Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Selección
Author: Molina, Tirso de
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Selección" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from images generously made available by The
Internet Archive/Canadian Libraries)



NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * Las cursivas se muestran entre _subrayados_ y las versalitas se
    han convertido a MAYÚSCULAS.

  * Los errores de imprenta han sido corregidos sin avisar.

  * Se ha respetado la ortografía del original --que difiere ligeramente
    de la actual--, normalizándola a la grafía de mayor frecuencia.

  * Se han añadido tildes a las mayúsculas que las necesitan.

  * Las erratas declaradas al final del volumen se han incorporado al
    cuerpo principal del texto.

  * Algunas ilustraciones se han desplazado ligeramente, para evitar
    interrumpir estrofas o diálogos.



TIRSO DE MOLINA



  BIBLIOTECA LITERARIA DEL ESTUDIANTE
  DIRIGIDA POR RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL
  TOMO XIII


  TIRSO
  DE MOLINA

  SELECCIÓN HECHA POR
  SAMUEL GILI GAYA

  _Dibujos de F. Marco._


  _MADRID, MCMXXII_
  INSTITUTO--ESCUELA
  JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS



[Ilustración]



EL CONDENADO POR DESCONFIADO



JORNADA PRIMERA


ESCENA I

(_Sale_ PAULO _de ermitaño_.)

PAULO.

    ¡Dichoso albergue mío!
  ¡Soledad apacible y deleitosa,
  que en el calor y el frío
  me dais posada en esta selva umbrosa,
  donde el huésped se llama
  o verde hierba o pálida retama!
    Agora, cuando el alba
  cubre las esmeraldas de cristales,
  haciendo al sol la salva,
  que de su coche sale por jarales,
  con manos de luz pura
  quitando sombras de la noche oscura,
    salgo de aquesta cueva
  que en pirámides altos de estas peñas
  naturaleza eleva,
  y a las errantes nubes hace señas
  para que noche y día,
  ya que no hay otra, le haga compañía.
    Salgo a ver este cielo,
  alfombra azul de aquellos pies hermosos.
  ¿Quién, ¡oh celestes cielos!
  aquesos tafetanes luminosos
  rasgar pudiera un poco
  para ver...? ¡Ay de mí! Vuélvome loco.
    Mas ya que es imposible,
  y sé cierto, Señor, que me estáis viendo
  desde ese inaccesible
  trono de luz hermoso, a quien sirviendo
  están ángeles bellos,
  más que la luz del sol hermosos ellos,
    mil glorias quiero daros
  por las mercedes que me estáis haciendo
  sin saber obligaros.
  ¿Cuándo yo merecí que del estruendo
  me sacarais del mundo,
  que es umbral de las puertas del profundo?
    ¿Cuándo, Señor divino,
  podrá mi indignidad agradeceros
  el volverme al camino,
  que, si yo lo conozco, es fuerza el veros,
  y tras esta victoria,
  darme en aquestas selvas tanta gloria?
    Aquí los pajarillos,
  amorosas canciones repitiendo
  por juncos y tomillos,
  de Vos me acuerdan, y yo estoy diciendo:
  “Si esta gloria da el suelo,
  ¿qué gloria será aquella que da el Cielo?”
    Aquí estos arroyuelos,
  jirones de cristal en campo verde,
  me quitan mis desvelos,
  y son causa a que de Vos me acuerde;
  ¡tal es el gran contento
  que infunde al alma su sonoro acento!
    Aquí silvestres flores
  el fugitivo tiempo aromatizan,
  y de varios colores
  aquesta vega humilde fertilizan.
  Su belleza me asombra:
  calle el tapete y berberisca alfombra.
    Pues con estos regalos,
  con aquestos contentos y alegrías,
  ¡bendito seas mil veces,
  inmenso Dios, que tanto bien me ofreces!
    Aquí pienso seguirte,
  ya que el mundo dejé para bien mío;
  aquí pienso servirte,
  sin que jamás humano desvarío,
  por más que abra la puerta
  el mundo a sus engaños, me divierta.
    Quiero, Señor divino,
  pediros de rodillas húmilmente
  que en aqueste camino
  siempre me conservéis piadosamente.
  Ved que el hombre se hizo
  de barro vil, de barro quebradizo.


ESCENA II

(_Sale_ PEDRISCO _con un haz de hierba. Pónese_ PAULO _de rodillas, y
elévase_.)

PEDRISCO.

    Como si fuera borrico
  vengo de hierba cargado,
  de quien el monte está rico:
  si esto como, ¡desdichado!,
  triste fin me pronostico.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    De mi tierra me sacó
  Paulo, diez años habrá,
  y a aqueste monte apartó;
  él en una cueva está,
  y en otra cueva estoy yo.
    Aquí penitencia hacemos,
  y sólo hierbas comemos,
  y a veces nos acordamos
  de lo mucho que dejamos
  por lo poco que tenemos.
    Aquí al sonoro raudal
  de un despeñado cristal,
  digo a estos olmos sombríos:
  “¿Dónde estáis, jamones míos,
  que no os doléis de mi mal?
    Cuando yo solía cursar
  la ciudad y no las peñas
  (¡memorias me hacen llorar!),
  de las hambres más pequeñas
  gran pesar solíais tomar.
    Erais, jamones, leales:
  bien os puedo así llamar,
  pues merecéis nombres tales,
  aunque ya de las mortales
  no tengáis ningún pesar.”

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENA III

[PAULO _sueña que la muerte le hiere en el corazón, y al quedar su
cuerpo “como despojo de la madre tierra”, el alma libertada se presenta
ante el Tribunal de Dios, donde ve con espanto que sus culpas pesan más
que sus buenas obras en la balanza del Justicia mayor del Cielo; el
Juez santo le condena al Infierno_.]

PAULO.

    Con aquella fatiga y aquel miedo
  desperté, aunque temblando, y no vi nada
  si no es mi culpa, y tan confuso quedo,
  que si no es a mi suerte desdichada,
  o traza del contrario, ardid o enredo,
  que vibra contra mí su ardiente espada,
  no sé a qué lo atribuya. Vos, Dios santo,
  me declarad la causa de este espanto.
    ¿Heme de condenar, mi Dios divino,
  como este sueño dice, o he de verme
  en el sagrado alcázar cristalino?
  Aqueste bien, Señor, habéis de hacerme.
  ¿Qué fin he de tener? Pues un camino
  sigo tan bueno, no queráis tenerme
  en esta confusión, Señor eterno.
  ¿He de ir a vuestro Cielo, o al Infierno?
    Treinta años de edad tengo, Señor mío,
  y los diez he gastado en el desierto,
  y si viviera un siglo, un siglo fío
  que lo mismo ha de ser: esto os advierto.
  Si esto cumplo, Señor, con fuerza y brío,
  ¿qué fin he de tener? Lágrimas vierto.
  Respondedme, Señor; Señor eterno,
  ¿he de ir a vuestro Cielo, o al Infierno?


ESCENA IV

(_Aparece el_ DEMONIO _en lo alto de una peña_.)

DEMONIO.

    Diez años ha que persigo
  a este monje en el desierto,
  recordándole memorias
  y pasados pensamientos;
  siempre le he hallado firme,
  como un gran peñasco opuesto.
  Hoy duda en su fe, que es duda
  de la fe lo que hoy ha hecho,
  porque es la fe en el cristiano
  que sirviendo a Dios y haciendo
  buenas obras, ha de ir
  a gozar de Él en muriendo.
  Este, aunque ha sido tan santo,
  duda de la fe, pues vemos
  que quiere del mismo Dios,
  estando en duda, saberlo.
  En la soberbia también
  ha pecado: caso es cierto.
  Nadie como yo lo sabe,
  pues por soberbio padezco.
  Y con la desconfianza
  le ha ofendido, pues es cierto
  que desconfía de Dios
  el que a su fe no da crédito.
  Un sueño la causa ha sido;
  y el anteponer un sueño
  a la fe de Dios, ¿quién duda
  que es pecado manifiesto?
  Y así me ha dado licencia
  el Juez más supremo y recto
  para que con más engaños
  le incite agora de nuevo.
  Sepa resistir valiente
  los combates que le ofrezco,
  pues supo desconfiar
  y ser, como yo, soberbio.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  De ángel tomaré la forma,
  y responderé a su intento
  cosas que le han de costar
  su condenación, si puedo.

(_Quítase el_ DEMONIO _la túnica y queda de ángel_.)

PAULO.

  ¡Dios mío! Aquesto os suplico.
  ¿Salvaréme, Dios inmenso?
  ¿Iré a gozar vuestra gloria?
  Que me respondáis espero.

DEMONIO.

    Dios, Paulo, te ha escuchado,
  y tus lágrimas ha visto.

PAULO.

  ¡Qué mal el temor resisto! (_Aparte._)
  Ciego en mirarlo he quedado.

DEMONIO.

    Me ha mandado que te saque
  de esa ciega confusión,
  porque esa vana ilusión
  de tu contrario se aplaque.
    Ve a Nápoles, y a la puerta
  que llaman allá del Mar,
  que es por donde tú has de entrar
  a ver tu ventura cierta
    o tu desdicha, verás
  cerca de allá (estáme atento)
  un hombre...

PAULO.

               ¡Qué gran contento
  con tus razones me das!

DEMONIO.

    ...que Enrico tiene por nombre,
  hijo del noble Anareto.
  Conocerásle, en efeto,
  por señas que es gentilhombre,
    alto de cuerpo y gallardo.
  No quiero decirte más,
  porque apenas llegarás
  cuando le veas.

PAULO.

                  Aguardo
    lo que le he de preguntar
  cuando le llegare a ver.

DEMONIO.

  Sólo una cosa has de hacer.

PAULO.

  ¿Qué he de hacer?

DEMONIO.

                    Verle y callar,
    contemplando sus acciones,
  sus obras y sus palabras.

PAULO.

  En mi pecho ciego labras
  quimeras y confusiones.
    ¿Sólo eso tengo de hacer?

DEMONIO.

  Dios que en él repares quiere,
  porque el fin que aquél tuviere
  ese fin has de tener. (_Desaparece._)

PAULO.

    ¡Oh misterio soberano!
  ¿Quién este Enrico será?
  Por verle me muero ya.
  ¡Qué contento estoy! ¡qué ufano!


ESCENAS V A X

[PAULO, _acompañado de_ PEDRISCO, _se dispone a ir a Nápoles. El_
DEMONIO _ha logrado su plan, pues ha infundido la duda en el espíritu
del ermitaño_.]

DEMONIO.

    Bien mi engaño va trazado.
  Hoy verá el desconfiado
  de Dios y de su poder
  el fin que viene a tener,
  pues él propio lo ha buscado.


ESCENAS XI Y XII

[PAULO _y_ PEDRISCO _llegan a la Puerta del Mar, en Nápoles, sitio
designado por el Demonio para que conozcan a Enrico_.]

PEDRISCO.

    Maravillado estoy de tal suceso.

PAULO.

  Secretos son de Dios.

PEDRISCO.

                        ¿De modo, padre,
  que el fin que ha de tener aqueste Enrico,
  ha de tener también?

PAULO.

                       Faltar no puede
  la palabra de Dios: el ángel suyo
  me dijo que si Enrico se condena,
  me he de condenar; y si él se salva,
  también me he de salvar.

PEDRISCO.

                           Sin duda, padre,
  que es un santo varón aqueste Enrico.

PAULO.

  Eso mismo imagino.

PEDRISCO.

                     Esta es la puerta
  que llaman de la Mar.

PAULO.

                       Aquí me manda
  el ángel que le aguarde.

(_Aparece_ ENRICO _con sus compañeros_.)

ROLDÁN.

                          Deteneos, Enrico.

ENRICO.

  Al mar he de arrojalle, vive el cielo.

PAULO.

  A Enrico oí nombrar.

ENRICO.

                       ¿Gente mendiga
  ha de haber en el mundo?

CHERINOS.

                           Deteneos.

ENRICO.

  Podrásme detener en arrojándole.

CELIA.

  ¿Dónde vas? Detente.

ENRICO.

                       No hay remedio:
  harta merced te hago, pues te saco
  de tan grande miseria.

ROLDÁN.

                         ¡Qué habéis hecho!

(_Salen todos._)

ENRICO.

  Llegóme a pedir un pobre una limosna;
  dolióme el verle con tan gran miseria;
  y por que no llegase a avergonzarse
  otro desde hoy, cogíle en brazos
  y le arrojé en el mar.

PAULO.

                         ¡Delito inmenso!

ENRICO.

  Ya no será más pobre, según pienso.

PEDRISCO.

  ¡Algún diablo limosna te pidiera!

CELIA.

  ¡Siempre has de ser cruel!

ENRICO.

                             No me repliques,
  que haré contigo y los demás lo mismo.

ESCALANT.

  Dejemos eso agora, por tu vida.
  Sentémonos los dos, Enrico amigo.

PAULO (_a_ PEDRISCO).

  A éste han llamado Enrico.

PEDRISCO.

                             Será otro.
  ¿Querías tú que fuese este mal hombre,
  que en vida está ya ardiendo en los infiernos?
  Aguardemos a ver en lo que para.

ENRICO.

  Pues siéntense voarcedes, porque quiero
  haya conversación.

ESCALANT.

                     Muy bien ha dicho.

ENRICO.

  Siéntese Celia aquí.

CELIA.

                       Ya estoy sentada.

ESCALANT.

  Tú, conmigo, Lidora.

LIDORA.

  Lo mismo digo yo, seor Escalante.

CHERINOS.

  Siéntese aquí, Roldán.

ROLDÁN.

                         Ya voy, Cherinos

PEDRISCO.

  ¡Mire qué buenas almas, padre mío!
  Lléguese más, verá de lo que tratan.

PAULO.

  ¡Que no viene mi Enrico!

PEDRISCO.

                           Mire y calle,
  que somos pobres, y este desalmado
  no nos eche en la mar.

ENRICO.

                         Agora quiero
  que cuente cada uno de vuarcedes
  las hazañas que ha hecho en esta vida.
  Quiero decir... hazañas... latrocinios,
  cuchilladas, heridas, robos, muertes,
  salteamientos y cosas de este modo.

ESCALANT.

  Muy bien ha dicho Enrico.

ENRICO.

                            Y al que hubiere
  hecho mayores males, al momento
  una corona de laurel le pongan,
  cantándole alabanzas y motetes.

ESCALANT.

  Soy contento.

ENRICO.

                Comience, seo Escalante.

PAULO.

  ¡Que esto sufre el Señor!

PEDRISCO.

                            Nada le espante.

ESCALANT.

  Yo digo ansí.

PEDRISCO.

                ¡Qué alegre y satisfecho!

ESCALANT.

  Veinticinco pobretes tengo muertos,
  seis casas he escalado, y treinta heridas
  he dado con la chica.

PEDRISCO.

                        ¡Quién te viera
  hacer en una horca cabriolas!

ENRICO.

  Diga, Cherinos.

PEDRISCO.

                  ¡Qué ruin nombre tiene!
  ¡Cherinos! Cosa poca.

[Ilustración:

    De capas que he quitado en esta vida
  y he vendido a un ropero, está ya rico.]

CHERINOS.

                        Yo comienzo:
  No he muerto a ningún hombre; pero he dado
  más de cien puñaladas.

ENRICO.

                         ¿Y ninguna
  fué mortal?

CHERINOS.

              Amparóles la fortuna.
  De capas que he quitado en esta vida
  y he vendido a un ropero, está ya rico.

ENRICO.

  ¿Véndelas él?

CHERINOS.

                ¿Pues no?

ENRICO.

                          ¿No las conocen?

CHERINOS.

  Por quitarse de aquestas ocasiones
  las convierte en ropillas y calzones.

ENRICO.

  ¿Habéis hecho otra cosa?

CHERINOS.

                           No me acuerdo.

PEDRISCO.

  ¿Mas que le absuelve ahora el ladronazo?

CELIA.

  Y tú, ¿qué has hecho, Enrico?

ENRICO.

                                Oigan voarcedes.

ESCALANT.

  Nadie cuente mentiras.

ENRICO.

                         Yo soy hombre
  que en mi vida las dije.

GALVÁN.

                           Tal se entiende.

PEDRISCO.

  ¿No escucha, padre mío, estas razones?

PAULO.

  Estoy mirando a ver si viene Enrico.

ENRICO.

  Haya, pues, atención.

CELIA.

                        Nadie te impide.

PEDRISCO.

  ¡Miren a qué sermón atención pide!

ENRICO.

    Yo nací mal inclinado,
  como se ve en los efectos
  del discurso de mi vida
  que referiros pretendo.
  Con regalos me crié
  en Nápoles, que ya pienso
  que conocéis a mi padre,
  que aunque no fué caballero
  ni de sangre generosa,
  era muy rico, y yo entiendo
  que es la mayor calidad
  el tener, en este tiempo.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Hurtaba a mi viejo padre,
  arcas y cofres abriendo,
  los vestidos que tenía,
  las joyas y los dineros.
  Jugaba, y digo jugaba
  para que sepáis con esto
  que de cuantos vicios hay
  es el primer padre el juego.
  Quedé pobre y sin hacienda,
  y yo --me he enseñado a hacerlo--,
  di en robar de casa en casa
  cosas de pequeño precio.
  Iba a jugar, y perdía;
  mis vicios iban creciendo.
  Di luego en acompañarme
  con otros del arte mesmo:
  escalamos siete casas,
  dimos la muerte a sus dueños;
  lo robado repartimos
  para dar caudal al juego.
  De cinco que éramos todos,
  sólo los cuatro prendieron,
  y nadie me descubrió,
  aunque les dieron tormento.
  Pagaron en una plaza
  su delito, y yo con esto,
  de escarmentado, acogíme
  a hacer a solas mis hechos.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  A treinta desventurados
  yo solo y aqueste acero,
  que es de la muerte ministro,
  del mundo sacado habemos:
  los diez, muertos por mi gusto,
  y los veinte me salieron,
  uno con otro, a doblón.
  Diréis que es pequeño precio:
  es verdad; mas, voto a Dios,
  que en faltándome el dinero,
  que mate por un doblón
  a cuantos me están oyendo.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  No respeto a religiosos:
  de sus iglesias y templos
  seis cálices he robado
  y diversos ornamentos
  que sus altares adornan.
  Ni a la justicia respeto:
  mil veces me he resistido
  y a sus ministros he muerto;
  tanto, que para prenderme
  no tienen ya atrevimiento.
  Y, finalmente, yo estoy
  preso por los ojos bellos
  de Celia, que está presente:
  todos la tienen respeto
  por mí, que la adoro;  y cuando
  sé que la sobran dineros,
  con lo que me da, aunque poco,
  mi viejo padre sustento,
  que ya le conoceréis
  por el nombre de Anareto.
  Cinco años ha que tullido
  en una cama le tengo,
  y tengo piedad con él
  por estar pobre el buen viejo;
  y como soy causa al fin
  de ponelle en tal extremo,
  por jugarle yo su hacienda
  el tiempo que fuí mancebo.
  Todo es verdad lo que he dicho,
  voto a Dios, y que no miento.
  Juzgad ahora vosotros
  cuál merece mayor premio.

PEDRISCO.

  Cierto, padre de mi vida,
  que con servicios tan buenos,
  que puede ir a pretender
  éste a la corte.

ESCALANT.

                   Confieso
  que tú el lauro has merecido.

ROLDÁN.

  Y yo confieso lo mesmo.

CHERINOS.

  Todos lo mesmo decimos.

CELIA.

  El laurel darte pretendo.

ENRICO.

  Vivas, Celia, muchos años.

CELIA.

  Toma, mi bien; y con esto,
  pues que la merienda aguarda,
  nos vamos.

GALVÁN.

             Muy bien has hecho.

CELIA.

  Digan todos: “¡Viva Enrico!”

TODOS.

  ¡Viva el hijo de Anareto!

ENRICO.

  Al punto todos nos vamos a holgarnos
  y entretenernos.

(_Vanse._)


ESCENA XIII

PAULO.

  Salid, lágrimas; salid,
  salid apriesa del pecho,
  no lo dejéis de vergüenza.
  ¡Qué lastimoso suceso!

PEDRISCO.

  ¿Qué tiene, padre?

PAULO.

                     ¡Ay, hermano!
  Penas y desdichas tengo.
  Este mal hombre que he visto
  es Enrico.

PEDRISCO.

             ¿Cómo es eso?

PAULO.

  Las señas que me dió el ángel
  son suyas.

PEDRISCO.

             ¿Es eso cierto?

PAULO.

  Sí, hermano, porque me dijo
  que era hijo de Anareto,
  y aquéste también lo ha dicho.

PEDRISCO.

  Pues aquéste ya está ardiendo
  en los infiernos.

PAULO.

  Eso sólo es lo que temo.
  El ángel de Dios me dijo
  que si éste se va al Infierno,
  que al Infierno tengo de ir,
  y al Cielo, si éste va al Cielo.
  Pues al Cielo, hermano mío,
  ¿cómo ha de ir éste, si vemos
  tantas maldades en él,
  tantos robos manifiestos,
  crueldades y latrocinios
  y tan viles pensamientos?

PEDRISCO.

  En eso, ¿quién pone duda?
  Tan cierto se irá al infierno
  como el despensero Judas.

PAULO.

  ¡Gran Señor! ¡Señor eterno!
  ¿Por qué me habéis castigado
  con castigo tan inmenso?
  Diez años y más, Señor,
  ha que vivo en el desierto
  comiendo hierbas amargas,
  salobres aguas bebiendo,
  sólo porque Vos, Señor,
  Juez piadoso, sabio, recto,
  perdonarais mis pecados.
  ¡Cuán diferente lo veo!
  Al Infierno tengo de ir.
  ¡Ya me parece que siento
  que aquellas voraces llamas
  van abrasando mi cuerpo!
  ¡Ay! ¡Qué rigor!

PEDRISCO.

                   Ten paciencia.

PAULO.

  ¿Qué paciencia o sufrimiento
  ha de tener el que sabe
  que se ha de ir a los Infiernos?
  ¡Al Infierno!, centro obscuro,
  donde ha de ser el tormento
  eterno y ha de durar
  lo que Dios durare. ¡Ah, Cielo!
  ¡Que nunca se ha de acabar!
  ¡Que siempre han de estar ardiendo
  las almas! ¡Siempre! ¡Ay de mí!

PEDRISCO.

  Sólo oírle me da miedo.
  Padre, volvamos al monte.

PAULO.

  Que allá volvamos pretendo;
  pero no a hacer penitencia,
  pues que ya no es de provecho.
  Dios me dijo que si aquéste
  se iba al Cielo, me iría al Cielo,
  y al profundo, si al profundo.
  Pues es ansí, seguir quiero
  su misma vida; perdone
  Dios aqueste atrevimiento:
  si su fin he de tener,
  tenga su vida y sus hechos;
  que no es bien que yo en el mundo
  esté penitencia haciendo,
  y que él viva en la ciudad
  con gustos y con contentos,
  y que a la muerte tengamos
  un fin.

PEDRISCO.

          Es discreto acuerdo.
  Bien has dicho, padre mío.

PAULO.

  En el monte hay bandoleros:
  bandolero quiero ser,
  porque así igualar pretendo
  mi vida con la de Enrico,
  pues un mismo fin tenemos.
  Tan malo tengo de ser
  como él, y peor si puedo;
  que pues ya los dos estamos
  condenados al Infierno,
  bien es que antes de ir allá
  en el mundo nos venguemos.



JORNADA SEGUNDA


ESCENAS I A XV

[GALVÁN, ESCALANTE _y otros rufianes compañeros de Enrico tienen
concertado para aquella noche un robo en la casa de Octavio el Genovés.
Mientras aquéllos hacen los preparativos_, ENRICO _va a cuidar de su
padre_ ANARETO.]

ENRICO.

