Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Granada, Poema Oriental, Tomo II
Author: Zorrilla, José
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Granada, Poema Oriental, Tomo II" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



  Nota del Transcriptor:


  Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.

  Errores obvios de imprenta han sido corregidos.

  Páginas en blanco han sido eliminadas.

  Letras itálicas son denotadas con _líneas_.

  Las versalitas (letras mayúsculas de tamaño igual a las minúsculas)
  han sido sustituidas por letras mayúsculas de tamaño normal.



                                GRANADA

                            POEMA ORIENTAL


                            PRECEDIDO DE LA

                          LEYENDA DE AL-HAMAR


                                  POR

                           DON JOSÉ ZORRILLA


                             TOMO SEGUNDO

                             NUEVA EDICIÓN


                                MADRID
                IMPRENTA Y LITOGRAFÍA DE LOS HUÉRFANOS
                   Juan Bravo, 5.--_Teléfono 2.198._
                                 1895



INVOCACIÓN

                                    Dixit autem Dominus: si habueritis
                                    fidem, sicut granum sinapis,
                                    dicetis huic arbori moro: Eradicare,
                                    et transplantare in mare:
                                    et obediet vobis.

                                    EVANG. SEG. LUC., CAP. XVII


      Fe, de toda virtud inspiradora,
    Manantial del valor y el heroísmo,
    Del tiempo y de la muerte vencedora,
    Espanto de los genios del abismo,
    El sér en quien tu fuego se atesora
    Lleva el poder de Dios consigo mismo:
    Los prodigios, las glorias, las hazañas,
    Herencia son de los que tú acompañas.

      Nada en el mundo tu poder resiste;
    Á la luz de tu antorcha luminosa
    El Edén á los mártires abriste:
    De Oriente á la región caliginosa
    Las legiones de Cristo condujiste,
    Y, á través de la mar tempestüosa
    Alumbrando su espíritu profundo,
    Descubriste á Colón un nuevo mundo.

      Nada hay grande sin ti, nada completo;
    Desde Nembrod á Napoleón, tu esencia
    Del genio ha sido el talismán secreto:
    Nadie logró sin ti grande existencia,
    Ni fué grande sin ti ningún objeto:
    Polvo fué cuanto fué sin tu asistencia:
    De la fuerza de Dios tu fuerza viene
    Y en tus hombros el orbe se sostiene.

      Tu soplo es impetuoso torbellino
    Que, al alma ardiente á quien su impulso lleva,
    Hasta la eternidad abre camino
    Y sobre el polvo terrenal la eleva.
    Del fuego santo manantial divino
    Que en el fuego de Dios sus fuentes ceba,
    Tú das irresistible atrevimiento
    Á sér á quien inflamas con tu aliento.

      Para ese son efímeras empresas
    Las más peligrosísimas hazañas:
    Disípanse á su voz como pavesas
    Las torres, las ciudades, las montañas:
    Las marcas de su pie conserva impresas
    La tierra para siempre, y sus entrañas
    Cobran fecundidad bajo su paso,
    Y un reino brotan donde había un raso.

      Alma del universo, cuanto existe
    Con tu poder se crea y robustece:
    Cuanto á tu influjo creador resiste,
    Como leve vapor desaparece:
    Á la nación do tu favor no asiste
    Sorbe otra á quien tu mano favorece:
    Y así es como del tiempo en los misterios
    Pasan unos sobre otros los imperios.

      ¡Desdichada nación la que te olvida!
    Su esencia mina la carcoma lenta,
    Y no siente que se hunde carcomida
    La débil base que su pie sustenta;
    Otra nación que aguarda su caída
    La empuja al fin y en su lugar se asienta:
    Y así Castilla, por su fe amparada,
    Pasó como un turbión sobre Granada.

      Dame ¡oh potente fe! tu auxilio santo:
    Tú por quien pudo rescatar á España
    La ilustre Reina cuya gloria canto,
    Dame su fe para ensalzar su hazaña:
    Y, el himno rudo que en su honor levanto
    Al entonar, mi espíritu acompaña,
    Porque me escuche en la celeste esfera
    La augusta sombra de ISABEL PRIMERA.



LIBRO CUARTO



AZAEL


I

      Zahara cayó: sus tristes moradores
    Víctimas van de tan fatal jornada
    Esclavos de los Moros vencedores,
    De ganado rüin como manada.
    Muley envió delante corredores
    De su victoria nuncios á Granada,
    Y, con victoria tal alegre y fiera,
    Al vencedor Hasán Granada espera.

      Preparan las familias principales,
    Á los guerreros y sangrientos fines
    Del anciano monarca más parciales,
    Zambras, saraos, himnos y festines,
    Unas en sus salones orientales,
    Otras en sus balsámicos jardines:
    Prodigando sin duelo sus tesoros
    Para ensalzar el triunfo de los Moros.

      Los cadís á su vez tienen dispuestas
    De fuegos, de pandorgas y de cañas,
    De sortija, de toros y de apuestas,
    De bohordos, de gallos y cucañas,
    Para la plebe revoltosa fiestas
    Cual nunca alegres, como nunca extrañas:
    Porque deje tal triunfo en su memoria
    Largo recuerdo de placer y gloria.

      Engalanan los altos miradores
    Lujosas colgaduras y doseles,
    Flotantes plumas, enredadas flores,
    Lazos de palmas, arcos de laureles,
    Damascos de vivísimos colores,
    Tapices festonados de caireles,
    Y ocupan ajimeces y ventanas
    Nobles, jeques, walíes y sultanas.

      Viejos, mancebos, niños y mujeres
    Abandonan curiosos sus hogares:
    Dejan los artesanos sus talleres,
    Olvidan los sederos sus telares,
    Cierran su mostrador los mercaderes,
    Los armeros sus fraguas: los lugares
    Vecinos se despueblan, y doquiera
    Bulle la muchedumbre novelera.

      Corren plazas y calles tañedores
    De sonajas, adufes y panderos,
    _Rawíes_ de romances narradores
    Al compás de la guzla, cuadrilleros
    De diversas comparsas conductores
    Y parejas de enanos, y gaiteros
    De Marruecos y Fez, cuyos cantares
    Recuerdan del desierto los aduares.

      Circulan por doquier profusamente
    Roscones de Jaén, tortas de Alhama,
    El alhajú de Ronda, largamente
    Saturado de especias, á quien llama
    El mostillo su hermano, y el caliente
    Buñuelo hinchado que la sed inflama:
    Y, pese al libro del Korán divino,
    Templa la sed el malagueño vino.

      En la jornada de tan fausto día
    De fiesta real y universal holganza,
    La ley á la licencia da franquía
    Y destierra el placer á la templanza:
    Y la plebe, sin coto en su alegría,
    Canta ruidosa, descompuesta danza:
    Pues nada hay que desdore ó avergüence
    Al celebrar sus triunfos á quien vence.

      Es ley universal. ¡Ay del vencido!
    Cantad, pues, ¡oh triunfantes Africanos!
    ¡Ignominia y baldón para el rendido!
    ¡Mengua y esclavitud á los Cristianos!
    Mas no olvidéis que encomendada ha sido
    De la venganza á las sangrientas manos
    La ley de los vencidos inhumana.
    ¡Ay de vosotros si lo sois mañana!

      ¡Gloria á Muley! La multitud que llena
    Las torres y alminares ve á lo lejos,
    Á través de la atmósfera serena,
    De las moriscas armas los reflejos.
    Un grito inmenso de placer resuena
    Con nueva tal: mujeres, niños, viejos,
    Se agolpan á las puertas de la Vega
    Á recibir al Rey que en triunfo llega.

      Ya avanzando en hileras ondulantes
    Se ven los ordenados escuadrones:
    Parecen con el sol cintas brillantes
    Las filas de los árabes peones:
    Sobre el blanco montón de sus turbantes
    Tremolan sus enseñas y pendones,
    Y desgarran la atmósfera sonoros
    Los atabales y clarines moros.

      He allí á Muley Abul-Hasán. Su frente
    Sombrean los flotantes lambrequines
    De su penacho real: cuelga esplendente
    Su escudo del arzón: y, hasta las crines
    Embarrado, el caballo bufa ardiente
    Y piafa, conociendo los confines
    De los cotos rëales y la dehesa
    Donde, potro, pació la hierba espesa.

      «¡Alahú akbar! ¡Loor al Rey valiente!»
    Gritó la multitud al divisarle,
    Y aglomeróse atropelladamente
    Bajo su estribo mismo á vitorearle:
    Mas la mano de Dios omnipotente
    Que hasta este día se dignó ampararle
    Le retiró su auxilio, y en su seno
    Del infortunio derramó el veneno.

      Tornóse contra él cuanto en pro era:
    Cambióse en vencimiento su victoria,
    Su popularidad en pasajera
    Fama de un día, y en baldón su gloria.
    La muchedumbre, en su verdad entera
    Al leer de Zahara la sangrienta historia,
    Retrocedió, por Dios iluminada,
    El porvenir leyendo de Granada.

      Con repugnante ostentación impía,
    Un gigantesco negro de Baeza,
    Del pelo asida, junto al Rey traía
    Del buen Arias la lívida cabeza.
    Un escuadrón entero le seguía,
    En cuyas lanzas con brutal fiereza
    Se ostentaba sangriento igual trofeo,
    Medroso al alma y á la vista feo.

      En medio de los árabes soldados
    Y los Gomeles negros, lastimeros
    Suspiros arrancaban despechados
    Los cautivos Cristianos, por sus fieros
    Vencedores heridos y arrastrados
    En confuso tropel como carneros:
    Y á marchar ó morir les obligaban,
    Y dichosos al fin los que expiraban.

      Las fuerzas de los viejos no bastando
    Á soportar ultrajes tan crüeles,
    Al Dios de las venganzas invocando
    Caían á los pies de los corceles:
    Sin compasión sobre ellos, espoleando
    Sus caballos, pasaban los Gomeles,
    Apresurando su postrer instante
    La aguda lanza y yatagán cortante.

      Traían muchas madres en los brazos
    Los hijos muertos, y ocultar querían
    Su fin bajo los sórdidos retazos
    De los rotos harapos que vestían,
    Pues sus tiernos cadáveres pedazos
    Los guardias negros de Muley hacían,
    Y con horror de los maternos ojos
    Quedaban insepultos sus despojos.

      La mora multitud, aunque villana
    Civilizada, á compasión movida,
    Del Rey maldijo la impiedad tirana y
    En odio la alegría convertida.
    Circundó á la feroz guardia africana
    Con agresivo impulso, y, encendida
    La furia popular, por un instante
    El paso barreó del Rey triunfante.

      Arrebatando las mujeres moras
    Sus hijos á los míseros cautivos,
    «Dádnosles, los dijeron: sus señoras
    Os les tendrán esclavos, pero vivos.»
    Comenzaron cien manos vengadoras
    De las bridas á asirse y los estribos,
    Y á brillar comenzaron los puñales
    Debajo de los jaiques y almaizales.

      Á cundir comenzó la infausta nueva
    Entre las turbas y á crecer la ira:
    Doquier la multitud, que se renueva
    Y que sus fuerzas acrecienta, gira
    Del Rey en torno, quien sus olas prueba
    Con su caballo á hender y torvo mira
    Venir la tempestad y acrecentarse
    El popular furor, pronto á inflamarse.

      Sus feroces Gomeles, que le vieron
    Afirmarse en la silla, adivinaron
    Su resuelta intención: se rehicieron,
    Y á sostenerle fieles se aprestaron.
    «¡Adelante!» gritó: tras él vinieron
    Á alinearse y las lanzas enristraron.
    Se abrió la plebe: y, rota ya la valla,
    Dijo Hasán: «Dispersad esa canalla.»

      La multitud, compuesta de artesanos
    Inermes, de mujeres sin defensa,
    De cobardes ociosos y de ancianos,
    Tan débil é impotente como densa,
    Se abrió ante los jinetes africanos,
    Retrocediendo en oleada inmensa
    Como el círculo que abre el haz del río
    Ante la quilla corva del navío.

      Turba que ceja un pie, fuerza vencida.
    La hueste de Muley siguió adelante
    Y en la ciudad entró; mas, convertida
    La alegría en terror, fué con semblante
    Sombrío y en silencio recibida
    Por el vulgo, ó medroso ó inconstante:
    Y Hasán, seguido de sus negros fieles,
    Subió al trote la cuesta de Gomeles.

      Deshízose del pueblo; mas siguióle
    Hasta el recinto real su descontento,
    Y á par con él su indignación mostróle
    De modo asaz visible el firmamento.
    Repentino nublado encapotóle,
    Se negreció su azul, rebramó el viento,
    Con la fortuna de Muley en guerra
    Declarándose á un tiempo cielo y tierra.

      En la Alhambra rëal los cortesanos
    Le vitorearon al llegar; empero
    ¡Ay del Rey á quien guardan los villanos
    Odio ó temor! Apenas el postrero
    De los temidos guardias africanos
    Transpuso el Bib-Leujar, el pueblo entero
    Rompió en inmenso sedicioso grito
    Que en el espacio azul vibró infinito.

      Aparecieron por doquier audaces
    Cabezas de motín: gestos feroces
    Que revelaban ánimos capaces
    De realizar los planes más atroces.
    Santones venerados y sagaces
    Dervichs alzaron por doquier sus voces:
    Y el populacho, en grupos dividido,
    Dió á sus discursos por doquier oído.

      Y he aquí que, en el centro de la plaza,
    Se alzó sobre las turbas de repente
    Viejo santón de venerable traza,
    Famoso asaz entre la mora gente.
    Era el severo Aly-Mazer, de raza
    Noble, de vida austera y penitente,
    Quien por causas recónditas y extrañas
    Retirado vivía en las montañas.

      Hombre á quien solamente se veía
    En los grandes peligros y ocasiones,
    Y de quien siempre el pueblo recibía
    Oportunos consejos y lecciones.
    Siniestra aparición que precedía
    Siempre á las populares convulsiones
    Que, en su postrera edad desventurada,
    Estremecerse hicieron á Granada.

      Hombre doquier temido y respetado
    Por su severidad y por su ciencia,
    De la virtud muslímica dechado,
    Sincero amparador de la indigencia,
    Leal consolador del desdichado,
    Prosternóse la plebe en su presencia:
    Y callaron ante él respetüosos
    Los demás oradores sediciosos.

      Tomando entonces por mimbar la fuente
    Que el centro de la plaza decoraba,
    Paseó sus miradas tristemente
    Sobre la multitud que le cercaba;
    Y con lúgubre voz, cuyo doliente
    Tono en el hondo corazón vibraba,
    Profética, inspirada, lastimera,
    El discurso rompió de esta manera:

      «¡Ay del pueblo muslim! ¡ay de Granada!
    »Para escarnio y baldón de las edades
    »Será no más su historia consignada.
    »¡Regia ciudad; sultana de ciudades,
    »Estás por tus cimientos horadada!
    »¡Va sobre ti á llover calamidades
    »El cielo sin piedad á quien provocas,
    »Y contra ti se volverán las rocas!

      »Musulmanes, Hasán está hechizado
    »Por el nefando amor de una cristiana:
    »Aixa, de fe cual de virtud dechado,
    »Es esclava en su harén y no sultana;
    »El Príncipe legítimo, encerrado
    »Llora en los hierros de prisión lejana.
    »¿Y en provecho de quién tal tiranía?
    »De una extranjera, renegada impía.»

      »Ya lo veis: impolítico atropella
    »Cuantos derechos y principios fijos
    »Hasta hoy se respetaron, y degüella
    »Los rendidos y esclavos. Tan prolijos
    »Crímenes ¿á qué fin? Sólo por ella:
    »Por coronar á sus bastardos hijos,
    »Que, lobeznos de raza castellana,
    »Como ella al fin renegarán mañana.

      »¿Comprendéis? ¡oh muslimes!--Esa impía
    »Que ni cree en Jesucristo ni en Mahoma,
    »De nuestra desdichada monarquía
    »Es con sus hijos la mortal carcoma.
    »Ella al Cristiano os venderá algún día
    »Si en sus proyectos incremento toma:
    »Porque en el odio universal que encierra
    »Incendiará, á poder, toda la tierra.

      »Pero ¿creéis tal vez que los Cristianos
    »La sangre olvidarán vertida en Zahara?
    »Como Hasán en sus triunfos inhumanos,
    »Vendrán con sed de vuestra sangre avara.
    »La que hoy vertieron sus inicuas manos
    »Del pueblo moro goteará en la cara:
    »Y en todas ocasiones y parajes
    »Nos considerarán como á salvajes.

      »¿Oís ese huracán? Horrorizada
    »De tan inútil y brutal fiereza,
    »Truena contra nosotros indignada
    »La madre universal Naturaleza.
    »¡Ay del pueblo muslim! ¡ay de Granada!
    »El rayo amaga su imperial cabeza,
    »La ponzoña mortal hierve en su seno,
    »Y Aláh se torna en pro del Nazareno!»

      Dijo así Aly Mazer. Como evocados
    Al són de sus fatídicos acentos,
    La tierra conmovieron desatados
    En furioso huracán los elementos.
    Torrentes de las nubes desgajados
    Inundaron las calles, y los vientos
    Arrebataron arcos y doseles,
    Lazos, flores, damascos y caireles.

      Huyó la población supersticiosa,
    Siempre en agüeros á creer dispuesta,
    Y encerróse en sus casas pavorosa,
    La ira de Dios creyendo manifiesta.
    Desierta la ciudad y silenciosa
    Quedó en redor, se interrumpió la fiesta:
    Y en vez de los aplausos y canciones,
    Doquier se oyeron ayes y oraciones.

      Duró la tempestad la tarde entera,
    Y entre el rugido cóncavo del trueno
    Y el estridor de la tormenta fiera,
    De los obscuros barrios en el seno
    Una voz incesante y lastimera
    Exclamaba aterrando al agareno:
    «Aláh torna á su grey la faz airada.
    ¡Ay del pueblo muslim! ¡ay de Granada!»

      Campo desierto de olvidadas ruinas,
    Medroso despoblado cementerio
    Parecían las calles granadinas
    De tal desolación bajo el imperio:
    Y cual si se efectuara en las divinas
    legiones algún lóbrego misterio
    Fatal para los Moros, agobiada
    De pánico terror quedó Granada.


II

      Era en verdad así: que en tal momento,
    De la fortuna y la existencia mora
    En la esfera inmortal del firmamento
    Íbase á señalar la última hora:
    Y el arcángel que rige el movimiento
    De la aguja fatal, niveladora
    De los tiempos, el fin del reino moro
    Iba á marcar en su cuadrante de oro.

      No en vano entre los cielos y Granada
    Un velo de nublados se extendía:
    Con la luz á sus ámbitos negada
    Otra región feliz resplandecía.
    Su cresta secular Sierra Nevada
    Con una aureola de fulgor ceñía,
    Y el misterio que Dios obra en la Sierra
    Permitido sondar no es á la tierra.

      En el seno glacial de aquellas cumbres
    Cuya paz no turbó la voz mundana,
    Lloraba celestiales pesadumbres
    Ser de divina estirpe soberana.
    Lanzado de las cólicas techumbres
    Siglos hacía á la región humana,
    Para su habitación labró en la nieve
    De su helado cristal palacio leve.

      Lejos de su alma patria luminosa
    Fué condenado, expiación de un yerro,
    Su forma pura, celestial y hermosa
    Á sepultar en terrenal encierro,
    Dando cima á tarea misteriosa
    Por Dios impuesta en su mortal destierro;
    Mas ya á su fin la expiación tocaba
    Y su tarea al concluir estaba.

      Treinta afanosas décadas había
    En preparar el ángel empleado
    Su difícil labor, y ya veía
    Su éxito misterioso asegurado:
    Y, para darla fin, en este día
    Iba por Jehováh purificado
    Á recobrar su blanca sobreveste,
    Su sér divino y su poder celeste.

      Tal es, en suma, el celestial portento
    Que va el Señor á obrar sobre la Sierra,
    Y cuya vista vela en tal momento
    El nublado á los ojos de la tierra.
    La tempestad que entolda el firmamento
    Es un crespón que sus espacios cierra:
    Y tras aquellas fulgurantes nubes
    Cantan un himno santo los Querubes.

      Sobre sus alas con rumor sonoro
    Las cohortes angélicas descienden,
    Y al dulce són de su celeste coro
    Troncos y rocas de placer se hienden.
    Los serafines en mecheros de oro
    De la divina fe la luz encienden,
    Sobre el alcázar místico de hielo
    Rasgado el seno cóncavo del cielo.

      Del zenit en el punto culminante,
    En medio de una luz deslumbradora,
    Del sumo Dios apareció el semblante
    Y tronó la palabra creadora.
    Al eco inmenso de su voz gigante
    La celestial cohorte voladora,
    Con las alas cubriéndose los ojos,
    Para escuchar se prosternó de hinojos.

      «¡Azäel!»--dijo Dios, al sér divino
    Desterrado en la tierra interpelando,
    Y al umbral de su alcázar cristalino
    El ángel bello pareció temblando;
    Y el eco gigantesco y montesino
    De las cóncavas peñas, despertando
    Al acento de Dios, volvió medroso
    El nombre del espíritu glorioso.

      «¡Azäel!--repitió el Omnipotente;--
    »Torna á tu antiguo sér y poderío,
    »Cobra tu vestidura refulgente
    »Y obra sobre la tierra en nombre mío.
    »Toda á tu voluntad está obediente:
    »Sus destinos gobierne tu albedrío:
    »Completa mis designios soberanos:
    »Yo bendigo la obra de tus manos.»

      Dijo el Señor. El ángel desterrado,
    Recobrando su gracia primitiva,
    Levantóse á su voz transfigurado,
    Revestido de gloria y de luz viva.
    Orna su cuerpo ceñidor alado,
    Ciñe su sien inmarcesible oliva,
    Y de la fe la luminosa tea
    En su diestra purísima flamea.

      Un séquito de espíritus potente,
    Que deja sometidos á sus santas
    Ordenes el Altísimo, obediente
    Y á su voz pronto se ordenó á sus plantas;
    Ante el Señor el ángel reverente
    Se prosternó tres veces, y otras tantas
    El eco del hosanna y los salterios
    Conmovió con su són los hemisferios.

      Tornó Dios á sumirse en su santuario:
    Tornaron los arcángeles el vuelo
    Á tender, el vacío solitario
    Transponiendo y los límites del cielo:
    Y de la eternidad en el horario
    Brillando el fatal número, hacia el suelo
    Moro, dijo, la mano nacarada
    Extendiendo Azäel: «¡Ay de Granada!»

      ¡Ay! repitió en el cóncavo y profundo
    Seno del monte aterrador el eco;
    ¡Ay! repitió siniestro el vagabundo
    Viento que rueda en el vacío hueco;
    ¡Ay! repitió el nublado, en tremebundo
    Trueno rompiendo desgarrado y seco;
    ¡Ay! repitió la voz desesperada
    Que gemía fatídica en Granada.

      Á este medroso universal lamento,
    De la voz del Señor eco en la tierra,
    Desgarró con estrépito violento
    Sus entrañas marmóreas la sierra,
    Y abrióse el misterioso monumento
    Que su cimiento colosal encierra;
    Fábrica de materia indestructible,
    Á los humanos ojos invisible.

      Es el alcázar de Azäel: divino
    Palacio transparente y encantado,
    De nácar y de hielo cristalino
    Entre nieves eternas fabricado.
    En él oculta el ángel peregrino
    Un sér, aunque mortal, predestinado
    Á que con él su porvenir divida
    En la terrena y la celeste vida.

      En este alcázar níveo, modelo
    De la oriental Alhambra granadina,
    Bajo la eterna bóveda de hielo
    Que corona la cumbre al sol vecina,
    Envuelta yace en encantado velo
    La regia sombra de Alhamar divina,
    Á quien letargo místico y profundo
    Encadena á este límite del mundo.

      No tienen á este sér bajo su imperio
    La vida ni la muerte: su existencia
    Fantástica protege hondo misterio
    Que sondea no más la omnipotencia.
    Su sér no pertenece á este hemisferio,
    Y, ni celeste ni mortal, su esencia
    Tiene el poder del ángel defendida
    Del poder de la muerte y de la vida.

      Misterio incomprensible para el hombre,
    Á toda humana explicación resiste
    Y á la ciencia mortal fuerza es que asombre;
    Obra sabia de Dios, por Dios existe:
    No tiene historia, explicación, ni nombre,
    Ni mi pluma en buscárselos insiste:
    La inspiración divina del poeta
    No está á mortal explicación sujeta.

      Yace bajo el poder de tal encanto
    De Alhamar la fantástica existencia,
    De aquel alcázar luminoso y santo
    Debajo de la nítida apariencia.
    Todavía le cubre el regio manto,
    Humean todavía en su presencia
    Pebetes de ámbar, y su real persona
    Circunda el esplendor de la corona.

      En medio de un salón prolijamente
    Decorado con cúficas labores,
    Á estilo de los reyes del Oriente,
    Sobre un tapiz de espléndidos colores
    Y en trono de marfil, radia su frente
    Bajo un dosel de plumas y de flores:
    Y, símbolo del mando soberano,
    El cetro abarca aún su augusta mano.

      Su vista, empero, inmóvil, que no mira,
    Su insensibilidad, que no percibe
    Lo que en su rededor resuena ó gira,
    Le delatan por sombra que no vive.
    Un aura triste en su redor suspira;
    Una aureola eléctrica describe
    Círculos mil sobre su real cabeza,
    Y aún ostenta su faz torva belleza.

      Azäel, de sus ángeles cercado,
    Llegando ante el Monarca Nazarita,
    Sobre su pecho de calor privado
    La antorcha puso de la fe bendita;
    Al reflejo viviente derramado
    Por esta llama que sobre él se agita,
    Deshecho el hielo que su esencia pasma y
    Movimiento á cobrar volvió el fantasma.

      Giraron en las órbitas sus ojos,
    Llenó el aire su pecho, su garganta
    Paso á un suspiro dió, y, otra vez rojos
    Sus labios, sonrió é irguió la planta:
    Mas juzgando tal vez del sueño antojos
    De aquellos seres la presencia santa
    Y del encanto aún preso en los lazos,
    Tendió entre él y los ángeles sus brazos.

      Entonces Azäel «torna á la vida»
    Dijo: «del Cielo la sentencia sabes:
    »Tu existencia mortal interrumpida
    »En década inmortal fuerza es que acabes.
    »Alma sin cuerpo, espectro sin guarida,
    »Ve de tu Alhambra á recoger las llaves.
    »¡En el nombre de Dios, he aquí tu hora!
    »Prevén la tumba de la raza mora.»

      Al mandato del ángel obediente,
    El sér de los fantasmas adquiriendo,
    Incoloro, impalpable, transparente,
    Su esencia de la tierra desprendiendo
    Elevóse Alhamar en el ambiente:
    Y, cual vapor que en él se va meciendo,
    Á través de la atmósfera nublada
    Se dirigió siniestro hacia Granada.


III

      Era la hora en que expirando el día,
    Con la sombra al luchar breves momentos,
    Entre la luz crepuscular envía
    Al corazón mortal presentimientos
    Funestos: esa hora misteriosa
    Que al hombre pensador melancolía
    Infunde; al criminal remordimientos.
    Y al poeta solemne, religiosa
    Inspiración y santa poesía;
    Era la hora, en fin, de las historias
    Tristes y de las lúgubres memorias.

      Tendido en los bordados almohadones
    Del rico camarín de Lindaraja,
    Cediendo á las sombrías impresiones
    De la luz del crepúsculo, que en vano
    Por repeler su corazón trabaja,
    Á solas con sus negras reflexiones
    Yacía de Granada el soberano.
    La sombra, más espesa á cada instante,
    Su manto de tinieblas desplegando
    Por la arabesca estancia, condensando
    Iba su obscuridad, y vacilante
    La postrimera claridad del día
    Al pintado cristal de las ventanas
    Trémula se asomaba, y confundía
    Cada momento más las africanas
    Labores de oro que el cristal tenía.
    Los plegados tapices de las puertas,
    Los jarrones magníficos de flores,
    Todos los muebles que la estancia ornaban,
    Con extraña ilusión, formas inciertas
    Movimiento y fantásticos colores
    Á tomar en la sombra comenzaban;
    Y empezaba á girar en el vacío
    Recinto opaco de la estancia obscura
    Ese turbión fascinador y umbrío
    De objetos sin color, forma ni nombre,
    Que en la superstición ó la pavura
    Hacen en las tinieblas ver al hombre.

    El rumor de los árboles vecinos
    Y de las fuentes del jardín, los trinos
    De las aves en ellos anidadas,
    Y los lejanos sones campesinos
    Que en revoltoso vuelo descarriadas
    Allí traían las nocturnas brisas,
    De la cóncava bóveda los huecos,
    Los arcos, las acústicas cornisas
    Poblaban con las voces exhaladas
    Por misteriosos y fugaces ecos.
    Por su impresión fatídica evocados,
    En su febril meditación sentía
    Muley, que en sombra y soledad yacía,
    Tumultuoso tropel de ya olvidados
    Recuerdos asaltar su fantasía,
    Donde por siempre los creyó enterrados.
    ¡Vaporosos recuerdos aflictivos,
    Irritados espectros vengativos,
    Que en luengos años por la vez primera
    Veía con pesar que aun eran vivos,
    Acíbar para ser de su postrera
    Edad y de su suerte venidera!
      Recordaba las penas ignoradas
    Que turbaron los últimos momentos
    De su padre Ismael, ocasionadas
    Por las locas empresas empeñadas
    Por su fogosa juventud: los cuentos
    Y pronósticos tristes propagados
    Al nacer Abdilá, de cuya madre
    Los numerosos deudos, apartados
    De su corte, tal vez en la montaña
    En bien del hijo y para mal del padre
    Acopio hacían de razón y saña.
    Recordaba á Abdilá que, cuando niño,
    Hermoso como un ángel, le tendía
    Sus tiernos brazos, con filial cariño
    Su dulce abrazo paternal pidiendo,
    Y que él con esquivez le repelía
    En su fatal horóscopo creyendo;
    Y el niño, su esquivez no comprendiendo,
    Cobrándole temor de día en día,
    Concluyó por llenar su sino horrendo
    Y hoy su rencor nefasto le volvía.
    ¿Y quién sabe si, más que de su sino,
    Efecto fué del paternal encono
    El odio de Boabdil al Granadino
    Rey? ¿Y quién sabe si el fatal destino
    Que pesa sobre el Príncipe, es acaso
    No más que el odio de Muley que al trono,
    Fanático ó feroz, le cierra el paso?

      Aún no se le ha borrado de la mente
    Á Muley el amor sincero, ardiente,
    De Aixa, su legítima sultana,
    Altanera como él, como él prudente,
    Venerada como él entre la gente
    Por su pura real sangre africana:
    Y aún se le acuerda el popular disgusto
    Con que vió el Moro su desdén injusto
    Por ella y su pasión por la cristiana.
    ¿Y quién sabe si el astro que preside
    Á los destinos de su raza y vierte
    En ella su fatídica influencia,
    Triste fanal de asolación y muerte,
    De destrucción y deshonor sentencia,
    Que con odios sacrílegos divide
    De padres y de hijos la existencia,
    No es más que la influencia derramada
    Por su feroz política? ¿Quién sabe
    Si este arcano de sangre y de rencores,
    No tiene otro secreto ni otra llave
    Que del Rey los políticos errores,
    Que han dado luz ¡en hora bien menguada!
    Á la estrella fatal de sus amores?
      Por la primera vez lo advierte acaso
    Y se espanta Muley, con ansia viendo
    Imposible hacia atrás volver el paso,
    Por la primera vez rugir oyendo
    La tempestad del porvenir horrendo.
    Acordósele el torvo y silencioso
    Aspecto de la plebe, cuando entraba
    Aquella misma tarde victorioso
    Por las puertas de Elvira, ante la esclava
    Muchedumbre de Zahara: y penetrando
    Su vista el horizonte nebuloso,
    Comprendió que á su vez el Africano
    Rehusaba, como él supersticioso,
    Besar servil su ensangrentada mano.

      Comprendió que las lívidas cabezas
    De Saavedra y sus nobles Zahareños,
    No fueron para el pueblo de proezas
    Testimonios sin par, sino visiones
    Que empañaron del triunfo las grandezas:
    Fueron, en fin, proféticos ensueños
    Que trocaron para él los corazones.

      Y al fin el Moro comprendió, con pasmo
    Mortal y con hondísima congoja,
    Que aquella multitud, cuyo entusiasmo
    Se extinguió ante su faz de sangre roja,
    Y tornó sus miradas compasiva
    Á la cristiana multitud cautiva,
    No vió sobre el laurel de la victoria
    El reflejo del astro de la gloria,
    Sino el reflejo torvo y fugitivo
    De la hoja de alfanje vengativo.

      Comprendió que, en su ausencia, entre la plebe
    Germen de rebelión vertido había
    La callada traición con soplo aleve:
    Y, si hasta entonces escondido y leve,
    Cuanto más encubierto más seguro,
    Vió que el volcán de la discordia hervía
    De su regia ciudad dentro del muro.

      Por la primera vez de su existencia
    Tembló mirando al tenebroso abismo
    De la pasada edad: de su conciencia
    El primer grito oyó, y, al fatalismo
    Sometido de la árabe creencia,
    Cuando á solas se vió consigo mismo,
    Vió su regio poder en la agonía
    Y que el rostro la suerte le volvía.

      Rota la tregua con el Rey cristiano,
    La plebe á la revuelta provocada,
    Comprendió, aunque muy tarde, el Africano
    Que estaba su política burlada,
    Falseado su poder de soberano;
    Y, su crueldad despótica exaltada,
    Trocándose de bárbaro en villano,
    Del generoso Rey soltó la espada
    Y se armó del puñal del Rey tirano.

