Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Teatro selecto, tomo 3 de 4
Author: Calderón de la Barca, Pedro
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Teatro selecto, tomo 3 de 4" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



(This file was produced from images generously made


NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * Las cursivas se muestran entre _subrayados_ y las versalitas se
    han convertido a MAYÚSCULAS.

  * Los errores de imprenta han sido corregidos sin avisar. Para su
    detección se han tenido en cuenta otras ediciones de estos dramas.

  * Se ha respetado la ortografía original. También se han respetado las
    inconsistencias en la acentuación, aunque se han añadido algunas
    tildes a las mayúsculas para deshacer ambigüedades.

  * Se han reparado los emparejamientos de los signos de admiración
    e interrogación.

  * Las notas a pie de página se han renumerado y colocado tras el
    párrafo o la estrofa en que se encuentra la llamada.

  * En el original impreso, las indicaciones o acotaciones escénicas se
    distinguen del texto principal por su menor tamaño. En esta
    transcripción se presentan en cursiva.



  TEATRO SELECTO
  DE
  CALDERÓN DE LA BARCA.



ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO «SUCESORES DE RIVADENEYRA»,

Paseo de San Vicente, 20.



  TEATRO SELECTO
  DE
  CALDERÓN DE LA BARCA

  PRECEDIDO DE UN ESTUDIO CRÍTICO
  DE
  D. MARCELINO MENÉNDEZ PELAYO


  TOMO III
  COMEDIAS DE CAPA Y ESPADA

  CASA CON DOS PUERTAS MALA ES DE GUARDAR.
  LA DAMA DUENDE.
  NO HAY BURLAS CON EL AMOR.
  MAÑANAS DE ABRIL Y MAYO.


  MADRID
  LIBRERÍA DE LA VIUDA DE HERNANDO Y C.ª
  CALLE DEL ARENAL, NÚM. 11
  1887



  CASA CON DOS PUERTAS
  MALA ES DE GUARDAR.



PERSONAS.


  D. FÉLIX, _galan_.
  LISARDO, _galan_.
  FABIO, _viejo_.
  CALABAZAS, _lacayo_.
  HERRERA, _escudero_.
  LAURA, _dama_.
  MARCELA, _dama_.
  SILVIA, _criada_.
  CELIA, _criada_.
  LELIO, _criado_.
  _Criados._


La escena pasa en Ocaña.



JORNADA PRIMERA.


Campo á la entrada de la villa.

ESCENA PRIMERA.

MARCELA Y SILVIA, _con mantos, como recelándose; detras_ LISARDO,
CALABAZAS.

MARCELA.

  ¿Vienen tras nosotras?

SILVIA.

  Sí.

MARCELA.

  Pues párate.—Caballeros,
  Desde aquí habeis de volveros,
  No habeis de pasar de aquí;
  Porque si intentais así
  Saber quién soy, intentais
  Que no vuelva donde estais
  Otra vez; y si esto no
  Basta, volveos porque yo
  Os suplico que os volvais.

LISARDO.

  Difícilmente pudiera
  Conseguir, señora, el sol
  Que la flor del girasol
  Su resplandor no siguiera:
  Difícilmente quisiera
  El norte, fija luz clara,
  Que el iman no le mirara;
  Y el iman difícilmente
  Intentara que obediente
  El acero le dejara.
  Si sol es vuestro esplendor,
  Girasol la dicha mia;
  Si norte vuestra porfía,
  Piedra iman es mi dolor;
  Si es iman vuestro rigor,
  Acero mi ardor severo;
  Pues ¿cómo quedarme espero,
  Cuando veo que se van
  Mi sol, mi norte y mi iman,
  Siendo flor, piedra y acero?

MARCELA.

  A esa flor hermosa y bella
  Términos el dia concede,
  Bien como á esa piedra puede
  Concederlos una estrella:
  Y pues él se ausenta y ella,
  No culpeis la ausencia mia;
  Decid á vuestra porfía,
  Piedra, acero ó girasol,
  Que es de noche para el sol,
  Para la estrella de dia.
  Y quedaos aquí, porqué
  Si este secreto apurais,
  Y á saber quién soy llegais.
  Nunca á veros volveré
  A aqueste sitio, que fué
  Campaña de nuestro duelo;
  Y puesto que mi desvelo
  Me trae á veros aquí,
  Crêd de mí que importa así.

LISARDO.

  De vuestro recato apelo,
  Señora, á mi voluntad;
  Y supuesto que sería
  No seguiros cortesía,
  Tambien será necedad.
  Necio ó descortés, mirad
  Cuál mayor defecto es;
  Vereis que el de necio, pues
  No se enmienda; y así, á precio
  De no ser, señora, necio,
  Tengo de ser descortés.
  Seis auroras esta aurora
  Hace que en este camino
  Ciego el amor os previno,
  Para ser mi salteadora:
  Tantas há que á aquella hora
  Os hallo á la luz primera,
  Oculto sol de su esfera,
  De su campo rebozada
  Ninfa, deidad ignorada
  De su hermosa primavera.
  Vos me llamasteis, primero
  Que á hablaros llegara yo;
  Que no me atreviera, no,
  Tan de paso y forastero.
  Con estilo lisonjero,
  Aspid ya de sus verdores,
  No deidad de sus primores,
  Desde entónces fuisteis; pues
  Aspid, que no deidad, es
  Quien da muerte entre las flores.
  Dijísteisme que volviera
  Otra mañana á este prado,
  Y puntual mi cuidado
  Me trajo como á mi esfera.
  No adelanté la primera
  Ocasion; porque bastante
  No fué mi ruego constante
  A que corriese la fe
  (Que adora lo que no ve)
  Ese velo de delante.
  Viendo, pues, que siempre es nuevo
  El riesgo, y el favor no,
  Quiero á mí deberme yo
  Lo que á vuestra luz no debo;
  Y así á seguiros me atrevo,
  Que hoy he de veros ó ver
  Quién sois.

MARCELA.

              Hoy no puede ser,
  Y así dejadme por hoy;
  Que yo mi palabra os doy
  De que muy presto saber
  Podais mi casa, y entrar
  A verme en ella.

CALAB.

  _(A Silvia.)_    ¿Y á ella,
  Doncella de esa doncella
  (La verdad en su lugar,
  Que yo no quiero infernar
  Mi alma), hay cosa que la obligue
  A taparse?

SILVIA.

             Y si me sigue,
  Tenga por muy cierto...

CALAB.

                          ¿Qué?

SILVIA.

  Que me persigue; porqué
  Quien me sigue, me persigue.

CALAB.

  ¡Ya sé el caso, vive Dios!

SILVIA.

  ¿Qué va que no le declaras?

CALAB.

  Muy malditísimas caras
  Debeis de tener las dos.

SILVIA.

  Mucho mejores que vos.

CALAB.

  Y está bien encarecido,
  Porque yo soy un Cupido.

SILVIA.

  Cupido somos yo y tú.

CALAB.

  ¿Cómo?

SILVIA.

         Yo el pido y tú el cu.

CALAB.

  No me está bien el partido.

MARCELA.

  _(A Lisardo.)_ Esto os vuelvo á asegurar
  Otra vez.

LISARDO.

            Pues ¿qué fianza
  Le dejais á mi esperanza
  De las dos que he de lograr?

MARCELA.

  _(Descúbrese.)_ La de dejarme mirar.

LISARDO.

  Usar de esa alevosía,
  Para turbar mi osadía,
  Ha sido traicion, pues ya
  Viéndôs, ¿cómo os dejará,
  Quien sin veros os seguia?

MARCELA.

  Quedad, pues, de mí seguro
  Que en breve tiempo sabreis
  Mi casa, y entendereis
  Cuánto serviros procuro.
  Esto otra vez aseguro.

LISARDO.

  Ya en seguiros soy de hielo.

MARCELA.

  Y yo sin algun recelo,
  De que agradecida estoy,
  Por esta calle me voy.

LISARDO.

  Id con Dios.

MARCELA.

  Guárdeos el cielo.

_(Vanse las dos.)_


ESCENA II.

LISARDO, CALABAZAS.

CALAB.

  ¡Linda tramoya, señor!
  Sigámosla, hasta saber
  Quién ha sido una mujer
  Tan embustera.

LISARDO.

                 Es error,
  Calabazas, si en rigor
  Ella se recata así,
  Seguirla.

CALAB.

            ¿Eso dices?

LISARDO.

                        Sí.

CALAB.

  Vive Dios, que la siguiera
  Yo, aunque hasta el infierno fuera.

LISARDO.

  ¿Qué me debe, necio, dí,
  De haber cuatro dias hablado
  Conmigo en este lugar,
  Para darla yo un pesar,
  De quien ella se ha guardado?

CALAB.

  Debe el haber madrugado
  Estos dias.

LISARDO.

              Ya que estamos
  Solos, y que así quedamos,
  Sobre lo que podrá ser
  Tan recatada mujer,
  Discurramos.

CALAB.

               Discurramos.
  Díme tú, ¿qué has presumido,
  De lo que has visto y notado?

LISARDO.

  De estilo tan bien hablado,
  De traje tan bien vestido,
  Lo que he pensado y creido
  Es, que esta debe de ser
  Alguna noble mujer,
  Que, donde no es conocida,
  Disimulada y fingida
  Gusta de hablar y de ver,
  Y por forastero á mí
  Para este efecto eligió.

CALAB.

  Mucho mejor pienso yo.

LISARDO.

  Pues no te detengas, dí.

CALAB.

  Mujer que se viene así
  A hablar con quien no la vea,
  Donde ostentarse desea
  Bachillera é importuna,
  Que me maten si no es una
  Muy discretísima fea,
  Que por el pico ha querido
  Pescarnos.