    Pues mientras ellos se tardan,
  y el manto lóbrego aguardan
  que su remedio ha de ser,
  quiero un viejo padre ver
  que aquestas paredes guardan.
    Cinco años ha que le tengo
  en una cama tullido,
  y tanto a estimarle vengo,
  que, con andar tan perdido,
  a mi costa le mantengo.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    De lo que de noche puedo,
  varias casas escalando,
  robar con cuidado o miedo,
  voy su sustento aumentando,
  y a veces sin él me quedo.
    Que esta virtud solamente
  en mi virtud distraída
  conservo piadosamente:
  que es deuda al padre debida
  el serle el hijo obediente.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  (_Descubre su padre en una silla._)

    Aquí está; quiérole ver.
  Durmiendo está, al parecer.
  ¿Padre?

ANARETO.

          ¡Mi Enrico querido!

  ENRICO.

  Del descuido que he tenido
  perdón espero tener
    de vos, padre de mis ojos.
  ¿Heme tardado?

ANARETO.

                 No, hijo.

ENRICO.

  No os quisiera dar enojos.

ANARETO.

  En verte me regocijo.

ENRICO.

  No el sol por celajes rojos
    saliendo a dar resplandor
  a la tiniebla mayor
  que espera tan alto bien
  parece al día tan bien
  como vos a mí, señor.
    Que vos para mí sois sol,
  y los rayos que arrojáis
  dese divino arrebol,
  son las canas con que honráis
  este reino.

ANARETO.

              Eres crisol
    donde la virtud se apura.

ENRICO.

  ¿Habéis comido?

ANARETO.

                  Yo, no.

ENRICO.

  Hambre tendréis.

ANARETO.

                   La ventura
  de mirarte me quitó
  la hambre.

ENRICO.

             No me asegura,
    padre mío, esa razón,
  nacida de la afición
  tan grande que me tenéis;
  pero agora comeréis,
  que las dos pienso que son
    de la tarde. Ya la mesa
  os quiero, padre, poner.

ANARETO.

  De tu cuidado me pesa.

ENRICO.

  Todo esto y más ha de hacer
  el que obediencia profesa.
    (Del dinero que jugué [_Aparte._]
  un escudo reservé
  para comprar qué comiese;
  porque, aunque al juego le pese,
  no ha de faltar esta fe.)
    Aquí traigo en el lenzuelo,
  padre mío, qué comáis.
  Estimad mi justo celo.

ANARETO.

  Bendito, mi Dios, seáis
  en la tierra y en el cielo,
    pues que tal hijo me distes,
  cuando tullido me vistes,
  que mis pies y manos sea.

ENRICO.

  Comed, por que yo lo vea.

ANARETO.

  Miembros cansados y tristes,
    ayudadme a levantar.

ENRICO.

  Yo, padre, os quiero ayudar.

ANARETO.

  Fuerza me infunden tus brazos.

ENRICO.

  Quisiera en estos abrazos
  la vida poderos dar.
    Y digo, padre, la vida,
  porque tanta enfermedad
  es ya muerte conocida.

ANARETO.

  La divina voluntad
  se cumpla.

ENRICO.

             Ya la comida
    os espera. ¿Llegaré
  la mesa?

ANARETO.

           No, hijo mío,
  que el sueño me vence.

ENRICO.

                         ¿A fe?
  Pues dormid.

ANARETO.

               Dádome ha un frío
  muy grande.

ENRICO.

              Yo os llegaré
    la ropa.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

             Vencióle el sueño,
  que es de los sentidos dueño,
  a dar la mejor lición.
  Quiero la ropa llegalle,
  y de esta suerte dejalle.

[_Sale a la calle, donde_ GALVÁN _le recuerda que tiene que asesinar
a_ ALBANO, _pues ha recibido ya la mitad de la paga por el crimen_.
ENRICO _se dispone a cometer el asesinato; pero al ver que su víctima
es un pobre anciano, el recuerdo de su padre le hace desistir de tal
propósito. El que le había pagado el crimen se presenta a reclamar
a_ ENRICO _el dinero por no haber cumplido su compromiso, y_ ENRICO,
_indignado, lo acuchilla sin piedad. En aquel momento, el_ GOBERNADOR,
_con la gente a sus órdenes, se presenta para prender a_ ENRICO;
_éste y_ GALVÁN _se defienden y matan al_ GOBERNADOR; _pero, al fin,
viéndose acosados, se arrojan al mar. Entre tanto_, PAULO, _en compañía
de_ PEDRISCO, _se había convertido en capitán de una cuadrilla de
bandoleros, que tenía aterrorizada a la comarca por la crueldad de sus
crímenes. De vez en cuando tiene algún remordimiento de conciencia._]

  (PAULO _en el campo_.)

MÚSICOS.

  _No desconfíe ninguno,_
  _aunque grande pecador,_
  _de aquella misericordia_
  _de que más se precia Dios._

PAULO.

  ¿Qué voz es esta que suena?

BANDOL.

  La gran multitud, señor,
  desos robles nos impide
  ver dónde viene la voz.

MÚSICOS.

  _Con firme arrepentimiento_
  _de no ofender al Señor_
  _llegue el pecador humilde,_
  _que Dios le dará perdón._

PAULO.

  Subid los dos por el monte,
  y ved si es algún pastor
  el que canta este romance.

BANDOL.

  A verlo vamos los dos.

MÚSICOS.

  _Su Majestad soberana_
  _da voces al pecador_
  _porque le llegue a pedir_
  _lo que a ninguno negó._

(_Sale por el monte un_ PASTORCILLO, _tejiendo una corona de flores_.)

PAULO.

  Baja, baja, pastorcillo;
  que ya estaba, vive Dios,
  confuso con tus razones,
  admirado con tu voz.
  ¿Quién te enseñó ese romance,
  que le escucho con temor,
  pues parece que en ti habla
  mi propia imaginación?

PASTORC.

  Este romance que he dicho
  Dios, señor, me le enseñó;
  o la Iglesia, su Esposa,
  a quien en la tierra dió
  poder suyo.

PAULO.

              Bien dijiste.

PASTORC.

  Advierte que creo en Dios.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

PAULO.

  ¿Y Dios ha de perdonar
  a un hombre que le ofendió
  con obras y con palabras
  y pensamientos?

PASTORC.

                  ¿Pues no?
  Aunque sus ofensas sean
  más que átomos del sol,
  y que estrellas tiene el cielo,
  y rayos la luna dió,
  y peces el mar salado
  en sus cóncavos guardó.
  Esta es su misericordia;
  que con decirle al Señor:
  _Pequé_, _pequé_, muchas veces,
  le recibe al pecador
  en sus amorosos brazos;
  que, en fin, hace como Dios.
  Porque si no fuera aquesto,
  cuando a los hombres crió,
  no los criara sujetos
  a su frágil condición.
  Porque si Dios, Sumo Bien,
  de nada al hombre formó
  para ofrecerle su gloria,
  no fuera ningún blasón
  en su majestad divina
  dalle aquella imperfección.
  Dióle Dios libre albedrío,
  y fragilidad le dió
  al cuerpo y al alma; luego
  dió potestad con acción
  de pedir misericordia,
  que a ninguno le negó.
  De modo que, si en pecando
  el hombre, el justo rigor
  procediera contra él,
  fuera el número menor
  de los que en el sacro alcázar
  están contemplando a Dios.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Mas mi ganado me aguarda,
  y ha mucho que ausente estoy.

PAULO.

  Tente, pastor, no te vayas.

PASTORC.

  No puedo tenerme, no,
  que ando por aquestos valles
  recogiendo con amor
  una ovejuela perdida
  que del rebaño huyó;
  y esta corona que veis
  hacerme con tanto amor,
  es para ella, si parece,
  porque hacérmela mandó
  el mayoral, que la estima
  del modo que le costó.
  El que a Dios tiene ofendido
  pídale perdón a Dios,
  porque es Señor tan piadoso,
  que a ninguno le negó.

PAULO.

  Aguarda, pastor.

PASTORC.

                   No puedo.

PAULO.

  Por fuerza te tendré yo.

PASTORC.

  Será detenerme a mí
  parar en su curso al sol.

[PAULO _cree ver en ello un aviso de la Providencia; pero al pensar
que su suerte ha de ser la misma que la de_ ENRICO, _la duda y la
desconfianza le impulsan a persistir en sus maldades_. ENRICO _y_
GALVÁN _han llegado nadando a las cercanías del sitio en que está
acampada la cuadrilla de_ PAULO, _y caen en poder de_ PEDRISCO _y sus
compañeros_. PAULO _manda que los aten a un árbol para ejecutarlos;
pero antes quiere probar si_ ENRICO _es impenitente para saber con
certeza cuál es el fin que Dios ha reservado a ambos. Para ello se
viste de ermitaño y se presenta ante_ ENRICO _para inducirle a confesar
sus pecados_.]


ESCENAS XVI Y XVII

(_Sale_ PAULO, _de ermitaño, con cruz y rosario_.)

PAULO.

    Con esta traza he querido
  probar si este hombre se acuerda
  de Dios, a quien ha ofendido.

ENRICO.

  ¡Que un hombre la vida pierda,
  de nadie visto ni oído!

GALVÁN.

    Cada mosquito que pasa
  me parece que es saeta.

ENRICO.

  El corazón se me abrasa.
  ¡Que mi fuerza esté sujeta!
  ¡Ah fortuna, en todo escasa!

PAULO.

    ¡Alabado sea el Señor!

ENRICO.

  ¡Sea por siempre alabado!

PAULO.

  Sabed con vuestro valor
  llevar este golpe airado
  de fortuna.

ENRICO.

              ¡Gran rigor!
    ¿Quién sois vos, que ansí me habláis?

PAULO.

  Un monje, que este desierto,
  donde la muerte esperáis,
  habita.

ENRICO.

          ¡Bueno, por cierto!
  Y ahora, ¿qué nos mandáis?

PAULO.

    A los que al roble os ataron
  y a mataros se apartaron
  supliqué con humildad
  que ya que con tal crueldad
  de daros muerte trataron,
    que me dejasen llegar
  a hablaros.

ENRICO.

              ¿Y para qué?

PAULO.

  Por si os queréis confesar,
  pues seguís de Dios la fe.

ENRICO.

  Pues bien se puede tornar,
    padre, o lo que es.

PAULO.

                        ¿Qué decís?
  ¿No sois cristiano?

ENRICO.

                      Sí soy.

PAULO.

  No lo sois, pues no admitís
  el último bien que os doy.
  ¿Por qué no lo recibís?

ENRICO.

    Porque no quiero.

PAULO.

  (_Aparte._)         (¡Ay de mí!
  Esto mismo presumí.)
  ¿No veis que os han de matar
  ahora?

ENRICO.

         ¿Quiere callar,
  hermano, y dejarme aquí?
    Si esos señores ladrones
  me dieren muerte, aquí estoy.

PAULO.

  (_Ap._) (¡En qué grandes confusiones
  tengo el alma!)

ENRICO.

                  Yo no doy
  a nadie satisfacciones.

PAULO.

    A Dios, sí.

ENRICO.

                Si Dios ya sabe
  que soy tan gran pecador,
  ¿para qué?

PAULO.

             ¡Delito grave!
  Para que su sacro amor
  de darle perdón acabe.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Mira que eres pecador,
  hijo.

ENRICO.

        Y del mundo el mayor,
  ya lo sé.

PAULO.

            Tu bien espero.
  Confiésate a Dios.

ENRICO.

                     No quiero,
  cansado predicador.

PAULO.

    Pues salga del pecho mío,
  si no dilatado río
  de lágrimas, tanta copia,
  que se anegue el alma propia,
  pues ya de Dios desconfío.
    Dejad de cubrir, sayal,
  mi cuerpo, pues está mal,
  según siente el corazón,
  una rica guarnición
  sobre tan falso cristal.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Colgad ese saco ahí,
  para que diga, ¡ay de mí!:
  “En tal puesto me colgó
  Paulo, que no mereció
  la gloria que encierro en mí.”
    Dadme la daga y la espada;
  esa cruz podéis tomar;
  ya no hay esperanza en nada,
  pues no me sé aprovechar
  de aquella sangre sagrada.
    Desatadlos.

ENRICO.

             Ya lo estoy,
  y lo que no he visto creo.

GALVÁN.

  Gracias a los cielos doy.

ENRICO.

  Saber la verdad deseo.

PAULO.

  ¡Qué desdichado que soy!

  · · · · · · · · · · · · · · ·

ENRICO.

  Esta novedad me espanta.

PAULO.

  Yo soy Paulo, un ermitaño,
  que dejé mi amada patria
  de poco más de quince años,
  y en esta oscura montaña
  otros diez serví al Señor.

ENRICO.

  ¡Qué ventura!

PAULO.

                ¡Qué desgracia!
  Un ángel, rompiendo nubes
  y cortinas de oro y plata,
  preguntándole yo a Dios
  qué fin tendría: “Repara
  (me dijo), ve a la ciudad,
  y verás a Enrico (¡ay, alma!),
  hijo del noble Anareto,
  que en Nápoles tiene fama.
  Advierte bien en sus hechos
  y contempla en sus palabras,
  que si Enrico al Cielo fuere,
  el Cielo también te aguarda;
  y si al Infierno, el Infierno.”
  Yo entonces imaginaba
  que era algún santo este Enrico;
  pero los deseos se engañan.
  Fuí allá, vite luego al punto,
  y de tu boca y por fama
  supe que eras el peor hombre
  que en todo el mundo se halla.
  Y ansí, por tener tu fin,
  quíteme el saco, y las armas
  tomé, y el cargo me dieron
  de esta foragida escuadra.
  Quise probar tu intención,
  por saber si te acordabas
  de Dios en tan fiero trance;
  pero salióme muy vana.
  Volví a desnudarme aquí,
  como viste, dando al alma
  nuevas tan tristes, pues ya
  la tiene Dios condenada.

ENRICO.

  Las palabras que Dios dice
  por un ángel, son palabras,
  Paulo amigo, en que se encierran
  cosas que el hombre no alcanza.
  No dejara yo la vida
  que seguías, pues fué causa
  de que quizá te condenes
  el atreverte a dejarla.
  Desesperación ha sido
  lo que has hecho, y aun venganza
  de la palabra de Dios,
  y una oposición tirana
  a su inefable poder;
  y al ver que no desenvaina
  la espada de su justicia
  contra el rigor de tu causa,
  veo que tu salvación
  desea; mas ¿qué no alcanza
  aquella piedad divina,
  blasón de que más se alaba?
  Yo soy el hombre más malo
  que naturaleza humana
  en el mundo ha producido;

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  mas siempre tengo esperanza
  en que tengo de salvarme,
  puesto que no va fundada
  mi esperanza en obras mías,
  sino en saber que se humana
  Dios con el más pecador,
  y con su piedad se salva.
  Pero ya, Paulo, que has hecho
  ese desatino, traza
  de que alegres y contentos
  los dos en esta montaña
  pasemos alegre vida,
  mientras la vida se acaba.
  Un fin ha de ser el nuestro:
  si fuere nuestra desgracia
  el carecer de la Gloria
  que Dios al bueno señala,
  mal de muchos, gozo es;
  pero tengo confianza
  en su piedad, que siempre
  vence a su justicia sacra.

PAULO.

  Consoládome has un poco.

GALVÁN.

  Cosa es, por Dios, que me espanta.

PAULO.

  Vamos donde descanséis.

ENRICO.

  (_Ap._) ¡Ay, padre de mis entrañas!
  Una joya, Paulo amigo,
  en la ciudad olvidada
  se me queda; y aunque temo
  el rigor que me amenaza,
  si allá muero, he de ir por ella,
  pereciendo en la demanda.
  Un soldado de los tuyos
  irá conmigo.

PAULO.

               Pues vaya
  Pedrisco, que es animoso.

GALVÁN.

  Yo me quedo en la montaña
  a hacer tu oficio.

PEDRISCO.

                     Yo voy
  donde paguen mis espaldas
  los delitos que tú has hecho.

ENRICO.

  Adiós, amigo.

PAULO.

                Ya basta
  el nombre para abrazarte.

ENRICO.

  Aunque malo, confianza
  tengo en Dios.

PAULO.

                 Yo no la tengo
  cuando son mis culpas tantas.

  · · · · · · · · · · · · · · ·



JORNADA TERCERA


ESCENAS I A V

[ENRICO, _atraído por el amor filial, vuelve a Nápoles acompañado de_
PEDRISCO. _Ambos caen en poder de la justicia y están presos en la
cárcel de la ciudad._ CELIA _se burla de_ ENRICO _diciéndole que está
casada; él se enfurece y quiere romper los hierros de la prisión.
Acuden los carceleros para sujetarle y mata a uno de ellos con un golpe
de cadena en la cabeza. El_ ALCAIDE _manda que le pongan más hierros,
y sólo a viva fuerza pueden sujetarle. Vanse todos, y al quedar solo_
ENRICO, _el_ DIABLO, _invisible para él, viene a hablarle_.]


ESCENAS VI A VIII

ENRICO.

    En lóbrega confusión,
  ya, valiente Enrico, os veis:
  pero nunca desmayéis;
  tened fuerte el corazón,
  porque aquesta es la ocasión
  en que tenéis de mostrar
  el valor, que os ha de dar
  nombre altivo, ilustre fama.
  Mirad...

(_Dentro._)

           Enrico.

ENRICO.

                   ¿Quién llama?
  Esta voz me hace temblar.
    Los cabellos erizados
  pronostican mi temor;
  mas ¿dónde está mi valor?
  ¿Dónde mis hechos pasados?

(_Dentro._)

  Enrico.

ENRICO.

          Muchos cuidados
  siente el alma. ¡Cielo santo!
  ¿Cúya es voz que tal espanto
  infunde en el alma mía?

(_Dentro._)

  Enrico.

ENRICO.

          A llamar porfía.
  De mi flaqueza me espanto.
    A esta parte la voz suena,
  que tanto temor me da.
  ¿Si es algún preso que está
  amarrado a la cadena?
  Vive Dios, que me da pena.

(_Sale el_ DEMONIO _y no le ve_.)

DEMONIO.

  Tu desgracia lastimosa
  siento.

ENRICO.

          ¡Qué confuso abismo!
  no me conozco a mí mismo,
  y el corazón no reposa.
    Las alas está batiendo
  con impulsos de temor;
  Enrico, ¿éste es el valor?--
  Otra vez se oye el estruendo.

DEMONIO.

  Librarte, Enrico, pretendo.

ENRICO.

  ¿Cómo te puedo creer,
  voz, si no llego a saber
  quién eres y adónde estás?

DEMONIO.

  Pues agora me verás.

ENRICO.

  Ya no te quisiera ver.

DEMONIO.

    No temas.

ENRICO.

              Un sudor frío
  por mis venas se derrama.

DEMONIO.

  Hoy cobrarás nueva fama.

ENRICO.

  Poco de mis fuerzas fío.
  No te acerques.

DEMONIO.

                  Desvarío
  es el temer la ocasión.

ENRICO.

  Sosiégate, corazón.

DEMONIO.

  ¿Ves aquel postigo?

ENRICO.

                      Sí.

DEMONIO.

  Pues salte por él, y ansí
  no estarás en la prisión.

ENRICO.

    ¿Quién eres?

DEMONIO.

                 Salte al momento,
  y no preguntes quién soy,
  que yo también preso estoy,
  y que te libres intento.

ENRICO.

  ¿Qué me dices, pensamiento?
  ¿Libraréme? Claro está.
  Aliento el temor me da
  de la muerte que me aguarda.
  Voime. Mas, ¿quién me acobarda?
  Mas otra voz suena ya.

(_Cantan dentro._)

MÚSICOS.

    _Detén el paso violento;_
  _mira que te está mejor_
  _que de la prisión librarte_
  _el estarte en la prisión._

ENRICO.

    Al revés me ha aconsejado
  la voz que en el aire he oído,
  pues mi paso ha detenido,
  si tú le has acelerado.
  Que me está bien he escuchado
  el estar en la prisión.

DEMONIO.

  Esa, Enrico, es ilusión
  que te representa el miedo.

ENRICO.

  Yo he de morir si me quedo;
  quiérome ir; tienes razón.

MÚSICOS.

    _Detente, engañado Enrico,_
  _no huyas de la prisión;_
  _pues morirás si salieres,_
  _y si te estuvieres, no._

ENRICO.

    Que si salgo he de morir
  y si quedo viviré,
  dice la voz que escuché.

DEMONIO.

  ¿Que al fin no te quieres ir?

ENRICO.

    Quedarme es mucho mejor.

DEMONIO.

  Atribúyelo a temor;
  pero, pues tan ciego estás,
  quédate preso, y verás
  cómo te ha estado peor. (_Vase._)

ENRICO.

    Desapareció la sombra,
  y confuso me dejó.
  ¿No es este el portillo? No.
  Este prodigio me asombra.
    ¿Estaba ciego yo, o vi
  en la pared un portillo?
  Pero yo me maravillo
  del gran temor que hay en mí.
    ¿No puedo salirme yo?
  Sí; bien me puedo salir.
  Pues, ¿cómo?... --¡Que he de morir!
  La voz me atemorizó.
    Algún gran daño se infiere
  de lo turbado que estoy.
  No importa, ya estoy aquí
  para el mal que me viniere.


ESCENAS IX A XIV

[_El_ ALCAIDE _lee a_ ENRICO _su sentencia de muerte. El criminal,
lejos de sentirse abatido, insulta al_ ALCAIDE _y rehusa confesarse
antes de morir_.]


ESCENA XV

ANARETO.

    Enrico, querido hijo,
  puesto que en verte me aflijo
  de tantos hierros cargado,
  ver que pagues tu pecado
  me da sumo regocijo.
    ¡Venturoso del que acá,
  pagando sus culpas, va
  con firme arrepentimiento;
  que es pintado este tormento
  si se compara al de allá!
    La cama, Enrico, dejé,
  y arrimado a este bordón,
  por quien me sustento en pie,
  vengo en aquesta ocasión.

ENRICO.

  ¡Ay, padre!

ANARETO.

              No sé,
    Enrico, si aquese nombre
  será razón que me cuadre,
  aunque mi rigor te asombre.

ENRICO.

  Eso ¿es palabra de padre?

ANARETO.

  No es bien que padre me nombre
    un hijo que no cree en Dios.

ENRICO.

  Padre mío, ¿eso decís?

ANARETO.

  No sois ya mi hijo vos,
  pues que mi ley no seguís.
  Solos estamos los dos.

ENRICO.

    No os entiendo.

ANARETO.

                    ¡Enrico, Enrico!
  A reprenderos me aplico
  vuestro loco pensamiento,
  siendo la muerte instrumento
  que tan cierto os pronostico.
    Hoy os han de ajusticiar,
  ¡y no os queréis confesar!
  ¡Buena cristiandad, por Dios!,
  pues el mal es para vos,
  y para vos el pesar.
    Aqueso es tomar venganza
  de Dios; el poder alcanza
  del impirio cielo eterno.
  Enrico, ved que hay Infierno
  para tan larga esperanza.
    Es el quererte vengar
  de esa suerte, pelear
  con un monte o una roca,
  pues cuando el brazo le toca,
  es para el brazo el pesar.
    Es, con dañoso desvelo,
  escupir el hombre al cielo
  presumiendo darle enojos,
  pues que le cae en los ojos
  lo mismo que arroja al cielo.
    Hoy has de morir: advierte
  que ya está echada la suerte;
  confiesa a Dios tus pecados,
  y ansí, siendo perdonados,
  será vida lo que es muerte.
    Si quieres mi hijo ser,
  lo que te digo has de hacer;
  si no (de pesar me aflijo),
  ni te has de llamar mi hijo,
  ni yo te he de conocer.

ENRICO.

    Bueno está, padre querido;
  que más el alma ha sentido
  (buen testigo de ello es Dios)
  el pesar que tenéis vos
  que el mal que espero afligido.
    Confieso, padre, que erré;
  pero yo confesaré
  mis pecados, y después
  besaré a todos los pies,
  para mostraros mi fe.
    Basta que vos lo mandéis,
  padre mío de mis ojos.

ANARETO.

  Pues ya mi hijo seréis.

