á entender
por la lengua, que este dia haciamos gran fiesta á honra del
niño Jesus: despues de dicha la Misa y el sermon, fué el Señor
General con el Rey á tratar las amistades, diciendoles como
veniamos alli de parte del Rey de Castilla, que esta tierra era
suya, y que ya havia mandado aqui otras gentes, y que los havian
matado, á Magallanes (y quando le mentaron á Magallanes se turbó
el Rey mucho) y que todo lo perdonava con tal condicion que seais
sus amigos, y le reconozcais con darle cada uno alguna cosa lo
que buenamente pudieredes dar en señal de amistad; y haciendo
esto nos manda á nosotros que os favorezcamos en todo lo que
pudieremos contra vuestros enemigos, y para esto es menester que
vengais á poblar aqui abaxo en este llano cerca de nosotros, y
que en medio de ambos pueblos se haga una plaza, y que cada dia
hagais un trangues[113] y traigais á vender bastimentos y lo
demas que vosotros quisieredes, y que proveais este pueblo de
Christianos de arroz y puercos, pagandolo, y haciendo esto sereis
señor de toda la tierra, y todos los Indios os obedecerán, y los
que no quisieren, avisarnos, que nosotros los castigaremos; y si
teneis enemigos nosotros vos ayudaremos. Acabado el Señor General
de hacer este parlamento, respondió, que queria tomar consejo
con sus Principales, y que day á dos dias vernia á dalles la
respuesta. Pasaron seis dias y no vinieron. Andando un Gentil
hombre del General fuera de la palizada con su arcabuz y su
espada, salieron á el mas de 20 Indios, y tiraronle una lanza
que le pasaron el cuerpo por que no llevaba cota, y cayó; luego
dieron con él y le cortaron la cabeza, y se la llevaron, y el
arcabuz, y la espada; por esto determinó el General de hacelles
quanto mal pudiera, y mandó al Maese de Campo que fuese él y el
Capitan Martin de Gueite con cien hombres por la tierra adentro á
ver si hallavan á Tupas: ellos fueron y dieron alva de mañana con
un pueblo: tomaron mas de 20 Indios y Indias, entre estas Indias
tomaron una sobrina de Tupas, hija de su hermano: aqui hallaron
los soldados oro y ropas: traida la presa, el Señor General largo
al ama de la muchacha, que era una India vieja que la criava,
que fuese á decir á Tupas como el tenia á su sobrina, y que no
le queria hacer mal, que mandase por ella quando quisiese, y por
la demas gente que se habia tomado: como allá llegó la India, y
dixo lo que le dixeron, luego vino el hermano de Tupas por su
hija, y entró en el Real con obra de seis Indios, y vinose para
el General, y dixole, que pues, que su hija estava cautiva, que
él tambien lo queria ser del Rey de Castilla y que hiciesen dél
lo que mandasen, que al ato no se iria, que él queria su amistad
del General: le dixo, que le agradecia mucho el buen comedimiento
de venir á ser amigo, y que el confiaba en su palabra que le
seria buen amigo, y que llevase su hija; truxeronsela muy galana
que el Señor General la havia vestido bien: como vido aquello
su padre dixo, que no la queria llebar, sino ir á su hermano
que viniese luego á hacer las amistades, y sino venia, que él
lo havia de matar, que él tenia gente con que lo poder hacer, y
que él seria buen amigo siempre de los Christianos, y que por
las obras se veria, y luego se fué y dexó la hija que no la
quiso llevar, aunque se la davan; y ya en este tiempo estava la
Nao Capitana presta para salir, bien bastecida de pan y arroz,
y millo, y hava, y garvanzo, y aceite, y vinagre, y vino para
mas de ocho meses, y agua 200 pipas: yvan en la Nao doscientas
personas con diez soldados y dos Padres, el Padre Prior, y el
Padre Fray Andres de Aguirre, y la demas gente. Salieron del
Puerto de Zibuy á primero de Junio viernes[114]. Este dia fué con
ellos el Señor General, y el Maese de Campo hasta una legua del
Real que surgió, por que vino la marea de vaciante y poco viento:
de aqui se volbió el Señor General, y los demás que vinieron con
él, y otro dia vino á bordo el Maese de Campo, y dixo que se
quedavan haciendo las pazes, y de cierto se hacian, porque venia
el hermano del Rey terciando bien; é ansi nos venimos nuestro
camino para la Nueva España. (_Orig. A. de I._)


34.

 (Año de 1565.)—Derrotero de la navegacion de las Islas del Poniente
 para la Nueva España: hecho por Rodrigo de Espinosa, Piloto del galeon
 nombrado San Juan de que era Capitan Juan de la Isla, uno de los del
 Armada del General Miguel Lopez de Legazpi, y volvió de aquellas
 Islas para la dicha Nueva España en la nao Capitana de la misma
 Armada nombrada San Pedro, ejerciendo el mismo oficio en compañía del
 Piloto mayor de ella Estevan Rodriguez, su Capitan Felipe de Salcedo,
 habiendo salido del Puerto de Zubu en 1.º de Junio de 1565. (_C. i. de
 N. t. 17. n. 19._)

En el nombre de Jesus y de su bendita Madre. Relacion y Derrotero
hecho por Rodrigo de Espinosa, Piloto del Galeon llamado San
Joan, de que era Capitan Joan de la Isla, y despues por mandado
del Ilt.^e Sôr Miguel Lopez de Legaspi Governador y Capitan
General de las Islas del Poniente por Su Magestad, me fué mandado
que viniese en la Nao Capitana nombrada San Pedro por Piloto
en compañia de Estevan Rodriguez Piloto mayor, que al presente
estamos en el Puerto de Zubu para seguir el viage con la buena
ventura á la Nueva España, de que va por Capitan el muy Magnifico
Señor Felipe de Salcedo. El derrotero[115] es este que se sigue.

Viernes por la mañana á 1.º de Junio se hizo á la vela el Galeon
nombrado San Pedro del Puerto de Zubu para seguir su viage con
la buena ventura para la Nueva España: Salimos por entre la
Isla de Zubu, y la Isla de Matan, questa Isla de Matan de la
parte del Sur de Zubu, que hay entre la una Isla y la otra un
cumplidor de dos leguas y media, aunque muy angosto en partes,
que habrá un tiro de arcabuz de la una Isla á la otra y ternas
por aviso, que de Zubu se corre la vuelta de Les Nordeste. En
este pasage ternas por aviso que cuanto mas te hallegares á la
Isla de Matan, es mas hondable, y sin reqüesta ninguna porque
si te llegas á la Isla de Zubu hay algunos plazeles de bajos, y
allegado á la Isla de Matan hay en cabos seis y siete, y ocho
brazas de fondo, y salimos fuera de entre estas dos Islas,
Domingo de mañana, y va esta dicha Isla de Zubu como siete ó ocho
leguas prolongando la vuelta del Norte: no tienes necesidad sino
en saliendo de entrestas dos Islas atras dichas ir governando
la vuelta del Es-Nordeste hasta dar con la tierra questá de la
parte del U-Este de Abuyo, y de alli va corriendo la costa la
vuelta del Norte quarta del Norueste como 12 leguas: en toda
esta costa no tienes reqüesta de que guardarte sino de lo que
vieres por el ojo: en esta costa hace dos ensenadas grandes que
entran la vuelta de Leste, questando fuera un poco de la tierra
te parescerá que hace pasage. Desta Isla á la de Zubu habrá de
una Isla á la otra como ocho leguas y mas, ternás por aviso que
yendo governando al Norte por entre estas dos Islas al remate
de la Isleta de Zubu mas al Norte del remate della una legua
se hace una Isla baja de cumplidor de dos leguas. Esta Isla es
baja, llena de arboledas: entre esta Isla, y la otra de Abuyo
questá á la parte de Leste, te haze una Isla redonda y pequeña
llena de arboleda: yendo governando entre estas dos Islas, verás
una tierra alta, qués á donde se rematan las doze leguas arriba
dichas, qués en la costa de la Isla de Abuyo arriba dicha, verás
una tierra alta llena de monte, y en la halda della que cae
sobre la Mar verás una Ensenada grande en que dicen los Indios
que traemos en el dicho Galeon para la Nueva España, que hay un
pasage que va á Tandaya, y allí se remata la Isla de Abuyo. A la
boca deste pasage se hacen dos Isletas que te parescerá, qués la
tierra firme, y ella es toda una, y como á dos leguas poco más
vuelbe la costa de la Isla Felipina qués la Isla á donde está
Tandaya la vuelta de Leste. Aquí donde vuelbe la costa la vuelta
de Leste tomé el sol en 11 grados y dos tercios, y aquí verás
luego dos Isletas pegadas á esta Costa que va Leste U-este, y
mas la vuelta del Norte como legua y media verás una Isla alta
y redonda, y en lo mas alto della hace dos tetas, la una mayor
que la otra; y en esta Isla de la parte del Sur della hace una
zabana; esta Isla es poblada porque se vieron casas en ella, mas
de la parte de Leste della señalan muchas Islas, dellas pequeñas,
y dellas grandes: mas ternás por aviso questa dicha Isla de la
parte del U-ueste della haze una Isleta de piedra, que señala en
ella tres cabezas. Esta Isleta de piedra está junto á la misma
Isla, y paresce que hay pasage entre esta Isleta y la de piedra,
mas al U-este de esta dicha Isla como seis leguas hay una Isla
cumplida de Norte Sur, y verás en ella muchas zabanas, y es al
parescer muy cumplida, porque Yo el dicho Piloto no vide el cabo
que iba la vuelta del Norte della; desta dicha Isla á la de Zubú
qués la vuelta del Sur hay otras quatro ó cinco Isletas pequeñas:
de la Isleta que tiene las dos tetas, de allí irás governando
al Norte y guiñando sobre la quarta del Nordeste, y pasada esta
dicha Isla, luego verás otra Isla al Norte de esta dicha Isla,
casi tamaña como la de atras dicha, y la vuelta del U-ueste verás
otra Isla algo mayor: entre esta Isla questá de la parte del
U-este, y la questá de la parte de Leste pasamos con el Galeon
governando al Norte, y guiñando sobre el Nordeste: entre la una
Isla y la otra habrá como tres leguas, y luego descubrimos una
tierra questaba por el mismo rumbo que ibamos governando, qués
la Isla llamada Felipina, y estando Leste Hueste con la punta,
tomé el sol en 12 grados y tres quartos, y de allí la vuelta del
Hueste hacia una grande ensenada: estando en esta punta, questá
12 grados y tres quartos se haze una Isla pequeñita questá de
Norte Sur, que della á la Isla habrá como un quarto de legua:
entresta Isleta, y la Isla Felipina, vimos siete ú ocho Paraos
de Indios pescando: entre esta Isleta y otra questá de la parte
del U-este della como tres leguas pasó el Galeon San Pedro:
De aquesta Isla questá de la parte del U-este desta Isleta la
vuelta del Norueste verás como á cinco leguas una Isla grande
que tiene dos bolcanes altos: estando con la punta de la Isla
de los bolcanes Leste U-este nos tomó una corriente la vuelta
del Sudueste mas de seis ó siete leguas, y nos metió entre tres
Isletas, y allí en la una dellas surgimos questaba mas allegada
á la Isla de los Bolcanes, y allí fué el Batel á tierra á tomar
agua y saltado que hubo la Gente salieron los Indios, en que allí
descalabraron muy mal á un soldado, y como esto vido la Gente
fueron en pos dellos, en que ellos fueron huyendo, y se metieron
en un fuerte que tenian, y allí dijo la Gente que habian muerto
dos ó tres Indios en que vinieron á desemparar el fuerte. A esta
Isla le pusimos nombre el Peñol. De allí nos hicimos á la vela
governando á Les Nordeste, porque el viento era Norte y allí nos
dieron otra vez las corrientes, en que fuimos á surgir en la
Isla questá de la vanda del Hueste de la Isla Felipina, qués la
Isla questá Este Hueste con la Isleta questá arrimada á la Isla
Felipina qués adonde tomé el sol en 12 grados y tres quartos. A
esta Isleta donde agora surgimos se le puso nombre la Asencion:
esta Isla es bien poblada: aquí tomamos algunos Puercos y cocos y
agua aunque habia poca. Esta Isleta terná como dos leguas y media
de Norte Sur. De esta Isla llamada la Asencion, Jueves á 7 deste
presente mes nos hicimos de aquí á la vela, y fuimos en demanda
de la Isla Felipina para desembocar y seguir nuestro viage,
fuimos governando la vuelta del Nordeste, y fuimos á tomar la
Isla Felipina.

Sabado á 9 de dicho mes tomé el sol en 13 grados largos que aqui
es donde se remata la Isla Felipina, y luego vuelbe la costa la
vuelta de Leste. Aquí donde se remata esta Isla Felipina hay dos
ó tres Isletas pequeñas la vuelta del Noroeste como seis ó siete
leguas hasta la Isla de los Bolcanes. En medio destas seis ó
siete leguas está una Isleta pequeñita. Entre esta Isleta y la
Felipina salimos este presente dia governando á Leste quarta del
Nordeste: córrese la costa la vuelta de Leste desta Felipina como
diez leguas, y alli se remata la Isla de la Felipina de la parte
de Leste.

Domingo siguiente á medio dia parescia la tierra de la Felipina á
una vista, y la marqué y demoraba al Hueste quarta del Sudueste,
y estaba della como 12 leguas.

Lunes 11 del dicho tomé el sol en 13 grados y tres quartos, y
este dia eché de zingladura al Navio 32 leguas al Leste quarta
del Nordeste: Esta zingladura se entiende desdel Domingo á medio
dia hasta el Lunes á medio dia.

Martes tomé el sol en 14 grados y un sesmo, y eché de zingladura
al Navio 28 leguas por el Les Nordeste.

Miercoles siguiente eché de zingladura quinze leguas por el Leste
quarta del Nordeste.

Jueves siguiente eché de zingladura por el mismo rumbo atrás
dicho otras 15 leguas.

Viernes siguiente me tornó alargar el viento al Sueste y tomaba
del Sur, y eché al Navio de zingladura 12 leguas.

Sabado siguiente tomé el sol en 17 grados largos: eché al Navío
de zingladura 25 leguas por el Nordeste quarta de Leste.

Domingo siguiente á 17 de dicho tomé el sol en 18 grados largos,
y eché al Navio de zingladura 25 leguas.

Lunes siguiente tomé el sol en 19 grados, y eché de zingladura al
Navio 30 leguas por el Nordeste quarta de Leste, porque era el
viento Sueste.

Martes siguiente eché de zingladura al Navio 22 leguas por el
Leste quarta del Nordeste: aquí me dió el viento mas largo.

Miercoles siguiente eché de zingladura 16 leguas por el Leste.

Jueves dia de Corpus Christi que fué á 21 del dicho, estando Yo
el dicho Piloto junto á la Gizola donde está el aguja, vide un
farellon por la vanda de estribor que parescia un barco questaba
surto: este farellon conforme al punto que traia en mi carta está
en altura de 20 grados, por que este dia no se pudo tomar el sol
ni otros dos ó tres atrás, por causa de los aguazeros. Este bajo
terna de cumplidor de dos leguas y media de Nordeste Sudueste,
y tén por aviso queste bajo dicho es una piedra muy pequeñita,
y lo demás un arracife que revienta mar en él. Este dia eché de
zingladura al Navío 25 leguas: este dicho bajo está de Zubú tres
cientas leguas, y está de la punta de las Felipinas que por otro
nombre tenemos puesto Punta del Espiritu Santo de la parte de
Leste 240 leguas, y está Nordeste Sudueste quarta del Este U-este
con la dicha punta del Espiritu Santo, conforme al punto que
traia en mi carta.

Viernes siguiente eché de zingladura al Navio 20 leguas por el
Leste Nordeste.

Sabado siguiente eché de zingladura 18 leguas por el Leste quarta
del Nordeste: este dia nos dió el viento en el Sueste.

Domingo siguiente eché al Navio de zingladura por el mismo rumbo
arriba dicho 18 leguas.

Lunes siguiente eché de zingladura por el mismo rumbo catorze
leguas.

Martes siguiente eché de zingladura al Navio 16 leguas por el
Leste.

Miercoles siguiente eché al Navio de zingladura 12 leguas por el
Nordeste quarta de Leste.

Jueves siguiente eché al Navio de zingladura 20 leguas por el
mismo rumbo arriba dicho.

Viernes siguiente eché de zingladura por el Nordeste 30 leguas.

Sabado siguiente eché de zingladura al Navio por el rumbo arriba
dicho 20 leguas: desde que salimos de las Islas Felipinas hasta
este presente dia que era postrero deste presente mes de contino
truximos los vientos punteros por la banda de estribor.

Domingo 1.º de Julio tomé el sol en 24 grados y un sesmo, y este
dia nos dió el viento en el Sueste: eché de zingladura 15 leguas
por el Nordeste.

Lunes siguiente tomé el sol en 25 grados y un tercio: eché de
zingladura 24 leguas por el Nordeste, quarta del Norte.

Martes tomé el sol en 27 grados largos: eché de zingladura
treinta leguas por el mismo rumbo.

Miercoles eché de zingladura al Navio 20 leguas por el
Nor-Nordeste: este dia tomé el estrella del Norte en 29 grados
menos un quarto.

Jueves tomé el sol en 29 grados y un tercio, y eché de zingladura
24 leguas por el Nor-Nordeste. Este dia nos dió el viento en Les
Nordeste, y biramos la vuelta del Sueste, y este dicho dia á las
11 nos dió el viento en el Es-Sueste, y biramos la vuelta del
Nordeste.

