Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Tragicomedia de Lisandro y Roselia - llamada Elicia, y por otro nombre cuarta obra y tercera Celestina.
Author: Muñón, Sancho de
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Tragicomedia de Lisandro y Roselia - llamada Elicia, y por otro nombre cuarta obra y tercera Celestina." ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



(This file was produced from images generously made


NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * En el texto las cursivas se muestran entre _subrayados_ y las
    versalitas como MAYÚSCULAS.

  * Se ha respetado la ortografía original.

  * Los errores obvios de imprenta han sido corregidos sin avisar.

  * Se ha reparado el emparejamiento de los puntos de admiración e
    interrogación, y se han suplido los signos ¶ que faltan.

  * Se ha añadido al final del libro un Índice del que carece el
    original impreso.



  COLECCION
  DE
  LIBROS ESPAÑOLES
  RAROS Ó CURIOSOS.

  TOMO TERCERO.



  TRAGICOMEDIA

  DE

  LISANDRO Y ROSELIA,

  _LLAMADA ELICIA_,

  Y POR OTRO NOMBRE CUARTA OBRA
  Y TERCERA CELESTINA.

  [Ilustración]

  MADRID,
  IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DE M. RIVADENEYRA,
  calle del Duque de Osuna, núm. 3.

  1872.



ADVERTENCIA PRELIMINAR.


A mediados del siglo XVI vió la pública luz en España una obra
titulada _La Tragi-comedia de Lisandro y Roselia_, escrita en
excelente prosa, con algunos muy escandidos versos, y cuya fábula
estaba tan felizmente concebida como ejecutada; mas tales méritos no
bastaron para salvarla del olvido en que hoy yace; que suele tambien
la desdicha perseguir á los libros notables lo mismo que á los
hombres esclarecidos, como si el ingenio y la fortuna difícilmente
pudieran estrecharse la mano.

Esta produccion se ha hecho tan rara, que sólo tenemos noticia de dos
ejemplares[1], uno que conservaba en su selecta librería el Sr. D.
Vicente Salvá, y otro del cual se sacó la esmerada copia que existe
en la biblioteca del señor Estébanez Calderon, hoy del Ministerio de
Fomento; de modo que el público en general está privado de conocer
las bellezas de este libro, cuya escasez de ejemplares, no ménos que
su mérito literario, nos ha movido á incluirle en nuestra coleccion.
Publicóse sin nombre de autor, como tambien aconteció con la famosa
tragi-comedia de _Calixto y Melibéa_, ó la _Celestina_; pero, ménos
afortunado que sus antecesores, cuyos nombres han llegado á saberse,
con gloria para ellos, el autor de _Lisandro y Roselia_, á pesar del
enigma acróstico con que termina su obra, permanece todavía ignorado.

  [1] Despues de escrita la advertencia que precede al tomo
  anterior, ha llegado á nuestra noticia que ademas de los
  ejemplares allí citados, en la biblioteca que en la ciudad de
  Granada posee el Exmo. Sr. Duque de Gor, muy rica por cierto en
  obras de nuestra antigua literatura, existe tambien un ejemplar
  de los _Comentarios_ de Francisco Verdugo.

El Sr. Salvá ocupóse con tenaz empeño en descifrar el encubierto
nombre del autor, pero su trabajo fué completamente inútil; así como
tambien el de otros varios que acometieron la misma empresa con igual
resolucion, inclusos los que ahora dan á la pública luz esta obra
inapreciable, esperando confiadamente que al fin y al cabo alguno
tenga la suerte de revelarnos el nombre de quien ciertamente no
merece seguir desconocido.

Tampoco consta por quién está impreso el libro, ni en qué punto; pero
en esto somos más afortunados, porque podemos decir con seguridad el
nombre del impresor, y en cuanto al punto en que debió imprimirse la
obra, podemos tambien afirmarlo con tantos grados de probabilidad,
que casi raya en evidencia.

El Sr. Colon y Colon, igualmente que D. Nicolás Antonio, la supone
impresa en Madrid, teniendo en cuenta la circunstancia de estar
fechadas en este punto las dos cartas de un amigo del autor, que
ocupan el final del libro; pero esta suposicion carece de sólido
fundamento y cae completamente por su base, considerando que en
la córte no hubo imprenta hasta el año de 1566[2], y que á mayor
abundamiento, no se conserva noticia de que jamas imprimiese en ella
Juan de Junta, que es indudablemente el impresor de la obra.

  [2] El primer libro de que hasta hoy tenemos conocimiento se
  imprimiese en Madrid es la _Relacion de la muerte y honras
  fúnebres del SS. Príncipe D. Cárlos, hijo de Felipe II_,
  compuesto por el M. Juan Lopez de Hoyos, impreso por Pierres
  Cosiu, en 1568, en octavo; el mismo impresor, en union de Alonso
  Gomez, dieron á luz, en 1566, unas ordenanzas sobre el precio
  del pan, y en el siguiente año de 1567 el cuaderno de las Córtes
  de Madrid. El libro más antiguo de entretenimiento que produjera
  la tipografía madrileña es el titulado _Arrestos de amor, que
  contiene pleitos y sentencias definitivas de amor, con comento_,
  traducido del frances por Diego de Gracian, é impreso en 1569
  por Alonso Gomez. Noticias que debemos á nuestro buen amigo y
  distinguido bibliófilo Sr. D. José María Escudero de la Peña.

Entre otras pruebas que pudiéramos aducir para demostrar la exactitud
de nuestro aserto, parece la más sencilla y concluyente la que nos
suministra el atento exámen de la misma hoja de la portada del libro.
En efecto, á la vuelta de la portada se advierten unos caprichosos y
bien trazados adornos, y entre ellos notó ya el Sr. La Barrera la
existencia de una cifra ó monograma, que se compone de las letras J.
A., primorosamente enlazadas.

Ahora bien, esta cifra es la que Juan de Junta usaba, como puede
verse, entre otras muchas obras que imprimió, en el _Tractatus
Perutilis Martini de Frias, teologiæ in Salmanticensi academia
professoris_, Salamanca, 1550. En una edicion anterior de la misma
obra, hecha tambien por el mismo Juan de Junta, pero en la cual
no se expresa el lugar ó punto donde se verificaba la impresion
usa igualmente como adorno en la portada la misma cenefa que en la
edicion de _Lisandro y Roselia_.

Ademas nos consta positivamente que Juan de Junta imprimió primero en
Búrgos, despues en Salamanca y Búrgos, y por último se estableció en
Salamanca, dejando, segun parece, su imprenta de Búrgos á Felipe, su
descendiente. Fundados, pues, en estas noticias incontestables, no
vacilamos en afirmar que la tragi-comedia de _Lisandro y Roselia_ se
imprimió en la ciudad de Salamanca, en donde es tambien muy probable
que el autor la idease y escribiese.

Sólo nos resta añadir que viene á corroborar más y más nuestra
conjetura la circunstancia, importante para el caso, de ser
precisamente Salamanca el lugar de la escena en que ocurren los
sucesos del drama que tan magistralmente el autor finge y pinta, y
que ademas se muestra muy conocedor de las costumbres y localidades
de aquella ilustre ciudad, tan concurrida á la sazon y áun mucho
tiempo despues de ricos y galanteadores escolares, de bellísimas y
aventureras damas, de Celestinas astutas y avarientas, y de no pocas
_tias fingidas_ de hermosas y complacientes sobrinas, que sin duda
inspiraron al príncipe de los ingenios españoles la más picante de
todas sus bien relatadas y admirables novelas.

  F. DEL V.      J. S. R.

[Ilustración: ¶ Tragicomedia de Lysandro y Roselia llamada Elicia y
por otro nombre quarta obra y tercera Celestina. 1542.]



CARTA DEL AUCTOR

  EN QUE DIRIGE É INTITULA SU OBRA AL MUY MAGNÍFICO Y ILUSTRE
  SEÑOR DON DIEGO DE ACEVEDO Y FONSECA.


Necia querella es, Illustre Señor, los que componen escripturas
de cualquier calidad que sean, intitularlas á señores y príncipes
de sus tiempos, para darles auctoridad y favor con el nombre de
aquellos á quien van dirigidas, conforme á lo que dice Píndaro, que
en todas las cosas el principio ha de ser esmerado. Y como yo los
años pasados tuviese vacacion de graves y penosos estudios, en que
he gastado los tiempos de mi mocedad, buscando alguna recreacion de
los trabajos pasados, compuse esta obrecilla que trata de amores,
propia materia de mancebos. Cuando digo de amores no digo cosa
torpe ni vergonzosa, sino la más excelente y divina que hay en la
naturaleza, dejo los loores que del amor dice Platon en su Simposío,
dejo lo que en la Theogonía escribe Hesiodo, que el amor es el más
antiguo Dios entre todos los Dioses, dejo lo de Ovidio, que el
amor tiene dominio universal, y reina sobre los Dioses y sobre los
hombres, y dejo otras infinitas auctoridades que hablan en esta
materia, porque sería nunca acabar. Sólo quiero decir que si á
alguno pareciere no ser la obra digna de mi profesion y estudios,
se acuerde que casi no hubo illustre escriptor que no comenzase por
obras bajas, y de burlas y chufas, tomadas de enmedio de la hez
popular. Y por dejar otras que podria aquí decir, Homero, el más
esclarecido poeta entre los griegos, las primeras obras que escribió
para ejercitarse y ensayarse para las mayores fueron dos: la una
_La Pelea de los ratones contra las ranas_, y la otra de un hombre
llamado Margites, inhábil para todos los oficios de la vida, de las
cuales, la primera dura hasta nuestros tiempos, de la otra, en el
sexto de las _Eticas_ Aristóteles, y Plutarco en los _Morales_, y
otros auctores hacen mencion. Virgilio, asimesmo, el más excelente
poeta entre los latinos, ¿quién no sabe, ántes que compusiese
aquellas tres principales y divinas obras, haberse primero probado
en la mocedad en aquella obrecilla que se llama _Pulga_, y en las
_Priapeyas_, obra deshonesta y de torpes y ilícitos amores, y en
otras niñerías que todos leen en los que se dicen parvos? Lo mesmo
se lee de Lucano, esclarecido poeta, y de otros muchos auctores,
así griegos como latinos, como de nuestra nacion, que dejo por no
ser prolijo. Y así es que la órden en todas las cosas es comenzar
por lo poco, y proceder, como dice Prician, á lo que es más. Y
dice sabiamente Séneca que si se consideran bien todas las cosas
naturales, hallaremos tener muy pequeños principios, despues el
tiempo las engrandece y perficiona. De lo sobredicho parece que no
se me debe á mí atribuir á culpa, si determinado de escrebir he
comenzado por materias bajas y de pasatiempo, pues que, como en el
primero de sus Oratorias Instituciones escribe Quintiliano, digno es
de perdón el que yerra, si sigue grandes capitanes. Buscando, como
dije, favor á esta obrecilla, acordé intitularla á vuestra merced,
porque, lo que por sí no puede, alcance por la sublimidad y méritos
de vuestra merced, persona de tan esclarecidos antepasados que
libertaron y redimieron esta nuestra patria de graves exacciones y
pechos, de condicion tan suave, apacible y angélica, que siendo casi
el príncipe de su ciudad, es tan amoroso y humanísimo, hasta con los
más bajos, que más parece igual de todos, que no señor de todos, como
lo es, y así todos le aman como á igual, y por otra parte le acatan y
reverencian como á señor. Dejo el conocimiento de la lengua latina,
la dignidad, disposicion y gracia de su persona, la liberalidad y
otras preeminencias que en vuestra merced relucen, que, por ser á
todos notorias, es á mí excusado de decirlas por menudo. Suplico
humildemente á vuestra merced no mire el dón, sino la voluntad del
dador; á nadie, como dice Plinio, fué atribuido á vicio sacrificar
con lo poco que tuviese; yo al presente no me hallo con más precioso
dón. Placerá á Nuestro Señor que adelante pueda servir á vuestra
merced con escripturas de materia subida y digna de persona tan
clara y valerosa como vuestra merced, cuya illustre persona y estado
conserve Nuestro Señor, y aumente por muy largos años á su servicio.



PRÓLOGO

AL DISCRETO LECTOR.


Aquel tan afamado hijo de Driante, Licurgo, rey y legislador de los
lacedemonios, por el demasiado amor de vino y torpe embriaguez que
en muchos veia, se dice haber talado las viñas, pareciéndole ser
éste bastante remedio para apartarles de aquel vicio. Mas en esta
parte es reprendido de Plutarcho en el libro, _De la manera que se
ha de tener en leer y oir las ficciones poéticas_, y á mi parecer
no le falta razon, porque fuera muy mejor, si queria que los suyos
se templasen, enseñarles á usar moderadamente del vino mezclándolo
con agua, la cual, de tal manera quita en él lo que daña, que no
acaba de consumir lo que aprovecha, ca, como dice Platon la potestad
de un dios sobrio (que como él entiende es el agua) refrena la
insania y fortaleza del furibundo dios Bacho, y en ellos fuera muy
mayor virtud, de tal manera recibieran esta doctrina, que trayendo
entre manos la ocasion de caer, supieran tener el medio sin faltar
en el vicioso extremo. He traido esto, discreto y sabio lector, á
propósito de una cuestion que mucho tiempo há dura entre los sabios
así católicos como gentiles, en la leccion de las ficciones y
cuentos fabulosos y poéticos, en cuál de las dos maneras que agora
diré nos hayamos de haber. Unos son de opinion que á imitacion
de lo que cuenta Homero de los compañeros de Ulíses, en mentando
ficcion poética, tapemos las orejas con cera, y á gran furia pasemos
adelante, como aquéllos hacian, por no oir el canto de las serenas.
Otros aconsejan que de tal manera paremos en los fabulosos cuentos,
que sepamos aprovecharnos de lo bueno á que ellos van enderezados, y
desechar lo malo que muchas veces adrede los que las tales ficciones
compusieron, mezclan con la doctrina filosófica que en ellas enseñan
por conformarse con la calidad de las personas que introducen, como
si introdujesen un mancebo vicioso que habla cosas en favor del
deleite, ó un tirano en favor de la crueldad, ó un avaro en favor
de la avaricia, no por esto hemos de entender que la intencion de
aquel autor fué alabar aquellos vicios, sino que los quiso pintar
con sus colores para que el de sano entendimiento se supiese guardar
de ellos. Podria decir alguno, esa doctrina yo me la tomaré de los
filósofos que hicieron libros de filosofía moral, y allá os avenid
vos con vuestras ficciones de poetas. A esto está la respuesta muy
fácil; primeramente, que los poetas no son sino filósofos, ni fué su
intento tratar de otra cosa sino de filosofía y otras sciencias, mas
porque vieron que la doctrina de la verdad no es muy suave de oir
para muchos, quisiéronla envolver en fábulas, porque de mejor gana
los lectores se aficionasen á percibir aquella doctrina amarga con
el dulzor de la ficcion fabulosa. Ésta es la causa mesma y descuento
que da Lucrecio en el cuarto de su Poética Philosophía. Quise (dice
Lucrecio) tratar de cosas grandes y oscuras, envolviéndolas en verso
heroico y en el donaire y gracia de las Musas para hacellas más
fáciles á aquellos que se entristecen en tratar cosas de véras por el
poco uso que tienen de ellas, á imitacion de los médicos, que para
hacer que los niños con ménos dificultad tomen el amargo zumo de los
axenxos, les untan los labios con miel para que á vueltas de aquel
dulzor beban la amargura de aquello que les ha de ser medicina. Ansí
que á esta manera de enseñar se podrá aplicar y entender fácilmente
lo que decia Philopono, poeta, de las carnes, aquéllas ser más
sabrosas que no son carnes, y de los pescados aquéllos más dulces
que no son pescados. Es, pues, dificultosa y amarga la doctrina
de la verdad y virtud, la cual, junta con el dulzor de la fábula,
es hecha más fácil, y ámanla más oir y conocer aquellos que, como
decia Caton, tienen el sentido del paladar más vivo y agudo que no
el del entendimiento. Estos tales es cosa de maravilla cuán atentos
y obedientes discípulos son á oir fábulas así como las de Esopo, y
otras tales que son sacadas del tuétano de la philosophía moral,
y que sin dubda viviria bienaventurado el que obrase lo que por
ellas se concluye. Bien conocia esto Sócrates, del cual se lee que
para persuadir lo que queria, era grande artífice de ficciones, y
que tanto le parecieron bien las fábulas de Esopo, que las volvió
en verso, y de esta manera se hallan usurpadas en poetas griegos y
latinos. De una de dos maneras persuaden los philósophos y retóricos
alguna doctrina, amonestando á buenas cosas, como escribe Aristóteles
en el segundo libro de su Retórica: ó por argumentos y razones
vivas, ó por exemplos. Dexados aparte los argumentos, los exemplos
son en dos maneras, ó fingidos ó verdaderos; fingidos como los que
ahora diré, porque el mesmo Aristóteles usa de ellos. Queriendo
Esopo, frigio, persuadir á los de Samo, que no es bien desear nuevo
señor puesto que sea tirano y usurpador de las haciendas de los
pobres, porque al cabo éste en algun tiempo se hartará y dexarles ha
algo con que pasen la miserable vida, mas el que de nuevo viniese
acabarlos hia de asolar como viene de refresco, y á ellos los tomó
sobre cansados, usa, pues, de semejante fábula: En tiempos de grandes
calores, cayó la raposa en un tremedal, y sin poderse rebullir,
en poco tiempo fué llena de moscas caninas; pasando por ahí el
erizo, habiendo compasion, preguntóle si queria que se las quitase,
respondió ella que no, diciendo que aquéllas, como ya estaban hartas
de chupar su sangre, ya era muy poca la que le sacaban, y que si
aquéllas le echaba vendrian otras muertas de hambre que le acabarian
de beber toda la sangre que le quedaba. Así el señor que ya está
enriquescido no daña tanto, mas si éste se alanza, sucede otro pobre
en su lugar, que acaba de agotar lo que queda, y toda la república se
destruye. Es, pues, grande la fuerza de la ficcion para persuadir,
así como hace mucho más el color que sola la raya para que una imágen
humana parezca más clara. La semejanza de la verdad mezclada con
ficciones hace atónitos en alguna manera y engaña aquellos que la
oyen. Dicen que la mandragora tiene tal virtud, que si nasce cerca
de las vides hace que se ablande la fuerza que el vino habia de tener
para embriagar, así la poesía toma de la philosophía la doctrina, y
juntándola con la mandragora del cuento fabuloso, hácela más blanda
y fácil para ser percibida. Es, pues, la ficcion un buen engaño
fabricado para traer con él á lo bueno no á hombres que tienen baxo
entendimiento y grosero, porque estos tales no se dexan así engañar
como cuenta Plutarcho, que preguntado Simónides, poeta, por qué con
su poesía no engañaba á los de Thesalia, respondió, que eran más
necios de lo que convenia para poder ser engañados de él. Gorgias,
preguntado qué cosa era tragedia, respondió ser un engaño, el cual
hace mejores á los que le usurpan que á los que huyen dél, y más
sabios á los engañados que á los que no se dexan engañar dél. Pues si
venimos á las fábulas de que están llenos los poetas antiguos, que ni
llevan piés ni cabeza, hallarémoslas llenas de alegorías y notables
singulares y fundadas sobre algun principio de verdad. Quien á mí no
me creyere lea á Palefato, autor antiguo y de mucha autoridad; el
cual, viendo que la más de la gente no tomaba más de la corteza de
la fábula creyendo cosas del todo imposibles con gran diligencia y
cuidado, peregrinando por el mundo, informándose de hombres ancianos,
averiguó muchas verdades que estaban paliadas con fábula. De muchas
que él pone, contentarme he con una, remitiendo á él al deligente
lector: no hay quien no sepa la fábula de Acteon, como le comieron
sus mesmos canes, siendo convertido en ciervo de la diosa Diana, que
contra él estaba airada por el atrevimiento que habia tenido de verla
desnuda; ¿quién no sabe de Xenophon y Plinio y todos, cuán grande sea
el amor que naturalmente los perros tienen á sus señores, y sobre
todo los de caza? acordaron los poetas de fingir semejante cosa,
porque oyendo tal exemplo los otros hombres se refrenasen de ofender
á Dios, que tiene poder para castigar los malos y galardonar los
buenos. La verdad de esta fábula fué que hubo en Arcadia un hombre
llamado Acteon, muy amigo de la caza, lo cual en aquel tiempo era
causa de mayor escándalo que agora, porque no sabian los hombres
ocuparse en otro exercicio más de en la agricultura. Pues Acteon,
olvidado de ésta, dióse á sola la caza, y menospreciado el cuidado
de su casa, faltóle la hacienda y con ella la vida; de allí vino á
andar por las lenguas de los hombres: ¡ay cuitado de tí, Acteon, que
de tus propios canes fueste comido! Cuantos Acteones hay en nuestros
tiempos, no solamente comidos de perros, mas aún de malas mujeres.
Y porque no sea todo traer exemplos de gentiles, remítome á lo que
el bienaventurado Sant Basilio dice de la leccion de las ficciones
de poesía en un sermon que hizo á los mancebos, de la manera que
han de tener para aprovecharse y tomar doctrina de los poetas y
fabulosas ficciones. El glorioso Sant Hierónimo, como todo el mundo
sabe, fué muy reprendido de los eclesiásticos de su tiempo, porque se
daba tanto á la elocuencia de Ciceron y á la leccion de los poetas;
dexadas otras muchas respuestas, que da por todas sus epístolas
dignas de tan alto y divino varon pondré una. Dice, pues, la poesía
estar figurada en el Deuteronomio por una costumbre que los judíos
tenian, que cuando cautivaban algunas mujeres extranjeras no podian
casar con ellas sin primero cortarles las uñas y los cabellos. Mas
porque esta figura, á este propósito tomada de Sant Hierónimo, en
estilo heroico la declara y aplica á la poesía aquel real poeta Juan
de Mena, parescióme cosa no ajena de mi propósito poner aquí sus
palabras:

  ¶ Usemos de los poemas
    Tomando dellos lo bueno,
    Mas huyan de nuestro seno
    Las sus fabulosas temas;
    Sus ficciones y problemas
    Desechemos como espinas,
    Por haber las cosas dinas
    Rompamos todas sus nemas.

COMPARACION.

  ¶ Primero, siendo cortadas
    Las uñas y los cabellos,
    Podian casar con ellos,
    Sus cautivas ahorradas
    Los judíos, y alimpiadas,
    Hacer las israelitas
    Puras limpias y benditas
    A la su ley consagradas.

APLICACION.

  ¶ De la esclava poesía
    Lo superfluo así tirado,
    Lo dañoso desechado,
    Siguiré su compañía;
    A la católica via
    Reduciéndola, por modo
    Que valga más que su todo
    La parte que hago mia.

Hémonos, pues, de haber en la leccion de los libros que contienen
semejantes maneras de doctrinas, de la manera que nos hemos cuando
queremos coger rosas del rosal, que trabajamos de cogellas de tal
manera que no nos ofendan las espinas. Y pues tenemos discrecion para
tomar los manjares que nos han de aprovechar, y desechar los dañosos,
fea cosa sería no tenerla para hacer esto en los manjares que dan
mantenimiento al alma, imitando á las abejas que ni se asientan en
todas las flores, ni de aquellas en que se asientan toman más de lo
que les hace al caso para la fábrica de su miel, y lo demas dexan,
cosa digna de reprension sería que no bastase en nosotros la razon
á hacer lo que en ellas hace el instinto natural. Estas y otras
muchas razones que aquél dexó de decir por no ser enojoso, movieron
á nuestro autor á componer este libro lleno de avisos y buenas
enseñanzas de virtud sacadas de muchos autores santos y profanos, con
no pequeño trabajo y mayor cuidado, con celo de la utilidad pública.
Por lo cual, yo en su nombre, suplico á todos los que le quisieren
tomar en las manos, juzguen su buena y sana intencion.



_COMIENZA LA OBRA._

  ¶ _Síguese la tragicomedia de Lisandro y Roselia, llamada
  Elicia, y por otro nombre cuarta obra y tercera Celestina._



✠

¶ ARGUMENTO DE LA PRIMERA CENA DEL PRIMER ACTO.

  Lisandro, noble mancebo, pasando por cierta calle, vió á
  la ventana á Roselia, doncella de alta guisa, de cuyo amor
  es vencido; trabaja Oligides, su leal criado, con muchas
  razones y exemplos de apartarle de este propósito, y al
  cabo, como ve que su trabajo es en balde, promete de darle
  medios como pueda llevar á execucion sus deseos.

LISANDRO. — OLIGIDES.


_Lisandro._ ¡Válasme el poderío de Dios!

_Oligides._ ¿Qué es, señor?

_Lis._ Desplega tus ojos, levanta tu sentido, verás una criatura en
quien Dios soberanamente se esmeró con su pincel en el debuxo de su
fermosura: Apélles, excelente pintor, no supiera pintar tan perfecta
imágen, ni natura pudiera más obrar en su perfeccion. ¡Oh divino
resplandor, que deslumbras como sol á los ojos que te miran!

_Olig._ ¿Dó está?

_Lis._ Ya es traspuesta la nueva lumbrera, aquella que con aventajada
claridad al dia priva de su luz. Ya el envidioso lienzo se interpuso
y causó eclipse, escureciendo mi corazon con una profunda tiniebla.

_Olig._ ¿Es la que recostada estaba en la ventana del encerado?

_Lis._ Esa mesma: la que preso me dexa en cárcel de amor, allá en
lo de crímen. ¡Oh, si bien la vieras, contempláras una concorde
proporcion de sus miembros; un lindo talle de cuerpo, un rostro de
serafin, unos ojos matadores, una gracia, en cuanto Dios puso en
ella, que no parece sino piedra iman, así atrae y mueve aún los
corazones de acero, y los hombres para sí convierte con su jocunda
vista, no ménos que Orfeo con su dulce arpa las bestias fieras atraia
al sonido de su armonía, y las serenas del mar los navegantes hacian
detener con la canora melodía del sabroso canto que sus voces, en
compas regladas, formaban con aquel suave estruendo del su gracioso
nadar! Agora doy crédito á las fábulas que dicen que Medusa tornaba
los hombres que la miraban en piedras.

_Olig._ Señor, ¿no miras que estás parado en lugar sospechoso, y que
darás que decir á las gentes? Menéate, y vamos de aquí, no estés
hecho piedra mármol.

_Lis._ ¡A dó iré con el cuerpo! pues el alma que regirle habia le
desmamparó; mal se guia la nao sin gobernalle, mal el barco sin remo,
lo espiritual donde obra, ahí se dice estar, mis pensamientos todos
se ocupan en Roselia, y por ende estoy fuera de mí.

_Olig._ No te congoxes por lo que por ventura sería muy fácil, por
mis medios, de alcanzar.

_Lis._ Habla cortés; sin tiento prometes lo que hacer no podrás,
piensa primero lo que dices, no te sea feo despues volver atras tu
palabra.

_Olig._ Lo dicho dicho.

_Lis._ No puedo creer que tal dicha en mí cupiese, que la cerugía
de mi mortal é incurable llaga esté en tus manos puesta; por
imposible tengo que nadie pueda merecer alcanzar dama tan soberana
en todo merecimiento. Por cierto, suma bienaventuranza sería para
mí si solamente gozase de su divina vista, que con tal refrigerio
mitigarse ía, en parte, el ardiente fuego que mis entrañas abrasa.

_Olig._ Señor, yo, cuando pequeño, fuí paje de su padre que en gloria
sea, y su madre quiéreme mucho, y por este amor y conocimiento,
entro allá y salgo y hablo con Roselia, trayéndole á la memoria que,
cuando era niña, yo la brizaba, y con el trebejo la acallaba, y con
otras cosas de niñez con que los niños en aquella edad se suelen
regocijar. Mira, pues, señor, si te puedo servir, y si hay lugar de
cumplir lo prometido, que un dia que otro, yo la tomaré sola á parte
y le diré de tí por el mejor estilo que sepa. Pero avísote que te
metes en un abismo profundo, en un encenagado piélago, en un mar sin
pié, en un entrincado laberinto, que primero que de él salgas has
de pasar por muchos peligros, trabajos, zozobras que te sobrevernán
si prosigues este intento. Mira bien (pues eres sabio) los fines y
remates que suelen haber los amores. ¿Qué fin hubo Achíles, capitan
de los griegos, que por la hermosura de Polixena, fija de Priamo, se
perdió, cuando Páris, en el templo de Apolo, le echó una saeta por el
cuerpo? ¿En qué acabó Pirro, el que con Hermione, hija de la linda
Elena, por amores se casó? Oréstes, su esposo, lo mató. ¿Qué diré
del mancebo Leandro, el cual pasando á nado el Hellesponto por holgar
con su amiga Ero, que de la otra parte estaba, al fin se ahogó? Pues
Diocles, fijo de Pisistrato, habiendo contaminado una vírgen que
mucho queria, fué muerto del hermano de la doncella. ¿Quién no sabe
las batallas campales que Turno por Lavinia, fija del rey latino, con
Enéas tuvo? Dél fué vencido, desbaratado y lanzado de su reino. Bien
habrás tambien leido lo de Marco Antonio, capitan romano, que cautivo
del amor de Cleopatra, reina de Egipto, por su causa rebelló contra
su patria, y vino á morir á manos de su enemigo César. Si venimos á
nuestros tiempos, dime, ¿en qué paró Macías el enamorado? alanceado
murió. ¿En qué, aquel que por un cordel de sirgo, trepaba á unas muy
altas almenas por gozar de la sargenta? cayó del escala, que ni habló
ni se bulló más. Pues notoria es á todos la fama del bien enamorado
portugues á quien los disfavores de su desdeñosa amiga traxeron á tal
estado, que de sí mesmo fué homicida. Al caballero de Almazan, cuán
desastrado fin acarrearon sus amores, que su hermano el Conde, segun
fama, le empujó de las escalas, y se descoyuntó. No acabaria de aquí
á mañana si hubiese de traerte á la memoria todos los malos recados
que de semejantes negocios se han seguido.

_Lis._ Nada me mueven tus exemplos; dexa esa materia, que por demas
fatigas tu lengua á darme consejo, dada es la sentencia que yo
muera en tal demanda; aunque mil vidas perdiese las daria por bien
empleadas, que ya ardo en fuego de amor: ya se emprendieron mis
entrañas con sólo el resplandor que del mirador salia, do aquellos
pechos virginales recostados estuvieron. ¡Oh fino eslabon de tu
fermosura, que en cualquier empedernido corazon que dés tus retoques
haces saltar las centellas, que con poca yesca enciendan lumbre y
acuden por todas partes de mi cuerpo las vivas llamas! Ya la leña de
tu memoria ceba el brasero con abrasadas ascuas, donde mi alma queda
en purgatorio fasta que tú de allí la saques.

_Olig._ No te aflijas, que para todo hay remedio sino para la muerte.
Pésame que lo más noble que tienes, que es el ánimo, lo sujetas á
cosas mortales y lo empleas en aquello que ni quietud ni reposo darte
puede, ni despues de alcanzado, sosiego y gloria permanente.

_Lis._ Inmortal es la que yo amo, y la que vi ángel es moradora del
cielo, pues su angélica figura sobrepuja y vence con belleza á todo
lo criado, y sus gracias todo tu humano juicio tracienden.

_Olig._ ¿Ángel te parece la que del amor divino te retrae, y del
Criador á la criatura tu deseo inclina, la que descubre camino para
tu perdicion?

_Lis._ Por ángel tengo y juzgo, y ansí la confieso, aquella cuyo amor
hace que ame á Dios como causa del tal efecto.

_Olig._ Perviertes el órden, señor.

_Lis._ ¿En qué manera?

_Olig._ Porque todo lo criado en razon del Hacedor amar se debe, tú
al reves haces y lo contrario sigues de lo que la maestra natura
nos enseña, que es amar al principio por sí mesmo, y la labor en su
orígen.

_Lis._ ¿San Pablo no dice que de lo visible venimos en conocimiento
de lo invisible?

_Olig._ Eso no contradice á lo dicho, ni traes nada á consecuencia.

_Lis._ Ora déxame, no me prediques.

_Olig._ ¡Oh señor! que tuerces á manizquierda, y hace mucho, agora
que eres mancebo, escoger la manderecha. Bien entiendes si has leido
la letra de Pitágoras, y sabes la significacion y inteligencia de la
Y griega. Toma exemplo de Hércules, que eligió el camino trabajoso
y dexó el vicioso cuando encontró con aquellas dos diosas, la una
llamada vicio, la otra virtud; la una hermosa, fresca, graciosa,
afable, vestida de ricas ropas, llena de mil deleites, acompañada
de placer y de otros muchos pasatiempos; la otra orinienta, sucia,
estropajosa, fea, vieja, maltratada, zahareña, rigurosa, áspera,
rodeada de trabajos y afanes; la primera púsosele delante, que todo
aquello le daria, descanso, contentamiento, alegría, gozo, frescores
y deleites de la vida si su parcialidad siguiese, pero no hacia
mencion del paradero; la segunda dixo que nada de esto tenía que le
dar sino fatigas, ánsias y penas aquí, mas que si bien lo hiciese,
le prometia despues eterna fama y gloria perpétua, la cual antepuso
Hércules á todas las holguras presentes. Por seguir este camino
angosto y estrecho de la virtud, Ephrain, aunque menor, hubo la
bendicion paternal de la mano derecha que su padre Jacob, que, para
morir estaba, volvió á él en contra de Manases, hermano mayor, que
descuidado era en el culto divino. Al fin, por muchas tribulaciones
nos conviene conseguir el reino de Dios, pues á Cristo, adalid
nuestro, fué necesario padecer, y así entrar en su gloria.

_Lis._ Mueves la pesada piedra cuesta arriba y das martilladas en
hierro frio. Solo el afilado cuchillo del desmedido dolor que espero
en el disfavor de Roselia es poderoso para me penetrar por mil
partes, lo demas no.

_Olig._ De diamante es tu dureza, que la sangre del torpe cabron te
enternece, doma y ablanda, y no hace mella en tí la punta acerada
de verdaderas razones, ni señal la palabra de Dios que á dos filos
corta. Si en otro contemplases lo que en tí ver no puedes, por
esa niebla levantada de la tierra sensual que lanza de tí ese tu
encendido calor fasta cegarte, verias un hombre avariento y codicioso
que, atados piés y manos de cadenas de oro macizo, y inhábil para
cualquier cosa, por una parte desea ser desatado, porque los
eslabones de la gruesa cadena le lastiman, aprietan y hieren, por
otra no quiere perder ni dexar tan preciadas ligaduras, á las cuales,
libre, accion ni derecho tendria; bien así tú, señor, quéxaste y
buscas remedio, porque la nueva prision, con sus molestos y enojosos
ñudos te causan crecido tormento, y sabes que, para verdaderamente
ser suelto, has de deshacer esos lazos, que tan disformes ronchas por
tantas partes afearian tu fama, y con la llave de la razon abrir el
candado de los grillos y esposas con que preso estás y fuertemente
ligado; y viendo esto, con desman rehusas la secreta ganzúa de
viva razon que abriria la ciega cerradura de Cupido, y el radiante
resplandor de la cadena con los rayos rutilantes te ciega y halaga
tu prision, y te trae la mano por el cerro haciendo de tí cera y
pábilo, y te tiene impedido que no veas con limpios y claros ojos en
tí lo que en otro viendo por locuras juzgarias. Paga, paga, señor, el
carcelaje con alguna pena que al presente sentirás, y dexa á Roselia
que preso en tenebroso suétano te tiene. Loco es el hombre que sus
prisiones ama, aunque sean de oro.

_Lis._ Pierdes trabajo, no me quiebres la cabeza con tus porradas. Hi
de puta el necio, qué caramillos arma por salirse afuera del juego.

_Olig._ Mi deber hago, que es darte consejo porque no me condenes
arrepentido.

_Lis._ ¿Arrepentir? Ya me viese en tan sublime estado que pesar me
pudiese de lo que nunca me pesará. Mas, por mi vida, Oligides, no
solias tú ser tan sancto ni lo eres, ¿qué es esto?

_Olig._ En todas las cosas, señor, guardar el medio es loable cosa, ó
no digna de tanta culpa como sería exceder en los extremos; yo, si
peco, con templanza peco.

_Lis._ ¿Qué excesos me ves tú hacer?

_Olig._ Meterte en el amor en quien, como dice el cómico, todos estos
vicios reinan, injurias, sospechas, enemistades, envidias, celos,
iras, pecados, vigilias, paz, guerra, tregua.

_Lis._ La aguja de mi razon enderezará esa nao de confusa discordia.

_Olig._ Señor, la cosa que en sí ni tiene consejo, ni órden recibe,
regirse con razon no puede.

_Lis._ Ay, ay, ay, miserable me siento, la vida me es enojosa, ardo
en amor, vivo me quemo, y muero y no sé qué me haga.

_Olig._ Basta las penas y pesadumbres que consigo el amor acarrea,
sin que tú más le añadas.

_Lis._ De tí me quexo, que me puedes remediar y no quieres.

_Olig._ Buena medicina te daba si la conocieras; pero, pues dices
eso, aunque poco puedo, mis fuerzas pondré en servirte en este
negocio, y no me acuses cuando salieres del yerro en que estás
metido, y plega á Dios que en paz salgamos todos, y no seamos tus
servientes cebo de anzuelo ó carne de buitrera.

_Lis._ ¿Qué piensas hacer?

_Olig._ Mañana te doy la respuesta.

_Lis._ En tus manos encomiendo mi ánima y mi espíritu.

_Olig._ En las de Dios, señor.

_Lis._ Llama.

_Olig._ Entra, que abierto está.

_Lis._ Di á esos mozos que no me trayan de cenar.

_Olig._ No te apasiones, cena, no dobles tus males.

_Lis._ No estoy para ello.

_Olig._ A más que esto vendrás de esta vez que á no comer, mas, ¿qué
se me da á mí? ahórquenlo en buen dia claro, siquiera se muera ó le
tome el diablo. Andaos por ahí á decir verdades y moriréis por los
hospitales; no es tiempo de eso, ya me llamaba sancto, y pardios
las buenas doctrinas de Eubulo, criado antiguo de esta casa, me
habian casi convertido; pero poco puedo medrar con sus devociones y
sanctidades; no ando yo tras eso, ni es esto lo que busco. Quiero
perquisar y inquerir con mi pensamiento la entrada á Roselia y ser
alcahuete, venga el bien y venga por do quisiere, á tuerto ó á
derecho nuestra casa fasta el techo, que buena parte me cabrá de sus
amores, que á rio vuelto, como dicen, ganancia de pescadores.



¶ ARGUMENTO DE LA SEGUNDA CENA DEL PRIMER ACTO.

  Despues de ido Oligides á dar órden como su señor se vea
  con Roselia queda Lisandro manifestando su pasion con
  palabras muy lastimeras á Eubulo, hombre de honestas
  costumbres, criado suyo. Éste nunca cesa de darle consejos
  buenos, aunque por demas se fatiga. Vuelve Oligides y dice
  que hay oportunidad para ver y hablar á Roselia. Cabalga
  Lisandro; van delante dél sus dos mozos de espuelas Siro y
  Geta. Éstos pasan entre sí cosas muy donosas, de las que
  entre semejantes suelen pasar, y al cabo burlan de los
  desatinos que su amo, vencido del amor, dice á su querida
  Roselia. Venido Lisandro, retráese á su aposento.

LEANDRO. — EUBULO. — OLIGIDES. — SIRO. — GETA.


_Lisandro._ ¡Ay de mí si tan discreto fuese para quexarme como soy
yunque para sufrir! entónces conocerias, Eubulo, en mis abrasadas
palabras el fuego del lastimado corazon, que no basta á sufrir golpes
de tanto dolor; porque cuanto más el deseo se aviva, tanto más la
esperanza me fallece de gozar de aquel ángel caido del cielo para
enamorar el mundo, cuya figura, no ménos tengo en mi ánima estampada
y impresa que enclavada en mi memoria.

_Eubulo._ Señor, si vas por el camino de tu deseo, créeme, que no
irás conforme á discrecion y tu honra, ca la pasion que te ocupa no
te dexará juzgar la verdad. No te arrojes ni abalances en esa hoguera
tan apresuradamente sin primero mirar lo que haces, que las cosas
arrebatadas siempre traen arrepentimiento, que quien de presto se
determina muy de espacio se arrepiente. Esfuerza á desechar de tí ese
desatinado amor, langosta de todas virtudes; y dado que difícil se te
haga y cuesta arriba, por eso piensa que en las grandes afrentas se
conocen los grandes corazones. No te dés por vencido ni te acobardes,
pues el esforzado acometer hace muchas veces al hombre vencedor.

_Lis._ Bien veo, Eubulo, que á tus tan sentenciosas palabras no
bastan ningunas fundadas razones; pero, ¿qué quieres que haga, que á
las fuerzas de amor el resistir es querer ser vencido?

_Eub._ El huir es vencer, por ende huye las ocasiones, no pases más
por su puerta ni la veas.

_Lis._ ¿Qué dices, mal mirado? ¿que no vea la lumbre de aquellos
alindados ojos que alegremente esclarecen la oscura pena de mi alma?
¿Que no vea aquel cuerpo glorificado, en quien Dios francamente
repartió sus gracias? ¿Que no vea aquella soberana pintura cuyas
sobras de fermosura, si repartidas fuesen por todo el mundo, no
habria cosa fea en él?

_Eub._ Bien muestras que el amor se ha en tí aposentado, pues no
consientes algun consejo ni tienes reposo. Esto digo, que más vale
prevenir el mal con remedio que no, despues de venido, con diligencia
curallo. Ataja esos nuevos deseos, cercena y corta los malos apetitos
que brotan para perdicion de tu alma y destruccion de la honra;
agora, señor, en los principios has de mirar, que de los fines la
ventura es el juez.

_Lis._ ¿Dónde se me puede á mí seguir más honra y más bienaventuranza
que de emplearme todo en la contemplacion de aquella cuya memoria da
sér á mi vida, y á quien por sus merescimientos todos los mortales
deben servir? Llámame acá á Oligides, que mucho tarda.

_Eub._ Escocióle el buen consejo.

_Lis._ ¿Qué dices?

_Eub._ Digo que voy.

_Lis._ Allá irás. Al diablo tanto discreto como yo tengo en esta
casa; pero no sé cómo lo son, que el necio callando es habido por
discreto, como el falto encubierto por cumplido; éstos, parlando, se
hacen cuerdos.

_Eub._ Señor, vesle aquí, viene de fuera.

_Oligides._ De tus negocios, señor.

_Lis._ ¡Oh hermano Oligides! no ménos alegre me haces con tu venida,
que deseoso he estado de tu presencia; mas, ¿qué alegría puede tener
aquel que los dias vive con trabajos y las noches vela con pesares y
tormento? el cual con tu tardanza acrecentaste poniendo en olvido mis
cosas, que sabes que en las cosas de amor la presteza es loable.

_Olig._ ¡Oh, señor! siempre me olvido de mí mesmo por acordarme de tu
servicio, y ¿dícesme eso?

_Lis._ ¿Pues qué has pensado en mi remedio?

_Olig._ ¿Qué? que pardios vengo de allá; y si vas luégo verás á
Roselia en la ventana de jaspe, y podrá ser que la hables si te das
buena maña, que su madre Eugenia es ida á ver á su hermano Menedemo,
que malo está.

_Lis._ ¿Y tardabas en decírmelo? Mozos, Siro.

_Siro._ Señor.

_Lis._ Saca ese cuartago blanco y límpialo, y ponle las mejores
guarniciones y más ricas que tengo. ¿Tardas, lerdo? ¡rabiosa landre y
fin desastrado te arrebate! así eres perezoso.

_Sir._ Ahí te estarás, don necio testarudo; no se le cuece el pan, en
un momento lo querria ver todo hecho.

_Lis._ Llégate acá, único socorro de mis pasiones, ¿qué nuevas traes?
¿Hablaste con aquella que par no tiene en la tierra, y en el cielo
compete con los bienaventurados?

_Olig._ Otro Calixto hereje tenemos.

_Lis._ ¿Qué dices de Calixto?

_Olig._ Que no tuvo tanta razon para amar á Melibéa, aunque fué
mucha, como tú tienes para querer y desear á Roselia.

_Lis._ ¿De mi señora dices? Es un laberinto en grandeza y
merecimiento, un mar océano de gracias, un dechado de virtudes, una
regla de fermosura en la cual se conoce todo lo imperfecto cotejado
con ella. ¿Vístela?

_Olig._ Visto la hé.

_Lis._ ¿Burlando lo dices agora? ¿digo si la viste?

_Olig._ Víla.

_Lis._ ¿Qué te pareció?

_Olig._ Una estrella del cielo caida.

_Lis._ Poco dices.

_Olig._ Un retrato sacado de la hermosura de Vénus.

_Lis._ ¿De Vénus ó qué? y, ¿qué tienen que ver las tres diosas
discordes en el debate de la manzana con la diosa Roselia? mal la
miraste. Pero dime, ¿qué has negociado?

_Olig._ Yo vengo de allá, y estaba Roselia con su madre, y por esta
causa no se ofreció lugar para en secreto manifestarle tu pasion; mas
no dexé declarársela en público con palabras encubiertas, si ella me
quiso entender.

_Lis._ Dime eso, que me es sabroso de oir.

_Olig._ A la fe preguntóme Eugenia con quién vivia, de aquí tomé
yo ocasion y materia para decir de tí muchos loores, con achaque
que tenía buen amo y que estaba á mi contento; y tanto me extendí
en figurar tus perfecciones por extenso, que temo haber caido en
sospecha á su madre, y que haya sentido mis pasos. Finalmente, dixe
que de pocos dias acá una grave dolencia te tenía en la cama, y en
esto hice del ojo á Roselia, entónces ella sonrióse; creo que me
entendió, y en Dios y en mi ánima que no le pesaba cuando de tí me
oia mentar, que bien atenta estuvo. Así que, señor, como el aparejo
faltase y no hubiese oportunidad á lo que iba, y tambien que la madre
se componia para vesitar á su hermano, despedíme, y dejo á Roselia en
la ventana que sale á las huertas.

_Lis._ ¿No podias tornar despues que se fué Eugenia?

_Olig._ Allegáos á eso; déxala tras siete llaves.

_Lis._ ¿Viene ese caballo?

_Sir._ Señor, vesle aquí.

_Lis._ ¿Habias tú de subir en él ó yo? limpia esas ancas, torpe.

_Sir._ Señor, Geta lo almohazó.

_Lis._ ¡Lléveos el diablo á tí y á él!

_Sir._ A tí te llevará, pues te tiene ya por suyo.

_Geta._ ¿Qué dexiste de mí?

_Sir._ Déxame, que temia algun palo de aquel desabrido loco.

_Get._ ¿Y por eso me habias de hacer culpante de tu yerro? Así se
urden ellas, ¿no viste el agudo, como punta de majadero? rascaba yo
el caballo, y íbalo él á fregar con el mandil pisado de la mula para
ensuciar lo que yo limpiaba: ¡hí de puta, si me vieras hacer cosa
que no debiera, como lo parláras luégo! Pues si yo dixese la llaga
que heciste al caballo alazan en el bezo con el acial cuando lo
herraba, no estarias más un dia en casa. Si quieres que digan bien de
tí, Siro, no digas mal de ninguno.

_Sir._ De poco te enojas; aparejado eres para haber ruido.

_Get._ Hoy, por mi vida, no se te entiende, que si una vez toma tema
conmigo este atreguado, jamas se le quitará de la boca asno, puerco,
bobo, masca-paja.

_Sir._ Calla tú, que á buen callar llaman Sancho.

_Get._ ¡Qué consuelo aquél! que os dé Dios salud.

_Sir._ Pues ¿dígote mal, que á mal decidor seas discreto oidor?

_Get._ ¿No sabes que sanan llagas y no malas palabras?

_Sir._ Oye, oye, que nuestro halcon ha visto la garza, cómo se azora
y se entona; veamos qué le dice.

