Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII | PDF ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas
Author: Various
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



Libraries.)



                        NOTA DEL TRANSCRIPTOR:

—Los errores obvios de impresión y puntuación han sido corregidos.

—Se ha mantenido la acentuación del libro original, que difiere
notablemente de la utilizada en español moderno.

—Las letras escritas arriba han sido figuradas como a^b.



                               COLECCIÓN

                                  DE

                          DOCUMENTOS INÉDITOS

                             DE ULTRAMAR.



                               COLECCIÓN

                                  DE

                          DOCUMENTOS INÉDITOS

         RELATIVOS AL DESCUBRIMIENTO, CONQUISTA Y ORGANIZACIÓN

                                DE LAS

              ANTIGUAS POSESIONES ESPAÑOLAS DE ULTRAMAR.


                             SEGUNDA SERIE

            PUBLICADA POR LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA.



                             TOMO NÚM. 3.


                                  II

                        DE LAS ISLAS FILIPINAS.


                                MADRID

              EST. TIPOGRÁFICO «SUCESORES DE RIVADENEYRA»

                      IMPRESORES DE LA REAL CASA

                       Paseo de San Vicente, 20

                                 1887



RESEÑA Y ENLACE DE LOS DOCUMENTOS.


El método seguido en esta publicación designa el primer lugar en el
presente tomo á la relación del viaje del patache San Lucas, desrotado
de la flota de Legazpi en la amanecida del día 1.º de Diciembre[1], á
los diez de la salida del puerto.

Gran pena causó á los expedicionarios aquel suceso, que al par que
desmembraba sus fuerzas, les privaba del buque por más velero y sutil,
adecuado para las descubiertas, y por su escaso calado á propósito
para el reconocimiento indispensable en un viaje de exploración de
bajos, canales, lajas y demás accidentes hidrográficos, de que estaban
sembrados aquellos mares. Al sentimiento de todos unió el General la
sospecha de ser preconcebida aquella separación, ya por no encontrar
ningún motivo que la justificara, como por influir en su ánimo la
delantera que el patache tomaba durante las noches sin querer amainar,
no obstante las instrucciones escritas que el Capitán tenía, y las
advertencias que al habla se le hicieron de orden del General y reiteró
éste de propia voz, para que se mantuviese por la proa de la Capitana á
distancia de un tiro de lombarda.

Hábilmente cohonestaba el piloto su intento ó excusaba su proceder
manifestando que lo raso del buque, su poco calado y _lo mucho que
penejaba_ por su alta escora le impedía amainar, porque con la mar de
través se le iba encapillando el agua hasta convertirlo en una cuba.
Y en verdad que juzgada la contestación por la gente del oficio, no
tenía réplica. Con no menor habilidad, aunque se trasluzca á veces
lo artificioso del fundamento, se procura motivar en la relación del
viaje, escrita y presentada por D. Alonso de Arellano, el apremio en
que las circunstancias le pusieron de emprender el viaje de vuelta,
después de haber buscado inútilmente á la flota por varias de las
islas, y dejado en ellas las señales de su estada prevenidas en las
instrucciones, viéndose así por extremo contrariados, porque «dar con
el Armada era la cosa que más deseábamos el piloto é yo», dice el mismo
Capitán[2].

¿Deben estimarse sinceras estas palabras? ¿ó fundadas las sospechas
de Legazpi? La prueba documental condena á aquéllas, y reviste á
éstas del carácter de certidumbre; la acusación del General confirma
tal lección, y la historia la ha admitido como resultado de sana
crítica; que si su fallo estuviera pendiente del de la Audiencia de
Nueva España, hallaríase aún abierto el juicio sobre este importante
episodio; porque la Audiencia no solamente eludió el proceso, sino que
hizo lo posible por _no oir_.

Al ver el General que en ninguna de las islas á que arribaba con la
flota encontraba las señales prevenidas para significar la huella del
buque desrotado, ni los indígenas le daban la menor noticia del San
Lucas, ni tampoco pudieron adquirirla los bateles y fragatas que con
tal comisión recorrieron el archipiélago, mandó abrir una información
sobre el suceso en orden dictada en Bohol el 13 de Abril de 1565.

Declaran en ella ante Fernando Requel, Escribano de Gobernación de
la flota, Pierres Plin, piloto de la nao Capitana; Martín de Ibarra,
maestre de la misma; Rodrigo de Espinosa, piloto del patache San Juan;
el capitán Juan de la Isla; Jaymes Fortuno, piloto de la nao Almiranta,
Juan María, maestre de la misma, y Francisco de Astigarribia,
contramaestre de la nao Capitana. Las declaraciones de todos están
contestes sobre los tres puntos principales: 1.º Que Arellano tenía
instrucciones del General, entregadas por Juan de la Isla al piloto
Lope Martín, para que el patache fuese delante de la flota en la
descubierta, conservando la distancia próximamente de media legua. 2.º
Que la tarde antevíspera de la desaparición, poniéndose la Capitana
al habla de Arellano, reprendióle la excesiva delantera que tomaba al
anochecer, respondiendo el piloto Lope Martín que no podia amainar
porque el patache penejaba[3] mucho y se le encapillaba el agua por
los bordos hasta convertirlo en una cuba. 3.º Que en la amanecida
del subsiguiente día, amanecida nebulosa, desapareció aquella nave
desrotándose de la flota, sin que se haya encontrado rastro de su
paso ó estada por ninguna de aquellas islas, á pesar de las muchas
diligencias practicadas para ello y de las instrucciones precisas que
en previsión de este caso le habia dado por escrito el General.

Tal testimonio sirvió de base á la acusación de Legazpi contra
Arellano, para lo cual fué remitido con poder en regla á Gabriel
Díez, tesorero de la Casa de Moneda de Méjico, y presentada por éste
á la Real Audiencia de Nueva España el 7 de Noviembre de 1565 en la
siguiente forma:

 «Muy poderoso Señor: Gabriel Diaz, tesorero de la casa real de la
 moneda desta ciudad, en nombre de Miguel Lopez de Legaspi, gobernador
 de las islas y armada del poniente por vuestra alteza por virtud del
 poder que del tengo, digo que yendo el dicho Miguel Lopez en vuestro
 real servicio á las dichas islas del poniente como por vuestra alteza
 le fué mandado conforme á la instruccion nombró por capitan del patax
 llamado San Lucas á Don Alonso de Arellano por le hacer bien y honra
 como á caballero el cual debiendo corresponderle como tal y estando
 obligado como caballero y leal vasallo á lo que en nombre de vuestra
 magestad le fué mandado por la instruccion que se le dió por el dicho
 general y conforme al juramento que le fué tomado como á los demás
 soldados y capitanes que fueron en la dicha armada el dicho capitan
 Don Alonso habiendo navegado diez dias en compañía y conserva de la
 dicha flota sin cansa ocasion ni color alguna con mar bonancible y
 tiempo sosegado una noche con la escuridad della se subtrajo y ausentó
 de la dicha flota apartandose della tomando rumbo diferente del que
 por la instruccion le estaba mandado llevar como á vuestra alteza
 consta por la informacion que sobre ello hizo el dicho gobernador é
 invió á vuestra alteza el cual dicho capitan Don Alonso en lo ansi
 hacer hizo lo que no debia á caballero y capitan y leal vasallo de
 vuestra alteza porque demas del daño que hizo que fué muy grande y
 inestimable á vuestra real flota por le haber quitado el navio mas
 principal y gente que en él iba para la navegacion y reconocimiento
 mas particular de aquellas islas por ser siendo como era el mas
 pequeño mas manual y mas comodo para ello por pedir como pide menos
 agua para entrar y descubrir los rios y esteros y baxios á donde no
 podian entrar los demas navios gruesos y que como cosa muy esencial y
 necesaria para este dicho efecto fué hecho es muy grande la falta que
 el dicho patax San Lucas y gente que en él iba han hecho y hacen para
 la conservacion y sustento del ejército que allá queda para les ir á
 traer bastimentos para su comida, municiones, madera, faxina y todos
 los demas pertrechos necesarios y ansi mismo para despender é tratar
 los resgates que su magestad allá tiene lo cual se ha dejado de hacer
 por la falta del dicho patax por tanto á vuestra alteza en nombre del
 dicho vuestro gobernador pido é suplico mande que el dicho capitan
 Don Alonso piloto y soldados de su compañia bayan á dar cuenta á su
 general conforme al juramento que tienen hecho y á servir el sueldo y
 paga real que tienen recibida pues de toda ella han servido solo los
 diez dias que fueron debajo de la bandera real de que fue por general
 el dicho Miguel Lopez y del demas tiempo hasta agora y de la causa
 de su apartamiento le vayan á dar cuenta como á su general y pido
 justicia y en lo necesario, etc.—Gabriel Diez.

 »E presentada la dicha peticion en la manera que dicha es é por los
 dichos señores vista mandaron que el Secretario Bartolomé de Vilches
 guarde esta dicha peticion.—Sancho Lopez de Agurto.»

En 11 del mismo mes presentó una segunda formulando acusaciones más
graves, entre ellas la de haber echado Arellano dos hombres vivos á la
mar, uno español y otro indio, y cometido otros muy graves y atroces
excesos, que no expresa, en compañía del piloto y de otros, como puede
verse en esta segunda petición:

 «Muy poderoso Señor: Gabriel Diaz tesorero de la casa de la moneda en
 nombre de Miguel Lopez de Legaspi general é gobernador por vuestra
 alteza en las islas de poniente é por virtud del poder que del
 susodicho tengo que es este de que hago presentacion digo que yo pedi
 el lunes pasado en vuestro real acuerdo en nombre del dicho vuestro
 gobernador por una peticion que el capitan Don Alonso de Arellano
 piloto y los demas soldados del navio San Lucas fuesen á dar cuenta
 al dicho general de la causa de su partida y fuga de la flota y
 debiéndose proveer segun y como tengo pedido hasta agora no se me ha
 respondido á la dicha peticion ni proveido cosa alguna y á mi noticia
 ha venido que el dicho capitan Don Alonso y algunos soldados de su
 compañia se aprestan para se ir á los reinos de Castilla en este
 navio con licencia de vuestro presidente é oidores como el dicho Don
 Alonso ha publicado lo cual hablando con el debido acatamiento no se
 les debiera conceder mas antes mandarles compeler y apremiarles vayan
 ante su general á dar cuenta de su viage y derrota y de la gente é
 navio que se le encargó la cual dicha cuenta es uso é costumbre en
 todos vuestros reinos dar los capitanes é señores de navios y lo
 primero que se hace en llegando á puerto es visitarlos la justicia y
 pedirle cuenta de la gente que sacó en el dicho navio y el tratamiento
 bueno ó malo y agravios que les ha hecho lo cual si se hubiera hecho
 con el dicho Don Alonso piloto y oficiales del dicho navio constara á
 vuestro presidente é oidores el dicho Don Alonso piloto é los demas
 no solo no haber guardado ni cumplido la instruccion que les fue dada
 sino de diametro haberla hecho al contrario haciendo cabeza de su
 juego y el dicho Don Alonso haber administrado cargos de justicia no
 teniendo para ello comision ni facultad y haber sin causa alguna á
 lo menos que bastante fuese hechado un hombre vivo á la mar español
 y otro indio y haber hecho otros muy graves y atroces excesos en
 compañia del dicho piloto y de otros que para ello le daban favor y
 consejo por lo cual el dicho capitan y piloto y los demas participes
 en los dichos delitos acusados de sus propias conciencias reusan y
 temen parecer ante el dicho general por no ser castigados ansi por se
 haber huido con el sueldo é navio de su magestad como por los delitos
 que durante la dicha fuga han cometido de todo lo cual estoy presto
 de dar informacion la cual pido se me reciba y si necesario es para
 la dicha informacion se cite el dicho Don Alonso piloto é los demas
 á quien tocare. A vuestra alteza pido é suplico mande hacer segun
 y de la forma que pedido tengo y que el dicho Don Alonso y piloto é
 soldados de su compañia bayan á servir la paga y sueldo que de vuestra
 alteza tienen recibida y parezcan ante su general y gobernador á dar
 la cuenta que son obligados y á mi se me reciba la informacion que me
 ofresco á dar y pido justicia y en lo necesario.

 Otro si á vuestra alteza pido y suplico mande al secretario me de
 traslado autorizado en publica forma de lo en este caso por mi pedido
 y sobre ello proveido que yo estoy presto de le pagar sus derechos.
 Gabriel Diez.

 Presentada la dicha peticion é por los dichos señores presidentes é
 oidores vista dijeron que mandaban y mandaron se junte esta peticion
 con la otra que dió antes.»

En la tercera, presentada el día 13, se queja de que no se haya
proveído nada en las anteriores y no le quieran dar respuesta de las
mismas, por lo cual solicita un traslado autorizado de ellas. Como la
Audiencia resolviera que Gabriel Díez se mostrara parte, presentó el
día 16 del mismo mes una cuarta petición en que reduplica el contenido
de las anteriores, manifestando que hasta ahora no se había proveído,
sino que él se mostrara parte, no obstante de tener presentado ya
desde la primera el poder que se le pide y que de nuevo presenta en
cumplimiento de lo mandado, «aunque bastaba la atrocidad del delito
para que vuestros Presidentes é Oidores sin mandarme á mí mostrar parte
mandaran á vuestro Fiscal tomar ansi la causa é la siguieran sin dar
lugar á tanta dilacion como con ellos se a tenido atento lo qual A
Vuestra Alteza pido y suplico lo que por todas mis peticiones tengo
pedido y declare ser yo parte ó en defecto de yo no serlo que si soy
mande por lo que toca al interese é hacienda de su magestad tome la
voz desta causa vuestro fiscal que yo estoy presto de le dar toda la
informacion necesaria y si necesario es en el caso me ofresco á hacer
todo lo que en este caso de derecho se requiere y pido justicia y en lo
necesario, etc.

Otro si á vuestra alteza pido é suplico me mande dar un traslado
autorizado de todo lo que en este caso tengo pedido porque ansi
conviene al derecho del dicho general Miguel Lopez y del descargo de lo
que por vuestra magestad le fué encargado é mandado las peticiones de
que pido traslado que tengo presentadas son una que meti lunes cinco
deste presente mes en vuestro real acuerdo la cual llevó vuestro oidor
Villanueva del dicho acuerdo y la envió con gentil patero desta real
Audiencia al secretario Vilches otra que presente y el poder del dicho
general ante el secretario Vilches viernes nueve deste presente mes á
la cual no se proveyó cosa alguna—otra que presenté martes trece deste
presente mes á la cual en la dicha Audiencia se me respondió que para
con todos y ayer en vuestro real acuerdo me fué respondido á la dicha
peticion que me mostrase parte de todas las cuales é del poder suplico
á vuestra alteza me mande dar el traslado que pedido tengo con fee de
lo proveido ó como no sea proveido é pido justicia. Gabriel Diez.

E presentada la dicha peticion é por los dichos señores vista mandaron
que se traiga: visto.»

       *       *       *       *       *

De nuevo recurrió á la Audiencia pidiendo traslado de todo cuanto
en ella había presentado á nombre de Legazpi, obteniendo al fin un
mandamiento para que se le diese testimonio de la información que vino
de las islas contra Arellano, y de la que el mismo Arellano presentó,
y no la una sin la otra: contra lo cual representó nuevamente Gabriel
Díez, en 26 de Noviembre, con la siguiente frase: «hablando con el
acatamiento que debo no se pudo ni debió mandar por vuestra alteza
porque vuestra Real cedula no manda sino que de un testimonio de lo que
se pidiere con pie é cabeza é que aquello solo se de a la parte que lo
pidiere é al derecho de vuestro general hace poco al caso la provanza
ó informacion del dicho Don Alonso y el dicho Don Alonso terná cuidado
de guardarla é presentarla donde viere que le conviene cuanto mas que
será falsa é subreticia y hecha con los mismos qué fueron consultores
participes é perpetradores con el dicho Don Alonso en el alzamiento é
fuga que hicieron con el dicho navio y en los demas delitos que han
cometido, etc......»[4].

       *       *       *       *       *

Todo lo preinserto induce á sospechar el prestigio de D. Alonso de
Arellano en aquella Audiencia, por el mucho que gozaba en el Consejo de
Indias y su valimiento en la corte, ó la apatía del fiscal y oidores, y
es lo menos que se desprende de estas palabras de Díez, escritas en la
última petición: «A vuestra alteza he pedido se me reciva informacion
sobre ello la qual nunca vuestro Presidente e Oydores me han querido
recivir ni ansimismo mandar que vuestro fiscal tome la voz desta causa
é la siga, etc.» y no menos de la queja formulada sobre permitir la
misma Audiencia la salida para España de Arellano y otros soldados
cómplices suyos, contraviniéndose á lo prevenido al no tomarle cuenta
sobre el ejercicio de su empleo al rendimiento del viaje, y faltándose
á la justicia, al no sujetarlo después al proceso que cumplía, ante la
grave acusación presentada á nombre del General.

En la petición primera se concreta el cargo á la fuga que hizo de la
Armada: en la segunda y siguientes añade Gabriel Díez, por noticias
que es de inferir le dieran algunos descontentos de la tripulación,
los atroces excesos cometidos por el capitán y piloto, acusándoles
explícitamente de haber arrojado dos hombres vivos al mar, uno español
y otro indio.

Esto, que hoy constituiría horrendo crimen, no podía revestir el
mismo carácter en época que sancionaba ordenanzas particulares de
armadas[5] donde se prefija como castigo, y no para aplicarlo en casos
de extremada delincuencia, sino á faltas que, por graves que sean en
la milicia, no establecen criminalidad, ni siquiera otro delito que
de relación. Bastaba dormirse por segunda vez en la guardia, y en
circunstancias normales, para castigar la reincidencia con pena tan
inhumana, bárbara y cruel.

Que este juicio no es infundado, aunque en las instrucciones de Legazpi
no se haga mérito de tal castigo, lo dicen los mismos términos de la
acusación «de aver administrado cargos de justicia no teniendo para
ello _comision_ ni _facultad_ y aver sin causa alguna, á _lo menos que
bastante fuese_ echado un hombre vivo á la mar español y otro indio» lo
que da por posible la existencia de la causa, y de aquí lo factible de
simular situaciones extremas para eludir el cargo de arbitrariedad ó
arrogación de atribuciones.

No tienden estas palabras á disculpar ni siquiera á atenuar el
proceder del Capitán del _San Lucas_, dado que realizara el cruel hecho
que motiva la acusación; sólo tratan de discernir la diferencia de
épocas, para establecer bajo su verdadero punto de vista el comentario
sobre un suceso que hoy sería un crimen y entonces podía buscar amparo
en la ley. Aun así hubieran resultado graves cargos contra Arellano y
su piloto de haberse abierto el proceso; pero lejos de ello, marchó
aquél libremente á la corte, y éste, aunque sufrió una prisión, debió
ser por escaso tiempo y en castigo de algún otro delito, porque en 1.º
de Mayo del año siguiente le vemos volver en el galeón _San Jerónimo_,
ocasionando con su maldad los atroces crímenes detallados en la
relación de aquel funesto viaje. Allí, aunque se desconocieran los
malos antecedentes que de su persona dieron á Legazpi los amotinados
de Cebú, descubre su perversa índole el pasaje que refiere la muerte
alevosa preparada al capitán Sánchez Pericón y á su hijo; y al llegar
á la horrible y sarcástica ejecución de Mosquera, capitán elegido por
los conjurados, se resiste el ánimo á creer tanta infamia, pareciéndole
oir la narración de una mente exaltada por el delirio, más bien que un
episodio histórico referido con la ingenuidad de un soldado, testigo
presencial de los hechos.

Ni el tiempo, ni la distancia, ni el sentido moral de aquella época,
ni la fría y serena reflexión recomendada al juicio en materia de
historia, pueden acallar la indignación que produce un crimen sin
igual por su forma á los cometidos en los siglos de mayor barbarie, ni
contener el anatema de la posteridad contra aquel grupo de asesinos que
humilla y avergüenza á la especie humana, del cual fué alma el malvado
Lope Martín. Reconociéndolo así los que con él quedaron abandonados en
una isla desierta, propusieron á los de la nave su muerte, como medio
de alcanzar el perdón los 26 que no pudieron restituirse á bordo.

Aquella pequeña sociedad, compuesta en su mayoría de réprobos, le
rechazaba de sí; los autores de relaciones, coetáneos suyos, le negaban
la patria; y ni aun la muerte quiso por entonces recibirlo en su seno.

Tal juicio sobre el carácter moral de esta figura no debe impedir que
se reivindique para el piloto las condiciones extraordinarias que
demostró al emprender el viaje de regreso del patache _San Lucas_.

Basta considerar la pequeñez de un buque de 40 toneladas, su
reducida dotación de 20 hombres, de capitán á paje, casi todos
mozos sin experiencia ni bríos, para empresas de mar y guerra, y en
mar inexplorado y en guerra desconocida, la falta de provisiones
y pertrechos que experimentaban desde la salida del puerto de
Navidad, las enfermedades, especialmente el escorbuto que diezmaba la
tripulación, la poca seguridad que podía tener en la subordinación de
ésta, y sobre todo la incertidumbre del viaje á que se aventuraba,
sin que le detuvieran los muchos fracasos de anteriores intentos en
buenas y bien pertrechadas naves con gente experta y decidida, hay
que conceder que el viaje del _San Lucas_ es de los más atrevidos que
registra la historia de la navegación, y concluir, por tanto, que
el grave delito cometido al emprender el viaje[6], y las maldades y
crímenes llevados á cabo en el del _San Jerónimo_, harán aborrecible
su memoria; pero no pueden privarle del concepto de piloto audaz é
inteligente, peritísimo marinero y navegante esforzado, como tampoco se
puede negar á Arellano esta última cualidad, cualquiera que fuese el
grado de confianza que le inspirase su piloto.

       *       *       *       *       *

El documento inserto bajo el núm. 39, continúa la relación que aparece
en el primer tomo bajo el 27. Posesionados ya de una parte de Cebú y
establecidos en su campo, llegó un moro llamado Sidamit, enviado por
Tupas, para tratar con el Gobernador sobre el rescate de las dos indias
que, con otras dos muchachuelas, estaban en poder de los españoles; y
como Legazpi, por medio del intérprete Jerónimo Pacheco, contestara que
las dejaría en libertad, á condición de que Tupas y los principales de
la isla vinieran á someterse al dominio de Castilla, haciendo protesta
del buen trato que habían recibido, partió el moro con la embajada.
Al siguiente día llegaron al campo algunos indios principales, entre
ellos Sicatepan y Simaquio, marido de una de las indias y padre de las
muchachas, y un hijo de Tupas, los cuales regocijados por el buen trato
que las indias habían recibido, según espontánea declaración de ellas,
fueron parte á que viniera el mismo Tupas. El reyezuelo agasajado con
vistoso traje y convencido de la buena fe con que obraba el Gobernador,
se puso incondicionalmente bajo el dominio de la Corona de Castilla,
disculpando su anterior retraimiento con no haber podido traer nada con
que contribuir, por habérsele perdido la sementera de arroz, á lo cual
contestó Legazpi que el Rey de Castilla no deseaba otro tributo que la
obediencia de los indios, y la buena voluntad con que debían ponerse
bajo el amparo de la Corona.

Entonces (4 de Junio) se dividió el campo entre ellos y los españoles
y se ajustó un convenio que puede estimarse fundamental de la
colonización española (V. pág. 101 á 103). Redactado en siete cláusulas
se expresa en la primera el Señorío de la Corona Real de Castilla sobre
aquel territorio; en la segunda pónese por condición que no había de
entrar en esta paz el indio asesino de Pedro de Arana; se establece por
la tercera una alianza ofensiva y defensiva contra los naturales de los
pueblos comarcanos que se presentaran en actitud hostil; la cuarta y
quinta tratan de la aplicación de justicia; la sexta se refiere á la
mercancía de bastimentos, y la séptima y última prohibe á los indios
entrar con armas en el campo y pueblos de españoles.

Ajustado de buena fe este convenio, establecióse la mejor armonía
entre españoles é indios. Las mujeres traían bastimentos al campo, y
tal confianza llegaron adquirir, que, comenzando por brindar á los de
Castilla con sus cuerpos, concluyeron por quedarse durante las noches
escondidas en las casas de los soldados, sin que el Gobernador pudiese
impedir del todo este comercio ilícito, que según los indios no tenía
la importancia que le atribuía Legazpi, por ser una costumbre que no
tenía nada de pecaminosa en el país, por más que el reyezuelo, al
conocer la vituperaba el Gobernador, procuró hacerle creer que las
mujeres que tales hacían no eran principales ni casadas, sino esclavas.

Trata asimismo esta relación de los cultos á los parientes muertos;
de las sacerdotisas; evocaciones al demonio por medio de una caña;
sacrificios, muerte de los esclavos al fallecimiento de un principal, y
otras costumbres y ritos que el Gobernador les censuraba, instándoles
á que las abandonasen por medio de su conversión al cristianismo.
Y en verdad que el deseo de Legazpi, secundado hábilmente por los
Padres misioneros, iba dando fruto. Una sobrina de Tupas se convirtió,
presentando también para recibir el bautismo á un hijo suyo de tres
años y varios otros muchachos sus criados: tomó el nombre de Isabel, y
el Gobernador la casó con el calafate griego Maestre Andrea. Y este fué
el primer enlace legítimo entre un expedicionario y una india principal
de Cebú.

Otra noticia curiosa que proporciona esta Relación se refiere á la
hechura, colores y telas de que se cortaron las primeras ropas europeas
usadas por Tupas, su mujer, hijo y principales deudos y allegados de
ambos sexos, regaladas por Legazpi. Consistían aquéllas en ropetas
y zaragüelles de tafetán colorado, y para Tupas una chamarreta y
zaragüelles de damasco azul guarnecido de blanco y un sombrero del
mismo color.

No faltaron por desgracia conjuraciones, sin que los castigos radicales
impuestos á los conspiradores sirviesen de escarmiento, ni el perdón
concedido á la generalidad contuviese una segunda conjuración que de no
haber abortado quizá frustraría el éxito venturoso de esta expedición,
esterilizando así los grandes trabajos de Legazpi, Mateo del Saz,
Goyti, Salcedo y demás ilustres capitanes.

Esta Relación, por último, resume y sintetiza los hechos más de bulto
de la jornada y las principales disposiciones sobre expediciones
sueltas á otras islas, tomas de posesión de los puntos donde surgía la
flota, establecimiento primero en Abuyo (Leite) y definitivo en Cebú;
disposiciones todas que tomaba Legazpi por acuerdo de los principales
capitanes, según detalladamente consta en el testimonio que obra bajo
el número 41, pág. 244 de este tomo.

Aclara mucho y completa las noticias geográficas, así como las
costumbres, ceremonias religiosas, armas, mantenimientos, trajes y
contratos, la Relación atribuída á Juan de la Isla, que se inserta
bajo el número 40, pág. 226; y da mucha luz sobre el manejo de los
portugueses para impedir la colonización española en las Filipinas,
la información del número 43, pág. 284. Por ello hay que acoger con
prevención algunas relaciones anónimas sobre el comportamiento de los
españoles con los indios en los primeros años de la conquista: algunas
han servido para fundar falsas ó por lo menos inexactas historias
que corren impresas en idioma portugués; otras fueron escritas en
castellano por autores portugueses, y alguna existe aún inédita,
bastando su cotejo con las que ahora salen á luz para persuadir de su
origen y tendencias. Tal es una que tenemos á la vista y no ha cabido
en el presente tomo.

Quilata más el mérito de la expedición el mal estado de provisiones
y pertrechos en que salió la flota, incompletas además las naves de
marinería, desprovistas de lonas, jarcias, cables, velamen de respeto
y aun de anclas, como se prueba detenidamente en la información que
aparece bajo el número 34, pág. 405. En casi todas y en los testimonios
resaltan como datos interesantes, á más dé los nombres, la edad y
pueblo de naturaleza de las principales personas que figuran en este
periodo histórico.

Uno de los documentos más importantes que aparecen en este tomo es la
Memoria «de lo que se embio a pedir a su magestad de merced, franquezas
e libertades por los capitanes conquistadores.» Como puede verse en
el extracto que por resumen hemos puesto á la cabeza del documento
(núm. 45, pág. 319), pedían: 1.ª Que se envíen religiosos, por no
quedar más que tres y no bastar para los españoles cuanto más para la
conversión de los indios. Los Padres llamábanse Fr. Diego de Herrera,
Fr. Martín de Herrada y Fr. Pedro de Gamboa.—2.ª Gente y armas, por
si los naturales no quisieran convertirse de buen grado obligarles
á ello.—3.ª Merced á Legazpi por los gastos que ha hecho y por los
méritos de su persona.—4.ª Confirmación á todos los de la Armada en
los oficios que en nombre de S. M. les concedió el virrey D. Luis de
Velasco.—5.ª Declarar á todos los de la Armada y á sus descendientes
libres de pechos y alcabalas y por cien años en las mercaderías
que llevasen á las nuevas tierras que descubriesen.—6.ª Piden
repartimientos á perpetuidad, y facultad para trocarlos en las personas
que quisiesen.—7.ª Que así en España como en Nueva España se sustente
á sus mujeres é hijos en tanto que se verifican los repartimientos,
y en caso de muerte del expedicionario sea continuado el sustento
de aquéllos.—8.ª Que se reparta la tierra entre ellos.—9.ª Que
solamente los conquistadores puedan contratar en aquellas tierras,
salvo la contratación real.—10. Que los mahometanos sean esclavos
y pierdan las haciendas que se les tomaren.—11. Perpetuidad en los
oficios á los oficiales reales y un heredero de que les hizo merced
D. Luis de Velasco, y que no obstante dichos oficios tengan derecho á
repartimientos.—12.—Otrosí, aumentarles el salario hasta tres mil
ducados de Castilla de buena moneda de á trescientos setenta y cinco
maravedís.—Otrosí, autorización para comprar esclavos de los que en
la tierra se vendiesen.—Piden los quintos por espacio de cincuenta
años del oro y plata que se sacare y que se les repartan los indios en
encomiendas.

No menos interesa á la historia la petición de Miguel Lopez de Legazpi,
reducida á que se pueblen y pongan bajo el dominio de la Corona
Real las islas del Poniente: Que vayan religiosos y sacerdotes de
buena vida y ejemplo.—Que salgan de las Islas todos los moros, sin
permitirles casarse ni tener asiento en ellas por ser contrarios á la
contratación de españoles con indios y estorbo para la conversión de
los indígenas.—Que se le confirme en el cargo de Gobernador y General,
que á nombre de S. M. recibió de D. Luis de Velasco por todos los días
de su vida y para los de su heredero.—Que se le consignen en la Real
Hacienda de Nueva España los 4.000 ducados que el virrey le había
prometido en nombre de S. M. cuando se descubriese el viaje de vuelta
por haber hecho la jornada á su costa sin socorro ni ayuda y haber
gastado mucha parte de su hacienda.—Item que se le haga merced para
sí y dos herederos de las tenencias de las fortalezas que en aquellas
partes se hiciesen conforme lo prometido por el virrey, comenzando
por la de Cebú con el salario que S. M. fuere servido.—Item del
alguacilazgo mayor de todo lo que él descubriere y se poblare durante
su vida y para sus herederos.—Item de dos islas de las de los Ladrones
con el título de Adelantado con tal que las conquiste y pueble á su
costa por las razones que expresa.—Item á su nieto Felipe de Salcedo
merced del hábito de Santiago por los servicios distinguidos que ha
prestado y enumera.—Por último, que se haga toda la merced posible al
maese de campo Mateo del Saz.

Por consecuencia de las anteriores peticiones se insertan los
memoriales de Melchor de Legazpi (doc. 46, pág. 330), que comenzando
en 1566 y no encontrando solución hasta tres años después, no se han
podido interrumpir aún á trueque de reservar para el siguiente tomo
otros papeles de anterior fecha á la que registra el último memorial.
Melchor de Legazpi, pide en el primero.

1. Se concedan á su padre dos islas que elija del grupo de las de las
de Ladrones con título de Adelantado y dos mil ducados de salario,
conforme á la merced que le tenía hecha para aquél, sus herederos y
sucesores, entendiéndose la dicha merced con jurisdicción civil y
criminal, y asimismo título de Gobernador y Capitán general de las
expresadas islas.—2. Item, alguna ayuda de costa en atención á los
gastos hechos y servicios prestados.—3 y 4. Item, facultad exclusiva
para elegir la gente para la conquista, así en Nueva España como en
las islas del Poniente ó en cualquier otro lugar donde se hallare;
libre provisión de los cargos y oficios sin excluir los Capitanes y
Oficiales de la Real Hacienda; armar los navíos que le pareciese en
cualquier puerto y lugar de las Indias, y que para todo esto pueda
conferir poder á la persona por él elegida.—5. Otrosí, facultad para
conferir repartimientos á los conquistadores y pobladores de aquellas
islas.—6 y 7. Item, los alguacilazgos mayores de todas ellas en
perpetuidad para su padre y herederos, y las tenencias de todas las
fortalezas.—8 y 9. Item, un dozavo de todas las rentas, minas de oro
y plata, piedras y frutos y dos pesquerías escogidas por su padre, una
de perlas y otra de pescado.—10. Item, que no paguen almojarifazgo
de las cosas que llevasen durante los diez años primeros.—11. Merced
á los conquistadores para que de todo el oro, plata, piedras y perlas
que se descubriesen, no paguen más del diezmo durante dichos diez
años.—12. Item, merced á su padre para que al ausentarse pueda
dejar un lugarteniente con el mismo poder que él tiene en las islas
Filipinas y en las de los Ladrones.—13. Item, que su padre pueda
poner dos navíos en la navegación de dichas islas, con facultad de
enviarlos juntos ó separados á cualquier parte de las Indias.—14.
Item, merced de las penas de cámara para la fundación de iglesias y
monasterios en aquellas islas.—15. Item, á Felipe de Salcedo la merced
que le tenía suplicada.—16. Item, que se manden á las dichas islas
religiosos, pudiendo ir de cada orden una docena, y siendo preferidos
los que voluntariamente se presten.—17. Item, que ningún extranjero
pueda pasar á las dichas islas «especialmente siendo portugués ó
teniendo raça de ello» por las razones que expresa.—18. Item, que
de ninguna parte de las Indias, ni fuera de ellas, se permita salir
navíos para aquellas partes sin expreso consentimiento y comisión
de la Real Audiencia ó Virrey, en cuya jurisdicción cayere, y Real
asentimiento.—19. Item, que en las dichas islas no traten ni contraten
los moros.—20. Item, cometer á su padre la conquista de las islas
de los Ladrones.—21. Otrosí, en caso de muerte de su padre antes de
efectuar la conquista, que pueda cumplirla y llevarla adelante, si
estuviese comenzada ó la comience de nuevo, el heredero y sucesor de su
casa y hacienda ó la persona á quien éste nombrase.

Recuerda en otro memorial los presentados (pág. 338) dos años antes
sin haber obtenido contestación, y pide, como recompensa de los
servicios de su padre, que se le asignen «quatro mill ducados de renta
en la ciudad de Mexico librados en la Real caxa ó en un Repartimiento
perpetuo: que se le confirmase el cargo de gobernador y capitan general
(de las islas del Poniente) con el competente salario y con título
de adelantado de una ysla; alcayde de todas las fortalezas, alguacil
mayor de todo lo que el descubriere» y demás mercedes contenidas en la
petición preinserta de su padre, conforme había prometido el virrey D.
Luis de Velasco, que para él suplicaría á S. M.

Pide, en el que pudiéramos llamar tercero (pág. 343), el destino de
Contador en la ciudad de Méjico, vacante por muerte de Hernando de
Villanueva, en remuneración de los servicios y gastos de su padre.

En el cuarto presenta la información de los servicios de éste, y en
el quinto solicita se abra una información sobre los antecedentes del
General y sus servicios en las islas Filipinas. Esta última, abierta en
Madrid á 6 de Noviembre de 1568, hállase en forma de interrogatorio,
contenida en quince preguntas (pág. 345), resultando de ellas que
Legazpi era de los antiguos pobladores de Méjico, caballero, hijodalgo
notorio hacendado en aquella ciudad y tenido por rico; que vendió la
mayor parte de su hacienda para emplearla en la Armada, y que no había
recibido hasta entonces ninguna merced ni salario, ni ayuda de costa,
ni nada, en fin, que le compensara del gasto hecho, hasta el punto
de no haberle quedado con qué sustentar á sus hijos, ni medios para
poder casar, conforme á su condición, á una hija doncella llamada D.^a
Elvira, de edad de veintitrés años.

Termina este tomo con el desdichado viaje del galeón San Jerónimo,
de que ya se ha hecho mérito, siendo de advertir que su colocación,
posterior á los citados Memoriales, reconoce por causa el haberse
iniciado aquéllos con anterioridad á la fecha en que fué escrita la
relación de Juan Martínez, soldado en aquella nave. En este escrito se
hace justicia á las elevadas prendas de Legazpi, no solamente por lo
que dice de este ilustre y afamado conquistador, sino por el éxito que
coronó sus incesantes trabajos, de las cuales fué uno de importancia
«el conserbar la gente tanto tiempo y mas españoles por ser gente mas
libre y bulliciosa de todas las naciones» (pág. 474).

  F. J. DE S.



ADVERTENCIA.


_Las copias de los documentos remitidos de Sevilla hállanse compulsadas
por el ilustrado Oficial del Archivo de Indias D. Francisco J. Delgado.
Se ha procurado guardar la ortografía, y solamente se marca con una
rayita ó guión la separación de los períodos cuando hay ambigüedad ó
confusión en el sentido._



NÚMERO 37.

 (Año de 1565).—«Relacion mui singular y circunstanciada hecha por
 don Alfonso de Arellano Capitan del Patax San Lucas del Armada del
 General Miguel Lopez de Legazpi, que salió del Puerto de Navidad para
 el descubrimiento delas Islas del Poniente en 19 de Noviembre de 1564,
 siendo Piloto de él Lope Martin vecino de Ayamonte: de la Navegacion
 que hizo desde la noche del dia 1.º de Diciembre siguiente que se
 separó con una tormenta mui furiosa del Sudueste que les sobrevino,
 hasta 9 de Agosto de 1565, que arribó al dicho Puerto de Navidad, sin
 haberse juntado con el Armada, despues de pasar infinitos trabajos en
 su busca, asi en la Isla de Mindanao y otras muchas que reconocieron
 en aquel grande Archipielago de las Filipinas, como en la penosa y
 dilatada Navegacion que hicieron de ida y vuelta.» (_C. i. de N. t._
 17. _d. n._ 17.)


En el nombre de Dios: Relacion verdadera hecha por Don Alonso de
Arellano, Capitan del Patax San Lucas, que salió del Puerto de Navidad
en demanda de las Islas del Poniente, siendo Piloto de él Lope Martin
vecino de Ayamonte.

Partimos del Puerto de la Navidad Lunes á media noche, que se contaron
19 de Noviembre año de 1564 años, con buen viento, y mandaron governar
al Sudueste, y fuimos por este rumbo hasta 25 del dicho: mandaron
governar luego al Hueste, y á la quarta del Sudueste: tomose este
dia el altura en catorce grados y medio: anduvimos quatro dias por
ellos hasta que se nos dió la instruccion de la derrota que haviamos
de llebar, que era al Hueste, y á la quarta del Sudueste, y ansi
anduvimos con la dicha Armada hasta primero de Diciembre mandandonos
siempre ir adelante; y desde allí que se nos dió la instruccion, nos
comenzó á cargar el tiempo por el Nordeste que hacia tomar las Velas
de Gavia á las Naos, y primero dia de Diciembre en la noche, fué tanto
el viento que nos hizo ir al Sudueste, por que nos ivamos anegando, y
no podiamos poner el costado á la mar, por ser como era el Navio muy
pequeño y raso, y de alto mareaje, y la mar mucha, yendo corriendo por
fuerza de la derrota por la dicha fuerza del tiempo, se puso un farol
en la popa del Navio, para que las Naos entendiesen el travajo en que
ivamos, y tuvimos puesto el farol toda la noche, y nunca respondieron
en toda ella, y luego el dia adelante no vimos el Armada, y entendimos
que se havia pasado adelante, y dimos el Papaygo mayor por que con
él se ponia el Navio mejor á la mar, y ansi corrimos todo el dia sin
ver el Armada, y aunque la quisieramos ver no podiamos por la gran
serrazon y escuridad que hizo, que en aquellos veinte dias no vimos
sol, y ansi corrimos en demanda de las Islas de los Reyes, como por la
instruccion nos era mandado, y fuimos por el altura de los nueve grados
en que ella está, y no la vimos por el altura de los nueve grados en
que ella está, y no la vimos aunque ubo señal de aves de la tierra; y
pareciendole al Piloto que era pasado abante mandó gobernar al U-este
quarta al Norueste para ir en demanda de los Matalotes y Arrecifes como
me era mandado, y hallandose tanto abante como los Matalotes, vispera
de los Reyes á media noche que fué á cinco de Henero descubrimos una
Isla que quando la vimos estabamos en tierra que reventava la mar
sobre nosotros: mandó el Piloto amurar las Velas, y quiso Nuestra
Señora, que el que iba en el timon botó á babor, por que ibamos en
popavia, y la brisa mucha, y atravesóse el Navio por estribor, que
solo en esto estuvo nuestra salvacion, por que si atravesara por la
otra banda eramos perdidos, y ansi amurando nuestras velas, y alando
las bolinas salimos con el costado con las piedras, y todos llamando
por nuestra Señora de Consolacion y de Guadalupe, y así ella nos sacó,
por que por barlovento de la proa reventava un baxo que era imposible
podello doblar. Viendo el Piloto que no podia escapar mandó aquartelar
el trinquete para zabordar[7] en un lugar donde le parecia que no
reventava tanto la mar, y queriendo ir á proa le dió un mar que le hizo
ir á fuera del Navio, y con una mano quedó asido de un cavo del Navio,
y quando cayó vió unas piedras tan cerca, que pensó que ya el Navio
estava al traves; y ansi Nuestra Señora de Guadalupe y de Consolacion
lo libró de aquel peligro, y nos sacó el Navio del en que estaba: era
la tierra tan baxa, que con estar tan cerca della apenas se parecia, y
ansi fuimos aquella noche la vuelta de la mar hasta que fué de dia, y
luego dia de los Reyes por la mañana nos allegamos á ella para surgir
y parar en ella los diez dias que nos eran mandados, y vimos que eran
treinta y seis Isletas puestas en triangulo, y las demás arrumvadas de
Norueste Sueste, y por la otra vanda del Nordeste Sudueste cercalas
todas un arrecife, y á pique del arrecife no hay fondo, ni se pudo
hallar, y llegamos tan cerca dellas, que casi podia un hombre saltar
encima del arrecife: rodeamoslas todas en redondo, y no pudimos hallar
por donde entrar acia el Norte, y lo mismo desde quarenta leguas antes
de llegar á ellas; y la causa de correr las dichas aguas al Norte, es,
por estar de la banda del Sur tierra de la Nueva Guinea; y como en la
carta se figura Norte Sur de estas Isletas, corren las aguas mucho por
de luengo dellas, que con llevar viento fresco no podiamos romper la
corriente. Son todas anegadizas, y llenas de arboleda, y de palmas, y
Bahias (sic) con la mar, es tierra despoblada. Tomó el sol este dia
el Piloto en diez grados y un quarto, en la qual dicha altura están
las dichas Islas: tendrán de box veinte leguas, y todas las cercas del
arrecife.

Y luego visto que no se podia tomar fondo para poder hacer lo que
nos era mandado por la Instruccion, corrimos por nuestra derrota,
por parecernos que aquellas Islas no eran vistas ni descubiertas:
pasamos adelante, y el otro dia siguiente, que fue Domingo, que se
contaron 7 del dicho mes, se descubrieron otras Islas conforme á las
del dia pasado, y con tanto arrecife como las otras, y llegamos á
éllas y dimos fondo en una sobre una punta de un arrecife que salia
de la propia Isla, y estando surtos para querer botar el batel cayó
el Rezon del arrecife abaxo, de manera, que no se pudo tomar fondo,
y andando metiendo nuestro cable y Rezon dentro, vimos una Vela que
venia atravesando de otra Isla á la en que nosotros estabamos, y dimos
nuestras Velas para tomar la tierra, y ver que Navio era, y llegado
á él vimos que era un canalucho muy pequeño; traia una vela latina
que corria á tiento con élla, que dudo haber Navio en la mar que lo
alcance: pasonos por barlovento, y metiose en tierra encima de un
arrecife, y ansi nos llegamos nosotros á el arrecife, y dimos fondo
en dos brazas encima del arrecife: hecimosles señas, que se llegasen
abordo, y vinieronse, y llegandose muy cerca del Navio vimos que venian
dentro dos hombres y un muchacho, y ansi llamandoles muchas veces se
llegaron abordo, y decian por señas que se echasen una partesana que
yo llebava al bordo del Navio á la mar; y que entrarian, y ansi yo
la mandé echar á la mar, y éllos se asieron de un cabo y se llegaron
abordo: dimosles de lo que llevabamos, que eran cascabeles, y cuentas,
y un cuchillo, y al muchacho una camisa, y ellos nos dieron cocos y
pescado, y el agua que tenian dentro: preguntamosles, que de acia
donde eran, pareciendonos que eran las Islas despobladas, por ser tan
pequeñas: respondieronnos, que eran de acia el Poniente, y por señas
nos dixeron, que tenian sus casas en aquella Isla. Luego mandamos botar
el Batel fuera, é fuymos el Piloto é yo, con hasta ocho hombres, y
todos con sus armas: éllos iban en su canalucho, y con ellos un hombre
de los nuestros en su canalucho: estaba la Isla tan cerca del arrecife,
y rebentava tanto la mar en ella, que nos huvieramos de anegar con
el Batel, y al fin llegamos á tierra por encima de los arracifes
siguiendo el canalucho por donde entrava, y ansi fuimos hasta donde
tenian sus casas, que era á la orilla de la mar, á donde tenian sus
mugeres y dos niños. No havia en estas Islas otros Indios sino eran
estos dos que eran Pescadores, venidos de fuera á pescar á aquellas
Islas: tenian muchos cocales á la redonda de la casas, las quales son
hechas de palma: es gente pobre que no alcanzan otra cosa que comer
sino lo que pescan, y algunos cocos: andan desnudos en carnes, y las
mugeres con un petate de palma delante: dixeronnos, que nos sentasemos
debaxo de unos cocos, y el uno dellos se apartó con las Indias y los
muchachos, y los fue á esconder al monte: dieronnos de los cocos que
allí havia. Pareciendole al Piloto que el viento cargava mucho, y el
Navio no estaba surto en buen lugar, acordamos de bolvernos á bordo,
y ansi lo hicimos, viendo que alli no havia mas gente, y llegamos de
noche, todos mojados con arto travajo por el mucho viento que havia,
y ansi estuvimos alli aquella noche surtos con proposito de dexar las
señas que por la Instruccion me era mandado, y tomar agua y leña: y
quando bino el dia fue tanto el viento que cargó y la mar, que no
podiamos estar sobre el amarra, y ansi fuimos á recorrer el cable, y
hallamosle cortado por muchas partes; y viendo que no havia otro cable
tan bueno como aquel, por ser nuevo, y ser la primera vez que se havia
echado á la mar, viendo esto, pareciole al Piloto que no era justo
perder el amarra con el Rezon, el qual era la salvacion del Navio, y
que estabamos en parte y lugar que corriamos mucho riesgo, el qual nos
podria suceder queriendo poner las señas que nos eran mandadas, y ansi
levamos nuestra ancla para hacernos á la Vela y hallamos el Rezon con
las uñas derechas: pareciole al Piloto que estas Islas no han sido
vistas por ningunas de las Armadas pasadas: hay de estas Isletas á las
de atras como 30 leguas: están en el altura de 9 grados: pusoseles por
nombre Islas de dos Vecinos, por que no havia mas gente.

De aqui seguimos nuestra derrota Lunes que se contaron 8 de Henero, y
el mismo dia vimos una Isla pequeña la qual estaba poblada de Indios
en cantidad: llegamos por surgir en ella, y como nos vieron cerca de
tierra vinieronse todos á la playa hombres y mugeres, y llegamos tan
cerca para dar fondo, que les echamos un cabo, y éllos se echaron á
nado y lo asieron, y que nosotros no hallabamos fondo, por que á pique
de la Isla no lo havia, y ansi alaron de cabo para llegarnos á tierra,
por que ansi se lo mandamos por señas, y éllos pareciendoles que no
era bien alarnos en tierra, tornaron á alargarnos el cabo, y ansi nos
estuvimos sin vela pensando lo que hariamos, y entre tanto vinieron
abordo muchos Indios que venian á nado y entraron dentro, y truxeron
muchos cocos en un canalucho: dimosles algunas cosas: espantabanse de
nuestro Navio, y de nosotros, y de nuestras armas: es gente de buena
disposicion, altos de cuerpo, barbudos, que les llega la barba á la
cinta: crian el cabello largo como mugeres, y muy peynados é atados
arriba con un ñudo: es gente codiciosa, y grandes traydores, y gente
del diablo, por que no puede ser menos segun la parte que éllos viven,
que es una Isla apartada de tierra firme mas de mil leguas; y la Isla
en que viven terná como dos tiros de vallesta, y vaxa con la mar; y
sin fondo ninguno, toda llena de palmas, y de cocos, y debaxo de sus
casas y á las puertas los canaluchos varados, que no parece sino gente
alzada, segun la manera que están, es gente que se puede fiar muy poco
della: no hay fortaleza mas fuerte en el mundo que la Isleta, por no
haber donde se pueda surgir por ninguna via, y aun dudo poder llegar
una galera: quien la viere de fuera parecerle há, que es una cosa que
anda por encima del agua, por ser tan chica y tan baxa que no parecen
más de las palmas, y creo que si estuviera en mucha altura, que con
tormenta pasára la mar por encima de ella: son caribes, y entiendo
comen carne humana: es gente de guerra, segun lo que nos paresció,
porque siempre están apercibidos, y deben de tener guerra contra
otras islas: embijanse todos: tienen por armas unas baras con puntas
de hueso de pescado, y macanas: son grandes hombres de tirar con una
honda una piedra, y con la mano muy cierto: son muy grandes nadadores y
Marineros: pusosele por nombre Isla de Nadadores, por que se vinieron
á nado á bordo, y estabamos mas de una legua apartados de la Isla: son
tan codiciosos, que no los podiamos echar de bordo con codicia que
les diesemos de lo que veian dentro: es la mejor gente para un remo
en Galera que puede ser, segun los cuerpos grandes que tienen y bien
hechos: está esta Isleta en ocho grados y medio.

De aquí partimos este dia siguiente por nuestra derrota, que era al
U-este, para ir en demanda de las Islas Filipinas, y pareciendole al
Piloto haber pasado por las Islas que por la instruccion nos mandaron
que aguardasemos, y si era alguna de aquestas no era cosa parar en
ninguna dellas, por causa de no haber surgidero, y ser ruin gente, é
ir mal apercividos y tanto que ni aun escaüpil, ni una rodela, ni aun
municion para los arcabuzes de los soldados no me dieron, que todo lo
guardaron para darmelo en la mar; demas de esto, poca gente que por
todos eramos veinte personas con hombres y muchachos, y de esos algunos
enfermos, y otros que de un Indio pequeño se les hacia un gigante, y
de una mata una floresta, y de una casa, mill, y no me espanto, por
que, lo uno la poca esperiencia que tenian en estos negocios, y lo otro
por la gran determinacion que estos Indios tienen, por que ni tienen
miedo ni vergüenza. Viniendo corriendo por este rumbo ocho dias, sin
ver Islas ningunas hasta Lunes en la noche que se contaron 15 del
dicho mes, vimos como á hora y media de la noche, reventar un arracife
por la proa, y tan cerca de nos que si no acudieramos tan de presto
baramos en el, y con ir la gente toda despierta y con muy gran vela no
le vimos hasta estar sobre el, y no havia media hora que havia estado
el Piloto en la Gavia, por que le parecia ir cerca de alguna Isla por
las muchas abes que andavan. El que por aqui viniere ha menester muy
gran aviso. Amuramos por la vanda de vabor, por que vimos que reventaba
menos la mar, y el Piloto iva siempre en la Gavia mandando lo que se
havia de hacer, y la gente aca baxo con valdes inchendo las pipas de
agua salada para que lastrase el Navio por quo no podia con la Vela,
y aquella noche nos vimos sozobrados por doblar las baxas, y ansi las
doblamos con toda la vela encima, y con todo el tiempo que havia, y
ansi nos libró nuestra Señora de la Consolacion y de Guadalupe, las
quales traiamos siempre por nuestras abogadas; y en amaneciendo fuimos
de la otra vuelta por ver si podiamos ver el arracife, ó Isla, y no lo
pudimos: está este arracife arrumbado de Norte Sur, y en lo que vimos
tiene mas de tres leguas: está en ocho grados: pusole el Piloto por
nombre: Mira como Vas: porque ansi les conviene á los que por alli
pasaren. Antes de llegar á este arracife vimos ir un canalucho al remo
que iva la vuelta del U-este, y parecionos que iva en demanda de las
Islas de los Nadadores; vimosle ya á puesta del sol y que quedava por
popa.

Pasados que fuimos de este arracife corrimos por nuestra derrota, y
Miercoles por la mañana descubrimos una Isla alta, y diferente de las
que hasta aqui haviamos visto, por que las demas son baxas por la mar.
Quando vimos esta Isla fue por la vanda de babor, y amuramos para ir en
demanda della pensando que era Mindanao, por que ybamos en su altura,
y el Piloto se hacia con ella: yendo cerca se hicieron muchas Islas
que serán como catorce ó quince: Islas las altas y todas cercadas de
arracifes, por encima del qual no puede ir un Batel: hay encima dél
unos cayos baxos con la mar, ansi como va el arracife cercando las
Islas altas, ansi van los cayos: están todas dentro de este arracife
las Islas altas á una legua, y á dos leguas unas de otras: terná cada
una dos leguas de tierra, y á tres, y muy buenos Puertos, y ensenadas
para el que pensare entrar dentro nunca salir dellas, lo uno por el
arracife, y lo otro por la gran cantidad de gente que en éllas hay:
viniendo por longo el arracife de fuera, que es el que cerca todas
estas Islas vimos una canal por medio del arracife, y entramos dentro
con arto travajo por la mucha corriente que havía y muchos baxos,
por una banda y por otra, y ansi entramos dentro, y hallamos mucha
bonanza: hay de este arracife á las Islas altas como quatro leguas:
yendo deste arracife vino á nosotros un canalucho grande con una
vela latina, que dentro de media ora que le vimos nos alcanzó con
ir con todas velas nosotros: llegados que fueron tomaron su vela, y
nosotros atravesamos nuestro Navio, y dimosles un cabo, y asieronse
de él, y entraron quatro dentro por el cabo, y quedaron otros siete
ó ocho dentro en su canalucho, dieronnos pescado de lo que traian,
y de una comida como masa que ellos traian que hedia mucho, y que
no havia hombre que pudiese llegar á ello: deciannos por señas, que
fuésemos á su Isla, la qual ellos llamaban Huruasa, y ansi nos fuimos
llegando á la Isla, y ellos cada uno por si dandonos priesa, por que
nos llevaban como cosa suya, y por que no viniesen los de otras Islas
á quitarles el lance, y ansi nos decian por señas, que no llegasemos
á las demas Islas, por que era gente ruin, y que nos fuesemos á su
Isla donde ellos eran vecinos; y luego subió el Piloto á la Gavia por
ver el Puerto que ellos señalavan, porque estabamos ya muy cerca, y
llamó á uno de los Indios para que dixese donde estaba el Puerto, y
el subió tan presto como un Marinero, y señaló donde estaba la boca
de la barra, y el Puerto, y pueblo, y caserias; y mientras estaban
mirando el Puerto por donde haviamos de entrar, comenzaron á venir
gran cantidad de canaluchos á nosotros, y no pareciendole bien al
Piloto entrar en aquel Puerto por ser cerrado, y el viento alli ser
travesía, que es la brisa que venta de ordinario, mandó atravesar
el Navio, y echar el Batel fuera, y tornar la vela mayor é hizarla
arriba para que estuviese presta, y desta suerte anduvimos trincando
con el trinquete y la mesana; y los Indios que estavan dentro como
veian venir muchos de los canaluchos dabannos priesa y voces, que nos
entrasemos en su Isla, por que aquellos que venian los venian á matar
y comellos: fueron tantos los canaluchos que vinieron á bordo, y los
que salian de todas las Islas, que pasavan de mil, segun la cantidad
que llegó, y estos eran los que salian de las Islas grandes, sin los
otros que salian de las Islas pequeñas, que cierto era mucho numero:
todos los Indios venian embijados, cargados los canaluchos de gente y
armas; eran las armas varas con puntas de pescado por hierro, y otras
tostadas, y macanas, y sus hondas y piedras: venian dando voces y grita
que parecia que se hundia la tierra, por quien havia llegado primero,
pareciendoles que ya nos tenian de su mano; y pareciendome mal esto y
que no havia por donde salir, acometimos á provar á salir por encima
del arrecife, por entender que los Indios venian endemoniados, y con
mal proposito: acordamos de dar la vela mayor, y romper por ellos: los
Indios que dentro venian largaron por veces el escota de trinquete por
que el Navio no anduviese, y davan prisa á los canaluchos que llegasen
á bordo, y ellos como venian á remo y nosotros con toda la vela, no nos
podian alcanzar; y llegó un Indio al del timon para tomarsele, y el del
timon le quiso dar, yo no se lo consenti por no alborotallos, y al fin
nos huvieron de alcanzar dos canaluchos que venian cerca, y barluaron y
asieronse del Batel que lo teniamos abordo, y ansi entraron dentro del
Navio dos dellos, el uno con una macana y el otro con una bara, todos
embijados temblando de pies y manos, y los ojos encarnizados que se les
saltavan de la cara mirando á unos y á otros, y los que havian entrado
primero no andavan mirando sino que hurtar, y ansi hurtaron algunas
cosas de hierro, y echavanse al agua con ello, y como vieron que no nos
podian alcanzar con los canaluchos, por haver dado la vela de Gavia, y
ellos no traerlas entonces en sus canaluchos, uno dellos arrebató una
cuchara de hierro para echarse al agua y quitosela uno de las manos,
y dandole con ella lo descalabró, y ansi visto esto él y los demás se
echaron al agua, y si no estuvieramos tan cerca de los arrecifes que
casi estabamos en sus manos no dexaramos salir ninguno dellos, porque
allí ya les haviamos perdido el temor, y ansi fuimos corriendo por
entre gran cantidad de baxos y piedras que los hay entre estas Islas,
y como hombres que andavan cercados de estos y de muchos canaluchos
que nos venian siguiendo de todas estas Islas, y de otras Islas que
llevabamos por la proa, y ansi venian gran cantidad dellos, y se nos
ponian por delante en la proa del Navio con sus armas determinados de
querernos barluar, y visto el Piloto que venia la noche, como hombre
solicito, y de cuydado, fué á la Gavia á ver si havia alguna canal
por donde pudiesemos salir, que á no havelle eramos perdidos, y ansi
fué Nuestra Señora servida que viese entre dos Islas ir un arrecife
dende la una á la otra, y por medio del arrecife una canal muy pequeña
que apenas cabia el Navio por ella, y en el medio una peña que á no
subir á la Gavia un poco antes davamos en ella, y ansi fuimos con el
costado raspandola, y la causa de no verla fué ir toda la gente y yo
en defensa del Navio, por que nos havian barloado ciertos canaluchos,
los quales nos querian llevar el Batel, y ansi yo mandé entrar dos
hombres dentro de él, los quales los hicieron bolver á los Indios que
estaban dentro á sus canaluchos, y al que iba en la popa del Batel por
guarda y defensa dél, llegó un Indio á él, y con una macana á quererle
matar dende la proa de un canalucho, y él lo hizo como hombre de bien
que se defendió dellos, y ansi nos comenzaron á tirar baras á los del
Navio por una banda y otra, las quales se clavaban en la cubierta como
si fueran gorguzes, y cierto fué maravilla no matar á ninguno por la
poca defensa de armas que traiamos, y visto que nos tratavan mal, se
les tiró con un verso, mas por espantallos que no por hacelles daño
ninguno, por que si por alli pasase el Armada, ó otro qualquier Navio
descubierta esta navegacion, no hallase la tierra alborotada, y con
esto nos zafamos dellos, y con mandar dar el Piloto las demas velas,
que no por el temor que tomaron del verso, antes dieron una grita como
haciendo burla, y entre ellos muy enojados unos con otros y vernos ir
zafos de sus manos; y así se bolvieron á sus Islas haciendo grandes
humos toda aquella tarde y noche. Puesto que fué el Sol nos vimos entre
tantos arracifes, que el Piloto se vió en gran confusion, tanto que no
savia que se hacer, lo uno por ser piedra y no saber donde dar fondo,
y lo otro por que si nos bolviamos á las Islas era echarnos á perder,
y ansi despues de puesto el Sol vió el Piloto rebentar una baxa en
medio de estos arracifes, y marcola por el ahuja, por ser de noche,
por ver si havia fondo para poder seguir: amuramos en demanda della, y
como á dos horas de la noche llegamos á ella, y mando echar la sonda
abaxo, y hallaronse treinta brazas y el fondo ruin que era todo piedra
viva, y ansi dimos fondo á un cable en nombre de Nuestra Señora de la
Consolacion, que siempre la tuvimos por abogada, y terné hasta que
muera, y ansi ella nos libró aquella noche de muy gran travajo, el
qual yo no sabré decir tan por estenso como ello pasó, que por todas
partes á un tiro de arcabuz teniamos el arracife rebentando, que era
espanto vello del Navio, por ser la noche de mucho viento y escuridad,
y por otras partes oyendo los Indios caribes dar grita en sus Islas
con muy grandes fuegos en lugar de señas, por que así es costumbre
entre aquellas Islas; y pareciendole al Piloto que ivamos garrando, ó
desamarrados, mandó á un Marinero que echase la sonda abaxo, por que
con ella se conoceria si ivamos sin amarra, y dixo el Marinero que no
garrabamos, que la refriega del viento lo havia fecho, y al tiempo que
fué á levantar la sonda para cogella se le asió en unas piedras, y
estando ansi llegó el Piloto y otro Marinero á tirar por ella por ver
si la podian sacar y nunca pudieron por muchas cosas que hicieron, y
ansi la dexó con arto pesar por no haver otra en el Navio, ni plomo de
que se pudiese hacer, y estando asida de la manera que he dicho, uno
de los que venian en el Navio prometió á Nuestra Señora de Consolacion
otra tanta cera como ella pesaba, y acabada de hacer la promesa le
echó mano y la subió como si nunca se huviera asido, y ansi antes que
fuese de dia acordó el Piloto de echar las vergas arriba, y empezar
á levar nuestro Navio, por que si los caribes viniesen nos hallasen
apercevidos, asi al Navio, como á la gente, y asi como rompió el dia
subió el Piloto á la Gavia por ver si havia por donde salir de entre
los arracifes é Islas que havia, que cierto tuvo entendido el Piloto
que era imposible poder salir dellos sino con dexar la vida; y por ver
si venian canaluchos abordo á tratarnos como el dia pasado, y plugo
á Nuestra Señora que no vinieron, por que á venir nos hallavan tan
cansados del travajo pasado del dia y noche en portar un ancla para
en ayuda del Reson, y la vela de toda la noche y mañana, volverlos
á meter dentro y tener el Navio zafo y presto para que si algo se
ofreciese nos hallasen apercividos, aunque creo nos trataron mal, ansi
por esto, como por no haver en el Navio cosa que de comer fuese: por
que ansi nos enviaron del Puerto de la Navidad, por que lo que nos
dieron para bastimentos estaba dentro de un mes podrido todo y dañado,
no por falta de beneficio, sino que devió de ser costelacion de la
tierra; demas desto estabamos tan desproveydos de todo lo necesario,
ansi en lo que tocaba á la Xarcia y á las demas cosas pertenecientes
al Navio, como de bastimentos y armas, que por momentos teniamos el
morir, y demás desto, que si se nos ofrescia tener nescesidad de un
cable ó estoperol, ó tachuelas para la bomba, ó haver menester ahujas
é hilo para remediar las velas, no lo llebavamos, por que confiados
que ivamos con el Armada, y que della se nos daria lo que huviesemos
menester, ybamos tan desapercevidos y á Dios misericordia[8] y ansi si
se ofrecia echar un clavo, se sacava de otra parte, y aun no teniamos
barrena. En efecto quando salimos del Puerto las demas de las otras
Naos lleban como vendidos por ser el Navio de la suerte que era, y yo
por la confianza que tenia en Nuestra Señora, y por servir á S. M.
propuse de hechar todo temor y embarcarme en él como me era mandado,
así largamos nuestras velas y fuimos por encima de un arracife que
havia bien poco mas agua de la que el Navio pedia. Ya que ivamos fuera
de estas Islas altas, salieron á nosotros diez ó doze canaluchos,
diciendonos por señas que fuesemos á la Isla, y que allá nos darian
de comer y de beber, y ansi atravesamos el Navio para que llegasen,
y ansi como estuvieron cerca vimos que venian cargados de armas, y
aprestándose para pelear, y visto esto dixe, que les tirasen con un
berso que estaba cargado con piedras, y el que la tiró hizo tan buen
tiro, que dió dentro con las piedras en el canalucho mayor que venia
mas cerca, que traia mucha gente, y creo hizo gran daño en ellos, segun
lo que paresció, que luego se echavan al agua, y davan gran grita á
los otros canaluchos, los quales estaban espantados de ver el daño
hecho en el otro; y el que tiró era un Marinero que era el que mejor
alli lo entendia, el qual quiso segundar á tirar con otro, y no se lo
consenti, y ansi se quedaron y nosotros nos fuimos saliendo por entre
todos los baxos y arracifes que havia en las Islas; y estando fuera de
todas contentos con las mercedes que Nuestra Señora nos havia fecho,
tomó el Sol el Piloto en siete grados y medio.

Luego mandó governar el Piloto al Hueste y á la quarta del Norueste
por apartarnos de tierra de tan poca altura, y meterse en nueve ó diez
grados, para ir en demanda de las Filipinas como nos era mandado, y
ansi fuimos corriendo aquel dia por este rumbo, y en siendo de noche
se tomaron las velas de Gavia por temor de algunas Islas, ó arrecifes,
y viniendo el quarto del Alva vimos tres Isletas pequeñas puestas en
triángulo: arribamos sobre la una dellas para tomar agua y leña, y
aguardar los diez dias, y dexar las señas que por la Instruccion se
mandaba, y llegados que fuimos cerca dellas vimos que eran pobladas,
y que andava la playa llena de gente, y cargados de hazes de varas,
y hondas, y macanas como los pasados; llegamos á dar fondo encima de
la punta de la Isla que era todo arracife, y no havia otro lugar en
toda la Isla: llegaron á bordo ciertos canaluchos, dimosles de lo que
traiamos por contentarlos y estar en paz con ellos; y entraron dos
principales en nuestro Navio: dixeronnos por señas que si queriamos
agua y leña que fuesemos á tierra por ella, y ansi les señalabamos que
se quedasen ellos en el Navio, y que iria uno de los nuestros en tierra
con otros Indios, y ellos fueron contentos, y ansi dimos tres botijas
á tres canaluchos, y un mozo en el uno dellos, que dixo que queria ir
allá, pues los dos Principales se quedaron en el Navio, y ansi fué en
tierra y truxo una botija de agua y un racimo de plantanos verdes, y
un coco de vino de palmas, el qual mozo bino tan contento de la tierra
y de la gente, que le bino á costar la vida; y ansi por su dicho
echamos el Batel fuera con proposito de tomar agua y leña, que tanta
necesidad teniamos y traiamos, y ansí entramos el Piloto é yo, con ocho
hombres entre soldados y Marineros, y los Principales en sus canaluchos
delante para enseñarnos por donde haviamos de llegar con el Batel, y
ansi ellos entraron por encima del arrecife y vararon sus canaluchos
en tierra: dixeronnos que entrasemos por alli, y no pareciendonos que
era bien dar con el Batel en las piedras, por que no podian dexar de
perderse, y paresciendole mal lo que via hacer á los Indios que fué (á)
repartirse en dos ó tres partes, y meterse dentro del monte y baxarse
todos cargados de varas; y ansi me dixo, que no era bien ir en tierra,
por que lo que los Indios pretendian era muy gran traycion, y ellos á
esto nos davan gran priesa que entrasemos por encima del arrecife, y
diximosles por señas, que haviamos menester una piedra para surgir, y
ansi aquel mozo que havia ido primero, dixo: que él se echaria á nado,
y que iria por la piedra, y ansi se echó y la traxo él y un Indio: yo
le pregunté ¿qué hacian los Indios? él dixo, que alli estavan sentados
con sus hazes de varas cabe sí, y sus hondas, y todos embijados:
oyendole esto, le dimos priesa el Piloto y yo, que se echase á la mar
y dexase la piedra y se viniese luego á la hora, y él respondió que no
havia de que temer, por que los Indios lo hacian de miedo, que él solo
bastava para ellos; y ansí dandole priesa se echó á nado al Batel y
nos vinimos á nuestro Navio, certificandome el Piloto que estas eran
las Islas donde habian hurtado los Bateles á Magallanes, por que segun
eran bellacos y atrevidos no podia haber otra parte ninguna donde se
los tomaron; y ellos visto esto bolvieron á botar sus canaluchos y
vinieron á nuestro Navio, y llegaronse cerca, y digimosles por señas,
que se llegasen á bordo y entrasen dentro, y ellos se recelaron de
entrar, pensando que nosotros les haviamos entendido la traycion que
tenian ordenada, y lo que nos dixeron fué ¿que por que nos haviamos
vuelto? yo le respondí por señas, que por amor de las peñas, y por que
no se nos quebrase el Batel, y por darles á entender que nosotros no
los entendiamos, y ansi se llegaron á bordo, y nos pidieron basijas,
y que nos traerian agua, y que fuese con ellos quien la truxese:
respondimosles por señas, que eramos contentos con que quedasen en el
Navio dos ó tres dellos, y ansí entraron dos, y luego les dimos botijas
á tres canaluchos, y en cada uno un hombre dentro, y ansí se fueron á
tierra, y los dos dellos llegaron primero que el otro á tierra, y el
otro que iva cerca, dice el Marinero que iva dentro, que vió venir en
tierra tras un mozo de los nuestros, que fué el que havia ido á verla
primero, y le vió que le ivan dando de macanazas, y el venia huyendo
á la playa, y alcanzaronlo en el agua, y le echaron mano, y lo mismo
al que havia llegado con él, y ansi los asieron y se los llevaron
arrastrando: y visto esto, el otro que no havia llegado á tierra con
el otro canalucho, dixo á los Indios que diesen la vuelta al Navio, y
ellos no querian sino ir por tierra, y él les quitó un remo para virar
el canalucho, y alzó el uno dellos una macana y diole con ella en la
cabeza, y todos echaron mano á las macanas para matallo; y él llevava
un puñal en la cinta, y echó mano dél y arremetió con ellos de manera
que los hizo saltar al agua, y mató dos dellos, y ansi se quedó en el
canalucho defendiendose de los otros canaluchos que lo maltrataban
con piedras tiradas con hondas; y viendo esto dende el Navio acudimos
á echar mano de los dos Indios que havian quedado en él, y ellos se
arrojaron al agua; y ansi entraron luego en el Batel de la gente que
mas apercevida se alló, á socorrer al que andava en el canalucho y de
camino á tomar los Indios que se havian echado á nado, y por presto
que acudimos, estaban cerca de tierra, y tirole uno del Batel con el
arcabuz por que vió que no le podian alcanzar y diole en mitad de la
cabeza de manera que lo mató; y ansi, llegaron á tomar el Marinero el
qual estaba bien herido, y mal apedreado, de manera que no pensamos que
se escapara, el qual Marinero lo hizo como hombre de bien. Acordé de
ir en tierra con todos los que eramos, para ver si podiamos saltar en
ella, para traer los dos que nos havian tomado ó morir en la demanda;
y ansi rodeamos todo el arrecife por ver si hallavamos donde poder
sabordar el Batel, y no pudimos hallar sino era peña viva, y haviamos
de saltar á nado, y pareciome que no era justo perder el Batel y no
poder hacer nada: dimos vuelta al Navio con arta pena y dolor de haber
visto llebar á nuestros compañeros, y no poder vengarlos, y en todo
esto que anduvimos rodeando, no hacian otra cosa sino tirar piedras con
hondas, las quales tiran tan bien que creo que no hay hombres en el
Mundo que tan bien las tiren, por que muchas dellas alcanzaban donde el
Navio estava surto; luego hicieron grandes aumadas en lugar de señas
á las otras Islas, y luego bino un canalucho grande á vela, de una de
las otras Islas muy embijados y endemoniados, y luego se volvieron á su
Isla á dar mandado: segun en lo que vimos tenemos entendido, que aquel
canalucho llevaba alguno de los muertos para comer. Y pareciendome
que no era bien aguardar alli mas, lo uno por el daño que nos
havian hecho, y lo otro por el peligro del Navio y de los que dentro
estavamos, acordé que era mejor ir adelante, y no parar allí, por que
no resciviese gente de las otras Islas y no viesemos mas de lo pasado,
por que ella es una gente ademoniada, y grandes ladrones, que nunca
andan mirando sino que podran hurtar, y no ven cosa que no la codician:
es gente bien dispuesta, y barbudos, el cabello largo, y anudado en la
cabeza: están estas tres Islas en siete grados y tres quartos, partadas
las unas de las otras dos leguas, y terná cada una de estas Islas á las
de atrás como media legua: hay de estas Islas á las de atrás 25 leguas.

Partimos de estas Islas Viernes, en la tarde que se contaron 18 del
dicho mes: mandó governar el Piloto al U-este, y guiñar para la quarta
del Norueste, y corrimos por este rumbo hasta el Lunes siguiente que
se contaron 22, y el mismo dia en la tarde descubrió el que iva al
timon una Isla, y luego fué el Piloto á la Gavia por verla, y vió que
era pequeña, y ternia como media legua de tierra y junto á ella dos
ó tres cayos chiquitos, todos llenos de cocales: amuramos para ir á
surgir en ella, pensando que por estar sola estaria despoblada, y ansi
yendo á dar fondo vimos un humo en ella, y salir Indios á la Playa:
pasamos de largo á dar fondo en uno de los cayos por estar apartados de
la Isla, para que si los Indios quisiesen hacer alguna vellaquería,
estuviesemos en parte que nos pudiesemos aprovechar, y ansí dimos fondo
sobre un arrecife: quando el Navio vino á hacer por el amarra cayó
el Reson del arracife abaxo, de manera que no pudimos tomar fondo,
aunque tuviera el cable mil brazas, y ansi metimos nuestro cable y
ancla dentro, y vinieron á la vela dos canaluchos, y llegaron cerca de
nuestro Navio, y comenzaron á andar al rededor aperciviendo sus varas y
armas que traian, y nosotros por señas los apaciguamos diciendoles, que
queriamos tomar agua, y ellos no curaron de nada de eso, sino ponerse
en armas; y al fin visto esto tomó el Piloto una chamarra colorada
y comenzó á hacerles señas que la tomasen, y luego que la vieron
arremetieron con los canaluchos por tomarla el que primero llegase,
y por que no se fuesen riyendo como los demas, estaba ya la gente
presta con los arcabuzes, y un berso lleno de piedras para tirarles,
como llegaron colgose un hombre del bordo, y echó mano á un muchacho
por los cabellos y metiolo dentro, y luego (dió) fuego al berso é á
los arcabuzes, y el berso dió en el un canalucho que hizo gran daño
en ellos, aunque no tanto como merecian, segun el mal proposito que
ellos traian, y al otro canalucho descargaron todos los arcabuzes que
hicieron arto daño, y fué parte para que los Indios se echasen á nado
heridos y no heridos y se fuesen á tierra: nosotros echamos mano de
los canaluchos y tomamos las armas que traian dentro que eran varas
y macanas, y de los dichos canaluchos hicimos leña, que teniamos gran
necesidad porque havia algunos dias que por falta della no guisabamos
de comer. Al muchacho le quitamos el cabello que lo tenia largo como
muger, y bestimosle por que andaba desnudo en carnes, pusimosle por
nombre Vicente por ser el dia del Señor San Vicente: está esta Isla en
ocho grados, es vaja, con la mar; está arrumada de Norte Sur; hay de
esta Isla á las otras cien leguas.

De esta Isla partimos el mesmo dia; luego el dia siguiente que fue
Martes, que se contaron 23 del dicho mes, vió el Piloto una Isla baxa,
y por ver que era como las demas, y ser ya de noche pasamos de largo:
está en el altura de la otra: mandó gobernar al U-este, y á la quarta
del Norueste hasta meternos en altura de nueve grados, y por los nueve
grados fuimos corriendo hasta 29 del dicho mes que fue Lunes á medio
dia. Yendo el Piloto y yo asentados en la popa, descubrió tierra y
me la mostró, y dixo, que era Mindanao, porque iba en su altura, y
se hacia con élla, y por ser tierra diferente de la que hasta allí
haviamos visto, y ser alta mucho, es Isla principal de las Islas
Filipinas: llegados que fuimos á ella era ya tarde, y abonanzó la brisa
tan de golpe, y la mar andaba hecha de la brisa que andava fuera, que
dentro de una hora nos echó tan en tierra que nos fue forzado botar
el Batel, aunque con arto trabajo por que dava grandes valanzes el
Navio que quando el Batel fue al agua iva hecho pedazos: dimosle un
cabo para ver si podiamos salir de la costa, por que estabamos ya
metidos en ella, y acabado de hacer esto se puso el Sol y abonanzó
algun tanto la mar, aunque no tanto como quisieramos, segun el travajo
en que nos veiamos, y asi con remos desde el Navio y el Batel por la
proa no aprovechava, y con todo esto nos echava la mar tan en tierra,
que quando bino dos horas de la noche se podia echar una piedra dende
el Navio á tierra; y visto que no aprovechava nada, se abaxó el Piloto
de la Gabia con proposito que hiciesemos al Maestre del Navio que
era oficial de carpintero, que aparejase unas tablas para con ellas
saltar al Batel y tener presto algun bastimento, para con ello en el
Batel procurar de salvar las vidas, y estando con este travajo saltó
el viento á la tierra embiado por nuestra Señora de Consolacion y
de Guadalupe, y ansi vino el viento con el mas suave olor, por que
quedamos todos con él como si no huvieramos pasado travajo ninguno,
y ansi luego cazamos á popa la vuelta de la mar: hasta el dia fuí
prolongando la costa que era de Norte Sur: corren las aguas de Nordeste
Sudueste, que no da lugar á hacer camino sino es tomando primero mas
altura de la Isla, que era el remate de la tierra donde fenece la costa
de Norte Sur: demostrava la carta estar el Puerto principal de aquella
Isla de Mindanao, que está en principio de la costa de Nordeste
Sudueste, el qual Puerto hallamos y entramos dentro, y dimos fondo á
un ancla que fue á 30 del dicho mes: tiramos tres bersos en señal de
paz, por que asi lo havia oido á algunos de los que havian entrado en
estas Islas de las Armadas pasadas, y decian que ansi se usaba en estas
Islas. Luego como surgimos entró en el Batel Pedro de Rivero, Gentil
hombre del Governador, el qual me havia dado por me hacer merced para
que fuese en mi compañia, para que si Dios dispusiese de mi, quedase
en mi lugar, y entraron con él seis ó siete soldados y Marineros, y
fueron á ver una quebrada que estaba enfrente del Navio, por que vimos
venir agua por ella abajo hasta la mar, y fueron á tierra con el Batel
y vieron el agua ser dulze y buena, de que dimos muchas gracias á Dios
por las muchas mercedes que siempre nos hacia por havernos aportado en
la tierra que tanto deseamos, que luego en el semblante della vimos
ser buena y la gente tambien, por ver no venir canaluchos abordo como
en las Islas de atrás, que aun no eramos llegados, quando ya estabamos
cercados dellos; y ansi comenzamos este dia á enchir pipas de agua,
por si nos sucediese alguna cosa tuviesemos alguna agua para podernos
sustentár hasta dar con el Armada, que era la cosa que mas el Piloto é
yo deseabamos, por desviarnos de tanto travajo como de nosotros pendia,
y ansi enchimos este dia siete ó ocho pipas de agua, y ansi estuvimos
aquel dia y aquella noche con gran vela, y venida la mañana que fue
á postrero del dicho mes de Enero, vinieron tres Indios á un zerro
alto frontero del Navio y comenzaron á dar vozes, y nosotros haciamos
lo mismo, aunque no los veiamos bien, por estar dentro del monte, y
visto que no querian llegarse á la playa, entró el Piloto en el Batel
con tres ó quatro hombres, y ellos se baxaron á la marina des que los
vieron cerca de tierra, y dixeronles por señas, que saltasen en tierra,
él les dixo, que viniesen al Batel, uno dellos se arremango para
entrar en él, y los otros no se lo consintieron: entonces les hechó
un bonete colorado en tierra, y tomaronlo, y alzaron las manos hacia
el cielo como señal de paz: venian vestid os de algodon con sus dagas
en la cinta y tablachinas, y lanzas, y en esto vimos que estabamos en
las Filipinas, y en el buen tratamiento dellos: dixeronle por señas
que esperase alli, que luego bolverian, y ansi se despidieron del, y
se fueron corriendo, y el Piloto se volvió al Navio luego á la tarde.
Pareciendo en la playa como treinta ó quarenta Indios con sus lanzas
y tablachinas, delante de los quales venia uno que era el Principal
á quien todos respetavan, hicieronnos señas que fuesemos en tierra,
y ansi fuimos el Piloto é yo con algunos del Navio, y llegamos á la
orilla del agua, y el Principal dixo, que saltasemos en tierra, y al
tiempo que saltabamos este Principal se metió en el agua, y tomó en la
mano una poca della, y comenzó á persignarse como uno de nosotros,
y dixo por señas, que lo hiciesemos ansi, por que ansi se deve de
hacer la paz ó salua entre ellos, y luego yo hize lo que el hacia, y
él como vió esto olgóse mucho: saltamos en tierra y abrazamosle, y
él á nosotros con mucho amor, y para mas confirmar la paz sacó este
Principal su daga, que en la cinta traía, e hizonos señas que se
queria cortár en la barriga, ó en el brazo para sacarse sangre para
confirmar mas la amistad con nosotros, por que asi es costumbre entre
estos Isleños: yo le quité la daga por que no se cortase, y le dixe
por señas, que sin eso teniamos mucha amistad, y ansi quedó contento,
y se asentó y dixo, que nos asentasemos, y ansi lo hicimos, y éllos
sacaron de unas cañas muy grandes y gordas llenas de vino, y comenzaron
á darnos de beber, y antes que nosotros lo bebiesemos, bebio el una
vez delante de todos nosotros, por darnos á entender que era cosa
buena y sin ponzoña, é ansi bebimos cada sendas veces: era el vino
dulze, requemaba un poco como gengibre, tenia la color como agua de
canela, la qual creo yo que le echan por el color que tiene, de lo
qual se holgaron todos éllos en ver que bebiamos su vino sin asco, y
dieronnos cantidad de cañas dulzes, y ñames cosidos, y nosotros les
dimos de lo que teniamos, y al Principal se le dió con otras cosas
un pedazo de hierro que lo tuvo en mucho, al qual éllos llaman en su
lengua _puntas_: preguntamosle por señas, si havia en la tierra bacas
ó cabras, dixeron que si, y señalavan con las manos grandes cuernos,
y que por la mañana traerian algunas cosas de comida; y ansi por ser
tarde nos despedimos dellos y venimos para el Navio, y éllos se fueron
para su pueblo muy contentos por dexar hecha la paz con nosotros, y
nosotros mucho mas con las mercedes que Nuestra Señora nos havia fecho
en haber topado gente de tanta razon, é haber hallado aparejo para
hacer agua y leña, y Puerto para poder esperar el Armada. Y luego otro
dia por la mañana bino este Principal, que fue 1.º de Hebrero, con obra
de doscientos Indios cargados de puercos y gallinas de castilla, y
unos perrillos como raposos, y arroz, y millo, y ñames, y miel, y cera
muy fina, y encienso, y muchas cañas de vino adobadas con gengibre y
canela, de lo que traxeron cantidad, y muchas cañas dulzes tan gordas
como el brazo, y de dos brazas, cosa para mirar bellas tan largas y
tan gruesas; y tambien truxeron naranjas y limones, y verengenas, y
plantanos de tres maneras, las mejores que yo he visto, y á dicho de
todos los que ivamos alli ninguno las havia visto tan buenas[9], por
que son como camuezas, y de las muy buenas de España, y hay muchas
porcelanas muy buenas y muy finas, con muchas pinturas de diferentes
maneras, el qual barro de estas porcelanas es tan fuerte, que tomando
un pedazo dello corta qualquier clavo como una lima, la qual
esperiencia la hize con un pedazo: de ella hay superabundancia en la
tierra, por que los naturales se sirven con éllas. Despues que llegamos
á este Principal, que ellos en su lengua le llamaban Buian, dixonos,
que nos asentasemos por ver las cosas que traian, y ansi comenzamos á
rescatar algunas cosas de comida, por que teniamos mucha necesidad, la
qual fué grande alivio para toda la gente; las quales cosas no querian
rescatar si no era por hierro, que es la cosa que éllos en mas tienen,
y ansi estuvieron este dia rescatando con nosotros, y aunque era tan
poco lo que podiamos rescatar segun la miseria que teniamos, que todo
era nada. Nos preguntavan ¿que de acia donde veniamos? respondimosles
por señas, que de acia Lebante, que eramos vasallos de S. M., y ellos
alzaban las manos al cielo, y se holgavan mucho de estar alli con
nosotros, aunque se recelavan, por que decian haberles hecho mal otra
gente del parecer de nosotros; y ansi les abrazabamos y deciamos por
señas, que nosotros no les hariamos mal ninguno, ni daño, sino que
antes les dariamos de lo que teniamos; y siempre que este Principal
venia le daba de lo que tenia por contentalle, como era hierro, y
cosas de vestidos, con lo qual iva contento, y á los demas Principales
juntamente con él: ansi se apartaron de nosotros este dia, y se fueron
á su pueblo, al qual en su lengua llaman Atocco, diciendonos que
otro dia vernian y traerian muchas cosas de comida; y ansi otro dia
vinieron el Viban y un hermano suyo con otros dos Principales, los
quales respetavan á este con ser mozo de hasta veinte años, y consigo
traian sus mugeres, y otras mozas que venian como criadas; todas muy
bien vestidas con sus naguas largas, y unos cuerpezuelos baxos, y unas
camisas de pecho muy galanas, con unas tocas muy delgadas en la cabeza
á uso de Labradoras de España, y bino mucha gente con ellos con sus
armas, como que venian en guarda dellas, y llegados enfrente del Navio
pararonse á mirar: llamaronnos por señas: yo fui en tierra con la demas
gente, y ansi en llegando los abraze al Viban y á los demás Principales
con sus mugeres, y las otras mugeres criadas estavan aparte, y luego
les mandaron que se fuesen á su pueblo, y holgaronse mucho éllas con
vernos; y nosotros viendo la buena voluntad que mostravan se les dió
algunas cosillas que convenian para mugeres, y sendos pedazos de
hierro, que como digo, es la cosa que mas quieren: ellas me dieron á
mi una toca de palma muy galana y otra al Piloto, y á Pedro de Rivero,
las quales eran de muchas colores; tambien nos dieron un puerco muy
bueno que llevasemos á nuestro Navio, y otro mataron alli, y asaron
parte dél, y convidaronnos á comer, y ansi comimos nosotros y estos
Principales y sus mugeres, y á la demas gente les mandó el Viban que se
apartasen á un cavo y quitoles las lanzas y alfanjes que traian; y ansi
yo mandé á la gente que conmigo ivan, que dexasen los arcabuzes á un
cavo, de suerte que si los huviesen menester fuesen señores dellos, y
ansi se pusieron de suerte, que no solamente de las suyas mismas, pero
aun las de los Indios si se ofreciera lo eramos; y con ver esto, estos
Principales y sus mugeres fueron muy contentos, por que tenian gran
temor á los arcabuzes, y ansi comenzamos á beber y á comer del vino que
traian, aunque no tanto como ellos nos davan, por que en estos negocios
convenia ansi; despues de haver comido nos dixo este Principal, que
los Indios traian cosas que rescatar, y llegaron cargados de gengibre
berde y canela berde; el gengibre acabado de sacar de la tierra, que es
una raiz grande, como raiz de caña; la canela traian berde con que se
limpiavan los dientes, y desto grandísima cantidad ansi le rescatamos
de lo que traian, que era esto y otras cosas, mas por que no volviesen
cargados, que no por el interese dello; ansi se fueron á su pueblo
aquella tarde, y no vinieron en quatro ó cinco dias sino eran á diez ó
doze Indios, y siempre venia con ellos un Principal como guarda, para
que no se desmandasen ninguno dellos, y ansi todas las demas cosas
rescataban por mano de este.

Entre tanto que venian cantidad de Indios hicimos agua y leña para
esperar el Armada un mes ó dos, y pasados quinze ó veinte dias que el
Armada no venia, entendí de los Indios que andavan desabridos, por
que no tratavan verdad en cosas que con nosotros tratasen, y visto
esto, y que el Armada no venia, acordamos de alzar el Navio, que era
muy raso, y no estava para poder salir de Puerto ninguno, ni para
poder barloventar con él, y tambien si acaso nos quisiesen hacer algun
daño los Indios tuviesemos alguna defensa con el bordo para nos poder
defender, y ansi con parecer del Piloto lo hize luego poner por obra,
y lo primero que hizimos calafatear el Batel, por que se nos iva al
fondo por estar todo abierto, ansi lo adrezamos lo mejor que pudimos:
luego otro dia siguiente mandé comenzar á cortar madera para aderezar
el Navio, aunque contra la voluntad del Maestre, y de algunos de los
del Navio, por que decian, que ellos no havian venido á la China para
cortar palos, sino que en llegando havian de cargar de oro, y ansi
decian que aquel no era el Puerto, que mas abaxo estava, que alli
hallarian muchos juncos que traian muchas riquezas, que de esto venian
ellos informados, y que por esto fué su intencion de venir la jornada,
y ansi andavan algunos amotinados; y esto vino á sentir el Piloto, por
que le dixeron, que estando en tierra conmigo haciendo lo que convenia,
le abrian la caxa alguno de los que quedavan en el Navio, que eran de
los amotinados, y le miravan la carta para ver donde les demorava los
Malucos, y ansi pretendian irse allá; y él viendo esto vino á mi y me
dió parte dello para que nos guardasemos dellos, por que estavamos en
mas peligro que no con los Indios, y ansi para que estos no saliesen
con su mal proposito, yo mandava á aquellos que entendia que no se
hallavan culpados, aunque eran pocos, que tubiesen gran vela por que no
nos matasen, y se alzasen con el Navio, y junto con esto el Piloto é
yo haciamos nuestros quartos velandolos como siempre lo haciamos, por
temor de los Indios no nos cortasen el amarra; y ansi en este tiempo
el Maestre que era el principal y el que se havia puesto á los demas
en este negocio, hizo las amistades con el Piloto que era la causa
principal por que él havia intentado esto, que segun supe havian reñido
en tierra sobre el alzar del Navio, y adrezallo, y como yo los hize
amigos mandandoles que entre ellos no huviese cosa ninguna, por lo qual
como digo se quedó, y ansi los demas viendo esto concertaronse con los
que hacian el quarto la noche que los cupo, y ansi se entraron quatro
dellos en el Batel, llevando los arcabuzes con otras muchas cosas que
sin ellas no podiamos navegar, que fué dos eslabones y pedernal que
en el Navio havia, que era lo principal que haviamos menester, por
que faltandonos el fuego, los Indios y ellos podrian ser señores de
nosotros todas las veces que quisieran; y ansi estandose embarcando
fueron sentidos por uno que estava velando, y me llamó á mí y á el
Piloto, diciendo, que se ivan con el Batel, y por presto que acudimos
estaban ya desabrazados, y sino acudieramos fueran pocos los que
quedaban, y ansi se fueron llevando armas de otros que con ellos havian
de irse; yo les dixe ¿que adonde llevaban el Batel? dél respondieron;
que ivan á tierra; y ansi se fueron fuera del Puerto, y creo por lo que
el Piloto me havia dicho, su intencion era ir á los Malucos por que
eran poblados de Portugueses.