ENRICO.

  No os quisiera dar enojos.

ANARETO.

  Vamos, porque os confeséis.

ENRICO.

    ¡Oh cuánto siento el dejaros!

ANARETO.

  ¡Oh cuánto siento el perderos!

ENRICO.

  ¡Ay, ojos! Espejos claros,
  antes hermosos luceros,
  pero ya de luz avaros.

ANARETO.

    Vamos, hijo.

ENRICO.

                 A morir voy:
  todo el valor he perdido.

ANARETO.

  Sin juicio y sin alma estoy.

ENRICO.

  Aguardad, padre querido.

ANARETO.

  ¡Qué desdichado que soy!

ENRICO.

    Señor piadoso y eterno,
  que en vuestro alcázar pisáis
  cándidos montes de estrellas,
  mi petición escuchad.
  Yo he sido el hombre más malo
  que la luz llegó a alcanzar
  de este mundo, el que os ha hecho
  más que arenas tiene el mar
  ofensas; mas, Señor mío,
  mayor es vuestra piedad.
  Vos, por redimir el mundo,
  por el pecado de Adán,
  en una cruz os pusisteis;
  pues merezca yo alcanzar
  una gota solamente
  de aquella sangre real.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  ¡Gran Señor, misericordia!
  No puedo deciros más.

ANARETO.

  ¡Que esto llegue a ver un padre!

ENRICO.

  (_Para sí._) La enigma he entendido ya
  de la voz y de la sombra:
  la voz era angelical,
  y la sombra era el demonio.

ANARETO.

  Vamos, hijo.

ENRICO.

               ¿Quién oirá
  ese nombre, que no haga
  de sus dos ojos un mar?
  No os apartéis, padre mío,
  hasta que hayan de expirar
  mis ojos.

ANARETO.

            No hayas miedo.
  Dios te dé favor.

ENRICO.

                    Sí hará,
  que es mar de misericordia,
  aunque yo voy muerto ya.

ANARETO.

  Ten valor.

ENRICO.

             En Dios confío.
  Vamos, padre, donde están
  los que han de quitarme el ser
  que vos me pudisteis dar.


ESCENA XVI

(PAULO _en el monte_.)

PAULO.

    Cansado de correr vengo
  por este monte intrincado;
  atrás la gente he dejado
  que a ajena costa mantengo.
    Al pie deste sauce verde
  quiero un poco descansar,
  por ver si acaso el pesar
  de mi memoria se pierde.
    Tú, fuente, que murmurando
  vas entre guijas corriendo,
  en tu fugitivo estruendo
  plantas y aves alegrando,
    dame algún contento ahora,
  infunde al alma alegría
  con esa corriente fría
  y con esa voz sonora.
    Lisonjeros pajarillos
  que no entendidos cantáis,
  y holgazanes gorjeáis
  entre juncos y tomillos;
    dad con picos sonorosos
  y con acentos süaves
  gloria a mis pesares graves
  y sucesos lastimosos.
    En este verde tapete,
  jironado de cristal,
  quiero divertir mi mal
  que mi triste fin promete.

(_Echase a dormir y sale el_ PASTOR _con la corona, deshaciéndola_.)


ESCENAS XVII Y XVIII

PASTOR.

    Selvas intrincadas,
  verdes alamedas,
  a quien de esperanzas
  adorna Amaltea;
  fuentes que corréis
  murmurando apriesa
  por menudas guijas,
  por blandas arenas;
  ya vuelvo otra vez
  a mirar la selva,
  a pisar los valles
  que tanto me cuestan.
  Yo soy el pastor
  que en vuestras riberas
  guardé un tiempo alegre
  cándidas ovejas.
  Sus blancos vellones
  entre verdes felpas
  jirones de plata
  a los ojos eran.
  Era yo envidiado,
  por ser guarda buena,
  de muchos zagales
  que ocupan la selva;
  y mi mayoral,
  que en ajena tierra
  vive, me tenía
  voluntad inmensa,
  porque le llevaba,
  cuando quería verlas,
  las ovejas blancas
  como nieve en pellas.
  Pero desde el día
  que una, la más buena,
  huyó del rebaño,
  lágrimas me anegan.
  Mis contentos todos
  convertí en tristezas,
  mis placeres vivos
  en memorias muertas.
  Cantaba en los valles
  canciones y letras;
  mas ya en triste llanto
  funestas endechas.
  Por tenerla amor,
  en esta floresta
  aquesta guirnalda
  comencé a tejerla.
  Mas no la gozó;
  que engañada y necia
  dejó a quien la amaba
  con mayor firmeza.
  Y pues no la quiso
  fuerza es que ya vuelva,
  por venganza justa,
  hoy a deshacerla.

PAULO.

  Pastor, que otra vez
  te vi en esta sierra,
  si no muy alegre,
  no con tal tristeza,
  el verte me admira.

PASTOR.

  ¡Ay perdida oveja!
  ¡De qué gloria huyes,
  y a qué mal te allegas!

PAULO.

  ¿No es esa guirnalda
  la que en las florestas
  entonces tejías
  con gran diligencia?

PASTOR.

  Esta misma es;
  mas la oveja, necia,
  no quiere volver
  al bien que le espera,
  y ansí la deshago.

PAULO.

  Si acaso volviera,
  zagalejo amigo,
  ¿no la recibieras?

PASTOR.

  Enojado estoy,
  mas la gran clemencia
  de mi mayoral
  dice que aunque vuelvan,
  si antes fueron blancas,
  al rebaño negras,
  que las dé mis brazos
  y, sin extrañeza,
  requiebros las diga
  y palabras tiernas.

PAULO.

  Pues es superior,
  fuerza es que obedezcas.

PASTOR.

  Yo obedeceré;
  pero no quiere ella
  volver a mis voces,
  en sus vicios ciega.
  Ya de aquestos montes
  en las altas peñas
  la llamé con silbos
  y avisé con señas.
  Ya por los jarales,
  por incultas selvas,
  la anduve a buscar:
  ¡qué de ello me cuesta!
  Ya traigo las plantas
  de jaras diversas,
  y agudos espinos
  rotas y sangrientas.
  No puedo hacer más.

PAULO.

  En lágrimas tiernas
  baña el pastorcillo
  las mejillas bellas.
  Pues te desconoce,
  olvídate de ella
  y no llores más.

PASTOR.

  Que lo haga es fuerza.
  Volved, bellas flores,
  a cubrir la tierra,
  pues que no fué digna
  de vuestra belleza.
  Veamos si allá
  con la tierra nueva
  la pondrán guirnalda
  tan rica y tan bella.
  Quedaos, montes míos,
  desiertos y selvas,
  adiós, porque voy
  con la triste nueva
  a mi mayoral;
  y cuando lo sepa
  (aunque ya lo sabe)
  sentirá su mengua,
  no la ofensa suya,
  aunque es tanta ofensa.
  Lleno voy a verle
  de miedo y vergüenza:
  lo que ha de decirme
  fuerza es que lo sienta.
  Diráme: “Zagal,
  ¿ansí las ovejas
  que yo os encomiendo
  guardáis?” ¡Triste pena!
  Yo responderé...
  No hallaré respuesta,
  si no es que mi llanto
  la respuesta sea. (_Vase._)

PAULO.

  La historia parece
  de mi vida aquesta.
  De este pastorcillo
  no sé lo que sienta;
  que tales palabras
  fuerza es que prometan
  oscuras enigmas.
  Mas ¿qué luz es esta
  que a la luz del sol
  sus rayos se afrentan?

(_Con la música suben dos ángeles el alma de_ ENRICO _por una
apariencia, y prosigue_ PAULO:)

  Música celeste
  en los aires suena,
  y, a lo que diviso,
  dos ángeles llevan
  una alma gloriosa
  a la excelsa esfera,
  ¡Dichosa mil veces,
  alma, pues hoy llegas
  donde tus trabajos
  fin alegre tengan!
    Grutas y plantas agrestes,
  a quien el hielo corrompe,
  ¿no veis cómo el cielo rompe
  ya sus cortinas celestes?
    Ya rompiendo densas nubes
  y esos transparentes velos,
  alma, a gozar de los cielos
  feliz y gloriosa subes.
    Ya vas a gozar la palma
  que la ventura te ofrece:
  ¡triste del que no merece
  lo que tú mereces, alma!

[Ilustración: Muerte me han dado villanos.]


ESCENA XIX

(_Sale_ GALVÁN.)

GALVÁN.

    Advierte, Paulo famoso,
  que por el monte ha bajado
  un escuadrón concertado,
  de gente y armas copioso,
    que viene sólo a prendernos.
  Si no pretendes morir,
  solamente, Pablo, huír
  es lo que puede valernos.

[PAULO _y_ GALVÁN _se disponen a hacerles frente_.]


ESCENAS XX Y XXI

[_El_ JUEZ _y los villanos armados persiguen a_ PAULO, _el cual,
herido, cae rodando por las peñas. Sale_ PEDRISCO.]

PEDRISCO.

  ¿Cómo estás ansí?

PAULO.

                    ¡Ay de mí!
  Muerte me han dado villanos.
  Pero ya que estoy muriendo,
  saber de ti, amigo, aguardo
  qué hay del suceso de Enrico.

PEDRISCO.

  En la plaza le ahorcaron
  de Nápoles.

PAULO.

              Pues ansí,
  ¿quién duda que condenado
  estará al Infierno ya?

PEDRISCO.

  Mira lo que dices, Paulo;
  que murió cristianamente,
  confesado y comulgado
  y abrazado con un Cristo,
  en cuya vista enclavados
  los ojos, pidió perdón
  y misericordia, dando
  tierno llanto a sus mejillas,
  y a los presentes espanto.
  Fuera de aqueso, en muriendo
  resonó en los aires claros
  una música divina;
  y para mayor milagro
  y evidencia más notoria,
  dos paraninfos alados
  se vieron patentemente,
  que llevaban entre ambos
  el alma de Enrico al Cielo.

PAULO.

  ¡A Enrico, el hombre más malo
  que crió naturaleza!

PEDRISCO.

  ¿De aquesto te espantas, Paulo,
  cuando es tan piadoso Dios?

PAULO.

  Pedrisco, eso ha sido engaño:
  otra alma fué la que vieron,
  no la de Enrico.

PEDRISCO.

                   ¡Dios santo,
  reducidle vos!

PAULO.

                 Yo muero.

PEDRISCO.

  Mira que Enrico gozando
  está de Dios: pide a Dios
  perdón.

PAULO.

          ¿Y cómo ha de darlo
  a un hombre que le ha ofendido
  como yo?

PEDRISCO.

           ¿Qué estás dudando?
  ¿No perdonó a Enrico?

PAULO.

                        Dios
  es piadoso...

PEDRISCO.

                Es muy claro.

PAULO.

  Pero no con tales hombres.
  Ya muero, llega tus brazos.

PEDRISCO.

  Procura tener su fin.

PAULO.

  Esa palabra me ha dado
  Dios; si Enrico se salvó,
  también yo salvarme aguardo. (_Muere._)


ESCENA XXII

[_Los villanos rodean el cadáver de_ PAULO. _Descúbrese fuego, y_ PAULO
_lleno de llamas_.]

PAULO.

  Si a Paulo buscando vais
  bien podéis ya ver a Paulo
  ceñido el cuerpo de fuego
  y de culebras cercado.
  No doy la culpa a ninguno
  de los tormentos que paso;
  sólo a mí me doy la culpa,
  pues fuí causa de mi daño.
  Pedí a Dios que me dijese
  el fin que tendría, en llegando
  de mi vida el postrer día:
  ofendíle, caso es llano;
  y como la ofensa vió
  de las almas el contrario,
  incitóme con querer
  perseguirme con engaños.
  Forma de un ángel tomó,
  y engañóme; que a ser sabio,
  con su engaño me salvara;
  pero fuí desconfiado
  de la gran piedad de Dios,
  que hoy a su juicio llegando,
  me dijo: “Baja, maldito
  de mi padre, al centro airado
  de los oscuros abismos,
  adonde has de estar penando.”
  ¡Malditos mis padres sean
  mil veces, pues me engendraron!
  ¡Y yo también sea maldito,
  pues que fuí desconfiado!

(_Húndese por el tablado, y sale fuego._)

JUEZ.

  Misterios son del Señor.

GALVÁN.

  ¡Pobre y desdichado Paulo!

PEDRISCO.

  ¡Y venturoso de Enrico,
  que de Dios está gozando!

JUEZ.

  Por que toméis escarmiento,
  no pretendo castigaros;
  libertad doy a los dos.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  No más: a Nápoles vamos
  a contar este suceso.

PEDRISCO.

  Y porque éste es tan arduo
  y difícil de creer,
  siendo verdadero el caso,
  vaya el que fuese curioso
  (porque sin ser escribano
  dé fe de ello), a Belarmino;
  y si no, más dilatado
  en la vida de los padres
  podrá fácilmente hallarlo.
  Y con aquesto da fin
  _El Mayor Desconfiado,_
  _y pena y gloria trocadas._
  El cielo os guarde mil años.

[Ilustración]



[Ilustración]



LA PRUDENCIA EN LA MUJER


_La escena es en Toledo, León y otros puntos._



JORNADA PRIMERA

Sala en el alcázar de Toledo.


ESCENA I

_El infante_ DON ENRIQUE, _el infante_ DON JUAN, DON DIEGO DE HARO.

D. ENRIQUE.

    Será la viuda reina esposa mía,
  y daráme Castilla su corona.
  O España volverá a llorar el día
  que al conde don Julián traidor pregona.
  ¿Con quién puede casar doña María,
  si de valor y hazañas se aficiona,
  como conmigo, sin hacerme agravio?
  Enrique soy; mi hermano, Alfonso _el Sabio_.

DON JUAN.

    La Reina y la corona pertenece
  a don Juan, de don Sancho _el Bravo_ hermano:
  mientras el niño rey Fernando crece,
  yo he de regir el cetro castellano.
  Pruebe, si algún traidor se desvanece,
  a quitarme la espada de la mano;
  que mientras gobernare su cuchilla,
  sólo don Juan gobernará a Castilla.

DON DIEGO.

    Está vivo don Diego López de Haro,
  que vuestras pretensiones tendrá a raya,
  y dando al tierno Rey seguro amparo,
  casará con su madre; y cuando vaya
  algún traidor contra el derecho claro
  que defiendo, señor soy de Vizcaya:
  minas son las entrañas de sus cerros,
  que hierro dan con que castigue yerros.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

D. ENRIQUE.

    Vos, caballero pobre, cuyo Estado
  cuatro silvestres son, toscos y rudos,
  montes de hierro, para el vil arado,
  hidalgos por Adán, como él desnudos,
  adonde en vez de Baco sazonado,
  manzanos llenos de groseros ñudos
  dan mosto insulso, siendo silla rica,
  en vez de trono, el árbol de Garnica,
    ¡Intentáis de la Reina ser consorte,
  sabiendo que pretende don Enrique
  casar con ella, ennoblecer su corte
  y que por rey España le publique!

DON JUAN.

  Cuando su intento loco no reporte
  y edificios quiméricos fabrique,
  mientras el reino gozo y su hermosura,
  se podrá desposar con su locura.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

DON DIEGO.

    Cuatro bárbaros tengo por vasallos,
  a quien Roma jamás conquistar pudo,
  que sin armas, sin muros, sin caballos,
  libres conservan su valor desnudo.
  Montes de hierro habitan, que a estimallos,
  valiente en obras, y en palabras mudo,
  a sus miras guardárades decoro,
  pues por su hierro España goza su oro.
    Si su aspereza tosca no cultiva
  aranzadas a Baco, hazas a Ceres,
  es porque Venus huya, que lasciva
  hipoteca en sus frutos sus placeres.
  La encina hercúlea, no la blanda oliva,
  teje coronas para sus mujeres,
  que aunque diversas en el sexo y nombres
  en guerra y paz se igualan a sus hombres.
    El árbol de Garnica ha conservado
  sin que tiranos le hayan deshojado,
  la antigüedad que ilustra a sus señores,
  ni haga sombra a confesos ni a traidores.
  En su tronco, no en silla real sentado,
  nobles, puesto que pobres, electores
  tan sólo un señor juran, cuyas leyes
  libres conservan de tiranos reyes.
    Suyo lo soy ahora, y del Rey tío,
  leal en defendelle, y pretendiente
  de su madre, a quien dar la mano fío,
  aunque la deslealtad su ofensa intente.
  Infantes, si a la lengua iguala el brío,
  intérprete es la espada del valiente;
  vizcaíno es el hierro que os encargo,
  corto en palabras, pero en obras largo.

[Ilustración: ¡Ser mis esposos queréis...!]


ESCENA II

_La_ REINA DOÑA MARÍA, _de viuda_; DON ENRIQUE, DON JUAN, DON DIEGO.

REINA.

  ¿Qué es aquesto, caballeros,
  defensa y valor de España,
  espejos de lealtad,
  gloria y luz de las hazañas?
  Cuando muerto el rey don Sancho,
  mi esposo y señor, las galas
  truecan León y Castilla
  por jergas negras y bastas;
  cuando el moro granadino
  moriscos pendones saca
  contra el reino sin cabeza,
  y las fronteras asalta
  por la lealtad defendidas,
  y abriéndose su _Granada_,
  por las católicas vegas
  blasfemos granos derrama;
  ¡en civiles competencias,
  pretensiones mal fundadas,
  bandos que la paz destruyen,
  ambiciosas arrogancias,
  cubrís de temor los reinos,
  tiranizáis vuestra patria,
  dando en vuestra ofensa lenguas
  a las naciones contrarias!
  ¡Ser mis esposos queréis,
  y como mujer ganada
  en buena guerra, al derecho
  me reducís de las armas!
  ¡Casarme intentáis por fuerza,
  e ilustrándoos sangre hidalga,
  la libertad de mi gusto
  hacéis pechera y villana!

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Os engañáis, caballeros,
  que no está desamparada
  de estos reinos la corona,
  ni del Rey la tierna infancia.
  Don Sancho _el Bravo_ aún no es muerto;
  que como me entregó el alma,
  en mi pecho se conservan
  fieles y amorosas llamas.
  Si, porque es el Rey un niño
  y una mujer quien le ampara,
  os atrevéis ambiciosos
  contra la fe castellana,
  tres almas viven en mí:
  la de Sancho, que Dios haya;
  la de mi hijo, que habita
  en mis maternas entrañas,
  y la mía, en quien se suman
  esotras dos: ved si basta
  a la defensa de un reino
  una mujer con tres almas.
  Intentad guerras civiles,
  sacad gentes a campaña,
  vuestra deslealtad pregonen
  contra vuestro Rey las cajas;
  que aunque mujer, yo sabré
  en vez de las tocas largas
  y el negro monjil, vestirme
  el arnés y la celada.
  Infanta soy de León;
  salgan traidores a caza
  del hijo de una leona,
  que el reino ha puesto en su guarda,
  veréis si en vez de la aguja
  sabré ejercitar la espada,
  y abatir lienzos de muros
  quien labra lienzos de Holanda.

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENAS III A V

[_Los pretendientes, al verse rechazados, reúnen sus partidarios y
alzan bandera de rebelión contra el Rey y la Regente._ DON JUAN _busca
el apoyo de los árabes granadinos_: DON ENRIQUE _acude en demanda de
ayuda a su sobrino el Rey de Portugal_; DON DIEGO DE HARO _espera
tropas de Aragón y Navarra_.

_La_ REINA _llama a sus vasallos a palacio y les presenta al niño
Fernando IV como rey legítimo de Castilla y León; pero mientras les
habla excitándoles a la lealtad, las tropas rebeldes cercan el palacio
y lo toman por asalto. La_ REINA _y su hijo huyen precipitadamente a
León_.]


ESCENAS VI A VIII

(_En Valencia de Alcántara._)

[_Las familias Benavides y Caravajal tienen desde antiguo profundos
resentimientos._ DON ALONSO CARAVAJAL _consigue el amor de_ DOÑA
TERESA DE BENAVIDES _y se desposa secretamente con ella_. DON JUAN DE
BENAVIDES _se siente afrentado por esta unión y reta a_ DON ALONSO:
_cuando están a punto de llegar a las manos se presenta la_ REINA,
_fugitiva_.]


ESCENA IX

REINA.

    Ilustres Caravajales,
  Benavides excelentes,
  mis deudos sois y parientes.
  Blasones os honran reales:
  mostrad hoy que sois leales.
    Un árbol sirve de silla
  a la inocencia sencilla
  de vuestro Rey incapaz.

(_Descubre al Rey niño encerrado en el tronco de un árbol._)

  No permitáis que en agraz
  os le malogre Castilla.
    Como la aurora, amanece
  entre la tiniebla oscura
  de la traición, que procura
  matárosle y le oscurece.
  Si este tierno sol merece
    glorias de una ilustre hazaña,
  lograd el que os acompaña,
  y con valor español
  defended los dos un sol
  que os da el oriente de España.

BENAVID.

    ¡Oh retrato del amor,
  niño Rey, humilde Alteza!
  Con tu angélica belleza
  se enternece mi rigor.
  No tuviera yo valor
    si el socorro que me pides,
  a las perlas que despides
  negaran mis fieles labios.
  Por los tuyos sus agravios
  olvidan los Benavides.
    Famosos Caravajales,
  treguas al enojo demos,
  y para después dejemos
  guerras y bandos parciales.
  No salgan los desleales
    con su bárbaro consejo.
  A estos pies mi agravio dejo
  para volverle a tomar,
  que mal se podrá olvidar
  el odio heredado y viejo.
    Juntemos nuestros amigos
  y de dos un campo hagamos;
  que mientras al Rey sirvamos
  no hemos de ser enemigos.
  Serán los cielos testigos,
    para ilustrarnos después,
  de que hoy el valor leonés,
  con lealtad y con amor,
  el bien del Rey su señor
  antepone a su interés.

DON AL.

    Fénix de España, nacido
  para que su gloria aumente,
  pájaro sois inocente,
  en ese árbol como en nido.
  ¿Quién, mi perla, os ha escondido
    desa suerte?

REY.

                 Hanme quitado
  mi reino, y no me han dejado
  aun la cuna en que nací;
  y como a Herodes temí,
  vengo huyendo al despoblado.

DON PEDR.

    No temáis del gavilán,
  pájaro tierno y hermoso,
  por más que intente ambicioso
  hacer presa en vos don Juan.

BENAVID.

  Todos por ti morirán,
    sol de España, hasta que quedes
  libre de las viles redes
  de ambiciosos cazadores.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Alto, hidalgos, a León:
  muera el Infante tirano.
  Y vos, ejemplo cristiano, (_A la Reina._)
    regidnos desde este día,
  y será, pues de vos fía
  el cielo una ilustre hazaña,
  la Semíramis de España
  la reina doña María. (_Vanse._)


ESCENAS X A XII

(_Sala en el palacio de León._)

[_Los Infantes vencedores están gozando de su triunfo. Han decidido
repartirse el reino entre ambos_: DON JUAN _reinará en León, y_ DON
ENRIQUE, _en Murcia y Sevilla. Entre tanto, los Caravajales y Benavides
derrotan a las tropas de los Infantes, los cuales son sorprendidos y
presos. Custódianlos_ DON ALONSO _y_ DON PEDRO CARAVAJAL _y_ DON JUAN
DE BENAVIDES, _mientras esperan la sentencia que contra ellos ha de
dictar la enojada_ REINA.]


ESCENA XIII

(DON LUIS, _con una fuente de plata, y en ella un papel_.)

DON LUIS.

  La Reina ha mandado, Infantes,
  que entréis en esa capilla,
  donde os esperan dos padres
  que vuestras almas dispongan,
  porque quiere en esta tarde
  mostrar a España del modo
  que allanar rebeldes sabe.

DON ENR.

  ¿La Reina, nuestra señora,
  es posible que eso mande?
  ¡La piadosa! ¡La clemente!
  ¡A dos primos! ¡A dos grandes!
  ¡Ah mujeres! ¡Qué bien hizo
  naturaleza admirable
  en no entregaros las armas!