_Get._ Colorado se paró.

_Sir._ Es del mucho fuego que está en su corazon y resulta por la
cara.

_Lis._ Entre muchos beneficios, Roselia, que de Dios recebidos tengo,
ésta hallo por suprema bondad en ponerme en cuenta y número de tus
servidores, porque ser yo tu siervo, es título para mí que más gloria
en esta vida no me puede venir, y si tú, angélica imágen, por tal me
aceptas, no trocaré mi gloria por toda la del mundo. No me niegues,
señora, tu gracia para me salvar, pues las sombrosas encinas amparan
los cansados y asoleados animales para les dar solaz.

_Get._ ¿No miras como se turbó delante su dama? más que necedades se
deja decir.

_Sir._ No te maravilles que el amor le ciega, mi fe no es más en su
mano, ¡cuán presto se truecan los hombres!

_Lis._ No seas como el laurel, de que no se coge sino la verdura de
el esperanza sin fruto de galardon; que no es razon que á quien Dios
de hermosura hizo cumplida, de piedad se muestre avarienta á aquel
que todo se ha dedicado á tu servicio. Y, pues, con tu vista me
has herido de manera que no pudiese escapar de tus manos, en ellas
ofrezco mi vida, que en solo tu favor consiste.

_Ros._ El favor, Lisandro, que de mí habrás, si en tus torpes
deseos perseveras, será el que dió la nombrada Judich al soberbio
de Oloférnes, porque con el mesmo intento que muestras en tus
deshonestas palabras le manifestó su ilícito amor; y de mí tomaria
tal castigo si en poder me viese de tu atrevido pensamiento, cual la
dueña Lucrecia forzada de Tarquino.

_Lis._ Ántes escogeré que dés fin á mi vida que principio á tus
enojos, cuanto más, ¿qué mayor castigo ó pena quieres de mí tomar de
la que me has causado? que si las entrañas interiores de Ticion el
fiero buitre despedaza encarnizado en sus hígados, y de dia en dia,
sin cesar, refresca la llaga del triste sin ventura, mucho más contra
mí el cruel Cupido se encrudece, asestando de contino su frecha
dorada en una mesma parte de mi cuerpo, el casquillo va untado de tu
fresca memoria, el sonido de Roselia es la saeta que penetra y ahonda
mi corazon.

_Ros._ ¿Tanto mal te causa mi nombre?

_Lis._ Tanto, señora mia, que si el elocuente Tulio, ó el facundo
Platon, ó el decidor Demóstenes, con su limado y sublime estilo
explicarlo quisieran, halláranse mudos y embarazados para decir mi
pena como yo sé sentirla. Por tanto te suplico, pues en todo sin
proporcion ni comparacion te aventajas, así en alta y serenísima
sangre, como en resplandecientes virtudes, que uses de misericordia
con este tu cautivo que más que á sí te ama, que no es de nobleza
satisfacer con ingratitud.

_Ros._ Véte de ahí, loco, no muevas mi saña á más ira con tus
atrevidas y torpes razones.

_Lis._ Perdona mi loco atrevimiento y mi atrevida osadía, que el
dolor del corazon quita el concierto de la lengua. Amor es que me
venció y la extraña pasion me ha hecho atrevido, no te muestres tan
brava á tan manso cordero, que como vela de cera se gasta en tu
servicio, y tú en pago le das sólo que muera.

_Sir._ Señor, ¿con quién departes? Roselia es ida.

_Lis._ Consuelo es á los penados contar sus fatigas.

_Get._ ¿Notaste, Siro, las retólicas de nuestro amo?

_Sir._ ¿Y cómo? dos semejanzas tengo en la memoria harto subidas,
de que conté aprovecharme en una carta de amores que he de inviar á
Trassilla, aquella moza salada de doña Estephanía.

_Get._ ¿Entendístelas?

_Sir._ Bien.

_Get._ Dime lo del laurel, que el apodo de la encina claro está que
amparan los fatigados animales, esto es, los hambrientos puercos
engordándolos con bellota, que ansí su señora le engordaria con su
gracia.

_Sir._ Por San Pelayo, que lo declaraste bien, que áun yo no lo
entendia.

_Get._ Tambien entendiera lo del laurel, sino que no estuve atento,
porque en esto dióme Dios gracia especial, que mi madre me dixo que
nací en signo de letras.

_Sir._ Del laurel dijo que no se coge sino hartura de esperanza.

_Get._ No dirá sino de panza.

_Sir._ Creo que sí.

_Get._ Mira cómo caí en la cuenta, ¿entiéndeslo?

_Sir._ Poco.

_Get._ Este dicho conforma con el precedente, porque Panza es un
sancto que celebran los estudiantes en la fiesta de Santantruejo, que
le llaman sancto de hartura, y así Lisandro, loando á su señora, la
llama hartura de panza, y que no sea laurel que no da fructo.

_Sir._ ¿Dónde aprendiste tanto?

_Get._ En el general de Phesica, cuando llevaba el libro á un popilo,
oí al bedel de las escuelas echar la fiesta de Panza; y como dicen
por el hilo se saca el ovillo, de aquella palabra panza saqué la
sentencia de nuestro amo, como el caballo bayo, que yo tengo cargo
de pensar, en mis patadas siente que le voy á echar cebada y relincha
ántes que me vea con el harnero.

_Lis._ Mozos, cerrad las puertas de la calle, no me éntre acá nadie,
á cuantos vinieren me negad.

_Sir._ Hacerse há, señor.



¶ ARGUMENTO DE LA TERCERA CENA DEL PRIMER ACTO.

  Despues que Lisandro se ve solo en su retraimiento, al són
  de su vihuela canta canciones de gran sentimiento en que
  manifiesta su pena. Estánle un poco escuchando sus dos
  escuderos Oligides y Eubulo discantando sobre las palabras
  que le oyen decir; siéntelos Lisandro y manda que entren.
  Da gran priesa á Oligides á que busque remedio para su
  mal, el cual todo dice Oligides estar en manos de la nueva
  Celestina, Elicia, sobrina de la Barbuda, cuyo saber en
  arte de alcahuetería mucho encarece. Vanla á llamar Eubulo
  y Oligides, y en el camino declaran toda la vida y orígen
  de ésta, y por muchas razones concluyen en que va sin
  ningun color de verdad la fábula que de la resurreccion de
  la vieja Celestina anda.

OLIGIDES. — EUBULO. — LISANDRO.


_Olig._ Bien será que entremos, no se mate este loco, que sólo en la
cuadra se encerró acompañado de tiniebla.

_Eub._ Déxale, que la obscuridad y disiertos consolacion es para los
tristes enamorados.

_Olig._ Su voz oyo, escucha, que trovando está.

_Lis._

  ¶ ¡Oh vana esperanza mia!
    Conviene que desesperes,
    Pues tu desventura guia
    La contra de lo que quieres.

_Eub._ Bien dice, que donde falta ventura poco aprovecha esforzarse.

_Lis._

  ¶ Cubre tu verde color
    Con luto de triste duelo,
    Y no esperes ya consuelo
    Que consuele tu dolor.

_Olig._ ¡Qué intolerable trabajo consigo traen estos caballeros
de Cupido, que ningun humano consuelo basta á consolar sus vidas
apasionadas!

_Lis._

  ¶ Y pues crecen cada dia
    Estos males con que mueres,
    Desventura es la que guia
    La contra de lo que quieres.

_Olig._ Dulcemente toca la vihuela; por Dios, llorar me hace.

_Eub._ Los romances y cantos de amores son para él tizones que
refocilan el su fuego y enconan más la llaga.

_Olig._ Yo habia oido decir que las lágrimas y sospiros mucho
desenconan el corazon dolorido.

_Eub._ En otras pasiones sí, pero no en caso de amores; pregúntalo á
Petrarca en los diálogos, él te responderá lo que yo digo y Horacio
tambien lo mesmo.

_Lis._ ¿Quién está ahí afuera?

_Olig._ Señor, nosotros.

_Lis._ Entrad acá; ¿no veis que cuanto más de tormento huyo, tanto
más se me acerca la muerte en pensar la dura respuesta que hube de
aquel jardin encerrado, de aquella flor de hermosura, de aquella cara
de ángel y corazon de tigre? En esto veo que el vivir es ofensa de mi
razon pues deseaba ser querido donde no hallo sino desden. ¿Qué haré,
que ya la desesperacion y disfavor, á una, de refresco, comienzan á
renovar y avivar nuevos dolores y sentimientos? ya reverdecen mis
males en pasiones, como la salamandria en el fuego, me crio para
fenecer, como el cisne, en canciones doloridas; ya espiró mi remedio,
desahuciado soy; crecido há mi pecho fasta el tristísimo Oresmon con
ronquidos mortales. Mis penas son semejantes á las de los dañados,
que siempre arden y jamas se acaban de consumir; no fué tan lastimera
la muerte rabiosa del esforzado Hércules como la mia, que al fin
aquél con las miserables llamas de la henchizada camisa, que á las
carnes se le pegaron por industria de su amiga, acabó su vida, yo
ardo en el alma y vivo muriendo.

_Eub._ Por eso es bueno estar bien con Dios.

_Olig._ Calla en mal punto; no le mientes agora devociones, que todas
las cosas tienen su tiempo y sazon.

_Eub._ Las cosas de Dios en todo tiempo y lugar vienen bien sazonadas.

_Lis._ Las tres furias infernales con sus serpentinos azotes no hacen
tan gran señal en los cuerpos pecadores, que no hagan mayor en mi
espíritu las acedas palabras que hoy en este dia oí á mi señora.
Acabad ya de cortar, hadas, si bien me quereis, el hilo de mi vida. Y
tú, Pluton, gobernador de la profundidad tartárea, envia á Charon, tu
fiel piloto, que en su barca reciba la alma de Lisandro que por los
aires pena.

_Eub._ Irás con los muchos que allá están porque tu opinion siguieron.

_Olig._ ¿No callarás? Cose la boca si no quieres que te reña.

_Eub._ Flaca es la fidelidad, como decia Parmeno, que temor de pena
la convierte en lisonja; nunca por sus amenazas dexaré de decir la
verdad.

_Lis._ ¿Qué es lo que hablais? ¿qué sentís de esto?

_Olig._ Deciamos, señor, que tienes poco sufrimiento, en poca agua
te ahogas.

_Lis._ ¿En poca? ¿qué dolor hay igual al mio, ni qué tormento ó afan
que comparado con el mio no sea descanso?

_Olig._ Señor, no es cordura tomar senderos nuevos y dexar caminos
viejos, el seguro camino es el de las carretas; dígolo, porque es
mejor acuerdo que una mujer entienda en esto que no tú sin tercero, ó
yo que soy sospechoso, que al fin mal se tañe la vihuela sin tercera;
en el cielo sin medianera no se alcanza cosa que buena sea, cuanto
más en el suelo, lo demas es andar de mula coxa.

_Lis._ ¿Conoces tú alguna?

_Olig._ No una, sino ciento; está sembrada la ciudad de ellas, no hay
mujer cantonera que no tenga su vieja al lado para que sea corredora
de estas ventas y compras; en especial conozco una de este oficio, la
más principal y famosa en el pueblo y que más negocios y despachos
tiene, así con legos como con clérigos, ca ninguna cosa toma entre
manos que no salga con ella, aunque sea encerrada tras siete paredes
la hará venir á quien se lo encomendáre; creo que es un poco
hechicera.

_Eub._ No hay otro tan eficaz hechizo como es el amor: éste á las muy
recogidas trastorna, y los ermitaños busca por los yermos, y á los
religiosos quita la atencion en el coro; esos otros hechizos poco
obran do no hay amor.

_Lis._ ¿Podríala yo hablar?

_Olig._ Yo te la traeré acá con que me dés señal, que le dé, que será
bien pagada.

_Lis._ Dale ese par de doblas y tráemela luégo acá, no tardes, y á la
vuelta escogerás de esa caballeriza un caballo para tí en que rues.

_Olig._ ¡Oh señor! singular merced, yo voy.

_Lis._ Dios te guie. ¡Oh grandeza de Dios! en esto muestras tu
potencia en dar poder á mí inmérito que merezca hablar á esta vieja,
que no puede ser sino mujer muy honrada, si tal cosa me promete de
traerme á mi deseado fin, y mis culpas y pecados no sean causa de
perder tan gran premio.

_Eub._ Mas tus delictos y ofensas, que á Dios has cometido, darán
ocasion á que tú alcances eso y más.

_Lis._ Quien á Dios tiene enojado, cosa de valía merecer no puede ni
impetrar cosa suprema.

_Eub._ No lo niego, por las culpas.

_Lis._ Calla, no hables más palabra.

_Eub._ Callaré por tu mal.

_Lis._ Descortés, ¿quereis vos contradecirme? tan bueno Pedro como su
amo. Véte con Oligides, acompaña aquella dueña.

_Eub._ ¡Hola! ¡hola! ¿Oligides, ce?

_Olig._ ¿Acá vienes?

_Eub._ Vengo; ¿quién es esta negra señora que venimos á traer de la
mano?

_Olig._ Yo te lo diré; bien habrás oido mentar á Celestina la
barbuda, la que tenía el Dios os salve por las narices, aquella que
vivia á las tenerías; ¿no caes?

_Eub._ ¡Oh! ¡oh! di, di, que ya caigo, que como ha habido tantas y
hay, no sabía por quién decias.

_Olig._ Ésta dexó dos sobrinas, Areusa y Elicia. Areusa llevóla
Centurio al partido de Valencia; quedó Elicia ya vieja y de dias, la
cual viendo que los años arrugaban su rostro, y que su casa no se
frecuentaba como solia de galanes, ni ménos sus amigos la visitaban,
determinó, pues con su cuerpo no podia ganar de comer, ganallo con el
pico y tomar el oficio de su tia.

_Eub._ ¡Y cómo si sabria usar dél! De mala berengena nunca buena
calabaza, y de mal cuervo nunca buen huevo. Yo oí que su tia le dexó
por heredera en el testamento de una camarilla que tenía llena de
alambiques, de redomillas, de barrillejos hechos de mil facciones
para que mejor exercitase el arte de hechicería, que ayuda mucho,
segun dicen, para ser afamada alcahueta; ya creo que es bien diestra,
astuta y sagaz en estas artes liberales.

_Olig._ Éralo en dias de la madre bendita, cuanto más agora que el
tiempo, inventor de las cosas, le habrá hecho artera, y enseñado más
de lo que sabía; y ella, con la experiencia que tiene, ha conservado
lo que con diligencia alcanzó. La mesma Celestina, espantada del
saber de su sobrina, dijo á Areusa: ¡ay, ay, hija! si vieses el saber
de tu prima, y cuánto le ha aprovechado mi crianza y consejos y cuán
gran maestra está. Pues esta Elicia, porque más se cursase su casa y
fuese más conocida y tenida, tomó el nombre de su tia, y así se llama
Celestina, y desto se jactaba ella á su prima Areusa y á otras muchas
personas, adevinando á lo que habia de venir, si bien me acuerdo,
por estas palabras: allí estoy aparrochada, jamas perderá aquella
casa el nombre de Celestina, que Dios haya, siempre acuden allí mozas
conocidas y allegadas, medio parientas de las que ella crió; allí
hacen sus conciertos, de donde se me seguirá algun provecho. Y muchos
extranjeros que no conocieron á Celestina, la vieja, sino de oidas,
piensan que es ésta aquella antigua madre, porque vive en la mesma
vecindad, y tienen razon de creello, ca ninguna remedó tan bien las
pisadas y exemplos, la vida y costumbres de la vieja, como ésta,
que en la cuna le mostraba á parlar las palabras de que ella usaba
para sus oficios; de manera que con la leche mamó lo que sabe. Así
que si Celestina toma esta empresa, por nuestro queda el campo. Bien
puede dormir descuidado Lisandro, que fasta su cama la hará venir á
Roselia, tanta es la virtud que en su lengua tiene.

_Eub._ Ya que el pecado lo quiso que tan á pechos busque nuestro amo
su perdicion, ¿no sería mejor que llamases á su tia la barbuda, pues
ha resucitado?

_Olig._ ¿Quién te lo dixo?

_Eub._ No se suena otra cosa en la ciudad, y maguera que poco há que
la encorozaron, porque entendió en los amores de Felides y Polandria.

_Olig._ Engáñaste.

_Eub._ Bien sé, aunque la vulgar opinion tiene que resucitó, que
estuvo escondida en casa del Arcediano, por vengarse de Sempronio y
Parmeno.

_Olig._ Ménos eso.

_Eub._ Dilo tú.

_Olig._ Habrás de saber que Celestina la vieja verdaderamente murió,
y la mataron Sempronio y Parmeno por la particion de las cien monedas
y la cadenilla que le dió Calixto. Y esto ser verdad, lo afirman hoy
dia los vecinos que se hallaron presentes á su muerte y entierro, los
cuales acudieron á las voces de Celestina, que se quexaba y pedia
favor, diciendo: justicia, justicia, señores vecinos, que me matan
en mi casa estos rufianes. Y nuestra Elicia, en la historia, la
llora muerta: es mi madre y mi bien todo. Y tambien la oyeron decir
á su prima Areusa estas palabras de su tia: ya está dando cuenta de
sus obras, mil cuchilladas la vi dar á mis ojos, en mi regazo me la
mataron. ¿Qué más claro lo quieres? no tienes ya por qué dubdar; y si
vas á San Laurencio, junto á la pila de baptizar hallarás sobre su
sepultura este epitafio:

  ¶ Las mientes empedernidas
    De las muy castas doncellas,
    Aunque más altas y bellas,
    De mí fueron combatidas;
    Y ablandadas y vencidas
    Con mis sabrosas razones,
    Pusieron sus corazones
    En mis manos ya rendidas.

  ¶ So color de honestidad
    Sembre daños deshonestos,
    Arme mis lazos compuestos
    Buscada oportunidad,
    De cuya perplejidad
    Lucrecia no se escapára,
    Con mis promesas cebára
    La penelopea bondad.

  ¶ Si Pluton á mí llamára,
    Cien Proserpinas le diera,
    Sin que trabajo sufriera,
    Aunque más le desdeñára;
    Pues si de mí se ayudára
    Fedra en su ilícito amor,
    A Hipólito su dolor
    En balde no publicára.

Pues ¿quién no sabe que Elicia traxo luto por ella? que áun hoy dia
traen por manera de refran unas palabras que tuvieron orígen de ella:
mal me va con este luto. Ni es de creer que la justicia degollára á
los escuderos de Calixto sin hacer suficiente informacion si murió
ó no; en especial que el Corregidor era amigo de Calixto, y fué
criado de su padre, segun verás en las quexas que él muestra tener,
diciendo: ¡oh cruel juez! y qué mal pago me has dado del pan que de
mi padre comiste; y si los degolló, fué porque claramente el alguacil
que acaso pasaba por ahí rondando la noche, oyó los gritos y vió la
sangre por el suelo, y á Celestina tendida, con muchas y espesas
estocadas. Ni es cosa de decir que ella tuvo lugar para hacer
encantaciones ó algunos embustes para no morir, porque la tomaron
desapercibida en la cama; cuanto más que si Celestina estuviera
encubierta en casa del Arcediano, hiciéralo saber á sus sobrinas
secretamente, que muy congoxosas estaban por la muerte de aquella que
en lugar de madre tenian.

_Eub._ Agora digo que me libre Dios de tantas mentiras, que ni
traen piés ni cabeza. Con todo, ¿no se llamaba Celestina la que fue
alcahueta en los amores de Felides y Polandria, ó es todo mentira?

_Olig._ No, que verdad fué haber esa Celestina, pero no era la
barbuda, sino una muy amiga y compañera desta, que tomó el apellido
de su comadre, como agora estotra, por la causa ya dicha.

_Eub._ ¿Eso me dices? espantado me dexas.

_Olig._ Sábete que esto es lo que pasa, lo demas son ficciones.

_Eub._ Así lo creo yo, que bien me parecia á mí esta segunda
Celestina no ser tan sábia como la primera; cierto, otra plática
tenía la otra. Mas, dime, ¿quién es aquel mal encarado rufian que
tiene esta tercera Celestina á cabo de su vejez?

_Olig._ ¿Brumandilon dices? tambien te lo diré: éste es un gran
fanfarron que ha corrido todas las puterías, cuyo esfuerzo, más
consiste en feroces palabras que en el efecto de las armas. A prima
faz espantarte há, segun echa fieros renegado por aquella boca. A
éste, Elicia, habrá ocho años tomó por guarda de su persona, porque
su casa no estuviese sin hombre y le acaeciese el desastre que á su
tia vino; y tambien porque cada noche estudiantes le daban grita, y
Brumandilon, como perro ladrador, los aventaba y oxeaba. En demas
que quiso guardar el consejo que cada dia la madre prudente le daba,
y se lo acordó al punto que habia de morir, cuando apremiada de los
dos que la mataron, dixo: si aquella que allí está en aquella cama me
hubiese á mí creido, jamas quedaria esta casa, de noche, sin varon,
ni dormiriamos á lumbre de pajas.

_Eub._ ¿Quién son dos mujeres galanas, las de los verdugados azules,
que estaban anteayer á la puerta pasando nosotros por allí?

_Olig._ Dos sobrinas suyas, la más chica se llama Livia, la mayor
Drionea, las cuales tienen por oficio remediar necesidades ajenas,
y socorrer á los necesitados y desatacados envergonzantes, y áun
Drionea á las veces me muestra la mercaduría de la trastienda.

_Eub._ No mientes bellaquerías, que no se sirve Dios de ello.

_Olig._ Alarga el paso, que nuestro amo por más ayna que vengamos
dirá que hemos tardado.

_Eub._ A las cosas deseadas todo tiempo es prolixo, como á las
odiosas breve.



¶ ARGUMENTO DE LA CUARTA CENA DEL PRIMER ACTO.

  Ántes que llamen Eubulo y Oligides en casa de Celestina, se
  paran á la puerta á escuchar los castigos y reprensiones
  que da la buena madre á su sobrina Drionea. Eubulo de muy
  sancto, quédase á la puerta y Oligides entra. Y pasadas
  muchas cosas donosas con tia y sobrina, declara su
  embaxada. Pártese luégo con él para hablar á Lisandro, el
  cual la recibe con grande alegría y le descubre su pasion.
  Vuelve Celestina á urdir su tela. Entre tanto Oligides va
  á llamar á Brumandilon el fanfarron, en cuya encomienda
  estaba Celestina, para que le sea favorable. Queda Eubulo
  dando sus buenos consejos á Lisandro, poniéndole delante
  los peligros que de tales casos se suelen seguir, de los
  cuales y de su auctor el ciego amante se burla.

OLIGIDES. — CELESTINA. — DRIONEA. — EUBULO. — LIBIA. — POLO. —
LISANDRO. — FILIRIN.


_Olig._ ¿No oyes, Eubulo? escucha, escucha, no llames.

_Celestina._ ¿Así, doña puta, meter habias en casa sin mi licencia
el paje del Conde, que no tiene más de lo que trae á cuestas? Mirad
qué casas ó alhajas ó qué viñas ó hogares le dexó su madre para
que esté un momento ociosa sin ganar de comer. Loquilla, ¿parecióte
galan? ¿pagástete de su gentileza? pues de ésa comerás. Malograda de
mi hermana, que buen siglo haya, cuando fué moza como tú; cierto,
no atendia ella esas galanías ó disposiciones. Primero se informaba
si eran hombres de caudal los que la festejaban, y si eran tales,
á todos les mostraba voluntad, ora fuesen feos, ora hermosos, ora
viejos ó mancebos; á los pelados enviábalos á espigar. Tomáras,
maldita seas, exemplo de nuestra vecina la Calventa, que primero
recibe que da; si no traen dineros, que dexen prendas. ¿Dónde tenías
los ojos ayer cuando la fuimos á vesitar? ¿No miraste la alhaja de
atavíos, y la rima que tenía llena de decretos y Baldos, y de Scotos
y Avicenas y otros libros? Llévoos yo allá para que deprendais y
tomeis avisos y doctrinas, porque mas ven cuatro ojos que no dos,
y éntraos por un oido y sáleos por otro, castígame mi madre y
trompóselas yo; hija, sé buena madre, hé aquí un clavo, así eres tú,
que no te aprovecha nada mi crianza y consejos. Yo seguro que otra
diligencia que la tuya trae nuestra comadre la Pinta, en mi ánima
con el pié manda la justicia, sino veldo, que no se toma espada ni
armas que no pasen por su registro. Aosadas que por tí pocos ruidos
y revueltas se levanten, á mi seguro que no alborotes la ciudad con
muertes para ser sonada y conocida como la hija del mesonero; de
otra manera cumplen el sagrado Evangelio _Date et dabitur vobis_,
nuestras amigas de la claustrilla, y las bagasas de San Cristóbal.
Pues la amiga del cura Bermejo ¿de qué ha medrado de pocos dias acá?
¿el axuar y aparato de casa quién se lo dió? ¿esto no lo ves tú? mira
que te mando que de hoy adelante no me entren en casa si no fueren
clérigos, ó nuestros confesores, ya me entiendes. ¿Piensas que estas
del oficio que te he contado ganan á hilar, ó coser ó labrar, las
sayas de terciopelo, los monjiles de damasco, las saboyanas de grana
fina, las gorgueras y cofias tachonadas con oro de martillo de muchas
perlas y joyas, las gargantillas y collares de aljófar, los fermalles
y joyeles, las axorcas y anillos, los zarcillos, las camisas y mangas
de Calicud labradas á las mil maravillas? A la hé engañada vives si
eso piensas, guay del uso que la barba no anda de suso; la ganancia
de la mujer con rueca y almohadilla no es para sacar de mal año, ni
poner en cuenta de nada para que en ello confies, vuelve la hoja,
malvada perversa, haz libro nuevo, no muestres las piernas ni áun al
duque que sea, si no traxere el dinero en la mano ó buenas prendas.
Cata que quien adelante no mira atras se cae, cuando no pensares te
hallarás vieja como yo, y si no tienes algun pegujal para sustentar
la vida á la vejez de lo que ganares siendo moza, puédeste quedar á
buenas noches. Sigue mi consejo, que sé más del mundo que tú, y donde
el maravedí se dexa hallar, allí debes otro buscar, y no entre gente
pelada, que no tienen más de aquella compostura de fuera.

_Drionea._ Así goce, madre Celestina, que no le abrí las puertas para
ese efecto que piensas más de para saber de mi primo, el hijo de
Ponza, que está con su amo.

_Cel._ Ay puta, mala rabia te entre por ese corazon, por eso le
querias, ¿á mí que las entiendo y he pasado por ello quieres engañar?
A perro viejo nunca cuz cuz; ¿qué hacíades en la camarilla del carbon
encerrados con aldaba y tranquilla? buenos traes los tocados de cisco.

_Drion._ Así viva yo que por fuerza me metió dentro y cerró la puerta
de golpe.

_Cel._ Gente está á la puerta, acechando están los malogrados.
Bellacos, ¿qué escuchais? Por el alma que tengo en las carnes, si
con un palo salgo las cabezas os quiebre. ¿No nos dexaréis en nuestra
casa vivir bien, escudriñadores de vidas ajenas?

_Eub._ Como parla de talanquera.

_Olig._ Tus devotos somos, señora.

_Cel._ ¡Ay maldito seas! traidor, ¿tú eres? hija Drionea, en mis
brazos le tengo el que tú deseabas.

_Drion._ ¡Ay! ¡ay! dexámelo abrazar; ¡ay! ¡ay! ¿es él ó no? él es,
dame otro abrazo, mi rey, á mi cargo que no holgarás tú tanto con mi
vista como yo con la tuya.

_Olig._ ¡Oh perla de quien el cielo se enamora y yo con él!

_Cel._ Por tu vida, hijo, que hablábamos de tu descuido, que ni la
ves ya ni la visitas, dolor de la que en tí confia. Yo la estaba
reñendo porque no te enviaba á llamar, que aquí se está sola todo el
dia ocupada en su labor sin maldita la recreacion de hombre.

_Eub._ Eso os falta, putas.

_Drion._ Déxale, que es un desconocido; mal me haga Dios si me
contenta otro sino él, este corazon se me alegra cuando lo veo, y
él no hace más caso de mí que si nunca me conociera; bien dicen que
amores nuevos olvidan viejos; á osadas que bebes los aires por quien
yo sé.

_Olig._ ¿Por quién he de yo penar sino por tí?

_Drion._ A la hé, por Carmisa.

_Olig._ Hí, hí, hí.

_Drion._ A la fe, digo la verdad; ¿mirad por quién? donosa vision.

_Cel._ Calla, que quien feo ama hermoso le parece; hay ojos que de
lagañas se agradan.

_Olig._ No te enojes, mi Drionea; oye ántes que me juzgues por
malhechor.

_Cel._ De mucho como te quiere te pide celos.

_Eub._ ¡Oh putas, putas! el que no os conoce os compre, por eso me
voy, que quien quita la causa quita el pecado. Jesus, ya me encendia;
líbreme Dios de tentacion maligna; ¡Ave María! ¡Ave María! vade
retro, Satana.

_Olig._ Pues no es otra cosa sino que un amigo mio bachiller la tiene
á esa que dices, y el maestre-escuela súpolo, y echóle preso fasta
que pague la pena de los diez florines, y yo por partes dél la voy á
hablar sobre ciertas prendas.

_Cel._ ¡Oh crudo y riguroso y tirano juez, que en tal caso tal ley
pone! Ese robóle, digo yo, que no justicia.

_Olig._ Reprendes la ley porque es en tu perjuicio y disfavor, que
ella justa y buena es.

_Cel._ Mientes, hablando con honor.

_Olig._ Mas ¿qué es de la señora Libia, que no la veo?

_Cel._ Arriba está con dolor de muelas.

_Olig._ ¡Ah, señora Libia! si os tienen encerrada por gran tesoro,
razon es; mas si por otra cosa, injuria es que hacen á Dios en no
dexar ver sus obras.

_Libia._ ¡Ay cuitada! métete en esa nasa, no suba acá el amigo de mi
hermana.

_Polo._ ¡Mis ojos! pláceme no te congoxes; cubre el brocal con la
manta, ó trastorna la nasa sobre mí.

_Lib._ Eso es mejor, esconde la falda del escapulario, que se te
parece el hábito.

_Cel._ No te responderá, que le duelen mucho.

_Olig._ Pues, madre mia, toma el manto y vamos, que la cabeza de casa
peligra y hay necesidad de tí.

_Cel._ ¡Ay dolor de la que no tiene que se cobijar!

_Olig._ Pídelo prestado y luégo.

_Cel._ No estoy en barrio que sepan dar ni un jarro de agua.

_Olig._ Ya te entiendo; toma señal, porque no pienses que serás
burlada.

_Cel._ En el cielo sea pagado. Drionea, hija, daca ese bernio raido,
pues no hay otro.

_Olig._ Quede Dios contigo, señora; yo seré más contino en adelante.

_Drion._ Sí, la semana que no haya viérnes te esperaré. Mas, ¡nunca
acá vuelvas, plega á Dios!

_Cel._ ¿Qué mal es el de tu amo?

_Olig._ Arde en amores de Roselia, y creemos que morirá, si tú, que
eres única en esto, no le remedias.

_Cel._ Gracias á Dios, hijo, que sus dones reparte por quien quiere,
á unos da el dón de profetar, á otros de predicar, á otros de hacer
milagros, á mí de sanar enfermos.

_Olig._ Bien creerás, madre, que en tí, como en sagrada y postrimera
áncora de su salud, tiene puesta mi amo su confianza despues de
muchos remedios aplicados.

_Cel._ En eso habeis errado la cura y dañado la postema del su
afligido corazon, que, como dixo Séneca, la llaga á la cual muchas
medicinas tocan, con dificultad llega á cicatrizar; y si el principio
se yerra, no puede seguirse buen fin.

_Olig._ Por tanto se pone el pandero en tus manos, que lo sabrás bien
tañer.

_Cel._ Ni la graveza de la herida sufre excusa, ni el precio de la
cura ménos valor, por la bondad del cerujano, que la enmienda en lo
no acertado es más trabajosa que el remedio en sus principios.

_Olig._ Dexa esos rodeos, que tu boca será medida de lo que pidieres.

_Cel._ Bien es que me entiendas, que yo vivo de mi oficio; ésta fué
la herencia que me dexaron mis padres y mi tia, que Dios perdone,
y como sabes que este nuestro trato sea tan peligroso, no queremos
poner la mano en labor tan delicada sin ver el por qué, que cada
puntada nos podria costar la vida sino fuese por nuestras buenas
diligencias, aunque caro le costó á mi antecesora la negra cadenilla,
que habiéndose librado del toro, cayó en el arroyo; huyendo un
peligro cayó en otro, libróse de Pleberio y vino á dar en las manos
de aquellos malogrados que bien escotaron la tercera parte con la
vida. Dígolo, que si en estos pleitos me he de ver con vosotros,
dende agora me tornaré á mi casa y me despido de entender en ello,
que más quiero poco con seguridad que mucho con temor de perdello.

_Olig._ Buena pró te haga lo que mi amo te diere, que ni yo seré
á estorballo ni ménos despues de dado te ladraré por parte ó
partecilla; allá te aven con Dios, y entremos, que abierta está la
puerta.

_Eub._ Señor, aquí viene Celestina.

_Lis._ ¡Oh hombre sin comedimiento! Corre, baxa, dale la mano, y dile
que suba su merced.

_Eub._ No es mujer de tanta cuenta.

_Lis._ ¡Perenal! ¿dó consiste mi bien todo y mi remedio, dices no ser
señora de cuenta y de mucha honra? ¡Señora mia! ¡Señora Celestina!
dame la mano, que es agra la escalera, ayudarte hé.

_Cel._ A tan chico santo no tanta fiesta, mi señor.

_Lis._ Pon dos coxines aquí á la señora. ¿No vienes, rapaz? ¡Ah,
rapaz! dale dos bofetadas, Eubulo.

_Fil._ ¡Ay! ¡Ay!

_Lis._ Dale bien, manos de topo; no haréis lo que yo mando: ¡oh! cosa
recia es servirse hombre de bobos y lerdos.

_Eub._ Mas, ¡oh! cosa difícil servir á locos y necios.

_Olig._ Calla, que la blanda respuesta quiebra la ira, y la dura la
despierta.

_Lis._ Ha sido tan deseada tu venida, madre mia, que bien se puede
decir nunca mucho costó poco: siéntese. Ya sabrás que amor, viendo
embelesados mis ojos en la contemplacion de la más hermosa que
todas las mujeres, y desplegadas las velas de mi deseo en pos de su
fermosura, me puso en tal estrecho, que si en esta mi cuita no me
ayudas, por mejor tengo la dichosa muerte, que todos los trabajos
ataja, que no la desesperada vida donde las sombras de mi tristura se
engrandecen y espesan. Sólo el pensamiento dó Roselia se aposenta,
esclarece la triste cárcel de amor, en la cual estoy preso, lo
demas todo me atormenta; tristeza, congoja, trabajo, desdicha,
desamor, angustia, deseo, tormento, aficion, ánsia, pasion, cuidado,
desesperanza, mal, pena, dolor, cuita, tribulacion, sospiros con
lágrimas, de todos estos males con sólo el morir pienso librarme,
pues mi voluntad lo quiere y mi razon lo ordena, si tú, como llave
desta prision, otro remedio no aplicas ó descubres.

_Cel._ Señor, con pequeño trabajo no se alcanzan grandes cosas, que
por eso dicen no se toman truchas á bragas enxutas, todo eso es
menester que sufras por el bien que habrás tras el mal de la pena que
agora padeces.

_Lis._ Dichoso sería yo, madre, estar debajo de la bandera de tantas
pasiones, si consiguiesen la victoria que tu palabra promete.

_Cel._ Por poco que tú me dés, mi dicho habrá su efecto.

_Lis._ Si mi servicio hobiese de igualar y conformar con tan alto
merecimiento que el prometimiento de tus palabras merece, hallo el
mundo ser muy poco, que tan soberana merced no se compra por dinero.

_Cel._ Este necio piensa que me empreño yo de palabras hinchadas para
parir viento. Harias mejor cerrar la boca y abrir la bolsa, que no
usar de tan largo ofrecimiento, que las muchas palabras son indicios
de las pocas obras.

_Lis._ ¿Qué dices?

_Cel._ ¿Qué? que mujer soy de contentar, aunque tu galardon y mi
peligro no emparejen en satisfaccion de igualdad, porque la vida y
persona, la cual en semejantes casos se pone en suerte de perder, es
más digna y de más valor que otra cosa ninguna.

_Lis._ Toma esta esmeralda, y con ella recibe mi voluntad, y no mires
al dón, sino al dador, que mayor deseo le queda que poder tiene para
gratificar tu trabajo.

_Cel._ Dios te dé tanta parte en el cielo como mereces en la
tierra, que tu larga franqueza pone silencio á mi lengua á darte
las gracias por tan crecida y sobrada merced; pero aunque me faltan
palabras para agradecer, no me fallece conocimiento para ver cuanta
obligacion me has puesto para despertar mi ingenio en la invencion
de tu remedio, que bien dicho está, el premio anima á las artes y la
honra las sustenta. Y duerme descuidado, que yo soy Celestina, que en
las duras peñas hago camino, y con hucia desto descansa, y quede Dios
contigo.

_Lis._ Y él guie tu reverenda persona. ¿Paréceos, hermanos, que lo
hará bien esta mujer?

_Olig._ ¡Y cómo! aunque tu amor fuese fingido, ella le haria
parecer verdadero, que en esto tiene las veces de natura en suplir
sus defectos y necesidades. Solamente es menester que hables á
Brumandilon, que es un descarado rufian que tomó la vieja por su
guarda, temiendo el desastre de su tia. Éste, aunque aprovechar no te
pueda, pero puede dañar estorbando lo que á remediar no basta, que
si ve tantico peligro en el negocio, porque á él no le quepa parte,
disuadirá á Celestina que en ningunas maneras se meta en danza de
espadas, de las cuales él á sabor blasona, siendo como trueno, que
espanta y no hace mal.

_Lis._ Tráemelo luégo acá, que yo le haré mudar de propósito, que en
semejantes personas dádivas rompen peñas, y lo que temor acobarda,
avaricia incita. ¿No vas?

_Olig._ Voy.

_Lis._ ¿Y tú, no vas con él, Eubulo?

_Eub._ Suplícote, señor, me escuches una palabra.

_Lis._ Di, y con brevedad. ¿Qué querrá este necio, que ya me amohina?

_Eub._ Señor, en todas las cosas sabiamente ordenadas, el deliberar
es primero que el disponer, porque en lo primero hay enmienda, en
lo segundo arrepentimiento. Así que, en las cosas que mucho va, los
sabios y cuerdos toman consejo, porque despues no se arrepientan de
la errada deliberacion, que si una vez ocasion vuelve su cabeza,
despues, cuando la quieras asir de los cabellos, hallarla has calva.
Despues de esto, conviene los corazones de aquellos, que en arduo
negocio proveer tienen, estar desembargados de pasion, porque los
oidos con ella cerrados empiden la entrada al consejo, de manera
que resultan dos cosas que te cumple hacer, si quieres no errar
en lo malo y acertar en lo bueno, lo uno que mires lo que haces
y no confies en tu prudencia en cosa en que si yerras haces gran
ofensa á Dios y á tu fama, que quien á solas se aconseja, á solas
se desconseja; lo otro que apartes de tí la pasion que perturba tu
razon en el sabio ordenamiento. Esto hecho, asiéntate en la silla
de reposo y toma la vara de justicia, y oidas entrambas partes,
sentencia como recto juez, y la sentencia que tu razon ordena,
pronuncie tu voluntad con consentimiento. Mira que las virtudes con
dificultad se ganan y con facilidad se pierden; si agora aflojas y
sueltas la rienda al apetito y lo desenfrenas, tarde lo tornarás en
obediencia, que poco aprovecha que una vez le encojas las riendas,
si con una sobarbada hace que sueltes, y no seas señor dél. No
hay cosa que más reverdezca que es el amor, guárdete Dios de su
desenfrenamiento, que no parará fasta despeñarte.

_Lis._ ¿Has dicho, cuerdo?

_Eub._ Dixe, aunque no todo lo que queria.

_Lis._ Pues véte de ahí, necio, que eso yo me lo sabía, y cierra esa
puerta.

_Eub._ Malaventurado de hombre que entiende y no obra; vana es
la potencia sin acto conforme á regla de razon: oh Lisandro,
Lisandro, prosigue en tu locura, que tú te verás en mucho tiempo de
arrepentirte, y en poco lugar de remediarte.



¶ ARGUMENTO DE LA QUINTA CENA DEL PRIMER ACTO.

  Píntase muy al natural los fieros de Brumandilon y la
  desordenada avaricia de los alcahuetes. Lisandro toma por
  tercero á Brumandilon para con Celestina en sus negocios.
  A lo cual se ofrece este fanfarron, vencido con los dones
  de Lisandro. Murmura Eubulo de la prodigalidad de su amo.
  Y entre él y Oligides, su compañero, pasan cosas de mucha
  doctrina y aviso.

BRUMANDILON. — CELESTINA. — OLIGIDES. — LISANDRO. — EUBULO.


_Brumandilon._ ¡Oh pese á tal! como á las veces de los flacos
animales los más fuertes son oprimidos, que una pequeña víbora con
su veneno mata un gran toro, y un suzuelo raton pone espanto á un
poderoso elefante; ansí esta desventurada vejezuela con sus amenazas
quiere acobardar la fuerza de mi poder, como quiera que esté por
nacer á quien yo mostrar la virtud de mi ánimo en la fuerza de mis
golpes. ¡Descreo de tal con la puta, que haya yo corrido la casa de
ceca y meca, y los cañaverales y los olivares de Santander, y pasan
ya de cien mujeres las que me han sustentado en mi estado y honra en
públicos burdeles, y todas me han tenido acatamiento con obediencia,
y que esta hechicera al cabo de mi vejez, despues de traidos treinta
años los atabales acuestas, burle de mí con menosprecio! pues yo
juro por el dorado chapin de la Magdalena, que aunque más fieros me
haga con los criados de Lisandro, de todo lo que ganáre ha de partir
conmigo la mitad, que no en balde pongo mi vida á riesgo por ella, y
si porfía en sus trece, no es mucho que la mate, segun soy de esta
hechura. Ya se me ha escapado de buena cuando con mi pesada mano le
dí tal torniscon, que los dientes le quebré en la boca bañada en
sangre, y voto á la sancta letanía, que si un poco más extendiera el
brazo, colmillos y muelas todo iba al suelo. Por el fuerte y galano
arnes de San Miguel Ángel, si se me antoja, á papirotazos le quinte
los dientes como á falsaria. Segun soy derreñegado y en mis hechos
crudo, en punto estoy de tomar la mi porra y machacarle aquella
cabeza y enviarla al infierno en compañía de su tia; venga despues
la justicia con sus porquerones á prenderme, que no creo en quien me
engendró si no granizo más cuchilladas sobre ellos, que Dios si tiene
qué; voto á Dios, á todos, sin excepcion alguna, haga piezas, si me
enojan, para hacer cazuela de ellos, y de sus huesos escarba-dientes;
hi de puta, qué hombre yo para que rey ni Roque tenga que ver
conmigo. Mas ¿qué me detengo, y no voy á arrancarle la alma de las
carnes, ó que me dé parte de la ganancia? que tanto merece el que las
riquezas conserva como el que las adquiere; tha, tha, tha, abríos,
puertas.

_Cel._ Ya viene el loco de casa.

_Brum._ Si no fuese porque la fortaleza sin prudencia es habida por
temeridad, luégo en esta hora te enviaria á cenar con Pluton; por
ende si quieres enfrenar el furioso brío de mis desapoderados golpes
y que no descarguen sobre tí, daca luégo la mitad de lo que te dió
Lisandro, que todo lo he sabido; donde no, díme si estás confesada.

_Cel._ Si supieses qué pocos son los que se han perdido por callar,
y muy ménos los que se han ganado por mucho hablar, tú holgarias de
echar una mordaza á la lengua, y no descargar como badajo tantas
porradas; cata que quien amenaza, una tiene y otra espera, nunca las
palabras soberbiosas hicieron á los hombres bienaventurados.

_Brum._ Mi dicho es mi hecho, y mis hazañas tan espantosas son de oir
como monstruosas de ver. Bien veo que donde las obras no aprovechan,
en balde se gastan las palabras; pero cuando el decir conforma con
el hacer, bien es, lo que el corazon concibe la boca publique, lo
cual yo hago porque no digas, no me lo dixiste; que hágote saber que
yo soy hombre que lo que sé decir con verdad lo sé executar con las
armas.

_Cel._ ¿En tí verdad? como en el Evangelio mentira.

_Brum._ No quieras con buena respuesta hurtar el cuerpo á mi furia.
Pues guarte no me enciendas la ira, que no será más en mi mano
matarte que en el fuego dexar de quemar.

_Cel._ Calla, desconcertado relox, que más son los amenazados de tí
que no los heridos.

_Brum._ Agora lo verémos si lo que haré será prueba de lo que digo.
Daca lo que te dió Lisandro, sino con este mi puñal te escarbaré el
hondon del corazon.

_Cel._ Quiero le dar parte de las doblas, que lo principal yo me lo
callaré, no haga algun desatino este lebron como el judío afrontado.
¡Ay sancta Catalina! apártate allá, mete el puñal, no se diga de
tí, del monte sale con que se arde, ¿tométe por defension y eres mi
ofension? Crío cuervo que me saque el ojo; tómatelo todo para tí y
nada para mí, que yo soy como la cabra que parió para el lobo, como
la ave curruca, que cria y mantiene hijos ajenos, ó como la gallina,
que con mucho sudor saca pollos de huevos ajenos. Ya pensé que esto
no sabías, pero amores, dolores y dineros mal se pueden encubrir.

_Brum._ Todo eso y más me debes, pues por tí asaz veces asiento la
vida al tablero en ventura de perdella, que, juro á tal, la fortaleza
en los hombres muchas veces es causa de su muerte; dígolo, porque
anteayer por salvar tu fama perdiera mi vida por confiar mucho en
la virtud de mi espada, que, como toro agarrochado en el Coso, me vi
entre siete que en tí pusieron lengua; sino, mira mi capa arpada y
el broquel con trecientas picaduras, pero todavía mi blanca espada
hizo lugar, los cuatro se me escaparon por piés, á los tres dexo
descalabrados; al uno de ellos si no traxera caxquete de Calatayud,
con el poderío del golpe le hendiera la cabeza fasta los hombros,
pero no le entró sino fasta la piamater.

_Cel._ Por más que blasones quedarás sin medalla.

_Brum._ ¿Malla? Todos venian cargados de hierro, pero poco se le da á
mi espada que vengan armados que desarmados, para que con sus filos
no rebañe carne, que si todas las fuerzas de mis brazos que Dios
me ha dado, emplear quisiese, no habria hombre que no traspasase,
hendiese y derrocase, y mil menuzos hiciese; mas por no agotar y
disminuir la cristiandad, que me parece grave pecado, templo y modero
con cordura lo que me sobra de esfuerzo, por no lo hacer comun con
los brutos animales, los cuales desenfrenadamente siguen el apetito
de su vigor y furor.

_Cel._ Ese almacen sería bien excusado á mí, que dentro en el pellejo
te conozco. Con todas tus bravezas y fieros no osaste levantar el
gaje del suelo que en desafío te echó el escudero de Chremes, cuñado
de Alisa, madre de la malograda Melibéa.

