Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: La Anexión de Puerto-Rico
Author: Nieves, Juan B.
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "La Anexión de Puerto-Rico" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



  Nota del Transcriptor:


  Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.

  Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

  Páginas en blanco han sido eliminadas.

  Letras itálicas son denotadas con _líneas_.

  Las versalitas (letras mayúsculas de tamaño igual a las minúsculas)
  han sido sustituidas por letras mayúsculas de tamaño normal.



                              LA ANEXION
                                  DE
                              PUERTO-RICO
                                 A LOS
                       ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

                                  POR

                            JUAN B. NIEVES


                           VALE 10 CENTAVOS


                                 1898
                  Tipografía del "Listín Comercial."
                   Calle Isabel n.º 10, Ponce, P. R.



ADVERTENCIA IMPORTANTE


El hecho de que el mismo dia en que terminara éste modesto trabajo,
circulara con profusión una ridícula hoja suelta autorizada por el
Administrador _innómine_ de la Aduana de este puerto, señor Luis R.
Velázquez, en la que viene á hacer una calurosa defensa de la gestión
del coronel Hill y del Gobierno Americano, hoja que ha sido bastante
mal juzgada por el público y por la prensa, muéveme á formular
esta aclaración á fin de que no se me confunda y se crea que mis
ideales anexionistas DE HOY, se fundan en la esperanza de seguir
siendo empleado del Gobierno Americano, á pesar de que fuí el único
empleado de hacienda que encontraron en su puesto y que trataron,
que les hice entrega de la Aduana, que les di noticias y detalles de
cuanto se me preguntó, que hice venir á la caja y para el Gobierno
Americano, la suma de _cinco mil y pico de pesos_, que si el jefe
accidental de esta oficina, no tuvo bastante valor para afrontar el
peligro, tuvo en cambio, bastante diligencia para asegurar el dinero,
que como funcionario público, no soy ningún advenedizo y tengo una
limpísima historia, de 20 años, que como político, no fuí nunca de
los tornadizos y como agregado social, tengo familia constituida al
amparo de todas las leyes civiles, religiosas y morales. Pues, con
todos estos antecedentes que me abonan, yo no se inglés y quiera Dios
que me equivoque, pero creo que no está lejano el dia en que me digan:
"por esta puerta se va á la calle," por más que las alimañas, desde la
altura á donde subieron arrastrándose, lancen repugnantes chirridos
afirmando lo contrario con el fin de ver si se sostienen donde nunca
merecieron llegar.

Si antes me repugnó el servilismo, y nunca pude plegarme á las
exigencias del déspota, hoy menos que nunca he de rebajarme, pues
quiero que los americanos se formen un concepto más elevado de mi
insignificante personalidad.

Si el movimiento es la vida, yo acepto la vida de pié y marchando
hácia la luz, dando frente al peligro, si lo hay, pero arrastrándome
como miserable reptil nunca, pues para soportar la vida en estas
condiciones, es mil veces preferible la muerte.

              Playa de Ponce, á 20 de Setiembre de 1898.



POR LA ANEXION


I

Un ilustrado y muy querido amigo mio, que ha vivido siempre alejado
de las cuestiones políticas, pero que no por esto deja de estudiarlas
en sus más mínimos detalles, para formar juicio, escríbeme una íntima
carta, y entre otras cosas que se refieren, únicamente á la situación
actual del pais, me dirije las preguntas que siguen:

  ¿"Te gustaría volver á los tiempos y á la forma de cosas que hace
  poco pasaron?

  ¿Piensas en la independencia?

  ¿Te decides por la anexión?

  Contéstame á estas preguntas con la franqueza que á ti te ha
  distinguido siempre y que tantos disgustos y perjuicios te han
  proporcionado en tu vida pasada, y que no te auguro mejores en el
  porvenir, pues la ruda franqueza, ha sido y será siempre víctima de
  la solapada hipocresía.

  Comunícame á la vez tus impresiones sobre el porvenir que á
  tu juicio le espera á nuestro infortunado pais, pues deseo
  conocerlas."