DON JUAN.

  Cuando darnos muerte mande,
  y por medio del rigor
  a Fernando el reino allane,
  puesto que con los rendidos
  es medio el amor más fácil,
  Portugal y Aragón tienen
  reyes de nuestro linaje
  que nuestra muerte la pidan
  y castiguen sus crueldades.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

DON LUIS.

  Aquí está vuestra sentencia.

(_Presenta a los Infantes el papel que viene en la fuente._)

DON JUAN.

  ¿Con ella el plato nos hace?
  ¿En una fuente la envía?
  Pues tiempo vendrá en que pague
  la costa deste banquete,
  cuando lleguen a aprecialle
  con lanzas en vez de plumas
  los que nuestro valor saben.

DON ENR.

  Dejádmela ver primero.
  ¡Oh muerte fiera! ¡Que bastes
  a asombrar pechos de bronce
  sólo con un papel frágil!

(_Lee._) “Doña María Alfonso, reina y gobernadora de Castilla, León,
etc.: por el rey don Fernando IV deste nombre, su hijo, etc. Para
confusión de sediciosos y premio de leales, manda que los Infantes de
Castilla sus primos salgan libres de la fortaleza en que están presos,
se les restituyan sus Estados, y demás desto hace merced al infante
don Enrique de las villas de Feria, Mora, Morón y Santisteban de
Gormaz; y al infante don Juan, de las de Aillón, Astudillo, Curiel y
Cáceres, con esperanza, si se redujeren, de mayores acrecentamientos, y
certidumbre, si la ofendieren, de que le queda valor para defenderse y
ánimo para pagar nuevos deservicios con nuevos galardones. -- LA REINA
GOBERNADORA.”

(_Descórrese una cortina en el fondo, y aparece la Reina, en pie, sobre
un trono, coronada, con peto y espaldar, echados los cabellos atrás, y
una espada desnuda en la mano._)


ESCENA XIV

REINA.

    La reina doña María
  castiga de aquesta suerte
  delitos dignos de muerte.
  Contra vuestra alevosía
  en armas y en cortesía
    os ha venido a vencer,
  siendo hombres, una mujer,
  a daros vida resuelta,
  como quien la caza suelta
  para volverla a coger.
    Si pensáis que por temor
  que a los que os amparan tengo
  a daros libertad vengo,
  ofenderéis mi valor.
  Para confusión mayor
    vuestra, he querido premiaros;
  porque si acaso a inquietaros
  vuestra ambición os volviere,
  cuanto agora más os diere,
  tendré después que quitaros.
    Poco estima a su enemigo
  quien le vence y vuelve a armar;
  que en el noble es premio el dar,
  como el recebir, castigo.
  Si dándoos vida os obligo,
    por vuestra opinión volved,
  y si no, guerra me haced:
  veamos quién es más firme,
  vosotros en deservirme,
  y yo en haceros merced.

DON JUAN.

    No olvide jamás España
  tu magnánimo valor,
  pues juntas con el temor
  la piedad que te acompaña.
  Eternicen esta hazaña
    pinceles y plumas cuantas
  celebran memorias santas,
  pues que reprendiendo obligas,
  haciendo merced castigas
  y derribando levantas
    que yo desde aquí adelante,
  desta merced pregonero,
  seré en servirte el primero.

DON ENR.

  Y yo leal y constante,
  con satisfacción bastante...

REINA.

    Venid, y al Rey besaréis
  las manos.

DON JUAN.

             Desde hoy podéis
  regir nuestros corazones,
  que obligan más galardones
  que las armas que traéis.

  · · · · · · · · · · · · · · ·



JORNADA SEGUNDA


ESCENA I

DON JUAN, ISMAEL.

DON JUAN.

    De reinar tengo esperanza
  con traidora o fiel acción;
  mas no juzgo por traición
  lo que una corona alcanza.
    Reine yo, Ismael, por ti,
  y venga lo que viniere.

ISMAEL.

  Si el niño Fernando muere,
  cuya vida estriba en mí,
    no hay quien te haga competencia.

DON JUAN.

  De viruelas malo está;
  fácil de cumplir será
  mi deseo, si a tu ciencia
    juntas el mucho provecho
  que de hacer lo que te pido
  se te sigue.

ISMAEL.

               Agradecido
  a tu real y noble pecho
    quiero ser, porque esperanza
  tengo que en viéndote rey,
  has de amparar nuestra ley.
  Hebreo soy; la venganza
    de Vespasiano y de Tito,
  que asoló a Jerusalén,
  y el templo santo también,
  causando oprobio infinito
    a toda nuestra nación,
  nos hace andar desterrados,
  de todos menospreciados,
  siendo burla e irrisión
    del mundo, que desvarío
  quiere que mi ley se llame,
  sin que haya quien por infame
  no tenga el nombre judío.
    Mas si palabra me das,
  en viéndote rey, de hacer
  mi nación ennoblecer,
  y que podamos de hoy más
    tener cargos generosos,
  entrar en ayuntamientos,
  comprar varas, regimientos,
  y otros títulos honrosos,
    quitándole al Rey la vida
  te pondrás la corona hoy.
  Su protomédico soy;
  muerte llevo escondida
    en este término breve;

(_Saca un vaso de plata._)

  con que si te satisfago,
  diré que el Rey en un trago
  su reino y muerte se bebe.
    A un sueño mortal provoca,
  donde con facilidad,
  de la sombra a la verdad,
  y al corazón de la boca
    viendo el veneno correr,
  llamar de la muerte puedes
  los médicos Ganimedes,
  pues que la dan a beber.

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENA II

ISMAEL.

ISMAEL.

    Pues honra y provecho gano
  en matar a un niño Rey,
  y estima tanto mi ley
  a quien da muerte a un cristiano,
    ¿qué dudo que no ejecuto
  del infame la esperanza,
  de mi nación la venganza
  y destos reinos el luto?

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    El niño Rey está aquí;
  que beba su muerte trato.

(_Al querer entrar en el aposento del_ REY _repara en el retrato de la_
REINA, _que está sobre la puerta._)

  Mas ¡cielos! ¿no es el retrato
  éste de su madre? Sí.
    No sin causa me acobarda
  la traición que juzgo incierta,
  pues puso el Rey a su puerta
  su misma madre por guarda.
    ¡Vive Dios que estoy temblando
  de miralla, aunque pintada!
  ¿No parece que enojada
  muda me está amenazando?
    ¿No parece que en los ojos
  forja rayos enemigos,
  que amenazan mis castigos
  y autorizan sus enojos?
    No me miréis, Reina, airada.
  Si don Juan, que es vuestro primo,
  y en quien estriba el arrimo
  del Rey, prenda vuestra amada,
    es contra su mismo Rey,
  ¿qué mucho que yo lo sea,
  viniendo de sangre hebrea
  y profesando otra ley?
    No es mi traición tan culpada:
  tened la ira vengativa.
  ¡Qué hiciérades a estar viva
  pues que me asombráis pintada!
    Mas ¿para qué doy lugar
  a cobardes desvaríos?
  Ea, recelos judíos,
  pues es mi oficio matar,
    muera el Rey, y hágase cierta
  la dicha que me animó...

(_Al querer entrar, cae el retrato, y tápale la puerta._)

  Pero el retrato cayó,
  y me ha cerrado la puerta.
    Dichoso el vulgo ha llamado
  al judío, Reina hermosa;
  mas no hay más infeliz cosa
  que un judío desdichado.
    Y pues tanto yo lo he sido,
  riesgo corro manifiesto
  si no huyo de aquí...

(_Quiere huír por la otra puerta, sale la_ REINA, _detiénele, y él se
turba._)


ESCENA III

REINA.

                        ¿Qué es esto?
  ¿De qué estáis descolorido?
    Volved acá. ¿Adónde vais?
  ¿De qué es el desasosiego?

ISMAEL.

  Volveré, señora, luego.

REINA.

  Esperad. ¿De qué os turbáis?

ISMAEL.

    ¿Yo turbarme?

REINA.

                  No es por bueno.
  ¿Qué lleváis en ese vaso?

ISMAEL.

  ¿Quién? ¿Yo?

REINA.

               Detened el paso.

ISMAEL.

  Quien dijere que es veneno,
    y que al Rey nuestro señor
  no soy leal...

REINA.

                 ¿Cómo es eso?

ISMAEL.

  Que estoy turbado confieso,
  pero no que soy traidor.

REINA.

    Pues aquí ¿quién os acusa?

ISMAEL.

  (_Ap._) Mi misma traición será.

REINA.

  Culpado, Ismael, está
  quien sin ocasión se excusa.

ISMAEL.

    El Infante es el ingrato,
  que yo no le satisfice;
  y si el retrato lo dice,
  engañaráse el retrato.
    Que aunque el paso me cerró,
  cuando a purgar al Rey vengo,
  yo, Reina, ¿qué culpa tengo,
  si el retrato se cayó?
    Don Juan, el infante, sí,
  que con aquesta bebida
  me manda quitar la vida
  al tierno Rey que ofendí...
    Digo, que ofendió el Infante.

REINA.

  En fin, vuestra turbación
  confesó vuestra traición;
  no paséis más adelante.
    ¿Es la purga de Fernando
  esa?

ISMAEL.

       Gran señora, sí;
  y si he de decir aquí
  la verdad... ¿Qué estoy dudando...?
    El deseo de reinar
  con don Juan tanto ha podido,
  que ciego me ha persuadido
  que llegue la muerte a dar
    al niño Rey; y el temor
  de que no me castigase
  me obligó que le jurase
  ser a su Alteza traidor.
    Afirméle que este vaso
  iba con la purga lleno
  de un instantáneo veneno;
  pero no haga dello caso
    Vuestra Alteza, que es mentira
  con que pretendí engañalle
  no más que por sosegalle
  y dar lugar a la ira.
    Y pues del título infame
  me he librado de traidor,
  juzgo agora por mejor
  que la purga se derrame;
    que otra medicina habrá
  que le haga al Rey más al caso.

(_Quiere derramarla y detiénele la Reina._)

REINA.

  Tened la mano y el vaso;
  que pues mi Fernando está
    para purgarse dispuesto,
  no es bien perder la ocasión
  por una falsa opinión
  que en mala fama os ha puesto.
    Conozco vuestra virtud;
  médico habéis siempre sido
  sabio, fiel y agradecido.
  Asegurad la salud
    del Rey y vuestra inocencia
  haciendo la salva agora
  a esa purga.

ISMAEL.

               Gran señora,
  no estoy, con vuestra licencia,
  dispuesto a purgarme yo,
  ni tengo la enfermedad
  del rey Fernando y su edad.

REINA.

  ¿Que no estáis enfermo?

ISMAEL.

                          No.

REINA.

    No importa; vuestra virtud
  desmienta agora este agravio:
  en salud se sangra el sabio;
  purgaréisos en salud.
    Tiene muy malos humores
  el reino desconcertado,
  y por remedio he tomado
  el purgalle de traidores:
    a vos no puede dañaros.

ISMAEL.

  Es muy recia, y no osaré
  tomarla, señora, en pie.

REINA.

  Pues buen remedio, asentaros.

ISMAEL.

    A vuestros pies me derribo;
  no permitáis tal rigor.

REINA.

  Bebedla; que haré, dotor,
  atenacearos vivo.
    El infante don Juan es
  noble, leal y cristiano,
  sin resabios de tirano,
  sin sospechas de interés.
    De la nación más rüin
  vos, que el sol mira y calienta;
  del mundo oprobio y afrenta,
  infame judío, en fin:
    ¿Cuál mentirá de los dos?
  ¿O cómo creeré que hay ley
  para no matar su Rey
  en quien dió muerte a su Dios?

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Bebed: ¿qué esperáis?

ISMAEL.

                        Señora,
  si el confesar mi traición
  no basta a alcanzar perdón,
  baste el ser vos...

REINA.

                      Bebé agora,
  o escoged salir mañana
  desnudo y a un carro atado
  a vista del vulgo airado
  y vuestra nación tirana,
    por las calles y las plazas,
  dando a la venganza temas,
  y vuestras carnes blasfemas
  al fuego y a las tenazas.

(_El hebreo, ante la amenaza de la_ REINA, _bebe. Vase por la puerta
del fondo, y cae muerto dentro._)


ESCENA IV

REINA.

    ¡Vos lleváis buena esperanza!
  Su bárbara muerte es cierta.
  Quiero cerrar esta puerta;
  que el ocultar mi venganza
    ha de importar por agora.
  ¡Ay, hijo del alma mía!
  Aunque mataros porfía
  quien no como yo os adora,
    el cielo os está amparando;
  mas pues sois ángel de Dios,
  sed ángel de guarda vos
  de vos mismo, mi Fernando.


ESCENAS V A VIII

[_Los Estados vecinos se aprovechan de los continuos disturbios de
Castilla, promovidos por los Infantes. Los árabes atacan Jaén; el
Rey de Aragón pone sitio a Soria, y en Extremadura se teme a los
portugueses. Para sostener los ejércitos fronterizos la_ REINA _se
ve obligada a vender su patrimonio y sus joyas, y cuando llega una
situación apurada empeña sus tocas a un mercader segoviano antes de
imponer nuevos pechos a los vasallos_.]


ESCENA IX

DON JUAN.

  (_Ap._) Alegre espero
  del Rey la agradable muerte.
    ¿Si habrá el veneno mortal
  asegurado mi suerte?
  ¡Oh corona! ¡Oh trono real!
  ¿Cuándo tengo de poseerte?

REINA.

    Primo.

DON JUAN.

           Señora.

REINA.

                   Bien sé
  que desde que os redujisteis
  a vuestro Rey, y volvisteis
  por vuestra lealtad y fe,
    a saber que algún rico hombre
  a su corona aspirara,
  y darle muerte intentara
  a costa de un traidor nombre,
    que pusiérades por él
  vida y hacienda.

DON JUAN.

                   Es ansí.
  (¿Si dice aquesto por mí?) (_Ap._)
  Creed de mi pecho fiel,
    gran señora, que prefiero
  la vida, el ser y el honor
  por el Rey nuestro señor.
  Pero el propósito espero
    a que me habléis desa suerte.

REINA.

  Solos estamos los dos:
  fiarme quiero de vos.

DON JUAN.

  (_Ap._) Angustias siento de muerte.

REINA.

    Sabed que un grande, y tan grande
  como vos... --¿De qué os turbáis?

DON JUAN.

  Témome que ocasionáis
  que algún traidor se desmande
  contra mí, y descomponerme
  con vuestra Alteza procure.

REINA.

  No hay contra vos quien murmure,
  que el leal seguro duerme.
    Digo, pues, que un grande intenta
  (y por su honra el nombre callo)
  subir a Rey de vasallo,
  y sus culpas acrecienta.
    Quisiérale reducir
  por algún medio discreto,
  y porque tendréis secreto,
  con vos le intento escribir;
    que por querelle bien vos
  mejor le reduciréis.

DON JUAN.

  ¿Yo bien?

REINA.

            Tan bien le queréis
  como a vos mismo.

DON JUAN.

                    Por Dios
    que el corazón me sacara
  a mí mismo, si supiera
  que en él tal traición cupiera.

REINA.

  Eso, primo, es cosa clara;
    que a no teneros por tal,
  no os descubriera su pecho.
  El mío está satisfecho
  de si sois o no leal.
    Aquí hay recado: escribid.

DON JUAN.

  (_Ap._) ¿Qué enigmas, cielos, son éstas?
  ¡Ay, reino, lo que me cuestas!

REINA.

  Tomad la pluma.

DON JUAN.

                  Decid.

REINA.

    _Infante..._

DON JUAN.

                 Señora...

REINA.

                           Digo
  que así, _Infante_, escribáis.

DON JUAN.

  Si por _Infante_ empezáis,
  claro está que habláis conmigo,
    pues si don Enrique no,
  no hay en Castilla otro infante.
  Algún privado arrogante
  mi nobleza desdoró;
    y mentirá el desleal
  que me impute tal traición.

REINA.

  ¿No hay Infantes de Aragón,
  de Navarra y Portugal?
    ¿De qué escribiros servía
  estando juntos los dos?
  Haced más caso de vos.

DON JUAN.

  (_Ap._) ¡Qué traidor no desconfía!

(_Paseándose la_ REINA, _va dictando, y don Juan escribe_.)

REINA.

    _Infante: como un rey tiene_
  _dos ángeles en su guarda,_
  _poco en saber quién es tarda_
  _el que a hacelle traición viene._
  _Vuestra ambición se refrene;_
    _que se acabará algún día_
  _la noble paciencia mía,_
  _y os cortará mi aspereza_
  _esperanzas y cabeza..._
  _La reina doña María._
    Leedme agora el papel,
  que no es de importancia poca,
  y por la parte que os toca
  advertid, Infante, en él.

(_Léele don Juan._)

    Cerralde y dalde después.

DON JUAN.

  ¿A quién? Que sabello intento.

REINA.

  El que está en ese aposento
  os dirá para quién es. (_Vase._)


ESCENA X

DON JUAN.

  “¡El que está en ese aposento
  os dirá para quién es!”
  Misterios me habla, después
  que matar al Rey intento.
    ¡Escribe el papel conmigo,
  y remite a otro el decirme
  para quién es! Prevenirme
  intenta con el castigo.
    ¿Si hay aquí gente cerrada,
  para matarme en secreto?
  Ea, temor indiscreto,
  averiguad con la espada
    la verdad desta sospecha.

(_Saca la espada, abre la puerta del fondo y descubre al judío muerto
con el vaso en la mano._)

  ¡Al cielo! Mi daño es cierto:
  el doctor está aquí muerto
  y la esperanza deshecha
    que en su veneno estribó.
  Todo la Reina lo sabe,
  que en un vil pecho no cabe
  el secreto. Él le contó
    la determinación loca
  de mi intento depravado.
  El veneno que ha quedado
  he de aplicar a la boca. (_Toma el vaso._)
    Pagaré ansí mi delito,
  pues que colijo de aquí
  que sois, papel, para mí,
  siendo un muerto el sobrescrito.
    Si deste vano interés
  duda vuestro pensamiento,
  “El que está en este aposento
  os dirá para quién es.”
    Mudo dice que yo soy;
  muerto está por desleal;
  ¡quien fué en la traición igual,
  séalo en la muerte hoy!
    Que por no ver la presencia
  de quien ofendí otra vez,
  a un tiempo verdugo y juez
  he de ser de mi sentencia.

(_Quiere beber; sale la_ REINA _y quítale el vaso_.)


ESCENA XI

REINA.

    Primo, Infante, ¿estáis en vos?
  Tened la bárbara mano.
  ¿Vos sois noble? ¿Vos cristiano?
  Don Juan, ¿vos teméis a Dios?
    ¿Qué frenesí, qué locura
  os mueve a desesperaros?

DON JUAN.

  Si no hay para aseguraros
  satisfacción más segura
    si no es con que muerto quede,
  quiero ponerlo por obra,
  que quien mala fama cobra
  tarde restauralla puede.

REINA.

    Vos no la perdéis conmigo;
  ni aunque desleal os llame
  un hebreo vil e infame,
  que no vale por testigo,
    ¿le he de dar crédito yo?
  Él fué quien dar muerte quiso
  al Rey. Tuve dello aviso,
  y aunque la culpa os echó,
    ni sus engaños creí,
  ni a vos, don Juan, noble primo,
  menos que antes os estimo.
  El papel que os escribí
    es para daros noticia
  de que en cualquier yerro o falta
  ve mucho, por ser tan alta,
  la vara de la justicia;
    y lo que su honra daña
  quien fieles amigos deja,
  con traidores se aconseja,
  y a rüines acompaña.
    De la amistad de un judío
  ¿qué podía resultaros,
  si no es, Infante, imputaros
  tal traición, tal desvarío?
    Escarmentad, primo, en él,
  mientras que seguro os dejo;
  y si estimáis mi consejo,
  guardad mucho ese papel,
    porque contra la ambición
  sirva, si acaso os inquieta:
  a la lealtad de receta,
  de epítima al corazón;
    que siendo contra el honor
  la traición mortal veneno,
  no hay antídoto tan bueno,
  Infante, como el temor.

DON JUAN.

    No tengo lengua, señora,
  para ensalzar al presente
  la prudencia que en vos...

REINA.

                             Gente
  viene; dejad eso agora.


ESCENAS XII A XVII

[_El infante_ DON JUAN _prepara una nueva traición. Dice a varios
caballeros que la_ REINA _y_ DON JUAN CARAVAJAL _quieren casarse
proclamándose reyes de Castilla, y que han sobornado a un médico judío
para que envenene al niño Rey, pero el Infante llegó a tiempo de evitar
tan horrible crimen y castigó al médico con la muerte. En la habitación
inmediata les muestra el cadáver del judío. Como los caballeros no dan
crédito a las palabras del Infante, él les invita a que vayan aquella
noche a cenar a su quinta donde les dará testimonios indudables de los
propósitos de la_ REINA _y de_ CARAVAJAL.]

[_El mayordomo se presenta a la_ REINA _para decirle que, agotado por
completo el tesoro real y su crédito, por la noche no se podrá cenar en
Palacio_.]

REINA.

                          Los monteros
  de Espinosa, mis guardas, con secreto
  me prevenid, don Juan, y caballeros
  parientes vuestros: yo os diré a qué efeto.

DON AL.

  No quiero saber más que obedeceros.

REINA.

    La pena refrenad, que yo os prometo
  que esta noche, Melendo, a costa ajena
  habemos de tener una real cena.


ESCENA XVIII

DON JUAN, DON DIEGO, DON NUÑO, DON ÁLVARO. _Sala en la quinta del
infante don Juan._

DON JUAN.

    Mientras que se hace hora
  de cenar, entretengamos
  el tiempo.

DON NUÑO.

             Dados jugamos.

DON JUAN.

  Dejad los dados agora,
    que tienen muchos azares.

DON DIEGO.

  No es pequeño el que sospecho
  que ha de alborotar mi pecho
  don Juan, mientras no repares
    de la Reina la opinión,
  que corre riesgo por ti.

DON JUAN.

  Que al reino he librado di,
  don Diego, de una traición.

DON DIEGO.

    Más difícil de creer
  se me hace, cuanto más
  lo pienso.

DON JUAN.

             ¡Terrible estás,
  don Diego! Si te hago ver
    hacer la Reina favores
  a don Juan Caravajal,
  y en correspondencia igual
  que él la está diciendo amores,
    ¿crêráslo?

DON DIEGO.

               Crêré que miente
  la vista; pero en tal caso
  los celos en que me abraso,
  si ven tal traición presente,
    y de Castilla el decoro
  me obligará a que os incite
  que el gobierno se le quite,
  y en el alcázar de Toro
    esté presa.

DON JUAN.

                ¿A quién podremos
  nombrar por gobernador,
  y del niño Rey tutor?

DON NUÑO.

  Si a vos, don Juan, os tenemos,
    ¿qué hay que preguntar a quién?

DON JUAN.

  Yo soy muy poco ambicioso.

DON DIEGO.

  Don Enrique es poderoso,
  y tendrá ese cargo bien.

DON JUAN.

    Don Enrique ha pretendido
  ser rey, y si en su poder
  está el reino, ha de querer
  lo que hasta aquí no ha podido.

D. ÁLVARO.

    Serálo don Diego, pues,
  que nadie en España ignora
  quién es.

DON JUAN.

            Dejemos agora
  aquesto para después;
    que cuando por elección
  el reino en Cortes me elija,
  será fuerza que le rija,
  y tuerza mi inclinación.

DON DIEGO.

  (_Ap._)   Este es traidor, vive el cielo,
  y por verse rey levanta
  a la Reina, cuerda y santa,
  el insulto que recelo.
    Aunque la vida me cueste,
  lo tengo hoy de averiguar.

DON JUAN.

  Caballeros, a cenar. (_Tocan a rebato._)
  Pero ¿qué alboroto es éste?


ESCENA XIX

EL CRIADO.--DICHOS.