Viernes siguiente tomé el sol en 30 grados: eché de zingladura 17
leguas por el Nordeste quarta del Norte.

Sabado siguiente tomé el sol en 30 grados y dos tercios: eché al
Navio de zingladura 14 leguas por el Nordeste quarta del Norte.

Domingo siguiente eché de zingladura al Navio ocho leguas: este
dia nos dió el viento en el Hueste, y fué rodando por el Sudueste
hasta ponerse en el Susudueste, y ansi fuimos governando por el
Leste.

Lunes siguiente tomé el sol en 31 grados menos un quinto, y este
dia eché de zingladura 18 leguas.

Martes eché de zingladura 30 leguas por el Leste.

Miercoles siguiente tomé el sol en 30 grados y dos tercios: eché
de zingladura 45 leguas por el Leste.

Jueves siguiente tomé el sol 30 grados y un tercio: esto
que disminuymos en altura yendo por el Leste es á causa que
nordestean las Agujas, y este dia eché de zingladura treinta y
ocho leguas.

Viernes siguiente eché de zingladura 27 leguas al Leste.

Sabado siguiente tomé el sol en 31 grados menos un sesmo, y
este dia eché de zingladura al Navio por el Leste quarta del
Nordeste[116]. Esto dia nos escaseó el viento, de manera que
fuimos governando á Les Nordeste hasta dos ó tres horas de la
noche, y luego nos fué escaseando de manera que fué corriendo
por el Nordeste hasta el Domingo por la mañana, y luego nos
fué mas escaseando el viento que fue, gue (_sic_) governando
al Norte quarta el Nordeste. Este propio dia que fué Domingo,
antes que fuese de dia tomé el estrella del Norte en 31 grados y
medio y tambien tomé el Sol en 31 grados y dos tercios y eché de
zingladura al Navio 22 leguas conforme á los rumbos que arriba
tengo dicho.

Lunes nos dió el viento escaso y fuimos corriendo al Norte y á la
quarta del Nordeste, y allí nos dió el viento en el Nordeste, y
luego viramos la vuelta de Les-Sueste.

Martes tomé el estrella del Norte en 32 grados y un sesmo, y
veniamos governando al Es-Sueste, y haciamos el camino de Sueste,
porque el Aguja nordesteaba una quarta escasa, y otra que la
Nao abatia; por manera que del camino del Es-Sueste haciamos el
camino del Sueste.

Miercoles á medio dia anduve de una vuelta y otra: ganaria la
Nao conforme al punto que traia en mi carta la vuelta del Este
17 leguas. Este dia nos dió el viento en el Este, unas veces más
largo, y otras más escaso, y ansi giramos la vuelta del Nordeste
y andabamos conforme arriba dicho.

Jueves antes que fué de dia tomé el Estrella del Norte en 32
grados y medio. A medio dia tomé el sol en 32 grados y un tercio
largos: este dia eché de zingladura al Navio 18 leguas por el
Nordeste.

Viernes 20 del dicho tomé el sol en 33 grados y tres quintos:
eché de zingladura 20 leguas por el Norte quarta del Nordeste.

Sabado siguiente eché de zingladura 22 leguas al Norte quarta del
Nordeste, y este dia en la noche tomé el Estrella del Norte en 35
grados y medio.

Domingo dia de la Madalena tomé el sol en 36 grados y un tercio
largos, y eché de zingladura 22 leguas por el Nor-Nordeste: este
dia nos dió el viento en el Sur, y fuimos corriendo por el Leste:
este dia tomé el Estrella del Norte en 36 grados y medio escasos.

Lunes por la mañana tomé el Estrella del Norte en 36 grados y un
tercio largos, y tambien tomé este dia el sol en 36 grados y un
quarto y eché de zingladura 14 leguas.

Martes eché de zingladura al Navio 22 leguas por el Leste.

Miercoles dia del Señor Santiago tomé el sol en 36 grados, y esto
que disminuimos por el Leste á causa que nordestean las agujas:
este dia eché de zingladura 32 leguas por el Leste.

Jueves 26 del dicho, que fué dia de Señora Santa Ana, eché de
zingladura 27 leguas.

Viernes eché de zingladura al Navio por el Leste 30 leguas y
parte del camino al Leste quarta del Nordeste.

Sabado tomé el sol en 36 grados y tres quartos: eché de
zingladura al Navio 35 leguas por el Es-Nordeste, por que el
viento era Sueste y tomaba del Sur.

Domingo eché de zingladura 17 leguas por el Leste quarta del
Nordeste: este dia nos dió el viento al Sudueste.

Lunes tomé el sol en 37 grados y un quinto y eché de zingladura
al Navio 10 leguas por el Leste.

Martes tovimos calma y este dia en la tarde tovimos viento al
Nor-Nordeste.

Miercoles 1.º de Agosto fuimos governando al Leste quarta del
Sudueste[117], y otras veces al Es-Sueste, y otras veces al
Sueste hasta medio dia que nos dió el viento al Leste y viramos
la vuelta al Nor Nordeste y conforme al punto que eché en mi
carta hallé que habia ganado ocho leguas por los rumbos arriba
dichos.

Jueves tomé el sol en 38 grados escasos: eché de zingladura al
Navio 17 leguas por el Nor Nordeste quarta del Norte.

Viernes fuimos corriendo al Norte quarta del Nordeste, y este dia
tomé el sol en 39 grados largos, y respondiome conforme al sol
que habia tomado 20 leguas.

Sabado fuimos como tres leguas la vuelta del Norte quarta del
Nordeste, y algunas vezes al Nor Nordeste, y luego nos dió el
viento en el Nordeste y viramos la vuelta del Sueste; de manera
que ganariamos conforme al punto que traia en mi carta cinco
leguas la vuelta de Leste.

Domingo eché de zingladura al Navio 30 leguas haciendo el camino
al Sueste en que[118] algunas vezes ibamos al Es Sueste, y otras
vezes al Sueste quarta del Leste, y eché todo el camino al Sueste
por lo que nordesteaba el Aguja y por lo que abatiamos.

Lunes eché de zingladura al Navio 27 leguas por el Sueste quarta
del Sur dando el resguardo arriba dicho.

Martes 7 de dicho tomé el sol en 35 grados y eché de zingladura
al Navio 22 leguas por el Sur quarta del Sueste.

Miercoles eché de zingladura 22 leguas por el Sueste, y este
dicho dia tomé el sol en 34 grados menos un quinto.

Jueves eché de zingladura 20 leguas por el Sueste.

Viernes 10 del dicho tomé el sol en 31 grados y tres quintos:
eché de zingladura 24 leguas por el Sueste.

Sabado tomé el sol en 30 grados y dos tercios: eché de zingladura
17 leguas por el Sueste: este dicho dia nos dió el viento al
Sueste que nos duro una hora antes, y luego nos dió bonanza, y
luego tornamos á virar.

Domingo fuimos gobernando como diez leguas la vuelta del Sueste,
que se entiende desde el Sabado atrás dicho hasta media noche
y aquella hora viramos la vuelta del Nor Nordeste iriamos como
cinco leguas: entiéndese la zingladura del Domingo dendel Sabado
á medio dia hasta el Domingo á medio dia.

Lunes tubimos calma: Martes nos dió el viento en el Sudueste, y
andariamos como 6 leguas la vuelta de Leste.

Miercoles tomé el sol en 31 grados escasos, y eché de zingladura
16 leguas por el Leste: este dia nos dió el viento en el Sueste.

Juebes tomé el sol en 31 grados y medio: eché de zingladura
quinze leguas por el Nordeste quarta del Norte.

Viernes 17 del dicho tomé el sol en 32 grados y medio escasos:
eché de zingladura 17 leguas por el Nordeste.

Sabado eché de zingladura 29 leguas por el Nor-Nordeste, conforme
á la altura que se tomó en el Navio que fué 34 grados.

Domingo anduvimos de una vuelta y otra y ganaria conforme al
punto que eché en mi carta 10 leguas la vuelta del Nordeste.

Lunes 20 del dicho, marqué mi Aguja estando las guardas en el
Sudueste y hallé questaba fija al Norte, y eché de zingladura 20
leguas por el Sueste.

Martes tomé el sol en 30 grados y dos tercios. Este dia hicimos
dos vueltas, en que andariamos quinze leguas la vuelta del
Susueste y seis leguas la vuelta del Nordeste quarta del Norte.

Miercoles tomé el sol en 34 grados largos y este dia por el
Nordeste en que algunas vezes ibamos governando al Nordeste
quarta de Leste, y otras vezes tomando mas de Leste, y otras mas
escaso, en que jamas podiamos echar rumbo cierto, por andar el
viento jugando y no estar fijo en un lugar, y echariamos todo el
camino por el Nordeste de zingladura 30 leguas.

Juebes tomé el sol en 35 grados largos: eché de zingladura 15
leguas.

Viernes eché de zingladura cinco leguas por el Nordeste y este
dia tomé el sol en 35 grados y un quarto.

Sabado eché de zingladura seis leguas por el Este, porque el
viento era bonanza por el Hueste.

Domingo 26 del dicho tomé el sol en 35 grados menos un sesmo y
eché de zingladura al Navio 16 leguas, que me respondió todo el
camino á Les Sueste, y por esto entendí que las aguas me habian
avatido porque habiamos governado al Leste é algunas vezes al
Leste quarta del Sueste, y por esto tube entendido que me habian
abatido las aguas: era el viento Nor Nordeste, y algunas vezes
tomaba del Norte.

Lunes iriamos como quinze horas la vuelta de Les-Sueste, y
andaria el Navio 16 leguas, y lo demas nos dió unos aguazeros con
calmas.

Martes 28 del dicho tomé el sol en 35 grados menos seis minutos,
y este dia fuimos como tres leguas la vuelta del Sur, y luego
nos dió el viento en el Sueste, y algunas vezes en el Es-Sueste,
y ansi fuimos governando al Nordeste, y algunas vezes al
Es-Nordeste, y este dia eché de zingladura 16 leguas.

Miercoles fuimos governando al Nordeste quarta de Leste, y
algunas vezes al Les-Nordeste porque el viento era Sueste,
y algunas vezes era mas largo, y otras mas escaso: eché de
zingladura 30 leguas.

Juebes nos dió el viento tanto y con aguazeros que nos hizo ir
sin velas de gabia: este dia eché de zingladura 24 leguas por el
Nordeste.

Viernes eché de zingladura 18 leguas por el Nordeste quarta del
Norte, porque este dia nos dió el viento en el Sueste.

Sabado 1.º de Septiembre tomé el sol en 38 grados y medio largos:
este dia tenia mi punto en altura de 37 grados y dos tercios, y
esto que va á decir de lo que tenia mi punto á los 38 grados y
medio largos me enmendé de Norte-Sur, porque este dia el viento
fué calma, y por la mucha Mar que de los dias pasados teniamos
tengo entendido que habiamos alzado en altura, y tambien podria
ser que la Nao hubiese andado más de lo que Yo le habia echado de
zingladura estos tres dias.

Domingo eché de zingladura tres leguas á Les Nordeste: esta
zingladura entiendese desdel Sabado á medio dia hasta el Domingo
á medio dia y á esta hora nos dió el viento en el Sueste que con
un aguazero que nos hizo tomar las velas de Gabia, y cuando vino
á media noche nos dió tan recio que nos hizo sacar las bonetas.

Lunes eché de zingladura al Navio 24 leguas por el Nordeste dando
su resguardo al mucho viento que traiamos y mar. Este dia en
la tarde nos dió tanto viento que hubimos de reparar, por que
habia mucha serrazon, por que algunos de los que echaban punto
conforme á su carta se hallaban con tierra de la Nueva España, y
á media noche nos dió el viento en el Su-Sudueste y hicimos vela
governando al Sueste quarta á Leste.

Martes tomé el sol en 39 grados y un tercio, y este dia hicimos
vela, y eché de zingladura al Navio 12 leguas. Este dia mandaron
governar al Sueste en que Yo fui de parescer que governasemos
á Les-Sueste por que Yo me hallaba de tierra de 41 grados 118
leguas por la figura de mi Carta, y conforme á otra figura que Yo
habia visto del Padre Prior Fray Andrés de Urdaneta me hallaba
de tierra de 41 grados, como arriba tengo dicho, 210 leguas de
la misma tierra, y esta longitud que habia en una Carta mas que
en otra era causa que la figura de mi Carta tendia más la tierra
la vuelta del U-Este que no la otra en que ambas eran iguales en
longitud del Puerto de la Navidad hasta el de Zubu.

Miercoles 15 del dicho tomé el sol en 38 grados y un quarto
largos: este dia eché de zingladura 33 leguas por el Sueste
quarta de Leste.

Juebes tomé el sol en 37 grados y un tercio: este dia andubo el
Navio 25 leguas por el Sueste; el viento era Sudueste, y á esta
hora mandamos governar al Les-Sueste.

Viernes tomé el sol en 37 grados y un tercio: este dia eché de
zingladura 16 leguas por el Leste por que el viento era Sur, y
tomaba del Sueste.

Sabado tomé el sol en 37 grados y medio escasos y eché de
zingladura 25 leguas por el Leste, y esto que multiplicamos en
altura á causa quel viento no nos dejaba ir al Leste algunas
vezes.

Domingo eché de zingladura al Navio 20 leguas por el Leste.

Lunes 10 del dicho tomé el sol en 37 grados y medio: este dia
eché de zingladura cinco leguas por el Leste quarta del Sueste.

Martes eché de zingladura al Navio 6 leguas por el Les-Sueste.

Miercoles eché de zingladura 23 leguas por el Leste y era el
viento Su-Sueste y tomaba del Sur: este dia nos dió en el
Sudueste, ibamos governando á Les-Sueste.

Juebes eché de zingladura 27 leguas por el Les Sueste en que de
noche governabamos al Sueste quarta al Leste por que me hallaba
por mi carta 23 leguas de la tierra mas cercana y me demoraba al
Nordeste y por el Es-Sueste me hallaba 74 leguas de la tierra por
mi carta.

Viernes eché de zingladura 14 leguas por el Leste quarta del
Sueste, y este dia marcamos las Agujas y por la que governaba
nordesteaba la que traiamos dos tercios de quarta, y por una mia
que tenia marcada que la habia Yo marcado en el Puerto de la
Navidad tambien la marqué esta noche y nordesteaba media cuarta
escasa.

Sabado 15 del dicho eché de zingladura 30 leguas la mitad del
camino á Leste quarta del Sueste, y la otra mitad á Les-Sueste.
Esta quarta que governabamos mas largo de noche á causa que nos
hallabamos con la tierra, que Yo el dicho Rodrigo de Espinosa
Piloto oí por noche me hallaba con la tierra por la figura de mi
carta, y mas digo que del Puerto de Zubu hasta donde estoy con mi
punto hállome 1545 leguas, y estoy en altura de 36 grados largos,
y á esta hora me halle del Puerto de la Galera ocho leguas, y la
tenia al Leste, y por la carta que vengo echando punto del Puerto
de Zubu hasta el de la Navidad eché de longitud dos mil leguas.

Domingo 16 del dicho tomé el sol en 35 grados y tres quintos de
grado, y este dia eché de zingladura 28 leguas, y este dia fuimos
de parescer que governasemos á Leste, y este dia nos dió el
viento en el Norte.

Lunes eché de zingladura al Navio 36 leguas por el Les-Sueste, y
este dia nos dió tanto viento Norte que nos hizo tomar las velas
de Gabia.

Martes 18 del dicho Septiembre á las 7 de la mañana estando
asentado en la silla Yo el dicho Piloto vi tierra por la vanda
de estribor por que yvamos amurados de la banda de ababor y
luego mandé cazar á popa: las señas que tiene esta Isla son las
siguientes: es una Isla questá Nor-Nordeste Su-Sudueste, y en el
medio della es alta, y de la una parte y de la otra le caen dos
puntas delgadas: y de la parte del Noroeste della como á legua
y media echa una piedra que paresce fuera del agua. A esta Isla
la puse nombre la Deseada: estará en altura de 33 grados y tres
quartos, y estaria quando la vide della como cinco leguas, y ansi
fuimos governando al Sur quarta al Sueste, y este dia tomé el
sol en 33 grados y un quarto y por el tanto digo que la tierra
que ví estará en altura de 33 grados y tres quartos. Desde el
Lunes á medio dia hasta el Martes á la hora que vide la tierra
eché de zingladura al Navio 30 leguas por el Es-Sueste, y este
dia no osamos ir á descubrir la tierra á causa que habia mucho
viento y estaba la tierra ahumada, y ansi fuimos de parescer
que governásemos al Sur quarta el Sueste por dar reguardo á la
tierra; porque conforme á mi punto (_que_) Yo el dicho Piloto
traia fize que era una Isla questaba en altura de 34 grados
escasos, y los demas que echaban punto se hallaban en la tierra.
Este dia me hallé del Puerto de Zubu hasta donde tenia mi punto
este propio dia 1650 leguas.

Miercoles tomé el sol en 31 grados menos un sesmo: este dia eché
de zingladura quarenta y seis leguas al Navio por el Sur quarta
el Sueste.

Juebes eché de zingladura 36 leguas la mitad del camino al Sur, y
la otra al Sur quarta del Sueste: de manera que dando el reguardo
á la Aguja media quarta que noroesteaba me responde el camino
todo al Sur quarta el Sueste, y este dia fuimos de parescer que
governasemos al Sueste por questabamos Leste Hueste con Isla de
Zedros.

