Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: La Divina Comedia
Author: Dante Alighieri
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "La Divina Comedia" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



  Nota del Transcriptor:


  Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.

  Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

  Páginas en blanco han sido eliminadas.

  Letras itálicas son denotadas con _líneas_.

  Letras oscuras son denotadas con =signos de igual=.

  Las versalitas (letras mayúsculas de tamaño igual a las minúsculas)
  han sido sustituidas por letras mayúsculas de tamaño normal.



                          _LA DIVINA COMEDIA_



                           _DANTE ALIGHIERI_

                          _La Divina Comedia_


                             [Ilustración]

                         _Universidad Nacional
                              de México._
                                 1921



[Ilustración]



"_LA COMMEDIA_"


¿Que es pues la Comedia? La edad medieval realizada como arte, a pesar
del autor y de los contemporáneos. ¡Y notad qué cosa tan grande es
ésta! La edad media no era un mundo artístico, antes lo contrario del
arte. La religión era misticismo; la filosofía, escolástica. La primera
excomulgaba el arte, quemaba las imágenes, avezaba a los espíritus a
desasirse de lo real. La otra vivía de abstracciones y de fórmulas y
de citas, aguzando el entendimiento y llevándole a sutilizar acerca
de los nombres y de los vacuas generalidades llamadas _esencias_. Los
espíritus eran atraídos hacia lo general, más dispuestos a idealizar
que a realizar: y esto es precisamente lo contrario del arte. En los
poetas sencillos hallamos la realidad tosca e informe, como en los
misterios, en las visiones y en las leyendas. En los poetas doctos
encontramos una forma crudamente didascálica o figurativa y alegórica.
El arte no había nacido aún. Existía la imagen; pero no la realidad con
su libertad y carácter.

Dante toma de los misterios la comedia del alma y hace de esta historia
el centro de una visión suya del otro mundo. Toda esta representación
no es más que sentido literal; la visión es alegórica, los personajes
son imágenes y no personas; todo lo que es activo en su espíritu lo
lleva hacia la figura y no hacia lo figurado. Su naturaleza poética,
arrastrada a pesar suyo a las abstracciones teológicas y escolásticas,
se rebela y puebla su cerebro de fantasmas, obligándolo a concretar,
a materializar y a dar forma a lo que es más espiritual e impalpable,
aún a Dios mismo. Aquel mundo literal lo hechiza, lo persigue, lo
asedia y no descansa hasta que recibe de él su forma definitiva; y ya
no es letra, sino espíritu; ya no es imagen, sino realidad; un mundo
en sí cabal e inteligible, perfectamente realizado. Visión y alegoría,
tratado o leyenda, crónicas, historias, loores, himnos, misticismo y
escolástica, todas las formas literarias y toda la cultura de la época
están aquí encerradas y animadas en este gran misterio del alma y de la
humanidad: poema universal en que se reflejan todos los pueblos y todos
los siglos que constituyen la edad media.

Más este mundo artístico, nacido de una contradicción entre la
intención del poeta y su obra, no es acabadamente armónico, no es
poesía pura. La falsa conciencia poética perturba la obra de aquella
espontaneidad genial, y pone en ella un no sé qué de inseguro y de
no acabado, una mezcla y crudeza de colores. El pensamiento, en su
desnudez escolástica; o exornado con imágenes que sin embargo no bastan
a vencer su abstracción, tiene demasiada importancia. Sus figuras
alegóricas recuerdan en ocasiones a los monstruos orientales más que
a la serena belleza griega: lo mismo las entidades abstractas que los
personajes conscientes y libres. A menudo, preocupado por el segundo
sentido que tiene en mientes, agrega pormenores extraños a la imagen,
lo que perturba y distrae al lector, interrumpiéndole el libre vuelo
de la fantasía. La presencia constante de otro sentido que aligera
la representación y a veces la penetra, menoscaba la claridad y la
armonía. Aún el estilo, enmarañado de cuando en cuando con asuntos
lejanos y sutiles pierde su claridad y se torna confuso y turbio. No es
un templo griego sino una catedral gótica, llena de vastas sombras, en
donde pugnan elementos contrarios, que no han sido bien armonizados. A
veces es tosco; otras, delicado. En ocasiones, poeta docto y en otras,
popular. Ora pierde de vista a la verdad y se entrega a sutilezas, ora
la intuye rápidamente y la expresa con sencillez. Ya es un cronista
burdo, ya un pintor acabado. Cuándo se pierde en cuestiones abstractas;
cuándo, en medio de ellas, hace germinar la vida. Aquí desciende
a cosas pueriles, allá se remonta a excelsitudes sobrehumanas. Al
ocuparse en un silogismo brilla la luz de una imagen; mientras
teologiza estalla la flama del sentimiento. En ratos os halláis ante
una fría alegoría y repentinamente sentís a la carne estremecerse con
ella. Su credulidad nos hace hoy sonreír; luego su audacia nos llenará
de asombro. Fué un pequeño mundo donde se reflejaba toda la existencia
de entonces.

Los elementos contrarios que fermentaban en una sociedad en estado
aún de formación contendían en él, sin que se diera cuenta de ello.
Si miráis sus aspiraciones encontraréis que en ellas todo es armonía.
Filósofo, piensa en el reino de la ciencia y de la virtud; cristiano,
contempla el reino de Dios; patriota, suspira por el reino de la
justicia y de la paz; poeta, sueña una forma toda luz, proporción y
armonía, _lo bello stile_; su autor es Virgilio. Mientras más grande
era la barbarie y la ignorancia, mayor su aspiración hacia un mundo
armónico y concorde. Mas el poeta se halla rodeado por esta burda
realidad, por esas formas discordes; se apesadumbra y le falta la
serenidad del artista y saca de su fantasía un mundo del arte, en gran
parte realizado, pero donde se encuentra aún las asperezas de una
materia domeñada imperfectamente.

       *       *       *       *       *

Penetremos en este mundo, mirémoslo e interroguémoslo. Porque un
argumento no es _tabula rasa_, donde podamos escribir a nuestro antojo,
sino mármol entallado, que tiene en sí mismo su concepto y las leyes
de su desarrollo. La virtud mayor del genio consiste en entender su
argumento, ser uno con él, apartando todo lo que le sea extraño. Es
necesario apasionarse por él, vivir dentro de él, constituirse en
su alma o su conciencia. De modo semejante el crítico en lugar de
imponerse reglas abstractas y juzgar con el mismo criterio la _Comedia_
y la _Ilíada_, la _Gerusalemme_ y el _Orlando Furioso_, debe estudiar
el mundo creado por el poeta, interrogarlo, indagar su naturaleza que
contiene forzosamente su poética o sean las leyes orgánicas de su
formación, su concepto, su forma, su génesis, su estilo. ¿Qué cosa es
el otro mundo?

Es el problema del destino humano resuelto, la explicación del misterio
del alma, el fin de la historia del hombre, el mundo perfecto, lo
eterno presente, la inmutable necesidad. En la naturaleza ya no ocurre
el accidente; en el hombre ya no hay libertad. La naturaleza está
predeterminada y fijada por una lógica preconcebida según la idea
moral. Lo real y lo ideal se vuelven idénticos; la apariencia y la
sustancia son una misma cosa. El hombre ya no tiene libre albedrío:
está ahí fijo e inmóvil como la naturaleza. Toda acción ha cesado;
se ha roto todo vínculo que une a los hombres en la tierra; patria,
familia, riquezas, dignidad, costumbres. No existe sucesión ni
desenvolvimiento, ni principio, ni fin; falta la narración, el drama.
El individuo desaparece en el género. El carácter, la personalidad
no tiene modo de manifestarse. Eterno dolor, gozo eterno, sin eco,
sin variación, sin contraste ni grado. No hay epopeya porque falta
la acción; no hay drama porque falta la libertad; la lírica es la
inmutable y monótona expresión de una sola aria; queda la existencia en
su inmóvil manera de ser, la descripción de la naturaleza y del hombre.

¿Qué cosa es, pues, el otro mundo--con relación al arte? Visión,
contemplación, descripción: una historia natural.

Más en esta visión penetra la leyenda o el misterio porque dentro está
representada la comedia o redención del alma en su peregrinaje desde
lo humano a lo divino, _da Fiorenza in popol giusto e sano_. Tiene
pues la apariencia de un drama que se desarrolla en el otro mundo, y
sus actores son Dante, Virgilio, Catón, Estacio, el demonio, Matilde,
Beatriz, San Pedro, San Bernardo, la Virgen, Dios; drama alegórico como
lo es la comedia del alma, _Commedia dell'anima_. Digo _apariencia
de un drama_, porque la santificación no nace del obrar sino del
contemplar, y Dante contempla, no obra, y los otros adoctrinan,
enseñan. El drama, en consecuencia, se desvanece en la contemplación.

Así concebido, este mundo era el de los misterios y las leyendas y
se convertía en mundo teológico-escolástico en manos de los doctos.
Dante lo ha realizado, lo ha hecho existir en el arte; ha creado esa
naturaleza y ese hombre. Y si su mundo no es perfectamente artístico,
la falta no es de él sino que aquel mundo en donde el hombre es
naturaleza y la naturaleza, ciencia, y del cual se ha desterrado a lo
accidental y a la libertad, los dos grandes factores de la vida real y
del arte.

Si Dante hubiera sido fraile o filósofo, apartado de la vida real, se
habría encerrado en esas formas y en esa alegoría sin salir de ellas.
Mas Dante, al entrar en el reino de los muertos lleva consigo todas
las pasiones de los vivos, y las preocupaciones terrenas. Descuida
ser un símbolo o una figura alegórica, y es Dante, la más potente
individualidad de aquel tiempo, en la cual está compendiada toda la
vida de la época, con sus abstracciones, sus éxtasis, sus pasiones
impetuosas, su refinamiento y su barbarie. A la vista de un ser
viviente y al oír sus palabras, las almas renacen por un instante,
sienten de nuevo la antigua vida, se tornan hombres; en lo eterno
vuelve a aparecer el tiempo; en el seno de lo porvenir, vive y se
mueve Italia, y más bien aún, la Europa de aquel siglo. Así la poesía
abarca toda la vida, cielo y tierra, tiempo y eternidad, lo humano y
lo divino; y el poema sobrenatural conviértese en humano y terreno, con
la marca del hombre y del tiempo. Reaparece la naturaleza terrenal como
oposición o parangón o remembranza. Reaparece el accidente y el tiempo,
la historia y la sociedad en su vida exterior e interna; apunta la
tradición virgiliana con Roma por capital del mundo y con la monarquía
preestablecida; y dentro de este marco magnífico, pasa ante nuestros
ojos la historia de la época: Bonifacio VIII, Roberto, Felipe el
hermoso, Carlos de Valois, los Cerchi y los Donati, la nueva Florencia
y la antigua, la historia de Italia, y la historia de Dante, sus iras,
sus odios, sus venganzas, sus amores, sus predilecciones.

Así se integra la vida; el otro mundo sale de su abstracción doctrinal
y mística; cielo y tierra se confunden; síntesis viviente de esta
inmensa comprensión, Dante es espectador, actor y juez. La vida,
contemplada desde el otro mundo adquiere nuevas actitudes, sensaciones
e impresiones. El otro mundo visto desde la tierra, se reviste de sus
pasiones e intereses. Y resulta de todo una concepción originalísima,
una naturaleza nueva y un hombre nuevo. Son dos mundos omnipresentes,
en reciprocidad de acción, que se suceden, se alternan, se cruzan,
se compenetran, se explican y se iluminan mutuamente, en perpetua
vuelta. Su unidad no reside en un protagonista, ni en una acción, ni
en un fin abstracto y extraño a la materia; está en la misma materia;
unidad interior e impersonal, viviente, indivisible; unidad orgánica
cuyos instantes se suceden en el espíritu del poeta, no como agregación
mecánica de partes separables, sino compenetrados e identificados
como en la vida. Esta unidad enérgica y armoniosa se halla en la
naturaleza misma de los dos mundos, materialmente diversos, pero que
no constituyen sino una misma cosa en la unidad de la conciencia.
Cielo y tierra son términos correlativos; no es posible el uno sin el
otro. Lo puramente real y lo puramente ideal son dos abstracciones;
cada cosa real lleva consigo su ideal; todo hombre porta su infierno y
su paraíso; todo hombre encierra en su pecho a los dioses del Olimpo:
el escéptico puede negar el infierno, pero no suprimir la conciencia.
Puesto que estos dos mundos son la vida misma en sus dos aspectos, en
el seno de esta unidad se desenvuelve el dualismo más vivaz, mejor
dicho, antagonismo: el otro mundo hace de los cuerpos sombras; sombras
son los afectos, las grandezas y las pompas; mas en esas sombras aún
se estremece la carne, se agita el deseo, resuenan las imprecaciones
terrenales que llegan hasta la tranquila bóveda del cielo. Los hombres
con sus pasiones, vicios y virtudes quedan eternizados como estatuas,
en la misma actitud y expresión de odio, de desdén y de amor en que han
sido sorprendidos por el artista; pero mientras el otro mundo hace de
la tierra algo eterno, transportándola a su centro y poniéndole delante
la imagen de lo infinito, descubre lo vano y la nada; los hombres son
los mismos en un escenario distinto, que es su ironía. Esta unidad y
dualidad que salen del fondo mismo de la situación brilla a la luz
del día en las más variadas formas; a veces en un apóstrofe, en un
discurso, en un gesto, en una acción; ya en la naturaleza, ya en el
hombre; en esta unidad queda comprendida la mayor variedad, y no es
fácil encontrar una obra artística cuyos límites sean tan precisos y
tan vastos. Nada hay en el argumento que constriña al poeta a preferir
a tal personaje, a cierta época o acción; él escoge toda la historia,
todos los aspectos bajo los cuales aparece la humanidad; y puede
abandonarse libremente a sus iras y opiniones e intercalar en el plan
general fines particulares sin que la unidad se dañe. Todo esto da a su
universo una acabada realidad poética, y es patente en la permanente
unidad, todo lo que surge del ser humano, del libre albedrío y de lo
casual y el moverse con vario juego todos los contrastes y lo necesario
unido con el libre albedrío y el destino con la casualidad.

En resumen, ¿qué clase de poesía es ésta? contiene materia épica y no
es epopeya; hay una situación lírica y no es lírica; posee una trama
dramática y no es drama. Trátase de una de aquellas construcciones
gigantescas y primitivas, verdaderas enciclopedias, biblias nacionales;
no de un género más bien que de otro, sino de un todo que contiene en
embrión toda la materia y todas las formas poéticas, el germen de todo
desarrollo ulterior. Por lo tanto ningún género de poesía sobresale
y es explicado; el uno entra en el otro y se perfecciona en él de la
misma manera que los dos mundos se identifican y no se puede decir:
aquí está uno de ellos y allá el otro; así los diversos géneros están
unidos de manera que nadie puede señalar los confines que los dividen y
aún menos decir: esto es absolutamente épico y esto, dramático.

Es el contenido universal del cual todas las poesías no son más que
fragmentos; el _poema sacro_; la eterna geometría y la eterna lógica
de la creación encarnada en los tres mundos cristianos; la ciudad de
Dios, en la que se refleja la ciudad del hombre con toda su realidad de
determinado lugar y época; la esfera inmóvil del mundo teológico, en la
cual alientan tempestuosamente todas las pasiones humanas.

La idea que anima esta vasta construcción y le infunde vida y la
desarrolla, es el concepto de la salvación, el camino que lleva al alma
del mal al bien, del error a la verdad, de la anarquía a la ley, de
lo múltiple a lo uno. Es el concepto cristiano y moderno de la unidad
de Dios sustituída a la pluralidad pagana. Si este concepto fuera
solamente algo exterior, explicado en su abstracción doctrinal, como
pensamiento, o presentado en forma alegórica, la imagen no bastaría
para engendrar una obra de arte. Pero el concepto no es sólo externo
sino interno; no es únicamente del significado y la ciencia de aquel
mundo, obra de filósofo y de crítico, sino principio activo, como en
el hombre y en la naturaleza, que construye y forma ese mundo y le da
una historia y un desarrollo. Este principio activo puede llamarse
en su abstracción lo verdadero o el bien, o la virtud, o la ley;
como realidad viva y activa es el espíritu, que tiene por contrario
a la materia o la carne, donde se halla como en prisión o como en
un _vasello_ de donde se esfuerza por salir. Así, pues, la vida es
un antagonismo, una batalla entre el espíritu y la carne, entre Dios
y el demonio. Su historia es la victoria progresiva del espíritu, su
conciencia y albedrío, bajo las formas en que vive sutilizándose,
descorporificándose, idealizándose hasta Dios, espíritu absoluto,
la Verdad, la Bondad, la Unidad, el último Ideal. La concepción
dantesca, el espíritu que anima su mundo es, pues, la progresiva
disolución de las formas, un constante ascender desde la carne al
espíritu, la emancipación de la materia y del sentido mediante la
expiación y el dolor, el choque entre lo satánico y lo divino, el
infierno y el paraíso. Homero transporta a los dioses a la tierra
y los materializa; Dante transporta a los hombres al otro mundo y
los espiritualiza. La materia no es más que apariencia; lo que sólo
existe es el espíritu; los hombres son sombras; las acciones humanas
se reproducen como fantasmas en el dominio de la memoria; la tierra
misma es un recuerdo que fluctúa como una visión; lo real, lo presente
es el espíritu infinito; todo lo demás es _vanita che par persona_.
Todo se va acrisolando progresivamente; el velo se torna cada vez más
transparente; el _Infierno_ es la sede de la materia, el dominio de
la carne y del pecado; lo terrenal no solamente es remembranza sino
presente; el castigo no logra modificar los caracteres y las pasiones;
el pecado y lo terreno se perpetúan en el otro mundo y se inmovilizan
en esas almas incapaces de arrepentimiento; pecado eterno, pena eterna.
En el _Purgatorio_ cesan las tinieblas y brilla el sol, la luz de la
inteligencia, el espíritu; lo mundano es un penoso recuerdo que el
penitente procura olvidar; y el espíritu, separándose de lo corpóreo,
tiende a la completa posesión de sí, a la salvación. En el _Paraíso_
la persona humana desaparece y todas las formas se desvanecen y se
elevan en la luz; a medida que se asciende, y mientras más se idealiza
esta gloriosa transfiguración hasta llegar a la presencia de Dios,
el espíritu absoluto, la forma se desvanece y no persiste más que el
sentimiento:

    _....Tutta cessa
    Mia visione, ed ancor mi distilla
    Nel cuor lo dolce che nacque da essa.
    Cosi la neve al sol si disigilla;
    Cosi al vento nelle foglie lievi
    Si perdea la sentenzia di Sibilla._

Este concepto comprende todo lo que se puede saber y toda la historia;
no sólo construye y desarrolla el mundo dantesco sino que lo halláis
siempre vivo en el camino intelectual e histórico de la vida, bajo
todas las formas, en todos los problemas que se presentan al poeta,
en religión, en filosofía, en política, en moral; y así se concreta y
cumple en todas las direcciones de la vida. En religión, es el camino
de la letra al espíritu, del símbolo a la idea, del Viejo al Nuevo
Testamento; en la ciencia, el tránsito de la ignorancia y del error a
la religión y de la razón a la revelación; en moral, el paso del mal
al bien, del odio al amor mediante la expiación; en política, la senda
que conduce de la anarquía a la unidad. Sometido a las condiciones de
espacio y de tiempo, vuélvese historia; tal hombre, tal pueblo, tal
siglo. En religión, está ante la Iglesia Romana, ante el papado, que
el poeta quiere emancipar de los intereses y pasiones terrenales y
retornar a su fin espiritual; en filosofía, encuentra la ciencia vulgar
y la ciencia de la verdad en el paraíso; en moral, os halláis delante
de las pasiones, las discordias, las culpas y los vicios de la edad
bárbara de la cual os sentís poco a poco alejados en vuestro camino
hacia el sumo bien; en política, es la Italia anárquica y ensangrentada
que el poeta aspira a traer a la paz y concordia en la unidad del
imperio. De este modo un mismo concepto anima el todo, en la forma, en
el pensamiento y en la historia. Pero comprensión más vasta y concorde
no había salido jamás de mente humana. Algunos encuentran en la
_Comedia_ el otro mundo, considerando lo demás como una intrusión, casi
como una profanación; Edgard Quinet se siente _choqué_ de ver como las
pasiones del poeta le siguen hasta el paraíso; otros descubren en él un
mundo político que no es más que una representación figurada. Llaman
a este poema _religioso_ o _político_, _didascálico_ o _moral_; lo
reducen a querellas de católicos y protestantes, a disputas de güelfos
y gibelinos. No miran desde la cumbre del monte sino desde la llanura y
toman por el todo lo que encuentran en la línea recta del camino. Cada
uno se forja un pequeño mundo y dice: este es el mundo de Dante. Y el
mundo de Dante contiene en sí todos esos mundos. Es el mundo universal
de la edad media realizado en el arte.

                                       _FRANCESCO DE SANCTIS._

(Tomado de la _STORIA DELLA LETTERATURA ITALIANA_, Volume I.)



_INFIERNO_



[Ilustración]



_CANTO PRIMERO_


A la mitad del viaje de nuestra vida me encontré en una selva obscura,
por haberme apartado del camino recto. ¡Ah! Cuán penoso me sería
decir lo salvaje, áspera y espesa que era esta selva, cuyo recuerdo
renueva mi pavor, pavor tan amargo, que la muerte no lo es tanto. Pero
antes de hablar del bien que allí encontré, revelaré las demás cosas
que he visto. No sé decir fijamente cómo entré allí; tan adormecido
estaba cuando abandoné el verdadero camino. Pero al llegar al pie de
una cuesta, donde terminaba el valle que me había llenado de miedo el
corazón, miré hacia arriba, y vi su cima revestida ya de los rayos del
planeta que nos guía con seguridad por todos los senderos. Entonces
se calmó algún tanto el miedo que había permanecido en el lago de mi
corazón durante la noche que pasé con tanta angustia; y del mismo modo
que aquel que, saliendo anhelante fuera del piélago, al llegar a la
playa, se vuelve hacia las ondas peligrosas y las contempla, así mi
espíritu, fugitivo aún, se volvió hacia atrás para mirar el lugar de
que no salió nunca nadie vivo. Después de haber dado algún reposo a mi
fatigado cuerpo, continué subiendo por la solitaria playa, procurando
afirmar siempre aquel de mis pies que estuviera más bajo. Al principio
de la cuesta, aparecióseme una pantera ágil, de rápidos movimientos
y cubierta de manchada piel. No se separaba de mi vista, sino que
interceptaba de tal modo mi camino, que me volví muchas veces para
retroceder. Era a tiempo que apuntaba el día, y el sol subía rodeado de
aquellas estrellas que estaban con él cuando el amor divino imprimió el
primer movimiento a todas las cosas bellas. Hora y estación tan dulces
me daban motivo para augurar bien de aquella fiera de pintada piel.
Pero no tanto que no me infundiera terror el aspecto de un león que a
su vez se me apareció: figuróseme que venía contra mí, con la cabeza
alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire parecía temerle.
Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración, parecía cargada
de deseos; loba que ha obligado a vivir miserable a mucha gente. El
fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la
esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se
entristece y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento
en que sufre una pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera,
que, viniendo a mi encuentro, poco a poco me repelía hacia donde el sol
se calla. Mientras yo retrocedía hacia el valle, se presentó a mi vista
uno, que por su prolongado silencio parecía mudo. Cuando le vi en aquel
gran desierto:

--Piedad de mí--le grité--quienquiera que seas, sombra u hombre
verdadero.

Respondióme:

No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos
tuvieron a Mantua por patria. Nací "sub Julio," aunque algo tarde,
y vi a Roma bajo el mando del buen Augusto en tiempo de los dioses
falsos y engañosos. Poeta fuí, y canté a aquel justo hijo de Anquises,
que volvió de Troya después del incendio de la soberbia Ilión. Pero,
¿por qué te entregas de nuevo a tu aflicción? ¿Por qué no asciendes al
delicioso monte, que es causa y principio de todo goce?

--¡Oh! ¿Eres tú aquel Virgilio, aquella fuente que derrama tan ancho
raudal de elocuencia?--le respondí ruboroso. ¡Ah!, ¡honor y antorcha
de los demás poetas! Válganme para contigo el prolongado estudio y el
grande amor con que he leído y meditado tu obra. Tú eres mi maestro y
mi autor predilecto; tú solo eres aquél de quien he imitado el bello
estilo que me ha dado tanto honor. Mira esa fiera debido a la cual
retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su aspecto se
estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso.

--Te conviene seguir otra ruta--respondió al verme llorar--, si quieres
huír de este sitio salvaje; porque esa fiera que te hace prorrumpir
en tales lamentaciones no deja pasar a nadie por su camino, sino que
se opone a ello matando al que a tanto se atreve. Su instinto es tan
malvado y cruel, que nunca ve satisfechos sus ambiciosos deseos, y
después de comer tiene más hambre que antes. Muchos son los animales
a quienes se une, y serán aun muchos más hasta que venga el Lebrel[1]
y la haga morir entre dolores. Este no se alimentará de tierra ni de
peltre, sino de sabiduría, de amor y de virtud, y su patria estará
entre Feltro y Feltro. Será la salvación de esta humilde Italia, por
quien murieron de sus heridas la virgen Camila, Euríalo y Turno y Niso.
Perseguirá a la loba de ciudad en ciudad hasta que la haya arrojado en
el infierno, de donde en otro tiempo la hizo salir la envidia. Ahora,
por tu bien, pienso y veo claramente que debes seguirme: yo seré tu
guía, y te sacaré de aquí para llevarte a un lugar eterno, donde oirás
aullidos desesperados; verás los espíritus dolientes de los antiguos
condenados, que llaman a gritos a la segunda muerte; verás también a
los que están contentos entre las llamas, porque esperan, cuando llegue
la ocasión, tener un puesto entre los bienaventurados. Si quieres, en
seguida, subir hasta ellos, te acompañará en este viaje un alma más
digna que yo, te dejaré con ella cuando yo parta; pues el Emperador que
reina en las alturas no quiere que por mediación mía se entre en su
ciudad, porque fuí rebelde a su ley. El impera en todas partes y reina
arriba; arriba está su ciudad y su alto solio: ¡Oh! ¡Feliz el elegido
para su reino!

       [1] Can Grande della Scala, señor de Verona y bienhechor de
       Dante.

Y yo le contesté:

--Poeta, te requiero por ese Dios a quien no has conocido, que me hagas
huír de este mal y de otro peor; condúceme adonde has dicho, para que
yo vea la puerta de San Pedro y a los que, según dices, están tan
desolados.

Entonces se puso en marcha, y yo seguí tras él.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEGUNDO_


El día terminaba; la atmósfera obscura de la noche invitaba a descansar
de sus fatigas a los seres animados que existen sobre la tierra, y yo
solo me preparaba a sostener los combates del camino y de las cosas
dignas de compasión, que mi memoria trazará sin equivocarse. ¡Oh
Musas!, ¡oh alto ingenio!, venid en mi ayuda: ¡oh mente, que escribiste
lo que ví!, ahora aparecerá tu nobleza.

Yo comencé:

--Poeta, que me guías, mira si mi virtud es bastante fuerte antes de
aventurarme en tan profundo viaje. Tú dices que el padre de Silvio,
aun corruptible, pasó al siglo inmortal y pasó sensiblemente. Si el
adversario de todo mal le fué favorable, debióse a los grandes efectos
que de él debían sobrevenir; y el por qué no parece injusto a un hombre
de talento; pues en el Empíreo fué elegido para ser el padre de la
fecunda Roma y de su imperio: el uno y la otra, a decir verdad, fueron
establecidos en favor del sitio santo en donde reside el sucesor del
gran Pedro. Durante este viaje, por el que le elogias, oyó cosas que
presagiaron su victoria y el manto papal. Después el Vaso de elección
fué transportado hasta el cielo para dar más firmeza a la fe, que es
el principio del camino de la salvación. Pero yo ¿por qué he de ir?,
¿quién me lo permite? Yo no soy Eneas, ni San Pablo: ante nadie, ni
ante mí mismo, me creo digno de tal honor. Porque si me lanzo a tal
empresa, temo por mi loco empeño. Puesto que eres sabio, comprenderás
las razones que me callo.

Y como aquel que no quiere ya lo que quería, y asaltado de una nueva
idea, cambia de parecer, de suerte que abandona todo lo que había
comenzado, así me sucedía en aquella obscura cuesta; porque, a fuerza
de pensar, abandoné la empresa que había empezado con tanto ardor.

--Si he comprendido bien tus palabras--respondió aquella sombra
magnánima--, tu alma está traspasada de espanto, el cual se apodera
frecuentemente del hombre, y tanto, que le retrae de una empresa
honrosa, como una vana sombra hace a veces retroceder a una fiera,
cuando se introduce en la obscuridad. Para librarte de ese temor, te
diré por qué he venido, y lo que vi en el primer momento en que me
moviste a compasión. Yo estaba entre los que se hallan en suspenso,
y me llamó una dama tan bienaventurada y tan bella, que le rogué me
diera sus órdenes. Brillaban sus ojos más que la estrella, y empezó a
decirme con voz angelical, en su lengua: "¡Oh alma cortés Mantuana,
cuya fama dura aún en el mundo y durará mientras su movimiento se
prolongue! Mi amigo, que no lo es de la ventura, se ve tan embarazado
en la playa desierta, que en medio del camino el miedo le ha hecho
retroceder; y temo (por lo que he oído de él en el Cielo) que se haya
extraviado ya, y que yo haya acudido tarde en su socorro. Vé, pues, y
con tus elocuentes palabras, y con lo que se necesita para sacarle de
su apuro, auxíliale tan bien, que yo quede consolada. Yo soy Beatriz,
la que te hace marchar; vengo de un sitio adonde deseo volver: amor
me impele, y es el que me hace hablar. Cuando vuelva a estar delante
de mi Señor, le hablaré de ti bien y con frecuencia." Calló entonces,
y yo repuse: "¡Oh mujer de virtud única, por quien la especie humana
excede en dignidad a todos los seres contenidos bajo aquel Cielo que
tiene los círculos más pequeños! Tanto me place tu orden, que si ya
te hubiera obedecido, creería haber tardado: no tienes necesidad de
expresarme más tus deseos. Mas dime: ¿por qué causa no temes descender
al fondo de este centro desde lo alto de esos inmensos lugares, adonde
ardes en deseos de volver?" "Puesto que tanto quieres saber, te diré
brevemente, respondióme, por qué no temo venir a este abismo. Sólo
deben temerse las cosas que pueden redundar en perjuicio de otros;
pero no aquellas que no inspiran este temor. Por la merced de Dios,
estoy hecha de tal suerte, que no me alcanzan vuestras miserias, ni
puede prender en mí la llama de este incendio. Hay en el Cielo una dama
gentil,[2] que se conduele del obstáculo opuesto al que te envío, y
que mitiga el duro juicio de la justicia divina. Ella se ha dirigido a
Lucía[3] con sus ruegos, y le ha dicho: "Tu fiel amigo tiene necesidad
de ti, y te lo recomiendo." Lucía, enemiga de todo corazón cruel, se ha
conmovido e ido al lugar donde yo me encontraba, sentada al lado de la
antigua Raquel. Y me ha dicho: "Beatriz, verdadera alabanza de Dios,
¿no socorres a aquél que te amó tanto, y que por ti salió de la vulgar
esfera? ¿No oyes su queja conmovedora? ¿No ves la muerte contra quien
combate sobre ese río, más formidable que el mismo mar?" En el mundo no
ha habido jamás una persona más pronta en correr hacia un beneficio ni
en huír de un peligro, que yo, en cuanto oí tales palabras. Descendí
desde mi dichoso puesto, fiándome en esa elocuente palabra que te
honra, y que honra a cuantos la han oído." Después de haberme hablado
de este modo, volvió llorando hacia mí sus ojos brillantes, con lo que
me hizo partir más presuroso. Y me he dirigido a ti tal como ha sido
su voluntad, y te he preservado de aquella fiera que te cerraba el
camino más corto de la hermosa montaña. Pero ¿qué tienes?, ¿por qué te
suspendes?, ¿por qué abrigas tanta cobardía en tu corazón?, ¿por qué no
tienes atrevimiento ni valor, cuando tres mujeres benditas cuidan de ti
en la corte celestial, y mis palabras te prometen tanto bien?

       [2] La clemencia divina.

       [3] La gracia divina, o más bien, la gracia que ilumina.

Y así como las florecillas, inclinadas y cerradas por la escarcha, se
abren erguidas en cuanto el Sol las ilumina, así creció mi abatido
ánimo, e inundó tal aliento mi corazón, que exclamé como un hombre
decidido:

--¡Oh! ¡Cuán piadosa es la que me ha socorrido! ¡Y tú, alma
bienhechora, que has obedecido con tal prontitud las palabras de verdad
que ella te ha dicho! Con las tuyas has preparado mi corazón de tal
suerte, y le has comunicado tanto deseo de emprender el gran viaje, que
vuelvo a abrigar mi primer propósito. Vé, pues; que una sola voluntad
nos dirija: tú eres mi guía, mi señor, mi maestro.

Así le dije, y en cuanto echó a andar, entré por el camino profundo y
salvaje.



[Ilustración]



_CANTO TERCERO_


"Por mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor;
por mi se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime
arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el
primer amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo
eterno, y yo duro eternamente. ¡Oh vosotros los que entráis, abandonad
toda esperanza!"

Vi escritas estas palabras con caracteres negros en el dintel de una
puerta, por lo cual exclamé:

--Maestro, el sentido de estas palabras me causa pena.

Y él, como hombre lleno de prudencia, me contestó:

--Conviene abandonar aquí todo temor; conviene que aquí termine toda
cobardía. Hemos llegado al lugar donde te he dicho que verías a la
dolorida gente, que ha perdido el bien de la inteligencia.

Y después de haber puesto su mano en la mía con rostro alegre, que me
reanimó, me introdujo en medio de las cosas secretas. Allí, bajo un
cielo sin estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos,
de suerte que al escucharlos comencé a llorar. Diversas lenguas,
horribles blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, voces altas y
roncas, acompañadas de palmadas, producían un tumulto que va rodando
siempre por aquel espacio eternamente obscuro, como la arena impelida
por un torbellino. Yo, que estaba horrorizado, dije:

--Maestro, ¿qué es lo que oigo, y qué gente es ésa, que parece
doblegada por el dolor?

Me respondió:

--Esta miserable suerte está reservada a las tristes almas de aquellos
que vivieron sin merecer alabanzas ni vituperio: están confundidas
entre el perverso coro de los ángeles que no fueron rebeldes ni fieles
a Dios, sino que sólo vivieron para sí. El Cielo los lanzó de su
seno por no ser menos hermoso; pero el profundo Infierno no quiere
recibirlos por la gloria que con ello podrían reportar los demás
culpables.

Y yo repuse:

--Maestro, ¿qué cruel dolor les hace lamentarse tanto?

A lo que me contestó:

--Te lo diré brevemente. Estos no esperan morir; y su ceguedad es
tanta, que se muestran envidiosos de cualquier otra suerte. El mundo
no conserva ningún recuerdo suyo; la misericordia y la justicia los
desdeñan: no hablemos más de ellos, míralos y pasa adelante.

Y yo, fijándome más, vi una bandera que iba ondeando tan de prisa, que
parecía desdeñosa del menor reposo: tras ella venía tanta muchedumbre,
que no hubiera creído que la muerte destruyera tan gran número.
Después de haber reconocido a algunos, miré más fijamente, y vi la
sombra de aquel que por cobardía hizo la gran renuncia[4]. Comprendí
inmediatamente y adquirí la certeza de que aquella turba era la de los
ruines que se hicieron desagradables a los ojos de Dios y a los de
sus enemigos. Aquellos desgraciados, que no vivieron nunca, estaban
desnudos, y eran molestados sin tregua por las picaduras de las moscas
y de las avispas que allí había; las cuales hacían correr por su rostro
la sangre, que mezclada con sus lágrimas, era recogida a sus pies por
asquerosos gusanos.

       [4] Según algunos comentadores, éste debe ser Esaú, que
       renunció a su derecho de primogenitura; según otros,
       Diocleciano, que abdicó el imperio; según Venturini, el papa
       Celestino V, y otros creen que el que hizo la gran renuncia es
       Pilatos.

Habiendo dirigido mis miradas a otra parte, vi nuevas almas a la orilla
de un gran río, por lo cual, dije:

--Maestro, dígnate manifestarme quiénes son y por qué ley parecen ésos
tan prontos a atravesar el río, según puedo ver a favor de esta débil
claridad.

Y él me respondió:

--Te lo diré cuando pongamos nuestros pies sobre la triste orilla del
Aqueronte.

Entonces, avergonzado y con los ojos bajos, temiendo que le disgustasen
mis preguntas, me abstuve de hablar hasta que llegamos al río. En
aquel momento vimos un anciano cubierto de canas, que se dirigía
hacia nosotros en una barquichuela, gritando: "¡Ay de vosotras, almas
perversas! No esperéis ver nunca el Cielo. Vengo para conduciros a la
otra orilla, donde reinan eternas tinieblas, en medio del calor y del
frío. Y tú, alma viva, que estás aquí, aléjate de entre esas que están
muertas." Pero cuando vió que yo no me movía, dijo: "Llegarás a la
playa por otra orilla, por otro puerto, mas no por aquí: para llevarte
se necesita una barca más ligera."

Y mi guía le dijo:

--Carón, no te irrites. Así se ha dispuesto allí donde se puede todo lo
que se quiere; y no preguntes más.

Entonces se aquietaron las velludas mejillas del barquero de las
lívidas lagunas, que tenía círculos de llamas alrededor de sus ojos.
Pero aquellas almas, que estaban desnudas y fatigadas, no bien oyeron
tan terribles palabras, cambiaron de color, rechinando los dientes,
blasfemando de Dios, de sus padres, de la especie humana, del sitio y
del día de su nacimiento, de la prole de su prole y de su descendencia:
después se retiraron todas juntas, llorando fuertemente, hacia la
orilla maldita en donde se espera a todo aquel que no teme a Dios.
El demonio Carón, con ojos de ascuas, haciendo una señal, las fué
reuniendo, golpeando con su remo a las que se rezagaban; y así como
en otoño van cayendo las hojas una tras otra, hasta que las ramas han
devuelto a la tierra todos sus despojos, del mismo modo los malvados
hijos de Adán se lanzaban uno a uno desde la orilla, a aquella señal,
como pájaros que acuden al reclamo. De esta suerte se fueron alejando
por las negras ondas; pero antes de que hubieran saltado en la orilla
opuesta, se reunió otra nueva muchedumbre en la que aquéllas habían
dejado.

--Hijo mío--me dijo el cortés Maestro--, los que mueren en la cólera
de Dios acuden aquí de todos los países, y se apresuran a atravesar
el río, espoleados de tal suerte por la justicia divina, que su temor
se convierte en deseo. Por aquí no pasa nunca un alma pura; por lo
cual, si Carón se irrita contra ti, ya conoces ahora el motivo de sus
desdeñosas palabras.

Apenas hubo terminado, tembló tan fuertemente la sombría campiña,
que el recuerdo del espanto que sentí aún me inunda la frente de
sudor. De aquella tierra de lágrimas salió un viento que produjo
rojizos relámpagos, haciéndome perder el sentido y caer como un hombre
sorprendido por el sueño.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO CUARTO_


Interrumpió mi profundo sueño un trueno tan fuerte, que me estremecí
como hombre a quien se despierta a la fuerza: me levanté, y dirigiendo
una mirada en derredor mío, fijé la vista para reconocer el lugar donde
me hallaba. Vime junto al borde del triste valle, abismo de dolor, en
que resuenan infinitos ayes, semejantes a truenos. El abismo era tan
profundo, obscuro y nebuloso, que en vano fijaba mis ojos en su fondo,
pues no distinguía cosa alguna.

--Ahora descendamos allá abajo, al tenebroso mundo--me dijo el poeta
muy pálido--: yo iré el primero; tú el segundo.

Yo, que había advertido su palidez, le respondí:

--¿Cómo he de ir yo, si tú, que sueles desvanecer mis incertidumbres,
te atemorizas?

Y él repuso:

--La angustia de los desgraciados que están ahí bajo, refleja en mi
rostro una piedad que tú tomas por terror. Vamos, pues; que la longitud
del camino exige que nos apresuremos.

Y sin decir más, penetró y me hizo entrar en el primer círculo que
rodea el abismo. Allí, según pude advertir, no se oían quejas, sino
sólo suspiros, que hacían temblar la eterna bóveda, y que procedían
de la pena sin tormento de una inmensa multitud de hombres, mujeres y
niños. El buen Maestro me dijo:

--¿No me preguntas qué espíritus son los que estamos viendo? Quiero,
pues, que sepas, antes de seguir adelante, que éstos no pecaron; y
si contrajeron en su vida algunos méritos, no es bastante, pues no
recibieron el agua del bautismo, que es la puerta de la Fe que forma
tu creencia. Y si vivieron antes del cristianismo, no adoraron a Dios
como debían: yo también soy uno de ellos. Por tal falta, y no por otra
culpa, estamos condenados, consistiendo nuestra pena en vivir con el
deseo sin esperanza.

Un gran dolor afligió mi corazón cuando oí esto, porque conocí personas
de mucho valor que estaban suspensas en el Limbo.

--Dime, Maestro y señor mío--le pregunté para afirmarme más en esta
Fe que triunfa de todo error;--¿alguna de esas almas ha podido, bien
por sus méritos o por los de otros, salir del Limbo y alcanzar la
bienaventuranza?

Y él, que comprendió mis palabras encubiertas y obscuras, repuso:

--Yo era recién llegado a este sitio, cuando vi venir a un Sér
poderoso, coronado con la señal de la victoria. Hizo salir de aquí
el alma del primer padre, y la de Abel su hijo, y la de Noé; la del
legislador Moisés, tan obediente; la del patriarca Abraham, y la del
rey David; a Israel, con su padre y con sus hijos, y a Raquel por
quien aquél hizo tanto,[5] y a otros muchos, a quienes otorgó la
bienaventuranza; pues debes saber que, antes de ellos, no se salvaban
las almas humanas.

       [5] Se refiere a Jacobo o Israel, que por casarse con Raquel
       sirvió al padre de ella catorce años.

Mientras así hablaba, no dejábamos de andar; pero seguíamos atravesando
siempre la selva, esto es, la selva que formaban los espíritus
apiñados. Aun no estábamos muy lejos de la entrada del abismo, cuando
vi un resplandor que triunfaba del hemisferio de las tinieblas: nos
encontrábamos todavía a bastante distancia, pero no a tanta que no
pudiera yo distinguir que aquel sitio estaba ocupado por personas
dignas.

--Oh tú, que honras toda ciencia y todo arte, ¿quiénes son ésos, cuyo
valimiento debe ser tanto, que así están separados de los demás?

Y él a mí:

--La hermosa fama que aún se conserva de ellos en el mundo que habitas,
les hace acreedores a esta gracia del cielo, que de tal suerte los
distingue.

Entonces oí una voz que decía: "¡Honrad al sublime poeta; regresa
su sombra, que se había separado de nosotros!" Cuando calló la voz,
vi venir a nuestro encuentro cuatro grandes sombras, cuyo rostro no
manifestaba tristeza ni alegría. El buen maestro empezó a decirme:

--Mira aquel que tiene una espada en la mano, y viene a la cabeza de
los tres como su señor. Ese es Homero, poeta soberano: el otro es el
satírico Horacio, Ovidio es el tercero y el último Lucano. Cada cual
merece, como yo, el nombre que antes pronunciaron unánimes; me honran y
hacen bien.

De este modo vi reunida la hermosa escuela de aquel príncipe del
sublime cántico, que vuela como el águila sobre todos los demás.

Después de haber estado conversando entre sí un rato, se volvieron
hacia mí dirigiéndome un amistoso saludo, que hizo sonreír a mi
Maestro; y me honraron aún más, puesto que me admitieron en su
compañía, de suerte que fuí el sexto entre aquellos grandes genios.
Así seguimos hasta donde estaba la luz, hablando de cosas que es
bueno callar, como bueno era hablar de ellas en el sitio en que nos
encontrábamos. Llegamos al pie de un noble castillo, rodeado siete
veces de altas murallas, y defendido alrededor por un bello riachuelo.
Pasamos sobre éste como sobre tierra firme; y atravesando siete puertas
con aquellos sabios, llegamos a un prado de fresca verdura. Allí había
personajes de mirada tranquila y grave, cuyo semblante revelaba una
grande autoridad: hablaban poco y con voz suave. Nos retiramos luego
hacia un extremo de la pradera; a un sitio despejado, alto y luminoso,
desde donde podían verse todas aquellas almas. Allí, en pie sobre
el verde esmalte, me fueron señalados los grandes espíritus, cuya
contemplación me hizo estremecer de alegría. Allí vi a Electra con
muchos de sus compañeros, entre los que conocí a Héctor y a Eneas;
después a César, armado, con sus ojos de ave de rapiña. Vi en otra
parte a Camila y a Pentesilea, y vi al Rey Latino, que estaba sentado
al lado de su hija Lavinia; vi a aquel Bruto, que arrojó a Tarquino de
Roma; a Lucrecia también, a Julia, a Marcia y a Cornelia, y a Saladino,
que estaba solo y separado de los demás. Habiendo levantado después la
vista, vi al maestro de los que saben,[6] sentado entre su filosófica
familia. Todos le admiran, todos le honran: vi además a Sócrates y
Platón, que estaban más próximos a aquél que los demás; a Demócrito,
que pretende que el mundo ha tenido por origen la casualidad; a
Diógenes, a Anaxágoras y a Tales, a Empédocles, a Heráclito y a Zenón:
vi al buen observador de la cualidad, es decir, a Dioscórides, y vi a
Orfeo, a Tulio y a Lino, y al moralista Séneca; al geómetra Euclides, a
Tolomeo, Hipócrates, Avicena y Galeno, y a Averroes, que hizo el gran
comentario. No me es posible mencionarlos a todos, porque me arrastra
el largo tema que he de seguir y muchas veces las palabras son breves
para el asunto. Bien pronto la compañía de seis queda reducida a dos:
mi sabio guía me conduce por otro camino fuera de aquella inmovilidad
hacia una aura temblorosa, y llego a un punto privado totalmente de luz.

       [6] El filósofo Aristóteles.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO QUINTO_


Así descendí del primer círculo al segundo, que contiene menos espacio,
pero mucho más dolor, y dolor punzante, que origina desgarradores
gritos. Allí estaba el horrible Minos que, rechinando los dientes,
examina las culpas de los que entran; juzga y da a comprender sus
órdenes por medio de las vueltas de su cola. Es decir, que cuando se
presenta ante él un alma pecadora, y le confiesa todas sus culpas,
aquel gran conocedor de los pecados ve qué lugar del infierno debe
ocupar y se lo designa, ciñéndose al cuerpo la cola tantas veces
cuantas sea el número del círculo a que debe ser enviada. Ante él están
siempre muchas almas, acudiendo por turno para ser juzgadas; hablan y
escuchan, y después son arrojadas al abismo.

--¡Oh, tú, que vienes a la mansión del dolor!--me gritó Minos cuando
me vió, suspendiendo sus terribles funciones--; mira cómo entras y de
quién te fías: no te alucine lo anchuroso de la entrada.

Entonces mi guía le preguntó:

--¿Por qué gritas? No te opongas a su viaje ordenado por el destino:
así lo han dispuesto allí donde se puede lo que se quiere; y no
preguntes más.

Empezaron a dejarse oír voces plañideras: y llegué a un sitio donde
hirieron mis oídos grandes lamentos. Entrábamos en un lugar que carecía
de luz, y que rugía como el mar tempestuoso cuando está combatido
por vientos contrarios. La tromba infernal, que no se detiene nunca,
envuelve en su torbellino a los espíritus; les hace dar vueltas
continuamente, y les agita y les molesta: cuando se encuentran ante la
ruinosa valla que los encierra, allí son los gritos, los llantos y los
lamentos, y las blasfemias contra la virtud divina. Supe que estaban
condenados a semejante tormento los pecadores carnales que sometieron
la razón a sus lascivos apetitos; y así como los estorninos vuelan en
grandes y compactas bandadas en la estación de los fríos, así aquel
torbellino arrastra a los espíritus malvados llevándolos de acá para
allá, de arriba abajo, sin que abriguen nunca la esperanza de tener
un momento de reposo, ni de que su pena se aminore. Y del mismo modo
que las grullas van lanzando sus tristes acentos, formando todas una
prolongada hilera en el aire, así también vi venir, exhalando gemidos,
a las sombras arrastradas por aquella tromba. Por lo cual pregunté:

--Maestro, ¿qué almas son ésas a quienes de tal suerte castiga ese aire
negro?

--La primera de ésas, de quienes deseas noticias--me dijo entonces--,
fué emperatriz de una multitud de pueblos donde se hablaban diferentes
lenguas, y tan dada al vicio de la lujuria, que permitió en sus leyes
todo lo que excitaba el placer, para ocultar de este modo la abyección
en que vivía. Es Semíramis, de quien se lee que sucedió a Nino y fué
su esposa y reinó en la tierra en donde impera el Sultán. La otra es
la que se mató por amor y quebrantó la fe prometida a las cenizas de
Siqueo. Después sigue la lasciva Cleopatra. Ve también a Helena, que
dió lugar a tan funestos tiempos; y ve al gran Aquiles, que al fin tuvo
que combatir por el amor. Ve a París y a Tristán....

Y a más de mil sombras me fué enseñando y designando con el dedo, a
quienes Amor había hecho salir de esta vida. Cuando oí a mi sabio
nombrar las antiguas damas y los caballeros, me sentí dominado por la
piedad y quedé como aturdido. Empecé a decir:

--Poeta, quisiera hablar a aquellas dos almas que van juntas y parecen
más ligeras que las otras impelidas por el viento.

Y él me contestó:

--Espera que estén más cerca de nosotros: y entonces ruégales, por el
amor que las conduce, que se dirijan hacia ti.

Tan pronto como el viento las impulsó hacia nosotros, alcé la voz
diciendo:

--¡Oh almas atormentadas!, venid a hablarnos, si otro no se opone a
ello.

Así como dos palomas, excitadas por sus deseos, se dirigen con las alas
abiertas y firmes hacia el dulce nido, llevadas en el aire por una
misma voluntad, así salieron aquellas dos almas de entre la multitud
donde estaba Dido, dirigiéndose hacia nosotros a través del aire
malsano, atraídas por mi eficaz y afectuoso llamamiento.

--¡Oh sér gracioso y benigno, que vienes a visitar enmedio de este aire
negruzco a los que hemos teñido el mundo de sangre! Si fuéramos amados
por el Rey del universo, le rogaríamos por tu tranquilidad, ya que te
compadeces de nuestro acerbo dolor. Todo lo que te agrade oír y decir,
te lo diremos y escucharemos con gusto mientras que siga el viento tan
tranquilo como ahora. La tierra donde nací está situada en la costa
donde desemboca el Po con todos sus afluentes para descansar en el mar.
Amor, que se apodera pronto de un corazón gentil, hizo que éste se
prendara de aquel hermoso cuerpo que me fué arrebatado de un modo que
aún me atormenta. Amor, que no dispensa de amar al que es amado, hizo
que me entregara vivamente al placer de que se embriagaba éste, que,
como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la misma muerte.
Caína[7] espera al que nos arrancó la vida.

       [7] La primera de las cuatro divisiones concéntricas del
       último círculo del Infierno, en donde son castigados los
       traidores y los matadores de sus propios consanguíneos. Véase
       el canto trigésimo segundo.

Tales fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas
atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el
poeta me dijo:

--¿En qué piensas?

--¡Ah!--exclamé al contestarle--; ¡cuán dulces pensamientos, cuántos
deseos les han conducido a doloroso tránsito!

Después me dirigí hacia ellos, diciéndoles:

--Francisca, tus desgracias me hacen derramar tristes y compasivas
lágrimas. Pero dime: en tiempo de los dulces suspiros ¿cómo os permitió
Amor conocer vuestros secretos deseos?

Ella me contestó:

--No hay mayor dolor que acordarse del tiempo feliz en la miseria; y
eso lo sabe bien tu Maestro. Pero si tienes tanto deseo de conocer cuál
fué el principal origen de nuestro amor, haré como el que habla y llora
a la vez. Leíamos un día por pasatiempo las aventuras de Lancelote, y
de qué modo cayó en las redes del Amor: estábamos solos y sin abrigar
sospecha alguna. Aquella lectura hizo que nuestros ojos se buscaran
muchas veces y que palideciera nuestro semblante; mas un solo pasaje
fué el que decidió de nosotros. Cuando leímos que la deseada sonrisa de
la amada fué interrumpida por el beso del amante, éste, que jamás se ha
de separar de mí, me besó tembloroso en la boca: el libro y quien lo
escribió fué para nosotros otro Galeoto; aquel día ya no leímos más.

Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal modo, que,
movido de compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un
cuerpo inanimado.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEXTO_


Al recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión
que me causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor mío nuevos
tormentos y nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o
miraba. Me encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna,
maldita, fría y densa, que cae siempre igualmente copiosa y con la
misma fuerza. Espesos granizos, agua negruzca y nieve descienden en
turbión a través de las tinieblas; la tierra, al recibirlos, exhala
un olor pestífero. Cerbero, fiera cruel y monstruosa, ladra con sus
tres fauces de perro contra los condenados que están allí sumergidos.
Tiene los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y
las patas guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra
la piel y les descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los
miserables condenados forman entre sí una muralla con sus costados
y se revuelven sin cesar. Cuando nos descubrió Cerbero, el gran
gusano abrió las bocas enseñándonos sus colmillos; todos sus miembros
estaban agitados. Entonces mi guía extendió las manos, cogió tierra,
y la arrojó a puñados en las fauces ávidas de la fiera. Y del mismo
modo que un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua
cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el
demonio Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal
aturdimiento a las almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por
encima de las sombras derribadas por la incesante lluvia, poniendo
nuestros pies sobre sus fantasmas, que parecían cuerpos humanos. Todas
yacían por el suelo, excepto una que se levantó con presteza para
sentarse, cuando nos vió pasar ante ella.

--¡Oh, tú, que has venido a este Infierno!--me dijo--; reconóceme si
puedes. Tú fuiste hecho, antes que yo deshecho.

Yo le contesté:

--La angustia que te atormenta es quizá causa de que no me acuerde de
ti; me parece que no te he visto nunca. Pero dime, ¿quién eres tú, que
a tan triste lugar has sido conducido, y condenado a un suplicio, que
si hay otro mayor, no será por cierto tan desagradable?

Contestóme:

--Tu ciudad, tan llena hoy de envidia, que ya colma la medida, me vió
en su seno en vida más serena. Vosotros, los habitantes de esa ciudad,
me llamasteis Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo,
como ves, sufriendo esta lluvia. Yo no soy aquí la única alma triste;
todas las demás están condenadas a igual pena por la misma causa.

Y no pronunció una palabra más. Yo le respondí:

--Ciacco, tu martirio me conmueve tanto, que me hace verter lágrimas;
pero dime, si es que lo sabes: ¿en qué pararán los habitantes de esa
ciudad tan dividida en facciones? ¿Hay algún justo entre ellos? Dime
por qué razón se ha introducido en ella la discordia.

Me contestó:

--Después de grandes debates, llegarán a verter su sangre, y el partido
salvaje arrojará al otro partido causándole grandes pérdidas. Luego
será preciso que el partido vencedor sucumba al cabo de tres años,
y que el vencido se eleve, merced a la ayuda de aquel que ahora es
neutral. Esta facción llevará la frente erguida por mucho tiempo,
teniendo bajo su férreo yugo a la otra, por más que ésta se lamente y
avergüence. Aun hay dos justos, pero nadie les escucha: la soberbia,
la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los
corazones.

Aquí dió Ciacco fin a su lamentable discurso, y yo le dije:

--Todavía quiero que me informes, y me concedas algunas palabras. Dime
dónde están, y dame a conocer a Farinata y al Tegghiaio, que fueron tan
dignos, a Jacobo Rusticucci, Arigo y Mosca, y a otros que a hacer bien
consagraron su ingenio, pues siento un gran deseo de saber si están
entre las dulzuras del Cielo o entre las amarguras del Infierno.

A lo que me contestó:

--Están entre almas más perversas; otros pecados los han arrojado a un
círculo más profundo: si bajas hasta allí, podrás verlos. Pero cuando
vuelvas al dulce mundo, te ruego que hagas porque en él se renueve mi
recuerdo: y no te digo ni te respondo más.

Entonces torció los ojos que había tenido fijos; miróme un momento, y
luego inclinó la cabeza, y volvió a caer entre los demás ciegos. Mi
guía me dijo:

--Ya no volverá a levantarse hasta que se oiga el sonido de la angélica
trompeta; cuando venga la potestad enemiga del pecado. Cada cual
encontrará entonces su triste tumba; recobrará sus carnes y su figura;
y oirá el juicio que debe resonar por toda una eternidad.

Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia,
con paso lento, razonando un poco sobre la vida futura. Por lo cual
dije:

--Maestro, ¿estos tormentos serán mayores después de la gran sentencia,
o bien menores, o seguirán siendo tan dolorosos?

Y él a mí:

--Acuérdate de tu ciencia, que pretende que cuanto más perfecta es una
cosa, tanto mayor bien o dolor experimenta. Aunque esta raza maldita
no debe jamás llegar a la verdadera perfección, espera ser después del
juicio más perfecta que ahora.

Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos
hablando de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se
desciende: allí encontramos a Plutón, el gran enemigo.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEPTIMO_


"Pape satán, pape satán aleppe"[8] comenzó a gritar Plutón con ronca
voz. Y aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:

       [8] Pape, interjección griega y latina, que significa
       sorpresa; aleppe, lo mismo que aleph (o Ioseph), voz hebraica,
       equivalente a jefe, príncipe, etc. La frase, truncada por
       reticencia, quiere decir: "¡Cómo, Satanás; cómo, Satanás,
       príncipe del Infierno!... ¿Un audaz mortal se atreve a entrar
       aquí?"--Fraticelli.

--No te inquiete el temor; pues a pesar de su poder, no te impedirá que
desciendas a este círculo.

Después, volviéndose hacia aquel rostro hinchado de ira, le dijo:

--Calla, lobo maldito: consúmete interiormente con tu propia rabia. No
sin razón venimos al profundo infierno; pues así lo han dispuesto allá
arriba, donde Miguel castigó la soberbia rebelión.

Como las velas, hinchadas por el viento, caen derribadas cuando el
mástil se rompe, del mismo modo cayó al suelo aquella fiera cruel. Así
bajamos a la cuarta cavidad, aproximándonos más a la dolorosa orilla
que encierra en sí todo el mal del universo. ¡Ah, justicia de Dios!,
¿quién, si no tú, puede amontonar tantas penas y trabajos como allí
vi? ¿Por qué nos desgarran así nuestras propias faltas? Como una ola
se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, así chocan uno
contra otro los condenados. Allí vi más condenados que en ninguna
otra parte, los cuales formados en dos filas, se lanzaban de la una
a la otra enormes pesos con todo el esfuerzo de su pecho, gritando
fuertemente: dábanse grandes golpes, y después se volvían cada cual
hacia atrás, exclamando: "¿Por qué guardas? ¿Por qué derrochas?" De
esta suerte iban girando por aquel tétrico círculo, yendo desde un
extremo a su opuesto, y repitiendo a gritos su injurioso estribillo.
Después, cuando cada cual había llegado al centro de su círculo, se
volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea.

Yo, que tenía el corazón conmovido de lástima, dije:

--Maestro mío, indícame qué gente es ésta. Todos esos tonsurados que
vemos a nuestra izquierda ¿han sido clérigos?

Y él me respondió:

--Erró la mente de todos en la primera vida, y no supieron gastar
razonablemente: así lo manifiestan claramente sus aullidos cuando
llegan a los dos puntos del círculo que los separa de los que siguieron
camino opuesto. Esos que no tienen cabellos que cubran su cabeza,
fueron clérigos, papas y cardenales, a quienes subyugó la avaricia.

Y yo:

--Maestro, entre todos ésos, bien deberá haber algunos a quienes yo
conozca y a quienes tan inmundos hizo este vicio.

Y él a mí:

--En vano esforzarás tu imaginación: la vida sórdida que los hizo
deformes, hace que hoy sean obscuros y desconocidos. Continuarán
chocando entre sí eternamente; y saldrán éstos del sepulcro con los
puños cerrados, y aquéllos con el cabello rapado. Por haber gastado
mal y guardado mal, han perdido el Paraíso, y se ven condenados a ese
eterno combate, que no necesito pintarte con palabras escogidas. Ahí
podrás ver, hijo mío, cuán rápidamente pasa el soplo de los bienes de
la Fortuna, por los que la raza humana se enorgullece y querella. Todo
el oro que existe bajo la Luna, y todo lo que ha existido, no puede dar
un momento de reposo a una sola de esas almas fatigadas.

--Maestro--le dije entonces--, enséñame cuál es esa Fortuna de que me
hablas, y que así tiene entre sus manos los bienes del mundo.

Y él a mí:

--¡Oh necias criaturas! ¡Cuán grande es la ignorancia que os extravía!
Quiero que te alimentes con mis lecciones. Aquél, cuya sabiduría
es superior a todo, hizo los cielos y les dió un guía, de modo que
toda parte brilla para toda parte, distribuyendo la luz por igual;
con el esplendor del mundo hizo lo mismo, y le dió una guía, que
administrándolo todo, hiciera pasar de tiempo en tiempo las vanas
riquezas de una a otra familia, de una a otra nación, a pesar de los
obstáculos que crean la prudencia y previsión humanas. He aquí por qué,
mientras una nación impera, otra languidece, según el juicio de Aquél
que está oculto, como la serpiente en la hierba. Vuestro saber no puedo
contrastarla; porque provee, juzga y prosigue su reinado, como el suyo
cada una de las otras deidades. Sus transformaciones no tienen tregua;
la necesidad la obliga a ser rápida; por eso se cambia todo en el mundo
con tanta frecuencia. Tal es esa a quien tan a menudo vituperan los
mismos que deberían ensalzarla, y de quien blasfeman y maldicen sin
razón. Pero ella es feliz, y no oye esas maldiciones: contenta entre
las primeras criaturas, prosigue su obra y goza en su beatitud. Bajemos
ahora donde existen mayores y más lamentables males: ya descienden
todas las estrellas que salían cuando me puse en marcha, y nos está
prohibido retrasarnos mucho.

Atravesamos el círculo hasta la otra orilla, sobre un hirviente
manantial, que vierte sus aguas en un arroyo que le debe su origen
y cuyas aguas son más bien obscuras que azuladas; y bajamos por un
camino distinto, siguiendo el curso de tan tenebrosas ondas. Cuando
aquel arroyo ha llegado al pie de la playa gris e infecta, forma una
laguna llamada Estigia; y yo, que miraba atentamente, vi algunas almas
encenagadas en aquel pantano, completamente desnudas y de irritado
semblante. Se golpeaban no sólo con las manos, sino con la cabeza,
con el pecho, con los pies, arrancándose la carne a pedazos con los
dientes. Díjome el buen Maestro:

--Hijo, contempla las almas de los que han sido dominados por la ira:
quiero además que sepas que bajo esta agua hay una raza condenada
que suspira, y la hace hervir en la superficie, como te lo indican
tus miradas en cuantos sitios se fijan. Metidos en el lodo, dicen:
"Estuvimos siempre tristes bajo aquel aire dulce que alegra el
Sol, llevando en nuestro interior una tétrica humareda: ahora nos
entristecemos también en medio de este negro cieno." Estas palabras
salen del fondo de su garganta, como si formaran gárgaras, no pudiendo
pronunciar una sola íntegra.

Así fuimos describiendo un gran arco alrededor del fétido pantano,
entre la playa seca y el agua, vueltos los ojos hacia los que se
atragantaban con el fango, hasta que al fin llegamos al pie de una
torre.



[Ilustración]



_CANTO OCTAVO_


Digo, continuando, que mucho antes de llegar al pie de la elevada
torre, nuestros ojos se fijaron en su parte más alta, a causa de dos
lucecitas que allí vimos, y otra que correspondía a estas dos, pero
desde tan lejos, que apenas podía distinguirse. Entonces, dirigiéndome
hacia el mar de toda ciencia, dije:

--¿Qué significan esas llamas? ¿Qué responde aquella otra, y quiénes
son los que hacen esas señales?

Respondióme:

--Sobre esas aguas fangosas puedes ver lo que ha de venir, si es que no
te lo ocultan los vapores del pantano.

Jamás cuerda alguna despidió una flecha que corriese por el aire con
tanta velocidad, como una navecilla que vi surcando las aguas en
nuestra dirección, gobernada por un solo remero que gritaba: "¿Has
llegado ya, alma vil?"

--Flegias, Flegias, gritas en vano esta vez--dijo mi Señor--; no nos
tendrás en tu poder más tiempo que el necesario para pasar la laguna.

Flegias, conteniendo su cólera, hizo lo que un hombre a quien descubren
que ha sido víctima de un engaño, ocasionándole esto un dolor profundo.
Mi guía saltó a la barca y me hizo entrar en ella tras él; pero aquélla
no pareció ir cargada hasta que recibió mi peso. En cuanto ambos
estuvimos dentro, la antigua proa partió trazando en el agua una estela
más profunda de lo que solía cuando llevaba otros pasajeros. Mientras
recorríamos aquel canal de agua estancada, se me presentó una sombra
llena de lodo, y me preguntó:

--¿Quién eres tú, que vienes antes de tiempo?

A lo que contesté:

--Si he venido, no es para permanecer aquí; mas dime ¿quién eres tú,
que tan sucio estás?

Respondióme:

--Ya ves que soy uno de los que lloran.

Y yo a él:

--¡Permanece, pues, entre el llanto y la desolación, espíritu maldito!
Te conozco aunque estés tan enlodado.

Entonces extendió sus manos hacia la barca, pero mi prudente Maestro le
rechazó diciendo:

--Véte de aquí con los otros perros.

En seguida rodeó mi cuello con sus brazos, me besó en el rostro y me
dijo:

--Alma desdeñosa, ¡bendita aquella que te llevó en su seno! Ese que
ves fué en el mundo una persona soberbia; ninguna virtud ha honrado su
memoria, por lo que su sombra está siempre furiosa. ¡Cuántos se tienen
allá arriba por grandes reyes, que se verán sumidos como cerdos en este
pantano, sin dejar en pos de sí más que horribles desprecios!

Y yo:

--Maestro, antes de salir de este lago, desearía en gran manera ver a
ese pecador sumergido en el fango.

Y él a mí:

--Antes de que veas la orilla, quedarás satisfecho: convendrá que goces
de ese deseo.

Poco después, le vi acometido de tal modo por las demás sombras
cenagosas, que aún alabo a Dios y le doy gracias por ello. Todas
gritaban: "¡A Felipe Argenti!" Este florentino, espíritu orgulloso,
se revolvía contra sí mismo, destrozándose con sus dientes. Dejémosle
allí, pues no pienso ocuparme más de él. Después vino a herir mis oídos
un lamento doloroso, por lo cual miré con más atención en torno mío. El
buen Maestro me dijo:

--Hijo mío, ya estamos cerca de la ciudad que se llama Dite; sus
habitantes pecaron gravemente y son muy numerosos.

Y yo le respondí:

--Ya distingo en el fondo del valle sus torres bermejas, como si
salieran de entre llamas.

A lo cual me contestó:

--El fuego eterno que interiormente las abrasa, les comunica el rojo
color que ves en ese bajo infierno.

Al fin entramos en los profundos fosos que ciñen aquella desolada
tierra: las murallas me parecían de hierro. Llegamos, no sin haber
dado antes un gran rodeo, a un sitio en que el barquero nos dijo en
alta voz: "Salid, he aquí la entrada." Vi sobre las puertas más de
mil espíritus, caídos del cielo como una lluvia, que decían con ira:
"¿Quién es ése que sin haber muerto anda por el reino de los muertos?"
Mi sabio Maestro hizo un ademán expresando que quería hablarles en
secreto. Entonces contuvieron un poco su cólera y respondieron: "Ven
tú solo, y que se vaya aquel que tan audazmente entró en este reino.
Que se vuelva solo por el camino que ha emprendido locamente: que
lo intente, si sabe; porque tú, que le has guiado por esta obscura
comarca, te has de quedar aquí."

Juzga, lector, si estaría yo tranquilo al oír aquellas palabras
malditas: no creí volver nunca a la tierra.

--¡Oh, mi guía querido!, tú que más de siete veces me has devuelto la
tranquilidad y librado de los grandes peligros con que he tropezado,
no me dejes, le dije, tan abatido: si nos está prohibido avanzar más,
volvamos inmediatamente sobre nuestros pasos.

Y aquel señor que allí me había llevado me dijo:

--No temas, pues nadie puede cerrarnos el paso que Dios nos ha abierto.
Aguárdame aquí: reanima tu abatido espíritu y alimenta una grata
esperanza, que yo no te dejaré en este bajo mundo.

En seguida se fué el dulce Padre, y me dejó solo. Permanecí en una gran
incertidumbre, agitándose el sí y el no en mi cabeza.

No pude oír lo que les propuso; pero habló poco tiempo con ellos, y
todos a una corrieron hacia la ciudad. Nuestros enemigos dieron con
las puertas en el rostro a mi Señor, que se quedó fuera, y se dirigió
lentamente hacia donde yo estaba. Tenía los ojos inclinados, sin dar
señales de atrevimiento, y decía entre suspiros: "¿Quién me ha impedido
la entrada en la mansión de los dolores?" Y dirigiéndose a mí:

--Si estoy irritado--me dijo--, no te inquietes; yo saldré victorioso
de esta prueba, cualesquiera que sean los que se opongan a nuestra
entrada. Su temeridad no es nueva: ya la demostraron ante una puerta
menos secreta, que se encuentra todavía sin cerradura. Ya has visto
sobre ella la inscripción de muerte. Pero más acá de esa puerta,
descendiendo la montaña y pasando por los círculos sin necesidad de
guía, viene uno que nos abrirá la ciudad.



[Ilustración]



_CANTO NONO_


Aquel color que el miedo pintó en mi rostro cuando vi a mi guía
retroceder, hizo que en el suyo se desvaneciera más pronto la palidez
insólita, púsose atento, como un hombre que escucha, porque las miradas
no podían penetrar a través del denso aire y de la espesa niebla.

--Sin embargo, debemos vencer en esta lucha--empezó a decir--; ¡si
no!... pero se nos ha prometido... ¡Oh!, ¡cuánto tarda el otro en
llegar![9]

       [9] Si no... Esta reticencia expresa el temor y la duda, que
       inmediatamente desecha Virgilio por respeto al Sér Supremo.
       Quiere decir: "¡Si no... viniese ayuda del cielo!... Pero,
       ¿qué digo? Se me ha prometido... y no puede faltar." Se
       refiere a la llegada del ángel.

Yo vi bien que ocultaba lo que había comenzado a decir bajo otra idea
que le asaltó después, y que estas últimas palabras eran diferentes
de las primeras: sin embargo, su discurso me causó espanto, porque me
parecía descubrir en sus entrecortadas frases un sentido peor del que
en realidad tenían.

--¿Ha bajado alguna vez al fondo de este triste abismo algún espíritu
del primer círculo, cuya sola pena es la de perder la esperanza?--le
pregunté.

A lo que me respondió:

--Rara vez sucede que alguno recorra el camino por donde yo voy. Es
cierto que tuve que bajar aquí otra vez a causa de los conjuros de la
cruel Erictón, que llamaba las almas a sus cuerpos, hacía poco tiempo
que mi carne estaba despojada de su alma, cuando me hizo traspasar esas
murallas para sacar un espíritu del círculo de Judas. Este círculo es
el más profundo, el más obscuro y el más lejano del Cielo que lo mueve
todo. Conozco bien el camino; por lo cual debes estar tranquilo. Esta
laguna, que exhala tan gran fetidez, ciñe en torno la ciudad del dolor,
donde ya no podremos entrar sin justa indignación.

Dijo además otras cosas, que no he podido retener en mi memoria, porque
me hallaba absorto, mirando la alta torre de ardiente cúspide, donde
vi de improviso aparecer rápidamente tres furias infernales, tintas en
sangre, las cuales tenían movimientos y miembros femeniles. Estaban
ceñidas de hidras verdosas, y tenían por cabellos pequeñas serpientes y
cerastas, que ceñían sus horribles sienes. Y aquél que conocía muy bien
a las siervas de la Reina del dolor eterno:

--Mira--me dijo--, las feroces Erinnias. La de la izquierda es Megera;
la que llora a la derecha es Alecton, y la del centro es Tisifona.

Después calló. Las furias se desgarraban el pecho con sus uñas; se
golpeaban con las manos, y daban tan fuertes gritos, que por temor me
acerqué más al poeta. "Venga Medusa, y le convertiremos en piedra,
decían todas mirando hacia abajo: mal hemos vengado la entrada del
audaz Teseo."

--Vuélvete y cúbrete los ojos con las manos, porque si apareciese la
Gorgona, y la vieses, no podrías jamás volver arriba.

Así me dijo el Maestro, volviéndome él mismo; y no fiándose de mis
manos, me tapó los ojos con las suyas. ¡Oh vosotros, que gozáis de sano
entendimiento; descubrid la doctrina que se oculta bajo el velo de tan
extraños versos!

Oíase a través de las turbias ondas un gran ruido, lleno de horror, que
hacía retemblar las dos orillas, asemejándose a un viento impetuoso,
impelido por contrarios ardores, que se ensaña en las selvas, y sin
tregua las ramas rompe y desgaja, y las arroja fuera; y marchando
polvoroso y soberbio, hace huír a las fieras y a los pastores. Me
descubrió los ojos, y me dijo:

--Ahora dirige el nervio de tu vista sobre esa antigua espuma, hacia el
sitio en que el humo es más maligno.

Como las ranas, que, al ver la culebra enemiga, desaparecen a través
del agua, hasta que se han reunido todas en el cieno, del mismo modo
vi más de mil almas condenadas, huyendo de uno que atravesaba la
Estigia a pie enjuto. Alejaba de su rostro el aire denso, extendiendo
con frecuencia la siniestra mano hacia delante, y sólo este trabajo
parecía cansarle. Bien comprendí que era un mensajero del Cielo, y
volvíme hacia el Maestro; pero éste me indicó que permaneciese quieto y
me inclinara. ¡Ah!, ¡cuán desdeñoso me pareció aquel enviado celeste!
Llegó a la puerta, y la abrió con una varita sin encontrar obstáculo.

--¡Oh demonios arrojados del Cielo, raza despreciable!--empezó a
decir en el horrible umbral--; ¿cómo habéis podido conservar vuestra
arrogancia? ¿Por qué os resistís contra esa voluntad, que no deja nunca
de conseguir su intento, y que ha aumentado tantas veces vuestros
dolores? ¿De qué os sirve luchar contra el destino? Vuestro Cerbero,
si bien lo recordáis, tiene aún el cuello y el hocico pelados.

Entonces se volvió hacia el cenagoso camino sin dirigirnos la palabra,
semejante a un hombre a quien preocupan y apremian otros cuidados, que
no se relacionan con la gente que tiene delante. Y nosotros, confiados
en las palabras santas, dirigimos nuestros pasos hacia la ciudad de
Dite. Entramos en ella sin ninguna resistencia; y como yo deseaba
conocer la suerte de los que estaban encerrados en aquella fortaleza,
luego que estuve dentro, empecé a dirigir escudriñadoras miradas en
torno mío, y vi por todos lados un gran campo lleno de dolor y de
crueles tormentos. Como en los alrededores de Arlés, donde se estanca
el Ródano, o como en Pola, cerca del Quarnero, que encierra a Italia
y baña sus fronteras, vense antiguos sepulcros, que hacen montuoso el
terreno, así también aquí se elevaban sepulcros por todas partes; con
la diferencia de que su aspecto era más terrible, por estar envueltos
entre un mar de llamas, que los encendían enteramente, más que lo fué
nunca el hierro en ningún arte. Todas sus losas estaban levantadas, y
del interior de aquéllos salían tristes lamentos, parecidos a los de
los míseros ajusticiados. Entonces le pregunté a mi Maestro:

--¿Qué clase de gente es ésa, que sepultada en aquellas arcas, se da a
conocer por sus dolientes suspiros?

A lo que me respondió:

--Son los heresiarcas, con sus secuaces de todas sectas: esas tumbas
están mucho más llenas de lo que puedes figurarte. Ahí está sepultado
cada cual con su semejante, y las tumbas arden más o menos.

Después, dirigiéndose hacia la derecha, pasamos por entre los sepulcros
y las altas murallas.



[Ilustración]



_CANTO DECIMO_


Mi maestro avanzó por un estrecho sendero, entre los muros de la ciudad
y las tumbas de los condenados, y yo seguí tras él.

--¡Oh suma virtud--exclamé--que me conduces a tu placer por los
círculos impíos! Háblame y satisface mis deseos. ¿Podré ver la gente
que yace en esos sepulcros? Todas las losas están levantadas, y no hay
nadie que vigile.

Respondióme:

--Todos quedarán cerrados, cuando hayan vuelto de Josafat las almas con
los cuerpos que han dejado allá arriba. Epicuro y todos sus sectarios,
que pretenden que el alma muere con el cuerpo, tienen su cementerio
hacia esta parte. Así, que pronto contestarán aquí dentro a la pregunta
que me haces, y al deseo que me ocultas.

Yo le repliqué:

--Buen Guía, si acaso te oculto mi corazón, es por hablar poco, a lo
cual no es la primera vez que me has predispuesto con tus advertencias.

--¡Oh Toscano, que vas por la ciudad del fuego hablando modestamente!,
dígnate detenerte en este sitio. Tu modo de hablar revela claramente el
noble país al que quizá fuí yo funesto.

Tales palabras salieron súbitamente de una de aquellas arcas, haciendo
que me aproximara con temor a mi Guía. Este me dijo:

--Vuélvete: ¿qué haces? Mira a Farinata, que se ha levantado en su
tumba, y a quien puedes contemplar desde la cintura a la cabeza.

Yo tenía ya mis miradas fijas en las suyas: él erguía su pecho y su
cabeza en ademán de despreciar al Infierno. Entonces mi Guía, con
mano animosa y pronta, me impelió hacia él a través de los sepulcros,
diciéndome: "Háblale con claridad."

En cuanto estuve al pie de su tumba, examinóme un momento; y después,
con acento un tanto desdeñoso, me preguntó:

--¿Quiénes fueron tus antepasados?

Yo, que deseaba obedecer, no le oculté nada, sino que se lo descubrí
todo; por lo cual arqueó un poco las cejas, y dijo:

--Fueron terribles contrarios míos, de mis parientes y de mi partido;
por eso los desterré dos veces.

--Si estuvieron desterrados--le contesté--, volvieron de todas partes
una y otra vez, arte que los vuestros no han aprendido.

Entonces, al lado de aquél, apareció a mi vista una sombra, que sólo
descubría hasta la barba, lo que me hace creer que estaba de rodillas.
Miró en torno mío, como deseando ver si estaba alguien conmigo; y
apenas se desvanecieron sus sospechas, me dijo llorando:

--Si la fuerza de tu genio es la que te ha abierto esta obscura
prisión, ¿dónde está mi hijo y por qué no se encuentra a tu lado?

Respondíle:

--No he venido por mí mismo: el que me espera allí me guía por estos
lugares: quizá vuestro Guido "tuvo" hacia él demasiado desdén.

Sus palabras y la clase de su suplicio me habían revelado ya el nombre
de aquella sombra: así es que mi respuesta fué precisa. Irguiéndose
repentinamente exclamó:

--¿Cómo dijiste "tuvo"? Pues qué, ¿no vive aún? ¿No hiere ya sus ojos
la dulce luz del día?

Cuando observó que yo tardaba en responderle, cayó de espaldas en su
tumba, y no volvió a aparecer fuera de ella. Pero aquel otro magnánimo,
por quien yo estaba allí, no cambió de color, ni movió el cuello, ni
inclinó el cuerpo.

--El que no hayan aprendido bien ese arte--me dijo continuando la
conversación empezada--, me atormenta más que este lecho. Mas la deidad
que reina aquí no mostrará cincuenta veces su faz iluminada, sin que tú
conozcas lo difícil que es ese arte. Pero dime, así puedas volver al
dulce mundo, ¿por qué causa es ese pueblo tan desapiadado con los míos
en todas sus leyes?

A lo cual le contesté:

--El destrozo y la gran matanza que enrojeció el Arbia excita tales
discursos en nuestro templo.

Entonces movió la cabeza suspirando, y después dijo:

--No estaba yo allí solo; y en verdad, no sin razón me encontré en
aquel sitio con los demás; pero sí fuí el único que, cuando se trató de
destruir a Florencia, la defendí resueltamente.

--¡Ah!--le contesté--; ¡ojalá vuestra descendencia tenga paz y reposo!
Pero os ruego que deshagáis el nudo que ha enmarañado mi pensamiento.
Me parece, por lo que he oído, que prevéis lo que el tiempo ha de
traer, a pesar de que os suceda lo contrario con respecto a lo presente.

--Nosotros--dijo--somos como los que tienen la vista cansada, que
vemos las cosas distantes, gracias a una luz con que nos ilumina el
Guía soberano. Cuando las cosas están próximas o existen, nuestra
inteligencia es vana, y si otro no nos lo cuenta, nada sabemos de
los sucesos humanos; por lo cual puedes comprender que toda nuestra
inteligencia morirá el día en que se cierre la puerta del porvenir.

--Decid a ese que acaba de caer, que su hijo está aún entre los vivos.
Si antes no le respondí, hacedle saber que lo hice porque estaba
distraído con la duda que habéis aclarado.

Mi Maestro me llamaba ya, por cuya razón rogué más solícitamente al
espíritu que me dijera quién estaba con él.

--Estoy tendido entre más de mil--me respondió--; ahí dentro están el
segundo Federico y el Cardenal.[10] En cuanto a los demás, me callo.

       [10] El emperador Federico II, siempre en guerra con los
       Papas, contra los cuales escribió versos, fué excomulgado
       por Gregorio IX e Inocencio IV, y murió en 1250.--Octaviano
       degli Ubaldini, de Florencia y del partido gibelino, a pesar
       de ser Cardenal, dijo una vez, que, si acaso tuviera alma, la
       perdería por los gibelinos. Por esta razón los coloca Dante
       entre los herejes.

Se ocultó después de decir esto, y yo dirigí mis pasos hacia el antiguo
poeta, pensando en aquellas palabras que me parecían amenazadoras. Se
puso en marcha, y mientras caminábamos, me dijo:

--¿Por qué estás tan turbado?

Y cuando satisfice su pregunta:

--Conserva en tu memoria lo que has oído contra ti--me ordenó aquel
sabio--; y ahora estáme atento.

Y levantando el dedo, prosiguió:

--Cuando estés ante la dulce mirada de aquella cuyos bellos ojos lo ven
todo, conocerás el porvenir que te espera.

En seguida se dirigió hacia la izquierda. Dejamos las murallas y fuimos
hacia el centro de la ciudad, por un sendero que conduce a un valle, el
cual exhalaba un hedor insoportable.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO UNDECIMO_


A la extremidad de un alto promontorio, formado por grandes piedras
rotas y acumuladas en círculo, llegamos hasta un montón de espíritus
más cruelmente atormentados. Allí, para preservarnos de las horribles
emanaciones y de la fetidez que despedía el profundo abismo, nos
pusimos al abrigo de la losa de un gran sepulcro, donde vi una
inscripción que decía: "Encierro al papa Anastasio, a quien Fotino
arrastró lejos del camino recto."

--Es preciso que descendamos por aquí lentamente, a fin de acostumbrar
de antemano nuestros sentidos a este triste hedor, y después no
tendremos necesidad de precavernos de él.

Así habló mi Maestro, y yo le dije:

--Busca algún recurso para que no perdamos el tiempo inútilmente.

A lo que me respondió:

--Ya ves que en ello pienso. Hijo mío--continuó--, en medio de estas
rocas hay tres círculos, que se estrechan gradualmente como los que has
dejado: todos están llenos de espíritus malditos; mas para que después
te baste con sólo verlos, oye cómo y por qué están aquí encerrados. La
injuria es el fin de toda maldad que se atrae el odio del cielo, y se
llega a este fin, que redunda en perjuicio de otros, bien por medio de
la violencia, o bien por medio del fraude. Pero como el fraude es una
maldad propia del hombre, por eso es más desagradable a los ojos de
Dios, y por esta razón los fraudulentos están debajo, entregados a un
dolor más vivo. Todo el primer círculo lo ocupan los violentos, círculo
que está además construído y dividido en tres recintos; porque puede
cometerse violencia contra tres clases de seres: contra Dios, contra sí
mismo y contra el prójimo; y no sólo contra sus personas, sino también
contra sus bienes, como lo comprenderás por estas claras razones. Se
comete violencia contra el prójimo dándole la muerte o causándole
heridas dolorosas; y contra sus bienes, por medio de la ruina, del
incendio o de los latrocinios. De aquí resulta que los homicidas, los
que causan heridas, los incendiarios y los ladrones están atormentados
sucesivamente en el primer recinto. Un hombre puede haber dirigido su
mano violenta contra sí mismo o contra sus bienes: justo es, pues,
que purgue su culpa en el segundo recinto, sin esperar tampoco mejor
suerte aquel que por su propia voluntad se priva de vuestro mundo,
juega, disipa sus bienes o llora donde debía haber estado alegre y
gozoso. Puede cometer violencia contra la Divinidad el que reniega de
ella y blasfema con el corazón, y el que desprecia la Naturaleza y sus
bondades. He aquí por qué el recinto más pequeño marca con su fuego a
Sodoma y a Cahors, y a todo el que, despreciando a Dios, le injuria
sin hablar, desde el fondo de su corazón. El hombre puede emplear el
fraude que produce remordimientos en todas las conciencias, ya con el
que de él se fía, ya también con el que desconfía de él. Este último
modo de usar del fraude parece que sólo quebranta los vínculos de amor,
que forma la Naturaleza; por esta causa están encadenados en el segundo
recinto los hipócritas, los aduladores, los hechiceros, los falsarios,
los ladrones, los simoníacos, los rufianes, los barateros y todos los
que se han manchado con semejantes e inmundos vicios. Por el primer
fraude no sólo se olvida el amor que establece la Naturaleza, sino
también el sentimiento que le sigue, y de donde nace la confianza: he
aquí por qué, en el círculo menor, donde está el centro de la Tierra y
donde se halla el asiento de Dite, yace eternamente atormentado todo
aquel que ha cometido traición.

Le dije entonces:

--Maestro, tus razones son muy claras, y bien me dan a conocer, por
medio de tales divisiones, ese abismo y la muchedumbre que le habita;
pero dime: los que están arrojados en aquella laguna cenagosa, los que
agita el viento sin cesar, los que azota la lluvia, y los que chocan
entre sí lanzando tan estridentes gritos, ¿por qué no son castigados en
la ciudad del fuego, si se han atraído la cólera de Dios? Y si no se la
han atraído, ¿por qué se ven atormentados de tal suerte?

Me contestó:

--¿Por qué tu ingenio, contra su costumbre, delira tanto ahora?, ¿o es
que tienes el pensamiento en otra parte? ¿No te acuerdas de aquellas
palabras de la Etica, que has estudiado, en las que se trata de las
tres inclinaciones que el Cielo reprueba: la incontinencia, la malicia
y la loca bestialidad, y de qué modo la incontinencia ofende menos
a Dios y produce menor censura? Si examinas bien esta sentencia,
acordándote de los que sufren su castigo fuera de aquí, conocerás
por qué están separados de esos felones, y por qué los atormenta la
justicia divina, a pesar de demostrarse con ellos menos ofendida.

--¡Oh Sol, que sanas toda vista conturbada!--exclamé--: tal contento
me das cuando desarrollas tus ideas, que sólo por eso me es tan grato
dudar como saber. Vuelve atrás un momento, y explícame de qué modo
ofende la usura a la bondad divina: desvanece esta duda.

--La filosofía--me contestó--enseña en más de un punto al que la
estudia, que la Naturaleza tiene su origen en la Inteligencia divina y
en su arte; y si consultas bien tu Física, encontrarás, sin necesidad
de hojear muchas páginas, que el arte humano sigue cuanto puede a
la Naturaleza, como el discípulo a su maestro; de modo que aquél es
casi nieto de Dios. Partiendo, pues, de estos principios, sabrás si
recuerdas bien el Génesis, que es conveniente sacar de la vida la mayor
utilidad, y multiplicar el género humano. El usurero sigue otra vía;
desprecia a la naturaleza y a su secuaz, y coloca su esperanza en otra
parte. Ahora sígueme; que me place avanzar. Los peces suben ya por el
horizonte; el carro se ve hacia aquel punto donde expira Coro, y lejos
de aquí el alto promontorio parece que desciende.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DUODECIMO_


El sitio por donde empezamos a bajar era un paraje alpestre y, a causa
del que allí se hallaba, todas las miradas se apartarían de él con
horror. Como aquellas ruinas, cuyo flanco azota el río Adigio, más acá
de Trento, producidas por un terremoto o por falta de base, que desde
la cima del monte de donde cayeron hasta la llanura, presentan la roca
tan hendida, que ningún paso hallaría el que estuviese sobre ellas, así
era la bajada de aquel precipicio; y en el borde de la entreabierta
sima estaba tendido el monstruo, oprobio de Creta, que fué concebido
por una falsa vaca. Cuando nos vió, se mordió a sí mismo, como aquel a
quien abrasa la ira. Gritóle entonces mi Sabio:

--¿Por ventura crees que esté aquí el rey de Atenas, que allá arriba,
en el mundo, te dió la muerte? Aléjate, monstruo; que éste no viene
amaestrado por tu hermana, sino con el objeto de contemplar vuestras
penas.