CRIADO.

    La Reina y toda su guarda
  la casa nos han cercado.

[Ilustración: Daos a prisión, caballeros.]

DON JUAN.

  (_Ap._) ¡Qué mucho si tiene al lado
  los dos ángeles de guarda
    que dijo, que la dan cuenta
  de aquesta nueva traición!
  ¿Cómo esperáis, corazón,
  sin matarme, tal afrenta?


ESCENA XX

DON ALONSO, DON MELENDO, SOLDADOS.--DICHOS; _después la_ REINA.

D. ALONSO.

    Daos a prisión, caballeros;
  las espadas de las cintas
  quitad.

(_Quítanselas y sale la_ REINA, _armada_.)

REINA.

          No se hacen las quintas
  si no es para entreteneros,
  ni es bien que yo guarde fueros
    a quien no guarda a mi honor
  el respeto que el valor
  de un vasallo a su Rey debe,
  y a dar crédito se atreve
  ligeramente a un traidor.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Si la vida que os he dado
  dos veces (que no debiera),
  apetecéis la tercera,
  Infante inconsiderado,
  decid, pues estáis atado
    al potro de la verdad,
  quién fué el que con deslealtad
  quiso dar veneno al Rey,
  haciendo a un hebreo sin ley
  ministro de tal maldad.

DON JUAN.

    Señora...

REINA.

              No moriréis,
  como la verdad digáis.

DON JUAN.

  Si piadosa me animáis,
  severa temblar me hacéis.
  Muerte es justo que me deis,
    y cesará la ambición
  de una loca inclinación
  que a su lealtad rompió el freno,
  y con el mortal veneno
  ha mezclado esta traición.
    Yo al médico persuadí
  que al Rey mi señor matase,
  porque en su silla gozase
  el reino que apetecí.
  Después que muerto le vi,
    por vos forzado a beber
  el veneno, hice creer
  a todos, en vuestra mengua,
  cosas que no osa la lengua
  memoria dellas hacer.

REINA.

    En la Mota de Medina
  Estaréis, Infante, preso
  hasta que os vuelva a dar seso
  el furor que os desatina.

DON JUAN.

  Quien a ser traidor se inclina,
    tarde volverá en su acuerdo.
  La libertad y honra pierdo
  por mi ambicioso interés:
  callar y sufrir, pues es
  por la pena el loco, cuerdo. (_Llévanle._)

DON NUÑO.

    Nadie, gran señora, ha dado
  fe en vuestra ofensa al Infante.

REINA.

  Noticia tengo bastante
  de quién es o no culpado.
  Dos ángeles traigo al lado,
  y el cielo a Fernando ayuda,
  que ingratos intentos muda.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

[_La_ REINA _obliga a todos los caballeros presentes a que le devuelvan
las rentas que tienen usurpadas al tesoro real_.]



JORNADA TERCERA


ESCENAS I A IV

[_Fernando IV llega a edad de reinar sin tutela. Su madre le da
prudentes consejos para el gobierno y se retira a la villa de Becerril._

DON NUÑO, DON ÁLVARO _y el infante_ DON ENRIQUE _se captan la privanza
del joven monarca, el cual trata con algún desdén a_ BENAVIDES _y a los
hermanos_ CARAVAJALES.]


ESCENA V

EL REY, DON ENRIQUE, DON NUÑO _y_ DON ÁLVARO, _en traje de caza_;
ACOMPAÑAMIENTO, _retirado_.

(_Claro en los montes de Toledo._)

REY.

    ¡Fértiles montes!

D. ÁLVAR.

                      Notables.

DON ENR.

  Afirmarte dellos puedo
  que, aunque ásperos y intratables,
  son los montes de Toledo
  más fecundos y admirables
  que los de África, alabados
  de Plinio por milagrosos.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

REY.

    De más estima es la caza
  que tienen, a que me inclino.

DON ENR.

  La que esta comarca abraza
  es tanta, que hasta el camino
  muchas veces embaraza.

REY.

    No pienso salir tan presto,
  Infante, de su aspereza.

DON ENR.

  Este ejercicio es honesto,
  y propio de la grandeza
  de un rey.

REY.

             Escuchad: ¿qué es esto?


ESCENA VI

(DON JUAN, _de labrador_.--DICHOS.)

DON JUAN.

  Ínclito y famoso Rey,
  felice por ser Fernando,
  en el valor el primero,
  aunque en sucesión el cuarto;
  si la justicia y prudencia
  que mostró en sus tiernos años
  Salomón, le ganó nombre
  eternamente de sabio,
  y a las puertas del gobierno
  sobre el trono estáis sentado
  de España, cuando Castilla
  os pone el cetro en la mano,
  imitad a Salomón,
  y entrad deshaciendo agravios,
  porque al principio os respeten
  y adoren vuestros vasallos.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  La reina doña María,
  mujer de don Sancho _el Bravo_,
  Jezabel contra inocentes,
  Athalía entre tiranos,
  por vivir a rienda suelta
  en tan ilícitos tratos,
  que para que no os ofendan,
  los publico con callarlos,
  intentando libre y torpe
  casarse con un vasallo,
  y dándôs la muerte niño,
  estos reinos usurparos;
  de mi lealtad temerosa,
  porque me dió mi cuidado
  noticia de sus intentos
  (que dan voces los pecados),
  viendo oponerme leal,
  con armas y con vasallos,
  a sus mortales deseos,
  quitado me ha mis Estados,
  y en la Mota de Medina
  ha, invicto señor, diez años
  que preso por inocente,
  lloro desdichas y agravios.
  Supe, gracias a los cielos,
  que vuelto el siglo dorado,
  el gobierno de Castilla
  resucita en vuestra mano,
  y que esta Athalía cruel
  se ha recogido, llevando
  los esquilmos de estos reinos,
  por su ambición disfrutados,
  y fiando en mi inocencia,
  y en la lealtad de un criado,
  hechas las sábanas tiras,
  del homenaje más alto
  descolgándome una noche,
  como me veis disfrazado,
  entre estos montes desiertos
  ha cuatro meses que paso.
  Si el poco conocimiento
  que tenéis de mis trabajos
  pone mi crédito en duda,
  y a persuadiros no basto
  a la justa indignación
  de vuestra madre, Fernando;
  don Juan soy, infante y hijo
  del rey don Alonso el Sabio;
  mi sobrino os llama el mundo,
  y yo mi señor os llamo.
  Ved si es razón, Rey famoso,
  que pobre y desheredado
  habite silvestres montes
  vuestro tío, y que triunfando
  de la lealtad la traición,
  coma las yerbas del campo.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

REY.

  Levantad, ilustre tío,
  del suelo, que estáis bañando,
  las generosas rodillas,
  y dadme los nobles brazos;
  que habéis sacado a los ojos
  lágrimas que os están dando
  los pésames del rigor
  con que el tiempo os ha tratado.
  Con vuestras quejas he oído
  la mala cuenta que ha dado
  mi madre de su gobierno;
  pero negocio tan arduo,
  aunque don Enrique alega
  lo que vos, y ha provocado
  mi severo enojo, pide
  que lo averigüe despacio.
  Contento estoy con la caza
  que en estos desiertos hallo,
  pues siendo vos su despojo
  a vuestro ser os restauro.
  Vuestros Estados os vuelvo,
  dándoos el mayordomazgo
  mayor de mi casa y corte.

DON JUAN.

  Reinéis, señor, siglos largos.

DON ENR.

  Para gozarlos seguro,
  es, gran señor, necesario
  que a los principios cortéis
  a los peligros los pasos.
  A lo que el Infante ha dicho
  contra vuestra madre, añado
  que es don Juan Caravajal
  el que en ilícitos tratos
  con la Reina ofende torpe
  la memoria de don Sancho,
  vuestro padre, y ambicioso
  el reino intenta usurparos.
  Para esto ofrece la Reina
  que al de Aragón dé la mano
  la infanta doña Isabel,
  vuestra hermana, y que éntre armado
  en Castilla, cuyo reino
  le entregará, porque amparo
  dé a sus livianos deseos.
  En León los dos hermanos
  Caravajales intentan,
  por ser tan emparentados,
  juntar sus deudos y amigos,
  y del reino apoderados
  alzar por doña María
  banderas, y despojaros
  de vuestro real patrimonio:
  para esto tiene usurpados
  diez cuentos de vuestra renta
  a costa de pechos varios,
  que mientras tuvo el gobierno
  la dieron vuestros vasallos.
  Mirad, gran señor, si piden
  la diligencia estos casos,
  con que ataja inconvenientes
  y imposibles vence el sabio.

REY.

  ¡Válgame el cielo! ¿Es posible
  que mi madre haya borrado
  la fama con tal traición,
  que su nombre ha eternizado?

  · · · · · · · · · · · · · · ·

D. ÁLVAR.

  Lo menos, señor, te han dicho
  de lo que pasa, que es tanto
  que excede a cualquiera suma.

D. NUÑO.

  Si yo por testigo valgo,
  afirmarte, señor, puedo
  que si no acudes temprano
  al peligro de Castilla,
  no has de poder remediallo.

REY.

  Alto, pues, vasallos míos;
  no es posible que haya engaño
  en vuestros hidalgos pechos;
  creeros quiero a los cuatro.
  Mi madre es mujer y moza;
  quedó el gobierno en su mano;
  el poder y el amor ciegan;
  no hay hombre cuerdo a caballo.
  Si por tantos años tuvo
  estos reinos a su cargo,
  ¿qué mucho, siendo ambiciosa,
  que sienta agora el dejarlos?
  El derecho natural
  perdone, que de dos daños
  se ha de elegir el menor.
  Castilla me pide amparo;
  mi madre la tiraniza;
  y pues conspira, afrentando
  la ley de naturaleza
  contra quien el ser ha dado,
  hoy mi justicia dé muestras
  que contra insultos y agravios
  no hay excepción de personas,
  sangre, ni deudos cercanos.
  Pues sois ya mi mayordomo,
  y estáis, Infante, agraviado,
  tomad a mi madre cuentas,
  hacelda alcances y cargos
  de las rentas de mis reinos;
  y si no igualan los gastos
  a los recibos, prendelda.

DON JUAN.

  No me mandéis...

REY.

                    Esto os mando:
  prended también los traidores
  Caravajales; que entrambos
  han de dar a España ejemplo,
  viéndolos en un cadalso.
  Juan Alfonso Benavides
  debe ser también tirano:
  en Santorcaz esté preso,
  que así al reino satisfago.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

DON JUAN.

  Servirte sólo pretendo.

REY.

  Por los cielos soberanos,
  que ha de quedar en el mundo
  nombre de Fernando el Cuarto.

(_Vase con el acompañamiento._)


ESCENA VII

DON ENRIQUE, DON JUAN, DON NUÑO, DON ÁLVARO.

DON JUAN.

  Esto es hecho, don Enrique.

DON ENR.

  Dadme, sobrino, los brazos
  en que estriba nuestro aumento,
  y por vuestro ingenio gano.

DON JUAN.

  Quitemos aqueste estorbo;
  que si una vez derribamos
  la Reina, no hay que temer.

DON ENR.

  Para eso yo solo basto.

DON JUAN.

  Mas escuchad, si os parece,
  la traza que he imaginado
  para que los dos reinemos,
  que es sólo lo que intentamos.
  A la Reina tengo amor,
  sin que el tiempo haya borrado
  con injurias y prisiones
  de mi pecho su retrato.
  Si por verse perseguida
  de su hijo, que indignado
  ponella manda en prisión,
  su honor y fama arriesgando,
  con nosotros se conjura,
  y ofreciéndome la mano
  de esposa (que esto y más puede
  en la mujer un agravio),
  de la corona y la vida
  al mozo Rey despojamos,
  ¿qué dicha no conseguimos?
  ¿Qué temor basta a alterarnos?
  Vos reinaréis, don Enrique,
  en todo el término largo
  que abarca Sierra Morena,
  y yo en Castilla gozando
  el apetecido cetro;
  si con la Reina me caso,
  daré Trujillo a don Nuño,
  y a don Álvaro otro tanto.

DON ENR.

  Si eso con ella acabáis,
  habréis, don Juan, dado cabo
  a mi esperanza y temores.

D. ÁLVAR.

  La traza prudente alabo.

D. NUÑO.

  Infante, si a efeto llega,
  conquistad el pecho casto
  de la Reina, y habréis hecho
  un prodigioso milagro.

DON JUAN.

  Eso a mi cargo se quede.
  Venid: firmemos los cuatro,
  para más seguridad,
  la palabra que la damos
  de ser todos en su ayuda
  contra el Rey, pues de su mano
  la fortuna nos corona
  en Castilla.

DON ENR.

               Vamos.

LOS OTROS TRES.

                      Vamos. (_Vanse._)


ESCENAS VIII Y IX

[_La_ REINA _se instala en su villa de Becerril, donde vive rodeada del
cariño de los villanos_.]


ESCENA X

DON JUAN, DON NUÑO, DON ÁLVARO.--LA REINA, DON ALONSO, DON PEDRO.

D. ÁLVAR.

  (_Hablando ap. con el Infante al salir._)
    La Reina está aquí y también
  los Caravajales.

DON JUAN.

                   Tengo
  a dicha el tiempo a que vengo.

(_Llegándose a la Reina y los Caravajales._)

  Los dos a prisión se den.

D. ALONSO.

    ¿Nosotros? ¿Por qué ocasión?

DON JUAN.

  ¡Bueno es que ocasión pidáis,
  desleales, cuando estáis
  iniciados de traición!

D. PEDRO.

    Si no estuviera delante
  la Reina nuestra señora,
  pudiera un mentís agora
  daros la respuesta, Infante.

DON JUAN.

    ¡Oh villanos! Brevemente
  vuestros castigos darán
  muestras de quién sois.

REINA.

                          Don Juan,
  ¿sabéis que estoy yo presente?
    ¿Sabéis que la Reina soy?
  ¿Cómo llegáis indiscreto
  a prender, sin más respeto,
  ninguno donde yo estoy?

DON JUAN.

    Cumplo, señora, mi oficio.

REINA.

  Cuando yo a enojarme llegue...

DON JUAN.

  Vuestra Alteza se sosiegue,
  que esto es todo en su servicio.

REINA.

    ¡En mi servicio prender
  los que me sirven a mí!

DON JUAN.

  El Rey lo ha mandado ansí.

REINA.

  Si él lo manda, obedeced
    como vasallos leales,
  que tiene el lugar de Dios;
  mostrad en esto los dos
  quién son los Caravajales.
    Y si lo mismo procura
  hacer de mí, la cabeza
  le ofreceré.

DON JUAN.

               Vuestra Alteza
  tampoco está muy segura.
    Harto hará en mirar por sí.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

(DON NUÑO _y_ DON ÁLVARO _se llevan a_ DON ALONSO _y a_ DON PEDRO.)


ESCENA XI

REINA.

  Como a la real obediencia
  se sujeta mi paciencia,
  no os parezca novedad,
    don Juan, no favorecer
  a quien tan bien me sirvió,
  porque nunca bien mandó
  quien no supo obedecer.
    Mas el que es ministro real,
  cuando algún culpado prende,
  con la vara sólo ofende,
  que con la lengua hace mal.
    El juez prudente castiga
  cuando el cargo que vos cobra,
  y atormentando con la obra,
  con las palabras obliga.
    Poco mi respeto os debe.

DON JUAN.

  Cuando sepáis que estos dos,
  gran señora, contra vos
  han usado el trato aleve
    que ignoráis, no juzgaréis
  mi rigor por demasiado.

REINA.

  ¿Contra mí? Experimentado
  tengo, como vos sabéis,
    don Juan, en no pocos años,
  aunque es fácil la mujer,
  lo poco que hay que creer
  en testimonios y engaños.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

DON JUAN.

    En prueba, señora, deso,
  porque sepáis cuán leales
  os son los Caravajales,
  y si el Rey mal los ha preso,
    advertid que han dicho al Rey
  que la ambición de mandar
  os obliga a conspirar
  contra el amor y la ley
    que a vuestro Rey y señor
  debéis; tanto, que usurpado
  tenéis a su real Estado
  treinta cuentos; que el amor
    que tenéis al de Aragón
  le fuerza, si os da la mano,
  a entregalle en ella llano
  a Castilla y a León;
    y otras cosas que no cuento,
  pues por indignas de oíllas,
  no sólo no oso decillas,
  mas de pensallas me afrento.
    El Rey, fácil de creer,
  contándole lo que pasa
  testigos de vuestra casa,
  manda que os venga a prender,
    después de tomaros cuentas
  del tiempo que gobernado
  habéis su reino, y cobrado
  de su corona las rentas.
    No quise que cometiese
  a otro el venir sino a mí,
  que serviros prometí,
  porque no se os atreviese;
    y como aquí los hallé,
  no me sufrió el corazón
  pasar por tan gran traición,
  y ansí prendellos mandé.

REINA.

    Que el Rey forme de mí quejas,
  y ponerme en prisión mande,
  no me espanto, mientras ande
  la lisonja a sus orejas.
    Mas ¡que los Caravajales
  tal traición contra mí digan!...
  Por más, don Juan, que persigan
  su valor los desleales,
    no saldrán con la demanda.
  Vuestro cargo ejercitad;
  prendedme, cuentas tomad,
  y haced lo que el Rey os manda.

DON JUAN.

    Yo, gran señora, juré
  de serviros y ayudaros,
  y lo que os debo pagaros
  con lealtad, amor y fe.
    El infante don Enrique
  y otros caballeros sienten
  que traidores os afrenten,
  y el Rey esto os notifique;
    para lo cual hemos hecho
  pleito homenaje de estar
  de vuestra parte, y pasar
  cualquier peligroso estrecho
    por vos, si darme la mano
  de esposa tenéis por bien,
  y el reino quitar también
  a un hijo tan inhumano.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    En este papel confirman
  esto cuatro ricos hombres,
  cuyo poder, sangre y nombres
  conoceréis, pues lo firman,
    que son don Enrique, yo
  con don Álvaro, y también
  don Nuño: si os está bien,
  mi amor justa paga halló.

REINA.

  (_Tomando el papel._)
    Guardaréle para indicio
  de vuestra lealtad y ley,
  y verá por él el Rey
  a quién tiene en su servicio...

(_Métele en la manga, y luego saca otro y le rompe._)

    Aunque pegarme podría
  la deslealtad que hay en él,
  que si es malo, de un papel
  se ha de huír la compañía,
    rasgalle es mejor consejo;
  que para vuestros castigos,
  es bien aumentar testigos,
  y será quebrado espejo,
    que en la parte más pequeña,
  como en la mayor, la cara
  retrata que en él repara;
  mas si en pedazos enseña
    las vuestras, viéndoos en él,
  como son tantas, don Juan,
  retratallas no podrán
  las piezas dese papel.
    Tomad las cuentas, primero
  que me prendáis, de la renta
  real, y alcanzadme de cuenta,
  si podéis; pero no espero
    que en eso me deis cuidado,
  pues vos mismo sois testigo
  que en tres que hicisteis conmigo,
  siempre quedasteis cargado.
    Pero esperadme, que en breve
  las que pedís os daré,
  porque el Rey seguro esté,
  y sepa quién a quién debe. (_Vase._)

DON JUAN.

    ¡Que callar me haga ansí
  el valor desta mujer!


ESCENA XII

_El_ REY, DON MELENDO, DON JUAN.

REY.

  Difícil es de creer
  que conspire contra mí
    mi misma madre, Melendo;
  pero es mujer: ¿qué me espanta?

DON MEL.

  La Reina, señor, es santa.

REY.

  Ver por mis ojos pretendo
    la verdad que temo en duda.

DON JUAN.

  ¡Rey y señor! ¿Vuestra Alteza
  Aquí?

REY.

        La poca certeza
  que tengo, manda que acuda
    en persona a averiguar
  la verdad destos sucesos.

DON JUAN.

  Ya están los hermanos presos
  que el reino os quieren quitar.
    Y la Reina, temerosa
  de veros con ella airado,
  conmigo se ha declarado,
  y promete ser mi esposa
    si en su favor contra vos
  estos reinos alboroto,
  y hago que sigan mi voto
  los grandes.

REY.

               ¡Válgame Dios!
    ¿Mi madre?

DON JUAN.

               No guarda ley
  la ambición que desvanece.
  Vuestra corona me ofrece;
  mas yo no estimo ser rey
    por medios tan desleales.
  De rodillas me ha pedido
  que, a su llanto enternecido,
  suelte a los Caravajales,
    y que me vaya a Aragón
  con ella; que desde allá
  con sus armas entrará
  a coronarme en León;
    y si resiste Castilla,
  irá después contra ella.
  Prendedla, señor, sin vella,
  porque si venís a oílla,
    yo sé que os ha de engañar;
  que, en fin, siendo madre vuestra,
  mozo vos, y ella tan diestra,
  más crédito habéis de dar
    que a mí a su fingido llanto.

REY.

  Esa no es razón ni ley.


ESCENA XIII

LA REINA.--EL REY, DON JUAN, DON MELENDO.

DON MEL.

  Aquí, señora, está el Rey.

DON JUAN.

  (_Ap._) De mis traiciones me espanto.

REINA.

  Huélgome que haya venido,
  hijo y señor, Vuestra Alteza
  a averiguar testimonios,
  que hace gigantes la ausencia.
  Su mucha cordura alabo,
  porque, en negocios de cuentas
  y de honras, suele un cero
  dañar mucho si se yerra;

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Mandado habéis a don Juan
  que a tomar la razón venga
  de vuestro real patrimonio;
  viéndolo vos, soy contenta,
  que aunque deberos me imputan
  privados que os lisonjean
  treinta cuentos, serán cuentos
  de mentiras, no de hacienda.
  Pero yo admito sus cargos:
  sumad, don Juan, en presencia
  del Rey, gastos y recibos,
  por que sus alcances vea.--
  Cuando de tres años solos
  quedó del Rey la inocencia
  y este reino a cargo mío,
  primeramente en la guerra
  que vos, Infante, le hicisteis,
  levantándole la tierra,
  llamándôs Rey de Castilla
  y enarbolando banderas,
  gasté, Infante, quince cuentos,
  hasta que en la fortaleza
  de León, preso por mí,
  peligró vuestra cabeza.
  Redújeos a mi servicio,
  y haciéndôs mercedes nuevas,
  murmuraron los leales,
  que veros pagar quisieran
  vuestra traición con la vida;
  y para enfrenar sus lenguas
  con el oro, que enmudece,
  les di tres, que no debiera.
  Item: en edificar
  en Valladolid las Huelgas,
  donde en continua oración
  a Dios sus monjas pidieran
  que de vos al Rey librase
  y las trazas deshiciera
  de vuestro pecho ambicioso
  en mi agravio y en su ofensa,
  veinte cuentos. Item más:
  cuando por estar su Alteza
  enfermo quisisteis darle
  veneno (ya se os acuerda)
  por medio del vil hebreo
  que entonces médico era
  del Rey, en una bebida,
  testigo de la fe vuestra;
  en hacimiento de gracias,
  misas, procesiones, fiestas,
  seis cuentos, que repartí
  en hospitales e iglesias.
  Aunque pudiera contar
  otras partidas inmensas,
  en que por servir al Rey
  vendí mis joyas y tierras,
  como todo el reino sabe,
  sólo os sumo, don Juan, éstas,
  que no las negaréis, pues
  tenéis tanta parte en ellas.
  Sólo no he de dejar una,
  porque el Rey que os honra, sepa
  cuán codiciosa usurpé
  en Castilla sus riquezas.
  A un mercader de Segovia,
  para pagar las fronteras
  de Aragón y Portugal,
  empeñé mis tocas mesmas,
  en prueba de vuestra fe,
  que no tuvisteis vergüenza
  de ver contra el real respeto
  sin tocas a vuestra Reina.
  Premié al mercader leal;
  quitéle mis nobles prendas,
  que los traidores agravian,
  y los leales respetan.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Ya me parece que basta
  esto en materia de cuentas;
  en materia de mi honor,
  para no seros molesta,
  aquí he escrito mis descargos.
  Vuestra Majestad los lea,

(_Dale un papel._)

  y conozca por sus firmas
  en quién su privanza emplea.