Viernes tomé el sol en 28 grados escasos: eché de zingladura 38
leguas en diferentes rumbos, en que las ocho leguas al Sueste
y 20 leguas á Les-Sueste y las demas á Leste quarta del Sueste
porque ibamos en demanda de la tierra.

Sabado 22 del dicho tomé el sol en 27 grados y 2 tercios; é
eché de zingladura al Navio veinte leguas por el Leste, y con
venir gobernando al Leste habemos abajado en altura y mas lo que
noroesteaba el aguja y con todo eso habemos abajado en altura:
Este dia á las ocho de la mañana estando un Marinero al timon que
se llamaba Andrea, me dijo, que via tierra, é Yo el dicho Piloto
me fuí á la Gavia y ví que era tierra, que parescia una Isla, y
la marqué, é me demoraba á Les Nordeste, y luego se cubrió, de
manera que me puso en duda que no era tierra. A las 3 de la tarde
estando Yo el dicho Piloto arrimado á la gizola ví la tierra,
y luego tomé el aguja y marqué la tierra, y me demoraba al
Nordeste quarta el Leste y aun tomaba de Les Nordeste: es tierra
alta, y estará en altura de 28 grados largos, y habia de mi á la
tierra doze leguas, y dende medio dia hasta la hora que la ví
andaria el Navio quatro leguas: de manera que estaria de medio
dia 16 leguas y por la parte del Nordeste della descubria una
tierra alta amogotada.

Domingo quando amanesció vimos la costa ques tierra alta y
hace algunas quebradas, y tambien vimos la tierra que habiamos
visto el dia antes, y la marqué y me demoraba al Norte quarta
al Noroeste: esta tierra es mas alta que ninguna de quantas
parescen en la costa: tomé el sol en 27 grados y un tercio, y de
aqui donde tomé el sol me demoraba una punta al Sueste quarta
del Leste: llamase esta punta Santa Catalina: estaba de mi á
esta hora 4 leguas y estará como digo esta punta en altura de 27
grados y un quinto, porque de donde tomé el sol á la punta me
demoraba al Sueste quarta de Leste. Desta punta á la tierra que
habiamos visto el dia antes se corre la costa Noroeste Sueste:
toda esta tierra es pelada desta punta que está en altura de 27
grados y un quinto, es un medano de arena; por encima della hace
unas matas que parescen cepas de lana, y en doblando esta punta
hace una ensenada, y luego verás 3 peñoles en quel de enmedio es
mayor y hace una teta en medio, y á un lado hace otra teta y el
questá de la parte del Sur es mas mediano, y de la parte del
Norte mas pequeño que ninguno y de la tierra questá sobre la Mar
es alta: Destos peñoles á la punta atrás dicha es tierra baja
toda y al parescer arenales: desta punta dicha Santa Catalina va
la costa como treze leguas la vuelta de Les Sueste, y allí hace
una punta de tierra doblada que la questá de los peñoles sobre la
Mar.

Lunes tomé el sol en 25 grados y 3 quintos dende tomé el sol:
hasta esta ora andubo el Navio 51 leguas echando el camino al
Sueste quarta el Leste: estaria cuando tomé el sol de la tierra
dos leguas: de aquí va la costa como quinze leguas, y al remate
destas quinze leguas verás una tierra alta á manera de Isla que
no me determino si es Isla, porque quando llegamos allá era
noche: Para salir desta tierra baja has de governar al Susudueste
de donde tomé el sol este dia hasta doblar la tierra que señala
como Isla. En estas quinze leguas á dos leguas hallaras fondo en
15 y en 20 brazos y todo arena, de luengo de costa arrecifes, y
no te llegues mucho en tierra quando pasares esta tierra que hace
como Isla: tomé el estrella estando las guardas en el Sudueste
en 24 grados y 3 quartos, y como á dos leguas la vuelta de
Les-Sueste hace otra tierra alta de cumplidor de siete leguas y
luego señala una ensenada, y luego va la tierra alta como ocho
leguas, y allí sale una punta con unos mogotillos que caen sobre
la Mar.

Martes tomé el sol en 24 grados: de donde tomé este dia el sol
marqué esta punta y me demoraba á Les-Nordeste, y estaria desta
punta ocho leguas que señala los mogotes sobre la Mar: correse de
la tierra atrás dicha á esta punta al Sueste: doblando esta dicha
punta dicen que hay un Puerto, y luego va la tierra baja.

Miercoles tomé el sol en 23 grados y un quarto: estaria de tierra
tres leguas, y tenia una tierra alta á Leste; y la vuelta del
Sueste salia una punta baja, y estaria de mi como nueve leguas
qués un tercio largo de grado por donde me demoraba que era al
Sueste: de manera que sacándolo de la altura que tomé estaria
la punta 23 grados menos un ochavo de grado: este dia andubo la
Nao por el Leste quarta el Sueste 15 leguas, y de donde tenia el
punto de las quinze leguas fui corriendo por el Sueste quarta de
Leste hasta ponerme en altura de 23 grados y un quarto que es el
altura que tomé. Este dia hallé que andubo el Navio 36 leguas.
Esta costa se corre Noroeste Sueste, y esta punta arriba dicha
es el remate de la tierra de la California: está en altura de
23 grados menos un ochavo. Las señas que tiene esta costa son
las siguientes: de la tierra alta va una punta de tierra baja de
cumplidor de dos leguas la vuelta del Sueste, qués á donde se
remata la dicha tierra, y sobre la punta hace un pan redondo que
señala como Isla, y es toda tierra firme, y en la parte de la
tierra hace otro mogote de manera de pan de azucar, y el pan que
está sobre la Mar hace una mancha blanca que toma la mitad del
pan, y luego señala mas á la Mar una zeja negra, y á esta punta
le puse nombre Cabo blanco, por la mancha blanca arriba dicha, y
esta noche murió el Maese y lo echamos á la Mar sobre este Cabo;
y esta noche marqué el Aguja y hallé questaba fija al Norte.

Jueves 27 del dicho tomé el sol en 22 grados y un tercio: este
dia andubo el Navio 28 leguas en que vine corriendo al Sueste
hasta ponerme Nordeste-Sudueste con el Cabo arriba dicho, y de
allí vine corriendo á Les-Sueste hasta ponerme en altura de
22 grados y un tercio qués el altura que tomé este dia, y me
respondió todo el camino al Sueste quarta al Leste y asi me
respondió las 28 leguas arriba dichas: este dia murió el Piloto
mayor Esteban Rodriguez: murió entre las 9 y las 10 de la mañana.

Viernes 28 del dicho tomé el sol en 21 grados y medio menos dos
minutos: hallé que habia andado el Navio conforme al altura 28
leguas por el Les-Sueste. Este dia entre las 2 y las 3 de la
tarde descubrimos dos Islas, y las marqué; y la questaba á la
banda del Noroeste me demoraba á Leste y tomaba de la quarta del
Sueste y la otra al Leste quarta al Sueste: estaba esta Isla
que estaba al Noroeste de mi como onze leguas quando la vide á
mi parescer: de manera que cuando tomé el sol este dia á medio
dia estaria de mi esta dicha Isla mas zercana quinze leguas, por
que es tierra alta y conforme al punto que Yo traia está esta
Isla de la parte del Noroeste en 21 grados y un tercio, y quando
la descubrimos fuimos governando la vuelta de Leste por ver que
Islas eran, y antes que llegasemos á ellas como cinco ó seis
leguas nos anocheció, y asi paresció al Padre Prior[119] y á mi
que fuesemos governando al Sueste, por que conforme á una figura
quel traia estaban estas Islas cerca de la tierra firme, y por mi
figura estarian estas Islas de Cabo de Corrientes como 36 leguas
Nor-Noroeste Su-Sueste, y el Padre Prior por su figura tomaba al
Cabo de Corrientes al Sueste.

Sabado quando amanescio vimos las Islas arriba dichas, y mas
otra que se habia descubierto de la parte del Sueste y á esta
hora las marqué y la questaba de la parte del Noroeste de todas
tres me demoraba al Norte, y esta Isla es alta, y de la parte
del Noroeste y del Sueste echa unas puntas delgadas y tambien
marqué la del medio, y me demoraba al Norte quarta del Nordeste,
y es tambien alta y echa las mismas puntas que tiene la Isla
arriba dicha. Esta Isla del medio de la parte del Sueste sale
una tierra que al parescer me paresció Isleta, aunque en esto
no me determino por estar lejos: estas dos Islas arriba dichas
serán de cumplidor de tres leguas cada una dellas: la questá mas
al Sueste de todas ellas es una Isla pequeña y alta y redonda y
echa de la parte del Sueste una tierra bagita que parecia ser
Isleta: estas tres Islas se corren Noroeste Sueste: estará la
Isla que está de la parte del Noroeste á la del Sueste como ocho
ó nueve leguas: la que está más al Noroeste destas tres Islas
arriba dichas está con la punta de la California llamada por
otro nombre Cabo blanco: correse desta Isla á Cabo-Blanco Les
Sueste Uues-Noroeste, y hay desta dicha Isla al Cabo blanco 68
leguas conforme á mi punto que Yo traia en mi Carta. A esta hora
vimos tierra la vuelta del Sueste quarta al Leste. Este dia que
fué sabado tomé el sol en 20 grados y medio: eché de zingladura
al Navio quatro leguas por el Les-Sueste y cinco por el Leste.
De allí fui governando por el Sueste hasta ponerme en altura de
los 20 grados y medio, y asi me respondió que habia andado el
Navio 27 leguas por el Sueste, y tomaba de la quarta de Leste. La
tierra arriba dicha que me demoraba á Leste quarta del Sueste la
reconoscimos entre las quatro y las cinco de la tarde que era la
costa del Cabo de Corrientes que va para el Puerto de la Navidad,
y á esta hora marqué una de las tres Islas que es la questá de
la parte del Sueste, y tambien marqué la tierra firme, y asi
visto conforme á los rumbos que marqué, la dicha Isla y la tierra
firme, tanteé en mi Carta y hallé questaba la Isla de la tierra
que vide diez é ocho leguas, y que estaria la tierra en altura de
20 grados largos.

Domingo 30 del dicho quando amanesció vimos la costa arriba dicha
y no conoscí la tierra por no haber estado en ella, mas por la
figura de mi carta hallé questaba entre el Puerto de la Navidad
y el Cabo de Corrientes, y aquí nos calmó el viento, y conoscí
que iban las aguas al Noroeste. Este dicho dia tomé el sol en 20
grados menos un sesmo, y por el sol conoscí questaba del Puerto
de la Navidad doze leguas por el Sueste conforme al altura que
yo tomé en el dicho Puerto que fué 19 grados y un tercio: por el
tanto digo questaba del Puerto doze leguas: quando tomé este dia
el sol estaria de tierra dos leguas y media: las señas que tomé
aqui son las siguientes: La vuelta del Nordeste verás una tierra
alta y amogotada, y de la parte del Sueste della hace dos tetas
altas, y en cada una destas tetas se parten en dos, y alli señala
como sillas ginetas; y en medio destas quatro tetas hace una
quebrada y de cada parte deja dos tetas juntas: esta es la seña
questá en la tierra alta, y como á dos leguas y media la vuelta
del Leste verás un farellon de piedra pequeñito. En este farellon
dicen que hay dos Rios en la tierra frontera del dicho farellon,
en que vienen á pescar de Xamela, que será quatro leguas deste
dicho farellon: toda esta costa cerca de la Mar es arenal blanco,
y sobre Chamela estan dos ó tres farellones de piedra cerca de la
tierra, y allí dicen questan las pesquerias: de aqui al Puerto
de la Navidad ponen diez leguas.

Lunes quando amanesció á 1.º de Octubre año del nascimiento de
nuestro Señor y Salvador Jesu-Christo de 1565 años amanescimos
sobre el Puerto de la Navidad, y á esta hora miré en mi carta y
vide que habia andado 1892 leguas desdel Puerto de Zubu fasta
el Puerto de la Navidad, y á esta hora me fui al Capitan y le
dige, que á donde mandaba que llebase el Navio, porque estabamos
sobre el Puerto de la Navidad, y el me mandó que lo llebase al
Puerto de Acapulco, y obedescí á su mandado, en que[120] en la
Nao al presente no habia mas de diez hasta diez é ocho hombres
que pudiesen trabajar, porque los demás estaban enfermos, y
otros diez y seis que se nos murieron, allegamos á este Puerto
de Acapulco Lunes á 8 deste presente mes de Octubre con harto
trabajo que traia toda la Gente[121].=Rodrigo de Espinosa
Piloto.=(_Orig. A. de I._)


35.

 (Año de 1565.)—Dos declaraciones que hicieron en la nao nombrada
 San Pedro viniendo navegando de las islas del Poniente para Nueva
 España los días 9 de Julio y 18 de Septiembre de 1565 el Piloto
 mayor Estevan Rodriguez y el Piloto Rodrigo de Espinosa, y el
 Contramaestre Francisco de Astigarrivia, por mandado de su Capitán
 Felipe de Salcedo: la primera del camino que había desde el Puerto
 de la Navidad hasta la isla de Zubu, según las cartas de navegar que
 traian y la opinión de cada uno de ellos; y la segunda, del que habían
 andado desde el Puerto de Zubu hasta la tierra que vieron aquel día
 (18 de Septiembre) en altura de 33 grados y un cuarto en las costas
 de la California, y de la mayor altura á que subieron durante su
 navegación.—(_C. i. de N. t.^o 17, d. n. 20._)

Lunes á 9 de Julio de 1565 años, el muy Magnifico Señor Felipe de
Salzedo Capitan desta Nao San Pedro que va de vuelta á la Nueva
España pidió al Piloto mayor, y al Piloto Rodrigo de Espinosa
asimismo Piloto de la dicha Nao, y á Francisco de Astigarribia
contramaestre de la dicha Nao, que tambien echa punto y cartea,
que les pedia tanteasen el camino que habia desde el Puerto de la
Navidad hasta las Islas de Zubu conforme á las cartas de navegar
que traian, y tambien se declarasen en la opinion que cada uno
tenia del camino que habia conforme al parescer de cada uno
dellos, desde el dicho Puerto de Navidad á la dicha Isla de Zubu,
para que conforme á como agora se hallasen que navegaban desde
la dicha Isla de Zubu al Puerto de la Navidad, se entendiese el
dicho camino mas verificadamente para que mejor relacion se
pudiese hacer á Su Magestad==Felipe Salzedo.==

Luego el dicho Piloto mayor tanteó y midió por su Carta de
navegar las leguas que habia segun la figura de dicha Carta, y
halló haber 1850 leguas; empero dijo, que conforme á lo que el
habia navegado segun su punto habia traido desde el dicho Puerto
de la Navidad hasta la Isla de Zubu que está en altura de 10
grados y medio á la parte del Norte le paresció que habia dos
mil leguas poco mas, ó menos, y lo firmó de su nombre==Esteban
Rodríguez.==

Asi mismo el dicho Rodrigo de la Isla[122] Piloto de la dicha
Nao dijo, que por una Carta antigua que el traia, que hay desde
el dicho Puerto de la Navidad hasta la Isla de Zubu mas de 1370
leguas; pero conforme á lo que el halla haber navegado habrá 2030
leguas, y lo firmó de su nombre==Rodrigo de la Isla Espinosa.==

Asi mismo el dicho Francisco de Astigarribia contramaestre de la
dicha Nao dijo, que por la carta que ha traido de navegar halla
que hay desde el dicho Puerto de la Navidad hasta la dicha Isla
de Zubu 1850 leguas; pero conforme al punto que trujo halló haber
2010 leguas, y lo firmó de su nombre==Francisco de Astigarribia.==

Todo lo que dicho es, y arriba se contiene doy fee y testimonio
ser verdadero Yo Asensio de Aguirre Escribano nombrado de la
dicha Nao nombrada Señor San Pedro que pasó ante mi, y en
testimonio de lo qual lo firmé de mi nombre: pasó ante mi=Asensio
de Aguirre Escribano nombrado.=

       *       *       *       *       *

Martes á 18 de Septiembre de 1565 años el muy Magnifico Señor
Felipe de Salcedo Capitan desta Nao San Pedro que va de vuelta
á la Nueva España pidió al Piloto mayor, y á Rodrigo de la Isla
asimismo Piloto de la dicha Nao, y á Francisco de Astigarribia,
que es Contramaestre de la dicha Nao que tambien echa punto y
cartea, tanteasen el camino que habian andado desde el dicho
Puerto de Zubu hasta la tierra que vieron este dicho dia donde
tomaron el sol en 33 grados é un quarto y que tanteasen asi
mismo el altura en que mas subiere, y le diesen firmado de sus
nombres=Felipe de Salzedo.=

Luego el dicho Piloto mayor tanteó y miró en su Carta de marear,
y halló que habian andado por su punto y altura desde el dicho
Puerto é Isla de Zubu hasta el dicho dia Martes que vieron la
primera tierra 1740 leguas de derecho camino hasta una Isla
questá cerca de la Tierra firme de la Costa del Poniente de la
Nueva España, que está en altura de 33 grados y tres quartos, por
que este dicho dia habiendo hecho el camino desde las siete horas
de la mañana, que vieron la dicha tierra al Susueste se tomó el
altura del sol á medio dia en 33 grados y un quarto; é ansi mismo
dijo, que la altura mas alta que ha subido ha sido en 39 grados y
medio para la parte del Norte poco mas ó menos, y lo firmó de su
nombre=Esteban Rodriguez.=

Asi mismo el dicho Piloto Rodrigo de la Isla tanteó y miró por
su Carta de marear lo que habia andado desde el dicho Puerto é
Isla de Zubu hasta el dicho punto arriba contenido, y halló haber
de camino derecho 1650 leguas; é dijo, que la altura que mas ha
subido ha sido de 39 grados y medio para la parte del Norte, y lo
firmó de su nombre=Rodrigo de la Isla Espinosa.=

Asi mismo el dicho Francisco de Astigarribia Contramaestre que
siempre ha tomado el altura, y ha echado punto, tanteó y midió
por su Carta de marear lo que habia andado desde el dicho Puerto
é Isla de Zubu hasta el dicho punto arriba contenido, y halló
haber de camino derecho mil y seis cientas y cincuenta leguas, é
dijo que la altura que mas ha subido ha sido de 39 grados y medio
para la parte del Norte y lo firmó de su nombre=Francisco de
Astigarribia.=

Todo lo que dicho es, é arriba se contiene doy fee y testimonio
verdadero Yo Asensio de Aguirre Escribano de la dicha Nao
nombrada Señor San Pedro, que pasó ante mi; y en testimonio de
lo qual lo firmé de mi nombre: Pasó ante mi=Asensio de Aguirre
Escribano nombrado.=(_Orig. A. de I._)


36.