_Brum._ ¡Oh, cómo la mala fama vuela como ave y corre como moneda,
y la buena se queda en casa por conseja detras del fuego! Refran
es, el bien suena, y el mal vuela. Quien te dixo eso, ¿no te contó
los espaldarazos que le dí un dia ántes? ¿Pues habia de aflixir al
aflixido? ¿No sabe Dios y todo el mundo que en la reyerta yo llevára
la mejor parte y él quedára en el campo ó muerto ó puesto en la
postrimera necesidad? En los denuedos y visajes que me ves agora
hacer habias de argüir la animosidad que entónces tendria, que
de ánimo esforzado procede la compostura feroz del cuerpo, que la
natura así suele entallar, expresando los afectos del corazon en la
corpulenta imágen. Mas, ¿no vistes contra quién habia de mostrar mi
ira y ardid? Eso fuera, para los que lo vieran, otro espectáculo cual
fué el del escarabajo con el águila, ó de la hormiga con el leon,
que no me estuvo bien, pues señal es de grande cobardía acometer á
los menores y á los que poco pueden; más quiero morir emprendiendo
grandes cosas que no vivir venciendo las flacas, que más tengo
acatamiento á la fama inmortal que no á la victoria presente; no
quiero ensuciar mis manos en tan flacos hechos, porque á tan gran
corazon como el mio, grandes hazañas son menester para que, vencidas,
se cuenten por aventajadas entre las que hicieron los claros y
ilustres varones de aquel glorioso siglo.

_Cel._ Pasos oigo, acá suben, no sé quién es; ó amigo, ó enemigo, ó
mal criado es, pues sube sin llamar.

_Brum._ ¡Oh, por Dios, que lo segundo es; méteme en la camarilla de
las hierbas, cierra, cierra presto con llave por defuera!

_Cel._ Zancadillas va dando el diablo azogado, el judío lleva en el
cuerpo.

_Olig._ ¿Qué alboroto éste, madre?

_Cel._ Calla, calla, que mi negro duelo se escondió de tí pensando
que eras el escudero con quien hubo palabras; tú muda el tono de la
voz y finge que lo buscas para matar, que el miedo, que las cosas que
no son hace que tengan existencia, y las que son parezcan no ser,
hará que no te conozca perturbando su juicio con tropel de fantasías
imaginadas, que bien es que á este baladron la experiencia del temor
castigue la ferocidad de sus arrufianadas palabras y fieros hinchados.

_Olig._ Comienzo, aunque otra cosa le queria. ¿Di, señora, tienes acá
á Brumandilon, que, por vida de tal, si aquí está, luégo sus maldades
y su vida acaben juntamente?

_Cel._ Por cierto, señor, dos dias há que no le he visto.

_Olig._ Dime la verdad.

_Cel._ Y Jesus, ¿habia de mentir?

_Brum._ ¡Oh desdichado de mí! muerto soy si las puertas quiebra.

_Olig._ Que no te creo, que quien una vez miente, no se le ha de
dar más entera fe; ya me mentiste el otro dia negándomelo, por ende
dámelo acá si no quieres haber el mesmo fin que á él espera.

_Cel._ Afortunada yo que no sé dél, y porque lo que digo sea
testimonio de mi verdad, toma las llaves de las cámaras y búscalo.

_Brum._ Ya, ya, no espero más vivir. Señor, perdona mis pecados.
¡Santo Dios! ya abre; Credo.

_Olig._ ¡Ah cuerpo de mí, Brumandilon! quien quiere ser temido,
forzado es que tema.

_Brum._ Por el santo Martirolojo de Peapa si no tuve por muy
averiguado, cuando me escondí, que el Corregidor me venía á prender
por ciertos palos que dí la noche pasada, y que dexaba en celada su
gente y él subia quedito por tomarme desapercibido de mi broquel y
espada. Y áun ¡voto á tal! que no envie sus justicias á mí, él en
persona viene á buscarme, porque sabe que ninguna otra vara obedezco
sino la suya; y si quisiese tambien ir contra él podia despedazar á
él y á los suyos, que un dia me amostazó las narices y no sé qué mala
respuesta le dí y disimuló, y tuvo por bien de sufrirme. Por agora,
por mejor tuve retraerme que no hacer un hecho sonado, por donde la
ciudad se alterase y viniese á oidos del Rey; pero despues que sentí
no ser el Corregidor, de coraje reventar queria en no poder salir;
de buena te escapaste, que como los primeros movimientos no sean en
nuestra mano, pudiera ser que sin mirar, súbitamente te barrenára
con una estocada temerosa, ó tendiera con un tiro mortal: da gracias
á Dios, que de buena te libró.

_Olig._ Así las doy, y toma la capa, que Lisandro, mi señor, te
llama; y adios, Celestina, y no descuides del negocio, que ya sabes
que la luenga esperanza aflixe el enamorado corazon, y más el de mi
amo, que le hierve.

_Cel._ Véte, que en cuidado me lo tengo.

_Brum._ Hermano Oligides, bien creerás que si tu amo no fuera, que
no me tomára allá, aunque enviára otras cien veces á llamarme;
treinta caballeros en persona me vienen á buscar y me sacan de mi
casa importunado, ó para afrontar nobles, ó castigar ruines, ó cruzar
caras de putas, ó terciar en hacer amistades, porque no hallan otro
más aparejado y dispuesto, ni más diestro en caso de refriegas. Y
ésta es la causa por que estoy huido por los rincones, que quien
crueza hace, su peligro busca, de justicias digo, ó por mejor decir,
de sus palillos, que á otra persona no temo, que quien de armas se
precia, como yo, con razon ningun otro peligro debe temer.

_Olig._ Adelántome, y aguarda en este portal.

_Brum._ Así lo haré.

_Olig._ Señor, aquí viene conmigo Brumandilon, despacha con él lo más
ayna que pudieres, no le des lugar á que meta más palabras de las que
él suele fuera de todo propósito, que en historia no habrás leido
tan gran fanfarron. Su persona espantarte há, los fieros como los
quisieres, los hechos por el cerro de Úbeda.

_Lis._ Dile que entre.

_Olig._ Entra, Brumandilon, y sígueme.

_Brum._ Las manisicas de tu merced beso.

_Lis._ Bien seas venido, Brumandilon amigo. Tu favor y ayuda hé
menester.

_Brum._ Señor, no pases más adelante, que juro á la serpentina vara
de Aron y Moisés, si es para desafío, ó afrenta, ó matar alguno,
ántes será hecho que mandado, que la muerte tengo por vida, en tanto
que sea en tu servicio; cuanto más que éstas son mis misas y mis
pasatiempos, porque cuanto trabajo es por el miedo á los cobardes la
guerra, tanto placer es á los esforzados la continuacion de ella; no
creo en quien me parió, si sueño puedo dormir que bien me sepa, si no
hé con mi espada hecho riza de broqueles, ó harpado gestos, ó cortado
miembros, ó he molido á palos los alguaciles; pues si esto me
quieres, dime luégo las personas que te han enojado, que bien pueden
doblar por ellos, y si no cumpliere lo que prometo, el morir será la
paga, que no es mala muerte la que el hombre muere haciendo lo que
debe.

_Lis._ Agradezco tu animoso ofrecimiento, que tu denodado semblante
da á entender mucho más de lo que dices.

_Brum._ Y ¿cómo, señor, di?

_Lis._ Pero para tales casos mi gente basta.

_Brum._ Anda, señor, que más hace la virtud que la muchedumbre.

_Olig._ Maldito seas, fanfarron, ¡quién te patease! A mí seguro
que no tovieses los piés tan ligeros para huir como la lengua para
blasonar.

_Lis._ Otra cosa te quiero, y es que Celestina entiende dar remedio
con su buena maña á mi fluctuoso tormento, que la hermosa Roselia me
causó desde el dia que la vi.

_Brum._ Ya, ya, no me digas más.

_Lis._ Óyete, que no es lo que piensas; torna acá.

_Olig._ Huye con temor no le mandes cosa de su peligro.

_Lis._ Lo que quiero rogarte es, pues tienes tanta cabida con
Celestina, que no sólo no impidas ó estorbes la cura mia, que
de ella espero, mas le impertunes que en esto ponga particular
diligencia, y si fuere menester se lo mandes, que ni tú quedarás
quexoso ni ella mal pagada.

_Brum._ Por la clavazon de las puertas celestes aún todavía el
corazon me da latidos y el brazo me tiembla de lo que entendia
facer si me mandáras que sacára á Roselia por fuerza de armas, y la
entregára en tu poder; y holgára dello, porque conocieras quién es
Brumandilon, que en los peligros se muestra la bondad del esfuerzo.
Desotro pierde cuidado que no quedará por negligencia de Celestina,
ni ménos yo impidiré cosa que toque al menor pelo de tu servicio,
ántes seré en acrecentallo. De la mi vieja te sé decir que hablalle
más de una vez en su oficio es dar de espuelas al que corre y
despertar al que vela; así den dineros, que bailarémos todos, que
todas cosas obedecen á la pecunia.

_Lis._ Corre, Eubulo, saca de mi recámara seis canas de raso carmesí
y la mi capa de grana, y dáselo á Brumandilon.

_Eub._ ¿La de fajas, señor?

_Lis._ Esa ó esotra.

_Brum._ Si las gracias de tan pujantes mercedes te hobiese de dar,
ántes falleceria tiempo para decir que palabras para satisfacer;
pero á las obras me remito, con las cuales adelante, como criado
tuyo, entiendo servirte, que no en balde te he señalado por mi señor,
pues tan en derredor miras mi provecho y honra, por ende, si más
mandas dímelo, porque tan seguro puedes estar de mi servicio, que
aunque la muerte se me ofrezca no la negaré.

_Lis._ Que no se dilate mi vida ó muerte, pues al doble es más pena
aguardar que recibir la rigurosa sentencia.

_Brum._ Todo lo dexará y el tu negocio será el primero que despache,
aunque otros del mesmo jaez en cuantidad y calidad traia ya entre
manos con adelantada paga.

_Olig._ Estotro pajuelas; pagado y repagado está.

_Brum._ ¿Qué le dió?

_Olig._ ¿Qué le dió? una medalla con un cerco de oro, y en ella una
esmeralda con una escultura de Júpiter como deciende á juntarse con
Danae convertido en lluvia de oro, de harta estima y valor.

_Brum._ Eso pasa, y encubriómelo la puta vieja. No paro más aquí.
Quedaos adios, señores compañeros.

_Olig._ No le digas que yo te lo dixe.

_Brum._ No diré.

_Eub._ Caro le costará la fruta de postre en el banquete de sus
amores, pues tal comienzo tiene la comida. Todo para alcahuetas y
mandiletes y fementidos lisonjeros, nada para fieles sirvientes.
Andar, mundo es que corre, unos por buenos se pierden, otros por
malos se ganan.

_Olig._ Por eso me voy yo al hilo de la gente, sentir con los pocos y
hablar con los muchos.

_Eub._ Si sigues el discante de la cortesana malicia, aunque sientas
para tí las voces baxas de bondad, al fin, cuando se canta la gloria,
te hallarás burlado, que las obras hacen bueno, no los propósitos.

_Olig._ No por eso dexaré de bien obrar.

_Eub._ Cosa difícil es tratar con el aceite y no se amancillar, pues
muy más difícil es conversar entre malos hombres y no ensuciarse con
sus perversas y dañadas costumbres. La maldad de ligero se pega y
cunde como azogue fasta corromper los tuétanos del uso de razon; oro
ha de ser, y fino, el que ha de defender sus quilates entre las vivas
brasas de la vida corrupta, ca dime con quién paces y decirte he qué
haces.

_Olig._ ¿Quiéreste meter fraile, pues tanto aborreces nuestro vivir?

_Eub._ Deséolo.

_Olig._ Si tanta piedad cuanto calor en verano albergase el capillo,
yo te seguiria.

_Eub._ ¡Oh palabra digna de fuego con su auctor! ¿Qué son las cuatro
religiones sino cuatro pilares de la Iglesia que la sustentan en
su fe, esperanza y caridad? de cuyas escuelas salen lumbreras que
alumbran, ilustran y esclarecen con doctrina toda la cristiandad,
y sabios que destruyen y destierran las herejías, no ménos que del
caballo troyano esforçados y electos varones en destruicion de Troya
salian.

_Olig._ Véte tú á la religion, que yo á mi Carmisa me recojo.

_Eub._ Ella te llevará con los muchos, aunque más sientas con los
pocos.



¶ ARGUMENTO DE LA PRIMERA CENA DEL SEGUNDO ACTO.

  Tómanle ánsias de muerte á Celestina por la dificultad
  del negocio encomendado; mas considerada su destreza y el
  aparejo que en todo hay, delibera de ir á hablar á Roselia
  so color de su oficio, corredora por maneras exquisitas.
  Es cosa de reir ver los negocios que dexa encomendados á
  su sobrina Drionea. Al fin, ida la vieja, despide Libia á
  Polo, su amigo, y entra Esclarabel á Drionea, su querida.

CELESTINA. — DRIONEA. — BRUMANDILON. — POLO. — LIBIA. — ESCLARABEL.


_Cel._ Ántes que tome el camino para casa de Roselia, quiero en
la mia bien pensar con reposo lo que le he de decir, y con mucha
cautela proveer con qué oro doraré la píldora, en qué copa dorada
disimularé esta purga, con qué sobrehaz azucarada cubriré el acíbar,
con qué dulzor saborearé la amargura de estas mis confaciones, con
qué cebo esconderé el anzuelo, con qué achaque digo coloraré mi
nueva venida, con qué palabras paliadas solaparé el negocio á que
voy que no sea sentida, en qué matiz de bondad embestiré mi mensaje,
finalmente, cómo ocultaré y descubriré una mesma cosa, qué mañas
y modos tendré para celar mis ardides engañosos y manifestar mi
intencion, que me entienda y no me entienda, que quiera enojarse
y no pueda; gran prudencia y saber, gran sagacidad y astucia has
menester aquí, Celestina, y despues de esto mucha serenidad en el
rostro, mucho reposo en la persona, mucha templanza en la plática,
para que no saque por puntos la malicia de mi embaxada. Mas ¡ay!
amarga cuitada que el entendimiento se me ofusca, el juicio se me
altera y la lengua se me turba en tan arduo negocio, que ni razon me
encamina, ni consejo me aprovecha, ni la propia experiencia me incita
á que cometa con el pensamiento lo que me cumple poner por obra; ¡ay
madre de Dios! y qué sudores con ánsias de muerte en torno rodean mi
corazon en pensar en lo que me he metido, las piernas se me cortan y
la sangre me desampara; escarmentada habia ya de estar de las veces
que he sido empicotada y azotada por este mi oficio en muchos pueblos
de Castilla, y no me viniese más mal, que esto fructa comun es de
Brumandilon y de mí traer las espaldas pintadas con bandas de color
purpúreo y las cabezas con mitras y rocaderos; ¡guay de la que se
pone á perder la vida! En mi seso me estaba yo en dejar este trato si
la maldita y insaciable codicia del más haber, que á los más de los
mortales fuerza acometer lo ilícito, no me venciera; mis ganancillas
ciertas tenía por otra parte en dar medicinas á las doncellas que
no paran, á las casadas bebedizos que den á los maridos porque no
sientan los cuernos que á vistas ojos sus mujeres les ponen, evitando
rencillas cornudales, á los mancebos mayorazgos bocados con que maten
sus mesmos padres, porque los muertos abren los ojos á los vivos
que deseosos estaban de heredar; á las enamoradas bien querencias
y polvillos que atrayan á su amor los canónigos y racioneros más
mozos y francos; á los honestos mandragora y granos de helecho con
que puedan entrar y salir do quisieren sin ser sentidos, á los
amantes hechizos de cabello ó cordon con que hagan que sus amigas
les amen, y aborrezcan el que amaban, y amen el que aborrecian; y
si de este oficio usar no quiero por ser tambien peligroso, loores
á Dios que no se concluyó ni encerró en el mi saber, que lapidaria,
herbolaria, maestra de hacer afeites y de hacer virgos, perfumera,
corredora, melecinera, partera y un poco física soy; entre dueñas y
señoras, entre doncellas y casadas, entre monjas y frailes, entre
clérigos y abades suelo yo tratar, todos me han menester y todos me
conocen, y todos vienen á mí para que remedie sus necesidades; no
parece mi casa sino botica, ansí unos entran y otros salen cargados
de medicinas, que no piden cosa que no esté en la camarilla que me
dexó mi tia, que buen siglo haya, en el testamento; ahí tengo los
perfumes que falseaba, los afeites que conficionaba, las aguas de
rostro que hacia, y otras aguas que sacaba para oler, los çumos con
que adelgazaba los cueros, los untos y mantecas que tenía y los
aparejos para baños y lexías, los aceites que sacaba para el rostro,
y otras cosas muchas que con mi buen trabajo y propio sudor y mayor
experiencia he yo adquirido, conviene á saber: hieles de perro
negro macho y de cuervo, tripas de alacran y cangrejo, testículos
de comadreja, meollos de raposa del pié izquierdo, pelos priapicos
del cabron, sangre de murciélago, estiércol de lagartijas, huevos
de hormigas, pellejos de culebras, pestañas de lobo, tuétanos de
garza, entrañuelas de torcecuello, rasuras de ara, ciertas gotas de
ólio y crisma que me dió el cura, zumos de peonia, de celidonia, de
sarcocola, de tryaca, de hipericon, de recimillos y una poca de
hierba del pito que hobe por mi buen lance; tengo tambien la oracion
del cerco, que no tenía mi tia, que Dios haya, que es ésta; _avis_,
_gravis_, _seps_, _sipa_, _unus_, _infans_, _virgo_, _coronat_; y
si todo lo de mi tienda hobiese de contar, sería cosa para nunca
acabar; pues desdichada de mí, este oficio me bastaba, éste mantiene
mi casa, sustenta mi honra y me hace ser tenida y acatada de todos,
y afama mi nombre por la ciudad, que nadie hay que me vea que no me
llame madre acá, madre acullá, el uno me dexa, el otro me toma, el
vicario me convida, el arcediano me llama, que ningun señor de la
iglesia me ve que no quiera ganar por la mano cuál me llevará primero
á su casa. Malos años para Medea y Sapho y Circe y para la noble
Erichto, hechiceras famosas que tan nombradas fuesen en sus tiempos
como agora yo. ¡Tristes de mis dias si no salgo con la empresa! si no
doy buena cuenta de mí en estos amores, ¿qué será de mi creencia en
que me tiene el pueblo? Desconfiarán de mis artes, aborrecerán mis
caractéres y palabras, escupirán, escarnecerán de mis supersticiones,
chufarán de mis cerimonias, burlarán de mis encantamentos, no darán
más crédito á mis agüeros, todos de hoy más me denostarán con
baldones, chufas, escarnios, injurias, silbos, ultrajes, risas,
desdenes, burlas y con otras palabras injuriosas, y ninguno vendrá
más á mi casa, los niños por las calles irán en pos de mí diciendo
puta, hechicera, vieja, falsa, malhechora, mondaria, burladora,
rabosa, çancajosa, trotaconventos, saltabardales, encorozada,
azotada, perfiletada, alcahueta y otros muchos ignominiosos nombres,
finalmente que de todo mi estado caeré, y de la opinion en que
estaba puesta; yo me tengo la culpa, que quise tomar mayor peso del
que podia llevar, y así al cabo caeré con la carga, que quien mucho
abarca, dicen, poco aprieta, y quien todo lo quiere todo lo pierde;
mal hice á la verdad en no mirar bien la calidad del negocio ántes
de aceptar la demanda de Lisandro; imprudente fuí en no pensarlo
primero una vez y otra, que, como dixo mi tia, aquellas cosas que
bien no son pensadas, aunque algunas veces hayan buen fin, comunmente
crian desvariados efectos, ansí que la buena especulacion nunca
carece de buen fructo; cierto, cegóme la canina hambre y sed grande
y hambrienta codicia de las preseas y riquezas que de ahí esperaba;
¡oh! cuando era pobre, entónces me hallaba más rica porque nada
codiciaba, y agora que, bendicto Dios, me sobra, más y más deseo,
no contenta con lo que poseo, al fin crece la necesidad con la
abundancia, y auméntase la cobdicia con el dinero; mas ¿quién soy yo,
á quien temor ó cobardía ponga espanto en las cosas de mi oficio?
¿yo no soy Elicia, la sobrina de Celestina, la que heredó nombre y
fama y hechos de la mesma? Sé que Elicia soy, la insigne alcahueta,
la famosa hechicera, la sábia nigromántica; ¿qué denodadas palabras?
¿qué fieros ó ademanes de rufian? ¿qué amenazas de muerte? ¿qué
rigurosos trances? ¿qué peligros inminentes jamas á mí atemorizaron?
¿No he sacado otros amores más arduos que éstos á luz? sí; ¿y no he
salido á paz y á salvo en todos ellos? sí: de la vida digo, que lo
demas no lo estimo en lo que huello: ¿qué cosa hay tan dura que yo
no ablande, ni qué tan alta que no alcance, ni qué tan imposible
que no me sea posible, ni qué tan sublime que no abata, ni qué tan
entrincada que no deslinde? Veamos, ¿Roselia no es mujer? sí; luego
liviana, que las mujeres, mal pecado, somos como veletas, que,
con poco aire, volvemos á todos vientos, enemigas de firmeza. ¿No
es moza? sí; luego de enamorada voluntad y lascivos pensamientos,
que los aguijones de la carne, y más nueva, algo le moverán á que
condecienda á mi peticion. ¿No es hermosa? sí; luego no casta, que
pocas veces castidad y hermosura caben en un objeto. ¿No es de
complexion sanguínea? sí; pues es de alegre condicion y colorada en
el rostro, luego inclinada á lujuria. ¿Pues Lisandro no es gentil
hombre, dispuesto y galan? sí; luego para ser amado, que como la
hermosura en las mujeres es una pegajosa liga en que se traban los
hombres, bien así la gentileza y buena disposicion de los hombres es
un señuelo, reclamo y añagaza con que vienen desaladas las mujeres,
que si general ley de natura no fuera que el macho siga la hembra,
asaz veces rogarian á muchos; ¿Lisandro no es mancebo de noble
linaje, dotado de muchas gracias, de linda crianza, bien hablado,
generoso, franco, aparentado? sí; luego sobre seguro voy, que estas
cosas mucho hacen al caso para que en Roselia con más facilidad
prenda su amor; ¿quién tengo de mi parte? al amor, que todas las
cosas vence; al amor, que seso y discrecion trastorna; al amor, que
saltea los monasterios, escala los muros, rompe las paredes, mina los
encerramientos, asierra las rejas, trepa por las ventanas, enciende
los castos, altera los devotos, espancta los sanctos; al amor, que
desploma la razon, ofusca el entendimiento, fuerza la voluntad,
embota el juicio, turba la memoria, fistola el corazon, descoyunta
los miembros, hace temblar las carnes, ciega los ojos con lágrimas,
desplega la boca con sospiros, cierra los oidos al consuelo, ábrelos
á las pasiones, y finalmente, todos los sentidos tropella, pues
todo se adereza así de partes de mí por ser principal maestra de
este oficio, como por parte de los aparejos que hay de una parte y
de otra; encomiéndome á mis familiares, Lucifer, Astaroth, Arangel,
Beliath, Sathan, Bercebuth, Balan y á Rescoldapho, el mi buen amigo,
príncipes de los demonios que me den buena manderecha á lo que voy,
sólo os suplico, mis buenos adalides, perturbeis la fantasía de
Roselia con deseos luxuriosos y cebeis sus pensamientos con tizones
de amor, yo soplaré con mis fuelles el fuego y atizaré las ascuas que
la quemen viva; emprenda la llama en su pecho con vuestras sanctas
inspiraciones, que yo tendré cuidado de encenderla y avivarla con mis
devotos consejos. ¿Drionea, hija?

_Drion._ Madre.

_Cel._ Si viniere de mucha priesa la desposada que hice haber aquel
hijo del racionero, en el tabladillo hallarás la caxuela pintada de
los virgos; toma de ahí lo que sabes, y restáurale la flor perdida,
ni más ni ménos de como me lo viste hacer á la que estotro dia se
casó con el carpintero; y si estoviere muy abierta, cúrala con punto,
muy sotilmente; y si viniere tambien la mujer del cordonero por los
bebedizos, en el barrillejo de barro los hallarás, dáselos, y que los
polvorice con un poco de soliman molido, y dile que han de ser nueve
candelillas de cera las que me dixo, pasadas las doce de la noche.
Y no te olvides de lo que has de hacer con la manceba del canónigo
mozo, la que tuvo presa el Obispo por el ólio.

_Drion._ ¿Qué respuesta daré á Sigiril, escudero de Felides, si te
buscáre, que ayer vino acá y no te halló?

_Cel._ Dile que se vaya con Dios ó con el diablo, que no soy yo
casamentera, ni ménos es ése mi oficio; allá á la amiga de mi tia
vaya él con esas embaxadas, ó á los parientes de Polandria, que
concierten el casamiento, que para ese caso no es menester el estudio
de mis artes, ni mucho ménos que mi tia resucitára ó apareciera, como
holgaron de mentir. Dame acá esa ropa blanca que me encomendaron que
vendiese de aquella señora malograda que murió los otros dias, y no
saques sino lo más rico y vistoso; esos gorjales aljofarados, esas
cofias estampadas y todos los deshilados y cosas hechas de red de
oro y seda, que lo quiero llevar á parte donde no se perderá nada en
ello, que buena manera será ésta para entrar en casa de Roselia, pues
soy corredora.

_Drion._ Toma.

_Cel._ Cierra esas puertas y di á ésos que se levanten que ya es
mediodia, porque tenga esa necia espacio para tocarse; y dile, en
hora negra, que si se le acuerda que habia de pasar por aquí aquel
bozalejo que sabe.

_Drion._ Sí diré.

_Brum._ Trap, trap, trap; putas, abrí.

_Drion._ Putos dias vivas.

_Brum._ Abrí presto, no me hagais arrojar las puertas por el suelo de
otro par de pomazos.

_Drion._ ¡Ay, santa Catalina! ¿no nos darás huelgo? veréis qué
encapotado viene.

_Brum._ ¿Qué es de la vieja ruin, que no creo en tal, si no hago con
ella un hecho hazañoso que sonado sea? ¿Dónde está?

_Drion._ Es ida al negocio que sabes.

_Brum._ Aquí la aguardo, que ó ella me dará la medalla ó me ofrecerá
la vida.

_Drion._ Ce, ce. ¿Señor Polo, quieres salir, que Brumandilon sentado
está en el poyo de la puerta?

_Pol._ ¡No por Dios! que quedé dalle unos dineros que me pidió, y no
los tengo.

_Drion._ Pues vénte conmigo, que por los corrales te irás.

_Pol._ Amores, ¿vendré acá á la noche?

_Lib._ No, por tu vida, no te haga mal á la salud.

_Pol._ Pues, mándame.

_Lib._ Que no te olvides de las mangas de aguja coloradas.

_Pol._ Y áun perfumadas te las prometo. Señora Drionea, encárgoos á
mi Libia, que no la hable otro, pues yo la sustento.

_Drion._ ¡Ay, señor! no digas eso, que vive Dios y reina; otro hombre
no la habla en esa parte sino tú; es muy salada rapaza y vergonzosa,
y quiérete mucho.

_Pol._ Con esa confianza me voy.

_Drion._ Pierde cuidado y salta por este lugar, que está más baxo.

_Escl._ Ce, ce, ce. Señora Drionea, ¿puedo entrar seguro?

_Drion._ Trepa quedito, no hagas ruido.

_Escl._ ¿Está allá la vieja?

_Drion._ No; daca la mano.

_Escl._ Acá estoy, bésame.

_Drion._ ¡Ay putillo! ¿Cómo te has tardado?

_Escl._ No pude más; está queda.

_Drion._ Gallito, ¿no olvidas tus mañas? Donde quiera que me tomas,
ora en público, ora en secreto, no miras más. Subamos arriba, no nos
tome Celestina en el hurto, como me contaste que Vulcano tomó á Mars
y á Vénus.

_Escl._ En este caso, siguo la opinion de los filósofos cínicos; pero
vamos.

_Drion._ ¡Ay bellaquillo! ¿quitándote vas las agujetas?

_Escl._ Sí, par Dios, sube presto.



¶ ARGUMENTO DE LA SEGUNDA CENA DEL SEGUNDO ACTO.

  Con encubiertas de gran artificio habla Celestina á Roselia
  con muy poca ayuda de la vecina, y acabado con ella que
  siquiera se vea con Lisandro, se despide; Roselia finge que
  está mal dispuesta; Melisa, su doncella, entiende todo el
  hecho.

CELESTINA. — MARIVAÑES. — MELISA. — ROSELIA.


_Cel._ ¡Ay Dios! ¿si es aquella que veo ir por la cuesta arriba,
Eugenia, la madre de Roselia? Ella es; por los santos de Dios, bien
está, todo se adereza, alégrate, Celestina, que el precio de la ropa
blanca será la sangre de aquella inocente; ¿llamaré, pregonaré mi
axuar? mejor es allegarme á aquella vecina con quien me entiendo,
la que yo encubrí con el abad en mi casa asaz veces, ahí fingiré
que vendo cotones de Valencia, y ella, por via de vecindad, puede
llegarse á Roselia si quiere comprar algo de esto, que viendo la
curiosidad y valor de todo ello, como muestra estar hecho con sotiles
manos, no dexará de llamarme y yo entrar segura; señora, amiga, Dios
mantenga.

_Marivañes._ ¡Oh madre Celestina! seas muy bien venida, que deseo
tenía ya de te ver.

_Cel._ Calla, que mañana nos verémos más despacio, agora óyeme dos
palabras: has de saber que con achaque de trama vengo á buscar la
hija de nuestra ama Eugenia, que me lo encargó mucho aquel caballero
que fué mantenedor en las justas pasadas, el que te dixe, y así me lo
paga cierto mejor que me lo pagó el abad cuando andaba tras tí y te
hablé en ello.

_Mar._ Mucho va de Pedro á Pedro.

_Cel._ Por tanto, pues eres vecina, llégate allá y diles si quieren
algo de esto, que en la mesma moneda te lo pagaré cuando no te
catares.

_Mar._ Que me place en buena fe; tha, tha, tha.

_Melisa._ ¿Quién está ahí?

_Mar._ Doncella, decí á la señora moza que está aquí la corredora
que me vendió unos volantes y trae cosas muy galanas y ricas de ropa
blanca, si quiere algo su merced.

_Mel._ Sí diré.

_Ros._ ¿Quién es, Melisa?

_Mel._ Señora, una mujer que trae lindas cosas á vender, y obras
tan bien labradas, que parece que así se nacieron; allí viene una
gorguera muy polida, suplícote, señora, me la compres.

_Ros._ Dile que entre en ese portal, yo me pararé á la ventanilla de
la escalera.

_Mel._ Tia, entra, que ya baxa mi señora.

_Cel._ Pues véte, amiga, y como te digo, para traerle á tu amor,
úntale las manos con aquel sebo de cabron, cuando entre burlas y
véras se las tomares, y di estas palabras que te he dicho, que son
muy aprobadas.

_Ros._ Vieja honrada, muéstrame eso que traes.

_Cel._ Ángel mio, no lo verás bien, que está el portal obscuro,
espera, que yo subiré allá.

_Mel._ Toma, por ahí ella se entremete donde no llaman.

_Ros._ Guarda tú esa puerta, Melisa, y avísame si viniera mi señora
madre.

_Cel._ Todo viene á pedir de boca, con pié derecho salí de casa sin
ver ave que denotase mal acaecimiento; sola la tengo sin testigos de
mi mensaje.

_Ros._ ¿Qué hablas, madre, entre dientes?

_Cel._ Luégo, señora hija, que acabo tres cuentas de mi rosario que
me falta de rezar por los que están en pecado mortal, que primero nos
conviene buscar el reino de los cielos y despues entender en estas
cosas momentáneas cuanto basta á la necesidad de aquesta miserable
vida, lo demas superfluo es y lleno de conjoxas y zozobras.

_Ros._ Por mi salud, madre, que aciertas, que al fin vana cosa es
amar con desórden lo presente y no tener ojo de ir allí donde es el
gozo perdurable.

_Cel._ ¡Ay, mi señora! ¿dices dónde no se hartan los ojos de
ver, ni las orejas se hinchen de oir, dónde ni hay trestura, ni
noche, ni obscuridad, dónde siempre se celebra Pascua y fiesta muy
solemne, dónde las sillas bienaventuradas llenas de suavísimo olor y
flagrancia, llenas de cantos y modulaciones, de dulzor y alegría, nos
esperan á los que aquí con diligencia trabajarémos en la viña de Dios?

_Ros._ Ahí digo.

_Cel._ Los ojos se me arrasan de agua y los sentidos se me roban, el
entendimiento se me eleva y el corazon me desmaya, y toda yo estoy
fuera de mí cada vez que oyo mentar aquel paraíso de deleites y
aquellos Campos Elíseos; que aunque el deseo de la vida es natural á
todos, á mí el morir me sería glorioso en tanto que fuese á gozar de
aquella vision beatífica.

_Ros._ Si así fuese, devota vieja, todos deseariamos la muerte á
trueque de tal vida.

_Cel._ Mal pecado, ya lo veo, que nadamos como ranas á somorgujo en
las aguas del olvido, descuidados de nos mesmos, que nacimos para
morir y morimos para vivir con Cristo, si aquí le sirviéremos. Si
nuestra memoria refrescásemos algunos ratos con el pensamiento de
aquella suave inmortalidad, ella daria de espuela á nuestra voluntad
que obrase lo que la razon le encamina y el claro juicio le enseña,
y las tales obras buenas avivarian é incitarian nuestro deseo para
la bienaventuranza; si esto se hiciese, señora mia, con ansiosos
sospiros clamariamos á Dios que nos libertase de esta tenebrosa y
ciega cárcel del cuerpo, pero como estemos hundidos fasta los ojos en
el cieno y tremedal del bullicioso tráfago del mundo, echamos atras
lo eterno y ponemos delante lo que un soplo fenece. No hay cosa que
más en olvido y menosprecio de las cosas divinas nos ponga que el
amor de las temporales.

_Ros._ ¡Oh, qué bien hablas, bendita madre! bien dicen que mejor es
el rústico humilde que sirve á Dios, que no el soberbio filósofo que
considera el curso del cielo.

_Cel._ Mil cosas te contaria de éstas, señora hija, que aprendí en
compañía de las beatas dominicas, si el tiempo nos diese lugar.

_Ros._ Pues ¿qué pides por este garvin hecho de red de oro así como
está aljofarado?

_Cel._ Mi reina, ésta es cosa encomendada, espantarte hías de lo
poco que de aquí he yo de sacar por mi trabajo aunque lo venda muy
bien, cuanto más si lo vendo ménos de lo que quiere su dueño. En seis
piezas de oro me estimaron este tranzadillo.

_Ros._ Toma cuatro por ser cosa que se lo ha puesto otra.

_Cel._ ¿Cuatro, señora? en mi alma, no se pagan las manos, pues de
aljófar tiene más; pero sin más regatear, en cinco lo toma ó lo dexa,
que yo me atrevo á dártelo en esto, porque sé los caudales de las
señoras doncellas dónde llegan, y cosa se ofrecerá en que me puedes
remunerar este servicio, que al cabo sé que perder con los buenos es
ganar, y con decir que no hallé más, cumpliré, que yo seré la que
perderé de mi derecho. Mírala bien, que es pieza muy acabada de buena
y barata.

_Ros._ Cara es, mas toma, que á la verdad la curiosidad en las cosas
hace encarecer la obra de ellas.

_Cel._ ¿Caro te parece, buena señora? bendito seas tú, mi Dios, que
en este trato tan poca ganancia se me sigue, que con haber andado
arrastrada todo el dia, habré de aquí tan poco que no bastará á
poderme hoy sustentar, sea por tu amor, que más quiero morder las
paredes de hambre y pasar la vida con afan y laceria empleada en tu
servicio, que no enriquecer en otros tractos ilícitos.

_Ros._ No llores, madre, que yo te favoreceré en todo lo que yo
pudiere.

_Cel._ ¡Ay mi señora! si supieses por qué lo digo, pues sábelo Dios
y yo que más valdria mi saya y manto de lo que vale si quisiese dar
oidos á una cierta persona de esta ciudad, pero mejor es pobreza con
un poquito de honra que riquezas acompañadas de vituperio; por el dia
sancto que es hoy, á oro me pesa, porque le hable á una gentil dama
de este pueblo, ni sé quién ni quién no, él vive hácia San Benito, y
creo que se llama Lisandro.

_Ros._ ¡Oh vieja! cómo temo que tus pisadas y luengo preámbulo, y tu
prolixa arenga y devota salutacion con tus falsos presupuestos, se
hayan enderezado y ordenado para inferir tan maldicta y sospechosa
conclusion.

_Cel._ ¿Qué es, mi señora, que no te entiendo?

_Ros._ Tú sabes si me entiendes ó no, y si en esas palabras de Dios
traes envuelto el dimonio, que entre las matizadas y bordadas flores
se esconde la culebra ponzoñosa.

_Cel._ Entiéndate Dios, que yo no te alcanzo.

_Ros._ Dime, pues, á quién te mandó hablar.

_Cel._ ¿Quién, mi señora? ¿Lisandro?

_Ros._ No me repitas su nombre, que me turbas; respóndeme á lo que te
pregunto, veamos si es lo que yo digo, que vienes con engaños.

_Cel._ ¿Y yo conózcolo más que tú, ni sé quién es, ni aguardé á que
me lo dixese? Mal me conoces, señora, las piernas me cortaria primero
que diese paso á tales mensajes, en ese caso ningun hombre me ha de
hablar si no quiere ser mi capital enemigo; guárdeme Dios de mala
hora, montas que soy yo de ésas, entre qué personas me crié para osar
de tal oficio, á la hé entre religiosas y áun de las más encerradas.
Pero segun pude colegir de las pocas palabras que escuché á Lisandro,
digo aquel mancebo caballero y ¡Jesus, qué sin memoria soy! algunas
señas y indicios te daré. Ella era en su boca la más hermosa doncella
que natura por agora formó, no sólo decia en la ciudad, mas ni áun
en la tierra, en todas las gracias y perfecciones acabada. Por aquí
sacarás por quién entendia Lisandro, digo aquel señor galan que preso
de su amor loaba la que mucho queria; ya sabes que en Salamanca pocas
hermosas hay, y ésas se pueden señalar con el dedo, y por tu vida,
mi amor, que despues que te vi he pensado si eras tú la que decia,
porque tu perfecta fermosura es argumento que no entendia por otra.

_Ros._ Madre, no me entres por esos rodeos, véte con Dios.

_Cel._ ¿Qué rodeos, mi señora? ¿piensas que no te diria el nombre de
ella si me acordase, por quitarte de sospecha? Mas sea Dios loado,
que ya voy acordándome Ro, Ro, Roselia se llama, por quien pena,
segun me dijo.

_Ros._ Segun te dijo, malvada vieja, ¿qué no me conoces tú, que soy
yo la que agora mentaste?

_Cel._ ¿Tú? y Jesus, Jesus, ¿tú? No lo creo.

_Ros._ ¿Santíguaste, mala hembra, bote de malicias? ¿que no lo
sabes tú? ¿ésas eran las joyas que traias á vender? ¿las fingidas
lagrimitas que por tus haces regabas? ¿los devotos consejos que me
dabas? ¿las sanctidades con que venías? ¿las cuentas que rezabas?
¿las encubiertas y disimuladas palabras con que me entrabas á dañar
mi fama, tentar mi propósito, combatir mi honestidad, corromper mi
vergüenza, ensuciar mi honra? Astuta vieja, vaso de maldad, maestra
de malos recaudos, discípula del diablo, madre de todos vicios; mas
¿si eres tú la que encoroçaron estotro dia por semejante caso, que á
ella te pareces en tus obras? ¿Con ese mensaje te envió ese loco para
que publicases su pasion y locura? Espera, alcahueta, que tú habrás
el castigo que merece tu atrevida osadía. Melisa, Melisa, llámame acá
á mi hermano Beliseno.

_Cel._ Señora, no juzgues mis palabras sin que primero juzgues mi
intencion, que cuando la intencion no yerra, salvo está el que se
juzga, y si la lengua resbaló, no tiene culpa el corazon, desdichada.

_Mel._ ¿Qué es, señora? ¿no concluyes con esa mujer?

_Ros._ Esta vieja que me viene con alcahueterías de aquel que estotro
dia me vido y comenzó á desvariar en aquellos desatinos que viste;
éste es el loco atreguado por quien me habló el paje que fué de mi
señor padre, que en gloria sea; pues guárdese, que si mi hermano le
coge, él le dará el pago.

_Cel._ Se tú el juez, doncella graciosa; si yo ni tenía noticia de
la señora ni sabía que Lisandro penaba por su merced, ni ménos le
menté palabra de las muchas que echaba por aquella boca, como hombre
que estaba para morir, y pedia socorro de su señora, que morir le
hacia; mas de que simplemente á buena fe y sin mal engaño le conté
lo que vino á coyuntura de no sé qué hablamos; ¿tengo yo aquí la
culpa? cuitada yo, que en mala hora nací, si todo lo que digo y hago
se ha de echar á mala parte, bien dixo nuestro Señor Jesucristo
en el Evangelio de la misa que ayer oí, no juzgueis y no seréis
juzgados, segun declaraba el cura; si yo, mezquina, te contára los
sospiros lastimosos que pregonaban su lastimado corazon á causa tuya,
las lágrimas que sus rubicundas haces regaban en oyendo tu nombre,
los desmayos que le tomaban en acordándose de tí, los dolores que
le atormentan en tu crueldad, las pasiones que le persiguen con
el amor que te tiene, los deseos de tu suave conversacion que le
atribulan, las tristezas que le derriban y otros mil cuentos de males
que sostiene, segun dice despues que del homenaje de tus ventanas
asaeteaste su deseo; si esto, y otras cosas más que dixo con harta
pena, te dixera yo, señora, ó supiera que eres tú aquella por quien
moria, aunque, ciega de mí, por las señas de hermosura que me daba
habia yo de entender luégo que eras tú, entónces tenías razon de
culparme, pero si ni esto ni lo otro me salió por la boca, ¿de qué te
quejas?

_Mel._ Justa y razonable es tu excusa, madre mia.

_Ros._ No te espantes, vieja honrada, que haya tomado sospecha de tus
pláticas por lo que ha precedido de aquel loco, y acaso tú no sabías.

_Cel._ ¿Saber? ansí me ayude Dios como yo no lo sabía más que agora
que no lo sé; lo que yo vi es esto, que queda en la cama con los más
espantosos desmayos que nunca vi, puesto en el hilo de la muerte;
y así como está con profundo clamor, los sospiros echa fasta el
cielo, las lágrimas le verias mezcladas con sollozos de hilo en hilo
corriendo por aquellas sus mexillas más resplandecientes que rubíes,
aquellas rosas coloradas, que tiene en medio del gesto más blanco
que copos de nieve, vieras rociadas con el rocío que destilaba de
aquellos sus alindados ojos, que tanta era la lástima que me puso
en le ver, que como sea cosa muy comun los corazones dolerse de las
pasiones ajenas, me forzó á acompañalle en su tristeza con algunas
de mis lágrimas, que, sin sentillo, me brotaban en abundancia por mis
haces abajo. A lo ménos una cosa, mi señora, creo de cierto te podria
afirmar, que si presente estuvieras á su tan duro lamentar, cuando
yo digo que estuve, no te bastára tu corazon de acero, como veo que
tienes, á lo ménos si no lo tienes muéstraslo, y no sé por qué, á
que no se ablandára con los martillos que salian de sus íntimas
entrañas rasgando su profundísimo pecho. En Dios y en mi ánima, que
en acordándome cuál le dexé, tan gran compasion me toma, que si
remediarle pudiera por lo que debo á buena cristiana, aunque fuera
con la sangre de mis brazos lo hiciera; pero no soy yo por la que él
pena, que no me hizo Dios tan cruel y sin piedad, que si yo fuera
dexára morir el más agraciado mancebo y galan que mis ojos vieron.

_Ros._ Son blasones de los enamorados decir que mueren por amores.

_Cel._ Bien está, ella irá poco á poco á entrar en el garlito,
en las palabras y en el semblante lo veo, que por las palabras y
señales bien se adevinan los pensamientos, cuanto más que ligero es
de conocer en las mujeres cuando aman, que sin conceder dan señales
de consentimiento, y más que el color se le ha vuelto colorado;
encendida la tengo.

_Ros._ ¿Qué dices, madre? ¿Parece que te has pasmado? ¿Qué estás
comidiendo?

_Cel._ ¿Qué, señora? Que sabe poco de las cosas naturales el que
piensa que de amores no puede morir uno, porque puede ser el amor
tan vehemente é intenso, que empedidas las potencias naturales por
la ocupacion contínua de las animales, en la cosa que mucho amamos,
venga á consumir el humido radical sin reparacion alguna, y así la
persona que el tal amor posee, hecha ética, perezca; y si esto es, mi
señora, allá te aven con tu conciencia, que no faltas de homicida,
pues eres causa que muera aquel amargo sin redempcion, cuya verdadera
salud en sola tu vista consiste, que no queria el cuitado más de
verte y hablarte.

_Ros._ Todavía me augmentas la sospecha, pues no se te entiende que
no hemos de hacer mal por bien que se sigua.

_Cel._ ¡Ay señora! y ¿qué mal es, ó qué pecado, si con mi vista y
palabra puedo dar la vida al doliente, consentir que me vea y hable?
Y áun es obra de perfeccion dar industria y forma para ello.

_Ros._ Si no es más de eso, cosa sancta y buena es.

_Cel._ ¿Y cómo sancta? lo contrario hacer sería pecado mortal,
porque cualquier que puede á otro salvar la vida sin pecado ó notable
peligro suyo, y no lo hace, peca; cuanto más que entre las obras de
misericordia es dado consejo que visitemos los enfermos.

_Ros._ Por cierto que lo haria no más de por ser servicio de Dios,
sino que temo mi peligro, que al fin la estopa cabe el fuego presto
prende.

_Cel._ Donde la razon y virtud enseñorean y reinan como en tí, en
balde ladra el sensual apetito, y puesto que peligro de alguna
liviana tentacion hubiese, no por eso te excusas, que de dos males
inevitables el ménos empecible se ha de elegir, que del mal siempre
se debe escoger lo ménos, dicen, y pues mayor mal es ser tú homicida
que tentada, manifiéstase claro que eres obligada á dalle remedio,
ni pienses que te perjudica aquel señor en amarte con tan ardiente
deseo, yo pondré á que me corten la lengua que no lo hace á mala
fin, es una bendicta criatura, un ángel en limpieza, una dama en
condiciones; no es otra cosa, sino como te vió á tí, que eres otro
que él en gracias y hermosura, que á la verdad algo os pareceis en
la fisionomía del rostro, aficionóse á amar á su símile, ca toda
cosa ama su semejante y tambien que lo hermoso atrae á sí los ojos
de todos y mueve los corazones delicados y tiernos á su amor; yo
juraré que en solo verte y tener una poquita de conversacion honesta
contigo quede contento, y tú satisfecha de la obligacion que tienes
á socorrer al enfermo; cuanto más que una poca de recreacion con
virtuosas personas como lo es Lisandro, virtud es, llamada Eutrapelia
de los filósofos.

_Ros._ No quiera Dios que por mi causa muera ese señor que dices, que
no fuera yo tan cruel para él si me constára de su buena intencion y
limpio motivo como agora.

_Cel._ Pues, señora mia, da forma que de noche te hable, porque no
seais sentidos, que hoy dia las gentes, por nuestros pecados, son
llenas de mil sospechas, juzgando lo exterior y no entendiendo los
secretos y misterios de Dios.

_Ros._ Quédese para el juéves en la noche, dadas las once.

_Cel._ ¿Por qué lugar?

_Ros._ Por las ventanas de esta mi torre que salen á dar al alcázar.

_Mel._ Señora, señora, mi señora Eugenia asoma por la calle.

_Ros._ Pues véte, madre, con Dios.

_Cel._ Los ángeles queden en tu guarda.

_Mel._ Señora, ¿qué te dixo la vieja despues que me torné á abaxar?

_Ros._ No sé, déxame; ponme dos almohadas en el estrado, iréme á
echar, que me siento mal dispuesta.