      «Mueran, dijo: sería empresa vana
    »Cejar un paso ya: ciña en redondo
    »De mi trono los pies lago sin fondo
    »De sangre mixta mora y castellana.
    »Mueran cuantos me busquen enemigo
    »Y que avance el pendón de los cristianos:
    »Los Árabes ante él se harán hermanos
    »Y á la muerte ó al triunfo irán conmigo.
    »Si no quiere Granada ser vasalla
    »Respetuosa, intentando á cotos fijos
    »Reducir mi querer: si bien no se halla
    »Con mi amor á Zoraya y á sus hijos
    »Y quiere de mi ley saltar la valla,
    »Bajo la cimitarra vengadora,
    »Nueva estirpe real, nueva señora
    »Recibirá temblando la canalla.»

      Dijo, y abandonando los cojines
    Enderezó sus pasos á la puerta,
    Que daba del salón á los jardines
    Del patio de Leones; pero yerta
    Sintió al umbral la planta y erizado
    El cabello el Rey moro cuando, abierta
    Al tenerla, miró del otro lado
    Avanzar por la estrecha galería
    Horrenda aparición que hacia él venía.

      Pálida, lacrimosa, descompuesta,
    La vaporosa imagen de un Rey moro
    Era en su forma la visión funesta.
    Su sien ceñía la corona de oro
    Y en sus hombros traía el regio manto:
    Arrastrábale empero sin decoro
    Y con sus orlas enjugaba el llanto.
    Vaga aureola de azulada lumbre
    Radiaban los contornos transparentes
    Del fantasma real, y ayes dolientes
    De mortal profundísima agonía
    Mostraban la angustiosa pesadumbre
    Del fatídico sér que así gemía.

      Enclavados los pies al pavimento
    Y sostenido en el pilar apenas,
    Parado el corazón, roto el aliento,
    Sintió Muley paralizar sus venas
    El hielo del terror. Quiso un momento
    Huir de la visión que así le espanta,
    Mas sus miembros halló sin movimiento;
    Quiso gritar, mas muda su garganta
    No acertó á producir ni aun un lamento.

      Poco á poco hacia él adelantando
    Por la obscura y angosta galería,
    Tristísimos suspiros exhalando,
    La aparición en tanto se venía;
    Paralizado en el umbral estrecho
    El Moro y avanzando hacia adelante
    La aparición, se hallaron un instante
    El fantasma y Hasán pecho con pecho.
    Soplo glacial, emanación helada
    Del pecho de aquel sér, penetró agudo
    En el pecho de Hasán como una espada:
    Y á su impresión, que soportar no pudo,
    De pavura y dolor lanzó un gemido.
    Entonces, acercándose á su oído,
    Dijo aquella visión desconsolada
    Con tristísimo acento dolorido:
    «¡Escrito estaba! La postrera hora
    »Llegó para la gente desdichada
    »De mi gentil ciudad habitadora.
    »¡Ay de la gloria de la gente Mora!
    »¡Ay de los de Nazar! ¡Ay de Granada!»

      Dijo la aparición y, suspirando,
    El corredor tomó que al huerto guía,
    Y el Rey hasta el balcón fuese arrastrando,
    Tendiendo una mirada de agonía
    Sobre el jardín.--Por él atravesando
    Vió que la lenta aparición seguía:
    Mas á través del murallón macizo
    Sumida entre las piedras se deshizo.

      El alma de Muley, amedrentada,
    Abandonó un instante sus sentidos,
    Derribando su cuerpo en la bordada
    Alfombra del balcón: mas sus oídos
    Zumbaban con la voz de la angustiada
    Visión, que repetía entre gemidos:
    «¡Ay de los de Nazar! ¡Ay de Granada!»

      Sus densas sombras espesado había
    Lenta la noche y silenciosa en tanto,
    Y cobijada la ciudad yacía
    Bajo los pliegues de su negro manto.


IV

      Astro de bendición para el Hispano,
    Una ardiente mujer nació en su suelo,
    Y avivada la fe del castellano
    Brotó cuando á su faz la trajo el Cielo.
    El fulgor de su genio al Africano
    En el alma infundió siniestro duelo,
    Y de su luz el misterioso influjo
    La estrella mora á obscuridad redujo.

      Por siete siglos alumbrado había
    La estrella del Islam la gloria mora,
    Y en el zenit aún resplandecía,
    De la región ibérica señora.
    Desesperada ya, lucir la vía
    La raza de Jesús adoradora,
    Condenada creyéndose en el Cielo
    Á partir con el Árabe su suelo.

      Clara, constante, perceptible y bella,
    Mostró el Señor al ánimo cristiano
    Su refulgente y protectora estrella
    Bajo la forma real de un sér humano;
    Lábaro santo de victoria en ella
    Recibió al recibirla el castellano,
    Y, al ver la aureola que en su frente brilla,
    Su estrella en Isabel miró Castilla.

      Dios en la eternidad marcó su hora
    De púrpura y de luz con caracteres,
    Y esta estrella radió deslumbradora
    Orgullo para ser de las mujeres.
    De paz y de bonanza precursora,
    Ajustó los opuestos pareceres
    Y dió fin al rencor y enemistades
    Que turbaban sus campos y ciudades.

      Isabel, en cuya alma generosa
    Puso Dios cuanto bien lo humano encierra,
    Pura, modesta, noble y pïadosa,
    Fué la Reina más grande de la tierra.
    Dulce y tierna á la par que vigorosa,
    Diligente en la paz, sabia en la guerra,
    Dió al bueno premio, al infeliz consuelo,
    Y de damas y Reinas fué modelo.

      Dió su aliento rëal valor á España,
    Gloria á su sexo y á su edad decoro:
    Para empresa de honor, propia ó extraña,
    No rehusó jamás fatiga ni oro.
    Cada memoria suya es una hazaña:
    Del cristiano fué prez, terror del Moro:
    Dios, en fin, á su aliento soberano
    Abrió no más el mundo americano.

      Dios á su corazón dió una fe ardiente
    Con una voluntad dominadora,
    Para que en uno y otro continente
    Derramara su luz consoladora;
    Y la adoró la americana gente,
    Y se humilló á sus pies la gente mora,
    Y de ambos mares en la opuesta orilla
    Clavó los estandartes de Castilla.

      Tuvo en su alma varonil asiento
    La virtud inflexible y verdadera:
    Nueva edad comenzó su nacimiento:
    Fué su genio la antorcha de otra era:
    Su victorioso nombre llenó el viento:
    Su gloria vivirá imperecedera:
    Con orgullo español mi voz la canta,
    Mi fe venera su memoria santa.

      Tal fué Isabel. Su grande pensamiento
    Concibiendo su espléndido destino,
    Á su secreto y colosal intento
    Con gran prudencia preparó el camino:
    É invocando el favor del firmamento,
    Con fe esperando en el favor divino,
    Su escrutadora y perspicaz mirada
    Tenía sin cesar fija en Granada.

      Es ya la media noche: rasa y fría
    La atmósfera ostentar al firmamento
    Deja su manto azul, de pedrería
    Salpicado, al fulgor amarillento
    De la menguante luna; ya no pía
    Ni susurra en el bosque ave ni viento;
    Todo, desde el palacio hasta la choza,
    Sueño reparador en calma goza.

      Todo tranquilo yace en el recinto
    De Medina del Campo, donde mora
    Del Católico Rey Fernando quinto
    La esposa ilustre, del país señora.
    Doquier el fuego y el rumor extinto
    Por la cristiana villa, que la adora,
    Único de su alcázar centinela
    El castellano honor su sueño vela.

      No por barreadas puertas defendida,
    Ni cercada de guardia numerosa,
    Duerme Isabel inquieta por su vida
    En torreón con barbacana y fosa;
    En cámara modesta, guarnecida
    De tapiz sencillísimo, reposa
    Á la luz de una mustia lamparilla
    La virtuosa Reina de Castilla.

      Su aposento y su lecho no decora
    De genovés brocado, ni de encaje
    Flamenco, ni de seda crujidora
    De Francia, cairelado cortinaje;
    Lino salubre y lana guardadora
    Del natural calor, de su mueblaje,
    Su lecho y su vestido son la tela:
    Nada allí el lujo mundanal revela.

      Isabel, aunque hermosa y soberana
    Y con glorioso porvenir nacida,
    Reconoció desde su edad temprana
    La vanidad de la terrena vida:
    Y su sincera educación cristiana
    De la era turbulenta transcurrida
    En el aciago y anterior reinado
    La experiencia ha después fortificado.

      Y por eso no hay lujo en su aposento,
    Y es común y modesto su vestido,
    Y es frugal y sencillo su alimento,
    Y su dispendio personal medido:
    Y, el fausto de su alcázar opulento
    Del orden de su casa dividido,
    Es, digna al par de imitación y fama,
    Reina opulenta y laboriosa dama.

      Da á su suprema dignidad decoro
    Con regia pompa y ostentoso porte,
    Al extranjero al recibir y al Moro
    En ceremonias y actos de su corte:
    Vacía sin pena su rëal tesoro
    En todo caso que al honor importe:
    Mas desnuda en su cuarto su persona
    Del pomposo esplendor de la corona.

      Por eso su alma, que altivez no abriga.
    Tiene franca y leal correspondencia
    En la adhesión de sociedad amiga:
    Dos afanes que agobian su existencia
    De Reina amistad íntima mitiga:
    Y tiene en los que admite á su presencia
    Amigos fieles, defensores bravos,
    No aduladores sórdidos y esclavos.

      Del amor de sus súbditos por eso
    Segura, y más segura que entre lanzas,
    De sus regios deberes lleva el peso
    Libre de rebeliones y asechanzas;
    Y del pueblo el honor guardando ileso,
    Y en su honor con inmensas esperanzas
    Abrigando una fe que no vacila,
    En su lecho Isabel duerme tranquila.

      De un Crucifijo santo la escultura
    Pende sobre la augusta cabecera
    De su lecho real, donde segura
    Reclina la cerviz: su cabellera
    Recoge casta toca, y la blancura
    De su cuello y sus brazos con severa
    Honestidad envuelve en blanca bata,
    Que su pudor ni aun para el Rey desata.

      Su postura modesta y recogida,
    La serena expresión de su semblante,
    Muestran que orando se quedó dormida
    Y que al remordimiento vigilante
    Su corazón leal no da guarida:
    De sus virtudes el vapor fragante
    En torno de su lecho se respira,
    Y su casta beldad respeto inspira.

      ¡Su aposento rëal cuán diferente.
    Cuán distinto su púdico reposo
    Del sueño de las reinas del Oriente,
    Inquieto en camarín voluptüoso!
    De torpe desnudez el aliciente
    Atrae allí no más al torpe esposo,
    Y sobre el cieno del placer reposa
    Sólo el cariño de la infiel esposa.

      Allá, en torno del áurea alcazaba,
    Rugen la rebelión y el descontento,
    Y asalariada muchedumbre esclava
    Contiene al pueblo, de respeto exento;
    Aquí, del miedo sin la odiosa traba,
    Las puertas sin cerrar de su aposento,
    Duerme del pueblo la Señora hermosa,
    Reina querida, respetada esposa.

      Allá, las salas del alcázar moro
    Pueblan las inquietudes y traiciones,
    La voz de la discordia, el són del lloro,
    El terror y las lúgubres visiones;
    Aquí, de bien y de placer tesoro,
    Sólo abrigan los regios artesones
    El casto amor, la plácida esperanza,
    Sueños de paz y días de bonanza.

      Allí, en la sombra, de la muerte huyendo,
    Corre el hijo del padre fugitivo:
    Allí medita parricidio horrendo
    Supersticioso el Rey y vengativo.
    Allí un espectro sin cesar gimiendo,
    De tumba falto y al reposo esquivo,
    Turba el sosiego de la real morada
    Y augura el fin de la oriental Granada.

      ¡Cuán distinto el alcázar de Medina
    En la nocturna sombra se levanta!
    Vela sobre él la protección divina
    Y orea su recinto un aura santa.
    Aquí la paz benéfica domina,
    La esperanza feliz el alma encanta,
    Y de la religión bajo el imperio
    Se efectúa en la noche un gran misterio.

      Un ángel bello, del Señor enviado
    De la Reina Isabel llegando al lecho,
    Su aliento de los cielos emanado
    Introduce en el fondo de su pecho:
    Y con su álito puro y perfumado,
    Cual del Edén con los aromas hecho,
    Aleja los espíritus malignos
    Y los delirios de su sueño indignos.

      Es Azaël: en su rosada mano
    De la alma fe la antorcha centellea:
    Su vivífico soplo soberano
    La faz risueña de Isabel orea:
    Un canto, en cuyo són nada hay humano,
    Su oído no, su corazón recrea:
    Luz celestial su espíritu ilumina,
    Y su alma ve la aparición divina.

      De pacíficos ángeles un coro
    El casto lecho de Isabel circunda:
    Un suavísimo albor de grana y oro,
    Como una aurora boreal, inunda
    El aire: rumor plácido y sonoro
    De harpas lejanas la quietud profunda
    De la noche harmoniza, y la fragancia
    De la mirra trasciende por la estancia.

      Un misterioso encanto indefinible
    Por el Palacio y la ciudad se extiende,
    Cuyo mágico efecto incomprensible
    De su cámara regia se desprende,
    Y en sueño delicioso y apacible
    Sume la población, que no comprende
    La celestial incógnita influencia
    Que envuelve en tal deleite su existencia.

      Cuanto aliento vital goza en Medina,
    Fecunda en germen y en raíz vegeta,
    Esta influencia mágica y divina
    Á su poder recóndito sujeta:
    Y bajo este poder que la domina,
    En calma universal, en paz completa,
    La tierra de Isabel goza ignorante
    Las dichas del Edén por un instante.

      De Jehováh el espíritu en tal hora
    Al alma de Isabel se comunica,
    Y del Señor la fuerza triunfadora
    En su valiente corazón radica.
    En su pecho magnánimo atesora
    Santo fuego Azäel, y centuplica
    El humano vigor que en él encierra
    Dios, que la trajo á dominar la tierra.

      El Ángel á quien Él ha encomendado
    La grande empresa que á Isabel destina,
    Se la acerca, su término llegado,
    Y sobre el pecho de Isabel se inclina:
    Y del Señor con el poder armado,
    Va de la antorcha de la fe divina
    Á encerrar de su pecho en lo profundo
    Chispa capaz de iluminar el mundo.

      Abrió Azäel sobre el augusto lecho
    Sus dos nevadas alas, abarcando
    De muro á muro el camarín estrecho
    Y á Isabel bajo de ellas cobijando:
    Y de su antorcha, que acercó á su pecho,
    Una chispa con su índice arrancando
    Que, al brotar, un relámpago produjo,
    En el real corazón se la introdujo.

      Á su contacto abrasador sintióse
    Su corazón mortal regenerado,
    Y su cuerpo de barro iluminóse,
    Al fuego de la fe purificado.
    El sér humano de Isabel cambióse
    En más sublime sér divinizado,
    Y comenzó á gozar con nueva esencia
    Mejor que la mortal nueva existencia.

      Al soplo de Azäel, que fecundiza
    En su mortal naturaleza humana
    Los gérmenes celestes, la ceniza
    Voló de toda inclinación liviana;
    Y de materia vil y quebradiza
    Exenta ya su esencia soberana,
    Dijo á Isabel el Ángel, con la palma
    Sobre su corazón que late en calma:

      «¡En el nombre de Dios, de su fe santa
    »Prenda en tu corazón esa centella!
    »En su nombre inmortal la Cruz levanta,
    »Y convoca á tu grey en torno de ella.
    »Espanto del Islam, bajo tu planta
    »La frente infame de Mahoma huella:
    »Astro de los cristianos, aparece:
    »Dios en tu luz sagrada resplandece.»

      Al poder de este acento sobrehumano,
    Levantóse Isabel transfigurada
    Y al ígneo corazón llevó la mano,
    Al fuego celestial no acostumbrada;
    Mas de misterio tal en el arcano
    Por Dios al punto penetró inspirada,
    Cuando al tender en su redor los ojos
    Vió á sus pies á los ángeles de hinojos.

      Entonces en su mente, prevenida
    Por celestial intuïción, brotaron
    Los pensamientos mil que en su guarida
    Hasta entonces ocultos fermentaron;
    Á su vista, por Dios esclarecida,
    Del porvenir las nieblas se rasgaron,
    Y, al sentirse por Él predestinada
    Para rendirla, dijo: «¡Ay de Granada!»

      Y al salir á las auras exteriores
    Las harmónicas notas de su acento,
    Se transformaron en fragantes flores,
    Y en mariposas áureas sin cuento,
    Y en pájaros de luz de mil colores
    Los átomos vivientes de su aliento:
    Los genios de Azäel los recogieron
    Al brotar, y en el aire se perdieron.

      «Partid,» dijo Isabel, sus transparentes
    Formas perderse en el azul mirando:
    «Partid, y al corazón de los creyentes
    »Id con los ecos de mi fe llamando:
    »Mis encendidos átomos vivientes
    »Por mis ciudades id desparramando:
    »Id en nombre de Dios, id por Castilla
    »De mi fe derramando la semilla.

      »¡Espíritu de Dios! ya en mí te siento:
    »Ya señalarse en el cuadrante de oro
    »De la honda eternidad veo el momento
    »Propicio al Español, fatal al Moro.
    »Heme pronta á tu santo llamamiento:
    »Obedezco tu voz, tu ley adoro.
    »¿Quién me resistirá de tu fe armada?
    »Yo plantaré la Cruz sobre Granada.»

      Dijo Isabel. Los átomos divinos
    De su aliento, por Dios purificado,
    Mensajeros de su alma, peregrinos
    Por la región del aire purpurado
    Ya con los arreboles matutinos,
    Al término que Dios les ha marcado
    Partieron.--Dios, haciéndoles fecundos,
    Transforma leves átomos en mundos.


V

      Antes que el sol su esplendorosa hoguera,
    De la luz de los astros alimento,
    Mostrara en el Oriente, su carrera
    Misteriosa acabando en un momento,
    De Castilla hasta la última frontera
    De su Señora se esparció el aliento:
    Y doquier que sus átomos posaron,
    Chispas de fe, las almas alumbraron.

      Al influjo de este álito divino
    Regeneróse la Cristiana tierra
    Con nuevo sér y cambio repentino;
    Los nobles turbulentos, que con guerra
    Doméstica ensangrientan su destino,
    Sintiendo el nuevo sér que su alma encierra,
    Sintieron sus alientos belicosos
    Bajo instintos brotar más generosos.

      El pueblo, por sus próceres armado
    En pro de asoladoras banderías,
    Contempló su valor desperdiciado
    En contiendas inútiles ó impías;
    Y, por la nueva fe iluminado,
    Pensó en borrar de tan nefastos días
    Con páginas espléndidas de gloria
    Del libro de los tiempos la memoria.

      El soplo de los ángeles fecundo
    Inoculando la feraz semilla
    De la fe de Isabel en lo profundo
    Del alma de los hijos de Castilla,
    La progenie evocó que, un nuevo mundo
    Del mar buscando en la encontrada orilla,
    Iba en sus carabelas viento en popa
    Las llaves de otro mundo á traer á Europa.

      Un vapor luminoso, perceptible
    No más á los espíritus del viento,
    Á la mirada de Satán terrible,
    Y á las del Hacedor del firmamento,
    Alfombra en punto tal la haz apacible
    Del católico reino en tal momento,
    Recibiendo sus pueblos, que en paz duermen,
    De la celeste inspiración el germen.

      De los jefes católicos, en sueños,
    El generoso corazón se agita
    Á impulso de presagios halagüeños
    Que el soplo en ellos de Azäel excita.
    Temerarios y heroicos empeños
    Ya delirando cada cual medita,
    Y, á la voz de los cielos obediente,
    Pronto al combate cada cual se siente.

      Uno entre todos, héroe futuro
    De la conquista en que la Cruz se empeña,
    Con el asalto de agareno muro,
    Por Azäel arrebatado, sueña,
    Y el fondo ve del porvenir obscuro
    Que con la fe alumbrándole le enseña.
    Es Ponce de León, el caballero
    Mejor, en fe, y en armas el primero.

      Él, de la ira de Dios rayo inflamado,
    De su divina cólera instrumento,
    El primero en su mente inoculado
    Percibe de Isabel el pensamiento;
    Como ella, por el Ángel instigado,
    Penetrar en su sér siente su aliento,
    Y que en él á su soplo se levanta
    De la cristiana fe la llama santa.

      Del corazón le advierten los latidos
    Del invisible genio la presencia,
    Y el placer con que gozan sus sentidos
    El soberano bien de la existencia;
    Y oye en su corazón, no en sus oídos,
    Una voz que relata á su conciencia
    De una era de fe, de honor y gloria
    La venidera y encantada historia.

      El ángel Azäel, ante sus ojos
    Del negro porvenir el libro abriendo,
    Con sangre escrito en caracteres rojos
    Del Árabe le muestra el sino horrendo.
    Mensajero se ve de los enojos
    De Jehováh en Granada combatiendo,
    Desplegado un momento ante su vista
    El cuadro colosal de la conquista.

      Él, de su panorama misterioso
    Reconoce los sitios y figuras,
    Y ve doquiera su pendón glorioso
    Tremolando el primero en las alturas;
    Siempre descubre su corcel fogoso
    Recorriendo triunfante las llanuras
    Que abandonan ante él los Africanos
    Y que tras él ocupan los Cristianos.

      La fiebre de su espíritu guerrero
    Á este ensueño de gloria se enardece,
    Y al envidiado honor de ir el primero
    En su noble ambición se desvanece:
    Y soñando que blande el ancho acero,
    Que tira el primer golpe le parece,
    Y el rudo brazo al descargar exclama:
    «En honor de mi Dios y de mi fama.»

      Poniendo entonces Azäel su mano
    Sobre su ardiente y generoso pecho,
    Díjole, del honor y la fe arcano
    Su noble corazón dejando hecho:
    «El primero serás: Dios soberano
    »Acuerda á tu valor ese derecho.
    »Levanta el grito y el pendón de guerra:
    »Tala, rayo de fe, la mora tierra.»

      Dijo Azäel: y abriendo en el ambiente
    Sus alas de vapor, por un momento
    Dejando tras de sí fosforescente
    Rastro, perdióse en el azul del viento.
    Despertó el Castellano de repente
    La puerta oyendo abrir de su aposento,
    Y presentóse en ella á Don Rodrigo
    De un cristiano adalid el rostro amigo.

      Es el valiente escalador Ortega,
    De la guerra avezado al ejercicio,
    Donde su vida cada día juega
    De _escucha_ haciendo el peligroso oficio.
    Del territorio de los Moros llega,
    Y su presencia siempre algún servicio
    Promete al de León, quien en campaña
    Siempre de él se aconseja y acompaña.

      Reconoció de Dios al mensajero
    En él el pïadoso Don Rodrigo,
    Y el gaje espera que le trae primero
    De las promesas de Azäel consigo.
    Incorporóse, pues, el caballero
    Diciendo alegre:--«¿Qué me traes, amigo?
    --Traigo una prenda que os dará gran fama:
    Traigo una villa mora.--¿Cuál?--Alhama.»

      --«¡Alhama! Es la más rica del Rey moro.
    --Sí, señor: de su reino está en el centro.
    --¿Dicen que en ella guarda su tesoro?
    --Sí, señor: y yo de ella os pondré dentro.
    --¿Sabes lo que prometes?--Nada ignoro,
    Señor; mas cuando ofrezco es que me encuentro
    En posición de dar. Venid conmigo,
    Y sois dueño de Alhama, Don Rodrigo.»

      --«Ortega, en una empresa tan osada
    Es preciso que Dios guíe tu huella.»
    --«La voluntad de Dios está marcada
    Y nos la brinda á nuestra buena estrella.
    Yo no me he contentado en mi emboscada
    Con rondar por la noche en torno de ella;
    Señor, yo he estado dentro de la villa:
    Dios por mi mano se la da á Castilla.»

      --«Yo veo la de Dios tras de tu mano.
    Basta: aguarda mis órdenes afuera.»
    Salió Ortega: el ilustre Castellano
    Del lecho se arrojó, y, con fe sincera
    Puesto de hinojos, con fervor cristiano
    Dijo: «Mi fe, Dios mío, en Vos espera:
    Si en Alhama, Señor, me dais entrada,
    Yo llevaré la Cruz hasta Granada.»



LIBRO QUINTO



INTRODUCCIÓN


      ¡Escrito estaba así! Dios en su mano
    Tiene los corazones de los Reyes,
    Y sus profundos cálculos políticos
    La voluntad de Dios acota siempre.
    Esa nación, que poderosa nace
    De las ruinas de aquella que perece,
    Al mandato de Dios brota y se encumbra
    Y en alas sólo de su aliento viene.
    Los pueblos y las razas se renuevan,
    Devorando el que nace al que fenece,
    Como en la inundación bajo las aguas
    Se renueva el país que se sumerge.
    La gloria y el poder de las naciones
    Nace, se eleva y cae, cual se suceden
    Las semillas y frutos de la tierra,
    Hijas de la estación que les da germen.
    El invierno corona las montañas
    Con blancas tocas de apretada nieve,
    Y el aire de sus copos infecundos
    La lluvia extrae para regar las mieses.
    Cuna y sepulcro al par de cuanto en ella
    Vegeta y se consume, nace y muere,
    Fúnebre ¡adiós! ó alegre bienvenida
    Da la tierra á quien parte y á quien viene;
    Y lo mismo que el manto se desciñe
    De vida y flores en que Abril la envuelve,
    Se despoja insensible de sus pueblos,
    Y sus razas olvida indiferente.
    Así han nacido y perecido todos
    Bajo esta ley universal, y quieren
    Explicar los políticos en vano
    Los misterios del tiempo y de la muerte.
    _Mane_, _Tézel_, _Farés_, escribió el dedo
    De Dios de su palacio en las paredes,
    Y se hundió Baltasar y Babilonia;
    Y así se hunden los pueblos y los Reyes.
    En vano achaca el sabio á su política
    El viento que á su ruina les impele:
    Al pueblo que á su fin mísero toca,
    Su propio peso hacia su fin le vence:
    Y el Rey que nace de su raza el último,
    Por mucho que afanoso se desvele
    Por la prez y la gloria de sus pueblos,
    Al fin sus pueblos y su gloria pierde.
    Nínive así, Jerusalén y Roma
    Fueron: y así las razas del Oriente
    Que encantaron los valles de Granada
    Fueron: sombra de sauce, inquieta y breve,
    Aroma de jazmín que dura un día,
    Humo de mirra que borró el ambiente,
    Nube formada del vapor del alba
    Que á los rayos del sol se desvanece.
    Tal fué Granada: y al dejar sus muros,
    Filósofa ó fanática su gente
    «Escrito estaba así!--dijo partiendo,
    ¡Alahú-akbar!--¡Dios grande, Tú lo quieres!»
    Y yo, que al relatar su última historia,
    En empolvados libros y papeles
    Roídos por el tiempo, voy sus hechos
    Al olvido robando, siento á veces
    Preñárseme los párpados de lágrimas,
    Viendo la abnegación de aquellos seres
    Que al África partieron resignados,
    Más que á su patria á su crëencia fieles;
    Y cuando leo los cristianos libros
    Que les tratan de bárbaros y aleves,
    Digo en mi corazón: «Escrito estaba:
    ¡Alahú-akbar! ¡Dios grande, Tú lo quieres!»
    Mas volviendo á tomar mi torpe pluma
    Y tornando á elevar mi canto débil,
    Torno al relato de su antigua historia
    Y vuelvo de Granada á los verjeles.



NARRACIÓN


I

      Más allá de la selva de avellanos,
    Á cuya sombra misteriosa mana
    Murmuradora fuente cuya historia
    Cuento parece de orientales hadas:
    Más allá de los cármenes que alegran
    De los cerros del sol la verde falda,
    Y más allá de las rojizas lomas
    Que á Darro obligan á torcer sus aguas,
    Hay un tajo que forman dos colinas
    Donde la arcilla estéril, de las plantas
    Secando las semillas, el arraigo
    De hierbas, flores y árboles rechaza.
    De este tajo en la cóncava hendedura,
    Del Moro y del Cristiano abandonada
    Y objeto de pavor para ambos pueblos,
    Hay una vieja torre solitaria.
    Fábrica, según unos, de un mal Genio
    Que, teniendo en las nubes su morada,
    Robó audaz una Hurí del paraíso
    Y al mundo la bajó sobre sus alas,
    Encerrándola luego en esta torre
    Que fabricó con piedras encantadas.
    Obra de un parricida, según otros,
    De quien no quiso Satanás el alma,
    Y la enterró con el nefando cuerpo
    Debajo de la arcilla emponzoñada,
    Vuelta después en fuente pantanosa,
    Turbia, insalubre, fétida y amarga.
    Mas cualquiera que fuere el misterioso
    Origen ignorado de su fábrica
    Que en los siglos se pierde, es esta torre
    Objeto del terror de la comarca.
    Al amor de la lumbre los ancianos,
    De las noches de invierno en las veladas,
    Á sus vecinos y parientes, de ella
    Mil leyendas quiméricas relatan.
    Ni pastor llevó nunca su ganado
    Por aquellos contornos, ni serrana
    Por recia tempestad sobrecogida
    Se abrigó de sus bóvedas rajadas;
    Ni nunca las doncellas campesinas
    Se casaron con hombre que pasara
    En la luna anterior al matrimonio
    Por bajo de esta torre condenada;
    Ni cazador alguno su ballesta
    Disparó sobre el ave ó la alimaña
    Que se acogió á las grietas de sus muros,
    Ó en su cresta posó desalmenada.
    El padre al revoltoso rapazuelo
    Con la torre fatídica amenaza,
    Y el muchacho, medroso, se guarece
    Bajo el regazo maternal y calla.
    Dicen que en las tinieblas de la noche
    En torno de ella apariciones vagas
    Se perciben tal vez, y se iluminan
    Los huecos de sus lóbregas ventanas;
    Dicen que un Moro, ó alquimista ó santo,
    De triste voz y venerable barba
    La torre habita, y que curó con filtros
    Á una pobre mujer endemoniada;
    Y cuentan, aunque nadie le designa,
    Que un mancebo del pueblo, que idolatra
    Á una Infanta rëal, clavó una noche,
    Caprichos por cumplir de la que ama,
    En el viejo postigo de la torre
    El velo de la hermosa con su daga:
    Y la hermosa á otro día halló clavados
    El velo y el puñal en su ventana.
    Un mercader del Zacatín, muy rico,
    Muy limosnero y de costumbres santas,
    Consultó escrupuloso con un sabio
    Santón el fundamento de estas fábulas,
    Y el sabio Aly-Mazer, que penitente
    En los montes habita una cabaña
    Que nadie vió, y á quien el vulgo dice
    Que cuida allí de alimentar un águila,
    Su plática al oir sobre la torre
    Dijo con vista torva y voz airada:
    «¡Ay del que pise de su umbral la piedra
    Allí afila la muerte su guadaña.»
    Y esto el sabio santón diciendo á voces
    Al mercader, atravesó la plaza,
    Dejándole aterrado y circuído
    De inmensa multitud estupefacta.
    Dícese, sin embargo, aunque se dice
    Entre amigos no más, y en voz muy baja,
    Que algunos han llegado hasta esta torre
    De consejos ó filtros en demanda,
    Y que el viejo dervich que habita en ella
    Satisfizo sus dudas ó sus ansias:
    Y aun dicen que debajo de las piedras
    De aquella torre vacilante se hallan
    Camarines suntuosos, alumbrados
    Con candelabros de coral y de ámbar,
    Y una fuente que aduerme los sentidos
    Al dulce són de sus bullentes aguas.
    Dios sabe la verdad; el vulgo siempre
    Da formas temerosas y fantásticas
    Á lo que no comprende, y esta torre
    Le es en sus sueños pesadilla ingrata.

      Era la última tarde de Febrero:
    Ya el crepúsculo en sombra se cerraba,
    De los vientos de Marzo comenzando
    Á zumbar en los árboles las ráfagas.
    Ya recogido el labrador su yunta
    Cansado había y el pastor sus cabras,
    Y el humo de las chozas y alquerías
    Á su frugal banquete le llamaba.
    Se hundían en sus cuevas los reptiles
    Y acudían las aves á las ramas,
    Llamando á la vecina primavera
    Que más de lo que anhelan se retarda.
    La tierra, en fin, en brazos de la noche,
    Yerta, en silencio y soledad quedaba,
    Y al lejos la ciudad se distinguía
    Sólo ya por la luz de sus ventanas.
    Era una noche fría y tenebrosa:
    Crecía el viento y, de la luna falta,
    La bóveda del cielo parecía
    Con fúnebres crespones enlutada.
    Era una de esas noches en las cuales
    La voz del miedo al corazón nos habla y
    Y de infantil superstición al soplo
    Quimeras mil en nuestra mente se alzan.
    Noche agradable para oir historias
    Junto á la lumbre del hogar contadas,
    Ó para hacer castillos en el aire
    Bajo el triple doblez de espesa manta.
    Mas no siempre á su antojo goza el hombre
    Plácida ocupación, cómoda estancia,
    Y alguno hay siempre que afanoso vela
    Mientras el mundo universal descansa.
    He aquí por qué del arcilloso tajo
    Donde la antigua torre está fundada,
    Á pesar de la noche pavorosa,
    La soledad un hombre atravesaba.
    No se alcanzaba á ver en las tinieblas
    Ni aun el contorno de su forma humana;
    Mas se oía su aliento fatigoso
    Y el compás desigual de sus pisadas.
    Sonoro el rosetón de sus espuelas
    Tal vez por caballero le acusaba,
    Y por hombre de guerra el són metálico
    Con que bajo el caftán crujen sus armas.
    Llegó á la cima del repecho, donde
    La puerta da del torreón: ahogada
    Tos de cansancio le saltó del pecho,
    Mas sofocó su ruido en la garganta.
    Breve silencio luego, hondo, absoluto,
    Indicó que dudoso vacilaba,
    Y que tal vez en el momento crítico
    Le abandonaba el corazón su audacia
    Con larga aspiración tomar aliento
    Oyósele después, y de la daga
    Con el pomo dos golpes dió en la puerta,
    Secos, iguales, firmes: no temblaba.
    El corazón que daba á aquella mano
    Tan sereno vigor latía en calma,
    Y el hombre que llamaba á aquella torre
    Resuelto en ella á penetrar llegaba.
    Si á su secreto huésped conocía,
    Su relación con él era harto franca;
    Si la creía habitación de espíritus,
    Con temeraria fe les provocaba.
    El doble són de su doblado golpe
    Los ecos de la torre abandonada
    Cóncavos repitieron, hasta ahogarles
    En la desierta cavidad lejana,
    Y un momento después otra voz ronca
    Tras de la puerta preguntó:--«¿Quién llama?»
    --«Un hombre solo», respondió el de fuera.