 (1565.—5 Marzo.)—«Relacion de los Pesos de oro que se an gastado
 en los nabios que por mandado de S. M. se han echo en el Puerto de
 la navidad para la jornada de las Islas del Poniente, ansi en hacer
 los dichos navios como en las cosas necesarias para la dicha jornada
 y pagas de los capitanes y soldados y en todo lo que conbino para el
 despacho y buen abiamiento de la dicha Armada como paresce por las
 partidas y libranças del muy Ilustre viso Rey don luis de velasco y
 desta Real audiencia que estan asentadas en el libro de la contaduria
 de S. M. que es a mi cargo á que me refiero»[123].—(_A. de I.
 Desglosada de una representacion de cap. Juan Pablo de Carrion._)


  Minas.            Paresce por el dicho libro      Oro común.
                    que desde treze dias del
                    mes de diziembre de mill y
                    quinientos y cinquenta y
                    siete años que por mandado
                    del Ilustrisimo señor Viso
                    Rey don luis de velasco
                    se començo la obra de los
                    dichos nabios hasta primero
                    de septiembre de mill y
                    quinientos y sesenta y tres
                    años que fueron contadores
                    hortuño de ybarra y francisco
                    de montealegre, se gastaron
                    por menudo segund paresce
                    por el dicho libro, çiento
                    y setenta y un mill y
                    ochoçientos y quarenta y
                    nueve pesos cinco tomines
  XXIII U. DCCCCLI  y ocho granos de oro comun      CLXXI U. DCCCXLIX
  pesos, II         y veinte y quatro mill y        pesos, V tomines,
  tomines, VIII     novecientos y cinquenta y       VIII granos.
  granos.           un pesos dos tomines y ocho
                    granos de oro de mynas.

                    Ansimysmo paresce por el
                    dicho libro que desde primero
                    de septiembre del año de
                    mill e quinientos y sesenta
                    y tres años que yo hernando
                    de villanueva fue recivido
                    al officio de contador hasta
                    dos de março deste presente
                    año de mill e quinientos y
                    sesenta y cinco se an gastado
                    en la dicha armada y despacho
                    della ciento y noventa y dos
                    mill y docientos y sesenta y
                    nueve pesos quatro tomines y
                    tres granos de oro comun y      CXCII U. CCLXIX
  I U. DCCCCXLVII   mill y novecientos y quarenta   pesos, IIII tomines,
  pesos, V tomines. y siete pesos y cinco granos    III granos.
                    de oro de Minas.

                    Ansimysmo paresce por la
                    datta de pedro de yebra
                    teniente que fue de thesorero
                    de la ciudad de la veracruz
                    que se a gastado en la dicha
                    ciudad para el despacho de
                    la dicha armada en cosas
                    que fueron nescesarias diez
                    y ocho mill y trecientos y
                    quarenta y nueve pesos y        XVIII U. CCCXLIX
                    cinco tomines y seis granos     pesos, V tomines,
  DII pesos.        de oro comun y quinientos y     VI granos.
                    dos pesos de oro de minas.


  XXVII U. CCCC pesos, III tomines, I grano.
  CCCLXXXII U. CCCCLXVIII pesos, VII tom.^s, V gr.^s

Ansi paresce que monta y suma lo que se a gastado en la dicha
armada y en el despacho della hasta dos de março deste dicho
año de sesenta y cinco trecientos y ochenta y dos mill y
quatrocientos y sesenta y ocho pesos siete tomines y cinco
granos de oro comun y veinte y siete mill y quatrocientos pesos
tres tomines y un grano de mynas y porque el bachiller martinez
probehedor de la dicha armada y Rodrigo de ateguren pagador
della no an dado la cuenta de los tributos que an cobrado de los
pueblos y cabeceras de aquella Provincia que se han gastado en
la dicha armada no se puede fenecer la quenta hasta que en la
contaduria de S. M. los suso dichos la den y se pueda fenescer
enteramente. Sacose esta Relacion en cinco de março deste año de
quinientos y sesenta y cinco.=fernando de Villanueva.



ÍNDICE CRONOLÓGICO DE DOCUMENTOS

CON EXPRESIÓN DE LOS PUBLICADOS EN LA PRIMERA SERIE Y OTRAS
COLECCIONES QUE SE INDICAN, Á PARTIR DE LA EXPEDICIÓN DE HERNANDO
DE MAGALLANES.

De 1518 á 1565.

Advertencia.—Los epígrafes de letra cursiva indican la
referencia del documento á la colección en que esté publicado.
Los de letra redonda son los comprendidos en este tomo.


  Páginas.

  1518 á 1524.—_Documentos pertenecientes á la expedición de
  Hernando de Magallanes._—(V. Índice de la Colec. imp. de N., t.
  IV.)

  1522 á 1537.—_Documentos pertenecientes á la expedición de Fr.
  García Jofre de Loaysa._—(V. Índice de la Colec. de N., t.
  V., p. 196 á 396.)

  1523.—22 Marzo.—_Dos cartas de Ruy Falero, escritas á S.
  M., sobre la importancia de que se conservase y amparase
  la contratación de la Especería, enviando para el efecto
  todas las más naos que pudiese, y reclamando las pagas de su
  acostamiento por no haber recibido ninguna desde la salida de
  Magallanes._—Omítese en la Colec. imp. de N.—(Colec. inéd. de
  N., t. 16, d. n. 51.)

  1526 á 1534.—_Documentos pertenecientes á la expedición de
  Alvaro de Saavedra Ceron._—(V. Índice de la Colec. de N., t.
  V, p. 440 á 476.)

  1537.—26 Febrero.—_Relación del viaje hecho á las islas Molucas
  por la Armada del Comendador García Jofre de Loaysa, redactada
  por el Capitán Andrés de Urdaneta._—(Colec. de Ind. 1.ª s., t.
  V, p. 5, é imp. de N., t. V, p. 401.)

  1540.—29 Noviembre.—_Asiento y capitulación de compañía que
  celebraron Don Antonio de Mendoza, Virrey de Nueva España, y el
  Adelantado Don Pedro de Alvarado, sobre el descubrimiento que
  éste ofreció hacer en el mar del Sur dando la tercera parte al
  Virrey._—(C. de Ind. 1.ª s., t. XVI, p. 342.)

  1541.—28 Marzo.—Carta del Adelantado Don Pedro de Alvarado,
  escrita al Rey, dándole cuenta, como yendo en prosecución de lo
  capitulado con S. M. por los puertos de la Nueva España con su
  Armada compuesta de once navíos, los nueve de gavia, una galera y
  una fusta al descubrimiento de la costa y provincias del Poniente
  hizo compañía con el Virrey Don Antonio de Mendoza de todo lo
  que se descubriese entre ambos, así por mar como por tierra:
  y en su consecuencia habían resuelto dividir la dicha Armada
  en dos partes; y la una, compuesta de tres naos gruesas y una
  galera, enviar á las islas del Poniente á cargo de Ruy López de
  Villalobos, y la otra, de cinco naos y una fusta, por la costa de
  Tierrafirme al de Juan de Alvarado.                                  1

  1541.—29 Abril.—_Instrucción que se dió á Diego López de
  Zúñiga, Capitán de la Armada que se envió á la costa del mar
  del Sur é Islas del Poniente, por D. Antonio de Mendoza, Virrey
  y Gobernador de la Nueva España, y el Adelantado D. Pedro de
  Alvarado, Gobernador de la Provincia de Guatemala._—(C. inéd. de
  N., t. 3, d. n. 1.)—No se ha encontrado ningún otro documento
  referente á esta proyectada expedición.

  1541.—26 Julio.—Asientos y capitulaciones hechas por S. M. con
  el Adelantado Don Pedro de Alvarado, sobre el descubrimiento,
  conquista y población de las islas y provincias que estuviesen
  en la mar del Sur hacia el Poniente, en los años de 1538 y 1539;
  y con el Virrey de Nueva España, Don Antonio de Mendoza en el de
  1541.                                                                7

  1542.—15 Septiembre.—Provisión del Virrey Don Antonio de
  Mendoza para varios cargos en el Armada que envía á las islas del
  Poniente. 26

  1542.—18 Septiembre.—Instrucción que dió el Virrey de Nueva
  España Don Antonio de Mendoza, á Ruy López de Villalobos para
  el descubrimiento de las islas de Poniente, que le encargó
  por fallecimiento del Adelantado Don Pedro de Alvarado, en
  cumplimiento de la capitulación hecha con éste sobre el
  descubrimiento del mar del Sur é islas de Poniente.                 29

  Sin fecha. ¿1542.—18 Septiembre?—_Avisos para Ruy López de
  Villalobos sobre el descubrimiento y conquista del mar del Sur
  é Islas del Poniente; de la orden y manera que en el viaje,
  puertos, islas, asiento, amistades y conquista._—(Colec. inéd.
  de N., t. 15, d. n. 10.)—Parece un anejo al doc. núm. 4,
  correspondiéndole en tal caso la misma fecha. Los principales
  avisos se contraen al buen tratamiento á los indios, «que á
  ninguno se enoje en la menor cosa del mundo, y el General y todos
  han de tratalles con mucha verdad y confiar muy poco en ellos»;
  que los soldados que salten á tierra vayan con sus arcabuces y
  armas; que no maten aves ni puercos domésticos de los Indios, ni
  ningún español vaya á casa de ellos para evitar «que se envuelva
  con ninguna India de los amigos»; que el General se excuse cuanto
  pueda de ir á las fiestas ó banquetes de los Indios. Sobre la
  contratación y rescates al asentar los precios de cada cosa «han
  de procurar dar lo menos que pudiesen al poner precio, no mirando
  que traídas á estas partes (á Nueva España) valen mucho, sino
  que como cosa criada en la tierra vale poco, y hánse de procurar
  de subir nuestras mercaderías mucho como cosas llevadas por
  muy lexos caminos y que no las hay en aquella tierra, y han de
  comprar por peso. Buen tratamiento á las lenguas (intérpretes),
  enviar noticia de todo y lo que se supiera por relación.»

  1542.—22 Octubre.—Obligación que hizo Ruy López de Villalobos
  al encargarse de la Armada que debía salir en descubrimiento de
  las islas de Poniente.                                              46

  1542.—22 Octubre.—Testimonio del juramento que hicieron los
  Capitanes de la Armada de Villalobos, seguido del que se tomo á
  los pilotos y de las instrucciones dadas por el General.            50

  1542.—22 Octubre.—Instrucciones de Villalobos á los Capitanes
  de las naves de la Armada que bajo su mando van al descubrimiento
  de las islas de Poniente.                                           54

  1542.—Octubre.—Juramento de los pilotos y hombres de mar.           56

  1543.—20 Julio á 2 Septiembre.—Dos requerimientos de Don Jorge
  de Castro, Capitán General de las islas de Maluco, hechos en 20
  de Julio y 2 de Septiembre á Ruy López de Villalobos, General del
  Armada que despachó el año anterior de las costas de Nueva España
  su Virrey Don Antonio de Mendoza con las respuestas de él sobre
  su arribo á aquellas Islas al mando de la dicha Armada, y otros
  puntos referentes á la propiedad y demarcación de las mismas
  Islas, etc.                                                         66

  1547.—22 Enero.—_Carta escripta por Fray Xerónimo de
  Sanctisteban á Don Antonio de Mendoza, Virey de Nueva España,
  relacionando la pérdida del Armada que salió en 1542 para las
  islas del Poniente, al cargo de Ruy Lope de Villalobos._—
  (Colec.de Ind. 1.ª s., t. XIV, p. 151.)

  1548.—1.º Agosto.—_Relación del viaxe que fizo dende la Nueva
  España á la isla del Poniente Ruy Gómez_ (debe decir López)
  _de Villalobos, fecha por García Descalante Alvarado._—(Colec. de
  Ind. 1.ª s., t. V, p. 117.)

  Sin fecha.—_Carta de D. Antonio de Mendoza á Juan de Aguilar,
  pidiendo se le autorizase para avenirse con los portugueses sobre
  la posesión de territorios conquistados._—(Colec. de Ind. 1.ª
  s., t. III, p. 506.)

  1559.—24 Septiembre.—Despacho que se embió a don luis de
  Velasco Visorrey de la nueva spaña sobre el descubrimiento de las
  yslas del poniente.                                                 94

  1559.—24 Septiembre.—Carta del Rey á Fr. Andrés de Urdaneta,
  de la orden de San Agustín, en la ciudad de Méjico, encargándole
  que en atención á la mucha noticia que tenía de las islas del
  Poniente y entender la navegación, se embarcase en los navíos
  que el Virrey de Nueva España enviaba al descubrimiento de
  aquellas islas. A continuación está la respuesta de dicho Fr.
  Andrés ofreciendo hacer el viaje que S. M. le prevenía, y una
  relación sobre la misma jornada y navegación que se debía de
  hacer, declarando entre otras cosas que las Philipinas están
  dentro del empeño, etc.                                             98

  1560.—28 Mayo.—Carta del Virrey de Méjico D. Luis de Velasco
  á S. M. sobre el apresto de la Armada que había de salir al
  descubrimiento de las islas Filipinas.                             100

  Contestación de Urdaneta al Rey.                                   106

  Otra de Urdaneta en ampliación de la anterior.                     109

  1561.—9 Febrero.—Copia de un capítulo de carta que embió
  el Virey de Nueva España D. Luis de Velasco á S. M., fecha á
  9 de Febrero, sobre la llegada de Pedro Menendez de Aviles y
  construccion y apresto de los buques para la Armada que ha de
  ir á el descubrimiento y conquista de las islas del Poniente,
  recomendando para el mando de ella á Miguel Lopez de Legazpi.      113

  1561.—9 Febrero.—Copia de vn capitulo de vna carta de su
  magestad escrita al Virrey don luis de Velasco, fecha a
  IX de hebrero de iVdlxi años, que habla sobre la jornada
  de las islas del poniente.                                         117

  1561.—4 Marzo.—Contestación del Rey á Fr. Andrés de Urdaneta.    118

  1561.—Derrotero muy especial para dirigir á S. M., hecho por
  Fr. Andrés de Urdaneta, de la navegación que había de emprender
  desde  el puerto de Acapulco á las islas de Poniente la Armada
  que S. M. mandó aprestar para su descubrimiento en las costas
  del mar del Sur de Nueva España, con la descripción
  circunstanciada, así del puerto de Acapulco como del de Navidad,
  y las propiedades y ventajas de cada uno de ellos, con una
  memoria de lo que convenía proveerse para el apresto y buen
  éxito de dicha expedición.                                         119

  1563.—26 Mayo.—Carta del General Miguel López de Legazpi á S.
  M., sobre el apresto de la Armada que dicho General debía
  llevar al descubrimiento de las islas Filipinas.                   139

  1564.—25 Febrero.—Carta del Virrey de Méjico D. Luis de Velasco
  á S. M. sobre el apresto de la Armada que debía llevar el General
  Miguel López de Legazpi al descubrimiento de las islas Filipinas.  140

  1564.—15 Junio.—Carta del Virrey de Méjico D. Luis de Velasco
  á S. M. sobre la demora en la salida de la Armada que el General
  Miguel López de Legazpi debía llevar al descubrimiento de las
  islas Filipinas.                                                   144

  1564.—1.º Septiembre.—Instrucción que se dió por el Presidente
  y Oydores de la Real Audiencia de Méjico á Miguel López de
  Legazpi, Gobernador y General nombrado por S. M. para el
  descubrimiento de las islas del Poniente, de la orden que había
  de observar en el viaje y jornada que había de hacer para el
  dicho descubrimiento, con los navíos que para el efecto por
  mandado de S. M. se habían hecho, y estaban en el Puerto de
  Navidad, costa de Nueva España, en la mar del Sur.                 145

  1564.—12 Septiembre.—Carta que escribió la Audiencia de Nueva
  España al Rey, sobre la nueva instrucción que por fallecimiento
  del Virrey D. Luis de Velasco dió al General Miguel López de
  Legazpi, para el viaje con el Armada de S. M. que se enviaba al
  descubrimiento de las islas del Poniente.                          200

  ¿1564.—Septiembre?—Relación que el Capitán Juan Pablo de
  Carrión, Almirante de la Armada que va á las islas del Poniente,
  hace á la magestad del Rey D. Felipe sobre la navegación que la
  dicha Armada ha de llevar.                                         205

  1564.—18 Noviembre.—Carta del General Miguel López de Legazpi
  á S. M. sobre el apresto y próxima salida de la Armada que dicho
  General llevó al descubrimiento de las islas Filipinas.            211

  1564.—19 Noviembre.—_Título de Capitán del patax nombrado San
  Lucas y su gente, que dió al Capitán D. Alonso de Arellano el
  General Miguel López de Legazpi, de la Armada del descubrimiento
  de las islas del Poniente._—(Colec. inéd. de N., t. 17. d. n. 8.)

