Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | HTML | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Quince minutos en globo - Disparate cómico-lírico-bailable
Author: Barberá, Joaquín
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Quince minutos en globo - Disparate cómico-lírico-bailable" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



project is part of the celebration of 15 years of DP and
5 years of DP-IT.



NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * En el texto las cursivas se muestran entre _subrayados_; las
    negritas, entre =signos de igual=; el tipo de letra más pequeño,
    entre ~tildes~ y las versalitas se han convertido a MAYÚSCULAS.

  * Se ha respetado la ortografía original, normalizándola a la
    grafía de mayor frecuencia.

  * Los errores obvios de imprenta han sido corregidos sin avisar.



QUINCE MINUTOS EN GLOBO



  Esta obra es propiedad de su autor, y nadie podrá, sin su permiso,
  reimprimirla ni representarla en España y sus posesiones de
  Ultramar, ni en los países con quienes haya celebrados, ó se
  celebren en adelante, tratados internacionales de propiedad
  literaria.

  El autor se reserva el derecho de traducción.

  Los comisionados de la Administración Lírico-dramática de D.
  EDUARDO HIDALGO, son los encargados exclusivamente de conceder ó
  negar el permiso de representación y del cobro de los derechos de
  propiedad.

  Queda hecho el depósito que marca la ley.



  QUINCE MINUTOS EN GLOBO

  DISPARATE CÓMICO-LÍRICO-BAILABLE
  EN UN ACTO, EN PROSA Y VERSO

  ORIGINAL DE
  JOAQUÍN BARBERÁ
  Y
  «LOZANO FRANCO»

  Estrenado con gran éxito en el TEATRO LARA en
  Diciembre de 1895


  [Ilustración]


  MADRID

  R. Velasco, impresor, Marqués de Santa Ana, 20
  _Teléfono número 551_

  1896



REPARTO


  PERSONAJES        ACTORES

  DOÑA ANSELMA      Sra.  Valverde.[*]
  CARLOTA                 Pino.
  PETRA             Srta. Lasheras.
  ESTRELLA                Sinova.
  LUISA                   Núñez.
  ELISA                   Grajera.
  ROSA                    Palma.
  JUANA                   Gómez.
  RUFINO            Sr.   Ruiz de Arana.
  MR. WAN-VIN             Larra.
  DON ROSENDO             Rubio.[*]
  ANDRÉS                  Nortes.
  RAMÓN                   Gonzálvez.
  PÉREZ                   Valle.
  LÓPEZ                   Barbero.

_Convidados y artistas,--Coro general_

  [*] La Sra Valverde y el Sr. Rubio se han encargado de papeles
  inferiores á sus categorías en obsequio á los autores, que se lo
  agradecen mucho.

NOTA. En esta obra el Sr. Santiago tomó parte haciendo la imitación
del ventrílocuo O’Kill, siendo muy aplaudido. También las Srtas. Peña
bailaron sevillanas, siendo celebradas justamente.

El derecho de reproducir los _materiales de orquesta_ de esta obra
pertenece á _D. Florencio Fiscowich_, á quien dirigirán sus pedidos las
empresas teatrales que deseen ponerla en escena.



ACTO UNICO


Jardín. A la izquierda fachada de hotel con ventana practicable en
primer término, y puerta en segundo. Muchas sillas que esta colocando
Ramón. Al foro tapia y telón de horizonte; á la izquierda árboles y
plantas.


ESCENA PRIMERA

Sale por la derecha RAMÓN y se dirige á la puerta del hotel; á poco
PETRA.

RAM. ¡Petra! (~Viendo que no le contesta se dirige al segundo término
y llama más fuerte.~) ¡Petra! Pero _ande_ andará esta zángana. (~Se
dirige otra vez á la derecha. Sale Petra por la puerta del hotel y le
grita al oído á Ramón muy fuerte.~) ¡Petra!...

PET. ¡Qué _quiees_!

RAM. ¡Animal! Dispués que tengo ya enritación de gritar. ¿Por _ande_
andabas?

PET. ¡Por el suelo, avestruz! ¿A qué vienen esas voces?

RAM. A que me digas si están colocadas estas sillas como me ha dicho la
señora, patológicamente, en semicírculo.

PET. Lo que hace falta es que estén mu limpias, porque no deben tardar
la señora y su acompañamiento.