Venida la mañana alamos nuestro Navio en tierra, como hombres perdidos
por no tener Batel, y ansi nos llegamos tanto á tierra que podia saltar
un hombre en ella, y llegandonos dimos sobre unas piedras, que á no
ser el Navio tan recio se hiciera pedazos, y estando en este travajo
plugo á la Madre de Dios que crecia el agua, y sacamos nuestro Navio
dexando en tierra á Pedro de Rivero con otros dos hombres, para que
fuesen por la playa á ver si parecia el Batel; corrieron buen pedazo
de tierra por la costa, no lo vieron, y ansi dieron la buelta al Navio
con arto travajo y temor de los Indios no los hiciesen algun daño; y
luego dende tercero dia que se fueron en el Batel volvieron, y vimoslos
desde el Navio estar surtos tomando agua, y esperando para ver si ivan
los demas que eran en el motin; y viendo esto embié á el Piloto con dos
hombres con arto temor de los Indios, y ansi como llegó donde ellos
estaban les rogó que por amor de Nuestro Señor se bolviesen á bordo, y
diesen el Batel que era del Rey, y que á mi y á los demas nos hacian
mala obra, y que no podiamos ir en busca del Armada, ni salir del
Puerto por la falta que el Batel nos hacia, y ellos por la poca gente
que traiamos: ellos le respondieron tan asperamente, que aunque fueran
Luteranos no respondieran lo que estos respondieron, que fué decir: que
no havian salido con su intencion, que mas querian morir entre Indios,
que no volber al Navio, y visto esta respuesta les preguntó ¿que havia
sido su intencion, de haverse ido sin les hacer agravio ninguno?
respondieronle, que no tenian para que darle cuenta, que aquella era
su voluntad, y que pues ellos havian venido engañados del Puerto de
la Navidad, tambien ellos querian hacer todo el mal que pudiesen; y
el Piloto les bolvió á rogar que le diesen el Batel; y ellos dixeron,
que si harian, que bolviesen otro dia por él, y que alli lo allarian,
por que ellos tenian determinado de quedarse. El Piloto les dixo, que
mirasen sus conciencias y sus animas, pues eran christianos y que
no negasen la Fee de Christo, y á su Rey, y el juramento que havian
hecho de le servir, y que él les dava su palabra que yo no les haria
ningun daño; y con decirles todo esto vió que no aprovechava, y ansi
se despidió dellos con la mayor moina del mundo, de ver quan perdidos
estabamos, por la falta que nos hacian para nuestra navegacion, y
ansi se bolvió al Navio, y al tiempo que bolvió alando por un cabo
que teniamos dado en tierra para alar por él para poder entrar, y
ansi alando acostose sobre una baxa de tal manera que vi el Navio
perdido, y todo esto por causa de tan buenos hombres como aquestos
que me dieron, é ansi travajamos todos de dia para sacar el Navio de
tanto travajo, de suerte que fué necesario alijar algunas cosas, y
ansi fué forzado el Piloto, y á los que con él ivan echarse á nado
para favorecer á los que estavamos en el Navio, por que estaba dando
tan grandes golpes en las peñas, que hacian temblar todos los arboles,
de manera, que los echava fuera de si, y al fin fué Nuestra Señora de
Consolacion servida de sacarnos de aquel travajo; y despues de vistonos
fuera con nuestro Navio estanco y sin daño ninguno, me contó el Piloto
todo lo que tengo dicho, y ansi esperamos todo el otro dia, como el
dia antes havian dicho, y vimos que estaban todavia dentro del Batel,
y ansi determiné juntamente con el Piloto de que fuesemos los dos
solos allá, sin otra gente ninguna, y ansi fuimos dejando en guarda
del Navio á Pedro del Rivero, como persona que se le podia fiar esto,
y mucho mas, é ansi como llegamos el Piloto é yo cerca donde estaban
hizieronse fuera, y como esto vi dixe al Piloto que les hablase, y ansi
les llamó y les dixo, que yo iva alli, y ansi aguardaron á un tiro de
piedra metidos en la mar: yo llegué y les hablé, y les dixe mi parecer,
lo uno que mirasen el deservicio que á Dios hacian en quedarse alli,
y lo otro que mirasen el pleito omenaje que tenian hecho á S. M. y
quanto deservicio se le hacia en permitir que nos perdiesemos allí, no
pudiendo ir por falta dellos y del Batel en busca del Armada ni salir
de aquel Puerto, y que no mirasen el yerro que havian hecho, que bien
entendian no havia salido dellos, y que si se huvieran de castigar
los que eran en este negocio entendia que me havia de quedar solo; y
que yo les daria mi fee y palabra como christiano que ningun castigo
se les daria, y que si esto no querian, que nos diesen el Batel, por
que el dia atras haviamos tenido el Navio perdido por falta dellos:
respondieron que bolver no bolverian, pero que el Batel, que ellos lo
darian: yo les dixe, que nos le diesen luego si nos lo havian de dar,
por no vernos en el peligro que nos haviamos visto para entrar en el
Navio: tambien les pedi un eslabon por que havia ciertos dias que no
haciamos fuego, y visto que tanto les importunava dixeronme que embiase
por el Batel y por el eslabon, señalandome los que havian de ir por él,
y ansi di vuelta al Navio, despues de haberme quebrado la cabeza en
pedricalles; y llegado embié dos hombres con Pedro de Rivero para que
fuese con ellos y les dixese su parescer, por ser tan amigo suyo y de
los demas que venian en el Navio, diciendole pidiese los arcabuzes pues
tampoco les servian, y á nosotros nos hacian tanta falta; y ansi fué,
y llegado les dixo su parescer como christiano y servidor de S. M. y
no aprovechó nada, y ansi le dieron el Batel. Despues de estar dentro
les pidió los arcabuzes: ellos le respondieron, pues que le davan el
Batel que no pidiesen otra cosa, y ansi vino con el Batel abordo, é yo
le pregunté, que ¿como no traian los arcabuzes? Dixeron que no se los
quisieron dar, y dixome lo que con ellos havia pasado, y pareciendonos
tan mal esto, el Piloto me dixo, que no se sufria dexarlos ir con los
Indios, pues ivan tan mal indinados, y que seria causa que nos viniese
á nosotros gran daño, y que pues ellos dormian aquella noche en tierra
que era cerca de los Pueblos de los Indios, los quales esperavan á la
mañana para irse con ellos, y que les llevasen su ropa por que ansi
lo tenian concertado; y ansi me dixo que él se atrevia á llevarme
por parte donde ellos no nos sintiesen por mucha vela que hiciesen:
entendiendo esto, y viendo la ironia dellos, determiné juntamente
con el Piloto y otros tres hombres de meterme en el Batel con el
Contramaestre del Navio y otro Marinero, para que se quedasen en una
ensenada para que si los tomasemos traellos en él, y no por tierra, por
el temor de los Indios, dexando avisado, que en oyendo tirar un arcabuz
acudiesen á la parte donde lo oyesen; y ansi nos fuimos quedando en
guarda del Navio, Pedro de Rivero, con tanto peligro como en el que
nosotros ivamos, y ansi saltamos en tierra dexando el Batel como digo,
y el Piloto comenzó á guiar tomando el tino de un fuego que desde el
Navio haviamos visto que tenian hecho, y ansi yendo por entre muchos
arboles y barrancos, y muchos arroyos y quebrados grandes, cayendo y
levantando venimos á salir en una zabaneta los quatro y yo: allí me
dixo el Piloto que estabamos cerca dellos, segun del Navio haviamos
visto por la lumbre, y ansi fuimos por un arroyo abaxo que iva por de
dentro del monte, el qual iva á dar en la mar, mas adelante de donde
ellos estavan por que por esta parte ivan acia los Pueblos de Indios y
lugar donde ellos havian de estar mas desviados, y ansi como llegamos
á la playa miramos si parescia la lumbre de luengo de la mar, y vimos
que no parescia ninguna, y allamos el rastro dellos que havian venido
á beber al arroyo, y ansi fuimos á orillas del monte hasta dar cerca
de donde estavan, los quales hallamos á los dos dellos velando con los
arcabuzes y mechas encendidas, y ansi nos abajamos por no ser sentidos,
y estuvimos como dos horas aguardando que estos diesen el quarto á
los otros, y de los dos que venian no quiso el uno velar, y el que
velava se andubo siempre paseando con muy gran vela, mirando á un cabo
y á otro, y como la noche era escura no nos pudieron ver; y andandose
paseando, unas veces para acia nosotros, y otras veces diferentemente,
el Piloto se puso tras de un arbol donde tenian el fuego, y los otros
estavan durmiendo debaxo de un toldo que tenian hecho, aunque del lugar
donde estaba no le veiamos; y ansi estando en esto, llegó el que velava
á hacer fuego por que no se le apagase, y hallose el Piloto tan cerca
dél, que no havia sino el arbol enmedio, y vistolo tan cerca llegó el
arcabuz al rostro y diole fuego, y diole enmedio de los pechos con
veinte y siete perdigones, y usó Nuestra Señora de Consolacion allí
un milagro, que fué, que á este que dieron traia una Imagen suya en
los pechos, y con dalle como le dieron tan cerca, le quedaron todos
los perdigones señalados y parte dellos metidos por los pechos que
se parescian, y la Imagen sin ningun daño sino fué la señal de dos o
tres perdigones: y ansi como este se sintió herido hecho á huir dando
voces, y el Piloto tras de él con el Espada en la mano para acaballes
de matar; y yo y la demas gente por la otra parte, y ansi se entró
este herido dentro del toldo que tenian hecho, y nosotros juntamente
diciendoles, que se diesen, sino que moririan, y ellos no curaron
de nada de esto, sino de defenderse, y con todo esto les prendimos
saliendo todos heridos, y los amarramos, y en esto llegó el Batel y los
metimos dentro, y quando llegamos al Navio yo les hize tomar sus dichos
para saber quienes eran los demas que havian sido en el motin, y luego
mandé poner quatro poleas en las vergas para ahorcallos, y estando ya
con las sogas en la garganta sentados al bordo del Navio para echarlos,
llegó el Piloto á mí, y Pedro de Rivero, y me hablaron, diciendome el
Piloto, que era imposible salir del Puerto si aquellos quatro hombres
morian por la poca gente que en el Navio havia, y por que la mayor
parte estavan enfermos, y estos que digo entenderseles tan bien, lo
que se les entendia de la mar; y ansi viendo esto, y la nescesidad que
nos contriñia á todos, los dexé para en topando el Armada entregallos
al Governador para que él los castigara conforme al delito, y con esto
quedó así, y curamoslos, viendo en aquel hombre el milagro que tengo
dicho: y de allí adelante comenzaron á hacer como hombres de bien, y á
enmendar el yerro pasado.

Despues de todo esto pasado, acabamos de hacer á nuestro Navio sus
falzas para poder navegar. No podré dexar de decir un milagro que
Nuestra Señora hubo con nosotros, que demas de los pasados, por ser tan
particular es digno de memoria, y fué, que estando una noche surtos
en este Puerto con un Rezon á la mar, y un cavo dado en tierra á una
peña, nos reventó el cable de la mar con el mucho viento que hacia,
el qual nos era contrario, y ansi viniendo el Navio sin amarra á dar
á la costa, el seno del cabo de tierra tomó en una piedra en la mar,
de manera que nos tuvo el Navio que no fué á la costa; y esta noche
me cayó á mi de velar la prima y pareciome que estavamos muy junto á
tierra, dixe á un Marinero, que mirase si havia reventado el cable, y
el respondió que no, sino que estaba muy bueno, y todavia, no fiandome
en esto, llamé al Piloto y le dixe, que me parecia que estavamos
muy cerca de tierra, y ansi como se levantó conoció que estavamos
desamarrados, y saltó á proa, y vió el cable de la mar rebentado, el
qual metimos dentro y vimos el milagro que Nuestra Señora havia hecho
en tenernos, el que estava en tierra, el que nos detuvo que no fuesemos
á la costa, y luego saltamos en el Batel, y portamos un ancla fuera, y
sacamos nuestro Navio de las piedras, lo qual si fuera otro dia antes
lo pasaramos mal por causa del mucho viento que hubo, y ansi lo remedió
Nuestra Señora.

Luego otro dia siguiente vino este Principal que llamaban Viban, y
otros con él y muchas mas mugeres que la primera vez, y todas encima
del tocado y en la frente llena de albaaca, y en las narices, la
qual albaaca olia mucho mas que no la de Castilla: tambien vinieron
muchos Principales llenos de la misma albaaca, y algunos de ellos
traian orejeras de oro muy fino; tambien ví que traian todos los
dientes taladrados, y esmaltados con granos de oro, encajados de tal
manera, que no habrá Platero que tan sotilmente lo labre; parecianse
todos estos de estas Islas de Mindanao andar bien adreszados de sus
personas y armas, las quales armas son, alfanjes tan buenos que de una
cuchillada cortaran un ternero por medio, é dagas tan buenas como las
nuestras. Ansi estuvimos este dia con ellos preguntandoles por señas
algunas cosas las quales eran, si havia oro en la tierra: dixeron
que sí havia, y señalaron la tierra adentro, y ansi llegó un Indio
con un canuto lleno de granos de oro para que se los rescataramos,
y nosotros no se los quisimos rescatar, por dalles á entender que no
se nos dava mucho por ello, y ansi estuvimos todo el dia hablando con
ellos, y á la tarde llevamos á este Principal, que ellos llamaban
Viban, á nuestro Navio, y yo le vestí á uso de nuestra España, y ansi
se fué muy contento él y los demás, y de esta vez que fué no bolvió en
una semana, y cada dia venian Indios á rescatar gallinas y arroz, y
preguntavamosles por el Viban, y decian, que era ido á caza de benados,
los quales por aquella Isla hay gran cantidad y ellos en su lengua los
llaman _Usa_; y ansi vino este Viban al cabo desta semana con otros
quatro Principales, y traian Indios cargados con benados asados en unos
checubites y unas cañas de vino, y nos lo dieron como en presente, y
le preguntamos ¿que qué habia fecho tantos dias? y el respondió por
señas, que havia andado á caza; y ello no fué ansi, sino con cudicia
de yerro que en el Navio vió, de Resones y anclas, pensando que nos
iriamos en breve, acordó de irse á concertar con otros Principales para
matarnos en tierra á todos, y por la mar tenian prestos canaluchos
armados y llenos de mucha gente, para barluar en el Navio y tomarlo,
y este fué su intento. Y ansi Viernes á la noche que se contaron dos
de Marzo, venia por tierra mucha gente y por la mar con los canaluchos
con proposito de cortarnos el amarra de fuera, y los de tierra alar
por el prois, para que el Navio diese á la costa y fuesen señores
de nosotros, y ansi nosotros Rezelandonos de que de tierra no nos
viniese algun daño por estar muy cerca, acordamos echar unos perros que
teniamos, en tierra, para que en ella hiciesen vela, y nosotros en el
Navio, y haciase tan buena que los que velavan en el Navio á la grita
de los perros en tierra que arremetian bravamente con los Indios, me
llamaron diciendome les parescia haver gente en tierra, por la braveza
que los perros tenian, y ansi me lebanté y miré ácia tierra, y conocí
que havia gente, y luego miré á la mar y ví tres canaluchos grandes, y
ansí nos apercevimos todos con nuestras armas; y como ellos sintieron
que nosotros estavamos despiertos bolvieronse con los canaluchos detrás
de una punta; y allí echaron toda la gente y armas en tierra, por ser
en parte que entendian que desde el Navio no los podiamos ver, y ansi
se estuvieron hasta la mañana; y ansi en amanesciendo vinieron los dos
á bordo muy toldados y empabesados con muchachos al remo, y dos ó tres
Indios amarrados como que venian á benderlos y á rescatar, como que
nosotros no les entendiamos su bellaqueria, y dentro de la una dellas
venia el Viban con un Principal á quien él tenia respeto, y como nos
vió armados y con los arcabuzes en las manos temió, y alzó las manos
como otras veces solia hacer, y luego nosotros fuimos fronteros del
Navio con nuestro Batel, y el Viban no nos habló, antes se fué luego á
llamar los Indios segun entendimos, y no paresciendonos bien fuimonos á
nuestro bordo, y acordamos de nos hacer á la vela; por que no era cosa
de esperar mas, viendo la gente de la Isla tan alborotada, y que se nos
atrevian; y ansi comenzó á acudir alguna gente, aunque los Principales
devian de ser idos á llamar y juntar los mas que pudiesen; y ansi vino
la noche, y otro dia Domingo de mañana que se contaron quatro de Marzo
salimos deste Puerto y de Mindanao, aunque no dexaramos de estar allí
otros quinze ó veinte dias esperando el Armada, sino fuera por temor de
ver la gente tan escandalizada, aunque haviamos estado en ella treinta
y tres dias, y ansi dexamos en ella muchas cruzes, y una botija con
cartas al pié de una cruz, por que si el Armada alli viniese, supiese
lo que nos havia sucedido, y la derrota que llevabamos en su busca; y
hecho esto partimos de este Puerto, Domingo por la mañana, y ansi como
fuimos á fuera cazamos á popa la vuelta del Sudueste, y fuimos otro
dia á ver la Isla de Saragan, y vimos que no estaba allí el Armada, y
no pudiendo surgir en ella atravesamos á la Isla de Mindanao por ser
Isla grande, que terná de tierra como ciento y cinquenta leguas, y por
que en ella hay muchos puertos; y ansi llegamos este dia á dar fondo
en un Puerto, y estando para querer dar fondo vino un canalucho á
nuestro bordo, y los Indios que venian dentro hablavan muchos vocablos
españoles, y nos preguntaron si veniamos de Malaca ó ivamos á los
Malucos: nosotros les respondimos que no, que eramos venidos de hacia
Levante: espantabanse mucho de como no los entendiamos, y en esto
conocieron que eramos venidos de lexas tierras y ansí no osaron llegar
á bordo, y en todo lo que hablavan nombravan Capitan y Señores, y
zaraguelles, y otras cosas, y ansi nos paresció que havian llegado por
allí Portugueses muchas veces, y ansi nos señalaron haver visto allí
tres Navios, los quales en su lengua llaman _Mito_, y entiendo debian
de ser de las Armadas pasadas, que han venido en estas Islas, y ansi no
surgimos, antes nos hizimos á la vela, y fuimos vaxando toda la Isla,
viendo muchos Puertos y muy buenos, y siendo tan abante como media Isla
vimos una Bahia grande que estaba diez leguas por la tierra adentro,
y ansi fuimos al cabo desta Bahia á dar fondo, y allí estuvimos dos
dias sin ver poblacion ninguna ni señal de haber portado por alli Navio
ninguno; y ansi fuimos en tierra, por ver si veiamos algunas cruzes
del tiempo pasado, por parescernos ser Puerto principal de aquesta
Isla, y por hacer nuestra aguada; y como no vimos muestra ninguna ni
señal, hizimos nuestra agua, por no haver defensa de Indios, y estando
haciendo el agua me aparté por el monte, donde vi tanto rastro de
benados, que era, maravilla; é ansi tomamos el Piloto y yo dos perros
que traiamos, y salimos con ellos á un raso donde descubrieron un
benado y le mataron; vimos cantidad de gallinas montesas por toda la
Isla, donde anduvimos, y muchos puercos, y ansi nos bolvimos á nuestro
Navio, con proposito de nos hacer á la vela y seguir nuestro camino
en busca de la Armada, y venida la noche saltó el viento á la tierra
y echamos mano á nuestro cable para levarle, y no pudimos por estar
empachada el ancla en una piedra que por mucha fuerza que hizimos al
cabestrante no pudimos levarla, y ansi nos detuvimos dos dias que por
mucho que hizimos no la pudimos levar, y visto que perdida estava el
ancla eramos nosotros perdidos, por que un Rezon que traiamos se nos
havia quedado en Mindanao quando se nos quebró el cable: visto esto,
estando en esta confusion rogamos á Nuestra Señora todos los que en el
Navio ivamos, que ella lo guiase como fuese mas servida, y ansi fué
servida de darnos nuestra ancla sin daño en ella, ni en cable: largamos
esta noche una vela y fuimos saliendo del Puerto: calmonos el viento
esta noche, y metionos el aguage, en una ensenada enfrente de unos
fuegos que tenian unos pescadores, y por el propio fuego vimos que
estavamos cerca de tierra: entonces el Piloto mandó á los Marineros que
entrasen en el Batel, y que tomasen un remolque para sacar el Navio
fuera, é yendo ansi remolcandole, vió el Piloto blanquear por proa, y
preguntó á los del Batel si era baxo, y uno dellos con el remo fué á
sondar y halló que habia medio remo de agua; y visto esto hicieron
ciaboga con el Batel al Navio, y ansi salimos aunque con arto travajo;
á pique de este arracife havia veinte brazas y por toda la Bahia habia
veinte y á treinta; y ansi fuimos por la costa abaxo viendo muchos
Puertos y Pueblos, y en muchos llegamos á surgir por ver si podiamos
ver algunas señales de la Armada, ó de Navio que por allí huviese ido,
y como no hallamos señales pasamos de largo, é yendo de luengo de costa
vino una alva de mañana una vela á tierra de nos muy grande, y que
ninguno que en aquellas Islas huviesemos visto, y ansi amuramos para
ir en demanda dél, y como estuvimos cerca vimos que era un Canalucho
grande ó Junco: llegamos á él para ablalles, y ellos pusieronse en
arma, y entonces por señas les diximos, que no les queriamos ninguna
cosa: ellos no curaron desto, antes como nos vieron cerca se pusieron
apercevidos, y nos comenzaron á tirar con las armas que traian, que
son baras tostadas, y lanzas con muy buenos yerros, y flechas, y ellos
con sus escupiles de algodon como los de la Nueva España, con sus
tablachinas y alfanjes en las manos: visto esto se les tiró con un
berso, el qual dió dentro é hizo daño en él que lo medio desaparejó,
y ansi el del timon se descuidó y el Navio dió una guiñada, de manera
que nos barluamos, y visto esto y que tan mal desde él nos tratavan, se
les tiró con otro berso, y ansi entraron dentro seis hombres, y ellos
se echaron al agua: todos serian como unos cinquenta Indios: todo lo
que hallaron estos hombres que entraron en él, fué gran cantidad de
arroz, y mantas de palma y de algodon, y de frisoles y cocos, y pesos
y medidas de oro, y otras cosas de su comida: mandoseles tomar un poco
de arroz, por la necesidad de bastimentos que traiamos, y tomaronsele
algunos pesos de palma y algodon, que todo ello valia arto poco:
largamosles su Junco llamandoles viniesen por él, entendiendo segun la
derrota que estos llevaban ivan á rescatar á otra Isla.

Ansi pasamos de largo por la derrota que llevabamos, y otro dia en la
noche yendo amurados la vuelta de tierra, por meternos al abrigo della
por el mucho viento que hacia, pareciendole al Piloto ser aquel cavo de
la Isla, se fué á proa del Navio por que havia visto blanquear la mar,
parenciendole ser un baxo, pidió la sonda, y antes que se la traxesen
varó el Navio en un arrecife de tal manera que pensamos perder allí
todos las vidas, y quiso Nuestra Señora, que dando el Navio viró la
proa á la mar, dando golpes de manera que nos echó el timon fuera, é
ansi salimos sin rescivir daño ninguno el Navio, y luego en saliendo
fuera del baxo cayó el timon en su lugar, y fuimos corriendo con
nuestra derrota, viendo todos los Puertos y Ensenadas, como no víamos
á que parar, pasamos de largo hasta que llegamos al cabo desta Isla
de Mindanao, y en el cabo de la tierra tiene muchas Islas apartadas
á tres y á quatro leguas y mas; ansi nos entramos por entre el cavo
desta Isla, y las Islas de fuera, y allí surgimos por que es todo
aplacelado y buen fondo, que hay diez, y doze brazas, y hay muy grandes
corrientes, de tal manera, que si el cable no es nuevo rebentara con la
fuerza del agua; ansi de creciente, como de menguante, crece y mengua
mucho: todo el pescado que hay entre estas Islas, viene á desobar
á estas corrientes, y que estando nosotros un dia surtos esperando
la marea para desembocar de entre estas Islas, vimos venir muchos
canaluchos atravesados con la corriente, los quales venian cargados
de Indios Pescadores, y llegando á nuestro bordo vimos que traian los
canaluchos llenos de pescado y preguntamosles por señas ¿si lo querian
vender? respondieron, que sí, y ansi les rescatamos mucha cantidad
dello: lebamonos de aquí y desembocamos de fuera destas Islas, y fuimos
á dar fondo en tierra de la Isla de Mindanao, y salieron á nosotros
muchos canaluchos cargados de cera y canela, rescatasmosles parte dello
para comer, y alguna cera, para que si algo se ofreciera de calafateria
breasemos con ella. Hay por aqui tanta cantidad de canela, que si un
Navio llevase rescate en dos dias puede cargar.

Despues que nos vinimos al cavo desta Isla que haviamos corrido toda la
parte del Sur, y no haviamos hallado señas del Armada, y pareciendome
que no era bien correr al Sur en demanda de otras muchas Islas que
hay, lo uno por no llevar mas de un ancla, y lo otro con temor no
diesemos con Portugueses, de que nos vendria mas daño, y tambien por
no saber lugar cierto donde esperar el Armada, ó Isla cierta donde el
Armada havia de venir, ni por instrucción me lo dieron no sabiendo
que nos hacer, me dixo el Piloto ¿si traia alguna instruccion ó savia
del General, ó de otra alguna persona, en demanda de que Isla venia
el Armada? y el Piloto me mostró en la carta las Islas Filipinas:
yo le dixe: que no savia ninguna ni tal me havian dicho, ni quando
del Puerto partimos no savia adonde ivamos; y ansi acordamos que era
mejor dar fin á toda la Isla, y boxandola, de allí atravesar á las
Islas de Magallanes, que son las primeras que se pueden tomar viniendo
de la Nueva España, y por haber ya allí estado el Armada de nuestro
Emperador, y tener entendido venir allí el Armada, acordamos de ir
en demanda desta Isla, y ansi fuimos costeando la Isla de Mindanao,
y por la parte del Norte barloventeando, y con arto travajo fuimos á
dar fondo, el cual tenía un Pueblo grande, y luego como dimos fondo
vinieron á nuestro bordo ciertos canaluchos cargados de cera y gallinas
y puercos, y cantidad de canela: no le rescatamos nada desto por que no
teniamos con que: pusimosle por nombre el Cavo de la Canela, por que
havia mucha cantidad: está este cavo en siete grados y medio, y ansi
fuimos por la derrota que llevabamos, y habiendo caminado por esta
vanda como treinta y cinco leguas, fuimos á dar fondo en un Puerto,
en el qual vimos un Pueblo en un alto, grande, y por encima unas
palmas de cocos, y ansi como nos vieron que dimos fondo, tocaron una
bozina ó corneta, que fué llamar á recoger los canaluchos, y gente que
estava fuera del pueblo, y en viendola tocar venian muchos canaluchos
derechos al Pueblo, y ansi se recogieron todos que no quedó ninguno por
la mar. Este dia vinieron á nuestro bordo dos canaluchos, y de fuera
nos hablaron, y como vieron que no los entendiamos, dieron vuelta á
su Pueblo, y aquella noche nos hizimos á la vela pareciendonos ver la
gente ruin, y ansi como fuimos fuera en la mar, cargó tanto la brisa
que de fuerza nos hizo arribar á este mismo Puerto, aunque una legua
abaxo por estar más apartado del Pueblo; y ansi llegamos á dar fondo
a una punta que parescia Isla respecto de un rio que la atravesava,
y echamos el Batel fuera para tomar agua y leña, de que teniamos
necesidad, y ansi se principiaron á tomar el dia siguiente, y estando
tomando el agua, dixo el Maestre que queria quedarse en tierra labando
su ropa, y con el un Mozo y un muchacho para labar la ropa de todos, é
yo acordé de me quedar en tierra, por no ir ni venir tantas veces en
el Batel, é por dar orden en tierra que se hinchasen las vasijas; y
haviendo echado dos ó tres caminos en el Batel, y al camino postrero
estaban ya todos en la orilla de la mar, salieron del monte un golpe
de Indios con sus lanzas y tablachinas con tanta furia arremetiendo
á los nuestros hiriendolos, y ellos como no tenian armas acogieronse
al Batel, y del Batel con los remos botando fuera, y defendiendose,
bolvieron á bordo: huvo hombre dellos que truxo nueve heridas, algunas
de á palmo, el qual herido fué el Maestre, que por escapar la ropa que
havia labado llevó las heridas y quedose sin ropa, y á todos los demas
nos dexaron con la ropa que teniamos en el cuerpo.

Quisimonos hacer á la vela este dia, y no pudimos por el tiempo ser
ruin, y de ahi dos dias abonanzó el tiempo, y nos hizimos á la vela
por nuestro camino; y estando de este Puerto quatro ó cinco leguas,
cargonos mucho la brisa, y tambien por ser este el cabo de toda la
Isla, atravesamos á las Islas de Magallanes, que son tres Islas
principales, la una es costa de cabo de Matanzas, y la otra es donde
murió Magallanes, y la otra Bahia de Macadaos, y ansi fuimos en demanda
dellas, que estan todas tres del Este U-este, y á la vista de la Isla
de Mindanao, que estarán della como quinze leguas; boxamoslas por la
parte del Norte y entrando por la primera dellas que es costa del
cabo de Matanzas empezamos á hallar tierra de poco fondo, el qual
fondo hay destas Islas á los Malucos, y por encima de este placel hay
tantas Islas, que nos paresció entrar en el Archipielago, y bien lo
podemos decir por que hay muchas mas, por que andando entre ellas no
sabiamos por donde haviamos de salir, y todas estas Islas son pobladas
de mucha gente y son Islas pequeñas de á diez leguas, y de á seis,
y de á quatro, y todas las demas de á dos, y de una legua, viven en
alguna de estas Islas, principalmente en la de Mindanao, y algunas
de estas otras pequeñas sobre arboles, y ansi tienen las casas como
picazas en los mas altos arboles, que tendran á diez y á doze brazas
de alto: paresceme que todas estas Islas pequeñas estan sugetas á la
Isla donde mataron á Magallanes, por que haviendo quatro ó seis dias
que andavamos por entre estos baxos é Islas, fuimos á dar fondo á una
Isla pequeña que estaba pegada á la en que mataron á Magallanes, vimos
de noche hacer tres fuegos, y paresciendonos que era señal por que los
que traian los fuegos andavan por la playa, y pararonse enfrente de una
Isleta pequeña que estaba á la mar de nosotros, y en levandonos por la
mañana vimos venir atravesando once canaluchos cargados de gente, los
quales venian desta Isleta pequeña huyéndola, y desamparando la Isla
por la seña que la noche de antes les havian fecho: y ansi pasamos
por barlovento de estos canaluchos, que si los quisieramos embestir
bien pudieramos, antes no quisimos arribar sobre ellos por no metelles
temor: ansi se fueron á la Isla donde se les hizo la señal. La Isla
donde estos salieron, tenrá un tiro de ballesta, y sin arboleda,
cercala toda un arracife, de tal manera, que con pasar dos leguas della
fuimos por dos brazos y tres, quatro ó cinco horas, corriendo con buen
tiempo, dexando la Isla de Cabo de Matanzas, y entrando por la de
donde mataron á Magallanes. Entre esta Isla y muchas Islas que estan
de la parte del Norte, que son Islas muy pequeñas, vimos las Islas
pequeñas de fuera tan cerca de la Isla donde mataron á Magallanes, que
me paresció no haver parte por donde salir, por ver tantas Isletas por
la proa, y visto esto se fué el Piloto á la Gavia, y dende allí vió
que devian (sic) estas Islas á la de donde mataron á Magallanes, y
fuimos corriendo con la sonda en la mano por quatro y tres brazas, por
que aunque rodeamos treinta leguas ni quarenta no hallaramos mas agua
de aquestas tres brazas, por lo qual antes y despues vimos, que los
naturales que en estas Islas se crian, tengo entendido que si caminan
diez leguas por entre estas Islas se perderan, por que en cada diez
leguas hay cien Isletas, y todas pobladas de gente y especeria; y ansi
yendo por las tres brazas vi por la proa á una mancha prieta, y fué el
Piloto á la proa y conoció que era baxo y mandó que fuese á orza de
golpe, y con las velas encima dimos fondo á una ancla, y quando cayó
el ancla dexó el cepo encima del agua; y visto el Piloto que estavamos
encima del placel, mandó tomar las velas muy de presto, y acabadas
de tomar empezó el Navio á dar culadas en el baxo, y viendo esto el
Piloto mandó echar el trinquete arriba para que con él y la Mesana
saliese fuera el Navio, y ansi como levantamos el ancla tomava el Navio
ruin buelta, y todas las veces lo hacia ansi, por respecto de la mucha
corriente que aquí andava en este placel, y no sabiendo el Piloto que
hacer, acordó que con la verga de la cevadera botasen dos hombres el
Navio para que tomase la buena buelta, y ansi salió el Navio sin daño
ninguno, y fuimos corriendo de luengo destas Islas siempre por mucho
placel, aunque en algunas partes se podia dar fondo por ser limpio.

Yendo dexando estas Islas donde mataron á Magallanes pareciome que
quedaban todas estas Isletas, y otro dia de mañana emprincipiamos
á costear la costa de la Isla del Cavo de Macadaos, y vimos por la
parte del Norte dellas tantas Islas como las de atras, que si temor
tuvimos de las pasadas mucho mas en ver estas por el mucho arrecife
que tenian, y por las grandes corrientes que havia, que nos ponian
cada dia en tanto travajo y la noche en mucho mas, que ya no havia
hombre en el Navio que se pudiese tener con dar fondo y tomar velas,
y de velarnos de los Enemigos, y velar el cable, por que si perdiamos
el ancla no nos quedava otra, que este era el mayor travajo que en el
Navio se sentia. Dexada esta Isla de Macadaos vimos otras muchas Islas
sin baxos ni placel ninguno, sino de mucho fondo, y en esto conosció
el Piloto ser las postreras Islas: yendo corriendo entre ellas vimos
muchos Pueblos cerca de la mar, y Islas de muy buen parecer, no pudimos
dar fondo en ninguna dellas, y ansi pasamos de largo; y una tarde que
fué Jueves Santo en la tarde yendo prolongando una Isla grande, que
al U-este dellas havia otras Islas grandes y altas, y al Leste no
parescia ninguna, y ansi entendimos que era el cabo de todas las Islas,
y el agua corria por fuera reciamente, quisimos desembocar por vernos
ya fuera de tanto travajo, vió el Piloto reventar un arrecife por la
proa, mando arrivar por dar esta noche fondo en la Isla, y esperar
á la mañana, y estando cerca desta Isla se hizo muchas Islas, y en
medio no havia fondo, y el agua corria tan recio que nos metió por
una angostura que apenas cavia el Navio, y el sol puesto y la noche
escura, y los Indios de la una banda y de la otra tocando cornetas y
bozinas, que sonaban dos leguas y mas, y el Navio por esta angostura
dando muchas bueltas por causa de la mucha corriente y poco viento,
que no havia ninguno: fué tanta la corriente que en un quarto de hora
anduvimos quatro ó cinco leguas[10] yendo por este estrecho, con arto
travajo y temor de que no nos acosase el agua ó algun baxo donde nos
perdiesemos, que segun lo que viamos aquella noche no podia ser menos:
andando en este travajo vimos atravesar un canalucho cargado de gente
á dar aviso á la otra vanda del estrecho, el qual llevaba la sonda en
la mano: dixo, fondo, y ansi con vela y todo dimos fondo á una ancla,
y tomamos presto nuestras velas, y quando el Navio vino á hacer por
el amarra echava fuego el abita[11], ansi largamos el cable hasta
la punta, y ansi estuvimos el primer quarto en vela que menguava el
agua, y de media noche abaxo principió á venir la creciente, venia con
tan gran peso de agua que parescia que se abria la tierra, y en esto
conosció el Piloto que era macareo, y ansi se fué á popa y se puso
cabe al del timon mandandole governar toda la noche; yo quedé á proa
encomendando la via, porque á tomar el Navio atravesado la corriente
tampoco aprovecharan diez cables como uno, y luego en amanesciendo el
agua fué pleamar, y mandó el Piloto á un Marinero subir á la Gavia,
para que mirase por la parte de la mar si rebentaba algun arrecife, y
dixo, que no havia ninguno, sino las Islas que nos tenian cercados; y
queriendonos levar vimos venir cinco canaluchos toldados y empabesados
que parescian Galeras; y en cada uno venian cien hombres: llegaronsenos
por popa y comenzaron á alzar las manos en señal de paz, y nosotros
hizimos lo mismo, y llamandoles que se llegasen á bordo, deciannos
por señas que fuesemos á su Puerto; y tan claro lo decian como uno
de nosotros, por que preguntaban por el Capitan y Piloto, nombravan
Navio y Batel. Ya que estavan cerca de bordo meneó un Marinero un
berso de los que estaban para en defensa nuestra: viendo esto ellos
hizieron ciaboga con los canaluchos, de manera, que no osaron llegar á
bordo: paresceme que estos contratan con Portugueses, de Maluco, por
que estan muy cerca destas Isletas; y de alli nos hizimos á la vela
la buelta de la mar, aunque con mucho travajo por doblar la Isla que
teniamos mas cercana, huvieramos de dar á la costa por falta de viento,
y ansi anduvimos aqui dos dias barloventeando, aunque por la parte del
U-este no havia Isla ninguna, y esta noche nos quadró bien el viento
y fuimos por el tenor deste, y pensando que haviamos doblado todas
las Islas amanescimos con Islas de Cavo, y tanto en tierra que de una
buelta ni de otra la podiamos doblar, y ansi nos dexamos ir de aquella
buelta pareciendole al Piloto que era lo mejor, y el viento cada vez
nos abonanzava, y la mar mucha que nos arronçaba en tierra, y hechose
la sonda abaxo muchas veces no se halló fondo ninguno de que nos pesó
arto, por que alli no havia remedio si no era con dar fondo, y como
vi que no lo havia acordé que sacasen remos y remasen todos, y ansi
travajaron todos este dia todo lo que se pudo trabajar, y andando con
este travajo nos proveyó Nuestra Señora con un poco de viento con que
doblamos esta Isla con el costado de luengo de un arrecife que della
salia; y vistonos fuera desta Isla que no havia otra ninguna, y no
saviendo que camino llevasemos, por que bolviendonos á meter en estas
Islas era perdernos, hablé al Piloto y le dixe: que ya veia en la parte
que estavamos, que era fuera de todas las Islas: el me dixo, que lo
que á mi me paresciese y mas en servicio de S. M. fuese, se hiciese:
yo le dixe, que mirase bien lo que deviamos hacer en esta navegacion,
y que procurase tomar derrota y camino que fuese en servicio de Dios
y de S. M. y del salvamiento de todos; y ansi estando pensando lo que
haria, tomando la carta en las manos tanteandolo muy bien, y visto los
inconvenientes desta navegacion me dixo, que lo mejor dello era dar
buelta á la Nueva España, pues venia el verano y metidos en el altura
por la parte del Norte nos quadrarian los tiempos y harian nuestra
navegacion, y que ansi era mejor que no ir en poder de Isleños, ó de
Portugueses, como las demas Armadas han hecho que á esta tierra han
venido; é yo entendiendo esto, le dixe, que mi parescer era aquel,
que mas queria morir en la mar en servicio de S. M., que no perescer
entre esta gente, y que pues el intento de S. M. era descubrir esta
buelta, y nosotros no podiamos topar el Armada, que mi determinacion
era acavar este viaje ó morir, y ansi hablé á Pedro de Rivero y le
dixe, que él y el Piloto baxasen á ver los bastimentos y que viesen
el agua, y pan que teniamos, y hallaron ocho pipas de agua y veinte
quintales de mazamorra[12] por que en aquello se havia convertido el
vizcocho, y haba y garvanzo; y ansi bolvieron y me dixeron lo que
havia, y que á las pipas del agua les faltava á quatro y á cinco
arrobas de agua, y luego hize proveer un hombre que tuviese cuenta con
ello, y todas las veces que se dava racion abaxava uno de nosotros á
vello, pues nos iva la vida: sabido por alguno de los que en el Navio
venian la determinacion mia, andavan medio amotinados por verse cerca
de los Malucos, que habria como veinte leguas, y decian que en ellos
havia Portugueses, y que á la Nueva España havia dos mil leguas, y
que era imposible descubrirse por el ruin recaudo que llevabamos de
bastimentos, y de todo lo demas que havian oido de las demas Armadas;
y ansi quisieran ir mas á los Malucos que no venir acá; pero no era
parte ninguna cosa, por que mi determinacion era lo que tengo dicho,
y dexallo en las manos de Dios y de su bendita Madre, en el nombre
de quien dexamos esta Isla de Cabos para dar principio en esta nueva
Navegacion.


LA VUELTA.

Y luego el dia siguiente que fué dia de Pasqua de Resureccion que
se contaron veinte y dos dias de Abril de este presente año de mil e
quinientos y sesenta y cinco años, nos hizimos á la vela en demanda de
la Nueva España, y ansi como partimos fuimos navegando al Norte por ser
la brisa escasa, y el otro dia del Nor-nordeste, y quando nos fuimos
apartando de la tierra ansi nos iva el viento alargando: pasados quatro
dias ivamos corriendo á Leste y Les-Nordeste para meternos en el altura
é ir en demanda del Pago mejor, que es una Isla grande que está treinta
grados, y de la parte del Sur tiene tres ó quatro Islas pequeñas, y de
la banda del Norte tiene la tierra firme de la China muy cerca, segun
la carta lo demostrava, y segun las señas que vimos de palos y aves de
la tierra y corrientes las quales nos favorecieron mucho: haciendose
el Piloto cerca desta Isla nos dieron unos aguazeros con mucho viento
Susueste, con el qual pasamos entre esta Isla del Pago mayor y las
demas que quedavan al Sur, sin ver ninguna dellas, y paresciendole al
Piloto que havia pasado por ellas, mandó governar al Nordeste, por que
hasta allí venimos al Este por dar en estas Islas y ansi fuimos por el
Nornosdeste corriendo hasta meternos en altura de quarenta grados, y
llegados que fuimos á treinta y uno descubrimos un peñol del tamaño de
una casa pequeña, y tan alto que dudo haver en el mundo torre mas alta,
ni á un tanto é sin baxo, ni arrecife ni otra cosa cabe él, sino sola
la mar; havitan en este Peñol unos Alcatrazes mayores que Abestruzes;
y ansi fuimos corriendo por el Nordeste, y antes de llegar á los
quarenta grados nos seguian unas Pardelas negras dando muchos gritos de
dia y de noche; y tan espantosos que ponian grima á quien las oia, por
ser aves que jamás Marineros las havian visto gritar: yendo corriendo
hasta los quarenta grados por este rumbo nos cargó mucha brisa con la
qual estuvimos ocho dias mar en través: corren las aguas á la vanda
del Norte, por que haviendonos puesto mar en traves en quarenta grados
que no tomamos el altura dentro de ocho dias nos hallamos en quarenta
y tres grados por la causa de las corrientes con arto travajo, y
estando ansi vimos venir nadando á bordo un perrillo de la mar con sus
pies, y manos, y colas y orejas naturalmente, un raposo; y despues
vimos otros, y uno se vino á bordo y nos comenzó á ladrar, cosa de
que todos nos admiramos, por que entiendo que no hay ninguno que los
haya visto: tambien vimos por este golfo pejes puercos del tamaño
de una baca. Estando en esta altura fué tanto el frio que pasamos,
que en ninguna parte creo lo hace mas en Ivierno, aunque nosotros
veniamos en medio del Verano que fué por Junio y Julio; paresceme que
en tiempo de Ivierno pasaran trabajo los que por alli navegaren; pero
con venir aforrados lo pasaron todo: hay grandes serrazones, tanto,
que en treinta dias no vimos sol ni estrella, y ansi venia el Piloto
corriendo á tiento y por espiriencia; aqui vi á onze de Junio dia de
San Bernavé que es el mayor dia de todo el año conforme á la altura que
estavamos, nebada toda la cubierta, y duró hasta medio dia, y debaxo de
cubierta teniamos una bota de aceyte, y se heló de tal manera que sino
fué puesta al fuego no queria salir, y aun ansi salia á pedazos como
manteca.

Hallandose el Piloto abante del Pago mayor quinientas leguas, vimos
muchos palos y aves, las quales creo son de la tierra firme de la
China, la qual biene á fenescerse muy cerca de la Nueva España, por
las señales que vimos en las dos tercias partes del camino, y ansi
viniendo por los quarenta grados, entendiose estar cerca de la China,
de la costa de la Nueva España hasta quinientas y treinta leguas, poco
mas ó menos, conforme á el punto que el Piloto traia por la carta: un
dia tomó el Sol por que este fué claro, y el primero que vimos al cavo
de un mes: hallamonos en quarenta y tres grados, y aunque quisiera
enmendar el punto que en la carta traia para ponella en los quarenta y
tres grados, no havia en la carta mas mar, y ansi mandó correr al Este
por no subir mas altura, y por llevar tiempos hechos, y ansi iva el
Navio por los quarenta y tres grados, y el punto de la carta por los
quarenta por la falta dicha; y ansi vinimos corriendo con arto travajo,
por no haver pedazo de vela con que poder remendar las velas, y ansi
cortabamos las bonetas para remendarlas, los papaigos; y despues que
no habia bonetas cortabamos de los propios papaigos para remendar las
demas, y el hilo con que se cosia era hilera, dimos tras los cordeles
de pescar y otros mecates delgados; y demas deste travajo criose tanta
cantidad de ratones que á palos andavamos tras dellos, y como havia
poca agua y ellos no tenian de que beber, arrataban las pipas de manera
que se nos fueron las dos dellas en dos horas, que nos pusieron en
tanto travajo, que no pudo ser mayor, segun la parte que estavamos que
era trescientas leguas de la costa de Nueva España, y con solas tres
pipas, y destas le faltava á cada una quatro ó cinco arrobas, y el
viento brisa que nos duró veinte dias, y en todos veinte no truximos
mas vela de los papaigos y mar mucha: comenzonos á dar en treinta y
ocho grados y dexonos en veinte y siete; pero el camino que haziamos
era al Sueste, por que el viento era Nordeste, y ansi acordamos hacer
vela á los ratones de dia y de noche con lumbre encendida devaxo de
cubierta, y quatro hombres de cada guardia, y ansi mataban cada noche
veinte y treinta ratones. Dexado que nos huvo la dicha brisa se halló
el Piloto cien leguas de la Nueva España, y el viento en el Norte, que
decia ser los envates de la tierra, y ansi mandó governar al Este, y
á la quarta del Nordeste, por cierta diferencia que el decia haver en
el ahuja, y ansi en el dia que se hizo con la tierra que fué Martes
en la noche á diez y seis de Julio, mandó se hiciese buena guardia,
y luego otro dia al quarto del Alva se levantó y me llamó diciendo
viniese á ver la tierra de la Nueva España, y en viendola dimos muchas
gracias á Nuestro Señor Jesu-Christo por las mercedes que nos havia
hecho. Venido el medio dia, que estavamos cerca de la tierra tomó el
Piloto el Sol en veinte y siete grados y tres quartos, la qual tierra
era una punta de una ensenada grande, donde cae Isla de Corones, y
ansi mandó cazar á popa con el viento Norueste la buelta del Sueste,
por que ansi se corre esta costa: yendola corriendo este dia, á media
noche nos dió un poco de viento Sueste por la proa, el qual fué causa
que no diesemos en un baxo que teniamos por la proa, y venido el dia
nos hallamos pegados á él: dimos gracias á Nuestra Señora por las
mercedes que nos habia hecho en darnos aquel viento contrario, y ansi
pasamos de largo corriendo la costa con bonanzas y Suestes los quales
nos hacian surgir por la costa, y pasados tres ó quatro dias de Suestes
nos bolvieron los vientos al Poniente, vinimos corriendo la costa hasta
el Sabado que se contaron veinte y ocho de Julio: estando tanto abante
como la punta de la California, é yendola atravesando esta noche cargó
tanto tiempo del U-est Norueste que con ir con los dos papaigos baxos
en popavia corriendo, y viendo el Piloto que cargava tanto el tiempo
y la mar, acordó de mandar tomar la vela mayor para correr con el
trinquete solo, y ansi estandola tomando nos dió un golpe de viento y
mar y agua del cielo, que no saviamos si ivamos por tierra, si por mar,
y con la gran fuerza del viento se les destomó la vela á los que la
tomaban, que no se pudo tomar por mucho que se hizo, y ansi descalabró
á dos ó tres, y á dos echó por la cubierta, y á la fin se hubo de
encapillar el un penol con la vela en el estay mayor, y el otro penol
por el agua, é yendo con este travajo nos dió un golpe de mar por la
vanda de estribor que entró todo el Navio y dió en la vitacora, y echó
á la ahuja y á todo lo demas, y á la lumbre que dentro estava, por la
cubierta, y al del timon lo mismo, y ansi nos quedamos sin lumbre y el
Navio atravesado, y medio sozobrado metido debaxo de la mar; y viendo
esto el Piloto mandó que quartelasen el trinquete para que arribase el
Navio, y ansi dió muchas voces y la gente estava turbada, que no havia
quien acudiese ni acertase con cabo ninguno por la grande escuridad que
hacia, y tambien por estar toda la gente enferma de la grande hambre y
sed que han pasado y pasaban, y aunque huvieran que comer no podian por
que á todos se les andaban los dientes, y les creció mucha carne de la
boca, tanto, que les tapaban las encias, y en tocando en qualquier cosa
se les caian los dientes; y ansi plugo á Nuestra Señora que arribó el
Navio, y la vela mayor se hizo pedazos, y la cebadera, y bonetas que
dentro estavan se las llevó la mar; y ansi yendo corriendo con solo
el trinquete que ya no teniamos otra vela y á llevarnosla el viento
quedabamos perdidos, prometimos á Nuestra Señora de llevarle este
papaigo á su casa de Guadalupe en Mexico, por que no havia en el Navio
mas que este, y este era hecho de una boneta del papaigo mayor, el
qual hizimos por la mar, por que el papaigo que traiamos del trinquete
nos le llevó un viento que nos dió por quarenta grados en demanda de
la costa de la Nueva España, el qual viento nos dió del Sur, que son
los tiempos que en este golfo ventan recios, el qual viento nos hizo
ir un dia y una noche al Norte, por la fuerza y mar del tiempo, y al
fin nos ubo de desaparejar, y nos llevó el trinquete, y el que hizimos
para remedio fué el que nos traxo á la Nueva España, y por respecto
deste trinquete no sozobramos al atravesar de la California como dicho
tengo, y ansi rogamos á Nuestra Señora nos le guardase, y ansi ella nos
le guardó, á quien prometimos todos de se lo llevar á cuestas todos á
su santa casa de Guadalupe de Mexico, y ansi en esta travesia fuimos
corriendo con este tiempo hasta la mañana que nos dexó, de tal manera,
que nosotros y el Navio no estavamos para ver, y ansi remediamos el
papaigo mayor con cierto Ruan que traia Pedro de Rivero, amigo mio, á
cuya intercesion bino este Navio, y luego acavó de remediarnos lo mejor
que pudimos, saltó el viento en el U-este con mucha furia, y fuimos
corriendo con el amurados hasta el Martes que fué postrero del dicho
mes, y vimos al otro dia la tierra de la otra vanda de la California, y
tomó el Piloto el altura en veinte y cinco grados y medio, y dixo, que
havia distancia de donde estavamos al Puerto ciento y quarenta leguas,
y el otro dia que fué primero de Agosto nos comenzaron los Ponientes
bonanzas, y á las noches aguazeros sin viento ninguno, y á las mañanas
ventava el Sudueste un poco, y vistonos con pocas velas, y que en el
Navio no havia dos varas de lienzo, acordó el Piloto que las frazadas
que teniamos para dormir se hiziesen bonetas para aprovecharnos de la
virazon de medio dia, y con el ayuda de Nuestro Señor y con la buena
industria llegamos al Puerto de la Navidad á nueve de Agosto de mil é
quinientos é sesenta y cinco años=Don Alonso de Arellano=Lope Martin,
Piloto.

       *       *       *       *       *

DECRETO.—En la Ciudad de Mexico á veinte y dos dias del mes de
Noviembre de mil é quinientos é sesenta y cinco años: Los Señores
Presidente é Oydores de la Audiencia Real de esta Nueva España,
haviendo visto esta relacion de Don Alonso de Arellano, Capitan del
Patax nombrado Sant Lucas que fué con la Flota del General Miguel Lopez
de Legaspi, al descubrimiento de las Islas del Poniente, dixeron:
Que mandavan y mandaron que el dicho Don Alonso de Arellano, y Lope
Martin, Piloto del dicho Patax, y los demas Marineros y Soldados que
entienden la Navegacion y cosas de la mar, declaren con juramento, en
forma de derecho, esta dicha relacion, y todo lo en ella contenido, es
cierta y verdadera, y lo firmen de sus nombres para que se embie á Su
Magestad; y ansi lo pronunciaron y mandaron. Paso antemi=Bartholomé de
Vilches.

DECLARACION.—En la Ciudad de Mexico á veinte y dos dias del mes de
Noviembre de mil é quinientos é sesenta y cinco años: En cumplimiento
de lo proveydo y mandado por los Señores Presidente é Oydores de esta
Real Audiencia, por el auto de esta otra parte contenido; estando
presentes Don Alonso de Arellano, Capitan del dicho Patax Sant Lucas,
é Lope Martin, Piloto, é Juan Yañez, Contramaestre, é Juan de Bayona,
Marinero, que fueron é vinieron en él á las dichas Islas del Poniente,
yo Alonso de Segura, Escribano de S. M. é de la dicha real Audiencia,
les lei de berbo ad berbun esta relacion presentada por el dicho Don
Alonso de Arellano como en ella se contiene, y haviendola oido y
entendido, tomé é reciví dellos, y de cada uno dellos juramento en
forma devida de derecho por Dios é por Santa Maria, é por una señal
de la cruz tal como esta ✠. Só cargo del qual les pregunté, si lo
contenido en la dicha relacion de lo sucedido en el dicho viage es
verdad como en ella se contiene é declara, é lo que cerca dello pasa,
los quales haviendo absuelto el dicho juramento dixeron: Que lo
contenido en la dicha relacion, que por mi el dicho Escribano les ha
sido leyda, es lo que pasó en el discurso de su viaje é navegacion que
hicieron con el dicho Patax San Lucas desde el dia que se hicieron á
la vela en compañia de la dicha Armada, de que fué por General Miguel
Lopez de Legaspi, del Puerto de la Navidad, hasta que tornaron á bolver
á él, só cargo del juramento que tienen fecho, y el dicho Piloto dixo:
Que demás de lo en la dicha relacion contenido, el particularmente
declara, que las derrotas y señas de tierra é alturas, es la verdad
como en la dicha relacion se declara, por lo haver ordenado y escrito
en esta relacion por lo que vió y entendió en la dicha Navegacion
como tal Piloto; lo qual dixeron ser la verdad só cargo del juramento
que fecho tienen; y el dicho Capitan Don Alonso de Arellano, é Lope
Martin, Piloto, lo firmaron de sus nombres, é los demas dixeron que no
sabian.=Don Alonso de Arellano=Lope Martin, Piloto=Pasó antemi=Alonso
de Segura, Escribano de S. M.

El qual dicho treslado fué corregido é concertado con la relacion
original de donde fué sacado por mi Bartholomé de Vilches, Secretario
de la Governacion de esta Nueva España, en cuyo poder queda é testigos
de yuso escritos, é de pedimento del dicho Don Alonso de Arellano, é
por mandado de los Señores Presidente é Oydores de la Real Audiencia
que en ella reside, dile por testimonio firmado é signado de mi nombre
é signo, en esta Ciudad de Mexico á 27 dias del mes de Noviembre de
1565 años, siendo presentes por testigos, Alonso de Segura, é Juan
Perez de Echavarri, Escribanos de S. M., é Bernardino Alvarez, estantes
en esta dicha Ciudad.=En testimonio de verdad=Bartholome de Vilches.
(_Orig. A. de I._)



38.

Testimonios de toma de posesion de algunas Islas.

 (Año 1565.—9 de Enero á 8 de Mayo.)—Comprenden las de Barbudos en
 9 de Enero.—Ladrones en 26 de Enero.—Cibabao; en 15 de Febrero el
 Poder del General al Alferez, y en 20 de Febrero la toma de posesion
 por aquél.—Bahia de San Pedro comarcana á la isla de Tandaya en 23 de
 Febrero.—Bahia de Maletic en la isla de Abuyo en 8 de Marzo.—Isla
 Camiguinin en 14 de Marzo.—Isla de Bohol en 15 de Abril.—Isla de
 Çubu en 8 de Mayo.—(_A. de I.: Escrituras y rrecaudos tocantes al
 descubrimiento de las Islas del ponyente_)[13].


ISLA DE LOS BARBUDOS (9 ENERO).

En la nao capitana a nueve dias del mes de henero de mill e quinientos
y sesenta y cinco años el muy yllustre señor miguel lopez de legazpi
governador y capitan general por su Mag.^d de la gente y armada que
va en su Real servicio al descubrimiento de las yslas del poniente
estando a vista de la ysla de los barbudos por ante mi hernando Riquel
scrivano mayor de governacion de las dichas yslas y de la dicha armada,
su señoria dixo que por quanto oy dicho dia se a visto esta ysla y en
ella casas e rancherias e yndios en canoas que se an huido de la playa
y conviene que en nombre de su Mag.^d se tome posesion della y de las
demas que se descubrieren y su señoria por su persona no la puede al
presente tomar porque la flota esta en la mar a la vela y no a podido
surgir, por ende que en nombre de su Mag.^d como mejor en derecho lugar
aya, daba y dio su poder cumplido a felipe de sauzedo su nieto para que
tome y aprehenda la posesion de la dicha ysla por de la Mag.^d Real
del Rey don phelipe nuestro señor y en su Real nombre como la persona
de su señoria la podia y devia Tomar y quan Amplio y cumplido poder se
requiere para tomar la dicha posesion otro tal y ese mismo le dio y
otorgo al dicho felipe de sauzedo con sus yncidencias e dependencias,
Anexidades y conexidades en forma de derecho con todas las clausulas
que se suelen e acostumbran en semejante caso que ovo por expresas
aunque aqui no se declaren ni especifiquen y en firmeza dello lo firmo
de su nombre siendo Testigos el padre fray andres de Urdaneta religioso
de la orden de san Agustin y el capitan joan de la Ysla y el capitan
joan maldonado miguel lopez paso ante mi hernando Riquel scrivano mayor.

En cumplimiento de lo suso dicho su señoria del señor general envio
a la dicha ysla un batel y dentro al dicho felipe de sauzedo y a mi
el dicho scrivano y al padre fray andres de Urdaneta con soldados de
guarda a los quales mando que no hiziesen daño ni mal tratamiento
alguno a los yndios y naturales de la dicha ysla ni les tomasen
bastimentos ni otras cossas de sus haziendas y antes les dio quentas
y otros rescates que diesen a los dichos naturales en señal de paz y
amistad y amor, y las naos aguardaron al dicho batel dando vueltas de
un bordo e otro, hernando Riquel scrivano mayor.

E luego yncontinente en este dicho dia mes y año suso dicho el dicho
felipe de saucedo por virtud del poder quel muy yllustre señor miguel
lopez de legazpi governador y capitan general le dio para tomar en
nombre de su Mag.^d la posesion de la dicha ysla de los Barbudos
que esta en altura de diez grados estando de pies en ella por ante
mi el dicho scrivano Tomo la dicha posesion de la dicha ysla rreal
y autual vel casi en forma de derecho cortando Ramas y Arrancando
yervas y haziendo otras çerimonias de posesion y fue a las casas de
los naturales de la dicha ysla para en nombre de su Mag.^d atraellos
asi de paz y no se hallo ninguna persona en ellas hasta que se truxo
un yndio biejo con su muger e hijos a los quales se les hizo todo buen
tratamiento y se les dio quentas cuchillos y otras cosas en señal de
amistad y a la usanza de su tierra y ellos lo rescebieron con mucha
alegria y contentamiento y baylaron a uso de su tierra mostrando mucho
placer y la dicha posesion se tomo en paz sin contradicion de persona
alguna de como ansi passo todo lo suso dicho y de como se tomo la dicha
posesion en nombre de su Mag.^d por el dicho phelipe de saucedo como
persona que tenia poder del dicho señor governador, el dicho phelipe de
saucedo me lo pidio por testimonio.

E yo Hernando Riquel Scrivano mayor de la governacion de las Yslas
del poniente por su Mag.^d doy fee de lo suso dicho como persona que
se hallo personalmente a todo lo suso dicho con mucha cantidad de
soldados que se hallaron Presentes por testigos, y para que conste
dello lo firme de mi nombre con firma e rubrica acostumbrada ques
atal en testimonio de Verdad hernando Riquel scrivano mayor de
governacion.—Corregido con el original—Hernando Riquel Scrivano de
governacion.


ISLA DE LOS LADRONES (26 ENERO).

En veinte y seis dias del mes de henero de mill y quinientos y sesenta
y cinco años estando en una ysla de los Ladrones, que los naturales
della dieron por señas a entender llamarse Guan, el muy ylustre señor
Miguel lopez de legazpi, governador y capitan general por su Mag.^d de
la gente y armada que va en su Real servicio al descubrimiento de las
yslas del poniente Aviendo desembarcado en la caleta donde hizo su
aguada por ante mi hernando Riquel scrivano mayor de la dicha Armada
y de la governacion de las dichas yslas del poniente dixo que en
nombre de la mag.^d Real del Rey don phelipe nuestro señor y como su
governador y capitan general, tomava e tomo e aprehendia e aprehendio
la tenencia e posesion Real e auttual vel casi desta dicha ysla e de
las demas a ella subjetas comarcanas y en señal de verdadera posesion
hecho mano a su espada y corto Ramas de arboles y arranco yervas e tiro
piedras y hizo hazer cruçes en los arboles specialmente en unas palmas
de cocos questan junto a la marina y hizo dezir y celebrar misas a los
Religiosos de la orden del señor san Agustin que van en la dicha flota,
e se paseo de una parte a otra e hizo otros auttos y çerimonias de
posesion corporal formal y autual como en tal caso se requiere suele y
acostumbra hazer la qual dicha posesion paso quieta y pacificamente en
presencia de muchas personas sin contradicion de persona alguna y de
como ansi paso todo lo suso dicho pidio a mi el dicho scrivano se lo
diese por testimonio en manera que haga fee en cumplimiento de lo qual
yo el dicho hernando Riquel scrivano suso dicho doy dello fee porque me
halle presente a todo lo suso dicho juntamente con su señoria del dicho
señor governador, siendo testigos el muy Reverendo padre fray andres
de Urdaneta prior y el maestre de campo Mateo del sanz y el Contador
andres cauchela y el factor andres de Mirandaola y el alferez general
andres de ybarra y geronimo de monçon y otras muchas personas, y para
que conste dello fiz aqui mi firma y Rubrica acostumbrada ques atal en
testimonio de verdad hernando Riquel scrivano Mayor.—Corregida con el
original—Hernando Riquel scrivano de governacion—una rubrica.


ISLA CIBABAO (20 FEBRERO)[14].

En veinte dias del mes de hebrero de mill y quinientos y sesenta y
cinco años estando en una ysla que los naturales della dieron por señal
a entender llamarse çibabao el muy yllustre señor miguel lopez de
legazpi governador y capitan general por su Mag.^d de la gente y armada
del descubrimiento de las yslas del poniente, por ante mi hernando
Riquel scrivano de governacion de las dichas yslas del poniente,
aviendo su señoria del dicho señor governador saltado en tierra y
estando de pies en una ysla pequeña pegada con la qual estaban otras
yslas que della procedian dixo que en nombre de su Mag.^d Real del Rey
don phelipe nuestro señor y como su governador y capitan general tomava
e tomo e aprehendia e aprehendio la tenencia e posesion Real e auttual
vel casi desta dicha Isla e de las demas a ella subjetas y comarcanas
y en señal de verdadera posesion hecho mano a su espada y corto Ramos
de arboles, y hizo otros auttos de verdadera posesion corporal autual
formal como en tal casso se requiere suele y acostumbra hazer la
qual dicha possesion passo quieta y pacificamente sin contradicion
de persona alguna y de como ansi passo todo lo suso dicho pidio a mi
el dicho scrivano se lo diese todo por testimonio en manera que haga
fee en cumplimiento de lo qual yo el dicho hernando Riquel scrivano
suso dicho doy dello fee porque me halle presente a todo lo suso
dicho juntamente con su señoria del dicho señor governador, siendo
Testigos el muy Reverendo padre fray andres de Urdaneta prior de la
orden del señor san Agustin y el alferez general andres de ybarra e
pedro brizeño de herrera e joan pacheco gentiles hombres de su señoria
e otros muchos soldados y para que conste dello fiz aqui mi firma e
Rubrica acostumbrada ques a tal en testimonio de verdad hernando Riquel
scrivano de governacion.—Corregido con la original—Hernando Riquel
scrivano de governacion.


BAYA DE SANCT PEDRO (23 FEBRERO).

En la Baya de sanct pedro comarcano a la ysla de Tandaya A veinte y
tres de hebrero de mill e quinientos y sesenta y cinco años el muy
illustre señor miguel lopez de legazpi governador y capitan general
por su Mag.^d de la gente y armada del descubrimiento de las yslas
del poniente por ante mi hernando Riquel scrivano de governacion de
las yslas del poniente dixo que en nombre de su Mag.^d Real del Rey
don phelipe nuestro señor tomava e tomo la posesion y tenencia Real y
corporal autual vel casi de esta dicha ysla y baya e de las demas a
ella subjetas y comarcanas y en señal de verdadera posesion estando
su señoria de pies en la dicha baya e aviendo hecho dezir y celebrar
el oficio devino A los religiosos de la dicha armada hecho mano a su
espada e corto Ramos de Arboles y Arranco yervas e hizo otros auttos
y diligencias que en tal casso se requiere suelen y acostumbran
hazer en señal de verdadera posesion, lo qual todo paso quieta y
pacificamente sin contradicion de persona alguna siendo presentes el
muy Reverendo padre fray andres de Urdaneta y pedro de herrera y joan
pacheco maldonado y hernan lopez e otros muchos soldados E de como ansi
passo todo lo suso dicho su señoria del dicho señor governador pidio
a mi el dicho scrivano se lo diese todo por Testimonio e yo el dicho
hernando Riquel scrivano suso dicho presente fuy a lo que dicho es e
doy fee dello y para que conste ser ansi fiz aqui mi firma y Rubrica
acostumbrada que es atal en testimonio de verdad Hernando Riquel
scrivano de governacion corregido con la original Hernando Riquel
scrivano de governacion.


BAYA DE MALETIC (8 MARZO).

En la Baya de maletic ques en la ysla de Abuyo a ocho dias del mes de
Março de mill y quinientos y sesenta y cinco años el muy yllustre señor
miguel lopez de Legazpi governador y capitan general por su Mag.^d de
la gente y armada del descubrimiento de las yslas del poniente por
ante mi hernando Riquel scrivano de governacion dixo que daba e dio su
poder cumplido segun que de derecho en tal casso se requiere a felipe
de saucedo su nieto para tomar la posesion desta ysla e de las a ella
comarcanas en nombre de su Mag.^d atento que su señoria esta ocupado e
no la puede personalmente tomar y para que conste dello lo firmo de su
nombre ante mi el dicho scrivano siendo testigo el tesorero guido de
lebaçares y joan pacheco maldonado e joan lopez Miguel llopez paso ante
mi hernando Riquel scrivano de governacion.

E despues de lo susodicho en este dicho dia mes y año susodicho el
dicho felipe de sauzedo fue a tierra en Un batel y estando en el pueblo
que dizen de malette (sic) por ante mi el dicho escrivano y de los
testigos yuso scriptos dixo que por virtud del poder que tiene de su
señoria tomava e tomo posesion Real y autual desta ysla y de todas
las demas a ella comarcanas en nombre de la mag.^d Real del Rey don
Phelipe nuestro señor y en señal de verdadera posesion hecho mano a
su espada y corto Ramos de arboles y hizo otros auttos y çerimonias
en señal de verdadera posesion segun que en tal casso se suelen y
acostumbran hazer, lo qual paso quieta y pacificamente sin contradicion
de persona alguna, y de como ansi paso. Todo lo suso dicho pidio á
mi el dicho scrivano se le diese por fee y testimonio yo. el dicho
hernando Riquel scrivano suso dicho doy fee de lo que dicho es porque
ante mi passo y fuy a ello presente siendo presentes por testigos
graviel de Ribera alguacil mayor e pablo hernandez e pedro escudero de
la portilla e gonçalo martin e otros muchos y en fee dello fiz aqui
mi firma e Rubrica acostumbrada que es atal en testimonio de verdad
hernando Riquel escrivano de governacion-corregido con la original,
hernando Riquel scrivano de governacion.


ISLA DE CAMIGUININ (14 MARZO).

En la nao capitana a catorce dias del mes de março de mill y quinientos
y sesenta y cinco años estando surta el armada en la ysla de Camiguinin
el muy yllustre señor miguel lopez de legazpi governador y capitan
general por su Mag.^d de la gente y armada que va al descubrimiento
de las yslas del poniente, por ante mi hernando Riquel scrivano de
governacion de las dichas yslas del poniente su señoria dixo que atento
que conviene tomarse posesion de las tierras que se descubrieren en
nombre de la Mag.^d Real del Rey don felipe nuestro señor y su señoria
no tiene todas vezes aparejo conviniente para saltar en tierra a tomar
posesion dellas por quedar en guarda del armada Real, por ende que
dava e dio su poder cumplido qual de derecho en tal casso se requiere
para tomar posesion en nombre de su Mag.^d de las tierras que se
descubrieren a felipe de sauzedo su nieto al qual como dicho es daba e
dio poder special para lo susodicho con sus anexidades e conexidades
yncidencias y dependencias e con libre e general administracion lo
relevo en forma de derecho y lo firmo de su nombre siendo testigos
el muy Reverendo padre fray andres de Urdaneta prior y el padre fray
andres de aguirre y amador de a Riaran, miguel lopez, paso ante mi
hernando Riquel scrivano de governacion.

En la Ysla de camiguinin de las yslas del poniente a catorze dias
del mes de março de mill y quinientos e sesenta y cinco años el
muy magnifico señor felipe de saucedo por ante mi hernando Riquel
scrivano de governacion de las yslas del poniente por su Mag.^d dixo
quel por virtud del poder que tiene del muy ylustre señor miguel
lopez de legazpi governador y capitan general de las dichas yslas del
poniente, tomava e tomo posesion Real autual vel casi en nombre de la
Mag.^d Real del Rey don phelipe nuestro señor desta dicha ysla de
camiguinin e de las demas a ella subjetas y comarcanas y en señal de
verdadera posesion hecho mano a su espada y corto ciertas Ramas de
arboles y Arranco e tiro piedras e hizo otros autos e diligencias en
señal de verdadera posesion. Lo qual paso quieta y pacificamente sin
contradicion de persona alguna e de como ansi passo todo lo suso dicho
pidio a mi el dicho scrivano se le diese por testimonio todo siendo
testigos el capitan martin de goyti y san joan soldado y francisco de
coztar y bartolome Rodriguez soldados y otros muchos e yo el dicho
hernando Riquel scrivano suso dicho doy fee de lo que dicho es porque
me halle presente a todo ello y para que conste ser ansi fiz aqui mi
Rubrica y firma atal en testimonio de verdad hernando Riquel scrivano
de governacion.—Corregida con la original.—hernando Riquel scrivano
de governacion.


ISLA DE BOHOL (15 ABRIL).

En la ysla de Bohol de las yslas del Poniente de su Mag.^d A quinze
dias del mes de abrill de mill y quinientos y sesenta y cinco años, el
muy ilustre señor miguel lopez de legazpi governador y capitan general
por su Mag.^d de la gente y armada del descubrimiento de las yslas del
poniente por ante mi hernando Riquel scrivano de governacion de las
dichas yslas del poniente por su Mag.^d aviendo su señoria del dicho
señor governador saltado en tierra y hecho dezir y celebrar missas a
los religiosos della orden del señor san agustin y hecha amistad con
un principal desta dicha ysla llamado xicatuna y estando de pies en
la dicha ysla dixo que en nombre de su Mag.^d Real tomaba e tomo e
aprehendia e aprehendio la tenencia e posesion Real autual vel casi de
esta dicha ysla y de las demas a ella subjetas y comarcanas y en señal
de verdadera posesion hecho mano a su espada y corto ramas de arboles
y arranco yervas y tiro piedras e fizo otros Auttos y cerimonias segun
que en tal casso se suelen y acostumbran hazer, lo qual todo passo
quieta y pacificamente sin contradicion de Persona alguna siendo
presentes por testigos el muy Reverendo padre fray andres de Urdaneta
prior e pedro de herrera e hernan lopez e joan de pedraça y otras
muchas personas y de como Ansi passo todo lo suso dicho su señoria
del dicho señor governador pidio a mi el dicho scrivano se lo diese
todo por testimonio e yo el dicho hernando Riquel scrivano suso dicho
presente fuy a lo que dicho es, e doy fee dello E para que conste ser
ansi fiz aqui mi firma y Rubrica acostumbrada que es atal en testimonio
de verdad fernando Riquel scrivano de governacion.—Corregido con la
original—fernando Riquel scrivano de governacion.


ISLA ÇUBU (POSESION y TRAZADO DEL FUERTE) (8 MAYO).

En la ysla de Çubu de las felipinas del poniente de su Mag.^d A ocho
dias del mes de mayo de mill y quinientos y sesenta y cinco años el muy
yllustro señor miguel lopez de legaspi governador y capitan general
por su Mag.^d de la gente y armada del descubrimiento de las yslas del
poniente por ante mi hernando Riquel escrivano de governacion estando
el dicho señor governador de pies en el pueblo llamado çubu que los
naturales del lo desmampararon donde estaba alojada la gente del armada
el qual dicho pueblo es junto a la marina y puerto donde los navios
estan surtos en una punta que la tierra haze a la mar, dixo que en
nombre de su Mag.^d Real tomava e tomo e aprehendia y aprehendio la
tenencia Posesion Propiedad e señorio de la dicha ysla e de todas las
demas a ella subjetas y comarcanas y en señal de verdadera posesion
aviendo hecho dezir en ella misa y celebrado el culto divino y señalado
yglesia se anduvo paseando de una parte á otra e hizo otros auttos y
çerimonias de verdadera posesion todo lo qual hizo en haz y en paz de
los que presentes estavan sin contradicion de persona alguna y de como
ansi passo todo lo suso dicho pidio á mi el dicho scrivano se lo diese
por testimonio, e de como en nombre de su Mag^d. quedava por posehedor
de la dicha ysla e tomada la dicha posesion con paresçer del maestre
de campo y de otras personas que se hallaron presentes señalo e traço
el fuerte que se ha de hazer en la dicha punta en triangulo con tres
cavalleros que a de tener que miren y defiendan a la mar y a la tierra
e luego el dicho señor governador tomo una açada en la mano y començo
a cabar el lugar y sitio del primer cavallero hazia la punta de la mar
y en el se puso por señal un madero alto y en el secundo cavallero
començo a cabar el maestre de campo e se puso otro madero y en el
terçero cavallero començaron a cabar los capitanes martin de goiti e
joan de la ysla, en que ansi mismo se puso otro madero e hecho esto el
dicho señor governador mando que ante todas cossas se haga una cassa
de tierra dentro del sitio del dicho fuerte donde se metan y pongan
las municiones rescates y bastimentos del armada y acabada esta se
entienda en hazer el fuerte, lo qual cometio y encargo al maestre de
campo, y para que conste desto que dicho es el dicho señor governador
lo firmo de su nombre testigos los dichos capitanes e otros muchos
soldados, miguel lopez passo ante mi e doy fee de todo lo suso dicho
porque me halle presente a todo ello. Hernando Riquel scrivano de
governacion—corregida con la original.—Una rubrica.



39.

 (Año de 1565.)—Relacion mui circunstanciada de lo ocurrido en el
 Real y Campo de la Isla de Zubu de las Islas Philipinas desde 1.º de
 Junio de 1565, que su Gobernador Miguel Lopez de Legazpi despachó la
 Nao Capitana de su Armada á descubrir la Navegacion de la vuelta para
 Nueva España; y de los varios descubrimientos y conquistas que hizo
 en aquellas Islas hasta el mes de Julio de 1567, que despachó tambien
 para Nueva España la Nao San Juan, con el suceso de la nombrada San
 Gerónimo, que arribó á la propia Isla en el mes de Octubre del año
 anterior de 1566 con el aviso de la llegada de la Capitana á Acapulco.
 (_C. i. de N._, _t._ 17, _d_, _n._ 28.)[15]


Sabado dos dias del dicho mes de Junio vino al campo un Moro llamado
Sidamit que dixo ser interprete de la lengua Malaya, el cual traia
el paño de manos blanco que el dia antes llevó la India que embió el
Governador á Zubu, por señal de paz, y dixo como venia de parte de
Tupas y Principales, como les dixo la India que embiase un Interprete,
y que él era Interprete de la lengua Malaya, y de estos naturales, al
qual habló el Governador mediante Geronimo Pacheco, Interprete de la
misma lengua Malaya, y le dixo, que le pesava mucho que Tupas y los
demas Principales, y naturales de esta Isla anduviesen por los montes
huyendo desasosegados, inquietos, y fuera de sus casas, por no le haber
querido creer, ni querido aceptar la paz, amistad, y favor y ayuda, y
amparo que en nombre de S. M. les havia ofrescido, de lo qual tanto
bien á todos ellos resultava, y que si lo creyeran desde el primero dia
estuvieran con sus casas y haciendas, sin que hovieran rescivido daño
ni molestia alguna, y que de su parte dixese á Tupas, que tenia gran
lastima de hacerles guerra, ni daño, y que del que havian rescivido
le pesava, y que si su intencion fuera destruirlos hasta echarlos de
la Isla, no hoviera tenido recogida ni encerrada la gente sin dexarla
salir á hacerles guerra en mas de un mes que havia que estavan en este
Puerto y que todo esto havia hecho aguardando que vernian á pedir la
paz que antes el mismo les havia ofrescido, y que si les parecia ser
cosa de que se les seguiria provecho y descanso con seguridad de poseer
sus casas y haciendas que lo viesen y viniesen ante su señoria, el cual
liberalmente los resciviria; y que la causa que les movió á entrar
la tierra adentro, fué por que sobre seguro, y á traycion, cuando se
trataban las condiciones de la paz, le havian muerto un Español, y que
no embargante todo esto de la presa postrera se truxeron dos mugeres
y dos niñas principales, las quales tenia en su poder guardadas con
gran recaudo para volberlas á sus maridos y padres, sin que se hoviese
tocado, en sus personas, ó honras, las quales les daria libremente é
sin rescate viniendo á demandar perdon, y la paz; y que todo lo mirasen
y tanteasen bien. El Moro Sidamit preguntó al Governador, si queria dar
las dos mugeres y muchachas, que sus maridos y padres las resgatarian,
y que, que cantidad de oro havian de dar por ellas? El Governador le
respondió: que no las venderian ni tomarian rescate por ellas, porque
él no tenia necesidad de sus haciendas, ni las queria, y que solo
queria saber si eran vasallos del Rey de Castilla, y si querian venir
pidiendo paz, porque haciendo esto volberia libremente las dos mugeres
y muchachas para que las llevasen sus padres, y maridos, y que hasta
que esto se concluyese queria el Governador tenerlas en su poder,
donde havian sido tratadas, y se tratarian como si estuvieran en poder
dellos mismos; y para que ellas mismas les dixesen el tratamiento que
se les hacia para que lo significasen á su padre y maridos le permitió
ir á donde estavan, el Moro fué á ellas y las vió y habló de todo lo
que quiso tratar con ellas, y preguntó al Governador si daria licencia
al padre de aquellas muchachas para venirlas á ver, y á su muger. el
Governador le dixo, viniese á verlas que le asegurava para venir y
asimismo á los demas que viniesen á demandar la paz y amistad, y ver
las demás que acá estavan cautivas; y con esto se fué el Moro á dar
qüenta de todo á Tupas, y los que con él estavan.

Aquel mismo dia á la tarde vinieron al campo dos Principales, que el
uno se llamava Sicatepan, y el otro Simaquio, este parecia ser marido
de la una de las dos mugeres principales y padre de las dos muchachas;
con ellos venia el Moro Interprete, y otras veinte ó veinte y cinco
Indias, traian la señal y vanderilla blanca, y llegando donde el
Governador estava estos dos Principales, por lengua de Sidamit Moro,
y de Geronimo Pacheco, Interprete, dixeron, que ellos eran hermanos
de Tupas, señor desta Isla, y que el Simaquio era marido de una de
las dos mugeres presas, y padre de las dos muchachas que estavan
con ellas; que pues acá le tenian presas su muger é hijas, el venia
á ponerse en poder del Governador, para que de él y dellas hiciese
su voluntad, y los tuviese por esclavos ó los vendiese ó embiase á
Castilla, ó hiciese lo que mas quisiese, que no saldria dello ni de
su poder, y que con esta intencion y voluntad se ponia en su mano. El
Governador lo recivió y dixo de la manera que havia tratado é guardado
á su muger é hijas, y que havia sido mirado por su honra como si el
mismo las tuviera en su propia casa, y le refirió todo lo que antes le
havia dicho á Sidamit Moro, y que esto no era con intento ni voluntad
de tenerlos por esclavos, ni venderlos, ni rescatarlos, sino para
tener paz y amistad con ellos, queriéndola tener, y pidiéndola ellos
al Governador por su parte, y mediante ser sus amigos hacerles muchas
y buenas obras y favores en nombre de S. M. y como á sus vasallos,
lo qual ya muchas veces se lo havia significado, y que como esto
hoviese efecto podia llevar su muger y hijas libremente; y para que
entendiese ser verdad todo lo que le havia dicho, le dava licencia,
para que las fuese á ver y hablar, y despues de haverles hablado se
platicaria del negocio de la paz si le estava bien, y con esto el
Indio fué á la casa donde estava su muger y hijas, y estuvo un rato
con ellas abrazándolas, y ellas llorando con él, y habló con su muger,
la qual le contó las buenas obras y merced que del Governador havia
recivido, y el buen tratamiento que les havia hecho; y el Indio viejo
que estava en guarda dellas se lo contó ni mas ni menos; de lo qual
el Principal mostró muy gran contento, y mientras le contava, lo que
con ellas havia usado, no hacia sino juntar las manos y alzallas al
cielo, que segun su modo, es una manera de hacimiento de gracias, é
cortesia, y vuelto á donde estava dixo, que su muger y hijas, y él,
todos eran suyos, y así podia disponer de todos ellos como de cosa
propia, y que él queria ser y era amigo y vasallo del Rey de Castilla,
y tener paz y amistad perpetuamente, y que nunca faltaria de esto: El
Governador le dixo que si ansi lo hiciese ganaria mucho, como lo veria
andando el tiempo, pero que para hacer la paz y amistad era necesario
que Tupas y los demas se juntasen y viniesen para que se tratase con
todos ellos juntamente, y que desta manera se entenderia quien queria
la paz y amistad, y quien no la queria; y que se fuese y lo tratase
con Tupas y los demás Principales, y tratado y conferido y tomado el
parecer de todos viniesen á resumirlos y concluir el negocio, y que en
el entretanto su muger y hijas estarian muy guardadas y bien tratadas y
que tuviese por cierto, que hechas las amistades les seria padre suyo
y de sus hijas, y miraria por ellas y las favoresceria como á tales;
y el Indio se lo agradeció y dixo: que él iria á tratallo con Tupas y
los demas Principales, y quando no quisiesen venir á la paz y amistad
nuestra el mismo les haria guerra, y si Tupas no queria venir por bien,
le prenderia y traeria preso ante el Governador, lo qual el Governador
le agradeció y le dixo, que no queria mas de conocer las voluntades
de cada uno, y quales querian su amistad y quales no, y con esto
despidiendo se fueron.

Otro dia siguiente volbieron el mismo Simaquio, y el otro que con él
havia venido el dia antes, y traxeron consigo un mozo bien dispuesto
y agestado, como de 20 á 22 años, que dixeron ser hijo de Tupas, y
dixeron, que su padre lo enviava al Governador para que estuviese en
su compañia, hasta que el viniese que por ser viejo y estar algo lexos
no podia andar tanto, y que otro dia vernia: el Governador les dixo,
que se holgava de conoscer al hijo de Tupas, al qual ternia en lugar
de hijo propio, y se holgava de tenello en su compañia, hasta que su
padre viniese: y quando esta vez llegaron hallaron á la muger y hijas
de Simaquio vestidas con camisas de Ruan, que el Governador les habia
dado, de que el Principal mostró alegrarse mucho, y estuvo con ellas
hablando muy gran rato, y despues volbió al Governador, y le pidió le
diese licencia, para que aquella noche pudiese quedarse con su muger
y hijas, y estarse con ellas hasta que otro dia viniese Tupas con los
demas Principales: El Governador se la dió de buena voluntad, y asi se
quedaron él y el hijo de Tupas con ellas, y durmieron juntos debaxo de
buena guardia que se les hizo aquella noche; y el otro Principal se fué
para venir con Tupas.

Asi como el Principal se fué, el Governador trato con el Maestro de
Campo, capitanes y oficiales de S. M. que si Tupas y los Principales
viniesen á hacer la paz, y se concluyese, si seria bien darles alguna
cosa en nombre de S. M. para que entendiesen, que la paz y amistad que
les pedia no era para codicia de tomarles sus haciendas, y á todos
paresció bien, y que se hiciese ansi; y luego el General mandó que para
el hijo de Tupas y Simaquio que havian quedado en el campo con las
mugeres se hiciesen sendas ropetas y zaragüelles de tafetan colorado, y
se le diesen sendas camisas de ruan, y sendos bonetes, para que quando
viniese Tupas y los demas Principales los hallasen vestidos, y que á
las dos Indias é dos muchachas se les hiciesen sendas chamarretas de
tafetan, y que para Tupas se hiciese una chamarreta y zaragüelles de
damasco azul guarnescidos de blanco, é un sombrero de la misma color,
y que se hiciesen otras seis pares de ropetas y zaragüelles de tafetan
para los Principales que con él vernian y ansi se hicieron luego.

Otro dia Lunes que fueron quatro de Junio de 1565 años, por la mañana
vinieron quatro Indios de parte de Tupas, á decir al Governador,
que al medio dia seria en el campo Tupas, y se sospechó que estos,
mas que con este recaudo vinieron á ver los Principales que acá
havian quedado, y si se les havia hecho algun daño, porque despues
de haver dado el mensage, dixeron al Governador, que querian ver á
los Principales, y como los vieron vestidos volbieron muy alegres y
regocijados, y casi á medio dia llegó Tupas al campo, é venian con
él seis ó siete Principales y cincuenta ó sesenta Indios, al qual el
Governador rescivió con toda venignidad y regocijo. Despues delante
de los capitanes y otras personas del Campo, estando presentes los
Principales é Indios que con el vinieron, mediante Geronimo Pacheco, y
el Sidamit Moro, les dixo lo mucho que le pesava de no haver querido
tomar su consejo ni creerle, y la pena que havia tenido de saber que
andavan desasosegados fuera de sus casas huyendo por los montes, y que
les pesava huviesen tenido en poco la paz y amistad de un Principe tan
grande y poderoso como el Rey de Castilla, y el amparo, favor y ayuda,
y las grandes mercedes que les podia hacer como á sus vasallos, y que
holgaria de entender su determinada voluntad y que era su pensamiento,
para que el Governador lo entendiese y se determinase, por que hasta
ahora havia estado suspenso sin determinarse en cosa ninguna, y por
la buena voluntad y lastima que les tenia, no les havia querido hacer
daño, y su corazon era bueno para con ellos, y que brebemente se
resumiesen y declarasen á cerca desto. El Tupas respondió: que el
havia deseado y deseava tener paz y amistad, y que si no havia venido
á concluirlo antes, la primera vez que se havia tratado, era por no
tener que traer, ni que dar para S. M. por que como ellos andavan
huyendo y ausentados, el arros y todos los bastimentos que tenian se
les havian desperdiciado y perdido, de cuya causa no tenian que dar,
ni tenian para comer ellos, y que de vergüenza de no tener ninguna
cosa para poder traer, no havia osado parescer para poder venir, y
que suplicaba al Governador le perdonase lo pasado, y le admitiese
á su paz y amistad, y que ellos se ponian debaxo del amparo de S.
M. del Rey de Castilla, y de hoy mas les serian muy leales y fieles
vasallos, y le obedecerian y en su nombre al Governador. El Governador
les tornó á decir, que mirasen si esta paz y amistad que pedian era
verdadera y voluntariamente y de manera que fuese perpetua ó si era
fingida, por que pedir paz y quebrantarla es gravísimo delito, y si
tal hiciesen serian gravemente castigados. El Tupas, y todos los
Principales respondieron: que la paz que pedian otorgandoseles la
guardarian, sin ir contra ella jamas. El Governador les dixo: que pues
tal era su voluntad él los rescivia en su amistad y paz, y para que
viesen la grandeza y liveralidad del Rey de Castilla nuestro Señor,
y quan benigno y magnanimo Principe és, que él en su real nombre les
perdonava todo lo pasado hasta el dia de hoy, é que por la necesidad
que significavan tener, queria y era su voluntad que por todo este
año presente queria que no diesen tributo ni otro reconocimiento para
S. M. hasta que coxiesen y sembrasen sus sementeras, y que despues
harian su voluntad como antes de ahora les havia dicho, porque el Rey
de Castilla no tenia necesidad de sus haciendas ni queria mas, de que
le reconociesen por Señor, pues que son suyos y están dentro de su
demarcacion, de lo qual todos mostraron gran contentamiento, y dieron
las gracias por palabras y muestras de agradecimiento, y dixeron,
que ellos eran vasallos del Rey de Castilla, y que ahora de nuevo de
su propia voluntad se davan é ofrecieron por tales, é prometieron de
obedecer perpetuamente á S. M. é á su Governador en su Real nombre y
que jamás serian en contrario, é que asi lo prometian é prometieron.

El Governador les dixo, que su señoria en su nombre de S. M. los
admitia y recivia devaxo de su Real amparo para los tener en justicia
y defender é amparar de quien los agraviase, ó quisiese hacer daño
alguno; la qual dicha paz y amistad asentava con ellos con las
condiciones siguientes:

Primeramente, se sometian é obligavan é ponian devaxo del señorío
é corona real de Castilla é de S. M. como sus vasallos naturales,
prometiendo de ser fieles y leales á su servicio, é no ir contra él
por cosa alguna é guardarán, cumplirán, y obedescerán sus mandamientos
reales como de su Rey y Señor, y obedescerán, en su real nombre al
Governador y capitan que en estas Islas residiese, y lo recivirán cada
y quando que á sus Islas, pueblos, é casas viniere airado, ó pagado, de
noche ó de dia, de paz, ó de guerra, sin resistencia ni contradicion
alguna, é cumplirán sus mandamientos, é no saldrán deste dominio ahora
ni en tiempo alguno, lo qual prometian por sí é por sus descendientes
que despues dellos vinieren, só las penas que se les pusieren, é de
caer é incurrir en caso de aleve y traicion contra su Rey y Señor.

Item: con condicion, que no entra en esta paz y amistad el Principal
que mató á traycion á Pedro de Arana hasta tanto que paresca ante el
dicho Governador á dar su descargo, cuyo castigo el dicho Governador
dixo que reservaba para si, y el dicho Tupas y Principales dixeron, que
lo aceptavan, y que si ellos pudiesen haberlo lo traerian á su señoria
para que le castigase.

Item: con condicion, que si al dicho Governador pidieren los dichos
Tupas é Principales socorro de gente contra algunos Indios enemigos
suyos, que con ellos tengan, ó tuvieren guerra, que el dicho
Governador se obligava á les dar socorro, favor y ayuda de gente para
ello y lo mismo si el dicho Governador pidiere á los dichos Indios
gente sean obligados á darsela é ir con ellos contra sus enemigos, é
que todas las presas que se hoviesen donde fueren los dichos Españoles
é Indios juntos se divida en dos partes iguales de por medio, y la una
parte haya y lleve el dicho Governador é su gente, y la otra parte los
dichos naturales.

Item: condicion, que si algun Indio natural de esta Isla cometiere
algun delito ó maldad contra algun Español, ó cosa que de los Españoles
sea y les toque, los dichos Principales sean obligados á prendello y
traello preso ante el Governador para que lo castigue, y haga dellos
justicia; é si algun Español hiciere algun daño ó agravio á los
naturales ó les tomare alguna cosa de sus haciendas, que los dichos
Principales y naturales den noticia dello al dicho Governador, se lo
muestren para que el lo castigue y haga justicia conforme á derecho.

Item: Es condicion, que si algun esclavo ó otra persona se huyere del
campo de los Españoles, é se fueren por la tierra adentro donde los
Indios estan y havitan, que los dichos Principales y naturales sean
obligados á le prender y traer ante el Governador, y ansimismo si de
los dichos Indios se viniere al campo de los Españoles algun Indio ó
India libre ó esclavo, que el dicho Governador promete de se lo mandar
volber y entregar, de manera que los unos á los otros no defrauden ni
encubran cosa alguna.

Item: Es condicion, que los dichos Principales y naturales sean
obligados á vender á los Españoles todos los bastimentos que tuvieren
de la tierra que quisieren venderles por los precios que entre ellos
valen é se usan comunmente, sin que se alce el precio de su usado
valor: este precio sea y se entienda por ahora, y adelante, sin que se
haga inovacion alguna, y asi mismo el dicho Governador los rescates que
se truxeren de España los dé á los naturales á los precios moderados, y
que despues de hechos los precios no se puedan encarecer mas de la una
ni de la otra parte.

Item: Es condicion, que los dichos naturales ni ningunos dellos agora
ni en algun tiempo puedan venir ni entrar en el campo y pueblo de los
Españoles con armas ningunas de ningun genero que sean, so pena que el
que con armas entrare los castigará el Governador.