Como el toro que rompe las ligaduras en el momento de recibir el golpe
mortal, que huír no puede, pero salta de un lado a otro, lo mismo hizo
el Minotauro; y mi prudente Maestro me gritó:

--Corre hacia el borde; mientras esté furioso, bueno es que desciendas.

Nos encaminamos por aquel derrumbamiento de piedras, que oscilaban por
primera vez bajo el peso de mi cuerpo. Iba yo pensativo; por lo cual me
dijo:

--Acaso piensas en estas ruinas, defendidas por aquella ira bestial,
que he disipado. Quiero, pues, que sepas que la otra vez que bajé al
profundo Infierno aun no se habían desprendido estas piedras; pero un
poco antes (si no estoy equivocado) de que viniese aquél que arrebató
a Dite la gran presa del primer círculo, retembló el impuro valle tan
profundamente por todos sus ámbitos, que creí ver al universo sintiendo
aquel amor, por el cual otros creyeron que el mundo ha vuelto más de
una vez a sumirse en el caos; y entonces fué cuando esa antigua roca se
destrozó por tan diversas partes. Pero fija tus miradas en el valle;
pues ya estamos cerca del río de sangre, en el cual hierve todo el que
por medio de la violencia ha hecho daño a los demás.

¡Oh ciegos deseos! ¡Oh ira desatentada, que nos aguijonea de tal modo
en nuestra corta vida, y así nos sumerge en sangre hirviente por toda
una eternidad! Vi un ancho foso en forma circular, como la montaña que
rodea toda la llanura, según me había dicho mi Guía, y entre el pie de
la roca y este foso corrían en fila muchos centauros armados de saetas,
del mismo modo que solían ir a cazar por el mundo. Al vernos descender,
se detuvieron, y tres de ellos se separaron de la banda, preparando sus
arcos y escogiendo antes sus flechas. Uno de ellos gritó desde lejos:

--¿Qué tormento os está reservado a vosotros los que bajáis por esa
cuesta? Decidlo desde donde estáis, porque si no, disparo mi arco.

Mi Maestro respondió:

--Contestaremos a Quirón, cuando estemos cerca. Tus deseos fueron
siempre por desgracia muy impetuosos.

Después me tocó y me dijo:

--Ese es Neso, el que murió por la hermosa Deyanira, y vengó por sí
mismo su muerte; el de enmedio, que inclina la cabeza sobre el pecho,
es el gran Quirón, que educó a Aquiles; el otro es el irascible Foló.
Alrededor del foso van a millares, atravesando con sus flechas a toda
alma que sale de la sangre más de lo que le permiten sus culpas.

Nos fuimos aproximando a aquellos ágiles monstruos: Quirón cogió
una flecha, y con el regatón apartó las barbas hacia detrás de sus
quijadas. Cuando se descubrió la enorme boca, dijo a sus compañeros:

--¿Habéis observado que el de detrás mueve cuanto toca? Los pies de los
muertos no suelen hacer eso.

Y mi buen Maestro, que estaba ya junto a él, y le llegaba al pecho,
donde las dos naturalezas se unen, repuso:

--Está en efecto vivo, y yo sólo debo enseñarle el sombrío valle: viene
a él por necesidad, y no por distracción. La que me ha encomendado este
nuevo oficio, ha cesado por un momento de cantar "aleluya." No es él un
ladrón, ni yo un alma criminal. Pero por aquella virtud que dirige mis
pasos en un camino tan salvaje, cédeme uno de los tuyos para que nos
acompañe, que nos indique un punto vadeable y lleve a éste sobre sus
ancas, pues no es espíritu que vaya por el aire.

Quirón se volvió hacia la derecha, y dijo a Neso:

--Vé, guíales; y si tropiezan con algún grupo de los nuestros, haz que
les abran paso.

Nos pusimos en marcha, tan fielmente escoltados, hacia lo largo de
las orillas de aquella roja espuma, donde lanzaban horribles gritos
los ahogados. Los vi sumergidos hasta las cejas, por lo que el gran
Centauro dijo:

--Esos son los tiranos, que vivieron de sangre y de rapiña. Aquí
se lloran las desapiadadas culpas: aquí está Alejandro, y el feroz
Dionisio, que tantos años de dolor hizo sufrir a la Sicilia. Aquella
frente que tiene el cabello tan negro es la de Azzolino, y la otra
que lo tiene rubio es la de Obezzo de Este, que verdaderamente fué
asesinado en el mundo por su hijastro.

Entonces me volví hacia el Poeta, el cual me dijo:

--Sea éste ahora tu primer guía; yo seré el segundo.

Algo más lejos se detuvo el Centauro sobre unos condenados, que
parecían sacar fuera de aquel hervidero su cabeza hasta la garganta, y
nos mostró una sombra que estaba separada de las demás, diciendo:

Aquél hirió, en recinto sagrado, a un corazón, que aún se ve honrado en
las orillas del Támesis.[11]

       [11] Guido de Montfort. Para vengar la muerte de Simón, su
       padre, muerto en Inglaterra por Eduardo, asesinó en 1271, en
       una iglesia de Viterbo, a Enrique, hermano de aquél, mientras
       el sacerdote elevaba la hostia. El corazón del asesinado fué
       llevado en una copa a Londres, y colocado sobre una columna en
       el puente del Támesis, para recordar a los ingleses la ofensa
       que se les había hecho.

Después vi otras sombras que sacaban la cabeza fuera del río, y algunas
todo el pecho, y reconocí a muchos de ellos. Como la sangre iba
disminuyendo poco a poco, hasta no cubrir más que el pie, vadeamos el
foso.

--Quiero que creas--me dijo el Centauro--que así como ves disminuir
la corriente por esta parte, por la otra es su fondo cada vez mayor,
hasta que llega a reunirse en aquel punto donde la tiranía está
condenada a gemir. Allí es donde la justicia divina ha arrojado a
Atila, que fué su azote en la tierra; a Pirro, a Sexto, y eternamente
arranca lágrimas, con el hervor de esa sangre, a Renato de Corneto y a
Renato Pazzo, que tanto daño causaron en los caminos.

Dicho esto, se volvió y repasó el vado.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOTERCIO_


No había llegado aún Neso a la otra parte, cuando penetramos en un
bosque, que no estaba surcado por ningún sendero. El follaje no era
verde, sino de un color obscuro; las ramas no eran rectas, sino nudosas
y entrelazadas; no había frutas, sino espinas venenosas. No son tan
ásperas y espesas las selvas donde moran las fieras, que aborrecen los
sitios cultivados entre el Cecina y Corneto. Allí anidan las brutales
Arpías, que arrojaron a los Troyanos de las Estrofades con el triste
presagio de un mal futuro. Tienen alas anchas, cuellos y rostros
humanos, pies con garras, y el vientre cubierto de plumas: subidas en
los árboles, lanzan extraños lamentos.

Mi buen Maestro empezó a decirme:

--Antes de avanzar más, debes saber que te encuentras en el segundo
recinto, por el cual continuarás hasta que llegues a los terribles
arenales. Por tanto, mira con atención; y de este modo verás cosas, que
darán testimonio de mis palabras.

Por todas partes oía yo gemidos, sin ver a nadie que los exhalara; por
eso me detuve todo atemorizado. Creo que él creyó que yo creía que
aquellas voces eran de gente que se ocultaba de nosotros entre la
espesura; y así me dijo mi Maestro:

--Si rompes cualquier ramita de una de esas plantas, verás trocarse tus
pensamientos.

Entonces extendí la mano hacia delante, cogí una ramita de un gran
endrino, y su tronco exclamó:

--¿Por qué me tronchas?

Inmediatamente se tiñó de sangre, y volvió a exclamar:

--¿Por qué me desgarras? ¿No tienes ningún sentimiento de piedad?
Hombres fuimos, y ahora estamos convertidos en troncos: tu mano debería
haber sido más piadosa, aunque fuéramos almas de serpientes.

Cual de verde tizón que, encendido por uno de sus extremos, gotea y
chilla por el otro, a causa del aire que le atraviesa, así salían de
aquel tronco palabras y sangre juntamente; lo que me hizo dejar caer la
rama, y detenerme como hombre acobardado.

--Alma herida--respondió mi Sabio--; si él hubiera podido creer,
desde luego, que era verdad lo que ha leído en mis versos, no habría
extendido su mano hacia ti: el ser una cosa tan increíble me ha
obligado a aconsejarle que hiciese lo que ahora me está pesando. Pero
dile quién fuiste, a fin de que, en compensación, renueve tu fama en el
mundo, donde le es lícito volver.

El tronco respondió:

--Me halagas tanto con tus dulces palabras, que no puedo callar:
no llevéis a mal que me entretenga un poco hablando con vosotros.
Yo soy aquél[12] que tuvo las dos llaves del corazón de Federico,
manejándolas tan suavemente para cerrar y abrir, que a casi todos
aparté de su confianza, habiéndome dedicado con tanta fe a aquel
glorioso cargo, que perdí el sueño y la vida. La cortesana que no
ha separado nunca del palacio de César sus impúdicos ojos, peste
común y vicio de las cortes, inflamó contra mí todos los ánimos, y
los inflamados inflamaron a su vez y de tal modo a Augusto, que mis
dichosos honores se trocaron en triste duelo. Mi alma, en un arranque
de indignación, creyendo librarse del oprobio por medio de la muerte,
me hizo injusto contra mí mismo, siendo justo. Os juro, por las tiernas
raíces de este leño, que jamás fuí desleal a mi señor, tan digno de
ser honrado. Y si uno de vosotros vuelve al mundo, restaure en él mi
memoria, que yace aún bajo el golpe que le asestó la envidia.

       [12] Pedro Desvignes, o Pedro della Vigna, jurisconsulto
       de Capua; gozó por mucho tiempo el favor del emperador
       Federico II, de quien era canciller y a quien inclinaba lo
       mismo a la clemencia que a la severidad. Acusado de traición
       por envidiosos cortesanos, le sacaron los ojos en 1246. Su
       desesperación fué tal que se estrelló la cabeza contra los
       muros de su calabozo.

El poeta esperó un momento, y después me dijo:

--Pues que calla, no pierdas el tiempo: habla y pregúntale, si quieres
saber más.

Yo le contesté:

--Interrógale tú mismo lo que creas que me interese, pues yo no podría:
tanto es lo que me aflige la compasión.

Por lo cual volvió él a empezar de este modo:

--A fin de que este hombre haga generosamente lo que tu súplica
reclama, espíritu encarcelado, dígnate aún decirnos cómo se encierra el
alma en esos nudosos troncos, y dime además, si puedes, si hay alguna
que se desprenda de tales miembros.

Entonces el tronco suspiró, y aquel resoplido se convirtió en esta voz:

--Os contestaré brevemente: cuando el alma feroz sale del cuerpo de
donde se ha arrancado ella misma, Minos la envía al séptimo círculo.
Cae en la selva, sin que tenga designado sitio fijo, y allí donde la
lanza la fortuna, germina cual grano de espelta. Brota primero como
un retoño, y luego se convierte en planta silvestre: las Arpías, al
devorar sus hojas, le causan dolor, y abren paso por donde ese dolor
se exhale. Como las demás almas, iremos a recoger nuestros despojos;
pero sin que ninguna de nosotras pueda revestirse con ellos, porque no
sería justo volver a tener lo que uno se ha quitado voluntariamente.
Los arrastraremos hasta aquí; y en este lúgubre bosque estará cada uno
de nuestros cuerpos suspendido en el mismo endrino donde sufre tal
tormento su alma.

Prestábamos aún atención a aquel tronco, creyendo que añadiría algo
más, cuando fuimos sorprendidos por un rumor, a la manera del que
siente venir el jabalí y los perros hacia el sitio donde está apostado,
que juntamente oye el ruido de las fieras y el fragor del ramaje. Y
he aquí que aparecen a nuestra izquierda dos infelices, desnudos y
lacerados, huyendo tan precipitadamente, que rompían todas las ramas
de la selva. El de delante: "¡Acude, acude, muerte!," decía; y el
otro, que no corría tanto: "Lano, tus piernas no eran tan ágiles en el
combate del Toppo." Y sin duda, faltándole el aliento, hizo un grupo de
sí y de un arbusto.

Detrás de ellos estaba la selva llena de perras negras, ávidas y
corriendo cual lebreles a quienes quitan su cadena. Empezaron a dar
terribles dentelladas a aquél que se ocultó, y después de despedazarle,
se llevaron sus miembros palpitantes. Mi Guía me tomó entonces de
la mano, y llevóme hacia el arbusto, que en vano se quejaba por sus
sangrientas heridas:

--¡Oh, Jacobo de San Andrés!--decía--. ¿De qué te ha servido tomarme
por refugio? ¿Tengo yo la culpa de tu vida criminal?

Cuando mi Maestro se detuvo delante de aquel arbusto, dijo:

--¿Quién fuiste tú que por tantas ramas rotas exhalas con tu sangre tan
quejumbrosas palabras?

A lo que contestó:

--¡Oh, almas, que habéis venido a contemplar el lamentable estrago
que me ha separado así de mis hojas!, recogedlas al pie del triste
arbusto. Yo fuí de la ciudad que cambió su primer patrón por San Juan
Bautista;[13] por cuya razón aquél la contristará siempre con su
terrible arte: y a no ser porque en el puente del Arno se conserva
todavía alguna imagen suya, fuera en vano todo el trabajo de aquellos
ciudadanos que la reedificaron sobre las cenizas que de ella dejó
Atila. Yo de mi casa hice mi propia horca.

       [13] Florencia, cuyo antiguo patrón era el dios Marte.
       Su estatua ecuestre se conservaba aún en 1337 en el
       Ponte-Vecchio, de donde la arrancó, juntamente con un trozo
       del puente, una avenida del Arno.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOCUARTO_


Enternecido por el amor patrio, reuní las hojas dispersas, y las
devolví a aquel que ya se había callado. Desde allí nos dirigimos al
punto en que se divide el segundo recinto del tercero, y donde se ve
el terrible poder de la justicia divina. Para explicar mejor las cosas
nuevas que allí vi, diré que llegamos a un arenal, que rechaza toda
planta de su superficie. La dolorosa selva lo rodeaba cual guirnalda,
así como el sangriento foso circundaba a aquélla. Nuestros pies
quedaron fijos en el mismo lindero de la selva y la llanura. El espacio
estaba cubierto de una arena tan árida y espesa, como la que oprimieron
los pies de Catón en otro tiempo. ¡Oh venganza de Dios! ¡Cuánto debe
temerte todo aquél que lea lo que se presentó a mis ojos! Vi numerosos
grupos de almas desnudas, que lloraban miserablemente, y parecían
cumplir sentencias diversas. Unas yacían de espaldas sobre el suelo;
otras estaban sentadas en confuso montón; otras andaban continuamente.
Las que daban la vuelta al círculo eran más numerosas, y en menor
número las que yacían para sufrir algún tormento; pero éstas tenían
la lengua más suelta para quejarse. Llovían lentamente en el arenal
grandes copos de fuego, semejantes a los de nieve que en los Alpes caen
cuando no sopla el viento. Así como Alejandro vió en las ardientes
comarcas de la India caer sobre sus soldados llamas, que quedaban en el
suelo sin extinguirse, lo que le obligó a ordenar a las tropas que las
pisaran, porque el incendio se apagaba mejor cuanto más aislado estaba,
así descendía el fuego eterno, abrasando la arena, como abrasa a la
yesca el pedernal, para redoblar el dolor de las almas. Sus míseras
manos se agitaban sin reposo, apartando a uno y otro lado las brasas
continuamente renovadas. Yo empecé a decir:

--Maestro, tú que has vencido todos los obstáculos, a excepción del que
nos opusieron los demonios inflexibles a la puerta de la ciudad, dime,
¿quién es aquella gran sombra, que no parece cuidarse del incendio, y
yace tan feroz y altanera, como si no la martirizara esa lluvia?

Y la sombra, observando que yo hablaba de ella a mi Guía, gritó:

--Tal cual fuí en vida, soy después de muerto. Aun cuando Júpiter
cansara a su herrero, de quien tomó en su cólera el agudo rayo que me
hirió el último día de mi vida; aun cuando fatigara uno tras otro a
todos los negros obreros del Mongibelo, gritando: "Ayúdame, ayúdame,
buen Vulcano," según hizo en el combate de Flegra, y me asaeteara con
todas sus fuerzas, no lograría vengarse de mí cumplidamente.

Entonces mi Guía habló con tanta vehemencia, que nunca yo lo había oído
expresarse de aquel modo:

--¡Oh! Capaneo, si no se modera tu orgullo, él será tu mayor castigo.
No hay martirio comparable al dolor que te hace sufrir tu rabia.

Después se dirigió a mí, diciendo con acento más apacible:

--Ese fué uno de los siete reyes que sitiaron a Tebas; despreció a
Dios, y aun parece seguir despreciándole, sin que se note que le
ruegue; pero, como le he dicho, su mismo despecho es el más digno
premio debido a su corazón. Ahora, sígueme, y cuida de no poner tus
pies sobre la abrasada arena; camina siempre arrimado al bosque.

Llegamos en silencio al sitio donde desemboca fuera de la selva un
riachuelo, cuyo rojo color aún me horripila. Cual sale del Bulicame[14]
el arroyo, cuyas aguas se reparten las pecadoras, así corría aquel
riachuelo por la arena. Las orillas y el fondo estaban petrificados,
por lo que pensé que por ellas debía andar.

       [14] Manantial de aguas minerales calientes, a dos millas
       de Viterbo. De él salía un riachuelo con el cual se formaba
       un baño, al que acudían toda clase de enfermos, y más abajo
       tomaban y se repartían sus aguas le peccatrici, las mujeres
       públicas.

--Entre todas las cosas que te he enseñado, desde que entramos por la
puerta en cuyo umbral puede detenerse cualquiera, tus ojos no han visto
otra tan notable como esa corriente, que amortigua todas las llamas.

Tales fueron las palabras de mi Guía; por lo que le supliqué se
explicase más claramente, ya que había excitado mi curiosidad.

--En medio del mar existe un país arruinado--me dijo entonces--, que se
llama Creta, y tuvo un rey, bajo cuyo imperio el mundo fué virtuoso:
en él hay un monte, llamado Ida, que en otro tiempo fué delicioso por
sus aguas y su frondosidad, y hoy está desierto, como todas las cosas
antiguas. Rea lo escogió por cuna segura de su hijo; y para ocultarlo
mejor, cuando lloraba, hacía que se produjesen grandes ruidos. En el
interior del monte se mantiene en pie un gran anciano, que está de
espaldas hacia Damieta, con la mirada fija en Roma como en un espejo.
Su cabeza es formada de oro fino, y de plata pura son los brazos y el
pecho; después es de bronce hasta la entrepierna, y de allí para abajo,
es todo de hierro escogido, excepto el pie derecho, que es de barro
cocido, y se afirma sobre éste más que sobre el otro. Cada parte, menos
la formada de oro, está surcada por una hendedura que mana lágrimas,
las cuales, reunidas, agujeran aquel monte. Su curso se dirige hacia
este valle, de roca en roca, formando el Aqueronte, la Estigia y el
Flegetón; después descienden por este estrecho conducto, hasta el punto
donde no se puede bajar más, y allí forman el Cocito: ya verás lo que
es este lago; por eso no te lo describo ahora.

Yo le contesté:

--Si ese riachuelo se deriva así de nuestro mundo, ¿por qué se deja ver
únicamente al margen de este bosque?

Y él a mí:

--Tú sabes que este lugar es redondo, y aunque hayas andado mucho,
descendiendo siempre al fondo por la izquierda, no has dado aún la
vuelta a todo el círculo; por lo cual, si se te aparece alguna cosa
nueva, no debe pintarse la admiración en tu rostro.

Le repliqué:

--Maestro, ¿dónde están el Flegetón y el Leteo? Del uno no dices nada,
y del otro sólo me dices que lo origina esa lluvia de lágrimas.

--Me agradan todas tus preguntas--contestó--: pero el hervor de esa
agua roja debiera haberte servido de contestación a una de ellas.
Verás el Leteo; pero fuera de este abismo, allá donde van las almas a
lavarse, cuando, arrepentidas de sus culpas, les son perdonadas.

Después añadió:

--Ya es tiempo de que nos apartemos de este bosque; procura venir
detrás de mí: sus márgenes nos ofrecen un camino; pues no son
ardientes, y sobre ellas se extinguen todas las brasas.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOQUINTO_


Nos pusimos en marcha siguiendo una de aquellas orillas petrificadas:
el vapor del arroyuelo formaba sobre él una niebla, que preservaba del
fuego las ondas y los ribazos. Así como los flamencos que habitan entre
Gante y Brujas, temiendo al mar que avanza hacia ellos, levantan diques
para contenerle; o como los Paduanos lo hacen a lo largo del Brenta
para defender sus ciudades y castillos, antes que el Chiarentana sienta
el calor, de un modo semejante eran formados aquellos ribazos; pero su
constructor, quienquiera que fuese, no los había hecho tan altos ni tan
gruesos.

Nos hallábamos ya tan lejos de la selva, que no me habría sido posible
descubrirla, por más que volviese atrás la vista, cuando encontramos
una legión de almas, que venía a lo largo del ribazo: cada cual de
ellas me miraba, como de noche suelen mirarse unos a otros los humanos
a la escasa luz de la luna nueva, y aguzaban hacia nosotros las
pestañas, como hace un sastre viejo para enfilar la aguja.

Examinado de este modo por aquellas almas, fuí conocido por una de
ellas, que me cogió el vestido, exclamando:

--¡Qué maravilla!

Y yo, mientras me tendía los brazos, miré atentamente su abrasado
rostro, de tal modo que, a pesar de estar desfigurado, no me fué
imposible conocerle a mi vez; e inclinando hacia su faz la mía contesté:

--¿Vos aquí, "ser" Brunetto?

Y él repuso:

--¡Oh hijo mío!, no te enojes si Brunetto Latini vuelve un poco atrás
contigo, y deja que se adelanten las demás almas.

Yo le dije:

--Os lo ruego cuanto me es posible; y si queréis que nos sentemos, lo
haré, si así le place a éste con quien voy.

--¡Oh hijo mío!--replicó--; cualquiera de nosotros que se detenga un
momento, queda después cien años sufriendo esta lluvia, sin poder
esquivar el fuego que le abrasa. Así, pues, sigue adelante; yo caminaré
a tu lado, y luego me reuniré a mi mesnada, que va llorando sus eternos
tormentos.

No me atreví a bajar del ribazo por donde iba para nivelarme con él;
pero tenía la cabeza inclinada, en actitud respetuosa. Empezó de este
modo:

--¿Cuál es la suerte o el destino que te trae aquí abajo antes de tu
última hora? ¿Y quién es ése que te enseña el camino?

--Allá arriba, en la vida serena--le respondí--, me extravié en un
valle antes de haberse llenado mi edad. Pero ayer de mañana le volví la
espalda; y cuando retrocedía otra vez hacia él, se me apareció ése, y
me volvió al verdadero camino por esta vía.

A lo que me contestó:

--Si sigues tu estrella, no puedes menos de llegar a glorioso puerto,
dado que yo en el mundo predijera bien tu destino. Y a no haber muerto
tan pronto, viendo que el cielo te era tan favorable, te habría dado
alientos para proseguir tu obra. Pero aquel pueblo ingrato y malo,
que en otro tiempo descendió de Fiésole, y que aun conserva algo de
la aspereza de sus montañas y de sus rocas, será tu enemigo, por lo
mismo que prodigarás el bien; lo cual es natural, pues no conviene que
madure el dulce higo entre ásperos serbales. Una antigua fama les da en
el mundo el nombre de ciegos; raza avara, envidiosa y soberbia: ¡que
sus malas costumbres no te manchen nunca! La fortuna te reserva tanto
honor, que los dos partidos anhelarán poseerte; pero la hierba estará
lejos del pico. Hagan las bestias fiesolanas forraje de sus mismos
cuerpos, y no puedan tocar a la planta, si es que todavía sale alguna
de entre su estiércol, en la que reviva la santa semilla de aquellos
romanos que quedaron después de construído aquel nido de perversidad.

--Si todos mis deseos se hubiesen realizado--le respondí--, no
estaríais vos fuera de la humana naturaleza; porque tengo siempre fija
en mi mente, y ahora me contrista verla así, vuestra querida, buena y
paternal imagen, cuando me enseñabais en el mundo cómo el hombre se
inmortaliza: me creo, pues, en el deber, mientras viva, de patentizar
con mis palabras el agradecimiento que os profeso. Conservo grabado
en la memoria cuanto me referís acerca de mi destino, para hacerlo
explicar con otro texto por una Dama que lo sabrá hacer, si consigo
llegar hasta ella. Solamente deseo manifestaros que estoy dispuesto a
correr todos los azares de la Fortuna con tal que mi conciencia no me
remuerda nada. No es la vez primera que he oído semejante predicción; y
así, mueva su rueda la Fortuna como le plazca, y el campesino su azada.

Entonces mi Maestro se volvió hacia la derecha, me miró, y después me
dijo:

--Bien escucha quien bien retiene.

No por eso dejé de seguir hablando con "ser" Brunetto; y preguntándole
quiénes eran sus más notables y eminentes compañeros, me contestó:

--Bueno es que conozcan los nombres de algunos de ellos: con respecto
a los otros, vale más callar; que para tanta conversación el tiempo
es corto. Sabe, pues, que todos ellos fueron clérigos y literatos de
gran fama, y el mismo pecado los contaminó a todos en el mundo. Con
aquella turba desolada va Prisciano, como también Francisco de Accorso;
y si desearas conocer a tan inmunda caterva, podrías ver a aquel
que por el Siervo de los siervos de Dios fué trasladado del Arno al
Bacchiglione,[15] donde dejó sus mal extendidos miembros. Más te diría;
pero no puedo avanzar ni hablar más, porque ya veo salir nuevo humo de
la arena. Vienen almas con las cuales no debo estar. Te recomiendo mi
"Tesoro,"[16] en el que aún vive mi memoria, y no pido nada más.

       [15] Andrés de Mozzi, que fué desposeído del obispado de
       Florencia a causa de sus vicios, y trasladado después al de
       Vicenza, por donde pasa el Bacchiglione.

       [16] Título de la obra principal de Brunetto Latini, escrita
       en francés. El "Tesoro" fué publicado en su lengua original
       por Chabaille (París, 1863), y traducido al italiano por Bono
       Giamboni (Bolonia, 1878-83, 4 vols.).

Después se volvió con los otros, del mismo modo que los que, en la
campiña de Verona, disputan a la carrera el palio verde, pareciéndose
en el correr a los que vencen y no a los vencidos.



[Ilustración]



_CANTO DECIMOSEXTO_


Encontrábame ya en un sitio donde se oía el rimbombar del agua que
caía en el otro recinto, rumor semejante al zumbido que producen las
abejas en sus colmenas, cuando a un tiempo y corriendo se separaron
tres sombras de entre una multitud que pasaba sobre la lluvia del
áspero martirio. Vinieron hacia nosotros, gritando cada cual: "Detente,
tú, que, a juzgar por tus vestidos, eres hijo de nuestra depravada
tierra." ¡Ah!, ¡qué de llagas antiguas y recientes vi en sus miembros,
producidas por las llamas! Su recuerdo me contrista todavía. A sus
gritos se detuvo mi Maestro; volvió el rostro hacia mí, y me dijo:

--Espera aquí si quieres ser cortés con esos; aunque si no fuese por el
fuego que lanza sus rayos sobre este lugar, te diría que, mejor que a
ellos la prisa de venir, te estaría a ti la de correr a su encuentro.

Las sombras volvieron de nuevo a sus exclamaciones luego que nos
detuvimos, y cuando llegaron adonde estábamos, empezaron las tres a
dar vueltas formando un círculo. Y como solían hacer los gladiadores
desnudos y untados de aceite, que antes de venir a las manos buscaba
cada cual la oportunidad de lanzarse con ventaja sobre su contrario,
del mismo modo cada una de aquellas sombras dirigía su rostro hacia mí,
girando sin cesar, de suerte que tenían vuelto el cuello en distinta
dirección de la que seguían sus pies.

--Aunque la miseria de este suelo movedizo y nuestro llagado y sucio
aspecto haga que nosotros y nuestros ruegos seamos despreciables,
comenzó a decir una de ellas, nuestra fama debe incitar a tu corazón a
decirnos quién eres tú, que sientas con tal seguridad los pies vivos
en el Infierno. Este que ves tan desnudo y destrozado, y cuyas huellas
voy siguiendo, fué de un rango mucho más elevado de lo que te figuras.
Nieto fué de la púdica Gualdrata,[17] se llamó Guido Guerra, y durante
su vida hizo tanto con su talento, como con su espada: el otro, que
tras de mí oprime la arena, es Tegghiaio Aldobrandi, cuya voz debería
ser agradecida en el mundo; y yo, que sufro el mismo tormento que
ellos, fuí Jacobo Rusticucci, y por cierto que nadie me causó más daño
que mi fiera mujer.

       [17] Bellísima y honesta doncella, hija de Bellicion Berti, la
       cual, al mostrarse el emperador Otón IV deseoso de besarla,
       se volvió hacia su padre diciendo: "Nadie me ha da besar,
       excepto aquel a quien dé la mano de esposa." Se casó con el
       conde Guido, de familia germánica, del cual descendieron los
       condes Guidi, señores de Casentino. De este matrimonio nació
       Marcovaldo, que fué padre de Guido Guerra, valiente caballero
       y hombre de gran prudencia y talento, a quien se debió la
       victoria en la batalla de Benavento.

Si hubiese podido estar al abrigo del fuego, me habría lanzado hacia
los de abajo, y creo que mi Maestro lo hubiera tolerado; pero como
estaba expuesto a abrasarme y cocerme, el miedo venció la buena
intención que me impelía a abrazarlos. Así les dije:

--Vuestra situación no me ha inspirado desprecio, sino un dolor que
tardará en desaparecer; esto es lo que he sentido desde el momento
que mi Señor me dijo algunas palabras, por las cuales comprendí que
era gente de vuestra calidad la que hacia nosotros venía. De vuestra
tierra soy; y siempre he retenido y escuchado con gusto vuestros actos
y vuestros honrados nombres. Dejo las amarguras, y voy en busca de los
sabrosos frutos que me ha prometido mi sincero Guía; pero antes me es
preciso bajar hasta el centro.

--Así tu alma permanezca unida a tus miembros por mucho tiempo--repuso
aquél--, y así también resplandezca tu fama después de la muerte,
ruégote nos digas si la gentileza y el valor habitan aún en nuestra
ciudad, como solían, o si se han desterrado por completo; porque
Guillermo Borsiere, que gime hace poco tiempo entre nosotros, y va allí
con los demás compañeros, nos atormenta con sus relatos.

--¡Los advenedizos y las rápidas fortunas han engendrado en ti,
Florencia, tanto orgullo e inmoderación, que tú misma te lamentas ya
por esa causa!

Así exclamé con el rostro levantado; y las tres sombras, oyendo esta
respuesta, se miraron mutuamente, como cuando se oyen cosas que se
tienen por verdaderas.

--¡Si tan poco te cuesta en otras ocasiones satisfacer las preguntas de
cualquiera--respondieron todos--, dichoso tú que dices lo que sientes!
Mas, si sales de estos lugares, obscuros, y vuelves a ver las hermosas
estrellas, cuando te plazca decir: "Estuve allí," haz que los hombres
hablen de nosotros.

En seguida rompieron el círculo, y huyeron tan de prisa, que sus
piernas parecían alas. No podría decirse "amén" tan pronto como ellos
desaparecieron: por lo cual mi Maestro determinó que nos fuésemos. Yo
le seguía, y a los pocos pasos advertí que el ruido del agua estaba
tan próximo, que aun hablando alto apenas nos hubieran oído. Como
aquel río que sigue su propio curso desde el monte Veso hacia levante
por la izquierda del Apenino, el cual se llama Acquacheta antes de
precipitarse en un lecho más bajo, y perdiendo este nombre en Forli, y
formando después una cascada, ruge sobre San Benedetto en los Alpes,
donde un millar de hombres debiera hallar su retiro, así en la parte
inferior de una roca escarpada, oímos resonar tan fuertemente aquella
agua teñida de sangre, que me habría hecho ensordecer en poco tiempo.
Tenía yo una cuerda ceñida al cuerpo, con la cual había esperado
apoderarme de la pantera de pintada piel: cuando me la desaté, según
me lo había ordenado mi Guía, se la presenté arrollada y replegada:
entonces se volvió hacia la derecha, y desde una distancia considerable
de la orilla, la arrojó en aquel abismo profundo. "Preciso es, decía
yo entre mí, que alguna novedad responda a esa nueva señal, cuyo
efecto espera con tanta atención mi Maestro." ¡Oh!; ¡qué circunspectos
deberían ser los hombres ante los que, no solamente ven sus actos, sino
que, con la inteligencia, leen en el fondo de su pensamiento! Mi Guía
me dijo:

--Pronto vendrá de arriba lo que espero, y pronto también es preciso
que descubran tus ojos lo que tu pensamiento no ve con claridad.

El hombre debe, siempre que pueda, cerrar sus labios antes de decir una
verdad, que tenga visos de mentira; porque se expone a avergonzarse sin
tener culpa. Pero ahora no puedo callarme, y te juro, ¡oh lector!, por
los versos de esta comedia, a la que deseo la mayor aceptación, que vi
venir nadando por el aire denso y obscuro una figura, que causaría
espanto al corazón más entero; la cual se asemejaba al buzo que vuelve
del fondo adonde bajó acaso a desprender el ancla que está afianzada a
un escollo, u otro cualquier objeto escondido en el mar, y que extiende
hacia arriba los brazos, al mismo tiempo que encoge sus piernas.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOSEPTIMO_


He ahí la fiera de aguzada cola, que traspasa las montañas, y rompe los
muros y las armas: he ahí la que corrompe al mundo entero.

Así empezó a hablarme mi Maestro, e hizo a aquélla una seña,
indicándole que se dirigiera hacia la margen de piedra donde nos
encontrábamos. Y aquella inmunda imagen del fraude, llegó a nosotros, y
adelantó la cabeza y el cuerpo, pero no puso la cola sobre la orilla.
Su rostro era el de un varón justo, tan bondadosa era su apariencia
exterior, y el resto del cuerpo el de una serpiente. Tenía dos garras
llenas de vello hasta los sobacos, y la espalda, el pecho y los
costados salpicados de tal modo de lazos y escudos, que no ha habido
tela turca ni tártara tan rica en colores, no pudiendo compararse
tampoco a aquéllos los de las telas de Aracnea. Como se ven muchas
veces las barcas en la orilla, mitad en el agua y mitad en tierra, o
como en el país de los glotones tudescos el castor se prepara a hacer
la guerra a los peces, así la detestable fiera se mantenía sobre el
cerco de piedra que circunda la arenosa llanura, agitando su cola
en el vacío, y levantando el venenoso dardo de que tenía armada su
extremidad, como la de un escorpión. Mi Guía me dijo:

--Ahora conviene que dirijamos nuestros pasos hacia la perversa fiera
que allí está tendida.

Por lo cual descendimos por la derecha, y dimos diez pasos sobre la
extremidad del margen, procurando evitar la arena abrasada y las
llamas: cuando llegamos donde la fiera se encontraba, vi a corta
distancia sobre la arena mucha gente sentada al borde del abismo. Allí
me dijo mi Maestro:

--A fin de que adquieras una completa experiencia de lo que es este
recinto, anda y examina la condición de aquellas almas, pero que sea
corta tu conferencia. Mientras vuelves, hablaré con esta fiera, para
que nos preste sus fuertes espaldas.

Continué, pues, andando solo hasta el extremo del séptimo círculo,
donde gemían aquellos desgraciados. El dolor brotaba de sus ojos,
mientras acá y allá se defendían con las manos, ya de las pavesas, ya
de la candente arena, como los perros, en el estío, rechazan con las
patas o con el hocico las pulgas, moscas o tábanos, que les molestan.
Mirando atentamente el rostro de muchos de aquellos a quienes azota
el doloroso fuego, no conocí a ninguno; pero observé que del cuello
de cada cual pendía una bolsa de cierto color, marcada con un signo,
en cuya contemplación parecían deleitarse sus miradas. Aproximándome
más para examinar mejor, vi en una bolsa amarilla una figura azul, que
tenía toda la apariencia de un león. Después, prosiguiendo el curso de
mis observaciones, vi otra, roja como la sangre, que ostentaba una oca
más blanca que la leche. Uno de ellos, en cuya bolsa blanca figuraba
una puerca preñada, de color azul, me dijo:

--¿Qué haces en esta fosa? Véte; y puesto que aún vives, sabe que mi
vecino Vitaliano debe sentarse aquí a mi izquierda. Yo soy paduano,
en medio de estos florentinos, que muchas veces me atruenan los oídos
gritando: "Venga el caballero soberano, que llevará la bolsa con los
tres picos."

Después torció la boca, y sacó la lengua como el buey que se lame las
narices. Y yo, temiendo que mi tardanza incomodase a aquél que me
había encargado que estuviera allí poco tiempo, volví la espalda a tan
miserables almas. Encontré a mi Guía, que había saltado ya sobre la
grupa del feroz animal, y me dijo:

--Ahora sé fuerte y atrevido. Por aquí no se baja sino por escaleras de
esta clase: monta delante; quiero quedarme entre ti y la cola, a fin de
que ésta no pueda hacerte daño alguno.

Al oír estas palabras, me quedé como aquel que, presintiendo el frío de
la cuartana, tiene ya las uñas pálidas, y tiembla con todo su cuerpo
tan sólo al mirar la sombra; pero su sentido amenazador me produjo la
vergüenza que da ánimo a un servidor delante de un buen amo. Me coloqué
sobre las anchas espaldas de la fiera, y quise decir: "Ten cuidado de
sostenerme;" pero, contra lo que esperaba, me faltó la voz; si bien él,
que ya anteriormente me había socorrido en todos los peligros, apenas
monté, me estrechó y me sostuvo entre sus brazos. Después dijo:

--Gerión, ponte ya en marcha, trazando anchos círculos y descendiendo
lentamente: piensa en la nueva carga que llevas.

Aquel animal fué retrocediendo como la barca que se aleja de la orilla,
y cuando sintió todos sus movimientos en libertad, revolvió la cola
hacia donde antes tenía el pecho, y extendiéndola, la agitó como
una anguila, atrayéndose el aire con las garras. No creo que Faetón
tuviera tanto miedo, cuando abandonó las riendas, por lo cual se
abrasó el cielo, como se puede ver todavía; ni el desgraciado Icaro,
cuando, derritiéndose la cera, sintió que las alas se desprendían de su
cintura, al mismo tiempo que su padre le gritaba: "Mal camino llevas,"
como el que yo sentí, al verme en el aire por toda partes, y alejado
de mi vista todo, excepto la fiera. Esta empezó a marchar, nadando
lentamente, girando y descendiendo; pero yo no podía apercibirme
más que del viento que sentía en mi rostro y en la parte inferior
de mi cuerpo. Empecé a oír hacia la derecha el horrible estrépito
que producían las aguas en el abismo; por lo cual incliné la cabeza
y dirigí mis miradas hacia abajo, causándome un gran miedo aquel
precipicio; porque vi llamas y percibí lamentos, que me obligaron a
encogerme tembloroso. Entonces observé, pues no lo había reparado
antes, que descendíamos dando vueltas, como me lo hizo notar la
proximidad de los grandes dolores, amontonados por doquier en torno
nuestro. Como el halcón, que ha permanecido volando largo tiempo sin
ver reclamo ni pájaro alguno, hace exclamar al halconero: "¡Eh! ¿Ya
bajas?," y efectivamente desciende cansado de las alturas donde trazaba
cien rápidos círculos, posándose lejos del que lo amaestró, desdeñoso
e iracundo, así nos dejó Gerión en el fondo del abismo, al pie de una
desmoronada roca; y libre de nuestras personas, se alejó como la saeta
despedida por la cuerda.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOOCTAVO_


Hay un lugar en el Infierno, llamado Malebolge,[18] construído todo
de piedra y de color ferruginoso, como la cerca que lo rodea. En el
centro mismo de aquella funesta planicie se abre un pozo bastante
ancho y profundo, de cuya estructura me ocuparé en su lugar. El
espacio que queda entre el pozo y el pie de la dura cerca es redondo,
y está dividido en diez valles, o recintos cerrados, semejantes a los
numerosos fosos que rodean a un castillo para defensa de las murallas;
y así como estos fosos tienen puentes que van desde el umbral de la
puerta a su otro extremo, del mismo modo aquí avanzaban desde la base
de la montaña algunas rocas, que atravesando las márgenes y los fosos,
llegaban hasta el pozo central, y allí se reunían quedando truncadas.
Tal era el sitio donde nos encontramos cuando descendimos de la grupa
de Gerión: el Poeta echó a andar hacia la izquierda, y yo seguí tras
él. A mi derecha vi nuevas causas de conmiseración, nuevos tormentos y
nuevos burladores, que llenaban la primera fosa. En el fondo estaban
desnudos los pecadores; los del centro acá venían de frente a nosotros;
y los de esta parte afuera seguían nuestra misma dirección, pero con
paso más veloz. Como en el año del Jubileo, a causa de la afluencia
de gente que atraviesa el puente de San Angelo, los romanos han
determinado que todos los que se dirijan al castillo y vayan hacia San
Pedro pasen por un lado, y por el otro los que van hacia el monte, así
vi, por uno y otro lado de la negra roca, cornudos demonios con grandes
látigos, que azotaban cruelmente las espaldas de los condenados. ¡Oh!
¡Cómo les hacían mover las piernas al primer golpe! Ninguno aguardaba
el segundo ni el tercero. Mientras yo andaba, mis ojos se encontraron
con los de un pecador, y dije en seguida: "No es la primera vez que
veo a ése." Por lo que me detuve a observarlo mejor: mi dulce Guía
se detuvo al mismo tiempo, y aun me permitió retroceder un tanto. El
azotado creyó ocultarse bajando la cabeza; mas le sirvió de poco, pues
le dije:

       [18] "Malebolge," fosas malditas. Vocablo dantesco compuesto
       de "bolge," bolsas, alforjas, y "male" malditas.

--Tú, que fijas los ojos en el suelo, si no son falsas las facciones
que llevas, eres Venedico Caccianimico. Pero ¿qué es lo que te ha
traído a tan picantes salsas?

A lo que me contestó:

--Lo digo con repugnancia; pero cedo a tu claro lenguaje, que me hace
recordar el mundo de otro tiempo. Yo fuí aquel que obligó a la bella
Ghisola a satisfacer los deseos del Marqués, cuéntese como se quiera la
tal historia. Y no soy el único boloñés que llora aquí; antes bien este
sitio está tan lleno de ellos, que no hay en el día entre el Savena y
el Reno tantas lenguas que digan "sipa,"[19] como en esta fosa; y si
quieres una prueba de lo que te digo, recuerda nuestra codicia notoria.

       [19] En la provincia de Bolonia, situada entre los ríos
       Savena y Reno, para decir sia o sí, decían sipa o sipó. En el
       día pronuncian: se pó, que viene a ser el c'est bon de los
       franceses.

Mientras así hablaba, un demonio le pegó un latigazo, diciéndole:
"Anda, rufián; que aquí no hay mujeres que se vendan."

Me reuní a mi Guía; y a los pocos pasos llegamos a un punto de donde
salía una roca de la montaña. Subimos por ella ligeramente, y volviendo
a la derecha sobre su áspero dorso, salimos de aquel eterno recinto.
Luego que llegamos al sitio en que aquel peñasco se ahueca por debajo a
modo de puente, para dar paso a los condenados, mi Guía me dijo:

--Detente, y haz que en ti se fijen las miradas de esos otros
malnacidos, cuyos rostros no has visto aún, porque han caminado hasta
ahora en nuestra misma dirección.

Desde el vetusto puente contemplamos la larga fila que hacia nosotros
venía por la otra parte, y que era igualmente castigada por el látigo.
El buen Maestro me dijo, sin que yo le preguntara nada:

--Mira esa gran sombra que se acerca, y que, a pesar de su dolor, no
parece derramar ninguna lágrima. ¡Qué aspecto tan majestuoso conserva
aún! Ese es Jasón, que con su valor y su destreza robó en Cólquide el
vellocino de oro. Pasó por la isla de Lemnos, después que las audaces
y crueles mujeres de aquella isla dieron muerte a todos los habitantes
varones; y allí, con sus artificios y sus halagüeñas palabras, engañó
a la joven Hisipila, que antes había engañado a todas sus compañeras,
y la dejó encinta y abandonada; por tal culpa está condenado a tal
martirio, que es también la venganza de Medea. Con él van todos los que
han cometido igual clase de engaños: bástete, pues, saber esto de la
primera fosa, y de los que en ella son atormentados.

Nos encontrábamos ya en el punto donde el estrecho sendero se cruza con
el segundo margen, que sirve de apoyo para otro arco. Allí vimos a los
que se anidan en una nueva fosa, dando resoplidos con sus narices y
golpeándose con sus propias manos. Las orillas estaban incrustadas de
moho, producido por las emanaciones de abajo, que allí se condensan,
ofendiendo a la vista y al olfato. La fosa es tan profunda, que no se
puede ver el fondo, sino mirando desde la parte más alta del arco, que
lo domina perpendicularmente. Allí nos pusimos, y desde aquel punto
vimos en el foso unas gentes sumergidas en un estiércol, que parecía
salir de las letrinas humanas; y mientras tenía la vista fija allí
dentro, vi uno con la cabeza tan sucia de excremento, que no podía
saber si era clérigo o seglar. Aquella cabeza me dijo:

--¿Por qué te muestras tan ávido de mirarme a mí, con preferencia a los
otros que están tan sucios como yo?

Le respondí:

--Porque, si mal no recuerdo, te he visto otra vez con los cabellos
enjutos, y tú eres Alejo Interminelli de Luca; por eso te miro más que
a todos los otros.

Entonces, él, golpeándose la calabaza, exclamó:

--Aquí me han sumergido las lisonjas que no se cansó de prodigar mi
lengua.

Después de esto, mi Guía me dijo:

--Procura adelantar un poco la cabeza, a fin de que tus miradas
alcancen las facciones de aquella sucia esclava desmelenada, que se
desgarra las carnes con sus uñas llenas de inmundicia, y que tan pronto
se encoge como se estira. Esa es Thais, la prostituta, que cuando su
amante le preguntó: "¿Tengo grandes méritos a tus ojos?," ella le
contestó: "Sí, maravillosos." Y con esto queden saciadas nuestras
miradas.



[Ilustración]



_CANTO DECIMONONO_


¡Oh Simón el mago! ¡Oh miserables sectarios suyos, almas rapaces, que
prostituís a cambio de oro y plata las cosas de Dios, que deben ser las
esposas de la virtud! Ahora resonará la trompa para vosotros, puesto
que os encontráis en la tercera fosa.

Estábamos ya junto a ésta, subidos en aquella parte del escollo que
cae justamente sobre su centro. ¡Oh suma Sabiduría! ¡Cuán grande es el
arte que demuestras en el cielo, en la tierra y en el mundo maldito, y
con cuánta equidad se reparte tu virtud! Vi en los lados y en el fondo
la piedra lívida llena de pozuelos, todos redondos y de igual tamaño,
los cuales me parecieron ni más ni menos anchos que los que hay en mi
hermoso San Juan para servir de pilas bautismales; uno de éstos rompí
yo no ha muchos años, por salvar a un niño que dentro de él se ahogaba;
y baste lo que digo, para desengañar a todos.[20] Fuera de la boca
de cada uno de aquellos pozuelos salían los pies y las piernas de un
pecador, hasta el muslo, quedando dentro el resto del cuerpo. Ambos
pies estaban encendidos, por cuya razón se agitaban tan fuertemente
sus coyunturas, que hubieran roto sogas y cuerdas. Del mismo modo que
la llama suele recorrer la superficie de los objetos untados de grasa,
así el fuego flameaba desde el talón a la punta en los pies de los
condenados.

       [20] Habiendo roto Dante una de las pilas bautismales de la
       iglesia de San Juan en Florencia, para salvar a un niño que se
       ahogaba, fué acusado de sacrilegio. Por esto hace constar aquí
       que no lo hizo por desprecio a las cosas sagradas, sino por
       amor a la humanidad.

--¿Quién es aquél, Maestro, que furioso agita los pies más que sus
otros compañeros--dije entonces--, y a quien corroe y deseca una llama
mucho más roja?

A lo cual me contestó:

--Si quieres que te conduzca por aquella parte de la escarpa que está
más cercana al fondo, él mismo te dirá quién es y cuáles son sus
crímenes.

Le respondí:

--Me parece bien todo lo que a ti te agrada: tú eres el dueño y sabes
que yo no me separo de tu voluntad, así como también conoces lo que me
callo.

Subimos entonces al cuarto margen; después volvimos y bajamos por la
izquierda hacia la estrecha y perforada fosa, sin que el buen Maestro
me hiciera separar de su lado, hasta haberme conducido junto al hoyo
de aquel que daba tantas señales de dolor con los movimientos de sus
piernas.

--¡Oh! Quienquiera que seas, tú, que tienes enterrada la parte superior
de tu cuerpo; alma triste, plantada como una estaca--empecé a decir--,
habla, si puedes.

Yo estaba como el fraile que confiesa al pérfido asesino, que, metido
en la tierra, le llama para que cese su muerte. Y él gritó:

--¿Estás ya aquí derecho, estás ya aquí derecho, Bonifacio?[21] Me
ha engañado en algunos años lo que está escrito. ¿Tan pronto te has
saciado de aquellos bienes, por los cuales no temiste apoderarte con
embustes de la hermosa Dama,[22] y gobernarla después indignamente?

       [21] Esta sombra es la del papa Nicolás III, de la familia
       de los Orsini de Roma, electo en 1277. Cree que quien le
       interroga es el alma de Bonifacio VIII; y por eso dice:
       "¿Estás ya aquí, Bonifacio?" Y añade en seguida: "Me ha
       engañado en algunos años lo escrito." Es decir: El libro
       profético, en que nosotros los condenados leemos lo futuro, me
       ha engañado; porque, según él, tú debías morir en 1303, y no
       en 1300.

       [22] Según la Historia, esta opinión de Dante es exagerada.
       Sin embargo, Celestino V dijo de Bonifacio VIII, que este papa
       entró a reinar como un zorro, gobernó como un león y murió
       como un perro.

Quedéme, al oír esto, como aquellos que, casi avergonzados de no haber
comprendido lo que se les ha dicho, no saben qué contestar. Entonces
Virgilio dijo:

--Respóndele pronto: "yo no soy, yo no soy el que tú crees."

Y yo contesté como se me ordenó. Por lo cual el espíritu retorció sus
pies; y luego, suspirando y con llorosa voz, me dijo:

--¿Pues qué es lo que me preguntas? Si te urge conocer quién soy, hasta
el punto de haber descendido para ello por todos estos peñascos, sabrás
que estuve investido del gran manto, y fuí verdadero hijo de la Osa,
tan codicioso, que, por aumentar la riqueza de los oseznos, embolsé
arriba todo el dinero que pude, y aquí mi alma. Bajo mi cabeza están
sepultados los demás papas, que antes de mí cometieron simonía, y se
hallan comprimidos a lo largo de este angosto agujero. Yo me hundiré
también luego que venga aquel que creí fueses tú, cuando te dirigí mi
súbita pregunta. Pero desde que mis pies se abrasan, y me encuentro
colocado al revés, ha transcurrido más tiempo del que él permanecerá
en este mismo sitio con los pies quemados; porque en pos de él vendrá
de poniente un pastor sin ley, por causa más repugnante, y ése deberá
cubrirnos a entrambos. Será un nuevo Jasón, parecido al de que se habla
en el libro de los Macabeos; y así como el rey de éste fué débil para
con él, así con el otro lo será el que rige la Francia.

No sé si en tal momento fué demasiada audacia la mía; pues le respondí
en estos términos:

--¡Eh!, dime: ¿cuánto dinero exigió Nuestro Señor de San Pedro, antes
de poner las llaves en su poder? En verdad que no le pidió más sino
que le siguiera. Ni Pedro ni los otros pidieron a Matías oro ni plata
cuando por suerte fué elegido en reemplazo del que perdió su alma
traidora. Permanece, pues, ahí, porque has sido castigado justamente, y
guarda bien la mal adquirida riqueza, que tan atrevido te hizo contra
Carlos. Y si no fuese porque aun me contiene el respeto a las llaves
soberanas, que poseíste en tu alegre vida, emplearía palabras mucho más
severas; porque vuestra avaricia contrista al mundo, pisoteando a los
buenos, y ensalzando a los malos. Pastores, a vosotros se refería el
Evangelista, cuando vió prostituída ante los reyes a la que se sienta
sobre las aguas; a la que nació con siete cabezas, y obtuvo autoridad
por sus diez cuernos, mientras la virtud agradó a su marido.[23] Os
habéis construído dioses de oro y plata: ¿qué diferencia, pues, existe
entre vosotros y los idólatras, sino la de que ellos adoran a uno y
vosotros adoráis a ciento? ¡Ah, Constantino! ¡A cuántos males dió
origen, no tu conversión al cristianismo, sino la donación que de ti
recibió el primer papa que fué rico!

       [23] Dante alude aquí a Roma, edificada sobre siete colinas,
       a la que rendían obediencia muchos pueblos y naciones, y
       permaneció constituída en gran poder y autoridad, mientras (su
       marido) sus jefes fueron virtuosos: pero decayó en la opinión,
       que por tanto tiempo había merecido y gozado, cuando la corte
       romana prefirió a la virtud el oro y la plata, prostituyéndose
       a los reyes de la tierra.

Mientras yo le hablaba con esta claridad, él, ya fuese a impulsos de
la ira, o porque le remordiese la conciencia, respingaba fuertemente
con ambas piernas. Creo que complací a mi Guía; porque escuchó siempre
con rostro satisfecho el sonido de mis palabras, expresadas con
sinceridad. Entonces me cogió con los dos brazos, y teniéndome en alto
bien afianzado sobre su pecho, volvió a subir por el camino por donde
habíamos descendido, sin dejar de estrecharme contra sí, hasta llegar a
la parte superior del puente que va de la cuarta a la quinta calzada.
Allí, depositó suavemente su querido fardo sobre el áspero y pelado
escollo, que hasta para las cabras sería un difícil sendero, desde
donde descubrí una nueva fosa.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMO_


Mis versos deben relatar un nuevo suplicio, el cual servirá de asunto
al vigésimo canto del primer cántico, que trata de los sumergidos
en el Infierno. Me hallaba ya dispuesto a contemplar el descubierto
fondo, que está bañado de lágrimas de angustia, cuando vi venir por la
fosa circular gentes que, llorando en silencio, caminaban con aquel
paso lento que llevan las letanías en el mundo. Cuando incliné más
hacia ellos mi mirada, me pareció que cada uno de aquellos condenados
estaba retorcido de un modo extraño desde la barba al principio del
pecho; pues tenían el rostro vuelto hacia las espaldas, y les era
preciso andar hacia atrás, porque habían perdido la facultad de ver por
delante. Quizá, por la fuerza de la perlesía, se encuentre un hombre
de tal manera contrahecho; pero yo no lo he visto ni creo que pueda
suceder. Ahora bien, lector, ¡así Dios te permita sacar fruto de esta
lectura! Considera por ti mismo si mis ojos podrían permanecer secos,
cuando vi de cerca nuestra humana figura tan torcida, que las lágrimas
le caían por la espina dorsal. Yo lloraba en verdad, apoyado contra
una de las rocas de la dura montaña, de suerte que mi Guía me dijo:

--¿Tú también eres de los insensatos? Aquí vive la piedad cuando está
bien muerta. ¿Quién es más criminal que el que se apasiona contemplando
la justicia divina? Levanta la cabeza, levántala y mira a aquel por
quién se abrió la tierra en presencia de los tebanos, que exclamaban:
"¿Adónde caes, Anfiarao? ¿Por qué abandonas la guerra?" Y no cesó
de caer en el Infierno hasta llegar a Minos, que se apodera de cada
culpable. Mira cómo ha convertido sus espaldas en pecho: por haber
querido ver demasiado hacia adelante, ahora mira hacia atrás, y sigue
un camino retrógrado. Mira a Tiresias, que mudó de aspecto cuando de
varón se convirtió en hembra, cambiando también todos su miembros,
y hubo de abatir con su vara las dos serpientes unidas, antes que
recobrara su pelo viril. El que acerca sus espaldas al vientre de aquél
es Aronte, que tuvo por morada una gruta de blancos mármoles en las
montañas de Luni, cultivadas por el carrarés que habita en su falda,
y desde allí no había nada que limitara su vista, cuando contemplaba
el mar o las estrellas. Aquella que, con los destrenzados cabellos,
cubre sus pechos, por lo cual se ocultan a tus miradas, y tiene en ese
lado de su cuerpo todas las partes velludas, fué Manto, que recorrió
muchas comarcas, hasta que se detuvo en el sitio donde yo nací; por
lo cual deseo que me prestes un poco de atención. Luego que su padre
salió de la vida, y fué esclavizada la ciudad de Baco,[24] Manto anduvo
errante por el mundo durante mucho tiempo. Allá arriba, en la bella
Italia, existe un lago al pie de los Alpes que ciñen la Alemania por
la parte superior del Tirol, el cual se llama Benaco. Mil corrientes,
y aun más, según creo, vienen a aumentar, entre Garda, Val-Camonica
y el Apenino, el agua que se estanca en dicho lago. En medio de éste
hay un sitio, donde el Pastor de Trento, y los de Verona y Brescia,
podrían dar su bendición si siguiesen aquel camino. En el punto donde
es más baja la orilla que le circunda, está situada Peschiera, bello
y fuerte castillo, a propósito para hacer frente a los de Brescia y a
los de Bérgamo. Allí afluye necesariamente toda el agua que no puede
estar contenida en el lago de Benaco, formando un río que corre entre
verdes praderas. En cuanto aquella agua sigue un curso propio, ya no se
llama Benaco, sino Mincio, hasta que llega a Governolo, donde desemboca
en el Po. No corre mucho sin que encuentre una hondonada, en la cual
se extiende y se estanca, y suele ser malsana en el estío. Pasando,
pues, por allí la feroz doncella, vió en medio del pantano una tierra
inculta y deshabitada. Se detuvo en ella con sus esclavas, para huír de
todo consorcio humano, y para ejercer su arte mágica, y allí vivió y
dejó sus restos mortales. Entonces los hombres, que estaban dispersos
por los alrededores, se reunieron en aquel sitio, que era fuerte a
causa del pantano que le circundaba: edificaron una ciudad sobre los
huesos de la difunta, y del nombre de la primera que había elegido
aquel sitio, la llamaron Mantua, sin consultar para ello al Destino. En
otro tiempo fueron sus habitantes más numerosos, antes de que Casalodi
se dejara engañar neciamente por Pinamonte. Te lo advierto a fin de
que, si oyes atribuir otro origen a mi patria, ninguna mentira pueda
obscurecer la verdad.

       [24] Tebas, ciudad consagrada a Baco.

Le respondí:

--Maestro, tus razonamientos son para mí tan verídicos, y me obligan
a prestarles tanta fe, que cualesquiera otros me parecerían carbones
apagados. Pero dime si entre la gente que va pasando hay alguno digno
de notarse, pues eso solo ocupa mi alma.

Entonces me dijo:

--Aquél, cuya barba se extiende desde el rostro a sus morenas espaldas,
fué augur cuando la Grecia se quedó tan exhausta de varones, que apenas
los había en las cunas, y junto con Calcas dió la señal en Aulide para
cortar el primer cable. Se llamó Euripilo, y así lo nombra en algún
punto mi alta tragedia. Aquel otro que ves tan demacrado fué Miguel
Scott, que conoció perfectamente las imposturas del arte mágica. Mira a
Guido Bonatti, y ve allí a Asdente, que ahora desearía no haber dejado
su cuero y su bramante; pero se arrepiente demasiado tarde: contempla
las tristes que abandonaron la aguja, la lanzadera y el huso para
convertirse en adivinas, y para hacer maleficios con hierbas y con
figuras. Pero ven ahora, porque ya el astro en que se ve a Caín con las
espinas ocupa el confín de los dos hemisferios, y toca el mar más abajo
de Sevilla. La luna era ya redonda en la noche anterior; debes recordar
bien que no te molestó a veces por la selva umbría.

Así me hablaba y entre tanto íbamos caminando.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOPRIMERO_


Así, de un puente a otro, y hablando de cosas que mi comedia no se
cuida de referir, fuimos avanzando y llegamos a lo alto del quinto,
donde nos detuvimos para ver la otra hondonada de Malebolge y otras
vanas lágrimas, y la vi maravillosamente obscura. Así como en el
arsenal de los venecianos hierve en el invierno la pez tenaz, destinada
a reparar los buques averiados que no pueden navegar, y al mismo tiempo
que uno construye su embarcación, otro calafatea los costados de la que
ha hecho ya muchos viajes; otro recorre la proa, otro la popa; quién
hace remos; quién retuerce las cuerdas; quiénes, por fin, reparan el
palo de mesana y el mayor; de igual suerte, y no por medio del fuego,
sino por la voluntad divina, hervía allá abajo una resina espesa, que
se pegaba a la orilla por todas partes. Yo la veía, pero sin percibir
en ella más que las burbujas que producía el hervor, hinchándose toda y
volviendo a caer desplomada. Mientras la contemplaba fijamente, mi Guía
me atrajo hacia sí desde el sitio en que me encontraba, diciéndome:
"Ten cuidado, ten cuidado." Entonces me volví como el hombre que ansía
ver aquello de que le conviene huír, y a quien asalta un temor tan
grande y repentino, que ni para mirar detiene su fuga; y vi detrás de
nosotros un negro diablo, que venía corriendo por el puente. ¡Oh! ¡Cuán
feroz era su aspecto, y qué amenazador me parecía con sus alas abiertas
y sus ligeros pies! Sobre sus hombros, altos y angulosos, llevaba a
cuestas un pecador, a quien tenía agarrado por ambos jarretes. Desde
nuestro puente dijo:

--¡Oh! Malebranche, ved aquí uno de los ancianos de Santa Zita: ponedle
debajo; que yo me vuelvo otra vez a aquella tierra, que está tan bien
provista de ellos. Allí todos son bribones, excepto Bonturo; y por
dinero, de un "no" hacen un "ita."[25]

       [25] Solíase antiguamente, en los testimonios públicos,
       escribir el ita de los latinos por signo de afirmación, y el
       no por signo de negación.

Le arrojó abajo, y se volvió por la dura roca tan de prisa, que jamás
ha habido mastín suelto que haya perseguido a un ladrón con tanta
ligereza. El pecador se hundió y volvió a subir hecho un arco; pero los
demonios, que estaban resguardados por el puente, gritaban:

--Aquí no está el Santo Rostro; aquí se nada de diferente modo que en
el Serchio. Si no quieres probar nuestros garfios, no salgas de la pez.

Después le pincharon con más de cien harpones, diciéndole:

--Es forzoso que bailes aquí a cubierto, de modo que, si puedes,
prevariques ocultamente.

No de otra suerte hacen los cocineros que sus marmitones sumerjan en
la caldera las viandas por medio de grandes tenedores, para que no
sobrenaden.

--A fin de que no adviertan que estás aquí--me dijo el buen Maestro--,
ocúltate detrás de una roca, que te sirva de abrigo; y aunque se me
haga alguna ofensa, no temas nada; pues ya conozco estas cosas por
haber estado otra vez entre estas almas venales.

En seguida pasó al otro lado del puente, y cuando llegó a la sexta
orilla, tuvo necesidad de mostrar su intrepidez. Con el furor y el
ímpetu con que salen los perros tras el pobre que de pronto pide
limosna donde se detiene, así salieron los demonios de debajo del
puente, volviendo todos contra él sus harpones; pero les gritó:

--Que ninguno de vosotros se atreva. Antes que me punce vuestra
orquilla, adelántese uno que me oiga, y después medite si debe
perdonarme.

Todos gritaron:

--Vé, Malacoda.

Por lo cual uno de ellos se puso en marcha, mientras los otros
permanecían quietos, y se adelantó diciendo:

--¿Qué te podrá salvar de nuestras garras?

--¿Crees tú, Malacoda, que a no ser por la voluntad divina y por tener
el destino propicio--dijo mi Maestro--, me hubieras visto llegar aquí,
sano y salvo, a pesar de todas vuestras armas? Déjame pasar, porque en
el cielo quieren que enseñe a otro este camino salvaje.

Entonces quedó tan abatido el orgullo del demonio, que dejó caer el
harpón a sus plantas, y dijo a los otros:

--Que no se le haga daño.

Y mi guía a mí:

--¡Oh tú, que estás agazapado tras de las rocas del puente! Ya puedes
llegar a mí con toda seguridad.

Entonces eché a andar, y me acerqué a él con prontitud; pero los
diablos avanzaron, de modo que yo temí que no observaran lo pactado:
así vi temblar en otro tiempo a los que por capitulación salían de
Caprona, viéndose entre tantos enemigos. Me acerqué cuanto pude a mi
Guía, y no separaba mis ojos del rostro de aquéllos, que no era nada
bueno. Bajaban ellos sus garfios, y: "¿Quiéres que le pinche en la
rabadilla?," decía uno de ellos a los otros. Y respondían: "Sí, sí
clávale." Pero aquel demonio, que estaba conversando con mi Guía, se
volvió de repente, y gritó: "Quieto, quieto, Scarmiglione." Después nos
dijo:

--Por este escollo no podréis ir más lejos, pues el sexto arco yace
destrozado en el fondo. Si os place ir más adelante, seguid esta
costa escarpada: cerca veréis otro escollo por el que podréis pasar.
Ayer, cinco horas más tarde que en este momento, se cumplieron mil
doscientos sesenta y seis años desde que se rompió aquí el camino.[26]
Voy a enviar hacia allá varios de los míos para que observen si algún
condenado procura sacar la cabeza al aire: id con ellos, que no os
harán daño.

       [26] Ayer, Viernes, a las tres de la tarde, quiere decir el
       diablo (pues se supone que habla a las diez de la mañana del
       Sábado Santo), se cumplieron 1266 años desde que se rompió
       este puente, a consecuencia de un terremoto, en el momento de
       la muerte de Jesucristo.

--Adelante, Alichino y Calcabrina--empezó a decir--; y tú también,
Cagnazzo; Barbariccia guiará a los diez. Vengan además Libicocco, y
Draghignazzo; Ciriatto, el de los grandes colmillos, y Graffiacane, y
Farfarello, y el loco de Rubicantondad en torno de la pez hirviente:
éstos deben llegar salvos hasta el otro escollo, que atraviesa
enteramente sobre la fosa.[27]

       [27] He aquí traducidos los nombres de los doce diablos
       que Dante menciona en este canto: Malebranche, malas
       garras.--Malacoda, cola maldita.--Scarmiglione, que
       arranca los cabellos.--Alichino, que hace inclinar a los
       otros.--Calcabrina, que pisa el rocío.--Cagnazzo, perro
       malo.--Barbariccia, el de la barba erizada.--Libicocco, deseo
       ardiente.--Draghignazzo, veneno de dragón.--Ciriatto-Sannuto,
       colmillo de jabalí.--Graffiaccane, perro que
       araña.--Rubicante, inflamado. Todas estas versiones son de
       Landino.

--¡Oh Maestro! ¿Qué es lo que veo?--dije--; si conoces el camino, vamos
sin escolta; yo, por mí, no la solicito. Si eres tan prudente como de
costumbre, ¿no ves que rechinan los dientes, y se hacen guiños que nos
amenazan algún mal?

--No quiero que te espantes--me contestó--; deja que rechinen los
dientes a su gusto. Si lo hacen, es por los desgraciados que están
hirviendo.

Se pusieron en camino por la margen izquierda; pero cada uno de
aquéllos de antemano se habían mordido la lengua en señal de
inteligencia con su jefe, y éste se sirvió de su ano a guisa de
trompeta.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VEGISIMOSEGUNDO_


He visto alguna vez a la caballería levantar el campo, empezar el
combate, pasar revista, y a veces batirse en retirada; he visto ¡oh,
aretinos! hacer excursiones por vuestra tierra y saquearla; he visto
luchar en los torneos y correr en las justas, ya al sonido de las
trompetas, ya al de las campanas, al ruido de los tambores, con las
señales de los castillos, y con todo el aparato nacional y extranjero;
pero lo que no he visto nunca es que tan extraño instrumento de viento
haya indicado la marcha a jinetes ni peones; jamás, ni en la tierra,
ni en los cielos, guió semejante faro a ningún buque. Marchábamos
juntamente con los diez demonios (¡oh terrible compañía!); pero en la
iglesia con los santos, y en la taberna con los borrachos. Sin embargo,
mi atención estaba concentrada en la pez para distinguir todo lo que
contenía la fosa y los que se abrasaban dentro de ella. Así como saltan
los delfines fuera del agua, indicando a los marinos que precavan la
nave de la tempestad, así también algunos condenados, para aliviar su
tormento, sacaban la espalda y la volvían a esconder más rápidos que
el relámpago; y lo mismo que en un charco las ranas sacan la cabeza a
flor de agua, aunque teniendo dentro de ella sus patas y el resto del
cuerpo, así estaban por todas partes los pecadores; pero en cuanto
Barbariccia se aproximaba, volvían a sumergirse en aquel hervidero.
Yo vi, y aun se estremece por ello mi corazón, a uno de aquellos que
había tardado más tiempo en hundirse, como sucede con las ranas, que
una queda fuera del agua, mientras otra se zambulle; y Graffiacane, que
estaba más cerca de él, le enganchó por los cabellos enviscados de pez,
y lo sacó fuera como si fuese una nutria. Yo sabía el nombre de todos
aquellos demonios, por haberme hecho cargo de ellos cuando los eligió
Malacoda. "Rubicante, plántale encima tu garfio y desuéllalo," gritaban
a un tiempo todos aquellos malditos. Yo dije:

--Maestro mío, si puedes, procura saber quién es ese desgraciado que ha
caído en manos de sus adversarios.

Mi Guía se le acercó, y le preguntó de dónde era, a lo que respondió:

--Yo nací en el reino de Navarra. Mi madre me puso al servicio de un
señor: ella me había engendrado de un pródigo, que se destruyó a sí
mismo y disipó su fortuna. Después fuí favorito del buen rey Tebaldo, y
me lancé a comerciar con sus favores; crimen de que doy cuenta en este
horno.

Y Ciriatto, a quien salía de cada lado de la boca un colmillo como el
de un jabalí, le hizo sentir lo bien que uno de ellos hería. Entre
malos gatos había caído aquel ratón; porque Barbariccia lo sujetó entre
sus brazos, diciendo: "Quedaos ahí mientras que yo le ensarto." Y
volviendo el rostro hacia mi Maestro, añadió: "Pregúntale aún si deseas
saber más, antes que otros lo destrocen."

Mi Guía preguntó:

--Dime, pues, si entre los otros culpables que están sumergidos en esa
pez, conoces algunos que sean latinos.

A lo que contestó:

--Acabo de separarme de uno que fué de allí cerca. ¡Así estuviera, como
él, bajo la pez; no temería ahora ni las garras ni los garfios!

Y Libicocco: "Ya hemos tenido demasiada paciencia," dijo; y le enganchó
por el brazo con su harpón, arrancándole de un golpe todo el antebrazo.
Draghignazzo quiso también cogerle por las piernas; pero su Decurión
se volvió hacia todos ellos lanzando una mirada furiosa. Cuando se
hubieron calmado un poco, mi Guía no tardó en preguntar a aquel que
estaba contemplando su herida:

--¿Quién es ése de quien dices que te has separado, por tu desgracia,
para salir a flote?

Y le respondió:

--Es el hermano Gomita, aquel de Gallura, vaso de iniquidad, que tuvo
en su poder a los enemigos de su señor, e hizo de modo que todos
le alabasen. Aceptó su oro y los dejó libres, según él mismo dice;
y con respecto a los empleos, no fué un pequeño, sino un soberano
prevaricador. Con él conversa a menudo don Miguel Zanche de Logodoro, y
sus lenguas no se cansan nunca de hablar de las cosas de Cerdeña. ¡Ay
de mí! Ved a ese otro cómo aprieta los dientes. Aun hablaría más, pero
temo que se prepare a rascarme la tiña.

El gran jefe de los demonios se dirigió a Farfarelo, que movía sus ojos
en todas direcciones buscando donde herir, y le dijo: "Quítate de ahí,
pájaro malvado."

--Si queréis ver u oír a toscanos y lombardos--empezó a decir en
seguida el desgraciado pecador--, haré que vengan. Pero que esas
malditas garras se mantengan un poco apartadas, a fin de que ellos
no teman sus venganzas: yo, sentándome en este mismo sitio, por uno
que soy haré venir siete, silbando como acostumbramos cuando uno de
nosotros saca la cabeza fuera de la pez.

Al oír estas palabras, Gagnazzo levantó el hocico meneando la cabeza,
y dijo: "¡Oigan el medio malicioso de que se ha valido para volver
a sumergirse!" A lo cual contestó aquél, que tenía abundancia de
estratagemas: "¡En verdad que soy muy malicioso, cuando expongo a los
míos a mayores tormentos!" No pudo contenerse Alichino, y en contra de
lo dicho por los otros, respondió: "Si te arrojas en la pez, no correré
al galope detrás de ti, sino que emplearé mis alas para ello. Te damos
de ventaja la escarpa, y el ribazo por defensa, y veamos si tú solo
vales más que todos nosotros."

¡Oh tú, que lees esto, ahora verás un nuevo juego! Todos los demonios
se volvieron hacia la pendiente opuesta, y el primero de ellos, el que
se había mostrado más renitente. El navarro aprovechó bien el tiempo;
fijó sus pies en el suelo, y precipitándose de un solo salto, se puso
al abrigo de los malos propósitos de aquéllos. Contristados se quedaron
los demonios ante esta treta, pero mucho más el que tuvo la culpa de
ella; por lo cual se lanzó tras de él gritando: "Ya te tengo." Pero
de poco le valió, porque sus alas no pudieron igualar en velocidad
al espanto de Ciampolo: éste se lanzó en la pez, y aquél cambió la
dirección de su vuelo, llevando el pecho hacia arriba.

No de otro modo se sumerge instantáneamente el pato cuando el halcón se
aproxima, y éste se remonta furioso y fatigado. Calcabrina, irritado
contra Lichino por aquel engaño, echó a volar tras él, deseoso de
que el pecador se escapara para tener un motivo de querella. Y
cuando hubo desaparecido el prevaricador, volvió sus garras contra
su compañero, y se aferró con él sobre el mismo estanque. Pero éste,
gavilán adiestrado, hizo uso también de las suyas, y los dos cayeron
en medio de la pez hirviente. El calor los separó bien pronto;
pero todo su esfuerzo para remontarse era en vano, porque sus alas
estaban enviscadas. Barbariccia, descontento como los demás, hizo
volar a cuatro desde la otra parte con todos sus harpones, y bajando
rápidamente hacia el sitio designado, tendieron sus garfios a los dos
demonios, que estaban medio cocidos en la superficie de aquella fosa.
Nosotros los dejamos allí enredados de aquella manera.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOTERCERO_


Solos, en silencio y sin escolta, íbamos uno tras otro, como
acostumbran ir los frailes menores. La riña que acabábamos de
presenciar me trajo a la memoria la fábula de Esopo, en que habló
de la rana y del topo; pues las partículas "mo" e "issa"[28] no son
tan semejantes como estos dos hechos, si atentamente se consideran
el principio y el fin de entrambos. Y como un pensamiento procede
rápidamente de otro, de éste nació uno nuevo, que redobló mi primitivo
espanto. Yo pensaba así: "Esos demonios han sido engañados por nuestra
causa, y con tanto daño y escarnio, que les creo muy ofendidos. Si a
la malevolencia se añade la ira, nos van a perseguir con más crueldad
que el perro que sujeta a la liebre por el cuello." Ya sentía que
se erizaban mis cabellos a causa del temor, y miraba hacia atrás
atentamente, por lo que dije:

--Maestro, si no nos ocultas a los dos prontamente, temo a los demonios
que vienen detrás de nosotros; y tan así me lo imagino, que ya me
parece que los oigo.

       [28] Mo e issa, voces que significan ahora en lombardo. Mo,
       del latín modo, que es ahora; issa, elipsis del latín hac,
       ipsa hora, es también ahora.

A lo que él contestó:

--Si yo fuera un espejo, no verías en mí tu imagen tan pronto como veo
en tu interior. En este momento se cruzaban tus pensamientos con los
míos bajo la misma faz y aspecto, de suerte que he deducido de ambos un
solo consejo. Si es cierto que la cuesta que hay a nuestra derecha está
tan inclinada, que nos permita bajar a la sexta fosa, huiremos de la
caza que imaginamos.

Apenas había concluído de decirme su parecer, cuando vi venir a los
demonios con las alas extendidas y muy cerca de nosotros, queriendo
cogernos. Mi Guía me agarró súbitamente, como una madre que, despertada
por el ruido y viendo brillar las llamas cerca de ella, coge a su hijo
y huye, y teniendo más cuidado de él que de sí misma, no se detiene ni
aun a ponerse una camisa. Desde lo alto de la calzada, se deslizó de
espaldas por la pendiente roca, uno de cuyos lados divide la quinta
de la sexta fosa. Jamás corrió tan rápida el agua por la canal de un
molino, cuando más se acerca a las paletas de la rueda, como descendió
por aquel declive mi Maestro, llevándome sobre su pecho, cual si
fuese hijo suyo y no su compañero. Apenas tocaron sus pies al suelo
del profundo abismo, cuando los demonios aparecieron en la roca sobre
nuestras cabezas: pero ya no nos inspiraban temor; porque la alta
Providencia que los había designado para ministros de la quinta fosa,
les quitó la facultad de separarse de allí. Abajo encontramos unas
gentes pintadas, que giraban en torno con bastante lentitud, llorosas
y con los semblantes fatigados y abatidos. Llevaban capas con capuchas
echadas sobre los ojos, por el estilo de las que llevan los monjes
de Colonia.[29] Aquellas capas eran doradas por de fuera, de modo que
deslumbraban; pero por dentro eran todas de plomo, y tan pesadas, que
las de Federico a su lado parecían de paja.[30] ¡Oh manto fatigoso por
toda la eternidad! Nos volvimos aún hacia la izquierda, y anduvimos
con aquellas almas, escuchando sus tristes lamentos. Pero las sombras,
rendidas por el peso, caminaban tan despacio, que a cada paso que
dábamos cambiábamos de compañero. Yo dije a mi Guía:

--Procura encontrar a alguno que sea conocido por su nombre o por sus
hechos; y mira al efecto en derredor tuyo mientras andas.

       [29] Cuéntase que hubo en Colonia un abad tan ambicioso e
       insolente, que pidió permiso al Papa para que sus monjes
       pudieran usar capas de escarlata, cintos, espuelas y estribos
       de plata sobredorada. Esta petición desagradó tanto al
       Pontífice, que dispuso que en adelante el abad y sus monjes
       usaran capas negras y mal hechas, y cintos y estribos de
       madera.

       [30] El emperador Federico II encerraba a los culpables de
       lesa majestad en capas de plomo, y luego los arrojaba al fuego.

Y uno de ellos, que entendió el idioma toscano, exclamó detrás de
nosotros:

Detened vuestros pasos, vosotros que tanto corréis a través del aire
sombrío: quizá podrás obtener de mí lo que solicitas.

En seguida mi Guía se volvió y me dijo:

--Espera, y modera tu paso hasta igualar al suyo.

Me detuve, y vi dos de aquéllos, que en sus miradas demostraban gran
deseo de estar conmigo; pero su carga y lo estrecho del camino les
hacían tardar. Cuando se me hubieron reunido, me miraron con torvos
ojos y sin hablarme: después se volvieron uno a otros diciéndose: "Ese
parece vivo, a juzgar por el movimiento de su garganta; pero si están
muertos, ¿por qué privilegio no llevan nuestra pesada capa?" Después
me dijeron:

--¡Oh toscano, que has venido a la mansión de los tristes hipócritas!,
dígnate decirnos quién eres.

Les contesté:

--Nací y crecí junto a la orilla del hermoso Arno, en la gran ciudad,
y conservo el cuerpo que he tenido siempre. Pero vosotros, a quienes,
según veo, cae tan doloroso llanto gota a gota por las mejillas,
¿quiénes sois, y qué pena padecéis que tanto se hace ver?

Uno de ellos me respondió:

--¡Ay de mí! Estas doradas capas son de plomo, y tan gruesas, que su
peso nos hace gemir como cargadas balanzas. Fuimos hermanos Gozosos[31]
y boloñeses. Yo me llamé Catalano y éste Loderingo. Tu ciudad nos
nombró magistrados, como suele elegirse a un hombre neutral para
conservar la paz; y la conservamos tan bien como puede verse aún cerca
del Gardingo.

       [31] Hermanos de una orden de caballería instituída para
       combatir contra los infieles y los que violaran la justicia.
       Se les llamó Gaudenti (gozosos) por la vida licenciosa que
       llevaron.

Yo repuse: "¡Oh hermanos! Vuestros males..." Pero no pude continuar;
porque vi en el suelo a uno crucificado en tres palos. En cuanto
me vió, se retorció, haciendo agitar su barba con la fuerza de los
suspiros; y el hermano Catalano, que lo advirtió, me dijo:

--Ese que estás mirando crucificado aconsejó a los fariseos que era
necesario hacer sufrir a un hombre el martirio por el pueblo. Está
atravesado y desnudo sobre el camino, como ves; y es preciso que sienta
lo que pesa cada uno de los que pasan. Su suegro está condenado a igual
suplicio en esta fosa, así como los demás del Consejo que fué para los
judíos origen de tantas desgracias.

Entonces vi a Virgilio que contemplaba con asombro a aquel que estaba
tan vilmente crucificado en el eterno destierro. Luego se dirigió al
fraile en estos términos:

--¿Queríais decirnos si hacia la derecha hay alguna abertura por donde
podamos salir los dos, sin obligar a los ángeles negros a que nos
saquen de este abismo?

Aquel respondió:

--Más cerca de aquí de lo que esperas, se levanta una peña que parte
del gran círculo y atraviesa todas las terribles fosas; pero está
cortada en ésta y no continúa sobre ella. Podréis subir por las ruinas
que existen en el declive de su falda y cubren el fondo.

Mi Guía permaneció un momento con la cabeza inclinada, y después dijo:

--¡Cómo nos ha engañado aquel que ensarta con su garfio a los pecadores!

Y el fraile repuso:

--He oído referir en Bolonia los numerosos vicios del demonio, entre
los cuales no era el menor el de ser falso y padre de la mentira.

Entonces mi Guía se alejó precipitadamente con el rostro inmutado por
la cólera; y en consecuencia, me alejé también de aquellas almas que
soportaban tanto peso, y seguí las huellas de los pies queridos.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOCUARTO_


En la época del año nuevo en que templa el sol su cabellera bajo el
Acuario, y en que ya las noches van igualándose con los días; cuando
la escarcha imita en la tierra, aunque por poco tiempo, el color de
su blanca hermana, el campesino que carece de forraje, se levanta,
mira, y al ver blanco el campo se golpea el muslo, vuelve a su casa,
y se lamenta continuamente como el desgraciado que no sabe qué hacer;
pero torna luego a mirar, y recobra la esperanza, viendo que la tierra
ha cambiado de aspecto en pocas horas, y entonces coge su cayado y
sale a apacentar sus ovejas: así mi Maestro me llenó de inquietud
cuando vi tan turbado su rostro, y así también aplicó pronto remedio
a mi mal; porque al llegar al derruído puente, se volvió hacia mí con
aquel amable aspecto que tenía cuando le vi al pie del monte. Después
de haber pensado la determinación que había de tomar, contemplando
antes con cuidado las ruinas, abrió sus brazos, cogióme por detrás, y
como aquel que trabaja, pensando siempre en la labor que emprenderá
en seguida, del mismo modo, elevándome sobre la cima de una roca,
contemplaba otra diciendo:

--Agárrate bien a ésa, pero tantea primero si tal cual es podrá
sostenerte.

Aquel no era un camino a propósito para los que iban con capa; pues
apenas podíamos, Virgilio tan ágil, y yo sostenido por él, trepar de
piedra en piedra. Y a no ser porque en aquel recinto era más corto el
camino que en otro alguno, no sé lo que a él le habría sucedido, pero
a mí me hubiera vencido el cansancio. Mas como Malebolge va siempre en
declive hasta la boca del profundísimo pozo, cada fosa que se recorre
presenta un margen que se eleva y otro que desciende. Llegamos por fin
al extremo en que se destaca la última piedra. Cuando estuve sobre
ella, de tal modo me faltaba el aliento, que no podía más; así es que
me senté en cuanto nos detuvimos.

--Ahora es preciso que sacudas tu pereza--me dijo el Maestro--; que
no se alcanza la fama reclinado en blanda pluma, ni al abrigo de
colchas: y el que sin gloria consume su vida, deja en pos de sí el
mismo vestigio que el humo en el aire o la espuma en el agua. Ea,
pues, levántate; domina la fatiga con el alma, que vence todos los
obstáculos, mientras no se envilece con la pesadez del cuerpo. Tenemos
que subir todavía una escala mucho más larga; pues no basta haber
atravesado por entre los espíritus infernales. Si me entiendes, deben
reanimarte mis palabras.

Levantéme entonces, demostrando más resolución de la que verdaderamente
sentía en mi interior, y dije:

--Vamos, ya me siento fuerte y atrevido.

Echamos a andar por el escollo, que era áspero, estrecho y escabroso, y
más pendiente que el anterior. Iba hablando para disimular mi flaqueza,
cuando oí una voz que salía de la otra fosa, articulando palabras
ininteligibles. No sé lo que dijo, a pesar de encontrarme en la cima
del arco que por allí pasa; mas el que hablaba parecía conmovido por
la ira. Yo me había inclinado; pero los ojos de un vivo no podían
distinguir el fondo a través de aquella obscuridad; por lo cual dije:

--Maestro, haz por llegar al otro recinto, y descendamos este muro,
porque desde aquí oigo y no comprendo nada; miro hacia abajo y nada veo.

--Te responderé--me dijo--haciendo lo que deseas; que las peticiones
justas deben satisfacerse en silencio.

Bajamos por el puente desde lo alto hasta donde se une con el octavo
margen; y entonces descubrí la fosa, y vi una espantosa masa de
serpientes, de tan diferentes especies, que su recuerdo me hiela
todavía la sangre. Deje la Libia de envanecerse con sus arenas; que
si produce quelidras, yáculos y faras, cencros y anfisbenas, ni en
ella, ni en toda la Etiopía con el país que está sobre el mar Rojo,
existieron jamás tantas ni tan nocivas pestilencias como en este lugar.
A través de aquella espantosa y cruel multitud de reptiles corrían
gentes desnudas y aterrorizadas, sin esperanza de encontrar refugio ni
heliotropo.[32] Tenían las manos atadas a la espalda con sierpes, las
cuales, formando nudos por encima, les hincaban la cola y la cabeza en
los riñones. Y he aquí que uno de aquellos desgraciados, que estaba
cerca de nosotros, fué mordido por una serpiente en el punto en que
el cuello se une a los hombros; y en el breve tiempo que se necesita
para escribir una O y una I, se incendió, ardió y cayó reducido a
cenizas. Pero apenas quedó consumido en el suelo, reuniéronse aquéllas
por sí mismas, y súbitamente se rehizo aquel espíritu como estaba
antes. Así dicen los grandes sabios que muere el Fénix, y renace cuando
está cercano a su quinto siglo: no se alimenta de hierba ni de trigo
durante su vida, sino de amomo y lágrimas de incienso, y su último nido
está formado con nardo y mirra. Y como aquel que cae y no sabe cómo,
a impulsos del demonio que lo arroja en el suelo o de algún accidente
producido por su temperamento enfermizo, cuando se levanta, se queda
asombrado de la cruel angustia que ha sufrido y suspira al mirar en
torno suyo, así se levantó el pecador ante nosotros. ¡Oh, cuán severa
es la justicia de Dios, que hace estallar su cólera por medio de tales
golpes! Mi Guía le preguntó después quién era, y él le contestó:

--Yo caí hace poco tiempo desde Toscana en este horrible abismo. La
vida salvaje me agradó más que la humana; fuí lo mismo que un mulo: soy
Vanni Fucci, el bestia, y Pistoya fué mi digno cubil.