RAM. Pus ya debían estar aquí, porque el tren ya ha llegao hace rato.

PET. Si han ido á esperar á muchos amigos de Madrid, al novio, á la
señorita y á su padre.

RAM. Ya lo sé.

PET. Pero, ¿no sabes que la señorita no le quiere á su futuro?

RAM. Pus le _quedrá_ á la fuerza, porque si no nuestra señora no se
casará con el padre de esa señorita.

PET. Esa es la condición que ha puesto la señora, pero me parece que no
les va á salir la combina.

RAM. Saldrá con vino, porque hoy por la cuestión de concederle la mano
juerga _onomástica_, y el día de la boda...

PET. No digas barbaridades. (~Imitándole.~)

RAM. Lo que yo digo, es que entre trago y trago, achuchón, y que con
vino se anda el camino y con el tiempo...

PET. Ya están ahí. (~Idem. Se oyen las voces de don Rosendo y doña
Anselma.~)

RAM. Pus chitón y vámonos. En boca cerrada... ya se sabe, y más vale
un quién pensara... (~Vase Ramón por el segundo derecha y Petra por la
puerta del pabellón.~)


ESCENA II

CARLOTA del brazo de RUFINO. DON ROSENDO del de DOÑA ANSELMA. PÉREZ
en medio de ELISA y ROSA y LÓPEZ en medio de JUANA y LUISA. Los demás
convidados detrás, hablando con mucha animación.

ANS. Ya estamos en casa.

ROS. ¡Gracias á Dios!

CARL. Eso, Suélteme usted. (~Bruscamente.~)

ANS. ¡Pero niña!...

RUF. ¿De usted todavía?

ROS. Es preciso que tutee usted á su futuro.

CARL. No puedo acostumbrarme.

ANS. ¡Y qué cara de panoli tiene el novio de Carlota!

ELISA Pues es muy extraño, porque está empleado en el Ayuntamiento.

JUA. ¡Qué suerte tienen algunas! ¡Casarse con un hombre tan feo!

LÓPEZ ¡Como que se llama Rufino!

ANS. Vaya, vaya, adentro. Lo que exijo de todo el mundo es que haya
franqueza.

ROS. ¡Que no haya cumplimientos!

ANS. A quitarse cada uno lo que le acomode. Vayan ustedes pasando.
(~Vanse por detrás del hotel todos los convidados, los últimos Rosendo
y Anselma.~)

CARL. Yo me quedo aquí tomando el fresco.

ROS. Acompáñala, Rufino.

ANS. Y tutéale.

CARL. (Voy á acusarle las cuarenta y me voy á salir de los tres.)


ESCENA III

CARLOTA y RUFINO.

RUF. Vamos, Carlotita...

CARL. ¡No se acerque usted!

RUF. Pero, ¿hasta cuándo?...

CARL. Y le advierto á usted que me importa muy poco que mi mamá le
conceda mi mano, porque como soy yo la que tiene que pronunciar el sí...

RUF. Mira, Carlota, yo no sé por qué me has tomado esa ojeriza, yo no
tengo la culpa de que nos quieran casar. Mi papá me dijo un día:--Vamos
á ver, Rufino, ya no eres un niño, no eres guapo... pero tampoco...
lo serás nunca.--¿Te gusta Carlota, la hija de doña Anselma? Yo le
contesté...--Papá, yo soy como Telémaco, me gustan todas.--¿Pero
Carlota te gusta más?--Me gusta.--Pues es preciso que te cases con
ella. Yo le dije:--Tendrá que ser un domingo, porque los demás días
tengo que ir á la oficina.

CARL. (¡Estúpido!) (~Riéndose.~)

RUF. Pues por eso quiero que te cases con ella para que no volvamos á
la oficina; y claro, como allí se me figura que me toman el pelo, pues
dije, me casaré con Carlota para que me lo tome ella sola.

CARL. ¡Y no lo sabe usted bien! Como me vea obligada á casarme con
usted...

RUF. Pero, ¿por qué me tienes esa rabia?

CARL. Porque no le quiero á usted.

RUF. Pues eso me pasa á mí. Pero me gustas, porque á mí me gustan
todas...

CARL. ¡Pues á mí no me gusta más que uno!

RUF. Y no soy yo, ¿verdad?

CARL. ¿En qué lo has conocido?