_Mel._ Que me maten si no es ésta la nueva Celestina de las tenerías,
que en su traje y plática ella parece, aosadas que dexa urdido algun
mal recabdo; en hora mala vino acá.



¶ ARGUMENTO DE LA TERCERA CENA DEL SEGUNDO ACTO.

  Procura Oligides de resistir á la saña que Brumandilon
  tiene contra Celestina; viene Celestina, que no cabe en
  sí de placer por la buena respuesta que hobo de Roselia.
  Perturba su gozo Brumandilon con sus fieros, finalmente
  pónelos en paz Oligides. Pasa Celestina despues de esto
  muchas cosas graciosas con su sobrina Drionea, y vase con
  Oligides á dar la buena respuesta á Lisandro.

OLIGIDES. — BRUMANDILON. — CELESTINA. — DRIONEA. — ESCLARABEL. —
FILIRIN. — LISANDRO.


_Olig._ ¿Qué haces, Brumandilon? ¿Ha venido Celestina del negocio?
Mas ¿qué es esto que veo? A punto estás, la mano en la empuñadura y
la espada medio desenvainada.

_Brum._ Por los que habitan en la profundidad del Erebo, media hora
más no viva la vieja avarienta si no me da la mitad de lo que le dió
Lisandro; déxala venir.

_Olig._ Donde está claro no poder ganar honra, locura es aventurar la
persona, si la matas, puede ser que te asa la justicia y te guinde
del rollo.

_Brum._ ¿Qué dices, señor Oligides? No me has conocido, pues sábete
que en balde trabaja quien piensa en mi corazon poner miedo ó temor
de justicia. No me es más llevar por una calle al alguacil y á su
gente que acorralar seis becerras mansas, sino pregúntale como le fué
habrá tres noches en la calle de Lobo sobre mi puta Philena, y con
todo me vino á pedir perdon.

_Olig._ Por Dios, que tus hechos en armas se van pareciendo á las
hazañas del valiente Diego García de Paredes, el de nuestro tiempo.

_Brum._ Aquí está Brumandilon, que siendo maestro de esgrima en
Milan, le enseñó á jugar de todas armas, de espada sola, de espada
y capa, de espada y broquel, de dos espadas, de espada y rodela, de
daga y broquel grande, de daga sola con guante aferrador, de puñal
contra puñal, de montante, de espada de mano y media, de lanzon,
de pica, de partesana, de baston, de floreo y de otros muchos
exercicios de armas; y él viendo mi esfuerzo en los golpes, mi osado
atrevimiento para acometer seis armados, rebanar brazos, cortar
piernas, harpar gestos, hender cabezas y otros miembros, con mi
exemplo salió tan diestro y animoso como veis.

_Olig._ Héla, héla, asoma Celestina, alegre viene.

_Cel._ ¿Qué girifaltes, qué sacres, qué neblíes, qué esmerejones,
qué primas, qué tagarotes, qué baharies, qué alfaneques, qué azores,
qué alcotanes, qué gavilanes, qué águilas tan subidas en alto vuelo
bastarán á abatir en tierra con sus uñas la páxara escondida en
las nubes, como yo, sábia Celestina, con mis palabras cautelosas
abatí á mi peticion al muy encerrado propósito de Roselia? Mi fe,
cacéla, y si sus pensamientos fasta aquí volaban por el cielo
con contemplaciones de Dios, agora rastrearán por el suelo con
imaginaciones de la carne. Hi de puta, qué bien lo he hecho, para
Sancta María, que me quiero bien en ver que no pierdo punto á mi tia;
mas, por mi vida, qué alindados y seguros nortes llevé, que repicando
ella de broquel con sus acedas palabras y súbitas alteraciones,
volvia yo al tema que tomé en principio de mi sermon. ¡Ay bonita,
cómo te engañé! así engañan á los bobos con especie de sanctidad y
servicio de Dios, con este color le dixe lo que quise, y bien me
estuvo. ¿Quién dubda que no sueñe á Lisandro esta noche? En mi alma
no estoy en mí de placer, ay, ay; ah papagayos, ah ruiseñores, ah
calandrias, ah canarios, ah sergueritos, ah pardillos, ah verderones,
ah gafarrones, ah torzuelos, ah luganos, ah carrancas, ah jamarices,
ah todas las aves del canto suave, ¿oisme? ¿por qué todas en uno no
os juntais á cantar la mi alegría que llevo en este mi corazon, y
cantar con vuestras lenguas arpadas, á quien lo quisiese saber, mi
maravillosa astucia, mi astuta cautela, mi cautelosa vivez, mi vivo
saber, mi sábia sagacidad, mis artes no sentidas, mis fraudes y dolos
encubiertos, mis mañas y sotiles engaños? Sacabuches, chirimías,
atambores, trompetas, rabeles, flautas, dulcemeles, guitarras,
vihuelas, arpas, laúdes, clarines, duzainas, añafiles, órganos,
monacordios, clavecímbanos, clavicordios y salterios y todos los
instrumentos de música con vuestra suave, apacible y sonora armonía y
canora melodía resoná por el aire mi verdadera mentira, mi virtuoso
vicio, mi maliciosa bondad, mi endemoniada sanctidad, mi inquieto
reposo, mi turbada mesura que tuve para aquella señora, que no tenía
dónde asir para azorarse contra mí, segun le entré por sabroso y
encubierto estilo:

  ¡Ay que me fino,
  Ay que fino, de regocijo!

_Olig._ Buen despacho trae la madre, parece que toda se querria
tornar lenguas para hablar, la alegría que en aquel cuerpecillo de
malicias no cabe, rebosa á borbollones por la boca y por los ojos.
Alarga el paso, Celestina, mueve esos piés, no te detengas, aguija,
ea, date priesa.

_Brum._ Todas las paradillas que hace son ratos de su vida. Pues, por
el cerrojo de santa Gadea de Búrgos, do juran los hijos de algo, en
llegando más no viva, si no me da la medalla.

_Cel._ Sálveos Dios.

_Brum._ Sálvete el diablo; sús, daca luégo la medalla, no me hinchas
de mostaza las narices, no sea el dimonio que te engañe, ten memoria
de las veces que te has librado de mis manos.

_Cel._ Válalo el diablo, mozas, con qué me salió á recibir el
charlatan glorioso, ¿medalla ó qué? una higa en tu ojo; no os
deshagais de eso por mi amor.

_Brum._ Suéltame, señor Oligides, suéltame, que no le haré otra cosa
más de matalla.

_Olig._ Ea, no haya más, por mi vida; ea, no haya más, que no te he
de soltar, acaba, no seas porfioso, ya sabes que quien sobrado es de
furor, falto es de autoridad.

_Cel._ Déxale venir, que el diablo á mí me lleve si no le quiebro la
cabeza con esta piedra. Veréis que te trayo salutacion para el alma;
medalla queria, ¿por cuál carga de agua?

_Olig._ No seas tú tambien demasiada, Celestina, calla, que mejor
atavío es en la mujer la templanza en la lengua que las ricas ropas
en el cuerpo.

_Brum._ ¡Ah puta embaidora, alcahueta, hechicera!

_Cel._ Déxate de esos baldones, fanfarron, que nunca con palabras
injuriosas y feas se acrecentó el esfuerzo natural.

_Olig._ Bien dice en aquello Celestina, que al fin ninguno en su
cortés y blanda respuesta pierde la fama de su esfuerzo.

_Brum._ Ya lo veo, pero voto á tal, donde la mujer aguijonea, la
discrecion de hombre no basta.

_Cel._ Mas donde la cobdicia interviene, no hay amistad ni tregua que
no corrompa, ésta te hace á tí salir de seso, que no yo.

_Brum._ ¿Aun parlais? Agradeceldo al buen padrino. ¡Oh, pese á mis
males! ¿por qué no me soltaste, que su vida y maldades acabáran en un
tiempo?

_Cel._ Allá al que te dió de palos haz tú esos fieros, y no me hagas
más hablar.

_Olig._ Mejor estuviera eso por decir, Celestina, y no buscar cinco
piés al gato.

_Brum._ Y, puta alcoholada, ¿no sabes que sentado á tu puerta seguro
y descuidado, cuatro que eran, solo un palo me alcanzaron á traicion
y fuí tras ellos, y como hacía la noche obscura, de ellos perdí de
vista, de ellos se me escaparon por piés? Pero yo los buscaré, y
descreo de la leche que mamé si aunque se me metan en el golfo del
mar, y del golfo del mar en el vientre de la ballena, y del vientre
de la ballena en el seno de Abraham, no se me escaparán, que con esta
punta de mi puñal no les escarbe los aradores que tuvieren allá en
lo íntimo de sus corazones; yo juraré que me acometieron por otro,
porque no creo que nadie tuviese tal atrevimiento contra Brumandilon,
pero como quiera que sea, por vida de estas barbas luengas y espesas,
no les cumple más parar en el reino, porque si los topo, el mayor
pedazo de ellos será menor que brizna de diente de vieja, ó pedrecica
de moleja de arador, ó liendre; más menuzos los haré que carnero
picado, en mi espada los ensartaré como rubias.

_Olig._ Ora bien que despues se averiguarán estos pleitos. Agora
vamos, Celestina.

_Brum._ No me la lleves, Oligides, sin que primero sea liberal
para conmigo, que no lo he de ir á hurtar para comer, ni ménos me
mantengo de rocío como cigarra, ó de viento como camaleon, basta que
le hice merced de la vida por tu intercesion.

_Cel._ Que no me está bien ni me pago de ello. Véte con Dios de mi
casa, que no te quiero, no me dés más pasion.

_Olig._ Oíos, no torneis á reñir, que con pequeñas palabras á las
veces se enciende y crece la ira en los hombres, así como de la
pequeña centella, si no se mira por ella, se suele levantar gran
fuego. ¿Esta medalla hase de partir por medio, ó dártela toda?

_Brum._ Ni uno ni otro; mas de que se venda, y dividamos igualmente,
como hermanos, el precio de ella, pues de ninguna cosa es buena la
posesion sin compañía.

_Cel._ ¿Ya no te dí dos doblas? ¿qué me pides más?

_Brum._ La medalla ó la vida.

_Cel._ No tengo medalla.

_Olig._ Señor Brumandilon, hazme este placer, porque otro dia te lo
sirva, que no se hable agora más en ello, que las cosas argüidas con
voces son mal definidas, y tambien que agora no hay tiempo para esa
disputa, porque mi amo queda con la soga á la garganta esperando su
salud ó desastrado fin en la respuesta de Celestina; no nos estorbes.

_Brum._ ¡Oh pese á tal, qué ha de salir con la suya esta vieja
esfalsaria! sobre cuernos penitencia, sobre que me ha engañado me
niega lo que á vista de todos le dió Lisandro. Por nuestro Señor,
no es otra cosa la mujer sino un censo perpétuo que tienen los
hombres sobre sí y sobre sus vidas, que ella basta para acortar,
disminuir y abreviar estos pocos dias que nos quedan con sus enojos y
pesadumbres, hablo de las tales como esta bellaca, saco de vicios.

_Cel._ Espera, Oligides, daré una vista á mi gente, que luégo salgo.

_Olig._ No tardes.

_Cel._ Abrí, hijas.

_Drion._ Esclarabel, baja presto, y véte por el lugar acostumbrado,
que mi tia viene.

_Esclarabel._ Pues, amores, como digo, en dándome el Conde librea te
daré esta capa, de que hagas un sayuelo.

_Drion._ Como tú quisieres, pino de oro.

_Cel._ ¿No os he mandado que mientra no estuviere hombre en casa
estén las puertas de par en par abiertas, y vosotras al umbral
sentadas? creo que por demas es la citola en el molino. ¡Ah! malditas
seais si no me teneis podrida de enojo; en mi dicha cabe que jamas
ceso de daros consejos. Landre que os mate, si no os ven ni oyen
no os conocerán, y si no os conocen nadie vendrá á vosotras. La
taberna por el pendon se conoce, y sin pendon nadie acude allá á
comprar vino. El caminante extranjero no acierta el meson sino por
la tablilla ó la señal colgada. Bien me entendeis, una arriba y otra
abaxo; si Libia se ocupó con Polo, ¿por qué tú, Drionea, no baxaste á
dar recabdo á los que vinieren, y respuesta á los que me buscaren?

_Drion._ Ya decendia, que me estaba componiendo, no hayas enojo, que
todo se hizo lo que me mandaste.

_Cel._ ¿No te he dicho que cuando no hobiere tiempo de afeitarte
tomes una toca y te la reboces fingiendo dolor de muelas, y te
cobijes esa mantillina colorada? Medio desnuda, medio vestida, los
pechos de fuera con un disimulado descuido en faldetas como éstas,
no hay tal para provocar á luxuria los hombres. En Dios y en mi
conciencia, que cuando yo era moza como vosotras, mi desenvoltura,
mis meneos del cuerpo, mi requiebro de ojos, mi dulce y delgada voz
bastaba para incitar los castos, aunque hermosura me faltára. Pues
¿quién vino á buscarme?

_Drion._ Siete personas cuando ménos.

_Cel._ ¿Quién?

_Drion._ La mujer del sastre envió acá, que el sábado de mañanita va
á la vega, por tanto que avises al estudiante por quien la hablaste,
que madrugue.

_Cel._ Mirad la descarada, quedó con el otro ese dia de venir á mi
casa disimulada, y hace conciertos con estotro, ¿que no habia tiempo
para todo? Di adelante.

_Drion._ El doctor viejo envió su paje á saber si hablaste á la hija
de la lavandera.

_Cel._ ¡Oh! que se me olvidó; acuérdamelo mañana. Di más.

_Drion._ La beata aquella muy penitente te estuvo buen rato aquí
aguardando, y como no venías, rogóme que te encargase mucho que
estovieses con aquel su devoto, de quien hobo el hijo, y que le
dixeses en secreto, que pues Nuestro Señor tuvo por bien darles
aquella criatura para su servicio, que envie faxas y mantillas para
envolver al niño y dineros para pagar el ama, ó que lo dé á criar.

_Cel._ Importuna mujer, ¿ya no le dió eso y esotro, y el su capirote
raido por cobija?

_Drion._ Tambien aquella doncella que tuvimos aquí de parto, la que
sacó el teólogo, vino llorando que por caridad le digas, pues es
hombre de conciencia, que lo haga bien con ella, y que se acuerde de
lo que le es en cargo.

_Cel._ Di, que eso yo lo sé bien.

_Drion._ El mozo del bachiller vino que vayas á la tarde á echar una
melecina á un su popilo.

_Cel._ ¿No le he dicho que mientra mi comadre Clara viviere que la
llamen? porque yo no quiero hacerle mal en su oficio, que es mi amiga.

_Drion._ Dice que está mala de los ojos de una siringada que le soltó
un escolar al tiempo que sacaba el cañuto, que, como le mirase unas
almorranas que tenía para se las curar, el estudiante, no pudiendo
retener el puxo, suelta y rocíale aquellos hocicos y ciégale los ojos.

_Cel._ Hi, hi, hi, mala landre que te mate, que reir me has hecho.
¿Hay más?

_Drion._ La manceba del clérigo, y la mujer del cordonero y la
desposada vinieron aquí y hice lo que me mandaste.

_Cel._ ¿Supiste hacer el virgo?

_Drion._ Muy bien.

_Cel._ Pues comé vosotras, no me aguardeis, que voy á consolar aquel
loco ántes que de sí haga algun desatino.

_Drion._ ¿Cómo te sucedió?

_Cel._ De perlas; algo habian de aprovechar los caractéres del cerco
de esta noche.

_Olig._ ¿No baxas, madre?

_Cel._ Vamos.

_Olig._ Dime agora lo que has hecho, que segun te vi venir alegre y
dando saltos de placer, por mí tengo que has ablandado aquella breña
y duro risco, y que traes buen recabdo. Mas, de véras, ¿qué acabaste
con ella? Dímelo porque yo contigo me alegre, que no ménos que tú
holgaré del bien de mi amo, y así será tu gozo perfecto y entero, que
el placer no comunicado no es cumplida alegría.

_Cel._ ¡Ay bobo! ántes que tú nacieses entendia yo esas malicias;
quiere que se lo diga para ganar por la mano las albricias de aquel
que en el triunfo de sus locuras no estima el gasto.

_Olig._ ¿No dices, madre?

_Cel._ Cerca estamos, ahí lo oirás.

_Olig._ Dígolo, porque si ruines nuevas traes no te cumple parecer
ante los ojos de aquel desabrido, ni ménos yo iré con esa embajada,
no quiebre sobre nosotros el enojo que tiene de la pasion que le dan
sus amores; que los corazones apostemados con ira, con poco cauterio
brotan su venino en los primeros encuentros sin esperar más razon.

_Cel._ Otra vez á doce.

_Fil._ Señor, señor, Celestina.

_Lis._ Daca esas ropas de martas cebellinas, saldréla á recibir. ¡Oh
Dios! ¿con qué viene?



¶ ARGUMENTO DE LA CUARTA CENA DEL SEGUNDO ACTO.

  Apénas puede creer Lisandro la buena nueva que Celestina
  le trae de su señora; y sobre esto pasa con ella y con sus
  criados muchas cosas llenas de donaire. Despídese Celestina
  de Lisandro para ir á hallarse en el pleito de Angelina.
  Todavía el gran celo de Dios incita á Eubulo á decir sus
  sanctas y buenas razones á Lisandro, aunque sabe que ha por
  ello de ser afrentado del embobecido su amo.

CELESTINA. — LISANDRO. — EUBULO. — OLIGIDES. — MOZA.


_Cel._ Metámonos dentro, señor mio, no estemos aquí en la calle dando
cuenta á los que pasan, que bien es que vivamos cautamente, pues
castamente no permite esta negra carne; allá sabrás bueno ó malo, ó
lo que fuere.

_Lis._ Señora mia, ó afloja ya sin más tardar el cordel que de rato
en rato con estrechos estirones de temor y desconfianza acorta el
huelgo de mi vivir, ó dame presto garrote, que más tormento me es la
esperanza de tu palabra, que las prisiones que sostengo.

_Cel._ Dime, señor Lisandro, ¿qué merece la que hoy en este dia
aventuró la vida en tu servicio?

_Eub._ Algo de bueno trae la madre, encarecérselo quiere primero que
lo diga.

_Olig._ Su costumbre es jamas meter aguja sin sacar reja.

_Lis._ Mucho por cierto, si de la fuente de mi mal trae alguna
esperanza de mi bien.

_Cel._ ¿Y si la trayo?

_Lis._ Júzgote por Dios, pues por ninguna via podemos parejarnos con
los dioses inmortales, dice el gentil Ciceron, como dando salud á los
mortales.

_Cel._ A sus trece torna este necio; ¿qué cómo yo de eso?

_Lis._ Habla alto, madre, que te entienda.

_Cel._ Digo, señor, que en sólo esto me parezco á Dios en no comer
palabras, sino obras, que palabras y plumas el viento las lleva.

_Lis._ Pues ¿qué quieres tú, madre, y sácame de pena?

_Cel._ Yo, seguro que no te pida tesoros ni montes de oro, si no
fuese para casar dos sobrinitas mias huérfanas.

_Lis._ Pluguiese al Soberano que mi deseo hobiese su efecto, que tu
peticion no careceria de cumplimiento, porque incomparablemente
estimo por más aventajada la merced á mí hecha que cualquier dón á tí
prometido.

_Eub._ Oligides, por lo que debes á virtud, te llegues á ese loco, y
le digas al oido que no prometa tal cosa.

_Olig._ Díselo tú si bien te estuviere, que yo no lo pienso, allá se
lo haya, con su pan se lo coma si algun desatino hiciere.

_Eub._ Señor, una palabra.

_Lis._ ¿Agora me vienes con secretos, necio?

_Eub._ Señor, mira lo que haces, que quedas atado al prometimiento,
porque el que de su voluntad se obliga, obligado es á cumplir
lo prometido; por amor de Dios no lo hagas, que es pecado de
prodigalidad, no te saque de quicios esa mala hembra y tu desvariada
alegría.

_Lis._ Véte de ahí, asno, ¿quién te hizo cura de ánimas ó procurador
de pleitos ajenos? Déxame á mí, que yo sé lo que hago.

_Eub._ Por donde te tengo, por ahí te dejo; nunca más perro á molino,
á tu placer, mula, da, promete, cree á alcahuetas, que tú te pondrás
del lodo y morderás en el ajo más de cuatro pares de veces.

_Olig._ En mi seso estuve estar quedito y no irle á la mano en cosa
fuera del propósito de sus boberías.

_Eub._ Él vendrá á tiempo en que se pele las barbas de que no me
creyó. Quiero salirme de este juego, que bienaventurado es, dice el
serenísimo rey y profeta David, el que no fué en pos del consejo de
los impíos, ni se detuvo en el camino de los pecadores.

_Cel._ No pasemos más adelante, yo me obligo de te la hacer haber,
con que dés tú fe de me las casar honestamente.

_Lis._ Doite mi fe y palabra como caballero de lo hacer.

_Cel._ Recibo la merced que á eso me atengo, pues al buey por el
cuerno y al hombre por la palabra, dicen en mi tierra, cuanto más que
en los nobles y generosos como tú, el nuevo ofrecimiento es habido
por nueva obligacion, y no pierdo las albricias de las buenas nuevas
que oirás.

_Lis._ ¿Buenas nuevas, madre mia? daca esos piés, besarételos, que no
me tengo por digno besar tus manos, que, por ventura, tocaron la ropa
de mi señora. Di agora que de rodillas se ha de recebir la palabra
salida por boca de aquel ángel.

_Cel._ Por mi salud, no lo consienta, levántate, señor.

_Lis._ Pues di.

_Cel._ La suma de ello es que el juéves á las once de la noche
Roselia te saldrá á hablar por las ventanas traseras de su torre que
miran al alcázar.

_Lis._ ¿Qué dices, señora? ¿Qué dices, salvacion mia y bien mio?
Tórname á decir eso, explícate más, quizá entendí mal, ó trastroqué
las palabras, ó mi poca advertencia causó poco entendimiento, ó mi
mucha aficion hizo que el disfavor de aquella princesa que enxerido
traes en tu razon, echase á la mejor parte.

_Olig._ Está el diablo desbabado oyendo, y dice que no tiene atencion.

_Cel._ Algo merece la que tan buen recabado trae, que si el sesgo no
llevára el córte de mi razonar á remate, iba perdida.

_Lis._ Señora Celestina, único remedio y reparo de mi desahuciada
salud, declara y repite esa autorizada sentencia, que no la entendí.

_Cel._ Pasado mucho intervalo de tiempo, y usando yo de mis artes
cautelosas y fingidos rodeos, acabé con Roselia que te viese por do
te dixe, haciéndole entender que tocaba al servicio de Dios ver y
hablar al que con su vista y palabra recuperaria la vida.

_Lis._ Mozos, ¿estais ahí?

_Olig._ Sí señor.

_Lis._ ¿Qué dixo la señora?

_Olig._ Que Roselia, dadas las once de la noche, saldrá á las
ventanas de su torre, y que ahí la hablarás.

_Lis._ Mira no te engañes, mira si entendiste como yo, que aquel
resplandeciente lucero, cuando el prolixo relox tocáre las once, se
descubrirá, y esclarecerá del castillo la calleja del alcázar, y de
ahí esparcirá sus refulgentes rayos por mi corazon y dará luz á mis
ojos; ¿es esto?

_Olig._ Eso es en sentencia.

_Lis._ ¡Oh singular merced! ¡oh premio tan sobrado y desmedido á mi
merecer! ¡oh incomparable dón! ¡oh crecido y sobrepujante galardon
á mi servicio! ¡oh aventajado salario de mi pequeño trabajo! ¡oh
soberana! ¡oh divina! ¡oh suprema! ¡oh excelente! ¡oh encumbrada y
ensalzada magnificencia y liberalidad de mi señora, que á su captivo
siervo y esclavo aherrojado rescató en este dia de las obscuras
prisiones de cárcel de amor! Espejo de mi vista, lumbre de mis ojos,
dulzor de mi ánima, joya preciosa entre todas las perlas, hermosa
ninfa, en cuya presencia todo el mundo es feo, ¿qué favor es éste que
me envias? ¿qué es posible que saldrás de tu grado? ¿cuándo te lo
merecí? ó háceslo por tu grandeza, que condicion es de las grandes
hacer mayores las mercedes que los servicios merecen. Mas ¿qué es
esto, si me he vuelto loco, sin seso, hecho frenético de suerte que
con la mucha pasion, trastornada la imaginativa, fantasea fingiendo
lo que deseaba? ¡Ah, señora! ¿tú no eres Celestina y vosotros mis
criados? ¿No me es agora dicho que mi señora Roselia de su homenaje,
cuasi á la media noche, con su venida descombrará mi pecho de
pasiones, y remontará las mis ciméricas tinieblas que me obscurecian?

_Olig._ Sí, sí, sí, ora ver si lo creerás; juraré que ha de pensar
aún sobre ello. Ea, señor, que no estamos aquí en la opinion de
Empedocles, filósofo, el cual decia de ninguna cosa poder nosotros
tener evidencia, porque los sentidos podian recebir engaño y
decepcion; no pasa otra cosa ni hay más de lo que oiste.

_Lis._ ¿Y qué fué?

_Olig._ ¿Y no lo has oido seiscientas veces? Sancto Dios, y qué
prolixo hombre; bien dicen que cuanto más deseada es la cosa, más
dura es de creer; pues ten atencion y oye.

_Lis._ Di.

_Olig._ Roselia, el.....

_Lis._ Espera pues, no dé otro sentido del que suena tu habla y
pronuncia tu boca, veré si conformamos, que mucho hace un sí ó no en
la oracion. Roselia, mi señora.

_Olig._ El juéves en la noche.

_Lis._ El juéves en la noche.

_Olig._ Dadas once.

_Lis._ Dadas once.

_Olig._ Te verá y hablará.

_Lis._ Aguarda, no te des tanta priesa. Me verá y hablará.

_Olig._ Del puesto.

_Lis._ ¿De qué puesto?

_Olig._ De las ventanas de su torre que caen al alcázar.

_Lis._ Eso sí, de las ventanas de su torre que caen al alcázar. Es
así: que Roselia, mi señora, el juéves, dadas las once, me verá y
hablará de las ventanas de su torre.

_Olig._ Que sí, que sí, que sí, ¡válate el diablo! Dios me perdone si
lo has entendido.

_Lis._ ¡Oh bienaventuradas orejas mias que en tan breves palabras tan
sublimes sentencias oís! ¡Oh gozo extraño! ¡oh dichoso hombre más que
cuantos nacieron! pues ninguno gozó de tanta alegría como agora yo.

_Cel._ Sosiega, señor, que no ménos te podria dar la muerte la
demasiada alegría extendiendo las telas del corazon fuera de sus
límites, que la mucha pasion y tristeza angostándolas más de lo
necesario.

_Lis._ ¡Oh mi buena madre! ¡oh excelente triaca de mi secreta y
mortal llaga! Cuéntame agora todo lo que pasaste con aquella señora,
y dime algunas palabras consolatorias de aquella dulce boca.

_Cel._ Señor, bástete saber que del casquillo de la saeta que á
tí hirió queda ella lastimada, y aunque parezca que por via de
bien quiso conceder á mi ruego y satisfacer á tu deseo de vella y
hablalla, pero ella vendrá de su grado dando de piés y manos á lo que
pretendemos, que la vergüenza y empacho comun á todas hace que lo
que la voluntad otorga la boca niegue, con este velo cubrimos hartos
defectos que publicariamos si lícito nos fuese como á los hombres,
aunque yo, pardios, no me curaba de esas vergüenzas cuando moza, que
si bien me parecia alguno, no dexaba de hacerle señas y mostrarle
claramente la gana que tenía.

_Fil._ Señora, una moza te busca.

_Cel._ Pues, mi señor, el viérnes de mañana soy acá á ver cómo te
fué con tu dama para que de ahí colija y sepa en qué estado está el
negocio y en qué disposicion la tenemos, y conforme á esto obrarán
mis artes, y quédate á Dios.

_Lis._ Toda la córte celestial te acompañe.

_Cel._ ¿Qué quieres, hija?

_Moz._ Mi señora Angelina te suplica que en todo caso vayas á las dos
á juicio, porque aquel estudiante con quien tú la desposaste niega
ser su esposa.

_Cel._ Dile que me place, que yo lo haré de mil amores, y que me
espere en su casa, que de ahí nos irémos entrambas juntas.

_Lis._ ¡Oh, cómo temo no me acaezca agora algun infortunio ó
desastre! que la fortuna así suele usar de sus casos falaces con los
que en prosperidad pone y en alta cumbre como á mí, de manera que
cuanto más alto los sube, tanto más baxo lo derrueca y abate; rueda
es de fortuna no permanecer en un sér.

_Olig._ Por ende es buen aviso, señor, pensar hombre consigo todos
los males que le pueden suceder, y estar apercebido con sufrimiento,
porque si alguno sucediere no le halle desarmado y desproveido de
paciencia, ántes dé gracias á Dios que no le sobrevinieron todos
aquellos males que él pensados tenía.

_Eub._ ¡Oh! cuánto sería mejor dejar esas vanidades y contemplar la
brevedad de la vida y el fin y remate de ella, que al fin pasa la
gloria de este mundo y sus deseos y cobdicias. Mas, ¡oh desvarío
de los hombres! da voces el clarísimo orador y poeta Petrarca,
nadie hay que esto no sepa, y esperan enmienda con dilacion de la
vida fingiendo entre sí que están léxos de la muerte, la cual el
tiempo breve, la vida corta, las muchas desventuras y fortuitos
acaecimientos la hacen vecina y muy cercana á nosotros; así es el
mundo y el engaño de los vivientes, que mientra luengo espacio de
vida, á sí mesmos prometen pensando vivir los años de Nestor, ó que
les sucediera la dicha de Metello, ó que la natura les será madre
más piadosa que á los otros, á deshora la triste y congoxosa muerte
les acomete sin apercibimiento. Mira, señor, que aquel vivió, dice
Marcial á su amigo Posthumo, el que ayer vivió, que de hoy no tenemos
certinidad. Teme á Dios y acuérdesete de aquella palabra digna de ser
escripta con letras de oro, por ser de aquel gentil Valerio, que la
ira de Dios procede en su venganza de espacio y á pasos contados, y
la tardanza la recompensa con graveza del castigo.

_Lis._ Oligides, di á ese sandio que calle si no quiere palos, que,
por Dios, creo que ha de reventar un dia de éstos de mucha devocion.
Y mira si está aderezado, que quiero comer.

_Olig._ Voy, señor. Anda acá Eubulo, que eres menester.

_Eub._ Ya, ya, á buen entendedor pocas palabras.



¶ ARGUMENTO DE LA QUINTA CENA DEL SEGUNDO ACTO.

  Va Celestina con Angelina á pleito ante el Provisor,
  juntamente con los testigos y Procurador. Despues de largas
  disputas con el letrado, el Provisor absuelve á Sancias,
  estudiante, de la demanda que por Angelina le fué puesta
  sobre caso de ser su esposo y marido. Está llena esta cena
  de mucha doctrina, y no ménos de gracias y donaires.

CELESTINA. — ANGELINA. — TESTIGOS. — PROVISOR. — PROCURADOR. —
SANCIAS. — LETRADO.


_Cel._ Tha, tha, tha.

_Ang._ Mochacha, corre, verás quién llama.

_Cel._ Bendígate Dios y San Miguel Ángel, y qué galana estás.

_Ang._ No estoy para ver despues que parí del Arcediano.

_Cel._ Tal me venga el año y la Pascua cual tú agora me pareces.

_Ang._ Madre, no me lo tomes á soberbia, que en mi ánima agora dos
años no habia otra más hermosa en la ciudad.

_Cel._ ¿Por qué no te arrancas esos pelitos de entre ceja y ceja?
Saca las tenacicas del estuche, pelarételas.

_Ang._ Ten; ay, que escuece.

_Cel._ Hija, por eso dicen sufrir cochura por hermosura. Cobíjate y
vamos, que ya estarán en audiencia, y de camino llevarémos los dos
mancebos que escondimos en la recamarilla por testigos.

_Ang._ Vamos; rapaza, vénte conmigo y cierra la puerta.

_Cel._ Aquí moran. Gentiles hombres, por la parte que os cabe de
la señora Angelina que vengais con nosotras á jurar lo que oisteis
cuando la desposamos con aquel estudiante llamado Sancias, que lo
niega á pié-juntillas.

_Test._ Eso de muy buena voluntad, id, que luégo somos allá.

_Cel._ Por mi salud, hija, que te cumple éste más que otro, que yo
lo he mirado con tales ojos, que será buen oficial de lenternas, y
tú podrás á tu salvo hacer lo que bien te estuviere, que á los tales
no ménos los ojos les engañan que la poca experiencia que tienen en
estas cosillas, cuanto más que mucho hace al caso el sonsonete de,
mujer casada soy, para que en más te tengan los galanes que hasta
aquí te servian, que lo vedado más se desea, y más caro cuesta lo
que no se halla fácilmente á cada canton, y tambien que así no te
llevarán el marco.

_Ang._ Si eso no viera, nunca tan á pechos tomára este casamiento,
cuanto más que es hijo de un mercader muy rico, y está un dia de
éstos para repetir.

_Cel._ Dices la verdad, que ansí lo oí.

_Ang._ Pongámonos cabe estas verjas, que Sancias velo do está, y
los testigos ya vinieron; tú responderás por mí, que yo soy muy
empachada, mientra viene nuestro Procurador.

_Provisor._ ¿Qué quereis, mujeres?

_Cel._ Señor, esta doncella se casó con este estudiante y él niégalo,
y por cuanto se siente muy agraviada en no casarse, pide en justicia
á vuestra merced le mande casar con ella, pues darémos informacion de
la verdad.

_Prov._ Toma procurador, que tú, mujer, no puedes procurar.

_Cel._ Hélo aquí, señor.

_Prov._ Bien está; pues ¿qué pides al estudiante?

_Procurador._ Pedímosle por marido de esta señora.

_Prov._ ¿Qué decis vos á esto?

_Sancias._ Que no sé qué se dicen, y niego lo que me levantan.

_Proc._ Es verdad, y porque lo creas, señor, toma juramento á estos
testigos que están aquí, que ellos dirán la verdad.

_Prov._ Jurad que jurais á Dios y á santa María, y á esta señal de la
cruz ✝ decir verdad de todo lo que supiéredes en este caso y os fuere
preguntado. Respondé, sí juro.

_Testigos._ Sí juro: sí juro.

_Prov._ Si así lo hiciéredes Dios os ayude, si no, él os condene.
Decí, amén.

_Test._ Amén.

_Prov._ Por el juramento que habeis hecho, es verdad..... ¿Cómo os
llamais vos?

_Ang._ Señor, Angelina.

_Prov._ ¿Y vos?

_Sanc._ Sancias.

_Prov._ Que Angelina se casó con Sancias, estudiante, y sabeis que se
dieron las manos por palabras de presente.

_Test._ Que para el juramento que hemos hecho que están casados, y
les vimos dar las manos por palabras de presente.

_Sanc._ Señor, aquello no lo niego; pero puse condicion cuando me
casé con ella diciendo así, yo te tomo por mujer si el arcediano que
te hobo te diere comigo veinte mil maravedís en casamiento.

_Proc._ Señor, ya se los da el arcediano.

_Sanc._ Señor, bien me puedo salir afuera si no tornamos de nuevo á
darnos las manos con nueva obligacion y consentimiento.

_Proc._ No podeis por el capítulo _Super eo de conditionibus_.

_Prov._ Escuchaos y salios fuera, tomaré parecer con el letrado,
que ése es caso dubdoso y áun harto dificultoso de determinar.
Señor doctor, ¿qué sentís en este caso? Si dos se dan las manos con
consentimiento de entrambas partes por palabras de tiempo presente,
y el uno de ellos pone esta condicion de futuro diciendo, yo te tomo
por mujer ó marido con tal que fulano te dé en casamiento tantos
mil maravedís, dáselos; pregúntoos si será válido el tal contrato ó
matrimonio complida la demanda, ó condicion puesta, ó si se requiere
nueva obligacion y nuevo consentimiento.

_Letrado._ Antigua y vieja querella es ésa, señor Provisor, en la
cual los famosos canonistas y teólogos fieramente se encuentran, y
entre ellos hoy dia hay gran controversia en la porfía y debate de
la verdad, de manera que cada uno de ellos, segun su opinion, daria
su parecer y decreto. Pero yo sigo en este caso la sentencia de los
teólogos, que en esto, como en lo demas, sintieron y hablaron mejor.
Cuyo cánon verdadero es que el matrimonio que de principio no fué
matrimonio por causa de algun pacto ó concierto ó impedimento ó
condicion puesta, no viene á ser matrimonio, puesto que despues se
cumpla lo prometido, ó cese el estorbo que empidia el tal contracto,
si de nuevo no comienza entre ellos nueva obligacion y consentimiento
de voluntades.

_Prov._ ¿Por qué razones os fundais? que, ya sabeis que en materias
disputables, más hace la razon y argumento que la auctoridad del que
lo dice, dado que mucho me persuadan las letras y buen juicio que en
vos florecen.

_Letr._ No creais que la doctrina de estos sabios teólogos aceptase
por la más razonable y verdadera, si sus subtiles y agudas razones no
me moviesen á ello y áun me compeliesen á creello. E dexadas nuestras
leyes y capítulos que parecen sentir esto, donde por consecuencias y
argumentaciones os podria traer á conocimiento de mi opinion, como es
la ley _Si stipulator_ y la ley _Stipulantes_, § _Sacram de verborum
obligationibus_, y el capítulo _Super eo de conditionibus_, argúyoos
con vivas razones, las cuales despiertan más el entendimiento. La
primera, si Sancias ántes que le cumplan la condicion se arrepiente
y desiste de su propósito y intincion que tenía de casarse con
Angelina, todos los doctores, así teólogos como canonistas, convienen
que el tal no sería matrimonio; luego, dado que no revoque su
consentimiento, no valdrá el contracto de palabra si de nuevo no
consientan. Pruéboos la consecuencia, porque ningun arrepentimiento
basta para quitar ó anular la fuerza ó virtud del contracto, si en sí
causa el matrimonio y tiene virtud de lo hacer. La segunda razon, si
Sancias ántes que el arcediano le diese los veinte mil maravedís, ó
ántes que le cumpliesen cualquier otra condicion puesta largamente,
se podia casar con otra, como vos, señor, tampoco negaréis, luego si
tiene poder de casarse con cual quisiere, es porque el tal contracto
con condicion era inválido y sin virtud de hacer matrimonio, y como
quiera que sola la ratihabicion no es suficiente de causar obligacion
en el matrimonio sin nueva voluntad y contracto, síguese que no es
necesario que nuevamente se casen y consientan. La tercera razon.....

_Prov._ No procedais más adelante, señor Doctor, que yo estoy ya
contento de vuestras razones, pero no satisfecho de mi dubda; y no os
espanteis que yo dubde, pues dubdaron aquellos doctos varones como
Hostiense, Calderino, Angelo de Clavassio, Antonino y el teólogo
Palude, y otros muchos que siguieron el parecer contrario; y pues
no ménos virtud y sabiduría es defender la verdad de los contrarios
que saberla sustentar con razones, ruégoos me respondais á estos
argumentos que en sí traen dificultad y en mí engendran escrúpulo,
tanto que apénas os creo, y áun con vuestro perdon digo que es
falso lo que decís; y sea el primer argumento: en todos los otros
contractos condicionales, veniendo la condicion queda el contracto
perfecto sin otra nueva obligacion; exemplo: doy os cien libras
de plata si me asegurais la nao, doy os la casa si me diéredes la
heredad, si vos cumplis la condicion yo quedo obligado á lo que
prometí y me condenarán á ello, y áun vos sentenciárades contra mí,
luego si el matrimonio es un contracto natural, síguese que obliga
puesta la condicion. El segundo argumento: en el capítulo de _Illis
de conditionibus appossitis_, se dice que si alguno juráre por estas
palabras de casarse con alguna, yo juro de te tomar por mujer si
traxeres tanto en casamiento, si no lo trae no queda perjuro, si con
todo no se hubiere seguido consentimiento presente ó cópula carnal.
Argúyoos yo, señor Doctor, por el contrario sentido. Si haya habido
consentimiento será perjuro, luego como aquél, en el caso que os
puse, ha habido consentimiento explicado por palabras que significan
presencia de tiempo, síguese que tambien será matrimonio. El tercero
argumento, si alguno diga, yo huelgo de ser tu marido y te acepto
por mujer si tú consintieres; si la otra responde, y yo tu mujer y á
tí tomo por marido, no hay dubda, sino que son casados y contraxeron
matrimonio, y la tal condicion era de futuro, luego por lo mesmo, si
dixere, yo te tomo por mujer si dentro de un año consintieres, venido
ó cumplida la condicion, será vero matrimonio. Oyoos, señor Doctor,
entre dientes hablar, y daisme sospecha que no os encaxa esta razon ó
probacion, por ende quiero probar y confirmar el antecedente. Decíme,
por vuestra vida, ¿en todos los casamientos no acontece así, que el
uno habla primero que el otro, y por el consentimiento del segundo ó
del que habla á la postre se perfecciona el matrimonio entre ambos?
por donde siempre me parece á mí que la eficacia del consentimiento
depende de las palabras advenideras ó del tiempo futuro. Por mi fe,
señor, que habeis menester adelgazar vuestra pluma y tajarla más
delgado de lo que soleis en otras cuestiones, si quereis presumir
de responder á mis argumentos, que cada uno de ellos me da nueva
sospecha de vuestra opinion, y todos ellos me causan consentimiento y
juicio de la parte contraria.

_Letr._ De una cosa me pesa, señor Provisor, que no permitistes á
mi lengua dar fin y remate á otras razones que se me ofrecian; mas
creo que lo hecistes porque las sentíades como tiros que minaban y
echaban por suelo el fundamento de los canonistas, los cuales vos con
rabia de defender habeis multiplicado argumentos y réplicas. Si tan
fácil me fuese persuadiros que dexásedes esa opinion y siguiésedes
la sentencia de los teólogos, como me es deshacer vuestras razones,
luégo pensaria que quedaba por mí el campo. Y porque no os parezca
que cumplo de palabra, siendo muy ajeno de mi propósito, respondo por
órden á vuestras objeciones. A la primera digo: que no es de virtud
y naturaleza del contracto que cumplida la condicion cause y haga
traslacion de la cosa; como quiera que ahí no haya sino prometimiento
solo, pero las leyes disponen y ordenan que cualquier que promete,
quiera que no quiera, sea obligado á cumplir lo que prometió, lo
cual no pueden hacer ni disponer en el pacto ó concierto matrimonial
por causa de aquella suma y grande libertad que Dios quiso haber
en el matrimonio, conviene á saber, que cualquiera que áun no es
casado esté en su poder y potestad casarse ó no casarse, tomar mujer
ó dexalla; por lo cual se infiere que si aquél áun no tiene mujer ni
es casado ántes que se cumpla la condicion, segun tambien confiesan
los adversarios, y vos tampoco no lo negaréis, está en su libre poder
aún despues hacer lo que bien le estuviere; y por este fundamento,
señor Provisor, pues sois docto, sacaréis la respuesta de las otras
objeciones. Pero todavía, como gato por brasas, iré tocando las
soluciones, que á vos bastará media palabra, que al hombre sabio
basta apuntalle la cosa para que de media vez entienda. A la segunda
objecion respondo que es verdad lo que el capítulo dice, y lo que
vos inferis á contrario sentido, pero niégoos la consecuencia en
que decis que lo mesmo es en vuestro caso. Entendé el texto, señor
Provisor, que quiere decir que si despues del pacto condicional
hobiere nuevo consentimiento presente no expresada la condicion, ó se
siguiere cópula carnal, entónces queda perjuro si no se casáre con
ella; y así digo en nuestro caso, que si Sancias de nuevo consiente
con las ceremonias de palabras y otras cosas que sabeis requiere el
matrimonio para que obre despues que se puso, ó al tiempo que se pone
la condicion, queda tan casado como vos agora estais, pero porque no
es ansí os negué con razon la consecuencia ó illacion.

_Prov._ No mirais, señor Doctor, lo que dixistes, ni teneis
advertencia á los exemplos que poneis; decisme que soy casado, eso
será á media carta.

_Letr._ No os maravilleis, que son descuidos de letrados. A la
tercera objecion, porque es de poco tomo, no respondo por mi honra
y áun por la vuestra, que bien sabeis vos que me sobraba razon de
sonreirme debajo mi loba al tiempo que la formastes.

_Prov._ Maravíllome de vos, para ser letrado hacer tan poca cuenta de
lo que en sí trae mucha dificultad. En especial que puede haber tanto
intervalo de las palabras obligatorias del uno á las del otro, que
con mucha y sobrada razon se dubde si despues que la mujer consiente
á cabo de rato sea matrimonio ó no, ó es menester que de nuevo
entrambos juntamente consientan.

_Letr._ Dice Avicena que el rejalgar ó veneno puede ser tan poquito
que no empezca ni dañe al cuerpo que lo recibe; bien así podrá
ser tan breve y corta la tardanza de tiempo en que tarda la mujer
á proferir sus palabras y corresponder á las del hombre, que no
impida ni estorbe el matrimonio y vínculo que nace de ahí, como en
el baptismo porque diga el baptizante un poquito ántes ó despues que
batee ó chapuce al niño las palabras sacramentales, no deja de ser
perfecto baptismo. Cuanto más que el consentimiento de la otra parte
es de esencia y sustancia del matrimonio, y no condicion, y así hay
diferencia de lo uno á lo otro.

_Prov._ No os creo, por Dios, en el exemplo que pusistes.

_Letr._ Bien os demostrais ser puro canonista y que andais atado
á las glosas como asno á estaca. Perdonáme si soy discortés, que
debíadesmela, váyase una por otra.

_Prov._ Pase por donaire, que ni vos medraréis mucho á la sombra de
los teólogos, que más presto se os pegará algun piojo que no algun
obispado.

_Letr._ Y áun ése es el mal, que cuando crian obispo no le preguntan
si sabe textos ó apellaciones ó pleitos, mas si sabe _utrumque
testamentum_. Máxime que á ellos pertenece lo que dice San Pedro:
_Parati semper ad satisfactionem omni posidenti vos rationem de ea
quæ in vobis est spe_, y á su oficio compete predicar la doctrina
evangélica al pueblo, que el púlpito agora está usurpado de frailes.

_Prov._ No me agrada eso que decis, porque oficio es del obispo
decidir y determinar cuestiones y dubdas, las cuales sin los cánones
y decretos de sumos pontífices mal se averiguarán con sola la
teología.

_Letr._ Careceis de principios, señor Provisor.

_Prov._ Habla cortés y decí el porqué.

_Letr._ Porque eso es accesorio; que tambien pertenece á su señoría
mirar por los edificios y ornamentos de la iglesia, que esté bien
proveida de todo esto, pero no se requiere por eso ser carpintero
ó platero; así acá, aunque sea así como dices, pero basta para eso
tener una persona docta como vos en los cánones, ca entender en
pleitos sería meterse en negocios seglares, contra el precepto de
San Pablo. De manera que su oficio principal es predicar y enseñar
la doctrina de Cristo, y para esto les es necesario saber la Sagrada
Escriptura y sancta teología, donde se aprenden tambien los textos
de cánones que tocan á la salud de las ánimas, cuanto más que los
cánones fueron fundados de varones teólogos como conclusiones sacadas
del manantial de las letras divinas.

_Prov._ A todo eso que dices contradice Hostiense y Panormitano.

_Letr._ Verdad es, pero no respondieron á mis razones, y hablaron
como canonistas en saber poco en casos de conciencia.

_Prov._ Dexaos, por mi vida, de ésos, señor Doctor, que nunca haréis
mayorazgo si os ateneis mucho á los teólogos, y despachemos á esta
gente, que nos hemos mucho detenido.