       [32] Agata de color verde obscuro con manchas rojizas, a
       la que se atribuían virtudes milagrosas contra toda clase
       de veneno y especialmente contra las mordeduras de las
       serpientes, y que tenía además la de hacer invisible al que la
       llevaba.

Entonces dije a mi Guía:

--Dile que no huya, y pregúntale qué delito le ha precipitado aquí;
pues yo le conocí ya hombre colérico y sanguinario.

El pecador, que me oyó, no se ocultó, sino que dirigió hacia mí
atentamente su mirada, y se cubrió el rostro de triste vergüenza.
Después dijo:

--Siento más que me hayas encontrado en la miseria en que me ves, de lo
que sentí verme privado de la vida; pero no puedo negarme a satisfacer
tus preguntas. Estoy sumido aquí, porque robé en la sacristía los
hermosos ornamentos, de cuyo delito fué otro acusado falsamente.
Mas para que no te goces en mi desgracia, si acaso llegas a salir
de estos lugares sombríos, abre tus oídos a mi anuncio, y escucha:
primeramente, Pistoya quedará despoblada de Negros; después Florencia
renovará sus habitantes y su forma de gobierno; Marte hará salir
del valle de Magra un vapor, que envuelto en sombrías nieblas y en
tempestad impetuosa y terrible, se desencadenará sobre el campo Piceno;
y allí, desgarrándose de repente la nube, aniquilará todos los Blancos.
Te he dicho esto para que te cause dolor.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOQUINTO_


Al terminar estas palabras, el ladrón alzó ambas manos haciendo un
gesto indecente y exclamando: "Toma, Dios, esto es para tí." Desde
entonces fuí amigo de las serpientes; porque una de ellas se le enroscó
en el cuello como diciendo: "No quiero que hables más:" y otra se
agarró a sus brazos, sujetándolos de tal modo, que no le era posible
al condenado hacer ningún movimiento. ¡Ah, Pistoya, Pistoya! ¿Cómo no
decides reducirte tú misma a cenizas, y dejar de existir, pues que tus
hijos son peores que sus antepasados? En todos los círculos del obscuro
Infierno no he visto espíritu tan soberbio ante Dios, a no ser aquel
que cayó desde los muros de Tebas. El ladrón huyó sin decir una palabra
más. Entonces vi un Centauro lleno de ira, que acudía gritando: "¿Dónde
está, dónde está el soberbio?" No creo que contengan las Marismas
tanto reptil como llevaba el Centauro sobre su grupa hasta el sitio en
que empezaba la forma humana: sobre sus espaldas, detrás de la nuca,
descansaba un dragón con las alas abiertas, el cual abrasaba cuanto
salía a su encuentro. Mi Maestro dijo:

--Ese monstruo es Caco, el que al pie de las rocas del monte Aventino
formó más de una vez un lago de sangre. No va por el mismo camino que
sus hermanos, porque robó fraudulentamente el gran rebaño que pacía en
las inmediaciones del sitio que había escogido por vivienda: pero sus
inicuos hechos acabaron por fin bajo la clava de Hércules, que si le
dió cien golpes con ella, aquél no llegó a sentir el décimo.

Mientras así hablaba Virgilio, Caco desapareció, al mismo tiempo que se
acercaban tres espíritus por debajo del margen donde estábamos, lo cual
no advertimos ni mi Guía ni yo, hasta que les oímos gritar: "¿Quiénes
sois?" Cesó entonces nuestra conversación, y nos fijamos solamente en
ellos. Yo no les conocía; pero sucedió, como suele acontecer algunas
veces, que el uno tuvo necesidad de llamar al otro, diciéndole:
"Cianfa, ¿dónde te has metido?" Y yo, a fin de que estuviese atento mi
Guía, me puse el dedo desde la nariz a la barba. Ahora, lector, si se
te hace difícil creer lo que te voy a decir, no será extraño, porque
yo que lo vi, apenas lo creo. Mientras estaba contemplando a aquellos
espíritus, se lanzó una serpiente con seis patas sobre uno de ellos,
agarrándosele enteramente. Con las patas de enmedio le oprimió el
vientre; con las de delante le sujetó los brazos, y después le mordió
en ambas mejillas. Extendiendo en seguida las patas de detrás sobre sus
muslos, le pasó la cola por entre los dos, y se la mantuvo apretada
contra los riñones. Nunca se agarró tan fuertemente la hiedra al
árbol, como la horrible fiera adaptó sus miembros a los del culpable:
después una y otro se confundieron, como si fuesen de blanda cera, y
mezclaron tan bien sus colores, que ninguno de ambos parecía ya lo
que antes había sido. Así con el ardor del fuego se extiende sobre el
papel un color obscuro, que no es negro, y sin embargo deja de ser
blanco. Los otros dos condenados le miraban, exclamando cada cual:
"¡Ay, Angel,[33] cómo cambias! No eres ya uno ni dos." Las dos cabezas
se habían convertido en una, y aparecían dos figuras mezcladas en una
sola faz, quedando en ella confundidas entrambas. De los cuatro brazos
se hicieron dos: los muslos y las piernas, el vientre y el tronco se
convirtieron en miembros nunca vistos. Quedó borrado todo su primitivo
aspecto: aquella imagen transformada parecía dos y ninguna de las
anteriores; y en tal estado se alejaba a pasos lentos.

       [33] Agnolo Bruneleschi, florentino.

Como el lagarto, que bajo el ardor de los días caniculares, cuando
cambia de maleza, parece un rayo al atravesar el camino, tal parecía,
dirigiéndose hacia el vientre de los otros dos espíritus, una pequeña
serpiente irritada, lívida y negra como grano de pimienta. Picó a uno
de ellos en aquella parte del cuerpo por donde nos alimentamos antes de
nacer, y después cayó a sus pies quedando tendida. El herido la miró
sin decir nada; y permaneció inmóvil, en pie y bostezando, como si le
hubiera sorprendido el sueño o la fiebre. El y la serpiente se miraban,
y el uno por la herida y la otra por la boca, lanzaban un denso humo
que llegaba a confundirse. Calle Lucano al referir las miserias de
Sabello y de Nasidio, y escuche atentamente lo que describo aquí: calle
Ovidio al ocuparse de Cadmo y Aretusa; que si, en su poema, convirtió
a aquél en serpiente y a éste en fuente, no le envidio. Ovidio no
transformó jamás dos naturalezas frente a frente, de tal modo que
sus formas cambiaran también de materia. El hombre y la serpiente se
correspondieron de tal suerte, que cuando ésta abrió su cola en forma
de horquilla, el herido juntó sus dos pies. Las piernas y los muslos
de éste se estrecharon tanto, que en poco tiempo no quedaron vestigios
de su natural separación. La cola hendida de la serpiente tomaba la
figura que desaparecía en el hombre, y su piel se hacía blanda al
paso que dura la de aquél. Vi entrar los brazos del condenado en los
sobacos; y las dos patas de la fiera, que eran cortas, se alargaban
tanto cuanto aquéllos se encogían. Las patas de detrás de aquélla,
retorciéndose, formaban el miembro que el hombre oculta, y el del
miserable dividióse en dos patas. Mientras que el humo daba el color de
la serpiente al hombre y viceversa, y hacía salir en aquélla el pelo
que quitaba a éste, el uno, es decir, la fiera transformada en hombre,
se levantó, y cayó el otro; pero sin dejar de lanzarse miradas feroces,
ante las cuales cada uno de ellos cambiaba de rostro. El que estaba en
pie lo encogió hacia las sienes, y de la carne excedente se le formaron
las orejas en sus lisos carrillos. La parte del hocico de la serpiente
que no se replegó en la cabeza quedó fuera formando la nariz del rostro
humano, y abultó al propio tiempo convenientemente los labios. El que
estaba en el suelo extendió su boca hacia delante, e hizo entrar sus
orejas en la cabeza, como el caracol hace con sus cuernos; y la lengua,
que estaba antes unida y dispuesta a hablar, se hendió, al paso que
se unía la lengua hendida del reptil, dejando de lanzar humo. El alma
que se había convertido en serpiente huyó silbando por la fosa; y el
otro, hablando detrás de ella, le escupía. Volvióle después sus recién
formadas espaldas, y dijo al otro condenado: "Quiero que Buoso se
arrastre por este camino como yo lo he hecho." De tal suerte vi yo, en
la séptima fosa, cambiarse y metamorfosearse dos naturalezas; y si mi
lenguaje no es florido, sírvame de excusa la novedad del caso.

Aunque mis ojos estuviesen turbados y mi espíritu aturdido, no pudieron
huír las otras dos sombras tan ocultamente, que yo no conociese a
Puccio Sciancato, el único de los tres espíritus de los llegados
anteriormente que no había cambiado de forma: el otro era aquel que tú
lloras, ¡oh Gaville![34]

       [34] Para mayor claridad, nótese bien que Dante ve primero
       tres espíritus: Agnolo Brunelleschi, Buoso Donati y Puccio
       Sciancato. Luego viene Cianfa en forma de serpiente con
       seis patas, se arroja sobre Brunelleschi, y los dos se
       convierten en un solo monstruo, que se va con pasos lentos.
       Llega después, en forma de serpiente lívida y negra, Guercio
       Cavalcante: pica a Buoso, le transforma en serpiente y él se
       vuelve hombre: Buoso huye silbando. Quedan solos en escena
       Puccio Sciancato, que no ha sufrido transformación, y "aquel a
       quien llora Gaville;" es decir, Guercio Cavalcante.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOSEXTO_


Alégrate, Florencia, pues eres tan grande, que tu nombre vuela por
mar y tierra, y es famoso en todo el infierno. Entre los ladrones he
encontrado cinco de tus nobles ciudadanos; lo cual me avergüenza, y
a tí no te honra mucho. Pero, si es verdad lo que se sueña cerca del
amanecer, dentro de poco tiempo conocerás lo que contra ti desean, no
ya otros pueblos, sino Prato: y si este mal se hubiese ya cumplido, no
sería prematuro. ¡Así viniese hoy lo que ha de suceder, pues tanto más
me contristará, cuanto más viejo me vuelva!

Partimos; y por los mismos escalones de las rocas que nos habían
servido para bajar, subió mi Guía, tirando de mí. Prosiguiendo la ruta
solitaria a través de los picos y rocas del escollo, no era posible
mover un pie sin el auxilio de la mano. Entonces me afligí, como me
aflijo ahora, cuando pienso en lo que vi; y refreno mi espíritu más
de lo que acostumbro, para que no aventure tanto que deje de guiarlo
la virtud; porque, si mi buena estrella u otra influencia mejor me ha
dado algún ingenio, no quiero yo mismo envidiármelo. Así como en la
estación en que aquel que ilumina al mundo nos oculta menos su faz,
el campesino que reposa en la colina a la hora en que el mosquito
reemplaza a la mosca, ve por el valle las luciérnagas que corren por
el sitio donde vendimia y ara, así también vi resplandecer infinitas
llamas en la octava fosa, en cuanto estuve en el punto desde donde
se distinguía su fondo. Y como aquel a quien los osos ayudaron en su
venganza[35] vió partir el carro de Elías, cuando los caballos subían
erguidos al cielo, de tal modo que no pudiendo sus ojos seguirle,
sólo distinguían una ligera llama elevándose como débil nubecilla,
así también noté que se agitaban aquéllas en la abertura de la fosa,
encerrando cada una un pecador, pero sin manifestar lo que ocultaban.
Yo estaba sobre el puente, tan absorto en la contemplación de aquel
espectáculo, que, a no haberme agarrado a un trozo de roca, hubiera
caído sin ser empujado. Mi Guía, que me vió tan atento, me dijo:

--Dentro del fuego están los espíritus, cada uno revestido de la llama
que le abrasa.

       [35] Colocados en una misma pira los cadáveres de los hermanos
       Eteocles y Polinyces, que se habían dado muerte el uno al
       otro, la llama descubría, bifurcándose, que se odiaban aun
       después de muertos.

--¡Oh, Maestro!--respondí;--tus palabras han hecho que me cerciore de
lo que veo; pero ya lo había pensado así y quería decírtelo. Mas dime:
¿quién está en aquella llama que se divide en su parte superior, y
parece salir de la pira donde fueron puestos Eteocles y su hermano?

Me contestó:

--Allí dentro están torturados Ulises y Diomedes: juntos sufren aquí
un mismo castigo, como juntos se entregaron a la ira. En esa llama
se llora también el engaño del caballo de madera, que fué la puerta
por donde salió la noble estirpe de los romanos. Llórase también el
artificio por el que Deidamia, aun después de muerta, se lamenta de
Aquiles, y se sufre además el castigo por el robo del Paladión.

--Si es que pueden hablar en medio de las llamas--dije yo--, Maestro,
te pido y te suplico, y así mi súplica valga por mil, que me permitas
esperar que esa llama dividida llegue hasta aquí: mira cómo, arrastrado
por mi deseo, me abalanzo hacia ella.

A lo que me contestó:

Tu súplica es digna de alabanza, y yo la acojo; pero haz que tu lengua
se reprima, y déjame a mí hablar; pues comprendo lo que quieres, y
quizás ellos, siendo griegos, se desdeñarían de contestarte.

Cuando la llama estuvo cerca de nosotros, y mi Guía juzgó el lugar y el
momento favorables, le oí expresarse en estos términos:

--¡Oh vosotros, que sois dos en un mismo fuego! Si he merecido vuestra
gracia durante mi vida, si he merecido de vosotros poco o mucho, cuando
escribí mi gran poema en el mundo, no os alejéis; antes bien dígame uno
de vosotros dónde fué a morir, llevado de su valor.

La punta más elevada de la antigua llama empezó a oscilar murmurando
como la que agita el viento; después, dirigiendo a uno y otro lado su
extremidad, empezó a lanzar algunos sonidos, como si fuera una lengua
que hablara, y dijo:

--Cuando me separé de Circe, que me tuvo oculto más de un año en Gaeta,
antes de que Eneas le diera este nombre, ni las dulzuras paternales,
ni la piedad debida a un padre anciano, ni el amor mutuo que debía
hacer dichosa a Penélope, pudieron vencer el ardiente deseo que yo tuve
de conocer el mundo, los vicios y las virtudes de los humanos, sino
que me lancé por el abierto mar sólo con un navío, y con los pocos
compañeros que nunca me abandonaron. Vi entrambas costas, por un lado
hasta España, por otro hasta Marruecos, y la isla de los Sardos y las
demás que baña en torno aquel mar. Mis compañeros y yo nos habíamos
vuelto viejos y pesados cuando llegamos a la estrecha garganta donde
plantó Hércules las dos columnas para que ningún hombre pasase más
adelante. Dejé a Sevilla a mi derecha, como había dejado ya a Ceuta a
mi izquierda. "¡Oh hermanos, dije, que habéis llegado al Occidente a
través de cien mil peligros!, ya que tan poco os resta de vida, no os
neguéis a conocer el mundo sin habitantes, que se encuentra siguiendo
al Sol. Pensad en vuestro origen; vosotros no habéis nacido para vivir
como brutos, sino para alcanzar la virtud y la ciencia." Con esta corta
arenga infundí en mis compañeros tal deseo de continuar el viaje, que
apenas los hubiera podido detener después. Y volviendo la popa hacia
el Oriente, de nuestros remos hicimos alas para seguir tan desatentado
viaje, inclinándonos siempre hacia la izquierda. La noche veía ya
brillar todas las estrellas del otro polo, y estaba el nuestro tan bajo
que apenas parecía salir fuera de la superficie de las aguas. Cinco
veces se había encendido y otras tantas apagado la luz de la luna desde
que entramos en aquel gran mar, cuando apareció una montaña obscurecida
por la distancia, la cual me pareció la más alta de cuantas había
visto hasta entonces. Nos causó alegría, pero nuestro gozo se trocó
bien pronto en llanto; pues de aquella tierra se levantó un torbellino
que chocó contra la proa de nuestro buque: tres veces lo hizo girar
juntamente con las encrespadas ondas, y a la cuarta levantó la popa y
sumergió la proa como plugo al Otro, hasta que el mar volvió a unirse
sobre nosotros.



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOSEPTIMO_


Habíase quedado derecha e inmóvil la llama para no decir nada más, y ya
se iba alejando de nosotros, con permiso del dulce poeta, cuando otra
que seguía detrás nos hizo volver la vista hacia su punta, a causa del
confuso rumor que salía de ella. Como el toro de Sicilia que, lanzando
por primer mugido el llanto del que lo había trabajado con su lima (lo
cual fué justo), bramaba con las voces de los torturados en él de tal
suerte, que a pesar de estar construído de bronce, parecía realmente
traspasado de dolor, así también las palabras lastimeras del espíritu
contenido en la llama, no encontrando en toda la extensión de ella
ninguna abertura por donde salir, se convertían en el lenguaje del
fuego; pero cuando consiguieron llegar a su punta, comunicándole a ésta
el movimiento que la lengua les había dado al pasar, oímos decir:

--¡Oh tú, a quien me dirijo, y que hace poco hablabas en lombardo,
diciendo: "Véte ya, no te detengo más!" Aun cuando yo haya llegado
tarde, no te pese permanecer hablando conmigo; pues a mí no me pesa,
no obstante que estoy ardiendo.[36] Si acabas de caer en este mundo
lóbrego desde la dulce tierra latina, donde he cometido todas mis
faltas, dime si los romañolos están en paz o en guerra; pues fuí de las
montañas que se elevan entre Urbino y el yugo de que el Tíber se desata.

       [36] Este espíritu es el conde Guido de Montefeltro.

Yo escuchaba aún atento e inclinado, cuando mi Guía me tocó, diciendo:

--Habla tú, ese es latino.

Y yo, que tenía la respuesta preparada, empecé a hablarle así sin
tardanza:

--¡Oh alma, que te escondes ahí debajo! Tu Romanía no está ni estuvo
nunca sin guerra en el corazón de sus tiranos; pero al venir no he
dejado guerra manifiesta: Ravena está como hace muchos años: el águila
de Polenta anida allí, y cubre aún a Cervia con sus alas. La tierra que
sostuvo tan larga prueba, y contiene sangrientos montones de cadáveres
franceses, se encuentra en poder de las garras verdes; y el mastín
viejo y el joven de Verrucchio, que tanto daño hicieron a Montagna,
siguen ensangrentando sus dientes donde acostumbran. La ciudad del
Lamone y la del Santerno están dirigidas por el leoncillo de blanco
cubil, que del verano al invierno cambia de partido; y aquella que está
bañada por el Savio, vive entre la tiranía y la libertad, así como se
asienta entre la llanura y la montaña. Ahora te ruego que me digas
quién eres: no seas más duro de lo que lo han sido otros; así pueda tu
nombre durar eternamente en el mundo.

Cuando el fuego hubo producido su acostumbrado rumor, movió de una
parte a otra su aguda punta, y después habló así:

Si yo creyera que dirijo mi respuesta a una persona que debe volver al
mundo, esta llama dejaría de agitarse; pero como ninguno pudo salir
jamás de esta profundidad, si es cierto lo que he oído, te responderé
sin temor a la infamia. Yo fuí hombre de guerra y luego franciscano,
creyendo que con este hábito expiaría mis faltas; y mi creencia hubiera
tenido ciertamente efecto, si el gran Sacerdote, a quien deseo todo
mal, no me hubiese hecho incurrir en mis primeras faltas. Quiero que
tú sepas cómo y por qué. Mientras conservé la forma de carne y hueso
que mi madre me dió, mis acciones no fueron de león, sino de zorra. Yo
conocí toda clase de astucias, todas las asechanzas, y las practiqué
tan bien, que su fama resonó hasta en el último confín del mundo.
Cuando me ví cercano a la edad en que cada cual debería cargar las
velas y recoger las cuerdas, lo que antes me agradaba me disgustó
entonces; y arrepentido, confesé mis culpas, retirándome al claustro.
Entonces ¡ay, infeliz de mí! pude haberme salvado: pero el príncipe
de los nuevos fariseos estaba en guerra cerca de Letrán (y no con los
sarracenos ni con los judíos, pues todos sus enemigos eran cristianos,
y ninguno de ellos había ido a conquistar a Acre, ni a comerciar en
la tierra del Sultán): no tuvo en cuenta su dignidad suprema ni las
sagradas órdenes de que estaba investido, ni vió en mí aquel cordón que
solía enflaquecer a los que lo llevaban; sino que, así como Constantino
llamó a Silvestre en el monte Soracto, para que le curase la lepra, así
también me llamó aquél para que le curara su orgullosa fiebre: pidióme
consejo, y yo me callé, porque sus palabras me parecieron las de un
hombre ebrio. Después añadió: "No abrigue tu corazón temor alguno: te
absuelvo de antemano; pero me has de decir cómo podré echar por tierra
los muros de Preneste. Yo puedo abrir y cerrar el cielo, como sabes;
porque son dos las llaves a que no tuvo mucho apego mi antecesor."
Estos graves argumentos me impresionaron, y pensando que sería peor
callar que hablar, dije: "Padre, puesto que tú me lavas del pecado en
que voy a incurrir, para triunfar en tu alto solio, debes prometer
mucho y cumplir poco de lo que prometas." Cuando ocurrió mi muerte, fué
Francisco a buscarme; pero uno de los negros querubines le dijo: "No
puedes llevártelo; no me prives de lo que es mío: éste debe bajar a lo
profundo entre mis condenados, por haber aconsejado el fraude, desde
cuya falta le tengo cogido por los cabellos. No es posible absolver al
que no se arrepiente, como tampoco es posible arrepentirse y querer el
pecado al mismo tiempo, pues la contradicción no lo consiente." ¡Ay de
mí, desdichado! ¡Cómo me aterré cuando me agarró, diciendo: "¡Acaso no
creerías que fuera yo tan lógico!" Me condujo ante Minos, el cual se
ciñó ocho veces la cola en derredor de su duro cuerpo, y mordiéndosela
con gran rabia, dijo: "Ese debe estar entre los culpables que esconde
el fuego." He aquí por qué estoy sepultado donde me ves, y por qué gimo
al llevar este vestido.

Cuando hubo acabado de hablar, se alejó la plañidora llama, torciendo y
agitando su aguda punta. Mi Guía y yo seguimos adelante, a través del
escollo, hasta llegar al otro arco que cubre el foso donde se castiga a
los que cargaron su conciencia introduciendo la discordia.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOCTAVO_


¿Quién podría jamás, ni aún con palabras sin medida, por más que lo
intentase muchas veces, describir toda la sangre y las heridas que vi
entonces? No existe ciertamente lengua alguna que pueda expresar, ni
entendimiento que retenga, lo que apenas cabe en la imaginación. Si
pudiera reunirse toda la gente que derramó su sangre en la infortunada
tierra de la Pulla, cuando combatieron los romanos durante aquella
prolongada guerra en que se recogió tan gran botín de anillos, como
refiere Tito Livio y no se equivoca, con la que sufrió tan rudos golpes
por contrastar a Roberto Guiscardo, y con aquella cuyos huesos se
recogen aún, tanto en Ceperano, donde cada habitante fué un traidor,
como en Tagliacozzo, donde el viejo Allard venció sin armas, y fuera
posible que todos los combatientes mencionados enseñaran sus miembros
rotos y traspasados, ni aun así tendría una idea del aspecto horrible
que presentaba la novena fosa. Una cuba que haya perdido las duelas del
fondo no se vacía tanto como un espíritu que ví hendido desde la barba
hasta la parte inferior del vientre; sus intestinos le colgaban por
las piernas: se veía el corazón en movimiento y el triste saco donde
se convierte en excremento todo cuanto se come. Mientras le estaba
contemplando atentamente, me miró, y con las manos se abrió el pecho,
diciendo:

--Mira cómo me desgarro: mira cuán estropeado está Mahoma. Allí va
delante de mí llorando, con la cabeza abierta desde el cráneo hasta la
barba, y todos los que aquí ves, vivieron; mas por haber diseminado
el escándalo y el cisma en la tierra, están hendidos del mismo modo.
En pos de nosotros viene un diablo que nos hiere cruelmente, dando
tajos con su afilada espada a cuantos alcanza entre esta multitud de
pecadores, luego que hemos dado una vuelta por esta lamentable fosa;
porque nuestras heridas se cierran antes de volvernos a encontrar con
aquel demonio. Pero tú, que estás husmeando desde lo alto del escollo,
quizá para demorar tu marcha hacia el suplicio que te haya sido
impuesto por tus culpas, ¿quién eres?

--Ni la muerte le alcanzó aún, ni le traen aquí sus culpas para que sea
atormentado--contestó mi Maestro--, sino que ha venido para conocer
todos los suplicios. Yo, que estoy muerto, debo guiarle por cada uno de
los círculos del profundo Infierno, y esto es tan cierto como que te
estoy hablando.

Al oír estas palabras, más de cien condenados se detuvieron en la fosa
para contemplarme, haciéndoles olvidar la sorpresa su martirio.

--Pues bien, tú que tal vez dentro de poco volverás a ver el sol, di a
fray Dolcino que, si no quiere reunirse conmigo aquí muy pronto, debe
proveerse de víveres y no dejarse rodear por la nieve; pues sin el
hambre y la nieve, difícil le será al novarés vencerle.

Mahoma me dijo estas palabras después de haber levantado un pie para
alejarse; cuando cesó de hablar, lo fijó en el suelo y partió.

Otro, que tenía la garganta atravesada, la nariz cortada hasta las
cejas, y una oreja solamente, se quedó mirándome asombrado con los
demás espíritus, y abriendo antes que ellos su boca, exteriormente
rodeada de sangre por todas partes, dijo:

--¡Oh, tú a quien no condena culpa alguna, y a quien ya vi allá arriba,
en la tierra latina, si es que no me engaña una gran semejanza!,
acuérdate de Pedro de Medicina, si logras ver de nuevo la hermosa
llanura que declina desde Vercelli a Marcabó; y haz saber a los dos
mejores de Fano, a messer Guido y Angiolello, que si la previsión no es
aquí vana, serán arrojados fuera de su bajel, y ahogados cerca de la
Católica por la traición de un tirano desleal. Desde la isla de Chipre
a la de Mallorca no habrá visto jamás Neptuno una felonía tan grande,
llevada a cabo por piratas, ni por corsarios griegos. Aquel traidor,
que ve solamente con un ojo, y que gobierna el país que no quisiera
haber visto uno que está aquí conmigo, les invitará a parlamentar con
él, y después hará de modo que no necesiten conjurar con sus votos y
oraciones el viento de Focara.

Yo le dije:

--Si quieres que lleve noticias tuyas allá arriba, muéstrame y declara
quién es ése que deplora haber visto aquel país.

Entonces puso su mano sobre la mandíbula de uno de sus compañeros, y le
abrió la boca exclamando:

--Héle aquí; pero no habla.

Era aquel que, desterrado de Roma, ahogó la duda en el corazón de
César, afirmando que el que está preparado, se perjudica en aplazar
la realización de una empresa. ¡Oh! ¡Cuán acorbardado me parecía con
su lengua cortada en la garganta aquel Curión, que tan audaz fué para
hablar!

Otro, que tenía las manos cortadas, levantando sus muñones al aire
sombrío, de tal modo que se inundaba la cara de sangre, gritó:

--Acuérdate también de Mosca, que dijo, ¡desventurado!: "Cosa hecha
está concluída." Palabras que fueron el origen de las discordias
civiles de los toscanos.

--¡Y de la muerte de tu raza!--exclamé yo.

Entonces él, acumulando dolor sobre dolor, se alejó como una persona
triste y demente.

Continué examinando la banda infernal, y vi cosas que no me atrevería a
referir sin otra prueba, si no fuese por la seguridad de mi conciencia;
esa buena compañera, que confiada en su pureza, fortifica tanto el
corazón del hombre: vi, en efecto, y aun me parece que lo estoy viendo,
un cuerpo sin cabeza, andando como los demás que formaban aquella
triste grey: asida por los cabellos, y pendiente a guisa de linterna,
llevaba en una mano su cabeza cortada, la cual nos miraba exclamando:
"¡Ay de mí!" Servíase de sí mismo como de una lámpara, y eran dos en
uno y uno en dos: cómo puede ser esto, sólo lo sabe Aquél que nos
gobierna. Cuando llegó al pie del puente, levantó en alto su brazo con
la cabeza para acercarnos más sus palabras, que fueron éstas:

--Mira mi tormento cruel, tú que, aunque estás vivo, vas contemplando
los muertos: ve si puede haber alguno tan grande como éste. Y para que
puedas dar noticias mías, sabe que yo soy Bertrán de Born, aquel que
dió tan malos consejos al rey joven. Yo armé al padre y al hijo uno
contra otro: no hizo más Aquitofel con sus perversas instigaciones a
David y Absalón. Por haber dividido a personas tan unidas, llevo ¡ay
de mí! mi cabeza separada de su principio, que queda encerrado en este
tronco: así se observa conmigo la pena del talión.



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMONONO_


El espectáculo de aquella multitud de precitos y de sus diversas
heridas, de tal modo henchía de lágrimas mis ojos, que hubiera deseado
detenerme para llorar. Pero Virgilio me dijo:

--¿Qué miras ahora? ¿Por qué tu vista se obstina en contemplar ahí
abajo esas sombras tristes y mutiladas? Tú no has hecho eso en las
otras fosas: si crees poder contar esas almas, piensa que la fosa tiene
veintidós millas de circunferencia. La luna está ya debajo de nosotros:
el tiempo que se nos ha concedido es muy corto, y aún nos queda por ver
más de lo que has visto.

--Si hubieses considerado atentamente--le respondí--la causa que me
obligaba a mirar, quizá hubieras permitido que me detuviera aquí un
poco.

Mi Guía se alejaba ya, mientras yo iba tras de él contestándole y
añadiendo:

--Dentro de aquella cueva donde tenía los ojos tan fijos, creo que
había un espíritu de mi familia llorando el delito que se castiga ahí
con tan graves penas.

Entonces me contestó el Maestro:

--No se ocupe ya más tu pensamiento en la suerte de ese espíritu;
piensa en otra cosa, y quédese él donde está. Le he visto al pie del
puente señalarte y amenazarte airadamente con el dedo, y oí que le
llamaban Geri del Bello; pero tú estabas tan distraído con el que
gobernó a Altaforte, que como no miraste hacia donde él estaba, se
marchó.

--¡Oh, mi Guía!--dije yo--Su violenta muerte, que no ha sido aún
vengada por ninguno de nosotros, partícipes de la ofensa, le ha
indignado: he aquí por qué, según presumo, se ha ido sin hablarme; y
esto es causa de que me inspire más compasión.

Así continuamos hablando hasta el primer punto del peñasco, desde
donde se distinguiría la otra fosa hasta el fondo, si hubiera en ella
más claridad. Cuando estuvimos colocados sobre el último recinto de
Malebolge, de manera que los transfigurados que contenía pudieran
aparecer a nuestra vista, hirieron mis oídos diversos lamentos que cual
agudas flechas me traspasaron el corazón; por lo cual tuve que cubrirme
las orejas con ambas manos. Si entre los meses de julio y septiembre
los hospitales de la Valdichiana y los enfermos de las Marismas y
de Cerdeña estuvieran reunidos en una sola fosa, esta acumulación
formaría un espectáculo tan doloroso como el que ví en aquella, de la
cual se exhalaba la misma pestilencia que la que despiden los miembros
gangrenados. Descendimos hacia la izquierda por la última orilla del
largo peñasco, y entonces pude distinguir mejor la profundidad de aquel
abismo, donde la infalible Justicia, ministro del Altísimo, castiga a
los falsarios que apunta en su registro.

No creo que causara mayor tristeza ver enfermo el pueblo entero de
Egina, cuando se inficionó tanto el aire, que perecieron todos los
animales hasta el miserable gusano, habiendo salido después los
habitantes de aquella isla de la raza de las hormigas, según aseguran
los poetas, como causaba el ver a los espíritus languidecer en tristes
montones por aquel obscuro valle. Cuál yacía tendido sobre el vientre,
cuál sobre las espaldas unos de otros; y alguno andaba a rastras por el
triste camino.

Ibamos caminando paso a paso sin decir una palabra, mirando y
escuchando a los enfermos, que no podían sostener sus cuerpos. Vi dos
de ellos sentados y apoyados el uno contra el otro, como se apoyan las
tejas para cocerlas, y llenos de pústulas desde la cabeza hasta los
pies. Nunca he visto criado alguno, a quien espera su amo o que vela a
pesar suyo, tan diligente en remover la almohaza, como lo era cada uno
de aquellos condenados para rascarse con frecuencia y calmar así la
terrible rabia de su comezón, que no tenía otro remedio. Se arrancaban
con las uñas las pústulas, como el cuchillo arranca las escamas del
escaro o de otro pescado que las tenga más grandes.

--¡Oh tú, que con los dedos te desarmas--dijo mi Guía a uno de ellos--,
y que los empleas como si fueran tenazas! Dime si hay algún latino
entre los que están aquí, y ¡ojalá puedan tus uñas bastarte eternamente
para ese trabajo!

--Latinos somos los dos a quienes ves tan deformes--respondió uno de
ellos llorando--; pero ¿quién eres tú, que preguntas por nosotros?

Y el Guía repuso:

--Soy un espíritu que he descendido con este sér viviente de grado en
grado, y tengo el encargo de enseñarle el Infierno.

Las dos sombras cesaron entonces de prestarse mutuo apoyo, y cada una
de ellas se volvió temblando hacia mí, juntamente con otras que lo
oyeron, aunque no se dirigía a ellas la contestación. El buen Maestro
se me acercó diciendo: "Diles lo que quieras." Y ya que él lo permitía,
empecé de este modo:

--Así vuestra memoria no se borre de las mentes humanas en el primer
mundo, y antes bien dure por muchos años; decidme quiénes sois y de qué
nación: no tengáis reparo en franquearos conmigo, sin que os lo impida
vuestro insoportable y vergonzoso suplicio.

--Yo fuí de Arezzo--respondió uno--, y Alberto de Siena me condenó a
las llamas; pero la causa de mi muerte no es la que me ha traído al
Infierno.[37] Es cierto que le dije chanceándome: "Yo sabría elevarme
por el aire volando;" y él, que era curioso y de cortos alcances, quiso
que yo le enseñase aquel arte: y tan sólo porque no le convertí en
Dédalo, me hizo quemar por mandato de uno que le tenía por hijo; pero
Minos, que no puede equivocarse, me condenó a la última de las diez
fosas por haberme dedicado a la alquimia en el mundo.

       [37] Dícese que éste fué cierto Griffolino, alquimista, que
       alabándose de conocer el arte de volar, prometió enseñárselo a
       un sienés llamado Alberto, el cual al principio le creyó; pero
       habiendo advertido después el engaño, le acusó ante el obispo
       de Siena como reo de nigromancia, y Griffolino fué condenado
       por dicho obispo a ser quemado vivo, como nigromante.

Yo dije al Poeta:

--¿Hubo jamás un pueblo tan vano como el sienés? Seguramente no lo es
tanto, ni con mucho, el pueblo francés.

Entonces el otro leproso, que me oyó, contestó a mis palabras:

--Exceptúa a Stricca, que supo hacer tan moderados gastos; y a Niccolo,
que fué el primero que descubrió la rica usanza del clavo de especia,
en la ciudad donde hoy es tan común su uso. Exceptúa también la
sociedad en que malgastó Caccia de Asciano sus viñas y sus bosques, y
en la que Abbagliato demostró hasta donde llegaba su juicio. Mas para
que sepas quién es el que de este modo te secunda contra los sieneses,
fija en mí tus ojos a fin de que mi rostro corresponda al deseo que
tienes de conocerme, y podrás ver que soy la sombra de Capocchio, el
que falsificó los metales por medio de la alquimia: y debes recordar,
si eres efectivamente el que pienso, que fuí por naturaleza un buen
imitador.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMO_


En aquel tiempo en que Juno, por causa de Semele, estaba irritada
contra la sangre tebana, como lo demostró más de una vez, Atamas se
volvió tan insensato que, al ver acercarse a su mujer, llevando de
la mano a sus dos hijos, exclamó: "Tendamos las redes de modo que yo
coja a su paso la leona con sus cachorros;" y extendiendo después las
desapiadadas manos, agarró a uno de ellos, que se llamaba Learco, le
hizo dar vueltas en el aire y lo estrelló contra una roca: la madre se
ahogó con el hijo restante. Cuando la fortuna abatió la grandeza de
los troyanos, que a todo se atrevían, hasta que el reino fué destruído
juntamente con el rey, la triste Hécuba, miserable y cautiva, después
de haber visto a Polixena muerta, y el cuerpo de su Polidoro tendido en
la orilla del mar quedó con el corazón tan desgarrado, que, fuera de
sí, empezó a ladrar como un perro; de tal modo la había trastornado el
dolor. Pero ni los tebanos ni los troyanos furiosos demostraron tanta
crueldad, no ya en torturar cuerpos humanos, sino ni siquiera animales,
como la que vi en dos sombras desnudas y pálidas, que corrían
mordiéndose, como el cerdo cuando se escapa de su pocilga. Una de ellas
alcanzó a Capocchio, y se le afianzó a la nuca de tal modo, que tirando
de él, le hizo arañar con su vientre el duro suelo. El aretino, que
quedó temblando, me dijo:

--Ese loco es Gianni Schicchi, que va rabioso maltratando a los demás.

--¡Oh!--le dije yo--: no temas decirme quién es la otra sombra que va
con él, antes que desaparezca, y ojalá no venga a hincarte los dientes
en el cuerpo.

Me contestó:

--Es el alma antigua de la perversa Mirra, que fué amante de su padre
contra las leyes del amor honesto: para cometer tal pecado se disfrazó
bajo la forma de otra; como aquel que ya se va tuvo empeño en fingirse
Buoso Donati, a fin de ganar la "Donna della Torma," testando en su
lugar, y dictando las cláusulas del testamento.[38]

       [38] Gianni Schicchi acometió la empresa de suplantar la
       persona de Buoso Donati, muerto sin testar; para lo cual se
       metió en la cama de éste, y fingiendo que estaba cercano a la
       muerte, testó e instituyó por heredero a Simón Donati, hijo de
       Buoso, y como legado, dejó a Gianni Schicchi, es decir, a sí
       mismo, la mejor yegua de las caballerizas de Buoso, llamada
       Madona Tonina. Dante dice: della Torma por desprecio.

Cuando hubieron pasado aquellas dos almas furiosas, sobre las cuales
había tenido fija mi vista, me volví para mirar las sombras de los
otros mal nacidos. Vi uno, que pareciera un laúd, si hubiese tenido
el cuerpo cortado en el sitio donde el hombre se bifurca. La pesada
hidropesía, que, a causa de los humores convertidos en maligna
sustancia, hace los miembros tan desproporcionados, que el rostro
no corresponde al vientre, le obligaba a tener la boca abierta,
pareciéndose al hético que, cuando está sediento, dirige uno de sus
labios hacia la barba y otro hacia la nariz.

--¡Oh vosotros, que no sufrís pena alguna (y no sé por qué) en este
mundo miserable!--nos dijo--: mirad y estad atentos al infortunio de
maese Adam: yo tuve en abundancia, mientras viví, todo cuanto deseé; y
ahora, ¡ay de mí!, sólo deseo una gota de agua.

Los arroyuelos que desde las verdes colinas del Casentino descienden
hasta el Arno, trazando frescos y apacibles cauces, continuamente están
ante mi vista, y no en vano; pues su imagen me reseca más que el mal
que descarna mi rostro. La rígida justicia que me castiga se sirve
del mismo lugar donde he pecado para hacerme exhalar más suspiros.
Allí está Romena, donde falsifiqué la moneda acuñada con el busto del
Bautista, por lo cual dejé en la tierra mi cuerpo quemado. Pero si yo
viese aquí el alma criminal de Guido, o la de Alejandro, o la de su
hermano, no cambiaría el placer de mirarlos a mi lado ni aun por la
fuente Branda. Una de ellas está ya aquí dentro, si es cierto lo que
dicen las coléricas sombras de los que giran por estos sitios; pero
¿qué me importa, si tengo encadenados mis miembros? Si a lo menos fuese
yo tan ágil que en cien años pudiera andar una pulgada, ya me habría
internado por el sendero, buscándola entre esa gente deforme, a pesar
de que la fosa tiene once millas de circunferencia y no menos de media
milla de diámetro. Por su causa me veo entre estos condenados: ellos me
indujeron a acuñar los florines, que bien tenían tres quilates de liga.

A mi vez lo dije:

--¿Quiénes son esos dos espíritus infelices, que despiden vaho, como en
el invierno una mano mojada, y que tan unidas yacen a tu derecha?

--Aquí los encontré--respondióme--, cuando bajé a este abismo; y desde
entonces, ni se han movido, ni creo que eternamente se muevan. El uno
es la falsa que acusó a José; el otro es el falso Sinón, griego de
Troya: por efecto de su ardiente fiebre, lanzan ese vapor fétido.

Uno de ellos, indignado quizá porque se le daba aquel nombre infame, le
golpeó con el puño en su endurecido vientre, haciéndoselo resonar como
un tambor. Maese Adam le dió a su vez en el rostro con su puño, que no
parecía menos duro, diciéndole:

--Aunque me vea privado de moverme a causa de la pesadez de algunos de
mis miembros, tengo el brazo suelto para semejante tarea.

A lo que aquél replicó:

--Cuando marchabas hacia la hoguera no lo tenías tan suelto; pero lo
tenías mucho más cuando acuñabas moneda.

El hidrópico repuso:

--Eres verídico en eso; mas no lo fuiste tanto cuando en Troya te
incitaron a que dijeses la verdad.

--Si allí dije una falsedad, en cambio tú falsificaste el cuño--dijo
Sinón--; y si yo estoy aquí por una falta, tú lo estás por muchas más
que ninguno otro demonio.

--Acuérdate, perjuro, del caballo--replicó aquel que tenía el vientre
hinchado--; y sírvate de castigo el que el mundo entero conoce tu
delito.

--Sírvate a ti también de castigo la sed que tiene agrietada tu
lengua--contestó el Griego--, y el agua podrida que eleva tu vientre
como una barrera ante tus ojos.

Entonces el monedero replicó:

--También tu boca se rasga por hablar mal, como acostumbra: si yo tengo
sed, y si el humor me hincha, tú tienes fiebre y te duele la cabeza;
no te harías mucho de rogar para lamer el espejo de Narciso.

Yo estaba escuchándoles atentamente, cuando me dijo mi Maestro:

--Sigue, sigue contemplándolos aún; que poco me falta para reírme de ti.

Cuando le oí hablarme con ira, me volví hacia él tan abochornado, que
aún conservo vivo el recuerdo en mi memoria: y como quien sueña en su
desgracia, que aun soñando desea soñar, y anhela ardientemente que sea
sueño lo que ya lo es, así estaba yo, sin poder proferir una palabra,
por más que quisiera excusarme; y a pesar de que con el silencio me
excusaba, no creía hacerlo así.

--Con menos vergüenza habría bastante para borrar una falta mayor que
la tuya--me dijo el Maestro--: consuélate; y si acaso vuelve a suceder
que te reunas con gente entregada a semejantes debates, piensa en que
estoy siempre a tu lado; porque querer oír eso es querer una bajeza.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOPRIMERO_


La misma lengua que antes me hirió, tiñendo de rubor mis mejillas,
me aplicó en seguida el remedio: Así he oído contar que la lanza de
Aquiles y de su padre solía ocasionar primero un disfavor, y luego un
buen regalo. Volvimos la espalda a aquel desventurado valle, andando,
sin decir una palabra, por encima del margen que lo rodea. Allí no
era de día ni de noche, de modo que mi vista alcanzaba poco delante
de mí: pero oí resonar una gran trompa, tan fuertemente, que habría
impuesto silencio a cualquier trueno; por lo cual mis ojos, siguiendo
la dirección que aquel ruido traía, se fijaron totalmente en un solo
punto. No hizo sonar tan terriblemente su trompa Orlando, después de
la dolorosa derrota en que Carlo Magno perdió el fruto de su santa
empresa. A poco de haber vuelto hacia aquel lado la cabeza, me pareció
ver muchas torres elevadas, por lo que dije:

--Maestro, ¿qué tierra es ésta?

Me respondió:

--Como miras a lo lejos a través de las tinieblas, te equivocas en lo
que te imaginas. Ya verás, cuando hayas llegado allí, cuánto engaña a
la vista la distancia: así pues, aprieta el paso.

Después me cogió afectuosamente de la mano, y me dijo:

--Antes que pasemos más adelante, y a fin de que el caso no te cause
tanta extrañeza, sabe que eso no son torres, sino gigantes; todos los
cuales están metidos hasta el ombligo en el pozo alrededor de sus muros.

Así como la vista, cuando se disipa la niebla, reconoce poco a poco
las cosas ocultas por el vapor en que estaba envuelto el aire, de
igual modo, y a medida que la mía atravesaba aquella atmósfera densa
y obscura, conforme nos íbamos acercando hacia el borde del pozo, mi
error se disipaba y crecía mi miedo. Lo mismo que Montereggione corona
de torres su recinto amurallado, así, por el borde que rodea el pozo,
se elevaban como torres y hasta la mitad del cuerpo los horribles
gigantes, a quienes amenaza todavía Júpiter desde el cielo, cuando
truena. Yo podía distinguir ya el rostro, los hombros y el pecho de
uno de ellos, y gran parte de su vientre, y sus dos brazos a lo largo
de los costados. En verdad que hizo bien la Naturaleza cuando abandonó
el arte de crear semejantes animales, para quitar pronto a Marte
tales ejecutores; y si ella no se arrepiente de producir elefantes y
ballenas, quien lo repare sutilmente, verá en esto mismo su justicia
y su discreción; porque donde la fuerza del ingenio se une a la
malevolencia y al vigor, no hay resistencia posible para los hombres.

Su cabeza me parecía tan larga y gruesa como la piña de San Pedro en
Roma[39], guardando la misma proporción los demás huesos; de suerte
que, aun cuando el ribazo le ocultaba de medio cuerpo abajo, se veía lo
bastante para que tres frisones no hubieran podido alabarse de alcanzar
a su cabellera; porque yo calculaba que tendría treinta grandes palmos
desde el borde del pozo hasta el sitio donde el hombre se abrocha la
capa.

       [39] Piña de bronce que primero estuvo sobre la Mole Adriana;
       en tiempo de Dante estaba en la plaza de la antigua basílica
       de San Pedro en el Vaticano, y ahora en la sala del gran nicho
       de Bramante en el jardín que rodean los Museos, llamado por
       esto "giardin della pigna." Su altura actualmente es de diez
       palmos, pero en tiempo de Dante, antes de truncada su parte
       superior, medía unos quince.

"Raphel mai amech isabi almi"[40], empezó a gritar la fiera boca, en la
cual no estarían bien otras voces más suaves; y mi Guía le dijo:

--Alma insensata, sigue entreteniéndote con la trompa, y desahógate con
ella, cuando te agite la cólera u otra pasión. Busca por tu cuello y
encontrarás la soga que la sujeta, ¡oh alma turbada!; mírala cómo ciñe
tu enorme pecho.

       [40] Según Fraticelli, cada una de estas cinco extrañas
       palabras pertenece a diferente lengua; la primera al hebreo,
       y las otras a cuatro de los principales dialectos derivados
       de aquélla. Esta opinión parece confirmarla Dante, cuando
       dice más abajo: "El mismo se acusa: este es Nemrod, etc.;"
       el que por haber querido construir la torre de Babel,
       produjo la confusión e hizo que en el mundo no se hable una
       sola lengua. En tal supuesto, y admitiendo la versión del
       abate José Venturi (aunque éste dice que las palabras son
       siriacas), significarían ¡Poder de Dios! ¿Por qué estoy en
       esta profundidad? Vuelve atrás: escóndete: pero perteneciendo
       a varias lenguas, sería como si traducidas en español,
       latín, alemán, francés e italiano, dijésemos: ¡Pardiez!--cur
       ego--hier--Va-t-en:--fascondi.

Después me dijo:

El mismo se acusa: ese es Nemrod, por cuyo audaz pensamiento se ve
obligado el mundo a usar más de una lengua. Dejémosle estar, y no
lancemos nuestras palabras al viento; pues ni él comprende el lenguaje
de los demás, ni nadie conoce el suyo.

Continuamos, pues, nuestro viaje, siguiendo hacia la izquierda; y a un
tiro de ballesta de aquel punto encontramos otro gigante mucho más
grande y fiero. No podré decir quién fué capaz de sujetarle; pero sí
que tenía ligado el brazo izquierdo por delante y el otro por detrás
con una cadena, la cual le rodeaba del cuello abajo, dándole cinco
vueltas en la parte del cuerpo que salía fuera del pozo.

--Ese soberbio quiso ensayar su poder contra el sumo Júpiter--dijo mi
Guía--, por lo cual tiene la pena que ha merecido. Llámase Efialto,
y dió muestras de audacia cuando los gigantes causaron miedo a los
Dioses: los brazos que tanto movió entonces, no los moverá ya jamás.

Y yo le dije:

--Si fuese posible, quisiera que mis ojos tuviesen una idea de lo que
es el desmesurado Briareo.

A lo que contestó:

--Verás cerca de aquí a Anteo, que habla y anda suelto, el cual nos
conducirá al fondo del Infierno. El que tú quieres ver está atado mucho
más lejos, y es lo mismo que éste, sólo que su rostro parece más feroz.

El más impetuoso terremoto no sacudió nunca una torre con tal violencia
como se agitó repentinamente Efialto. Entonces temí la muerte más que
nunca, y a no haber visto que el gigante estaba bien atado, bastara
para ello el miedo que me poseía. Seguimos avanzando, y llegamos adonde
estaba Anteo, que, sin contar la cabeza, salía fuera del abismo lo
menos cinco alas.[41]

       [41] Antigua medida inglesa, equivalente a un metro ciento
       sesenta y ocho milímetros. Cinco alas equivalen, pues, a unos
       treinta palmos.

--¡Oh tú, que en el afortunado valle donde Escipión heredó tanta
gloria, cuando Aníbal y los suyos volvieron las espaldas, recogiste mil
leones por presa, y que, si hubieras asistido a la gran guerra de tus
hermanos, aún hay quien crea que habrías asegurado la victoria a los
hijos de la Tierra! Si no lo llevas a mal, condúcenos al fondo en donde
el frío endurece al Cocito. No hagas que me dirija a Ticio ni a Tifeo:
este que ves puede dar lo que aquí se desea: por tanto, inclínate y no
tuerzas la boca. Todavía puede renovar tu fama en el mundo; pues vive,
y espera gozar aún de larga vida, si la gracia no lo llama a sí antes
de tiempo.

Así le dijo el Maestro; y el gigante, apresurándose a extender aquellas
manos que tan rudamente oprimieron a Hércules, cogió a mi Guía. Cuando
Virgilio se sintió agarrar, me dijo: "Acércate para que yo te tome."
Y en seguida me abrazó de modo, que los dos juntos formábamos un solo
fardo.

Como al mirar la Carisenda[42] por el lado a que está inclinada, cuando
pasa una nube por encima de ella en sentido contrario, parece próxima a
derrumbarse, tal me pareció Anteo cuando le vi inclinarse; y fué para
mí tan terrible aquel momento, que habría querido ir por otro camino.
Pero él nos condujo suavemente al fondo del abismo que devora a Lucifer
y a Judas; y sin demora cesó su inclinación, volviendo a erguirse como
el mástil de un navío.

       [42] Torre inclinada de Bolonia, llamada así del nombre de
       sus constructores, Felipe y Odón de Garisendi (año de 1110),
       y que hoy se llama la Torre Mozza por haberla mandado truncar
       en 1355 el tirano Juan Visconti de Oleggio. Tiene 130 pies de
       elevación. Al que se coloca al pie de ella en el lado a que
       se inclina, mirando arriba cuando pasa una nube en sentido
       contrario a su inclinación, le parece que la torre va a caerse.



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOSEGUNDO_


Si poseyese un estilo áspero y ronco, cual conviene para describir el
sombrío pozo, sobre el que se apoyan todas las otras rocas, expresaría
mucho mejor la esencia de mi pensamiento; pero como no lo tengo,
me decido a ello con temor; pues no es empresa que pueda tomarse
como juego, ni para ser acometida por una lengua balbuciente, la de
describir el fondo de todo el universo. Pero vengan en auxilio de
mis versos aquellas Mujeres que ayudaron a Anfión a fundar a Tebas,
para que el estilo no desdiga de la naturaleza del asunto. ¡Oh gentes
malditas sobre todas las demás, que estáis en el sitio del que me es
tan duro hablar; más os valiera haber sido aquí convertidas en ovejas o
cabras!

Cuando llegamos al fondo del obscuro pozo, mucho más abajo de donde
tenía los pies el gigante, como yo estuviese aún mirando el alto muro,
oí que me decían: "Cuidado cómo andas: procura no pisar las cabezas de
nuestros infelices y torturados hermanos." Volvíme al oír esto, y vi
delante de mí y a mis pies un lago, que por estar helado, parecía de
vidrio y no de agua. Ni el Danubio en Austria durante el invierno,
ni el Tanais allá, bajo el frío cielo, cubren su curso de un velo tan
denso como el de aquel lago, en el cual, aunque hubieran caído el
Tabernick o el Pietrapana, no habrían causado el menor estallido. Y a
la manera de las ranas cuando gritan con la cabeza fuera del agua, en
la estación en que la villana sueña que espiga, así estaban aquellas
sombras llorosas y lívidas, sumergidas en el hielo hasta el sitio donde
aparece la vergüenza, produciendo con sus dientes el mismo sonido que
la cigüeña con su pico. Tenían todas el rostro vuelto hacia abajo: su
boca daba muestras del frío que sentían, y sus ojos las daban de la
tristeza de su corazón. Cuando hube examinado algún tiempo en torno
mío, miré a mis pies, y vi dos sombras tan estrechamente unidas, que
sus cabellos se mezclaban.

--Decidme quiénes sois, vosotros, que tanto unís vuestros pechos--dije
yo.

Levantaron la cabeza, y después de haberme mirado, sus ojos, que
estaban preñados de lágrimas, se derramaron en los párpados; pero el
frío congeló en ellos aquellas lágrimas, volviéndolos a cerrar. Ninguna
grapa unió jamás tan fuertemente dos trozos de madera; por lo cual
ambos condenados se entrechocaron como dos carneros: tanta fué la ira
que los dominó. Y otro, a quien el frío había hecho perder las orejas,
me dijo, sin levantar la cabeza:

--¿Por qué nos miras tanto? Si quieres saber quiénes son estos dos, te
diré que el valle por donde corre el Bisenzio fué de su padre Alberto
y de ellos. Ambos salieron de un mismo cuerpo; y aunque recorras toda
la Caína, no encontrarás una sombra más digna de estar sumergida en el
hielo, ni aun la de aquel a quien la mano de Arturo rompió de un golpe
el pecho y la sombra, ni la de Focaccia, ni la de éste que me impide
con su cabeza ver más lejos, y que se llamó Sassolo Mascheroni: si eres
toscano, bien sabrás quién es. Y para que no me hagas hablar más, sabe
que yo soy Camiccione de Pazzi, y que espero a Carlino, cuyas culpas
harán aparecer menos graves las mías.

Después vi otros mil rostros amoratados por el frío, tanto que desde
entonces tengo horror, y lo tendré siempre a los estanques helados.
Y mientras nos dirigíamos hacia el centro, donde converge toda la
gravedad de la Tierra, yo temblaba en la lobreguez eterna; y no sé
si lo dispuso Dios, el Destino o la Fortuna; pero al pasar por entre
aquellas cabezas, dí un fuerte golpe con el pie en el rostro de una de
ellas, que me dijo llorando:

--¿Por qué me pisas? Si no vienes a aumentar la venganza de
Monteaperto, ¿por qué me molestas?

Entonces dije yo:

--Maestro mío, espérame aquí, a fin de que éste me esclarezca una duda:
en seguida me daré cuanta prisa quieras.

El Guía se detuvo, y yo dije a aquel que aún estaba blasfemando:

--¿Quien eres tú, que así reprendes a los demás?

Me contestó:

--Y tú, que vas por el recinto de Antenor, golpeando a los demás en
el rostro, de modo que, si estuvieras vivo, aún serían tus golpes
demasiado fuertes, ¿quién eres?

--Yo estoy vivo--fué mi respuesta--; y puede serte grato, si fama
deseas, que ponga tu nombre entre los otros que conservo en la memoria.

A lo que repuso:

--Deseo todo lo contrario: véte de aquí, y no me causes más molestia,
pues suenan mal tus lisonjas en esta caverna.

Entonces le cogí por los pelos del cogote, y le dije:

--Es preciso que digas tu nombre, o no te quedará ni un solo cabello.

Pero él me replicó:

--Aunque me repeles, ni te diré quien soy, ni verás mi rostro, por más
que me golpees mil veces en la cabeza.

Yo tenía ya sus cabellos enroscados en mi mano, y le había arrancado
más de un puñado de ellos, mientras él aullaba con los ojos fijos en
el hielo, cuando otro condenado gritó: "¿Qué tienes, Bocca? ¿No te
basta castañetear los dientes, sino que también ladras? ¿Qué demonio te
atormenta?"

--Ahora--dije--ya no quiero que hables, traidor maldito; que para tu
eterna vergüenza, llevaré al mundo noticias ciertas de ti.

--Véte pronto--repuso--, y cuenta lo que quieras; pero si sales de
aquí, no dejes de hablar de ese que ha tenido la lengua tan suelta,
y que está llorando el dinero que recibió de los franceses: "Yo
vi, podrás decir, a Buoso de Duera, allí donde los pecadores están
helados." Si te preguntan por los demás que están aquí, a tu lado
tienes al de Becchería, cuya garganta segó Florencia. Creo que más allá
está Gianni de Soldanieri con Ganelón y Tebaldello, el que entregó a
Faenza cuando sus habitantes dormían.

Estábamos ya lejos de aquél, cuando vi a otros dos helados en una
misma fosa, colocados de tal modo, que la cabeza del uno parecía ser
el sombrero del otro. Y como el hambriento en el pan, así el de encima
clavó sus dientes al de debajo en el sitio donde el cerebro se une con
la nuca. No mordió con más furor Tideo las sienes de Menalipo, que
aquél roía el cráneo de su enemigo y las demás cosas inherentes al
mismo.

--¡Oh tú, que demuestras, por medio de tan brutal acción, el odio que
tienes al que estás devorando! Dime qué es lo que te induce a ello--le
pregunté--bajo el pacto de que, si te quejas con razón de él, sabiendo
yo qué crimen es el suyo y quiénes sois, te vengaré en el mundo, si mi
lengua no llega antes a secarse.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOTERCIO_

Aquel pecador apartó su boca de tan horrible alimento, limpiándosela en
los pelos de la cabeza cuya parte posterior acababa de roer; y luego
empezó a hablar de esta manera:

--Tú quieres que renueve el desesperado dolor que oprime mi corazón,
sólo al pensar en él, y aun antes de hablar. Pero si mis palabras
deben ser un germen de infamia para el traidor a quien devoro, me
verás llorar y hablar a un mismo tiempo. No sé quién eres, ni de qué
medios te has valido para llegar hasta aquí; pero al oírte, me pareces
efectivamente florentino. Has de saber que yo fuí el conde Ugolino,
y éste el arzobispo Ruggieri: ahora te diré por qué lo trato así. No
es necesario manifestarte que por efecto de sus malos pensamientos,
y fiándome de él, fuí preso y muerto después. Pero te contaré lo
que no puedes haber sabido; esto es, lo cruel que fué mi muerte, y
comprenderás cuánto me ha ofendido. Un pequeño agujero abierto en la
torre, que por mi mal se llama hoy del Hambre, y en la que todavía
serán encerrados otros, me había permitido ver por su hendedura ya
muchas lunas, cuando tuve el mal sueño que descorrió para mí el velo
del porvenir. Ruggieri se me aparecía como señor y caudillo, cazando el
lobo y los lobeznos en el monte que impide a los pisanos ver la ciudad
de Luca. Se había hecho preceder de los Gualandi, de los Sismondi y los
Lanfranchi, que iban a la cabeza con perros hambrientos, diligentes y
amaestrados. El padre y sus hijuelos me parecieron rendidos después de
una corta carrera, y creí ver que aquéllos les desgarraban los costados
con sus agudas presas. Cuando desperté antes de la aurora, oí llorar
entre sueños a mis hijos, que estaban conmigo, y pedían pan. Bien
cruel eres, si no te contristas pensando en lo que aquello anunciaba
a mi corazón; y si ahora no lloras, no sé lo que puede excitar tus
lágrimas. Estábamos ya despiertos, y se acercaba la hora en que solían
traernos nuestro alimento; pero todos dudábamos, porque cada cual había
tenido un sueño semejante. Oí que clavaban la puerta de la horrible
torre, por lo cual miré al rostro de mis hijos sin decir palabra: yo
no podía llorar, porque el dolor me tenía como petrificado: lloraban
ellos, y mi Anselmito dijo: "¿Qué tienes, padre, que así nos miras?"
Sin embargo, no lloré ni respondí una palabra en todo aquel día, ni
en la noche siguiente, hasta que el otro Sol alumbró el mundo. Cuando
entró en la dolorosa prisión uno de sus débiles rayos, y consideré
en aquellos cuatro rostros el aspecto que debía tener el mío, empecé
a morderme las manos desesperado; y ellos, creyendo que yo lo hacía
obligado por el hambre, se levantaron con presteza y dijeron: "Padre,
nuestro dolor será mucho menor, si nos comes a nosotros: tú nos diste
estas miserables carnes; despójanos, pues, de ellas." Entonces me calmé
para no entristecerlos más; y aquel día y el siguiente permanecimos
mudos. ¡Ay, dura tierra! ¿Por qué no te abriste? Cuando llegamos al
cuarto día, Gaddo se tendió a mis pies, diciendo: "Padre mío, ¿por qué
no me auxilias?" Allí murió; y lo mismo que me estás viendo, vi yo caer
los tres, uno a uno, entre el quinto y el sexto día. Ciego ya, fuí a
tientas buscando a cada cual, llamándolos durante tres días después de
estar muertos; hasta que, al fin, pudo en mí más la inedia que el dolor.

Cuando hubo pronunciado estas palabras, torciendo los ojos, volvió a
coger el miserable cráneo con los dientes, que royeron el hueso como
los de un perro. ¡Ah, Pisa, vituperio de las gentes del hermoso país
donde el "si" suena! Ya que tus vecinos son tan morosos en castigarte,
muévanse la Capraja y la Gorgona, y formen un dique a la embocadura del
Arno, para que sepulte en sus aguas a todos tus habitantes; pues si el
conde Ugolino fué acusado de haber vendido tus castillos, no debiste
someter a sus hijos a tal suplicio. Su tierna edad patentizaba, ¡oh
nueva Tebas!, la inocencia de Ugucción y del Brigata, y la de los otros
dos que ya he nombrado.

Seguimos luego más allá, donde el hielo oprime duramente a otros
condenados, que no están con el rostro hacia abajo, sino vueltos hacia
arriba. Su mismo llanto no les deja llorar; pues las lágrimas, que al
salir encuentran otras condensadas, se vuelven adentro, aumentando la
angustia; porque las primeras lágrimas forman un dique, y como una
visera de cristal, llenan debajo de los párpados toda la cavidad del
ojo. Y aunque mi rostro, a causa del gran frío, había perdido toda
sensibilidad, como si estuviera encallecido, me pareció qué sentía
algún viento, por lo cual dije:

--Maestro, ¿qué causa mueve este viento? ¿No está extinguido aquí todo
vapor?

A lo cual me contestó:

--Pronto llegarás a un sitio donde tus ojos te darán la respuesta,
viendo la causa de ese viento.

Y uno de los desgraciados de la helada charca nos gritó:

--¡Oh almas tan culpables que habéis sido destinadas al último recinto!
Arrancadme de los ojos este duro velo, a fin de que pueda desahogar el
dolor que me hincha el corazón, antes que mis lágrimas se hielen de
nuevo.

Al oír tales palabras, le dije:

--Si quieres que te alivie, dime quién fuiste; y si no te presto ese
consuelo, véame sumergido en el fondo de ese hielo.

Entonces me contestó:

--Yo soy fray Alberigo[43]: soy aquel, cuyo huerto ha producido tan
mala fruta, que aquí recibo un dátil por un higo.

       [43] Alberigo de Manfredi, señor de Faenza, que ingresó en la
       orden de los hermanos Gozosos, se había enemistado con sus
       parientes. Un día, fingiendo reconciliarse con ellos, les
       invitó a un gran banquete, y en el momento de servirse los
       postres, les hizo asesinar. De aquí tuvo origen el proverbio
       italiano: "Ese ha probado la fruta de Alberigo."

--¡Oh!--le dije--; ¿también tú has muerto?

--No sé cómo estará mi cuerpo allá arriba--repuso--; esta Ptolomea
tiene el privilegio de que las almas caigan con frecuencia en ella
antes de que Atropos mueva los dedos; y para que de mejor grado me
arranques las congeladas lágrimas del rostro, sabe que en cuanto un
alma comete alguna traición como la que yo cometí, se apodera de su
cuerpo un demonio, que después dirige todas sus acciones, hasta que
llega el término de su vida. En cuanto al alma, cae en esta cisterna;
y por eso tal vez aparezca todavía en el mundo el cuerpo de esa sombra
que está detrás de mí en este hielo. Debes conocerle, si es que acabas
de llegar al Infierno: es "ser" Branca d'Oria, el cual hace ya muchos
años que fué encerrado aquí.

--Yo creo--le dije--que me engañas; porque Branca d'Oria no ha muerto
aún, y come, y bebe, y duerme, y va vestido.

--Aun no había caído Miguel Zanche--repuso aquél--en la fosa de
Malebranche, allí donde hierve continuamente la pez, cuando Branca
d'Oria ya dejaba un diablo haciendo sus veces en su cuerpo y en el de
uno de sus parientes, que fué cómplice de su traición. Extiende ahora
la mano y ábreme los ojos.

Yo no se los abrí, y creo que fué una lealtad el ser con él desleal.

¡Ah, genoveses!, ¡hombres diversos de los demás en costumbres, y llenos
de toda iniquidad!, ¿por qué no sois desterrados del mundo? Junto con
el peor espíritu de la Romanía he encontrado uno de vosotros, que, por
sus acciones, tiene el alma sumergida en el Cocito, mientras que su
cuerpo aparece aún vivo en el mundo.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOCUARTO_


"Vexilla regis prodeunt inferni"[44] hacia nosotros. Mira
adelante--dijo mi Maestro,--a ver si lo distingues.

       [44] "Los estandartes del rey de los Infiernos
       avanzan."--Imitación del primer verso del himno que entona
       la Iglesia ante el estandarte de la Cruz, y que aquí aplica
       irónicamente Virgilio hablando de Lucifer.

Como aparece a lo lejos un molino, cuyas aspas hace girar el viento,
cuando éste arrastra una espesa niebla, o cuando anochece en nuestro
hemisferio, así me pareció ver a gran distancia un artificio semejante;
y luego, para resguardarme del viento, a falta de otro abrigo, me
encogí detrás de mi Guía. Estaba ya (con pavor lo digo en mis versos)
en el sitio donde las sombras se hallaban completamente cubiertas de
hielo, y se transparentaban como paja en vidrio. Unas estaban tendidas,
otras derechas; aquéllas con la cabeza, éstas con los pies hacia abajo,
y otras por fin con la cabeza tocando a los pies como un arco. Cuando
mi Guía creyó que habíamos avanzado lo suficiente para enseñarme la
criatura que tuvo el más hermoso rostro, me dejó libre el paso, e hizo
que me detuviera.

--He ahí a Dite--me dijo--, y he aquí el lugar donde es preciso que te
armes de fortaleza.

No me preguntes, lector, si me quedaría entonces helado y yerto; no
quiero escribirlo, porque cuanto dijera sería poco. No quedé muerto ni
vivo: piensa por ti, si tienes alguna imaginación, lo que me sucedería
viéndome así privado de la vida sin estar muerto. El emperador del
doloroso reino salía fuera del hielo desde la mitad del pecho: mi
estatura era más proporcionada a la de un gigante, que la de uno de
éstos a la longitud de los brazos de Lucifer: juzga, pues, cuál deba
ser el todo que a semejante parte corresponda. Si fué tan bello como
deforme es hoy, y osó levantar sus ojos contra su Creador, de él debe
proceder sin duda todo mal. ¡Oh! ¡Cuánto asombro me causó, al ver
que su cabeza tenía tres rostros! Uno por delante, que era de color
bermejo: los otros dos se unían a éste sobre el medio de los hombros,
y se juntaban por detrás en lo alto de la coronilla, siendo el de la
derecha entre blanco y amarillo, según me pareció; el de la izquierda
tenía el aspecto de los oriundos del valle del Nilo.[45] Debajo de
cada rostro salían dos grandes alas, proporcionadas a la magnitud de
tal pájaro; y no he visto jamás velas de buque comparables a ellas:
no tenían plumas, pues eran por el estilo de las del murciélago; y se
agitaban de manera que producían tres vientos, con los cuales se helaba
todo el Cocito. Con seis ojos lloraba Lucifer, y por las tres barbas
corrían sus lágrimas, mezcladas de baba sanguinolenta. Con los dientes
de cada boca, a modo de agramadera, trituraba un pecador, de suerte que
hacía tres desgraciados a un tiempo. Los mordiscos que sufría el de
adelante no eran nada en comparación de los rasguños que le causaban
las garras de Lucifer, dejándole a veces las espaldas enteramente
desolladas.

       [45] Los tres rostros de diversos colores significan las tres
       partes del mundo entonces conocidas. El rojo o bermejo, los
       europeos; el entre blanco y amarillo, los asiáticos; el negro,
       los africanos.--Los tres vientos de que habla luego simbolizan
       tal vez los tres vicios generadores de todo mal, a saber: la
       soberbia, la envidia y la avaricia.

--El alma que está sufriendo la mayor pena allá arriba--dijo el
Maestro--es la de Judas Iscariote, que tiene la cabeza dentro de la
boca de Lucifer y agita fuera de ella las piernas. De las otras dos,
que tienen la cabeza hacia abajo, la que pende de la boca negra es
Bruto; mira cómo se retuerce sin decir una palabra: el otro, que tan
membrudo parece, es Casio. Pero se acerca la noche, y es hora ya de
partir, pues todo lo hemos visto.

Según le plugo, me abracé a su cuello; aprovechó el momento y el lugar
favorable, y cuando las alas estuvieron bien abiertas, agarróse a las
velludas costillas de Lucifer, y de pelo en pelo descendió por entre
el hirsuto costado y las heladas costras. Cuando llegamos al sitio en
que el muslo se desarrolla justamente sobre el grueso de las caderas,
mi Guía, con fatiga y con angustia, volvió su cabeza hacia donde aquél
tenía las zancas, y se agarró al pelo como un hombre que sube, de modo
que creí que volvíamos al Infierno.

--Sosténte bien--me dijo jadeando como un hombre cansado--; que por
esta escalera es preciso partir de la mansión del dolor.

Después salió fuera por la hendedura de una roca, y me sentó sobre el
borde de la misma, poniendo junto a mí su pie prudente. Yo levanté mis
ojos, creyendo ver a Lucifer como le había dejado; pero vi que tenía
las piernas en alto. Si debí quedar asombrado, júzguelo el vulgo, que
no sabe qué punto es aquel por donde yo había pasado.

--Levántate--me dijo el Maestro--; la ruta es larga, el camino malo, y
ya el Sol se acerca a la mitad de tercia.

El sitio donde nos encontrábamos no era como la galería de un palacio,
sino una caverna de mal piso y escasa de luz.

--Antes que yo salga de este abismo, Maestro mío,--le dije al ponerme
en pie--, dime algo que me saque de confusiones. ¿Dónde está el hielo,
y cómo es que Lucifer está de ese modo invertido? ¿Cómo es que, en tan
pocas horas, ha recorrido el Sol su carrera desde la noche a la mañana?

Me contestó:

--¿Te imaginas sin duda que estás aún al otro lado del centro, donde me
cogí al pelo de ese miserable gusano que atraviesa el mundo? Allá te
encontrabas mientras descendíamos; cuando me volví, pasaste el punto
hacia el que converge toda la gravedad de la Tierra; y ahora estás
bajo el hemisferio opuesto a aquel que cubre el árido desierto, y bajo
cuyo más alto punto fué muerto el Hombre que nació y vivió sin pecado.
Tienes los pies sobre una pequeña esfera, que por el otro lado mira a
la Judesca. Aquí amanece, cuando allí anochece; y éste de cuyo pelo nos
hemos servido como de una escala, permanece aún fijo del mismo modo
que antes. Por esta parte cayó del cielo; y la tierra, que antes se
mostraba en este lado, aterrorizada al verle, se hizo del mar un velo,
y se retiró hacia nuestro hemisferio; y quizá también huyendo de él,
dejó aquí este vacío la que aparece por acá formando un elevado monte.

Hay allá abajo una cavidad que se aleja tanto de Lucifer cuanta es la
extensión de su tumba; cavidad que no puede reconocerse por la vista,
sino por el rumor de un arroyuelo, que desciende por el cauce de un
peñasco que ha perforado con su curso sinuoso y poco pendiente. Mi Guía
y yo entramos en aquel camino oculto, para volver al mundo luminoso;
y sin concedernos el menor descanso, subimos, él delante y yo detrás,
hasta que pude ver por una abertura redonda las bellezas que contiene
el Cielo, y por allí salimos para volver a ver las estrellas.

[Ilustración]



_PURGATORIO_



[Ilustración]



_CANTO PRIMERO_


Ahora la navecilla de mi ingenio, que deja en pos de sí un mar
tan cruel, desplegará las velas para navegar por mejores aguas; y
cantaré aquel segundo reino, donde se purifica el espíritu humano,
y se hace digno de subir al Cielo. Resucite aquí, pues, la muerta
poseía, ¡oh santas Musas!, pues que soy vuestro; y realce Calíope mi
canto, acompañándolo con aquella voz que produjo tal efecto en las
desgraciadas Urracas, que desesperaron de alcanzar su perdón.[46]

       [46] Las nueve hijas de Piero, rey de Pella en Macedonia,
       que habiendo desafiado a las Musas, fueron vencidas y
       transformadas en urracas. Las mismas Musas son llamadas
       Piérides.

Un suave color de zafiro oriental, contenido en el sereno aspecto del
aire puro hasta el primer cielo, reapareció delicioso a mi vista en
cuanto salí de la atmósfera muerta, que me había contristado los ojos
y el corazón. El bello planeta que convida a amar hacía sonreír todo
el Oriente, desvaneciendo al signo de Piscis, que seguía en pos de él.
Me volví a la derecha, y dirigiendo mi espíritu hacia el otro polo,
distinguí cuatro estrellas únicamente vistas por los primeros humanos.
El cielo parecía gozar con sus resplandores. ¡Oh Septentrión, sitio
verdaderamente viudo, pues que te ves privado de admirarlas! Cuando
cesé en su contemplación, volvíme un tanto hacia el otro polo, de donde
el Carro había desaparecido, y vi cerca de mí un anciano solo, y digno,
por su aspecto, de tanta veneración, que un padre no puede inspirarla
mayor a su hijo. Llevaba una larga barba, canosa como sus cabellos,
que le caía hasta el pecho, dividida en dos mechones. Los rayos de las
cuatro luces santas rodeaban de tal resplandor su rostro, que lo veía
como si hubiese tenido el Sol ante mis ojos.

--¿Quiénes sois vosotros que, contra el curso del tenebroso río,
habéis huído de la prisión eterna?--dijo el anciano, agitando su barba
venerable--. ¿Quién os ha guiado, o quién os ha servido de antorcha
para salir de la profunda noche, que hace sea continuamente negro el
valle infernal? ¿Así se han quebrantado las leyes del abismo? ¿O se ha
dado quizás en el Cielo un nuevo decreto, que os permite, a pesar de
estar condenados, venir a mis grutas?

Entonces mi Guía me indicó, por medio de sus palabras, de sus gestos
y sus miradas, que debía mostrarme respetuoso, doblar la rodilla e
inclinar la vista. Después le respondió:

--No vine por mi deliberación, sino porque una mujer, descendida del
cielo, me ha rogado que acompañe y ayude a éste. Pero ya que es tu
voluntad que te expliquemos más ampliamente cuál sea nuestra verdadera
condición, la mía no puede rehusarte nada. Este no ha visto aún su
última noche; pero por su locura estuvo tan cerca de ello, que le
quedaba poquísimo tiempo de vida. Así es que, según he dicho, fuí
enviado a su encuentro para salvarle, y no había otro camino más
que este, por el cual me he aventurado. Hele dado a conocer todos
los réprobos, y ahora pretendo mostrarle aquellos espíritus que se
purifican bajo tu jurisdicción. Sería largo de referir el modo como
le he traído hasta aquí: de lo alto baja la virtud que me ayuda a
conducirle para verte y oírte. Dígnate, pues, acoger su llegada
benignamente: va buscando la libertad, que es tan amada, como lo sabe
el que por ella desprecia la vida. Bien lo sabes tú, que por ella no te
pareció amarga la muerte en Utica, donde dejaste tu cuerpo, que tanto
brillará en el gran día. No han sido revocados por nosotros los eternos
decretos; pues éste vive, y Minos no me tiene en su poder, sino que
pertenezco al círculo donde están los castos ojos de tu Marcia, que
parece rogarte aún, ¡oh santo corazón!, que la tengas por compañera
y por tuya. En nombre, pues, de su amor, accede a nuestra súplica, y
déjanos ir por tus siete reinos: le manifestaré mi agradecimiento hacia
ti si permites que allá abajo se pronuncie tu nombre.

--Marcia fué tan agradable a mis ojos mientras pertenecí a la
Tierra--dijo él entonces--, que obtuvo de mí cuantas gracias quiso;
ahora que habita a la otra parte del mal río, no puedo ya conmoverme a
causa de la ley que se me impuso cuando salí fuera de mi cuerpo. Pero
si una mujer del cielo te anima y te dirige, según dices, no tienes
necesidad de tan laudatorios ruegos; me basta conque me supliques en
su nombre. Vé, pues, y haz que ése se ciña con un junco sin hojas, y
lávale el rostro de modo que quede borrada en él toda mancha; porque no
conviene que se presente con la vista ofuscada ante el primer ministro,
que es de los del Paraíso. Esa pequeña isla que ves allá abajo
produce, en torno suyo y por donde la combaten las olas, juncos en su
tierra blanda y limosa. Ninguna clase de plantas que eche hojas o que
se endurezca puede existir ahí, porque le sería imposible doblegarse
a los embates de las olas. Después no volváis por esta parte; el sol
naciente os indicará el modo de encontrar la más fácil subida del monte.

Al decir esto desapareció. Me levanté sin hablar, me coloqué junto a mi
Guía, y fijé en él los ojos. Entonces empezó a hablarme de este modo:

--Hijo mío, sigue mis pasos: volvamos atrás; porque esta llanura va
descendiendo siempre hasta su último límite.

El alba vencía ya al aura matutina, que huía delante de ella, y desde
lejos pude distinguir las ondulaciones del mar. Ibamos por la llanura
solitaria, como el que busca la senda perdida, y cree caminar en vano
hasta que logra encontrarla. Cuando llegamos a un sitio en que el rocío
resiste al calor del sol, y protegido por la sombra, se desvanece poco
a poco, puso mi Maestro suavemente sus dos manos abiertas sobre la
fresca hierba; y yo, comprendiendo su intento, le presenté mis mejillas
cubiertas aún de lágrimas, y en las que por su mediación apareció de
nuevo el color de que las privó el Infierno.

Llegamos después a la playa desierta, que no vió nunca navegar por
sus aguas a hombre alguno capaz de salir de ellas. Allí me hizo un
cinturón, según la voluntad del otro; y, ¡oh maravilla!, cuando arrancó
la humilde planta, volvió otra a renacer súbitamente en el mismo sitio
de donde había arrancado aquélla.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEGUNDO_


Ya estaba el Sol tocando al horizonte, cuyo círculo meridiano cubre a
Jerusalén con su punto más elevado; y ya la noche, formando un arco
en oposición a él, salía fuera del Ganges con las Balanzas que se le
caen de las manos cuando supera en extensión al día; de modo que allí,
donde yo me encontraba, las blancas y sonrosadas mejillas de la bella
Aurora, según iba creciendo, se tornaban de color de oro. Estábamos
aún en la orilla del mar, como quien piensa en el camino que debe
seguir, y anda con el deseo, sin que el cuerpo se mueva. Cuando he
aquí que, así como, al amanecer, por efecto de los densos vapores, se
ve a Marte enrojecido hacia Poniente sobre las aguas marinas, de igual
modo me apareció--¡ojalá pudiese verla otra vez!--una luz, la cual
venía tan rápidamente por el mar, que ningún vuelo sería comparable a
su celeridad. Un solo momento aparté de ella la vista para interrogar
a mi Guía, y al punto volví a verla mucho más voluminosa y brillante;
distinguiendo luego a cada lado de la misma una cosa blanca, sin saber
lo que era, debajo de la cual se descubría poco a poco otro objeto
igualmente blanco. Aun no había pronunciado una palabra mi Maestro,
cuando se vió que las primeras formas blancas eran alas; y entonces,
habiendo conocido bien al gondolero, exclamó:

--Dobla, dobla pronto la rodilla: he aquí el ángel de Dios; une las
manos: nunca verás semejantes ministros del Señor. Mira cómo desdeña
los medios humanos, pues no necesita remo, ni otras velas que sus alas,
entre tan apartadas orillas. Mira cómo las tiene elevadas hacia el
cielo, agitando el aire con las eternas plumas, que no se mudan como el
cabello de los mortales.

Cuanto más se acercaba a nosotros el ave divina, más brillante
aparecía: por lo cual, no pudiendo resistir su resplandor mis ojos,
los incliné; y aquél se dirigió hacia la orilla en un esquife airoso
y ligero, que apenas se sumergía un poco en el agua. El celestial
barquero estaba en la popa, y la bienaventuranza parecía estar escrita
en su semblante. Más de cien espíritus, sentados en la barquilla,
cantaban a coro: "In exitu Israel de Ægipto" y todo lo demás que
sigue de este salmo. El ángel les hizo la señal de la santa cruz, a
cuya señal se arrojaron todos a la playa, y él se alejó con la misma
velocidad con que había venido. La turba que dejó allí parecía llena
de estupor en tal sitio, mirando y remirando en torno suyo, como el
que descubre cosas que no ha visto nunca. El Sol, que había arrojado
con sus brillante saetas al signo de Capricornio del centro del cielo,
irradiaba por todas partes el día, cuando los recién llegados alzaron
la frente hacia nosotros, diciéndonos:

--Si lo sabéis, indicadnos el camino que conduce a la montaña.

Virgilio respondió:

--¿Por ventura creéis que conocemos este sitio? Somos aquí tan nuevos
como vosotros, y hemos llegado a él poco antes por otro camino tan rudo
y áspero, que el subir esta montaña será para nosotros ahora cosa de
juego.

Las almas, que advirtieron, por mi respiración, que yo estaba aún
vivo, palidecieron de asombro; y así como se agolpa la gente en
derredor del mensajero coronado de olivo para oír sus noticias, sin
temor de empujarse y pisarse unos a otros, así se agolparon en torno
mío todas aquellas almas afortunadas, olvidando casi su deseo de ir a
embellecerse. Vi una de ellas, que se adelantó para abrazarme con tales
muestras de afecto, que me movió a hacer lo mismo con ella; pero, ¡oh
sombras vanas, excepto para la vista! Tres veces quise rodearla con mis
brazos, y otras tantas volvieron éstos a caer solos sobre mi pecho.
Creo que la admiración debió pintarse en mi rostro; porque la sombra
sonrió y se retiró; y yo, siguiéndola, continué avanzando. Me dijo con
voz suave que me detuviese; conocí entonces quién era, y habiéndole
rogado que se parase un momento para hablarme, respondióme:

--Lo mismo que te amaba con mi cuerpo mortal, te amo también
desprendido de él; por eso me detengo; pero tú ¿por qué vienes aquí?

--Casella mío, hago este viaje para volver al mundo de los vivos, donde
permanezco aún; pero a ti, ¿cómo es que se te ha negado por tanto
tiempo el venir a este sitio?

Me respondió:

--Si aquel que conduce a quien y cómo le place me ha negado muchas
veces este pasaje, no se ha cometido conmigo ninguna injusticia; porque
es justa la voluntad a quien obedece. En verdad, de tres meses a esta
parte ha recogido sin oposición a cuantos han querido entrar en su
nave: así es que yo, que me encontraba en la playa donde el Tíber se
mezcla con las saladas ondas del mar, fuí acogido benignamente por él.
A la embocadura de aquel río dirige ahora su vuelo; pues allí se reúnen
siempre los que no descienden hacia el Aqueronte.

Y yo dije:

--Si alguna nueva ley no te quita la memoria o el uso de aquellos
cantos amorosos, que solían calmar todos mis deseos, dígnate consolar
un poco mi alma, que viniendo aquí con su cuerpo, se ha angustiado
tanto.

"Amor, que dentro de mi mente habla,"[47] empezó él a cantar tan
dulcemente, que su dulzura aún resuena en mi corazón. Mi Maestro, y yo,
y las sombras que allí estaban, parecíamos tan contentos, como si no
tuviéramos otra cosa en que pensar. Estábamos absortos y atentos a sus
notas, cuando apareció el venerable anciano exclamando:

--¿Qué es esto, espíritus perezosos? ¿Qué negligencia, qué demora
es ésta? Corred al monte a purificaros de vuestros pecados, que no
permiten que Dios se os manifieste.

       [47] "Amor, che nella mente mi ragiona"... Así empieza la
       canción de Dante señalada con el número XV en "Il Canzionere"
       anotado por Pedro Fraticelli (Florencia, 1911).

Del mismo modo que las palomas, cuando están reunidas en torno a su
alimento, cogiendo el grano y quietas, sin hacer oír sus acostumbrados
arrullos, si acontece algo que las asuste, abandonan súbitamente la
comida, porque las asalta un cuidado mayor, así vi yo aquellas almas
recién llegadas abandonar el canto y desbandarse por la costa, como
quien corre sin saber adónde va; y no menos rápidamente huimos también
nosotros.



[Ilustración]



_CANTO TERCERO_


Mientras la repentina fuga dispersaba por la campiña aquellas almas,
que se volvían hacia la montaña donde la razón divina las aguija, me
acerqué a mi fiel compañero; porque, ¿cómo hubiera podido sin él seguir
mi viaje?, ¿quién me habría sostenido al subir por la montaña? Me
pareció que mi Guía estaba por sí mismo arrepentido de su flaqueza. ¡Oh
conciencia digna y pura!, ¡qué amargo roedor es para ti la más pequeña
falta! Cuando sus pies cesaron de caminar con aquella precipitación
que se aviene mal con la majestad de la persona, mi mente, desechando
el pensamiento que la inquietaba, concentró su atención, como deseosa
de recibir las nuevas impresiones; y me puse a contemplar el monte más
alto de cuantos hacia el Cielo se elevan sobre las aguas. El Sol, que
a mis espaldas despedía su rubicunda luz, quedaba interceptado por mi
cuerpo, en el que se apoyaban sus rayos; y cuando vi que sólo delante
de mí se obscurecía la tierra, volvíme de lado, temeroso de haber sido
abandonado. Mi Protector entonces empezó a decirme, vuelto hacia mí:

--¿Por qué desconfías aún? ¿Crees que no estoy contigo, y que ya
no te guío? Ahora es ya por la tarde allá donde está sepultado el
cuerpo, dentro del cual hacía yo sombra. Nápoles lo posee, porque lo
han quitado de Brindis. Si, pues, ninguna sombra se proyecta delante
de mí, no debes admirarte de ello más que de ver cómo los cielos no
interceptan unos a otros el paso de sus luces. La Virtud divina hace
que semejantes cuerpos sean aptos para sufrir tormentos, calor y frío;
mas no ha querido revelarnos cómo opera tal maravilla. Insensato es
el que espera que nuestra razón pueda recorrer las infinitas vías de
que dispone el que es una substancia en tres personas. Seres humanos,
contentaos con el "quia;"[48] pues si os fuera dable verlo todo, no
habría sido necesario que pariese María; y habéis visto desearlo en
vano a tales hombres, que, a ser posible, hubieran satisfecho ese
deseo, el cual forma su eterno suplicio: hablo de Aristóteles, de
Platón y otros muchos.

       [48] Según Aristóteles, la demostración es de dos clases: una
       llamada propter quod, que es cuando los efectos se deducen
       de las causas, y otra llamada quia, y es cuando las causas
       se deducen de los efectos por lo cual este período debe
       interpretarse del modo siguiente: Contentaos, ¡oh humanos!,
       con las demostraciones que se pueden deducir de los efectos,
       por los cuales se viene en conocimiento de sus causas, y no
       pretendáis conocer más de lo que los hechos os demuestran: que
       en las cosas que son superiores a la inteligencia humana y a
       la fuerza de la razón, se ejercita la fe.

En este punto, inclinó la frente sin decir nada más, y quedó como
turbado. Llegamos en tanto al pie del monte, cuyas rocas encontramos
tan escarpadas, que las piernas más ágiles nos hubieran sido inútiles.
El camino más desierto, el más áspero entre Lerici y Turbía, es,
comparado con aquél, una rampa suave y anchurosa.