Hasta aquí el amigo, y voy á contestarle por el mismo órden que
interroga.

En cuanto á lo que se refiere la primera pregunta, no he de perder el
tiempo hablando de cosas que ya pasaron para no volver, pues la eterna
ley de la evolución se cumple fatalmente, y _time is money_ dicen los
que hoy nos mandan.

¿La independencia?

Preso de fatal quebranto cerebral, es que únicamente se me ocurriría
pensar en semejante dislate. Nunca, ni aún en tiempo de los españoles,
se me ocurrió pensar en que este pais pudiera ser independiente, por
más que la intransigencia y la suspicacia, pusieran en duda mi buena
fé y me colgaran éste sambenito, que no pocos disgustos y muchos
perjuicios me proporcionaron.

Es no pensar cuerdamente, ni hacer un minucioso y detenido estudio de
las condiciones especiales de este pais, para abrigar la idea de que
llegue á ser nación independiente, mientras no bajen á la tierra y se
queden por el mundo, los ángeles y serafines que habitan en la Mansión
Celestial.

Ni aún en los pueblos verdaderamente cultos, que por desgracia el
nuestro no es todo lo que debiera, pueden sostenerse más que en el
nombre las pequeñas nacionalidades, tales como las Repúblicas de
Andorra y San Marino, el Principado de Mónaco y los pequeños Estados
de Oriente, objeto de tantos trastornos por causa de la codicia y
ambición de los pueblos de Europa, que se los quisieron repartir, y ya
lo hubieran hecho, si no fueran tantos los interesados.

Tenemos el ejemplo reciente de Italia y Alemania, que para asegurar su
independencia, tuvieron que apresurarse á constituir su unidad que las
ha hecho fuertes y respetables.

Si esto le ocurre á los pueblos que están enclavados en el corazón de
Europa, y que por esta razón tienen todos los elementos inmediatos y
necesarios para la vida ¿qué vendría á sucederle á este grano de arena,
lanzado por Dios en medio de las hondas del mar Caribe?

Ahora, como antes, la vida de nuestro pueblo se recibe del exterior, y
si bien es verdad que es á cambio de nuestros imperfectos productos,
no es menos cierto que cualquier perturbación atmosférica ó social,
nos pone en crisis, y si esta se prolonga, llegamos enseguida á las
puertas del hambre, y buena prueba de ello es la que acabamos de pasar,
cuyos efectos estamos sintiendo todavía, por consecuencia de la guerra
hispano-americana, que ha terminado con nuestra separación de la
antigua metrópoli.

Suponiendo que en nuestro pais se abriera paso, sin obstáculo alguno
el carro del progreso, como se lo abrirá indudablemente al amparo
de la bandera americana, y que ésta marcha fuera tan vertiginosa,
como es de desear y lo será, al extremo de que en breve tiempo, la
agricultura, la industria, el comercio, las ciencias y las artes
lleguen á su mayor apojeo, produciéndolo todo bueno y en condiciones
de hacer la competencia, nos encontraríamos con que los yacimientos de
riqueza son pequeños y no dan lo suficiente para sostener con el brillo
necesario, los enormes gastos que trae consigo la categoría de nación
independiente.

Nadie tiene la culpa de haber venido al mundo pequeño de cuerpo y débil
de constitución, pues como no nos pusieron á escoger, cada cual es como
Dios lo ha hecho, y la infeliz Borinquen, es pequeña de cuerpo y débil
de constitución, y antes como ahora, y como después, siempre que aspire
á vivir la vida de la civilización, tiene absoluta necesidad de un
guía y sostén fuerte, á fin de no ser juguete de los ambiciosos que la
lleven y la traigan como cuadre á sus deseos.

No tenemos más que fijarnos en la pequeña isla de Córcega, que mientras
no la tomó de la mano una potencia fuerte como Francia, estuvo siendo
víctima de los que la ambicionaban, y que ella, á pesar de sus
instintos y de sus hábitos guerreros, que nosotros no tenemos, no podía
rechazar por causa de su debilidad. Los corsos, en mejores condiciones
que nosotros, por su proximidad al continente, no pudieron sostener
su independencia y vamos á sostenerla nosotros que somos un náufrago
infeliz, que el azar arrojó en la inmensa soledad de los mares.