_Letr._ Bien podeis dar por libre al estudiante, que en esto no solo
seguis la caterva de los teólogos como es Sancto Tomás, Ricardo,
Scoto, Silvestre y otros muchos; pero teneis de este bando los más
famosos canonistas, conviene á saber, Panormitano, Inocencio III, el
Cardenal y Francisco de Arecio.

_Cel._ Ya deciende el Provisor, llégate acá Angelina.

_Prov._ Estad atentos y oí la sentencia.

_Cel._ Diga su merced.

_Prov._ En el pleito que es entre Angelina y su procurador en su
nombre de la una parte, y Sancias de la otra: fallamos, atentos á los
auctos y méritos de este proceso de pleito, que la dicha Angelina y
su procurador en su nombre no probaron su peticion y demanda.

_Cel._ En hora mala os pusisteis ahí.

_Prov._ Dámosla y pronunciámosla por no probada, y que el dicho
Sancias probó bien y cumplidamente sus excepciones y defensiones.

_Cel._ En buena fe, mentís.

_Prov._ Dámoslas y pronunciámoslas por bien probadas, en consecuencia
de lo cual, que debemos absolver y absolvemos al dicho Sancias de
la demanda contra él puesta por parte de la dicha Angelina y su
procurador en su nombre. E dámosle por libre y quito de todo lo
contra él pedido y demandado.

_Cel._ Para esta que aquí Dios me puso que yo te haga tambien libre y
quito de la que estotro dia me rogaste que hablase.

_Prov._ Y ponemos perpétuo silencio á la dicha Angelina y á su
procurador, para que agora ni de aquí adelante no le pidan ni
demanden cosa alguna de lo en la dicha su demanda contenido, y por
causas que á ello nos mueven no hacemos condenacion de costas; y por
esta nuestra sentencia definitiva, ansí lo pronunciamos y mandamos.

_Cel._ Ansí don cavez mordido, por los huesos de mis finados, tú me
la pagues, no te aprovecha importunarme con el sacristan, que no la
habrás. Calla tú, Angelina, no llores, que yo he de morir ó salir
con este pleito; yo estudiaré mañana y esotro dia para engañar á
Sancias, y entre burlas y véras le sacarémos del buche un sí, puro y
no aguado con condicion; agora vámonos, que no me he desayunado sino
de pecados.



¶ ARGUMENTO DE LA PRIMERA CENA DEL TERCERO ACTO.

  Va Lisandro armado con sus criados á hablar á Roselia.
  Encuentra á Beliseno, hermano de ella, que anda rondando
  la calle, porque habia barruntado el negocio, el cual no
  conociendo á Lisandro se va; Lisandro, como no salia su
  señora, vase á quexar á Celestina, la cual, despues que se
  excusa, le dice que note una carta para su querida, y que
  ella se la dará y la hará venir á su propósito con su buena
  lengua.

LISANDRO. — OLIGIDES. — EUBULO. — SIRO. — GETA. — BELISENO. —
CASAJES. — GALFURRIO. — DROMO. — REBOLLO. — CELESTINA. — LIBIA. —
FILIRIN.


_Lis._ Oyes, Oligides, di á esos mozos que aderecen las armas y esté
todo á punto, que es hora.

_Olig._ Señor, agora dió las nueve.

_Lis._ No hace al caso, que bien es apercibirnos con tiempo, cuanto
más que no sé si por ventura esta noche más que las otras el
primer movimiento llevará en pos de sí al planeta sol fuera de su
acostumbrado camino, y así pensando hallar á Roselia encontraré con
la hija de Palántes que sale desmeleñada con sus rosados cabellos y
acompañada de rocío á descombrar el esmaltado cielo de estrellas, y
estorbarme de ver y hablarla, que con su vista me alegra y con su
ausencia me atormenta.

_Olig._ Eso no puede ser por via de naturaleza.

_Lis._ ¿Qué sabes tú si Dios agora hará milagro en acelerar el curso
del cielo como hizo con Josué en detenello? Que á los que bien aman
nunca les faltan desdichas, á los cuales no ménos fortuna les es
contraria, que á los ménos dignos amor favorable.

_Olig._ ¿Qué armas quieres, señor?

_Lis._ Dame á mí ese montante, vosotros llevad rodelas.

_Olig._ Vístete estas corazas, Eubulo.

_Eub._ Bástame á mí zarahuelles y un brazal izquierdo con la rodela.

_Olig._ Yo vístome el jubon fuerte de nudillos, que á mí más que á
otro me trae sobre ojo para me matar Beliseno, hermano de Roselia,
despues que sintió mis pasos y mis entradas y salidas á su hermana de
partes de Lisandro. Siro, Geta, armaos presto.

_Lis._ Quédense ésos en casa, que bastais vosotros.

_Olig._ ¡Oh señor! vengan, que quien á sus enemigos popa á sus manos
muere. Bien es que vamos á recabdo.

_Lis._ ¿Quién hay que nos ande á los zancajos por aquí?

_Olig._ Beliseno el mayorazgo, hermano de ella.

_Lis._ ¿Y ha venido á su noticia cosa alguna?

_Olig._ Tanto que me pesa, porque supo que yo habiendo sido paje de
su padre, y fiando su casa de mí, con este título le alcahuetaba á
su hermana para tí, y anda por me matar, segun me dixo Galfurrio,
su criado y mi amigo; y tambien me dixo que te cumple á tí traer la
barba sobre el hombro y andar en aviso, porque cada noche fasta las
once pasea la calle de banda á banda, y trae espías á ver si te puede
coger, que fué sabidor de cómo los otros dias te requebraste con
Roselia, y que fasta hoy dia la sirves y festejas con mil juegos de
cañas, y justas, y pomposos atavíos en tu persona y diversas libreas
en tus sirvientes, en las cuales siembras letras de tu pasion,
bordadas y chapadas las ropas todas del nombre de la dama; que áun en
los paramentos de los caballos y en la cimera del yelmo huelgas de
escrebir su nombre. Con todas estas cosas, ¿no querias ser sentido?
Piensan los enamorados que los otros tienen los ojos quebrados. Pues
sábete que Beliseno es hombre que tiene sangre en el ojo y mira mucho
por la honra, y por este pundonor no estimará el resto en lo que
pisa; á su mesma hermana matará si siente el menor pelo del mundo.

_Lis._ Pues no sólo mi hacienda, mas tambien mi vida he condenado al
fisco de su servicio, por bien empleada doy la muerte en tanto que
ella se sirva. Cuanto más, que dientes tuvo mi linaje, que los supo
mostrar en tiempo de afrenta, y lo mesmo haré yo á quien me enojáre ó
tocáre al menor de mi casa, y déxate de eso y vamos.

_Olig._ Atraviesa por esta calle, que es más secreta.

_Lis._ Hola, id de dos en dos porque no parezca que vamos en
cuadrilla.

_Olig._ Bien dice.

_Eub._ Señor, por amor de Dios, que si algo fuere nos defendamos con
moderacion que carezca de culpa, y no acometamos, que no lo permite
la ley evangélica, ántes nos enseña á amar los enemigos.

_Lis._ Boballa tres veces, ¡con qué sale el asno devoto!

_Olig._ Ce, ce, señor, el lobo en la conseja; ¿ves aquel bulto de
hombres arrimados al esquina?

_Lis._ Mucho bien, ¿quién son?

_Olig._ Beliseno con su gente. Ponte en primera, que se acercan, y
poco á poco se van juntando con nosotros.

_Lis._ Hacé lugar, jugaré de mi montante en esta plazuela si algo
fuere.

_Sir._ Geta, ¿sabes alguna postura de espada? dímela, que no aprendí
á esgremir.

_Get._ Ponte así en tercera.

_Sir._ Echaré mano tan ayna.

_Get._ Veamos primero en qué pára esto.

_Beliseno._ Mozos, no se menee nadie de su lugar sin que ántes sepan
quién son, no paguen justos por pecadores. Si fuere Lisandro, el
primero que le diere una estocada y le derribáre en el suelo, tiene
de mí cincuenta monedas.

_Casajes._ Señor, ¿si le matamos?

_Bel._ Muera.

_Galfurrio._ Perdónele Dios.

_Cas._ Bien pueden doblar por él.

_Dromo._ Mas recen por él luégo.

_Rebollo._ Digámosle todos un pater noster, porque Dios le alumbre á
conocimiento de sus pecados y no pierda el alma con el cuerpo.

_Bel._ Tiremos la calle derecha, que no son ellos si no me engaño,
que están muy retapados, y creo que es la justicia.

_Galf._ ¿No nos viste, señor, en tu reguarda asestadas las puntas
de nuestras espadas en su corazon? No hubiera dicho, yo soy, cuando
cuatro estocadas, una en pos de otra, le rasgáran las telas del
corazon.

_Cas._ Por el sepulcro de Sanct Vicente de Ávila, en esta piedra
estaba aguzando la punta de mi espada para escarballe las entrañas.

_Drom._ Juro á los Corporales de Daroca, yo las uñas porque hiciesen
buena presa, que sin dubda pensaba hacelle tal puerta con mi espada
en el costado izquierdo, que con las uñas le arrancára el corazon.

_Reb._ ¡Oh pésete tal! ¿por qué no era él? que Galfurrio lo dirá
si le pedí prestado su pañizuelo para me limpiar despues la mano
derecha, que, por la cruz de Caravaca, por mi tengo que fasta la
empuñadura le metiera la espada y me bañára la mano en sangre, porque
yo le apretára tanto, que las costillas le hiciera cruxir y que
dieran lugar á mi mano que se engolfára dentro.

_Bel._ Mando que ninguno haga más de matalle.

_Galf._ Si fuere en nuestra mano, señor, podernos moderar fasta
sacarle de vida no más, lo cual creo que no podrá ser, harémoslo,
donde no, podrás perdonar. Tira, señor, por estotro camino, no nos
encuentre la justicia y nos desarme, pues no te quieres dar á conocer.

_Bel._ Vamos.

_Galf._ ¿Qué os parece, compañeros, si tornáramos la cuesta donde
quedan los otros? no fueran más nuestras vidas.

_Drom._ Ahí nos matáran.

_Cas._ Hagámonos cuenta que hoy nos nacimos, que de dos buenas hemos
escapado.

_Reb._ A tí debemos la vida, Galfurrio.

_Olig._ Señor, está siempre á punto y guarda la entrada, no haga
Beliseno alguna zalagarda donde quedemos todos apiolados, que por
arriba me pareció que subian á rodearnos.

_Eub._ Ya se fué.

_Lis._ Sentémonos al pié de la torre miéntras se hace hora y sale mi
señora. Vosotros, ¡hola!

_Sir._ Señor.

_Lis._ Poneos á esos cantones y mirad quién pasa, avisáme.

_Sir._ Yo escóndome, hermano Geta, tras esta pizarra, que mal va este
negocio como el diablo.

_Get._ ¿Cabemos entrambos?

_Sir._ Espera, meteréme yo debaxo; ponte agora ahí arrimado, que no
te vean los que pasan.

_Lis._ ¿Qué hora da el relox?

_Olig._ Las once.

_Lis._ Apartaos allá, no vea mi señora otra persona más de la mia, no
se turbe de ver tanta gente, y se empache de salir á hablarme, basta
el temor con que lo hace.

_Eub._ Aquí estarémos.

_Lis._ Hola, ce, ¿dormís?

_Olig._ Señor, no.

_Lis._ ¿Habeis oido el relox?

_Olig._ Poco há que dió las doce.

_Lis._ Y no sale aquella resplandeciente luna de la noche, aquella
luminosa hacha para alumbrar de sus finiestras la profunda tiniebla y
tenebrosa obscuridad de mi corazon preso en la carcel de su servicio.
Mas ¡oh desdichado! que no son tan grandes mis servicios, que no sea
mayor su merecimiento para hacerme mercedes, ni hay tan gran cosa en
mi poder, que mayor á tí no se deba; pero por eso, señora mia, es más
tu nobleza y liberalidad para me las hacer, que no mi diligencia para
las merecer y recebir, y lo que fuere falto en mis obras, la virtud
tuya lo supla volviendo los ojos á mi crecido deseo, que del todo á
tu servicio se ha dedicado, de suerte que no tiene cosa nueva que
te ofrecer, que si más hobiera más sacrificára; y de todo esto con
sola tu vista me doy por pagado, que así mis ojos se contentarán y
mi corazon quedará satisfecho. ¡Ah señora! ¿óysme? Cata, que si la
esperanza de verte me faltase, tampoco la vida se podria sostener;
¿no me respondes, ó déxasme por atreguado como pieza de axedrez?

_Olig._ Asotra puerta, al diablo le responderá, está la otra
durmiendo á su placer y oirálo. En buena fe, señor, mejor sería irnos
á dormir que no guardalle su torre.

_Lis._ Esperemos hasta las dos, y si no sale, vámonos, que aquella
burladora de Celestina me ha engañado. Desviaos, no esteis conmigo,
no os sienta si saliere, y así se torne.

_Get._ Po, po, y como hiedes, Siro.

_Sir._ Pardios, para te decir la verdad, que pensé que alguno te
engarrafaba cuando te heciste á mí y me empuxaste, y con este miedo
caguéme.

_Get._ Yo te doy mi fe que no me quedó gota de sangre en el cuerpo
cuando me enovillé y me apreté contigo, que no sé cómo me volví los
ojos despavoridamente y representóseme por hombre aquella piedra
frontera.

_Eub._ Señor, las dos da, vamos que ya no saldrá.

_Lis._ Ay, ay de mí, que, como mi ánima, fasta aquí puesta en temor
y suspensa en esperanza, atentamente esperaba el buen ó mal suceso,
así agora que no tiene en qué estribar, queda atónita, sin sentido y
pasmada.

_Olig._ Supla tu cordura lo que falta de razon, para no dar lugar á
tu pasion.

_Lis._ Ni Job con paciencia, ni con fortaleza Posidonio, su dolor
disfrazaron, cuanto más yo, flaco hombre de cordura, me podré ensayar
para no sentir lo que me sobra de razon para quexarme.

_Eub._ Señor, pues no puedes lo que quieres, quieras lo que puedes,
esto es, que des obra á que Cupido no aviente con sus alas más
desórden en tu voluntad, la cual si virtud y sabiduría no la enfrena,
ella por sí desbocada y sin freno es.

_Lis._ Fácilmente todos, cuando sanos, damos buenos consejos á los
enfermos, si tú adolecieses de mi mal, otra cosa dirias y sentirias.

_Olig._ Señor, tarde es, vámonos á dormir que ya no saldrá.

_Lis._ No lo haré fasta ir á hablar á la vieja.

_Olig._ Pues tira por esta acera, aquí vive.

_Lis._ Llama.

_Olig._ Tha, tha, tha, ¿quien está acá? Celestina, Celestina, asotra
puerta, que aquésta no se abre. La fuerza del primer sueño vence su
sentido que no nos oya.

_Lis._ Golpea con esta piedra.

_Olig._ Trap, trap.

_Cel._ Libia, mochacha, despierta y párate á la ventana, verás quién
es, que hunden la puerta á golpes, y di que aguarde á quien fuere
mientra me visto, que si á mano viene alguna debe estar con dolores
de parto, pues á tales horas vienen.

_Lib._ Voy. ¿Quién está ahí?

_Lis._ ¡Ah, señora!

_Olig._ Paso, señor, que no es Celestina; señora Libia, decid á
Celestina que está aquí Lisandro, mi señor, que la quiere hablar.

_Lib._ Sí diré. Tia, aquel caballero de Roselia te busca.

_Cel._ ¿Él mesmo ó algun su criado?

_Lib._ Él en persona.

_Cel._ Duelos tenemos, pues á tal hora viene, daca ese ropon,
echarémelo encima.

_Lib._ Toma.

_Cel._ Y ¡Jesus! señor, ¿á tales horas por acá?

_Lis._ Bien lo has hecho, madre, buena cuenta has dado de mi negocio.

_Cel._ ¿Qué es, mi señor?

_Lis._ No vino.

_Cel._ ¿Qué, no salió Roselia á hablarte?

_Lis._ No, por ende mira si me traes en tres pasos burlado, que temo
que nada le dixiste.

_Cel._ ¿Decir? mal me haga Dios y no vea esta cruz á la hora de mi
muerte si no se lo dixe, y áun de tal repicapunto, y con tal astucia
y viveza, que mi tia, que Dios haya, no supiera mejor decillo; desas
soy, en buena fe, mal me conoces, no hay tal mujer en el reino de mi
oficio como yo, mal pecado; no son éstos los primeros amores en que
he entendido.

_Lis._ Pues ¿qué piensas haber sido la causa de faltar mi serafin su
fe y palabra?

_Cel._ Impedimentos que no faltan, cuanto más que el temor vergonzoso
la habrá retraido de lo que, por ventura, ella libre de aquel natural
empacho y velo de vergüenza, más que tú desearia. Pero déxamela,
que yo la ablandaré más que cera, y áun la derretiré con mi plática
que destile en lágrimas de tu amor; que mi lengua allana todas esas
asperezas y rigores, que una martillada y otra hace mella y empresion
en el hierro, y lo pone de la figura que quiere; una contínua
gotera horada la piedra, las hormigas con el mucho uso gastan los
pedernales y hacen camino pasajero, la frecuentacion de los actos
causan hábito, el mucho exercicio desenvuelve los miembros. Así
mis compuestas, multiplicadas y importunas palabras desbastan los
corazones rudos al amor, y los duros enternecen, y los tiernos del
calor de Cupido derriten, y en ellos imprimen su sello, virtud y
eficacia. Tú, señor, nota de mañanica una carta en que le declares
tu pasion y te quexes de su fe quebrantada y lo que más supieres, y
envíamela, dársela he; que todas estas machinas son menester para
combatir y abatir el su fuerte propósito á lo que queremos; y á
buenas noches, que me toma dolor de cabeza si me desvelo con esta mi
negra axaqueca.

_Lis._ A tí me encomiendo, señora.

_Olig._ Adios, madre, y salúdame á mis ojos.

_Cel._ Andad con Dios, mis hijos, que sí haré.

_Lis._ No llames recio, no nos sientan los vecinos. ¿No salen esos
tacaños á abrir? Bellacos, ¿así esperais á vuestro amo que os da de
comer? ¿Qué es de aquel rapaz, Filirinillo? Puto rapaz, ¿dormís?
espera que yo te despertaré, con una vuelta de cabello.

_Fil._ Señor, yo despertaré.

_Lis._ Despierta, despertad, pues vuestro amo vela. Enciéndeme luégo
una vela y súbela á mi escritorio.

_Olig._ Señor, reposa eso poco que falta de la noche, que tiempo hay
para todo.

_Lis._ No te fatigan mis cuidados ni te quitan el sueño como á mí,
anda, véte á acostar y cierra esa puerta.

_Fil._ Yo, yo, ju, juro á Sant Juan, yo, yo lo diga á mi padre que
me peela, y, y me abofete, ea, y, y que me asiente co, con otro amo
mejor.

_Eub._ Calla, hermanito, no llores, que quien bien te quiere te hará
llorar. Si buenos principios llevares de pequeño, cuando grande los
hallarás, que las buenas costumbres y buena crianza de la niñez
mucho aprovechan para despues tener firmeza y constancia en la
virtud, que de becerrillo verás que buey harás. Si desde chico te
vezas á ser virtuoso, siempre adelante amarás lo bueno, y en ello te
deleitarás, porque la virtud frecuentada por muchos actos conviértese
en naturaleza, y la natura inclina á obrar con deletacion y suavidad,
al contrario, si te enfrascas en el vicio, y una vez te metes en él,
tras él te irás como barco suelto en pos de la randa, ó como nao que
va en popa, ó como caballo desbocado, no habrá quien te refrene ni
aparte de sus halagos, ni nadie bastará á sacarte de su muladar, que
ya sabes que mudar costumbre es par de muerte, y quien malas mañas
há tarde ó nunca las perderá; sino míralo en lo que dice Plutarcho
en el tratado cómo se han de criar los hijos, donde, entre otras
cosas dignas de recordable memoria, cuenta que Licurgo, rey de los
lacedemonios, queriendo mostrar á los ciudadanos cuanto hace para las
costumbres la crianza en que se crian los hombres, tomó dos perros,
hijos de un padre y una madre, criados en diversos exercicios, el
uno en la cocina enseñado á golosinas y á lamer ollas y platos, y el
otro en el campo hecho á trabajos y á cazar, y juntado el pueblo en
la plaza, díxoles: mucho pueden, varones Lacedemonios, la crianza y
los enseñamientos y exercicios en los hombres, como luégo lo veréis
por las obras en estos dos perros, hijos de un padre y de una madre;
y esto dicho, soltó los perros, y el uno se fué á una olla que
pusieron allí, y el otro tira tras una liebre que soltaron. Esto te
he dicho, Filirin, porque parece mal los mochachos ser rezongones
y desobedientes, y tambien porque juras y juegas, y áun sirves de
mandilete, que es peor, que yo lo sé. Y mata ese cabo de candela y
durmamos, que es tarde.



¶ ARGUMENTO DE LA SEGUNDA CENA DEL TERCERO ACTO.

  Yendo Oligides á dar la carta á Celestina, encuentra con
  Brumandilon, que va muy denodado á matar á Celestina porque
  no le dió parte de la medalla. Conciértanse entrambos de
  robar á Celestina y huir temiendo el mal fin que de los
  amores de Lisandro se espera, porque Beliseno anda muy
  sobre el aviso. Llegados á casa de Celestina, asegúranla
  con palabras lo mejor que pueden, vase Celestina á llevar
  la carta, quedan Oligides y Brumandilon en casa con las dos
  sobrinas.

LISANDRO. — OLIGIDES. — BRUMANDILON. — CELESTINA. — DRIONEA. — LIBIA.
— CAPELLAN.


_Lis._ Mozos, levantaos y llevad esta carta á Celestina.

_Olig._ Nunca por mucho madrugar amanece más ayna; ¿no ves, señor,
que no es de dia?

_Lis._ A tus ojos vencidos de sueño. Vístete en un aire, y toma esta
letra y dásela, que la dé lo más presto que pudiere á mi señora, y
dile de mi parte que le suplico, pues mi vida pende de su lengua, que
sepa con ella darme remedio, ó sino que abrevie mi pena. Corre en un
vuelo, no le ocupen otros negocios.

_Olig._ Ya voy, que me olvidaba la gorra y me iba tocado con la
escofia. O yo no veo ó aquél es Brumandilon. ¿Ah, Brumandilon, dónde
bueno con tanta priesa? ¿Es alguna muerte de hombres?

_Brum._ Los vivos lo verán y los que nacieren oirán la hazaña que voy
agora á hacer.

_Olig._ Aosadas que es sobre la medalla.

_Brum._ No es sobre otra cosa.

_Olig._ Pues allá voy yo á darle esta carta que dé á Roselia.

_Brum._ Anda allá y serás testigo de su muerte.

_Olig._ Mas hagamos otra cosa, si te parece.

_Brum._ Di.

_Olig._ Bien sabes que esta vieja es cobdiciosa y avarienta.

_Brum._ Sí sé.

_Olig._ Y que primero le sacarás la vida que la medalla.

_Brum._ Mucho bien.

_Olig._ Luégo, ¿qué mejor hecho romano quieres hacer que robarla una
noche? y si tú partes comigo, yo daré industria para ello, que si la
matas perderás la medalla y por ventura la vida.

_Brum._ De eso no se hable, que solo Dios es bastante á quitármela,
otro no; pero de esotro estoy en ello, y me parece bien, y de mi
consejo hágase luégo, no se dilate.

_Olig._ Hágote saber que bien mirado cumple que lo hagamos, porque
estos amores de Lisandro son peligrosos, y creo que por bien que
libremos todos, así sus criados, como los que dieron causa á ello,
no escaparémos ó de degollados ó muertos de los parientes de ella,
que son de los principales de la ciudad, ó desterrados perpétuamente
con alguna mutilacion de miembros, y pues hemos de huir, bien es que
llevemos las bolsas aforradas á costa de aquella que ha seido causa
de tantos males en esta vida.

_Brum._ Bien dice éste, que yo en propósito me lo tenía sin eso y con
eso, irme de aquí, que por Sancta María, mal ojo me echa Beliseno
cada vez que me topa; quiero vivir á mi contento y quitarme de
revueltas, que más quiero vaca en paz que pollos con agraz.

_Olig._ ¿No te determinas?

_Brum._ Nada me mueves por esa via, ¿no te he dicho que no temo
á hombre nacido ni al diablo que sea? Soy exento en ese caso;
públicamente, si se me antoja, sacaré á Roselia por medio de su casa
y la entregaré en las manos de Lisandro, y que nadie me lo pida. Si
se ha de hacer es porque de este hurto se nos seguirá mucho provecho
y interes, que vivir y no medrar es gran pesar. Yo te digo que si
topamos con el cofre do tiene muchas piezas y joyas de oro que ha
ganado por este su oficio, que saldrémos de mal año y mudarémos el
pelo, que quien no se aventura no há ventura.

_Olig._ Estése, pues, la cosa así y disimúlese, verémos si le da más
Lisandro, y tú no dejes de mirar los rincones de casa, no tenga por
dicha escondido algun dinero que no sepamos.

_Brum._ Déxame el cargo, y agora vamos, pidiréle dos reales para
comer, que seis que me dió estotra que tengo en la putería acabo de
perder á los dados de un mal azar.

_Olig._ En ninguna manera le mientes la medalla, porque descuide,
ántes te aven con ella amorosamente.

_Brum._ Bien; aunque no es de mi condicion, ni me pagué jamas de
esos dobleces mostrar amistad do no la hay. Que no ménos virtud me
parece el hombre ser siempre claro enemigo, que en el debido tiempo
al amigo ofrecido mostrar su verdadera amistad. Pero tornando á otro
propósito, señor mio Oligides, bien ves dónde estamos.

_Olig._ Sí.

_Brum._ Por el bravo y venenoso Cancerbero, que debajo de este arco
de los Milagros rebané á dos las cabezas á cercen diez años há, como
quien rebana dos cohombros, que el diablo los puso junctos y los hizo
iguales.

_Olig._ Tanto há y más que estoy en este pueblo y nunca tal oí.

_Brum._ Escucha que miento, que no fué sino en Córdoba en otra
encrucijada como ésta, pero aquí no fué sino las piernas. La
diversidad y gran variedad de las hazañas que por mí han pasado por
diversos reinos y ciudades, me privan de memoria, á que no me acuerde
de los casos particulares que tengo hechos por todo el mundo.

_Olig._ Démonos priesa, que la puerta de casa de Celestina veo abrir,
entremos de rondon y tomémosla en la cama. Sube.

_Brum._ Mas sube tu.

_Olig._ No haré por mi fe, ea, no quieras con tu larga crianza
hacerme á mí falto de comedimiento. Sube tú, pues sabes la casa.

_Brum._ Subo, pues do conviene obedecer no há lugar la cortesía.

_Cel._ Ce, ce, ce, Drionea, esconde el capellan presto, presto, que
viene Oligides.

_Drion._ Ay mezquina, que no hay dónde.

_Cel._ Mételo en esa arca del pan.

_Brum._ ¡Ah vieja desdentada! aquí te tengo, no te me irás sin que me
pagues lo que me debes.

_Cel._ ¿Y qué te debo, centeno?

_Brum._ Tres veces que me sacaron á la vergüenza y una á azotar por
tu causa.

_Cel._ Y á mí ¿no me hicieron obispo de escala entónces?

_Brum._ ¿No subes, Oligides?

_Olig._ Ya, que vacio las aguas; buenos dias, señora Celestina.

_Cel._ Vengas en buen hora, hijo.

_Brum._ Dime, vieja, ¿no tiemblas en verme para no me hacer enojo
alguno?

_Cel._ Pardios, no.

_Brum._ Pues no tengo yo gesto de eso, que, por vida de tal, cuando
me lo miro en el espejo, así horrible, feroz y temeroso como es, cien
leguas de mí huir querria.

_Cel._ Arre allá, asno.

_Brum._ Por la sancta letanía, si no fuese por no dejar mis zapatos
en tu barriga, más coces te diese que letras tiene la Biblia, porque
no dés tan mala respuesta y tan mal galardon á quien defiende tu casa
de ladrones, y tu persona de los que mal te quieren, y tu honra y
fama de malas lenguas.

_Cel._ Andate ahí con tus zaherimientos. Sola una vez que oxeó á
voces unos popilos que me daban matraca, me lo zahiere á cada paso y
me da con ello en los ojos.

_Brum._ Pese á tal, ¿despues de tener los brazos cansados de dar
golpes en tu servicio, y los broqueles y espadas hechas piezas, me
dices eso? Todos te besan la ropa y lo que huellas, y te hacen el buz
sólo por mi respecto, porque saben que no son más sus vidas de lo que
te enojaren, y no lo sabes conocer.

_Cel._ ¿A mí quieres engañar con esas mentiras? ¿A mí, que soy
Celestina y por otro nombre Elicia, sobrina de aquella que por su
mucha fama y sabiduría es puesta en refran de todos? ¿A mí, á quien
la experiencia de las cosas ha hecho artera, piensas echar dado falso
ó treta encubierta? mal pensado lo has.

_Brum._ Si tú sabes mucho, tambien sé yo mi salmo, y si tú eres
Celestina, á mí llaman Brumandilon, que brumando los hombres tomé
nombre del hecho, y soy nombrado en las partes orientales, tambien
soy tuerto y tundidor, y más de Córdoba, y nací en el Potro y pasé
por Xeréz, y tuve la pascua en Carmona, y ninguno me la hizo que no
me la pagase con las setenas; por ende tú guarte y dame dos reales
que te pido para comer.

_Cel._ No sé si los tengo.

_Olig._ Dáselos, por tu vida, Celestina, y sed amigos.

_Cel._ Dos reales y cuatro daréselos yo, pero de medalla no me hable
nadie, que no será ésta, si yo puedo, la cadenilla de mi tia. Toma
cuatro en lugar de dos.

_Olig._ Agora me contentas, Celestina, que te llegas á razon, y sea
ésta, pelea de por Sant Juan paz para todo el año.

_Cel._ ¡Ay! pluguiese á Dios que nuestras rencillas pasadas fuesen
como calenturas de Mayo, que son salud para todo el año.

_Brum._ Ce, Oligides, con esto piensa hacerme pago. Pues callémonos
todos, que aquella arca que está á los piés de la cama es, si no me
engaño, donde está metido el cofre que te dixe.

_Olig._ Bien está.

_Cel._ ¿Qué te decia al oido? pensais algunas malicias.

_Olig._ A la fe, que estás muy seca en las carnes de vieja, y que no
vivirás mucho tiempo por curso natural.

_Cel._ Así como estoy espero yo con vuestras calavernas echar agua
bendicta sobre las sepulturas de mis finados. ¿No sabeis, bobos, que
tan presto va el cordero como el carnero, y muchos rocines viejos
vemos cargados de pellejos de corderos? Pues miráme bien, que más de
tres ciegos me querrian ver.

_Olig._ Dexado eso aparte, Celestina, aquí trayo la carta que
mandaste, y te ruega mi amo que te dés priesa á su remedio, porque
Cupido fasta las plumas mete su flecha dorada en su corazon, y
cruelmente le lastima y maltrata.

_Cel._ Harta diligencia pongo yo en ello, pero ¿qué quieres que haga?
no es ninguno obligado hacer más de lo que sabe y puede.

_Brum._ Paso, paso, no se pase renglon que yo no entienda; dime
esto, que por el gran Brutervo de Ancona, si alguno ha enojado ó
maltratado, como dices, á Lisandro, mi señor, sea él quien fuere, que
me la ha de pagar; ¿y sabíaslo tú, Oligides, y no me lo decias? pues
dime quién es.

_Olig._ El dios Cupido.

_Brum._ Dios es, luego en el cielo estará; ¡oh pese á tal! porque no
hay en la tierra otro Dédalo que fabricára á los hombres alas para
volar como hizo á su hijo Icaro, que no creo en ese dios Cupido, si
aunque allá arriba estuviera, si no me la pagára y bien pagado,
porque sepa con quién se toma.

_Olig._ Que hace de blasonar el diablo. Finge no saber lo que los
niños han olvidado.

_Brum._ ¿Qué dices?

_Olig._ Digo que entre nosotros mora.

_Brum._ ¿Entre nosotros y callábaslo? dímelo luégo dónde está; no
dubdes de lo decir, que aunque esté allá léxos _in finibus terræ_, do
Hércules situó sus columnas, ay, ay, voto á tal, le iré á buscar.

_Cel._ Y calla, por Dios, no le hagas mal, que es un niño ciego,
hermoso, doliente, desnudo y guarnido de saetas.

_Brum._ Séase quien se fuere, mozo ó niño, ó viejo ó diablo, decidme
luégo dó está. ¡Oh bellaco! ¿abad y ballestero? ¿Es dios y frechero?

_Olig._ Es amor heroico.

_Brum._ ¿Herrero? eso me declara que no se escapará aunque sea el
dios Ulcano con todos los ciclopas sus herreros.

_Olig._ ¿Sabes tanta poesía y no sabes quién es Cupido?

_Brum._ A unos escholares oí estos nombres, pero nunca oí mentar á
Cupido.

_Cel._ Es una sabrosa fuerza de la voluntad, un fuerte pensamiento en
la cosa amada con esperanza de alcanzalla.

_Brum._ De manera que Cupido pasion es; ¡oh dichoso! que si hombre
fuera, ó traxera semejanza ó figura de persona, no se me escapára que
no muriera á mis manos.

_Olig._ Madre, véte ya, que yo aquí me quedo, hablaré dos palabras,
que me cumplen, con Drionea.

_Cel._ ¡Ay, bellaco, quién no te entendiese! pero holgaos que vuestro
tiempo es, por ahí pasamos y hecimos lo que pudimos su madre de ésa y
yo cuando éramos de su edad. Libia, báxame acá esas cuentas.

_Olig._ ¿Para qué las quieres?

_Cel._ ¿Para qué? para rezar y encomendarme á Dios y oir mi misa, si
á Dios pluguiere, que jamas la perdí. Cerrad esas puertas por dentro.

_Olig._ Aguárdame ahí, Brumandilon, que luégo baxo.

_Brum._ Aquí me quedo con estotra, y despacha presto, sendas manos
bastan. Vén acá tú, Libia, está queda, xo, xo.

_Lib._ Pardios, no haré, contino has de ser bellaco; quítate allá,
que hueles á viejo.

_Olig._ A buen tiempo vengo, señora Drionea, á lo ménos no me
estorbará ahora el verdugado.

_Drion._ Miraldo, ni ménos á mí me pesará la bolsa con los dineros
que te pedí.

_Olig._ Toma cuatro reales, que yo te daré más.

_Drion._ Paso, no hundamos la cama como estotro dia.

_Olig._ ¿Tienes vino? dame á beber, esforzaré, que la vista de los
ojos se me turba y la boca tengo seca.

_Drion._ Mira si está la camarilla de mi tia abierta, en la su
cabecera hallarás la bota colgada.

_Capellan._ Señora, despídelo presto, que me ahogo.

_Drion._ Ay, por Dios, no te bullas, que es el mi amigo y me matará
si te siente.

_Olig._ Cerrado está.

_Drion._ A punto vienes. ¡Ah hi de puta! ¿piensas que no te entendí
que ibas á enristrar por no dar encuentro feo?

_Olig._ Hice bien, porque quien trae baxa la lanza topa en la tela.

_Brum._ Hola, á los de arriba; paso, cuerpo de Dios, que hundis el
sobrado y nos echais acá tierra.

_Cap._ Que me ahogo, que me ahogo, Sancta María, confesion.

_Olig._ Jesus, ¿qué es esto?

_Brum._ ¿Qué ruido es aquél? No paro más aquí, abre, abre, huiré, no
me maten.

_Drion._ Levántate ayna, abriré el arca, no se ahogue este
clérigo, confesor de mi tia, que lo metimos aquí por escondelle
de Brumandilon, que se las ha jurado porque no quiso la cuaresma
absolverle ni darle la Eucaristía.

_Olig._ A otro perro con ese hueso, y no á mí, que las entiendo; más
mal hay en Orihuela que suena.

_Drion._ Por tu vida y mia, que no te miento, y lo puedes creer como
estamos aquí, que no es lo que piensas.

_Olig._ Yo sé lo que he de creer, conozco á mi hija Marigüela.

_Drion._ Pues no lo digas á nadie y diréte la verdad, la cual puedes
muy bien saber de mi hermana.

_Olig._ Mas preguntaldo á Muñoz, que miente más que vos.

_Drion._ Éste es el capellan que nos provee de la merced de Dios,
porque le damos cabida con mi hermana Libia.

_Olig._ Fama es que tú eres amiga de ese clérigo.

_Drion._ ¡Yo! líbreme Dios, por el siglo de mi madre, que miente
quien lo dice; no me revolviera con clérigos por cuantos haberes hay
en el mundo todo.

_Olig._ Bien me parece pregonar vino y vender vinagre.

_Cap._ ¡Ay, ay!

_Olig._ Ya torna sobre sí, échale una poca de agua y volverá.

_Drion._ Pues véte, Oligides, que habrá empacho si te ve; y por los
ojos que tienes en la cara, no lo digas á ánima viva, pues sabes que
ninguna cosa en secreto recibida ha de ser comunicada.

_Olig._ Anda ya, que hombre secreto soy; plega á Dios que no sea lo
que yo sospecho.

_Drion._ No me digas eso, que me corro.

_Olig._ Ora, sús, quédate con Dios.

_Drion._ Y él vaya contigo.

_Olig._ Brumandilon.

_Lib._ Fuése huyendo pensando que era otra cosa.

_Olig._ Vaya con el dimonio el puto baladron. Señora Libia, con un
beso me despido de vos.

_Lib._ Eso barato lo vendo.

_Olig._ Quiero agora irme á dar otro verde con mi Carmisa, que no hay
que fiar en putas.



¶ ARGUMENTO DE LA TERCERA CENA DEL TERCERO ACTO.

  Lleva la carta Celestina, y por el camino va sacando
  por conjeturas qué sea la causa por que Roselia faltó á
  su palabra. Témese mucho no la haya sentido su hermano
  Beliseno, y aunque desde la ventana le hace de señas
  Melisa, no se le cuece el pan hasta que Marivañes envia su
  niño. Y Melisa la mete en la cámara de su señora. Con sus
  artes, Celestina hace que Roselia muy claro manifieste su
  ardiente deseo; y concierta con Celestina que por la huerta
  la hable Lisandro.

CELESTINA. — ROSELIA. — MELISA. — NIÑO. — MARIVAÑES. — EUBULO.


_Cel._ No puedo imaginar ni acabo de pensar qué ha sido la causa
por que Roselia faltó su palabra y no salió á la hora y tiempo
concertado. ¿Si se arrepintió? no; que esto tiene el amor, que
cuando prende hace el corazon constante y no mudable, y aunque
el virtuoso pensamiento baste á expeler sus fuerzas causando
limpieza, pero pocas veces acaece que en su lucha y pelea se alcance
victoria, porque abatido en tierra cobra nuevas fuerzas, como
cuentan que Anteo cobraba luchando con Hércules, y cuanto mas nos
esforzamos á apartallo de la memoria, tanto más ella se refresca
con sus lastimosas pasiones, las cuales ofrece al pensamiento, y el
pensamiento al corazon, allí llegadas, lo prenden con tan fuertes
lazos que desasirse no pueda sin mucho pesar y congoxa. ¿Si lo hace
de medrosa, por miedo de no ser sentida? tampoco, que la voluntad
enamorada todo lo pospone por cumplir su apetito, es osada al
acometer, y quiere lo que no puede, y lo que puede executa; y que
Roselia ame, evidentes indicios tengo de ello, si es así que por
las exteriores obras y señales del cuerpo venimos en conocimiento
de las afecciones del alma. Cuanto más que mis buenas artes, mis
subtiles engaños y mi artificiosa arenga tienen tal virtud, que á las
muy fuertes hacen dar combos, y á las flacas y tiernas de un vaiven
derruecan. Aunque, al fin, la que buena quiere ser no se lo quita mi
tañer. La principal culpa se reduce al consentimiento de la que me
da oidos, y me quiere escuchar no viendo la manifiesta ponzoña que
trayo en el vaso dorado de mis palabras, que harto es de ciego quien
no ve por tela de cedazo. Pero mal pecado, ellas adrede por disimular
sus pasiones, y áun por dar lugar á sus deseos, huelgan de hacerse
ciegas y que no entienden lo que les decis, haciendo de las enojadas,
y por ventura no se ha apuntado la cosa cuando mejor la calan y
penetran que vos que se lo apuntais por rodeos; y lo que es peor,
que se bañan en agua rosada en que yo ó alguna de mi cofradía las
vaya á hablar en cosa que ellas mismas echarian rogadores y terceros
si lícito les fuese ó si no les retrajese la vergüenza y empacho
natural. Y siendo así, hacen más alharacas, como si les fuésemos á
vender moneda falsa, y fingen no sé qué hipocresías de, guárdenos
Dios, ¿á mí con tales mensajes? ¿y habia de hacer tal vileza? ¿vienes
á dañar mi honra, condenar mi honestidad? tal por cual, véte de mi
casa, no te vean más mis ojos si no quieres que te haga matar. Todas
son puterías, pardios, que otro les queda en el buche, porque si así
fuese como lo parlan, de la primera palabra que les hablásemos en
aquel caso, nos habian de echar con todos los diablos; pero juraré
que no entra mejor pascua por sus casas que nosotras. Pues ¿qué será
la causa? ¿impedimentos? No, que no los tiene. ¿Si fué sentida? No
sé; si así es, nuestro gozo en el pozo, que á ella pondrán en guarda,
y á Lisandro espías, y á mí acortarán los pasos. Muy en dubda estoy
de lo que será, y cúmpleme saberlo, porque si esto es, valiérame más
quedarme en casa con las piernas cortadas que ir á su casa. Quiérome
andar por aquí, sabré lo que es ó lo que no, si viere oportunidad
para entrar entraré, si no, tornaréme á mi casa, y perdóneme
Lisandro, que ya hice toda mi posibilidad por él, y todo mi deber y
saber; la obligacion no se extiende más de al poder. Por mi ánima,
que me hace del ojo de acullá de la ventana, Melisa, su doncella;
otra vez me da con la mano, luégo, luégo. En buena fe, aunque más
me llames con la cabeza; no sea ésta echadiza y se arme algun ruido
hechizo para me tomar en la gorrionera, no se diga por mí que mucho
sabe la raposa, pero más el que la toma; primero sabré de mi comadre
la vecina si ha habido cosa nueva despues acá, ó mudanza alguna en
casa de Eugenia.

_Ros._ ¿No viene?

_Mel._ En casa de Marivañes entró.

_Ros._ Envíala á llamar con esa mochacha, que no lo sienta mi señora,
y te aviso que no la vea entrar.

_Mel._ Aquí viene el niño de Marivañes, veamos qué quiere, y si es
enviado á eso.

_Ros._ Dile que éntre acá. ¿Vióle mi señora?

_Mel._ No, que está devanando un poco de seda. Entrad, mis ojos, ¿á
quién buscais?

_Niño._ A senola mosa.

_Ros._ ¿Qué quereis, mi alma?

_Niñ._ Senola, mi made dise que está alí la mujel de la ropa banca,
que tae lo que le mandaste.

_Ros._ Corre, decilde, mi vida, que venga.

_Niñ._ Beso las manos de vuesta mesed.

_Ros._ Dios te haga bueno, mis entrañas.

_Niñ._ Que vayas.

_Cel._ Luégo, mi amor. ¿Así que me dices eso por muy cierto, hija
Marivañes? de otra manera me lo habian contado. Pues voy y quédate
adios.

_Mar._ Dios haga tus cosas y las aderece como deseas.

_Mel._ Tia, alza las haldas, que hacen ruido, y entra muy quedito
aquí en esta recámara.

_Cel._ Ay, señora de mi bien, ¿y mala estás?

_Ros._ No es nada, madre, sino unos desmayos de corazon que me
tomaron despues acá.

_Cel._ Bien está, mal de corazon es, tú te lo dirás.

_Ros._ ¿Qué dices?

_Cel._ Que me pesa en buena fe, bien y verdaderamente echada en
ese estado enferma de ese mal, que es peligroso si no se aplica con
tiempo el remedio, que el corazon es principio de la vida.

_Ros._ Vieja honrada, como pasabas por nuestra puerta hícete llamar
para darte descuento de lo que pasa, y que no me tengas por mujer
liviana que no cumplo mi palabra; yo no quise salir á hablar ese tu
caballero, porque quien nos viera juzgára lo que no es, y no la mi
buena intencion, y como las mujeres seamos más obligadas á nuestra
fama que á nuestra vida, no me estuvo bien condenarme á mí de culpa
por librarle á él de pena.

_Cel._ Ay, mi ángel y mi Pascua de flores, como te lo dices; no
parecen tus palabras sino perlas que se caen de esa tu boca de oro.

_Ros._ Yo lo haria, por cierto, si mi honra estuviese salva de malos
juicios, pero como sea más deshonesto el oir á las mujeres que el
requestar á los hombres, no pudiera remediar su mal sin amancillar mi
honestidad; y si la mujer la honra pierde, nunca la cobra, bien lo
ves tú.

_Cel._ Aquello de requestar me contenta; bien sabe que serian
requiebros y no devociones lo que habian de platicar.

_Ros._ Habla alto que te pueda oir, y no muy recio, no te sienta mi
señora madre.

_Cel._ Digo, que siendo bien de noche, como á las doce ó á la una,
nadie lo barruntaría, ¿quién lo ha de ver ó oir, todos durmiendo?

_Ros._ Anda, que las paredes han oidos; no hay cosa, por más secreta
que sea, que tarde que temprano no se venga á descobrir.

_Cel._ Señora..... Mas creo que sera bueno hablalle á las claras, y
dexar estos servicios de Dios, que en buen són la tengo.

_Ros._ ¿No dices lo que comenzado habias?

_Cel._ El temor de tu enojo acobarda mi lengua y le pone silencio,
que no osé decir lo que diria con tu licencia.

_Ros._ Di lo que quisieres.

_Cel._ Ya sabes, señora, que Lisandro pena por tí, y que su dolor y
tormento es tan grande, que le quita todo otro sentimiento, porque
ningun mal le puede venir que iguale con el que tú le das, ni placer
que le absuelva dél; pues sábete agora que está en disposicion de
perder la vida por tus amores despues que faltaste la palabra, y si
la fe que en tí tiene no le sostuviese, muy presto se anegaria en
el golfo de sus pasiones que por tí padece, las cuales cierran las
puertas á su consuelo y ábrenlas á su sepultura, que espera, si no le
remedias. Él te suplica que reciba de tí galardon de su trabajo en tu
piedad, y no muerte en tu crueldad, y que de esta manera remediarás
su vida satisfaciendo á su deseo.

_Ros._ Si el castigo que merece tu osadía en venirme con tan torpe
demanda no perdonára mi mansedumbre, en lugar de sufrirte tomára de
tu vida venganza.

_Cel._ Señora, estemos á razon y no lleves las cosas por rigor.

_Ros._ Eso quiero yo, mala vieja, porque veas que cuanto á mí me
sobra de razon para condenarte, tanto á tí te falta para defenderte,
y cuanto yo soy sufrida, tanto más tú sobresalida en desvergüenza de
tu descarada peticion. Dime, ¿parécete á tí bien hecho que por dar
fin á su torpe deseo, dé entrada y principio á toda mi perdicion, de
suerte que mi gloria en trabajos, mis dulces placeres en tristezas,
mis cantos en lloros, mis fiestas en lutos se vuelvan? ¿Quieres tú
que con mi ignominia alcance él victoria, y en mi vituperio soberbia?
¿Quieres que dé triste vejez á mi madre, y que ponga mácula en mi
linaje? ¿Qué dirán las gentes de mi maleficio? ¿Quieres que haga
cosa donde se me siga infamia en la honra, peligro en la persona,
perdimiento en el mayor bien que natura me dió, y aborrecimiento de
los que bien me quieren? Finalmente, ¿quieres que viva deshonrada
para toda mi vida? Respóndeme á esto.