--¿Quién sabe ahora--dijo mi Maestro deteniendo sus pasos--hacia qué
mano es accesible la costa, de modo que pueda subir el que no tiene
alas?

Y mientras él tenía los ojos bajos, meditando qué camino seguiríamos,
y yo miraba hacia arriba alrededor de las rocas, apareció por la
izquierda una multitud de almas, que se dirigían hacia nosotros, aunque
no lo parecía; tanta era la lentitud con que caminaban.

--Levanta los ojos--dije a mi Maestro--; he aquí quien nos podrá
aconsejar, si es que no puedes aconsejarte a ti mismo.

Miróme entonces, y con rostro franco respondió:

--Vamos allá, pues ellos vienen muy despacio; y tú no pierdas la
esperanza, hijo querido.

Habríamos andado mil pasos, y aun distaba de nosotros aquella
muchedumbre tanto espacio cuanto podría recorrer una piedra lanzada por
un buen hondero, cuando se arrimaron todos a los duros peñascos de la
escarpada orilla, y permanecieron firmes y apretados entre sí, como se
detiene a mirar aquel que duda.

--¡Oh muertos en la gracia de Dios, espíritus ya elegidos!--empezó
a decir Virgilio--; por aquella paz que, según creo, esperáis todos
vosotros, decidme por qué parte declina esta montaña, de modo que sea
posible ascender a ella; pues al que mejor conoce el valor del tiempo,
le es más desagradable perderlo.

Como las ovejas que salen de su redil una a una, dos a dos y tres y
tres, mientras las otras se detienen tímidamente, inclinando hacia la
tierra sus ojos y su hocico, y lo mismo que hace la primera hacen las
demás, deteniéndose a su lado si se detiene, sencillas y tranquilas,
y sin darse cuenta de por qué lo hacen, así vi yo moverse para venir
hacia nosotros las primeras almas de aquella temerosa y afortunada
grey, de rostro púdico y de honesto continente. Cuando vieron que
la luz se interrumpía en el suelo a mi mano derecha, de modo que
se proyectaba la sombra desde mí a la gruta, se detuvieron y aun
retrocedieron algún tanto, y todos los que venían detrás, sin saber por
qué, hicieron lo mismo.

--Sin que me lo preguntéis, os confieso que este que aquí veis es
un cuerpo humano; por cuya causa la luz del Sol aparece cortada en
el suelo. No os asombréis; pero creed que si pretende trepar esta
escarpada costa, lo hace inducido por virtud celestial.

Así habló mi Maestro; y aquella noble multitud nos dijo:

--Pues volveos atrás y caminad delante de nosotros.

Y al mismo tiempo nos hacían señas con el dorso de las manos. Uno de
ellos exclamó:

--Quienquiera que seas, andando como vas, vuelve el rostro hacia mí, y
procura recordar si me has visto en el mundo alguna vez.

Yo me volví hacia él, y le miré fijamente: era rubio, hermoso y de
gentil aspecto; pero tenía la ceja partida de un golpe. Cuando le
manifesté humildemente que no le había visto nunca, me dijo:

--¡Mira, pues!

Y enseñóme una herida en la parte superior de su pecho. Después añadió
sonriendo:

--Yo soy Manfredo, nieto de la emperatriz Constanza: por lo cual te
ruego, que cuando vuelvas a la Tierra, vayas a visitar a mi graciosa
hija, madre del honor de Sicilia y de Aragón, y le digas la verdad,
si es que se ha dicho lo contrario. Después de tener atravesado mi
cuerpo por dos heridas mortales, me volví llorando hacia Aquél, que
voluntariamente perdona. Mis pecados fueron horribles; pero la bondad
infinita tiene tan largos los brazos, que recibe a todo el que se
vuelve hacia ella. Si el Pastor de Cosenza, que fué enviado por
Clemente para darme caza, hubiese leído bien en aquella página de Dios,
mis huesos estarían aún en la cabeza del puente, cerca de Benevento,
bajo la salvaguardia de las pesadas piedras. Ahora los moja la lluvia;
el viento los impele fuera del reino, casi a la orilla del Verde, donde
los hizo transportar con cirios apagados. Pero por su maldición no
se pierde el amor de Dios de tal modo, que no vuelva nunca, mientras
reverdezca la flor de la esperanza. Es verdad que el que muere contumaz
para con la santa Iglesia, por más que al fin se arrepienta, debe estar
en la parte exterior de esta montaña un espacio de tiempo treinta
veces mayor del que vivió en contumacia, a menos que no se abrevie la
duración de este decreto merced a eficaces oraciones. Calcula, pues, lo
dichoso que puedes hacerme, revelando a mi buena Constanza cómo me has
visto, y la prohibición que pesa sobre mí, que puede alzarse por los
ruegos de los que existen allá arriba.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO CUARTO_


Cuando por efecto del placer o del dolor de que se siente afectada
alguna de nuestras facultades, el alma entera se concentra en esa
facultad, parece que no atienda a ninguna otra; y esto demuestra el
error de los que creen que en nosotros arde un alma sobre otra alma.
Por eso mismo, cuando se oye o ve alguna cosa que absorbe fuertemente
el alma en su contemplación, el tiempo se desliza sin que el hombre
se aperciba de ello; porque una es la facultad que escucha, y otra
la que cautiva por completo el alma: ésta está como atada; aquella
es libre. Yo adquirí una prueba de esta verdad oyendo y admirando a
aquel espíritu; pues había el Sol ascendido cincuenta grados sobre el
horizonte, sin que yo lo echase de ver, cuando llegamos a un punto en
que las almas exclamaron a una voz: "Aquí está el objeto de vuestra
demanda."

Cualquier portillo de los que suele tapar el aldeano con un manojo de
espinos, cuando maduran las uvas, es mayor que el sendero por donde
subimos solos mi Maestro y yo, cuando la multitud de almas se separó de
nosotros. Bastan los pies para ir a San Leo, para bajar a Noli, para
ascender hasta la elevada cumbre de Bismantua; pero aquí es preciso
que el hombre vuele: quiero decir, como volaba yo, conducido por las
ligeras alas y por las plumas de un gran deseo, detrás de Aquel que
reanimaba mi esperanza y me iluminaba. Ibamos subiendo por el sendero
excavado en el peñasco, cuyas quebradas rocas nos estrechaban por ambos
lados, y el suelo que pisábamos nos obligaba a ayudarnos con pies y
manos. Cuando llegamos a sitio descubierto, sobre el rellano de la alta
base del monte, dije:

--Maestro mío, ¿qué camino seguiremos?

Y él me contestó:

--No des ningún paso hacia abajo: prosigue subiendo detrás de mí hacia
la cima de este monte, hasta que se nos aparezca algún experto guía.

La cima era tan alta, que no podía alcanzarla la vista, y la subida
mucho más empinada que la línea que divide en dos partes el cuadrante.
Yo estaba ya cansado, y entonces exclamé:

--¡Oh amado Padre! Vuélvete, y mira que me quedo aquí solo, si no te
detienes.

--Hijo mío, haz por llegar hasta aquel punto--respondió mostrándome una
prominencia que rodeaba por aquel lado toda la montaña.

Sus palabras me aguijonearon de tal modo, que me esforcé cuanto
pude trepando hasta donde él estaba, tanto que puse mis plantas
sobre aquella especie de cornisa. Nos sentamos allí ambos, vueltos
hacia Levante, por cuyo lado habíamos subido; pues suele agradar la
contemplación del camino que uno ha hecho. Primeramente dirigí los ojos
al fondo, después los levanté hacia el Sol, y me admiraba de que éste
nos iluminase por la izquierda.

El Poeta observó que me quedaba estupefacto, mirando el carro de la
luz que iba a pasar entre nosotros y el Aquilón; por lo cual me dijo:

--Si Cástor y Pólux estuvieran en compañía de aquel espejo, que
ilumina al mundo tanto por arriba como por abajo, verías al Zodíaco
refulgente girar más próximo aún a las Osas, a no ser que saliese
fuera de su antiguo camino. Y si quieres comprender cómo puede suceder
esto, reconcentra tu pensamiento, y considera que el monte Sion está
situado sobre la Tierra, relativamente a éste, de modo que ambos
tienen un mismo horizonte y diferentes hemisferios; por lo cual, si tu
inteligencia te permite discernir con claridad, verás cómo el camino
que por su mal no supo recorrer Faetón, debe ir necesariamente por un
lado de este monte, al paso que va por el opuesto lado de aquel otro.

--En verdad. Maestro mío--le contesté--, nunca había visto tan
claramente como ahora distingo estas cosas, para cuya comprensión no
me parecía bastante apto mi ingenio. Por las razones que me has dado
entiendo que el círculo intermedio del primer móvil, llamado Ecuador
en alguna ciencia, y que permanece siempre entre el Sol y el invierno,
dista de aquí tanto hacia el Septentrión, cuanto los Hebreos lo veían
hacia la parte cálida. Pero, si te place, quisiera saber cuanto hemos
de andar aún; pues el monte se eleva más de lo que puede alcanzar mi
vista.

--Esta montaña es tal--me respondió--, que siempre cuesta trabajo
empezar a subirla, y cuanto más va para arriba es menos fatigoso.
Cuando te parezca tan suave, que subas ligeramente por ella como van
por el agua las naves, entonces habrás llegado al fin de este sendero:
espera, pues, a conseguirlo para descansar de tu fatiga. Y no respondo
más, pues sólo esto tengo por cierto.

Cuando hubo terminado de decir estas palabras, resonó cerca de nosotros
una voz que decía: "Quizá te veas precisado antes a sentarte." Al
sonido de aquella voz, volvímonos, y vimos a la izquierda un gran
peñasco, en el que no habíamos reparado antes ninguno de los dos.
Nos dirigimos hacia allí, donde estaban algunos espíritus reposando
a la sombra detrás del peñasco, como quien lo hace por indolencia.
Uno de ellos, que me parecía cansado, estaba sentado con las rodillas
abrazadas, reposando sobre ellas su cabeza.

--¡Oh amado Señor mío!--dije entonces--: contempla a ése, que se
muestra más negligente que si fuese hermano de la pereza.

Entonces se volvió hacia nosotros, y nos examinó, dirigiendo su mirada
por encima de los muslos, y diciendo:

--Vé, pues, allá arriba, tú que eres tan valiente.

Conocí entonces quién era; y aquella fatiga que agitaba todavía un poco
mi respiración, no me impidió acercarme a él. Cuando estuve a su lado,
alzó apenas la cabeza, diciendo:

--¿Has comprendido bien por qué el Sol dirige su carro por tu izquierda?

Sus perezosos movimientos y sus lacónicas palabras hicieron asomar una
sonrisa a mis labios; después dije:

--Belacqua, ahora ya no me conduelo de ti: pero dime, ¿por qué estás
aquí sentado? ¿Esperas algún guía, o es que has vuelto a tus antiguas
costumbres?

Contestóme:

--¡Oh, hermano! ¿Para qué he de ir arriba, si no ha de permitirme
llegar al sitio de la expiación el Angel de Dios, que está sentado a
su puerta? Antes que yo entre por ella, es necesario que el cielo dé
tantas vueltas en torno mío, cuantas dió en el transcurso de mi vida,
por haber aplazado los buenos suspiros hasta la hora de mi muerte; a no
ser que me auxilie una plegaria, que se eleve de un corazón que viva en
la gracia. ¿De qué sirven las demás, si no han de ser oídas en el cielo?

Ya el Poeta subía delante de mí diciendo:

--No te detengas más: mira que el Sol toca al Meridiano, y la Noche
cubre ya con su pie la costa de Marruecos.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO QUINTO_


Me había alejado ya de aquellas sombras, y seguía las huellas de mi
Guía, cuando detrás de mí, y señalándome con el dedo, gritó una de
ellas:

--Mirad; no se nota que el Sol brille a la izquierda de aquel de más
abajo, que marcha al parecer como un vivo.

Al oír estas palabras, volví la cabeza, y vi que las sombras miraban
con admiración, no solamente a mí, sino también a la luz interceptada
por mi cuerpo.

--¿Por qué se turba tanto tu ánimo--dijo el Maestro--, que así acortas
el paso? ¿Qué te importa lo que allí murmuran? Sígueme, y deja que
hable esa gente. Sé firme como una torre, cuya cúspide no se doblega
jamás al embate de los vientos: el hombre en quien bulle pensamiento
sobre pensamiento, siempre aleja de sí el fin que se propone; porque el
uno debilita la actividad del otro.

¿Qué otra cosa podría yo contestarle sino: "Ya voy?" Así lo hice,
cubierto algún tanto de aquel color que hace a veces al hombre digno
de perdón. En tanto, de través por la cuesta venían hacia nosotros
algunas almas entonando, versículo a versículo, el "Miserere." Cuando
observaron que yo no daba paso al través de mi cuerpo a los rayos
solares, cambiaron su canto en un "¡Oh!" ronco y prolongado: y dos de
ellas, a guisa de mensajeros, corrieron a nuestro encuentro, diciendo:

--Hacednos sabedores de vuestra condición.

Mi Maestro contestó:

--Podéis iros y referir a los que os han enviado, que el cuerpo de éste
es de verdadera carne. Si se han detenido, según me figuro, por ver
su sombra, bastante tienen con tal respuesta: hónrenle, porque podrá
serles grato.

Jamás he visto a prima noche los vapores encendidos, ni a puesta del
Sol las exhalaciones de Agosto, hendir el Cielo sereno tan rápidamente
como corrieron aquellas almas hacia sus compañeras; y una vez allí,
regresaron adonde estábamos, juntas con las demás, como escuadrón que
corre a rienda suelta.

--Esa gente que se agolpa hacia nosotros es numerosa--dijo el Poeta--,
y vienen a dirigirte alguna súplica: tú, sin embargo, sigue adelante, y
escucha mientras andas.

--¡Oh alma, que, para llegar a la felicidad, vas con los miembros con
que naciste!--venían gritando--: modera un poco tu paso. Repara si has
conocido a alguno de nosotros, de quien puedas llevar allá noticias.
¡Ah! ¿Por qué te vas? ¿Por qué no te detienes? Todos hemos terminado
nuestros días por muerte violenta, y fuimos pecadores hasta la última
hora: entonces la luz del Cielo iluminó nuestra razón tan bien, que,
arrepentidos y perdonados, abandonamos la vida en la gracia de Dios,
que nos abrasa por el gran deseo que tenemos de verle.

Yo les contesté:

--Aun cuando no reconozco las desfiguradas facciones de ninguno de
vosotros, no obstante, si deseáis de mí algo que me sea posible,
espíritus bien nacidos, yo lo haré por aquella paz que se me hace
buscar de mundo en mundo, siguiendo los pasos de este Guía.

Uno de ellos empezó diciendo:

--Todos confiamos en tu benevolencia sin necesidad de que lo jures,
a no ser que la impotencia destruya tu buena voluntad. Yo, que hablo
solo antes que los demás, te ruego que si ves alguna vez aquel país que
se extiende entre la Romanía y el de Carlos,[49] me concedas en Fano
el dón de tus preces, a fin de que los buenos rueguen allí por mí, de
modo que yo pueda purgar mis graves pecados. De allí fuí yo: pero las
profundas heridas por donde salió la sangre en la que me asentaba, me
fueron hechas en el territorio de los Antenóridas,[50] donde creía
encontrarme más seguro. El de Este lo ordenó, porque me odiaba mucho
más de lo que le permitía la justicia; pero si yo hubiese huído hacia
la Mira, cuando llegué a Oriaco, aún estaría allá donde se respira:
corrí al pantano, donde las cañas y el lodo me embarazaron tanto, que
caí, y vi formarse en tierra un lago con la sangre de mis venas.

       [49] La Marca de Ancona, gobernada por Carlos de Anjou.

       [50] Padua, fundada por Antenor.

Después me dijo otro:

--¡Ay! Así se cumpla el deseo que te conduce a esta elevada montaña,
dígnate auxiliar al mío con obras de piedad. Yo fuí de Montefeltro, y
soy Buonconte. Ni Juana ni los otros se cuidan de mí; por lo cual voy
entre éstos con la cabeza baja.

Le pregunté:

--¿Qué violencia o qué aventura te sacó fuera de Campaldino, que no se
supo nunca donde está tu sepultura?

--¡Oh!--me respondió--; al pie del Casentino corre un río llamado
Archiano, que nace en el Apenino encima del Ermo. Allí donde pierde
su nombre, llegué yo con el cuello atravesado, huyendo a pie y
ensangrentando la llanura. Allí perdí la vista, y mi última palabra fué
el nombre de María; allí caí, y no quedó más que mi carne. Te diré la
verdad, y tú la referirás entre los vivos: el ángel de Dios me cogió,
y el del Infierno gritaba: "¡Oh tú, venido del Cielo! ¿Por qué me lo
quitas? Te llevas la parte eterna de éste por una pequeña lágrima que
me le arrebata; pero yo trataré de diferente modo la otra parte."
Tú sabes bien cómo se condensa en el aire ese húmedo vapor, que se
convierte en lluvia en cuanto sube hasta donde le sorprende el frío:
pues bien, el demonio, juntando a su entendimiento aquella malevolencia
que sólo procura hacer daño, con el poder inherente a su naturaleza,
agitó el vapor y el viento. En cuanto se extinguió el día, cubrió de
nieblas el valle desde Pratomagno hasta el Apenino, e hizo tan denso
aquel cielo, que el espeso aire se convirtió en agua: cayó la lluvia,
y el agua que la tierra no pudo absorber fué a parar a los barrancos,
y uniéndose a la de los torrentes, se precipitó hacia el río real con
tal rapidez, que nada podía contenerla. El Archiano furioso encontró
mi cuerpo helado en su embocadura, lo arrastró hacia el Arno, y separó
mis brazos que había puesto en cruz sobre el pecho cuando me venció
el dolor. Después de haberme volteado por sus orillas y su fondo, me
cubrió y rodeó con la arena que había hecho desprenderse de los campos.

--¡Ah!, cuando vuelvas al mundo, y hayas descansado de tu largo
viaje--continuó un tercer espíritu, luego que hubo acabado de hablar
el segundo--, acuérdate de mí, que soy la Pía.[51] Siena me hizo, y las
Marismas me deshicieron: bien lo sabe aquel que, siendo ya viuda, me
puso en el dedo su anillo enriquecido de piedras preciosas.

       [51]Pía de Tolomei, natural de Siena, casó con Nello o
       Paganello Pannocchieschi, señor del castillo della Pietra, en
       la Marisma Toscana, el cual, creyéndola infiel, le dió muerte,
       en 1295, mandando, según refiere algún comentarista, arrojarla
       por una ventana.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEXTO_


Cuando, acabado el juego de la zara, se desparten los jugadores, el que
pierde se queda triste, pensando en las jugadas, y aprendiendo entonces
con sentimiento el modo de que debió haberse valido para ganar: con el
ganancioso se van los circunstantes; y uno por delante, otro por detrás
y otro por el lado procuran hacerse presentes al afortunado; éste no
se detiene aunque los escucha a todos, hasta que tiende a uno su mano,
que por ello deja de atosigarle, librándose así de los empujones de
la multitud. Así estaba yo en medio de aquella compacta muchedumbre
de almas, volviendo a uno y otro lado el rostro, hasta que, merced a
mis promesas, pude desprenderme de ellas. Allí estaban el Aretino que
recibió la muerte de los brazos crueles de Ghin di Tacco, y el otro
que se ahogó al darle caza sus enemigos. Allí oraba, con los brazos
extendidos, Federico Novello, y aquel de Pisa, que dió ocasión de
demostrar la grandeza de su alma al buen Marzucco. Vi al conde Orso,
y a aquella alma separada de su cuerpo por hastío y por envidia, como
ella misma decía, y no por sus culpas; a Pedro de la Broccia, digo: y
bien es menester que provea en ello la princesa de Brabante, mientras
esté por acá, si no quiere verse colocada entre peores compañeros.

Cuando me vi libre de todas aquellas sombras, que rogaban para
que otros rogasen por ellas, a fin de abreviar el tiempo de su
purificación, empecé a decir:

--Parece que me niegas expresamente en algún texto, ¡oh luz que
desvaneces mis dudas!, que la oración aplaca los decretos del cielo; y
sin embargo, esta gente ruega para conseguirlo. ¿Será, pues, vana su
esperanza? ¿O es que no he comprendido bien el sentido de tus palabras?

A lo que me contestó:

--Lo que escribí es muy claro, y la esperanza de ésos no se verá
fallida, si se examina con recto sentido. No se menoscaba el alto
juicio divino, porque el fuego amoroso de la caridad cumpla en un
instante lo que deben satisfacer los que aquí están relegados; y allí,
donde senté tal máxima, la oración no tenía la virtud de borrar las
faltas, porque el objeto de aquélla estaba alejado de Dios. No te
detenga, sin embargo, tan profunda duda, hasta que te la desvanezca
aquélla que ha de iluminar tu entendimiento, mostrándole la verdad. No
sé si me entiendes: hablo de Beatriz, a quien verás risueña y feliz
sobre la cumbre de este monte.

Yo repuse:

--Mi buen Guía, caminemos más de prisa: pues ya no me canso tanto como
antes, y la montaña proyecta su sombra hacia este lado.

--Avanzaremos hoy tanto como podamos--me respondió--; pero el camino
es muy diferente de lo que te figuras. Antes que lleguemos arriba,
verás volver a aquel que ahora se oculta tras de la cuesta, y cuyos
rayos no quiebras en este momento. Pero ve allí un alma que, inmóvil
y completamente sola, dirige hacia nosotros sus miradas: ella nos
enseñará el camino más corto.

Llegamos junto a ella. ¡Oh alma lombarda, cuán altanera y desdeñosa
estabas, y cuán noble y grave era el movimiento de tus ojos! Ella no
nos decía nada; pero dejaba que nos aproximásemos, mirando únicamente
como el león cuando reposa. Virgilio se le acercó, rogándole que nos
enseñase la subida más fácil; pero ella, sin contestar a su pregunta,
quiso informarse acerca de nuestro país y de nuestra vida; y al
empezar mi Guía a decir. "Mantua...," la sombra, que antes estaba como
concentrada en sí misma, corrió hacia él desde el sitio en que se
encontraba, diciendo: "¡Oh, mantuano!, yo soy Sordello, de tu tierra."
Y se abrazaron mutuamente.

¡Ah Italia esclava, albergue de dolor, nave sin timonel en medio de
una gran tempestad, no ya señora de provincias, sino de burdeles! Al
dulce nombre de su país natal, aquel alma gentil se apresuró a festejar
a su conciudadano; al paso que tus vivos no saben estar sin guerra, y
se destrozan entre sí aquellos a quienes guarda una misma muralla y un
mismo foso. Busca, desgraciada, en derredor de tus costas, y después
contempla en tu seno si alguna parte de ti misma goza de paz. ¿Qué
vale que Justiniano te enfrenara, si la silla está vacía? Tu vergüenza
sería menor sin ese mismo freno. ¡Ah, gentes que debierais ser devotas,
y dejar al César en su trono, si comprendierais bien lo que Dios ha
prescrito! Mirad cuán arisca se ha vuelto esa Italia, por no haber sido
castigada a tiempo con las espuelas, desde que os apoderasteis de sus
riendas. ¡Oh alemán Alberto, que la abandonas, al verla tan indómita
y salvaje, cuando debiste oprimir sus ijares! Caiga sobre tu sangre
el justo castigo del Cielo, y sea éste tan nuevo y evidente, que sirva
también de temeroso escarmiento a tu sucesor, ya que tú y tu padre,
alejados de aquí por ambición, habéis tolerado que quede desierto el
jardín del imperio. Hombre indolente, ven a ver a los Montecchi y a los
Cappelletti, a los Monaldi y Filippeschi, aquéllos ya tristes, y éstos
poseídos de amargos recelos. Ven, cruel, ven; y mira la opresión de tus
nobles, y remedia sus males, y verás cuán segura está Santaflora. Ven a
ver a tu Roma, que llora, viuda y sola, exclamando día y noche: "¡César
mío! ¿Por qué no estás en mi compañía?" Ven y contempla cuán grande es
el mutuo amor de la gente; y si nada te mueve a compasión de nosotros,
ven a avergonzarte de tu fama. Y, séame lícito preguntarte, ¡oh sumo
Jove, que fuiste crucificado por nosotros en la tierra! ¿Están vueltos
hacia otra parte tus justos ojos? ¿O es que nos vas preparando de ese
modo, en lo profundo de tus pensamientos, para recibir algún gran bien
que no puede prever nuestra inteligencia? Porque la tierra de Italia
está llena de tiranos; y el hombre más ruin, al ingresar en un partido,
se convierte en un Marcelo.

Florencia mía, bien puedes estar satisfecha de esta digresión, que no
habla contigo, merced a tu pueblo que tanto se ingenia. Hay muchos
que tienen la justicia en el corazón, pero son tardíos en aplicarla,
porque temen disparar el arco imprudentemente; mas tu pueblo la tiene
en la punta de sus labios. Muchos rehusan los cargos públicos; pero tu
pueblo responde solícito, sin que le llamen, y grita: "Yo los acepto."
Alégrate, pues, que motivo tienes para ello. Eres rica, disfrutas
tranquilidad, tienes prudencia. Si digo la verdad, claramente lo
demuestran los hechos. Atenas y Lacedemonia, que hicieron las antiguas
leyes y fueron tan civilizadas, dieron un débil ejemplo de vivir
bien, comparadas contigo; pues dictas tan sutiles decretos, que los
que expides en Octubre no llegan a mediados de Noviembre. ¿Cuántas
veces, en el tiempo a que alcanza la memoria, has cambiado de leyes, de
monedas, de oficios y de costumbres, y renovado tus habitantes? Y si
quieres recordarlo y ver la luz, conocerás que eres semejante a aquella
enferma, que no encuentra posición que le cuadre sobre la pluma, y
procura hacer más llevadero su dolor dando continuas vueltas.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEPTIMO_


Después de haber cambiado entre sí tres o cuatro veces corteses y
halagüeños saludos, Sordello se hizo un poco atrás, y dijo:

--¿Quiénes sois?

--Mis huesos fueron sepultados por mandato de Octavio, antes que se
hubiesen dirigido hacia esta montaña las almas dignas de subir hasta
Dios. Yo soy Virgilio, que perdí el cielo por no tener fe, y no por
otra culpa.

Así respondió mi Guía. Como el que de improviso ve una cosa que le
asombra, y a la que no sabe si dar o no crédito, diciendo: "es, no es,"
así se quedó aquél: después bajó los ojos, se adelantó humildemente
hacia él, y le abrazó en el sitio del cuerpo donde alcanza el pequeño.

--¡Oh gloria de los latinos--dijo--, por quién nuestra lengua demostró
cuánto podía! ¡Honor eterno del lugar donde nací! ¿Qué mérito o qué
gracia permite que yo te vea? Si es que soy digno de oír tus palabras,
dime si vienes del Infierno, y de qué recinto.

--He llegado hasta aquí pasando por todos los círculos del reino
del llanto--respondióle--; la virtud del cielo me guía, y con ella
vengo. No por lo que he hecho, sino por lo que no he hecho, he perdido
la facultad de contemplar el alto Sol que tú deseas, y que conocí
demasiado tarde. Allá abajo hay un lugar triste, no por los martirios,
sino por las tinieblas, donde en vez de lamentos como gritos, sólo
resuenan suspiros. Allí estoy yo con los inocentes párvulos, mordidos
por los dientes de la muerte antes de que fueran lavados del pecado
original. Allí estoy yo con aquellos que no se cubrieron con las tres
virtudes santas, aunque, exentos de vicios, conocieron y observaron las
demás. Pero danos algún indicio, si es que puedes y sabes, a fin de
que lleguemos más pronto al sitio donde tiene verdadero principio el
Purgatorio.

Sordello respondió:

--Aquí no tenemos designado un punto fijo, y a mí me es lícito subir
andando alrededor por la montaña: te serviré de guía por todos los
parajes hasta donde puedo llegar. Pero advierte que ya declina el día;
y no siendo posible ir arriba de noche, convendrá que pensemos en
buscar un buen abrigo. Algo lejos de aquí, a la derecha, hay algunas
almas: si quieres, te conduciré adonde están, seguro de que te agradará
conocerlas.

--¿Cómo es eso?--le contestó--. Quien quisiera subir de noche, ¿se
vería detenido por alguien? ¿O es acaso que no podría subir?

El buen Sordello pasó su dedo por el suelo, diciendo:

--¿Ves esta sola línea? Pues no la atravesarás después de haberse
ocultado el Sol; no por otra causa, sino porque te lo impedirán las
tinieblas nocturnas; las cuales, con la impotencia que originan,
contrarrestan la voluntad. Con ellas, podríase muy bien volver abajo
y recorrer la cuesta vagando en torno, mientras el día esté bajo el
horizonte.

Entonces mi Señor, como asombrado, repuso:

--Condúcenos adonde dices que puede ser agradable permanecer.

Nos habíamos alejado un poco de allí, cuando eché de ver que el monte
estaba hendido como los valles que hay en nuestro hemisferio.

--Iremos--dijo aquella sombra--allá donde la cuesta forma una cavidad,
y esperaremos en ella el nuevo día.

Un sendero tortuoso, entre pendiente y llano, nos condujo a un lado
de aquella cavidad, en donde las orillas que la circundan descienden
más de la mitad de su altura. El oro y la plata fina, la púrpura, el
albayalde, el añil azul y brillante, y las esmeraldas recientemente
talladas en el momento en que se desprenden sus trozos, serían vencidos
en brillantez por las hierbas y las flores de aquella cavidad, como
lo menor es vencido por lo mayor. La naturaleza no había ostentado
solamente allí sus adornos, sino que con la suavidad de mil aromas
había formado un olor indistinto y desconocido para nosotros. Allí vi
sentadas sobre la verdura y entre las flores algunas almas, que desde
fuera no podían distinguirse, por ocultarlas las laderas del valle, las
cuales estaban cantando el "Salve Regina." El Mantuano, que nos había
conducido por el tortuoso sendero, nos dijo:

--No pretendáis que os guíe hasta donde están ésos, antes de que se
oculte el poco Sol que queda. Desde esta altura veréis las acciones
y los rostros de todos, mejor que si estuvierais entre ellos en el
mismo valle. Aquel que está sentado en el puesto más alto, que en su
actitud parece haberse descuidado de hacer lo que debía, y cuya boca
no se mueve para cantar con los demás, fué el emperador Rodolfo, que
pudo curar las heridas que han dado muerte a Italia, de tal modo, que
tarde le vendrá de otro el remedio. El que con su presencia conforta al
primero, gobernó la tierra donde nace el agua que el Moltava conduce
al Elba, y el Elba al mar. Llamóse Ottokar, y ya en la infancia fué
mucho mejor príncipe que su hijo Wenceslao cuando barbado, a quien
enervaron el ocio y la lujuria. Y aquel romo, que parece consultar con
tanta intimidad al otro de benigno aspecto, murió huyendo y marchitando
la flor de lis: mirad cómo se golpea el pecho; y ved cómo el otro,
suspirando, apoya su mejilla en la palma de la mano. Padre y suegro son
del mal de Francia: saben que su vida es grosera y viciosa, y de ahí
proviene el dolor que les aflige. Aquel que parece tan corpulento,[52]
y que canta acorde con el narigudo,[53] llevó ceñida la cuerda de toda
virtud; y si después de él hubiera reinado más tiempo el jovencito que
a su espalda se sienta,[54] bien habría pasado el valor de padre a
hijo; lo cual no se puede decir de sus otros herederos Jaime y Fadrique
conservan los reinos; pero ninguno de ellos posee la mejor herencia.
Raras veces renace por las ramas la humana probidad; pues así lo quiere
Aquél que nos la da, para que se la pidamos. No menos se dirigen mis
palabras al narigudo, que al otro, a Pedro, que canta con él; pues de
su descendencia se lamentan ya la Pulla y la Provenza. La planta es
inferior a su semilla tanto, cuanto más que Beatriz y Margarita se
gloria Constanza aún de su marido. Ved ahí al rey de sencilla vida,
sentado aparte y solo, a Enrique de Inglaterra: éste ha producido
mejores vástagos. Aquel que está en el suelo más abajo que los otros,
mirando hacia arriba, es el marqués Guillermo, por quien Alejandría y
sus guerreros hacen llorar hoy al Monferrato y al Canavés.

       [52] Pedro III de Aragón.

       [53] Carlos I, conde de Provenza y rey de Pulla.

       [54] Alfonso III, primogénito de Pedro el Grande, que sucedió
       a su padre, y sólo reinó seis años, muriendo en 1291.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO OCTAVO_


Era ya la hora en que se enternece el corazón de los navegantes, y
renace su deseo de abrazar a los caros amigos, de quienes el mismo día
se han despedido, y en que el novel viajero se compunge de amor, si oye
a lo lejos alguna campana, que parezca plañir al moribundo día; cuando
dejé de oír, y comencé a mirar a una de aquellas almas, que, puesta en
pie, hacía señas con la mano en ademán de que las otras la escuchasen.
Unió y levantó ambas palmas, dirigiendo sus ojos hacia Oriente, como si
dijese a Dios: "Sólo en ti pienso;" y salió de su boca tan devotamente
y con tan dulces notas el "Te lucis ante," que el placer me hizo salir
fuera de mí. Aguza bien aquí la vista, ¡oh lector!, para descubrir
la verdad; porque el velo es ahora tan sutil, que te será en efecto
sumamente fácil atravesarlo.

Vi luego a aquel ejército gentil, pálido y humilde, que en silencio
contempla el cielo, como esperando algo; y vi salir de las alturas y
descender al valle dos ángeles con dos espadas flamígeras, truncadas
y privadas de sus puntas. Verdes como las tiernas hojas que acaban de
brotar eran sus vestiduras, y agitadas por las plumas de sus alas,
verdes también, flotaban por detrás a merced del viento. El uno se posó
algo más arriba de donde estábamos; el otro descendió hacia el lado
opuesto; de suerte que las almas quedaron entre ellos. Se distinguía
perfectamente su blonda cabellera; pero al querer mirar sus facciones,
se ofuscaba la vista, como se ofusca toda facultad, por la excesiva
fuerza de las impresiones.

--Ambos vienen del seno de María--dijo Sordello--para guardar el valle
contra la serpiente, que acudirá a él en breve.

Y yo, que no sabía por qué sitio había de venir, miré en torno mío, y
helado de terror, me arrimé cuanto pude a las fieles espaldas. Sordello
continuó:

--Ahora descendamos hacia donde están esas grandes sombras, y
hablaremos con ellas: les será muy grato veros.

Sólo había descendido tres pasos, según creo, cuando ya me encontré
abajo, y vi uno que me miraba como si hubiera querido conocerme. El
aire iba ya obscureciéndose, pero no tanto que entre sus ojos y los
míos no permitiese ver lo que antes por la distancia se ocultaba. Vino
hacia mí, y yo me adelanté hacia él. ¡Noble juez! ¡Oh, Nino! ¡Con
cuánto placer vi que no estabas entre los condenados! No hubo amistoso
saludo que no nos dirigiésemos; después me preguntó:

--¿Cuánto tiempo hace que has llegado al pie de este monte a través de
las lejanas aguas?

--¡Ah!--le dije--; esta mañana he llegado pasando por tristes lugares,
y estoy aún en la primera vida; aunque al hacer este viaje, voy
preparándome para la otra.

Apenas oyeron mi respuesta, cuando Sordello y él retrocedieron como
hombres poseídos de un repentino espanto. El primero se volvió hacia
Virgilio, y el otro hacia uno que estaba sentado, gritando: "Ven,
Conrado, ven a ver lo que Dios por su gracia permite." Después,
dirigiéndose a mí, exclamó:

--Por la singular gratitud que debes a Aquél que oculta de tal modo su
primitivo origen, que no es posible penetrarlo, cuando estés más allá
de las anchurosas aguas, di a mi Juana, que pida por mí allí donde
se oyen los ruegos de los inocentes. No creo que su madre me ame ya,
pues ha dejado las blancas tocas, que la desventurada echará de menos
algún día. Por ella se comprende fácilmente cuánto dura en una mujer el
fuego del amor, si la vista o el íntimo trato no lo alimenta. La víbora
que campea en las armas del Milanés no le proporcionará tan hermosa
sepultura como se la hubiera dado el gallo de Gallura.[55]

       [55] No será tan honrosa su sepultura cuando muera enlazada
       a la casa de los Visconti de Milán, como lo sería si hubiera
       guardado fidelidad a la de los Visconti de Gallura. Los
       primeros tenían una víbora en su escudo; los segundos un gallo.

Así decía, y en todo su aspecto se veía impreso el sello de aquel
recto celo que arde con mesura en el corazón. Entretanto, mis ojos se
dirigían ávidos hacia la parte del cielo donde es más lento el curso de
las estrellas, como sucede en los puntos de una rueda más próximos al
eje. Mi Guía me preguntó:

--Hijo mío, ¿qué miras allá arriba?

Y yo le contesté:

--Aquellas tres antorchas[56], en cuya luz arde todo el polo hacia esta
parte.

       [56] Las constelaciones del Eridano, de la Nave y del Pez de
       oro.--Alegóricamente son las tres virtudes teologales.

Y él repuso:

--Las cuatro estrellas brillantes que viste esta mañana, han descendido
por aquel lado, y éstas han subido donde estaban aquéllas.

Mientras él hablaba, Sordello se le acercó, diciendo: "He ahí a nuestro
adversario;" y extendió el dedo para que mirásemos hacia el sitio
que indicaba. En la parte donde queda indefenso el pequeño valle,
había una serpiente, que quizá era la que dió a Eva el amargo manjar.
Se adelantaba el maligno reptil por entre la hierba y las flores,
volviendo de vez en cuando la cabeza, y lamiéndose el lomo como un
animal que se alisa la piel. No puedo decir cómo se movieron los
azores celestiales, pues no me fué posible distinguirlo; pero sí vi
a entreambos en movimiento. Sintiendo que sus verdes alas hendían el
aire, huyó la serpiente, y los ángeles se volvieron a su puesto con
vuelo igual. La sombra que se acercó al juez, cuando éste la llamó, no
dejó un momento de mirarme durante todo aquel asalto.

--Que la antorcha que te conduce hacia arriba encuentre en tu voluntad
tanta cera cuanta se necesita para llegar al sumo esmalte--empezó a
decir--; si sabes alguna noticia positiva del Val di Magra o de su
tierra circunvecina, dímela, pues yo era señor en aquel país: fuí
llamado Conrado Malaspina, no el antiguo, sino descendiente suyo, y
tuve para con los míos un amor que aquí se purifica.

--¡Oh!--le contesté--; no estuve nunca en vuestro país; pero ¿a qué
parte de Europa no habrá llegado su fama? La gloria que honra vuestra
casa da tal renombre a sus señores y a la comarca entera, que tiene
noticia de ella aun aquel que no la ha visitado. Y os juro, así pueda
llegar a lo alto de este monte, que vuestra honrosa estirpe no pierde
la prez que le han conquistado su bolsa y su espada. Sus buenas
costumbres y excelente carácter la colocan en tan privilegiado puesto,
que aunque el perverso jefe aparte al mundo del verdadero camino, ella
va por el recto sendero despreciando el torcido.

El replicó:

--Ve, pues; que antes de que el Sol entre siete veces en el espacio
que Aries con sus cuatro patas cubre y abarca, esa opinión cortés te
será clavada en medio de la cabeza con clavos mayores que lo pueden ser
las palabras de otro, si no se cambia el curso de lo dispuesto por la
Providencia.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO NONO_


La concubina del viejo Titón, desprendida de los brazos de su dulce
amigo, alboreaba ya en los linderos orientales, reluciendo su frente
de rica pedrería colocada en la forma del frío animal que sacude a la
gente con la cola;[57] y ya por el lugar donde nos hallábamos había
dado la Noche dos de los pasos con que asciende, y el tercero inclinaba
hacia abajo su vuelo, cuando yo, que tenía conmigo la flaqueza de Adán,
vencido del sueño, me tendí en la hierba sobre que estábamos sentados
los cinco.

A la hora del amanecer, cuando la golondrina empieza sus tristes
endechas, quizá en memoria de sus primeros ayes, y cuando nuestro
espíritu, más libre de los lazos de la carne y menos asediado de
pensamientos, es casi divino en sus visiones, parecióme ver entre
sueños un águila con plumas de oro suspendida del cielo, con las alas
abiertas y preparada a bajar, y creía estar allí donde Ganimedes
abandonó a los suyos, cuando fué arrebatado a la celestial asamblea.
Yo pensaba entre mí: "Quizá esta águila tenga la costumbre de cazar
aquí solamente, y puede ser que en otro sitio se desdeñe de levantar en
alto la presa con sus garras." Después me pareció que, dando algunas
vueltas, bajaba terrible como un rayo, y me arrebataba hasta la esfera
del fuego, donde parecía que ardiésemos los dos; y de tal modo me
quemaba aquel incendio imaginario, que se interrumpió súbitamente mi
sueño. No de otra suerte se sobresaltó Aquiles revolviendo en torno
suyo sus ojos desvelados y sin saber donde se encontraba, cuando su
madre, robándolo a Quirón, le transportó dormido en sus brazos a la
isla de Scyros, de donde le sacaron después los griegos, como me
sobresalté yo, apenas huyó el sueño de mi rostro; y me puse pálido
como el hombre a quien hiela el espanto. A mi lado estaba únicamente
mi Protector; el Sol había salido hacía ya más de dos horas, y yo me
hallaba con la cara vuelta hacia el mar.

       [57] La esposa de Titón es la Aurora, y su frente aparecía
       coronada en las estrellas que forman el signo de Piscis.

--No temas--dijo mi Señor--; tranquilízate, que estamos en buen lugar.
Da rienda suelta a tu vigor, lejos de reprimirlo, pues has llegado
ya junto al Purgatorio; mira allí el muro que le cerca en derredor;
y mira la entrada en aquel sitio donde parece estar roto. Durante el
alba que precede al día, cuando tu alma dormía dentro del cuerpo sobre
las flores que allá abajo adornan el suelo, vino una dama y dijo:
"Yo soy Lucía: déjame coger a ese que duerme, y haré que recorra más
ágilmente su camino." Sordello se quedó con las otras nobles sombras;
ella te cogió, y cuando fué de día, se vino hacia arriba y yo seguí sus
huellas: aquí te dejó, habiéndome antes designado con sus bellos ojos
aquella entrada abierta; y después, ella y tu sueño desaparecieron al
mismo tiempo.

Me quedé como el hombre que ve sus dudas convertidas en certidumbre, y
cuyo miedo se trueca en fortaleza, cuando le han descubierto la verdad;
y viéndome tranquilo mi Guía, empezó a subir por la calzada, y yo
seguí tras él hacia lo alto.

Lector: bien ves cómo ensalzo el objeto de mis cantos: no te admire,
pues, si procuro sostenerlo cada vez con más arte. Nos aproximamos
hasta llegar al sitio que antes me había parecido ser una rotura,
semejante a la brecha que divide un muro; y vi una puerta a la cual se
subía por tres gradas de diferentes colores, y un portero que aún no
había proferido ninguna palabra. Y como yo abriese cada vez más los
ojos, le vi sentado sobre la grada superior, con tan luminoso rostro,
que no podía fijar en él mi vista. Tenía en la mano una espada desnuda,
que reflejaba sus rayos hacia nosotros de tal modo, que en vano intentó
fijar en ella mis miradas.

--Decidme desde ahí: ¿qué queréis?--empezó a decir.--¿Dónde está el que
os acompaña? Cuidad que vuestra llegada no os sea funesta.

--Una dama del Cielo, enterada de estas cosas--le respondió mi
Maestro--, nos ha dicho hace poco: "Id allí: aquella es la puerta."

--Ella guía felizmente vuestros pasos--replicó el cortés portero--.
Llegad, pues, y subid nuestras gradas.

Nos adelantamos: el primer escalón era de mármol blanco, tan bruñido y
terso, que me reflejé en él tal como soy: el segundo, más obscuro que
el color turquí, era de una piedra calcinada y áspera, resquebrajada
a lo largo y de través: el tercero, que gravita sobre los demás, me
parecía de un pórfido tan rojo como la sangre que brota de las venas.
Sobre este último tenía ambas plantas el Angel de Dios, el cual estaba
sentado en el umbral, que me pareció formado de diamante. Mi Guía me
condujo de buen grado por los tres escalones, diciendo:

--Pide humildemente que se abra la cerradura.

Me postré devotamente a los pies santos: le pedí por misericordia que
abriese, pero antes me dí tres golpes en el pecho. Con la punta de su
espada me trazó siete veces en la frente la letra P[58], y dijo:

--Procura lavar estas manchas cuando estés dentro.

       [58] Símbolo de los siete pecados capitales.

En seguida sacó de debajo de sus vestiduras, que eran del color de la
ceniza o de la tierra seca, dos llaves, una de las cuales era de oro y
la otra de plata: primero con la blanca, y luego con la amarilla, hizo
en la puerta lo que yo deseaba.

--Cuando una de estas llaves falsea, y no gira con regularidad por la
cerradura--nos dijo--, esta entrada no se abre. Una de ellas es más
preciosa; pero la otra requiere más arte e inteligencia antes de abrir,
porque es la que mueve el resorte. Pedro me las dió, previniéndome que
más bien me equivocara en abrir la puerta, que en tenerla cerrada,
siempre que los pecadores se prosternen a mis pies.

Después empujó la puerta hacia el sagrado recinto, diciendo:

--Entrad; mas debo advertiros que quien mira hacia atrás vuelve a salir.

Entonces giraron en sus quicios los espigones de la sacra puerta, que
son de metal, macizos y sonoros; y no produjo tanto fragor, ni se
mostró tan resistente la de la roca Tarpeya, cuando fué arrojado de
ésta el buen Metelo, por el cual quedó luego vacía. Yo me volví atento
al primer ruido, y me pareció oír voces que cantaban al son de dulces
acordes: "Te Deum laudamus." Tal impresión hizo en mí aquello que oía,
como la que ordinariamente se recibe cuando se oye el canto acompañado
del órgano, que tan pronto se perciben como dejan de percibirse las
palabras.



[Ilustración]



_CANTO DECIMO_


Cuando hubimos traspasado el umbral de la puerta que se abre pocas
veces, porque la mala inclinación de las pasiones lo impide, haciendo
aparecer recta la vía tortuosa, conocí por el ruido que acababa de
cerrarse; y si yo hubiese vuelto mis ojos hacia ella, ¿qué excusa
hubiera sido digna de tal falta? Subíamos por la hendedura de una roca,
la cual ondulaba tortuosamente, semejante a la ola que va y viene.

--Aquí--dijo mi Guía--, es preciso que tengamos alguna precaución,
acercándonos, ya por un lado, o por otro, a las ondulaciones de esta
hendedura.

Y este cuidado hizo tan lentos nuestros pasos, que la Luna llegó a su
lecho para acurrucarse, antes que nosotros saliésemos de aquel angosto
camino. Mas cuando estuvimos arriba, libres y al descubierto, en el
paraje donde se interna el monte, nos encontramos, yo fatigado, y
ambos inciertos de la dirección que debíamos seguir, en un rellano más
solitario que sendero a través del desierto. Desde el borde exterior
hasta el pie del alto tajo que se alza en la parte interior, aquel
rellano sólo tendría de anchura tres veces un cuerpo humano; y hasta
donde mis ojos alcanzaban, tanto por la izquierda como por la derecha,
parecíame siempre igual esta especie de cornisa. Aún no habíamos dado
un paso por aquella vía, cuando observé que el tajo interior y escueto,
por el cual no se podía subir, era de mármol blanco, y adornado de tan
preciosas entalladuras, que no ya Policleto, sino la Naturaleza en
presencia de ellas habría sido superada y vencida. El ángel que bajó a
la Tierra con el decreto de la paz por tantos años suspirada, y abrió
las puertas del cielo después de su prolongada clausura, se ofreció
a nuestra vista con tanta verdad, y en tan dulce actitud esculpido,
que no parecía una figura silenciosa. Hubiérase jurado que hablaba
diciendo: "Ave;" porque también estaba allí representada la que dió
vuelta a la llave para abrir al Amor supremo. En su actitud se veían
impresas estas palabras: "Ecce ancilla Dei," tan propiamente como
aparece una figura sellada en la cera.

--No fijes tu atención en un solo punto--me dijo el querido Maestro--,
que me tenía cerca de sí en el lado que los hombres tienen el corazón.

Volví el rostro, y hacia la parte donde se encontraba el que movía mis
pasos, vi después de María otra historia esculpida en la roca; y para
examinarla mejor, pasé al otro lado de Virgilio, y me aproximé a ella.
Estaban tallados en el mismo mármol el carro y los bueyes conduciendo
el Arca santa, por la cual es temible desempeñar un cargo que Dios no
ha confiado. Delante de ella veíase alguna gente, dividida en siete
coros, que a dos de mis sentidos hacía decir: a uno, "sí canta," y a
otro, "no canta." En igual discordancia ponía a mi vista y a mi olfato
el humo del incienso que estaba allí representado. El humilde Salmista,
danzando y saltando, precedía al vaso bendito; y en aquella ocasión
era más y menos que rey. Desde lo alto de un gran palacio que había
enfrente, Micol lo contemplaba como mujer despechada y mohina. Moví mis
pies más allá del sitio en que me encontraba, para examinar de cerca
otra historia que resaltaba después de Micol. Allí estaba escrita en
piedra la alta gloria del príncipe romano, cuya insigne virtud movió a
Gregorio para alcanzar su gran victoria: hablo del emperador Trajano.
Asida al freno de su caballo se veía a una viuda, penetrada de dolor y
deshecha en lágrimas: en torno suyo aparecía una considerable multitud
de caballeros, sobre cuyas cabezas se movían al viento las águilas de
oro. La desventurada, metida entre todos ellos, parecía decir: "Señor,
véngame de la muerte de mi hijo, que me ha traspasado el corazón;" y él
responderle: "Espérate a que yo vuelva;" y ella replicar, como persona
a quien impacienta su mismo dolor: "Señor mío, ¿y si no vuelves?" Y él:
"Quien ocupe mi lugar te vengará." Y ella: "¿Qué te importa el bien
que pueda hacer otro, si te olvidas del que puedes hacer tú?" Y él
por último: "Tranquilízate; preciso es que cumpla con mi deber antes
de ponerme en marcha: la justicia lo quiere, y la piedad me detiene."
Aquel que no vió jamás cosa nueva produjo este hablar visible, nuevo
para nosotros, porque no se encuentra en la Tierra nada parecido.
Mientras yo me deleitaba contemplando aquellas imágenes de tanta
humildad, más que por su belleza, gratas a la vista, por ser quien era
su Artífice, el poeta murmuraba:

--Mira cuántas almas se dirigen hacia acá con paso lento: ellas nos
conducirán a las gradas superiores.

Mis ojos atentos a mirar para ver las novedades de que se mostraban tan
ávidos, no fueron tardos en volverse hacia él. No quiero, ¡oh lector!,
que te apartes de tus buenas disposiciones, oyendo cómo Dios quiere
que se paguen las deudas. No presten atención a la forma de estas
penas, sino a lo que en pos de ellas vendrá: piensa que, en el último y
peor resultado, no pueden prolongarse más allá de la gran sentencia. Yo
empecé a decir:

--Maestro, lo que veo dirigirse hacia nosotros no me parecen personas,
ni sé lo que es; pues se desvanece a mi vista.

Me contestó:

--La abrumadora condición de sus tormentos les hace inclinarse de tal
modo hacia el suelo, que aun mis ojos dudaron al principio; pero mira
allí fijamente, descubre con tu vista lo que viene debajo de aquellas
peñas, y podrás juzgar cuál es el tormento de cada uno de ellos.

¡Oh cristianos soberbios, miserables y débiles, que enfermos de la
vista del entendimiento, os fiáis en vuestros pasos retrógrados! ¿No
observáis que somos gusanos nacidos para formar la angelical mariposa,
que dirige su vuelo sin impedimento hacia la justicia de Dios? ¿Por
qué se engríe soberbio vuestro ánimo, cuando sólo sois defectuosos
insectos, como crisálidas que no llegan a desarrollarse? Así como,
para sostener un piso o un techo, se ve a veces por ménsula una figura
cuyas rodillas se doblan hasta el pecho, la cual, con ser fingido su
esfuerzo, produce verdadera aflicción en quien la mira, del mismo modo
vi yo a aquellas almas cuando las examiné con cuidado. Es cierto que
estaban más o menos contraídas, según era mayor o menor el peso que
soportaban; pero aun la que más paciente y aliviada se mostraba en sus
movimientos parecía decir llorando: "No puedo más."



[Ilustración]



_CANTO UNDECIMO_


"¡Oh padre nuestro, que estás en los cielos, aunque no circunscrito a
ellos, sino por el mayor amor que arriba sientes hacia los primeros
efectos! Alabados sean tu nombre y tu poder por las criaturas, así como
se deben dar gracias a las dulces emanaciones de tu bondad. Venga a nos
la paz de tu reino, a la que no podemos llegar por nosotros mismos,
a pesar de toda nuestra inteligencia, si ella no se dirige hacia
nosotros. Así como los ángeles te sacrifican su voluntad entonando
Hosanna, deben sacrificarte la suya los hombres. Danos hoy el pan
cuotidiano, sin el cual retrocede por este áspero desierto aquel que
más se afana por avanzar. Y así como nosotros perdonamos a cada cual
el mal que nos ha hecho padecer, perdónanos tú benigno, sin mirar a
nuestros méritos. No pongas a prueba nuestra virtud, que tan fácilmente
se abate, contra el antiguo adversario, sino líbranos de él, que la
instiga de tantos modos. No hacemos, ¡oh Señor amado!, esta última
súplica por nosotros, pues ya no tenemos necesidad de ella, sino por
los que tras de nosotros quedan."

De esta suerte, pidiendo para ellas y para nosotros un feliz viaje,
iban aquellas almas soportando su carga, semejante a la que a veces
cree uno llevar cuando sueña. Desigualmente cargadas y desfallecidas
caminaban alrededor del primer círculo, a fin de purificarse de las
vanidades del mundo. Si desde allí siempre se ruega por nosotros, ¿qué
no podrán decir y hacer por ellas desde aquí los que a su voluntad
reúnen la gracia divina? Es preciso ayudarles a lavarse las manchas que
del mundo llevaron, para que puedan llegar, limpias y ágiles, hasta las
estrelladas esferas.

--¡Ah! Que la justicia y la piedad os alivien pronto de vuestro peso,
de modo que podáis desplegar las alas y elevaros según vuestro deseo:
mostradnos por qué lado se va más pronto hacia la escala; y si hay más
de un camino, enseñadnos cuál es el menos pendiente, pues este que
viene conmigo es muy tardo en subir, a causa de la carne de Adán de que
va revestido.

No pudimos averiguar de quién procedían las palabras que respondieron a
éstas que había proferido aquel a quien yo seguía; pero contestaron:

--Venid con nosotros, a mano derecha, por la orilla, y encontraréis un
sendero por donde puede subir una persona viva. Y si no me lo impidiera
este peñasco, que doma mi soberbia cerviz, y me obliga a llevar la
cabeza baja, miraría a ese que vive aún y no se nombra, para ver si le
conozco, y para excitar su piedad por mi suplicio. Yo fuí latino e hijo
de un gran toscano: mi padre fué Guillermo Aldobrandeschi; no sé si
habréis oído alguna vez su nombre. La antigua nobleza y las brillantes
acciones de mis antepasados me hicieron tan arrogante, que no pensando
en nuestra madre común, tuve tanto desprecio hacia los demás hombres,
que este desprecio causó mi muerte, como saben los sieneses, y como
sabe en Campagnatico todo el que habla. Yo soy Umberto; y no es a mí
solo a quien ha perjudicado el orgullo, sino que también ha acarreado
la desgracia de todos mis parientes. Por mis pecados me veo en la
precisión de soportar aquí este peso, hasta dejar a Dios satisfecho: ya
que no lo hice entre los vivos, debo hacerlo entre los muertos.

Al oirle, bajé la cabeza; y uno de ellos, que no era el que hablaba,
se volvió bajo el peso que lo agobiaba: me vió, conocióme, y me llamó,
teniendo los ojos fijos con gran trabajo en mí, que caminaba inclinado
junto a ellos.

--¡Oh!--le dije--; ¿no eres tú Oderisi, honor de Agobbio y de aquel
arte que llaman de iluminar en París?

--Hermano--me dijo--: más agradan los dibujos que ilumina Francisco
Bolognese: ahora todo el honor es suyo, si bien yo participo de él.
No hubiera yo sido en vida tan generoso, a causa del gran deseo de
sobresalir en mi arte que dominaba mi corazón. De tal soberbia aquí
se paga la pena; y estoy aquí, gracias a que, cuando aún podía pecar,
volví mi alma a Dios. ¡Oh vanagloria del ingenio humano! ¡Cuán poco
dura tu lozano verdor, cuando no alcanza épocas de ignorancia! Creía
Cimabue ser árbitro en el campo de la pintura, y ahora es Giotto al
que se aclama, de modo que ha quedado obscurecida la fama de aquél:
de igual suerte un Guido ha despojado a otro de la gloria de la
lengua[59], y acaso ha nacido ya quien arroje a los dos de su nido.
El rumor del mundo no es más que un soplo, que tan pronto viene de un
lado, como de otro, y cambia de nombres por lo mismo que cambia de
sitios. ¡Qué mayor fama será la tuya de aquí a mil años, separando
de ti tu cuerpo envejecido, que si hubieses muerto antes de dejar el
"pappo" y el "dindi"[60]? Ese espacio de tiempo, comparado con la
eternidad, es mucho más corto que un abrir y cerrar de ojos respecto
al círculo que más lentamente se mueva en el cielo. En toda la
Toscana resonó el nombre del que camina paso a paso delante de mí; y
ahora apenas se le menciona en Siena, de donde era Señor cuando fué
destruída la ira florentina, que en aquel tiempo era tan altanera, como
prostituta es ahora. Vuestra fama es semejante al color de la hierba,
que viene y va; y el que la decolora es el mismo que hace brotar sus
tiernos tallos.

       [59] Guido Guinicelli, poeta de Bolonia, y Guido Cavalcanti,
       otro célebre poeta florentino, hijo de Cavalcante: éste hizo
       olvidar la fama del primero; murió en 1301.

       [60] Voces con las que designaban los niños al pan y al
       dinero. Quiere decir: Al cabo de mil años, que son nada
       comparados con la eternidad, tu fama no será mayor si mueres
       viejo, que si hubieses muerto en la infancia.

Le contesté:

--Tus verídicas palabras infunden en mi corazón una buena humildad, y
abaten mi hinchazón; pero ¿quién es ese del cual hablabas ahora?

--Es--me respondió--Provenzano Salvani--; está aquí, porque tuvo la
presunción de reunir en su mano todo el gobierno de Siena. Ha marchado
y continúa marchando sin reposo desde que murió; pues en tal moneda
paga quien allá se ha mostrado demasiado audaz.

Le repliqué:

--Si un espíritu que, para arrepentirse, aguarda llegar al límite de
la vida, permanece en la parte inferior de la montaña, y a no ser
que le ayude una ferviente oración, no sube a este sitio hasta haber
transcurrido un espacio de tiempo igual al que vivió, ¿cómo es que se
le ha permitido a ése venir aquí?

--Cuando vivía en medio de su mayor gloria--dijo--, se presentó en
la plaza de Siena deponiendo toda vanidad, y allí, para librar a un
amigo suyo[61] del cautiverio que sufría en la prisión de Carlos, se
portó de modo que temblaban todas sus venas. No te diré más: sé que te
hablo en términos obscuros; pero no transcurrirá mucho tiempo sin que
tus conciudadanos obren de modo que te permitirán penetrar el sentido
de mis palabras. Esta acción le ha valido traspasar los límites del
Purgatorio.

       [61] Para librar a un amigo suyo, un tal Vigna, que sólo
       mediante la suma de diez mil florines de oro podía salir de la
       cárcel, donde lo tenía Carlos I, rey de Pulla, se presentó en
       la plaza de Siena a pedir limosna, tembloroso y angustiado.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DUODECIMO_


Unidos, como bueyes bajo el yugo, íbamos aquella alma cargada y yo,
mientras lo permitió mi amado pedagogo; pero cuando dijo: "Déjale, y
sigue, que aquí conviene que cada cual dé cuanto impulso pueda a su
barca con la vela y con los remos," erguí mi cuerpo como debe andar
el hombre, por más que mis pensamientos continuaran siendo humildes y
sencillos. Ya estaba yo en marcha, siguiendo gustoso los pasos de mi
Maestro, y ambos hacíamos alarde de nuestra agilidad, cuando él me dijo:

--Mira hacia abajo; pues para que sea menos penoso el camino, te
convendrá ver el suelo en que se asientan tus plantas.

Del modo que las sepulturas tienen esculpido en signos emblemáticos lo
que fueron los muertos enterrados en ellas, para perpetuar su memoria,
por lo cual muchas veces arranca lágrimas allí el aguijón del recuerdo,
que sólo punza a las almas piadosas, de igual suerte, pero con más
propiedad y perfecto artificio, vi yo cubierto de figuras todo el plano
de aquella vía que avanza fuera del monte. Veía, por una parte, a aquel
que fué creado más noble que las demás criaturas, cayendo desde el
cielo como un rayo[62]. Veía en otro lado a Briareo, herido por el
dardo celestial, yaciendo en el suelo y oprimiéndolo con el peso de
su helado cuerpo. Veía a Timbreo[63], a Palas y a Marte, armados aún
y en derredor de su padre, contemplando los esparcidos miembros de
los Gigantes. Veía a Nemrod al pie de su gran obra, mirando con ojos
extraviados a los que fueron en Senaar soberbios como él. ¡Oh Níobe,
con cuán desolados ojos te veía representada en el camino entre tus
siete y siete hijos exánimes! ¡Oh Saúl, cómo te me aparecías allí,
atravesado con tu propia espada y muerto en Gelboé, que desde entonces
no volvió a recibir la lluvia ni el rocío! Con igual evidencia te veía,
¡oh loca Aracnea!, ya medio convertida en araña, y triste sobre los
rotos pedazos de la obra que labraste por desgracia tuya. ¡Oh Roboam!
Allí no estabas ya representado con aspecto amenazador, sino lleno de
espanto y conducido en un carro, huyendo antes que otros te expulsasen
de tu reino. Mostrábase además en aquel duro pavimento de qué modo
Alcmeón hizo pagar caro a su madre el desastroso adorno; cómo los hijos
de Sennaquerib se arrojaron sobre su padre dentro del templo, dejándole
allí muerto; la destrucción y el cruel estrago que hizo Tamiris, cuando
dijo a Ciro: "Tuviste sed de sangre; pues bien, yo te harto de ella;"
y la derrota de los asirios, después de la muerte de Holofernes, y el
destrozo de sus restos fugitivos. Veíase a Troya convertida en cenizas
y en ruinas. ¡Oh Ilión!, ¡cuán abatida y despreciable te representaba
la escultura que allí se distinguía! ¿Quién fué el maestro, cuyo pincel
o buril trazó tales sombras y actitudes, que causarían admiración al
más agudo ingenio? Allí los muertos parecían muertos, y los vivos
realmente vivos. El que presenció los hechos no vió mejor que yo la
verdad de cuanto fuí pisando mientras anduve inclinado. Así, pues,
hijos de Eva, ensoberbeceos; marchad con la mirada altiva, y no
inclinéis el rostro de modo que podáis ver el mal sendero.

       [62] Luzbel.

       [63] Apolo.

Habíamos dado ya una gran vuelta por el monte, y el Sol estaba mucho
más adelantado en su camino de lo que nuestro absorto espíritu creyera,
cuando aquel que siempre andaba cuidadoso, empezó a decir:

--Levanta la cabeza: no es tiempo de ir tan pensativo. He allí un
ángel, que se prepara a venir hacia nosotros, y ve también que se
retira del servicio del día la sexta esclava. Reviste de reverencia tu
rostro y tu actitud, a fin de que le plazca conducirnos más arriba:
piensa en que este día no volverá jamás a lucir.

Estaba yo tan acostumbrado por sus amonestaciones a no desperdiciar el
tiempo, que su lenguaje, con respecto a este punto, no podía parecerme
obscuro. La hermosa criatura venía en nuestra dirección, vestida de
blanco, y centelleando su rostro como la estrella matutina. Abrió los
brazos y después las alas, diciendo:

--Venid; cerca de aquí están las gradas, y puede subirse fácilmente por
ellas. ¡Qué pocos acuden a esta invitación! ¡Oh raza humana, nacida
para remontar el vuelo!, ¿por qué el menor soplo de viento te hace caer?

Nos condujo hacia donde la roca estaba cortada; y allí agitó sus alas
sobre mi frente, permitiéndome luego seguir con seguridad mi camino.
Así como, para subir al monte donde está la iglesia que, a mano derecha
y más arriba del Rubaconte, domina a la bien gobernada ciudad[64], se
modera la rápida pendiente por medio de las escaleras hechas en otro
tiempo, cuando estaban seguros los registros y las marcas oficiales,
así también aquí, de un modo semejante, se templa la aspereza de la
escarpada cuesta que desciende casi a plomo desde el otro círculo; pero
es preciso pasar rasando por ambos lados con las altas rocas. Mientras
nos internábamos en aquella angostura, oímos voces que cantaban "Beati
pauperes spiritu," de tal manera, que no podía expresarse con palabras.
¡Ah! ¡Cuán diferentes de los del Infierno son estos desfiladeros! Aquí
se entra oyendo cánticos, y allá horribles lamentos. Subíamos ya por la
escalera santa, y me parecía ir más ligero por ella, que antes iba por
el camino llano; lo que me obligó a exclamar:

--Maestro, dime: ¿de qué peso me han aliviado, pues ando sin sentir
apenas cansancio alguno?

       [64] Florencia.

Respondióme:

--Cuando las P, que aún quedan en tu frente casi borradas, hayan
desaparecido enteramente, como una de ellas, tus pies obedecerán tan
sumisos a tu voluntad, que lejos de sentir el menor cansancio, tendrán
un placer en moverse.

Al oír esto, hice como los que llevan algo en la cabeza y no lo saben,
pero lo sospechan por los ademanes de otros; que procuran acertarlo con
ayuda de la mano, la cual busca y encuentra, y desempeña el oficio que
no es posible encomendar a la vista: extendiendo los dedos de la mano
derecha, sólo encontré seis de las letras que el Angel de las llaves
había grabado en mi frente; y al ver lo que yo hacía, se sonrió mi
Maestro.



[Ilustración]



_CANTO DECIMO TERCIO_


Habíamos llegado a lo alto de la escala, donde por segunda vez se
adelgaza la montaña destinada a la purificación de los que suben por
ella. También allí la ciñe en derredor un rellano como el primero, sólo
que el arco de su circunferencia se repliega más pronto: en él no hay
esculturas ni nada parecido, y así el ribazo interior, como el camino
presentan al desnudo el color lívido de la piedra.

--Si esperamos aquí a alguien para preguntarle hacia qué lado hemos de
seguir--decía el Poeta--, temo que tardaremos mucho en decidirnos.

Dirigió luego la vista fijamente hacia el Sol; afirmó en el pie derecho
el centro de rotación, e hizo girar su costado izquierdo.

--¡Oh dulce luz, en quien confío al entrar por el nuevo camino!
Condúcenos--decía--como conviene ser conducido por este lugar. Tú das
calor al mundo, tú le iluminas: tus rayos, pues, deben servir siempre
de guía, a menos que otra razón disponga lo contrario.

Ya habíamos recorrido en poco tiempo y merced a nuestra activa
voluntad, un trayecto como el que acá se cuenta por una milla, cuando
sentimos volar hacia nosotros, pero sin verlos, algunos espíritus que,
hablando, invitaban cortésmente a tomar asiento en la mesa de amor. La
primera voz que pasó volando decía distintamente: "Vinum non habent!"
y se alejó, repitiéndolo por detrás de nosotros. Antes que dejara de
percibirse enteramente a causa de la distancia, pasó otra gritando: "Yo
soy Orestes;" y tampoco se detuvo.

--¡Oh Padre!--dije yo--; ¿qué voces son esas?

Y mientras esto preguntaba, oímos una tercera que decía: "Amad a los
que os han hecho daño." El buen Maestro me contestó:

--En este círculo se castiga la culpa de la envidia; pero las cuerdas
del azote son movidas por el amor. El freno de ese pecado debe producir
diferente sonido; y creo que lo oirás, según me parece, antes de que
llegues al paso del perdón. Pero fija bien tus miradas a través del
aire, y verás algunas almas sentadas delante de nosotros, apoyándose
todas a lo largo de la roca.

Entonces abrí los ojos más que antes; miré hacia delante, y vi sombras
con mantos, cuyo color no era diferente del de la piedra. Y luego que
hubimos avanzado algo más, oí exclamar: "¡María, ruega por nosotros!"
"¡Miguel, y Pedro, y todos los santos, rogad!" No creo que hoy exista
en la Tierra un hombre tan duro, que no se sintiese movido de compasión
hacia lo que vi en seguida; pues cuando llegué junto a las almas, y
pude observar sus actos claramente, brotó de mis ojos un gran dolor.
Me parecían cubiertas de vil cilicio; cada cual sostenía a otra con la
espalda, y todas lo estaban a su vez por la roca, como los ciegos, a
quienes falta la subsistencia, se colocan en los Perdones, y solicitan
el socorro de sus necesidades, apoyando cada uno su cabeza sobre la
del otro, para excitar más pronto la compasión, no por medio de sus
palabras, sino con su aspecto que no contrista menos. Y del mismo modo
que el sol no llega hasta los ciegos, así también la luz del Cielo no
quiere mostrarse a las sombras de que hablo; pues todas tienen sus
párpados atravesados y cosidos por un alambre, como se hace con los
gavilanes salvajes para domesticarlos.

Mientras iba andando, me parecía inferir una ofensa, viendo a otros sin
ser visto de ellos; por lo cual me volví hacia mi prudente Consejero.
Bien sabía él lo que quería significar mi silencio; así es que no
esperó mi pregunta, sino que me dijo:

--Habla, y sé breve y sensato.

Virgilio caminaba a mi lado por aquella parte de la calzada desde donde
se podía caer, pues no estaba resguardada por ningún pretil: hacia mi
otro lado estaban las devotas sombras, las cuales lanzaban con tanta
fuerza las lágrimas a través de su horrible costura, que bañaban con
ellas sus mejillas. Me dirigí a ellas y les dije:

--¡Oh gente segura de ver la más alta luz del cielo, único fin a que
aspira vuestro deseo! Así la gracia disipe pronto las impurezas de
vuestra conciencia, de tal suerte que descienda por ella puro y claro
el río de vuestra mente, decidme (que me será muy dulce y grato) si
entre vosotras hay algún alma que sea latina, a quien quizá podrá serle
útil que yo la conozca.

--¡Oh hermano mío!, todas nosotras somos ciudadanas de una verdadera
ciudad; pero tú querrás decir si hay alguna que haya peregrinado en
vida por Italia.

Estas palabras creí percibir en respuesta a las mías, algo más
adelante del sitio en que me encontraba; por lo cual me hice oír de
nuevo más allá. Entre las demás sombras vi una que parecía estar a la
expectativa; y si alguien pregunta cómo podía insinuarse, le diré que
levantando en alto la barba, como hacen los ciegos.

--Espíritu--le dije--, que te abates para subir, si eres aquel que me
ha respondido, dame cuenta de tu país y de tu nombre.

--Yo fuí sienesa--respondió--, y estoy aquí con estos otros purificando
mi vida culpable, y suplicando con lágrimas a Aquél que debe
concedérsenos. No fuí sabia, por más que me llamaran "Sapía," y me
alegraron más los males ajenos que mis propias venturas. Y porque no
creas que te engaño, oye si fuí tan necia como te digo. Descendía ya
por la pendiente de mis años, cuando mis conciudadanos se encontraron
cerca de Colle a la vista de sus adversarios, y yo rogaba a Dios lo
mismo que El quería. Fueron destrozados, y reducidos en aquel sitio
al paso amargo de la fuga; y al ver aquella caza, tuve tal contento,
que ningún otro puede igualársele. Mientras tanto elevaba al cielo mi
atrevida faz gritando a Dios: "Ahora ya no te temo," como hizo el mirlo
engañado en invierno por algunos días apacibles. Hacia el fin de mi
vida quise reconciliarme con Dios; y aún no habría comenzado a pagar mi
deuda por medio de la penitencia, si no fuera porque me tuvo presente
en sus santas oraciones Pedro Pettinagno, que se apiadó de mí, movido
de su caridad. Pero ¿quién eres tú, que vas informándote de esa suerte
de nuestra condición, con los ojos libres, según creo, y que hablas
respirando?

--También estarán mis ojos cosidos aquí--le dije--, pero por poco
tiempo; pues el delito que cometí mirando con ellos envidiosamente ha
sido pequeño. Mucho más miedo infunde a mi alma el castigo de abajo;
pues ya siento gravitar sobre mí el peso de que van cargados los que
allí están.

Ella me preguntó:

--¿Quién te ha conducido, pues, aquí arriba entre nosotros, si crees
volver abajo?

Contestéle:

--Ese que está conmigo y no pronuncia una palabra. Vivo estoy; por lo
cual dime, espíritu elegido, si quieres que allá mueva en tu favor aún
los pies mortales.

--¡Oh!, eso sí que es una cosa nunca oída--repuso--, y una gran señal
de que Dios te ama: ruégote, por tanto, que me auxilies con tus
oraciones; y te suplico por aquello que más desees, que si vuelves a
pisar la tierra de Toscana, me pongas en buen lugar con mis parientes.
Los verás entre aquella gente vana, que confía en Talamone; y esa
esperanza, más descabellada que la de encontrar la Diana, los perderá;
pero los almirantes perderán más aún.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOCUARTO_


¿Quién es ese que gira en torno de nuestro monte, antes de que la
muerte le haya hecho emprender su vuelo, y abre y cierra los ojos según
su voluntad?

--Ignoro quién sea; pero sé que no va solo: pregúntale tú que estás más
próximo a él, y acógele con dulzura, de modo que le hagas hablar.

Así razonaban a mi derecha dos espíritus, apoyado uno contra otro:
después levantaron la cabeza para dirigirme la palabra, y dijo uno de
ellos:

--¡Oh alma que, encerrada aún en tu cuerpo, te encaminas hacia el
Cielo! Consuélanos por caridad, y dinos de dónde vienes y quién eres;
pues la gracia que de Dios has recibido nos causa el asombro que
produce una cosa que no ha existido jamás.

Yo les contesté:

--Por en medio de la Toscana serpentea un riachuelo, que nace en
Falterona, y al que no le bastan cien millas de curso: a orillas de
este río he recibido mi persona: deciros quién soy yo, sería hablar en
vano, porque mi nombre aún no es muy conocido.

--Si he penetrado bien tu entendimiento con el mío--me respondió el
que me había preguntado--, hablas del Arno.

Y el otro le dijo:

--¿Por qué oculta el nombre de aquel río, como se hace con una cosa
horrible?

Y la sombra a quien le preguntaban esto respondió como debía:

--No lo sé; pero es muy digno de desaparecer el nombre de tal valle;
porque desde su origen (donde la alpestre cordillera de que está
desprendido el Peloro es tan copiosa de aguas, que en pocos sitios lo
será más) hasta el punto en que restituye lo que el cielo ha sacado
del mar, a quien deben los ríos el caudal que va con ellos, todos
sus pobladores, enemistados con la virtud, la persiguen como a una
serpiente, ya sea por desventura del país, o ya por una mala costumbre
que los arrastra; por lo cual tienen los habitantes de aquel mísero
valle tan pervertida su naturaleza, que parece que Circe los haya
apacentado. Aquel río lleva primero su débil curso por entre sucios
puercos, más dignos de bellotas que de otro alimento condimentado para
uso de los hombres. Llegando abajo, encuentra viles gozquecillos, más
rabiosos de lo que permite su fuerza, y a quienes tuerce con desdén el
hocico. Va descendiendo, y cuanto más acrecienta su caudal, tanto más
encuentra los perros convertidos en lobos la maldecida y desdichada
fosa: bajando luego por entre profundas gargantas, tropieza con las
engañosas zorras, que no temen lazo que pueda cogerlas. No he de dejar
de decirlo, aunque haya quien me oiga; y le convendrá a ése, con tal
que se acuerde de lo que un espíritu de verdad me revela. Veo a tu
sobrino, que se convierte en cazador cruel de aquellos lobos sobre
la orilla del feroz río, y a todos los atemoriza. Vende por dinero
su carne, aun estando viva: después los mata como si fuesen bueyes
viejos, y quita a muchos la vida y a sí mismo el honor. Ensangrentado
sale de la triste selva, dejándola de tal modo, que de aquí a mil años
no volverá a su estado primitivo[65].

       [65] En los puercos, perros, lobos y zorras de que habla
       en este párrafo ha simbolizado Dante respectivamente a los
       casentinos, aretinos, güelfos florentinos y pisanos. El
       cazador a que se alude es Fulcieri da Calboli, que, siendo
       en 1302 potestad de Florencia, fué inducido por los Negros
       a perseguir a los Blancos, a muchos de los cuales puso por
       dinero en manos de sus enemigos.

Como al anuncio de futuros males se turba el rostro del que lo escucha,
venga de donde quiera el peligro que le amenace, así vi yo turbarse y
entristecerse a la otra alma, que estaba vuelta escuchando, apenas hubo
recapacitado aquellas palabras. El lenguaje de la una y el rostro de
la otra excitaban en mí el deseo de saber sus nombres: híceles entre
ruegos esta pregunta; por lo cual, el espíritu que antes me había
hablado repuso:

--Quieres que yo condescienda en hacer por ti lo que tú no quieres
hacer por mí; pero pues Dios permite que se trasluzca tanto su gracia
en ti, no dejaré de satisfacer tus deseos. Sabe, pues, que yo soy Guido
del Duca: de tal modo abrasó la envidia mi sangre, que cuando veía
un hombre feliz, hubieras podido contemplar la lividez de mi rostro.
Por eso ahora siego la mies de mi simiente.--¡Oh raza humana!, ¿por
qué pones tu corazón en lo que requiere una posesión exclusiva? Este
es Rinieri, honra y prez de la casa de Calboli, la cual no ha tenido
después ningún heredero de sus virtudes. Y no es sólo su descendencia
la que, entre el Po y los montes, el mar y el Reno, se encuentra hoy
despojada de los bienes que entrañan la verdad y subliman el ánimo;
pues dentro de esos límites todo el terreno está cubierto de plantas
venenosas, de tal modo que tarde podrá volvérsele a meter en cultivo.
¿Dónde está el buen Licio y Enrique Manardi, Pedro Traversaro y
Guido de Carpigna? ¡Oh, romañoles, raza bastardeada! ¿Cuándo nacerá
en Bolonia un nuevo Fabbro? ¿Cuándo en Faenza echará raíces otro
Bernardino de Fosco, hermoso tronco salido de una insignificante
semilla? No te asombres, Toscano, si ves que lloro al recordar a Guido
de Prata, y a Ugolino de Azzo, que vivió entre nosotros; a Federico
Tignoso y a todos los suyos; a la familia Traversara y los Anastagi,
casas ambas que están hoy desheredadas de la virtud de sus mayores: no
te asombre mi duelo al recordar las damas y los caballeros, los afanes
y agasajos que inspiraban amor y cortesía, allí donde han llegado a ser
tan depravados los corazones. ¡Oh Brettinoro! ¿por qué no desapareciste
cuando tu antigua familia y muchos de tus habitantes huyeron por no
ser culpables? Bien hace Bagnacaval en no reproducirse; y por el
contrario, hace mal Castrocaro y peor Conio, que se empeña en procrear
tales condes. Los Pagani se portarán bien cuando huya el Demonio; pero
no tanto que consigan dejar de sí un recuerdo puro. ¡Oh Ugolino de
Fantoli!, tu nombre está bien seguro; pues no es de esperar que haya
quien, degenerando, pueda obscurecerlo. Pero déjame, ¡oh Toscano!; que
ahora me son más gratas las lágrimas que las palabras: tanto es lo que
me ha oprimido la mente nuestra conversación.

Sabíamos que aquellas almas queridas nos oían andar; y pues que
callaban, debíamos estar seguros del camino que seguíamos. Luego que
andando nos encontramos solos, llegó directamente a nosotros una
voz, que hendió el aire como un rayo, diciendo: "El que me encuentre
debe darme la muerte;" y huyó como el trueno que se aleja, cuando
de pronto se desgarra la nube. Apenas cesamos de oirla, percibimos
otra, la cual retumbó con gran estrépito, semejante al trueno que
sigue inmediatamente al relámpago: "Yo soy Aglauro, que me convertí en
piedra." Entonces, para unirme más al Poeta, dí un paso hacia atrás y
no hacia adelante. Ya se había calmado el aire por todas partes, cuando
él me dijo:

--Aquel fué el duro freno que debería contener al hombre en sus
límites; pero mordéis tan fácilmente el cebo, que os atrae con su
anzuelo el antiguo adversario, sirviendoos de poco el freno o el
reclamo. El cielo os llama y gira en torno vuestro mostrándoos sus
eternas bellezas, y sin embargo, vuestras miradas se dirijen hacia la
Tierra; por lo cual os castiga Aquél que lo ve todo.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOQUINTO_


Caminando ya el Sol hacia la noche, parecía quedarle por recorrer
tanto espacio como el que media entre el principio del día y el punto
donde aquel señala el término de la hora de tercia en la esfera, que,
cual niño inquieto, se mueve continuamente: allí era ya la tarde, y
aquí media noche. Los rayos solares nos herían de lleno en el rostro,
porque habíamos dado tal vuelta en derredor de la montaña, que
íbamos directamente hacia el Ocaso; cuando sentí que el resplandor
deslumbraba mis ojos mucho más que antes; y siéndome desconocida la
causa, me quedé estupefacto: levanté las manos, y me formé con ellas
una sombrilla encima de las cejas, que es el preservativo contra el
exceso de luz. Como cuando en el agua o en un espejo rebota el rayo
luminoso, elevándose al lado opuesto de idéntica manera que desciende,
y desviándose por ambas partes a igual distancia de la caída de la
piedra, según demuestran la experiencia y el arte, así me pareció ser
herido por una luz que delante de mí se reflejaba; por lo cual aparté
de ella presurosamente los ojos.

--¿Qué es aquello, amado Padre, de que no puedo, por más que haga,
resguardar mi vista--dije--, y que parece venir hacia nosotros?

--No te asombres si la familia del Cielo te deslumbra todavía--me
respondió--: es un mensajero que viene a invitar a un hombre a que
suba. En breve, no sólo podrás contemplar estas cosas sin molestia,
sino que te serán tanto más deleitables, cuanto más dispuesta se halle
tu naturaleza a sentirlas.

Luego que llegamos cerca del Angel bendito, con agradable voz nos dijo:
"Entrad por aquí a una escalera, que es menos empinada que las otras."
Subíamos ya, dejando en pos de nosotros aquel círculo, cuando oímos
cantar a nuestra espalda: "Beati misericordes" y "Regocíjate tú que
vences." Mi maestro y yo ascendíamos solos, y yo pensaba entretanto
sacar provecho de sus palabras; por lo que, dirigiéndome a él, le
pregunté:

--¿Qué quiso decir el espíritu de la Romanía al hablar de lo que
requiere una posesión exclusiva?

Respondióme:

--Ahora conoce el daño que causa su principal pecado: así, pues, no
debes admirarte si le condena, a fin de que haya menos que llorar
por él; porque si vuestros deseos se cifran en bienes que puedan
disminuirse dando a otros participación en ellos, la envidia excita
vuestros pulmones a suspirar; pero si el amor de la suprema esfera
dirigiese hacia el Cielo vuestros deseos, no abrigaríais tal temor en
vuestro corazón; pues cuanto más se dice allí "lo nuestro," tanto mayor
es el bien que posee cada cual, y mayor caridad arde en aquel recinto.

--Menos contento estoy que si me hubiese callado--dije--; y ahora
ofuscan más dudas mi mente. ¿Cómo puede ser que un bien distribuído
entre muchos haga más ricos a sus poseedores, que poseyéndolo unos
pocos?

A lo que me contestó:

--Por fijar siempre tu pensamiento en las cosas terrenales deduces
obscuridad y error de las claras verdades que te demuestro. Aquel bien
infinito e inefable que está arriba, se lanza hacia el amor, como un
rayo de luz a un cuerpo fúlgido, comunicándose tanto más cuanto mayor
es el ardor que encuentra; de modo que la eterna virtud crece sobre la
caridad a medida que ésta se aumenta; por lo cual, cuanto mayor número
de almas se dirigen a él, tanto más amor hay allá arriba, y más allí se
ama, reflejándose este amor de una a otra alma como la luz entre dos
espejos. Si no te satisfacen mis razones, ya verás a Beatriz, y ella
acallará por completo ese deseo y cualquier otro que tengas. Avanza,
pues, para que pronto desaparezcan, como ya han desaparecido dos, esas
cinco señales, que sólo se borran por medio de lágrimas.

Cuando iba a decir: "Me has dejado satisfecho," observé que habíamos
llegado al otro círculo; por lo cual, ocupado en pasear por él
mis anhelantes miradas, guardé silencio. Allí me pareció que era
súbitamente arrebatado en éxtasis, y que veía un templo con muchas
personas, y una mujer a la entrada exclamando, en la dulce actitud de
una madre: "Hijo mío, ¿por qué has obrado así con nosotros? Tu Padre
y yo te buscábamos angustiados." Cuando se calló, desapareció lo que
antes se me había aparecido. Después se ofreció a mi vista otra, por
cuyas mejillas se deslizaba aquel agua que destila el dolor, cuando
procede de un gran despecho contra otro; ésta decía: "Si eres señor de
la ciudad cuyo nombre originó tanta contienda entre los dioses, y en
la que toda ciencia destella[66], véngate de los atrevidos brazos que
abrazaron a nuestra hija, ¡oh Pisístrato!" Y este señor bondadoso y
clemente le respondía con rostro sereno: "¿Qué haremos con el que nos
quiere mal, si condenamos al que nos ama?" Después vi a varios hombres
abrasados por la ira, matando a pedradas a un joven[67], y diciéndose
a grandes gritos unos a otros: "¡Martirízale, martirízale!" Y le
contemplaba encorvado hacia el suelo bajo el peso de la muerte que ya
le derribaba; pero haciendo de sus ojos puertas para llegar al cielo,
y rogando al Señor en medio de tal martirio y con aquel aspecto que
excita a la piedad, que perdonase a sus perseguidores. Cuando mi alma
volvió de fuera a las cosas que fuera de ella son verdaderas, reconocí
mis errores que, sin embargo, no eran falsos. Mi Guía, que me veía
hacer lo que un hombre que sale de un sueño, me dijo:

--¿Qué tienes, que no puedes sostenerte? Has andado más de media legua
con los ojos cerrados y con paso vacilante, como el que está dominado
por el vino o por el sueño.

       [66] El protomártir San Esteban.

       [67] Atenas, por cuyo nombre trabaron gran contienda Neptuno y
       Minerva.

--¡Oh amado Padre mío!--dije yo--; si me prestas atención, te diré lo
que se me ha aparecido cuando mis piernas vacilaban.

Y él a su vez:

--Aunque tuvieras cien máscaras que ocultaran tu rostro, adivinaría yo
hasta tus menores pensamientos. Lo que has visto te ha sido revelado
para que no te excuses de abrir el corazón al agua de la paz, que
mana de la fuente eterna. Te he preguntado "¿qué tienes?," no porque
me dijeras lo que hace el que tiene los ojos entornados cuando se ha
apoderado algún sopor de su cuerpo, sino para que tus pies recobrasen
fuerzas: es preciso estimular así a los perezosos, demasiado lentos en
emplear el tiempo de sus vigilias, cuando, una vez despiertos, recobran
el imperio de su voluntad.

Seguíamos nuestro camino, cuando ya obscurecía, mirando atentamente
lo más allá que podían nuestros ojos por entre los luminosos rayos
vespertinos, cuando vimos adelantarse poco a poco hacia nosotros una
humareda obscura como la noche, sin que hubiese por allí un sitio donde
guarecerse de ella, y que nos privó del uso de la vista y del aire puro.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOSEXTO_


La obscuridad del Infierno, y la de la noche privada de todo planeta
bajo un mezquino cielo, entenebrecido por las nubes hasta lo sumo, no
echarían sobre mi vista un velo tan denso como aquel humo que allí
nos envolvió; siendo tal la sensación de su punzante aspereza, que
no podían los ojos permanecer abiertos; por lo cual, mi sabio y fiel
Acompañante se acercó a mí, ofreciéndome su hombro. Como va el ciego
detrás de su lazarillo para no extraviarse, ni tropezar en algo que
le ofenda o acaso le origine la muerte, así caminaba yo a través de
aquel aire fosco y acre, atento a la voz de mi Guía, que únicamente iba
diciendo: "Cuida de no separarte de mí." Oía yo voces, cada una de las
cuales parecía rogar a fin de obtener paz y misericordia del Cordero de
Dios, que quita los pecados. El principio de su oración era solamente
"Agnus Dei;" todos pronunciaban estas palabras a un mismo tiempo y con
tan igual tono, que parecía existir entre ellos una perfecta concordia.