REY.

  ¡Válgame el cielo! Aquí dice
  que como mi madre ofrezca
  la mano a don Juan de esposa
  juntando Estados y fuerzas
  con don Enrique, don Nuño
  y otros, haciéndome guerra,
  me quitarán a Castilla
  para coronarla en ella.

REINA.

  Para asegurar traidores,
  fingí romper esa letra
  y la guardé para vos,
  otra rasgando por ella.

REY.

  Don Juan, ¿es vuestra esta firma?

DON JUAN.

  Sí, gran señor.

[Ilustración: Don Juan, ¿es vuestra esta firma?]

REY.

                  Pues en éstas
  a los demás desleales
  conozco. Si la prudencia
  que tanto celebra España,
  gran señora, en Vuestra Alteza,
  mi confusión no animara,
  por no estar en su presencia,
  de mí sin causa ofendida,
  sospecho que me muriera.

[_Los caballeros desleales han huído a Aragón. Al infante_ DON JUAN _se
le destierra de Castilla y León, y los Estados que le pertenecían son
repartidos entre_ BENAVIDES _y los dos_ CARAVAJALES.]

[Ilustración]



[Ilustración]



EL VERGONZOSO EN PALACIO



JORNADA PRIMERA


ESCENAS I A IV

[RUY LORENZO, _secretario del_ DUQUE DE AVERO, _intenta asesinar
al_ CONDE DE ESTREMOZ _para vengar ciertos agravios que de él había
recibido; pero sus intenciones son descubiertas a tiempo. Huye
precipitadamente_ RUY LORENZO _y el_ DUQUE _ordena que le busquen y le
prendan_.]


ESCENA V

(_Campo del ducado de Avero._ MIRENO _y_ TARSO, _pastores_.)

MIRENO.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Mucho ha que me tiene triste
  mi altiva imaginación,
  cuya soberbia ambición
  no sé en qué estriba o consiste.
    Considero algunos ratos,
  que los cielos, que pudieron
  hacerme noble, y me hicieron
  un pastor, fueron ingratos;
    y que, pues con tal bajeza
  me acobardo y avergüenzo,
  puedo poco, pues no venzo
  mi misma naturaleza.
    Tanto el pensamiento cava
  en esto, que ha habido vez
  que, afrentando la vejez
  de Lauro, mi padre, estaba
    por dudar si soy su hijo,
  o si me hurtó a algún señor,
  aunque de su mucho amor
  mi necio engaño colijo.
    Mil veces, estando a solas,
  le he preguntado, si acaso
  el mundo, que a cada paso
  honras anega en sus olas,
    le sublimó a su alto asiento
  y derribó del lugar
  que intenta otra vez cobrar
  mi atrevido pensamiento;

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Siempre, Tarso, ha malogrado
  estas imaginaciones,
  y con largas digresiones
  mil sucesos me ha contado,
    que todos paran en ser,
  contra mis intentos vanos,
  progenitores villanos
  los que me dieron el ser.
    Esto, que había de humillarme,
  con tal violencia me altera,
  que desta vida grosera
  me ha forzado a desterrarme,
    y que a buscar me desmande
  lo que mi estrella destina,
  que a cosas grandes me inclina
  y algún bien me guarda grande;

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    si quieres participar
  de mis males o mis bienes,
  buena ocasión, Tarso, tienes;
  déjame de aconsejar,
    y determínate luego.

TARSO.

  Para mí, bástame el verte,
  Mireno, de aquesa suerte:
  ni te aconsejo ni ruego;
    discreto eres; estodiado
  has con el cura; yo quiero
  seguirte, aunque considero
  de Lauro el grave cuidado.

MIRENO.

    Tarso, si dichoso soy,
  yo espero en Dios el trocar
  en contento su pesar.

TARSO.

  ¿Cuándo has de irte?

MIRENO.

                       Luego.

 TARSO.

                              ¿Hoy?

MIRENO.

    Al punto.

TARSO.

              ¿Y con qué dinero?

  MIRENO.

  De dos bueyes que vendí,
  lo que basta llevo aquí.
  Vamos derechos a Avero.

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENAS VI A XII

[MIRENO _y_ TARSO _han dejado de ser pastores y parten, muy gozosos,
por el camino de Avero. En el bosque, al lado del camino, encuentran al
fugitivo_ RUY LORENZO _y a su criado_ VASCO.]

RUY.

  · · · · · · · · · · · · · · · · · ·

  ¿Adónde bueno, amigos?

MIRENO.

                         ¡Oh, señores!
  a la villa a comprar algunas cosas
  que el hombre ha menester. ¿Está allá el Duque?

RUY.

  Allá quedaba.

[Ilustración:

  es que los dos troquéis esos vestidos
por aquestos groseros;]

MIRENO.

                Déle vida el cielo.
  Y vosotros, ¿dó bueno? Que esta senda
  se aparta del camino real y guía
  a unas caserías que se muestran
  al pie de aquella sierra.

RUY.

                            Tus palabras
  declaran tu bondad, pastor amigo.
  Por vengar la deshonra de una hermana
  intenté dar la muerte a un poderoso,
  y sabiendo mi honrado atrevimiento,
  el Duque manda que me siga y prenda
  su gente por aquestos despoblados;
  y ya desesperado de librarme,
  salgo al camino. Quíteme la vida,
  de tantos, por honrada, perseguida.

MIRENO.

  Lástima me habéis hecho; y ¡vive el cielo!
  que si como la suerte avara me hizo
  un pastor pobre, más valor me diera,
  por mi cuenta tomara vuestro agravio.
  Lo que se puede hacer, de mi consejo,
  es que los dos troquéis esos vestidos
  por aquestos groseros; y encubiertos
  os libraréis mejor, hasta que el cielo
  a daros su favor, señor, comience;
  porque la industria los trabajos vence.

RUY.

  ¡Oh noble pecho, que entre paños bastos
  descubres el valor mayor que he visto!
  Páguete el cielo, pues que yo no puedo,
  ese favor.

MIRENO.

             La diligencia importa:
  entremos en lo espeso, y trocaremos
  el traje.

RUY.

            Vamos. ¡Venturoso he sido!

(_Vanse los dos._)

TARSO.

  ¿Y habéis también de darme por mi sayo
  esas abigarradas, con más cosas
  que un menudo de vaca?

VASCO.

                         Aunque me pese.

TARSO.

  Pues dos liciones me daréis primero,
  porque con ellas pueda hallar el tino,
  entradas y salidas desa Troya;

  · · · · · · · · · · · · · · · · · ·

RUY LORENZO, _de pastor_; MIRENO, _de galán_.

RUY.

    De tal manera te asienta
  el cortesano vestido,
  que me hubiera persuadido
  a que eres hombre de cuenta,
    a no haber visto primero
  que ocultaba la belleza
  de los miembros la bajeza
  de aqueste traje grosero.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Alguna nobleza infiero
  que hay en ti, pues te prometo
  que te he cobrado el respeto
  que al mismo Duque de Avero.
    ¡Hágate el cielo como él!

MIRENO.

  Y a ti con sosiego y paz
  te vuelva, sin el disfraz,
  a tu Estado; y fuera dél,
    con paciencia vencerás
  de la fortuna el ultraje.
  Si te ve en aquese traje
  mi padre, en él hallarás
    nuevo amparo; en él te fía,
  y dile que me destierra
  mi inclinación a la guerra;
  que espero en Dios que algún día
    buena vejez le he de dar.

RUY.

  Adiós, gallardo mancebo;
  la espada sola me llevo
  para poder evitar,
    si me conocen, mi ofensa.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

(_Vanse_ RUY LORENZO _y_ VASCO.)

TARSO.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Mas pues eres ya otro hombre,
  por si acaso adonde fueres
  caballero hacerte quieres,
  ¿no es bien que mudes el nombre?
    Que el de Mireno no es bueno
  para nombre de señor.

MIRENO.

  Dices bien: no soy pastor,
  ni he de llamarme Mireno.
    Don Dionís en Portugal
  es nombre ilustre y de fama;
  don Dionís desde hoy me llama.

TARSO.

  No le has escogido mal.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Extremado es el ensayo;
  pero ya que así te ensalzas,
  dame un nombre que a estas calzas
  les venga bien, de lacayo,
    que ya el de Tarso me quito.

MIRENO.

  Escógele tú.

TARSO.

               Yo escojo,
  si no lo tienes a enojo...
  ¿No es bueno?...

MIRENO.

                   ¿Cuál?

TARSO.

                          Gómez Brito.
    ¿Qué te parece?

MIRENO.

                    Extremado.

TARSO.

  ¡Gentiles cascos, por Dios!
  Sin ser obispos, los dos
  nos habemos confirmado.


ESCENA XIII

[_Varios pastores van por orden del_ DUQUE _en busca de_ RUY LORENZO.
_Topan con_ MIRENO _y_ TARSO _y, tomándolos por el Secretario y su
criado los atan y conducen al Palacio de Avero_.]


ESCENA XIV

_Salón del Palacio del Duque en Avero._

DOÑA JUANA, DON ANTONIO, _de camino_.

DOÑA JUANA.

    ¡Primo don Antonio!

DON ANT.

                        Paso:
  no me nombréis; que no quiero
  hagáis de mí tanto caso,
  que me conozca en Avero
  el Duque. A Galicia paso,
    donde el rey don Juan me llama
  de Castilla, que me ama
  y hace merced, y deseo,
  a costa de algún rodeo,
  saber si miente la fama
    que ofrece el lugar primero
  de la hermosura de España
  a las hijas del de Avero,
  o si la fama se engaña
  y miente el vulgo ligero.

DOÑA JUANA.

    Bien hay que estimar y ver;
  pero no habéis de querer
  que así tan de paso os goce.

DON ANT.

  Si el de Avero me conoce
  y me obliga a detener,
    caer en falta recelo
  con el Rey.

DOÑA JUANA.

              Pues si eso pasa,
  de mi gusto al vuestro apelo;
  mas si sabe que en su casa
  don Antonio de Barcelo,
    conde de Penela, ha estado,
  y que encubierto ha pasado,
  cuando le pudo servir
  en ella, lo ha de sentir
  con exceso; que en su Estado
    jamás llegó caballero
  que por inviolables leyes
  no le hospede.

DON ANT.

                 Así lo infiero;
  que es nieto, en fin, de los reyes
  de Portugal, el de Avero.

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENA XV

_El_ DUQUE DE AVERO, _el_ CONDE DE ESTREMOZ, DOÑA SERAFINA, DOÑA
MAGDALENA.--DICHOS.

DUQUE.

  Digo, conde don Duarte,
  que todo se cumpla así.

CONDE.

    Pues el Rey nuestro señor
  favorece la privanza
  del hijo del de Berganza,
  y a vuestra hija mayor
    os pide para su esposa,
  escriba vuestra excelencia
  que con su gusto y licencia
  doña Serafina hermosa
    lo será mía.

DUQUE.

                 Está bien.

CONDE.

  Pienso que Su Majestad
  me mira con voluntad,
  y que lo tendrá por bien:
    yo y todo le escribiré.

DUQUE.

  No lo sepa Serafina
  hasta ver si determina
  el Rey que la mano os dé;

  · · · · · · · · · · · · · · ·

DOÑA JUANA.

  (_Hablando aparte con_ DON ANTONIO.)
  Presto os habéis divertido.
  Decid, ¿qué os han parecido
  las hermanas, don Antonio?

DON ANT.

    No sé el alma a cuál se inclina
  ni sé lo que hacer ordena:
  bella es doña Magdalena,
  pero doña Serafina
    es el sol de Portugal.
  Por la vista el alma bebe
  llamas de amor entre nieve
  por el vaso de cristal
    de su divina blancura:
  la fama ha quedado corta
  en su alabanza.

DUQUE.

                  Eso importa.

DON ANT.

  Fénix es de la hermosura.

DUQUE.

  Llegaos, Magdalena, aquí.

CONDE.

  (_A_ DOÑA SERAFINA.)
  Pues me da el Duque lugar,
  mi serafín, quiero hablar,
  si hay atrevimiento en mí
    para que vuele tan alto
  que a serafines me iguale.

DON ANT.

  Prima, a ver el alma sale
  por los ojos el asalto
    que amor le da poco a poco:
  ganaréme si me pierdo.

DOÑA JUANA.

  Vos entrasteis, primo, cuerdo,
  y pienso que saldréis loco.

DUQUE.

  (_A_ DOÑA MAGDALENA.)
    Hija, el Rey te honra y estima;
  cuán bien te está considera.

DOÑA MAG.

  Mi voluntad es de cera;
  vuexcelencia en ella imprima
    el sello que más le cuadre,
  porque en mí sólo ha de haber
  callar con obedecer.

DUQUE.

  ¡Mil veces dichoso padre
    que oye tal!

CONDE.

  (_A_ DOÑA SERAFINA.)
                 Las dichas mías,
  como han subido al extremo
  de su bien, que caigan temo.

DOÑA SER.

  Conde, esas filosofías
    ni las entiendo, ni son
  de mi gusto.

CONDE.

               Un serafín
  bien puede alcanzar el fin
  y el alma de una razón.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

DON ANT.

    ¡Qué agudamente responde!
  Ya han esmaltado los cielos
  el oro de amor con celos:
  mucho me enfada este Conde.

DOÑA JUANA.

    ¡Pobre de vuestra esperanza,
  si tal contrario la asalta!

DUQUE.

  Un secretario me falta
  de quien hacer confianza;
    y aunque esta plaza pretenden
  muchos, por diversos modos
  de favores, entre todos,
  pocos este oficio entienden.
    Trabajo me ha de costar
  en tal tiempo estar sin él.

DOÑA MAG.

  A ser el pasado fiel,
  era ingenio singular.


ESCENA XVI

[_Los pastores traen presos a_ MIRENO _y a_ TARSO. _Quieren hablar
todos a la vez y en su rusticidad no aciertan a explicar por qué han
prendido a aquellos dos hombres._]

DUQUE.

    ¡Hay mayor simplicidad!
  Ni he entendido a lo que vienen,
  ni por qué delito tienen
  así estos hombres. Soltad
    los presos, y decid vos
  qué insulto habéis cometido,
  para que os hayan traído
  de aquesa suerte a los dos.

MIRENO.

  (_De rodillas._)   Si lo es el favorecer,
  gran señor, a un desdichado,
  perseguido y acosado
  de tus gentes y poder,
    y juzgas por temerario
  haber trocado el vestido
  por darle vida, yo he sido.

DUQUE.

  ¿Tú libraste al secretario?
    Pero sí, que aquese traje
  era suyo. Di, traidor,
  ¿por qué le diste favor?

MIRENO.

  Vuexcelencia no me ultraje,
    ni ese título me dé,
  que no estoy acostumbrado
  a verme así despreciado.

DUQUE.

  ¿Quién eres?

MIRENO.

               No soy, seré;
    que sólo por pretender
  ser más de lo que hay en mí,
  menosprecié lo que fuí
  por lo que tengo de ser.

DUQUE.

    No te entiendo.

DOÑA MAG.

  (_Ap._)           ¡Extraña audacia
  de hombre! El poco temor
  que muestra, dice el valor
  que encubre. De su desgracia
    me pesa.

DUQUE.

             Di, ¿conocías
  al traidor que ayuda diste?
  Mas pues por él te pusiste
  en tal riesgo, bien sabías
    quién era.

MIRENO.

               Supe que quiso
  dar muerte a quien deshonró
  su hermana, y después te dió
  de su honrado intento aviso;
    y enviándole a prender,
  le libré de ti, espantado
  por ver que el que está agraviado
  persigas, debiendo ser
    favorecido de ti,
  por ayudar al que ha puesto
  en riesgo su honor.

CONDE.

  (_Ap._)             ¿Qué es esto?
  ¿Ya anda derramada así
    la injuria que hice a Leonela?

DUQUE.

  ¿Sabéis vos quién la afrentó?

MIRENO.

  Supiéralo, señor, yo;
  que a sabello...

DUQUE.

                   Fué cautela
    del traidor para engañarte:
  tú sabes adónde está,
  y así, forzoso será,
  si es que pretendes librarte,
    decillo.

MIRENO.

             ¡Bueno sería,
  cuando adónde está supiera,
  que un hombre como yo hiciera
  por temor tal villanía!

DUQUE.

    ¿Villanía es descubrir
  un traidor? Llevalde preso;
  que si no ha perdido el seso
  y menosprecia el vivir,
    él dirá dónde se esconde.

DOÑA MAG.

  (_Ap._) Ya deseo de libralle,
  que no merece su talle
  tal agravio.

DUQUE.

               Intento, Conde,
    vengaros.

CONDE.

              Él lo dirá.

TARSO.

  (_Ap._) ¡Muy gentil ganancia espero!

DUQUE.

  Vamos, que responder quiero
  al Rey.

TARSO.

  (_Ap. con_ MIR.) ¡Medrando se va
    con la mudanza de estado,
  y nombre de don Dionís!

DUQUE.

  Viviréis, si lo decís.

MIRENO.

  (_Ap._) La fortuna ha comenzado
    a ayudarme: ánimo ten,
  porque en ella es natural,
  cuando comienza por mal,
  venir a acabar en bien.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

(_Vanse los pastores, el_ DUQUE _y el_ CONDE.)

DOÑA MAG.

    Mucho, doña Serafina,
  me pesa ver llevar preso
  aquel hombre.

DOÑA SER.

                Yo confieso,
  que a rogar por él me inclina
    su buen talle.

DOÑA MAG.

                   ¿Eso desea
  tu afición? ¿Ya es bueno el talle?
  Pues no tienes de libralle,
  aunque lo intentes.

DOÑA SER.

                      No sea. (_Vanse._)

DOÑA JUANA.

    ¿Habéisos de ir esta tarde?

DON ANT.

  ¡Ay, prima! ¿Cómo podré,
  si me perdí, si cegué?
  ¿Si amor, valiente, cobarde,
    todo el tesoro me gana
  del alma y la voluntad?
  Sólo por ver su beldad
  no he de irme hasta mañana.

DOÑA JUANA.

    ¡Bueno estáis! ¿Que amáis, en fin?

DON ANT.

  Sospecho, prima querida,
  que de mi contento y vida
  Serafina será fin.



JORNADA SEGUNDA


ESCENA I

DOÑA MAG.

    ¿Qué novedades son éstas,
  altanero pensamiento?
  ¿Qué torres sin fundamento
  tenéis en el aire puestas?

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Ayer guardaban los cielos
  el mar de vuestra esperanza,
  con la tranquila bonanza
  que agora inquietan desvelos.
  Al Conde de Vasconcelos
    o a mi padre di en su nombre
  el sí; mas porque me asombre,
  sin que mi honor lo resista,
  se entró al alma, a escala vista,
  por la misma vista un hombre.
    Vióle en ella, y fuera exceso,
  digno de culpar mi error,
  a no saber que el amor
  es niño, ciego y sin seso.
  ¿A un hombre extranjero y preso
    a mi pesar, corazón,
  habéis de dar posesión?
  ¿Amar al Conde no es justo?
  Mas ¡ay! que atropella el gusto
  las leyes de la razón.

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENA II

DOÑA JUANA.--DOÑA MAGDALENA.

DOÑA JUANA.

    Aquel mancebo dispuesto,
  que ha estado preso hasta agora,
  y tu intercesión, señora,
  ya en libertad le ha puesto,
  pretende hablarte.

DOÑA MAG.

  (_Ap._)            (¡Qué presto
    valerse el amor procura
  de la ocasión y ventura
  que ha de ponerse en efeto!
  Mas hace como discreto,
  que amor todo es coyuntura.)
    ¿Sabes qué quiere?

DOÑA JUANA.

                       Pretende
  del favor que ha recibido
  por ti, ser agradecido.

DOÑA MAG.

  (_Ap._) Áspides en rosas vende.

DOÑA JUANA.

  ¿Entrará?

DOÑA MAG.

  (_Ap._)   (Si preso prende,
    si maltratado maltrata,
  si atado las manos ata
  las de mi gusto resuelto,
  ¿qué ha de hacer presente y suelto
  quien ausente y preso mata?)
    Dile que vuelva a la tarde,
  que agora ocupada estoy.
  Mas oye; no vuelva.

DOÑA JUANA.

                      Voy.

DOÑA MAG.

  Escucha: di que se aguarde.
  Mas váyase; que ya es tarde.

DOÑA JUANA.

    ¿Hase de volver?

DOÑA MAG.

                     ¿No digo
  que sí? Ve.

DOÑA JUANA.

              Tu gusto sigo.

DOÑA MAG.

  Pero torna; no se queje.

DOÑA JUANA.

  Pues ¿qué diré?

DOÑA MAG.

                  Que me deje,
  (_Ap._) (y que me lleve consigo.)
    Anda, di que entre...

DOÑA JUANA.

                          Voy, pues.

(_Vase._)


ESCENA IV

MIRENO, DOÑA MAGDALENA.

MIRENO.

    Aunque ha sido atrevimiento
  el venir a la presencia,
  señora, de vuexcelencia
  mi poco merecimiento,
    ser agradecido trato
  al recebido favor;
  porque el pecado mayor
  es el que hace a un hombre ingrato.
    Por haber favorecido
  de un desdichado la vida
  (que al noble es deuda debida)
  me vi preso y perseguido;
    pero en la misma moneda
  me pagó el cielo sin duda,
  pues libre con vuestra ayuda
  mi vida, señora, queda.
    ¿Libre dije? Mal he hablado;
  que el noble, cuando recibe,
  cautivo y esclavo vive,
  que es lo mismo que obligado.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

(_Arrodíllase._)

DOÑA MAG.

    Levantaos del suelo.

MIRENO.

                         Así
  estoy, gran señora, bien.

DOÑA MAG.

  Haced lo que os digo. (_Ap._) (¿Quién
  me ciega el alma? ¡Ay de mí!)
    ¿Sois portugués?

MIRENO.

                     Imagino
  que sí.

DOÑA MAG.

          ¿Que lo imagináis?
  Desa suerte, incierto estáis
  de quién sois.

MIRENO.

                 Mi padre vino
    al lugar en donde habita,
  y es de alguna hacienda dueño,
  trayéndome muy pequeño;
  mas su trato lo acredita.
    Yo creo que en Portugal
  nacimos.

DOÑA MAG.

           ¿Sois noble?

MIRENO.

                        Creo
  que sí, según lo que veo
  en mi honrado natural,
    que muestra más que hay en mí.

DOÑA MAG.

  ¿Y darán las obras vuestras,
  si fuere menester, muestras
  que sois noble?

MIRENO.

                  Creo que sí:
    nunca de hacellas dejé.

DOÑA MAG.

  Creo decís a cualquier punto;
  ¿crêis acaso que os pregunto
  artículos de la fe?

MIRENO.

    Por la que debe guardar
  a la merced recebida
  de vuexcelencia mi vida,
  bien los puede preguntar,
    que mi fe su gusto es.

DOÑA MAG.

  ¡Qué agradecido venís!--
  ¿Cómo os llamáis?

MIRENO.

                   Don Dionís.

DOÑA MAG.

  Ya os tengo por portugués
    y por hombre principal;
  que en este reino no hay hombre
  humilde de vuestro nombre,
  porque es apellido real,
    y sólo el imaginaros
  por noble y honrado, ha sido
  causa que haya intercedido
  con mi padre a libertaros.

MIRENO.

    Deudor os soy de la vida.

DOÑA MAG.

  Pues bien; ya que libre estáis,
  ¿qué es lo que determináis
  hacer de vuestra partida?
    ¿Dónde pensáis ir?

MIRENO.

                       Intento
  ir, señora, donde pueda
  alcanzar fama que exceda
  a mi altivo pensamiento:
    sólo aquesto me destierra
  de mi patria.

DOÑA MAG.