Todas las dichas condiciones é cada una dellas los dichos Principales
dixeron: que lo aceptaban por si, y en nombre de los demas Principales
y naturales desta Isla, é que asi las guardarán é cumplirán en todo é
por todo como en ella se contiene, é que si contra alguna cosa ó parte
dellas fuesen, los pueda castigar el dicho Governador; y ansi mismo el
Governador en nombre de S. M. prometió de guardar y cumplir con ellos
todo lo arriba declarado. Y luego el dicho Tupas en señal de sujecion y
obediencia puestas las rodillas ante el Governador le besó las manos,
é dixo, que se ponia é puso debaxo del dominio de S. M. y de la Corona
real de Castilla, y del dicho Governador, en su real nombre, y lo mismo
hicieron Pisuncan su hijo é Sictepan é Sibatumay é Simaquio y Sicabun,
y Sigiguin y Sibatala, é Silinti, é Sicarlic, é Sicagumo, Indios
Principales que se hallaron presentes, que todos ellos hincados de
rodillas besaron las manos al Governador, y se ofrecieron por vasallos
de S. M. debaxo de las condiciones arriba declaradas, y el dicho
Governador en nombre de S. M. dixo: que los rescivia y los rescivió
por tales vasallos de la Corona de Castilla, y como á tales los
amparará y defenderá; y luego mandó dar y se dió al Tupas una camisa de
ruan, y una ropeta de damasco morado y zaraguelles de lo mismo, é un
sombrero de seda azul y el cordon de plata, é un espejo grande, y dos
sartas de margaritas, y á todos los demas Principales sendas camisas,
ropetas y zaraguelles de tafetan, bonetes de grana, y cuentas azules
christalinas, con lo qual quedaron muy contentos.

Luego el Governador les dixo, que S. M. tenia necesidad de hacer una
casa fuerte, en que puedan tener y guardar los rescates y mercaderias
que á esta tierra se traxeren, y su artilleria y municiones; y
ansimismo un sitio donde se haga un pueblo para la vivienda de la
gente deste Campo, que esté junto á la casa de S. M., que vean ellos
donde les parece mas comodo y conviniente para el dicho sitio, y
mas á su contento, y que los señalen, por que el quiere que sea con
consentimiento é voluntad de todos ellos; y que aunque el tenia trazado
de hacer la casa de S. M. en esta punta donde al presente está el Campo
por estar cerca de las Naos, que quiere que se haga con voluntad de
todos ellos. Los Principales dixeron, que eran muy contentos se haga
la casa y fuerte para S. M. en esta misma punta á donde al presente
está la gente, ó donde al Señor Governador le pareciere, y tome para
los Españoles el sitio conviniente y señale hasta donde ha de ser, y
que lo demás les quede á ellos, que no tienen ellos que señalar ni que
decir, sino que son vasallos de S. M. y que el Governador en su real
nombre les parta y señale la tierra que ellos han de tener, y donde
hagan sus casas, y que tome para S. M. y para los Españoles lo que es
menester y que eso ternán por bien, y lo guardarán, y esto es lo que
dicen é quieren. E luego el dicho Governador fué en persona con los
mismos Principales y naturales por la Plaia adelante, ácia el Poniente
como un tiro de arcabuz desviado de la dicha punta, y alli les señaló
una palma, é que hasta allí era el sitio de los Españoles, y que desde
la dicha palma les señaló hasta otro arbol entrando la tierra adentro,
y en él hizo hacer una cruz, y desde allí otro arbol ácia la tierra en
que puso otra cruz, y desde allí via derecha hasta dar en un estero de
agua salada que entra de la mar; y como dice el estero ácia Levante
hasta dar en la mar; y desde allí la vuelta hasta la misma punta de
donde havian partido, señalava y señaló para sitio de la casa y fuerte
de S. M. é poblacion de los Españoles, y que todo lo demás quedase para
los Indios, para que puedan hacer sus casas y labranzas y que desde
la raya que le señalava podian ellos comenzar á edificar su pueblo y
casas; y los dichos Principales y naturales dixeron que estava bien,
y eran contentos dello, y que asi quedava señalado; y el Governador
señaló los arboles en que pusieron las cruzes por limite y señas del
dicho sitio y dió á entender á los Principales, que aquella raya ya
era limite entre los Españoles; y ellos dixeron que asi lo querian que
fuese; y el Governador les mandó, que todos los Principales é Indios
saliesen fuera de la dicha raya á la parte que les estaba señalada, y
á los Españoles mandó, que se metiesen dentro de la raya; y haviendose
hecho asi, estando los Indios de la parte de fuera y los Españoles
de la parte de dentro, el Governador se paseó de una parte á otra y
cortó ciertos ramos, y dixo, que en nombre de S. M. tomava y tomó la
posesion de aquel sitio para lo que arriba está dicho y que en señal de
verdadera posesion hacia los dichos autos, lo pedia por testimonio;
á todo esto estuvieron presentes el Tupas y los demas Principales y
muchos naturales y sin contradicion, y de consentimiento de todos se
hizo hallandose presente el Maese de Campo, capitanes y soldados del
campo.

Como se tomó la posesion del sitio, el Governador les dixo, que
en nombre de S. M. les mandava que de aquí adelante ningun Indio
en ninguna manera entrase de noche en el sitio señalado para los
Españoles, salvo sino tuviese particular licencia, y que los naturales
que en el sitio de los Españoles huviesen de entrar y venir viniesen
sin ningun genero de armas, y que el que entrase con ellas se las
tomase el Español que las viese: los Indios dixeron que eran contentos
é que ellos cumplirian lo que les mandavan; demas de lo qual el
Governador les dió á entender, que si agravio les fuese ú fuerza alguna
de alguna persona resciviesen, que él como su propio padre y defensor
los defenderia, y ampararia de qualquier persona que los enojase,
teniendolo en razon y justicia debaxo de las leyes de Castilla; y que
si alguna persona algun agravio les ha hecho, se lo manifiesten para
desagraviarlos hasta dexarlos libres y seguros conforme á derecho; los
quales dixeron, que de las ofensas y daños que les fuesen hechos darian
noticia á su señoria; con lo qual se volbieron á la punta, y allí se
les dió colacion y de beber á los Principales, lo qual sin poner excusa
ni inconveniente hacen muy de voluntad y sin ningun asco, y haciendo
gran reverencia y acatamiento al Governador, se despidieron y fueron á
su sitio, besándole otra vez las manos con mucho regocijo y alegria.
Ya que se partian el Tupas pidió al Governador les diese prestado un
Parao, en el qual pudiese traer á su muger y hijos que estaban lexos de
alli: el Governador le hizo gracia dél y otros siete para su sobrino:
todo esto se trató y comunicó mediante Gerónimo Pacheco, Interprete de
la lengua Malaya, y del Moro Sidamit, que habla la misma lengua, y la
desta tierra, y antes que se partiesen, el Governador dió y entregó
á Simaquio Principal á su muger y hijas, y las demas? que con ellas
estavan presas libremente, de lo qual se admiraron y amostraron gran
contentamiento, por que es cosa que entre ellos no se usa soltar á
preso ninguno sin rescate, y mas que se las dió vestidas con camisas
de ruan y ropetas de tafetan de colores; y el Simaquio, y los demás
Principales las rescivieron con gran regocijo y alegria, y las pusieron
en hombros de Indios y las llevaron cantando y con gran grita y
regocijo.

Otro dia Martes 5 de Junio, volbieron al campo los mismos Principales,
y dixeron que venian á holgarse con el Governador, el qual los recivió
bien, y les dió de almorzar y beber que es su holganza, y la cosa
que de mejor gana hacen: traxeron consigo otros Principales de los
que andavan alzados por el monte, y que se vinieron á someter y dar
la obediencia á S. M. los quales besando las manos al Governador
prometieron lo mismo que los pasados, y el Governador mandó se les
diesen algunas cuentas y bonetes de grana, con lo qual quedavan
contentos; y despues otros dias siguientes vinieron al mismo efecto
otros Principales, que los traian el Tupas y siete, para el mismo
dominio y vasallage de Castilla, ofreciendose por vasallos de la Real
Corona como los demas, y decian que comunicarian con otros amigos
suyos para que viniesen al mismo efecto; á todos los quales recivió
el Governador con buena gracia y benignidad, mostrandoles el favor
que ternian del Rey de Castilla, y el provecho y quietud que se les
seguiria, y así los despedia muy contentos, dándoles algunas cuentas
y rescates; con lo qual y con la ordinaria conversacion, humanidad y
buen tratamiento que se hacian á todos los que venian, venian otros de
nuevo, entre los quales venian dos Principales de Mandavia que estavan
alzados, que es un Puerto que está á vista del Campo una legua, en la
rivera de la mar, á la misma entrada que está á la parte de Levante
questa que se llama Ludugun, Siandu, Sipatu, y otro Susucum: ansimismo
vinieron otros llamados Sicarasi, Sira, Sicao, Sidala, Nique; asimismo
dieron la misma obediencia y como vasallos de S. M. besaron las manos
al Governador y prometieron de guardar lo mismo que los de este Puerto
de Zubu. Entre los mojones que señalaron entre el alojamiento del
campo de los Españoles y la tierra de los Indios, quedó descombrado
un pedazo de tierra, que fué lo que se descombró de las casas que
quemaron los Indios como arriba queda dicho, y del otro lado ácia el
estero un gran pedazo de tierra baldia mas de un tiro de arcabuz, y en
los mojones ácia fuera, en lo que quedó á los Indios quedaron muchas
casas por la playa adelante ácia el Poniente, y entre ellas la casa de
Tupas, y en ellas se comenzaron á recoger y venir los Indios naturales
y traian sus mugeres y hijos, que poco á poco se juntó cantidad de
gente, y dende en pocos dias, como iban perdiendo el temor traian al
real á vender algunas cabras y puercos, y alguna cantidad de gallinas
de Castilla, lo qual todo davan por cuentas y otros rescates: ansimismo
traian gran cantidad de vino de palmas, á que los Españoles se dieron
de buena gana y decian, que no echavan menos el vino de Castilla; y por
el riesgo y inconveniente que dello podia suceder mandó el Governador,
que no se truxese ni vendiese vino en el real ni lo comprasen, y dixo
á Tupas y los Principales que como los Españoles no estavan hechos
á esta tierra y eran recien venidos les hacia mal beberlo, y habian
enfermado algunos dellos; que el rogava que no consintiese ni truxese
vino á los Españoles, ni se lo diesen, y aunque prometieron lo harian
no dexavan de traer mucha cantidad dello y á escondidas, y de noche,
y el Governador mandó que se les derramase todo lo que truxesen, y
puso guardas en las entradas y centinelas, y algo se remedió, aunque no
huvo medio del todo para quitarlo, y algunos se davan tan buena maña
que tenian sus inteligencias para haverlo, y dende á poco tiempo se
dieron todos á ello, diciendo, que era mejor que el de Castilla, y de
mas sustentamiento, y ansi todos en general lo bebieron publicamente:
todo lo mas que traian al real á vender lo traian mugeres que cada dia
venian cantidad dellas, y andavan de casa en casa con tanta libertad
ó por mejor decir desonestidad, que convidavan con sus cuerpos á los
soldados, y otras les ofrecian de les traer otras mas mozas como
hoviese de por medio algun interés. El Governador mandó que nadie no
consintiese ni las dexase entrar en sus casas, ni tuviesen acceso con
ellas, só graves penas, ni las consintiesen quedar de noche en el real;
y aunque se puso deligencia en la guarda dello, tampoco aprovechava,
que fuera de sus casas y entre los palmares se aprovechavan dellas;
y visto esto mandó el Governador llamar á Tupas y á los demas
Principales, y les dixo, que no parecia bien que las Indias anduviesen
entre los soldados en el real de casa en casa, que les rogava que
proveyesen y mandasen, que no viniesen al real, y que los Indios
viniesen á vender y contratar y no ellas; y si las mugeres lo huviesen
de hacer él les queria señalar un mercado y lugar publico donde fuesen
todas y estuviesen publicamente vendiendo lo que quisiesen sin andar
de casa en casa, los quales respondieron, que las que venian á vender
y contratar eran esclavas y no mugeres casadas, y que no se le diese
dello, ni reciviese pena por que aquello era su costumbre, y que
las mugeres casadas y honradas no venian al real, aunque despues se
ha visto y entendido lo contrario, que yendose los Indios fuera del
pueblo, que continuamente lo hacen, á contratar por la mar, muchas de
las casadas y hijas de los Principales venian al Campo á vueltas de
las otras, y ansi andavan por el campo visitando con tanta soltura
y libertad como si todos fueran sus propios hermanos, y ansi se ha
visto y entendido despues, que lo tienen de costumbre y lo hacen con
todos los estrangeros que vienen de fuera, que lo primero que hacen
es proveerles de mugeres, y se las venden por qualquier interes por
pequeño que sea, y esto hacen generalmente con todos los forasteros. El
Governador y capitanes y otras personas principales pusieron siempre
la deligencia posible para que no hoviese acceso, y se guardase lo
mandado, de que no entrasen en casa ninguna del real, y se castigaron
algunos que lo quebrantaron; y con todo no dexó de haver harta rotura,
por aparejo grande que en ellas havia; é asi que verdaderamente
ellos son aficionados al vino y al beber, y ellas al vino y á la
carne, y todos ellos á pedir, y recivir, y tomar todo lo que pudieren
que en otra cosa no entienden, ni tienen otra cosa mas principal,
demasiadamente son codiciosos, y como haya interes venden unos á otros,
y hacen todo el mal que pueden: son de poca pulicia en sus cosas y
servicios, y de menos limpieza, y de ninguna verguenza ni verdad que
no la tratan ni la guardan, que ninguno dellos tiene intento mas de
á su propio interes, y si un deudo ó hermano, ú otro ha de prestar
algo es con que se lo vuelba doblado y no de otra manera. No se les ha
visto que tengan Idolos: á sus antepasados tienen por Dioses, y quando
están enfermos ó tienen otra necesidad acuden á sus sepulturas con
grandes llantos y alabanzas á pedirles sanidad, favor y socorro, donde
hacen ciertas limosnas y imbocaciones, y ansi mismo imbocan y llaman
al Demonio, y dicen que le hacen venir en una caña hueca, y que alli
habla á las sacerdotisas, que por la mayor parte son mugeres las que
hacen esta imbocacion, y hablan con el Demonio, y él la respuesta da
al publico y les dice lo que han de ofrecer, aves y otras cosas, segun
que pide y quiere el Demonio; y en estas imbocaciones ordinariamente
para que el Demonio venga á hablarles en la caña, sacrifican un puerco
y se lo ofrecen, y tienen otras muchas superticiones de esta calidad.
Quando muere algun Principal, matan algunos esclavos de los suyos,
mas ó menos, segun la calidad de la persona y hacienda que tiene:
todos ellos se entierran en ataudes hechos de dos tablas, y entierran
juntamente consigo de las mas ricas mantas y borcelanas, y joyas de
oro de las que tienen, y algunos se entierran devaxo de tierra, y otros
mas principales los ponen en unas casas altas. El Governador les ha
persuadido y mandado á los de Zebu, que no maten hombre ninguno, aunque
sean esclavos, en los enterramientos, ni en otras fiestas, dandoles
á entender que es malo y gran pecado, y le han prometido que ansi lo
guardaran, y despues acá no se ha visto ni entendido que á ninguno
maten, á lo menos publicamente ó de manera que se pueda saber.

Despues que los naturales se hartaron de cuentas, cascabeles y otros
rescates y menudencias comenzaron á pedir oro y hierro por lo que
traian á vender: no lo querian dar de otra manera; y ansi rescataron
por hierro, y otras cosas menores, que no parava clavo, ni hierro, ni
aro de pipas que pudiesen haver, hasta que el Governador mandó que
ninguno fuese osado á rescatar con hierro cosa alguna, ni darlo á los
naturales, y castigó algunos sobre ello, y comenzó la gente á darles
por vino, gallinas, y pescados en los paños de manos, camisas y otras
cosas de su vestir como gente muy inconsiderada y mandandoles que no lo
hiciesen se daban á perros.

En este tiempo tuvo el Governador noticia de un poblezuelo que estava
dentro de un estero de un Alcabucal y mal pais, fuerte, casi una legua
del Real y que alli tenian los naturales muchas armas y municiones de
guerras, é que los de aquel pueblo fueron los que mataron á traycion
á Pedro de Arana, y enbió alli una noche al Maestre de Campo, y al
Capitan Martin de Goyti; y aunque entraron con travajo por ser pedregal
y mal pais baxo no podia llegar el Batel y Bateles, entraron en el
pueblo y huyosele la gente toda, sino fuera quatro ú cinco Indios que
tomaron: quemaron algunas casas é mucha cantidad de lanzas y arcos y
flechas que tenian, y ansi se bolvieron; y los Principales de Zebú
certificaron al Governador no ser aquéllos los que mataron á Pedro de
Arana, sino de otro poblezuelo mas adelante, cerca de alli que se dice
Ganiabu, que era verdad que el Parao en que vinieron á Matan pasó por
alli, y despues se entendió que todos fueron en ello, y que los Indios
de Zebú lo supieron y consintieron en ello, y con todo el Governador
disimuló con ellos sin les dar á entender ellos fuesen culpados en el
caso. El Tupas trató diversas veces con el Governador, se holgaria y
querria que los de Matan fuesen nuestros amigos: el Governador siempre
dixo que si, que se viniesen de paz, y reciviria, y los ternia por
amigos, que los hiciese llamar y venir, y el decia, que si, y nunca
vinieron, hasta que un dia el mismo Tupas dixo, que él queria ir allá
en persona y traerlos y ansi fué en un Parao, y al cavo de tres dias
volbió y dixo, que se habian huydo y despoblado su pueblo y casas los
de Matan, y los de Gain, que se havian ido á otras Islas y pueblos
comarcanos, que eran enemigos de los de Zebú, aunque á lo que despues
pareció fué ficcion ó trato doble: el Governador desimuló luego con él,
y le despidió con buenas palabras, diciendo, que no se le dava nada
de ellos pues no querian su amistad: y el Tupas tornó á decir que él
procuraria de saver donde havian ido y de los llamar y traer de paz:
el Governador le rogó que lo hiciese ansi. Estos de Matan estuvieron
siempre muy contumazes y rebeldes de no querer paz, antes se entendió
les aconsejaban á los de Zebú como á los demas no la tuviesen con
nosotros, diciendo, que ellos nos matarian, u á lo menos por hambre
nos echarian de aqui, y ansi hacian todo el mas daño que podian donde
quiera que llegaban, y una tarde casi á la noche se entraron por el
Puerto de la parte de Levante quatro u cinco Paraos, los quales no
queriendo llegar al Real pasavan desviados de las Naos como gentes
estrañas y recatadas, y visto que eran estrangeras mandó el Governador
al Maestre de Campo fuese en una Fragata á reconocer qué gente era,
el qual fue, y como los de los Paraos vieron la Fragata dieron á huir
haciendose á lo largo á la mar, y el les fué dando caza hasta que los
alcanzó, y tomó un Parao dellos, y los dos se huyeron á Zebú á casa
del Tupas, y no los quiso seguir el Maestre de Campo, y por haverse
acogido alli, y los demás se huyeron por anochecer presto y hacer muy
escuro: la Canoa que se tomó fué casi con veinte personas, y aunque
lo negaron se sospechó eran de Matan: el Maestro de Campo en viniendo
al Real traia la canoa que tomó por popa de la Fragata, y llegando
junto al pueblo de Zebú dió lugar que se echasen á nado los presos y se
fuesen á tierra, y no truxo mas de solo dos Indios dellos, y la canoa:
y estos dixeron ser de un pueblo desta misma Isla. Otro dia por la
mañana vinieron Sicatepan y Simaquio, Principales de Zebú, y dixeron
al Governador que aquellos Paraos y los Indios que havian prendido
eran de Diluan, un pueblo con quien ya estava hecha paz y amistad: el
Governador les dixo, si eran amigos porque havian huydo del Maestre de
Campo, que no les iva á hacer daño, sino á saver de a donde eran: ellos
dieron dello sus escusas, aunque el Governador entendió que no trataban
verdad, porque discreparon de lo que los dos Indios que estavan
presos dixeron: disimuló con ellos diciendo, que mirasen bien si eran
naturales de Diluan, y que no le engañasen, porque los Paraos no havian
pasado por las Naos como amigos, sino desviandose dellas como gente
recatada, y que Tupas y ellos mismos los de Zebú lo tenian avisado, y
que si topasen algunas canoas que no fuesen cantando, ó se desviasen
de las Naos, que les tirasen porque serian enemigos; y que ellos todos
vendrian cantando y derechos á las Naos, y á hablar, y no pasarian de
otra arte; pero pues que ellos decian que eran amigos, creia que seria
ansi, y dos Indios que traxo el Maestre de Campo, tenia presos, y
que los queria soltar y dexar libremente ir á su tierra, y los hizo
traer ante ellos y les dixo, como les dava su libertad y que se fuesen
mucho de norabuena, y les mandó dar su canoa, y ansi los llevaron
el Sicatepan y Simaquio consigo, y á la sazon paresció que Tupas
estava ausente de Zebú, y despues que vino dende á ciertos dias Tupas
descuvrió al Governador como el Parao é Indios que tomó el Maestre de
Campo, é los demás Paraos eran de Matan, é que Sicatepan é Simaquio
havian llevado á los dos Indios que el Governador libertó sendos taydes
de oro de rescate diciendo que ellos havian sido causa de su libertad,
y que á él no le querian dar parte de aquel rescate porque se halló
ausente: el Governador, lo echó en risa, y lo disimuló con él, y se
entendió claramente que ellos con los de Matan con ellos se travan
cada dia, y eran todos unos, aunque no dexan de aprovechar los unos á
los otros ofreciendose ocasion para haver interese, como fué lo que
arriva esta dicho, porque no tienen ley padre con hijo, ni hermano con
hermano, ni se tratan verdad.

Luego que el Governador llegó á esta Isla propuso y procuró de hacer
un fuerte, y ansi lo puso por la obra, y toda la gente cada dia por
la mañana y tarde entendia en ellos, sin respetar ni reservar alguna
persona por que el mismo Governador, Capitanes y Oficiales travajaban
quanto podian, el qual fuerte se hacia de palizada de palmas para
despues hinchir de fagina é terrapleno entre-medias, y por falta de
no haver piedra ni tierra, sino arenal en la punta donde se hacia; y
asimismo mandó hacer tres Fragatas sobre tres Paraos que se huvieron
de los Indios, y en esto entendian los Carpinteros, y toda la gente
repartida en estas obras, y en ello padecieron artos travajos, ansi
por ser la tierra caliente y haver mal de comer, como porque todos
los materiales se traian de lexos y á cuestas de hombros, y sin ayuda
ninguna de los naturales, porque era por demás pedirselo, aunque se lo
pagaran, de cuya causa sucedieron algunas enfermedades generalmente en
todo el campo que fué pachugera[16] y romadizo, y despues camaras, y lo
postrero lombrices y calenturas, que fué general en casi todo el campo;
y con todas estas enfermedades fué Dios Nuestro Señor servido que no
peligrasen dello; y aunque havia falta de comida la gente travajava
en las obras dichas y hacian buen rostro á los travajos y fatigas que
padecian por servir á Dios y á S. M.

Tupas y los Principales rogavan y persuadian al Governador, que fuesen
á hacer guerra y entrada en los pueblos de enemigos suyos, y el los
dilatava y detenia con esperanza de un dia para otro hasta acabar el
fuerte y algunas fragatas, porque en los Bateles no se podia hacer nada
de lo que se pretendia por ser tan pesados, y como los Principales
veian el buen tratamiento que el Governador les hacia, que les dava
tan largo todo lo que ellos le pedian, Tupas le dixo un dia que su
muger é hijas querian venir á verle, porque tenian grande deseo de
conocerle, y el dixo, que se holgaria de ello, y que quando y como el
quisiese lo hiciese, y ansi dende á pocos dias las traxo, y el modo
de venir fué que las mugeres venian por si aparte en procesion de dos
en dos, y á la postre la más principal, y ansi vino la muger de Tupas
puestos los brazos á los hombros de dos mugeres principales, y delante
su procesion de mas de sesenta mujeres cantando en alta voz todas
ellas, y las mas traian sombreros de palma en las cabezas, y algunas
guirnaldas de diversas flores, y otras de oro, y otras, manillas en
las piernas y orejas y brazos, y anillos de oro en las manos, en los
dedos, y todas vestidas de naguas ú faldinetes y mantas de colores, y
algunas de tafetan: Tupas y los Indios vinieron por si aparte, y el
Governador les recivió muy bien, y les dió de comer y beber a todos,
y despues dió á la muger de Tupas, y á dos nueras, y dos sobrinas
suyas, lienzo de ruan á cada una ocho varas, y cuentas de Margaritas
y sendos espejos, y peynes, y á todas las otras mugeres cuentas de
christalinas, y abalorio, y cascabeles y otras cosas, y las despidió
y embió muy contento, y se fueron por la misma orden que vinieron con
su procesion y canto, y dende á pocos dias hicieron lo mismo las
mugeres é hijos de Sicatepan, é de Simaquio Principales, y que vinieron
por la misma orden, con quien se hizo como con las primeras, y se
volvian todas tan contentas que decian el Governador era su padre, y
cierto les hacia obras de padre, porque demás de lo que les dió de los
rescates de S. M. de su propia hacienda les dió mas de cien varas de
ruan de cofre, y mucha cantidad de margaritas y cuentas, y espejos, y
otros rescates; y siempre despues que llegó á estas Islas procuró de
dar todo contento á los naturales, y que no se les hiciese agravio ni
daño, ni se les tomase cosa ninguna de su hacienda sin paga en todas
las partes que llegó é tomó tierra, y principalmente en esta Isla de
Zubu, donde pensava vivir y permanecer y hacer vida con ellos, y con
esto los apaciguó, é aseguró mucho, y dende algunos dias que estavan
mas seguros, Tupas embió al Governador una India, diciendo ser su
sobrina para que le sirviese, y con ella vinieron otras tres criadas
suyas della, á la qual recivió bien el Governador, y la vistió y hizo
dotrinar las oraciones de la doctrina christiana, y ella las tomaba
bien, y despues de sabida la doctrina dixo, que queria ser christiana,
y ansi pidió que le Bautizasen; y aunque el Padre Prior lo dilató
algunos dias dandole á entender que cosa era ser christiana y lo que
havia de creer y guardar despues de Bautizada, viendo su perseverancia
la Bautizó á ella, é á su ruego á un hijo suyo de tres años, y á un
muchacho y á una muchacha que tenia de su servicio de edad de siete
ó ocho años, y esta fué la primera que se Bautizó y tomó la fee
Christiana en esta Isla, y llamose Isabel, á la qual dende á poco el
Governador la casó con Maestre Andrea Calafate Griego, Cavo de obra,
ayudandole para su casamiento le hizo gran fiesta en sus bodas, y se
hallaron en ellas todos los Principales de Zebú, y mostraron gran
contento dello; y despues acá á imitacion suya han venido algunas
Indias diciendo quieren ser christianas y Bautizarse, á las quales se
les muestra la doctrina y las oraciones para el efecto, y ansi mismo
se han Bautizado siete ó ocho niños, que se han muerto, de Indias que
en el real sirven á soldados, y estas son las almas que hasta ahora se
han ganado para el cielo, y cierto se tiene entendido, que si hoviese
lengua ó Interprete que les predicasen nuestra fée, facilmente se
convertirian mucho numero dellos: Dios por quien es lo encamine como él
se sirva.

A cavo de mas de dos meses que la gente se ocupava en la obra, y fuerte
y Fragatas como está dicho, Tupas y los Principales de Zebú vinieron al
Governador y le pidieron favor é ayuda contra un pueblo enemigo suyo,
diciendo, que ahora nuevamente los havian corrido ciertas canoas suyas,
y les havian muerto tres hombres, é les decian que los de Zebú eran
mugeres, pues havian consentido poblar en su pueblo á los Españoles, y
que querian ir á vengarse dello, é saber si los Españoles les havian
de ayudar, ó no. El Governador, por que no pareciese que faltava de
su parte la condicion de la paz, les ofreció su ayuda, y ansi embió
con ellos al Maese de Campo con cincuenta Españoles, y dieron en el
pueblo de los enemigos y los destruyeron y mataron alguna gente, y los
Indios amigos robaron todo el fardage del pueblo, y muchas canoas,
que quedaron admirados y espantados de ver pelear á los Españoles, y
de como subieron y entraron en el pueblo de los enemigos que estava
en un risco y peñasco áspero y fuerte, y decian, que pensavan ellos
que no osaran ni pudieran subir allá, y ansi dicen subieron con tanto
travajo, peligro y riesgo de muchas guijas que se despeñavan de arriba:
y verdaderamente la toma y entrada de este pueblo puso gran terror y
espanto á los naturales de esta tierra. Venidos á repartir de la presa
los Indios pedian que se partiese de por medio, el Governador, por ser
la primera cosa que en su favor é ayuda se havia hecho, mandó dar todo
á los Indios de Zebú, y no quiso tomar cosa ninguna dello, sino fué una
canoa grande, para hacer una Fragata, con lo qual los Indios quedaron
muy contentos, é con gran regocijo, é bien proveydos de canoas y otras
muchas alajas, y dende en adelante cada dia importunavan al Governador,
que fuese á otras entradas de otros pueblos enemigos suyos, y él
disimulava con ellos por no tener acabado el fuerte, y les dixo, que
antes que fuese á otra entrada ninguna, havia de proveer y bastecer
el campo de comida, que le dixesen de donde y como lo podria haver, y
ellos dixeron, que de la Isla de Panay que está quatro ó cinco jornadas
se podian proveer, porque alli havia mucho arroz; y él los rogó que
le fuesen por ello, que les daria con que lo comprar, é que traydo el
arroz y bastecido el campo, entenderian en hacer guerra y entrada á sus
enemigos; é un Principal que se dice Simaquio, á quien el Governador
libertó é dió la muger é hijas se ofreció de ir por ello, y ansi se
despachó y fué con dos Paraos, al qual le dió el Governador el oro para
comprar el arroz, y un berso de hierro con dos camaras que pidió para
su defensa del camino, y por otra parte despachó á otro Moro llamado
Vapasilao que se ofreció de ir por arroz con otro berso, y recaudo para
comprarlo; y despues que el fuerte estava cerrado de palizada aunque
no lleno de tierra-pleno, mas de solos los caballeros en que ya estava
puesta é asentada la artilleria, y se podia defender, y estavan ya
acavadas dos Fragatas, constreñido por la falta de comida que havia en
el campo, vino á conceder en el ruego de los Indios, de que fuesen á
alguna entrada, y les dixo, que fuesen á donde huviese mucha comida,
y ellos dixeron, que en esta misma Isla veinte leguas de Zebú, ó poco
mas, estavan unos pueblos de enemigos suyos con quien tenian guerra,
y que de allí se podrian proveer de mucha comida, y ansi embió al
Maestre de Campo y al Capitan Martin de Goyti con cien hombres, con las
dos Fragatas y Bateles, y con ellos mas de quinientos Indios de Zebú,
y el mismo Tupas con otros Principales, y fueron á la parte que los
Indios les llevaron, y los naturales se huyeron todos, que no osaron
esperarles, ni pudieron haver á ninguno, pero en los pueblos hallaron
gran cantidad de comida de millo y borona, puercos y gallinas, y algun
arroz, de que se hincheron las Fragatas, y canoas de los Indios, y
otra canoa que allí tomaron, y bolviendo con esta empresa que era de
mucha cantidad de comida, lo que mas en el Campo se deseava y era
necesario, les dió un temporal y tormenta que sozobraron muchas canoas
y otras dieron al traves, y se ahogaron un soldado llamado Angulo y
algunos Indios, y otros se escaparon á nado, alijando y echando á la
mar la mayor parte de la comida que traian, y perdieronse seis ó siete
cotas de malla y otros tantos arcabuzes, é de los que salieron á nado
á la costa, mataron los naturales catorce ó quinze Indios de Zebú, é
si el capitan Martin de Goyti que venia en la abanguardia no saltara
en tierra é socorriera á los que salieron á la costa peresciera mucha
gente que los mataran los naturales, y como el Maestre de Campo llegó
con la retaguardia donde el Capitan Martin de Goyti, recogió la gente,
por contentar á los Indios amigos, quisieron alguna satisfaccion del
daño que los naturales les hicieron en la costa, y ansi entraron dos
leguas por la tierra adentro y no hallaron nada, por que toda la gente
les huyó, y á la vuelta en un alcabucal dexaron una emboscada donde
cogieron un Indio, el qual les dixo que les llevaria á una ranchería
de gente que estavan huydos, y fueron con él de noche á la ranchería
donde hallaron y mataron mucha gente y prendieron quinze ó diez y seis
Indias, é los de Zebú tomaron é robaron el pilaje de ropas, campanas
que se hallaron en la ranchería, con que olvidaron el daño y perdida
pasada, y volbieron contentos aunque con poca comida; y esta fué la
segunda entrada que los Españoles hicieron en favor de los Indios de
Zebú, y sonaron tanto que pusieron gran terror y espanto en todas estas
Islas; y de los travajos que pasaron en esta jornada arriba dicha,
luego que llegaron al campo adolecieron la mayor parte dellos que allá
fueron, y estuvieron muchos dias enfermos de calenturas y modorra de
que murió un Marinero dellos é otro perdió el juycio y estuvo loco
muchos dias.

Estando la gente en esta entrada vinieron al Real siete ó ocho moros en
una canoa, que el Principal dellos se decia Magomat, que dixeron ser
naturales de la Isla de Luzon, é que venia á pedir seguro al Governador
para venir á este pueblo é tratar con un Parao que tenia cerca de esta
Isla, é que si les tratasen bien harian que viniesen Juncos de Luzon
con muchas mercadurias á tratar con los Españoles: El Governador les
rescivió muy bien, y les dió seguro para que pudiesen venir á tratar
é contratar con ellos, é asi les embió contentos dandoles bonetes de
grana y otros rescates, y dende á tres dias volbieron con su Parao,
en que traian hierro, cera, porcelanas baxas, mantas de la tierra y
algun oro, y arroz, todo lo qual querian trocar á tostones, ó á plata,
y dixeron que habian venido por estas Islas á tratar, y que la mayor
parte de todo lo que traian havian ya vendido, y que en la Isla de
Panay supieron de un Moro que fué á comprar arroz para los Españoles,
como estavan en esta Isla de Zebu de paz, y que no hacian mal ni daño
á nadie, y que tenian mucha plata y tostones, y que por esto havian
venido á ver nuestra manera de contratacion, por que si sintiesen
ganancia vendrian muchos Juncos de Luzon é traerian muchas cosas é
mercaderias. El Governador les dixo é hizo mucho buen tratamiento
y les mandó mostrar todos los rescates de Castilla, sedas, paños,
lienzos, hierro, estaño, cobre é cuentas por todo lo demás, y ellos
dixeron, que ninguna cosa dellas valia para su tierra, sino era plata,
tostones y margaritas, é que por esto darian todo lo que truxesen, y
tratando de les comprar oro á trueque de plata y margaritas, dixeron,
que darian por seis pesos de plata uno de oro, y al respecto por las
margaritas ni mas ni menos, y vinoseles á dar cinco por uno y no
quisieron, diciendo que en Butuan otros de su tierra havian comprado á
los Españoles seis de plata por uno de oro, y que si los diesen ellos
mas varato los reñiria el Capitan de Luzon, y ansi no huvo efecto la
compra del oro, y comenzaron á vender su arroz, gallinas, mantas y
otras cosas de menudencias á trueque de tostones, é como en el campo
havia falta de comida lo compravan tan caro que el Governador mandó,
que nadie les comprase sin su licencia; é visto esto los Moros dixeron,
que querian bolver á Panay donde estavan dos Juncos de su tierra é
que traerian arroz é algunos bastimentos, y el Mahomat Principal
dellos con otros dos compañeros, y las mercaderias se quedarian en
el Real hasta que bolviesen, y el Governador les dió una casa dende
descargaron el hierro y sus mercaderias, y con ellas quedó el Mahomat
é otros tres compañeros. El Parao se fué con la demas gente, y quando
se quisieron partir vinieron á decir, que darian el oro por la plata
uno por cinco, y no quiso el Governador por que el oro era baxo, y
les dixo que le diesen por las margaritas uno por cinco, y venido á
pesarlas no quisieron tomarlas sino escogidas las mas menudas, y no de
las gruesas, por que parece ellos las venden despues por cuenta y no
por peso, y como de las menudas havia pocas, se les dixo que tomasen
de las unas y de las otras, y estando ya concertados, y que querian
pesar ya las Margaritas vino á esternudar uno de los mismos Moros y
en el instante que acabó de esternudar dixo que no podian comprar, que
así era costumbre entre ellos, y que si lo hiciesen pecarian en ello,
y ansi se fueron sin tomar las margaritas. Un daño vino en el campo de
la venida de estos Moros que contratavan con los naturales de Zebu, y
les persuadieron que por lo que vendiesen á los Españoles les pidiesen
todo tostones, é que los tomarian ellos, de suerte que los de Zebu
ganasen en ello, y ansi lo hacian, que pescado ni gallinas, ni otra
cosa, no querian dar sino les davan tostones, é todos venian á parar en
su poder de los Moros, é por todo se disimulava por la falta grande que
en el campo havia de comida y bastimentos y por otra parte aprovecharon
mucho, por que por via de estos Moros y de otros amigos suyos se
proveyó el campo de arroz y comida muchas veces como en adelante se
dirá, y este Moro llamado Mahomat nos fué muy buen amigo, y persuadia á
otros muchos de los naturales que lo fuesen.

En fin del mes de Septiembre de 1565 años por la falta grande que havia
en el campo, que no se comia ni se dava de racion sino un poco de millo
sin otra cosa, determinó embiar el Governador al Maestre de Campo y
al Capitan Martin de Goyti con cien hombres á buscar bastimentos y
comprarlos con rescates que para ello llevasen, é informado de los
naturales de Zebu donde se hallarian mejor, les dieron noticia que en
una Isla que está enfrente de esta de Zebu á la parte del Poniente,
donde dicen que hay Negros ácia un pueblo de Indios que se dice Tanay,
donde havia mucho arroz y se podia rescatar, é ansi partieron para
allá, llevando por guia ciertos Principales de Zebu, que les enseñasen
el pueblo, que estará treinta leguas, poco más ó menos, de este fuerte;
yendo para allá costeando esta costa las guias dixeron al Maestre de
Campo, que allí junto donde estaban havia un pueblo de enemigos suyos
que les hacian mucho daño á los de Zebu y le rogaron que saltase en
tierra que tambien hallarian comida, y á su ruego desembarcaron y
las guias los llevaron la tierra adentro casi dos leguas á dar en un
pueblo donde la gente dél estaba alzada, y hallaron en el pueblo alguna
borona, y puercos, y gallinas, y por ser larga la distancia del camino
de alli á la mar, para acarrearlo á cuestas, aunque se detuvieron dos
dias no se pudo traer sino poca comida. En este pueblo mataron los
Indios un Lombardero Español llamado Villafuerte, que se desmandó de
la compañia tras un puerco y dió en una emboscada de Indios de donde
le alanzearon: desde allí el Maestre de Campo despachó á Don Pedro de
Herrera su Alferez al Governador con el Batel y le embió la borona que
allí se havia tomado, y él prosiguió su camino á Tanay, y llegado allí,
tambien halló el pueblo despoblado é sin gente ninguna, que se havian
huido e metido la tierra adentro como lo hacian en todas las partes
que llegavan Españoles, y con algun arroz que pudo recoger por las
casas, aunque era poco despachó al Real al Alferez general Andrés de
Ibarra á dar noticia de lo que pasava al Governador, y él con la demás
gente se quedó procurando de hablar á los naturales para los traer de
paz á nuestra amistad, é ansi tomó algunos Indios en emboscadas que
les puso y dandoles á entender que no les venia á hacer mal ni daño
los tornó á soltar embiando á rogar á los Principales que viniesen á
verse con él, y que les daria rehenes á toda seguridad para ello, é
les pagaria todo el arroz que se les havia tomado, y todo lo mas que
de su voluntad quisiesen vender, é no aprovechó, ni quisieron venir,
ni los mensajeros tornaron con respuesta; y estuvo mas de quince dias
en el pueblo esperandolos sin provecho ni efecto alguno. El Alferez
general llegó al campo con un temporal recio de vendavales que duraron
mas de ocho dias, y se tuvo en el campo pena, de que el Don Pedro de
Herrera corriese riesgo con aquella tormenta, y ansi corrió harto
travajo y peligro con aquella tormenta, aunque plugo á Dios llegó á
salvamento á donde estava el Maestre de Campo. El Governador tornó á
embiar el Alferez general con polvora, mecha y municion al Maestre de
Campo, é tornó á arrivar con tormenta, é otra vez le tornó á proveer de
comida y le embio. El Maestre de Campo visto lo poco que aprovechava
su estada en aquel pueblo intentó á entrar la tierra adentro á buscar
algun pueblo, y llegado á otro pueblo le halló despoblado y sin gente
ninguna, é ansi bolvió á la mar é porque un Indio que prendieron les
dió noticia, que tres leguas de allí en la misma costa en otro rio
estava un pueblo que tenia mucha comida, fué allá y entró por el
rio arriba de noche, y dió en un poblezuelo antes que amaneciese, y
en la primera casa que toparon donde estavan dos Principales se les
pusieron en resistencia, que nunca se quisieron dar ni rendirse, y se
defendieron algun tanto por causa que llovia mucho y los arcabuzeros
no prendian fuego ni hacian efecto, y ansi venian á brazos con los
Indios y prendieron al uno y mataron al otro, y ellos hirieron á tres
Españoles: prendieron siete ó ocho niños y niñas que havia en la casa,
en este medio tiempo toda la mas gente del pueblo se huyó y pasó á la
otra parte de un rio donde estava otro poblezuelo á vista dellos; y el
Maestre de Campo habló al Indio Principal que tenia preso, que hiciese
á los Indios que viniesen á paz que no les haria mal, ni queria mas de
contratar con ellos é comprarles comida, é que les soltaria libremente,
que viniesen de paz: el Indio les habló á los que estavan de la otra
parte del rio, é le dixeron, que se vernian de paz, é luego pasaron
cinco Indios dellos á donde estava el Maestre de Campo y hablaron
con él y trataron y concertaron que darian quatrocientos sextos de
arroz, é para recogerlo é traerlo les esperase tres dias, sin que los
Españoles pasasen de la otra parte del rio donde ellos estaban; y el
Maestre de Campo se lo prometió y ellos quedaron de cumplillo ansi, é
se fueron, é fué cautela con que le engañaron, porque en estos tres
dias alzaron é llevaron todo lo que havia en el pueblo sin dexar cosa
ninguna, y al cavo de los tres dias no pareció ni quedó Indio, ni los
pudieron ver, y aunque el Maestre de Campo y el Capitan Martin de
Goyti entendieron la cautela y engaño que les hacian, mas quisieron
dexarse engañar que no hacerles mal robandolos é matandolos, que lo
pudieron muy bien hacer, porque se viese claramente que no les querian
hacer mal ni daño, y por asegurarlos mas, y que el Principal preso
entendiese que por culpa de los suyos no le soltavan, é ansi lo conoció
él y dixo, que un Indio natural de Bohol que vivia entre ellos los
havia engañado, diciéndoles, que no se confiasen de los Españoles ni
tuviesen paz ni amistad con ellos, porque despues que los tuviesen de
paz á todos juntos los tomarian, é matarian, é robarian sus haciendas,
que ansi les havian fecho á ellos en la Isla de Bohol, los Españoles
de Maluco, que vinieron allí tres años havia, y que por temor desto no
osavan hacer paz, y se havian huydo. Visto esto, el Maestre de Campo
determinó volberse con toda su gente y llegó al Real vispera de Todos
Santos, é traxo preso al Indio Principal, al qual el Governador mandó
soltar luego é le puso en su libertad, dandole á entender como no les
queria hacer mal ni daño á los de su tierra, sino tenerlos por amigos
y contratar con ellos, y pagarles los bastimentos que les quisiesen
vender, y que si queria volber á su tierra le daria una canoa y comida
con que se fuese, el qual mostró gran contento de su libertad, que
entre ellos no se usa darla sino es dando por rescate toda su hacienda;
y dixo, que por consejo de aquel Indio de Bohol no havian osado venir
de paz, é que solo él no osaria volber á su tierra, porque en el camino
le matarian enemigos suyos que tiene: el Governador dixo, pues que
ansi era no tuviese pena que algun dia que los Españoles fuesen ácia
allá, le llevarian y le dexarian en su tierra libre, y que entre tanto,
que estuviese con él, é se holgase, é que le mandaria dar todo lo que
menester hoviese; y el dixo que ansi lo haria, y se holgó dello; y para
hacerle mejor tratamiento el Maestre de Campo le llevó á su casa y le
hacia todo el regalo posible, y se andava por todo el Real entre los
Españoles, y en Zebu entre los naturales, y se holgava mucho, y ansi
estuvo muchos dias, hasta que trató con los Principales de Zebu, le
llevasen casi hasta la mitad del camino de su tierra donde tenia un
pueblo de amigos, y que desde allí le darian recaudo hasta su tierra,
y ellos prometieron de llevarle hasta allí, y él pidió licencia al
Governador y se la dió y se fué libremente muy contento con dadivas que
el Governador le dió.

Estando el Maestre de Campo en esta jornada de Tanay arriba declarada,
vino al campo el Parao de Mahomat, Moro, que fué á Panay por arroz como
arriba esta dicho, é traeria obra de doscientos quintales de arroz por
limpiar, que se partió la mitad á los soldados, y la otra mitad á los
Indios de Zebu, que tambien padescian necesidad, en precios moderados,
que los Moros ganaron bien é fueron contentos é partieron despues de
vendido el arroz para su tierra, prometiendo volber otra vez y traer
otras muchas cosas. Con estos Indios Moros embió el Governador a
decir al Rey de Luzon, como estava é residia en estas partes é Islas
en nombre de S. M. y el deseo que tenia de verle y darle la embaxada
que de parte de S. M. traia, é que para esto le rogava le embiase una
persona de confianza, ó tuviese por bien él embiase allá Españoles á
tractar dello con el mismo Rey, y ellos se ofrecieron que lo harian
ansi. Quando este Parao de los Moros vino con el arroz, truxo dos
Junquillos pequeños de Venduro que es una Isla que está junto á Luzon,
y los toparon por la mar, y diciendo el buen tratamiento que el
Governador hacia á los Extrangeros se vinieron con ellos: estos traian
hierro, estaño, porcelanas, mantas y algunas telillas y tafetanes de
la China, y cosas de olores, y otras buxerias y no traian comida,
antes llegaron faltos della, á los quales recivió el Governador con
toda benignidad y los regaló y acarició, y procuró de darles todo
contento; y aunque los naturales de Zebu le rogaron les tomasen las
velas y los timones, por que no se fuesen sin que vendiesen todo lo que
traian que es usanza entre ellos, nunca lo quiso hacer antes les dió
á entender que cada y quando que quisiesen ir podian libremente para
donde quisiesen, de que rescivieron gran contentamiento, y ansi al cavo
de ocho dias el uno pidió licencia para ir á la Isla de Bohol y á otras
comarcanas á vender sus mercadurias, y pidió al Governador le diese una
poliza de seguro para que los Españoles no les hiciesen daño si por
allí le topasen, y se le dió en forma, é se fué, é parte del hierro é
mercadurias dexó en Zebu, con siete ó ocho Moros encomendandolos al
Governador, y que á la vuelta volberia por aqui: el otro se quedó en
Zebu vendiendo sus mercadurias, y los Moros de él cada dia venian al
Real y contratavan con los Españoles con toda seguridad é familiaridad
y compraron de los Indios de Zebu, gallinas, cabras y otras cosas
de comida, y lo traian á vender á los Españoles, por la ganancia é
interese que sentian, y por la nescesidad que de comida y bastimentos
havia en el campo, se sufria aunque fueran más caros en el precio.

Otro dia de Todos los Santos, dia de los difuntos, casi á hora de Misa
se encendió fuego en el Real en casa de un soldado, y por mucha y buena
diligencia que se puso, se quemaron más de veinte casas, y entre ellas
la casa donde dormian los religiosos y la ramada donde se decia Misa,
y aunque se salvó la mayor parte de la hacienda, se quemó mucha, y
se hurtó alguna ropa, y comida, y ansi esto como la apretura que se
ofreció en los aposentos dió harto travajo: no se pudo averiguar si
fué echadizo ó descuydo este fuego; los Indios de Zubu acudieron al
fuego mucha gente á lo que dellos se vido y pareció era para ayudar,
porque venian todos sin armas, pero no se les dió lugar ni consintió
que entrasen en el Real, antes se pusieron centinelas, y guardias para
que no les dexasen entrar en el Real: el Governador les agradeció la
voluntad y ansi se volbieron á su pueblo. Remediados lo mejor que fué
posible del daño del fuego, á los religiosos les dió una casa, la
mejor y la más comoda á su proposito, y para decir Misa se aderezó de
prestado una ramada en que el Governador solia comer, hasta que despues
se hizo junto á la casa de los religiosos una Iglesia pajiza en que al
presente se dice Misa; los soldados que se les quemaron las casas se
repartieron en las de otros camaradas.

El Governador, visto que los de Matan y Gavi no querian ser nuestros
amigos, ni venir de paz, estavan rebeldes, y que de estos dos pueblos
fueron los que mataron á Pedro de Arana, y que les havia embiado á
decir con los Principales de Zebu que viniesen de paz, jamás lo havian
hecho, y lo que peor era, que como no los conociamos nosotros, y ellos
y los de Zebu eran amigos, y todos una cosa se andavan entre nos
cada dia y contratavan sin que los conociesemos, y entravan y salian
en el Real á vueltas de los de Zebu, y se tuvo alguna sospecha de que
huviesen dado causa del incendio y quema de las casas arriba dichas,
y ansi determinó de embiar al Maestre de Campo á Matan, é al Capitan
Martin de Goyti, á requerirles con la paz, y sino la quisiesen aceptar
hechas las diligencias necesarias, les hiciesen guerra, é ansi fueron:
quando llegaron allá no hallaron persona viviente ni otra cosa sino las
casas despobladas sin ropa ni otra alguna alaja, que como ellos eran
amigos de los de Zebu, y á vueltas dellos se andavan entre nosotros,
fueron avisados y se huyeron é despoblaron sus pueblos: visto esto los
dichos Capitanes pusieron fuego á las casas y les quemaron todas por no
tener tan ruin vecindad, que cierto nos dañavan mucho con los de Zebu,
y en todo lo que ellos podian. Preguntando á los de Zebu que se havian
hecho la gente de Matan y Gavi? respondieron, que se havian pasado á
otras Islas comarcanas, y que nos avisavan que nos guardasemos dellos
y velasemos bien, por que los de Matan decian que se havian de vengar
y que nos havian de quemar las casas del Real como á ellos les havian
quemado las suyas. Tuvose sospecha que muchos dellos estavan entre los
mismos de Zebu, que eran deudos é amigos pero disimulavase todo por no
quebrar ni venir á rompimiento con ellos. El Governador dixo á Tupas
y á los Principales de Zubu, que dixesen y amonestasen á los vecinos
de Matan y Gavi, pues eran sus vecinos y deudos, que viniesen de paz,
y que los resceviria, é ternia, é les perdonaria todo lo pasado, y
les ayudaria á hacer sus casas para que viniesen seguros y quietos,
sino, que supiesen que algun dia quando pensasen estar mas seguros
los cogeria y castigaria, que no se le havian de escapar en parte
ninguna que fuesen, porque los buscaria é ternia cuenta dellos; y ellos
prometieron que procurarian de traerlos de paz, y todo era cumplir de
palabra, por que nunca vinieron ni huvo efecto cosa ninguna, antes se
entendió que todos los mas dellos se havian pasado á la Isla de Baibay,
que es una provincia dos jornadas de esta Isla en la contracosta de
Abuyo y Cabalian.

Ya por este tiempo havia falta de comida en el Campo, que no se comia
sino un pedazo de borona, y por ser poca se acortavan las raciones.
Como los que el Governador embió á Panay por el arroz se tardavan y no
venian, se padecia travajo, y los naturales tambien padecian hambre y
travajos grandes, comian yervas y marisco, y comenzaron á degollar y
cortar las palmas para comer, que es la hacienda en que mas tienen, y
de que mas se aprovechan, y despues de dos cogolladas son de ningun
provecho: por todas partes se padecia hambre, fatigas y travajos
hartos, y como el Governador no consentia ni queria dar licencia
de que se les hiciese daño á los naturales, ni se les tomasen sus
haciendas sin paga, la gente estava desabrida y descontenta; y aunque
el Governador y Capitanes, religiosos y otras personas principales,
cada uno por su parte procurava de los animar con buenas palabras y
oferta, y razones claras y evidentes como podian ser ricos con las
mercedes que S. M. les haria, y los aprovechamientos de la tierra que
eran muchos, como á todos era notorio, y que todo el travajo seria
sustentarse y conservarse hasta ver mandato de S. M. y la orden que
seria servido dar para la poblacion desta tierra, y que hasta que esto
viniese se sufriesen y no tuviesen pena, que de comer no faltaria, é
Dios los remediaria, é el Governador tenia proveydo por muchas vias,
para que viniesen bastimentos, é todo aprovechava poco, especialmente
para los que tenian entrañas dañadas, é ruynes intenciones, é ansi se
descubrió é vino á entenderse en esta estrechura un motin y maldad,
é trato diabólico, que muchos dias havia se tratava entre algunos
dellos, y lo querian ahora poner por obra é efecto, que si Dios por
su infinita misericordia no lo descubriera pudiera causar grandes
daños é inconvenientes, é fué, que un cabo de Esquadra llamado Pablos
Hernandez, natural de Veneciano, y Juan Maria Carpintero cabo de obra,
Maestre de la Nao Almiranta, que eran de una tierra y casi se tratavan
como parientes, y otros estrangeros, y algunos soldados, y otras
personas amigos y criados de estos, tenian tratado y concertado de
tomar el Patax San Juan y que irian á Butuan y á otras Islas de este
Archipielago, y ansi mismo tomarian los Juncos de Burney y de Luzon
y Venduro que tratan por estas Islas, y que robarian todo lo mas que
pudiesen, y se podian ir por el Estrecho de Magallanes y si tomasen
la costa de la Nueva España irian á Guatemala y Peru y se podian
pasar desde alli á España, sin ser sentidos ni conocidos, y de alli
á Francia, y á sus tierras donde quisiesen, y que si no quisiesen,
ó no hallasen los tiempos favorables, por esta derrota se podian ir
la vuelta de Malaca donde los Portugueses les recivirian bien, y les
harian cortesia y agradecerian haberse huydo de este campo y Real, y
les darian pasaje á Portugal de donde podian conseguir su efecto, y
parecioles poderlo hacer y salir con ello con facilidad, porque el
Juan Maria como era Maestre de la Nao Almiranta, tenia en su Nao y
poder toda la artilleria, polvora y municiones que estava en la Nao
Almiranta, ansimismo tenia de su mano los Marineros, especialmente
los estrangeros, y Pablos Hernandez tenia muchos amigos y soldados;
y ansi lo trataron con muchos, harto aparejo hallaron: el Pablo
Hernandez havia de ser Capitan y caudillo del negocio, y lo havia de
regir todo, y el Juan Maria seria el General, y despues de estos los
mas principales fueron el Piloto Francés y otros estrangeros de mas
valor, y tambien huvo algunos Españoles que metieron la mano en el
negocio, é persuadieron á otros que fuesen en ello; y pareciendoles que
no les faltava nada é que era buena coyuntura propusieron de ponerlo
en efecto, é concertaron que el Martes que se contaron 27 de Noviembre
de 1565 saldrian de este campo, y para que los que quedavan en él
no pudiesen ir tras ellos ni enojarles tenian concertado antes que
partiesen de dar barreno á la Nao Almiranta y á las Fragatas, y que se
irian seguros y salvos, sin que nadie les pudiese enojar. Y aquella
noche, poco antes de la media noche, teniendo embarcados en el Batel
ciertos tiros y velas y otras cosas de la Nao Almiranta para llevar
el Patax San Juan para el efecto, permitió Dios que lo dexasen y lo
dilatasen para la noche siguiente: la causa ni razon dello no se sabe,
mas de que el Juan Maria dixo, que lo dexasen por entonces, y mandó
tornar á meter en la Nao todo lo que havian embarcado en el Batel, y
ansi parece que fué permision divina. Aquella noche algunos Marineros
que estavan en la Nao, que no sabiendo el trato decian y preguntavan,
que para que efecto se embarcava aquello en el Batel, pues las Fragatas
estavan varadas en tierra, y no havia donde ir; y el Piloto Fortun
Ximenez que era uña y carne del Juan Maria y muy su amigo les dixo, que
el Maese de Campo lo havia mandado é que no curasen de saver para que
era, sino hacer lo que les mandasen, y ansi les taparon las bocas; y
despues se sospechó ser el dicho Piloto uno de los de la liga.

Otro dia Miércoles 28 del dicho mes por la mañana, inspirándolo Dios,
ó por lo que él sabe, el Juan Maria fué al Maestre de Campo y le dió
parte del negocio, sin declarar la persona ni otra cosa, mas de que le
dixo que el Pablo Hernandez cabo de Esquadra, era de su tierra y su
amigo, le persuadia que fuese con él, y que no estuviese perdido aquí,
y que el dicho Pablo Hernandez con otros amigos suyos que querian ir, y
que él por lo que devia al servicio de S. M. se lo decia y avisaba para
que pusiese el remedio en ello como mas conviniese: el Maese de Campo
se lo agradeció y prometió favorecerle, y le perdonó lo que contra él
se hallare en este caso por havello descubierto, y luego fué á dar
parte al Governador, el qual le mandó que le prendiesen luego al Pablo
Hernandez, y le hiciese decir por bien ó por mal los mas que fueron con
él en el trato, é los que hallase culpados los castigase sin dilacion
alguna como tan grande delito y maldad merescia, y que lo primero que
hiciese fuese poner guardas en el campo para que ninguno pudiese salir
ni huirse; y el Maestre de Campo dixo, que ansi lo haria, por que
queria disimular hasta que fuese mas tarde para hacerlo de noche con
menos escándalo: el Governador se lo encargó mucho como cosa que tanto
importava, é luego se pusieron personas de confianza al derredor del
Real, sin decirles mas de que no consintiesen salir á nadie fuera, y
en anocheciendo el Maese de Campo embió á llamar á Pablos Hernandez,
y el mismo fué tras del mensagero á la posada del Pablos Hernandez, y
no le halló en casa, mas de que le dixeron que en cuerpo havia salido
por allí, y él lo fué á buscar por el Real lo mas disimuladamente que
pudo, y antes que le topase parece que le topó algun soldado de los
que vieron que andavan á buscar, y le dixo como el Maestre de Campo le
andava á buscar, que fuese allá, y él como malhechor que sabia lo que
traia en el pecho no osó ir ante él, antes ansi como estava en cuerpo
con su espada en la cinta, sin ir á su posada ni á otra parte alguna
se metió en unas erbazales grandes que havia en el Real, é se agazapó
y escondió, donde estuvo aquella noche: el Maestre de Campo anduvo
por todo el Real y las centinelas á buscarle, y no le hallavan, y
despues dió parte dello al Capitan Martin de Goyti, y despues ambos le
anduvieron á buscar toda aquella noche, y como las centinelas afirmaron
no haver salido nadie fuera, y no parescia en todo el Real, el arcabuco
está cerca y la espesura de la yerva grande, tuvo entendido se le havia
huido, y arto despechado vino á dar parte dello al Governador, de que
no poca pena tuvieron todos: el Governador mandó al Maese de Campo
que inquiriese de Juan Maria los que podian ser en el trato, ó eran
mas amigos y familiares del Pablo Hernandez, é lo tornase á inquirir
é saber quien lo podia saber, para que se descubriese y se tuviese
claridad del negocio y que en ello se pusiese muy gran diligencia. El
Maestre de Campo anduvo rastreando hasta que topo algunos indicios
y prendió al Piloto Francés y á Jorje Griego, Maestre Andrea, á
Guillermo, é á Juan griego Florentin, Gerónimo la Fosa, Francés, y á
Estefan é otros estrangeros, y tomandoles las confesiones el Geronimo
de la Fosa, Francés, luego que le prendieron rogó al Maestre de Campo
que no le hiciesen mal, que el diria la verdad de todo lo que supiese,
y ansi espresamente confesó como Pierres Plin, Piloto Francés, le dió
parte y dixo como tenia concertado de irse con él en el Patax San Juan
y que llevarian por Capitan á Pablo Hernandez, é les señaló otros que
sabian del trato y que ivan muchos, y le rogó y persuadió que fuese con
ellos, y el se lo havia concedido y que estavan concertados que fuese
anoche, y como el Maestre de Campo anduvo á buscar á Pablo Hernandez
para prenderlo, se havia desvaratado la partida: otros de los presos,
aunque al principio lo negaron en sus confesiones, lo vinieron despues
á confesarlo, y se descubrió el motin y todo lo que tenian concertado,
aunque no savian de todas las personas que estavan unidos y havian
de ir más de que el Pablo Hernandez, y Juan María, eran cabezas y
caudillos del negocio: aquella noche amanecieron ahorcados el Piloto
Plin, Francés, y Jorje Griego. Estando confesado para lo mismo Maese
Andrea calafate ocurrieron al Governador el Padre Prior y religiosos, y
otras personas principales del campo, clamando misericordia y suplicar
cesase el castigo dandole muchas razones, de que Dios Nuestro Señor
y S. M. serian mas servidos usando della que del rigor, teniendo la
necesidad que havia de hombres en el campo, y que no havia donde les
rehacer, y que el castigo hecho sería escarmiento bastante para los
demas, y no pudieron alcanzar de él nada por que estava muy enojado
de una maldad tan grande sin ocasion ninguna; solo le pudieron sacar
de que por aquel dia se suspendiese la ejecucion de la justicia. El
Pablo Hernandez, visto que sus consortes estavan presos, ocurrió al
Monasterio á rogar le diesen el Abito para escapar la vida, por que de
otra manera no tenia remedio: el Padre Prior considerando la fealdad
del delito, y quan indignado estava el Governador, le dixo, que no
podia escapar la vida por aquella via, porque aunque le diesen el Abito
tenia entendido que el Governador le sacaria y haria justicia de él,
y ellos no serian para defender, que buscase su remedio por otra via,
y ansi determinó de irse y meterse en un arcabuco pensando guarecerse
entre los Indios: el Governador tenia ya prevenidos á los Indios que le
buscasen y se lo traxesen, y prometió premio al que lo descubriese, y
en el campo echó vando, que quien quiera que supiese dél le viniese á
decir só pena de muerte, y que no le diese nadie de comer, ni armas,
ni otra cosa alguna, só la dicha pena, demas que havia espias secretas
para los que salian y entraban en el Real.

Otra noche siguiente el Pablo Hernandez acosado de la hambre se
descubrió á un Indio de Zebu, y le dió algo de comer, el qual le
llevó á su casa, y para meterlo encubiertamente le pidió la espada
y la daga que llevaba, y lo metió en un aposento, y le dió á comer,
y dexandole comiendo fué á llamar á otros Indios para prenderle, y
se juntaron otros Indios y como el Pablo Hernandez sintió la gente,
barruntando lo que podia ser, saltó del aposento en que estava y echó
á huir al arcabuco, y los Indios le corrieron un rato, sino que como
el Governador les havia mandado no le hiciesen daño, sino prenderle,
no le osaron herir ni asirle, y ansi se les escapó y le perdieron de
vista con la escuridad de la noche, y otro dia por la mañana vinieron
los Indios al Real á dar cuenta dello, y le truxieron la daga y espada
que le havian quitado, y mandó el Governador que otra vez que le viesen
le prendiesen, y sino pudiesen prender que le matasen y se lo truxesen
muerto ó vivo. El Pablo Hernandez viendo que en los Indios no tenia
favor, y que lo prenderian ó lo matarian si á ellos volbiese, determinó
de volber á los religiosos rogandoles que le procurasen la vida de
qualquier arte que fuese y se lo alcanzasen del Governador, y ellos
lo hicieron ansi, y se lo procuraron y le importunaron al Governador
sobre ello, ansi ellos, como otras personas no lo pudieron alcanzar,
y visto que no tenia remedio le aconsejaron, é determinó de morir
como christiano por no perder el anima, y se descubrió a su Capitan
rogandole de que se le alcanzase termino hasta otro dia á medio dia
para encomendar su anima á Dios, el qual lo hizo ansi, que luego le
prendió y le aprisionó, y le tuvo en su posada con gente de guarda:
aquella noche se confesó, y el Maestre de Campo le tomó su confesion,
al qual ansimismo le rogó le procurase la vida si posible fuese, y
confesó el trato concertado haber sido como arriba es dicho, é que él
havia sido cabeza é caudillo de todo. Otro dia á medio dia le sacaron
con pregon público y le ahorcaron, y despues le quitaron la cabeza y
la pusieron enclavada en un palo de la horca, en memoria y escarmiento
de otros. Hecha esta execucion, los Religiosos y otras personas
principales del campo cargaron del Governador cesase y no pasase mas
adelante el rigor, y por conceder con ellos, y por muchas causas que
á ello movieron, hizo perdon general en nombre de S. M. y les perdonó
lo pasado con que en lo venidero sirviesen á S. M. fielmente, y en
la Iglesia hizo traer ante sí á todos presos, y delante de muchas
gentes que se hallaron presentes les hizo una platica y razonamiento
reprendiendoles su mal tan grave, y culpa, ansi á los presos, como á
todos los demas que havian participado en el delito, y las penas que
merecian por ello, y el castigo que pensava hacer sino le fueran á la
mano, pero para que viesen y conociesen la grandeza, bondad y clemencia
de S. M. que él en su Real nombre les perdonava por esta vez, y que
los tenia en la misma voluntad y amor que los havia tenido antes que
este delito cometiesen y que este perdon era general á los presentes y
ausentes, con que los que no havian sido presos por el negocio fuesen á
él á decirle en secreto la parte que del negocio y delito pasado havian
tenido, participado, sabido, ó entendido, y que esto él guardaria
para sí secreto, y no se acordaria dello en ningun tiempo para con
ellos, ni por ello no merecerian menos en lo que á S. M. sirviesen
en lo por venir. Dió tan grande contento en el campo este perdon y
platica, que todos quedaron satisfechos, y dieron muchas gracias al
Governador, y despues acudieron muchos á decir y confesar cada uno su
culpa, asi soldados como marineros, prometiendo ser otros que hasta
aqui, y de servir á S. M. con toda fidelidad todos los dias de su vida,
y de esta manera se apaciguó y allanó tan gran maldad como quisieron
hacer y tenian concertado: parecieron ser mas de quarenta personas
los que estavan conjurados: sola una cosa mandó el Governador á los
estrangeros, que ninguno dellos hablase otra lengua sino la Española,
pues la savian todos, só ciertas penas; entendiose que algunos dellos
que fueron en este tratado, estuvieron en el Puerto de la Navidad
conjurados de huirse con el Patax San Lucas, y que despues viniendo
por el golfo quisieron desrotarse y apartarse de la Capitana, y que
una noche de gran escuridad amaynaron las velas en la Nao Almiranta
para el efecto, dando á entender que les parescia que la Capitana havia
amaynado, y que estava mar en traves siendo cautela lo que decian, é
que el Maestre de Campo se enojó dello mucho y mandó hizar las velas,
y amenazó y juró á los Pilotos diciendo que si perdian de vista á la
Capitana y su farol, los colgaria de la entena por el mismo caso, y que
por esta causa y temor del Maestre de Campo no osaron poner por obra
lo que quisieran, y tambien porque el Maese de Campo no se descuydava
ya con ellos, y tenia particular cuydado de seguir la Capitana é no
perderla de la vista, ansi de noche como de dia; y aunque los Pilotos
de la Almiranta le decian que la Capitana no governava bien, ni llevaba
buena derrota, les decia y mandava, que como quiera que fuese la
siguiesen y no curasen de otra cosa, ni la perdiesen de vista, sino
que tuviesen por cierto que los havia de ahorcar; y lo que no pudieron
efectuar por allá lo quisieron hacer acá.

Despues de haver aciguado este Motin el Governador mandó y rogó á los
Indios Principales de Zebú, que fuesen á buscar comida comprada; todos
tenian necesidad della, asi los soldados como ellos, y que les daria
con que la comprasen por que el no queria embiar su gente Española,
por que no hiciesen daño, y robasen á los Indios donde llegasen,
ni tampoco sabian donde podrian hallar comida; y pues los que havia
embiado primero á Panae no venian, ellos que savian la tierra era
justo la buscasen para ellos y para los Españoles, é algunos dellos
se ofrecieron que lo harian, á los quales les dió plata y tostones,
oro y rescates para mas de quinientas hanegas de arroz, y Patax en que
fuesen, y ansi se partieron cinco Paraos dellos diciendo que ivan á la
Provincia de Baybay á diversos pueblos della, que es en la contra costa
de Abuyo donde se detuvieron mucho tiempo, mas de lo que se pensaba, y
ellos havian prometido, y se tuvo entendido que se detenian y dilatavan
la venida cautelosamente, ansi ellos, como los que fueron á Panay, y
creyendo que la necesidad y la hambre nos echarian y desalojarian de
esta Isla, y era ansi, que cada dia era mayor la necesidad de comida
y la hambre mas: ya no se dava mas de medio quartillo de borona por
limpiar cada dia, que despues de limpia no quedaba la mitad, y con
esto y con algunas yervas que se cogian del campo se pasavan: algunos
soldados dieron en comer gatos y ratones de que en esta Isla hay
abundancia. El Governador en este tiempo despachó al Capitan Martin de
Goyti en las Fragatas é Bateles con cien hombres á los pueblos enemigos
de los de Zebu, á buscar alguna comida, que á los demas pueblos no
queria se les hiciese daño; y ansi mandó al Capitan Martin de Goyti
que en todos los pueblos que llegase procurase de traerlos de paz á
nuestra amistad, y que á los que viniesen de paz no se les tomase nada
sin que se les pagase; y andando por ella el Capitan recogió alguna
borona y embió un Batel cargado dello al Governador que llegó al Real
la vispera de Navidad, que no poco contento y regocijo dió su llegada;
para vispera de año nuevo siguiente llegó otra Fragata que el mismo
Capitan embió con mas borona, y embió á decir al Governador que de
quatro ó cinco pueblos de aquella costa se havian ofrecido de venir
de paz, y querian ser vasallos de S. M. y que los havia recivido por
tales, y ofrecidoles todo el favor, y que le embiase algunos rescates
para darles por que lo hiciesen de mejor gana; los quales le embió
luego rogandole que procurase mucho dejarlos de paz y seguros, y que
si alguna comida se les havia tomado se les pagase como quedasen
contentos, y que concluydo esto se volbiese al campo. La vispera de
los Reyes llegó otra Fragata que envió el dicho Capitan Martin de
Goyti con mas borona, y su llegada quitó parte de la hambre, por que
se acrecentaron algo mas las raciones, y la gente tuvo algun tanto mas
contento que hasta alli, é dende á pocos dias llegó el mismo Capitan
con toda la gente, y dió noticia como havia recivido cinco pueblos de
aquella costa que vinieron á él, diciendo, que querian ser nuestros
amigos y vasallos de S. M. y que por estar al presente destruydos, no
tenian que dar, que adelante holgarian de dar su tributo de lo que
hoviese en la tierra y que por esta causa no les havia tomado comida ni
otra cosa, antes les havia dado cedulas de seguro para que no se les
hiciese daño alguno, y los havia dejado quietos y pacíficos, lo qual le
agradeció el Governador.

El dia de los Reyes en la noche llegó á Zebu Simaquio Principal que por
mandado del Governador havia ido á Panay á comprar arroz, é luego que
supo su venida embió el Gobernador allá á saber como venia, y embió
á decir que venia bueno de salud, y quese havia adelantado en una
canoa pequeña de la compañia, y que otro dia por la mañana vernia á
dar cuenta de lo sucedido, y lo que traia: otro dia vino Simaquio con
Tupas á ver al Governador y le dixo como no havia podido venir antes
con tiempos contrarios, y que des que salió de Panay havia tardado en
el viage tres meses, é se havia perdido un Parao de arroz que traia
para el Governador, y no escapó mas que el casco é la gente, y que los
havia mandado volber á Panay para que tornasen á cargar de arroz, é por
esta causa era poco el arroz que traia: preguntado qué tanta cantidad
traia para darle? dixo, que doce cestos que prometió de traer, no le
traia ni podia dar al presente mas de quatro, que venido el otro Parao
que havia vuelto atrás le daria la resta: el Governador disimuló con
él, é le mandó que viniesen todos los Paraos que traia en su compañia
para que le diese lo que pidiese, y que visto lo que traian los
Paraos el holgava de que les quedase arroz para los Indios de Zebu,
por la necesidad de hambre que savia que padecian, y que seto[17] á su
contento dellos, aunque se entendió que era cautela é mentira lo que de
la perdida del Parao del arroz, y que lo hacian por quedarse con él.
Simaquio quando paresció con el Governador se concertó de que traeria é
daria al Governador doze cestos de arroz, que cada cesto hacia veinte
hanegas largas, y tantas le pagó conforme á lo que entre ellos se
concertaron, é dexó el cesto hecho y medido y señalado para que quedase
por medida, y dixo, que en quatro ó cinco Paraos traeria todo aquel
arroz. Otro dia siguiente llegaron al Puerto siete Paraos los quatro
dellos decian ser de Simaquio, y tres de los Indios de Panay, y que
venian en su compañia, é surgieron junto á las Naos, y los de Panay
salieron á ver al Governador, el qual le rescivió bien con palabras y
muestras de todo contento: venidos los Principales de Zebu, Tupas rogó
al Governador, diciendo, que un Parao de los quatro que traia Simaquio
era suyo, y venia para él, que le rogava se le dexase sin tomar nada
de él; el Governador le dixo, que bien savia y le era notorio, que
Simaquio por su mandado y ruego havia ido por aquel arroz á Panae, y
él le habia dado oro con que lo comprase, y concertadose con él de le
traer doze cestos, y que se lo pagó á su contento, y que siendo esto
asi como era verdad, justo era que se cumpliese con él primero, y lo
que sobrara para los Indios havia de ser, y que no obstante esto, que
viesen ellos lo que era justo y querian que se hiciese, por que el los
tenia como hijos, y por la necesidad que savia que tenian holgaria de
partir con ellos, de manera que los unos y los otros se remediasen: El
Simaquio dixo, que daria al Governador cinco cestos, é que traia uno de
aquellos Paraos suyo, y rogó que lo demas le dexasen para repartir á
los Indios de Zebu que morian de hambre, y que él iria otra vez por más
arroz y pagaria la resta al Governador; el qual visto la necesidad de
los naturales, concedió en ello, é les dixo que se hiciese como ellos
quisiesen que tambien havia de procurar su bien de ellos como el de los
Españoles; é comenzando á entregar el arroz é hinchendo la mitad del
primer cesto, Simaquio, que era muy grande, y que él se havia engañado
por que le havia costado mas en Panay y que si lo quisiese que perderia
dineros de su casa, y ansi quitó de la medida mas de dos hanegas, y dió
cinco medidas no llenas que ternian noventa hanegas poco mas ó menos, y
los otros tres Paraos se llevaron cargados sin que se tocase en ellos,
con que los Principales y todos fueron muy contentos, y se remedió la
hambre de los de Zebú, y aun algunos dellos lo vendian muy caro á los
soldados.

El Governador hizo paz é amistad con los de Panay que vinieron en
los otros tres Paraos, y trató de comprarles el arroz que traian y
concertado en el precio con ellos á su voluntad, les dixo, que se
lo queria tomar todo é pagárselo junto, porque no se detuviesen ni
tardasen en venderlo poco á poco: ellos dixeron, que ansi lo querian,
pero la paga havia de ser en oro, y no en otra cosa, y el Governador
les prometió que ansi seria, y comenzaron á entregar y medir y dieron
casi otras noventa hanegas, y dixeron, que no podian dar mas, porque lo
havian menester para su comida, y porque algunos dellos eran casados en
Zebú y tenian deudos con quien repartir y á quien dar, y tambien para
comprar algunas menudencias para llevar á su tierra, aunque entendió
el Governador que lo dexaban de dar por inducimiento de los de Zebu:
les dixo, que fuese como ellos quisiesen, é ansi no dieron mas, é se
pasaron al pueblo de los Indios á Zebu, donde vendieron lo que les
quedava á precios mas subidos: el Governador les pagó lo que le dieron
muy á su contento, y los despidió, y fueron muy contentos, y quedaron
vernian otra vez con mas arroz y comida.

En este medio tiempo unos Indios de la Provincia de Baibay, que es en
la contracosta de Buyo y Cabalian, dos jornadas poco mas ó menos de
esta Isla, donde decian que se havian acogido los de Matan y Gavi,
con su favor y consejo dieron ciertos saltos y entradas en esta Isla,
y llegó á tanto su desverguenza que vinieron á robar hasta junto al
Real al Pueblo de Mandam que está una legua del Real y son amigos
de los Españoles, cautivaron y llevaron mas de treinta personas, é
los de Mandam avisaron dello al Governador, y le dixeron, que los de
Baybay decian y publicavan que havian de venir á quemar el Real de los
Españoles, y les persuadieron que les hiciese guerra. El Governador
embió á dos Principales de Zebu á Baybay á rrogarles y rrequerirles
que soltasen á los que havian prendido de Mandam, que haciendolo los
ternia por amigos, donde no que supiesen que havia de volber por
ellos que eran sus amigos, y procurar su libertad y satisfaccion, y
hacerles guerra sobre ello, y de este mensaje dicen mofaron mucho
los Baybayanes, y no solo no quisieron hacer lo que se les pedia y
requeria, pero que tornaron con mayor poder á Mandam é robaron lo que
pudieron é mataron ocho ó diez personas, y prendieron á un Principal
que se dice Tabduc, y lo llevaron preso y los demás naturales de
Mandam se huyeron la tierra adentro á la sierra, y despoblaron del
todo su pueblo; é vista esta desverguenza, el Governador con parescer
de los Religiosos, y de los Capitanes, e otras personas del campo,
determinaron de procurar la livertad de los de Mandam que eran vasallos
de S. M. amigos nuestros, y que sino lo diesen por bien de paz, se
les hiciese guerra á los de Baybay é fuesen castigados conforme á sus
delitos, y descodimientos, y lo cometió al Maese de Campo que fuese
á ello con la gente que menester fuese y le pareciese, aunque esta
ida allá se difirió y dilató algunos dias á ruego de los de Zebu que
rogaron al Governador, que no fuese tan presto, diciendo, que havia
muchos Paraos é mucha gente suya en la costa de Baybay, ansi de los
que fueron por mandado del Governador á buscar arroz y comida, como de
otros que havian venido á contratar por allá, y que si los Españoles
fuesen, los matarian á todos, que le rogava se sobreseyese la ida hasta
que su gente volbiese, y por esta causa se dexó la ida por algunos dias.

Como la ida de Baybay se dilatava, el Governador despachó al Maese de
Campo, y al Capitan Martin de Goyti á la costa de esta Isla ácia el
Poniente á los pueblos que el Capitan Martin de Goyti havia recivido
de paz en otro viaje, para que los asegurase é fuesen asido que siendo
nuestros amigos no se les haria daño, antes los favoreceriamos, y que
si pudiesen traer de paz otros pueblos de aquella costa y comarca lo
hiciesen y procurasen, é ydos allá salieron de paz los pueblos que
tenian cedulas del Capitan Martin de Goyti, mostrando las cedulas,
y mostrando ser vasallos de S. M. é ansi ellos como otros quinze ó
diez y seis pueblos de aquella costa vinieron de paz y se ofrecieron
por vasallos de S. M. y algunos dellos dieron millo é arroz, lo que
tenian de comida; dieron unas orejeras de poco peso que por todas
fueron veinte y una orejeras, y este fué el primer oro que dieron en
estas Islas para S. M. El Maese de Campo los rescivió de paz á todos
y los dexó quietos y sosegados, dandoles cedulas de amistad é seguro,
y sino se las dan á todos no se contentan, y con todo volbió al campo
y se tuvo por buen principio, que no saben que cosa es dar tributo,
porque nunca lo hicieron ni lo han visto hacer, ni tienen sujeccion á
nadie, sino que cada uno hace cabeza de su juego, y ansi los mas de
los pueblos son pequeños de á quince, y veinte, é treinta casas, y de
menos, y de mas; pero por la mayor parte cada Principal, sus hijos,
deudos, y esclavos están por si, sin tener cuenta ni respeto á otro
ninguno, antes unos á otros se hacen mala vecindad, y se roban y toman
todo lo que pueden, que es gente, que ofreciendoseles ocasion hacen
á toda ropa, aunque sea de sus padres propios, y ansi lo dixeron y
dieron á entender en este viaje al Maestre de Campo, diciéndole que mas
mal havian recivido y recivian de sus propios vecinos que no de los
Españoles aunque les hiciesen guerra, porque como se metian la tierra
adentro huyendo de los Españoles, dexavan sus haciendas enterradas,
que sus mismos vecinos se las sacavan y rovaban unos á otros, y se
veia por esperiencia esto en Mandam, que el dia que los naturales dél
desmanpararon el pueblo por miedo de los de Baybay, los de Zebu ivan
á rovar y ranchear todo lo que podian haver, con ser los de Mandam
sus amigos y deudos muy cercanos no les dexavan estar en pared, hasta
las redes y cañizos que tenian de pescar se los traian, aunque el
Governador se lo reñia y afeava no lo dexavan de hacer, que su propia
naturaleza y costumbre es hurtar y robarse unos á otros lo que pueden
y tienen por grangeria principal entre ellos de tomar y hurtar todo lo
que pueden y tienen todas las veces que se ofrece ocasion, sin tener
respeto de cuyo es, aunque sea de su propio hermano, que en esto no se
ahorran en cosa ninguna.

Vuelto que fué el Maese de Campo de la jornada arriva dicha se despachó
y partió para Baybay como estava acordado, é fué con él por guia
Simaquio Principal de Zebu, y no hizo provecho su ida, por que los
llevó y guió al Pueblo de Caramucua, é no á el de Labazan que era el
mayor y mas principal donde havian estado presos los de Mandam, y
no halló cosa ninguna en Caramucua mas de las casas despobladas sin
comida ni otra cosa alguna aunque entró por la tierra adentro, y no
pudo haver gente ni Indio alguno, é de allí dió la vuelta al pueblo
de Calabazan, donde asimismo estavan alzados é huydos, que paresció
fueron avisados: salieron á los Españoles tres ó quatro Indios diciendo
ser naturales de Zebu, y les dixeron que ellos irian á llamar á los
naturales Principales, y los traerian de paz, que les esperasen dos
dias sin que los Españoles saltasen en tierra ni hiciesen daño, y el
Maese de Campo se lo prometió y les aguardó dos dias y nunca vinieron,
y se entendió haver sido cautela, y ansi determinó de entrar la tierra
adentro, y Simaquio y los de Zebu que ivan con él no quisieron ir con
los Españoles, diciendo ser sus amigos, por donde se vió claramente
ser todos á una, y que no pretendian sino engañarnos. Entraron los
Españoles por la tierra adentro tres ó quatro leguas, donde halló
algunos pueblos sin gente ni comida, sino alzado, escepto algunos
puercos que mataron para comer; y en un pueblo de aquellos mataron un
Grumete estando en un rio desnudo para querer nadar, y le atravesaron
por el costado una lanza arrojadiza desde el alcabuco, sin ver quien
lo hiciese: el Maese de Campo hizo poner fuego á las casas y quemó
aquel pueblo y otros de la comarca, y á dos ó tres Indios que prendió
en unas emboscadas que les puso, los ahorcó, é con esto se partió
de allí, é por no haver hallado comida ninguna determinó costear la
costa, y ansi la fué corriendo hasta el pueblo de Sugud, sin hallar
comida sino fué un Parao que tomó en la mar cargado de camotes con
que se sustentó la gente que llevaba, y desde Sugud pasó á Cabalian
creyendo hallar comida, pues eran amigos, é tambien los halló alzados é
huydos: é ansi se volbió sin traer nada, sino fué un poco de arroz que
halló en Sugud de vuelta, con que tuvo que comer la gente que traia.
En esta costa de Baybay á la ida el Capitan Martin de Goyti topó un
Junco de Luzon que venia de Butuan é iva á su tierra, y á lo que se
entendió llevaba harto oro, y lo llevó donde estava el Maese de Campo
sin les tomar cosa alguna, y sin les hacer daño, é allí dixeron ser
naturales de Luzon, y que eran amigos de los Españoles que venian con
intento de pasar por Zebu á ver al Governador, y que ansi lo harian,
aunque no lo cumplieron. Aunque no lo hicieron despues, ni vinieron
á Zebú, el Maese de Campo por cumplir lo que el Governador le havia
mandado de que no hiciese daño á ningun extrangero los dexó ir libres
sin los tocar en cosa alguna: de esta ida de Baybay se siguió solo un
efecto, que fué, que muchos naturales de Zebu y de toda esta comarca
que havian dexado su tierra por no venir á nuestra amistad, y se
havian acogido á aquella Provincia, como vieron que tampoco estavan
seguros allí, muchos dellos procuraron volber á sus tierras, é algunos
dellos vinieron al Governador á pedirle perdon é licencia para volber
á sus casas é pueblos, la qual se les dió liberalmente, ecepto los de
Matam y Gavi, que nunca han querido paz, ni venir á nuestra amistad,
é se quedaron por allá, y malsinavan y persuadian todo lo posible
para que no hiciesen paz ni tuviesen amistad con nosotros, por que
nos persiguiesen, y casi todos generalmente amigos y enemigos eran
á una en procurar de echarnos de aqui por hambre á ello, lo qual
se vió claramente, por que los de Zebú y los otros pueblos de su
comarca que estavan de paz no sembraron ni hicieron sementeras en sus
tierras, é vinieron á tener ellos hambre por ponerla á los Españoles,
y todos los que fueron á comprar arroz y comida con sus dineros, que
les dieron para ello, como arriva queda dicho, faltaron, que ninguno
traxo recaudo, que no lo hallavan á comprar, é con otras mentiras
é cautelas, que sino fué los cinco cestos que dió Simaquio, y otra
alguna cantidad que se halló en los Paraos que volbieron dellos, no se
pudo otra cosa sacar, y se vino á entender, que los tres Paraos que
traxo Simaquio, diciendo ser de Panay, fué cautela y mentira, sino que
todos los siete Paraos que traxo eran del mismo Simaquio, y el arroz
era del oro é dineros que el Governador dió para ello, y por quedarse
con ello y venderselo como lo vendió, dixo, ser de Panay; y con todo
disimuló con él sin decirle que havia fecho, ni darle á entender que se
havia entendido su bellaqueria, porque el Governador siempre procuró
de no quebrar con los de Zebú por ninguna via, sino conservarlos en
su amistad, y ansi procuró de regalarlos y hacerles muchas buenas
obras, como se las hizo, sin parar en las cautelas y mentiras que con
él tratavan; y verdaderamente segun las astucias y maldades de los
naturales, si Dios misericordiosamente no los proveyera, se vieran en
mayores travajos y necesidades de las que se vieron, y ansi dos ó tres
veces estando en harta necesidad y travajo, sin saber por donde, ni
cómo, llegaron al campo ciertos Paraos de mercaderes Moros de Luzon
cargados de arroz, con que se remedió y tuvo que comer el campo, á los
quales el Governador hacia muy bien acogimiento, é se lo pagava á su
contento, y de esta manera se sustentó el campo, que si hovieran de
sustentarse haciendo guerra á los naturales, se tiene por cierto se
perdieran ó perecieran, á lo menos tuvieran muy mayores travajos de los
que tuvieron.

El Governador por el cuydado que tenia de que no faltase bastimento
al campo, y teniendo noticia que en Butuan havia abundancia dellos,
especialmente de sagu, que es una harina de palmas de que hacen pan,
determinó embiar allá al Maestro de Campo en la Nao San Juan, y ansi
le despachó en fin del mes de Abril de mil y quinientos é sesenta y
seis, con cantidad de rescates para comprar los dichos bastimentos,
con instrucción de lo que havia de hacer en el viaje con quarenta dias
de termino: llevó setenta hombres, entre ellos al Factor de S. M. y al
Capitan Juan de la Isla, y al Sargento mayor que llevaba una Fragata,
y como pasados los quarenta dias, ni á los cincuenta no volbió, ni se
tuvo nueva dél, el Governador envió en su busca una Fragata, la qual
fué á Butuan; no hallando allí al Maestre de Campo, ni en toda aquella
costa, se volbió sin nueva cierta, mas de que en Butuan le dixeron como
llegó allí, y por no haber hallado bastimentos se havia pasado ácia la
Isla que dicen de los Negros, y como muchos dias despues no se supiese
nueva dél, el Governador estava con gran pena y cuydado de su tardanza,
é todo el campo estava triste de ver al Governador tan penado, y en
este tiempo determinó de imbiar al Capitan Martin de Goyti con sesenta
hombres ácia la Isla de los Negros á buscar comida y que de camino
procurase nuevas del Maestre de Campo; y estando él allá la Vispera de
San Juan llegó al Real Luis de la Haya, Sargento mayor, en la Fragata
que le embió el Maestre de Campo de la Isla de Panay, é truxo cartas
suyas, en que avisava al Governador, dándole cuenta de como havia
corrido la costa de Botuan, y la Isla de los Negros, y otras Islas, sin
poder hallar comida hasta que llegó al pueblo de Arant, que es en la
misma Isla de Panay, de donde se despachó la Fragata, y que allí havia
recogido arroz y tenia recogidas mas de trescientas hanegas, y que de
allí pasaria á Panae, y con todo lo mas que pudiese recogido daria la
buelta con la brebedad posible, y que por no venir sin comida ninguna y
vacio, no havia buelto en el termino que el Governador le havia dado;
con esta nueva se alegró y regocijó todo el campo en extremo, y dende
ha pocos dias volbió el Capitan Martin de Goyti, sin traer bastimentos
por no los haber hallado.

Teniendo el Governador noticia que á la sazon era la cosecha del
arroz en la costa de Cabalian y Abuyo, determinó de imbiar al Capitan
Martin de Goyti allá, y le despachó con el Batel y Fragatas y sesenta
personas, y el Governador se quedó con harta poca gente en el campo, y
entre los poquitos no faltaron hombres malos y de malas intenciones, y
de las maldades que travaban, fué Dios servido descubrir un Motin que
tratavan y concertavan para irse al Maluco á los Portugueses, y fué,
que un soldado llamado Juan Nuñez de Carrion, á quien el Governador
havia favorecido y le havia librado estando condenado á muerte por el
Maestre de Campo por cierto delito, y echole de la compañia de sus
gentiles hombres, y que de su casa le mandava dar todo lo necesario,
y que aunque fué uno de los culpados en el Motin pasado del Pablos
Hernandez le havia tornado á su familiaridad y compañia, con todo
esto tratava de pasarse á los Portugueses al Maluco diciendo que aquí
padescian muchos travajos, y que allá les harian mucha cortesia y para
esto rogó y persuadió á algunos soldados que el entendia que estaban
mas descontentos y desabridos, y les rogó que se fuesen, que él tenia
muy buen aparejo para ello, porque tenia un Parao quatro leguas de
aquí muy bien aderezado, que no le faltava mas que embarcarse, y tenia
diez soldados arcabuzeros los mejores del campo que ivan con él, y
que llevaba lengua é interprete, y que de camino irian por Butuan
y tomarian un Piloto que los llevase al Maluco, é robarian lo que
pudiesen de camino, é que de esta manera saldrian de la miseria que
acá pasavan, y se irian ricos, y que no faltava mas de poner por obra
el negocio, y con estas apariencias traxo á su voluntad á un Chaves á
quien el Governador havia mandado azotar pocos dias havia por hurtos
y robos é malos tratamientos que havia hecho á los Indios de Zebú, y
á otro Miguel Gomez, á quien el Governador le havia tenido preso por
lo mismo por ladron, é que á ruego de personas le havia soltado, é
á otros desta calidad tenia medio convertidos, y el tenia buscados
algunos arcabuzes, pelotas, polvora, y municion que pedia prestado á
soldados amigos suyos, diciendo, que queria ir á caza, y entre los á
quien persuadió para el efecto fué un Guillermo de la Fosa, Francés,
que tambien fué culpado en el Motin pasado, por persuasion del Piloto
Francés, que era de su tierra; á este rogó el Juan Nuñez que fuesen,
prometiendole que le haria capitan y que no se haria más de lo que él
mandase, y él anduvo temporizando con él, y por parecerle que no era
buen camino dió el aviso dello al Governador, y le descubrió todo lo
que pasava, y el Parao que pensava llevar era uno de unos mercaderes
de Luzon que havian venido á vender arroz á este campo, y como partian
de aqui para bolverse ivan costa á costa desta Isla; tenian concertado
de irse por tierra tres ó quatro leguas de aqui á tomar este Parao á
los Moros y robarlos é irse en él, que lo pudieran hacer facilmente
porque los Moros por ser amigos nuestros y que salian de este Real no
se recelando de los Españoles, no se pusieran en resistencia, y tenia
ya el Juan Nuñez los arcabuzes y municion fuera del campo escondidos en
el monte para partirse la noche siguiente, que el Parao de los Moros
havia partido ya y estaria una legua del Real. Quando el Governador
vino á tener noticia, mandó luego prender al Juan Nuñez, y á Chaves, y
á Miguel Gomez, é presos, el Miguel Gomez confesó espontaneamente todo
el trato, y tambien confesó el mismo Juan Nuñez de Carrion, aunque le
dió otra color, diciendo que lo que el queria y pretendia hacer, fué,
matar á Francisco Arias Maldonado, gentil hombre del Governador, de
quien tenia cierto enojo, é irse por ahí á sus aventuras, y que havia
rogado á algunos soldados y personas que le favoreciesen á ello, y se
fuesen con él; á esta sazon el Chaves acertó á estar ausente del campo
en una sementera una legua del Real, y sabida la prision del Juan
Nuñez se huyó y fué á la costa al Parao de los Moros de Luzon y les
rogó que le llevasen consigo á su tierra, diciendo que no queria estar
con los Españoles, y ellos no le quisieron llevar, por ser amigos del
Governador, y ansi se volbió y se quiso esconder y no le aprovechó, y
otro dia fué preso, y confesó todo el negocio de como el Juan Nuñez
le persuadió y rogó que fuesen á los Portugueses, y que le concedió y
pensava irse con él, y así se hizo justicia dél y del Juan Nuñez de
Carrion, y su cabeza fué puesta en la horca por haver sido principio
é inventor del Motin, y esto pasó á diez de Julio de mil quinientos y
sesenta y seis: de este negocio se admiró casi todo el campo, porque
el Juan Nuñez de Carrion era á quien el Governador havia pretendido
honrarle, y casi puesto los ojos en él para favorecerle mas que en
otro, sino que él de su condicion era desabrido y mal acondicionado,
y de poca constancia, y menos asiento, y maldiciente, de cuya causa
estavan mal con él casi todos los del campo, y con algunos habia tenido
pasiones y rencillas, de que parece no haver salido tan á su gusto como
él quisiera; y cinco ó seis dias antes que se supiese lo del Motin,
tuvo ciertas palabras con Francisco Arias, pero luego en el instante
los hicieron amigos, y ansi declaró el pobre que no embargante que fué
su amigo, tenia determinado aprovecharse dél y matarle como pudiese é
irse por ahí, y no estar mas en este campo: el miserable sabia poco,
y presumia saberlo todo, y hablava demasiado, é de arte que la mayor
parte de los que le conocian huian de su combersacion.

