Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Comentario del coronel Francisco Verdugo, de la guerra de Frisia - en xiv años que fue gobernador y capitan general de aquel - estado y ejercito por el rey don Felipe II, nuestro - sen{~COMBINING TILDE~}or
Author: Verdugo, Francisco
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Comentario del coronel Francisco Verdugo, de la guerra de Frisia - en xiv años que fue gobernador y capitan general de aquel - estado y ejercito por el rey don Felipe II, nuestro - sen{~COMBINING TILDE~}or" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



                               COLECCION

                                  DE

                           LIBROS ESPAÑOLES

                           RAROS Ó CURIOSOS.

                             TOMO SEGUNDO.



                              COMENTARIO

                              DEL CORONEL

                          FRANCISCO VERDUGO,

                        DE LA GUERRA DE FRISIA,

                         _EN XIV AÑOS QUE FUÉ
             Gobernador y Capitan general de aquel Estado
          y Ejército por el Rey Don Felipe II, Nuestro Señor_

[Illustration]

                                MADRID,
              IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DE M. RIVADENEYRA,
                   calle del Duque de Osuna, núm. 3.

                                 1872.



ADVERTENCIA PRELIMINAR.


Hasta tal punto era desconocida de casi todos nuestros bibliógrafos
la obra que publicamos hoy en nuestra coleccion, que uno de los
más distinguidos, el colector de los _Historiadores de Sucesos
particulares_[1], se lamentaba de que quizá se hubiesen perdido por
completo las Relaciones que manuscritas dejó el coronel Verdugo
sobre la guerra de Frisia, y sólo hubiese llegado hasta nosotros la
traduccion que en italiano publicó Fracheta[2], libro tambien muy
raro, y el solo conocido ademas de la obra manuscrita que se conservaba
en alguna que otra biblioteca; por fortuna no era así, y debemos al
autor de _La Lena_[3], amigo y servidor de Verdugo, el que la obra de
éste, tal como él mismo la escribió, se publicase en Nápoles, salvando
así del olvido un libro que ciertamente no lo merece. Pero sea por
haberse publicado fuera de España, ó por otras causas que ignoramos,
el hecho es que la obra se habia hecho rarísima, hasta el punto de que
todas nuestras investigaciones desde que tuvimos conocimiento de que
existia, sólo dieron por resultado el de encontrar entre los libros
que componen la rica biblioteca del Marqués de la Romana, hoy del
Ministerio de Fomento, dos ejemplares, uno de ellos, no sólo completo y
bien conservado, sino que ademas reune el mérito de estar encuadernado
perfectamente en Valencia por Vicente Beneito; el otro, aunque
completo, no está en buen estado, y como, segun se nos asegura, falta
alguna hoja al que posee el Sr. Fernandez San Roman, de aquí el que
perdidos ó inutilizados los dos primeros, que nos han servido para esta
reimpresion, hubiera sido imposible reproducir íntegro el libro que hoy
publicamos, á no haber tenido la fortuna de que hubiese aparecido otro
ejemplar, cuya existencia ignoramos.

Hubieramos deseado tener á la vista las Relaciones manuscritas que con
su generosidad acostumbrada nos fueron ofrecidas por su dueño, el Sr.
Don Pascual de Gayángos, pero que estando en poder de otra persona,
no hemos podido ver; sentimos este contratiempo, que, si bien en nada
afecta á la edicion, en la que necesariamente teniamos que seguir el
texto impreso publicado por Velazquez de Velasco, nos priva de dar una
noticia de ellas y de saber si son copia del _Comentario de Verdugo_
ú otra obra distinta; en cambio van como apéndice algunos documentos
que creemos verán con gusto nuestros lectores; son éstos: dos cartas
escritas por Verdugo á los soldados españoles amotinados, del tercio
del Maestre de Campo Francisco Valdés, otras várias dirigidas á él por
D. Luis de Requesens y Zúñiga, Comendador mayor de Castilla, Gobernador
y Capitan general de aquellos Estados, y una noticia de los pueblos de
Holanda en que estaban alojadas nuestras tropas en aquel tiempo: entre
estos documentos se encontraba uno que, áun cuando no tenga relacion
directa con Verdugo ni con lo sucedido en los Países Bajos, nos ha
parecido conveniente publicar; está escrito, al parecer, en Nápoles, y
trátase en él de la mejora de la disciplina de la infantería española,
y como de esto se quejase ya Verdugo en su _Comentario_, no creemos sea
inutil darlo á luz. Todos estos documentos, así como otros muchos de
gran valor é importancia histórica, pertenecen á un amigo nuestro, que
todos los ha puesto á nuestra disposicion, pero cuya excesiva modestia
nos impide revelar su nombre. Tambien acompañan á este volúmen la
reproduccion por medio de la foto-litografia de la portada del libro de
Verdugo, así como de su escudo y emblema, y copia de parte de la carta
inserta en la pág. 272.

Del coronel Francisco Verdugo hay extensas noticias en todos nuestros
escritores y tambien en la mayor parte de los extranjeros que se han
ocupado de las guerras de Flándes[4]; trabajo digno sería de alguno
de nuestros literatos la biografía de uno de nuestros más ilustres
capitanes, que luchando con dos de los mejores generales de su tiempo,
Guillermo el Taciturno y Mauricio de Nassau, contra una poblacion,
en su mayoría protestante, sin dinero, sin tropas suficientes y sin
recursos, mantuvo la dominacion española en las apartadas regiones
de la Frisia; nosotros, sin tiempo y sin competencia para ello, nos
limitarémos á copiar á continuacion lo que de él escribe uno de sus
compañeros de armas[5], que con esto y lo que se contiene en la obra
que publicamos, hay lo bastante para tener una breve noticia de su
vida;—dice así:

Fué el coronel Verdugo, natural de la villa de Talavera de la Reina,
hijo de padres nobles, aunque tan pobre, que en llegando á diez y nueve
años, con las primeras caxas que se tocaron en su patria, que fueron
las del capitan D. Bernardino de Ayala, natural de la dicha villa,
asento su plaza, y siguiendo su bandera, se halló en la presa de San
Quintin, donde empezó á mostrar sus aceros de suerte que mereció ocho
escudos de ventaja, en tiempo que se daban bien limitados. Con estos
buenos principios fué caminando adelante, hasta que madama de Parma,
cuando comenzaron las revueltas de los Estados, le mandó levantar
una compañía de valones en el regimiento del coronel Mondragon, con
lo cual fué descubriendo su valor tan aprisa, que muy presto obligó
á encomendarle todo lo más importante que se ofreció en aquellas
ocasiones. Llegado el Duque de Alba, le halló ya en tanta opinion,
que le nombró por Sargento mayor de todo el exército, cargo que hasta
allí no se habia visto en otro; y tras otros sucesos le mandó que se
encargarse del gobierno de la villa de Harlem, habiéndole nombrado
ántes por coronel de infantería valona; y cuando la pérdida del Conde
de Bosu, le encomendó la armada con título de Almirante. En las
ocasiones que se ofrecieron despues de llegado el Comendador mayor,
se señaló con tantas ventajas, que le obligó á que escribiese al Rey
la carta que hoy tienen sus herederos; en la cual dice que es de los
más aventajados capitanes que ha tenido la nacion española. Y despues
de la muerte del dicho Comendador mayor, se halló con su regimiento
cuando los amotinados de Alost ganaron á Ambéres, y tomó por prisionero
al Conde de Agamont y á un caballero frances que á él solo se quiso
rendir. Desde allí le mandaron ir al castillo de Breda, en los tiempos
más calamitosos que hubo en aquellas provincias hasta la llegada del
Sr. D. Juan, que al momento le envió á llamar, y le mandó ir á la villa
de Tiumbila para que con su regimiento asegurase aquellas fronteras,
hasta que poco ántes de la rota de Jubelurs le sacó, sirviéndose dél en
aquella jornada para que hiciese oficio de Maestro de Campo general,
y aunque tenía la mayor parte de su regimiento en Tiumbila, con la
otra le mandó que se encargase del castillo de Namur: y habiendo
nombrado el Rey por sucesor de su Alteza al Príncipe de Parma, le
escribió una carta en que se echa bien de ver el gran concepto que
hacia de su persona. Asentadas las paces con condicion que saliesen
los extranjeros, y que los que no fuesen naturales de los Estados no
pudiesen tener cargo ni gobierno en ellos, dió su regimiento al Conde
Octavio de Mansfelt, su cuñado, y queriéndole ceder tambien el gobierno
de Tiumbila, su Majestad ni el de Parma ni los mismos Estados no lo
consintieron, con que de allí á poco fué necesario mandarle levantar
nuevo regimiento y golpe de caballería para pasar á Frisa en socorro
de la ciudad de Gruninghen, adonde quedó por Gobernador por muerte del
Conde de Renemberg, y alcanzó las señaladas victorias que no han podido
ofuscar los émulos de nuestra nacion. Heme querido alargar más de lo
que acostumbro en escribir la vida de este capitan excelente, lastimado
del descuido que tantos autores modernos han tenido en publicar sus
cosas, ocupando mucho tiempo y papel en relatar las de otros, algunos
de ellos de todo punto inferiores en valor y fortuna. Tuvo este insigne
caballero elocuecia natural grandísima, y todas las partes que
para ser gran soldado y gran gobernador convenian: y solia decir de
ordinario que habia procurado siempre ser Francisco para los buenos, y
Verdugo para los malos.

F. DEL V. J. S. R.



                              COMMENTARIO
                              DEL CORONEL
                               FRANCISCO
                               VERDVGO,

             De la guerra de Frisa: en xiiij. Años que fuè
                   Gobernador, y Capitan general, de
                   aquel Estado, y Exercito, por el
                       Rey D. Phelippe II. N. S.

                           _Sacado à luz por_
                   _D. Alfonso Velazquez de Velasco_

                              Dedicada A

                           D. FRANCISCO IVAN
                              DE TORRES,

                  Comendador de Museros, de la Orden
                 de San Tiago; Alcayde perpetuo de la
                  Casa Real de Valencia; del Consejo
                 Colateral de su Magestad en Nap. &c.

[Illustration]

                              EN NAPOLES,
                   Por Iuan Domingo Roncallolo 1610.

                   _Con Licencia de los Superiores._



[Illustration:
  EN VIE
  MALGRE
  ENVIE.
]



Á D. FRANCISCO IVAN DE TORRES &c.


Confieso haberme pesado de ver este _Comentario_ traducido é impreso en
lengua italiana, ántes que en la natural que le escribió su autor, el
cual, como á su familiar servidor, me le dió de su mano en Brusélas; y
así, estimándole por de no ménos sustancia, en su tanto, que cualquiera
de los de Julio César, le he traido como un breviario despues acá
siempre conmigo. Y aunque creo que habiendo hecho el efecto que deseaba
(como con universal satisfacion le hizo), mandaria hacer de él lo que
Virgilio de su _Eneida_, por no dexarle subjeto á los invidiosos de
su gloriosa fama, que tan injustamente en vida la calumniaron. No por
esto, ni porque diga Platon ser justa cosa privar á los tales de la
vida que gozar esperan, he querido dexar de sacarle de la tiniebla
en que le he tenido, y así le comunico ahora á mi patria y nacion en
su idioma, sin alterar cosa ninguna de él, ni añadir las postilas ó
glosas que suelen notarse en semejantes obras, por saber de cierto que
la intencion del Coronel no fué señalarse en la pluma (aunque podia)
como en las armas, ántes decir sucintamente los sucesos de Frisa, sin
más afectacion de la que trae la pura verdad consigo; manifestando
su integridad y proceder para confusion de sus émulos. Y si bien el
discurso caminára seguro con sólo llevar su nombre escrito en la
frente, porque dice el poeta que el libro para vivir ha menester un
ángel bueno que le guarde, habiéndole de dar protector, me ha parecido
tocar de derecho á V. S., que será custodia más segura y perpétua que
la de inestimable valor que el Magno Alexandro destinó para las obras
del divino Homero; porque su persona conserva y va dilatando la felice
memoria de su heroico suegro, el cual, así por ilustre nacimiento,
como por egregias obras, mereció ser yerno de el fielísimo Pedro
Ernesto, conde de Mansfelt, de la órden del Toison de Oro, Gobernador
y Capitan general que fué de los estados de Flándes, cuya ilustrísima
casa compite en antigüedad con la serenísima de Austria. Y si Apion
Gramático osaba decir que daba inmortalidad á aquellos á quien dirigia
sus obras, con más razon podria yo prometer que ésta hará el mesmo
efecto en la clara prosapia de V. S., á quien la dedico y consagro
en reconocimiento de la obligacion que tengo á sus cosas. Las cuales
prospere Dios, y guarde á V. S. como yo deseo. En Nápoles, á 1.º de
Mayo de MDCX años.

D. ALFONSO VELAZQUEZ DE VELASCO.



D. A. AL LECTOR.


Siempre acompaña á la virtud la invidia: y así, prudente lector, dixo
bien aquel sabio, que la miseria sola podia estar en el mundo segura
y sin temor de invidia, considerando los innumerables inconvenientes
que por ella suceden, y los daños en que han incurrido tantos ilustres
varones. Que siempre los que son dotados de singulares virtudes
están más sujetos á la emulacion y calumnias, por las cuales, el
que ha vivido haciendo su deber, viene muchas veces á padecer en su
reputacion, ántes á ser mal visto que bien galardonado; y al contrario,
recibir las mercedes y gracias los que no las han merecido sino por ser
finos cortesanos, ántes ecos y camaleones, que toman los colores y
humores de los príncipes á quien siguen para hacer mejor lo que desean.
Por esto dixo Séneca que lo que falta á aquellos, á quien parece que lo
tienen todo, es la verdad. Y así me atrevo á decir que esta perniciosa
especie de hombres es la que los engaña con la vana adulacion, por no
tener cerca de sus personas otras que fiel y libremente los digan las
verdades; ántes quien los hace caer en notables faltas con sus malicias
é invenciones, dilatándolas con la agua maldita de córte, hasta esta
bestia popular que fácilmente se mueve y cree á ciegas lo que refiere
una pestilencial boca contra cualquiera persona por aprobada que sea,
habiéndolo impíamente reforzado con estas ó semejantes palabras: puede
ser lo contrario, pero al fin no hay fuego sin humo. ¡Oh infernal,
oh fuerte persuasion! ¿Es posible que baste una venenosa lengua á
lacerar la reputacion de un personaje puro y justo? ¿Puede ser
mayor liviandad que creer sin bastante causa lo que falsamente se le
imputa? debiendo, por razon divina y humana, cuando en ausencia se oyó
calumniar á alguno, creer ántes lo contrario, mayormente si es persona
que ha probado bien su valor. Siendo cosa cierta que como la sciencia
no tiene mayor enemigo que el ignorante, el rico que el pobre, la
virtud que el vicioso, así el hombre valeroso tiene siempre contra sí
el roedor gusano de la invidia, que no atiende ni entiende, sino en
macular á los que por sus virtudes son dignos de la célebre fama que
han alcanzado. Mas á mi parecer, no debemos culpar á estos abominables
Proteos, tanto como á los que (con su notable daño) los entretienen
sin duda por persuadirles haber en sus personas más cualidades de las
que con verdad alcanzan, con que los desvanecen y hacen que se estimen
por dignos de la gloria que los pulpos que se les pegan les atribuyen;
deseo saber de los tales señores si hubiesen de decir lo que de sí
piensan, responderian lo que Theodoro á Stilpon cuando le preguntó si
creia ser el que algunos le daban á entender, y habiendo respondido
por señas que sí, tú eres luégo un Dios, dixo Stilpon; y consintiendo
como ántes, Stilpon se puso á reir, diciendo: ¡oh! cómo eres gran
loco, pues por la mesma razon confesarias ser una corneja. Mas cuán al
contrario proceden los doblados aduladores, que para representar mejor
su tragicomedia encantan á quien dan lo negro por blanco, poniendo
mil lazos, para no dexar cosa que no abarquen. ¡Oh, si los príncipes
los alexasen de sus córtes, imitando al emperador Alexandro Severo,
el cual, habiendo entendido que Turino, su gran privado, le engañaba,
le hizo quemar vivo en una pública plaza! Sin duda que no se hubiera
acudido tan lentamente por falsos reportes á las necesidades de Frisa,
dexando á punto quemar la propia casa por apagar el fuego de la ajena:
interrumpiendo con débil correspondencia las buenas ocasiones que se
ofrecian. Y con ser esto así, la malicia de algunos llegó á tanto
extremo que pretendieron cargar la pérdida de aquel Estado á quien con
tanto trabajo le entretuvo catorce años, opuesto siempre á las grandes
fuerzas del enemigo, como parece en este puntual discurso, que para su
justificacion escribió el coronel Francisco Verdugo. Dexando los no
ménos notorios y señalados servicios que ántes habia hecho, comenzando
del tiempo que Madama de Parma la primera vez gobernaba los Estados de
Flándres, cuando á 4 de Julio del año de 1566, en Anvers, los herejes
dieron principio al rompimiento de las imágenes, sembrando con prédicas
sus enormes errores, que hallándose entretenido en la córte de S. A.,
la suplicó le diese licencia para emplear su persona en tal ocasion,
levantándose gente para extirpar la sediciosa, y concediéndosela por
no haber entónces milicia española, salió capitan en un regimiento
de valones del coronel Cristóbal de Mondragon, ántes de la llegada á
los Estados, del memorable Duque de Alba, el cual entró en Brusélas á
22 de Agosto de 1567, continuando con eminentes cargos con todos los
demas que en aquel gobierno sucedieron, hasta que el Conde de Fuentes,
que gobernaba los Estados por muerte del Archiduque Ernesto, le invió
á llamar á Luxemburg, donde tenía su casa, para decirle que S. M.
mandaba que le fuese á servir en el exército que tenía en Francia,
por haber de acudir el Condestable de Castilla, general de él, á su
gobierno de Milan. Y no hubo llegado á la Córte, cuando se entendió
que el Duque de Bullon habia entrado impensadamente en el Estado de
Luxemburg con gran número de caballería é infantería, y tomado tres
villas importantes de aquel país. Y habiéndose de acudir á atajar su
desiño, el Conde ordenó al Coronel que con la poca gente que pudo darle
fuese á remediar la invasion y el daño que se temia, y él lo hizo con
tanto valor y presteza, que recobrando en breve tiempo las plazas, hizo
retirar al frances con gran pérdida de su gente, y en venganza del daño
que habia hecho, se le entró por la frontera de Francia, arruinando
cuantos casales y castillos habia hasta las puertas de Sedan. Y con
esta victoria, habiendo encaminado la gente á Xatelet, que el Conde en
persona tenía sitiado, se retiró á su casa á prevenirse para el viaje
que habia de hacer. Donde le sobrevino la enfermedad con que dió fin á
los trabajos de la vida, año de 1597, y de su edad 61, sin haber hecho
en toda ella más diligencia, para alcanzar premio de sus servicios,
que obligar á S. M., perseverando 31 años continuos sin haber hecho
ausencia, á hacerle las mercedes que nunca llegaron por causa de quien
corta todas las humanas pretensiones y grandezas. Pero no podrá impedir
la memoria de las preclaras obras que verás, prudente lector, en tan
varios accidentes guiados por él con singular prudencia, consejo,
resolucion, trabajo, sufrimiento y paciencia admirable. Dios te guarde.


  Á LA EMBLEMA

  DEL CORONEL F. V.


    Como fuerte leon fué vigilante
  Contra el pueblo rebelde y su tirano;
  Ser la causa de Dios llevó delante,
  Siempre prontas las armas en la mano;
  Con el hereje, en el error constante,
  Terrible; y para el fiel humilde, humano;
  Y en el grave accidente que ocurria,
  Con prudencia y consejo resolvia.

  D. A.



  D. A.


    Aquí, divino Febo, emplea tu lira,
  Pues la que con razon agradó tanto
  Al primer Maño por su excelso canto,
  Temiera empresa tal que al mundo admira.
    Oh, ya padre dulcísimo me inspira
  El aliento y furor que baste á cuanto
  Piden los hechos, que terror y llanto
  Dieron al Frisio hereje que áun suspira.
    Dirásme que la fama es quien pregona
  (A pesar de la invidia detestable)
  El nombre de Verdugo en todo el suelo.
    Que por su gran valor al memorable
  Defensor de la Iglesia, dió ya el cielo
  ¡Oh máximo varon! doble corona.



EL CORONEL

FRANCISCO VERDUGO.


Siendo advertido de la córte de estos Estados de los malos oficios que
en ella algunos me hacen contra razon, procurando por sus pasiones,
ó particulares intereses, oscurecer mis servicios, me ha parecido
convenirme cortarles el hilo de sus tramas y desiños por este medio,
no pudiendo por ahora hacerlo en persona. Y así, forzado, divulgaré mi
proceder en los catorce años que he tenido esta provincia y ejército
á mi cargo, narrando llanamente todos los accidentes de este tiempo,
con tan manifiesta y pura verdad, que ninguno, sin apartarse della,
podrá decir en contrario cosa que baste á disminuir un solo punto
de el nombre y reputacion que Dios ha sido servido darme, que sabe
la intencion con que siempre he vivido, en servicio de mi Rey. Y
para darme á entender mejor, diré ántes el camino por donde vine á
este puesto, y continuaré hasta dar fin á mi intento, el cual es de
satisfacer á quien soy obligado, y confundir á mis de secreto émulos;
que con el favor del cielo y este desengaño, espero hacer el efecto que
deseo.

       *       *       *       *       *

Habiendo el serenísimo Duque de Parma ganado la villa de Maestricht,
con tanto trabajo y efusion de sangre, y reducido al servicio del Rey
nuestro señor las provincias de Artois y Haynault, por conocer ellas
que la intencion del Príncipe de Orange era de hacerse señor absoluto
de todas las del País Bajo, olvidado del bien público, en el concierto
que se hizo con ellas, fué capitulado que todos los extranjeros, que
en estos estados servian á su Majestad, saliesen de ellos, dejando
los cargos que tenian en los naturales, y en cumplimiento de esto,
comenzaron á caminar los tres tercios de españoles y la caballería de
la mesma nacion, tomando la via de Luxemburg, haciendo yo el oficio de
Maestro de Campo general, y llegando á Arlon con la gente, su Alteza la
entregó á Octavio de Gonzaga, general de la caballería, y despidiéndose
de ella, se volvió á Namur, y de allí á Mons de Haynault, por más
asegurar las provincias nuevamente reconciliadas. Partiendo de Arlon á
1.º de Abril del año de 1580 (habiendo ya tomado la gente el camino de
Italia), me fuí á Luxemburg, no pudiendo ir con ella, por tener á cargo
la villa de Tionvilla, y deseando dejar aquella plaza, lo procuraba
con grande instancia, suplicándolo á su Alteza, y lo mesmo pedia á
los nobles y al Consejo de aquel país. De su Alteza nunca pude tener
resolucion, y la de los de Luxemburg fué que ellos no me la habian
encargado, ni me la podian quitar, porque no entendian estar obligados
á cumplir lo que las otras provincias habian prometido, ni habian
menester reconciliarse los que no se habian rebelado, y que la suya
era separada de las demas; y así me estuve quedo, esperando licencia.
Llegada en aquella villa madama de Parma (á quien su Majestad inviaba
para gobernar lo político en estos estados, y que el Príncipe su hijo
manejase la guerra), significando á su Alteza el deseo que tenía de
salir de allí, me mandó que en ninguna manera lo hiciese, sin órden del
Rey ó suya, porque deseaba emplearme en cosas mayores del servicio de
su Majestad.

En tiempo de la buena memoria del señor D. Juan de Austria, la villa de
Gruninghen se concertó con el Príncipe de Orange y Estados generales,
publicando y declarando, á són de campana, á su Alteza por enemigo,
nombrando por gobernador de Frisa al Conde de Bosu. Y el Príncipe
de Orange, temiendo á este caballero por su valor, y haberle traido
engañado mucho tiempo con promesa de casamiento con su hija, sin otras
que le habia hecho, no cumpliéndole ninguna, procuró que este gobierno
se diese al Conde de Rinamburg, como cosa suya y puesta de su mano.
Entre la villa de Gruninghen y el país ha habido siempre, y hay, gran
disputa sobre los previlegios y pretensiones, y conociendo los de la
villa que los del país sus contrarios eran favorecidos de los Estados,
del Príncipe de Orange y del Conde de Rinamburg, se resolvieron de
hacer mudanza y reconciliarse con su Majestad, y significando su
voluntad, su Alteza los admitió graciosamente, procurando asimesmo
reducir al Conde al mesmo servicio. Y para este efecto, invió á madama
de Monseao, su hermana, y á su marido, para que lo tratasen. Él al
principio hizo dificultad de reducirse, pero á la fin se concluyó y
reconcilió con la villa de Gruninghen, que poco ántes la hacia guerra
por entender que ella hacia lo mesmo, teniéndola medio sitiada. Y
entrado dentro, concertaron todos los buenos con él que á cierta hora
se hallasen con las armas en las manos, como lo hicieron, apoderándose
de los malos. Los cuales, sospechando esto, habian inviado á pedir á
sus amigos socorro, el cual venía ya tan cerca de la villa, que si
el Conde tardára pocas horas más, hicieran con él lo que él hizo con
ellos. Y fué que habiendo salido á la hora concertada, con muerte de
uno ó dos, echó del lugar y prendió la mayor parte dellos. Y visto por
los Estados y el Príncipe de Orange lo que el Conde de Rinamburg y la
villa habian hecho, se resolvieron de sitiarla, y así lo hicieron, con
muchos fuertes al rededor. Pedian con grande instancia el Conde y los
de la villa socorro á su Alteza, y deseándosele dar, quiso inviar con
él á Mons de Billí, con su regimiento de alemanes, que poco ántes habia
levantado; y él se excusó de ir en persona no sé con qué causa, pero
fué su regimiento con algunas compañías de hombres de armas y caballos
ligeros, y por cabeza del socorro, el coronel Martin Schencks, que poco
ántes habia venido al servicio de su Majestad. Caminó este socorro
hasta cerca de Covorden, que el enemigo habia ya ganado, y por esta
causa tomaron el camino de Hardemberg. Los enemigos que estaban en el
sitio de Gruninghen, entendiendo que este socorro venía, dexando los
fuertes proveidos, le salieron al camino y le toparon junto al dicho
lugar; y el Conde de Holac, que gobernaba esta gente, por tener más que
la nuestra, quiso pelear y fué vencido; y sabiendo esto los del sitio,
le desampararon. Socorrida esta tierra, los de ella queriendo mandar
absolutamente, como siempre han pretendido, usaban muchas indignidades
contra este caballero, que aunque habia mostrado valor y hecho algunas
buenas cosas ántes que yo llegase, no por eso le respetaban ni tenian
en más. Fastidiado del proceder de éstos, pretendió ir á besar las
manos á su Alteza, pidiéndole con grande instancia que inviase alguna
persona, acompañada de arcabucería valona, para mezclarla con las picas
alemanas, por tener tres regimientos de ellos y ser mal obedecido y
respetado de el de Mons de Billí por la pretension que su coronel tenía
al Gobierno, y de el de Gheldres, por ser desobediente. Su Alteza trata
con Mons de Billí que hiciese este viaje, y él se excusó como ántes, y
el Conde procuraba con mucho calor y solicitud su licencia. Su Alteza,
con parecer de los estados de Haynault y Artois, del Conde de Lalaing
y Marqués de Renty, primos suyos, me invió á llamar á Luxemburg,
donde estaba. Y aunque me pareció que yo no habia de volver á entrar
en el país sin órden del Rey, pues con ella habia salido, todavía,
considerando que tenía órden de su Majestad de obedecer en todo lo que
de su servicio me mandase su Alteza, me partí para Valencianas, adonde
á la sazon estaba, y llegado, declarándome la causa de mi venida,
le dixe que á mi partida de Luxemburg habia propuesto de no rehusar
ninguna cosa de las que fuesen del servicio de S. M., que no habia
estado jamas en Frisa, ni sabía cómo las cosas de ella estaban, que
su Alteza se sirviese de proveerme como via ser necesario, que yo no
atenderia sino á obedecerle, confiado de que siendo yo tan su servidor,
criado y hechura de madama su madre, no me inviaria sino como debia.
Tambien los Estados y el Conde de Lalaing y su hermano el Marqués me
hablaron, pidiéndome que lo hiciese. El recaudo que su Alteza me dió
para hacerlo fué que levantase de nuevo dos mil arcabuceros valones,
porque mi regimiento, que el Conde Octavio de Mansfelt tenía entónces,
no se me podia volver, como se me habia prometido, por no gustar de
ello el Conde su padre. Proveyéronme de cuarenta mil escudos para
la gente que allí estaba, los cuales se inviaron con un pagador y
un comisario, á Carpen, donde yo habia de acudir con la gente para
pasar la muestra y encaminarme á priesa. Y por tener para levantarla
más estorbo que asistencia, se tardó más tiempo del que yo quisiera
y era necesario. Ido á Carpen á esperar el regimiento, por entender
que los comisarios me estaban allí aguardando, tardaron los capitanes
en levantarla. En el tiempo que estuve allí esperando mi regimiento,
sucedió la enfermedad del Conde de Rinamburg, causada, segun decian
sus criados, del mal tratamiento que los de la villa de Gruninghen
le habian hecho, los cuales, pretendiendo mandar absolutamente, han
siempre tenido poco respecto á las órdenes de su Majestad y á sus
gobernadores, á quien al fin de sus trabajos y servicios han dado muy
ruin pago, como hicieron á George Schencks, caballero muy honrado y
valeroso, á Mons de Billí y á otros, por la insaciable y mal fundada
ambicion, que siempre han tenido, la cual los ha traido al estado en
que se hallan, y á hacer lo que han hecho. Y con esta sed, no obstante
el haber jurado al emperador Cárlos Quinto de gloriosa memoria y á
su Majestad por sus señores hereditarios, como duques de Brabante y
condes de Holanda, su decir ordinario era que el Rey solamente es su
protector, y que pagándole doce mil florines al año, no tenian más que
ver con él (digo esto para que se entienda su buen proceder). Inviaron
los de la villa, estando yo en Carpen, á darme priesa al consejero
George Wentendorp y al capitan Finchiburg, que era del consejo de la
villa (amigo mio de Holanda, siendo capitan de alemanes), los cuales
vieron que no era por mi culpa no haber partido. Diéronme á entender
la necesidad que habia de mi persona y regimiento, por haber sido roto
Juan Baptista de Tassis, teniente coronel de Mons de Billí, con todo
el exército; habiéndole los de la villa de Gruninghen constriñido á
entrar en Frisa, contra toda razon de guerra; y los enemigos, siguiendo
la victoria, hecho retirar á los nuestros hasta la puerta de la villa,
y ellos alojádose en la Abadía Seluvart, que está de la otra parte de
ella. Llegó mi regimiento á Carpen, y queriéndole tomar muestra, me
vino nueva de la muerte del Conde de Rinamburg, que fué causa para que
con mas diligencia apresurase mi partida, entendida la rota de Tassis y
la muerte del Conde, vi ser necesario tener alguna caballería conmigo,
por ser todo mi regimiento de arcabuceros por órden. Ofrecióse estando
en Colonia levantando una corneta de raitres Mons de Buy por el Duque
de Alanson, cuyo capitan se llamaba Vanlanghen, que por haber recibido
de Mons de Buy, entre escudos buenos algunos falsos, habian los dos
venido en disension. Viendo esta ocasion, por la necesidad que de
esta gente tenía invié al comisario Luis de Camargo, á intentar con
el Raytmaister si queria venirse conmigo. Y yendo á embarcarme con mi
regimiento, en una Abadía junto á Colonia vino á verme. Concertámonos,
y dándole cuatrocientos escudos, luégo se obligó de ir conmigo hasta
ponerme en Frisa, con la gente del Rey que allá estaba, con condicion
de que yo suplicase á su Alteza le recibiese en servicio del Rey.
Él cumplió lo que prometió, y por mi medio su Alteza le recibió, y
despues sirvió muy bien en el sitio de Tornay. Partimos para Frisa,
él por tierra costeando el Rin con todos los caballos de su corneta,
y yo con los de mi regimiento, y nos venimos á juntar entre Sante y
Burik en muy breve tiempo, en un lugar llamado Berck, y luégo comencé
á caminar hácia Bredevord. En esto habian los enemigos acometido
el fuerte de Ghoer, y los nuestros, acudiendo á tiempo, los habian
sitiado á ellos, en la casa de un caballero que estaba allí junto, y
con mi venida y la necesidad de vituallas que los enemigos pasaban, se
rindieron. Proseguí mi camino hácia Gruninghen, y llegando á Covorden,
me adelanté á reconocer el sitio donde los enemigos estaban, con
intencion de que si fuese en parte donde se pudiese venir á las manos
con ellos, hacerlo, por la buena gana de pelear que los soldados de mi
regimiento mostraban (ya los que habian sido rotos con Tassis estaban
armados). Deseé pelear, ántes de distribuir los cuarenta mil escudos
que el pagador traya conmigo, mas sabiendo el enemigo mi venida, se
levantó del puesto de la Abadía en que estaba, quemando su alojamiento,
y retirándose por una puente que tenian en el Niediep, se fueron á
pasar por Niezijl, fuerte que los enemigos ganaron cuando Tassis fué
roto. Llegado á Gruninghen hallé toda la infantería amotinada, de tal
manera que me fué forzoso procurar de apaciguarla ántes de moverla de
allí, para ir contra el enemigo. Y entre tanto (á requisicion de los
de Gruninghen) invié mi regimiento contra el fuerte de Reyden, que los
enemigos habian ganado y fortificado, puesto en una punta enfrente de
la villa de Emden, el rio en medio; hallaron á los enemigos reparados,
no sólo en el fuerte que habian hecho de nuevo en la dicha punta, mas
en otros pasos, para estorbar el llegarse á él. Fueron acometidos y
rotos, y siguiendo nuestros soldados la victoria, los encerraron en
el fuerte grande, adonde poniéndoles algunas piezas y comenzándole
á tirar, no obstante que habia dentro buena cantidad de gente con
cuatro banderas, vinieron á parlamentar, y los soldados á cerrar con el
fuerte, y entrando en él, tomaron las cuatro banderas, matando algunos
enemigos; y los demas se echaron á la mar, adonde habia algunos navíos
del enemigo, que con barquillas los recibian. Hecho esto, invié alguna
parte de mi regimiento á la Marna, país de Gruninghen, á reconocer otro
fuerte que los enemigos tenian en la punta de un dique llamado Solcamp,
el cual desampararon quemándole. Habiendo entendido lo de Reyden, me
quedé en Gruninghen apaciguando la infantería, que estaba alterada,
para poderme poner en campaña y seguir al enemigo; tuve que hacer
en darles satisfacion, porque, no solamente hallaba el descontento
en los soldados, mas tambien en los capitanes; al fin, fuí forzado,
para acabar con ellos, de repartir los cuarenta mil escudos, segun la
cantidad de gente que cada capitan tenía. Y hecho esto, me puse en
campaña con toda la gente que me quedaba, habiendo dexado partir de
este país un regimiento de alemanes, que llamaban de Gheldrés, por ser
(como he dicho) de soldados mal voluntarios y desobedientes. Tambien
habia dexado partir las dos compañías de hombres de armas del Conde
de Lalaing y de Mons de Montaiñi, con otra compañía de arcabuceros á
caballo de Mons de Vallon, las cuales se querian volver en Hainault,
con licencia ó sin ella; quedándome con sólo cuatro compañías de
caballos, tres de lanzas y una de arcabuceros á caballo; y habiendo
su Alteza inviado á llamar para el sitio de Tornay á los reytres de
Martin Schencks, y á la corneta de Adan Vanlanghen, con la gente que
me quedaba me puse en campaña, alojándome en la Abadía de Grotavert,
quexándose ya los soldados de falta de dinero. En el tiempo que estuve
ocupado en acordarlos y hacer lo que he dicho, el general Norys,
caballero inglés, que fué el que tenía sitiada á Gruninghen, aumentaba
su exército en Frisa, con gente de Bravante y otras partes, con promesa
que habia hecho de pelear conmigo, casi asegurando de la victoria. Sus
soldados ingleses y frisones andaban en disensiones y se hacian poca
amistad donde se topaban, por las desórdenes que los soldados hacian,
quemando casas y villajes, por vengar las muertes de algunos compañeros
suyos que los villanos mataban; y llegó esta disension á término que
algunos de Frisa vinieron á tratar conmigo de que ellos tomarian las
armas y se juntarian con nosotros á dar sobre los ingleses. Yo acepté
el partido, como me diesen seguridad de que harian lo que decian y de
que no serian contrarios en lugar de ser en favor, acordándome entónces
de lo que habia siempre oido decir en Holanda, que no se debe dar
crédito á frison que no tenga pelos en las palmas de las manos. Estando
esperando la seguridad, que nunca vino, me inviaron los de Gruninghen
al Abad de la Abadía donde yo estaba alojado, á Meppen, teniente de
la cámara del Rey, al consejero Wetendorp, y al burgomaestre Dirique
Robert, á instigarme que entrase en Frisa á buscar al enemigo. Yo,
hallándome con gente que me pedia dineros, no del todo apaciguada de
la alteracion pasada, inferior mucho de fuerzas, sin medio para haber
vituallas ni poderlas llevar conmigo, considerando lo que poco ántes
habia sucedido al teniente coronel Tassis por haber seguido la órden
ó mal consejo de los de la villa de Gruninghen, les respondí que si
querian tener paciencia, que yo constriñiria al enemigo á salir de
Frisa, ó venir á pelear conmigo (lo cual fundaba sobre la disension
de los ingleses y frisones, y la plática que yo traia con ellos), y
si el enemigo salia de Frisa, que con más comodidad podia efectuar lo
que ellos pedian; y si me venian á buscar, que no era razon que dexase
mi ventaja y sitio fuerte, perdiéndome por complacerlos en su injusta
demanda, fuera de toda razon de guerra; acordándolos lo que digo haber
acontecido á Tassis por haber seguido su parecer; que tomaria el de los
capitanes y cabezas del exército, por ser los que habian de aventurar
sus vidas y honras conmigo, que á ellos, sentados en su casa de villa,
se les daria poco del mal suceso que hubiese, sin declararles que
echaba de ver en su manera de proceder con la gente del Rey, que en
el adverso ó próspero suceso tenian ya pensado lo que habian de hacer
en su particular. Fueron mal contentos de mi respuesta, porque vieron
que no haria lo que ellos me aconsejasen, sino lo que hallase convenir
con el consejo de las cabezas y capitanes del exército. Yo via que el
enemigo tenía gana de pelear, en que dos dias ántes habia dado una
encamisada á mi regimiento, aunque de poco fruto. Y viniendo despues á
mí el consejero Wetendorp (no sé si inviado del magistrado ó de suyo),
me pidió con importunidad, que ya que no queria entrar en Frisa, á lo
ménos saliese del Abadía y me adelantase á Northorno, una legua hácia
el enemigo. Consultélo con los capitanes y con el teniente coronel
Tassis, el cual respondió que lo haria, pero que habia dos capitanes
de los suyos (cuyos nombres me dixo) que le eran rebeldes y de mala
voluntad, yo le dixe que los diésemos de puñaladas, y como él les fué
á decir esto, no hablaron más en ello, y aunque la mayor parte de
ellos no eran de parecer de mudarse, yo, por no mostrar flaqueza, se
lo prometí, y así invié luégo al teniente coronel y otros capitanes á
visitar el lugar, los cuales me dieron aviso de que no habia agua en
él; y paresciéndome que, aunque el tiempo era seco, sería imposible
que en tal país hubiese falta de agua, fuí yo mismo á reconocerlo, y
hallé fosos con ella, y pozos en algunas casas. Invié luégo por todo
el exército, y vino sin la compañía de Tassis, que, sin saberlo yo,
ni por mi órden, la dexó en la Abadía, que me dió á pensar que sus
soldados y los demas, que habian sido rotos, tenian todavía miedo al
enemigo, y que era menester muy buen pié, fundamento y tiento para ir
á pelear con ellos. Aloxé el exército en aquel villaje, de la manera
que habia de salir á la plaza de armas á pelear, y no obstante que
yo habia hecho lo que Wetendorp me habia rogado, el magistrado de la
villa de Gruninghen no permitia salir de ella ningunas vituallas para
el campo, ni con dinero ni sin él. Yo, viéndome empeñado cerca del
enemigo, conociendo la falta que habia hecho en moverme, invié dos
capitanes, uno de caballería y otro de infantería, á rogarles que nos
dexasen sacar lo necesario por nuestro dinero, lo cual me fué rehusado;
y segun algunos decian, era por tener por más cierto el perdernos que
haber victoria, y con esto tener al enemigo más grato, si nos sucediese
mal; y esta fué la causa que al tiempo de pelear habia muchos soldados
fuera del campo, para buscar de comer. Atrincheé las avenidas y cuerpos
de guardia, preparéme y puse en órden lo que era necesario, segun la
comodidad que tenía por saber que en breve sería acometido, como fué
así, que habiendo el general Noris, augmentado su exército en mucho
más número de gente que yo tenía, propuso venirme á buscar. Nuestros
soldados, por la necesidad que tenian, se iban á buscar de comer y á
batir trigo para sustentarse; y al tiempo que el enemigo se comenzó á
mostrar por el dique de Niezijl, faltaba la tercia parte de la gente
en el alojamiento para el efecto. Fuí yo á reconocer, y como vi que
no traia bagaje ninguno, me pareció que venía con gana de pelear
luégo, y así volviendo al cuartel hallé, segun la órden que les habia
dado, todos los soldados recogidos en sus banderas, mandélos salir
á la plaza de Armas, y púseme en forma de batalla contra la opinion
del enemigo, como despues entendí, que no pensaba que yo saliera del
villaje, sino que en él me defendiera; fundábalo en la superioridad de
gente que tenía, y en la reparacion de las avenidas que yo habia hecho
en el cuartel. Puse la gente en escuadron, los alemanes en medio, y
mi regimiento repartido, la metad al cuerno derecho, y la otra metad
al izquierdo, repartiendo asimesmo las cuatro compañías de caballos
que tenía, dos á un lado y dos á otro. El enemigo formó tambien sus
escuadrones. A nuestro cuerno izquierdo habia un camino ancho, por
donde, y no por otra parte, podia acometer la caballería que tenía el
enemigo á su cuerno derecho. Por una y otra parte de los dos cuernos
era país roto, lleno de fosos, y hácia la parte de este camino, obra
de trescientos pasos de nuestros escuadrones, puse un capitan de
mi regimiento, con hasta doscientos mosqueteros y arcabuceros, con
órden de poner el pecho en tierra, y esperar allí que la caballería
acometiese, que estaban en parte segura, por los fosos que por todas
partes cercaban donde ellos estaban. Conociendo yo el sitio, y que en
ninguna manera se podia acometer sin romperse los escuadrones, fuí
avisando á los nuestros que no se moviesen sin que yo les diese la
órden. Diciendo á los escuadrones estas palabras: Hijos, viendo cómo el
enemigo se ha puesto, y cuán mal ha hecho sus escuadrones, con el favor
de Dios la victoria es nuestra, y sólo consiste en que esteis firmes y
no moveros sin mi órden, porque el primero de los dos exércitos que se
moviere será perdido. Dicho esto saqué de nuestro cuerno derecho hasta
doscientos arcabuceros de mi regimiento, y los puse junto á la compañía
de arcabuceros á caballo de Mons de Villers y la mia, algo apartado
de nuestros escuadrones, junto á una casa, en frente de la cual habia
hecho algunas esplanadas, para que habiendo el enemigo pasado por ellas
alguna gente, acometiese con los primeros, no los pudiendo socorrer
los que los seguian. Hecho esto, me fuí á los escuadrones, de donde
hice comenzar la escaramuza por tres partes; y miéntras escaramuzaban,
adelantaron los enemigos cinco piezas de campaña, y comenzaron á
cañonearnos, sin que hiciesen más efecto que matar un atambor mio:
la escaramuza fué refrescada tres veces, sobre ganar ó perder una
montañica verde, que estaba entre los dos campos. Mi intencion era
darles con estas escaramuzas ocasion de mover sus escuadrones, en que
consistia (despues de la voluntad de Dios) la victoria, como sucedió,
porque viendo el general Noris aquellas dos compañías de caballos y
la infantería que habia puesto con ellos tan apartados del cuerpo de
nuestros escuadrones, mandó á su nacion que cerrase con ellos, tomando
su camino á salir por las esplanadas que habia hecho. Alonso Mendo,
alférez de mi compañía de lanzas, y el capitan Villers, que lo era
de arcabuceros á caballo, en lugar de esperar que el enemigo pasase
por la última esplanada señalada con dos palos, que de mi mano habia
puesto, habiendo dado órden que en comenzando á pasar algunos por
allí, cerrasen con ellos, que rotos aquéllos, pondrian en detrimento
los demas, ellos se adelantaron á pasar por la señal hecha, y dieron
la mesma ocasion que yo les habia dicho que el enemigo les daria á
ellos. Fueron acometidos y rotos, y la infantería, que cargaba á
su mano derecha, pegada á ellos, rompió la nuestra. En este tiempo
la caballería del cuerno derecho del enemigo cargó adelante por un
camino ancho, junto al cual estaban los mosqueteros y arcabuceros que
he dicho, los cuales se levantaron, y no estando más que á treinta
pasos del camino, de la primera ruciada que dieron, hicieron tan
buen efecto, que derribaron muchos de ellos. Viendo lo que la nacion
inglesa habia hecho en nuestro cuerno derecho, mandé que cerrasen
nuestros escuadrones contra los del enemigo, que ya se habian movido
y venian medio desordenados. Yo cerré por el mesmo camino con dos
compañías de caballos del capitan Thomas Frate, albanés, y del Baron
de Bievres contra esta caballería, que venía cargando por él, la cual
por las rociadas que los mosqueteros y arcabuceros la daban, hallé
medio desbaratada, y con mi carga volvió las espaldas poniéndose en
huida, que fué dar mucho ánimo á nuestra infantería, que cargaba á su
mano derecha, y quitarle al enemigo viéndola ir rota. Los ingleses
que cargaron á nuestro cuerno derecho siguieron la victoria hasta
nuestro cuartel, y cuando pensaron tenerla del todo, vieron su cuerno
derecho y el cuerpo de sus escuadrones roto. Y así, volviendo tambien
las espaldas, hallaron el paso tomado por nuestra infantería, que los
deshizo como los demas, matando gran número de ellos; yo, siguiendo su
caballería que cargó por el camino primero, con intencion de en tomando
el dique que iba á Niezijl, hacer cara á la caballería inglesa, que
como he dicho habia llegado á nuestro cuartel; pero nuestras compañías
que me seguian se quedaron matando los que la infantería habia roto, y
cuando pensé estar acompañado de ellos, me hallé solo en el dique, por
donde pasaron todos los principales con sus capitanes, y maltratándome
estuve preso dos veces sin ser socorrido; mas al fin, con el miedo
que llevaban, defendiéndome yo lo mejor que pude, me dexaron. Los de
la infantería del enemigo, que venía rota por la mayor parte, echaron
á nuestra mano derecha por unas praderías hácia el canal de Niezijl,
y habiendo llegado alguna gente, seguí á sus banderas, las cuales se
tomaron, sino una que uno de á caballo salvó. Murieron de los enemigos
de dos á tres mil hombres; pocas veces es cierto el número de los
muertos que en tales casos se dice, pero el comun de los que lo vieron
fué éste. Y siguiendo yo, como digo, las banderas del enemigo, vi ir
por el camino adelante al teniente coronel Tassis y á otros capitanes
hácia el fuerte del enemigo, que fué desamparado por poco tiempo,
y la guarnicion de él, temiendo ser cortados de alguna caballería
nuestra, que habia pasado á nado, se volvió á meter dentro, pudiendo
los nuestros haberlo ocupado ántes. Esto sucedió sábado, el último dia
de Setiembre y de San Jerónimo, año de 1581. Murieron veinte y cuatro
capitanes, dos tenientes coroneles y uno preso, perdiendo tambien las
cinco piezas de artillería, y el general Noris fué herido en una mano,
de que ha quedado manco. Éste es el general que llevaba la gente de
guerra á su cargo cuando fueron á sitiar á Lisbona los años pasados.
Comenzando ya á venir la noche, dí órden recogiendo la gente, que cada
uno se volviese al puesto que tenía, y estando en escuadron en la plaza
de Armas todos arrodillados, dimos gracias á Dios por la victoria, que
habia dado á su Majestad con tan poca pérdida nuestra. Y aquella noche
ordené al teniente Tassis, por hallarme con calentura, que pasando
por el puente de Emeltil que está rio arriba junto á Northorno, fuese
siguiendo al enemigo dentro en la Frisa, sacando al amanecer la gente
para este efecto. Y estando como á dos tiros de mosquete fuera del
alojamiento, se me alteraron los alemanes pidiendo el mes de batalla:
bien es verdad que el tiempo se habia mudado, lloviendo tanto, que
apénas y con mucho trabajo podia caminar la infantería; pero con todo
esto se pudiera haber hecho gran servicio á su Majestad, mas no fué
posible sacarlos de su opinion, y así no pasó el desiño adelante. É
informándome de quién habia sido causa de esto, me dixo el capitan
Locheman, teniente que es ahora de Mons de Billí, que el capitan
Clostre que al presente es Drosart de Vollemhove habia sido el primer
inventor de esta desobediencia. Por la alteracion de la gente y ser yo
nuevamente venido, lo disimulé por entónces. Otro dia los burgomaistres
de la villa y algunos diputados del país me vinieron á visitar, dándome
un presente de vituallas. Agradecíselo diciendo que daba gracias á Dios
porque lo que dos dias ántes me negaron por dinero me daban ahora sin
él; y temiendo que otro dia me cerrasen las puertas como entónces, les
consentí que pusiesen otro dacio nuevo sobre cada tonel de cerveza, que
aunque era en perjuicio de la soldadesca, me era fuerza pasar por ello,
por ser naturalmente aquella gente muy interesable, que ya comenzaba á
conocer su humor.