RUF. En que no lo sabes disimular; pero al otro día de la boda
cambiarás de opinión. Mira, yo me acerco á una mujer y dice ¡qué
feo es! Pero como lleguemos al seno... de la intimidad concluye por
llamarme simpático. Pero lo que aquí sucede es que tú tienes otro novio.

CARL. Le tenía, porque no sé qué es de él; un joven que conocí en
Biarritz el verano pasado; no sé qué es de él.

RUF. Pues créete que entonces ha volado con otra paloma. Nada, ya verás
como acabo por gustarte.

CARL. Es que yo le quiero al otro y seguiré amándole aunque me casen
con usted.

RUF. ¿A mí qué? Como él no te querrá...

CARL. Pues le engañaré con el primero que encuentre.

RUF. ¡Bueno!

CARL. ¿De modo que si yo tengo otro amante se quedará usted tan fresco?

RUF. Tendré filosofía como hacen otros; porque suponte que tú me pillas
con una mujer, como ya te he dicho que me gustan todas...

CARL. Es que además no le dejaré á usted un momento tranquilo, porque
yo tengo muy mal carácter y le reñiré por cualquier cosa. Tendremos un
infierno continuo.

RUF. Peor para el carbonero.

CARL. Y si me contraría usted en lo más mínimo seré capaz de pegarle.

RUF. Manos blancas no ofenden.

CARL. ¡Es que cogeré un palo!...

RUF. ¡Cómo!

CARL. Así. (~Le quita el bastón y le amenaza.~)

RUF. No vale hacer daño, ¿eh? (~Huyendo.~)


ESCENA IV

DICHOS y DON ROSENDO y DOÑA ANSELMA por el segundo derecha.

ROS. ¿Ve usted? ya están jugando.

CARL. Para juegos estoy yo. Le estaba haciendo el programa para cuando
nos casemos.

RUF. Y dice que me va á pegar.

CARL. Que le pegaré y que se la pegaré.

ANS. ¡Niña!

CARL. ¡Sí, mamá, yo no le quiero, ea!

ANS. ¿Oye usted?

ROS. Cosas de chiquillos. No la haga usted caso. (Ahora un poquito de
energía.)

ANS. ¿Pero estás loca? Es preciso que me obedezcas.

CARL. ¡Si no fuera usted mi mamá!...

ROS. ¡Está loca!...

CARL. Sí, señor, de rabia. (~Tira el bastón y vase corriendo por el
hotel.~)

ROS. Anda Rufino, acompáñala.

RUF. ¡Es que me va á pegar!...

ROS. Con eso te vas acostumbrando.

RUF. (¡Pues lo que es ahora no me le quita!) (~Coge fuertemente el
bastón y vase detrás de Carlota.~)


ESCENA V

DON ROSENDO y DOÑA ANSELMA.

ANS. ¿Y qué hacemos?

ROS. ¡Qué hemos de hacer, convencerla, á mí me gusta usted mucho! Y
como una cosa depende de la otra, ¡velay!

ANS. Yo también le aprecio á usted, pero hemos convenido en hacer antes
la felicidad de los chicos.

ROS. Ya verá usted como convencemos á Carlota. A todas las muchachas
les pasa á ustedes lo mismo.

ANS. Muchas gracias. (~Con gazmoñería.~)

ROS. Felizmente yo soy muy previsor y como usted me ha autorizado para
que yo disponga hoy lo que quiera, ya verá usted qué diversiones he
preparado para esta tarde.

ANS. ¿Qué diversiones?

ROS. Pues una función con una sorpresa al final. A esa muchacha hace
falta distraerla.

RAM. ¡Señora!

ROS. ¿Qué hay?

RAM. Que tenemos títeres. (~Muy contento.~)

ROS. ¡Ah sí! Que pasen. Son unos artistas que van de paso para Madrid.
¡Ya verá usted lo que nos vamos á divertir!

ANS. Por supuesto que yo pago los gastos.

ROS. ¡Ah, señora! No pensaba ofenderme.


ESCENA VI

DICHOS, WAN-VIN, ESTRELLA, ANDRÉS y ARTISTAS. Coro general por la
puerta del foro.


=Música=

TODOS

    Buenas tardes.