Dende á pocos dias embió el Capitan Martin de Goyti desde Cabalian
una Fragata cargada de arroz, dando cuenta al Governador como en toda
aquella costa decian que querian ser nuestros amigos y vasallos de
S. M. y que pagarian su tributo de arroz que era lo que en aquella
tierra se cogia, aunque entre paz y guerra, andando en los tratos
una legua de Cabalian en un rio á donde embió á su Alferez con cierta
gente, le havian muerto cinco personas, dos soldados y un Grumete, y
dos muchachos de servicio, por lo qual se podia tener poca confianza
de su amistad, y que con todo esto, sin hacerles mal ni daño, pensava
pasarse al rio de Abuyo; de donde despues tornó á embiar el Batel con
mas arroz, y escrivió como allí le havian recivido de paz, y le bendian
comida y bastimentos por rescates, y que en otros pueblos cerca de allí
le havian muerto un soldado y un muchacho de servicio: El Governador
le tornó á embiar el Batel y la Fragata, y le avisó que no confiase
de los naturales ni de su amistad y paz, sino que tratase siempre con
ellos con recatamiento y aviso grande, sin que se les hiciese agravio
ni daño, y que procurase de ver el Estrecho de entre Abuyo y Tandaya,
en que parte estava, y de que parte era, y que sin pasar el Estrecho
se volbiese al campo lo mas pronto que pudiera, porque estava con
gran pena de la tardanza del Maestre de Campo, y queria embiar en su
busca de la Isla de Panay; é estando harto fatigado desta dilacion,
otro dia despues de Santiago pareció la Nao San Juan en la mar que
venia á la vela, cuya vista save Dios quanta alegria causó en todo el
campo, y ansi detuvo el despacho que embiava á Martin de Goyti hasta
que llegó el Maestre de Campo que fué recivido con gran regocijo y
alegria, el qual truxo mas de mil hanegas de arroz, é con su llegada
se alegró toda la gente del campo, y se desechó toda la hambre que
havia; y dió noticia al Governador de muchos pueblos que en aquella
Jornada havia recibido de paz, y se havian otorgado, y quedavan por
vasallos de S. M. y de como de tales en su Real nombre havia tomado la
posesion, y havian prometido de tributar, así en la Isla de Vindanao
y costa de Botuan, como en la Isla que dicen de los Negros, y en la
Isla de Panay, en las quales dixo haver grandes poblaciones, gente
rica y de muchos bastimentos: los nombres de los pueblos que recivió
de paz constarán en los autos de posesion que tomó; é luego despachó
el Governador al Capitan Martin de Goyti, haciendole saver la llegada
del Maestre de Campo, diciendole, que si havia que hacer por alla que
se podia detener, y que holgaria que viese el Estrecho y tomase noticia
dél, y le embió treinta soldados, y si le pareciese costear adelante,
lo hiciese hasta Tandaya, y de allí diese la vuelta para venir á este
campo: y reciviendo este despacho el Capitan Martin de Goyti, fué á la
boca del Estrecho, y lo vió y tomó noticia dél, y andando por allí,
tuvo noticia que en un pueblo cerca de allí estava un christiano que se
llamava Juanes, que vivia entre los Indios mas havia de veinte años,
y que era casado con una hija de un Principal, y que estaba pintado
como los otros naturales desde la cintura abaxo: el Capitan le fué
á buscar para verle y rescatarle, y fué al pueblo donde le dixeron
que vivia, y no halló á nadie que se havian huydo todos al monte, y
trató con otros Indios comarcanos suyos, que lo llamasen é hiciesen
venir, que no queria sino verle y pagarle su rescate á su contento;
y aunque le decian que si harian, y se lo prometian, nunca se lo
truxeron ni pudo haverlo, y le detuvieron algunos dias en palabras;
y hechas todas las diligencias que pudo, y visto que lo traian en
cautelas y mentiras, procuró asir algunos Indios, y ansi prendió tres
dellos que eran naturales del pueblo de Basay que era cerca de donde
el christiano solia vivir, y á trueco dellos tambien procuró que le
diesen el christiano y que los soltaria: no aprovechó, y porque cayó
enfermo de ciertas calenturas no se pudo detener mas: vino al Real
bien flaco y enfermo, y truxo presos á los tres Indios de Basay, á los
quales el Governador trató muy bien, é les mandó curar, porque los
dos dellos, que eran Principales, venian heridos, y los mandó dar de
vestir, y ellos dieron noticia del Juanes como estava allí, y lo tenia
un principal llamado Subuco que lo queria mucho, y lo tenia por hijo,
y que quedó allí muchos años há, de una Fragata que dió al traves en
aquella costa, y estava pintado como los naturales las piernas, y que
creian no queria venir á los christianos de miedo: el Governador les
rogó que fuesen buenos terceros para que su amo diese al Juanes, y
que él queria pagar todo lo que hobiese gastado con él, ó le pagaria
su rescate á su contento como entre ellos se usaba, y demás desto le
ternia por amigo y le favoreceria, y lo mismo haria á ellos, y los
soltaria libremente sin pagar ningun rescate: ellos se ofrecieron que
ansi lo harian, que los llevasen á su tierra, y soltasen á uno dellos
que fuese á negociarlo con su amo de Juanes, y le aseguraria la paga,
ó quedaria en su poder como esclavo hasta que le pagasen: é ansi el
Governador determinó embiar allá al Maestre de Campo con las Fragatas,
y con él al Tesorero de S. M. con oro, y campanas, y tinajas, y otros
rescates, para el rescate bastante con institucion de la orden que
ternian, y ansi partió de este Real á ello á diez y ocho de Septiembre
de mil y quinientos y sesenta y seis años con sesenta hombres entre
Soldados y Marineros.

Y como la Armada no truxo brea de la Nueva España, havia muy grande
falta y necesidad della, ansi para las Naos, que hazian mucha agua,
como para las Fragatas que se havian hecho para navegar y buscar la
comida, é informados de cierta resina de unos arboles que hay en estas
Islas en lugar de brea, y aunque no se hallava en mucha cantidad,
Camotuan Moro, Interprete, que siempre se ha mostrado y dado por amigo
de los Españoles, dixo, que en la contracosta de Baybay junto á Eleyti,
en una Isla de allá, havia de aquella resina, y que él iria por ella
pagandoselo: el Governador se concertó con él, y le dió recaudo y le
rogó fuese por ella, y truxiese toda la mas cantidad que pudiese, y
juntamente con él embió á Pedro de Herrera con diez soldados, para que
fuesen á ver como se cogia la resina, y si era buena, y qué cantidad
se podia haver, y que hiciese esperiencia con fuego si se podia sacar
como la brea; lo qual se lo prometió como hombre que lo entendia y lo
sabia veneficiar, por que lo havia hecho en el Puerto de la Navidad
para S. M. y haviendo partido del Real para este efecto al principio
del mes de Agosto con termino de diez dias, no vino, ni era llegado
quando el Maestre de Campo partió para Tandaya, que no poca pena dió
al Governador su tardanza, y ansi mandó al Maestre de Campo de camino
fuese por Eleyti y supiese de Pedro de Herrera, y de los que con él
fueron, qué se havian hecho, y si los topase llevase consigo al Moro
Camotuan por Interprete, que tiene gran crédito, y es muy conocido
entre los naturales, y que á Pedro de Herrera le despachase y le
embiase á el Real, y ansi lo hizo por que los topó en la costa de
Eleyti.

A veinte y ocho de Septiembre vispera de San Miguel, llegó al Real
Pedro de Herrera y truxo una canoa cargada de la resina que serian
doze ó treze quintales, lo qual sirve en lugar de brea, si hoviese
mucha mezclandolo con sebo: El Governador le recibió asperamente y
le reprehendió la tardanza que havia hecho, y por tener noticia por
una carta que el Maestre de Campo le escribió que havia escedido en
algunas cosas Pedro de Herrera, y usado de cosas para que no tenia
comision y facultad, le mandó prender y hacer informacion para hacer
justicia en el caso, é ansi se hizo proceso contra él sobre ello, y
traxo por noticia el Pedro de Herrera, que en la Isla de Tandaya á
la parte del Norte estavan presos tres christianos en poder de los
naturales que los prendieron de una Nao, que havía catorze ó quinze
meses que pasó por alli, la qual nueva le dió un Indio Lutao, que
llaman ansi á unos pescadores que continuamente viven y andan por la
mar con sus mugeres y hijos, y no tienen poblacion, ni salen sino á
contratar y vender el pescado que traen en algunos pueblos, y luego se
vuelven á sus Paraos y desta manera viven y andan entre estas Islas, y
destos hay muchos, y llamanlos Lutaos, y uno destos le dió esta nueva,
diciendo, que los havia visto, y traian zapatos y sombreros, y traian
barbas, y eran como nosotros, y que los dos dellos estavan en el Puerto
de Uruna en poder de un Principal que se dice Sidumaguinda, y el otro
estava en el Puerto de Çibabao, una legua de allí en poder de otro
Principal que se dice Malabazo; por lo qual se coligió podian ser de la
Nao Capitana conforme al tiempo que decian; y preguntado ¿si havia dado
noticia de esto al Maestre de Campo, el Pedro de Herrera? dixo que no,
porque dixo que lo supo despues que se apartó de él; y ansi despachó
luego el Governador al Capitan Juan de la Isla en un Batel con doze
Españoles, al Maestre de Campo al Estrecho de Tandaya, á donde fué á
rescatar á Juanes; al qual escribió y le embió á mandar que concluydo
lo de Juanes, fuese á los pueblos arriba declarados, que son en la
misma Isla en la contracosta donde Juanes estava, y que allí procurase
de haver y rescatar los tres Españoles, y que en ello tuviese la misma
orden que llevó para lo de Juanes, y al Capitan Juan de la Isla le
mandó que de camino buscase en la costa de Eleyti á el Lutao que dió
esta nueva, y hallandolo se lo pagase é lo llevase consigo por guia al
Maestre de Campo; y para este efecto llevóse los mismos Marineros y
soldados que fueron con Pedro de Herrera que conocian al Lutao y con
este despacho partió Juan de la Isla á primero de Octubre del dicho año.

El Maestre de Campo volbió al Real á tres de Octubre vispera de San
Francisco, sin que le topase el Capitan Juan de la Isla que fué en su
busca, y traxo rescatado á Juanes, y no era Español como los Indios
decian, sino Indio natural de Mexico, nacido en Santiago de Flatrelesco
que vino en la Armada de Villalobos, y se quedó allí perdido con unos
Españoles de una Fragata que dió al traves en aquella costa, y aunque
no fué Español, por ser christiano bautizado, se regocijó todo el
campo con su livertad ó venida, é cierto dió señas de buen christiano
y haberle Dios guardado tanto tiempo usando con él de misericordia.
En viendo á los Españoles, viniendo en una Canoa que le traian otros
Indios, la primera palabra que habló fué: yo creo en Dios, y saltando
en tierra á donde estava el Maestre de Campo, se hincó de rodillas, é
puestas las manos é los ojos en el cielo, dixo: ¡O bendito y alabado
sea mi Dios todo poderoso! y luego abrazó á los Españoles. Habla poco
en castellano, y muy menos en su lengua Mexicana que se le ha olvidado:
la lengua destas Islas la sabe y habla bien, sino que despues no la
puede darnos á entender á nosotros lo que los Indios dicen por no saber
su lengua ni la Española, ansi al presente puede servir poco u nada de
interprete: acuerdase de muchas cosas de Mexico: reza las oraciones,
haviendosele olvidado su propia y natural lengua: dice que era muchacho
quando vino á esta tierra, y que vino con un Soldado que se decia
Juan Crespo: dice, que estava casado con una hija de un Principal en
Tandaya, y tiene dos hijas muchachas, que la una se dice Catalinica, y
la otra Juanica, que aunque no son christianas les puso el nombre de
christianas, y los naturales las nombran y llaman ansi: el Maestre de
Campo procuró de las rescatar, y no se las quisieron dar: procurar se
han de haber por bautizarlas: él estava muy contento con la compañia
de los Españoles, aunque ha estado y anda enfermo, que vino con las
piernas hinchadas, que dixo que le tenia su amo en un zepo por que
no se viniese á los christianos: está pintado como los naturales en
las piernas, y dice, que su amo le hizo pintar contra su voluntad: dá
por razon, que quinze Españoles y él quedaron de la Fragata que allí
se perdió, y los mas dellos nombró por sus nombres, y que todos son
muertos de ellos de enfermedades, y de ellos en guerras que unos Indios
tenian con otros: el postrero que murio, dice, que fué un Juan Flores,
que havia cinco años, que yendo á una entrada con treinta Indios les
mataron á todos en una emboscada que les pusieron, y de su relacion de
Juanes se entendió de los tres Españoles que Pedro de Herrera traxo
por noticia que estavan en Çibabao, eran dellos, por que dice que es
verdad que estuvieron allí tres de su compañia, y murieron allí, sino
que Pedro de Herrera se engañó, en el tiempo, por que los Indios decian
catorze ó quinze años, y él entendió meses, y no es de maravillar que
haya este yerro y otros mayores donde no hay Interpretes, sino que por
señas se han de hablar, y entender.

En este tiempo vinieron al Campo ocho ó nueve Paraos de Indios con
arroz á venderlo, de la Isla de Panay, é de los pueblos donde anduvo el
Maestre de Campo, é hizo pazes y amistades, y decian que venian á ver y
á conocer al Governador, á los quales él recibió muy bien, y les pagó
su arroz, y les dava dádivas para más los asegurar, y que basteciesen y
volbiesen otra vez con bastimentos, y los embiava contentos.

El Capitan Juan de la Isla que fué en busca del Maestre de Campo, topó
al Galeon San Gerónimo que venia con el aviso de la Nueva España,
mal aviado, y peor tratado, entre unas Islas con unas corrientes que
no savian á donde estavan, ni á que parte navegar, y como le vieron
la gente que venia en el Galeon le pidieron que entrase en él, é los
truxese á donde estava el Governador, y él lo hizo ansi, y con el Batel
que llevaba avisó al Governador como quedava en el Navio, avisandole
de los motines y mala orden que havia traido en el viaje, y cierto se
tiene entendido que á no toparlos Juan de la Isla estavan en duda si
acertaria á venir tan presto á este Puerto, y á doblar por la otra
parte la punta de una Isla donde los topó, corrieran riesgo y travajos
artos antes de poder volber al Real: y luego que el Gobernador supo
su venida del Navio, despachó al Maestre de Campo con una Fragata
esquifada, para que si faltando el viento, remolcado pudiese traer el
Navio, el qual los topó que ya venian cerca, y ansi entró y llegaron
á este Puerto Martes quinze de Octubre de mil y quinientos y sesenta
y seis años, que dió gran contento su llegada; fué lastima grande de
oir la mala órden, los motines, desconciertos y muertes, travajos y
miserias que huvo, y padecieron en el viaje. Como en el Galeon no venia
Capitan, ni parecia despacho de la Real Audiencia, el Governador mandó
hacer informacion de todo lo susodicho, por la qual se podrá mas
enteramente ver el suceso del viaje y la ruin órden que en todo huvo, y
en suma lo que se puede colegir es, que el Capitan Pericon comenzó su
viaje, y salió del Puerto de Acapulco, con mayor aceleracion y menos
cordura de lo que convenia, y ansi acabó presto y desastradamente: lo
que pasó antes que saliese del Puerto allá se tenia entendido, como
fué: En haciendose á la vela, dicen, que tuvo menos cuydado de lo que
convenia al cargo que traia, y que dexó de proveer y remediar algunas
cosas que sucedian y pasavan en las Naos, é primeramente algunas
pendencias, y unas palabras que el Sargento mayor tuvo con su hijo el
Alferez, y como el Sargento mayor venia por Maestre del Galeon, hizo
parcialidad con la gente de la mar, y él, y Lope Martin, Piloto, y un
Felipe del Campo y otros de su camarada, y algunos Marineros que eran
de la parcialidad del Piloto se conjuraron, y con ellos el Sargento
menor que se decia Pero Nuñez y conspiraron contra el Capitan, y se
desacatavan y desvergonzavan contra él en palabras y obras, y le tenian
muy poco respecto, y le mataron un caballo que traia, sin que se
supiese quien lo huviese hecho; y aunque amigos suyos, pareciendoles
mal lo que pasava, le dixeron y le avisaron lo que entendian del
negocio, y le rogaron que pusiese recaudo en su persona, diciendole,
que quien mató el caballo se desvergonzaria á hacer otra cosa peor, y
él se reia dello, y lo tenia todo en poco, y ansi se determinaron de
matarle, por falta de no poner el remedio que convenia, y una noche
estando durmiendo en su camara entraron á él y lo mataron á puñaladas
á él y á su hijo, y los que fueron en la muerte, aunque el Sargento
mayor se hizo dueño de todo, diciendo que los havia él muerto, dicen
que entraron con él juntamente otros dos Marineros que se decian Lara y
Morales, y los que favorecieron y hicieron espaldas hallandose armados
defendiendo que ninguno de los soldados se bullesen ni meneasen de
á donde estavan, fueron el Piloto Lope Martin, Felipe del Campo, el
Sargento Pero Nuñez, Sanfate Molina, Juan de Zaldivar, Escrivano de
la Nao, y Alonso Boza, y otros de su liga, y muchos de los Marineros
que sin tener ellos armas se armaron con cotas de los soldados y otras
armas, y ansi fueron señores de todo, y el Sargento mayor quedó por
caudillo como lo tenia tratado con los del Motin, el qual apaciguó la
gente, diciendo, que él daria descargo por que havia muerto al Capitan,
no tuviesen pena, y que él los traeria á su General, y se pornia debaxo
de su mano, y se descargaria de la muerte del Capitan y su hijo; y ansi
comenzó á hacer algunas informaciones; y dende á poco, entre él y el
Piloto Lope Martin huvo cosquillas y diferencias en que el Sargento
mayor trató de prender al Piloto, y queriendolo poner en obra algunos
de su liga á quien dió parte dello se lo estorvaron, diciendo, que
aun no era tiempo, que lo dexase para otra mejor conyuntura, y él
por condescender con ellos lo dexó de hacer, de lo qual fué avisado
el Piloto por algunos de los que fueron en lo estorvar al Sargento
mayor, y aquella noche prendió el Piloto con favor de los Marineros
al Sargento mayor, diciendo, que se consintiese echar unos grillos,
que ansi convenia al sosiego de la gente y luego el Sargento menor con
algunos Marineros tomaron y quitaron las armas á la mayor parte de los
Soldados, y las metieron debaxo de cubierta, y otro dia siguiente por
la mañana almorzaron todos juntos, el Piloto, y el Sargento mayor, y
menor, y otros de su liga, y despues de bien bebido, el Piloto Lope
Martin mandó ahorcar al Sargento mayor, el qual pensó que burlavan con
él, y decia, ¿qué niñerias eran aquellas? que le dexasen; y ansi le
guindaron sin confesion y le echaron á la mar medio vivo, y quedó el
Piloto Lope Martin solo por caudillo, y por su consejero el Felipe del
Campo, y decia y publicava, que á esta Isla no vernia el Piloto, pero
que echaria la gente en una Isla de esta comarca, y que él se iria con
los que le quisiesen seguir, á los quales prometia de hacerlos muy
presto hombres ricos y bienaventurados, y que se volveria á España por
el Estrecho de Magallanes; y en llegando á la Isla de los Barbudos, y
en su paraje surgió en una Isla pequeña, que si el quisiera guardar la
instruccion de la Real Audiencia no tenia para que llegar alli, ni
baxar tanto en altura; y estando surtos en aquella Isleta, trató de
dexar alli toda la gente que no fuese de su opinion, y asi lo comunicó
con los de su liga, é para mejor lo poder hacer mandó sacar todas las
caxas y ropa de los soldados, y él se desembarcó, y mandó á toda la
gente se desembarcase, diciendo, que havian de invernar alli, y que
queria aderezar la Nao, y ansi salió en tierra la mayor parte de la
gente, á lo menos de los soldados, y no era tan secreto el dexar allí
la gente, que muchos no lo viniesen á entender. Un clérigo que venia
en el Galeon llamado Juan de Viveros dice que entendió el negocio y
la crueldad que querian hacer, como Sacerdote se atrevió á hablar
al Felipe del Campo, como persona por quien se governara el Piloto,
rogandole que mirase bien este negocio y no permitiese dejar alli la
gente, que era inumanidad, que los truxesen á las Filipinas, y los
dexasen donde hoviese bastimentos y comida donde se pudiesen remediar;
y que si esto no llevase remedio á lo menos les diesen sus armas, y no
los dexasen ansi perdidos; y que le respondió, que no se podia hacer
por ninguna via, y que no curase de cansar ni tratar mas dello; y ansi
no osó mas hablar en el negocio, porque todos esperavan cada hora la
muerte de los amotinadores, y ansi andaban todos atonitos y turbados,
ni se osavan fiar unos de otros, aunque fuesen amigos; y estando en
estos travajos y miserias, parece que por permisión de Dios, Rodrigo
del Angle que venia por Contramaestre, y Santiago de Garnica, Alguacil
del agua, y Juan Anrique Flamenco Lombardero, trataron de se alzar con
el Navio en nombre de S. M. y dexar al Piloto y sus secuases en la Isla
en tierra, y con los demás venirse á este Real, y para lo poder hacer
mejor dieron parte dello á Lara, Marinero, que fué en la muerte del
Capitán, y era de la parcialidad del Piloto, y estavan en el Navio él
y Morales que eran de la misma liga; y tratado el negocio con el Lara
le prometieron que le harian á él Capitan y lo mandaria todo; y con
esto, y tambien porque ya no estava en la gracia del Piloto como solia,
concedió con ellos, y dixo que les favorecia en todo lo que pudiese,
y teniendole ya de su parte se alzaron en nombre de S. M., y dieron
voces á los de tierra que se embarcasen, y ansi se echaron quatro ú
cinco soldados á nado y se metieron en la Nao, y el Lara dió voces al
Felipe del Campo, que era su íntimo amigo que viniese á la Nao, el qual
le respondió desde la playa, que él iria allá y le castigaria á él y
á los demás vellacos que estavan en la Nao. Entonces el Contramaestre
Rodrigo del Angle y sus compañeros, picaron los cables de las ancoras
sobre que estavan surtos y se hicieron á la vela como que querian salir
del Puerto, y obra de un quarto de legua de tierra tornaron á surgir y
embiaron el Batel á tierra á requerir la gente, que se embarcasen los
que quisiesen venir á Zebu, y parece que aquel dia no pudieron, ni osó
ninguno embarcarse, porque los amotinadores los detuvieron sin armas
acorralados; y otro dia en dos caminos que hizo el Batel de la Nao á
tierra requiriendoles que se embarcasen luego alguna gente, y lo mismo
hizo el dia siguiente, é otros se aventuraron á ir á la Nao á nado,
y Lope Martin quedó con veinte y seis personas, á los quales se les
quedó muy gran parte de ropa, y todas las caxas de los soldados, y el
Piloto siempre tuvo confianza, y ansi lo decia y publicava, que havia
de tornar la Nao á su poder teniendo confianza de algunos Marineros
que tenia amigos en la Nao, y el Rodrigo del Angle se hizo á la vela
y dixo, que él los traeria á Zebú, y ansi vinieron; y el Rodrigo del
Angle mandó prender á Lara y á Morales, porque se temia dellos y
diciendo haver sido culpados en la muerte del Capitan los ahorcó; y
desde los Ladrones á estas Filipinas tuvieron contrarios tiempos de
vendavales, y ansi arrivaron dos ó tres veces, que quando vieron la
primera Isla de las Filipinas no traian ya agua, y vinieron necesitados
de comida, y en una Isla dellas tomaron agua y alguna comida, aunque
con daño y muerte de algunos naturales, y lo mismo hicieron en la Isla
de los Ladrones; y andando entre estas Islas dos dias antes que topasen
al Capitan Juan de la Isla, el Santiago de Garnica y el Juan Anriquez
en el Batel con diez y seis personas se apartaron á buscar comida, y
ansi no vinieron en la Nao; el Governador despachó luego en su busca
una Fragata y á cavo de quinze dias llegaron á este Real; y porque
de la informacion que se hizo resultó culpa contra Juan de Zaldivar,
Escrivano del Galeon, haber sido culpado entre los conjurados de la
muerte del Capitan, demás, y allende, que algunas personas dieron
noticia al Governador de algunos chismes que trató entre el Piloto, y
Capitan y Sargento mayor, descubriendo lo que el Capitan con él tratava
en secreto como Escrivano; y ansi hecha informacion y proceso contra
él, fué preso y confesó como fué savedor de la muerte del Capitan
muchos dias antes que lo matasen, y que la noche que le mataron él dió
y repartió armas con los parciales y favorecedores del Motin; y ansi
se mandó hacer justicia dél, y muerto, el Governador juntó todos los
demás que venian en la Nao y les hizo una plática, diciéndoles la mala
orden que en todo havian traido y tenido y que de todo ello no echava
mano, ni parava, sino solamente en la traycion y muerte del Capitan y
su hijo, que era digno de grave punicion y castigo y que por esta causa
havia hecho justicia de Juan de Zaldivar, como lo havian visto, y que
tenia entendido que todos los demas que havian venido en el Galeon no
tenian culpa en ello, sino que deseavan servir á S. M. y que con esta
voluntad havian venido acá, y que todos los culpantes y participantes
de aquel delito tan enorme y feo, que quedavan con el Piloto, y otros
ternian su pago, que eran ya muertos; pero que para que á nadie no
quedase resabio ni escrupulo deste negocio, que él, en nombre de S. M.
les perdonava á todos los que havian venido á esta Isla de Zebú, é se
havian puesto devaxo del Estandarte Real, para que en ningun tiempo no
se les pediria sobre ello cosa alguna, ni se procederia contra ellos,
haciendo en lo venidero lo que eran obligados en el servicio de S. M.;
á lo qual les persuadió y animó todo lo que pudo, poniéndoles delante
la grandeza y gran christiandad de S. M. é quan largo era en hacer
mercedes y gratificar á los que le servian, y las calidades y aparejos
de la tierra, y lo mucho que podrian merecer, y tener, y alcanzar
siguiendo bien y con fidelidad, asi para con Dios como para con S. M.
y para acrecentamientos de inmortalidades de sus famas y honras: y
con este razonamiento dió á todos gran contento, y á lo que mostraron
quedaron muy alegres, y porque las capitanias de acá estavan faltas
de soldados por los muertos y enfermos, los repartió á los soldados
en ellas por sus esquadras, escepto quatro ó cinco soldados gentiles
hombres que tomó para su compañia, y ansi los unos y los otros dieron
muestra de muy gran contento, é hicieron homenaje de nuevo y juraron de
obedecer á S. M, y al Governador en su Real nombre, y el Piloto Rodrigo
del Angle entregó al Governador una vandera en que dixo haverse alzado
en nombre de S. M. para venir con la gente y Nao á esta Isla como esta
dicho.

En este tiempo despachó el Governador á la Isla de Panay al Sargento
mayor Luis de la Haya, por el arroz que prometieron de tributo, con dos
Fragatas, y al Maestre de Campo embió en la Nao San Juan á la Provincia
de Quabite y Taguna y costa de Butuan, á rescatar toda la mas canela
que pudiese, con instruccion de lo que havia de hacer, y fué con él
el Contador de S. M. con rescates para el efecto destas dos jornadas,
fueron algunos de los soldados recien venidos á vueltas de otros que
acá estavan. Partió de este Real el Sargento mayor á veinte y seis de
Octubre, y el Maestre de Campo salió en principio de Noviembre, y llevó
la Nao San Juan, é una Fragata pequeña, y mas de cien hombres entre
Soldados y Marineros.

Sabado diez y seis dias de Noviembre en la noche, volbió el Maestre
de Campo á este Puerto, sin efectuar á lo que havia ido, y llegó con
un temporal desecho y tormenta muy recia, medio desbaratado de la
tormenta, que la mar le havia llevado el baupres, y la cebadera, y la
gavia desecha, y con todo no quiso parar ni surgir hasta llegar acá,
por lo mucho que importava su llegada; y dexó la Fragata que llevaba
en la costa de Dapitan con quinze hombres, por no la poder tomar la
gente della, ni traerla, y llegado que fué dió noticia al Governador
de como havia topado una Armada de Portugueses, que le havian dicho
que venian á la Isla en busca nuestra, de cuya causa havia determinado
volberse; y cierto fué muy acertada su vuelta á este Real, como volbió,
aunque pasó travajo y riesgo en ella. El topó en la costa de Quabite,
que es en la Isla de Vindanao una Fusta de Portugueses, y queriendo
ir sobre ella para reconocer y saber que gente era, la Fusta no le
quiso aguardar; como era mas ligera y andaba mas que la Nao no la pudo
alcanzar, y visto que no aprovechava ir tras ella, hizo amaynar las
velas, y en amaynando la Nao amainó ansimismo la Fusta, y como le vió
amaynado embió allá el Batel de la Nao con su Sargento á reconocer que
gente era, y llegados á la Fusta les dixeron, que eran Portugueses que
venian de la India; y preguntándole ellos ¿qué gente eran los de la
Nao? el Sargento disimuló con ellos diciéndoles, que eran Españoles que
andavan perdidos, y no savian en que tierra estavan, y les rogó que
les dixesen, qué Isla era aquella, y los Portugueses dixeron, que era
Vindanao, y con esto se volbió, y dende á poco el Capitan de la Fusta
en un esquife suyo embió dos soldados con una carta á la Nao, en que le
escrivió, como él era Antonio Sequeira, Capitan de aquella Fusta por
el Rey de Portugal, y que venia de la India en una Flota, de que venia
por General Gonzalo de Pereyra, que el Virey de la India embiava en
busca de Miguel Lopez de Legaspi, que havia salido de la Nueva España
con quatro Navios alzado, y que el dicho su General por no llegar
á tierra con las Naos gruesas que traia, le havia mandado descubrir
aquella costa; por tanto que les pedia y requeria se fuesen luego á su
Fusta para ir con él á su General y que sino lo quisiesen hacer, que
los llevaria por fuerza, porque entendia que devian ser de la compañia
de Miguel Lopez de Legaspi, é otras palabras y amenazas escusadas,
fuera de todo buen termino é comedimiento. El Maestre de Campo, vista
su carta le respondió mas comedida y cuerdamente, diciendole, que muy
poco crédito tenia de la fidelidad que la Nacion Española suele tener
en servir á su Rey, pues le embiava á decir semejantes palabras, é que
Miguel Lopez de Legaspi, á quien decian que buscaban, era Governador y
Capitan General de la Majestad Real del Rey Don Felipe nuestro señor,
y por su Real mandado estava poblado en la Isla de Zebú y que alli lo
hallarian, el qual los reciviria del arte que ellos mas quisiesen; y
en lo que decia que fuese á su Galeota, que los que en su compañia
traia no lo consintirian, ni el menos lo queria hacer, porque era de
edad que no le espantavan palabras, ni aun obras, y que bien parecia
en la manera de su hablar y escribir, que traia caballo muy ligero.
Y vista la respuesta el Portugués hizo tocar el atambor é desplegar
banderas é otras señales é insinias de guerra y de pelear: el Maestre
de Campo mandó izar las velas, para arrivar sobre la Fusta para ver
lo que queria, pensando que él aguardara, porque llevaba muy buena
gente de arcabuzeria, y artilleria, y aderezos, que aunque fueran
dos ó tres semejantes se le diera poco dellos; pero la Fusta lo hizo
mejor, que no aguardó, sino que dando velas hizo lo que primero havia
hecho, é jamas quiso esperar á tiro de cañon, é visto que no llevaba
medio de alcanzarla determinó dejarle y volberse al Real, porque las
otras Naos de Armada no viniesen estando él fuera, y estando como
en el Real estavan descuydados, y por ser el viento contrario para
venir anduvo dos dias bolteando de una vuelta y otra sin poder ganar
casi nada, y en todo este tiempo la Fusta no lo perdió de vista, sino
que dava los mismos bordos que la Nao, aunque bien desviado della;
é andando ansi fatigado por no poder volber con la brevedad que él
quisiera fué Dios servido de darle un tiempo de vendaval desecho, y
tan recio, que en toda esta comarca é Islas fué como un vracan, y con
todo este temporal prosiguió su camino para el Real, é no con pequeño
peligro é riesgo, y corriendo su derrota la noche siguiente obra de
treinta leguas deste Puerto topó quatro Navios gruesos que estavan
mar al través reparandose del temporal que hacia, y pasó por junto á
ellos, y al postrer Navio preguntó ¿qué gente eran? y le respondieron
que de Castilla, pero en la habla les conocieron ser Portugueses, y
ansi los dexó y se vino su camino procurando llegar al Real primero
que ellos; é otro dia siguiente que fué el dia que llegó aqui, obra
de diez leguas del Puerto, vió otras dos Fustas que venian costeando
á esta Isla de Zebu, ácia acá, y aunque de la una dellas le quisieron
hablar no curó ni aguardó por lo que arriva es dicho; y ansi llegó
despues de anochecido al Real, y dió toda esta noticia al Governador, é
luego se proveyó y entendió de poner buena guardia é centinelas, y en
otras cosas necesarias y convenientes, á la buena guardia y seguridad
del campo, por que se tuvo por muy cierto que venian en busca nuestra
como lo havian dicho. Otro dia Domingo asomaron las dos Fustas por la
entrada de este Puerto, y venian á la vela, y teniendo entendido que
devian venir á hacer algunas deligencias ó requerimientos, no se curó
dellos, y viniendo ansi á la vela se encubrieron con una punta que
haze un manglar que está enfrente de nuestro fuerte, las quales como
reconocieron nuestro asiento é vieron las Naos del Puerto, no osaron
entrar en él, é hicieron vuelta, é se metieron entre unos baxios é
Isletas que están hacia Matan, detrás del manglar arriba dicho, y como
tardavan y no entravan, el Gobernador embió una Fragata á saver que se
havia hecho, y á descubrirlas, la qual, aunque corrió gran rato por la
via que ellos tomaron no las pudo hallar ni descubrir, é se volbió,
diciendo, que no parecian, é se tuvo entendido que reconocido nuestro
asiento se havian vuelto á su Armada para venir todos juntos, de cuya
causa, con gran priesa en el Real se entendia en fortificar el fuerte,
é fuera dél se hicieron dos bestiones de pipas llenas de arena, y de
faxina, y mas arena, en que se plantaron seis piezas de artilleria
que jugavan á raiz del agua, y la demás artilleria se repartió por
los caballeros del fuerte, y por otras partes convenientes, é se
hicieron otros aparejos, é la Nao Almiranta se puso junto al fuerte,
con su artilleria, municion, y gente para su guarda, demás que con el
artilleria del fuerte estava guardada; é las otras dos Naos San Juan,
é San Geronimo, se apartaron á la parte de Levante del fuerte, por
desocupar y desembarazar la parte por donde los enemigos havian de
entrar, y por no repartir la gente que era poca, en tantas partes, y el
Maestre de Campo fué por tierra por la costa de Zebú á ver y reconocer
donde se les podia poner algunas emboscadas é impedirles el saltar en
tierra, si lo intentasen de hacer, desviado del fuerte; y visto todo
volbió; é con su parescer y de los demás Capitanes y otras personas del
campo se vió y puso en todo la mejor orden que pareció que convenia
para nuestra seguridad é defensa, é á la gente toda se dió orden de
lo que havian de hacer, y adonde havia de acudir cada uno; en lo qual
toda la gente travajó tres dias de dia y de noche con grande regocijo
y alegria de todos, que mostravan la gran voluntad y deseo que tenian
de servir á S. M. é puesto todo en concierto en la mejor orden que
se pudo dar, conforme el asiento é aparejo que havia, el Governador
mandó ajuntar la gente, é les hizo una platica animandolos para la
guerra, é ocasion que se ofrecia, y esperavan de los Portugueses, que
decian, que venian en su busca, diciendoles, que se acordasen que eran
Españoles, é la reputacion é valor que la gente Española tenia en todas
las partes del mundo, é principalmente en todo Oriente, y la fidelidad
que suelen y acostumbran tener á su Rey, y que siendo ellos de la misma
Nacion, era justo que lo mismo se entendiese é publicase en estas
partes del Poniente, é que donde tan buenos principios, prodigios y
sucesos por la bondad de Dios hasta ahora havian tenido, los procurasen
de llevar adelante, dandoles á entender la inmortal fama, loor y
renombre que dello se les seguiria alcanzando victoria, y justificó
la causa de parte de S. M. y de la suya en su Real nombre, diciendo,
que él no pretendia ni queria tener guerra con los Portugueses, antes
procuraria de su parte toda paz y amistad con ellos, pero que si
ellos no la quisiesen é le hiciesen guerra, é les quisiesen tomar y
quitar lo que con su sudor y travajo en nombre de S. M. havian ganado,
obligados estavan á lo defender y morir sobre ello, y que en causa
tan justificada Dios seria con ellos, y les ayudaria, y con su favor,
haciendo ellos lo que devian, la victoria estava cierta, y alabó y
loó mucho á los soldados la fidelidad y zelo que mostravan de servir
á S. M. é la voluntad con que havian travajado, y travajavan en la
fortificacion de su campo, y el regocijo que mostravan de la guerra,
é venida de los Portugueses, diciendoles, que con tales compañeros y
soldados él estava bien confiado, no solamente de defenderse, pero aun
de ofenderles y quitarles lo que tuviesen si fuese necesario, y otras
palabras semejantes, de que los soldados mostraron gran contentamiento,
é respondieron, que moririan todos en servicio de S. M. donde quiera
que el Governador se lo mandase, é que deseavan fuesen ya llegados los
Portugueses para andar á las manos con ellos.

Los Indios de Zebú nuestros amigos entendida la venida de los
Portugueses, y en la prisa que nos davamos en los aparejos de guerra
hovieron muy gran temor, é vinieron al Governador á hablarle, é
aunque él los aseguró y dixo que no tuviesen temor ninguno, é que
estuvieran seguros en sus casas que él los defenderia, no bastó, y ansi
despoblaron su pueblo llevando á sus mujeres é hijos al monte, y otros
en canoas los llevavan á otros pueblos, y otros truxeron sus hijos y
mugeres y haciendas á nuestro Real y los ponian en casas de soldados
amigos suyos, diciendo que moririan con nosotros. El Gobernador se
lo agradecia, y les decia, que no queria que peleasen ellos, que
bastavan los Españoles para defender á sí y á ellos, si los Portugueses
quisiesen guerra, y que hasta ahora no se savia si venian de paz ó de
guerra é que de cualquier arte que viniesen no tuviesen temor; y estos
dos ó tres dias los Indios dieron muchos rebatos, diciendo, que ya
venian los Portugueses, que los Indios pescadores havian visto en alta
mar ciertas velas, que unos decian que siete, otros que quatro, otros
que dos: el Governador les decia, que no se les diese nada, que los
dexasen venir, y no fué sino que algunos Indios que andavan pescando
descubrieron las dos Fustas que estavan ácia Matan, é luego venian
huyendo y davan estas nuevas, é como en el campo se tenia por tan
cierta su venida, se les dava algun credito, y ansi los esperavamos por
puntos y horas.

En 19 de Noviembre se vieron otra vez las dos Fustas por la entrada
del Puerto, que saliendo de los baxos de ácia Matan donde estuvieron,
atravesavan hacia esta Isla para volberse por donde havian venido, é
como se vieron, luego embió el Governador al Capitan Martin de Goyti á
reconocer que gente era, y á saber lo que querian, y á decirles que si
tenian falta ó nescesidad de alguna cosa, que entrasen en el Puerto,
y que serian proveydos é socorridos, el qual fué á ellos y les habló,
y le dixeron que eran Portugueses, que andavan desrotados, que con un
temporal se havian apartado de su Armada, que eran quatro Naos gruesas
é quatro Galeotas que venian de la India; el Capitan Martin de Goyti
les dixo, que entrasen en el Puerto, é que el Governador les proveeria
de lo que huviesen menester para su viaje; ellos se lo agradecieron
mucho y dixeron que no, sino que querian ir en busca de su Armada: é
preguntado, á donde iban, dixeron, que ivan al Maluco, y desde allí á
Ambon, porque allí los naturales, é los Janos havian desvaratado al
Capitan que estava en Ambon é muerto ciertos Portugueses, é que ivan
á vengar aquello; y el mas principal que venia en las dos Fustas,
que dixo llamarse el Capitan Melo, pidió licencia al Capitan Martin
de Goyti, diciendo que le queria salvar con su artilleria é irse, y
ansi lo hizo, que le salvó con la artilleria é arcabuzeria é lo mismo
el Capitan Martin de Goyti á ellos, y se despidieron con palabras
comedidas é de buena crianza de una parte á otra, é se volvió nuestra
Fragata, y dixeron que traia cada Fusta de treinta y cinco á quarenta
soldados Portugueses, y todos los Marineros y gente de chusma era de
Indios Malavares de que traian mucha cantidad. Visto el Governador
que las Fustas andavan desrotadas y perdidas, tornó á embiar allá al
Capitan Martin de Goyti para que los alcanzase, y escrivió una carta
al Capitan Melo diciéndole, que le havia agraviado en no haver entrado
en el Puerto, haviendo llegado tan cerca, por que en él fueran muy
bien recividos y socorridos de todo lo que huvieran menester para
su viaje, por que él traia mandato de S. M. que donde quiera que
topase Portugueses les diese todo favor é ayuda, é que ansi lo haria
é cumpliria avisandole, ó sabiendo que tuviesen necesidad dello, y
embiole cierto refresco, un barril de conserva, otro barril de vizcocho
blanco, otro de aceytunas, y quatro botijas de vino, y dos de vinagre,
diciéndole, aquella fruta era de la que havia traydo una Nao que agora
poco ha vino de la Nueva España, y se lo llevaron y lo recivió con
buen semblante y lo agradeció muy mucho de palabra, y no respondió
por escrito, escusandose que no tenia papel ni tinta en las Fustas é
se escusaron dello embiando á decir al Governador les perdonase por
que no le escrivian por no tener con qué, y ansi se despidieron y se
fueron su camino: el Capitan Martin de Goyti les dixo y rogó que en los
pueblos de la costa desta Isla por donde ivan no hiciesen daño á los
naturales, por que eran vasallos de S. M. é amigos nuestros, y ellos le
prometieron que ansi lo harian, y con todo lo que estos de las Fustas
dixeron, siempre tuvo por cierto vernian acá los Portugueses, y ansi
estuvo á punto el campo, ansi la gente, como todo lo demás, como si
luego á la hora huvieran de pelear.

Miercoles 20 del dicho mes de Noviembre, que fué Vispera de la
Presentacion, se vió una cometa casi sobre el pueblo de Zebú, é la
vieron muchos soldados, sobre que cada uno decia lo que sentia é
parecia, é los mas, que haviamos de tener guerra, é que significava
muerte de muchas gentes, é otros decian otras cosas, como á cada uno se
le antojava glosar é fingir.

A 22 dias del mes de Noviembre embió el Governador al Capitan Martin
de Goyti con dos Fragatas á correr las costas de esta Isla, ácia donde
la Flota Portuguesa estava, á ver si parecian ó si venian, y á saber
si havian hecho daño al Governador en los Indios amigos; el qual fué y
corrió mas de veinte y cinco leguas, hasta llegar á vista de donde el
Maese de Campo halló las quatro Naos mar al través, y no descubrió ni
halló rastro dellos, y los Indios amigos le dixeron como pasaron por
alli las dos Fustas, y que no les havian fecho daño ninguno, é que no
havian visto otros Navios, é con esto se volbió al Real, y dende á dos
ó tres dias llegó la Fragata que el Maese de Campo dexó en la costa
de Dapitan, con toda la gente, y dió noticia como en la Isla de los
Fuegos, que es enfrente de la Isla de Bohol, salió á ellos una Fusta de
los Portugueses, y les corrió mas de dos leguas dandoles caza, é como
no les pudieron alcanzar, le havian dexado; é visto esto el Governador
despachó otra Fragata bien esquifada con el Sargento Juan de Morones,
que fuese á la Isla de los Fuegos y la boxase y viese si estavan por
alli los Portugueses, é lo que hacian, y que no les hallando alli
pasasen adelante y corriesen hasta Dapitan y costa de Vindanao, para
ver si los descubria; el qual fué, y no los hallando en la Isla de los
Fuegos corrió é fué á Dapitan, y no halló rastro dellos, y ansi volbió
al cabo de quinze dias, y se tuvo entendido que los Portugueses havian
ido su viage camino de Maluco, pues no parecian por toda la comarca
donde antes havian estado.

E visto con el mismo temporal que dió á el Maestre de Campo en la costa
de Dapitan volbiendo á este Real, se perdió el Sargento mayor Luis de
la Haya que venia de Panae con las dos Fragatas cargadas de arroz, y
fué desta manera: que yendo su camino, á la ida, seis ó siete leguas
antes que llegase á Panae topo diez ó doze Paraos de Indios cargados
de arroz, y preguntandoles que ¿de donde eran? le dixeron, de diversas
partes y pueblos, é para informarse dellos mas particularmente é
rogarles que traxesen aquel arroz á Zebú, y que se les pagaria á su
contento, los hizo llamar que viniesen y acercasen á las Fragatas, y
tres ó quatro dellos que eran de pueblos amigos lo hicieron luego y se
llegaron, y los demás no quisieron, que eran de otras partes donde no
havian llegado Españoles, é hicieron muestras de pelear, é de ponerse
en resistencia. El Sargento mayor dexando á los Paraos de los amigos
fué á los otros que no querian venir, los quales dieron á huir, é los
siguió hasta llegar cerca de tierra donde los Indios desampararon los
Paraos, y ellos á nado salieron á tierra y ansi tomó cinco dellos con
cantidad de arroz, y los demás se le huyeron, de estos que tomó cargó
entrambas Fragatas de arroz, y no les tomó otra cosa ninguna, que
aunque havia mantas é otras cosas en los Paraos no consintió á los
Soldados que tomasen otra cosa ninguna mas de arroz, y ansi los dexó
los Paraos con toda la ropa, ecepto uno que llevó consigo con su carga
de arroz, porque no cupo en las Fragatas. Hecha esta presa le pareció,
que pues se hallava tan cerca de Panae seria bien de llegar allá con
intento de fletar algun Junco si lo hoviese en que pudiese traer el
tributo que alli le diesen, y á los Paraos que dixeron ser de amigos
les dexó ir libremente sin les tocar en cosa ninguna, y ansi fué, y
llegado á Panae los Indios le davan el tributo, mas no halló en que
lo poder traer, y estando alli surto se le perdió la canoa de arroz
que llevaba atada por popa, y ansi determinó de volberse diciendo á
los Indios que el tributo tuviesen recogido y junto que el volberia
por ello, y viniendo para acá en el camino estando surtos en una Isla
despoblada les dió el temporal que arriva está dicho, y el viento les
fué travesia, con el qual las Fragatas dieron en la costa y se hicieron
pedazos y se perdió todo lo que traian, ecepto la gente, que en aquella
Isla despoblada estuvieron veinte dias remendando las dos popas de las
Fragatas para poder salvarse y venirse á esta Isla, como hicieron, y
llegaron al campo con arto travajo mediado Diciembre, en el camino
toparon quatro ó cinco Paraos de amigos, cargados de arroz, que venian
á ver al Governador, en los quales repartió algunos Soldados, porque
las Fragatas en que venian eran como unos corchos, y apenas cabian, é
de estos Paraos de arroz, tres dellos dieron al través antes de llegar
aqui, y se perdió todo lo que traian ecepto la gente, y otro en que
venian dos Españoles estuvo muchos dias que no se supo dél, y dende á
muchos dias llegó á este Puerto alijado todo lo que trahia; ansi que
esta tormenta ó temporal les costó perderse las dos Fragatas y mas
de seiscientas fanegas de arroz en ellas y en los Paraos, que no fué
pequeña pérdida y daño para semejante tiempo.

En este mismo tiempo llego al Real un Principal del pueblo de Tilavan,
que es en la Isla que dicen de los Negros, que se llaman Siumbas, é
dixo, que el venia á ver al Governador, y á hacer paz y amistad con él,
é á ofrecerse por vasallo del Rey de Castilla, y que con este intento
salió de su tierra con un Parao cargado de arroz que traia para el
Governador, y que en la costa de esta Isla seis ó siete leguas de aqui,
con un temporal se le havia perdido el Parao e todo quanto traia, y se
havia quedado él y los que con el venian en la playa muertos de hambre,
y que desde alli havia venido por tierra por que no tenia en que se
poder volber á su tierra y que con todo su travajo é perdida quiso
ver al Governador y ofrecerse por vasallo de S. M. é que le tuviese
por tal y que el tenia en su pueblo trescientos y treinta Indios, y
que todos ellos tributarian arroz que es lo que en su tierra se coge,
y que daria trescientos y treinta cestos de arroz cada cosecha, que
cada cesto es una hanega poco mas ó menos: el Governador lo recivió muy
bien, y lo consoló de su naufragio y perdida, y le socorrió de comida
é bastimentos para él é su gente, y le dió un Parao en que se volbiese
á su tierra, que para el efecto compró de los Indios de Zebu, y le dió
algunos rescates é cuentas, é le dixo que le recebia por vasallo de S.
M. é que como á tal le favoreceria siempre que se les ofreciese en que;
y que en lo del tributo que ofrecia de dar, que lo tuviese recogido,
que él embiaria por ello á su tierra, y que el arroz que se le perdió
en el Parao se le descontaria del primero tributo que diese, por que él
no perdiese nada por haver venido acá; de lo qual el Indio mostró gran
contento maravillandose de lo que el Governador hacia con él, porque
no se usa ni acostumbra entre ellos, y ansi lo agradeció, diciendo al
Governador que siempre seria su esclavo y le besó las manos en señal
de obediencia, é dixo, que quando el Maestre de Campo pasó con la Nao
San Juan por su tierra y estuvo surto en el rio de su pueblo, aunque
Sibas Principal de otro pueblo vecino suyo hizo paz y amistad, él no
quiso ser en ello, antes pretendió, y quiso resistir y defender á los
Españoles su pueblo, y ansi havia salido á ellos de guerra con su
gente, que como sintieron el efecto que los arcabuzes hacian, se havian
huido al monte, y que despues de conocido como se havian engañado, y
entendido el yerro en no querer la paz y amistad con los Españoles,
ansi ahora havia venido á ponerse en manos del Governador para que
hiciese dél su voluntad; el Governador le dixo, que pues havia venido á
la obediencia de S. M. y se ofrecia por vasallo suyo, que le ternia por
amigo, y le favoreceria, y ansi le despidió y embió muy contento á su
tierra.

En este mismo tiempo se convirtió á nuestra Santa Fée Catholica el Moro
que teniamos por Interprete llamado Camotuan, y dixo, que queria ser
christiano y Bautizarse, y ansi se Bautizó él, y su hijo, y su muger,
é un hijo suyo: el Governador le honró é los favoresció é vistió; el
Maestre de Campo fué su padrino, y les hizo gran fiesta el dia de su
Bautismo: tuvose por muy gran principio su combersion, é por cosa
encaminada por mano de Dios por ser Moro é viejo de mas de cincuenta
años, é que tiene tanta autoridad é credito con los naturales, que no
saven menearse sin su parescer, y que á nosotros nos importava mucho su
combersion, por que se han de fiar de él de Interprete, é por lo que
en todo puede alumbrar é aprovechar como se espera que lo hará, por
que tiene avilidad y sagacidad para todo, y ansi dice que lo hará, que
todos los de Zebú se tornen christianos, é despues que él se Bautizó
otros algunos han dicho que tambien quieren Bautizar, y Tupas, el mas
Principal de los de Zebu, dice, que en viniendo la Flota de la Nueva
España se Bautizará él, y es por ver si vienen mugeres de Castilla,
que jamas hacen otra cosa sino preguntar por ellas, si han de venir,
por que hasta que ellas vengan no nos tienen por seguros, é creen
que no hemos de permanecer sino que nos hemos de ir, é rezelan si
los Bautizamos los llevaremos á Castilla, que todavia piensan que no
venimos sino á llevar los mas que pudieramos dellos y ansi lo tratan y
dicen entre si.

La Nao San Geronimo que vino de la Nueva España hacia tanta agua mas,
que no la podian agotar, aunque á la ordinaria davan á la bomba, y
se procuró de remediar é tomar el agua, mas no llevó medio, ni se le
pudo tomar por de dentro ni por de fuera, aunque por diversas veces
se ocuparon y entendieron en ello los Carpinteros y Buzos que havia
en el Campo, y otras gentes de mar, é todos concordavan que no tenian
remedio, por que decian que todo el estava pasado de broma y no se
podia tomar el agua, que demas desto, que toda la quilla y la roda,
y el codaste tenia podridos que no eran de provecho, é ansi algunas
veces los Buzos que entravan debaxo del agua, sacavan en las manos
pedazos de palo carcomidos que decian despedirse de la quilla, de cuya
causa afirmaron que no tenia remedio, y que les parecia que se deveria
deshacer é aprovecharse de la tabla y clavazon que se podia quitar,
que de otra manera se perderia todo, por que no se podia sustentar: El
Governador mandó juntar los Capitanes y oficiales de la Real Hacienda
y algunos Marineros y gente de mar, y platicado sobre ello, todos de
una conformidad fueron de parescer, que para que el dicho Navio no
se perdiese del todo se deveria deshacer y allanar hasta la primera
cubierta, é sacalle todo el lastre, é despues vararlo en tierra, para
que visto por vista de ojos se viese mejor si tenia algun remedio si
aprovecharia para hacer un Patax ó Navio de remo para que pudiese
servir en algo, é que esto era lo que mas convenia al servicio de S.
M. y ansi lo dieron por su parecer firmado de sus nombres y conforme á
ello se mandó deshacer y arrasar hasta la primera cubierta y despues
lo vararon en tierra y luego se mandó que los oficiales carpinteros
y otras personas de mar que entendian de Navios lo tornasen á ver,
los quales lo vieron por de fuera y por de dentro y con juramento
declararon, que el dicho Navio no se podia aderezar ni remediar, ni
hacerse de él Patax ni otro Navio de remo, porque todo estava rendido
de viejo y abromado y podrido, ansi la tablazon, como la madera de
dentro, y aun la clavazon gastada y podrida, é que no era de ningun
provecho, sino era para deshacerlo y aprovecharse de alguna tablazon si
la huviese buena para otra cosa.

En este mismo tiempo el Governador mandó hacer una Fragata grande, y
se puso luego en astillero, de que havia gran necesidad para traer
bastimentos al campo, y en estas obras se ocupavan y entendian todos
los oficiales é la demas gente que en el Real estava.

Como havia muchos dias que la gente no salia del Real, para ninguna
parte, y la perdida del arroz arriba declarado, los bastimentos se
apocavan, de cuya causa el Governador con parecer de los Capitanes
é oficiales, y otras personas, acordó de embiar alguna gente en los
Bateles y Fragatas pequeñas á la Provincia de Eleyti á procurar algunos
bastimentos y comida, y ansi despachó para allá al Maestre de Campo y
al Capitan Martin de Goyti que partieron deste Real á 19 dias del mes
de Diciembre con ciento y treinta personas de toda gente, y la Vispera
de los Reyes llegó al campo una Fragata que el Maestre de Campo enviara
cargada de arroz, la qual con un temporal que traia dejó quasi todo
quanto traia, e otro dia despues de los Reyes llegaron los Bateles con
arroz y ñames que el Maestre de Campo embió en ellos, y descargados
los volbieron luego otra vez, y en 16 de Enero volbieron segunda vez
con mas arroz, que dello era de tributo, y dello rescatado, y dello
de particulares comprado: el Governador tornó á embiar otra vez los
Bateles, como eran de poca carga todo lo que traian era poco.

Estando el Maese de Campo en la jornada de Eleyti en el Real
fallescieron un Marinero llamado Melchor Diaz, é Juanes el Indio
Mexicano, que se havia rescatado, ambos en un dia casi sin enfermedad
ni calentura, mas de un dolor de estomago, é tripas, é cámaras, y
al cabo de quatro dias murió, y dende á cinco ó seis dias adelante
adolescieron del mesmo mal tres Grumetes, los quales dixeron, que de
una calla de vino que les traxo una India de Zebu havian bebido, y que
luego se sintieron malos de camaras é bómitos, y que tenian por cierto,
que les havia echado alguna cosa en el vino; y el mesmo Medico que los
curava certificó que les havian dado alguna ponzoña, y ansi les dió
atriaca y otros remedios contra ella con que escaparon, é llegaron en
punto de morir, y se entendió que de la misma muerte habia muerto el
Melchor Diaz, y Juanes, que como no dixeron de que les havia procedido,
se murieron sin que les entendiesen la enfermedad. Entendido el negocio
el Governador mandó pregonar que só pena de muerte nadie comprase ni
bebiese vino de la tierra, y mandó poner centinelas y guardas para
que no consintiesen se metiese ninguno en el Real, y con todo esto
huvo muchos, en especial Marineros, que decian, que mas querian morir
que dexarlo de beber, y que no podian travajar ni sustentarse sin
ello. El Governador mandó llamar á Tupas y á los demás Principales de
Zebu, y les dixo, que se maravillava mucho de que en pago de tantas y
tan buenas obras como les havia hecho y hacia de cada dia, de tanta
voluntad y amor como los tenia, y haviamos tratado, le diesen tan ruin
paga, y que hoviese entre ellos tantos malos hombres, y que osasen
echar ó mandasen echar ponzoña en el vino que vendian á los Españoles:
ellos dixeron, que no sabian tal cosa y que holgarian se averiguase
y supiese quien era el que lo hacia, y se castigase: El Governador
les dixo, que no estava contento ni satisfecho con la respuesta que
le davan, y que para que el estuviese cierto que no tenian culpa era
necesario, que ellos entre si inquiriesen y supiesen quien era el que
lo havia hecho y se lo truxesen, por que era cosa clara y cierta que
si ellos querian poner diligencia en ello no podian dexar de saber la
verdad en el caso, y no lo haciendo ansi tendria entendido que ellos
lo mandavan hacer: ellos tornaron á decir, que no havian mandado tal
cosa y con toda diligencia procurarian de saber la verdad del negocio,
y darian noticia de lo que supiesen: y preguntado ¿á que Españoles
lo havian dado? se les señaló los muertos y los enfermos. Otro dia
siguiente por la mañana volbieron el Tupas y Principales al Governador
y truxeron presas dos Indias, diciendo, que aquellas dos eran las
que traian vino y pescado al Marinero que murió y á los Grumetes que
estavan enfermos, y que sospechavan haverlo hecho ellas sobre algunos
zelos que havian habido, que estaban amanzebadas con ellos, é por
que lo suelen y acostumbran á hacer las mugeres desta tierra á sus
naturales, y á sus propios maridos, que el Governador lo averiguase é
las castigase é hiciese justicia en todo; y luego se mandó proceder
contra ellas é tomar sus confesiones, en las quales culparon á otras
dos Indias de Zebu, que ansimismo fueron presas, y ellas echavan la
culpa las unas á las otras, y poniendolas á qüestion y tormento, la una
dellas confesó haver dado ponzoña en el vino al Melchor Diaz, Marinero,
y huvo testigos que esta misma dió tambien al Juanes sobre zelos; de
esta se hizo justicia, y la hicieron quartos y la pusieron en el camino
que va deste Real á la población de Zebu, y á las otras tres azotaron y
tresquilaron, y desterraron de Zebu perpetuamente.

Y la que hicieron quartos, despues de haverla condenado por el delito,
dixo, que queria ser christiana, y pidió el Bautismo, y los Padres
la Bautizaron, y ella murió segun lo que se entendió con devocion y
christianamente llamando á Dios y á Santa Maria.

En esta misma noche despues de haver hecho justicia desta muger
prendieron en la mar en una canoa al Principal de Gavi, que mató
á Pedro de Arana á traycion, que paresce que vino á Zebu á cierto
negocio, y Tupas avisó al Governador como estava allí, y en una celada
que le mandó poner el Governador en dos canoas le prendieron, el qual
confesó ser verdad que él y otros quatro Principales se concertaron
de venir del Puerto de Gavi á este Real á procurar de matar algunos
Españoles, y ansi vinieron de noche en un Parao y se pusieron en una
emboscada diez y siete Indios entre este Real y poblacion de Zebu,
entre los Palmares, en un herbazal grande en donde estuvieron hasta que
otro dia amaneció, y vieron un Español que iva de este Real paseandose
solo por la marina acia donde ellos estavan, al qual salieron, y
le dieron lanzadas, y le mataron, é le cortaron la cabeza, y se la
llevaron al Puerto de Gavi, donde hicieron gran regocijo y fiesta con
la cabeza: de este se mandó hacer justicia, y se hizo el dia siguiente
quartos en el mismo lugar que mataron á Pedro de Arana, donde pusieron
la cabeza en un palo, y los quartos en sendos palos en la marina, con
lo qual los Indios se atemorizaron mucho, y vinieron los Principales
al Governador á decirle que estava muy bien hecho la muerte de aquel y
que merecia muy bien por lo que hizo; y el Tupas dixo, que aquel que
hicieron quartos havia sido muy valiente y soberbio en estas Islas,
y que quando los Españoles llegaron la primera vez á esta Isla, y le
requirió el Governador que viniesen de paz, se havia hallado presente
este con ellos, y que queriendo hacer paz y amistad con el Governador,
que este Principal Dagami, como hombre valiente, y soberbio, y otros
Principales de Matan que se hallaron presentes, le aconsejaron que no
hiciese paz con los Españoles, y se lo estorvaron que no la hiciese,
y que siempre, siempre, fué este muy rebelde contra los Españoles, y
amigo de rebueltas y guerras, y que el Governador le havia dado su
pago.

A los 12 de Hebrero que fué dia de Carnestolendas, volbió al real el
Maestre de Campo con toda la gente de Eleyte donde havia ido á buscar
bastimentos, y luego que fué llegado al Real determinó de despacharle
y embiarle el Governador á la costa de Vindanao á la Provincia de
Cabite á saber la certidumbre de lo de la canela, para lo qual havia
hecho aparejar, mientras el Maese de Campo fuera, á la Nao San Juan, y
estava á punto por que deseava saber mucho de la canela para informar
dello á S. M. y ansi antes de ahora por diversas veces havia embiado
á ello, aunque no se havia asertado, porque desde la Isla de Bohol
embió la primera vez allá al Capitan Juan de la Isla y dos oficiales
de S. M. y se volbieron sin llegar á Cabite; y despues, luego que hizo
asiento en Zebú tornó á embiar al Maestre de Campo, el qual por no
hallar bastimentos, ni comida en aquella costa le fué forzado salir de
allí, é baxar la Isla de Negros hasta la Isla de Panay, donde cargó de
arroz, y se volbió al Real como arriba está dicho, y despues lo tornó
á inviar al mismo Maese de Campo, y tambien se volbió por haber topado
la Armada Portuguesa, y ansi era esta la quarta vez que inviava á lo
de la canela, y mandole que en todo caso truxiese la noticia de la
canela y de la dispusicion de aquella tierra, y puertos, y poblaciones
della, y dándole instruccion de la orden que havia de tener en todo,
los despacharon en la Nao San Juan y una Fragata pequeña, y partió
del Real con 80 hombres á los 19 de Hebrero. De la jornada que vino de
Eleyte, dió noticia el Maestre de Campo y el Capitan Martin de Goyti,
como á ruego é intercesion del Principal y Señor de Eleyte, havian ido
á otra Isla adelante llamada Masbat, que está quarenta leguas poco mas
ó menos de Zebu á donde el mismo Principal los havia guiado é llevado,
diciendo que eran sus enemigos, y le hacian guerra, é que llegados á
la dicha Isla hallaron toda la gente alzada é huyda á la sierra é no
pudieron haver ningun Indio ni gente, mas de que en un pueblo donde
llegaron hallaron muchas minas de oro labradas y erramientas con que
se labravan, donde se tiene noticia que sacan mucha cantidad de oro,
y ansi tiene la muestra, y paresció por algunos ensayes que hicieron
de priesa y que havia minas que estavan ahondadas en cien estados y en
mas, y en menos, y que todas las minas y lavaderos tenian acubiertas
de casas pagizas, é por la policia que vieron en las minas y lavor
dellas, se presumian devian ser muy ricas, y lo mismo se entendió de
algunas mazamorras que truxieron por no haber lugar de traer el metal,
é hicieron sus ensayes en este campo; y en otras muchas partes se tiene
noticia é se sabe que hay minas, é se saca é coge oro, en lo qual hasta
aquí los Españoles no se han ocupado, ni se les da lugar á ello por ser
pocos, y no tener aparejos ni posibilidad, lo qual se podria entender
mejor poblando la tierra.

A los cinco de Marzo se acabó y echó al agua la Fragata grande que
se havia mandado hacer de nuevo, á la qual la pusieron por nombre el
Espiritu Santo, é luego se enjarció y aparejó, y la despachó á la
Provincia de Panay en busca de bastimentos, é fué con ella y con otra
Fragata menor el Sargento mayor Luis de la Haya con treinta y tantas
personas, y partió á los 10 de Mayo con instruccion de lo que havia
de hacer, y volbió cargado de arroz á los 28 del dicho mes; é como en
el campo no havia ninguna brea, y la mucha necesidad que della havia,
ansi para las Naos, como para las Fragatas, y que sin ella no se podia
sustentar el campo, determinó de imbiar la Fragata grande en busca de
brea, asi despachó con ella y otras dos Fragatas pequeñas al Capitan
Martin de Goyti con sesenta personas á la Isla de los Gigantes, donde
se tenia noticia habria alguna brea, y que no la hallando fuese á Panae
y cargase de bastimentos y se volbiese; y ansi partió de este Real á
los ocho de Abril: é lo que en esta tierra llamamos brea es una resina
con que los naturales hacen lumbre ó candela para sus pesquerías de
noche, y es lo mismo que copal de la Nueva España, ó que á lo menos
difiere en muy poca cosa en la color, olor y sabor; pero haylo tan
poco, y en tan pocas partes, que por muy gran travajo se halla: El
Capitan Martin de Goyti no hallando brea en los Gigantes se pasó á la
Isla de Panae, de donde imbió cargada la Fragata grande de arroz y el
se quedó con las dos Fragatillas á recoger más comida: llegó á este
Real la Fragata grande á los 27 de Abril.

A 28 de Abril que es la fiesta que en este campo está votada y se
celebra, de la aparicion del Niño Jesus, é de la entrada é toma deste
pueblo, llegó á este Real la Fragata que el Maese de Campo havia
llevado á Coabite[18] en que venia el Alferez Gaspar Ramirez, que
dió nueva de la muerte del Maestre de Campo que fué Dios servido de
llevarle de esta vida de unas calenturas que le dieron en el camino
de vuelta que venia de Coabite: algunos dicen, que murió de enojo y
pasion de cierto motin que le trataban de quererle matar, y alzarse
con la Nao, y Gaspar Ramirez dió noticia, como en la Nao venia por
caudillo el Sargento Juan de Morones, y por ser los vientos contrarios
no podia venir sino poco, y que traia gran travajo por que no se fiava
de algunos, y de otros tenia sospecha de lo arriba dicho, y que con
diez ó doze amigos se velava é hacia centinela, y á los demas á todos
havia quitado las armas, y que por esta causa le havia embiado delante
para que diese noticia de esto, y el mismo Juan de Morones escrivió lo
mismo al Governador, y que con Gaspar Ramirez embiava dos soldados
presos de quien mas sospechava y que el seria forzado prender á otros
por asegurar la cosa. Estas nuevas causaron gran tristeza generalmente
en todo el campo, y particularmente el Governador sintió mucho la
muerte del Maestre de Campo que era hombre que en toda la jornada
havia servido á S. M. con gran zelo y voluntad y lealtad, y con todo
cuydado procurava dar todo contento al Governador, y el bien general
del campo, y á los soldados les fué padre. Vista esta desgracia luego
el Governador despachó en continente la misma Fragata que vino de allá,
con una dozena de soldados de confianza, en busca de la Nao para que
ayudasen al Sargento, é viniesen en ella con él, y la Fragata grande
despachó á Panae al Capitan Martin de Goyti, haciendole saber la muerte
del Maese de Campo, y mandó decille se viniese al Real para proveer lo
que mas combiniese.

Como el Governador tenia gran pena de la falta de la brea, porque sin
ella las Naos ni las Fragatas se podian sustentar, ni la gente tener
que comer, visto que en los Gigantes no se havia hallado recaudo,
despacho otra Fragata á la Provincia de Eleyti, y en ella á Pedro de
Herrera, para que en las partes donde el año pasado havia hallado
alguna della, la procurase y la buscase comprada ó rescatada, ó de
qualquier manera que él pudiese, y truxiese la mas cantidad que fuese
posible; é dende á ocho ó nueve dias llegó á este Puerto el Sargento
Morones con la Nao San Juan, é con la Fragata que fué en su busca, y
dió cuenta al Governador de todo lo sucedido en la jornada, é como
despues que partieron de Quavite para venir á este Real, viniendo él
hasta entonces en la Fragata, le havia mandado el Maestre de Campo
entrase en la Nao, y que en secreto le havia dicho y mandado que no
se apartase dél ni le desamparase, é que mirase por él, y por si,
porque havia entendido que le querian matar, é alzarse con la Nao, y
le señaló y nombró algunas personas de quien se recelava y de quien
se havia de guardar, y á lo que se entendió fué, que como el Maese
de Campo prohivió en Quavite que nadie rescatase canela, ni les
consintiesen comprarla, le tomaron odio, é que un Martin Hernandez,
que era contramaestre de la Nao, natural Portugués, é otros amigos
suyos havian tratado de matarle é alzarse con la Nao, é irse con toda
la canela, é que el dicho contramaestre y algunos de los otros sus
aliados fueron asimismo culpados en el Motin de Pablos Hernandez, é que
desde aquella hora siempre él estuvo junto al Maese de Campo haciendole
guarda con algunos soldados amigos suyos, el qual ya á esta sazon venia
enfermo de unas calenturas que le havian sucedido, y viniendo de esta
manera, porque el dicho contramaestre Martin Hernandez un dia intentó
un desacato ó desverguenza, lo havia mandado el Maese de Campo ahorcar,
diciendo, con aquello asegurava los demas hasta llegar á este Real, y
que como despues agravandole su enfermedad murió el Maestre de Campo,
havia encargado al dicho Morones la Nao y gente, y todo lo que en ella
venia para lo traer á este Real, y entregando al dicho General, y que
él para asegurar que no huviera alguna novedad ó alteracion havia
prendido á los dos soldados que havia embiado con el Alferez Ramirez
presos, y ansimesmo havia prendido á otros quatro ó cinco, que venian
presos en la Nao para que el Governador hiciese justicia, dando á
entender haber sucedido la muerte del Maestre de Campo de pura pasion
y enojo de haver sentido que tratavan de quererle matar é amotinarse,
y que ansi lo havia dicho al tiempo de su muerte, que no queria vivir
entre los que le querian matar, haviendoles él criado. El Governador
mandó poner á recaudo hasta ver la culpa que contra ellos resultava:
mandó hacer informacion, para hacer en el caso justicia: en el inter
llegó al Real el Capitan Martin de Goyti de Panae, con toda la gente
que havia llevado, é cierto si no sucediera la muerte del Maese de
Campo é de los demas que murieron, lo que mas arriba está dicho, la
jornada fuera muy buena y acertada, por que truxeron noticia de haber
mucha cantidad de canela en la dicha Provincia de Quavite, tanto que
dicen que se podia cargar el Navio, é mas adelante, si los rescates que
llevaron fueran aproposito de los Indios, porque de los nuestros de
España, toman casi ningunos, é que tiene un Puerto razonable, aunque
pequeño, y disposicion para hacer un fuerte donde se puedan asegurar
los Navios que en el Puerto estuviesen; y hecho esto y poblado podra S.
M. tener cantidad de canela que fuese servido. Al principio los Indios
de Quavite, despues de hecha amistad, so color de paz intentaron una
maldad y traycion de las que suelen; que yendo el Sargento Morones con
la Fragata á tierra á hablar con ellos, le rodearon mas de treinta
Canoas, y estando hablando con toda paz y amistad, á una seña que un
Principal de ellos hizo, en un instante arrojaron mas de mil lanzas en
la Fragata, de arte que los Soldados que en ella ivan que eran mas de
veinte soldados, hirieron, y algunos dellos de siete y ocho heridas,
é si acaso no acertaran á hizar la vela de la Fragata, la tomavan y
los tomavan á todos, sino plugo á Dios, que el viento con la vela los
sacó y los libró de entre los Indios; murió de las heridas un Español,
y algunos de los otros llegaron casi á lo mismo, y aun hoy dia no
están sanos todos; y con todo esto el Maestre de Campo pasó por ello
é desimuló con ellos, é tornó de nuevo á hacer paz é amistad, por no
dexar de efectuar á lo que havia ydo; y ansi comenzó y prosiguió el
rescate de la canela, y se rescató para S. M. obra de sesenta y cinco
quintales poco mas ó menos, que truxeron en la Nao, é por no haber
rescates que á los Indios contentasen no se compró mas cantidad, demás
desto truxeron Soldados mas de otros veinte quintales, que parece que
despues que no huvo con que comprar para S. M. compraron los Soldados
é Marineros con ropa de su vestir que davan á los Indios, y como no
tienen saca della para ninguna parte, á toda ropa que les contentava
davan canela: la gente de aquella tierra dicen ser velicosa y traydora,
y vellaca, que no tratan ninguna verdad, y creo que todos son unos en
esto. Tuvieron allí noticia que el año pasado quando pasó por allí la
Armada de los Portugueses que fue á Maluco, les havian muerto entre
Portugueses e Indios Malavares quarenta hombres, y que les havian
tomado dos Bateles y dos ó tres bersos, y algunos arcabuzes, segun
le dixeron los mismos Indios á los nuestros, no confesando que ellos
lo huviesen hecho, sino que en la Isla de Taquima que está cerca
dos leguas de alli lo havian hecho, é lo contavan, que estando los
Portugueses en un rio lavando su ropa bien descuydados, havian dado
los Indios sobre ellos y muerto los que arriba dice, y de los Bateles,
bersos, y arcabuzes que les havian tomado, y cinco Indios Malavares
que prendieron, havian bendido á una Isla que se dice Xoloe que esta
cinquenta leguas poco mas ó menos de alli. Vieron los nuestros á los
Indios de Quavite vestidos muchos zaraguelles, é camisas, é capillejos
labrados de los Portugueses, por donde se sospechó que aunque lo
negavan, devian ser ellos mismos los que hicieron el daño, que todo
se puede creer segun son de traydores é vellacos, é de malas mañas.
El Maestre de Campo como llevava por instruccion del Governador que
si topase Portugueses les diese todo favor é ayuda, sintió mucho
el daño que los Indios decian haverles hecho, y le pesó dello: si
tuviera certinidad de los delincuentes, los castigara, y satisficiera
dellos: deseó é procuró de rescatar los que decian havian cautivado,
y comprarles los Bateles y artilleria para embiarlo á Maluco á los
Portugueses sus dueños, y no pudo acabar que le dixesen donde estava
la Isla de Xoloe, ni á que rumbo estava, sino que una vez decian una
cosa, y otra vez otra, y otras veces lo contrario, y por esta causa
los dexó y se vino sin efectuar lo que tanto deseava é quisiera, por
que los Portugueses conocieran que nuestra amistad les era verdadera.
Murieron en esta jornada demas del Maestre de Campo, quinze ó diez y
seis personas de cámaras de sangre en el camino, y despues de llegado
á este Real, que los Medicos decian haverles procedido de comer mucha
canela; el Governador en lugar del Mateo del Sas, que en Gloria sea,
nombró por Maestre de Campo al Capitan Martin de Goyti, por ser persona
de toda confianza, y de mucha esperiencia en las cosas de la guerra,
al qual le mandó tomase el conocimiento de la causa sobre el Motin
y rebelion arriba declarado é hiciese justicia en el caso, el qual
lo aceptó y procedió en ello, é hizo justicia de dos Soldados y un
Marinero, que halló mas culpados de los que vinieron presos, que el uno
era Juan Rodriguez, que era caporal de la capitania de Mateo del Saz,
que era íntimo amigo y compañero del Contramaestre Martin Hernandez,
y el otro Soldado se decia Sosa, y tiene los padres en Lisboa, aunque
él lo negó y juró lo contrario quando pasó en esta Armada; y el año
pasado quando la Armada Portuguesa llegó á esta comarca intentó pasarse
á ellos: el Marinero se decia Antonio Corzo, y era Extranjero, y muy
amigo y familiar del Contramaestre Martin Hernandez. Hecho esto,
luego se proveyó en que se hiciesen las honras del Maestre de Campo
como se hicieron. El Governador difirió el proveer de Capitan de la
gente desta compañia por causas que á ello le movieron por entonces; y
concluydo esto, despachó luego á la Fragata grande con otra pequeña,
y en ellas al Sargento mayor Luis de la Haya con quarenta hombres á
la Isla que dicen de los Negros al pueblo de Ticagluan al Principal
llamado Siumbos, para que le diese el arroz que prometió de tributo,
el qual se partió con instruccion que havia de tener para ello á los
22 de Mayo. En este interin volbió de Eleyte Pedro de Herrera con obra
de ocho ó diez quintales de brea que havia rescatado y comprado de
los Indios poco á poco é porque dió noticia que se podia rescatar mas
alguna cantidad, aunque con dificultad é travajo, por que se comrava
de cada uno un poco, le tornó á despachar é embiarles mas rescates con
orden que procurase la mas cantidad que pudiese, por que la que havia
traydo era menester solamente para una Fragata que estava haciendo en
astillero, que el Governador la mandó hacer luego que se acabó la otra
llamada Santi-Espiritus; y ansi mismo por la falta y necesidad de la
brea, despachó otra Fragata á Butuan, donde tuvo noticia que se podria
haber alguna cantidad della, y en ella al Sargento Juan de Morones, y
al Contador Andrés Cauchela, con rescates para comprarla, los quales
partieron con orden de lo que havian de hacer á los 28 de Mayo.

A 22 de Junio volvieron al Real el Sargento mayor, que truxo para
comida, por no haver cumplido con él los pueblos á donde fue por ello;
é ansi mismo volbió el Sargento Juan de Morones, de Butuan, y truxo
buena cantidad de resina de la tierra, y noticia que se podria haver
mas, con lo qual luego á la hora el Governador mandó poner á monte el
Navio San Juan con determinacion de despachalle y embiarle á la Nueva
España, y estandolo aderezando con mucha priesa, vino nueva de Pedro de
Herrera, que havia ido á la Provincia de Eleyti á buscar brea ó resina,
de como los naturales estando de paz y en toda amistad intentaron de le
matar á él y á todos, con una manera muy donosa, y fué, que viniendo
mucho número de Indios con resina á la rivera donde estava con gran
seguridad, y dandosela, y ofreciendosela mas barata de lo que solian,
y estandola reciviendo los Españoles con toda seguridad, echaron
mano dellos, de cada Español siete ú ocho Indios, y los llevaban en
brazos sin que se pudiesen valer, á donde tenian una zelada de mucha
gente armada, y llevandolos ansi en peso permitió Dios que un soldado
dellos se les soltase, y con una daga que traia en la cinta comenzó
á dar en los que llevaban á los otros Españoles, y mató siete y ocho
dellos é hizo que los soltasen porque ellos como vinieron con cautela
para asegurar mas no truxeron armas ningunas, y ansi fué parte para
que soltasen á sus compañeros, aunque murieron dos soldados y un mozo
de servicio y un Grumete de las heridas que les dieron llevandolos á
cuestas con las armas que los mismos Españoles llevaban, y los demas
todos se escaparon, aunque les llevaron todo el hato y ropa que tenian
en la Fragata; á quien el Governador escrivió que lo disimulase é
no hiciese daño á los Indios hasta despachar el Navio y les embió
gente, para que los naturales no les pudiesen hacer daño; y ansi se
dió priesa en aderezar este Navio San Juan, y se despachó; y estando
entendiendo en este despacho á los diez de Julio, llegaron á este Real
dos Caracoras de Maluco, en que venian dos Capitanes Portugueses con
cada seis soldados y sesenta Indios Malucanos en cada caracora, con
cartas del Capitan mayor, é otros Capitanes de los Portugueses que
están en Maluco de ofrecimiento, diciendonos que bamos allá, y que
seremos bien recibidos y regalados, á las quales se respondió dandoles
todo el contento y sabor posible conforme á la conyuntura y tiempo
en que estavamos, y ofreciendonos á servirles como lo traiamos por
mandato de S. M. y que la causa de nuestra estada y dilacion en esta
Isla era esperando respuesta suya, y que teniendola iriamos á cumplir
su Real mandado, como parescerá por el transunto de las cartas suyas,
y respuestas que con esta van, y en el tiempo que aqui estuvieron se
entendió de algunos Portugueses como el intento de su Capitan mayor era
venir sobre nosotros, y que seria muy en brebe, porque en el camino
havia de esperar é estos mensajeros suyos, y que traia quatro ó cinco
Galeones en que venian 400 Portugueses y 30 caracoras de Malucanos, en
que venian tres mil Indios, y que muy brebe serian en este Puerto; para
lo qual es bien flaca la defensa que aqui tenemos, ansi por no estar
acabado el fuerte, como por el poco contento que nuestra gente tiene,
y por los pocos arcabuzes y menos municiones que hay, é casi ninguna
mecha. Si vinieren, procurarse há no romper con ellos si fuere posible,
y sino quisieren, haga Dios lo que más fuere servido. Todo este Riesgo
y peligro ha causado la dilacion de no haver venido socorro de esa
Nueva España: perdonelo Dios á quien ha sido la causa de tanta dilacion
é travajos, (_Orig. A. de I._)



40.

 (Año de 1565.)—Relacion de las Islas del Poniente y del camino que á
 ella se hizo desde la N^a España ¿por Juan de la Isla? (_Orig. A. de
 I. Leg._—_Pat._ 1, 1, 1/23.)


Ay en la nueva spaña en la mar del Sur dos puertos, el uno se llama
de Acapulco y es muy bueno y pueden surgir en el mucha quantidad de
navios por grandes que sean, esta en diez y siete grados y medio y el
otro se llama de la Navidad tiene la entrada baxa no pueden entrar sino
pequeños Navios, esta en 19 grados y un tercio largos. De qualquiera
dellos que se parta para qualquiera de las Islas del poniente es lo
mejor yrse acercando a la altura en que esta la isla de su derrota,
porque en el temporal de las brisas que ha de hazer su viaje nunca
faltan y correra a popa. El tiempo de Brisas es de fin de octubre
hasta fin de Abril, y desde fin de Abril hasta fin de octubre corren
vendavales que sirven para la buelta, mas ase de advertir que el que
quisiere bolver ha de venir subiendose en altura porque no le falten
los vientos.

BARBUDOS.=Las Islas que se han descubierto al poniente en el mar del
Sur á 21 dias del mes de noviembre de 1564 años que se embio la armada
por mandado de V. M. y orden de don luis de Velasco Visorrey de esta
nueva spaña en que fue por general miguel lopez de legaspi son las
siguientes.—Norte Sur del puerto de la Navidad en 10 grados 1120
leguas en el parage de los 10 grados leste veste se hallaron unas islas
de gente vestidos de esteras hechas de palmas muy delgadas, y las
barbas crecidas y por esta razon se nombran los barbudos, no se les
hallo genero de armas algunas, por donde se entendio ser gente pacifica
y no tener guerra con nadie. El mantenimiento que tienen son cocos y
Rayces y pescado tuvose noticia que tenian algunas gallinas de castilla
estaran estas islas de la nueva guinea, 175 leguas.

LADRONES.=Mas al veste—400 leguas estan las Islas que llaman de los
Chamurres o Ladrones, que dizen ser por todas 13 Islas. La mayor dellas
no tiene 40 leguas de box, son todas de una suerte y contratacion y
bastimentos y yo no he visto mas que la de Guahan, las armas que tienen
son hondas y varas tostadas que sirven de Lanças, y con las hondas
tiran tan lexos, que alcançan donde no se les puede tirar con los
arcabuzes, sustentanse de arroz, platanos y cocos y Raizes y pescado,
tienen mucha quantidad de gengibre.

MINDANAO.=Mas al veste esta la isla de Mindanao tiene de circuito o
boja, 350 leguas, tiene por lo mas largo 140 y por lo mas ancho 60 que
viene a dar a una punta que haze al norte entre dos Rios que llaman
butuan y zurigao que son Rios de mucha suma de oro, aunque ya los han
andado los españoles y han hallado poco o por mejor dezir ninguno
alo que yo he entendido de las minas de oro desta tierra todas son
tan pobres que se alquilan los yndios por un mes de servicio por tres
reales que es un maes de oro, en esta isla esta la canela, creo que se
podria rescatar poniendose buena orden en ello 800 quintales, y aun
mill en cada un año porque yo fui al rrescate de la que se perdio con
la nao capitana y en un mes se rrescataron mas de seiscientos quintales
costava cada quintal, tres rreales empleados en hierro de la tierra ay
en ella Brea, no digo aqui el tracto Rito vestido armas mantenimientos
desta ysla por aver otras muchas que son de la mesma suerte, y al fin
dellas lo porne en general por no ser prolixo, esta el medio della en 7
grados y un tercio largos.

TANDAYA.=Mas al Norte por la parte de leste, ay otra Isla llamada
Tandaya, que de ciertos ysleos y una Isla llamada San Lorenzo que
quedan en medio no hago caso por ser pequeñas y despobladas, quien las
quisiere ver podra en la carta, tiene de circuito 140 leguas esta cuasi
en triangulo, es dela gente habito y armas, ritos y mantenimientos que
la de arriba esta el medio della en 7 grados largos.

BAYBAY.=Esta otra mas cerca dela de Mindanao, que la dicha, mas al
veste norte sur dela punta que dize de Mindanao diez leguas que se
llama Baybay boja noventa y ocho leguas, haze un estrecho a la parte
del leste con la de Tandaya de menos de una legua de travesia, haze
otro estrecho ala parte del Sur con una ysla muy pequeña llamada
Panal[19] el chico y esta al veste deste Estrecho la ysla de Mazagua y
por este estrecho no puede pasar sino una pequeña fragata aca se tiene
noticia es muy chiquita y puede tener hasta seys o ocho indios la qual
haze otro estrecho, puede pasar por el qualquier nao esta el medio
della en dicha ysla de baybay en 11 grados. De la misma gente armas y
tracto y costumbres de los de arriba.

ZUBU.=Hay otra ysla llamada Zubu, donde se sento el campo y escribo
hasta la Rota de los portugueses por razon de un puerto que tiene muy
bueno que se haze entre ella y otra llamada Matan quasi despoblada
y llena de mal pais y mucha parte anegada que es donde mataron á
Magallanes. El puerto tiene dos bocas nordeeste sudueste, por mi causa
y contra la voluntad de los mas del campo se mudo a la ysla de panay
donde por mandado del governador yo fuy y trace un fuerte que agora
quedan haziendo, es de la gente y trato y costumbres de las ya dichas,
esta el medio della en 10 grados y dos tercios escasos.

BUGLAS.=Ay mas al Oeste otra ysla llamada de Buglas o negros, por Razon
de que en ella los ay, que boja 125 leguas tiene de largo norte sur
45 y de ancho, leste oeste 20, esta el medio della en 10 grados y un
tercio, es de la gente y forma de las de arriba.

PANAE.=Al Nordeste desta ysla esta la de Panae que es la mas abundante
de arroz y todos los bastimentos de todas, donde esta dicho que se
mudo el campo, y dexe traçado el dicho fuerte entre dos braços de un
Rio y porque por el uno no se puede entrar en el otro, mas baxo del
fuerte quedaron hechos catorce cestones y plantadas doze pieças de
artilleria que defienden la entrada y paso. Esta el fuerte dos leguas
y media dentro en la tierra, y hasta el fuerte es todo cienaga llena
de arcabuco, de manera que los enemigos no pueden entrar al dicho
fuerte sino es por el Rio donde estan los dichos cestones y pieças
de artillería. El sitio es bueno y de suerte que poca gente basta á
defenderle de mucha. La barra del Rio no tiene mas que una braça de
fondo y la costa mas de 20 leguas, al rededor es brava, esta el medio
della en 11 grados y un tercio escasos.

MASBAT.=Al nordeste de esta ysla esta otra de muy pequeña poblacion y
los pobladores pobres que se llama Masbat, en esta se hallaron minas de
oro de dos estados en fondo hasta quatro poco mas o menos que no las he
medido, tengo entendido por la poca poblacion y contratacion della que
son de poco provecho la gente es como la de arriba, esta el medio della
en treze grados.

YBAYLON O LUZON.=Mas al nordeste esta otra ysla que se llama ybalon o
luzon, esta ysla es grande y tiene muchos Rios en que se coge oro, mas
a lo que yo he entendido es poco porque los mas principales della son
moros, y el principal dellos estando yo en Panae embio alli un moro su
mayordomo o thesorero a contratar, y apenas tuvo para darme un marco
de oro por quatro de plata que me compro, en esta ysla ay Bujanos,
nosotros hemos costeado mucha parte della por la parte de sueste y sur
y leste no he visto quien me aya sabido dar Razon de toda por no auerla
bojado, entre esta ysla y la de Panae queda Masbat, y mas adelante
estando Norte Sur quedan otras yslas pequeñas entre las quales esta una
con mucho brasil aunque en las mas lo ay. Digo desta por los sangleys
que son de la tierra firme de la China vienen por ello a ella, para
teñir las sedas, en esta ysla de luzon hay tres poblaciones de moros,
no saben la seta por entero, no comen puerco, y rreverencian a Mahoma,
la demas gente son de la suerte y costumbres que la de arriba, esta la
parte y desta ysla tome al sur en treze grados, y un tercio escasos[20].

BOHOL.=Mas al sur desta ysla de cibu entre ella y la de Mindano, queda
otra ysla llamada Bohol es pequeña y entre ella y la de Matan que ya
dixe ay muchas yslas pequeñas despobladas, aunque no de caça porque ay
en ellas muchos venados y puercos salvages y esto ay generalmente en
las mas yslas aunque es tan caliente la tierra que el dia que se mata
se dañan, esta ysla tiene gran cantidad de palmas y rrayzes de que se
sustentan los naturales en falta de arroz.

TAGUIMA.=Al sudueste quarta del sur, del puerto de Cavite[21] que esta
en seis grados y medio en la ysla de Mindanao donde esta la canela
esta una ysla pequeña llamada Taguima donde tomaron alos portugueses
un navio pequeño y mataron y prendieron muchos dellos, los quales
Rescataron la gente de la ysla de Iolo con quien los portugueses tienen
amistad. esta ysla de Iolo, no avemos visto, son los pobladores della
corsarios, esta al sudueste, en Taguima ay algunas cabras no cogen
arroz, crianse en ella gatos de algalia, estando haziendo el rescate
de la canela vinieron de dos poblaciones que ay en esta ysla a hazerse
vasallos y tributarios de v. magestad la una dellas, está esta ysla en
7 grados.

CERIMONIAS.=En estas yslas no ay ningun señor cada uno es señor de su
casa y esclavos, y quanto uno mas esclavos tiene tanto es tenido por
mas principal, tienen tres estados, llaman _datos_ alos más principales
que son como cavalleros y _timagnas_ como ciudadanos, y _oripes_ alos
esclavos, los datos se precian de antiguedad de linage, Robanse y
hazense esclavos los unos alos otros aunque sean de una misma ysla y
aun parientes, son crueles entre si y pocas veces se atreven a matar
unos a otros si no es a traycion o ventaja y al que matan todos los de
la parte contraria le llegan a herir aunque este muera, llaman al luto
_marahaze_ y entre las maneras del que tienen es quando les matan algun
deudo y este no le dexan, hasta que le han vengado (españoles) o quando
se les muere algun pariente muy cercano y este no le dexan, quando
matan hombre van en prision muger (sic) y le cortan los cabellos,
es el luto encerrarse en casa del mas principal y cercano pariente
y cubiertos con unas mantas viejas y sucias se tienden en el suelo
estan assi sin hablar ni comer hasta tres dias, beven en este tiempo.
Despues hasta aver tomado la benganza o cumplido con su cerimonia, no
comen cosa que llegue a fuego, ponense en los pies y alas muñecas unas
argollas de cierta madera que llaman bejuco, quando las causas del luto
no son tan grandes, (_quitanlo_) con dar una lançada o puñalada a un
venado o puerco montes aunque este muerto.