Nunca, ni aún en tiempo de los españoles, repito, se forjó en mi
imaginación la idea de la independencia y si los que antes la
alimentaron, no pudieron conseguir su objeto entonces, que les hubiera
sido más fácil, lo que es hoy, tienen que despedirse de éste quimérico
y absurdo ideal, que en mi concepto, no lo alienta mas, que una ínfima
minoría de imaginaciones volcánicas, que por ser minoría, hace poco
pero en la balanza del destino que le espera á Puerto-Rico.

El bello ideal de toda mi vida, fué siempre el de una autonomía,
tan amplia, que la metrópoli no tuviera más ingerencia en ella que
la de enviar aquí su bandera y su representante, para el percibo de
los gastos de soberanía. Luego en la práctica, y con aquel asomo de
autonomía que se vislumbró, me convencí de que nuestra educación
político-social era muy deficiente, y que en modo alguno podíamos
prescindir de los restos atávicos.

Si bien es verdad que yo nunca pensé en que éste pais se anexionara á
la Unión Americana, y hasta en alguna ocasión combatí la idea, hoy que
por las fuerzas de la circunstancia se ha impuesto, bien está y que sea
por siempre, con lo cual dejo contestada la tercera y última pregunta,
declarándome decidido partidario de la anexión, porque así conviene á
nuestros intereses en el órden moral y material de nuestro porvenir.

Puerto-Rico anexo, y viviendo al amparo de la República modelo, será
un pueblo próspero, feliz y respetado, mientras que independiente,
será siempre un semillero de discordias intestinas, y en el porvenir,
víctima de Santo Domingo ó de Cuba, pues ya los cubanos hace tiempo que
lanzaron la especie, de que cuando ellos fueran independientes, harían
de Puerto-Rico su presidio.


II

En cuanto á mi parecer sobre el porvenir que á Puerto Rico le aguarda,
declaro con entera franqueza que no puede ser más pesimista y quiera
Dios que me equivoque y vayan razones.

No se funda mi pesimismo en mero capricho ni por deducción de los
hechos aislados que han llevado y lleven á cabo los americanos, ni
en lo que ellos puedan conceder ó negar en este estado de cosas, que
como ya he dicho en ocasión no lejana, es puramente transitorio y para
mientras dure el régimen militar, que creo será para mucho tiempo.

Fúndase este pesimismo verdaderamente desconsolador, en lo que los
americanos puedan pensar y en el concepto que formen de nuestro pueblo,
por los actos que desde el primer momento se han llevado á cabo.

Entiendo yo, que si los americanos al posar su planta en esta tierra
que hoy les pertenece, hubieran encontrado un pueblo mesurado y
circunspecto; que hubiera guardado prudente reserva y respetuoso
silencio para juzgar del porvenir con vista de los hechos, otro sería
el concepto que se formaran de nuestra cultura.

Para demostrar el descontento que existía contra la dominación
Española, bastaba con mostrarse indiferente á las desgracias de la
metrópoli y ver pasar en silencio las tropas, que de extranjera
tierra y de distinta raza, venían á posesionarse de la tierra que
descubrieron, poblaron y mandaron los españoles durante cuatrocientos
años seguidos.

Si al verificarse la ocupación por las tropas militares de la gran
República, se hubieran encontrado con un pueblo, que si bien es verdad
que estaba sediento de justicia, no por esto había perdido la altivez
de su raza, y que sabía esperar el desarrollo de los acontecimientos,
prestando á la vez su concurso en todo aquello que representara un
signo de bienestar y de progreso, seguramente que nos prestarían mayor
atención y nos considerarían más acreedores, si no á constituirnos
en Estado, libre, dentro de la Unión Americana, por lo menos á que
disfrutáramos de una autonomía, amplísima que nos fuera educando en el
ejercicio del derecho y preparándonos para entrar de lleno á compartir
con ellos de las libertades que disfrutan los Estados que constituyen
la Unión.