    EL DE DENTRO

    ¿Qué quiere?

    EL DE FUERA

                 Quiere hacer una demanda
    Al espíritu sabio que aquí mora.

    EL DE DENTRO

    ¿Su ciencia sin saber de quién dimana?

    EL DE FUERA

    Del cielo ó del infierno: importa poco:
    Con que me sepa responder me basta.

    EL DE DENTRO

    ¿Resuelto traes el corazón?

    EL DE FUERA

                                Á todo.

    EL DE DENTRO

    ¿Tienes bien la pregunta meditada?

    FUERA

    Sí.

    DENTRO

        ¿Sabes que la ciencia nunca miente,
    Y que desnuda la verdad espanta?

    FUERA

    Favorable ó fatal, saberla quiero;
    Pon precio á tu respuesta, pero dámela.

    DENTRO

    La ciencia no se vende: y quien el cáliz
    Osa apurar de la verdad amarga,
    En el veneno que al saberla bebe
    La compra por su mal bastante cara.
    Entra.--Abrióse la puerta: pasó el hombre,
    Y fué todo silencio, sombra, nada.

      En medio de un morisco gabinete
    Que, á juzgar por su bóveda cerrada,
    Pertenece sin duda á alguna obra
    Desconocida, oculta y subterránea,
    Al suave resplandor con que la alumbran
    De pulido alabastro cinco lámparas,
    Hay una fuentecilla que se vierte
    De mármol transparente en una taza.
    El desborde del líquido impidiendo,
    Un sumidero que su fondo orada
    Le conserva en nivel constante siempre,
    La que sume igualando á la que mana.
    Su ancho tazón que sobresale apenas
    Del pavimento, á la arabesca usanza,
    Cercado está de blandos almohadones
    Y tupidas alfombras toledanas;
    Mas parece que sólo se destinan
    Por el rico señor de aquella estancia
    Á que gocen sus huéspedes la vista
    Y el grato són de la corriente mansa:
    Y la luz de las lámparas, que recta
    En su cristal á reflejarse baja,
    Para alumbrar también parece sólo
    La transparente linfa preparada.
    Radia empero esta luz por todas partes
    En rededor de la ostentosa cámara
    Sobre mil preciosísimos objetos,
    Que la opulencia del señor delatan.
    Ricos jarrones del Japón que ostentan
    Índicas flores que en su seno arraigan,
    Plumas costosas de chinesco origen,
    Y talismanes y amuletos y armas
    Por su rara virtud ó precio enorme
    De enriquecer capaces á un Monarca,
    Decoran el fantástico aposento
    Que aroma un ancho perfumero de ámbar:
    Exquisitos damascos, cairelados
    Con anchos flecos y tejidas randas,
    Cubren los muros, cuyo friso adornan
    Minuciosas labores africanas;
    Y del techo estaláctico, de cedro
    y olorosas maderas cinceladas,
    Los huecos casetones laberínticos
    Miniaturas espléndidas esmaltan.
    El murmullo continuo de la fuente,
    La suave luz en ella reflejada
    Y el aroma oriental del perfumero
    Que harmoniza, ilumina y embalsama
    El aire de este asilo misterioso,
    Embebecen el ánimo y embargan
    Los sentidos, y el alma á las delicias
    De beáticos éxtasis preparan.
    Al respirar su atmósfera vivífica
    La cavidad del pecho se dilata
    Con placer inefable: y, cual si en ella
    Un bálsamo vital se inoculara,
    Corre la sangre renovada, al cuerpo
    Comunicando ligereza extraña,
    Como si el soplo de benigno genio
    Su peso terrenal aligerara.
    Este deleite, empero, inexplicable,
    Este placer magnético que embriaga
    El ánimo y el cuerpo en este sitio,
    Tanta delicia infunde, que aletarga.
    Aura parece del Edén, divina
    Fruición de la gloria que, arrastrada
    Á la tierra de impuro sortilegio
    Por la virtud, deleita pero daña.
      Mansión es ésta singular: acaso
    En ella con sacrílega amalgama
    El ambiente vital del paraíso
    Y el aliento satánico se hermanan.
    Mansión que está sujeta á algún encanto,
    Ó por algún espíritu habitada,
    Ó por un sabio mago está dispuesta
    Para abusar de la razón humana.
    Fantástica mansión, cuyo recinto
    Se encierra oculto en la maciza fábrica
    De los hondos cimientos que mantienen
    La torre secular que al vulgo espanta.


II

      Como visión que se aparece muda
    Á la voz del conjuro que la evoca,
    Como la mancha que proyecta móvil
    La nube que ante el sol cruza la atmósfera,
    Así apartando la crujiente seda
    Que el subterráneo camarín decora,
    En su oriental recinto penetraron
    En sombrío silencio dos personas;
    Hombres las dos: el uno, revestido
    De luengas, anchas y talares ropas,
    Bajo el morisco capuchón plegado
    La edad oculta y el semblante emboza;
    Debajo el otro de caftán turquesco
    Rica armadura y cimitarra corva
    Deja admirar: mas el cerrado almete
    Su faz resguarda de atención curiosa.
    Ser el primero en su ademán revela
    De esta mansión el dueño: indagadora
    Inquietud, mas no miedo, del segundo
    Muestra la continencia cautelosa.
    Busca el primero entre los mil objetos
    Que allí se ven, de aplicación incógnita,
    Algo que necesita, y el segundo
    Sagaz espía sus acciones todas.
    Un talismán y un libro, cuyos usos
    Sólo tal vez su posesor no ignora,
    Tomó por fin el sabio y puso el libro
    En un atril de laboreada concha.
    Era el libro un volumen con respeto
    Guardado en un cajón de palo-rosa,
    Y el talismán representaba un áspid,
    El cuerpo de oro y de coral la cola.
    De un candelero de oro salomónico
    Encendió luego la bujía roja
    El silencioso encapuchado, y dijo
    Volviéndose al guerrero:--«Ya está pronta
    El ara de la ciencia y arde en ella
    La luz de la verdad. Ese áspid toma,
    Pregúntale; divide de ese libro
    Las páginas con él y, sobre la hoja
    Que abras, lee la respuesta á tu pregunta,
    Y..... espera todavía, si te importa
    Tu secreto guardar, que por tu lengua
    Hable tu alma: la palabra sobra.»
      Obedeció en silencio el caballero:
    Y dejando en un mueble sus manoplas,
    Con la desnuda mano asiendo el áspid
    Se aprestó á la tremenda ceremonia.
    Hizo en secreto su demanda, y luego,
    Metiendo el talismán entre las hojas
    Del libro, en el atril por ambos lados
    Caer partidas al azar dejólas.
    Á través de las barras del almete
    Tendió á lo escrito la mirada ansiosa:
    Leyó, y el estertor que hinchó su pecho
    Mostró de su alma la mortal congoja;
    Mas hombre á dominar acostumbrado
    Sin duda al corazón, una tras otra
    Leyó todas las líneas de la página,
    Su acíbar apurando gota á gota.
    Acabó de leer y cabizbajo
    Permaneció un momento: escrutadora
    Entretanto del sabio la mirada
    Sobre él en vano pertinaz se posa;
    Porque el tejido espeso de las barras
    De la celada penetrar le estorba
    Hasta su rostro que, indiscreto acaso,
    Revelara su idea más recóndita.
      Alzó al fin el armado la cabeza,
    Con un suspiro desechando la honda
    Fatídica impresión del sortilegio,
    Rompiéndose el silencio en esta forma:

    EL SABIO

    ¿Has concluído?

    EL CABALLERO


                   Sí.

    EL SABIO

                      ¿Que trae el libro?

    EL CABALLERO

    Una encantada y peregrina historia.

    EL SABIO

    La tuya.

    EL CABALLERO

            Puede de ser: pero la escrita
    Tiene cierto sabor á fabulosa.

    EL SABIO

    En vano quieres con fingida calma
    Ocultar á mis ojos tu zozobra;
    Yo sé que la verdad de tus palabras
    Está en tu corazón, y no en tu boca.
    Yo sé que espanta el porvenir: que acíbar
    Guarda no más de la verdad la copa,
    Y que, por más sereno que la apures,
    Te fermenta en el alma su ponzoña.

    EL CABALLERO

    Un alma varonil, con su destino
    Lucha: una fe tenaz todo lo arrostra.

    EL SABIO

    La fe de quien á oráculos acude,
    Sólo es superstición que la fe ahoga.
    Voy la historia á lëer con que ese libro
    Respondió á tu demanda; y si aún dudosa
    Tu alma desea explicación más clara,
    Pídela y la tendrás, palpable y pronta.
      Dijo: y fijando su mirada el sabio
    Sobre el libro fatal, con pavorosa
    Voz empezó á lëer, el caballero
    Prestando á su pesar atención honda:
    «Un celestial espíritu encantado
    »Tiene al Rey Alhamar: su augusta sombra
    »Sobre los leves rayos de la luna
    »Baja á la Alhambra en las nocturnas horas.
    »Mudo, invisible, su fantasma regio
    »Se mostrará una vez y una vez sola
    »Hablará: mas ¡ay! ¡triste del que entonces
    »Vea su faz y sus palabras oiga!
    »Él será engendrador del Rey postrero
    »Que en la Alhambra rëal ciña corona:
    »Y ¡ay de los de Nazar! ¡ay de Granada!
    »Con ese Rey fenecerá su gloria.»
      Leyó el sabio: y, quitándose del libro,
    Dirigió así la voz conminadora
    Al caballero, que encerrado le oye
    Mudo é inmoble en su armadura cóncava:
    --«¡Ay de los de Nazar! ¡ay de Granada!
    »Su Rey ha visto la tremenda sombra;
    »Y ¡ay de ti, Rey Hasán! ¡ay de tu sangre,
    »De raza tan fatal engendradora!»

      Á estas palabras, el sombrío armado
    Dando un paso hacia el sabio, con voz ronca
    Pero resuelta, dijo, levantando
    La celada que el rostro le encapota:
    --«Yo soy Muley-Hasán: tú lo dijiste:
    »Yo he visto esa fantasma aterradora,
    »Cuya verdad de confirmarme acaba
    »La virtud de tu ciencia misteriosa.
    »Yo soy Hasán; pero desde este punto,
    »Para que tal cual soy me reconozcas;
    »Oye á tu vez la predicción que te hago
    »En cambio de tu oráculo y tu historia.
    »Yo soy el Rey Hasán; pero primero
    »Que mi raza consume tal deshonra,
    »Todos mis hijos, todos, uno á uno,
    »Ahogará sin piedad mi mano propia.
    »Ya lo sabes: adiós; y abre, pues creo
    »Que el aire de este cuarto me sofoca.»
      Dijo Muley-Hasán, y la salida
    Buscó bajo el tapiz, ebrio de cólera:
    Mas tomándole el sabio por la mano,
    Le detuvo diciendo: Rey, tú ignoras
    Lo que el cielo te guarda, y es preciso
    Desvanecer tus esperanzas locas,
    Tu hijo Abú-Abdil.....

    MULEY-HASÁN (_interrumpiéndole._)

                          Preso en la Alhambra
    Yace, y cadáver le hallará la aurora.

    EL SABIO

    Te engañas: en Guadix contra su padre
    Junta sus partidarios á estas horas.

    MULEY-HASÁN

    ¡Mientes!

    EL SABIO

            ¡Mísero Rey! tú ignoras sólo
    La desventura inmensa que te agobia:
    Mas yo te haré agotar hasta las heces
    De la horrenda verdad la amarga copa.

    MULEY-HASÁN

    Déjame: basta ya: sé lo bastante;
    Y siento que mi mente se trastorna,
    Y de alegría imbécil ó satánica
    Mi inmenso mal el corazón me colma.
    ¡Déjame!

    EL SABIO

            No, Muley: esa alegría
    Insensata la bebes en la atmósfera;
    Desde que en este camarín entraste,
    En ti de un filtro la influencia obra:
    Y esa febril exaltación que sientes
    Ya á llevarte, en las alas vagarosas
    De una ilusión quimérica, á unos sitios
    Cuyos sucesos conocer te importa.
    --Déjame, exclamó Hasán como luchando
    Con alguna impresión vertiginosa.
    --Obedece, mortal, exclamó el sabio
    Con elevada voz dominadora.
    Magnetizado Hasán desde este punto,
    Obedeció á su voz como un autómata:
    --«Siéntate,» dijo, y se sentó: «contempla
    El agua de esa fuente.» Y en sus ondas
    Fijó la vista fascinada.--Entonces,
    Cerrando el caño por do el agua brota
    Y el sumidero que la taza orada,
    Posarse el sabio encantador dejóla.
    Deshízose en el mármol el postrero
    Círculo que formó su última gota,
    Y quedó el haz del agua tersa, inmóvil,
    Reflejando en su fondo de la bóveda
    Las múltiples labores que, alumbradas
    Por las lámparas, fingen con sus combas,
    Ángulos, radios, casetones y arcos,
    Grupos de casas, árboles y rocas.
    Sentóse el sabio junto al Rey, y asiendo
    Su yerta mano y de su oído próxima
    La boca colocando,--«duerme, díjole,
    «Duerme Muley, á tu pesar, reposa:
    »Mas recibe los sueños que te envío
    »Y dales un asilo en tu memoria,
    »Para que cuando vuelvas de tu sueño
    »Recuerdes sus visiones vaporosas.
    »Sueña, feroz Muley, y mis palabras
    »De ensueños vagos en quimeras torna:
    »Sueña que ves debajo de esa fuente
    »Lo que en tu sueño de mis labios oigas.»
    Y aquí el encantador encapuchado
    Comenzó á relatar con voz monótona
    Una historia, confusa como un sueño,
    En que un millar de imágenes se agolpa:
    Vaga, como unos versos sin cadencia,
    Que parece tal vez que nunca logran
    En su harmonía dar con un sonido
    Que con otro sonido corresponda;
    Historia, en fin, cuyo relato hecho
    En la inflexión y guturales notas
    De árabe dialecto, semejaba
    Al susurro del agua y de las hojas.


III

      --«Mira, escucha y comprende lo que pasa
    En torno tuyo ¡oh Rey!--¿Ves esas sombras
    Que como en alas de los vientos cruzan
    Esos llanos y montes con que sueñas,
    De esa obscura ciudad saliendo todas?
    Los corredores son, que el Rey cristiano
    Envía á sus alcaides fronterizos.
    Esa ciudad de donde parten, cuyo
    Mudo recinto en las tinieblas yace
    Al parecer pacífico y tranquilo,
    Es Medina del Campo. Desde aquellas
    Torres los Reyes de Castilla miran
    Hacia Granada, el pensamiento fijo
    En su desolación y la memoria
    En el fatal horóscopo, que anuncia
    Á Abú-Abdil como el postrer monarca
    Que reinará en la Alhambra; sus jinetes
    Por eso envían en secreto, y sólo
    Caminando de noche, á sus mejores
    Adalides. ¿Y sabes el mensaje
    Que les llevan, Muley? Que pues rompiste
    Las treguas tú, cayendo sobre Zahara,
    Den por abierto el campo de la guerra
    Y metan por tus tierras sus pendones,
    Talando sin piedad y destruyendo
    Mieses, viñedos, torres y ciudades.
    Vuelve ahora la vista hacia este lado:
    ¿Ves ese cerro sobre el cual blanquean
    Las almenadas torres y los muros
    De una morisca villa? Son las torres
    Y las murallas de Guadix. ¿Ves ese
    Pendón que en ellas vagarosa agita
    El aura de la noche? No es ya el tuyo:
    Es el de Abú-Abdil. ¿Ves esos hombres
    Que, envueltos en sus blancos alquiceles
    Y jaiques africanos, uno á uno
    Entran en la segura fortaleza
    Do se hospeda tu alcaide? Todos esos
    Son los parciales de Abdilá, que acuden
    Á ofrecerle su brazo y sus tesoros
    Contra su mismo padre: y son los mismos
    Que tus inicuas leyes desterraron
    De Granada; los hijos y los nietos
    De aquella ilustre raza degollada
    Por el infame padre del que ahora
    Es tu primer Wazir, tu consejero,
    Del tirano tal vez que por ti reina:
    De Abú'l-Kasín Ben-Egas, hijo digno
    Del renegado vil á quien llamaron
    Moros y Castellanos con desprecio
    El _Tornadizo_: y todos alimentan
    Sed de venganza contra él, y el odio
    Hierve en su corazón contra la impura
    Cristiana á quien adoras, y detestan
    Toda la estirpe vil de renegados
    Que te cerca, Muley, y al pueblo impulsan
    Hacia la rebelión, que ya fermenta
    Hasta en tu misma corte, y cuyo fuego
    Puede atajar tal vez Dios solamente,
    ¡Alahú-akbar! así está escrito. Vuelve
    La vista hacia ese valle: es el de Dona.
    ¿Ves esa multitud de gente armada
    Que por él atraviesa? Son Cristianos
    Que á Alhama van. Á Alhama, donde tienes
    Tus más ricos tesoros: donde acuden
    Con tus anuales rentas tus alcaides:
    Donde almacenas los inmensos víveres
    Á tus tropas fronteras necesarios.
    Á Alhama van: la llave de Granada,
    Como los Granadinos la apellidan:
    Á Alhama van. Repara cómo trepan
    Por los peñascos en que está fundada,
    Como astutos reptiles, los Cristianos
    Escaladores; mira cómo llegan
    De los muros al pie sin ser sentidos:
    Mira cómo aproximan las escalas:
    Mira cómo en silencio en las almenas
    Aseguran las manos, cómo tienden
    Los cautelosos ojos al recinto
    Del muro y del adarve abandonados:
    Mira cómo el primero salta dentro
    Y sesenta tras él. Ese maldito
    Es Ortega del Prado, ese famoso
    Escalador cuyas sorpresas tienen
    En vela eterna á los Alcaides todos
    De tus castillos fronterizos. Mira
    Cómo asesina al centinela y corre
    Á sorprender la guardia de las puertas:
    Mira cómo un enjambre de Cristianos
    Por las murallas entra. ¡Ay de tu Alhama!
    ¡Ay de los que no ven que están cercados
    De lobos Nazarenos! Mira, mira.
    Aquel jinete, que á su frente viene
    Á emboscarse traidor junto al postigo,
    Es Ponce de León, Marqués de Cádiz,
    Maldecido de Aláh y azote nuestro.
    Aquel otro de arnés empavonado,
    Es el rico Asistente de Sevilla
    Diego de Merlo: aquel que con el hacha
    El barreado rastrillo hace pedazos
    Con fuerzas de Titán, es Juan de Robles,
    Alcaide de Jerez, que mató un toro
    Dándole en el testuz un puñetazo.
    Y no creas que es gente allegadiza,
    Poco diestra en la lid y mal armada;
    No, Muley, son guerreros avezados
    Á pelear: ilustres por sus hechos
    Y por su sangre generosa: todo
    Cuanto encierra mejor Andalucía
    De Castellanos capitanes. Mira:
    ¿Ves aquel joven cuyo bozo apenas
    Sobre su labio superior apunta?
    Bien puedes con el alba que esclarece
    Divisarle, jinete en un morcillo
    Que piafa de impaciencia: ese es un hijo
    De aquel Conde de Cabra cuyo brazo
    Teme no más Aly-Athár de Loja;
    Es su hijo Don Martín, prez de la raza
    De Fernández de Córdova. Aquel otro
    Que monta un potro negro y que tremola
    Un pendoncillo cárdeno en la lanza,
    Don Pedro Enríquez es, Adelantado
    Mayor de Andalucía. Toda entera
    La tienes ya sobre tu reino: toda
    Tiene la voz de alarma y se dispone
    Para vengar á Zahara. ¡Ay de tu Alhama,
    Que tienen ya por suya! ¡Oh! mira, mira:
    Aquel que gana el caracol estrecho
    Del torreón y baja á dar entrada
    Á los que aguardan del postigo fuera,
    Es el Comendador Martín Galindo,
    Que ha jurado inmolar treinta Muslimes
    Á la implacable sombra de un hermano
    Muerto á sus pies por el Zegrí de Vélez.
    Mira cómo ayudado de Estremera
    Su escudero, y de Pedro de Valdivia,
    Alcaide de Archidona, desatranca
    Los pesados barrotes de la puerta
    Y sube las cadenas del rastrillo.
    Ya logró levantarle: ya una hoja
    Franqueó del postigo: apresurados
    Mira cómo por él se lanzan todos
    Sedientos de oro y sangre ¡Aláh clemente,
    Compadece á los Árabes! Escucha.
    ¿No oyes el repentino clamoreo
    Que ensordece la villa? ¡Desdichada!
    Su gente anoche se acostó tranquila,
    Y en brazos de la muerte se despierta.
    Mira aquel que en la torre de homenaje
    De la alta ciudadela ha enarbolado
    La bandera cristiana; oye cuál grita,
    Agitando frenético los brazos,
    ¡Alhama por Castilla!... ya la tienen.
    Mas no: mira los tuyos cómo acuden
    Á la pelea: todavía es suya
    La villa, y el castillo solamente
    De los Cristianos es. ¡Aláh bendito!
    Mira cómo coronan las murallas,
    Una nube de flechas arrojando
    Sobre los siervos de Jesús. ¡Cuál caen
    Entre los muros de ambos fuertes! Cejan,
    Se encierran otra vez en el castillo
    La tierra con su sangre enrojeciendo.
    ¡Ah, leales Muslimes, degollados
    Primeros que rendidos! Viejos, niños,
    Mujeres, cuantos ciñen el turbante
    Africano, pelean por su patria.
    Mira, van á intentar una salida:
    Ya están acorralados los Cristianos
    En el castillo, y á su vez ahora
    Van á ser los sitiados. No hay tronera,
    Ni lucerna, ni almena, ni resquicio
    Por donde asome un ojo castellano,
    Que cubierto de dardos no se vea
    En el instante mismo. Ya los tuyos
    Comienzan á salir: mas ¡Cielo santo!
    En tumulto, sin orden y sin jefe,
    Como muchachos de una escuela salen.
    ¡Oh! van á ser pasados á cuchillo
    Si los Cristianos dan en ellos. ¡Pronto
    Desdichados! ¡atrás! ¡atrás! Es tarde.
    Un lienzo de muralla derribando
    Los Cristianos se lanzan de repente
    Sobre su ciega multitud, y en ellos
    Corno en ganados en redil se ceban.
    Huyen: la puerta los de dentro quieren
    Cerrar: mas se aproximan unos y otros
    En confuso tropel: todo es en vano:
    Todos al par se precipitan dentro.
    Oye cómo á la avara soldadesca
    Autorizan los jefes al saqueo,
    Para animar sus bárbaros instintos.
    ¡Ira de Dios! La muerte por las calles,
    Por las plazas, las casas y mezquitas,
    Corre hambrienta de víctimas humanas
    Y se harta de cadáveres. En vano
    Unos pocos valientes, prefiriendo
    La muerte al cautiverio, se resisten
    Como leones del desierto. En vano
    En tu regio _mirab_ encastillándose,
    Ante el ara sagrada del Profeta
    Forman una muralla con sus pechos.
    Un impío Cristiano, una embreada
    Tea aplicando á la dorada puerta,
    Sopla la llama arrodillado, en tanto
    Que otros con sus escudos le protegen
    De los árabes tiros. Ya la llama
    Prendió en la puerta cincelada: el humo
    En espirales pardas culebrea
    Por cima de los cascos: ya las chispas
    Saltan á impulso del seguro soplo
    De la adarga de cuero con que aventan
    El incendio naciente, y ya rechina
    La primorosa ensambladura hendiéndose.
    Mira cómo abrasada se desploma
    La mezquita y sepulta á los Muslimes:
    Mira cómo el incendio se propaga
    Por sus bazares y almacenes: mira
    Las lagunas de sangre, en cuyo fondo
    La voz de todo un pueblo degollado
    Al justiciero Aláh contra ti clama:
    Mira cómo el incendio, porque veas
    Mejor, extiende en derredor su llama
    Encendiendo á tu honor mortuorias teas:
    Mira la cruz sobre el peñón de Alhama!....
    Desventurado Rey, ¡maldito seas!....»

      Dijo y calló la voz del nigromante;
    De la frase final lúgubre el eco
    En pavoroso són zumbó un instante
    Bajo morisco artesonado hueco.
    Un momento después la luz brillante
    Se extinguió de las lámparas: un paso
    Lento, más firme gravitó en la alfombra:
    Sintióse en los tapices un escaso
    Rumor.... y todo fué silencio y sombra.


IV

      Despuntaba la luz de la mañana:
    El sol, detrás aún del horizonte,
    Tendía ya su resplandor de grana
    Como un inmenso chal de monte en monte.
    Alfombraba la escarcha las laderas
    De los valles de Darro, y argentinas
    Del árbol desprendíanse ligeras
    Las perlas del rocío, á las primeras
    Ráfagas de las auras matutinas.
    Diáfana en fin la atmósfera, sereno
    El cielo y quieto el aire, se anunciaba
    Un día claro y de alegría lleno
    Que al perezoso mundo despertaba.
      En la loma del cerro abandonado,
    Donde se eleva el torreón obscuro
    Que al vulgo atemoriza, un hombre armado
    Yacía al pie de solitario muro,
    De espaldas en sus piedras apoyado.
      Verde caftán de damasquina tela,
    Cuyo valor y forma la elevada
    Clase y poder del portador revela,
    Cubría su armadura cincelada,
    El calado antifaz de su celada
    No permitiendo ver si duerme ó vela.
      Allá en el valle y á la torre vuelto
    De espalda, un negro y colosal Nubiano
    Dormía echado en su alquicel envuelto,
    Á precaución habiéndose revuelto
    Las bridas de dos yeguas á la mano.
      La hermosa raza del desierto en ellas
    Se dejaba admirar, y en sus mantillas
    De seda tunecí, y en las hebillas
    De plata de su arnés, bien claras huellas
    Se veían del lujo de su dueño,
    Cuya venida retardaba acaso
    Dulce el placer, ó descuidado el sueño.
      El sol, apareciendo de repente
    Tras de las cumbres de la helada sierra,
    Derramó su esplendor sobre la tierra,
    Y un rayo de su luz hirió el luciente
    Casco de la armadura en que se encierra
    El hombre que en la torre al pie del muro
    Yace, su oculta faz dando al Oriente.
    Su calor ó su luz, si es que dormía,
    Le desvelaron: si aguardaba su hora,
    Le avisaron puntuales que era día.
    Entonces el armado, la pereza
    Ó el sueño desechando, en torno suyo
    Revolvió lentamente la cabeza:
    Dió tensión á su cuerpo entumecido,
    Y con señales claras de sorpresa
    Reconoció el lugar: mas de la torre
    Viéndose á los umbrales, como herido
    De repentina idea, ó tal vez presa
    De una locura, alzóse, y una gruesa
    Piedra cogiendo entre sus brazos, corre,
    Y con cuanto vigor halló en su pecho
    Lanzándola en impulso bien medido
    Contra el postigo de madera estrecho,
    Le descuajó del quicio carcomido.
    Cayó dentro la hoja levantando
    Una nube de polvo, revocada
    Por su hueco en espesa bocanada:
    Al temeroso ruido, despertando
    El negro que esperaba en la alhameda,
    Volvióse con pavor: mas no vió nada
    En medio de la densa polvareda.
    Inmóvil el Nubiano contemplaba
    Desvanecerse el polvo que impelido
    Por el aura corría, y esperaba
    Sin duda hallar detrás de su cortina
    Aquel maldito torreón hundido
    Y abrasada ó desierta la colina,
    Cuando á manera de marmóreo busto
    Que, abandonando su sepulcro, asoma
    Del panteón á la puerta, vió con susto
    Bajar hacia él por la empinada loma
    Una radiante y colosal figura,
    Tras sí dejando el torreón vetusto
    Del cual la vió salir con gran pavura.
      Ya para huir despavorido acaso
    Las manos á la crin y el pie al estribo
    Iba á llevar, cuando atajó su paso
    La voz de su señor (cuya armadura
    Brillaba al Sol con resplandor tan vivo
    Que deslumbraba), y dándole el nativo
    Nombre gritóle:--«¡Zil, pronto, á caballo!»
    Y montando de un salto, á toda brida
    Lanzó su yegua. Zil, como él activo,
    Sacó en escape volador tendida
    La suya de él en pos, y esclavo y dueño
    Se hundieron de su rápida corrida
    Entre el polvo, cual sombras de un ensueño.


V

      Media hora después caía muerta
    De fatiga á los pies de su jinete
    La yegua del fiel Zil, ante la puerta
    De la Alhambra: tras él Muley llegando,
    Á contener la suya no bastando
    Desenfrenada y en carrera abierta,
    Con ella por el pórtico se mete.
      Sujetaron á un tiempo veinte manos
    Al fogoso animal: á tierra echóse
    El fatigado Amir, y en medio hallóse
    De su guardia de negros africanos.
      Como una torva y rencorosa hiena
    Que olfatea con ansia en el desierto,
    Buscando el tronco del viajero muerto
    Que enterró el salteador bajo la arena:
    Tal el fiero Muley el zurdo paso
    Enderezó á la torre de Comares,
    Con el designio de manchar acaso
    Con un nefando crimen sus hogares.
    En su rostro, de cólera amarillo,
    La decisión horrenda se leía
    En su sangriento corazón forjada,
    Y el infernal placer de su alma impía
    En sus trémulos labios y en el brillo
    Siniestro de su lúgubre mirada.
    Los negros su furor adivinando
    En su ademán y rostro descompuesto,
    Paso le abrieron con temor callando:
    Él, en vez de palabras, empleando
    Un imperioso irresistible gesto,
    Abrir mandó la cámara africana
    Que sirve de prisión á la Sultana.
      En sepulcral silencio, más terrible
    Que la voz más furiosa, entró en la estancia,
    De Comares Muley: con impasible,
    Desdeñosa y sultánica arrogancia,
    Serena faz y fulgurantes ojos,
    Á Aixa halló que acercarse le veía
    En pie y desafiando sus enojos,
    Silenciosa como él, como él sombría.
      Como audaz cazador que, asegurado
    De la muerta leona, hallar espera
    Sus cachorros sin riesgo, y confiado
    Avanza hasta la oculta madriguera:
    Mas en su boca lóbrega, imprudente
    Los cachorros dormidos reclamando
    Escarba, y con terror ve de repente,
    Su ondulante espiral desarrollando,
    Salir con un silbido una serpiente:
    Tal se encontró Muley bajo la altiva
    É imperiosa mirada de la Mora,
    Á quien débil juzgó como cautiva
    É insolente encontró como señora.
      Miráronse un momento frente á frente
    Aixa y Muley-Hasán: mas no hay quien pueda
    La mirada arrostrar resplandeciente
    De esta mujer, cuyo ánimo valiente
    Tanta virtud como valor hospeda.
    Con los brazos cruzados sobre el pecho
    Preguntó al Rey impávida:--«¿Qué quieres?»
    --«Tu hijo,» exclamó Muley.--«¡Qué imbécil eres!»
    Repuso con desprecio la Sultana,
    Dominando á Muley á su despecho.
    «¿Cuándo has supuesto que albergado viva
    »En el pecho viril de una Africana
    »El villano temor de una cautiva,
    »Ni el corazón servil de una Cristiana?
    »Tú te olvidas que Dios Reina me ha hecho.
    »¿Mi hijo á pedirme vienes? ¡Insensato!
    »Libre partió: mas si seguir su huella
    »Deseas, de ocultártela no trato.
    »Corre á tu villa de Guadix, y en ella,
    »De Dios y de tus pueblos con la ayuda,
    »Alzado Rey le encontrarás sin duda.»
    --«¡En Guadix!--dijo el Rey,--¡no lo he soñado!»
    Y, de pavor mortal sobrecogido,
    Ante la Mora en pie quedó aterrado,
    Mudo é inmóvil, cual del rayo herido.
    Ella le contempló por un instante
    Sin comprender lo que por él pasaba:
    Mas suponiendo que algo meditaba
    Contra el fugado Príncipe, arrogante
    Díjole, de él poniéndose delante:
    «La bestia más feroz, jamás se encona
    »Con sus hijos cual tú. ¿Qué esperar debo
    »Del tigre que á sus hijos no perdona?
    »Ya á todo yo por Abdilá me atrevo:
    »Tigre, te encontrarás con la leona.
    »De hoy, pues, no lograrás, feroz tirano,
    »Ni tocar al menor de sus cabellos
    »Sin que, cual tú feroz, mi regia mano
    »Meta un puñal entre tu mano y ellos.»
    Dijo, y una insolente carcajada
    Soltó, la espalda con desdén volviendo:
    No la volvió Muley ni una mirada
    Ni la escuchó tal vez, sólo atendiendo
    Á la duda fatal en que vacila:
    Y la Sultana, hallándola entreabierta,
    Con noble majestad pasó la puerta
    Y á su cámara real fuese tranquila.
      Vióla Muley el patio de la alberca
    Cruzar, volviendo en sí: mas no dió un paso
    Contra ella, ni el gesto más escaso
    Hizo, aunque la guardia el patio cerca.
    En silencio, los brazos sobre el pecho
    Cruzados é inclinada la cabeza,
    Á solas con su mal ó su despecho,
    Presa permaneció por largo trecho
    De ruin superstición ú honda tristeza.
      Mas notando el Monarca de repente
    Que sus guardias le estaban contemplando,
    Miró á su dignidad, irguió la frente,
    Y, cobrando su indómita fiereza,
    Al patio se lanzó, donde llegando
    Tendió la vista en derredor, ansioso
    De encontrar una víctima á su saña.
    En pie, junto á un pilar del peristilo,
    Vió un hombre cuya cara le era extraña,
    Pálido, ensangrentado, silencioso,
    Y de torvo ademán, pero tranquilo.
      Sonrió al divisarle, satisfecho
    De hallar en quien la cólera del pecho
    Descargar, y con calma aterradora
    Fuese Muley á él. De pie derecho,
    Contemplándole audaz, con ojo fijo,
    El hombre le aguardó, y hasta él llegando
    El iracundo Rey así le dijo:
    --«¿Quién eres?»--«Nadie ya,» repuso el hombre.
    De la ira Muley sintió la llama
    Subirle al rostro, y de furor temblando:
    «¿Tu raza, dijo, tu país, tu nombre?»
    Y con acento de tristeza lleno
    Al Rey el hombre contestó sereno:
    «No tiene nombre ya, país no tiene,
    »Ni familia ni tribu le reclama
    »Por suyo aquel que, su país dejando
    »Esclavo, huyendo de su patria viene
    »Á contar el baldón con que se infama.
    »Mi pueblo yace, Amir, muerto ó cautivo;
    »Y él solo ves en mí que escapó vivo
    »De la tremenda asolación de Alhama.»
    Palideció el Monarca de pavura
    Á esta nueva fatal: su mensajero
    Sonrió con sardónica amargura
    Así siguiendo:--«Amir, mi alma está pura
    »De traición: combatí junto al primero:
    »Mas cuando todo se perdió, mi escaso
    »Aliento aproveché con la esperanza
    »De poder, á tus pies llegando acaso,
    «Pedirte, no favor, sino venganza;
    »Pero no para mí: yo no la quiero:
    »Sin honra y sin hogar morir prefiero.
    »Alhama se perdió por tu abandono
    »Y clamó contra ti su pueblo entero:
    »Mas yo soy un creyente verdadero
    »Y, en ti mirando á Aláh sobre tu trono
    »En nombre de mi raza te perdono.»
    Dijo el lëal; y con sublime calma
    En su pecho la daga sepultando,
    Expiró, buen Muslim, encomendando
    Su venganza á su Rey, á Dios su alma.
      La guardia de los negros, torva y muda,
    Ante el cuerpo del último Alhameño
    Lloró tal vez su bárbaro heroísmo:
    Sólo insensible y enarcado el ceño
    Permaneció Muley con faz sañuda,
    Víctima de un segundo parasismo
    De su pavor recóndito sin duda.
      Reinó un punto el silencio más solemne:
    Luego, hablando Muley consigo mismo,
    Dijo:--«Sí, la verdad está perenne:
    »La aparición..... Alhama..... ¡todo es cierto¡
    »¡Y ÉL libre ya!--¡Confúndale el abismo!
    «¡Más valiera al nacer haberle muerto!»