Avisé luégo de lo sucedido á su Alteza con el capitan Pedrosa,
suplicándole que fuese servido de asistirme para poder pasar adelante
contra el enemigo, ó que inviase á Mons de Billí, pues que él se
estimaba y tenía por gobernador de esta provincia. Y por no perder
tiempo, quise sitiar luégo el fuerte de Niezijl, y los soldados de los
dos regimientos de alemanes no quisieron moverse del alojamiento de
Northorno sin que los diese dineros y la paga de batalla; y así con
las cuatro compañías de caballos, mi regimiento y algunos voluntarios
de los dos regimientos, me fuí hácia el fuerte, intentando tomarle
por hambre por no tener otra comodidad y hallarme desproveido. El
invierno y la necesidad de la soldadesca cargaban á furia, y algunos
mal intencionados de la villa de Gruninghen, so color de inviarnos
vituallas, metieron en el fuerte algunas barcas cargadas de ellas, sin
podérselo estorbar; y tras esto vino una tormenta con tan mal tiempo
que no fué poco poderse salvar nuestra caballería y bagajes. Volví á
alojarme al villaje de Northorno con los alemanes que no habian querido
salir, donde estuve algunos dias; y por las contínuas aguas se pusieron
tales los caminos, que puedo decir con verdad haber muerto en el lodo
algunos de los nuestros; saquélos á país seco y arenisco y entré en la
villa de Gruninghen á tratar con el magistrado de nuestra necesidad
y del descontento de nuestra gente, el cual me presentó dos cartas
de su Alteza, una en frances y otra en español, en que expresamente
me ordenaba que diese á la villa de Gruninghen la gente de guerra,
tal cual los de ella me pidiesen y quisiesen tener, sin cargarles de
otra manera que á su voluntad, y obedesciéndolas, nombraron la gente
como ellos quisieron. Hasta entónces no se sacaba nada para la gente
de guerra ni provecho de su Majestad. Y desde aquí comenzaron, para
entretener la gente que me pidieron, hasta que llegase el dinero de su
Majestad. Y no sabiendo cómo sustentar la demas, tomando conmigo al
consejero Wetendorp, me fuí con ella al país de la Tuvent, adonde con
ayuda del consejero la alojaron y dieron á cada soldado cinco placas
cada dia. En este tiempo sucedió que hasta trescientos ó cuatrocientos
caballos del enemigo, que habian quedado de la batalla, se alojaron en
el Burgo de Keppel contra la voluntad del señor de él, muy sentido de
ello. Mons de Rinavelt, que estaba en guarnicion en Oldenzel, me dió
aviso de esto y de que el enemigo se queria amparar de la villeta y
castillo de Bronckorst. Inviéle á él á tratar con la Condesa vieja,
muy cristiana señora, que nos diese aquel castillo para aprovecharnos
del paso del rio Isel para la Veluva y Vuethua, y concediéndolo,
me partí luégo con una buena tropa de gente para la guarnicion del
castillo, y hallé la caballería que he dicho en el Burgo de Keppel,
adonde me llegué con la gente que traia; y reconociendo el Burgo,
vi que por la parte del jardin de la casa del señor, no habia otra
fortificacion para entrar en él, sino una fuerte palizada, y para esto
era fuerza pasar el rio Isel viejo, y estando mirando cómo poderlo
hacer, llegó á mí un caballero mancebo, pariente del señor de Keppel,
á quien yo habia conocido paje del Conde de Mansfelt. Díxome que el
señor de Keppel deseaba saber si yo estaba ó no allí. Preguntéle cómo
habia pasado, y mostróme una barca pequeña, la cual hice luégo guardar;
y haciéndose ya tarde, ordené á Mons de Rinavelt que con su gente,
la compañía del Baron de Anholt y alguna de mi regimiento, fuese en
anocheciendo á ponerse detras del castillo de Keppel, avisando al dicho
señor que no se moviese ni tocase arma, so pena de tenerle por enemigo;
por todo lo demas, estaba el Burgo cercado de grandes fosos de agua
con su terrapleno; tenía dos puertas, en la una, que iba hácia Emmerik,
puse al teniente Tassis con parte de su regimiento y la compañía
de arcabuceros de Mons de Villers con la mia de lanzas; en la otra
puerta me puse yo con alguna infantería y algunos caballos alemanes,
gobernados por Mons de Rinavelt á costa del país de la Tuvent; y
sabiendo que todos estaban en el puesto que les habia ordenado, les
invié á decir que en tirando yo dos piecezuelas de campaña (que
llevaba conmigo para meter en el castillo de Bronckorst) cada uno
arremetiese por su parte; que Tassis y yo hiciésemos gran ruido, y que
el de Rinavelt arremetiese callando, porque él habia de ser el que
más efecto hiciese. Los enemigos que estaban dentro, temiendo lo que
sucedió, habian ya cargado sus carros y bagajes; y así, aparejándose
para partir, en tocándose arma, abrieron una puerta que va á Emmerik,
y comenzaron á huir por aquella parte; Tassis cerró con ellos y el de
Rinavelt entró rompiendo la estacada y yo por la otra puerta. En el
Burgo no habia sino una calle, y ésta ocupada con carros y con raitres
á caballo, y nosotros entre ellos; por lo cual pocos ó ninguno de la
caballería é infanteria que allí estaban se salvaron. Ganáronse muchos
y buenos caballos con su estandarte, y de nuestra parte no se recibió
más daño que salir el teniente Tassis con un arcabuzazo en el carrillo.
Hecho esto, invié la gente que estaba destinada para Bronckorst con
Mons de Rinavelt, y yo fuí con las demas hacia Emmerik á tomar de allí
vituallas, y ver si podia dar una escalada á la villa de Scherembergh.
Hice visitar el foso por donde estaba más seco, y halláronle lleno
de abroxos y la subida más dificultosa de lo que me habian dicho, y
así no se acometió; y volviéndome hácia la Tuvente, Mons de Rafueldt,
primo hermano del Baron de Anholt, me pidió que le diese gente para
ir á tomar la villeta y castillo de Vueert, país de Munster, pero
como era señor de ella el Conde de Colemburg y tenía en aquella plaza
algunos soldados, que no se contentaban de ser neutrales como es
el país de Munster, hacian todo el mal que podian á los vasallos y
servidores de su Majestad; y así invié con él á Tassis con la gente
de su cargo. Sacaron dos piezas de artillería del castillo de Anholt,
y al fin tomaron el de Vueert defendiéndose un dia ó dos; el cual
hasta hoy se conserva y tiene por su Majestad. Dexé de guarnicion en
Keppel caballería é infantería. Los enemigos, viendo el daño que los
de la guarnicion del castillo de Bronckorst les hacian, principalmente
por el rio Isel, les sitiaron, batieron y dieron asalto sin tomarle;
tuviéronle muchos dias sitiado y algunas veces fuí desde Gruninghen
á socorrerle, y metiendo vituallas, sacaba los heridos y enfermos y
dexaba otros de refresco; y el enemigo entendiendo que yo venía cerca
se metia en un fuerte que tenía con su artillería, dexándome hacer lo
que queria. En un viaje de éstos invié á Keppel, que estaba cerca, á
Mendo mi alférez con vituallas, el cual, acercándose, oyó escaramuzar;
y adelantándose con la caballería, ordenando que alguna le siguiese,
halló que la guarnicion de Desburgh (que era de los ingleses que habian
escapado de la batalla de Northorno, y alguna cantidad más de nobleza
y soldadesca que de Lóndres habia venido de nuevo) por gallardía
habian salido á escaramuzar con los de Keppel, cerró Mendo con ellos,
y rotos, se retiraron á una casa, donde no queriéndose rendir, con la
asistencia de la infantería que venía con la escolta, que se habia
dado priesa á caminar oyendo escaramuzar, y la guarnicion de Keppel,
los hicieron pedazos. Yo me fuí derecho á Gruninghen, y porque helaba,
invié á Frisa la caballería é infantería que se pudo sacar con el Baron
de Monseao; y entrado en ella, le dieron la palabra de contribuirle;
mudóse el tiempo, y no lo cumplieron, y así puse mi regimiento á la
entrada de Frisa en un castillo de un gentil hombre llamado Rom, con
algunas compañías de alemanes, de donde procuraban hacer en Frisa todo
el mal que podian; y muchas veces acontecia que algunos prisioneros
de ella ántes se dexaban matar que pagar contribucion. Llegado el
verano, y padesciendo necesidad la gente que habia quedado con Tassis
en la Tuvente (porque ya no podia el país pagar lo que ántes), él fué
con mi parecer hácia Locchum á hacer un fuerte al rededor de la casa
de un gentil hombre para desde allí inquietar la villa impidiendo el
coger los trigos que tenian sembrados, que eran muchos. Juntóse con el
Baron de Anholt, que era vuelto de la córte á su casa con el título de
coronel del regimiento del Conde de Rinamburg, que su Alteza le dió.
Y hallando la tierra muy desproveida, se acercaron más á ella para
sitiarla del todo; y el Baron fué á Gruninghen á darme cuenta de lo que
Tassis y él habian hecho, rogándome que, siendo posible, me hallase
allí, porque sin ninguna duda el enemigo queria venir á socorrer la
tierra. Y considerando que aunque se habian puesto sobre ella sin mi
órden, no era razon rehusar lo que en tal ocasion me pedia, me partí
luégo con él, llevando conmigo alguna infantería y caballería, y en dos
dias llegué á Locchum, dexando atras un poco de infantería por no poder
caminar tanto. Y en amanesciendo, el Baron y Tassis me mostraron de la
manera que habian sitiado, y hallando que la parte más necesaria se
habian dexado abierta, queriéndolo remediar con diligencia, vimos que
los escuadrones del enemigo venian al socorro por el camino de Zutphen,
y así fué necesario tomar por plaza de armas una montañuela que está
delante de la villa, junto á la cual estaba el camino que yo temia para
el socorro de ella. Acercándose el enemigo, se trabó la escaramuza con
caballería é infantería, donde sucedieron algunas buenas cosas y daño,
porque de una parte y de otra habia piecezuelas de campaña que daban
en los escuadrones. Ellos, conociendo que con el cuerpo de la gente
les estorbaba el socorro en grueso, y que en aquel punto me llegó la
infantería que yo traia de Gruninghen, resolvieron que su caballería
tomase algunos sacos de trigo que para aquello habian hecho, y que
de una arremetida los echasen al borde del foso. Yo, temiéndome de
esto, puse en un camino hondo pegado á la montañuela parte de nuestra
caballería, para que, arremetiendo ellos hácia la tierra, los diesen de
traves. Movióse la del enemigo, que era mucho más que la nuestra, so
color de querer escaramuzar, y corriendo, de una arremetida hicieron su
efecto con poco ó ningun daño, estando yo en otra parte, dando órden
á la nuestra que cerrase, y hízolo tan tarde, que no sirvió de nada:
durando todavía la escaramuza, no se peleó del todo aquel dia, porque
la desigualdad de la caballería era grande, y no poderme yo mover por
aquella parte donde el enemigo estaba sin romper los escuadrones.
Hallaba el enemigo los suyos hechos, y delante una trinchera natural
donde tenía su artillería, y del lado estaba toda su caballería muy
bien puesta y en órden; y contentándose con el poco socorro que habia
metido, comenzó á retirarse. Entónces, aunque era algo tarde, quise
pelear, pudiendo hacerlo con más comodidad, seguridad y razon de guerra
que ántes, por haber dexado el enemigo el puesto fuerte que tenía. Y
comunicándolo con las cabezas de la gente, no lo aprobaron, ni ménos
yo hallaba algunos de ellos con la voluntad de pelear, que mostraban
tener cuando no era lícito ni convenia hacerlo por las causas que
he dicho. Que tambien hay en este nuestro negro y mal oficio, como
en otras cosas, hipocresía y artificio. Retirado el enemigo, ordené
que se atrincheasen en aquella parte, y se hiciese un fortezuelo.
Hiciéronse otros necesarios al rededor de la tierra, repartiéndolos y
dándolos en guardia á los regimientos y capitanes que allí habia. Y
luégo despaché á su Alteza avisándole de cómo habia hallado á aquella
gente empeñada, y que sin órden no la podia desamparar, ni ménos dexar
el sitio, estando en tal punto. Suplicándole que viendo la ocasion
que se ofrecia, me ordenase lo que habia de hacer, y fuese servido
de mandarme proveer de más gente y medios para poderla entretener,
porque á causa de la necesidad que se pasaba, dejaban las banderas
solas ó mal acompañadas por ir á buscar de comer. Y aunque andaba por
la campaña el conde Cárlos de Mansfelt con algun buen golpe de gente,
por entónces no vino ninguna adonde yo estaba, ni ménos tuve respuesta
suya. Consumido en pocos dias el trigo que aquella caballería puso en
el lugar, se determinó el enemigo de socorrerle con todas las fuerzas
posibles é intencion de pelear. Movióse el Príncipe de Orange á tomar
esta resolucion, porque las villas vecinas, principalmente Zutphen y
Deventer, amenazaban que si no socorrian á Locchum se rendirian á su
Majestad; y así vino el Conde Holac, con la mayor parte de la gente de
guerra que tenian, y con él otros muchos principales y coroneles, y
entre ellos, los tres hermanos condes de Berghes (que entónces servian
al enemigo), los condes Guillermo y Filipe de Nasao, otro hermano del
Conde Holac, los coroneles Smit, Ifelstein, Lalayne y Hesnoy, frances,
con algunos cañones para batir nuestros fuertes. Vinieron con este
aparato á presentarse delante de nosotros, á los 27 de Agosto de 1582.
Trabáronse buenas escaramuzas, en las cuales uno de los enemigos dixo
al capitan Guzman de mi regimiento y al capitan Bartolomé Sanchez, que
me dixesen que me fortificase en la montaña, porque venian con mucha
gente y gran preparacion. Plantó el enemigo su campo á las espaldas del
rio Berck, que pasa por las murallas de la villa, teniendo un camino
ancho, que va á la tierra derecho, donde habia hecho Tassis un fuerte
con foso seco todo de arena, el cual quiso tomar el enemigo, y haciendo
ántes sus trincheas, plantando la artillería, le comenzó á batir.
Desde la montaña donde yo estaba con los escuadrones, inviaba siempre
gente de refresco seguramente por nuestras trincheas; la artillería
del enemigo al principio pasaba el fuerte y hacia mucho daño, pero
Camiga, capitan del regimiento del Baron de Billí que estaba dentro,
como valeroso soldado, se reparó de manera que la artillería no hacia
más daño. El enemigo, viendo que habia hecho alguna subida en el
fuerte para dar asalto, invió algunos capitanes franceses á reconocer
mejor la batería, y vieron que el fuerte y los fosos estaban llenos
de gente, y sin falta, si dieran asalto, perdieran mucho, porque yo,
desde la montaña donde estaba, podia por nuestras trincheas socorrer
el fuerte seguramente, y en todo este tiempo no cesaba la escaramuza.
Los sitiados, viendo el poco efecto que el enemigo hacia, y tambien
desde una torre, que un fuerte que estaba junto al molino, el rio
arriba, á cargo del Baron de Anholt, le tenian mal proveido de gente,
por haber venido muchos á ver lo que pasaba en las escaramuzas, que
desde el fuerte no se podia ver por estar la villa en medio, hicieron
á la desesperada una salida, y le ganaron, degollando la mayor parte
de ellos, muy descuidados de ser acometidos, y por allí avisando lo
sucedido al Conde Holac (que su campo ni el nuestro no lo podian
ver), el cual, dexando el rio en medio de ambos campos, caminó con
su exército y vituallas á entrar en la tierra por el fuerte ganado.
El Baron de Anholt pudiera haber dado mejor cuenta de aquel fuerte,
pues no tenía otra cosa á cargo. El enemigo proveyó por él la tierra
á su gusto; y conosciendo yo que al fin se habia de venir á pelear,
saqué la gente que habia en todos los fuertes, é hice un cuerpo de
toda. La intencion del enemigo era, segun los condes de Berghes me
han dicho despues, de irse á la villeta de Borckeló, país de Munster,
que era de donde nos venian las vituallas, y forzarme, por falta de
ellas, á levantarme de allí con desórden, y entónces acometerme, y sin
falta (si Dios no remediaba por otra via) nos pusieran en aprieto.
Esto causó un descuido, que en la guerra es muchas veces causa de
notables pérdidas. En todo este tiempo nunca cesaba la escaramuza, y
los enemigos, por haber salido con su intencion, estaban tan gallardos,
que salieron con golpe de gente hácia nuestro alojamiento, en el cual
habia puesto, para guardia de él, al capitan Camiga, que se defendia
valerosamente. Viendo yo lo que pasaba desde la montaña, y que todo el
campo del enemigo marchaba hácia allá, descendí con la gente, dexando
en un fuertecillo que habia en ella al capitan Decheman con su compañía
y algunas de mi regimiento, y me arrimé á nuestro alojamiento, y no
pudiendo meter la frente del escuadron al enemigo, me fué forzado
dar el costado, y por tener poca caballería, y el enemigo mucha, la
arrimé á nuestra infantería, esperando á pié firme la suya, que venía
cargando con furia, y como á media carrera de caballo choqué con ella,
y peleando ambas partes obstinadamente, hubo muchos hombres y caballos
derribados por tierra; y no conociendo ventaja, saqué del escuadron de
infantería algunas hileras de alabardas, picas y espadones, ordenando
á los demas que estuviesen firmes, y porque lo restante del exército
enemigo caminaba, invié al capitan Decheman que cargase con la gente
que le habia dexado en la montaña y diese de traves, como yo tambien
hice con la que habia sacado del escuadron, desbarrigando caballos
y haciendo el daño que podia; pusiéronse en huida tomando el camino
por donde yo tenía los escuadrones. Aquellos tres dias y dos noches
estuvimos con las armas en las manos adonde los soldados habian hecho
muchos fosos para estar seguros de la artillería de la villa, en los
cuales la caballería del enemigo huyendo, y la nuestra siguiendo, daban
malas caidas. Lo restante del campo enemigo, viendo su caballería
rota, hizo alto, salvo la tropa que el conde Federico tenía y otros
caballeros, que acometiendo el alojamiento contra Camiga, cerró con
nuestro escuadron, y uno de los enemigos á caballo entró hasta las
banderas y se llevó una, derribando por muerto al alférez, y es la
primera que acá se ha perdido en mi tiempo. Las picas resistieron al
encuentro muy bien, haciendo gran daño al enemigo; y viendo desde la
montaña que se peleaba abaxo, dexé el siguimiento de la caballería del
enemigo y junté la gente en ella, y haciendo todos segunda vez oracion
baxé á dar calor á nuestro escuadron y banderas, y con mi venida el
enemigo se rompió; fuíle siguiendo hasta las puertas de la villa, y
si algunos de los nuestros no acertáran á cerrar la puerta, todos
entráramos mezclados. Yo seguí con la caballería la gente que echó á
mano izquierda, y por hallar el puente roto, invié á Mendo con alguna
caballería, el cual entró tras ellos por el agua, y yo volví por la
infantería que ya me venía siguiendo, la cual me pidió licencia para
acometer los fuertes que las compañías francesas habian ocupado; y
viendo que estaban con tan buena voluntad, se la dí, y habiendo ántes
hecho tercera vez oracion arremetieron luégo con tanto valor, que los
ganaron, retirándose la mayor parte de los franceses dentro de la
tierra; y los nuestros hallando junto el bagaje del enemigo y algunas
piezas de campaña, que la gruesa ya la habian metido dentro, saquearon
el bagaje, y fué bueno el butin por la mucha nobleza que entre los
enemigos habia. El Conde de Holac, que estaba en la tierra, viendo que
se peleaba sin su órden, salió fuera, y no pudiendo dar remedio, por
estar ya rota su gente, rogó á los tres hermanos condes de Berghes que
se quedasen dentro, prometiendo de venir á socorrerlos, como lo hizo
despues. Quedaron en la tierra con ellos las compañías francesas con
su coronel y otros muchos de caballería é infantería, dexando muchos
caballos entre los dos fosos de la villa, de donde nuestros soldados
sacaron algunos de noche. Prosiguióse el sitio, porque, aunque habian
puesto provisiones, era tanta la gente que habia dentro, que no podia
durar mucho.

       *       *       *       *       *

Invié al capitan Frias á la córte con los estandartes y banderas que
se habian ganado, suplicando á su Alteza que me diese asistencia
para acabar sitio que tanto trabajo y sangre habia costado. Y no
faltó quien en el Consejo, segun he sido despues informado, dixo que
merecia castigo por haberme empeñado en tales sitios sin órden de
mi superior. Y así por estos buenos oficios despues he sido tratado
como podia esperar del mayor enemigo que he tenido todo el tiempo que
he servido en Frisa, y el que más daño ha hecho al servicio de su
Majestad, que ha sido y es la calumniosa invidia, como lo he visto
en el término que se ha usado conmigo. Habiéndome, pues, resuelto de
proseguir el sitio, esperando ser asistido, viendo que el enemigo
venía al socorro, por hallarme falto de muchas cosas, principalmente
de pólvora, fuí á Linghen á pedirla al Drossarte, que no la habia á la
mano en otra parte, y por no tener aún la patente de gobernador, me la
negó, teniéndose por más señor de aquella plaza que el Rey. Al fin me
la dió, dexándole en prendas á mi mujer y dos hijas, con juramento de
no sacarlas sin que se la hubiese pagado ó vuelto. Entre tanto que yo
hacia esto, el conde Cárlos de Mansfelt, Mons de Altapena y el Conde
de Hoechstrate vinieron al socorro con buen golpe de caballería é
infantería, que sin tener órden habian venido allí, y sabiendo que
habian llegado, me partí con la pólvora que tenía á nuestro campo,
donde supe de ellos y de algunas espías que tenía, que el enemigo
con todo el poder que el Duque de Alanzon habia traido de Francia, y
la gente que los Estados tenian en Frisa, querian socorrerla, por la
grande instancia que el Conde de Berghes hacia por sus tres hijos, y el
Conde de Holac por la palabra que les habia dado de socorrerlos y ser
sobrinos del Príncipe de Orange; los Estados resolvieron de inviar el
socorro á cargo del dicho Conde, con el cual tambien venía el general
Noris, que fué roto en Northorno, y otros muchos caballeros. Augmentóse
el exército del enemigo, dos ó tres dias ántes que viniese el socorro,
con dos mil gascones que por la mar habian venido de su tierra, bien
armados y en órden, y entre ellos mucha nobleza á cargo de Mons de
Burey, gascon; y tambien en su favor llegaron mil y quinientos raitres,
segun decian, del viejo conde Cárlos que se dice Conde de Mansfelt.
Con todo este aparato vino el enemigo á buscarnos. El conde Cárlos
se habia alojado, no estando yo allí, por la parte que el enemigo
venía marchando con su exército, para del todo cerrar la villa. Y
considerando yo que era gran multitud de gente la que cargaba sobre
nosotros, hice proveer bien los fuertes. Y para la resistencia dixe
al Baron de Anholt que inviase alguna persona á su fuerte para que
no sucediese lo que otra vez; y acuérdome de haberle dicho delante
del conde Cárlos que no fuese, sino que inviase; mas él, como buen
caballero, quiso ir en persona, y como era de grande estatura, y sus
soldados no habian hecho las trincheas, para ir al fuerte, muy altas,
el Conde Herman y sus hermanos le conocieron, y (segun ellos me han
dicho despues) le hicieron tirar, por cierta question y ódio particular
que habian tenido, diéronle un arcabuzazo por los riñones, de que murió
despues, y fué gran pérdida, porque si viviera, fuera gran servidor de
su Majestad. Viniendo el exército enemigo derecho al cuartel del conde
Cárlos, le fuí á pedir que nos juntásemos todos, porque así seríamos
algo, y separados nada, pero él insistió en no querer sino pelear allí;
y aunque le habia proveido de alguna gente de mi regimiento, via que
si él aguardaba se perdia, y perdido él, infaliblemente se perdia todo
el exército, y que no podia yo juntarme con él, porque el cuartel y los
fuertes quedaban perdidos, y el camino de las vituallas mal seguro;
y volviendo á pedirle con grande instancia que se partiese de allí y
que nos juntásemos todos, me lo concedió cuando ya la avanguardia del
enemigo venía cargando sobre su retroguardia. Los sitiados pasaban tan
extrema necesidad, que desenterraban y comian los caballos muertos
de seis y ocho dias, y así hacian una puerta nueva hácia el rio para
por allí hacer una salida á la desesperada (siendo la parte por donde
ménos guardia habia) y salvarse el que pudiese. Estaba dentro el
coronel Smit, escoces, y en mi regimiento habia un capitan llamado
Hamelton, de la misma nacion, y hablando los dos en su lengua, el uno
desde la villa, y el otro de la trinchea, el Hamelton avisó al Smit
cómo su campo venía á socorrerlos, y que estaria allí dentro de dos
dias, y así no hicieron la salida y esperaron el socorro que vino al
tiempo que habia avisado. El capitan Camiga, que los oyó hablar, y
aunque no sabía la lengua del todo, entendia algo de ella, por ser
la antigua frisona conforme á la inglesa, me dixo que le parecia ser
avisos que le daba, y era así, segun los condes me dixeron despues; y
como yo no podia probar lo que él decia y sospechaba, busqué alguna
ocasion despues para echar al Hamelton de mi regimiento, y así lo hice.
Llegado el campo del enemigo al alojamiento del conde Cárlos, puse en
un cercado que estaba en aquella parte, junto al fuerte que se decia
de Camiga, el rio en medio, al teniente Tassis con más de dos mil y
quinientos hombres, el cual mantuvo valerosamente todo aquel dia la
escaramuza con el campo del enemigo, y miéntras él escaramuzaba, los
tres condes de Berghes y los coroneles Halayn y Smit plantaron la
artillería gruesa que el Conde Holac les habia dexado sobre la muralla,
y de allí batieron el fuerte, que llamábamos de Anholt, que en la
batalla se habia tornado á cobrar, porque por allí la podian socorrer
fácilmente ayudándose para el paso del rio del molino, á la defensa del
cual yo habia puesto algunos valones del Conde de Manderscheit, que
habian llegado con el conde Cárlos y otros de aquí, gente escogida. Yo
me puse con un escuadron de infantería poco apartado del fuerte que los
de la tierra batian, para socorrerlos si el enemigo daba asalto, desde
donde yo via lo que pasaba con Tassis de la otra parte del rio. Hacia
hacer balas apriesa á todas las mujeres de mi regimiento, y faltándome
plomo, hice tomar todas las pesas de los vivanderos y deshacer los
platos de estaño en que se comia. Habiendo dicho á los del fuerte que
me habia puesto allí, no sólo para defenderlos, mas para hacerlos
pedazos en caso que le dexasen sin órden. Despues de batidos por los de
dentro, las compañías francesas salieron á dar el asalto; yo me moví al
socorro, y los del fuerte se defendian bravamente, que fué causa de que
con la mesma furia que habian salido se volviesen, habiendo recibido
gran daño, con muertes de cinco ó seis capitanes y muchos soldados
heridos. Y miéntras yo estaba ocupado en esto, el conde Cárlos andaba
proveyendo todo lo que era necesario en el campo. Aquel dia no se hizo
otra cosa, y á la noche nos fuimos los condes Cárlos, el de Hoecstrate,
Mons de Altapena y yo al fuerte de Camiga para dar asistencia al
teniente Tassis si acaso el enemigo le acometiese en su cercado. Habia
entre él y el fuerte que los enemigos habian batido hácia la parte
donde estaba el enemigo, una casa con un jardin, en el cual puse al
capitan Decheman y algunos otros capitanes de mi regimiento, y yendo mi
sargento mayor con algunos oficiales á visitar esta casa, encontraron
á Mons de Burey con algunos gascones soldados suyos, el cual habia
propuesto, como caballero mozo, de ser el primero que entrase en la
tierra; escapóseles de las manos, y fué á dar al puente que los de
dentro habian hecho á la puerta nueva sobre el rio; traxeron presos
algunos de los que le acompañaban, á quien examinó el conde Cárlos, y
de ellos se supo la gran cantidad de gente que allí habia, obligando
sus vidas si no fuese verdad lo que decian. Considerando la poca que
nosotros teniamos, y esa repartida en tantas partes y fuertes, y que
lo más útil y mejor que podiamos hacer era juntarnos todos y procurar
dar batalla; no pudiendo estorbar al enemigo la entrada en la villa
por haber crecido el rio, habiendo los de Zutphen detenido la agua en
sus molinos, por la cual entró el de Burey aquella noche, y sacó los
condes de Berghes, que por salvarlos el enemigo habia puesto todas
sus fuerzas. Consideramos tambien no haber entre nosotros dinero para
comprar vituallas, y que ésas áun no venian, y á la llegada del conde
Cárlos con aquellos señores, fué menester dar á su gente lo poco que
yo tenía, sin que me quedase un real. Hiciéronse escuadrones ántes del
dia en nuestra plaza de armas por asegurar más el alojamiento y tener
mejor sitio para pelear. Repartióse la poca municion de guerra que
quedaba entre los soldados; y siendo de dia, comenzamos con todas las
trompetas á llamar al enemigo á la batalla, y él se arrimó con todo
su exército á la tierra, entre la cual y nosotros habia poca plaza
para meter en órden tan gran exército como ellos traian, que, segun
nos parecia, era la causa por que no se movian de junto á la tierra;
y así, sin mover la órden de los escuadrones, vueltas las caras á las
de los enemigos, nos retiramos á otra montaña más adelante, camino de
Grol, dándole lugar para ponerse en batalla. Allí estuvimos esperando
á ver lo que queria hacer, y visto que no se movia, se resolvió de
retirarnos; y así ordené que los heridos, enfermos y gente inútil
caminase delante con alguna guardia, y que retirando todo lo que habia
en el alojamiento, se le diese fuego; y tras esto, tomó el conde Cárlos
la avanguardia con su regimiento, llevando consigo la artillería
que se habia ganado en la batalla; tras ellos otros dos regimientos
de alemanes, y yo, poniendo las banderas del mio entre las de los
alemanes, hice dos mangas de los soldados de él, y con ellas y con
toda la caballería tomé la retroguardia. El enemigo, viéndonos con tan
buen órden, nos dexó ir en paz, salvo algunos que nos venian tirando á
las espaldas, y por ser tarde para nuestro camino, no se hacia caso de
ellos; pero al cabo, como se llegaban muy cerca, habiendo yo de pasar
por un camino muy estrecho, donde habia valladares y arboledas, hice
baxar las lanzas á algunos soldados de mi compañía, y que se quedasen
allí, para que en volviendo yo la cara cerrasen con ellos, y llegando
cerca de la emboscada, la volví, y luégo cerraron, matando algunos.
Tomóse un prisionero aleman de poca edad, que, aunque no queria decir
quién era, mostraba ser persona de calidad, el conde Cárlos me le
pidió, y yo le compré á los soldados en doscientos escudos, y se le dí;
y despues, estando en Grol, confesó al Conde ser hermano de la mujer
del conde Hans Albert, su tio, y que él era conde de Glelik, de casa
principal y rica. De allí adelante los enemigos nos dexaron del todo.
Llegamos con esta órden á un pequeño rio, y no habiendo puente, fué
necesario romper la órden, y pasar cada uno como podia. Y considerando
yo que la compañía del Baron de Anholt, que guardaba á Grol, estaba tan
amotinada, que á su mesmo coronel y capitan, yendo herido de muerte,
no le quisieron dexar entrar ni acompañarle hasta Bredevord, que era
suya, dos horas de camino de allí, adonde murió aquel mesmo dia. En la
cual compañía habia dos ó tres que hablaban bien español, habiéndolo
aprendido siendo alabarderos del Rey, principales autores del motin,
á los cuales yo habia ganado con dineros que los daba cuando por allí
pasaba, y de esta manera tenía la entrada y salida en aquella villa
como yo queria, rehusándola á su coronel. Y aunque se inviaron los
furrieles al villaje de Iburgh á hacer alojamiento, mi intencion era
de alojarla en Marsfelt, detras y junto á la villa de Grol, para mayor
seguridad nuestra, y efectuar lo que despues se hizo, y así me adelanté
con todos estos señores, y los amigos que yo tenía entre los soldados
de aquella guarnicion abrieron las puertas y alojaron al conde Cárlos
y á los demas. Yo me fuí á hacer el alojamiento al lugar que he dicho,
é invié á decir al exército que se encaminase allí, y á los furrieles,
que habian ido á Iburgh, que se volviesen á este lugar. El enemigo,
habiendo metido todas las vituallas que tenía dentro de Locchum, y
proveida, caminó hácia Vildemburgh, castillo del Conde de Isteron; y
sabiendo yo cuán mal proveidos iban, no cesaba con tropas de caballería
de tocarles arma para que no se desmandasen á buscar de comer. Estas
tropas que yo inviaba, mataban muchos de ellos, y era lástima de ver
los gascones, que por no ser acostumbrados á beber cerveza, bebian
agua, y con ella les vino una enfermedad, que se quedaban por aquellos
caminos en tropas; habia entre ellos mucha nobleza y joventud, despues
los alojó su coronel Nedereltem junto á Emmerik, adonde fué tanta la
mortandad, que no escaparon de veinte uno. Los Estados, considerando
el fastidio que Keppel y Bronchorst les habian dado, ordenaron al
exército que las fuese á tomar. Cargó tanta agua y tan mal tiempo,
que si en la gente de guerra que estaba en una y otra parte hubiera
fidelidad, no las tomáran, porque les faltaba artillería y lo demas
necesario para sustentarse en campaña. En este tiempo, por no tener
dineros, nuestra gente se comenzaba á alterar, y los burgomaistres de
la villa de Grol me vinieron á avisar que los soldados de su guarnicion
tenian inteligencia con el enemigo, y que si los dexábamos allí y nos
partíamos sin mudarlos, que sin falta la villa se perderia. Y así
ordené aquella noche que viniese la mayor parte de mi regimiento sin
banderas, y la mayor de la caballería; y socolor de inviarlos contra
el enemigo, hacerles entrar en la tierra, por acortar camino, porque
era menester rodear mucho por otra parte, y con el crédito que yo tenía
con aquellos soldados, tuve las llaves, y estando la gente en la plaza
se puso en escuadron. Venido el dia, los soldados me vinieron á decir
que estaban muy maravillados de que aquella gente no marchaba. Yo les
invié al conde Cárlos que les diese la respuesta, y sin dársela, se
vino con ellos á mi casa, por estar yo mal dispuesto, díxele que sería
bueno desengañarlos, y así lo hizo, diciéndoles que no era la gente
que estaba en la plaza la que habia de salir, sino los que tan mal se
habian gobernado como ellos. Respondiéronle que pues habian de salir,
que fuesen de su regimiento ya que con él habian pasado muestra, que
es el mesmo que llaman de Gheldres, que á mi venida en Frisa invié
á Brabante por su mal gobierno, con la caballería de Schenck y los
hombres de armas, y despues el regimiento fué dado al conde Cárlos,
el cual los aceptó en el suyo, con no haber sido de él ántes, y luégo
habiéndolos hecho sus procesos, mandó ahorcar algunos de los más
culpados, y otros se echaron por las murallas huyendo; y aquel mesmo
dia hizo salir fuera de la villa á los demas, y que caminasen con mi
regimiento, poniendo una compañía del suyo, que era de Tisilinghe y la
coronela mia, y al Tisilinghe por gobernador. En toda nuestra gente de
guerra crescia la necesidad y con ella la desobediencia, y no sabiendo
qué hacerme de ella, propuse, tomando conmigo la que el país podia
sustentar, que la demas fuese con el conde Cárlos á Brabante, so color
de inviarle con más seguridad. Habíase ya partido Mons de Altapena
con su compañía de lanzas con poco gusto, por haber entendido que sin
avisarle le habian quitado el gobierno de Breda. Invié con el Conde
la mayor parte de mi regimiento y todo el del Conde de Rinamburg,
quedándome con el del Baron de Billí, con el cual he tenido particular
cuenta, dándole lo mejor que habia en todo este gobierno, por respecto
de su coronel, y merecerlo ellos por ser tan buenos soldados. El
Conde se fué, y yo me volví á mi gobierno á Oldenzel, alojando este
regimiento en aquellos contornos, y de allí vine al castillo de
Lynghen, donde dexé empeñadas mi mujer é hijas por la pólvora que me
habian dado. Y aquí me dixo el Drosarte de Covorden que la villa de
Steenvick estaba tan mal reparada que fácilmente se podia entrar en
ella, dándole una escalada. Y siendo necesario ántes de intentarlo
saber la hondura del foso (que el Drosarte no lo sabía), empleé una
mujer, la cual yendo al rededor, desde el camino iba mirando que no la
viesen, echando dentro su capelo como que el viento se le llevaba, y
así entró y tomó la hondura que tenía sin ser vista, que no llegaba
á la rodilla. Determiné de sacar la gente de las guarniciones, y que
Tassis fuese á la empresa, y como estaba reposada, iba de buena gana,
aunque caminando por agua algunas veces hasta la cinta, y acertó á ser
una noche oscura, y por la mesma parte que la mujer habia reconocido,
le dió asalto y la tomó. Y por la obligacion que tenemos de venerar
las imágines de los Santos escogidos de Dios, diré lo que aquel dia
sucedió. Estando la villa de Hasselt entre la de Steenvick y de Svuol,
la cual se mantenia todavía secretamente en la religion católica,
conservando las iglesias enteras y adornadas, sin recibir guarnicion
de una ni de otra parte, los enemigos, por asegurarse de ella, la
hicieron una emboscada, y con ella tomaron la puerta y entraron
dentro, y para el efecto habian ido dos capitanes de la guarnicion
de Steenvick con algunos soldados suyos, y despues de haber dexado
guarnicion y roto las iglesias, tornaron á inviar sus soldados, y
ellos, tomando las casullas y cruces de las iglesias, y la imágen de
la Santísima Vírgen Madre de Dios y la de San Juan, que estaban al
pié de un gran Crucifixo, entraron en procesion de aquella manera en
la villa de Steenvick, al rededor del terrapleno, y en el mismo lugar
por donde fué entrada la tierra las pusieron en la muralla, diciendo
con escarnio á las imágines que guardasen bien aquel portillo, miéntras
ellos iban á hacer buenaxera de lo que habian ganado en Hasfelt; mas
fué Dios servido (en venganza de su Santísima Madre, por el escarnio
que se hizo á su imágen) que por aquella mesma parte se volviese á
ganar la tierra, sin pérdida de ningun soldado, ni haber costado á su
Majestad más de cuarenta tallares, que se dieron á la buena mujer y á
su marido. Como supe lo sucedido, acudí luégo allá, llevando conmigo al
consejero George Wetendorp, del Consejo de Frisa, y á Hoctendorp, del
de Overissel, á poner de allí contribucion de todo lo que se pudiese de
la parte de Frisa, para sustentar la guarnicion que allí estuviese de
caballería é infantería; de donde se ha sacado gran cantidad de dinero,
en provecho de su Majestad, que les ha sido descontado á los soldados.
Púsose un recibidor que daba cuenta de todas las contribuciones al
Presidente y Consejo de Frisa. Tambien con amenazas y obras malas,
que se hacian á los frisones, hice que los que estaban en contribucion
pagasen las rentas reales en mano de Wetendorp, entónces recibidor de
su Majestad, y así fuí el primero que puso el país en contribucion en
provecho del Rey, que de ántes no se hacia. Procuré hacer lo mesmo en
el país de Gruninghen, y tratándolo con los offemans en la cámara que
llaman del Rey, que son los burgomaistres sacados del magistrado, que
con el gobernador administran la justicia del país, y con el mejor
modo y razones que pude les propuse que permitiesen que el comisario
ó otro de la parte del Rey recibiese lo que se sacase del país. A que
me respondió el burgomaistre Wifringa (que era uno de los offemans)
con su acostumbrada arrogancia, que si el Rey queria tener cuenta de
dineros, que los inviase, pues que no tenía que hacer con el que se
sacaba del país de Gruninghen, que á ellos les tocaba. Esta tierra
de Steenvick, miéntras ha estado por de su Majestad, ha hecho mucho
daño al enemigo, gobernándola lo más del tiempo Antonio de Coquela,
teniente coronel de Mons de la Mota, hombre de mucho valor y gobierno.
En esta sazon, estando yo en Oldenzel, se hizo la presa de Zutphen
de esta manera. Habiendo los soldados del Baron de Anholt tomado dos
de la guarnicion de ella, no queriéndolos rescatar su capitan, se
resolvieron de hacer que aquella tierra viniese á manos de su Majestad.
Y habiéndome traido algunos que me dixeron de la manera que se habia
de hacer, no fiándome mucho, invié con ellos al capitan Tissilinghe,
el cual, reconociéndolo, me dixo ser como los soldados decian. Dexélo
resfriar por un poco de tiempo, porque Mons de Nienoort, caballero
del país de Gruninghen que servia á los Estados, les prometió que
permitiéndole levantar cuatro mil hombres entraría en aquel país y
le sustentaría, haciéndome la guerra sin gasto suyo. Y avisado yo
de esto, habia inviado á Tassis con la mayor parte de su regimiento
y de otros que estaban conmigo, á guardar el país y los diques por
donde el Nienoort podia acometerle con sus navíos. Los de Gruninghen,
queriendo usar de la autoridad que siempre han pretendido tener con
sus gobernadores, volvieron á inviar á Tassis con la mayor parte de
la gente que yo habia inviado, dexando la ménos útil para lo que se
pretendia, y llegaron á tiempo que Tissilinghe era vuelto de reconocer
á Zutphen; y así invié á Tassis á hacer la empresa, la cual se executó
de esta manera. Siendo la villa cercada de altas murallas de ladrillo
á lo antiguo, tenian hecha delante del foso viejo otra fortificacion
de tierra con sus baluartes, el uno junto á los molinos, el cual tenía
un cuerpo de guardia que podian estar en él veinte y cinco ó treinta
personas, y entre la primera y segunda puerta habia otra que iba á dar
á este baluarte; y fiándose de la primera, no ponian guardia en la
primera fortificacion; no cerraban aquélla, ni ménos proveian aquel
cuerpo de guardia, por no tener sino una compañía de infantería, con
los vecinos; y así, arrimando una escalera por defuera al baluarte (que
aunque nuestra gente hacia algun ruido, no se podia sentir por ser
el del agua de los molinos mucho mayor, ni teniendo foso, por causa
del molino y de un riachuelo que por allí pasaba), se metieron en el
cuerpo de guardia hasta treinta hombres escogidos en toda la tropa,
que eran los que podian caber, y Tassis, con toda la demas infantería,
se metió en unos fosos cerca de la puerta, por donde D. Fadrique de
Toledo la batió y tomó el año setenta y dos. Dexó la caballería que
llevó en un bosque algo apartado, porque no se oyesen los relinchos
de los caballos, y siendo de dia, los de la villa salieron á abrir la
puerta como acostumbraban, y al punto los nuestros, que estaban en el
cuerpo de guardia, fueron á buen paso á la que iba donde ellos estaban,
que era entre las dos de la villa, y repartiéndose, los unos fueron á
acometer á los que fueron á abrir la primera, y los otros á los que
guardaban la segunda, acertaron á matar al que iba á echar el rastrillo
segun yo les habia ordenado que hiciesen, y poniendo guardia en él se
apoderaron de la puerta; los que habian salido á reconocer, viendo ser
acometidos por las espaldas, y Tassis, oyendo el ruido, embistiéndolos
por delante, se huyeron al rededor de la tierra á la campaña. Tassis
no hizo caso de seguirlos y fué á ayudar á los nuestros que todavía
peleaban á la segunda puerta, y como llegó, se entró del todo, y
fueron siguiendo á los enemigos hasta otra puerta antigua, adonde los
soldados y burgeses que habian corrido á la arma hicieron un poco de
resistencia, y habiendo acudido la caballería que habia dexado en el
bosque al ruido del pelear, todos juntos entraron en la plaza, adonde
hubo poca resistencia, y así del todo se acabaron de apoderar de la
villa.