CERIMONIAS.=En cada un pueblo tienen su dios, nombrale todos
generalmente Divata, y por sobre nombre cada uno (_el_) de su pueblo,
tienen Dios de la mar, y Dios de los Rios, sacrifican a estos dioses
puercos, especialmente guardan para ello los bermejos y crianlos que
sean muy grandes y gordos para hazer este sacrificio tienen sacerdotes
que ellos los llaman _Baylanes_ y tienen entendido que estos hablan
con sus dioses quando han de hazer este sacrificio, aderezan el lugar
con muchos Ramos de arboles verdes y mantas pintadas lo mejor que
pueden. El Baylan toca un canuto de caña grueso y largo de quasi una
braça que los ay en aquella tierra amanera de bozina y entonces dizen
que hablan con su dios, y de que esto ha hecho da una lançada al puerco
y en el entretanto y mucho antes que empiece estan las mugeres tocando
cierto genero de campanas y atamborzillos y con unos palillos en unas
porcelanas que hazen una musica que apenas se oyen los unos alos otros,
muerto el puerco lo aderezan y comen todos del, y echan en unas balzas
parte dello aderezado en el Rio o en la mar y de lo que toca la lançada
no come nadie sino el Baylan, entienden que sus animas van abaxo y
dizen que es mejor porque estan mas fresco que no arriba que ay mucho
calor, entierrase con sus Riquezas, mantas, oro y porcelanas y los
principales matan esclavos y entierranlos con ellos porque los sirvan
alla, si es hombre de la mar muy principal entierran con el su navio en
que andava con muchos esclavos que le Reman para que ande alla en el.
Segun la grandeza destas yslas son muy despobladas y de poca gente.

MAS CEREMONIAS.=La gente dellas generalmente es muy morena mas que la
de la nueva españa, pocas yslas ay destas que en las sierras dellas no
aya negros, los que habitan en lo baxo que son de la suerte que primero
dixe se gravan los cuerpos braços y piernas de muy sutil y hermosa
yluminacion, y en los Rostros lo que avia de ocupar la barba, quanto es
mas principal o mas valiente se pinta mas, sin dexar pintar mas que lo
que les cubre el mastil que es el habito ó vestido que ellos trahen con
que cubren solamente sus verguenças, pelanse ansi ellos como ellas todo
su cuerpo excepto las cabeças que trahen el cabello largo y curando
para que les crezca, los hombres lo cogen en lo alto de la cabeça con
una toquilla, y ellas con unas lazadas hechas del mesmo cabello, son
todos así hombres como mugeres amigos de traher sartales y oregeras
y olores. El habito que ellos trahen son unos lienços cerrados como
una talega o manga con dos bocas muy anchas y lo que sobra del ancho
hazenlo muchos pliegues al lado yzquierdo y con el mesmo lienço añudado
cahen los pliegues sobre el lado izquierdo, no les sube de la pretina,
en el cuerpo una camiseta justa que trahen la mayor parte del cuerpo y
piernas de fuera, son todas generalmente malas mugeres y tienen vicios
abominables en carnalidad.

ARMAS.=Las armas que usan son paveses tan altos como del suelo hasta
los pechos y de poco mas que media vara en ancho, y lanças de dos varas
y media en largo, y los hierros de hierro y acero demas de una tercia
en largo y tan anchos como la mano, y en algunas partes las puntas
largas y buydas de muy buen corte alfanges ó puñales de media vara
hasta tres quartas en largo de la hechura de dos hierros de las lanças,
tienen escaupiles de mantas de algodon bastadas, y otros de vejuco,
y otros trahen coselehetes hechos de una madera negra como evano muy
fuerte. Para entre ellos tienen arcos muy largos y mas que los ingleses
muy Rezios. Las flechas son de cañas y el tercio de la punta de madera
la mas Rezia que hallan, no tienen plumas, flechan con yervas, y en
algunas partes tan mala que dentro de un dia natural y aunque la herida
sea pequeña es sin Remedio y se cae a pedazos la carne podrida si antes
no se rremedia con la contra yerva, esta yerva ay en Luzon, tienen
cerbatanas con que tiran saetas y hazen el mismo effecto aunque no de
tan lexos. Los moros que contratan con los yndios o japones, tienen en
sus casas y trahen en sus navios bersos de bronze tan buenos y bien
fundidos que no los he yo visto en otra parte tales.

MANTENIMIENTOS.=El mas principal mantenimiento destas yslas es arroz,
en pocas dellas se coge tanto que basta para un año, porque en las mas
la mayor parte del comen millo, comen platanos asados y unas rayzes
quasi como patatas que llaman oropisa ñames y camotes, comen tambien
las hojas cozidas, tienen gallinas como las de Castilla y Puercos, en
las yslas que hay moros ay algunas cabras, desto ay tan poco que do
quiera que llegan quinze o veinte españoles lo dexan asolado por dos ó
tres años. El mayor sustento dellos es la palma de los cocos, porque
dellas cogen vino fruta azeite vinagre, comen muchos generos de yervas
de la tierra y de la mar, de algunas dellas comiamos nosotros, de todo
genero de comida ay tan poco que con acarrear contino de todas estas
yslas toda la gente del Real, en tres fragatas y un patax y los demas
navios que de la tierra se podian aver, no se podian dar de Racion a
cada un soldado o capitan mas que dos almudes de arroz suzio por cada
semana que despues de limpio no queda en mas que tres quartillos sin
jamas darse otra cosa con ello, ni carne ni pescado.

CONTRACTO Y ROPAS.=La gente de la tierra se sustenta por ser de poco
comer y mucho bever tanto que por maravilla dexan de estar contino
borrachos a lo menos de medio dia abaxo y quanto mas principales se
emborrachan mejor porque tienen posibilidad para ello—los que biven en
las marinas son pescadores y con el pescado contratan y compran de los
de la tierra adentro que son labradores los mantenimientos de arriba
dichos, comen todo genero de marisco y vascosidades que se crian en el
suelo de la mar, es gente pobre de Ropa y la que tienen es un lienço
de hoja de platanos silvestres tan tieso como pergamino y de muy poca
dura. En Panae y en Luzon hazen otras mantas listadas de colores de
algodon, son mejores, dellas se visten los españoles, digo los que la
pueden aver que los otros visten de las de arriba dichas, de todas ay
tan pocas que se padece harta necesidad de todo. Es gente muy pobre,
ay pocas yslas donde no digan que hay oro pero ello es tan poco que
comunmente como tengo dicho se alquila un yndio para trabajar o cavar
en lo que le mandaren un mes por tres reales y un esclavo se vende por
cinquenta Reales y algunas vezes algo mas y algunas menos, por donde se
entiende claramente que no se puede ahorrar en las minas de oro tanto,
y esto quien con buen zelo y deseo de servir a v. magestad doliendose
de tan grandes gastos como aqui se hacen assi de hombres como de suma
de pesos, lo podria ver.

CONTRACTO DE ESCLAVOS.=En aquella tierra se contratan esclavos y se
venden unos a otros en mucha quantidad y los llevan a tierra de moros,
son los mas dellos hijos y nietos de esclavos de tiempo inmemorial a
esta parte menos inconviniente y mas servicio de dios me parece que
seria que los españoles los comprasen y traxesen a la nueva-España
donde serian christianos y proveerian a tan grande necessidad como en
ella ay dellos y tambien seria dar algun Remedio a los españoles que
alla residen.—

XIPON.=Ay otras yslas mas al Norte que las dichas de las quales una mas
cerca de Luzon se llama Xipon[22] las quales nosotros no avemos visto.
Lo que de aqui adelante dixere, es por Relacion de moros que tratan
alli en esta ysla dizen que ay minas de plata y que con ella compran
sedas y lo demas que de la China tienen necesidad porque son gente,
ansi hombres como mugeres bien bestida y calçada, por Razon de estar
tan cerca alcaçan de la pulicia de la China, hazense aqui muy buenos
alfanges, que llaman leques de una mano y de dos, son de un corte y
tornados como alfanges turquescos de la parte que no tienen corte quasi
medio dedo de grueso y muy delgados de corte, dizen que ha avido alli
Religiosos de los teatinos que fueron por la parte de portugal, el
effecto que hizieron no lo se. Son gente en aquella tierra tenida por
bellicosa y assi me lo dixeron los portugueses. Las mugeres son buenas
y honestas y muy celadas de los hombres que es para esta tierra cosa
harto rara. Los hombres trahen las cabeças Raydas de peladas.

LEQUIOS.=Ay otra entre esta y la china un poco mas al leste, llamadas
lequios, tienen fama de Ritos, de estas tuvimos poca noticia, porque
yo no vi hombre que en ellas oviese estado, y por esta Razon y por ser
pequeñas las tengo por de poca contratacion.

Esta luego ansimesmo al Norte La tierra firme que llaman China, es
tierra muy grande tanto que se tiene por muy cierto que confina con
Tartaria, porque la gente que alla contrata dizen que tienen guerra
con ellos, es gente de muy gran pulicia, labran hierro con buril, yo he
visto Tauxia de oro y plata en hierro tan subtil y bien labrada como en
el mundo se puede labrar y desta manera labran cosas..... (_roto_) y
todo lo demas, dizen que los portugeses es buena gente que alcaçan una
poca luz del mundo.

.....no ven mas que con un ojo, hilan oro como en millan y texen en
los damascos y otras sedas lavores dello, tienen todos los generos de
armas que nosotros, y la artilleria juzgandola por unos versos que de
alla yo he visto, es muy mas gallana y mejor fundida que la nuestra,
tienen tan buen govierno que dizen que no hazen governador o capitan
que ellos assi lo llaman que no sea muy gran astrologo, y primero ha
de pronosticar en los tiempos y sucessos venideros y salir verdadero
para que sepa proveer las nescesidades por venir y en cada ciudad ó
provincia tienen guarnicion de gente de guerra, vistense bien, son
tan blancos como nosotros y trahen barbas, y las mugeres son muy
hermosas aunque todos tienen los ojos pequeños, visten sayas y Ropas
hasta el suelo, y se enrruvian y tocan las cabeças y aun dizen que se
arrebolan y afeytan los rostros, dizen que es tan gran señor el Rey
desta tierra que pone en campo trezientos mill hombres y los dozientos
mill de acaballo en cosas pintadas que yo e visto de alla, vi gente
de acaballo armada con arneses y zeladas borgoñonas y lanças. La
tierra es tan buena y tan bien bastecida que se cree ser la mejor del
mundo, dizen los moros que yo he hablado que no son tan bellicosos como
nosotros, son ydolatras.

Si v. magestad fuere servido que se vea por vista de ojos esta tierra
yo me ofrezco dandome dos navios de doscientas y cinquenta toneladas
poco mas ó menos y con quarenta soldados en cada uno y la artilleria
municiones y bastimentos necesarios con el favor de nuestro señor,
llevando alguna orden de embaxada al señor de la tierra de entrar en
ella por mi propria persona y bolver costeandola para la nueva españa
y ver la orden que se deve de tener assi para la contratacion de la
tierra como para la conquista si v. magestad fuere servido, con todo lo
demas que me fuere encomendado que a su servicio convenga.

MALUCO.=Veste quarta al leste de la ysla de Zubu, estan las yslas del
maluco donde esta el clavo y no se sabe que en el mundo lo aya en otra
parte, estan debaxo de la linea; los nombres de las yslas que tienen
el clavo son las siguientes=Maluco, Jilolo, Maquan, Motel, Momoy cerca
destas yslas dizen que ay una que llaman

SUNDA, NUEVA GUINEA, BURNEY.=Sunda que tiene pimienta, al leste desta
ysla 125 leguas esta la nueva guinea, y al veste 332 leguas esta la
ysla de burney en esta ay mas bastimentos y segun me dixeron unos
moros naturales della es de un señor y tiene gran suma de perlas
excesivamente grandes porque dixeron que las avia tan grandes como
huevos de paloma, aunque yo tengo a todos los de aquella tierra por
grandes mentirosos y que exageran las cosas mas de lo que son.

Todas estas yslas estan metidas en el empeño que hizo la sacra magestad
que esta en gloria al serenisimo Rey don Juan de Portugal, con mas de
dozientas y cinquenta leguas desta parte, aunque estuvieran fuera si
v. magestad no pretende la contratacion de la specieria siendo tan
excesivos los gastos y tan pocos los provechos que al presente ay ni
puede aver adelante, que me parece seria mejor traher la gente, pues no
se espera v. m. poder interesar dellas otra cosa alguna esto digo como
leal vasallo de v. magestad doliendome que se hagan tan grandes gastos
en tierra donde no se espera sacar fructo alguno.

Si vuestra magestad pretende la specieria, ante todas cosas me parece
que deve de deshazer el empeño sobre dicho, pues esta en tan poco, que
3500 ducados en dos navios que desta nueva españa vayan por alla se
gastan y esto hecho llegan los limites y terminos de v. m. hasta Malaca
segun dize un fraile de la orden de Sanct Agustin, navarro que se llama
fray Martin de herrada que quedo por prior quando yo me vine de las
yslas del poniente, grandissimo arismethico, geometrico y astrologo,
tanto que quieren dezir que es de los mayores del mundo, este lo ha
medido y me lo dixo y ha scripto un[23] sobre la navegacion y sobre la
medida de la tierra y mar, leste veste, el qual creo que embia con fray
Diego de herrera prior de las dichas yslas á v. magestad. hecho esto se
podra contratar con todo el mundo la especieria, pues como dixe en el
no ay clavo fuera de las cinco yslas de Maluco que ya dixe.

Lo qual todo es ansi y no ay otra cosa en ello mas ni menos de como
aqui esta scripto y digo esto porque he visto de molde y de mano otras
relaciones que carecen de toda verdad y por ser asi para que vuestra
magestad no sea engañado lo firme de mi nombre[24].

En las cosas particulares que de alla vuestra magestad fuere servido de
saber informare de palabra mandandomelo vuestra magestad.

NOTA DEL SR. DELGADO.—_En la cubierta hay dos renglones que
dice_=«relacion del camino que se hizo para las islas del poniente.»
_El otro que es de letra mas moderna, parecida á la del Sr.
Navarrete_=_dice_ «dada por el capitan Juan de la Isla.»



41.

 (Año 1565.—6 Marzo.) Testimonio de los Acuerdos que el Governador
 tuvo con los Capitanes del campo sobre lo tocante á la Jornada. (_A.
 de I._—_Pat._ 1, 1, 1/23.)


En la nao capitana a seis dias del mes de março de mill y quinientos
y sesenta y cinco años, estando surta el armada en la ysla de avuyo
a vista del pueblo de cavalian el muy yllustre señor miguel lopez de
legazpi governador y capitan general por su Mag^d. de la gente e armada
del descubrimiento de las yslas del poniente por ante mi Hernando
Riquel[25] escrivano maior de la dicha armada y de la governacion de
las dichas yslas del poniente dixo, que por quanto ayer lunes que se
contaron cinco de este presente mes esta dicha flota llegó a este dicho
puerto y los naturales del pueblo de cavalian mostraron rrescevir
de paz a los españoles, y camutrian hijo de maletic principal del
dicho pueblo vino con otros yndios a esta nao capitana en una canoa
a hazer paz y su señoria del dicho señor governador les rrescivio
amorosamente y se le dieron a el y a los yndios que con el vinieron
algunos rrescates y el dicho camutrian se sangro con el alferez maior
andres de ybarra y prometio que otro dia por la mañana traer_ía_
puercos e arroz e names e gallinas e otros bastimentos atrueque de los
rrescates y el susodicho y los demas yndios no lo cumplieron antes
anoche pusieron todo su hato en muchas canoas y lo an ascondido e
que visto por su señoria como quedaron de traer oy por la mañana los
dichos bastimentos y no los an traydo mando a geronimo Naguatato que en
lengua malaya y en la de maluco dixese á muchos yndios que parescian
en la playa que traxesen los dichos bastimentos y se los pagarian á
su contento y el dicho geronimo ynterprete los llamo a los yndios que
andavan en la playa e a grandes vozes les dijo lo susodicho en lengua
de maluco e de malaya, de manera que los dichos yndios lo pudieron
entender e aunque el dicho geronimo se lo dixo una e dos e tres bezes
e otras muchas nunca los yndios quisieron traer cosa ninguna mas de
dar bozes. Lo qual visto por su señoria mando que el alferez general
fuese junto á tierra, e por ante mi el dicho escrivano les rrequiriese
una dos y tres bezes e las que mas en derecho se Requieren que diesen
bastimentos e que se los pagarian a su contento porque la gente del
armada tenia nescesidad dellos y firmolo de su nombre miguel lopez.
paso ante mi Hernando rrequel scrivano mayor.

E despues de lo susodicho en este dicho dia mes e año susodichos,
andres de ybarra alferez general se embarco en un batel juntamente
conmigo el dicho scrivano y por lengua de geronimo pacheco ynterprete
de la lengua malaya y de maluco estando el dicho batel junto a tierra
adonde avia cantidad de yndios congregados se dio a entender a los
dichos yndios una e dos e tres bezes que diesen bastimentos para el
armada los quales se le pagarian a su contento y aunque los dichos
yndios lo avyan no quisieron dar ny traer los dichos bastimentos
antes un principal dellos llamado camutrian hijo de amaletic señor
del dicho pueblo con otros quatro yndios se entraron en el batel y se
vinieron abordo de la nao capitana donde estaba su señoria el qual
mando detenerlos hasta que diesen o hiziesen dar los bastimentos que
avian prometido pagandoselos a su contento y el dicho andres de ybarra
pidio a mi el dicho scrivano le diese por testimonio lo susodicho e yo
el dicho escrivano doy fee dello porque ante mi paso y fui presente
juntamente con el dicho alferez general siendo testigos Joan Sanchez
y martin gutierrez e amador de arriaran e otros muchos soldados y en
fee dello fize aqui mi firma e rrubrica acostumbrada que es atal en
testimonio de verdad Hernando Requel escrivano de governacion.

E despues de lo susodicho en el dicho dia mes e año suso dichos el
dicho andres de ybarra por ante mi el dicho escrivano y con la dicha
lengua torno a rrequerir segunda vez a los dichos yndios diesen los
dichos bastimentos y aunque los dichos yndios estavan en parte donde
lo podian oyr por estar tan cerca del batel que no avia quatro pasos
nunca quisieron dar los dichos bastimentos, antes enseñaron vn perrillo
dando a entender si lo queriamos y visto por el dicho alferez general
mediante la dicha lengua les torno a rrequerir que le diesen los dichos
bastimentos que les pagarian á su contento y a mayor abundamiento
fue corriendo la costa y a donde avia yndios en la playa se les dio
a entender lo mismo mediante el dicho ynterprete y el dicho alferez
general pidio a mi el dicho escrivano se lo diese por testimonio siendo
testigos los susodichos doy fee dello Hernando rrequel Scrivano de
governacion.

E despues de lo susodicho en el dicho dia mes e año susodicho el dicho
alferez general fue tercera vez a tierra en el dicho batel juntamente
conmigo el dicho scrivano y mediante la dicha lengua torno a rrequerir
una y muchas bezes a los dichos naturales diesen los dichos bastimentos
porque se les pagarian a su contento los quales nunca los quisieron dar
y el dicho alferez general lo pidio por testimonio testigos los dichos
Hernando rrequel escrivano de governacion.

E despues de lo susodicho en el dicho dia mes e año susodichos visto
por el dicho señor governador y capitan general que los dichos
naturales aunque una dos y tres bezes se les avia dicho diesen
los dichos bastimentos los quales se les pagarian a su contento
y aunque ellos lo avian prometido nunca los quisieron dar, antes
parescia cumplir de palabras mando que el dicho alferez general y
los oficiales de su mag.^d juntamente conmigo el dicho escrivano y
el dicho ynterprete fuesen en un batel junto a tierra y llevasen de
todos los rrescates que venian de su mag.^d y los enseñasen a los
dichos naturales y les pidiesen a trueque dellos bastimentos lo qual se
puso luego por obra y todos los susodichos fueron a tierra y llevaron
consigo margaritas quentas bonetes hachas sombreros tafetanes paños
e otros generos de Rescate e aunque a los dichos yndios se les dio a
entender que diesen de los bastimentos que tenian e que en aquellas
cosas ó en otras se le pagarian a su contento nunca quisieron dar los
dichos bastimentos y con esta rrespuesta tornaron los dichos oficiales
del rrey a su señoria del dicho señor governador por el qual visto
mando juntar los capitanes martin de goyte e joan de la ysla e al
sargento maior luis de la haya y al dicho alferez general e oficiales
de su Mag.^d y estando juntos les pidio su señoria del dicho señor
governador parescer acerca de aver denegado los dichos naturales los
dichos bastimentos los quales todos fueron de un acuerdo y conformidad
que pues los dichos naturales negavan los dichos bastimentos y la gente
desta armada tenia nescesidad dellos que se le tomasen a los dichos
naturales los bastimentos que pudiesen buenamente para la sustentacion
de la gente y que se pagasen de los rrescates y su señoria luego lo
mando poner asi por obra y lo firmo de su nombre y enbio al capitan
martin de goyte y al capitan joan de la ysla y al alferez general en
tres bateles para que tomasen algunos puercos porque avia gran falta de
carne e algun arroz y names e otras cosas de bastimentos e que no se
tomase otra cosa que no fuese bastimento e todo lo que ansi se tomase
entregasen a los oficiales de su mag.^d para quellos lo Repartiesen
en las naos de la flota y los dichos oficiales fuesen con los dichos
capitanes para el dicho efeto e que ningun soldado ni otra persona
particular tomase para si cosa ninguna sin que viniese a monton so
pena que serian castigados gravemente e a los capitanes mando asi lo
mandasen a sus soldados en saltando en tierra y que se toviese quenta y
rrazon de lo que se tomase a los dichos yndios para pagarselo, miguel
lopez de legazpi ante mi Hernando rrequel escrivano de governacion.

OTRO ACUERDO.=En la nao capitana a ocho dias del mes de março de
mill y quinientos y sesenta y cinco años, estando la flota surta en
la baya de cabalian ques en la ysla de abuyo el muy yllustre señor
miguel lopez de legazpi governador y capitan general por su mag.^d de
la gente e armada del descubrimiento de las yslas del poniente mando
llamar en la dicha nao capitana y parescer ante si al muy Reverendo
padre fray andres de ordaneta prior de los rreligiosos del señor Sant
agustin y al maestro de campo mateo del sanz e a los oficiales de su
mag.^d y a los capitanes martin de goyte e joan de la ysla e alferez
maior andres de ybarra e luis de la haya sargento maior y por ante mi
el dicho escrivano estando todos juntos su señoria les propuso las
rrazones siguientes, que bien savian y les hera notorio como en todas
las yslas destas filipinas que sean tomado con la flota aunque los
naturales dellas an dado muestras de amistad las obras que an hecho
no an correspondido con ninguna señal de paz porque nunca an querido
dar bastimentos por rrescates ni por otra cosa ninguna. antes an
entretenido en palabras sin los querer dar demas de aver muerto dos
hombres en diferentes partes a traycion e que aunque en esta baya los
naturales della an enseñado y mostrado tener amistad y prometido de
traer bastimentos no los an traydo por lo qual despues de averseles
fecho apercevimientos y rrequerimientos y mostradoles los rresca
es viendo que no querian dar ningunos bastimentos y que todo hera
dilaciones por no los dar, su señoria con aquerdo de todos mando que se
les tomasen los bastimentos que pudiesen buenamente para que despues
se les pagasen y que conforme a esto se les tome hasta quarenta cargas
de names y quarenta o cinquenta puercos grandes y pequeños e que visto
que en esta tierra que se a visto hasta agora ay pocas poblaciones y
de poca cantidad, que les pedia y pidio le diesen su paresçer de lo que
avian de hazer, y si se avia de pasar adelante o no, los quales dichos
capitanes e oficiales de su mag.^d e del campo juntamente con el padre
prior fray andres de ordaneta aviendose tratado y conferido entrellos
fueron todos de un aquerdo y conformidad que uno de los cinco yndios
que estan detenidos se suelte y este lleve los rrescates que valieren
los bastimentos que se tomaran y diga a los yndios como se les da por
esto y que los quatro yndios que quedan se lleven por guias para yr
a la ysla de maçagua donde por rrelacion se tenya noticia que avian
sido los naturales de aquellas yslas amigos despañoles para que desde
alli se suelten los dichos yndios. y ansi se hizo que luego se solto
uno dellos dichos yndios y los hecharon en tierra y los oficiales de
su Mag.^d les dieron Rescates que su señoria mando dar por paga de los
bastimentos y los otros quatro yndios quedaron detenidos para llevar
la flota a la ysla de maçagua donde se acordo que fuese la dicha flota
y todos los que se hallaron presentes a este aquerdo y parescer lo
firmaron de sus nombres. Miguel Lopez. fray andres de Urdaneta. mateo
del sanz. martin de goyte. joan de la ysla guido de la baçares Andres
de cauchela Andres de mirandola Andres de ybarra luys de la haya joan
maldonado de berrocal graviel de rribera fuy presente hernando rrequel
scrivano de governacion.

E despues de lo susodicho en la dicha nao capitana A diez dias del
mes de março de mill y quinientos y sesenta y cinco años andando a la
bela la flota el muy yllustre señor miguel lopez de legazpi governador
susodicho por ante mi el dicho escrivano dixo; que como consta del
aquerdo pasado los yndios que estan detenidos en esta nao capitana
avian de traer a esta flota a la ysla de maçagua a vista de la qual
al presente esta la flota y que aviendo ydo a la dicha ysla el maese
de campo mateo del sanz, y el padre prior fray andres de ordaneta por
mandado de su señoria, oy dicho dia hallaron la dicha ysla yerma y
despoblada y tan solamente se hallo en ella dos casas altas puestas en
una peña muy alta, y desde alli sin abaxar abaxo hablo un solo yndio
que vieron diziendo que hera amigo pero nunca quiso abaxar e que aunque
se boxo toda la ysla no se pudo ver otra cosa de poblacion ni manera
de aver sementeras y labranças y los yndios susodichos desde la ysla
de maçagua mostraron una ysla con dos mogotes que dixeron llamarse
camiguinin donde se cogia la canela que a lo que parescia estaba diez o
doze leguas poco mas o menos, atento a lo qual visto por su señoria que
la dicha ysla estaba yerma y despoblada mando soltar los dichos yndios
y se les dieron a los dos dellos que heran principales dos vestidos de
paño de la tierra de la nueva españa e á los otros dos dos vestidos de
lienço e algunas margaritas e quentas e hachas e un bonete y les mando
dar una canoa en que fuesen bastezida con pan e agua y carne y asimismo
les mando dar una carta para don Alonso de arellano en que le hazia
saber como avia llegado alli la flota y la derrota que llebava y lo que
avia de hazer, y los dichos yndios se fueron en su canoa muy contentos
y alegres y dixeron que heran amigos de castilla y que siempre
acogerian en su pueblo a los castellanos y les darian bastimentos y
despues de averse ydo los dichos yndios su señoria mando al piloto
maior que fuese a la ysla de camiguinin que se veia clara y envio a
dezir a las otras naos la derrota que llebava que le siguiesen y ansi
se partio el armada para la ysla de camiguinin y su señoria lo firmo de
su nombre, paso ante mi hernando de Requel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho estando surta la dicha flota junto á la
ysla de camiguinin a trece dias del mes de março de mill y quinientos
e sesenta y cinco años su señoria del dicho señor governador mando
juntar en la nao capitana al padre prior fray andres de Urdaneta e al
maestre de campo mateo del sanz e a los capitanes martin de goyte joan
de la ysla joan maldonado e a los ofiziales de su Mag.^d el thesorero
guido de la bacaris el contador andres de cauchela el fator andres de
mirandola y el alferez maior andres de ybarra y el sargento maior luis
de la haya y el alguazil maior gabriel de rribera y por presencia de mi
el dicho escrivano estando todos juntos y congregados su señoria les
propuso que bien sabian que por aver hallado despoblada y sin gente la
ysla de maçagua vinieron a esta ysla donde al presente estan la qual
asimismo paresce ser despoblada y de muy poca gente porque en todo
lo que en ella an parescido an sido quatro o cinco yndios que no an
querido asperar a que les hablen ny por señas ny de otra manera alguna
e que aunque por mandado de su señoria luego que llego a esta ysla el
capitan martin de goyte y el alferez maior andres de ybarra fueron con
dos bateles a boxar toda la ysla y la boxaron no hallaron ny vieron
poblacion ny puerto ni gente sino todo arcabucales y donde al presente
estamos surtos tampoco lo es ni lugar seguro para las naos y que atento
esto e a la brevedad que conviene buscar puerto donde las Naos se
pongan y se despache para la nueva españa, que den su parescer donde
se deve yr y platicado y tratado por todos ellos de una conformidad y
parescer fueron todos de aquerdo que atento a que por las relaciones de
los pasados y por lo que los yndios de cavalian que se traxeron desde
alli hasta macagui[26] señalaron el puerto y poblacion de butrian esta
muy cerca desta ysla donde al presente estamos y es lugar de mucha
contratacion donde acuden Navios y paraos de muchas partes a comprar
y vender e alli se podrian aver algunas cosas de rrescates para
enviar a la nueva españa e lenguas para entender lo que mas convenia
les parescia que las naos devian de yr alla porque hallando alli buen
acogimiento hera lugar conmodo para hazer asiento y contratar con ellos
e donde no que de alli se determinase lo que mas conviniese y para yr
al dicho pueblo de butrian parescia que se avia de procurar de tomar
algunos yndios desta ysla para que enseñasen y guiasen adonde esta
el dicho puerto conque de alli se les diese licençia para volverse y
pagase su trabaxo y deste parescer fueron todos conformes eceto el
padre prior fray andres de Urdaneta que no quiso dar parescer ny tratar
desto sobre tomar los yndios, y lo firmaron de sus nombres, miguel
lopez, fray andres de urdaneta mateo del sanz guido de la baçares joan
de la ysla andres de mirandola andres cauchela martin de goyte andres
de ybarra joan maldonado de berrocal gabriel de rribera, fuy presente
hernando rrequel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho estando la dicha flota surta junto a la
ysla de bohol diez e ocho dias del mes de março de mill y quinientos
y sesenta y cinco años el muy yllustre señor miguel lopez de legazpi
governador y capitan general por su Mag.^d de la gente e armada que
va por su Real mandado al descubrimiento de las yslas del poniente
por ante mi hernando Requel scrivano maior de la dicha armada y de la
governacion de las dichas yslas del poniente su señoria mando llamar a
su nao capitana a los capitanes e ofiziales de yuso declarados conviene
a saver al maestre de campo mateo del sanz al capitan martin de goyte
al capitan joan de la ysla al thesorero guido de la baçares al contador
andres de cauchela al fator andres de mirandola e al alferez maior
andres de ybarra y al sargento maior luis de la haya y al capitan johan
maldonado e alguazil mayor gabriel de rribera y estando todos juntos
y estando presente el muy Reverendo fray andres de Urdaneta prior. su
señoria les propuso las rrazones siguientes, que bien sabian como por
el Aquerdo pasado atras escriptos se avia Acordado que esta flota fuese
desde la ysla de camiguinin donde se trato al puerto de butrian ques
en la ysla de vagundanao[27] para que de alli se determinase lo que
mas convenia al servicio de su mag.^d y en cumplimiento deste dicho
aquerdo se hizo la flota a la bela desde la dicha ysla para el dicho
puerto de butrian y por ser el tiempo contrario no pudo navegar hazia
alla y vino a surgir a esta dicha ysla de bohol donde al presente esta
surta y por ser el viento contrario no pueden yr las naos al presente
al dicho puerto de butrian segun los pilotos afirman, por tanto que se
tratase especificadamente lo que convenia hazerse e aquello se hiziese
con la diligencia y brevedad que convenia y los dichos capitanes y
personas suso nombradas que presentes fueron al dicho Razonamiento
abiendo bien entendido el efeto del trataron y confirieron entre si por
un buen Rato lo que en el caso se devia hazer y aviendolo tratado todos
fueron de aquerdo que su señoria enviase el patax san joan al puerto
de butrian y fuesen el capitan joan de la ysla y el thesorero guido de
la baçares y el factor andres de mirandola los quales llevasen de los
rrescates de su mag.^d para rrescatar con ellos algun oro e drogas y
espeçeria si hallasen que inviar por muestra a la nueva españa y si el
dicho patax no pudiese subir al dicho puerto de butrian por causa de
los tiempos costeasen la costa de vaguindanao hasta yr al puerto de
cavite donde se tiene noticia por las rrelaciones que se coje alli y
cria canela y finalmente lleven ynstruccion de su señoria de lo que an
de hazer y su señoria con los demas navios aguardase al dicho patax san
Joan en un puerto desta ysla quatro leguas de aqui quel dicho capitan
joan de la ysla descubrio y visto por su señoria el dicho aquerdo
lo mando luego poner por obra y envio al dicho patax san joan con
los dichos dos ofiziales de su Mag.^d y rrescates e gente e municion
polvora y bastimentos e ynstrucciones de lo que el capitan e ofiziales
avian de hazer e orden de lo que avian de guardar para que truxesen
á su señoria claridad y muestra de lo que en aquella ysla avia y se
bolviesen al dicho puerto donde su señoria los aguardava con la dicha
flota y su señoria y los demas lo firmaron de sus nombres, miguel lopez
mateo del sanz martin de goyte, guido de la baçares andres cauchela
andres de mirandola andres de ybarra joan de la ysla luis de la haya,
joan maldonado berrocal, fuy presente Hernando rrequel escrivano de
governacion.

E despues de lo suso dicho estando la Flota surta en la dicha ysla de
bohol a cinco dias del mes de abril de mill y quinientos y sesenta y
cinco años el muy yllustre señor miguel lopez de legazpi governador y
capitan general por su Mag.^d de la gente e armada del descubrimiento
de las yslas del poniente mando llamar y parescer ante si a su nao
capitana a los capitanes e ofiziales siguientes conviene a saver al
maestre de campo mateo del sauz y al capitan martin de goyte y al
capitan joan de la ysla e a los ofiziales de su Mag.^d el Thesorero
guido de la baçares el contador andres cauchela el fator andres de
mirandola el alferez maior andres de ybarra el sargento maior luis de
la haya el capitan joan maldonado de berrocal el alguazil maior gabriel
de rribera antonio de andrada persona que viene a servir a su mag.^d a
su costa y por ante mi hernando Requel escrivano de governacion de las
dichas yslas del poniente su señoria del dicho señor governador les
propuso las rrazones siguientes, que bien sabian y les hera notorio
como a mes y medio questa dicha flota llego a estas dichas yslas
felipinas donde se a procurado de ver lo que ay en ellas enviando
capitanes con gente y en fragatas y bateles y se an hecho las demas
diligencias que ellos an visto con parecer de todos y pues an entendido
y visto parte de lo que ay en la tierra y las muestras della y si en
ella se puede hazer fruto asi para el servicio de Dios nuestro señor
en ampliaçion de su santa fee catolica como para el aumento de la
corona Real despaña y aprovechamiento de los subditos y vasallos de su
mag.^d pedia y pidio a todos que entre si traten y confieran si en esta
tierra se deve poblar y hazer Asiento en alguna parte della y enbiar
Relacion a su Mag.^d de lo que se a visto en ella y sino se deve poblar
declarando las causas de lo uno y de lo otro especificadamente sobre
lo qual les encargo las conciencias y descargo la de su Mag.^d y suya
en su Real nombre y estando como dicho es todos juntos y congregados e
aviendo tratado cada uno dellos por si particularmente en el negocio
y dicho las causas y rrazones que le movian a ello, fueron todos
de un aquerdo y conformidad segun Dios e sus conciencias e ansi lo
dieron todos juntos y cada uno por si por parescer su señoría, que
esta tierra se debe poblar al presente porque dello rresulta mucho y
señalado servicio que se haze á dios nuestro señor y a su Mag.^d en
atraer a nuestra fee catolica los naturales destas yslas y predicarles
el sagrado evangelio demas del provecho que se conseguira a los
vasallos de su Mag.^d que vinieren a poblar a estas partes, despues de
lo qual visto por su señoria el parescer que dicho es en que en efeto
todos conquerdan que se deve poblar en estas yslas les propuso que
dado caso que se aya de poblar de presente en estas yslas les pedia
y pidio le den su parescer y traten la parte mas comoda y suficiente
para la poblacion de las tierras que se an visto y entendido porque
alli con toda la diligencia posible se pueble y se envie Relacion
a su Mag.^d con la brevedad quel negocio rrequiere porque segun la
yspiriencia que se colige de las armadas pasadas y la rrelacion de los
tiempos que hallaron se entiende que por el mes de mayo comienzan los
ponyentes y vendavales con que se a de navegar para la nueva españa y
si en su tiempo no se comienza a navegar se tiene por muy difycultoso
el viaje que fuera deste tiempo se hiziere e ansy supuesto que a de
ser tan breve de poblar y despachar navio con rrelacion de lo visto á
la nueva españa es tambien muy nescesario por rrazon de las aguas que
se entiende vienen con los ponyentes y vendavales la brevedad de lo
uno é de lo otro, sobre lo qual como dicho es les pidio su parescer
y sobre que supuesto que se aya de poblar y que este entendida la
parte donde se pueble si converna que se envien dos navios o uno a
la nueva españa con la rrelacion de lo que se a visto todo lo qual e
otras muchas rrazones que su señoria les dixo poniendoles delante el
servicio de Dios nuestro señor y de su Mag.^d aviendolo entendido
tratado y conferido cada uno por si y todos juntos fueron de un aquerdo
y conformidad unanimes y dixeron que aviendose de poblar, en lo que an
visto destas yslas les paresce ser la parte mas conmoda y suficiente
asi del parescer de la tierra y sanidad della como de bastimentos
labranças y sementeras que en ella vieron la costa de cavalian y que
alli debe de yr toda El armada para que en aquella comarca se pueble y
de alli les paresçe que se debe despachar y enviar para la nueva españa
un navio solo porque seria inconvinyente grande enviar mas al presente
por la falta que la gente haria y por no haber bastimentos bastantes e
otras causas que para ello dieron e que el que oviere de yr sea la nao
capitana por ser mejor navio que los otros y mas velero y que mejor
se pone a la mar y esto que dicho tienen lo dieron por su parescer y
lo firmaron de sus nombres juntamente con su señoria del dicho señor
governador, miguel lopez mateo del sanz martin de goyte joan de la
ysla guido de la baçares andres cauchela andres de ybarra andres de
myrandola luis de la haya joan maldonado de berrocal gabriel de rribera
y el dicho antonio de andrade[28] no firmo por estar privado de la
vista corporal, fuy presente Hernando Riquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho en la dicha ysla de bohol a veinte e un
dias del dicho mes de abril de mill y quinientos y sesenta e cinco
años el dicho señor governador y capitan general mando parescer ante
si al maese de campo mateo del sanz y al capitan martin de goyte e
al capitan joan de la ysla e al thesorero guido de la baçares e al
contador andres de cauchela e al fator andres de mirandola e al alferez
maior andres de ybarra e al sargento maior luis de la haya e al capitan
joan maldonado de berrocal e al alguazil maior gabriel de rribera y
estando todos juntos y congregados en presencia de mi el dicho hernando
Requel escrivano de governacion suso dicho su señoria del dicho señor
governador les dixo y propuso que bien savian como en el aquerdo pasado
que se hizo en esta dicha ysla a cinco dias deste presente mes de
abrill entre otras cosas que en el dicho aquerdo e junta se platicaron
se trato que la parte mas conviniente que a todos parescia para poblar
en estas dichas yslas felipinas y despachar desde allí el navio que
se a de enviar a la nueva españa era la comarca de cavalian de las
tierras que hasta agora se an visto porque en aquella comarca se avian
visto sementeras de arroz e otras semyllas e legumbres é alli avia mas
comodidad asi para el despacho de la nueva españa como para aderesçar
el navio que a de yr a ella con la rrelacion y despachos para su mag.^d
y tanbien para el asunto y poblacion de la gente que aca quedare en
servicio de su mag.^d aunque con alguna dificultad a causa de los pocos
bastimentos que se entendia aver de presente en aquella comarca aunque
se esperaba coger las sementeras de arroz y de otras semyllas que los
que avian entrado por la ensenada y baya de la dicha comarca avian
visto, segun mas largamente en el dicho aquerdo se contiene, y que
agora vista la rrelacion que joan de aguirre y esteban Rodriguez piloto
maior, que fueron en la fragata á descubrir las yslas de negros y çubu
dieron á su señoria de lo que avian visto y entendido y lo que hernando
de paez y bartolóme de madrigal soldados que fueron con los principales
desta dicha ysla por mandado de su señoria á la dicha ysla de çubu en
busca de la dicha fragata dixeron y truxeron por rrelacion de lo que
avian visto en la dicha ysla de çubu en que en efeto entendieron ser
la dicha ysla muy poblada de yndios mas que ninguna de quantas se an
visto en estas felipinas y aver en ella cantidad de arroz en troxes y
casas congregadas junto á la marina á la lengua del agua en numero de
mas de trescientas en una sola poblacion sin otras muchas poblaciones
que los unos y los otros vieron y cantidad de yndios naturales é una
ensenada muy grande que segun los dichos dos soldados dixeron hera
puerto çerrado donde se podrian abrigar las naos desta dicha armada y
que de aqui á la dicha ysla de çubu avia de camino diez o doze leguas
a lo mas que atento esto y a lo demas que los dichos dos soldados
dixeron aver visto por vista de ojos en la dicha ysla de çubu segun á
todos constava, les pedia y pidio tratasen y confiriesen entre si, si
desde este puerto de bohol donde esta surta la dicha armada se debia
yr a la dicha comarca de cabalian para en ella conforme a lo acordado
en el dicho acuerdo pasado despachar el dicho navio e adereçarlo
y poblar alli con la gente que aca a de quedar en servicio de su
magestad y si atento la nueva rrelacion de los suso dichos se deve yr
a otra parte mas conmoda y suficiente para el efeto que se pretende
de las tierras que despues que se acordo lo suso dicho se an visto, y
tratado y conferido segun dios y sus conciencias cada uno dellos por
si particularmente diese sobre lo suso dicho su parecer declarando
especificadamente las causas que a ello les movian sobre lo qual les
encargaba y encargo sus conciençias e descargaba la de su mag.^d y del
dicho señor governador en su rreal nombre, y los suso dichos capitanes
e ofiziales de su mag.^d y personas arriba nonbradas abiendo entendido
lo propuesto por su señoría del dicho señor governador y tratado y
conferido çerca dello fueron todos de una conformidad e acuerdo, que su
señoria del dicho señor governador devia de yr con esta dicha armada a
la dicha ysla de çubu a poblar alli y despachar el navio para la nueva
españa no enbargante lo que se avia acordado en el aquerdo pasado
porque en caso a los naturales destas yslas felipinas se les aya de
tomar algunos bastimentos por fuerça por no los querer ellos rrescatar
con los castellanos por ningun preçio ni por ninguna manera como se a
visto y entendido en todas las partes destas yslas que a llegado esta
armada, a los naturales de la dicha ysla de çubu se les pueden tomar
los dichos bastimentos con mas justo titulo y causa y hazerles sobrello
guerra pues como es cosa notoria e averiguada los dichos naturales
de çubu aviendo Rescevido de paz a magallanes capitan general del
emperador nuestro señor de gloriosa memoria que vino a descubrir estas
yslas y las de maluco primero que otro ninguno en nombre de su mag.^d
y dado la obediencia á su rreal mag.^d y tornados muchos de ellos
cristianos y entre ellos el rrey de la dicha ysla de çubu, los dichos
naturales fueron traydores contra la rreal mag.^d pues aviendo como
dicho es Resçibido de paz á los españoles e muerto al dicho magallanes
e otros muchos españoles en una batalla que dio contra otros naturales
enemigos de los dichos naturales de çubu a su rruego dellos mataron en
un banquete que hizieron a los castellanos muchos dellos á traycion
estando comyendo y conpelieron a los que quedaron bibos que se saliesen
fuera de su tierra, sin ser parte las buenas que los dichos castellanos
les hizieron y demas desto que dicho es an apostatado dexando la
ley evangelica que avian rrescebido de su voluntad y tornado a sus
malvados rritos y cerimonias antiguas por las quales causas se les
podria quitar los dichos bastimentos sino quisiesen venderlos a su
señoria del dicho señor governador y rresçebirlos de paz con su armada,
demas que por la rrelacion que los dichos Hernando de Paez y bartolome
de madrigal dieron se entiende como dicho es aver mucha cantidad de
bastimentos en la dicha ysla de çubu y muchas poblaciones y puerto
abrigado para las naos y ser parte comoda para adereçar los navios y
para poblar la gente especialmente estando la dicha ysla de çubu en
comarca de otras muchas yslas adonde se puede yr cada que se ofresciere
y fuere menester y que esto que dicho es davan por su parescer todos
juntos y cada uno por si porque segun dios y sus conciençias entendian
ser mas convinyente al servicio de Dios nuestro señor y de su Mag.^d
poblar en la dicha ysla de çubu que en otra ninguna parte de las que
hasta agora se han visto por las cartas y Razones dichas y otras
muchas que los suso dichos dixeron los quales lo firmaron de sus
nonbres juntamente con el dicho señor governador y capitan general, los
rreligiosos que yvan en esta dicha armada no se quisieron hallar a esta
consulta porque siempre an dicho que no an de dar parescer para poblar
o no en ninguna destas yslas felipinas, miguel lopez mateo del sanz
martin de goyte joan de la ysla guido de la baçares andres cauchela
andres de mirandola andres de ybarra luis de la haya joan maldonado de
berrocal graviel de rribera fuy presente hernando Requel escrivano de
governacion.

E luego su señoría del dicho señor governador visto los dichos
pareceres y las rrazones que en ellos dan se determino y rresumio que
la dicha armada fuese a la ysla de çubu por tener entendido que siendo
los naturales de la dicha ysla vasallos de su mag.^d ofrecidos y dados
por tales de su propia voluntad y queriendolos el rresçibir y tomar
de amystad y en nombre de su mag.^d perdonarles todo lo pasado no
podian dexar de darles los bastimentos nescesarios por sus rrescates y
pagandoselo y quando otra cosa quisiesen hazer estaba claro y constaba
de su contumaçia y rrebelion y podria justamente rreduzirlos al
servicio de su mag.^d por la mejor via y modo que para ello convinyese
y con esta determinacion se partio de la ysla de bohol con su armada
lunes veynte y tres de abrill, tres o quatro oras antes que amanesciese
haziendo señal para que todas las naos le siguiesen y mando a my el
dicho escrivano lo asentase por abto y lo firmo de su nonbre miguel
lopez paso ante mi hernando rrequel escribano de governacion.

E despues de lo suso dicho viernes veynte y siete dias del dicho mes de
abril del dicho año aviendo llegado oy dicho dia la dicha armada Real a
la ysla de çubu y surto en un puerto della junto a la misma poblacion
que se dize çubu tan çerca de las casas que se podia hablar e oyr
dellas a las naos a algunos yndios que andavan en canoas junto a la
dicha Ribera se les hizieran señas de amystad y paz que se llegasen a
las naos e ansi llego un yndio en una canoa y entro en la nao capitana
y hablo con su señoria del dicho señor governador en lengua malaya
siendo ynterprete geronimo pacheco lengua y dixo que tupas señor
desta dicha ysla de çubu le enviaba a ver al capitan el dicho señor
governador le rrescibio muy bien y le hizo muy buen tratamiento y le
dio quentas y rrescates y envio con el a dezir al tupas como venian de
castilla de parte de su mag.^d a ser su amigo y favorecerle en todo
lo que pudiese que le rrogava se viniese a ver con el para hazer la
amystad y sangrarse y que a el y a los de su natural no les queria
hazer ningun daño sino antes mucho bien y el yndio se fue con este
recabdo y nunca mas bolvio ni enbio rrespuesta y casi a medio dia vino
otra canoa a la dicha nao capitana y en ella un yndio moro natural de
borneo y otros dos naturales de la ysla y el borneo en lengua malaya
dixo al dicho señor governador que el hera natural de borneo y que
estaba casado y bivia en esta ysla y que los yndios tenyan miedo de
ver naos tan grandes que por eso no osaba venir el señor de la ysla
pero que el seria ynterprete y lengua entre el y el señor governador
y haria todo lo que su señoria le mandase y el dicho señor governador
le dixo que fuese a dezir a tupas como el no venia a hazerle daño
nynguno sino a ser su amigo e que de parte de su mag.^d le traya una
embaxada y presente que le rrogava mucho se viniese a ver con el para
asentar las amystades que le aseguraba que no rresçibirian ningun daño
ny perjuicio en la venida y que para ello le dava la seguridad que
quisiese e al dicho moro borneo e a los demas que con el venian les
dio el señor governador quentas y rrescates y el moro dixo que a ora
de visperas vernya tupas e otros diez principales con el a hazer las
amystades e questo sera ansi cierto y con esto se fueron y el dicho
señor governador los estuvo esperando hasta la ora de visperas y todo
el dia y nunca vinyeron antes andavan los dichos naturales ponyendo en
cobro sus haziendas y enbarcandolas en sus canoas y llevandolas fuera
del pueblo por la marina adelante a otras partes de suerte que se podia
muy bien (_ver_) y se via desde las naos y para que dello conste mando
su señoria a my el dicho escrivano asentarlo ansi por abto y lo firmo
de su nonbre miguel lopez paso ante my hernando rrequel escribano de
governacion.

E despues de lo suso dicho sabado veynte e ocho de abril del dicho año
a las ocho oras de la mañana aunque claramente consto al dicho señor
governador y se entendia y via que la dilacion que los naturales de la
dicha ysla de çubu ponian hera para acabar de alçar sus bastimentos y
haziendas porque via que a toda priesa los enbarcaban en sus canoas y
los llevaban a otras partes y de las casas sacaban todo lo que tenian
e andaban tras las cabras y gallinas a rrecogerlas y las que no podian
tomar bibas matavan, para mas los conbençer mando al maestro de campo
mateo del sanz que en un batel juntamente conmigo el dicho escrivano
fuese á tierra y desde el dicho batel por lengua de geronimo pacheco
ynterprete dixese a los yndios como su señoria avia estado desde el
dicho dia viernes por la mañana esperando a que vinyesen de amystad e
avia enviado a rrogar al señor del pueblo que vinyese a rrescebir la
embaxada y presente que el dicho señor governador le traya de parte
de su mag.^d e que aunque avia enviado a dezir que vendria no lo avia
fecho ny cumplydo antes como hera notorio sacavan todos sus bastimentos
y haziendas del pueblo en lo qual claramente davan a entender no querer
amystad ny paz con el, por tanto de parte de dios nuestro señor y de su
mag.^d les pidiesen e Requiriesen una e dos e tres vezes y las demas
que en derecho se Requieren quisiesen tener paz e amystad con el dicho
señor governador porque su yntento no hera de hazerles daño ny mal
alguno sino de contratar con ellos y conprarles sus bastimentos por
sus dineros con toda la paz e amystad como con vasallos de su mag.^d
y que viniesen los principales y el señor a hablar con el dicho señor
governador e a hazer las amystades e a dar horden en la paz que se
avia de guardar de la una parte a la otra lo qual podrian hazer y
venir con toda seguridad y que si para mas seguridad quisiesen Rehenes
se le darian a su contento y que esto hiziesen dentro de dos oras
siguientes y se determinasen en ello sin otro plazo ni termino alguno
con Apercevimiento que pasado el dicho termyno se proberia lo que mas
convinyese al servicio de dios nuestro señor e de su mag.^d y el dicho
señor governador rrogó al padre prior fray andres de ordaneta fuese con
el dicho maese de campo como protetor de los yndios a que quisiesen
aceptar la paz e amystad que se les ofrecia e a darles a entender
el gran bien que dello se les seguiria y el dicho señor governador
lo firmo de su nonbre miguel lopez, paso ante mi hernando rrequel
escrivano de governacion.

E luego yncontinente el dicho maese de campo se enbarco en un batel
llevando consigo al dicho padre prior e a mi el dicho escrivano e a
geronimo pacheco ynterprete e otros soldados y fue a la rribera y por
lengua de geronimo pacheco dio a entender a ciertos principales que se
llegaron a la rribera todo lo contenydo en el mandamyento del dicho
señor governador los quales dichos yndios algunos dellos hablando en
lengua malaya dixeron y rrespondieron que luego yria el dicho tupas a
la nao a hazer el amystad y el dicho maese de campo les Requirio una
y dos y tres bezes fuesen á hazer el amystad dentro del dicho termyno
so las protextaciones fechas, y el dicho padre prior ansi mysmo les
hablo y persuadio a que hiziesen y vinyesen a hazer paz e amystad y con
esto se bolvio el dicho batel al capitan, a lo qual fueron presentes
por testigos pedro de herrera e alonso ligero e joan de carrion y otros
muchos soldados. doy fee dello hernando Riquel escrivano de governacion.

E luego el dicho señor governador visto que en el dicho termino no
abian venido como abian prometido los dichos naturales e que antes se
daban mas priesa a sacar sus haziendas y que a esta ora avian llegado á
la dicha ysla diez o doze paraos de gente armada y se pusieron detras
de una punta cerca de donde estava la nao capitana lo qual paresció ser
socorro que les venia mando al dicho maese de campo que fuese en el
dicho batel a la rribera y por segundo apercebimyento les hiziese los
rrequerimyentos y protextaciones ya otra bez fechas y les rrequiriese
una dos y tres bezes que viniesen a hazer la dicha amystad que estava
presto de los rrescevir de paz e amystad en nombre de su mag.^d y que
lo contrario haziendo entendiesen que todos los daños muertes perdidas
e ynconvenyentes que sucediesen fuesen a su cargo dellos porque el
dicho señor governador no podia dexar de tomar bastimentos por la
nescesidad que tenia dellos y de hazer lo demas que convinyese al
servicio de su mag.^d y que con esto descargava con ellos para ante
dios la conçiencia de su mag.^d y la suya en su rreal nombre y firmolo
de su nombre miguel lopez paso ante mi hernando rrequel Escrivano de
governacion.

E luego yncontinente el dicho maese de campo se enbarco en el batel
juntamente con el padre prior e yo el dicho escrivano e ynterprete e
otros soldados y fue a la rribera y por lengua del dicho señor prior
dixo e apercibio a ciertos yndios que allegaron en la rribera a oyr
lo que les dezian todo lo mandado por el dicho señor governador e los
dichos yndios algunos dellos andovieron yendo e vinyendo a unas casas
que estavan dentro en el pueblo e vinyeron a dezir que tupac vernia
oy dicho dia y sino pudiese venyr oy vernia mañana y el dicho maese
de campo les torno a dezir que no avia mas termyno que esperar que
viniesen si quisiesen que ya se entendia que todo hera dilaciones y
cautelas lo que trataban pues aviendolo prometido tantas vezes no lo
avian cumplydo que luego se determynasen a tomar la paz e amistad o a
dexarla e uno de los dichos yndios que parescia principal dixo quel
queria yr a hablar al dicho señor governador a la nao de parte de tupac
y el dicho maese de campo le dixo que fuese norabuena que entrase en
el dicho batel que seguramente lo podia hazer e aunque el dicho batel
se llego a tierra el dicho yndio no quiso entrar en el antes parescia
querer cumplir de palabras y el dicho maese de campo en el dicho batel
fue por la rribera adelante donde avia yndios haziendoles mediante
el dicho ynterprete los dichos apercebimientos y llegando que llego a
vista de muchas canoas questavan junto a tierra los naturales questavan
dentro tiraron al batel algunas flechas y con esto se volvio a la
capitana y dixo al dicho señor governador que no llevava medio hacer la
amystad con los dichos yndios porque paresçia que no la querian admytir
todo lo qual paso antel dicho padre prior fray andres de urdaneta
siendo testigos los dichos. doy fee dello hernando Requel escrivano de
governacion.

E luego el dicho señor governador a maior abundamiento y para mas les
convencer mando al dicho maese de canpo que torne a la rribera en el
dicho batel y por tercero apercebimiento y termyno perentorio les
rrequiriese una dos y tres bezes quisiesen aceptar la dicha amystad
porque en nombre de su mag.^d les queria rrescevir por amigos y no
les hazer mal ny daño sino contratar con ellos con toda seguridad a
contento suyo que viniesen luego a hazer la dicha amystad e paz y lo
contrario haziendo si se rrecaesciesen muertes guerras escandalos e
otros alborotos fuese a su culpa e cargo y con esto descargase la
conciençia de su Mag.^d e suya en su rreal nonbre y les dixese que no
se les harian mas apercebimientos ni se les daria mas termyno y lo
firmo de su nonbre miguel lopez paso ante mi hernando rrequel scrivano
de governacion.

E luego yncontinente el dicho maese de canpo fue en el dicho batel a
la rribera y por ante mi el dicho escrivano mediante la dicha lengua
siendo presente el dicho padre prior les rrequirio y aperçibio los
rrequerimientos y protextaciones contenydos en el mandato del dicho
señor governador por termyno perentorio ultimo plazo e apercebimyento
a lo qual los dichos yndios no rrespondieron antes mostraron estar
soberbios y el dicho maese de canpo vista su tibieza les dixo por la
dicha lengua que si querian paz e amystad que la tomasen e rrescibiesen
y si querian guerra que se declarasen a lo qual los dichos yndios
no rrespondieron mas de hazer la perueta y esgremir sus armas dando
carreras de un cabo a otro segun lo acostumbran hazer quando dan
muestras de guerra e quieren pelear e ansi lo hizieron en muchas partes
donde avia corryllos de yndios por la rribera dando mucha algaçara y
grita y con esto que dicho es se volvio el dicho maese de canpo a la
dicha nao capitana testigos los dichos doy fee dello hernando Requel
escrivano de governacion.

E visto por el señor governador la rrebelion y contumaçia de los dichos
naturales y que claramente mostravan estar de guerra e no querer paz ny
amystad y la nesçesidad quel armada tenya de proverse de bastimentos y
la brebedad que conbenia en el despacharse navio a la nueva españa con
la rrelacion de lo sucedido se Resumyo y determyno poblar en esta dicha
ysla como estaba acordado por todos por las causas atras rreferidas y
que desde este puerto se despachase el dicho navio e asy se mando a los
capitanes que con su gente saltasen en los bateles y que parte dellos
fuesen detras de los paraos que estaban a la punta y parte dellos
saltasen en tierra y mientras los bateles llegaban a tierra mando que
la capitana y los demas navios jugasen el artilleria contra el pueblo y
los paraos lo qual ansi se hizo y fue tanto el terror que puso la dicha
artilleria a los dichos naturales que desanpararon la Ribera e pueblo
e aunque hizieron rrostro y muestra de pelear a los bateles quanto
la gente salto en tierra no osaron esperar y se fueron huyendo y la
gente fue en su alcançe un rrato hasta que el maese de canpo los mando
rrecoger. y de como todo lo susodicho passo el dicho señor governador
mando a mi el dicho escrivano asi lo asentase por abto por haberme
hallado a todo ello y saltado en tierra con el dicho maese de canpo
a lo que dicho es y el dicho señor gobernador lo firmo de su nonbre.
miguel lopez fuy presente Hernando Requel escrivano de governacion.

E yo el dicho Hernando Requel Scrivano mayor y de la governacion de
las yslas del ponyente estos abtos e aquerdos saque y treslade de los
Registros oreginales segun que ante my pasaron y en fee dello hize aqui
mi firma y rrubrica acostunbrada que es atal en testimonio de verdad
Hernando Requel escrivano mayor de governacion.



42.

 (Año 1565.—16 de Mayo) Testimonio de como se hallo en la Isla de Zibu
 el niño Jesus[29]. (_A. de I. Pat._ 1-1-1/23)


En la ysla de çubu de las felipinas del ponyente de su mag.^d a diez e
seys dias del mes de mayo de myll e quinyentos y sesenta e cinco años
el muy yllustre señor myguel lopez de legazpi governador e capitan
general por su magestad de la gente e armada del descubrimyento de
las yslas del ponyente por ante my fernando rriquel escrivano de
governacion de las dichas yslas, dixo que por quanto el dia que los
españoles entraron en esta dicha ysla e pueblo de çubu que fue el
sabado veynte e ocho de abril deste presente año despues de aver
desvaratado los naturales de este pueblo y que lo dexaron desmanparado
y que se fueron huyendo la tierra adentro en una de las casas de las
mas pobres moderadas e umildes y pequeña y de poco aparato donde entro
juan de camuz natural de bermeo marinero de la nao capitana hallo en
ella una ymagen del nyño Jesus en su caxeta de madera de pino y con
su gorron de flueco belludo de lana colorada de los que se hazen en
flandes y su camysita de bolante y los dos dedos de la mano derecha
alçados como quien bendize y en la otra izquierda su bola Redonda su
cruz y su collarico de estaño dorado al cuello la qual dicha caxuela
e ymagen del niño Jesus esta metida en otra caxa de madera de las
desta tierra y liada con un cordel por encima y luego que la obo
hallado llevandola en las manos con su caxeta para enseñalla topo con
el maese de canpo mateo del saz y se la quito y llevo a mostrar al
dicho señor general el qual con gran veneracion y solene proçesion
la mando traer y poner en la yglesia que agora se tiene de prestado
y hizo boto e promesa el y los rreligiosos de la orden del señor san
agustin y los capitanes y otros ofiçiales del canpo que todos los años
tal dia como fue hallada la dicha ymagen se hiziese y celebrase una
fiesta a ynbocacion del nonbre de jesus e aliende desto se a hecho e
ynstituydo una cofradia del benditisimo nonbre de jesus de la manera
que esta ynstituyda la del monesterio de san Agustin de mexico y con
los mismos estatutos della y para que perpetuamente quede memoria de
lo suso dicho y de como la dicha ymagen fué hallada en esta tierra de
ynfieles el dicho dia el dicho señor governador por ante my el dicho
escrivano mando hazer la ynformacion de testigos siguiente y firmolo
de su nonbre miguel lopez paso ante my fernando rriquel escrivano
de governacion.=E luego yncontinente en este dicho dia mes y año
suso dicho el dicho señor governador para la dicha ynformacion mando
parescer ante si a juan de camuz natural de la villa de bermeo en el
señorío de vizcaya marinero de la nao capitana el qual juro por Dios e
por santa maria y por las palabras de los santos ebangelios y por la
señal de la cruz en forma de derecho e so cargo del dicho juramento
prometio de dezir verdad e syendo preguntado lo que sabe e pasa zerca
dello dixo que lo que pasa es que el dicho dia sabado que se contaron
veynte y ocho de abril deste presente año que fue quando el dicho señor
governador mando saltar la gente en tierra en este pueblo de çubu este
que declara salio de la nao capitana en un batel juntamente con los
marineros y soldados que della salieron para el dicho hefeto e yendo
a la parte donde estaban los paraos e canoas de los yndios con gente
como los naturales desanpararon las canoas e començaron á huyr este
que declara hallo una canoa desanparada que los naturales abian dexado
y la traya al batel para llevalla á la nao capitana y viniendo con
ella bido como la gente de los bateles saltaba en tierra porque los
naturales habian huydo y desanparado las casas y dexada la canoa, pedro
de alorça artillero de la nao capitana y este que declara saltaron en
tierra y fueron por entre las casas y el dicho pedro de alorça subio
en una casa e dixo á este que declara que subiese en otra a ver lo que
abia y este que declara fué tres o quatro casas mas adelante porque en
ellas avia gente de los soldados y llegado a una casa pequeña porque
le paresçio que no avia entrado nadie se subio a ella y en subiendo
hallo dos caxuelas de los yndios liadas y abrio la una e no tenia mas
que una escudilla e un diente de xavali y la otra porque le parescio
liviana y que no tenia nada se metio por la casa adentro y entrando mas
adentro hallo otra caxuela liada con hilo de bela de castilla y con una
cuerda de cañamo de castilla a lo que este testigo le parescio y que
por parescerle que pesava y que tenia dentro algo le corto la soga y
la abrio y abierto hallo dentro della otra caxuela de pino y en ella
un niño Jesus de los que traen de flandes con su camisita de bolante y
collarico destaño dorado y en la cabeza un sonbrerito de lana colorada
de los de flandes belludo y como conoscio ser ymagen del niño jesus la
tomo y puso una cruz de caña encima de la dicha casa para conoscerla e
viniendo con la ymagen en las manos topo un soldado de la conpañia del
capitan martin de goyte y dixole como avia hallado aquella ymagen del
niño jesus y se la mostro y yendo mas adelante topo con el maestre de
canpo mateo del saz al qual dio la dicha ymagen y el dicho maestre de
canpo la tomo y truxo a las naos para mostrar al dicho señor governador
y a los rreligiosos e questa es la verdad de lo que paso para el
juramento que tiene hecho e que no hallo dentro de la dicha casa otra
persona ninguna porque estava sola y que en esto que dicho tiene se
afirmo e Ratifico e no firmo porque dixo no saber escrevir firmolo el
dicho señor governador miguel lopez. paso ante my fernando rriquel
escrivano de governacion=E luego yncontinente en este dicho dia mes
y año suso dicho el dicho señor governador para la dicha ynformacion
mando tomar juramento en forma de derecho del maestre de canpo mateo
del saz y el lo hizo por dios e por santa maria segun dicho es e syendo
preguntado lo que sabe çerca de lo suso dicho dixo quel dicho dia
sabado veynte y ocho de abril quando la gente salio en tierra en el
pueblo de çubu con la qual gente este declarante salio despues de aber
desvaratado los naturales e que avian dexado el pueblo desenbaraçado
mando rrecoger la gente y andandola rrecogendo topo con juan de camuz
marinero de la nao capitana el qual llevava una caxuela en las manos y
le dixo a este declarante señor esta ymagen e topado aqui en una casa,
que hera un niño jesus de los que hazen en flandes que yba dentro en
la dicha caxuela el qual lo tomo en las manos que benia en una caxita
de pino de las que se hazen en flandes y su camisita de bolante y
su gorroncico belludo de lana colorado como se acostunbran hazer en
flandes y la ymagen entera y linpia y sus dos dedos de la mano derecha
alçados para bendeçir y en la otra mano la bola dorada sin la cruz que
encima suele tener y la ymagen entera y bien tratada ecepto que tenia
quitado el barniz del rrostro en parte un poquito y otro poquito de la
mançana como dicho tiene bien tratado y este testigo tomo la dicha
ymagen y despues de aber rrecogido la gente la llevo al dicho señor
governador y rreligiosos para que la biesen y se la entrego y despues
mando el dicho señor governador ynquirir donde era la casa en que se
avia hallado e por una cruz que dexo el marinero se hallo y della á la
yglesia donde al presente esta de prestado se llevo la dicha ymagen con
procesion solene y con gran Regocijo y alegria de todo el canpo y lo
adoraron todos y se puso en el altar mayor de la dicha yglesia para que
perpetuamente este en ella y el dicho señor governador y este testigo y
los demas capitanes y otros oficiales del canpo botaron e prometieron
de celebrar en cada un año semejante dia una fiesta de la ynvencion
de la ymagen del niño jesus y se ynstituyo una cofradia del nonbre de
jesus y esto es lo que sabe y pasa deste caso para el juramento que
tiene hecho en lo qual se afirmo e rratifico y lo firmo de su nonbre y
el dicho señor governador lo firmo miguel lopez mateo del saz paso ante
mi fernando rriquel escrivano de governacion.

E luego yncontinente en este dicho dia mes y año suso dicho el dicho
señor governador para la dicha ynformacion mando parescer ante si a
esteban rrodriguez soldado de la conpañia del capitan martin de goyte
del qual su señoria tomo e rrescibio juramento y el lo hizo por dios e
por santa maria en forma de derecho y so cargo del prometio de dezir
verdad de lo que supiese y le fuese preguntado y siendo esamynado lo
que sabe çerca de lo suso dicho dixo que lo que pasa y este testigo
sabe es que el dicho dia sabado veynte y ocho de abril del dicho año
que fue el dia primero que los españoles entraron en esta ysla y pueblo
de çubu abiendo hechado della los yndios que abian dexado las casas y
rretiradose la tierra adentro andando los capitanes Recogiendo la gente
este testigo se benia rrecogiendo a la marina e dentro del pueblo topo
este testigo a juan de camuz bermeo marinero de la nao capitana y a
este testigo llamo el dicho juan de camuz y le mostro una ymagen del
niño jesus metida en una caxeta de pino con su gorroncico peludo de
lana colorada de flandes y su bola dorada y los dos dedos de la mano
derecha alçados para arriba bien tratado aunque paresçia muy antiguo
ecebto que le faltaba la cruz que suele tener encima de la bola que
tiene en la mano yzquierda e que tenia menos en algunas partes del
rrostro y de la bola el matiz por que estaba algo comido y el dicho
juan de camuz bermeo pregunto a este testigo que que hera aquello
porque no lo conocia[30] y este testigo como lo tomo en la mano luego
lo conosció y le dixo quera el niño jesus y como le dixo estas palabras
el dicho juan de camuz marinero tomo el dicho niño jesus en las manos y
echo a correr con el hazia la marina para enseñarle a los capitanes y
que despues aca que se hallo el dicho niño jesus de la casa donde se
allo que es pequeña y al parescer debia de ser de algun honbre pobre
se llevo en procesion con mucha solenidad y fiesta de todo el canpo
a la yglesia que agora se tiene de prestado donde syendo por toda la
gente adorado se puso encima del altar y se ynstituyo una cofradia del
nonbre de jesus y el dicho señor governador y los capitanes e oficiales
del canpo botaron e prometieron de celebrar en cada un año la fiesta
de la ynvencion de la ymagen del niño jesus e questo es lo que sabe y
pasa deste caso para el juramento que tiene hecho y en ello se afirmo
e rratifico y lo firmo de su nonbre y el dicho señor governador miguel
lopez paso ante mi fernando rriquel escrivano de governacion==e yo el
dicho fernando rriquel escrivano mayor y de governacion suso dicho esta
ynformacion saque y traslade de la oreginal segun que ante mi paso y
en fee dello fize aqui mi firma e rubrica acostumbrada que es atal en
testimonio de verdad fernando rriquel escrivano mayor y de governacion.



43.

 (Año 1565.—25 de Marzo.)—Informacion del daño y fuerças que los
 Portugueses de maluco hizieron en las yslas philipinas. (_A. de I.:
 Escrituras y rrecaudos tocantes al descubrimiento de las Islas del
 ponyente._)


En la ysla de Bohol de las philipinas del ponyente de su Mag.^d a
veinte y cinco dias del mes de março de mill y quinientos y sesenta y
cinco años el muy Illustre señor miguel lopez de legaspi governador y
capitan general por su Mag.^d de la gente y armada del descubrimiento
de las dichas yslas del Ponyente, por ante mi fernando rriquel
escrivano de governación de las dichas yslas del ponyente, su señoria
del dicho señor governador dixo que por quanto como es publico y
notorio que despues que entraron en este arcipielago de las yslas
fylipinas las naos de esta dicha armada no an podido comprar ny hallar
por sus rrescates ningunos bastimentos ny cosas de comer de que en la
dicha armada a avido gran falta y nescesidad e los naturales de todas
las yslas y partes donde a llegado esta dicha armada tan rremontados y
rrecatados se han mostrado que no an querido ni quieren esperar á que
les ablen sino que viendo las naos huyen a los montes dexando sus casas
despobladas lo que no solian hazer otras vezes que navios de castilla
a estas yslas an llegado por donde paresce questavan persuadidos y
amenaçados para que no acoxesen ni diesen bastimentos á los navios de
castilla e que agora a venido á noticia del dicho señor governador que
la causa porque los naturales estan tan amedrentados e huyen de los
españoles es porque abra dos años y medio poco mas o menos que los
portugueses que rresiden en ternate vinyeron a estas yslas con muchos
paraos y jente de los naturales de maluco y especialmente en esta
ysla de bohol y en otras partes aviendo entrado por bia de amistad
e so color que querian contratar con los naturales las saltearon e
tomaron e rrovaron mucha cantidad de sus haziendas matando mucha gente
de los dichos naturales e prendiendoles e llevando presos todos los
mas que pudieron aver a los quales despues vendieron por esclavos por
las partes por donde pasaban lo qual paresce aver sido de yndustria y
con cautela para que en estas yslas no admitiesen ny rresciviesen a
los castellanos como lo tenyan de costumbre rresçevirlos de amystad
é por bia de paz y contratacion con ellos de cuya causa todos los
dichos yndios y naturales destas dichas yslas quedaron y estan tan
amedrentados que no osan ny quieren admitir contratacion ny amystad
antes como dicho es en viendo los navios se huyen a los montes e se
meten la tierra adentro e para ynformar dello á su Mag.^d e que conste
como lo suso dicho paso dixo que queria hazer ynformacion la qual hizo
en la forma y manera siguiente miguel lopez de legazpi, paso ante mi
hernando rriquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho en este dicho dia mes y año suso dicho el
dicho señor governador yzo paresçer ante si á xicatuna yndio principal
que dixo ser desta ysla e provincia de bohol al qual siendo presente
por lengua del padre prior fray andres de urdaneta que ablaba en
la lengua malaya e de tuaçanmalea natural de la ysla de borneo que
entendia y ablaba la dicha lengua malaya y la destas yslas felepinas
le fue dicho persuadido y rrequerido que dixese la verdad de lo que
le fuese preguntado e supiese y no otra cosa porque la yntencion del
dicho señor governador no hera mas de saber la verdad de como pasava
el negocio para ynformar a su Mag.^d y el dicho xicatuna prometió de
dezir verdad de lo que supiese y siendo preguntado por el thenor de la
cabeça del proceso, dixo que lo que en este caso pasa es que puede aver
tres años algo menos que vinyeron a esta ysla de bohol ocho paraos de
maluco en que venia mucha gente de los malucanos y con ellos venyan
algunos portugueses los quales començaron a tratar con los naturales
desta ysla por via de paz y estando en la dicha contratacion en un
pueblo desta ysla todos en tierra y los naturales muy seguros sin que
hiziesen daño ny mal alguno los desta ysla ny diesen ocasion alguna los
dichos portugueses con mano armada dieron en los naturales e rrobaron
el dicho pueblo e mataron obra de tresçientas personas poco mas ó menos
é prendieron mas de otros quinientos y se los llevaron presos que entre
presos y muertos fueron ochocientas personas antes mas que menos y ansi
fueron costeando esta dicha ysla hasta ysla de maçagua haziendo todo el
daño que podian e despues fue publico e notorio que en la dicha ysla
de maçagua les avian muerto quatro portugueses e desde alli se avian
ydo y no los avian visto mas e questa es la verdad y lo que save porque
á lo que paso en esta dicha ysla se allo este que declara presente y
lo vio y desde entonces por este daño que los portugueses e malucanos
les yzieron devaxo de amystad e seguro estan muy atemorizados y
amedrentados los naturales desta ysla y no se osan confiar de nadie ny
contratar con los que no conocen e se an metido a vivir por la tierra
adentro desviados de la mar todo lo qual dixo y declaro por lengua de
los dichos ynterpretes y no firmo porque no savia escrevir y el dicho
señor governador lo firmo de su nombre, el dicho principal xicatuna
paresçio por su aspecto ser de hedad de mas de quarenta años, myguel
lopez, paso ante mi fernando rriquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho estando en la dicha ysla de bohol a dos dias
del mes de abrill del dicho año el dicho señor governador yzo paresçer
ante si a magut moro yndio natural de borney e su señoria le persuadio
y rrequirio dixese la verdad de lo que le queria preguntar y sobrello
le encargo la conçiençia el qual prometio de lo ansi hazer e siendo
preguntado por el thenor de la caveça del dicho proceso por lengua del
dicho padre prior fray andres de urdaneta, dixo ques verdad publico
y notorio que los portugueses que rresiden en la ysla de ternate
vinyeron a estas yslas filipinas con ocho paraos e mucha gente de los
naturales de maluco en ellos y questando en esta ysla de bohol de paz
y començando a tratar con los naturales della los dichos portugueses
y malucanos con codiçia de rroballos e por lo que ellos quisieron
estando los naturales seguros en su contratacion dieron sobre ellos e
prendieron y mataron muchos dellos entre los quales mataron al señor
principal que era desta ysla que se llamaba sarriparra e un hijo suyo
que se deçia similuma e prendieron a su mujer del dicho sarriparra
y prendieron a otros yndios y rrobaron lo que hallaron en el dicho
pueblo e que con la presa acudieron a la ysla de bagundanao[31] por los
naturales de la dicha ysla la señora principal que llebavan cautiva que
era mujer del dicho sarriparra la rrescataron en noventa taydes de oro
que cada tayde hes nueve castellanos de oro largos sin otras muchas
cosas e campanas e preseas que dieron por ella y questo save este que
declara porque se lo dixeron siete mercaderes de la ysla de vornei
donde este declarante es natural que a la sazon se hallaron presentes
en esta dicha ysla donde acaeçio lo suso dicho y le dixeron de la
manera que avia pasado a los quales dichos mercaderes de vornei no
avian echo mal ni daño los dichos portugueses ni tomadoles cosa alguna
de sus haziendas porque eran sus amigos y a todos los demas avian
rrobado sino solo a ellos e despues que ogaño vino a estas dichas yslas
que a ocho meses que vino a ellas lo a oydo dezir a muchos naturales
a ver pasado todo lo suso dicho como arriba tiene declarado e puede
aver que paso lo suso dicho poco mas de dos años y que por esta causa
los naturales destas yslas estan tan escandalizados y atemoriçados que
en viendo que ven bela o navio por la mar se meten la tierra adentro y
alzan sus haziendas y bastimentos e no bienen ni osan parescer que aun
a ellos con ser sus amigos y conoçellos se rrecatan dellos y no se osan
confiar y esto es publico y notorio y lo que deste caso save y no firmo
porque dixo que no savia escrevir y firmolo el dicho señor governador
el qual dicho moro borneo paresçió por su aspecto de mas de veinte y
cinco años, miguel lopez paso ante mi fernando rriquel Scrivano de
governacion.

E despues de lo suso dicho en este dicho dia mes y año susodicho el
dicho señor governador yzo paresçer ante si a çeilan natural de la
ysla de burney el qual por lengua del dicho padre prior le esorto e
rrequirio dixese la verdad de lo que le queria preguntar y no mas y
el prometio de lo ansi hazer e siendo preguntado por el thenor de la
caveça del proçeso dixo que lo que dello save es que en la ysla de
borney avia oydo dezir a ciertos mercaderes naturales de la dicha ysla
como estando ellos en esta ysla de bohol avia mas de dos años avian
llegado a ella ocho paraos de maluco con mucha gente de los malucanos
y de portugueses que alli rresiden y questando de paz en un pueblo
desta ysla que se deçia bohol donde avia mucha gente de los naturales
contratando, los dichos portugueses y malucanos avian dado sobre los
naturales y rrobadoles todo el pueblo y muerto y preso mucha gente y
que solos a los borneos no les avian fecho mal ni daño por ser sus
amigos los portugueses y todo lo mas que pudieron apañar lo rrobaron
y llevaron y que despues que vino á estas yslas que abra ocho o nueve
meses que andan entrellas contratando con un mercader quel a oydo deçir
lo mysmo a muchos naturales desta ysla que todos los suso dichos se
hallaron presentes y lo vieron y que mataron al señor principal del
dicho pueblo y a un hijo suyo y cautibaron a su mujer y que por esta
causa diçen los naturales questan atemorizados y no osan contratar con
los estrangeros ni bolber junto a la maryna syno por la tierra adentro
a lo menos viendo navios o belas huyen y se meten la tierra adentro y
questa es la verdad deste caso y afirmose en ello y no lo firmo porque
no supo escrevir parescio por su aspeto ser de hedad de mas de treynta
y cinco años, miguel lopez. passo ante my fernando rrequel escrivano de
governacion.

E despues de lo suso dicho a veynte y dos dias del dicho mes de abrill
del dicho año porque supo el señor governador que en el parao de los
dichos moros borneos avia çiertos principales naturales desta ysla
mando a my el dicho escrivano que fuese al dicho parao y por lengua
del dicho geronimo pacheco ynterprete de la lengua malaya y de magut
moro borneo que entendia la dicha lengua malaya y la destas yslas
felipinas y les tomasen sus dichos sobre este caso esortandolos que no
dixesen mas de la verdad e para ello me dio poder complido el dicho
señor governador por no poder yr en su persona al dicho parao y los
dichos naturales porque no querian ny osaban benyr a esta dicha nao
y llevando comigo al dicho geronymo ynterprete yo el dicho escrivano
en cumplimiento dello fuy al dicho parao donde alle ciertos naturales
desta ysla dicha a los quales por lengua de los susodichos tome sus
depusiçiones en la forma y manera siguiente Sibumanglar yndio natural
que dixo ser de la ysla de bohol aviendole sido encargado que diga la
verdad e no otra cosa e siendo preguntado por el thenor de la cabeça
del proçeso mediante los dichos ynterpretes dixo que save e bido que
los yndios de maluco e ternate e portugueses con ellos binyeron a
esta ysla podra aver tres o quatro años que no se acuerda vien del
tiempo y luego que llegaron dixeron que heran de la ysla de sangui con
quien los naturales desta ysla de bohol tienen paz y son sus amigos y
querian contratar con ellos y ansi los rrescibieron de paz y estando
todos en tierra contratando sin les hazer los naturales desta ysla
daño nynguno un dia los dichos portugueses é malucanos dieron en los
dichos naturales y rrobaron todo el pueblo e prendieron y cautibaron
quatrocientas personas, hombres y mugeres chicos y grandes y se los
llevaron sin otros mas de treçientos que mataron entre los quales
murieron nueve principales desta ysla y que rrobaron todo el pueblo y
lo quemaron y destruyeron con yntento de llevarles su hazienda sin otra
ocasion nynguna y ansi les tomaron mucho oro en cantidad de treçientos
taydes y mas de doçientas campanas sin otra mucha rropa y mercadurias
que les tomaron y ansi fueron muy cargados y dexaron esta ysla
destruida y que lo save esto porque lo vio y se hallo presente a ello
y que conoscieron a los portugueses porque es gente blanca y varbuda e
bestida diferentemente que los malucanos y que esta es la verdad y lo
que vio y save deste caso y no firmo porque no savia escrevir paresçio
por su aspeto ser de mas de treynta años. paso ante mi fernando rrequel
escribano de governacion.

Ximongoi yndio natural que dijo ser del pueblo de bohol aviendole
aperçebido, y exortado de los susodichos ynterpretes dixese verdad de
lo que supiese y le fuese preguntado y no otra cosa siendo examinado
por el horden que a los demas dixo que save e bido que vinieron a esta
ysla podra aver tres años poco mas o menos que no se acuerda bien del
tiempo mucha gente de los malucanos e Portugueses con ellos a vueltas
diziendo que querian contratar con los naturales y al principio quando
llegaron dixeron que heran de la ysla de sangui que son amigos de
los desta ysla y ansi los rresçibieron de paz y abiendo comenzado a
contratar sin les aver fecho daño ni dado ocasion los naturales para
que debiesen rrescebir agravio ni daño alguno sino por codicia de
rroballos los dichos portugueses y malucanos estando los naturales
seguros y descuydados dieron en ellos y mataron muchos en cantidad
de mas de trecientos y entrellos nueve principales y prendieron y
cautibaron mas de quatrocientas personas entre grandes y chicos hombres
y mugeres y se los llevaron cautibos y rrobaron e quemaron el dicho
pueblo y llevaron mucho oro y canpanas y otras mercadurias y rropa que
tenian de que fueron muy cargados e que conoçieron muy bien entrellos
a los portugueses por el traxe de sus vestidos y porques gente blanca
y varbuda y que lo save esto porque se allo presente a ello y lo vido
y es ansi la verdad y no firmo porque dixo no saver escrevir. parescio
por su aspeto ser de mas de veynte y cinco años poco mas o menos paso
ante mi fernando rriquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho junto á la dicha ysla de bohol yendo
corriendo la costa della a veynte y tres dias del mes de abrill del
dicho año el dicho señor governador para la dicha ynformacion mando
parescer ante si al capitan juan maldonado de berrocal del qual su
señoria tomo y rresçibio juramento por ante mi el dicho escrivano y el
lo hizo por dios y por santa maria y por la señal de la cruz donde
puso su mano derecha y por las palabras de los santos evangelios segun
forma de derecho so cargo del qual prometio de deçir verdad de lo que
supiere y le fuere preguntado y siendo examinado conforme a la caveça
deste proçeso dixo que lo que save es que abra mas de dos meses que
llego esta armada rreal a estas yslas filipinas dentro del qual dicho
tiempo las naos an surgido en muchas yslas pobladas y los naturales
dellas que an venido a ver las naos a sido con tanto rrecatamiento
y themor que era menester darles rreenes a algunos dellos para que
viniesen a las naos y aunque muchos dellos dichos naturales se an
segurado con el dicho señor governador e capitan general y fecho
amystad e an prometido de traer a vender y rrescatar de sus bastimentos
nunca jamas lo an fecho ny lo an traydo ni vendido ningun arroz puercos
ny gallinas ny otro ningun genero de bastimentos aunque su señoria
siempre les dava graciosamente rrescates y les enseñaba muchos generos
dellos dandoles a entender que les pagarian muy a su contento todos los
bastimentos que truxesen a rrescatar al preçio que ellos quisiesen,
ante los dichos naturales todos generalmente a lo que de ellos se
entendio no tenian boluntad de vender ni contratar con los castellanos
desta armada ningunos bastimentos ni otras cosas por ningun preçio
antes donde quiera que esta armada a llegado an procurado siempre los
naturales de entretener los castellanos con buenas palabras y no con
ningunas obras y esto en el entretanto que ponian en cobro sus mugeres
e hijos e haziendas e que save este testigo que en la ysla de malagui
e camiguinin y esta dicha ysla de bohol luego que las naos llegaron
a ellas todos los naturales de las dichas yslas se ausentaron de las
casas dexandolas yermas e ynabitables por lo qual siempre se tuvo
entendido que los dichos naturales lo haçian de yndustria persuadidos
e ynducidos por algunas personas para que no nos vendiesen bastimentos
ni nos yziciesen obras de amigos hasta que en esta dicha ysla de bohol
los moros borneos dixeron la causa y rraçon porque los dichos naturales
desta ysla y los demas estan todos escandaliçados y muy amedrentados
y que era por rraçon que los portugueses que rresyden en maluco avian
venido a esta ysla en muchos paraos e con muchos naturales malucanos
y avian destruydo esta ysla y matado e preso muchos naturales y
rrobadoles sus haziendas e quemadoles sus casas y echo otros excesos
todo lo qual yzieron so color de contratar con ellos y destar de paz
por bia de contratacion y que por estar los naturales de esta ysla
escarmentados del daño que los dichos portugueses les yzieron debaxo
de paz e amystad andan agora tan amedrentados que en viendo un navio
o bela luego se meten en el monte y dexan sus casas despobladas y
que esto que dicho tiene a oydo dezir este testigo por publico a los
dichos moros borneos por lengua de los ynterpretes y que este testigo
tiene para si creydo que los naturales de todas estas yslas donde se a
tenido notiçia el daño que los dichos portugueses yzieron a los de la
dicha ysla de bohol estan por ello tan amedrentados y rrecatados que no
quieren rrescatar ny contratar con quien no conoçen pensando que los an
de haçer la burla que los portugueses hizieron a los naturales de la
dicha ysla de bohol y que esta es la verdad y lo que save del caso para
el juramento que tiene echo en lo qual se afirmo y rratifico y lo firmo
de su nombre y ques de hedad de mas de treynta años juan maldonado de
berrocal. paso ante mi fernando rriquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho en este dicho dia mes y año suso dicho para
la dicha ynformacion se tomo e rresçibio juramento del capitan martin
de goyti el qual juro por dios y por santa maria en forma de derecho de
decir verdad de lo que supiese y le fuese preguntado e siendo examinado
por el thenor de la dicha cabeça dixo que lo que save es que abra mas
de dos meses que llegamos a estas yslas felipinas con la armada Real
y que algunos yndios sean sangrado con su señoria del dicho señor
governador en señal de paz y amystad, y su senoria les a dado algunos
rrescates graciosamente rrogandoles que por sus rrescates les vendiesen
bastimentos de los que ellos tuviesen e aunque los dichos naturales
siempre prometian de traer los dichos bastimentos y rrescatarlos nunca
los an traydo antes entretienen con buenas palabras al dicho señor
governador y este estilo guardaron todos los mas yndios de las yslas
donde a llegado esta armada sin querer rrescatar un grano de arroz ny
puercos ny gallinas ny otro ningun jenero de bastimentos aunque el
dicho señor governador e general les a enseñado muchos generos de los
rrescates que trae rrogandoles que a trueque de ellos les vendiesen
algunos bastimentos preferiendose a pagarselos a su boluntad y a su
contento al preçio y preçios que quisieren pero ny por estas raçones
ny por otras ningun genero de rrescates an querido rrescatar ningunos
bastimentos aunque consta y es muy notorio que los mas de los dichos
naturales tienen y poseen muchos bastimentos y los llevan a vender a
otras partes fuera de sus yslas y queste testigo ansimysmo a visto
quando el armada llego a la ysla de camiguinin y a esta dicha ysla
de bohol los naturales della no osaron aguardar en sus casas antes
las desanparaban y dexaron yermas y despobladas y que por esta causa
siempre se tuvo entendido y se platico muchas vezes entre la gente
de la armada que pues los naturales destas yslas se rrecataban y no
querian venyr a contratar que devian estar persuadidos y amedrentados
para que no lo hiziesen por algunas personas hasta que se supo de los
moros borneos como los portugueses de maluco con muchos naturales de
sus amygos binyeron en paraos a esta ysla de bohol debaxo de paz y
amystad estando contratando con los naturales de la dicha ysla en su
pueblo de los naturales estando los naturales seguros y muy confiados
los dichos portugueses dieron sobre ellos juntamente con los dichos
yndios de maluco y mataron e prendieron muchos naturales y les rrobaron
sus haziendas e casas e hizieron otros daños que segun este testigo
a oydo dezir son tales que no se maravilla ny tiene a mucho que los
dichos naturales anden rrecatados y tan atemorizados segun el daño les
hizieron los dichos portugueses y questo que dicho tiene save e vio y
a oydo deçir y es la verdad para el juramento que tiene echo y ques de
hedad de mas de treynta y cinco años y firmolo de su nombre martin de
goyti paso ante mi fernando rriquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho en la ysla de çubu de las felipinas del
ponyente de su mag^d. a catorçe dias del mes de mayo del dicho año de
mill y quinientos y sesenta y cinco años para la dicha ynformaçion se
tomo y resçibio juramento del thesorero guido de la vaçares el qual
lo hizo por dios y por santa maria en forma de derecho so cargo del
qual siendo preguntado por el thenor de la caveça de proceso atras
contenida dixo que lo que save es que en algunas destas yslas donde a
llegado el armada rreal de su mag^d. aunque algunos de los naturales
dellas en canoas an venido a ver las naos y se an sangrado con el dicho
señor governador y con los capitanes y prometido de vender bastimentos
por los rrescates que les enseñaban todo a sido y es a fin de dilatar
con palabras en el entretanto que ponen en cobro sus mugeres e hijos
e sus haziendas de suerte que dexan las casas yermas e ynabitables
sin hazerles mal ninguno los españoles antes dandoles como siempre se
les a dado a los principales que an venydo a ver los dichos navios
algunos rrescates graçiosamente e nunca an querido traer a vender ny
an vendido ningunos bastimentos ny otra cosa ninguna antes lo esconden
todo de suerte que muestran estar amedrentados o persuadidos a ello y
que aunque la flota estubo en la ysla de camiguinin y en la de bohol
los naturales dellas luego como vieron las naos dexaron sus casas
despobladas y se fueron huyendo la tierra dentro y no quisieron ablar
a los dichos españoles de suerte que siempre se sospecho questaban
ynducidos a no rrescebir a los españoles castellanos de paz como otras
vezes lo avian fecho los naturales destas yslas quando los navios de
castilla venian a ella hasta que en la dicha ysla de bohol se vino a
saber mediante los moros de borney que en ella se hallaron como los
portugueses que rresiden en la ysla de maluco agora a dos o tres años
vinieron con muchos paraos a la dicha ysla de bohol acompañados de
muchos yndios de maluco y so color de amystad y aviendo fecho paz con
los naturales de la dicha ysla estando en un pueblo della contratando
con los dichos naturales y tomandoles seguros en la dicha contratacion
mataron con mano armada muchos dellos y otros prendieron y cautibaron y
rrobaronles sus haziendas destruyendoles sus casas y haziendoles otros
daños segun los dichos moros de borney dieron a entender mediante los
ynterpretes y que los naturales destas yslas amedrentados desto temen
a los estrangeros y no se atreven a contratar con ellos ny se fian de
ninguna paz que con ellos hagan y queste testigo tiene para si creydo
que los dichos portugueses hiçieron este daño á los de la dicha ysla
de bohol para que a terror de echo espantase á los comarcanos y quando
los navios de castilla viniesen a estas yslas no los admytiesen ny
rrescibiesen de paz antes se esquibasen y apartasen de contratar y
conversar como se a visto por la espiriençia y questo que dicho tiene
es lo que save e pasa e vido y a oydo deçir de lo que le es preguntado
para el juramento que hizo en lo qual se afirmo e rratifico, y ques de
hedad de mas de treynta y ocho años y firmolo de su nombre guido de la
vaçares paso ante mi fernando rriquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho en este dicho dia mes y año suso dicho por
la dicha ynformacion se tomo e rrescibio juramento de geronimo monçon
gentil hombre el cual lo hizo por Dios y por santa maria en forma de
derecho e siendo preguntado por el thenor de la caveça de proceso
dixo que lo que save es que despues que el dicho señor governador
llego con su armada a estas yslas Fylipinas los naturales dellas se an
mostrado siempre rrecatados y atemoriçados que procuran y siempre an
procurado de poner en cobro sus haziendas mugeres e hijos de suerte que
dexavan sus casas baçias no enbargante que el dicho señor governador
los aseguraba e dava de los rrescates que traia y haziendoles todo
buen tratamiento e no consintiendo que se les yziese daño ninguno
ny entrasen en sus casas pero con todo esto no an querido rrescatar
ningunos bastimentos aunque se les an ofrecido la paga a su contento
y consta y es cosa averiguada y notoria que los naturales de las
dichas yslas Fylipinas tienen bastimentos en mucha cantidad y los
llevan a vender a otras yslas fuera de sus tierras e de tal suerte se
rrescelavan los dichos naturales de los dichos castellanos que entre
la gente del campo y armada se deçia y trataba que podria ser a ver
venydo algunos portugueses de maluco a ynduçir a los naturales destas
yslas que no rresçibiesen de paz a los castellanos ny les vendiesen
bastimentos y questa sospecha que la gente tenia por comun opinyon
se confirmo mas quando el armada llego a la probinçia de Cavalian
porque alli preguntaron los naturales si eramos frangues que quiere
deçir portugueses porque ansi los llaman los yndios e quando les
dixeron de las naos que no eramos portugueses syno castellanos aunque
se rreçelaron mucho despues que oyeron dezir que eramos castellanos
entraron dentro en la nao capitana e yzieron su amystad con el dicho
señor governador y aunque yçieron su amistad e prometieron de traer
bastimentos a vender nunca los traxeron antes despoblaron sus casas
alçando de ellas el vastimento y haçienda que tenian como claramente
se vio algo desde las naos e que ansi mesmo quando la dicha armada
llego a vista de la ysla de maçagua con ser amigos muy antiguos de
los castellanos e que todas las veçes que venian castellanos a su
ysla les salian a rrescevir de paz e les façian todo buen ospedaxe
agora en viendo que vieron las naos un yndio pego fuego a una casa y
se subio ençima de una peña alta quitando el escalera e diçiendo e
dando a entender que no querian que fuesen alli los castellanos lo
qual cree este testigo y tiene por çierto que yçieron de amedrentados
y atemoriçados questan de los portugueses porque en las yslas de
botuma[32] quando estuvo alli el patax san juan solo que lo envio alla
el dicho señor governador a rrescatar este testigo vio un yndio que se
deçia ser hijo del señor principal de maçagua el qual andava cargado de
luto a su costumbre e dezia que los frangues que son los portugueses
le avian destruydo su tierra e que por eso se estava alli entre sus
parientes y que este testigo save esto porque lo hizo preguntar alli
a la lengua muy particularmente e que despues quel dicho pataje vino
del dicho puerto de botuan adonde estava el armada aguardandole que era
en la ysla de bohol este testigo supo y oyo deçir a los moros borneos
por lengua de los ynterpretes por lengua de los moros borneos como los
naturales de la dicha ysla de bohol se quejavan que los portugueses
de maluco acompañados con algunos naturales de las dichas yslas avian
venido a la dicha ysla de bohol y diciendo que querian contratar con
ellos y aviendo fecho la amystad como se acostumbra estando los dichos
naturales de la dicha ysla de bohol seguros en su contratacion los
dichos portugueses y malucanos dieron de repente sobre ellos y mataron
y destruyeron muchos yndios e prendieron y llevaron presos muchos
cautybos e alvorotaron toda la ysla e yçieron otros daños en ella de
lo qual quedaron los dichos naturales escandaliçados e amendrentados
que de ay adelante no se osan fiar de nadie aunque sea de sus propios
amigos e queste testigo via venir a los naturales de la dicha ysla
de bohol tan rrecatados a entrar en los navios que aunque los moros
borneos sus amigos que conocen a los portugueses venian con ellos no
se osaban confiar de los castellanos del todo e questo que dicho tiene
es la verdad y lo que save e vido y oydo deçir para el juramento que
tiene fecho en lo qual se afirmo y rratifico y lo firmo de su nombre e
dixo ser de hedad de mas de treynta y cinco años. geronimo de monzçon,
paso ante mi fernando rriquel Scrivano de governacion. e yo el dicho
fernando rriquel scrivano de governacion de las yslas del ponyente esta
ynformacion de testigos yze sacar segun que ante mi paso y en fe dello
fiz aqui my firma y rrublica acostumbrada ques atal en testimonyo de
berdad fernando rriquel Scrivano de governacion.