LISARDO.

             ¿Y si la hubiera
  Visto yo, y un ángel fuera?

CALAB.

  ¡Vive Dios, que me has cogido!
  La Dama Duende habrá sido,
  Que volver á vivir quiere.

LISARDO.

  Aun bien, sea lo que fuere,
  Que mañana se sabrá.

CALAB.

  ¿Luego crees que vendrá
  Mañana?

LISARDO.

          Si no viniere,
  Poco ó nada habrá perdido
  La necia esperanza mia.

CALAB.

  El madrugar otro dia
  ¿Poca pérdida habrá sido?

LISARDO.

  El negocio á que he venido
  A madrugar me ha obligado;
  No lo debo á este cuidado.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Félix.

ESCENA III.

LISARDO, CALABAZAS; _y luego_ DON FÉLIX, HERRERA.

CALAB.

  Cerca de casa vivió,
  Pues de vista se perdió
  Cuando á casa hemos llegado.

LISARDO.

  Y tarde debe de ser.

CALAB.

  Sí, pues vistiéndose sale
  Quien á los dos nos mantiene,
  Sin ser los dos justas reales.

_(Salen Don Félix y Herrera.)_

LISARDO.

  Don Félix, bésôs las manos.

D. FÉLIX.

  El cielo, Lisardo, os guarde.

LISARDO.

  ¿Tan de mañana vestido?

D. FÉLIX.

  Un cuidado, que me trae
  Desvelado, no permite
  Que sosiegue ni descanse.
  Pero vos, que os admirais
  De que á esta hora me levante,
  ¿No me dijisteis anoche
  Que á dar unos memoriales
  Habiais de ir á Aranjuez?
  ¿Pues cómo á Ocaña os tornasteis
  Desde el camino?

LISARDO.

                   Si bien
  Me acuerdo, regla es del arte
  Que la pregunta y respuesta
  Siempre un mismo caso guarden;
  Y puesto que á mi pregunta
  Fué la respuesta más fácil
  Un cuidado, de la vuestra
  Otro cuidado me saque,
  Que es quien á Ocaña me vuelve.

D. FÉLIX.

  ¿Apénas ayer llegasteis,
  Y hoy teneis cuidado?

LISARDO.

                        Sí.

D. FÉLIX.

  Pues por obligaros ántes
  Que me obligueis á decirle,
  Este es el mio: escuchadme.

CALAB.

  En tanto que ellos se pegan
  Dos grandísimos romances
  ¿Tendreis, Herrera, algo que
  Se atreva á desayunarme?

HERRER.

  Vamos hácia mi aposento,
  Calabazas; que al instante
  Que hayais vos entrado en él,
  No faltará algo fiambre.

_(Vanse.)_


ESCENA IV.

DON FÉLIX, LISARDO.

D. FÉLIX.

  Bien os acordais de aquellas
  Felicísimas edades
  Nuestras, cuando los dos fuimos
  En Salamanca estudiantes.
  Bien os acordais tambien
  Del libre, el glorioso ultraje
  Con que de Vénus y Amor
  Traté las vanas deidades,
  De su hermosura y sus flechas
  Tan á su pesar triunfante,
  Que de rayos y de plumas
  Coroné mis libertades.
  ¡Oh nunca hubieran, Lisardo,
  Luchado tan desiguales
  Fuerzas, porque nunca hubieran
  Podido los dos vengarse,
  O hubiera sido su golpe,
  Puesto que á todos alcance,
  Por costumbre solamente,
  Flecha disparada al aire,
  Y no por venganza flecha
  Bañada en venenos tales,
  Que salió del arco pluma,
  Corrió por el viento ave,
  Llegó rayo al corazon,
  Donde se alimenta áspid!
  La primer vez que sentí
  Este golpe penetrante,
  Que sabe herir sin matar
  (Y áun esto es lo más que sabe),
  En la juventud del año,
  Una tarde fué agradable
  Del abril; pero mal dije,
  Al alba fué. No os espante
  Ser por la tarde y al alba;
  Que con prestados celajes,
  Si bien me acuerdo, aquel dia
  Amaneció por la tarde.
  Este, pues, como otros muchos,
  Por divertirme y holgarme
  Salí á caza, y empeñado
  Llegué de un lance á otro lance
  Al real sitio de Aranjuez,
  Que, como poco distante
  Está de Ocaña, él es siempre
  Nuestro prado y nuestro parque.
  Quise entrar á sus jardines,
  Sin saber qué me llevase
  A ver lo que tantas veces
  Habia visto; que esto es fácil
  Todo el tiempo que no asisten
  Al sitio sus Majestades.
  En el de la Isla entré...
  ¡Oh cómo, Lisardo, sabe
  La desdicha prevenirse,
  El daño facilitarse!
  Pues como la mariposa,
  Que halagüeñamente hace
  Tornos á su muerte, cuando
  Sobre la llama flamante
  Las alas de vidrio mueve,
  Las hojas de carmin bate;
  Así el infeliz, llevado
  De su desdicha al exámen,
  Ronda el peligro, sin ver
  Quien al peligro le trae.
  Estaba en la primer fuente
  (Que es un peñasco agradable
  Donde, temiendo el diluvio
  De sus cruzados cristales,
  Parece que van viniendo
  A él todos los animales)
  Una mujer recostada
  En la siempre verde márgen
  De murta, que la guarnece
  Como cenefa ó engaste
  De esmeralda, á cuyo anillo
  Es toda el agua diamante.
  Tan divertida en mirar
  Su hermosura en el estanque
  Estaba, que puse duda
  Sobre si es mujer ó imágen;
  Porque como ninfas bellas
  De plata bruñida hacen
  Guarda á la fuente, tan vivas,
  Que hay quien espere que hablen;
  Y ella miraba tan muerta,
  Que no pudo esperar nadie
  Que se pudiese mover,
  La naturaleza al arte
  Me pareció que decia:
  «No blasones, no te alabes
  De que lo muerto desmientes
  Con más fuerza en esta parte
  Que yo desmiento lo vivo;
  Pues en lo contrario iguales,
  Sé hacer una estatua yo,
  Si hacer tú una mujer sabes,
  O mira un alma sin vida,
  Donde está con vida un jaspe.»
  Al ruido que entre las hojas
  Hice (¡ay de mí!), por llegarme
  A mirarla de más cerca,
  Del éxtasis agradable
  (¡No fuese de amor!) volvió
  Con algun susto á mirarme.
  No me acuerdo si la dije
  Que ufana no contemplase
  Tanta beldad, por el riesgo
  De ser de sí misma amante;
  Que donde hubo ninfa y fuente,
  No fué posible escaparme
  Del concepto de Narciso.
  Ella, honestamente grave,
  Sin responderme volvió
  La espalda, y siguió el alcance
  De una tropa de mujeres
  Que andaba más adelante
  Midiendo de los jardines
  Ya los cuadros, ya las calles,
  Hasta que su pié llegó
  A hacer á todos iguales;
  Porque al pequeño contacto,
  Flores produjo fragantes
  Tantas la arena, que ya
  No pudo determinarse
  Si era calles, ó era cuadros
  El jardin por todas partes;
  Pues fueron rosas despues,
  Las que eran veredas ántes.
  El traje que se vestia
  Era un bien mezclado traje,
  Ni bien de corte, ni bien
  De aldea, sino á mitades,
  De señora en el aliño,
  De aldeana en el donaire.
  En un airoso sombrero
  Llevaba un rizo plumaje,
  A quien tuvieron accion
  La tierra despues y el aire
  Por el matiz ó la pluma,
  Sobre si era flor ó ave.
  Seguíla hasta que llegó
  A la cuadrilla, que errante
  Coro tejido de ninfas,
  A los templados compases
  De hojas, pájaros y fuentes,
  Sonoramente süaves,
  Cada paso era un festin,
  Cada descuido era un baile.
  A todas las conocia,
  En fin, como naturales
  De Ocaña, y sólo ignoré
  Quién era de mis pesares
  La ocasion; que ya lo era,
  Porque desde el mismo instante
  Que la ví, sentí en el alma
  Todo lo que hoy siento. Nadie
  Diga que quiso dos veces;
  Que aunque aquí mire, allí hable,
  Aquí festeje, allí escriba,
  Aquí pierda y allí alcance,
  No ha de querer más que una;
  Que no pueden ser iguales
  En el mundo dos efectos,
  Si de una causa no nacen.
  De algunas de las que iban
  Con ella, pude informarme
  De quién era, y hallé en ella
  Más calidad por su sangre,
  Que por su beldad. La causa
  De no haberla visto ántes,
  Fué por haberse criado
  En la corte con su padre,
  Hasta que á Ocaña se vino,
  Porque viva donde mate.
  No os digo que la serví
  Feliz y dichoso amante,
  Porque dichas que se pierden
  Son las desdichas más grandes;
  Sólo digo que obligada
  A mis finezas constantes,
  A mis servicios corteses
  Y á mis afectos leales,
  Merecí que alguna noche
  Por una reja me hablase
  De un jardin, donde testigos
  Fueron de venturas tales
  La noche y jardin; que sólo
  A los dos quise fiarme:
  Porque al jardin y á la noche,
  Que son el vistoso alarde,
  Ya de flores, ya de estrellas,
  Hiciera mal de negarles,
  A las unas lo que influyen,
  Y á las otras lo que saben;
  Puesto que estrellas y flores
  Siempre en amorosas paces,
  Enlazadas unas de otras
  Eran terceras de amantes.
  Desta suerte, pues, teniendo
  La fortuna de mi parte,
  Viento en popa, del amor
  Corrí los inciertos mares,
  Hasta que el viento mudado
  Levantaron huracanes
  De una tormenta de celos,
  Montes de dificultades.
  Tormenta de celos dije:
  Ved, si alguna vez amasteis,
  ¿Qué esperanza hay del piloto?
  ¿Qué seguro de la nave?
  Bien crêréis, Lisardo, bien,
  Cuando así escucheis quejarme
  De los celos, que soy yo
  Quien los tiene: no os engañe
  El afecto de sentirlos
  Desta suerte; porque ántes
  Soy quien los he dado, y ellos
  Son en sus efectos tales,
  Que me matan dados, como
  Tenidos pueden matarme.
  ¡Oh! ¿A qué nacen los que á ser
  Dados ni tenidos nacen?
  Hay una dama en Ocaña,
  A quien yo rendido amante
  Festejé un tiempo; ésta, pues,
  Por darme muerte y vengarse,
  Se ha declarado con ella,
  Fingiendo finezas grandes
  Que á mi amor debe. ¡Ay Lisardo,
  Qué prontamente, qué fácil
  En los celos las mentiras
  Sientan plaza de verdades!
  Con esto se ha retirado
  Tal, que áun para disculparme
  No permite que la vea,
  No me deja que la hable.
  Mirad, pues, si este cuidado
  Consentirá que descanse,
  Cercado de tantas penas,
  Cargado de tantos males,
  Muerto de tantos disgustos,
  Lleno de tantos pesares;
  Y finalmente teniendo
  Sin culpa ofendido á un ángel,
  Pues el padecer sin culpa,
  Es la desdicha más grande.