  1564.—20 Noviembre.—A S. M., de Fray Andrés Urdaneta, embarcado
  ya y en víspera de hacerse á la mar.                               213

  1564.—25 Noviembre.—Orden dada en la mar por el General Miguel
  López de Legazpi, sobre la derrota que han de hacer los Capitanes
  y Pilotos en la prosecución de su viaje.                           215

  1565.—15 Febrero.—Testimonio de toma de posesión de _Ibabao_.      351

  1565.—5 Marzo.—«Relación de los Pesos de oro que se an gastado
  en los nabios que por mandado de S. M. se han echo en el Puerto
  de la navidad para la jornada de las Islas del Poniente ansi
  en hacer los dichos navios como en las cosas necesarias para
  la dicha jornada y pagas de los capitanes y soldados y en todo
  lo que conbino para el despacho y buen abiamiento de la dicha
  Armada como paresce por las partidas y libranças del muy ilustre
  viso Rey don luis de velasco y desta Real audiencia que estan
  asentadas en el libro de la contaduría de S. M. que es á mi cargo
  á que me refiero».                                                 461

  1565.—16 Mayo.—Bando sobre los que hubiesen abierto sepulcros
  y extraido de ellos oro, joyas y otras preseas, y prohibiendo se
  abran en lo sucesivo sin la licencia correspondiente.              355

  1565.—27 Mayo.—Carta que escribió al Rey el General Miguel
  López de Legazpi, dándole cuenta de lo sucedido en su viaje desde
  el puerto de Navidad hasta aquella isla, por una relación que
  acompañaba á esta carta, con otros varios documentos relativos á
  las posesiones que tomó en nombre de S. M. y las derrotas de los
  pilotos de aquella Armada.                                         357

  1565.—28 Mayo.—Carta que escribieron los oficiales de las islas
  del Poniente á la Real Audiencia de Nueva España, dando cuenta de
  su salida del puerto de Navidad á los 20 de Noviembre de 1564, y
  de su llegada á las islas Filipinas á 13 de Febrero siguiente,
  con lo ocurrido posteriormente en aquellas islas hasta la fecha
  de esta carta, etc.                                                359

  1565.—28 Mayo.—Carta escrita al Rey por Andrés de Mirandaola,
  dándole cuenta del suceso y navegación que hizo la Armada del
  descubrimiento de las islas Filipinas que salió el año anterior
  del puerto de Navidad á cargo del General Miguel López de
  Legazpi.                                                           365

  1565.—29 Mayo.—_Carta á S. M., de Miguel López de Legazpi y
  otras personas que le acompañaban en la isla de Zebú._—(Colec.
  de Ind. 1.ª s., t. XIII, p. 527.)

  1565.—1.º Junio.—_Carta á S. M., de Miguel López de Legazpi y
  otras personas que le acompañan en la isla de Zebú, pidiendo se
  haga merced al P. Fr. Andrés de Hurdaneta, y que vuelva á aquella
  isla._—(Colec. de Ind. 1.ª s., t. XIII, p. 529.)

  1565.—Relación circunstanciada de los acontecimientos y suceso
  del viaje y jornada que hizo el Armada de S. M., de que fué
  por General el muy Iltre. Señor Miguel López de Legazpi, en el
  descubrimiento de las islas de Poniente, desde 19 de Noviembre
  de 1564 que partió del puerto de Navidad, hasta fin de Mayo del
  siguiente año que salió del puerto de Zubú para Nueva España, con
  el aviso del arribo del Armada á aquellas Islas, y á descubrir
  la navegación de la vuelta, la nao Capitana _San Pedro_, á cargo
  del Capitán Felipe de Salcedo, llevando consigo al Piloto mayor
  Esteban Rodríguez, y á Rodrigo de Espinosa, Piloto que era del
  galeón de la propia Armada nombrado _San Juan_.                    217

  1565.—Relación muy circunstanciada de la navegación que hizo
  el Armada de S. M. á cargo del General Miguel López de Legazpi,
  desde 21 de Noviembre de 1564, que salió del puerto de Navidad
  en la costa occidental de Nueva España, hasta su llegada á la
  isla de Zubu de las Philipinas, y su conquista; con expresión de
  las derrotas, alturas y señales de tierra que descubrió durante
  su navegación, y de las varias observaciones hechas sobre la
  variación de la ahuja. Por Estevan Rodriguez, Piloto mayor de la
  misma Armada y descubrimiento.                                     373

  1565.—Derrotero de la navegación de las islas del Poniente para
  la Nueva España: hecho por Rodrigo de Espinosa, Piloto del galeón
  nombrado _San Juan_, de que era Capitán Juan de la Isla, uno de
  los del Armada del General Miguel López de Legazpi, y volvió de
  aquellas islas para la dicha Nueva España en la nao Capitana
  de la misma Armada, nombrada _San Pedro_, ejerciendo el mismo
  oficio en compañía del Piloto mayor de ella Estevan Rodriguez, su
  Capitán Felipe de Salcedo, habiendo salido del puerto de Zubu en
  1.º de Junio de 1565.                                              427

  1565.—Dos declaraciones que hicieron en la nao nombrada _San
  Pedro_, viniendo navegando de las islas del Poniente para Nueva
  España los días 9 de Julio y 18 de Septiembre de 1565, el Piloto
  mayor Estevan Rodriguez y el Piloto Rodrigo de Espinosa, y el
  Contramaestre Francisco de Astigarrivia, por mandado de su
  Capitán Felipe de Salcedo: la primera, del camino que había desde
  el puerto de la Navidad hasta la isla de Zubu según las cartas
  de navegar que traian, y la opinión de cada uno de ellos; y la
  segunda, del que habían andado desde el puerto de Zubu hasta la
  tierra que vieron aquel día (18 de Septiembre) en altura de 33
  grados y un cuarto en las costas de la California, y de la mayor
  altura á que subieron durante su navegación.                       457



                          ÍNDICE DE PERSONAS
                         CITADAS EN ESTE TOMO.


  AGUILAR, Juan de. XX, 49, 53, 56, 94.

  AGUIRRE, Fr. Andrés de, 213, 371, 426.

  AGUIRRE, Asensio de, 459, 460.

  AGUIRRE, Juan de, 302, 314, 371.

  ALCALDE, Diego, 53.

  ALMAGUER, Antonio de, 5, 6, 8, 46.

  ALMAGRO, 7.

  ALMEYDA, Antonio, 67, 70, 78, 79, 83, 87, 91.

  ALMODÓVAR, Diego de, 53.

  ALVARADO, Fr. Alonso de. XV, 41.

  ALVARADO, Francisco de. XVI.

  ALVARADO, Juan de. XI, 3.

  ALVARADO, Matías de. XV, 41, 49, 50, 54.

  ALVARADO, D. Pedro de. X, 1, 7, 8, 17, 18, 24, 25, 26, 29, 46, 79,
      92, 99, 111, 206, 210.

  ARAGOZES, Lucas, 374.

  ARANA, Pedro de, 347, 348, 349.

  ARELLANO, D. Alonso de. XXXI, 218, 222, 223, 276, 374.

  ARÉVALO, Onofre de. XV, 41, 78.

  ARRIZUM, Amador de, 353.

  ASTIGARRIBIA, Francisco de, 374, 457, 458, 460.

  ATEGUREN, Rodrigo de, 463.


  BALANIGA, Indio principal, 258.

  BALDERRAMA, Ldo, 198.

  BARRIONUEVO, Francisco, 7.

  BASCO DE PUGA, Doctor, 198.

  BAYONA, Juan, 223.

  BRIVIESCA, Ldo. XXVI, 100.

  BUSTOS, Antonio de. XVI.


  CALABAZA, V. Bernaldo de la Torre.

  CALAYÓN, Indio principal, 255, 353.

  CAMOTUAN, Indio principal, 265, 267, 272, 273, 276.

  CANO, Juan Sebastián del. VI, 98.

  CAOBOS, Indio principal, 253.

  CÁRDENAS, Gabriel de, 49.

  CARRILLO, Alonso, 34, 49, XIV, 50, 56.

  CARRIÓN, Juan Pablo de. XXII, XXIV, XXV, XXVI, XXVIII, XXX, 99, 103,
      108, 205, 210, 218, 220, 461.

  CASTILLA, Gaspar de, 82, 89.

  CASTRO, Francisco, 67, 73.

  CASTRO, Jorge de. XX, 66, 67, 71, 78, 94.

  CAUCHELA, Andrés, 146, 148, 365.

  COELLO, D. Francisco, 66.

  CONCEPCIÓN, Fr. Juan de la. VII, 353.

  CORUÑA, Fr. Agustín de, 108.

  CORZO, Antonio, XV.

  CEYNOS, Doctor, 198.


  DÁVALOS, Gonzalo, XI, XII, XV, 27, 28, 33.

  DELGADO, Juan. XV.

  DRAKE, 133.

  DUMAÑA, Señor de Pangután, 353.


  ENRÍQUEZ, Fernando, 217.

  ERASO, 100, 118, 119.

  ESCALANTE ALVARADO, García de. VI, XV, XVIII á XX, 65, 93, 253, 260.

  ESCUDERO DE LA PORTOLLA, Francisco, 354.

  ESPINOSA, Gonzalo de, 67.

  ESPINOSA, José de. XVI, 66.

  ESPINOSA, Ldo, 8.

  ESPINOSA, Rodrigo de. XXXII, 217, 218, 221, 243, 260, 353, 373, 427,
      446, 456, 457, 458.

  ESTIBARRIBIA. V. Astigarribia.

  ESTRADA, Juan de. XV, 41, 49.


  FALCÓN, Manuel, 67.

  FELIPE, D. Rey, 199, 205.

  FELIPE, Juan, 374.

  FERNANDEZ DE CORREA, Melchor, 93.

  FERNANDEZ TARIFEÑO, Alonso, XV, 54.

  FERRELO, Bartolomé, 132.

  FOZ, Melchor, 89.


  GALVÁN, Antonio, 64.

  GALVAO., 73.

  GAMBOA, Fr. Pedro de, 354.

  GARCÍA DE SEGOVIA, 70, 93.

  GARNICA, Santiago, 374.

  GÓMEZ, Francisco, 255, 257.

  GONZALO DE VIGO, 236, 243.

  GOYTE, Martín de, 150, 226, 227, 240, 252, 259, 260, 262, 263, 264,
      269, 272, 277, 279, 284, 332, 348, 375, 382, 391, 398, 401, 402,
      407, 409, 422, 425.

  GRIEGO, Nicolás, 374.

  GRIJALVA, (P.) VII.

  GUERRERO, Agustín, 40.


  HAYA, Luis de la, 375.

  HERNANDEZ DE LUGO, Diego, 285.

  HERRERA, Fr. Diego de, 354.

  HERRERA, Pedro de, 354, 375.


  IBARRA, Andrés de, 277, 349, 352, 354, 375.

  IBARRA, Martín de, 374.

  IBARRA, Ortuño de, 114, 148, 461.

  IÑIGUEZ DE CARQUIZANO, Martín, 67, 98.

  ISLA, Juan de la, 146, 154, 218, 227, 240, 241, 254, 255, 279, 281,
      282, 332, 374, 396, 407, 408, 427.

  ISLA, Rodrigo de la, 374, 458, 459, 460.

  ISLARES, Martín de. XII, XV, 28, 33.


  JALUCA, Señor de Cagustan, 353,

  LASO, Comendador. XV.

  LAVEZARES, Guido de, XII, XV, 28, 33, 40, 146, 194, 315, 365, 368,
      375.

  LIMBAGA, Señor de Pamai, 353.

  LOAYSA, D. Fr. García Jofre de, V, 67, 99, 102, 107, 210, 243.

  LÓPEZ DE LEGAZPI, Miguel, V, VI, VII, XX, XXI, XXIII, XXIV, XXIX,
      XXX, 99, 113, 116, 139, 140, 144, 145, 194, 198, 200, 209, 211,
      213, 214, 215, 217, 223, 352, 354, 359, 365, 373, 375, 427.

  LÓPEZ DE VILLALOBOS, Ruy. V, VI, IX, XIV, XVI, XIX á XXI, 1, 3, 27,
      28, 29, 46, 49, 50, 52, 54, 56, 64, 65, 66, 70, 79, 81, 94, 161,
      162, 164, 166, 202, 203, 219, 230, 231.

  LUNA, Antonio de, 49.


  MAFRA, Ginés de. XV, 54.

  MAGABILENS, Señor de Zabulo, 353.

  MAGALLANES. V, XXI, XXXI, 67, 131, 206, 208, 210, 222, 243, 325, 343,
      344, 360, 361, 369, 424.

  MALDONADO, Francisco, 11, 15.

  MALETEC, Señor de Cabalian, 264, 265, 268.

  MALETIS, Antón, 287.

  MALUCO, Señor de Sabacón, 353.

  MANRIQUE, D. Alonso, XV, 50, 78, 82.

  MARIA, Juan, 374.

  MARTÍN, Cristóbal, 374.

  MARTÍN, Diego, 218, 243, 352, 373, 374.

  MARTÍN, Lope, 218, 222, 223, 374.

  MARTÍNEZ ALLIDE, Bachiller, 147, 148, 151, 152, 157, 375, 463.

  MARTÍNEZ FORTÚN, Jaymes, 218, 243, 352, 373, 374, 397.

  MATA, Antonio de, 56.

  MATOS DE ALVARADO, 93.

  MELÉNDEZ, Pero, 137, 138.

  MENA, Pedro de, 350, 351.

  MENDOZA, D. Antonio de. XI, XVII, XX, 1, 2, 7, 8, 19, 25, 26, 29, 46,
      49, 65, 66, 70, 78, 79, 83, 92, 93, 99, 107, 164, 202, 206.

  MENÉNDEZ DE AVILÉS, Pedro, 113, 114, 115.

  MENESES, Jorge, 67.

  MERINO, Francisco, XV, 41, 50.

  MERMEO, 423.

  MIRANDAOLA, Andrés de. XXXII, 146, 365, 372, 375.

  MONTEALEGRE, Francisco de, 461.

  MORONES, Juan de, 375.


  NAVARRETE, Martín Fernández de. VIII, XVI, XX, 65, 66, 116, 213, 361.


  NIETO, Jorge. XV, 41, 78, 82, 93.


  OLIVA, Pedro de, 374.

  OROSCO, Doctor, 198.

  ORTIZ DE RETES, XVI.

  ORTIZ DE RUEDA, Pero, XV, 49, 50.


  PACHECO, Jerónimo, 283.

  PACHECO, Juan, 353.

  PÁEZ, Juan, 133.

  PAREJA, Christóbal de. XV, 50.

  PEREA, Fr. Nicolás de. XV, 41.

  PINELO, León, 64.

  PIZARRO, 8.

  PLUN, Pierres (otras veces _Plin_), 218, 243, 352, 373, 374.

  POYO, Macías del, 98.


  RAMÍREZ, Francisco, 375.

  REINA, Fr. Sebastián de. XV, 41.

  REQUEL Ó RIQUEL, Hernando, 219, 283, 328, 352, 357.

  RIBERA, Graviel de, 353, 354.

  RICO, Gaspar, XV, 54.

  ROCHELA, Andrés de, 375.

  RODRÍGUEZ, Esteban, XXXII, 213, 217, 218, 221, 243, 353, 373, 426,
      427, 452, 456, 457, 458, 460.

  RODRÍGUEZ, Nicolás, 374.

  RODRÍGUEZ CARRILLO, Juan, 133.

  ROELAS, Pedro de las, 144.

  RUÍZ, Francisco, XV, 54.


  SAAVEDRA CERÓN, Alonso de. VI, 98, 207, 243.

  SALAZAR, Toribio Alonso de, 243.

  SALCEDO, Felipe de, 213, 217, 227, 371, 427, 457, 458, 459.

  SAMANO, Juan de, 25, 26.

  SAN AGUSTÍN, Fr. Gaspar de, 108.

  SÁNCHEZ MUÑÓN, Herná, 146, 154.

  SANTIAGO, 296.

  SANCTIESTEBAN, Fr. Xerónimo de. VI, XV, XIX, 41, 55, 65, 253, 260.

  SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA, 213.

  SAZ, Mateo del, 151, 153, 194, 218, 374.

  SOLORZANO, Pedro de, 418.


  TAMUÑÁN, 342, 343.

  TANDAYA, Señor de, 258, 259.

  TERRA, Esteban, 351.

  TORRE, Bernardo de la. XV, 41, 49, 50, 98, 253, 274, 283.

  TORRE, Juan de la, 49, 50, 53, 54, 56.

  TORRES, Cosme de. XV.

  TUPAS. XXXII, 326, 330, 339, 347, 370, 371, 423, 425.

  TURCIOS, Antonio de, 198, 200.


  URDANETA, Andrés de. VII, XXI á XXVIII, XXXII, 67, 98, 102, 104, 106,
      109, 110, 113, 117, 118, 119, 138, 142, 190, 191, 194, 204, 214,
      220, 224, 233, 365, 371, 444, 453.

  URRAO, Indio principal, 258.


  VALDERRAMA, Visitador, XXVII, XXVIII, 220.