                ¿En qué lugar
  pensáis que podéis hallar
  esa ventura?

MIRENO.

               En la guerra;
    que el esfuerzo hace capaz
  para el valor que procuro.

DOÑA MAG.

  ¿Y no será más seguro,
  que le adquiráis en la paz?

MIRENO.

    ¿De qué modo?

DOÑA MAG.

                  Bien podéis
  granjealle, si dais traza
  que mi padre os dé la plaza
  de secretario, que veis
    que está vaca agora, a falta
  de quien la pueda suplir.

MIRENO.

  No nació para servir
  mi inclinación, que es más alta.

DOÑA MAG.

    Pues cuando volar presuma,
  las plumas le han de ayudar.

MIRENO.

  ¿Cómo he de poder volar
  con solamente una pluma?

DOÑA MAG.

    Con las alas del favor;
  que el vuelo de una privanza,
  mil imposibles alcanza.

MIRENO.

  Del privar nace el temor,
    como muestra la experiencia,
  y tener temor no es justo.

DOÑA MAG.

  Don Dionís, este es mi gusto.

MIRENO.

  ¿Gusto es de vuestra excelencia
    que sirva al Duque? Pues alto.
  Cúmplase, señora, ansí;
  que ya de un vuelo subí
  al primer móvil más alto.
    Pues si en esto gusto os doy,
  ya no hay subir más arriba:
  como el Duque me reciba,
  secretario suyo soy.
    Vos, señora, lo ordenad.

DOÑA MAG.

  Deseo vuestro provecho,
  y ansí lo que veis he hecho;
  que ya que os di libertad,
    pesárame que en la guerra
  la malograrais; yo haré
  como esta plaza se os dé,
  porque estéis en nuestra tierra.

MIRENO.

    Mil años el cielo guarde
  tal grandeza.

DOÑA MAG.

  (_Ap._)       Honor, huír;
  que revienta por salir
  por la boca amor cobarde. (_Vase._)


ESCENA V

MIRENO.

    Pensamiento, ¿en qué entendéis?
  Vos que a las nubes subís,
  decidme: ¿qué colegís
  de lo que aquí visto habéis?
  declaraos, que bien podéis:
    decidme, tanto favor
  ¿nace de sólo el valor
  que a quien os honra ennoblece?
  ¿O erraré si me parece
  que ha entrado a la parte amor?
    ¡Jesús! ¡Qué gran disparate!
  Temerario atrevimiento
  es el vuestro, pensamiento;
  ni se imagine ni trate:
  mi humildad el vuelo abate
    con que sube el deseo vario;
  mas, ¿por qué soy temerario
  si imaginar me prometo
  que me ama en lo secreto
  quien me hace su secretario?
    ¿No estoy puesto en libertad
  por ella? Y ya sin enojos,
  por el balcón de sus ojos
  ¿no he visto su voluntad?
  Amor me tiene.--Callad,
    lengua loca; que es error
  imaginar que el favor
  que de su nobleza nace,
  y generosa me hace,
  está fundado en amor.

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENAS VI A IX

[DON ANTONIO, _enamorado de_ DOÑA SERAFINA, _quiere quedarse en el
palacio del_ DUQUE, _aunque guardando el incógnito. Para ello solicita
y obtiene la plaza de secretario, vacante por la huída de_ RUY
LORENZO.]


ESCENA X

_Jardín del palacio._

EL DUQUE, DOÑA MAGDALENA.

DUQUE.

    Si darme contento es justo,
  no estés, hija, desa suerte;
  que no consiste mi muerte
  mas de en verte a ti sin gusto.
    Esposo te dan los cielos
  para poderte alegrar,
  sin merecer tu pesar
  el Conde de Vasconcelos.
    A su padre el de Berganza,
  pues que te escribió, responde;
  escribe también al Conde,
  y no vea yo mudanza
    en tu rostro ni pesar,
  si de mi vejez los días
  con esas melancolías
  no pretendes acortar.

DOÑA MAG.

    Yo, señor, procuraré
  no tenerlas, por no darte
  pena, si es que un triste es parte
  en sí de que otro lo esté.

DUQUE.

    Si te diviertes, bien puedes.

DOÑA MAG.

  Yo procuraré servirte;
  y agora quiero pedirte,
  entre las muchas mercedes
    que me has hecho, una pequeña.

DUQUE.

  Con condición que se olvide
  aquesa tristeza, pide.

DOÑA MAG.

  (_Ap._) (Honra, el amor os despeña.)
    El preso que te pedí
  librases, y ya lo ha sido,
  de todo punto ha querido
  favorecerse de mí:
    con sólo esto, gran señor,
  parece que me ha obligado:
  y así, a mi cargo he tomado,
  su remedio y tu favor.
    Es hombre de buena traza
  y tiene extremada pluma.

DUQUE.

  Dime lo que quiere, en suma.

DOÑA MAG.

  Quisiera entrar en la plaza
    de secretario.

DUQUE.

                   Bien poco
  ha que dársela pudiera;
  aún no ha un cuarto de hora entera
  que está ocupada.

DOÑA MAG.

  (_Ap._)           (Amor loco.
    ¡Muy bien despachado estáis!
  Vos perderéis por cobarde,
  pues acudistes tan tarde,
  que con alas no voláis.)

DUQUE.

    Por orden del camarero
  a un mancebo he recibido,
  que de Lisboa ha venido
  con aquese intento a Avero;
    y según lo que en él vi,
  muestra ingenio y suficiencia.

DOÑA MAG.

  Si gusta vuestra excelencia,
  ya que mi palabra di,
    y él está con esperanza
  que le he de favorecer,
  pues me manda responder
  al Conde y al de Berganza,
    sabiendo escribir tan mal,
  quisiera que se quedara
  en palacio, y me enseñara;
  porque en mujer principal
    falta es grande no saber
  escribir cuando recibe
  alguna carta, o si escribe,
  que no se pueda leer.
    Dándome algunas liciones,
  más clara la letra haré.

DUQUE.

  Alto, pues; lición te dé,
  con que enmiendes tus borrones;
    que en fin, con ese ejercicio
  la pena divertirás,
  pues la tienes porque estás
  ociosa; que el ocio es vicio.
    Entre por tu secretario.

DOÑA MAG.

  Las manos quiero besarte.


ESCENA XI

CONDE.--DICHOS.

CONDE.

  Señor...

DUQUE.

           Conde don Duarte...

CONDE.

  Con contento extraordinario
    vengo.

DUQUE.

           ¿Cómo?

CONDE.

                  El Rey recibe
  con gusto mi pretensión,
  y sobre aquesta razón,
  a vuestra excelencia escribe.
    Dice que se servirá
  Su Majestad de que elija,
  para honrar mi casa, hija
  de vuexcelencia, y tendrá
    cuidado de aquí adelante
  de hacerme merced.

DUQUE.

                     Yo estoy
  contento deso, y os doy
  nombre de hijo, aunque importante
    será que disimuléis,
  mientras doña Serafina
  al nuevo estado se inclina;
  porque ya, Conde, sabéis
    cuán pesadamente lleva
  esto de casarse agora.

CONDE.

  Hará el alma, que la adora,
  de su sufrimiento prueba.

DUQUE.

    Yo haré las partes por vos
  con ella; perded recelos:
  el Conde de Vasconcelos
  vendrá presto, y de las dos
    las bodas celebraré
  luego.

CONDE.

         El esperar da pena.

DUQUE.

  No estéis triste, Magdalena.

DOÑA MAG.

  Yo, señor, me alegraré
    por dar gusto a vuexcelencia.

DUQUE.

  Vamos a ver lo que escribe
  el Rey.

CONDE.

          Quien espera y vive,
  bien ha menester paciencia.

(_Vanse el_ DUQUE _y el_ CONDE.)


ESCENAS XII A XV

[DOÑA SERAFINA _ensaya en el jardín su papel para una representación
dramática que ha de celebrarse en el palacio de Avero._ DON ANTONIO,
_por mediación de_ DOÑA JUANA, _está oculto en el jardín con un pintor
encargado de hacer en secreto un retrato de_ DOÑA SERAFINA, _la cual,
vestida de hombre e ignorante de que la están retratando, declama con
gran entusiasmo los versos de la comedia que ha de representar_.]


ESCENA XVI

_Habitación de doña Magdalena._

DOÑA MAGDALENA, MIRENO.

DOÑA MAG.

    Mi maestro habéis de ser
  desde hoy.

MIRENO.

             ¿Qué ha visto en mí,
  vuestra excelencia, que así
  me procura engrandecer?
    Dará lición al maestro
  el discípulo desde hoy.

DOÑA MAG.

  (_Ap._) ¡Qué claras señales doy
  del ciego amor que le muestro!

MIRENO.

  (_Ap._) ¿Qué hay que dudar, esperanza?
  Esto, ¿no es tenerme amor?
  Dígalo tanto favor,
  muéstrelo tanta privanza.
    Vergüenza, ¿por qué impedís
  la ocasión que el cielo os da?
  Daos por entendido ya.

DOÑA MAG.

  Como tengo, don Dionís,
    tanto amor...

MIRENO.

  (_Ap._)         Ya se declara,
  ¡ya dice que me ama, cielos!

DOÑA MAG.

  Al Conde de Vasconcelos,
  antes que venga, gustara,
    no sólo hacer buena letra,
  pero saberle escribir,
  y por palabras decir
  lo que el corazón penetra;
    que el poco uso que en amar
  tengo, pide que me adiestre
  esta experiencia, y me muestre
  cómo podré declarar
    lo que tanto al alma importa
  y el amor mismo me encarga,
  que soy en quererle larga
  y en significarlo corta.
    En todo os tengo por diestro;
  y así me habéis de enseñar
  a escribir, y a declarar
  al Conde mi amor, maestro.

MIRENO.

  (_Ap._)   ¿Luego no fué en mi favor,
  pensamiento lisonjero,
  sino porque sea tercero
  del Conde? ¿Veis, loco amor,
    cuán sin fundamento y fruto
  torres habéis levantado
  de quimeras, que ya han dado
  en el suelo? Como el bruto
    en esta ocasión he sido,
  en que la estatua iba puesta,
  haciéndole el pueblo fiesta,
  que loco y desvanecido
    creyó que la reverencia,
  no a la imagen que traía,
  sino a él sólo se hacía;
  y con brutal impaciencia
    arrojalla de sí quiso,
  hasta que se apaciguó
  con el castigo, y cayó
  confuso en su necio aviso.
    ¿Así el favor corresponde,
  con que me he desvanecido?
  Basta; que yo el bruto he sido
  y la estatua es sólo el Conde.
    Bien puedo desentonarme,
  que no es la fiesta por mí.

DOÑA MAG.

  (_Ap._) (Quise deslumbrarle así,
  que fué mucho declararme.)
    Mañana comenzaréis,
  maestro, a darme lición.

MIRENO.

  Servirte es mi inclinación.

DOÑA MAG.

  Triste estáis.

MIRENO.

                 ¿Yo?

DOÑA MAG.

                      ¿Qué tenéis?

MIRENO.

    Ninguna cosa.

DOÑA MAG.

  (_Ap._)         (Un favor
  me manda amor que le dé.)
  ¡Válgame Dios! Tropecé...
  (_Ap._) (Que siempre tropieza amor.)

(_Tropieza y da la mano a_ MIRENO.)

    El chapín se me torció.

MIRENO.

  (_Ap._) (¡Cielos! ¿Hay ventura igual?)
  ¿Hízose acaso algún mal
  vuexcelencia?

DOÑA MAG.

                Creo que no.

MIRENO.

  (_Ap._) (¡Que la mano la tomé!)

DOÑA MAG.

  Sabed que al que es cortesano
  le dan, al darle la mano,
  para muchas cosas pie. (_Vase._)

MIRENO.

    “¡Le dan, al darle la mano,
  para muchas cosas pie!”
  De aquí, ¿qué colegiré?
  Decid, pensamiento vano:
  en aquesto, ¿pierdo o gano?
  ¿Qué confusión, qué recelos
  son aquéstos? Decid, cielos,
  ¿esto no es amor? Mas no,
  que llevo la estatua yo
  del Conde de Vasconcelos.
    Pues ¿qué enigma es darme pie
  la que su mano me ha dado?
  Si sólo el Conde es amado,
  ¿qué es lo que espero? ¿Qué sé?
  Pie o mano, decid: ¿por qué
  dais materia a mis desvelos?
  Confusión, amor, recelos,
  ¿soy amado? Pero no,
  que llevo la estatua yo
  del Conde de Vasconcelos.
    El pie que me dió, será
  pie para darla lición,
  en que escriba la pasión
  que el Conde y su amor la da.
  Vergüenza, sufrí y callá;
  bajad ya, atrevidos vuelos,
  vuestra ambición, si a los cielos
  mi desatino os subió,
  que llevo la estatua yo
  del Conde de Vasconcelos.



JORNADA TERCERA


ESCENAS I A VI

[RUY LORENZO _se refugia en la casa de_ LAURO, _padre de_ MIRENO, _y
le refiere que si intentó la muerte del_ CONDE DE ESTREMOZ _fué para
vengar a una hermana suya a la cual había dado el_ CONDE _palabra de
casamiento._ LAURO _se lamenta de la fuga de su hijo_ MIRENO, _y en su
dolor dice que él no es pastor ni se llama_ LAURO, _sino que es el_
DUQUE DE COÍMBRA.]

LAURO.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Murió el Rey de Portugal,
  mi hermano, en la primavera
  de su juventud lozana;
  mas la muerte, ¿qué no seca?
  De seis años dejó un hijo,
  que agora, ya hombre, intenta
  acabar mi vida y honra;
  y dejando la tutela
  y el gobierno destos reinos
  solos a mí y a la Reina.
  Murió el Rey, sobre el gobierno
  hubo algunas diferencias
  entre mí y la Reina viuda;
  porque jamás la soberbia
  supo admitir compañía
  en el reinar, y las lenguas
  de envidiosos lisonjeros
  siempre disensiones siembran.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Pero cesó el alboroto
  porque, aunque era moza y bella
  la Reina, un mal repentino
  dió con su ambición en tierra.
  Murió, en fin; gocé el gobierno
  portugués sin competencia,
  hasta que fué Alfonso quinto
  de bastante edad y fuerzas.
  Caséle con una hija
  que me dió el cielo, Isabela
  por nombre, aunque desdichada,
  pues ni la estima ni precia.
  Juntáronsele al Rey mozo
  mil lisonjeros, que cierran
  a la verdad en Palacio,
  como es costumbre, las puertas.
  Entre ellos un mi enemigo,
  de humilde naturaleza,
  Vasco Fernández por nombre,
  gozó la privanza excelsa:
  y queriendo derribarme
  para asegurarse en ella,
  a mi propio hermano induce,
  y para engañarle, ordena
  hacerle entender que quiero
  levantarme con sus tierras,
  y combatirle a Berganza,
  siendo Duque por mí della.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Creyólo, desposeyóme
  de mi Estado y las riquezas
  que en el gobierno adquirí:
  llevóme a una fortaleza,
  donde sin bastar los ruegos,
  ni lágrimas de Isabela,
  mi hija y su esposa, manda
  que me corten la cabeza.
  Supe una noche propicia
  el rigor de la sentencia;

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  me descolgué de los muros,
  y en aquella noche mesma
  di aviso que me siguiese
  a mi esposa, la Duquesa.
  Supo el Rey mi fuga, y manda
  que al són de roncas trompetas
  me publiquen por traidor,
  dando licencia a cualquiera
  para quitarme la vida,
  poniendo mortales penas
  a quien, sabiendo de mí,
  no me lleve a su presencia.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

  Murió mi esposa querida,
  y un hijo hermoso me deja,
  que en este traje criado,
  comprando ganado y tierras,
  y hecho de duque pastor,
  ha ya veinte primaveras
  que han dado flores a mayo,
  hierba al prado y a mí penas.

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENA VII

(_Habitación de doña Magdalena._)

DOÑA JUANA, DOÑA MAGDALENA.

DOÑA JUANA.

    Don Dionís, señora, viene
  a darte lición. (_Vase._)

DOÑA MAG.

                  A dar
  lición vendrá de callar,
  pues aun palabras no tiene.
    De suerte me trata amor,
  que mi pena no consiente
  más silencio; abiertamente
  le declararé mi amor,
    contra el común orden y uso,
  mas tiene de ser de modo
  que, diciéndoselo todo,
  le he de dejar más confuso.

(_Siéntase en una silla y finge que duerme._)


ESCENA VIII

MIRENO, DOÑA MAGDALENA.

MIRENO.

    ¿Qué me manda vuexcelencia?
  ¿Es hora de dar lición?
  (_Ap._) (Ya comienza el corazón
  a temblar en su presencia.
    Pues que calla, no me ha visto;
  sentada sobre la silla,
  con la mano en la mejilla
  está.)

DOÑA MAG.

  (_Ap._) En vano me resisto.
    Yo quiero dar a entenderme,
  como que dormida estoy.

[Ilustración:

  Yo quiero dar a entenderme
como que dormida estoy.]

MIRENO.

  Don Dionís, señora, soy.--
  No me responde. ¿Si duerme?
    Durmiendo está. Atrevimiento,
  agora es tiempo; llegad
  a contemplar la beldad
  que ofusca mi entendimiento.
    Cerrados tiene los ojos,
  llegar puedo sin temor;
  que si son flechas de amor,
  no me podrán dar enojos.
    ¿Hizo el autor soberano
  de nuestra naturaleza
  más acabada belleza?
  Besarla quiero una mano.
    ¿Llegaré? Sí; pero no,
  que es la reliquia divina,
  y mi humilde boca indina
  de tocarla. Pero yo
    soy hombre ¡y tiemblo! ¿Qué es esto?
  Ánimo. ¿No duerme? Sí.

(_Llega, y se retira._)

  Voy. ¿Si despierta? ¡Ay de mí!
  Que el peligro es manifiesto,

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    El temor al amor venza:
  afuera quiero esperar.

DOÑA MAG.

  (_Ap._) ¡Que no se atrevió a llegar!
  ¡Mal haya tanta vergüenza!

MIRENO.

    No parezco bien aquí
  solo, pues durmiendo está.
  Yo me voy. (_Ap._)

DOÑA MAG.

             (¿Que al fin se va?)

(_Fingiendo que habla dormida._)

  Don Dionís...

MIRENO.

                ¿Llamóme? Sí.
    ¡Qué presto que despertó!
  Miren ¡qué bueno quedara
  si mi intento ejecutara!
  ¿Está despierta? Mas no,
    que en sueños pienso que acierta
  mi esperanza entretenida,
  y quien me llama dormida
  no me quiere mal despierta.
    ¿Si acaso soñando está
  en mí? ¡Ay, cielos! ¿Quién supiera
  lo que dice?

DOÑA MAG.

               No os vais fuera;
  llegaos, don Dionís, acá.

MIRENO.

    Llegar me manda en su sueño.
  ¡Qué venturosa ocasión!
  Obedecella es razón,
  pues, aunque duerme, es mi dueño.
    Amor, acabad de hablar;
  no seáis corto.

DOÑA MAG.

          Don Dionís,
  ya que a enseñarme venís
  a un tiempo a escribir y amar
    al Conde de Vasconcelos...

MIRENO.

  ¡Ay, celos! ¿Qué es lo que veis?

DOÑA MAG.

  Quisiera ver si sabéis
  qué es amor y qué son celos:
    porque será cosa grave
  que ignorante por vos quede,
  pues que ninguno otro puede
  enseñar lo que no sabe.
    Decidme, ¿tenéis amor?
  ¿De qué os ponéis colorado?
  ¿Qué vergüenza os ha turbado?
  Responded, dejá el temor;
    que el amor es un tributo
  y una deuda natural
  en cuantos viven, igual
  desde el ángel hasta el bruto.
    Si esto es verdad, ¿para qué
  os avergonzáis así?
  ¿Queréis bien? --Señora, sí.--
  ¡Gracias a Dios que os saqué
    una palabra siquiera!

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    ¿Y habéis dicho a vuestra dama
  vuestro amor? --No me he atrevido.
  --¿Luego nunca lo ha sabido?
  --Como el amor todo es llama
    bien lo habrá echado de ver
  por los ojos lisonjeros,
  que son mudos pregoneros.
  --La lengua tiene de hacer
    ese oficio; que no entiende
  distintamente quien ama
  esa lengua que se llama
  algarabía de allende.
    ¿No os ha dado ella ocasión
  para declararos? --Tanta,
  que mi cortedad me espanta.
  --Hablad, que esa suspensión
    hace a vuestro amor agravio.
  --Temo perder por hablar
  lo que gozo por callar.
  --Eso es necedad; que un sabio
    al que calla y tiene amor
  compara a un lienzo pintado
  de Flandes, que está arrollado.
  Poco medrará el pintor
    si los lienzos no descoge
  que al vulgo quiere vender
  para que los pueda ver.
  El palacio nunca acoge
    la vergüenza: esa pintura
  desdoblad, pues que se vende,
  que el mal que nunca se entiende
  difícilmente se cura.
    --Sí; mas la desigualdad
  que hay, señora, entre los dos,
  me acobarda. --Amor, ¿no es dios?
  --Sí, señora. --Pues hablad;
    que sus absolutas leyes
  saben abatir monarcas,
  e igualar con las abarcas
  las coronas de los reyes.
    Yo os quiero ser medianera:
  decidme a mí a quién amáis.
  --No me atrevo. --¿Qué dudáis?
  ¿Soy mala para tercera?
    --No; pero temo, ¡ay de mí!
  --¿Y si yo su nombre os doy?
  ¿Diréis si es ella, si soy
  yo acaso? --Señora, sí.
    --¡Acabara yo de hablar!
  ¿Mas que sé que os causa celos
  el Conde de Vasconcelos?
  --Háceme desesperar;
    que es, señora, vuestro igual
  y heredero de Berganza.
  --La igualdad y semejanza
  no está en que sea principal,
    o humilde y pobre el amante,
  sino en la conformidad
  del alma y la voluntad.
  Declaraos de aquí adelante,
    don Dionís; a esto os exhorto;
  que en juegos de amor no es cargo
  tan grande un cinco de largo
  como es un cinco de corto.
    Días ha que os preferí
  al Conde de Vasconcelos.

MIRENO.

  ¡Qué escucho, piadosos cielos!

(_Da un grito_ MIRENO, _y hace que despierta_ DOÑA MAGDALENA.)

  DOÑA MAG.

  ¡Ay, Jesús! ¿Quién está aquí?
    ¿Quién os trajo a mi presencia,
  don Dionís?

MIRENO.

              Señora mía...

DOÑA MAG.

  ¿Qué hacéis aquí?

MIRENO.

                    Yo venía
  a dar a vuestra excelencia
    lición; halléla durmiendo,
  y mientras que despertaba,
  aquí, señora, aguardaba.

DOÑA MAG.

  Dormíme, en fin, y no entiendo
    de qué pudo sucederme;
  que es gran novedad en mí
  quedarme dormida ansí. (_Levántase._)

MIRENO.

  Si sueña, siempre que duerme
    vuestra excelencia, del modo
  que agora, ¡dichoso yo!

DOÑA MAG.

  (_Ap._) ¡Gracias al cielo que habló
  este mudo!

MIRENO.

  (_Ap._)    Tiemblo todo.

DOÑA MAG.

    ¿Sabéis vos lo que he soñado?

MIRENO.

  Poco es menester saber
  para eso.

DOÑA MAG.

            Debéis de ser
  otro José.

MIRENO.

             Su traslado
    en la cortedad he sido,
  pero no en adivinar.

DOÑA MAG.

  Acabad de declarar
  cómo el sueño habéis sabido.

MIRENO.

    Durmiendo vuestra excelencia,
  por palabras le ha explicado.

DOÑA MAG.

  ¡Válame Dios!

MIRENO.

                Y he sacado
  en mi favor la sentencia,
    que falta ser confirmada,
  para hacer mi dicha cierta,
  por vuexcelencia despierta.

DOÑA MAG.