      Y aquí el Rey, humillando la cabeza,
    Prosiguió con hondísima tristeza:
    «¿Conque el cielo y la tierra se han unido
    »En contra mía por tan varios modos?»
    Mas irguiéndola al punto con fiereza,
    Dijo:--«Mas no dirán que me he rendido:
    »Mientras vive Muley, aún no han vencido:
    »Todos, pues, contra mí, yo contra todos.»
      Y volviendo la espalda, á pasos lentos
    Volvió Muley de su oriental palacio
    Á entrar en los dorados aposentos
    Donde Zil le siguió tras breve espacio.


VI

      «¡Ay de mi Alhama!» en su palacio dijo
    Muley, que aun suya en su dolor la llama:
    Y el eco triste, de sus techos hijo,
          Suspiró: «_¡Alhama!_»

      Desde las torres del gentil palacio
    Bajó en las brisas, y de rama en rama
    Corrió los huertos y gimió el espacio:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      Llegó hasta el vulgo la terrible nueva.
    ¿Quién pára el vuelo de la errante fama?
    Su voz diciendo en la ciudad se eleva:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      La turba ociosa, de pavor transida,
    La aciaga nueva por doquier derrama:
    Doquier repiten por donde es oída:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      El ruin villano y el audaz guerrero,
    El noble altivo y la orgullosa dama
    Dicen, llorando con el pueblo entero:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      Y el pueblo entero del palacio augusto
    Corre á las puertas, y furioso clama
    Con voz que impone á sus vivientes susto:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      La guardia negra que á Muley defiende
    «¡Atrás!» las picas enristrando exclama:
    Se irrita el pueblo, y el clamor se extiende:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      Las regias salas el motín conturba
    Que en torno de ellas cual tormenta brama.
    Y al grito tiemblan de la airada turba:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      Muley no duerme: cinco mil guerreros
    En quienes arde del honor la llama,
    De sus legiones manda delanteros
          Ir sobre _Alhama_.

      Y al caer la noche, jineteando al frente
    De hueste inmensa que la lid reclama,
    Partió gritando con su armada gente:
          «_¡Venganza á Alhama!_»

      «_¡Venganza á Alhama!_» Repitió la plebe
    Que al Rey valiente y vengador aclama:
    «¡Aláh, le dijo, la victoria lleve
          Contigo _á Alhama_!»

      Mas ¿quién penetra en el destino obscuro
    De su ancho velo por la espesa trama?
    Voz misteriosa suspiró en el muro:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      Eco siniestro, que la fe desmiente
    De los Muslimes y á su Rey infama,
    Toda la noche repitió doliente:
          «_¡Ay de mi Alhama!_»

      ¡Tal vez las almas de los muertos, cuyos
    Miembros sin tumba el agua desparrama
    De los nublados, piden á los suyos
          Tierra en _Alhama_!



LIBRO SEXTO



LAS TORRES DE LA ALHAMBRA


      Más allá de la torre de Comares,
    De la Alhambra rëal siguiendo el muro,
    Recuerdo de los blancos alminares
    De Damasco y esbelto cual seguro,
    Dominando alamedas seculares
    De frescas sombras y de ambiente puro,
    Se alza un torreoncillo de arabesco
    Estilo, aéreo, blanco y pintoresco.

      Su cabeza gentil no se levanta
    Coronada de sólidas almenas,
    Ni su robusta construcción espanta
    Con aspilleras de espingardas llenas.
    Defiéndenle no más soledad santa
    Y quietud misteriosa, y bien ajenas
    De apariencia marcial, siempre cerradas
    Sus celosías con primor caladas.

      Tal vez despide al despuntar el día
    En espirales mil humo de aromas
    Cual pebete oriental su celosía:
    Tal vez los ecos de las verdes lomas
    Despierta por la noche la harmonía
    De los cantos que exhala, y las palomas
    Y aves, á quienes place su murmullo,
    La aduermen con sus trinos y su arrullo.

      Es esta torrecilla solitaria
    Un sagrado alminar, y su clausura
    Destinada no más á la plegaria
    De la mañana, goza el aura pura
    Del valle y la extensión y vista varia
    De la vega feraz desde su altura.
    Es el mirab del Rey do sólo él ora,
    Y tal vez la mujer que le enamora.

      Hoy, con escarnio de la Fe, le habita,
    Transformando en harén de sus amores
    El alminar de la oración bendita
    Y en camarín de sueños tentadores,
    Zoraya, la insolente favorita:
    Destinando sus áureos miradores
    De su ocioso mirar para recreo,
    Para atalaya de su vil deseo.

      Alcánzase desde ellos la sombría
    Torre que guarda á la rival Sultana,
    Y ella afanosa sin cesar espía
    Desde allí la prisión de la Africana.
    Por eso ocupa el mirador que impía
    Con su presencia criminal profana:
    Mas Dios á su rival tendió la mano
    Y ya, libre Boabdil, la espía en vano.

      Sobre campo y ciudad el delicioso
    Mirab descuella como erguida palma;
    Y es en verdad lugar maravilloso
    Para elevar al Criador el alma,
    Ya del alba temprana en el reposo,
    Ya de la noche en la apacible calma:
    Y el Moro y el Judío y el Cristiano
    Ten desde allí del Criador la mano.

      ¡Quién no te cree, Señor, quién no te adora
    Cuando, á la luz del sol en que amaneces,
    Ve esta rica ciudad de raza mora
    Salir de entre los lóbregos dobleces
    De la nocturna sombra, y á la aurora
    Abriendo sus moriscos ajimeces
    Ostentar á tus pies lozana y pura,
    Perfumada y radiante su hermosura!

      Yo te adoro, Señor, cuando la admiro
    Dormida en el tapiz de su ancha vega;
    Yo te adoro, Señor, cuando respiro
    Su aura salubre que entre flores juega:
    Yo te adoro, Señor, desde el retiro
    De esta torre oriental que el Dauro riega;
    Y aquí tu omnipotencia revelada,
    Yo te adoro, Señor, sobre Granada.

      ¡Bendita sea la potente mano
    Que llenó sus colinas de verdura,
    De agua los valles, de arboleda el llano,
    De amantes ruiseñores la espesura,
    De campesino aroma el aire sano,
    De nieve su alta sierra, de frescura
    Sus noches pardas, de placer sus días
    Y todo su recinto de harmonías!

      Yo te conozco ¡oh Dios! en los rumores
    Que á este árabe balcón me trae el viento
    Perfumado entre pámpanos y flores,
    Y harmonizado con el grato acento
    De las aves de Abril. Tantos primores
    Producto son de tu divino aliento;
    Porque á tu aliento creador se aliña
    Con sus mejores galas la campiña.

      Tú soplas ¡oh Señor! desde la altura
    Y saltan los collados de alegría,
    Y se cubre de flores la llanura,
    Y se llenan los bosques de harmonía,
    Y se aduermen las aguas en la hondura,
    Y sin nublados resplandece el día:
    Que en tus ojos la vida reverbera
    Y es tu aliento, Señor, la primavera.

      Y no hay región recóndita en el mundo
    En donde más tu majestad se ostente,
    Donde sea tu aliento mas fecundo,
    Ni la tierra en tu prez mas diligente.
    Señor, tú estás aquí; tú en lo profundo
    Brillas aquí del corazón creyente;
    Tú estas aquí; tu trono y tu morada,
    Tras este cielo azul, sobre Granada.

      Dame ¡oh Señor! de querubín aliento,
    Porque pueda esta vida transitoria
    Emplear en cantar con digno acento
    En medio de este edén tu inmensa gloria:
    Y al lanzar desde aquí mi voz al viento
    Dando á Granada su oriental historia,
    Purifique, Señor, mi arpa cristiana
    El impúdico harén de una Sultana.



NARRACIÓN


I

      Iba á dejar en brazos de las sombras
    Á la tierra el crepúsculo: la vega,
    El monte y la ciudad entre sus turbios
    Vapores comenzaban á sumirse,
    Y el ocaso, alumbrado todavía
    Con desgarradas ráfagas de fuego,
    Ultima luz que el sol reverberaba,
    Teñía los collados con purpúreos
    Resplandores de incendio. Á la cabeza
    De su hueste Muley había apenas
    Traspasado las puertas de Granada
    Con dirección á Alhama, y en las torres,
    En las murallas y altas azoteas,
    Para verle salir, la muchedumbre
    Se aglomeraba silenciosa y triste.
    Sus alas ¡ay! sobre la gente mora
    El genio del dolor tendido había;
    Fatal presentimiento de amargura
    Sus corazones lúgubre llenaba,
    Y miraban tal vez indiferentes
    De sus hermanos el socorro. Apenas
    Algunos grupos de la plebe sórdida
    Que al camino salieron vitoreaban
    Pagados á Muley: ardid inútil
    De política torpe que aumentaba
    El desprecio del pueblo entristecido.
    El rumor de los gritos desacordes
    Confuso con las ráfagas llegaba
    Hasta el alto mirab, en donde inquieta
    Le escuchaba Zoraya tras las árabes
    Labores de su espesa celosía.
    Fijos los ojos, la mirada torva,
    Presa de aquel fatal presentimiento
    Que acaso con su atmósfera pesaba
    Sobre la mora gente, la lectura
    De su alméh favorita oía, empero
    Sin escucharla. Á veces el oído
    Hacia el rumor de la ciudad tendía,
    Y la alméh se paraba, y en silencio
    Quedaba el aposento hasta que vuelta
    La favorita en sí decía «sigue»:
    Mas desechados iban diez volúmenes
    De distraer su espíritu incapaces.
    Los peregrinos viajes y aventuras,
    Los inspirados y divinos libros
    Del Korán, las leyendas orientales
    De los poetas de Damasco y Córdoba,
    Desarrugar su ceño no podían
    Ni atraer su atención; guerras, encantos,
    Sueños, amores, himnos de alabanza
    Á su propia hermosura dirigidos,
    Pasaban por su oído resbalando
    Como agua por encima de las rocas:
    Y sin embargo, sus lecturas eran
    En los célebres libros escogidas
    De los más sabios escritores, siendo
    Leídas con las gratas inflexiones
    De una voz melodiosa, amaestrada
    En el arte divino de la música,
    Y en la recitación que alas de fuego
    Presta á la encantadora poesía.
    Á la luz de una lámpara de plata
    Colocada en un trípode de concha,
    La alméh, tomando el séptimo volumen,
    Comenzaba á leer los puros versos
    De Abú-Taleb-Abdel-Gebar, de Júcar,
    Que cantó las victorias y virtudes
    De los almorávides:--«Pasa, dijo
    La impaciente Zoraya interrumpiéndola;
    Otra leyenda busca;» y fué pasando
    La alméh las hojas de su libro, en ellas
    Sin posar su mirada la Zoraya
    Diciendo distraída:--«¿Quién prosigue?
    --Abí-Aly-Anás.--Pasa. ¿Quién otro?
    --El faquí Zacaría.--¿De qué trata?
    --Da consuelos al rey en la amargura
    De sus pesares.--¿Cuáles eran?--Creo
    Que él solo se salvó de una batalla.
    --Lee: tal vez consolar logre los míos.
    --Mas no me escuchas ¡oh Sultana!--Esclava,
    Lee y obedece.» Prosiguió leyendo
    La reprendida alméh y á su profunda
    É inquieta distracción volvió Zoraya.
    La deliciosa voz de la lectora
    Resonaba en el cóncavo recinto
    Del camarín, como el rumor continuo
    De un arroyo que corre bajo el césped
    Quebrando entre los guijos sus cristales:
    Los harmoniosos versos del poeta
    Árabe, recitados en su lengua
    Riquísima, en los tonos é inflexiones
    Dulces sin par del andaluz dialecto,
    Resonaban en él inútilmente,
    Y en su vacío espacio se perdían
    Como el canto de un pájaro extraviado
    En el llano infecundo del desierto.
    Zoraya no escuchaba tiempo hacía
    De la alméh la lectura: á los cristales
    Del calado ajimez pegado el rostro,
    Penetrar del crepúsculo anhelaba
    La obscuridad creciente: pero en vano.
    La ciudad se sumía en las tinieblas,
    Y el rumor que llegaba hasta su oído
    Era tan sordo, tan confuso y vago,
    Que era imposible comprender su origen.
    La humana voz asemejaba á veces
    Ronco, amenazador, cual si en tumulto
    Se agitara la plebe descontenta;
    Otras, el triste é íntimo lamento
    En que prorrumpe á un tiempo la familia
    Que en derredor del padre moribundo
    Su último aliento aguarda, y al lanzarle
    En llanto universal rompe afligida.
    Otras, gemido largo y misterioso,
    Como si algún espíritu que, errante
    Huyendo por la atmósfera, espantado
    En sus vacíos senos le lanzara:
    Mas siempre, siempre al comprender la Mora
    Del rumor el origen verdadero,
    Le encontraba con rabia producido
    Por alguna bandada de palomas,
    Ó por el són del aire en la arboleda,
    Ó por la voz de algún pastor tardío
    Que guiaba en los cerros su rebaño.
    Y volvía á tenderse despechada
    En los cojines blandos, y volvía
    Á mandar continuar una lectura
    Que no escuchaba, mas que el tiempo largo
    De su impaciencia entretenía.--«Sigue,»
    Decía á la lectora: mas un libro
    Y otro libro hojeado uno por uno
    Inútilmente había, y con tristeza
    En silencio la alméh la contemplaba.
    --«Sigue,» dijo con ímpetu la altiva
    Favorita: y la alméh, postrada en tierra,
    Dijo:--«Imposible continuar, Sultana.
    --¿Por qué?--Porque tus libros uno á uno
    Has ido desechando, y en sus hojas
    No hay ya más que leer.--Busca otros nuevos.
    --No poseemos más.--Pues toma un arpa
    Y cántame..... distráeme..... entretenme.....
    Si no, ¿de qué me sirves? ¿Qué te valen
    Los talentos que encomian los imbéciles
    Que te enviaron á mí?» La desdichada
    Alméh, sus gracias y talento viendo
    Denostados así, dobló la frente
    Sobre su pecho, y abrasado llanto
    Comenzó á derramar. Zoraya un punto
    Permaneció en silencio contemplándola:
    Empero en la impaciencia que la agita,
    En la rabia tal vez que la devora
    El vengativo corazón, ajena
    Á toda compasión, díjola:--«Vete:
    Para nada me sirves. Dí al primero
    Que halles en esa cámara que venga
    Á divertirme: un guardia, algún esclavo
    Cuya cabeza al menos me responda
    De su talento, si le falta. Vete.»
    Salió la alméh: volvió á la celosía
    Zoraya. Era ya noche: por doquiera
    Extendida la sombra encapotaba
    La tierra. Alguna luz pálida y trémula
    Brillaba en los postigos entreabiertos
    De las casas fronteras á la Alhambra,
    Del ajeriz en el tranquilo barrio.
    Más allá, por las calles angulosas
    Del Albaycín, se oía sordamente
    La voz de sus inquietos moradores
    Elevarse en murmullo misterioso,
    Como si sus vecinos, sus moradas
    Dejando, por las calles reunidos
    Con tumultuosa plática turbasen
    La solitaria calma de la noche.
    Zoraya en vano sondear quisiera
    Lo que en el Albaycín pasa á estas horas.
    Es el barrio que habitan los parciales
    De Aixa y de su hijo, y en la torre
    De Comares están de él fronteriza.
    ¿Quién sabe si el rumor que en su absoluta
    Obscuridad del Albaycín se alza
    Será efecto ó señal de inteligencia
    Entre el barrio y la torre? ¡Oh! Tarda mucho
    El Wazir en volver. ¿Si por desdicha
    La partida del Rey infunde aliento
    Á los conspiradores, y en las calles,
    Tomadas ya, al Wazir han sorprendido?
    Todo lo teme ya la favorita:
    Pero todo lo ignora abandonada
    En el mirab donde impaciente espera:
    Y he aquí que, al volverse, de la entrada
    Bajo el dintel y del tapiz delante
    Ve un esclavo que aguarda silencioso.

    ZORAYA

    ¿Qué quieres?

    EL ESCLAVO

                ¡Oh Sultana! á ti me envía
    La alméh que acaba de partir llorando
    Despedida por ti.

    ZORAYA

                      ¿De dónde vienes?

    ESCLAVO

    De la ciudad.

    ZORAYA

                  ¿De la ciudad? ¿qué pasa
    Allí?

    ESCLAVO

        Ya nada: de los muros lejos
    Va ya Muley: el pueblo se retira
    Después de haberle visto.

    ZORAYA

                              ¿Á despedirle
    Mucha gente acudió?

    ESCLAVO

                        Salió, Sultana,
    Toda cuanta hay en la ciudad.

    ZORAYA

                                        ¿Y viste
    Á los del Albaycín?

    ESCLAVO

                        Todos estaban
    De la puerta Monaita en las alturas
    Como bandada de águilas.

    ZORAYA

                             ¿Inquietos
    Se mostraban sus grupos?

    ESCLAVO

                             Al contrario:
    Al Rey desde los altos despedían
    Diciéndole: ¡buen viaje! y saludábanle
    Con las manos de lejos.

    ZORAYA

                            ¿Y en qué sitio
    Viste al Wazir?

    ESCLAVO

                    Tras de las huestes queda
    Hablando con el Rey.

    ZORAYA

                         ¿Tú estabas próximo
    Á ellos?

    ESCLAVO

            Sí: mas en torno defendidos
    Por centinelas platicaban ambos
    En calma.

    ZORAYA

              Ea, pues, mientras espero
    La vuelta del Wazir, ve cómo puedes
    Distraer mi impaciencia; me fastidio.
    ¿Qué harás para alegrar á tu señora?

    ESCLAVO

    Manda, y veré si obedecerte puedo.

    ZORAYA

    ¡Si puedes!

    ESCLAVO

                 Sí, Sultana, soy Cristiano:
    Me cautivaron en Jerez los Moros,
    Y conservo mi fe. Si contra ella
    Me mandaras obrar, perdona, pero
    No te obedecería. Dios es antes
    Para mí que la vida.--La Zoraya
    Le oía de hito en hito contemplándole,
    Y recordando que en sus venas corre
    Sangre cristiana, chispeante y roja,
    Con ardiente rubor la faz sentía:
    Su niñez con vergüenza recordaba
    Tímida ante el esclavo la señora:
    Pronto, empero, repuesta y su sonrisa
    Habitual en sus labios ver dejando,
    Más terrible mil veces que su ceño,
    Díjole:--«Eres cristiano..... enhorabuena.
    Veamos lo que saben los cristianos
    Para abreviar el tiempo á sus señores
    Cuando pesa sobre ellos el fastidio,
    Ó esperan, y esperar les importuna.
    Dime: ¿En qué te ocupabas en tu patria?
    --Era paje de un noble caballero
    De Calatrava.--¿Cuál era tu oficio
    Con él?--Le preparaba sus arneses,
    Salía detrás de él á la campaña,
    Me batía á su lado. Si vencíamos,
    Dábamos gracias al Señor á un tiempo;
    Si nos vencían y salía herido,
    Le curaba, velándole constante
    Junto á su lecho: y en salud completa
    Ó en grave enfermedad, todas las noches
    Devotas oraciones le leía,
    Ó leyendas sagradas de la Biblia
    Le recitaba. Así creí, Sultana,
    Mi existencia pasar en su servicio
    Mientras durara su existencia, y luego,
    Admitido en la Orden, como noble
    Pelear y morir en la defensa
    De mi fe; Dios, empero, de otro modo
    Lo dispuso, Sultana. Un día aciago,
    Caminando la vuelta de Antequera,
    Dió en nosotros un árabe algarada.
    Viajábamos diez y ocho caballeros
    Con otros tantos pajes, y los Moros
    Eran un escuadrón; nos aprestamos
    Á combatir: cayeron uno á uno
    Los más valientes, mi señor entre ellos.
    Yo, con intento de salvar su cuerpo
    Ó perecer sobre él, lidié con ira,
    Y Dios me castigó: caí cautivo,
    Y pasto de los cuervos fué el cadáver
    Del último Solís, hijo de Martos;
    Su familia y la gloria de su casa
    Acabaron en él. Tal es mi historia,
    Sultana. Tuyo soy, manda á tu esclavo.»
      La favorita de Muley sus ojos
    Encendidos de cólera fijaba
    Sobre los ojos del cautivo, en vano
    De sus palabras la intención oculta
    Profundizar queriendo. Ella, cristiana
    Y de la raza de Solís nacida,
    Era el último sér que se animaba
    Con sangre de Solís. Aquel esclavo,
    Servidor de su casa en otro tiempo,
    La vió niña tal vez en el castillo
    De la encomienda de su padre; ahora,
    En Granada cautivo, ¿conocía
    De su señor á la hija renegada?
    Su presencia en la Alhambra, ¿era un agüero
    Favorable ó funesto? ¿Era un amigo
    Que velaba por ella? ¿Era un espía
    Que traidor la acechaba? Los recuerdos
    De su infancia dichosa y sus dormidos
    Remordimientos, á la par alzándose
    Como horribles espectros á su vista,
    La helaron de terror. La sombra airada
    De su ultrajado padre parecía
    Que tras aquel cristiano á levantarse
    Iba, y en el pavor supersticioso
    De su alma criminal y en la nerviosa
    Exaltación del miedo, sus miradas
    Fijó en la puerta de la estancia. Ante ella,
    Pálido como el mármol que sostiene
    Su cincelada bóveda, sombrío
    Cual fantasma del féretro evocado,
    El viejo Aly-Mazer la contemplaba
    En lúgubre silencio. Sus pupilas
    Radiaban con fulgor siniestro y trémulo,
    Y los hilos brillantes de sus rayos,
    Como los de la baba poderosa
    De la culebra, al estrellarse ardientes
    En las pupilas de Zoraya, á ellas
    Se adherían tenaces, é invisible
    Extendiendo una red en torno suyo,
    En sus mágicos nudos la envolvía,
    Y el vigor de su sér paralizaba,
    Aunque en su helado cuerpo arder sentía
    La inquieta sangre como hirviente lava.
    Subyugada, incapaz de movimiento,
    Víctima de poder incomprensible,
    Vió Zoraya cruzando el aposento
    Llegar á Aly-Mazer con paso lento,
    Su mágica influencia indefinible
    Dominando su sér, y en su semblante
    Su fulgente mirar teniendo fijo,
    Con desdeñosa voz así la dijo:
    --«¿Te fastidias, Sultana? ¿Te impacientas?
    ¿De tu infeliz alméh con las historias
    Vacías de interés no te contentas?
    ¿Por qué no lees las íntimas memorias
    Que en el fondo de tu ánima aposentas?
    ¿Por qué en vez de leyendas ilusorias
    No lees sobre tu faz tu historia horrenda?
    ¿Crees que no hay interés en su leyenda?
      Iguales son los fallos soberanos
    Para todos: delira y entretente
    Tu porvenir meciendo en sueños vanos:
    Mas escrito tu horóscopo en tu frente
    Llevas: sobre las rayas de tus manos
    Tus ojos pon y le verás patente.
    Naciste y morirás entre cristianos:
    Y, más fatal que el de Abdilá, tu sino
    La obscuridad te anuncia solamente;
    Su estrella real apagará tu estrella:
    Su destino anonada tu destino;
    Extranjera á Granada, no hay en ella
    Para tu raza impura
    Ni trono, ni mansión, ni sepultura.
      Esclava sin pudor, tu cuello doma
    Al yugo de tu dueño; renegada
    Sin fe y sin patria, el fugitivo aroma
    De tu poder pasó: sobre Granada
    De otro poder real el alba asoma;
    Tú no posees sobre su tierra nada:
    La estrella de Bu-Abdil, contraria tuya,
    Es fuerza que al brillar tu luz destruya.»
      Dijo el severo Aly, y con el cristiano
    Partió, y á la Sultana fascinada
    Un escrito al partir dejó en la mano.


II

      Su vida y su vigor recobró al punto
    Libre de Aly-Mazer ya la presencia,
    Y al misterioso escrito echó Zoraya
    Una mirada de pavura llena.
    Criada desde niña entre los Árabes,
    De la superstición de su creencia
    Es víctima su espíritu, y con miedo
    De él contempló las misteriosas letras.
    El escrito es su horóscopo: los datos
    De la consultación que le encabeza,
    De su país, su raza y nacimiento
    Son los nombres exactos y las fechas.
    Un confuso dibujo cabalístico
    Marca la conjunción de los planetas
    Que, desde el punto en que nació, su vida
    Dominan con su mágica influencia;
    Y bajo el doble nombre entrelazado
    Que entre Cristianos y Árabes conserva,
    Explicando sus cálculos y signos
    Se leía en arábigo esta letra:

          «Cinco años será Cristiana,
        Veinticinco será Mora,
        Diez esclava y diez Sultana:
        Mas su estrella protectora
        Va á apagar antes de un hora
        Otra estrella soberana.--
        Ni Española ni Africana,
        Ni de raza engendradora,
        Morirá en tierra cristiana
        Ni cautiva ni señora;
        Odiada como tirana,
        Oculta como traidora.»

      Fijos aún los espantados ojos
    En el fatal pronóstico, y apenas
    Con tiempo de ocultarle, en la otra cámara
    Oyó los pasos del Wazir Ben-Egas.
    Dominó su emoción, dió á su semblante
    Su expresión ordinaria, y de la puerta
    Al dintel el Wazir apareciendo,
    Diálogo se entabló de esta manera:

    ZORAYA

    ¡Por Aláh, que impaciente te aguardaba!

    EL WAZIR

    Detúvome Muley más que quisiera
    Mi impaciencia también.

    ZORAYA

                            ¿Partió?

    EL WAZIR

                                     Va lejos,
    Sultana.

    ZORAYA

             ¿Y la ciudad?

    EL WAZIR

                            Tranquila queda.

    ZORAYA

      Del callado Albaycín la misteriosa
    Obscuridad algún secreto encierra.

    EL WAZIR

      El que todos los barrios: por Alhama
    Lloran con profundísima tristeza,
    Y la ciudad por la perdida villa
    Yace de luto universal cubierta.

    ZORAYA

      ¿Y la Sultana? ¿Y Abdilá? ¿Qué órdenes
    Con respecto á los dos Muley te deja?

    EL WAZIR

    ¡El infierno sin duda les protege!

    ZORAYA

    Acaba de una vez: habla.

    EL WAZIR

                             Funestas
    Nuevas de ellos te traigo. El Rey no quiso
    Que por su propia boca lo supieras.
    Abdilá, descolgado por su madre,
    Por un balcón huyó.

    ZORAYA

                        ¡Maldita sea
    Mi confianza en ti! Siempre he temido
    Que te burlara su infernal destreza.
    Pero explícame en fin.....

    EL WAZIR

                               Es imposible:
    Todo se ignora aún.

    ZORAYA

                        Pero ¿y la fuerza
    De tu ley? ¿No eres tú juez de la Alhambra?

    EL WAZIR

    Muley prohibe que se emplee en ella
    Mi autoridad, y manda que en su alcázar
    No obedecida pero libre sea.

    ZORAYA

    ¿Aixa libre en la Alhambra?

    EL WAZIR

                                 Sí.

    ZORAYA

                                     ¿Acotada
    Tu autoridad?

    EL WAZIR

                  Prohibe que la ejerza
    Contra ella.

    ZORAYA

                  Wazir, te estás mofando.

    EL WAZIR

    No lo permita Aláh. Del Rey la letra
    Conoces: lee sus órdenes escritas
    Por él: esta es su ley mientras su ausencia:
    «Sin potestad, mas libre, viva Aixa
    Mi esposa, Abú-l'Kasín: la más pequeña
    Ofensa ó vejación que sufrir la hagas,
    La consideraré contra mí hecha.
    La razón yo la sé: de la Sultana
    Me respondes, Wazir, con la cabeza.»

    ZORAYA

    ¡Oh! la mía se pierde en tal misterio.

    EL WAZIR

    Pero tal vez la mía le penetra.
    He interrogado á Zil, á los esclavos
    Que le sirvieron, á su guardia negra,
    Y á la torre maldita sé que ha ido,
    Que en Comares furioso entró á su vuelta,
    Que estuvo allí con la Sultana á solas,
    Que ella salió después altiva y fiera,
    Y que Muley, sombrío y aterrado,
    Libre la dejó ir, cielos y tierra
    Diciendo que contra él se conjuraban,
    De una impresión supersticiosa presa.
    Pues bien, Zoraya, en esa torre creo
    Que encontraré la explicación entera
    De su superstición y de sus órdenes
    Incomprensibles de hoy.

    ZORAYA

                            Bien dices: vuela,
    Wazir Abú-l'Kasín, vuela á esa torre,
    Demuele sus murallas, y sus piedras
    Registra una por una, y aprisiona
    Sin piedad, interroga y atormenta
    Al sér aciago que en la torre encuentres,
    Hasta que des con la verdad.

    EL WAZIR

                                 Modera
    Tu cólera, Sultana: todavía
    Algo que hacer en la ciudad me resta.
    En sus barrios acaso entre las sombras
    Ya criminal conspiración fermenta,
    Y es mi primer obligación á salvo
    Ponerte á ti de su furor. Te esperan
    Al postigo del Agua tus esclavos
    Y una guardia leal que te defienda.
    Vas á habitar los Alijares: este,
    Más que regio palacio, es fortaleza,
    Y en ausencia del Rey todo lo temo
    De la Sultana audaz.

    ZORAYA

                         Me desesperas,
    Abú-l'Kasín con tu prudencia imbécil.
    Cuando torne Muley, que la baile muerta,
    Y nos dará las gracias.

    EL WAZIR

                            Tú deliras,
    Zoraya: eso sería en ancha hoguera
    Tornar el fuego que debajo duerme
    De la ceniza aún: mientras alienta
    El Príncipe Abdilá, siempre los suyos
    Tienen un capitán y una bandera:
    Y en tanto que la madre está segura,
    Rehén tenemos para el hijo en ella.
    Vamos, y fía en mí; partamos antes
    Que la luna en los cielos aparezca,
    Porque importa que nadie se aperciba
    De que el palacio de la Alhambra dejas

      La Zoraya, cediendo á las razones
    Del prudente Wazir, aunque la pesa,
    Dejó el mirab y, en el espeso velo
    Embozada la faz, siguió sus huellas.
    De la torre del Agua en el postigo
    Una escolta leal halló dispuesta,
    Y al fuerte de los regios Alixares
    La condujo el Wazir en las tinieblas.

      Mas en el punto de partir, del muro
    Donde la torre apoya á las almenas.
    Una mujer que se asomó espiaba
    La ruta por do van. Era la Reina.


III

      Sobre el muro que el recinto
    De la Alhambra real circunda,
    Si en fortaleza segunda
    Primera en esplendidez,
    Hay una torre morisca
    Frontera al Generalife,
    Que sobre angosto arrecife
    Abre un dorado ajimez.