LISARDO.

  Don Félix, aunque los celos,
  De quien así os quejais, basten
  A dar pesadumbre dados,
  En no ser tenidos traen
  Anticipado el consuelo;
  Que el dolor es tan distante
  Desde darlos á tenerlos,
  Cuanto hay de ser un amante
  La persona que padece,
  O la persona que hace.
  Con lástima empecé á oiros
  Cuando los celos nombrasteis;
  Mas cuando dijisteis que eran
  Engaños y no verdades,
  La lástima se hizo envidia;
  Porque no hay gusto tan grande
  Cuando hay desengaño, como
  Hacer damas y galanes,
  O paces para reñir,
  O reñir para hacer paces.
  Id á ver á vuestra dama,
  Que yo sé, aunque más se guarde,
  Pues ella tiene los celos,
  Que ella está en aqueste instante,
  Más que vos desengañarla,
  Deseando desengañarse.


ESCENA V.

MARCELA Y SILVIA, _abriendo una puerta, que estará cubierta con una
antepuerta, y quedándose detras de ella_. — LISARDO, DON FÉLIX.

MARCELA. _(Ap. á Silvia.)_

  Por esta puerta, que al cuarto
  De mi hermano, Silvia, sale
  Desde el mio, á verle vengo;
  Porque aunque él esté ignorante
  De que he salido hoy de casa,
  Con esto he de asegurarle.

SILVIA.

  Detente, que está con él
  El tal huésped, y ya sabes
  Que no quiere mi señor
  Que llegue á verte ni hablarte.

MARCELA.

  Y áun esa fué mi desdicha.
  Oigamos desde esta parte.

LISARDO.

  Y si en tanto que este gusto
  Llega, quereis que yo trate
  De divertiros, pues fué
  Concierto que os escuchase
  Un cuidado, y que os dijese
  El mio, oidme, escuchadme.

MARCELA.

  Oye.

LISARDO.

       Despues que troqué
  El hábito de estudiante
  Al de soldado, la pluma
  A la espada, la süave
  Tranquila paz de Minerva
  Al sangriento horror de Marte,
  La escuela de Salamanca
  A la campaña de Flándes,
  Y despues, en fin, que hube
  (Sin valedor que me ampare)
  Merecido una jineta,
  Premio á mis servicios grande,
  Por haberme reformado
  Entre otros capitanes,
  Ya la campaña acabada
  (Que no me viniera ántes),
  Pedí licencia, y partí
  A España, por ver si honrarme
  Merezco el pecho con una
  De las cruces militares,
  Que sobre el oro del alma,
  Son el más noble realce.
  Con esta pretension vine,
  Y su Majestad, que guarde
  El cielo para que sea
  Fénix de nuestras edades,
  Remitió mi memorial,
  A tiempo que á desahogarse
  De molestias cortesanas
  Vino á Aranjuez, admirable
  Dosel de la primavera.
  Mas ¿qué mucho que se alabe
  De serlo, si la más bella,
  Las más pura, más fragante
  Flor, la flor de lis, la reina
  De las flores, tras sí trae
  Cuantas á envidia del sol
  Rayos brillan, luz esparcen?
  Seguí la corte, traido
  Más de mi afecto constante
  Que de mi necesidad;
  Porque de ministros tales
  Hoy el Rey se sirve, que
  No es al mérito importante
  La asistencia, porque todos
  Acudir á todo saben;
  Gracias al celo de aquel,
  Con quien el peso reparte
  De tanta máquina, bien
  Como Alcides con Atlante,
  Llegué en efecto á Aranjuez,
  Donde vos me visitasteis
  En una posada, y viendo
  Tan incómodo hospedaje,
  Como tienen en los bosques
  Escuderos y pleiteantes,
  Que me viniese con vos
  A Ocaña me aconsejasteis;
  Pues los dias de la audiencia,
  Dos leguas era tan fácil
  Andarlas por la mañana,
  Y volverlas por la tarde.
  Yo, por vuestro gusto, mas
  Que por mis comodidades,
  Obebecí. Todo esto
  Ya vuestra amistad lo sabe;
  Pero importa haberlo dicho,
  Para que de aquí se enlace
  La más extraña novela
  De amor, que escribió Cervantes.

MARCELA.

  _(Ap.)_ Aquí entro yo ahora.

LISARDO.

                               Un dia,
  Que madrugué vigilante,
  Por llegar ántes que el sol
  Nuestro horizonte rayase,
  Junto á un convento, que está
  De Ocaña poco distante,
  Entre unos álamos verdes
  Ví una mujer de buen aire.
  Saludéla cortésmente,
  Y ella, ántes que yo pasase,
  Por mi nombre me llamó.
  Volví en oyendo nombrarme,
  Y diciendo á Calabazas
  Que con el rocin me aguarde,
  Llegué diciendo: «¡Dichoso
  El forastero, á quien saben
  Su nombre las damas!» Y ella,
  Con más cuidado en taparse,
  Me respondió á media voz:
  «Caballero de esas partes
  No es forastero en ninguna;»
  Y añadió favores tales,
  Que me obliga la vergüenza,
  Por mí mismo, á que los calle;
  Porque no sé cómo hay hombres
  Tan vanos, tan arrogantes,
  Que de que ha habido mujeres
  Que los buscaron, se alaben.

SILVIA.

  _(Ap.)_ Él cuenta nuestro suceso.

MARCELA.

  ¡Oh quién pudiera estorbarle,
  Antes que en Félix las señas
  Alguna malicia causen!

D. FÉLIX.

  Proseguid.

LISARDO.

             Ella, en efecto,
  Siempre embozado el semblante,
  Me despidió con decirme
  Que como no examinase
  Quién era, ni la siguiese,
  Otro dia estaria á hablarme.
  Seis veces, pues, corrió al sol
  Las cortinas orientales
  Sumiller el alba, y seis
  Tapada hallé entre unos sauces
  Esta mujer. Yo, enfadado
  De recato semejante,
  Determiné de seguirla
  Hoy cuando á Ocaña tornase;
  Pero no pude, porque
  Volviendo ella por instantes,
  Me vió y no quiso pasar
  De la vuelta desta calle.

D. FÉLIX.

  ¿Desta calle?

LISARDO.

                Y á la cuenta
  Vive hácia aquí, que al instante
  La perdí de vista. Aquí
  Me dijo que la dejase
  Otra vez, porque su vida
  Aventuraba mi exámen.

D. FÉLIX.

  ¡Extraña mujer!

MARCELA.

  _(Ap.)_         Ya es fuerza
  Que las señas me declaren.

D. FÉLIX.

  Proseguid.

LISARDO.

             Yo, pues...


ESCENA VI.

CELIA, _con manto_. — DICHOS.

CELIA.

                         Don Félix,
  ¿Podrá una mujer aparte
  Hablaros?

D. FÉLIX.

            ¿Pues por qué no?

MARCELA.

  _(Ap.)_ ¡Oh á qué buen tiempo llegaste,
  Mujer ó ángel, para mí!

D. FÉLIX.

  Luégo irá el cuento adelante:
  Permitid ahora, por Dios,
  Que con esta mujer hable,
  Que es criada de la dama
  Que os dije.

LISARDO.

               Pues que me maten,
  Si ello no es lo que yo he dicho.
  Ved el recado que os trae,
  Y adios; porque para estotro
  No importa que tiempo falte.

_(Vase.)_

D. FÉLIX.

  ¿Era hora de vernos, Celia?

CELIA.

  No te admires ni te espantes
  Que no me atreva á venir
  A verte; porque si sabe
  Mi señora que te he visto,
  No habrá duda que me mate.

D. FÉLIX.

  ¿Tan cruel conmigo está?

CELIA.

  Viniendo yo hácia esta parte
  A un recado, no he querido
  Dejar de verte y hablarte.

D. FÉLIX.

  ¿Y qué hace tu hermoso dueño?

CELIA.

  Sentir, es lo más que hace,
  Tu ingratitud.

D. FÉLIX.

                 ¡Plegue á Dios,
  Si la ofendí, que él me falte!

CELIA.

  ¿Por qué á ella no se lo dices?

D. FÉLIX.

  Porque no quiere escucharme.

CELIA.

  Si tú hubieras de callar,
  Yo me atreviera á llevarte
  Donde la hablaras.