Habiendo yo dado órden á Tassis que si entraba dentro, á la mesma hora
pasase á la otra parte del rio y hiciese una trinchea, aunque fuese con
las dagas ó uñas, y que pusiese guardia en ella, porque el enemigo no
se amparase en aquel puesto, ocupado en el saco se descuidó de hacerlo,
dexándolo para la mañana. El conde Herman de Berghes (que servia á
los Estados) hallándose por allí con gente, vino y ocupó el sitio que
yo deseaba que Tassis tomára, adonde hicieron un fuerte, que despues
por mantenerle costó tanta sangre y trabajo como adelante diré. Por
este descuido de Tassis se verá que en las cosas de la guerra, las
que se pudieren hacer hoy no se han de dilatar para mañana, porque
pequeños descuidos traen consigo tan grandes inconvenientes, como he
dicho que habemos tenido, y la diligencia cierto es madre de todo buen
suceso en semejantes casos. Luégo que supe esto, ordené á Tassis que
se quedase allí por gobernador con alguna parte de la gente, y que
la demas se me inviase luégo. Comencé á caminar hácia Gruninghen, por
haber entendido que el de Nienoort se habia embarcado con la gente que
habia levantado para el efecto que he dicho, y en el camino supe que
habia tomado un dique entre Delfezijl y Reyden, en un lugar llamado
Oeterdam, y cortándole de repente se reparó en aquel lugar, adonde
acudió Mendo con mi compañía de caballos y la del capitan Willers, no
pudiendo la infantería caminar tanto como ellos, que iban en navíos
por agua. Yo me dí toda la prisa posible para llegar á Gruninghen,
y fué tanta que todos los caballos de mi coche murieron del trabajo
que por la diligencia hecha pasaron; luégo me partí para donde estaba
el enemigo, y poniendo la gente en los puestos que me parecieron á
propósito para estorbar que no entrase más adelante en el país, ni
trabajase tan á su salvo en el fuerte que hacia, y por no tener él
toda la comodidad que era necesaria para entretener sus soldados y
sustentar la fortificacion, se le desmandaban y tomábamos muchos de
ellos, á los cuales mandaba ahorcar luégo á la hora delante de su
fuerte y echar en la mar, sino era á los de las compañías viejas, que
con ellos venian algunos, y á éstos los dexaba ir por su paga, cosa
que daba grandísimo descontento á los demas; híceles poner al rededor
de su alojamiento algunos billetes en que les decia que hombres que
no tenian sueldo, no merescian ser tratados como soldados, sino como
ladrones, que el nombre del soldado venía del sueldo, y el que carecia
de él no era soldado, que el que quisiese venir al servicio del Rey,
sería bien venido, y el que irse á su tierra, se le daría pasaporte y
dinero para su camino; muchos vinieron y los más de ellos se fueron
á sus casas, con la comodidad que yo les habia prometido y dado. Yo
procedia haciéndoles la guerra más rigurosa que podia, procurando
deshacerlos por aquella via, no pudiendo por otra. Sucedió despues
que el de Nienoort, viendo lo que pasaba de su gente y el poco medio
que tenía para sustentarla, se determinó de entrar dentro del país,
el cual, por las grandes aguas que caian, siendo el mes de Octubre y
el tiempo tal, que con gran trabajo pude inviar tras él alguna gente,
habiendo de ir por caminos profundísimos los dos, y él caminaba por
el dique adelante hasta llegar á Wischoten, adonde dexó parte de
su gente, y con la demas fué en persona á poner en contribucion la
señoría de Wedden, que es del Conde de Arambergh, no sabiendo que los
nuestros les seguian. Llegaron á Winschoten, y sitiaron en una iglesia
la gente que el Nienoort habia dexado en ella. Y como él, volviendo
de Wedden, supo lo que pasaba, viendo que le habian tomado el camino,
rodeando por los prados adelante, vino á salir al mesmo puesto, donde
en tiempo del Duque de Alba el Conde de Arambergh fué roto con el
tercio de Cerdeña, pensando por aquella parte entrar dentro. Nuestra
gente le salió al camino y le rompieron, dándole un arcabuzazo en una
pierna, que le estorbaba el caminar. Mas viéndole allí un hijo suyo que
estaba cerca, se abrazó con él diciendo que no le desampararia hasta
la muerte; y permitió Dios por su buen celo que nuestros soldados,
que estaban más cerca de él, tomaron una bandera, y poniéndose en
contienda sobre ella, dieron lugar á que el hijo pudiese salvarle,
aunque llevándole recibió tambien otro arcabuzazo; metiéronse en la
iglesia con los que de aquella refriega habian escapado, y nuestra
gente se descuidó aquella noche, y fué tan escura que se pudieron
salir sin ser sentidos, tomando el dique que va á Bellinwolde, y de
allí á Hoguebond tierra del Conde de Emden, donde el dique se acaba;
embarcáronse aquí, y volviéndose á su fuerte sin haber efectuado cosa
de lo que pretendian, padre é hijo, que iban mal heridos, murieron en
él miserablemente, siendo ambos merecedores de muerte más honrada y en
mejor ocasion y parte, el hijo por haber mostrado tan honradamente la
aficion y obligacion que tenía á su padre, y el padre por ser caballero
real, afable, de tanta cortesía y buenas partes, como se pudiera hallar
en toda esta provincia, el cual, por sus deudas y mal tratamiento que
los de la villa de Gruninghen le hacian, fué forzado á declararse por
enemigo del Rey y serlo de ellos. Era hombre que se trataba con tanta
grandeza, que comia á la real, con música, por lo cual vino á ser tan
pobre, que al tiempo de la muerte dicen que no tenía siquiera un poco
de cerveza que beber. Y con su fin se huia mucho más la gente que él
habia traido. Y así los Estados se resolvieron de sacar la poca que
quedaba y mantener ellos el fuerte, como lo hicieron, fortificándole
con mucha costa, por batir la mar en él, que cada tormenta le hacia
mucho daño, y por estar en tal parte era inacesible. Hícele algunos
fuertes al rededor para estorbarles la entrada en el país del Holdam,
territorio de la villa de Gruninghen; y hallándome un dia en uno de
estos fuertes, vinieron algunos navíos cargados de municiones á entrar
en el del enemigo, los cuales por falta de la marea se quedaron junto á
él en seco. Y considerando yo, por el viento que hacia, que pegándoles
fuego se podian tambien quemar las barracas de los soldados, que
eran de paja, les batí con dos medios cañones que estaban en nuestro
fuerte, para que viniendo la marea se hinchiesen de agua y no pudiesen
entrar en el fuerte, y á la baxa marea acometerlos; y en siendo de
noche invié al de Rinavelt, á cuyo cargo estaba el fuerte donde yo me
hallaba, para que con una parte de soldados alemanes tomase la marina;
y los valones, por junto al dique donde habia una cortadura, ganaron
los navíos y pusieron fuego al más cercano, y si en aquel punto no se
mudára el viento en contrario, sin duda se pegára fuego al fuerte y
se ganára, no pudiendo estar el enemigo á la defensa, por estar las
barracas pegadas al parapeto, no temiéndose de ser acometidos por mar.
En este tiempo su Alteza me escribió que inviaba al regimiento de Mons
de la Mota para que sirviese aquí, que por algunas causas entónces la
Mota no estaba en su gracia y queria alexar de sí su regimiento, más
por esto que por asistirme. Fué necesario partirme para hacerle pasar
el Rin, y con él las compañías de mi regimiento que yo habia inviado
con el Conde Cárlos, la de la guardia del Conde Mansfelt, la de Mons
de Teves y la de Mario Martinengo. Hallándome con pena de no poder
entretener esta gente, porque las contribuciones que se sacaban no
eran suficientes, ni nunca lo han sido tanto que pudiesen sustentar la
cuarta parte de ella por más diligencia que se hiciese en buscarlas. Y
así me resolví, ya que no podia sacar más sustancia de mi gobierno, de
entrar en el de Gheldres, en el país de la Veluva, pasando el rio por
Zutphen, y así, aunque era invierno y hacia mal tiempo, lo puse por
obra, caminando con la gente nueva que habia venido, y la demas que
pude juntar. Tenian los enemigos un navío armado en el rio, á media
hora de camino, tomando más alto el ponton de la villa, y habiendo
puesto una cuerda más abajo de donde estaba este navío y más arriba de
la villa, comencé á hacer pasar la gente, y ántes que fuese de dia,
habia pasado una parte; y los del navío, viendo que habian pasado,
y la cuerda en el rio, dexaron colgar una áncora para llevársela
consigo; yo, temiendo esto, hice soltar de un lado la cuerda, y como
hubo pasado el navío, torné á tirarla, y acabé de pasar la gente que
quedaba, la cual se fué al país llamando á los villanos que viniesen
á contribucion, sin hacerles otro daño. Yo me volví á la tierra, y
con la guarnicion de ella, y alguna más de la que habia traido, sitié
el fuerte. Este paso se hizo el dia de los Reyes, viniendo el rio tan
crecido, que entró en el fuerte por estar en parte baxa, haciéndome
retirar de las trincheas y forzado á los soldados, no pudiendo estar
en sus barracas por ir creciendo el rio de hora en hora, á meterse
encima del terrapleno, y viendo que no podia acometerle de otra manera,
me fuí á la tierra, de donde con la artillería les hice mucho daño,
y así se rindieron á mi voluntad, y quitándoles tres banderas y las
armas, los invié el rio abaxo á Deventer. Todavía crecia el rio, de
manera que habia entre la villa y lo seco, donde las barcas iban á
llevar las vituallas, una hora de camino. Nuestra gente caminó hácia
Utrecht, y puso tanto espanto allí y en Holanda, que el Príncipe de
Orange hizo juntar toda la gente que pudo de Bravante y otras partes,
é invió al Conde Holac, al Conde Herman y á sus hermanos contra la
nuestra. Sabido esto, la invié á llamar, y como no era posible volver
á repasar por haber crecido tanto el rio, se puso á la lengua del
agua. Los enemigos se juntaron y vinieron hasta Arnem, y alguna de
su infantería se amotinó contra el Conde Holac, amparándose en una
casa, donde el Conde con la demas gente los sitió, y rindiéndosele,
hizo ahorcar á algunos de ellos, y luégo comenzaron á marchar contra
nuestra gente, con órden de pelear con ella. Quiso Dios que en este
tiempo comenzó á baxar el rio, y un soldado de los nuestros, caballo
ligero, se metió á nado por él, buscando paso, y vino hasta el fuerte
donde yo estaba entónces para el mismo efecto; hallóse el paso,
aunque malo, y así ordené á nuestra gente que á la mesma hora se
viniesen adonde yo estaba, haciéndolos guiar por los mesmos que habian
reconocido los pasos, y así se vinieron derechos al fuerte, estando
ya el enemigo á vista de ellos, tan superior de gente, que traia bien
cuatro para uno. El Príncipe de Orange, habiendo entendido lo que
sucedió, invió al Conde Holac á sitiar el fuerte y tomarle si pudiese,
porque no queria que nuestra gente entrase á inquietarle en Holanda;
y así como acabó de baxar el rio, el Conde se acercó para hacerlo.
Yo, dexando al Tassis toda la infantería que pude, y desiñándole unas
alas para asegurar más el fuerte, y el paso de la villa á él, porque
si no se hiciera se arrimara á él de manera que nos fuera imposible
la entrada y la salida de él; y que el un cuerno de estas alas se
diese á los capitanes de mi regimiento, y el otro á los de Mons de la
Mota, con ayuda de algunas picas alemanas; en cada parte trabajaron
estos soldados tan animosamente, y el Conde venía tan poco á poco
aguardando sus comodidades, que ántes que llegase estaban ya las alas
en defensa. Acometiólas, y plantó artillería á la de Mons de la Mota,
y á la de mi regimiento vino con zapa y mina, lo cual podia hacer
fácilmente por ser el foso seco y arenisco. Yo me fuí á Oldenzel para
proveer lo necesario, é invié á decir á Tassis que hiciese una mina
que saliese al foso, para poderle mejor defender. El Conde batió la
ala que llamaban de la Mota y se llegó con trincheas hasta el foso,
y allí, con la grande comodidad de faxina que tenía, quiso henchirle
y dar el asalto, y ansí comenzó á echar faginas dentro desde su
trinchea. Tassis, desde la mina que habia hecho, sacaba toda la que
ellos echaban, y con ella fortificaba lo batido por el enemigo, en que
hubo de ambas partes muchos muertos y heridos. Y considerando el Conde
que en las alas habia mucha gente, y que el fuerte hacia traves tanto
por de dentro como por de fuera de ellas, y que no podia dar asalto
sin perder mucha gente, se resolvió de tomarle por hambre, lo cual no
podia hacer sino sitiando la villa, que no estaba bien proveida, y
para hacerlo invió de la otra parte del rio al de Wilers, Maestro de
Campo general del Príncipe de Orange, con la caballería, que era mucha
y buena, y con ella al Conde Herman; y aunque tenian muy apretada la
villa, me aventuraba siempre á meter alguna cosa, é inviando una vez
al capitan Mario Martinengo con su compañía, llevando cada soldado á
las ancas un saco de pólvora, topó con una emboscada que le tenía hecho
el de Wilers con más de dos mil caballos; mas el capitan llevaba tan
recogida su compañía, retirándose, que no le osaban acometer hasta
que, llegando á un bosque, los soldados comenzaron á desmandarse y
separarse por él sin que el capitan lo pudiese remediar, y visto por
los enemigos, cerraron y prendieron cuasi todos los soldados sin matar
ninguno, no escapándose sino los tres oficiales de la compañía y dos
ó tres soldados que los siguieron. Contra el fuerte no hacia el Conde
otra cosa sino seguir la zapa y la mina, y los nuestros defendérsela;
y un dia, que hicieron una salida contra su artillería, rompieron la
guardia y llegaron hasta el cuartel del enemigo, donde los soldados
se pusieron á saquear, que, á no hacer más de intentar solamente la
artillería, la ganáran sin ninguna duda, y la pudieran sustentar por
estar fortificada, mas como se detuvieron, cargando el campo del
enemigo, los hicieron retirar. Hallóse en esta salida Maximiano du
Bois, capitan de caballos, á quien yo habia dexado de guarnicion con su
compañía en la villa, fué preso herido de un mosquetazo en un muslo,
de que murió despues. Conociendo el mal punto en que las cosas de
Zutphen estaban, suplicaba continuamente á su Alteza que me socorriese
con alguna gente para poder yo darle á nuestros sitiados; y así, no
hallando su Alteza otra más á la mano que la que servia en la guerra
de Colonia, invió al capitan Juan de Castilla á procurarla con el
Elector, el cual la concedió luégo, y vino á cargo de D. Juan Manrique,
cabeza de la gente de guerra de su Majestad, que servia allí, y con
ella venía tambien la del Elector. Aloxé esta gente en Winterswyck,
lugar grande junto á Bredevord y una legua de Grol, donde yo estaba, y
entre tanto que llegaba, hice aparejar los carros y vituallas que se
habian de llevar, y alguna artillería que habia sacado de Linghen. En
este tiempo el Conde y la Condesa de Berghes, padre y madre de los tres
condes, procuraban que sus hijos viniesen al servicio de su Maestad;
y su Alteza, avisándole yo dello, me lo habia remitido, y para este
efecto andaba conmigo un criado suyo, que era Drosarte de Buxmer, á
quien dixe que estaba resuelto de socorrer la tierra ó perderme, y que
creia que no sería sin pelear, que hiciese con estos señores que no se
hallasen dentro por no dificultar su reconciliacion. Respondióme que
no sabía cómo se pudiesen retirar con su honra, porque les sería mal
contado si en tal ocasion lo hiciesen, ni ménos alcanzaba qué color dar
para ello. Respondíle que diciendo que su madre los inviaba á llamar
porque su padre estaba muy malo. Ella lo hizo así, y teniendo todas
las cosas ya á punto para socorrer la tierra, comencé á marchar de
esta manera. Hice de los carros cargados de vituallas y municiones dos
hileras guiadas por dos provostes, y que los caballos de ellos llevasen
unos cabestros ó cuerdas para que, en tocándose arma, los atasen á la
trasera de los carros, cada uno al que le iba delante; entre estas dos
hileras de carros, iba primero toda la caballería, y de los valones
que habia traido D. Juan Manrique, guiados por sus capitanes, poniendo
sus banderas en el escuadron de los alemanes, hice dos mangas que
fuesen pegadas con la caballería, que iban de avanguardia con D.
Juan Manrique y Nicoló Basta, y para si fuese menester algunas picas
con ellos, hice un escuadron volante de ellas, llevando consigo dos
piezas de campaña, este escuadron iba en medio de las dos mangas de
arcabuceros, un poco atras; á éste seguian otras dos mangas pequeñas
de mosqueteros, cerca de los dos cuernos de un gran escuadron de picas
alemanas de la gente del Elector con su coronel Herlach, suizo de
nacion, delante. Tras este escuadron iba otro casi tan grande como el
de la gente de esta provincia, quedando detras otras dos mangas de
arcabuceros de la resta del regimiento de Mons de la Mota y del mio con
la compañía de arcabuceros á caballo del capitan Leecola, con órden de
ir recogiendo toda la retroguardia porque nadie se quedase atras ni
se apartase de la tropa sin órden; tambien de que, en tocándose arma,
cerrasen por detras las dos hileras de los carros y se encerrasen
dentro de la del gran escuadron de alemanes; donde el coronel Herlac
y yo íbamos, iba una culebrina reforzada de quince libras de bala que
yo habia sacado de Linghen para mejor alcanzar los escuadrones de
los Herreruelos y la demas caballería enemiga, que era mucha, pero
ménos infantería que la nuestra. Toda esta gente iba en medio de las
dos hileras de carros con la órden que he dicho, y así caminábamos
por campaña rasa hácia el villaje de Holguel. Tomé esta manera de
marchar por más segura, aunque tuviese el enemigo mayor número de
caballería, por llevar la gente junta, porque caminando por camino que
era estrecho, los carros tomáran grande espacio, y el enemigo podia
por una y otra parte hacernos daño, sin podernos socorrer los unos á
los otros, por estar alojado en un sitio donde habia mucha arboleda
y podia venir cubierto con ella hasta dar en nosotros; y por evitar
este gran inconveniente, invié al capitan Leecola con algunos soldados
sacados de todas compañías á reconocer los caminos y bosques por
donde el enemigo podia venir, dexando su compañía con su teniente, en
retroguardia para el efecto que he dicho, fué siempre caminando delante
á nuestra vista hasta llegar al villaje de Ingle, adonde encontró al
Conde Herman de Berghes, con treinta ó cuarenta caballos, que iba á ver
á su padre, habiéndole la madre dado á entender que estaba muy malo,
sin que él supiese otra causa de su llamada, ni entendido que nosotros
marchábamos; y como vió entre los soldados de nuestra tropa diversas
casacas, conoció de cierto estar allí toda nuestra gente, se volvió con
buena órden á su alojamiento y dió cuenta á Mons de Wilers de lo que
habia visto. Yo, entendiendo que habian descubierto enemigos, pensando
que eran más, habia hecho caminar apriesa los carros y los escuadrones
por ocupar el lugar que está en sitio fuerte ántes que el enemigo
le tomase. Estando allí, traté con D. Juan Manrique, Nicoló Basta,
Juan de Castilla, Suartzemburgh, cabo de la caballería del Elector,
y con el coronel Herlach, que sería bueno que dexando alguna gente
con los carros é inviando á llamar á Tassis, como ya lo habia hecho
con diligencia, con la gente que podia sacar de la villa, á recibir
el socorro y llevarle dentro; y que nosotros con todos los demas
siguiésemos al enemigo, que nuestros corredores decian se retiraba,
segun se via por los fuegos de su alojamiento; y la mayor parte de
ellos me respondieron que no eran de aquel parecer, y que mejor sería
ir derecho á la villa y socorrerla, pues habiamos venido para aquel
efecto; yo alegaba que el socorro podia marchar seguramente, ya que
nosotros habiamos de marchar entre el enemigo y él. Con todo esto y mis
ruegos, no pude hacer que se hiciese, que algunas veces en los consejos
de guerra contrarian algunos á la opinion de otros, más con pasion y
mostrar poder ó saber más, que con razon. Quedámonos aquella noche en
aquel lugar, y al amanecer llegó Tassis con la gente, y así marchamos
todos hácia la villa, y el enemigo se fué á las puertas de Deventer,
pasó el rio y juntóse con el demas exército que estaba delante del
fuerte. Ya la villa estaba á lo último de victuallas, y se hubiera
perdido si no fuera por estar los trigos en la campaña casi maduros,
que las mujeres y niños iban á cortar las espigas, con quien Mons de
Wilers usó de gran crueldad, segun se dixo, enterrando vivos algunos
y cortando á otros las narices y orejas, y así despues le pagó Dios,
como adelante se verá. Aquella noche se ordenó de dar una encamisada á
los fuertes que el enemigo habia hecho al rededor del nuestro; hacia un
tiempo muy áspero de agua, viento y escuridad, y aunque lo intentó no
pudo efectuar nada. Proveyendo la tierra de lo más necesario que habia
menester, nos volvimos hácia Grol, por no consumir las victuallas que
habiamos traido; y caminando D. Juan Manrique con la gente delante,
supo que cerca de allí habia un castillo llamado Hackfort, donde estaba
una compañía de la gente que habia quedado del regimiento de Nienoort;
se fué allá sin haberme avisado dello, pensando tomarle luégo, y no
pudo hacer más que perder gente, por no tener artillería, que la
poca que habiamos traido, se habia dexado en la tierra; retiróse y
retirámonos todos sin tomarle, pero despues, con mi órden, Tassis la
sacó, batió y tomó el castillo, haciendo matar toda la gente que habia
dentro. Don Juan recogió su gente, y yo la de mi gobierno, de donde
se retiró él hacia Colonia, y yo á Oldenzel. Los enemigos, viendo que
habiamos socorrido la villa y que en su campo comenzaba á haber falta
de todas las cosas por la muerte que entónces sucedió del Príncipe
de Orange, hicieron siete ú ocho fuertes al rededor del nuestro y de
nuestras alas, y dexándolos proveidos de gente, se retiraron con la
demas á sus presidios.

       *       *       *       *       *

El invierno entraba áspero, y nuestra gente, por lo que habia padecido
en el sitio y la extrema necesidad que pasaba, estaba muy descontenta,
por lo cual invié á llamar á Tassis para que recogiendo el trigo que
se pudiese hallar en la Tuvent, lo llevase dentro de la villa. Y
considerando que habia mucho tiempo que no llovia, y que ordinariamente
hácia la fin del otoño, como no llueva, el Rin está más baxo que en
todo el año, y por consiguiente los demas brazos de él, y más con los
vientos orientales; venido, le ordené que buscase vado, no dudando de
que le hallaria (por tener alguna experiencia de aquel rio, del tiempo
del Duque de Alba, el cual me invió de guarnicion á Deventer con el
coronel Mondragon), y hallándole, que pasase y tentase si por detras
podria ganar los fuertes que el enemigo habia dexado, y en caso que
no, se entrase por la Veluva adelante á executar las contribuciones
que habian prometido y no pagado, y para este efecto le proveí de más
gente de la que él tenía. Avisóme que habia hallado el vado, y que
pasaba y seguia la órden que yo le habia dado. Hubo dificultad en el
pasar, porque por el rio venian ya los hielos grandes, por los cuales
se perdieron algunos de nuestra caballería, la infantería pasaba en
barcas y á ancas de caballos, muy poco á poco, y con mucho trabajo.
Hacia una niebla tan espesa, que impedia que los de los fuertes del
enemigo no los viesen, mas oyendo algun ruido, inviaron cuarenta ó
cincuenta soldados á reconocer, y hallaron que los primeros de nuestra
infantería habian pasado, y que hecho fuego, se estaban calentando al
rededor de él, y por la escuridad de la niebla estuvieron muy cerca
unos de otros ántes de verse. Nuestros soldados desesperadamente
cerraron con ellos, sin capitanes, porque todos estaban de la otra
parte del rio ocupados con Tassis en hacer pasar la gente, fuéronlos
siguiendo hasta hacerlos meter en su fuerte, y con el mesmo ánimo
cerraron con él, y ayudándose los unos á los otros con las picas y
alabardas lo mejor que pudieron, le entraron, y degollaron más de cien
hombres. En aquel tiempo aclaró el dia, y los dos fuertes más cercanos
de él, viendo lo sucedido y no teniendo tanta fortaleza ni provision
de gente como el ganado, viendo que nuestra gente se preparaba para
acometerlos (que ya habia pasado alguna más y acudido á la arma con los
oficiales), alzaron los capelos para rendirse, y visto por los soldados
de los otros fuertes, desamparándolos, se metieron en otros dos que
estaban el rio abaxo. Tassis se fué á la tierra y sacó artillería y
los sitió. Entendido lo sucedido por el Conde de Murs y el Wilers,
que estaban en Arnem, con la caballería que pudieron juntar en aquel
contorno, vinieron al socorro sin infantería, por no tenerla, habiendo
perdido mucha en el sitio de Zutphen, y la que quedó inviado á reposar
y rehacerse á Holanda y á Utrecht; y así no hicieron ningun efecto, no
pudiendo pasar por no tener el hielo tanta firmeza que pudiese sostener
los caballos; y los dos fuertes sitiados, padeciendo necesidad, se
rindieron, de manera que el fuerte que el enemigo queria tomar por
batería, minas, fuerza y hambre, tomó Tassis con otros siete ó ocho,
de aquel modo. Hecho esto, los del país vinieron en contribucion y
púsose un recibidor para ella á voluntad de Tassis, que yo no me
quise entremeter en ello, por no ser de mi gobierno. Avisé de todo
lo sucedido á su Alteza, suplicándole mandase poner una persona para
esto, y el caballero Cicoña invió por recibidor al comisario Gramay,
que lo ha manejado hasta la fin, sin que entrase en mis manos un
solo real, ni por mi órden se distribuyese, que es bien al contrario
de lo que despues dieron á entender á su Alteza, diciendo que yo en
aquellas contribuciones me aprovechaba de cuarenta ó cincuenta mil
tallares cada mes; y despues se averiguó que ántes habia yo prestado al
recibidor para deshacer las trincheas y fuertes que los enemigos habian
hecho al rededor del nuestro. Y de esta manera es cuanto me van ahora
calumniando de las contribuciones de Frisa, de las cuales y de todas
las demas que se han sacado en todo mi gobierno ha habido recibidores
puestos por los mesmos del país; y si alguna cosa yo he tomado de su
mano, ha sido de las contribuciones que vienen del enemigo, ganadas
á fuego y sangre, y esto con órden de mi general, dadas al comisario
Francisco Vazquez de Umaña, que aquí tenía los libros del sueldo del
Rey, donde está escrito, y así se hallará que nunca he tocado á las
contribuciones, que no haya sido para el puro servicio de su Majestad,
al cual yo he acudido con mi persona y hacienda, ordinariamente sin
hacer falta, y no lo he dexado en las ocasiones urgentes, como lo
han hecho mis secretos émulos, que algunos de ellos nunca se han
hallado en ninguna, ántes ofreciéndose, han buscado que negociar en
esa Córte por huir de ella. He hecho esta pequeña disgresion por ser
lo que digo la causa de mi discurso, no por hacer historia, sino por
mi justificacion y descargo, y así va con más verdad que adornado de
estilo. Tornando pues á lo de Zutphen, digo, que despues de sucedido
lo que ántes dixe, no se entendia sino en proveer aquella tierra,
que se hacia con gran trabajo, por haber metido gran guarnicion el
enemigo en Locchun y Desburg; y estando yo en la villa de Oldenzel,
vinieron el conde Herman de Berghes y su hermano Oswolt al servicio
del Rey, habiendo ántes tomado licencia y pasaporte de los enemigos,
segun el concierto que yo habia hecho con ellos; y tenian tanto deseo
de servir á su Majestad, que me importunaban cada hora que les tomase
el juramento de fidelidad, lo cual por cortesía deferia yo, hasta
que su Majestad los proveyese de algun cargo; y ellos me han hecho
siempre merced de darme crédito en cuanto les he aconsejado, y así los
he siempre servido fielmente; llegaron á Oldenzel con peligro de los
enemigos, que sabiendo que habian de hacer este viaje, los pusieron
emboscada en el camino. Significando yo á su Alteza que la villa de
Zutphen era la verdadera entrada para la Holanda, y siendo aquella
provincia el nido de los rebeldes, si deseaba ver el fin de la guerra,
entrase en ella, y que para hacerlo con más comodidad sería necesario
tomar la villa de Arnem, que era fácil de hacer por estar señoreada
de montañas y haberse las villas de Nimega y Desburg, vecinas á ella,
reducido entónces al servicio de su Majestad; incitado de esta manera
su Alteza y pareciéndole bien, quiso ántes mi parecer por escrito. Con
esto fué y vino muchas veces el capitan Frias, el cual, á lo último, en
la negociacion y viajes, se perdió y estuvo mucho tiempo en prision.
Al fin se resolvió ántes de intentar á Arnem de inviar al conde Cárlos
á sitiar la villa de Grave, y entre tanto invié á Tassis á hacer un
fuerte junto á la villa de Arnem, adonde se divide el rio Isel del
Rin, á la punta de los dos rios llamada Iseloort; hízole, aunque no muy
perfecto, si bien tal que daba mucho estorbo al enemigo, y estándole
haziendo, salieron los de Arnem á escaramuzar con los nuestros, y
Anníbal Gonzaga, á quien se habia dado la compañía de Maximiano du
Bois, acompañado de infantería, cerró con los enemigos y los rompió y
mató algunos, y entre ellos quedó por muerto medio desnudo el Conde de
Solms, ahora por los Estados gobernador de Celanda, que retirándole
los de Arnem, le curaron con cuidado y teniendo más de cincuenta
heridas, las más de ellas mortales, segun me han dicho, sanó, y no
es la peor cabeza que los Estados tienen hoy en su servicio. Habíase
resuelto su Alteza, como ganase á Grave, de venir en persona con el
exército á Nimega, y que Tassis y yo con la gente de esta provincia nos
llegaríamos á la villa de Arnem y haríamos un fuerte cerca de un molino
de viento que estaba el rio abaxo, y que él vendría de la otra parte
por la Veluva. En este tiempo proveyó su Alteza á Mons de Altapena del
gobierno de Geldres, concertámonos los dos de juntarnos en Zutphen
para buscar medio de entretener aquella guarnicion. Y partiendo yo de
Gruninghen para este efecto, llegué á Zutphen con los condes Herman
y Oswolt, y avisé á Mons de Altapena de cómo habia llegado allí,
rogándole que viniese porque tenía necesidad de volverme luégo á Frisa.
Respondióme, en lugar de venir, que era necesario que me llegase yo
allá, con toda la gente de guerra que habia traido conmigo y la más
que pudiese sacar de Zutphen, porque el coronel Schenck y el Conde de
Murs habian sitiado un fuerte y le batian. El coronel, hombre de poca
conciencia y acostumbrado á rapiñas, habia dexado el servicio de los
enemigos y venídose al del Rey, como queda dicho, habiendo hecho ántes
obras de sus manos y apoderádose de la señoría de Bliembek, quitándola
á un pariente suyo legítimo heredero de ella que la poseia; y así por
lo que habia hecho con sus compañeros, como por mantener esta tiranía,
se vino al servicio del Rey. Y su Alteza le empleó en el socorro que
se invió al Conde de Rinamburgh ántes que yo viniese á Frisa; peleó
en el camino con el Conde Holac, y sucedióle bien, y así le hallé en
Frisa cuando fuí á gobernarla, adonde su Alteza le invió á llamar
para el sitio de Tornay, con la corneta de Adam Vanlanghen, haciéndole
coronel de mil caballos; mas él y sus soldados se gobernaron tan mal
en aquella jornada, que le despidió la gente, dexando en servicio al
dicho Vanlanghen, de que se resintió mucho, por ser el primero desgusto
que recibió. Tenía en Bliembeck una compañía de arcabuceros á caballo,
con la cual se hacia contribuir de todos los alrededores, y venía
conmigo algunas veces con ella á los socorros cuando el enemigo tenía
sitiado á Bronckorst. Los de Nimega, ántes de su reduccion al servicio
del Rey, todos los soldados que le tomaban, luégo se los ahorcaban,
y por esta causa era enemigo mortal de la villa; y por hacerla mayor
despecho hizo un fuerte en el rio Wael, que pasa por ella, con que la
impedía la navegacion. Cuando este fuerte se hizo, ya la villa trataba
de reducirse, como lo hizo, mandaron romper el fuerte, y pareciéndole
á él que habia sido causa de la reduccion de la villa á su Majestad,
pretendia el gobierno, no sólo de ella, mas de toda la provincia de
Gheldres. Dióle su Alteza á Mons de Altapena, y á él ni aquello ni
ménos el regimiento del Baron de Anholt, que tambien pedia; y el
caballero Cicoña le quitó las contribuciones que él habia puesto en los
países, por lo cual le fué fuerza despedir la compañía que tenía, y él
se fué al sitio de Ambers, donde estaba su Alteza, á procurar que le
diesen algun cargo ó entretenimiento, contentándose con una compañía de
caballos y servir aquí en Frisa. Lo cual tampoco no hubo lugar, pero
diéronle cien escudos de entretenimiento. Mas no satisfecho de esto,
trató secretamente con el Conde de Murs de volverse al servicio del
enemigo, y así lo hizo, adonde prosiguió la enemistad que con la villa
de Nimega ántes tenía, y lo mesmo contra Mons de Altapena, por haber
alcanzado el gobierno que él pretendia. Y la primera cosa que despues
siendo enemigo hizo, fué sitiar este fuerte por hacerle despecho.
He dicho todo esto de él, porque á las personas tales, aunque sean
viciosas y de mala vida, siendo hombres de guerra y de efecto, no los
deben poner en desesperacion, porque con ella hacen mucho mal, como él
hizo: y así los condes de Berghes y yo volvimos en gran diligencia al
socorro de este fuerte, dexando todo el bagaje é impedimento atras;
y yo iba con tanta más voluntad, por haber tenido dos ó tres dias
ántes carta de su Alteza, con órden de que procurase en todas maneras
de sacar al Schenck en campaña y pelear con él; y como se ofrecia la
ocasion de efectuar lo que se me habia mandado, apresuré el camino y
fuí derecho á Iseloort, donde habia gente nuestra, y pasando el Rin,
llegué á Huessen, villa del Duque de Cleves en la Wethua; y caminando
hácia Nimega, vino á encontrarme Mons de Altapena, avisándome que el
Conde de Murs y Schenck se habian retirado sabiendo mi venida y dexado
el fuerte; rogándome con mucha instancia que me llegase á Nimega,
dexando la gente que yo traia al rededor de aquella villeta, junto á
la cual tenian los enemigos un fuerte á la orilla del rio, el cual
él y los de Nimega me rogaron que ántes que me volviese con la gente
le tomase, ofreciendo que me darian artillería y municiones. La que
me dieron era suficiente, pero la pólvora tan poca, que no me atreví
á batirle. Reconocíle, y vi que por la zapa vendriamos más presto á
ganarle que por batería, porque aunque estaba hecho con mucha faxina
y árboles, el foso era seco ó con muy poca agua y arenisco, y que
zapando lo que habia desde la agua hasta la faxina, vendria todo á
caer abaxo. Invié á Tassis por una parte, para que guiase su trinchea
derecha al fuerte, y yo con los Condes por otra, y cuando venimos
con nuestras trincheas á entrar en el foso y á zapar lo que he dicho
que habia de la agua á las faxinas, se rindieron los del fuerte, y á
la entrada del foso dieron una pedrada al conde Federico, que habia
venido de Buxmer á ver á sus hermanos, y entre ellos cayó sin habla,
de suerte que pensamos ser muerto, y mataron al capitan Claraute del
regimiento de Mons de Billí, hombre de valor y de virtud. Yo tenía por
cosa cierta que Schenck viniera á socorrer este fuerte, pues estaba en
Arnem, que no está más de allí de una hora de camino, y tenía consigo
toda la gente con que habia sitiado el fuerte de Nimega; no vino ni
supe por qué. Y tratando con Mons de Altapena del entretenimiento de
la gente de la guarnicion de Zutphen, que era la causa de mi venida de
Gruninghen, me dixo que era necesario entrar en la Veluva á executar
las contribuciones y á procurar sacar más. Respondíle que tenía mucho
que hacer en Gruninghen, que aunque la Veluva era de su gobierno,
le sirviera en aquello de muy buena voluntad, pero que era fuerza
partirme. Pidióme la gente y á Tassis para hacerlo, concedíselo, y
partíme para Oldenzel, y Tassis entró hácia Utrecht para el efecto. El
Conde de Murs, Schenck y Mons de Wilers, gobernador que era del país
de Utrecht, juntaron sus fuerzas y fueron contra él. Tassis llevaba
la mejor y más experimentada gente que el Rey tenía en estas partes,
así caballería como infantería, y lo mostraron bien, porque estando
alojado junto á la villa de Rhenen, en un villaje llamado Hameronghen,
adonde de improviso acudió el enemigo, hallándole con la caballería
separado de la infantería, y pareciéndole buena ocasion, dexó tambien
su infantería atras y acometió á nuestra caballería. Valióle á Tassis
mucho el consejo que yo le habia dado, que si viniese á pelear, tuviese
un cuerpo entero de caballería para acudir á las necesidades; que esto,
despues de Dios, fué causa de la victoria. Rota esta caballería con la
nuestra, y la infantería, que ya llegaba, cargaron en la infantería del
enemigo, de manera que pocos soldados de ella quedaron vivos. El Conde
de Murs y Schenck se escaparon, y el de Wilers quedó preso, con quien
en nuestra joventud habia yo tenido estrecha amistad, y así le compré
de los soldados que le habian tomado y le traxe conmigo, y despues su
Alteza me hizo gracia de permitir su rescate, que fué dándome doce mil
florines. Despues de esto sucedió que inviando el conde Guillermo de
Nassao dos compañías de caballos, una de arcabuceros y otra de lanzas
(de esta era capitan Mons de Bordas, caballero frances, y de la de
arcabuceros Bernalt Cessin) á tomar las vacas de la Drent, y tocándose
arma en Steenvick, donde estaba mi compañía de lanzas, con ella y
algunos garabies del regimiento de Mons de la Mota, saliendo Mendo á
ellos en un paso estrecho, los acometió y rompió, prendiendo al capitan
frances mal herido, de que murió despues, que el conde Guillermo lo
sintió mucho. Siendo este invierno grandes las heladas, los de Frisa no
querian pagar las contribuciones, como siempre han hecho, si no es á
fuego y á sangre; ofreciéndose esta ocasion, invié á Zutphen á llamar á
Tassis, ordenándole que traxese la más gente de aquella guarnicion que
pudiese, y á los dos hermanos condes de Berghes, á Mons de la Coquela
y á Mons de Rinavelt, y que juntos entrasen en Frisa á executar las
contribuciones, como lo hicieron. Los enemigos, temiéndose de esto, se
habian juntado con mucha cantidad de trineos, con los cuales llevaban
parte de su gente y vituallas. Tassis, sin saber esto, quiso entrar
en la Bildt, que es un pedazo de tierra de aquella provincia ganado
de la mar con diques, y la gente que habita en ella muy rica. Mas
como comenzaba á deshelar, le fué necesario dar la vuelta, y de manos
á boca topó con el enemigo que le venía siguiendo, el cual, como vió
volver los nuestros, se apoderó del Cassar Huysum, junto á Liewerdt.
Tassis se puso al rededor de este lugar con la caballería, y los demas
acometieron al enemigo dentro de él, y le deshicieron, matándole
mucha gente, y tambien hubo algunos heridos y muertos de nuestra
parte, habiéndose peleado bien de ambas. Y habiendo el Conde Hoswolt
muerto y quitado la bandera á un alférez del enemigo, el pobre señor
volteándola, con el contento de lo que habia hecho, se la revolvió
el viento á la cabeza, y uno de los nuestros, pensando ser enemigo
segun dicen, le dió con una pica ó alabarda por el colodrillo y le
mató. Fué muy sentida su muerte, porque daba esperanzas de venir á ser
grande hombre, por ser muy diestro á caballo, de gran valor, bondad
y discrecion. Murió tambien el capitan Enrique Wandelde, muy buen
soldado nuestro. Y porque deshelaba mucho, se dieron priesa á volverse
á Gruninghen, adonde yo estaba, trayéndome preso á Steynmalts, teniente
del conde Guillermo, que era el que gobernaba la gente enemiga, hombre
muy noble, vasallo del Rey de Dinamarca; y dos ó tres dias despues vino
allí un mensajero, no sabiendo lo sucedido, que iba en su busca á Frisa
con carta del Rey y otras de su padre, parientes y amigos, las cuales
abrí por la ocasion que diré; pero la del Rey, por su respeto, se la
invié cerrada, y leyéndola, me la volvió luégo abierta, la cual ni las
demas no contenian otra cosa sino que se volviese luégo á Dinamarca,
porque el Rey tenía necesidad de su persona. Corria entónces fama por
las villas marítimas de Alemania que este rey, incitado de algunos
príncipes y señores della pretendia la corona imperial, y quitarla al
que la tiene. Y pensando por esta via saber algo de ello, le invié este
prisionero sin ningun rescate, escribiéndole que por no estorbar su
servicio, ni el bien ni acrescentamiento de aquel caballero teniéndole
preso, en viendo su real carta, se le inviaba, porque otro ninguno
le diese libertad sino su Majestad, suplicándole que recibiese aquel
pequeño presente del menor ministro y vasallo que el Rey, mi señor,
tenía. El caballero se presentó al suyo, así preso como iba, y dándole
libertad, se acordó el Rey que teniendo yo en Holanda la armada de
mar á mi cargo, le hice otro semejante servicio de unos navíos de
su reino que me pidió, y así me quiso honrar escribiéndome con un
presente real que me invió, de parte del cual se sirvió su Alteza, y
con parte quedé yo. Mucho importa en tales ocasiones ganar semejantes
voluntades, porque vienen despues á ser de mucho momento en el servicio
del príncipe á quien se sirve, pues tienen necesidad unos de otros, y
así es bien tenerlos gratos, que por esta razon supe de este rey algo
de lo que deseaba, y avisé dello á quien convenia. Al principio del
verano vino su Alteza al sitio de Grave con todo lo necesario, que
al fin es el verdadero camino de hacer la guerra, y no á remiendos,
adonde me mandó que le viniese á ver para lo de Arnem, y así lo hice. Y
estando todo concertado, despues de sitiado Grave me llegó nueva de la
muerte de mi mujer, á quien habia dexado enferma en Gruninghen; dióme
su Alteza licencia para ir á su enterramiento y exequias. Batida la
tierra, la tomó su Alteza, y dexando la empresa de Arnem, que era tan
necesaria y provechosa, se fué á sitiar á Venlo, que estaba á cargo
de Schenck, y con asistencia de los burgeses la tomó. Y de allí se
fué á sitiar á Nus, tierra del Arzobispo de Colonia, que poco ántes
habia tomado por inteligencia el Conde de Murs; batióla, y tomándola
por asalto, la quemó, y volvióse por el Rin abaxo con su exército á
tomar á Rimbergh, del mismo arzobispo, que habia ocupado el de Murs,
adonde yo, siendo de vuelta de Gruninghen, llegué con alguna gente
de mi cargo. Díxome su Alteza que se espantaba de que en tal tiempo
pidiese mi nacion alojamiento, siendo el más propio que se podia desear
para hacer guerra. Hablé sobre ello á algunos capitanes, los cuales me
respondieron que no sabian nada, y que estaban prestos para todo lo
que su Alteza les mandase: no quiero decir lo que sobre esto podria,
por muchas causas.

