Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Un año en quince minutos
Author: Gonzalez, Manuel Garcia y
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Un año en quince minutos" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



available by Internet Archive (https://archive.org)



Note: Images of the original pages are available through
      Internet Archive. See
      https://archive.org/details/unaoenquinceminu21213garc


Nota del Transcriptor:

      Letras itálicas son denotadas con _líneas_.



CÍRCULO LITERARIO COMERCIAL.

LA ESPAÑA DRAMÁTICA

DE

D. JOSÉ GARCÍA DE SOLÍS.

UN AÑO EN QUINCE MINUTOS.

4 RS.

N.º 188.

MADRID:

Librería de la Viuda é hijos
de D. José Cuesta,
Carretas, n.º 9.

Librería de Moya y Plaza,
sucesores de Matute,
Carretas, n.º 8.



SALAMANCA: ESTAB. TIP. DE OLIVA, RUA, 25.

------------------------------------------------------------------------


UN AÑO EN QUINCE MINUTOS.

PIEZA EN UN ACTO,

ARREGLADA Á LA ESCENA ESPAÑOLA

POR DON MANUEL GARCÍA Y GONZALEZ.

Estrenada con general aplauso en el teatro del Instituto, á
beneficio del primer actor don Antonio Alverá el 12 de
agosto de 1852.


TERCERA EDICION.


Nº 188.


SALAMANCA:



ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE OLIVA, RUA, 25

1863.

------------------------------------------------------------------------



  Esta obra es propiedad de DON JOSÉ GARCÍA DE SOLÍS que
  perseguirá ante la ley al que sin su permiso la reimprima, varie el
  título ó represente en algun teatro del reino ó en alguna sociedad
  de las formadas por acciones, suscripciones ó cualquiera otra
  contribucion pecuniaria, sea cual fuere su denominacion, con arreglo
  á lo prevenido en las Reales órdenes de 5 de Mayo de 1837, 18 de
  Abril de 1839, 4 de Marzo de 1844 y Ley sobre la propiedad
  literaria de 10 de Junio de 1847, relativas á la propiedad de
  obras dramáticas.

  Se considerarán reimpresos furtivamente todos los ejemplares
  que carezcan de la contraseña reservada, que distingue á los
  legítimos.

------------------------------------------------------------------------



              PERSONAS.                        ACTORES.


         DON LUIS.                       D. Antonio Alverá.

         JULIA                           D.ª Rita Revilla.

         DOLORES, criada.                D.ª Manuela Bueno.


                        La escena es en Madrid.

------------------------------------------------------------------------



                              ACTO ÚNICO.


  Salon amueblado con lujo: puerta al foro y laterales: á la izquierda
  una ventana; á la derecha y en primer término, chimenea con espejo
  encima. Mas allá de la chimenea una mesa de escritorio. A la
  izquierda un velador con recado de escribir. Dos butacas al lado
  de la chimenea. Sillas al rededor de la mesa y del velador.


                            ESCENA PRIMERA.

   JULIA.—DOLORES.—La primera estará sentada al lado de la chimenea
   leyendo. La segunda aparece en la ventana de la izquierda mirando
   hácia la calle.

JULIA. Qué haces, Dolores?

DOLOR. Nada, señorita; estaba arreglando los visillos.

JULIA. No sé qué te se ha perdido ahí; nunca te apartas de la
      ventana: en todo el dia haces otra cosa, y ya sabes que eso
      no me gusta.

DOLOR. Pues ahora, señorita, ha sido una casualidad.

JULIA. Quiero que te llegues á la librería, á ver si ha salido la
      última entrega de esta obra: en ella tal vez encontraré los
      pormenores de la desgraciada muerte de mi pobre hermano,
      víctima de la desastrosa guerra civil. Dícese que ha sido
      escrita por uno de los testigos presenciales que se hallaban
      en el ejército de la Reina. Quisiera conocerlo! (Vuelve á
      leer).

DOLOR. (Mirando el libro por detrás de la silla).«Página 114.»
      Cómo, señorita! Está usted todavía en el mismo pasage al cabo
      de tantos dias? En la toma de Morella?...

JULIA. Si, quiero aprender de memoria hasta los menores detalles de
      aquella reñida lucha, que tantas lágrimas costó, y que tan
      estéril fué para algunos.

DOLOR. Vaya, vaya!... Olvide usted eso, señorita, y haga por
      distraerse: ya sabe lo que dice el refran: «lo que no tiene
      remedio, olvidarlo es lo mejor.» Mire usted, no sé en qué
      consistirá, pero lo cierto es que desde que hizo usted el
      último viaje á Sevilla, me parece que no es usted la misma:
      antes tan alegre... ahora siempre triste.