(~Haciendo un saludo como si acabaran de hacer un ejercicio.~)

    Aquí estamos los artistas
    cuya gran celebridad
    por el mundo entero corre
    pero á gran velocidad;
    por Italia, Francia y Rusia,
    por Pekín y el Indostán,
    por Loeches, por Brihuega
    y otros mil puertos de mar.

WAN.

    Yo de la troupe
    el jefe soy,
    _Mosié_ Wan-Vin
    su servidor.
    Los que hay aquí
    mis hijos son,
    también de gran
    reputación.
    Yo soy equilibrista
    de fama y de valer,
    gimnata este muchacho (~Por Andrés.~)
    y Estrella lo es también.
    Y todos aquí
    dispuestos se hallan ya
    para lo que nos quieran
    ustedes mandar.

TODOS

    Para lo que nos quieran
    ustedes mandar.

WAN.

    En montgolfier
    asciendo yo,
    siempre con gran
    exposición;
    porque á diez mil
    metros ó más
    al ascender
    suelo llegar.

    Estoy entre las nubes
    igual que estoy aquí,
    y escucho á las estrellas
    á veces discutir.
    Y todos aquí
    dispuestos se hallan ya
    para lo que nos quieran
    ustedes mandar.

TODOS

    Para lo que nos quieran
    ustedes mandar.
            ¡Lá!

(~Haciendo el mismo saludo que antes.~)


=Hablado=

ROS. ¡Pero cúbranse ustedes!

WAN. ¡Hace calor, mocho calor!

TODOS (~A compás.~) ¡Mocho calor!

AND. Con permiso. (~Cubriéndose echándose el sombrero adelante.~)

ANS. (Yo conozco esa cara.)

ROS. (Es guapa la siñorina.) Pues ya sabe usted lo que le dije, se
trata de hacer pasar el rato á unos amigos... en fin, una función que
esté al alcance de sus fuerzas.

WAN. ¿De mis fuerzas? Sepa usted que aunque parece que mi físico es
endeble, tengo una musculatura macho.

ANS. ¡Lo creo!

TODOS ¡Mocho! ¡Macho! (~Igual que antes.~)

WAN. Pero no la ejercito porque me dedico á otros trabajos más en
consonancia con el gusto del público. Mas yo he llegado á cargarme...

ANS. ¡Algún vagón!

WAN. A todos los artistas de mi compañía.

ROS. ¡Qué barbaridad!

WAN. Cuarenta y dos.

EST. Y un _pero_.

ANS. ¿Cuarenta y dos? Usté no es francés.

WAN. Pero ahora nos dedicamos solamente á números de escenario mocho
bonitos.

TODOS ¡Mocho bonitos! (~Igual que antes.~)

ANS. (Parecen un reloj de repetición.)

ROS. (Sí, ellas dan la hora y usté los cuartos.) Bueno, nosotros no
somos exigentes, un par de numeritos y en seguida la sorpresa que hemos
convenido.


ESCENA VII

DICHOS y CARLOTA en la ventana.

CARL. (¿Más convidados?)

ANS. ¡Cuando yo digo que conozco esa cara!... (~Fijándose en Andrés.~)

CARL. (¡Cielos! ¡Andrés!)

ROS. ¿Por qué mira usted tanto á ese artista?

ANS. Porque... oiga usted (~A Wan-Vin.~) yo he visto esa cara en otra
parte.

WAN. No puede ser, la ha llevado siempre ahí.

ANS. ¿Es hijo de usted también?

WAN. Es el novio de mi hija Estrella.

CARL. (¡Su novio!)...

WAN. Y con el tiempo será una notabilidad.

CARL. (¿Será cierto?)

WAN. Mi hija es muy desgraciada.

TODOS ¡Muy desgraciada!

WAN. No la dura ningún novio más de un día. Pero este ó se casa con
ella ó hago una plancha sobre él.

AND. (¡O lo otro!)

WAN. Conque usted nos dirá donde nos hemos de vestir, porque
necesitamos, sobre todo las señoritas, una chambre.

ANS. ¡Pobrecillas! No tienen chambra.

ROS. Esto es cosa mía. ¡Ramón! (~Llamando.~) ¡Ah!... Oiga usté, musiú,
¿No tienen ustedes caballos en libertad?

WAN. Sí, señor; cuando se quemó un circo que yo tenía huyeron y no los
he vuelto á ver. (~Sale Ramón.~)

ROS. Ramón, estos señores á la cuadra.