       *       *       *       *       *

Despues de la muerte del Príncipe de Orange, la Reina de Inglaterra
habia inviado á los Estados á Milort Roberto, conde de Lecestre, por
su Capitan General; y con los ingleses é irlandeses que trajo, y la
gente de los Estados, formó un exército, con el cual se vino hácia
Arnem. Hubo nueva en nuestro exército que algunos herreruelos que se
levantaban por la Reina, habian de pasar para juntarse con el Lecestre
por esta Señoría de Linghen. Entróse en consejo sobre ello, y su Alteza
me mandó que con la gente de mi cargo, luégo á la hora partiese y
procurase deshacer esta caballería por cualquiera via que pudiese. Fuí,
é invié luégo corredores hácia donde decian que estaban, y de algunos
que se tomaron se entendió que de sí mesmos se deshacian por falta de
dineros, y que ya cada uno se habia ido á su casa. Volvíme hácia Grol,
y allí supe cómo Lecestre venía á sitiar á Desburgh, adonde estaba una
compañía del Baron de Billí de guarnicion, puse otra de mi regimiento
y provision de pólvora con ella. Lecestre la sitió y batió por dos
partes, y como no habia terrapleno, sino casamuro, le fué fácil hacer
entrada, y queriendo dar asalto, se rindieron los de dentro. Su Alteza,
por más avisos que teniamos, no movia el exército de Rymbergh, ni se
acercaba al lugar. Los enemigos tenian en el Rin algunos navíos de
guerra, y su Alteza venía algunas veces hasta Wesel con artillería á
batirlos. En frente de Wesel está Burick, tierra del Duque de Cleves,
en la cual, contra la voluntad de los moradores, se metió dentro á
induccion del Elector de Colonia, por tener en brida á Wesel, que es
otra Ginebra en lo que toca á la cristiandad y desobediente á su señor.
Propuso su Alteza hacer allí un puente y fuertes para guardalle. Esto,
y el largo sitio de la villa de Rymbergh, ha costado á su Majestad
muchos millares de escudos sin merecerlo la tierra, por ser la más
flaca que hay en todos los Países Baxos que tenga guarnicion; y si su
Alteza la acometiera, sin duda la ganára solamente con la zapa en muy
pocos dias, que aunque Schenck tenía mucha gente dentro, no se fiaba,
y habia hecho una puerta falsa hácia el rio, para salvarse por agua
de noche si fuera acometido. Estando su Alteza en Burick, me mandó
venir á juntar con él y que me adelantase á hablarle. Pasando junto
al castillo de Ulft, donde estaba enfermo el Conde, padre de estos
señores, no pudiendo yo hacer ausencia de la gente, me hizo merced
de venir adonde yo estaba, y me dixo que él via en sí no ser largos
sus dias, y que me encomendaba sus hijos, que les sirviese de padre;
y así por su valor y virtud, y la promesa que hice al padre, me han
obligado á serles muy aficionado servidor; murió dentro de pocos dias.
Despues yo fuí á Burick á ver lo que su Alteza me mandaba, adonde
vino nueva que el Conde de Lecestre iba caminando á sitiar á Zutphen;
entróse en consejo sobre ello, y todos los de él fueron de parecer
de socorrerla, sino fué uno, partióse su Alteza con la más escogida
gente que tenía en el exército para hacerlo, mandándome que hiciese
el oficio de Maestro de Campo general. Aloxé el exército á la segunda
jornada junto á Bredevord, de donde su Alteza sacó todo el grano que
habia en aquella villa para meter en Zutphen, y de allí le aloxé junto
á Borkeló, tierra del país de Munster, y á su Alteza en ella con una
compañía de alemanes de las de mi cargo, para su guardia. Antes que el
exército fuese del todo aloxado allí, le vino aviso cómo los enemigos,
que estaban aloxados de esta parte del rio, se habian pasado de la otra
con el Conde Lecestre; y con esta nueva, se hizo consejo con algunos de
nosotros, así á caballo como estábamos, y su Alteza nos propuso que su
voluntad era de irse á Zutphen, y pidiéndome parecer, dixe que yo no
tenía nueva ni de Tassis ni de mi teniente, que habia inviado dentro
con mi compañía, pero que si era como le avisaban, sería una cosa muy
honrosa mostrarse donde los enemigos habian estado, para dar á entender
que los venía á buscar. Resolvióse de ir, escogiendo la mayor parte de
la caballería, y pasando por junto á Locchum, me mandó que le mostrase
el aloxamiento que habia tenido y donde fue la batalla, y yo se lo
dixe, como en esta relacion queda dicho. Supliquéle que mandase inviar
adelante al capitan Mario con su compañía á descubrir cierto camino
estrecho y lleno de arboledas que se habia de pasar ántes de llegar
á Zutphen; que por haber estado este caballero allí con su compañía
de guarnicion y ser gran cazador, sabía todos los pasos. Fué y halló
que el conde Guillermo de Nassao se estaba todavía, con la gente de
su cargo, alojado de esta parte del rio, en una montañuela, y bien
fortificado, como despues se vió, en frente de la cual tenía una puente
de barcas para comunicarse con el exército que estaba de la otra parte.
Entró su Alteza sin estorbo en la tierra, fué á la iglesia, y habiendo
hecho oracion, subió á la torre para desde allí ver el campo enemigo,
que se iba acercando á nuestro fuerte, adonde yo habia hecho pasar á
Tassis para rehacer las alas de él. El enemigo habia inviado un capitan
escoces para fortificarse en una de ellas, el cual dió de manos á boca
con nuestra gente, que trabajaba, rompieron al escoces, y preso le
traxeron á su Alteza, de quien, siendo hombre práctico, se supo toda
la intencion del enemigo. Y en siendo dia, su Alteza entró en consejo,
donde propuso que él se queria quedar allí, que todos nos volviésemos
al exército y le proveyésemos de lo necesario. Yo le respondí que
no convenia que un Príncipe, y General se encerrase, y que fuera de
esto, para las provisiones que él pedia y cosas semejantes haria su
Alteza más en una hora que ninguno de los que allí estaban en un mes;
y que sería hacer agravio á tantos hombres principales como tenía
cerca de su persona, tan suficientes para ello, y más estando allí el
gobernador de la provincia, á quien de derecho tocaba. Replicóme que,
pues yo era de aquella opinion, me quedase allí, y así lo hice, y él
se fué á Borkeló. Y aunque yo habia avisado que reconociesen muy bien
el camino por donde pasaban, y que por evitar el peligro tomasen otro
del que habiamos traido, no hicieron ni lo uno ni lo otro, y así pasó
con grandísimo peligro, porque el Conde Lecestre, sabiendo que habia
entrado dentro y que no podia estar allí mucho tiempo, le tenía hecha
una grande emboscada con caballería é infantería, segun que despues fuí
avisado. Los enemigos tuvieron aviso de que llevaba mucha infantería,
y así le dexaron pasar sin acometerle. Llegado á su alojamiento, me
invió la gente de mi cargo con algunas victuallas, porque toda la que
él habia traido, y áun los de su Córte, habian comido á discrecion,
ó sin ella, dentro de la tierra á costa de los burgeses, y él (no sé
con qué consejo ó parecer) se partió con todo el exército á buscar á
los herreruelos, que poco ántes yo le habia dicho y asegurado haberse
de ellos mesmos deshecho é ídose á sus casas. Y dexando en Oldenzel á
Mons de Altapena con las banderas, y parte del exército, con los demas
se vino á esta villa de Linghen, y de aquí á Haesluyn á buscar aquella
gente con gran diligencia trabajando mucho los soldados, y llegó al
lugar donde supo de cierto ser así lo que yo le habia dicho.

       *       *       *       *       *

Como vino á noticia de Lecestre la partida de su Alteza, hizo pasar
de esta parte del rio alguna gente de su exército para que se juntase
con los Frisones y se acercase á la tierra, y comenzase las trincheas,
como lo hicieron; y lo mismo hizo él contra el fuerte. Avisé luégo á
su Alteza dello, y que tenía necesidad de ser socorrido. Volvióse á
su alojamiento de Borkeló, y de allí invió al Marqués del Guasto con
alguna infantería española, alemana y valona, y con cantidad de carros
cargados de vituallas para meter dentro de Zutphen, sin avisarme ni
su Alteza ni el Marqués de su venida. Los enemigos, sabiéndolo, le
salieron al camino de la montaña que los Frisones habian fortificado,
adonde todavía tenian el puente. El Marqués (no sé con qué consejo)
habia dexado la metad de la caballería en la campaña de Locchum, y
con la infantería acompañado los carros hasta allí, donde halló los
enemigos, y á su llegada se vió en peligro de perderse. Yo, como oí
tirar, vine á la puerta de la villa, y viendo que se peleaba, y que en
tales ocasiones se va algunas veces desproveido, hice sacar un carro
con pólvora y balas, sin que nadie me lo pidiese, y llegó á tan buen
tiempo, que ya con el contínuo tirar, los soldados no tenian ninguna
en los flascos. Entendí despues que sabiendo su Alteza lo que pasaba,
sacó lo restante del exército en campaña confusamente, y el sargento
mayor hizo escuadron de ella, y su Alteza echaba la culpa á Propercio,
ingeniero, de no haberse él hallado, en lo que daba á entender que,
no sólo en su oficio, pero en cosas graves y de mayor importancia,
le daba mano y crédito. Sabido lo que habia pasado se volvió á su
alojamiento. Pero hasta entónces, segun dicen, estuvo muy congoxado, y
como yo supe tambien lo que era, hice tocar arma y adelantéme á caballo
á hablar al Marqués, y tras mí salió Tassis; hallé á los enemigos y á
los nuestros en escuadron tan cerca, que no habia sino un camino en
medio. En este tiempo vino la caballería que habia dexado el Marqués
en campaña, y tambien iba llegando la gente que salió de Zutphen.
El Marqués me preguntó qué se haria, yo le dixe que estábamos tan
cerca del enemigo, que mal podriamos apartarnos sin pelear, y que era
de parecer que se hiciese, dando yo con la gente de Zutphen por un
costado, y él acometiendo por la frente. Preguntó lo mismo á Tassis, y
conformóse su respuesta con la mia. Él nos respondió que no traia órden
de pelear, sino meter el socorro. En este mesmo punto acometió el Conde
Lecestre á nuestras alas del fuerte de la otra parte del rio, donde
estaban el Conde Herman y Mons de la Coquela, que la defendian, donde
hubo una muy grande escaramuza, y buenas cosas en ella; adonde estaba
el Marqués se oia la escaramuza, y no se pensaba sino que era dentro
de la tierra, y nosotros que la suya era tambien dentro de ella, cosa
que me daba mucha pena, temiendo que por haber yo sacado la gente, no
se hubiesen rebelado contra la poca que habia quedado, ó que el enemigo
no la hubiese acometido por la parte de sus trincheas que tenian hechas
hácia la puerta del Pescado. Volví un poco atras, viendo que el Marqués
no queria pelear, y sabido que no habia peligro en la tierra, me volví
luégo á juntar con él, y hallé que Anníbal Gonzaga y George Crescia
habian cerrado con los enemigos, con sus compañías desordenadamente,
por pasos dificultosos, donde se perdió el Crescia, y á Anníbal Gonzaga
le dieron una gran cuchillada en el cuello por ir sin celada, que no
fué poco escapar de ella; cayó, y despues le retiró nuestra caballería.
La demas caballería nuestra se venía retirando con poca órden, á
favorecerse de los escuadrones de infantería, yo procuré detenella
con ayuda de Nicolo Basta y Evangelista de las Cuevas, que hacia el
oficio de Comisario general, y no pudiendo hacer lo que deseaba, saqué
mi compañía aparte, que tambien se retiraba con los demas; y la
caballería del enemigo no pasó más adelante, y toda la demas caballería
hizo alto, y yo me fuí á la infantería. El enemigo, viendo que los
que habian salido de Zutphen les hacian daño por un lado, teniendo
un camino hondo casi por foso, se comenzó á retirar. Del escuadron
de los españoles se desmandaron algunas picas, y por aquel camino
hicieron daño al enemigo y señaláronse algunos de ellos valerosamente.
El Marqués, viendo al enemigo retirado, se retiró tambien, dexando
en la villa la provision que los carros habian traido. Su Alteza
procuró de hacer otra escolta ántes de partirse del alojamiento donde
estaba, y sabiendo que se peleaba, dándole mucha pena, quiso venir
al socorro, y entendiendo lo sucedido, se aquietó, y vino en persona
con todo el exército formado, y dexando los escuadrones, entró en la
tierra. Y aquel mesmo dia habia el enemigo batido un fuertezuelo que
los nuestros habian hecho á una de nuestras alas, y le dieron asalto,
donde perdieron mucha gente sin tomarle. Habiendo su Alteza puesto
la provision dentro, se salió, y haciendo una manera de consejo, me
ordenó que me quedase todavía en aquella tierra; y considerando que no
teniendo un real para la gente de guerra y las cosas que son menester
en tales ocasiones, le respondí que ella estaba en gobierno de otro, y
el Gobernador de la provincia allí presente, á quien su Alteza, siendo
servido, la podia encomendar; que cuanto á mí, me parecia haber hecho
harto en haberla ganado y sustentado con tanto derramamiento de sangre,
y que habiéndola puesto en manos de mi Generalísimo y del Gobernador de
la provincia, con razon me podia tener por excusado, y más habiendo el
campo del enemigo mudado ya de alojamiento y dado muestra de quererse
retirar; pero si su Alteza gustaba de que yo quedase, me descargase
del gobierno que tenía, que lo haria de muy buena voluntad. Y no
agradándole mi respuesta, por más que la peticion era tan fundada en
razon, me respondió que si no gustaba de ello, que otro lo haria, y
así salí de la tierra y me fuí con él á Borkeló, adonde le supliqué
que miéntras estaba allí el exército sin hacer nada, fuese servido
de acometer la villeta de Locchum, asegurándole de que la ganaria.
Dióme buenas esperanzas de hacerlo, pero segun entendí despues, hubo
algunos que le mudaron de voluntad, diciendo que yo le queria empeñar
y otras cosas semejantes, y así se resolvió de no hacerlo. Dexó con
Tassis á Propercio, el cual comenzó á hacer ciertas fortificaciones,
gastando en ellas seis ó siete mil escudos sin ningun provecho, porque
la primera creciente del rio se llevó todo cuanto habia hecho; y si
yo quedára allí, no habia memoria de dar un real, ni dexára para uno
ni otro. Resolviéndose su Alteza de partirse y volverse á Brabante,
me mandó que fuese á Gruninghen á dar órden á lo necesario, y que
despues volviese, porque queria que quedase con el exército al rededor
de Wesel. Fuí luégo, y por haber pasado malas noches en Zutphen, me
dió una enfermedad tan grande que estuve desahuciado por tres médicos,
sin ninguna esperanza de vida. Avisé á su Alteza del estado en que me
hallaba, inviándole atestacion de los médicos y burgomaistres de la
villa de Gruninghen, suplicándole que pusiese en el exército alguna
persona entre tanto, que si Dios me daba vida, como pudiese caminar,
iria luégo. Y como nunca han faltado algunos en esa Córte, más para
hacerme mal que bien, ménos entónces, pues hubo quien dixo á su
Alteza que él tenía la culpa por haberme hecho tantas mercedes, y que
aunque estuviera á la muerte, no habia de dexar de ir, mandándomelo
él. Diciendo tambien estos mis amigos que yo habia prometido á su
Alteza provisiones y victuallas, lo cual nunca hice, ántes estando en
Bredevord, cuando íbamos á Zutphen, le dixe que no hacia bien en ir tan
desproveido de ellas como iba, y con el celo que yo debo al servicio
de mi Rey y al suyo, se lo dixe algo ásperamente, como podrá decir el
conde Cárlos, que lo oyó; y en el alojamiento que yo hice al rededor
de Borkeló habia tanta provision de trigo, que no sólo bastó para
toda la caballería que habia en el exército, mas para batir y vender
hasta los de su Córte, como lo hicieron. Su Alteza dexó el exército al
rededor de Wesel á cargo de Mons de Altapena, hizo acabar el puente
sobre el Rin y hacer dos fuertes, uno de una parte y otro de otra, para
guardarle. Y viendo el Conde Lecestre que su Alteza era partido de
Zutphen, prosiguió el sitio del fuerte. Y Tassis y Propercio sacaron la
gente y lo que habia en él y le dexaron. Pusieron allí los enemigos
luégo muy buena guarnicion y provision, y queriéndose el Conde tambien
retirar con su exército, ántes de partir procuró con engaño meter en
la villa de Deventer guarnicion, y así puso á Mons de Stenley, coronel
de irlandeses, con su regimiento, y con él otras compañías inglesas.
El Stenley, hallándose ofendido del Conde Lecestre y de otros de su
nacion, y lo que yo más creo, por tener buen celo al servicio de Dios,
siendo muy católico, dió á entender á Tassis, que estaba en Zutphen,
que queria reducirse al servicio de su Majestad, y dalle aquella
su tierra sin recompensa alguna. Y estando asegurado Tassis de su
voluntad, me vino á avisar á Gruninghen, díxele que no se podia tratar
de ello sin licencia de nuestro superior, y que haria bien en irse á
Brusélas á dar cuenta de todo á su Alteza. Hallóme con la enfermedad en
el estado que he dicho, y él se informó de los médicos que me curaban.
Partióse para Brusélas, y no sólo traxo órden de tratar con el Stenley,
pero de hacer su residencia en Gruninghen, teniéndome ya por muerto.
Acabó Tassis su concierto, y el Stenley le metió una noche dentro con
la gente que consigo llevaba, y ántes estuvo hecho escuadron en la
plaza que los de la villa lo entendiesen: á las compañías de ingleses,
que estaban allí, dexaron salir libremente, y á los burgeses no se
les hizo mal ninguno. Estaba con el Stenley el capitan Roland Yorch,
inglés, el cual se partió de Deventer, al punto que Tassis entró, para
el fuerte de Zutphen, y avisando de lo sucedido en Deventer, puso
tanto miedo á la guarnicion, que les hizo salir de allí, de manera que
el Stenley no sólo dió la villa de Deventer á su Majestad, pero fué
causa que aquel fuerte tambien se ganase. Este caballero ha servido
despues acá con su regimiento, tan fielmente como todos saben; y al
Roland dió su Alteza una compañía de caballos, con la cual sirvió á
su Majestad hasta la muerte, la cual, segun dicen, procedió de tósigo
que un cocinero suyo le dió. Como entendió su Alteza lo sucedido en
Deventer, ordenó que un oficial del pagador fuese con dinero para
pagar la gente que allí estuviese, y en Zutphen el comisario Francisco
Vazquez hiciese las libranzas y que Tassis las firmase. Yo me estaba en
Gruninghen, adonde padecia lo que Dios sabe por darles satisfaccion;
y temiendo que el de Villers, que yo tenía preso en mi casa, no
tuviese comunicacion con algunos de los malos de la villa, de que fué
siempre bien proveida, le invié al castillo de Linghen, ordenando al
Drosarte que no le dexase tratar con ningun extranjero si no fuese en
su presencia, y que le tuviese estrechamente guardado; pero él era
tan astuto y mañoso, que ganó la voluntad del Drosarte, el cual le
trató con tanta libertad y familiaridad, que tuve mala sospecha de él.
Levantaban los Estados en aquel tiempo cierta cantidad de herreruelos,
los cuales, viniendo de Alemania, habian de pasar por Cloppenburg, y
cerca de este país de Linghen. El Conde de Murs, ó que tuviese alguna
inteligencia con el de Villers, ó que en efecto fuese llamado de
esta caballería, juntaba cerca de Suvol toda la suya y la infantería
que podia. Yo tenía proveidas y avisadas todas las guarniciones que
estuviesen á punto para cuando él se moviese, teniendo muchas espías
y hombres á caballo á trechos para avisarme con tiempo, y no me ponia
en campaña por no tener dineros que dar á la gente y por conservar
los trigos que áun no estaban maduros, pareciéndome que, segun la
órden que yo habia dado á las espías, sería avisado con tiempo; y
entendiendo que el Conde marchaba, marché tambien hácia Covorden con
la gente que pude sacar del país de Gruninghen y de la guarnicion de
Steenvick, y pensando tener lugar de juntarme con la gente que estaba
en la Tuvent, hallamos al enemigo alojado en el villaje de Ulsent,
camino forzoso que yo habia de hacer para ir allá, y adelantéme con la
gente que traia conmigo á un villaje llamado Emmelinken, á una buena
legua de donde él estaba, y entendiendo que partia de allí caminando
hácia Linghen, y tomando el camino del alojamiento que con la suya
habia tenido aquella noche, invié á Mendo con parte de mi compañía á
tocarle arma á la retroguardia para entretenerle porque no hiciese
diligencia; y la infantería que yo tenía, la invie por los pantanos
para más seguridad suya, dando órden de acudir todos á Oetmarsum,
adonde yo iba; y allí hallé á Mario Martinengo con toda la caballería
que estaba alojada en la Tuvent, y la compañía de D. Rodrigo de Castro,
que estaba de guarnicion en Linghen, que yo habia inviado á llamar
para cierto efecto del servicio del Rey, que me hizo temer más el
suceder allí alguna desgracia; y así luégo como llegué á Oetmarsum,
ordené al capitan Mario que con su compañía y la de D. Rodrigo se
partiesen luégo á la hora por otro camino del que el enemigo llevaba,
caminasen en diligencia, y se metiesen en Linghen. El Conde de Murs,
por las armas que Mendo le habia tocado, no pudo caminar más que hasta
la abadía de Oetmarsum; y caminando de noche derecho á Linghen, supo
como el capitan Mario habia entrado ya en ella, y así, por disimular la
inteligencia que tenía dentro, si la habia, tomó á la mano izquierda
hácia Meppen, dexando el rio Ems á la derecha. Yo, habiendo reposado
un poco la gente, y recogiendo la demas infantería, que estaba alojada
en la Tuvent, le iba siguiendo lo más cerca que podia; y como llegué á
Linghen, supe como el Conde se habia apoderado de la villa de Meppen,
so color de pedir victuallas y entrar á comprarlas. Por lo cual
despaché luégo parte de la gente que tenía, á entrarse tambien en la
villeta de Haesluyn, ambas del país Munster, para impedirle el paso
de Alemania y de las victuallas. Dexáronla entrar con asistencia de
un caballero del país, que se halló allí acaso; puse tambien la demas
gente en puestos donde se le podia hacer daño al enemigo y apretar más
la villa. Despaché luégo con toda diligencia á su Alteza, suplicándole
que me declarase si podia poner artillería en campaña para batir al
Conde de Murs en aquella tierra, por ser del imperio, y esto por tres
y cuatro mensajeros, sin tener respuesta ni resolucion ninguna de lo
que habia de hacer. Mas no por eso dexaba de hacer de léjos al enemigo
la guerra que podia, que en diversas veces Mendo le mató mucha gente.
Y entendiendo por mis espías que trataban de salirse y escaparse de
noche, avisé de ello al Conde de Barlaymont, que gobernaba por entónces
el país de Gheldres, y la gente que estaba cerca del Rin, por muerte de
Mons de Altapena, su hermano, y acudió con parte de ella. Y el Conde de
Benthen, cuñado del de Murs, y de una mesma religion, le avisó de la
venida del de Barlaymont; y así determinó el de Murs de salvarse con
la caballería de noche, no osando aventurar la infantería. Yo habia
dado órden al capitan Mario, que gobernaba en Haesluyn, que tuviese
siempre gente á las puertas de Meppen, y que, como sintiese que el
enemigo se retirase, hiciese pegar fuego á una casa, para que, con la
gente que yo tenía conmigo, con aquella seña le saliese al camino, lo
cual podia hacer en media hora, y estar en el puesto una ántes que él
llegase, y que él caminase luégo á la hora á juntarse conmigo, que
era fácil, porque tenía ménos camino que andar que el enemigo; pero
los que él habia puesto en centinela se descuidaron de manera, que
el enemigo salió de Meppen sin ser sentido dellos, llevando preso
consigo al Drosarte. Fuí avisado tarde de su salida por un villano, y
con todo eso le seguí con la gente que tenía conmigo, y por hallarme
con poca, por no haber llegado la de Mario, no hacia más que procurar
entretenerle como, podia hasta que llegase, matando algunos de los que
se quedaban atras. El Conde de Barlaymont venía caminando apriesa,
pero no pudo llegar á tiempo; yo le seguí hasta el villaje de Ulsen,
y poco despues llegó el de Barlaymont, pero el enemigo estaba ya tan
adelante, que se hubiera hecho poco servicio en seguirle más. Fué una
ocasion muy buena, perdida por un descuido. Yo me volví á Linghen á
procurar de apretar á Meppen, porque estando en manos del enemigo, era
de grande estorbo para el camino de Gruninghen. La infantería que quedó
dentro, viéndose desamparada de la caballería, se resolvió de tratar
conmigo, y así sobre mi palabra, vinieron dos de sus capitanes, el uno
escocés y el otro valon, y concertamos que si dentro de cierto término
no eran socorridos, que dexarian la villa y se volverian á Holanda.
En este tiempo llegó aquí Mateo Serrano, un entretenido, con cartas
de su Alteza, por las cuales me mandó tomar á mi cargo las villas de
Deventer y Zutphen y que metiese guarnicion en ellas, queriendo emplear
los irlandeses en el viaje de Inglaterra, y poner á Tassis con su
regimiento en Buryk y en los fuertes que su Alteza habia dexado allí
al rededor, y dábame el Serrano tanta priesa, que me fué fuerza inviar
al Conde Herman á Deventer á tratar con el Stenley su salida de allí.
Yo me quedé esperando que el enemigo socorriese á Meppen, ó que ellos
rindiesen la villa, segun el tiempo que habian prometido. Mas los
diputados del país de Munster, que estaban aquí, con dones y promesas
hicieron tanto, que al fin ellos no lo cumplieron, temiendo los de
Munster que viniendo en nuestras manos no se la volverian, teniéndola
su Majestad como ganada en guerra. Yo, habiendo esperado el término
puesto, me partí para Deventer, por la gran priesa que el Serrano
me daba, y llegué en un dia, con ser jornada que vale por dos, y en
partiéndome yo de allí, los enemigos se acordaron con los de Munster y
los dexaron la villa. Salió Stenley de Deventer, y Tassis de Zutphen,
en las cuales tierras puse guarnicion de la gente de mi cargo. Su
Alteza me mandó que señalase los gobernadores en ellas que yo quisiese,
que él los aprobaria é inviaria las patentes, y así nombré al Conde
Herman para ambas, que estando tan cerca una de otra, podia bien tener
cuenta con ellas; y en su ausencia gobernaba en Zutphen el teniente
coronel de Mons de Billí. Y demas de esto, su Alteza me mandó que
fuese á Burick á tener cargo de toda aquella ribera del Rin. No quise
replicar en ello, y por no darle desgusto fuí luégo. Habia Schenck poco
ántes tomado la villa de Bona, cuatro leguas de Colonia, rompiendo
una puerta que salia al rio, donde habia puesto buena guarnicion. El
Elector habia pedido asistencia á su Alteza para volver á cobrarla, y
el Nuncio del Papa, que estaba con él, solicitaba lo mesmo. Su Alteza
invió alguna gente para este efecto, y por cabeza della al Príncipe de
Simay, el cual estando yo en Burick, me invió á rogar con Tassis que me
llegase á Bruck, donde estaba, para tomar mi parecer en lo que se habia
de hacer en aquella guerra. Fuí, y Tassis conmigo, y llegados allí
tuvimos nueva que Schenck habia salido de Bona por esta parte del rio
con mucha gente y artillería, á batir dos navíos de guerra del Rey, que
yo habia inviado á Colonia y estaban pegados á la ciudad. Hízolo así,
y los capitanes de los navíos sacaron la gente en barcas dexándolos
batir como quisieron; y por no ser la artillería gruesa, no los hizo
mucho daño. Vino el Príncipe de Simay con caballería é infantería á
ponerse por la otra parte del rio, arrimado á la tierra, hácia donde
los navíos estaban, sin hacer más efecto, por estar el rio en medio y
no tener barcas para pasar, que tirarse mosquetazos unos á otros. Y
así, retirándose el Schenck á Bona con la artillería que habia traido
para batir los navíos, el Príncipe pasó el rio con barcas y se fué á
alojar á Ducque, burgo que está de la otra parte de la ciudad, el rio
en medio. La primavera comenzaba á venir y el invierno á aplacarse,
que hasta entónces no se podia estar en campaña por el cruel tiempo
que hacia, y Schenck, temiendo que el Príncipe no hiciese lo que yo le
advertia y rogaba, y era que se fortificase en frente de Bona, haciendo
un fuerte con sus alas, á imitacion de el de Zutphen, se fortificó. Y
como yo habia venido allí sin órden de su Alteza, me quise volver á mi
gobierno, ó á Burick, que no lo habia hecho ántes porque el Nuncio y el
Príncipe me aseguraban que me harian venir órden para mi quedada allí;
pero no viniendo tan presto como yo deseaba, me resolví de partirme en
uno de los navíos de armada. Pidiéronme el Nuncio y el Príncipe que
les dexase á Tassis allí, y así lo hice. Y acuerdóme haberles dicho
á ambos á mi partida que con el regimiento de Mons de Sant Valamont,
que habia llegado aquel dia, acometiesen luégo el fuerte que Schenck
hacia, que aún no estaba en defensa; decíalo por ser la mayor parte
de aquel regimiento de la nacion francesa, que al principio es de
mucho más servicio que despues, y tambien lo dixe por no dar lugar al
Schenck á que fortificase más el fuerte, y tardáronse de efectuarlo. Y
yendo allá se resolvieron, no sé por qué causa, de hacer fuertecillos
al rededor, sin acometerle de otra manera que, á mi parecer, se podia
hacer. Los fuertecillos que hicieron eran tales, que saliendo el
enemigo del suyo, ó los dexaban, ó les degollaban la gente que habia
dentro. Yendo Tassis á reconocer el rio arriba, donde hacia otro
fuerte, estando cinco ó seis de los enemigos escondidos en unas viñas
que allí habia, el uno de ellos le dió un arcabuzazo por la cabeza, de
que murió luégo, que fué gran pérdida, porque si Dios le diera vida,
hiciera muchos servicios á su Majestad, siendo hombre de mucho valor y
buena intencion. Llegando yo á Burick, entendiendo que Rhymbergh estaba
muy mal proveida, salí en campaña con la gente de Tassis y alguna de
la villa de Gheldres, y me puse en la abadía de Camp, de donde tenía
tan apretada la villa, que era fuerza al enemigo venir á socorrer ó
perderla. Mas dándome cierta enfermedad, me constriñó á venir á Burick,
adonde recibí órden duplicada de su Alteza para que fuese á Bona; y
una de ellas me traxo un caballero inglés, teniente de la compañía de
caballos del capitan Roland Yorck, que estaba de guarnicion en la villa
de Deventer, el cual habia ido á la Córte á solicitar la compañía, por
la muerte de su capitan, y volvia mal satisfecho, segun yo colegí por
sus palabras, y su Alteza me escribia en su carta que tuviese cuidado
con él, porque no le contentaba su manera de hablar ni proceder; y
así, entreteniéndole conmigo dos ó tres dias, despaché un mensajero al
Conde Herman, diciéndole que estuviese sobre aviso. Llegado á Deventer,
fué con un su hermano á hablar al Conde, á quien halló comiendo, y
ofreciéndole que se sentase á su mesa y le hiciese compañía, él comenzó
á hablar ásperamente, y echando mano á la espada acometió al Conde tan
denodado, que si no fuera por los que estaban con él á la mesa, sin
duda le matára; mas, levantándose con presteza, tomó sus armas y mató
á ambos hermanos, sin que jamas se haya sabido la causa que les movió
á hacerlo. Teniendo órden de su Alteza de ir al sitio de Bona, aunque
la enfermedad me tenía en la cama, por no poder ir á caballo ni en
coche, me puse en un navío de armada, y así llegué allá. El Príncipe
de Simay no habia hecho otra cosa en aquel sitio, sino comenzar á hacer
trincheas, aunque tenía artillería para batir la tierra y exército
suficiente para la empresa. Y como llegué, se entró en consejo para
lo que se habia que hacer, que esperándome no habian comenzado más de
lo que digo. Antes de mi venida los enemigos habian hecho salidas,
degollado alguna gente, quemado cuarteles, roto una compañía de hombres
de armas y tomado preso á Mons de Conroy, haciendo su deber como muy
valiente caballero; y estuvo preso hasta que la tierra se rindió. En el
consejo que se tuvo dixe: que tierra que no estuviese del todo cercada
y no tomada en veinte y cuatro horas, era difícil de ganar si los de su
parte la quieren socorrer y los de dentro defender; y que mi parecer
era que primero se acometiesen los fuertes que Schenck habia hecho de
la otra parte del rio, porque tomándolos, podrian pasar los navíos
de armada el rio arriba, y estorbando el socorro, tomar la tierra, y
no de otra manera, como se vió claramente en lo que despues sucedió,
que viendo Schenck ir el sitio de véras, dexando al Baron de Polvitz
por gobernador, se salió della; y levantada gente en el Palatinato,
embarcándola el rio abaxo, entró de noche en Bona. Así se resolvió
de acometer los fuertes; tomáronse uno ó dos que estaban el rio
arriba, sitióse el grande con gran peligro, batióse y ordenóse de dar
asalto; y porque de la otra parte del rio se descubria todo el fuerte,
mandó el Príncipe poner tres piezas para dar asistencia á los que le
diesen, tirando á quien se pusiese á la defensa, que todos estaban
descubiertos. Ordenóse que el tercio de Cárlos Spineli llevase la
avanguardia, pero que no arremetiesen hasta que se les diese órden. Los
alemanes lo hicieron sin ella, y el capitan D. Alexandro de li Monti,
que estaba señalado para dar el asalto, viendo los alemanes ir á él, se
movió tambien, y los unos y los otros confusamente, lo cual fué causa
que los de dentro se defendieron é hicieron retirar á nuestra gente.
Quexábase Cárlos Spineli de que don Alexandro se hubiese movido sin
órden, diciendo algunos que el moverse sin ella á cosa semejante no era
bien hecho. Pero si ellos se halláran en el puesto de D. Alexandro, que
es un cuerdo y valiente caballero, hicieran lo mesmo para no permitir
que se les quitase la avanguardia, como lo hizo. Prosiguiendo el sitio
de este fuerte, acercándose con trincheas, los alemanes de Aquemburg,
que llevaban la suya á la ala dél, estando cerca de ella, hablaron con
los de dentro, que eran de su nacion, y los traxeron á nuestra parte,
y ocuparon la ala que éstos guardaban, por donde los del fuerte no
podian entrar ni salir, á cuya causa padecian. El Príncipe se pasó
hácia el fuerte dexándome á mí con la gente al rededor de Bona, porque
se entendia que Schenck la queria socorrer por tierra. Los del fuerte
trataron con el Príncipe y se rindieron, y sin avisarme, los invió el
rio abaxo hácia Holanda. El conde Federico de Berghes, á quien yo habia
dexado en Burick, no los dexó pasar, por no llevar pasaporte ni carta
mia, de que se sintió el Príncipe, y pudiera excusar este fastidio
si fuera servido de mandarme que lo escribiese al Conde; pero nunca
falta quien incita á la disension ántes que á la concordia, como lo
procuraron hacer entre él y mí, mas no pudieron tanto, que yo dexase
de serle muy servidor, y él de tenerme por tal. Despues de tomado el
fuerte y pasado los navíos de armada el rio arriba, se apretó más la
tierra con la zapa, y llegados al foso, le hallamos muy hondo y hechas
en él casasmatas. La intencion que el Príncipe tenía era de henchir
el foso, y haciéndolo, fuera obra larga, pero segura. Los enemigos no
dexaban casi cada dia de hacer salidas, y algunas con daño nuestro,
principalmente donde estaban los loreneses de Mons de Sant Valamont,
que con éstos tenian los de dentro particular tema y enemistad. Vino
en este tiempo nueva al Príncipe que su Alteza inviaba al Conde de
Mansfelt, queriéndole emplear á él, por ventura, en otra parte. El
Conde, considerado, dilató su venida por respecto del Príncipe, y él se
dió priesa á concluir con la tierra ántes que llegase, y halló buena
ocasion para ello, porque los de dentro, cansados ya de estar allí,
dician que por un Schenck, que habia tomado esta empresa á cargo, no
querian llegar al extremo peligro del sitio; y por esto no quisieron
tener órden, así en las municiones de guerra como en las de boca,
por tener tanto mayor ocasion de rendirse, principalmente despues
que supieron la venida del Conde de Mansfelt; pareciéndoles que el
Príncipe, por no dexar devenir al cabo de su empresa, les haria mejor
partido que otro, comenzaron á tratar con él, y así, teniendo ambas
partes gana de acordarse, se hizo brevemente, saliendo la gente de
guerra con sus armas y bagaje. Pidieron rehenes para la seguridad de
su camino y personas, é inviaron á Rhymbergh, si bien me acuerdo, dos
caballeros napolitanos, Federico de Afflitto y Cola María Carachiolo,
capitanes del tercio de Carlo Spineli. Hubo alguna dificultad sobre la
seguridad de volver los navíos que habian de llevar el bagaje, y como
estaban á mi cargo, tenía cuidado de mirar por ellos. Mas habiendo por
ventura entre los enemigos un capitan llamado Gerit Heryunge, que fué
el que ostinadamente defendió á Locchum, por haberle yo conocido por
hombre cortés y de verdad, y haber tenido, siendo yo gobernador de
Harlem, de donde era natural, grande amistad con su padre y parientes,
prometiéndome que me los volveria, me fié de su palabra, y él la
cumplió honradamente. Su Alteza, entendiendo la rendicion de esta
tierra, mandó que el Príncipe se retirase, y que la gente de guerra
fuese á cargo del Conde de Mansfelt á sitiar á Watendonck, y así el
Conde, para este efecto, se fué á la villa de Venló á esperar allí la
gente. Los de aquella villa y el coronel Wuentin, gobernador de ella,
eran los que solicitaban aquel sitio, por la mala vecindad que los de
aquella villa les hacian. Y yo, tomando licencia del Príncipe, me volví
con los navíos de armada á Burick, adonde supe la venida del Conde de
Mansfelt á Venló, y porque era fuerza partirme para Gruninghen, le
fuí á besar las manos y á tomar su licencia. Y tratándome del sitio
de Watendonck y de las comodidades que tenía para él, le dixe, como
su servidor, considerando el tiempo, que era principio de invierno,
muy lluvioso, y el puesto de la tierra, de sí mismo pantanoso, la
necesidad y mala voluntad de la gente de guerra que venía de Bona, y la
comodidad y asistencia que le daban, que no le haria Dios poca merced
si salia con aquella empresa, y que cuanto á lo demas que le ordenaba
su Alteza que hiciese acabado aquello, me parecia imposible, por las
razones que por escripto le dí luégo, y que sin duda el que dió á
entender aquello á su Alteza debió de ser alguno que ignoraba el país
donde se habia de efectuar, ó mal intencionado. Sitió su Excelencia
la villa de Watendonck, y con hallar las dificultades que yo le habia
dicho, con su buena diligencia y valor, y la ayuda de Dios, salió con
la empresa sin proseguir más adelante. Yo me partí para Gruninghen,
dexando al conde Federico en mi lugar en Burick. Llegado que fuí hallé
los trabajos y fastidios que siempre, porque en mi ausencia á toda
aquella provincia la habia puesto en contribucion el enemigo y estaba
á su devocion, perdida la poca que ántes tenian á los de la parte del
Rey; ayudándolos á esto el burgomaestre Bal, por presentes que le
dieron los Anabaptistas, de que aquel país está lleno. Poco despues
su Alteza proveyó el gobierno de Gheldres en el Marqués de Varambon,
encargándole tambien lo del Rin; y por muerte del Tassis, encomendó su
regimiento á Juan Tissilinghe, capitan de él. En este tiempo proveyó su
Alteza al Baron de Chassé la Drosartía de Linghen, con patente, no sólo
de Drosarte, pero de gobernador del castillo, villa y país de Linghen,
que era quitarme enteramente lo que tenía por patente y habia dias que
servia. Supliqué á su Alteza que si su voluntad era que yo no gozase
del gobierno, conforme á las patentes que tenía y juramento que habia
hecho, que me descargase del todo de él, y le proveyese en quien fuese
servido; que el que no hallaba bueno para el todo, ménos mereceria
parte, y que no recibiria al Baron en Linghen, sino fuese descargándome
del juramento que habia hecho. Y así su Alteza le recompensó en otras
cosas. Y viendo cómo todo andaba, más quisiera yo que le proveyera
esto, con las condiciones que le pedia, para irme á servir á S. M. en
otra parte.