JULIA. Yo triste? No lo creas. (Aparte). Tiene razon, no puedo
      olvidar á aquel jóven.

DOLOR. Vamos, señorita; esas cosas nunca se pueden ocultar
      por mucho disimulo que se tenga. Habrá acaso algun
      caballerito?...

JULIA. Quieres callar, tonta? Ya sabes que mi tio me ha mandado
      llamar á Valencia, y que dentro de dos semanas tenemos que
      ponernos en camino. Hace cerca de tres años que murió mi
      esposo, y desde entonces, te lo juro, no he vuelto á mirar á
      ningun hombre á la cara.

DOLOR. Y por qué?

JULIA. Porque no quiero volverme á casar; porque no puedo ver á los
      hombres; porque todos son iguales; y en fin, porque si yo
      volviese á querer á alguno, de lo que Dios me libre, habia de
      ser con la condicion de que no se pareciese á nadie.

DOLOR. Cosa muy difícil, señorita.

JULIA. En primer lugar, si empezaba por hacerme la córte, le
      despediria acto contínuo; y si tenia la nécia pretension de
      solicitar mi mano sin hacerme la córte, le daba calabazas.

DOLOR. Pues entonces...

JULIA. Será un capricho; pero para agradarme, habia de hacer en un
      cuarto de hora lo que todos hacen en dos ó tres años: es
      decir, habia de proceder de un modo hábil, discreto, y sobre
      todo muy breve, sin rodeos, y sin perder un momento: ya sabes
      que mi genio es como una pólvora.

DOLOR. Es verdad, señorita; aquí estoy yo que lo puedo decir.

JULIA. Pero vamos, qué haces que no vas á lo que te he dicho? Ah!
      has puesto papeles en el balcón?

DOLOR. Sí, señora, desde esta mañana temprano, y ya puede venir
      nuevo inquilino cuando quiera.

JULIA. Cómo cuando quiera! Todavía no dejaremos la casa hasta fines
      de mes, y hoy estamos á diez y seis.

DOLOR. Bien; asi lo diré á quien venga.

JULIA. Vé á lo que te he mandado, mientras yo me arreglo para
      salir.

DOLOR. Vuelvo al momento. (Julia entra en la habitacion de la
      izquierda).


                               ESCENA II.

                    DOLORES, poniéndose la mantilla.

DOLOR. Pues señor, decididamente vamos á viajar, cómo me gusta á mi
      viajar!... Sobre todo de noche, en el verano, al resplandor
      de la luna, y con muchos viajeros alegren y divertidos: el
      uno cuenta un chascarrillo; el otro una aventura; aquel
      refiere sus amores, este las diabluras de su juventud. En
      fin, todos ayudan á que el camino sea mas corto, y cuando una
      menos piensa, se encuentra en el término de su viaje.

PORTER. (Desde adentro foro). Muchacha, aquí está un caballero que
      quiere ver el cuarto.

DOLOR. Que entre.

PORTER. Entre usted, caballero.


                              ESCENA III.

                           DOLORES.—DON LUIS.

LUIS. Parece, segun veo, que no está todavía desocupado.

DOLOR. No señor, pero muy pronto lo estará. Mi señora y yo nos
      vamos fuera de Madrid.

LUIS. Hola! Conque tienes una señora? La puedo ver?

DOLOR. Curioso es usted, caballero. Acaso cree que nosotras hacemos
      parte de los muebles?

LUIS. No?... Pues lo siento.

DOLOR. De veras, don... Cómo se llama usted?

LUIS. Luis Peralta y Aguilar. Y tú?

DOLOR. Dolores, para servir á usted.

LUIS. Conque vamos á ver si me enseñas las habitaciones.

DOLOR. Con mucho gusto, don Luis. En primer lugar, este es el
      salon.

LUIS. No me disgusta.

DOLOR. (Señalando la puerta de la derecha). Aquel es el gabinete.

LUIS. Sí, pero desde aquí no puedo...

DOLOR. Lo mismo dá. Esta es la alcoba. (Señalando la puerta
      izquierda).

LUIS. Vamos á verla.

DOLOR. No se puede entrar... no está hecha la cama.

LUIS. Ah! ya! seria una imprudencia... Hay alguien tal vez?

DOLOR. No señor, pero...

LUIS. Vamos, no insisto.

DOLOR. (Señalando la puerta segunda izquierda). Ese es el tocador.

LUIS. (Dando un paso para entrar). Ah!

DOLOR. (Deteniéndolo). Pero no tendrá usted la indiscrecion.

LUIS. Bien, bien; no entraré. (Pues señor, vaya un modo de enseñar
      las habitaciones!)

DOLOR. Mi señora se está vistiendo...

LUIS. Ah! tu señora!... Y dime, es soltera?