      Este arrecife tortuoso,
    Que extiende sus líneas combas
    Entre yedras y gayombas,
    Madreselvas y jazmín,
    Solitario, áspero, umbrío,
    Parece el lecho de un río
    Que dividió en otro tiempo
    El alcázar del jardín.

      Fresco, umbroso en el verano,
    Abrigado en el invierno,
    Gozando el verdor eterno
    De la yedra y el laurel,
    Es este oculto arrecife,
    Lleno de sombra y misterio,
    Huella oriental del imperio
    De la raza de Ismael.

      Á un lado, Generalife
    De sus floridos verjeles
    Le entolda con los laureles,
    Le impregna de aromas mil;
    Al otro, la Alhambra espléndida
    Le fía por sus ventanas
    De cautivas y sultanas
    Toda su historia gentil.

      De una parte le armonizan,
    Por el lado de las flores,
    Los canoros ruiseñores
    Que anidan en el verjel:
    De otra, por el del alcázar,
    Opuesto al de los jardines,
    Las zambras y los festines
    Que se celebran en él.

      Por un lado le engalana
    La rica naturaleza,
    Por otro le dan grandeza
    Las cien torres de Alhamar;
    Por allí muestra patente
    Dios su creadora mano,
    Por aquí del soberano
    Se hace el poder acatar.

      Tal vez en noche de estío,
    Al són de un arpa morisca,
    Desde el muro una odalisca
    Entona amante canción,
    Y algún colorín celoso,
    Desde la verde floresta,
    Con trino amante contesta
    Del arpa amorosa al són.

      En la ciudad empezando
    Y abriendo paso á la sierra,
    ¿Quién sabe cuántos encierra
    Secretos de honra y amor
    Este encantado camino,
    Bajo flores encubierto
    Y sobre peñas abierto
    De un palacio en derredor?

      ¡Cuánta hermosa enamorada
    Intentó el arduo descenso
    Del vacío espacio extenso
    Que hay desde él á su balcón!
    ¡Y cuánto noble Africano
    Cayó en su arenosa loma,
    Muerto por oculta mano
    Y por oculta razón!

      No hay un pie de este camino
    Que una tradición no hechice,
    Que un nombre no poetice,
    Ó dé un recuerdo valor.
    La torre allí _de los Picos_
    Se eleva, cuyos cimientos
    Defienden encantamientos
    De un sabio conjurador.

      Allá la _de la Cautiva_,
    Donde entre són de cadenas
    Viene á lamentar sus penas
    El alma de una mujer:
    Allá la _puerta de Hierro_,
    Por do su vida salvaron
    Los Reyes á quien lanzaron
    Sus vasallos del poder.

      Y allí, en fin, el pie cercado
    De adelfa y silvestres plantas,
    La torre de _las Infantas_
    Se alza con regia altivez,
    Abriendo en su grueso muro,
    Frontero á Generalife,
    Encima del arrecife
    Un misterioso ajimez.

      Una graciosa ventana
    De arabescos y labores
    Orlada, cuyos colores
    Minió maestro pincel:
    Una ventana morisca
    Que, en dibujos de oro envuelto,
    Parte un pilarcillo esbelto
    De mármol de Macaël:

      Un mirador delicioso,
    Cuyo arco filigranado
    Está en redor festonado
    Con leyendas del Korán;
    Cuyos dos graciosos huecos
    Ornados de medallones,
    Hojas, nichos y agallones,
    Contento á los ojos dan.

      Mas ¿quién mora en esa torre
    Donde jamás se percibe
    Ni el rostro de quien la vive,
    Ni ruido de humana voz?
    Jamás de aquella ventana
    Se abre al sol la celosía,
    Ni de un cantar la armonía
    Da nunca al aura veloz.

      Muestra, empero, que se habita
    Allá en las nocturnas horas
    La luz de las tembladoras
    Lámparas de su interior,
    Que á pesar de su cerrada
    Celosía y su vidriera
    De colores, lanza fuera
    Su trémulo resplandor.

      Y á veces apunta el alba
    Ya, y tras esta celosía
    Se percibe todavía
    De la lámpara el fulgor,
    Y una sombra que va y viene
    Por dentro del aposento,
    Da ó quita á cada momento
    Luz ó sombra al mirador.

      Su movimiento incesante,
    Sus paradas repentinas,
    Recogiendo las cortinas
    Para ver ó para oir,
    Demuestran que el desvelado
    De aquel ajimez espera
    Algo que dél por afuera
    Debe sin duda venir.

      Mas pasa una noche y otra,
    Y la luz del sol se traga
    Su luz, y con ella apaga
    El que allí esperando está
    Su esperanza, hasta otra noche
    Que vuelve á arder la bujía,
    Y él vuelve á la celosía
    Y tras ella viene y va.

      Es alta noche: en el sueño
    Yace el mundo sumergido:
    El aire se ha recogido
    Bajo del césped feraz:
    Tiéndense inmobles las ramas
    De los troncos, no se mueve
    Ni la ráfaga más leve,
    Ni el murmullo más fugaz.

      ¡Silencio!--He aquí que, en medio
    Del universal reposo,
    El mirador misterioso
    Se abre por primera vez.
    La celosía dorada
    Se levanta: la cortina
    Se descorre, y se ilumina
    Por adentro el ajimez.

      Y al pilar que en dos divide
    El arco de su ventana
    Llega una figura humana
    Lentamente: una mujer,
    Sultana, esclava, cautiva,
    Joven, ó hermosa..... ¿qué ojos
    Á altura tan excesiva
    La podrán reconocer?

      Apartó de ante su rostro
    Su blanco y flotante velo:
    Una mirada del cielo
    Por la cavidad tendió,
    Y, vuelta hacia el Occidente
    Do ya tocando la luna
    Está, en la lengua moruna
    Y con voz triste exclamó:

      «¡Un día más!--La menguante
    »Luna hacia la mar declina,
    »Y su lumbrera argentina
    »Toca al horizonte ya.
    »¡Casto fanal de la noche,
    »De los creyentes lumbrera,
    »Que tu brillante carrera
    »Guíe protector Aláh!

      »Ve en paz ¡oh de las tinieblas
    »Sultana dominadora,
    »Pendón de la gente mora,
    »Lámpara de la oración!
    »¡Y plegue á Aláh que mañana,
    »Cuando vuelvas por Oriente,
    »Vuelva con tu luz naciente
    »La luz de mi corazón!

      »Ve en paz: y si sobre Loja
    »Al verter tu lumbre pura,
    »Hallas vivos por ventura
    »Á mi buen padre Aly-Athár
    »Con el Príncipe mi esposo,
    »Que es la luz del alma mía,
    »Diles ¡ay! que noche y día
    »Les aguardo sin cesar.»

      Dijo, y la frente apoyando
    En el pilar arabesco,
    Dentro el marco pintoresco
    Del morisco mirador
    Quedó, como una escultura
    Para su cuadro labrada
    La Mora desconsolada,
    Á solas con su dolor.

      Resalta, á la luz de espalda,
    Su contorno destacado
    Sobre el fondo iluminado
    Del aposento oriental:
    Y parece desde lejos
    Al genio de la pureza,
    Que va á partir con tristeza
    De una cámara nupcial.

      Mas aquel busto tan noble
    De suave y rubio cabello,
    Aquel nacarino cuello
    Pálido como el marfil,
    Aquel brazo modelado
    Por una ática escultura,
    Aquella frágil cintura,
    Y aquel todo tan gentil;

      Asomado á tales horas
    Á una torre destinada
    Sólo á las Princesas moras,
    Al ojo menos sutil
    Delatan á la que ocupa
    Su misteriosa ventana,
    Por la infelice Sultana
    Esposa de Abú-Abdil.

      Es ella, sí: allí apacenta
    El dolor que la acongoja
    Moraima, la flor de Loja,
    La azucena de Aly-Athár:
    La gacela de ojos garzos,
    Cuyas niñas de azul cielo
    Eran fuentes de consuelo
    Para el viejo militar.

      Hoy son ya fuentes de lágrimas:
    Sus abrasadas pupilas
    No reflejan hoy tranquilas
    La pura luz del placer;
    Hoy la dulce paz del niño
    Su sonrisa no revela,
    Porque en sus labios la hiela
    El dolor de la mujer.

      Moraima, sí, la más triste,
    La más pura de las Moras,
    Pasa allí sus largas horas
    En silencio y soledad.
    Moraima, que de su esposo
    Encadenada á la huella,
    Con él de su mala estrella
    Parte la fatalidad.

      Triste es su historia. Su padre,
    La mejor lanza africana,
    La otorgó como Sultana
    Al sucesor de su Rey;
    Temiendo al viejo soldado
    En rebelión harto crítica,
    Con su torcida política
    Pensó en tal boda Muley.

      El bravo Aly-Athár, más hombre
    De pelea que de Estado,
    Se dió en ello por honrado
    Y á Granada la llevó.
    La boda hizo el Rey al punto,
    Pero á sí mismo se dijo:
    «¡Imbécil! le doy el hijo,
    Pero la corona no.»

      Dos niños eran entrambos,
    Rubios, alegres, gentiles:
    Apenas sus quince abriles
    Cumplido habrían los dos;
    Hermosos como inocentes,
    Les unieron y se amaron:
    Mas en su amor no contaron
    Con la voluntad de Dios.

      Sosegados ya los pueblos,
    No fué Aly-Athár peligroso:
    Y en su aislamiento amoroso
    Afeminado Abdilá,
    Los hijos de la Zoraya,
    Merced al fatal destino
    De Abdilá, libre el camino
    Tendrían del trono ya.

      Tal pensó el Rey; los dos niños,
    Sin cálculo y sin encono,
    De sus derechos á un trono
    Ni aun se acordaron tal vez:
    Pero otro sér mas activo
    Á quien amor no adormía,
    En lugar de ellos abría
    Sus ojos con avidez.

      Aixa, la altiva Sultana,
    Celosa de su derecho,
    Fué una mañana á su lecho
    Como un ensueño fatal.
    Abrieron sobresaltados
    Los dos Príncipes los ojos,
    Y ella, respirando enojos,
    Dijo con voz sepulcral:

      «Aquel á quien Dios destina
    »Á ceñir una corona,
    »Sus derechos no abandona
    »Sino por orden de Dios.
    »Hijo de Reyes, despierta:
    »Rompe tus amantes lazos
    »Y tiende el alma y los brazos
    »De tu real corona en pos.

      »Y á ti, flor silvestre y pálida
    »De los peñascos de Loja,
    »¿Por ventura te se antoja
    »Que no hay más ley que el placer?
    »¿Crees que tus ojos de cielo,
    »Tu alma y tu tez de nieve,
    »El dote son que traer debe
    »Á un Príncipe una mujer?

      »Pues te engañas: la que espera
    »Dominar como Sultana,
    »Necesita un alma entera,
    »Con más altivez que amor.
    »Despertad pues; los lobeznos
    »De la torpe renegada
    »Giran con planta callada
    »De vuestro trono en redor.»

      Abú-Abdilá, de su madre
    Hecho á la exacta obediencia,
    Tras ella sin resistencia
    Del aposento salió:
    Moraima, sobrecogida
    Por la plática severa
    De aquella Reina altanera,
    Quedóse sola y lloró.

      «¿Qué me importan á mí, dijo,
    »Su poder y su corona?
    »Lo que mi amor ambiciona
    »Es no más su corazón;
    »Y si éste me lo arrebatan
    »Por el gobierno y la guerra,
    »¿Qué me dejan en la tierra
    »Á mí, sin regia ambición?»

      ¡Pobre niña! el joven Príncipe
    Empezó desde aquel día
    Á dejar su compañía
    Y su cámara á dejar:
    Venía por él su madre
    Apenas el sol rayaba,
    Y hasta que el sol se ocultaba
    No le veía tornar.

      Entonces, aunque volvía
    Alegre y enamorado,
    Volvía tan fatigado,
    Tan hambriento y sin vigor,
    Que en la mesa devoraba
    Y se dormía en el lecho,
    Cual si no hubiera en su pecho
    Ni corazón ni calor.

      Moraima, en su seno amante
    Colocando su cabeza,
    Contemplaba con tristeza
    Su rostro franco y leal,
    Que empezaba en el reposo
    De su fatigado sueño
    Á adquirir un torvo ceño
    Que no le era natural.

      «¿Qué hará? ¿Dónde irá? (decía
    »La pobre niña) ¿Qué afanes
    »Más propios para gañanes
    »Me le cansarán así?
    »Si tanto cuesta á los Príncipes
    »Guardar su trono, ¡pluguiera
    »Á Aláh que pastor naciera,
    »Sin esperar más que en mí!»

      Y una mañana, Moraima,
    Un sueño tenaz fingiendo,
    Fué desde lejos siguiendo
    Á la Reina y á Abdilá,
    Y vió que, cruzando apriesa
    De los muros el espacio,
    Se salieron del palacio
    Al bosque que al río da.

      Corrió al oratorio regio
    Que domina su enramada,
    Y vióles á una esplanada
    Tras una loma llegar.
    Allí esperaban tres hombres
    Hasta los dientes armados,
    Con caballos ensillados
    Y en guisa de pelear.

      Ciñóse una jacerina,
    Embrazó una recia adarga,
    Asió de una lanza larga
    Y cabalgó Abú-Abdil.
    Salió el caballo botando:
    Moraima tembló de gozo
    Y miedo al verle tan mozo,
    Tan armado y tan gentil.

      Cabalgaron uno á uno
    Los otros tres: apartóse
    La Sultana, y preparóse
    La escaramuza. Abdilá,
    En medio de la esplanada
    Y de los tres circundado,
    Á la suerte preparado
    Inmóvil y atento está.

      Dió la señal la Sultana,
    Y empezaron los guerreros
    En torno de Abdil mañeros
    En círculo á galopar,
    Á cada vuelta estrechándole;
    Mas, como un chacal atento,
    Espiando él un momento
    Su línea para salvar.

      Sereno sobre su silla,
    Con mirada centelleante
    Espía un propicio instante
    En liza tan desigual,
    En tanto que en torno suyo
    Van los tres caracoleando,
    Á cada vuelta cerrando
    La peligrosa espiral.

      Giraba él en ellos puesta
    La vista: por todas partes
    Hallaba un arma funesta
    Dirigida contra él.
    Vió al fin que un potro rebelde
    Se mostraba, y contra él hizo
    Un amago: espantadizo
    Encabritóse el corcel.

      Hirió y arrancó, del círculo
    Dentro, á escape jineteando,
    Y á alguno siempre amagando
    Con incierta rapidez;
    Desigualó las distancias
    Ciando, hiriendo y salvándose,
    Y fué el círculo ensanchándose
    Más y más de cada vez.

      Ya sobre un lado fingía
    Caer y sobre otro daba:
    Ya al escape se tendía:
    Ya diestro en firme paraba:
    Ya de todos tres huía,
    Y á todos tres amagaba
    Y á salvo doquier hería
    Con certera agilidad:

      Hasta que romper logrando
    La línea que manteniendo
    Iban los tres, trabajando
    Sobre el círculo y abriendo
    Más sus distancias, girando
    De repente, salió huyendo,
    Un breve espacio ganando
    Con extraña habilidad.

      Cubierto entonces, tendido
    Sobre su silla de pechos,
    Comenzó á alargar los trechos
    De unos á otros, y fué
    Cargándoles uno á uno:
    Con lo cual, hecha la suerte
    De aquel combate moruno,
    Echaron á tierra pie.

      Moraima, que de lo alto
    Miraba la escaramuza,
    Á cada embestida y salto
    Temblando por Abdilá,
    Solamente sostenida
    Por su ansiedad, en el mármol
    Se sentó desvanecida
    Al verla acabada ya.

      Volvióse luego á su cámara.
    ¡Ay! todo lo comprendía:
    Abdilá pasaba el día
    Lección de armas en tomar.
    Al fin lograba la madre
    Hacer de su hijo un guerrero,
    Tornándole áspero y fiero,
    De su cariño á pesar.

      Dos lunas después, por fruto
    De este acendrado cariño
    Dió Moraima á luz un niño
    Que el porvenir la doró:
    Y el Rey, un año más tarde,
    Al prender á la briosa
    Aixa, de Abdilá la esposa
    En su torre encarceló.

      Tal es su historia. Moraima,
    La más triste de las moras,
    Pasa allí sus largas horas
    En silencio y soledad.
    Moraima, que de su esposo
    Encadenada á la huella,
    Con él de su mala estrella
    Parte la fatalidad.

      La hermosa Sultana, pálida
    De tez, mas de alma encendida,
    Es la que está distraída
    En su ajimez oriental.
    Sabe que Abdilá está en salvo,
    Mas pronto que vuelva espera
    Á buscar la compañera
    De su destino fatal.

      Y vendrá: también lo sabe
    Cuando al ajimez se asoma;
    Lo sabe, sí: una paloma,
    Mensajero fiel de amor,
    Por mano desconocida
    Enviada hasta su ventana,
    Trajo un día á la Sultana
    Un papel consolador.

      Un Africano, jinete
    Sobre mi corcel del desierto,
    Llegó al camino encubierto
    Sobre el que la torre da
    Con temeraria osadía,
    Y atada á un cordón de seda
    La alzó hasta la celosía
    Diciendo: «Abrid á Abdilá.»

      Al ruido que en ella hicieron
    Las alas de la paloma,
    Abre Moraima y se asoma,
    Y, asiéndola con placer,
    Mira al audaz que esto osara:
    Mas él huyendo, por única
    Despedida, en voz muy clara,
    Dijo: «Dios y Aly-Mazer.»

      Su pronta vuelta anunciaba
    Del Príncipe la misiva:
    Desde entonces la cautiva
    Cada noche le aguardó:
    Y aislada en aquella torre
    Y sin amigos por fuera,
    Á Aly-Athár y á Abdil espera
    Como el papel prometió.

      El modo, el día... lo ignora:
    Espera que se los traiga
    La fortuna protectora,
    Y espéralos con afán.
    Mas no está sola Moraima
    En su torre: hay otros seres
    Que distracción y placeres
    Y pruebas de amor la dan.

      Consigo (sin los que aguarda)
    Tiene entera su fortuna:
    Su hijo que duerme en la cuna,
    Su nodriza, esclava fiel,
    Y un negrito enano y mudo,
    Que inteligencia destella,
    Distracción única de ella
    Y ocupación sólo de él.

      Ligero como una corza,
    Sagaz como una serpiente
    Y audaz como diligente,
    Todo lo escucha y lo ve.
    Leal como un falderillo,
    Pero con bríos de alano,
    Doquier se tiende el enano
    De su hermosa dueña al pie.

      Mudo, jamás incomoda
    Con plática inoportuna,
    Pero no hay idea alguna
    Que no sepa él expresar.
    Los guardas le dejan libre
    Teniéndole por salvaje,
    Y no hay más astuto paje
    En el reino de Alhamar.

      Ni su forma es repugnante
    Por sus defectos nativos,
    Ni sus gestos expresivos
    Mohines ingratos son:
    La gracia de su sonrisa
    De modo su rostro alegra,
    Que se lee tras su faz negra
    El placer del corazón.

      Nada hay en él que amedrente,
    Nada en su exterior que extrañe;
    Nada en su interior que dañe;
    Ni expresa su negra faz
    La envidia, el pesar ó el odio
    Que otros seres imperfectos
    Abrigan con sus defectos
    En su alma uraña y falaz.

      No al ver la ajena hermosura
    Su deformidad deplora;
    Ve la hermosura y la adora
    Con sincera admiración;
    Sér mezquino en proporciones
    Le formó naturaleza,
    Mas bajo negra corteza
    Le dió blanco el corazón.

      Ve en Moraima el infortunio
    Y leal la compadece;
    Ve la hermosura, y se ofrece
    Del débil y hermoso sér
    En servicio: y admirando
    La beldad sin pesadumbre,
    Acepta su servidumbre
    Como justa y con placer.

      Amigo, juglar y esclavo,
    Empléase en todo oficio
    Y abarca todo servicio
    De interior utilidad.
    Entretiene la tristeza
    Con sus juegos de destreza,
    Y penetra con su instinto
    La exterior seguridad.

      Tal es la real servidumbre
    Que asiste á la hermosa Mora
    En la prisión en que llora,
    Corta y débil, pero fiel.
    Tal es el mejor amigo
    De Moraima, el Nubio enano
    Que de su amparo al abrigo
    Vive, y se llama Kaël.

      Ahora, y mientras Moraima
    De tristes memorias presa
    En recuerdos se embelesa
    Asomada al mirador,
    Duerme el negrillo á la sombra
    Del lecho de la nodriza
    Sobre el paño que tapiza
    El alhamí en derredor.

      Todo calla: permanece
    Inmoble al balcón Moraima:
    La noche se lobreguece,
    Ausente la luna ya.
    Ni una estrella en el espacio:
    Todo es silencio y tinieblas
    Dentro y fuera del palacio;
    Mudo el universo está.

      He aquí que, como avisado
    Por algún sér misterioso,
    El negrillo desvelado
    La cabeza enderezó,
    Y con la boca entreabierta,
    Sin alentar, y clavados
    Los ojos sobre la puerta,
    Por un instante quedó.

      Nada se oía: el instinto
    De su raza le advertía
    Un riesgo que todavía
    Se escapaba del poder
    De los sentidos: sólo era
    Voz de su presentimiento,
    No voz, rumor ni lamento
    Que oirse pudiera hacer.

      Él, empero, á deslizarse
    Comenzó sobre la alfombra,
    Llegando como una sombra
    Hasta la puerta exterior:
    Mas al pegar al encaje
    De sus hojas el oído,
    Le hirió otro distinto ruido
    Que entró por el mirador.

      Volvió un punto á su absoluta
    Inmovilidad, tendiendo
    La cabeza y conteniendo
    La respiración Kaël.
    Alumbró luego un relámpago
    Su mirada inteligente,
    Y al lejos confusamente
    Se oyó trotar un corcel.

      Sacó de su arrobamiento
    Su rumor á la Sultana,
    Que intentó con ansia vana
    Las tinieblas penetrar.
    Kaël, por las colgaduras
    Trepando á la celosía,
    Se puso el són que traía
    El aire libre á escuchar.

      Tal vez era algún viajero
    Que á ver venía á Granada,
    Tal vez algún mensajero,
    Acaso algún mercader
    Que, deseando temprano
    Ganar la alcaicería,
    Llegaba á la Alhambra ufano
    Aun antes de amanecer.

      Todavía no pisaba
    El camino que circunda
    De la Alhambra la alcazaba
    Sombría, cuando Kaël,
    De la ventana saltando
    Con agilidad salvaje,
    Corrió á la puerta, aplicando
    El oído á su cancel.

      Moraima, á sus pantomimas
    Y señas acostumbrada,
    Con impaciente mirada
    Explicación le pidió.
    Kaël, pasando una mano
    Alrededor de su frente
    É irguiéndose altivamente,
    Á Aixa por allí anunció.

      ¿Y el caballo? preguntóle
    La bella Mora temblando;
    Y al mirador señalando
    Y con los brazos Kaël
    De un ave imitando el vuelo
    Y leer ansiosamente
    Fingiendo, trajo á su mente
    La paloma y el papel.

      Moraima, aún no asegurada
    De comprenderle, le hizo
    Su pregunta reiterada,
    Y él sus señas repitió.
    Lanzóse ella á la ventana,
    Mas detúvola él á punto
    Que á la misma puerta junto
    La voz de Aixa resonó.

      --«Abre»--en su imperioso tono
    Dijo con alguno hablando:
    Y ante ella el portón girando,
    Pareció bajo el dintel.
    Ante su rostro severo
    Calló Moraima, inclinándose,
    Y fué á hacerla, prosternándose,
    Larga _zalema_ Kaël.

      Con una antorcha un esclavo
    Seguía de Aixa la huella;
    Cerró la puerta, y en ella
    Quedóse el esclavo en pie:
    Sin fijar la vista apenas
    En Moraima, la Africana
    En silencio á la ventana
    Con paso altanero fué.

      Mas no bien á su antepecho
    Tocó, cuando al pie del muro,
    Sobre el arrecife obscuro
    Trotar al corcel se oyó.
    Asomóse Aixa: el caballo
    Paró en firme: cesó el ruido,
    Y un ruiseñor, sorprendido
    Tal vez al huir, silbó.

      Sacando entonces del seno
    Aixa un torzal muy delgado
    Que tiene un plomillo atado
    Á una punta, dijo:--_va_,--
    Y por el balcón lanzóle
    Prestando el oído atento.
    Después de un breve momento,
    Dijeron abajo:--_ya_.

      Recogió el torzal la Mora,
    Y de la bujía al brillo
    Fué á examinar un anillo
    Que volvía atado á él.
    Él es--dijo--y una llave
    En vez del anillo atando,
    Tornó á arrojarle, tornando
    Á oirse trotar el corcel.

      Reinó un silencio completo
    Por un instante. Moraima,
    Con el corazón inquieto
    Miraba á Aixa, sin osar
    Interrumpirle: la esclava
    Con el infante dormía,
    Y el enanillo escuchaba,
    Como Aixa, sin respirar.

      Quietos, atentos, callados,
    Parecían esculturas
    Ó seres que allí encantados
    Un Genio paralizó.
    Confuso luego y lejano
    Comenzó un rumor á oirse,
    Que cada vez más cercano
    Por grados se acrecentó.

      Al principio fué un susurro
    Suave, como el soñoliento
    Rumor que produce el viento
    Entre las hojas: después
    Pareció que muchas voces
    Hablaban en el camino
    Por lo bajo, y al fin vino
    El són claro tal cual es.

      Ruido de pasos unidos,
    Iguales y acompasados,
    Pasos de muchos soldados
    que avanzan con rapidez:
    Y Moraima, no pudiendo
    Contenerse, adelantóse
    Á par de Aixa y asomóse
    En silencio al ajimez.

      Quitó la antorcha al esclavo
    Y, asiéndose al cortinaje,
    Al labrado barandaje
    Trepó con ella Kaël.
    Sacóla sobre el camino,
    Y su roja llamarada
    Reflejó en la gente armada
    Que descendía por él.

      Como una inmensa serpiente
    Que se arrastra en la pradera,
    Así su movible hilera
    En torno ciñendo va
    Del regio alcázar el muro,
    Hasta sumirse en lo obscuro
    De la bóveda excusada
    Que sobre el camino da.

      Subterráneos pasadizos
    Que en los cimientos macizos
    Labrar mandó de la _Torre_
    _De los picos_ Alhamar,
    Dan á una puerta de hierro,
    Cuya boca honda y callada
    No se cansa aquella armada
    Muchedumbre de tragar.

      Tal vez la traición ó el oro
    Franquean aquella puerta,
    Puesto que en silencio abierta
    Da paso al largo cordón
    De armados, que en ella se hunde
    Cual procesión de fantasmas
    Que unas en otras confunde
    Febril imaginación.

      Con fiebre á su vez las veía
    Deslizarse una tras otra
    Moraima, y no se atrevía
    Á la Reina á interrogar,
    Quien con altanera calma
    Y semblante satisfecho,
    Desde el calado antepecho
    Las contemplaba pasar.

      Como vagas creaciones
    De un sueño, en el subterráneo
    Jinetes tras de peones
    Se hundieron: volvió el cancel
    De la poterna á cerrarse,
    Y tras él, desde la altura,
    Del arrecife á la hondura
    Lanzó su antorcha Kaël.

      Entonces Aixa, volviéndose
    Á Moraima, por la mano
    Asiéndola y con ufano
    Semblante detrás de sí
    Llevándola, el aposento
    Cruzó con ella callada
    Hasta ponerla á la entrada
    De su oriental alhamí.

      Allí, del lecho que parte
    Con su nodriza el dormido
    Hijo de Abdilá, corrido
    Teniendo ante ella el tapiz,
    La dijo:--«Ahora, hija enteca
    »De un árabe, débil planta
    »De savia fría, levanta
    »Con orgullo la cerviz.

      »El sol que tras de la sierra
    »Se elevará esta mañana,
    »Te saludará Sultana,
    »Pese el sangriento Muley.
    »Encrespa, pues, tu flotante
    »Melena rubia, leona
    »Real, porque tu tierno infante
    »Es desde hoy hijo de un Rey.»

      Dijo, y comprendiólo todo
    Moraima en aquel momento:
    Mas aunque libre y contento
    Dentro su pecho saltó
    Su corazón, ante el vano
    Orgullo de soberano
    Ni aun el latido más leve
    En holocausto ofreció.

      Abrazó, con sus caricias
    Despertándole, á su hijo:
    Mas únicamente dijo,
    Con inquietud juvenil,
    Volviéndose á la Africana:
    --«¿Pero supongo, Sultana,
    »Qué me ha traído esa gente
    »Á mi esposo Abú-Abdil?»

      Miróla Aixa como un águila
    Mira, dejándola ir viva,
    Á una alondra fugitiva
    Que encuentra por su región,
    Con esa mirada propia
    De los seres colosales
    Que á los débiles mortales
    Sólo otorgan compasión.

      Criaturas fuertes, y almas
    Todas vigor, que calculan
    Por el que ellas acumulan
    El vigor de las demás:
    Almas en quien arde virgen
    La luz de su fe divina,
    Mas para quien no ilumina
    Su luz la tierra jamás.

      Seres dueños de los ímpetus
    De las terrenas pasiones,
    Que juzgan los corazones
    Del suyo por la virtud,
    Y que siguen inflexibles
    El carril de sus deberes,
    Creyendo á todos los seres
    Con su firme rectitud.

      Seres que nacen en tiempos
    Indignos de ellos; de gente
    Que arrastra cobardemente
    Su existencia terrenal:
    Seres que bajo su siglo
    Se sepultan con fiereza,
    Sin humillar la cabeza
    Ante su siglo fatal.

      Tal fué Aixa y tal la fría
    Mirada que echó á Moraima
    Que trémula la sentía
    Sobre su frente pesar:
    Tales estas dos mujeres
    Iguales sólo en fortuna:
    Débil cual las flores una,
    Otra fiera como el mar.

      El silencio de un momento
    Que produjo esta mirada
    Kaël con un movimiento
    De alegría interrumpió.
    Corrió á la puerta, el oído
    Á sus hojas aplicando,
    Y ufano á los pies saltando
    De su señora volvió.

      Pasos presurosos, rápidos
    Por los jardines se oían,
    Y luces se percibían
    De los vidrios á través:
    Aixa exclamó:--«Ahí le tienes:
    »Por suerte no es tan villano
    »Que como un perro cristiano
    »Venga á tenderse á tus pies.»

      Dijo: mas ya no la oía
    Moraima, que entrelazados
    Sus bellos brazos tenía
    Al cuello de Abú-Abdil:
    Y el viejo Aly-Athár, que entraba
    Detrás del Rey, de su hija
    Embebido contemplaba
    El arrebato infantil.

      Ella, soltando al esposo,
    Corrió á los brazos del padre,
    Que los abrió cariñoso,
    Y olvidando la ocasión
    En que se encontraba, en ellos
    La levantó como á un niño
    De su paternal cariño
    En la expansiva efusión.

      Hasta los negros esclavos
    Que alumbraron tal escena
    Su emoción con harta pena
    Pudieron disimular.
    Aixa tan sólo inactiva
    Y silenciosa á sus brazos
    Con circunspección altiva
    Dejó á Abú-Abdil llegar.

      Y le abrazó: más diciéndole:
    «Abdil, ya estás en el trono:
    »Tuyo es, y el cielo en tu abono
    »Contra la injusticia está:
    »Piensa, empero, que Aláh es justo
    »Y que con airada mano
    »Quita el trono al Rey villano
    »Lo mismo que se le da.

      »No olvides que á la fortuna,
    »De los valientes amiga,
    »Sólo el valiente la obliga
    »Y huye del cobarde vil.
    »Como hombre, pues, sube al trono;
    »Mas si Aláh al fin te abandona,
    »No bajes de él sin corona,
    »Sino sin cabeza, Abdil.»

      Diciendo así, la Africana
    Abandonó el aposento,
    Y ocupáronse al momento
    Los fuertes por Abdilá,
    En el silencio nocturno
    Sorprendiendo á los soldados
    Á quien los dejó fiados
    Muley, que hacia Alhama va.


IV

      El sol, al asomar por el Oriente,
    Del Rey Abú-Abdil vió la bandera
    Flotar sobre la Alhambra y por su gente
    Guarnecida á Granada. Nueva era
    Comenzaba á correr, y alegremente
    Corrió la muchedumbre novelera,
    Al vencido Muley abandonando,
    Del nuevo Rey á acrecentar el bando.

      ¡Clemente Aláh, cuya potente mano
    Los imperios del polvo creadora
    Engendra y los reduce á polvo vano,
    Según tu santa ley niveladora
    De la humildad y del orgullo humano:
    Tiéndela pío hacia la gente mora!
    ¿Qué va á ser de ella en guerra fratricida
    Entre el padre y el hijo dividida?



LIBRO SÉPTIMO



I

      ¿Quién acota los fallos del destino
    Ni el pie sujeta de la errante fama,
    En medio del incógnito camino
    Por do rauda sus nuevas desparrama?
    Su voz por el cristiano y granadino
    Reino la historia pregonó de Alhama,
    Y á par en su defensa como buenos
    Se arrojaron Cristianos y Agarenos.

      Por recobrarla Hasán, desde Granada
    Corrió con su veloz caballería,
    Y á defenderla en masa levantada
    Acudió la cristiana Andalucía.
    Salió al campo Fernando: su morada
    Abandonó Isabel, y lució el día
    En que á mortal y decisiva guerra
    Se aprestó de una vez la Hispana tierra.

      Juntó Muley cincuenta mil guerreros
    De Alhama al avanzar por el camino,
    Á cinco mil valientes caballeros
    Que trae del territorio granadino;
    Y en el valle á la vez por cien senderos
    Lanzando de su gente el torbellino,
    En alas de la rabia que le inflama
    Llegó el viejo feroz al pie de Alhama.