44.

 (Año de 1565.—23 de Mayo.)—Provança hecha por los Ofiziales de la
 Hazienda Real de las Islas del Poniente. (_Sobre el mal estado de
 provisiones y pertrechos en que vino la flota._) (_A. de I._ Pat.
 1-1/27.)


En la ysla de çubu de las felipinas del ponyente de su magestad a
veynte e tres dias del mes de mayo de mill e quinientos y sesenta e
cinco años antel muy yllustre señor miguel lopez de legazpi governador
y capitan general por su magestad del descubrimiento de las yslas
del ponyente parescieron los oficiales de su magestad e por ante mi
hernando de rriquel escrivano de governacion presentaron la petiçion
siguiente:

Muy Yllustre Señor los ofiziales de la Real Hazienda de su magestad
deçimos que nosotros tenemos necesidad de hazer ynformacion del poco
recaudo de velas xarçia hierro brea alquitran y de otras cosas muy
nescesarias questa armada dexo de traer siendo tan ynportantes para el
buen aviamiento y despacho della y para que conste desto a su magestad
y a los señores de la rreal audiencia de la nueva españa:

Suplicamos a vuestra señoria mande se rresciba la ynformacion de
testigos que por nuestra parte se presentaren los cuales se esaminen
por el tenor desta peticion y para ello el ofiçio yllustre de vuestra
señoria ynploramos pidiendo justicia, guido de la vaçares andres
cauchela andres de mirandola.

E por su señoria vista dixo que mandava e mando se resciban y examinen
los testigos que los dichos oficiales rreales presentaren siendo
mayores de toda exçesion y la rreçebcion dellos rremitio a mi el dicho
escrivano e firmolo de su nonbre myguel lopez paso ante mi hernando
rriquel escrivano de governacion.

E despues de lo suso dicho en este dicho dia veynte e tres dias de
mayo de mill e quinientos y sesenta e cinco años los dichos ofiziales
de su magestad presentaron por testigos para la dicha ynformacion al
capitan juan de la ysla y al piloto mayor esteban rrodriguez e a laynes
(Jaimes) fortuno piloto de la nao almyranta e a rrodrigo espinosa
piloto que fue del navio san juan y a martin de ybarra maestre de la
nao capitana e a juan maria maestre de la nao almyranta y a francisco
de astigarribia contramaestre de la nao capitana e a maestre pedro
de guevara herrero de los quales y de cada uno dellos yo el dicho
escribano tome e rrescevi juramento en forma debida de derecho y ellos
lo hizieron por dios y por santa maria y por la señal de la cruz donde
cada uno dellos puso su mano derecha corporalmente so cargo del qual
dicho juramento prometieron de dezir verdad e a la ausoluçion del
dixeron y depusieron sus dichos y depusiciones en la forma e manera
siguiente ante mi hernando rriquel escrivano de governacion.

TESTIGO.=El dicho esteban rrodriguez piloto mayor el qual aviendo
jurado en forma de derecho e siendo preguntado lo que pasa e sabe cerca
de lo contenido en la petiçion suso dicha dixo que lo que sabe es
questas naos del armada de su magestad rreal se despacharon del puerto
de la navidad muy faltas de lo necesario conviene a saber de marineros
que truxeron muy pocos y esos mal experimentados y sino fuera por los
soldados que ayudaban a marear las velas sabe este testigo quanto
travajo pasaran en la navegacion e aun duda que llegaran aca las naos
y ansi mismo vinieron las dichas naos faltas de brea que no truxeron
mas de una poca que agora se gasto en dar lado a la nao capitana e las
demas naos quedan sin ella e ansi mismo se vinieron las naos sin traer
ningun alquitran cosa muy necesaria para la xarcia y cables e otros
aparejos de los navios e aca no tienen los navios que quedan en esta
ysla ninguno siendo tan necesario y ansi mysmo sabe este testigo quan
poco hierro truxeron en la dicha armada porque solamente vinieron hasta
quarenta quintales y eso muy rruin porque se dexa de labrar muncho
dello por ser tan malo y ansi mismo vinieron las dichas naos faltas de
clavazon porque truxeron poca y esa gruesa e de perneria la mas della y
que ansimesmo se truxeron pocas velas y esas Ruynes porque los angeos
que se enviaron al Puerto de la navidad fueron pocos y esos se gastaron
en las velas de suerte que se truxo muy rruin belamen de rrespeto e
que las dichas naos vinieron sin ninguna xarcia de rrespeto e la que
traian muncha della sin alquitran e casi la mayor parte della sirvio
en el puerto de la navidad para echar los navios al agua e asi ninguna
estaba de provecho porque estava ya quebrada e gastada y desta causa
quedan las naos muy faltas de la dicha xarcia e de cables que truxeron
pocos e alguno dellos por alquitranar por falta de no aver alquitran en
el puerto al tienpo que se despacho el armada e las anclas que truxeron
las naos algunas dellas eran mayores que las naos avian menester e
otras quebradas ansimismo sabe este testigo que ay nescesidad en estas
naos de alguna banderia e falcones de camara y de algunas pieças
gruesas para alcançar.

Y tampoco truxeron mas de dos chinchorros uno nuevo y otro viejo de los
quales tienen las naos necesidad y la misma falta truxeron las naos
de hilo de velas y de lonbarderos que vinieron pocos y esos muy mal
esperimentados y por esto es muy nescesario que se enbien algunos y
ansimismo la dicha armada traxo gran falta de candelas de sebo porque
en la nao capitana un mes despues de salido del puerto no avia candela
de sebo que gastar y ansimismo truxo el armada falta de bastimentos
carne tocino quesos hava e garbanços e pescado por ser todo poco e
de ningun provecho por aver muncho tienpo questava fecho e por el
consiguiente todo el demas bastimento que truxeron las naos del armada
ecepto el pan y el agua, y questo que dicho tiene es la verdad y de
todas estas cosas vinieron faltas las naos de la dicha armada siendo
tan ynportantes e nescesarias al buen recaudo e aviamiento dellas e
esto es lo que sabe para el juramento que hizo y firmolo de su nonbre e
dixo ser de hedad de treynta e un años esteban rrodriguez paso ante mi
fernando rriquel escrivano de governacion.

TESTIGO.=El dicho martin de y barra maestre de la dicha nao capitana
el qual aviendo jurado segun dicho es e siendo preguntado lo que sabe
çerca de lo susodicho dixo que lo que sabe es que las dichas naos no
truxeron de rrespeto ninguna xarcia de que se pudiese aprovechar sino
son las ustagas mayores y las del trinquete que se truxeron de rrespeto
e que truxeron las dichas naos muncha falta de brea que no truxeron
mas de una poca que se gasto en dar lado a la nao capitana e muy mayor
de alquitran que no truxeron ninguno y de cables y de hilo de velas
y de candelas de sebo e que las dichas naos vinieron mal marinadas
que truxeron pocos e rruines y la mesma falta de artilleros e que los
bastimentos de quesos carne tocino pescados e hava e garbanço vino todo
podrido y dañado y no fue de provecho que no duro mas de dos meses por
venir todo podrido e aver muncho tiempo questaba fecho sino fue el pan
y el agua todo el demas bastimento vino muy rruin e dañado e la gente
paso y pasa nescesidad dellos e questo que dicho tiene es la verdad
para el juramento que hizo y en ello se afirmo y rratifico y que todo
lo que falto e falta a las dichas naos del armada es muy nescesario y
enportante al buen rrecaudamiento e aviamyento dellas e sustentacion
de la gente que va en serviçio de su magestad e firmolo de su nonbre e
dixo ser de hedad de quarenta e dos años martin de ybarra paso ante mi
fernando rriquel escrivano de governacion.

TESTIGO.=El dicho francisco de astigarribia contramaestre de la dicha
nao capitana e aviendo jurado e siendo preguntado lo que pasa e sabe
cerca de lo susodicho dixo que lo que sabe es questa armada e navios
della salio del puerto de la navidad desproveyda de lo necesario
espeçialmente aviendo de hazer un viage e navegacion tan larga de yda y
buelta á la nueva españa e las dichas naos vinyeron faltas de brea que
no truxeron sino una poca que se gasto en dar lado á la nao capitana
y no truxeron ningun alquitran siendo tan necesario ni ninguna xarcia
de rrespeto mas de la que venia en los aparejos la qual estava muncha
della muy gastada a causa de aver servido en el puerto en echar los
navios a la mar quando en el puerto de la navidad se echaron, e que de
hierro clavazon hilo de velas candelas de sebo truxeron muy poco y eso
muy Ruyn que no es de provecho y especialmente el hierro y la clavazon
por ser perneria gruesa e toda la demas ser gastada e que asimismo
las dichas naos vinyeron mal marinadas de marineros y lonbarderos
porque truxeron pocos segun las naos rrequerian y esos muy rruines e
que ansies necesario que se envien a las naos que aca quedan algunos
marineros e lonbarderos e de todo lo demas que las dichas naos truxeron
falta y tanbien los bastimentos de carne tocino quesos hava garbanços
pescado duro muy poco tienpo por venir todo podrido y dañado a causa
de aver muncho tienpo questaba fecho antes que se enbarcase e a pasado
e pasa la gente necesidad de bastimentos que todos quantos truxeron
no fue de provecho ecepto el pan e agua y sabe este testigo quan
desproveydas quedan aca las naos de todo lo suso dicho e quan necesario
es todo ello para el buen rrecaudo e aviamiento dellas e questo que
tiene dicho es la verdad e lo que sabe pasa para el juramento que tiene
fecho y firmolo de su nonbre y dixo ser de hedad de mas de treynta
años francisco de astigarribia paso ante mi fernando rriquel escrivano
de governacion.

TESTIGO=El dicho juan maria maestre de la nao almiranta aviendo jurado
segun dicho es e siendo preguntado lo que sabe e pasa çerca de lo suso
dicho dixo que lo que sabe es que las naos desta dicha armada truxeron
falta de munchas cosas espeçialmente de marineros que la nao almiranta
donde este testigo es maestre no truxo la mitad de los marineros que
heran neçesarios ni aca los tiene agora e que la nao almiranta no truxo
de rrespeto mas de tres quintales de brea e ningun alquitran bino en
esta dicha armada e por falta del truxo la dicha nao almirante tres
cables por alquitranar e que el hierro que en el puerto no se pudo
gastar por ser rruin e se dieron al armada para traer de rrespeto e que
ningunos clavos de tillado ni de medio tillado vinieron en la dicha
armada sino perneria gruesa que aca no es necesaria e que asimismo las
dichas naos no truxeron ningunas lonas sino los papahigos mayores de
las dichas naos e de las lonas de teguantepeque que se hicieron en la
nueva españa vela de gavia e mezana e cebaderas e que del angeo que
se truxo se hizieron velas a los bateles y esquifes e algunas velas
para una fragata que en esta ysla se hace e con esto no queda vela
ninguna de rrespeto para las naos que aca quedan ni de que hazerse e
que ansimismo vinieron faltas de xarcia porque no truxeron ninguna de
rrespeto e la que truxeron en los aparejos de las dichas naos muncha
della sirvio en echar las naos en el puerto de la navidad de cuya causa
vino muncha della que no es de provecho ni sirve para mas de hacer
filasigaré[33] que tanbien vinieron faltas las dichas naos de anclas
que sirviesen porque munchas heran grandes demasiado y otras se han
quebrado y no tienen las naos ningun rrezon y que al presente ay en la
dicha armada necesidad de chinchorros[34] porque dos que se truxeron
no valian nada ni agora son de provecho e que las candelas de sebo que
se truxeron demas de ser Ruynes no duraron un mes ni al presente las
ay e que los artilleros y lonbarderos que vinieron en las dichas naos
aliende de ser pocos son tan mal yspirimentados viejos y enfermos que
aunque los enviaran a la nueva españa segun lo poco que sirven aca no
hacian falta y que ansimismo todos los bastimentos de queso tocino
carne pescado hava e garbanço todo se perdio e pudrio en breve porque
aliende de ser poco avia muncho tiempo que estaba fecho e que sino es
el pan y agua que truxeron las naos todo el demas bastimento no fue de
provecho e que todas estas dichas cosas que dicho tiene se vinieron
las dichas naos faltas y necesitadas e al presente quedan en tanto
estremo que si se ofreciese hazer algun barco ó vergantin no abria con
que aparejarlo sino es deshaziendo algun navio desotros y que esta es
la verdad de lo que sabe e pasa e firmolo de su nonbre e dixo ser de
hedad de treynta e cinco años, juan maria paso ante mi fernando rriquel
escrivano de governacion.

TESTIGO=El dicho maese pedro oficial herrero testigo presentado aviendo
jurado e siendo preguntado cerca de lo que sabe e pasa tocante a lo
suso dicho dixo que lo que sabe es que este testigo como oficial ques
sabe e a visto el poco hierro que truxo esta armada para proveer lo
necesario que se ofreciese y eso que truxo tan rruin y malo de labrar
que entiende este testigo y lo sabe muy cierto que no se aprovechara ni
sacara del dicho hierro la terçia parte y eso si se a de labrar a de
ser con grandisimo travajo y quel dicho hierro lo dexo este testigo de
labrar en el puerto de la navidad por ser tan rruin como dicho tiene
e que ansi mismo sabe este testigo quan pocos marineros vinieron en
las naos de la dicha armada e quan mal proveidas vinieron de otras
muchas cosas necesarias e muy ynportantes e que an fecho e an de fazer
grandisima falta a las naos de la dicha armada e questo que dicho
tiene sabe y es la verdad para el juramento que tiene fecho e firmolo
de su nombre y ques de hedad de veynte y siete años poco mas o menos
maese pedro de guevara paso ante mi fernando rriquel escrivado de
governacion.

TESTIGO=El dicho Jaimes martinez piloto testigo presentado en la dicha
rrazon aviendo jurado e siendo preguntado conforme a lo suso dicho dixo
que lo que sabe es questa armada truxo falta de marineros porque aunque
truxera el numero doblado de los que truxo avia necesidad dellos porque
aca en este puerto no quedan marineros para poder navegar una nao e que
ansi mesmo sabe este testigo questa dicha armada truxo muy poca brea
porque la que se truxo fue muy poca y se gasto en dar lado a la nao
capitana e no truxo nengun alquitran de lo qual tienen los navios que
aca quedan muncha necesidad so pena de no poder navegar con ellos y
ansi mismo sabe este testigo que la dicha armada vino falta de lonas y
xarcia de rrespeto ques cosa que cada dia se va gastando e consumiendo
y ansi los navios que como dicho es aca quedan tienen gran falta de
xarcia y velamen y que algunos de los cables que se traxeron se pierden
muy ayna por no venir alquitranados e que los dichos navios quedan con
necesidad de siete u ocho anclas que ansimismo le parece a este testigo
que en tierra de ningunos amigos como estas y nueva ay necesidad de
algunas buenas pieças de artilleria y que las dichas naos asi mysmo
vinieron faltas de hilo de velas e que las dichas naos aunque truxeron
onbres en oficio de lonbarderos no saben usar oficio de lonbarderos ny
lo entienden e que son muy necesarios especialmente en esta tierra e
que tanbien tienen las naos falta de candelas de sebo porque enesta
tierra no ay sebo nenguno e que todas las faltas que truxo esta dicha
armada segun dicho es cosa muy necesaria para las dichas naos y
conviene que se provean las dichas naos dellas porque sin ellos no son
de provecho las dichas naos ni se pueden navegar e questo que dicho
tiene es la verdad e lo que sabe deste caso para el juramento que hizo
y en ello se afirmo e rratifico siendole leydo y lo firmo de su nonbre
e ques de hedad de mas de quarenta años Jayme martinez fortun paso ante
mi fernando rriquel escrivano de governacion.

TESTIGO=El dicho rrodrigo despinosa piloto aviendo jurado segun
dicho es e siendo preguntado lo que sabe e pasa cerca de lo suso
dicho dixo que lo que sabe es que las naos del armada de su magestad
truxeron falta de munchas cosas muy necesarias para la navegacion y
especialmente de marineros que truxeron pocos e que ansimesmo sabe
que en el navio san juan donde este testigo es piloto no se truxo
una arroba de brea de rrespeto e ningun alquitran y pidiendola en el
puerto al yllustre señor miguel lopez de legaspi governador y capitan
general de la dicha armada le rrespondio que abia muy poca brea y esa
la llevava la nao capitana que no avia para dalle e que ansi mismo el
dicho navio san juan vino muy necesitado de velas porque las que tenia
antes que partiese del puerto le avian servido cinco o seis meses
yendo por los arboles a teguantepeque de suerte que las velas que al
presente tiene son muy viejas y no ay de que hazer velas sino es un
papahigo del trinquete e que ansi mesmo el dicho navio avia menester
seis cables e no truxo mas de tres y esos que truxo fueron de cabuya
e muy rruynes porque el cordonero que lo hizo dixo a este testigo que
la cabuya era muy rruyn e que ansi mesmo el dicho navio san juan vino
falto de hilo de velas y de candelas de sebo que en la mitad del viaje
faltaron e questo que dicho tiene es la verdad y destas cosas vinieron
las naos muy necesitadas e quedan al presente las quales cosas son
muy neçesarias para navegarlas e firmolo de su nonbre e dixo ser de
hedad de veynte e cinco años poco mas. Rodrigo despinosa paso ante mi
fernando rriquel escrivano de governacion.

TESTIGO=El dicho capitan juan de la ysla aviendo jurado e siendo
preguntado lo que sabe y pasa çerca de lo suso dicho dixo queste
testigo sabe que las dichas naos vinieron faltas de marineros
porque hincheron el numero de marineros con carpinteros calafates e
lonbarderos bonberos y otros oficiales de la nao los quales en las naos
de armada no se acostunbran e que las dichas naos vinieron faltas de
marineros e que ansi mesmo sabe que no truxeron mas de veynte quintales
de brea en toda el armada e que toda se a gastado en dar lado a la
capitana y en adereçar la fragata e bateles de suerte que no queda
agora nenguna brea siendo tan necesaria e que la dicha armada no truxo
lonas de rrespeto sino fueron unas pocas de las de teguantepeque que
no avia para hazer velas a un navio e que sabe que al presente ay
muncha necesidad de velas y de xarcia que las dichas naos no truxeron
ninguna de rrespeto e que ansi mesmo no se truxo hilo de velas el que
a menester sino poco y eso se a gastado en breve e que ansi mesmo
avido falta de candelas de sebo y al presente no ay nenguna y que
tanbien truxeron las dichas naos falta de lonbarderos porque vinieron
muy pocos para los que las dichas naos avian menester e que de todas
estas cosas que tiene dicho truxo la dicha armada e navios della muncha
necesidad e al presente quedan con ella y esto sabe acerca de lo que le
es preguntado para el juramento que tiene fecho y en ello se afirmo y
rratifico e firmolo de su nonbre e dixo ser de hedad de mas de treynta
e cinco años. Juan de la ysla paso ante mi fernando rriquel escrivano
de governacion.

E yo el dicho fernando rriquel escrivano de governacion de las yslas
del poniente esta ynformacion de testigos hize sacar y escrevir
segun que ante mi paso y en fee dello hize aqui mi firma e rrubrica
acostunbrada que es atal en testimonio de verdad fernando Riquel
escrivano de governacion.



45.

 (1566?)—Memoria de lo que se embio a pedir a su magestad de merced
 franquezas e libertades por los capitanes conquistadores oficiales que
 al presente en esta jornada e nuevo descubrimiento le sirven en las
 yslas felipinas governador miguel lopez de legaspi.

 _Piden_: 1.ª _Que se envíen religiosos por no quedar más que tres
 y no bastar para los españoles cuanto más para la conversión de
 los indios. Los Padres llamábanse Fr. Diego de Herrera, Fr. Martín
 de Herrada y Fr. Pedro de Gamboa._—2.ª _Gente y armas, por si
 los naturales no quisieran convertirse de buen grado obligarles á
 ello._—3.ª _Merced á Legazpi por los gastos que ha hecho y por los
 méritos de su persona._—4.ª _Confirmación á todos los de la Armada
 en los oficios que en nombre de S. M. les confirió el Virrey D.
 Luis de Velasco._—5.ª _Declarar á todos los de la Armada y á sus
 descendientes libres de pechos y alcabalas, y por cien años en las
 mercaderías que llevasen á las nuevas tierras que descubriesen._—6.ª
 _Piden repartimientos á perpetuidad y facultad para trocarlos en
 las personas que quisiesen._—7.ª _Que así en España como en Nueva
 España se sustente á sus mujeres é hijos en tanto que se verifican
 los repartimientos, y en caso de muerte del expedicionario sea
 continuado el sustento de aquéllos._—8.ª _Que se reparta la
 tierra entre ellos._—9.ª _Que solamente los conquistadores puedan
 contratar en aquellas tierras, salvo la contratación real._—10.ª
 _Que los mahometanos sean esclavos y pierdan las haciendas que se les
 tomaren._—11.ª _Perpetuidad en los oficios á los oficiales reales,
 y un heredero de que les hizo merced D. Luis de Velasco, y que no
 obstante dichos oficios tengan derecho á repartimientos._—12.ª
 _Otrosí, aumentarles el salario hasta tres mil ducados de Castilla
 de buena moneda de á trescientos setenta y cinco maravedís.—Otrosí,
 autorización para comprar esclavos de los que en la tierra se
 vendiesen. Piden los quintos del oro y plata que se sacare por espacio
 de cincuenta años. Que se les repartan los indios en encomiendas._


1. Primeramente que su magestad mande proveer de rreligiosos y clerigos
quales convengan para la predicacion del santo evangelio e conversion
de los naturales destas partes atento a que los que aca quedan no son
mas de tres fray diego de herrera e fray martin de herrada e fray pedro
de gamboa que aun no pueden acudir solo a la necesidad y doctrina de
los españoles sin otro y pues ay tantas tierras e provincias donde
se pueden emplear en sembrar el santo evangelio e conversion de los
naturales destas partes y ser negocio de tan gran servicio a dios
nuestro señor e a su magestad de meter la rreligion cristiana en estas
gentes quanta necesidad tienen.

2. Iten que su magestad mande proveer de gente y armas e municiones en
cantidad de quinientos o seis cientos hombres que vengan apercevidos
bien de armas todos y que para los que aca quedan se provea con
vrevedad armas por quanto hasta oy lo que emos bisto de la gente de los
naturales toda ella viciosa e de malos costumbres e si no quisiesen por
los rrespetos de arriba significados del santo evangelio rreduzirse
al verdadero conocimiento de nuestra santa fee catolica con el favor
del divino y como cosa tocante a la honrra de dios vengan al dominio a
fuerça de armas que sin ninguna duda se entiende sera necesario.

3. Iten que por quanto miguel lopez de legaspi governador e capitan
xeneral desta armada e yslas del poniente es tal persona que a servido
e sirve con la fee e fidelidad que en el siempre se ofrece atento a los
grandes gastos que en el viage a hecho le deve su magestad de hazer la
merced que en su persona cave atento a los grandes meritos suyos.

4. Iten que todas las personas que an servido a su magestad en este
viage e nuevo descubrimiento piden e suplican a su magestad les haga
merced de confirmar y perpetuar los oficios que don luis de velasco
visorrey e capitan general por su magestad en la nueva españa les hizo
merced en nombre de su magestad por quanto an servido e sirven en el
dicho viage e nuevo descubrimiento como leales vasallos de su magestad
padesciendo muchos trabajos e inquietudes y nescesidades grandes que
pasan.

5. Iten piden e suplican a su magestad les aga merced a todas las
personas que en este dicho nuevo descubrimiento e conquista le sirven
de hacellos libres de pecho y alcavalas a ellos y a sus descendientes
agora e para siempre xamas ansi mismo que en esto de las tierras que
fueren descubiertas por el xeneral miguel lopez de legaspi por tiempo
de cien años gozen de la misma preminencia en las mercaderias que en
ellas se trataren.

6. Otro si piden e suplican a su magestad todos los dichos
conquistadores e nuevos descubridores se les haga merced de los
rrepartimientos que ubiere en la tierra y se les diere en todo lo que
descubrieren sean perpetuos y que los puedan trocar y rrenunciar en la
persona o personas que les paresciere los tales rrepartimientos.

7. Otro si piden e suplican a su magestad les haga merced y mande
proveer que se les de de comer de su rreal hazienda ansi en españa como
en la nueva españa a las personas mugeres e hijos de los que en su
rreal servicio en esta conquista quedan hasta en tanto que la tierra
se les rreparta y tengan con que las poder sustentar atento a que las
dexaron pobres e gastaron sus haziendas por benirle á servir en este
viaxe e que si caso fuese que la tal persona biniese a fallescer en
su rreal servicio le de de comer a su muger e hijos de la tal persona
atento a que muere en su rreal servicio.

8. Otro si piden que su magestad les haga merced de rrepartir la tierra
y combiene que para la perpetuacion della se den por que de otra suerte
no se podra sustentar.

9. Otro si piden e suplican a su magestad y piden de merced que ningun
mercader pueda tratar en estas partes fuera de la contratacion rreal si
no fueren los dichos conquistadores atento a que es preminencia que su
magestad concede a los tales descubridores y conquistadores y a ellos
se les deve hazer.

10. Otro si piden e suplican a su magestad por quanto en estos rreynos
e señorios suyos tratan moros y llevan el oro que en estas yslas ay y
los demas frutos como es cera canela y otras cosas que hasta agora no
se an alcançado a entender y por quanto estorban y procuran estorbar
la contratacion de los naturales con nosotros y les predican la seta
bahometanga[35] e no da lugar a que en ella se cultive el santo
evangelio que los tales moros sean esclavos e pierdan las haziendas que
se les tomaren atento a que hacen los daños arriba significados y ser
en perjuicio de la santa fee catolica y aumento de la rreal corona y
esto conviene que su magestad provea.

11. Otro si que su magestad les haga merced e pedimos e suplicamos
que a los oficiales de la rreal hacienda thesorero contador factor e
veedor de perpetuarles los oficios e de un heredero que en su rreal
nombre les hizo merced don luis de velasco visorrey de la nueva españa
por su magestad que en gloria sea y les haga merced de rrepartimientos
no embargante los oficios atento a que en ellos y en todo lo que se
ofreciere en estas partes ansi de guerras e defensas e otros negocios
que se les ofrecen poniendo en gran rriesgo sus vidas e personas en su
rreal servicio atento a esto y a que an gastado sus patrimonios para
servirle en este viage y en todos los sus rreynos.

12. Otro si pedimos e suplicamos a su magestad les haga merced de
acrecentarles el salario a cumplimiento de tres mill ducados de
castilla de buena moneda de a treszientos y setenta e cinco maravedis
atento a la carestia grande que ay en la tierra en las cosas
nescesarias para su sustento.

       *       *       *       *       *

Lo que este campo agora de nuevo juntamente con lo de arriba embia a
pedir a su magestad les haga merced es lo siguiente:

1. primeramente piden e suplican les se haga merced a los dichos
conquistadores e descubridores que puedan comprar e compren esclavos
los que en la tierra se vendieren para que puedan servirse de ellos
segun e como se sirven los prencipales e naturales destas partes ansi
en minas como en otras qualesquier cosas que se ofrezan.

2. otro si piden e suplican a su magestad les haga merced de los
quintos por tiempo y espacio de cinquenta años de todo el oro y plata
que se sacare en estas partes e rreinos como en tierra nuevamente
convertida y haze vuestra magestad a los tales descubridores e
conquistadores la tal merced.

3. conviene que vuestra magestad sea servido de mandar se rrepartan
los indios que en este arcipielago fueren conquistados atento a que
ellos no tienen señor ni rreconoscen señorio alguno e para la quietud
e pacificacion dellos conviene al servicio de dios nuestro señor y de
vuestra magestad se provean y encomiende a los tales conquistadores e
nuevos descubridores e ansi lo piden e suplican a vuestra magestad.

martin de goiti=guido de labezari=Andres de mirandaola=Andres
cauchela=luis de la haya=gabriel de rribera=juan maldonado de
berrocal=joan de la ysla=fernando rriquel escribano de governacion=Hay
sus rubricas correspondientes.


PETICIÓN DE MIGUEL LÓPEZ DE LEGAZPI SOBRE LAS ISLAS DEL PONIENTE.

 _Pide: Que se pueblen y pongan bajo el dominio de la Corona real.—Que
 vayan religiosos y sacerdotes de buena vida y ejemplo.—Que salgan de
 las islas todos los moros sin permitirles casarse ni tener asiento en
 ellas, por ser contrarios á la contratación de españoles con indios
 y estorbo para la conversión de los indígenas.—Que se le confirme
 en el cargo de gobernador y general que á nombre de S. M. recibió de
 D. Luis de Velasco por todos los días de su vida y para los de su
 heredero.—Que se le consignen en la Real Hacienda de Nueva España
 los 4.000 ducados que el Virrey le había prometido en nombre de S. M.
 cuando se descubriese el viaje de vuelta, por haber hecho la jornada
 á su costa sin socorro ni ayuda y haber gastado mucha parte de su
 hacienda.—Item, que se le haga merced, para sí y dos herederos, de
 las tenencias de las fortalezas que en aquellas partes se hiciesen,
 conforme á lo prometido por el Virrey, comenzando por la de Zebú, con
 el salario que S. M. fuere servido.—Item, del alguacilazgo mayor de
 todo lo que él descubriere y se poblare durante su vida y para sus
 herederos.—Item, de dos islas de las de los Ladrones con el título
 de Adelantado, con tal que las conquiste y pueble á su costa, por las
 razones que expresa.—Item, á su nieto Felipe de Salcedo merced del
 hábito de Santiago por los servicios distinguidos que ha prestado y
 enumera.—Por último, que se haga toda la merced posible al maese de
 campo Mateo del Saz._

Sacra Cesarea Real Magestad=miguel lopez de legaspi vuestro governador
y capitan general en las yslas del poniente suplica a vuestra magestad
sea servido mandar ver la rrelacion y despachos que embia del suceso de
la jornada y descubrimiento que en vuestro rreal nombre se le encargo y
mando que hiziese a las partes del poniente y conforme a ella proveer y
mandar lo que mas su rreal servicio sea.

Suplica a vuestra magestad que las dichas yslas se conquisten y pueblen
y pongan debaxo del dominio de vuestra rreal corona por que haziendose
ansi se podra plantar y predicar la ley evangelica y hacer muy gran
fruto en su combersion y podran dar el tributo y rreconocimiento que
fuere justo en oro pues lo ay en todas ellas y en otras cosas que
tienen de su labrança e criança y en lo espiritual y temporal se hara
muy gran fruto y no se conquistando no se puede hazer lo uno ni lo otro
por ser como es la gente y naturales de ellas bariables yncostantes
y de poca verdad y que no tienen ni ay entre ellos principes ni
señores poderosos que los goviernan y tengan en rrazon y por via de
contratacion no ay medio para sacar de su poder el oro que ellos tienen
y por otras muchas causas conbiene lo en este capitulo contenido y
darles orden de bibir y policia que conozcan y tengan justicia la qual
ellos no saben que es a lo menos usan della poco o nada.

Iten que vuestra magestad sea servido de proveer y mandar que bengan
rreligiosos y sacerdotes de buena vida y exemplo que entiendan en esta
biña del señor en la combersion destos naturales que son muchos y que
los que binieren procuren aprender la lengua desta tierra por que con
esto podran hazer muy gran fruto.

Iten por quanto entre estas yslas biben y rresiden algunos moros
estrangeros so color de ser tratantes los quales no pueden dexar de
sembrar y enseñar su seta y ser muy contrarios a todo lo que de nuestra
parte se trata y gran estorbo para la combersion de los naturales y que
les pesa de que nosotros contratemos y tengamos asiento en esta tierra
suplica a vuestra magestad sea servido mandar que todos salgan destas
yslas y que no se casen ni esten de asiento en ellas por questo sera de
grande importancia y efecto.

Iten que vuestra magestad sea servido de confirmarme el cargo de
governador y general que don luis de velasco vuestro visorrey de nueva
españa en vuestro rreal nombre me dio y nombro y que esta merced sea
por todos los dias de mi bida y de mi heredero.

Iten que vuestra magestad sea servido de que por quanto al tiempo que
me encargue desta jornada yo trate con el virrey don luis de velasco
que descubriendose la buelta destas yslas para la nueva españa vuestra
magestad me hiziese merced de darme en ella quatro mill ducados
de rrenta de su rreal hazienda o en un pueblo que se me diese de
rrepartimiento perpetuo y el dicho vuestro visorrey prometio que con
grande ynstancia lo suplicaria a vuestra magestad como cosa justa y
rrazonable se me hiziese la dicha merced atento a lo qual hize la
jornada a mi costa sin que se me diese socorro ni otra ayuda de costa
en que gaste mucha parte de mi hazienda y se a descubierto la buelta e
yo quedo poblado en estas yslas suplico a vuestra magestad se me haga
la dicha merced.

Iten por quanto ansi mesmo el dicho don luis de velasco me prometio que
suplicaria a vuestra magestad me hiziese merced de la tenencia de las
fortalezas que en estas partes se hiziesen suplico a vuestra magestad
sea servido se me haga la dicha merced por los dias de mi bida y de
dos herederos y que pueda poner en cada una de ellas una persona de
confiança y por quanto al presente se esta haziendo una en esta ysla
de çubu donde estoy poblado sea vuestra magestad servido que en ella
comienze la dicha merced con el salario que vuestra magestad fuere
servido de señalar considerando los grandes gastos y costas de aca.

Ansy mesmo el dicho vuestro visorrey don luis de velasco me prometio de
suplicar a vuestra magestad me hiziese merced del alguazilazgo mayor
de todo lo que yo descubriere y se poblare en estas partes suplico a
vuestra magestad sea servido se me haga la dicha merced que sea para mi
y para mis herederos.

Iten suplico a vuestra magestad sea servido de hazerme merced de
dos yslas de los ladrones con que las conquiste y pueble a mi costa
atento que son pobres y de ningun aprovechamiento y que de poblarse
qual quiera dellas se haze muy gran servicio a vuestra magestad por
la escala y acojimiento que en ellas ternan los navios que fueren y
binieren a estas partes del poniente de mas del bien y fruto grande que
rredundara en la conversion de los naturales dellas de que dios nuestro
señor sera muy servido e que esta merced sea con titulo de adelantado.

Iten por quanto en esta jornada a servido a vuestra magestad felipe de
salzedo mi nieto en mi compañia a su costa sin que se le diese ayuda de
costa ni otro socorro ninguno y despues bolvio a descubrir la buelta
por capitan del navio que embie a nueva españa y la descubrio y llevo
los despachos que embie a vuestra magestad y a la rreal audiencia en
todo lo qual a servido con toda fidelidad diligencia y cuidado y a de
bolver aca con el socorro que se embiare de la nueva españa y servir en
todo lo demas que se ofreciere suplico a vuestra magestad sea servido
de hacerle merced del habito de santiago para que con mayor boluntad
siempre se ocupe en servir a vuestra magestad.

Iten por quanto yo traxe en la armada por almirante capitan y maese de
campo a mateo del saz que en toda la jornada a servido con gran cuidado
y fidelidad y queda aca sirviendo a vuestra magestad y es persona en
quien concurren las calidades que se rrequieren para semejante cargo y
lo sirve muy bien suplica á vuestra magestad sea servido hacerle toda
merced por que cabe en el y lo merece.

Miguel lopez=Hay una rubrica.

(A la espalda se encuentran los decretos siguientes)=quel Regidor
lo traiga en madrid a XXIIII de setiembre de 1567 años=que tomada
rresolucion en el negocio principal se proveera lo que convenga=En
madrid a XXIIII de nobiembre de 1567 años.



46.

MEMORIALES DE MELCHOR DE LEGAZPI.

 _Pide: 1. Se concedan á su padre dos islas que elija del grupo de las
 de Ladrones con titulo de Adelantado y dos mil ducados de salario,
 conforme á la merced que le tenía hecha para aquél, sus herederos y
 sucesores, entendiéndose la dicha merced con jurisdicción civil y
 criminal, y asimismo título de Gobernador y Capitán general de las
 expresadas islas.—2. Item, alguna ayuda de costa en atención a los
 gastos hechos y servicios prestados.—3 y 4. Item, facultad exclusiva
 para elegir la gente para la conquista, así en Nueva España como en
 las islas del Poniente ó en cualquier otro lugar donde se hallare;
 libre provisión de los cargos y oficios sin excluir los Capitanes y
 Oficiales de la Real Hacienda; armar los navíos que le pareciese en
 cualquier puerto y lugar de las Indias, y que para todo esto pueda
 conferir poder á la persona por él elegida.—5. Otrosí, facultad
 para conferir repartimientos á los conquistadores y pobladores de
 aquellas islas.—6 y 7. Item, los alguacilazgos mayores de todas
 ellas en perpetuidad para su padre y herederos, y las tenencias de
 todas las fortalezas.—8 y 9. Item, un dozavo de todas las rentas,
 minas de oro y plata, piedras y frutos y dos pesquerías escogidas
 por su padre, una de perlas y otra de pescado.—10. Item, que no
 paguen almojarifazgo de las cosas que llevasen durante los diez años
 primeros.—11. Merced á los conquistadores para que de todo el oro,
 plata, piedras y perlas que se descubriesen no paguen más del diezmo
 durante dichos diez años.—12. Item, merced á su padre para que al
 ausentarse pueda dejar un lugarteniente con el mismo poder que él
 tiene en las islas Filipinas y en las de los Ladrones.—13. Item, que
 su padre pueda poner dos navíos en la navegación de dichas islas, con
 facultad de enviarlos juntos ó separados á cualquier parte de las
 Indias.—14. Item, merced de las penas de cámara para la fundación
 de iglesias y monasterios en aquellas islas.—15. Item, á Felipe de
 Salcedo la merced que le tenía suplicada.—16. Item, que se manden á
 las dichas islas religiosos, pudiendo ir de cada orden una docena, y
 siendo preferidos los que voluntariamente se presten.—17. Item, que
 ningún extranjero pueda pasar á las dichas islas «especialmente siendo
 portugués ó teniendo raça de ello» por las razones que expresa.—18.
 Item, que de ninguna parte de las Indias ni fuera de ellas se permita
 salir navíos para aquellas partes sin expreso consentimiento y
 comisión de la Real Audiencia ó Virrey en cuya jurisdicción cayere,
 y Real asentimiento.—19. Item, que en las dichas islas no traten
 ni contraten los moros.—20. Item, cometer á su padre la conquista
 de las islas de los Ladrones.—21. Otrosí, en caso de muerte de su
 padre antes de efectuar la conquista, que pueda cumplirla y llevarla
 adelante si estuviese comenzada ó la comience de nuevo el heredero y
 sucesor de su casa y hacienda ó la persona á quien éste nombrase._


Muy poderoso señor=Melchior de legazpi hijo de Miguel lopez de legazpi
vuestro governador y capitan general en las yslas del poniente digo
que en la conquista de los _ladrones_ que por vuestra alteza esta
cometida al dicho mi padre es cosa muy notoria y clara averse de hazer
con mucho trabajo y costa sobre la quel dicho mi padre a tenido en lo
que asta agora a servido a vuestra alteza en las dichas yslas atento a
lo qual

Suplico a vuestra alteza sea servido conceder al dicho mi padre y a los
que con el hizieren la dicha jornada en servicio de vuestra alteza las
mercedes de yuso contenidas como vuestra alteza las acostumbra hazer
a todos aquellos de que en semejantes descubrimientos y conquistas se
sirve y sobre estas las que mas vuestra alteza servido sea teniendo
consideracion a que las tales mercedes se suelen hazer a los que van
a servir a vuestra alteza y estas pide quien ya a servido en cosa que
tanto es importante al acrescentamiento de vuestra rreal corona aviendo
salido ya con su yntencion y teniendo ya hecho y acabado el fin de lo
que se pretendia que es el descubrimiento de aquella navegacion.

1. Primeramente sea vuestra alteza servido hazer merced al dicho mi
padre de dos yslas de los ladrones las que el quisiere señalar con
titulo de adelantado y con dos mill ducados de salario conforme á la
merced que por vuestra alteza le esta hecha para el y sus herederos y
suscesores para siempre jamas y que esto se entienda con jurisdicion
civil y criminal y asi mismo se le de titulo de governador y capitan
general de las dichas yslas conforme á la dicha merced.

2. Iten sea vuestra alteza servido hazer merced al dicho mi padre de
alguna ayuda de costa para hazer la dicha jornada teniendo atencion
a los grandes gastos que son nescesarios y a los que en servicio de
vuestra alteza tiene ya hechos.

3. Iten que vuestra alteza le mande dar licencia y facultad que pueda
hazer gente la que le pareciere ser necesaria para la dicha conquista
asi en la ciudad de mexico y nueva españa como en las dichas yslas del
poniente o en qual quier otro lugar y parte donde se hallare lo qual
puede hazer libremente sin que en ello ni en la elecion de las personas
y dar los cargos y officios nadie le pueda yr á la mano ni ser parte en
ello sino que solo el tenga poder y facultad de elegir y nombrar los
capitanes y oficiales de vuestra Real hazienda y todos los demás que
necesarios fueren.

4. Iten que para el dicho efecto pueda armar los navios que le
paresciere y sacarlos de quales quier puertos y lugares de todas las
yndias sin que nadie se lo impida ni estorbe y que esto y lo en el
capitulo precedente contenido lo pueda hazer y haga qual quier persona
que el nombrare con su poder.

5. Otro si que vuestra alteza mande dar al dicho mi padre facultad
para que a los que conquistaren y poblaren las dichas yslas pueda
dar Repartimientos tierras y heredades para sus plantas labranças y
crianças solares y molinos conforme a la calidad y meritos de cada uno
y a lo que a el le paresciere los quales sean perpetuos para siempre
jamas.

6. Iten que vuestra alteza haga merced al dicho mi padre de los
aguazilasgos mayores de todas aquellas yslas perpetuamente para el y
para sus herederos.

7. Iten que vuestra alteza haga merced al dicho mi padre de las
tenencias de todas las fortalezas que en las dichas yslas ubiere
perfectamente para el y para sus herederos.

8. Iten que vuestra alteza sea servido de hazer merced al dicho mi
padre de un dozavo de todas las Rentas minas, oro y plata, piedras,
piedras y frutos, que de las dichas yslas de los ladrones a vuestra
alteza pertenecieren la qual merced sea perpetua para el y para sus
hijos herederos y suscesores para siempre jamas.

9. Iten que vuestra alteza haga merced al dicho mi padre de dos
pesquerias quales el las escogiere en las dichas yslas la una de perlas
y la otra de pescado.

10. Iten que vuestra alteza haga merced al dicho mi padre y a los
conquistadores pobladores y vezinos de las dichas yslas y a los que
adelante fueren a ellas que los diez años primeros despues de pobladas
no paguen almoxarifazgo de las cosas que llevaren para el probeymiento
de sus personas y casas.

11. Iten que vuestra alteza haga merced al dicho mi padre y a los demas
conquistadores y pobladores de las dichas yslas que todo el oro y plata
piedras y perlas que en ella se descubrieren no paguen a vuestra alteza
mas del diezmo por tiempo de diez años que se quenten desde el dia de
la primera fundacion.

12. Iten que vuestra alteza haga merced al dicho mi padre que
ausentandose de las yslas Philipinas o de las yslas de los ladrones en
qual quier de las partes y en entrambas pueda dexar en su nombre un su
lugarteniente para que en todo tenga el mismo poder que el tiene.

13. Iten que vuestra alteza sea servido hazer merced al dicho mi padre
que por termino y espacio de seis años pueda traer y trayga dos nabios
de la suerte que a el le pareciere en la navegacion de las dichas yslas
para la provision y cosas necesarias a ellas los quales sean merchantes
o de armada en flota o fuera de ella como a el mejor le estubiere los
quales pueda ymbiar a quales quier partes de las dichas yslas y de
todas las yndias juntos o divididos.

14. Iten que vuestra alteza sea servido hazer merced de las penas de
camara para la fundacion de las yglesias y monasterios que en aquellas
yslas se hizieren.

15. Iten sea vuestra alteza servido de que teniendo quenta con lo mucho
y bien que felipe de salzedo a servido a vuestra alteza en aquella
jornada y que el descubrio la nabegacion y buelta de la nueva españa
bolviendo como bolvio por general de la gente que se llevo de socorro y
a lo mucho que en ello a gastado y servido hazerle la merced que en su
nombre tengo suplicado o la que vuestra alteza mas servido sea.

16. Iten sea vuestra alteza servido mandar que vayan á las dichas yslas
Religiosos de la nueva españa que prediquen el evangelio y administren
los sacramentos pues es esta la prinçipal pretension de vuestra alteza
y que puedan yr de cada orden hasta una dozena de Religiosos que siendo
escogidos por vuestro visorrey y yendo de su boluntad no puedan ser
ympedidos de sus prelados y para ello se lleve Recado de su santidad
o de su delegado o de los generales supremos de las dichas ordenes a
ynstancia de vuestra alteza los quales Religiosos son necesarios asi
para las dichas yslas de los ladrones como para las Philipinas.

17. Iten que ningun estrangero pueda pasar a las dichas yslas
especialmente siendo portugues o teniendo raça de ello pues de ello se
podrian seguir muchos daños y grandes yncombenientes como sucedio de
ymbiar por piloto a lope martin en compañia del capitan pericon al qual
mato en el camino acometiendo las maldades e ynsultos que a vuestra
alteza le consta por el testimonio que de ello he presentado en este
Real consejo lo qual no hiziera siendo de vuestros naturales vasallos
españoles que nacen viven y mueren con deseo y cudicia de siempre
servir a su Rey y señor antes sea vuestra alteza servido mandar que si
algunos estrangeros an pasado a las dichas yslas los manden bolver y
buelvan a la dicha nueva españa.

18. Iten por quanto se tiene noticia que de los Reynos del Peru
an salido algunos nabios hazia la parte de las dichas yslas y que
asi mismo ay muchas personas movidas a hazer el dicho viaje con la
satisfacion que ay de saberse ya la nabegacion y buelta y se apercebian
para ello ansi en la nueva españa como en el nuevo Reyno de galicia y
en el peru vuestra alteza se sirva mandar que en ninguna parte de todas
las yndias ni fuera de ellas se permita salir nabios para aquellas
partes ni hazia ellos sin expreso consentimiento y comision de la Real
audiencia o virrey en cuya juridicion cayere lo qual se comunique
primero con vuestra alteza y se pongan muy graves penas a los que de
ello excedieren.

19. Iten sea vuestra alteza servido mandar que en las dichas yslas
no traten ni contraten moros por que demas de la contrariedad de
su rreprobada ley son tan delgados y sutiles que de su trato y
comunicacion los naturales Reciben muy gran daño y notorio perjuizio.

20. Iten por quanto la conquista de las dichas yslas de los ladrones
es de poco momento por ser como son gente bestial pobre y desnuda y
que lo que mas puede servir es el acogimiento de las naos que nabegaren
de la nueva españa a las yslas Philipinas y por que de la nueva guinea
se tienen grandes esperanças y en la conquista della podria vuestra
alteza ser mas servido por ser como es cosa muy ymportante demas del
servicio que nuestro Señor Recebira en la conversion de aquellas animas
suplico á vuestra alteza sea servido cometer al dicho mi padre la dicha
conquista para que en entrambas sirva a vuestra magestad començando
por la que como quien tiene el negocio presente entendiere que vuestra
alteza sera mas servido que la distancia que ay de aqui alla no permite
espera ni dilacion pues mientras viene la raçon de lo uno podra estar
ya hecho lo otro en que vuestra alteza podria ser muy servido.

21. Otro si por caso nuestro señor llevare de esta presente vida al
dicho mi padre antes de poder efectuar la dicha conquista sea vuestra
alteza servido lo pueda cumplir y cumpla y lo lleve adelante si
estubiere començado o lo comience de nuevo el heredero y sucesor de su
casa y hazienda o la persona por el nombrada al qual de la misma manera
se le guarden y cumplan las mercedes de suso contenidas.

Todo lo qual suplico a vuestra alteza sea servido conceder al dicho mi
padre teniendo consideracion a lo bien que a servido y a la voluntad
con que sirve a vuestra alteza y a lo mucho que le a costado y cuesta
la dicha jornada sobre la qual agora de nuevo vuestra alteza le ocupa
y se quiere servir del en esta otra conquista que forçoso a de ser de
mucha costa gasto y travajo para lo cual etc.

«Melchior de legazpi»=Hay una rubrica=que presente melchior de legazpi
poder de miguel lopez de legazpi su padre para capitular en madrid a
XXVIII de mayo 1569=El licenciado Vaños=Hay una rubrica=

(A la espalda se encuentran los decretos siguientes):

«Para todos=que se traygan las peticiones que estan dadas y lo que esta
proveydo=Al Relator Santander=Hay una rubrica=Relator el licenciado
Vaños=Hay una rubrica=Vista en madrid a dos de março de 1569»=


OTRO MEMORIAL DE MELCHOR DE LEGAZPI.

 _Recuerda los presentados dos años antes sin haber obtenido
 contestación, y pide como recompensa de los servicios de su padre que
 se le asignen «quatro mill ducados de rrenta en la ciudad de Mexico
 librados en la Real caxa ó en un Repartimiento perpetuo: que se le
 confirmase el cargo de governador y capitan general (de las islas del
 Poniente) con el competente salario y con título de adelantado de una
 ysla; alcayde de todas las fortalezas, alguacil mayor de todo lo que
 el descubriere» y demás mercedes contenidas en la petición preinserta
 de su padre, conforme había prometido el virrey D. Luis de Velasco,
 que para él pediría á S. M._


Muy poderoso señor=Melchior de legaspi hijo de Miguel lopez de legaspi
vuestro governador y capitan general en las yslas del poniente digo
que a vuestra alteza le consta como viviendo el dicho mi padre en la
ciudad de mexico en mucha quietud y sosiego y teniendo buenas haziendas
y muy bien de comer se dispuso a lo bender todo y dejar sus hijos y
casa en solo el amparo y proteccion Real por hazer como hizo en nombre
y servicio de vuestra alteza la jornada de las yslas del poniente con
el cargo de governador y capitan general en que a sirbido y oy dia
sirve a vuestra alteza en las dichas yslas siempre a su costa sin se
le aver dado ayuda de costa ni salario alguno entendiendo que aunque
en aquella jornada todo se perdiese y el muriese una hija que dexo
doncella para casar en la ciudad de Mexico y todos sus hijos terniamos
todo rremedio en el favor de vuestra alteza en cuyo servicio el fue
y por que don luis de Velasco vuestro visorrey que a la sazon hera
de la nueva españa le prometio que como cosa muy justa y rrazonable
por hazer como hizo la jornada a su costa y poner su persona en tanto
rriesgo y peligro suplicaria a vuestra alteza le hiziese merced de
quatro mill ducados de rrenta en la ciudad de Mexico librados en la
Real caxa o en un Repartimiento perpetuo y para (_que_) en las dichas
yslas le confirmase el cargo de governador y capitan general con el
salario competente y con titulo de adelantado de una ysla y alcayde de
todas las fortalezas y alguacil mayor de todo lo que el descubriere y
otras mercedes como consta por una peticion firmada de su nombre que
en este Real consejo tengo presentada en el qual cargo como parece por
las rrelaciones y testimonios que tengo presentados a servido a vuestra
alteza como muy leal vasallo con gran cuidado diligencia y rrectitud
siendo nuestro señor servido de le hazer merced y darle bentura en tan
notable servicio de vuestra alteza que consiguiese el fin de aquella
jornada que tan deseada a sido y tan costosa y muchas vezes yntentada
sin conseguirse el efecto de ella hasta agora que el a descubierto la
nabegacion y buelta de las dichas yslas a la nueva españa embiando
a ello por capitan a felipe de salcedo su nieto en compañia de fray
Andres de urdaneta y quedandose el con la gente que quedo en las dichas
yslas y dexando de volverse a su casa y sosiego por mas servir a
vuestra alteza y despues de descubierta la navegacion el dicho felipe
de salcedo su nieto volvio por general de la gente que ultimamente
fue de la nueva españa a las dichas yslas todo lo qual fue a su costa
haziendo mucho gasto ansi en su persona y cargo como en ayudar y
sustentar los soldados demas de lo que se gasto entonces en embiar al
dicho mi padre armas municiones provision de cosas necesarias con que
sus hijos hemos quedado muy alcançados y adeudos y allende de esto yo
vine a esta corte a dar a vuestra alteza noticia del servicio que se
le a hecho tan señalado trayendo las rrelaciones y testimonios de ello
con las muestras de todas las cosas de alla (_que_) embio mi padre a
vuestra alteza y a llevar la ynstruccion y orden que vuestra alteza
sera servido que en aquellas partes se tenga en su rreal servicio en
que por aver vuestra alteza alargado la rresolucion yo me he detenido
muchos dias y hecho un gasto y costa ansi en la estada de esta corte
como en el largo camino demas del rriesgo y peligro de mi persona con
todo lo qual quedamos todos muy necesitados de que vuestra alteza nos
favorezca y haga mucha merced.

Por que a la dicha peticion que en nombre de mi padre tengo presentada
solo se me ha rrespondido al cabo de casi dos años que el husa del
titulo que tiene hasta que su magestad mande otra cosa y en lo demas
que lo acuerde adelante. en que hablando con el debido acatamiento
y rreverencia ansi mi padre como sus hijos somos muy agraviados
especialmente yo que estoy en seguimiento de estos negocios de los
quales con lo rrespondido no llevo merced ni declaracion ni rrespuesta
y para aguardar otra no tengo ya posibilidad si vuestra alteza no
es servido de avrebiarla de suerte que con mucha brebedad yo sea
despachado.

A vuestra alteza suplico que pues mi padre a servido tan bien y con
tal celo y boluntad y en este negocio tan ymportante a la rreal corona
a tenido tal principio y ventura se mire por su persona y por la
gente que con el esta en vuestro rreal servicio mandando se le imbie
el socorro necesario por que ni el virrey ni audiencia de Mexico no
ymbiaran mas del poco que a ydo aunque conozcan gran nescesidad si para
ello yo no llevo mandado espreso y especial comision de vuestra alteza
y ansi mesmo se le haga merced de darle nuebo titulo y confirmacion
del cargo que tiene de governador y capitan general con el salario que
vuestra alteza fuere servido señalarle y con las demas mercedes en su
peticion contenidas y mas las que se sirviere vuestra alteza de le
hazer pues es justo se le hagan y que en todo sea favorecido y no se
deje morir desesperado de berse desamparar y olvidar de su rey y señor
quien ansi lo a servido y sirve con su persona y hazienda.

Ansi mismo suplico a vuestra alteza que en lo que toca a la nueva
españa para en rencompensa de los muchos gastos y costas que hemos
tenido sea vuestra alteza servido se le haga merced al dicho mi padre
de los dichos quatro mill ducados de rrenta en la ciudad de Mexico
librados en la rreal caxa o en un rrepartimiento perpetuo de que sus
hijos nos podamos sustentar con mas alguna ayuda al casamiento de doña
elvira de legazpi mi hermana que esta ya en edad para casar y ansi
mismo se me haga a mi la merced que vuestra alteza fuere servido pues
aunque no tubiera mi padre el buen suceso de su jornada no fuera justo
permitiera vuestra alteza que vinieran en estrecheza y necesidad los
hijos del que su hazienda y la de ellos con su persona puso y empleo
en vuestro rreal servicio quanto mas que sobre el buen zelo y servicios
es considerable el buen suceso en lo que se pide y mas pidiendose a
Rey tan poderoso y señor tan benigno que a los que le an servido aun
en cosas no tan grandes a hecho siempre y haze muchas y muy crecidas
mercedes y asi yo las pido con mucha justicia.

Melchior de legazpi=Hay una rubrica.


OTRO MEMORIAL DE MELCHOR DE LEGAZPI.

 _Pide el destino de Contador en la Ciudad de Mexico, vacante por
 muerte de Hernando de Villanueva, en remuneracion de los servicios y
 gastos de su padre._

«Muy poderoso señor=Melchior de legaspi hijo de miguel lopez de legaspi
vuestro governador y capitan general en las yslas del poniente digo
que por otras mis peticiones tengo suplicado a vuestra alteza que
teniendo quenta con los servicios de mi padre y mios y con los grandes
gastos y costas que en servicio de vuestra alteza hemos hecho asi en la
prosecucion de aquella jornada como en mi venida a esta corte y estada
en ella tanto tiempo ha y a que del buen subceso de aquella jornada
yo traxe a vuestra alteza la buena nueva y mereci las albricias se
sirviese hazerme algunas mercedes las quales vuestra alteza ha diferido
hasta me dar antes despacho en todo lo tocante a las dichas yslas y
por que de presente esta vaco el oficio de contador en la ciudad de
mexico por fin y muerte de hernando de villa nueva y no ay otra cosa
vaca en que vuestra alteza por agora me pueda hacer merced de suerte
que yo me pueda sustentar a mi y a mis herederos y casa de mi padre que
todos estamos pobres y adeudados á causa de haver el dicho mi padre
vendido sus haziendas y de sus hijos para con ellas y con su persona
emplearse en servir a vuestra alteza como lo ha hecho y hace.

A vuestra alteza suplico que teniendo atencion a lo suso dicho sea
servido hazerme merced del dicho oficio de contador en la dicha ciudad
de Mexico mientras vuestra alteza no me emplea en cosa donde mas y
mejor le pueda servir pues no es justo que yo buelva sin mercedes muy
grandes de vuestra alteza donde todos estan a la mira de como sera
vuestra alteza servido de premiar servicio tan señalado en que mi padre
y sus hijos hemos quedado tan necesitados que no podremos sustentarnos
ni bibir sin el favor y merced de vuestra alteza el qual pido con mucha
justicia.

Melchior de legaspi»=Hay una rubrica.


OTRO MEMORIAL DE MELCHOR DE LEGAZPI.

_Presenta la informacion de los servicios de su padre que á seguida se
insertan._

«Muy poderoso señor=Melchior de legaspi hijo de miguel lopez de legazpi
vuestro governador y capitan general en las yslas philipinas digo
que para que a vuestra alteza constasse por ynformacion lo mucho que
el dicho mi padre y phelipe de salcedo su nieto y yo hemos servido a
vuestra alteza y lo mucho que en vuestro rreal servicio hemos gastado
y la necesidad en que por ello estamos yo me ofreci a dar la dicha
ynformacion la qual vuestra alteza cometio a juan de mitarte escrivano
rreal ante quien los testigos por mi parte presentados juraron y
depusieron lo que vuestra alteza vera por la dicha ynformacion de que
hago presentacion.

A vuestra alteza suplico que en parte de la rremuneracion y premio de
lo que vuestra alteza ha sido servido mande veer la dicha ynformacion
enteramente sin quitar cosa alguna de ella pues es tan corta que no
tiene mas de hasta una dozena de hojas en lo qual rrecibire merced con
justicia=Melchior de legaspi=Hay una rubrica.

(A la espalda se encuentra el decreto siguiente)=

«Al señor dotor aguilera=juntese con las peticiones=en madrid XXII de
nobiembre de 1568=»


OTRO MEMORIAL DE MELCHOR DE LEGAZPI.

_Pide se abra una informacion sobre los antecedentes de su padre, y sus
servicios en las islas Filipinas._

Muy poderoso señor=Melchior de legazpi hijo de miguel lopez de legazpi
vuestro governador y capitan general en las yslas filipinas digo que
como vuestra alteza consta del dicho mi padre ha sido vuestra alteza
muy servido en la jornada y poblacion de las dichas yslas y en el
descubrimiento de la nabegacion y buelta á la nueva españa quedando
el poblado en ellas y ymbiando a phelipe de salzedo su nieto al
descubrimiento de la dicha buelta y por que de su calidad y servicios
y de lo mucho que ellos y yo hemos gastado en servicio de vuestra
alteza conviene a nuestro derecho hazer cierta ynformacion para en el
entretanto que de la ciudad de Mexico se trae mas copiosa y abundante.

Suplico a vuestra alteza por que al presente hay algunas personas en
esta corte que dello tienen noticia sea servido mandar se me rreciba la
dicha ynformacion cometiendo vuestra alteza á quien mas servido sea la
examinacion de los testigos que por mi parte se presentaren los quales
digan y declaren por las preguntas siguientes:

1. Primeramente si conocen a Miguel lopez de legazpi y a Melchior de
legazpi su hijo y a phelipe de salzedo su nieto vecinos de la ciudad de
Mexico.

2. Iten si saben que el dicho miguel lopez de legazpi es uno de los
antiguos pobladores de la ciudad de Mexico y que de quarenta años a
esta parte a vivido en la dicha ciudad y es uno de los principales
vezinos de ella por que es caballero hijo de algo de casa y solar
conocido como consta de la ynformacion que de ello tiene presentada en
el rreal consejo y por tal ha sido siempre tenido y como tal tratado
de los virreyes y oydores y de todas las personas de aquella ciudad y
Reyno.

3. Iten si saben que entre los caballeros que ay en la dicha ciudad
de Mexico el dicho Miguel lopez de legazpi es uno de los que mejor y
mas honradamente se an sustentado por ser como hera hombre hacendoso
(_hacendado_) Rico y que ha tenido muy bien de comer y su casa ha sido
de las principales de la dicha ciudad por que a la continua a tenido en
su compañia caballeros y soldados que han posado en su casa y comido a
su mesa lo qual ha sido siempre tan hordinario que muchos hidalgos y
caballeros pobres que yban destos Reynos yban sin conocerle a su casa
por la antigua costumbre que de ello siempre en ella hubo y por que a
las personas tales siempre en ellas se les dio de comer y bestir y lo
necesario lo qual ha sido cosa muy notoria y sabida en todo aquel Reyno
y aun en este.

4. Iten si saben que en fin del año pasado de sesenta y quatro el dicho
Miguel lopez de legazpi salio de la nueva españa para las yslas del
poniente por governador y capitan general de la gente que en nombre de
su magestad hizo la dicha jornada en la qual y en todo lo que alla se
a ofrecido a administrado el dicho officio con mucha diligencia y zelo
de las cosas que convienen al servicio de dios nuestro señor como muy
bueno y fiel cristiano y con gran voluntad y cuidado de todas aquellas
en que su magestad a podido servirse como bueno y leal vasallo y
criado y como tal y que tambien ha hecho lo que debe es muy quisto
y amado de toda la gente del campo y de los naturales los quales ha
tratado siempre con mucho amor y prudencia regalandolos y ganandolos
las voluntades para que se conviertan a nuestra santa fee catolica y
bengan al servicio de su magestad como de su voluntad muchos de ellos
lo han hecho y hazen.

5. Iten si saben & que determinado a hazer la dicha jornada para el
effecto de ella ymbio a estos Reynos de españa por cantidad de armas
municiones y otras cosas necesarias las quales se perdieron en la flota
que se perdio en los jardines sin salvarse cosa de ello en que demas
de esta perdida le redundo la que se siguio de serle forzoso proveerse
de las dichas cosas en la nueva españa donde balen muy caras y son muy
costosas.

6. Iten si saben &.ª que el dicho Miguel lopez de legazpi el tiempo
que se detubo en hazer la jornada que fue muchos dias hizo plato tubo
en su casa y sustento muchos soldados ayudando a muchos de ellos de su
hazienda con armas y otras cosas que tenian necesidad para el effecto
de la dicha jornada y que lo mismo hizo en el camino y en la ysla de
çubu donde estan poblados donde de su hazienda los a siempre ayudado y
socorrido en sus necesidades en todo quanto a podido.

7. Yten si saben & que fuera de las cosas que acosta de su magestad se
llevaron en la dicha jornada el dicho Miguel lopez de legazpi llevo por
si y a su costa todo lo necesario para su persona casa y amigos ansi
de provisiones, armas, municiones, como de las demas cosas necesarias
y convenientes a la rrepresentacion del dicho cargo de governador y
capitan general en tierras tan rremotas y nuebas por que de todo fue
muy apercebido y muy bien probeydo y demas desto en los nabios que
despues aca an ydo siempre se le ha proveydo a su costa las cosas
nescesarias para su persona y casa.

8. Iten si saben &.^a que el dicho Miguel lopez de legazpi al tiempo de
hazer la dicha jornada antes ni despues no ha rrescebido paga ni ayuda
de costa ni otro ynterese, ni en el tiempo que ha governado se le ha
dado salario ni acostamiento sino que todo lo que ha gastado a sido
a su costa y salido de su hazienda por que si se le ubiera dado los
testigos lo supieran.

9. Iten si saben &.^a que los gastos y costas que en lo suso dicho
ha tenido el dicho Miguel lopez de legazpi an sido muy grandes que
montaran mas de cient mill pesos y ansi para ello le fue forçoso vender
las haziendas que tenia que heran muy buenas de mucho precio y valor y
oy dia los testigos no le conocen ni saben que le haya quedado hazienda
de donde puedan proveer al dicho Miguel lopez de legaspi de las cosas
necesarias ni con que sus hijos se puedan sustentar los quales si su
magestad no les favoresce y haze merced en la ciudad de Mexico pasaran
mucha miseria y necesidad especialmente una hija que el dicho Miguel
lopez de legazpi dexo doncella y por casar que se llama doña elvira de
legazpi de hedad de veinte y tres años la qual si de su magestad no es
favorecida y socorrida para su casamiento no se podra casar conforme a
su calidad por no tener dote ni los testigos conocersele a causa de que
las haziendas de su padre de donde avia de proceder el dicho su dote se
a consumido y gastado en servicio de su magestad en la dicha jornada.

10. Iten si saben &.^a que quedando poblado el dicho Miguel lopez de
legaspi en la ysla de çubu donde desde entonces a estado sirviendo como
oy dia sirve en el dicho cargo imbio a phelipe de salzedo su nieto
por capitan para el descubrimiento y buelta de la nueva españa como a
persona suficiente y digna y que en todo lo que se avia ofrecido avia
muy bien servido a su magestad el qual bino descubrio y hallo la dicha
buelta siendo nuestro señor servido llegase en salvamiento a la nueva
españa y a la ciudad de Mexico donde por su venida por se aver acertado
la dicha vuelta se hizieron alegrias y rregocijos como por cosa muy
deseada por ser conveniente al servicio de dios nuestro señor y de su
magestad y bien universal de todos aquellos Reynos y de estos y que
muchas vezes se ha yntentado y costado gran suma de dineros sin se aver
de ello sacado fruto hasta agora que por mano del dicho miguel lopez
de legazpi a sido nuestro señor servido de conceder una merced tan
universal y grande.

11. Iten si saben &.^a que el dicho Phelipe de salzedo con otros
capitanes volvio por general a las dichas yslas llevando socorro de
gente al dicho su abuelo y a los que con el estaban y en la primera
jornada y buelta y en esta postrera ha servido bien los dichos cargos
a su costa sin rrecebir ayuda de acostamiento ni otra cosa en lo qual
pedro de salzedo su padre a gastado con el mucha parte de su hazienda
ansi con su persona como con los soldados que el dicho Phelipe de
salzedo sustento y llevo consigo por lo qual y por lo mucho que ha
servido merece que a su padre y a el su magestad les haga muchas
mercedes.

12. Iten si saben &.^a que el dicho Melchior de legazpi hijo legitimo
y el mayor del dicho Miguel lopez de legaspi y en quien sucede su casa
por el mes de Abril del año pasado de sesenta y cinco[36] vino a esta
corte y traxo a su magestad la buena nueba del dicho descubrimiento
con las rrelaciones y testimonios de lo sucedido en la dicha jornada
y desde entonces hasta agora a estado en esta corte sin salir de
ella esperando el mandado y rresolucion de su magestad en lo tocante
a aquellas yslas y durante el dicho tiempo conforme a su calidad a
tratado muy bien su persona casa y criados en lo qual a tenido gran
gasto por haver sido mucha la dilacion de su despacho en lo qual con
la costa del camino y largo viage ha gastado mas de quince mill pesos
y que a causa de no le aver quedado hazienda de que se poder valer el
dicho Melchior de legazpi no podra sustentar la casa de su padre asi ni
a sus hermanos si su magestad no le haze para ello mucha merced en la
ciudad de Mexico.

13. Iten si saben &.^a que en la dicha ciudad de Mexico todos
generalmente estan a la mira y desean que su magestad haga mucha merced
al dicho Miguel lopez de legazpi y a sus hijos y le rrecompense y
gratifique un servicio tan importante y señalado que de la experiencia
de las armadas que en ello se an perdido se tenia por tan dificultosa
que casi se ymposibilitava la buelta y asi se admiravan muchos de veer
al dicho Miguel lopez de legazpi emprender la dicha jornada teniendo
tambien de comer y viviendo descansado y con sosiego y que segun se
tratava de ello los testigos tienen por cierto que pocas personas o
ninguna en quien concurrieron semejantes calidades se dispusiera a
dejar su quietud emprendiendo cosa tan dificultosa de tanto peligro
costa y trabajo si no fuera con el zelo que entiende averlo hecho el
dicho Miguel lopez de legazpi del servicio de dios nuestro señor e de
su magestad.

14. Iten si saben &.^a que es cosa muy justa digna y Raçonable que su
magestad favorezca y haga mucha merced a los dichos Miguel lopez de
legazpi y Melchior de legazpi su hijo y a doña elvira de legazpi su
hija doncella y a Phelipe de salcedo su nieto y a las demas hijas del
dicho Miguel lopez de legazpi asi en las dichas yslas donde el reside
como en la dicha ciudad de Mexico donde tiene sus hijos y casa.

15. Iten si saben que todo lo suso dicho es publico y notorio.

«Melchor de legazpi.»=Hay una rubrica.

(A la espalda se encuentra el decreto siguiente)

 Que la haga ante mitarte=en madrid a quatro de noviembre de 1568 años.»


INFORMACIÓN.

En la villa de madrid a seis dias del mes de nobiembre de mill e
quinientos y sesenta y ocho años ante mi joan de mitarte escrivano
de su magestad parescio melchior de legazpi e para la ynformacion
que pretende hazer presento por testigo a joan de alcazar vecino de
la ciudad de mexico del qual yo el dicho escrivano por virtud de la
comision a mi dirigida por los señores del consejo Real de las yndias
tome e rrescebi juramento en forma so cargo del qual prometio de dezir
verdad e preguntado al tenor de la peticion e ynterrogatorio que en el
dicho consejo presento dixo lo siguiente

1. A la primera pregunta dixo que conosce a todos los contenidos en la
pregunta e a cada uno de ellos de vista y habla trato e conversacion
que con ellos y cada uno dellos a tenido e tiene de mas de diez y seis
años a esta parte.

2. a la segunda pregunta dixo que sabe que el dicho miguel lopez de
legaspi es uno de los antiguos pobladores de la cibdad de Mexico por
que desde que este testigo se sabe acordar le a bisto bivir en la dicha
cibdad y es de los mas principales vezinos de la dicha cibdad y hombre
cavallero hijo dalgo notorio y en tal posesion le an tenido y tienen
ansi los vezinos de la dicha cibdad como los visorreyes y oydores que
han sido en la dicha cibdad y Reyno y se Refiere a la ynformacion que
la pregunta dize.

3. a la tercera pregunta dixo que sabe que entre los caballeros y
vezinos que ay en la dicha cibdad de mexico el dicho miguel lopez de
legazpi es uno de los que mas honrradamente se an sustentado por ser
como hera hombre hacendado y tenido por Rico y su casa ha sido de
las principales de la dicha cibdad por que acostumbrava hospedar en
ella cavalleros y dadoles a comer de su propia hacienda y ansi lo a
visto este testigo como vezino de la dicha cibdad y que le a tratado y
hordinariamente estava en su casa y esto rresponde a la pregunta.

4. a la quarta pregunta dixo que sabe que el dicho año de sesenta y
quatro vio salir al dicho Miguel lopez de legazpi de la cibdad de
mexico para las yslas del poniente por governador y capitan general de
la gente que en nombre de su magestad hizo la dicha jornada y como es
publico y notorio y como consta de las Relaciones de su viaje a abydo e
administrado el dicho oficio con mucha diligencia y zelo de las cosas
que convienen al servicio de dios nuestro señor y de su magestad y ansi
mismo a sido y es muy bien quisto y amado de toda la gente del campo
y de los naturales lo qual ha hecho con mucha prudencia lo qual este
testigo sabe por las Relaciones que de alla an benido de mas de que lo
a sabido de algunas personas que de las dichas yslas an benido.

5. a la quinta pregunta dixo este testigo que sabe que se perdio la
flota que la pregunta dize en los jardines y que entiende que avyendo
de hazer el dicho miguel lopez la dicha jornada avia enviado a estos
Reinos por armas y por otras cosas nescesarias como quien tenia
posibilidad para ello por que aviendolas de comprar en la dicha cibdad
de mexico serian mas caras e dificultosas de aver y ansi este testigo
vido que el dicho miguel lopez despues de la perdida de la flota se
proveyo de las dichas cosas en la dicha cibdad de mexico donde valen
muy caras y son muy costosas.

6. a la sesta pregunta dixo que sabe que a casa del dicho miguel
lopez como a casa de capitan general el tiempo que se detubo en hazer
la jornada acudian muchos soldados y ansi mismo en el camino fue
acompañado de muchos dellos y cree este testigo que por ser hombre tan
principal y Rico los favoresceria pues siempre lo tuvo de costumbre y
esto sabe de la pregunta.

7. a la septima pregunta dixo que este testigo sabe y a oydo dezir
que el dicho miguel lopez de legazpi llevo por si y a su costa muchas
cosas nescesarias ansi de provisiones armas e municiones para la
Representacion del dicho cargo de governador y capitan general y demas
desto a oydo dezir que en los nabios que despues aca an ydo que gabriel
diaz y pedro de salzedo su yerno le an proveydo cosas necesarias para
su persona y casa a su costa y esto Responde á la pregunta.

8. a la octava pregunta dixo que no sabe que al dicho miguel lopez se
le haya dado ningun salario ni hecho ninguna merced ansi quando hizo la
dicha jornada como en todo el tiempo que a servido en el dicho cargo de
governador por que si se lo ubieran dado por aver asistido este testigo
en la dicha cibdad de mexico y por amistad que con los hijos del dicho
miguel lopez tiene lo obiera sabido y esto Responde á la pregunta.

9. a la novena pregunta dixo que el dicho miguel lopez no puede dexar
de aver gastado mucha cantidad en los gastos de la dicha jornada y
que paresce muy claro por que antes que el dicho miguel lopez hiziese
la dicha jornada era hombre muy hazendado y tenia muchas posesiones y
heredades y al presente este testigo no le conosce ninguna ni sabe que
tenga mas hazienda de las casas de su morada porque las demas vendio
quando quiso hazer la dicha jornada y que ansi entiende este testigo no
aver hazienda suya de donde podelles proveer ni con que sus hijos se
sustenten y este testigo sabe que el dicho miguel lopez de legazpi dexo
una hija doncella por casar la qual si de su magestad no es favorescida
y socorrida para su casamiento no se podra casar conforme a su calidad
por no tener dote ni este testigo entiende aver ninguna hazienda del
dicho miguel lopez de donde proceda y esto Responde á la pregunta.

10. a la decima pregunta dixo que este testigo sabe y es publico y
notorio que quedando poblado el dicho miguel lopez en la ysla de çubu
donde desde entonces a estado sirviendo como oy dia sirve en el dicho
cargo felipe de salzedo su nieto llego a la nueva españa con cargo de
capitan abiendo descubierto el biaje y buelta á la nueva españa con
cuya llegada por aver acertado y hallado la dicha buelta se hizieron
muchas fiestas y alegrias como por cosa muy deseada por ser conveniente
al servicio de dios nuestro señor y de su magestad y bien de aquellos
Reynos y destos y lo sabe este testigo por que se hallo en la dicha
cibdad de mexico al tiempo y segun que el dicho felipe de salcedo
llego y que demas desto este testigo a oydo dezir que muchas vezes se
a intentado el dicho viaje y descubrimiento en lo qual se a gastado
gran suma de dineros sin se aber dellos sacado fruto hasta agora que el
dicho miguel lopez de legazpi hizo la dicha jornada.

11. A las onze preguntas dixo que sabe e vio que el dicho felipe de
salzedo con otros capitanes volvió por general a las dichas yslas
llevando socorro de gente al dicho su aguelo y a los que con el estavan
y en la primera jornada y buelta y en esta postrera segund es publico
y notorio a servido bien los dichos cargos y a su costa sin Rescebir
ayuda de acostamiento ni otra cosa en lo cual pedro de salzedo su padre
a gastado con el mucha parte de su hazienda ansi con su persona como
con los soldados que el dicho felipe de salzedo llevo consigo por lo
qual y por lo mucho que a servido es muy justo que a su padre y a el su
magestad les haga mucha merced pues sus servicios lo merescen.

12. a las doze preguntas dixo que sabe que el dicho melchior de legazpi
hijo del dicho miguel lopez de legazpi el mayor por el mes de abril
del año pasado de sesenta e cinco vino a esta corte a traer a su
magestad la buena nueba del dicho descubrimiento con las Relaciones
y testimonios de lo sucedido en la dicha jornada y desde entonces e
asta agora a estado en esta corte sin salir della esperando el mandado
y Resolucion de su magestad y durante el dicho tiempo conforme á su
calidad a tratado muy bien su persona casa e criados como hombre de
quentos de Rentas y que muchos que los tienen no han sustentado ni
sustentan lo que el y que ansi este testigo tiene entendido que en
tanto tiempo tratandose de la manera que se a tratado no tiene a mucho
haver gastado lo que la pregunta dize y que si su magestad no haze
alguna merced al dicho melchior de legazpi y a su hermana conforme a
la calidad de su persona pasaran nescesidad y ansi lo entiende este
testigo por averse deshecho el dicho su padre de toda su hazienda para
la dicha jornada.

13. a las treze preguntas dixo que sabe que en la dicha cibdad de
mexico se desea y tiene por muy cierto su magestad como cosa tan justa
hara mucha merced al dicho miguel lopez de legazpi y á sus hijos por
que se tiene por muy ymportante y señalado el servicio que a hecho a la
corona Real por que de la esperiencia de las armadas que en ello se an
perdido se ternya por dificultosa e ymposible la buelta y ansi muchos
entendieron el dicho miguel lopez no lo aver acertado en emprender la
dicha jornada teniendo tambien de comer y biviendo descansado y con
sosiego y que segun se tratava dello este testigo tiene por cierto que
pocas personas o ninguna en quien concurrian semejantes calidades se
despusiesen a dexar su quietud emprendiendo cosa tan dificultosa de
tanto peligro costa y travajo.

14. a las catorze preguntas dixo que este testigo entiende que por la
ymportancia del dicho descubrimiento y por los meritos del dicho miguel
lopez de legazpi y calidad y por los servicios del dicho felipe de
salzedo es muy justo que su magestad les haga merced y ansi mismo al
dicho melchior de legazpi su hijo y a doña el vira de legazpi su hija
doncella ansi en las dichas yslas como en la dicha cibdad de mexico
donde tienen sus hijos y casa y esto Responde a la pregunta y lo que
dicho tiene de suso es la verdad para el juramento que hizo lo qual
es publico e notorio e publica voz e fama ratificose en este su dicho
syendole leydo e firmolo de su nombre y declaro ser de edad de mas de
veynte e cinco años, no le tocan ninguna de las preguntas generales de
la ley que le fueron hechas. joan de mitarte=joan de alcazar=Hay dos
rubricas.

TESTIGO.=En la villa de madrid a siete dias del mes de noviembre del
dicho año ante mi el dicho escrivano parescio melchior de legazpi e
para ynformacion de lo contenido en la dicha peticion e ynterrogatorio
presento por testigo a joan de la ysla vecino de la cibdad de mexico
del qual tome e Rescebi juramento en forma so cargo del qual prometio
de dezir verdad e preguntado por el thenor de lo contenydo en el dicho
ynterrogatorio dixo lo siguiente

1. a la primera pregunta dixo que conosce a los contenidos en la
pregunta e a cada uno de ellos de vista y habla trato e conversacion
a los dichos miguel lopez de legazpi e melchior de legazpi de catorze
años a esta parte poco mas o menos y al dicho felipe de salzedo de mas
de cuatro años a esta parte.

2. a la segunda pregunta dixo que sabe que a muchos años que el dicho
miguel lopez de legazpi es uno de los antiguos pobladores de la cibdad
de mexico y uno de los honrrados e principales vezinos de aquella
cibdad e se tratava e trato en el tiempo que este testigo le conoscio
como hombre hijo dalgo y en tal posesion hera abido y tenido en la
dicha cibdad y del visorrey don luis de Velasco que fue en tiempo deste
testigo fue muy honrrado y tenido en mucha estima y esto Responde a la
pregunta.

3. a la tercera pregunta dixo que lo que sabe de la pregunta es que
siempre tubo al dicho miguel lopez de legazpi por uno de los honrrados
e principales de aquella cibdad y como tal se a sustentado en aquella
cibdad por ser como hera hombre Rico y muy hazendado y su casa a sido
siempre una de las principales de aquella cibdad y sabe este testigo
que en su casa siempre an posado hijos dalgos pobres que yban destos
Reynos y de los que en aquella tierra estavan y a su costa y mision los
sustentava en ella lo qual este testigo sabe por lo aver visto y oydo
a muchas personas a quien el a hospedado en su casa y esto sabe de la
pregunta.

4. a la quarta pregunta dixo este testigo que sabe e vio por que este
testigo fue uno de los capitanes que en su compañia llevo que por el
tiempo que la pregunta dize el dicho miguel lopez de legazpi salio
de la nueba españa por governador y capitan general de su magestad
para las yslas del poniente y que sabe e vio que en la dicha jornada
y en todo lo que alla se ofrescio administrando el dicho oficio con
mucha diligencia y zelo de las cosas que convenian al servicio de dios
nuestro señor y como muy bueno e fiel xpiano y en las cosas tocantes
al servicio de su majestad syempre tubo gran zelo de su Real servicio
atrayendo asi todos los soldados y procurandoles ganar syempre la
boluntad para poder mejor servir a su magestad y lo mesmo ha hecho con
los naturales Regalandolos y ganandoles las voluntades para que se
conviertan a nuestra santa fee catholica y al servicio de su magestad
como muchos dellos lo an hecho y ansi lo sabe este testigo por que
desde que salio de la dicha cibdad de mexico se hallo en su compañia y
esto Responde a la pregunta.

5. a la quinta pregunta dixo que lo que della sabe es que a oydo dezir
al dicho governador miguel lopez de legazpi como en las naos que se
perdieron en los jardines se le habia perdido mucha suma de pesos de
oro que de castilla le llevavan empleados en armas y municiones y cosas
nescesarias para la jornada de las dichas yslas y que esto se lo oyo
dezir muchas vezes y que por causa de aversele perdido compro en la
cibdad de mexico muchas armas y pertrechos de guerra para llevar que le
costaron mucha cantidad de pesos de oro y este testigo sabe que de la
almoneda del visorrey don luis de Velasco saco muchos arcabuzes y armas
de todo genero y por que a este testigo le dio parte de las dichas
armas y esto Responde a la pregunta.

6. a la sesta pregunta dixo este testigo que lo que sabe de la pregunta
es que el dicho miguel lopez de legazpi de su hazienda ansi en dineros
socorrio a muchos soldados y capitanes como en Ropa y armas y que a
este testigo lo hizo que asta oy en dia se lo deve y sabe este testigo
que socorrio a los demas capitanes y maestre de campo con suma de pesos
de oro por que ansi lo vio este testigo y ansi mismo sabe que todos
los que quisieron valerse del de los que en la jornada fueron les
socorrio con su hazienda y en las dichas yslas socorrio a muchos con
Ropa y sabe este testigo que principalmente despues que salio de mexico
siempre hizo plato a todos los que quisieron hir a su mesa y que en
esto sabe este testigo que gasto gran suma de pesos de oro.

7. a la septima pregunta dixo que demas de lo que su magestad en el
armada llevava el dicho miguel lopez de legazpi llevo por si y a
su costa todo lo nescesario para su persona casa y amigos ansi de
provisyones como de armas y siempre vio este testigo y entendio que en
los navios que despues fueron siempre le proveyeron a su costa de todo
lo nescesario.

8. a la octava pregunta dixo este testigo que sabe que ni al tiempo
que el dicho governador salio de la nueva españa ni despues aca no a
Rescibido ni rescibio ningund socorro ni ayuda de costa de su magestad
ni de su Real hazienda sino que todo lo a gastado de su hazienda y
que este testigo asi lo entiende por que si se lo hubiera dado fuera
publico y notorio a todos ni este testigo lo pudiera dexar de saber.

9. a la novena pregunta dixo este testigo que lo que sabe de la
pregunta es que el dicho miguel lopez de legazpi se a deshecho de
haziendas muy buenas que tenia y que a gastado gran suma de pesos de
oro que este testigo no sabra que tanto sera por lo que es justo que su
magestad le haga mucha merced a el y a sus hijos por que de otra manera
pasarian mucha nescesidad especialmente una hija doncella que el dicho
governador dexo en la dicha cibdad de mexico por casar y que esto sabe
de la pregunta.

10. a la dezima pregunta dixo que habiendo poblado el dicho miguel
lopez en la ysla de çubu donde al presente esta poblando ymbio de alli
a felipe de salzedo su nieto por capitan para el descubrimiento de la
nueva españa el qual vio este testigo que vino y descubrio la dicha
buelta y llego en salvamento a la nueva españa y que este testigo sabe
que an ydo muchas armadas a descubrir y hazer este descubrimiento y
que agora fue dios servido que por mano del dicho miguel lopez de
legazpi se descubriese de que tanto bien a redundado a los Reynos de su
magestad y esto sabe de la pregunta.

11. a las honze preguntas dixo este testigo que sabe e oyo dezir que el
dicho felipe de salcedo fue despachado de la nueva españa por general
de los capitanes y gente que en su compañia llevo de socorro al dicho
miguel lopez de legazpi e que sabe que ni el primer viaje ni el segundo
el dicho felipe de salzedo no rrescibio ayuda de costa de la Real
hazienda e que su padre pedro de salzedo dixo a este testigo que abia
gastado con su hijo mas de diez mill pesos asta le embarcar e que ansi
el dicho felipe de salzedo como a su padre merescen que su magestad les
haga merced.

12. a las doze preguntas dixo este testigo que sabe que el dicho
melchior de legazpi vino a esta corte por el tiempo que la pregunta
dize en compañia del padre fray andres de urdaneta que de aquellas
yslas vino a dar quenta a su magestad de lo suscedido y que siempre
el dicho melchior de legazpi a asistido en esta corte solicitando los
negocios de las Islas y a oydo dezir que no a hecho ausencia de esta
corte y ansi mismo a visto tratar su persona y casa muy bien y segun
las costas abra gastado mucha cantidad de pesos de oro y esto sabe e
Responde a la pregunta.

13. a las treze preguntas dixo que lo que sabe de la pregunta es quel
dicho governador meresce muy bien que su magestad le haga mucha merced
a el y a sus hijos por averle hecho uno de los señalados servicios que
en nuestro tiempo vasallo suyo ninguno le a hecho y ansi estan todos
a la mira aguardando la merced que su magestad le hara por que siendo
como hera un hombre tan Rico y tan Recogido disponerse a gastar su
hazienda y a dexar su sosiego por servir a su magestad como lo ha hecho
en una jornada tan dificultosa y peligrosa y ansi a salido de todo ello
muy bien y con mucho cuidado y zelo del servicio de dios nuestro señor
y de su magestad.

14. a las catorze preguntas dixo este testigo que es cosa muy justa
que su magestad favorezca y haga mucha merced a los dichos miguel lopez
de legazpi y melchior de legazpi su hijo y a doña elvira de legazpi su
hija doncella y a felipe de salzedo su nieto y a las demas hijas del
dicho miguel lopez de legazpi ansi en las yslas donde el Reside como
en la dicha cibdad de mexico donde el tiene sus hijos y casa por aver
servido tan principalmente a su magestad con su persona y hazienda y
esto Responde a la pregunta y lo que dicho y declarado tiene de suso
es la verdad para el juramento que hizo Ratificose en este su dicho
siendole leydo e firmolo de su nombre declaro ser de edad de mas de
quarenta años y preguntado por las preguntas generales dixo que el
dicho governador es conpadre deste testigo que le saco una hija de pila
pero por eso no dexara de dezir verdad no le tocan ninguna de las otras
preguntas generales.

joan de mitarte=joan de la ysla.=Hay dos rubricas.

 En semejantes términos declaran D. Pedro de Marçana, Señor de la casa
 de Marçana, de 28 años de edad, el Doctor Sancho Sanchez de Muñon,
 maestrescuela de Mexico, de edad de mas de 38 años, D. Lope de Sosa,
 vecino de la ciudad de Mexico, de edad de mas de 25 años, y Antonio
 de Andrada, vecino de Cáceres, de edad de 51 años. Hay sin embargo
 algunas pequeñas variantes que aclaran mas la informacion: Marçana,
 por ejemplo, al contestar á la novena pregunta dice que Legazpi

«vendio y se deshizo de mucha hazienda especialmente de unas estancias
de ganado que tenia en la provincia de mechoacan que valian mucha suma
de dineros y que al presente este testigo no le conosce haziendas que
sean bastantes para la sustentacion de sus hijos ni para el casamiento
de su hija conforme a su calidad por ser personas tan principales
porque este testigo no le conosce otra hazienda mas de unas casas que
tiene en la dicha cibdad de mexico y esto rresponde á la pregunta.»