  Yo no me acuerdo de nada.
    Decídmelo; podrá ser
  que me acuerde de algo agora.

MIRENO.

  No me atrevo, gran señora.

DOÑA MAG.

  Muy malo debe de ser,
  pues no me lo osáis decir.

MIRENO.

  No tiene cosa peor
  que haber sido en mi favor.

DOÑA MAG.

  Mucho lo deseo oír:
    acabad ya, por mi vida.

MIRENO.

  Es tan grande el juramento,
  que anima mi atrevimiento.
  Vuestra excelencia dormida...
    --Tengo vergüenza.--

DOÑA MAG.

                         Acabad;
  que estáis, don Dionís, pesado.

MIRENO.

  Abiertamente ha mostrado
  que me tiene voluntad.

DOÑA MAG.

    ¿Yo? ¿Cómo?

MIRENO.

                Alumbró mis celos,
  y en sueños me ha prometido...

DOÑA MAG.

  ¿Sí?

MIRENO.

       Que he de ser preferido
  al Conde de Vasconcelos.
    Mire si en esta ocasión
  son los favores pequeños.

DOÑA MAG.

  Don Dionís, no creáis en sueños,
  que los sueños, sueños son. (_Vase._)


ESCENA IX

MIRENO.

    ¿Ahora sales con eso?
  Cuando sube mi esperanza,
  ¡carga el desdén la balanza
  y se deja en fiel el peso!

  · · · · · · · · · · · · · · ·

    Calle el alma su pasión
  y sirva a mejores dueños,
  sin dar crédito a más sueños,
  que los sueños, sueños son.


ESCENAS X A XVI

[DON ANTONIO _declara su amor a_ DOÑA SERAFINA. _Esta le rechaza y
le afea su conducta por haberse fingido secretario del_ DUQUE. DON
ANTONIO, _al verse así despreciado, arroja a los pies de_ DOÑA SERAFINA
_el retrato que hizo pintar en el jardín, y se marcha indignado_.

DOÑA SERAFINA _examina el retrato y nota que aquel hombre tiene con
ella un extraordinario parecido. Deseando saber quién es el retratado,
llama nuevamente al_ CONDE DON ANTONIO _para que se lo confiese; y el_
CONDE _inventa un nuevo ardid para conseguir el amor de_ SERAFINA.
_Dice que él no está directamente interesado en aquel amor y que se
introdujo fraudulentamente en Palacio para servir de mediador entre_
DOÑA SERAFINA _y_ DON DIONÍS DE COÍMBRA, _el cual se enamoró de ella un
día que estuvo en Avero disfrazado de pastor.--Aquel retrato es de_ DON
DIONÍS. DOÑA SERAFINA _cree el embuste y accede a tener aquella noche
una entrevista con el_ DON DIONÍS _del retrato_.]


ESCENA XVII

_Habitación de doña Magdalena._

EL DUQUE, DOÑA MAGDALENA; _después_ MIRENO.

DUQUE.

    Quiero veros dar lición;
  que la carta que ayer vi
  para el Conde, en que leí
  del sobrescrito el renglón,
    me contentó. Ya escribís
  muy claro.

DOÑA MAG.

             Y aún no lo entiende
  con ser tan claro, y se ofende
  mi maestro don Dionís. (_Sale_ MIRENO.)

MIRENO.

    ¿Llámame vuestra excelencia?

DOÑA MAG.

  Sí; que el Duque, mi señor,
  quiere ver si algo mejor
  escribo. Vos experiencia
    tenéis de cuán escribana
  soy; ¿no es verdad?

MIRENO.

                      Sí, señora.

DOÑA MAG.

  Escribí, no ha un cuarto de hora,
  medio dormida, una plana
    tan clara, que la entendiera
  aun quien no sabe leer.
  ¿No me doy bien a entender,
  don Dionís?

MIRENO.

              Muy bien.

DOÑA MAG.

                        Pudiera
    serviros, según fué buena,
  de materia para hablar
  en su loor.

MIRENO.

             Con callar
  la alabo: sólo condena
    mi gusto el postrer renglón,
  por más que la pluma excuso,
  porque estaba muy confuso.

DOÑA MAG.

  Diréislo por el borrón
    que eché a la postre.

MIRENO.

                          ¿Pues no?

DOÑA MAG.

  Pues adrede le eché allí.

MIRENO.

  Sólo el borrón corregí,
  porque lo demás borró.

DOÑA MAG.

    Bien lo pudisteis quitar,
  que un borrón no es mucha mengua.

MIRENO.

  ¿Cómo?

DOÑA MAG.

  (_Aparte a_ MIRENO.)
         El borrón con la lengua
  se quita, y no con callar.--
    Ahora bien, cortá una pluma.

MIRENO.

  Ya, gran señora, la corto.

DOÑA MAG.

  (_Enojada._) Acabad, que sois muy corto.
  Vuestra excelencia presuma
    que de vergüenza no sabe
  hacer cosa de provecho.

DUQUE.

  Con todo, estoy satisfecho
  de su letra.

DOÑA MAG.

               Es cosa grave
    el dalle avisos por puntos,
  sin que aproveche. Acabad.

DUQUE.

  Magdalena, reportad.

MIRENO.

  ¿Han de ser cortos los puntos?

DOÑA MAG.

    ¡Qué amigo sois de lo corto!
  Largos los pido; cortaldos
  de aqueste modo, o dejaldos.

MIRENO.

  Ya, gran señora, los corto.

DUQUE.

    ¡Qué mal acondicionada
  sois!

DOÑA MAG.

        Un hombre vergonzoso
  y corto, es siempre enfadoso.

MIRENO.

  Ya está la pluma cortada.

DOÑA MAG.

    Mostrad. ¡Y qué mala! ¡Ay Dios!

(_Pruébala y arrójala._)

DUQUE.

  ¿Por qué la echáis en el suelo?

DOÑA MAG.

  ¡Siempre me la dais con pelo!
  Líbreme el cielo de vos.
    Quitalde con el cuchillo.
  No sé de vos qué presuma;
  siempre con pelo la pluma
  (_Ap._) y la lengua con frenillo.

MIRENO.

  (_Ap._)   Propicios me son los cielos;
  todo esto es en mi favor.


ESCENA XVIII

EL CONDE.--DICHOS.

CONDE.

  Dadme albricias, gran señor;
  el Conde de Vasconcelos
    está sólo una jornada
  de vuestra villa.

DOÑA MAG.

  (_Ap._)           ¡Ay de mí!

CONDE.

  Mañana llegará aquí,
  porque trae tan limitada,
    dicen, del Rey la licencia,
  que no hará más de casarse
  mañana, y luego tornarse.
  Apreste vuestra excelencia
    lo necesario, que yo
  voy a recebirle luego.

DUQUE.

  ¿No me escribe?

CONDE.

                  Aqueste pliego.

DUQUE.

  Hija, la ocasión llegó
    que deseo.

DOÑA MAG.

  (_Ap._)      Saldrá vana.

MIRENO.

  (_Ap._) ¡Ay, cielo!

DOÑA MAG.

  (_Ap._)             Mi bien suspira.

DUQUE.

  Vamos, deja aqueso y mira
  que te has de casar mañana.

(_Vanse el_ DUQUE _y el_ CONDE.)

DOÑA MAG.

  (_Escribe._) Don Dionís, en acabando
  de escribir aquí, leed
  este billete, y haced
  luego lo que en él os mando.

MIRENO.

    Si ya la ocasión perdí,
  ¿qué he de hacer? ¡Ay, suerte dura!

DOÑA MAG.

  Amor todo es coyuntura. (_Vase._)


ESCENA XIX

MIRENO.

  Fuése. El papel dice ansí:
  (_Lee._) _No da el tiempo más espacio:_
  _esta noche en el jardín_
  _tendrán los temores fin_
  _del Vergonzoso en Palacio._
    ¡Cielos! ¿Qué escucho? ¿Qué veo?
  ¿Esta noche? ¡Hay más ventura!
  ¿Si lo sueño? ¿Si es locura?
  No es posible, no lo creo.
    _Esta noche en el jardín..._
  ¡Vive Dios, que está aquí escrito
  mi bien! A buscar a Brito
  voy. ¿Hay más dichoso fin?
    Presto en tu florido espacio
  dará envidia entre mis celos
  al Conde de Vasconcelos
  _el Vergonzoso en Palacio_. (_Vase._)


ESCENA XX

[LAURO _sabe que su hijo está en Avero y decide ir a verle_.]


ESCENA XXII

_Palacio del_ DUQUE, _con jardín. Es de noche._

DOÑA JUANA _y_ DOÑA SERAFINA, _a una ventana_.

DOÑA SER.

    ¡Ay, querida doña Juana!
  Nota de mi fama doy;
  mas si no me declaro hoy,
  me casa el Duque mañana.

DOÑA JUANA.

    Don Dionís, señora, es tal,
  que no llega don Duarte
  con la más mínima parte
  a su valor. Portugal
    por su padre llora hoy día;
  para en uno sois los dos;
  gozaos mil años.

DOÑA SER.

                   ¡Ay, Dios!

DOÑA JUANA.

  No temas, señora mía,
    que mi primo fué por él;
  presto le traerá consigo.

DOÑA SER.

  Él tiene un notable amigo.

DOÑA JUANA.

  Pocos se hallarán como él.


ESCENA XXIII

DON ANTONIO _y después_ TARSO, _como de noche_.--DICHAS.

DON ANT.

    Hoy, amor, vuestras quimeras
  de noche me han convertido
  en un don Dionís fingido
  y un don Antonio de veras.
    Por uno y otro he de hablar.
  Gente siento a la ventana.

DOÑA JUANA.

  Ruido suena; no fué vana
  mi esperanza.

TARSO.

                Este lugar
    mi dichoso don Dionís
  me manda que mire y ronde
  por si hay gente.

DOÑA JUANA.

                    Ce: ¿es el Conde?

DON ANT.

  Sí, mi señora.

DOÑA JUANA.

                 ¿Venís
    con don Dionís?

TARSO.

  (_Ap._)           ¿Cómo es esto?
  ¿Don Dionís? La burla es buena.
  ¿Mas si es doña Magdalena?
  Reconocer este puesto
    me manda, porque le avise
  si anda gente, y me parece
  que otro en su lugar se ofrece;
  y que le ronde, ande y pise,
    vaya; mas que es don Dionís,
  eso no.

DON ANT.

          Conmigo viene
  un don Dionís, que os previene
  el alma, que ya adquirís,
    para ofrecerse a esas plantas.
  Hablad, don Dionís; ¿qué hacéis?

(_Finge la voz._)

  ¿Que estoy suspenso no veis,
  contemplando glorias tantas?
    Pagar lo mucho que os debo
  con palabras será mengua,
  y ansí refreno la lengua,
  porque en ella no me atrevo.
    Mas, señora, amor es dios,
  y por mí podrá pagar.

DOÑA JUANA.

  (_Ap._) ¡Bien sabe disimular
  el habla!

DOÑA SER.

            ¿No tenéis vos
    crédito para pagarme
  esta deuda?

DON ANT.

             No lo sé;
  mas buen fiador os daré:
  el Conde puede fiarme.--
    Yo os fío.

TARSO.

  (_Ap._)      ¡Válgate el diablo!
  sólo un hombre es, vive Dios,
  y parece que son dos.

DON ANT.

  Con mucho peligro os hablo
    aquí; haced mi dicha cierta,
  y tengan mis penas fin.

DOÑA SER.

  Pues ¿qué queréis?

DON ANT.

                     Del jardín
  tengo ya franca la puerta.

DOÑA JUANA.

    Mira que suele rondarte
  don Duarte, señora mía,
  y que si aguardas al día,
  has de ser de don Duarte;
    cualquier dilación es mala.

DOÑA SER.

  ¡Ay, Dios!

DOÑA JUANA.

             ¡Qué tímida eres!
  ¿Entrará?

DOÑA SER.

            Haz lo que quisieres.

DON ANT.

  Don Dionís, amor te iguala
    a la ventura mayor
  que pudo dar: corresponde
  a tu dicha. --Amigo Conde,
  por vuestra industria y favor
    he adquirido tanto bien:
  dadme esos brazos; yo soy
  tu amigo, Conde, desde hoy.--
  Yo vuestro esclavo. --Está bien:
    dará el tiempo testimonio
  desta deuda. --Aquí te aguardo,
  que así mis amigos guardo:
  entrad. --Adiós, don Antonio.

(_Éntrase._)

DOÑA SER.

    ¿Entró?

DOÑA JUANA.

            Sí.

DOÑA SER.

                ¡Que deste modo
  fuerce amor a una mujer!
  Mas por sólo no lo ser
  del de Estremoz, poco es todo.

(_Vanse de la ventana._)

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENA XXIV

MIRENO, _de noche_.--TARSO.

MIRENO.

    Él se debió de quedar,
  como acostumbra, dormido.

TARSO.

  Ya queda sustituído
  por otro aquí tu lugar.

MIRENO.

    ¿Qué dices, necio? Responde:
  vienes aquí a ver si hay gente,
  ¡y estáste aquí, impertinente!

TARSO.

  Gente ha habido.

MIRENO.

                   ¿Quién?

TARSO.

                           Un Conde,
    y un don Dionís de tu nombre,
  que es uno y parecen dos.

MIRENO.

    ¿Estás sin seso?

TARSO.

                     Por Dios,
  que acaba de entrar un hombre
    con tu doña Magdalena,
  que, o es colegial trilingüe,
  o a sí propio se distingue,
  o es tu alma que anda en pena.
    Más sabe que veinte Ulises.
  Algún traidor te ha burlado,
  o yo este enredo he soñado,
  o aquí hay dos don Dionises.

MIRENO.

    Soñástelo.

TARSO.

               ¡Norabuena!


ESCENA XXV

DOÑA MAGDALENA, _a la ventana_.--MIRENO, TARSO.

DOÑA MAG.

  ¿Si habrá don Dionís venido?

TARSO.

  A la ventana ha salido
  un bulto.

DOÑA MAG.

            ¡Ay Dios! Gente suena.
    Ce: ¿es don Dionís?

MIRENO.

                   Mi señora,
  yo soy ese venturoso.

DOÑA MAG.

  Entrad, pues, mi vergonzoso.

(_Vase de la ventana._)

MIRENO.

  ¿Crês, que lo soñaste agora?

TARSO.

    No sé.

MIRENO.

           Si mi cortedad
  fué vergüenza, adiós vergüenza;
  que seréis, como no os venza,
  desde agora necedad. (_Vase._)

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENAS XXVI Y XXVII

[LAURO, RUY LORENZO _y algunos pastores llegan a Avero en el momento en
que un heraldo publica el siguiente bando_:]

“El rey nuestro señor, Alfonso el V, manda: Que en todos sus Estados
reales, con solemnes y públicos pregones, se publique el castigo que
en Lisboa se hizo del traidor Vasco Fernández, por las traiciones que
a su tío el duque don Pedro de Coímbra ha levantado, a quien por leal
vasallo y noble, y en todos sus Estados restituye; mandando que en
cualquier parte que asista, si es vivo, le respeten como a él mismo;
y si es muerto, su imagen hecha al vivo pongan sobre un caballo, y
una palma en la mano, le lleven a su corte, saliendo a recebirle
los lugares: y declara a los hijos que tuviere por herederos de su
patrimonio, dando a Vasco Fernández y a sus hijos por traidores,
sembrándoles sus casas de sal, como es costumbre en estos reinos, desde
el antiguo tiempo de los godos. Mándase pregonar para que venga a
noticia de todos.”

  · · · · · · · · · · · · · · ·

[Ilustración:

  “El rey, vuestro Señor,
Alfonso el V, manda...”]

LAURO.

  Gracias a vuestra piedad,
  recto Juez, clemente y sabio,
  que volvéis por mi justicia.

RUY.

  El parabién quiero daros
  con las lágrimas que vierto:
  gocéisle, Duque, mil años.

DUQUE.

  ¿Qué labradores son éstos,
  que hacen extremos tantos?

CONDE.

  ¡Ah, buena gente! Mirad
  que os llama el Duque.

LAURO.

                         Trabajos,
  si me habéis tenido mudo,
  ya es tiempo de hablar. ¿Qué aguardo?
  Dadme aquesos brazos nobles,
  Duque ilustre, primo caro.
  Don Pedro soy.

DUQUE.

                 ¡Santos cielos,
  dos mil gracias quiero daros!

CONDE.

  ¡Gran Duque! ¡En aqueste traje!

LAURO.

  En éste me he conservado
  con vida y honra hasta agora.

  · · · · · · · · · · · · · · ·

DUQUE.

  Es el Conde de Estremoz,
  a quien la palabra he dado
  de casalle con mi hija
  la menor, y agora aguardo
  al Conde de Vasconcelos,
  sobrino vuestro.

LAURO.

                   Mi hermano
  estará ya arrepentido,
  si traidores le engañaron.

DUQUE.

  Doile a doña Magdalena,
  mi hija mayor.

LAURO.

                 Sois sabio
  en escoger tales yernos.

DUQUE.

  Y venturoso otro tanto,
  en que seréis su padrino.

RUY.

  (_Ap._) Aunque el Conde me ha mirado,
  no me ha conocido. ¡Ay cielos!
  ¿Quién vengará mis agravios?

DUQUE.

  Hola, llamad a mis hijas,
  que de suceso tan raro,
  por la parte que les toca,
  es bien darles cuenta...


ESCENA XXVIII

DOÑA MAGDALENA, DOÑA SERAFINA. DOÑA JUANA.--DICHOS.

DOÑA MAG.

  ¿Qué manda vuestra excelencia?

DUQUE.

  Que beséis, hijas, las manos
  al gran Duque de Coímbra,
  vuestro tío.

DOÑA MAG.

               ¡Caso raro!

LAURO.

  Lloro de contento y gozo.

DOÑA SER.

  (_Ap._) Mi suerte y ventura alabo:
  ya segura gozaré
  mi don Dionís, pues ha dado
  fin el cielo a sus desdichas.

LAURO.

  Gocéis, sobrinas, mil años,
  los esposos que os esperan.

DOÑA SER.

  El cielo guarde otros tantos
  la vida de vuexcelencia.

DOÑA MAG.

  Si la mía estima en algo,
  le suplico, así propicios
  de aquí adelante los hados
  le dejen ver reyes nietos
  y venguen de sus contrarios,
  que este casamiento impida.

DUQUE.

  ¿Cómo es eso?

DOÑA MAG.

                Aunque el recato
  de la mujeril vergüenza
  cerrarme intente los labios,
  digo, señor, que ya estoy
  casada.

DUQUE.

          ¡Cómo! ¿Qué aguardo?
  ¿Estás sin seso, atrevida?

DOÑA MAG.

  El cielo y amor me han dado
  esposo, aunque humilde y pobre,
  discreto, mozo y gallardo.

DUQUE.

  ¿Qué dices, loca? ¿Pretendes
  que te mate?

DOÑA MAG.

               El secretario
  que me diste por maestro
  es mi esposo.

DUQUE.

                Cierra el labio.
  ¡Ay, desdichada vejez!
  Vil, ¿por un hombre tan bajo
  al Conde de Vasconcelos
  desprecias?

DOÑA MAG.

              Ya le ha igualado
  a mi calidad amor,
  que sabe humillar los altos
  y ensalzar a los humildes.

DUQUE.

  Daréte la muerte.

LAURO.

                    Paso,
  que es mi hijo vuestro yerno.

DUQUE.

  ¿Cómo es eso?

LAURO.

                El secretario
  de mi sobrina, vuestra hija,
  es Mireno, a quien ya llamo
  don Dionís, y mi heredero.

DUQUE.

  Ya vuelvo en mí: por bien dado
  doy mi agravio de ese modo.

DOÑA MAG.

  ¿Hijo es vuestro? ¡Ay, Dios! ¿Qué aguardo,
  que no beso vuestros pies?

DOÑA SER.

  Eso no, porque es engaño:
  don Dionís, hijo del Duque
  de Coímbra, es quien me ha dado
  mano y palabra de esposo.

DUQUE.

  ¡Hay hombre más desdichado!

DOÑA SER.

  Doña Juana es buen testigo.

DOÑA MAG.

  Don Dionís está en mi cuarto,
  y mi cámara.

DOÑA SER.

               ¡Qué bueno!
  En la mía está encerrado.

LAURO.

  Yo no tengo más que un hijo.

DUQUE.

  Tráiganlos luego. ¡En qué caos
  de confusión estoy puesto!

  · · · · · · · · · · · · · · ·


ESCENA XXIX

MIRENO.--DICHOS.

MIRENO.

  Confuso vengo a tus pies.

LAURO.

  Hijo mío, aquesos brazos
  den nueva vida a estas canas.
  Este es don Dionís.

DOÑA SER.

                      ¿Qué engaños
  son éstos, cielos crueles?

DUQUE.

  Abrazadme, que ya ha hallado
  el más gallardo heredero
  de Portugal, este Estado.

LAURO.

  ¿Qué miras, hijo, perplejo?
  El nombre tosco ha cesado
  que de Mireno tuviste;
  ni lo eres, ni soy Lauro,
  sino el Duque de Coímbra:
  el Rey está ya informado
  de mi inocencia.

MIRENO.

                   ¿Qué escucho?
  ¡Cielos! ¡Amor! ¡Bienes tantos!


ESCENA XXX

DON ANTONIO.--DICHOS.

DON ANT.

  Dame, señor, esos pies.

DUQUE.

  ¿A qué venís, secretario?

DOÑA SER.

  Conde, ¿qué es de don Dionís,
  mi esposo?

  · · · · · · · · · · · · · · ·

[_Se descubre que_ DON ANTONIO _es el Conde de Penela; el_ DUQUE _le
perdona y accede a que_ DOÑA SERAFINA _sea su esposa_. EL CONDE DE
ESTREMOZ _se casa con_ LEONELA, _hermana de_ RUY LORENZO, _y éste,
después de perdonado, vuelve a ocupar el cargo de secretario_.]

[Ilustración]



[Ilustración]



LA LEALTAD CONTRA LA ENVIDIA


JORNADA 2.ª, ESCENA II.

FERNANDO PIZARRO

    Gonzalo, ¿cómo es posible
  que el ánimo os satisfaga
  si por el premio o la paga
  hacéis el valor vendible?
  Hasta ese punto invencible,
  ya os habéis afeminado,
  que quien hace interesado
  cuando de su esfuerzo fía
  las hazañas granjería,
  mercader es, no soldado.
    Hágase al plebeyo igual,
  pierda de noble la ley
  quien a su patria o su rey
  le sirve por el jornal;
  que el generoso, el leal,
  el premio que ha de adquirir
  es la fama hasta morir,
  y ésta estriba en pretender
  merecer por merecer,
  servir sólo por servir.
    Fuí a España, y a Carlos Quinto
  le presenté este occidente,
  y ya veis si del presente
  lo que se vende es distinto.
  Cuanto esta zona, este cinto
  ciñe y abraza este mar
  le di; no había de tomar
  corta paga, a no ser necio,
  que lo que no tiene precio
  mejor se está sin premiar.
    En Almagro el César doble
  gobiernos que ha menester;
  cobre él como mercader,
  sírvale yo como noble.
  De estéril laurel y roble
  coronó la antigüedad
  al valor y a la lealtad
  y de infructífera grama,
  en prueba de que la fama
  sólo busca eternidad.

[Ilustración]



ÍNDICE


  EL CONDENADO POR DESCONFIADO.      5

  LA PRUDENCIA EN LA MUJER.         69

  EL VERGONZOSO EN PALACIO.        139

  LA LEALTAD CONTRA LA ENVIDIA.    213



ERRATAS


  _Página._  _Línea._     _Dice._         _Debe decir._

      8         6      vil y de barro    vil, de barro

     13        17      ¿Qué de hacer?    ¿Qué he de hacer?

     48        25         ALCALDE           ALCAIDE

    119        18      agravïado,        agraviado,

    121        21      daré a Trujillo   daré Trujillo





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Selección" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home