ANS. ¡Don Rosendo!

ROS. (¡Ya están acostumbrados!)

WAN. Hasta luego.

TODOS Hasta... luego. (~Vanse con Ramón segundo derecha.~)

ROS. ¿Lo ve usted? ¡No protestan!

AND. (Yo necesito ver á Carlota.)

CARL. (Conque enamorado de una titiritera, ¡ah, falso!)

ROS. Nosotros á avisar á nuestros convidados. Vamos.

ANS. ¡Me escama ese artista! (~Vanse por detrás del pabellón.~)


ESCENA VIII

CARLOTA, en seguida ANDRÉS.

CARL. ¿Conque su desaparición era que me engañaba con otra?

AND. ¡Carlota! (~Saliendo.~)

CARL. ¡Apártese usted de mi vista! ¡Lo sé todo! Váyase usted con su
Estrella.

AND. Yo te explicaré...

CARL. Es inútil; ya sé que tiene usted disposiciones para el arte
gimnástico. Y yo que me negaba á casarme con el otro. ¡Obedeceré á mi
mamá!...

AND. ¡Si tú te lo dices todo!...

CARL. Hemos concluído. Adiós para siempre.


=Música=

AND.

    ¡Carlota, ven
    por compasión!
    que yo te juro
    que es todo ficción.

CARL.

    Andrés, Andrés,
    digo que no,
    no te perdono
    esa traición.

AND.

    (Cuando amor ella juraba
    hace dos meses no más
    ¡quién había de pensar
    que con otro se casaba!)

CARL.

    (Su carácter atrevido
    y su aspecto singular,
    fué el que yo hube de soñar
    para ser un buen marido.)

(~Tiempo de vals.~)

    Pues tendría gracia
    que sin más ni más,
    esos devaneos
    le iba yo á aguantar;
    váyase en seguida,
    pronto á preparar,
    y con la otra aprenda
    un salto mortal,
    que estos equilibrios
    le han salido mal,
    porque con el otro
    yo me he de casar.

AND.

    Carlota, ven, etc.

CARL.

    Andrés, Andrés, etc.


=Hablado=

AND. ¡Pero, Carlota, á un reo se le escucha!...

CARL. ¡Dos minutos!

AND. ¡Bueno! Antes de tu partida de Biarritz, me encargó el ministro
una misión secreta, urgente, que no me dió tiempo para despedirme.

CARL. ¿Y dónde has estado?

AND. En Alemania. Desde allí te escribí varias cartas.

CARL. Que no he recibido.

AND. A los pocos días caí enfermo...

CARL. ¡Ya está usted bueno!

AND. ¡Felizmente! Llego á España restablecido, doy cuenta á mi jefe
de la misión secreta, y en seguida corro á verte, cuando me dice tu
doncella que estás en Pozuelo celebrando la concesión de tu mano á no
sé quién. Encuentro á esos titiriteros, le hago creer al padre que soy
artista y que estoy enamorado de su hija y aquí me tienes dispuesto á
todo.

CARL. ¿Es cierto?

AND. ¡Lo juro!

CARL. Perdona si te juzgué mal.

AND. Bueno, ahora te pregunto yo: ¿estás dispuesta también á todo?

CARL. ¿Qué es todo?

AND. Ya te lo diré, es una idea muy original

CARL. Es que no pienses... (~Se oyen voces de doña Anselma, don Rosendo
y convidados.~)

AND. Ya vienen. Disimula; pronto te explicaré mi plan. (~Vase por la
segunda derecha.~)


ESCENA IX

CARLOTA, DOÑA ANSELMA, DON ROSENDO, RUFINO, LÓPEZ, PÉREZ, ELISA, ROSA,
JUANA, LUISA y CONVIDADOS por la segunda izquierda.

ANS. Vamos, vamos, señoras y señores, que cada uno se siente donde le
acomode.

ROS. ¡Eso es, adelante señores, que se va á empezar!

ANS. Parece usted de la compañía.

PÉREZ Usted á mi lado.

ROS. ¡No faltaba más!

LÓPEZ Yo, entre ustedes dos, ¡es un capricho! me atraen ustedes.