D. FÉLIX.

                     ¡Ay Celia,
  No habrá mármol que así calle!

CELIA.

  Pues vente agora conmigo:
  Yo haré una señal si sale
  Mi señor, y dejaré
  La puerta abierta; tú entrarte
  Hasta su cuarto podrás.

D. FÉLIX.

  Dasme nuevo aliento, dasme
  Nueva vida.

CELIA.

              Aquesta es
  La hora mejor; mas no aguardes,
  Vénte tras mí.

D. FÉLIX.

                 Tras tí voy.

CELIA.

  _(Ap.)_ ¡Ay bobillos, y qué fácil,
  A la casa de su dama,
  Es de llevar un amante!

_(Vanse D. Félix y Celia.)_

MARCELA.

  ¡Yo salí de lindo susto!

SILVIA.

  Pues ¿cómo afirmas que sales,
  Si luégo han de verse, luégo
  Proseguirá el cuento?

MARCELA.

                        Antes
  Lo habré remediado.

SILVIA.

                      ¿Cómo?

MARCELA.

  Escribiéndole que calle
  Hasta que se vea conmigo;
  Y esto ha de ser esta tarde.

SILVIA.

  ¿Declarada por quién eres?

MARCELA.

  ¡Jesus, el cielo me guarde!

SILVIA.

  Pues ¿qué has de hacer?

MARCELA.

                          ¿No es mi hermano
  De Laura, mi amiga, amante?
  ¿No sabe lo que es amor?
  Pues hoy he de declararme
  Con ella, y hoy has de ver,
  Silvia, el más extraño lance
  De amor, porque yo fingida...
  Pero no quiero contarle;
  Que no tendrá despues gusto
  El paso, contado ántes.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Casa de Fabio.

ESCENA VII.

LAURA, FABIO.

FABIO.

  Notable es la tristeza,
  Que el rosicler turbó de tu belleza.
  ¿Qué tienes estos dias,
  Que entregada (¡ay de mí!) á melancolías
  Tales, á todas horas
  Triste suspiras y rendida lloras?

LAURA.

  Si yo, señor, supiera
  La causa de mi mal (_Ap._ A Dios pluguiera
  No la supiera tanto),
  El consuelo mayor, menor el llanto
  Fuera, pues fuera entónces el sabella
  El primer aforismo de vencella.
  Pero la pena mia
  Es, señor, natural melancolía,
  Y así el efecto hace,
  Sin que llegue á saber de lo que nace;
  Que esta distancia dió naturaleza
  En la melancolía y la tristeza.

FABIO.

  No sé lo que te diga,
  Sino que á tanto tu dolor obliga,
  Que rigoroso y fuerte
  Padeces tú el dolor, y yo la muerte;
  Pues ya vivir no espero,
  Miéntras tan triste á tí te considero.

_(Vase.)_


ESCENA VIII.

LAURA.

  ¿Qué haré yo, que rendida,
  A pesar de mi vida,
  Vivo? ¿Qué es esto, cielos?
  Mas bien se deja ver que estos son celos
  Porque una ardiente rabia
  Que el sentimiento agravia,
  Una rabiosa ira
  Que la razon admira,
  Un compuesto veneno
  De que el pecho está lleno,
  Una templada furia
  Que el corazon injuria;
  ¿Qué áspid, qué monstruo, qué animal, qué fiera,
  Fuera ¡ay Dios! que no fuera,
  Compuesta de tan varios desconsuelos
  La hidra de los celos?
  Pues ellos solos son á quien los mira,
  Furia, rabia, veneno, injuria y ira.
  ¡Oh quién ántes supiera
  Aquella voluntad, Félix, primera
  Tuya, que no empeñara
  Tanto la mia, que hasta el fin llegara!
  Pues aunque no sabía
  De amor, cuando tan libre (¡ay Dios!) vivia,
  Tampoco no ignoraba
  Que tarde ó nunca el que lo fué se acaba.
  Quiere á Nise en buen hora,
  Pero déjame á mí morir.


ESCENA IX.

CELIA. — LAURA.

CELIA.

                          Señora.

LAURA.

  Celia, ¿qué hay?

CELIA.

                   Que he hecho
  Mi papel, y sospecho
  Que no muy mal, ¡así tu beldad viva!
  Entré en su casa, díjele que iba
  A un recado, y que acaso
  Pasando por su calle, aunque de paso
  Le quise ver. Con un suspiro entónces,
  Que ablandara los mármoles y bronces,
  Me preguntó por tí, turbado y ciego.
  Encarecíle luego
  Tu enojo, y que si acaso tú supieras
  Que le habia ido á ver, muerte me dieras;
  Y como que salia
  De mí, le dije: ¿por qué no venía
  Por instantes á darte
  Satisfacciones y desenojarte?
  Dijo, que porque estabas
  Tal, que no le escuchabas:
  Díjele, que viniera,
  Que yo aunque á tanto riesgo me pusiera,
  Hasta tu mismo cuarto lo entraria,
  Con tal que no dijese en algun dia
  Que yo le habia traido.
  Juró el secreto, y muy agradecido
  El caso se concierta,
  Y está esperando enfrente de la puerta
  La seña; voyla á hacer, pues no está en casa
  Mi señor. Esto es todo lo que pasa.

LAURA.

  Llámale pues; que aunque de Nise creo
  Los celos que me da, tanto deseo
  Ver cómo se disculpa,
  Que quiero hacerle espaldas á la culpa:

_(Vase Celia.)_

  Pues la que más celosa
  Se muestra, más colérica y furiosa,
  Más entónces desea
  Satisfacciones, aunque no las crea;
  Que es dolor el de celos tan extraño,
  Que se deja curar áun del engaño:
  Pues cuando el desengaño no consiga,
  Conseguiré á lo ménos que él lo diga.


ESCENA X.

CELIA, DON FÉLIX. — LAURA.

CELIA.

  _(Ap. á D. Félix.)_ Fuera está de casa Fabio,
  Mi señor; el tiempo es este
  Mejor para entrar á hablarla.

D. FÉLIX.

  Vida y ventura me ofreces.

CELIA.

  Disimula que llamado
  De mí á entrar aquí te atreves.—
  ¿Señor Don Félix, qué es esto?
  ¿Cómo os entrais...

D. FÉLIX.

                      Celia, tente.

CELIA.

  Hasta aquí?

D. FÉLIX.

              Celia, por Dios,
  Que calles.

LAURA.

              ¿Qué ruido es ese?

CELIA.

  ¿Qué ha de ser? Que hasta esta sala
  Se ha entrado el señor Don Félix,
  Sin mirar, sin advertir,
  Que si acaso ahora viniese
  Mi señor, tú...

LAURA.

                  ¿Caballero,
  Pues qué atrevimiento es este?
  ¿Cómo en mi casa, en mi cuarto,
  Os entrais de aquesta suerte?

D. FÉLIX.

  Como quien morir desea
  Nada mira, nada teme;
  Y si mi muerte ha de ser
  Venganza de tus desdenes,
  Quiero morir á tus ojos,
  Por hacer feliz mi muerte.

LAURA.

  _(A Celia.)_ Tú tienes la culpa desto.

CELIA.

  ¿Yo, señora?

LAURA.

               Si tuvieses
  Cerrada esa puerta tú...

CELIA.

  Cerrada estaba.

D. FÉLIX.

                  No tienes
  Que reñir á Celia, que ella
  De mi error ¿qué culpa adquiere?
  Yo sólo tengo la culpa;
  Ríñeme á mí solamente;
  Castígame solo á mí,
  Sino es ya que á reñir llegues
  A Celia, por la costumbre
  Con que la inocencia ofendes.

LAURA.

  Dices bien; error es mio
  De que me he dejado siempre
  Llevar, pues no habiendo tú
  Escrito á Nise papeles,
  No habiendo entrado en su casa,
  Y no habiendo ella ido á verte
  A la tuya, yo cruel,
  Colérica é impaciente,
  Inocente te persigo,
  Que eres tú muy inocente.
  Y siendo así, que yo soy
  Tan desigual, tan aleve,
  Tan injusta, tan mudable,
  ¿Qué me buscas? ¿qué me quieres?

D. FÉLIX.

  Sólo quiero persuadirte
  Al engaño que padeces
  De tus celos.

LAURA.

                ¿Quién te ha dicho
  Que yo tengo celos, Félix?

D. FÉLIX.

  Tú misma te contradices.

LAURA.

  ¿De qué suerte?

D. FÉLIX.

                  Desta suerte.
  O tienes celos, ó no:
  Si dices que no los tienes,
  ¿Para qué finges enojos,
  Laura, de lo que no sientes?
  Si los tienes, ¿por qué, Laura,
  Desengañarte no quieres,
  Pues ninguno al desengaño
  Celoso la espalda vuelve?
  Luego para disculparme,
  O para satisfacerte,
  Si los tienes, has de oirme,
  O hablarme si no los tienes.

LAURA.

  Si fuera argumento tal,
  Que negarse no pudiese,
  Quien está enojada está
  Celosa, muy sutilmente
  Arguyeras; mas si no
  Se sigue precisamente,
  Pues puedo estar enojada
  Sin que á estar celosa llegue,
  Ni yo tengo que escucharte,
  Ni tú que decirme tienes.

D. FÉLIX.

  Pues, vive Dios, que has de oirme
  Antes que de aquí me ausente,
  Celosa ó quejosa.

LAURA.

                    ¿Iráste
  Si te oigo?

D. FÉLIX.

              Sí.

LAURA.

                  Pues dí, y véte.

D. FÉLIX.

  Negarte que yo he querido,
  Laura, á Nise...

LAURA.