_Cel._ De otro temple está esta gaita, luego si le satisface mi
respuesta hecho está todo, pues ya no se pone en disputa el servicio
de Dios, sino el del dimonio. A pocos empuxones pienso desquiciar las
puertas movedizas de su propósito.

_Ros._ ¿No tienes aquí qué decir?

_Cel._ Por verdad, mi señora, que si la mucha razon no fuese de
mi parte y la poca contra tí, no bastaria la compasion que tengo
de aquel que por mucho amar mucho sufre, á aconsejarte que no le
dieses la muerte por negarle socorro; y porque lo veas claro, dime
qué vituperios ó qué infamia hallas seguirse por complacer al más
alindado galan y gentil mancebo que criatura vió, ni natura engendró,
ni Dios por agora otro crió; como que no fuese cosa comun que cada
dia acaece, y á cada paso lo vemos, y entre manos lo traemos, y los
libros de ello están llenos, que doncellas de alta guisa y de real
nacimiento, hijas de grandes señores, no sólo amaron sus amigos y
servidores, mas muchas de ellas los siguieron hasta sus tierras,
donde fueron recebidas con mucha solemnidad, acatamiento y cerimonia.
Helena con Páris se vino á Troya, Medea con Jason á Grecia despues
que conquistó con su favor el vellocino dorado, Hesione siguió á
Thelamon, la dama Bryseis con Achíles se fué, Fílis amó á Demofon,
Fedra á Hipólito, Hermione á Oréstes, Deyanira á Hércules, Ariadna
á Theseo, Scilla á Minos, Safo á Faon, la malandante Dido por Enéas
se perdió, si no nos mienten los poetas, y la desdichada Tisbe de
la fiera leona fué despedazada esperando el su querido Pyramo, la
desventurada Ero, de que vió el desastrado fin de su muy amado
Leandro, de la torre muy alta en la profundidad del mar se echó, y
otras muchas que, por no gastar almacen, las dexo de contar. Todas
éstas por amar y bien querer á sus enamorados hicieron memoria de sus
nombres, fama de su fermosura y exemplo de su hecho. Allá á Pasifae,
á la matrona Cibéles, á Lanace y á la hermosa Sigismunda, hija del
rey Tancredo, sea vituperio y deshonra, que la una con el toro, la
segunda con el mochacho Atys, la otra con su hermano Macharco, la
cuarta con Guiscardo, hombre de baxa suerte y servidor de su padre,
tovieron que hacer fea y torpemente; allá á las que con sus negros y
esclavos y con sus mozos de espuelas trataron de abominables amores,
les venga la infamia que merecen. A éstas y á otras tales es de
dar en rostro su error, pero no á las que lo hacen con personas de
alto merecimiento, como es nuestro Lisandro que ¿sabes quién es?
un Narciso, un Absalon, un Ganimédes, un Lypariso en hermosura, un
rey en linaje, un Alejandro en franqueza, un Sanson, un Hércules en
fuerzas, un Hector, un Achíles, un Ajaz en armas, un Orfeo en música,
un ángel, una dama en condiciones; de tales amantes ser amada, de
tales servidores ser servida, gloria es, á mi ver, y descanso, que
no vituperio ó trabajo. Si él no fuera quien es, hobiera causa para
temer el juicio de las gentes y el mal tratamiento de tus deudos,
pero siendo quien es Lisandro, ántes te lo tendrán á bien, que tan
hermoso hombre no pertenecia sino para tan hermosa mujer, que, por
mi salud, estotro dia, cuando le llevé la buena nueva, le oí estas
palabras estando consigo solo disputando: ¿Y qué tiene que ver con mi
señora Roselia la linda Helena, ni la bella Polixena, ni la hermosa
Filomena, ni la gentil Lucrecia, ni la fresca Dina, ni la agraciada
Thamar, ni la extremada Pandora? Pardios, no las estimaba en una
paja en tu comparacion. A esotro que dices de tu peligro, agora está
por ver el poder y favor grande que tiene Lisandro en la ciudad, para
te hacer segura de todo el mundo si fuere menester, cuanto más que yo
daré manera para que lo hagais secretamente y que nadie lo sepa.

_Ros._ Bien que todo eso sea, pero ¿quieres que pierda mi virginidad,
y la corona de ella, y que ofenda á Dios?

_Cel._ Ya va, ya va; perdónete Dios, que por escalones te he traido á
lo que quiero; ya no está tan zahareña ni esquiva como ántes.

_Ros._ ¿Cómo dices?

_Cel._ Digo, señora, que de diez partes de sanctos apénas hallarás
las dos que fuesen vírgines; pocos escapan de la antigua carcoma
que nos dexaron nuestros primeros padres. Esta comezon de la carne
es red barredera que pesca hombres y mujeres de cualquier estado y
condicion. ¿Y esa corona, ó laureola de las vírgenes qué piensas
que es sino un gozo accidental, el cual recuperarás con otras obras
meritorias? A lo que dices que ofenderás á Dios, y no sabes que una
fué la que no erró, cuanto más que yerros por amores dignos son de
perdonar, y quien no cae no se levanta. Sé que los delitos corporales
ménos graves y de menor culpa son que los pecados espirituales.

_Ros._ ¡Ay lastimada de mí! que del primer dia que me habló ese
caballero siento un fuego escondido en este mi corazon que me lo
abrasa, cubierto con las cenizas de mi vergüenza; su nombre y
memoria es la paleta que las desvia y descubre el rescaldo de mi
encendimiento, mayor que el de Troya. ¡Oh desproveida doncella de
todo consejo! ¿qué encendido calor es éste? ¿qué súbito ardor? ¿qué
llama tan soberbia es ésta que en mi pecho á deshora concebí luégo
que le vi, que ni me aprovecha mi lucha y contienda, ni basta razon á
vencer su furor? No sé qué Dios, ó qué diablo es éste que me fuerza
la voluntad, dubdosa estoy qué sea, ¿si es el amor? éste debe ser,
que sólo hace parecer duros los castigos de mi madre y los consejos
de mi hermano, y son ásperos mirándolo bien. Mas, ¿qué digo? ea, ea,
Roselia, desecha ese fuego de tí; si pudiere dirás, que si pudiese,
desdichada, sano me sería, pero una blanda fuerza me trae do quiere,
una cosa la razon, otra Cupido, me aconseja. Veo lo mejor, apruebo
lo bueno y sigo lo peor. Muera, muera el que mi deshonra quiere,
mas ¿qué me da á mí que muera? ¿soyle yo la causa? Dios es el que
tiene poder de dar vida ó muerte. ¿Qué dixe, desatinada loca? Dios
le dé vida y mucha, que bien me es lícito sin le amar desealle vida;
¿qué hizo el pecador por donde mereciese la muerte que espera si no
le socorro? ¿á quién, si no fuere muy cruel, no moverá la florida
edad de Lisandro, su linaje y virtud? ¿quién que lo vea no se
aficionará de su gentileza? A mí, cierto, puesto que otras cosas le
faltasen, su hermosura me enamora. Si soy causa de su mal y muerte,
y pudiendo no le remedio, ¿quién no me tendrá por hija de tigre y
por más dura que piedra, y de corazon de peña? Mas rabiosamente le
vea yo acabar á manos de mi hermano, que si le ase, él castigará su
atrevida locura. Y ¡Jesus! ¿qué dixe? Dios lo vuelva en mejor, y á
él guarde por muchos años, aunque estas plegarias y oraciones habian
de cesar y poner por obra lo que para luégo es tarde. ¿Y qué, he de
hacer traicion á mi madre, y placer á quien otro dia me dexe, y no
haya cuenta de mí despues que le agrade y contente otra? y si esto
entiende hacer, muera el desagradecido; pero no tiene cara de eso,
ni es de esa casta, ni son ésas sus condiciones para que me engañe
ó se olvide de mí, que quien bien ama como él, tarde olvida. Ay, ay,
ay, vencida soy, cautiva soy, presa soy de su amor. Y pues tú, sábia
Celestina, sotilmente, con los fuelles de tu saber animaste el mi
fuego mortecino, y despertaste las adormecidas llamas, por Dios vivo
te conjuro y por la fe que debes guardar en todo secreto, te ruego me
seas fiel secretaria en todo lo que pasáre entre Lisandro y mí.

_Cel._ Ay, señora, no me digas eso, que me enojo; no me conoces,
como creo en Dios, otra tal mujer más secreta que yo no la hay en
el mundo, con quién las has; ántes me sacarian la lengua por el
colodrillo que yo tal hablase. Soy muda para esas cosas.

_Ros._ Con esa confianza, madre mia, te descubro mi corazon, que es
más de ese señor que mio, y pues la estrechura de tiempo no consiente
más prolixidad en nuestro razonamiento, y tambien que las cosas más
se aclaran con las presencias, puedes le decir que luégo esta noche,
pasadas las doce, me venga á hablar, no por esta torre, que es lugar
peligroso, así por estar cerca del aposento de mi madre, como por ser
paseado y rondado por fuera de Beliseno, mi hermano, pero sea por del
jardin, que es lugar desviado del palacio, de ahí dentro me puede
ver y hablar, que yo saldré sin falta á los corredores que salen
sobre el huerto.

_Mel._ Señora, váyase Celestina, y luégo, que se levanta mi señora, y
puede ser que éntre acá.

_Ros._ ¡Ay! véte por Dios, madre, no te vea.

_Cel._ Toma esta carta de Lisandro, que me olvidaba, y adios.

_Eugenia._ ¿Con quién hablabas, hija?

_Ros._ A Melisa decia, señora, que me traxese la canastilla de la
labor, que ya me siento mejor.

_Eug._ Loores á Dios, que ya me temia no entrase por esta casa esta
sorda pestilencia de este año de cuarenta, y hiciese en tí, que Dios
nos libre, estrena.

_Ros._ No era nada, señora, sino estos mis desmayos de corazon.

_Eug._ Pues siéntate y labra esos cabezones de tu hermano, y no te
asomes á la ventana, que las vueltas y pasos de Lisandro por aquí, y
las momerías que hace, mi hijo las vengará.

_Ros._ No me mientes á ese loco, que no le puedo oir.

_Eug._ Bien haya á quien te pareces, que así era tu tia, la monja,
cuando estaba en el siglo y la servian caballeros locos como éste.
Vén acá, Melisa, henchirás las almohadas limpias y vacía esotras, que
están muy sucias; mas quédate con mi hija, que las mozas lo harán.



¶ ARGUMENTO DE LA CUARTA CENA DEL TERCERO ACTO.

  Lee Roselia la carta de su deseado Lisandro, y por consejo
  de Melisa, su secretaria, aunque con dificultad, encubre el
  fuego de amor con que toda destila en lágrimas.

ROSELIA. — MELISA.


_Ros._ Melisa, echa esa antepuerta, leerémos la carta. ¡Oh carta,
carta! si empos de tí viniese tu auctor, pero no me vendrá á mí esa
alegría, que tan falta soy de ventura cuan sobrada de desdicha.

_Mel._ De eso no dubdes.

_Ros._ ¿Qué sabes si se ha enojado de la burla que le hice y no
quiera más venir?

_Mel._ Salieras tú, ¿quién te lo estorbaba?

_Ros._ ¿Quién? mi hermano, que mala muerte haya, plega á Dios, así me
detuvo fasta bien tarde en pláticas, que ni sé en qué se anda ni en
qué no.

_Mel._ ¿Vino despues que te dexé acostada?

_Ros._ ¿Agora lo sabes? y áun me hizo fieros que me mataria si ni en
poco ni en mucho sentia cosa de mí.

_Mel._ Cúmplete avisar no te sienta, que al fin mira por la honra.

_Ros._ No puedo más, hermana, que Cupido ha mostrado en mí todo su
poder, y todas las enerboladas frechas en un momento asestó contra
mí, y los ardientes casquillos de sus saetas son cauterio de mi
corazon, el cual, derretido, destila lágrimas por los ojos y sospiros
por la boca, y él queda lleno de congoxa. Mas, ¡oh carta mia y de mi
señor enviada! ¿Es posible que tus esmaltes asentaron aquellas manos
de alabastro del mi serafin en hermosura? Quiero te abrir y leer,
haréme cuenta que le oyo, y con sus palabras consolaré mi ánima, pues
á los atribulados consuelo pone hallar á sus males alguna compañía.


¶ CARTA DE LISANDRO Á ROSELIA.

Si supiera así quexarme como sé sentir la pena que me das, ántes
falleceria papel para escrebir y tiempo para decir que quexas
para que oyeses, pero hállome tan falto de discrecion para te las
declarar cuan sobrado de desventura; corazon tengo para sufrir
pasiones, lengua me falta para te las decir, porque la mucha pena
dél no consiente otra cosa, ni da lugar sino que siempre me quexe
sin poder dar razon de mi dolor. Esto solo te sabria decir, que no
ménos alegre me haria la muerte que me hace triste tu disfavor,
porque si soy dichoso en servirte y desdichado en mis servicios,
tú cumplida de hermosura y abundosa de crueldad; así que lo uno
me hace venturoso en ser tu cautivo, y lo otro malaventurado en
que no me aceptes por tal, que cuanto más con mi deseo mi vida á
tí ofrezco, tanto más con la esperanza me huyes. Herísteme con tu
vista y prívasme de ella por quitarme todo remedio. Si me faltaste
tu palabra porque á mi merecer fallece, no te culpo, que ya lo veo
que tan sobrada eres de merecimiento cuan falto mi conocimiento para
lo estimar y mi poco valor para recibir tu gracia. Pero todavía se
te condena, porque quebraste sus lazos fuertes; virtud te obliga á
que no seas matadora, piedad te convida á que hayas compasion en mi
cuita, y á mi pena me excusa que me hace osado de lo que tu grandeza
me decia que temiese. Pluguiese á Dios que esta que he dicho te la
supiese tambien decir como tú causarme la muerte, que ni yo quedaria
sin remedio, ni tú sin satisfaccion de las mercedes, porque con el
agradecer y no olvidar pensaria de te pagar, ya que con otra cosa no
pudiese. Agora te sirvo con todo lo que puedo, con el entendimiento
en consentir la prision de mi libertad, que tú la enseñorees con la
razon en ordenarlo así como tú lo mandas, con la voluntad en querer
siempre quererte, con la memoria en nunca olvidar la que se aposentó
en mi pensamiento; y cuanto yo más con todas mis fuerzas sacrifico
á tí mi tormento, tanto más con crueldad me galardonas, de manera
que siendo liberal en ofrecerte mi vida y todo lo que la sostiene,
eres tú avarienta en el rescate de ella. No sé qué te mueve hacer
tan poco caso del que mucho te ama; no es por cierto de personas
generosas galardonar con menosprecio y olvido, ántes las pagas hacen
mayores que los trabajos merecen. No te maravilles que sea importuno
en pedirte mercedes, pues tú no cesas de atormentar mi corazon, que
nunca vi toro tan agarrochado que más no esté él con tus crudas
saetas. Solo esto te suplico, con lo cual ceso, que volviendo los
ojos de tu misericordia á las prisiones que en tu fe sostengo, así
mis pasiones con obra remedies, como por mis palabras conoces y
entiendes mi necesidad.

_Ros._ En buena fe, sí haré, mi señor. ¡Oh pertinaces orejas mias,
que sufristes oir palabras de tanto dolor y sentimiento! ¡Oh crueles
ojos, que atinastes á leer tan apasionada letra sin mucha copia
de lágrimas! ¡Oh empedernido corazon, que calor de tanto fuego no
bastó á enternecer tu dureza en pesar de su pena, y en congoxa de
su fatiga, para que mis ojos, como fuentes, manáran agua con que
regasen estas abrasadas pinturas, y mi boca pregonase con sospiros la
angustia que me aumentaba cada renglon, cada palabra y cada letra!

_Mel._ Señora, encubre tu pasion y disfrázala con alegría lo mejor
que pudieres, no la entienda tu madre por lo que te ve hacer, que si
anoche no os hablastes, esta placiendo á Dios gozarás de tu querido,
que no se puede decir sin tiempo aquello que en todo tiempo viene
bien y se puede hacer. Sosiega tu corazon y ten reposo en el cuerpo,
que, pardios, si miran en ello, fácilmente conozcan todos de qué pié
coxeas.

_Ros._ Do amor se aposenta ningun reposo consiente, y do fuerza viene
derecho se pierde.

_Mel._ Señora, límpiate los ojos y toma la labor, que á Beliseno
sentí hablar, no suba acá.



¶ ARGUMENTO DE LA QUINTA CENA DEL TERCERO ACTO.

  Va Brumandilon á casa de Celestina muy más ancho que
  largo, porque Lisandro le ha recebido por criado. Acompaña
  á Celestina, que va á llevar la sabrosa y alegre nueva
  á Lisandro. En el camino topan á Oligides. Cuéntales un
  chiste muy donoso que le acaeció en casa de su Carmisa.
  Da la deseada nueva Celestina á Lisandro. Concierta que
  á las doce de la noche escale por la huerta. Dale diez
  doblas Lisandro y confírmale la merced del casamiento de su
  sobrinas.

BRUMANDILON. — CELESTINA. — OLIGIDES. — LISANDRO.


_Brum._ No sé; voto á tal, cómo mi nombre no es mentado por toda
Castilla, pues mi fama vuela hasta las Italias. Claro está,
Celestina, que si Lisandro no viera en mí demasiada fortaleza y una
furiosa braveza, mis valentísimas fuerzas y valerosas hazañas, que no
me recibiera por principal hacedor en el trance de sus peligros.

_Cel._ Pues qué, ¿estás con él?

_Brum._ Despues que me fuí de aquí voyme á su casa, y como habia
sabido no sé qué muertes que he hecho por ese mundo adelante muy
esforzadamente, rogóme que le sirviese para acompañarle de noche
cuando saliere fuera; y agora envíame á saber de tí que si has ya
hablado á esa Roselia.

_Cel._ Anda allá, vamos, que ya está todo negociado, diréselo.

_Brum._ Vamos.

_Cel._ ¿Así que me dices que te recibió?

_Brum._ Y áun rogado, que fué más. Creo que tú piensas que se hace
hecho bueno en la ciudad sin mí, ó revuelta ó ruido que no sea yo
llamado para ello. Soy como el buen oficial, que nunca le falta que
hacer, tantos son ya los rebatos en que me he visto, que no ménos
que el buen capitan tengo en mi cámara los blasones de mis hechos
dignos de perpétua y recordable memoria, con otras insignias de mis
victorias; donde verás pintados más miembros de hombres acuchillados
por mis manos que dias hay en el año, piernas, brazos, piés, manos,
muslos, quixadas, huesos, costillas, pedazos de hombres, cascos,
cabezas, ancas, espaldas enteras, lomos, tripas hilvanadas, sesos,
corazones sacados, pechos atravesados, orejas cercenadas, astillas
arrancadas, y así otros que dexo de contar; y muchas veces oyo
patadas de aquellos por mí muertos, pero por eso no me quitan el
sueño esas pocas noches que allá duermo.

_Cel._ Así medres como tú has muerto alguno.

_Brum._ ¿Qué dices?

_Cel._ Digo que dexes ya esa mala vida, que Dios consiente y no para
siempre; perro que lobos mata, lobos le matan.

_Brum._ ¿No sabes que los malos no han menester más de ocasion para
mal hacer? Con media palabra de descortesía me sube la cólera, y mato
tantos, que tienen bien que entender en abrir sepulturas la gente del
cordelejo.

_Cel._ Sancto Dios, vuelve, vuelve la cabeza, verás á Oligides
sangriento.

_Brum._ ¿Qué es esto? ¿qué es esto, Oligides? Dímelo luégo quién te
hirió, que no será más su vida de lo que tú tardarás en decírmelo.

_Cel._ No le dés pena, que no te reponderá. ¡Ay Sancta María, que
Beliseno le habrá muerto!

_Brum._ Cuerpo de tal, ase dél, llevémosle en brazos á curar, pues no
me dice quién son; traba de ese brazo.

_Olig._ Hi, hi, hi, estad quedos, que no es nada.

_Cel._ Doite á Satanas, que así me turbaste.

_Brum._ No lo creo, ase dél, ¿no ves la sangre que se le va?

_Olig._ Si me quisieses tú dar á entender lo que á un truhan sus
amigos, segun cuenta Poggio, persuadieron que estaba muerto, el cual
fué llevado á enterrar, aunque en las andas no dejó de responder á
los que daban gracias á Dios por su muerte, que juraba á Dios que si
vivo estuviera, como iba muerto, que ellos se la pagáran.

_Brum._ Destápate y creerte hemos. ¿Qué diablo es eso que traes al
cuello atado?

_Olig._ Oidme, contaréos un chiste que pasé con Carmisa, la amiga del
bachiller, de que mucho reiréis, y no lo sepa Drionea, Celestina.

_Cel._ Di qué, no hayas miedo.

_Olig._ Salido de tu casa, como no hallase á Brumandilon.....

_Brum._ Fuí llamado á gran priesa para ser padrino en cierto desafío.

_Olig._ Fuíme derecho á Carmisa, y estando ella y yo en muchos
placeres y regocijos, héos aquí llama á la puerta el bachiller su
amigo; yo en esto estaba sin sayo, baxas las calzas, y quiso más
nuestra desventura que al tiempo que él llegó daba yo una gran
carcajada de risa, contando de allá del tu capellan metido en el
arca; de suerte que sintió hombre en casa, y mientra más nos oia
reir y las voces que teniamos, él más priesa se daba á llamar.
Entónces Carmisa, cortada de la muerte, no supo qué se hacer más de
esconderme en baxo de una cesta de colar, que como soy de esta marca
cagada, cupe en ella. El bachiller, como no le abrieron tan presto
como queria, vase y trae consigo sus popilos armados para derrocar la
puerta y matar á Carmisa y á mí. En este medio la vieja, su madre,
como más sábia y astuta, sospechó á lo que iria, y mata de presto
un pato, y hinche con la sangre el gaznate, y rebózamelo por este
cuello; y da una tijerada en la morcilla y brota la sangre, y párame
cual veis. En esto llega el bachiller á quebrar las puertas, la vieja
comienza á dar gritos de arriba. Escóndete, señor, escóndete, que
viene la justicia; torna luégo á replicar: ¡ay! que no es, está quedo
y curarémoste. Corre, baxa tú, Carmisa, abre al señor bachiller, que
bien puede entrar él solo. Y todo esto decia la buena madre á voz
alta que la oyese el otro. Viene Carmisa y abre disimulando otra
turbacion de la que tenía con estas palabras: ¡ay! mi señor, que
tenemos acá un herido, el cual dexa por muerto á un lacayo del Conde,
y pensamos que eras tú la justicia que venía tras él, y por eso nos
tardamos en abrir mientra le escondiamos. El bachiller, puesta la
punta de la espada en sus pechos, díxole que mentia, que aquellas
risadas no eran de hombre herido. Carmisa responde: ¡desdichada
yo! sube, verlo has, que como se le iba la sangre por la garganta
donde le hirieron, por quexarse, de dolor graznaba como pato, y
tú pensarias que se reia. Entónces el bachiller sube á ver si era
verdad, y como me vió lleno de sangre, creyólo, y díceme, ¿hermano,
quieres algo? Yo, tapado siempre porque no me conociese, grazno
como que no podia hablar, y hacia señas con los ojos al cielo. El
bachiller no me entendiendo pregunta lo que diria yo. Ella dice: que
llames al zurujano, para que con este achaque él fuese, hecho necio,
á llamarlo, y yo tuviese lugar de me ir sin saber él quién yo era; y
así me vine corriendo cual me veis.

_Brum._ ¿Y qué dirá despues que traiga al zurujano y no te halle?

_Olig._ Quien hace un cesto hace ciento; como supieron urdir esta
mentira, tramarán otras cuarenta, dándole á entender de cielo cebolla.

_Cel._ Fácil cosa es engañar al que ama, el cual no ménos ligero es
para creer lo que no lleva piés ni cabeza, que ciego para no ver lo
más claro que la luz, y aguijemos.

_Brum._ Dentro estamos.

_Olig._ ¿Traes buenas nuevas, Celestina?

_Cel._ Rebuenas, ya hecho es.

_Olig._ Pues suba Brumandilon á decir que estás aquí, que yo voyme á
lavar y limpiar de esta sanguaza, y mudaré otros vestidos.

_Brum._ Subo, que morador soy ya de casa.

_Olig._ ¿Cómo así?

_Brum._ Despues te lo contaré; albricias, albricias, señor.

_Lis._ ¿Qué es, amigo Brumandilon, que todo es tuyo?

_Brum._ Pues Roselia es toda tuya.

_Lis._ No te creo. ¿Qué es de Celestina?

_Brum._ Héla aquí entra.

_Lis._ ¡Oh canas honradas! ¡Oh venerable senetud! abrázame ¿Qué es
esto que oyo, madre Celestina? ¿es verdad? ¿confírmaslo tú?

_Cel._ Así lo digo, que por mi industria y buenas mañas de esta
pecadora y pobre Celestina, Roselia queda por tuya, y te ama más que
á sí mesma, y queda encendida en el fuego de tu querer, y desea más
verte que vivir.

_Lis._ ¡Oh Dios! si verdad es no me trocaria por un bienaventurado
del cielo.

_Cel._ Así tuviese yo ciertas cien doblas como ello es verdad.

_Lis._ Toma estas diez piezas de oro por agora, que despues que la
alcance te daré lo que te prometí para en casamiento de esas dos tus
sobrinas.

_Cel._ Mientra la vida me duráre jamas olvidaré las mercedes que me
haces, y aunque mi ventura y tiempo se mude, nunca mi voluntad para
servirte.

_Lis._ Pues, ¿qué me cuentas de mi señora, madre mia?

_Cel._ ¿Qué? que en la fragua de tu amor se acendra su corazon, donde
se apura más que oro en crisol sin mezcla de otro pensamiento sino
en tí, ni otra cosa en él se aposenta sino tu memoria; y cuanto tu
ausencia le lastima, tanto tu presencia la hará alegre.

_Lis._ ¿Y qué? ¿de cierto me saldrá á hablar esta noche?

_Cel._ Sin falta, y por tanto, entre doce y una irás, no por las
ventanas de la torre, sino por el jardin; y lleva tus escalas para
entrar dentro, que ella saldrá á los miradores que caen al huerto, y
no seas negligente ó vergonzoso para subirte do ella está, y aunque
te parezca empachada y que la sientes esquiva, no por esos dexes de
hacer lo que debes, que ella se holgará que seas tú desenvuelto.

_Lis._ Es tan alta la merced que mi señora me hace, que juzgándome
indigno de tan crecido beneficio, dubdo si es posible lo que me
dices, que los oidos no acostumbrados á recibir tan divinas palabras,
rechazan por alto lo que nunca pensaron oir, seyendo de ello
incrédulos.

_Cel._ Condicion es de los firmes enamorados, lo más dudoso y
contrario creer más ayna, y lo que más desean, tener por ménos
cierto. Esto es lo que dixo mi tia, que Dios perdone, que nunca el
corazon lastimado de deseo toma la buena nueva por cierta ni la mala
por dubdosa. Señor, lo que dije digo otra vez, y por no alargar los
testigos, esta noche experimentarás por las obras más de lo que agora
oyes.

_Lis._ Pues, ¿por qué no salió ayer?

_Cel._ Lo que yo adevino es, ó que Beliseno la estorbó, que ni sé en
qué ni en qué no se anduvo, segun me apuntó Melisa, ó no osó salir de
empacho. Pero agora que ajeno señorío manda su voluntad, no será en
su mano dexar de salir.

_Lis._ Mas si vió á su hermano, que fasta cuasi las doce se detuvo
por allí con sus criados, y por eso dexó de salir.

_Cel._ Eso sería.

_Brum._ ¡Oh pese á tal! porque ahí no me hallé, que no creo en la
puta que me parió, si no le cortára las piernas y con ellas le diera
de palos.

_Cel._ Señor, pues todo queda hecho, loores á Dios, yo me voy y
mándame, que yo y aquella casilla pobre estamos á tu servicio; y ten
por encomendadas aquellas mis dos sobrinitas.

_Lis._ ¡Oh verdadera salud mia! ¿y vaste? pues suplícote que en
todas tus necesidades acudas acá, que de mí y de todo cuanto tengo
te puedes servir como cosa propria; desotro pierde cuidado, que muy
presto habrás recabdo.

_Cel._ En buena fe, mi señor, no con ménos voluntad de servirte que
de salvar mi ánima, haré lo que me mandáres, y quédate á Dios.

_Lis._ Mozos, acompañad á la señora hasta su casa. Oligides, Oligides.

_Olig._ Señor.

_Lis._ Aderecen luégo lo que he de cenar, que me quiero acostar
temprano; y tú tendrás cuidado de despertarme á las diez.



¶ ARGUMENTO DE LA PRIMERA CENA DEL CUARTO ACTO.

  Recordado Lisandro de un sueño profundo y suave en que
  se soñaba con su señora, comienza despierto á devanear,
  contando por via de pregunta en lo que se habia visto entre
  sueños. Va Lisandro con su gente. Velo Beliseno y quiérele
  acometer, impídenle sus criados dándole á entender que era
  la justicia. Métense para vello en una rinconada. Acaece
  que Lisandro con los suyos se va tambien ahí á recoger por
  no ser visto de Beliseno, y dice lo que ahí pasó. Sube
  Lisandro por la escala al jardin, y vese con Roselia,
  su señora. Beliseno, que acechaba lo que pasaba con su
  hermana, vase muy enojado con propósito de matarlos á todos
  la noche siguiente. Baxa Lisandro muy alegre y vase para su
  casa.

OLIGIDES. — LISANDRO. — EUBULO. — BRUMANDILON. — BELISENO. —
GALFURRIO. — CASAJES. — DROMO. — REBOLLO. — MELISA. — ROSELIA.


_Olig._ Señor, recuerda, que las diez son dadas.

_Lis._ He, he; señora, he.

_Olig._ Oligides soy que te llamo. Jurare que se sueña con la otra.

_Lis._ Qué, he; sí.

_Olig._ ¡Ah señor! despierta, que es hora.

_Lis._ Aha, ay, ay. ¿Sueño es? ¿dormia? ¿Qué, no estaba yo agora con
Roselia? ¿No la tenía entre mis brazos apretada? ¿No hubieron ya
execucion mis deseos? ¿No subiste tú conmigo, Oligides, por el huerto?

_Olig._ No, que yo me acuerde.

_Lis._ ¿No? ¿No me pusistes las escalas de arriba para descendir
al jardin do mi señora baxó? ¿No la besé ahí con mil retozos entre
unos floridos jazmines y unas hermosas clavellinas? Los lirios, las
alegrías, los tréboles y alegres alhelíses, las frescas azucenas, las
olorosas albahacas, los toronjiles y artemisas, las rosas y violetas,
¿no fueron testigos de aquel azucarado rato? ¿No nos paseamos despues
asidas las manos junto á una fontecica con una dulcísima plática? ¿Y
cabe unos camuesos no nos despedimos con dos reverencias y sendos
besos, cuando los paxaritos mensajeros de la alborada comenzaban á
cantar con un suavísimo ruido, cuando la mañanica con sus arreboles
lo sombrío de los cipreses ilustraba y esclarecia y las hierbecicas
de rocío bordaba, cuando la aurora con sus rubios cabellos en su
bijugo carro sentada, vuelta daba á nuestro hemisferio, cuando los
lucidos planetas con sus doradas cernejas dieron lugar al dia y la
negra noche, rompida el alba, sus prietas haces cubrió, y se fué
ceñida con una cinta tachonada de rutilantes estrellas, cuando Febo
su inflamada cabeza de una radiante guirnalda coronar queria, y sus
haces rubicundas mostrar á la tierra, cuando el claro Jubar á las
cosas daba color, y las obscuras tinieblas de su claridad huian,
cuando Titan, bañado en las oceánicas ondas, acababa dar de beber á
sus blancos caballos en el Océano, y las sus refulgentes ruedas del
su cuadrijugo carro con su resplandor á las cumbres amagaba?

_Olig._ Hecho está un poeta nuestro amo; mas no se te vuelva el sueño
del perro. Ea, señor, que no pende tu remedio de esas imaginaciones,
y di qué armas quieres.

_Lis._ Descuelga esas corazas, y armaos todos.

_Brum._ Quítame allá ese embarazo de rodela, que yo con espada y capa
haré más que cuatro hechos reloxes.

_Olig._ Eubulo, por huir más liviano lo hace.

_Eub._ Ya lo veo, déxale.

_Olig._ Señor, á punto estamos.

_Lis._ Pues vamos.

_Bel._ Hélos dó vienen, apercebíos, poneos en órden.

_Galf._ Muchos son los contrarios, compañeros. Démosle á entender que
no son ellos.

_Cas._ Déxame á mí hablar. Señor, mira lo que haces, no sea la
justicia, que no es bien acometer á nadie sin saber de cierto si es
el enemigo. Escondámonos en esta rinconada, que de aquí los verémos
pasar, y sabrémos quién son.

_Bel._ Meteos, pues, en esa calleja, yo aquí me quedo en este canton.

_Drom._ ¡Oh! qué bien has dicho, Casajes, y qué á buen tiempo.

_Reb._ No pudo ser mejor dicho; entremos.

_Olig._ Señor, mientra da las doce metámonos en este apartamiento,
no pase Beliseno y nos vea, aunque no sé qué gente parece que está
dentro.

_Lis._ Bien dices.

_Galf._ Hermanos, que entran á matarnos, huyamos, huyamos.

_Cas._ ¡Oh poderoso Dios! salgamos, ántes que nos tomen la entrada.

_Reb._ Dexa la adarga, Dromo, que yo todo lo dexé.

_Drom._ Corre, corre, que ya la eché, y la capa tambien.

_Cas._ Galfurrio, vuelve la cabeza á ver si vienen tras nosotros.

_Galf._ ¡Oh sancto Dios! ¿ves el peligro en que vamos y dícesme eso?
No me digas nada, aguija, aguija, que me parece que nos alcanzan.

_Cas._ Vírgen María, metámonos aquí en esta pocilga, puesto que uno
veo acullá delante que nos va á cercar.

_Drom._ Espera, Rebollo, entraré yo.

_Reb._ Al diablo el que tal aguardase.

_Brum._ He, he, ay, cansado estoy de correr, en mi seso me estuve
de tomar armas livianas, si los piés no me valieran, este fuera mi
dia. Valientes hombres son Galfurrio y Casajes, y los demas que
luégo que nos vieron entrar en la rinconada dieron tras nosotros,
desalados venian en mi alcance, en mí solo queria descargar; hi de
puta, si me cogieran los mancebos, como alanos se encarnizáran en mi
persona; bien está, que si ellos corrian tras mí, yo volaba. Doite
gracias, Señor, que me heciste ligero y desenvuelto á tales tiempos,
hágome cuenta que hoy me nací. Quiero agora ir á buscar á Lisandro, y
diréle que los iba á atajar. Mas, ¿qué es esto que veo? armas y capas
son; mirad, por mi vida, si lo habian dexado todo por me alcanzar,
quién los aguardára. ¿Aquél es Lisandro y sus criados? creo que sí,
quiérolo mirar bien, no me engañe, y me maten si son los otros; él
es, bien está, algo te iba en ello, Brumandilon, saberlo.

_Olig._ Cata dó viene Brumandilon, señor, esgrimiendo con la espada
desnuda, cargado viene, no sé qué se trae debaxo del sobaco.

_Brum._ Oh venturosos hombres, si no tomaran calzas de Villadiego y
pusieran piés en polvorosa, como me ofrecieron estos despojos, me
ofrecieran tambien las vidas.

_Lis._ Acá no pensamos, Brumandilon, sino que habias huido tú de
ellos, y ellos de nosotros.

_Brum._ Sobre eso, señor, me mataria con quien tal dixese de mejor
gana que me iba á matar con éstos que huyeron, no creo en las
obscuras y sombrías lagunas do los dioses jurar tremian, si no me
adelanté, porque no se me fuesen por piés, y todavía, en viéndome
que volvia á ellos, hurtáronme el cuerpo y desaparecieron, dexándome
esto que ves porque no impidiese su huida. ¡Qué hombre yo para
huir! descreo de tal si aunque otros tantos fueran más, á todos no
desarmára, como hice á éstos. Yo, señor, como me he visto en algunos
arrebates y refriegas, cierto más que estos mis compañeros, sé mejor
en qué manera se han de cazar los fugitivos. El aire me dió que
habian de huir, y por ende les atajé los pasos.

_Lis._ Estémonos aquí fasta que dé la hora.

_Bel._ Mozos, ¿qué es de vosotros? ¿dónde venis?

_Galf._ ¿Dónde venimos, pese á tal? en pos de uno que sentimos ser de
la cuadrilla.

_Cas._ ¡Oh! estoy por arrancarme las barbas pelo á pelo de ver que se
nos escapó por piés.

_Drom._ Por los sanctos de Palermo, que por aguijar más ayna y asirle
no se nos escabullese, dejé allá mi capa y espada con lo demas.

_Reb._ ¡Oh, derreñego de la leche que mamé! que otro tanto hice yo y
no me aprovechó.

_Bel._ Ce, aquéllos son sin duda, acometámosles.

_Galf._ Por Dios, señor, buenos estamos irnos á meter en las manos
de los enemigos, estando de ellos fatigados de correr, de ellos sin
armas.

_Cas._ Señor, mejor seso será acechar de aquí que no nos vean, y
mirar en qué anda este Lisandro, y qué es lo que pretende en sus
venidas á tal hora.

_Drom._ Muy bien dicho está, que si tu hermana tiene tambien la
culpa, agora lo verémos en lo que hace, si le sale á hablar ó no.

_Reb._ Y áun mi parecer es que otra noche vengamos con ballestas y
que todos mueran, porque no tengan lugar de huir, y así se escape
alguno como estotro.

_Bel._ ¿No veis que matarlos así es especie de traicion?

_Cas._ Anda, señor, que á un traidor dos alevosos; ¿no es mayor
traicion la que éste te trata?

_Bel._ Pues estad queditos y mirad bien lo que es.

_Lis._ Hora es; mozos, guardad ese paso. Vén tú conmigo, Oligides,
arrima esa escala.

_Olig._ Sube, señor, y tente no cayas.

_Lis._ Sígueme; tórnala á poner, baxaré al huerto.

_Olig._ Baxa, señor.

_Mel._ Albricias, señora, tu deseado viene.

_Ros._ ¿Dícesme verdad?

_Mel._ Sal y verlo has.

_Lis._ ¿Es mi señora?

_Ros._ ¿Quién es? Ay, mi señor, no subas acá si no quieres que me
vaya, que de ahí me podrás hablar.

_Lis._ No huyas, mi bien, si no quieres que me dexe caer destas
escalas abaxo.

_Ros._ ¡Oh, desdichada yo! no subas.

_Lis._ Perdona mi descortesía. ¡Oh mi señora y mi bien todo! Cuantos
dias há que deseaba tu presencia, de la cual, por juzgarme indigno,
nunca pensé gozar. Sabido habrás que en tu seguro puerto está surgida
la nao de mi deseo; en tí las firmes áncoras de mi esperanza están
echadas y anegadas despues de muchos vaivenes de desesperacion. ¡Oh,
cuánto te debo, única lumbre de mi vista! que si tú no hobieras
seido solícita ronda, diligente escucha, vigilante guarda, despierta
centinela de los adarves, baluartes y muros de mi ánima, y no
defendieras la entrada á mi muerte, presto feneciera en tus amores.

_Ros._ Por cierto, mi señor, ésa fué bastante causa, sin otras muchas
que hay, que á mí me movió para que no consintiese morir criatura tan
bella como tú eres.

_Lis._ Bien veo, mi señora, que soy indigno y no merecedor de esta
suavísima conversacion tuya, destos afables y dulzorados coloquios,
desta sonoridad y dulcedumbre de tus palabras; por ende, es más
sobrado y incomparablemente aventajado el beneficio y merced que
me haces en el más breve momento que aquí vuela, que no todos mis
servicios juntos. Tu encumbrada belleza, tus gracias divinas, tus
pujantes perfecciones, tus heroicas virtudes me han tenido cautivo
y me tendrán mientra los espíritus vitales rigieren mis miembros y
dieren vida á mi cuerpo.

_Ros._ De verdad, señor Lisandro, agora hallo, y por los ojos lo veo,
mucho más haber en tí de lo que me decian.

_Lis._ Todo lo que soy yo es tuyo, y si algo soy, por tí lo soy,
que tu hermosura es la que sustenta mi vida, y tu favor de todo el
mundo me hace vencedor. ¡Oh descanso mio! téngote en mis brazos y no
lo creo, porque más es mi gloria en verte, que mis trabajos para te
conocer.

_Ros._ Ea, señor, por mi vida, que estemos quedos, no seas descortés,
apártate allá, no llegues á mí.

_Lis._ Suplícote, señora, que tu favor dispense en mi osadía, y pues
Dios tan francamente en tí distribuyó sus gracias, ¿por qué eres
avarienta en las repartir con aquel que la vida estima en poco perder
en tu servicio?

_Ros._ ¡Ay, mi señor! estén quedas tus manos, no me deshonres.

_Lis._ ¡Ay de mí sin ventura! que más me valiera acabar luégo mis
tristes dias que no al fin de la jornada. ¡Oh, cruel señora! que
delante tus ojos y en tu acatamiento mi muerte ver quieres, que si
con sola la vista hieres, ¿quién se podrá escapar de tus manos? Mas
mi poco valor y tu mucho merecimiento debe causar mi desdicha, ya lo
veo, señora, y así te suplico perdones mis descorteses palabras y mis
desvergonzadas y atrevidas manos; á tus piés me echo para recebir de
tí perdon ó que hagas de mí justicia. Toma mi espada.

_Ros._ Levántate, ángel mio y mi señor; tuya soy, y por tuya me
entrego, y en tus manos me pongo, haz de mí lo que quisieres y
ordenáres; espera, mi vida, enviaré la doncella. Melisa, corre, véte
cabe la cámara, y no nos sientan levantadas.

_Mel._ Bien te entiendo, que desviada estoy.

_Ros._ Landre que te mate, que no es lo que piensas. Ay, amor mio,
así me tratas.

_Lis._ Hasta mi gloria un poco la porfía.

_Ros._ Ten cortesía, mi señor, no descubras aquellas partes que la
naturaleza no quiso que sin vergüenza se mostrasen.

_Lis._ Deja á mis sentidos por entero gozar de tí en mi
bienaventuranza, pues todos en mi pasion me tuvieron compañía.
Consiente que mis manos palpen y toquen tus delicados miembros, tus
lindas carnes, más blandas y amorosas que seda, permite á mis ojos
que vean tus piernas más blancas que copos de nieve; pues mi indigna
boca gustó de tus melifluos besos, y mis orejas se deleitan en oir
tus azucaradas y dulcísimas palabras.

_Bel._ ¡Oh Dios, y tal bellaquería pasa! y escalaron.

_Galf._ Detente, señor, no vayas, que son muchos y no ganarás honra
en lo que vas á hacer.

_Cas._ Sí, sí, señor, bien dice Galfurrio.

_Drom._ Pese á tal, y qué yerro se hiciera agora por no mirar.
Rebollo habló bien, que mueran asaeteados, porque no se escapen.

_Reb._ Así lo digo otra vez, que nos metamos en el huerto donde se
hace la fiesta, y ahí escondidos que no nos vean ni sientan, los
aguardemos con nuestras ballestas armadas.

_Bel._ Pues no falte ninguno, y vamos.

_Ros._ ¡Ay, amenguada de mí y deshonrada! ¡Oh dia de mi perdicion!
¡Oh hora donde perdí nombre y corona de vírgen!

_Lis._ ¡Oh cuitado de mí! señora, ¿así te amorteces? Torna en tí, mi
vida, cata que me moriré.

_Ros._ ¡Oh mi señor Lisandro, y mi corazon y mi alma! tenme en
adelante por tu sierva y captiva, y no te olvides de la que todo lo
aventuró en tu servicio y lo da por bien empleado.

_Lis._ No digas tal, perla preciosa, que es pecado, que el siervo
yo soy, y tú la señora. Que como algunos hay, dice el filósofo,
naturalmente siervos, á los cuales se les ensaya mejor el servir que
no el mandar, así es mi dichosa suerte servirte y tú mandarme, yo
obedecer y tú regirme.

_Mel._ Señora, ¿hate de amanecer ahí? despacio lo tomas, acaba ya,
que más hay dias que longanizas.

_Lis._ Media hora no es pasada, y ¿quiéresme llevar á mi Dios?

_Mel._ No se siente la sucesion y curso de tiempo con la embriaguez
del dulzor.

_Ros._ Pues nos es forzoso partirnos, contentémonos que mañana á la
mesma hora nos veamos aquí en este jardin, que yo baxaré por tus
escalas. Y pues sabes, mi señor, que la ausencia es enemiga de amor,
y quien léxos de ojos léxos de corazon, no tardes en tu venida. Por
agora el ángel custodio te me guarde y te acompañe.

_Lis._ Y el que te crió tan hermosa quede contigo. Pon esa escala.

_Olig._ Baxa, señor, que puesta está.

_Lis._ ¿Qué os parece, mozos, vengo mudada la color, pues desciendo
del paraíso?

_Olig._ Descolorido baxas.

_Lis._ ¿No me dais el parabien de los triunfos de mis fatigas
pasadas? Despléguense ya las encogidas banderas de mi tristeza,
levántese el pendon de mi alegría, y la devisa y blason de mis armas
sea esta victoria labrada en campo morado, los extremos bordados en
torno con este letrero:

    Lisandro y su Roselia,
  Dos amantes y uno son
  En alma y en corazon.

¡Oh Piérides musas, si mi gloria á vuestros oidos veniese, cómo la
cantaríades desde el monte Parnaso y Helicon! ¡Oh si vivos fueran
el gran poeta Homero y Virgilio, como metrificáran con sus versos
heroicos el proceso de mis amores! ¡No acaeciera este mi hecho en
tiempo de Herodoto ó Thucídides, en tiempo de Salustio ó Tito Livio
para que su estilo elocuente lo empleára en materia tan copiosa!

_Eub._ Bobear.

_Brum._ Por vida de tal señor, que estamos acá hombres, sin ésos, que
sabrémos emplear nuestras fuerzas en tu servicio, y áun sustentaré
que soy para más que todos esos hombres de armas que has mentado.

_Lis._ Calla, que son historiadores coronistas.

_Brum._ Eso bien.

_Lis._ Cerrad esas puertas, y satisfagamos de sueño á las noches
pasadas.



¶ ARGUMENTO DE LA SEGUNDA CENA DEL CUARTO ACTO.

  Disputa Eubulo, varon sabio, con su señor, dándole de
  vestir, concluyéndole con muchos exemplos y razones que el
  sumo bien no consiste en el deleite, lo contrario de lo
  cual queria defender su amo.

EUBULO. — LISANDRO.


_Eub._ Señor, levántate, que es tarde.

_Lis._ Abre esas ventanas, y dame de vestir.

_Eub._ ¿Qué jubon quieres, señor?

_Lis._ Dame acá ese de raso encarnado, y sácame ese sayo de las
bordaduras recamadas con pedrería. Agora veo ser verdadera sentencia
la que el Epicuro y Aristipo profirieron, que el sumo bien consiste
en el deleite.

_Eub._ ¡Oh herejía reprobada en nuestra fe, y error condenado de la
seta peripatética y de todos los sabios gentiles, palabra acoceada!

_Lis._ ¿Cómo así?

_Eub._ Porque ni Scévola quemára su mano derecha, ni Bruto matára sus
hijos, ni Torcato al suyo, ni Marco Régulo á tan graves tormentos
volviera, ni Curio profazára los tesoros de los Samnitas, ni Fabricio
las promesas de Pirro, ni el mayor Scipion repudiára las delicias de
Celtiberia, ni Alejandro las de la mujer y hija de Dario, ni Solon
ni Licurgo establecieran leyes, ni Fabio ni Marcelo ni Mario ni Sila
ni el César Augusto, por solo deleite, tan magníficas obras y tan
virtuosas hicieran.