ELISA ¿Pero cuál le gusta á usted más? (~Mirándolas al pecho.~)

LÓPEZ Cualquiera de las dos me gusta más. (~Todos se sientan.~)

(~Ramón, vestido ridículamente con frac y guantes blancos, tocando una
campanilla muy grande al rededor de los convidados hasta llegar á don
Rosendo.~)

ANS. ¿Pero qué haces, animal?

RAM. Avisando que va á empezar la función. Me lo ha mandao el Diretor.
Porgramas.

(~Da uno á don Rosendo, todos avanzan á cogerle, y mientras Ramón le da
una carta á Carlota.~)

ROS. ¡Que me estrujan ustedes!

CARL. ¡Que me pisas, Rufino!

RAM. (¡Tome usted, que no lo vean!)

CARL. (¿Será de Andrés?) (~Cogiendo la carta.~)

RUF. ¡Papá, papá!

ROS. ¿Qué quieres?

RUF. Que me tutea Carlota.

ROS. ¿Lo ve usted? con la alegría de la función.

(~Todos se colocan en sus asientos.~)

ANS. Entonces debíamos casarlos en la capilla de la Plaza de Toros.

ROS. Número uno. El...[1] (~EL ó LA, según el ejercicio que sepa hacer
el artista encargado del papel de Andrés. Al terminarle, todos le
aplauden.~)

  [1] El Sr. Nortes, encargado de este personaje, hizo una escena
  compuesta por él imitando á un actor manco haciendo «Don Juan
  Tenorio.»


ESCENA X

DICHOS y ANDRÉS, que hace lo que indica en la anterior acotación.

TODOS ¡Bravo, bien!

ROS. Número dos: «Grisetas y marineros», ejercicio
cómico-lírico-bailable, por la _troupe_ de _Folíes Bergeres_.

CARL. ¿Qué dice?

ANS. Que van á bailar las folías del Vergel.


ESCENA XI

DICHOS y CORO GENERAL. Ellas con trajes caprichosos; ellos de
marineros, etc.


=Música=

TODOS

    Marineros y grisetas
    van al gran _buá_ de Bolonia
    á bailar y á divertirse,
    y á pasar el día en broma.
    Que en el campo está bien visto
    divertirse sin estorbos,
    y jugar al lindo juego
    «donde te pillo te cojo.»

    Después de correr
    y de bromear,
    es preciso todos
    contentos bailar,
    y fíjense ustedes,
    que esto tiene _sic_,
    en el bailecito
    que hacemos allí.

(~Cancán á gusto del director. Al terminar hacen mutis en parejas.
Véanse las acotaciones de la partitura.~)


=Hablado=

TODOS ¡Muy bien!

ROS. Número tres. «El equilibrio mágico» por la señorita Estrella.


ESCENA XII

DICHOS y MR. WAN-VIN, de frac, muy sofocado.

WAN

    Señores, por Dios les pido
    que me escuchen un momento:
    Mamzell Estrella, mi niña,
    estándose ahora vistiendo
    ha sufrido no sé qué;
    la ha dado un dolor, que creo
    tardará en pasarle un rato,
    ¡yo no sé cómo ha sido eso!
    Estaba junto á un pesebre
    de treinta y seis centímetros,
    y le olor de la cebada...
    en fin, yo no sé... lo cierto
    es que yo la he preguntado:
    ¿qué te has roto ó descompuesto?
    No contesta. ¿Es este brazo?
    ¿la oreja izquierda? ¿el cerebro?
    ¿la nariz, la boca, el homo-
    plato lateral derecho?
    Y vengo á decir ustedes,
    en el preciso momento,
    que no puede trabajar
    cuando el gasto ya está hecho;
    mas les diré que mi niña
    ¡es un asombro, un portento!
    haciendo equilibrios; hace
    con seis platos, un puchero,
    dos copas y una badila,
    sostenidas en el pecho
    con una aguja de hacer
    esas colchas de agujeros,
    una gran fuente chinesca
    con su pilón, por supuesto:
    además, en cada mano
    sostiene bastante peso;
    en la izquierda treinta kilos
    de paja y en la derecho
    un celemín de cebada.

ANS.

    Pues me parece un buen pienso.

WAN.

    ¿Decía usted?

ANS.

                  Nada.

WAN.

                       ¡Bien!
    Y premiada está por eso
    con veintisiete medallas
    de monarcas extranjeros.
    Con la fuente en equilibrio
    se canta y baila en flamenco
    una canción, que un inglés
    le ha enseñado; pero creo
    que estoy molestando á ustedes
    y perdón pido de nuevo.
    Mientras preparo otro número
    voy junto al pesebre...