DOLOR. Diré á usted: mi señora era casada, pero hace bastante
      tiempo que murió su marido y se quedó viuda. De consiguiente,
      es soltera?

LUIS. Como yo.

DOLOR. Conque vamos, le conviene á usted el cuarto?

LUIS. Qué cuarto?

DOLOR. Toma!... El que acabo de enseñarle.

LUIS. El que acabas de... Te diré me convendria... si lo hubiese
      visto.

DOLOR. Pues una vez que es usted tan curioso, avisaré á mi señorita
      Julia.

LUIS. Julia!... Precioso nombre!

DOLOR. Usted se arreglará con ella. Asi como asi no estará
      desocupado hasta dentro de quince dias...

LUIS. Es que yo lo necesitaba mucho antes.

DOLOR. Para cuándo?

LUIS. Para dentro de diez minutos.

DOLOR. De diez minutos!

LUIS. Justamente.

DOLOR. Pero á qué viene esa prisa?

LUIS. Te diré lo que me ha sucedido. Hace tres meses que teniendo
      que hacer un viaje bastante corto, salí de casa sin avisar al
      casero, porque creia volver á los cuatro ó cinco dias; pero
      mi ausencia se ha prolongado demasiado, y esta mañana al
      volver á mi habitacion me encuentro con un nuevo inquilino
      que habia tomado posesion de mi techo en uso de las
      facultades que el casero le ha otorgado. Hace dos meses,
      segun me ha dicho, que habita mi cuarto, y gracias que ha
      tenido la delicadeza de respetar mis muebles, conservándolos
      hasta mi vuelta. De suerte que ahora me encuentro en medio de
      la calle, sin tener donde dormir, ni donde colocarlos.

DOLOR. Vaya un chasco pesado!

LUIS. No ha sido muy ligero para mi. (Aparece Julia á la puerta de
      la izquierda).

DOLOR. Señora, este caballero viene á ver la habitacion pero dice
      que le urje mucho.

DOLOR. Está bien: vé á lo que te he mandado.

DOLOR. Voy Corriendo. (Váse por el foro).


                               ESCENA IV.

                            JULIA.—DON LUIS.

JULIA. Caballero... (¡Cielos... es él!)

LUIS. Señora!... (¡Deliciosa criatura!) (Pausa).

JULIA. Decia usted...

LUIS. Que es usted la mas bella de las mujeres.

JULIA. Caballero!

LUIS. Soy franco. Si me hubiese usted parecido fea, tambien se lo
      hubiera dicho. Soy la franqueza personificada.

JULIA. Perdone usted, caballero: pero me parece que no habrá venido
      á dirigirme galanterías.

LUIS. Es verdad, pero si tuviese la dicha de volver, no seria
      seguramente para otra cosa.

JULIA. Creo que buscaba usted una habitacion?

LUIS. Y una mujer tambien.

JULIA. La habitacion estará libre dentro de quince dias.

LUIS. Y la mujer?

JULIA. Toda su vida.

LUIS. Ah! Ya...

JULIA. Le disgusta á usted esto?

LUIS. No señora, porque no la amo.

JULIA. Franco es usted, por no decir descarado.

LUIS. Qué quiere usted, señora. No digo que al verla tan hermosa no
      la hubiera amado; pero conservo recuerdos en mi corazon.

JULIA. Tanto mejor para usted.

LUIS. Tanto peor, porque esta pasion abreviará mis dias.

JULIA. Asi pudiera abreviar su visita.

LUIS. Observo, señora, que es usted tambien bastante franca; lo
      que, á decir verdad, no me desagrada.

JULIA. Sabe usted, caballero, que es algo estraña su conducta? No
      podria usted ir á contarle sus amores á otra?

LUIS. Obedeceria á usted, con mucho placer, pero es el caso que no
      conozco á nadie en Madrid.

JULIA. (Impaciente). En fin, no conoce usted, que voy perdiendo la
      paciencia?

LUIS. (Con mucha calma). Señora... yo he perdido la esperanza, que
      es aun mucho peor.

JULIA. Caballero, deseo estar sola.

LUIS. (Con galanteria). Lo cual no deja de ser un esceso de egoismo
      por parte de usted.

JULIA. Con que es decir que tendré que sufrir su vista? Esto es una
      tiranía, caballero, y ahora mismo voy á llamar á mi criada.

LUIS. Oh! no la incomode usted por causa mia, señora. (Julia se
      rie). Cómo! Se rie usted?... Ya está desarmada.

JULIA. Todo lo contrario.

LUIS. Tiene usted razon, señora; porque al sonreirse ha descubierto
      nuevas armas, y la lucha ya no es igual.

JULIA. (Riéndose). Es usted poeta por ventura?

LUIS. No señora; soy pintor.