                   Oye, detente.
  ¿Y es estilo de obligarme,
  Modo de satisfacerme,
  Decirme, cuando aguardaba
  Mil rendimientos corteses,
  Mil finezas amorosas,
  Fuesen verdad ó no fuesen,
  Que hay duelos de amor, adonde
  Queda bien puesto el que miente,
  Decirme en mi misma cara
  Que á Nise has querido? Advierte
  Que con lo mismo que piensas
  Que desenojas, ofendes.

D. FÉLIX.

  Si no me oyes hasta el fin...

LAURA.

  ¿Desto disculparte puedes?

D. FÉLIX.

  Sí.

LAURA.

  _(Ap.)_ ¡Plegue á amor!

D. FÉLIX.

                          Oye pues.

LAURA.

  ¿Iráste?

D. FÉLIX.

           Sí.

LAURA.

               Pues dí, y véte.

D. FÉLIX.

  Negarte que yo he querido,
  Laura, á Nise, fuera error;
  Mas pensar tú que este amor
  Es como el que te he tenido,
  Mayor error, Laura, ha sido;
  Pues si á Nise un tiempo amé,
  No fué amor, ensayo fué
  De amar tu luz singular,
  Que, para saber amar
  A Laura, en Nise estudié.

LAURA.

  A ciencias de voluntad
  Las hace el estudio agravio;
  Pues amor, para ser sabio,
  No va á la universidad;
  Porque es de tal calidad,
  Que tiene sus libros llenos
  De errores propios y ajenos;
  Y así en su ciencia verás
  Que los que la cursan más
  Son los que la saben ménos.

D. FÉLIX.

  Pues explíqueme mejor
  Otro ejemplo: nace ciego
  Un hombre, y discurre luego
  Cómo será el resplandor
  Del sol, planeta mayor,
  Que rumbos de zafir gira;
  Y cuando por fe le admira,
  Cobra en una noche bella
  La vista; y es una estrella
  La primer cosa que mira.
  Admirando el tornasol
  De la estrella, dice: «Sí,
  Este es el sol; que yo así
  Tengo imaginado al sol;»
  Pero cuando su arrebol
  Tanta admiracion le ofrece,
  Sale el sol y le oscurece.
  Pregunto yo: ¿ofenderá
  Una estrella, que se va,
  A todo un sol que amanece?
  Yo así que ciego vivia
  De amor, cuando no te amaba,
  Como ciego imaginaba
  Cómo aquel amor sería:
  Adoraba lo que via,
  Presumiendo que era así
  El amor; mas ¡ay de mí!
  Que no ví al sol, ví una estrella,
  Y entretúveme con ella
  Hasta que el sol mismo ví.

LAURA.

  Eso no: pues si me doy
  Por entendida contigo,
  Que Nise fué mi sol digo,
  Y que yo su estrella soy.
  Pruébolo: pues si yo estoy
  Contigo la noche fria,
  Y ella de dia te envía
  A llamar, y estás con ella,
  ¿Quién será el sol ó la estrella?
  ¿Cúya es la noche ó el dia?

D. FÉLIX.

  ¡Vive Dios, Laura, que son
  Engaños tuyos, y plegue
  Al cielo, que si la he visto,
  Que un rayo me dé la muerte,
  Desde que á Ocaña viniste!
  ¿Qué más desengaños quieres
  De lo que cuenta de mí,
  Que escuchar que ella lo cuente;
  Pues es el mayor desaire
  Del duelo de las mujeres,
  Confesar sus celos, donde
  Lo escucha de quien los tiene?

LAURA.

  Yo sé que han sido verdades,
  Y no engaños aparentes.

D. FÉLIX.

  ¿De qué lo sabes?

LAURA.

                    De que
  Es mal que á mí me sucede,
  Y no puede ser mentira:
  Porque de los males suele
  Decirse, Félix, que fueron
  Astrólogos excelentes,
  Porque siempre adivinaron,
  Y dijeron verdad siempre.

D. FÉLIX.

  Por lo ménos ya confiesas
  Que son celos, y los sientes.

LAURA.

  ¿Si me estás dando tormento,
  Es mucho que los confiese?

D. FÉLIX.

  Si tanto aprietan fingidos,
  Ciertos, ¿qué...?

CELIA.

                    Mi señor viene.

LAURA.

  Véte por aquesta puerta
  De esotro cuarto; pues tiene
  Puerta á la calle.

D. FÉLIX.

                     Dí, ¿cómo
  Quedamos?

LAURA.

            Como quisieres.

D. FÉLIX.

  Yo querré desenojada...

LAURA.

  A verme esta noche vuelve,
  Que quiero verte esta noche,
  Aunque de Nise me acuerde.

D. FÉLIX.

  ¡Ay, Laura, cuánto te engañas!

LAURA.

  ¡Ay, cuánto me agravias, Félix!

CELIA.

  ¡Ay, cuánto no sirve una
  Casa que dos puertas tiene!



JORNADA SEGUNDA.


ESCENA PRIMERA.

LAURA, CELIA _por una puerta, y por otra_ MARCELA Y SILVIA _con
mantos_, HERRERA.

LAURA.

  Tú seas muy bien venida
  A esta casa.

MARCELA.

               Y tú seas,
  Amiga, muy bien hallada.

LAURA.

  Con tal visita, ya es fuerza
  Que lo esté.

MARCELA.

               Yo pienso ántes,
  Que te has de hallar mal con ella;
  Que vengo á darte cuidado.

LAURA.

  Yo le tengo, hasta que sepa
  En qué te puedo servir.—
  Llega aquesas sillas, Celia,
  Que aquí estaremos mejor
  Que en el estrado.

HERRER.

                     Quisiera
  Saber á qué hora vendré.

MARCELA.

  Al anochecer, Herrera,
  Podrá venir.

HERRER.

               El sereno
  A esa hora tiene más fuerza.

_(Vase.)_

MARCELA.

  Mi amiga eres, Laura hermosa,
  A quien dió naturaleza
  Noble sangre, claro ingenio;
  ¿Pues de quién con más certeza
  Me fiaré, que de quien es
  Mi amiga, noble y discreta?

LAURA.

  Con tan grandes prevenciones
  La proposicion empiezas,
  Que ya, más que tú decirla,
  Estoy deseando saberla.

MARCELA.

  ¿Estamos solas?

LAURA.

                  Sí estamos.—
  Celia, salte tú allá fuera.

MARCELA.

  No importa que Celia lo oiga.

LAURA.

  Prosigue pues.

MARCELA.

                 Oye atenta.
  Mi hermano Don Félix, Laura,
  Por amistad que profesan
  Él y un noble caballero
  Desde sus edades tiernas,
  Le trajo á casa estos dias,
  Que Aranjuez, sagrada esfera
  Del cuarto Felipe, cifra
  La luz del cuarto planeta.
  Este hospedaje en efecto
  Fué con tan vana advertencia,
  Que para traerle á casa,
  La primer cosa que ordena
  Es, que retirada yo
  A un cuarto pequeño della,
  Les deje á los dos el mio,
  Y que tal recato tenga,
  Que escondida siempre dél,
  Ni alcance, Laura, ni entienda
  Que vivo en casa; que así
  (¡Mas qué accion tan poco atenta!)
  Pensó sanear la malicia
  De que Ocaña no dijera
  Que traia á casa un huésped
  Tan mozo, teniendo en ella
  Una hermana por casar:
  Y fué aquesto de manera,
  Que retirada á este cuarto
  Que te he dicho, áun una puerta
  Que sale al cuarto de Félix
  (Porque nunca presumiera
  Que habia mas casa), la hizo
  Cubrir con una antepuerta,
  Y por ella á aderezarle
  Sola Silvia sale y entra.
  Dejemos, pues, á Lisardo,
  Que, sin que jamás entienda
  Que hay mujer en casa, vive
  Con este descuido en ella;
  Dejemos tambien á Félix,
  Que con esto sólo piensa
  Que curó en salud el daño
  De que me hable y que me vea;
  Y vamos á mí, que viendo
  La prevencion con que intenta
  Mi hermano ocultarme, hice
  De la prevencion ofensa;
  Porque no hay cosa que tanto
  Desespere á la más cuerda,
  Como la desconfianza.
  ¡Cuánto ignora, cuánto yerra
  En esta parte el honor!
  Que es como el que olvidar piensa
  Una cosa, que el cuidado
  De olvidarla es quien la acuerda;
  Es como el que desvelado
  Se quiere dormir por fuerza,
  Que llamando al sueño, es
  El sueño quien le despierta;
  Y es como el que halla en un libro
  Borradas algunas letras,
  Que por sólo estar borradas,
  Le da más gana de lêrlas.
  Este recato, en efecto,
  En Félix mi hermano, esta
  Curiosidad, Laura, en mí,
  O este destino en mi estrella,
  Despertaron un deseo
  De saber si el huésped era,
  Como gallardo entendido,
  Cosa que quizá no hiciera
  A no habérmelo vedado;
  Que en fin la culpa primera
  De la primera mujer,
  Esto nos dejó en herencia.
  Y para poder mejor
  Hablarle, sin que supiera
  Quién era la que le hablaba,
  Fuí una mañana á esas huertas,
  Paso de Aranjuez, por donde
  Habia de pasar por fuerza.
  Llaméle pensando, Laura,
  Que el hablarle no tuviera
  Mayor empeño que hablarle
  Por curiosidad ó tema.
  Mas ¡ay, que es fácil la entrada,
  Cuanto difícil la vuelta
  Del más hermoso peligro!
  Dígalo el mar desde afuera,
  Convidando con la paz
  A cuantos á verle llegan,
  Cuando jugando las ondas
  Unas con otras se encuentran;
  Pues el que más confiado
  Pisó su inconstante selva
  Ese lloró más perdido
  La saña de sus ofensas.
  Yo así apacible juzgué
  El mar de amor; pero apénas
  Reconocí sus halagos,
  Cuando sentí sus violencias.
  Pensarás que este cuidado
  Sólo alcanza, sólo llega
  A hallarme hoy enamorada;
  Pues más mal hay que el que piensas
  Porque de amor y de honor
  Estoy corriendo tormenta.
  Hoy, pues, Lisardo á Don Félix
  (Que yo detras de la puerta,
  Que te he dicho, lo escuchaba)
  De todo le daba cuenta,
  Si (no importa declararme)
  No se lo estorbara Celia.
  Doblada quedó la hoja,
  Y temo que por las señas
  Del rostro, que ya me vió
  Lisardo, ó por la cautela
  Con que le hablé, ó por haber
  Seguídome hasta tan cerca
  De casa, puedan en Félix
  Moverse algunas sospechas;
  Y así, ántes que el discurso
  A enlazarse, Laura, vuelva,
  Me importa hablar á Lisardo,
  Para cuyo efecto queda
  Silvia ya con un papel,
  En que le digo que venga
  A verme á esta casa, donde
  Yo he de estar...