       *       *       *       *       *

En esto tuve avisos de Holanda, de personas de quien me fiaba, que
se habia resuelto en los consistorios herejes, por mejor plantar
su herejía en el estado de Cleves, riberas del Rin y aquí, que les
convenia hacer enloquecer al duque Juan, Príncipe católico y bueno, y
á su mariscal Terhorst, dotado de muchas virtudes, que como tal, les
impedia en aquel estado sus maldades, y procurar ganar los fuertes
del Rin y echarme á mí de este gobierno. Avisé de ello á su Alteza,
al duque Juan y á su Mariscal, y tambien, por otra parte, al conde
Cárlos de Mansfelt, que andaba con el exército de su Majestad la
vuelta del Rin, para que por su parte tambien les avisase lo mesmo.
Y no pasaron tres meses que sucedió, como me advirtieron, en lo de
los fuertes del Rin. El remedio que se puso fué encomendarlos á un
comisario de muestras, y así se perdieron luégo, habiendo costado el
hacerlos y entretenerlos hasta entónces tantos millares de ducados á
su Majestad; y en todo lo sucedido, se conoce bien el deseo que han
tenido de echarme de este gobierno. No sé si la resolucion de estos
herejes fué verdad que entre ellos se tomase ó no; mas por lo sucedido
se le puede dar algun crédito. Estando en Gruninghen propuse de hacer
dos fuertes para poder facilitar la entrada en Frisa, porque los de
aquel país se rebelaban cada dia y no querian pagar las contribuciones,
el uno en las Salinas que el de Nienoort tenía junto á Niezijl, y
el otro junto al castillo de Nienoort. Hiciéronse á costa de los de
Frisa, aunque estaban en el país de Gruninghen por sobrellevar á los
de esta villa, y cargarlos á las gritanias frisonas vecinas, porque
los demas no se podian executar. Miéntras estos fuertes se hacian, el
conde Guillermo juntó su gente, y en lugar de venirme á buscar con
la comodidad de los navíos que tenía, se embarcó y fué hácia Reyden,
donde habia una iglesia fortificada, y un fuertezuelo orillas de la
mar, frontero de la villa de Emden, con intencion de sitiar estas dos
plazas, y para quitarme el medio de poderlas socorrer, acometió primero
una esclusa pequeña llamada Suasterfilk, que yo tenía reparada con
un parapeto solamente para asegurar las victuallas, que secretamente
venian de Emden y de Hogebonde, su país. Y entendiendo el camino que
habia tomado el Conde, saqué la gente que pude de la que tenía en
uno de estos fuertes que se hacian; y con la diligencia posible, fuí
derecho á la esclusa, y hallé que la estaban batiendo; y habiéndome
adelantado para reconocer cómo estaba el enemigo, hallé que tenía su
gente de una y otra parte de la esclusa, y que habiendo menguado la
mar, no se podian juntar los unos con los otros, y si la infantería que
yo llevaba pudiera caminar tanto como la caballería, estaba el Conde
y su artillería á peligro de perderse, y conociéndolo él, ofreció tan
buenos partidos al cabo de escuadra que estaba dentro, que se rindió á
mi vista. Y viendo que por aquella parte no podia hacer efecto, volví
á Gruninghen á juntar más gente para procurar por diques rotos con
barcas socorrer á Reyden, porque el Conde habia ya plantado artillería
y no eran para sufrirla, que nunca los de Gruninghen querian que los
fuertes fuesen tales que les estorbase á su intencion, y así, habiendo
ya pasado parte de la gente los malos pasos que he dicho, se rindieron.
No quedó por mi diligencia que fuesen socorridos, sino por la flaqueza
de los fuertes, que procedia de la mala provision que siempre he tenido
para hacerlos como convenia, y sacarlo del país no podia por estar
á la voluntad de los de Gruninghen, que no querian gastar lo que es
menester para hacer fuertes que pueden esperar artillería, y ha sido
forzoso el complacerlos siempre cuanto he podido, porque, segun es su
humor, ha de venir de la mano de Dios saberlos contentar; y así ningun
gobernador ha querido ni podido vivir con ellos, y si yo lo he hecho,
sabe Dios con cuánto trabajo y fastidio. En este tiempo sucedieron dos
cosas: la una que un caballero del país de Gruninghen, llamado Clante,
pidió á los Estados que le consintiesen levantar un regimiento de la
manera y condiciones que el de Nienoort habia levantado el suyo, y
habiéndoselo concedido y juntado la gente hácia Emden, buscaba donde
poderla mantener. Y temiendo no diese en la señoría de Wedde, fuí
hácia allá con alguna gente, y el Clante marchó con su regimiento por
el país donde el Duque de Alba, de buena memoria, rompió al conde
Ludovico de Nassao, y fué á dar hácia Aschendorp y Rheyden, territorio
de Munster, donde pensaba sacar contribucion. Y siendo avisado de esto,
tomé cuantos carros pude por todos aquellos lugares, en los cuales
puse toda la infantería á cargo del conde Federico, y la caballería
llevábamos el conde Herman y yo con sus dos hermanos pequeños, y así
caminamos con toda la diligencia posible por la Bretanga. Tuve aviso
que esta gente estaba en Rheyden, y así caminamos á ella, la cual,
siendo avisada de mi venida, por otro camino más corto, que el Drosarte
de Wedde ni ningun villano me habian advertido, que á haberlo hecho,
no se me escapaba ninguno, se retiraba apriesa, y yo la iba siguiendo
tambien con la caballería, de que avisé al conde Federico, el cual
quedaba atras con la infantería, que se diese priesa á caminar, y él,
por hacer más diligencia, hizo subir á los soldados en los caballos
de los carros, y así con ellos me fué siguiendo, y yo al enemigo,
y estando ya cerca de él, hallaron en un lugar del Conde de Emden
unos navíos, y embarcados en ellos, se fueron por el rio Ems abaxo,
y llegando nuestra infantería, comenzó á arcabucear los navíos, y
no pudiendo gobernarlos, se pegaron á la otra parte de la ribera, y
saltando en tierra se fueron huyendo hácia Loeort. Vino á anochecer en
aquel tiempo, que á tener dia, yo los siquiera siempre, que ya tenía
dos navíos en que pasar, y pensando que hubieran de hacer noche en
algun lugar, y que á la mañana tuviera tiempo de seguirlos, me alojé
en Weenermoer, lugar del conde Juan de Emden, por estar la gente que
traia conmigo muy cansada; mas el Conde dexó pasar al enemigo por el
puente de Loeort á media noche, donde corre otro rio que se junta allí
con el Ems. Y así se salvó el Clante con más miedo que daño, que fué
causa de que pocos dias despues se le deshizo la gente, y él me hizo
decir que si le queria recibir en servicio del Rey, que me declararia
algunas cosas de mucha importancia. Traté esto con el magistrado de
Gruninghen, y procuré que le permitiesen entrar en la villa á hablar
conmigo; diósele salvo conducto, y venido, no le quise oir sino en
presencia de los burgomaestres en mi casa. Y preguntándole yo qué era
lo que me queria avisar, me dixo haber visto cartas de algunos de aquel
magistrado para los enemigos ofreciendo la reduccion de la villa á su
parte y dexar la del Rey. Y haciéndole instancia que me los nombrase,
hacia grande dificultad; mas apretándole yo, nombró dos de los que
estaban presentes, y constantemente juró ser verdad, obligándose á
la prueba, de lo cual quedé maravillado por tener mejor opinion de
ellos. Hice salir del lugar al Clante porque no fuese causa de algun
desórden, y se le encargué al conde Herman para que le inviase con
escolta á una casa que tiene en el país de Clart. Y avisé á su Alteza
diciéndole que era necesario que me asistiese de más gente y medios,
porque de otra manera todo lo de acá se perdia. Y algunos ministros
que estaban cerca de su persona decian á esto que yo escribia muchas
veces que Frisa se perdia, y nunca se acababa de perder. Y pidiendo
algunos españoles é italianos para mezclarlos con alemanes, se burlaban
de que pidiese estas naciones para Frisa. Y así tomaban siempre los
avisos de esta provincia para acudir al remedio de ella. Con todo
esto, su Alteza mandó venir aquí al capitan Juan de Contreras Gamarra
con su compañía de arcabuceros á caballo, y al coronel Paton con su
regimiento. Y habiendo pasado el Rin el coronel Schencks, que estaba
en el fuerte que habia hecho contra Nimega, fué avisado de ello, y
los vino á buscar con toda la gente que tenía junta, para con ella
emprender la villa, y vino á dar sobre nuestra gente al tiempo que
se comenzaban á juntar para venir aquí. Halló poca resistencia en
la infantería, y defendiéndose el Contreras cuanto pudo, fué herido
y preso, y algunos de sus soldados con él, y escapáronse el Paton y
sus capitanes. Tenía el Schencks particular enemistad con el Paton,
por haber dado la villa de Gheldres en manos de Mons de Altapena, por
cierta cuestion que habian tenido los dos. Llegado al fuerte con los
prisioneros, se partió para hacer lo que habia pensado de Nimega.
Y habiendo ya entrado en la villa bien adelante, los de ella, con
asistencia de algunos soldados que estaban dentro, le echaron fuera;
y queriendo saltar en uno de los navíos en que habia traido la gente,
cayó en el rio armado á prueba, y se ahogó. Los de la villa le sacaron
luégo, y echo cuartos, le pusieron en la muralla, y su gente salvó los
navíos en que habia venido. Así acabó aquel hombre, que por un desden
habia dexado el servicio del Rey y hecho tanto mal, y hubiera sido
mucho más si viviera. En este tiempo estaba la infantería española
tan mal pagada, que se temia no se alterase; y así procuró su Alteza
dividirlos, inviando aquí el tercio de don Francisco de Bobadilla, el
cual gobernaba Manuel de Vega, dándoles un tercio de paga para venir,
que es cuanto se les dió en nueve ó diez meses que aquí estuvieron.
Y así fuí forzado á alojar parte de las compañías en tierras donde
pudiesen sustentarse, y parte en el país de Gruninghen, asistidos
y ayudados por los de la villa y país; y de esta manera estuvieron
todo un invierno, sin suceder otra cosa, salvo que estando una parte
de este tercio en un lugar llamado Emelcamp, una legua de Covorden,
se alteraron los soldados, y el capitan Prado que gobernaba aquella
gente, el capitan Juancho de Ugarte y otros capitanes, salieron al
ruido, y tomando algunos de los que se iban juntando, los hicieron dar
garrote, con que se apaciguaron. Su intencion era de juntarse todos é
ir adonde estaba mi compañía de lanzas y apearla, y con los caballos
hacer otra de ellos, y así volverse á Brabante á pedir su dinero. El
conde Guillermo, temiendo ser acometido al verano con estos españoles
y la gente de mi cargo, procuró socorro de más gente, y le vino con el
Conde de Chesteyn con caballería é infantería, y así se puso en campaña
y yo hice lo mesmo, y para darle ocasion de venir á buscarme y salir
del villaje de Colmer, adonde se habia fortificado, acometí un fuerte
suyo llamado Emeltil, batíle con dos piezas que saqué de Gruninghen,
y ganado, de allí fuí al fuerte de Lopeslague, que yo habia hecho el
año ántes, pensando acometer el de Niezijl del enemigo y procurar
sacarle en campaña, que estaba cerca de allí en el villaje de Colmer,
que acometerle en él era imposible, por estar en sitio fuerte y bien
reparado; y así me alojé con la gente junto al fuerte que yo habia
hecho, entre el dique y un brazo de mar que venía á él, sobre el cual
brazo entendí en hacer un dique para que las victuallas y lo demas
necesario pudiese venir de Gruninghen con más facilidad, y los de ella
ayudaron con madera y gente, porque con él ganaban una buena cantidad
de tierra; y haciendo un dique desde el fuerte hasta el otro dique de
Gruninghen, excusaban el entretener una legua de diques, de que les
procedia grandísimo provecho, y á nosotros gran comodidad; y con la
gente del Maestre de Campo Manuel de Vega (que en aquel puesto le habia
venido la patente) y con la mia, se trabajó de manera que cerramos el
brazo de mar, y se hizo el camino hasta el otro dique, siendo muchos de
opinion que no lo pudiéramos acabar. Estando alojados de esta manera
el enemigo y yo, siempre nos haciamos emboscadas los unos á los otros,
escaramuzando con los de su campo ó con los del fuerte, que el enemigo
habia bien proveido de gente y lo demas necesario para la defensa de
él, no pudiendo yo salir con mi intento por más que lo procuré. Sucedió
que estando en aquel puesto hubo gran tormenta en la mar, con aguas
vivas y viento nordeste; invié á llamar á Durán, ayudante del sargento
mayor, y le dixe que era necesario salir de aquel puesto luégo, porque
la mar creceria de manera que los echaria de allí con daño. Respondióme
que ya estaba la gente bien acomodada, y en efecto lo estaba, y que
hácia el enemigo no habia puesto seguro donde nos pudiésemos poner,
y que recular atras sería darle á entender que nos huiamos. Dexélo
así, queriendo más estar al peligro que recular, y con la tormenta
creció la mar de manera que sucedió lo que yo habia dicho, y con gran
trabajo y peligro se salvó la gente, pero no todo el bagaje, y algunos
que se tardaron perecieron, pasando el dique nuevamente hecho, que
por estar imperfecto, la agua le sobrepujaba. Alojé la gente en la
abadía de Grotawert, y de allí la saqué á lo seco y alojarla adonde
podia. A los españoles torné á inviar á sus presidios, porque en
este tiempo los enemigos habian dado á entender á los de la villa de
Gruninghen que su Alteza me habia ordenado que metiese dentro de ella
este tercio de españoles, y así no dexaban entrar dentro á ninguno,
sino con grande dificultad, y dexando las armas á la puerta. Con
semejantes artificios y mentiras se ha perdido aquella tierra, teniendo
sospecha de que yo me queria amparar della, lo cual los enemigos y
los malos de dentro procuraban estorbar por todas las vias posibles,
y como buenos y malos estaban tan resueltos de no tener guarnicion,
era tanto más dañosa la desconfianza que tenian de mí. Conociendo
esto, supliqué muchas veces á su Alteza, y algunas á su Majestad, que
se sirviese de mí en otra parte. Estando en este sitio vino órden al
conde Herman de levantar un regimiento de infantería alemana, dándole
por plaza de muestra esta señoría de Linghen, diciéndole que hallaria
allí el dinero para este efecto. Partió con su hermano Federico, y
no hallando el dinero como se le habia prometido, por lo que tocaba
á su reputacion, habiendo ya divulgado en Alemania la merced que su
Alteza le habia hecho, resolvió de dar una escalada á la villeta de
Cloppenburg con ayuda de algunos soldados de esta guarnicion; sucedióle
bien, y los de Munster le dieron cierta suma de dinero porque saliese
de allí y levantase su regimiento en otra parte. Recibiólo porque
ya le comenzaban á faltar victuallas, y los de los contornos no se
las podian proveer. Yo le dí esta villeta, en la cual sin daño della
ni costa del país hizo su regimiento, y teniéndole ya cumplido el
dinero, los comisarios no le venian á pasar muestra, y faltábale ya
el que para entretener la gente los de Munster le habian dado; y si
yo no acudiera con diligencia á hacérsela pasar con algun dinero del
Rey que tenía, sin ninguna duda de este regimiento sucediera lo que
de los dos hermanos Francisco y Mauricio, duques de Saxa, que despues
de haber arruinado este país y vecinos, se deshicieron por no haber
acudido á tiempo á pasarles muestra. El Conde levantó este regimiento
y le puso en servicio en muy pocos dias, con la diligencia y valor
que siempre ha servido á su Majestad, y ahora le tiene su hermano.
Tambien en este tiempo sucedió que Cristóbal Lechuga, sargento mayor
del tercio de Manuel de Vega, llevándose mal con su maestre de campo,
sin que él lo entendiese, un hermano y un pariente suyo, que servian
en el tercio, hicieron una mina á la barraca del Maestre de Campo
para volarle; pegaron fuego á la pólvora, la cual en lugar de hacer
efecto contra él, le hizo contra los que la habian hecho, quemando al
pariente, que no pudo retirarse, y el hermano se escondió y salvó;
hallando muchos que le escondieron, alabando su hecho, y más si
sucediera bien, por ser el Maestre de Campo malquisto en su tercio. Y
esto ha sido causa de haberle su Majestad proveido en otro, pidiéndolo
los soldados cuando se amotinaron, y su Alteza se lo concedió. Cosa de
mala consecuencia para el servicio del Rey. El Sargento mayor probó
su inocencia y salió libre de ello. Padeciendo este tercio por no
tener ya más medio para entretenerle, solicitaban en esa Córte con
el Conde de Mansfelt, que gobernaba estos Estados en ausencia de su
Alteza, que habia ido á Francia, el Maestre de Campo y los capitanes
de salir de aquí y volverse á Bravante; y para este efecto inviaron
uno de los capitanes del tercio. Concedióselo su Excelencia, y á mí
me mandó que fuese con este tercio á ganar un castillo fuerte que los
enemigos habian tomado en el país de Reklinchausen, territorio del
arzobispado de Colonia, y que de allí le viniese á hablar á Brusélas.
Caminé derecho donde se me mandaba, y los del castillo, sabiendo que
yo marchaba, se concertaron con los del Elector, y llegado yo delante,
sabiendo el concierto y no hallando allí ninguno del Elector que me
diese asistencia ni victuallas, pasé derecho á Bravante por el Rin
entre Duyseldorp y Keysersuverdt y me adelanté á Brusélas, adonde
hallé á Mons de Linden, gobernador de Charlamont, que se habia ido á
quexar á su Excelencia de no haber yo querido ir contra el castillo
que he dicho. Yo respondí haberlo hecho, dando cuenta de lo sucedido.
Advertí tambien á su Excelencia en consejo, del estado en que dexaba
mi gobierno, principalmente la villa de Gruninghen, en la cual habia
muchos que tenian inteligencia con el enemigo, y entre ellos algunos
del Magistrado, recibiendo cartas y avisos, como he dicho, de lo cual
quexándome yo al Magistrado, ofreciéndome de probarlo con algunos de
él y hombres de la villa, que eran buenos y fieles, y esto diversas
veces, y nunca lo han querido remediar. Antes el síndico me respondió
una vez, queriéndolos apretar sobre esto, que estando él en Bravante
habia visto y oido cosas peores, que no se remediaban, ni tampoco
ellos lo querian hacer. Avisé, como he dicho, á su Excelencia diversas
veces de la poca seguridad que habia en aquella tierra, de lo cual
fueron los burgomaestres avisados no sé por qué via. Estando en córte
procurando con el Conde de Mansfelt remedio para estas cosas, volvió
su Alteza de Francia, á quien, como á su Excelencia, dí cuenta de todo
lo que pasaba en mi gobierno y de la necesidad que tenía de remedio.
Habiéndole particularmente avisado de que por las villas de Deventer
y Zutphen podria su Alteza hacer grandes progresos entrando por el
país de Utrecht en Holanda, lo cual los enemigos sentirian en extremo;
y que el pueblo de aquellas provincias, acordándose de los daños que
habian recibido en tiempo pasado, se reducirian á su Majestad ántes
que pasar otra vez por ellos, y que ya que su Alteza no quisiese hacer
esta entrada y efecto, por lo ménos proveyese estos dos lugares de
manera que se pudiesen sustentar teniendo el socorro aparejado con
tiempo, que pues los holandeses habian tomado el manejo de la guerra,
no dudaba que estas dos plazas importantes, y no fuertes, serian las
primeras acometidas por lo que les importaban. Prometióme de dar
órden y toda asistencia, como adelante diré, avisándole asimesmo por
cosa cierta que el enemigo se preparaba con todas sus fuerzas para
acometerlas, suplicándole que diese presto remedio; donde no, que
el enemigo sin duda haria su efecto por la poca comodidad que habia
de hacer resistencia sin su ayuda. Algunos que estuvieron presentes
dixeron despues que yo me quexaba siempre de que la Frisa se perdia
por falta de asistencia, y que nunca se acababa de perder, como otras
veces habian dicho. Supliquéle que miéntras se preparaba el socorro
me diese licencia por ocho dias para llegarme á Luxemburg á algunos
negocios mios; diómela con promesa de que allí se me inviaria todo el
despacho que le pedia muy á mi contento, y al cabo el despacho fué
mandarme volver á mi gobierno sin dineros ni gente más de lo que habia
traido cuando salí dél. Volví á avisarle que le aseguraba de la pérdida
del país si no se proveia como le habia significado, y al Conde de
Mansfelt lo mesmo. Volvió á mandarme que me partiese á la hora para mi
gobierno, porque tenía el mesmo aviso que yo le habia dado. Y así, por
obedecer y no perder tiempo en réplicas, me partí habiendo protestado
de que mi venida sin dineros ni gente haria más daño que provecho,
habiéndose confiado la soldadesca y pueblo de que yo no volveria sin
lo necesario para la defensa del país y sustento de la gente. Al fin me
vine casi desesperado, solo con mis criados y alguna poca escolta que
tomé en Gheldres, hasta el Rin, y le pasé al fuerte de Rees, y metíme
en Anholt inviando para mi escolta por gente de mi gobierno, y venida,
me fuí á Zutphen. Estando yo allí invió su Alteza al que gobernaba
aquella tierra, y al conde Herman, que gobernaba á Deventer, dineros
para comprar victuallas por estar aquellas dos tierras desproveidas de
ellas. Preguntando en Zutphen al Gobernador la provision que tenía de
pólvora, me respondió que la tenía buena, porque habia hallado en la
casa donde aloxaba el coronel Tassis una buena cantidad, la cual habia
puesto con la demas que habia en la municion. Ordenéle que con toda
diligencia se proveyese de faxina y de cestones, y que trabajase de
la puerta del Pescado hasta la del Rio, que era por donde el enemigo
le podia hacer daño, y sin que él me la pidiese le puse dentro una
compañía de infantería más, y hecho esto, me partí para Deventer. En
estas dos tierras hubo mucho descontento entre los soldados de verme
volver sin dinero ni gente, y yo los consolaba con la promesa de su
Alteza. Y habiendo proveido en Deventer, me partí á dar una vuelta á
Gruninghen, que es donde más me temia por las causas que he dicho. El
enemigo, entre tanto, formó su exército bien sustancial, y no obstante
los avisos que yo habia dado á su Alteza desde Gheldres, como el
capitan Nicoló Basta, gobernador de ella, puede certificar, y desde
Zutphen y Deventer, como el conde Herman y Loqueman pueden decir, que
convenia que su Alteza juntase luégo su gente para socorrerme, y no lo
hizo hasta que la villa fué sitiada. Habiendo el enemigo tomado ántes
el fuerte de la otra parte del rio, que tanta sangre habia costado
el sustentarle, inviando soldados mancebos en hábito de mujeres, los
cuales, con las armas que llevaban escondidas debaxo de las faldas, le
ganaron. Plantó treinta y tres piezas de artillería, y con cada una
tiró tres tiros, con los cuales el Gobernador le rindió la tierra.
Quexándome yo de él poco despues á su Alteza, que era ya llegado con
alguna gente junto al Rin, á una abadía llamada Mariembon, é yendo
á visitar el fuerte de Rees, que gobernaba Mons de Rinavel, dixo su
Alteza que sabía que Loqueman estaba en Rees, y que habia estado
aquel dia en aquel fuerte, que le avisasen que se guardase de parecer
delante de él, y que procurase ganar amigos, lo cual habia hecho ántes
á mucha costa de los soldados de su regimiento, cobrando el remate de
su descuento. Despues de la muerte de su Alteza este gentil-hombre,
procurando descargarse ante el Conde de Mansfelt, fué dado por libre
sin saber yo el descargo que habia dado. Él, con la gente que salió de
aquella tierra, se fué á Deventer, y el conde Herman tomó de ella la
que la pareció que le podia ayudar y asistir, inviándome la demas. El
enemigo marchó á sitiar á Deventer, plantó su artillería, y batióle
terriblemente por la parte que no habia terrapleno; confiándose en el
rio de Isel y en un arroyo que hacia foso por toda aquella parte. El
Conde se puso á la defensa, donde con un ladrillo de los que volaban
de la batería fué herido en el rostro, de que perdió un ojo y á grande
peligro de perder el otro. Para dar el asalto hizo venir el enemigo
un puente sobre barcas el rio abaxo, y le puso á la punta del arroyo;
y aunque nuestra arcabucería mató muchos de los marineros que le
guiaban, todavía le pusieron por donde quisieron dar asalto; y pasando
á la batería alguna gente, pusieron en ella una bandera, que los
nuestros hicieron retirar della fácilmente por no ser asistidos de los
demas que estaban ordenados para dar el asalto, hallando dificultad
al entrar en el puente, porque de una parte y de otra los bordes eran
hechos de tablas, más altos que el puente, y con más seguridad y ménos
daño podia estar nuestra gente peleando mano á mano con el enemigo
en aquel puesto, que no estar en él sujeta á la furiosa batería que
despues de retirada su gente de ella hizo. Herido el Conde y otros
capitanes y soldados, comenzaron, contra la voluntad del Conde, á
tratar con el enemigo, á quien rindieron la villa no teniendo nueva de
ser socorridos.

       *       *       *       *       *

Perdidas estas dos plazas, verdaderas puertas de Holanda y país
de Utrecht, por donde se habia de acabar la guerra, ó por lo
ménos constreñir al rebelde á reconocer á su Rey y señor natural
reconciliándose, dió ánimo al enemigo de proseguir adelante contra
esta provincia, en que tanto habia trabajado, y tanta gente habia
perdido por señorearse de ella, y así procuró pasar adelante; y á
requisicion de los mal intencionados de Gruninghen y solicitud del
conde Guillermo de Nassao, que ahora es su gobernador, se determinó
de irla á sitiar. El conde Federico y yo estábamos en el fuerte de
Covorden á la mira, por ver la punta que hacia, y él, por saber que
los dos estábamos en aquel fuerte, procuró cerrar la villa ántes que
pudiésemos entrar en ella, y con gente suelta caminó dia y noche para
este efecto, mas no lo pudo hacer tan secretamente que con tiempo
no fuese yo avisado por las espías que tenía en su campo. Resolvíme
tambien de partir para allá, caminando toda la noche, y ordené que
alguna infantería que tenía en Covorden, pensando que el enemigo la
acometeria, me fuese siguiendo. Entramos dentro el Conde y yo con la
gente, á tiempo que ya la avanguardia del enemigo se venía acercando
á la tierra, y los mal intencionados de ella, viéndola tan vecina, se
comenzaron á alterar (que segun los enemigos decian, habian prometido
de hacerlo á su llegada), y de otra parte, el Magistrado no solamente
no queria recibir en la villa la gente de guerra que yo habia traido,
pero ni áun en el burgo. En este tiempo me llegó cierta cantidad de
soldados que habia inviado á sacar de algunos fuertezuelos de poca
importancia, y estando con alguna pena de ver el refuso que me hacian
de recoger la ente en el burgo, y la alteracion de los malos, por no
mostrar flaqueza ordené al conde Federico que con la gente que estaba
ya recogida y algunos caballos trabase la escaramuza y tuviese los
enemigos lo más léxos de la villa que pudiese, sin desarrimarse mucho
del foso y muralla della; y miéntras él peleaba fuera, yo negociaba
dentro, de manera que echando fuera alguna cantidad de malos, me
abrieron el burgo, y así hice retirar al Conde dentro con la gente,
porque no se arrepintiesen. La del enemigo padecia, por haber dexado
bagaje y victuallas atras, principalmente los ingleses y escoceses,
que viniendo á coger lechugas para comer, se llegaban tanto, que desde
las murallas mataban los burgeses muchos de ellos. Llegado todo el
exército, se metieron en escuadron algo léxos de la villa, pero con
todo eso, con un cañon, dos ó tres medios y una culebrina que hacia
tirar, recibian tanto daño que luégo se alexaron, cubriéndose de la
artillería lo más que pudieron, pero no tanto, que por el daño que se
les hacia, el conde Mauricio reculó sus tiendas y parte del exército,
y viendo que los malos que eran de su parte no habian salido con su
intencion ni cumplido lo que habian prometido, se estuvo quedo en aquel
puesto sin hacer mas trinchea ninguna. Yo imaginaba que lo hacia por
esperar la artillería y pertrechos que por la mar venian, como fué así,
pues dentro de tres dias comenzaron á parecer gran cantidad de velas,
en las cuales, segun los avisos que yo tenía, venian sesenta piezas de
batir y las municiones y pertrechos necesarios para un largo y gran
sitio. Despaché luégo á su Alteza avisándole de lo que pasaba, el cual
invió al teniente de caballos de Mons de Assicourt á reconocer, dando
siempre esperanzas de querer dar socorro. Y considerando yo que por
estar los españoles amotinados en Diest, y otras incomodidades que
su Alteza podia tener, no era posible haber tanta gente que pudiese
contrastar con el enemigo, escribí que si su Alteza no tenía doce mil
infantes, y por lo ménos dos mil caballos, que no pasase el Rin,
porque ménos daño era que yo me perdiese, que no que su Alteza se
metiese en este peligro. Estando en la muralla de la villa haciendo
tirar la artillería á los escuadrones que se mostraban, mandé que la
arcabucería cesase y que no tirase sino de cuando en cuando algun
arcabuzazo, lo cual fué causa que los jardines vecinos se hinchiesen
de soldados enemigos, que era lo que yo pretendia. Viendo esto, hice
juntar una cantidad de soldados que estaban en el burgo, que dentro
nunca los dexaron entrar en la villa con saltapantanos ni con espadas,
sino solamente con dagas; y á Mendo, con cuarenta soldados de mi
compañía que habian venido conmigo y estaban en el burgo, que por
hacerme gracia los dexaron entrar. Hice abrir la puerta, y ordené á
Mendo que con los caballos cerrase con el primero cuerpo de guardia
que tenía el enemigo, y que con la asistencia de aquella infantería,
que llevaban saltapantanos, fuese cogiendo y matando á los que andaban
en los jardines; y él lo efectuó puntualmente, y trayendo algunos
presos, los burgeses se los querian matar, y queriéndolos defender los
soldados, les dixe que dexasen hacer á los burgeses por tanto más
empeñarlos. Dió este pequeño efecto tanto ánimo á los burgeses, que ya
tenian al enemigo en poco; no obstante que si él acometiera la villa
por dos partes, como era su intencion, con batería formada, nos pusiera
en trabajo, aunque no dudo que tuviera su parte dél ántes de ganarla.
Mas pareciéndole que no saldría con la empresa fácilmente, se resolvió
de ir á tomar los fuertes que estaban en el territorio de Gruninghen,
y el principal era Delfezijl, sobre el rio Ems, de más importancia
que todos, en el cual habian puesto los de la villa una compañía, de
las dos que ellos tenian á su cargo; y ofreciéndolos yo soldados de
su Majestad para meter dentro, jamas los quisieron, pretendiendo ser
cosa suya, temerosos de que metiendo yo gente en él, no se le volveria
despues. Esta plaza está sobre uno de los dos canales que de la mar
vienen á la villa, y cuando el Conde de Rhimbergh la ganó, le usurparon
ellos, del cual han pretendido siempre ser propietarios, suplicando á
su Majestad les hiciese merced dél dándoles la alta justicia; y sobre
esto escribió su Majestad que le informasen de ello; yo lo resistí
todo cuanto pude, porque era hacer grande agravio á un caballero
llamado Ripperdá, cuyo era el lugar donde estaba el fuerte, y él
residia en Alemania; y si bien no servia al Rey, ménos al enemigo.
El estorbo que yo les hice en esta tan injusta demanda, con otras
ocasiones que adelante diré, fueron causa del ódio que despues han
tomado conmigo, y de que yo muchas veces con tanta eficacia haya pedido
á su Majestad me hiciese merced de sacarme de este gobierno, porque,
como he dicho, así me parecia convenir á su real servicio, pues yo no
podia forzar á esta gente á que se le hiciesen como debian. Al fin,
el enemigo fué sobre el fuerte, y las compañías que estaban dentro se
le rindieron, sin esperar batería. En este tiempo su Alteza invió á
Mons de Huerpen, que ahora es gobernador de Maestricht, para que se
informase de mí, del estado en que estaban las cosas de este gobierno
y las del campo enemigo. Oyó la batería que hacia en los fuertes, é
informado de lo que habia en la tierra, se volvió. Su Alteza viendo al
enemigo ocupado por estas partes, se resolvió de ir á sitiar el fuerte
de Nimega á grande instancia que los de aquella villa le hacian para
ello. El enemigo, habiendo tomado los fuertes que he dicho, se volvió
con su exército hacia Gheldres. Su Alteza me invió á mandar que le
fuese á hablar, y fuimos el conde Herman y yo, y llegamos á Nimega el
mesmo dia que su Alteza se retiraba del fuerte, por tener órden de
su Majestad de ir á Francia. Mandó que el conde Herman se volviese
á este gobierno con los burgomaestres y síndicos de Gruninghen, que
estaban allí proveyendo de algun dinero para el sustento de la gente
de guerra, y á mí, que tomase el exército á mi cargo, lo cual no quise
rehusar por las causas que he dicho. Y ántes de su partida se trató
de la recuperacion de Zutphen y de asegurar la villa de Nimega, que á
mi parecer, segun le propuse, se podia hacer, ya que no queria dexar
guarnicion dentro, pues podia; que atrincheando hacia la puerta que
va á Mozza, en aquel alto se podian poner dos ó tres mil hombres,
ofreciéndome de quedar con ellos. Parecióle bien esto, pero tratándolo
con otros se mudó, y sin dar otra órden, no obstante que los buenos
de aquella villa andaban dando voces por las calles diciendo que
quedaban perdidos y vendidos, se partió para Francia, y á mí me
invió al exército, dexándome ordenado que deshiciese la fortificacion
que Camilo Archini habia hecho en Midelver, y el fuerte que Mons de
Rinavelt guardaba enfrente de la villa de Rees, necesarísimo para el
paso en Frisa. Maravillábame yo de que estando la villa de Nimega en
tanto peligro mandase romper estos fuertes, que en parte la tenian
sujeta, y así no obedecí al primero mandato, ni ménos al segundo,
pero con el tercero y el cuarto fué fuerza hacerlo. Y así no hubo
su Alteza partido, cuando los de aquella villa comenzaron á tratar
con el enemigo, y él á marchar con alguna gente hacia ella el rio
arriba. Entendiendo esto, me partí para allá con alguna caballería é
infantería. La gente del enemigo hizo alto hácia Til, y yo en Mozza, y
aquí me resolví de ir con alguna parte de mi gente á la villa, y contra
la opinion de Nicoló Basta y de otros capitanes que iban conmigo,
entré dentro con dos compañías de caballos, dexando los demas fuera;
hice convocar al Magistrado en casa de Mons de Guilein, gobernador de
la tierra, proponiéndoles que, si la querian asegurar, recibiesen más
gente de guerra dentro, que allí la tenía para dársela tal como ellos
la quisiesen, lo cual les ofrecí tres veces y todas me lo negaron. Y
así, vista su resolucion, me volví á salir y fuí á Midelvert, adonde
junté gran cantidad de villanos de alrededor para desmantelarle, como
su Alteza me habia mandado, y á Mons de Rinavelt avisé que hiciese lo
mesmo del de Rees, llevando la artillería y municiones el rio arriba,
á Rhymbergh, donde hoy está. Yo andaba con el exército buscando de
comer donde lo podia hallar, por padecer necesidad así la caballería
como la infantería, que con esta comodidad me han dado siempre los
cargos, y estando entre Mastricht y Riuermunde, tuve aviso que el conde
Mauricio marchaba con su exército hacia Nimega. Y por hacer lo que
pudiese y que no se me diese culpa, escogí de todo el exército de dos
á tres mil hombres sueltos, y aunque los dos regimientos de alemanes,
de los condes de Barlaymont y Arembergh, andaban descontentos dias
habia, jurando de no tornar á pasar la Mosa hacia Bravante sin ser
pagados, todavía con promesa que les hice de que los volveria al mesmo
puesto, la pasaron á Venló, por donde caminé por más seguridad mia,
que tomando el camino de Mozza iba en gran peligro de perderme, por
estar ya el conde Mauricio al rededor de la villa de Nimega. Consideré
que ya que aquella villa se hubiese perdido, ó no me quisiesen admitir
dentro con la gente que llevaba, por lo ménos aseguraria la de Grave,
que es de tanta importancia, y estaba tambien en peligro por estar
ausente Mateo de Castelo, gobernador de ella, y haber poca guarnicion
dentro; y así me fuí allá, avisando por todas las vias posibles al
Gobernador de Nimega que yo estaba allí para meterme con él, y que
con la gente de guerra que tenía tomase una puerta, y que avisándome
haberlo hecho, á la hora yo caminaria con la gente rio arriba, por
ser camino secreto y cubierto. Mas los de la villa, como superiores
de la gente del Rey que estaba dentro se apoderaron de las puertas, y
dixeron al Gobernador que ni él ni ningun soldado del Rey se llegase
á ellas, porque le harian pedazos; y en esto iban tratando con el
enemigo. Como supe lo que pasaba, tuve la villa por perdida, y así me
resolví de asegurar la de Grave; y habiendo tenido aviso de la gente
de guerra que estaba dentro, de que los burgeses no andaban bien, y
que eran superiores de ellos, hice caminar á la infantetía que habia
traido conmigo hacia allá, y adelantándome un poco, hice venir los
burgomaestres á la puerta, á los cuales propuse que valdría mas meter
aquella infantería dentro, que no que anduviese por aquella campaña
haciendo daño, prometiéndolos de entretenerla sin daño de la tierra.
Respondiéronme que lo tratarian con sus burgeses, pero que temian que
no lo podrian alcanzar, por haberles prometido otros lo mesmo y no
cumplido. Entraron dentro y volvieron con resolucion de que en ninguna
manera los burgeses querian que entrasen, y que si yo lo intentaba se
alterarian y tomarian las armas. Y estando ya asegurado de los soldados
que estaban de guardia á la puerta, hice que detuviesen fuera á los
burgomaestres; púseme delante de los soldados, y ordené que sin tocar
atambor me siguiesen todos, y así entré dentro sin estorbo ninguno
hasta el castillo, donde puse los alemanes, y las demas naciones, como
italianos, irlandeses y valones, repartí en los hospitales, cuerpos de
guardia y en algunas casas vacías, sin permitir que soldado entrase
donde hubiese burges. Ayudóme á dar á esta gente victuallas de pan,
queso y cerveza un comisario de victuallas llamado Romade Robertin, en
lo cual se empleó como bueno y fiel servidor que es de su Majestad.
Supe despues de algunos enemigos que he tenido en prision, hombres
que podian saber el secreto de su exército, que si yo no entrára, la
villa estaba ya concertada con el enemigo; á lo ménos puedo asegurar
que si no era así, estaba en este peligro. Pocos dias despues llegó
de la otra parte del rio Mons de Guilein, con toda la gente de guerra
que estaba en Nimega, la cual se habia rendido al enemigo sin su
voluntad, de que el pobre caballero, como muy fiel á su Majestad, venía
con tanta angustia y pena, que temí muriera allí, de que le dió una
enfermedad que le duró muchos meses. Al fin los inconvenientes vienen
las más veces por negligencia y descuido de otros, y los semejantes
lo vienen á lastar y padecer. Alojé aquella gente tambien dentro,
por no perderla fuera, dándola la misma comodidad que á la demas, y
pocos dias despues llegó Mateo de Castelo, que venía de Tornay, donde
tenía su mujer. Habiendo el conde Mauricio dado órden en la villa de
Nimega, se retiró; y queriendo yo hacer lo mesmo, dixe al Gobernador
que pidiese la gente de guerra de que tenía necesidad, que yo se la
dexaria, y que me espantaba de que habiendo tanta artillería dentro de
la tierra, tenía tan poca pólvora; y era tal, que me habia sido fuerza
refinarla á mi costa miéntras estuve allí; advirtiéndole de los medios
por donde se podia proveer de ella suficientemente. Dexéle algunas
compañías de italianos, que me pidió y nombró, y volvíme adonde habia
dexado el exército. Y su Alteza, para el viaje de Francia, que áun no
era partido, invió por la mayor parte de la gente de él, y la llevó el
Maestre de Campo D. Gaston Espinola, si bien los dos regimientos de
alemanes altos se alteraron del todo, y se alojaron á su gusto entre
Mastricht y Liexa. Y en esta sazon mandó su Alteza al duque Mauricio
de Saxa levantar un regimiento de infantería alemana en esta provincia
de Linghen, y él juntó la gente suficientemente; destruyó el país, y
los de él llevaron el regimiento hacia Colonia, haciendo mucho mal por
donde pasaba, y así se deshizo de sí mesmo. El Duque, los capitanes
y reliquias de él, sabiendo que yo estaba en Mastricht, me fueron á
hablar, y en virtud de una carta que su Alteza habia escrito al Duque,
me pidieron alojamiento y entretenimiento. Respondíle que su Alteza
entendia que habiendo pasado muestra se juntase con el exército que
yo gobernaba, y que él no la habia pasado, que el exército era ido á
Bravante, y así yo no podia cumplir lo que me pedia; que haria bien
en ir á hablar á su Alteza, pues yo no podia mandar en aquel país, y
así lo hizo. Sabe Dios las causas por que este regimiento se deshizo
y no pasó muestra, y lo mesmo el del duque Francisco, su hermano, que
asimesmo se levantó en este país, y en él tambien se deshizo, siendo
ambos muy necesarios para el servicio de su Majestad. En el tiempo
que se levantaron se perdió el dinero del Rey, destruyóse el país,
perdióse el teniente coronel Teseling, y no hicieron otro efecto.
Partido su Alteza para Francia, escribí al Conde de Mansfelt, que en
su lugar gobernaba, suplicándole que fuese servido de proveerme algun
dinero para la gente de guerra de mi gobierno, porque me queria volver
á él. Mandóme venir por el dinero á Brusélas, y así fuí, donde estuve
algunos meses solicitándolo sin poderlo alcanzar. En este tiempo
sucedió la muerte del Duque de Cleves, y siendo necesario inviar de
parte de su Majestad á su enterramiento, y á poner una persona en el
gobierno de Gheldres, aunque para ambas cosas yo era poco suficiente,
me mandó su Excelencia que lo hiciese, sin darme ninguna comodidad
para mi gobierno, ni áun para el ajeno, y la que me dió para mi viaje
apénas bastaba para pagar la escolta de Brusélas á Namur, que entónces
este camino estaba muy peligroso. Tambien me ordenó que acabado aquel
servicio me volviese á la villa de Mastricht, que por ser de tanta
importancia convenia que una persona de recaudo estuviese en ella, por
haber llevado su Alteza consigo á Francia al Gobernador. Pasando por
esta villa para el viaje que he dicho, avisé al capitan Limburg, que
la gobernaba, que estuviese con cuidado, porque sabía que el enemigo
queria dar una escalada á aquella tierra, ordenándole que en sabiendo
que el enemigo estaba en campaña, estuviese él con toda la gente de
guerra á las murallas todas las noches, y que de dia doblase las
guardias á las puertas. El conde Mauricio vino y dió la escalada,
y fué ventura no ganarla. El capitan, descuidado demasiado, por más
que fué avisado del Gobernador de Wert que el enemigo marchaba, y
por no haber dado parte al magistrado de este aviso, vino en ódio de
aquel pueblo, el cual, á mi vuelta allí, me solicitaba mucho que le
castigase por algunos indicios que tenian de no ser fiel, á mi parecer
no bastantes para quitar la vida y la honra á un soldado que, desde
el principio de esta guerra, habia yo visto servir á su Majestad bien
y fielmente. Poco despues de esto vino de Francia el Gobernador, y yo
me volví á Gheldres. Los de la villa de Mastricht procedieron contra
el Limburg para echarle de ella, y así vino aquí con el regimiento del
Príncipe de Simay y sirvió como muy honrado soldado hasta la muerte.
Con todo esto, fuí caminando dia y noche por ser el tiempo corto, y
con gran peligro llegué á tiempo. Hice lo que se me mandó, asistiendo
al entierro y exequias del Duque, de que puntualmente advertí á su
Excelencia, y embarcándome el rio abaxo, me fuí al país de Gheldres,
adonde gasté mucho más de lo que tenía.

       *       *       *       *       *

Venida la primavera, el enemigo formaba su exército, y avisé de ello, y
de que sin ninguna duda daria sobre mi gobierno; y con todos los avisos
que dí y la solicitud grande que hice, jamas pude alcanzar asistencia
con efecto, sino en promesas. Ya era vuelto su Alteza de Francia, y
mandándome volver de Gheldres á mi gobierno, lo hice luégo con la mesma
ayuda y provision que ántes me habia dado. Y no hube llegado, cuando
entendiendo que el enemigo queria acometer la villa de Steenvick ó
Covorden, donde me puse por estar en medio de todo el gobierno, aunque
no estaba tan bien proveida como la de Steenvick, que tenía á cargo el
teniente coronel de Mons de la Mota con más de mil soldados, la flor
de la gente de guerra que el Rey tenía en esta provincia; y él, por
su valor y prudencia suficiente para aquello y para mucho más, y con
su diligencia y ayuda de los vecinos y soldados de dentro, la habia
reparado lo mejor que se pudo; que fortificarla como era menester no se
podia hacer por causa del sitio, en mucho tiempo. Acertó á estar en
aquella villa Mons de Guaterdich, gobernador de Santa Gertruidemberg,
que habia venido allí para cierta empresa que el Rey nuestro señor
mandó que se hiciese por Pedro Rans, criado suyo; y aunque se conoció
ser engaño y trato doble, este caballero, por tener valor y deseo de
servir á su Majestad, sabiendo que el campo enemigo marchaba hácia
allí, se quedó dentro queriendo hallarse en aquel sitio. Llegó el
enemigo con exército y aparato real, y cuando yo supe que caminaba,
importunaba con grande diligencia á su Alteza, que estaba en Aspá
tomando la agua, y al Conde á Brusélas, por el socorro; y viendo que se
tardaba, procuré, con la poca gente que tenía, aumentar la guarnicion
de la tierra, é invié al capitan Sante con alguna gente y el dinero
con que me hallaba; el cual hizo tan buena diligencia, y se gobernó
de manera que por mucho cuidado que el enemigo tenía y más hacia para
estorbar el socorro, entró dentro sin ninguna pérdida.