JULIA. Me lo habia figurado.

LUIS. Ahora justamente acabo de publicar una coleccion de cuadros
      que representan las acciones mas notables que tuvieron lugar
      durante la guerra civil.

JULIA. Ah! Con que es usted el autor de esos cuadros tan
      celebrados?...

LUIS. Que afortunadamente han tenido buen éxito.

JULIA. (Sonriéndose). Tiene usted talento?

LUIS. Mucho, señora.

JULIA. Tanto como modestia?

LUIS. Mucho mas.

JULIA. (Ap.) Qué divertido es este jóven! (Se sienta en el sillon
      de la izquierda).

LUIS. Mi historia es bastante original. Figúrese usted, señora, que
      hace algun tiempo que tuve que ir á Sevilla á recoger la
      herencia de un tio en estremo bondadoso. Ah! Por qué dejé á
      Sevilla!

JULIA. (Con curiosidad). Ah! si! por qué?...

LUIS. Voy á decirselo á usted.

JULIA. Tome usted asiento.

LUIS. (Sentándose). Recuerdo perfectamente que estábamos á veinte
      de marzo...

JULIA. A veinte de marzo...

LUIS. Justamente. La noche era oscura como boca de lobo; subo al
      interior de la diligencia, y ya iba á envolverme en mi capa,
      á fin de dormir un rato, cuando mis ojos, habituados á la
      oscuridad, comenzaron á distinguir claramente un bulto; me
      incorporo, y mi pié tropieza con otro pié que al momento se
      retiró; en fin, á fuerza de trabajo pude divisar en el rincón
      opuesto al mio una forma humana envuelta en los mil pliegues
      de un manto de seda: á todo esto el bulto callaba, y yo,
      alentado por el silencio, por la oscuridad, y sobre todo por
      el misterio, me proponia indagar el sexo á que pertenecia,
      cuando una sonora carcajada me dejó helado como el mármol.
      Desde luego creí estar en compañia de algun miserable que se
      habia querido burlar de mí... Vergonzoso error!... Estaba
      frente á frente de una mujer encantadora!...

JULIA. Encantadora?... Pues no ha dicho usted antes que no pudo
      verla?

LUIS. Y no la ví en efecto. Pero estoy seguro que era bellísima. Es
      un presentimiento, una idea fija. Apostaria cualquier cosa.

JULIA. Cuidado que podria usted perder.

LUIS. (Levantándose y yendo hácia Julia). Vamos á apostar?

JULIA. No acostumbro á hacer tales tonterias.

LUIS. (Con seriedad). Entonces, señora, me parece una cosa muy
      desagradable que quiera usted hacerme dudar de la belleza de
      una mujer á quien no conoce, á quien estimo, á quien amo, y
      con quien he jurado casarme.

JULIA. (Riéndose). Cómo!... Se lo ha jurado usted?

LUIS. A ella precisamente no: es un juramento que me he hecho á mi
      mismo, y que cumpliré.—Continúo. Pero antes de continuar
      prevengo á usted que el fin de mi historia es estúpido.

JULIA. (Se sienta otra vez al lado de la chimenea y deja el pañuelo
      sobre el velador). Vuelve usted á empezar?

LUIS. Debo decir á usted desde luego, para la inteligencia de los
      hechos, que me es imposible dormir en diligencia.

JULIA. Nada tiene de estraño.

LUIS. Asi es que siempre que viajo, antes de subir al carruaje,
      tengo por costumbre tomar cierta dósis de ópio, exactamente
      calculada.

JULIA. Comprendo.

LUIS. (Sentándose á su lado). Mi desconocida parecia dormir
      profundamente; aprovechando la ocasion, llevé su finísima y
      torneada mano á mis lábios, cuando...

JULIA. Lo sé.

LUIS. Cómo!...

JULIA. Es decir, lo adivino. Se despertó.

LUIS. Justamente.

JULIA. En fin...

LUIS. En fin, señora, estaba ya á punto de adelantar
      estraordinariamente en mi conquista, cuando de repente siento
      que mis fuerzas me abandonan, mi cabeza se inclina, una
      languidez mortal se apodera de todo mi cuerpo, y mis ojos
      empiezan á disminuir de diámetro, y por lo tanto de
      circunferencia.

JULIA. (Riendo y levantándose). Era el ópio!...

LUIS. (Levantándose). Si señora, el ópio, que hacia su oficio de
      narcótico eficaz, pero poco inteligente. Cuando me desperté,
      mi bella desconocida habia desaparecido: me hallaba solo en
      el carruaje.

JULIA. Y eso es todo?

LUIS. Todo, señora.

JULIA. Pero, y el desenlace de la novela?

LUIS. No llega mas que hasta ahí.