--Maestro--dije--; ¿son espíritus esos que oigo?

--Lo has acertado--contestó--; van desatando el nudo de la ira.

--¿Quién eres tú, que hiendes nuestro humo, y hablas de nosotros como
si contaras aún el tiempo por calendas?

De esta suerte habló una voz; por lo cual el Maestro me dijo:

Responde, y pregúntale si por aquí se va arriba.

Entonces dije yo:

--¡Oh criatura, que te purificas para volver a presentarte hermosa ante
Aquél que te hizo! Oirás cosas maravillosas si quieres seguirme.

--Te seguiré cuanto me está permitido--me contestó--; y si el humo
impide que nos veamos, el oído nos aproximará a falta de la vista.

Empecé, pues, de esta manera:

--Me dirijo hacia arriba con la forma que la muerte desvanece, y he
llegado hasta aquí a través de las penas del Infierno. Y si Dios me ha
acogido en su gracia de tal modo, que quiere que yo vea su corte por
un medio tan distinto de lo usual, no me ocultes quién fuiste antes de
morir, sino dímelo: dime también si voy bien por aquí hacia la subida,
y tus palabras nos servirán de guía.

--Fuí lombardo, y me llamé Marco: conocí el mundo; y amé aquella virtud
hacia la cual nadie dirige hoy su mira. Para llegar a lo alto, sigue en
derechura por donde vas.

Así respondió, añadiendo después:

--Te suplico que ruegues por mí cuando estés arriba.

A lo que le contesté:

--Por mi fe te prometo que haré lo que me pides; pero me veo envuelto
en una duda, que no me es dado aclarar. Primeramente era sencilla,
más ahora se ha duplicado con tus palabras, que unidas a las que he
oído en otra parte, me certifican un mismo hecho. El mundo está, pues,
exhausto de toda virtud, como me indicas, y sembrado y cubierto de
maldad; pero te ruego que me digas la causa, de modo que yo pueda verla
y mostrarla a los demás; pues unos la hacen depender del cielo, y otros
de aquí abajo.

Antes de contestar exhaló un profundo suspiro, que terminó en un ¡ay!
doloroso, y después dijo:

--Hermano, el mundo es ciego, y se conoce que tú vienes de él.
Vosotros los vivos hacéis estribar toda causa en el cielo, como si
él imprimiera por necesidad su movimiento a todas las cosas. Si así
fuese, quedaría destruído en vosotros el libre albedrío, y no sería
justo que se retribuyera el bien con goces y alegrías, y el mal con
llanto y luto. El cielo inicia vuestros movimientos: no quiero decir
todos; pero, aunque así lo dijese, os ha dado luz para distinguir el
bien y el mal. Os ha dado también el libre albedrío, que aun cuando
se fatigue luchando en los primeros combates con el cielo, después
lo vence todo, si persevera en el buen propósito. A mayor fuerza y a
naturaleza mejor estáis sometidos, sin dejar de ser libres; y ella crea
vuestro espíritu, que no está bajo el dominio del cielo. Así pues,
si el mundo se aparta del verdadero camino, vuestra es la culpa; que
en vosotros debe buscarse, y ahora te lo probaré con toda veracidad.
Sale el alma de manos de su Creador, que la acaricia antes de que
exista, semejante al niño que entre el llanto y la risa balbucea; y
es entonces una simplecilla, que nada sabe, y solamente movida por el
instinto de la felicidad, se inclina gustosa hacia lo que la contenta
y regocija. Desde luego siente placer en los bienes más mezquinos;
pero en esto se engaña, y corre tras ellos, si no tiene guía o freno
que tuerza su inclinación. Por eso es necesario establecer leyes que
sirvan de freno, y tener un rey que sepa discernir al menos la torre
de la verdadera ciudad. Las leyes existen; pero ¿quién se cuida de su
cumplimiento? Nadie; porque el pastor que precede a las almas puede
rumiar, pero no tiene la pezuña hendida; por lo cual, viendo todo el
rebaño a su pastor cebarse únicamente en aquellos bienes de que él es
tan codicioso, se apacienta de lo mismo y no pide más. Bien puedes ver,
por esto, que en el mal gobierno estriba la causa de que el mundo sea
culpable, y no en que vuestra naturaleza esté corrompida. Roma, que
hizo bueno al mundo, solía tener dos soles, que hacían ver uno y otro
camino, el del mundo y el de Dios. Uno de los dos soles ha obscurecido
al otro, y la espada se ha unido al báculo pastoral: así juntos, por
fuerza deben ir las cosas de mala manera; porque estando unidos, no se
temen mutuamente. Si no me prestas crédito, pon mientes en la espiga;
pues toda hierba se conoce por su semilla. En el país que bañan el Po
y el Adigio solía encontrase valor y cortesía, antes de que Federico
tuviese contiendas. Hoy, todo aquel que dejara de acercarse a aquellas
provincias por vergüenza de hablar con hombres probos, puede pasar por
ellas, seguro de que no hallará ninguno. Bien es verdad que aun existen
allí tres ancianos, en quienes la edad antigua reprende a la moderna, y
les parece que Dios tarda en llamarlos a mejor vida: son éstos Conrado
de Palazzo, el buen Gerardo, y Guido de Castel, a quien mejor le llaman
al estilo francés el lombardo sencillo. En el día la Iglesia de Roma,
para confundir en sí dos gobiernos, cae en el lodo ensuciándose a sí
misma y a su carga.

--¡Oh Marco mío!--dije yo--; razonas bien: y ahora comprendo por qué
fueron excluídos de heredar los hijos de Leví. Pero ¿qué Gerardo es ése
a quien tienes por un sabio, ese resto de una raza extinguida, que es
un reproche para este siglo salvaje?

--O tus palabras me engañan, o me tientan--respondióme--; porque,
a pesar de hablarme en toscano, parece que no sepas nada del buen
Gerardo. Yo no le conozco ningún sobrenombre, a no ser que lo tome de
su hija Gaya. Dios sea con vosotros, que no puedo seguiros más. Mira el
albor que ya clarea, brillando a través del humo: me es preciso partir
antes de que aparezca el Angel que está allí.

Así dijo, y no quiso escuchar más.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOSEPTIMO_


Lector, si alguna vez te ha sorprendido la niebla en los Alpes, de
modo que no vieses a través de ella sino como el topo a través de la
membrana que cubre sus ojos, recuerda cuán débilmente penetra el globo
solar por entre los húmedos y densos vapores, cuando éstos empiezan a
enrarecerse, y tu imaginación podrá fácilmente figurarse cómo volví yo
a ver el Sol, que estaba ya próximo a su ocaso. Así pues, caminando al
igual de mi fiel Maestro, salimos fuera de la nube de humo a los rayos
luminosos, que ya se habían extinguido en la falda de la montaña.

¡Oh fantasía, que de tal modo nos arrebatas a veces fuera de nosotros
mismos, que nada siente el hombre aunque suenen mil trompetas en
torno suyo! ¿Quién te anima cuando no recibes impresión alguna de los
sentidos? sin duda te anima una luz que se forma en el cielo, y que
desciende por sí misma, o por la voluntad divina que nos la envía. En
mi imaginación aparecieron las huellas de la impiedad de aquélla, que
se transformó en el pájaro que más se deleita cantando. Entonces mi
espíritu se reconcentró tanto en sí mismo, que no llegaba hasta él
ninguna cosa exterior. Después descendió a mi exaltada fantasía la
imagen desdeñosa y fiera de un crucificado, a quien veía morir de aquel
modo. Junto a él estaban el grande Asuero, Esther su esposa, y el justo
Mardoqueo, que fué tan recto en sus obras y en sus palabras. Cuando se
desvaneció por sí misma aquella visión, como una burbuja a la que falta
el agua de que estaba formada, surgió a mi imaginación una doncella
que, llorando desconsolada, decía: "¡Oh Reina!, ¿por qué tu cólera
te redujo a la nada? Te has dado muerte por no perder a Lavinia: sin
embargo, me has perdido; y yo soy la que lloro, madre, tu pérdida antes
que la de otro."

Así como se interrumpe el sueño, cuando una nueva luz hiere de
improviso nuestros ojos cerrados, y aunque interrumpido se agita
antes de morir enteramente, así terminaron mis visiones tan pronto
como me dió en el rostro una claridad mucho mayor de la que estamos
acostumbrados a ver. Me volví a uno y otro lado para examinar el sitio
en que me encontraba, cuando oí una voz que decía: "Por aquí se sube."
Aquella voz hizo que me olvidase de todo, y despertó en mí tan vivo
deseo de mirar quién era el que hablaba, que no habría descansado hasta
averiguarlo; pero me faltó allí la facultad de ver, como sucede cuando
el Sol nos deslumbra y se vela a nuestros ojos con el esplendor de sus
rayos.

--Este--me dijo mi Maestro--es un espíritu divino, que se oculta en
su propia luz, y que nos indica la vía para ir arriba, sin que se
lo roguemos. Hace con nosotros lo que el hombre consigo mismo; pues
el que ve una necesidad, y aguarda que le supliquen, ya se prepara
malignamente a rehusar todo socorro. Ahora nuestros pies deben
aprestarse a obedecer tan cortés invitación: apresurémonos, pues, a
subir antes que obscurezca, porque después no podríamos hacerlo hasta
la nueva aurora.

Así dijo mi Guía, y ambos dirigimos nuestros pasos hacia una
escalera: en cuanto estuve en la primera grada, sentí junto a mí como
un movimiento de alas, que aventaba mi rostro, y oí decir: "Beati
pacifici," que carecen de pecaminosa ira. Estaban ya tan elevados
sobre nosotros los últimos rayos a quienes sigue la noche, que las
estrellas aparecían por muchas partes. "¡Oh valor mío!, ¿por qué así
me abandonas?," decía yo entre mí, sintiendo que me flaqueaban las
piernas. Nos encontrábamos donde concluía la escalera, y estábamos
parados, como la nave que llega a la playa: escuché un momento por si
oía algo en el nuevo círculo; y después, dirigiéndome hacia mi Maestro,
le dije:

--Dulce Padre mío, ¿qué ofensa se purifica en el círculo en que
estamos? Ya que se detienen nuestros pies, no detengas tus palabras.

Me contestó:

--El amor del bien, que no ha cumplido su deber, aquí se reintegra:
aquí se castiga al tardo remero. Para que lo entiendas más claramente,
dirige tu pensamiento hacia mí, y recogerás algún buen fruto de nuestra
detención. Hijo mío--empezó a decir--, ni el Creador, ni criatura
alguna carecieron jamás de amor, bien sea natural o racional, según
te consta. El natural no se equivocó nunca: el otro puede errar, por
dirigirse a un mal objeto, por exceso o por falta de fervor. Mientras
se dirige a los principales bienes, y se modera en su afecto a los
secundarios, no puede ser causa de censurable deleite; pero cuando se
inclina al mal, o se lanza al bien con mayor o menor solicitud de la
que debe, entonces la criatura se vuelve contra su Creador. De aquí
puedes deducir que el amor es en vosotros la semilla de toda virtud, y
de toda acción que merezca castigo. Ahora bien, como el amor no puede
nunca renunciar a la dicha del sujeto en quien reside, todas las cosas
están preservadas de su propio odio; y como no se concibe que ningún
ser creado pueda existir por sí solo, ni separado del Sér primero,
es imposible todo sentimiento que tienda a odiar a éste. Resulta,
pues, si mi deducción es lógica, que el mal que se desea es contra el
prójimo; y este amor nace de tres modos en vuestro frágil barro. Hay
quien espera elevarse sobre la ruina de su vecino, y sólo por esto
desea que se derrumbe desde la altura de su grandeza; hay quien teme
perder mando, gracia, honor y fama ante la elevación de otro, y esto
le causa tal disgusto, que anhela lo contrario; y en fin, hay quien,
por haber recibido alguna injuria, se irrita de tal suerte, que arde en
sed de venganza, y únicamente piensa en hacer daño a su contrario. Este
triforme amor es el que hemos visto llorar en los círculos inferiores.
Ahora quiero que conozcas el otro amor que corre al bien sin orden
ni medida. Cada cual concibe confusamente y desea un bien en el que
se recrea el alma; y por eso se esfuerzan todos para alcanzarlo. Si
vuestro amor es lento en dirigirse o en adquirir aquel bien, este
círculo os da el debido castigo, aun después de vuestro arrepentimiento
en vida. Existe otro bien que no hace al hombre dichoso: no es la
felicidad, no es la buena esencia, el fruto y la raíz de todo bien.
El amor que se entrega demasiado a ese bien, se castiga en los tres
círculos superiores a éste; pero no te diré el modo cómo está hecha
esta división, a fin de que tú lo averigües.



[Ilustración]



_CANTO DECIMOCTAVO_


El gran doctor había terminado su razonamiento, y miraba atentamente a
mi ojos para ver si me dejaba satisfecho; y yo, que me sentía excitado
por una nueva sed, callaba exteriormente, pero decía en mi interior:
"Quizá le cansen mis numerosas preguntas." Mas aquel Padre veraz, que
adivinó el tímido deseo que no me atrevía a descubrir, hablando, me dió
aliento para hablar; por lo que le dije:

--Maestro, mi vista se aviva de tal modo con tu luz, que discierne
claramente cuanto tu razón abarca o describe: por eso te ruego, dulce
y querido Padre, que me definas el Amor al que atribuyes toda buena y
mala acción.

--Dirige hacia mí--me dijo--las penetrantes miradas de tu inteligencia
y te será manifiesto el error de los ciegos que se convierten en guías.
El alma, que ha sido creada con predisposición al amor, se lanza hacia
todo lo agradable, tan pronto como es incitada por el placer a ponerse
en acción. Vuestra facultad aprehensiva recibe la imagen o la especie
de un objeto exterior, y la desenvuelve dentro de vosotros, de tal
modo que induce a vuestro ánimo a dirigirse hacia dicho objeto; y si
al hacerlo se abandona a él, ese abandono es amor, y ese amor es la
naturaleza que de nuevo se une a vosotros, por efecto del placer.
Después, así como el fuego se dirige hacia lo alto, a causa de su
forma, que ha sido hecha para subir allá donde más se conserva en su
materia primitiva, así también el alma apasionada se entrega al deseo,
que es el movimiento espiritual, y no sosiega hasta que goza de la
cosa amada. Por lo dicho puedes comprender cuánto se oculta la verdad
a los que afirman que todo amor tiene en sí algo de laudable, quizá
porque creen que su materia es siempre buena; pero no todos los sellos
estampados en cera son buenos, por más que la cera lo sea.

--Tus palabras y mi inteligencia que las ha seguido--le respondí--,
me han descubierto lo que es el amor: pero eso mismo me ha llenado de
nuevas dudas; porque si el amor nace en nosotros por efecto de las
cosas exteriores, sin que el alma proceda de otro modo, ésta no tendrá
ningún mérito en seguir un camino recto o tortuoso.

Respondióme:

--Puedo decirte todo cuanto en ello ve nuestra razón: respecto a lo
demás, espera llegar hasta Beatriz, porque esto es materia de fe. Toda
forma substancial, que es distinta de la materia, y que sin embargo
está unida a ella, contiene una virtud que le es particular; la cual,
sin las obras, no se siente, ni se demuestra sino por los efectos, como
la vida de la planta por su verde follaje. El hombre ignora de dónde
proceden el conocimiento de las ideas primarias y el afecto a las cosas
que primeramente apetece, los cuales existen en vosotros como en las
abejas la inclinación a fabricar miel: en estos primeros deseos no
cabe alabanza ni censura. Mas por cuanto a ellos se agregan todos los
demás deseos, es innata en vosotros la virtud que aconseja, y que debe
custodiar los umbrales del consentimiento. Ella es el principio de
donde sacáis la ocasión de contraer méritos, según que acoge o rechaza
los buenos o los malos amores. Los que razonando llegaron al fondo de
las cosas, han reconocido esa libertad innata, y han dejado al mundo
doctrinas morales. Supongamos, pues, que nazca por fuerza necesaria
todo amor que se enciende en vosotros; siempre tenéis la potestad de
contenerlo. Esa noble virtud es lo que Beatriz entiende por libre
albedrío; y debes procurar tenerlo presente, si acaso te habla de ello.

La Luna, que salió tarde y casi a media noche, hacía que nos parecieran
más escasas las estrellas: semejante a un caldero encendido, corría
contra el cielo por aquel camino que inflama el Sol cuando el habitante
de Roma le ve caer entre Córcega y Cerdeña; y la Sombra gentil, por
quien Piétola goza de más fama que la ciudad de Mantua, se hallaba
descargada del peso de mis preguntas: por lo cual yo, que había
recibido claras y sólidas razones con respecto a todas ellas, estaba
como el hombre que sorprendido por el sueño no piensa en nada. Pero
esta soñolencia me fué desvanecida de improviso por mucha gente que
avanzaba ya detrás de nosotros; y así como en otro tiempo el Ismeno y
el Asopo vieron correr de noche por sus orillas una muchedumbre furiosa
de tebanos para tener propicio a Baco, así avanzaban por aquel círculo,
según pude ver, los que eran estimulados por una buena voluntad y un
justo amor. En breve llegaron hasta nosotros; porque toda aquella gran
turba venía corriendo, y los dos de delante gritaban llorando: "María
se dirigió con suma celeridad a la montaña; y César, por subyugar a
Ilerda, voló a Marsella, y después pasó a España." "Pronto, pronto,
exclamaban otros en pos de ellos; que el tiempo no se pierda por poco
amor, a fin de que el anhelo de las buenas obras haga reverdecer la
gracia."

--¡Oh almas, en quienes un fervor ardiente compensa ahora quizá la
negligencia y la tardanza, que por tibieza empleasteis para el bien!
Este, que vive aún (y no os engaño), quiere ir allá arriba en cuanto el
Sol brille de nuevo: decidnos, pues, dónde está la subida.

Tales fueron las palabras de mi Guía; y uno de aquellos espíritus dijo:

--Ven tras de nosotros, y la encontrarás. Estamos tan deseosos de
avanzar, que no podemos detenernos: perdona, pues, si lo que hacemos
por justo castigo te parece una descortesía. Yo fuí abad en San Zenón
de Verona, durante el imperio del buen Barbarroja, de quien todavía se
lamenta Milán. Hay quien tiene ya un pie en la fosa, que pronto llorará
por aquel monasterio, entristeciéndole el poder que allí tuvo; porque
en lugar de su verdadero pastor, ha puesto en él a un hijo suyo, malo
de cuerpo, peor aún del espíritu, y nacido de mal consorcio.

No sé si dijo más, o si se calló; tan lejos se encontraba ya de
nosotros; pero esto es lo que oí, y me pareció bien retenerlo en la
memoria. Y aquél que era el socorro de todas mis necesidades dijo:

--Vuélvete hacia aquí; mira dos que vienen mordiendo a la Pereza.

Estos iban diciendo detrás de todos: "La nación por quien se abrió
el mar, murió antes de que sus descendientes viesen el Jordán;[68] y
aquella gente que no quiso compartir hasta el fin las fatigas del hijo
de Anquises, se ofreció por sí misma a una vida sin gloria."[69]

       [68] El pueblo hebreo.

       [69] Los troyanos.

En seguida, cuando aquellas sombras se alejaron tanto de nosotros, que
ya no podíamos verlas, me asaltó una nueva idea, de la que nacieron
otras varias; y mi imaginación empezó a divagar de tal modo de una a
otra, que por alucinación cerré los ojos, y mi pensamiento se trocó
pronto en sueño.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMONONO_


A la hora en que el calor del día, vencido por la tierra y por Saturno
acaso, no puede ya templar el frío de la Luna; cuando los geománticos
ven, antes del alba, elevarse en Oriente "su mayor fortuna"[70] por
aquel camino que para ella permanece poco tiempo obscuro, se me
apareció en sueños una mujer tartamuda, bizca, con los pies torcidos,
manca y de amarillento color. Yo la miraba; y así como el Sol reanima
los miembros entorpecidos por el frío de la noche, de igual suerte mi
mirada hacía expedita su lengua, y erguía su cuerpo en poco tiempo,
colorándole el marchito rostro, como requiere el amor. Cuando tuvo la
lengua suelta, empezó a cantar de tal modo, que con trabajo hubiera
podido separar mi atención de ella. "Yo soy, cantaba, yo soy dulce
Sirena, que distraigo a los marineros en medio del mar; tanto es el
placer que hago sentir. Con mi canto aparté a Ulises de su camino
inseguro; y el que conmigo se aviene, rara vez se va; de tal modo le
fascino." Aun no se había cerrado su boca, cuando apareció a mi lado
una mujer santa, pronta a confundirla: "¡Oh Virgilio, Virgilio! ¿Quién
es ésa?," decía con altivez; y él se acercaba con los ojos fijos
solamente en aquella honesta mujer. Cogió a la otra, y desgarrando
sus vestiduras, la descubrió por delante y me mostró su vientre. La
pestilencia que de él salía me despertó. Volví los ojos y el buen
Virgilio me dijo:

Lo menos te he llamado tres veces: levántate y ven; busquemos la
abertura por donde has de entrar.

       [70] Los geománticos solían trazar figuras de puntos hechos
       a la ventura, y cuando resultaba una parecida a la de las
       estrellas que forman lo último del signo Acuario y el
       principio del de Piscis, la llamaban su mayor fortuna.

Me levanté: todos los círculos del sagrado monte estaban ya inundados
por la luz del día, y continuamos caminando teniendo el Sol a nuestra
espalda. Mientras le seguía, llevaba yo la frente como aquel a quien
abruman los pensamientos, que de sí mismo hace un arco de puente,
cuando oí decir: "Venid, por aquí se pasa." Estas palabras fueron
pronunciadas con un tono suave y benigno, como no se oye en esta región
mortal. Con las alas abiertas, que parecían de cisne, el que nos había
hablado así nos dirigió hacia arriba por entre las dos laderas del
áspero peñasco. Movió después sus plumas, y aventó mi frente, afirmando
que son bienaventurados "qui lugent," porque sus almas serán ricas de
consuelo.

--¿Qué tienes, que sólo miras hacia el suelo?--me preguntó mi Guía,
cuando estuvimos poco más arriba del Angel.

Y yo le contesté:

--Me hace ir de este modo, suspenso y caviloso, una visión reciente, la
cual me atrae hacia sí, de suerte que no puedo eximirme de pensar en
ella.

--¿Has visto--me dijo--la antigua hechicera, causante única del llanto
que más arriba de donde estamos se vierte? ¿Has visto cómo el hombre
puede desprenderse de ella? Bástete, pues, eso, y apresura el paso;
vuelve tus ojos al reclamo de las magníficas esferas, que hace girar el
Rey eterno.

Como el halcón, que, mirando primero a sus pies, acude al grito del
cazador y tiende el vuelo, atraído por el deseo de la presa, lo mismo
hice yo, recorriendo la hendedura de la roca destinada a dar paso a
los que suben, sin detenerme hasta llegar al punto donde se camina
en redondo. Cuando hube salido al quinto círculo, vi algunas almas,
que lloraban tendidas en el suelo boca abajo; y las oí exclamar con
tan fuertes suspiros, que apenas se entendían las palabras: "Adhæsit
pavimento anima mea."[71]

       [71] Palabras del salmo CXVIII, con las que aquellas almas
       expresan el apego que tuvieron a los cosas terrenas.

--¡Oh elegidos de Dios, cuyos padecimientos son suavizados por la
resignación y la esperanza! Dirigidnos hacia las altas gradas.

--Si venís libres de yacer aquí con nosotros, y queréis encontrar más
pronto la subida, caminad siempre llevando vuestra derecha hacia fuera
del círculo.

Tal fué la súplica del Poeta, y tal la contestación que le dieron algo
más adelante de nosotros; pudiendo yo conocer por el sonido de las
palabras cuál era el que había hablado: volví entonces los ojos hacia
mi Señor, quien con un gesto complaciente consintió en lo que pedía
la expresión de mi deseo. Cuando pude obrar a mi gusto, me acerqué
a aquella criatura, que había llamado mi atención con sus palabras,
diciéndole:

--Espíritu, en quien el llanto madura la expiación, sin la cual no se
puede llegar hasta Dios, suspende un momento por mí tu mayor cuidado.
Dime quién fuiste, y por qué tenéis todos la espalda vuelta hacia
arriba, y si quieres que pida por ti alguna cosa en el mundo de donde
salí vivo.

Me respondió:

--Sabrás por qué ordena el Cielo que tengamos la espalda vuelta hacia
él; pero antes "scias quod ego fui successor Petri."[72] Entre Sesti
y Chiavari se interna un hermoso río, de cuyo nombre toma origen el
título de mi sangre. Un mes y poco más pude experimentar cuán pesado es
el gran manto al que lo preserva del lodo; pues cualquier otra carga
parece una pluma. Mi conversión ¡ay de mí! fué tardía; pero cuando
fuí elegido Pastor romano, conocí lo engañosa que es la vida. Vi que
ni aun allí reposaba el corazón, no siendo posible subir a más altura
en aquella vida mortal: así es que me inflamó el amor de la eterna.
Hasta entonces fuí una alma miserable, alejada de Dios, y completamente
avara, por lo cual sufro el castigo que ves. Lo que hace la avaricia,
se manifiesta aquí con la pena que sufren las almas echadas boca abajo;
pena mas amarga que ninguna otra. Así como nuestros ojos, fijos en las
cosas terrenales, no miraron nunca hacia arriba, del mismo modo la
justicia los sumerge aquí en el suelo. Así como la avaricia extinguió
en nosotros el amor hacia todo verdadero bien, por lo cual fueron vanas
nuestras obras, así también la justicia nos tiene aquí oprimidos,
atados de pies y manos, e inmóviles y extendidos mientras plazca al
justo Señor.

       [72] "Sabe que yo fuí sucesor de Pedro." Este es Ottobon de
       Fieschi, conde de Lavagna, pontífice con el nombre de Adriano
       V, que reinó un mes y nueve días: murió en 1276.

Yo me había arrodillado, y quise hablar; pero cuando empezaba, el
espíritu advirtió, con sólo escuchar, este acto de reverencia, y me
dijo:

--¿Por qué te inclinas al suelo de ese modo?

Le contesté:

--Mi recta conciencia me obliga a respetar vuestra dignidad.

--Endereza tus piernas, y levántate, hermano--repuso--; no te engañes:
como tú y los demás, soy servidor de la misma potestad. Si has podido
comprender aquellas palabras evangélicas que dicen "neque nubent," bien
puedes ver por qué hablo así. Véte ya: no quiero que te detengas por
más tiempo; que tu permanencia aquí da treguas a mi llanto, con el que
acelero lo que tú has dicho antes. Tengo allá abajo una sobrina, que
se llama Alagia, naturalmente buena, a no ser que nuestra casa la haya
pervertido con su ejemplo. Ella sola me queda ya en el mundo.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMO_


Mal resiste un deseo contra otro mejor: por esto, para complacer a
aquel espíritu, retiré del agua, contra mi gusto, la esponja de la
curiosidad no saturada. Púseme en marcha, y mi Guía se encaminó por
los únicos parajes que había expeditos a lo largo de la escarpa del
monte, andando como quien va por una muralla pegado a los merlones;
porque aquellas almas que vierten gota a gota por sus ojos el mal que
se apodera del mundo entero, se acercan demasiado de la otra parte
hacia fuera. ¡Maldita seas, antigua loba, que con tu hambre profunda e
insaciable haces más presas que todas las demás fieras! ¡Oh Cielo, en
cuyas revoluciones ven algunos la causa de los cambios que sufren las
cosas y las condiciones humanas!, ¿cuándo vendrá el que haga huír a esa
loba?

Ibamos caminando con pasos lentos y contados, y yo ponía toda
mi atención en las sombras, escuchándolas piadosamente llorar y
lamentarse; cuando por ventura oí exclamar con dolorida voz, semejante
a la de una mujer próxima a su alumbramiento: "¡Dulce María!" Y en
seguida: "Fuiste tan pobre como se puede ver por aquel establo donde
depusiste tu santo fruto." A continuación oí: "¡Oh buen Fabricio!,
preferiste ser pobre y virtuoso, antes que poseer grandes riquezas
cayendo en el vicio." Estas palabras me eran tan agradables, que me
adelanté para conocer el espíritu de quien al parecer procedían. Este
seguía hablando de los donativos que hizo Nicolás a las doncellas para
conducir su juventud por la senda del honor.[73]

       [73] San Nicolás, obispo de Mira, dotó a tres doncellas que
       a causa de su pobreza se veían en peligro de llevar una vida
       deshonesta.

--¡Oh alma, que recuerdas tan benéficas acciones! Dime quién fuiste--le
pregunté--, y por qué eres la única que reitera esas dignas alabanzas.
Tus palabras no quedarán sin recompensa, si vuelvo al mundo para
concluir el corto camino de aquella vida que vuela a su término.

--Te lo diré--me contestó--, no porque espere consuelo alguno que
proceda de allá, sino porque brilla en ti tanta gracia antes de haber
muerto. Yo fuí raíz de la mala planta que arroja hoy sobre toda la
tierra cristiana tan nociva sombra que apenas se coge en ella ningún
fruto bueno. Pero si Douay, Gante, Lilla, y Brujas pudieran, pronto
tomarían venganza; y yo se la pido a Aquél que lo juzga todo. En el
mundo me llamé Hugo Capeto: de mí descienden los Felipes y los Luises,
que en estos últimos tiempos rigen la Francia. Hijo fuí de un carnicero
de París. Cuando faltaron los antiguos reyes, salvo uno que se revistió
de paños grises, empuñé las riendas del gobierno del reino, y en
mi nueva posición adquirí tal poder y tantos amigos, que la corona
vacante fué colocada en la cabeza de mi hijo, en quien comienza la
estirpe consagrada de los nuevos reyes. Mientras la gran adquisición
de los Estados provenzales no quitó la vergüenza a mi familia, ésta
valió poco, mas en cambio no hizo daño; pero allí dió principio a sus
rapiñas, empleando la fuerza y la mentira: luego, para enmendarse,
usurpó el Ponthieu, la Normandía y la Gascuña. Carlos fué a Italia,
y para enmendarse, hizo una víctima de Conradino, y después envió al
Cielo a Tomás, también para enmendarse. Veo un tiempo, no muy lejano,
en que saldrá de Francia otro Carlos, para darse a conocer mejor a sí
mismo y a los suyos.[74] Sale de ella sin armas, y sólo con la lanza
con que luchó Judas; y la maneja de modo que abre con ella y vacía
el vientre de Florencia. En esta ocasión no adquirirá comarcas, sino
pecados y oprobio, tanto más gravosos para él, cuanto más leve le
parezca semejante daño. Veo al otro que ya salió, y cayó prisionero
en un bajel, vender a su hija regateando el precio, como hacen los
corsarios con sus esclavas. ¡Oh avaricia! ¿Qué más puedes hacer, cuando
te has apoderado de mi estirpe, tanto que no se cuida de su propia
carne? Y a fin de que parezca menor el mal futuro y el pasado, veo a
la flor de Lis entrar en Alagna, y a Cristo prisionero en la persona
de su vicario, véole otra vez entregado al ludibrio, veo renovar la
hiel y vinagre, y le veo morir entre otros dos ladrones. Veo tan cruel
al nuevo Pilatos, que no le basta eso, y sin dictar sentencia, lleva
hasta el templo sus codiciosos deseos. ¡Oh Señor mío! ¿Cuándo tendré
la dicha de contemplar la venganza que, oculta en tus arcanos, te hace
agradable tu ira? En cuanto a lo que yo decía de la única Esposa del
Espíritu Santo, lo cual hizo que te volvieses hacia mí para obtener
alguna explicación, te diré que esto forma parte de nuestras oraciones
durante el día; mas luego que anochece, recitamos en su lugar ejemplos
contrarios. Entonces recordamos a Pigmalión, a quien su pasión por el
oro hizo traidor, ladrón y parricida; y la miseria del avaro Midas,
consecuencia de su petición desmesurada, que será siempre motivo de
burla. Recuérdese también al insensato Acham, y cómo robó los despojos
del enemigo, de suerte que aun aquí parece que le persiga la ira de
Josué. Después acusamos a Safira y a su marido; alabamos los pies que
pisotearon a Eliodoro, y por todo el monte circula infamado el nombre
de Polinéstor, que mató a Polidoro. Por último, gritamos: "¡Oh Craso!
Dinos, pues no lo ignoras, qué sabor tiene el oro." A veces hablamos
unos en alta voz, otros en voz baja, según la afección que a ello nos
estimula con más o menos fuerza. Por lo demás, no era yo sólo quien
antes recordaba los buenos ejemplos de que nos ocupamos durante el día;
pero no había cerca de aquí otro que levantara la voz.

       [74] Carlos de Valois. El destierro de Dante provino
       principalmente de la ida de este príncipe a Florencia, enviado
       por el papa Bonifacio VIII en calidad de mediador entre los
       dos partidos en que estaba dividida la ciudad.

Nos habíamos separado ya de aquel espíritu, y procurábamos avanzar por
el camino cuanto nos era posible, cuando sentí retemblar el monte como
si se hundiera; por lo cual me sobrecogió un frío, sólo comparable
al que siente aquel que va a morir. No se estremeció en verdad tan
fuertemente Delos, antes que Latona anidase en ella para dar a luz los
dos ojos del Cielo.[75] Después resonó por todos los ámbitos de la
montaña tal grito, que el Maestro se acercó a mí diciendo:

--No vaciles, mientras yo te guíe.

       [75] Cuéntase que la isla de Delos, en el Archipiélago,
       temblaba y se movía, hasta que Latona, refugiándose en ella,
       dió a luz a Apolo y Diana, representados por la Mitología en
       el Sol y la Luna, que Dante llama aquí los dos ojos del Cielo.

"Gloria in excelsis Deo," decían todos, según comprendí por las voces
que salían de los puntos cercanos, desde donde era posible oirlas.
Nos quedamos inmóviles y suspensos, como los pastores que por primera
vez oyeron aquel canto, hasta que cesó el temblor, y acabó el himno.
Emprendimos nuevamente nuestro santo camino, mirando las sombras que
yacían por el suelo vueltas boca abajo y exhalando su acostumbrado
llanto. Si la memoria no me es infiel, jamás la ignorancia de una cosa
incitó con tanto empeño mi deseo de saber, como entonces, pensando en
lo ocurrido: y como, por la premura de nuestra marcha, no me atreví a
preguntar, ni por mí mismo podía comprender nada, caminaba tímido y
pensativo.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOPRIMERO_


Me atormentaba la sed natural, que no se sacia nunca sino con aquella
agua que pidió como gracia la joven samaritana; excitábame la prisa de
seguir a mi jefe por el obstruído sendero, y me afligía el espectáculo
del justo castigo. En esto, según refiere Lucas que se apareció Cristo
a dos hombres en el camino, después de haber salido del sepulcro, así
se nos apareció una sombra, que venía en pos de nosotros mirando a sus
plantas las almas tendidas: aun no habíamos reparado en ella, cuando
nos dirigió la palabra diciéndonos:

--Hermanos míos, la paz de Dios sea con vosotros.

Nos volvimos presurosamente, y Virgilio le hizo la demostración que
convenía a aquel saludo. Después le dijo:

--¡Que en el concilio bienaventurado te admita en paz el tribunal de
verdad que me relega a un destierro perpetuo!

--¡Cómo!--exclamó el espíritu--; ¿pues por qué vais tan de prisa, si
sois sombras que Dios no se digna admitir allá arriba? ¿Quien os ha
guiado hasta aquí por su escala?

Mi Doctor contestó:

--Si miras las señales que lleva éste y trazas al Angel, podrás ver que
tiene el derecho de reinar con los buenos; pero como aquella que hila
de noche y de día no había terminado aún la husada que le corresponde,
y que Cloto prepara e impone a cada uno de nosotros, su alma, que es
hermana tuya y mía, viniendo aquí, no podía venir sola, porque no puede
ver como nosotros. Por esta razón fuí yo sacado de la vasta garganta
del Infierno para enseñarle el camino, y se lo enseñaré hasta donde
mi ciencia pueda guiarle. Pero dime, si es que lo sabes, ¿por qué
dió antes el monte tales sacudidas, y por qué hasta en sus húmedos
fundamentos parecían gritar a la vez todas las almas?

Haciendo esta pregunta, Virgilio acertó como en una aguja con el ojo de
mi deseo, de tal suerte, que bastó la esperanza para mitigar mi sed de
saber. Aquél empezó de esta manera:

--Nada sucede en la religiosa montaña, que esté fuera del orden o del
uso establecido. Este sitio está libre de toda conmoción; y la que
habéis sentido sólo puede proceder de aquello que el Cielo recibe
digno de sí mismo, y no de otra causa. Porque no llueve, ni graniza,
ni nieva, ni cae escarcha ni rocío más acá de la puerta de las tres
pequeñas gradas. No aparecen nubes densas ni enrarecidas, ni se ven
relámpagos, ni a la hija de Taumante, que allá abajo cambia con
frecuencia de sitio. No hay seco vapor, que se eleve a mayor altura de
la de aquellas tres gradas de que he hablado, donde tiene sus plantas
el vicario de Pedro. Quizá temblará el monte poco o mucho más abajo
de allí; pero por más viento que se esconda en la tierra, no sé en
qué consiste que aquí no ha temblado nunca. Unicamente se estremece
cuando algún alma, sintiéndose purificada, se levanta o se mueve para
subir, acompañándola aquel cántico. La prueba de la purificación es
la voluntad que excita al alma, libre ya, a mudar de sitio, ayudándole
en su mismo deseo. No por eso deja de sentir antes de tiempo el anhelo
ineficaz de subir al cielo, pero sin que tampoco la abandone el de
satisfacer a la justicia divina, pues ésta le impone por el castigo el
mismo afán que tuvo por el pecado. Yo, que he yacido en esta mansión de
dolor más de quinientos años, no he tenido hasta este momento la libre
voluntad de pasar a otra mejor: por eso has sentido el terremoto, y a
los piadosos espíritus alabando por la montaña a aquel Señor, que los
admitirá pronto en su seno.

Así habló; y como el hombre goza tanto más en beber, cuanta mayor sed
tiene, no sabré decir el contento que me dió. Mi sabio Guía le dijo:

--Ahora veo la red en que estáis prendidos, y de qué manera os libráis
de ella; la causa del temblor del monte y la de que os congratuléis.
Hazme saber ahora, si lo tienes a bien, quién fuiste, y por qué has
estado tendido durante tantos siglos: permíteme que lo deduzca de tus
palabras.

--En aquel tiempo en que el buen Tito, con la ayuda del supremo
Rey, vengó las heridas por donde salió la sangre que había vendido
Judas--respondió aquel espíritu--, estaba yo allá abajo llevando el
nombre que más dura y honra más, bastante famoso, pero todavía sin
fe. Fué tan dulce mi canto, que, a pesar de ser tolosano, me atrajo
a sí Roma, donde merecí que coronaran de mirto mis sienes. Aun me
llama Estacio la gente que allí vive: canté a Tebas, y después al gran
Aquiles; pero caí en el camino llevando mi segunda carga. Encendieron
mi ardor las chispas de la divina llama que han inflamado a más de mil.
Hablo de la "Eneida," la cual fué mi madre y mi nodriza en poesía: nada
escribí sin ella que tuviera el menor peso; y pasaría gustoso un año
más en este destierro, con tal de haber vivido en el mundo cuando vivió
Virgilio.

Estas palabras hicieron que Virgilio se volviera hacia mí, con un
ademán, que tácitamente decía: "Cállate;" pero la voluntad no lo puede
todo; porque la risa y el llanto siguen de tal modo a la pasión de que
proceden, que en los hombres más sinceros se manifiestan sin querer:
así es que yo me sonreí, como quien muestra estar en inteligencia con
otro; por lo cual la sombra se calló, y me miró a los ojos, que es
donde más se refleja el pensamiento.

--¡Ah! ¡Ojalá puedas llevar a buen término tu grande obra!--dijo--; más
¿por qué tu rostro me ha mostrado ahora ese relámpago de sonrisa?

Vime entonces apurado entre ambos: el uno me obligaba a callar, el otro
me pedía que hablase; por lo cual suspiré, y fuí comprendido.

--Puedes hablar sin temor--me dijo mi Maestro--; habla y dile lo que
pregunta con tanto empeño.

Contesté, pues:

--Quizá te asombres, antiguo espíritu, de mi sonrisa; pero quiero
causarte mayor admiración. Este, que guía mis ojos hacia arriba, es
aquel Virgilio, de quien aprendiste a cantar en sublimes versos los
actos de los hombres y de los dioses. Si creíste que mi sonrisa tenía
otra causa, deséchala como errónea, que sólo procedía de las palabras
que pronunciaste con respecto a él.

Estacio se inclinaba ya para abrazar las rodillas de mi Señor; pero
éste le dijo:

--Hermano, no lo hagas; que tú eres sombra, y ves ante ti a otra sombra.

Y él, levantándose, contestó:

--Tú puedes comprender ahora la magnitud del amor que por ti me
inflama, cuando olvido nuestra vanidad, tratando a una sombra como a un
cuerpo sólido.



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOSEGUNDO_


Ya el ángel se había quedado detrás de nosotros; el ángel que nos
dirigió hacia el sexto círculo, después de haber borrado una de las
manchas de mi frente; y nos había dicho que son bienaventurados los que
cifran sus deseos en la justicia, pero su voz expresó esta sentencia
con la palabra "sitiunt" sin pronunciar la otra. Yo andaba por allí
más ligero que por las otras aberturas, de modo que sin ningún trabajo
seguía hacia arriba a los veloces espíritus. Entonces Virgilio empezó a
decir:

--El amor que nace de la virtud inflama siempre otros amores, con
tal que su llama se dé a conocer. Desde la hora en que Juvenal bajó
entre nosotros al Limbo del Infierno, y me manifestó tu afecto hacia
mí, mi benevolencia para contigo fué la mayor que sentirse puede por
una persona a quien no se ha visto nunca: así es que ahora me parecen
cortas estas escaleras. Pero dime, y, como amigo, perdona si la
demasiada confianza afloja el freno de mi lengua, en el concepto de
que también deseo que como amigo me hables: ¿cómo pudo encontrar la
avaricia un lugar en tu corazón, a pesar del recto sentido que con tu
diligencia y estudio llegaste a poseer en tanto grado?

Estas palabras hicieron sonreír desde luego a Estacio; después
respondió:

--Todo cuanto me digas es para mí una prueba de cariño. Muchas veces,
en efecto, aparecen las cosas de manera, que dan motivo a falsas
presunciones, porque las verdaderas causas están ocultas. Tú crees,
según me prueba tu pregunta, que yo fuí avaro en la otra vida, quizá
por haberme visto en el círculo en que me encontraba. Sabe, pues, que
la avaricia estuvo muy lejos de mí, y que mis excesos en contrario han
sido castigados por millares de lunas. Y si no hubiera sido porque me
apliqué el oportuno remedio, cuando medité los versos en que exclamas,
casi irritado contra la humana naturaleza: "¡Oh execrable hambre del
oro!, ¿adónde no conduces al insaciable apetito de los mortales?," me
vería dando vueltas por el círculo donde se lanzan pesos. Entonces
calculé que, por abrir demasiado las alas, podían llegar a gastarse mis
manos, y me arrepentí tanto de aquél como de los otros males. ¡Cuántos
resucitarán con los cabellos rapados, por la ignorancia en que están
de que la prodigalidad sea un pecado, y que les impide arrepentirse,
ya durante su vida, ya en el término de ella! Y sabe que la culpa
diametralmente opuesta a cada pecado se expía aquí juntamente con el
mismo pecado: así es que si he permanecido purificándome entre los que
lloran su avaricia, ha sido precisamente por el vicio contrario.

El Cantor de las "Bucólicas" dijo entonces:

--Cuando cantaste las crueles contiendas de la doble tristeza de
Yocasta, no creo, a juzgar por los acentos en que Clío te hizo
prorrumpir, que te contase entre los suyos la Fe, sin la cual no basta
obrar bien. Si así es, ¿qué sol o qué luz ha disipado tus tinieblas de
tal modo, que te permitiera elevar tus velas hacia el Pescador?

Y el otro contestó:

--Tú me enviaste primero a beber en las grutas del Parnaso, y luego
me iluminaste para que conociese al verdadero Dios. Hiciste como el
que camina de noche llevando tras de sí una luz, que a él no le sirve,
pero alumbra a las personas que le siguen, cuando dijiste: "El siglo se
renueva, vuelve la justicia con los primeros tiempos del género humano,
y una nueva progenie desciende del cielo." Por ti fuí poeta, por ti
cristiano; mas para que veas mejor lo que te pinto, extenderé las manos
a fin de darle más colorido. Ya estaba el mundo lleno de la verdadera
creencia, sembrada por los mensajeros del eterno reino, y tus palabras,
antes citadas, concordaban con la doctrina de los nuevos apóstoles; por
lo cual yo me acostumbré a visitarlos: después me parecieron rodeados
de tal santidad, que cuando Domiciano los persiguió, corrieron mis
lágrimas mezcladas con las suyas. Mientras viví, les socorrí; sus
rectas costumbres me hicieron despreciar todas las otras sectas, y
antes que, en mi poema, condujese a los griegos ante los ríos de Tebas,
había recibido el bautismo; pero por miedo fuí cristiano en secreto,
y durante largo tiempo me mostré pagano. Esta timidez me ha hecho
recorrer el cuarto círculo durante más de cuatro siglos. Y ahora, pues
tenemos más tiempo del que necesitamos para subir por nuestro camino,
dime tú, que has descorrido el velo que me ocultaba el soberano bien,
dónde están nuestro antiguo Terencio, Cecilio, Plauto y Varrón, si es
que lo sabes. Dime si están condenados y en qué círculo.

--Todos esos, y Persio, y yo, y otros muchos--respondió mi Guía--,
estamos en el primer círculo de la ciega prisión con aquel Griego[76]
a quien lactaron las Musas más que a otro alguno: muchas veces hablamos
del monte donde se encuentran siempre nuestras nodrizas. Allí están
con nosotros Eurípides, Anacreonte, Simónides, Agatón, y otros muchos
griegos que vieron ya sus frentes coronadas de laurel. De los que tú
cantaste, se ve allí a Antígona, a Deifila, Argía e Ismene, tan triste
como antes. Está también la que enseñó la Langía, la hija de Tiresias,
y Tetis, y Deidamia con sus hermanas.

       [76] Homero.

Los dos poetas habían guardado silencio, mirando de nuevo con atención
en torno suyo, por haber terminado la escala y sus paredes: ya las
cuatro esclavas del día habían quedado atrás, y la quinta estaba en
el timón del carro solar, dirigiendo hacia arriba su luminosa punta,
cuando mi Guía dijo:

--Creo conveniente que volvamos nuestro hombro derecho hacia la orilla
del círculo, para dar la vuelta a la montaña, según acostumbramos hacer.

Esta costumbre fué nuestra guía, y emprendimos el camino sin titubear,
una vez que a ello asintió la otra alma virtuosa. Ellos iban delante
y yo detrás, solo, escuchando sus palabras, que me comunicaban la
inteligencia de la poesía. Pero pronto interrumpió tan dulce coloquio
la vista de un árbol, que encontramos en medio del camino, cargado de
manzanas olorosas; y así como el abeto, elevándose hacia el cielo,
va disminuyendo de rama en rama, aquél iba disminuyendo por su parte
inferior, con objeto, según creo, de que nadie suba a él. Por el lado
en que estaba cerrado nuestro camino, caía de la alta roca un agua
cristalina, que se esparcía por las hojas superiores.

Los dos Poetas se acercaron al árbol, cuando exclamó una voz entre
el follaje: "Os puede costar caro tocar este manjar." Después dijo:
"María pensaba más en que las bodas fuesen honrosas y cumplidas, que
en su boca que ahora intercede por vosotros. Las antiguas romanas
se contentaron con el agua por toda bebida, y Daniel despreció los
manjares y adquirió la ciencia. El primer siglo fué tan bello como el
oro; el hambre hacía más sabrosas las bellotas, y la sed convertía en
néctar cualquier arroyuelo. En miel y langostas consistió el alimento
del Bautista en el Desierto: esto le da más gloria, y le hace tan
grande como lo patentiza el Evangelio."

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOTERCERO_


Mientras tenía mi vista fija en el verde follaje, como suele hacer
quien pierde el tiempo detrás de un pájaro, el que era para mí más que
un padre, decía:

--Hijo mío, ven ahora, porque el tiempo que se nos concede debe
emplearse más útilmente.

Volví el rostro con ligereza y con no menos mis pasos hacia los Sabios,
los cuales hablaban tan bien, que escuchándolos no sentía en el andar
cansancio alguno; cuando se oyó cantar llorando: "Labia mea, Dómine,"
de un modo que hizo nacer en mí placer y dolor.

--¡Oh dulce Padre!, ¿qué es lo que oigo?--empecé a decir.

Y él dijo:

--Son las sombras, que van quizá deshaciendo el nudo de sus deudas.

Cual peregrinos pensativos, que al encontrar en su camino gente a quien
no conocen, se vuelven hacia ella sin detenerse, así venía tras de
nosotros, pero con paso más rápido, una turba de espíritus, callados
y piadosos, que pasaban adelante mirándonos. Todos ellos tenían los
ojos hundidos y apagados, la faz pálida, y tan demacrada, que a través
de la piel se notaba la forma de los huesos. No creo que Erisictón se
viese reducido a una piel tan seca cuando más tuvo que temer el hambre.
Yo decía, pensando entre mí: "He aquí cómo debía estar la nación que
perdió a Jerusalén, cuando María llegó a devorar a su propio hijo."
Sus ojos parecían anillos sin piedras; los que en el rostro del hombre
leen Homo, hubieran conocido allí con facilidad la M[77]. ¿Quién
creería, ignorando la causa, que el olor de una fruta y aquel salto de
agua, excitando su deseo, pudiera reducirlos a tal extremo? Yo estaba
asombrado al verles tan hambrientos, porque aun no conocía la causa de
su demacración y de su triste aridez; cuando desde la profunda cavidad
de su cabeza dirigió hacia mí sus ojos una sombra, y me miró fijamente;
después de lo cual exclamó en alta voz:

--¿Qué gracia es ésta que se me concede?

       [77] Algunos teólogos y predicadores místicos de la Edad Media
       pretendían que Dios había escrito de propio puño las palabras
       Homo Dei en el rostro humano. Como a causa de su flacura,
       quiere decir Dante, sus ojos (las oes) estaban tan hundidos en
       la cabeza, claramente podía verse la M, formada por la nariz,
       las cejas y las mejillas.

Nunca le hubiera conocido por su rostro; pero su voz me recordó todo lo
que sus facciones habían absorbido en sí mismas; esta chispa encendió
en mí el completo conocimiento de aquel rostro cambiado, y reconocí el
de Forese.

--¡Ah!--me dijo--; no fijes tu atención en esta lepra árida, que me
decolora la piel, ni en la carne que me falta. Pero dime la verdad
con respecto a ti, y dime quiénes son esas dos almas que te guían: no
pararé hasta que me lo digas.

--Tu rostro, que ya muerto me hizo llorar, excita ahora en mí nuevos
deseos de llanto--le respondí viéndole tan desfigurado--; pero dime,
por Dios, qué es lo que os demacra tanto; y no me hagas hablar de otra
cosa mientras dura mi asombro, porque mal puede hablar el que está
poseído de otro deseo.

Me contestó:

--Desde el eterno tribunal desciende una virtud sobre el agua y
la planta que hemos dejado más atrás; virtud que me extenúa de
esta suerte. Todos esos que cantan llorando por haberse entregado
desenfrenadamente al vicio de la gula, deben santificarse aquí por
medio del hambre y de la sed. El olor que se exhala de la fruta y el
agua que se extiende sobre ese follaje, excitan en nosotros el deseo
de comer y beber, y más de una vez se repite nuestra pena mientras
damos la vuelta a este círculo: he dicho pena, debiendo decir consuelo;
porque el deseo que nos conduce hacia ese árbol es el mismo que condujo
a Jesucristo a decir lleno de gozo: "Eli," cuando nos redimió con la
sangre de sus venas.

--Forese--repliqué--, desde aquel día en que dejaste el mundo por mejor
vida, no han transcurrido aún cinco años. Si la facultad de pecar
concluyó en ti antes de que sobreviniera la hora del saludable dolor
que nos reconcilia con Dios, ¿cómo es que has venido aquí arriba? Creía
encontrarte abajo, donde el tiempo con el tiempo se repara.

Respondióme:

--Mi Nella es la que, con sus ruegos asiduos, me ha conducido a beber
el dulce ajenjo del dolor. Con sus devotas oraciones y sus suspiros
me ha sacado del lugar donde se espera, y me ha librado de los otros
círculos. Mi viudita, a quien amé mucho, es tanto más querida y
agradable a Dios, cuanto más sola es en obrar bien; pues la Barbagia
de Cerdeña tiene mujeres mucho más púdicas que la Barbagia donde la
he dejado. ¡Oh caro hermano!, ¿qué quieres que te diga? Ante mi vista
se presenta un tiempo futuro, del que no dista mucho el presente, en
el cual se prohibirá desde el púlpito a las descaradas florentinas ir
enseñando los pechos, ¿Qué mujeres bárbaras ni sarracenas ha habido
jamás, contra las que se debiera apelar a penas espirituales o a otras
restricciones para obligarlas a ir cubiertas? Pero si las impúdicas
estuvieran seguras de lo que el cielo les prepara pronto, tendría ya la
boca abierta para aullar; porque si mi previsión no me engaña, serán
entristecidas antes de que salga el bozo al niño que ahora se consuela
con la "nana." ¡Ah, hermano!, no te me ocultes más: estás viendo que,
no sólo yo, sino todas esas almas, miran el sitio donde interceptas la
luz del Sol.

Entonces le dije:

--Si recuerdas lo que tú y yo fuimos, aun el mencionarlo ahora deberá
serte doloroso. De aquella vida me sacó el otro día ese que va delante
de mí, cuando se ostentaba redonda la hermana de aquel (y le designé el
Sol). Ese sabio me ha guiado a través de la profunda noche por entre
los verdaderos muertos, y con mi verdadera carne que le sigue. Su
auxilio me ha sostenido hasta aquí en las cuestas y recodos del monte,
que hace que seáis rectos vosotros a quienes tan torcidos hizo el
mundo. Me ha dicho que me acompañaría hasta dejarme donde está Beatriz:
allí es preciso que me quede sin él. Virgilio es ese que me habló así
(y se lo indiqué con el dedo); el otro es aquella sombra por quien hubo
hace poco tales sacudimientos en todos los ámbitos de vuestro monte,
que de sí la despide.



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOCUARTO_


Ni la conversación detenía nuestra marcha, ni ésta a aquélla, sino que,
a pesar de ir hablando, caminábamos de prisa, como la nave impelida
por un viento favorable. Las sombras, que parecían cosas doblemente
muertas, noticiosas de que yo estaba vivo, mostraban su admiración por
las hondas cavidades de sus ojos. Continuando yo mi discurso, dije:

--Esa sombra, quizá por causa del otro, se dirige arriba más lentamente
de lo que lo haría. Pero dime, si acaso lo sabes, dónde está Piccarda,
y si entre esta gente que así me mira veo alguna persona digna de
llamar mi atención.

--Mi hermana, que no sé lo que fué más, si hermosa o buena, ostenta ya
su triunfal corona en el alto Olimpo.

Esto dijo primero, y luego añadió:

--Aquí no está prohibido nombrar a nadie, atendida la prontitud con que
es alterado nuestro semblante por la dieta. Ese (y lo señaló con el
dedo) es Buonaggiunta, Buonaggiunta el de Luca; y aquel de más allá,
más apergaminado que los otros, tuvo en sus brazos la Santa Iglesia:
fué natural de Tours, y ahora expía con el ayuno las anguilas del
Bolsena y la garnacha[78].

       [78] El papa Martín IV, natural de Tours. Fué hombre de bien,
       y muy amigo de la casa de Francia. Dado a la gula, hacía morir
       las anguilas del lago de Bolsena, ahogándolas en vino blanco
       generoso y dulce (garnacha), y después de bien guisadas, las
       comía con afán.

Otros muchos me fué citando uno a uno, y todos parecían contentos de
que se les nombrase; pues no reparé en ellos ningún gesto de desagrado.
Vi mover las mandíbulas, mascando en vacío por efecto del hambre, a
Ubaldino de la Pila, y a Bonifacio, que apacentó a muchos revestido
con el roquete[79]. Vi a meser Marchese, que habiendo tenido tiempo
para beber en Forli con menos sed, fué tal que nunca se sintió saciado.
Pero, como aquel que mira, y después simpatiza más con uno que con
otro, así me pasó con el de Luca, que parecía querer decirme algo.
Murmuraba entre dientes; y yo le oía no sé qué de Gentucca donde él
sentía el castigo que tanto le devoraba.

       [79] Bonifacio de Fieschi, conde de Lavagna y arzobispo de
       Ravena.

--¡Oh alma, le dije, que tan deseosa pareces de hablar conmigo! Haz de
modo que yo te entienda, y satisfácenos a los dos con tu conversación.

El empezó a decir:

--Existe una mujer que no lleva el velo todavía, la cual hará que te
agrade mi ciudad, aunque alguno hable mal de ella. Tú irás allá con
esta predicción, y si acaso no has entendido bien lo que murmuro, ya
te lo pondrá en claro la realidad de los hechos. Pero dime: ¿no estoy
viendo al que ha dado a luz las nuevas rimas, que comienzan así:
"Donne, ch'avete intelleto d'Amore"[80]

       [80] Así empieza una bellísima canción de Dante, que puede
       verse en La Vida Nueva.

Le contesté:

--Yo soy uno que voy notando lo que Amor inspira, y luego lo expreso
tal como él me dicta dentro del alma.

--¡Oh hermano!--exclamó.--Ahora veo el nudo que al Notario, a
Guittone[81] y a mí nos impidió llegar al dulce y nuevo estilo que
oigo. Bien veo que vuestras plumas siguen fielmente al que les dicta,
lo cual no han hecho en verdad las nuestras; y que quien se propone
remontarse a mayor altura, no ve la diferencia del uno al otro estilo.

       [81] Jacobo de Lentino, llamado el Notario, y Guittone de
       Arezzo, poetas mediocres.

Dichas estas palabras, se calló como si estuviese satisfecho.

Así como las grullas que pasan el invierno a orillas del Nilo forman
a veces una bandada en el aire, y luego vuelan rápidamente marchando
en hilera, de igual suerte todas las almas que allí estaban, volviendo
el rostro, aceleraron el paso, ligeras por su demacración y por su
deseo: y al modo que un hombre cansado de correr deja ir delante a sus
compañeros, y sigue lentamente hasta que cesa la agitación de su pecho,
así Forese dejó pasar a la grey santa, y continuó conmigo su camino
diciéndome:

--¿Cuándo te volveré a ver?

--No sé cuánto he de vivir--le respondí--; pero no será tan pronto mi
regreso, que antes no llegue yo con el deseo a la orilla; porque el
sitio donde fuí colocado para vivir se despoja de día en día y cada vez
más del bien, y parece destinado a una triste ruina.

--Vé, pues--repuso--; que ya estoy viendo al que tiene la mayor
culpa de esa ruina, arrastrado a la cola de un animal hacia el valle
donde nadie se excusa de sus faltas[82]. El animal a cada paso va
más rápido, aumentando siempre su celeridad, hasta que lo arroja, y
abandona el cuerpo vilmente destrozado. Esas esferas no darán muchas
vueltas (y dirigió sus ojos al cielo) sin que sea claro para ti lo que
mis palabras no pueden ampliar más. Ahora te dejo; porque el tiempo es
caro en este reino, y yo pierdo mucho caminando a tu lado.

       [82] Corso Donati, hermano del mismo Forese, jefe de los
       Negros, y principal causante de los males de Florencia. Forese
       no nombra a Corso, porque es su hermano.

Cual jinete que se adelanta al galope de entre el escuadrón que
avanza, a fin de alcanzar el honor del primer choque, del mismo modo
y con mayores pasos se apartó de nosotros aquel espíritu, y yo quedé
en el camino con aquellos dos que fueron tan grandes generales del
mundo. Cuando estuvo tan retirado de nosotros, que mis ojos no podían
seguirle, así como tampoco podía mi mente alcanzar el sentido de sus
palabras, observé no muy lejos las ramas frescas y cargadas de frutas
de otro manzano, por haberme vuelto entonces hacia aquel lado. Y vi
debajo de él muchas almas que alzaban las manos y gritaban no sé qué en
dirección del follaje, como los niños que, codiciando impotentes alguna
cosa, la piden sin que aquel a quien ruegan les responda, y antes al
contrario, para excitar más sus deseos, tiene elevado y sin ocultar lo
que causa su anhelo. Después se marcharon como desengañadas, y nosotros
nos acercamos entonces al gran árbol, que rechaza tantos ruegos y
tantas lágrimas.

"Pasad adelante sin aproximaros: más arriba existe otro árbol, cuyo
fruto fué mordido por Eva, y éste es un retoño de aquél." Así decía no
sé quién entre las ramas; por lo cual Virgilio, Estacio y yo seguimos
adelante, estrechándonos cuanto pudimos hacia el lado en que se eleva
el monte. "Acordaos, decía la voz, de los malditos formados en las
nubes, que, repletos, combatieron a Teseo con sus dobles pechos[83].
Acordaos de los hebreos, que mostraron al beber su molicie, por lo que
Gedeón no los quiso por compañeros cuando descendió de las colinas
cerca de Madián." De este modo, arrimados a una de las orillas,
pasamos adelante, oyendo diferentes ejemplos del pecado de la gula,
seguidos de las miserables consecuencias de aquel vicio. Después,
entrando nuevamente en medio del camino desierto, nos adelantamos mil
pasos y aun más, reflexionando cada cual y sin hablar. "¿Qué vais
pensando vosotros tres solos?", dijo de improviso una voz, que me hizo
estremecer, como sucede a los animales tímidos y asustadizos. Levanté
la cabeza para ver quién fuese, y jamás se vieron en un horno vidrios o
metales tan luminosos y rojos como lo estaba uno que decía: "Si queréis
llegar hasta arriba, es preciso que deis aquí la vuelta: por aquí va
el que quiere ir en paz." Su aspecto me había deslumbrado la vista;
por lo cual me volví, siguiendo a mis Doctores a la manera de quien se
guía por lo que escucha. Y sentí que me daba en medio de la frente un
viento, como sopla y embalsama el ambiente la brisa de Mayo, mensajera
del alba, impregnada con el aroma de las plantas y flores; y bien sentí
moverse la pluma, que me hizo percibir el perfume de la ambrosía,
oyendo decir: "Bienaventurados aquellos a quienes ilumina tanta gracia,
que la inclinación a comer no enciende en sus corazones desmesurados
deseos, y sólo tienen el hambre que es razonable."

       [83] Los Centauros, engendrados por el consorcio de Ixion
       con una nube, llenos de vino, intentaron robar la esposa
       de Piritóo en medio del convite nupcial, por lo cual Teseo
       los mató. Combatieron con sus dobles pechos, de hombre y de
       caballo.



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOQUINTO_


Era la hora en que no debía demorarse nuestra subida, pues el sol había
dejado el círculo meridional al Tauro, y la noche al Escorpión: por lo
cual, así como el hombre a quien estimula el aguijón de la necesidad,
no se detiene por nada que encuentre, sino que sigue su camino, de
igual suerte entramos nosotros por la abertura del peñasco, uno delante
de otro, tomando la escalera, que por su angostura obliga a separarse a
los que la suben. Y como la joven cigüeña que extiende sus alas deseosa
de volar, y no atreviéndose a abandonar el nido, las pliega nuevamente,
lo mismo hacía yo llevado de un ardiente deseo de preguntar, que se
inflamaba y se extinguía, hasta que llegué a hacer el ademán del que
se prepara a hablar. A pesar de lo rápido de nuestra marcha, mi amado
Padre no dejó de decirme:

--Dispara el arco de la palabra, que tienes tirante hasta el hierro.

Entonces abrí la boca con seguridad, y empecé a decir:

--¿Cómo es posible enflaquecer donde no hay necesidad de alimentarse?

--Si te acordaras de cómo se consumió Meleagre al consumirse un
tizón--respondió--, no te sería ahora tan difícil comprender esto; y
si considerases cómo, al moveros, se mueve vuestra imagen dentro del
espejo, te parecería blando lo que te parece duro. Mas para que tu
deseo quede satisfecho, aquí tienes a Estacio, a quien pido y suplico
que sea el médico de tus heridas.

--Si estando tú presente, le descubro los arcanos de la eterna
justicia--respondió Estacio--, sírvame de disculpa el no poder negarte
nada.

Luego empezó diciendo:

--Hijo, si tu mente recibe y guarda mis palabras, ellas te darán
luz sobre el punto de que hablas. La sangre más pura, que nunca es
absorbida por las sedientas venas y que sobra, como el resto de los
alimentos que se retiran de la mesa, adquiere en el corazón una virtud
tan apta para formar todos los miembros humanos, como la que tiene para
transformarse en ellos la que va por las venas. Todavía más depurada,
desciende a un punto que es mejor callar que nombrar, de donde se
destila después sobre la sangre de otro ser en vaso natural. Aquí se
mezclan las dos, la una dispuesta a recibir la impresión, la otra a
producirla por efecto de la perfección del lugar de que procede; y
apenas están juntas, la sangre viril empieza desde luego a operar,
coagulando primero, y vivificando en seguida lo que ha hecho unírsele
como materia propia. Convertida la virtud activa en alma, como la de
una planta, pero con la diferencia de que aquélla está en vías de
formación, mientras que la otra ha llegado ya a su término, continúa
obrando de tal modo, que luego se mueve y siente como la esponja
marina, y en seguida emprende la organización de las potencias, de la
cual es el germen. Hijo mío, la virtud que procede del corazón del
padre, y desde la cual atiende la naturaleza a todos los miembros, ora
se ensancha, y ora se prolonga; mas no ves todavía cómo el feto, de
animal pasa a ser racional: este punto es tal, que uno más sabio que tú
incurrió con su doctrina en el error de separar del alma el intelecto
posible, porque no vió que éste tuviese ningún órgano especial adecuado
a sus funciones. Abre tu corazón a la verdad que te presento, y sabe
que, en cuanto está concluído el organismo del cerebro del feto, el
Primer Motor se dirige placentero hacia aquella obra maestra de la
naturaleza, y le infunde un nuevo espíritu, lleno de virtud, que atrae
a su substancia lo que allí encuentra de activo, y se convierte en
un alma sola, que vive, y siente, y se refleja sobre sí misma: a fin
de que te causen menos admiración mis palabras, considera el calor
del Sol, que se transforma en vino, uniéndose al humor que sale de la
vid. Cuando Laquesis no tiene ya lino, el alma se separa del cuerpo,
llevándose virtualmente consigo sus potencias divinas y humanas:
todas las facultades sensitivas quedan como mudas; pero la memoria,
el entendimiento y la voluntad son en su acción mucho más sutiles que
antes. Sin detenerse, el alma llega maravillosamente por sí misma a una
de las orillas, donde conoce el camino que le está reservado. En cuanto
se encuentra circunscrita en él, la virtud informativa irradia en
torno, del mismo modo que cuando vivía en sus miembros; y así como el
aire, cuando el tiempo está lluvioso, se presenta adornado de distintos
colores por los rayos del Sol que en él se reflejan, de igual suerte el
aire de alrededor toma la forma que le imprime virtualmente el alma que
está allí detenida; y semejante después a la llama que sigue en todos
sus movimientos al fuego, la nueva forma va siguiendo al espíritu. Por
fin, como el alma toma de esto su apariencia, se le llama sombra, y
en esa forma organiza luego cada uno de sus sentidos, hasta el de la
vista. En virtud de este cuerpo aéreo hablamos, reímos, derramamos
lágrimas y suspiramos, como habrás podido observar por el monte. Según
como los deseos y los demás afectos nos impresionan, la sombra toma
diferentes figuras: tal es la causa de lo que te admira.

Habíamos llegado ya al círculo de la última tortura, y nos dirigíamos
hacia la derecha, cuando llamó nuestra atención otro cuidado. Allí
la ladera de la montaña lanza llamas con ímpetu hacia el exterior, y
la orilla opuesta del camino da paso a un viento que, dirigiéndose
hacia arriba, la rechaza y aleja de sí. Por esta razón nos era preciso
caminar de uno en uno por el lado descubierto del camino, de modo
que si, por una parte, me causaba temor el fuego, por otra temía
despeñarme. Mi Jefe decía:

--En este sitio es preciso refrenar bien los ojos, porque muy poco
bastaría para dar un mal paso.

Entonces oí cantar en el seno de aquel gran ardor: "Summæ Deus
clementiæ"[84]; lo cual excitó en mí un deseo no menos ardiente de
volverme, y vi a varios espíritus andando por la llama: yo les miraba,
pero fijando alternativamente la vista, ya en sus pasos, ya en los
míos. Después de la última estrofa de aquel himno, gritaron en voz
alta: "Virum non cognosco"[85]; y en seguida volvieron a entonarlo en
voz baja. Terminado el himno, gritaron aún: "Diana corrió al bosque, y
arrojó de él a Hélice, que había gustado el veneno de Venus." Repetían
su canto, y citaban después ejemplos de mujeres y maridos que fueron
castos, como lo exigen la virtud y el matrimonio. Y de este modo, según
creo, continuarán durante todo el tiempo que los abrase el fuego; pues
con tal remedio y tales ejercicios ha de cicatrizarse la última llaga.

       [84] Principio del himno que la Iglesia recita en los maitines
       del Sábado, y que cantan las almas que se purifican del vicio
       de la lujuria, porque en él se pide a Dios la pureza.

       [85] Palabras dichas por María al arcángel San Gabriel. Dante
       continúa haciendo citar a las almas ejemplos contrarios a los
       vicios de que se purifican. Enumeran los ejemplos en alta voz,
       porque con ellos las almas se reprenden a sí mismas: el himno
       lo cantan en voz baja, como una oración que dirigen a Dios.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOSEXTO_


Mientras que uno tras otro íbamos por el borde del camino, el buen
Maestro decía muchas veces: "Mira, y ten cuidado, pues ya estás
advertido." Daba en mi hombro derecho el Sol, que irradiando por todo
el Occidente, cambiaba en blanco su color azulado. Con mi sombra hacía
parecer más roja la llama, y aquí también vi muchas almas que, andando,
fijaban su atención en tal indicio. Con este motivo se pusieron a
hablar de mí, y empezaron a decir: "Parece que éste no tenga un cuerpo
ficticio." Después se cercioraron, aproximándose a mí cuanto podían,
pero siempre con el cuidado de no salir adonde no ardieran.

--¡Oh tú, que vas en pos de los otros, no por ser el más lento, sino
quizá por respeto!, respóndeme a mí, a quien abrasan la sed y el fuego.
No soy yo el único que necesita tu respuesta, pues todos éstos tienen
mayor sed, que deseo de agua fresca el Indio y el Etíope. Dinos: ¿cómo
es que formas con tu cuerpo un muro que se antepone al Sol, cual si no
hubieras caído aún en las redes de la muerte?

Así me hablaba una de aquellas sombras, y yo me habría explicado en
el acto, si no hubiese atraído mi atención otra novedad que apareció
entonces. Por el centro del camino inflamado venía una multitud
de almas con el rostro vuelto hacia las primeras, lo cual me hizo
contemplarlas asombrado. Por ambas partes vi apresurarse todas las
sombras, y besarse unas a otras, sin detenerse, y contentándose con tan
breve agasajo; semejantes a las hormigas, que en medio de sus pardas
hileras, van a encontrarse cara a cara, quizá para darse noticias de su
viaje o de su botín. Una vez terminado el amistoso saludo, y antes de
dar el primer paso, cada una de ellas se ponía a gritar con todas sus
fuerzas, las recién llegadas: "Sodoma y Gomorra," y las otras: "En la
vaca entró Pasifae, para que el toro acudiera a su lujuria." Después,
como grullas que dirigiesen su vuelo, parte hacia los montes Rifeos, y
parte hacia las ardientes arenas, huyendo éstas del hielo, y aquéllas
del Sol, así unas almas se iban y otras venían, volviendo a entonar
entre lágrimas sus primeros cantos, y a decir a gritos lo que más
necesitaban. Como anteriormente, se acercaron a mí las mismas almas que
me habían preguntado, atentas y prontas a escucharme. Yo, que dos veces
había visto su deseo, empecé a decir:

--¡Oh almas seguras de llegar algún día al estado de paz! Mis miembros
no han quedado allá verdes ni maduros, sino que están aquí conmigo, con
su sangre y con sus coyunturas. De este modo voy arriba, a fin de no
ser ciego nunca más: sobre nosotros existe una mujer, que alcanza para
mí esta gracia por la cual llevo por vuestra mundo mi cuerpo mortal.
Pero decidme, ¡así se logre en breve vuestro mayor deseo, y os acoja
el cielo que está más lleno de amor y por más ancho espacio se dilata!
Decidme, a fin de que yo pueda ponerlo por escrito, ¿quiénes sois, y
quién es aquella turba que se va en dirección contraria a la vuestra?

No de otra suerte se turba estupefacto el montañés, y enmudece absorto,
cuando, rudo y salvaje, entra en una ciudad, de como pareció turbarse
cada una de aquellas sombras: pero repuestas de su estupor, el cual
se calma pronto en los corazones elevados, empezó a decirme la que
anteriormente me había preguntado:

--¡Dichoso tú, que sacas de nuestra actual mansión experiencia para
vivir mejor! Las almas que no vienen con nosotros cometieron el
pecado por el que César, en medio de su triunfo, oyó que se burlaban
de él y le llamaban reina. Por esto se alejan gritando "Sodoma;"
y reprendiéndose a sí mismos, como has oído, añaden al fuego que
les abrasa el que les produce su vergüenza. Nuestro pecado fué
hermafrodita; pero no habiendo observado la ley humana, y sí seguido
nuestro apetito al modo de las bestias, por eso, al separarnos de los
otros, gritamos para oprobio nuestro el nombre de aquélla, que se
bestializó en una envoltura bestial. Ya conoces nuestras acciones y el
delito que cometimos: si por nuestros nombres quieres conocer quiénes
somos, ni sabré decírtelos, ni tengo tiempo para ello. Satisfaré, sin
embargo, tu deseo diciéndote el mío: soy Guido Guinicelli, que me
purifico ya por haberme arrepentido antes de mi última hora.

Como corrieron hacia su madre los dos hijos al encontrarla bajo las
tristes iras de Licurgo, así me lancé yo, pero sin atreverme a tanto,
cuando escuché nombrarse a sí mismo a mi padre, y al mejor de todos
los míos que jamás hicieron rimas de amor dulces y floridas; y sin oír
hablar, anduve pensativo largo trecho, contemplándolo, aunque sin poder
acercarme más a causa del fuego. Cuando me harté de mirarle, me ofrecí
de todo corazón a su servicio con aquellos juramentos que hacen creer
en las promesas. Me contestó:

--Dejas en mí, por lo que oigo, una huella tan profunda y clara, que
el Leteo no puede borrarla ni obscurecerla: pero si tus palabras han
jurado la verdad, dime, ¿cuál es la causa del cariño que me demuestras
en tus frases y en tus miradas?

Le contesté:

--Vuestras dulces rimas, que harán preciosos los manuscritos que las
contienen, tanto como dure el lenguaje moderno.

--¡Oh hermano!--replicó--; éste que te señalo con el dedo[86] (e
indicó un espíritu que iba delante de él), fué mejor obrero en su
lengua materna. Sobrepujó a todos en sus versos amorosos y en la
prosa de sus novelas; y deja hablar a los necios, que creen que el
Lemosín[87] es mejor que él; prestan más atención al ruido que a la
verdad, y así forman su juicio antes de dar oídos al arte o la razón.
Lo mismo hicieron muchos de los antiguos con respecto a Guittone,
colocándole, merced a sus gritos, en el primer lugar, hasta que lo ha
vencido la verdad con los méritos adquiridos por otras personas. Ahora,
si tienes el alto privilegio de poder penetrar en el claustro donde
Cristo es abad del colegio, díle por mí del "Padre nuestro" todo lo
que necesitamos nosotros los habitantes de este mundo, en el que ya no
tenemos el poder de pecar.

       [86] Arnaldo Daniel, célebre poeta provenzal del siglo XII,
       celebrado por Petrarca como gran maestro de amor y como el
       primer poeta en lengua vulgar. Escribió novelas caballerescas
       en prosa.

       [87] Gerardo Borneil, poeta de Limoges.

Luego, tal vez para hacer sitio a otro que venía en pos de él,
desapareció entre el fuego, como desaparece el pez en el fondo del
agua. Yo me adelanté un poco hacia el que me había designado, y le dije
que mi deseo preparaba a su nombre una grata acogida: él empezó a decir
donosamente:

--Me complace tanto vuestra cortés pregunta, que ni puedo ni quiero
ocultarme a vos: yo soy Arnaldo, que lloro y voy cantando: veo, triste,
mis pasadas locuras, y veo, contento, el día que en adelante me espera.
Ahora os ruego, por esa virtud que os conduce a lo más alto de la
escala, que os acordéis de endulzar mi dolor.

Después se ocultó en el fuego que les purifica.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOSEPTIMO_


El Sol estaba ya en aquel punto desde donde lanza sus primeros rayos
sobre la ciudad en que se derramó la sangre de su Hacedor: el Ebro caía
bajo el alto signo de Libra, y las ondas del Ganges eran caldeadas al
empezar la hora de nona; de modo que donde estábamos terminaba el día,
cuando nos divisó placentero el Angel de Dios, que apartado de la llama
se puso en la orilla a cantar: "Beati mundo corde," en voz bastante más
viva que la nuestra. Después dijo:

--No se sigue adelante, almas santas, si el fuego no os muerde antes:
entrad en él, y no os hagáis sordas al cántico que llegará hasta
vosotras.

Así habló cuando estuvimos cerca de él, por lo que me quedé al oirle
como aquel que es metido en la fosa. Elevé mis manos entrelazadas
mirando al fuego, y se representaron vivamente en mi imaginación los
cuerpos humanos que había visto arder. Mis buenos Guías se volvieron
hacia mí, y Virgilio me dijo:

--Hijo mío, aquí puedes encontrar un tormento; pero no la muerte.
Acuérdate, acuérdate... y si te guié sano y salvo sobre Gerión, ¿qué
no haré ahora que estoy más cerca de Dios? Ten por cierto que, aunque
estuvieras mil años en medio de esa llama, no perderías un solo
cabello; y si acaso crees que te engaño, ponte cerca de ella, y como
prueba, aproxima con tus manos al fuego la orla de tu ropaje. Depón,
pues, depón todo temor; vuélvete hacia aquí, y pasa adelante con
seguridad.

Yo, sin embargo, permanecí inmóvil aun en contra de mi conciencia.
Cuando vió que me estaba quieto y reacio, repuso algo turbado:

--Hijo mío, repara en que entre Beatriz y tú sólo existe ese obstáculo.

Así como al oír el nombre de Tisbe, Piramo, cercano a la muerte, abrió
los ojos y la contempló bajo la morera, que desde entonces echó frutos
rojos, así yo, vencida mi obstinación, me dirigí hacia mi sabio Guía,
al oír el nombre que siempre está en mi mente. Entonces él, moviendo la
cabeza, dijo:

--¡Cómo! ¿Queremos permanecer aquí?

Y se sonrió, como se sonríe al niño a quien se conquista con una fruta.
Después se metió en el fuego el primero, rogando a Estacio, que durante
todo el camino se había interpuesto entre ambos, que viniese detrás
de mí. Cuando estuve dentro, habríame arrojado, para refrescarme, en
medio del vidrio hirviendo; tan desmesurado era el ardor que allí se
sentía. Mi dulce Padre, para animarme, continuaba hablando de Beatriz y
diciendo: "Ya me parece ver sus ojos." Nos guiaba una voz que cantaba
al otro lado; y nosotros, atentos solamente a ella, salimos del fuego
por el sitio donde está la subida.

--"Venite, benedicti patris mei"--se oyó en medio de una luz que allí
había, tan resplandeciente que me ofuscó y no la pude mirar.--El Sol se
va--añadió--, y viene la noche; no os detengáis, sino acelerad el paso
antes que el horizonte se obscurezca.

El sendero subía recto a través de la peña hacia el Oriente, y yo
interrumpía delante de mí los rayos del Sol, que ya estaba muy bajo.
Habíamos subido pocos escalones, cuando mis sabios Guías y yo, por mi
sombra que se desvanecía, observamos que tras de nosotros se ocultaba
el Sol; y antes de que en toda su inmensa extensión tomara el horizonte
el mismo aspecto, y de que la noche se esparciera por todas partes,
cada uno de nosotros hizo de un escalón su lecho; porque la naturaleza
del monte, más bien que nuestro deseo, nos impedía subir. Como las
cabras que antes de haber satisfecho su apetito van veloces y atrevidas
por los picos de los montes, y una vez saciado éste, se quedan rumiando
tranquilas a la sombra, mientras el Sol quema, guardadas por el
pastor, que, apoyado en su cayado, cuida de ellas; y como el pastor
que se queda fuera y pernocta cerca de su rebaño, para preservarlo de
que lo disperse alguna bestia feroz, así estábamos entonces nosotros
tres, yo como cabra, y ellos como pastores, estrechados por los dos
lados de aquella abertura. Poco alcanzaba nuestra vista de las cosas
que había fuera de allí; pero por aquel reducido espacio veía yo las
estrellas más claras y mayores de lo acostumbrado. Rumiando de esta
suerte y contemplándolas me sorprendió el sueño; el sueño que muchas
veces predice lo que ha de sobrevenir. En la hora, según creo, en que
Citerea, que parece siempre abrasada por el fuego del amor, lanzaba
desde Oriente sus primeros rayos sobre la montaña, me parecía ver
entre sueños una mujer joven y bella, que iba cogiendo flores por una
pradera, y decía cantando: "Sepa todo aquel que preguntó mi nombre, que
yo soy Lía, y voy extendiendo en torno mis bellas manos para formarme
una guirnalda. Para agradarme delante del espejo, me adorno aquí; pero
mi hermana Raquel no se separa jamás del suyo, y permanece todo el día
sentada ante él. A ella le gusta contemplar sus hermosos ojos, como a
mí adornarme con mis propias manos: ella se satisface con mirar, yo con
obrar." Ya, ante los esplendores que preceden al día, tanto más gratos
a los peregrinos, cuanto más cerca de su patria se albergan al volver a
ella, huían por todas partes las tinieblas, y con ellas mi sueño; por
lo cual me levanté, y vi a mis grandes Maestros levantados también.

La dulce fruta que por tantas ramas va buscando la solicitud de los
mortales, hoy calmará tu hambre.

Tales fueron las palabras que me dirigió Virgilio; palabras que
me causaron un placer como no lo ha causado jamás regalo alguno.
Acrecentóse tanto en mí el deseo de llegar a la cima del monte, que a
cada paso que daba sentía crecer alas para mi vuelo. Cuando, recorrida
toda la escalera, estuvimos en la última grada, Virgilio fijó en mí sus
ojos y dijo:

--Has visto el fuego temporal y el eterno, hijo mío, y has llegado a un
sitio donde no puedo ver nada más por mí mismo. Con ingenio y con arte
te he conducido hasta aquí: en adelante sírvate de guía tu voluntad;
fuera estás de los caminos escarpados y de las estrechuras; mira el Sol
que brilla en tu frente; mira la hierba, las flores, los arbustos, que
se producen solamente en esta tierra. Mientras no vengan radiantes de
alegría los hermosos ojos que, entre lágrimas, me hicieron acudir en tu
socorro, puedes sentarte, y puedes pasear entre esas flores. No esperes
ya mis palabras, ni mis consejos: tu albedrío es ya libre, recto y
sano, y sería una falta no obrar según lo que él te dicte. Así, pues,
ensalzándote sobre ti mismo, te corono y te mitro.[88]

       [88] Tu albedrío es ya libre; recto y sano, por el
       esclarecimiento de tu razón y el dominio de tus pasiones:
       por lo tanto te hago señor de ti mismo, en lo tocante a la
       dirección civil (corona), y a la espiritual (mitra).



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOCTAVO_


Deseoso ya de observar en su interior y en sus contornos la divina
floresta espesa y viva, que amortiguaba la luz del nuevo día, dejé sin
esperar más el borde del monte y marché lentamente a través del campo,
cuyo suelo por todas partes despedía gratos aromas. Un aura blanda e
invariable me oreaba la frente con no mayor fuerza que la de un viento
suave: a su impulso, todas las verdes frondas se inclinaban trémulas
hacia el lado a que proyecta su primera sombra el sagrado monte; pero
sin separarse tanto de su derechura, que las avecillas dejaran por
esta causa de ejercitar su arte sobre las copas de los árboles, pues
antes bien, llenas de alegría, saludaban a las primeras auras, cantando
entre las hojas, que acompañaban a sus ritmos haciendo el bajo, con un
susurro semejante al que de rama en rama va creciendo en los pinares
del llano de Chiassi, cuando Eolo deja escapar el Sirocco.

Ya me habían transportado mis lentos pasos tan adentro de la antigua
selva, que no podía distinguir el sitio por donde había entrado, cuando
vi interceptado mi camino por un riachuelo, que corriendo hacia la
izquierda, doblegaba bajo el peso de pequeñas linfas las hierbas que
brotaban en sus orillas. Las aguas que en la tierra se tienen por más
puras, parecerían turbias comparadas con aquellas, que no ocultan nada,
aunque corran obscurecidas bajo una perpetua sombra, que no da paso
nunca a los rayos del Sol ni de la Luna. Detuve mis pasos, y atravesé
con la vista aquel riachuelo, para admirar la gran variedad de sus
frescas arboledas, cuando se me apareció, como aparece súbitamente una
cosa maravillosa que desvía de nuestra mente todo otro pensamiento, una
mujer sola, que iba cantando y cogiendo flores de las muchas de que
estaba esmaltado todo su camino.

--¡Ah!, hermosa Dama, que te abrasas en los rayos de Amor, si he de
dar crédito al semblante que suele ser testimonio del corazón; dígnate
adelantarte--le dije--hacia este riachuelo, lo bastante para que pueda
comprender qué es lo que cantas. Tú traes a mi memoria el sitio donde
estaba Proserpina, y cómo era cuando la perdió su madre, y ella perdió
sus lozanas flores.

Así como bailando se vuelve una mujer, con los pies juntos y arrimados
al suelo, poniendo apenas uno delante de otro, de igual suerte se
volvió aquélla hacia mí sobre las florecillas rojas y amarillas,
semejante a una virgen que inclina sus modestos ojos, y satisfizo mis
súplicas aproximándose tanto, que llegaba hasta mí la dulce armonía
de su canto, y sus palabras claras y distintas. Luego que se detuvo
en el sitio donde las hierbas son bañadas por las ondas del lindo
riachuelo, me concedió el favor de levantar sus ojos. No creo que
saliera tal resplandor bajo las cejas de Venus, cuando su hijo la
hirió inconsideradamente. Ella se sonreía desde la orilla derecha,
cogiendo mientras tanto las flores que aquella elevada tierra produce
sin necesidad de simiente. El río nos separaba a la distancia de tres
pasos; pero el Helesponto por donde pasó Jerjes, cuyo ejemplo sirve aún
de freno a todo orgullo humano, no fué tan odioso a Leandro, por el
impetuoso movimiento de sus aguas entre Sestos y Abydos, como lo era
aquél para mí por no abrirme paso.

--Sois recién llegados--dijo ella--; y quizá porque me sonrío en este
sitio escogido para nido de la humana naturaleza, os causo asombro y
hasta alguna sospecha; pero el salmo "Delectasti" esparce una luz que
puede disipar las nubes de vuestro entendimiento. Y tú, que vas delante
y me has rogado que hable, dime si quieres oír otra cosa, que yo
responderé con presteza a todas tus preguntas hasta dejarte satisfecho.

--El agua--le dije--y el rumor de la floresta impugnan en mi interior
una nueva creencia sobre una cosa que he oído y que es contraria a esta.