El más horroroso de los castigos es el que han sufrido aquí los hijos
de la nación Española, que en la noche del 27 de Julio último, se
acostaron en su pais y al amanecer del dia 28, tuvieron el horroroso
despertar de encontrarse en tierra extranjera, sin haberse movido de su
propia casa.

Es necesario sentir en el fondo del alma todo el fuego del patriotismo
sagrado, para saber todo lo que esto significa y el alcance que tiene;
hay que haber estudiado y dádose cuenta exacta de las infinitas
tristezas de que son presa los desgraciados polacos; es necesario
penetrarse bien de las torturas que sufre el pobre africano cuando
ve hollado el patrio suelo por extraña planta; hay que haber formado
un juicio claro de las agonías del indio que muere defendiendo sus
vírgenes montañas y sus selvas humbrías; hay que volver la vista al
pasado y recordar los galos, romanos y griegos é identificarse con las
amarguras y sufrimientos que les causaba la pérdida de la patria amada.
Pues, bien, todo esto y mucho más que esto, han sufrido aquí los hijos
de la noble España y digo mucho más, pues que aquellos perdieron la
patria con honor y en lucha abierta, mientras que estos, ni siquiera
ese consuelo tuvieron para que fuera más amarga su pena y más intenso
su dolor.

Los españoles aquí lo han perdido todo y lo han perdido sin gloria,
cosa nunca vista en los anales de su historia patria, y esto no es cosa
fácil de poder apreciar, sino habiendo estudiado mucho en las páginas
de la historia de todos los pueblos.

Si tales y tan grandes han sido y son los sufrimientos y las amarguras
de los españoles en esta tierra, ¿no era más cuerdo, más sensato, más
generoso y más noble, tender la mano al caído que ir á gozarse con las
penas que les torturaban, concitando los ánimos de las turbas á fin de
que tomaran por su mano, la justicia que solo compete á las autoridades
cuando hay delincuencia?

No ha debido olvidarse ni por un solo momento, que á pesar del mal
trato que nos dieran, de las justas é innumerables quejas que contra
ellos tuviéramos, no todos eran iguales ni todos tenían los mismos
procedimientos que salían, especialmente del elemento oficial y muy
principalmente, de aquellos de nuestros paisanos que habían formado
causa común con ellos y querían aparecer más papistas que el papa.
Hemos debido tener muy presente el que en un momento dado habían pasado
á ser extranjeros, de que estaban _vencidos y de que no habíamos sido
nosotros los vencedores_.

La sangre de esos españoles tan odiados, es la misma que corre por
nuestras venas, su idioma, su religión, sus costumbres buenas ó malas,
sus defectos y sus bondades, son las mismas que nosotros tenemos y esto
no se cambia en un solo dia, ni en una centuria, pues cuando esta haya
transcurrido, quedará el recuerdo de la historia que no se puede borrar.

Los españoles llegaban aquí es verdad que con lo puesto, en su
mayoría, lo cual no es un delito, ó con el fondo de masita que les
entregaban al dejar el fusil, pero no es menos cierto, que en vez de
entregarse á la holganza, se dedicaban al trabajo imponiéndose toda
clase de privaciones y por este medio conseguían formar capital y en
breve tiempo compartían su suerte con las criollas, que pasaban á ser
nuestras madres, y de aquí la familia puertorriqueña, que no es ni
puede ser otra cosa que la familia española.


III

Todas estas consideraciones que yo me hago por el momento, y de las
cuales nunca he de arrepentirme, pues que nadie me obliga á ello, serán
seguramente las que se hayan hecho los americanos y ningún juicio
favorable tendrán de nosotros al ver los instintos de ferocidad que se
despertaron contra los que estaban caídos y completamente indefensos.
Los más rudimentarios principios de humanidad mandan á que se respeten
los dolores agenos y nosotros hemos debido respetar el de los españoles.