JULIA. Y espera usted volver á ver á su desconocida?

LUIS. Volver á verla, no, porque no tuve el placer de verla; pero
      encontrarla... oh! sí, la encontraré.

JULIA. Cómo!... Sabe usted acaso su nombre?...

LUIS. No.

JULIA. Pues entonces, qué medios piensa emplear para?...

LUIS. Tengo una prueba de conviccion, un objeto dejado por ella en
      el carruaje, y que siempre llevo conmigo. Cuando voy á alguna
      parte, lo saco de vez en cuando, como ahora (Saca el
      pañuelo.); y si por casualidad pertenece á mi desconocida, no
      podrá menos decir al verlo...

JULIA. (Levantándose). Mi pañuelo!...

LUIS. Precisamente.

JULIA. Y entonces...

LUIS. Entonces la pediré su mano; y quince dias despues me casaré
      con ella.

JULIA. Y si se burla de usted?

LUIS. Esperaré á que haya concluido de burlarse.

JULIA. Y si es casada?

LUIS. Esperaré á que haya concluido... Pero no... si es casada...
      entonces, me arrojaré desesperado al canal. (Julia se echa á
      reir. Don Luis vá andando detrás de ella, y al llegar al
      velador vé el pañuelo). Pero... Dios mio! Qué veo!... No es
      ilusion!... Es igual!... (Lo coge). La misma marca!... (Saca
      su pañuelo). El mismo bordado!... No es un sueño!... Pero,
      entonces mi desconocida, el ángel de mis sueños, aquella á
      quien busco hace tanto tiempo, es usted...

JULIA. Yo!... usted se equivoca!... Yo no...

LUIS. Oh! Si señora... esa turbacion... esta prueba irrecusable...
      bien claro lo dicen.

JULIA. Pues bien, sí, caballero; yo soy. Qué tenemos con eso?

LUIS. Que soy el mas feliz de los hombres; que voy ahora mismo á la
      Vicaría...

JULIA. Caballero!... Está usted loco?

LUIS. Es que la amo tanto!...

JULIA. No decia usted eso ahora poco.

LUIS. Es que ahora poco no sabia que _usted_ fuese _usted_, es
      decir _ella_; y si no la amaba á _usted_, era porque mi amor
      á _usted_ me impedia que la amase á _usted_, es decir, á
      _ella_.

JULIA. Basta de bromas, caballero, y vengamos al verdadero objeto
      de su visita. Le agrada á usted el cuarto, si ó no?

LUIS. Me agradaria si lo habitásemos juntos.

JULIA. Ya he dicho á usted que dentro de dos semanas estará á su
      disposicion; por lo demas, caballero, permítame usted que me
      retire.

LUIS. Pero, señora...

JULIA. El casero le enterará de las condiciones. (Váse).


                               ESCENA V.

                         LUIS.—Despues DOLORES.

LUIS. Habráse visto hombre mas desgraciado que yo!... Con que es
      decir que despues de tanto como me ha costado el encontrarla,
      he de dejar escapar la primera ocasion favorable que se me
      presenta?... Oh! no... (Vá á entrar por donde se fué Julia, y
      sale Dolores).

DOLOR. A dónde va usted?

LUIS. Déjame, Dolores. Quiero hablar á tu ama, quiero verla.

DOLOR. Lo siento mucho, pero no puede ser: me ha dicho que vea
      usted si le acomoda la habitacion, y que concluya de una vez.

LUIS. Ay, Dolores! Estoy enamorado de tu ama furiosamente: la amo
      como un loco, como un desesperado.

DOLOR. Jesús, qué miedo!—Pero y si ella no le ama á usted!

LUIS. Que no me ama? eso lo veremos... Pero no; dime que me amará,
      esto al menos será un consuelo.

DOLOR. Pues bien, si, le amará á usted; pero sosiéguese por Dios.

LUIS. Sosegarme cuando abrigo la dulce esperanza de ser amado por
      ella! Mira, Dolores... quieres ganarte para un vestido?...

DOLOR. Que si quiero?... Eso no se pregunta. Veamos de qué modo.

LUIS. Diciéndome, en primer lugar, qué es preciso hacer para ganar
      su corazon, y ayudándome despues en la empresa.

DOLOR. Corriente, lo haré con mucho gusto: ante todo, para empezar,
      le repetiré á usted las palabras que mi señora estaba
      diciendo no hace un cuarto de hora. Escuche usted.

LUIS. Con mis cinco sentidos.

DOLOR. Para que yo volviese á querer á alguno, seria preciso que
      este no se pareciese á nadie!...

LUIS. Cáspita!... Pues yo me parezco mucho á mi padre.

DOLOR. «Es decir, que no hiciese lo que hacen los demas.»

LUIS. Bien, bien; adelante.