A lo que ella contestó:

--Te diré cómo procede de su causa eso que te admira, y disiparé la
nube que te ciega. El Sumo Bien, que se complace sólo en sí mismo, hizo
al hombre bueno y apto para el bien, y le dió este sitio como arras en
señal de eterna paz. El hombre, por sus culpas, permaneció aquí poco
tiempo: por sus culpas cambió su honesta risa y su dulce pasatiempo en
llanto y en tristeza. A fin de que todas las conmociones producidas
más abajo por las exhalaciones del agua y de la tierra, que se dirigen
cuanto pueden tras del calor, no molestasen al hombre, se elevó este
monte hacia el cielo tanto como has visto, y está libre de todas ellas
desde el punto donde se cierra su puerta. Ahora bien, como el aire gira
en torno de la tierra con la primera bóveda movible del cielo, si el
círculo no es interrumpido por algún punto, un movimiento semejante
viene a repercutir en esta altura, que está libre de toda perturbación
en medio del aire puro, produciendo este ruido en la selva, porque
es espesa; y la planta sacudida comunica su propia virtud generativa
al aire, el cual girando en torno deposita dicha virtud en el suelo;
y la otra tierra, según que es apta por sí misma o por su cielo,
concibe y produce diversos árboles de diferentes especies. Una vez oído
esto, no te parecerá ya maravilloso que haya plantas que broten sin
semillas aparentes. Debes saber, además, que la santa campiña en que te
encuentras está llena de toda clase de semillas, y encierra frutos que
allá abajo no se cogen. El agua que ves no brota de ninguna vena que
sea renovada por los vapores que el frío del cielo convierte en lluvia,
como un río que adquiere o pierde caudal, sino que sale de una fuente
invariable y segura, que recibe de la voluntad de Dios cuanto derrama
por dos partes. Por esta desciende con una virtud que borra la memoria
del pecado; por la otra renueva la de toda buena acción. Aquí se llama
Leteo; en el otro lado, Eunoe; y no produce sus efectos si no se bebe
aquí primero que allí: su sabor supera a todos los demás. Aunque tu
sed esté ya bastante mitigada sin necesidad de más explicaciones mías,
por una gracia especial, aún te daré un corolario; y no creo que mis
palabras te sean menos gratas, si por ti exceden a mis promesas. Los
que antiguamente fingieron la edad de oro y su estado feliz, quizá
soñaron en el Parnaso este sitio. Aquí fué inocente el origen de la
raza humana; aquí la primavera y los frutos son eternos: este es el
verdadero néctar de que todos hablan.

Entonces me volví completamente hacia mis Poetas y vi que habían
acogido con una sonrisa esta última explicación: después dirigí de
nuevo mis ojos hacia la bella Dama.



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMONONO_


Después de aquellas últimas palabras, continuó cantando cual mujer
enamorada: "Beati, quorum tecta sunt peccata"[89]: y a la manera de
las ninfas, que andaban solas por las umbrías selvas, complaciéndose
unas en huír del Sol, y otras en verle, púsose a caminar por la orilla
contra la corriente del río; y yo al igual de ella, seguí sus cortos
pasos con los míos. Entre los dos no habíamos aún adelantado ciento,
cuando las dos riberas equidistantes presentaron una curva, de tal modo
que me encontré vuelto hacia Oriente. A poco de andar así, volvióse la
Dama enteramente a mí, diciendo: "Hermano mío, mira y escucha." Y he
aquí que por todas partes iluminó la selva un resplandor tan súbito,
que dudé si había sido un relámpago; mas como éste desaparece en cuanto
brilla, y aquél duraba cada vez más resplandeciente, decía yo entre
mí: "¿Qué será esto?" Circulaba por el luminoso aire una dulce melodía,
por lo cual mi buen celo me hizo censurar el atrevimiento de Eva; pues
que allí, donde obedecían la tierra y el cielo, una mujer sola y apenas
formada, no pudo sufrir el permanecer bajo ningún velo; cuando si
hubiera permanecido resignado bajo él, habría yo gozado más pronto, y
luego eternamente aquellas inefables delicias.

       [89] Beati, quorum remissae sunt iniquitates, et quorum tecta
       sunt peccata: palabras del segundo Salmo penitencial, con las
       cuales la Dama congratula a Dante por verle limpio de las
       manchas de los siete pecados. Esta Dama representa, según
       algunos comentadores, la Iglesia católica.

Mientras iba yo enteramente absorto en la contemplación de tantas
primicias del placer eterno, y deseoso todavía de más dichas, el aire,
semejante a un gran fuego, apareció ante nosotros inflamado bajo las
verdes ramas, y la dulce armonía que habíamos percibido se convirtió en
un canto claro y distinto. ¡Oh sacrosantas Vírgenes! Si alguna vez he
soportado por vosotras el hambre, el frío y las vigilias, prestadme en
cambio la ayuda, que la necesidad me obliga a demandaros. Es preciso
que Helicón derrame para mí sus aguas, y que el coro de Urania me ayude
a poner en versos cosas apenas concebibles.

Parecióme ver algo más allá siete árboles de oro[90], engañado por la
gran distancia que todavía mediaba entre nosotros y ellos; mas cuando
me hube aproximado tanto, que la semejanza engañadora del sentido
no perdía ya por la distancia ninguno de sus rasgos distintivos, la
facultad que prepara materia al raciocinio me hizo conocer que eran
candelabros, y que las voces cantaban "Hosanna." Los hermosos muebles
llameaban en su parte superior despidiendo una luz mucho más clara
que la Luna a media noche y a la mitad de su mes. Me volví lleno de
admiración al buen Virgilio, y él me respondió con una mirada no
menos llena de asombro. Después fijé de nuevo mi atención en los altos
candelabros, los cuales avanzaban en nuestra dirección tan lentamente
que una recién desposada los habría vencido en celeridad. La Dama me
gritó:

--¿Por qué contemplas con tanto ardor esas vívidas luces, y no reparas
en lo que viene tras de ellas?

       [90] Según unos comentadores, los siete dones del Espíritu
       Santo; según otros, los siete sacramentos.

Entonces vi venir detrás de las luces, y como guiadas por éstas, muchos
personajes[91], vestidos de un blanco tan puro como no ha brillado
jamás en el mundo. A la izquierda resplandecía el agua, y reflejaba
la parte izquierda de mi cuerpo; así es que me miraba en ella como en
un espejo. Cuando desde mi orilla llegué a un punto en que únicamente
el río me separaba de aquéllos, me detuve para mirar mejor, y vi las
llamas caminando hacia adelante, dejando tras de sí pintado el aire
con rasgos semejantes a banderolas extendidas; de modo que sobre ellas
se veían claramente siete listas formadas de los colores de que el Sol
hace su arco y Delia su cinturón. Aquellas listas se extendían por el
cielo más allá de lo que alcanzaba mi vista, y según me pareció, las
de los extremos distaban entre sí diez pasos una de otra[92]. Bajo el
hermoso cielo que describo, se adelantaban de dos en dos veinticuatro
ancianos coronados de azucenas[93]. Todos cantaban: "Bendita tú eres
entre las hijas de Adán, y benditas sean eternamente tus bellezas."
Después que las flores y las frescas hierbecillas que había en la otra
ribera frente a mí se vieron libres de aquellos espíritus elegidos,
así como en el cielo siguen unas a otras las estrellas, en pos de
los ancianos vinieron cuatro animales, con ellos coronados de verdes
hojas[94]. Cada uno tenía seis alas, con las plumas llenas de ojos,
como serían los de Argos si viviese[95]. Lector, no empleo mis rimas en
describir las formas de estos animales, pues me contiene tanto el gasto
futuro, que no puedo ser ahora pródigo; pero puedes leer a Ezequiel,
que los pinta tales como los vió acudir de las frías regiones, con
el viento, con las nubes y con el fuego; y del mismo modo que los
encontrarás en sus libros, así se presentaban aquí si se exceptúa que,
en cuanto a las alas, Juan está conmigo y se separa de él. El espacio
que quedaba entre los cuatro lo ocupaba un carro triunfal sobre dos
ruedas, que iba tirado por un grifo. Este extendía sus alas ante la
lista de en medio y las tres de ambos lados, sin que interceptara
ninguna de ellas al hender el espacio entre las mismas comprendido. Se
elevaban tanto, que se las perdía de vista: la parte de su cuerpo que
era ave tenía los miembros de oro, y los de la otra parte eran blancos
manchados de rojo. Ni Escipión el Africano, ni aun Augusto, hicieron
jamás recrearse a Roma en la contemplación de un carro tan bello, y aun
comparado con él, sería pobre aquel carro del Sol, que desviándose de
su camino, fué abrasado, por los ruegos de la Tierra suplicante, cuando
Júpiter fué misteriosamente justo.

       [91] Los patriarcas, profetas y otros santos varones, que
       creyeron en la venida de Jesucristo.

       [92] Estos diez pasos figuran, según todos los comentadores,
       los diez mandamientos.

       [93] Símbolos de los libros del Antiguo Testamento.

       [94] Símbolos de los cuatro Evangelistas.

       [95] Las alas son símbolo de la prontitud con que el Evangelio
       recorrió el mundo. Los ojos, semejantes a los de Argos, lo son
       de la vigilancia que es necesaria para mantener pura la verdad
       evangélica contra los sofismas de que se valen las pasiones.

Tres mujeres venían danzando en redondo al lado de la rueda derecha;
una de ellas tan roja, que apenas se la hubiera distinguido dentro
del fuego: la otra era como si su carne y sus huesos fuesen de
esmeralda: la tercera parecía nieve recién caída[96]. Tan pronto iba
a la cabeza la blanca, como la roja; y según el canto de ésta, así
las demás ajustaban el paso, avanzando lentas o rápidas. Hacia la
izquierda del carro venían gozosas otras cuatro vestidas de púrpura
asustando sus movimientos al de una de ellas, que tenía tres ojos
en la cabeza.[97] En pos de estos grupos de que acabo de hablar, vi
dos ancianos con diferentes vestiduras; pero iguales en su actitud,
venerable y reposada. Uno de ellos parecía ser de los discípulos de
aquel gran Hipócrates, a quien hizo la naturaleza en favor de los seres
animados que le son más queridos;[98] el otro demostraba un cuidado
contrario, con una espada tan reluciente y aguda, que a través del río
me causó miedo.[99] Después vi otros cuatro de humilde apariencia;[100]
y detrás de todos venía un anciano solo y durmiendo, pero con la faz
inspirada.[101] Estos siete estaban vestidos como los veinticuatro
primeros; pero no iban coronados de azucenas, sino de rosas y de otras
flores coloradas; quien los hubiese visto desde algo lejos, habría
jurado que ardía una llama sobre sus sienes. Cuando el carro estuvo
frente a mí, se oyó un trueno; y aquellos dignos personajes, como si
se les hubiera prohibido seguir adelante, se detuvieron allí al mismo
tiempo que los candelabros.

       [96] Las tres virtudes teologales: la Fe, color de nieve; la
       Esperanza, color de esmeralda, y la Caridad, color de fuego.

       [97] Las cuatro Virtudes cardinales: Prudencia, Justicia,
       Fortaleza y Templanza. Se suponen tres ojos a la Prudencia:
       con uno mira al pasado, para sacar un recuerdo provechoso;
       con el otro al presente, para no equivocarse al tomar una
       determinación; y con el otro al porvenir, para evitar a tiempo
       el mal y prepararse al bien.

       [98] San Lucas.

       [99] San Pablo.

       [100] Los apóstoles Santiago, Pedro, Juan y Judas, escritores
       de las Epístolas canónicas; y dice de humilde apariencia,
       porque sus escritos son breves.

       [101] S. Juan Apóstol, que cuando escribió el Apocalipsis,
       estaba cercano a los noventa años.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMO_


Cuando se detuvo el septentrión del primer Cielo, que no conoció
nunca orto ni ocaso, ni más niebla que el velo que sobre él corrió el
pecado, y que allí enseñaba a cada cual su deber, como el septentrión
más bajo lo enseña al que dirige el timón para llegar al puerto, los
veraces personajes que iban entre el Grifo y los siete candelabros
se volvieron hacia el carro, como hacia el fin de sus deseos; y uno
de ellos como enviado del Cielo, exclamó tres veces cantando: "Veni,
sponsa, de Libano," y todos los demás cantaron lo mismo después de él.
Así como los bienaventurados, cuando llegue la hora del juicio final,
se levantarán con presteza de sus tumbas, cantando "Aleluya" con su voz
recobrada por fin, del mismo modo se elevaron sobre el carro divino,
"ad vocem tanti senis," cien ministros y mensajeros de la vida eterna.
Todos decían: "Benedictus qui venis," y después, esparciendo flores por
encima y alrededor, añadían: "Manibus o date lilia plenis."

Yo he visto, al romper el día, la parte oriental enteramente sonrosada,
el resto del cielo adornado de una hermosa serenidad, y la faz del Sol
naciente cubierta de sombras, de suerte que a través de los vapores
que amortiguaban su resplandor, podía contemplarla el ojo por largo
tiempo: del mismo modo, a través de una nube de flores que salía de
manos angelicales y caía sobre el carro y en torno suyo, se me apareció
una dama coronada de oliva sobre un velo blanco, cubierta de un verde
manto, y vestida del color de una vívida llama.[102] Mi espíritu, que
hacía largo tiempo no había quedado abatido, temblando de estupor en
su presencia, sin que mis ojos la reconocieran, sintió no obstante el
gran poder del antiguo amor, a causa de la oculta influencia que de
ella emanaba. En cuanto hirió mis ojos la alta virtud que me había
avasallado antes de que yo saliera de la infancia, me volví hacia la
izquierda, con el mismo respeto con que corre el niño hacia su madre,
cuando tiene miedo, o cuando está afligido, para decir a Virgilio:
"No ha quedado en mi cuerpo una sola gota de sangre que no tiemble;
reconozco las señales de mi antigua llama." Pero Virgilio nos había
privado de sí; Virgilio, el dulcísimo padre, Virgilio, que me había
sido enviado por aquélla para mi salvación. Ni aun todo lo que perdió
la antigua madre pudo impedir que mis mejillas enjutas se bañaran en
triste llanto.

       [102] El velo blanco, el manto verde y el vestido color de
       fuego, que adornan a Beatriz, simbolizan las tres Virtudes
       teologales: la corona de oliva indica la Sabiduría.

--¡Dante, no llores todavía; no llores todavía porque Virgilio se vaya,
pues es preciso que llores por otra herida!

Como el almirante que va de popa a proa examinando la gente que monta
los otros buques, y la anima a portarse bien, del mismo modo sobre el
borde izquierdo del carro, vi yo, cuando me volví al oír mi nombre,
que aquí se consigna por necesidad, a la Dama que se me apareció
anteriormente velada por los halagos angelicales, dirigiendo sus
ojos hacia mí de la parte acá del río. Aunque el velo que descendía
de su cabeza, rodeado de las hojas de Minerva, no permitiese que se
distinguieran sus facciones, con su actitud regia y altiva continuó
de esta suerte, como aquel que al hablar reserva las palabras más
calurosas para lo último:

--Mírame bien, soy yo; soy en efecto Beatriz, ¿Cómo te has dignado
subir a este monte? ¿No sabías que el hombre es aquí dichoso?

Mis ojos se inclinaron hacia las limpias ondas; pero viéndome reflejado
en ellas, los dirigí hacia la hierba: tanta fué la vergüenza que abatió
mi frente. Parecióme Beatriz tan terrible como una madre irritada a su
hijo, porque amarga el sabor de la piedad acerba. Ella guardó silencio,
y los ángeles cantaron de improviso: "In te Domine speravi;" pero
no pasaron de "pedes meos." Así como la nieve se congela y endurece
al soplo de los vientos de Esclavonia, entre los árboles que crecen
sobre el dorso de Italia; y luego se licúa por sí misma, en cuanto
la tierra que pierde la sombra envía su aliento, semejante al fuego
que derrite una vela; así me quedé sin lágrimas ni suspiros antes que
cantasen aquéllos cuyas notas responden siempre a la armonía de las
esferas celestiales: mas cuando comprendí por sus dulces palabras que
se compadecían de mí más que si hubiesen dicho: "Mujer, ¿por qué así
le maltratas?," el hielo que oprimía mi corazón se deshizo en suspiros
y agua, y junto con mi angustia, salió del pecho por la boca y por los
ojos. Estando Ella, sin embargo, inmóvil sobre el costado izquierdo del
carro, dirigió de este modo sus palabras a las compasivas substancias:

--Vosotros veláis en el eterno día, de modo que ni la noche ni el
sueño os roban ninguno de los pasos que da el siglo en su camino: así
pues, responderé con más cuidado, a fin de que me comprenda el que
allí llora, y sienta un dolor proporcionado a su falta. No solamente
por influencia de las grandes esferas que dirigen cada semilla hacia
algún fin, según la virtud de la estrella que la acompaña, sino también
por la abundancia de la gracia divina (cuya lluvia desciende de tan
altos vapores, que no puede alcanzarlos nuestra vista), fué tal ése
en su edad temprana por natural disposición, que todos los buenos
hábitos habrían producido en él admirables efectos; pero el terreno
mal sembrado e inculto se hace tanto más maligno y salvaje, cuanto
mayor vigor terrestre hay en él. Por algún tiempo le sostuve con mi
presencia: mostrándole mis ojos juveniles, le llevaba conmigo en
dirección del camino recto; pero tan pronto como estuve en el umbral
de la segunda edad, y cambié de vida, ése se separó de mí y se entregó
a otros amores. Cuando subí desde la carne al espíritu, y hube crecido
en belleza y virtud, fuí para él menos querida y menos agradable.
Encaminó sus pasos por una vía falsa, siguiendo tras engañosas imágenes
del bien, que no cumplen totalmente ninguna promesa: ni siquiera me
ha valido impetrar para él inspiraciones, por medio de las cuales le
llamaba en sueños o de otros modos, según el poco caso que de ellas ha
hecho. Tan abajo cayó, que todos mis medios eran ya insuficientes para
salvarle, si no le mostraba las razas condenadas. Por él he visitado el
umbral de los muertos, y dirigí mis ruegos y mis lágrimas al que le ha
conducido hasta aquí. Se hubiera violado el alto decreto de Dios, si
pasara el Leteo y gustara tales manjares sin haber pagado alguna parte
de la penitencia que hace verter lágrimas.



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOPRIMERO_


¡Oh tú, que estás a la otra parte del sagrado río!--Empezó de nuevo a
decir, continuando sin demora, y dirigiéndome de punta sus palabras,
que aun de filo me habían parecido tan acerbas--; di, di si esto es
verdad--; a tal acusación es preciso que tu confesión corresponda.

Estaba yo tan confuso, que mi voz conmovida se extinguió antes de salir
de sus órganos. Ella esperó un momento, y después dijo:

--¿En qué piensas? Respóndeme, pues todavía las aguas del Leteo no han
borrado tus tristes recuerdos.

La confusión y el miedo reunidos me arrancaron de la boca un "sí" tan
débil, que fué menester el auxilio de la vista para entenderlo. Así
como se rompe una ballesta por estar demasiado tirantes la cuerda y
el arco, de modo que la flecha da con menos fuerza en el blanco, así
yo, quebrantado bajo el peso de tan grave cargo, prorrumpí en lágrimas
y suspiros, y la voz enflaquecida vino a expirar entre mis labios.
Entonces Ella me dijo:

--En medio de los saludables deseos procedentes de mí, que te
impulsaban a amar el bien, más allá del cual no hay nada a que aspirar,
¿qué fosos insuperables o qué cadenas has encontrado para perder de
tal modo la esperanza de pasar adelante? ¿Y qué ventajas o atractivos
descubriste en el aspecto de los otros bienes, para que debieras rondar
en torno de ellos?

Después de haber exhalado un amargo suspiro, apenas tuve bastante voz
para responder; voz que mis labios formaron con trabajo. Llorando dije:

--Las cosas presentes con sus falsos placeres desviaron mis pasos,
apenas se me ocultó vuestro rostro.

Ella me respondió:

--Aunque callases o negases lo mismo que ahora confiesas, no por eso tu
falta sería menos conocida: ¡tal es el Juez que la sabe! Pero cuando la
confesión del pecado sale de la propia boca del pecador, la rueda se
vuelve en nuestro tribunal contra el filo de la espada. Sin embargo,
para que más te aproveche la vergüenza de tu error, y para que otra
vez seas más fuerte al oír las sirenas, depón la causa de tu llanto y
escucha: de este modo sabrás que mi carne sepultada debía encaminarte
en una dirección totalmente contraria. El arte o la naturaleza no te
presentaron jamás una cosa tan agradable como los bellos miembros en
que estuve contenida, miembros que ahora son polvo de la tierra. Y si
el sumo placer de verme te faltó por mi muerte, ¿qué cosa mortal debía
excitar después tus deseos? A la primera herida que te causaron las
cosas falaces del mundo, debiste elevar tus ojos al cielo, siguiéndome
a mí, que no era ya como ellas. No debían abatirse tus alas para
esperar allí nuevos golpes, o bien alguna doncellita u otra cualquiera
vanidad de tan corta duración. El tierno pajarillo cae en dos o tres
asechanzas; pero ante los ojos de los ya cubiertos de pluma en vano se
despliegan las redes, en vano se lanzan flechas.

Yo estaba como los niños que, mudos de vergüenza y con los ojos fijos
en el suelo, escuchan en pie, reconociendo sus faltas, y arrepentidos.
Ella continuó:

--Ya que te muestras tan contrito por lo que has oído, alza la barba, y
sentirás más dolor mirándome.

Con menos resistencia se desarraiga la robusta encina, bien al embate
de los vientos boreales, o bien al de aquel que viene del país de
Jarba, de la que, al oír su orden, opuse yo para levantar la cabeza; y
cuando dió el nombre de barba a mi rostro, bien conocí el veneno que
encerraban sus palabras. Por fin, cuando alcé la faz, advertí que las
primeras criaturas habían cesado de esparcir flores, y mis miradas,
poco seguras aún, vieron a Beatriz vuelta hacia la fiera que es una
sola persona con dos naturalezas. Cubierta con su velo, y al otro lado
de la verde orilla, parecióme que se vencía a sí misma en su primitiva
belleza, mucho más de lo que vencía a las demás mujeres cuando vivía
en el mundo. La ortiga del arrepentimiento me punzó tanto, que de
todas las cosas mortales la que más me desvió de su amor me fué la
más odiosa: el remordimiento me oprimió el corazón de tal modo, que
caí desmayado. Lo que me sucedió entonces lo sabe aquélla que fué la
causa de ello. Cuando el corazón me restituyó la facultad de percibir
las cosas exteriores, vi por encima de mí a la Dama que antes había
encontrado sola, y la oí decir:

--¡Agárrate, agárrate a mí!

Habíame sumergido en el río hasta la garganta, e impeliéndome tras
ella, iba caminando sobre el agua con la ligereza de una lanzadera.
Cuando estuve cerca de la dichosa orilla, oí tan dulcemente "Asperges
me," que no sabría recordarlo, cuanto menos escribirlo. La hermosa
Dama abrió sus brazos, rodeó con ellos mi cabeza, y me sumergió de modo
que hube de beber el agua. Después me sacó fuera, y mojado como estaba
me presentó a las cuatro bellas bailarinas, cada una de las cuales
extendió sobre mí su brazo.

--Aquí somos ninfas, y en el Cielo estrellas: antes de que Beatriz
descendiese al mundo fuimos designadas como siervas suyas. Te
conduciremos ante sus ojos; pero las tres del otro lado, que ven más
a fondo, aguzarán los tuyos para que percibas la plácida luz que hay
dentro de ellos.

Así me dijeron cantando; y después me llevaron hacia el pecho del
Grifo, donde estaba Beatriz vuelta hacia nosotros. En seguida añadieron:

--No economices tus miradas: te hemos puesto delante de las esmeraldas,
desde donde Amor te lanzó un día sus dardos.

Mil deseos más ardorosos que la llama atrajeron mis ojos hacia aquellos
ojos brillantes, que aún estaban fijos en el Grifo. Como el Sol en
un espejo, la doble fiera se reflejaba en ellos, ya de un modo, ya
de otro. Piensa, lector, si yo estaría maravillado al ver tal objeto
permanecer inalterable en sí mismo, y transformándose en su imagen
reflejada. Mientras que, llena de estupor y gozosa, mi alma gustaba
de aquel alimento que, satisfaciéndola, la hacía más deseosa de él,
aquellas tres, que demostraban en su actitud ser de una jerarquía más
elevada, se adelantaron danzando al compás de sus angélicos cantares.

--Vuelve, Beatriz, vuelve tus ojos santos (tal era su canción) hacia tu
fiel amigo, que ha dado tantos pasos para verte. Por gracia, haznos la
gracia de descubrirle tu faz, de modo que contemple la nueva belleza
que le ocultas.

¡Oh esplendor de viva luz eterna! ¿Quién es el que habiendo palidecido
a la sombra del Parnaso, o bebido en su fuente, no tendría la mente
ofuscada, al intentar representarte tal cual apareciste allí donde el
cielo te circundaba, resonando con su acostumbrada armonía, cuando al
aire libre te descubriste?

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOSEGUNDO_


Estaban mis ojos tan fijos y atentos para calmar su sed de diez años,
que tenía embotados los otros sentidos, encontrando además aquéllos por
todas partes obstáculos que no les permitían cuidarse de ninguna otra
cosa; así es que la santa sonrisa los atraía con sus antiguas redes.
Pero por fuerza me obligaron aquellas diosas a volver la cabeza hacia
la izquierda, porque les oía decir: "Mira demasiado fijamente;" y la
disposición en que se encuentran los ojos cuando acaban de ser heridos
por los rayos del Sol, me dejó por algún tiempo sin vista; mas cuando
se repusieron los míos ante otro pequeño resplandor (y digo pequeño,
comparándolo con la gran luz de que me había separado forzosamente), vi
que el glorioso ejército se había vuelto hacia la derecha, recibiendo
en el rostro los rayos del Sol y los de las siete llamas. Así como
para salvarse una cohorte, se retira cobijada bajo los escudos, y se
vuelve con su estandarte antes de que haya terminado por completo su
evolución, así la milicia del reino celestial que precedía al carro
desfiló toda antes de que éste hubiera vuelto su lanza. En seguida las
mujeres se volvieron a colocar cerca de las ruedas, y el Grifo puso en
movimiento el carro bendito, de tal modo que no se agitó ninguna de
sus plumas. La hermosa Dama que me hizo vadear el río, Estacio y yo
seguíamos a la rueda que describió al girar el arco menor. Caminando de
esta suerte a través de la alta selva deshabitada por culpa de aquella
que creyó a la serpiente, ajustaba mis pasos al cántico de los ángeles.
Una flecha despedida del arco recorre quizá en tres veces el espacio
que habíamos avanzado, cuando bajó Beatriz. Oí que todos murmuraban:
"¡Adán!" En seguida rodearon un árbol enteramente despojado de hojas
y flores en todas sus ramas. Su copa, que se extendía a medida que el
árbol se elevaba, sería, a causa de su altura, admirada por los indios
en sus selvas.

--¡Bendito seas, oh Grifo, que con tu pico no arrancaste nada de este
tronco dulce al gusto, después que, por haberlo probado, se inclinó al
mal el apetito humano!

Así exclamaron todos en derredor del árbol robusto; y el animal de
doble naturaleza respondió:

--De ese modo se conserva la semilla de toda justicia.

Y volviéndose al timón de que había tirado, lo condujo al pie de la
planta viuda de sus hojas, y dejó atado a ella el carro que era de
ella. Así como nuestras plantas se ponen turgentes cuando la gran luz
desciende mezclada con aquella que irradia detrás de los celestes
Peces, y luego se reviste cada una con su propio color antes que el
Sol guíe sus caballos bajo otra estrella, de igual modo se renovó el
árbol cuyas ramas estaban antes tan desnudas, adquiriendo colores menos
vivos que los de la rosa, pero más que los de la violeta. Yo no pude
entender, ni aquí abajo se canta, el himno que aquella gente entonó
entonces, ni tampoco pude oír todo el canto hasta el fin. Si me fuera
posible describir cómo se adormecieron aquellos desapiadados ojos
que tan cara pagaron su excesiva vigilancia, oyendo las aventuras de
Siringa, representaría, como un pintor que copia un modelo, el modo
como me dormí; pero hágalo quienquiera que sepa figurar bien el sueño.

Paso, pues, al momento en que me desperté, y digo que un resplandor
desgarró el velo de mi sueño, al mismo tiempo que me gritaba una
voz: "Levántate; ¿qué haces?" Como Pedro, Juan y Jacobo, conducidos
a ver las florecitas del manzano, que hace a los ángeles codiciosos
de su fruta y perpetuas las bodas en el cielo; y aterrados por el
esplendor divino, volvieron en sí al oír la palabra que ha interrumpido
sueños mayores, y vieron su compañía mermada por la ausencia de
Moisés y Elías, y cambiada la túnica de su Maestro, así desperté yo,
viendo inclinada sobre mí a aquella compasiva mujer que había guiado
anteriormente mis pasos por el río; lleno de inquietud dije:

--¿Dónde está Beatriz?

A lo que me contestó:

--Mírala sentada sobre las raíces y bajo el nuevo follaje de ese árbol.
Mira la compañía que la rodea: los otros se van hacia arriba tras el
Grifo, entonando cánticos más dulces y más profundos.

Ignoro si fué más difusa su respuesta; porque se hallaba otra vez ante
mis ojos aquella que me impedía fijar la atención en ninguna otra cosa.
Estaba sentada ella sola en la tierra verdadera, como dejada allí
para custodiar el carro que vi atar a la biforme fiera. En torno suyo
formaban un círculo las siete Ninfas, teniendo en las manos aquellas
luces que no puede apagar el Aquilón ni el Austro.

--Poco tiempo habitarás esta selva, y serás eternamente conmigo
ciudadano de aquella Roma donde Cristo es romano. Por lo tanto, fija
tus ojos en este carro para bien del mundo que vive mal, y cuando
vuelvas a él, escribe lo que has visto.

Así habló Beatriz; y yo, enteramente sumiso a sus órdenes, puse mi
mente y mis ojos donde ella quiso. Nunca tan velozmente partió el
rayo de condensada nube, cuando cae del más remoto confín del aire,
como vi yo al ave de Júpiter precipitarse y bajar por el árbol,
rompiendo su corteza, ya que no las flores y hojas nuevas: y con toda
su fuerza hirió al carro, y le hizo vacilar, como nave combatida por
la tempestad, que las olas derriban, ora a babor, ora a estribor. Vi
luego introducirse en el carro triunfal una zorra, que parecía no haber
tomado jamás ningún buen alimento: pero reprendiéndole mi Dama sus feas
culpas, la obligó a huír tan precipitadamente como lo permitieron sus
descarnados huesos. En seguida, por donde mismo había venido antes,
vi al águila descender a la caja del carro, y dejarla cubierta de sus
plumas: y semejante a la voz que sale de un corazón contristado, salió
del cielo una voz que dijo: "¡Ay, navecilla mía, cuán mal cargada
estás!" Después me pareció que se abría la tierra entre las dos
ruedas, y vi salir un dragón que hincó su maligna cola en el carro, y
retirándola luego como la avispa su aguijón, se llevó consigo una parte
del fondo, y se alejó muy contento. Lo que quedó del carro, como la
tierra fértil que se cubre de grama, se cubrió de la pluma ofrecida por
el águila quizá con intención casta y benigna; y de ella se cubrieron
una y otra rueda y la lanza en menos tiempo del que mantiene un suspiro
la boca abierta. Transformado de esta suerte el edificio santo,
salieron de sus diversas partes varias cabezas, tres de ellas sobre la
lanza, y las restantes una en cada ángulo. Las primeras tenían cuernos
como los bueyes; pero las otras sólo tenían un cuerno por frente: jamás
se han visto semejantes monstruos.

Tan segura como una fortaleza sobre una alta montaña, vi sentada en
el carro a una prostituta desenvuelta, paseando sus miradas en torno
suyo. Y como para impedir que se la quitaran, vi un gigante colocado
en pie junto a ella, y ambos se besaban de vez en cuando; más habiendo
ella vuelto hacia mí sus ojos codiciosos y errantes, el feroz amante
la azotó desde la cabeza a los pies. Después, lleno de suspicacia y
de cruel ira, desató el monstruoso carro, y lo arrastró tan lejos por
la selva, que tras de ella se ocultaron a mi vista la prostituta y la
nueva fiera.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOTERCIO_


Las mujeres comenzaron llorosas una dulce salmodia, cantando
alternativamente, ya las tres, ya las cuatro: "Deus, venerunt
gentes."[103] Y Beatriz, suspirando compasiva, las escuchaba tan
abatida, que poco más lo estuvo María al pie de la Cruz. Pero cuando
las otras vírgenes le dieron ocasión de hablar, poniéndose en pie,
respondió encendida como el fuego:

--"Modicum, et non videbitis me; et iterum," mis queridas hermanas,
"modicum, et vos videbitis me."[104]

       [103] Cantan, alternando, los versículos del salmo LXXVIII,
       que el poeta aplica en este lugar a las desventuras de la
       Iglesia cristiana.

       [104] "Dentro de poco no me veréis: pero dentro de otro poco
       me veréis." Palabras de Jesús, en el Evangelio de San Juan,
       prediciendo su próxima muerte y su resurrección.

Después reunió ante sí a todas siete, y con sólo un ademán, nos hizo
marchar tras ellas a mí, a la Dama, y al sabio que quedó en nuestra
compañía. Así se alejaba, y no creo que hubiese dado diez pasos,
cuando hirió mis ojos con sus ojos, y con aspecto tranquilo me dijo:

--Ven más de prisa, de modo que si hablo contigo, estés dispuesto a
escucharme.

Cuando estuve cerca de ella, como debía, añadió:

--Hermano, ¿por qué, viniendo conmigo, no te atreves a preguntarme algo?

Me sucedió lo que a aquellos que, por excesiva reverencia, al hablar
con sus superiores, no pueden hacer salir con viveza las palabras de
entre sus dientes, y contesté balbuceando:

--Señora, vos conocéis mis necesidades y lo que les conviene.

Contestóme:

--Quiero que en adelante te despojes de ese temor y esa vergüenza, para
que no hables como hombre que sueña. Sabe que el vaso que rompió la
serpiente fué y no es; pero crea el culpable que la venganza de Dios no
se vence con sortilegios. El águila que dejó sus plumas en el carro,
convirtiéndolo en un monstruo y después en una presa, no estará siempre
sin herederos; pues veo ciertamente, y por eso lo refiero, algunas
estrellas ya cercanas a un tiempo seguro de todo obstáculo y de todo
impedimento, en el cual un quinientos diez y cinco,[105] enviado por
Dios, destruirá a la ramera, y a aquel gigante que con ella delinque.
Y quizá mi predicción obscura, como los oráculos de Temis y de la
Esfinge, no te persuade, porque, como ellos, ofusca el entendimiento;
pero en breve los hechos serán las Náyades que resuelvan este difícil
enigma, sin temor por los ganados y los trigos. Anota estas palabras,
y tales como salen de mis labios enséñaselas a los que viven con
aquella vida que no es más que una rápida carrera hacia la muerte:
acuérdate además, cuando las escribas, de no ocultar cómo has visto
la planta, que ha sido robada dos veces. Quien la despoja o la rompe
ofende con una blasfemia de hecho a Dios, que la hizo santa sólo para
su uso. Por haber mordido su fruto, la primera alma aguardó en el dolor
y en el deseo durante cinco mil años y más al que en sí mismo castigó
aquel bocado. Tu espíritu está adormecido, si no comprende que sólo por
una causa singular es aquel árbol tan alto, y tan anchurosa su copa: y
si los vanos pensamientos no hubiesen sido alrededor de tu mente como
las aguas del Elsa, y el placer que te causaron no la hubiera manchado
como Píramo manchó la mora, sólo por tantas circunstancias reconocerías
moralmente la justicia de Dios en la prohibición de tocar aquel árbol.
Mas como veo tu inteligencia petrificada y tan obscurecida por el
pecado, que te deslumbra el brillo de mis palabras, quiero que te las
lleves, si no escritas, al menos estampadas en ti mismo, por aquel
motivo que el peregrino lleva el bordón rodeado de palmas.

       [105] Esto es, un DXV, letras que transportadas equivalen a un
       DVX, o Capitán, o, como otros quieren, iniciales abreviativas
       de Dante Xristi Vertagus, Domini Xristi Vicarius, Dominus
       Xristi Victor o Vitor, etc.

Le contesté:

--Así como la cera conserva inalterable la imagen que en ella imprime
el sello, del mismo modo la vuestra ha quedado grabada en mi cerebro.
Pero ¿por qué vuestra deseada palabra se eleva tanto sobre mi
entendimiento, que cuanto más procura comprenderla menos lo consigue?

--Para que conozcas--dijo--aquella escuela que has seguido, y cómo ha
de poder su doctrina seguir a mis palabras; y veas que vuestro camino
se separa tanto del divino, cuanto de la Tierra dista el cielo que gira
más velozmente a la mayor altura.

Entonces le respondí:

--No recuerdo haberme alejado jamás de vos, ni me remuerde por ello la
conciencia.

--Es que tú no puedes recordarlo--me dijo sonriéndose--; acuérdate de
que has bebido las aguas del Leteo; y si del humo se deduce el fuego,
de ese olvido se infiere claramente que tu voluntad, ocupada en otras
cosas, era culpable. Pero en adelante serán mis palabras tan desnudas
cuanto es preciso descubrirlas a tu rudo entendimiento.

El Sol, más resplandeciente y con pasos más lentos, atravesaba el
círculo del Meridiano, que cambia de posición según de donde se mira,
cuando al extremo de una opaca umbría, semejante a las que se ven bajo
las verdes hojas y las negruzcas ramas por donde llevan los Alpes sus
fríos riachuelos, se detuvieron las siete mujeres, como se detiene la
tropa que va de avanzada, si encuentra alguna novedad en su camino.
Ante ellas me pareció ver salir el Tigris y el Eufrates de un mismo
manantial, y como amigos separarse lentamente.

--¡Oh luz!, ¡oh gloria de la raza humana! ¿Qué agua es esta que mana de
una misma fuente, y dividida, se aleja una de otra?

A tal pregunta se me contestó:

--Ruega a Matilde que te lo diga.

Y la hermosa Dama respondió como aquel que se disculpa:

--Ya le he dicho esta y otras varias cosas; y estoy segura de que el
agua del Leteo no se las ha hecho olvidar.

Beatriz añadió:

--Quizá un interés mayor, de esos que muchas veces quitan la memoria,
ha obscurecido su mente con respecto a los demás objetos. Pero mira
el Eunoe, que por allí se desliza; condúcele hacia él, y según
acostumbras, reanima su amortecida virtud.

Como una alma gentil que de nada se excusa, sino que adapta su voluntad
a la de los otros en cuanto se la dan a conocer por medio de alguna
seña, de igual suerte se puso en marcha la bella Dama en cuanto estuve
a su lado, y dijo a Estacio con su gracia femenil:

--Ven con él.

Lector, si dispusiera de mayor espacio para escribir, cantaría en parte
la dulzura de las aguas de que no me habría saciado nunca; pero como
están ya llenos todos los papeles dispuestos para este segundo cántico,
el freno del arte no me deja ir más allá.

Volví de aquellas sacrosantas ondas tan reanimado como las plantas
nuevas, renovadas con nuevas hojas, purificado y dispuesto para subir a
las estrellas.

[Ilustración]



_PARAISO_



[Ilustración]



_CANTO PRIMERO_


La gloria de Aquél que todo lo mueve se difunde por el universo, y
resplandece en unas partes más y en otras menos. Yo estuve en el
cielo que recibe mayor suma de su luz, y vi tales cosas, que ni sabe
ni puede referirlas el que desciende de allá arriba; porque nuestra
inteligencia, al acercarse al fin de sus deseos, profundiza tanto, que
la memoria no puede volver atrás. Sin embargo, todo cuanto mi mente
haya podido atesorar de lo concerniente al reino santo, será en lo
sucesivo objeto de mi cántico.

¡Oh buen Apolo! Haz de mí para este último trabajo un vaso lleno de tu
valor, tal como lo exiges para conceder tu laurel amado; pues si hasta
aquí tuve bastante con una cima del Parnaso, ahora necesito las dos
para entrar en el resto de mi carrera. Entra en mi seno, e inspírame el
aliento de que estabas poseído cuando sacaste los miembros de Marsias
fuera de su piel.

¡Oh divina virtud! Si te prestas a mí, de modo que yo pueda poner de
manifiesto la sombra del reino bienaventurado estampada en mi cabeza,
me verás acudir a tu árbol querido y coronarme entonces de aquellas
hojas; pues el asunto de mi canto y tu favor me harán digno de ello.

Tan pocas veces, ¡oh Padre!, se recoge el lauro del triunfo, ya como
César, ya como poeta (por culpa y vergüenza de la humana voluntad), que
cuando alguno arde en deseos de alcanzarlo, el follaje penéico debería
difundir la alegría en la feliz deidad délfica. A una pequeña chispa
sigue una gran llama: quizá después de mí habrá quien ruegue con mejor
voz para que responda Cirra.

La lámpara del mundo se presenta a los mortales por diferentes
aberturas; pero cuando se deja ver por aquella en que se unen cuatro
círculos formando tres cruces, entonces sale con mejor curso y con
mejor estrella, y modela y sella más a su modo la cera de nuestro
mundo. Por aquella abertura se había hecho allí de día, y aquí de
noche: casi todo aquel hemisferio estaba ya blanco, y la otra parte
negra, cuando vi a Beatriz vuelta hacia el lado izquierdo, mirando
al Sol; jamás lo ha mirado un águila con tanta fijeza. Y así como un
segundo rayo sale del primero, y se remonta a lo alto, semejante al
peregrino que quiere volverse, así la acción de Beatriz, penetrando
por mis ojos en mi imaginación, originó la mía, y fijé los ojos en
el Sol contra nuestra costumbre. Muchas cosas son allí permitidas a
nuestras facultades, que no lo son aquí, por ser aquel lugar creado
para residencia propia de la especie humana. Me fué imposible mirar
por mucho tiempo al Sol; pero no tan poco, que no le viera centellear
en torno suyo, como el hierro que sale candente del fuego; y de pronto
me pareció que un nuevo día se unía al día, como si Aquél que puede
hubiese adornado el Cielo con otro Sol.

Beatriz miraba fijamente las eternas esferas, y yo fijé mis ojos en
ella, desviándolos de allá arriba: contemplándola, me transformé
interiormente, como Glauco al gustar la hierba que le hizo en el mar
compañero de los otros Dioses. No es posible significar con palabras el
acto de pasar a un grado superior la naturaleza humana; pero baste el
citado ejemplo a quien la gracia divina reserve tal experiencia.

¡Oh Amor, que gobiernas el cielo! Tú, que me elevaste con tu luz, sabes
si yo era entonces solamente aquella parte de mí que primero creaste.
Cuando la rotación de los cielos, que eternizas por el deseo que estos
tienen de poseerte, atrajo mi atención con su armonía, que regularizas
y distribuyes, me pareció que entonces se encendía con la llama del Sol
tanto espacio del cielo, que ni las lluvias ni los ríos han ocasionado
jamás tan extenso lago. La novedad de los sonidos y tan gran resplandor
me abrasaron de tal modo en el deseo de conocer su causa, que jamás he
sentido tan punzante aguijón. Así es que Ella, que veía mi interior
como yo mismo, abrió su boca para calmar mi excitado ánimo, antes que
yo la abriera para preguntarle, y empezó a decir:

--Tú mismo te atontas con tus falsas ideas, de tal modo que no ves lo
que verías si las hubieras desechado. No estás ya en la Tierra, según
te figuras: el rayo, huyendo de la región donde se forma, no corre tan
velozmente como tú asciendes hacia ella.

Si vi desvanecida mi primera duda, gracias a sus palabras sonrientes y
breves, me vi en cambio más envuelto en otra nueva, y dije:

--Ya me contemplo con placer libre de mi primitiva admiración; mas
ahora me asombra cómo es que puedo atravesar por entre estos cuerpos
leves.

Por lo cual Beatriz, lanzando un piadoso suspiro, dirigió hacia mí sus
ojos con aquel aspecto de que se reviste la madre al oír un desvarío de
su hijo, y repuso:

--Todas las cosas guardan un orden entre sí; y este orden es la forma,
que hace al universo semejante a Dios. Aquí ven las altas criaturas el
signo de la eterna sabiduría, que es el fin para que se ha creado el
orden antedicho. En el de que hablo, todas las naturalezas propenden y,
según su diversa esencia, se aproximan más o menos a su principio. Así
es que se dirigen a diferentes puertos por el gran mar del sér, y cada
una con el instinto que se le concedió para que la lleve al suyo. Este
instinto es el que conduce al fuego hacia la Luna; el que promueve los
primeros movimientos del corazón de los mortales, y el que concentra y
hace compacta a la Tierra. Y este arco se dispara, no tan sólo contra
las criaturas desprovistas de inteligencia, sino contra las que tienen
inteligencia y amor. La Providencia, que todo lo ordena, hace con su
luz que esté tranquilo el cielo en el que gira aquél que tiene mayo
velocidad: allí es donde ahora, como a sitio designado, nos lleva la
virtud de la cuerda de aquel arco que dirige todo cuanto despide hacia
un objeto agradable. Bien es verdad que, así como la forma no guarda
muchas veces armonía con las intenciones del arte, porque la materia
es sorda para contestar, así de esta dirección se desvía tal vez la
criatura, que tiene el poder de inclinarse hacia otro lado, por más
que esté impulsada de aquel modo, y cae (como se puede ver caer el
fuego desde una nube), si su primer impulso la tuerce hacia la Tierra
por un falso placer. No debes, pues, a lo que pienso, admirarte más
de tu ascensión, que de ver a un río descender desde lo alto de una
montaña hasta su base. Lo maravilloso en ti sería que, libre de todo
obstáculo, te hubieras sentado abajo, como lo sería el que la viva
llama permaneciese quieta y apegada a la Tierra.

Dicho esto, elevó sus ojos al Cielo.



[Ilustración]



_CANTO SEGUNDO_


¡Oh vosotros, que, deseosos de escucharme, habéis seguido en una
pequeña barca tras de mi bajel que navega cantando, virad para ver de
nuevo vuestras playas! No os internéis en el piélago, porque quizá,
perdiéndome yo, quedaríais perdidos. El agua por donde sigo no fué
jamás recorrida; Minerva sopla en mi vela, Apolo me conduce y las
nueve Musas me enseñan las Osas. Y vosotros los que, en corto número,
levantasteis ha tiempo las miradas hacia el pan de los ángeles, del
cual se vivo aquí pero sin que nadie quede harto, bien podéis dirigir
vuestra nave por el alta mar, siguiendo mi estela sobre el agua que
se reúne en breve. Aquellos gloriosos héroes que pasaron a Colcos
no se admiraron cuando vieron a Jasón convertido en boyero, como os
admiraréis ahora vosotros. La innata y perpetua sed del deiforme reino
nos hacía ir tan veloces como veloz veis al mismo cielo. Beatriz miraba
hacia arriba, y yo la miraba a ella; y quizá en menos tiempo del en
que se coloca un dardo, y se despide del arco y vuela, me vi llegado
a un punto donde una cosa admirable atrajo mis miradas: por lo cual,
Aquélla para quien no podían estar ocultos mis sentimientos, vuelta
hacia mí tan agradable como bella, me dijo:

--Eleva tu agradecida mente hacia Dios, que nos ha transportado a la
primera estrella.

Parecíame que se extendiese sobre nosotros una nube lúcida, densa,
sólida y bruñida, como un diamante herido por los rayos del Sol.
La eterna margarita nos recibió dentro de sí, como el agua que,
permaneciendo unida, recibe un rayo de luz. Si yo era cuerpo, y si en
la Tierra no se concibe cómo una dimensión pueda admitir a otra, según
debe suceder si un cuerpo penetra en otro, debería abrasarnos mucho
más el deseo de contemplar aquella esencia, en que se ve cómo Dios y
nuestra naturaleza se unieron. Allí se verá esto que creemos por la fe;
pero sin demostración alguna, pues será conocido por sí mismo, como la
primera verdad en que el hombre cree. Yo respondí:

--Señora, con tanto reconocimiento como cabe en mí, doy gracias a Aquél
que me ha alejado del mundo mortal. Pero decidme: ¿qué son las obscuras
señales de este cuerpo, que allá abajo en la Tierra dan ocasión a
algunos para inventar patrañas sobre Caín?[106]

       [106] Las manchas de la Luna, que, según el vulgo, eran Caín
       con un haz de leña.

Sonrióse un poco, y después me dijo:

--Si la opinión de los mortales se extravía donde la llave de los
sentidos no puede abrir, no deberían en verdad punzarte desde ahora
las flechas de la admiración; pues ves que, si la razón sigue a los
sentidos, debe tener muy cortas las alas; pero dime qué es lo que tú
piensas con respecto a esto.

Le contesté:

--Lo que aquí arriba me parece de diferente forma, creo que debe ser
producido por cuerpos enrarecidos y por cuerpos densos.

Ella repuso:

--Verás de un modo cierto que tu creencia está basada en una idea
falsa, si escuchas bien el argumento que voy a oponerte. La octava
esfera os muestra muchas luces, las cuales puede verse que presentan
aspectos diferentes así en calidad como en cantidad. Si esto fuera
efecto solamente del enrarecimiento y la densidad, en todas ellas
habría una sola e idéntica virtud, aunque distribuida en más o menos
abundancia y proporcionalmente a sus respectivas masas. Siendo diversas
las virtudes, necesariamente han de ser fruto de principios formales;
y éstos, menos uno, quedarían destruídos por tu raciocinio. Además,
si el enrarecimiento fuese la causa de aquellas manchas acerca de las
cuales me preguntas, entonces o el planeta estaría en algunos puntos
privado de su materia de parte a parte, o bien del modo que en un
cuerpo alternan lo graso y magro, así el volumen de éste se compondría
de hojas diferentes. Si fuese cierto lo primero, se manifestaría en
los eclipses de Sol, porque la luz de éste pasaría a través de la
Luna, como atraviesa por cualquier cuerpo enrarecido. Esto no es así:
por lo tanto hemos de examinar el otro supuesto; y si llego también
a anularlo, verás demostrado lo falso de tu opinión. Si ese cuerpo
enrarecido no llega de un lado a otro de la Luna, es preciso que
termine en algún punto donde su contrario no deje pasar la luz, y que
el otro rayo reverbere desde allí, como el color se refleja en un
cristal que está forrado de estaño. Pero tú dirás que el rayo aparece
aquí más obscuro que en otras partes, porque se refracta desde mayor
profundidad. De esta réplica puede librarte la experiencia, si haces
uso de ella alguna vez, por ser la fuente de donde manan los arroyos
de vuestras artes. Toma tres espejos: coloca dos de ellos delante de ti
a igual distancia, y el otro un poco más lejos: después fija tus ojos
entre los dos primeros. Vuelto así hacia ellos, dispon que a tu espalda
se eleve una luz que ilumine los tres espejos, y vuelva a ti reflejada
por todos: entonces, aun cuando la luz reflejada sea menos intensa
en el más distante, verás que resplandece igualmente en los tres.
Desvanecido ya el primer error de tu entendimiento, como a impulso de
los cálidos rayos se desvanecen el color y el frío primitivos de la
nieve, quiero mostrarte ahora una luz tan viva, que apenas aparezca
sentirás sus destellos. Dentro del Cielo de la divina paz se mueve un
cuerpo, en cuya virtud reside el ser de todo su contenido. El Cielo
siguiente, que tiene tantas estrellas, distribuye aquel sér entre
diversas esencias, distintas de él y que en él están contenidas. Los
demás cielos, por varios y diferentes modos, disponen para sus fines
aquellas cosas distintas que hay en cada uno, y sus influencias. Estos
órganos del mundo van así descendiendo de grado en grado, como ahora
ves, de suerte que adquieren del superior la virtud que comunican al
inferior. Repara bien cómo voy por este camino hacia la verdad que
deseas, a fin de que después sepas por ti solo vencer toda dificultad.
El movimiento y la virtud de las sagradas esferas deben proceder de
los bienaventurados motores, como del artífice procede la obra del
martillo. Aquel cielo, al que tantas luces hermosean, recibe forma
y virtud de la inteligencia profunda que lo mueve, y se transforma
en su sello. Y así como el alma dentro de vuestro polvo se extiende
a los diferentes miembros, aptos para distintas facultades, así la
inteligencia despliega por las estrellas su bondad multiplicada,
girando sobre su unidad. Cada virtud se une de distinto modo con el
precioso cuerpo a quien vivifica, y en el cual se infunde como en
vosotros la vida. Por la plácida naturaleza de donde se deriva, esa
virtud mezclada a los cuerpos celestes brilla en ellos, como la alegría
en una pupila ardiente. De ella procede la diferencia que se observa
de luz a luz, y no de los cuerpos densos y enrarecidos; ella es el
principio formal que produce lo obscuro y lo claro, según su bondad.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TERCERO_


Aquel Sol que primeramente abrasó de amor mi corazón[107] me había
descubierto, con sus pruebas y refutaciones, el dulce aspecto de una
hermosa verdad; y yo, para confesarme desengañado y persuadido, levanté
la cabeza, tanto como era necesario a fin de declararlo resueltamente.
Pero apareció una visión, la cual haciéndose perceptible me atrajo
de tal modo hacia sí, que ya no me acordé de mi confesión. Así como
a través de cristales tersos y transparentes o de aguas nítidas y
tranquilas, aunque no tan profundas que se obscurezca el fondo,
llegan a nuestra vista las imágenes tan debilitadas, que una perla en
una frente blanca no la distinguirían más débilmente nuestros ojos,
así vi yo muchos rostros prontos a hablarme; por lo cual caí en el
error contrario a aquel que inflamó el amor entre un hombre y una
fuente.[108] En cuanto las distinguí, creyendo que fuesen imágenes
reflejadas en un espejo, volví los ojos para ver los cuerpos a que
correspondían; y como nada vi, los dirigí de nuevo hacia delante,
fijándolos en mi dulce Guía, que sonriéndose despedía vívidos destellos
de sus santos ojos.

       [107] Beatriz.

       [108] Alude a la fábula de Narciso.

--No te asombres porque me sonría de tu pueril pensamiento--me dijo--;
pues no se apoya todavía tu pie sobre la verdad, y como de costumbre,
te inclina a las ilusiones. Esas que ves son verdaderas substancias,
relegadas aquí por haber faltado a su votos. Por consiguiente, habla
con ellas, y oye y cree lo que te digan; pues la verdadera luz que las
regocija no permite que se tuerzan sus pasos.

Y yo me dirigí a la sombra que parecía más dispuesta a hablar, y empecé
a decirle, como hombre a quien su mismo deseo le quita el valor.

--¡Oh espíritu bien creado, que bajo los rayos de la vida eterna
sientes la dulzura que no se comprende nunca si no se ha gustado! Me
será muy grato que te dignes decirme tu nombre y cuál es vuestra suerte.

A lo que contestó pronta y con risueños ojos:

--Nuestra caridad nunca cierra sus puertas a un deseo justo, siendo
como aquella que quiere que se le asemeje toda su corte. Yo fuí en el
mundo una virgen religiosa; y si tu mente me contempla bien, no me
ocultará a tus recuerdos el ser hoy la más bella, sino que reconocerás
que yo soy Piccarda: colocada aquí con estos otros bienaventurados,
soy como ellos bienaventurada en la esfera más lenta. Nuestros afectos
a quienes sólo inflama el amor del Espíritu Santo, se regocijan en el
orden designado por él, y nos ha cabido en suerte este sitio que parece
tan bajo, porque descuidamos nuestros votos, y en parte no fueron
observados.

A lo que le contesté:

--En vuestros admirables rostros resplandece no sé qué de divino, que
cambia el primer aspecto que de vosotras se ha conservado. Por eso no
fuí más presto en recordar; pero ahora viene en mi ayuda lo que tú me
dices, de suerte que me es más fácil reconocerte. Mas dime: vosotras
que sois aquí felices ¿deseáis estar en otro lugar más elevado para ver
más o para haceros más amigas?

Sonrióse un poco mirando a las otras sombras, y en seguida me respondió
tan placentera, que parecía arder en el primer fuego del amor:

--Hermano, la virtud de la caridad calma nuestra voluntad, y esa virtud
nos hace querer solamente lo que tenemos, y no apetecer nada más. Si
deseáramos estar más elevadas, nuestro anhelo estaría en desacuerdo
con la voluntad de Aquél que nos reúne aquí; desacuerdo que no admiten
las esferas celestiales, como verás si consideras bien que aquí es
condición necesaria estar unidas a Dios por medio de la caridad, y
la naturaleza de esta misma caridad. También es esencial a nuestra
existencia bienaventurada uniformar la propia voluntad a la de Dios, de
modo que nuestras mismas voluntades se refundan en una. Así es que al
estar como estamos distribuídas de grado en grado por este reino, place
a todo él, porque place al Rey cuya voluntad forma la nuestra. En su
voluntad está nuestra paz; ella es el mar adonde va a parar todo lo que
ha creado, o lo que hace la naturaleza.

Entonces comprendí claramente por qué en el Cielo todo es Paraíso, por
más que la gracia del Supremo Bien no llueva en todas partes por igual.
Pero, así como suele suceder que un manjar nos sacie, y que sintamos
aún apetito por otro, de suerte que pedimos éste y rechazamos aquél,
así hice yo con el gesto y la palabra para saber por ella cuál fué el
tejido cuya lanzadera no continuó manejando hasta el fin.

--Una virtud perfecta, un mérito eminente colocan en un cielo más alto
a una mujer[109]--me dijo--, según cuya regla se lleva allá abajo en
vuestro mundo el hábito y el velo monacal, a fin de que hasta la muerte
se viva noche y día con aquel esposo, a quien es grato todo voto que la
caridad hace conforme a su deseo. Por seguirla, huí del mundo jovencita
aún, y me encerré en su hábito, y prometí observar la regla de su
orden. Posteriormente, algunos hombres, más habituados al mal que al
bien, me arrebataron de la dulce clausura. ¡Dios sabe cuál fué después
mi vida!... Lo que digo de mí, entiende que lo digo asimismo de esta
otra alma esplendente que te se muestra a mi derecha, y en quien brilla
toda la luz de nuestra esfera: monja fué, y también le arrebataron
de la cabeza la sombra de las sagradas tocas; pero cuando volvió al
mundo, contra su gusto y contra ley, no se despojó jamás del velo de su
corazón. Esa es la luz de la gran Constanza, que del segundo príncipe
poderoso de la casa de Suabia engendró al tercero, última potencia de
esta raza.

       [109] Santa Clara, a cuya orden pertenecía Piccarda.

Así me habló y empezó después a cantar "Ave María," y cantando
desapareció, como una cosa pesada a través del agua profunda. Mi vista,
que la siguió tanto cuanto le fué posible, después que la perdió,
se volvió hacia el objeto de su mayor deseo, y se fijó enteramente
en Beatriz; pero ésta lanzó tales fulgores sobre mi mirada, que no
los pude sufrir en el primer momento, por cuya causa tardé más en
preguntarle.



[Ilustración]



_CANTO CUARTO_


Un hombre libre de elegir entre dos manjares igualmente distantes de
él y que exciten del mismo modo su apetito, moriría de hambre antes de
llevarse a la boca uno de ambos. De igual suerte permanecería inmóvil
un cordero entre dos hambrientos lobos, temiéndoles igualmente, o un
perro entre dos gamos. Por esta razón no me culpo ni me alabo de haber
callado, teniéndome en suspenso igualmente dos dudas; pues mi silencio
era necesario. Yo callaba; pero tenía pintado en el rostro mi deseo, y
en él aparecía más clara mi pregunta que si la hubiera expresado por
medio de palabras. Beatriz hizo lo que Daniel al librar a Nabucodonosor
de aquella cólera que le había hecho cruel injustamente, y me dijo:

--Bien veo cómo te atrae uno y otro deseo, de modo que tu curiosidad
se liga a sí misma de tal suerte, que no se manifiesta con palabras.
Tú raciocinas así: si la buena voluntad persevera, ¿por qué razón
la violencia ajena ha de disminuir la medida de mi mérito? También
te ofrece motivo de duda el que las almas al parecer vuelvan a las
estrellas, según la sentencia de Platón. Tales son las cuestiones
que pesan igualmente sobre tu voluntad; pero antes me ocuparé en lo
que tiene más hiel. El serafín que más goce de Dios, Moisés, Samuel,
cualquiera de los dos Juanes que quieras escoger, María misma, no
tienen su asiento en un cielo distinto de aquel donde moran esos
espíritus que aquí te han aparecido, ni su estado de beatitud tiene
fijada más ni menos duración, sino que todos embellecen el primer
círculo, y gozan de una vida diferentemente feliz, según que sienten
más o menos el Espíritu eterno. Aquí se te aparecieron, no porque les
haya tocado en suerte esta esfera, sino para significar que ocupan en
la celestial la parte menos elevada. Así es preciso hablar a vuestro
espíritu, porque sólo comprende por medio de los sentidos lo que hace
después digno de la inteligencia. Por eso la Escritura, atemperándose
a vuestras facultades, atribuye a Dios pies y manos, mientras que
ella lo ve de otro modo; y la Santa Iglesia os representa bajo formas
humanas a Gabriel y a Miguel y al que sanó a Tobías. Lo que Timeo dice
acerca de las almas no es figurado, como aquí se ve, pues parece que
siente lo que afirma. Dice que el alma vuelve a su estrella, creyendo
que se desprendió de ella cuando la naturaleza la unió a su forma. Tal
vez su opinión sea diferente de lo que expresan sus palabras, y es
posible que la intención de éstas no sea irrisoria. Si quiere decir
que la influencia operada por las estrellas se convierte en honor o
en vituperio de las mismas, quizá haya dado su flecha en el blanco de
una verdad. Este principio, mal comprendido, extravió a casi todo el
mundo, haciendo que corriese a invocar a Júpiter, a Mercurio y a Marte.
La otra duda que te agita tiene menos veneno, porque su malignidad no
te podría alejar de mí. Que nuestra justicia parezca injusta a los
ojos de los mortales, es un argumento de fe y no de herética malicia;
pero como puede vuestro discernimiento penetrar bien esta verdad, te
dejaré satisfecho según deseas. Si hay verdadera violencia cuando el
que la sufre no se adhiere en nada a aquel que la comete, aquellas
almas no pueden servirse de ella como excusa; porque la voluntad, si
no quiere, no se aquieta, sino que hace lo que naturalmente hace el
fuego, aunque la tuerzan mil veces con violencia. Por lo cual, si la
voluntad se doblega poco o mucho, sigue a la fuerza; y así hicieron
aquéllas, pues pudieron haber vuelto al sagrado lugar. Si su voluntad
hubiera sido firme, como lo fué la de Lorenzo sobre las parrillas, y
como la de Mucio al ser tan severo con su mano, ella misma las habría
vuelto al camino de donde las habían separado, en cuanto se vieron
libres; pero una voluntad tan sólida es muy rara. Por estas palabras,
si es que las has recogido como debes, queda destruído el argumento
que te hubiera importunado aún muchas veces. Pero se atraviesa otra
dificultad ante tus ojos, y tal que por ti mismo no sabrías salir
de ella; antes bien te rendirías fatigado. He dado como cierto a tu
mente que el alma bienaventurada no podía mentir, porque está siempre
próxima a la primera Verdad; y luego habrás podido oír por Piccarda,
que Constanza había guardado su inclinación al velo, de manera que
parece contradecirme. Muchas veces, hermano, sucede que por huír de un
peligro, se hace con repugnancia aquello que no debería hacerse; como
Alcmeón, que, a instancias de su padre, mató a su propia madre, y por
no faltar a la piedad, se hizo desapiadado. Con respecto a este punto,
quiero que sepas que, si la fuerza y la voluntad obran de acuerdo,
resulta que no pueden excusarse las faltas. La voluntad en absoluto no
consiente el daño; pero lo consiente en cuanto teme caer en mayor pena
oponiéndose a él. Cuando Piccarda, pues, se expresa como lo ha hecho,
entiende que habla de la voluntad absoluta, y yo de la otra; de suerte
que ambas decíamos la verdad.

Tales fueron las ondulaciones del santo arroyo que salía de la fuente
de donde fluye toda verdad, y que aquietaron todos mis deseos.

--¡Oh amada del primer Amante!, ¡oh divina--dije en seguida--, cuyas
palabras me inundan comunicándome tal calor que me reaniman cada vez
más! No es tan profunda mi afección, que baste a devolveros gracia
por gracia; pero que responda por mí Aquél que todo lo ve y lo puede.
Bien veo que nuestra inteligencia no queda nunca satisfecha, si no
la ilumina aquella Verdad, fuera de la cual no se difunde ninguna
otra. En cuanto ha podido alcanzarla, descansa en ella como la fiera
en su cubil; y puedo indudablemente conseguirla; de lo contrario,
todos nuestros deseos serían vanos. De este deseo de saber nace,
como un retoño, la duda al pie de la verdad; siendo esto un impulso
de la naturaleza que guía de grado en grado nuestra inteligencia al
conocimiento de Dios. Esto mismo me invita, esto mismo me anima,
Señora, a pediros reverentemente que me aclaréis otra verdad que
encuentro obscura. Quiero saber si el hombre puede satisfaceros, con
respecto a los votos quebrantados, por medio de otras buenas acciones
que no sean pocas en vuestra balanza.

Beatriz me miró con los ojos llenos de amorosos destellos, y tan
divinos, que sintiendo mi fuerza vencida, me volví y quedé como
anonadado con los ojos bajos.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO QUINTO_


Si te parezco más radiante en el fuego de este amor de lo que suele
verse en la tierra, hasta el punto de superar la fuerza de tus ojos,
no debes asombrarte, porque esto procede de una vista perfecta, que,
distinguiendo bien los objetos, se dirige con más rapidez hacia el
bien. Veo claramente cómo resplandece ya en tu inteligencia la eterna
luz, que contemplada una sola vez enciende un perpetuo amor. Y si otra
cosa seduce el vuestro, sólo es un vestigio mal conocido del resplandor
que aquí brilla. Tú quieres saber si con otras buenas acciones puede
satisfacerse el voto no cumplido, de modo que el alma esté segura de
todo debate con la justicia divina.

Así empezó Beatriz este canto, y como hombre que no interrumpe su
razonamiento, continuó de este modo su santa enseñanza:

--El mayor dón que Dios, en su liberalidad, nos hizo al crearnos,
como más conforme a su bondad, y el que más aprecia, fué el del libre
albedrío de que estuvieron y están dotadas únicamente las criaturas
inteligentes. Ahora conocerás, si raciocinas según este principio,
el alto valor del voto, si éste es tal que Dios consienta cuando tú
consientes; porque al cerrarse el pacto entre Dios y el hombre, se le
sacrifica ese tesoro de que hablo, y se le sacrifica por su propio
acto. Así, pues, ¿qué se podrá dar en cambio de esto? Si crees que
puedes hacer buen uso de lo que ya has ofrecido, es como si quisieras
hacer una buena obra con una cosa mal adquirida. Ya conoces, pues,
la importancia del punto principal: pero como la Santa Iglesia da
sobre esto sus dispensas, lo cual parece contrario a la verdad que te
he descubierto, es preciso que continúes sentado un poco a la mesa,
porque el pesado alimento que has tomado requiere alguna ayuda para
ser digerido. Abre el espíritu a lo que te presento y enciérralo en ti
mismo, pues no proporciona ciencia alguna el oír sin retener. Dos cosas
son necesarias en la esencia de este sacrificio: una es la materia
del voto, y otra el pacto que se forma con Dios. Este último no se
borra jamás, si no es observado, y acerca de ello te he hablado antes
en términos precisos. Por esta causa fué necesario que los Hebreos
continuasen ofreciendo, aunque alguna de sus ofrendas fuese permutada,
como debes saber. Respecto a la que te he dado a conocer como materia
del voto, puede ser tal que no se cometa yerro alguno al cambiarla en
otra materia: pero que ninguno por su propia autoridad mude el fardo de
su espalda, sin la vuelta de la llave blanca y de la llave amarilla:
crea que todo cambio es insensato, si la cosa abandonada no se contiene
en la elegida, como el cuatro está contenido en el seis. Todo lo que
pese tanto por su valor, que incline hacia su lado la balanza, no
puede reemplazarse con otra cosa. Que los mortales no tomen a broma
el voto. Sed fieles, y al comprometeros no seáis ciegos como lo fué
Jephté en su primera ofrenda, porque más le valiera haber dicho: "Hice
mal," que hacer otra cosa peor al cumplir su voto: tan insensato como
a él puedes suponer al gran jefe de los Griegos,[110] quien obligó a
Ifigenia a llorar su hermoso rostro, e hizo llorar por ella a sabios
e ignorantes, cuando oyeron hablar de tal sacrificio. Cristianos,
sed más pausados en vuestras acciones; no seáis como la pluma a todo
viento, ni creáis que toda agua pueda lavaros. Tenéis el Antiguo y el
Nuevo Testamento, y el Pastor de la Iglesia que os guía: baste esto
para vuestra salvación. Si os dice otra cosa el espíritu del mal,
sed hombres, y no locas ovejas, de suerte que el judío no se ría de
vosotros entre vosotros. No hagáis como el cordero, que deja la leche
de su madre, y sencillo y alegre, combate a su placer consigo mismo.

       [110] Agamenón.

Así me habló Beatriz, según lo escribo: después se volvió anhelante
hacia aquella parte donde el mundo es más vivo. Su silencio y la
mudanza de su semblante impusieron silencio a mi ávido espíritu, que
tenía ya preparadas nuevas preguntas. Y como la saeta que da en el
blanco antes de que haya quedado en reposo la cuerda, así corríamos
hacia el segundo reino[111]. Allí vi yo tan contenta a mi Dama
cuando penetró en la luz de aquel cielo, que el planeta se volvió
más resplandeciente. Y si la estrella se transformó y rió, ¿cuánto
más alegre estaría yo, que por mi naturaleza soy en todos sentidos
transmutable? Así como en un vivero, que está tranquilo y puro, acuden
solícitos los peces al objeto procedente del exterior, por creerlo su
pasto, así vi yo más de mil almas esplendorosas acudir hacia nosotros,
y a cada cual de ellas se oía exclamar: "¡He ahí quien acrecentará
nuestros amores!" Y tan pronto como cada una se nos acercaba, conocíase
su júbilo por el claro fulgor que de ella salía. Piensa, lector, cuál
sería tu impaciente anhelo de saber, si lo que aquí empieza no siguiese
adelante, y por ti comprenderás cuánto sería mi deseo de conocer la
condición de estas almas, en cuanto se presentaron a mi vista.

       [111] Al cielo de Mercurio.

--¡Oh bien nacido, a quien está concedida la gracia de ver los tronos
del triunfo eterno, antes de haber abandonado la milicia de los vivos!
Nosotros nos abrasamos en el fuego que se extiende por todo el cielo:
así, pues, si deseas que te iluminemos acerca de nuestra suerte, puedes
saciarte según tu deseo.

Así me dijo uno de aquellos espíritus piadosos, y Beatriz añadió:

--Di, di con toda confianza, y créeles como a Dioses.

--Veo bien cómo anidas en tu propia luz, y que la despides por tus
ojos, para que resplandezcan cuando ríes; pero no sé quién eres, ni por
qué ocupas, ¡oh alma digna!, el grado de la esfera que se oculta a los
mortales con los rayos de otro.

Esto dije dirigiéndome al alma resplandeciente que me había hablado;
por lo cual se volvió más luminosa de lo que antes era. Lo mismo que
el Sol, que a sí mismo se oculta por su excesiva luz, cuando el calor
ha destruído los densos vapores que la amortiguaban, así aquella santa
figura se ocultó a causa de su alegría en su mismo fulgor, y encerrada
de aquel modo me contestó como se verá en el canto siguiente.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEXTO_


Después que Constantino volvió el águila contra el curso del Cielo que
antes siguiera tras el antiguo esposo de Lavinia, cien y cien años y
más permaneció el ave de Dios en el extremo de Europa, próxima a los
montes de que primitivamente había salido; y bajo la sombra de las
sagradas plumas gobernó allí el mundo pasando de mano en mano, hasta
que en estos cambios llegó a las mías. César fuí; soy Justiniano,
que por voluntad del primer Amor, de que ahora disfruto en el cielo,
suprimí de las leyes lo superfluo y lo inútil: antes de haberme
dedicado a esta obra, creí que había en Cristo una sola naturaleza y
no más, y estaba contento con tal creencia; pero el bendito Agapito,
que fué Sumo Pastor, me encaminó con sus palabras a la verdadera fe;
yo le creí, y ahora veo claramente cuanto él me decía, así como tú
ves en toda contradicción una parte falsa y otra verdadera. En cuanto
caminé al par de la Iglesia, plugo a Dios por su gracia inspirarme la
grande obra, y me dediqué completamente a ella: confié las armas a
mi Belisario, a quien se unió de tal modo la diestra del cielo, que
ésta fué para mí una señal de que debía descansar en él. Aquí termina,
pues, mi respuesta a tu primera pregunta; pero su condición me obliga
a añadir algunas explicaciones. Para que veas con cuán poca razón se
levantan contra la sacrosanta enseña los que se la apropian y los
que se le oponen, considera cuántas virtudes la han hecho digna de
reverencia, desde el día en que Palanto murió para darle el imperio. Tú
sabes que aquel signo fijó su mansión en Alba por más de trescientos
años, hasta el día en que por él combatieron tres contra tres[112].
Sabes lo que hizo bajo siete reyes, desde el robo de las Sabinas hasta
el dolor de Lucrecia, conquistando los países circunvecinos. Sabes lo
que hizo llevado por los egregios romanos contra Breno, contra Pirro,
contra otros príncipes solos y coligados, por lo cual Torcuato, y
Quintio que recibió un sobrenombre por su descuidada cabellera[113],
los Decios y los Fabios, conquistaron un renombre que me complazco
en admirar. El abatió el orgullo de los árabes que tras de Aníbal
pasaron las rocas alpestres de donde tú, Po, te desprendes. A su sombra
triunfaron, siendo aún muy jóvenes, Escipión y Pompeyo; y su dominio
pareció amargo a aquella colina bajo la cual naciste[114]. Después,
cerca del tiempo en que todo el cielo quiso reducir el mundo al estado
sereno de que es modelo, César tomó aquel signo por la voluntad del
pueblo romano; y lo que hizo desde el Var hasta el Rhin, lo vieron el
Isere y el Loira, y lo vió el Sena, y todos los ríos que afluyen al
Ródano. Lo que hizo cuando César salió de Ravena y pasó el Rubicón
fué con tan levantado vuelo, que no lo podrían seguir la lengua ni la
pluma. Hacia España dirigió sus tropas, después hacia Durazzo, y a
Farsalia hirió de tal modo, que hasta en las cálidas orillas del Nilo
se sintió el dolor. Volvió a ver a Antandro y al Simois de donde había
salido, y el sitio donde reposa Héctor; después se alejó de nuevo, con
detrimento de Tolomeo. Desde allí cayó como un rayo sobre Juba, y luego
se dirigió hacia vuestro Occidente, donde oía la trompa pompeyana. Lo
que aquel signo hizo en manos del que lo llevó en seguida lo ladran
Bruto y Casio en el Infierno; y de ello se lamentan Módena y Perusa.
También llora la triste Cleopatra, que, huyendo ante él, recibió de
un áspid muerte cruel y súbita. Con él corrió en seguida al mar Rojo;
con él estableció en el mundo paz tan grande que se cerró el templo
de Jano. Pero lo que el signo de que hablo había hecho antes, y lo
que debía hacer después por el reino mortal que le está sometido, es
en la apariencia poco y obscuro, si con mirada clara y con afecto
puro se le considera después en manos del tercer César; porque la
viva justicia que me inspira le concedió, puesto en manos de aquel a
quien me refiero, la gloria de vengar la cólera divina[115]. Admírate,
pues, ante lo que voy a repetirte. Con Tito corrió en seguida a tomar
venganza de la venganza del pecado antiguo. Cuando el diente lombardo
mordió a la Santa Iglesia, venciendo Carlo-Magno bajo sus alas,
acudió a socorrerla. En adelante puedes juzgar a los que he acusado
más arriba y sus faltas, que son la causa de todos vuestros males.
El uno opone a la enseña común las amarillas lises, y el otro se la
apropia, no pensando más que en su partido, de suerte que es difícil
comprender cuál comete mayor falta. Lleven los gibelinos, lleven a
cabo sus empresas bajo otra enseña; que mal sigue ésta a los que ponen
un obstáculo entre ella y la justicia; y que este nuevo Carlos no la
abata con sus güelfos, pues debe temer las garras que a más feroces
leones arrancaron la piel. Muchas veces han tenido que llorar los hijos
las faltas de los padres; y no se crea que Dios cambie sus armas por
las lises. Esta pequeña estrella está poblada de buenos espíritus,
que fueron activos en la Tierra, para dejar en ella memoria de su
honor y su fama; y cuando los deseos se elevan hacia tales objetos
desviándose del Cielo, es preciso que los rayos del verdadero amor se
eleven también con menos viveza; pero nuestra beatitud consiste en la
medida de las recompensas con nuestros méritos, porque no la vemos
mayor ni menor que éstos. La viva justicia endulza, pues, de tal modo
en nosotros el deseo, que nunca puede dirigirse éste a ninguna malicia.
Diversas voces despiden dulce armonía; así también los diversos grados
de gloria de nuestra vida producen una dulce armonía entre estas
esferas. Dentro de la presente margarita fulgura la luz de Romeo[116],
cuya hermosa y grande obra fué tan mal agradecida. Pero los Provenzales
que se declararon en contra suya no se han reído por mucho tiempo;
porque mal camina quien convierte en desgracia propia los beneficios
que ha recibido de otro. Raimundo Berenguer tuvo cuatro hijas; todas
fueron reinas, y esto lo hizo Romeo, persona humilde y errante
peregrino; pero después algunas palabras envidiosas movieron a aquél a
pedir cuentas a este justo, que le dió siete y cinco por diez, por lo
cual partió pobre y anciano; y si el mundo hubiera sabido cuál era su
corazón al mendigar pedazo a pedazo su vida, le ensalzaría más de lo
que ahora le ensalza.

       [112] Alude al combate de los Horacios y los Curiacios, en que
       éstos fueron vencidos por aquéllos, quedando Alba sujeta al
       dominio romano.

       [113] Cincinato.

       [114] Alude a la destrucción de Fiésole, ocasionada por haber
       dado asilo esta ciudad a Catilina. En su lugar fué edificada
       Florencia, donde nació Dante.

       [115] El emperador Tiberio.

       [116] Hombre de obscuro nacimiento, que al volver de su
       peregrinación a Santiago de Galicia, llegó a Provenza y se
       acomodó en casa del conde Raimundo Berenguer. Administrando
       los bienes de éste, los acrecentó de tal modo que lo que valía
       diez valió después doce, lo que fué causa de que cuatro hijas
       del Conde se casaran con cuatro reyes. Romeo, malquistado con
       Raimundo por algunos barones envidiosos, se separó de él, y
       fué mendigando su vida.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO SEPTIMO_


"Gloria a ti, Santo Dios de los Ejércitos, que esparces tu claridad
sobre los felices fuegos, esto es, sobre las almas dichosas de este
reino." Así oí que cantaba, volviéndose hacia su esfera, aquella
substancia, sobre la cual resplandece un doble fulgor. Ella y las otras
emprendieron su danza, y cual centellas velocísimas se me ocultaron con
su repentino alejamiento. Yo dudaba y decía entre mí: "Dile, dile a mi
Dama que calme mi sed con sus dulces palabras." Pero aquel respeto que
se apodera completamente de mí tan sólo al oír B o ICE,[117] me hacía
inclinar la cabeza como un hombre que dormita. Beatriz no consintió que
yo estuviese así mucho tiempo; e irradiando sobre mí una sonrisa que
haría feliz a un hombre en el fuego, empezó a decirme:

       [117] Bice, diminutivo de Beatriz. Significa que la reverencia
       que le causaba sólo el oír pronunciar una sílaba de aquel
       nombre, le tenía con la cabeza baja y sin atreverse a hablar.

--Según mi parecer infalible, estás pensando cómo fué justamente
castigada la justa venganza; pero yo despejaré en breve tu espíritu:
escucha, pues, que mis palabras te ofrecerán el dón de una gran
verdad. Por no haber soportado un útil freno a su voluntad aquel hombre
que no nació[118], al condenarse, condenó a toda su descendencia; por
lo cual la especie humana yació enferma por muchos siglos en medio de
un grande error, hasta que el Verbo de Dios se dignó descender adonde,
por un sólo acto de su eterno amor, unió a sí en persona la naturaleza,
que se había alejado de su Hacedor. Ahora mira atentamente lo que
digo: Esta naturaleza unida a su Hacedor, tal cual fué creada, era
sincera y buena; pero por sí misma fué desterrada del Paraíso, porque
se salió del camino de la verdad y de su vida. La pena, pues, que la
Cruz hizo sufrir a la naturaleza humana de Jesucristo, si se mide por
esa misma naturaleza, fué más justa que otra cualquiera; pero tampoco
hubo otra tan injusta, si se atiende a la Persona divina que la sufrió,
y a la que estaba unida aquella naturaleza. Por lo tanto, aquel hecho
produjo efectos diferentes; porque la misma muerte fué grata a Dios
y a los Judíos; por ella tembló la Tierra, y por ella se abrió el
Cielo. No te debe ya parecer tan incomprensible cuando te digan que un
tribunal justo ha castigado una justa venganza. Mas ahora veo tu mente
comprimida, de idea en idea, en un nudo, del que espera con ansia verse
libre. Tú dices: "Comprendo bien lo que oigo; pero no veo bien por
qué Dios quisiera valerse de este medio para nuestra redención." Este
decreto, hermano, está velado a los ojos de todo aquel cuyo espíritu no
haya crecido en la llama de la caridad. Y en efecto, como se examina
mucho este punto, y se le comprende poco, te diré por qué fué elegido
aquel medio como el más digno. La divina bondad, que rechaza de sí todo
rencor, ardiendo en sí misma centellea de tal modo, que hace brotar
las bellezas eternas. Lo que procede inmediatamente de ella sin otra
cooperación no tiene fin; porque nada hace cambiar su sello una vez
impreso. Lo que sin cooperación procede de ella es completamente libre,
porque no está sujeto a la influencia de las cosas secundarias; y
cuanto más se le asemeja, más le place, pues el amor divino que irradia
sobre todo, se manifiesta con mayor brillo en lo que se le parece más.
La criatura humana disfruta la ventaja de todos estos dones; pero si le
falta uno solo, es preciso que decaiga su nobleza. Sólo el pecado es
el que le arrebata su libertad y su semejanza con el Sumo Bien; por lo
cual refleja muy poco su luz, y no vuelve a adquirir su dignidad, si no
llena de nuevo el vacío que dejó la culpa, expiando sus malos placeres
por medio de justas penas. Cuando vuestra naturaleza entera pecó en su
germen, se vió despojada de estas dignidades y lanzada del Paraíso, y
no hubiera podido recobrarlas (si lo examinas sutilmente) por ningún
camino, sin pasar por uno de estos vados: o porque Dios, en su bondad,
perdonara el pecado, o porque el hombre por sí mismo redimiera su
falta. Fija ahora tus miradas en el abismo del Consejo eterno, y está
tan atento como puedas a mis palabras. El hombre no podía jamás, en sus
límites naturales, dar satisfacción, por no poder después humillarse
con su obediencia tanto cuanto pretendió elevarse con su desobediencia;
y esta es la causa porque el hombre fué exceptuado de poder dar
satisfacción por sí mismo. Era preciso, pues, que Dios condujera al
hombre a la vida sempiterna por sus propias vías, bien por una, o bien
por ambas. Pero, como la obra es tanto más grata al obrero, cuanto más
representa la bondad del corazón de donde ha salido, la divina bondad,
que imprime al mundo su imagen, se regocijó de proceder por todas sus
vías para elevaros hasta ella. Entro el primer día y la última noche
no hubo ni habrá jamás un procedimiento tan sublime y magnífico, de
cualquier modo que se le considere; porque al entregarse Dios a sí
mismo, haciendo al hombre apto para levantarse de su caída, fué más
liberal que si le hubiese perdonado por su clemencia; y todos los demás
medios eran insuficientes ante la justicia, si el Hijo de Dios no se
hubiera humillado hasta encarnarse. Ahora, para colmar bien todos tus
deseos, vuelvo atrás, a fin de aclararte algún punto de modo que lo
veas como yo. Tú dices: "Yo veo el aire, veo el fuego, el agua, la
tierra y todas sus mezclas llegar a corromperse y durar poco; y estas
cosas, sin embargo, fueron creadas: ahora bien, si lo que has dicho
es cierto, deberían estar al abrigo de la corrupción." Los ángeles,
hermano, y el país libre y puro en que estás, pueden decirse creados
tales como son, en su eterno sér; pero los elementos que has nombrado,
y aquellas cosas que de ellos se componen, tienen su forma de una
potencia creada. Creada fué la materia de que están hechos: creada
fué la virtud generatriz de las formas en estas estrellas que giran
en torno suyo. El rayo y el movimiento de las santas luces sacan de
la complexión potencial el alma de todos los brutos y plantas; pero
vuestra vida aspira directamente la divina bondad, la cual la enamora
de sí de modo que siempre la desea. De aquí puedes deducir aún vuestra
resurrección, si reflexionas cómo fué creada la carne humana, cuando
fueron creados los primeros padres.

       [118] Adán.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO OCTAVO_


Solía creer el mundo en su peligro, que de los rayos de la bella
Ciprina, que gira en el tercer epiciclo, emanaba el loco amor: por esto
las naciones antiguas, en su antiguo error, no solamente la honraban
por medio de sacrificios y de ruegos votivos, sino que también honraban
a Dione y a Cupido, a aquélla como madre, y a éste como hijo suyo, de
quien decían que estaba sentado en el regazo de Dido. Y de ésta que he
citado al empezar mi canto dieron nombre a la estrella que el Sol mira
placentero, ya contemplando sus pestañas, ya su cabellera[119].

       [119] Ya cuando va tras de él y se llama Espero, ya cuando va
       delante y se llama Lucífero, de cuya palabra hemos hecho los
       españoles lucero.

Yo no advertí mi ascensión a ella; pero me cercioré de que estaba en su
interior, cuando vi a mi Dama adquirir más hermosura. Y así como se ve
la chispa en la llama, y se distinguen dos voces entre sí, cuando la
una sostiene una nota y la otra ejecuta varias modulaciones, del mismo
modo vi en aquella luz otros resplandores que se movían en círculo
más o menos ágiles, con arreglo, según creo, a sus dichosas visiones
eternas. De fría nube no salieron jamás, visibles o invisibles, vientos
tan veloces, que no parecieran entorpecidos y lentos a quien hubiese
visto llegar hasta nosotros aquellos divinos fulgores, dejando la
órbita comenzada antes en el Cielo de los serafines. Y dentro de los
que se nos aparecieron delante resonaba "Hosanna," tan dulce que nunca
me ha abandonado el deseo de volverlo a oír. Entonces se acercó uno de
ellos a nosotros, y empezó a decir solo:

--Todos estamos prontos en tu obsequio, para que te regocijes en
nosotros. Todos giramos con los príncipes celestiales dentro de la
misma órbita, con el mismo movimiento circular y con idéntico deseo que
aquellos de quienes has dicho ya en el mundo: "Vosotros que movéis el
tercer cielo con vuestra inteligencia"[120], y estamos tan llenos de
amor, que por agradarte, no nos será menos dulce un momento de reposo.

       [120] Así comienza una canción de Dante en el Convito.

Después que mis ojos se fijaron reverentes en mi Dama, y que ella
les dió la seguridad de su contentamiento, los volví hacia la
resplandeciente alma que tanto se me había ofrecido, y:

--Di, ¿quién fuiste?--fué mi respuesta, impregnada del mayor afecto.

¡Oh, cuánto más brillante y bella se volvió cuando le hablé, a causa
del nuevo gozo que acrecentó sus alegrías! Embellecida de este modo, me
dijo:

--Poco tiempo me tuvo allá abajo el mundo[121]: si yo hubiera
permanecido más en él, no habrían sucedido muchos de los males que
allí suceden. La alegría que despide en torno mío estos fulgores, me
cubre como al gusano su capullo, y me oculta a tus ojos. Tú me has
amado mucho, y tuviste motivo para ello; porque si yo hubiera estado
allá abajo más tiempo, te habría dado en prueba de mi amor algo más
que las hojas. Aquella ribera izquierda, que baña el Ródano después
de haberse unido con el Sorgues, me esperaba, andando el tiempo, para
recibirme por su señor; así como también aquella punta de la Ausonia
que comprende los pueblos de Bari, Gaeta y Crotona, desde donde el
Tronto y el Verde desembocan en el mar. Brillaba ya en mi frente la
corona de aquella tierra que riega el Danubio después de abandonar las
riberas tudescas; y la bella Trinacria, que entre los promontorios
Pachino y Peloro, sobre el golfo que el Euro azota con más violencia,
se cubre de humo caliginoso, no a causa de Tifeo, sino por el azufre
que se exhala de su suelo, habría esperado aún sus reyes nacidos por
mí de Carlos y de Rodolfo, si el mal gobierno que rebela siempre a
los pueblos sumisos, no hubiese excitado a Palermo a gritar: "¡Muera!
¡muera!" Y si mi hermano hubiera previsto esto, huiría ya la avara
pobreza de Cataluña para no ofender a aquellos pueblos. Necesita, en
verdad, proveer por sí mismo o por otros, a fin de que su barca no
tenga más carga de la que pueda soportar. Su índole, que de liberal se
ha hecho avara, necesitaría ministros que no se cuidasen sólo de llenar
sus arcas.

       [121] Esta es el alma de Carlos Martel, muerto en 1295, hijo
       de Carlos II.

--El gran contento que me infunden tus palabras, ¡oh señor mío!, me
es mucho más grato al considerar que aquí, donde está el principio y
el fin de todo bien, lo ves como yo lo veo; y también gozo pensando
que en presencia de Dios conoces mi felicidad. Ya que me has dado esta
alegría, aclárame (pues hablando me has hecho dudar) cómo de una
semilla dulce puede salir un fruto amargo.