ANS.

                            Eso
    debe usté hacer en seguida.

WAN.

    Sí señora, voy adentro

(~Todo lo que sigue rapidísimo.~)

    á ver si el dolor la sigue
    y yo encuentro algún remedio
    fácil, breve, homeopático,
    granular y dosimétrico
    que el dolor á aquella niña
    se le quite en el momento
    y que pueda presentarse
    ante público tan bueno.
    ¿Ya he dicho que me perdonen?
    Pues mil gracias y hasta luego.

(~Vase corriendo segunda derecha.~)

ANS. ¡Pero oiga usté musiú!

(~Vuelve á salir Mr. Wan-Vin y habla aparte con don Rosendo.~)

AND. (¿Has leído mi carta?)

CARL. (Sí.)

AND. (¿Y qué contestas?)

CARL. (Que sí, tendré valor.)

ROS. ¿Que no está? Pues es preciso darse prisa.

WAN. A ver cómo los entretiene usted. (~Vase.~)


ESCENA XIII

DICHOS menos WAN-VIN.

ANS. ¡Si la oyeran ustedes! (~A los convidados.~)

ROS. ¿De qué se trata? (~A doña Anselma.~)

ANS. De que digo á estos señorea que mi hija canta muy bien sin
necesidad de hacer esos ejercicios.

TODOS ¡Que cante, que cante!

ANS. ¿Usted la ha oído?

ROS. No señora, pero nunca en mejor ocasión, porque el ejercicio que
sigue no lo tienen aún preparado. Cante usted cualquier cosa.

CARL. Pero si lo hago muy mal.

AND. (Disimula y canta.)

WAN. (~Saliendo.~) Mosié Andrés, allons. (~Vase Andrés.~)

CARL. Veremos cómo sale.


=Música=

CARL.

    La muchacha que á los veinte
        coqueta no es,
    ni es bonita ni ha aprendido
        que es querer.
    Si al Pinar de las de Gómez
        va con mamá,
    con el paso menudito
        debe andar:
    y si cruza alguna calle
        ha de saber
    el vestido así con gracia
        recoger.
    Pues si el pie de la muchacha
        es chiquitín
    entre aquellos que la miran
        arma un motín.
    Tengo muchas ganas
        de coquetear
    y en mí constituye
        una enfermedad.
    ¡Madre de mi vida,
        yo me encuentro mal!...
    ¡Ay, mamá del alma,
        llévame al Pinar!

    II

    El lenguaje del pañuelo
        hay que saber,
    que á las chicas de mis años
        útil es.
    Si se pasa por los labios
        es quiero amar,
    si le apoyo sobre el hombro
        es ven detrás.
    Si le apoyo en este oído,
        sígueme,
    si le apoyo en la mejilla,
        escribiré.
    Si le guardo en el bolsillo,
        nos ve mamá,
    si le saco presurosa,
        ¡vete ya!

    Este es un lenguaje
    muy particular;
    tengo muchas ganas
    de coquetear.
    ¡Madre de mi vida,
    yo me encuentro mal!...
    ¡Ay, mamá del alma
    llévame al Pinar!

CORO

    Tiene muchas ganas
    de coquetear;
    madre de su alma,
    llévala al Pinar.


ESCENA ULTIMA

DICHOS, Mr. WAN-VIN, ANDRÉS; después RAMÓN. Wan-Vin sale vestido de
marinero con un trapecio en la mano que se supone está enganchado al
globo.


=Hablado=

ANS. ¿No notan ustedes olor á paja quemada?

ROS. ¡Como que es la sorpresa! Miren ustedes. (~Se dirigen á la
izquierda.~)

TODOS ¡Un globo!

WAN. (~Saliendo.~) Mosié Andrés, allón usté á la barquilla, yo al
trapecio.

AND. Corriente, pero yo daré la voz de partida. (~Vase.~) ¿Estamos?
¡A la una! ¡á las dos!... ¡y á las tres! (~Carlota, por detrás de los
convidados, echa á correr haciendo mutis por donde Andrés. Wan-Vin cae
al suelo, suponiéndose que al partir el globo han desenganchado las
cuerdas del trapecio.~)

TODOS ¡Ay!