DOLOR. «Desde luego si empezaba haciéndome la córte le despediria
      acto contínuo...»

LUIS. Está bien; no la haré la córte.

DOLOR. «Y si tenia la nécia pretension de solicitar mi mano sin
      hacerme la córte, le daba calabazas.»

LUIS. Pero, señor, entonces de qué modo?...

DOLOR. En fin, don Luis, segun yo pude entender, lo que mi señora
      quiere es, que el paciente recorra en un dia el camino que
      los otros hacen en un año.

LUIS. Ah! Vamos, ya entiendo: á la altura del siglo; un
      pretendiente al vapor; amores de ferro-carril; con un novio
      que sea una especie de locomotora.

DOLOR. Eso, eso.

LUIS. Sí, eh? Pues corriente: asi lo haré. (Se queda pensativo un
      corto rato; despues se da una palmada en la frente y dice).
      Me voy.

DOLOR. Tan pronto?

LUIS. No sabes por qué me voy?

DOLOR. No señor.

LUIS. Para volver en seguida, porque ya comprenderás que no podria
      volver sin haber salido antes.

DOLOR. Es claro.

LUIS. Con que adios, Dolores, hasta luego. Cuento contigo. Qué
      dices?

DOLOR. Lo que digo es que ha perdido usted la cabeza.

LUIS. Ya verás, ya verás. (Váse).


                               ESCENA VI.

                          DOLORES.—Luego JULIA.

DOLOR. Pobre don Luis! Está loco.

JULIA. (Entreabriendo la puerta). Se fué?

DOLOR. Sí, señora. Acaba de irse muy triste. (Empecemos á mentir).

JULIA. Has visto hombre mas original?

DOLOR. Si yo fuese usted, señora, habia de quererlo, por lo mismo
      que no se parece á ninguno.

JULIA. Sí, eso es ahora; pero despues será lo mismo que todos.
      (Pausa). Y no es mal mozo!

DOLOR. Es tan bueno, tan sumiso, y sobre todo está tan apasionado.

JULIA. (De mal humor). Qué sabes tú?...

DOLOR. Me dejó muy encargado le dijese á usted que le amaba hacia
      mucho tiempo.

JULIA. Ya me lo ha repetido hoy mismo mas de cien veces. (Pausa).
      Sabes cómo se llama?

DOLOR. Don Luis Peralta y Aguilar. Y qué piensa usted hacer?

JULIA. No volverlo á ver mas.

DOLOR. Pues no se lo merece. Es tan atento! tan fino!... hará tan
      buen marido!...

JULIA. Calla y déjame. Vaya si estás hoy bachillera!... Además, ya
      se ha marchado, y no volverá. Ahora acompáñame, que tenemos
      que salir. (Se pone la capota. Al mismo tiempo suena dentro
      la campanilla).

DOLOR. Están llamando. Quién será?

JULIA. Di que no estoy. (Al salir Dolores, aparece Don Luis en la
      puerta del foro).


                              ESCENA VII.

                        JULIA.—DOLORES.—DON LUIS.

LUIS. Señora... tengo el placer...

JULIA. (Se quita la capota y se sienta). Otra vez!...

LUIS. Si incomodo...

JULIA. (Esto va mal).

LUIS. Lo ha pasado usted bien desde la última vez que tuve el gusto
      de verla?

JULIA. (Con altivez). Caballero!... Qué significa!...

LUIS. Va usted á saberlo. (Se sienta). Con su permiso. Al salir de
      aquí, he preguntado al portero dónde vive el dueño de esta
      casa, á lo que me ha contestado que estaba fuera de Madrid, y
      que...

JULIA. (Impaciente). Pero...

LUIS. (Con mucha calma). Suplico á usted no me interrumpa. Como iba
      diciendo, el dueño no está en Madrid, y deja á eleccion de
      usted el dia y la hora en que cese de ser su inquilina. Yo,
      por mi parte me atreveria á rogarla, que si pudiera ser mas
      bien hoy que mañana... (Saca el reló). Dispénseme usted si la
      dejo tan presto.

JULIA. Pero...

LUIS. Temo ser importuno. Señora, á los pies de usted. (Saluda y
      váse. Julia y Dolores se quedan mirando una á otra).


                              ESCENA VIII.

                     JULIA.—DOLORES.—Luego DON LUIS.

JULIA. Qué quiere decir esto?

DOLOR. (Riendo). Lo mismo iba yo á preguntar á usted.

JULIA. Cierra la puerta, y di que no habran á nadie.

DOLOR. Voy, señora. (Váse por el foro. Don Luis, que ha entrado sin
      ser visto, se desliza por detrás de la cortina de la puerta
      de la derecha).