 El testigo Sanchez de Muñon, al llegar á la quinta pregunta, dijo

«que no lo sabe.»

 Lo mismo contestó á la octava, si bien refiriéndose á los libros de S.
 M.

 D. Lope de Sosa, sobre la sexta pregunta contestó en el mismo sentido
 que los anteriores, añadiendo que

«vio cartas del dicho miguel lopez de legazpi quando embio a pedir
socorro escriptas a pedro de salzedo su yerno que quando la aodiencia
de mexico no le socorriese con gente y con lo necesario que de lo que
le avia quedado de su hazienda se lo embiasen y esto Responde a la
pregunta.»

 Preguntado este mismo testigo sobre la novena, dijo

«que conoscio tener el dicho miguel lopez de legazpi mucha hazienda
en gran suma de pesos de oro la qual este testigo a visto vender la
mayor parte della y aun un deudo de este testigo compró cierta hazienda
en cuarenta mil pesos ansi este testigo de presente no le conosce
hazienda ninguna si no es unas casas donde el bivia en la dicha cibdad
de mexico por lo qual a quedado pobre y sus hijos no tienen de donde se
sustentar si su magestad no fuese servido de les hazer alguna merced
especialmente que dexo una hija en la dicha cibdad por casar la qual si
ansi mismo su majestad no la haze merced de favorescerla para ayuda a
su casamiento no se podra casar conforme a la calidad de su persona por
no tener hazienda ninguna con que por averse el dicho miguel lopez como
dicho tiene deshecho de toda ella y esto Responde a la pregunta.»

 A la trece dijo

«que en la dicha cibbad de mexico a todos los que dello tratavan
esperaran y tenian entendido que su magestad haria al dicho miguel
lopez de legazpi y a sus hijos mucha merced por averse puesto y
emprendido una jornada de tanto trabajo y peligro y tan dudosa por que
la tenian por tan ymposible que ninguno de las prendas del dicho miguel
de legazpi la emprendiera por tener por tan dificultosa la buelta
y ansi se admiraron muchos de que el la acebtase teniendo tambien
de comer e biviendo tan descansado y con sosyego y ansy se tubo por
entendido por ser el dicho miguel lopez tan buen cristiano que si no
fuera por servir a dios y que su evangelio se aumentase no acebtara la
dicha jornada y ansi mismo se tubo entendido que por aber traido el
dicho melchor de legazpi tan buena nueva que su magestad le hiziera
mucha merced teniendo atincion a lo mucho y bien que su padre avia
servido y gastado en la dicha jornada.»

 En cuanto á la declaracion de Antonio de Andrada, sólo merece
 mencionarse que este testigo manifiesta constarle la hidalguía de
 Legazpi, la cual era tan notoria,

«que llevó el Estandarte Real en el enterramiento del Virrey Don Luis
de Velasco»

 Y al referirse á la sexta pregunta, dijo ser verdad cuanto en ella se
 contiene,

«por queste testigo ansi lo vyo por vista de ojos desde que el dicho
miguel lopez de legazpi salio de la dicha cibdad de mexico hasta llegar
a la ysla de çubu por que como dicho tiene fue en su compañia y este
testigo le trato e comunico mas particularmente que otro ninguno de los
que yban en su compañia por que comunicava con el muchas cosas tocantes
a la dicha jornada y al descubrimiento de las dichas yslas.»

 Ciérrase la informacion con la firma de éste y la del escribano, no
 sin haber antes expuesto en contestacion á la duodécima pregunta

«que por el tiempo contenido en la misma melchor de legazpi partio
de la cibdad de mexico para estos Reynos con la buena nueva de lo
subcedido en la jornada de las yslas y con los testimonios de lo
subcedido en ellas.» &....

 Cosa que no se explica más que por la aclaracion dada sobre este punto
 importante en la nota de la pág. 351.



47.

Año de 1566, 1.º de Mayo, á 25 de Julio de 1567.—Patronato—1-1-1/24

 _Relación detallada de los sucesos ocurridos durante el viaje de la
 nao San Jerónimo que salió de Acapulco bajo el mando de Pero Sánchez
 Pericón y por piloto á Lope Martín, con el objeto de llevar auxilios á
 Legazpi, y la noticia del arribo á Nueva España del navío San Pedro.
 Fué escrita dicha relación en Cebú á 25 de Julio de 1567, por Juan
 Martínez, que iba de soldado en la propia nao. Nárrase en ella además
 lo ocurrido en aquel campo desde su llegada hasta la fecha de la misma
 relación._


Muy magnifico señor=Como la obligacion en que v. md me tiene puesto sea
tan grande y mi deseo de le servir ynconparable acorde de hazerle este
pequeño en ynformar del viaje en que vine como tambien del estado en
que hallamos y esta esta tierra mas por ponerse me delante las muchas
e diversas vezes que por v. merced me fue encargado y mandado que por
atreverme a mi abilidad siendo tan pequeña para servir en especial
en semejantes exercicios y mas a quien es dechado en todo saber y
genero de sciencia porque es cierto aunque vinieran que el omero y
virgilio tuvieran en que esmerarse y enplear su abilidad y pluma para
devidamente encarecer las hambres destrucciones muertes lloros sospiros
prisiones trabajos tardanças y afliciones finalmente las calamidades
y naufragios yntolerables que se pasaron mas como quiera que ella va
ya v. md la rreciba como de servidor y no mire a las faltas sino a
la voluntad perfeta del que se la enbia que harto haze el que da lo
que tiene pues en ello cunple quanto mas que ya que no sea sino para
enfadar servira algunas oras desocupadas.

Bien sabe v. md como de esa ciudad de mexico partimos jueves a 21
de hebrero del año pasado de 1566 y por nuestro capitan a pero
sanchez pericon que dezian ser natural y vezino de malaga y a pericon
mesa su hijo por alferez y por sargento de la conpania a un pero
nuñez de solorzano y un ortiz de mosquera ansi mesmo por sargento
mayor condicional de modo que si el que en este canpo estava de
antes quisiese bolver desa nueva españa segun lo avia escrito por
yndispusicion en tal caso lo fuese este y sino no sino que aca se
tuviese quenta con el conforme a la calidad de su persona la qual hera
muncha si en los lazos del demonio no se metiera porque allende que era
soldado viejo y platico era bastantisimo hombre y de muncho valor mas
como digo enpleo su ser en mala mercancia segun nos manifesto allende
que despues de su fin y muerte se descubrio y debulgo otro defecto peor
delos peores como adelante se espera cuyo sabidor es la suma sabiduria.

Tan bien creo tendra v. md. noticia de en como esa Real audiencia
proveyo tan solamente 50 soldados que truxesen el aviso de como el
viaje se avia descubierto a quien se cree tenian proposito de les dar
segun a los demas del viaje pasado 175 pesos de teniente mas dizen
que el capitan lo estorvo diziendo que el haria toda la gente que
menester fuese a 100 pesos como al fin se hizo e aun de balde viniera
segun la muncha gana que tenian asi munchos de los que quisieron venir
y no pudieron como todos los que vinieron y los 100 pesos que tomaron
hizieron quenta que se los hallaron en la calle porque todos los mas
venimos por fabor de algunas personas señores nuestros e otros que
vinieron por el de solo el capitan costoles la mitad de la paga que
serian mas de siete que le dieron a 50 pesos porque los truxese que
ansi hera condicion.

Las munchas veces que por v. md. fuy persuadido me mueve a escribir
de todas las mas particularidades y circunstancias que puedo de cuya
causa podria ser que entrellas obiese algunas que fuesen notadas por
ynpertinentes y a mi por satirico mas por cumplir con lo que devo y por
no ofender a la verdad a quien pongo por testigo hare tambien mincion
de la calidad y condicion de nuestro capitan que dios aya como de lo
demas el qual hera misero melanconico enemigo de afabilidad y amigo de
soledad codicioso aunque le teniamos en rreputacion de cristianisimo
segun era devoto en orar hera amigo de su propia opinion y parescer e
no tan prudente quanto al cargo Requeria.

Pues el hijo era mancebo de 25 años y mucho mas moço en discrecion que
en años porque cierto se huvo siempre como tal quien fue muncha parte
y causa de los males que se siguieron ansi a nosotros como a el y su
padre segun que el lo avia adevinado diziendole munchas veces tu as de
ser causa de mi muerte esto munchas veces que hazia y cometia cosas
libianas.

De suerte que dando principio a nuestro deseado viaje començamos a
marchar para el puerto todos los mas de la conpañia juntos por el
camino de suchimilco y cuelnahuas e yguala a chilapa donde nos alojamos
por 40 dias y aqui como en todo lo demas del camino mando el capitan
se le hiziese guardia y luego por aparencias que vimos consideramos lo
porvenir e aun adevinamos como en el viaje yncurriamos pocas vezes en
el quinto grado de los 7 pecados mortales y lo demas tocante a esto no
se permite Relatar por ser la materia que es y ansi pasare en silencio.

De forma que llegados a chilapa donde nos tardamos tanto y tan contra
nuestra voluntad fue dello la causa que la nao del puerto de guatulco
donde la fueron a conprar no avia venido al de acapulco donde nos
aviamos de enbarcar ni tan poco el bastimento que aviamos de traer
e municion e otras cosas que cierto todo ello se ayuntuva mal y
dificultosamente de cuya causa fue la estada en este pueblo tan larga
sin los demas en cumplimiento a 67 que nos tardamos hasta el puerto e
como hiziesemos cortes en chilapa luego se edifico una suntuosa horca
a fin de atemorizar la gente y principal de estropeara un soldado
por reñio con[37] otro y le hirio de bueno a bueno—todo lo mas del
tiempo que aqui estuvimos fue quaresma aunque comiamos carne y con
todo seria mas facil de pasarla guardandola en el puerto de Sta. maria
que aqui quebrantandola y aunque sabiendolo un buen varon que allí
estava por prior lo reprehendio no la carne que comiamos sino la muncha
Regla que teniamos en uno de los sermones que hizo diziendo quan ancha
hera la bolsa del rrey nuestro señor y que la abriese aprovecho poco
y ansi devia tener razon de dezir natura Revertura y el pato[38] a
la asadura—finalmente tratava la gente no segun a honbres de yndias
y como deviera a lo qual daré fin por lo dicho y pasando en blanco
munchas cosas a esto tocante y hare en suma Relacion de la perdida que
a la rreal hazienda le vino aviendo soldados que trayan moço y moços y
caballo y caballos de suerte que el que menos traya hera su persona y
cavallo y con todo salimos un dia con otro a 23 maravedis digo á veynte
y tres maravedis de gasto cada uno dende el superior al ynferior.

Estando nosotros en el pueblo de acapulco que es 5 leguas del puerto
donde nos quedamos con el alferez que el capitan ya avia venido al
puerto acontecio un torvellino de viento y gran agua segun obro
porque donde nosotros estavamos derribo ciertas casas y en el puerto
agarro el galeon san geronimo en que aviamos de venir y aun toco con
la popa en tierra porque estuvo en mucho Riesgo de lo qual procedieron
las continuas aguas que por todo el camino nos fueron tan molestas
finalmente que con diligencia que se puso se saco del rriesgo en el
qual tiempo como el capitan tuviese capital odio al fator hurtuño de
ybarra començo a derramar del venenoso pecho diziendo ynjustamente
por el y por los demas officiales palabras ynpetuosas y escusadas el
qual no las dixera ni tuviera para ello osadia segun fama si creyera
al fator ansi la contradicion de su venida como la de lope martin
piloto alevoso a su rrey y capitan general los señores presidente y
oydores juntamente con el visitador valderrama que a la sazon era ni
esta atribulada conpañia se viera en los estremos que se a visto ni
en tanto riesgo el avyso tan ynportante que traya y sobre todo las
ofensas que a nuestro señor se an hecho ni las trayciones que contra
su magestad se an cometido en daño y dyminuycion de sus subditos y
hazienda e dios les perdone que cierto so enmienda de mejor juizio
no se escusan de culpa antes les acusa porque en el antiguo senado
Romano ni al presente veneciano no se permitiera encargarle de nuevo
el pilotaje de semejante nao aviendo cometido lo que cometio con el
señor capitan general viniendo a estas yslas apartandose de su flota
y capitana maliciosamente por venir y tornar solo sin superior despues
de llegado a estas yslas a esa nueva españa como lo hizo queriendo
usurpar la gloria agena llevando en el patax en que yva por capitan
un gentil hombre de su señoria llamado don alonso de arellano que
siendo hechura de sus magestades siendo tan yngrato como fue no se
lavara con toda el agua porque anduvo por munchas desculpas que de y
el lope martin publico y notorio es que siendo marinero y piloto en
el mar oceano cometio otras dos o tres vellaquerias semejantes y de
considerar hera la poca seguridad de los tales y aunque se escusaron
del rremedio no carecieron de mala sospecha del por lo qual ellos o
el secretario por su mandado escrivio al capitan una carta al puerto
avisando le tuviese cuenta y se guardase del e diciendole el rrumbo
por que avia de correr sin subir ni baxar por quantas persecuciones y
trabajos vian siempre todos los soldados de la conpañia tuvieron firme
de no se ausentar ni hacer cosa yndevida eceto un soldado que el propio
dia que nos enbarcamos de madrugada se ausento no se sabe si movido
de rruindad ó por lo que oyo dezir en el puerto porque segun algunas
munchas cosas dezian muy feas de lo que esta va por suceder en el viaje
que las divulgavan el piloto y otros livianamente participantes del
negocio segun despues aca se supo por curso de tiempo como aquel que
descubre todas las cosas—tanbien quieren dezir que tres soldados que
venian por sobresalientes bolvieron del puerto por lo mismo lo qual
entre oyendolo Rodrigo de ataguren que esta en el puerto por proveedor
de su magestad cree se dio noticia a los oydores y officiales de su
magestad entreteniendo y dilatando no nos hiziesemos a la vela para
lo qual aunque huvo rrequerimientos y Replicatos no huvo efeto por la
muncha calor que el lope martin dava por la propia forma en contrario
antes nos venimos y aun sin el maese pedro de oliden vizcayno para ello
proveydo a quien no hizo dios pocas mercedes porque se cree ya cierto
que lo mataran si viniera truxo su cargo proveydo por el Rodrigo de
ataguren el ortiz de mosquera.

Tanbien sea dicho que el piloto lope martin dixo al capitan señor si
vos pensais de me llevar a cebu bivis engañado porque a la ora que
alla me viese me ahorcaria el governador por tanto no penseis tal si
vos quereis que yo os lleve donde con lo que sacaredes seais uno de
los bienaventurados de españa que sera en los japones hazerlo e donde
podreis aver mas de 200 U ducados para que deis lustre a vuestro
linaje porque allende hacer esto yo os llevare a vindanao a la punta
de la canela donde podreis dexar a vuestro hijo e fortificado con la
ynfanteria y dende os llevare por el estrecho de magallanes a españa
o os tornare a nueva españa porque en el entretanto se desbaratara
el governador miguel lopez de legazpi y vos podreis traer el mismo
cargo lo qual dizen que le quadro aunque de mi parescer podria ser
que no hiciese caso dello por tener al piloto por quien era hombre
baxo liviano y de poco ser demasiado en el hablar con libertad—de su
persona a la mia no se lo oy mas basta que lo diga solo uno con verdad
o sin ella para dar ocasion a la boladora fama que huse de su oficio
aunque no es de creer siendo tan cristiano como hera el tiempo que
estuvo el capitan en el puerto siempre le dio muy gran priesa el piloto
haziendole Requirimientos y procurando la brevedad posible alegando que
si se tardava recibia notorio daño por los vientos contrarios que aca
abria en lo qual no le faltava rrazon si sinzeramente lo dixera mas
dezialo con yntencion dañada y diabolica y rrecelando que de mexico
podria venir algun estorvo ansi mismo escojio demas de 100 marineros
que avia en el puerto aquellos que bien le estuvieron para sus
propositos en especial del condado donde dizen hera casado y algunos
portugueses de donde dizen ser decendiente—no creo rrecibieron toda
su paga en rreales por no aver venido de mexico la paga sino en Ropa y
otras cosas de mercaderes que a la sazon estavan en el puerto a quien
quedo de les pagar ataguren despues mas como el piloto les dixese los
llevaria donde hinchieran las manos no miraron en pocas cosas porque
el codicioso y el tranposo presto son avenidos y aunque entre estos
marineros avia muchos vizcaynos no tan solamente no los procuro mas
para echar algunos que en la propia nao avia tuvo modos porque no era
esta nacion con quien el se hallava bien para hechos semejantes / un
santiago garnica alguazil del agua vino acaso con quien no tuvo quenta
por ser uno aunque le costo caro fue pues el dia que nos hecimos a la
vela dia de san felipe y santiago miercoles primero dia de mayo a las
diez del dia del puerto de acapulco que esta en 17 grados ½[39] de
donde endereçamos nuestra proa por el anchisimo del sur o por mejor
dezir el verdadero mar de que plinio hace mincion diziendo que todas
las mares son rrios y charcos para en conparacion del verdadero mar el
qual ser esta no ay que dudar salimos con biento bendaval bonancible
aunque nos hera contrario mas pensando la mar adentro avria vientos
faborables dexamonos de caer hazia la equinocial a menos de nueve
grados donde tuvimos grandes calmas ecesivas calores por las quales
fuymos detenidos y aun fatigados allende sin aver viento avia unas
mares de tunbo grimosas y aun alteravan los cuerpos ynusitados de
navegar con causa de enfermedades estuvimos en esta forma bien diez
dias con calma y viendo de la manera causava desconsuelo en demas que
teniamos noticia de como dos o tres naos de esos puertos para yr a
peru se avian engolfado por no costear pensando yr derechos a peru y
que de pelo ni de hueso dellos no se avian sabido que se creya avian
perecido de la manera por falta de vientos y ansi se hizo una promesa
a nuestra señora de consolacion con la devocion que pudimos de una
manda ó limosna suplicando nos faboresciese segun aviamos menester y
començose á hazer la memoria para pagarla aca desde los soldados hasta
el capitan por quien comenzo y prometio 25 Reales y los soldados qual
10 pesos qual 20 qual mas qual menos y huvo dellos que prometio un
marco de oro en forma que ya echavan de menos a esa nueva españa y
sus cristalinas aguas por la muncha falta que della avia ansimismo se
hallava fatigada e yndispuesta en este tiempo muncha gente ansi de unos
diviesos que desde el puerto començaron como de camaras de que murieron
un lazaro de madrid natural de toledo y un don Juan de pineda de
sevilla mas catolicamente que bien curados y Regalados de sus cuerpos
porque aunque a la sazon avia gallinas vino y otros rregalos dioseles
tan poco que no les aprovecho porque de puros dibilitados y faltos de
virtud murieron / murieron hablando e no se si por guardar el uso de
la mar se echaron tan presto que aunque procediese de algun desmayo no
tenian espacio para bolver en si finalmente que el capitan visto que
tan temprano començavan ya tenia tragado de tributar a / atropos hasta
20 de nosotros como lo dezia que con (_los_) rrestantes traeria el
aviso y ansi proseguia adelante su opinion de guardar bien todo quanto
de su magestad venia para los soldados y despues sin tanta Regla lo
consumieron los marineros.

—En este tiempo que fue a los diez de mayo a la noche vimos una
disforme cometa de varias colores que corrio al nordeste del Sudueste
donde endereçava su cola que me parece es en los Reynos de peru / devio
de ser pronostico de los trabajos que nos estavan guardados y las
maldades pasadas.[40]

El siguiente dia ya la misericordia divina nos proveya de algun viento
no para proseguir nuestro viaje sino para tornar a arribar a tierra lo
qual no fue poco deseado por todos en general por proveerse de agua
y munchos en particular por quedarse en la tierra porque ciertamente
si arribara al puerto de navidad como se pensava quedaran munchos
lo qual bien lo barruntava el capitan y ansi rrehuya dello todo lo
posible con deseo de que le diese viento para su viaje y a este fin
se deseava por todos y no porque participasen dela maldad que tenian
ordenada segun dizen y es que tenia yntento el piloto de tener modo en
el puerto en como dexar al capitan y a otras personas alla y venirse
con los restantes su viaje segun lo avia hecho el viaje pasado—desto
eran sabidores pocos y entre ellos el principal un felipe del canpo
principio medio y fin de todas maldades quien dio calor y fue causa
y efeto de todas ellas con quien tenia camarada el piloto y dio calor
en que se executasen todas ellas por tener como tenia mas abilidad
para tales hechos y cautelas que no el piloto quien dudo tubiera
prudencia para salir con ellos ni aun osadia para yntentarlos de los
quales aunque muncha parte dizen aver publicado y significado en mexico
mientras le tuvieron preso y bien publico de suerte que no dexaron
de saberlo los superiores mas disimularon lo todo por que devieron
de hazer poco caudal como hera honbre hablador en fin no huvo lugar
esta arribada porque a los 20 del dicho dionos viento faborable con
abundancia de aguas con que dimos principio.

En este mismo tiempo como el piloto andava a malas con el capitan
ansi le aborrecia sus cosas y ansi como lo tenia de costumbre començo
a vaziarse de boca y dezir que valiera mas que el agua que bevia un
cavallo que traya beviesen las gentes que perecian de sed y que por tal
y qual que avia de matarlo y aun tan bien quieren dezir que dixo que
daria de palos a padre e hijo que lo supieron.

Esta propia noche sabiendolo el capitan mando a los soldados hazer
guardia por esquadras cada noche uno dellos y el cuerpo de la guardia
por donde el cavallo estava de cuya causa se sintieron muncho por
parecerles que les mandava oficios de moços de cavallos y no de
soldados y no les falto rrazon antes les sobro pues el cavallo estava
en proa y el en popa en la camara della y los sospechosos ansi mismo
en la popa en lo mas alto de donde avia un escotillon que caya en par
de la puerta del capitan y ansi si tuviera Respeto a que la guardia
se hiziera a su propia persona no la pusiera junto al cavallo en proa
sino junto a si en popa pues hera claro le aprovechava poco estando tan
lexos.

A los 25 del dicho mes de mayo mataron el cavallo y por entonces no
se supo quien de modo que a la media noche le metieron una daga por
en derecho del coraçon de donde le començo a chorrear sangre como
de un caño cuyo rruydo y pisadas nos desperto hizose tan sotilmente
como hazia escuro que la guardia dudo lo obiese visto sino es por ser
sospechosa como hera.

El dia siguiente el santiago garnica Revelo al capitan de lo que avia
alcanzado saber cierto mejor que el capitan lo supo Remediar por lo
qual casi le costara la vida munchas vezes diziendole que el sabia muy
cierto que el piloto y felipe del canpo con el sargento mayor y menor
con otras munchas personas en especial marineros tenia concertado de
en llegando a estas felipinas en esta propia ysla de cebu desbiado del
rreal o en otra ysla comarcana dexarle por la propia forma que en el
puerto de navidad dixe para seguir el mesmo yntento y en continente
hizo ciertos autos por orden judicial y los hizo declarar por vando
en que se contenia que a su noticia hera venido que algunas personas
tratavan cosas yndevidas en deservicio de su magestad y en perjuizio
de su persona que qualquiera que dello supiese e viniese diziendo quien
hera le prometia de le dar mill pesos de oro a ley de cavallero hijo
dalgo allende que mientras en su conpañia seria preferido y Respetado
como servidor de su magestad para quien ansi mismo le daria bastantes
Recaudos para que le gratificase y le hiciese mercedes y que sobre todo
ternia secreto dello y ansi mismo daria 400 ducados a quien le supiese
dezir quien oviese muerto el cavallo.

Este mismo dia vimos tan gran suma de aves marinas quantas en tierra
mar ni laguna yo no e visto y dende a poco termino vimos unos celajes
que munchos se persuadian hera tierra muy grande aunque otros lo
contradezian diziendo que hera nuve e que por alli avia algunas yslas
anegadizas de que heran causa las abes mas el piloto hera de opinion
ser tierra e ansi hallandonos con ella norte sur el qual corria aquel
dia arribamos a ella a popa via y corriendo a ella como se tuviese
medio entendido ser tierra luego el ynconstante alferez començo a yrse
diziendo que en tierra se averiguaria quien avia muerto el cavallo
donde lo ahorcaria—todo lo qual yba endereçado al piloto por tener
entendido averlo muerto el sobre que se amohino el piloto y torno otra
vez a trocar la derrota y endereçar la proa a nuestro viaje y no se
contradixo ni hablo por la parte del capitan en ello despues tratando
el piloto con sus familiares y algunos no muy discretos les hazia
entender ser aquella de las yslas de Salomon y que por no ser causa de
tanta ventura al capitan no avia querido yr alla mas que para otra vez
el la tenia apuntada en la carta hera 180 leguas del puerto de navidad
en altura de diez grados todavia afirman ser tierra porque tan bien la
vido la armada segun nosotros.

Viernes postrero de mayo aviendose quexado un marinero llamado
bartolome de lara al alferez sobre la rruin comida y bevida diziendo
que trabajando dias e noches y con aguaceros no se permitia tal
rrespondiendole que le tratava mejor que el merecia y tornando a
repetir el alferez hecho mano de un rrebenque con que le dio o le quiso
dar y en esto se enpuño el lara de un cuchillo que en la pretina traya
sobre lo qual hizo el alferez grande alboroto baxando a su camara por
un montante y soldados que para ello apellido diciendo aqui del rrey e
para quando se subio ya el lara estava en la gavia y no se siguio poco
escandalo ni menos riesgo porque el viento que trayamos hera fresco e
la nao venia como una calabaça por falta de lastre el qual mal y no
pequeño fue general en todo el camino y causa de muncho rriesgo que
pasamos y las obras muertas heran muy Rasas de suerte que en dando
una guiñada el timon bastava (_para_) caer veinte soldados a la mar y
quedarse en ella dizese que fue yntentado por el piloto la execucion
dello y que el timonero no lo entendio e ya que la cosa estava algo
aplacada notificosele al lara baxase abaxo so pena que le tirarian con
arcabuzes, y ansi lo hizo al qual le aprisionaron debaxo de cubierta
aunque el capitan avia mandado se lo llevasen a la camara donde
estava—nunca el sargento lo cumplio porque ya dias avia que estava
dañado en continente la noble canalla de los marineros començaron
a llevar armas de proa a popa de lo qual le avise yo al capitan
diziendole pusiese el rremedio y otros muchos le avisaron en especial
Juan de bivero el capellan que trayamos allende otras cosas que le
aviso mas nunca quiso poner rremedio antes todo lo echava por alto
diziendo y sonrriyendose con una serenidad de que se preciava muncho
que no hiziesemos caudal de tal gente que no se osarian menear por que
al que se menease en continente lo ahorcaria.

Todos estos dias tuvimos muy grandes aguas que nos eran odiosas aunque
despues vino tienpo que las tomaramos por el mayor rregalo del mundo y
eran estos aguaceros tanta parte de calmar y quitarnos el viento que en
un proviso nos lo quitava aunque lo truxemos muy prospero que nos ponia
grima e durando vezes mediodia vezes mas luego tornava el viento aunque
continuava tanto este estilo que era cosa aborrecible—en esta forma
llegamos a la pascua y su bispera la qual tuvimos no muy alegre por no
aver avido alguna mejoria de obra ni de palabras ni diferencia de los
otros dias e cierto por entonces e siempre mostro poca voluntad a los
soldados no se si por ser todos los mas españoles al contrario del que
dezian hera sardo mas tratavalos hordinariamente quando les hablava
peor que a criados y en esto poco yva a dezir que bien se permitia
teniendo rrespeto á su hedad pero en las demas cosas rrestantes
conformava con esto e tenia pocos cumplimientos de palabra como de
obra y era falto de parlamentos que en la milicia se rrequieren para
consuelo y tanto que el primero aun tengo por oyr y si començamos la
pascua con tibieza acabamosla con tristeza porque tal qual hera despues
nos hizo gran falta segun en los estremos en que nos vimos que al fin
trayamos subjetos a rrazon y justicia y malo vino que bueno le hizo.

De manera que a 3 de Junio segundo dia de pascua del espiritu santo
a la media noche cabiendo la guardia a una esquadra que llamavamos
del capitan y el quarto algunos dellos de yndustria que fueron en la
maldad confederados de antes estando los restantes durmiendo en sus
aflictos y angostos alojamientos baxaron lope martin piloto y otros sus
consortes armados con espadas y rrodelas dexado arriba buen recaudo de
algunos soldados que digo y marineros en mayor numero y como algunos
durmientes por sentimiento que hicieron yntentasen levantar y mover
luego les asentavan sendos espaldarazos diziendo y Replicando fuera
canalla y a los otros este quedo todo el mundo biva el rrey no es nada.
E con todo pudieron salir como salieron porque los que estavan fuera
sin armas estavan y los que estavan en el alcazar donde ellas estavan
avia ya sobre ellos buen rrecaudo en la propia forma de manera que como
tenian la cosa ordenada ya para entonces segun dizen tenian suelto y
aun arriba al lara el qual juntamente con el sargento mayor y vaca y
un alonso çarfate detras avian ydo a la camara de padre y hijo a los
quales ya para quando començo este alboroto dieron cruel y acerva
muerte a puñaladas el lara y el sargento mayor e no se si otro alguno
de los otros o si estavan guardando la puerta porque no saliesen / lo
que por cierto se dixo es que el çarfate despues que estava el capitan
muerto y bien seguro de ofender por no quedar sin lauro otropheo metio
toda la daga cuya sangre traxo ansi en ella como en una media[41] y
puñete de camisa para que por virtud della le diesen el galardon que el
se lo dio segun merecia con los demas que en ello fueron y dara a unas
reliquias que todavia segun fama quedan—luego que tuvieron efetuada la
abominable traycion subiendo el sargento mayor arriba començo diziendo
traydor mal honbre, perro que me queria matar a mi y a mis hermanos
los marineros y otras variedades aviendose quitado antes desto por
el sargento menor las armas digo algunas pocas que tenia en las caxas
porque de las principales de su magestad[42] se entregaron con bando
Repentino y presuroso que se echo diziendo entregasen luego las armas
so pena de la vida y dixo ellos estan en la otra vida vuestras mercedes
rezen por ellos que ya el mal año y la hanbre son ydos—desta forma
pasamos lo que restava de la noche con mayor admiracion que sueño y
en amaneciendo luego un caporal començo a ynbocar para que eligiesen
al mosquera por capitan y haziendolo ansi rrespondio cautelosa y
sabiamente que les tenia en muncha merced e que entre nosotros avia
hombres de mas valor que la suya y como tales lo elijiesemos a quien
el ternia por señor y obedesceria y como le rreplicasen dos y tres vez
rrespondio que acetava la merced con aditamento que no le llamasen
capitan sino segun hasta alli e que el haria segun su entender y ansi
se quedo concluso con munchas y suaves palabras que nos dixo en gran
satisfacion de todos y encontinente mando tornar las armas y prometio
de nos traer a cebu a la obidiencia de quien estamos e como la ynbidia
perversa sea tan señora nuestra al felipe del canpo le supo mal esta
elecion como despues se supo porque quisiera que le eligieran a el y
no a otro y por el consiguiente al piloto porque hera mas amigo del
canpo que del mosquera aunque lo disimulaban lo posible y ansi fue
esta perversa arraygandose en ellos para (_que_) no cesasen aqui las
maldades pues querer yo distinta y claramente declarar porque razon
mataron principalmente al capitan y su hijo no me determinare mas de
que dire lo que me paresce dizen y es mas verisimil porque la verdad
de todo punto solo dios la sabe dizen que avia rrenzilla de padre
e hijo con el mosquera en demas el alferez y el mosquera por razon
que el mosquera hera honbre solicito e ynstruto en el arte militar y
por el contrario el alferez muy yncipiente como en lo demas y sobre
la demas pasion que tenian de aqui nacia odio del alferez al otro
porque como dizen quien es tu enemigo el que es de tu oficio y ay
algunos tan desaprovechados que ni quieren aprender ni quieren ver
quien sepa e como el demonio estuviese tan arraygado en esta nao por
nuestros pecados andava solicito en sus obras las quales todas nacian
del perverso lope martin con yndustria del pesimo felipe del canpo su
protetor y abogado que como mas instruto le yndustriava y lo que dezia
de burlas hazia que saliese de veras y como vian la oportunidad ponian
mal al mosquera con padre e hijo ni mas ni menos que al sargento de la
conpañia en quien avia tanbien buen aparejo porque lo uno era hechura
del mosquera por quien se le dio la gineta y lo otro el capitan no
hera onbre que obligava a los honbres antes ocasionado para que ni
le quisiesen ver ni oyr pues con lara negociado se estava y el vaca
y los demas de media palabra estavan prontos y obedientes[43] que le
devia al sargento mayor lo que humanamente puede ser por beneficios
rrecibidos aunque la paga no fue tal vino la cosa a tal termino que al
mosquera y los suyos hazian entender que dezia el alferez los avia de
matar por lo qual sienpre andavan con cotas ocultas y otras diligencias
ynventadas por el demonio tanto que le dezian de noche les enviava el
alferez a espiar muchachos para ver donde hechaban las cabezas tanto
permanecieron en ello hasta que dieron fin a su deseo lo qual todo
nacio de lope martin como quien avia cometido traycion por no venir
aqui y las vanidades que dezia eran altas para los honbres codiciosos y
que se dexan creer ynconsideradamente porque luego que el capitan murio
se dixo que avian de cargar la nao de oro entre todos los que fuesen de
suerte que llevarian al rrey tres o quatro millones de ducados de solos
sus quintos por el estrecho de magallanes aunque por otro cabo dixeron
que no entendiesen menos de venir aqui e que al que otra cosa dixese le
castigarian por ello luego ynventariaron la hazienda que avia y aun la
Repartieron la que les estava bien—entendio en ello solo felipe del
canpo.

Dende á 10 dias murio un pablo griego calafate y carpintero el qual
gozo mejor que los que atras dixe de las aves y de todos lo demas que
avia por rrazon que la nao y todo lo demas estava por marineros mas
que por soldados porque todo andava al rreves para los pobres soldados
que por muy mejor que se hiziese sienpre los yndignos marineros eran
preferidos.

Con toda su abilidad y discrecion parece que hera permision divina que
el mosquera se cegase y no se huviese tan cauta y discretamente como se
rrequeria porque publicaba lo que tenia intento de hazer y sabiendo que
hera contra la voluntad de los consortes en lugar de disimular con ello
se hubo yndiscretamente de forma que verdaderamente se cree e creo que
su yntento no era otro que venir aqui segun que muy largamente y muy
de beras, me dio particular quenta dello en secreto e yo le rrespondi
para que lo hiziese cosas conbinientes para en seguridad de su persona
que le quadro muncho y ansi començo a hazer unas vanas y escusadas
ynformaciones de la muerte de padre e hijo procurando echar la culpa a
los conpañeros y saliendose el afuera en este tienpo tratavan tratos
dobles los unos contra los otros de que careciamos todos los mas
soldados hasta que viernes 21 de junio á la media noche estando todos
durmiendo se baxaron el sargento de la conpañia e otras gentes non
santas en especial marineros e como creymos no aver que Recelar nos
cojeron de sobre salto para tomar las armas e no avia mas pena que la
vida al que las rresistiese o dixese algo en esto tenian al sargento
mayor en su posada que era en el castillo arriba no le dexando salir
los perbersos vaca y çarfate y otros y fue que como se velavan los unos
á los otros y truxesen consigo el diablo de cualquier cosa sospechaban
mal y ansi segun paresce aquella ora el mosquera quiso poner un
rremedio tardio porque como le persuadiesen que nos quitase las armas
munchas vezes segun despues se supo alegando rrazones sophisticas para
ello por poder hazer mejor de su persona lo que despues hizieron mas a
su salvo y el allende desto devio de sentir algo porque segun parece
quiso abaxar adonde los soldados estavamos para apercibir mas como el
vaca con el lara y otro marinero llamado morales le anduviesen a las
espuelas le hizieron bolver a su camara donde como digo le cercaron y
todo esto no con palabras ni obras forçosas exteriormente aunque se
le devio de hazer mal en su pecho disimulo no pensando vernia a malos
meritos que vino en forma que en conversacion le tuvieron cercado
hasta que amanecio y luego almorzaron el y todos sus aliados muncho
del tocino y vino juntos y en un plato con muncha conbersacion y para
esto ni un cuchillo no avia en poder de los soldados eceto los contados
y en poca ynstancia le echaron unos grillos en buena conversacion y
rrisa y lo mismo se rreya el y no se le dava muncho porque no penso que
el negocio no se estendia a mas de solamente la ynformacion y que la
carga como el la echava a los otros se la querian ellos tornar a hechar
y que todo ello podia parar en tenerle preso hasta que lo averiguasen y
como tenia aquellos dos honbres tan obligados aunque desleales amigos
todo penso se haria bien y que todo estava por del en lo qual se engaño
y muy mal porque encontinente le sacaron con sus grillos y las manos
atadas y le asentaron en una caxa que estava cerca a un aparexo a punto
en todo esto el muy rruiseño diziendo que niñerias son estas a lo qual
respondio lope martin confesaos que aveis de morir rrespondiendo porque
y todavia ryyendo fuele rrespondido porque avia muerto al capitan e por
el consiguiente que queria matar al lope martin y negando lo postrero
con satisfaciones llego el vicario muy escandalizado al acto tan
repentino y persuadiendole al piloto con graves palabras que mirase lo
que hazia e pensando aver tienpo para proseguir sus rruegos adelante
bolvieron el y el piloto las espaldas y en el ynter como a los crueles
marineros les hiziese señas le yçaron sin darle tienpo para confesarle
ni aun para dezir Jesus aunque dizen poco avia que se confeso de manera
que murio desastrada y cruelmente sin rremedio alguno e aun le echaron
á la mar con sus grillos medio bivo que fue sabado 22 de Junio y en
este tienpo tenian presos Rodrigo del angle contramaestre y alberto de
horozco sobrino del oydor y marcos de cubillas e antonio de cucarella
e miguel de luarca porque fueron ynformados que la noche antes estavan
armados por mandado del mosquera y el contramaestre porque avia tratado
con el sobre la navegacion si se atreviera a traer aqui la nao a fin
de matar al piloto y todos estuvieron en terminos de lo ahorcar y no
paro en esto el negocio porque como atras dixe en el punto que fuese
sepultado en el ancho mar se dixo y publicaron hera sodomita y que lo
avia husado este abominable pecado en las partes de ytalia donde anduvo
y aun en la nueva españa lo avia yntentado.

Luego el domingo siguiente como el piloto se hiziese con tierra se
acordo de echar el batel a la mar para que de noche fuese delante
e descubriese tierra donde dias avia en vida del mosquera pensando
que avia de ser en su tienpo trato de que el lara fuese en el y como
le tenia por belicoso y sospechoso pensando mientras el en el batel
prender al piloto y los demas que se le antojaran para hazer dellos
lo que le pareciera porque hasta (_la_) primera tierra tenian por
dificultoso de llegar ansi el mosquera como el capitan que despues
paresciales facil el viaje y aunque rrodrigo del angle les dixo de
donde quiera traeria la nao no se satisfazieron y cierto se engañaron
porque con lo que sabe aunque es bien poco la truxera por ser tan facil
cosa como es por causa de ser la mar tan linda como es y como toda
la navegacion sea al poniente no tiene mas que hazer sino poner en
la altura de los barbudos que estan en 9 y 10 grados y correr y ansi
sabado 29 de Junio dia de San Pedro y san pablo a prima noche vimos
la tan deseada nuestra madre (_la_) tierra aunque mas propiamente
le podremos llamar madrastra segun el Ruin refresco que nos dio
porque hera ruin tierra de cuya causa no saltamos en ella ansi por
la yndispusicion della como porque entendiamos adelante proseguian
mas yslas y porque todavia teniamos 8 ó diez pipas de agua de la muy
linda de acapulco que avian quedado—hera esta tierra baxa de hasta 17
yslas[44] pequeñas que no tenian tiro de vallesta de traves estavan
asidas unas de otras por el tenor de un rrosario tendido porque de
ysleta a ysleta heran Racifes que a la menguante estavan descubiertas
del agua que todas ellas se podian andar y aun para saltar no tenian
donde y tanpoco devia de aver agua pues heran despobladas aunque
fertiles de arboledas.

Luego lunes siguiente vimos otra cordillera de yslas de mas de 20
mayores e mejores y a lo que se vido pobladas porque muy cerca de
nosotros vimos estar con mas de 8 yndios un parao e ansi endereçamos
nuestra proa pensando surgir donde estava mas como el viento nos
fuese contrario pasamos adelante y por ser tarde y estar entre yslas
amainamos en la mar adentro sin surgir y estando ansi por la otra
parte de la ysla vinieron los yndios con su parao a nuestra vista de
donde nos estuvieron mirando un rrato y como ya se hiziese noche se
tornaron a yr.

El martes siguiente saltaron ciertos soldados de los que se les
permitia armas en una que es la ultima ysla pensando traer agua mas
nunca la truxeron sino cantidad de moscas de que hincheron la nao e no
hallaron sino pisadas de los que van a pescar a ella.

Miercoles siguiente llegamos a otra cordillera de yslas semejantes e
arribamos a la hultima dellas donde surgimos como a las 10 del dia en
cuya playa vimos hasta 10 yndios que alli bivian casados dispuestos y
barbudos desnudos eceto sus mienbros con unas tiras destera que hazen
en aquella tierra muy primas sobre manera tanto que pueden suplir por
tela traen el cabello largo el cuerpo pintado de pinturas delgadas
tienen las casas segun en la nueva españa y buenas no tienen armas ni
herramienta ninguna sino de huesos y conchas son gente muy domesticas
y que con facilidad se someterian a cualquier cosa—en continentes e
vino a bordo una canoyta pequeña con dos yndios el uno segun despues
del mismo se supo hera el principal dellos porque lo truximos y el
conpañero hera sudito llegaron algo suspensos por el miedo que tenian
mas con lo muncho que les fue persuadido dandoles algunas cosas de
poco valor llegaron y con las dadivas tornaron a tierra donde con el
batel saltaron munchos que les fue permitido e yendo a sus casas vieron
a las mugeres que por el consiguiente trayan las naturas tapadas y
ellas bien agestadas y aunque morenas graciosas que no mostraban tener
miedo por todos los quales fueron los nuestros bien rrecibidos con
bayles y musica de atambor y en el ynter que alli estuvieron con ayuda
de los naturales hizieron hasta cinco pipas de agua que por estar lejos
no pudieron mas tambien truxeron cocos y platanos y ñames que es su
comida porque no tienen ninguna senbradura y al principal le truxo el
piloto diziendo que se lo avia de llevar a su magestad segun pensava
hazer en todas partes y para que juntamente le sirviesen truxeron
anzuelos de conchas trasparentes como perlas muy lindas y otros (_de_)
munchas maneras sin otras ynmundicias que no supimos que fuesen.

Aviendose metido el batel con muncha prisa por no ser puerto seguro en
anocheciendo dimos velas para nuestro viaje y por subir a 13 grados
de altura en que esta la ysla de los ladrones llamado guan donde su
señoría estuvo con su armada governamos al norueste pero como nuestro
señor via las maldades de algunos y tanbien oya las oraciones de otros
ansi devieron ser aceptas ante su divino acatamiento en especial las
de su señoria que tan cristianisimo es e devoto por lo qual dando
fuerza a las corrientes e obrando de sus maravillas no nos dexo subir
mas de 40 minutos porque despues de bien andados al pie de 100 leguas
nos metio en una baya en medio de un arcipielago qual dire de tanta
confusion para los ciegos malinos que en maldades pensavan perseverar e
por el contrario de tanta claridad y rremedio a los que estavan fuera
de sus yntentos y consuelo a este canpo y fue que Sabado 6 de Jullio a
prima noche ya que el sueño nos conbencia yendo bien descuidados acaso
un marinero dixo tierra tierra y mirando por ella no fue de menos temer
que de rriesgo porque aquel punto e ynstante y proviso tan breve nos
vimos acercados de yslas por todos cabos tan cercanas que causavan
gran turbacion a los marineros quanto mas los soldados y hazia no muy
claro tanto que dixo el timonero preguntando enbestire con tierra lo
cual contradixo el piloto y sobre todos lara que hera animoso el qual
arremetio con el timonero diziendole palabras asperas y se lo quito y
con toda esta tribulacion tan grave que avia fue dios servido de nos
meter por una canal que no tendra de un buen tiro de piedra arriba por
entre una ysla y otra dentro y surgimos en una muy linda baya grande
y linpia cercada de munchas yslas pequeñas y rracifes del tenor de
arriba que esta en diez grados menos tercio en cuya ora fuymos todos
asosegados e apaciguados del gran sobre salto que rrecibimos donde no
hubiera honbre por barvaro que no considerara el notorio milagro que
dios con nosotros avia husado porque cierto es de creer que segun la
conpusicion y fundamento de aquella tierra la canal por donde entramos
no esta segun naturaleza sino segun providencia divina que aquella
noche proveyo donde cierto no faltaron honbres que lo notasen y aun
tratasen ansi aquella noche o como despues que se vido mejor y aun
dixe a un soldado sin sospecha ser aquello aldavadas de dios porque
nos enmendasemos y mas que aviendonos escapado de tal trance nos avia
metido en tal lugar que no carecia de misterio y que confiava en
dios lo rremediaria como lo rremedio desta forma—durmimos la noche
esperando el dia porque el gozo del vencimiento de la muerte que tan
cercana tuvimos causava deseo de la vista de los claros rrayos y ansi
la ysleta mas cercana de todas hera una que teniamos muy cerca y mas
nos acercamos despues ternia de contorno casi media legua hera llana
fertil y muy linda avia quatro casas mas no avia gente alguna porque
la abitacion de los indios hera en otras yslas y aqui hera como huerta
y rrecreacion donde vienen por tienpos a causa de las palmas que avia
y las pesquerias en la qual asi como amanescio saltamos y satisfizimos
del agua sin tasa de un pozo que avia y de cocos y palmitos de los
quales aunque avia bien 150 palmas ninguna dexamos en el tienpo que
alli estuvimos porque allende que teniamos poca quenta con la utilidad
de la rrepublica fatigavanos algun tanto la hanbre porque la comida
daban por corta tasa por guardarlo para su viaje eceto los indignos
marineros que se lo davan en abundancia y bueno al contrario de
nosotros porque nos lo davan el desecho de los marineros mohoso menudo
y amargo porque como la cabeza y el todo hera marinero ellos lo gozaron
todo y los soldados carecieron de todo lo bueno en general el qual mal
no se acabo con ellos porque quedo arraygado y enprecyo en todo el
viaje que parescia el uso avia hecho ley.

Aqui estuvimos 10 dias no menos atribulados que domesticados como
honbres desarmados aviendonos sacado de la nao nuestras caxas y hato
porque lo sacaron en tierra no por nuestro bien ni darnos contento sino
por conseguir su yntento diziendo la nao tenia necesidad de se adereçar
e que hera necesario desenbaraçar—en todo este tienpo pasaron entre
los maleficos honbres muy profundos secretos de que careciamos y las
cosas que en publico dezian a bueltas de otras hera una que dezia el
piloto pensava ynbernar en aquella ysla por quanto por los vendavales
destas yslas no se atrevia a venir y aunque lo dezia fingidamente no le
faltava rrazon y siempre mas metido y perseverante en su yntento cada
dia porque tenia los pensamientos muy altivos que cierto no quadravan
con su calidad y ansi pensaba ser otro marques del valle de quien una
noche le vi proponer una autoridad no menos maliciosa que cautelosa
diziendo que quando desenbarco en la vera cruz hizo a su gente de
consuno una oracion o parlamento en que se contenia que su yntento hera
de entrar a sus aventuras la tierra adentro con gente que para ello
tenia que los que en contrario no tenian esta voluntad antes a la ysla
de cuba bolver pretendian se lo dixesen que el los aviaria dandoles
Recaudo de lo que tenia y que los unos a un cabo y los otros a otro que
se apartasen para dello hazer memoria y que quando esto huvo efecto
a los que se avian apartado para yr con el les avia rrendido muchas
gracias con protestacion de galardonar e a los otros ultrajo baldono y
afrento muy gravemente diziendoles que aunque les pesase avian de yr
con el y que los castigaria y trataria conforme quien heran y que ansi
lo hizo y dio fuego a las naves esto dezia el a fin de que la gente que
el escoxiese para llevar consigo no le osase negar ni contradecir para
lo qual ansi mismo tenian ynteligencias diabolicas porque de yndustria
hechava honbres hechadizos a que a cada uno para promovernos dixesen
en como fulano y çutano y todos casi sin dexar ninguno procuravan e
yntentavan de yr el viaje para mas lo encarecer dezian estos que no
les faltava sino besar los pies y manos y que algunos cohechavan para
ello mediante yntercesores y que no les faltava Razon porque el mas
minimo avia de llevar a castilla 200 U. ducados donde allende por el
descubrimiento del estrecho el rrey haria muy grandes mercedes—ansi
mismo mientras en esta ysla huvo muy grandes confusiones y ceguedades
entre ellos permitidas por dios porque las opiniones dellos que heran
4 sin los privados y consejeros heran munchas y varias porque segun
algunos dizen el piloto dezia que hasta los ladrones no se podia hacer
la eleccion de la gente y hecharon de la rrestante porque ya no estavan
en traer hasta estas yslas los que dexasen sino dexarlos atras y dezia
que si aquella tierra fuera poblada y donde nos poder sustentar que
hera bien dexarnos en ella mas siendo al contrario que no se permitia
contra lo qual hera el neron felipe del canpo cuya opinion se cree
oviera efecto si dios no lo remediara.

En este tiempo vimos venir endereçados hazia nosotros tres paraos con
sus velas y aunque sabian estar nosotros alli que bien cerca vian la
nao no por eso dexaron de venir derechos a nosotros porque no hera
otro su yntento si de nuestra parte no se estorvara porque como dixe
es gente domestica y mas que nos avian visto segun nuestro yndio pues
nos ha dicho venian por el y que eran de su tierra el uno de los tres
se adelanto dexando los dos atras donde segun paresce venian mugeres
y niños y este que se adelanto venia a surgir en una punta de la ysla
donde el sargento estaba emboscado en un montecillo aguardandolos con
algunos soldados e ya que casi queria desembarcar el piloto movido
de puro agudo con el batel començo a yr hazia ellos desde la nao los
quales como viesen a la ora dieron velas y se metieron a la mar y
aunque los de tierra arremetieron para ellos por el baxio aprovecholes
tan poco como a los del batel porque aunque tambien les siguieron fue
por demas porque andan mucho y contra el viento traen velas redondas
de esteras y no latinas y encima del mastil por la parte de la popa
adentro a diferencia nuestra ansi mismo traen en el cuerpo del parao
un volumen semejante a un gallinero grande atravesado que les deve de
servir como de xareta para traer la comida y su hato que es liviano
traen contra peso segun en los ladrones y en estas yslas de que despues
hare mas larga mincion.

De lo pasado quedo el piloto muy corrido jurando y perjurando que los
avia de cojer y que traidos donde estavamos avian de servir de pescar
mientra alli estuviesemos y que les avia de poner los cuernos e ansi
el dia siguiente puso por la obra guiando con el batel hazia donde
ellos se avian ydo como cinco leguas mas aprovechole poco porque se le
huyeron hallaron una rrancheria suya en unas ysletas donde casi tenian
acabado un parao que bien cabrian treinta honbres en que pusieron los
ojos por entonces por maldad y despues por estrema necesidad.

Por averseme holvidado atras aunque sea fuera de tiempo y lugar dire
una cosa que paso entre las otras maldades y es que pedro de salzedo
hierno de su señoria le escrevia con el mosquera una carta mas larga
que otra ninguna por la confiança que del mensajero hazia en que le
dezia del piloto sus maldades la qual fue abierta sobre que decia
maravillas como persona de su calidad y que podia hablar libremente y
lo mismo hizo de los despachos de la audiencia y todo lo demas que bien
le estuvo.

Como cada dia fuesen dando horden en sus maldades y traças asi dieron
una en que dezian que los que oviesen de yr con ellos avian de jurar
delante de una hostia consagrada y en manos del sacerdote quien en
para el mismo efeto diria misa de que muririan si necesario fuese sin
bolver el pie atras el uno por el otro a ley de buenos contra todos y
qualesquier naciones aunque fuese española desnaturandose de su patria
y rrey natural cuya execucion aunque teniamos cerca bien careciamos
della generalmente eceto los privados lo qual o parte dello se supo
por algunos la mañana propia que dios puso el rremedio lo qual como
digo aunque se sabia casi por todos por congeturas en general nunca
pensamos abria efeto hasta los ladrones y ansi la propia mañana que
digo acordaron de traer el parao que arriba dixe para dexarnoslo a los
pobres que alli aviamos de quedar y era en esta manera.

Que el piloto segun atras dixe avia de rrepetir diziendo que en estas
yslas corrian muy rrezios vendavales en todos aquellos tres meses y
venir era perdernos y que por lo tanto el queria ynvernar en aquel
puerto pues hera bueno que mas valia que perdernos y que nosotros por
quanto el bastimento yva apocando hera necesario que lo rreservasemos
de forma que en aquellas yslas comarcanas pues estavan tan cerca nos
rrepartiesemos por esquadras donde con algun socorro que de vizcocho
se nos daria con los cocos pescado marisco y otras cosas que avia nos
pasariamos que comer para el viaje y hecho esto encontinente se pensava
yr dexandonos bien burlados y con todo pudiera salir puesto que se
sintiera por no tener armas pero nuestro señor lo rremedio pasando a
ellos por la ley del talion.

En este tienpo como el pasado avia tres generos de gentes el uno de
los quales heran questavan quitados de pasion y aficion porque estaban
libres de las maldades y no tenian quenta con los rrebeldes ni de sus
cosas ni tan poco pretendian nada dellos y ansi como siempre se dezia
vernian aca confiavan y sin ninguna pena venian sino era de la tardanza
que nadie tenia quenta con ellos.

Tambien avia otros que allende de lo dicho deseaban por solo el rriesgo
en que se vian en poder de sus enemigos en especial rrodrigo del angle
contramaestre que tan aborecido hera por ellos asi por la presuncion
que presumian que en vida del capitan se proferio a traer la nao como
en la de mosquera y que esto avian tratado con el a fin de ahorcar al
piloto y era tanto el rriesgo en que estava que verdaderamente estava
predestinado por ellos a ahorcarlo antes de muncho y asi la soga traya
arrastrando de que el no carecia por cuya causa mediante ynspiracion
divina procuro su rremedio de que se siguio el nuestro que bien se
escusara dello si tuviera siguridad y fuera faborecido de lope martin
como otras personas como mas largamente le mostro y por su propia voca
publicamente confeso entre los barbudos y ladrones tratando de un
molina despensero de la nao e yntimo de lope martin que si lope martin
hiziera el caso que de molina hazia de su persona que el saliera con
su yntincion y proposito y esto ser ansi no ay que dudar sino que es
publico y manifiesto porque no tan solamente porque le faboresciera mas
porque no le desfaboresciera se escusara del mal que le hizo porque
es ansi que es el hombre mas temido[45] del mundo y ansi se puso a lo
que se puso por pura temeridad que de abundancia de animo porque hizo
cuenta que ansi avia de morir y la buena ayuda y sobre todo dios hizo
este hecho.

Ansi mismo el santiago de garnica no obstante que su deseo hera de
venir aca como persona que tenia aficion al general por ser de la
nacion y la obligacion a su rrey y señor natural estava en gran Riesgo
por Razon que lo que rrevelo al capitan segun atras dixe sospechavan
lo obiese el dicho y solo por alguna sospecha le tenian mortal odio
que a saberlo cierto munchos dias huviera que lo ovieran muerto de una
mano[46] u otra y con esto y sin esto cada dia corria rriesgo si dios
no le guardara.

Tambien avia otras personas particulares con quien no estavan muy bien
los Rebeldes por tenerlos por sospechosos que heran marcos de cubillas
alguazil que munchas vezes estuvo en terminos de morir lo qual bien lo
sentia el y aun lo dava a entender porque en todo el tiempo sienpre
anduvo como hombre muy atemorizado tanto que daba nota de si en quien
por el consiguiente avia buena gana del rremedio como despues lo mostro
porque en todo el viaje fue muy cierto servidor de su magestad.

Pues yo ya vuestra merced sabe si traya puestos los ojos en el
governador por ser como es tan mi señor de cuya causa Dios es testigo
de la pena grande que mi espiritu sentia ansi por mi propio rriesgo
como por el en que estava el aviso que a su señoria venia y que no
viniendo consideraba se le podia despintar la gloria que avia ganado
que como el torpe vulgo tenga de costumbre hablara diestro y a
siniestro deziase que como no viniese presto el aviso que despoblaria
y aun dezian los tiranos que ya no estaria aqui y a unque quisiese
yo tratar del rremedio conbiniente poca parte hera porque en toda
la conpañia no venia a quien yo conociese ni confiase ningun secreto
y aunque por mis pecados hera cursado en esa nueva españa y si algo
yntentara fuera liviandad para perder la vida y despertar a los que
durmian—un san Juan de goyri natural de bilvao pareciome que hera
persona en quien podria fiar todo secreto en que cierto no me engañe
porque es verdad que su constancia y virtud es muy grande y ansi en
todo el viaje aprovado como tal en servir á su Rey segun todos tenemos
obligacion y mas que por ser el general de la patria deseo yntimamente
la venida a este canpo con el qual y el conmigo tratavamos muy
profundos secretos y tratando de todo rremedio sin remedio y que solos
seis (_que_) de nuestra nacion obiera pensaramos salir con algo en
daño de los rrebeldes y como los obiera aunque no nos conoscieramos lo
trataramos por la fidelidad que los unos con otros tenemos como yo hize
con este porque tanpoco nos aviamos conocido hasta el viaje.

Estando en esta ysleta me hablo Rodrigo del angle diziendome que tenia
gran deseo de alçarse con la nao y que lo hubiera efectuado si tuviera
fabor de marineros mas que todos heran contra el eceto santiago a que
le rrespondi que dios savia si me pesava dello y queria ver medio a
quien suplicaba lo rremediase y aviendome dicho fuesemos a hablar hazia
la fuente dixele lo que sentia como hera verdad que los que hablasen
de dos en dos corrian rriesgo y que no se permitia sino dende arriba
que no lo deviamos hazer mas de que dias avia sabia mi yntencion y
boluntad y que no tenia mas que dezir sino que mi persona estava pronta
para cada que menester fuese y harto me desmande siendo dela prudencia
que es como vuestra merced sabe y la fama que tiene.

Un soldado llamado Juan de rrequena natural de ciudad Real era amigo de
molina el despensero tan privado en quien tenian encomendadas las armas
e yo visto no aver rremedio alguno me descubri a este y le trate largo
de que lo comunicase con el para que nos diesen nuestras armas para
alçarnos con la nao con el qual quedo de lo hazer ansi y lo hiziera
sino que el breve rremedio lo atajo—como quiera hizo como servidor de
su magestad y como buen soldado porque sino lo fuera a ganar gracias
con los perbersos del secreto y a mi me costara la vida.

Como en este tiempo se acercase la ora de nuestra libertad algunos de
los que estavamos en la conjura acordaron de confesar y comulgarse los
quales descubrieron lo propuesto en confision y ansi el padre clerigo
con gran behemencia les encarecio e ynflamo los coraçones diziendoles
quan justo hera y quan gran servicio a dios y que haziendolo dios les
ayudaria a salir con ello en fin les animo muncho e hizo al caso.

Ansi mismo en este tienpo no se que mohinas permitidas por dios
acontecieron entre el lara y los demas en especial el piloto por lo
cual el lara casi nunca salia de la nao ni mostrava plazer antes estava
en ella sienpre solloçando y aun munchas vezes llorando bien asi como
el niño que de su madre es Regalado y quando le castiga en hecho o en
dicho quanto mayor era el favor y Regalo tanto es mayor el despecho y
solloços atreviendose a lo qual el rrodrigo del angle e santiago le
hablaron para alçarse con la nao a quien hallaron pronto y los demas a
cumplimiento de 8 ya estavamos hablados con miguel de luarca asi mismo
hablaron a juan enrrique flamenco artillero quien estava bien quitado
de pasiones antes por ser persona hapta y suficiente para qualquier
cosa de los que pretendian le tenian grande amor y voluntad la parte de
lope martin y conbocado para llevar consigo mas no enbargante no se lo
huvieron hablado quando se ofrecio a servir al rrey como leal que lo es
y lo a sido en todo el viaje.

Estando las cosas en este estado al cabo de diez dias ya que yvan
esecutando las malas yntinciones determinaron de enbiar el batel por
el parao para en cumplimiento de lo que atras dixe y en el entretanto
dezian ynconsideradamente los tres de la nao que se pusiese el negocio
en esecucion lo qual contradixo el flamenco diziendo con rrazon que no
se podia hazer nada sin el batel cuyas persuaciones hizieron muncho al
caso suceder tan bien como sucedio porque sin batel no pudieran entrar
doze soldados ni tan poco tomar la vela de gavia y boneta mayor que en
tierra estavan juntamente con todas las agujas cartas de marear que el
piloto maliciosamente tenia en tierra y (_no_) tan solamente los suyos
mas tambien del rrodrigo del angle ynstrumentos que traya de manera
que este dia en saliendo el sol fué el piloto a la nao donde mientras
que estavamos oyendo misa y bien cerca de la nao de donde tanbien se
podia ver no se que cuentos o enojos le acontecieron con sus marineros
despues de aver tomado ciertas vezes la altura cuyos vapores que a la
cabeça le subieron le hazian dar munchos gritos juramentos blasfemias
y aun eregias porque entre otras munchas cosas que sin rrespeto de su
criador que a vista tenia en vez de encomendarse de rrodillas dixo
aunque tengais a dios atado por los pies no os podra hazer mercedes y
allende las munchas bozes que dava a la sazon quitavan los grillos a
un preso que en aquel punto soltavan y los golpes que davan en hierros
causaron a los que en tierra estavamos tribulacion creyendo se huviese
descubierto la conjura y hera esto tanto que segun dizen uno de los
nuestros poco le falto que no le fuese á rrevelar a los contrarios y
ganar por la mano por escapar con la vida e considerando el rriesgo
que corriamos si ansi fuese de que no teniamos poca confusion que lo
encomende a dios segun lo devieron hazer los otros el qual permitio
que no fuese ansi antes luego yncontinente se vino el batel con el
piloto y el contramaestre el qual al mismo tienpo fue a mi choça porque
estaba acaso solo y me dixo que la noche pasada se avian querido alçar
con la nao mas que a mas tardar la noche venidera avria efeto sino
fuese luego en el ynstante porque se yba el batel fuera lo qual como
yo considerase por dificultoso por no poder yr a la nao los soldados
de la conjura porque eramos sospechosos le dixe que para de noche yo
ternia media dozena de soldados añadidos con quien yr a la nao y que de
dia dudava poder salir con ello por lo dicho sino que en todas maneras
estorvase la yda del batel para que en todo caso aquella noche oviese
efeto a lo qual me rrespondio mill adefesios sañudamente rrazones
ynpertinentes diziendo que el savia que avia de morir ahorcado por
rrespeto mio y de otros amigos y otras cosas semejantes y ansi le dixe
que yva a hablar a san juan a quien di quenta de lo que avia pasadome
y el bien quitado dello me rrespondio que en aquel punto quedava entre
el y santiago conçertado que avia de ser la noche propia y mientras
esto hablando sin aguardar rrespuesta se enbarco el contramaestre en el
batel con santiago que estava en tierra con proposito nuevo y algunos
marineros a la nao donde este dia miercoles 16 de Julio se armaron
santiago rrodrigo del angle bartolome de lara y juan enrrique sin a los
demas (_dar_) parte y al punto salieron rreluziendo armas hechando
chispas tajos y rrebeses como un marte[47] e dieron una cuchillada a un
mulato guardian de la nao que hera intimo del piloto quien yncontinente
se echo al agua y llevo la amarga nueva a sus amigos los quales hasta
la sazon no sabian del todo que fuese y ansi aun creo medio entendian
dezian por no mostrar flaqueza que debian estar borrachos mas venida la
nueva como el Lara llamase al felipe del canpo por via de amistad que
lo eran que fuese a la nao rrespondio bien esta yo yre a os castigar a
vos con esos vellacos ansi mismo avia algunos marineros en la nao los
quales como viesen la cosa de tal arte y de tanta determinacion estavan
peores que el rraton quando no sabe donde guarecerse del gato y ansi
huyan del ynpetuoso acidente escusandose y apartandose al poco espacio
que avia—juan de çaldivar escrivano de la nao como confederado viejo
tenianle por odioso aunque al tienpo estava como el lara en desgracia
a quien poco antes quitaron los grillos que dixe e no avia aun ydo
a tierra y ansi le cupo de parte una cuchillada con que se echo al
agua y dende (_ella_) clamo diziendo le rrecibiesen que era servidor
del rrey y fue rrecibido/—un muchacho gallego tenia las llaves del
escotillon de abaxo donde estavan las armas a quien ansi mismo el
Rodrigo del angle porque la llave no tuvo tan presta le dio otra mala
cuchillada en la cabeça de que sano bien escusada porque fue crueldad y
en el ynstante fueron sacadas todas las armas arriba en popa y las que
tenian quitaron a los rrestantes a quien tenian por sospechosos y como
los rrebeldes viesen tanta confusion no tan solamente a sus negocios
mas personas y todos estavan atribulados aunque lo estuvieran mas si
supieran el suceso final porque por entonces todavia tenian confiança
de cobrar lo perdido y de castigar los agresores e ansi dixieron a los
soldados e marineros en quien tenian confiança como çiegos pensando que
les avia de Restaurar hea hermanos por amor de dios los unos a la nao y
los otros al batel en que estaba el flamenco despues de lo bien atado
con un montante muy feroz para rresistir al que tuviese por sospechoso
y mientras esta ceguedad y rrebuelta sin hazer distincion se echaron
no sin falta de gana el cucarella y el cubillas y llegados a la nao
se armaron—tanbien yvan algunos marineros en quien tenia el piloto
su principal confiança pensando le avian de Restaurar o rrestituir
la nao mas bivia engañado por que no tan solamente no les permitian
armas mas metianlos debaxo de cubierta no bastando los juramentos que
por el cucarella en ymagines se les tomo quien por entonces anduvo
muy solicito y sirvio bien sino que segun opinion de todos causase la
virtud / y ansi mismo en este tienpo fueron a nado dos soldados el uno
fulano ximenez zanbrano y el otro martin lopez a quien ansi mismo
dieron armas con quien ya tenian rrazonable copia y en el punto por
los ynconsiderados marineros como barbaros y carecientes de cabeça no
menos que de buen juizio movidos de temor escusado acordaron de soltar
dos cables con sus ancoras sobre que la nao estaba surta y ansi dieron
velas con poco viento endereçando la proa hazia la canal por donde
entramos con proposito de salir por ella dexando cruel y miserablemente
ansi a los enemigos como amigos como a culpados y no culpados si dios
no proveyera de sus maravillas de suerte que antes que llegasen con ser
tan poca distancia el poco viento que avia les calmo y la corriente
fue contraria porque bolvieron a arribar y tornaron atras y por temor
que tenian no osaron surgir tan cerca como de antes ni quatro tanto
mas porque la baya adentro surgieron buen Rato y a la sazon no se
sabia oviese otra canal por donde salir que la dicha—ya que estava
surta la nao donde digo luego acordaron de que el batel viniese donde
estavamos y antes que obiese efeto enbiaron de parte de los nerones
a tres soldados el uno llamado pero martinez de estadela natural de
barcelona por embaxadores de que negociasen les dexen bastimentos y
otras cosas y que les darian las cartas de marear agujas y velas y
lo demas que en tierra avia en una balsa de barriles y palos e ya
que la balsa le llevava la corriente aunque derecho salio el batel
y como vieron a la balsa endereçaron para ella e como conocieron al
estadela con quienes estaba mal el lara porque le vio cierta agua dixo
al martin lope y zanbrano que le tirasen y ellos lo hizieron aunque
no se tiene por cierto le diesen con la pelota sino con perdigones y
llegando mas el batel a ellos le alcanço el lara una cruel cuchillada
con un montante que traya de que penando por el agua murio muerte
desdichada y los otros desmanpararon su balsa y arribaron a una ysleta
que cerca estava y dende al rreal—juicios son de dios—tienese por
cierto por algunos ser el estadela ya que no fuese de los matadores de
los encubridores de la muerte del capitan porque hera de su esquadra y
de la conjura. Esto hecho vinieron de camino con el batel para donde
estavamos mas como los alçados lo viesen luego nos hizieron apartar de
la marina y nos metieron como un tiro de vallesta adentro donde no tan
solamente nos tenian cercados mas aun no se satisfazian estuviesemos
en pie sino asentados y para todo heran poderosos porque entre ellos
avia 8 arcabuzes y 3 ballestas sin otras armas ofensivas y defensivas
y la demas gente como digo desarmada—venido el batel a tierra luego
dibulgaron la muerte del estadela abominando a los del batel y para
yndignar la gente aun fingieron que los dos y todo que a todos 3 avian
muerto dando a entender que otro tanto harian dellos si fuesen y
aunque no faltava quien ocultamente contradezia no tan solamente de
los dos mas de todos tres y que no creyesen tal por animarlos a que
procurasen su yda tan dificultosa avia tan ynadvertientes honbres o
no se como me diga que lo creyan y una fraçada que de la popa de la
nao estava colgada hizieron entender ser honbre ahorcado—con todo
esto avia honbres que por todas ynstancias procuravan la yda al batel
desmandandose en achaque de probeerse como zorras que rrodean las
gallinas aunque les valia a muy pocos—el vicario procurava lo mismo
sobre que dixo el felipe del canpo si a la marina se acercase le tirase
con un arcabuz asi no nos fue este dia mas de un soldado por consejo
mio que me pidio y se bolvio el batel a la nao cuyas velas en el punto
dieron otra vez enderezando la proa hazia poniente donde sospechaban
aver canal para salir aunque dudosamente y en una ysleta que estava
a la parte siniestra acordaron dexar una botija de vino para misas
y algunas havas y maiz para que sembrasemos y rreforzasemos[48] la
agricultura y echandolo en el batel donde el lara con tres ó quatro
soldados sin los marineros andava yva para la ysleta y la nao su via o
camino e ya que el batel estava junto á tierra acaescio que en la baya
por donde la nao yva avia unas peñas que no estaban hondables sobre una
de las quales se vido en muy gran rriesgo porque para tocar en ella
dizen le falto poco y asi viendo el rriesgo començaron el santiago
y el nuevo piloto a llamarle segun dizen mas el no quiso venir sino
yr derecho a tierra y que considerando lo que era dizen que dixo si
encallare todo sera yr a tierra por 50 honbres—el entendimiento desto
es obscuro y asi en los compañeros causo gran confusion y con rrazon
porque no se sabe que modo tuviese para ello sino fuera entregando el
batel a los amigos viejos y enemigos nuevos con satisfaciones de su
persona de donde se siguiera gran mal y muchas muertes mas plugo a
dios que no fue menester ni toco antes ya que casi queria anochecer
tornaron a surgir como una legua del rreal por ser noche y no atreverse
a navegar porque sino sin falta prosiguieran su camino adelante pues
como digo dexaron el vino y lo demas por despedida y ellos ansi lo
dixeron mas por lo dicho sosegaron aunque no muy seguros por toda
aquella noche no menos los de tierra que de la nao porque los unos
por despecho e los otros por Regocijo y no perder no menos lo ganado
que las vidas durmieron aquella noche nada y ansi viniendo la mañana
plugo a dios ynspirar que los de la nao tornaron con el batel en
tierra que estavamos bien dudosos y el que mas hera de opinion que
bolviesen fue lara aunque sabe dios con que yntencion porque el felipe
del canpo hera yntimo suyo por quien le dolia como hombre grato porque
allende la amistad quando lo del alferez este le escuso la muerte y
pues el piloto puesto que a la sazon avia discordia como digo hera de
antes amigo y los ynconsiderados que presto se determinan breve se
arrepienten como hombre barbaro y rustico que era y no podia disimular
la pena de la adversidad de sus amigos especial del canpo por quien
dezia santiago que no llegaria al batel quando le cortaria la cabeça
por tanto que no cansase y en todo esto mostro algunas ynsinias que le
avia pesado de lo hecho porque le tenian y tuvieron por sospechoso.

Pues avia entre nosotros algunos de condicion tan perbersa y bestial
que no se si movidos de amor al piloto ó de temor y pusilanimidad esta
mañana como con el sol resplandeciesen las armas montantes y espadas
que en la nao desnudas trayan que le dezian por tal e por qual que la
nao esta alborotada y que algo ay en nuestro fabor que mediante dios
señor piloto sera vuestra la nao e tomareys vengança de los traydores
y os serviremos en todo tened confiança el qual la tenia todavia
aunque cada vez se le yva apocando mas estas lisonjas duraron por
todos los dos dias hasta el tercero que yvan entiviando—huvo destas
varias opiniones y barbaridades todo el viaje quantas a papel no puedo
encomendar porque honbres de buen natural avia pocos y esos los unos
de una opinion y los otros de otra en fin divisos de cuya causa no se
a de admirar ni dezir nadie ni dira con rraçon que fuymos para pocos
porque solo el rremediador bastava a Remediarlo y no otro como lo
rremedio—quiere v. merced ver quanto que en el punto que la nao se
alço estando los rrebeldes y nosotros juntos dixo uno cuyo nonbre
callo—a traydores si alguno de los que en tierra esta estuviera
ahorcado no fuera esto porque bien lo sabia—las quales palabras
pareciome que me las endereçava a mi y como me sentia participante
las tome por propias mas por los contrarios porque dios no lo devio
de permitir no fueron notadas y no paro en esto que otro soldado que
aqui no se sabra en la forma que digo dixo al San Juan ¿es posible que
vos no sabiades esto? el qual fue salbo por lo que digo—estas y otras
munchas cosas avia por donde antes entonces ni despues no osava fiar
honbre de onbre como divisos.

Pues luego en amaneciendo en tierra mando el triumviriato juntar muchos
arboles de palmas que avia cortadas para hazer con ellas un fuertezillo
y ansi mismo las caxas colchones y lo demas que les parescia para en
que se defender si el batel batiese con los versos el fuerte en cuyo
edificio algunos que lo rresistimos no nos hallamos aunque a mi me
metieron despues y me pusieron en la delantera de todo con mi arcabuz
el qual quatro dias antes me lo avia traido rrodrigo de la cervilla de
la nao que era mi camarada que v. merced bien lo conocio porque como
persona que era de la tierra del felipe del canpo privava muncho con
ellos con quien dezia yria puesto que no se hallo en las maldades
pasadas ni en munchas de las presentes porque hera persona calificada
y buen cristiano puesto que hera deleznable credulo y convertible
demasiado el qual como pensaron yr a una ysla por cocos y a holgar
dieronle parte para lo mismo y como me lo dixo rroguele fuese por mi
tercero y el confiando en su privança alcanzarlo juntamente con el
suyo me lo saco de la nao el arcabuz pero aprovecho poco porque aunque
fue él nunca el piloto permitio fuese yo porque con miñacion como dije
estaba mal en especial conmigo que entendia ser servidor de su señoria
y asi me tenia por sospechoso porque me encojia mucho y ansi creo
corriera riesgo si mi compañero como privava con ellos no me hiciera
espaldas como me lo prometio y cumplio y siempre me fue leal amigo e yo
a el mas que hermano en consejos aunque hizieron poca inprision en el
y dezia el felipe del canpo que uno de los que avian de llevar segun
el compañero me dezia era yo dando no se que razones para ello mas el
piloto dezia en nao y en castillo ningun vizcaino en que no me hazia
poca honrra.

Pues luego el batel vino puesto a vista en parte do no podia ser
ofendido de tierra començo a rrequerir y llamar gentes todas las que
quisiesen embarcar por quanto luego se queria hazer a la bela y pidian
agujas y lo demas diziendo que dexarian bastimentos sobre lo qual y
otras cosas enbiaron una carta con la qual se apartavan para la leer
en secreto si el vicario e dos e tres soldados no lo contradixeramos
porque se leyo en publico y de platica en platica se ofrescio ocasion
para que yo dixese que los mensajeros e yntercesores que hasta alli
habian enbiado no avian sido quales rrequerian y que devian de enbiar
de nuevo persona tal—lo qual dezia yo a fin que enbiasen un soldado
viejo amigo mio llamado çorita porque en la yda de la nao no ponia
duda y si este fuese como amigo el tenia orden en que no fuese sin mi
y juntamente dixe como hombre aborrecido y que la muerte no ternia en
nada muchos desatinos con colera diziendo a todos publico muy engañados
vibis todos en tener tanta confiança en lope martin que presente esta
y ansi al que en aquella nao no fuere le prometo mala ventura y es
demasiada la confiança que en el teneis porque se puede morir como
esta sujeto y nosotros quedar perdidos y moriremos mala muerte con
otras munchas cosas que dixe lo qual los escandalizo y me dixeron que
quien queria yo que fuese y como por mi no osase dixe que çorita y
asimismo se apartaron a hazer consulta rrepentina qual ellos andavan
rrepentes y dixeron que si no disponian de mi seria causa de motin y
encontinente me vinieron a preguntar si queria venir a la nao a lo
qual sin ponerseme nada por delante rrespondi que muy gran merced
reciviria en ello y ansi concedieron viniesemos yo y el çorita y en
el ynstante el piloto me aparto fuera donde mi vida segun despues
tuvieron los soldados por dudoso pensando me querian dar garrote como
en efeto corri riesgo por hablar desatinadamente mas no fue sino
que me halagaba como a niño diziendome munchas cosas y como dizen
cargandomela y en el ynter que esto acordaron de que ya no viniese el
çorita sino yo solo y como fuesen tantas las cosas que me encargaban
a todas condescendia por verme libre dellos y concluso me quitaron el
arcabuz que avnque se me hizo de males[49] diliberadamente pensando
cobrarlo y ansi mismo me querian quitar una cuera defensiva que traya
vestida la cual defendi por todas ynstancias y al fin por causa de
que hiziese buen mensajero me la dexaron y despedidos de munchos y de
algunos con munchas lagrimas llegue breve a la marina que cerca estaba
donde halle un palo tan a posta quanto se rrequeria con que de la
propia forma que yva sin me quitar nada me eche al agua endereçando al
batel que esperandome estava por no osar llegar a tierra con el qual
y con lo poco que se nadar avnque por ser contraria la corriente poco
mas luego me enbiaron un grumete que me ayudase y ansi llegue al batel
donde fuy bien recibido por el nuevo capitan que ansi llamavan al lara
y por santiago y enrique los quales me dixeron que pues asi hera que
dios me avia hecho tanta merced que luego viniesemos a la nao la qual
estava para dar velas y que no tardaria mas de cuanto llegasemos que
el nuevo piloto estaria desesperado por la tardança—de que teniendo
yo gran lastima y compasion de los que en tierra estavan les dixe quan
encarecidamente pude que no hiziesen tal que era ynhumanidad muy grande
y que a trueque de alguna dilacion de tienpo y travajo que se haria
muy gran servicio a dios y a su magestad en rrecojer y tomarlos a lo
qual colericos casi todos me rrespondieron como carecientes de lo que
en tierra pasaba que munchas vezes los avian requerido y llamado que
porque no se venian que se quedasen en noramala que no querian traer
sino el aviso contra lo qual persuadiendoles dixe declare y pinte el
termino y estado en que estavan cercados y como la voluntad de los mas
hera venir a la nao y a cebu mas estavan todavia pertinazes avnque
dandome credito se aplacaron tanto quanto donde les hize dar arriba
de tres bueltas de la una punta de la ysla a la otra diziendo ser
modo de rrecojer gente y ansi fue que entre muchachos enfermos no muy
utiles rrecojimos otras doze personas que dellos se huyeron y dellos
enbiaron y traxeron una aguja que les fue pedida diziendo que les daria
bastimento con todo lo qual a mediodia seria llegamos a la nao donde
por el consiguiente fuy rescibido del nuevo piloto y los demas y les
rreforme la platica del batel donde me dixeron tenian miedo por ser
munchos de la parte contraria y por entonces quedo la cosa en este
estado=luego despues de comer fueron santiago y otras personas en
buzca de canal para salir por donde sospechavan y entendian la obiese
la qual hallaron muy ancha y muy buena por donde despues salimos y
ansi era ya tarde quando bolvieron con la buena nueva que nos dio gran
regozijo y mientras ellos ausentes con el vinieron a nado dos soldados
llamados el uno[50] de luarca y el otro melchor de villanueva que bien
nadaron una legua aunque en la mitad del camino hizieron escala en la
ysleta donde quedaron el maiz y la botija de vino por la qual fueron
bien rrescibidos y ella no menos por ellos y fue ventura la corriente
averles sido favorable que lo contrario por la ausencia del batel se
perdieran sin rremedio alguno—fue grande el plazer que nos dieron los
quales truxeron nueva como quedavan haziendo bolsas los amotinados
solamente para se yr con ellas a la ysla donde el parao que dixe estava
y que partirian de madrugada con que tanbien nos holgamos pensando
coxerlos sin rresistencia como los cogieramos si fueran y despues de
bien castigadolos no dexar nadie ni cosa ninguna mas este acuerdo
que ya casi lo querian efetuar lo rrebocaron y no quisieron yr antes
hizieron vn fuerte en tierra cavandola donde se meter para que con el
artilleria avnque la nao fuese cerca no les enpesiese=en amaneciendo
como el batel acordasemos enbiar otra vez a tierra por cumplir con
lo que quede escrebiles a ellos y a todos vna carta en general en la
qual se contenia como no tenian proposito de les dejar nada ni aun a
sus personas sino de prenderlos y como la noche primera yo tratase
con el padre clerigo y con mas de quatro personas como no tenianos
forma para escaparnos sino tomasemos rrepentina y descuidadamente
vna dozena de soldados las armas a fuerça de braços a las caveças
por fuerça para hazer dellos nuestra voluntad alçando la vandera en
el rreal nombre avnque por mi yda no huvo efeto ya los participantes
sabian la traça la qual por palabras ocultas y semejas de forma que
los participantes la entendiesen se contenia en la carta la qual nunca
aporto a tierra porque el capellan y otros soldados andavan perdidos
en vna balsa a quien vieron del batel y los rrecojieron y escusaron
de la muerte porque a no los ver totalmente la corriente los llevaba
y se perdian—ansimismo cojieron en la playa otros a cumplimiento de
vna dozena que vinieron con libertad—la causa desta libertad fue que
como yo viniese a la mañana y del batel no les dixese nada ya dezian
pensando tornar a cobrar la nao ya nos tira coces juan martinez pues
dexenle que el verna al pagadero y por el consiguiente el luarca con
el compañero se les huyo luego desmayaron diziendo ya no ay de quien
fiar todos son nuestros enemigos vayan cuando quizieren y ansi dieron
libertad general=Pues en acabando de comer torno otra vez el batel a
tierra no menos con buen cobro que el que en la nao quedava porque ya
no se rrecibia el batel quando de fuera venia sino con muy grandes
ardides de guerra y viniendo por la parte diestra o siniestra segun que
le estava mandado allende la seña que desde lexos se hazia con otra que
ansimismo llevava algun particular en secreto yo—fui a bueltas en esta
batelada y me dieron una seña secreta de que despues huse porque se
temian con rrazon de alguna traycion—ansi fuyimos a tierra y truximos
el batel lleno de soldados y para mayor seguridad las manos atadas
atras y llegados a la nao se desatavan donde como si hubieran escapado
de moros y turcos los vnos con los otros se abraçavan muy estrechamente
y lloravan tiernamente en abundancia y no solo en esta batelada mas
en todas=Ya en este tiempo vian que mis persuaciones llevavan Razon y
camino de cuya causa otra vez el sabado fuimos con el batel a tierra
a traer ansi todos los soldados como la rropa que pudiesemos el qual
dia como se refrescase la brisa la corriente nos fue muy contraria y
se hizo poca hazienda porque ydos a tierra sin permitir caxa ninguna
por la dilacion quebrando lastimosamente munchas dellas sacavan la
rropa mas ynportante y la metian en el batel sin orden ni concierto
porque no pudo aver y llena con mas cinco hombres que tomamos los
truximos a la ysleta que estavan en mitad del camino donde tornando
otra vez al rreal cojieron toda la mas rropa que pudieron en la forma
que era muy penosa cosa la destruicion que alli se hizo de caxas y
rropa margaritas y otras cosas que aqui valieran mas de 6 U pesos=En
todo este tiempo los que yvamos en el batel armados teniamos muy gran
cuenta con el no arremetiesen algunos con ynpetu a nos lo tomar avnque
los mas de los rrebeldes por medio[51] nuestro estavan en vna punta
de la ysla a vista=la primera batelada deste dia vino un juan yañis
portuguez marinero por persuacion del lara y otros marineros que era
yntimo del lope martin de quien alcanço licencia rrebocable e ya que
(en) el batel estava con cierta embaxada que se le encargo bolvio a
tierra donde por las lagrimas del piloto se le dio poco por no husar
de la licencia y el se la quito y cometio una cosa en gran daño de su
conziencia diziendo a mi compañero que yo havia preguntado por el y
dicho que si viniese ya le tenia ordenada la muerte segun que merecia
lo qual hizo falsamente porque se quedase con ellos y no porque fuese
verdad ni el mereciese porque allende me fue leal amigo e yo no menos
a el y ansi lo primero que hize en viniendo a la nao fue hablar por
el porque viniese y asi estava para venir y la batelada antes desta
postrera me dio parte de mi hato y del suyo y le dixe que dejandolo
en la ysleta bolveriamos luego y se enbarcaria porque quedo mas como
el mal cristiano le hiziese falsa relacion no quizo venir antes huyo
de mi vista de suerte que no le pude llamar y segun gentes quedo muy
triste llorando y lamentando quexas de mi como hombre poco rronpido y
menos sabio lo qual senti tanto quanto no se encarecerlo como hera de
razon sin remedio porque lo uno saltar en tierra no me estava bien y
lo otro el batel se detuvo por el mas de lo que se detuviera y desta
manera venimos en esta ultima batelada derecho a la nao de donde otra
vez torno gente con el batel a la ysleta por lo que en ella quedo y
ansi era noche quando con determinacion del dia siguiente hazernos a la
vela tratavan de meter el batel lo qual contradixe por todas ynstancias
quanto me fue posible protestando y requiriendo no nos biniesemos
sino que el dia siguiente saltasemos en tierra por los rrestantes que
quitados hasta 8 luego vernian los demas y los otros por ser pocos
se darian o los rrindiriamos como en efeto lo fuera mas no quisieron
ni osaron y ansi como me hablasen muy escandalizados en secreto no
fuese yo causa de perder lo ganado dandome ciertas rrazones para ello
concedi que hiziesen lo que querian=con las demas prolixidades no se
escusa esta breve y es que el lazaro de morales atras declarado hera
yntimo amigo del lara cuya benida el lara procurava por todas vias
hasta que le hizo venir la primera batelada deste dia quando el juan
yañez con munchas lagrimas y seguridades que le dio porque todavia con
la novedad se rrecelava al fin venido segun despues a mi me dixo lara
y al fin publico le envio a dezir el piloto que se tornase a alçar por
el con la nao que el le prometia de le hazer capitan della y que yrian
su viaje segun lo tenian ordenado mas que sobre esto le aconsejo el
morales que buena honra havia ganado que la llevase adelante dios save
la verdad=Domingo 21 de Jullio como ya venia el alva el nuevo piloto y
santiago luego pusieron por obra de meter el batel para luego hazernos
a la vela y avnque el lara no estuvo en ello huvieron esecucion los
mas botos y ansi nos hezimos a la vela y salimos por la canal muy
bien dexando a vna parte y a otra munchas ysletas dexando por popa
miserablemente 27 honbres entre soldados moços y marineros que son pero
nuñez de solorzano sargento felipe del canpo diego de amaya vn fulano
ximenez mallero alonso vaca cristobal de ynostrosa alonso çarfate
garcia de solis nicolas rico bartolome hernandez Rodrigo de la cervilla
alonso hernandez Atanbor pedro garcia pifano con el qual hazen fin los
soldados y comiençan los marineros lope martin piloto alonso albarez
guardian gonçalo de molina despensero juan yañiz marinero domingo
veneciano bartolome de muros bartolome calafate antonio de criales[52]
francisco hermoso grumete francisco moço del sargento alonso paje del
capitan francisco montero grumete francisco meztizo moço del felipe del
canpo juanico page de la nao que por todos son 27 de los quales moços
y marineros quedaron munchos mas que fuerça porque los tenian atados y
nosotros venimos con harta duda de su paz y salud porque la postrera
batelada quando fue a la ysleta por la rropa dezian los avian visto a
todos en la playa vestidos de blanco y con vna vandera arbolada de cuya
significacion carecemos mas de solamente que algunos dizen que matarian
al piloto pensando el batel que bolberia y los demas culpados alcançar
clemencia mas porque viniamos[53] no lo podremos saber hasta que dios
quiera—el segundo dia que nos hizimos a la vela se rrestituyeron las
armas a todos los soldados y en este tiempo como al morales diesen
cargo de la despensa por rrespeto del lara y viesen entrellos profundos
secretos parecioles tenia cargo ynevidente y notavan los pasos y
devaneos y tratavan tan particularmente que durmian boca con boca para
mejor poder hablar como yncapazes que causavan sospecha en especial
en Rodrigo del angle y santiago que tenia arraygada enemistad con el
lara por una rrenzilla que tuvo en vida del capitan el santiago allende
de lo qual un caporal dio noticia que el lara con morales y otros
marineros avian tratado diziendo que el viaje que lope martin tenia
yntentado de hazer era en mayor servicio de dios y del rrey que no el
presente por lo qual luego fueron presos lara y morales y gorjon y juan
rrodrigues marineros y despues de confesado luego ahorcaron al lara
y le enviaron con sus grillos segun a mosquera y soltaron los demas
y morales desprivaron de oficio=Como tenian por sospechosas algunas
personas en especial morales fueron avisados que morales avia dicho
ciertas palabras odiosas con el qual juntamente prendieron vn soldado
y juan de çaldivar escrivano y al cabo de 4 dias de prision que fue a
primero de agosto despues de confesado ahorcaron al morales y tenian al
juan de çaldivar en el ultimo extremo para lo mismo si por persuacion
mia no le hizieran merced de la vida tornandole con el compañero a
la prision a lo qual no me movi por aficion ni amistad porque no la
tenia ni tanpoco porque le sentia libre de manchas de lo pasado mas de
solamente por la poca autoridad que los ynconpetentes juezes tenian y
porque tambien estavamos sobre la tenpestuosa mar y no se indignase
dios contra nosotros por tantas crueldades escusadas que si como fui
parte para estorvar esto fuera para lo demas lo hiziera porque con
mas justo titulo y mas juridicamente se hiziera aca justizia dellos
como se hizo despues de çaldibar e ya que no pude quitar toda la carga
a los encruelecidos quiteles esta aunque como gente barbara no lo
conocian=Domingo 4 de agosto tomamos una ysla que esta en 14 grados
junto a la de goan como 8 leguas que es la que tomo su señoria quando
paso por alli viniendo aca: la qual es alta y aviendonos acercado a
ella porque no tenia surgidero fue el batel por la una parte de ella
y nosotros con la nao por otra hasta que nos venimos a juntar donde
surgimos aviendo andado cada 6 leguas de manera que toda la ysla
tiene de rredondez 12 y como viniesemos costeando por cerca de tierra
buscando puerto por Respeto de unos aguaceros avia algun rriesgo avnque
no tanto quanto mostrava el ynpaciente piloto porque como nos saliesen
mas de 200 paraos con agua cocos pescado y frutas acercavanse para que
en trueque les diesemos hierro que tan estimado es entre ellos por la
necesidad que dello tienen porque no lo tienen por lo qual los deseosos
soldados no menos de la estrañeza y novedad que de lo que trayan salian
a ver y como la falta de lastre que la nao truxo fue mal general pendia
alguna cosa por lo qual dezia el piloto mill cosas escusadas ansi en su
daño como en el de todos por lo qual fueron como moscas oxeados a poder
de arcabuzazos con que dezia los matasen y como en la ynconsideracion
no fuese solo cierto lo hizieran sino que no falto quien lo estorvase
y ansi no murio ninguno mas de aquellos[54] pobres que viendo el humo
y oyendo el ruido se echan en el agua y se tornavan a los paraos con
vnas esportillas que traen manparan como con Rodela y si les dan con
la pelota se rrefriegan a gran priesa y tanbien rrefriegan la barriga
que es señal de amistad rrepitiendo munchas vezes y diziendo chamurri
que quiere dezir amigos y otras munchas caricias y meneos cometian
porque les diesemos hierro mas aprovecholes nada porque medraron poco y
nosotros tanbien es gente dispuesta y Robuzta munchos dellos enfermos
del mal de san lazaro que lo deve causar no comer jamas carne porque
no la tienen sino pescado—hablan suave y femeninamente y la lengua
muy clara pues tratar de los paraos es nunca acabar de dezir su gran
velocidad primor y ligereza porque en todo el universo no creo ay cosa
que se le iguale en prezteza y ligereza porque como su señoria los
apodo parecen lançaderas y no ay cavallo mejor arrendado que ellos ni
mas lijero porque mientras nosotros nos moviamos un tiro de arcabuz
nos davan seys bueltas tan graciosa por el que no puede ser mas tienen
vn contra pesomenta parte del viento que es vn palo fuera del cuerpo
del parao como 3 braças en largor que esta asido con palos mas sotiles
son muy delgados de abaxo y anchos de arriba sin ningun clavo sino
cosidos con cordeles y algunos tarugos y encalados en lugar de brea
y almagrados de colorado ay dellos tan grandes como una gran fragata
agudos de popa y proa en la qual no ay diferencia porque anbas partes
sirven de vna cosa porque hazen con la mayor facilidad del mundo de
la popa proa porque para dar otra buelta no hazen sino trocar la vela
las quales son de petate latinas muy graciosas—son los arboles tan
pequeños y los aparejos tan faziles y pocos que dos yndios goviernan
toda vna fregata y navegan contra el propio viento a diferencia de
quantos se an visto son gente muy barbada[55] de poca verguença que
ellos andan desnudos de todo punto y ellas no traen cosa cubierta sino
es la natura con vna hoja de arbol poniendo y teniendo de que se poder
bestir porque allende de finas esteras tienen con que hazer muy buenos
cordeles de todo lo qual abundan en gran suma son gente ynteresal
que no dan nada de valde sino por ynteres pues el batel que por otra
parte iba no dexo de llevar de la fruta que en la nao quedo porque
tanbien mataron mas de 5 yndios que les salieron segun a nosotros
y ansi vinieron a donde estuvimos surtos en vna punta llana y muy
poblada que esta a la parte sudueste es ysla muy poblada que mientras
costeamos vimos toda ella muy ocupada de casas a la marina y lo mismo
por donde el batel fue todas ellas llenas de gente su principal fruta
y arboleda es palmas en tanta quantia como olivares en el Aljarafe y
mançanales en vizcaya=como el temor de alguna traycion viniese tan
arraygado en la nao siempre veniamos advertidos y sobre aviso y ansi
en amaneciendo quedamos algunos con el piloto y los otros saltaron en
tierra y aunque los yndios salieron desarmados con algunas cosas como
frutas cocos pescado por Regalo los nuestros como carecientes de buena
cabeça husaron yndevidamente con ellos porque mataron mas de cinco y
ahorcaron vno—alojaronse en vna casa grande semejante a vna ataraçana
que cupieran mas de 300 hombres destas tienen en suma para en que tener
sus paraos muy buenas y muy bien hechas que cierto les es de atribuir
a gran virtud lo muncho que edifican sin ningun instrumento de hierro
sino de conchas piedras y costillas de honbre pues las casas de sus
moradas son muy curiosas y linpias dentro e fuera y aun en toda la
rredonda biven en altos como vn estado y mas edifican sobre colunas de
piedra mientras que aqui estuvimos se les quemaron mas de 200 casas
por los nuestros que fue lastima—tienen arroz patatas plantanos y
gingibre y munchas cosas de comer y frutas y ningun genero de carne ni
ave como viesen nuestra crueldad ya procuravan hazer mal con las armas
que tienen que son palos agudos hondas y tienen de costumbre tañer vn
caracol como cuerno y llevar vna vandereta de estera aqui estuvimos
dos dias y medio y ansi=miercoles siguiente a las dos nos hezimos a
la vela donde en el punto segun parece los yndios de goan teniendo
noticia nuestra vinieron mas de 4 paraos a rrescatar y como de los
naturales se ynformaron se tornaron luego a su tierra la qual asimismo
la vimos de pasada segun el piloto y como en este tiempo como tanbien
el pasado huviese algun descontento en el cucarella por el poco caso
que de el hazian los poseedores de lo que en la nao en especial el
rrodrigo de langle que para si solo aplicava todo el poseer mandar y
hazer husurpando ynjustamente al santiago y enrrique su derecho que tan
rretamente les pertenecia husava de poco caso juntamente con aquellos a
quien tenia obligacion en especial en la comida y avnque no falto quien
se lo aconcejo lo contrario y rreprehendio lo presente diziendo que
en semejante tienpo conbenia cumplir con obras y palabras aprovechava
poco porque su barbara y perbersa condicion no admite concejos antes
a los que le aconcejavan tenia por enemigos y aunque yo fui admitido
a su congregacion y camarada desde que la nao se alço haria muy gran
agravio a la verdad ya que no me sea dado dezir de todo dexar de dezir
algo de lo que es publico y notorio y munchas vezes me dio ocasion
para rrenunciar la camarada mas por yntercesion del santiago y por
parezerme seria algun estorbo de algunas cosas ynjustas persevere
sufriendo munchas cosas bestiales y estorve algunas crueldades e
ynjustos castigos e ansi porque dixe se rreportase y mirase primero
las cosas y las pensase por su provecho me aborrecia y me tenia capital
y mortal odio y enemistad por lo qual me rrecelava muncho del no me
matase descuydado y no estava engañado porque vn dia por haver hablado
santiago comigo tuvo sendos arcabuzes armados para nos matar a quien
tenia dicho no me hablase y ansi avnque comiamos juntos teniamos poco
concepto los vnos de los otros e con gran rrecelo que segun avia dichos
y apariencias no teniamos ora sigura como en parte donde nuestro
adversario rreynava lo qual fue general en todo el viaje y el que digo
estuvo en muy gran rriesgo de morir muerte acostumbrada en esta nao
y porque dezian que se comunicava con algunas personas sospechosas
presumiendo andava para se alçar con muerte de los que el save siendo
ansi.=

Miercoles 14 de Agosto quitaron las armas a todos los soldados debaxo
del alcazar estavan esto fue sentido por el y dio satisfaciones de su
persona mas por ynsinias que despues se hallaron devio ser esto verdad
porque no paro en esto como adelante se vera de cuya profesion cierto
no eran tales hechos ni el capaz para ello mas como el diablo es tan
sotil quiere tener discipulos de munchos officios.