_Lis._ Di tú lo que quisieres, que si no fuese lo que yo digo, nunca
Alceo ni Anacreon, insignes poetas y esforzados capitanes, dexáran
memoria de sus sabrosos amores. Ni Ovidio ni Catulo ni Propercio ni
Tibulo, tan á su sabor escribieran dello, ni el divino Platon, cuyo
título, renombre y apellido es príncipe de los filósofos, dios de los
filósofos, cuya opinion en filosofía siguieron muchos sabios, como
es Ciceron y Sant Agustin, con estilo lascivo pintára la dulzura de
este deleite, ni al cabo de su vejez satisficiera á la natura, como
contra quien en vivir castamente pensaba gravemente haber pecado, y
haberla enojado con su mucha templanza; ni David su santidad, ni
Salomon su sabiduría, pospusieran á esta suave gloria. No creo que
Julio César, vencedor en Francia, en Alemaña, en las Españas, en
Italia, en Thesalia, en Egipto, en Armenia, en el Ponto, en África,
en medio de tantas victorias, del amor se dexára vencer si no hallára
más felicidad en su deleite que en la fama de sus hechos. Ni el
gran capitan Anníbal se rindiera al poder deste suave deleite, cabe
Salapia, lugar de Apulia, despues de habidas tantas victorias en
Ticino, en Trebia, en Tramiseno y en Cannas, si no sintiera lo mesmo
que yo.

_Eub._ Por cierto, señor, si la bienaventuranza del hombre está
puesta en el torpe deleite, tambien es necesario que digas, segun
arguye Boecio, que los brutos animales sean bienandantes, pues se
deleitan como nosotros, y gozan de los mesmos pasatiempos.

_Lis._ Calla, mal criado, que por buenas palabras me haces bestia.

_Eub._ Yo no digo tal, el profeta lo dirá cuando dice que el hombre,
como estuviese puesto en la honra y estado, no conoció la merced de
Dios, y volvióse un jumento insipiente por semejanza, aunque no por
naturaleza. ¿Quién dubda, señor, que si el apetito enseñorea á la
razon, el hombre por el mesmo hecho se compara á bestia, y no es más
que un bruto?

_Lis._ Véte, asno, no me filosofees más. Ensíllenme un caballo, iré á
oir misa á Nuestra Señora de la Vega.



¶ ARGUMENTO DE LA TERCERA CENA DEL CUARTO ACTO.

  Levántanse Oligides y Brumandilon, y vanse á casa de
  Celestina, y por el camino, despues de concertar el
  hurto, blasona mucho de las armas Brumandilon. Despues de
  llegados, escuchan un chiste que contaba Celestina haberle
  acaecido con un padre. Entra Brumandilon y pide dineros
  á Celestina, y ella no se los queriendo dar, pone manos
  en ella. La vieja, maltratándole de palabra, acúsalo de
  ingrato. Oligides los pone en paz.

OLIGIDES. — BRUMANDILON. — CELESTINA. — DRIONEA.


_Olig._ Brumandilon, vístete, irémos á casa de Celestina.

_Brum._ De la boca me lo quitaste. Anda allá, pediréle seis reales
que he menester.

_Olig._ ¿Cuándo determinas que se haga aquello que concertamos?

_Brum._ ¿Qué?

_Olig._ Lo del hurto.

_Brum._ ¡Oh, ya! esta noche en dexando á Lisandro acostado.

_Olig._ Sea así, y agora miremos bien por qué parte la podrémos
mejor saltear, y por dónde entrarémos más seguros que no nos sientan
los vecinos.

_Brum._ Señor Oligides, ¿oiste una valentía que hicieron dos agora
tres años á la boca de la rua?

_Olig._ Bien sonada fué, y áun se dijo que tú eras uno dellos. Así te
lleve el diablo.

_Brum._ Mirad, por mi vida, aunque más secreto se hizo, vino á
noticia de todos. Pero no me espanto, que tales hechos ¿quién
osaria acometer si Brumandilon no? Por vida de tal, eso me mueve
á irme fuera de aquí, porque no hay herido, no hay muerto, no hay
afrontado en la ciudad, que no digan, hasta los niños, Brumandilon le
acuchilló, Brumandilon le mató, Brumandilon le afrontó, todos piensan
que yo lo hago todo; y puesto que en lo más acierten, pero todavía me
pesa que me tengan por revoltoso. Por otro tanto me salí de Córdoba.

_Olig._ Escucha, que por mí sé que hablan del capellan que te conté.

_Cel._ ¿Y de eso te espantas, sobrina? pues óyeme otro donaire que
me acaeció siendo de tu edad con el confesor de aquella madre de
todas nosotras, que buen gozo haya al alma y reposo al cuerpo, que
pluguiese á Dios que en algo nos pareciésemos á ella. En mi alma,
cada vez que me acuerdo de ella, no puedo tener las lágrimas de ver
que despues acá ninguna ha llegado á su zapato. ¡Qué sábia, qué
diligente, qué astuta, qué artera, qué solícita era en todo lo que
sabía, qué osada para entrar y salir donde quiera, qué lengua tenía
para engañar áun á la serpiente maligna que engañó á nuestra madre
Eva! Que se le daba á ella mucho que la encorozasen, ó la emplumasen,
ó le diesen quinientos azotes; no lo estimaba todo en el baile del
rey don Alonso, ántes decia á los que la iban á consolar: mira qué
mal me han hecho, si me conocian diez, conoceránme agora ciento.
Siempre vamos, hija, descayendo de las costumbres de los pasados, de
rocin á ruin.

_Drion._ Pues ¿no dices, tia, lo que pasaste con aquel padre?

_Cel._ Ah, ah, que no me acordaba. Vino á mí una tardecica disfrazado
con su espada y capa, y su cabellera, á purgar sus pecados y malos
humores, y como estuviese en mi contemplacion haciendo penitencia de
sus malas obras y elevado, llama á la puerta Sempronio, mi amigo,
yo, turbada, no supe qué me hacer más de escondelle debaxo la cama.
Entra Sempronio, y no me hubo trastornado sobre la cama, cuando
ella se quiebra y se hunde; el otro, que debaxo estaba, viéndose
en tanto aprieto, por se descabullir ásesele la negra cabellera á
una aldabilla, y queda con su corona descubierta, él por se cubrir
apriesa y no ser conocido de Sempronio, arrebata, sin más mirar, de
mi vacineja, que tenía al rinconcillo de la cama, llena de meados, y
embrócasela sobre la cabeza, y párase cual la mala ventura.

_Drion._ Y Jesus, madre, ¿qué excusa toviste que buena fuese con que
encubrieses á Sempronio lo que hacias con el otro?

_Cel._ Bonita que eres, sí que me habia á mí de faltar; ce, Drionea,
corre, componte y atavíate, pára ese rostro lucio, que está aquí
Oligides.

_Olig._ Así creo yo, Brumandilon, que fue estotro.

_Brum._ Mirad qué dubda, entremos. Celestina, daca media docena de
reales que he menester para un broquel, que este mio ya está hecho
piezas y sin aros, en tu servicio.

_Cel._ A tu amo que te los dé, que yo no los tengo.

_Brum._ Por las tres furias infernales, si no fuera por no ensuciar
mis manos en tan ruin cosa, más bofetadas te diera que pelos tienes.

_Cel._ ¿Vos á mí? ¿vos á mí? toma para tus ojos, bellaco, rufian.

_Brum._ ¿No quieres callar, vieja, puta, deslenguada?

_Cel._ A la he ése oye sus defectos quien no calla los ajenos; pues
como nací para morir, que si voy á ese coro de la iglesia mayor, ó á
esas escuelas, yo traiga quien te hincha las medidas y te cargue de
leña.

_Brum._ Toma, toma, hechicera alcoholada, agora trae quien te vengue.

_Olig._ ¿Eso has de hacer, Brumandilon, en mi presencia? acaba ya,
suéltala.

_Cel._ Justicia, justicia, señores, que me mata este rufian.

_Olig._ Ora ya, Celestina, no vocees, que no te ha muerto.

_Cel._ Ay, amarga de mí, mezquina, que un colmillo solo que tenía me
ha derrocado; ¡ay! ¡ay!

_Drion._ ¿Estabas ahí, señor, y consentiste tal cosa?

_Olig._ Mis amores, no pude más.

_Drion._ Andar en hora mala, ¿es aquí mi tia terrero de necios?

_Brum._ Ea, vos, putilla, callad.

_Drion._ ¿Putilla? no me lo dijeras tú si yo tuviera quien
respondiera por mí.

_Olig._ Tampoco, Brumandilon, eso no es cosa de sufrir, que la
señora Drionea es mujer honesta y buena.

_Drion._ Mirad cuál se vino el cobarde fanfarron, ¿piensas que somos
acá algunas bandorrillas como con las quien tratas?

_Brum._ ¿Tomastes alas, señoreta?

_Cel._ Para el mundo que nos sostiene, don bellaco, desuella-caras,
mañana te haga enclavar la mano.

_Olig._ No fuiste cuerda en decir eso, ¿no sabes que cuando dos
hablan, si el uno se enoja y el otro no responde, aquél es más sabio,
que cuando uno no quiere, dos no barajan, ca de otra manera es dar de
estocadas al fuego y incitar al airado?

_Cel._ Anda, señor, que más sabe el loco en su casa que el cuerdo en
la ajena, que no es buen seso traer el asno en peso; mas hágame miel
y comeránme moscas, y tanto es Pedro de bueno que no le medre Dios.
Los diablos á mí me lleven, si el Cabildo lo sabe, si no sea más
negra de lo que piensa; y que á él le amargue el caldo, así no ha de
haber nadie sin su alguacil.

_Olig._ Calla ya, Celestina, que tanto es lo de más como lo de ménos.

_Cel._ No puedo acaballo con este mi corazon ni puede templar cordura
lo que destempla mi negra ventura. Créeme, Oligides, que como no hay
virtud tan loada que no tenga vituperadores, y sólo el agradecimiento
tiene este previlegio, que todos, así bárbaros y rústicos como
sabios, lo loan, bien así el vicio de ingratitud es tan grave pecado,
que los romanos, segun dixo nuestro cura el domingo pasado, no
hallando igual pena que le dar, lo dexaron sin castigo. No hay hombre
tan perdido, ora sea ladron, ora traidor, ora homicida, que no tenga
alguna desculpa de su yerro. Sólo el ingrato carece de todo color y
especie con que colorar pueda la terrible maldad de su culpa, sólo
el negar le es refugio, y con todo esto veo que no hay vicio tan
de todos por palabras condenado, y que tan por las obras todos lo
aprueben y sigan. ¿Quién no me tuviera sobre sus ojos? ¿quién no me
tratára con mucha reverencia si de mí hobiera recebido lo que éste?
pero, mal pecado, perdida es la lexía en la cabeza del asno, nunca
lavé cabeza que no me saliese tiñosa.

_Olig._ Madre, no te pese por el bien que le has hecho, que, haz bien
y no cates á quién, dicen; más vale que tú le hayas á él sufrido,
como desconocido, que no él á tí sobrellevado como desagradecida;
cuanto más que peor mal es olvidar los beneficios recebidos que,
acordándose, no gratificallos, porque en lo primero hay menosprecio,
y en lo segundo memoria; yo sé que Brumandilon se acuerda del bien
que le has hecho, y tiene propósito de te lo servir, que aunque una
cosa tenga mala, muchas tiene buenas. No hay pega sin mancha negra,
ni hay mula sin uña.

_Brum._ Pese á tal, agora que me haces hablar, ¿quién salió estotra
noche tras los escolares y los hizo huir? ¿quién traxo su espada
cubierta de sangre? ¿quién destroza armas, quiebra espadas y hace
rizas de broqueles en tu servicio, sino yo? ¡Ah cuerpo de Dios!
decirse han las verdades, ¿cuál á cuál debe más?

_Cel._ Guayas, padre, que otra hija os nace; por un dia que acuchilló
el perro de mi vecina, que me ladraba á la puerta, dice que ha
derramado sangre por mi causa.

_Olig._ Celestina, ya este hombre tomaste por guarda de tu persona,
confórmate con él en lo más que pudieres, que la verdadera amistad
no es otra cosa que un sumo consentimiento, así en cosas divinas,
como humanas, con un buen querer y amor; y ¿qué dón es dado de Dios,
dice Tulio, mejor y más provechoso, fuera de la sabiduría á los
hombres, que la amistad? unos las riquezas, otros la sanidad, otros
la potencia, otros las honras, muchos los deleites anteponen á lo
demas y todos yerran, porque los deleites son propios de bestias,
las riquezas y los haberes, la buena disposicion del cuerpo, los
señoríos, las honras son bienes de fortuna caducos y inciertos, ahí
van donde la rueda los echa. Pero la amistad fundada en tregua y
consentimiento de voluntades, acompañada de virtud, es durable y
llena de mil suavidades; ¿qué dulce vivienda haber puede en esta
miserable vida que no esté en ella? ¿ni qué cosa más sabrosa que
tener uno con quién oses hablar como contigo mesmo y descubrille tu
corazon? que con alegre compañía se sufre la triste vida, con ella
las adversidades no se sienten, y sin ella las prosperidades no
valdrian nada. Todas las otras cosas fueron criadas solamente para un
efecto, la amistad sirve de muchos oficios, del fuego, del aire, del
agua no usamos tanto como de ella.

_Cel._ Hijo, bien lo veo, mas ¿qué quieres, que Brumandilon es tan
grosero que no hay quien lo maje? amigo de taza de vino, el pan
comido y la compañía deshecha. Nuestra amistad tiene fundamento de
arena y estriba en interes, y por esto con poco viento cae en suelo y
se deshace.

_Olig._ Él lo hará bien de hoy más.

_Cel._ Ni espero ni creo sino lo que veo.

_Olig._ Ce, ce, Celestina, dexando uno por otro, ¿quién son aquellas
dos rebozadas de los chapeos? mas qué polvo levantan con las haldas,
como colegiales con sus hopalandas.

_Cel._ Calla, que el polvo de las ovejas alcohol es para el lobo.

_Olig._ Por mi vida, que es bonita y salada la postrera. ¡Ah, señora
hermosa! ¿eres servida de un escudero? no me responde.

_Cel._ ¿No oiste que te motejó de frio?

_Olig._ ¿Qué dixo?

_Cel._ Que no hacia sol y que añublaba.

_Olig._ No te maravilles, hermosa, de eso, que si el sol en el cielo
se esconde allá en las nubes, es porque tú le quitas las veces en la
tierra.

_Brum._ Ya se traspuso.

_Olig._ ¿Conócesla, Celestina?

_Cel._ Mejor que á mí, á la delantera vendí por vírgen cuatro veces á
cuatro señores de la Iglesia, y la otra á un generoso.

_Olig._ ¿Harásme haber á la trasera?

_Cel._ Sí, y agora síguela, porque vea que haces cuenta della.

_Drion._ ¡Ah, don traidor! ¿tras ella vas? anda, anda; amor
trompetero, cuantas veo tantas quiero.

_Olig._ Por mi vida, mis amores, más estimo tu pié que su cara, no
voy sino por conocella.

_Drion._ Amor loco, yo por vos y vos por otro, en mi alma perdida es
quien tras perdido anda, bien dicen, ama á quien no te ama y andarás
carrera vana; bien lo oí todo.

_Olig._ Brumandilon, quédate tú, y mira bien lo que te dixe, y
aguárdame ahí, que luégo vengo.

_Brum._ Pues vén presto.



¶ ARGUMENTO DE LA CUARTA CENA DEL CUARTO ACTO.

  Eubulo da diez remedios singulares á su amo para que se
  aparte del amor; y al fin Lisandro, no sufriendo el buen
  consejo de tan leal servidor, envíale á dar el conocimiento
  á Celestina por desechalle de sí. Este acto es muy docto y
  lleno de doctrina.

LISANDRO. — EUBULO.


_Lis._ Llámame acá esos mozos, Eubulo.

_Eub._ Señor, nadie está en casa sino los mozos de espuelas y pajes
que venieron contigo.

_Lis._ Diles que limpien bien ese caballo, y llamen al maestro que lo
castigue de la cola.

_Eub._ Lo ya se hace. Señor, pues alcanzaste la que tanto deseabas,
bien es que te apartes de ese vicio, que de hombres es pecar, y
diabólica es la pertinacia en el mal.

_Lis._ El amor que está en el alma no puede salir sin ella.

_Eub._ Yo te daré remedios para ello sin que mueras.

_Lis._ Dilos.

_Eub._ Diez remedios hallo que cada uno de ellos basta á desviar
tu voluntad del amor. El primero es la mudanza del lugar donde te
prendió, que como al cuerpo enfermo es saludable pasarse á otra
parte y mudar otros aires para su sanidad, así al ánimo apasionado
y herido desta llaga aprovecha mucho mudarse y salir fuera del
juego, á parte donde olvide. El segundo es evitar y huir todas
aquellas cosas que te traen á la memoria la hermosura de la que
amas. El tercero es la ocupacion en otros exercicios, que con nuevos
cuidados y negocios se olvidan los rastros de la antigua pasion,
exercita las armas, corre caballos, juega la pelota, que Augusto
César, acabadas las guerras civiles, se dió á este exercicio; y de
Marco Aurelio Antonio se lee que fué tan gran jugador de pelota;
y Mucio Cévola fué en ello muy diestro, y Dionisio Siracusano se
holgaba mucho en el juego de la pelota. Toma la vihuela y tañe,
que al Aspis y Olicornio, al Tigris y Leon el dulzor de la música
engañan; y Timoteo forzaba á Alejandro con ella dejar el manjar; el
Thebano Epaminonda, el famoso Alcibíades, Sócrates, aunque viejo, sus
ciertas horas en la música empleaban; y Themístocles, porque en un
convite rehusó la vihuela, fué de todos por agreste juzgado. Véte
á tus granjas y huertas y labra en ellas, que éste era un exercicio
no ménos loado que usado de los antiguos. Siro, rey, preguntado de
Lisandro que quién plantaba sus árboles, respondió, yo mesmo. Marco
Tulio, desterrado en Tusculano, si dejaba la pluma tomaba la hoce
podadera. Diocleciano fué estudioso de la agricultura. Manio Curio en
la labranza le nacieron las canas; y por cierto, bien mirado, éste
fué el primer exercicio que los hombres tuvieron: Virgilio dice, ¡oh
bienaventurados labradores si vuestro bien conociésedes! El cuarto
es la larga consideracion, pensar de contino y con mucha atencion
la torpeza de este pecado, la tristeza que deja, la miseria que
promete, contemplar cuán breve, cuán momentáneo, cuán nada sea eso
que con tanta dificultad se desea, y con tanto peligro se alcanza,
y con cuánta facilidad, si quisieses, dexarias lo que es de sabios
varones reputado y habido por la cosa más vil y soez del mundo, y
más hedionda que sentina de nao. El quinto es la vergüenza y empacho
de las gentes, que á muchos cura desta enfermedad, en especial á
los ánimos generosos que temen no anden sus famas y honra en boca
y lengua de todos por discante, y no quieren ser señalados en
torpes hechos, y ponen delante los ojos la fealdad de la cosa vacía
de fructo, llena de deshonra, llena de trabajos, llena de congoxas
y pesar. El sexto es la devota licion de la Sagrada Escriptura y
sanctos libros. El séptimo es el contrapeso de las verdaderas razones
á las falsas opiniones que traen y mueven á amar. Las principales
causas que te compelen á amalla son éstas, si no me engaño; su buena
disposicion, su elegante fermosura, su mocedad, sus riquezas, su alta
sangre y el pasatiempo y sabor que hallas en el amor. A todo esto
contrapone sus contrarios, que un contrario con otro se cura, desta
manera, si agora está moza dispuesta, hermosa, piensa que ha de venir
á ser vieja, enferma y fea. Si agora rica, posible es que venga á ser
pobre; y como las riquezas hoy dia hagan linaje, quedará tenida por
una mujer comun. Si en tí mesmo finges esto que dello necesario ha de
ser, dello puede ser, y si la imaginas un vaso de heces de tierra, y
esa no buena para tapias, como cada hijo de vecino, á mí seguro que
no hagas hincapié en lo accidental.

_Lis._ El cuerpo de mi señora glorificado es, necio.

_Eub._ El octavo es el libre albedrío y poder que tienes para
querer ó no querer dexarla ó tomarla, amarla ó aborrecella. Dice
el filósofo que el principio de las cosas es la parte más fuerte,
nuestra voluntad es la orígen donde nace el amor, y subjecto en quien
se aposenta, y así es el lugar más fuerte, y por tanto es menester
minarle los fundamentos, esto es, cortalle las raíces ántes que
broten en malos actos y engendren perversos hábitos y costumbres,
que si el homenaje de la voluntad no se toma, poco ó nada aprovechan
los otros remedios. El nono es la hartura, que no hay manjar, por
preciado que sea, que no empalague, ni vicio que no harte.

_Lis._ Ningun hastío me trae el amor de aquella seráfica imágen.

_Eub._ Si el apetito creyese á la razon, y de las cosas pasadas
argüises las venideras, fácilmente confesarias no sólo hastío, mas
vómito, pesadumbre y enojo haber traido á muchos las cosas que más
amaban. El décimo y último remedio es el nuevo amor, que amores
nuevos olvidan viejos, que, como un clavo expele otro clavo, y una
fuerza quita otra fuerza, así un amor saca á otro, que lo que una
mora tiñe con otra se despinta, y este último remedio aunque á
Artaxerxes, rey de los persas (el cual Asuero llaman las sagradas
letras), haya seido útil y provechoso, segun cuenta Josefo, pero
porque no es bueno salir de un lodo y entrar en otro, no te lo
aconsejo.

_Lis._ El remedio que yo busco es no hallar cosa que me pueda
estorbar ó desviar del amor de mi señora.

_Eub._ Ella te pondrá del lodo, al fin no hay peor saber que no
querer.

_Lis._ Calla, bobo, que sabes poco del mundo. No miras lo que dijo
aquel sabio emperador, hombre que no es enamorado no puede ser sino
necio.

_Eub._ Habló entónces como viejo, loco y necio. Yo digo que hombre
que es enamorado, no puede ser sino loco y sin seso; pues la nobleza
del alma la subjecta á la servidumbre de la carne y á una flaca mujer.

_Lis._ Ora, sús, déxate deso, y lleva este conocimiento á Celestina,
con que cobre de mis arrendadores trescientas doblas para casar sus
sobrinas.



¶ ARGUMENTO DE LA QUINTA CENA DEL CUARTO ACTO.

  Eubulo llegado topa con Oligides y Brumandilon, á los
  cuales, como viese la vida ociosa que traian, repréndelos
  de sus vicios. Donde el buen Eubulo hace una declamacion
  contra los ociosos, y especialmente reprende á Brumandilon
  porque es tan fanfarron. Llega Celestina, dale Eubulo el
  conocimiento, y despues de dado, tambien la castiga de
  palabra ásperamente por sus alcahueterías. Y al fin del
  acto declama contra todo género de hombres que mal viven.
  Este acto es muy provechoso y devoto.

EUBULO. — OLIGIDES. — BRUMANDILON. — CELESTINA.


_Eub._ Aquél es Oligides y el otro Brumandilon, si los ojos no me
engañan; de casa de la buena vieja salen.

_Olig._ ¿Dónde bueno, Eubulo?

_Eub._ Voy á dar este conocimiento á Celestina.

_Brum._ No la hallarás en casa, que es ida á audiencia sobre el
pleito de Angelina con Sancias, que en buen són anda.

_Olig._ ¿Y no se dió ya sentencia por Sancias, estudiante?

_Brum._ Es el diablo mi vieja. Cepola no inventó más cautelas de las
que ésta sabe.

_Olig._ Cuéntame eso.

_Brum._ Urde Celestina que se vean juntos Sancias y Angelina, y
vistos, dice así: á Angelina, ¿tú tomas por marido á Sancias? ella
responde: sí; ¿y tú, dice á Sancias, recibes por mujer á Angelina?
Sancias dixo: sí, bobo es el mozo que lo hará. Entónces acude
Celestina: sed testigos, señores, cómo tomó Sancias por mujer á
Angelina, y concedió que sí; y sobre este sí, fueron á pleito. El
juez, oidas entrambas partes, no supo determinarse, porque Celestina
prueba que Sancias hizo pausa en el sí, y que despues añadió lo
siguiente. Sancias concede haber dicho aquellas palabras, pero que
corria la sentencia, y que con aquella palabra, sí, no afirmaba cosa
alguna, ántes burlaba con ironía de no lo hacer. Celestina replica
que las palabras hanse de entender segun el sentido literal, y no
segun el entendimiento irónico ó metafórico, y que dado que Sancias
las pronunciára conforme á su propósito, pero que la Iglesia no juzga
segun la intencion interior, sino por las obras y palabras exteriores
que denotan consentimiento. Y desta manera el juez, convencido así
por las razones de Celestina, como por otras causas particulares que
entre él y Celestina habian, sentenció por Angelina.

_Olig._ No pensé que tanta era la fuerza de Celestina, que bastára á
corromper las letras, pero allá van leyes do quieren reyes.

_Eub._ Mas ¿qué entrar y salir haceis en su casa? Nunca os veo sino
ir y venir de allá; vida de holgazanes es la vuestra. ¡Oh ocio, ocio,
cuántos vicios acarreas á los hombres! tú mantienes la luxuria, tú
entorpeces el cuerpo, tú enflaqueces el espíritu, tú ofuscas el
ingenio, tú disminuyes la sciencia, tú embotas la memoria, tú traes
olvido, tú revuelves familias, tú trastornas las ciudades, tú hundes
los reinos, tú levantas bandos entre parientes, tú desconciertas las
repúblicas; no sin causa Platon loa tanto el trabajo, cuando dice
que los ramos de la virtud crecen con el trabajo; y con verdad, que,
como la tierra si no se ara y se labra engendra abrojos y espinas,
y labrada y sembrada fructifica, bien así la natural inclinacion
del hombre para el bien, si no se exercita con buenas obras, queda
manca, y hínchese muy presto de vicios; y vicio y virtud contino
entre sí pelean con gran batalla, como introduce Prodico en Xenofon.
La virtud, dice Hesiodo, está puesta allá en una alta, áspera y
ardua roca y en una deleznable cuesta y pedragosa peña. Píndaro dice
que los trabajos y peligros son compañeros de la virtud. Creedme,
hermanos, que no sin muchos trabajos se alcanza la gloria.

_Brum._ No creo en tal, si no es ella la causa por que nunca dexo
descansar á mi espada, sino que hiera ó mate.

_Eub._ Hermosura en mujer loca y palabras entre locos son sortija
de oro en hocico de puerco. ¡Oh, Brumandilon, Brumandilon! si te
conocieses, tú dejarias de blasonar, ni remedarias al glorioso
Thrason, ni al áspero Demea, ni á los furibundos y altivos gigantes,
ni á los vanos cretenses, ni al presuntuoso Herostrato, ni al rey
Tarquino el Soberbio; tú te tomarias otro Micion Terenciano en
mansedumbre, y otro Tarquino Prisco en afabilidad y buena crianza.

_Brum._ Juro al tartáreo Flegethon, no es más en mi mano; por mí
tengo que desciendo de linaje del cruel Domiciano, emperador romano,
el que contaste á la mesa, el cual reposando dos horas la comida por
consejo de médicos, y encerrado como mandaban, no pudiese executar la
rabia de su crueldad, tenía por costumbre matar moscas, y estrujar
la sangre de ellas, y en esto recibia el gran pasatiempo, como tú
dixiste.

_Olig._ Vamos si hemos de ir, que allá le darás esa obligacion.

_Brum._ Héla, héla dó viene.

_Cel._ Sálveos Dios, mis hijos.

_Eub._ Dios te convierta, madre, y toma el precio de tus
alcahueterías, que allá lo pagarás en el otro mundo.

_Cel._ Miraldo el sancto de pajares, un dia de éstos te hemos de
canonizar.

_Eub._ ¡Oh mala y perversa vieja! ¡oh miembro de Satanas! ¡oh
ministra de los demonios! que no basta que estés precita y condenada
al infierno, sino que quieras llevar otros en pos de tí con tu
exemplo y maldito oficio. Éste es diabólico pecado incitar á otros
á pecar, si tú y tus secaces fuésedes quitadas de enmedio de las
gentes, cuántos malos recabdos se evitarian, cuántos yerros se
dexarian de acometer. Vosotras ensuciás los tálamos con adulterios,
vosotras descasais las bien casadas con desamor de sus maridos,
vosotras contaminais las vírgenes con luxuria, vosotras encendeis
los castos propósitos con ponzoñosas palabras, vosotras causais
sacrilegios en los monasterios, muertes y ruidos en los pueblos, y en
las casas cizañas entre padres y hijos, entre hermanos y hermanas.
Vosotras, doncellas, viudas, monjas, casadas y por casar, todos los
estados, todas órdenes de vivir perturbais con vuestras engañosas y
falsas artes. ¡Oh alcahuetas, alcahuetas! si por vosotras no fuese,
no habria tantas malas mujeres en el mundo. Creo que es pequeña la
pena y castigo que os dan las leyes de nuestro reino, cuyo rigor
sería bien que creciese, pues crece el daño y estrago que haceis á
la república, que las ordenanzas y leyes hanse de mudar segun la
necesidad y el tiempo requieren.

_Cel._ Mirad el bellaco, y qué se deja decir, ¿y de qué nos hemos de
mantener?

_Eub._ Nunca á los suyos Dios les falta.

_Olig._ Quédese esta disputa para otro dia, y véte tú con Dios á
tu casa, Celestina, y nosotros aguijemos, no pregunte por alguno
Lisandro y no halle á nadie.

_Brum._ Bien dices, que mucho hemos tardado.

_Olig._ Anda, Eubulo, ¿qué vas pensando?

_Eub._ Cuán muchos se condenan, y cuán pocos se salvan, y cuán
abierta está de dia y de noche aquella puerta del triste Pluton, cuán
ancho, cuán pasajero y cuán real camino es el que guia á la muerte
eterna. Por él se van espaciando los reyes, los duques, los condes,
los caballeros, los hidalgos, los oficiales y pastores. Por ahí se
pasean los pontífices, los cardenales, los arzobispos y obispos, los
beneficiados y sacristanes, con un descuido, como si nunca hubiesen
de llegar allí donde los halagos de la vida, los regalos del cuerpo,
las honras, las riquezas, los favores y todos sus pasatiempos
se volvieran en lamentaciones y llantos perpétuos. Ahí serán
atormentados muy cruelmente los papas que dieron largas indulgencias
y dispensaciones sin causa, y proveyeron las dignidades de la Iglesia
á personas que no las merecian, permitiendo mil pensiones y simonías.
Ahí los obispos y arcedianos que proveen mal los beneficios, teniendo
respecto á sus parientes y criados, y no á los doctos y suficientes.
Ahí los eclesiásticos profanos y amancebados. Ahí los reyes que
tiránicamente gobernaron sus reinos, y los que no dieron los oficios
y cargos, que suelen proveer, á personas de merecimiento. Ahí los
duques y condes, y los grandes señores que á sus tierras y vasallos
con muchos tributos molestaban. Ahí los caballeros enamorados. Ahí
los letrados que no juzgaron conforme á derecho y verdad, y no
obraron segun sus letras les enseñan. Ahí los logreros y usureros,
los oficiales, los mercaderes y tratantes que llevan más del justo
precio por la cosa que venden, y con juramentos falsos cambian sus
haciendas. Ahí los criados lisonjeros que con lisonjas quieren ganar
las voluntades de sus amos, conformándose con ellos en bueno y en
malo. ¡Oh terrible descuido de los hombres! ¡oh desvarío loco! como
si no hubiese otro mundo, y no hubiesen de fenecer todas las cosas
dél, así hacemos hincapié en lo que presto habrá fin.

_Olig._ En casa estamos, hártate agora de predicar, que no te oiré
más.

_Brum._ Ni yo ménos.



¶ ARGUMENTO DE LA PRIMERA CENA DEL QUINTO ACTO.

  Entra Beliseno, hermano de Roselia, con sus criados
  hablando la gran mengua que en su linaje habia causado
  Roselia, su hermana. Su escudero Casajes consuélalo con
  muchos exemplos. Beliseno determina de matar á Lisandro y
  á Roselia y á los demas. Manda esconder sus mozos por el
  huerto con ballestas armadas.

BELISENO. — CASAJES. — GALFURRIO. — REBOLLO. — DROMO. — ROSELIA. —
MELISA.


_Bel._ Mozos, ¿no veis qué gran deshonra y infamia dexa esta mala
hembra á mi linaje?

_Cas._ Las cosas comunes y que acaecen en personas reales y en casas
de grandes, no se han de poner en cuenta de alguna mácula, ni es bien
mirado que la culpa de una sola decienda á toda la generacion.

_Bel._ ¡Oh, calla! que las gentes no miran nada de eso, ántes todas
ponen los ojos en aquellos que en alto estado fortuna puso, y más
ayna ven en ellos la pequeña mancilla, que en los baxos la gran
fealdad.

_Cas._ Por mí fe, señor, más vergonzosa infamia es el adulterio de la
propia mujer que el yerro de la hermana; pero es cosa tan frecuente,
tan usada, tan comun en todas las naciones, y más la española, que
apénas escapa alguno sin alguno ax, y no te cuento exemplos de los
que poco há que fueron y agora son presentes, lo uno, porque sería
materia para hacer larga historia, lo otro, por no ofender la fama
de los que viven; alargo, pues, los testigos de reyes y emperadores,
los cuales, por ser más injuriados que tú, te pondrán algun consuelo.
Filippo, rey de los macedones, tuvo por hijo á Alejandro Magno,
señor del mundo, y por su mujer á Olimpia, adúltera; Ptolomeo fué
rey de Egipto, y marido de aquella infame y desastrada Cleopatra;
Agamenon, capitan de los griegos, él peleaba en Troya, y su mujer,
Clitemnestra, se holgaba con su amigo Egisto en Argos; Minos, rey
de los cretenses, hubo desdicha en el adulterio de Pasifae; Sylla,
dictador de los romanos, no sólo por Roma y toda Italia, mas por
Aténas y toda Grecia fué notado, entre otras cosas, por cornudo.
¿Qué te diré de Agrippa, yerno de Augusto César, cuya mujer Julia
fué tan disoluta, que, ni la virtud de su marido, ni la majestad de
su padre, de aquel vicio apartarla pudieron? y su hija Julia heredó
nombre y hechos de la madre, la cual cometió adulterio á Severo, su
marido, y Domicia á Domiciano, y Herculanilla á Claudio Tiberio,
emperador, el cual fué tan desdichado en esto de los cuernos, que
otra mujer que tuvo, llamada Mesalina, oprobrio y vituperio del
imperio romano, mientra él dormia, ella de noche corria las puterías
de Roma, y creo que no hubo burdel en la ciudad que sus espaldas no
estrenasen. ¿Pues á Sifaz, Masinisa no le robó la mujer, y á Filipo,
Heródes la suya? Y á Menelao Páris le sacó la mujer del templo de
Apolo y se la llevó á Troya, y á otros muchos.

_Bel._ Poco me consuelan duelos ajenos; quisiera yo escarmentar en
cabeza ajena, y no en la mia.

_Cas._ A lo ménos no será esta mancilla notada en tu linaje, pues
otras peores se hallan en illustres casas de reyes y grandes, cuanto
más que en el buen paño cae la raza.

_Bel._ Con matar á él y á ella vengaré esta injuria y satisfaré á mi
honra.

_Cas._ Tarde vino el gato con la longaniza; ¿despues de hecho piensas
poner remedio?

_Bel._ Más vale tarde que nunca. Por eso vamos al huerto, que es
hora, ántes que los otros vengan. Escondeos todos tras esos árboles,
quedo, no hagais ruido y seamos sentidos.

_Galf._ Yo aquí me pongo.

_Bel._ Vén acá, tú, Rebollo, ponte cabe estas parras.

_Reb._ Señor, no, que me verán con la luna.

_Bel._ Pues escóndete tras ese moral.

_Reb._ Agora estoy bien.

_Bel._ Tú, Dromo, aquí te pon junto á la anoria, tras esa pared, no
muy desviado de esotro.

_Drom._ Aquí estaré.

_Bel._ Anda acá, tú, Casajes, estarás comigo, porque si yo erráre el
golpe, sueltes en pos de mí.

_Cas._ Sí haré, señor.

_Bel._ ¡Hola, Galfurrio!

_Galf._ Señor.

_Bel._ Mira no se te escape el que echa las escalas, que creo que es
el traidor de Oligides.

_Galf._ No hará, señor.

_Bel._ Y avísoos á todos que ninguno desarme hasta que yo comience,
porque quiero á los dos, cuando estuvieren juntos, traspasalles con
una saeta.

_Galf._ Mucho bien.

_Bel._ Y mirá que mueran todos y aquella bellaca de la doncella, y
estad queditos. ¿Quién hizo bullicio?

_Reb._ Señor, Dromo, que se le cayó la ballesta.

_Drom._ Estoy temblando aquí donde me ves, que temo no vamos por lana
y vengamos tresquilados.

_Reb._ Yo tengo aquí en el seno una lomina que me dió mi abuela la
habacera, que quien la traxere consigo no podrá morir á cuchillo.

_Drom._ Tambien mi tia, la Luminaria, me vezó unas palabras, que en
cualquier tiempo que las dixere les caerán luégo de las manos las
espadas de los que se estuvieren acuchillando.

_Reb._ Dilas.

_Drom._ Christo vivet, christus vencet, christos reinas, christo
imperia, christus me defiendas.

_Reb._ ¿Qué quiere decir Cristo imperia?

_Drom._ ¿Y no lo entiendes? Cristo es emperador.

_Reb._ Es verdad. Otra oracion muy aprobada me enseñó la hortelana
amiga de mi madre, para que donde hobiere ruido, si se rezáre, no se
saque sangre, que dice: Jesus autem, Jesus innibat y Jesus non me
tangibat.

_Drom._ De ésas diríate mil, que me mostró la tripera gorda, entre
las cuales me dixo que si dixésemos cinco veces esta oracion, agios
isgros, agios atantos, agios oteros, elegimas, no desmayariamos en
ruidos.

_Reb._ Por Dios, que tienes razon, que siempre oí decir que los ajos
dan mucho esfuerzo y ponen corazon.

_Bel._ Ce, armad las ballestas, que ya sale aquella puta á la azotea,
y quedo.

_Ros._ ¿No oiste ruido. Melisa? ¿si es entrado mi señor?

_Mel._ Sí oí, señora, mas no ha venido.

_Ros._ Pues ¿qué bullía por el huerto?

_Mel._ Los cipreses serán, que se menean con este blando aire.

_Ros._ Sentémonos aquí á la claridad de la luna miéntras viene el mi
querido.



¶ ARGUMENTO DE LA SEGUNDA CENA DEL QUINTO ACTO.

  Va Lisandro á hablar con Roselia, su señora, y estando
  con ella en una sabrosa y dulcísima conversacion, manda
  soltar Beliseno las ballestas que tenian armadas contra
  ellos, y matan á Lisandro y á Roselia y á su doncella
  Melisa. Brumandilon, viendo el pleito mal parado, determina
  de poner por obra lo que él y Oligides habian concertado
  dias há, y para este efecto toma por compañía á Siro, los
  cuales, por robar á Celestina, matan á ella y á su sobrina
  Drionea. Libia escapóse, y á ellos prendiólos el Corregidor.

LISANDRO. — BRUMANDILON. — OLIGIDES. — EUBULO. — ROSELIA. — MELISA.
— BELISENO. — CASAJES. — GALFURRIO. — REBOLLO. — SIRO. — GETA. —
CELESTINA. — DRIONEA. — LIBIA. — CORREGIDOR.


_Lis._ No parece gente por la calle, ni los enemigos asoman.

_Brum._ Pésame, por vida de tal, que con el exercicio de las armas la
virtud se conserva y el esfuerzo se aumenta.

_Lis._ Y áun ésa es la causa por que por consejo de Scipion Nasica no
se desolaba Cartago, porque su recelo la union romana conservase;
y tambien queriendo vender la vida de Pirro, Nicias su camarero,
los romanos le respondieron: salud queremos á quien nuestras armas
no deja orinescer. Ea, daos priesa, que el relox nos llama, y pues
la diligencia es madre de la buena ventura, no seais causa de mi
tardanza, que quien pierde punto pierde mucho.

_Brum._ Vieja escarmentada, arregazada pasa el agua, no me tomarás
más allá si yo puedo, digan de mí lo que quisieren, que de Dios
dixeron. Arremangóse Morilla y comiéronla lobos, una hice en el año,
y ésa con daño. Una noche fuí con él, y en ésa me hobieran de matar,
pues lo que no acaece en un año acaece en un rato.

_Olig._ Aguija, Brumandilon, no te quedes atras.

_Brum._ Luégo, luégo, que doy filos rabiosos á mi espada carnicera en
esta piedra, para que con un golpe haga lo que por muchos habia de
hacer, la cual te digo que jamas se desenvainó que no hiciese riza
espantosa en aquellos, que muy de gana no me daban la obediencia.

_Olig._ Un espadero la afilará, que tú estragarás los filos.

_Brum._ Por la emponzoñada Tesifone, si en eso mis dineros gastase,
no me bastaria el tesoro de Venecia, segun las veces se embota en
desafíos y revueltas.

_Olig._ Déxate de palabras, y vén si quieres.

_Brum._ Calla, que tambien lo hago porque no digan los que me
sintieren ir con Lisandro; aquel caballero enemistado es, pues
Brumandilon le acompaña.

_Olig._ Y ¿quién te conoce á tí agora?

_Brum._ Voto á tal, agora y en todo tiempo no hay hombre que no me
conozca en el aire de mi andar, que siempre me suelo hallar en estas
diabluras, y que todos se sirven de mí para este efecto.

_Olig._ Por Dios, que me agradas, Eubulo, ¿y agora vas rezando?

_Eub._ Pues ¿qué quieres que vaya hablando palabras ociosas y que
traen poco provecho? ¿No sabes que hemos de dar cuenta de cualquier
palabra ociosa en aquel dia, donde nuestras malas obras serán
juzgadas por tela de juicio con mucho rigor, donde estos pasos de
nuestro amo le serán bien contados ante el divino acatamiento, cuya
temerosa sentencia no há lugar de apelacion?

_Lis._ Cuelga la escala, Oligides, y sube conmigo. Vosotros guardad
el paso.

_Olig._ Arriba estamos. Baxa, señor, con tiento, que los garfios
están mal asidos, porque no hay donde prendan bien.

_Lis._ Abaxo estoy. Hola, desáselas, que ha de bajar mi señora aquí
al jardin.

_Ros._ ¡Oh dulzura de mi ánima! ¡oh lumbre de mis ojos! ¡oh claridad
de mis tinieblas y consuelo de mi tristura! ponme esas escalas,
baxaré allá, que entre esas floridas y olorosas hierbas, al murmurio
de esa fontecica, nos holgarémos.

_Lis._ Baxa, mi Dios.

_Mel._ Señora, acá me quedo y habla paso, no te sientan.

_Ros._ Bástame á mí pensar que soy de mi señor Lisandro para ninguna
cosa temer.

_Lis._ ¡Oh joya del mundo! ¡oh perla preciosa! ¡oh tan perfecta en
hermosura cuán llena de discrecion! Más es mi alegría en verte, que
mis trabajos en haberte conocido.

_Ros._ Si con el sol todo el mundo se alegra, yo mucho más con tu
vista.

_Lis._ Cuanto en tu ausencia, señora mia, soy poseido de tristeza,
tanto en presencia tuya gozo de la alegría.

_Ros._ No ménos, en buena fe, señor mio, con tu venida mi corazon
está lleno de gozo, que lastimado con tu tardanza era enemigo de
alegría.

_Lis._ Si la memoria de tu hermosura no hobiera seido refrigerio de
mis pasiones, ellas presto me consumieran.

_Ros._ ¿Y eso, señor, no olvidas tus mañas?

_Lis._ Gloria mia, si te besé y dí paz, fué por quitar la guerra de
mi corazon.

_Ros._ Ea, señor mio, dexa estar las ropas en su lugar.

_Lis._ Si las hiedras que andan pecho con tierra los árboles por
compasion sobre sí las reciben, ¿porque tú, señora mia, no me recibes
sobre tu regazo?

_Ros._ A osadas, señor, que tú te hartes y me olvides.

_Lis._ Aunque la agua fria mata la sed al enfermo, no por eso se
quita la calentura, mas ántes se acrecienta. ¡Oh próspera fortuna, en
qué summo deleite me has puesto! razon es que los trabajos se olviden
donde tanta gloria se posee.

_Ros._ Ay gozo mio, no me lastimes.

_Bel._ Soltad todos, dexá á mí á los dos, que esta saeta los
enclavará á entrambos como están.

_Lis._ ¡Oh sancto Dios! ¿qué es esto? Muerto soy; confesion.

_Ros._ ¡Oh, válasme Sancta María! que el corazon me han lastimado;
confesion.

_Bel._ Agora, agora, tirá á la doncella, que sale á los gritos.

_Mel._ Vírgen María, ayúdame, no se condene mi ánima, que muerta soy.

_Bel._ Arma, arma presto, Galfurrio, no se escape el de arriba.

_Olig._ ¡Jesus! ¡credo, credo! ¡oh, oh!

_Bel._ Sús, mozos, vamos de aquí, pues todo está hecho, y no vais
turbados, por ventura no encontreis con la justicia, y viéndoos
alterados, por sola sospecha os prenda.

_Cas._ Señor, acojámonos aquí á esta iglesia, que las piernas llevo
cortadas.

_Galf._ Yo tambien voy desmayado.

_Drom._ Yo lo mesmo, y no puedo dar más paso.

_Bel._ Pues metéos dentro, que ya abrieron, y sobíos á la torre, que
yo os sacaré á paz y á salvo, yo voyme á casa de mi tio el Conde.

_Reb._ Ayúdame á entrar, Dromo, que no puedo alzar los piés del suelo.

_Sir._ ¡Oh poderoso Dios! ¿qué oyo? un lastimoso ruido lleno de
alaridos anda en la huerta, ¿qué será? mas, ¿si matan al desdichado
nuestro amo?

_Get._ Jesus, ¿y no viste caer de las almenas á Oligides muerto, que
no sé quién le tiró una saeta por los pechos?

_Sir._ Corre, corre, huyamos, no nos cerquen y nos quieran tambien
matar.

_Brum._ ¿Qué es esto, qué es esto? ¡Oh! ¿dónde huis, compañeros?

_Sir._ ¡Oh, señor Brumandilon! que no has oido nada, como te
desviastes léxos del huerto.

_Brum._ ¿Qué es?

_Sir._ Todos muertos, si las voces y llantos no nos engañan.

_Brum._ ¿Muertos?

_Get._ Por estos mis ojos vi á Oligides caer en tierra asaeteado
hecho pedazos, los sesos por cada parte.

_Brum._ ¿Y Eubulo?

_Get._ Llorando iba á casa muy triste.

_Brum._ ¿Y detenémonos? Corramos á más correr, no salgan á hacernos
otro tanto; por esta calleja huyamos para casa de Celestina.

_Sir._ No llevo ya huelgo, sudando voy.

_Brum._ Cerca estamos, ¿qué es de Geta?

_Sir._ Adelante va, no cesa de correr.

_Brum._ Vaya con Dios, que mejor harémos nosotros dos no más lo que
agora diré. Sábete que Oligides y yo habiamos concertado de robar á
Celestina y hurtalle un cofre que tiene lleno de dineros y joyas, y
irnos fuera de aquí, por el peligro grande que á nuestras vidas se
recrecia de estos amores; ya ves en qué han parado, segun me decis,
y ya me lo via yo esto, que á buen bocado buen grito, y pues Oligides
murió y nosotros escapamos de esta tormenta, si te parece, hagamos
lo que el otro y yo habiamos de hacer, y salteemos á Celestina aquel
cofre y otras cosas que tuviere buenas y vámonos á Sevilla, que ya no
cumple más estar en esta ciudad.