      La voz de la morisca muchedumbre
    La roca estremeció donde se asienta;
    Mas Ponce de León, desde la cumbre
    La voz oyendo de la grey sedienta
    De su sangre leal, la pesadumbre
    Para aumentar del árabe y la afrenta,
    Elevó las banderas Alhameñas
    Al par de sus católicas enseñas.

      Al verlas de los muros en la cima
    Ondear Muley, con la encendida saña
    De quien su honor manchado en nada estima
    El asalto emprendió de la montaña;
    Mas era el jefe que velaba encima
    El más ilustre capitán de España,
    Y á la amenaza de Muley rabiosa
    Contestó con sonrisa desdeñosa.

      Vió el árabe Monarca esta sonrisa,
    Y al punto comprendió con pesadumbre
    Que su impotencia el de León le avisa
    Para asaltar la inaccesible cumbre.
    De venganza la sed dióle más prisa
    Que discurso, y fió en la muchedumbre,
    Y vió que sin inmensa artillería
    Jamás á los cristianos rendiría.

      Tarde lo vió; mas viendo con despecho
    Que arriesgaba el honor y el tiempo urgía,
    Él mismo por el áspero repecho
    Sus gentes al asalto conducía:
    Y en impaciencia y en furor deshecho,
    Contemplaba que sólo conseguía
    Abrir á sus valientes sepultura
    De aquellos precipicios en la hondura.

      La encanecida barba se mesaba
    El iracundo Rey, y de la empresa
    No desistir en su furor juraba
    Hasta cobrar la codiciada presa:
    Correos tras correos despachaba
    Máquinas de batir á toda priesa
    Demandando, y tenaz en tal intento
    Ante Alhama plantó su campamento.

      Los peñascos minó, los manantiales
    Cegó que daban agua á los sitiados,
    Y de la villa en derrededor sus reales
    Circunvalando, les dejó bloqueados.
    Pronto de su constancia las fatales
    Consecuencias sintieron los cercados,
    Viendo que, sin socorro pronto y fuerte,
    Su esperanza mejor era la muerte.

      El valeroso capitán cristiano,
    Que el apellido de León tenía,
    Sin dar tregua al discurso ni á la mano,
    Su valor de León no desmentía:
    Y viéndole al peligro el más cercano,
    Siempre y doquier en vela noche y día,
    No hubo ni un solo cristiano que cejara
    Ni que matar por él no se dejara.

      Infatigable, impávido, tranquilo,
    Con el valor del héroe sereno,
    Salió seis veces por oculto silo
    El campo á sorprender del Agareno;
    De agua otras cien por conservar un hilo
    Que de un peñasco les quedó en el seno,
    Peleó con el fango á la rodilla
    Mientras bebían de él los de la villa.

      En vano gran refuerzo poderoso
    De hondas, ribadoquines y lombardas
    Llegó por fin al Árabe orgulloso;
    Él con sus arcabuces y espingardas
    Continuo fuego sustentó animoso;
    Y aunque ya asaz por el cansancio tardas
    Las manos, de tronar sobre las rocas
    Jamás cesaron sus ardientes bocas.

      Asombrado Muley de tanto arrojo,
    Pactos amigos al Marqués propuso;
    Mas Ponce de León, con grande enojo,
    Á sus mensajes sin dudar repuso:
    --«Cuando en Alhama mi estandarte rojo
    »Roja de sangre infiel mi mano puso,
    »No fué para quitarle á tu venida,
    »Sino bajo él para dejar la vida.»

      --«Pues bien, dijo Muley, serás mi esclavo,
    Ya que no te contenta ser mi amigo.»
    --«Mejor me está la esclavitud al cabo.»
    Replicó fieramente D. Rodrigo.
    --«Muere, pues,» dijo al irse el viejo bravo.
    --«Dios de mi honrado fin será testigo.»
    Dijo el Marqués; y el Moro y el Cristiano
    Volvieron á sus armas á echar mano.

      Ensordeció otra vez la artillería
    Los precipicios cóncavos de Alhama,
    Y el cristiano valor vió en su agonía
    De su esperanza vacilar la llama.
    Habían hecho ya cuanto podía
    Hacerse por la patria y por la fama
    Los Castellanos, mas al fin, mortales
    Se agotaban sus fuerzas corporales.

      Rayaba ya la postrimera aurora
    Que podía alumbrar su resistencia:
    Postrer asalto de la hueste mora
    Iba fin á poner á su existencia,
    Y, viendo sin pavor su última hora,
    De su muerte aguardaban la sentencia;
    Mas Dios, que no abandona al buen cristiano,
    Entre Alhama y Muley tendió su mano.

      La luz de las hogueras con que invoca
    Socorro el pueblo á la invasión expuesto,
    De ciudad en ciudad, de roca en roca,
    Se difundió por el país bien presto;
    Y al resplandor que á pelear convoca,
    El peligro de Alhama manifiesto,
    De Cristo por los campos andaluces
    Avanzaron las lanzas y las cruces.

      Alonso de Aguilar, el compañero
    De armas de Ponce de León, la gente
    De sus estados allegó el primero;
    Y cruzando los montes diligente,
    Como una estatua de bruñido acero
    Asomó sobre un cerro del Oriente.
    Y el sol, como un fantasma de luz y oro
    La presentó á la vista del Rey moro.

      Los hermanos Girón, de Calatrava
    Con la legión ecuestre aparecieron
    Por un valle de sauces: con su brava
    Infantería por el Sur salieron
    Los Córdobas de Cabra, y por la caba
    De un monte que al cruzarle descubrieron,
    Asomaron, los dos bajo una enseña,
    El Conde de Alcaudete y el de Ureña.

      Mirábalos Muley considerando
    Su fuerza escasa para serios fines,
    Y se aprestaba á cometerlos, cuando
    Del montuoso horizonte á los confines
    Vió de peones numeroso bando,
    Y en el agudo són de sus clarines
    Conoció y en sus cárdenos pendones
    De Enrique de Guzmán los escuadrones.

      Con ira entonces comprendió que junto
    Un ejército entero en su mal era,
    É impío blasfemó, viendo en un punto
    Venir sobre él la Cristiandad entera;
    Y mirando avanzar en buen conjunto
    Los jinetes cristianos por doquiera,
    Cual jabalí acosado por los perros
    Alzó su campo y se acogió á los cerros.

      Desde ellos vió con cólera impotente
    Sus postigos abrir á los de Alhama;
    Y echando al corazón la mano ardiente,
    Á contener la hiel que se derrama
    En sus hinchados vasos, y la frente
    Al peso del baldón que se la infama
    Doblando, con ahogado y ronco grito
    Exclamó: «¡Alahú akbar! estaba escrito.»

      Entonces silencioso y cabizbajo
    De sus gentes cubrió la retirada,
    Rechazando por sí, no sin trabajo,
    De las huestes de Ureña una avanzada.
    Cuando en salvo la vió, por un atajo
    Se encaminó otra vez hacia Granada,
    Seguido de unos pocos caballeros
    De su aciaga fortuna compañeros.

      Mas ¡ay! su estrella en la gentil Granada
    Para siempre su luz obscurecía,
    Y era ya aquella la postrer jornada
    Que hacer por ella como Rey debía.
    Ya en la Alhambra, de rayos coronada,
    Estrella más feliz resplandecía,
    Y á otro pendón que al de Muley su gloria
    Otorgaba versátil la victoria.

      En la vega al entrar, de una colina
    Al revolver el áspero sendero,
    De la luna á la lumbre mortecina
    Vió correr hacia él un caballero.
    Era un doncel de raza granadina
    Que, ante él parando el fatigado overo,
    Dijo con voz por la carrera ahogada:
    --«Tente, Señor: no vuelvas á Granada.»

      --«¿Por qué?»--dijo Muley.--«Porque ya llegas
    Tarde: de ella Abdilá se ha apoderado.»
    --«¿Y mi Wazir Abú-l'Kasín-Ben-Egas?»
    --«Está en los Alixares encerrado.»
    --«¿Y mi Zoraya?»--«De las turbas ciegas
    Por milagro no más se ha libertado:
    Los pocos fieles que te quedan vivos,
    Te buscan por la sierra fugitivos.»

      --«¿Todo pues lo perdí?--La honra te queda.
    --Te engañas, infeliz; sin ella vengo.
    --La puedes recobrar mientras que leda
    Se conserve tu fe.--Ya no la tengo
    Tampoco: es fuerza que al destino ceda;
    Su ley fatal á obedecer me avengo.
    --Aún te resta, señor, una esperanza.
    --¿Cuál?--La mejor de todas: la venganza.

      --Tienes razón. ¿Podemos todavía
    En el alcázar penetrar?--Acaso:
    Si te ayuda tu intrépida osadía,
    Yo puedo abrirte hasta la Alhambra paso
    En las tinieblas de la noche.--Guía:
    Y si á ella subo, como frágil vaso
    Quebrantaré de Aixa y de su hijo
    La existencia fatal que Aláh maldijo.»

      Y el Rey, á la venganza decidido,
    Á los que son con él la faz volviendo
    Les dijo: «Á este mancebo habéis oído;
    Uniros á mi suerte no pretendo;
    Abandonad, si os place, al Rey vencido.»
    Mas la mano los Árabes poniendo
    De los corvos alfanjes en los pomos,
    Respondieron resueltos: «Tuyos somos.»

      Metió Muley á su corcel la espuela,
    Y echando por delante al Granadino,
    Pensando en sorprender su ciudadela
    Hacia Granada continuó el camino.
    Mas ¡ay! en vano el hombre se rebela
    Contra la ley de su fatal destino,
    En vano avasallar quiere á la suerte:
    La voluntad de Dios siempre es más fuerte.

      Era la hora en que entregado al sueño
    Abú-Abdil, en la Alhambra aposentado,
    Soñaba con el bien de que era dueño,
    Con el cetro que á Hasán había robado.
    Aixa también, desarrugado el ceño,
    Su saña habiendo y su ambición saciado,
    Al fin vengada de su infiel esposo,
    Entregábase en brazos del reposo.

      Era todo silencio en el recinto
    Del regio alcázar de la corte mora:
    Reinaba en su dorado laberinto
    Del descanso la paz reparadora,
    Cuando el eco de un ¡ay! claro y distinto
    De sala en sala retumbó á deshora,
    Y el joven Rey, de sus estancias dueño,
    Al eco de aquel ¡ay! rompió su sueño.

      Oyólo al par la varonil Sultana
    Su madre, y fuera del suntuoso lecho
    Lanzándose veloz, á la ventana
    Escuchó atentamente largo trecho.
    Sus sentidos sutiles de Africana
    Y el velador instinto de su pecho
    La revelaron el terrible arcano
    De aquel ¡ay! eco del dolor humano.

      Escuchaba el Rey moro todavía
    El eco de aquel lúgubre gemido,
    Cuando su madre con vigor le asía
    Por el brazo en que estaba sostenido.
    --«Levántate, hijo mío, le decía,
    Levántate, Abdilá: ¡Nos han vendido!
    --¿Qué pasa, madre? preguntó el mancebo.
    --Tu padre busca á la venganza cebo.»

      Su alfanje Abú-Abdil blandió desnudo,
    Y asiendo de un clarín con gran coraje,
    En los senos lanzó del aire mudo
    Una sonata de África salvaje.
    De aquel bárbaro són al eco agudo
    Se estremeció su guardia Abencerraje,
    Y de su riesgo próximo avisada
    Acudió junto al Rey precipitada.

      Y á tiempo fué. Su yatagán sangriento
    Muley blandiendo apareció á sus ojos
    Por la puerta del próximo aposento,
    Rebosando sacrílegos enojos.
    Feroz vampiro, de su carne hambriento,
    Sus brazos muestra con su sangre rojos,
    Y con los ojos en su sangre fijos
    La sangre anhela de sus propios hijos.

      Helóse de terror á su presencia
    Toda la guarnición de la alcazaba:
    Aixa, empero, abrasada de impaciencia,
    Empuñó un arcabuz gritando brava:
    «¡Muera el tirano!» Al punto con violencia
    Lid fratricida sin cuartel se traba:
    En el mismo aposento en que nacieron
    Los hijos con los padres se batieron.

      Peleaba Muley como un demente,
    Y á Aixa los suyos de la lid sacaron:
    Hallarse no lograron frente á frente
    Los dos Reyes por más que se buscaron.
    Llamaba á Abdil con cólera estridente
    El viejo Rey, cuando sobre él cargaron
    Tantos al par, que sin lograr su objeto
    Cejó y huyó por corredor secreto.

      En el versátil vulgo confiando
    Descendió á la ciudad por una cueva,
    Juntar creyendo poderoso bando
    Con que arruinar la monarquía nueva.
    Metióse, pues, por la ciudad, llevando
    Audaz á cabo tan osada prueba,
    Y en un momento la ciudad entera
    Campo sangriento de batalla era.

      Doquier, se escuchan con pavor lamentos,
    Ayes de muerte y gritos de pelea:
    Á salvarse no más todos atentos,
    Sólo en salvarse cada cual se emplea:
    No hay nadie que en tan críticos momentos
    Presa de los cristianos no se crea:
    Nadie á juzgar la realidad se para,
    Nadie ve dónde ni de quién se ampara.

      En tanta confusión, en duelo tanto,
    Abandonando Hasán la lid confusa,
    Va á los umbrales á llamar de cuanto
    Moro por su parcial la fama acusa;
    Mas, al reconocerle, con espanto
    Seguirle todo musulmán rehusa,
    Porque se hundieron su prestigio y fama
    Bajo su triste expedición de Alhama.

      Su nombre con horror de boca en boca
    Rápidamente en las tinieblas pasa,
    Y por doquiera contra él evoca
    Ira sin compasión, rencor sin tasa:
    Cobra valor la muchedumbre loca,
    Y al correr la verdad de casa en casa,
    Por rejas, ajimeces y balcones,
    Comienzan á asomar luces y hachones.

      Comiénzase á ordenar la gente fiera
    Del Albaycín: tremólanse estandartes
    Que atraen á sí la juventud guerrera,
    Y conócense al fin por ambas partes.
    ¡Aláh por Bu-Abdil! gritan doquiera;
    Y descubriendo las traidoras artes
    Á que echa Hasán para vengarse mano,
    Gritan dando sobre él: ¡muera el tirano!

      Desengañado el viejo vengativo
    Abandonó su despechada empresa,
    Dándose por feliz en salir vivo
    Favorecido por la sombra espesa:
    Y con veinte jinetes fugitivo
    Que aún le seguían, caminó con priesa
    Muley hacia los altos alijares
    Donde aún tiene Zoraya sus hogares.

      Allí la favorita con Ben-Egas
    Le aguardaba á caballo: á marchar prestos,
    Sus guardias negros como estatuas ciegas
    Por él se hallaban á morir dispuestos.
    --«Vamos, dijo Muley.--Á tiempo llegas,
    Repuso Abú-l'Kasín: Aixa mis puestos
    Descubrió ya, y á su merced estamos.
    --¡Maldita sea! dijo el Rey: huyamos.»

      Y entrando por las lóbregas laderas
    De la sierra fragosa y escarpada,
    Aprovecharon cautos las postreras
    Sombras para alejarse de Granada:
    Y del alba siguiente á las primeras
    Luces, el que fué Rey ya no era nada:
    El reino se le huyó de entre los brazos
    Y su cetro al caer se hizo pedazos.

      ¡Clemente Aláh, que como aristas secas
    Las más robustas fábricas quebrantas,
    Los pueblos hundes, y las razas truecas
    Bajo el polvo que en pos dejan tus plantas!
    Del hombre vil las vanidades huecas
    ¿Cómo han de interrumpir tus leyes santas?
    De Hasán tocó tu soplo en la corona,
    Y fué... ¡Dios bueno, lo que fué perdona!



II

      Llena al fin de su enojo la medida,
    Abrió el Señor la urna en que atesora
    De las naciones la acotada vida:
    De ella arrojó la de la estirpe mora,
    Y al caer en la nada desprendida
    De su mano, con voz imperadora
    Dijo Dios á Isabel: «He aquí tu día:
    Parte, rayo de fe: tu empresa es mía.»

      Y por el fuego de la fe abrasada,
    Por la celeste mano compelida,
    Los brazos Isabel tendió á Granada,
    Que por sus brazos se sintió ceñida
    Con angustia mortal: y al punto armada
    Y con el sayo de la cruz vestida,
    Aparición marcial salió á campaña
    La fe invocando y el honor de España.

      Á su inspirado y vigoroso acento,
    La nobleza leal de Andalucía
    Pareció ante Isabel en un momento,
    Rebosando valor y bizarría.
    Llenas de emulación con su ardimiento
    Cuantas provincias en su reino había,
    Su gente enviaron de pelea en planta
    En derredor de su bandera santa.

      Encendida en sus bélicos deseos,
    Desde Córdoba envió con gran premura
    Numerosos y rápidos correos
    Á Toledo, León y Extremadura.
    Cuantos gozaban en su nombre empleos
    Ó de su autoridad investidura,
    Su intimación de guerra recibieron
    Y en campaña obedientes se pusieron.

      Cartas atentas escribió á sus damas
    Para que á sus amantes y maridos,
    De los troncos más nobles y sus ramas
    La enviasen á la lid apercibidos;
    Y por los pueblos esparció proclamas,
    Llamando á los mancebos atrevidos
    Á romper una lanza en la campaña
    Por el honor y libertad de España.

      De su entusiasmo el religioso influjo
    Derramó el entusiasmo por doquiera,
    Y cuanto noble su nación produjo
    En redor acudió de su bandera.
    Sus vasallos á Córdoba condujo
    Todo varón que diez tuvo siquiera,
    Y en cada hora nueva que sonaba
    Un valiente á Isabel se presentaba.

      Ella entretanto en vastos almacenes
    Depositó profusas provisiones
    De granos, vinos y cecinas, bienes
    De que abundan sus fértiles regiones:
    Acopió ropas y armas: montó trenes
    De batir, con lombardas y cañones:
    Soldados instruyó que los sirvieran,
    Y acémilas compró que los movieran.

      No se excusó ni un noble castellano
    De acudir de Isabel á la cruzada,
    Y no quedó un solar en monte ó llano
    De que no hubiese en Córdoba una espada.
    Todas las joyas del valor hispano
    Fueron parte á tomar en la jornada,
    Sombreando sus bizarros escuadrones
    De sus casas más ricas los pendones.

      Vino el primero el Cardenal de España
    Con escolta lucida y numerosa:
    Desde el campo feraz que el Ebro baña,
    El buen Duque llegó de Villa-hermosa.
    Trajo el Conde de Cabra de montaña
    Ballestería diestra y vigorosa;
    Y á los suyos el Conde de Cifuentes
    Trajo armados de hierro hasta los dientes.

      Vinieron los del pródigo Infantado
    Armados de broquel, puñal y clava,
    Con rico arnés azul empavonado:
    Vino la gente de Alburquerque brava
    Con ancho escudo y espadón pesado,
    Y la Orden militar de Calatrava
    Llegó, con su Maestre á la cabeza,
    En caballos de indómita fiereza.

      Trajo Medinaceli sevillanos
    Sobre pintadas yeguas caballeros,
    Y el de Ureña jinetes jerezanos
    En potros como el céfiro ligeros;
    Vinuesa de leales castellanos
    Trajo gran pelotón de espingarderos,
    Y leoneses con enormes mazas
    Que hendían los broqueles y corazas.

      Trajo Fernando de Aragón sus huestes,
    Y con ellas vinieron de Navarra
    Los montañeses ásperos y agrestes,
    Al tiro afectos del balón y barra;
    Los de Aza y Urgel, jamás contextes,
    Armados de morisca cimitarra,
    Y los deudos de Pedro de Velasco
    De abigarrado y penachudo casco.

      Desde el muro hasta la árabe alcazaba,
    De los Kalifas oriental palacio,
    Córdoba un campamento semejaba,
    De sus plazas y calles el espacio
    El aparato militar llenaba,
    Y de lejos brillar como un topacio
    La veían los vecinos montañeses
    Alfombrada de auríferos arnases.

      Y he aquí que de un balcón que la domina,
    Contemplaba Isabel la roja hoguera
    Del sol arder tras la postrer colina,
    Cuando dobló tendido á la carrera
    La falda de la loma más vecina
    Un corredor cristiano de Antequera,
    Que en nombre de los héroes de Alhama
    Bastimentos y víveres reclama.

      Su mensaje al oir Fernando, al punto
    Convocando en su estancia su Consejo,
    Pidió opinión sobre tan grave asunto.
    Pedro de Vargas, Capitán ya viejo,
    Frontero en territorio á Alhama junto
    Y del país conocedor, espejo
    De los cristianos jefes fronterizos,
    Dijo, mostrando al Rey sus blancos rizos:

      «Mi existencia, Señor, pasé en la guerra.
    Y aún no esquivo por débil la batalla,
    Ni el viejo corazón que aquí se encierra
    Late aún con temor bajo la malla;
    Pero conozco bien aquella tierra:
    Alhama es un peñasco que se halla
    Cercado por doquier de plazas moras
    Que le tendrán en riesgo á todas horas.

      «Mantenerla no pudo vuestro abuelo
    San Fernando, Señor, y es necesario
    Que para conservar su inútil suelo
    Empleéis la mitad de vuestro erario.
    Con cinco mil jinetes aún recelo
    Que será su destino bien precario,
    Porque cada convoy que hasta allí llegue
    Fuerza es con sangre que el camino riegue.

      «Sólo quien tenga guarnición en Loja
    La podrá conservar, y aun así un día
    Puede que el Moro por traición la coja:
    Si yo fuera que vos, la quemaría,
    Y de su incendio con la lumbre roja
    Á Granada una noche alumbraría,
    Dejando en su ceniza al Rey pagano
    Un testimonio del furor cristiano.»

      Dijo el anciano Vargas. Los prudentes
    Y graves consejeros que le oyeron,
    Sus razones hallando suficientes,
    Á su opinión unánimes se unieron:
    «De Alhama retirad á vuestras gentes
    Y quemadla, Señor,» al Rey dijeron:
    Mas Isabel, que los escucha y mira,
    Llena exclamó de generosa ira:

      «No permita el Señor que se abandone
    Prenda de tal valor de esa manera,
    Ni que vileza tal nos ocasione
    Escarnio ser de la morisma entera.
    No quiera Dios que entre ellos se pregone
    Que, del peligro en la ocasión primera,
    Ni en Dios ni en nuestro brío fe tenemos.
    Ni lo nuestro á guardar nos atrevemos.

      »No se hable, pues, de abandonar á Alhama:
    Cuando á lidiar mis gentes he traído,
    No para empresas sin peligro y fama,
    Para las dignas de renombre ha sido:
    Auxilio Alhama de su Rey reclama,
    Y yo se le daré, que á eso he venido;
    No ha de cejar ni descansar mi gente
    Sino cuando en la Alhambra se aposente.»

      Dijo Isabel: y á la ciudad bajando,
    Cabalgando en su rápida hacanea
    «¡Á Alhama!... dijo al castellano bando,
    ¡Conmigo á Alhama quien valiente sea!»
    ¡Á Alhama! las banderas desplegando
    Clamó toda la gente de pelea;
    Y tras la Reina, que su ardor inflama,
    Se encaminó el ejército hacia Alhama.

      ¡Mísero Abú-Abdil! con luz incierta
    Ya tu estrella fatal sobre ti brilla:
    Recuerda tus horóscopos: despierta.
    ¡Apresta tu corcel y tu cuchilla!
    Ya de la Alhambra á la dorada puerta
    Va á llamar con ejércitos Castilla,
    Y á echar van sobre ti los españoles
    De siete siglos los sangrientos soles.



III

      Dejó Isabel á Alhama guarnecida,
    Sus muros y baluartes la repuso,
    Y, en templo su mezquita convertida,
    Segura guarnición en ella puso.
    Á Luis Portocarrero á su salida
    Por su alcaide nombró, quien, según uso
    De los fronteros jefes castellanos,
    Conservarla ó morir juró en sus manos.

      El Católico Rey, dejar queriendo
    Á los moros señal de aquella entrada,
    En sus fronteras con estrago horrendo
    Se corrió por su tierra amedrentada,
    Y su bizarro ejército metiendo
    Por la fecunda vega de Granada,
    Incendió mieses, arrasó olivares,
    Robó ganados y asoló lugares.

      Los moros que estos daños achacaron
    Del furioso Muley á la imprudencia,
    Partido al punto por Abdil tomaron
    Y Rey le proclamaron en su ausencia.
    Las tropas de Muley le abandonaron,
    El vulgo le mofó con insolencia,
    Y á Málaga, frustrada su esperanza,
    Huyó por fin sin alcanzar venganza.

      Aixa, empero, temiendo la inconstancia
    Del pueblo, y conociendo que en el trono
    No tendría Abdilá segura estancia
    Sino haciendo venir de él en abono
    Alguna empresa ó triunfo de importancia
    Que al vulgo deslumbrara, y que su encono
    Contra Hasán aumentara, con secreto
    Se preparó para lograr su objeto.

      Congregó los más diestros capitanes
    De todas las opuestas banderías,
    Y desechando y rehaciendo planes,
    Oyendo escuchas y escuchando espías,
    Realizó sus solícitos afanes
    Aprontando por fin en breves días
    Numerosa y segura cabalgada,
    De espléndido botín esperanzada.

      «Probemos á los Reyes castellanos
    Que aprovechar sabemos sus lecciones,
    (Dijo á su hijo Abdilá). Pues nuestros llanos
    Talan, sal á talar sus posesiones.
    En nuestras tierras por llenar sus manos,
    Sus castillos están sin guarniciones;
    Lo que hallan, pues, en nuestra vega amena
    Busca tú por sus campos de Lucena.»

      Comprendió el joven Rey á la Sultana;
    Y ganoso de gloria, y con deseos
    De probar en la tierra castellana
    El valor que ha ostentado en los torneos,
    Con gallardía juvenil y ufana
    Resolución, sus bélicos arreos
    Vistiendo, mostró el joven Soberano
    Su alma de Rey y origen africano.



IV

      ¡Qué hermosas son las noches de Granada!
    ¡Cuánto placer la atmósfera respira!
    ¡Con qué rumor tan grato perfumada
    Susurra el aura que en sus huertos gira!
    Su misteriosa soledad, poblada
    De árabes genios, languidez inspira,
    Y no encierran los senos de su sombra
    El vago miedo que en la noche asombra.

      El canto de los pájaros canoros
    Que anidan en sus bosques embebece;
    El ruido de sus árboles sonoros
    Y de sus frescas aguas adormece;
    De la brisa en los pliegues incoloros
    Extasiado el espíritu se mece:
    Todo reposa allí bajo el imperio
    De un oriental incógnito misterio.

      Encantada ciudad, cuyas historias
    Piden del Rey profeta el arpa de oro;
    Sultana del Genil, cuyas memorias
    Evoco á solas y en silencio adoro;
    Alcázar oriental, de cuyas glorias
    Envidioso está el mundo: bien el Moro
    Dijo al decir que la mansión divina
    Está sobre tu tierra peregrina.

      Tras el cendal da tu estrellado cielo
    Se ve la faz de Dios que centellea;
    No hay quien detrás de tu flotante velo
    La omnipotencia de su Sér no vea;
    No hay quien escrita en tu fecundo suelo
    La realidad de su poder no lea;
    No hay quien contemple tu nocturna calma
    Sin alzarte un altar dentro del alma.

      ¡Tierra de bendición! ¿Quién no te adora?
    ¡Tierra de amor, en que el placer se anida,
    En tus dulces recuerdos se atesora
    Toda la gloria de mi inquieta vida!
    ¿Quién de ti, si te ve, no se enamora?
    ¿Quién tus noches espléndidas olvida?
    Bien hizo el que á tus pies por no perderte
    Peleando tenaz buscó la muerte.

      Es una noche azul de primavera:
    Millones de lucientes luminares
    Dan tibia luz á la terrestre esfera;
    De flores aromáticas millares
    Alfombran ya la tierra, y la ligera
    Brisa en la regia estancia de Comares
    Introduce sus vírgenes olores
    Á través de los áureos miradores.

      Sobre cojín morisco reclinada,
    Los pies doblados sobre escasa alfombra,
    Yace la que de la árabe Granada
    Al fin Sultana sin rival se nombra.
    Rico dosel de seda cairelada
    Da á su lánguida faz templada sombra,
    Y pantalla chinesca en su penumbra
    Guarda el mechero que el salón alumbra.

      Es la azucena pálida de Loja;
    Es de Aly-Athár la tímida gacela;
    Es la mujer, que trémula cual hoja
    De triste sauce, duda, ama y recela:
    Moraima es, cuyo ánimo acongoja
    Pesar secreto que la tiene en vela.
    Es la Sultana de cabellos de oro,
    Que el alma hechiza del Monarca moro.

      Käel, su negro y perspicaz Nubiano,
    Yace á sus pies con languidez tendido;
    La frente apoya sobre la ancha mano
    Fatigado tal vez, tal vez dormido;
    Mas la mirada fija del enano
    Y la abierta nariz y atento oído,
    Al que su instinto y lealtad comprende
    Advierten que sagaz á todo atiende.

      En el obscuro camarín, formado
    Por la maciza fábrica del muro,
    Y en donde se abre el ajimez dorado
    Que da aire y luz al aposento obscuro
    Al estilo de Oriente fabricado,
    Contempla el cielo otra mujer; su duro
    Contorno sobre el cielo se destaca,
    Pues fuera del balcón el cuerpo saca.

      Es Aixa, la despótica Sultana,
    El genio protector del Islamismo,
    Que desde aquella arábiga ventana
    Mide del porvenir el hondo abismo.
    Genio tenaz, encarnación humana
    De la fe, del valor y el heroísmo,
    Genio que, á aparecer en otra era,
    Mentir á los horóscopos hiciera.

      Con el rumor del bosque confundidos
    Que sombrea la torre de Comares,
    Trae el aura fugaz á sus oídos
    Del bullicioso pueblo los cantares.
    Á sus vasallos quiere entretenidos
    Tener el nuevo Rey en sus hogares,
    Y el mal que sus horóscopos predicen
    Cantando olvidan y á su Rey bendicen.

      Pero Aixa, que jamás en ilusiones
    Se adormeció y á quien la edad avisa
    De que las populares ovaciones
    Tan efímeras son como la brisa
    Que su murmullo trae á sus balcones,
    Con desdeñosa y lúgubre sonrisa
    Su són escucha, que al rayar el día
    Ser puede amotinada vocería.

      Todo en la regia cámara reposa:
    Ajenos al turbión de los placeres
    De la morisca corte voluptuosa,
    Aquellos tres tan diferentes seres
    Tristes meditan. Á la fin la esposa,
    La más inquieta de las dos mujeres,
    Dando sin duda al pensamiento giro
    Distinto, débil exhaló un suspiro.

      Llamó de Aixa la atención el eco
    De aquella exhalación enamorada,
    Y del balcón dejando el fondo hueco
    Fijó en Moraima su glacial mirada;
    Y con el tono desabrido y seco
    De su voz, á mandar acostumbrada,
    La dijo: «Afrenta de las Reinas moras,
    Espíritu cobarde, ¿por qué lloras?»

      No lloraba Moraima todavía,
    Mas tan duras palabras la preñaron
    De lágrimas los ojos. Muda, fría,
    Aixa las vió cuando á la faz brotaron
    De la débil mujer que las vertía.
    Las vió, mas conmoverla no lograron,
    Y con regio desdén, á paso lento
    Comenzó á atravesar el aposento.

      Mas al llegar del arco á los umbrales,
    De la alberca en el patio embaldosado
    Anunciaron los roncos atabales
    Al Rey por las Sultanas esperado.
    Seguido de sus deudos más leales
    Llegó Abdilá para el combate armado:
    Sonrió al verle con su arnés más bello
    Aixa, y Moraima se abrazó á su cuello.

      --«¡Tan pronto! dijo la afligida esposa.
    --Ya tarda, dijo la valiente madre.
    --¡Aláh te vuelva!... murmuró la hermosa:
    --Mas si no vences: volverá tu padre,
    Añadió la Africana vigorosa.
    --¡Antes cristiana lanza me taladre!»
    Dijo el mancebo rebosando enojos,
    Y un rayo de rencor brilló en sus ojos.

      Entonces la Sultana:--«En paz os dejo:
    (Añadió con voz grave) despedíos
    Á solas, pero ved que no me alejo;
    No me le quites con tu amor los bríos
    Que necesita.» Y, torvo el entrecejo,
    Se sumió en los tortuosos y sombríos
    Corredores, dejándoles á solas
    Del mar de su aflicción entre las olas.

      En silencio abrazados los esposos
    Largo espacio quedaron: el exceso
    De su dolor en ayes angustiosos
    Exhalaba Moraima, mientras preso
    Mantenía en sus brazos cariñosos
    Á Abú-Abdil: dióla él un tierno beso
    De su cariño en la efusión sincera,
    Diciéndose los dos de esta manera:


    BU-ABDIL.

      No llores, alma mía: cobra aliento:
    Llevo todo mi ejército conmigo.

    MORAIMA.

      Abdil, tengo el fatal presentimiento
    De que no has de volver: yo te lo digo.
    He soñado, mi bien, tu vencimiento,
    Y mi sueño es lëal. Mi dulce amigo,
    Manda tus capitanes á la guerra:
    Tú eres el Rey; no salgas de tu tierra.

    BU-ABDIL.

      Moraima de mi vida, ¿no comprendes
    Que tu congoja mi valor me quita?
    Esta salida que evitar pretendes
    Es nuestra salvación. Se necesita
    Que el pueblo crea en mi valor ¿entiendes?
    El Rey ha de ser Rey. Ve á la mezquita
    Á orar; mas oye ¡oh flor de mis amores!
    Delante de mi madre nunca llores.