LAURA.

                    Detente, espera;
  Que has usado neciamente,
  Marcela, de la licencia
  De la amistad: pues primero
  Que á ese Lisardo escribieras,
  Ni á mi casa le llamaras,
  Debieras mirar, debieras
  Advertir desde la tuya,
  Los inconvenientes desta.

MARCELA.

  Ya, Laura, los he mirado,
  Sin que corran por tu cuenta.

LAURA.

  ¿De qué manera? Si yo...

MARCELA.

  Escucha de qué manera.
  Tu casa tiene dos cuartos,
  Y del uno cae la puerta
  A otra calle: á Silvia dije
  Que le trajese por ella;
  De suerte que entrando, Laura,
  Por donde saber no pueda,
  En fin, como forastero,
  Si es casa tuya, ¿qué arriesgas?

LAURA.

  Arriesgo el que lo pregunte,
  Y lo que hoy no sabe, sepa
  Mañana, y piense que yo
  Soy la tapada.

MARCELA.

                 Que adviertas,
  Te pido, que yo he de estar
  De visita y descubierta,
  Como si fuera mi casa,
  Dentro de la tuya mesma.

LAURA.

  Cuando el verte á tí me libre
  A mí con esa cautela,
  ¿Cómo me podré librar
  Del peligro de que venga
  Mi padre, y halle aquí un hombre?

MARCELA.

  ¿Luego ha de venir por fuerza
  Hoy, y luego han de cogernos
  En el primer hurto? Esta
  Fineza has de hacer por mí,
  Pues es tan digna fineza
  De tu sangre y mi amistad.

LAURA.

  _(Ap.)_ ¡Oh quién decirla pudiera
  El tercer inconveniente,
  Pues no es el de menor pena
  Que acierte á venir Don Félix,
  Y me halle á mi hecha tercera
  De su hermana y de su amigo!


ESCENA II.

SILVIA, _con manto_. — DICHAS.

SILVIA.

  A Ocaña he dado mil vueltas
  Hasta hallarle.

MARCELA.

                  Silvia, ¿qué hay?

SILVIA.

  Que dí tu papel, y apénas
  Le leyó, cuando tras mí
  Vino, y queda ya á la puerta
  Que me dijiste.

MARCELA.

                  Ya, Laura,
  No hay como excusarte puedas.

LAURA.

  De mala gana te sirvo
  En esto.

MARCELA.

           Quítame, Celia,
  Este manto: llama, Silvia,
  Tú á Lisardo, y tú no quieras

_(Vase Silvia.)_

  Verle, que eres muy hermosa
  Para criada.

LAURA.

               Ya quedas
  Hecha dueña de mi casa,
  Marcela: mira por ella.—
  (_Ap._ ¡Oh, á qué de cosas se obliga
  Quien tiene una amiga necia!)

_(Vase.)_


ESCENA III.

SILVIA, LISARDO. — MARCELA.

SILVIA.

  Esta es la casa, señor,
  De aquella dama encubierta,
  Que ya descubierta veis.

LISARDO.

  ¿Quién vió dicha como esta?

MARCELA.

  Estaríades, señor
  Lisardo, muy olvidado
  De que iria mi cuidado
  A buscaros.

LISARDO.

              Mi temor
  Confieso, y que la esperanza
  Desta ventura perdí;
  Que siempre andar juntos ví
  Fortuna y desconfianza.

MARCELA.

  Aunque es verdad que pudiera
  Hoy, por el gusto de hablaros,
  Señor Lisardo, llamaros
  A mi casa, no lo hiciera,
  A no tener que reñiros
  Un descuido contra mí.

LISARDO.

  ¿Descuido contra vos?

MARCELA.

                        Sí,
  De que me importa advertiros.

LISARDO.

  Si vos misma disculpais
  Mi ignorancia, con que ha sido
  Descuido mal advertido,
  Ya importa que le digais,
  Porque no vuelva á incurrir
  En lo que ignorante estoy.

MARCELA.

  ¿A quién empezasteis hoy
  Nuestro suceso á decir,
  Que os estorbó una criada
  La relacion?

LISARDO.

               Ya os entiendo,
  Y aunque pueda, no pretendo
  Satisfaceros en nada;
  Porque mujer que de mí,
  Donde no soy conocido,
  Tanta noticia ha tenido;
  Mujer que se guarda así
  De un hombre de quién yo soy
  Amigo; mujer que tiene
  Criada en su casa, que viene
  Con las nuevas que le doy...
  Harto callando la digo,
  Harto con irme la muestro,
  Porque ántes que galan vuestro
  Fuí de Don Félix amigo.

MARCELA.

  Habeis sin duda pensado,
  Por las nuevas que yo os doy,
  Que dama de Félix soy;
  Pues estais muy engañado;
  Y esto me habeis de creer,
  Si algo crê quien dice que ama,
  Que no sólo soy su dama,
  Mas que no lo puedo ser.

LISARDO.

  Si los principios negais,
  Mal argumento teneis.
  ¿De quién mi nombre sabeis,
  Y de mí informada estais?
  ¿De quién, pues, habeis sabido
  (Decir puedo en un momento)
  Lo que en su mismo aposento
  A los dos ha sucedido?

MARCELA.

  Para que aquí se concluya
  Lo que á dudar os obliga,
  Sabed que yo soy amiga
  De una hermosa dama suya.
  Esta, hablando, pues, conmigo
  En Félix, nuevas me dió
  De vos, porque en vos habló
  Como de Félix amigo;
  Y aunque él es tan caballero,
  En nadie un secreto cupo
  Mejor, que en quien no le supo;
  Y así suplicaros quiero
  Que á Don Félix no le deis,
  Señor, más señas de mí,
  Ni le digais que yo os ví,
  Ni que mi casa sabeis;
  Porque me van en rigor,
  A una sospecha creida,
  Hoy por lo ménos la vida,
  Y por lo más el honor.

LISARDO.

  Bien pensaréis que ha cesado
  De mis dudas la razon,
  Y ántes mayor confusion
  Es la que me habeis dejado:
  Porque si no sois...


ESCENA IV.

CELIA, _despues_ LAURA. — DICHOS.

CELIA.

                       Señora.

MARCELA.

  ¿Qué hay, Celia?

CELIA.

                   Que mi señor
  Viene por el corredor.

MARCELA.

  _(A Celia.)_ Esto me faltaba ahora.
  ¿Podrá salir?

CELIA.

                No, que viene
  Por la puerta que él entró,
  Y saber que hay otra no
  Es posible, ni conviene.
  Hasta aquí entra ya.

LISARDO.

                       ¿Qué haré?

CELIA.

  Esconderos es forzoso
  En esta cuadra.

LISARDO.

                  Dudoso
  Estoy.

MARCELA.

         Presto, que si os ve...

LISARDO.

  ¡Vive Dios, que estoy perdido!

_(Escóndese en un aposento. — Sale Laura.)_

MARCELA.

  Cercada de penas muero.

LAURA.

  ¿Ves, Marcela? En el primero
  Hurto al fin nos han cogido.
  ¡En buena ocasion me has puesto!

MARCELA.

  ¿Quién pudiera prevenir
  Que ahora hubiese de venir
  Tu padre?


ESCENA V.

FABIO. — DICHOS.

FABIO.

            Celia, ¿qué es esto?
  Esta puerta, ¿cuándo abierta
  Sueles, por dicha, tener?

LAURA.

  Vínome Marcela á ver,
  Y por estar esa puerta
  La más cerca de una casa
  Adonde ella estaba, yo
  La hice abrir; por ella entró,
  Y quedóse así: esto pasa.

FABIO.

  Perdonad, bella Marcela;
  Que como la luz del dia
  Ya se va á poner, no os via.

LAURA.

  _(Ap.)_ ¡Gran daño el alma recela!

CELIA.

  _(Ap.)_ ¡Qué confusion!

_(Vase.)_

SILVIA.

  _(Ap.)_                 ¡Qué temor!

MARCELA.

  Yo, habiendo ahora sabido
  La tristeza que ha tenido
  Laura, me trajo mi amor
  A verla, y ver si merezco
  De sus penas consolar
  La tristeza y el pesar.

LAURA.

  Son tantas las que padezco,
  Que me añade más dolor
  El remedio prevenido,
  Y ántes pienso que has venido
  A hacérmele tú mayor;
  Que crece con el remedio
  Este accidente.

FABIO.

                  No sé
  Qué te diga, ni sabré
  Hallar á tus males medio.—
  Hola, traed luces aquí.


ESCENA VI.

CELIA, _con luces, que pone sobre un bufete_; HERRERA. — DICHOS.

CELIA.