Como estos 7 dias truxesemos Razonable brisa caminamos bien cerca de
200 leguas de suerte que nos quedavan poco mas de 50 a la primera
tierra destas fhelipinas—fue dios servido por nuestros pecados de
nos dar vendabales avnque a los principios bonancibles despues de
tanta saña vigor e inpetu y tan persevarante que no solamente a los
soldados poco husados la mar se nos hazian tan temerarios mas a los
propios marineros que en ella son criados tanbien y en tanto grado
que dezian nunca aver visto tormenta mas fundada y cierto no les
faltava razon para dezirlo y a nosotros para temerlo pues quitaron
las gavias y mastileros y de dos mesanas la vna y como digo hera el
viento tan orrible y la mar tan espantable que ponia gran grima en
lo qual husava naturaleza su curso pues hera la fuerza del ynvierno
en esta tierra segun tenemos por expiriencia y ansi parecia la
tierra no queria Recibirnos rresistiendo su vista presencial y esto
no tan solamente a nosotros mas a naturales della que heran munchas
y diversas aves en especial golondrinas de que esta tierra abonda
hechava la gran fuerça del viento y a vista de nuestros ojos perecian
y se ahogavan miserablemente e avn muchas se nos entregavan como
rrendidas fue pues la pertinacia desta fortuna bien 30 dias—de que
los 20 bien rresistimos mar al traves sin querer tornar ni arribar
como aquellos que tenian mayor gana de ir adelante que de bolver
atras creyendo que la fortuna se aplacaria y engañabamosnos por que
antes començava en este tienpo el qual hezimos otra promesa a nuestra
señora de consolacion segun arriba haziendo vn rromero por el estilo
de los marineros con la debocion que pudimos y dende a ciertos dias
ellos solos hizieron otra limosna a san lorenço en çapatos y de lo
que tenian pagaron luego cuerpo presente mas permitiendo dios por
nuestras culpas natura no quizo alçar de obra la mano antes se dava
muy mayor priesa y ansi al cavo deste tienpo de fuerça nos ovimos de
bolver como bolvimos avnque menudico y corto paso como el perro que en
un dia segunda vez buelve de malaga[56] a caçar con vn papo de vela
semejante a vn pavellon en el trinquete mas aprovechando poco llegamos
a vista de los ladrones donde nuestra ventura por mas nos molestar nos
dio otra vez viento contrario brisa favorable[57] para venir nuestro
viaje—poco antes que la tierra viesemos pensando tomarla bolvieron
las armas a sus dueños y ansi arribamos para venir nuestro viaje y
luego en poca distancia el propio dia nos torno a dar otra vez vn
bendaval para bolver a los ladrones de manera que hasta cinco vezes
en numero anduvimos parte deste camino vezes para atras vezes para
adelante y la quarta dellas que fue á los treze de septienbre que es
el dia del equinocio que tanbien fue conjuncion de luna por cuya causa
consideramos el tienpo que entrase seria firme y no deleznable por que
hizo gran mudança calmando el viento primero aviendo visto ya la tierra
segunda vez la qual dixo el piloto ser goan por estar en la misma
altura donde su señoria estuvo quando vino y consto la gran fertilidad
abundancia de gente y bastimento avnque dizen no ser tan grande ni con
la mitad de lo que a nosotros parecio y el engaño puede ser este en
aver estado ellos por la parte del sur y nosotros por la del norte y
tanbien que puede ser estar en la propia altura entre estas yslas y
goan y no ser ella aviendonos cercado a ella como 4 leguas y vistola
muy bien de do coligieron tener de 70 leguas arriba de contorno tierra
de muy lindas apariencias y llanos sierras y dispucicion tan alta como
la de la nueva españa en la costa donde salimos la qual como quiera
que sea es buena e ynportante y necesaria que se pueble para escala y
rreparo y ansi de los que de la nueva españa vienen como de los que
de aqui alla yran[58] porque aprovechandose del tienpo de todo puede
servir finalmente anduvimos a la rredonda della mas de dos dias no la
podiendo tomar por vientos contrarios y al cabo y a la postre nos dio
brisa muy fresca causa de tantas penas y angustias a los lasos y secos
cuerpos dibilitados tan deseosos de agua y de algun refresco que cierto
nos causava muncha pena su vista que tan linda la viamos sin nos poder
aprobechar della especial que tanto deseavamos ya de su fruto y mas
esta agua que tan necesaria es a la vida humana de que en todo el viaje
venimos tan faltos y padecimos tantas necesidades no bastando tantos
travajos por que quando lo mas largo hera la rracion dos quartillos con
la sofistica medida y muncho tiempo se huso de rracion medio quartillo
menos y todo el rrestante a quartillo y a vn dia de medio por lo que
munchos tenian por algun rremedio meterse las piernas en tinas de agua
salada que lo hizieron muncho tienpo fue tan estimada el agua que si
vno tuviera 500 ducados los diera por satisacerse vna vez della y
en tienpo de menos necesisdad acontecio dar vna camisa por vn solo
quartillo de agua.

Como la discordia o por mejor dezir nuestro adversario viniese en
esta nao tan aposecionado sienpre husava de sus efetos ansi en causar
imaginaciones en los honbres como tanbien altivezes y anbiciones
ynpertinentes e ynjuztas y avn dando animos a profetizar lo porvenir y
ansi avia algunos vanos profetas que ponian duda si hallariamos aqui
el governador y canpo e avn personas avia que deseavan lo contrario
avnque pocos y los que lo deseavan hera que pretendian siendo ansi ser
caudillos negocios bien distintos de su profesion y ellos yncapazes
para tales cargos y por el consiguiente las cabeças que a la sazon
trayamos heran algo bacias en[59] especial la del rrodrigo de langle
quien Remota e yndevidamente husurpo á los dos conpañeros que quedavan
su derecho y devida pertenencia pues heran de mas valor por solo
querer el mandar e que no mandase otro y en lo que hizieron el alçarse
con la nao y sus circunstancias sienpre le oy dezir tal cosa hize y
jamas le oy hezimos por que en semejantes negocios es muy amigo de vn
propio singular y no plural por no poder avn aquello que tiene por
ganar—al fin ya no le sufria el vano pecho mas que los conpañeros se
entremetiesen en cosa ninguna sino el solo por cuya causa ya que la
postrera vez yendo a toda vela sin porque ni para que hizo amaynar
todas ellas venido averiguar hera por que le eligiesen y avn le jurazen
por caudillo hasta este cebu que otra mente no queria navegar sino
estarse y segun dezia morir alli y visto la fuerça por toda la conpañia
lo disimularon e hizieron liberalmente visto que convenia por que no
teniamos otro que nos truxese por cuya causa tan deseada nada podia el
pedir posible que se le denegase y asi por tal le sufrieron esta con
otras munchas que hazia y dezia en gran inominia y menosprecio de la
mayor parte de los soldados mas por lo dicho todos haziamos orejas de
mercader qual se hiziera con vn negro o vno destos yndios por que nos
truxera.

Final y hultimamente arribamos en seguimiento de nuestro viaje domingo
15 de setienbre dexando la dicha ysla por popa aviendose hecho primero
amonestacion de como ya las brisas heran entradas y que andarnos por
alli era en balde en disminucion del bastimento y agua y que era mejor
venir nuestro viaje y para que en ello condescendiese dixeron aver
quatro tanta mas agua de la que avia por que segun lo que despues
parescio no avia de quatro pipas arriba y si las avia se derramaron
y no se bevieron por que el agua que del cielo caya suplia y suplio
sienpre las faltas por que otramente todos perecieramos sin rremedio y
la diligencia que para cojerla se ponia no podia ser mayor como cosa
en que iva la vida armando con savanas y con lo que cada vno podia que
parecia el mercado de santipolito y la que de aqui discrepava y caya
sobre cubierta tanpoco se perdia y ansi acontecia no dar Racion en mas
de tres dias a los que lo cogian.

De bastimento hera muy poca la rracion que davan porque no era mas de 6
onzas de vizcocho y un puñado de havas y otros dias no mas de 4 onzas
de vizcocho y 4 de harina de vna poca que venia y no otra cosa ecepto
pescado y tasajos que se defendian sin agua tocino y queso dixeron
ser acabado lo qual segun parescio y es asi fue al contrario por que
harto truxo con que gano las voluntades a munchos y tanbien vizcocho
dios se lo perdone pues lo quito a cuyo era con todas estas miserias
los sustentaba Jesucristo a todos en rrazonable dispucicion y desta
manera caminando al terzero dia nos dio calma la qual nos duro otros
tres sin llover haziendo muy gran calor y sed de cuya causa hera muy
gran lastima vernos sobre tanta agua liquida y clara sin nos poder
aprovechar della por que se quexavan muy grandes quexas contra la
naturaleza por la aver criado tan sin provecho y salada que nos dava
dentera al tercero dia nos torno a dar brisa de poca firmeza que no
hazia sino saltar de vn cabo para otro con aguazeros pero al fin nos
duro otros tres dias al cabo de los quales salto al sur franco muy
sañudo y Rezio causando muy terribles e ynquietas hondas y mares las
quales rayan tan rendida y sujeta la anciana navezilla que no nos hera
causa de menos temor que peligro porque siendo como hera de 18 años muy
sentida venia que temiamos no se nos abriese porque hazia muy muncha
agua y con las excesivas mares le tenblavan las costillas de que vino
á despedir el tajamar de proa qual vino despues atado con vn cable y
como por otro cabo truxesemos la enfermedad vieja y grave de venir sin
lastre e llena de gente arriba venian muy peligrosa sienpre que no
podia sustentar velas y siendo el viento qual hera a la bolina hazia
pender en tanta manera que no nos podiamos sustentar ni tenernos avn
para dormir sino atados con sogas y no avia quenta con esto ni con
amaynar ninguna de las velas porque veniamos aborrecidos y con rrazon
pues el dia que la tierra vimos no avia en la nao mas de una pipa de
agua para 136 personas en este tienpo tres dias antes que la tierra
viesemos como no se podian encubrir las yntinciones en especial siendo
viejas que son las que atras dixe y de la propia persona de quien se
temian dizen pospuso de matar a santiago e a enrrique con los demas
que fuera su voluntad y siendo necesario atar al piloto para yr donde
dios sabe vinolo a saver el luarca el qual como lo rrevelase estuvo el
agresor en muy gran rriesgo de morir muerte violenta mientras estuvo
preso con otros 3 mas aunque esto sin culpa a quien al cabo de dos
dias soltaron dexando al principal que digo hasta junto a cebu que
vino preso valieronle yntercesores que le fueron faborables segun a
çaldivar—duro este viento cinco dias naturales al cabo de los quales
vimos la tan deseadisima tierra destas felipinas que fue la ysla de
cobos o tandaya a primero de otubre sobre tarde y dende en poco espacio
con el abrigo de la tierra enflaquecio el viento por lo qual avnque
anduvimos mas de vn dia por tomarla no podimos—al fin las corrientes
que son muy grandes nos metieron por vna canal por altura de 13 grados
donde estan quatro bolcanes avnque no savemos si son sulfureos son muy
grandes y de ver no menos ellos que sus haldas y pies que descubren de
muncha grandeza y fertilidad con otras muy munchas yslas que tienen por
vezinas son grandes y muy altas doblada tierra de grandes montes rrios
y arroyos quanto es menester al fin surgimos despues de enbocado al
pie de 20 leguas de aqui en vna ysleta de 4 leguas de contorno dia de
san francisco ya noche que esta deste canpo 45 leguas este dia por la
mañana como fuesemos tierra a tierra se echo el batel para que truxese
alguna agua mas avnque la hallaron aviendose cevado en rrecorrer la
tierra y Ranchear en ella no vino hasta la noche ya que estavamos
surtos por lo qual como en la nao no obiese ya agua se padecio este
dia muy terrible sed porque no huvo mas de a medio quartillo de cieno
de vnas escurreduras de pipas y la calor era muy grande demas que
surgimos diversas vezes y en tomar la ancora y otros exercicios que se
offrecieron causaron doblada sed y fatiga y ansi no pudiendo ya sufrir
huvo honbres que bevieron de la mar e otros estuvieron para espirar que
si como este dia pasara otro sin falta fallescieran algunos.

En esta ysla estuvimos 7 dias donde tomamos muncha agua y lastre arroz
puercos cabras gallinas allende otras frutas avia dos fuertes en dos
puntas en el vno de los quales dieron los nuestros donde avnque se
defendieron valerosamente mataron con arcabuzes sin rreristencia mas
de 15 de ellos tan escusados o poco menos que en los ladrones—estos
muertos los rrestantes con las mugeres se huyeron con lo mas que
pudieron en especial el oro y lo rrestante saquearon avnque les valio
poco por no ser platicos y carecer de su valor que a saberlo todavia
les valiera mas no hizieron caso sino de lo que nos es notorio como
algun oro rropa porzelanas y pieças rricas.

Estando en esta ysla santiago con la mayor parte de la gente en tierra
vn marinero poco escrupuloso por congraciarse falsamente le dixo que
le andavan por matar ciertos soldados y como lo creyese facilmente sin
rreportamiento alguno se vino a la nao y como lo contase al piloto
no le quadro poco y dixo que avia de ahorcar mas de siete o ocho y a
los restantes quitaria las armas y si pudiera lo hiziera segun estava
encarnizado mas no se atrevio a lo començar porque bien via que no era
el tiempo pasado que tan necesario hera que le tenian en algo en todo
tenia tan buena gracia que con esta ocasion hizo de algunos amigos
enemigos.

Al cabo de 7 dias que en esta ysla estuvimos determinamos nuestra
venida ya tarde y con yntento de dar velas a la madrugada como las
dimos aquella noche despues que tenia dentro 18 personas soldados y
marineros se adelanto el batel a buscar que hurtar para bolverse luego
mas como se çevaron en la rrecreacion se detuvieron mucho y avnque les
veniamos aguardando pensando que vernian adelante los dexamos atras y
anduvieron desatinados y perdidos hasta que dieron en vnos pueblos de
paz donde tenian cedulas de amistad y seguro con que los naturales les
salieron avnque armados mas como por los nuestros fuese vista la firma
de su señoria fue rrecibido ynfinito contento poniendola en la cabeça
y sinificando hobedecerla lo qual como fuese visto por los naturales
rrecibieron muncho contento e yncontinente arrojaron las armas por el
suelo y les dieron abundantemente de comer y bever los quales ansi
mismo les truxeron a esta ysla y ansi llegaron despues de nosotros mas
de 17 dias.

Ya que estavamos menos de quatro leguas desta ysla avnque del rreal
mas de 27 por la parte del norueste vimos junto a vna tierra vna vela
sobre la que no faltavan barias opiniones si hera nuestro batel si era
junco si era otra cosa por que nos detuvimos alli y a vna arribamos
sobre ella y ella sobre nosotros y como la viesemos venir entendimos
averiguadamente ser nuestro batel porque tornamos a guiar a nuestra
derrota con poca vela mas como el batel avnque no nuestro nos viese
y notase la nao considero si eramos portugueses y ansi por popa nos
vino acercando porque no le offendiesemos siendo ansi y en todo esto
nosotros hasta que estuvo como tiro de vallesta sienpre creyendo ser
nuestro batel y no era ansi porque era el batel del patax san juan en
que venia el capitan juan de la ysla con cierta gente que venia de unos
pueblos a quien luego le conoscieron y el sienpre por popa preguntando
de donde venia la nao quien era el capitan y quien el piloto y como
viese tanta novedad ynusitada no dexava de rrecelarse mas al fin
llego con cuya venida y saber que el señor governador y todos estavan
buenos rrecibimos ynconparable contento al qual capitan le rrogamos
nos truxese y no saliese de la nao y ansi lo hizo enbiando luego su
batel al rreal con el aviso cuyo encuentro fue guiado misteriosamente
por dios tanbien como otras munchas cosas deste viaje por que sino
verdaderamente padecieramos mas travajos porque el piloto no rreconocio
la ysla y si para adelante nos estendieramos no fuera muncho tanbien
estenderse los males y crueldades acostunbradas o perdernos que por lo
menos el menor mal que se nos siguiera fuera andarnos perdidos mas de
un mes pues como el batel con el aviso viniese al canpo primero que
nosotros no se puede ni es posible significar el contentamiento y gozo
que desde su señoria hasta el mas minimo sintieron porque fue tanto
que vnos lloravan y otros rreyan de plazer y otros a falta de cavallo
corrian a pie otros olvidando odios viejos se confederavan rrepicaron
las canpanas y los demas ynstrumentos musicales los rrelijiosos dieron
munchas gracias al señor en la yglesia donde su señoria fue a lo mismo
como sienpre no con menos debocion que gozo cuya buena yntincion de que
en esta tierra se predique la ley evangelica y oraciones tan debotas
de creer es por que constandonos su gran exenplo digno de ymitacion y
los travajos controversias ansi de tienpos como de las malicias humanas
en que nos hemos visto nos an sido yntercesores ante el omnipotente
dios pues nos a traido segun creo y entiendo divina y misteriosamente
y segun su misericordia que no segun naturaleza por nos aver sido tan
contraria a quien mediante el hemos rrendido y contra su voluntad
venido milagrosamente en el ayre en 68 dias de los ladrones y en 5
meses y medio de acapulco con el maestre de canpo mateo del sanz que
luego su señoria le enbio con 2 dozenas de soldados a quien encontramos
dos leguas del puerto para que con mayor siguridad truxese la nao
finalmente entramos en este canpo y rreal de cebu a los 15 de otubre
martes á las X del dia donde nos rrescibieron con suma de artilleria y
arcabuceria que de la vna y de la otra parte se disparo donde saltando
en tierra venimos todos a besar las manos de su señoria el qual nos
Recibio bien y venignamente y no se mostro tan Regocijado quanto se
mostrara si vinieramos con nuestro capitan de cuya muerte hizo muncho
sentimiento y tanbien de los demas males muertes y travajos en que nos
vimos y con tanto fueron todos a alojarse donde les fue dedicado.

Al cabo de ciertos dias mando el governador al maese de canpo hazer
ynformacion de todo lo sucedido en san geronimo y vista la ynformacion
diosele garrote a juan de çaldivar escrivano de la nao y esto concluso
mando el governador juntar a todos para vna platica muy buena que les
hizo dando a entender lo muncho que avia sentido nuestra mala orden
y trabajos y sobre todo la muerte del capitan y su hijo abominando
muncho a los crueles matadores y que les tenia en muncho aver çufrido
tanto por venir aca que bien mostraron el buen celo que de servir a
su rrey tenian quien les haria largas mercedes y el en su rreal nonbre
andando el tienpo pues estavan en tierra hapta para ello avnque por el
presente no escusavan de padescer algunos trabajos por ser en tierra
nueva y agena y no estar nosotros adbertidos de las cosas della y otras
munchas cosas que por evitar prolixidad callo dixo mejor que yo las
puedo aqui rrelatar conque consolo muncho a la gente y en conclusion
perdono a todos los que podian tener culpa en nonbre de su magestad y
encontinente nos juramento a todos de nuevo sometiendonos debaxo de
su dominio y porque las capitanias de aca estavan algo diminuidas lo
vno y lo otro porque heramos pocos para formar nueva capitania mando
rrepartir la gente como digo en anbas capitanias ecepto a 4 ó 5 que nos
hizo merced de hazernos sus gentiles honbres y con tanto dieron fin a
los negocios deste galeon y tanbien a ella que la bararon en tierra
porque no estava para cosa desta vida sino hecho vna masa de barro de
tan podrida como estava que puso gran grima a los que aca estavan y
vieron claramente avernos dios traydo milagrosamente en ella.

 Hasta aquí la Relación del viaje. Su autor la continúa con los sucesos
 de mayor bulto acaecidos en el campo antes de su llegada y con los
 realizados después. Omítese la de aquellos por hallarse referidos
 en el documento 39. Tales son las dos conjuraciones abortadas y
 castigadas, el indio mejicano que se rescató al cabo de veintidos años
 de hallarse establecido entre los indígenas, la justicia que se hizo
 descuartizando al indio asesino de Pedro de Arana y á una india que
 causó la muerte de Juanes el mejicano y de un español vendiéndoles
 vino de maíz envenenado, la ida del patache _San Juan_ á Mindanao con
 el maestre de campo Mateo del Saz en busca de canela, su encuentro con
 la armada del Rey de Portugal y demás sucesos detalladamente escritos
 en el documento expresado. Pero intercaladas sin método ni concierto,
 se leen curiosas noticias sobre producciones, y otras acerca de usos y
 costumbres que conviene insertar[60].

Hallamos hechos 100U vasallos tributarios avnque el tributo dan en
la quantia que quieren que es poco porque hasta que de su magestad
viniese no queria el governador oprimillos sino tenporizar con ellos
procurando solamente de comer y sustentarse dellos se avian hecho por
guerra dellos sin ella porque movidos del gran miedo que tenian se
venian a hazer pazes porque es tanta la fama que esta dibulgada en todo
el oriente avnque poniente a rrespeto de esa tierra y sus archipielagos
y tierra firme de la china que no se suena sino los hechos memorables
de los españoles quando va por lo rroto y la venignidad del gobernador
quando va por rrazon y concordia y ansi en todo este arcipielago avia
pocas guerras y de cada dia yvan disminuyendo porque como digo avnque
fuesen de guerra a los mas de los pueblos luego se anticipavan con la
paz visto que la tenian sigura si la querian a trueque de harto poco
que es el tributo algun oro arroz y puercos.

Es tierra muy sana e fertil abundante de los mantenimientos de la
tierra que es el principal arroz en la propia manera y quantia quel
maiz en esa nueva españa de que hazen los nuestros tortillas de la
harina a ymitacion de alla y tomales en grano a ymitacion de aca con
que sustentar tanbien ay en quantia avnque no tanta millo de guinea y
mijo o borona que todo ello se coje dos vezes en el año ay munchos y
munchos generos de camotes y cebollas y ajos gingibre gallinas como
las nuestras cabras y puercos avnque los puercos algo diferentes de
los nuestros muy buena carne como toda la demas ay munchos y diversos
generos de musas que al comer tracienden por las narices mas que la
mas suave camuesa a las quales en esa nueva España llaman falsamente
platanos siendo ansi los de alla como los de aca avnque estas muncho
mejores las verdaderas musas que en la tierra santa de promision ay
lo qual ser ansi ya esta averiguado y no hay que dudar porque son de
la misma fruta que las nueve hermanas de jupiter en su tiempo comian
porque les pusieron ansi nonbre de musas y el platano es diferente.

Hacen del arroz en esta tierra vn vino muy bueno y del millo otro mejor
ay otros generos de vinos de palmas diversas vno mejor que otro en
especial de cocos que cada tarde e mañana lo cojen de lo que destila
la palma naturalmente y no artificial como esto otro del millo y arroz
que se haze con agua avnque es tan bueno e mejor y tan bien de cañas
dulces muy buenas—es el arbol o palma de cocos el mas principal que
en esta tierra ay y avnque en cantidad bien estimado y no con falta de
rrazon que lo mismo seria en toda parte del mundo que lo obiese porque
en su gran vtilidad y provecho es singular tanto que puede conpetir con
la cepa e ya que aqui no quede por vencedor puede quedar por vitorioso
entre los demas y por el mejor dellos porque allende de lo dicho seria
hazerle agravio si par del hiziese mincion del maguey o mete desa nueva
españa que por tan vtil lo tienen entre los curiosos por tantas cosas
que da siendo ynperfectas y de poca operacion y efeto eceto el arrope
porque al contrario quanto este arbol da es perfeto y de muncho efeto
tiene allende el vino vn agua dentro de los cocos la mas sana suave y
provechosa y delicada del mundo y confortativa la carne del coco segun
el estado e tienpo en que lo cojen porque segun la magna de los judios
tiene diversos gustos y comidas segun en la edad en que estuviere
tiene vnos vasos en los cocos en especial los de estas phelipinas que
son grandes y rredondos que ay dellos que hazen 5 quartillos y dende
abaxo de munchos tamaños son de la propia forma que las xicaras o
tecomates en que el cacao beven en esa nueva españa y los mas propios
del mundo para el efeto tiene suavisimos palmitos que sirven de lo que
digo crudos y en la olla de coles murcianas tiene aceite muy bueno agua
ardiente miel finalmente dizen que son 30 cosas las que deste arbol se
sacan del qual ay en estas partes muncha abundancia.

Este arcipielago de yslas donde estamos llaman los portugueses
celebes en que ay munchas yslas e avnque es muy buena tierra e rrica
y abundante es segun tenemos noticia la mas Ruin de toda esta comarca
la qual tenemos la cerca que segun es notorio es lo mejor de todo el
vniverso digo la buena porque la mas lexana de todas no la tenemos
de nosotros 400 leguas las que me acuerdo son la gran sina[61] pegu
sian japones martavan lequios malaca çamatra java mayor y menor maluco
vanda papudos borney luçon y otras munchas de que no hago mincion—el
numero de las yslas de que tolomeo haze mincion no se yncluye en vn
solo arcipielago sino en munchos que ay en esta rregion del qual no
se deven de admirar por parecerles que se desmando porque avn no dixo
tantas quantas ay porque como digo son los arcipielagos munchos y de
munchas yslas las quales todas estan en la demarcacion del rrey don
filipe nuestro señor eceto la mitad de samatra porque averiguado por
personas que lo entienden estiendese hasta la mitad de samatra nuestra
pertenencia que es 350 leguas deste canpo mas al poniente y a los dos
polos no tiene quento donde se yncluye la flor del emisferio cuyos
moradores no aguardan mas de aquel felisisimo tienpo que nuestro señor
les a de rremediar por mano deste gran señor de castilla porque cada
que enbiare gente le seran obedientes donde gloria al señor tienen
con que hazer grandes señores y aprovechar a todos sus vasallos y
enrriquecerlos avnque enbiase mas de todos aquellos que tiene por
vasallos porque es vn mundo entero.

Las poblaciones desta tierra no son ciudades ni avn villas grandes
porque dellas son congregaciones de a 30 a 100 y menos de casas y otras
munchas estan derramadas a manera de caserias de dos en dos en 6 en
10 y desta manera estan estas yslas pobladas en las marinas y tierra
dentro no nos comunicamos mas de con aquellos aquien podemos llegar por
agua porque lo vno no tenemos cavallos y lo otro somos pocos que hasta
que aya gente no se puede hazer esto si su magestad manda poblar esta
tierra.

Ay munchos y muy buenos rrios y muy poblados a la orilla del agua e
tanbien la tierra adentro yo estuve en vn rrio que en ocho leguas
bien abria 10U yndios largos a la orilla sin los de la tierra dentro
finalmente todas las yslas que son abitables estan pobladas y es
muncha la gente-sera algo travajosa de domeñarla porque son yslas y
la gente es muy libre y esenta como gente sin señor que no lo tienen
son gente dada a latrocinios que nunca andan sino a cautivarse vnos
a otros y a hurtarse tienen munchos esclavos los rricos vnos avidos
por guerra y otros otras vias ylicitas valen atal de oro que es onça
y media son gente sana dispuesta desvergonçada sobervia y libre traen
el cabello largo de vna postura biçarra como ellas los pies descalços
el cuerpo muy pintado segun las valentias que cada vno hiziere porque
si pocas poco y si munchas no le queda cosa por pintar eceto manos
rrostros y eso parte—andan descalços y ellas con sonbreros de palma
tienen rropa de que vestir avnque rronpen poca porque sus verguenças
traen cubiertas con vna pieça de 3 o 4 baras y de anchor vna bara con
sus puntas detras y delante colgando y lo rrestante del cuerpo cubrenlo
pocas vezes porque lo vno la tierra es sin frio y lo otro su gentileza
es andar en carnes antes quando se visten es señal de tristeza y de
luto en especial quando es de blanco—son munchos dellos gentiles
honbres muy ynclinados a hablar en castellano y muy y muncho mas ellas
que tuerto o derecho an de hablar en castellano avnque sea entre si
mismos peor que los desa nueva españa quando borrachos—son gente
viciosa en enborracharse con estos vinos que tanto continuan avunque
no perjudiciales—son muy luxuriosos y no menos ellas y que en ello
se rrecrean y deleytan muncho pues buscan e ynventan ynbenciones con
que se asen como perros porque tienen ellos sus miembros barrenados por
el cual despues que tiene dentro encaxado vna rrueda de 8 puntas como
espuela a vn quero (cuero) mas le eha vn clavo para que este firme y
al exercitar no se quede dentro por cierta ynbvencion que si no fuese
por rebelacion del demonio no podia ynventarlo ningun honbre siendo
ynumanidad tan grande por lo muncho que al barrenar quando muchachos
padescen—no muncho de aqui dizen otros vsan de otra ynbencion
diferente y porque la materia es algo desonesta no me aclarare mas en
esto avnque bien avia que mas de que solamente ellas son tan malas de
sus cuerpos por viejo negro coxo manco y buboso que sea porque no hazen
distincion avnque los desbarvados le quadra muncho y con todo anselo de
pagar que sin ello es escusado avnque es poca cosa son bien agestadas
y munchas hermosas y blancas de modo que hazen ansi ellos como ellas
muncha diferencia a esa gente avnque todos son yndios ellas andan bien
bestidas y se rregalan y afeytan algunas son fantastigas e curiosas
labranderas que cosen con agujas de oro son linpias texen al vso de
alla mas a torno hilan husan de sahumerios y olores tienen flautas
de caña que ellas las tocan con las narizes y tanbien ynstrumentos a
manera de citara con cuerdas de alanbre y otros rrabeles de caña con
cuerdas de lo mismo avnque todo ynperfeto es curiosidad tienen gran
deseo de ver mugeres de castilla en especial ellos por no saver que
cosa sean chapines y sus decendimientos quando se enojan y mas que cren
ser como estas en condicion estan admirados de su hermosura y blancura
como tanbien de la nuestra luego que las vean ellas las querran ymitar
en su traje segun son diabolicas no les somos postreros en el deseo de
verlas plega a dios que no muera[62] hasta ver 20U dellas aca pues es
buena tierra para ellas en todo excede a la nueva españa si dos cosas
que ella tenia tuviese y es señor y rrey absoluto como alla avia y la
tierra toda vna al contrario desta que son munchas e no obedescen a
nadie sino cada vno es señor en su casa y son como los peces que el que
mas puede come al otro y como los comienços son benigna y piadosamente
podria ser tras esto se siguiese alguna crueldad por ocasiones que
podrian dar segun el aparejo grande de la tierra que cierto ella no es
para honbres que en ella no tengan posesiones y haziendas porque para
los vagamundos es muy provocable para mal.

Son subtiles plateros de oro que labran tan delgado como tela de
cebolla si es menester y hazen muncha filigrana en la obra dello todos
ellos por la mayor parte tienen oro vnos mas que otros no es muncha
quantia eceto algunos que son rricos en partes donde ay minas rricas
mas que no lo quieren sacar porque mas lo quieren tener debaxo de la
tierra que no en la caxa porque como tienen guerras que de casa se lo
podrian hurtar y debaxo de la tierra que no en especial en surigao que
es 40 leguas de aqui en la ysla de vindanao donde es fama que ay muncho
y finisimo oro como en otras munchas partes de aquella ysla y otras
munchas yslas tanbien fue por hebrero de 67 el maestre de canpo y el
capitan martin de goyti a vna ysla llamada masbat donde ay ynfinidad de
metal de vetas donde sacan muncho oro labrando segun nosotros y casi
tanbien y con herramientas de hierro no es muy subido porque dizen
tener 15 quilates y es sobre plata ensayada por Azogue dicen acudio a
6 onças por quintal esta 40 leguas deste rreal donde dizen que pueden
tomar minas avnque sean dos mill honbres y de otras munchas partes
tenemos noticia aver munchas minas las casas generalmente tienen...[63]
(borrado) y con altos donde biven con escaleras levadiças que las
quitan de noche por las guerras y enemigos y arriba tienen todo el
servicio por lo qual biven sanos.

Esta ysla de cebu es muy buena tierra y tiene muy buenas guerras (sic)
propiedades en especial este asiento y puerto excelentisimo con entrada
y salida por el poniente y levante—tiene muy buen asiento y tierra
llana en la comarca es abundantisimo de pescado segun en toda la tierra
el mejor y mas sano que puede ser que a seydo muy vtil que a sustentado
y sustenta la gente es tan sano que a enfermos y todo lo dan poblazones
muy buenas—avia en ella antes que españoles viniesen que fueron a
otras partes en especial esta misma poblazon de cebú que hera grande
mas como el tratamiento del governador sea tan bueno de do quiera que
estan buelven a bivir a su natural y le vienen a pedir justicia la
qual les haze muy rrecta anparandolos en que por los nuestros no sean
vexados ni molestados lo qual nos a valido y vale porque a esta causa
traen a vender pescado a trueque de arroz en abundancia y sirven en lo
que se offresce pagandoles ansi ellos como ellas que vienen a pilar el
arroz a casa de los soldados en cantidad y a servir en qualquier cosa
que les mandaren la poblazon dellos y el nuestro estan apartados como
dos tiros de arcabuz.

 Al hablar de la justicia hecha en el indio asesino de Pedro de Arana,
 dice que fué preso por haber venido á vender á su mujer según uso de
 la tierra, que á veces la truecan por un perro; y sobre conversiones
 continúa así:

Ay tanbien muncha gente especial niños bautizados a los quales se
les haze toda honrra y fiesta quando bautizan en especial a vn moro
ynterprete nuestro que el governador le mando hazer muncha honrra con
artilleria banquete y toda la ynfanteria en horden pusosele nombre
mateo del sauz[64] y al hijo miguel como el governador el qual le
añadio el don todos estos que son cripstianos son servicios del rreal
que los que estan fuera no los quieren bautizar avnque munchos dellos
se bautizarian estan aguardando en toda la tierra a que vengan mugeres
que entretanto dudan si permaneceremos y con rrazon pues nos veen
consumir y no multiplicar—venidas que sean encontinente pierden el
brio e ymaginacion que tienen de que no quedaremos por lo que sienpre
an visto y seran mas perfetos amigos y se bautizaran y tomaran la ley
evangelica con facilidad porque en ellos ay pocos ynconbinientes por
no tener rreligion fundada eceto que de los vicios seran travajo de
desarraygar que bien saven que ay dios y con el demonio tienen poco
pacto y eso por temor que se les paresce visible a sus difuntos tienen
en el otro mundo por yntercesores en cebu esta puesta vna cruz aquien
acatan muncho a nuestra ymitacion en el monesterio y en casa del
governador cada noche dizen la doctrina todos los nuevos cripstianos y
a su ymitacion la andan cantando los que no lo son ansi varones como
mugeres—biven munchos moros a bueltas de los naturales y ay otros
pueblos en la comarca que son dellos son gente de mas rrazon que los
yndios y ansi en maldades saven doblado no tienen entera lunbre de
la seta mahometana avnque guardan algunas circunstancias della lo
principal es no comer puerco e munchos lo quebrantan tan facil seran
de convertir como los yndios—quando venimos hallamos aqui vn junco de
borney donde son todos moros los quales truxeron munchas cosas de seda
y abanillos semejantes los de milan y otras munchas cosas y buenas que
vendieron todo de valde tanto que por evitar prolixidad como tanbien
porque quiça no le creeran no lo digo el fue a su tierra por henero y
quedo de bolver otra vez los quales llevaron salvo conduto segun que
hazen todos los que tienen nuestra amistad.

Los juncos desta tierra son sin clavo ni brea y las velas de palmas de
esteras dellas tienen contrapesos por ambas partes estos que son de
velas son de mercancia que los que son ligeros para guerra son sin vela
avnque algunos sin contrapeso y los mas con anbos contrapesos destos
ay de munchos tamaños son muy ligeros y bien hechos que les hazen
bolar en especial vnos que llaman bireyes muy aparejadisimos de guerra
porque ay algunos que llevan 80 rremos en vanda que les hazen bolar
que no parescen sino vn ciento pies son de tal hechura y conpostura
que es cosa de ver el primor y algunos pilares de torno y delicadezas
que lleva muy diversos de aquellos con quien yo podria conparar ni
menos declarar por su gran prolixidad—menos de 80 leguas de aqui ay
elefantes y bufalos de cuya vista y la de otras munchas cosas carecemos
por falta de tienpo y gente tanbien ay muncha caça y monteria porque ay
munchos ciervos y puercos monteses codornizes pequeñas y otras blancas
papagayos de los comunes y blancos monas palomas torcazas tortolas con
otras munchas aves que emos visto y animales que avia—las armas que en
esta tierra tienen son lanças de hierro y de caña y paveses y arcos y
flechas avnque no las saven tirar con fuerça con la yerva hazen efeto
ynfernal porque en llegando tantico a la sangre mueren rrabiando lo
qual a sido esperimentado por los nuestros.

Tambien tienen algunos versos aunque se dan mala maña a tirarlos
allende que no los tienen todos y armas defensivas y bien fuertes
sino que con ellas arman mejor la parte trasera que la delantera por
el fin que tienen de huyr quando no veen la suya y considerando por
detras les podran dar tanbien cascos o celadas fuertes—es tierra
abundante de hierro que lo traen de la china an pasado muy grandes
trabajos y hanbres porque como vinieron sin navios de rremo no
tenian en que rrecojer y traer el bastimento de cuya causa vinieron
a tienpo que comian a medio almud cada semana de arroz que les davan
por pilar y ansi quieren desperecieron[65] algunos de hanbre en
entradas y navegando munchas vezes no tenian lugar para guisarlo por
lo qual muchas vezes comieron el arroz crudo y avn por pilar que es
vna cosa bien dificultosa y munchos destos pudieron atajar si la
barvaridad del comun no fuera tanta porque allende el muncho arroz
que hallaron fueron munchos los puercos y cabras y gallinas mas la
gente ynconsiderada no tuvo atencion a lo porvenir sino a gastarlo
todo en dos dias bestialmente y por muncho que por el gobernador fue
yntentado el rremedio no pudo mas y despues si alguno obiese curioso
a guardar y multiplicar hurtarselo sin rremedio a lo qual es muy
dificil estorbar avnque fue procurado del governador mas no avria
tantas horcas quantas fuesen menester pues a el mismo le hurtaban
como a cada qual—an Remediado estos travajos muy muncho moros que
visto el buen tratamiento que les hazia el governador a la fama se
provocaban a venir con arroz vnos a otros en especial vn mahomat que
fue el primero que vino el qual sobre todos a seydo hutilisimo que no
enbargante el bastimento que el a metido a sido parte para que otros
moros e yndios lo traygan como an traydo y traen cada dia a los quales
se les paga muy a su contento el valor sin agraviar alguno vale vna
hanega de arroz por pilar 3 tomines[66] y por muncho que de la vna
y otra manera podian juntar siempre estuvo el rreal falto por que
lo cotidiano consume muncho y desta mamera con 2 almudes de rracion
cada semana se pasaron munchos dias hasta que despues poco a poco con
dificultad de los pocos officiales se hizieron dos fregatas y se añadio
otro almud que son 3 con que se pasa rrazonablemente y mediante dios
breve se acrecentara mas y cada dia se pasara mejor e yran diminuyendo
los travajos y aumentando el descanso en todo—avnque sea fuera de su
termino y parezca ensalada hare mincion de algunas menudencias segun se
me offrecen en el poco termino que queda y es que la principal musica
desta tierra es que tañen vnas canpanas de metal que las nuestras casi
de la semejança de sonbrero de muger con vna hueca concabidad en medio
y de munchos tamaños y algunas de 4 y 5 palmos de trabes cantan segun
se les offrece la historia trovando de rrepente como los negros son
gente limpia y asquerosa y curiosos de la dentadura la qual curan con
una fruta que la para negra que le haze ycorrutible y allende desto se
lavan a menudo no comen piojos ni reptilios ni sabandijas y se admiran
de vernos comer yguanas de que ay abundancia—en todas las yslas ay
negros pocos que munchos y en algunas en cantidad las que hasta agora
se sabe son vindanao y otra que esta a vista nuestra que llamamos de
los negros biven en la sierra y contratan con los yndios de la marina y
avn tributan a ellos.

 Refiere el encuentro del patache San Juan con la flota de nueve velas
 portuguesas que ya nos da á conocer el documento 39, pero conviene
 insertar el requerimiento del capitán portugués y la respuesta de
 Mateo del Saz.


REQUERIMIENTO.

Sor capitan e os de mas seores dese navio antonio lopez de sequeyra
capitan desta galeota por rrey nuestro señor faço saver a vuestras
mercedes que so venido a ystas partes por mandado de o visorrey de la
ynda en conpañia de gonçalo pereyra capitan mor que para ellas veyn
en busca de vn miguel lopez de legaspi por que le diseraun que era vn
levantado que del mar del sur viniera a estas partes a descubrir maluco
y en borney foy avisado por el Rey de le como o dito miguel lopez
estava en esta costa e partiera del sur con quatro naos y en lo camino
le desaparecera vna e de las tres con que aqui chegara tenia enbiada
vna en busca de socorro y que deo vnas cartas a vn junco de borney de
o governador destas partes orientaes y que le enbiara vn saogate al
rrey de borneo e rreays de prata e tudo lo demas que tenia pasado desde
que en esta costa estrara hasta agora y el capitan mor por no querer
venir en a entrar con armada gruesa que tras me enbio esta costa a
descubrirla e porque agora tope aqui con vuesas mercedes que deven de
ser de su compañia esme forçado traballar por llevar a vusas mercedes
comigo adonde el capitan mor esta y no querria que fuyse pudiendo so
por guerra—rrequiero a vuesas mercedes de parte de deus e de la del
rrey nuestro señor y del capitan mor que vuestra merced con los demas
seores se vengan a esta galeota de su alteza a donde seran muito ben
tratados para yr en mi conpañia adonde esta el capitan mor e no lo
queriendo fazer entonces se aperciban por que por guerra determino de
fazer todo lo que pudiere para os llevar al capitan mor e protesto de
ante dios no tener culpa pues como alevantados se no queren entregar a
este navio de su alteza e faziendolo les prometo e doy mi fee de asi en
mi conpañia como en la del capitan mor seran muy bien tratados y a esto
le doy mi fee e palabra de o cunprir e a rrespuesta me enbien para con
ela hazer aquelo que cunprere ao serviço de o rrey nuestro señor—oy 12
de nobienbre antonio lopez de sequera.


RESPUESTA.

Señor capitan muy maravillado estoy de la poca fidelidad y credito
que se tenga de la nacion española—es verdad que el governador
miguel lopez de legazpi vino a estas partes con 4 navios de la nueva
españa y poblo por mandado de la magestad rreal del rrey don felipe
nuestro señor en estas yslas—y a lo que vuestra merced dize que estos
cavalleros e yo vamos a esa galeota de su alteza ni ellos querran e
yo soy de hedad de mas de 25 años y no menponen temor palabras ni avn
obras y no creo yo que la voluntad de la magestad rreal del rrey
don felipe nuestro señor y del serenisimo rrey de portugal es que se
quiebre la hermandad que sienpre an tenido y tienen y a lo que vuesa
merced dize que si voluntariamente no lo queremos hazer que por fuerça
de armas a de hazer que se cunpla bien parece que vuesa merced trae
cavallo ligero y a lo que dize que el señor capitan mayor querra venir
a cebu por mandado del visorrey sera Recibido del governador del arte
que mandare y quisiere venir y ansi rrequiero de parte de dios nuestro
señor y de la magestad del rrey don felipe a vuesa merced y a los demas
que si sobre el caso les viniere algun daño protesto no tener culpa y
cristo con todos—fecha a 11 de novienbre de 66 mateo del saz.

Primero que a estos terminos viniesen quando los nuestros se vieron
cerca de la galeota por la parte del barlobento luego conocieron poco
mas e menos quien fuesen y arribaron sobre ellos y ellos no quisieron
aguardar por los nuestros se les tiraron dos pieças de artilleria
que les zunbio los oydos y entonces vino el faraute en vn parao con
la carta la fecha desta carta parece a quien no pare mientes fue en
diferentes terminos de dias de como paresce y avnque vuesa merced como
honbre que no caresce deste arte como profeso en el quierome aclarar
para con otros y es que el dia que se escrivieron hera lunes a nosotros
como venimos del oriente y 11 del mes y a ellos les hera martes como
vienen del ocidente y 12 del mes por rrazon de la distancia que de
españa aca ay que son 14 oras 1/4 de todo lo qual con otros munchos
primores y secretos somos sabidores como honbres que tenemos aca
la flor y fenis de nuestra españa en las matematicas artes que es
un fray martin de herrada el qual a verificado munchas cosas que a
los españoles heran ocultas como andando el tienpo se sabra el qual
satisfara a todas las dadas que se les pueden a los rreyes offrecer en
lo tocante a la demarcacion de portugal y castilla por que es cierto
mas docto que yo lo podria encarecer y ansi para verificacion desto y
de otras munchas cosas a echo munchos ynstrumentos y diversos con que
dara a entender avnque sea a los rrusticos=tanbien el eclipse lunar
que en sevilla acontecio segun chaves por otubre de 66 le vimos aqui
el qual començo a las 10¾ de la noche que fue domingo a la noche y 27
de otubre digo el comienço que el fin no se pudo ver por las nubes en
lo qual por no ser de mi profesion no me alargare mas porque va alla
quien dara entera noticia de todo lo tocante a esto como honbre que lo
entiende muy bien que es vn jaime fortun piloto.

 Sigue hablando de las disposiciones para la defensa del campo que
 tomó Legazpi en previsión de cualquier ataque de los Portugueses;
 pondera la resistencia del General para el trabajo, hasta el punto de
 creer que no le aventajarían mancebos de veinticinco años; ensalza su
 denuedo, prudencia y temple al igual de los Lenas y Pescaras; trata en
 seguida del arribo de las dos galeotas portuguesas y los incidentes,
 sin añadir novedad á las noticias ya referidas en el doc. 39, y
 concluye con las siguientes palabras:

finalmente ase avido el governador o por mejor dezir este gran varon
de forma que parece que el espiritu santo a ynspirado y morado en
el allende que esta bien conocido quan libre claro y esmerado tiene
el juicio natural de que a mostrado tanto ser saber y valor en la
conservacion deste canpo aviendole sucedido algunos azares que a
puesto admiracion quan sapientisimo se a mostrado en todo y sobre todo
crisptianisimo en tierra tan apta para altivezes y malos pensamientos
de honbres levantados y aviendose Recrecido los trabajos hanbres y
fatigas ynconparables que humana yndustria no bastara hazerlo mejor y
a conserbar la gente tanto tienpo y mas españoles por ser gente mas
libre y bulliciosa de todas las naciones y que qualquiera que viera la
dispusicion y calidad desta tierra y quisiere ser recto vera y dira
como ynposible hera sustentar como se a sustentado por otras vias y
terminos por que es cierto y averiguado que si de otra manera se obiera
e hiziera nos obieramos perdido y perecido de hanbre y encargado las
animas por poco provecho con total perdicion de todos sea dios loado
por todo y servido de que vaya en aumento su santa fee catolica en
estas partes amen fecha en cebu a 25 de julio de 1567 años besa las
manos de vuestra merced su servidor juan martinez.

 A manera de posdata refiere la llegada de dos caracoras del Maluco
 conduciendo á los embajadores que el capitán mayor y el de la
 fortaleza de aquellas islas enviaban á Legazpi, recibimiento que éste
 les otorgó, pretensiones de aquéllos sobre la pertenencia de Filipinas
 á la corona de Portugal, descripción de las caracoras, su diferencia
 con los virreyes, cuyas embarcaciones había ya reseñado, y termina con
 varias reflexiones sobre la conveniencia de sostener allí el dominio,
 ya por la importancia de aquella vastísima región, ya por encontrar
 los españoles en los indígenas mucho mejor acogida de la que con
 propósito deliberado dicen los portugueses en sus historias.



ÍNDICE CRONOLÓGICO DE DOCUMENTOS

De 1565 á 1567.


                                                                Páginas.

  Año de 1565.—«Relación mui singular y circunstanciada hecha
  por don Alfonso de Arellano, Capitán del Patax _San Lucas_
  del Armada del General Miguel López de Legazpi, que salió del
  Puerto de Navidad para el descubrimiento de las Islas del
  Poniente en 19 de Noviembre de 1564, siendo Piloto de él Lope
  Martín, vecino de Ayamonte: de la Navegación que hizo desde
  la noche del día 1.º de Diciembre siguiente que se separó con
  una tormenta muy furiosa del Sudueste que les sobrevino, hasta
  9 de Agosto de 1565, que arribó al dicho Puerto de Navidad,
  sin haberse juntado con el Armada, después de pasar infinitos
  trabajos en su busca, así en la Isla de Mindanao y otras muchas
  que reconocieron en aquel grande Archipiélago de las Filipinas,
  como en la penosa y dilatada Navegación que hicieron de ida y
  vuelta».                                                             1

  1565.—9 de Enero á 8 de Mayo.—Testimonios de toma de
  posesión de algunas Islas.—Comprenden las de Barbudos en 9 de
  Enero.—Ladrones en 26 de Enero.—Cibabao; en 15 de Febrero el
  Poder del General al Alférez, y en 20 de Febrero la toma de
  posesión por aquél.—Bahía de San Pedro comarcana á la isla de
  Tandaya en 23 de Febrero.—Bahía de Maletic en la isla de Abuyo
  en 8 de Marzo.—Isla Camiguinin en 14 de Marzo.—Isla de Bohol
  en 15 de Abril.—Isla de Çubu en 8 de Mayo.                         76

  1565.—Relación mui circunstanciada de lo ocurrido en el Real
  y Campo de la Isla de zubu de las Islas Philipinas desde 1.º
  de Junio de 1565, que su Gobernador Miguel López de Legazpi
  despachó la nao capitana de su Armada á descubrir la Navegación
  de la vuelta para Nueva España; y de los varios descubrimientos
  y conquistas que hizo en aquellas Islas hasta el mes de Julio
  de 1567, que despachó también para Nueva España la nao _San
  Juan_, con el suceso de la nombrada _San Gerónimo_, que arribó
  á la propia Isla en el mes de Octubre del año anterior de 1566
  con el aviso de la llegada de la Capitana á Acapulco.               91

  1565.—Relación de las Islas del Poniente y del camino que á
  ella se hizo desde la Nueva España ¿por Juan de la Isla?           226

  1565.—6 Marzo.—Testimonio de los Acuerdos que el Governador
  tuvo con los capitanes del campo sobre lo tocante á la Jornada.    244

  1565.—16 Mayo.—Testimonio de cómo se halló en la Isla de Zibu
  el niño Jesús.                                                     277

  1565.—25 Marzo.—Información del daño y fuerças que los
  Portugueses de maluco hizieron en las yslas philipinas.            284

  1565.—23 Mayo.—Provança hecha por los Ofiziales de la
  Hazienda Real de las Islas del Poniente. (_Sobre el mal estado
  de provisiones y pertrechos en que vino la flota_)                 305

  1566?—Memoria de lo que se embió á pedir á su magestad de
  merced franquezas e libertades por los capitanes conquistadores
  oficiales que al presente en esta jornada e nuevo
  descubrimiento le sirven en las yslas felipinas governador
  miguel lópez de legaspi.

  Piden: 1.ª Que se envien religiosos por no quedar más que tres
  y no bastar para los españoles cuanto más para la conversión de
  los indios. Los Padres llamábanse Fray Diego de Herrera, Fr.
  Martín de Herrada y Fr. Pedro de Gamboa.—2.ª Gente y armas,
  por si los naturales no quisieran convertirse de buen grado
  obligarles á ello.—3.ª Merced á Legazpi por los gastos que
  ha hecho y por los méritos de su persona.—4.ª Confirmación
  á todos los de la Armada en los oficios que en nombre de S.
  M. les confirió el Virrey D. Luis de Velasco.—5.ª Declarar á
  todos los de la Armada y á sus descendientes libres de pechos
  y alcabalas, y por cien años en las mercaderías que llevasen á
  las nuevas tierras que descubriesen.—6.ª Piden repartimientos
  á perpetuidad y facultad para trocarlos en las personas que
  quisiesen.—7.ª Que así en España como en Nueva España se
  sustente á sus mujeres é hijos en tanto que se verifican los
  repartimientos, y en caso de muerte del expedicionario sea
  continuado el sustento de aquéllos.—8.ª Que se reparta la
  tierra entre ellos.—9.ª Que solamente los conquistadores
  puedan contratar en aquellas tierras, salvo la contratación
  real.—10.ª Que los mahometanos sean esclavos y pierdan
  las haciendas que se les tomaron.—11.ª Perpetuidad en los
  oficios á los oficiales reales, y un heredero de que les hizo
  merced D. Luis de Velasco, y que no obstante dichos oficios
  tengan derecho á repartimientos.—12.ª Otrosí, aumentarles
  el salario hasta tres mil ducados de Castilla de buena
  moneda de á trescientos setenta y cinco maravedis.—Otrosí,
  autorización para comprar esclavos de los que en la tierra se
  vendiesen.—Piden los quintos del oro y plata que se sacare por
  espacio de cincuenta años. Que se les repartan los indios en
  encomiendas.                                                       319

  1566?—Petición de Miguel López de Legazpi sobre las Islas del
  Poniente.

  Pide que se pueblen y pongan bajo el dominio de la corona
  real.—Que vengan religiosos y sacerdotes de buena vida
  y ejemplo.—Que salgan de las islas todos los moros sin
  permitirles casarse ni tener asiento en ellas, por ser
  contrarios á la contratación de españoles con indios y estorbo
  para la conversión de los indígenas.—Que se le confirme en el
  cargo de gobernador y general que á nombre de S. M. recibió de
  D. Luis de Velasco por todos los días de su vida y para los
  de su heredero.—Que se le consignen en la Real Hacienda de
  Nueva España los 4.000 ducados que el Virrey le había prometido
  en nombre de S. M. cuando se descubriese el viaje de vuelta
  por haber hecho la jornada á su costa sin socorro ni ayuda y
  haber gastado mucha parte de su hacienda.—Item, que se le
  haga merced, para sí y dos herederos, de las tenencias de
  las fortalezas que en aquellas partes se hiciesen, conforme
  á lo prometido por el Virrey, comenzando por la de Zebú, con
  el salario que S. M. fuere servido.—Item, del alguacilazgo
  mayor de todo lo que él descubriere y se poblare durante su
  vida y para sus herederos.—Item, de dos islas de las de los
  Ladrones con el título de Adelantado, con tal que las conquiste
  y pueble á su costa, por las razones que expresa.—Item, á su
  nieto Felipe de Salcedo merced del hábito de Santiago por los
  servicios distinguidos que ha prestado y enumera.—Por último,
  que se haga toda la merced posible al maese de campo Mateo del
  Saz                                                                325

  _Memoriales de Melchor de Legazpi._—Pide: 1. Se concedan á
  su padre dos islas que elija del grupo de las de Ladrones con
  titulo de Adelantado y dos mil ducados de salario, conforme
  á la merced que le tenía hecha para aquél, sus herederos y
  sucesores, entendiéndose la dicha merced con jurisdiccion
  civil y criminal, y asimismo título de Gobernador y Capitán
  general de las expresadas islas.—2. Item, alguna ayuda de
  costa en atención á los gastos hechos y servicios prestados.—3
  y 4. Item, facultad exclusiva para elegir la gente para la
  conquista, así en Nueva España como en las islas del Poniente
  ó en cualquier otro lugar donde se hallare: libre provisión
  de los cargos y oficios sin excluir los Capitanes y Oficiales
  de la Real Hacienda; armar los navíos que le pareciese en
  cualquier puerto y lugar de las Indias, y que para todo esto
  pueda conferir poder á la persona por él elegida.—5. Otrosí,
  facultad para conferir repartimientos á los conquistadores y
  pobladores de aquellas islas.—6 y 7. Item, los alguacilazgos
  mayores de todas ellas en perpetuidad para su padre y
  herederos, y las tenencias de todas las fortalezas.—8 y 9.
  Item, un dozavo de todas las rentas, minas de oro y plata,
  piedras y frutos y dos pesquerías encogidas por su padre,
  una de perlas y otra de pescado.—10. Item, que no paguen
  almojarifazgo de las cosas que llevasen durante los diez años
  primeros.—11. Merced á los conquistadores para que de todo el
  oro, plata, piedras y perlas que se descubriesen no paguen más
  del diezmo durante dichos diez años.—12. Item, merced á su
  padre para que al ausentarse pueda dejar un lugarteniente con
  el mismo poder que él tiene en las islas Filipinas y en las de
  los Ladrones.—13. Item, que su padre pueda poner dos navíos
  en la navegación de dichas islas, con facultad de enviarlos
  juntos ó separados á cualquier parte de las Indias.—14. Item,
  merced de las penas de cámara para la fundación de iglesias y
  monasterios en aquellas islas.—15. Item, á Felipe de Salcedo
  la merced que le tenía suplicada.—16. Item, que se manden
  á las dichas islas religiosos, pudiendo ir de cada orden
  una docena, y siendo preferidos los que voluntariamente se
  presten.—17. Item, que ningún extranjero pueda pasar á las
  dichas islas «especialmente siendo portugués ó teniendo raça de
  ello» por las razones que expresa.—18. Item, que de ninguna
  parte de las Indias ni fuera de ellas se permita salir navíos
  para aquellas partes sin expreso consentimiento y comisión de
  la Real Audiencia ó Virrey en cuya jurisdicción cayere, y Real
  asentimiento.—19. Item, que en las dichas islas no traten ni
  contraten los moros.—20. Item, cometer á su padre la conquista
  de las islas de los Ladrones.—21. Otrosí, en caso de muerte de
  su padre antes de efectuar la conquista, que pueda cumplirla
  y llevarla adelante si estuviese comenzada ó la comience de
  nuevo el heredero y sucesor de su casa y hacienda ó la persona
  á quien éste nombrase.                                             330

  _Otro Memorial de Melchor de Legazpi._—Recuerda los
  presentados dos años antes sin haber obtenido contestación,
  y pide como recompensa de los servicios de su padre que se le
  asignen «quatro mil ducados de rrenta en la ciudad de Mexico
  librados en la Real caxa ó en un Repartimiento perpetuo: que
  se le confirmase el cargo de governador y capitán general (de
  las islas del Poniente) con el competente salario y con título
  de adelantado de una isla; alcayde de todas las fortalezas,
  alguacil mayor de todo lo que el descubriere» y demás mercedes
  contenidas en la petición preinserta de su padre, conforme
  había prometido el virrey D. Luis de Velasco que para él
  pediría á S. M.                                                    338

  _Otro Memorial de Melchor de Legazpi._—Pide el destino de
  Contador en la ciudad de México, vacante por muerte de Hernando
  de Villanueva, en remuneración de los servicios y gastos de su
  padre.                                                             343

  _Otro._—Presenta la información de los servicios de este.         344

  _Otro._—Pide se abra una información sobre los antecedentes
  del general y sus servicios en las islas Filipinas.                345

  1566.—1.º de Mayo á 25 de Julio de 1567.—Relación detallada
  de los sucesos ocurridos durante el viaje de la nao _San
  Gerónimo_ que salió de Acapulco bajo el mando de Pero Sánchez
  Pericón y por piloto á Lope Martín con objeto de llevar
  auxilios á Legazpi, y la noticia del arribo á Nueva España del
  navío _San Pedro_. Fué escrita dicha relación en Cebú á 25
  de Julio de 1567 por Juan Martínez, que iba de soldado en la
  propia nao. Nárrase en ella además lo ocurrido en aquel campo
  desde su llegada hasta la fecha de la misma relación.              371



ÍNDICE DE PERSONAS

CITADAS EN ESTE TOMO.


  AGUILERA, Doctor., 345.

  AGUIRRE, Andrés de., 86.

  AGUIRRE, Juan de., 263.

  ALCÁZAR, Juan de., 354, 361.

  ALORZA, Pedro de., 279.

  ALVAREZ, Alonso., 432.

  ALVAREZ, Bernardino., 76.

  AMAYA, Diego de., 432.

  ANDRADA, Antonio de., 258, 261, 351, 367, 370.

  ANDREA, Maestre., XX, 122, 145, 146.

  ANGLE, Rodrigo del., 184, 185, 187, 325, 396, 407, 410, 412, 413,
      433, 439, 444.

  ANGULO, 125.

  ANRIQUEZ, Juan., 184, 185.

  ARANA, Pedro de., XIX, 101, 115, 137, 210, 211, 455, 464.

  ARELLANO, D., Alonso de., V, VI, VIII á XV, 1, 73, 74, 253, 377.

  ARIAS MALDONADO, Francisco, 168, 169.

  ARRIARAN, Amador de., 86, 246.

  ASTIGARRIBIA, Francisco., VII, 306, 310, 312.

  ATAGUREN, Rodrigo de., 378, 379.


  BAYONA, Juan de., 74.

  BIVERO, Juan de., 387.

  BOZA, Alonso., 181.

  BRICEÑO DE HERRERA, Pedro., 82.

  BUIAN, Indio principal., 33.


  CALAFATE, Bartolomé., 433.

  CAMOTUAN, Moro principal., 173, 174, 204, 244 á 246.

  CAMPO, Felipe del., 180 á 184, 382, 384, 390, 391, 392, 404, 415,
      419, 420, 432.

  CAMUZ, Juan de., 277, 279, 281, 283.

  ÇARFATE, Alonso., 389, 394, 432.

  CARPINTERO, Juan María., 140 á 144.

  CARRIÓN, Juan de., 272.

  CATALINICA, 177.

  CAUCHELA, Andrés., 80, 223, 251, 253, 255, 256, 258, 261, 262, 266,
      306, 324.

  CEILAN, Indio., 290.

  CERVILLA, Rodrigo de la., 422, 432.

  CORZO, Antonio., 222.

  COZTAR, Francisco de., 87.

  CRESPO, Juan., 177.

  CUBILLAS, Marcos de., 395, 409, 416.

  CUCARELLA, Antonio de., 396, 416, 439.

  CHAVES, 167, 168, 473.


  DAGAMI, Indio Principal, 211.

  DELGADO, 243.

  DIAZ, Melchor., 207, 208, 210.


  ENRIQUE, Juan., 412, 414.

  ESCUDERO DE LA PORTILLA, Pedro., 85.

  ESPINOSA, Rodrigo, VII, 306, 316, 317.


  FELIPE, Rey., 77, 80, 81, 83, 85, 87, 190, 471.

  FLORENTÍN, Guillermo., 145.

  FLORENTÍN, Juan., 145.

  FLORES, Juan., 178.

  FORTUNO, Jaimes, VII, 306, 473.

  FOSA, Gerónimo de la., 145.

  FOSA, Guillermo de la., 167.


  GAMBOA, Fr., Pedro de., XXII, 319.

  GARCÍA, Pedro., 432.

  GARCÍA DE SOLÍS, 432.

  GARNICA, Santiago de., 184, 185, 380, 384, 408, 410, 412, 414, 420,
      421, 427, 432, 433, 448.

  GÓMEZ, Miguel., 167, 168.

  GOYRI, San Juan de., 410, 414.

  GOYTE, Martín de., XX, 87, 90, 115, 125, 129, 133, 138, 144, 151,
      152, 158, 162, 165, 166, 169, 170, 171, 196 á 199, 207, 213, 214,
      216, 218, 221, 248 á 258, 261, 262, 266, 280, 282, 297, 299, 324,
      463.

  GRIEGO, Jorge., 145.

  GUEVARA, Pedro de., 306, 314.

  GUTIÉRREZ, Martín., 246.


  HAYA, Luis de la., 165, 188, 200, 214, 222, 248, 250, 251, 253, 256,
      258, 261, 262, 267, 324.

  HERMOSO, Francisco., 433.

  HERNÁNDEZ, Alonso., 432.

  HERNÁNDEZ, Bartolomé., 432.

  HERNÁNDEZ, Martín., 217, 222.

  HERNÁNDEZ, Pablo., 85, 140, 141, 143, 144 á 147, 166, 217.

  HERRADA, Fr., Martín de., XXII, 242, 319, 473.

  HERRERA, Fr., Diego de., XXII, 243, 319.

  HERRERA, Pedro de., 83, 88, 130, 131, 174, 175, 178, 216, 222, 223,
      272.

  HOROZCO, Alberto de., 395.


  YÁÑEZ, Juan., 74, 430, 432.

  IBARRA, Andrés de., 81, 82, 131, 245, 246, 250 á 258, 261, 262, 267.

  IBARRA, Hurtuño de., 376.

  IBARRA, Martín, VII, 306, 309, 310.

  INOSTROSA, Cristóbal de., 432.

  ISABEL, XX, 122.

  ISLA, Juan de la., VII, XXI, 77, 90, 164, 176, 179, 185, 212, 226,
      243, 248 á 258, 261, 262, 266, 306, 317, 318, 324, 351, 361, 367,
      451.


  JUANES, Indio., 171 á 173, 176, 178, 207, 208, 210, 455.

  JUANICA, 177.


  LABAÇARES, Guido de., 84, 251, 253, 255 á 258, 261, 262, 266, 299,
      301, 306, 324.

  LARA, Bartolomé de., 181, 184, 185, 386, 387, 389, 392, 394, 396,
      400, 412, 414, 415, 418, 419, 420, 425, 430 á 434.

  LEGAZPI, D.^a Elvira de., XXVI, 342, 350, 353, 359, 360, 367.

  LEGAZPI, Melchor de., 261, 330, 338, 343 á 346, 351, 352, 353, 359 á
      361, 366, 367, 370.

  LEGAZPI, Miguel López de., VI, VIII, XX, XXII, 1, 73, 75 á 91, 189,
      190, 227, 244, 245, 249, 251, 252, 255, 258, 261, 266, 271 á 288,
      306, 319 á 321, 325, 329, 346 á 371, 470.

  LIGERO, Alonso., 272.

  LÓPEZ, Hernán., 83, 88.

  LÓLEZ, Martín., 417.

  LÓPEZ DE SEQUEIRA, Antonio, 189, 470, 471.

  LUARCA, Miguel de., 396, 412, 427, 428, 448.

  LUTAO, Indio pescador., 175, 176.


  MADRID, Lázaro de., 381.

  MADRIGAL, Bartolomé de., 263, 266.

  MAGALLANES, 22, 229, 265.

  MAGUT, Moro., 288, 292.

  MAHOMAT, Indio principal, 126, 128, 129, 135.

  MALABAZO, Indio principal, 175.

  MALDONADO DE BERROCAL, Joan., 77, 251, 253, 255 á 258, 261, 262, 267,
      294, 297, 324.

  MALETIC, Indio principal., 244.

  MARÇANA, D., Pedro de., 367.

  MARÍA, Juan., VII, 306, 312, 314.

  MARTÍN, Gonzalo., 85.

  MARTÍN, Lope., 1, 73 á 75, 180 á 185, 335, 371, 376 á 378, 388, 391 á
      395, 408, 412, 424, 430 á 434.

  MARTÍNEZ, Jaime., 315, 316.

  MARTÍNEZ, Juan., XXVI, 371, 428, 474.

  MARTÍNEZ DE ESTADELA, Pero., 417, 418.

  MELO, Capitán., 197.

  MESA, Pericón., 372.

  MESTIZO, Francisco., 433.

  MIRANDAOLA, Andrés de., 81, 251 á 258, 261, 262, 306, 324.

  MITARTE, Juan de., 345, 353, 354, 361, 367.

  MOLINA, Gonzalo de., 432.

  MOLINA, Sanfate., 181, 408, 411.

  MONÇON, Jerónimo de., 81, 301, 305.

  MONTERO, Francisco., 433.

  MORALES, Lázaro de., 181, 184, 185, 394, 431 á 434.

  MORONES, Juan., 199, 215, 217 á 219, 223.

  MOSQUERA, Ortiz de., XVI, 372, 378, 390 á 396, 406, 407, 434.

  MUROS, Bartolomé de., 432.


  NAGUATATO, Jerónimo., 245.

  NAVARRETE, Martín Fernández de., 375, 380, 382, 389, 390, 392, 397,
      408, 409, 419, 425, 427, 430, 433, 436, 437, 442, 468.

  NIQUE, Indio principal., 109.

  NÚÑEZ, Pero., 180, 181.

  NÚÑEZ DE CARRIÓN, Juan., 166 á 169.

  NÚÑEZ SOLORZANO, Pero., 372, 432.


  OLIDEN, Pedro de., 378.


  PACHECO, Jerónimo., XXVII, 91, 94, 98, 108, 246, 262, 270, 271.

  PACHECO MALDONADO, Juan., 82, 83, 84.

  PAJE, Alonso., 433.

  PAEZ, Hernando de., 263, 266.

  PEDRAÇA, Joan de., 88.

  PEREIRA, Gonzalo de., 189.

  PÉREZ DE ECHAVARRI, Juan., 76.

  PINEDA, D., Juan de., 381.

  PLIN, Pierres., VII, 145.

  PLINIO., 380.


  RAMÍREZ, Gaspar., 215, 217.

  REQUEL, Hernando., XII, 76, 78 á 90, 244 á 258, 262, 267, 269, 272 á
      297, 301, 305 á 318, 324.

  REQUENA, Juan de., 411.

  RIBERA, Gabriel de., 85, 251, 253, 255 á 262, 324.

  RICO, Nicolás., 432.

  RIVERO, Pedro de., 29, 34, 38, 40 á 44, 72.

  RODRÍGUEZ, Bartolomé., 87.

  RODRÍGUEZ, Esteban., V, 263, 282, 306, 307, 309.

  RODRÍGUEZ, Juan., 222, 434.


  SALCEDO, Felipe de., XX, XXIII, XXV, 77 á 79, 84, 86, 325, 329, 330,
      334, 340, 345, 346, 351, 353, 358, 359, 365.

  SALCEDO, Pedro de., 358, 365, 406.

  SÁNCHEZ, Joan, 246.

  SÁNCHEZ DE MUÑÓN, Sancho., 367, 368.

  SÁNCHEZ PERICÓN, Pero., XVI, 180, 335, 371, 372.

  SANJOAN, Soldado., 87, 422.

  SANZ ó SAZ, Mateo del., XX, XXIII, 80, 221, 222, 250 á 262, 266, 270,
      278, 280, 282, 325, 329, 453, 455, 465, 470, 472.

  SANTANDER, Relator., 338.

  SARRIPARRA, Indio principal, 289.

  SEGURA, Alonso de., 74, 75, 76.

  SIBAS, Indio principal., 203.

  SIBATALA, ídem., 104.

  SIBATUMAY, ídem., 104.

  SIBUMANGLAR, ídem, 292.

  SICABUN, ídem., 104.

  SICAGUMO, ídem, 104.

  SICAO, ídem., 109.

  SICARASI, ídem., 109.

  SICARLIC, ídem., 104.

  SICATEPAN, ídem, XVIII, 93, 104, 117, 118, 121.

  SIDALA, ídem, 109.

  SIDAMIT, Moro., XVIII, 91, 92, 94, 98, 108.

  SIDUNAGUINDA, Indio principal., 175.

  SIGIGUIN, ídem., 104.

  SILIUTI, ídem., 104.

  SIMAQUIO, ídem., XVIII, 93 á 97, 104, 108, 117, 118, 121, 124, 153 á
      155, 160, 161, 163.

  SIMILUMA, ídem, 289.

  SIRA, ídem, 109.

  SIUMBAS, ídem, 202, 222.

  SOSA, Lope de., 222, 367, 368.

  SUBUCO, Indio principal., 172.


  TABDUC, ídem., 157.

  TRIALES, Antonio de., 433.

  TUPAS, Señor de Zubú., XVIII, XX, 91 á 104, 107 á 125, 138, 153, 154,
      204, 208 á 211, 268, 269, 271, 273.


  URDANETA, Fr., Andrés de., 77, 78, 80, 82, 83, 86, 88, 250 á 256,
      271, 274, 286, 288, 340, 366.


  VACA, Alonso., 389, 392, 394, 432.

  VALDERRAMA, Visitador, 376.

  VAÑOS, Ldo., 338.

  VAPALISAO, Moro., 124.

  VELASCO, D., Luis de., XXII, XXIII, 226, 319, 321, 323, 325, 327,
      328, 338, 339, 363, 370.

  VENECIANO, Domingo, 432.

  VIBAN, Indio principal., 34, 48.

  VILCHES, Bartolomé de., X, XIII, 74, 75, 76.

  VILLAFUERTE., 130.

  VILLALOBOS., XV.

  VILLANUEVA, Hernando de., XIII, XXVI, 343, 344.

  VILLANUEVA, Melchor de., 427.

  VIVEROS, Juan de., 183.


  XICATUNA, Indio principal., 88, 286, 287, 288.

  XIMENEZ, Fortún., 142.

  XIMENEZ ZAMBRANO., 417, 432.

  XIMONGOI, Indio., 293.


  ZALDÍVAR, Juan de., 181, 186, 415, 434, 448, 453.

  ZORITA, 424, 425.



ÍNDICE DE LUGARES GEOGRÁFICOS.


  ABUYO, Isla., XX, 76, 84, 139, 151, 156, 166, 170, 244, 249.

  ACAPULCO., 91, 180, 226, 351, 371, 375, 380, 397, 453.

  ALJARAFE., 437.

  AMBON., 197.

  ARANT, Pueblo., 165.

  ATOCCO, Pueblo., 33.


  BAIBAY, Isla., 139, 151, 156 á 162, 173, 228.

  BARBUDOS, Isla de los., 76, 78, 182, 226, 397, 408.

  BASAY, Pueblo., 172.

  BOHOL, Isla de., 76, 87, 133, 136, 199, 212, 231, 255 á 258, 262,
      264, 267, 284 á 292, 296 á 300, 304.

  BOTUMA, Isla., 303.

  BUGLAS ó NEGROS, Isla de., 229.

  BURNEY, Isla de., 141, 241, 289, 458, 470.

  BUTUAN, Río., 128, 141, 162 á 166, 171, 188, 223, 227, 255 á 257,
      303, 304.


  CABALIAN, Isla de., 139, 156, 161, 166, 169, 170, 244, 249, 261, 262,
      264, 302.

  CABITE, Provincia de., 211, 232, 257.

  CABOS, Isla de., 65.

  CALABAZAN, Pueblo de., 160.

  CALIFORNIA., 70, 72, 73.

  CAMIGUININ, Isla de., 76, 85 á 87, 252, 253, 256, 296, 298, 300.

  CARAMUCUA, Pueblo., 160.

  CELEBES, Islas., 458.

  CIBABAO, Isla., 76, 81, 175, 178.

  COABITE ó QUABITE, Provincia de., 188, 189, 215, 217 á 220.

  COBOS, Isla., 448.

  CORONES, Isla., 70.

  CUBA, Isla de., 403.

  CUELNAHUAS, Pueblo., 374.

  CHAMURRES ó LADRONES, Islas de los., 227.

  CHILAPA, 374.

  CHINA., 36, 66, 68, 231, 239, 458.

  DAPITAN, Costa de., 188, 199, 200.

  DILUAN, Pueblo., 117.


  ELEYTI, Isla de., 173, 174, 176, 207, 211, 213.


  FILIPINAS. XXI, 9, 20, 30, 89, 183, 185, 259, 319, 334 á 337, 384,
      440, 448, 475.

  FUEGOS, Isla de., 199.


  GAIN, Pueblo., 115.

  GALICIA., 336.

  GANIABU, Pueblo., 115.

  GAVI, Pueblo., 137 á 139, 156, 162, 210, 211.

  GIGANTES, Isla., 214, 216.

  GUAN, Isla., 79, 227, 399, 435, 442, 443.

  GUATEMALA., 141.

  GUATULCO, Puerto de., 374.


  HURUASA, Isla., 12.


  IBAYLON ó LUZON, Isla., 230.

  IGUALA., 374.

  IOLO, Isla., 232.


  JAPONES, Isla., 458.

  JARDINES, Islas., 363.

  JAVA MAYOR, Isla., 458.

  JILOLO, Isla., 241.


  LADRONES, Isla de los., XXIII, 76, 79, 185, 227, 325, 328, 330 á 335,
      399, 404, 405, 408, 442, 453.

  LEITE, Isla de., XX, 229.

  LEQUIOS, Isla de., 239, 458.

  LUZON, Isla de., 126, 128, 135, 141, 230, 236 á 238, 458.


  MACAGUI, Isla., 254.

  MAÇAGUA, Isla., 229, 251, 252, 254, 287, 303.

  MAGALLANES, Estrecho de., 141, 182, 378, 392.

  MALACA, Pueblo., 141, 242, 458.

  MALAGUI, Isla., 296.

  MALETIC, Bahía de., 76, 84.

  MALUCO, Isla., 36, 38, 65, 166, 167, 197, 200, 220, 221, 224, 241,
      243, 287, 458, 470.

  MANDAM, Pueblo., 157, 159, 160.

  MANDAVIA, Puerto., 109.

  MAQUAN, Isla., 241.

  MARTAVAN, Isla., 458.

  MASBAT, Isla., 213, 230, 231, 463.

  MATÁN, 115, 117, 118, 137 á 139, 156, 162, 192, 196, 211, 231.

  MÉXICO., 72, 332, 338, 339, 346, 351, 352, 363, 372, 383.

  MINDANAO, Islas de., 11, 27, 28, 171, 189, 199, 211, 227, 228, 231,
      232, 256, 257, 289, 378, 455, 463.

  MIRA CÓMO VAS, Arrecife., 11.

  MOMOY, Isla., 241.

  MOTEL, Isla., 241.


  NADADORES, Isla de., 9.

  NAVIDAD, Puerto de la., XVII, 1, 39, 73, 75, 149, 174, 226, 227, 307,
      310, 382.

  NEGROS, Isla de., 165, 171, 212, 222, 263.

  NUEVA ESPAÑA. VIII, 65, 66, 68, 69, 72, 91, 141, 173, 179, 189, 198,
      204, 205, 223 á 226, 242, 260, 264, 310, 321, 329 á 340, 351, 371,
      372, 378, 410, 443.

  NUEVA GUINEA, Isla., 241.


  PAGO MAYOR, Isla., 66, 68.

  PANAY ó PANAON, Isla de., 124, 127, 128, 135, 139, 151, 153 á 155,
      163, 165, 170, 171, 178, 188, 200, 201, 212 á 216, 229 á 231, 237.

  PAPUDOS, Isla., 458.

  PEGU, Isla., 458.

  PERÚ., 141, 336, 380, 382.

  PONIENTE, Islas del., XXIII, XXV, 1, 74, 76, 79, 81, 86, 87, 226, 330
      á 332, 338.

  REYES, Islas., 2.


  SALOMON, Islas., 386.

  SAMATRA, Isla., 458, 459.

  SANGUI, Isla., 292, 293.

  SAN LORENZO, Isla., 228.

  SAN PEDRO, Bahía de., 76, 82.

  SANTA MARÍA, Puerto de., 375.

  SIAN, Isla., 458.

  SUCHIMILCO, Pueblo., 374.

  SUGUD, Pueblo., 161.

  SUNDA, Isla., 241.


  TAGUIMA, Isla., 220, 232.

  TAGUNA, Provincia., 188.

  TANAY, Pueblo., 130, 135.

  TANDAYA, Isla de., 76, 82, 170, 171 á 176, 228, 448.

  TARTARIA, 239.

  TEGUANTEPEQUE, Puerto de., 312, 317, 318.

  TICAGLUAN, Pueblo., 222.


  URUNA, Puerto de., 175.


  VANDA, Isla., 458.

  VENDURO, Isla de., 135, 141.

  VERACRUZ, 403.

  VIZCAYA, 437.


  XIPON ó JAPON, Isla., 238, 239.

  XOLOC, Isla., 220, 221.


  ZUBU, Isla de., XVIII, XX, 76, 89, 91, 109, 117, 121, 127, 130, 134,
      136, 153, 162, 185, 187, 190 á 193, 198, 200, 210, 212, 229, 231,
      241, 263, 267, 305, 328, 350, 351, 370, 371, 390, 426, 445, 453,
      463.

  ZURIGAO, Río., 227, 463.



                              FOOTNOTES:

[1] La relación del doc. 27 (t. I, p. 222) supone la desaparición del
patache en la amanecida del viernes 30 de Noviembre. Esteban Rodríguez
(doc. 33, p. 377) la fija en la del viernes 1.º de Diciembre, y la
relación de Arellano (t. II, doc. 37, p. 2) en la del 2 de Diciembre.
Como se ve, la discordancia entre la primera relación y la segunda
consiste en un error evidente de aquélla sobre el día de la semana, que
lleva un número de atraso en el del mes, sin que esto pueda explicarse
por la diferencia entre el día civil á que probablemente aludiría la
primera relación, y el astronómico á que debía referirse el derrotero
de Rodríguez. Tampoco la tiene la diferencia de un día más que se lee
en la de Arellano, si bien puede prestarse á comentarios sobre ser
preconcebido é intencionado el error en la fecha de esta última.

En vista de todo se acepta para el texto la de Esteban Rodríguez por
más exacta.

[2] Doc. 37, p. 29.

[3] _Penejar_ por escorar.

[4] A. de I. Part. 1—1-1/’23.

[5] V. la de Villalobos, t. I de Filipinas, doc. 8, pág. 60.

[6] De este viaje y del verificado por el _San Jerónimo_, se dan
excelentes y autorizadas noticias, en lo que se refiere á su parte
geográfica en el libro del Sr. Coello «Cuestión de las Carolinas», pág.
92 y 95.

[7] _Zabordar_, por varar.

[8] Así en la copia que sirve de original, con una llamada como signo
de duda. El sentido pide se lea _á la misericordia de Dios_.

[9] Asi en el original; parece, sin embargo de la discordancia,
referirse los adjetivos á la palabra plátanos.

[10] Debe estimarse como una marcada exageracion, pues que resultaria
una corriente de 48 ó 60 millas por hora.

[11] Abita ó bita es un grueso cilindro de madera con un perno de
hierro en su cabeza, donde se tomaba vuelta al cable del ancla, y hoy
se toma á la cadena.

[12] Mazamorra, entonces como ahora, es el residuo de la galleta y
demás bastimentos, que por la frotacion que necesariamente tienen en
los movimientos del buque, va haciéndose menudos pedazos en los pañoles.

[13] En el legajo no se guarda el órden cronológico: por lo cual
ha sido preciso para restablecerlo desglosar del manuscrito los
testimonios segun aparecen aquí por sus fechas respectivas.

[14] El testimonio de toma de posesión de esta isla por el alférez
general Ibarra hállase publicado en el tomo I de esta 2.ª serie, pág.
351. El que aquí se inserta es el de la toma de posesión verificada
cinco días después por el mismo Legazpi, no solamente de esta isla,
sino de las demás comarcanas y á ella sujetas.

[15] Este documento debe estimarse como continuacion de la relación
publicada en la pág. 217 del tomo I bajo el núm. 27.

[16] Pechuguera.

[17] Así en el original.

[18] No se confunda con Cavite de la Isla de Luzón. Se alude á la de
Mindanao y como se vé aperecen las variantes Coabite, Cabite, Quavite y
otras que se verán en el texto.

[19] Así en la copia: quizá quiere decir Panae; de cualquier modo alude
á la hoy llamada _Panaon_ al Sur de _Leite_.

[20] Asi en la copia: el sentido parece ser «está en parte sur de esta
Isla en, etc.»

[21] Este pasaje confirma la aclaración puesta por nota en la pág. 215
sobre Cavite de Mindanao, hoy Cavit.

[22] Japón.

[23] Aunque en la copia no se indica la falta parece omitirse _tratado_

[24] A pesar de ello no existe la firma.

[25] Entre las muchas variantes de los mismos vocablos que aparecen
en este documento y los que le siguen, llaman la atencion las que se
observan en los nombres propios, y especialmente en el del Escribano
que en unos pasajes se lee Hernando Requel y en otros Riquel, sin
embargo de tratarse de su firma en testimonios fehacientes.

[26] Asi dice quizá por maçagua.

[27] Es una de las variantes de Mindanao.

[28] Es de inferir que esta privación de la vista fuese accidental,
porque dos años después aparece su firma como testigo de la
información, que por pedimento de Melchor de Legazpi, hijo mayor de D.
Miguel, se instruyó en Madrid para probar que éste había empleado casi
toda su fortuna en la expedición, sin haber recibido todavía la menor
paga ni recompensa.

[29] Insértase íntegro este documento por lo que interesa á la parte
religiosa de la historia de aquella Isla.

[30] Notase una pequeña discordancia entre esta declaracion y la de
Camuz; en aquella se dá por entendido Camuz de la significación de la
imagen.

[31] Es otra de las muchas variantes de Mindanao que aparecen en estos
documentos.

[32] Así en el documento quizás por ¿Batuan?

[33] Por _filástica_ que antíguamente se decía filáciga, y por
corruptela y mala escritura como aparece en el texto.

[34] Sabido es que bajo tal nombre se designa lo mismo un bote pequeño
que una red especial de pesca. Parece aludir á la primera significación.

[35] Por mahometana.

[36] Esta fecha es evidentemente errónea, á pesar del carácter oficial
del documento y de confirmarla en sus declaraciones el capitán Juan
de la Isla, amigo de Legazpi, y el no menos amigo Antonio de Andrada.
Basta recordar que la nao _San Pedro_, en que ambos regresaron á
Nueva España, salió de Cebú en 1.º de Junio, trayendo la noticia del
descubrimiento y las relaciones á que alude Melchor de Legazpi, y no
llegó á Acapulco hasta el 8 de Octubre de 1565, para demostrar que no
podía el hijo de Legazpi haber salido de Méjico en 25 de Abril del
mismo año. Ni siquiera cabe la hipótesis de que pudiera aprovechar la
llegada en anterior fecha del patache _San Lucas_, ya por no haberse
verificado aquélla hasta el 9 de Agosto, ya por no poder llevar ninguna
noticia de la expedición, «que bastante tuvieron que hacer para
cohonestar su clandestino viaje, con no haber encontrado la flota.»

Lo probable es que, escrito el año de 65 por el de 66 en la petición de
Melchor de Legazpi, é inadvertido el error por el escribano, siguiera
consignándose en todas las declaraciones sin que los testigos se
fijasen en su lectura, dado que lectura de ellas se les diera antes de
presentárselas para la firma.

La observación que pudiera hacerse sobre la frase _del año pasado_ para
deducir que fuera en el de 1567 la salida de Melchor de Legazpi y no
en el de 1566, como se dice en la lección anterior, cae por su base al
considerar que con aquel participio no se quería expresar entonces el
año pasado inmediato. La convicción sobre este punto puede tenerse en
la nota de la página 164 del tomo _i_ de Filipinas, _ii_ de esta serie
de la Colección de Indias.

[37] Así en la copia de Sevilla. En la de Navarrete _porque riño con
otro_.

[38] En Nav. _el gato_.

[39] En Navarrete 17 grados y un tercio.

[40] Pensadas (en Nav.) se conforma mejor con el sentido.

[41] En Nav., en una media de lana.

[42] En Nav., de las principales de su _mano_ en vez de magestad.

[43] En Nav., y obedientes, _en especial vaca_ que, etc.

[44] En la copia se ha omitido lo siguiente que se lee en la de Nav.:
17 _isletas que la mayor dellas apenas ternia media legua de contorno é
algunas tan_, etc. (sigue como en el texto).

[45] En Nav. se lee _timido_, pero conforma con el sentido como se lee
en el texto.

[46] En Nav. _manera_.

[47] Alude al dios mitológico.

[48] En Nav. _reformasemos_.

[49] En Nav. (aunque se me hizo de mal) les di liberalmente. Esta
locucion es más propia.

[50] En Nav. «llamados el uno _Miguel_ de luarza.»

[51] En Nav. por mandado nuestro.

[52] En Nav. Triales.

[53] En Nav. «más porque vivimos».

[54] En Nav. «mas de que los pobres en viendo».

[55] En Nav. «gente muy _barbara_».

[56] En Nav. «de mala gana á cazar».

[57] Asi en la copia y en Navarrete, pero es notable la contradicción.

[58] En Nav. «de aqui van alla».

[59] En Nav. «vanas».

[60] Con el tipo de letra del texto se da á conocer lo perteneciente á
la Relación.

[61] Por _China_.

[62] En Nav., _yo_.

[63] En Nav., _altas_.

[64] Costumbre que ha continuado hasta nuestros días.

[65] En Nav., _quieren decir perecieron_.

[66] En Nav., _3 reales_.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Colección de Documentos Inéditos Relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las Antiguas Posesiones Españolas" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home