  VARGAS, Bernardino de. XVI.

  VÁZQUEZ, Francisco. X, 2.

  VÁZQUEZ AGREDA JARABA, Juan, 97, 100.

  VELASCO, D. Luis de. XXI á XXVI, 94, 98, 100, 106, 108, 111, 113,
      117, 118, 138, 140, 143, 144, 145, 200, 211, 219, 365, 372, 461.

  VIEDMA, Diego de, 151, 153.

  VILLALOBOS, Doctor, 198.

  VILLANUEVA, Doctor, 198.

  VILLANUEVA, Hernando de, 462, 463.

  VILLARREAL, Juan de. XII, 30, 47, 49, 53.


  XUAREZ DÁVILA, Gaspar, 41.


  YEBRA, Pedro de, 462.


  ZICATUNA, Indio principal, 295, 297, 298, 300, 301, 304, 306, 312,
      323.

  ZIGALA, Indio principal, 305, 306, 307, 308, 312, 323.



                    ÍNDICE DE LUGARES GEOGRÁFICOS.


  ABUYO, Isla de. XIX, XXVIII, XXXI, 260, 262, 264, 272, 400, 404, 429.

  ACAPULCO, Puerto de, 106, 119, 133, 456.

  AMBOINO, 82.

  AMBÓN, 64.

  ANTONIA, Isla, XVII, 70, 73, 79, 81, 83, 93.

  ARCHIPIÉLAGO DEL CORAL. XVI.

  ARRECIFES, Islas de los. XVII, 162, 217, 219, 221, 225, 229, 231.

  ASENCIÓN, Isla de la, 432.


  BACALLAOS, Isla, XXIII, 136.

  BAGANGA, Bahía, XVI, 66.

  BAJOS DE VILLALOBOS, LOS. XVI, 66.

  BANDA, Isla, 71, 82.

  BARBUDOS, Isla, XXXI, 228.

  BEGUENDANAO. V. Mindanao.

  BINGLAS, Islas, 410, 416, 418.

  BOHOL, Isla, XXXI, 279, 284, 292, 293, 312, 323, 325, 360, 367, 368,
      369, 407.

  BOLCANES, Isla, 431, 432.

  BOTAHA, Isla, 130, 134, 243.

  BORNEO, ó Burney, 71, 82, 282, 284, 287, 292, 326, 409.

  BOTUAN, ó Butuan, 273, 279, 284, 291, 292, 314, 315, 319, 353, 368,
      407.


  CABALIAN, Pueblo de. XXXI, 264, 266, 267, 276, 277, 304, 320, 403,
      404, 405.

  CABALLOS, Puerto de, 15, 16.

  CABIT, Provincia de, 283.

  CABO BLANCO, Punta de, 452, 454.

  CABO DE CORRIENTES, 453, 454, 455.

  CALABRES, Costa de los, 71, 73, 82.

  CALAGÁN, Provincia de, 273, 291.

  CALAYÓN, Río de, 354.

  CALIFORNIA, 451, 454, 457.

  CAMIGUININ, Isla. XXXI, 273, 275, 279, 406.

  CAMIUNGO, Pueblo de, 258, 260.

  CANELA, Isla, 405.

  CAOBOS, Isla, 353, 396.

  CEBÚ ó CIBUY. V. Zubú.

  CESÁREA, Isla, XVI, XXVIII.

  CESÁREA CAROLI. XVII.

  CIBABAO. V. Ibabao.

  CLAVO, Isla de, 85.

  CORALES, Isla de, 219, 221, 225.

  CORRALES, Islas, 386.

  CORUÑA, 210.

  CUBALO, Isla, 88.

  CUNUYAGO, Pueblo de, 258.


  CHAGRES, Río. XXI.

  CHINA, XXIX, 134, 137, 208, 289, 290, 292.


  ESPAÑOLA, Isla, 19.

  ESPECERÍA, 137.


  FILIPINAS, V, VII, IX, XIX, XXIV, XXIX, XXX, 64, 67, 100, 102, 109 á
      113, 129, 130, 132, 134, 135, 139, 140, 144, 161, 162, 165, 166,
      189, 203, 204, 207, 211, 215, 217, 222, 231, 233, 246, 290, 352,
      357, 359, 360, 365, 366, 376, 430, 432, 435.

  FLANDES, 333.

  FLORIDA, 137.

  FUCA, Estrecho de, 133.


  GOAM ó GUAN, Isla de, 237, 243, 246, 247, 249, 251, 389.

  GRACIAS Á DIOS, Ciudad de, 8.

  GUAJAN, Isla de, 243.

  GUATEMALA, 5, 9, 10, 11, 15, 17, 18, 21, 103, 127, 210.

  GUAZACALCO, Río, 104, 121, 123, 141.


  HERMANAS, Islas, XXXI, 229.

  HONDURAS, Provincia de, 15, 17.


  IBABAO, Isla. XXXI, 257, 262, 351, 352, 353.

  INDIAS, 6, 17, 19, 73, 150, 210, 290.


  JABA, Isla, 290.

  JALISCO. X.

  JAPÓN (otras veces Japones), 134, 175, 177.

  JARDINES, Islas. XVI, XXXI, 66, 230, 232.

  JUAN GALLEGO, Puerto, XVI, 65.


  LADRONES, Islas, XXXI, 130, 134, 135, 232, 233, 239, 243, 252, 353,
      389.

  LEITE, Isla de. XIX, XXXI, 258.

  LICOYÓN, Isla de, 409.

  LISBOA, 210.

  LUZÓN, Isla de, 292, 314.


  MAGALLANES, (V. Magallanes, Hernando).

  MALACA, Provincia, 72, 290, 308.

  MÁLAGA, Isla, XVI, XVII.

  MALUCO ó MALUCOS, Islas de. VI, VII, XIX, XX, 19, 67, 71, 74, 75, 79,
      81, 88, 101, 129, 130, 137, 161, 162, 167, 201, 208, 210, 290,
      293.

  MANADO, Isla, 71, 82.

  MARGARITA, Isla, 27.

  MARIANAS, Islas, 243.

  MATAN, Isla, 273, 343, 428.

  MATALOTES. XVI, XVII, XIX, 66, 162, 217, 219, 221, 225, 231.

  MAZAGUA, Isla. XVII, 273, 274, 293, 314, 353, 367, 404, 405.

  MECHUACAM, Ciudad de, 1, 147.

  MELASA, Puerto do, 375.

  MÉXICO. XXIX, 8, 127, 141, 145, 151, 198, 211, 391, 398.

  MINDANAO, Islas de. XVII, XVIII, 71, 72, 76, 82, 86, 222, 223, 231,
      273, 291, 308, 363, 368.

  MIO, Costa de, 73.

  MOROS, Isla de, 73.


  NACO, Valle de, 8.

  NAVIDAD, Puerto de la. XII, XIV, XXIV, XXXI, 29, 50, 54, 66, 103,
      106, 115, 119, 141, 144, 145, 146, 167, 200, 201, 205, 207, 211,
      212, 215, 217, 218, 221, 224, 353, 357, 376, 445, 454, 458, 461.

  NEGROS, Isla. XXXI, 323, 410.

  NICARAGUA, Costa y Puerto de, 8, 103.

  NUBLADA, Isla. XVI, 161, 162, 165, 219, 221.

  NUEVA ESPAÑA, XIII, XXI, XXIII, XXV, XXXII, 1, 6, 16, 17, 43, 65,
      101, 105, 119, 127, 129, 131, 134, 139, 145, 161, 162, 195, 200,
      201, 203, 213, 217, 222, 281, 282, 302, 320, 324, 335, 337, 357,
      421, 422, 427, 428, 457.

  NUEVA GALICIA, 127.

  NUEVA GUINEA. VII, XXII, XXIV, XXX, 131, 201, 202, 204, 205, 206.


  OANBORNO, Costa de, 71.

  OMORO, Isla, 82.


  PÁJAROS, Isla. XXXI, 229, 385.

  PALAOS. XVI, XVII, 66.

  PALMARES, 353.

  PANAE, Isla. XXIX, 267, 272, 274, 277, 403, 405.

  PANCIAVE, Isla, 71.

  PAPUAS, Archipiélago, 71, 82.

  PARAGOCAL, Isla, 82.

  PATÁN, Isla, 289, 290.

  PEÑOL, Isla, 431.

  PERÚ, 8, 106, 111, 137.

  PLACERES, Isla. XXXI, 66, 229, 384.

  PONIENTE, Islas del. IX, XI, XII, 26, 46, 47, 55, 65, 90, 94, 99,
      101, 106, 113, 117, 118, 119, 125, 129, 131, 134, 137, 140, 144,
      145, 161, 194, 199, 200, 205, 217, 223, 357, 359, 394, 427, 457,
      461.

  PORTUGAL. XIX, 16, 19, 68, 71, 73, 92, 99, 107, 161, 166, 177.

  PUNTA DEL ESPÍRITU SANTO, Bajo, 434.

  PUTUYÁN, Isla, 404.


  REALEXO, Puerto, 103.

  REYES, Isla, 162, 215, 216, 219, 221, 225.

  ROCAPARTIDA, Isla. XVI, 162, 219, 221.

  ROTA, Isla, 243.


  SÁMAR, Isla. XXXI, 353.

  SAN ALBERTO, Isla. XVI, 66.

  SAN BARTOLOMÉ, Isla, 129.

  SAN ESTEBAN, Isla. XVI, 66.

  SAN JUAN, Isla, 82.

  SAN JUAN DE LUA, Puerto, 211.

  SAN PABLO, Isla, 384.

  SAN PEDRO, Villa de, 8, 258, 264.

  SANTA ROSA, Isla. XVI, 66.

  SANTO TOMÉ, Isla. XVI.

  SARRAGÁN Ó SARANGANI. IX, XVII, XIX, XXVIII.

  SEVILLA, 6.

  SIAN, Provincia de, 289, 290.

  SOCORRO, Isla. XIV, 66.

  SUGAT, Pueblo, 267.

  SUGUT, Pueblo, 272.

  SURIGAO, Pueblo, 273, 291.

  SUR, Mar del. X, 7, 8, 9, 11, 24, 100, 103, 133, 145.


  TANDAYA, Isla de. XXXI, 253, 260, 262, 264, 272, 352, 404, 429.

  TEGUANTEPEQUE, Puerto, 104, 121, 122, 123, 141, 144.

  TERNATE, Isla, 67, 70, 71, 73.

  TIERRAFIRME, 7, 90.

  TOLOTAPA, Convento de, 213.


  ULUA, Río de, 8.


  VERACRUZ, Puerto de, 104, 121, 141.

  VERDE, Isla, 379.

  VIZAYAS. IX.


  ZEDROS, Isla de, 448.

  ZUBÚ, Isla de. XXIX, XXXI, 217, 252, 273, 280, 292, 302, 312, 313,
     321, 327, 339, 355, 357, 358, 365, 369, 373, 418, 426, 428, 429,
     445, 447, 456 á 459.



                              FOOTNOTES:

[1] El P. Fray Juan de la Concepción, en su _Hist. general
de Philipinas_, segunda parte, cap. II, apunta la idea con
referencia al P. Grijalva; pero mezclando la verdad con el error
al suponer que «las pretensiones de Urdaneta eran de que en
la Nueva Guinea fuese el fixo establecimiento desde donde se
sujetase el Maluco.» Basta leer el parecer del Agustino (doc.
13) para convencerse de que nunca creyó el Maluco dentro de la
demarcación de Castilla, y de su respeto al empeño hecho por el
Emperador á la Corona de Portugal. Concretándose solamente á
las palabras trascritas, deja la duda en pie, y en el ánimo la
sospecha de que Grijalva no conoció la causa de la mudanza, ni
la forma de llevarse á cabo, ni todo lo demás que aclaran los
documentos de que se ha hecho mérito.

[2] Existía un concierto anterior, que fué aprobado en Madrid á
3 de Octubre de 1539, en que se estipulaba que el Virrey sólo
representara la tercera parte (V. Doc. n. 2, pág. 25). Por éste
se convienen en ampliarla á la mitad.

[3] Alude á los interventores para el percibo de los derechos
reales.

[4] En un extracto detallado de este viaje, que el Sr. Navarrete
dejó hecho como introducción al tomo VI de su Colección
impresa, se observa muy atinadamente la dificultad de fijar las
situaciones de los parajes, por no tenerse derroteros de esta
navegación, sino relaciones particulares de los sucesos. El
Sr. Navarrete va anotando las que le dan la carta del Océano
Pacífico, construída por el jefe de escuadra D. José de Espinosa,
donde para dar idea de esta derrota dice: «se tiró una línea que
pasa sucesivamente por la isla de San Alberto, la del Socorro,
la de Santa Rosa, el Placer de siete brazas, los Bajos de
Villalobos, la isla de San Estevan, los Jardines, los Matalotes y
los Palaos, continuándola á la bahía _Baganga_.» A esta bahía de
la isla Cesarea (hoy Mindanao) nombraron _Malaga_.

[5] Son tantas las variantes de este nombre, así en las
relaciones de este viaje como en los anteriores, y en los
documentos relativos á la posterior de Legazpi, que en una misma
página suele leerse _Bendanao_, _Vindanao_, hasta _Beguendanao_.

[6] Aunque no se encuentra expresa en ningún documento la razón
del nombre, es de inferir se ocurriera en contemplación al Virrey
de Nueva España, armador de la flota, D. Antonio de Mendoza.

[7] Dardos arrojadizos.

[8] Es de suponer que estas armas de fuego procedieran en parte
de las recogidas en expediciones españolas anteriores, y en parte
llevadas por los portugueses.

[9] En otros documentos, y aun en la misma Relación de Escalante,
se dice indistintamente Felipinas y Philipinas, latinizado el
nombre.

[10] Publicado en la Col. de I., 1.ª serie, t. V, p. 117, y t.
XIV, p. 151.

[11] Esta omisión pasa inadvertida en la Relación de Escalante,
inserta en el t. V, p. 191 de 1.ª s. de I.

[12] Esta opinión encuéntrase rectificada en documentos que por
su fecha no han encontrado cabida en el presente tomo.

[13] Aunque no expresa determinado paraje, se verá por documentos
posteriores que pensaba ó pensó luego en la Nueva Guinea.

[14] La anfibología que resulta del uso del pronombre posesivo no
influye en el juicio crítico sobre este asunto, pues lo mismo es
que hubiese escrito el pliego Carrión que el Visitador Valderrama.

[15] Y sin embargo no podía referirse á otras cuando ponderaba
sus riquezas, porque á la sazón eran las llamadas Filipinas con
exclusión de Mindanao, única precisamente que daba indicios de
contener algún oro.

[16] No ha cabido en el presente tomo la relación circunstanciada
de este viaje, hecha por el mismo Arellano.

[17] V. Colec. de Ind. (1.ª serie), t. 24, pág. 339, t. 14, pág.
550, y principalmente t. 16, pág. 342. «Asiento y Capitulacion
de compañía que celebraron Don Antonio de Mendoza, Virrey de
Nueva España, y el Adelantado Don Pedro de Alvarado, sobre el
descubrimiento que este ofreció hacer en el mar del Sur, dando la
tercera parte al Virrey. Hecha en el pueblo de Tiripitio de Nueva
España á 29 de Noviembre del año de 1540.»

[18] Este caballero, afamado por su destreza, agilidad, fuerza
muscular, temerario valor y gallardía, reclamando por ello
y por sus empresas un lugar distinguido entre las notables
figuras históricas de la Conquista de las Indias Occidentales,
había ya intentado varias expediciones marítimas y realizado
otras con varia suerte. No era ésta la primera que formó con
el propósito de descubrimientos por el mar del Sur. Existe una
capitulación que con él se tomó en 5 de Agosto de 1532 sobre el
_Descubrimiento de las Islas del Mar del Sur_ (V. 1.ª serie, t.
XXII, pág. 307), y una _Carta á_ Su Majestad _fecha en Santiago
de Guatemala, participando haber aprestado una Armada_ de _4
naos, 3 carabelas_ y _un patache para ir al descubrimiento de la
Especeria, Tierra firme é Islas de ella_.

En otra, fecha en el puerto de Fonseca á 25 de Abril de 1533,
_se da cuenta de haber despachado una nao y un galeón en busca
de puerto más cómodo para la Armada, y que emprendería su primer
viaje á la China_. En otra, escrita en el _Puerto de la Posesión
á 18 de Enero de 1534, participa su salida con 12 velas de 300 á
400 toneladas_, tropa, munición y esclavos que llevaba, derrota
que había de tomar y otros pormenores.

Existe además otra á Francisco de Barrionuevo, gobernador de
Tierra firme, sobre el mismo asunto. Un galeón y cinco naos de
aquella Armada fueron los vendidos á Almagro en 26 de Agosto
de 1534, de que hablan casi todos los historiadores de Indias,
especialmente Herrera y Garcilaso. El mismo Alvarado confirma
esto en _Carta fecha en Santiago de Guatemala á 12 de Mayo de
1535_, en que además _relaciona su navegación_ desde la costa de
Nicaragua hasta la costa y playa de Caraque en el Perú, é Islas
que había descubierto en el mar del Sur.