  Ya aquí las luces están.

HERRER.

  Las ocho y media serán,
  ¿Habemos de irnos de aquí
  Esta noche, pues que ya
  Ha anochecido, señora?
  ¿No es de recogernos hora?

MARCELA.

  Pena el dejarte me da,
  Laura, con este cuidado; _(Ap. á ella.)_
  Pero excusarle no puedo.

LAURA.

  Yo, en fin, á pagar me quedo
  Las culpas que no he pecado.

MARCELA.

  ¿Qué puedo hacer? (¡Ay de mí!)
  Dame licencia.

FABIO.

                 Yo iré
  Sirviéndôs.

MARCELA.

              No hay para qué
  Me trateis, señor, así.
  Quedad con Dios.

LAURA.

  _(Ap. á Marcela.)_ Mejor es
  Dejarle ir, para que pueda
  Irse este hombre que aquí queda.

FABIO.

  Yo tengo de ir con vos.

MARCELA.

                          Pues
  Me honrais tanto, replicar
  A vuestra gran cortesía,
  Pareciera grosería.

FABIO.

  La mano me habeis de dar.

MARCELA.

  Sois tan galan, que no puedo
  Negaros ese favor.

_(Vanse Fabio, Marcela, Herrera y Silvia.)_

LAURA.

  ¿Hay, Celia, pena mayor
  Que la pena con que quedo?
  ¿Quién crêrá que yo encerrado
  Aquí tengo un hombre que
  No conozco? Y si me ve,
  ¿Quedará desengañado
  De que Marcela no ha sido
  El dueño de aquesta casa?

CELIA.

  Todo cuanto aquí nos pasa,
  Fácil enmienda ha tenido
  Con irse ahora mi señor.
  Retírate tú de aquí:
  Yo le sacaré de allí
  Sin que pueda del error
  En que está, desengañarse;
  Pues él sin veros se irá,
  Ni á tí ni á Marcela.

LAURA.

                        Ya
  Sólo falta efectuarse.
  La puerta abre; mas detente,
  Que parece que he sentido
  En esta sala rüido.

CELIA.

  Ya es otro el inconveniente.


ESCENA VII.

DON FÉLIX. — LAURA, CELIA.

D. FÉLIX.

  Apénas la sombra fria
  Tendió, Laura, el manto negro
  Capa de noche que viste
  Para disfrazarse el cielo,
  Cuando á tu puerta me hallaron
  Las estrellas; que el deseo
  Tanto anticipa las horas,
  Que á verte á estas horas vengo
  Haciendo el tiempo en tu calle,
  Porque no se pierda el tiempo.
  Ví que mi hermana salia
  De tu casa, y advirtiendo
  Que tu padre la acompaña,
  A entrar hasta aquí me atrevo;
  Porque las paces de hoy
  Me tienen con tal contento,
  Que no quise dilatar
  Sólo un instante, un momento
  El verte desenojada.

LAURA.

  Pues no haces bien, si es que advierto,
  Que un enojo apénas quitas,
  Cuando otro vas disponiendo.
  ¿Tanto podia tardar
  (_Ap._ Apénas á hablarle acierto.)
  En recogerse la casa,
  Que temerario y resuelto
  Te entras aquí, sin mirar
  Que ha de volver al momento
  Mi padre?

D. FÉLIX.

            Sólo he querido
  Que sepas, Laura, que espero
  En la calle á que sea hora
  Para hablarte; porque luégo
  No digas que de otra parte
  Vengo, cuando á verte vengo.
  En la calle pues estoy.

LAURA.

  Eso sí; vuélvete presto,
  Que al punto que se recoja
  Mi padre, hablarnos podremos
  Más despacio. No me tengas
  Con tanto susto, que creo
  Que sospechoso (¡ay de mí!)
  Está ya del amor nuestro;
  Tanto, que á esa puerta falsa
  La llave ha quitado, (_Ap._ Esto
  Digo por asegurar
  El paso al que está acá dentro.)
  Y anda todos estos dias
  A casa yendo y viniendo.

D. FÉLIX.

  Por quitarte ese temor,
  Me voy, y en la calle espero.

FABIO.

  _(Dentro.)_ Hola, bajad una luz.

LAURA.

  Él viene ya.

CELIA.

               Dicho y hecho.

_(Toma Celia una luz y vase.)_

D. FÉLIX.

  Si de esotra puerta dices
  Que quitó la llave, es cierto
  Que no hay por donde salir;
  Y así, en aqueste aposento
  Me esconderé.

_(Va á entrar donde está Lisardo, y se pone delante Laura.)_

LAURA.

                Aguarda, espera;
  Que no has de entrar aquí dentro.

D. FÉLIX.

  ¿Por qué?

LAURA.

            Porque siempre aquí
  Está mi padre escribiendo
  Mucha parte de la noche.

D. FÉLIX.

  ¡Vive Dios, que no es por eso!
  Porque al entreabrir la puerta
  He visto un bulto allá dentro.

LAURA.

  Mira...

D. FÉLIX.

          Aquí, ¿qué hay que mirar?

LAURA.

  Advierte...

D. FÉLIX.

              Ya nada temo.

LAURA.

  Que entra ya mi padre.

D. FÉLIX.

                         ¡Ay triste,
  En qué gran duda estoy puesto!
  Si aquí hago alboroto, á Fabio
  De sus ofensas advierto;
  Si callo, sufro las mias.


ESCENA VIII.

FABIO. — DICHOS.

FABIO.

  ¡Vos aquí, Félix! ¿qué es esto?

LAURA.

  _(Ap. á Don Félix.)_
  Mira, por Dios, lo que haces;
  Pues en quien es caballero,
  El honor de las mujeres
  Siempre ha de ser lo primero.

D. FÉLIX.

  (_Ap._ Es verdad; disimular
  Tomo por mejor acuerdo,
  Si celos se disimulan.)
  Buscando á mi hermana vengo. _(A Fabio.)_
  Que me dijeron que aquí
  Estaba.

FABIO.

          Ya yo la dejo
  En su casa, y vengo ahora
  De servirla de escudero.

LAURA.

  Eso es lo mismo que yo
  Le estaba, señor, diciendo.

D. FÉLIX.

  Dios os guarde por la honra
  Que á mi hermana la habeis hecho.

FABIO.

  Ella os espera ya en casa.

D. FÉLIX.

  (_Ap._ No sé (¡ay Dios!) lo que hacer debo.
  Estarme aquí, es necedad;
  Irme, si aquí un hombre dejo,
  Es desaire; alborotar
  Aquesta casa, desprecio;
  Pues esperarle en la calle,
  Si hay dos puertas, ¿cómo puedo
  Yo solo? ¡Oh, quién á Lisardo,
  Que es mi amigo verdadero,
  Consigo hubiera traido!
  Mas ya he pensado el remedio.)
  Quedad con Dios.

FABIO.

                   Él os guarde.

D. FÉLIX.

  (_Ap._) Hoy he de ver, ¡vive el cielo!
  Si es verdad que la fortuna
  Ayuda al atrevimiento.

_(Don Félix se va muy aprisa, Fabio llega hasta la puerta con él, y
Celia despues toma una luz y se va; Fabio toma otra luz.)_

FABIO.

  Alumbra, Celia, á Don Félix.
  Laura, éntrate tú acá dentro,
  Que tengo que hablar á solas
  Contigo.

LAURA.

  _(Ap.)_  Otro susto, ¡cielos!
  Mi padre ¿qué me querrá?
  Laura, ¿en qué ha de parar esto?

_(Vanse.)_


ESCENA IX.

CELIA, _que vuelve con la luz; despues_ LISARDO.

CELIA.

  Sin esperar que bajara
  A alumbrarle, en un momento
  Se me despareció Félix.
  Bien se deja ver su intento,
  Que es de dar presto la vuelta
  A la calle; mas primero
  Que él llegue, ya habrá salido
  Estotro; que en su aposento
  Está mi señor con Laura.
  No hay que esperar. Caballero, _(A Lisardo.)_
  En gran confusion estamos
  Por vos.

_(Sale Lisardo.)_

LISARDO.

           Ya sé lo que os debo;
  Que aunque he entendido muy poco
  Del caso, porque aquí dentro
  Llegaban muertas las voces,
  He entendido por lo ménos
  Los empeños desta casa.

CELIA.

  Vamos de aquí.

LISARDO.

                 Vamos presto.

CELIA.

  _(Ap.)_ Salga él una vez de casa,
  Y más que sucedan luégo
  Muertes de hombres en la calle.

_(Apaga la luz y vase con él.)_


ESCENA X.

DON FÉLIX; _despues_ LAURA.

D. FÉLIX.

  En un esconce pequeño
  Que hace la escalera, ántes
  Que la luz bajara, muerto
  De celos y de desdichas,
  Pude quedarme encubierto.
  Poco lugar han tenido
  De echar á este hombre, y no creo
  Que, sabiendo que en la calle
  Estoy, se atrevan á hacerlo.
  El fin con que me he quedado,
  A mis desdichas atento,
  Es de sacarle conmigo
  Hasta la calle, fingiendo
  Que soy criado de casa,
  Y que sé todo el suceso.

_(Llégase á la puerta.)_

  Esta es la puerta, y está
  Abierta. Ce, caballero,
  Seguidme: seguro soy.
  ¿No me respondeis? ¿Qué es esto?
  Obligaréisme callando,
  ¡Vive Dios! á que éntre dentro.

_(Entra.)_

_(Sale Laura con luz.)_

LAURA.