El enemigo, despues de haber hecho sus trincheas, las cuales no pudo
hacer sin que las salidas que hizo Mons de la Cocquela le hiciesen
daño, hasta tomarle banderas que tenía en ellas, y plantó su artillería
en dos partes, en cada una puso treinta piezas, y otras dos en otra
parte, que batian un molino que se habia hecho para meter agua en el
foso. Comenzó su batería desde las cinco de la mañana hasta las de la
tarde, la más terrible que se ha visto en esta guerra; y pareciéndole
que habia hecho batería para dar asalto, puso todo su exército en
escuadron, y reconociendo las baterías con tres capitanes que fueron á
ello, el uno fué muerto al borde del foso, y hallando haber hecho poco
efecto, y estarse la estacada entera y bien guarnecida de mosquetería
y arcabucería, se retiraron por aquella noche á sus cuarteles, y luégo
comenzaron á cegar el foso y á arrimarse con la zapa á la muralla
por tres partes, é hicieron dos minas, habiendo batido un torreon de
la puerta que estaba á cargo del capitan Bartolomé Sanchez. Nunca
yo cesaba de solicitar el socorro viendo la grande ocasion que el
enemigo daba para deshacerle parte de su exército si yo tuviera gente
para ello. Tenía aloxada su caballería léxos de su infantería, y
donde tomándole un puente que no estaba guardado, y rompiéndole,
no podian socorrer su infantería, y en el alojamiento no habia sino
una calle por donde la caballería podia salir, por ser todo lo demas
pantanos, donde la infantería podia hacer grande efecto sin daño de
la caballería. A tener yo infantería suficiente, con ayuda de Dios,
poca ó ninguna de ella se me escapára, y perdida ésta, la villa fuera
socorrida, y por lo ménos el enemigo no podia retirar su artillería
por se haber secado el rio por donde la habia traido, de tal suerte
que con el tiempo que hacia, de ninguna manera se podia navegar por
él. El enemigo, continuando su zapa y mina fuera de ella, habia hecho
dos castillos de madera, uno mayor que otro, hechos con gonces y
tornillos, de modo que juntando las piezas en parte segura con ruedas
y otros artificios, los llevaban enteros donde querian, y eran hechos
de arte, que en diversos suelos que tenían, podia estar mucha gente de
guerra segura de arcabucería y mosquetería; de donde, descubriendo no
solamente el terrapleno, mas las calles y casas, hacian mucho daño.
Viendo esto Mons de la Cocquela, puso dos piezas de artillería detras
de una casa, con las cuales, batiendo el mayor, le hizo inútil, y del
otro se recibia poco daño. Ya estaban los enemigos tan adelante en
el terrapleno, que se hallaban con los nuestros pica á pica sin osar
dar asalto, y por hacerlos más daño, el enemigo hacia tocar diversas
armas falsas, teniendo asestada toda su artillería; y poniéndose los
nuestros á la defensa, creyendo que era asalto, hacia grande efecto en
ellos. Viendo yo que el socorro tardaba, y conociendo el peligro de
perderse en que estaba la tierra, y que no habia mejor remedio para
estorbar la pérdida, ó por lo ménos dilatarla esperando el socorro,
que meter más gente dentro y proveerla de pólvora, de que comenzaban á
tener falta, avisé al conde Herman, que estaba en Gruninghen, que de
su parte inviase alguna gente con sacos de pólvora, y que yo tambien
inviaria por la mia; y que señalando el dia, hora y lugar donde se
habian de juntar, procurasen entrar dentro. Despues que el capitan
Sante entró con aquel socorro, los enemigos hicieron en aquella parte
algunos fuertes; y aunque el sitio era aguanoso, no dexaban de noche
de entrar y salir avisos entre fuerte y fuerte, y esta gente llevaba
órden de hacer el mesmo viaje, y con las guías que les habia dado
fueron, y la cabeza que yo habia inviado con la gente entró dentro, y
el que el Conde por su parte, ó cansado ó perdido de ánimo, estando á
tiro de piedra del lugar, por haber tocado los fuertes arma, se retiró,
siguiéndole de cuarenta á cincuenta soldados; que los más de ellos,
venido el dia, se perdieron, y él tuvo ánimo y fuerzas para volver
seis leguas atras, faltándole para ir un tiro de piedra adelante. Este
mesmo dia habian comenzado los nuestros á tratar con el enemigo, el
cual, habiendo hecho dos minas y alojado su gente por el terrapleno,
por no tener por aquella parte traves ninguno que se lo estorbase, dió
fuego á las minas, que nos fueron de poco daño, ántes la una de ellas,
estando enterrado un torreon de la villa junto á ella, resistiendo,
reventó hácia los enemigos, en los cuales hizo mucho estrago. Dieron
con todo esto su asalto por tres partes, reforzándole de gente cinco
veces, y duró desde las ocho de la mañana hasta las seis de la tarde,
perdiéndose mucha gente de ambas partes. Entre los nuestros murieron
tres capitanes, el conde Luis, hermano del conde Herman, el capitan
Biondel, del regimiento de Mons de la Mota, y el capitan Hessel, de
mi regimiento, y el conde Mauricio salió herido de un arcabuzazo en
el rostro. Al fin, viendo los nuestros que no habia nueva de socorro,
y que los enemigos estaban tan adelante en el terrapleno, muchos de
los nuestros heridos, y todos generalmente cansadísimos del trabajo
y pelear, tornaron á parlamentear con el enemigo, á quien al cabo
rindieron la tierra, y uno de los artículos fué que saliesen de este
país, pasasen el Rin, y en seis meses no pudiesen volver á él. Cosa
mal á propósito para el servicio del Rey, por ser la gente tan buena,
como he dicho, y hallarme con poca esperanza de haber otra para
resistir al enemigo. Avisé de todo á su Alteza á Aspá, y al Conde de
Mansfelt á Brusélas, suplicándoles me socorriesen, advirtiéndolos de
que el enemigo quedaba tan mal tratado, que en mes y medio no se podia
rehacer para salir en campaña, porque se decia haber perdido más de
dos mil hombres. Bien tardó todo el tiempo que he dicho en refrescar
su gente y en rehacerla. Ya que esos señores no procuraron el socorro
con tiempo, perdido el que el enemigo no estuvo en campaña y el que
estuvo en rehacerse, bien pudieran de haber sido servidos de darle
cuando se le pedí, inviándome, como he dicho, que sin duda se hubiera
excusado lo que despues ha sucedido. Al fin importuné tanto á su Alteza
y á su Excelencia, que resolvieron de inviarme socorro, y entre tanto
el enemigo, habiendo rehecho su exército, marchaba hácia Covorden. Y
habiendo proveido de artillería, municiones y gente, dexé al conde
Federico dentro y me fuí á Grol á aguardar el socorro, teniendo aviso
que marchaba. El enemigo vino y sitió el burgo de Covorden, y dexando
el Mauricio al conde Guillermo, su primo, sobre aquel sitio, se partió
con parte del exército y artillería á sitiar la villa de Oetmarsum; y
vino tan repentinamente sobre ella, que Mendo, que estaba dentro con
mi compañía, habiéndole dado órden de no dexarse encerrar, hubo de
pasar por medio de los enemigos para salvarse con la compañía y meterse
en Oldenzel, dexando dentro otra de mi regimiento. El conde Mauricio
hizo sus trincheas, y plantando la artillería, mataron los nuestros
á Mons de Fama, general de ella; y despues de haber batido, se le
rindió la tierra con los mesmos pactos que la de Steenvick. Miéntras
él estaba en aquel sitio, su primo se acercaba al burgo de Covorden,
el cual no tenía más fortificacion que una trinchea simple, defendióle
el conde Federico algunos dias hasta que volvió el Mauricio del sitio
de Oetmarsum; y una vez estuvieron los enemigos dentro del burgo, y
los nuestros los tornaron á echar fuera; pero viendo el Conde que al
cabo no le podia defender, le quemó y se retiró al fuerte hácia donde
el enemigo caminó con sus trincheas; y conociendo que era una masa
de tierra, y que su artillería, por mucha que era, podia hacer poco
efecto, se puso á ganarle por zapa, sangrando primero el foso, que
era grande, aunque no muy hondo; y con cierto ingenio que usan los
marineros, sacaban la agua apriesa. Hizo tambien dos plataformas que
abrazaban los dos baluartes, de donde tiraba á las defensas haciendo
daño. Yo, confiando en el socorro que se me prometia, aunque habia
puesto dentro mucha gente más de la que se suele poner en semejantes
fuertes, hice apear parte de la compañía de don Sancho de Leiva y parte
de la mia, y á mi alférez con ellos, y los metí dentro pareciéndome
que siendo españoles ayudarian mucho al Conde. El enemigo hizo algunos
fuertes, habiendo el Conde hecho una salida sobre ellos; y haciendo
uno bien cerca de la tierra, el Conde le batió con su artillería
desde el fuerte, y los que estaban dentro fueron tan hombres, que
aunque los hacia grandísimo daño por no estar en defensa, nunca se
movieron. Mandó el Conde salir del fuerte una buena tropa de soldados
para darle asalto, y diéronsele, y los de dentro se defendieron
muy valerosamente, pero al fin quedando muy pocos de ellos vivos,
y viniéndoles socorros de sus cuarteles, los nuestros, por no ser
cortados entre los dos fuertes, se retiraron. Murieron allí dos alférez
de mi regimiento, Juan Lopez, español, y Mons de Ruylle, valon, que
lo era de mi compañía coronela, ambos muy valientes soldados. Hechas
las plataformas, comenzó el enemigo á henchir el foso (hacen esto con
mucha maña y presteza), y en este tiempo me llegó el socorro á Grol, á
cargo de Mons de la Capela, con su regimiento de Liejeses, el tercio
de D. Gaston y el de irlandeses de Mons Stenley, que todos juntos
no pasaban de ochocientos soldados, y algunas compañías de caballos
á cargo de D. Alfonso de Avalos, hermano del Marqués del Guasto, que
cierto no llegaban á cien caballos por tener las compañías muy faltas
de gente, tanto que me acuerdo haber pasado una delante de mí con
dos arcabuceros delante de avanguardia, tres lanzas de batalla, tres
mujeres y un clérigo de retroguardia, sin tener más soldados que éstos,
y todo este buen socorro, sin un real, ni ménos yo le tenía. Viendo
la sustancia de esta asistencia, y temiendo que si poniala gente en
los casales, el enemigo los podria degollar fácilmente, me resolví de
meterlos todos en la villa de Grol, por evitar este inconveniente,
que sin falta sucediera como digo, y con ser la tierra pequeña y de
ruines casas, ellos y la guarnicion ordinaria estaban cubiertos.
Y por más entretener al enemigo en el sitio de Covorden, despaché
luégo para entrar dentro algunos valones del regimiento de Mons de la
Capela con un capitan suyo, y díle tan buena guía, y él lo hizo tan
bien, que entró dentro con mucho peligro, y avisando el de la Capela
á su Alteza y á su Excelencia particularmente de la gente que habia
traido aquí, las cartas se perdieron en el camino y vinieron á manos
del conde Mauricio, y él las envió al conde Federico dentro con un
trompeta, para que viese el socorro que habia venido. Él respondió que
aunque no viniese otro socorro, que esperaba con el de Dios defender
la plaza. Tambien escribia yo muy á menudo, suplicando que el socorro
fuese tal que pudiese ser bastante, porque aquél no lo era. Tratando yo
un dia con algunos capitanes del tercio de D. Gaston, de que holgára
que estuvieran dentro del fuerte algunos capitanes más de los que
habia, se ofreció de su buena voluntad el capitan Jerónimo de Oria,
genovés, caballero de mucha virtud y valor, que él iria, y procuraria
entrar ó perderse. Y yo se lo agradecí como á quien él es y el caso
requeria; fué con algunos soldados amigos suyos, y con tener guardia
el enemigo por aquella parte, pasó como un rayo rompiendo por ella y
entró dentro. Su Alteza me escribia que me inviaria socorro suficiente,
que así lo habia ordenado y podia hacer porque tenía mucha y muy buena
gente en Aspá para su guardia, y grande suma de dinero que le habia
venido de España. Invió al fin el socorro á cargo de D. Alonso de
Mendoza, con su tercio de infantería española y una buena cantidad de
caballería, y con esto y lo que acá estaba, se pudiera socorrer el
fuerte si viniera á tiempo y con medios, porque aunque vino con él un
oficial del pagador, no traxo un real consigo, ántes me dixo que le
habia faltado para cumplir con algunas compañías españolas, de una
paga que se les habia dado en Bravante, pero que de Colonia habia de
venir cierta suma. Vino esta gente cuando ya el enemigo habia cegado
el foso del fuerte, y por una cortina de un baluarte se habia metido
dentro, arrancando los árboles de que estaba vestida, con ingenios
de tornos. Alojóse dentro de él y minándole sin podérselo estorbar,
porque siendo las cortinas cortas, los traveses de los baluartes
hacian poco efecto, y las dos plataformas tambien impedian que no se
pudiesen valer de ellas, porque tiraban continuamente allí cruzando
su batería; acertó á ser el baluarte más fuerte de los cinco que el
fuerte tenía, y así el Conde le cortó, desamparando la mayor parte
de él, comenzando á hacer una retirada, hácia una plataforma del
fuerte, por la cocina de una casa, hasta lo que habia cortado del
baluarte, que tambien hacia traves como la plataforma. Y sabiendo yo
por las espías que tenía en el campo del enemigo, el estado en que
estaban las cosas de él, daba priesa al Maestre de Campo D. Alonso de
Mendoza que caminase é hiciese diligencia, y él la hizo, y sabiendo
que estaba cerca, tomé la avanguardia con la gente que acá estaba,
para informarme de más cerca de cómo se podia socorrer. Llegando el
Maestre de Campo y sabiendo que yo me habia partido, me siguió con
mucha presteza, aunque llovia y hacia mal tiempo. Juntámonos en Ulsen,
lugar del condado de Benthen, y otro dia marchamos juntos á Denichum,
tambien lugar del mesmo condado, una buena hora de camino de Covorden.
Este fuerte de Covorden está en un sitio fuertísimo, que de todas
partes le cercan pantanos y turbales inaccesibles la mayor parte del
año; solamente hay un paso arenisco y duro debaxo, pero siempre con
agua, y dura ántes que se llegue al fuerte y despues á la entrada de
él, adentro, una pequeña hora de camino, paso hecho á posta para las
barcas de una provincia á otra, que esto significa el nombre Covorden;
hay tres ó cuatro arroyos que salen de estos pantanos y turbales, y
todos vienen á dar al fuerte, y de ello se hace un rio, que va por unos
grandes prados á entrar en el rio Vecht. Pocos dias ántes que nosotros
llegásemos á Denichum, habia venido el Conde Holac con un regimiento
nuevo y alguna otra gente, á juntarse con el Mauricio; y queriendo
estar apartado de él, se alojó entre Denichum y su campo, pero más
cerca de él que de nosotros, donde se habia fortificado; mas sabiendo
que el socorro venía, habia dexado aquel puesto y tomado otro. La metad
de la fortificacion estaba delante del rio que viene de Covorden, y
la metad detras, y tambien dexó éste como supo que éramos partidos de
Oldenzel; y luégo tomó otro mucho más fuerte que los dos, acercándose
al cuartel del Mauricio, adonde se fortificó con grandísima priesa,
como tambien lo estaba el Mauricio en su cuartel, y fuera de esto, así
por aquel paso de agua que he dicho, como por otras partes por donde
podiamos pasar, habia ya hecho buenos fuertes, y reparar y doblar las
trincheas, tanto contra nosotros, como contra el fuerte. Traia conmigo
tres piecezuelas de campaña, con las cuales hice señal al Conde de mi
venida, y por no perder tiempo, invié alguna caballería á tomar lengua
por aquella parte donde estaba el Conde Holac; y por los pantanos invié
dos capitanes, uno italiano y otro español, porque mi intencion era, ya
que se podia caminar por ellos, que con toda la infantería se llegase
por aquella parte, lo más cerca del fuerte que se pudiese, como no
fuesen sentidos, y con la caballería tocarles arma la mayor que fuese
posible, y que la infantería estuviese hecha alto y que en oyendo esta
arma arremetiese á las trincheas, y ganándolas, no dudaba de ganarse
las plataformas y echar los enemigos fuera del burgo, que áun todavía
estaban atrincheados. Considerando yo que tocando arma al cuartel del
Holac, el Mauricio viniera del suyo al socorro, como despues hizo, y
que entónces nuestra infantería hubiera hecho el efecto que he dicho
facilísimamente, por estar el cuartel del Holac media hora de camino
hasta las trincheas. Los dos capitanes fueron á reconocer el paso
para guiar la infantería, y de enmedio del camino se volvieron sin
reconocerle, echando la culpa el italiano al español, diciendo que no
habia querido pasar adelante, y que él no queria ser más prudente ni
valiente que el otro. Hicieron una gran falta al servicio del Rey,
que con el favor de Dios, rompiéramos al enemigo, porque parte de su
exército estaba fuera á traer victuallas, que padecia de ellas por
estar léxos de sus tierras; tambien padeciamos nosotros, más por falta
de dinero que de victuallas, que muchas nos venian; pero los soldados
de este gobierno y los demas que habian venido con el Maestre de Campo
D. Alonso de Mendoza, salvo los de su tercio, dexaban sus banderas por
ir á buscar de comer, y á no estar el enemigo ocupado en sus fuertes
y trincheas, como lo estaba, él hiciera suerte en nosotros. Visto lo
que los dos capitanes habian hecho, ó no habian hecho, nos resolvimos
de acometer el cuartel del Holac, escogiendo de las naciones que
allí habia mil soldados que fuesen de avanguardia, y que tras ellos
fuese la demas infantería y la siguiese toda la demas caballería, con
intencion de que los mil soldados acometiesen los primeros, y ganando
las trincheas, la demas infantería se pusiese en escuadron dentro del
cuartel, y que toda la caballería encubierta en un bosque, que estaba
junto al cuartel del Holac, esperase á la gente que viniese al socorro
del cuartel, del Mauricio. Tambien se ordenó que no se tocase arma
hasta que se pelease mano á mano con el enemigo; habiéndolos dado una
guía para mostrarles por donde entraban y salian los carros de aquella
fortificacion, no habiendo puerta ni trinchea en aquel paso. Cuando
llegaron estos mil soldados al cuartel donde habia estado poco ántes
el Holac, creyeron que se iban huyendo y diéronse priesa á caminar
tras él; á los que llevaban la guía, con la mucha que iban y la arma
que tocaron, se les escapó de las manos, que fué causa de que no se
acertó lo que pretendiamos. La gente se derramó por aquellas trincheas,
acometiéndolas por diversas partes, y el enemigo que estaba en ellas,
por haber tocado arma tan temprano, las defendia valerosamente. Mataron
luégo al capitan D. Juan de Bivanco que iba en la avanguardia, y á otro
capitan aleman del regimiento del Conde de Barlaymont, que habiendo
entrado dentro con algunos soldados y no siguiéndole los demas, le
mataron con los que con él habian entrado. Ya era llegado el Mauricio
con el socorro, y el dia aclaraba, y temiéndome de lo que sucedió,
habia hecho adelantar la caballería para dar calor á la infantería,
y si sucediese mal, poderla retirar más seguramente. La artillería
de sus trincheas nos comenzó á hacer gran daño, y con los unos y con
los otros, tuve trabajo en recoger y retirar la infantería, viendo
que miéntras más se estaba allí era más perder. Al pasar del rio puse
alguna infantería en las trincheas que el Holac habia dexado, por
si el enemigo nos cargase. Volvimos al cuartel siempre con cuidado,
porque no nos acometiese el Mauricio á la retroguardia, que toda la
gente de su exército, salvo la que estaba en las trincheas, habia
ya acudido allí. Debieron de morir aquel dia, de los nuestros, cien
hombres de la infantería, de todas naciones, que no fué mucho segun
jugaba la artillería y arcabucería del enemigo. Otro dia, por no
mostrar flaqueza, me fuí á presentar con el exército junto á Covorden,
enfrente del cuartel del Mauricio, llamándole con la mayor parte de las
trompetas que tenía, á batalla, pero ni quiso darla, ni ménos trabar
escaramuza, y yo lo deseaba por ver si le podria sacar de sus trincheas
y pelear con él; visto que no queria, me volví al cuartel, habiéndome
mostrado á los de Covorden para darles ánimo. Despues de esto fuí á
reconocer el paso de Scherembergh, pensando pasar por allí á la Drent
y tentar por aquella parte el camino de Gruninghen, y no fué posible
con llevar los caballos á mano. El teniente Mendo que iba delante se
empantanó de manera que ni él ni su caballo podian salir del pantano.
En este tiempo habia llegado el conde Herman á juntarse con nosotros,
con la gente que habia sacado de aquel país; y su hermano, que estaba
dentro del fuerte, viendo que no le podiamos socorrer, y que el enemigo
le habia minado la mayor parte del baluarte que él habia cortado, se
rindió con muy honrados pactos que el enemigo le concedió por hallarse
apretadísimo de victuallas; y si el socorro, como vino á lo último me
viniera al principio, cuando el otro, con las comodidades que en tales
casos se requiere, el fuerte se socorriera sin ninguna duda, y el
Mauricio y su exército estaban en gran peligro de perderse ó recebir
un notable daño. Mas al fin las victorias vienen de Dios y él las da á
quien es servido, pero tambien es necesario que los hombres se ayuden
y provean de su parte sin dexar tales cosas á la ventura. Cuando vino
Mons de la Capela con aquel socorro, el tiempo era seco y por todas
partes se podia caminar, lo que no se podia hacer en el que vino D.
Alonso de Mendoza, que era de otoño, y con las aguas de él, se habia
hecho dificultoso lo que ántes era fácil.

       *       *       *       *       *

Sabida la rendicion del fuerte, volví á inviar con gran diligencia
al conde Herman con la gente que habia traido á Gruninghen por la
Bretanga, que era el camino por donde habia venido, y yo me fuí con
la demas gente al villaje de Velthusen, lugar del Conde de Benthem,
y allí estuve algunos dias para ver lo que el enemigo queria hacer;
donde la gente de guerra que habia venido con Mons de la Capela me
pedian la paga, que les escribian de Bravante haber inviado para
ellos, y decian que yo habia recibido, lo cual era falso; y los que
más me apretaron con poca modestia, fueron los italianos del tercio de
D. Gaston, diciéndome que su maestre de campo los habia escrito que
yo tenía su dinero. De estas y semejantes caridades se me han hecho
muchas en esa Córte, y sus inventores no me han sido de poco trabajo
y estorbo al servicio de su Majestad, siendo causa de que los soldados
pierdan el respeto, sin el cual no pueden ser bien gobernados. Habiendo
el enemigo proveido y reparado el fuerte, retiró su artillería y
exército hácia Svol; y yo, habiendo comido y forrajeado los contornos
del cuartel adonde estaba, me fuí al villaje de Geelhusem, junto al
castillo de Benthem, adonde los alemanes de los regimientos de los
dos condes de Arambergh y Barlaymont se alteraron, tocaron sus caxas,
y sin ninguna licencia, ni capitanes, ni oficiales, marcharon para
volverse á Bravante; yo fuí tras ellos, y con todas las buenas obras
y palabras que podia, les rogaba se quedasen á lo ménos miéntras el
enemigo estaba todo junto y no muy léxos de nosotros, y que podria ser
que él nos vendria á buscar, ó nos daria ocasion de buscarle á él; por
aquella noche se quedaron donde yo los alcancé, y otro dia siguieron
su camino sin poderlos detener, por más ruegos que D. Alonso y yo les
haciamos, y con ellos se fueron algunos que tenian tan poca gana de
quedarse como ellos. Pocos dias despues me vinieron de Colonia quince
mil escudos, los cuales se dieron á la gente de guerra que Mons de la
Capela habia traido consigo, que así vino ordenado de la Córte, y no
solamente mandaban que se diese de aquello la paga á los coroneles que
estaban ausentes, pero una buena suma de dinero más, sin que viniese
un real para los que estaban presentes sirviendo, ni ménos para sus
soldados. Recibido este dinero, tambien pretendieron ellos partirse.
Todavía estaba el enemigo junto, llegándose lo más cerca que podia
al paso por donde esta gente habia de pasar, con intencion de que ya
que los alemanes y los que fueron con ellos, por buena diligencia que
habian hecho, se le habian escapado, no se le escapasen estos que
quedaban. Don Alonso hizo una vez punta de partirse, adelantándose un
poco con esta gente, lo cual entendido por el Mauricio, caminó á la
ligera á encontrarlos; tuve yo aviso de ello, y advertí á D. Alonso
que se volviese, porque corria peligro. Y como el conde Mauricio
marchó á la ligera sin victuallas, y por el mal tiempo que hacia
de agua, su gente padecia y murmuraba, temiendo no le perdiesen el
respeto, deshizo su campo enviándolos á sus guarniciones. Entónces
pudo D. Alonso seguramente hacer su viaje como le hizo, y en este
tiempo vino aquí Robertin, comisario de victuallas, y ha sonado que
venía con alguna comodidad para asistirnos de victuallas al socorro de
Covorden, que aunque viniera seis semanas ántes, viniera tarde para
ello. Retirada la gente en Bravante, los de la villa de Gruninghen,
segun me informaban personas fidedignas y otras que inviaba á la Haya
á saber lo que pasaba, trataban con el enemigo, sino el cuerpo todo
junto del Magistrado y la burgesia, á lo ménos grande parte de unos
y de otros, de que avisaba muchas veces al Magistrado y al conde
Herman, que estaba en la villa; y como cada dia crecian estas nuevas,
me resolví de ir allá en tiempo de una grande helada, y llevé conmigo
cantidad de gente de guerra y pólvora. Los malos, como entendieron que
yo sabía su trato, viéndome venir de improviso, y con gente de guerra,
pusieron todo el estorbo que pudieron para que no la alojase en el
burgo; mas al fin, con ayuda de algunos buenos, la recibieron, y no
por eso los malos dexaban de procurar de ponerme mal con los buenos,
diciendo una vez que yo me entendia con el conde Guillermo, y que me
habian visto hablar con él en una escaramuza; otra que se casaba con
mi hija y yo con su hermana, por ponerme mal con los católicos, y como
gente vulgar acostumbrada á calumniar á sus gobernadores, no faltaba
quien lo creyese. Y teniendo siempre cuenta con sus pasos, entendí que
un hombre que vivia en el Coregat habia traido una carta del de Holac
para Juan Tembouren, Ernesto Herens y otros sus cómplices, en que los
solicitaba el proseguir la plática con la burgesia, prometiéndolos,
como Conde de Alemania, que el imperio recibiria la villa en su
proteccion, y que dexasen y renunciasen al Rey nuestro señor. La carta
y respuesta de ella vino á manos del Magistrado, prendiéronse los
hombres, y solicitando yo que hiciesen justicia de ellos, y que echasen
de la tierra algunos del Magistrado y del pueblo, que públicamente
decian que convenia y querian darse al enemigo, lo cual les queria
probar con algunos buenos del Magistrado y del pueblo, que se lo
habian oido y se lo querian mantener, el remedio que dieron á esto
fué responderme que sus diputados estando en esa Córte habian oido
muchas cosas semejantes, y que pues allá las sufrian, que tampoco
acá las querian remediar. Yo los repliqué, diciendo cosas que tocaban
al servicio de su Majestad y provecho de ellos, de que me pareció
no gustaban mucho; y á los tres que tenian presos, todo el mal que
les hicieron fué desterrarlos de la villa, y cuatro dias despues, me
solicitaban que dexase entrar al Tembouren, que era con quien muy de
secreto trataban con el enemigo. Respondíles que les via hablar por él
tan aficionadamente, que creia le dexarian entrar contra mi voluntad,
y que hiciesen de él lo que quisiesen. Llamáronle, y el Ernesto se
entró de suyo, y quexándome de ello á los burgomaestres, me negaban no
estar éste dentro de la villa, y sabiendo yo lo contrario, les dixe
la parte donde le hallarian, y dándole seguridad, vino á mi casa, de
que los burgomaestres quedaron confusos, y en su presencia le pregunté
el por qué amenazaba de matarme ó prenderme con otros muchos como
él. Que esto no lo decian entre sí solamente ni por las calles, mas
á la puerta de mi casa, y las mesmas amenazas hacian á los buenos y
católicos de la villa, tanto que una noche, no osando de dia, vinieron
á mi puerta algunos de ellos diciéndome estas palabras: Señor, vos y
todos nosotros estamos aquí perdidos y vendidos, porque los herejes
y mal intencionados son muchos más que nosotros, y vuestra persona
particularmente está en muy gran peligro, y así estamos determinados de
tomar las armas y defenderos todo cuanto pudiéremos. Yo los respondí
que como se conservase la tierra, era poca pérdida la de mi persona.
Pero temiendo que osando ellos poner las manos en mí, la pérdida de
todo aquel país era cierta, como sucedió cuando prendieron á Mons de
Billí siendo su gobernador, á la mañana invié á llamar al Magistrado,
y le dí cuenta de lo que habia entendido, rogándolos y protestándolos
que reprimiesen á los malos sediciosos, para que no viniesen á
desmandarse del todo, y que el remedio que habia era echar del lugar
algunos deslenguados de ellos, dándoles por memoria los que eran, la
cual me habia dado el vicario, cura de la iglesia mayor; y con todo
esto, ninguno de ellos fué echado fuera, ántes supe que secretamente
los acariciaban, y de esto, en mi casa reprendí ásperamente á un
burgomaestre, el cual por ser mancebo no sabía disimular como los
otros, y éste y su suegro, tambien burgomaestre, son los que ahora
entonan más alto los psalmos con el predicante hereje. Poco ántes
que esto pasase, me invió el Conde de Mansfelt, que ya su Alteza,
que Dios tenga en el cielo, era muerto, los italianos del tercio de
D. Gaston, los valones que están con el regimiento de Mons Stanley y
algunas compañías de Mons de la Mota, y con ellos un comisario con
algun dinero, que es la primera vez que me ha venido gente y dinero
juntos. El conde Guillermo juntaba gente con intencion de acercarse á
la villa de Gruninghen para alterarla, y por las apariencias que habia
en ella, y el aviso que yo tenía de una espía que se halló presente,
cuando diciendo al Conde que yo estaba dentro con gente, se dió una
gran palmada en la frente tirándose la barba, por lo cual, recelándome,
no dexé salir ningun soldado del burgo. Él se embarcó con su gente, y
fué á dar al Dolart, y apeóse en dos esclusas que están en la señoría
de Wedde, llamadas Dennigwolde y Belingvolde; y en aquel punto acertó
á llegar á Wedde el conde Federico con la gente que he dicho. Y el
enemigo, metiéndose en medio de las dos esclusas, en una hora se
fortificó de manera que no era posible llegar á él por ser los prados
pantanosos y los diques tan estrechos, que apénas podia un hombre
caminar por ellos. Avisó luégo al conde Herman y á mí á Gruninghen
de su venida y de lo que habia hallado, yo le escribí que alojase la
gente en Winschoten, y procurase estorbar la fortificacion al enemigo,
y no lo pudo hacer por las causas que he dicho. Su Excelencia mandó al
conde Federico que se diese priesa á levantar la caballería que ántes
le habia ordenado, y así se partió para efectuarlo, y en su lugar fué
el Conde, su hermano, á gobernar aquella gente; y tambien él, pocos
dias despues, fué proveido del gobierno de Gheldres, y siendo fuerza
partirse á él, quedó aquella gente á cargo del caballero Carcamo,
que gobernaba el tercio de D. Gaston, el cual, así con los capitanes
de él, como con los del regimiento de Mons Stenley, tuvo muchas
pendencias que pudiera bien excusar. La villa de Gruninghen estaba
tal, y la mayor parte del comun tan levantado, que no esperaba sino la
hora que lo fuese del todo, dando sobre los católicos y sobre mí, y
por esta causa no me osaba deshacer de toda la gente que tenía en el
burgo, ni desamparar la tierra, por decirme los buenos que al punto
que yo saliese, se perderian. Las indignidades que los malos de aquel
pueblo han usado, por no haber querido el Magistrado remediarlo, sabe
Dios, y lo que yo he sufrido por el servicio del Rey. Quexábase el
Magistrado de que los socorros que inviaban, no bastaban para poder
hacer la guerra ofensiva, y que la defensiva no los ayudaba más que á
acabarlos de consumir. Yo los aconsejé que lo significasen en la Córte,
pensando por esta via tenerlos en obediencia. Lo cual por mi parte
habia escrito muy particularmente, y que era necesario acudir muchas
veces á la fuente, y así se resolvieron de inviar un burgomaestre y
al síndico. Su Excelencia entónces formaba exército para socorrer á
Santa Gertruidembergh cuando ya era perdida, y no habiendo menester la
gente, se resolvió de inviarme buena parte de ella á cargo del conde
Federico, y ya el tiempo estaba tan adelante, que habia poco para hacer
guerra en Frisa, pues para el verano era tarde y para el hielo muy
temprano, siendo el mes de Setiembre. La gente que habia de traer el
Conde era la que habia salido rendida de Steenvick, el regimiento de
D. Filipe de Robles, parte del de Mons de Fressin y otras compañías
sueltas de guarniciones, dos del regimiento del Conde de Soltz y cuatro
compañías lorenesas, dos valonas y dos alemanas. Y como los soldados
de estas compañías entendieron que habian de ir á Frisa, habiendo ya
padecido en campaña, se desmandaron y huyeron, principalmente los
valones, que no quedaron la metad. La caballería era la del Conde, seis
cornetas de corazas de Lorena y la compañía de Butherghe, tambien se
desmandaron de estos coraceros, y se fué mucha parte de los mejores
soldados. Caminó esta gente hácia el Rin, llevándola el conde Herman á
su cargo, como Gobernador de aquella provincia, hasta embarcarla. De
allí adelante la llevó su hermano. Por la solicitud que los diputados
de Gruninghen y yo haciamos en Córte para poder hacer guerra ofensiva,
invió tambien cuatro piezas de artillería proveidas muy bastantemente
de todo cuanto era necesario para ellas, sólo faltó el dinero para
los que las gobernaban, siendo gente que quiere ser bien tratada
para sacar servicio de ella. La provision del dinero habia de venir
de otro que del general de la artillería, el cual, verdaderamente en
lo que le tocó, proveyó suficientemente. Entendiendo el enemigo que
me venía este socorro, quiso, no estando ocupado, inviarle tambien á
su gente de Frisa, que podia hacerlo con más presteza y comodidad que
nosotros, y así se resolvió de hacer un fuerte en la Bretanga, para
estorbar que nuestro socorro no entrase hacia Gruninghen. Este paso
de la Bretanga, que dura bien dos horas de camino, antiguamente le
hicieron los villanos juntando turbas y arena, como lo significa su
propio nombre; la metad es territorio de la señoría de Wedde, y la otra
del país de Munster, y con trabajo los unos y los otros le entretienen
para la comunicacion y trato de ambos países. En medio de este paso,
habia un sitio más ancho y arenisco, adonde hizo el enemigo un fuerte,
que cortando el camino, y con la cortadura hacer trinchea, cosa que se
podia hacer en una hora, era dificultoso echarle de allí, por no poder
de ninguna parte llegarse á él sino por el camino. No pudo Carcamo
llegar á tiempo para impedirlo, ni tenía comodidad para hacerlo, ni
ménos yo para asistirle, por estar tan ocupado en Gruninghen. Antes que
esto sucediese, escribí al conde Federico que acometiese el castillo
de Saesfelt y la villeta de Oetmarsum, que los enemigos ocupaban, por
no dexar atras cosa que nos estorbase, que lo hacian mucho aquellas
dos plazas, por estar ambas á hora de camino de Oldenzel, paso forzoso
nuestro para ir y venir á Bravante. El de Saesfelt se rindió luégo, y
Oetmarsum esperó batería, por tener dentro dos compañías de buenos y
experimentados soldados. Hecha batería, se rindieron con los pactos que
ellos habian dado á los de Steenvick, quedando los oficiales presos
para rescatar á algunos capitanes de Mons de la Mota, que se habian
perdido en el socorro de Santa Gertruidembergh. El Conde caminó luégo
con la gente, por el paso de Schonrebeck junto á Covorden, que por la
Bretanga no pudo hacerlo, por haberla ocupado el enemigo, dexando la
artillería que traia de Bravante, en Oldenzel. Habiendo pasado, fué
hácia Gruninghen, adonde yo tenía ya junta la gente que podia, con la
cual y la asistencia de la que habia venido, en un mesmo tiempo, por
no perderle, hice sitiar dos plazas que fastidiaban á Gruninghen, que
eran Suartezil y Sloter, yende yo á Suartezil y el capitan Cornelio
Gasparino á Sloter; yo llevé dos piezas de campaña que el Conde traia
consigo, sacadas de Oldenzel, pareciéndome que no siendo más de una
iglesia mal fortificada se le rendiria. El fuerte donde yo fuí, no lo
quiso hacer, fué menester batirle, y por ser hecho de tierra fuerte,
la batería hacia poco efecto; visto esto, invié un oficial aleman á
reconocer el foso, haciendo tirar continuamente la arcabucería de las
trincheas, para que más seguramente hiziese lo que le habia ordenado, y
tras él salió el alférez Peña con una faxina y una zapa, y poniéndola
al borde del foso, se reparaba con la zapa detras de ella, y tras él
fueron otros muchos haciendo lo mesmo, y visto por los de dentro dieron
muestras de quererse rendir, y en este punto los nuestros salieron
de las trincheas y el conde Federico con ellos, y dando asalto,
arremetieron por el puente con picas y alabardas y abaxaron el que
era levadizo; la subida era áspera y por la firmeza de la tierra daba
poca subida el terrapleno, y los de dentro se defendian valerosamente,
aunque eran pocos; peleóse mano á mano buen rato, pero habiendo muerto
al Gobernador del fuerte, que era el que más resistencia hacia, los
nuestros entraron sin dexar hombre á vida, y si alguno saltaba, los
de fuera le mataban. Hecho esto, volví con diligencia á Sloter, que
no se querian rendir, por aquella simple artillería que el capitan
Cornelio tenía; y sabido que yo venía con la preparacion que llevaba,
se rindieron. Yo habia ántes para mayor seguridad de Gruninghen y mia
(porque de hora en hora tenía avisos de que los malos querian tomar
las armas repentinamente y procurar prender ó matar á los católicos
y á mí) para poder hacer exército, sacado de Winschoten al caballero
Carcamo, y le puse con su gente al rededor de la villa para tenelle á
la mano y estorbar que no lo hiciesen. El conde Guillermo, que estaba
en el fuerte nuevo de la Bretanga, que hacia, se puso en campaña con
artillería, sitió y batió el castillo de Wedden, y los de dentro se
rindieron sin esperar asalto. Tambien el villaje de Winschoten, y
fortificó la iglesia, adonde yo me encaminé con la artillería que
habia sacado de Gruninghen, pareciéndome que los de ella, viéndonos
con fuerza en campaña, no osarian intentar su mala voluntad. El conde
Guillermo, dexando buena guarnicion en aquellas plazas, se volvió hacia
Frisa, á juntarse con el socorro que le habia venido con el conde
Filipe, su hermano. Yo proseguí mi camino hacia Wedden y rindióse
la gente que estaba en la iglesia de Winschoten. Pasé á Wedden,
adonde el enemigo habia puesto dos tenientes de infantería, con gran
cantidad de mosqueteros y otra buena tropa de soldados escogidos de
todas compañías; y segun se decia, el conde Guillermo y los Estados
de Frisa habian prometido á estos dos tenientes que si defendian bien
aquella plaza los harian capitanes, dexándolos municiones de boca
y guerra, é instrumentos para repararse y fortificarse, que aunque
fuera para una gran tierra bastaba, que proveen sus plazas de otra
manera que se acude á las nuestras. Esto fué causa que los tenientes
no quisieron, habiéndoles yo pedido la plaza, responder otra cosa,
sino que la defenderian hasta la muerte, y cumplieron su palabra,
y miéntras la artillería que quedaba atras llegaba, hice hacer con
diligencia las trincheas. Venida y batida la plaza, los de dentro
persistian en defenderla, y su mosquetería tiraba sin cesar dia y
noche, lo cual no podia ser sin algun daño nuestro, y recibiéronle
más que las otras naciones, los italianos, que verdaderamente habian
hecho su deber, en hacer sus trincheas, llegándose al foso con ellas.
Y prosiguiendo la batería, habiendo quitado dos torreones, que hacian
traves á la cortina, que era de tierra, los de dentro mostraban alguna
flaqueza, segun se via y oia entre ellos; nuestra gente y la italiana
ántes, por estar más cerca y vengar los compañeros que habian perdido
allí, se arrojaron al foso á dar asalto sin órden, cosa que muchas
veces sucede mal, y creo que entónces fuera así, si los de dentro se
hubieran defendido tan bien como los de Suartezil, entraron con poca
resistencia degollando á todos los que habia dentro. Reprendí á los que
arremetieron, advirtiéndoles de los inconvenientes que suelen suceder
de las cosas que se acometen sin órden. Y en este punto llegaron
algunos burgomaestres de Gruninghen, los cuales vieron todo lo que he
dicho.