En 1.º de Abril del siguiente año 1536 prevenía Alvarado nueva
Armada de fustas y naves, sin que constara el objeto, que según
carta de aquella fecha, del licenciado Espinosa al Rey, era
para tomar venganza de los agravios y vejaciones que le habían
hecho Almagro y Pizarro. Poco después de esto y de pacificar las
comarcas del río Ulua y el valle de Naco, y de poblar la villa de
San Pedro y la ciudad de Gracias á Dios, vino á España para dar
cuenta de todos aquellos sucesos. Durante su estancia en la corte
(1538 y 39) contrató con el Rey para descubrir y conquistar en
el mar del Sur _hacia poniente_, como acreditan los documentos
núms. 1 y 2, en que aparece la capitulación que sobre el mismo
punto celebró en Méjico con el virrey D. Antonio de Mendoza á
29 de Noviembre de 1540, aprobada por el Rey en 26 de Julio de
1541. Por el núm. 3 se ve queda exclusivamente con la empresa el
Virrey, por fallecimiento de Alvarado, cuya desgraciada muerte
describen casi todos los historiadores primitivos de Indias.

En la 1.ª serie hállanse insertos documentos referentes á tan
importante figura histórica que pueden ilustrar su biografía. T.
I, p. 543: t. II, p. 253; t. III, p. 351: t. X, p. 152; t. XIII,
ps. 86 y 268: t. XIV, ps. 279, 537 y 550; t. XV, ps. 5, 20 y 360:
t. XVI, ps. 67, 342 y 530: t. XXII, p. 307; t. XXIV, ps. 204,
211, 236, 311, 320 y 339; t. XLI, p.104 y t. XLII, p. 513.

Conviene ver el «Proceso de residencia contra Pedro de Alvarado»,
obra ilustrada con notas y noticias biográficas, críticas y
arqueológicas, por don José Fernando Ramírez. Impreso en Méjico
en 1847 por Valdés y Redondas. V. págs. XI á la XXIII.

[19] En otros lugares _minusión_, alguna vez _numisión_, y
marcada la palabra como dudosa. Debe ser missión, una de cuyas
acepciones es el «gasto, coste ó espensa que se hace en alguna
cosa». V. el Diccionario de Autoridades, 1.ª ed. de la Acad. que
cita los siguientes pasajes, del Fuero. R, lib. 3, tit. 4, 1. 10.
«El que no ha nada en la heredad, haya la meitad de las missiones
que ficeren fechas en el barbecho». Otro más adecuado al asunto
de Herr. Hist. Ind, Dec. 5. lib. 9, cap. 3. «Que assi los de a
pié como los de á caballo, irian bien armados, todo á su costa y
_missión_.»

[20] ¿Franqueis?

[21] Consistía en el polvillo ó residuo de las limaduras que en
varios ensayos y operaciones sobre metales se verificaban en
los fundiciones, y solía aplicarse para beneficio de Hospitales
y casas de Misericordia. La escobilla pertenecía al Rey, debía
custodiarse bajo dos llaves, la una en poder del fundidor y la
otra en el del factor, «el cual está presente á recibir el oro y
plata que de ella se barriere, recogiere y guardare, que ha de
ser cada cuatro meses.» «El fundidor, marcador ú otra cualquier
persona que entienda en la fundición, no tenga cargo de la
_escobilla_ y _relaves_ por arrendamiento ni encomienda, etc.»
Rec. Leyes de Ind., lib. IV, tít. XXIII, leyes xxj y xxij.

[22] _Cues_, adoratorios ó templos de los antiguos indios
mejicanos: _oques_ se les denomina en la Recop. de las Leyes de
Ind., lib. VIII, tít. XII, ley ij.

[23] Se omite aquí esta provisión, expedida en Granada á 17 dias
de Noviembre de 1526, por hallarse inserta en la 1.ª serie, t.
XXII, pág. 310, sirviendo de texto á capitulación anterior tomada
con D. Pedro de Alvarado sobre descubrimiento de las Islas del
mar del Sur, año 1532.

[24] No se confunda este caballero con el Licenciado Marcelo
Villalobos, Oidor de la Audiencia en la Española, que por asiento
celebrado en Madrid á 18 de Marzo de 1525, se ofreció á poblar y
pobló la Isla de la Margarita.

[25] Asi en la copia de Nav. En otros documentos _Labezaris_ y
_Labezares_.

[26] En la copia que ha servido de original está igual blanco.

[27] Está en blanco. Los religiosos en esta expedición fueron
Fray Jerónimo de San Estevan, prior de los Agustinos, Fr. Nicolás
de Perea, Fr. Alonso de Alvarado y Fr. Sebastián de Reina.

[28] ¿Por prietas?

[29] _Lantia_, lámpara de la bitácora con que se alumbra la rosa
náutica.

[30] El nombre de ampolleta se daba y se sigue dando á bordo al
reloj de arena, cuyo uso es tan frecuente que se emplea todavía
para medir el tiempo de las guardias, picar la hora y uso de la
corredera que sirve para estimar la salida ó el andar de la nave.
Las hay graduadas para una hora, media, un cuarto, etc., hasta
treinta y quince segundos.

[31] _Estropadas_ por estrepadas. Todavía á mediados del
siglo actual se consignaba en las leyes penales este terrible
é inhumano castigo de las _zambullidas_, hasta hacer pasar
al castigado por bajo de la quilla del buque, si bien la
civilización lo condenaba ya tan abiertamente, que era, como
otros muchos no menos bárbaros, letra muerta en la ley.

[32] Hoy se lleva colgada y situada en aparato de Cardano, de
tal modo que el capitán puede saber sin salir de su cámara el
rumbo que lleva la nave y aun las guiñadas que verifica por la
mucha mar ó por la poca destreza del timonel: de aquí que tome el
nombre vulgar de _soplón_.

[33] Alude á la planchuela de la rosa, que entonces no estaba
adherida á ésta.

[34] Dice así, porque el mayor número de los capitanes de las
naves en aquella época no eran pilotos, ni entendían de náutica
ni de maniobras ni de nada de lo que hoy requiere el cargo.

[35] _Derrotar_, por apartarse de la derrota previamente dada.

[36] No se ha encontrado; pero dado el asunto, es de estimar que
el documento fuese de importancia secundaria para los fines de
esta publicación.

[37] Hacen mención de esto ms. Leon Pinelo en su Epit. de Bibl.,
pág. 80. su adic. Barcia, t. 2.º, y D. Nic. Antonio, Bibl. Hisp.,
nova edic. de Madrid, tomo I, pág. 512.

Villalobos, que en memoria del príncipe D. Felipe dió nombre á
las Filipinas probablemente en 1543 y antes del mes de Agosto,
falleció de calenturas en Ambón el Viernes Santo de 1546, siendo
asistido espiritualmente por el apóstol de las Indias que hoy
veneramos bajo el nombre de San Francisco Javier, el cual le
profetizó su muerte días antes. Fué muy sentido, y más aún de
los portugueses que de los castellanos. «Era Villalobos alto y
flaco, de gran barba negra salpicada de canas, gran persona, bien
acondicionado y cortés.» Tales detalles constan en la historia
de las Islas de Maluco por el testigo presencial Antonio Galván.
En el Dic. Geog. Est. é Hist. de Buzeta se dice que Villalobos
era hombre de letras, licenciado en derecho é hijo de una familia
distinguida de Málaga.

[38] Conviene notar que en la compulsa de este documento
encontramos que no se advierte, como lo advierte Navarrete en
la buena copia que tenemos á la vista, la falta de dos hojas en
el original, apareciendo así ligado el Discurso en la pág. 191,
párrafo 3.º, antes de comenzar «decimos que es público, etc.»

Existe también un extracto de este viaje, hecho por Navarrete
en su Colec. sin numeración, pero comprendido en la carpeta
Villalobos, t. 15. En este escrito se corrigen los nombres
geográficos, según la carta de Tello de Espinosa, siendo
importante consignar la nota siguiente de Navarrete que se lee
en el mismo extracto: «La mencionada carta del Océano Pacífico,
construida por el Jefe de Escuadra de la Real Armada D. José de
Espinosa, no comprehende los puntos que expresan los artículos
6, 7 y 8 de los anteriores, por las dudas que ofrecen hoy las
situaciones de aquella epoca; y suponiéndolos señalados en las
posiciones que quedan expresadas, se tiró en dicha carta desde el
Puerto de Navidad una linea que pasa succesivamente por la Isla
de San Alberto, la del Socorro, la de Santa Rosa, el Placer de
7 brazas, los Bajos de Villalobos, la Isla de San Estevan, los
Jardines, los Matalotes, los Palaos, continuándola á la bahía
Baganga; cuya linea da idea de la derrota de esta expedición, sin
que los documentos y autores que se tuvieron á la vista ofrezcan
otro medio de poder trazarla por no ser Diarios de Navegación.»

Para el estudio geográfico de este viaje de Villalobos importa
consultar el libro publicado en 1885 por el distinguido Geógrafo
y Académico señor D. Francisco Coello bajo el título «_La
Conferencia de Berlín y la cuestión de las Carolinas_.»

[39] Caracoa es una embarcación de remos usada en Filipinas; el
mismo nombre conserva en portugués.

[40] La extrañeza mostrada por D. Jorge de Castro debe estimarse
de pura fórmula, porque sabida es la enemiga entre los vasallos
de una y otra corona desde la primera expedición de Magallanes,
manifestada abiertamente contra Gonzalo de Espinosa, y á tal
extremo acentuada años después, que mal satisfechos del uso de
las armas para dirimir sus continuadas contiendas, trataron de
emponzoñar las aguas de un pozo de que bebían los castellanos
del resto de la expedición de Loaisa, por mandado del gobernador
de Terrenate D. Jorge Meneses, según declaración de varios, y
relación de Urdaneta (V. Colec. imp. de Nav., t. V, pág. 414).
Envenenado se cree fué el capitán Martín Iñiguez de Carquizano,
jefe á la sazón de la desgraciada expedición aquella.

Los requerimientos verbales eran continuados, los escritos
muchos, y uno de los primeros el que dirigió Manuel Falcón,
gobernador de Terrenate en 1526, por medio de su criado Francisco
de Castro al expresado capitán español Martín Iñiguez.

[41] Así en el original, según se lee en la copia de Navarrete;
pero parece debe decir «_seis_ venido á estas partes por algún
caso», etc., sobrando el fué, que por ello se indica encerrándolo
en paréntesis.

[42] ¿Ahí?

[43] Parece omitido _dicho_.

[44] ¿Que la claman Tona? ¿por Antonia?

[45] Parece faltar alguna palabra ó frase que altera el sentido
de la oración.

[46] Léese al final del Extracto del viaje de Villalobos, de que
se ha hecho mérito en nota anterior, una advertencia de Navarrete
muy oportuna para insertarla en este lugar. «Aunque el Emperador
(dice) havia concedido el descubrimiento y conquista de las Islas
del Poniente de Nueva España al capitán Don Pedro de Alvarado,
Adelantado de la Provincia de Guatemala, interesando en esta
concesion al Virrey de Nueva España Don Antonio de Mendoza, era
con condición de que no se llegase á las Islas de Maluco, ni se
tocase á cosa perteneciente a la conquista del Rey de Portugal:
Falleció Alvarado antes de la empresa, y haviendo nombrado el
Virrey á Ruy Lopez de Villalobos para verificarla, lo hizo
éste del modo que queda expuesto; pero del documento (sobre su
viaje) consta que S. M. envió á Nueva España con el Govierno de
aquel Reyno á un Visitador que pregonó dos veces por todos los
lugares la residencia del Virrey Don Antonio de Mendoza, y llevó
facultades para remitirlo en un Navío: De donde se infiere lo
que desagradó á S. M. el que la expedición de Villalobos huviese
entrado en el Maluco.»

Respetando la opinión emitida en la nota preinserta, puede
también deducirse del mismo documento y de otros sobre este
asunto que el desagrado de la corte fué por el proceder de
Villalobos, más ajustado en último término á los intereses
de la corona de Portugal que á los del Emperador, según se
deduce de los requerimientos que le hicieron sus oficiales más
caracterizados.

[47] Conviene en este punto la lectura de la «Carta de D. Antonio
de Mendoza á Juan de Aguilar, pidiendo se le autorizase para
avenirse con los portugueses sobre la posesion de territorios
conquistados.» impresa en la 1.ª serie de la C. de Indias, t.^o
III, pag. 506.

[48] Aunque esta carta se halla impresa en el tomo I, pág. 101
de la Bibl. marít. esp. de Navarrete, repítese aquí en gracia
á su corta extensión y para no romper la coordinación de la
correspondencia inédita de Urdaneta, que se inserta en los
documentos siguientes.

[49] Andrés de Urdaneta nació en Villafranca de Guipúzcoa en
1498, de D.^a Gracia de Cerain y Juan de Ochoa Urdaneta, ambos
de ilustre linaje. Sus padres querían emprendiese la carrera
eclesiástica, para lo cual estudió latinidad y filosofía; pero
él, que prefería la militar, se alistó, ya huérfano y en edad
conveniente, bajo las banderas de Carlos V, peleando con valor en
Alemania é Italia. El estudio que había hecho de las matemáticas,
astronomía y cosmografía le aprovechó mucho para distinguirse
como hábil piloto y de excelente consejo en las expediciones
marítimas de que fué parte. Tomóla en la del Comendador Loaisa,
que salió de la Coruña el 24 de Julio de 1525, y rota por
los tiempos y maltrecha por penalidades que debilitaron las
tripulaciones y ocasionaron entre otras muertes la del Comendador
y la del afamado Juan Sebastián del Cano, llegó á las Molucas
bajo el mando de Martín Iñiguez. En aquellas islas permaneció
Urdaneta hasta el año de 1536 en compañía de Alvaro de Saavedra,
jefe de la conocida expedición á que dió su nombre, y de Hernando
de la Torre.

A su regreso á España por Lisboa le fueron ocupados en esta
ciudad, entre otros papeles sobre derroteros y navegaciones, la
relación de la verificada por él de regreso.

Al escapar de Lisboa y llegará Valladolid para dar cuenta al
Emperador de sus viajes, presentó con Macías del Poyo la relación
sumaria del que había verificado la desgraciada expedición de
Loaisa (que hoy corre impresa, como se verá en el índice, en el
tomo v, páginas 366 á 68 de la Colección de Navarrete), y en 26
de Febrero de 1537 presentó la detallada de todos los sucesos
de la misma expedición hasta 1535, pero antes de su salida del
Moluco (impresa también en el mismo tomo V, páginas 401 á 439).
También se halla en la pág. 382 la contestación al interrogatorio
que le dirigió el Consejo de Indias sobre este viaje, é
incidencias acerca de la cuestión de límites entre las posesiones
que pertenecían á Portugal ó debían corresponder á España.

Desde Valladolid se trasladó á Nueva España, donde el Virrey D.
Antonio de Mendoza, apreciando la capacidad de Urdaneta por el
buen desempeño de los cargos que en Méjico le había confiado,
quiso elegirle para mandar la Armada que en unión de Alvarado
preparaba para continuar el descubrimiento de las Islas de
Poniente, y que por la trágica muerte del célebre Adelantado de
Guatemala quedó toda ella por cuenta del Virrey. Urdaneta rehusó
por lo pronto, quizá por estar ya decidido á tomar el hábito de
San Agustín, como realizó á 20 de Marzo de 1553 en el convento
de aquella orden en Méjico. Seis años despues, muerto Mendoza,
y sustituído en el virreinato por D. Luis de Velasco, recibía
Urdaneta la carta deRey que se inserta en el texto que motiva
esta nota.

Los documentos siguientes dirán la parte principal que el famoso
agustino tomó en la expedición de Legaspi, el cual fué propuesto
por él para el mando.

También se nos ofrecerán otros documentos en que un Juan Pablo
Carrión, Almirante de aquella Armada, hace objeciones á la
derrota propuesta por el agustino.

Los documentos sobre la expedición expresada irán completando su
biografía y dando luz sobre trabajos importantísimos del afamado
explorador navegante, que terminó su vida el día 3 de Junio de
1568 años, á los setenta de edad y diez y seis de religioso.

[50] N. de N.—El original está roto en los tres vacíos que hay
en esta plana.

[51] V. el doc. siguiente núm. 13.

[52] Hay una nota que dice: «Esta es equivocacion, pues segun los
escritores de su orden habia nacido en 1498; y por tanto debe
decir sesenta y dos años. Véase Fr. Gaspar de San Agustin en las
conquistas de las Filipinas, lib. 1.º, cap. 30.»

Compruébase además por una carta del capitán Juan Pablo de
Carrión que aparecerá en su lugar oportuno.

[53] En documentos posteriores consta rectificada esta opinión de
Urdaneta.

[54] Falta _pasa_ ó _va_. Se guarda fielmente la ortografía,
advirtiéndose se tenga en cuenta que la inicial de los nombres
propios hállase escrita con letra minúscula. Sólo se ha procurado
distinguir con un guión el punto final en aquellos periodos en
que lo exige el sentido.

[55] En la biografía de Legazpi, inserta en la Bibl. marít. de
Navarrete, t. II, pag. 492, se lee que al ser nombrado caudillo
de esta expedición tenía 59 años de edad. Aunque se partiera de
la fecha de la salida de la Armada, que fué en 1564, existía
siempre una diferencia de siete años entre los que dice el Virey
y los que le supone Navarrete.

[56] Es el extracto de la carpeta.

[57] V. pág. 106.

[58] Por arrierías ó recuas.

[59] Así en la copia, debe decir _hechizas_ ó sean portátiles.

[60] Igual blanco en el original.

[61] _Horros_ por libres.

[62] V. Colec. de I. 1.ª serie, t. XIV. pág. 165. Relación
del Descubrimiento que hizo Juan Rodríguez, navegando por la
contra-costa del Mar del Sur al Norte (_California_), hecha por
Juan Paez.