Esto le dije, y él me contestó:

--Si puedo demostrarte una verdad, volverás el rostro a lo que
preguntas, como ahora le vuelves la espalda. El Bien que da movimiento
y alegría a todo el reino por donde asciendes, hace que su providencia
sea virtud influyente de estos grandes cuerpos; y en la Mente perfecta
por sí misma, no sólo se ha provisto a la naturaleza de cada cosa, sino
también a la conservación y estabilidad de todas juntas: por lo cual,
todo cuanto desciende disparando de este arco, va dispuesto hacia un
fin determinado, como la flecha se dirige al blanco. Si esto no fuese
así, el cielo sobre que caminas produciría sus efectos de tal modo, que
no serían obras de arte, sino ruinas; y eso no puede ser, a no admitir
que son defectuosas las inteligencias que mueven estos astros, y
defectuoso también el Sér primero, que no las hizo perfectas. ¿Quieres
que te aclare más esta verdad?

--No es menester--contesté--; pues considero imposible que la
naturaleza llegue a faltar en aquello que es necesario.

El Alma continuó:

--Dime, pues: ¿sería peor la existencia del hombre en la Tierra, si no
viviera en sociedad?

--Sí--repuse--; y no pregunto la razón de eso.

--¿Y puede ser tal cosa, si allá abajo no vive cada cual de diferente
modo por la diversidad de oficios? No puede ser, si vuestro maestro
escribió la verdad.

Así, procediendo de una en otra deducción, llegó a ésta; y después
concluyó:

--Luego es preciso que sean diversas las raíces de vuestras aptitudes;
por lo cual uno nace Solón y otro Jerjes, uno Melquisedec y otro aquel
que perdió a su hijo, al volar éste por el aire.[122] La influencia
de los círculos celestes, que imprime su sello a la cera mortal, hace
bien su oficio; pero no distingue una morada de otra. De aquí proviene
que Esaú se aparte de Jacob desde el vientre materno, y que Quirino
descienda de un padre tan vil, que se atribuye su origen a Marte. La
naturaleza engendrada sería siempre semejante a la naturaleza que
engendra, si la Providencia divina no predominase. Ahora tienes ya
delante lo que antes detrás; mas para que sepas que me complazco en
instruirte, quiero proveerte aún de un corolario. La naturaleza es
siempre estéril, si la fortuna le es contraria, como toda simiente
esparcida fuera del clima que le conviene. Y si el mundo allá abajo
se apoyara en los cimientos que pone la naturaleza, habría por cierto
mejores habitantes en él; pero vosotros destináis para el templo al que
nació para ceñir la espada, y hacéis rey al que debía ser predicador:
así es que vuestros pasos se separan siempre del camino recto.

       [122] Uno nace, como Solón, a propósito para dar leyes a los
       pueblos; otro, como Jerjes, para regir imperios; otro, como
       Melquisedec, para el sacerdocio, y otro, como Dédalo, para
       la industria.--Estas diferentes aptitudes con que nacen los
       hombres las infunden los influjos celestes, según el poeta,
       pero sin distinguir de clases ni de jerarquías.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO NONO_


Cuando tu Carlos, hermosa Clemencia, hubo aclarado mis dudas, me
refirió los fraudes de que había de ser víctima su descendencia, pero
añadió: "Calla, y deja transcurrir los años." Así es que yo no puedo
decir más, sino que tras de vuestros daños vendrá el llanto originado
por un justo castigo.

La santa y viva luz se había vuelto ya hacia el Sol que la inunda, como
hacia el bien que a todo alcanza. ¡Oh almas engañadas, locas e impías,
que apartáis vuestros corazones de semejante bien, dirigiendo hacia la
vanidad vuestros pensamientos! He aquí que otro de aquellos esplendores
se dirigió hacia mí, expresando, con la claridad que esparcía, su deseo
de complacerme. Los ojos de Beatriz, que estaban fijos en mí, como
antes, me aseguraron del dulce asentimiento que daba a mi deseo.

--¡Oh espíritu bienaventurado!--dije--; satisface cuanto antes mi
anhelo, y pruébame que lo que pienso puede reflejarse en ti.

Entonces la luz, a quien aún no conocía, desde su interior donde antes
cantaba, respondió a mis palabras como quien se complace en ser cortés
con otro:

--En aquella parte de la depravada tierra de Italia que está situada
entre Rialto y las fuentes del Brenta y del Piava, se eleva una
colina no muy alta, de donde descendió una llamarada que causó un
gran desastre en toda la comarca. Ella y yo salimos de la misma raíz:
Cunizza fué llamada; y aquí brillo, porque me venció la luz de esta
estrella; pero con alegría me perdono a mí misma la causa de mi muerte,
y no me pesa, lo cual quizá parecerá difícil de comprender a vuestro
vulgo. Esta alma próxima a mí, que es una espléndida y preciosa joya de
nuestro cielo, dejó en la Tierra una gran fama; y antes que su gloria
se pierda, este centésimo año se quintuplicará. Ya ves si el hombre
debe hacerse ilustre a fin de que su primera vida deje sobre la tierra
una segunda. Esto es lo que no piensa la turba presente que habita
entre el Tagliamento y el Adigio, sin que le sirvan de escarmiento
los males de que es víctima. Pero pronto sucederá que Padua y sus
habitantes, por ser obstinados contra el deber, enrojecerán el agua de
la laguna que baña a Vicenza, y allí donde el Sile y el Cagnano se unen
hay quien domina y va con la cabeza erguida,[123] cuando ya se componen
las redes que han de cogerle. También llorará Feltro la felonía de su
impío pastor, que será tal, que ninguno por otra semejante ha sido
encerrado en Malta. Será necesario un recipiente muy ancho para recibir
la sangre ferraresa, y cansado quedará el que quiera pesar onza a onza
la que derramará tan cortés sacerdote por mostrarse hombre de partido,
siendo por otra parte tales dones conformes a las costumbres de tal
país. Allá arriba hay unos espejos, que vosotros llamáis Tronos, de
donde se reflejan hasta nosotros los juicios de Dios; así es que
tenemos por buenas y verídicas nuestras palabras.

       [123] Ricardo de Cammino, que fué muerto por instigación de
       Altiniero del Calzoni.

Al llegar aquí, el alma guardó silencio, y habiéndose vuelto a colocar
en la órbita como estaba anteriormente, me dió a conocer que no pensaba
ya en mí. La otra alma dichosa, a quien ya conocía, se me presentó tan
resplandeciente como una piedra preciosa herida por los rayos del Sol.
Allá arriba la alegría produce un vivo esplendor, como entre nosotros
produce la risa; pero en el Infierno la sombra de los condenados se
obscurece cada vez más, a medida que se entristece su espíritu.

--Dios lo ve todo, y tu vista se identifica en El--exclamé--, ¡oh feliz
espíritu!, de suerte que ningún deseo puede ocultarse a ti. Así, pues,
¿por qué tu voz, que deleita siempre al Cielo con el canto de aquellas
llamas piadosas que se forman una ancha vestidura con sus seis alas,
no satisface mis deseos? No esperaría yo por cierto tus preguntas, si
viera en tu interior como tú ves en el mío.

Entonces contestó con estas palabras:

--El mayor valle en que se vierten las aguas, después de aquel mar que
circunda la Tierra, se aleja tanto contra el curso del Sol entre las
desacordes playas, que aquel círculo que antes era su horizonte se
convierte en meridiano. Yo fuí uno de los ribereños de aquel valle,
entre el Ebro y el Macra, que por un corto trecho separa el genovés
del toscano. Casi a la misma distancia a Oriente y Occidente se
asienta Bugia y la tierra de donde fuí, en cuyo puerto se vertió un
día la sangre de sus habitantes.[124] Folco me llamó aquella gente,
que conocía mi nombre, y este cielo recibe mi luz, como recibí yo su
influjo amoroso; pues en tanto que me lo permitió la edad, no ardieron
cual yo en aquel fuego la hija de Belo, causando enojos a Siqueo
y a Creusa; ni aquella Rodopea que fué abandonada por Demofón, ni
Alcides cuando tuvo a Iole encerrada en su pecho. Aquí empero no hay
arrepentimiento, sino regocijo; no de las culpas, que jamás vuelven a
la memoria, sino de la sabiduría que ordenó este cielo y provee sus
influjos. Aquí se contempla el arte que adorna y embellece tantas cosas
creadas, y se descubre el bien por el cual el mundo de arriba obra
directamente sobre el de abajo. Mas a fin de que queden satisfechos
todos los deseos que te han nacido en esta esfera, es preciso que lleve
más adelante mis instrucciones. Tú quieres saber quién está en esa
luz que centellea cerca de mí, como un rayo de Sol en el agua pura y
cristalina. Sabe, pues, que en su interior es dichosa Rahab, y unida
a nuestro coro, brilla en él con el esplendor más eminente. Ascendió
a este cielo, en el que termina la sombra que proyecta vuestro mundo,
antes que ninguna otra alma se viese libre por el triunfo de Cristo.
Era justo dejarla en algún cielo como trofeo de la alta victoria que El
alcanzó con ambas palmas; porque aquella mujer favoreció las primeras
hazañas de Josué en la Tierra Santa, que tan poco excita la memoria
del Papa. Tu ciudad, que debió su origen a aquel que fué el primero
en volver las espaldas a su Hacedor y cuya envidia ocasionó tantas
lágrimas, produce y esparce las malditas flores, que han descarriado a
las ovejas y los corderos, porque han convertido en lobo al pastor. Por
eso están abandonados el Evangelio y los grandes doctores, y tan sólo
se estudian las Decretales, según lo indica lo usado de sus márgenes. A
eso se dedican el Papa y los cardenales: sus pensamientos no llegan a
Nazareth, allí donde Gabriel abrió las alas; pero el Vaticano y demás
sitios elegidos de Roma, que han sido el cementerio de la milicia que
siguió a Pedro, pronto se verán libres del adulterio.

       [124] Se refiere al sitio de Marsella por Julio César.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMO_


El inefable poder primero, juntamente con su hijo y con el amor
que de uno y otro eternamente procede, hizo con tanto orden todo
cuanto concibe la inteligencia y ven los ojos, que no es posible a
nadie contemplarlo sin gustar de sus bellezas. Eleva, pues, lector,
conmigo tus ojos hacia las altas esferas, por aquella parte en que un
movimiento se encuentra con otro, y empieza a recrearte en la obra de
aquel Maestro, que la ama tanto en su interior, que jamás separa de
ella sus miradas. Observa cómo desde allí se desvía el círculo oblicuo,
conductor de los planetas, para satisfacer al mundo que le llama. Y
si el camino de aquéllos no fuese inclinado, más de una influencia en
el cielo sería vana, y como muerta aquí abajo toda potencia. Y si al
girar se alejaran más o menos de la línea recta, dejaría mucho que
desear arriba y abajo el orden del mundo. Ahora, lector, permanece
tranquilo en tu asiento, meditando acerca de estas cosas que aquí sólo
se bosquejan, si quieres que te causen mayor deleite antes que tedio.
Te he puesto delante el alimento; tómalo ya por ti mismo, porque el
asunto de que escribo reclama para sí todos mis cuidados.

El mayor ministro de la naturaleza, que imprime en el mundo la
virtud del Cielo y mide el tiempo con su luz, giraba, juntamente con
aquella parte de que te he hablado antes, por las espirales en que
cada día se nos presenta más temprano. Yo estaba en él, sin haber
notado mi ascensión, sino como nota el hombre una idea después que
se le ocurre. ¡Oh Beatriz! ¡Cuán esplendorosa no debía de estar por
sí misma, ella que de tal modo me hacía pasar de bien a mejor tan
súbitamente, que su acción no se sujetaba al transcurso del tiempo!
Lo que por dentro era el Sol, donde yo entraba, y lo que aparecía,
no por medio de colores, sino de luz, jamás pudiera imaginarse, aun
cuando para explicarlo llamase en mi auxilio el ingenio, el arte y
todos sus recursos; pero puede creérseme, y debe desearse verlo. Y
si nuestra fantasía no alcanza a tanta altura, no es maravilla; pues
nadie ha visto un resplandor que supere al del Sol. Como él era allí la
cuarta familia[125] del Padre Supremo, que siempre sacia sus deseos,
mostrándole cómo engendra al Hijo, y cómo procede el Espíritu. Y
Beatriz exclamó:

--Da gracias, da gracias al Sol de los ángeles, que por su bondad te ha
elevado a este Sol sensible.

       [125] Brillantes como el Sol eran los bienaventurados que allí
       estaban. Los llama cuarta familia, porque se le aparecen en
       el cuarto cielo. Estos son las almas de los doctores de la
       Iglesia.

Jamás ha habido un corazón humano tan dispuesto a la devoción y a
entregarse a Dios tan vivamente con todo su agradecimiento, como el
mío al oír aquellas palabras; y puse en El de tal modo todo mi amor,
que Beatriz se eclipsó en el olvido. No le desagradó; antes por el
contrario, se sonrió; y el esplendor de sus ojos sonrientes dividió en
muchos mi pensamiento absorto en uno solo. Vi muchos espíritus vivos y
triunfantes, más gratos aún por su voz que relucientes a la vista, los
cuales, tomándonos por centro, nos formaron una corona de sí mismos.
No de otro modo vemos a veces a la hija de Latona rodeada de un cerco,
cuando el aire, impregnado de vapores, retiene las substancias de que
aquél se compone. En la corte del cielo, de donde vuelvo, se encuentran
muchas joyas, tan raras y bellas, que no es posible hallarlas fuera de
aquel reino; y una de estas joyas era el encanto de aquellos fulgores:
el que no se provea de alas para volar hasta allí, espere tener
noticias de aquel canto como si las preguntase a un mudo.

Después que, cantando de esta suerte, aquellos ardientes soles dieron
tres vueltas en derredor nuestro, como las estrellas próximas a los
fijos polos, me parecieron semejantes a las mujeres, que, sin dejar
el baile, se detienen escuchando con atención, hasta que han conocido
cuáles son las nuevas notas. Y oí que del interior de una de aquellas
luces salían estas palabras:

--Ya que el rayo de la gracia, en que se enciende el verdadero amor,
y que después crece amando, resplandece en ti tan multiplicado, que
te conduce hacia arriba por aquella escala de donde nadie desciende
sin volver a subir de nuevo, el que negase a tu sed el vino de su
redoma se vería en el mismo estado de violencia en que está el agua
impedida de correr hasta el mar. Tú quieres saber de qué flores se
compone esta guirnalda, que acaricia en torno a la hermosa Dama que
te da ánimo para subir al cielo. Yo fuí uno de los corderos del santo
rebaño que condujo Domingo por el camino en que el alma se fortifica
si no se extravía. Este, que está el más próximo a mi derecha, fué mi
maestro y mi hermano; es Alberto de Colonia, y yo Tomás de Aquino.
Si quieres saber quiénes son los demás, sigue mis palabras con tus
miradas, dando la vuelta a la bienaventurada corona. Aquel otro
esplendor brota de la sonrisa de Graciano, tan útil por sus escritos
a uno y otro fuero, que mereció el Paraíso. El otro que le sigue fué
Pedro,[126] que, como la pobre viuda, ofreció su tesoro a la Santa
Iglesia. La quinta luz,[127] que es la más bella entre nosotros, se
abrasa en tal amor, que todo el mundo tiene abajo sed de sus noticias.
Dentro de ella está el alto espíritu, donde se albergó tan profunda
sabiduría, que si la verdad es verdad, ninguno otro ascendió a tanto
saber. Después contempla la luz de aquel cirio, que ha sido el que
en vida vió mejor la naturaleza y el ministerio de los ángeles.[128]
En aquella diminuta luz sonríe el abogado de los tiempos cristianos,
cuya doctrina aprovechó Agustín.[129] Si diriges ahora la mirada de
tu entendimiento de luz en luz, siguiendo mis elogios, debes ya tener
sed de conocer la octava. Dentro de ella se recrea en la vista del
soberano Bien el alma santa que pone de manifiesto las falacias del
mundo a quien atentamente escucha sus doctrinas. El cuerpo de donde fué
separada yace en Cieldauro,[130] y desde el martirio y el destierro
ha venido a disfrutar de esta paz celestial. Ve más allá fulgurar el
ardiente espíritu de Isidoro, el de Beda y el de Ricardo,[131] que en
sus contemplaciones fué más que hombre. Esa, de quien se separa tu
mirada para fijarse en mí, es la luz de un espíritu que, considerando
tranquilamente la vanidad del mundo, deseó morir. Es la luz eterna de
Sigieri,[132] que ejerciendo el profesorado en la calle de la Paja,
excitó la envidia por sus verdaderos silogismos.

       [126] Pedro Lombardo, llamado el =Maestro de las sentencias=.
       En el proemio de su obra dice modestamente que con ella hacía
       un pequeño dón a la Iglesia, como la viuda de que habla San
       Lucas, cap. XXI.

       [127] El rey Salomón.

       [128] San Dionisio Areopagita, autor de un libro titulado: =De
       coelesti hierarchia=.

       [129] Paulo Orosio, que escribió contra los idólatras siete
       libros de historia, y los dedicó a San Agustín.

       [130] Boecio, a quien hizo morir Teodorico, rey de los godos,
       y que está sepultado en la iglesia de San Pedro llamada Cielo
       de oro, en Pavía.

       [131] Canónigo regular de San Víctor, escocés.

       [132] Seguier, profesor de Filosofía y Ciencias, que enseñaba
       en la rue du Fouarre, de París, donde estaban las escuelas.

En seguida, como el reloj que nos llama a la hora en que la Esposa de
Dios principia a cantar maitines a su Esposo, a fin de que la ame, y
cuyas ruedas mueven unas a otras, y apresuran a la que va delante hasta
que ese oye "tin tin" con notas tan dulces, que el espíritu felizmente
dispuesto se inflama de amor; así vi yo en la gloriosa esfera moverse y
responder las voces a las voces con una armonía tan llena de dulzura,
que sólo puede conocerse allá donde la dicha se eterniza.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO UNDECIMO_


¡Oh insensatos afanes de los mortales!, ¡cuán débiles son las razones
que os inducen a bajar el vuelo y a rozar la Tierra con vuestras
alas! Mientras unos se dedicaban al foro, y otros se entregaban a los
aforismos de la medicina; y éstos seguían el sacerdocio, y aquéllos
se esforzaban en reinar por la fuerza de las armas, haciendo creer
en su derecho por medio de sofismas; y algunos rodaban, y otros se
consagraban a los negocios civiles; y muchos se enervaban en los
placeres de la carne, y bastantes por fin se daban a la ociosidad, yo,
libre de todas estas cosas, había subido con Beatriz hasta el cielo,
donde tan gloriosamente fuí acogido. Después que cada uno de aquellos
espíritus hubo vuelto al punto del círculo en que antes estaba, tan
inmóvil como la bujía de un candelero, la luz[133] que me había hablado
anteriormente se hizo más esplendorosa y risueña, y dentro de ella oí
una voz que comenzó a decir de esta manera:

       [133] Santo Tomás de Aquino.

--Así como yo me enciendo a los rayos de la luz eterna, del mismo
modo, mirándola, conozco la causa de donde proceden tus pensamientos.
Tú dudas, y quieres que mi boca emplee palabras tan claras y
ostensibles, que pongan al alcance de tu inteligencia las que pronuncié
antes cuando dije: "Camino en que el alma se fortifica;" y las otras:
"Ningún otro ascendió." En cuanto a éstas, es preciso hacer una
distinción. La Providencia, que gobierna al mundo con el consejo en
que se abisma la mirada de todo sér creado antes de penetrar en el
fondo, a fin de que la Esposa de Aquél, que con su bendita sangre
se unió a ella en altas voces, corriese hacia su amado segura de sí
misma y siéndole más fiel, envió en su ayuda dos príncipes, que para
entrambos objetos le sirvieran de guías. El uno fué todo seráfico en
su ardor; el otro, por su sabiduría, resplandeció en la Tierra con
la luz de los querubines.[134] Hablaré de uno solo; pues elogiando a
cualquiera de ellos indistintamente, se habla de los dos, porque sus
obras tendieron a un mismo fin. Entre el Tupino y el agua que desciende
del collado elegido por el beato Ubaldo, baja un fértil declive de un
alto monte, del cual Perusa siente venir el calor y el frío por la
parte de Porta Sole, y tras de cuyo monte lloran oprimidas Nocera y
Gualdo. En el sitio donde aquella pendiente es menos rápida, vino al
mundo un Sol, resplandeciendo como éste a veces cuando asoma sobre las
márgenes del Ganges. Quien hable de ese lugar, no le llame Asís, pues
diría muy poco: si quiere hablar con propiedad, llámele Oriente. Aun
no distaba mucho de su nacimiento, cuando aquel Sol comenzó a hacer
que la Tierra sintiese algún consuelo con su gran virtud; pues siendo
todavía muy joven, incurrió en la cólera de su padre por inclinarse
a una dama,[135] a quien, como a la muerte, nadie acoge con gusto; y
ante la corte espiritual "et coram patre" se unió a ella, amándola
después más y más cada día. Ella, privada de su primer marido,[136]
permaneció despreciada y obscura mil cien años y más, sin que nadie lo
solicitase hasta que vino éste. De nada le valió que se oyera decir
cómo aquel que hizo temer a todo el mundo la encontró alegre con
Amiclates, cuando llamó a su puerta: ni le valió haber sido constante
y animosa hasta el punto de ser crucificada con Cristo, mientras María
estaba al pie de la Cruz. Mas, para no continuar en un estilo demasiado
obscuro, reconoce en mis difusas palabras que estos dos amantes son
Francisco y la Pobreza. Su concordia y sus placenteros semblantes, su
amor maravilloso y sus dulces miradas inspiraban santos pensamientos
a otros; de tal modo que el venerable Bernardo fué el primero que se
descalzó para correr en pos de tanta paz, y aun corriendo le parecía
llegar tarde. ¡Oh riqueza ignorada! ¡Oh verdadero bien! Egidio se
descalza, se descalza también Silvestre por seguir al Esposo; tanto es
lo que les agrada la Esposa. Desde allí partió aquel padre y maestro
con su mujer y con aquella familia, ceñida ya del humilde cordón; y sin
que una vil cobardía le hiciese bajar la frente por ser hijo de Pedro
Bernardone, ni por su apariencia asombrosamente despreciable, manifestó
con gran dignidad sus rígidas intenciones a Inocencio, de quien recibió
la primera aprobación de su orden. Luego que fué aumentado en torno
suyo la pobre gente, cuya admirable vida se cantaría mejor entre las
glorias del Cielo, el Eterno Espíritu, valiéndose de Honorio, coronó
de nuevo el santo propósito de aquel archimandrita; y cuando éste,
sediento del martirio, predicó en presencia del soberbio Soldán la
doctrina de Cristo y de los que le siguieron, encontrando aquella gente
poco dispuesta a la conversión, para no permanecer inactivo, volvió a
recoger el fruto de las plantas de Italia. Sobre un áspero monte, entre
el Tíber y el Arno, recibió de Cristo el último sello, que sus miembros
llevaron durante dos años. Cuando plugo a Aquél que le había elegido
para tan gran tarea elevarle a la recompensa que mereció por haberse
humillado, recomendó a sus hermanos, como a herederos legítimos, el
cuidado de su más querida Esposa, y que la amaran con fe: y en el
seno de ella quiso el alma preclara desprenderse para volver a su
reino, sin permitir que a su cuerpo se le diese otra sepultura. Piensa
ahora cuál fué el digno colega de Francisco, encargado de mantener
la barca de Pedro en alta mar y dirigirla hacia su objeto: ese fué,
pues, nuestro patriarca; por lo cual, el que le sigue, según él manda,
puede decir que adquiere buena mercancía. Pero su rebaño se ha vuelto
tan codicioso de nuevo alimento, que no puede menos de esparcirse por
distintos prados; y cuanto más lejos de él van sus vagabundas ovejas,
más exhaustas de leche vuelven al redil. Algunas de ellas, temiendo
el peligro, se agrupan junto al pastor; pero son tan pocas, que no se
necesita mucho paño para sus capas. Así pues, si mis palabras no son
obscuras, si me has escuchado con atención, y si tu mente recuerda
lo que te he dicho, tu deseo debe estar en parte satisfecho; porque
habrás visto la causa de que la planta se desgaje, y comprenderás la
distinción que hice al decir: "Donde el alma se fortifica, si no se
extravía."

       [134] Los dos grandes jefes que debían guiar a la Iglesia,
       el uno hacia la caridad por el espíritu de pobreza, el otro
       a la mayor fidelidad por medio de la predicación, son,
       respectivamente, San Francisco de Asís, modelo de amor
       seráfico, y Santo Domingo, dotado de esplendor querúbico por
       su sabiduría.

       [135] La Pobreza.

       [136] Jesucristo.



[Ilustración]



_CANTO DUODECIMO_


En cuanto la bendita llama hubo dicho su última palabra, empezó a girar
la santa rueda, y aún no había dado una vuelta entera, cuando otra la
encerró en un círculo, uniendo movimiento a movimiento y canto a canto:
y eran éstos tales que, articulados por los dulces órganos de aquellos
espíritus, sobrepujaban a los de nuestras Musas y nuestras Sirenas,
tanto como la luz directa supera a sus reflejos. Cual se ve a dos arcos
paralelos y del mismo color encorvarse sobre una ligera nube, cuando
Juno envía a su mensajera (naciendo el de fuera del de dentro, al modo
de la voz de aquella ninfa[137] que consumió el amor, como el Sol
consume los vapores), y cuyos arcos son un presagio para los hombres,
a causa del pacto que Dios hizo con Noé, de que el mundo no volverá
a sufrir otro diluvio, de igual suerte aquellas dos guirnaldas de
sempiternas rosas daban vueltas en torno de nosotros, correspondiendo
en todo la guirnalda exterior a la interior. Cuando cesaron simultánea
y unánimemente las danzas y los fulgurantes y mutuos destellos de
aquellas luces gozosas y placenteras, semejantes a los ojos que se
abren y se cierran al mismo tiempo, dóciles a la voluntad del que los
mueve, del seno de una de las nuevas luces salió una voz,[138] la cual
hizo que me volviese hacia donde estaba, como la aguja hacia el polo:
aquella voz empezó a decir:

       [137] La ninfa Eco, que enamorada de Narciso, se consumió,
       quedando únicamente su voz. Entiéndase: naciendo el arco
       exterior de la reflexión de los rayos del arco menor
       concéntrico, lo mismo que el eco nace de la reflexión de la
       voz.

       [138] San Buenaventura.

--El amor que me embellece me obliga a tratar del otro jefe por quien
se habla tan bien del mío.[139] Es justo que donde se hace mención del
uno, se haga también del otro; pues habiendo militado ambos por una
misma causa, debe brillar su gloria juntamente. El ejército de Cristo,
al que tan caro costó armar de nuevo, seguía su enseña lento, receloso
y escaso, cuando el Emperador que siempre reina acudió en ayuda de
su milicia, que se hallaba en peligro, no porque ésta fuera digna de
ello, sino por un efecto de su gracia; y según se ha dicho, socorrió
a su Esposa con dos campeones, ante cuyas obras y palabras se reunió
el descarriado pueblo. En aquella parte donde el dulce céfiro acude a
hacer germinar las nuevas plantas de que se reviste Europa,[140] no
muy lejos de los embates de las olas, tras de las cuales, por su larga
extensión, el Sol se oculta a veces a todos los hombres, se asienta la
afortunada Calahorra, bajo la protección del grande escudo, en que el
león está subyugado y subyuga a su vez. En ella nació el apasionado
amante de la fe cristiana, el santo atleta, benigno para los suyos, y
cruel para sus enemigos. Apenas fué creada, su alma se llenó de virtud
tan viva, que en el seno mismo de su madre inspiró a ésta el dón de
profecía. Cuando se celebraron los esponsales entre él y la fe en la
sagrada pila, donde se dotaron de mutua salud, la mujer que dió por
él su asentimiento vió en sueños el admirable fruto que debía salir
de él y de sus herederos; y para que fuese más visible lo que ya era,
descendió del cielo un espíritu, y le dió el nombre de Aquél que le
poseía por completo. Domingo se llamó; y habló de él como del labrador
que Cristo escogió para que le ayudase a cultivar su huerto. Pareció
en efecto enviado y familiar de Cristo; porque el primer deseo que se
manifestó en él fué el de seguir el primer consejo de Cristo. Muchas
veces su nodriza lo encontró despierto y arrodillado en el suelo, como
diciendo: "He venido para esto." ¡Oh padre verdaderamente Feliz!, ¡oh
madre verdaderamente Juana!, si la interpretación de sus nombres es
la que se les da. En poco tiempo llegó a ser un gran doctor, no por
esa vanidad mundana por la que se afanan hoy todos tras del Ostiense
y de Tadeo, sino por amor hacia el verdadero maná; entonces se puso
a custodiar la viña que pierde en breve su verdura, si el viñador
es malo; y habiendo acudido a la Sede, que en otro tiempo fué más
benigna de lo que es ahora para los pobres justos, no por culpa suya,
sino del que en ella se sienta y la mancilla, no pidió la facultad de
dispensar dos o tres por seis; no pidió el primer beneficio vacante;
"non decimas, quæ sunt pauperum Dei;" sino que pidió licencia para
combatir los errores del mundo, y en defensa de la semilla de que
nacieron las veinticuatro plantas que te rodean. Después, con su
doctrina y su voluntad juntamente, corrió a desempeñar su misión
apostólica, cual torrente que se desprende de un elevado origen; y su
ímpetu atacó con más vigor los retoños de la herejía allí donde era
mayor la resistencia. De él salieron en breve varios arroyos, con los
que se regó el jardín católico, de modo que sus arbustos adquirieron
más vida. Si tal fué una de las ruedas del carro en que se defendió la
Santa Iglesia, venciendo en el campo las discordias civiles, bastante
debes conocer ya la excelencia de la otra rueda de que te ha hablado
Tomás con tantos elogios antes de mi llegada. Pero el carril trazado
por la parte superior de la circunferencia de esta última rueda está
abandonado, de suerte que ahora se halla el mal donde antes el bien.
La familia que seguía fielmente las huellas de Francisco ha cambiado
tanto su marcha, que pone la punta del pie donde él ponía los talones:
pero pronto verá la cosecha que ha producido tan mal cultivo, cuando
la cizaña se queje de que no se la lleve al granero. Convengo en que
quien examinase hoja por hoja nuestro libro aún encontraría una página
en que leería: "Yo soy el que acostumbro;" pero no procederá de Casale
ni Acquasparta, de donde vienen algunos que, o huyen el rigor de la
regla, o aumentan desmesuradamente su austeridad. Yo soy el alma de
Buenaventura de Bagnoregio, que en mis grandes cargos pospuse siempre
los cuidados temporales a los espirituales. Iluminato y Agustín están
aquí: éstos fueron de los primeros pobres descalzos que, llevando el
cordón, se hicieron amigos de Dios. Con ellos están Hugo de San Víctor,
y Pedro Mangiadore, y Pedro Hispano, el cual brilló allá abajo por
sus doce libros; el profeta Natán, y el metropolitano Crisóstomo, y
Anselmo, y aquel Donato que se dignó poner su mano en la primera de las
artes.[141] Aquí está también Rabano, y a mi lado brilla Joaquín, abad
de Calabria, que estuvo dotado de espíritu profético. He debido alabar
a aquel gran paladín de la Iglesia, por moverme a ello la ardiente
simpatía y las discretas palabras de fray Tomás, que, así como a mí,
han conmovido a todas estas almas.

       [139] Me obliga a ocuparme en Santo Domingo, por quien Santo
       Tomás habló tan bien de mi jefe San Francisco.

       [140] En España.

       [141] La Gramática.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOTERCIO_


Quien deseare conocer bien lo que yo vi ahora, imagínese (y, mientras
hablo, retenga la imagen como si fuese esculpida en fuerte roca) las
quince estrellas, que en diversas regiones iluminan el cielo con tanta
viveza, que vencen toda la densidad del aire: imagínese aquel Carro, al
cual le basta el espacio de nuestro cielo para girar de noche y día,
sin desaparecer nunca de aquella bocina, que comienza en la punta del
eje en torno del cual se mueve la primera esfera; y piense que estas
estrellas forman juntas en el cielo dos signos semejantes al que formó
la hija de Minos cuando sintió el frío de la muerte:[142] figúrese uno
de ellos despidiendo sus resplandores dentro del otro, y ambos a dos
girando de manera que vayan en sentido inverso; y así tendrá como una
sombra de la verdadera constelación y de la doble danza que circulaba
en el sitio donde yo me encontraba; pues lo que vi es tan superior a
lo que acostumbramos a ver, como el lento curso del Chiana es inferior
al movimiento del más alto y veloz de los cielos. Allí se cantaba,
no a Baco ni Peán, sino a tres Personas en una Naturaleza Divina, y
ésta y la humana en una sola Persona. Tan luego como en las danzas
y los cantos invirtieron el debido tiempo, aquellas santas luces se
fijaron en nosotros, felicitándose de pasar de uno a otro cuidado.
Después rompió el silencio de los espíritus acordes la luz que me había
referido la admirable vida del Pobre de Dios, y dijo:

       [142] Imagine que estas veinticuatro estrellas formen en el
       cielo dos constelaciones dispuestas en círculo, como aquella
       corona en que al morir Ariadna, hija de Minos, hizo que se
       convirtiera la guirnalda de flores que adornaba su cabeza.

--Estando ya trillada una parte del trigo y guardado el grano, el
dulce amor que te profeso me invita a trillar la otra parte. Tú
crees que en el pecho de donde fué sacada la costilla para formar
la hermosa boca cuyo paladar costó caro a todo el mundo, y en aquel
otro que, atravesado de una lanzada, satisfizo tanto, que venció el
peso de toda culpa cometida antes y después, el gran poder creador
de uno y otro infundió cuanta ciencia es asequible a la naturaleza
humana: por esto te admiras de lo que dije antes, al manifestar que
el bienaventurado que está contenido en la quinta luz[143] fué sin
segundo. Abre, pues, los ojos de la inteligencia a lo que voy a
exponerte, y verás cómo tu creencia y mis palabras son con respecto a
la verdad como el centro es respecto de todos los puntos del círculo.
Lo que no muere, y lo que puede morir, no es más que un destello de
la idea que nuestro Señor engendra por efecto de su bondad; porque
aquella viva luz que sale del radiante Padre, y no se separa de él
ni del Amor que se interpone entre ambos, por un efecto de su bondad,
comunica su irradiación a nueve cielos, como transmitida de espejo en
espejo, pero permaneciendo una eternamente. De allí desciende hasta las
últimas potencias, disminuyendo de tal modo su fuerza por grados, que
últimamente sólo produce breves contingencias. Por estas contingencias
entiendo las cosas engendradas, que el Cielo en su movimiento produce
con germen o sin él. La materia de éstas, y la mano que le da forma,
no causan siempre los mismos efectos; por lo cual dichas cosas, que
llevan el sello de la idea divina, aparecen más o menos perfectas.
De aquí se sigue que una misma especie de árboles dé frutos buenos o
malos, y que vosotros nazcáis con diferente ingenio. Si la materia
fuese enteramente perfecta, y el Cielo estuviese también en su virtud
suprema, la luz de la idea divina se mostraría en todo su esplendor.
Pero la naturaleza da siempre una forma imperfecta, semejante en
sus obras al artista que domina prácticamente su arte, y cuya mano
tiembla. Si, pues, el ferviente amor dispone la materia, e imprime en
ella la clara luz del ideal divino, entonces las cosas contingentes
alcanzan la perfección. Así es como fué hecha la tierra digna de toda
perfección animal, y así es cómo concibió la Virgen. Por lo tanto,
apruebo tu opinión, porque la humana naturaleza no fué ni será jamás
lo que ha sido en esas dos personas. Pero si yo no siguiese ahora
adelante, empezarías por exclamar: "¿Cómo es, pues, que aquél no tuvo
igual?" Para que aparezca bien lo que ahora no aparece, piensa quién
era, y la razón que tuvo para pedir cuando se le dijo: "Pide." No he
hablado de modo que no hayas podido comprender que aquél fué un rey,
que pidió la sabiduría, a fin de ser un verdadero rey, y no por saber
cuál es el número de los motores celestiales; o si lo necesario con
lo contingente produce lo necesario; o bien "si est dare primum motum
esse," ni si en un semicírculo puede colocarse un triángulo que no
tenga un ángulo recto: así pues, si has comprendido bien lo que he
dicho y lo que digo, conocerás que la sabiduría real era la ciencia sin
par en que se clavaba la flecha de mi intención. Si claramente miras,
verás que la palabra "Ascendió" sólo hacía referencia a los reyes,
que son muchos, pero pocos los buenos. Acoge mis palabras con esta
distinción; y así podrás conservar tu creencia sobre el primer padre
y nuestro Amado. Esto debe hacerte andar siempre con pies de plomo,
para que, cual hombre cansado, los muevas lentamente hacia el sí y el
no que no distingues con claridad; pues necio es entre los necios el
que sin distinción afirma o niega, ya en uno, ya en otro caso; porque
acontece a menudo que una opinión precipitada se extravía, y después
el amor propio ofusca nuestro entendimiento. El que va en busca de la
verdad, sin conocer el arte de encontrarla, hace el viaje peor que en
vano, porque no vuelve tal como fué; de lo cual son en el mundo pruebas
ostensibles Parménides, Meliso, Briso y otros muchos que marchaban y
no sabían adónde. Así hicieron Sabelio y Arrio, y aquellos necios que
fueron como espadas para las Escrituras, torciendo el recto sentido de
sus palabras. Los hombres no deben aventurarse a juzgar, como hace el
que aprecia las mieses en el campo sin estar granadas; porque he visto
primero el zarzal áspero y punzante durante todo el invierno, y luego
cubrirse de rosas en su cima; y he visto a la nave surcar el mar recta
y veloz durante su viaje, y perecer a la entrada del puerto. No crean
doña Berta y seor Martino,[144] por haber visto a uno robando, y a otro
haciendo ofrendas, verlos del mismo modo en la mente de Dios, porque
aquél puede elevarse y éste caer.

       [143] El rey Salomón.

       [144] Nombres usados antiguamente para significar gentes de
       poco cacúmen.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOCUARTO_


El agua contenida en un vaso redondo se mueve del centro a la
circunferencia o de ésta al centro, según que la agiten por dentro o
por fuera. Ocurrióseme de pronto esto que digo en cuanto calló el alma
gloriosa de Santo Tomás, por la semejanza que nacía de sus palabras y
de las de Beatriz, a quien plugo decir, después de aquél:

--Este necesita, aunque no os lo indique ni con la voz ni con el
pensamiento, llegar a la raíz de otra verdad. Decidle si la luz con que
se adorna vuestra substancia permanecerá con vosotros eternamente tal
como es ahora; y si así es, decidle cómo podrá suceder que no os ofenda
la vista cuando os rehagáis visiblemente.

Así como en un arranque de alegría los que dan vueltas danzando elevan
la voz y manifiestan en sus gestos su regocijo, del mismo modo, ante
aquel ruego piadoso y expresivo, los santos círculos demostraron nuevo
gozo en su danza y en su admirable canto. El que se lamenta de que
haya de morir aquí abajo para vivir después en el cielo, no ha visto
el placer que la lluvia eterna de la sacrosanta luz produce en los
bienaventurados. Aquel uno y dos y tres que vive siempre, y siempre
reina en tres y dos y uno, no circunscrito y circunscribiéndolo todo,
era cantado tres veces por cada uno de aquellos espíritus con tal
melodía, que oírlos sería justa recompensa para todo mérito. Yo oí en
la luz más resplandeciente del menor círculo una voz modesta,[145]
quizá como la del Angel al dirigirse a María que respondió:

       [145] La voz de Salomón, modesta como lo es la verdadera
       sabiduría.

--Mientras dure la fiesta del Paraíso, otro tanto tiempo irradiará
nuestro amor en torno de nuestra vestidura. Su claridad corresponde
al ardor que nos inflama; el ardor, a nuestras celestiales visiones;
y éstas son tanto más claras, cuanto mayor es la gracia que cada uno
tiene según su valor. Cuando nos revistamos de la carne gloriosa y
santa, nuestra persona será mucho más grata a Dios y a nosotros, porque
estará completa: entonces se aumentará lo que de su gratuita luz nos
da el Sumo Bien, luz que nos permite contemplarle; y entonces deberá
aumentarse también nuestra santa visión, el ardor que ésta produce y el
rayo que del ardor desciende; pero así como el carbón que origina la
llama la sobrepuja en deslumbrante blancura, de tal modo que aparece
en medio de ella, de igual suerte este fulgor que ya nos rodea, será
vencido en apariencia por la carne, que todavía está cubierta por la
tierra; y un esplendor tan grande no podrá ofendernos, porque los
órganos del cuerpo serán bastante fuertes para todo lo que pueda
deleitarnos.

Uno y otro coro me parecieron tan prontos y unánimes en decir "Amén,"
que manifestaron bien claramente el deseo de revestir sus cuerpos
mortales; no por ellos quizá, sino por sus madres, por sus padres,
y por los demás seres que les fueron queridos antes de convertirse
en sempiternas llamas. Y he aquí que en derredor de tales claridades
nació una nueva luz sobre la que allí había, semejante a un horizonte
luminoso; y así como al anochecer empiezan a entreverse en el Cielo
nuevas apariciones, que parecen ser y no ser, así me pareció empezar
a ver allí nuevas substancias. ¡Oh verdadero centelleo del Espíritu
Santo! ¡Cuán brillante se presentó de improviso a mis ojos que,
vencidos, no pudieron soportarlo! Pero se me mostró Beatriz tan bella y
sonriente, que a su aspecto hubo de quedar esta visión entre las demás
que no he podido retener en la memoria: entonces mis ojos recobraron
fuerzas para alzarse de nuevo, y me vi transportado a mayor gloria
sólo con mi Dama. Por el ígneo fulgor de la estrella, que me parecía
más rojo que de costumbre, eché de ver que había subido a un punto
más elevado; y con el lenguaje que es común a todos, de todo corazón
ofrecí a Dios el holocausto debido por esta nueva gracia. No se había
extinguido aún en mi pecho el ardor del sacrificio, cuando conocí que
éste había sido felizmente bien aceptado; pues se me aparecieron unos
resplandores tan deslumbrantes y rojos dentro de dos rayos luminosos,
que exclamé: "¡Oh Helios, cuánto los embelleces!"

Salpicados de grandes y pequeños luminares, lo mismo de Galaxia, cuya
blancura extendida entre los polos del mundo hace dudar a los más
sabios, aquellos rayos formaban en el fondo de Marte el venerable signo
que produce la intersección de los cuadrantes en un círculo. Aquí el
ingenio es inferior a mi memoria; en aquella cruz resplandecía Cristo
de suerte, que no puedo encontrar una comparación digna; pero el que
toma su cruz y sigue a Cristo me perdonará una vez más lo que omito,
cuando vea centellear a Cristo en aquel albor. De uno a otro extremo de
los brazos de la cruz y de arriba abajo se agitaban luces, que lanzaban
vívidos destellos cada vez que se unían o pasaban más allá, tal como se
ven en la Tierra los átomos agitándose en línea recta o curva, ágiles
o lentos, cambiando sin cesar de aspecto, en el rayo de luz que corta
la sombra que el hombre, por medio de su inteligencia y de su arte,
se procura contra el Sol; y así como el laúd o el arpa forman con sus
numerosas cuerdas una dulce armonía, aun para el que no distingue
cada nota, del mismo modo aquellas luces que allí se me aparecieron
produjeron alrededor de la cruz una melodía, que me arrebataba a pesar
de no comprender el himno. Bien conocí que encerraba altas alabanzas,
porque llegaron hasta mí estas palabras: "Resucita y vence," pero como
el que oye sin entender. Y aquella melodía me arrobaba tanto, que hasta
entonces no hubo cosa alguna que me ligara con tan dulces vínculos.
Quizá parezcan demasiado atrevidas mis palabras, creyendo que pospongo
a otras delicias el placer de los bellos ojos, en cuya contemplación se
calman todos mis deseos; pero quien sepa que las vivas marcas de toda
belleza la imprimen mayor a medida que están más elevadas, y considere
que allí no me había vuelto aun hacia ellos, podrá excusarme de lo que
me acuso para excusarme, y conocerá que digo la verdad; pues el santo
placer de aquella mirada no está excluído aquí, supuesto que se hace
más puro a medida que nos elevamos.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOQUINTO_


La benigna voluntad, en la que se manifiesta siempre el amor cuyas
aspiraciones son rectas, como la codicia se manifiesta en la voluntad
inicua, impuso silencio a aquella dulce armonía e hizo reposar las
santas cuerdas que por la diestra de Dios están templadas. ¿Cómo se
habían de hacer sordas a súplicas justas aquellas substancias, que,
para infundirme el deseo de dirigirles alguna pregunta, estuvieron
acordes en callarse? Justo es que se lamente sin tregua el que, por
amor a cosas que no pueden durar eternamente, se desprende de aquel
amor. Como en noche serena discurre acá o allá por el cielo tranquilo
y puro un repentino fuego, atrayendo las miradas hasta entonces
indiferentes, y parecido a una estrella que cambia de sitio, sólo que
ninguna desaparece de la parte donde aquél se enciende y dura poco, así
desde el extremo del brazo derecho al pie de la cruz se corrió un astro
de la constelación que aquí resplandece;[146] pero el diamante no se
separó de su ángulo, sino que siguió la faja luminosa, asemejándose a
una luz que pasa por detrás del alabastro. No menos afectuosa que aquel
espíritu se mostró la sombra de Anquises cuando reconoció a su hijo en
los Campos Elíseos, si hemos de dar crédito a nuestro mayor Poeta.

       [146] El alma de Caociaguida, tatarabuelo del Poeta.

--¡Oh sangre mía!, ¡oh superabundante gracia de Dios! ¿Quién, como tú,
ha visto abiertas dos veces ante sí las puertas del Cielo?

Así dijo aquella luz; por lo cual fijé en ella toda mi atención:
después volví el rostro hacia mi Dama, y por una y otra parte quedé
asombrado; pues en sus ojos brillaba tal sonrisa, que creí llegar con
los míos al fondo de mi gracia y de mi Paraíso. Luego aquel espíritu,
al que era tan grato ver y oír, añadió a sus primeras palabras cosas
que no comprendí; tan profundos fueron sus conceptos: no porque fuese
su intento el ocultármelos, sino por necesidad a causa de ser éstos
superiores a la inteligencia de los mortales. Cuando el arco de su
ardiente afecto estuvo menos tirante para que sus palabras descendiesen
hasta el límite concedido a nuestra inteligencia, la primera cosa que
oí fué:

--Bendito seas Tú, trino y uno, que tan propicio eres a mi descendencia.

Y continuó diciendo:

--Hijo mío: gracias a ésa que te ha revestido de plumas para emprender
tan alto vuelo, has satisfecho dentro de esta luz en que te hablo un
plácido y largo deseo de verte, originado en mí de haber leído tu
venida en el gran libro donde no se cambia jamás lo blanco en negro,
ni lo negro en blanco. Tú crees que tu pensamiento ha llegado hasta mí
por medio de aquel que es el primero, así como de la unidad, de todos
conocida, se forman el cinco y el seis; y por eso ni me preguntas
quién soy, ni por qué te parezco más gozoso que otro alguno de esta
alegre cohorte. Crees la verdad; porque, en esta vida, los espíritus
que disfrutan, así de mayor como de menor gloria, miran en el espejo
en que aparece el pensamiento antes de nacer. Pero a fin de que el
sagrado amor que observo con perpetua atención, y que excita en mí un
dulce deseo, se satisfaga mejor, manifiesta con voz segura, franca y
placentera, cuál es tu voluntad, cuál tu deseo, pues mi respuesta está
ya preparada.

Yo me volví hacia Beatriz; y ella, que me había oído antes de que yo
hablara, se sonrió de un modo que hizo crecer las alas de mi deseo.
Después empecé de este modo:

--Desde que se os patentizó la Igualdad primera, el afecto y la
inteligencia tienen un peso igual en cada uno de vosotros; porque en
ese Sol, que os ilumina y abrasa con su luz y su calor, son tan iguales
ambas virtudes, que toda semejanza es poca. Pero el entendimiento y
la voluntad de los mortales, por la razón que os es ya manifiesta,
vuelan con diferentes alas. Así es que yo, que soy mortal, me veo en
esta desigualdad, y únicamente puedo dar gracias con el corazón a tan
paternal acogida. Te suplico, pues, encarecidamente, ¡oh vivo topacio,
que enriqueces esa preciosa joya!, que me hagas sabedor de tu nombre.

--¡Oh vástago mío, en quien me complacía mientras te esperaba! Yo fuí
tu raíz.

De esta suerte dió principio a su respuesta. Después añadió:

--Aquel de quien ha tomado su nombre tu prosapia, y que por espacio de
ciento y más años ha estado girando por el primer círculo del monte,
fué mi hijo y tu bisabuelo: bien necesita que con tus obras disminuyas
su prolongada fatiga. Florencia, dentro del antiguo recinto donde
oye sonar aún tercia y nona, estaba en paz, sobria y púdica. No tenía
gargantillas, ni coronas, ni mujeres ostentosamente calzadas, ni
cinturones más llamativos a la vista que la persona que los lleva.
Al nacer, no causaba miedo la hija al padre, porque la época del
matrimonio y el dote no habían salido aún de los límites regulares. No
estaban entonces las casas vacías de moradores; no había llegado aún
Sardanápalo a enseñar lo que se puede hacer en una cámara. Montemalo
no era aún vencido por Uccellatoio, el cual, así como le excede en
la subida, le excederá en la bajada. Yo he visto a Bellincion Berti
con cinturón de cuero y hebilla de hueso, y a su mujer separarse del
espejo sin colorete en el rostro: he visto a los de Nerli y a los
del Vecchio contentarse con ir cubiertos de una simple piel, y a sus
mujeres dedicadas a la rueca y al huso. ¡Oh afortunadas! Cada una de
ellas conocía el lugar donde había de ser sepultada, y ninguna se
había visto abandonada en el lecho por causa de Francia. La una velaba
su cuna, y para consolar a su hijo usaba el idioma que constituye la
primera alegría de los padres y de las madres: la otra, tirando de la
blanca cabellera de su rueca, charlaba con su familia de los troyanos,
y de Fiésole y de Roma. En aquellos tiempos se habría mirado como una
maravilla a una Cianghella y a un Lapo Salterello, como hoy causarían
asombro un Cincinato y una Cornelia. En medio de tanta calma, y de
tan hermosa vida por parte de todos y entre tan fieles conciudadanos,
me hizo nacer la Virgen María, llamada a grandes gritos, y en vuestro
antiguo Baptisterio fuí a un tiempo cristiano y Cacciaguida. Moronto
y Eliseo fueron mis hermanos; mi esposa procedía del valle del Po, y
de ella viene tu apellido. Después seguí al emperador Conrado, que me
concedió el título de caballero; tanto fué lo que le agradé por mis
buenas acciones. Tras él fuí contra la maldad de aquella ley, cuyo
pueblo usurpa vuestro dominio, por culpa del Pastor. Allí aquella torpe
raza me libró del mundo falaz, cuyo amor envilece tantas almas, y desde
el martirio llegué a esta paz.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOSEXTO_


¡Oh nobleza de la sangre! Aunque seas muy poca cosa, nunca me admiraré
de que hagas vanagloriarse de ti a la gente aquí abajo, donde nuestros
afectos languidecen; pues yo mismo, allá donde el apetito no se tuerce,
quiero decir, en el cielo, me vanaglorié de poseerte. A la verdad,
eres como un manto que se acorta en breve, de modo que si cada día
no se le añade algún pedazo, el tiempo lo va recortando en torno con
sus tijeras. Con el "vos," al que Roma fué la primera en someterse y
en cuyo empleo no han perseverado tanto sus descendientes, empezaron
esta vez mis palabras: por lo cual, Beatriz, que estaba algún tanto
apartada, sonrióse, pareciéndose a la que tosió cuando Ginebra cometió
la primera falta de que habla la crónica.[147] Yo empecé a decir:

       [147] Según cuenta la crónica de la Tabla redonda, la camarera
       de la reina Ginebra tosió al notar el primer mal paso dado por
       su señora, llevada del amor a Lanzarote.

--Vos sois mi padre; vos me infundís aliento para hablar; vos me
enaltecéis de modo, que soy más que yo mismo. Por tantos arroyos se
inunda de alegría mi mente, que se goza en sí misma al considerar que
puede contener tanta sin que la abrume. Decidme, pues, ¡oh mi querido
antepasado!, quiénes fueron vuestros predecesores, y cuáles los años en
que comenzó vuestra infancia. Decidme lo que era entonces el rebaño de
San Juan, y cuáles las personas más dignas de elevados puestos.

Como se aviva la llama del carbón al soplo del viento, así vi yo
resplandecer aquella luz ante mis afectuosas palabras; y si pareció más
bella a mis ojos, más dulce y suave fué también su acento cuando me
dijo, aunque no en nuestro moderno lenguaje:

--Desde el día en que se dijo "Ave," hasta el parto en que mi madre,
que hoy es santa, se libró de mi peso, este Planeta fué a inflamarse
quinientas cincuenta y tres veces a los pies del León. Mis antepasados
y yo nacimos en aquel sitio donde primero encuentra el último distrito
el que corre en vuestros juegos anuales. Bástete saber esto con
respecto a mis mayores; lo que fueron o de dónde vinieron, es más
cuerdo callarlo que decirlo. Todos los que se encontraban entonces en
estado de llevar las armas, entre la estatua de Marte y el Baptisterio,
formaban la quinta parte de los que ahora viven allí; pero la
población, que es al presente una mezcla de gente de Campi, de Certaldo
y de Fighine, se veía pura hasta en el último artesano. ¡Oh!, ¡cuánto
mejor fuera tener por vecinas a aquellas gentes, y vuestras fronteras
en Galluzo y Trespiano, que no tenerlas dentro de vuestros muros, y
soportar la fetidez del villano de Aguglión y del de Signa, que tiene
ya los ojos muy abiertos para traficar! Si la gente que está más
degenerada en el mundo no hubiera sido una madrastra para César, sino
benigna como una madre para con su hijo, más de uno que se ha hecho
florentino, y cambia y trafica, se habría vuelto a Semifonti, donde
andaba su abuelo pordioseando: los Conti estarían aún en Montemurlo;
los Cerchi en la jurisdicción de Ancona, y quizá aun en Valdigrieve
los Buondelmonti. La confusión de las personas fué siempre el
principio de las desgracias de las ciudades, como la mescolanza de los
alimentos lo es de las del cuerpo; pues un toro ciego cae más pronto
que un cordero ciego; y muchas veces corta más y mejor una espada
que cinco. Si consideras cómo han desaparecido Luni y Urbisaglia, y
cómo siguen sus huellas Chiusi y Sinigaglia, no te parecerá una cosa
difícil de creer el oír cómo se deshacen las familias, puesto que las
ciudades mismas tienen un término. Todas vuestras cosas mueren como
vosotros; pero se os oculta la muerte de algunas que duran mucho,
porque vuestra vida es muy corta; y así como los giros del cielo de
la Luna cubren y descubren sin tregua las orillas del mar, lo mismo
hace con Florencia la Fortuna: por lo cual no debe asombrarte lo que
voy a decir con respecto a los primeros florentinos, cuya fama está
envuelta en la obscuridad de los tiempos. He visto ya en decadencia
los Ughi, los Catellini, Filippi, Greci, Ormanni y Alberichi, todos
ilustres caballeros; he visto también con los de la Sannella a los
del Arca y a los Soldanieri, los Ardinghi y los Bostichi, tan grandes
como antiguos. Sobre la puerta, cargada al presente con una felonía de
tan gran peso, que en breve hará zozobrar vuestra barca, estaban los
Ravignani, de quienes descienden el conde Guido, y los que han tomado
después el nombre del gran Bellincion. El primogénito de la familia de
la Pressa conocía el arte de gobernar bien, y en casa de Galigaio se
veían ya los distintivos de la nobleza, que consistían en usar dorados
la guarnición y el pomo de la espada. Grande era ya la columna de la
Comadreja, e ilustres los Cacchetti, Giuochi, Fifanti, Baruci y Galli,
y los que se avergüenzan al recuerdo de la medida. El tronco de que
nacieron los Calfucci era ya grande, y ya habían sido promovidos a las
sillas curules los Sizii y los Arrigucci. ¡Oh! ¡cuán fuertes he visto a
aquéllos, que han sido destruídos por su soberbia! Y sin embargo, las
bolas de oro[148] con sus altos hechos hacían florecer a Florencia;
así como también los padres de aquellos que siempre que está vacante
vuestra iglesia engordan mientras se hallan reunidos en consistorio. La
presuntuosa familia[149] que persigue como un dragón al que huye, y se
humilla como un cordero ante el que le enseña los dientes o la bolsa,
venía ya engrandeciéndose; pero su origen era bajo: por esto no agradó
a Ubertino Donato que su suegro le hiciera emparentar con ella. Los
Caponsacco habían descendido ya de Fiésole, y habitaban en el Mercado,
y ya Giuda e Infangato eran buenos ciudadanos. Voy a decirte una cosa
increíble y verdadera: en el pequeño círculo que formaba la ciudad, se
entraba por una puerta que debía su nombre a la familia de la Pera.
Todos los que llevan las bellas insignias del gran Barón, cuyo nombre
y cuya gloria se renuevan en la fiesta de Santo Tomás, recibieron
de él sus títulos de caballero y sus privilegios; si bien hoy se ha
colocado en el partido del pueblo aquel que rodea sus insignias de un
círculo de oro. Ya los Gualterotti y los Importuni vivían tranquilos
en el Borgo, y más lo habrían estado sin nuevos vecinos. La casa de
que ha nacido vuestro llanto, por el justo rencor que os ha destruído
y dado fin a vuestra agradable vida, era honrada con todos los suyos.
¡Oh Buondelmonte!, ¡cuán mal hiciste en no aliarte con ella por medio
del matrimonio para consuelo de los demás! Muchos de los que hoy están
tristes estarían alegres, si Dios te hubiese entregado a Ema la primera
vez que viniste a la ciudad. Pero era preciso que ante aquella piedra
rota que guarda el puente sacrificara Florencia una víctima en sus
últimos días de paz. Con tales familias y con otras muchas he visto a
Florencia en medio de tan gran reposo, que no tenía motivo para llorar.
Con estas familias he visto a su pueblo tan glorioso y justo, que jamás
el lirio fué llevado al revés en la lanza, ni se había vuelto aún rojo
a causa de las discordias.

       [148] Los Umberti y los Lamberti, que en sus armas tenían
       bolas de oro.

       [149] Los Adimari, uno de los cuales perjudicó mucho a Dante.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO DECIMOSEPTIMO_


Estaba yo afanoso como aquel cuyo ejemplo hace que los padres sean
un poco condescendientes con sus hijos, cuando acudió a Climene para
cerciorarse de lo que acerca de él había oído; y bien lo conocían
Beatriz y aquella luz que por mí había cambiado antes de sitio; por lo
cual me dijo mi Dama:

--Exhala el ardor de tu deseo de tal modo que salga bien expresado con
la fuerza que lo sientes; no para que nosotros lo conozcamos mejor por
tus palabras, sino para que te atrevas a manifestar tu sed, a fin de
que otros te den de beber.

--¡Oh mi querida planta, que te elevas tanto, que mirando al punto
a quien todos los tiempos son presentes, ves las cosas contingentes
antes de que sean en sí, como ven las inteligencias terrestres que dos
ángulos obtusos no pueden caber en un triángulo! Mientras acompañado
de Virgilio subía yo por el monte donde se curan las almas, y cuando
bajaba por el mundo de los muertos, se me dijeron palabras graves
acerca de mi vida futura; y aunque me considere como un tetrágono ante
los golpes de la desgracia, quisiera saber cuál es la suerte que me
está reservada; pues el dardo previsto hiere con menos fuerza.

Así dije a la misma luz que me había hablado antes, manifestando mi
deseo como lo quiso Beatriz. Aquel amoroso progenitor mío, encerrado y
patente a un mismo tiempo en su esplendor risueño, me contestó, no en
los términos ambiguos con que eran engañados los necios gentiles antes
de que fuese inmolado el Cordero de Dios que redimió los pecados, sino
con palabras claras y en latín correcto:

--Las contingencias a cuyo conocimiento no alcanzan los límites de
vuestra materia, están todas presentes a la vista de Dios. De aquí
no se infiere, sin embargo, su necesidad, sino como es preciso que
se pinte en los ojos de quien la mira, la nave que desciende por una
corriente. Desde la mente divina llega a mi vista, como a los oídos la
dulce armonía del órgano, el tiempo que para ti se prepara. Del mismo
modo que Hipólito partió de Atenas por la crueldad y perfidia de su
madrastra, tendrás que salir de Florencia. Esto es lo que se quiere, y
lo que se busca y pronto será hecho por los que lo meditan allá donde
diariamente se vende a Cristo. Las culpas caerán sobre los vencidos,
como es costumbre; pero el castigo dará testimonio de la verdad, que
lo envía al que lo merece. Tú abandonarás todas las cosas que más
entrañablemente amas, y este es el primer dardo que arroja el arco del
destierro. Tú probarás cuán amargo es el pan ajeno, y cuán duro camino
el que conduce a subir y bajar las escaleras de otros. Y lo que más
gravará tus espaldas será la compañía estúpida y malvada con la cual
caerás en este valle; porque ingrata, loca e impía, se revolverá contra
tí; si bien poco después, ella y no tú, verá destrozada su frente.
Su conducta probará su bestialidad, de suerte que para ti será más
laudable haberte separado completamente de ella. Tu primer refugio y
tu primer albergue serán la cortesía del Gran Lombardo, que sobre la
escala lleva el ave santa,[150] el cual te mirará tan benignamente, que
entre ambos el dar precederá al pedir, al contrario de lo que sucede
entre los demás. Sí, verás a aquel que al nacer fué tan inspirado por
esta fuerte estrella, que sus hechos serán siempre admirados. Los
pueblos no han reparado en él aún a causa de su corta edad, pues sólo
hace nueve años que giran en derredor suyo estas esferas. Pero antes de
que el Gascón engañe al gran Enrique,[151] aparecerán los destellos de
su virtud en su desprecio al dinero y a las fatigas. Sus magnificencias
serán tan conocidas, que ni aun sus mismos enemigos podrán dejar de
referirlas. Espera en él y en sus beneficios; por él muchos hombres
serán transformados, y los ricos y los pobres cambiarán de condición.
Lleva grabado en tu mente cuanto te predigo acerca de él; pero no lo
manifiestes a nadie.

       [150] Can el Grande, señor de Verona.

       [151] El papa Clemente V, de Gascuña, después de haber
       promovido al imperio a Enrique VII, favoreció a sus enemigos.

Y me refirió después cosas, que parecerán increíbles aun a aquellos que
las presencien. Después añadió:

--Hijo mío, tales son las interpretaciones de lo que se te ha dicho;
tales las asechanzas que se te ocultarán por pocos años. No quiero, sin
embargo, que odies a tus conciudadanos; pues tu vida se prolongará más
aún de lo que tarde el castigo de su perfidia.

Cuando, por su silencio, demostró el alma santa que había concluído de
poner la trama en la tela que le presenté urdida, empecé a decir, como
el que en sus dudas desea el consejo de una persona entendida, recta y
amante:

--Bien veo, padre mío, cómo corre el tiempo hacia mí para darme uno de
esos golpes, tanto más graves, cuanto más desprevenido se vive; por lo
cual es bueno que me arme de previsión, a fin de que, si se me priva
del lugar que más quiero, no pierda los demás por causa de mis versos.
Allá abajo, en el mundo eternamente amargo, y en el monte desde cuya
hermosa cumbre me elevaron los ojos de mi Dama, y después en el cielo,
de luz en luz, he oído cosas, que si las repitiera, serían para muchos
de un sabor desagradable; y si soy cobarde amigo de la verdad, temo
perder la fama entre los que llamarán a este tiempo el tiempo antiguo.

La luz en que sonreía el tesoro que yo había encontrado allí, empezó
por brillar como un espejo de oro a los rayos del Sol, y después
respondió:

--Sólo una conciencia manchada por su propia vergüenza o por la ajena
encontrará aspereza en tus palabras: no obstante esto, aparte de ti
toda mentira manifiesta por completo tu visión, y deja que se rasque
el que tenga sarna; pues si tu voz es desagradable al gustarla por
primera vez, dejará un alimento vivificante cuando sea digerida. Tu
grito hará lo que el viento, que azota más las más elevadas cumbres, lo
cual no será una pequeña prueba de honor. Por eso tan sólo se te han
mostrado en estas esferas, en el monte y en el doloroso valle las almas
que han gozado de cierto renombre; porque el ánimo del que escucha no
fija su atención ni presta fe a ejemplos sacados de una raíz oculta y
desconocida, ni a otras cosas que no se manifiesten claramente.



[Ilustración]



_CANTO DECIMOCTAVO_


Aquel espíritu bienaventurado se recreaba ya en sus reflexiones, y yo
saboreaba las mías, atemperando lo amargo con lo dulce, cuando la Dama
que me conducía hasta Dios me dijo:

--Cambia de ideas; piensa que yo estoy al lado de Aquél que alivia
todas las contrariedades.

Yo me volví hacia la voz amorosa de mi consuelo, y desisto de expresar
cuál fué el amor que vi entonces en sus santos ojos; no sólo porque
desconfíe de mis palabras, sino porque la mente no puede repetir lo
que es superior a ella, si otro poder no le ayuda. Sólo puedo decir
con respecto a este punto que, contemplándola, mi ánimo se vió libre
de todo otro deseo: pues el placer eterno, que irradiaba directamente
sobre Beatriz, me hacía dichoso al verlo reflejado en su hermoso
rostro. Pero ella, desviándome de esta contemplación con la luz de una
sonrisa, me dijo:

--Vuélvete y escucha; que no está solamente en mis ojos el paraíso.

Así como algunas veces se ve la pasión en la fisonomía, si aquélla
es tanta que el alma entera le está sometida, del mismo modo en los
destellos del fulgor santo, hacia el cual me volví, conocí el deseo de
continuar nuestra plática. Y en efecto, empezó diciendo:

--En esta quinta rama del árbol que recibe la vida por la copa, y
fructifica siempre y nunca pierde sus hojas, son bienaventurados los
espíritus que allá abajo, antes de venir al cielo, alcanzaron tan gran
renombre, que toda musa se enriquecería con sus acciones: mira los
brazos de la cruz, y los que te iré nombrando harán en ellos lo que el
relámpago en la nube.

Apenas nombró a Josué, vi pasar un fulgor por la cruz, y el oír
pronunciar aquel nombre y ver deslizarse su resplandor fué todo uno. Al
nombre del Gran Macabeo, vi moverse otra luz dando vueltas a causa de
su alegría. Del mismo modo, a los nombres de Carlo-Magno y de Orlando,
mi atenta mirada siguió a dos luces, como sigue la vista el vuelo
del halcón. Después pasaron ante mis ojos por aquella cruz Guillermo
y Rinoardo, el duque Godofredo y Roberto Guiscardo. En seguida, el
alma que me había hablado se movió del mismo modo y se reunió a los
anteriores, demostrándome lo artista que era entre los cantores del
cielo.

Volvíme hacia la derecha para conocer en Beatriz lo que debía hacer,
bien por sus palabras o por sus ademanes; y vi sus ojos tan serenos,
tan gozosos, que su rostro sobrepujaba a todos los otros, y hasta a
su anterior aspecto. Y así como el hombre que obra bien, por el mayor
placer que siente, advierte de día en día el aumento de su virtud, así
yo, viendo más resplandeciente aquel milagro de belleza, reparé que se
había hecho más extenso el círculo de mi rotación juntamente con el
cielo; y en breve espacio de tiempo que muda de color el rostro de una
doncella cuando depone el peso de la vergüenza, presentóse a mis ojos,
al volverme, una transmutación semejante, por efecto de la blancura
de la sexta y templada estrella, que me había recibido en su interior.
Yo vi en aquella antorcha de Jove los destellos del amor que en ella
existía, representando a mis ojos nuestro alfabeto; y así como las aves
que se elevan sobre un río, regocijándose al llegar al sitio donde
encuentran su alimento, forman a veces una hilera circular, y otras
veces la prolongan, de igual suerte revoloteaban cantando las santas
criaturas dentro de aquellas luces, y describiendo D, I o L con sus
movimientos.[152] Primeramente ajustaban su baile al canto; después,
representando uno de aquellos caracteres, se detenían un momento y
guardaban silencio.

       [152] Son las tres primeras letras de la palabra Diligite de
       la frase: Diligite justitiam qui judicatis terram; que se lee
       en la Sagrada Escritura.

¡Oh divina Pegásea,[153] que glorificas y prolongas la vida de los
ingenios, haciendo que perpetúen la memoria de las ciudades y de los
reinos! Ilumíname a fin de que describa sus figuras tales cuales las he
visto, y de que aparezca tu poder en estos cortos versos.

       [153] La musa Calíope.

Las luces formaron, pues, cinco veces siete vocales y consonantes, y
yo observé aquellas figuras conforme me fueron apareciendo. "Diligite
justitiam" fué el primer verbo y el primer nombre que representaron;
"qui judicatis terram" fueron las últimas palabras. Después, en la M
del quinto vocablo se quedaron formadas de modo que la estrella de
Júpiter en aquel punto parecía de plata moteada de oro. Entonces vi
descender otras luces sobre la parte superior de la M y detenerse allí
cantando, según creo, el bien que hacia sí las atrae. Después, así como
del choque de dos tizones ardientes salen innumerables chispas, de
donde los necios deducen augurios, parecióme que se elevaban más de
mil luces, remontándose unas más y otras menos, según las distribuye el
Sol que las enciende; y cuando cada cual quedó fijo en su puesto, vi
que aquellas luces formaban distintamente la cabeza y el cuello de un
águila. Aquel que pinta esto no tiene quien le guíe, antes bien él guía
todas las cosas, y de él procede esa virtud que mueve a los animales
a dar una forma apropiada a sus nidos. Los demás bienaventurados, que
anteriormente parecían contentarse con formar sobre la M una corona de
lises, por medio de un pequeño movimiento concluyeron la figura del
águila.

--¡Oh dulce estrella!, ¡cuántas y qué resplandecientes almas me
demostraron allí que nuestra justicia es un efecto del cielo que tú
adornas! Por eso suplico a la Mente, principio de tu movimiento y de
tu fuerza, que repare de dónde sale el humo que obscurece tus rayos, a
fin de que se irrite otra vez contra los compradores y vendedores del
templo que se fortificó con los milagros y la sangre de los mártires.
¡Oh milicia celestial a quien contemplo! Ruega por los que existen en
la Tierra extraviados por el mal ejemplo. Era ya antigua costumbre
hacer la guerra con la espada; hoy se hace arrebatando por doquiera
el pan que a nadie niega nuestro piadoso Padre. Pero tú, que escribes
solamente para borrar, piensa que aún están vivos Pedro y Pablo, los
cuales murieron por la viña que de tal modo echas a perder. Con razón
puedes decir: "Tengo tan fijos mis deseos en aquél que quiso vivir
solo, y que a consecuencia de un baile fué arrastrado al martirio,[154]
que no conozco al Pescador ni a Pablo."

       [154] San Juan Bautista.



[Ilustración]



_CANTO DECIMONONO_


Ante mi aparecía, con las alas abiertas, la bella imagen que en su
dulce fruición hacía dichosas a las almas reunidas. Cada una de éstas
parecía un pequeño rubí, en el que brillaba tan encendido un rayo
de Sol, que reflejaba a mis ojos la imagen del mismo Sol. Y lo que
necesito describir ahora no lo anunció la voz jamás, ni lo escribió la
tinta, ni lo concibió la imaginación. Porque vi, y aun oí hablar al
pico del águila y decir con su voz "Yo" y "Mio," cuando su intención
era decir: "Nos" y "Nuestro." Y empezó así:

--Por haber sido justo y piadoso estoy aquí exaltado hasta esta gloria,
que no se deja vencer por el deseo; y en la Tierra dejé tal memoria de
mí, que los hombres más perversos la recomiendan, pero no siguen su
ejemplo.

Así como de muchas brasas sale un solo calor, así también de aquella
imagen, formada por muchos amores, salía una sola voz. Entonces
respondí:

--¡Oh perpetuas flores de la dicha eterna, que como un solo perfume me
hacéis sentir todos vuestros aromas! Poned fin con vuestras palabras
al gran ayuno que me ha tenido hambriento durante largo tiempo, por
no encontrar en la Tierra alimento alguno. Bien sé que, si la justicia
divina se refleja en otras esferas como en un espejo, en la vuestra no
se ve a través de un velo. Sabéis cuán atento me preparo a escucharos;
sabéis también cuál es aquella duda que para mí se convierte en tan
antiguo ayuno.

Así como el halcón a quien quitan la caperuza mueve la cabeza, y bate
las alas en señal de contento, demostrando sus deseos e irguiéndose con
gallardía, lo mismo ví hacer al águila que estaba formada de alabanzas
de la divina Gracia, las cuales cantaban como sabe cantar el que se
deleita allá arriba. Después comenzó de esta suerte:

--Aquel que abarcó con su compás hasta las extremidades del mundo, y
encerró en su abertura tantas cosas ocultas y manifiestas, no pudo
dejar sobre todo el universo una huella tan profunda de su poder,
que su entendimiento no fuese infinitamente superior al de todos los
entendimientos creados, como lo prueba el que el primer soberbio, que
era la criatura más excelente, por no esperar la luz de la gracia
divina, cayó del Cielo antes de ser confirmado en ella. De aquí resulta
que las criaturas menos perfectas que aquélla son pequeños receptáculos
para contener aquel bien sin fin, único que puede medirse a sí mismo.
Aun nuestra vista, que es casi un rayo de la mente divina de que están
llenas todas las cosas, no puede, por su naturaleza, ser tan penetrante
que discierna su principio sino bajo una apariencia muy lejana de la
verdad. La vista que recibe vuestro mundo sólo penetra en la justicia
sempiterna como el ojo se interna en el mar; que aunque vea el fondo
cerca de la orilla, no lo ve en el inmenso piélago; y sin embargo, el
fondo existe, pero su profundidad misma lo oculta. No existe luz si
no procede del Sér tranquilo que no se turba nunca; fuera de él no
hay más que tinieblas, o sombras de la carne o su veneno. Bastante
he descorrido el velo que te ocultaba la viva justicia, sobre la que
hacías tan frecuentes preguntas, pues tú decías: "Un hombre nace en
la orilla del Indo, y allí no hay quien hable de Cristo, ni quien lea
o escriba con respecto a él; todas sus acciones y deseos son buenos,
y en cuanto puede ver la razón humana, no ha pecado ni en obras ni en
palabras: si muere sin bautismo y sin fe, ¿dónde está la justicia que
le condena? ¿Dónde su falta, si no cree?" Ahora bien: ¿quién eres tú,
que quieres tomar asiento en el tribunal para juzgar a mil millas de
distancia con un palmo de vista? En verdad que quien hablando conmigo
sutiliza por ver los rayos de la justicia divina, tendría razón para
dudar de su rectitud, si no estuviese sobre vosotros la Escritura. ¡Oh
animales terrestres!, ¡oh inteligencias burdas! La primera voluntad,
que es buena por sí misma, que es el Sumo Bien, no se ha separado jamás
de sí misma. Solamente es justo lo que a ella se conforma; ningún bien
creado la atrae; pero ella produce este bien con sus rayos.

Cual cigüeña que se revuelve sobre el nido, después de haber alimentado
a sus hijos, y así como uno de éstos, ya alimentado, la mira, del mismo
modo empezó la bella imagen a agitarse sobre mí, e igualmente elevé mis
ojos hacia ella, que movía sus alas, impelidas por tantos espíritus.
Al dar vueltas, cantaba y decía: "Mis notas son tan incomprensibles
para tí, como el juicio eterno para vosotros los mortales." Luego
que aquellos refulgentes ardores del Espíritu Santo se detuvieron,
sin dejar de formar el signo que hizo a los Romanos temibles en el
mundo,[155] el mismo signo continuó diciendo:

       [155] El águila.

--A este reino no ha subido jamás quien no creyó en Cristo, ni antes
ni después de que éste fuera enclavado en el santo leño: pero mira;
muchos que exclaman "Cristo, Cristo," estarán menos próximos a él en
el día del juicio, que algunos de los que no han conocido a Cristo; y
a tales cristianos causará vergüenza el Etíope, cuando se dividan los
dos colegios, uno enteramente rico, y otro miserable. ¿Qué no podrán
decir los Persas a vuestros reyes, cuando vean abierto aquel volumen
en el que se escriben todos sus desprecios? Allí se verá, entre las
obras de Alberto, la que en breve agitará la pluma, y por la cual
quedará desierto el reino de Praga. Allí se verá el daño que ocasiona
junto al Sena, falsificando la moneda, el que morirá herido por un
jabalí.[156] Allí se verá la insaciable soberbia que enloquece del tal
modo al escocés y al inglés, que no pueden sufrir el verse contenidos
en los límites de sus Estados.[157] Se verá la lujuria y la molicie
del de España, y del de Bohemia, que jamás conoció ni quiso conocer el
valor.[158] Allí se verá también marcada con una I la bondad del Cojo
de Jerusalén,[159] mientras que lo contrario a ella tendrá por marca
una M. Se verá la avaricia y la vileza de aquel que guarda la isla
del fuego, donde terminaron los prolongados días de Anquises;[160] y
para demostrar su mezquindad, se emplearán muchas abreviaturas en su
escrito, a fin de que en poco espacio se contengan muchas palabras.
Y a la vista de todos aparecerán las vergonzosas obras del tío y del
hermano,[161] que han envilecido tan egregia estirpe y dos coronas.
Allí serán conocidos el de Portugal y el de Noruega,[162] y el de
Rascia, que alteró los cuños de Venecia.[163] ¡Oh Hungría feliz, si no
se deja guiar mal! ¡Oh dichosa Navarra, si se defendiese con el monte
que la rodea! Todos deben creer que ya, en presagio de esto, Nicosia y
Famagusta se lamentan y claman contra su bestia, que no discrepa de las
otras.

       [156] Felipe el Hermoso.

       [157] Los reyes Roberto de Escocia y Eduardo I de Inglaterra.

       [158] Alfonso, rey de España. Wenceslao, rey de Bohemia.

       [159] La bondad de Carlos el Cojo, rey de Pulla y Jerusalén,
       estará marcada con una I (uno): es decir, que será igual a
       uno, mientras que sus maldades llevarán por marca una M (mil),
       serán iguales a mil.

       [160] Fadrique, hijo de Pedro de Aragón, que gobierna la isla
       de Sicilia, donde está el fuego del Etna.--Dice la vileza,
       porque Fadrique, después de la muerte de Enrique VII, abandonó
       vilmente la causa de los gibelinos.

       [161] Jaime, rey de Mallorca, y Menorca, y Jaime de Aragón,
       tío aquél y hermano éste de dicho Fadrique.

       [162] Dionisio el Agrícola, rey de Portugal. Noruega, en
       tiempo de Dante, tenía su rey propio.

       [163] Rascia, Raugia, Ragusa, ciudad y territorio de la
       antigua Dalmacia, sobre el Adriático, cuyo rey falsificó los
       ducados de Venecia.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMO_


Cuando Aquél que ilumina el mundo entero desciende de nuestro
hemisferio, de tal modo que el día se extingue en todas partes, el
cielo encendido antes por él solo, aparece súbitamente sembrado de
luces, en las cuales se refleja una sola. Y aquel estado del cielo
me vino a la imaginación, cuando la enseña del mundo y de sus jefes
cerró su bendito pico; porque brillando mucho más todos aquellos vivos
resplandores, entonaron suaves cantos, que han desaparecido de mi
memoria. ¡Oh dulce amor, que bajo aquella riente luz te ocultas! ¡Cuán
ardiente me parecías en medio de aquellos efluvios sonoros, que sólo
respiran santos pensamientos!

Después que las preciosas y brillantes joyas de que vi adornada la
sexta estrella cesaron en sus cantos angélicos, me pareció oír el
murmullo de un río que límpido desciende de roca en roca, mostrando la
fecundidad de su elevado manantial. Y así como el sonido adquiere su
forma en el cuello de la cítara, y en los orificios de la zampoña el
soplo del que la toca, así también subió de improviso aquel murmullo
por el cuello del Aguila, como si éste estuviese perforado. Prodújose
allí una voz, que salió por su pico en forma de palabras, según las
esperaba mi corazón, donde las escribí:

--Debes ahora mirar fijamente--empezó a decir--aquella parte de mí
misma que en las águilas mortales contempla y soporta la luz del
Sol; porque entre los fuegos que componen mi figura, los que hacen
centellear el ojo de mi cabeza tienen un grado de luz mayor que todos
los demás. Aquel que, haciendo las veces de pupila, luce en medio,
fué el cantor del Espíritu Santo, que transportó el arca de ciudad en
ciudad: ahora conoce el mérito de su canto en la parte que fué obra
de su propia voluntad, por la remuneración que proporcionalmente ha
recibido. De los cinco que forman el arco de mi ceja, el que está más
próximo al pico consoló a la viuda de la pérdida de su hijo;[164] ahora
conoce cuán caro cuesta no seguir a Cristo, por la experiencia que
tiene de esta dulce vida y de la opuesta. El que le sigue en la parte
superior de la circunferencia de que hablo, dilató su muerte para hacer
verdadera penitencia:[165] ahora conoce que los eternos juicios de Dios
son invariables, aunque una ferviente oración consiga allá abajo que
suceda mañana lo que debería suceder hoy. El otro que sigue se hizo
griego conmigo y con las leyes para ceder su puesto al Pastor, guiado
por una buena intención que produjo malos frutos:[166] ahora conoce que
el mal resultado de su buena acción no le es nocivo, por más que haya
sido causa de la destrucción del mundo. Aquel que ves en el declive
del arco fué Guillermo, a quien llora la Tierra que se lamenta de
Carlos y Federico vivos:[167] ahora conoce el amor del cielo hacia un
rey justo, y así lo manifiesta por el resplandor de que está rodeado.
¿Quién creería en el mundo lleno de errores, que el troyano Rifeo fuera
en este arco la quinta de las luces santas? Aunque su vista no penetre
hasta el fondo de la divina gracia, demasiado conoce ahora lo que en
ella no puede ver el mundo.

       [164] El emperador Trajano. (Véase el canto X del Purgatorio.)

       [165] Ezequías, rey de Judá, a quien Dios, escuchando sus
       ruegos, concedió quince años más de vida para arrepentirse de
       sus culpas.

       [166] El emperador Constantino, que se hizo griego, esto es,
       trasladó de Roma a Bizancio la capital del Imperio romano, con
       las leyes romanas y con el Aguila imperial, por ceder al Papa
       la ciudad eterna.

       [167] Guillermo II, llamado el Bueno, de cuya pérdida se
       lamenta Sicilia, así como de ver vivos a Carlos el Cojo y
       Fadrique de Aragón.

Como la alondra que en el aire se cierne cantando, y después calla,
contenta de la última melodía que la satisface, tal me pareció la
imagen, satisfecha del eterno placer, por cuya voluntad todas las cosas
son lo que son: y aun cuando yo hiciese allí visibles mis dudas como el
vidrio manifiesta por su transparencia el color de que se ha revestido
su superficie, esas mismas dudas no me permitieron esperar la respuesta
callando, sino que con su fuerza hicieron salir de mi boca estas
palabras: "¿Qué cosas son esas?": por lo cual conocí en los nuevos
destellos que despedían aquellas almas dichosas la alegría que les
causaba responder a mis preguntas. Después, con el ojo más inflamado,
me respondió el bendito signo, para no tenerme por más tiempo entregado
a mi asombro:

--Veo que crees estas cosas, porque yo las digo; pero no comprendes
cómo pueden ser: de suerte que, aunque creídas, no por eso están menos
ocultas. Tú haces como aquel que aprende a conocer las cosas por su
nombre, pero que no puede ver su esencia, si otro no se la manifiesta.
"Regnum coelorum" cede a la violencia del ardiente deseo y de la
viva esperanza, cuyos afectos vencen a la divina voluntad; pero no a
la manera que el hombre prevalece sobre el hombre, sino que la vencen
porque quiere ser vencida; y vencida, vence con su benignidad. Te
causan asombro la primera y la quinta almas que forman el arco de
la ceja, porque ves adornada con ellas la región de los Angeles. No
salieron paganas de sus cuerpos, como crees, sino cristianas, teniendo
fe viva, la una en los pies que debían ser crucificados, y la otra en
los que ya lo habían sido. Una de ellas, saliendo del Infierno donde
nadie se convierte a Dios con buen deseo, volvió a habitar su cuerpo
en recompensa de una viva esperanza; de una viva esperanza, que rogó
fervientemente a Dios para resucitarla, a fin de que su voluntad
pudiera ser movida. El alma gloriosa de que se habla, vuelta a su carne
en que permaneció poco tiempo, creyó en Aquél que podía ayudarla; y
al creer, se abrasó de tal modo en el fuego de un verdadero amor,
que después de su segunda muerte fué digna de venir a participar de
estos goces. La otra, merced a una gracia que mana de una fuente tan
profunda, que no ha habido criatura cuya mirada pudiera penetrar
hasta su manantial, cifró allá abajo todo su amor en la justicia; por
lo cual de gracia en gracia Dios abrió sus ojos a nuestra redención
futura, y creyendo en ella, no soportó por más tiempo la fetidez
del paganismo, reprendiendo por su causa a las gentes pervertidas.
Aquellas tres mujeres que viste junto a la rueda derecha del carro, le
bautizaron más de mil años antes de que se instituyera el bautismo. ¡Oh
predestinación!, ¡cuán remota está tu raíz de la vista de aquellos que
no ven toda la causa primera! Y vosotros, mortales, sed circunspectos
en vuestros juicios; pues nosotros, que vemos a Dios, no conocemos aún
todos sus elegidos: y sin embargo, no es grata semejante ignorancia;
porque nuestra beatitud se perfecciona con este bien, y queremos lo que
Dios quiere.

Tal fué el suave remedio que me dió aquella imagen divina para aclarar
mi vista. Y así como un buen tocador de cítara hace acompañamiento a un
buen cantor con la vibración de las cuerdas, adquiriendo de este modo
mayor atractivo el canto, así mientras hablaba, recuerdo que vi a los
benditos resplandores agitar sus llamas al compás de las palabras, como
los párpados que se mueven acordes y al mismo tiempo.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOPRIMERO_


Mis ojos se habían fijado de nuevo en el rostro de mi Dama, y el ánimo
con ellos se había separado de todo otro objeto. Ella no sonreía:

--Pero si yo riese--empezó a decirme--, te quedarías como Semele,
cuando fué reducida a cenizas; pues mi belleza, que, según has visto,
brilla más cuanto más asciende por las gradas del eterno palacio, si no
se moderase, resplandecería tanto, que tu fuerza mortal perecería ante
su fulgor como la rama destrozada por el rayo. Nos hemos elevado al
séptimo esplendor[168] que, colocado bajo el pecho del ardiente León,
difunde ahora sobre la Tierra sus rayos mezclados con el fuerte influjo
de aquél. Fija la mente en pos de tus miradas, y haz de tus ojos un
espejo para la imagen que se te aparecerá en este espejo.

       [168] Al cielo de Saturno.

Quien supiese cuán dulcemente se recreaba mi vista en el semblante
dichoso de Beatriz, cuando invitado por ella la dirigí hacia otro
objeto, conocería lo grato que me sería obedecer a mi Guía celestial,
considerando que el placer de obedecerla contrabalanceaba al que yo
sentía contemplándola. Dentro del cristal que, rodeando al mundo,
lleva el nombre de su querido señor, bajo cuyo imperio permaneció
muerto todo mal, vi una escala del color del oro en que se refleja
un rayo de Sol, y tan elevada, que mis ojos no podían seguirla. Vi
además bajar por sus escalones tantos resplandores, que pensé que todas
las luces que brillaban en el cielo estaban esparcidas allí. Y así,
como, por una costumbre natural, las cornejas se agitan reunidas al
romper el día para dar calor a sus ateridas alas, y mientras se alejan
algunas sin volver, otras regresan al punto de donde se remontaban,
y otras revolotean sobre él, lo mismo me pareció que hacían aquellos
fulgores que habían ido descendiendo hasta que se detuvieron en un
escalón determinado. El que se quedó más cerca de nosotros empezó a
resplandecer tanto, que yo decía entre mí: "Conozco el amor que me
anuncias." Pero Aquélla, de quien espero la orden para hablar o callar,
permaneció inmóvil: así es que, a pesar mío, hice bien en no preguntar
nada. Por lo cual, ella, que leía en la vista de Aquél que lo ve todo
el deseo que yo ocultaba, me dijo:

--Puedes manifestar tu ardiente anhelo.