       *       *       *       *       *

El tiempo estaba ya tan adelante y el territorio era tal, que si yo
esperára mucho por las aguas que comenzaban, fuera imposible retirar
el bagaje y caballería. Consideré que me hallaba enterrado con aquella
gente sin poder salir ni por la Bretanga ni por Covorden si acometia el
fuerte de la Bretanga, no pudiendo en ninguna manera hacer trincheas
ni tener gente, porque zapando dos piés, y áun ménos, se hallaba agua;
y en más de una hora de camino, no solamente no habia casas, pero ni
áun árboles. A ser de verano, por importar tanto aquel paso, yo le
hubiera acometido, mas en el tiempo que era, infaliblemente me ponia
al peligro que he dicho. Y si me ponia á hacer dos fuertes, uno á la
entrada y otro á la salida de aquel paso para dexarlos consumir, como
yo tuve intencion una vez de hacerlo, me ponia al mesmo riesgo que
sitiando el fuerte; y por ser necesario hacer salida y entrada allí,
consideré que era mejor y más fácil hacerla por Covorden que por otra
parte, porque no teniendo paso, nosotros consumiamos á Gruninghen
en lugar de proveerla; y que hallándose el enemigo en campaña, con
exército tan fuerte como el nuestro, nos podia estorbar el sacar fruto
y sustancia del país sin medio para entretenernos; y que fuera de
esto, él podia aumentar su exército y ser asistido de Holanda, lo
que era imposible hacerse conmigo no habiendo paso. Y así me resolví
de irle á hacer junto á Covorden; pero ántes de ir allá, hallándome
á dos leguas de donde el enemigo estaba alojado, quise acometerle y
tentar la suerte de una batalla, más por desesperacion que con razon
de guerra, porque se habia de pasar por unos pantanos y turberas
peligrosas, y más en aquel tiempo lluvioso, junto á un gran fuerte
del enemigo, que á tener artillería, como no la tenian, yo no podia
pasar sino con gran daño nuestro. Tomé dos piezas de campaña conmigo y
algunos carros ligeramente cargados de victuallas, y fuíle á buscar,
haciendo un gran rodeo para ello, no estando él más de una legua de
Gruninghen. Tuvo aviso del camino que yo hacia y de la intencion que
llevaba, y no lo habia comunicado en aquella tierra con hombre nacido,
sino con el síndico y un burgomaestre de quien me fiaba. Pasado estos
pantanos y turberas, adonde la artillería y nuestros carros se habian
empantanado, y con grandísimo trabajo salido; y fué en parte, que desde
su fuerte nos tiraban con su mosquetería, pero hicieron poco daño.
Fué menester dexar reposar la gente, que venía cansadísima. Entre el
alojamiento que yo habia tomado y el del enemigo, habia otro fuerte
junto á nuestro cuartel, no tan sustancial como el que habiamos pasado,
hícele reconocer con intencion de darle aquella noche una encamisada;
mas los que estaban dentro se huyeron por los pantanos, y le dexaron.
El conde Guillermo y su hermano Filipe, como supieron que yo marchaba
hácia ellos, se comenzaron á fortificar bien en su cuartel, que ántes
no lo estaban; sin poder hacer más diligencia que la que hice, al
amanecer caminé hácia el enemigo, habiéndome dado á entender que el
puesto que tenía era llano y sin estorbo, y hallélo al contrario, fuera
del camino, que era terreno seco, pero todo lo demas de seis á seis
pasos fosos tales, que era imposible marchar en órden sin romperla;
y lleguéme hácia su sitio, é hice mis escuadrones de caballería é
infantería, trabóse escaramuza, puse las piecezuelas de campaña que
llevaba en un alto, y fuí en persona á reconocer su sitio para ver si
se podia dar asalto á sus trincheas, é hice refrescar la escaramuza
con infantería y caballería, pensando sacarle de ellas cebándole y
pelear con él fuera, con más seguridad que atrincheado; pero aunque
escaramuzaban siempre al abrigo, sin quererse adelantar, habia puesto
toda su infantería detras de ellas, y miéntras se escaramuzaba, su
caballería andaba siempre dentro de ellas corriendo de una parte á
otra, á quien yo hacia tirar nuestras piecezuelas, haciéndoles mucho
daño. Ha habido algunos que me han culpado de no haber llevado alguna
artillería gruesa para batirlos, y yo confieso que en esto tuvieran
razon si fuera posible llevarla, porque las trincheas del enemigo
y su puesto era tal, y el que yo tenía tan eminente, que con sola
la artillería, no siendo sus trincheas, como hechas de priesa, para
sufrirla, con ayuda de Dios les deshiciéramos, si el socorro hubiera
venido dos ó tres meses ántes, para poder llevar la artillería por
donde yo habia pasado, pero entónces era imposible. Despues de haber
reconocido los fosos, que digo que atravesaban por la campaña, y que
no se podia pasar por ellos en escuadron, ni dar asalto sin notoria
pérdida, se resolvió de retirarnos, habiendo hecho gran daño al
enemigo, y él á nosotros muy poco, y éste no á persona particular. Al
conde Federico le mataron su caballo y le dieron un arcabuzazo en el
brazal, que se le abollo dentro de la carne, cosa de poco momento, y
á un capitan italiano hirieron mal en una pierna. Así me retiré al
alojamiento que habia tenido la noche pasada, y otro dia por la mañana
fuí á pasar por el pantano junto al fuerte del enemigo; por haber
llovido aquella noche, y los carros y caballos roto el paso que yo
habia tomado á la venida, que estaba trabajoso de pasar, eché por el
otro lado, y pasando con trabajo, me fuí hácia Gruninghen cargando de
victuallas todo lo más que pude, y proseguí mi camino hácia Covorden,
porque miéntras más tardaba, más difícil era el hacer paso. Invié
alguna infantería delante, miéntras las victuallas se cargaban, para
que ocupasen el villaje de Dalem, y una casa de un caballero llamado
Herman Wandecamp, temiendo que los de dentro le quemarian, que era
el alojamiento que el conde Mauricio tenía cuando sitió el fuerte.
Otro dia, comenzando á caminar con la gente, nos adelantamos el conde
Federico y yo á Dalem, así para reconocer dónde se habia de hacer
el paso, como por alojar la gente, adonde hallé refrescándose la que
habia inviado á ocupar aquel lugar y la casa del caballero, la cual
hice partir luégo á la hora, y llegaron á la casa á tiempo que los del
fuerte, ó la mayor parte de ellos, estaban fuera, haciendo escolta á
muchos carros de victuallas que les venian. Los nuestros dieron de
manos á boca con ellos junto á la casa, y conociendo la poca gente que
habian dexado en el fuerte, quisieron más retirarse á él que salvar los
carros, los cuales se perdieron, y salvaron pocos. Aquí se perdió una
muy buena ocasion, porque si aquella gente se deshiciera ó se cortára,
que no pudiera entrar dentro, habia quedado tan poca en el fuerte, que
se les podia dar escalada por todas partes, sabiendo yo donde habia
paso en el foso para poderlo hacer en metad del dia, y siendo poca
gente, mal podian acudir á todas partes ni resistir á tanta como les
diera el asalto, y habia algunas partes por donde no eran menester
escalas; mas no siempre suceden las cosas de la guerra como se desea y
pretende. Alojé la gente en aquel villaje de Dalem, é invié parte á la
casa de aquel caballero. Las aguas cargaban, la necesidad de la gente
se aumentaba, y en los regimientos de valones de D. Filipe de Robles y
Mons de Fressin habia casi tantos oficiales como soldados, y éstos con
ánimo de volverse, como ya algunos lo comenzaban á hacer sin licencia.
Procuré dar priesa á hacer el paso y algunos fuertes en los caminos,
y para él, me concerté con el Drosarte de Covorden, y con el teniente
coronel de Mons de Billí, y por quinientos escudos, se obligaron de
hacerle, y así le acabaron bastante para carros, artillería y todo
lo que fuese necesario; y por el mal tiempo de aguas y ser el sitio
tan pantanoso, todos los soldados que trabajaban en él, ó murieron ó
quedaron para ello; tambien los soldados trabajaban en los fuertes,
parte sin dinero y parte pagados. Y considerando que no era posible
comunicarnos con Gruninghen sin aquel paso, y que no se podia conservar
sino guardándole con gente, y que el enemigo, saliendo fuera ó entrando
dentro, podia romperle, y hacer inútil todo lo que se habia trabajado
y quitarnos el paso de la otra parte, y no teniendo yo en donde alojar
aquella gente el invierno, porque la sustancia de las cuatro villetas
no era para alojar la octava parte de la gente, y siendo fuerza tenerla
en campaña, en ninguna parte la podia tener más cómodamente y sin ménos
daño que al rededor de Covorden, y hacian el efecto que digo de guardar
el paso, y estando allí, tambien estorbábamos la entrada y salida de
las provisiones del fuerte. En todo el tiempo que allí se estuvo, no
me aparté un paso de la gente, sufriendo y padeciendo como el menor
de ella. Los valones de los regimientos que he dicho se huyeron, y
yo dexé ir los que quedaban, porque no eran de ningun servicio. Las
compañías de alemanes altos de Lorena y del Conde de Soltz hice alojar
en estas villetas, por ser extranjeros, quedándome en campaña con los
demas, de la cual tambien se desmandaban y huian algunos. El Drosarte
de Covorden, que ahora está en esa Córte, me daba á entender que los
de dentro no tenian de comer sino hasta los Reyes; y con los avisos
que él me daba, escribia yo lo mesmo al archiduque Ernesto y al Conde
de Fuentes, y tambien avisaba que el enemigo se preparaba para meterse
en campaña á la primavera, no sólo con todas las fuerzas que tenía
acá, pero que levantaba caballería é infantería nueva, con asistencia
del Palatino Elector; que convenia juntar las nuestras tambien y
hacerle resistencia. Su Alteza me invió el regimiento del Príncipe de
Simay, sin coronel ni teniente coronel, á cargo de un sargento mayor,
á quien los oficiales y soldados tenian poco respeto. Esta gente y la
mayor parte de la que siempre se me ha inviado, ha sido porque hacia
daño ó fastidiaba en Bravante, y del trabajo que el conde Herman tuvo
en hacerlos pasar el Rin y su buen gobierno, él podrá dar relacion;
fundábanse en su desobediencia y poco respeto de cierta paga que se
les habia prometido al paso del Rin; fuéles fuerza darles la mayor
parte del dinero que se repartia por entónces entre la gente de guerra
de aquí para darlos contento, y con todo esto destruian el país y le
robaban, y se iban al enemigo de veinte en veinte, de manera que en
poco tiempo se diminuyó mucho este regimiento. Pocos dias despues
mandó su Alteza al duque Francisco de Saxa que levantase un regimiento
de alemanes, dándole este país de Linghen para el efecto. Escribí
á su Alteza que aunque yo sabía que este país no podia sustentar
este peso de levantar un regimiento, yo haria por obedecerle todo
cuanto pudiese y me fuese posible, y así por esto con mi órden el
Drosarte y los del país se concertaron con Juan de Tessilin, teniente
coronel de este regimiento, el cual, dándole cierta suma de dinero,
se obligó de levantar parte del regimiento aquí, y parte el Duque en
su tierra, habiéndole prometido cierta suma de dinero de Córte para
ello. El Tessilin cumplió en tener la gente junta para el dia que los
comisarios le habian ordenado, y viendo que tardaba el dinero para
pasarlos muestra, y que este país se arruinaba, se quiso ayudar del de
Munster, adonde estando con poco recato, vino el enemigo contra él, y
acometido, le prendieron por desgracia. Faltando á esta gente la cabeza
y los medios para entretenerse, siendo nueva y desarmada, se huyó la
mayor parte de ella; y á ésta, encontrando con las demas compañías
que el Duque habia levantado en su país, la pusieron tanto miedo, que
tambien se huyó. De la gente que habia quedado de estas tropas y se
pudo recoger, segun la órden que yo tenía, se hicieron tres compañías,
que están ahora en servicio, aunque muy deshechas de gente. Este fin
hizo este regimiento, no por culpa del país ni mia, sino por no haber
acudido al tiempo prometido á pasarle muestra. Con estas y semejantes
cosas se desgustan algunos señores de Alemania, que han hecho otras
veces servicio á su Majestad y son para hacerle, y á mi parecer, y
no me engaño, se ha de tener con esta nacion otro modo de proceder y
tratar, procurando tenerla contenta para el servicio de su Majestad,
pues siempre ha sido menester, y ahora más que nunca. Por los avisos
que continuamente daba á su Alteza, que el enemigo juntaba su exército,
me invió al comisario general Juan de Contreras con algunas compañías
de caballos, las cuales vinieron sin un real para sustentarlas; y
así fuí forzado, porque no se me volviesen á Bravante, á alojarlos á
discrecion en estas terrezuelas, con ser la gente de ellas pobrísima,
tanto que por no tener la vida, iban muchos á pedir limosna para
sustentar sus hijos y soldados, á quien habian de dar feno y avena y
de comer á sus mozos, cosa que enterneciera al más cruel hombre del
mundo, porque, aunque vian la pobreza de esta gente. Dios sabe cómo
algunos soldados de esta caballería los han tratado. Poco ántes de
esto, el tercio de don Gaston se desmandaba de manera que andaba del
todo desobediente, siempre fuera de sus cuarteles robando el país;
y avisándome el que los gobernaba y los capitanes que sus soldados
estaban todos resueltos de irse á Bravante, rogándome que por amor
de Dios y honra de su nacion y tercios, los diese licencia ántes que
ellos la tomasen. Estuve algun tiempo sin querérselo conceder, pero
considerando que si se iban sin ella se amotinarian del todo, y que,
segun entre ellos se trataba, harian amotinar tambien á los irlandeses
y valones, que ya habian tratado del puesto que habian de tomar y de
donde se habian de sacar sus contribuciones, pareciéndome que más
fácilmente pudieran los señores de la hacienda darles contento, yendo
con alguna manera de órden y obediencia, que no del todo amotinados.
Fuéronse con este tercio las dos compañías de Cornelio Gasparino y las
que habia aquí de valones de Mons de Stenley. Y de todo esto habia
avisado diversas veces, y de que convenia darlos contento por la mala
intencion que en ellos habia conocido, y si se hiciera, con poco
dinero hubieran cumplido con de trescientos á cuatrocientos hombres,
y no sucediera lo de Sichen, que tanto fastidio ha dado. Continuando
la junta que el enemigo hacia de su gente, y que la que levantaba se
le acercaba ya, la cual venía á cargo del Conde de Solms, que traxo
un regimiento de buena gente bien armada; y como esta nacion alemana
alta y los holandeses se llevan mal estando juntos, no duró mucho en
su servicio, y su Alteza se resolvió de inviarme más gente á cargo del
conde Herman, que entre alemanes, valones, irlandeses y españoles,
podrian ser hasta poco más de mil y sietecientos hombres, los españoles
como doscientos sacados de tres tercios, de doce ó trece compañías,
y con ellos venian dos capitanes, Juan de Zornoza y Juan Alvares de
Sotomayor. Y entre esta gente venian muchas personas particulares y
soldados honrados, y toda ella no traia un real, y así fué necesario
que el comisario, del poco dinero que tenía, los socorriese. De
esta manera y con tanta sustancia y medios, como ántes he dicho, se
me han inviado siempre los socorros. El enemigo venía proveido con
tanto aparato como el mayor príncipe podia traer; con más de doce mil
infantes y más de dos mil caballos, con los que nuevamente le habian
llegado de Alemania. Yo saqué la gente que pude de las guarniciones, y
con ella, la que tenía en campaña y la que habia venido, no llegaban á
tres mil y quinientos infantes, y la caballería que teniamos, inferior
de la del enemigo. Y si dixeren que cómo habia tan pocos al pelear y
tantos al pagar, responderé que en todas las compañías habia pocos
soldados, muchos oficiales y enfermos, y que en éstos entraba más de
la tercia parte de la gente. Teniendo el enemigo junta la suya, marchó
hacia nosotros y se puso en una villeta abierta llamada Omme, adonde á
la mesma hora se fortificó, metiendo dentro de la fortificacion todo su
exército, sin que alojase nadie fuera, y se decia que en la trinchea
habia tambien una palizada. Algunos dias ántes habia hecho tiempo tan
seco, que los pasos que de ántes eran dificilísimos se hicieron buenos
y llanos; y siéndome fuerza, por la desigualdad que habia de la gente
del enemigo á la nuestra, juntar la que yo tenía, porque así éramos
algo y separados nada, y perdida una parte fuéramos perdidos todos,
por la distancia que habia de un cuartel á otro y la dificultad de
juntarnos, y unidos quedaban todos los pasos abiertos, por los cuales
el enemigo podia entrar y salir como quisiese sin podérselo estorbar;
habiéndose alojado y fortificado como he dicho, deseando venir con él
á las manos, invié al conde Herman á tocarle arma y hacerle emboscada
con toda la caballería, y con dar nuestra gente hasta cerca de sus
trincheas, no se quisieron apartar léxos de ellas. Era mi intencion
sacarlos á la campaña, y que el Conde se viniese retirando poco á
poco hacia mí, escaramuzando con poca gente de retroguardia, y que
pegando fuego á una casa, fuese señal de que el enemigo marchaba.
Yo tenía la infantería ya presta para con la diligencia posible ir
á encontrar al Conde, viendo la señal. Ésta hizo dos veces, sin que
el enemigo mostrase gana de pelear, el cual, por habernos nosotros
juntado y por el tiempo seco que hacia, podia muy bien hacer de noche
su efecto. Invié otra vez al comisario general á ver si se movia ó no,
y encontrando con una compañía del enemigo, la deshizo. Los villanos,
prisioneros y espías, todos confrontaban en tener el enemigo la
gente que he dicho, y ya por estar cerca de nosotros no nos venian
victuallas, que las villetas y villajes, ó por no las tener, ó por
la conformidad de religion con el enemigo, no las querian dar, por
cumplir en esto con ellos y su secta; y cuando las hubiera, no pudiera
inviar escolta, porque, siendo poca, no fuera segura, y si mucha, el
enemigo nos cargára miéntras la gente estaba fuera, y nos poniamos
en mayor peligro. Llamé á todas las cabezas del exército á consejo,
proponiéndoles el estado en que nos hallábamos y cuán poca comodidad
teníamos de victuallas y de forraje, y que lo más que yo habia podido
juntar de feno, avena y pan, no bastaba para sustentarnos dos dias,
porque el trigo que los de Gruninghen me habian entregado, se habia
dado la mayor parte á la infantería, porque no se desmandase ni tuviese
ocasion de dexar sus banderas para irlo á buscar; y que fuera de esto,
habia ordenado, por lo que podia suceder, proveer á Oldenzel, Oetmersom
y Ensquede, y fué tal la provision, que la que más proveida estaba era
por ocho dias á lo más. Poniéndoles asimesmo delante el inconveniente
que podia venir de esperar al enemigo y de el no esperarle, que ambas
cosas le habia considerada la poca gente que teniamos, para la que
el enemigo tenía, que sin aventurar nada, viniendo con trincheas como
venía, nos aventurábamos á perder y no á ganar; que á poderle acometer
adonde estaba, sin evidente pérdida, ya yo hubiera sido de opinion de
hacerlo, y que si con todo esto ellos lo tenian por bueno, no quedaria
por mí. Los más de ellos fueron de opinion de retirarnos y conservar
aquella gente, esperando que se nos inviaria más, poniendo delante que
si ésta se perdia, se perderia todo el país y sucederian otras pérdidas
mayores. Los condes de Berghes fueron de parecer que se guardase el
paso, y fuéles respondido que no era de ningun fruto, pues era fuerza
juntarnos todos, y que haciéndolo, dexábamos al enemigo el paso libre
para socorrer el fuerte á su voluntad, ni ménos guardar el paso le
estorbaba que no fuese á Gruninghen, teniéndole por otra parte más
seguro y cómodo para él, y poniéndonos adonde decian, no sólo hacia él
lo que está dicho, pero nos podia cortar, sin ninguna duda, por una y
por otra parte las victuallas, y que faltándonos éstas, servirian de
achaque al soldado para desamparar las banderas por irlas á buscar, y
que entónces fuéramos forzados á nuestro pesar á retirarnos y hacerlo
á vista del enemigo, tan superior de gente, que no habia tan simple
soldado que no entendiese que era peligrosísimo; que ya en el exército
comenzaban muchos á murmurar contra mí, diciendo que los queria poner
en la carnecería, y otros, quizá ménos valientes, cuando supieron que
se retiraba, braveaban, habiendo dicho ántes lo que los otros; que
así se gobiernan muchos el dia de hoy, usando de artificio, como en
otra parte he dicho. Resuelta la retirada, se trató de inviar la gente
de Gruninghen y alguna más, quedándonos con la que arrimados á una
tierra, nos podriamos defender, ya que no podiamos ofender; y habiendo
rehusado cierta persona de irse á meter en esta villa por falta de
dinero, ordené al teniente coronel de Mons de Billí, que fuese con
aquella gente, procurando poner la que me quedaba á cargo de otro, é ir
yo allá, no mirando que era obligado á quedar con la gente, que no me
faltaba voluntad para hacerlo, como lo mostré los años pasados; nadie
se queria encargar de la gente, y todos se excusaban, y para decir
verdad, yo pudiera servir mejor que otro, si el enemigo nos cargára,
como de estilo de guerra debia de hacer, no ignorando él nuestras
incomodidades, y lo que más era de temer, que esta gente, que habia
venido nuevamente de Bravante, salvo los españoles, me habian dicho
no quererse encerrar en ninguna tierra; los irlandeses, por no tener
cuartel con el enemigo, y los alemanes, por otros respectos, y si yo
no me hallaba con ellos, los unos y los otros entónces efectuáran, sin
duda lo que despues hicieron, y si lo hicieran, no quedaba por perder
cosa de lo que ahora hay. Caminé con la gente á Denichum, haciendo
quemar los fuertes, adonde estuve más de un mes y medio, sin que me
inviasen un solo real para entretener esta gente, la cual se comenzó
á desmandar luégo como se llegó al cuartel, que ni oficial ni capitan
podia estorbarlo. Procuré luégo de inviar á Gruninghen algunos valones,
y queriendo emplear una persona, de quien yo tenía confianza, le vi
con tan mala voluntad, que me resolví de inviar un oficial de mi
regimiento con algunos soldados á sólo reconocer los turbales por donde
habian de pasar; él fué, entró con ellos, é invió á avisarme de lo que
habia hallado, y el conde Federico entónces deseaba entrar dentro,
mas por haber de irse á pié, siendo él pesado y el camino largo,
junto con la poca gana de los soldados, lo dexó. Ya habia escrito á
los de Gruninghen que les queria inviar gente y cuando podia llegar,
y respondiéronme que no fuesen sin dinero. Esto no sólo entónces,
pero otras veces me habian respondido lo mesmo. No habia un real ni
memoria de que viniese, y no se hallaba, ni el Comisario ni yo teniamos
crédito, por no haber hombre que fuese caudaloso en este pobre país que
nos pudiese ayudar.

       *       *       *       *       *

El enemigo dexó de seguirnos, que, á mi juicio, era lo que debia
hacer, y aunque pudiera ir á Gruninghen desde Omme por otra parte tan
cómoda y más, tomó este paso por avituallar de un camino el fuerte.
Estando en su alojamiento primero, recibia cartas de los malos de
Gruninghen, incitándole á venir sobre ella, y prometiéndole que no
sería llegado cuando se rendiria, y á su peticion marchó hácia allá.
Nuestros soldados se desmandaban de manera que dexaban el cuartel
solo, y viendo esto, comunicándolo con algunos, me resolví de inviar
una persona á su Alteza, porque á muchas cartas que le escribia no me
respondia; é hice eleccion del capitan Juan Álvarez de Sotomayor, el
cual, aunque de mala gana por haber de hacer ausencia en tal coyuntura,
se partió luégo, pero fué tan mal guiado, que se perdió, dando en
una emboscada de los enemigos. Y así, por el peligro en que las
cosas de Gruninghen estaban, tomó á su cargo este viaje el Comisario
general, prometiendo ser de vuelta en muy pocos dias, y porque no le
sucediese lo que al capitan Sotomayor, llevó consigo la mayor parte
de la caballería, la cual le habia de acompañar parte hasta pasar
el Rin y parte hasta Brusélas; y en el camino encontró con alguna
caballería del enemigo, con la cual tuvo buena suerte. Llegado á la
Córte, su diligencia se resfrió de manera que no volvió más, ni ménos
la caballería, con haberla llevado toda consigo para volver con más
diligencia y seguridad. Éste fué el socorro que negoció, no por su
falta, porque ni él, ni los diputados de Gruninghen que estaban en
la Córte, pudieron alcanzar que el socorro de Gruninghen viniese á
tiempo. A la partida del comisario general, estábamos inciertos si el
enemigo sitiaria de todo punto á Gruninghen ó si volveria á nosotros;
y yo habia escogido aquel puesto de Denichum por ser fuerte y estar
cerca de las villas que el enemigo podia acometer, no pudiendo hacerlo
tan de priesa que yo no tuviese tiempo de arrimarme con la gente que
tenía conmigo. El conde Mauricio prosiguió su camino hácia Gruninghen,
y porque las promesas de los malos de aquella villa no le saliesen
en vano como la otra vez, llevó grandes provisiones de todo, tales
como ántes he significado. Que de esta manera se hacen las empresas
difíciles, fáciles, y al contrario las fáciles, dificultosas, faltando
lo necesario. Llegado delante de la villa, atrincheó su campo de manera
que la entrada y salida era de peligro y dificultosa. Perdiéronse
algunos soldados entrando y saliendo, con quien usó de rigor por
atemorizar á los demas, y aunque tenía tanta provision de artillería y
municiones, su principal intento no fué tomalla por batería, sino por
la zapa, y así con ella fué derecho á un rebellin nuevamente hecho,
el cual, por no estar acabado, tenía el foso estrecho y de poco
hondo. Batió la puerta que salia á este rebellin, así por quitar á los
nuestros la entrada y salida en él, como por atemorizar á los burgeses,
rompiendo las casas con las balas que pasaban por la batería de la
puerta. Tambien batió una torre que está á un canton de la villa, junto
á un rio que viene de la Drent, por donde se proveen los burgeses de
turbas, y fué siguiendo sus trincheas y sitio, batiendo las defensas.
En este tiempo yo solicitaba con mucha instancia que se socorriese
esta villa, y á la fin se me escribió que su Alteza habia ordenado al
Conde de Fuentes que hiciese este socorro y que ya él se preparaba para
ello, pero más despacio que el peligro requeria, porque los motines lo
estorbaban, que nunca se han hecho sino en las mayores necesidades que
se han tenido de la gente, principalmente para las de este país. Las
desórdenes de nuestros soldados se aumentaban tanto, que sin licencia
de sus capitanes y oficiales los del Conde de Solms tomaban las armas
y se juntaban con intencion de volverse á Bravante, y lo hicieran sin
falta entónces, si no acudiéramos los dos condes hermanos y yo; y el
conde Federico los apartó á cuchilladas, hiriendo á algunos de ellos;
y como estaban de tan mala voluntad, no sólo robaban el país, pero se
dieron á saquear iglesias y casas nobles, y las otras naciones hacian
lo mesmo, no pudiendo yo remediar ni castigar esta desobediencia
general, sino era con fuerza, y ésta habia de salir de los proprios
que hacian los robos é insolencias. Castigáronse algunos de los que
robaban iglesias, sin osar mostrar rigor con los demas, porque no me
dexasen solo, ni hiciesen lo que despues hicieron; y áun disimulando
el saquear el país, se volvian á Bravante sin licencia, llevando las
bolsas llenas de los robos que habian hecho, y quexándose decian que se
habian ido por el mal tratamiento que yo les habia hecho, y si alguno
llegó á Bravante pobre, fué porque así los enemigos, como los villanos,
sabiendo que se iban, les salian al camino, y quitándoselo, los dexaban
ir. La mayor parte de los que se han ausentado sin licencia, lo han
hecho más por ruindad y miedo que tenian que por necesidad, pues el
mal que yo les hacia era asistirlos y ayudarlos con lo que podia,
empleando en esto no sólo mi hacienda, pero mi crédito; y si no les
daba pagas como ellos querian, no era culpa mia, pues éstas habian
de venir de otra mano que de la mia. Estando en este trabajo, llegó
el dinero de su Majestad, el cual procuré que se les diese luégo.
Pasó toda la gente una manera de reseña, y el comisario Melendez les
repartió el dinero sin meterme yo en ello, como lo hago despues que
supliqué á su Alteza que no me mandase manejar dinero del Rey, y con
haber sabido algunos que no me he ocupado en esto, me culpan de no
haber dado más dinero del que se dió. El Comisario tiene las cuentas,
y él hizo el repartimiento, el cual se hizo mejor que por allá se ha
hecho, porque se empleó con mucho cuidado en ello, y si la gente no
era mucha, eran muchos los capitanes y oficiales, como ántes dixe. Mas
por la distancia que hay de aquí á esa Córte, ó por malicia, algunos,
con pasion ó ignorancia de las cosas, informan fuera de camino y de
la verdad. Despues de haber recibido este dinero la gente de guerra
se andaba todavía robando, aunque no con tanta insolencia, por no ser
sólo la falta del dinero la que les movía á ello, sino la intencion
que tenian de, pagados ó no pagados, volverse á Bravante con licencia
ó sin ella. El enemigo proseguia su sitio, y llegando con su trinchea
al foso del rebellin, y segándole, se pegó con la zapa y mina dentro
de él. Los nuestros en este tiempo hacian algunas salidas, matando
muchos enemigos y tomando banderas en sus trincheas, prendiendo tambien
algunos oficiales y un capitan. Los de la villa, digo los malos, que
eran los más, tomaron las armas para echar á los buenos de la villa,
y darla al enemigo, como se lo habian prometido. Mas los soldados del
Rey, que estaban fuera, que áun hasta aquel dia no los habian dexado
entrar, acudieron al peligro dexando casi la guardia del fuerte y de
la batería, y los que estaban en el burgo con los vecinos de él, que
siempre han sido fieles, dando asalto al lugar, rompiendo la estacada
del foso, entraron dentro. Con esta asistencia sobrepujaron los buenos
á los malos, y si entónces del todo hubieran de ellos limpiado la
tierra, ó los prendieran ó matáran, pudieran detenerse algun tiempo
más. Escondióse el burgomaestre Balen, como autor de la traicion, segun
se decia, y el burgomaestre, su yerno, juró por el Rey más de miedo
que de voluntad, que no la tenía buena, y si los nuestros en aquella
furia halláran al Balen, sin duda le matáran. El conde Mauricio, como
sintió la revuelta de la villa, se estuvo en sus trincheas temiendo no
fuese alguna estratagema, sin consentir que soldado ninguno saliese
de ellas, y si entónces acometieran, pudiera ser que se lleváran
el rebellin, y como los nuestros entraron en la tierra contra la
voluntad de los de ella, proveyeron mejor las guardias. El enemigo
casi perdia la esperanza de tomalla, con haber sido avisado que, no
obstante lo sucedido, prosiguiese la empresa, que la villa era suya
como fortificase bien las entradas, que no pudiesen pasar quinientos
mosqueteros que yo queria inviar, habiendo hecho reconocer los pasos,
y eran tales que no era posible, porque los arroyos y fosos tenian
barcas armadas, y en los demas fuertes de tierra y trincheas. Los de
la villa de Gruninghen dan siempre á uno del Magistrado el cargo de la
artillería y municiones, y éste fué entónces Gisbert Harens, el cual
al principio del sitio decia á nuestros soldados que tirasen cuanto
quisiesen, porque habia pólvora para dos años, y no lo dudo, porque
ellos ántes habian hecho gran provision de ella, y cuando últimamente
fuí llevé de la del Rey una gran cantidad, y despues les habia dado
toda la que ellos dixeron haber inviado á Steenvick, y en este tiempo
vino á entenderse que no habia sino de veinte á treinta quintales. Y
avisándome de ello el teniente coronel con un soldado, éste fué preso,
y por él supo el enemigo la falta de pólvora que habia, y por otra
parte tuve aviso que los malos de dentro, so color de apacentar sus
vacas por la otra parte de la tierra, daban y recibian avisos de todo
lo que en ella pasaba, y como Gisbert dixo que habia tanta abundancia
de ella, se gastaba con poca consideracion, tirando liberalmente
donde no era necesario. Nunca yo tuve buena opinion de este hombre
en lo tocante á cristiano, sabiendo que habia inviado sus hijos á la
villa de Amsterdam á un consistoriante, grande hereje, y así se puede
creer que de malicia lo habia hecho desperdiciar y escondido mucha
parte, como despues se ha dicho y hallado. Sabido esto por el enemigo,
minaba á toda furia el rebellin, y sintiéndolo los nuestros, le
cortaron reparándose, pero siempre dexaban en lo cortado su guardia.
Acabada la mina y dándola fuego, la guardia fué maltratada. Dió una
manera de asalto, pero no osando acometer lo cortado. Con esto, la
falta de pólvora y el trabajo contínuo, nuestra gente se disminuia
de número y de ánimo, y en las casas y por las calles las mujeres
de los burgomaestres Balen y Leo, madre é hija, andaban incitando
al pueblo que se rindiese, diciendo la madre que si no se hacia, su
marido quedaria con infamia por haberlo prometido muchos dias habia;
y tambien dicen que la mujer de un capitan del Rey que está en esa
córte hacia lo mesmo, y que su marido la escribia que no habia socorro,
y que sabía que no la escribiría sino la verdad. Estas tres mujeres
hacian más mal que treinta hombres, porque movian á las demas á que
incitasen á sus maridos á rendirse, que allí ellas tienen más voto y
mando en sus casas que en otras partes. Su Alteza en este tiempo y el
Conde de Fuentes, nombrado, como he dicho, para este socorro, escribian
á menudo á los de la villa, y por más que yo procuraba con dádivas y
promesas que hacia á los soldados, ninguna de las cartas pudo entrar.
Poco ántes de esto se perdió junto á Wesel el alférez Lázaro Sanchez,
que venía con una de su Alteza en hábito de villano, el cual así habia
ido y vuelto dos ó tres veces; lleváronle preso al conde Mauricio, y
con amenazas que le hicieron, prometió mostrar las cartas que habia
escondido, y fué su ventura hallarlas en el hueco de un árbol, donde
las habia puesto, que á no darlas le maltratáran. Díxose de no sé qué
promesa que este hombre habia hecho al enemigo, que por haberle yo
visto servir lealmente no lo pude creer, pero el miedo hace prometer
cosas sin voluntad ni pensamiento de cumplirlas; bien es verdad que
despues que se hallaron las cartas, el conde Mauricio le trató bien, le
sentó á su mesa y me le invió sin rescate, pero pidiéndome por él otro
que el Comisario general habia dexado en Rimbergh, de los que habia
roto en el camino yendo á la Córte. Los de Gruninghen, deseando tratar,
inviaron sus diputados al enemigo; querian éstos, y áun algunos de
los eclesiásticos, ganar las gracias con él, y así cada uno procuraba
facilitar la rendicion; y no solamente los que salieron fuera, pero
la mayor parte de los que quedaron dentro hacian lo mesmo, hablando y
conversando con los enemigos á la puerta, miéntras se trataba, y áun
los metian dentro y hacian buena acogida; y á los nuestros, poco ántes,
les cerraban las puertas y hacian mal tratamiento. Los principales, que
muchos dias ántes trataban con los enemigos, eran los dos burgomaestres
Balen y Moyen Steynz, los consejeros Gaspar Willens, Robert Ulgart y
Draper. Este Draper era el que avisaba al enemigo lo que pasaba en
sus consejos, y Juan Tembouren era el mensajero secreto y Ernest el
negociador. La más parte del Magistrado era de la del enemigo, y ellos
tenian corrompida la mayor de la villa. De éstos eran los principales
el hijo del secretario Altinghe, que agora es burgomaestre, y los hijos
de Gaspar Willems, un Rolof Isbrans, y Isbrans Sbrans y otros muchos;
y el consejero Ulgart fué el que más insistió y solicitó al enemigo
estando en Omme, que fuese á sitiar á Gruninghen, asegurándole que la
ganaria. Éstos y otros semejantes eran los que procuraban meterme en
mal con todos para mejor venir á su intento. Y lo que hacian conmigo
hacian tambien con el Presidente de Frisa y con el consejero Wetendorp,
ambos fieles vasallos y servidores de su Majestad, sin tener otra
ocasion contra ellos que ser tales. Los principales que hacian esto,
que eran malos, comian y bebian conmigo muy á menudo, y despues iban
á incitar á los otros para que me prendiesen con los demas católicos,
y si no acudiera el conde Federico en aquel tiempo con la gente que
traia, sin falta lo intentáran. Cuando yo vine á conocer esta maldad,
y ellos entendieron que lo sabía, se dieron más priesa á solicitar
al enemigo, y por hacerlo más seguramente, inviaron á esa Córte al
burgomaestre Hubena y al síndico á solicitar el socorro por ser los de
quien ménos ellos se fiaban. Tambien han procurado, de poco tiempo á
esta parte, ganar á los condes Herman y Federico, haciéndolos gratos
con los malos, sirviéndolos y acariciándolos más de lo que solian, y
sé yo que Pok Hebrardi, secretario de la cámara del Rey, dixo estando
con los principales de esta máquina, que se procuraba en vano de ganar
á estos caballeros, porque los hallaba muy fieles servidores del Rey.
Concertada la villa con el enemigo, y salida la gente con sus armas
y bagajes, vinieron á Oldenzel, y de allí á pasar el Rin por haber
capitulado de no servir en tres meses de esta parte. Él se estuvo quedo
en su campo algunos dias proveyendo lo que era necesario en la tierra,
y yo en el primero alojamiento que tomé. Y aunque el Comisario habia
dado al regimiento del Conde de Solms más dinero que á los demas, y que
el comisario Roberti, que poco ántes habia venido para las provisiones
del socorro de Gruninghen, les daba á todos pan de municion, á la fin
resolvieron de partirse, dexándome con la necesidad de gente que tenía,
y el enemigo desembarazado para poderme acometer. Los del Conde de
Solms inviaron sus diputados á Oldenzel, á donde el conde Herman y yo
estábamos, á avisarnos de la resolucion que habian tomado, diciendo
que no fuesen á estorbárselo á cuchilladas como la otra vez, porque
se defenderian, y así otro dia comenzaron á marchar, y con ellos las
demas naciones, y la resta de la caballería que el Comisario general
habia traido, sin quedar conmigo más que los capitanes y oficiales. Y
considerando que si esta gente iba sin ellos les podria suceder algun
daño en el camino, ó que llegados á Bravante se amotinarian, los dexé
ir con ellos. Y no puedo creer, como tambien era la opinion de algunos
oficiales, sino que habia entre ellos algunos de la parte del enemigo
que hacian acrescentar estas desórdenes. Al fin son obras del demonio,
y que permite Dios para castigo de nuestros pecados y descuidos, él lo
remedie, pues es causa suya, y se compadezca de la miserable gente que
tan injustamente padece. Partida esta soldadesca de diversas naciones,
queriendo yo alojar en Oldenzel á los españoles que habian quedado,
la mitad de ellos se alteraron, y siguieron á los demas sin podérselo
estorbar; que por ser de tantos tercios, habia poca obediencia entre
ellos. Hice alojar en la villa á los que se quedaron, con quien,
por exemplo, se habia de usar de gratitud por el buen término que
han tenido y las necesidades y trabajos que han pasado. Y aunque el
enemigo sabía esto particularmente y lo que habia de hacer, no lo
pudo efectuar por haber cargado tanto las aguas, que áun á caballo no
se podia ir, ó muy mal, por los caminos, y duró tanto, que la sazon
y tiempo de podernos ofender en este país se pasó. Pero habiéndose
las lluvias aplacado algo, por no perder el poco de buen tiempo que
quedaba, procuró hacer por agua lo que no podia por tierra; y así se
resolvió de ir á Berken con navíos, y hallando tambien dificultad, no
pudo hacer nada por la mesma causa, habiendo crecido mucho el Rin.
Viendo esto, se volvió contra Grol, y encaminando allá su aparato, vino
un embaxador del Rey de Navarra á pedir gente á los Estados, y negoció
tan bien, que se la concedieron; y así dexando la empresa, inviaron la
demas gente á sus guarniciones. No sé cómo no les estorbaron el viaje.
Quiso Dios ayudarnos con esto y las contínuas aguas, que sin ellas, es
cierto no perdiera el enemigo tal ocasion, é hiciera algun efecto por
la poca resistencia que hallára. Recogí la gente que me quedaba en sus
guarniciones, entreteniéndola con la municion que se les daba, hasta
que llegaron veinte mil felipes, que el Comisario repartió lo mejor
que pudo, dando á unos para seis semanas, y á los de mi regimiento
para cinco, que es más que el escudo que por allá se dice haber dado
yo á cada soldado; pero no se pudieron dar dos pagas, como de ahí se
escribia mintiendo á esta gente, pues para una habia avisado este
Comisario ser menester mucho más que los veinte mil felipes, que
aunque son las compañías pequeñas, son muchos los oficiales y primeras
planas con otras aumentaciones lícitas, ó ilícitas, que hacen más
número de gente de la que hay. El dar á entender á estos soldados que
se les inviaban dos pagas no habiendo para una, fué causa de alterarlos
contra el Comisario, yendo á sacarle de su casa, y le tuvieron entre
ellos en medio de la plaza, que si no fuera por el conde Federico que
fué á sacarle de entre ellos, habiéndoselo yo rogado, le maltratáran.
Retiráronse estos soldados á sus posadas, por aquella noche, muy
descontentos, y con intencion, segun tuve aviso, de tomar á la mañana
las armas y apoderarse de las puertas para hacerse pagar del Comisario
y de mí las dos pagas que les escribian de Bravante haberse inviado
para ellos. Y temiendo, porque esta nacion alemana, estando una vez
alterada, es mala de aquietar, hice venir aquella noche dos compañías
de caballos de Paulo Emilio Martinengo y de Alonso Mendo, y con la
asistencia de los españoles que habian quedado, mi regimiento y la
compañía de don Sancho de Leyva, que estaba dentro, eché fuera del
lugar parte de los alemanes más sediciosos, con que se aplacaron,
y á no hacer esta diligencia, sin duda se pasára mal. El dinero que
entónces vino, dixo el Comisario haber sido proveido por Agosto del
año pasado, y ahora estamos en Hebrero de éste, y en todo este tiempo
no ha venido otra provision ni memoria de ella; causa bastante para
que esta soldadesca, no sólo se hubiera alterado, pero vendido ó
saqueado estas tierras, y presentado á sus capitanes y á mí al enemigo
por desesperacion, viéndose tan olvidados y poco estimados, habiendo
servido fielmente en este país con tanto trabajo y necesidades, y que
pagan á otros de su nacion por allá sin hacerles ninguna ventaja en
servir, ántes habiendo pocos que se les puedan igualar, y que cuando
el enemigo les acomete, no son socorridos á tiempo ni como sería razon
que se hiciese. Entre los de Gruninghen y país, como en otra parte
he tocado, hay disputa sobre el haberse reducido á la obediencia y
servicio del Rey despues que el Sr. D. Juan fué dado por enemigo por
la razon que al principio dixe, que fué porque el Príncipe de Oranje
y Estados rebeldes mostraban más aficion á los del país que á los de
Gruninghen de que en extremo se resentian, que si se la mostráran
más á ellos que al país, la opinion de los que entienden su humor es,
que nunca vinieran al servicio de su Majestad. Y así á los Estados
generales fuera fuerza tenerlos sujetos con guarnicion, por no caer
otra vez en este inconveniente, procuran ahora concertarlos, y para
esto han inviado sus diputados, que áun están ocupados en ello sin
apariencia de concierto, porque se comienzan á arrepentir de lo que
han procurado y negociado, conociendo, aunque tarde, el error que
han hecho, y los que ya nos fueron contrarios, lo son ahora más del
enemigo, si bien de secreto, tal es el humor de los de este pueblo, y
creo que serán malos de concertar con haber entremetido al síndico,
que estaba en esa Córte cuando se perdió, que como nacido en el país
y criado en la villa, ambas partes se fian de él. Yo le he tenido
siempre por hombre de bien, pero paréceme imposible que no haya sentido
y sabido las traiciones que en su tiempo se han tramado contra el
Rey, siendo amigo de los burgomaestres Balen y Moyen Steynz, cabezas
de la maldad. Hallándome en el aprieto que he dicho, no me vino otra
asistencia despues acá, sino la de un maestro de cuentas con órden de
su Alteza, á informarse de los abusos que le habian dado á entender
que habia en Linghen, comision procurada por el Recebidor contra el
Drosarte de allí, fundado en cierta pasion que entre ellos habia. El
Recebidor habia dicho tanto y tanto en Bravante á los de finanzas y de
cuentas, que fué despachado para informarse de todo este Comisario,
el cual naturalmente es de poca verdad, y enemigo de paz y concordia.
El Recebidor le llevó luégo á su casa, y así le informaba de muchas
cosas que no se halláran con verdad, y entre otras que este Comisario
ha hecho, fué escribir á la mayor parte de los nobles de aquel país,
que el peso que tenian de contribuciones era contra la voluntad de su
Majestad y de su Alteza, y contra razon y justicia; cosa que no sólo á
la nobleza, mas á todo el país ha movido contra mí, de tal manera, que
procurando sacar de él alguna sustancia para entretener la soldadesca
en la grande necesidad que padecen, no los hallo con la voluntad que
solia. Y por esto, á no hallarme con gente de guerra, mi persona y
todos los demas ministros del Rey corriéramos peligro del pueblo, con
no haberlos cargado jamas sin grande necesidad, utilidad y provecho
suyo, porque con la necesidad el soldado se desmanda, y desmandado hace
más mal en un dia que interesa en un mes, y el daño que se les hace con
desórden no viene tan á provecho de su Majestad como el que se saca con
órden; y en presencia de este Comisario se juntaban sin la mia á dar
al enemigo lo que extraordinariamente les pedia, y de esto no hacia
caso, sino de lo que era para el servicio del Rey, de manera que, ó
éste sin duda era más por el enemigo que por su Majestad, ó no acertaba
su comision por la pasion que tenía contra el Drosarte y contra mí;
y aunque de éstos y de ellos he procurado sacar contribuciones del
enemigo, y las hayan prometido, es tan poco lo que de ellas se saca,
que el comisario Melendez se ha maravillado de ver que es miseria para
lo que allá se ha dicho; que como son sacadas por fuerza, y algunas
veces á fuego y sangre, cuando no se pueden executar no las quieren
pagar, como lo han hecho siempre. En este tiempo viniendo pocos dias
há á este país de Linghen cien caballos del enemigo, invié al capitan
Bartolomé Sanchez con mi compañía de lanzas y alguna infantería de
esta guarnicion, y hallándolos alojados en un villaje, esperó á que
fuese noche para tomarlos más seguros, y venida, los acometió y rompió;
y habiendo avisado al capitan Mendo de la venida de estos enemigos,
salió con su compañía por otra parte, y dió con otra diferente tropa de
caballos, y tambien los deshizo, prendiendo y matando dos capitanes y
la mayor parte de los enemigos.

       *       *       *       *       *

Esto es lo que hasta ahora puedo escribir de las cosas de este gobierno
y exército, habiendo dexado de decir muchas por falta de memoria, ó no
ser para que anden en papel. Ha sido gran desgracia mia haber empleado
catorce años, los mejores de mi vida, tratando con la gente que en este
discurso he significado, opuesto continuamente á la gran ambicion y sed
de mandar que siempre los de Gruninghen han tenido y tienen, la cual
los ha puesto en el estado en que se hallan. No ha faltado quien los
haya fomentado y dado alas contra mí, que diria mejor, con verdad,
contra el servicio de su Majestad, al cual he mirado siempre como debo,
más que á interes ni pasion que haya tenido, sin haber nunca pretendido
de ellos cosa alguna, ántes el desear tenerlos gratos para el servicio
de mi Rey, me ha hecho gastar con ellos más de lo que mis fuerzas
alcanzaban. Y en recompensa de esto y de las buenas obras que les hice
siempre, son los que más me han, por su costumbre, mordido.

En conclusion, la guerra se gobierna con diversion y prevencion, y así
todas las veces que he podido asistir al serenísimo Duque de Parma,
cuando estaba ocupado en Flándes y Bravante, lo he hecho divertiendo
al enemigo cuanto más he podido, como parece por las cosas notadas,
sin las que dexo por la razon que he dado. Y puedo decir, de que me
pesa mucho, que nunca á mí se me daba la asistencia necesaria, ni en
lo uno ni en lo otro, y que por conocer esto el enemigo, me ha siempre
apretado más de lo que pudiera si fuera acudido conforme á los avisos
que daba, pidiendo los socorros con tanta instancia y necesidad, que
me obligaba á usar á veces de más libertad que fuera razon, no siendo
tan extrema, dexándome siempre, como he dicho, sujeto á los humores
de los de esta nacion, principalmente de Gruninghen, la cual con poco
mal suceso se humilla y de poco bien se ensalza, tan fácil de mudar,
que al que hoy ama mañana aborrece, y así al que aborrece ama á su
modo fácilmente. Los que administran la justicia son corruptibles
en todo extremo, tanto, que por poco interese la venden y tuercen,
dexando el bien universal por él. Yo temia, y ahora echo de ver que no
me engaño, que cerca de dicha Alteza habia algunos que no me hacian
buenos oficios, ó por presentes, ó por pasion particular, que cerca
de un Príncipe los ministros corruptibles y apasionados suelen hacer
mucho daño, ó ya que sea permitido el buscar cada uno su provecho y
acrescentamiento, á lo ménos fuese sin perjuicio de otros, mayormente
de su Rey y del bien público. Y pongo á Dios por testigo que desde
que fué servido de dar en estas partes á su Majestad algunos buenos
sucesos abriendo camino para muchos mayores, por ver que la invidia y
malicia los hacia inútiles, he procurado de todo corazon, con grande
instancia, salir de aquí é irme á servir á su Majestad en otra parte,
viéndome empleado en las que he servido tan mal correspondido y sin
la recompensa que suele darse á los gobernadores de provincias cuando
los sacan fuera de sus gobiernos, segun la costumbre de Borgoña.
Habiéndome en este tiempo empleado en lo del Rin, en Bona, en el
gobierno del exército sobre Mastricht, en el estado de Gheldres, en esa
parte, cuando el Sr. don Juan de Austria partió de Namur, dexándome
el castillo y fuerte, y despues sirviendo por su mandado el oficio de
Maestre de Campo general, en que me ha sido fuerza hacer grandes gastos
sin nunca haberme recompensado; y quisiera mucho no ser forzado á decir
esto de mí, pero es hoy la malicia y emulacion de algunos tan grande,
que no se aplican sino á convertir el bien en mal, sin ninguna certeza
de que sea verdad lo que dicen. Y así con seguridad me ofrezco á probar
con bastantes informaciones, cartas y órdenes de mis superiores, y
copias de las que yo les he escrito, cuanto he dicho hasta aquí. Y en
lo que toca á la poca conformidad que he tenido con los de Gruninghen,
que por allá me cargan su pérdida, digo que cuando iban por camino
derecho y llano la tenía con ellos muy grande y buena, y que por más
que hayan variado en su fidelidad, nunca ha procedido con ellos de
manera que con razon hayan podido formar quexa de mí, habiéndolos
siempre asistido aventurando mi vida muchas veces por ellos; y si
yo quisiera conformarme en todo con ellos, habia de ser faltando de
la fidelidad que debo á Dios y á mi Rey, que en todo lo demas que
buenamente he podido conformarme con ellos, sin perjuicio de esto, lo
he hecho con muy gran costa, trabajo y peligro de mi persona.


FIN.


PATIENTIA OMNIA DUCIT.



  D. A. V. D. V.

  Á LA FELICE MEMORIA DEL C. F. V.


    Fuiste de guerra un valeroso Marte,
  Y de Estado otro nuevo docto Apolo,
  Que en ambas cosas alcanzaste, solo,
  De cuanto pueden dar la mayor parte.
    ¿Quién luégo dexará de consagrarte,
  En cuanto ciñe el mar y alcanza Eólo,
  VERDUGO heroico, luz de nuestro polo,
  Y estatuas mil de bronce levantarte?
    ASTREA divina permitió á la fiera
  Invidia que á sus hijos incitase
  A lacerarte tan injustamente,
    Para que, provocado, nos dexase
  Tu pluma este exemplar, que de Megera
  Triunfará siempre, y del canino diente.



  SIGNIFICACION DE LAS FIGURAS

  DE LA EMBLEMA DEL CORONEL F. V.

 EL LEON CON LA HACHA MACEDONIA: La natural vigilancia y fortaleza que
 antepone la eleccion y resolucion para lo que se pretende hacer.

 EL LIBRO: El consejo de los medios ordenados para el fin de lo que se
 intenta.

 LAS CARAS DEL PEDESTAL: La prudencia, que discerniendo entre bien y
 mal, endereza el acto de la fuerza razonable, en que fundó siempre
 todas sus acciones el coronel F. V.

 Imprimatur. PETR. ANT. GHIBERTUS LOCUMTEM.