JULIA. Oh! Cualquiera diria que se está burlando de mí... Pero, no,
      no lo creo. Eso sí, no es del todo despreciable... y no he
      dejado de pensar en él desde que lo ví por primera vez... Si
      yo estuviese segura de que me ama... En fin, no pensemos mas
      en él.

LUIS. (Tosiendo). Gem... ejem...

JULIA. (Volviéndose). Quién está ahí?...

LUIS. (Dando un paso ceremoniosamente). Señora, tengo el placer...

JULIA. Cómo!...

LUIS. Si incomodo...

JULIA. Esto ya es demasiado, y...

LUIS. Lo ha pasado usted bien desde la última vez que tuve el gusto
      de verla?

JULIA. (Yendo vivamente á la puerta del fondo). Caballero,
      decididamente voy á mandar ahora mismo que lo pongan á usted
      á la puerta de la calle.

LUIS. A la puerta? Hará usted mal.

JULIA. Sí señor.

LUIS. Perdone usted, señora; pero su doncella me ha hecho observar
      que habia muchas formalidades que cumplir antes de pedir á la
      mujer á quien se ama, su corazon y su mano.

JULIA. Pero en fin... en fin...

LUIS. En fin, señora, esto quiere decir que en menos de un cuarto
      de hora he venido á ver á usted tres veces; saldré dentro de
      cinco minutos; volveré á los otros cinco, y resultará que al
      cabo del dia habré hecho á usted cincuenta visitas.

JULIA. Cincuenta visitas!

LUIS. En seguida pasaremos al capítulo de la correspondencia;
      despues vendrán los presentes... y... (Aparece un criado con
      un ramo de flores). A propósito, ese es el primero.

CRIADO. Para la señorita Julia.

LUIS. (Tomando el ramo). Dignese usted aceptarlo. (Se lo presenta á
      Julia, esta le vuelve la espalda y don Luis lo pone sobre el
      velador).

JULIA. Pero esta es una verdadera persecucion, caballero!


                               ESCENA IX.

                            DICHOS.—DOLORES.

DOLOR. Ea, ya estamos solas, y no volverá. (Viendo á don Luis).
      Calla! Por dónde ha entrado usted?

LUIS. Por la chimenea.

DOLOR. Vaya una escena divertida!

JULIA. Cómo! Te ries? (Un criado trayendo otro ramo de flores mayor
      que el anterior).

Criado. Para la señorita Julia.

DOLOR. (Tomándolo). Está bien. Qué quiere usted que haga,
      señorita?... Quién no se ha de reir con este loco? (Dá el
      ramo á Julia, esta lo toma, se pone á examinarlo, lo huele y
      se lo devuelve á Dolores, que lo pondrá sobre el velador).

JULIA. Te prohibo formalmente que te rias: oyes? (A don Luis que ha
      ido á sentarse delante de la mesa escritorio). Qué va usted á
      hacer, caballero?

LUIS. Este es el prólogo, señora.

JULIA. El prólogo! Pero qué está usted haciendo?

LUIS. Ya lo ve usted. La escribo.

JULIA. Escribirme! A mí!

      Luis (Escribiendo). «Primero de julio de 1849.»

DOLOR. Si estamos á 15 y en 1851.

LUIS. No importa. Pongo la fecha atrasada, porque asi debe ser...

JULIA. Le prevengo á usted que no abusará mucho tiempo de mi
      paciencia.

LUIS. Algunas líneas mas, y concluyo. (Escribe).

JULIA. (Impaciente). Oh!

DOLOR. (Bajo). Señora, no buscaba usted un hombre que no se
      pareciese á los demás? Pues ya lo ha encontrado. (Don Luis,
      que ha plegado la carta, toca la campanilla que está en la
      escribania. Dolores se acerca).

LUIS. Para la señorita Julia. (Le dá la carta). Urgente. (Le dá una
      moneda).

DOLOR. Qué hace usted?

LUIS. Franquearla. (Se pone á escribir).

DOLOR. (Dando la carta á Julia). Para la señorita Julia. (Riendo).

JULIA. (Rompiendo la carta y sentándose). Esto es una
      impertinencia.

LUIS. (Escribiendo siempre). «15 de julio... En vista del favorable
      resultado de mi primera...»

DOLOR. Cómo! Han pasado ya quince dias?

LUIS. Y á la tercera pasará un mes. (La cierra y hace lo mismo que
      la anterior). Para la señorita Julia: muy urjente. (Se la da
      á Dolores y se pone á escribir). «20 de octubre á las doce de
      la noche.»

DOLOR. A las doce!

JULIA. (Riendo). Sabe usted, señor mio, que seria yo muy nécia si
      tomase todo este juego sériamente? Caballero, es usted un
      insensato.—Arroja esto al fuego, Dolores. (Le da la segunda
      carta).