Entonces empecé de esta suerte:

--Mis méritos no me hacen digno de tu respuesta; pero en nombre de
aquella que me permite interrogarte, alma bienaventurada, que te
ocultas en tu alegría, dame a conocer la causa que tanto te aproxima
a mí, y dime por qué no se oye en esta esfera la dulce sinfonía del
Paraíso, que tan devotamente resuena en las de abajo.

--Tu oído es tan débil como tu vista--me contestó--; aquí no se canta
por la misma razón que Beatriz no sonríe. He descendido tanto por las
gradas de la escala santa, sólo para recrearte con mis palabras y con
la luz de que estoy revestida. No es un mayor afecto lo que me ha hecho
más solícita; pues en toda esta escala hay un amor tan ferviente y más
que el mío, según te lo manifiestan los destellos de esas almas; pero
la alta caridad, que nos convierte en siervas atentas a la voluntad que
rige al mundo, nos designa el sitio en que, según puedes ver, estamos
colocadas.

--Bien veo--dije yo--, ¡oh sagrada lámpara!, que un amor libre basta en
esta corte para hacer lo que quiere la eterna Providencia; mas lo que
me parece sumamente difícil de comprender es por qué fuiste tú entre
todas tus compañeras la destinada a este cargo.

Aun no había pronunciado la última palabra, cuando la luz, haciendo
un eje de su centro, giró con la rapidez de una rueda. Después me
respondió la amorosa alma que estaba dentro de ella:

--La luz divina se fija en mí penetrando en la que me envuelve, y su
virtud, unida a mi vista, me eleva tanto sobre mí misma, que veo la
suma esencia de que aquélla emana. De aquí proviene la alegría con que
brillo; porque a la claridad de mi visión junto la de la luz que me
rodea. Pero el alma que más brilla en el cielo, el serafín que tiene
más fijos los ojos en Dios no podrá satisfacer tus preguntas; porque
lo que deseas saber penetra tan profundamente en el abismo del decreto
eterno, que está muy apartado de toda vista creada; y cuando vuelvas al
mundo mortal, refiere lo que te digo, a fin de que nadie presuma llegar
al fondo de tal arcano. La mente, que aquí es luz, en la Tierra es
humo; considera, pues, cómo podrá comprender allá abajo lo que aquí no
comprende, por más que el cielo la enaltezca.

Sus palabras me contuvieron de tal modo, que abandoné la cuestión, y me
limité a rogarle humildemente que me dijese quién era.

--Entre las dos costas de Italia, y no muy lejos de tu patria, se
elevan unos peñascos, tanto que los truenos retumban a mucha menos
altura. Aquellos peñascos forman una eminencia que se llama Catria,
al pie de la cual hay un yermo consagrado únicamente al culto del
verdadero Dios.

Así empezó a hablar por tercera vez; y continuando luego, añadió:

--De tal modo me dediqué allí al servicio de Dios, que sólo con
legumbres y zumo de olivas pasaba fácilmente fríos y calores,
satisfecho con mis ideas contemplativas. Aquel claustro producía
fértilmente para esta parte de los cielos, y ahora está tan vacío,
que será preciso que en breve lo sepa el mundo. En aquel sitio estuve
yo, Pedro Damián; y Pedro el Pecador en la casa de Nuestra Señora,
a orillas del Adriático. Escasa era ya mi vida mortal, cuando fuí
llamado y obligado a recibir aquel capelo que sólo se transmite de
malo a peor. Vinieron en otro tiempo Cefas y el Vaso de elección del
Espíritu Santo,[169] flacos y descalzos, aceptando su alimento de
cualquier mano. Ahora los modernos pastores quieren que de uno y otro
lado los apoyen, ¡tan pesados son!, y que les lleven en litera, y que
vaya detrás quien les sostenga la cola. Cubren con sus mantos sus
cabalgaduras, de suerte que van dos bestias bajo una sola piel. ¡Oh
paciencia de Dios, que tanto soportas!

       [169] San Pedro y San Pablo.

Al sonido de estas palabras, vi muchas llamas que bajaban girando de
escalón en escalón, y a cada vuelta se hacían más bellas. Vinieron
a detenerse alrededor de aquella luz, y prorrumpieron en un clamor
tan alto, que nada en el mundo puede asemejársele: su estruendo me
ensordeció de tal modo, que no comprendí lo que dijeron.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VEGESIMOSEGUNDO_


Mudo de estupor me volví hacia mi Guía, como un niño que se acoge
siempre a quien le inspira más confianza: y aquélla, como la madre que
socorre prontamente al hijo azorado y pálido con su voz consoladora, me
dijo:

--¿No sabes que estás en el cielo? ¿No sabes que todo el cielo es
santo, y que lo que en él se hace procede de un buen celo? Si el grito
que acabas de oír te ha conmovido tanto, ahora puedes pensar cómo te
habría perturbado aquel suave cántico unido a mi sonrisa. Y si hubieras
comprendido lo que se rogó al exhalar ese grito, conocerías la venganza
que verás antes de tu muerte. La espada de aquí arriba no hiere nunca
demasiado pronto, ni demasiado tarde, como suele parecerles a los que
la esperan con temor o con deseo. Pero ahora vuélvete hacia otro lado,
y verás muchos espíritus ilustres, si diriges tus miradas según te
indico.

Volví los ojos como ella quiso, y vi cien pequeñas esferas, que se
embellecían unas a otras con sus mutuos rayos. Yo estaba como aquel
que reprime en sí el agudo estímulo del deseo, y no se aventura a
preguntar, temiendo excederse, cuando la mayor y más brillante de
aquellas perlas se adelantó para contentar mi curiosidad: después oí en
su interior:

--Si vieses, como yo, la caridad que arde entre nosotros, habrías
expresado ya tus deseos; pero a fin de que, por demasiado esperar, no
tardes en llegar al alto fin de tu viaje, contestaré al pensamiento
que no te atreves a proferir. La cumbre de aquel monte en cuya falda
está Casino fué frecuentada en otro tiempo por gentes engañadas y mal
dispuestas. Yo soy el que llevó allí el nombre de Aquél que enseñó en
la Tierra la verdad que tanto nos enaltece;[170] y lució sobre mí tanta
gracia, que aparté a las ciudades circunvecinas del impío culto que
sedujo al mundo. Esos otros fuegos fueron todos hombres contemplativos,
abrasados en aquel ardor que hace nacer las flores y los frutos
santos. Aquí están Macario y Romualdo; aquí están mis hermanos, que se
encerraron en el claustro y conservaron un corazón perseverante.

       [170] San Benito abad, que dió a conocer allí la religión
       cristiana.

Lo contesté:

--El afecto que demuestras hablando conmigo, y la benevolencia que veo
y observo en todas vuestras luces, me inspiran la misma confianza que
inspira el Sol a la rosa cuando se abre tanto cuanto le es posible. Por
eso te ruego, padre, que si soy digno de tal merced, me concedas la
gracia de ver tu imagen descubierta.

--Hermano--me respondió--: tu elevado deseo se realizará en la última
esfera, donde se realizan todos los otros y los míos, y donde todos
son perfectos, maduros y enteros: en aquella sola esfera, todas sus
partes permanecen inmóviles, porque no está en un sitio, ni gira
entre dos polos, y nuestra escala llega hasta ella, lo que hace que la
pierdas de vista. El patriarca Jacob la vió prolongarse hasta arriba,
cuando se le apareció tan llena de ángeles; pero ahora no retira
nadie sus pies de la tierra para subirla, y mi regla sólo sirve abajo
para gastar papel. Los muros que eran una abadía se han convertido en
cavernas; y las cogullas en sacos de mala harina. La más sórdida usura
no es tan contraria a la voluntad de Dios, como lo es el fruto de esas
riquezas que tanto enloquecen el corazón de los monjes, porque todo lo
que la Iglesia guarda pertenece a aquellos que piden por Dios, y no
a los parientes o a otros más indignos. La carne de los mortales es
tan flexible, que las buenas obras no duran el tiempo que transcurre
desde el nacimiento de la encina hasta la formación de la bellota.
Pedro empezó su fecunda tarea sin oro ni plata; yo con oraciones y
con ayunos; Francisco basó su orden en la humildad: y si atiendes al
principio de cada orden, y consideras después adonde han llegado, verás
lo blanco cambiado en negro. Más admiración causó en verdad ver al
Jordán retrocediendo y al mar huír cuando Dios quiso, que la causará
ver remediados estos males.

Así me dijo, y después se reunió a sus demás compañeros, que a su
vez se reconcentraron, y como un torbellino se elevaron a lo alto.
La dulce Dama con un solo ademán me impulsó a subir tras ellos por
aquella escala: tanto fué lo que su virtud venció mi grave naturaleza:
y jamás aquí abajo, donde se sube y desciende naturalmente, hubo un
movimiento tan rápido que pudiera igualar a mi vuelo. Así pueda volver,
¡oh lector!, a aquel piadoso reino triunfante, por el que lloro con
frecuencia mis pecados golpeándome el pecho, como es cierto que vi el
signo que sigue al Tauro,[171] y me encontré en él en menos tiempo del
que necesitarías para meter y sacar un dedo del fuego. ¡Oh gloriosas
estrellas!, ¡oh luz llena de gran virtud, en la que reconozco todo mi
ingenio, cualquiera que ésta sea! Con vosotras nacía, y se ocultaba
con vosotras aquel que es padre de toda vida mortal,[172] cuando sentí
por vez primera el aire toscano; y cuando más tarde se me concedió la
gracia de entrar en la alta rueda que os hace girar, me fué también
permitido pasar por la región en donde estáis. A vosotras dirige ahora
devotamente mi alma sus suspiros, para alcanzar la virtud necesaria en
la difícil empresa que la atrae.

       [171] La constelación de Géminis.

       [172] El Sol.

--Estás tan cerca de la última salvación--empezó a decirme Beatriz--,
que debes tener los ojos claros y penetrantes; así pues, antes de que
llegues a ella, mira hacia abajo y contempla cuántos mundos he puesto
bajo tus pies, a fin de que tu corazón se presente tan gozoso como
pueda ante la triunfante multitud que alegre acude por esta bóveda
etérea.

Recorrí con la vista todas las siete esferas, y ví a nuestro globo
tan pequeño, que me reí de su vil aspecto: así es que apruebo como
mejor parecer el de quien le tiene en poca estima; pudiendo llamarse
verdaderamente probo el que sólo piensa en el otro mundo.

Vi a la hija de Latona inflamada, sin aquella sombra que fué causa de
que yo la creyera enrarecida y densa. Allí, ¡oh Hiperión!, pudieron
soportar mis ojos la luz de tu hijo, y vi cómo se mueven próximas a él
y en derredor suyo Maya y Dione. Allí me apareció Júpiter atemperando a
su padre y a su hijo;[173] allí distinguí con claridad sus frecuentes
cambios de lugar, y todos los siete planetas me manifestaron su
magnitud, su velocidad, y la distancia a que respectivamente se
encuentran colocados. Aquel pequeño punto que nos hace tan orgullosos
se me apareció por completo desde las montañas a los mares, mientras
que yo giraba con los eternos Gemelos. Después fijé mis ojos en los
hermosos ojos.

       [173] Saturno y Marte.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOTERCERO_


Como el ave que, habiendo reposado entre la predilecta enramada junto
al nido de sus dulces hijuelos, durante la noche ocultadora de las
cosas, y deseando ver tan caros objetos y hallar el sustento para
nutrirlos, cuyo penoso trabajo soporta placentera, se adelanta al
día, y antes de rayar el alba sube a la cima del abierto follaje, y
fijamente mira, esperando con ardoroso anhelo la salida del Sol, así
estaba mi Dama, en pie y atenta, vuelto el rostro hacia la región del
cielo bajo la cual se muestra el Sol menos presuroso; y en tanto yo,
viéndola suspensa y ansiosa, permanecí como el que anhelante querría
otra cosa, pero se calma con la esperanza de obtenerla. Poco intervalo
medió entre ambos momentos, es decir, entre el de mi expectativa y el
de ver de un instante a otro iluminarse más el cielo. Y Beatriz dijo:

--He ahí la legión del triunfo de Cristo, y todo el fruto recogido de
la rotación de estas esferas.

Me pareció que ardía todo su semblante; y tenía los ojos tan llenos
de alegría, que debo seguir adelante sin más explicación. Cual en los
plenilunios serenos Trivia ríe entre las ninfas eternas, que iluminan
el cielo por todas partes, así vi yo sobre millares de luces un Sol,
que las encendía todas, como hace el nuestro con las que vemos sobre
nosotros; y a través de su viva luz aparecía tan clara a mis ojos la
divina substancia, que no podían soportarla.

--¡Oh Beatriz--exclamé--, Guía dulce y querida!

Ella me dijo:

--Lo que te abisma es una virtud a la que nada resiste. Allí están la
Sabiduría y el Poder que abrieron entre el Cielo y la Tierra las vías
por tanto tiempo deseadas.

Así como el fuego de la nube, dilatándose de modo que ésta no puede
contenerlo, se escapa de ella, y, contra su naturaleza, se precipita
hacia abajo, de igual suerte mi mente, engrandeciéndose más entre
aquellas delicias, salió de sí misma, y no sabe recordar lo que fué de
ella.

--Abre los ojos y mírame cual soy; has visto cosas que te han dado
fuerza suficiente para sostener mi sonrisa.

Yo estaba como aquel que conserva cierta reminiscencia de una visión
olvidada, y que se esfuerza en vano por renovarla en su imaginación,
cuando oí proferir estas palabras tan dignas de gratitud, que no
se borrarán jamás del libro donde se consigna lo pasado. Si ahora
resonasen todas aquellas lenguas que Polimnia y sus hermanas hicieron
más pingües con su dulcísima leche para venir en mi ayuda, no
expresarían la milésima parte de la verdad, al pretender cantar tan
santa sonrisa, y el resplandor que comunicaba a aquel santo rostro:
por lo mismo, al describir yo el Paraíso, es forzoso que mi sagrado
poema salte como un hombre que encuentra cortado su camino. Quien
considere el peso del asunto y el hombro mortal que soporta la carga,
no censurará el que éste tiemble bajo su gravedad. El derrotero que
hiende mi atrevida proa no es a propósito para una pequeña embarcación,
ni para el nauta que quiera ahorrarse la fatiga.

--¿Por qué te enamora mi faz de tal suerte, que no te vuelves hacia
el hermoso jardín que florece bajo los rayos de Cristo? Allí está la
Rosa[174] en que el Verbo divino encarnó; y allí están los lirios[175]
por cuyo aroma se descubre el buen camino.

       [174] La Virgen María, llamada por la Iglesia Rosa Mística.

       [175] Los bienaventurados.

Así dijo Beatriz, y yo, que estaba siempre pronto a seguir sus
consejos, me lancé nuevamente a la batalla de mis débiles párpados.
Y así como mis ojos, al abrigo de la sombra, han visto alguna vez un
prado de flores iluminado por un rayo de Sol que atravesaba por entre
desgarrada nube, del mismo modo distinguí entonces una multitud de
esplendores, iluminados desde arriba por ardientes rayos, sin ver el
origen de donde estos fulgores procedían.

¡Oh benigna virtud que así los iluminas! Sin duda te elevaste por dejar
campo libre a mis ojos, que eran demasiado débiles para contemplarte.
El nombre de la hermosa flor que invoco siempre, por mañana y tarde,
concentró todo mi espíritu en la contemplación del mayor fuego; y
cuando mis dos ojos me representaron la belleza y la extensión de
la fulgente estrella que vence arriba, como venció abajo, desde el
interior del cielo descendió una llamarada, que tenía la forma de un
círculo como una corona,[176] y rodeó a la estrella girando en torno
suyo. La melodía que más dulcemente se deje oír en la Tierra, y que más
atraiga el ánimo, parecería una nube que desgarrada truena, comparada
con el sonido de aquella lira de que estaba coronado el bello zafiro
con que se engalana el más claro cielo.

       [176] El arcángel San Gabriel.

--Yo soy el amor angélico, que giro difundiendo la sublime dicha,
nacida del vientre que fué morada de nuestro deseo; y giraré, Señora
del Cielo, mientras acompañas a tu Hijo, y hagas resplandeciente la
suprema esfera en donde habitas.

Así se dejaba oír la circular melodía, y todas las demás luces hacían
resonar el nombre de María. El manto real de todas las esferas del
mundo, que más se inflama y anima bajo el hálito y las perfecciones de
Dios, tenía sobre nosotros tan distante la faz interna, que no me era
posible distinguir su aspecto desde el sitio en que me encontraba; por
lo cual no tuvieron mis ojos la fuerza necesaria para seguir a la llama
coronada, que se elevó en pos de su divina primogenitura. Y semejantes
al niño que tiende los brazos hacia su madre después de haberse
alimentado con su leche, movido del afecto que aun exteriormente
se inflama, cada uno de aquellos fulgores se prolongó hacia
arriba, patentizándome así el amor que profesaban a María. Después
permanecieron ante mi vista cantando "Regina coeli" tan dulcemente,
que jamás ha huído de mí el placer que me causaron.

¡Oh cuánta es la abundancia que se encierra en aquellas arcas
riquísimas por haber esparcido en la Tierra buenas semillas! Allí
viven y gozan del eterno tesoro que conquistaron en el destierro de
Babilonia, donde hicieron dejación del oro. Allí triunfa de su victoria
bajo el alto Hijo de Dios y de María, y juntamente con el antiguo y el
nuevo concilio, el que tiene las llaves de tal gloria.



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOCUARTO_


¡Oh compañía escogida para la gran cena del cordero bendito, el cual
os alimenta de tal modo, que vuestro apetito está siempre satisfecho!
Ya que por la gracia de Dios éste prueba prematuramente lo que cae de
vuestra mesa, antes de que la muerte ponga fin a sus días, pensad en su
deseo inmenso, y refrescadlo algún tanto: vosotros bebéis siempre en la
fuente de donde procede lo que él piensa.

Esto dijo Beatriz: y aquellas almas gozosas se convirtieron en esferas
sobre polos fijos, resplandeciendo vivamente a guisa de cometas. Y
como las ruedas en el mecanismo de un reloj se mueven de tal suerte,
que a quien las observa le parece que la primera está quieta y la
última vuela, así también aquellos glóbulos, danzando diferentemente,
me hacían estimar su velocidad o lentitud por el grado de sus
resplandores. De aquel conjunto de bellas luces vi salir un fulgor tan
alegre y esplendente, que superaba a todos los demás. Tres veces giró
en torno de Beatriz, cantando de un modo tan divino, que mi fantasía no
ha podido retener su encanto; por lo cual mi pluma pasa adelante sin
describirlo, pues para pintar tales pliegues carece de matices, no ya
la lengua, sino la misma imaginación.

--¡Oh mi santa hermana, que tan devotamente ruegas, movida de tu
ardiente afecto, que me separas de aquella hermosa esfera!

De este modo, luego que se detuvo aquel fuego bendito,[177] dirigió su
aliento hacia mi Dama, y le habló como he dicho. Y ella contestó:

       [177] San Pedro.

--¡Oh luz eterna del gran Barón a quien nuestro Señor dejó las llaves
que llevó abajo desde este goce maravilloso! Examina a éste como te
plazca con respecto a los puntos fáciles y difíciles de la Fe, que te
hizo andar sobre el mar. A ti no se te oculta si él ama bien, y espera
bien y cree; porque tienes la vista fija donde todo está patente; pero
ya que este reino ha conseguido ciudadanos por medio de la Fe veraz, es
bueno que para glorificarla le toque a él hablar de ella.

Así como el bachiller se prepara, y no habla hasta que el maestro
propone la cuestión que debe aprobar, pero no resolver, del mismo modo
preparaba yo todas mis razones, mientras ella hablaba, para estar
pronto a contestar a tal examinador y a tal profesión.

--Dí buen cristiano, explícate: ¿Qué es la Fe?

Al oír esto alcé la frente hacia aquella luz de donde salían tales
palabras; después me volví hacia Beatriz, y ella me hizo un rápido
ademán para que dejara brotar el agua de mi fuente interior.

La gracia divina que me permite confesarme con tan alto
primipilo--exclamé,--haga claros y expresivos mis conceptos.

Después continué:

--Según lo ha escrito, padre, la verídica pluma de tu querido
hermano,[178] que contigo hizo entrar a Roma por el buen camino, la Fe
es la substancia de las cosas que se esperan, y el argumento de las que
no aparecen a nuestra mente: tal me parece su esencia.

       [178] San Pablo.

Entonces oí:

--Piensas rectamente, si comprendes bien por qué la colocó entre las
substancias, y no entre los argumentos.

A lo cual contesté:

--Las profundas cosas que aquí se me manifiestan claras y patentes
están tan ocultas a los ojos del mundo, que sólo existen en la creencia
sobre que se funda la alta esperanza; por eso toma el nombre de
substancia. Con respecto a esta creencia es preciso argumentar sin otra
luz; por eso toma el nombre de argumento.

Entonces oí:

--Si todo lo que en la Tierra se aprende por vía de enseñanza, se
entendiera de ese modo, la sutileza del sofisma sería en vano.

Tales fueron las palabras que exhaló aquel ardiente amor; y después
añadió:

--Ha salido bien la prueba de la liga y el peso de esta moneda; pero
dime si la tienes en tu bolsa.

Le respondí:

--Sí, la tengo tan brillante y tan redonda, que no cabe duda sobre su
cuño.

En seguida salieron estas palabras de la profunda luz que allí
resplandecía:

--Esa querida joya, en la que se funda toda otra virtud, ¿de dónde te
proviene?

--La abundante lluvia del Espíritu Santo--le contesté--, que está
esparcida sobre las antiguas y las nuevas páginas, es el silogismo que
me la ha demostrado tan sutilmente, que comparada con ella me parece
obtusa toda otra demostración.

Después oí:

--¿Por qué tienes por palabra divina a la antigua y la nueva
proposición, que así te han convencido?

Respondí:

--La prueba que me descubre la verdad consiste en las obras
subsiguientes, para las cuales la naturaleza no calentó nunca el hierro
ni dió golpes en el yunque.

Se me contestó:

--Dí, ¿quién te asegura que aquellas obras hayan existido? ¿Acaso te lo
asegura aquello mismo que se quiere probar con ellas? ¿No tienes otro
testimonio?

--Si el mundo se convirtió al cristianismo sin necesidad de
milagros--dije yo--esto sólo es un milagro tan grande, que los otros no
son la centésima parte de él; porque tú entraste pobre y famélico en el
campo a sembrar la buena planta que en otro tiempo fué vid y ahora se
ha convertido en zarza.

Terminadas estas palabras, resonó en las esferas de la sublime y
elevada corte un "Alabemos a Dios" con la melodía que se canta allá
arriba. Y aquel Barón que examinándome así me había llevado de rama en
rama hasta acercarnos a las últimas hojas, volvió a empezar de esta
manera:

--La gracia que enamora a tu mente hate abierto la boca hasta este
punto, como abrirse debía: por tanto apruebo cuanto ha salido de ella;
mas ahora es preciso que expliques lo que crees y el origen de tu
creencia.

--¡Oh Santo Padre!, ¡oh Espíritu, que ves lo que creíste con tal
firmeza, que dirigiéndote hacia el sepulcro venciste a pies más
jóvenes!--empecé a decir--: quieres que te manifieste el orden de las
cosas en que creo, y además me preguntas el motivo de mi creencia.
Pues bien, yo te respondo: Creo en un solo y eterno Dios, que sin ser
movido, mueve todo el Cielo con amor y con deseo; y en apoyo de tal
creencia, no sólo tengo pruebas físicas y metafísicas, sino que también
me las suministra la verdad que de aquí llueve por medio de Moisés, por
los profetas, por los salmos, por el Evangelio, y por lo que vosotros
escribistéis después de haberos iluminado el ardiente Espíritu. Creo
en tres Personas eternas, y las creo una esencia tan trina y una, que
admiten a la vez "son" y "es." La profunda naturaleza divina de que
ahora trato se ha grabado en mi mente muchas veces por la doctrina
evangélica. Tal es el principio, tal la chispa que se dilata hasta
convertirse en viva llama, y que brilla en mi interior como estrella en
el cielo.

Cual señor que oye lo que lo agrada, y por ello abraza a su siervo,
congratulándose por la noticia en cuanto éste se calla, de igual
suerte me bendijo cantando y giró tres veces en derredor de mi frente,
luego que me callé, aquel apostólico fulgor, por cuyo mandato había yo
hablado: tanto fué lo que mis palabras le agradaron.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOQUINTO_


Si alguna vez sucede que el poema sagrado en que han puesto sus manos
el Cielo y la Tierra, y que me ha hecho enflaquecer por espacio de
muchos años, triunfe de la crueldad que me tiene alejado del bello
redil, donde dormí corderillo enemigo de los lobos que le hacen la
guerra; entonces volveré como poeta, con otra voz y otros cabellos, y
tomaré la corona de laurel sobre mis fuentes bautismales: porque allí
entré en la fe que hace las almas familiares a Dios, y por ella me
rodeó Pedro de aquel modo la frente. Después se adelantó hacia nosotros
un resplandor desde aquella legión de que salió el primero de los
vicarios que Cristo dejó en la Tierra; y mi Dama, llena de alegría, me
dijo:

--Mira, mira, he ahí el Barón por quien allá abajo visitan a
Galicia.[179]

       [179] El apóstol Santiago.

Cual dos palomas que, al reunirse, se demuestran su amor dando vueltas
y arrullándose, así vi yo aquellos grandes y gloriosos príncipes
acogerse mutuamente, alabando el alimento de que allá arriba se
nutren. Mas, cuando hubieron dado fin a sus gratulaciones, ambos se
detuvieron silenciosos "coram me," tan encendidos que humillaban mi
rostro. Beatriz dijo entonces riendo:

--¡Oh alma ilustre, que has escrito acerca de la liberalidad de nuestra
basílica! Haz resonar la Esperanza en esta altura. Tú sabes que la has
simbolizado tantas veces cuantas Jesucristo se os manifestó a los tres
en todo su esplendor.

--Levanta la cabeza, y tranquilízate; porque es preciso que lo que
llega aquí arriba desde el mundo mortal se madure a nuestros rayos.

Tan consoladoras palabras me fueron dirigidas por el segundo
resplandor: entonces elevé los ojos hacia aquellos montes que antes los
habían inclinado con su excesivo peso.

--Ya que nuestro Emperador te dispensa la merced de que te encuentres,
antes de tu muerte, en la estancia más secreta de su palacio con sus
condes, a fin de que habiendo visto la verdad de esta corte, os anime
por eso a ti y a los otros la Esperanza que tanto enamora allá abajo,
dime en qué consiste ésta; dime cómo florece en tu mente, y de dónde te
proviene.

Así habló el segundo resplandor. Y aquella piadosa Dama que guió las
plumas de mis alas hacia tan elevado vuelo, respondió antes que yo de
esta suerte:

--La Iglesia militante no tiene entre sus hijos otro más provisto
de esperanza, como está escrito en el Sol que irradia sobre nuestra
multitud: por eso se le ha concedido que desde Egipto venga a ver a
Jerusalén, antes de terminar sus combates. Los otros dos puntos sobre
que han versado tus preguntas, no por deseo de saber, sino para que él
refiera lo grata que te es esta virtud, los dejo a su cargo; que no
le serán de difícil resolución, ni le servirán de jactancia: responda,
pues, y que la gracia de Dios se lo conceda.

Cual discípulo que responde a su maestro con gusto y prontitud en
aquello en que es experto, a fin de revelar su mérito, así respondí yo:

--La Esperanza es una expectación cierta de la vida futura, producida
por la gracia divina y los méritos anteriores. Muchas son las estrellas
que me comunican esta luz; pero quien primero la derramó en mi corazón
fué el supremo cantor[180] del Supremo Señor, "Que esperen en ti los
que conocen tu nombre," dice en sus sublimes cánticos; y ¿quién no lo
conoce teniendo mi fe? Tú me has inundado después con su oleada en tu
Epístola; de modo que ya estoy lleno, y derramo sobre otros vuestra
lluvia.

       [180] David.

Mientras yo hablaba, en el seno de aquel incendio fulguraba una llama
rápida y frecuente como un relámpago. Después me dijo:

--El amor en que me abraso todavía por la virtud que me siguió hasta la
palma y hasta mi salida del campo, quiero que te hable, a ti que con
ella te deleitas; siéndome por lo mismo grato que me digas lo que la
Esperanza te promete.

Yo le contesté:

--Las nuevas y las antiguas Escrituras prefijan el término a que deben
aspirar las almas a quienes Dios ha concedido su amistad, y ese término
lo veo ahora tal cual es. Isaías dice que cada una de ellas vestirá
en su patria un doble ropaje, y su patria es esta dulce vida. Y tu
hermano[181] nos manifiesta más claramente esta revelación, allí donde
trata de las blancas vestiduras.

       [181] San Juan en el Apocalipsis.

Inmediatamente después de pronunciadas estas palabras, se oyó
primeramente sobre nosotros: "Sperent in te;" a lo cual respondieron
todos los círculos de almas. Luego resplandeció entre ellas una luz tan
viva, que si Cáncer tuviera semejante claridad, el invierno tendría un
mes de un solo día. Y como la doncella placentera, que se levanta, y va
y toma parte en la danza, sólo por festejar a la recién venida, y no
por vanidad u otra flaqueza, así vi al esclarecido esplendor acercarse
a los otros dos, que seguían dando vueltas cual era necesario a su
ardiente amor. Púsose a cantar con ellos las mismas palabras con la
misma melodía; y mi Dama fijó en él sus miradas como esposa inmóvil y
silenciosa.

--Ese es aquél que descansó sobre el pecho de nuestro Pelícano; es el
que fué elegido desde la cruz para el gran cargo.

Así dijo mi Dama; y sus miradas no dejaron de estar más atentas después
que antes de pronunciar estas palabras. Como a quien fija los ojos
en el Sol esperando verlo eclipsarse un poco, que a fuerza de mirar,
concluye por no ver, así me sucedió con aquel último fuego, hasta que
me fué dicho:

--¿Por qué te deslumbras para ver una cosa que aquí no existe? Mi
cuerpo es tierra en la Tierra, y allí permanecerá con los otros cuerpos
hasta tanto que nuestro número se iguale con el eterno propósito. Las
dos luces que se elevaron antes son las únicas que existen en este
bienaventurado claustro con sus dos vestiduras; y así lo debes repetir
en tu mundo.

Dichas estas palabras, cesó el girar del círculo inflamado juntamente
con el dulce concierto que formaba la armonía del triple canto; así
como, para descansar o huír de un peligro, se detienen al sonido de un
silbo los remos que venían azotando el agua.

¡Ah! ¡Cuánta fué la turbación de mi mente cuando me volví para ver a
Beatriz, y no pude lograrlo, a pesar de encontrarme cerca de ella y en
el dichoso mundo!

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOSEXTO_


Mientras yo permanecía indeciso a causa de mi deslumbrada vista, salió
la fúlgida llama que la deslumbró una voz, que llamó mi atención
diciendo:

--En tanto que recobras la vista que has perdido mirándome, bueno es
que hablando conmigo compenses su pérdida. Empieza, pues, y dime adónde
se dirige tu alma, y persuádete de que tu vista sólo está ofuscada,
pero no destruída; pues la Dama que te conduce por esta región luminosa
tiene en su mirada la virtud que tuvo la mano de Ananías.

Yo dije:

--Venga tarde o temprano, según su voluntad, el remedio a mis ojos, que
fueron las puertas por donde ella entró con el fuego en que me abraso.
El bien que esparce la alegría en esta corte es el "alfa" y el "omega"
de cuanto el amor escribe en mí, ya sea leve o fuertemente.

Aquella misma voz que había desvanecido el miedo causado por mi súbito
deslumbramiento, excitó nuevamente en mí el deseo de hablar, diciendo:

--Es preciso que te limpies en una criba más fina: es preciso que digas
quién dirigió tu arco hacia tal blanco.

--Los argumentos filosóficos--contesté--, y la autoridad que desciende
de aquí, han debido infundirme tal amor; porque el bien, por sí mismo,
apenas es conocido, enciende tanto más el amor, cuanta mayor bondad
encierra. Así pues, la mente de todo el que conoce la verdad en que se
funda esta prueba, debe inclinarse a amar con preferencia a ninguna
otra cosa aquella esencia,[182] en la cual hay tanta ventaja, que los
demás bienes existentes fuera de ella no son más que un rayo de su luz.
Esa verdad la ha declarado a mi inteligencia aquel que me demuestra el
primer amor de todas las substancias eternas. Me la declaran también
las palabras del veraz Hacedor, que dijo a Moisés hablando de sí mismo:
"Yo te mostraré reunidas en mí todas las perfecciones." Tú también me
la declaras en el principio de tu sublime anuncio, que publica en la
Tierra el arcano de arriba más altamente que ningún otro.

       [182] Dios.

Y yo oí:

--Por cuanto te dice la inteligencia humana, de acuerdo con la
autoridad divina, reserva para Dios el mayor de tus amores. Pero dime
todavía si te sientes atraído hacia él por otras cuerdas, y dime con
cuantos dientes te muerde este amor.

No se me ocultó la santa intención del águila de Cristo; pues comprendí
hasta dónde quería llevar mi confesión: por eso empecé a decir:

--Todos los estímulos que pueden obligar al corazón a volverse hacia
Dios concurren en mi caridad; porque la existencia del mundo y mi
existencia, la muerte que El sufrió para que yo viva, y lo que espera
todo fiel como yo, juntamente con el conocimiento antedicho, me han
sacado del piélago de los amores tortuosos, y me han puesto en la playa
del recto amor. Amo las hojas que adornan todo el huerto del Hortelano
eterno en la misma proporción del bien que aquél les comunica.

Apenas guardé silencio, resonó por el Cielo un dulcísimo canto; y
mi Dama decía con los demás: "¡Santo, Santo, Santo!" Y así como la
aparición de una luz penetrante desvanece el sueño, excitando el
sentido de la vista, el cual acude a la claridad que atraviesa las
membranas; y el despertado la rehuye, aturdido en su repentino desvelo,
mientras no le ayuda la facultad estimativa, de igual suerte ahuyentó
Beatriz todo entorpecimiento de mis ojos con el rayo de los suyos,
que brillaba a más de mil millas: entonces vi mejor que antes, y casi
estupefacto pregunté quién era un cuarto resplandor que distinguí con
nosotros. Mi Dama me dijo:

--Dentro de esos rayos contempla amorosa a su Hacedor la primera alma
creada por la Virtud primera.[183]

       [183] Adán.

Como el follaje que doblega su copa al paso del viento, y después se
levanta por la propia virtud que la endereza, tal hice yo, maravillado
mientras ella hablaba, e irguiéndome después a impulsos del deseo de
preguntar que me abrasaba; por lo que empecé de esta suerte:

--¡Oh fruto, que fuiste producido ya maduro! ¡Oh padre antiguo, de
quien toda esposa es hija y nuera! Tan devotamente como puedo te
suplico que me hables; tú ves mis deseos, los cuales no te manifiesto
por oír más pronto tus palabras.

A veces un animal encubertado se agita de modo que manifiesta por los
movimientos de su envoltura aquello que desea: del mismo modo la primer
alma me daba a conocer por la luz de que estaba revestida la alegría
que le causaba complacerme. Después dijo:

--Sin que me lo hayas expresado, conozco tu deseo mejor que tú aquello
de que estés más cierto; porque lo veo en el veraz espejo cuyo parhelio
son las demás cosas, y que no es parhelio de ninguna. Quieres oír
cuánto tiempo ha que Dios me colocó en el excelso jardín en donde ésa
te preparó a subir tan larga escala; por cuánto tiempo deleitó mis
ojos; la verdadera causa de la gran ira, y el idioma inventado por mí
de que hice uso. Sabe, pues, hijo mío, que el haber probado la fruta
del árbol no fué la causa de tan largo destierro, sino solamente
el haber infringido la orden. En aquel lugar de donde tu Dama hizo
partir a Virgilio, estuve deseando esta compañía por espacio de cuatro
mil trescientas dos revoluciones del Sol; y mientras permanecí en
la Tierra, le vi volver a todas las luces de su carrera novecientas
treinta veces. La lengua que hablé se extinguió completamente antes
que las gentes de Nemrod se dedicaran a la obra interminable; porque
ningún efecto racional fué jamás duradero, a causa de la voluntad
humana, que se renueva según la posición y la influencia de los astros.
Es cosa muy natural que el hombre hable; pero la naturaleza deja a
vuestra discreción que lo hagáis de este o del otro modo. Antes que yo
descendiese a las angustias infernales, se daba en la Tierra el nombre
de I[184] al Sumo Bien de quien procede la alegría que me circunda;
ELI se le llamó después y así debía ser; porque el uso de los mortales
es como la hoja de una rama, que desaparece para ceder su puesto a otra
nueva. En el monte que se eleva más sobre las ondas estuve yo, con
vida pura y deshonesta, desde la primera hora hasta la que es segunda
después de la hora sexta, cuando el Sol pasa de uno a otro cuadrante.

       [184] Otros escriben un (único), El, por Eli, o J, principio
       del nombre de Jehová, y sobre cada una de estas opiniones se
       ha discutido mucho.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOSEPTIMO_

"Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo," entonó
todo el Paraíso con tan dulce canto, que me embriagaba. Lo que veía
me parecía una sonrisa del Universo, pues mi embriaguez penetraba por
el oído y por la vista. ¡Oh gozo!, ¡oh inefable alegría!, ¡oh vida
entera de amor y de paz!, ¡oh riqueza segura y sin deseo! Ante mis
ojos estaban encendidas las cuatro antorchas, y aquella que había
venido primero empezó a lanzar más vivos destellos, transformándose su
aspecto cual aparecería el de Júpiter, si éste y Marte fueran aves y
trocasen su plumaje. La Providencia, que distribuye aquí a su placer
los oficios de cada uno, había impuesto silencio a todo el coro de los
bienaventurados, cuando oí estas palabras:

--No te admires al ver que mi semblante se demuda; pues verás demudarse
el de todos éstos mientras hablo. Aquel que usurpa en la Tierra mi
puesto, mi puesto, mi puesto, que está vacante a los ojos del Hijo de
Dios, ha hecho de mi cementerio una sentina de sangre y podredumbre,
que al perverso caído desde aquí[185] sirve allá abajo de complacencia.

       [185] Lucifer.

Entonces vi cubrirse todo el cielo de aquel color que comunica el Sol
por mañana y tarde a las nubes opuestas a él; y cual mujer honesta que,
segura de sí misma, se ruboriza tan sólo al escuchar las faltas ajenas,
así vi yo a Beatriz cambiar de aspecto: un eclipse semejante creo que
hubo en el cielo cuando la pasión del Poder Supremo. Después, con voz
tan alterada, que no fué mayor la alteración de su semblante, continuó
en estos términos:

--Mi sangre, así como la de Lino y la de Cleto,[186] no alimentó a
la Esposa de Cristo para acostumbrarla a adquirir oro, sino para que
adquiriese aquella vida virtuosa por la que Sixto y Pío, Calixto y
Urbano derramaron su sangre después de muchas lágrimas. No fué nuestra
intención que una parte del pueblo cristiano estuviese sentada a la
derecha y otra a la izquierda de nuestro sucesor, ni que las llaves
que me fueron concedidas se convirtieran en una enseña de guerra para
combatir contra los bautizados, ni que estuviese representada mi imagen
en un sello para servir a privilegios vendidos y falsos, de que con
frecuencia me avergüenzo e irrito. En todos los prados se ven allá
abajo lobos rapaces disfrazados de pastores. ¡Oh justicia de Dios!,
¿por qué duermes? Los de Cahors y los de Gascuña se preparan a beber
nuestra sangre. ¡Oh buen principio, en que fin tan vil has de venir a
parar! Pero la alta Providencia, que por medio de Escipión defendió
en Roma la gloria del mundo, lo socorrerá en breve según imagino. Y
tú, hijo, que todavía has de volver abajo, llevado por el peso de tu
cuerpo mortal, abre allí la boca y no ocultes lo que yo no oculto.

       [186] Papas y mártires, sucesores de San Pedro.

Así como nuestro aire despide hacia la Tierra copos de helados vapores,
cuando el cuerno de la Cabra del cielo toca al Sol,[187] de igual modo
vi elevarse aquel éter puro, y despedir hacia lo alto los vapores
triunfantes que allí se habían detenido con nosotros. Mi vista seguía
sus semblantes, y los siguió hasta que la mucha distancia me impidió ir
más adelante: por lo cual mi Dama, reparando que había cesado de mirar
hacia arriba, me dijo:

--Baja la vista y advierte cuánto has girado.

       [187] Cuando el Sol está en Capricornio, o sea en diciembre y
       enero.

Entonces vi que, desde la hora en que miré por primera vez a la Tierra,
había yo recorrido todo el arco formado por el primer clima desde la
mitad hasta el fin; de modo que veía más allá de Cádiz el insensato
paso de Ulises, y a esta parte casi divisaba la playa donde Europa se
convirtió en dulce carga:[188] y aun habría descubierto mayor espacio
de este globulillo, a no ser porque el Sol me precedía bajo mis pies
un signo y algo más. El amoroso espíritu con que adoro siempre a mi
Dama ardía más que nunca en deseos de volver nuevamente hacia ella
los ojos; y las bellezas que la naturaleza o el arte han producido
para cautivar la vista y atraer los espíritus, ya en cuerpos humanos,
ya en pinturas, todas juntas serían nada en comparación del placer
divino que me iluminó cuando me volví hacia su faz riente: la fuerza
que me infundió su mirada me apartó del bello nido de Leda,[189] y me
transportó al cielo más veloz.[190] Sus partes vivísimas y excelsas
son tan uniformes, que no sabré decir cuál de ellas escogió Beatriz
para mi entrada en él; pero ella, que veía mi deseo, empezó a decirme,
sonriéndose tan placentera, que parecía regocijarse Dios en su
semblante:

       [188] Las playas fenicias, donde Júpiter, transformado en
       toro, robó a Europa.

       [189] Del signo de Géminis.

       [190] Al cielo llamado Primer móvil.

--En esta esfera empieza, como en su meta, el movimiento, que
naturalmente cesa en el centro, mientras todo lo demás gira en torno
suyo; y este cielo no tiene otro sitio donde adquirir movimiento más
que la mente divina, en la cual se enciende el amor que le impulsa y
la influencia que vierte sobre las demás cosas. La luz y el amor la
circundan, así como él circunda a los otros cielos inferiores; y ese
círculo de luz y de amor lo dirige y lo comprende tan sólo Aquél que
rodea con él a este cielo. Su movimiento no está determinado por otro
alguno; pero los demás están medidos por éste, lo mismo que diez por
la mitad y el quinto. Ahora puedes comprender cómo el tiempo tiene sus
raíces en este tiesto, y en los otros las hojas. ¡Oh concupiscencia,
que de tal modo sumerges en ti a los mortales, que a ninguno le es
posible sacar los ojos fuera de tus ondas! Mucho florece la voluntad
en los hombres; pero la continua lluvia convierte las verdaderas
ciruelas en endrinas. La fe y la inocencia sólo se encuentran en los
niños; y después cada una de ellas huye antes de que el vello cubra sus
mejillas. Hay quien ayuna balbuceando todavía, y luego que tiene la
lengua suelta, devora cualquier alimento en cualquier época; y también
hay quien, balbuciente aún, ama y escucha a su madre, y cuando llega
a hablar claramente, desea verla sepultada. No de otro modo la piel
de la bella hija del que os trae la mañana y os deja la noche, siendo
blanca al principio, se ennegrece después.[191] Y a fin de que no te
maravilles, sabe que en la Tierra no hay quien gobierne; por lo cual
va tan descarriada la raza humana. Pero antes de que el mes de enero
deje de pertenecer al invierno, a causa del centésimo de que allá abajo
no hacen caso, estos círculos superiores rugirán de tal suerte, que
la borrasca, por tanto tiempo esperada, volverá las popas donde ahora
están las proas, haciendo que la flota navegue directamente, y que el
verdadero fruto venga en pos de la flor.

       [191] La Naturaleza humana.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMOCTAVO_


Después que aquella que eleva mi alma al Paraíso me manifestó la verdad
contrapuesta a la vida actual de los míseros mortales, recuerda mi
memoria que, así como el que ve en un espejo la llama de una antorcha
encendida detrás de él, antes de haberla visto o pensado en ella,
se vuelve para cerciorarse de si el cristal le dice la verdad, y ve
que los dos están acordes, como la nota musical con el compás, así
hice yo al contemplar los hermosos ojos en donde tejió amor la cuerda
que me sujetó: y cuando me volví, y se vieron heridos los míos por
lo que aparece en aquel cielo toda vez que se observe con atención
su movimiento, distinguí un punto que despedía tan penetrante luz,
que es preciso cerrar los ojos iluminados por ella, a causa de su
aguda intensidad. La estrella que más pequeña parece desde la Tierra,
colocada a su lado, como una estrella cerca de otra, parecería una
luna. Casi tanto como el cerco de un astro parece distar de la luz
que le traza, cuando el vapor que lo forma es más denso, distaba del
centro de aquel punto un círculo de fuego, girando tan rápidamente,
que hubiera vencido en celeridad al movimiento de aquel Cielo que más
velozmente gira ciñendo al mundo. Este círculo estaba rodeado por
otro, y éste por un tercero, y el tercero por el cuarto, por el quinto
el cuarto, y después por el sexto el quinto; sobre éstos seguía el
séptimo, de tan gran extensión, que la mensajera de Juno[192] sería
demasiado estrecha para contenerlo por completo. Lo mismo sucedía con
el octavo y el noveno,[193] y cada cual de ellos se movía con más
lentitud según su mayor distancia del Uno, teniendo la llama más clara
el que menos distaba de la luz purísima; porque, según creo, participa
más de su verdad. Mi Dama, que me veía presa de una viva curiosidad, me
dijo:

       [192] Iris.

       [193] Estos nueve círculos luminosos son formados por los
       nueve órdenes angélicos, y su punto céntrico es Dios.

--De aquel punto depende el Cielo y toda la naturaleza. Mira aquel
círculo que está más próximo a él, y sabe que su movimiento es tan
rápido a causa del ardiente amor que le impulsa.

Le contesté:

--Si el mundo estuviera dispuesto en el orden en que veo esas ruedas,
tu explicación me hubiera satisfecho; pero en el mundo sensible se
pueden ver las cosas tanto más rápidas cuanto más apartadas están de su
centro: así es que, si mi deseo debe tener fin en este maravilloso y
angélico templo, cuyos únicos confines son el amor y la luz, necesito
todavía oír cómo es que el modelo y la copia no van del mismo modo;
porque yo en vano reflexiono en ello.

--Si tus dedos no bastan para deshacer ese nudo, no es maravilla: ¡tan
sólido se ha hecho por no haber sido tocado!

Así dijo mi Dama; después añadió:

--Medita lo que voy a decirte, si quieres quedar satisfecho, y aguza
sobre ello el ingenio. Los círculos corpóreos son anchos y estrechos,
según la mayor o menor virtud que se difunde por todas partes. Cuanto
mayor es su bondad, más saludables son los efectos que produce; y el
cuerpo mayor contiene mayor bondad, con tal que sean todas sus partes
igualmente perfectas. Ahora bien, este círculo en que estamos, que
arrastra consigo todo el alto universo, corresponde al que más ama y
más sabe; por lo cual, si te fijas en la virtud y no en la extensión
de las substancias que te aparecen dispuestas en círculos, verás una
relación admirable y gradual entre cada Cielo y su inteligencia.

Puro y sereno, como queda el hemisferio del aire cuando Bóreas sopla
con la menos impetuosa de sus mejillas, limpiando y disolviendo la
niebla que antes lo obscurecía todo, y haciendo que el cielo ostente
las bellezas de toda su comitiva, quedé yo cuando mi Dama me satisfizo
con sus claras respuestas, viendo entonces la verdad tan brillante
como las estrellas en el cielo. Cuando hubo terminado sus palabras,
empezaron a chispear los círculos, como chispea el hierro candente; y
aquel centelleo, que parecía un incendio, era imitado por cada chispa
de por sí, siendo éstas tantas, que su número se multiplicaba mil
veces más que el producido por la multiplicación de las casillas de un
tablero de ajedrez.[194] Yo oía cantar "Hosanna," de coro en coro, en
alabanza del punto fijo, que los tiene y siempre los tendrá en el lugar
donde siempre han estado: y aquella que veía las dudas de mi mente dijo:

       [194] La multiplicación duplicada de las casillas del tablero
       de ajedrez produce una cantidad asombrosa, en esta forma:
       1.ª casilla, 1; 2.ª, 2; 3.ª, 4; 4.ª, 8; 5.ª, 16; 6.ª, 32;
       hasta la casilla 64, que arroja veinte cifras, o sean decenas
       de trillón. Cuéntase que el inventor del ajedrez fué un
       indiano, el cual presentó el nuevo juego a un rey de Persia;
       y habiéndole ofrecido éste darle lo que pidiese, pidió un
       cuartillo de grano, duplicado y tantas veces multiplicado
       cuantas eran las casillas del tablero. El rey se lo concedió
       riéndose; pero no pudo pagarle, porque no hubo en todo el
       reino bastante grano para ello.

--Los primeros círculos te han mostrado los Serafines y los Querubines.
Siguen con tal velocidad su amorosa cadena para asemejarse al punto
cuanto pueden, y pueden tanto más, cuanto más altos están para verle.
Aquellos otros amores, que van en torno de ellos, se llaman Tronos de
la presencia divina, en los cuales termina el primer ternario; y debes
saber que es tanto mayor su gozo, cuanto más penetra su vista en la
Verdad, en que se calma toda inteligencia. Aquí puede conocerse que
la beatitud se funda en el acto de ver, y no en el de amar a Dios, lo
cual viene después; y siendo las obras meritorias engendradas por la
gracia y la buena voluntad, la medida de la contemplación procede así
de grado en grado. El otro ternario, que germina en esta primavera
eterna de modo que no le despoja el Aries nocturno, canta perpetuamente
"Hosanna" con tres melodías, que resuenan en los tres órdenes de
alegría de que se compone. En esa jerarquía están las tres diosas:
primera, Dominaciones; segunda, Virtudes, y el tercer orden es el de
las Potestades. Después, en los dos penúltimos círculos giran los
Principados y los Arcángeles: el último se compone todo de angélicos
festejos. Todos estos órdenes tienen sus miradas fijas arriba, y
ejercen abajo tal influencia, que así como ellos son atraídos por Dios,
atraen lo que está debajo de ellos. Con tal ardor se puso Dionisio[195]
a contemplar esos órdenes, que los nombró y distinguió como yo. Pero
Gregorio[196] se separó de él después; así es que en cuanto abrió los
ojos en este cielo, se ha reído de sí mismo. Y si un mortal ha revelado
en la Tierra una verdad tan secreta, no quiero que te admires; porque
el que la vió aquí arriba[197] se la descubrió, con otras muchas cosas
referentes a las verdades de estos círculos.

       [195] San Dionisio Areopagita, en su libro =De coelesti
       hierarchia=.

       [196] San Gregorio el Grande, que modificó el orden de los
       ángeles seguido por San Dionisio.

       [197] San Pablo, que fué transportado al cielo, e instruyó a
       San Dionisio.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO VIGESIMONONO_


Silenciosa y con el rostro risueño permaneció Beatriz, mirando
fijamente al punto que me había deslumbrado, tanto espacio de
tiempo como el que media desde el momento en que el cenit mantiene
en equilibrio a los dos hijos de Latona, cuando éstos, cobijados
respectivamente por Aries y Libra, se forman una misma zona del
horizonte, hasta que uno y otro rompen aquel cinto cambiando de
hemisferio.[198] Después empezó así:

       [198] Quiere decir que Beatriz guardó silencio, mirando
       fijamente a Dios sólo un instante. Los hijos de Latona son el
       Sol y la Luna: cuando ambos se hallan en el mismo horizonte,
       uno en frente de otro, en Aries y Libra, como tenidos en
       balanza por una mano invisible, inmediatamente rompen ese
       equilibrio aparente, ascendiendo el uno a nuestro hemisferio,
       y pasando el otro al hemisferio opuesto.

--Yo te diré sin preguntar lo que deseas oír, porque lo he visto
desde allí donde converge todo "ubi" y todo "quando." No con objeto
de adquirir para sí ningún bien (que esto no puede ser), sino a fin
de que su esplendor, reflejándose en las criaturas, pudiera decir:
"Existo," el Eterno Amor, en su eternidad, antes que el tiempo fuese, y
de un modo incomprensible a toda otra inteligencia, se difundió según
le plugo, creando nuevos amores. No es decir que antes permaneciera
ocioso y como inerte; pues el proceder del espíritu de Dios sobre estas
aguas no tuvo antes ni después. La forma y la materia pura salieron
juntamente con una existencia sin defecto, como salen tres flechas de
un arco de tres cuerdas; y así como la luz brilla en el vidrio, en el
ámbar o en el cristal, de manera que entre el llegar y el ser toda no
media intervalo alguno, así también aquel triforme efecto irradió a
la vez de su Señor, sin distinción entre su principio y su existencia
perfecta. Simultáneamente fué también creado y establecido el orden
de las substancias; y aquellas en que se produjo el acto puro fueron
colocadas en la cima del mundo. A la parte inferior fué destinada
la potencia pura; y en el medio unió a la potencia y a la acción un
vínculo que nunca se desata. Jerónimo escribió que los ángeles fueron
creados muchos siglos antes de que fuera hecho el otro mundo; pero
esta verdad está escrita en varios pasajes de los escritores del
Espíritu Santo, y la podrás observar si bien la examinas, como que
hasta la misma razón la ve en parte; pues no podría comprender que los
motores permanecieran tanto tiempo sin su perfección. Ahora sabes ya
dónde, cómo y cuándo fueron creados estos amores; de modo que están
extinguidos tres ardores de tu deseo. No contarías de uno a veinte
con la prontitud con que una parte de los ángeles turbó el mundo de
vuestros elementos. La otra parte quedó aquí, y empezó la obra que
contemplas, con tanto placer que nunca cesa de girar. La causa de la
caída fué el maldito orgullo de aquel que viste en el centro de la
Tierra, pesando sobre él toda la gravedad del mundo. Esos que ves aquí
fueron modestos, reconociendo la bondad que los había hecho dispuestos
a tan altas miras; por lo cual sus inteligencias fueron de tal modo
exaltadas por la gracia que ilumina y por su mérito, que poseen una
plena y firme voluntad. Y no quiero que dudes, sino que tengas completa
certidumbre de que es meritorio recibir la gracia en proporción del
amor con que se la pide y acoge. En adelante, puedes contemplar a
tu placer y sin otra ayuda este consistorio, si has entendido mis
palabras: pero como en la Tierra y en vuestras escuelas se lee que la
naturaleza angélica es tal que entiende, recuerda y quiere, te diré
más todavía para que veas en toda su pureza la verdad que abajo se
confunde, equivocando semejante doctrina. Estas substancias, después de
haberse recreado en el rostro de Dios, no separaron su mirada de éste
para quien nada hay oculto; así es que su vista no está interceptada
por ningún nuevo objeto, y en consecuencia, no necesitan la memoria
para recordar un concepto separado de su pensamiento. Allá abajo,
pues, se sueña sin dormir, creyendo unos y no creyendo otros decir
la verdad; pero en éstos hay más falta y más vergüenza. Los que allá
abajo os dedicáis a filosofar, no vais por un mismo sendero; tanto
es lo que os arrastra el afán de parecer sabios e ingeniosos: y aun
esto se tolera aquí con menos rigor que el desprecio de la Sagrada
Escritura o su torcida interpretación. No pensáis en la sangre que
cuesta sembrarla por el mundo, y lo grato que es a Dios el que uniforma
humildemente sus ideas a las de aquélla. Sólo por parecer docto, cada
cual se ingenia y se esfuerza en invenciones, que sirven de texto a los
predicadores, mientras que el Evangelio se calla. Uno dice que la Luna
retrocedió cuando la pasión de Cristo, y se interpuso a fin de que la
luz del Sol no pudiera bajar a la Tierra; otros que la luz se ocultó
por sí misma, razón por la cual este eclipse fué tan sensible para
los Españoles y los Indios, como para los Judíos. No tiene Florencia
tantos Lapi y Bindi[199] como fábulas se pronuncian durante un año
y por todas partes en el púlpito; así es que las ovejas ignorantes
vuelven del pasto repletas de viento, sin que les sirva de excusa no
haber visto el daño. Cristo no dijo a su primer convento: "Andad y
predicad patrañas al mundo," sino que les dió por base la verdad: y
ésta sonó en sus bocas de tal modo, que al combatir para encender la
Fe, solamente se valieron del Evangelio como de escudo y lanza. Ahora,
para predicar, se abusa de las argucias y bufonadas; con tal de excitar
la hilaridad, la cogulla se hincha y no se desea otra cosa. Pero en la
punta de esa cogulla anida tal pájaro,[200] que si el vulgo lo viese,
no admitiría las indulgencias de aquellos en quienes confía; por las
cuales ha crecido tanto la necedad en la Tierra, que sin pedir pruebas
de su autenticidad, se agolparía la gente a cualquier promesa de ellas.
Con esto engorda el puerco de San Antonio, y engordan otros muchos
que son peores que puercos, pagando en moneda sin cuño. Mas, poniendo
fin a esta larga digresión, vuelve ya tus ojos hacia la vía recta,
de modo que el camino y el tiempo se abrevien. La naturaleza de los
ángeles aumenta tanto su número de grado en grado, que no hay palabra
ni inteligencia mortal que pueda llegar a significar ese número; y si
examinas bien lo que reveló Daniel, verás que en sus millares no se
manifiesta un número determinado. La primera luz que ilumina toda la
naturaleza angélica penetra en ella de tantos modos cuantos son los
esplendores a que se une. Así pues, como el afecto es proporcionado
a la intensidad de la visión beatífica, la dulzura del amor es en los
ángeles diversamente fervorosa o tibia. Contempla en adelante la altura
y la extensión del Poder Eterno; pues ha formado para sí tantos espejos
en los que se reparte, quedando siempre uno e indivisible como antes de
haberlos creado.

       [199] Nombres muy comunes en Florencia.

       [200] El demonio.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMO_


Acaso arde la hora sexta distante seis mil millas de nosotros, y este
mundo inclina ya su sombra casi horizontalmente, cuando el centro del
cielo que vemos más profundo empieza a ponerse de modo, que algunas
estrellas van perdiéndose de vista desde la Tierra; y a medida que
viene adelantando la clarísima sierva del Sol, el cielo apaga de una en
una sus luces hasta la más bella. No de otra suerte desapareció poco a
poco a mi vista el triunfo de los coros angélicos, que siempre festeja
en torno de aquel punto que me deslumbró, pareciéndome contenido en
lo mismo que él contiene; por lo cual, no viendo ya nada, esto unido
al amor me obligó a volver los ojos hacia Beatriz. Si todo cuanto
hasta aquí se ha dicho acerca de ella estuviera reunido en una sola
alabanza, sería poco para llenar el objeto. La belleza que en ella
vi no sólo está fuera del alcance de nuestra inteligencia, sino que
creo con certeza que su Hacedor es el único que la comprende toda. Me
confieso vencido por este pasaje de mi poema más de lo que con respecto
a otro punto lo fué jamás autor trágico o cómico; porque así como
el Sol ofusca la vista más trémula, del mismo modo el recuerdo de la
dulce sonrisa paraliza mi mente. Desde el primer día que vi su rostro
en esta vida, hasta mi actual contemplación, no se ha interrumpido la
continuación de mi canto; pero ahora es preciso que mi poema desista de
seguir cantando la belleza de mi Dama, como hace todo artista que llega
al último esfuerzo en su arte. Tal cual la dejo para que la anuncie una
trompa de mayor sonido que la mía, que conduce al término su difícil
tarea, Beatriz repuso con el gesto y la voz de una guía solícita:

--Hemos salido fuera del mayor de los cuerpos celestes, para subir al
cielo que es pura luz;[201] luz intelectual, llena de amor, amor de
verdadero bien, lleno de gozo; gozo superior a toda dulzura. Aquí verás
una y otra milicia del Paraíso, y una de ellas bajo aquel aspecto con
que la contemplarás en el juicio final.

       [201] Del Primer móvil al Empíreo.

Como súbito relámpago que disipa las potencias visivas, privando al ojo
de la facultad de distinguir los mayores objetos, así me circundó una
luz resplandeciente, dejándome velado de tal suerte con su fulgor, que
nada descubría.

--El Amor que tranquiliza este cielo, acoge siempre con semejante
saludo al que entra en él, a fin de disponer al cirio para recibir su
llama.

No bien hube oído estas palabras, cuando me sentí elevar de un modo
superior a mis fuerzas, y adquirí una nueva vista de tal vigor, que no
hay luz alguna tan brillante que no pudieran soportarla mis ojos. Y vi
en forma de río una luz áurea, que despedía espléndidos fulgores entre
dos orillas adornadas de admirable primavera. De este río salían vivas
centellas, que por todas partes llovían sobre las flores, pareciendo
rubíes engastados en oro. Después, como embriagadas con aquellos
aromas, volvían a sumergirse en el maravilloso raudal; pero si una
entraba en él, otra salía.

--El alto deseo que ahora te inflama y estimula para comprender lo
que estás viendo, me place tanto más cuanto es más vehemente; pero es
preciso que bebas de esa agua antes que sacies tanta sed.

Así me dijo el Sol de mis ojos. Luego añadió:

--El río y los topacios, que entran y salen, y la sonrisa de las
hierbas son nada más que sombras y prefacios de la verdad: no es decir
que estas cosas sean en sí de difícil comprensión; pues el defecto está
en ti, que no tienes aún la vista bastante elevada.

Ningún niño se tira de cabeza tan presuroso al pecho de su madre cuando
despierta más tarde de lo acostumbrado, como yo, para mejorar los
espejos de mis ojos, me incliné sobre la onda luminosa, que corre a fin
de que se perfeccione la vista; y apenas se bañó en ella la extremidad
de mis párpados, me pareció que la larga corriente se había vuelto
redonda. Después, así como la gente enmascarada parece otra cosa muy
distinta en cuanto se despoja de la falsa apariencia bajo la cual se
ocultaba, así me pareció que adquirían mayor alegría las flores y las
centellas; de modo que vi distintamente las dos cortes del cielo. ¡Oh
esplendor de Dios, merced al cual vi el gran triunfo del reino de la
verdad! Dame fuerzas para decir cómo lo vi.

Hay allá arriba una luz, que hace visible el Creador a toda criatura
que sólo funda su paz en contemplarle; y se extiende en forma circular
por tanto espacio, que su circunferencia sería para el Sol un cinturón
demasiado anchuroso. Toda su apariencia procede de un rayo reflejado
sobre la cumbre del Primer Móvil, que de él adquiere movimiento y
potencia; y así como una colina se contempla en el agua que baña su
base, cual si quisiera mirarse adornada cuando es más rica de verdor y
flores, así, suspendidas en torno, en torno de la luz, vi reflejarse en
más de mil gradas todas las almas que desde nuestro mundo han vuelto
allá arriba. Y si la última grada concentra en sí tanta luz, ¡cuál no
será el esplendor de esta rosa en sus últimas hojas! Mi vista no se
perdía en la anchura ni en la elevación de esta rosa, sino que abarcaba
toda la cantidad y la calidad de aquella alegría. Allí, el estar cerca
o lejos, no da ni quita; porque donde Dios gobierna sin interposición
de causas secundarias, no ejerce ninguna acción la ley natural. Hacia
el centro de la rosa sempiterna, que se dilata, se eleva gradualmente
y exhala un perfume de alabanzas al Sol que allí produce una eterna
primavera, me atrajo Beatriz como el que calla al mismo tiempo que
quiere hablar, y dijo:

--¡Mira cuán grande es la reunión de blancas estolas! ¡Mira qué gran
circuito tiene nuestra ciudad! ¡Mira nuestros escaños tan llenos, que
ya son pocos los llamados a ocuparlos! En aquel gran asiento donde
tienes los ojos fijos a causa de la corona que está colocada sobre
él, antes que tú cenes en estas bodas se sentará el alma de gran
Enrique, que será augusta en la Tierra,[202] el cual irá a reformar
la Italia antes que se halle preparada para ello. La ciega codicia
que os enferma, os ha hecho semejantes al niño que muere de hambre
y rechaza a su nodriza. Entonces será prefecto en el foro divino un
hombre,[203] que abierta y ocultamente no irá por el mismo camino que
aquél; pero poco tiempo le tolerará Dios en su santo cargo; porque será
arrojado donde está Simón Mago por sus merecimientos, y hará que el de
Alagna[204] se hunda más.

       [202] Aquí Dante finge predecir en 1300 la coronación del
       emperador Enrique VII de Luxemburgo, que tuvo efecto en 1308.

       [203] El papa Clemente V.

       [204] El papa Bonifacio VIII. (Véase el Infierno, canto XIX.)

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOPRIMERO_


En forma, pues, de blanca rosa se ofrecía a mi vista la milicia santa
que Cristo con su sangre hizo su esposa; pero la otra, que volando ve y
canta la gloria de aquel que la enamora y la bondad que tan excelsa la
ha hecho, como un enjambre de abejas, que ora se posa sobre las flores,
ora vuelve al sitio donde su trabajo se convierte en dulce miel,
descendía a la gran flor que se adorna de tantas hojas, y desde allí
se lanzaba de nuevo hacia el punto donde siempre permanece su Amor.
Todas estas almas tenían el rostro de llama viva, las alas de oro, y
lo restante de tal blancura, que no hay nieve que pueda comparársele.
Cuando descendían por la flor de grada en grada, comunicaban a las
otras almas la paz y el ardor que ellas adquirían volando; y por más
que aquella familia alada se interpusiera entre lo alto y la flor, no
impedía la vista ni el esplendor, porque la luz divina penetra en el
universo según que éste es digno de ello, de manera que nada puede
servirle de obstáculo.

Este reino tranquilo y gozoso, poblado de gente antigua y moderna,
tenía todo él la vista y el amor dirigidos hacia un solo punto. ¡Oh
trina luz, que centelleando en una sola estrella, regocijas de tal
modo la vista de esos espíritus!, mira cuál es aquí abajo nuestra
tormenta. Si los bárbaros, procedentes de la región que cubre Hélice
diariamente girando con su hijo a quien mira con amor,[205] se quedaban
estupefactos al ver a Roma y sus magníficos monumentos, cuando Letrán
superaba a todas las obras salidas de manos de los hombres, yo, que
acababa de pasar de lo humano a lo divino, del tiempo limitado a lo
eterno, y de Florencia a un pueblo justo y santo, ¿de qué estupor no
estaría lleno? En verdad que, entregado a tal estupor y a mi gozo, me
complacía el no oír ni decir nada. Y como el peregrino que se recrea
contemplando el templo que había hecho voto de visitar, y espera, al
volver a su país, referir cómo estaba construído, así yo, contemplando
la viva luz, paseaba mis miradas por todas las gradas, ya hacia arriba,
ya hacia abajo, ya en derredor, y veía rostros que excitaban a la
caridad, embellecidos por otras luces y por su sonrisa, y en actitudes
adornadas de toda clase de gracia. Mi vista había abarcado por completo
la forma general del Paraíso, pero no se había fijado en parte alguna:
entonces, poseído de un nuevo deseo, me volví hacia mi Dama para
preguntarle sobre algunos puntos que tenían en suspenso mi mente; pero
cuando esperaba una cosa, me sucedió otra: creía ver a Beatriz, y vi un
anciano[206] vestido como la familia gloriosa. En sus ojos y en sus
mejillas estaba esparcida una benigna alegría, y su aspecto era tan
dulce como el de un tierno padre.

       [205] El Norte, sobre el cual gira constantemente la Osa
       mayor, junto con su hijo Bootes o Arturo.

       [206] Beatriz ha cumplido ya su misión, y desaparece del
       lado de Dante, sustituyéndole San Bernardo, símbolo de la
       contemplación y del amor a María, de quien impetra luego que
       alcance para el Poeta la gracia de ver a Dios; tal vez porque
       para esto no basta la ciencia teológica, y se necesita de la
       Gracia.

--Y ella ¿dónde está?--dije al momento.

A lo cual contestó él:

--Beatriz me ha enviado desde mi asiento para poner fin a tu deseo;
y si miras el tercer círculo a partir de la grada superior, la verás
ocupar el trono en que la han colocado sus méritos.

Sin responder levanté los ojos, y la vi formándose una corona de los
eternos rayos que de sí reflejaba. El ojo del que estuviese en lo
profundo del mar no distaría tanto de la región más elevada donde
truena, como distaban de Beatriz los míos; pero nada importaba, porque
su imagen descendía hasta mí sin interposición de otro cuerpo.

--¡Oh mujer, en quien vive mi esperanza, y que consentiste, por mi
salvación, en dejar tus huellas en el Infierno! Si he visto tantas
cosas, a tu bondad y a tu poder debo esta gracia y la fuerza que me ha
sido necesaria. Tú, desde la esclavitud, me has conducido a la libertad
por todas las vías y por todos los medios que para hacerlo han estado a
tu alcance. Consérvame tus magníficos dones, a fin de que mi alma, que
sanaste, se separe de su cuerpo siendo agradable a tus ojos.

Así oré; y aquella que tan lejana parecía, se sonrió y me miró,
volviéndose después hacia la eterna fuente.[207] El santo Anciano me
dijo:

       [207] Dios, eterna fuente de bien.

--A fin de que lleves a feliz término tu viaje, para lo cual me han
movido el ruego y el amor santo, vuela con los ojos por este jardín;
pues mirándolo se avivará más tu vista para subir hasta el rayo
divino. Y la Reina del Cielo, por quien ardo enteramente en amor, nos
concederá todas las gracias, porque yo soy su fiel Bernardo.

Como aquel que acaso viene de Croacia para ver nuestra Verónica, y no
se cansa de contemplarla a causa de su antigua fama, antes bien dice
para sí mientras se la enseñan: "Señor mío Jesucristo, Dios verdadero,
¿era tal vuestro rostro?," lo mismo estaba yo mirando la viva caridad
de aquél, que entregado a la contemplación, gustó en el mundo las
delicias de que ahora goza.

--Hijo de la gracia--empezó a decirme--, no podrás conocer esta
existencia dichosa, mientras fijes los ojos solamente aquí abajo. Ve
mirando los círculos hasta el más remoto, a fin de que veas el trono de
la Reina a quien está sometido y consagrado este reino.

Levanté los ojos; y así como por la mañana la parte oriental del
horizonte excede en claridad a aquella por donde el Sol se pone, del
mismo modo, y dirigiendo la vista como el que va del fondo de un valle
a la cumbre de un monte, vi en el más elevado círculo una parte del
mismo que sobrepujaba en claridad a todas las otras; y así como allí
donde se espera el carro que tan mal guió Faetón,[208] más se inflama
el cielo y fuera de aquel punto va perdiendo la luz su viveza, de
igual suerte aquella pacífica oriflama[209] brillaba más en su centro,
disminuyéndose gradualmente el resplandor en todas las demás partes.
En aquel centro vi más de mil ángeles que la festejaban con las alas
desplegadas, diferente cada cual en su esplendor y en su actitud. Ante
sus juegos y sus cantos vi sonreír una beldad, que infundía el contento
en los ojos de los demás santos. Aun cuando tuviera tantos recursos
para decir como para imaginar, no me atrevería a expresar la mínima
parte de sus delicias.

       [208] El carro del Sol.

       [209] La Virgen María.

Cuando Bernardo vió mis ojos atentos y fijos en el objeto de su
ferviente amor, volvió los suyos hacia él con tanto afecto, que
infundió en los míos más ardor para contemplarlo.

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOSEGUNDO_


Atento a su dicha, aquel contemplador asumió espontáneamente en sí el
cargo de maestro y empezó por estas santas palabras:

--La herida que María restañó y curó fué abierta y enconada por aquella
mujer tan hermosa que está a sus pies.[210] Debajo de ésta, en el
orden que forman los terceros puestos, se sientan, como ves, Raquel
y Beatriz.[211] Sara, Rebeca, Judith, y la bisabuela[212] del Cantor
que en medio del dolor producido por su falta dijo "Miserere mei,"
puedes verlas sucederse de grado en grado, descendiendo, a medida que
en la rosa te las voy nombrando de hoja en hoja. Y desde la séptima
grada para abajo, como desde la más alta a la misma grada, se suceden
las Hebreas, dividiendo todas las hojas de la flor; porque aquéllas
son como un recto muro, que comparte los sagrados escalones, según
como se fijó en Cristo la mirada de la fe. En esa parte, en que la
flor está provista de todas sus hojas, se sientan los que creyeron
en la venida de Jesucristo; y en la otra, en que los semicírculos se
ven interrumpidos por algunos huecos, se sientan los que creyeron en
El después de haber venido; y así como en esa parte el glorioso trono
de la Señora del cielo y los otros escaños inferiores forman tan
gran separación, así en la opuesta está el trono del gran Juan que,
siempre santo, sufrió la soledad y el martirio, y el Infierno después
durante dos años;[213] y así también debajo de él, formando a propósito
igual separación, está el de Francisco; bajo éste el de Benito, bajo
Benito Agustín y otros varios, descendiendo de igual modo hasta aquí
de círculo en círculo. Admira, pues, la elevada Providencia divina;
porque uno y otro aspecto de la Fe llenarán por igual este jardín. Y
sabe que desde la grada que corta por mitad ambas filas hasta abajo,
nadie se sienta por su propio mérito, sino por el que contrajo otro, y
con ciertas condiciones; porque todos ellos son espíritus desprendidos
de la Tierra antes que estuviesen dotados de criterio para elegir la
verdad. Fácil te será cerciorarte de ello por sus rostros y también por
sus voces infantiles, si los miras y los escuchas bien. Ahora dudas,
y dudando guardas silencio; pero yo soltaré las fuertes ligaduras con
que te estrechan tus sutiles pensamientos. En toda la extensión de
este reino no puede tener cabida un asiento dado por casualidad, como
tampoco caben la tristeza, la sed, ni el hambre; pues todo cuanto ves
se halla establecido por eterna ley, de modo que aquí cada cosa viene
justa como anillo al dedo. Por lo tanto, estas almas apresuradas a la
verdadera vida no son aquí "sine causa" más o menos excelentes entre
sí. El Rey por quien este reino reposa en tanto amor y deleite, que
ninguna voluntad se atreve a desear más, creando todas las almas bajo
su dichoso aspecto, las dota según quiere de más o menos gracia: en
cuanto a esto baste conocer el efecto; lo cual se demuestra expresa
y claramente por la Sagrada Escritura en aquellos gemelos a quienes
agitó la ira en el vientre de su madre.[214] Por lo tanto, es preciso
que la altísima luz corone de su gloria a los espíritus según sea el
color de los cabellos de tal gracia. Así pues, sin consideración al
mérito de sus obras, se hallan ésos colocados en diferentes grados,
distinguiéndose tan sólo por su penetración primitiva. En los primeros
siglos bastaba ciertamente para salvarse tener, junto con la inocencia,
la fe de los padres. Transcurridas las primeras edades, fué menester
que los varones todavía inocentes adquiriesen la virtud por medio
de la circuncisión; pero cuando llegó el tiempo de la Gracia, toda
aquella inocencia debió permanecer en el Limbo, si no había recibido el
perfecto bautismo de Cristo. Contempla ahora la faz que más se asemeja
a la de Cristo, pues sólo su resplandor podrá disponerte a ver a Cristo.

       [210] Eva.

       [211] Beatriz es la imagen de la Teología, y Raquel de la vida
       contemplativa.

       [212] Ruth, bisabuela de David.

       [213] San Juan Bautista estuvo en el Limbo casi dos años,
       porque murió antes que Jesucristo.

       [214] Esaú y Jacob.

Vi llover sobre ella tanta alegría, llevada por los santos espíritus,
creados para volar por aquella altura, que todo cuanto antes había
visto no me había causado tal admiración, ni me había mostrado mayor
semejanza con Dios. Y aquel amor[215] que fué el primero en descender
cantando "Ave, María, gratia plena," extendió sus alas delante de
ella. A tan divina cantinela respondió por todas partes la corte
bienaventurada, de tal modo que cada espíritu pareció más radiante.

       [215] El arcángel San Gabriel.

--¡Oh Santo Padre, que por mí te dignas estar aquí abajo, dejando el
dulce sitio donde te sientas por toda una eternidad! ¿Qué ángel es ese,
que con tanto gozo mira los ojos de nuestra Reina, y tan enamorado está
que parece de fuego?

Con estas palabras recurrí nuevamente a la enseñanza de aquel que se
embellecía con las bellezas de María, como a los rayos del Sol se
embellece la estrella matutina. Y él me respondió:

--Toda la confianza y la gracia que pueden caber en un ángel y en un
alma, se encuentran en él, y así queremos que sea; porque es el que
llevó la palma a María, cuando el Hijo de Dios quiso cargar con nuestro
peso. Pero sigue ahora con la vista según yo vaya hablando, y fija la
atención en los grandes patricios de este imperio justísimo y piadoso.
Aquellos dos que ves sentados allá arriba, más felices por estar
sumamente próximos a la Augusta Señora, son casi dos raíces de esta
rosa. El que está a la izquierda es el padre, cuyo atrevido paladar fué
causa de que la especie humana probara tanta amargura.[216] Contempla a
la derecha al anciano padre de la santa Iglesia, a quien Cristo confió
las llaves de esta encantadora flor:[217] a su lado se sienta aquel que
vió, antes de morir, todos los tiempos calamitosos que debía atravesar
la bella esposa que fué conquistada con la lanza y los clavos;[218] y
próximo al otro, aquel Jefe bajo cuyas órdenes vivió de maná la nación
ingrata, voluble y obstinada.[219] Mira sentada a Ana frente a Pedro,
contemplando a su hija con tal arrobamiento, que ni aun al cantar
"Hosanna" separa de ella los ojos: y frente al mayor Padre de familia
se sienta Lucía, que envió a tu Dama en tu socorro, cuando cerraste
los párpados al borde del abismo. Mas, puesto que huye el tiempo que
te adormece, haremos punto aquí, como un buen sastre, que según el
paño con que cuenta, así hace el traje y elevaremos los ojos hacia el
primer Amor, de modo que, mirándole, penetres en su fulgor cuanto te
sea posible. Sin embargo, a fin de que al mover tus alas no retrocedas
acaso creyendo adelantar, es preciso pedir con ruegos la gracia que
necesitas, e impetrarla de aquella que puede ayudarte: sígueme, pues,
con el afecto, de modo que tu corazón acompañe a mis palabras.

       [216] Adán, cabeza del Antiguo Testamento.

       [217] San Pedro, cabeza del Nuevo Testamento.

       [218] San Juan Evangelista.

       [219] Moisés, que está cerca de Adán.

Y comenzó a decir esta santa oración:

[Ilustración]



[Ilustración]



_CANTO TRIGESIMOTERCIO_


"Virgen madre, hija de tu hijo, la más humilde al par que la más alta
de todas las criaturas, término fijo de la voluntad eterna, tú eres la
que has ennoblecido de tal suerte la humana naturaleza, que su Hacedor
no se desdeñó de convertirse en su propia obra. En tu seno se inflamó
el amor cuyo calor ha hecho germinar esta flor en la paz eterna. Eres
aquí para nosotros meridiano Sol de caridad, y abajo para los mortales
vivo manantial de esperanza. Eres tan grande, señora, y tanto vales,
que todo el que desea alcanzar alguna gracia y no recurre a ti, quiere
que su deseo vuele sin alas. Tu benignidad no sólo socorre al que
te implora, sino que muchas veces se anticipa espontáneamente a la
súplica. En ti se reúnen la misericordia, la piedad, la magnificencia,
y todo cuanto bueno existe en la criatura. Este, pues, que desde la más
profunda laguna del universo hasta aquí ha visto una a una todas las
existencias espirituales, te suplica le concedas la gracia de adquirir
tal virtud, que pueda elevarse con los ojos hasta la salud suprema. Y
yo, que nunca he deseado ver más de lo que deseo que él vea, te dirijo
todos mis ruegos, y te suplico que no sean vanos, a fin de que disipes
con los tuyos todas las nieblas procedentes de su condición mortal,
de suerte que pueda contemplar abiertamente el sumo placer. Te ruego
además, ¡oh Reina, que puedes cuanto quieres!, que conserves puros sus
afectos después de tanto ver; que tu custodia triunfe de los impulsos
de las pasiones humanas: mira a Beatriz cómo junta sus manos con todos
los bienaventurados para unir sus plegarias a las mías."

Los ojos que Dios ama y venera,[220] fijos en el que por mí oraba, me
demostraron cuán gratos le son los devotos ruegos. Después se elevaron
hacia la Luz eterna en la cual no es creíble que la mirada de criatura
alguna pueda fijarse tan abiertamente. Y yo, que me acercaba al fin
de todo anhelo, puse término en mí, como debía, al ardor del deseo.
Bernardo sonriéndose me indicaba que mirase hacia arriba; pero yo había
hecho ya por mí mismo lo que él quería: porque mi vista, adquiriendo
más y más pureza y claridad, penetraba gradualmente en la alta luz que
tiene en sí misma la verdad de su existencia. Desde aquel instante, lo
que vi excede a todo humano lenguaje, que es impotente para expresar
tal visión, y la memoria se rinde a tanta grandeza. Como el que ve
soñando, y después del sueño conserva impresa la sensación que ha
recibido, sin que le quede otra cosa en la mente, así estoy yo ahora;
pues casi ha cesado del todo mi visión, y aun destila en mi pecho la
dulzura que nació de ella. Del mismo modo ante el Sol pierde su forma
la nieve, y así también se dispersaban al viento en las ligeras hojas
las sentencias de la Sibila.

       [220] Los ojos de la Virgen María.

¡Oh luz suprema que te elevas tanto sobre los pensamientos de los
mortales! Presta a mi mente algo de lo que parecías, y haz que mi
lengua sea tan potente, que pueda dejar a lo menos un destello de tu
gloria a las generaciones venideras; pues si se muestra algún tanto a
mi memoria y resuena lo mínimo en mis versos, se podrá concebir más tu
victoria.

Por la intensidad del vivo rayo que soporté sin cegar, creo que me
habría perdido, si hubiera separado de él mis ojos; y recuerdo que
por esto fuí tan osado para sostenerlo, que uní mi mirada con el
Poder infinito. ¡Oh gracia abundante, por la cual tuve atrevimiento
para fijar mis ojos en la Luz eterna hasta tanto que consumí toda mi
fuerza visiva! En su profundidad vi que se contiene ligado con vínculos
de amor en un volumen todo cuanto hay esparcido por el universo:
substancias, accidentes y sus cualidades, unido todo de tal manera,
que cuanto digo no es más que una pálida luz. Creo que vi la forma
universal de este nudo, porque, recordando estas cosas, me siento
poseído de mayor alegría. Un solo punto me causa mayor olvido, que el
que han causado veinticinco siglos transcurridos desde la empresa que
hizo a Neptuno admirarse de la sombra de Argos. Así es que mi mente en
suspenso miraba fija, inmóvil y atenta, y continuaba mirando con ardor
creciente. El efecto de esta luz es tal, que no es posible consentir
jamás en separarse de ella para contemplar otra cosa; porque el bien,
que es objeto de la voluntad, se encierra todo en ella, y fuera de
ella es defectuoso lo que allí perfecto. Desde este punto, a causa de
lo poco que recuerdo, mis palabras serán más breves que las de un niño
cuya lengua se baña todavía en la leche materna. No porque hubiese más
de un simple aspecto en la viva luz que yo miraba, pues siempre es
tal como antes era, sino porque mi vista se avaloraba contemplándola,
su apariencia única se me representaba en otra forma según iba
alterándose mi aptitud visiva. En la profunda y clara substancia de la
alta luz se me aparecieron tres círculos de tres colores y de una sola
dimensión:[221] el uno parecía reflejado por otro como Iris por Iris, y
el tercero parecía un fuego procedente de ambos por igual. ¡Ah!, ¡cuán
escasa y débil es la lengua para decir mi concepto! Y éste lo es tanto,
comparado a lo que vi, que la palabra "poco" no basta para expresar su
pequeñez.

       [221] La Santísima Trinidad.

¡Oh Luz eterna, que en ti solamente resides, que sola te comprendes,
y que siendo por ti a la vez inteligente y entendida, te amas y te
complaces en ti misma! Aquel de tus círculos, que parecía proceder de
ti como el rayo reflejado procede del rayo directo, cuando mis ojos
lo contemplaron en torno, parecióme que dentro de sí con su propio
color representaba nuestra efigie, por lo cual mi vista estaba fija
atentamente en él. Como el geómetra que se dedica con todo empeño a
medir el círculo, y por más que piensa no encuentra el principio que
necesita, lo mismo estaba yo ante aquella nueva imagen. Yo quería ver
cómo correspondía la efigie al círculo, y cómo a él estaba unida; pero
no alcanzaban a tanto mis propias alas, si no hubiera sido iluminada mi
mente por un resplandor, merced al cual fué satisfecho su deseo.

Aquí faltó la fuerza a mi elevada fantasía; pero ya eran movidos mi
deseo y mi voluntad, como rueda cuyas partes giran todas igualmente,
por el Amor que mueve el Sol y las demás estrellas.

                                  FIN



                        _INDICE_


                                        Pág.

    "La Commedia"                          5


  INFIERNO

    Canto Primero                         25
    Canto Segundo                         29
    Canto Tercero                         33
    Canto Cuarto                          39
    Canto Quinto                          45
    Canto Sexto                           51
    Canto Séptimo                         55
    Canto Octavo                          59
    Canto Nono                            63
    Canto Décimo                          67
    Canto Undécimo                        73
    Canto Duodécimo                       77
    Canto Décimotercio                    83
    Canto Décimocuarto                    89
    Canto Décimoquinto                    95
    Canto Décimosexto                     99
    Canto Décimoséptimo                  105
    Canto Décimoctavo                    109
    Canto Décimonono                     118
    Canto Vigésimo                       119
    Canto Vigésimoprimero                128
    Canto Vigésimosegundo                129
    Canto Vigésimotercio                 135
    Canto Vigésimocuarto                 141
    Canto Vigésimoquinto                 147
    Canto Vigésimosexto                  153
    Canto Vigésimoséptimo                157
    Canto Vigésimoctavo                  161
    Canto Vigésimonono                   165
    Canto Trigésimo                      171
    Canto Trigésimoprimero               177
    Canto Trigésimosegundo               183
    Canto Trigésimotercio                189
    Canto Trigésimocuarto                195


  PURGATORIO

    Canto Primero                        203
    Canto Segundo                        207
    Canto Tercero                        211
    Canto Cuarto                         217
    Canto Quinto                         223
    Canto Sexto                          229
    Canto Séptimo                        235
    Canto Octavo                         241
    Canto Nono                           247
    Canto Décimo                         251
    Canto Undécimo                       255
    Canto Duodécimo                      261
    Canto Décimotercio                   265
    Canto Décimocuarto                   271
    Canto Décimoquinto                   277
    Canto Décimosexto                    283
    Canto Décimoséptimo                  289
    Canto Décimoctavo                    293
    Canto Décimonono                     299
    Canto Vigésimo                       305
    Canto Vigésimoprimero                311
    Canto Vigésimosegundo                315
    Canto Vigésimotercio                 321
    Canto Vigésimocuarto                 325
    Canto Vigésimoquinto                 331
    Canto Vigésimosexto                  337
    Canto Vigésimoséptimo                343
    Canto Vigésimoctavo                  347
    Canto Vigésimonono                   351
    Canto Trigésimo                      357
    Canto Trigésimoprimero               361
    Canto Trigésimosegundo               367
    Canto Trigésimotercio                373


  PARAISO

    Canto Primero                        381
    Canto Segundo                        385
    Canto Tercero                        391
    Canto Cuarto                         395
    Canto Quinto                         399
    Canto Sexto                          403
    Canto Séptimo                        409
    Canto Octavo                         413
    Canto Nono                           419
    Canto Décimo                         425
    Canto Décimoprimero                  431
    Canto Décimosegundo                  435
    Canto Décimotercio                   441
    Canto Décimocuarto                   447
    Canto Décimoquinto                   451
    Canto Décimosexto                    457
    Canto Décimoséptimo                  463
    Canto Décimoctavo                    467
    Canto Décimonono                     471
    Canto Vigésimo                       477
    Canto Vigésimoprimero                483
    Canto Vigésimosegundo                489
    Canto Vigésimotercio                 495
    Canto Vigésimocuarto                 499
    Canto Vigésimoquinto                 505
    Canto Vigésimosexto                  511
    Canto Vigésimoséptimo                517
    Canto Vigésimoctavo                  523
    Canto Vigésimonono                   529
    Canto Trigésimo                      535
    Canto Trigésimoprimero               541
    Canto Trigésimosegundo               547
    Canto Trigésimotercio                553



                 SE ACABÓ DE IMPRIMIR EN LOS TALLERES
                    GRÁFICOS, BAJO LA DIRECCIÓN DEL
                     DEPARTAMENTO EDITORIAL DE LA
                        SECRETARÍA DE EDUCACIÓN
                     PÚBLICA, EL 18 DE NOVIEMBRE,
                          EN EL AÑO DEL SEXTO
                           CENTENARIO DE LA
                              MUERTE DEL
                                POETA.

[Ilustración]





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "La Divina Comedia" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home