_Sir._ Hágase, y partámonos luégo.

_Brum._ Pues, sús, trepemos por estos corrales mansito.

_Sir._ Cerrada está la puerta del corral.

_Brum._ Yo la abriré con maña, que con un palo está atrancada, fuera
está. Sube agora pasito comigo, salva el paso tercero, que está
quebrado, no cayas y hagas ruido.

_Sir._ Acá estoy.

_Brum._ Ésta es su cámara.

_Sir._ ¿Qué remedio, que tiene cerrado por dentro?

_Brum._ No hay aquí otro remedio más de desquiciar la puerta, y si
voceáre la vieja, matarla.

_Sir._ Empuxa comigo recio.

_Brum._ Fuera está de quicios, entremos. Ase, ase del cofre, que ése
es.

_Cel._ Ladrones, ladrones, señores vecinos, que me roban; ladrones.

_Brum._ Calla, vieja alcahueta; si no, mataréte.

_Cel._ ¡Oh bellaco ladron! ¿y tú me has de robar? No quiero sino dar
gritos; ladrones.

_Sir._ ¡Oh pecador de mí! dale, dale ántes que dé más voces y seamos
sentidos.

_Brum._ Toma, toma otra puñalada. Dios te perdone, agora vocea.

_Cel._ Ay, ay, que me ha muerto, sobrinas; confesion, confesion.

_Drion._ ¡Ay, desdichada amarga! ¿qué es esto? Vecinos, que han
muerto á mi tia estos ladrones, vecinos, que la han muerto.

_Sir._ ¡Oh pese á tal! mátala presto á esotra, no nos descubra; dale
bien.

_Drion._ Jesus, que me mata, Jesus, que me mata, Sancta María, muerta
soy; confesion.

_Lib._ Ay, mi tia y hermana muertas son, desdichada; justicia,
justicia.

_Brum._ Corre, corre tú tras esotra, mueran todas, pues hemos
comenzado, preso por mil, preso por mil y quinientos. Ásela, ásela
ántes que salga fuera.

_Sir._ ¡Oh, que se me escapó! Huye, huye, que salen muchos vecinos á
los gritos y carga mucha gente. ¡Oh malaventurados nosotros, que el
Corregidor viene á más priesa! huye por estotra calle.

_Brum._ ¡Oh desdichado de mí! que es él.

_Sir._ Guarte, guarte, que veslo ahí viene.

_Corregidor._ Sed presos.



¶ ARGUMENTO DE LA TERCERA CENA DEL QUINTO ACTO.

  Lamentacion de Eugenia por la muerte de su única y muy
  querida hija Roselia.

EUGENIA.


Ay, ay, que es mi hija muerta. ¡Oh hija mia y todo mi bien! ¿qué
azote tan grande es éste que veo delante de mí, con que á Dios le ha
aplacido por mis grandes pecados azotar hoy mi casa? ¿Qué desventura
es la que me ha venido, viendo tan sin pensar y tan arrebatadamente
muerta la lumbre de mis ojos? ¡Oh hija mia, hija mia, descanso de
mis trabajos, consuelo de mis penas, alegría de mis tristezas,
remedio de mi malaventurada vejez y soledad! ¡Cuán desastrado fin
han habido, hija mia, las esperanzas vanas que yo de tí imaginaba!
Traida en mi vientre tanto tiempo y con tanta fatiga, parida con
tanto dolor, criada con tanto recelo, y llegada á edad mayor, pensaba
yo, desdichada madre, pensaba en todo mi seso darte en breve marido
conforme al estado de tus padres, y soñaba de tí nietos y biznietos,
y yernos y nueras y otros deudos y parentelas, que fueran ayuda
para mi vejez. Agora los enemigos hados, habiendo envidia del bien
que esperaba tener, han vuelto al reves mis esperanzas en sospiros,
sollozos y lágrimas, y de bienaventurada que pudiera ser, me han
hecho la más sin ventura mujer de cuantas nacieron, con tu desdichada
muerte, quedando sin tí en perpétua soledad, porque no fué Dios
servido darme otra sino á tí, y doblados mis males, añadida orfandad
á mi primera viudez. ¡Oh hija, hija! ¡en cuánta tristeza y lloro me
dexas eso poco que me queda de vivir! Sólo un consuelo tengo, que la
vida que sin tí he de pasar, ha de ser tan amarga y dolorosa, que
presto la dexaré y me llevarás tras tí, y plega aquel muy alto Señor
que si yo algun servicio le he hecho en esta vida lo galardone en
esto; y pues la que tengo de tener sin tí no ha de ser vida, tenga
por bien que sea yo de este mismo lugar llevada contigo á enterrar
en una misma sepultura, porque apartadas en la vida nos tornemos á
juntar en la muerte.



¶ ARGUMENTO DE LA CUARTA CENA DEL QUINTO ACTO.

  Lamentacion de Eubulo por la muerte de su señor Lisandro.
  Aquí Eubulo hace un apóstrofe ó conversion al amor, donde
  declama contra el amor muy rigurosamente, diciendo dél
  todos los daños y estragos y malos recabdos que causa entre
  los hombres.

EUBULO.


¡Oh señor mio Lisandro! ¡oh mi buen señor! ¿qué desastre que es éste
que nos ha venido, con tu muerte tan arrebatada y tan sin pensar,
á todos tus criados, á todos los que en tí nuestras esperanzas
habiamos puesto, á todos los que mantenias y hacias mercedes? ¿Qué
mala ventura es ésta que en un momento nos ha corrido? ¿Qué nueva
tan dolorosa y llena de llantos será ésta que éntre por las puertas
de tu triste madre y de tus parientes, que te tenian por cabeza de
todo el linaje? ¡Oh mi señor y mi bien todo! que en tí tenía yo
padre y madre, en tí esperaba reposo y descanso para mi vejez, sin
tí estoy solo, sin tí quedo huérfano, sin tí viviré todos los dias
de mi vida tristes y amargos. Ay, ay, desdichado, ni sé si llore la
pérdida que me vino con tu tan apresurada muerte, ó tu desastrado
fin y mal acabamiento. ¡Oh mal logrado mancebo! que áun no habias
cumplido veinte y cuatro años, ni sabías qué cosa era mundo, ni bien
gustado de sus placeres, áun no se te entendian sus engaños, y quiso
Dios llevarte ántes de tiempo y sin poder confesar tus pecados; ni
tuviste lugar de hacer testamento, ni ordenar tu ánima, ni pagar
las deudas que debias, ni los dineros que sacaste á cambio para tus
gastos tan supérfluos y demasiados. ¡Oh, mi señor, mi señor! que ya
mis ojos se cansan de llorarte, y no mi corazon de lamentar y plañir
tu tan lastimosa y angustiada muerte, tu llaga tan dolorosa. Veo tu
cuerpo delicadísimo atravesado con una mortal saeta, tus entrañas
rasgadas, tu pecho abierto y todos tus tiernos miembros bañados en
sangre. Véote muerto á manos de tus enemigos, y en su misma casa,
donde sin ninguna mancilla, sin haber alguna lástima de tu fresca
juventud y florida edad, en la cual los tormentos más se sienten,
cruelmente y sin piedad te mataron, y no como quiera, sino con unas
enerboladas frechas, y no bastó con una, mas cinco te tiraron para
que mayor fuese tu dolor. Ay, ay, que más lloro el peligro en que
tu alma va, por haberte tomado la muerte tan arrebatadamente en ese
paso, que no el triste y doloroso acabamiento de tu cuerpo. ¡Oh
compañeros mios! ¡oh criados del mal logrado mi amo! ¡oh señores y
parientes de Lisandro! ¡oh tú, madre desdichada, á cuya noticia áun
su muerte no ha llegado! venid y ayudaréisme á llorar el remate y
postrimería de aquel que era consuelo y esperanza de todos vosotros.
¡Oh mi señor y mi bien! ¿eres tú aquel que yo llevé recien nacido á
la ama, que te criase? ¿eres tú al que volví niño destetado á casa
de tu padre? ¿eres tú el que empuse en buenas doctrinas y crianza,
que parecias un ángel cuando chico? ¿eres tú el que enseñé á los doce
años á correr caballos y otros muchos exercicios, así de letras como
de armas? ¿eres tú el que hasta los veinte y un años fué muy dado á
la virtud, amigo de religion, enemigo del vicio, amador del culto
divino? ¡Ay, ay! que nuestros pecados quisieron que te juntases con
caballeros viciosos y distraidos y te acompañases con ellos, y de
esta manera se te pegasen sus malas y perversas costumbres; y luégo
que perdiste el temor de Dios venístete á meter en el falso Cupido,
el cual, como traidor, cruel y sin ley, te dió el pago que suele
dar á sus muy leales servidores. ¡Oh amor, amor! á tí me vuelvo y
de tí me quiero quexar, pues tanto mal has causado, quién tuviese
lengua para decir los males que haces y los malos recabdos que por tí
se cometen. Aunque toda la elocuencia de los pasados me fuese dada,
no bastaria para explicar la menor parte de los estragos y ruidos y
revueltas y muertes que urdes en las casas, en las repúblicas, en
las provincias y en el reino; bien te apellidó el poeta: ¡oh malvado
amor! ¿qué no fuerzas hacer á los mortales? y con razon, porque no
hay maldad, no hay traicion, no hay bellaquería que no haga y piense
el que está envuelto contigo. Engaña los amigos, mata los parientes,
degüella los padres, desmiembra los hijos, escala las ventanas,
saltea los monasterios, infama las honradas, deshonra las castas,
menosprecia las cosas divinas, gasta la hacienda, roba, derreñega,
perjúrase, trasnocha, vela, trabaja, piensa, llora, sospira, ni
come ni duerme, pierde el alma y el cuerpo. ¿Qué no haces, amor? tú
estragas la hermosura, tú destruyes las fuerzas, tú abates debaxo de
tu bandera los altos deseos, tú consumes el patrimonio, tú huellas
la honra y la fama, tú acortas la vida y acarreas muerte, tú has
metido en el infierno las más ánimas que allá están, tú derruecas
las casas, tú hundes las ciudades, tú ensucias los templos, tú
revuelves los reinos. ¡Oh maldito y perverso amor, que con todas
las virtudes batallas y traes contínua guerra, todas las excluyes
y de ninguna quieres compañía! No guardas la justicia, ántes á
tuerto ó á derecho, con razon ó sin razon, pones en ejecucion tus
deseos robando la ajena mujer, no muestras severidad á sus tiempos,
porque amor y majestad no caben en un subjecto, ni se sientan en
una mesma silla, no miras la igualdad en lo que haces, ni tienes
verdad en lo que dices, ni obediencia á los mayores. No usas de
liberalidad con los que es razon, careces de benignidad, desabrido
para con todos y encogido para hacer bien, desacatas la religion,
no tienes piedad con los que la has de tener, ni humanidad con los
menores y pobres, ni misericordia de los afligidos, porque todo
te ocupas en tu ídolo, ni reverencia á los perlados, ni concordia
ni amistad con los amigos y parientes. Destemplas y desconciertas
la órden de prudencia, no hay en tí providencia, ni miramiento ni
aviso ni consejo, todo tu saber, toda tu viveza, toda tu sagacidad
y cautela, todas tus mañas aplicas á ese tu tan desabrido dulzor,
ni disminuyes la fortaleza, pierdes la confianza y seguridad, no te
aprovechas de la magnanimidad y magnificencia en su oficio, eres
enemigo de constancia y firmeza, fáltate poder para el bien. Huye de
tí la templanza con sus compañeras, modestia, vergüenza, abstinencia,
moderacion, honestidad, regla, sobriedad, castidad y continencia. No
hay en tí fe perfecta ni esperanza ni caridad, ni amor de Dios ni
temor de él, ni entendimiento ni sciencia ni sabiduría. Con todos
los vicios te conciertas, y con ellos tienes paz y tregua, y con
todos ellos te avienes y tratas como vecinos tuyos; tú eres amigo
de soberbia, de vanagloria, de ensalzamiento, de arrogancia, de
ambicion, de porfía, de menosprecio, de rebeldía, de presuncion, de
desobediencia, de irreverencia; tú te enciendes de ira, de ódio,
de discordia, de riña, de injuria, de rancor, de impaciencia, de
pertinacia, de desvergüenza, de malicia, de maldad, de furor, de
enojo; tú estás lleno de envidia, de detraccion y maldicion, de
murmuracion, de aborrecimiento y enemistad. Contigo se acompaña
la pereza, y sus hijas pusilanimidad, tibieza, descuido, torpeza,
negligencia, imprudencia, desproveimiento; tu hermana es la gula y
la embriaguez y la destemplanza y la glotonía y la golosina; tú
eres la mesma luxuria, el mesmo fornicio, el mesmo adulterio, la
mesma lascivia y suciedad, el mesmo incesto y ayuntamiento ilícito,
y el mesmo pecado contra natura, pues eres la mesma causa de estos
torpes y bestiales accesos. ¡Oh cosario amor! que tú perviertes
toda la religion cristiana; tú fuiste causa que David matase al
inocente Urias, tú heciste idolatrar á Salomon, tú quitaste las
fuerzas á Sanson, tú abrasaste la antigua Troya, tú metiste guerra
entre los lacedemonios y mesenios por las vírgines que se robaron,
tú entregaste nuestra España en poder de los moros, porque el rey
don Rodrigo tuvo acceso con Caba, hija del Conde don Julian, por tí
Clitemnestra mató á su marido Agamenon, y Egica, rey de España, á su
capitan Favilla, tudense, por gozar de su mujer, por tí los mantuanos
degollaron á Rodrigo Gonzaga, porque fué tomado en adulterio. Por
otro tanto Ippomenes echó á su hija Limone, que fuese comida de un
hambriento caballo, por tí Fabia, mujer de Fabio Fabricio, mató á
su marido, por tener mejor lugar de executar su apetito y gozar
de los ilícitos abrazos de aquel mancebo Petronio, por tí mataron
al hermoso Faon y á Cornelio Gallo y Quinto Erecio, caballeros
romanos; por tí Moluro fué muerto de Hietto, greciano, porque lo
tomó con su mujer, y Alcibíades, atheniense, de Lisandro; por tí
murió Spensippo, filósofo, y Tigillino, adelantado, y Rodoaldo, rey
de los longobardos, y el papa Juan duodécimo; por tu causa, infiel
amor, los maridos matan á sus mujeres, Chilperico, hijo de Clotario,
mató á su mujer Glosinda, hija de Athanagildo, rey de los godos,
y Mitridates á la suya, llamada Laodices, y á su madre, hermana y
hermanos y hijos, por se casar con Hipsicratea; por tu respecto,
falso amor, las mujeres matan á sus maridos, Loadice mató á su marido
Antiocho Dios, así llamado, rey de Siria, porque tenía por amiga á
Berenice, hija de Ptolomeo, y al adúltero Gandulfo su mujer lo hizo
matar, Clitemnestra y Fabia á los suyos; tú eres causa que las madres
maten á tus mesmos hijos, Medea despedazó á su hermano y degolló á
sus hijos, y Progne á los suyos, y Catilina mató á su mesmo hijo
por casarse con Orestilla; tú haces corromper las vírgines, Ajaz,
hijo de Oileo, contaminó á la profetisa Casandra, hija de Priamo;
Appio Claudio á una doncella vírgen, Dionisio, el más mancebo, á las
vírgines Locrenses, y Domiciano, emperador, á la hija de su hermano,
que vírgen estaba. ¡Oh diabólico vicio! ¡oh intolerable pecado! ¡oh
tirano amor! que á tí digo, á más te extiendes, y á más se ensancha
tu poder, fasta ensuciar con tu raviosa luxuria parientes con
parientas, cuñados con cuñadas, primos con primas, tios con sobrinas,
antenados con madrastras, hermanos con hermanas, hijos con madres,
padres con hijas; Amnon, hijo de David, tuvo acceso con su propia
hermana Thamar, y Cleopatra con su hermano, con el cual despues se
casó, y Macarso, hijo de Eolo, con su hermana Canace, y Myrra, hija
de Cinare, rey de los Ciprios, con su padre, y Menefon con su madre,
y Tereo, rey de Tracia, forzó á Filomela, hija de Pandion, rey de
los Atenienses y hermana de su mujer; Biblis torpemente amó á su
hermano Canno fasta ajuntarse con él, y Themison tuvo que hacer con
su hermana, y Cidon con la suya, y Thistes con Europa, mujer de su
hermano, y Publio Clodio con sus hermanas, y Antiocho Sother, rey
de Siria, con su madrastra Stratonice, y Marco Antonio, emperador,
tuvo conversacion con Faustina, su hermana, y Antonio Caracalla,
emperador, con Julia, su madrastra, y Tholomeo Evergetes amó á su
hermana Berenice, con la cual se casó, y Theodorico, rey de Francia,
con su sobrina, despues de haber muerto al hermano, Júpiter, rey
de Creta, se echó con sus dos hermanas Céres y Juno, y Calígula
contaminó tres hermanas suyas; lo mismo hizo Commodo, emperador, con
sus hermanas, el cual nació en el mesmo dia que Calígula, Phénix,
hijo de Amintor, tuvo parte con la combleza de su padre, y Ruben con
Bala, manceba de su padre, y Ausílena con su tio; Ptolomeo Filadelfo
con Arsinoe, su hermana, y Heródes Antipas con la mujer de su hermano
Filippo, Hipermestra con su hermano, Hemon tomó por mujer á Rhodope,
su hija; Leucon mató á Orilechon, rey del Ponto, su hermano, por
dormir con su mujer, y Valeria Tusculana se acostó por engaños con
su padre Valerio, y Papirio, por nombre Romano, hijo de Papirio
Volucro, empreñó á su hermana Canusia, y Gedica, mujer de Pomminio
Laurentino, amó tanto á su antenado Communio, fasta que se vió con
él, del cual menospreciada, de coraje se ahorcó; lo mesmo hizo Fedra,
tenida en poco de su antenado Hipólito, al cual de corazon amaba.
Sysimbritas, sátrapa de los Persas, dos hijos tuvo de su madre,
Claudio César otros dos de Agripina, hija de Germánico, su hermano
y su madrastra; Cambíses, rey de los Persas, desfloró á una de sus
hermanas, y ésta muerta, estupró otra menor, con la cual se casó y al
cabo mató. Filipo, hermano de D. Alonso décimo, rey de España, siendo
abad y arzobispo de Sevilla, no mirando en el estado que estaba, por
fuerza tuvo que entender con la mujer de su hermano, hija del rey de
Dacia; Nicteo, rey de Etiopia, con su mesma hija Nictimene comunicó
su ilícito amor. Destas torpísimas abominaciones eres tú causa, amor,
y de otras muchas peores que me callo por no ensuciar mi lengua,
fasta los pueblos de Sodoma y Gomorra extiendes tu reino. No cuento
las tacañerías y nefandas maldades y abominables vicios que por tí
cometió el bellaco Neron y el torpe Sardanapalo, y Sotades, poeta, y
Tigillino y Eliogábalo y Demetrio Poliorcetes, hijo de Antígono, y
Quinto Flaminio, consular, y Hipparco, hijo de Pisistrato, y Papirio
y Filipo Macedo y Hostio, príncipe, y Tamira y Semíramis, reina de
los Asirios. ¡Oh desenfrenado amor! si los pecados bestiales que tú
haces me fuese lícito contar, ántes me falleceria tiempo para decir
que materia que dijese. Callo lo que hizo Pigmalion con una imágen
muy hermosa, y aquel mancebo ateniense con la estatua de Fortuna, y
el otro mochacho con la figura de Praxitelis. No diré lo de Cratis,
pastor, con la cabra, á quien el celoso cabron, durmiendo, con los
cuernos mató. Dexo pasar lo que Publio Estello hacia con la yegua, y
Aristo Efeseo con una asna. No hablaré los amores de Pasifae con el
toro, ni otros mil cuentos de exemplos, por no ofender las limpias
orejas. ¡Oh maestro de todos los males! ¡oh asolador y pervertidor
de la naturaleza! ¡oh estrago de las ánimas! ¡oh destruidor del
bien y hacedor del mal! ¿Quién hace todo esto sino tú? ¿quién es
causa de tan terribles hechos sino tú? ¿quién puso osadía á éstos
á que tan malditos yerros y tan perversos desatinos acometiesen,
sino tú? ¿Quién les da fuerzas y ánimo, y pone corazon á que se
atrevan á tantas muertes y á tantos peligros, sino tú? Tú les das
favor y ayuda, tú los incitas y mueves y despiertas, tú, despues,
cuasi burlándote de ellos porque te creyeron, les das el castigo que
merecen los tales locos y ciegos, que te siguen y adoran. No hay
filósofo, no hay poeta, no hay orador, no hay sancto, no hay sabio
que de tí no escriba mil vituperios, no piensa que ha hecho algo el
que no da su puntada en labrar los males que causas; los libros
están llenos de avisos y consejos que huyamos de tí como de cosa
ponzoñosa. El sabio Salomon unas veces te llama pestilencia, otras
veces red y lazo en que se prenden los ánimos libres, otras veces
dice que trastornas el seso y juicio y discrecion del hombre, y que
por tí muchas ánimas preciosas se perdieron. Sanct Jerónimo te nombra
olvido de la razon y feo vicio y cercano á locura, así te bautiza
Aristóteles, Séneca y Plutarco. Petrarca te define por contrarios,
que eres un fuego escondido, una agradable llaga, un sabroso veneno,
una dulce amargura, una deleitable dolencia, un alegre tormento, una
dulce y fiera herida, una blanda muerte. Séneca, trágico, dice que
eres una blanda pestilencia, una grande fuerza de la voluntad, un
sotil calor del ánimo. Valerio Máximo dice que tú á muchos forzaste
á padecer y hacer cosas ilícitas y torpes, y que esta dulzura,
comun á todos los otros brutos animales, es la raíz y principio
de todos los males, el mesmo dice. Esta luxuria es la que echó á
perder á Anníbal, capitan valeroso, y á él y á toda su hueste y
exército entregó en poder de los romanos, y Xerxes perdió su imperio
por enviciarse en este deleite; pues ¿qué cosa haber puede más
empecible y dañosa que este vicio, con el cual se huellan y pisan
las virtudes, y las victorias se pierden, y la gloria se convierte
en infamia, y las fuerzas del ánimo y del cuerpo se conquistan?
El divino Platon dice que, como los peces con el cebo, así los
hombres con el amor se toman. Tulio dice que empide el consejo, y
es enemigo de razon, y ciega los ojos del entendimiento, y trae el
cuerpo á vejez. El mesmo dice, aquellos acusamos y juzgamos ser
dignos, que todos aborrezcan los que dados á los halagos y deleites
de la triste vida, no miran ni proveen que dolores y tormentos
por ello recibirán. Ovidio dice que estás lleno de solicitud y
congoja. Terencio dice que en el amor reinan estos vicios, injurias,
sospechas, enemistades, treguas, paz, guerras, que es cosa que en sí
no tiene órden ni consejo. Diógenes Cínico lo llamó negocio de los
ocios, porque esta pasion principalmente ocupa á los dados á ocio y
holgura, que miéntras se desocupan de virtuosos exercicios vienen á
caer en la cosa más trabajosa del mundo. Caton, el más viejo, decia
que el ánimo enamorado vive en ajeno cuerpo. Sant Agustin dice lo
mesmo, que el alma más está donde ama que donde da vida. Pues ¿cuál
es ya el loco y atreguado que viendo los males que hace el amor,
no huya dél y lo aborrezca como auctor y causa de todos los malos
recabdos que en la vida se hacen? Si afea el cuerpo, si disminuye
la hacienda, si abrevia la vida, si destroza la honra y destruye
la fama, si infierna el alma, si destierra las virtudes y coge los
vicios, si desbarata y desconcierta las familias y repúblicas, si
quiebra las amistades, si derrueca las ciudades, si revuelve los
reinos, si causa tantas muertes, tantos estupros, tantos adulterios,
tantos incestos, tantos sacrilegios, tantas bestiales luxurias y tan
abominables pecados, ¿por qué no nos apartaremos del amor? ¿por qué
no lo echamos de nosotros? ¿por que todos nos abrazamos con él? ¿por
qué no lo despedimos de nuestros corazones, pues tantos sabios lo
vituperan, diciendo mil leyes de él, manifestando sus malos afectos
y dañosas obras, y tantos exemplos de desastres que han venido á
los que el amor siguieron, á ello nos mueven, y agora lo vemos en
lo que pararon estos sabrosos y desdichados amores? Murió Lisandro,
generoso caballero, dispuesto, mancebo, rico y valeroso. Murió
Roselia, gentil dama, mujer moza, de casta, y sublimada en próspero
y alto estado; murió su doncella, muy querida y encubridora de su
yerro; murió Oligides, escudero privado del malogrado mi amo, el
cual, como más culpante por haber dado entrada á su perdicion cayó de
las almenas y se despeñó y se hizo menuzos; murió la maldita y falsa
alcahueta Celestina, miembro de Satanas; murió su sobrina Drionea,
mujer enamorada y buena discípula que habia sacado la vieja para
que sucediese en su lugar en todas sus alcahueterías y hechicerías.
Sacarán mañana á justiciar á Brumandilon, taimado rufian y gran
fanfarron, y á Siro, mozo de espuelas, y los ahorcarán por ladrones y
homicidas. Todo esto causas, amor, cuyo ancho poder, porque á mí no
me sojuzgue, determino irme á servir á Dios á un yermo, donde esté
apartado de tu furia y de los placeres y halagos y deleites de la
vida, para conseguir la suma bienaventuranza, _ad quam Deus optimus
maximus nos vebat_.

  ¶ Aquí se acaba la tregicomedia de Li-
  sandro y Roselia, llamada Elicia, y por
  otro nombre quarta obra y tercera
  Celestina, nuevamente impresa.
  Acabóse á veinte dias del mes
  de Deciembre. Año del nas-
  cimiento de nuestro Sal-
  vador Jesuchristo de
  mil y quinientos y
  quarenta y dos
  años.

  ✠



CARTA DE UN AMIGO DEL AUTOR, EN QUE LE PIDE PERDON PORQUE
HIZO IMPRIMIR LA OBRA SIN SU LICENCIA.


Aquel soberano rey Salomon, guiado por el saber y cordura de que
sobre todos los nacidos le quiso Dios extremar, entre muchos
saludables consejos que para nuestra salud escribe, y entre las
maravillosas doctrinas que para reparo de la mundana vida nos enseña,
y entre las monstruosidades y milagros que más su entendimiento
agotaban, solas tres cosas él halló que hartura no reciben, y la
última que nunca dice bástame. Y sin dubda, aunque comparar las
pequeñitas arenas de mi pobre juicio al inestimable saber de aquel
valeroso rey, soberbia parezca, y temeridad grande querer añadir lo
que él tan cumplido escribió, no pienso ser esta extrañeza de que
Salomon se espanta ménos de mirar en el hombre, á quien Dios, sobre
todas las cosas sensibles, príncipe quiso hacer. Cuyos ojos así
como nunca se cansan de ver, ni los otros sentidos de sentir, así
la voluntad no se harta jamas de desear, por cuya razon pienso no
seré tenido por de poco juicio, ni me será reputado á atrevimiento el
dón que á vuestra merced quiero suplicar me conceda; pues mi deseosa
voluntad con otra cosa no piensa hartar su hambre ni contentar su
apetito, si no fuere con las sobras que del alto entendimiento suyo á
los que poco sabemos se nos pueden comunicar. No fué pequeña merced
para mí la que recebí de su liberalidad con inviarme aquella obra que
se llama _Elicia y cuarta parte de Celestina_, que su sotil juicio
compuso, porque por ella veo ser verdadera la estimacion que de su
entendimiento siempre tuve, pareciéndome que pues que en una materia
tan fuera de su experiencia tanto se aventajó sobre todos los que han
escripto, no es ménos de que en las cosas de peso todos se queden muy
atras de su saber. Gran consuelo recibí leyéndola, y gran edificacion
para el ánima notando la manera de su proceder, y con cuánto ingenio
y sotil elocuencia pinta las cosas que más á pecar nos atraen, y los
engaños de las vanas gentes, y las adulaciones de los servidores,
y la hipocresía de los esforzados. De suerte que, como en espejo
claro, podamos ver por esta pequeña muestra que de su juicio nos
quiso dar, de qué peligros apartemos nuestros sentidos, y á quien
fiemos las personas más, y con quién comuniquemos nuestros secretos,
y en qué distribuyamos las haciendas. Pero como mi voluntad sea de la
condicion del fuego, que nunca dice bástame, no me contento con la
merced recebida, sin pedir otra mayor, la cual será tan provechosa
á todos los hombres cuanto señalada para mí. Esto es pedirle perdon
del atrevimiento tan osado que tuve en hacer imprimir sin su licencia
esta obra, pareciéndome que con su gravedad no podria acabar que
con su licencia se hiciera, y tambien que, emprimiéndola, todos
quedarian muy aprovechados, y yo glorioso con haber alcanzado que
esta merced, por mi atrevida diligencia, á todos se les comunicase. Y
para esto le suplico mire ser dicho de la Summa Verdad, que ninguno
encienda la candela y la ponga debaxo del celemin, pero sobre el
candelero para que todos vean la luz. Así que, mi señor, pues ve la
ceguedad que todos tenemos viviendo en la escuridad del mundo, y
revueltos en sus lazos y arterías, yo le suplico no tenga por mal
que vuestra merced encendió la candela componiendo esta obra, que yo
la ponga en el candelero, imprimiéndola, para que á todos aprovechen
los consejos y avisos que en ella van escriptos. Que aunque otro
provecho no se sacase sino loar y conocer el poder de aquel Señor,
que tan vivo y claro juicio le dió, sería harto; y en esperanza de su
consentimiento, acabo besando sus generosas manos, suplicándole otra
vez este dón me conceda, aunque ninguna cosa ya me puede hacer más
suyo de lo que soy. De Madrid, á veinte y dos de Noviembre de mil y
quinientos y cuarenta y dos años.



RESPUESTA DEL AUTOR Á SU AMIGO.


Si la estrecha y antigua amistad que entre vuestra merced y mí
hay desde los primeros principios de gramática, donde con gran
exercicio de las artes liberales aprendidas de unos mesmos maestros
y preceptores, venimos despues juntos á estudiar aquella tan alta
sabiduría y tan escondida á los entendimientos humanos, cuan bien
enseñada de un tan famoso varon, luz de las Españas, no terciára
entre nosotros, bien creo que vuestra merced habia dado no pequeña
ocasion de enemistad, pues quiso que los varios juicios de los
hombres, de hoy más, discanten en mí al són de la liviandad que hace
imprimir mucho á mi pesar. Nadie mirará que cuando me ocupé en esa
niñería, estaba yo ocupado de una muy trabajosa terciana, la cual no
me dejaba emplear en mis principales estudios; y así fué necesario
tomar alguna recreacion en cosas de pasatiempo y no fatigar mi
ingenio, pues mi cuerpo quedaba tan cansado de frio y calentura. Y
no piense vuestra merced que me satisfará con solo el perdon que
me pide y con loar tanto esos papeles, que ésa es la nobleza de los
buenos, ninguna cosa á sus ojos ser mala, que en la mesma moneda
quiero que me la pague. Yo leí el libro de las espantosas hazañas que
el esforzado Hector hizo camino de Panonia, que vuestra merced con
tan sobrada elocuencia compuso, y me hizo merced de inviar con el
mesmo mensajero que recibió mis borradores, y siempre tuve creido ser
imposible que el valeroso Hector tan nombrado fuera y tan temido, y
tan deseada su muerte de los príncipes griegos, si no hubiera hecho
aquellas heroicas hazañas ante del cerco de su ciudad. Y miéntras más
lo leia, más necesidad me ponia de lo tornar á pasar; la majestad
de las palabras, la grandeza de los hechos de un tan animoso varon,
las sotiles imaginaciones, la artificiosa invencion, las sentidas
canciones derramadas por esos cuatro libros con tan subida trova
y alto estilo, me ponian admiracion, aunque, á la verdad, siempre
esperaba de su más divino que humano entendimiento que saldrian obras
tan primas como ésas, pues tal era la forma y el dechado donde salian
las labores. Así que, por vengarme del atrevimiento que vuestra
merced tuvo en sacar á luz esos borradores sin mi licencia, he
entregado á Juan de Junta los libros de Hector, en lugar de inviallos
á vuestra merced, para que los impriman, que bien creo que, como el
sol con su luz escurece la claridad de la luna, así estas obras de
vuestra merced, con su gran lumbre, escurecerán esa enojosa recua de
libros de caballerías, y no lo tenga vuestra merced á mal, pues la
mesma razon me guia á mí para vengarme que á él para atreverse. Vale.



RESPONDE Á LA CARTA DEL AUCTOR DANDO RAZONES QUE LE
MOVIERON Á IMPRIMIR SU OBRA.


Aristóteles, summo filósofo, entre otras muchas sentencias y dichos
admirables que escribió en su filosofía, así natural como moral,
dice, que el bien humano tanto se asemeja al divino cuanto es más
comunicado; y si este filósofo en todo ó lo más de su doctrina
acertó, no ménos me parece en este dicho como en los demas ser
digno de todo crédito; pues juzgamos ser un hombre más malo que
otro en la mesma especie, en cuanto á los otros más hace participar
de su malicia, y por eso dice Sant Augustin, que Arrio, hereje
famoso, tantos grados se le acrecientan en el infierno de pena,
cuantos por su ocasion siguieron aquella pestilencial seta, y si
de lo malo esto se verifica, mucho más, á mi ver, será verdad de
lo bueno, porque tiene mejor objecto esta obra que no malo la otra
proporcionablemente, esto en ser bueno y lo otro en ser malo, ca en
comunicar lo bueno nos asemejamos á Dios, y en difundir lo malo á
Lucifer, y que sea obra de Dios comunicarse, no es menester razon
donde la expiriencia está á la mano. Vemos que Dios en tres maneras
se comunica á sí mesmo, la una en la creacion y conservacion de
todas las criaturas, dándoles sér y despues conservallas, ca de otra
manera si Dios no les sustentase el sér que les dió, segun sagrados
doctores, todas se anichilarian. La segunda y más particular, en
darnos su gracia, con la cual, dice Sant Pedro en su _Canónica_, nos
hacemos particioneros de la divina y beatífica esencia. La tercera
y más principal en la encarnacion; aquí se comunicó plenariamente
juntando la naturaleza divina con la humana, de tal manera que del
verbo divino y del ánima y humanidad resultase una tercera persona,
que es el Hijo, como afirma Sant Augustin en el libro XIIJ _De
Trinidad_, y así pudiésemos decir que Dios es hombre y el hombre es
Dios, y que el hombre es amigo de Dios; y por eso dice Christo, ya no
os diré siervos, sino amigos. Pues para ser verdad lo que el filósofo
en su tiempo dixo, baste que nuestro Dios se habia comunicado
en la primera manera; á las piedras, dándoles parte del sér que
tiene sin perder él nada; á los árbores y plantas, sér y engendrar
fructificando; á los brutos, sér, engendrar y sentir; al hombre todo
eso y más hacerle á su semejanza en las tres potencias del ánima,
la cual es una en esencia y tiene tres potencias, entendimiento,
voluntad y memoria, y si éstas se distingan de alma ó no, no es éste
lugar de disputarlo, basta que todos conceden haber tres potencias en
el alma, en las cuales resplandece la omnipotencia, la sabiduría y
bondad de Dios, nuestro señor, más que en otras creaturas. Así que,
como diga Lactancio Firmiano, que cuanto más semejantes fuéremos á
Dios, tanto más buenos serémos, parece manifiesto lo que el filósofo
dice, que si comunicáremos algun bien nuestro, por este respecto
será más heroico y divino, pues imitamos en ello á Dios. Pregunto,
¿por qué tenemos por mejores olores el algalia, almizcle, mosquete,
ámbar gris, estoraque, menjoy, encienso, pomas compuestas, bálsamo;
y de las hierbas los jazmines, clavellinas ó claveles, alhelíses,
hierbabuena, artemisa, toronjil, acandalamo, albahacas, azucenas; y
de las aguas, el agua de azahar, agua de trébol, agua de ángeles,
sino porque más difunden y esparcen por el medio su apacible y suave
olor? ¿Por qué dicen los filósofos ser de mejor olfato los brutos
que los hombres, y de los brutos los podencos, bueytres, águilas?
allende de la razon física, porque tienen las narices más cerca
del cerebro, sino porque su virtud olfativa se derrama y extiende
por grande espacio. A tanto que se cuenta de los bueytres, que de
trescientas leguas sintieron y odoraron los cuerpos muertos que
yacian en una dura y áspera batalla, y de ellos dice Plinio en el
libro décimo de su _Natural historia_, capítulo VII, que dos ó tres
dias ántes sienten dónde ha de haber matanza de hombres, y así luégo
acuden para se hartar; lo mesmo dice Sant Hierónimo de las águilas;
de los podencos, claro está que sacan por rastro la caza que de bien
léxos huelen. Pues de las siete planetas, ¿por qué tenemos en más el
sol, sino porque más comunica su luz á nosotros y á todas las otras
planetas y estrellas? y despues la luna, porque más nos alumbra de
noche, y de las otras cinco planetas al lucero, que es el tercero
planeta Vénus. De manera que vemos en la naturaleza aquellas cosas
ser más estimadas que más comunican el bien que tienen. Loamos á
Themístocles y á Camilo, porque sus tierras libraron, el uno á Grecia
del poderío de Xerxes, el otro á Roma de los franceses. Asimesmo la
historia romana nos trae á la memoria la mucha virtud de los dos
Scipiones africanos, que con gran ardid echaron por suelo aquella
antigua competidora del pueblo romano, Cartago nombrada, y otros
muchos varones illustres y esclarecidos en hazañas, que por el
pro y bien comun hacian hechos valerosos, como son Curcio, Decio,
Mucio, Marco Valerio, Eneo Pompeyo, Marco Caton, Lucio Marco, Cayo
Mario, Quinto Catulo y otros muchos, como es la casa de los Fabios,
Decios, Metellos, de los cuales Tito Livio y Valerio Máximo hacen
mencion, y otros muchos escriptores, porque la virtud y prudencia de
que naturaleza les habia dotado, la emplearon con grande animosidad
y ardimiento, no mirando su bien particular por el bien de la
república. Ansí que la memoria destos está perpetuada, porque bien
comunicaron sus fuerzas por el favor y remedio de muchos; y si éstos
fueron dignos de loar, no ménos aquéllos que con su estilo elocuente,
ó con su doctrina provechosa, dejaron libros para utilidad y provecho
de los venideros, como dice Salustio en el _Catilinario_. De manera
que las obras ó hechos ó escripturas de todos éstos, en tanto son
más preciadas, en cuanto en ellas se hallan exemplos notables y
enseñamientos más aventajados, y aquellos que el deseo del bien
comun á escribir ó obrar movió y encitó, merecen mayor gloria y
fama que no los que por su pasatiempo y ambicion del propio bien
suyo fueron á ello movidos. Por lo cual, con mucha razon Plinio,
en el prólogo del libro primero de la _Natural historia_, reprende
á Tito Livio, porque decia que por su pasatiempo escrebia, y pues
harta gloria le habia sucedido, que dejára de escrebir si no fuera
por la inquietud y desasosiego que su ánimo sintiera si de la obra
cesára. Respóndele Plinio cuanto mejor fuera haber escripto por causa
de augmentar más, y amplificar la gloria del nombre romano que no
por sólo su descanso y gloria. De todo esto se saca una conclusion
muy averiguada entre teólogos, que el bien en tanto es bien cuanto á
muchos más fuere comunicado; por estos términos pone esta conclusion
Sant Dionisio Ariopagita, discípulo de Sant Pablo, en el cuarto
libro de los _Nombres divinos_. Esto he querido decir, generoso
señor, no porque piense poner acuerdo de alguna doctrina en su
entendimiento, en el cual tan acordadas están todas las cosas y con
tan gran majestad resplandecen; pero por excusar mi atrevimiento de
haber hecho imprimir esta obra, porque no quedase cosa tan señalada
fuera del conocimiento de los hombres, pues ve por mi conclusion
que, aunque ella en sí tan heroica y soberana parezca, no fuera
bien si no fuera comunicado. Y ésta fué la principal ocasion de
mi atrevimiento comunicar á los hombres un bien tan singular como
éste, del cual pueden tomar dechado para tomar exemplos y considerar
sentencias, y huir vicios y abrazar las virtudes; que en lo que
vuestra merced me dice que ha hecho de mis libros, yo lo recibo
en paciencia, considerando que dice el refran que el que pide es
obligado á dar. Así que, mi señor, yo consiento que mi poco saber
de todos sea juzgado, saliendo á luz las hazañas de un tan valeroso
príncipe, compuestas por un tan baxo juicio como el mio, pues con
esto soy seguro por su carta de ser perdonado de mi atrevimiento,
y con esta merced quedo con descanso, tan de vuestra merced como
siempre. En cuyo loor sin acabar acabo con estos versos en loor de su
obra y persona, que es lo ménos que de sus grandezas puedo cantar. De
Madrid, á siete (_sic_) de Noviembre de mil y quinientos y cuarenta y
dos años.

  ¶ Despierten las musas del monte Helicon,
    Recuerden las hadas, recuerde Sileno,
    Y todos ayuden con rostro sereno
    Aquella gran furia de mi corazon;
    Envíeme Febo con su dulce són,
    Tal elocuencia cual dió á la Chumea,
    Que todo mortal, oyéndome crea
    Nacer de los cielos aquesta cancion.

  ¶ Calor divinal me rija y encienda,
    Mandando que mueva mi lengua temprano,
    La musa de Orfeo despierte mi mano,
    Sacando mi pluma de toda contienda;
    Descienda en mi pecho tal dón y tal prenda
    Rallada por rallo sotil y divino,
    Tú, Clio, si quieres mostrarme el camino,
    Nada mi verso tendrá de contienda.

  ¶ No nazca en mi metro vano decir,
    Ni ménos jactancia ni otra osadía,
    Muy alto Señor del cielo, me invia
    De presto torrente que pueda escrebir.
    Chorro de gracia me quiera venir,
    Sanando mi lengua de toda torpeza,
    Sonando mi voz con grande viveza
    Pueda tus dones dar bien á sentir.

  ¶ Con esta extrañeza que aquí ha parecido,
    Bramen y giman los poco prudentes,
    Oyendo que vive ya entre las gentes
    Tal hombre, que á todos los ha escurecido;
    Es así como de nuevo venido
    Alcídes al mundo con hechos gloriosos,
    Las obras de todos los otros famosos
    Delante las suyas se han puesto en olvido.

  ¶ Los escriptores del tiempo pasado
    Con grande razon serán olvidados,
    Que sus escripturas y versos limados
    La alteza de aquéste los haya privado,
    Los entendimientos del siglo dorado,
    De plata y de estaño y hierro adornados,
    Darán por ningunos los hechos pasados
    Delante de aquéste de nuevo mostrado.

  ¶ Calle la lengua del gran Ciceron
    Y calle el orar de Quintiliano,
    Callen los versos del Virgiliano
    Y la policía de Marco Varron;
    Aquel componer de Ovidio Nason
    Calle tambien y tenga paciencia,
    Pues ve que estas obras y extraña elocuencia
    Los ha precedido con grande razon.

  ¶ Esconda Diana su grande claror,
    Tambien las estrellas sus centellear,
    Cuando de nuevo comienza á mostrar
    Titano la fuerza de su resplandor;
    Así desta suerte cualquier escriptor
    No tenga sus obras por mucho subidas,
    Pues que de nuevo son ya parecidas
    Otras más primas y de grande valor.

  ¶ Los hechos heroicos y grandes hazañas
    Del hijo glorioso son honra del padre,
    Coronan tambien con gozo á la madre
    Viendo tal gozo de las sus entrañas;
    Pues ¿qué honra estas muestras darán tan extrañas
    Aquel que las hizo y al que le engendró?
    ¿Qué alteza pondrán en quien le parió?
    ¿Qué gloria y qué triunfo en nuestras Españas?

  ¶ Guiado por Dios el rey Salomon,
    Dice, con verso de grande elocuencia,
    Ser muy mejor saber y prudencia
    Que fuerzas y mañas y gran corazon,
    Donde parece por esta razon
    Quel que esto compuso con su gran saber,
    Excede en valor al grande poder
    De todos los fuertes que fueron y son.

  ¶ Aquella ciudad, de Troya nombrada,
    No pudo por Hector ser defendida,
    Y Ulíxes artero la vió ser perdida,
    Tendida por tierra, del todo quemada;
    No pudo por fuerza ser amparada,
    Ni el gran corazon la pudo guarir.
    Saber y cordura bastó á destruir
    La fuerte ciudad, que es tan afamada.

  ¶ Tú, sabio lector, con alto sentido
    Verás la elocuencia desta escriptura
    Ser muestra y espejo, dechado y figura
    De claro juicio y ingenio subido.
    Conoce en España de nuevo nacido
    Aquel que á los cómicos hace ventaja,
    Los trágicos pueden vestirse mortaja
    Viviendo varon tan esclarecido.

  ¶ No quieras mofar, reir ni morder,
    Atiende que dice la Summa Verdad
    Que aquel que maldice, con riguridad
    Allá en los infiernos le hace encender;
    Aquello que fuere á tu parecer,
    No dulce y honesto, sino desabrido,
    Dexa la letra y mira el sentido,
    Y nombre de sabio podrás merecer.

  ¶ Las altas sentencias en el corazon
    Las has de poner para las seguir,
    Las torpes hazañas para las huir,
    Pues toda su gloria, en fin, es pasion.
    Los buenos consejos con toda aficion
    Toma y abraza, y entiende y remira,
    Las feas palabras del alma las tira,
    Que leerlas la lengua no es sin razon.

  ¶ Y en esto te ruego tengas cuidado
    Para que seas por sabio tenido,
    Y en tu pensamiento lo ten esculpido,
    Y así quedes libre de todo pecado;
    Mi pobre consejo te quede esmaltado
    Glosando lo malo y tomando lo bueno;
    Y esté el maldecir de tí muy ajeno,
    Con esto en la gloria serás coronado.

_Fin._

  ¶ Si el nombre glorioso quisierdes saber
    Del que esto compuso, tomad el trabajo,
    Cual suele tomar el escarabajo
    Cuando su casa quiere proveer.
    Del quinto renglon debeis proceder,
    Donde notamos los hechos ufanos
    De aquel que por nombre entre los humanos
    Vengador de la tierra pudo tener.

[Ilustración]



  ÍNDICE

  Advertencia preliminar                v

  Carta del Auctor                      I

  Prólogo al discreto lector            V

  [Primer acto]                         1
    Primera cena                        1
    Segunda cena                       13
    Tercera cena                       26
    Cuarta cena                        40
    Quinta cena                        55

  [Segundo acto]                       71
    Primera cena                       71
    Segunda cena                       84
    Tercera cena                      101
    Cuarta cena                       115
    Quinta cena                       127

  [Tercer acto]                       144
    Primera cena                      144
    Segunda cena                      159
    Tercera cena                      173
    Cuarta cena                       190
    Quinta cena                       195

  [Cuarto acto]                       205
    Primera cena                      205
    Segunda cena                      219
    Tercera cena                      223
    Cuarta cena                       234
    Quinta cena                       240

  [Quinto acto]                       248
    Primera cena                      248
    Segunda cena                      254
    Tercera cena                      264
    Cuarta cena                       266

  [Cartas]                            283
    Carta de un amigo del autor       283
    Respuesta del autor a su amigo    287
    Responde a la carta del autor     290





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Tragicomedia de Lisandro y Roselia - llamada Elicia, y por otro nombre cuarta obra y tercera Celestina." ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home