DOLOR. Déjeme usted leerla.

JULIA. Léela si quieres.

LUIS. (Tocando la campanilla etc). Para la señorita Julia!
      urjentísimo.

DOLOR. Urjentísimo (Lee). «Señorita, no puedo vivir asi.»

LUIS. (Escribiendo). «Mi querida Julia.»

JULIA. (Se levanta). Qué atrevimiento! Pues bien, yo contestaré.
      (Se pone á escribir en el velador).

DOLOR. (Lee). «Cuando haya cometido un atentado, ya no será
      tiempo.»

LUIS. (Escribiendo). «Angel mio.»

JULIA. (Escribiendo). «Caballero, es usted un importuno, un fátuo.»

DOLOR. (Lee). «Tendrá usted toda la vida remordimientos eternos que
      le harán acordarse de mi.»

JULIA. (Escribiendo). «No le puedo ver, le detesto...» (No, no: esto
      es demasiado. Pobrecillo!)

LUIS. «Al fin me amas! Si, lo he leido en tus ojos, mi querida
      Julia!»

JULIA. (Cuánta ternura!) (Llaman dentro á la campanilla).

LUIS. (El es! Ya era tiempo!) Con su permiso de ustedes, yo abriré.
      (Vase).

JULIA. Qué nueva estravagancia!

DOLOR. Ahora que no nos oye, sabe usted, señorita, que se conoce
      que la quiere á usted de veras?

JULIA. Si fuese cierto...

DOLOR. Demasiado!

LUIS. (Desde la puerta del fondo). Por aquí, muchacho.—Son mis
      muebles, señora: detesto las posadas y las casas de
      huéspedes... y he mandado...

JULIA. (Riendo). Vamos, decididamente se ha vuelto loco.—Espero:
      caballero, que hará usted que se lleven lo que han traido.

LUIS. Imposible: el mozo se ha ido ya. (Mientras ha dicho esto, va
      trayendo á la escena algunos muebles pequeños, entre ellos
      una maleta, una sombrerera y un cuadro no muy pequeño).

DOLOR. (Mirando el cuadro y dando un grito). Qué veo! Este cuadro
      representa la toma de Morella!

JULIA. (Examinándolo). La toma de Morella!

LUIS. En efecto, señora; es uno de los de la coleccion que acabo de
      pintar.

JULIA. Cielos! Y este oficial que cae herido en los brazos de un
      jóven, es él... Es mi hermano!

LUIS. (Su hermano!)

JULIA. Y este jóven?

LUIS. Ese buen mozo?... Soy yo, señora, que me hallaba á su lado, y
      que recibí sus últimos suspiros. (Momento de pausa). Ahora
      bien, señora, una vez que este cuadro, por el asunto que
      representa, no debe serle á usted indiferente... seria yo tan
      venturoso que se dignase usted aceptar?

JULIA. (Julia despues de un instante de duda). Caballero... yo...
      no debo admitir ese cuadro... sino con una condicion.

LUIS. Cuál?

JULIA. Que haga usted el favor de vendérmelo.

LUIS. Vendérselo? Pues no ha de formar parte de nuestros...
      (Reprimiéndose.) de sus muebles? Consérvelo usted, señora,
      como un recuerdo mio.—Y ya que he tenido la desgracia de no
      hacerme comprender, ya que he llegado á ser odioso á los ojos
      de usted, ya que no puedo llamarla mi esposa... doy á usted
      mi palabra de no volver jamás á presentarme en esta casa. A
      los pies de usted, señora. (Pónenese á recoger todo lo que ha
      traido, menos el cuadro).

DOLOR. (Bajo). Vamos, señorita, no le haga usted sufrir mas.
      Pobrecillo!

JULIA. Tienes razon: es un honrado jóven á quien deberé lo único
      que me resta de mi pobre hermano. (Señala al cuadro y dice á
      don Luis). Caballero! (Don Luis se vuelve). Qué apuro! No sé
      cómo decir á usted... que agradezco infinito sus favores... y
      que... acepto... Hé aquí mi mano.

LUIS. (Besándosela con trasporte). Ay, querida Julia! Gracias á
      Dios! Cuán feliz soy... y qué trabajo me ha costado!

JULIA. Sí, le perdono todas sus locuras en favor de esta última.
      (Señala el cuadro).

DOLOR. (A don Luis). Lo prometido es deuda.

LUIS. Todo lo que tú quieras: te duplico la cantidad ofrecida, ya
      que me has ayudado á recorrer el espacio de _Un año en quince
      minutos_.



      *      *      *      *      *      *



Nota del Transcriptor:

  Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.

  Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

  Páginas en blanco han sido eliminadas.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Un año en quince minutos" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home