Se me objetará seguramente, que los españoles del elemento oficial
emplearon con nosotros los tormentos inquisitoriales, y esta es una
verdad que no se puede negar, pues de ello hablan bien claro los
ominosos tiempos en que gobernaron la Isla los execrables sátrapas
Sanz, Palacio, Lasso, Dabán y Marin, los más funestos que han venido á
estas tierras, para descrédito de la hidalga nación Española.

Pues si es una verdad innegable que el látigo, los _palillos_[1] y
el sable de la odiosa guardia civil, flajeló nuestros cuerpos, actos
fueron de verdadera cobardía que no debemos imitar nosotros, pues
sería colocarnos á su mismo nivel, tratando de tomar venganza de
acontecimientos, que cuando se desarrollaban, no tuvimos el valor de
repeler con la fuerza, aunque hubiera sido marchando al sacrificio,
pues cuando los pueblos no quieren soportar la vida afrentosa, se
suicidan y la historia los disculpa.

       [1] El componte.

El hecho de lanzarse por pueblos y campos, deponiendo autoridades y
arriando y subiendo banderas, sin que nadie les hubiera concedido
autoridad para llevarlo á cabo, viene á constituir un verdadero abuso
y la prueba de ello, es la correctísima conducta que han observado
los americanos, reponiendo los funcionarios que injustamente fueron
lanzados de sus puestos, por quienes no tenían autoridad para ello.

No se puede dar desaprobación más expresa y seguramente que así lo
entenderán los autores de aquellos hechos.

Si antes he calificado de abusos el lanzamiento de funcionarios
públicos y otros desmanes, no he de ser tan benigno al calificar los
incendios del Coto del Laurel y otros que se han sucedido y se están
sucediendo en la isla, así como los apedreos de establecimientos
públicos, actos estos que nos avergüenzan y que nos han colocado en la
categoría de pueblo verdaderamente salvaje y con instintos de ferocidad.

Para justificar los hechos bárbaros de que me vengo ocupando,
seguramente que se traerá á colación las salvajadas que se dice han
cometido en Ciales por las tropas y voluntarios españoles, que no niego
ni afirmo, pero que desde luego condeno con toda mi alma y pido para
sus autores la maldición del Cielo, ya que no ha de alcanzarles la
justicia de la tierra, y digo que no ha de alcanzarles la justicia de
la tierra, porque la de los americanos, no podía llegar á pueblos que
estaban todavía ocupados por las tropas españolas.

De estas salvajadas, y de las víctimas que ellas trajeron consigo, no
son responsables más que los impacientes, que sin elementos de fuerza
bastante y sin autoridad ninguna, fueron á cometer allí donde había
guarnición española, los mismos abusos y desmanes que cometieron en
Santa Isabel, Yauco, Sabana Grande y otros. La fiera acorralada y
herida les salió al encuentro, y cuando repartió zarpazos, no reparó al
que cojía.

En la ciudad de New-York existe una colonia compuesta de más de 60,000
españoles con grandes capitales y grandes establecimientos de todas
clases, y que seguramente habían contribuido con sus recursos para el
sostenimiento de la guerra con los Estados Unidos, lo que es lógico
que supongan los americanos, y sin embargo, pueblo civilizado y culto,
tanto como el que más lo sea, no se les ocurrió tirárseles encima y
destrozarlos en un momento dado, cosa que les hubiera sido muy fácil.

La escuadrilla española mandada por el Contra-almirante Cervera,
combatió con la escuadra americana mandada por el Almirante Sampson, y
una vez que la segunda venció á la primera, desde el Almirante hasta el
último grumete, se descubrieron respetuosamente y saludaron al vencido,
tendiéndole la mano, y recibiéndolo en la cubierta de su buque con
todos los honores militares que corresponden á su gerarquía.

Todos los Jefes, oficiales y tripulantes de la destruida escuadra,
fueron llevados en calidad de prisioneros á la ciudad de New-York,
y la seriedad de aquel pueblo, no permitió el más mínimo desmán ni
las silvas y gritos que se iniciaron en el nuestro con los infelices
prisioneros, que en cumplimiento de su deber, tuvieron la desgracia de
serlo en el combate de Coamo.