Salió del puerto de la Navidad en 27 de Junio de 1542 con
dos navíos, en busca del paso del Mar del Sur al Océano
Septentrional. Regresaron los buques _San Salvador_ y _La
Victoria_ en 14 de Abril de 1543, mandados por el piloto mayor
Bartolomé Ferrelo por fallecimiento de Rodríguez Cabrillo,
ocurrido en la isla de la Posesión el 3 de Enero, de resultas de
la fractura de un brazo en una caída. Véanse las páginas XXIX
á XXXVI de la Introducción al Viaje de las Goletas _Sutil_ y
_Merciana_ en el año 1792 para reconocer el Estrecho de Fuca,
donde se prueba que el intrépido navegante Juan Rodríguez
Cabrillo exploró dichas costas antes que los ingleses, los cuales
pretenden la primacía hasta el punto de decir que los españoles
jamás habían puesto los piés ni descubierto la tierra en esta
costa, á que Drake dió nombre de _Albión_ muchos años después.

[63] Se omite por haberse seguido la del doc. 21.

[64] No se le dé á la frase el valor que hoy tendría en su
acepción vulgar. Recuérdese que el documento está escrito en 1564.

[65] V. el doc. núm. 27, pág. 220, sobre la mala impresión
que causó Urdaneta y demás religiosos el cambio de derrota,
determinado por estas Instrucciones de la Audiencia.

[66] Se suprime lo restante de la carta por referirse á otros
asuntos de diversa índole. La cuenta á que alude aparecerá más
adelante.

[67] N. de N.—«Estos vacíos resultan en el original por estar
podrido y roto todo el pedazo de papel que esto contiene.»

El original hoy contiene mayor número de espacios ilegibles,
según la copia remitida para su compulsa del A. de I.

[68] Era esto lo más frecuente entre los capitanes de mar y
guerra.

[69] De aquí se infiere la fecha que en el sumario se le da á
este documento.

[70] Uno de los más distinguidos era Fray Andrés Aguirre, natural
de Vizcaya, que habiendo pasado á Méjico por los años de 1542 en
la misión despachada por Santo Tomás de Villanueva, y siendo en
1563 prior del convento de Tolotapa, se alistó al año siguiente
con el P. Urdaneta para formar parte de esta expedición de
Legazpi. Ambos sacerdotes regresaron á Nueva España en el año
siguiente en el navío que vino á dar cuenta de la expedición, no
en 1567 ó 68, como se lee en Navarrete (página 71, Bib. marít.,
esp. t. 1I), sino á bordo del navío capitana _San Pedro_, que
salió el 1.º de Junio de 1565 al mando de Felipe de Salcedo,
llevando por piloto mayor á Esteban Rodríguez, vecino y natural
de Huelva, que murió durante el viaje en la mar, entre nueve y
diez de la mañana del 27 de Septiembre, como se prueba por los
documentos insertos más adelante.

El P. Aguirre escribió á su regreso á Méjico un «Informe
exponiendo la importancia de continuar los descubrimientos hacia
el Poniente desde los 41º de latitud.»

Los demás sucesos notables de su vida pueden consultarse en la
citada Bib. de Nav.

[71] Plun.

[72] La variación de la derrota fué por la diferencia de
pareceres entre Urdaneta y el capitán Juan Pablo de Carrión
que entendió en el apresto de esta Armada, donde debía ir de
almirante, y por la expresada diferencia se malquistó con el
Agustino y quedó en tierra. El camino ó nueva derrota determinada
en las instrucciones fué el que este Carrión señaló ante el
visitador Valderrama y aprobó la Audiencia. Todo ello se verá con
detalles en la representación de dicho capitán al Presidente del
Consejo de Indias.

[73] V. el doc. núm. 21.

[74] En 14 y medio según el derrotero de Rodrigo de Espinosa y
116 leguas distancia estimada al puerto de la Navidad. Esteban
Rodríguez tomó el sol en 14 y un tercio. En el rumbo que debía
seguirse 0,1/4-50 hubo completa uniformidad en los pareceres de
todos los pilotos.

[75] Insertas en el docum. núm. 26.

[76] Este patache, después de buscar ó pretextar que buscaba
á la Armada en la isla de Mindanao, en las de Magallanes y
otras del Archipiélago, tomó el camino de regreso á Nueva
España, dando fondo en el Puerto de Navidad á 9 de Agosto de
1565. Existe inédita bajo el n. 17, t. 17, de Navarrete la
_Relacion mui singular y circunstanciada hecha por Dn. Alonso
de Arellano, Capitan del Patax San Lucas del Armada del General
Miguel Lopez de Legazpi, que salió del Puerto de Navidad para
el descubrimiento de las Islas del Poniente en 19 de Noviembre
de 1564, siendo Piloto de él Lope Martin vecino de Ayamonte: de
la Navegacion que hizo desde la noche del dia 1.º de Diciembre
siguiente que se separó con una tormenta mui furiosa del Sudueste
que los sobrevino, hasta 9 de Agosto de 1565, que arribó al dicho
Puerto de Navidad, sin haberse juntado con el Armada, despues de
pasar infinitos travajos en su busca, asi en la Isla de Mindanao
y otras muchas que reconocieron en aquel grande Archipielago
de las Filipinas, como en la penosa y dilatada Navegacion que
hicieron de yda y buelta._

Al final de esta relación consta el testimonio del juramento
que por mandato de la Audiencia de Nueva España prestaron en
Méjico á 22 de Noviembre de 1565 años, sobre la veracidad de
esta relación, el capitán don Alonso de Arellano, el piloto Lope
Martín, el marinero Juan Bayona y otros de la tripulación del
referido patache.

[77] Otras veces Goity y Goiti.

[78] _Laja._

[79] Debe decir 10.

[80] Esta isla era la _Goam_, del grupo de las de Ladrones. En el
derrotero de Esteban Rodríguez, piloto mayor, se lee _Guan_; en
el de Pierres Plun se la nombra _Boam_. Ni Rodrigo de Espinosa,
ni Jaime Martínez Fortún y Diego Martín le dan nombre en sus
respectivas _Relaciones_; pero todos convienen en la fecha 23 de
Enero de 1565 la llegada y en 3 de Febrero siguiente la salida.

En la isla _Guaján_, capital después de las de este grupo, que
había de recibir el nombre de Marianas con que hoy lo conocemos,
fué donde robaron los indios á Magallanes el esquife de su
Capitana en 6 de Marzo de 1521: llamábase entonces _Botaha_.
Cinco años más tarde (5 de Septiembre de 1526) fué reconocida por
el resto de la expedición de Loaisa, mandada por Toribio Alonso
de Salazar. Antes de surgir tuvieron la sorpresa de encontrar
en una de aquellas canoas de _velas latinas_ (nombre mismo que
recibieron estas islas de los de Magallanes) al español Gonzalo
de Vigo, desertor de la Trinidad, cuando esta nave estuvo en la
isla vecina de Rota, y que tantos excelentes servicios prestó
como intérprete y conocedor de los naturales y de sus costumbres.

Alvaro Saavedra Cerón la avistó en 29 de Diciembre de 1527,
forzándole el viento á pasar de largo.

[81] Era uno de los capitanes en la expedición de Villalobos.
Véase la Relación de este viaje por Fr. Jerónimo de Santisteban.
_Colec. de I._, 1.ª _serie_, _t._ XIV, _pág. 151_. V. también la
de García de Escalante Alvarado., _t._ V., _página 117_, _ibid._

[82] V. el doc. núm. 28.

[83] Debe ser la llamada hoy de _Leite_.

[84] Esta isla había sido ya visitada por García de Escalante
Alvarado y Fr. Jerónimo de Santisteban, en uno de los bergantines
de la expedición de Villalobos (1544).

[85] Parece referirse más bien á la nombrada hoy Panaon que á la
de Panay.

[86] Hoy Camiguin, según la carta publicada en el Depósito
Hidrográfico en 1874. _Camiquin_, según el Dic. de Buzeta.

[87] Por _botalón_.

[88] En blanco.

[89] Parece haberse omitido alguna palabra ó frase, pues más
adelante se da como referida la llegada del mismo Tupas. Aclárase
en el doc. 33.

[90] _Saborucos_, son piedras de cierta especie de que se
componen algunos terrenos en las costas y fondo del mar.

[91] En la Relación inédita de Pierres Plun se lee: «Martes á 13
dias de Hebrero á las 7 de la mañana vimos las Felipinas: tomé el
sol á medio dia en 12 grados y un quarto escaso, corrimos en 24
horas 27 leguas al Hueste quarta del Sudueste, y á las 7 de la
tarde dimos fondo en 35 brazas en la Isla de la Baya de _Zibaban_
al abrigo de la brisa de la banda del Hueste.

Este mismo dia se acabó la navegacion desde el Puerto de la
Navidad hasta la Isla de Tandaya: la dicha navegacion es sacada
por los Meridianos, y espiriencia de la Linea Diametral en
cantidad de dos mil y sesenta leguas por el derecho camino de
Leste Hueste: tardamos setenta y quatro de buen tiempo: tuvimos
solos tres dias de calmas: tardamos en la Baya de _Zibao_ 6 dias:
tomé el sol en 12 grados y 6 minutos: quedome el Meridiano un
quarto de hora de sol largo de la quarta del Sudueste.

Martes á 20 de Hebrero hicimos vela, á las 6 de la mañana de la
Baya de _Zibaba_ para buscar Puerto y Poblacion: fuimos todo el
dia y la noche prolongando la costa; y á las 6 por la mañana
fuimos á la cabeza á la parte del Sur de la Isla de Tandaya: hay
de la Isla de _Zibaba_ á la cabeza de Tandaya 21 leguas.»

En el derrotero de Jaime Martínez Fortún y Diego Martín se lee:
«Martes 13 de Hebrero vimos tierra de los 12 grados, la qual
fué de las Islas Filipinas: surgiose aquel dia al reparo de una
Isleta en 40 brazas, la qual tierra y toda la que los dichos
Pilotos Jaymes Martinez Fortun, é Diego Martin hemos visto destas
Islas Filipinas demostramos por figura puestas en derrota y
altura, asi como Dios nuestro Señor nos lo dió á entender.»

Y efectivamente aparece un diseño en que se leen los nombres
geográficos de Butuan en la costa Sur del Canal que representa, y
los de Calaya, Mazagua y Palmares en la del Norte; terminando en
este pasaje el mencionado é incompleto derrotero.

En el de Esteban Rodríguez no se da el nombre de esta Isla ni
se dice otra cosa que pueda situarla, sino que los indios le
dijeron que á 7 ú 8 leguas de allí, hacia el Norte, estaba la
bahía de Caobos. En el de Rodrigo de Espinosa, piloto del patache
_San Juan_, aunque tampoco se nombra, se leen algunos datos
hidrográficos, pero con tales variantes que en la latitud se
encuentra cerca de tres grados de diferencia entre dos puntos,
que por la misma narración se colige no podían distar más de
cuatro ó cinco leguas. Otro de los datos que esta relación
expresa está consignado en las siguientes líneas: «Desta Bahia á
la Isla de atras que se dice de los Ladrones hallé que por mis
cingladuras echadas por mi fantasia habia 268 leguas, y desta
Bahia al Puerto de la Navidad conforme á mis cingladuras echado
por mi fantasia, y algunas dellas por esquadrias haber 2.024
leguas, y tambien tomé el sol en esta Bahia en 12 grados, y por
la declinacion fecha al Meridiano de Mexico en 12 grados y un
sesmo.» A cambio de esta omisión se expresan como dato histórico
los nombres de los principales indios que en sus paraos vinieron
á la Armada durante los nueve dias que estuvo en la bahía. «Eran
los principales Dumaña, Señor de Pangutan; Maluco, Señor de
Sabacon; Limbaga, Señor de Pamai; Magabilens, Señor de Zabulo;
Jaluca, Señor de Cagustan y otro nombrado Calayon.»

El P. Fray Juan de la Concepción, en su _Hist. general de
Filipinas_, tomo I, pág. 331, la llama _Ybabao_. Hoy es _Sámar_.

[92] En las Capitanas de las flotas podían los generales nombrar
«ocho _gentiles hombres_ que sirven de tener asistencia cerca
de su persona ... siendo de advertir que para la navegacion se
reparten, y tripulan estos _gentiles hombres_ en los galeones
como sucede con los entretenidos.» _Veitia Linage. Norte de la
Contratacion_, l. II, cap. II, núm. 35. Referencia á la _Ord. del
Oc._ núm. 234.

[93] V. el doc. núm. 24.

[94] V. el doc. núm. 27.

[95] La falta de sentido denunciaba una omisión en la copia
remitida del A. de I. Confrontada con la de Navarrete se salva
con la siguiente adición: y el artillería de las naos _que
estavan cerca de las casas de las moradas dellos, de manera que
en disparando la artilleria dicha de las naos_ y la gente el
arcabuzería en tierra se Retiraron de suerte que ninguno dellos
se pudo aver—tenian apercibida su armada por mar.

[96] V. el doc. núm. 29.

[97] Así en la copia y en la de Nav. Debe ser Vindanao variante
de Mindanao.

[98] Vindanao por Mindanao.

[99] En el original hay igual blanco en este lugar; pero en la
cubierta expresa ser escrita á 28 de Mayo.

[100] Existe otra Relación y Derrotero del mismo piloto mayor,
Esteban Rodríguez (_t. 17 d. n. 11, colec. ined. de Nav._). Del
cotejo con el del texto resultan muchas variantes, así en la
distancia navegada en varias singladuras, como en la variación
de la aguja, alturas observadas del sol y otros accidentes
cosmográficos é hidrográficos, y por tanto en la situación de
las islas, que para mayor claridad, según creyó aquél navegante,
diseña con mala traza caprichosamente. Lo mismo acontece con otro
Derrotero que tenemos á la vista de los pilotos de la Almiranta
Jaime Martínez Fortun y Diego Martín, registrado en el _t. 17_,
_n. 13_; resultando de todo la dificultad insuperable de marcar
en una carta moderna la verdadera derrota que siguió la Armada
de Legazpi. Pero siendo esta materia más propia de una colección
especial de Marina, omítese la inserción de los mencionados
Derroteros, como también la del que escribió _Pierres Plun_,
piloto francés que fué en la capitana nombrada San Pedro (_t. 17
d. n. 12_) y que por promovedor de la conjuración tramada en Cebu
fué ajusticiado con otros en la horca el 28 de Noviembre de 1565.
Convendrá, sin embargo, consultar la declaración que se lee al
final del Diario de navegación de los expresados Jaime Martínez
Fortun y Diego Martín, por referirse á la línea de demarcación
entre Portugal y España.

Por las razones anteriormente expresadas se omite la publicación
de otro Derrotero de este viaje de ida, escrito por el piloto del
patache San Juan, Rodrigo de Espinosa, que existe inédito en el
_t. 17 d. n. 10, c. de N._

[101] Omite el apellido que era Arellano.

[102] Así en la copia: debe ser error y decir _Sudueste_.

[103] Falta alguna palabra.

[104] Goite.

[105] Para hacer comprensible esta frase conviene tener presente
la que se usa en la pág. 228 del doc. 27. Allí se lee: «Así mismo
pescado de que habia mucha cantidad _así en fardos, como en
barbacoas_.»

[106] Así en el original, por decir _aunque_; y esta voz, _en
que_, la usa en toda la relación en lugar de _aunque_, lo cual se
ha de tener presente.

[107] Por _gratil_, ó sea relinga ú orilla de la vela.

[108] Está usado el vocablo en su acepción de saeta ó palo
arrojadizo.

[109] Así en el original.—_N. de N._

[110] Bohol.

[111] La conocida hoy por _Isla de Negros_.

[112] Cebu ó Zubu.

[113] Así en la copia de Nav.

[114] Cotejada esta Relación con otra no terminada y atribuída al
mismo piloto mayor Esteban Rodríguez, se encuentran discordancias
notables en las distancias estimadas, si bien existe conformidad
en ciertas frases características.

[115] Si se recuerda que uno de los objetos principales de las
expediciones anteriores y de ésta consistía en averiguar la
derrota para el viaje de regreso á Nueva España, se comprenderá
la importancia de este documento. V. el siguiente, núm. 35.

[116] Aquí se ha omitido la distancia estimada, ó sea lo que
_echó de singladura_, sin que en la copia se advierta dicha
omisión.

[117] Aunque así dice la copia, debe decir Sudeste, como
fácilmente comprenderá quien sepa cuartear la aguja y entienda
algo de navegación. Tampoco pueden extrañarse los errores
materiales de copia ó imprenta en los rumbos de la aguja, por
sonar con tanta semejanza para el que no entienda del arte
náutica, como disparidad encuentra el oído acostumbrado é
inteligente.

[118] En nota sobre otro derrotero se ha advertido ya que á estas
dos palabras solían dar el valor que hoy tiene _aunque_.

[119] Alude á Fray Andrés de Urdaneta.

[120] Por _aunque_.

[121] Existe otro Derrotero de este viaje, por Esteban Rodríguez,
Piloto mayor: hállase incompleto por haber fallecido este
navegante en la mar el dia 27 de Septiembre entre nueve y diez de
la mañana, como expresa Rodrigo de Espinosa, V. pág. 452.

[122] En las demás Relaciones se le suprime este apellido Isla,
quizá para distinguirlo de Joan de la Isla, su hermano (V. doc.
27), Capitán del galeón _San Joan_, del cual era piloto el
mencionado Rodrigo.

[123] Por convenir al método de la narración se inserta en este
lugar.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas de Ultramar, Tomo 2" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home