      Mi madre es una Reina verdadera,
    Cuyo orgullo jamás ha concebido
    Que un Rey pueda llorar. Tu amor modera
    Ante ella y muestra del dolor olvido:
    Porque ella, aunque á sus pies morir nos viera,
    No exhalara, Moraima, ni un gemido;
    Matar sobre nosotros se dejara,
    Mas creyera infamarse si llorara.

    MORAIMA.

      ¿Qué culpa tengo yo de que Aláh Santo
    Débil mujer me hiciera y no Sultana
    Feroz como ella? Contener mi llanto
    No sabré yo ni tarde ni mañana,
    Y soñaré de noche con espanto
    Que muerto yaces ó en prisión cristiana,
    Sin mí llorando ó demandando á voces
    El fin de tus horóscopos atroces.

    BU-ABDIL.

      ¡Calla, Moraima calla: me estremeces!
    Creo que tu exaltada fantasía
    En la locura te despeña á veces.
    Déjale al vulgo que la suerte mía
    Juzgue fatal al Árabe, y tus preces
    Dirige á Aláh, para que llegue un día
    En que contra ellos la victoria arguya
    Y el triunfo mis horóscopos destruya.

      ¡Adiós! yo parto á pelear ahora;
    Mas cálmate, bien mío, porque creo
    Que en esta correría asoladora
    Voy sólo á dar un militar paseo
    Y á recoger botín. ¡Adiós! que es hora
    Ya de partir y á la Sultana veo.

    MORAIMA.

    ¡Aláh te guíe!

    BU-ABDIL.

                    Hasta volver contigo.

    MORAIMA.

    ¡Ay! que no volverás, yo te lo digo.

      Esta fué la siniestra despedida
    De Moraima y Abdil. Muda y serena
    Aixa del corredor á la salida
    Se presentó, y á impulso de su pena
    Mortal se desplomó desvanecida
    Moraima. Partió el Rey para Lucena
    Y fué su madre á despedirle al muro,
    Fiando á Dios el porvenir obscuro.



LIBRO OCTAVO



DELIRIOS


I

      ¡Alahuakbar! ¡Dios grande! No sin causa
    Llamaron á Bu-Abdil desventurado,
    Ni sin razón Moraima el fatalismo
    Lloró de sus horóscopos infaustos.
    Desdichado en su hogar desavenido,
    En sus empresas de armas desdichado
    Y en su amor infeliz, siempre implacable
    Faltóle Dios en cuanto puso mano.
    La casa en que nació, la madre que hubo,
    El siglo en que á luz vino, todo aciago
    Le fué, y á todo cuanto en torno suyo
    Vivió sus desventuras alcanzaron.
    Dios le puso al nacer dentro del pecho
    Un corazón del infortunio blanco,
    Y el ambiente fatal de la desgracia
    Por doquiera que fué le fué cercando.
    Odio de su nación supersticiosa
    Por el temor de sus siniestros hados,
    Y por instinto de creencia y raza
    Odio á la par del vencedor cristiano,
    Vió el mundo sus virtudes sin aprecio
    Y su valor inútil sin aplauso,
    Y Árabes y Cristianos, por vencido,
    Á un tiempo sin piedad le calumniaron.
    Los Moros olvidándole con ira,
    Mirándole con mofa los Cristianos,
    Unos y otros infiel en sus historias
    Legaron á los siglos su retrato.
    Los unos con lo negro de la saña,
    Los otros con la tinta del escarnio,
    En el cuadro inmortal de la conquista
    Su figura real emborronaron.
    La poesía, empero, cuyos ojos
    Escudriñan sagaces lo pasado,
    Y en dondequiera que lo encuentra admira
    Lo bello y lo infeliz, con entusiasmo
    Alumbra su semblante obscurecido,
    Y, sus forzadas formas restaurando,
    Su noble y melancólica figura
    Dibuja con contornos más exactos.
    No es la de un grande Rey que el fatalismo
    De su sino provoca temerario,
    Con el valor del héroe que queda
    Por él vencido, pero no humillado:
    Es la figura triste de un Monarca
    Que obedece al impulso de los astros,
    Y, sin poderse defender, sucumbe
    De su destino bajo el peso abogado.
    No es la robusta encina que se troncha
    Del huracán gigante entre los brazos,
    Sino la flor que, abriéndose tardía,
    Muere marchita por el cierzo helado.
    ¡Mísero Abú-Abdil! La historia austera
    No halla luz en tu rostro soberano,
    Pero la poesía te le alumbra
    Con el fulgor del infortunio santo.
    La historia te ve Rey y sin corona,
    Enamorado y sin favor, soldado
    Y sin victoria, muerto y sin sepulcro...
    ¿Dónde hallará su luz para ti un rayo?
      Alahuakbar ¡Dios grande! No sin causa.
    Llamaron á Bu-Abdil desventurado,
    Y con razón Moraima el fatalismo
    Lloró de sus horóscopos infaustos.


II

      Rico de juventud y de hermosura
    Cual de esperanza y de valor sobrado,
    Jinete sobre un tordo berberisco
    Salió el Rey moro Abú-Abdil al campo.
    Reverberan al sol de la mañana
    Sus arneses con oro claveteados,
    Y se ciernen sobre él como palomas
    Las plumas de su espléndido penacho.
    En lugar del lanzón que en Bib-Elvira
    Se hizo al salir en el quicial pedazos,
    Despreciando pronósticos siniestros,
    Corvo alfanje de Fez empuña osado.
    Piafa el brioso bruto en que cabalga,
    Fuerza, vapor y espuma respirando,
    Mosqueando inquieto con la blanca cola
    Sus ricos paramentos africanos;
    Y Abú-Abdil sobre la silla diestro
    Cabalgador caracolea ufano,
    Tan lleno de bravura y gentileza
    Como de gloria y de fortuna falto.
    Detrás de su pendón tranquilos marchan
    Seis mil peones y dos mil caballos,
    La flor de la nobleza granadina,
    Los campeones del Islam más bravos.
    Por honra del Rey mozo, de Granada
    Los quinientos mancebos más gallardos
    Para salir con él á esta campaña
    Como para un torneo se equiparon.
    Vense tan sólo rostros juveniles
    En derredor de Abú-Abdil, y el fausto
    De los trajes, las armas y jaeces
    Turba los ojos y suspende el ánimo.
    Quién con el velo de su dama lleva
    Hecho el turbante al rededor del casco;
    Quién de la suya en el crestón prendido
    El ceñidor de virgen en un lazo.
    Quién una trenza de cabellos negros
    Ata en el hierro del lanzón dorado,
    Habiendo prometido devolverla
    Empapada en la sangre del cristiano.
    ¡Qué de garzotas desordena el viento!
    ¡Qué de colores y reflejos varios
    Ostentan los brillantes escuadrones
    En sus móviles grupos ordenados!
    Desde las torres de Granada al verlos
    Ya de la vega en el confín lejano,
    Cintas de oro parecen sus hileras
    Del sol heridas por los limpios rayos.
    Aquella tarde Abdil de las murallas
    De la empinada Loja al pie llegando,
    Vió lanzarse cien árabes jinetes
    Del su enhiesto peñón como milanos.
    Sobre caballo indócil del desierto
    Que avanza á modo de león á saltos,
    Bajaba á la cabeza de los ciento
    El alcaide Aly-Athár, de fe relámpago.
    Al ver los Granadinos campeadores
    Llegar al fiero triunfador anciano,
    Con un ¡lelí! de admiración unánimes
    Su anhelada presencia saludaron.
    «De Aláh llevamos el favor, dijeron,
    Si con nosotros á Aly-Athár llevamos.»
    Y lo creen: hace ya setenta lunas
    Que es su bandera de Castilla espanto.
    El fuerte viejo, que indomable arrastra
    El peso colosal de sus cien años,
    De ellos el brío y la experiencia abriga
    Bajo el cendal de sus cabellos blancos.
    Hijo feroz del África, en la guerra
    Endurecido, su nervioso brazo
    Con un bote de lanza todavía
    Al caballero arranca del caballo.
    Árabe verdadero en genio y raza
    Y del Korán indómito sectario,
    Quiere para subir al paraíso
    Una escala de cuerpos de cristianos.
    Su existencia Aly-Athár pasó con ellos
    En lid no interrumpida peleando,
    Sin que de amigos ni enemigos Reyes
    Respetara jamás treguas ni pactos.
    Tal es el viejo capitán de Loja:
    Tal es el padre de Moraima; amparo
    De los Muslimes, vencedor doquiera,
    Jamás vencido y por doquier temblado.
    Mas ¡ay! ¿Quién fía en su feliz estrella,
    Ciego imprudente junto á sí llevando
    La fortuna de un Rey de quien los cielos
    Abrieron un abismo entre los pasos?
    ¿Para quién resplandece estrella alguna
    Á través de los lóbregos nublados?
    Alahuakbar ¡Dios grande! Hacia Lucena
    Marcha Aly-Athár de Abú-Abdil al lado.
    Va la saña de Dios delante de ellos:
    De Santaella y de Aguilar los pastos
    Quedan sin hoja verde, y como lluvia
    Corre á sus pies el oro y el ganado.
    De Montilla y la Rambla las moradas
    Son humo nada más, y el viento vano
    Se lleva sus cenizas, de sus dueños
    Sin tumba los cadáveres dejando.
    ¡Allí van! ¡allí van! Como un torrente
    Bajan de las montañas, y su rastro
    Siguen manadas de voraces lobos,
    Y los buitres sobre ellos van volando.
    Allí van: ya las torres de Lucena
    Blanquean á lo lejos: espantados
    Huyeron los fronteros, ó dormidos
    Yacen sin verlos descender al llano.
    Todo reposa en la extensión desierta:
    Las sombras de la noche condensando
    Se van, y de los Árabes protegen
    La marcha lenta con que avanzan cautos.
    De un silencioso valle en la espesura
    Donde abrieron las lluvias un barranco,
    Siguiendo de Aly-Athár un buen consejo
    El rey Abú-Abdil mandó hacer alto.
    Alzáronse las tiendas: en el centro
    Metieron el botín, reses y esclavos,
    Y esperando la luz del nuevo día
    Se dieron unas horas al descanso.
    «Nadie se mueve, dijo el Bey: sin duda
    Aláh por nuestro bien les ha cegado:
    Mañana somos dueños de Lucena,
    Cuando no por sorpresa, por asalto.
    --Así lo espero, Amir; pero reposa
    Para lidiar mejor, dijo el anciano
    Aly-Athár á Bu-Abdil: duerme tranquilo
    Y deja lo demás á mi cuidado.»
    Entró Abdilá en su tienda, y apagadas
    Las luces que pudieran delatarlos,
    Sumidos en silencio y en tinieblas
    Los emboscados Árabes quedaron.
    Del valle á la salida, en una altura,
    Un hombre se apostó tras un peñasco,
    Mudo y quieto como él permaneciendo:
    Era Aly-Athár que vigilaba el campo.
    Mas ¿cuyos son los ojos que penetran
    De la mente de Dios el denso cäos?
    ¿Cuya la inteligencia que sorprende
    De sus hondos designios el arcano?
    Mientras el viejo vigilante guarda
    El campamento moro, confiando
    En la tranquilidad del enemigo
    Su empresa audaz para llevar á cabo,
    En el confín del horizonte obscuro,
    En una torre que cual punto blanco
    Vió Aly-Athár con el día, una luz roja
    Brilló toda la noche. El africano
    La vió, mas sola y sin aumento viéndola,
    La contempló brillar sin sobresalto,
    Pues vió que no era seña ni atalaya,
    En avisos de guerra ejercitado.
    Á la lejana luz continuamente
    Volvíanse sus ojos sin embargo,
    No por fundado y racional recelo,
    Mas por tenaz presentimiento vago.
    «¿Quién allí velará?» Se preguntaba
    Á sí mismo Aly-Athár. «Si no me engaño,
    Aquel es el castillo de Baena,
    Pero ausente está de él su castellano.
    Si aquella luz fuera señal, seguía
    Consigo propio el Musulmán hablando,
    Ya hubieran las cristianas atalayas
    Con otros á su fuego contestado.
    ¿Quién velará en Baena?» Así pensaba
    El viejo Moro al resplandor lejano
    Mirando; pero Dios solo pudiera
    Ver en tiniebla tal, y á tal espacio.
    Y á poder ver el Moro, hubiera visto
    Á un castellano capitán que armado
    Se asomaba al balcón del aposento
    Donde brillaba aquella luz. Debajo
    De aquel balcón y tras los gruesos muros
    De aquel castillo y en su extenso patio,
    Hubiera visto á combatir dispuestos
    Trescientos caballeros: y, apoyados
    Los arcabuces en el muro, hubiera
    Visto hasta mil peones castellanos,
    Que aguardaban las órdenes del hombre
    Que estaba en el balcón iluminado.
    Hubiera visto luego que otro jefe
    Con otros cien jinetes de su bando
    Llegaba, y abrazando al que esperaba
    Tocaron bota-silla sus soldados.
      Todo esto, á poder ver, hubiera visto
    Aly-Athár, ó lo hubiera imaginado,
    Si su clara y sagaz inteligencia
    No obscureciera Dios para estorbárselo:
    Mas no vió más que lo que ver podía;
    Y viendo el día á clarëar cercano,
    Dejó su puesto y de Abdilá en la tienda
    Entró, diciendo respetuoso: «Vamos:
    Levántate, Señor: ya está la aurora
    Próxima, está el camino solitario,
    Y es fuerza que á las puertas de Lucena
    Á un tiempo con el sol amanezcamos.»
    Cabalgó Abú-Abdil: en breve tiempo
    Los escuadrones moros se aprestaron
    Á partir y partieron, á Lucena
    En su poder el Rey imaginando.

      Alahuakbar ¡Dios grande! No sin causa
    Llaman á Abú-Abdil desventurado;
    Ni sin razón Moraima el fatalismo
    Lloró de sus horóscopos infaustos.


III

      Llora, esposa infeliz: tu amor es ido
    Para más no volver; preso en Lucena
    Se dejará su corazón tu esposo,
    Y volverá sin alma cuando vuelva.
    Sultana de las flores de Granada,
    Llora; porque en verdad ya no te queda
    Más consuelo que el llanto que derrames
    En los amargos días que te esperan.
    Arranca, pues, tristísima Moraima,
    Tus rizos de oro y sin piedad cercena,
    Para hacerte un dogal, de tus cabellos
    La rica y aromática madeja.
    ¡Llora, madre sin par desventurada!
    Ese hijo hermoso á quien con ansia besas
    Nació cautivo para ser: su cuello
    Tiene ya la señal de la cadena.
    ¿Por qué uniste tu amor y tu fortuna
    De Abú-Abdil á la fortuna adversa?
    ¿Por qué tu padre te arrancó de Loja,
    Blanca y olorosísima azucena?
    ¡Feliz de ti si nunca le dejaras!
    ¡Feliz si nunca, de amistad en prenda,
    Tu padre del Monarca granadino
    Al oriental alcázar te trajera!
    Tal vez entonces Aly-Athár, contrario
    Al hijo de Muley, sólo á la guerra
    Le dejara partir, y no quedaras,
    Cuando su amparo necesitas, huérfana.
    ¿Qué has hecho tú, paloma enamorada,
    Víctima para ser de tales penas?
    ¿Qué has hecho á Dios para atraer los rayos
    De su furor á tu gentil cabeza?
    ¡Ay! harto has hecho respirando el aire
    Que de tu Rey el hálito envenena.
    Nada esperes del Cielo que maldijo
    La raza de Bu-Abdil: nada te resta.


IV

      ¡Pálida sombra de Moraima! escucha:
    Oye mi voz que te habla en las tinieblas,
    Y verás con placer que todavía
    Hay quien contigo de tu mal se duela.
    Ven, triste sombra, ven: Dios, compasivo,
    Alas me ha dado como á ti, y la lengua
    Me ha permitido hablar que hablan las sombras
    Para ir á su región y hablar con ellas.
    Ven ¡oh Moraima! El universo duerme:
    Desciende en una ráfaga á la tierra:
    Yo sé que está tu espíritu en la Alhambra
    Y vengo á consolártele: no temas.
    ¡Gracias, hermosa sombra! Ya te veo
    Que sobre un rayo de la luna llegas
    Á estos escombros que la Alhambra fueron.
    ¡Ay! ¡sombras sólo en su recinto quedan!
    Ven; yo te haré de mi ignorada vida
    La misteriosa relación secreta,
    Y tú se la dirás á tus hermanas
    Cuando al imperio de las sombras vuelvas.
    Yo más tarde que tú nací tres siglos:
    Mas no que vivo en mi centuria creas,
    No: enamorado de las sombras, vivo
    Como tú en el país de las quimeras.
    He venido esta noche á estas mansiones
    De soledad y de silencio llenas
    Y, aunque tú te creías invisible
    Para mí, yo vagar te vi por ellas.
    ¿Sabes, dulce y quimérica Moraima,
    Cuál es la ocupación de mi existencia?
    Pues es no más la de contar al mundo
    De los pasados tiempos las leyendas.
    Yo he venido á Granada á demandaros
    No más que á solas me contéis las vuestras,
    Para que yo en mis versos harmoniosos
    Á mi egoísta edad contarlas pueda.
    Y ahora escucha, Moraima, otro secreto,
    Que mi callado corazón encierra
    Desde el instante en que pisé la Alhambra;
    Pero que tus hermanas no lo sepan.
    Oye: de todas las hermosas sombras
    Que los recintos de Granada pueblan,
    Tú eres la más gentil, la mas simpática,
    Y la de que mi edad menos se acuerda.
    Pues bien, Sultana de las sombras, oye:
    Yo adoro tu fantástica belleza;
    Yo, que he puesto en las sombras mis amores,
    Te amo, y mi tierno amor quiero que sepas.
    Cuando, mujer, en la región vivías
    De los mortales, en mortal tristeza
    De los pesares víctima viviste,
    Calumniada te viste con afrenta
    De tu estirpe y virtud, vendida esposa,
    Madre apartada de tus hijos, sierva
    Más que reina en tu casa, y del más noble
    Y más valiente de los padres huérfana;
    Pues bien, Moraima, ahora que, fantasma,
    Vives con otro sér otra existencia,
    En tu vida de sombra, yo, que te amo,
    Una vida mejor quiero que tengas.
    Tú serás la Sultana de mis cuentos,
    Yo en mi laúd lamentaré tus penas,
    Enjugaré tus lágrimas con flores
    Y regaré tu lecho con esencias;
    Te llevaré conmigo á los alcázares
    En donde tiene su morada regia
    La noble, omnipotente poesía,
    Que sobre el mundo soberana impera.
    Entonces tomarás, como las auras
    De la montaña, transparente aérea
    Y luminosa forma, y será obscura
    Á par de ti la nieve de la sierra,
    La claridad del alma menos limpia
    Que de tu vaga faz la transparencia,
    Y la del sol poniente menos rica
    Que tu rubia y flotante cabellera.
    Y entonces con desdén verás que el mundo
    Te reconoce de las sombras reina,
    Tu pavorosa aparición adora
    Y de tu velo azul las orlas besa.

      Mas ya comienza á amanecer: al cielo,
    Sombra gentil de mis amores, vuela:
    ¡Adiós, Sultana de las sombras! huye:
    Yo me quedo cantándote en la tierra.


V

      Ya por el horizonte blanquecino
    Comienza á despuntar la luz primera
    Del sexto día en que con hueste brava
    El Rey Abú-Abdil partió á Lucena;
    Y ya, envuelta en un schal de cachemira
    Desde la parda torre de la Vela
    Tiende su madre los avaros ojos
    Por la extensión de la tranquila Vega.
    Todo es silencio, el campo todavía
    Iluminado por el alba apenas;
    Duermen aún las aves en las ramas
    Y cerradas están todas las puertas.
    Ningún viviente sér en lontananza
    Comienza el punto de su sombra negra
    Á acrecentar, sobre el sendero blanco
    Por donde de Abdilá se aguardan nuevas.
    Fría, impasible al parecer la Mora,
    Pero de angustia inexplicable presa,
    Silenciosa y sombría se mantiene,
    Inmóvil, apoyada en una almena.
    Dentro del triste corazón materno
    Fiera aunque oculta tempestad fermenta,
    Y á sus ojos las lágrimas no suben
    Porque en el hondo corazón gotean.
    Alguna vez su pie, que el suelo hiere
    Con ímpetu, delata su impaciencia,
    Y algún suspiro, que fugaz exhala,
    La realidad de su aflicción revela.
    Nadie parece aún: el sol brillante
    De un día de temprana primavera
    Extiende ya sus purpurinos rayos
    Por el verde tapiz de las laderas.
    Las cristalinas gotas del rocío,
    Que se columpian en la móvil hierba
    Mecidas por el aura matutina,
    Del sol á los reflejos reverberan.
    Ya abandonando su caliente nido
    Bulliciosos los pájaros gorjean,
    Y estremeciendo de placer sus plumas,
    Á Dios bendicen y su luz celebran.
    ¡Cuán hermosa en los campos de Granada
    Se ostenta la feraz naturaleza,
    Cuando del seno de las sombras sale
    Virgen, florida, perfumada y fresca!
    Aixa desde la torre su hermosura
    Callada y melancólica contempla,
    Sin ver en la extensión de la campiña
    Más que de Loja la torcida senda.
    «¡Alahuakbar! clamó, sola creyéndose;
    ¡Ya la tardanza de Abdilá me aterra!»
    Y á sus palabras contestó un gemido
    Hondo, angustioso: de Moraima era.
    Tornó los ojos la Sultana madre
    Hacia la esposa pálida, y al verla
    Con la vista y la faz desencajadas,
    Siguió de su visual la línea recta.
    ¡Presentimiento de su amor sin duda!
    Un punto negro y móvil va con lenta
    Vacilación su forma acrecentando
    Sobre el camino que hacia Loja lleva.
    Käel, que á los pretiles no alcanzando,
    Por la hendidura ve de una aspillera,
    Fué el primero que un árabe jinete
    Reconoció en el punto que negrea,
    Y á Moraima con muda pantomima
    Explicó la verdad, que aun no penetra
    La vista de las Moras, menos clara
    Por la edad y las lágrimas en ellas.
    «Tiene razón Käel, es un jinete,»
    Dijo la madre al fin, sobre las cejas
    Formando una pantalla con la mano
    Para ver más sin que la luz la ofenda.
    «Es un guerrero, sí», dijo Moraima
    Á su enano Käel que la hace señas:
    «Es un guerrero de Granada, dijo
    Aixa á Moraima, tus colores lleva.»
      Es, en efecto, un caballero moro,
    Que á escape las campiñas atraviesa
    Sobre un caballo del desierto, y rápido
    Como una nube á la ciudad se acerca.
    Dos ó tres veces se perdió cubierto
    Por los árboles altos de las huertas,
    Y apareció otras tantas, más distinto
    Cada vez y más próximo. Las cercas
    Dobló de los jardines exteriores,
    Cruzó las intrincadas callejuelas
    Del arrabal y entró por Bib-Elvira,
    Por el vigía al conocerle abierta.
    «Vamos á recibirle»,--exclamó Aixa.
    «Vamos», dijo Moraima: y, la escalera
    Tomando de la torre, las Sultanas
    Bajaron de la Alhambra hasta la puerta.
    Un momento después, bajo del arco
    De la justicia, la rendida yegua
    Del caballero moro desplomóse
    Ante los pies de su jinete muerta.
    Era el bizarro Cid-Kaleb, amigo
    De Abú-Abdil, quien respirando apenas
    Dobló ante las Sultanas la rodilla,
    Mas sin poder hablar. En su impaciencia
    Hirió Aixa el suelo con la planta y dijo:
    «Habla: ¿qué es de Bu-Abdil?--Hacia la tierra
    Cristiana con la mano señalando,
    Respondió Cid-Kaleb:--¡Allá se queda!
    --¿Muerto?--Cautivo.--¿Y Aly-Athár?--Sin vida,
    Su cuerpo el agua del Genil se lleva.
    ¡Cayó sobre los Árabes el cielo
    Y yacen sin sepulcro en tierra ajena!»
      Lanzó un grito Moraima, íntimo, agudo,
    Honda expresión de su profunda pena,
    Y cayó sin aliento entre los brazos
    De Aixa, que la abrazó por vez primera.
    Lívida, silenciosa, sosteniendo
    Á la infeliz Moraima con la fuerza
    Nerviosa del dolor, quedó Aixa un punto
    Los ojos con horror fijos en tierra.
    «¡Alahuakbar! ¡Dios grande!» exclamó al cabo:
    Y de su rostro por la tez morena
    Resbalaron dos lágrimas, dos solas:
    ¡Mas de lava y de hiel dos gotas eran!


VI

      Tórtola blanca de azulados ojos,
    Perla robada del peñón de Loja,
    Flor de la Alhambra, de su bosque ameno
          Cándida corza:

      Bella Sultana, creación aérea
    De mi alma triste que en los aires mora:
    ¿Dónde me ocultas tus celestes ojos,
          Garza paloma?

      Pálida estrella cuya luz no veo,
    Flor de quien busco el delicioso aroma
    ¿Dónde eres ida, mi gentil Moraima?
          ¿Quién te me roba?

      ¿Qué nube opaca tus estancias ciñe?
    ¿Qué genio infausto en su mansión se posa?
    ¿Por qué es hoy luto y soledad lo que antes
          Fué luz y gloria?

      ¿Qué maleficio de silencio y duelo
    De tus estancias el recinto colma,
    Que hasta la fuente que corría en ellas
          Seca está ahora?

      Tus frescos patios de arrayanes llenos,
    Tus ricos techos de marfil y concha,
    Tus camarines de labor morisca
          Yacen en sombra.

      ¿Dónde tus ojos que alumbrar solían
    Tus regias salas, imperial señora?
    ¿Dónde los sones de tus ya olvidadas
          Cántigas moras?

      ¡Ay! muda oprimes en letargo yerto
    Los almohadones de tu umbría alcoba:
    Sólo tu esclavo te sostiene, sólo
          Käel te llora.

      Duerme, Moraima, en tu letargo, duerme;
    No vuelvas nunca á las amargas horas
    Que las vigilias de tu vida aguardan
          Tempestüosas.

      Duerme y no vayas al salón sombrío,
    Donde Aixa escucha de Kaleb á solas
    Las de tu padre y de tu esposo aciagas
          Negras historias.

      Duerme y no vayas: á Kaleb no escuches,
    Hija sin padre, sin esposo esposa;
    Su voz aterra, su relato eriza:
          Duerme: no le oigas.

      Sér vaporoso, creación de un alma
    Que en sombras leves su pasión coloca,
    Hada que hechizas de mi amor poético
          La fe recóndita:

      Ven á mis brazos, de mis sueños hija;
    Ven: dame tu alma que el pesar desola,
    Y yo del sueño la hundiré en la sima
          Lóbrega y honda.

      Yo, que comprendo de las sombras vagas
    La lengua pura y la mortal congoja,
    Traeré á tu alma aletargada menos
          Fieras memorias.

      Ven: yo no quiero que tu sér errante
    Vague esta noche por las frías bóvedas
    De este palacio, que sangrientos sueños
          Sólo atesora.

      Sé que en la angustia de tu afán doliente
    Hasta el consuelo de mi amor te enoja;
    Mas ven al campo de las almas tristes
          Y melancólicas.

      Allí dormida soñarás quimeras
    Tristes y vagas, pero no angustiosas,
    Mientras relatan la fatal leyenda...
          Ven: no la oigas.

      Mas ¡ay! ¿quién puede interrumpir los daños
    De los pesares que al mortal acosan?
    Sufre y delira, vagarosa hija
          De mi alma loca.

      Tórtola triste que en el sauce umbrío
    Tu amor perdido solitaria lloras:
    Ráfaga helada que el ciprés gimiendo
          Lúgubre azotas:

      Són temeroso con que el mar airado
    Fiero amedrenta la desierta costa:
    Eco del viento que las huecas ruinas
          Cóncavo asordas,

      Dadme de vuestros funerales ruidos
    Las más siniestras y dolientes notas,
    Para que en torno de la Alhambra eleve
          Fúnebre trova.


VII ORIENTAL

      Sultana de la alegre Andalucía,
    Alcázar de la luz y de las flores,
          ¿Qué fué de la alegría
            De tus Señores?
          Encanto de los ojos,
          ¿Quién causa tus enojos?
    Espejo de la luz del medio día,
    Kiosko oriental de excelsos alminares,
          ¿Qué fué de la harmonía
            De tus cantares?

    Bellísima Granada,
    Tu luz está apagada,
    Los ojos celestiales
    Están bajo sus schales
    Su pecho dolorido
    Su voz es un gemido
    del cielo favorita,
    tu gloria está marchita:
    de tus doncellas moras
    llorando largas horas:
    suspira sin amores;
    su lecho ayer de flores

      Es lecho de agonía...
    Encanto de los ojos,
    ¿Quién causa tus enojos?
    Rosal del medio día,
    Nidal de ruiseñores,
    ¿Qué fué de la alegría
      De tus Señores?

    La Alhambra está desierta
    Cerrada está su puerta,
    Su fábrica altanera
    Y en ella la bandera
    No anuncian la victoria
    Los cánticos de gloria,
    y obscuros sus salones:
    cerrados sus balcones:
    la tempestad azota
    de Abú-Abdil no flota:
    sus áureos alminares:
    placer de sus hogares,

      Son ayes de agonía...
    Encanto de mis ojos,
    ¿Quién causa tus enojos?
    Rosal de Alejandría,
    Remedio de pesares,
    ¿Qué fué de la harmonía
      De tus cantares?

    ¡Oh mísera Granada!
    ¡Oh madre desolada!
    Tus hijos los más bravos,
    Ó muertos son, ó esclavos
    Abdil, flor de tus flores,
    Y están tus defensores
    ¡oh triste reina mora!
    ¡llora sin tregua, llora!
    amor de tus entrañas,
    detrás de tus montañas;
    no habita ya en Comares,
    sin tumba ó sin hogares.

          ¡Lamenta tu agonía,
    Sultana de la hermosa Andalucía!
          Mirab sin alminares,
          ¿Quién te dará harmonía
            Sin tus cantares?
    Espejo de la luz del medio día,
          Alcázar de las flores,
          ¿Quién te dará alegría
            Sin tus Señores?


VIII

    Es alta noche ya: muda y desierta
    Yace en tinieblas la oriental Alhambra;
    Ni una luz en sus altos ajimeces,
    Ni un paso, ni una voz en sus murallas.
    Granada está á sus pies, como ella obscura,
    Muda como ella, triste y solitaria:
    Ni una voz en el fondo de sus calles,
    Ni una luz en sus lóbregas ventanas.
    El peso del dolor y de la afrenta
    Y el ambiente letal de la desgracia
    La tienen, más que en sueño sumergida,
    En profundo sopor aletargada.
    El duelo universal que la circunda
    Los lamentos inútiles apaga,
    Y se oyen los gemidos solamente
    En la profunda soledad del alma.
    Todo es silencio la morisca Corte:
    Mas ¿quién no vierte en el silencio lágrimas?
    Allí llora la madre por el hijo,
    Por el hermano allí gime la hermana:
    La esposa llora su perdido esposo,
    Su cautivo galán llora la dama,
    El amigo la suerte del amigo...
    ¡Noche horrenda y fatal para Granada!
    Todos conocen la sangrienta historia,
    Y á su vez la magnánima Sultana
    Aixa, después de lamentarla, quiso
    Con pormenores amplios escucharla.
    La Madre de Abú-Abdil es una altiva
    Matrona, digna de la edad romana,
    Que en el momento de sentir las penas
    Reflexiona que debe dominarlas.
    Entregada á un dolor íntimo y mudo,
    Todo el día pasó sola en su estancia;
    Pero se dijo al fin: «Si está cautivo,
    Pensar debemos en que libre salga.»
    Y avisado Kaleb por un esclavo,
    Subió de noche al silencioso alcázar,
    Donde de oir la desastrosa historia
    Le esperaba impaciente la Sultana.
    «Habla, Kaleb, le dijo cuando á solas
    Se hallaron: cuenta la fatal jornada:
    Todo quiero saberlo en esta noche,
    Y Aláh, Kaleb, me alumbrará mañana.»
    Y he aquí que en el silencio de la noche,
    Relatando Kaleb y oyendo Aixa,
    En un salón del patio de Leones
    En este punto de la historia estaban.