Si para evitar estas silvas y estas impropias manifestaciones, hubo
necesidad de tomar medidas ¿qué concepto podrán formar los americanos
de un pueblo que parece no abrigar en su seno ninguna clase de
sentimientos de nobleza ni de generosidad, para el vencido, que en
todas partes es objeto de toda clase de consideraciones?

Hemos debido inspirar nuestra conducta en la que observaron los
americanos con los ingleses cuando hicieron su independencia por la
fuerza de las armas, y que en tono de mesurada y enérgica protesta, ha
tenido ocasión de recordar el General insurrecto Calixto Garcia, al
suponer el General Americano Shafter, que las tropas de Yara pudieran
cometer desmanes contra los españoles residentes en Santiago de Cuba.

El incendiario que pega una tea, sabe donde empieza su crimen pero no
puede calcular las consecuencias y alcances que tiene y se le puede
considerar como aquel revolucionario, que al tratar de pegar fuego á un
edificio, le hicieron saber que se trataba de una biblioteca pública y
contestó que él no sabía leer.

El que en plena paz hace uso de la tea para destruir la propiedad
creada, á fuerza de trabajo y de afanes, es un ser desgraciado que no
cabe en ninguna sociedad, ni ha tenido nunca nada, ni espera vivir
más que de la holganza, pues si tuviera la virtud del trabajo, no
destruiría la propiedad que se lo ha de proporcionar.

La destrucción y la ruina que no sembraron los potentes cañones de la
armada y ejército americano, han venido á sembrarla en plena paz los
que debieran ser más interesados en que no se agotaron las fuentes del
trabajo, y esto da una tristísima idea de lo que podemos esperar, y de
aquí el pesimismo desconsolador que desalienta mi alma, pues observo
con pesar, que más veces nos hemos presentado en extremo serviles y
otras como verdaderos salvajes.

No hay que olvidar ni por un momento que las autoridades militares
que hoy nos rigen, han de ser las que informen de nuestro estado de
cultura al Gobierno de Washington y esta será la norma en aquel se
inspire para nuestro futuro gobierno, que en mi concepto, seremos por
mucho tiempo colonia gobernada militarmente, pues antes de la llegada
de los americanos, con el ensayo de autonomía que tuvimos y después que
ellos llegaron, con esperanzas de más libertades, hemos probado en cien
ocasiones, que carecemos de educación político-social y que estamos
inhábiles para vivir la vida de los pueblos libres.

Esta es mi opinión franca y sincera, que si ruda y desagradable, se
me perdonará en gracia de la honradez con que la expongo en bien del
pueblo de cuyo seno procedo.

Recapacite nuestro pueblo á fin de que se enmiende de pasados errores,
que de repetirse, pueden hacernos dar un paso atrás y ser de fatales
consecuencias para el porvenir: vuelva sobre ellos y piense que
por la senda emprendida no se va más que al descrédito de nuestra
personalidad, que puede ser anulada para todo, en tanto que la de
los españoles, en breve tiempo tendrán aquí su representante, y como
extranjeros, disfrutarán de la misma consideración, del mismo respeto,
y de la misma seguridad personal para ellos y para sus intereses, que
disfrutan en New-York y otras ciudades de la Unión, donde son acojidos
como elementos valiosos de la sociedad, por sus hábitos de trabajo y de
economía.

Si en esta nueva evolución nos estacionamos ó retrocedemos, se puede
asegurar que seremos arrollados, mientras que si la actividad y el
trabajo es nuestra norma, nos tenderán la mano para sacarnos adelante y
llevarnos en su compaña.

Hoy es necesario olvidarse de lo pasado y tener muy presente que en la
batalla de la vida nos han asaltado las fuerzas de una raza superior
á la nuestra, y en vez de perder el tiempo en ruines venganzas y
en mezquinas rencillas, es necesario disponer el ánimo y emprender
resueltamente la lucha por la existencia, á fin de que si en ella
sucumbimos, que sea cumpliendo el deber.

[Ilustración]





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "La Anexión de Puerto-Rico" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home