ANS. ¡Mi hija!

WAN. ¡Ah, bigre! Se van juntos.

ROS. Te quedaste sin novia.

RUF. Pues yo no vuelvo á la oficina.

ANS. ¡Cuando yo decía que le conocía! Es el que nos seguía en Biarritz.

ROS. Pronto, un caballo; hay que seguir la dirección del globo.

UNOS ¡El globo! ¡El globo!

OTROS ¡Qué alto!

RAM. A mí me han dao esto para usté. (~Música en la orquesta muy piano,
el vals del dúo, mientras el globo, de tamaño conveniente, según el
escenario, cruza la escena. En la barquilla van dos figuras que mueven
los pañuelos.~)

RUF. Hacen señas con los pañuelos.

ROS. Aquí dicen que si no movemos los nuestros en señal de perdón, se
tiran abajo.

ANS. Eso no, juntar todos los pañuelos para que los vean bien. (~Todos
lo hacen.~)

RUF. ¡Parece que tocan á banderillas!

WAN. Pero es que yo no cedo al novio.

RUF. Ni yo me caso con esa señorita.

WAN. ¿Por estar quince minutos en globo?

RUF. Sí, pero cualquiera sabe lo que pasará allá arriba. (~Desaparece
el globo.~)

    Me han quitado la novia
    y no me ofendo
    si el público demuestra
    que está contento,
    y nos aplaude,
    y perdona las faltas
    del disparate.


TELON



LETRAS PARA LOS COUPLETS


    La Luisita es una chica
        que es como un sol;
    tiene un novio que la adora
        con loco amor.
    Como dentro de unos días
        se han de casar,
    sin testigos algún rato
        han de hablar.
    Y aprovechan tal fortuna
        para rezar,
    porque son muy religiosos,
        y ese es su afán;
    y el rosario de Luisita
        coge Ramón
    y lo rezan los dos juntos
        con devoción.

    Pero descubrirlos
    supo la mamá,
    y le dijo al chico:
    Basta de rezar.
    Deje usté las cuentas,
    no las pase más,
    pues se va el rosario
      á desengarzar.


    Cuando ya se va acercando
        el Carnaval,
    alegría por el cuerpo
        siempre me da.
    Pues si llego á disfrazarme
        tiene que ser
    lo mismito que una chula
        de Lavapiés.
    Disfrazada de ese modo
        voy á bailar
    porque yo me contoneo
        con mucha sal;
    y los pollos se me enredan
        en el salón
    en la seda de los flecos
        de mi mantón.

    Tengo muchas ganas
    de coquetear,
    y en mí constituye
    una enfermedad;
    madre de mi vida
    yo me encuentro mal...
    ¡ay, mamá del alma!
    llévame á bailar.



COLOCACIÓN DEL GLOBO

[Ilustración]

Los alambres y las cuerdas han de ser muy finos. La cuerda de tiro del
globo y las de los brazos van arrollándose en un torno que, con solo
dar á la cigüeña, hace mover á los muñecos y al globo al mismo tiempo.



OBRAS DEL MISMO AUTOR

_Un ensayo general ó el portal de los belenes_, revista en un acto[1],
música del maestro Reig.

_Ropas hechas_, sainete en un acto y en verso, íd. íd.

_¡Ya pican, ya pican!_ íd. íd. íd.[1], música del maestro Chapí.

_Escuela modelo_, juguete cómico[1], música del maestro Jiménez.

_El día del juicio_, íd. íd.[1], íd. del maestro Reig.

_La noche de la boda_, opereta en un acto[1], íd. íd.

_Apolo, música y pianos_, disparate en un acto[1], íd. del maestro
Hipólito Rodríguez.

_La romana del diablo_, íd. íd. íd., del maestro Reig.

_¡Mañana... será otro día!_ juguete cómico-lírico[2], ídem del maestro
J. Valverde (hijo).

_Los aduladores_, íd. íd., y la música, primera producción del maestro
Ricardo Benavent.

_El Doctor Paletilla_, íd. íd., música de Joaquín Valverde (hijo).

_Quince minutos en globo_, íd. íd., música de «Lozano Franco».


  [1] En colaboración con D. Enrique Prieto.

  [2] Idem con D. Enrique López Marín.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Quince minutos en globo - Disparate cómico-lírico-bailable" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home