IX KALEB


      «No era de día aún cuando empezamos
    Á salir del barranco, donde á obscuras
    Habíamos pasado aquella noche
    En profundo silencio. Las hileras
    De guerreros, cautivos y ganados
    Que cruzaban el valle, parecían
    Sobre las sendas cóncavas, movibles
    Serpientes gigantescas, á la escasa
    Claridad de los astros. Los enormes
    Peñascos dibujaban sobre un cielo
    Apenas azulado los contornos
    Deformes de sus crestas, en las cuales,
    Toda la noche oímos el siniestro
    Graznido de los buitres, y el aullido
    Temeroso del lobo, cuyos ojos
    Veíamos brillar entre las matas.
    Todos éramos hombres avezados
    Á las escenas de la guerra; pero
    Un no sé qué de pavoroso y triste
    Nos encogía el ánimo en aquella
    Melancólica noche, y caminábamos
    En lúgubre silencio: parecía
    Que iban á desplomarse los peñascos
    Sobre nuestras cabezas, y queríamos
    Salir cuanto antes del medroso valle.
    Dimos por fin en la llanura: el alba
    Comenzaba á clarear y distinguimos
    Los almenados muros de Lucena.
    Con los cautivos y la presa entonces
    Mil peones dejando y cien jinetes,
    Avanzamos, creyendo sorprenderla,
    Sobre la villa. Abú-Abdil, seguido
    De un escuadrón de jóvenes valientes
    Y ansiosos de renombre, se metieron
    Á escape por las huertas y arrabales.
    Ni un sér viviente se encontraba en ellos,
    Ni se abrió una ventana ni una puerta.
    Prevenidos sus cautos moradores,
    Se habían encerrado en el castillo.
    ¡Mas Aláh estaba allí!... Su faz airada
    Brilló tras de los muros y, en el punto
    En que tiñó la luz el horizonte,
    Se cubrieron de cascos de cristianos,
    Y una lluvia de dardos y de piedras
    Cayó sobre nosotros: los clarines
    Y tambores cristianos atronaron
    El viento, y la bandera de Castilla
    Se desplegó con insolente orgullo.
    «¡Al asalto!» gritó con voz de trueno
    El Rey Abú-Abdil, con una trompa
    Haciendo la señal. En el instante
    Se cubrieron de escalas las murallas,
    Y los turbantes moros blanquearon
    Envueltos con los cascos de Castilla
    Encima de los cóncavos adarves.
    ¡Ay! Aláh estaba allí contra nosotros,
    Sultana: era un león cada cristiano,
    Y los genios impuros del abismo
    Peleaban por ellos aquel día:
    Sus hachas y sus mazas con horrible
    Martilleo caían en las frentes
    De los escaladores, y rodaban
    Al foso con estruendo los cadáveres.
    «Señor, dijo Aly-Athár á vuestro hijo
    Que rugía de saña: es necesario
    Retirar nuestra gente: prevenidos
    Estaban, mas la tierra está tranquila
    Y no han hecho señal las atalayas.
    No tienen, pues, socorro, y con un sitio
    De un solo día se darán.» Oyóse
    Tocar á recoger, y comenzamos
    Á cejar. Una niebla blanquecina
    Traída por un viento de Occidente
    Enlutaba la atmósfera, impidiendo
    Ver á largas distancias. Los peones
    Que custodiaban el botín, mirándonos
    Volver, picaron las revueltas reses
    Y comenzaron á marchar, creyendo
    Ya abandonada nuestra empresa. Ahora
    Dispénsame, Sultana, si el desorden
    De mi dolor confunde mis palabras,
    Porque de mis ideas el tumulto
    No las deja mejor brotar del labio.
    ¡Ay! ¿cómo te diré lo que quisiera
    Olvidar para siempre?»--Sofocada
    Aquí la voz del Árabe, tomaron
    Una expresión siniestra sus miradas;
    Sus músculos temblaron sacudidos
    Por interior agitación, su cara
    Palideció, y al fin con hondo acento
    Y en el dialecto gutural del África,
    El lento é inharmónico relato
    Continuó así de la fatal jornada,
    Ora bajando el tono, ora elevándole
    Conforme la pasión que le agitaba.
    ¡Y era espantoso de escuchar su cuento,
    Y espantosas de ver sus exaltadas
    Actitudes y gestos, inspirados
    Por el rencor, la afrenta y la venganza!
    «En medio de la niebla, como turba
    De maléficos genios, los cristianos
    Salieron á nosotros: no les vimos
    Hasta que atravesados por sus flechas
    Cayeron los Muslimes. Su caballo
    Revolvió el Rey al punto, y todos dimos
    La cara á aquellos perros, que salían
    Por detrás á mordernos. Ya en desorden
    Les teníamos puestos, cuando, el aire
    Rasgando una trompeta castellana,
    Nos sentimos cargar por la derecha
    Por una tropa de jinetes: íbamos
    Á volvernos allí cuando, en el monte
    Que á nuestra izquierda se elevaba, oímos
    Un clarín italiano, y cada encina
    Brotó un cristiano caballero. Entonces,
    Con tan distintas señas confundido,
    Dijo Aly-Athár al Rey: «Esa trompeta,
    Señor, es Italiana: el estandarte
    Que traen aquellos otros no le he visto
    En batalla jamás: el mundo entero
    Creo que viene aquí sobre nosotros.»
    ¡Alahuakbar! ¡Sultana, estaba escrito!
    Cejábamos lidiando, en la esperanza
    De unirnos á los nuestros: mas al punto
    De mirar hacia atrás, vimos que todos
    Huían por los montes, torpemente
    El inmenso botín abandonando.
    «¡Volved, gritaba el Rey corriendo á ellos,
    Volved, desventurados, y á lo menos
    Sabed de quién huís.» ¡Voces inútiles!
    Otro tambor, doblando en la angostura
    Por donde huían, aumentó su miedo
    Y dieron como ciervos espantados
    Á correr por el valle. ¡Aláh potente!
    Obligados á huir los que quedábamos
    En rededor del Rey, le circuimos
    Y volvimos la espalda, descendiendo
    Hasta un angosto paso de la sierra:
    Un pelotón de nobles Granadinos,
    Caballeros leales que volvían
    Á buscar á su Rey, en él hallamos
    Protegiendo á los últimos peones
    De nuestro bando. El Rey volvió la cara
    Al llegar á la cóncava angostura,
    Y en un estrecho llano deteniéndose
    Nos dijo: «Retirémonos como hombres
    Que ceden á la suerte, mas no huyamos
    Como cobardes que la muerte temen.»
    Y metiendo al caballo las espuelas,
    Cargó sobre los perros Nazarenos
    Que nos seguían: á ampararle todos
    Nos lanzamos tras él, y los cristianos,
    Desordenados al tremendo empuje
    De los caballos árabes, nos dieron
    Tiempo para ganar las angosturas
    Donde en estrechas sendas imposible
    Les era acometernos; y emprendimos
    La peligrosa retirada á Loja.
    Los enemigos, pronto rehaciéndose,
    Entraron tras nosotros en la hondura
    Pisándonos las huellas; cinco leguas
    Combatiendo y marchando recorrimos
    Hasta el valle fatal de Algarinejo.
    Aquí el Genil, con las crecidas ancho,
    Segunda vez detuvo nuestra marcha:
    Nos arrojamos á vadearle y salvos
    Nuestros caballos á sacarnos iban
    Nadando vigorosos, cuando vimos
    Con ira y con terror que, á la ribera
    Bajando en rigurosa disciplina,
    Salía á recibirnos en sus lanzas
    Otro escuadrón cristiano, como un muro
    De hierro levantado en el camino.
    Su jefe, el gigantesco Don Alonso
    De Aguilar, á su frente sonreía
    Mirándonos salir de entre las aguas
    Con placer infernal; yo le había visto
    En mi cautividad y le tenía
    Bien presente. Dió el grito de ¡Santiago!
    Y aquel muro de hierro se nos vino
    Como un témpano encima. La pelea
    Fué horrenda. Con el agua á la cintura
    Los más, mucha la ira, el suelo escaso,
    Vinimos á las manos arrojando
    Las inútiles lanzas y acudimos
    Á los alfanjes y puñales; rojas
    Iban á poco del Genil las aguas.
    Yo peleaba junto al Rey: su brazo
    Era un rayo: sus ojos chispeaban
    Como carbones encendidos: sangre
    Le brotaban los labios, que rabioso
    Se mordía, y hendiendo, atropellando,
    No con la voz, con el esfuerzo heroico,
    Nos animaba á combatir sin tregua,
    Para morir con honra ante su vista.
    Mas he aquí que un cristiano que caído
    Se halló bajo de mí, tal vez creyendo
    Que era yo el Rey por mi caballo blanco,
    Le cortó los jarretes; dió un bramido
    El generoso bruto, y desplomándose
    Cayó sobre mi cuerpo, en torno mío
    Una laguna con la sangre haciendo
    Que sus arterias rotas derramaban.
    Pasaron sobre mí cien y cien veces
    Amigos y enemigos, sin que fuera
    Posible levantarme. Entonces, Aixa,
    ¡Aláh lo olvide! blasfemé, escupiendo
    Al cielo sin piedad para los Árabes:
    Y allí tendido, ahogado bajo el peso
    De los que sobre mí cayendo iban,
    Y recibiendo en mi lugar la muerte,
    Á quien en vano á veces invocaba,
    Vi caer á Aly-Athár, bajo el mandoble
    De Don Alonso. Con la frente hendida
    Á un tajo de su brazo formidable
    Cayó, más sin soltar la cimitarra,
    Aly-Athár en el río, y su cadáver
    Las turbias ondas del Genil sorbieron.
    ¡En el Edén los justos le reciban!
    Los que lidiar y perecer le vieron
    Su muerte llorarán mientras que vivan.
    Con él se hundió el valor de los Muslimes;
    Cuarenta caballeros que lidiaban
    Con el Rey, le dijeron á mi lado
    Defendiéndole: «Sálvate: nosotros
    Moriremos por ti. » Yo vi el semblante
    De tu hijo, surcado por dos lágrimas,
    Volverse á aquellos fieles caballeros
    Y lanzarse otra vez en la pelea
    Para morir con ellos. ¡Oh Sultana!
    Tu hijo es un Rey valiente que combate
    En la primera fila: es un Rey noble
    Que defiende á los suyos; pero temo
    Que sus tristes horóscopos se cumplan:
    Dios le abandona á su fatal estrella,
    Y por más que su aliento soberano
    Prodigios hace de valor humano,
    La fuerza de su sino le atropella.
      Persuadido por fin de que era inútil
    Ya su obstinada resistencia, tu hijo
    Arrojándose al agua, á su corriente
    Se abandonó: mis ojos le siguieron
    Con indecible afán: le vi alejarse:
    Le vi tocar en la ribera opuesta,
    Vi caer su caballo moribundo,
    Y le vi vacilante de fatiga
    Meterse en un jaral: le creí salvo.
    Mas ¡ay! á poco junto á mí sin armas
    Le vi pasar, á la merced de un jefe
    De quien iba cautivo. En su cimera
    No había ya una pluma, ni una hebilla
    Que encajara en su arnés, roto en cien partes.
    Lleno de sangre y de sudor el rostro,
    Reconocíle apenas: como un sueño
    Le vi alejarse, y el pesar, la ira,
    La vergüenza, el cansancio, me prensaron
    De angustia el corazón... pasó una nube
    De sangre ante mis ojos y, en la arena
    Caer dejando la cabeza inerte,
    Que para verle alcé, me eché sin pena
    En los brazos del ángel de la muerte.»

      Calló Kaleb y, el rostro con las manos
    Cubriéndose, lloró. Torva, sombría,
    La Sultana clavó sus negros ojos
    En el suelo, las lágrimas apenas
    Pudiendo contener que en las pupilas
    Sentía aglomerársela, y gran trecho
    Sin pestañear inmóvil se mantuvo,
    Porque no se la huyeran de los párpados.
    Tragóselas al fin, y sobre el hombro
    Poniendo de Kaleb su mano ardiente,
    Dijo: «Bien. ¿Y qué más?» El Moro alzando
    La cabeza y mostrando su semblante,
    Que surcaban las lágrimas, repuso:
    «¿Qué más he de decirte? Anochecía
    Ya cuando en mí torné. Tendí los ojos
    En rededor: cubierta la ribera
    Estaba de cadáveres: los buitres
    Aguardaban la ausencia de la vida
    De algunos que aun luchaban con la muerte
    Para cebarse en ellos, y en las breñas
    Aullaban ya los lobos. Mi caballo,
    Con las postreras ansias revolcándose,
    Se separó de mí, y á sus esfuerzos
    Desesperados, de los cuerpos libre
    Que pesaban sobre él, me había dejado
    Libre también á mí. Tendí mis miembros
    Entumecidos y probé mis fuerzas.
    Al movimiento que hice, vi los ojos
    De un Árabe tendido en mí fijarse.
    Era el valiente Ben-Osmín; el pecho
    Tenía atravesado por un dardo
    Que no pudo sacarse, y expiraba
    Con el valor sereno de los héroes.
    Me conoció, y al verme en pie llamóme:
    «Toma (me dijo el infeliz), si vives
    »Y vuelves á Granada, da esa trenza
    »De sus cabellos á Jarifa, y dila
    »Que es mi sangre la sangre en que empapada
    »Se la envío, y que ya no espere verme
    »Sino en el Paraíso;» y alargándome
    La trenza con la mano ensangrentada,
    «Toma,» me dijo, y se tendió, cerrando
    Los ojos para siempre. Apoderarme
    Logró al fin de un caballo sin jinete,
    Y echando por lo espeso de la sierra,
    Corrí en un día lo que anduve en siete,
    Hasta salir de tan infausta tierra.»

      «¡Alahuakbar! Dios es de los destinos
    Señor, exclamó Aixa. Ven mañana
    Al trasponer el sol á este aposento:
    Temo á los inconstantes Granadinos,
    Y necesito meditar mi intento:
    Mañana le sabrás.--Adiós, Sultana.»
    Dijo Kaleb, y hacia la puerta un paso
    Dió: mas al levantar de su cortina
    El cairelado azul pérsico raso,
    Permaneció Kaleb sin movimiento,
    Cual si viera en la cámara vecina
    Alguna aparición. Su macilento
    Rostro volviendo á él, dijo la Mora:
    «¿Qué es lo que tal admiración te inspira?»
    Kaleb, ante su vista indagadora,
    Descorriendo el tapiz, la dijo: «Mira.»


X

      Más pálida que el mármol de la fuente
    Donde apoya su brazo nacarino,
    Más triste que la voz con que doliente
    Gime en la costa el pájaro marino
    Cuando cercano el temporal presiente,
    En la ancha pila del jardín vecino
    Contemplaba Moraima silenciosa
    La triste imagen de su faz llorosa.

      Suelto el cabello, que á merced del viento
    Por los desnudos hombros ondulaba,
    En el agua, al reflejo amarillento
    De una lámpara de oro, se miraba.
    Su cuerpo sin acción, sin movimiento
    Sus enclavados ojos, semejaba
    Su blanca y melancólica figura
    Añadida á la fuente una escultura.

      Á la luz que su lámpara destella,
    Su rostro con asombro contemplaron
    Aixa y Kaleb, y con callada huella
    Á la infeliz Moraima se acercaron
    Solícitos: mas ¡ay! inmóvil ella,
    Ni les vió ni sintió cuando llegaron:
    «Duerme, dijo Aixa que tenaz la mira:
    --No duerme, dijo el Árabe: delira.»

      Delirando, Moraima el ojo atento
    De la taza de mármol no quitaba,
    La imagen de su rostro macilento
    Contemplando que el agua reflejaba;
    Y al fin, con un suspiro y con acento
    Cuya tristeza el alma traspasaba,
    Con el mirar en ella siempre fijo,
    Así á su imagen transparente dijo:

      «¿Quién eres tú que pálida me miras
    »Debajo de la trémula corriente?
    »¿Quién eres tú que como yo suspiras
    »Con triste faz y en ademán doliente?
    »¿Eres algún espíritu que giras
    »Por los senos del agua transparente,
    »En pos del bien á quien perdido lloras,
    »Y en el lugar en que se oculta ignoras?

      »¡Ay! no le busques, sombra enamorada:
    »No te fatigues más, alma perdida.
    »Vete, sombra: ya amor no hay en Granada:
    »Alma, vete: en Granada ya no hay vida.
    »Mira: yo estoy también abandonada
    »Como tú, y en el alma estoy herida:
    »¡Ay! yo busco también á los que adoro
    »Y el sitio en donde están como tú ignoro.

      »Mas ¿por ventura buscas á tu esposo?
    »¿Á tu padre tal vez? Los dos se han ido.
    »El Cielo estaba obscuro y tempestuoso,
    »Rugía el huracán cuando han partido.
    »Iban á pelear: era forzoso:
    »La tempestad allá les ha cogido...
    »¿Padres y esposos buscas? ¡insensata!
    »Míralos... el Genil les arrebata.

      »Vete, pues: aún no han vuelto de Lucena.
    »Mas ¿por qué así me miras, sombra vana?
    »No me mires así: me causas pena.
    »¿Quién eres?... mas ¿te ríes? ¡Ah villana!
    »¡Tú eres alguna esclava nazarena!
    »Sí, sí: ¡Tú eres la pérfida cristiana!
    »Que me le hechiza el corazón ahora
    »¡Con su infernal amor!... toma, traidora.»

      Dijo y tiró la lámpara á la fuente:
    Con hueco són al sumergirse en ella,
    El agua helada salpicó su frente.
    Quedó en tinieblas el jardín: la bella
    Y enamorada aparición doliente
    Se disipó, sintiéndose su huella
    Primero del jardín entre las flores,
    Y luego en los sombríos corredores.



LIBRO NOVENO



PRIMERA PARTE

                            Yo era ayer como luna llena y esplendorosa
                          y hoy soy como estrella que desaparece.

                                      AZZ-EDDIN ELMOCADDESSI.



INTRODUCCIÓN


      ¿Qué sabe el corazón lo que desea?
    ¿Qué sabe de su mal ni su ventura?
    Nada le satisface que posea:
    Cuando no tiene, poseer procura;
    No hay fealdad que, como ajena sea,
    No tenga para si por hermosura:
    No tiene bien que mal no le parezca,
    Imposible no ve que no apetezca.

      Tal anhela respetos y se infama:
    Tal blasona de honor y se envilece;
    Aquél cree que aborrece lo que ama,
    Cree que repugna aquél lo que apetece;
    Éste recoge lo que aquél derrama,
    Consigue el otro lo que no merece;
    ¡Oh miserable corazón humano,
    Como de polvo vil mísero y vano!

      ¡Mísero corazón que juzga eterno
    Todo lo deleznable y quebradizo,
    Y sumiso lo adora y lo ama tierno;
    Que ciego, pertinaz, antojadizo,
    Equivoca el Edén con el Averno
    Y el milagro real con el hechizo!
    ¡Mísero corazón que diviniza
    Todo lo que es como él polvo y ceniza!

      ¿Quién dijo: «no lo haré» que no lo hiciera,
    Ni quién «no lo amaré» que no lo amara?
    ¿Quién hubo que por ver no se perdiera,
    Ni quién que por burlar no se burlara?
    ¿Qué afición no empezó débil quimera
    Y no acabó pasión que avasallara?
    ¡Mísero corazón que nada sabe,
    Y de quien solo Dios tiene la llave!

      Una carta, un recuerdo ó un suspiro
    Hacen en sus instintos y aficiones
    Tomar al corazón diverso giro,
    Distinta fe, distintas opiniones.
    Unas horas de ausencia ó de retiro
    Cambian las simpatías en pasiones,
    Y un dulce y solitario pensamiento
    Da á una pasión volcánica alimento.

      Una pasión que cambia nuestra esencia,
    Una pasión que va con nuestra vida,
    Que corroe voraz nuestra existencia:
    Por cuyo ardiente amor todo se olvida,
    El deber, el honor y la conciencia,
    El padre tierno y la mujer querida:
    Una pasión que forma nuestra suerte,
    Nuestra fe, nuestra vida, nuestra muerte.

      Y esa pasión preñada de misterios,
    De crímenes tal vez é infamias llena,
    Que pierde las familias, los imperios,
    Que las almas sacrílega condena,
    Es la historia de entrambos hemisferios:
    Oña, Clorinda, Deyanira, Elena,
    Cleopatra, Raquel, Dido y Lucrecia,
    Son las de España, Italia, Egipto y Grecia.

      ¿Qué cosa empero es el amor? Se ignora.
    Es un grande placer ó un dolor grave,
    Que dicha ó mal eternos atesora.
    ¿Cómo viene ó se va? Nadie lo sabe,
    Aparece y se extingue en una hora:
    En ningún sér está y en todos cabe;
    Los poetas le cantan y le cuentan:
    Los pueblos le maldicen y lamentan.

      Dios, sin embargo, dámosle no pudo
    Como pasión desoladora y fiera,
    Sino de la tristeza para escudo,
    De esperanza y de fe como bandera.
    Dios no creó el amor torpe y sañudo
    Que desola, emponzoña y desespera,
    Sino el amor feliz, íntimo y tierno,
    Memoria y prenda de su amor eterno.

      El hombre imbécil, cuya torpe mano
    Mancha é impurifica cuanto toca,
    Fué el que hizo de un instinto soberano
    Una pasión desaforada y loca.
    Del hombre ha sido el corazón villano,
    Del hombre ha sido la profana boca,
    Los que del dón mejor del alto cielo
    Han hecho un germen de miseria y duelo.

      De ella luego el infierno apoderado,
    Contra el hombre volvió sus beneficios:
    Hechizó al corazón enamorado
    De su amor con los torpes maleficios:
    Le arrastró con su amor desesperado
    Á los más insensatos sacrificios,
    Y le inmoló su honor, su fe, su calma,
    Y, renunciando á Dios, vendió su alma.

      Misteriosa pasión devastadora,
    Inexplicable, incomprensible, insana,
    Voy á lanzarme en tu región ahora.
    Yo, en el templo de amor alma profana,
    Yo, cuya inspiración amó hasta ahora
    Las bellas sombras de la edad lejana,
    Voy á hundirme en la sima en que se encierra
    El infierno á que amor llama la tierra.

      Pasión irresistible, cuya esencia
    Se compone de hiel y fuego y lava,
    Cuyo instinto feroz con complacencia
    Al alma ve del corazón esclava,
    Cuyo aliento letal de la existencia
    Consume el germen y el vigor acaba;
    Vil pasión de la fe competidora,
    Tú sola puedes inspirarme ahora.

      Ven, pues, á germinar en mi garganta
    El secreto poder de los hechizos
    Con que tu magia al universo encanta:
    En mis palabras pon los bebedizos
    Con que al amor tu espíritu amamanta,
    Con que hace á los creyentes tornadizos;
    Para cantarte, en fin, pon en mi seno
    De tu esencia infernal todo el veneno.

      Corazón de Boabdil, ante mis ojos
    El libro pon de tu secreta historia;
    Dame á leer los sueños, los antojos
    Que te hicieron perder imperio y gloria,
    Que de Dios te atrajeron los enojos,
    Que mancharon tu vida y tu memoria,
    Que te dieron al fin fatal y obscura
    Muerte sin funeral ni sepultura.

      ¡Venid á mis conjuros!, yo os evoco,
    Sombras enamoradas de Baena;
    Almas á quienes dió por su amor loco
    Lecho la eternidad, la vida pena;
    Tú, hermosa, á cuyo amor faltó bien poco
    Para abrazar traidor la fe agarena,
    Y tú, africano Rey, cuya alma insana
    Vendió su corazón á una cristiana.

      Á la vida volved por un momento:
    Recobrad vuestro sér á mi conjuro,
    Vuestra faz, vuestra voz y movimiento:
    Mas sólo lo poético y lo puro
    De vuestro sér tomad, y al pensamiento
    Mostraos á través del tiempo obscuro
    Como fantasmas blancos y halagüeños,
    Cual sombras puras de encantados sueños.



I

      Descuella del castillo de Baena
    La torre superior del homenaje
    Sobre las otras torres de su fábrica,
    Cual pino erguido sobre humildes sauces.
    Compónese esta antigua fortaleza
    De un vasto cuadrilátero que, iguales,
    Flanquean cuatro torres, que en sus ángulos
    Colocadas se ven y equidistantes,
    Y á las que unen de robustos muros
    Cuatro sólidos lienzos, según arte
    Militar de aquel tiempo, coronados
    De almenas, aspilleras y baluartes.
    De cada lienzo en la extensión, esbeltos,
    Cuatro torreoncillos sobresalen,
    Que á la par que duplican la defensa,
    Dan adorno á su fábrica elegante.
    Estos lindos y aéreos torreones
    Del muro en la mitad toman arranque,
    Y en él apoyan sus ligeros cubos
    Rematando en graciosas espirales,
    Y, en el muro colgados, asemejan
    Borlones de arabesco cortinaje,
    Y sus cabezas almenadas, nidos
    De cigüeñas y de águilas rëales.
    En medio de esta fábrica se eleva
    La torre principal, de la que parten
    Cuatro arcadas que, uniéndola á los muros,
    Su comunicación mantienen fácil.
    Dividida en dos cuerpos esta torre,
    Concluye el inferior en un adarve
    Sobre el que cuatro puentes levadizos
    Dejan aislada la maciza base:
    De modo que si en caso de un asalto
    Los muros exteriores se ganasen,
    Aun quedarán sus bravos defensores
    Señores de su centro inexpugnable.
    Del cuerpo superior se alza orgullosa
    La cabeza magnífica y gigante,
    Ceñida de almenados torreones
    En que ondea de Cabra el estandarte:
    Y le cerca, partido por los puentes,
    Hermoseando los sólidos adarves,
    Un cinturón de huertos y jardines,
    Copia gentil de los pensiles árabes.
    Recreo de sus nobles Castellanos,
    Cuando tiempo les dejan sus afanes
    Guerreros ó políticos, en ellos
    Se entregan á domésticos solaces.
    La Condensa de Cabra al fin del día
    Á sus floridos cenadores sale,
    Y sus hijas en ellos de preciosas
    Plantas cultivan tiestos á millares.
    Y desde lejos á las dos hermanas
    Viendo vagar entre sus flores y árboles,
    Tal vez las cree el patán supersticioso
    Del castillo los genios tutelares.

      Tal es la fortaleza de Baena
    Cuya historia es famosa en los romances,
    Y á cuya antigua fábrica del mío
    La descosida narración nos trae.



II

      Es una noche clara en que ilumina
    El firmamento azul la luna llena,
    Con esa luz templada y argentina
    Que extiende por la atmósfera serena
    Un velo de fantástica neblina.
    Las torres del castillo de Baena
    Vense á su tibia claridad distintas,
    Tomando en ella nacaradas tintas.

      En paz reposa el señorial castillo;
    Todo tranquilo en su recinto calla:
    Del vigía que vela en el rastrillo
    Y el centinela puesto en la muralla,
    De las móviles armas radia el brillo:
    Todo cerrado y barreado se halla;
    No hay más que una ventana que no encaje
    En la torre feudal del homenaje.

      De ella asomado á la robusta reja
    Contempla la campiña un prisionero,
    Y á su ánima vagar por ella deja,
    Dando un solaz mezquino y pasajero
    Al rudo afán que el corazón le aqueja,
    Y al pie de su ventana un ballestero
    Vigila en el adarve, murmurando
    La estrofa de un cantar de cuando en cuando.

      Mas no es tan sólo al campo á lo que mira,
    Sin duda, el melancólico cautivo;
    Ni es para la aflicción con que suspira
    La libertad el solo lenitivo.
    Lo que espera no es, ni á lo que aspira,
    Seña exterior, ni á verse fugitivo:
    Su esperanza tal vez está pendiente
    En un balcón del torreón de Oriente.

      De él su mirada pertinaz no quita,
    De su reja teniéndole frontero:
    Mas que sorprenda cuidadoso evita
    Su mirada el sombrío ballestero,
    Cuya curiosidad acaso excita
    La vigilia tenaz del prisionero;
    Es ya empero la noche bien entrada
    Y nada justifica su mirada.

      La media noche al fin cantó el vigía,
    Cuando he aquí que del balcón del muro
    Lentamente se abrió la celosía;
    Hundióse de su cárcel en lo obscuro
    Al ver el prisionero que se abría,
    Y á poco en la región del aire puro,
    De una guzla morisca acompañada,
    Se derramó una voz á ella acordada.

      Y bien fuera por seña convenida,
    Ó por acaso inmeditado fuera,
    La guzla tras la reja fué tañida,
    Del balcón al abrirse la vidriera:
    Mas entonada por azar ú oída
    Desde el balcón por alguien que la espera,
    El cautivo esta cántiga entonaba,
    Y hasta el balcón el viento la llevaba.


SERENATA MORISCA

    ESTRIBILLO

      Azucena--de Baena,
    Abre tus hojas al sol del día:
    Desdeñosa--Nazarena,
    Abre á mi canto tu celosía:
    Abre, Sultana del alma mía.

    1.ª

      Sultana hermosa de los jardines,
    Ramo de mirra, tazón de flores,
    Bajo la huella de tus chapines
    Nacen rosales, mirto y jazmines:
    En cuyas ramas llenas de olores
    Hacen su nido los colorines,
    Duermen los genios de los amores,
    Y buscan sombra los serafines.
      ¿Dónde hay belleza de criatura
    Que se compare con tu hermosura?
        Tienes el cuello airoso
          De la paloma,
        Y el aliento oloroso
          Como el aroma;
          Tus ojos puros
        Son ojos de gazela,
          Dulces y obscuros.
          Cristiana bella,
    Por ver un rayo de tu mirada,
    Sentir tu aliento, seguir tu huella,
          Yo te daría
    El mejor carmen de mi Granada,
    Mi mejor torre de Andalucía.

    ESTRIBILLO

      Azucena--de Baena,
    Abre tus hojas al sol del día:
    Desdeñosa--Nazarena,
    Abre á mi canto tu celosía:
    Abre, Sultana del alma mía.

    2.ª

      Sultana, hermana de las huríes,
    Que los jardines del cielo moran,
    Tus dos mejillas son carmesíes
    Como granadas que se coloran;
    Tus labios rojos como rubíes,
    Y me parecen cuando sonríes
    Los dientes puros que en sí atesoran,
    Corderos blancos entre alhelíes.
      ¿Quién es el hombre que te merece?
    ¿Quién la que hermosa te se parece?
        Tu cintura es esbelta
          Como las palmas;
        Tu cabellera suelta,
          Red de las almas;
          Suave tu acento
        Como el rumor del agua
          Y el són del viento.
          Cristiana hermosa,
    De tus cabellos por solo un rizo,
    Por tu sonrisa más desdeñosa,
          Yo te daría
    Mi castillejo más fronterizo,
    Mi mejor puerto de Andalucía.

    ESTRIBILLO

      Azucena--de Baena,
    Abre tus hojas al sol del día:
    Desdeñosa--Nazarena,
    Abre á mi canto tu celosía:
    Abre, Sultana del alma mía.

    3.ª

      Si tú admitieras, linda cristiana,
    Las verdaderas creencias mías,
    Á mi suntuosa corte africana
    Como mi esposa me seguirías.
    Tendrías fiestas todos los días,
    Sortija y toros cada semana,
    Y en mis palacios habitarías
    De mis vasallos como Sultana.
      ¿Quién no te hablara puesto de hinojos?
    ¿Quién en ti osara poner los ojos?
          Garza sobre una peña
            Mal anidada,
          Ven conmigo á ser dueña
            De mi Granada.
            Vuela sin ruido,
          Las torres del Alhambra
            Serán tu nido.
            Bella cristiana,
    Si te vinieras á ser mi esposa,
    Para que fueras sola y Sultana
            Yo te daría
    Para tu esclava mi alma amorosa,
    Para tu alcázar mi Andalucía.

    ESTRIBILLO

      Azucena--de Baena,
    Abre tus hojas al sol del día:
    Desdeñosa--Nazarena,
    Ven á ser Reina de Andalucía.
    Ven ¡oh Sultana del alma mía!

      Así dando la voz y el instrumento
    El amante cantar por concluído,
    Calló la guzla y expiró el acento:
    De sus últimas notas el sonido
    Fugaz el eco remedó en el viento
    Con un suave y dulcísimo gemido.
    Y al perderse en el aire la harmonía,
    Se cerró del balcón la celosía.


           Fin de los versos contenidos en el tomo segundo.



Zorrilla no pasó de aquí en su composición del POEMA Á GRANADA. Durante
los cuarenta años transcurridos desde que imprimió esos últimos versos
hasta su muerte, ofrecía continuar la obra, á veces dando á entender
que iba á constar de varios tomos, á veces de sólo un tercero, que dejó
anunciado en este segundo como próximo á publicarse. Sin embargo, ni en
las lecturas privadas que hacía constantemente de sus composiciones, ni
en los apuntes ó fragmentos de ellas que se han encontrado entre sus
papeles, figuraron nunca trozos inéditos del POEMA ó proyectos alusivos
á su desarrollo y terminación. Últimamente, cuando en 1889 el poeta fué
coronado en Granada, dijo que si se le alojaba un año en la Alhambra
escribiría ese tomo tercero, sobre el cual fundaba muchas ilusiones,
aunque no se detuvo á explicarlas, ni menos á indicar los resortes
artísticos de que iba á valerse.

Es, pues, de presumir que Zorrilla llevaba en su cerebro el POEMA,
y en disposición á toda hora de vaciarlo sobre el papel sin grandes
preparaciones, como sin ellas había vaciado tantos miles de versos en
leyendas, odas, dramas y romances, más pronto quizá compuestos que
concebidos. Todo puede creerse de su oriental fantasía, que esta vez se
cansó, por desgracia, antes de concluir una obra guardada para sí sola
en los anales del Parnaso español.

[Ilustración]



                                ÍNDICE
                                DE LOS
       TÍTULOS CORRESPONDIENTES Á LAS DIVERSAS PARTES DEL POEMA


                             TOMO PRIMERO

                  DEDICATORIA Á DON BARTOLOMÉ MURIEL

                                                                 PÁGINAS

  Fantasía                                                          17

  Las dos luces                                                     31

  Inspiración                                                       44


                          LEYENDA DE AL-HAMAR

  _Libro de los sueños_                                             49

  _Libro de las Perlas_                                             69

  _Libro de los Alcázares_                                          95

      Alhambra                                                     100

      Generalife                                                   103

      Al-Hamar en sus Alcázares                                    109

  _Libro de los espíritus._

      Recuerdos                                                    117

      La carrera                                                   127

  _Libro de las Nieves._

      Inspiración                                                  147

      La carrera                                                   151

      Alcázar de Azäel                                             162


                            GRANADA.--POEMA

  _Libro primero.--Exposición._

      Invocación                                                   191

      Narración                                                    205

  _Libro segundo.--Las Sultanas._

      El camarín de Lindaraja                                      223

      El salón de Comares                                          251

  _Libro tercero.--Zahara._

      Gonzalo Arias de Saavedra                                    263



  TOMO SEGUNDO


  Invocación                                                         5


  _Libro cuarto.--Azäel._                                            9


  _Libro quinto._

      Introducción                                                  67

      Narración                                                     71


  _Libro sexto._

      Las torres de la Alhambra                                    117

      Narración                                                    122


  _Libro séptimo._                                                 189


  _Libro octavo.--Delirios._                                       227

      Oriental                                                     253

      Kaleb                                                        258


  _Libro noveno._

      Introducción                                                 275

      Serenata morisca                                             287


                         FIN DEL TOMO SEGUNDO





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Granada, Poema Oriental, Tomo II" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home