 _M. Cornell. Tirobos. Præd. Ordin. Cur. Archiepisc. Theol._

[Illustration]



APÉNDICE.



  AL CORONEL FRANCISCO VERDUGO,

  DEL COMENDADOR REQUESENS,
  EN 20 DE FEBRERO DE 1574, DESDE AMBÉRES,
  CON DON GONZALO DE BRACAMONTE.


Muy magnífico señor: Recibí la carta de v. m. de 3 de éste, y por otra
mia habrá visto cuán informado estoy de lo bien que ha servido á S. M.,
y pésame de que la gratificacion no haya sido la que v. m. merece, y
yo no faltaré de procuralla en lo que por mi parte pudiere, y agora es
tiempo que todos atendamos á servir como sé que v. m. lo hará.

Ya habia sabido la gente que se llevó para rehacer las compañías de su
regimiento, porque luégo que me encargué de este Gobierno se me pidió
licencia para ello, y huelgo de saber que sea ya llegada, y he dado
órden que sea socorrida como las demas, y al contador Castellanos que
demas de esto envie una paga en paños para ese regimiento, confiando
que v. m. dirá claramente, con muestra y sin ella, la gente de servicio
que tiene, pues aunque en cualquier tiempo se ha de hacer esto, así
mucho más en el que agora estamos, que la necesidad que S. M. tiene de
gente y dinero es tan grande; placerá á Dios de remedialla, que guarde,
etc.



  AL CORONEL FRANCISCO VERDUGO,

  DEL COMENDADOR REQUESENS,
  EN 22 DE JUNIO DE 1574, DESDE AMBÉRES.


Muy magnífico señor: Ayer tarde me dió el alférez de v. m. su carta de
18 de éste, y ántes habia recibido la de 13, y á entrambas responderé
en ésta, y comenzando por lo que v. m. dice de la necesidad que pasa su
regimiento y lo que desea que se le tome muestra y dé algunas pagas,
ó que se despida, y lo que v. m. discurre sobre el trabajo que ha
pasado y servicios que ha hecho, digo que de éstos y de las partes que
concurren en la persona de v. m., tengo yo tan particular relacion, que
me ha obligado á escribillo más de una vez á su Majestad despues que
estoy en este Gobierno, y á desear ocasiones en que mostrar á v. m.
la satisfaccion que de ello tengo. Pero las que se me han ofrecido en
las necesidades de por acá han sido de manera que no puedo remediar,
como deseo, las de todas partes, y á ningunas se ha acudido primero
que á las de Holanda, porque soy seguro que en siete meses que há que
yo estoy en este Gobierno, se han inviado sólo á ella más de 700.000
florines, y los 200.000, ó muy pocos ménos, han sido desde fin de Abril
hasta mediado Junio; y el repartimiento de ellos ha ido de acá conforme
á las relaciones que han dado los contadores, porque yo no puedo ver
tan particularmente las cuentas como querria, y de que de su yerro haya
alcanzado parte al regimiento de v. m., me pesa á mí mucho. Pero creo
que de las baxas que habrá habido en otras cosas, para que iban las
relaciones muy largas, se pudiera haber suplido algo de eso, como yo lo
he escrito al Conde de la Rocha y contador Alameda. Quien supiere que
se pagó á los amotinados mucho más de lo que se les debia, está claro
que le ha de parecer que es más justo, como en efecto lo sería, que se
haga lo mismo con los que no se amotinaron, y ninguna cosa deseo yo
tanto como podello hacer así. Pero el mismo motin, de que han nacido
mayores inconvenientes aún de los que allá se pueden representar, me
ha imposibilitado á todo lo demas, y me forzó, habiéndose apoderado
de Ambéres y del dinero, y por consiguiente, de todos los estados, á
redimir aquella vexacion como pude, y ésta es materia más larga de la
que se puede discurrir en carta; basta decir que del trabajo en que
agora estamos y de todos los que hubiere en estos Estados, son causa
los que se amotinaron, y que fué fuerza pagalles y perdonalles, y lo es
tambien cumplilles la palabra, pues se les dió, si bien la culpa es la
mayor, que no digo españoles, pero gente de ninguna nacion tuvo jamas á
su Príncipe.

Yo no vine á este Gobierno por mi voluntad, sino habiéndome hecho el
Rey, nuestro señor, fuerza despues de habello rehusado más de un año,
que muy bien supe cuán mayor carga tomaba de la que nadie podia llevar,
segun en el término que hallé las cosas de aquí. Pero sabiendo esto,
vine porque no pude excusar de obedecer como quiera á mi Príncipe
y señor natural, despues de habelle representado muchas veces los
inconvenientes que en esto habia.

Hallé tantos millones de deuda en estos Estados, y tantos de costa
ordinaria, y tan poca ayuda en ellos, que con haber hecho el Rey,
nuestro señor, muy largas provisiones, no han bastado, y este motin y
el exemplo que de él han tomado las otras naciones para hacer lo mismo,
y otras cosas que por nuestros pecados han sucedido, me han puesto en
tan extrema necesidad, que no puedo acudir á todas, como querria; si
bien hago todas las diligencias que humanamente puedo, y Dios sabe la
afliccion que tengo de que éstas no aprovechen.

Por tener á v. m. en la estimacion que al principio dije, he querido
decille todo esto, y aseguralle que deseo remediar las necesidades de
su persona y regimiento, y que cuando no se hiciere, entienda que es
por no poder más, y que los que nacieron con la obligacion que v. m.,
me han de ayudar á llevar esta carga y trabajo, que si bien estoy en el
mayor que nunca hombre estuvo por faltarme dinero para todo, se ha de
esperar en Dios que, como en causa suya, ha de abrir el camino para el
remedio por donde no pensamos; como le habia abierto con la rota del
conde Ludovico, si no lo atajáran nuestros españoles con su motin, que
no sólo me hicieron perder el tiempo, pero todos los medios que para
ello habia, de que Dios sea bendito.

Pesóme en extremo del subceso que hubo en el Waterlant, y que le
cupiese tanta parte del daño á la gente de v. m., y quisiera que el
Conde de la Rocha le hubiera dejado más ingleses para rescatallos,
porque cuando yo le dí órden que los inviase, no sabía lo que allá
subcedió y tenía fin por ciertos justos respetos de inviallos á
Inglaterra, y no se podrá hacer agora lo uno ni lo otro, porque no me
han avisado qué número de ellos ni en qué forma han llegado adonde se
habian de traer. Pero cuando v. m. haya sacado su gente, será muy bien
que de todos los que se tomaren de los enemigos, se haga lo mismo que
ellos hicieron de nuestros alemanes; y el no haber hecho yo cortar la
cabeza á Aldegonda y á otros prisioneros, ha sido por respeto del Conde
de Bossú, cuya libertad deseo todo lo posible, y holgaré que se trate
la de su primo y del capitan Corcuera y otros caballeros que están
con él, en trueque de los prisioneros de Harlem, aunque no entiendo
si v. m. dice de las cabezas de los ingleses que agora se tomaron,
ó de los burgomaestres y otros que están presos desde que se tomó
aquella villa, parte de los cuales habia yo ofrecido dias há por un
burgomaestre de Medialburgo, como lo verá v. m. por las copias de las
cartas que aquí van en frances, las cuales se inviaron á Medialburgo
y nunca ha habido respuesta, ántes dicen que tienen apretado al dicho
burgomaestre. Pero puédese tratar de los otros que quedan en Harlem y
avisarme v. m. cuando estuviere concertado para que se dé la órden que
convenga, de manera que no sea contraria á la que se dió por los de
Medialburgo; y volviendo á lo del Conde de Bossú, yo no sé que pueda
hacer por mi parte más que lo que ofrecí seis meses há á su hermano de
dar por él á Aldegonda y á cuantos otros presos tuviese, y habiéndolo
inviado á tratar el dicho su hermano con el Príncipe de Orange, me dixo
que le habia desengañado que no lo daria sino por el Conde de Biera,
ó por cuatrocientos mil escudos, que lo uno y lo otro es tan gran
disparate como se dexa considerar, y en que yo no puedo hacer nada, y
holgaré mucho de que venga acá el mayordomo del dicho Conde de Bossú,
y que entre tanto vaya allá en prendas por él uno de los presos de
Harlem, y al Conde de la Rocha he escripto que haga en esto lo que v.
m. le pidiere. Si se puede haber dinero nos sobra gente, y se podrá
inviar ahí la que fuere menester para ocupar de nuevo el Waterlant, y
aunque los vecinos de él merecen que se les haga todo el mal que v.
m. dice, conviene, si algunos se redujesen, regalallos para ejemplo
de los demas, porque es imposible con sola la fuerza sostener toda la
tierra, y habiéndose publicado el perdon, conviene que cada uno, por
su parte, procure de persuadir á esa probe gente que se aprovechen de
tan gran merced como el Papa y su Majestad les hacen, y que con el
buen tratamiento que á los unos se hiciere, se aseguran los demas.
Las urcas que se escaparon de España y han llegado ahí y á Zelanda,
habrán hecho gran daño á la venida de nuestra armada, y han sucedido
tantos inconvinientes para ésta, que me tienen con gran cuidado, como
lo son, entre otros muchos, haber quitado las torres y señales para las
honduras y navegacion, y no haber en toda esa provincia puerto seguro,
y lo que v. m. dice del de Hemdem, es de mucha consideracion, así por
la que siempre se ha tenido de no romper con ningun príncipe libre del
imperio por muchas ocasiones que ellos nos den, como porque no sé si
sería fácil el poder nuestra armada tomar el dicho puerto y villa de
Hemdem, luégo en llegando, con sola la gente que trae; todavía sin que
lo entienda nadie, me invie v. m. una muy particular relacion de la
calidad y fuerza de aquella villa y puerto y de cualquier otro de que
en esa provincia le parece que nuestra armada se podia aprovechar, y
en fin, de los efectos que le pareciere que con ella se pueden hacer,
así en Holanda como en Zelanda y en cualquier otra parte, presupuesto
los estorbos que en todas hay, que aunque yo tengo de esto diversas
relaciones, holgaré mucho de tenella de v. m., como de persona que
tiene tanta experiencia de estos Estados y tanto celo al servicio de
su Majestad, y que no habrá dexado despues que está en Holanda de
platicallo con marineros, aunque, como he dicho, ha de ser todo con
gran recatamiento, mayormente lo de Hemdem, que nadie ha de entender
que se ha pensado en ello.

Bien creo que de los pasaportes que da el Conde de la Rocha, deben de
nacer inconvinientes, aunque sin culpa suya, sino de sus oficiales. V.
m. tendrá, por su parte, la mano para que se excuse sin que se pueda
entender que no se obedece lo que el Conde ordena, que yo le escribo
para que de aquí en adelante no se den sin muy gran causa. Guarde, etc.



  AL CORONEL FRANCISCO VERDUGO,

  EL COMENDADOR REQUESENS,
  EN 4 DE AGOSTO DE 1574, DESDE AMBÉRES.


Muy magnífico señor: Hoy he recibido la carta de v. m. de 22 del
pasado, y ántes habia recibido las de 16 y 20, y despues de hechas
llegó el dinero y pólvora que envié al Conde de la Rocha, que fué todo
el que se pudo juntar en esta villa, y de ello habrá cabido á v. m. y á
su gente la parte que se habrá podido, y yo holgára que fuera todo el
socorro junto, pero no ha sido posible, y como en otras he escrito á
v. m., he hecho todo lo que he podido por proveello, y sea cierto que
siento en el alma no podello remediar, y yo he venido á esta villa á
buscar dineros y hago todo lo que puedo, y no siendo ayudado de ninguna
parte, mal se puede remediar habiendo tanto que cumplir, y yo sé muy
bien lo mucho que v. m. ha servido y trabaja, y tengo de su persona la
satisfaccion que es justo, y así me ha de ayudar por su parte á llevar
esta carga, como le pido por merced lo haga, en que se entretenga su
gente con el socorro que se les ha dado, y los marineros de esa armada,
hasta que de acá vaya recaudo, que será lo más presto que se pudiere,
y v. m. procure que los navíos estén en órden, para que venida nuestra
armada en salvamento, de la cual hasta agora no tengo nueva que sea
partida, aunque creo que lo será, puedan salir al camino para ayudar á
que la del enemigo no la haga estorbo en tomar puerto; y fué de mucha
importancia lo que v. m. hizo en defender á los enemigos que no tomasen
el fuerte de junto á esa villa, y si como v. m. dice, que se dexan
de hacer muy buenos efectos contra ellos por la falta que tenemos de
dineros, que me duele infinito, plega á Dios de remediallo como más
conviene á su servicio.

Yo creo muy bien la dureza que tienen los de Waterlant de no rendirse
si no les dejan vivir en su falsa religion, y miéntras no vivieren en
la nuestra católica y se conserváre el autoridad de S. M., se pueden
desengañar que no serán perdonados, ni harán bien sus negocios, que
como se cumpliese con estas dos cosas, en todas las demas yo holgaria
de complacelles. Guarde, etc.



  AL CORONEL VERDUGO,

  EL COMENDADOR REQUESENS, 7 DE AGOSTO
  DE 1574, DE AMBÉRES.


Muy magnífico señor: Recibí la carta de v. m. de 3 de éste, y con otro
responderé á los particulares de ella, que no tengo lugar de hacello en
ésta, más de decir que huelgo mucho con la cuenta que v. m. me da de lo
que allá pasa, y yo espero en Dios que los enemigos no saldrán con sus
designios, y que v. m. les ha de defender que no hagan ahí ningun daño.
Yo me hallo aquí buscando dineros para enviar á todas partes, y por
mucha diligencia que se ha hecho no se han hallado hasta ayer más de
900 libras, que se envian, de crédito, á pagar en Amsterdam, que será
letra cierta y segura, segun el pagador ha dicho, las cuales cobrará el
oficial del dicho pagador que allá está, y los gastará señaladamente
para socorrer con ellos á los capitanes y marineros, conforme á lo que
á v. m. le pareciere: y tambien va carta mia para los de esa villa,
en que les escribo pidiéndoles hagan fianza á los capitanes de las
vituallas que tomaren para los marineros, y no he hablado sobre ello
al burgomaestro que aquí reside, por haberse quedado en Brusélas y
no ser venido hasta agora. Y con lo uno y otro, procure v. m. que se
entretengan todo lo que se pudiere, que en pudiendo se enviará más
recaudo. Guarde, etc.



  AL CORONEL VERDUGO,

  DEL COMENDADOR REQUESENS,
  EN 14 DE AGOSTO DE 1574, DESDE AMBÉRES.


Muy magnífico señor: Pocos dias há que envié 6.000 florines para ir
entreteniendo los gastos de esa armada, y deseo tanto que se sostenga,
que con ser las necesidades de acá extremas, envio agora otros 20.000
para el mismo efecto; v. m. procure que se repartan de manera que duren
el más tiempo que pueda, y que en éste se hagan algunos efectos, que
si fuese verdad lo que me han escrito, que los marineros de Incusen y
Hoornen no han querido embarcarse en el armada de los enemigos, y la
nuestra de España acabase de llegar, de que há dos meses que no tengo
aviso, podria ser que v. m. hiciese con ésa muy gran servicio á Dios y
á S. M., y yo estoy cierto que v. m. no perderá ninguna ocasion, y que
estará con los ojos muy abiertos para si se ofreciere alguna novedad en
Incusen y en cualquiera desotras villas, que podria ser habellas cada
dia, y Dios las encamine á su servicio; y guarde, etc.



  AL CORONEL FRANCISCO VERDUGO,

  DEL COMENDADOR REQUESENS,
  EN 3 DE SETIEMBRE DE 1574, DESDE.....


Muy magnífico señor: Bien habrá dos meses que no he recibido carta de
v. m., aunque me acuerdo haberle escrito algunas en este tiempo, que
es de tanta necesidad y carestía de dinero, que me falta para muchas
partes, y siendo todas tan forzosas, bien puede entender el cuidado que
me debe de dar; pero con todo esto se han proveido para los gastos de
esa armada de pocos dias acá, una vez 6.000 florines y despues 20.000,
que lo uno y lo otro sé que ha llegado, y aunque parezca pequeña suma,
es muy grande respecto de las necesidades, y así entiendo que con
ella y la buena diligencia y maña de v. m. se debe entretener bien
esa armada, y porque de la de España há mil dias que no tengo aviso y
pierdo ya la esperanza de su venida, siendo el tiempo tan adelante,
holgaré para en caso que no venga, que se sabrá con el primer correo,
que v. m. me avise, los navíos que forzosamente le parece que deben ahí
entretener, y cuáles, y con qué número de gente, y qué costa harán en
cada un mes, los cuales han de ser aquellos que bastaren á guardar ese
puerto y entrada, y los canales, y no para fuera, pues no viniendo la
armada de España, no podemos ser señores de la mar.

Por avisos del Maestre de Campo Valdés, entiendo la necesidad en que
está Leyden y el esfuerzo que el Príncipe hace para socorrella; bien
entiendo que v. m. tiene tan buena correspondencia con el dicho Valdés,
que no será necesario encargarle que para lo que tocáre á esto y á lo
demas del servicio de S. M., le dé toda ayuda y asistencia, mas con
todo es bien que tenga entendido cuánto conviene apretar á Leyden y las
demas plazas, y que no sean socorridas, y así v. m. en cuanto á esto
ayudará, por su parte, con navíos y con gente, segun se ofreciere la
necesidad.



CARTA AL CORONEL VERDUGO.


Ilustre señor: La de v. m. recibí y fué leida públicamente en escuadron
á todos los soldados, y en lo que v. m. dice, le han informado que yo,
con los más soldados, hemos determinado de ampararnos de la armada que
está á cargo de v. m., ó acometer á Esperandam, de cualquiera de las
dos cosas estaba yo y estoy muy descuidado, y por el consiguiente,
creo que los demas lo están ansimismo, porque aunque esta alteracion
de presente esté en el término que está, no debe v. m. pensar ni otro
alguno que hay tan baxos pensamientos y tan poca gana de servir los
soldados á su Majestad que en lo que toca á su Real servicio discrepen
un punto, procure v. m. proveer con mucha diligencia la gente que ahí
está, mandando á los municioneros lo que el Sr. Maestre de campo ha
mandado en otra ántes de ésta y lo que de nuevo invia á mandar, de modo
que no les falte la comida y lo más necesario, y esto sin descuido,
cuando otra cosa no se pueda hacer, mande v. m. quitallo de las propias
bocas de los más principales y ricos de esa tierra, y áun de los pobres
que lo pudieren suplir, y cúmplase con los soldados, que no son de
parecer de quedarse cincuenta como v. m. dice, ántes quieren redoblar
mucho número de gente en ese paso si v. m. innova y excede de lo que en
ésta se le suplica, y ansí me pidieron se lo requiriese y protestase á
v. m. de parte de todos los de esta alteracion, é yo así se lo pido y
requiero á v. m. por evitar otros mayores daños, que de no proveello
se recrecerán en el deservicio de su Majestad; dicen que no les haga
v. m. entender que en ese Harlem falta para tan poco número de gente
el recaudo necesario habiendo cerveceros y panaderos y otras maneras
de tratos de que lícitamente á buena cuenta y razon v. m. puede tomar
lo que mandáre y quisiere, póngole á v. m. por delante el estado en
que las cosas están, y el poco achaque que es menester para darse con
la carga en tierra con tan excesivo desórden como de no proveerse esa
gente se recrecerá acá y allá, y para descargo de ellos y mio, y de
este consejo, guardo el traslado de ésta y de todo lo más que aquí
se negocia y despacha para enviallo á su Majestad con esto que los
soldados despachan, y las más copias se guardan para su tiempo para que
su Excelencia sepa cómo v. m. fué requerido y avisado ántes de todo
requerimiento de desórden, y con esto acabo. _Nuestro Señor_, etc. _De
este Consejo, 19 de Noviembre de 1574._



  CARTA DEL CORONEL VERDUGO

  ÁLOS MUY MAGNÍFICOS SEÑORES, LOS SEÑORES
  ELECTO Y SOLDADOS, EN LA HAYA.


Muy magníficos señores: La de v. m. recebí en respuesta de la mia, y
huélgome en extremo que esos señores no estén de opinion de venir á
acometer á pasar por este fuerte, y plega á Dios que así sea, porque
tan mal hecha cosa no habrán hecho jamas españoles, yo he oido y visto
que muchas veces se pide en semejantes negocios que les paguen, pero
dejar fuertes nunca lo he oido, ni visto, ni pienso que verdaderos
españoles hagan tal traicion. Vuestras mercedes se acuerden que otros
estando enojados han ganado fuertes á su Majestad y no perdídoseles,
siento yo estas cosas como español y deseoso que nuestra honra no se
acabe de perder; vuestras mercedes miren bien lo que hacen porque les
juro que hallen más dificultad en todos los pasos que si vuestras
mercedes fueran turcos, y junto con la traicion harán la mayor
bisoñería que jamas soldados hicieron, porque con grandísimo trabajo
saldrán con su intencion. Nuestro Señor dé á vuestras mercedes mejor
consejo, y guarde sus muy magníficas personas como desean. _De Harlem,
á 22 de Noviembre de 1574._—Besa á vuestras mercedes las manos su
servidor, FRANCISCO VERDUGO.



Á LOS MUY MAGNÍFICOS SEÑORES ELECTO Y SOLDADOS.


Muy magníficos señores: Esta mañana ántes que fuese el dia envié á
pedir licencia á vuestras mercedes para hablalles, y salió el señor
ayudante con alguna cantidad de arcabuceros y mosqueteros, diciendo
lo que ellos hiciesen sería hecho de parte de todos, yo le supliqué
que me hiciese merced que pudiese hablar al Sr. Electo y á los demas,
porque traia una carta de su Excelencia, y á boca, muchas cosas que
decir á vuestras mercedes de su parte tocantes al servicio de Dios
y de su Majestad y á honra de toda nuestra nacion, y asimismo les
traigo dineros, y en paño y seda lo que quisieren ó hobieren menester.
Vuestras mercedes estaban tan de prisa y deseosos de caminar, que
no me quisieron oir, sino inviarme y decirme que me fuese, como lo
hice; ya que esto es pasado, me ha parescido con intervencion del Sr.
Coronel Francisco Verdugo, que gobierna esta tierra, suplicamos á
vuestras mercedes cuan encarecidamente podemos sean servidos de esperar
ahí en el alojamiento que tienen por mañana mártes en todo el dia,
que en este tiempo habrá llegado aquí musiur de Hierge, el cual dará
órden á vuestras mercedes de lo que se ha de hacer sin que parezca
que vuestras mercedes van alterados y se eviten muchas desórdenes que
podria haber. _Nuestro Señor_, etc. _De Harlem, á 29 de Noviembre de
1574._—Despues de escrita ésta ha llegado correo de Amsterdam que
dice cómo era llegado allí musiur de Hierge, el cual escribe será aquí
luégo.—Servidores de vuestras mercedes, D. RODRIGO ZAPATA DE LEON,
FRANCISCO VERDUGO.



  AL CORONEL FRANCISCO VERDUGO,

  EL COMENDADOR REQUESENS,
  EN 6 DE AGOSTO DE 1575, DESDE AMBÉRES.


Muy magnífico señor: Holgué de saber por la carta de v. m. de 26 del
pasado que fuesen salidos los alemanes de esa villa con quietud, y que
quedasen los burgeses de ella más contentos con la gente que entró de
guarnicion, y al capitan Mechenan, teniente del Conde de Ebres, á quien
he escripto la satisfaccion que tengo de lo bien que se ha portado con
su gente, y como v. m. me lo ha escripto, y en cuanto á proveer esa
villa de vituallas y municiones de guerra, se hará lo que se pudiere,
y asimismo en socorrer á la gente, que por allá queda, que yo lo deseo
harto, pero me hallo con grandísima falta para todo; Dios lo remedie, y
él guarde, etc.

Deseo saber los efectos que hace la armada de Amsterdam, porque si
se tiene aquella costa sólo por complacer á los de la villa y por
entretener marineros para cuando sean más menester y que no se vayan
entre tanto á los enemigos, se podrian inviar acá algunos capitanes y
marineros, pues hay hartos navíos, y hacerse con ellos por esta parte
algunos efectos. Vuestra merced me avise de su parecer, y cuántos y de
qué calidad son los navíos que agora se entretienen allí, y cuáles son
los que no se pueden excusar.



 VICTORIA HABIDA EN FRISA EN 1586.

 COPIA DE CAPÍTULO DE CARTA DEL PRÍNCIPE DE PARMA PARA SU MAJESTAD DE
 BRUSÉLAS, Á 28 DE FEBRERO 1586.


Por cartas del Coronel Francisco Verdugo se me avisa que, con la
ocasion del hielo que hizo en fin de Enero, hizo juntar la gente que
pudo, y quedando él con parte al rededor de la villa de Gruninghen
para acudir donde fuese menester, amenazándole los rebeldes por más
partes, envió al teniente coronel Juan Baptista de Tássis con la otra
en Frisa, donde, estando ya para salirse por comenzar á deshelar,
entendiendo que los dichos rebeldes habian salido en campaña y que
mostraban deseo de pelear, fué hácia ellos conforme á la órden que
del Coronel tenía, y encontrados, pelearon muy valientemente, y
alcanzó aquel dia vuestra Majestad una buena victoria, pues de dos mil
hombres que habia de pelea de los enemigos de las compañías viejas, no
escaparon diez, habiendo quedado muertos y presos los demas, con muy
poca pérdida de los nuestros, aunque quedó muerto uno de los hijos del
Conde de Vandemberg que sigue á Verdugo, y lo hizo muy bien, como otro
hermano suyo mayor que quedó herido; ha sido faccion de importancia por
ser la gente que era, y haber sucedido en tiempo que pudiera hacer por
allá harto daño. A nuestro Señor se deben las gracias, que nos hace
más mercedes de las que merescemos, y cierto que al dicho Coronel,
como tambien al teniente Tássis se debe agradecer la voluntad con que
sirven, y estimar el valor que en todas ocasiones del servicio de
vuestra Majestad muestran.



 RELACION

 DE LAS PARTES DONDE Y COMO ESTÁ REPARTIDA LA GENTE DEL EXÉRCITO DE SU
 MAJESTAD, QUE SE SOCORRE EN HOLANDA.


_En Vlaerdirgen._

Las compañías de D. Gaspar de Gurrea, D. Rodrigo Zapata, D. Francisco
de Vargas, Martin de Orzaes, Juan de Texeda, Lorenzana, y una compañía
de alemanes del regimiento del Baron de Frans-Pergue.

_En Maeslandt._

Las de Lope Álvarez de Inestrosa y D. Pedro de Benavides.

_Maeslandtsluis._

Las de Francisco de Salazar, Artaxona, Rodas, D. Diego de Córdoba.

_En Gravesand._

Las de Gaspar Palomino, Eraso y D. Francisco de Toledo.

_En Naeldwic._

La del capitan Francisco de Aldana.

_En Liera._

La del capitan Luis del Villar.

_En Reewyck._

La mitad de la corneta de herreruelos y una compañía de alemanes del
regimiento de Frans-Pergue.

_En Borbure._

La otra parte de los herreruelos, y otra compañía de alemanes de
Frans-Pergue.

_En La Haya._

El coronel Frans-Pergue, con cinco compañías de su regimiento y las de
D. Fernando de Toledo, Maestre de Campo, D. Rodrigo de Toledo, Diego
Felices Cisneros y Rodrigo Perez Palomino.

_En Leerdam._

Ochenta alemanes de Frans-Pergue.

_En Balsenar._

Una compañía de alemanes de Ebrestayn.

_En Monster._

Una compañía de alemanes de Frans-Pergue.

_En Esquebelingue._

Otra compañía de alemanes de Frans-Pergue.

_En Viennen._

Las de Pompeo Spesiano, Isla, D. Juan de Toledo y Vargas y una de
alemanes de Ebrestayn.

_En Valquenburt._

Una compañía de alemanes de Ebrestayn.

_En Voorschoten._

Las de Carrion, Carreras y Juan Diaz de Cárdenas.

_En Soterbaust._

Las de Palma, Melgarejo y Borja.

_En Leyderdorp._

El capitan Chaide, y dos compañías de alemanes del Conde de Bossú.

_En Alphen._

Una compañía de valones del regimiento de Mos de Latre.

_En Bodgrave._

El coronel Mos de Latre.

_En Mubergrue._

Dos compañías de valones del regimiento de Mos de Latre.

_En Zetfel._

Las de D. Alonso de Cárdenas y D. Gabriel Niño.

_En Ramerique._

Una compañía de alemanes del Conde de Bossú.

_En Pudcop._

La que era del capitan Zamudio.

_En Hermelen._

La del capitan Armengol.

_En Linscot._

Las de Escalante y el capitan Tribiers.

_En Monfort._

El capitan Estoquel de alemanes del regimiento del Conde de Mega.

_En Vasseynt._

Una compañía de alemanes del dicho regimiento.

_En Hilguesberguen._

Las de D. Alonso de Sotomayor y D. Hernando de Toledo.

_En Sevenhuysen._

Las de Trancosso y Baltasar Franco.

_En Poelgeest._

Don Gabriel de Peralta.

_En Bleyswyc._

Las de D. Manuel Caveza de Vaca, Pedro de Paz, y el maestro de campo
general Valdés.

_En Verquel._

Don Luis Gaytan.

_Sotermer._

Don Martin de Ayala.

_En Eguemont._

Las compañías del maestro de campo D. Gonzalo de Bracamonte, D. Phelipe
de Veamonte, Juan Daza, Juan de Porras, Alonso de Ayala, Gaspar Gomez,
Diego Ortiz de Angulo, y Martin Flores, y la compañía de borgoñones del
Baron de Ehenraus; y la de arcabuceros á caballo de Mos de Moysi.

_En Soetermeer._

La del capitan Juan de Castilla y dos de alemanes altos del regimiento
de Polviler.

_En Beverwick._

Cinco compañías de alemanes del dicho regimiento.

_En la villa de Campen (Over-Issel)._

Dos compañías del dicho regimiento.

_En la de Deventer (Over-Issel)._

Otras tres compañías del dicho regimiento.

_En los diques de Waterland y Amstradam._

Diez compañías de alemanes baxos del regimiento del Conde de Bossu, y
dos del de Mega, y siete de valones del regimiento de Francisco Verdugo.

_En Utrecht._

La del capitan Linden del dicho regimiento de Bossu.

_En Catruyque._

La del capitan Suater del dicho regimiento.

_En Viana._

La del capitan Svartz del dicho regimiento, y la de españoles de Pedro
de Tordesillas.

_En Amsfort._

Una compañía de alemanes altos del regimiento del Fúcar.

_En Rin._

Otra compañía de dicho regimiento.

_En Harlem._

Otras cinco compañías de alemanes altos del regimiento del Conde de
Ebrestayn, y ahora han salido de allí las compañías de caballos de
Juan Baptista y Camilo de Montes, que van la vuelta de la Haya.

Las dos compañías de caballos de D. _Juan_ Pacheco y Aurelio Palermo,
están aloxadas en unos cenos entre Blardinque y Merlan, y la de
arcabuceros de García de Valdés está tambien en otros cenos entre
Meslan y Granesanda.

Muchas de las cuales dichas compañías se mudan de un dia á otro,
conforme á las necesidades que ocurren.



 LAS ÓRDENES QUE PARESCE QUE SE PODRIAN DAR PARA RESTAURAR LA
 REPUTACION Y DISCIPLINA QUE SOLIA HABER EN LA INFANTERÍA ESPAÑOLA SON
 LAS SIGUIENTES, SALVO OTRO MEJOR JUICIO.


 Primeramente, que en la eleccion de los capitanes, alférez, sargentos,
 cabos descuadra, se observe la ley y la órden que en tiempos pasados
 se solia guardar y observar en esta nacion, y que como en cosa tan
 importante y de donde generalmente proceden todas las faltas que
 de algunos años á esta parte se han visto en ella, no se haga en
 lo venidero eleccion de ninguna persona para capitan que no sea
 exercitada y experimentada de muchos años de guerra, para que el
 tal sepa cómo ha de gobernar y habilitar sus soldados, y no que los
 soldados de su compañía vengan á ser sus maestros; porque de no
 hacerse esto, y que los capitanes vayan de primer boleo á aprender en
 el arte, se siguen muy muchos inconvinientes, y de la misma manera
 de las muchas elecciones que hacen de sus alférez, sargentos y cabos
 descuadra, no guardando, como no guardan, la órden que en esto por lo
 pasado se solia y acostumbraba.

Que es muy justo que los Capitanes generales de los ejércitos, que son
los que han de proveer las compañías de infantería española, observen
las costumbres antiguas, para que se haga como conviene al servicio de
su Majestad, que las provean informándose de los Maeses de Campo de
los méritos de cada uno, porque son los que han de pelear con ellos,
y los que mejor les pueden informar á los Capitanes generales de los
méritos y servicios de cada uno, pues los conocen y tienen cuenta con
ellos; en cuanto á los alféreces, sargentos y cabos descuadra, que es
tambien justo que se provean conforme á la costumbre antigua, y que por
lo ménos hayan servido seis ú ocho años sin haber dejado la milicia
y servicio en la misma infantería española, y que los capitanes en
la provision de alférez, sargentos y cabos descuadra, den cuenta á
los Maeses de Campo para que con su aprobacion los hagan, y para que
los Maeses de Campo lo sepan para dar cuenta dello á los Capitanes
generales, y haciéndose la eleccion desta manera vernán á ser bien y
méritamente proveidas las compañías en persona de los alférez, y las
banderas en los sargentos, y las ginetas en los cabos descuadra.

 2. Que los tales capitanes, siendo los que conviene, sean favorescidos
 y honrados de sus Generales, los cuales, juntamente con esto, les den
 la autoridad que se requiere para el gobierno y disciplina de sus
 soldados, y para poderles arrestar y refrenar segun les paresciese
 convenir.

Que es muy justo que los dichos capitanes sean honrados y favorescidos
de sus Generales, porque será ocasion para que sirvan con más
contentamiento, y para que sean más obedecidos de sus soldados y
estimados de los demas, y que en cuanto al gobierno y disciplina los
Maeses de Campo tengan el cuidado que conviene, y son obligados, pues
es éste su oficio, y son los que han de dar cuenta á sus Capitanes
generales de todo lo que sucede en sus tercios.

 3. Que la eleccion de los Sargentos mayores, en cuya habilidad y
 diligencia consiste por la mayor parte la buena órden y disciplina
 de la infantería, sea de la misma manera, por pura experiencia y
 merecimiento, y no por otros fines ni respeto, como se ha visto que en
 algunas partes los eligen.

Que esto conviene que sea así, buscando personas para estos oficios que
tengan méritos y experiencia y práctica.


 4. Que se dé órden expresa para que los capitanes y Sargentos mayores
 en la parte que se hallaren hagan exercitar y habilitar los soldados
 de ordinario con las armas que cada uno dellos hubiere de servir, para
 que caminando ó estando en sus alojamientos se hagan diestros dellas
 y las sepan bien manejar, para usarlas mejor cuando se vieren con sus
 enemigos.

Que esto es muy bien que así se haga y cumpla como en este reino se
exercita por ordinario la infantería española que al presente reside en
él, en las partes donde se halla alojada por órden del Capitan general.

 5. Que en ninguna manera se permita se dé ventaja á quien no se
 hubiese señalado y aventajado de otros en pelear, en asaltos de
 tierra, ó en batalla ó escaramuza, ó en otra alguna suerte que en la
 guerra suele acaescer.

Que es justo quel soldado que se señaláre en batalla, asalto ó
escaramuza, ó en otro suceso ó facion de guerra, le mande el Capitan
general dar premio, aventajándole segun le parescerá conforme á lo
que habrá hecho, y que esto se entienda con ventaja extraordinaria,
porque los treinta escudos que tiene cada compañía de ventaja son muy
pocos para cumplir con tantos soldados como hay en cada compañía, con
los cuales es justo se tenga cuenta de ordinario, y que esto sea por
relacion de sus Maeses de Campo.

 6. Y que á los caballeros que acudieren á servir á su Majestad en
 la infantería, siendo efectualmente y tiniendo disposicion, edad y
 habilidad competente, allende de sus pagas ordinarias, les mande su
 Majestad hasta en cuantidad de seis escudos de entretenimiento en
 cada mes, y dende abajo conforme á la calidad de cada uno; y que
 esta ley sea general, con tal que hagan sus guardias y el oficio de
 soldados, sin que ninguno dellos sea reservado de toda suerte de
 trabajo y oficio que todo buen soldado debe hacer, porque en algunas
 partes lo son y se sigue dello mucho deservicio á su Majestad, por el
 descontento universal que procede entre la más gente de guerra.

Que será bien hecho, porque será ocasion que se puedan entretener
muchos caballeros y hacerse pláticos en el exercicio militar, no
incluyéndose estas ventajas en los treinta escudos que cada compañía
tiene de ordinario, que son pocos, como se ha dicho arriba, y que los
Maeses de Campo tengan cuidado de hacer servir á los dichos caballeros
como á los demas.

 7. Órden expresa para que los capitanes, sus alférez y otros
 oficiales, tengan particular cuidado de visitar dos veces cada semana
 los alojamientos y estancias de sus soldados, y de tomar informacion
 de sus propios huéspedes y vecinos de la manera que viven, para ver si
 se hacen desórdenes, y hacerles vivir en la órden que son obligados.

En este particular, que los capitanes y Maestre de Campo tengan el
cuidado que conviene, guiando de la manera que más cumpla al servicio
de su Majestad.

 8. Que en todas las partes que esta nacion se entretuviere, se mande
 y ordene, que no haya en ella, ni cabe las personas de los Generales,
 ninguna suerte de aventureros ni hombres desobligados de residencia
 debaxo de bandera, con lo cual se vernán á evitar muchos vicios y
 excesos, excepto cuando no fuese algun caballero conoscido, señalado y
 facultoso que estuviese para asestir en alguna guerra ó jornada.

En cuanto á esto, es bien que quede á arbitrio de los Generales, como
se hace, que segun las ocasiones y tiempos, cuantidad y calidad de las
personas, ansí pueda mandar lo que más convenga.

 9. Que se haga premática sobre la cualidad de las armas y vestidos
 que se hubieren de usar en la dicha infantería, pues se sabe que de
 la demasía y exceso que hay particularmente en esto, suceden en ella
 muy muchos daños é inconvinientes por quererse los unos aventajar de
 los otros, en el hábito y trajes, más que en el servicio y obras,
 aprovechándose, por ventura, de estas insignias y ornato más que de
 los propios efetos. Allende que por esta misma causa ha crecido en
 esta nacion el número de los bagajes y otra suerte de embarazos que en
 otros tiempos no solia haber.

En cuanto á esto, nunca entre la infantería española ha habido
premática para vestidos ni armas, porque sería quitarles el ánimo y
brío que es necesario que tenga la gente de guerra, cuanto más que hoy
en dia ninguna de éstas va supérflua en la infantería española, y en lo
que toca á los bagajes, ya hay premática del Capitan general de los
que se han de dar, que son diez bagajes para cada cien soldados.

 10. Que su Majestad condoliéndose, como tan justo Príncipe, de la
 honra y reputacion de esta nacion, manda sea pagada á sus tiempos
 como las demas otras de quien se sirve, pues se ha visto muchas veces
 por experiencia que de no hacerse con ellos esto, siendo el principal
 niervo de sus exércitos, suceden motines y desórdenes de que ellos
 vienen á perder el buen nombre que esta nacion tiene en todas partes,
 y á ser en ellas aborrecidos.

Que esto es muy justo, pero en este reino ya se hace, porque el Capitan
general tiene cuidado de que sea pagada la infantería española.

 11. Y que de la misma manera se ordene y mande que donde quiera que
 esta nacion residiese, ahora sea en sus alojamientos, ó fuera de
 ellos, se tenga especial cuidado de hacerles tasar las vituallas que
 se les hubiesen de proveer, para que se les venda á moderados precios,
 y que en la tal tasacion y en las contribuciones que por órden se
 les hubieren de dar, intervengan seis soldados de los más ancianos
 y acreditados de la tal compañía, así para que los soldados tengan
 mayor satisfaccion de lo que con ellos se hiciese, como para que sus
 capitanes ni oficiales no les hagan fraude ni engaño, como muchas
 veces acaesce, y se ha visto que lo suelen hacer, de que por la mayor
 parte suceden desórdenes entre ellos.

En cuanto á esto es muy justa cosa que las vituallas se pongan en
precio justo y moderado, atento el poco sueldo ordinario del soldado, y
la órden que en este reino se tiene en los presidios, es que el soldado
come las vituallas como los del pueblo, fuera de la gabela, la cual se
le baja, que es un tornés por rotul en el pan y carne y vino, porque
en lo demas, así para el soldado, como el del pueblo y la infantería
española que aloja en Nápoles, paga la gabela por entero en todas las
cosas, y en cuanto al intervenir los seis soldados en el precio de las
vituallas, esto sería de escándalo, pues los que gobiernan el pueblo
tienen cargo, cuando venden sus vituallas, de bajar aquella gabela, y
en esto bastará que intervengan, ó lo entiendan los oficiales mayores,
á quienes, siendo proveidos, como está dicho, se debe tener más crédito
que á los dichos soldados, y en cuanto á las contribuciones, cuando
se dan, tengan, como ya se suele hacer, cuenta los cabos descuadra
con tomar y repartir dichas contribuciones, y hacer las cédulas á
las universidades que las dieren, y para mayor beneficio de la dicha
infantería, sería bien que se usase en ella lo mismo que con la
caballería, de que en el lugar donde entra de presidio ó alojamiento,
no se le pudiese alzar el precio á las vituallas por cuatro meses,
contándose del dia que allí entra.

 12. Que en todas las partes donde la dicha infantería residiere, se
 ordene y mande por públicos pregones que no pretendan ignorancia, no
 venga ningun soldado á la córte de su Majestad á pedir merced, ventaja
 ni entretenimiento si no fuere con licencia expresa de su General, é
 informacion de sus servicios hecha por su mandado, y con intervencion
 de seis soldados, los más ancianos y de mayor crédito de la compañía
 donde el tal soldado hubiese servido, con tal que á estos tales se
 les tome primero juramento en forma, que tomarán fielmente la dicha
 informacion, en la cual señaladamente se declare los servicios que el
 tal soldado hubiese hecho y las partes donde se señaló, y que otra tal
 informacion le sirva en caso que pretenda alguna ventaja de su general.

En cuanto á esto, que muy bien, pero que la informacion no la hagan los
soldados, porque habria poca seguridad en ellas, sino que el Maese de
Campo la haga por órden del General, tomando el dicho de personas de
crédito, capitanes y alférez, y otras personas dignas de fe.

 13. Que todos los entretenimientos que así se dieren por órden de
 su Majestad vengan á vacar y á resumirse por muerte ó ausencia de
 la persona en quien se hubiese proveido, que no se pueda proveer en
 ninguna sin nueva órden y consulta de su Majestad.

Que así conviene que sea, siendo las ventajas extraordinarias dadas por
servicios particulares, tanto más que así se hace y ha hecho siempre en
este reino, etc.


FIN DEL APÉNDICE.



                                NOTAS:

[1] BIBLIOTECA DE AUTORES ESPAÑOLES, _Historiadores de Sucesos
particulares_, tomo II; _Las Guerras de los Estados-Bajos_, recopiladas
por D. Cárlos Coloma, pág. 4, nota. Madrid, M. Rivadeneyra, editor.

[2] _Li Commentari di Francesco Verdugo delle cose successe in Frisia
nel tempo che egli fù Gobernatore e Capitan Generale in quella
provincia. Non mai prima messi in luce et tradotti della lingua
Spagnuola nell’taliana. Con la vita del medesimo Verdugo. Dedicati
da Girolamo Frachetta all’illustris. et Eccellentis. Sig. Don Giovan
Alfonso Pimentelo d’errera Conte di Benevento Vicerè, etc. Capitan
Generale del Regno di Napoli. In Napoli, nella Stamperia di Felice
Stigliola, à Porta Reale. M DCV._ En 8.º

[3] Sobre el verdadero apellido del autor de _La Lena_ ó _El Celoso_,
que estos títulos tiene cada una de las ediciones publicadas de esta
comedia en Milan, 1602, y Barcelona, 1613, ha habido dudas, diciendo
unos se llamaba Alfonso Vaz ó Vazquez, y otros Velazquez ó Uz de
Velasco, y por último, Velazquez de Velasco, opinion que confirma la
obra que reimprimimos hoy.

[4] ESTRADA, _De Bello Belgico_; COLOMA, obra citada, _Comentarios de
lo sucedido en las Guerras de los Países-Bajos_, por D. Bernardino
de Mendoza; BENTIVOGLIO, _Della Guerra di Fiandra_; J. F. LE PETIT,
_Grande chronique de Hollande_; VAN-METEREN, _Histoire des Pais-Bas_;
TEODORE JUSTE, _Histoire du Soulévement des Pais-Bas contre la
domination espagnole_; JOHN LOTHROP MOTLEY, _La Revolution des
Pais-Bas, au_ XVI _siècle_.

[5] _Las Guerras de los Estados-Bajos_, recopiladas por D. Cárlos
Coloma, pág. 106 de la edicion ántes citada.



                        NOTA DEL TRANSCRIPTOR:

—Los errores obvios de impresión y puntuación han sido corregidos.

—Se ha mantenido la acentuación del libro original, que difiere
 notablemente de la utilizada en español moderno.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Comentario del coronel Francisco Verdugo, de la guerra de Frisia - en xiv años que fue gobernador y capitan general de aquel - estado y ejercito por el rey don Felipe II, nuestro - sen{~COMBINING TILDE~}or" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home