  Nada me queria mi padre
  Que fuese de más momento,
  Que decirme que mañana
  Ha de ir á un cercano pueblo,
  Adonde su hacienda tiene,
  Y yo á mis desdichas vuelvo.
  Celia, Celia, ¿dónde estás?
  Pondré que se han ido huyendo
  Todos, y que me han dejado
  En el peligro. Y es cierto;
  Pues nadie parece. ¡Ay triste!
  ¿Qué he de hacer en tanto aprieto?
  Félix estará en la calle,
  Cuando estotro está aquí dentro.
  Pero aunque todo lo arriesgue,
  Esto ha de ser; que primero
  Soy yo. Perdone Marcela,
  Esta vez. Ce, caballero,
  A quien necia una mujer
  En tanto peligro ha puesto,
  No os espanteis de mirarme.

_(Sale Don Félix embozado.)_

D. FÉLIX.

  ¿Cómo puedo, cómo puedo
  Dejar de espantarme, Laura,
  De mirarte...

LAURA.

                ¡Ay Dios! ¡qué veo!

D. FÉLIX.

  Tan mudable...

LAURA.

                 ¡Ay infelice!

D. FÉLIX.

  Y tan falsa?

LAURA.

                ¡Ay Dios! ¿qué es esto?

D. FÉLIX.

  Esto es, Laura, esto es
  (Si es que yo á decirlo acierto)
  El desengaño mayor
  Que á un hombre han dado los celos.
  Pero miento, que no son
  Celos, sino agravios estos.

_(Paséase y ella tras él.)_

LAURA.

  (_Ap._ ¡Yo estoy muerta!) Félix mio,
  Mi bien, mi señor, mi dueño.

D. FÉLIX.

  Mi mal, mi muerte, mi ofensa,
  ¿Qué me quieres?

LAURA.

                   Que te quiero;
  Te quiero, no más.

D. FÉLIX.

                     Y yo,
  Pues tú lo dices, lo creo;
  Porque no habiendo tenido
  Un hombre en este aposento;
  No habiendo dicho que estaba
  Cerrado el paso por esto;
  No habiendo venido tú
  A hablarme por él; no habiendo
  Visto yo... ¿Qué he de haber visto?
  Nada digo, nada entiendo.
  ¡Mal haya yo, porque estuve
  Antes á tu honor atento,
  Y no...! Adios, Laura; adios, Laura.

LAURA.

  Detente, porque primero
  Que te vayas, has de oirme.

D. FÉLIX.

  ¿Puede ser mentira esto?

LAURA.

  Sí, bien puede ser mentira.

D. FÉLIX.

  ¿Mentira lo que estoy viendo?

LAURA.

  ¿Qué viste?

D. FÉLIX.

              El bulto de un hombre
  Que estaba en este aposento.

LAURA.

  Algun criado sería.


ESCENA XI.

CELIA, _muy alborozada_. — DICHOS.

CELIA.

  Señora, ya por lo ménos
  Nada sucederá en casa,
  Que ya en la calle los dejo.

_(Ve á Don Félix, y túrbase.)_


D. FÉLIX.

  Mira, si era algun criado.

CELIA.

  ¿Pues esto agora tenemos?
  ¿Cómo aquí?... No puedo hablar.

LAURA.

  ¿Ves, Félix, con cuánto aprieto
  Se eslabonan mis desdichas?
  Pues culpa ninguna tengo.

D. FÉLIX.

  Pues yo la culpa tendré.

LAURA.

  Tanto te estimo y te quiero,
  Que áun no quiero yo decirlo,
  Porque te está mal saberlo.

D. FÉLIX.

  ¡Qué antiguo sagrado es ese
  De un culpado, en no teniendo
  Que responder! Esto en fin
  Se acabó, Laura, esto es hecho.
  Adios, adios.

LAURA.

                Mira...

D. FÉLIX.

                        Suelta...

LAURA.

  No has de irte así.

D. FÉLIX.

                      ¡Vive el cielo,
  Que dé voces que despierten
  A tu padre, al mundo entero,
  Diciendo quién eres!

LAURA.

                       ¡Félix!

D. FÉLIX.

  Harás que pierda el respeto
  A tu hermosura, porque
  Nadie le tuvo con celos.

_(Vase.)_

LAURA.

  Tenle, Celia.

CELIA.

                ¿Yo tenerle?

LAURA.

  Pues aunque vayas huyendo,
  Yo te buscaré. ¡Ay, Marcela,
  En qué de dudas me has puesto!

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Lisardo en casa de D. Félix.

ESCENA XII.

LISARDO, CALABAZAS.

CALAB.

  Señor, ¿qué es lo que tienes?
  ¿De dónde ó cómo á tales horas vienes?

LISARDO.

  Ni sé de dónde vengo,
  Calabazas, ni sé lo que me tengo.

CALAB.

  Despues de haberte ido
  Sin mí (cosa que nunca ha sucedido,
  Ni héchose con lacayo
  De bien), vuelves á casa como un rayo,
  Casi al amanecer, descolorido,
  Colérico, furioso, acontecido.
  Airado...

LISARDO.

            No me mates,
  Ni empieces á decirme disparates,
  Sino pon las maletas; porque luégo
  Me tengo de ir, y en tanto que á esto llego,
  A esotra cuadra pasa,
  Mira si hablar á Félix puedo.

CALAB.

                                En casa
  Él no está; que aunque ya ha amanecido,
  Creo que no ha venido
  A acostarse hasta agora.

LISARDO.

  ¡Feliz él, que habrá estado (¿quién lo ignora?)
  Celebrando las paces con su dama;
  Que es la felicidad del que bien ama!
  ¡Y yo, infeliz, á quien han sucedido
  Tantas cosas!...

CALAB.

                   ¿Qué han sido?

LISARDO.

  Oye, porque me dejes,
  Con condicion que luégo no aconsejes.
  Llamóme por un papel
  Aquella dama tapada,
  A que en su casa la viese.
  A verla fuí, y la criada
  Por un jardin me guió,
  Hasta que llegué á una sala
  De estrado, donde la misma
  Que ví en las huertas, estaba
  Tan bella como entendida:
  Esto, que te diga, basta.
  Muy á los primeros lances,
  Me dió á entender enojada
  No sé bien qué quejas, cuando
  Su padre á la puerta llama.
  Métenme en un aposento,
  Donde, despues de pasadas
  Algunas conversaciones,
  De quien poco entendí ó nada
  (Porque como retirado
  Estaba á puerta cerrada,
  Llegaban á mí confusas
  Las voces sin las palabras),
  La puerta un hombre entreabrió;
  La capa tercié y la espada
  Empuñé, y al mismo instante
  Me volvieron á cerrarla
  Por defuera, sin poder
  Ver el talle ni la cara
  Del hombre. De allí á otro rato,
  Triste, confusa y turbada,
  Otra moza me sacó
  Hasta la calle, con várias
  Prevenciones de que Félix
  No supiera desto nada.
  Yo pues, cercado de dudas
  Y de sospechas contrarias,
  Estoy sin saber qué hacerme
  En confusion tan extraña;
  Porque si á Félix le callo
  El lance, ya acreditada
  La sospecha de que ha sido
  Dama suya, será ingrata
  Correspondencia, que él tenga
  A su enemigo en su casa;
  Si se lo digo, y no es
  Su dama, sino otra dama
  Que de mí se fía, el decirlo
  Es de mi nobleza infamia.
  Y así entre hablar y callar,
  La opinion más acertada
  Es, pues dos daños me embisten,
  Volver á los dos la espalda.
  Así con esto á Don Félix
  No ofende lo que se calla,
  Ni lo que se dice, ofende
  A la mujer. Luego trata
  De poner toda la ropa,
  Que ántes que amanezca el alba,
  Con ocasion de que ya
  Hecha mi consulta baja,
  De Ocaña me tengo de ir,
  Aunque me deje en Ocaña
  En un ingenio la vida,
  Y en una hermosura el alma.

CALAB.

  ¡Honrada resolucion!

LISARDO.

  Porque apruebas y no cansas,
  Toma aquel vestido que hice
  De camino, Calabazas.

CALAB.

  Tus manos, señor, te beso
  De resultas de las plantas,
  No tanto por el vestido,
  Aunque es dádiva extremada,
  Como por dármele hecho;
  Y en tanto que se levanta
  Quien la ropa me ha de dar,
  Escúchame en dos palabras
  Lo que hecho un vestido ahorra.

_(Mudando voces.)_

  —Señor maestro, ¿cuántas varas
  De paño son menester
  Para mí?—Siete y tres cuartas.
  —Con seis y media le hace
  Quiñones.—Pues que le haga;
  Mas si él saliere cumplido,
  Yo me pelaré las barbas.
  —¿Qué tafetan?—Ocho.—Siete
  Han de ser.—No quite nada
  De siete y media.—¿Ruan?
  —Cuatro.—No—Si un dedo falta,
  No puede salir.—¿De seda?
  —Dos onzas, treinta de lana.
  —¿Bocací á los bebederos?
  —Media vara.—¿Angeo?—Otra tanta.
  —¿Botones?—Treinta docenas.
  —¿Treinta?—¿Habrá más de contarlas?
  Cintas, faltriqueras, hilo:
  Vamos con todo esto á casa.
  Junte vuesarced los piés,
  Ponga derecha la cara,
  Tienda el brazo.—¿Seor maestro,
  Son matachines?—¡Qué gracia
  Hará el calzon!—Oye usted,
  La ropilla ancha de espaldas,
  Derribadica de hombros,
  Y redondita de falda.
  —Frisa para las faldillas
  Haber sacado nos falta.
  Póngala usted.—Que me place.
  —¡Ah! sí; esto se me olvidaba:
  Entretelas.—Deste viejo
  Ferreruelo me las haga.
  —Voy á cortarlo al momento.
  —¿Cuándo vendrá esto?—Mañana
  A las nueve.—La una es:
  ¡Oh cuánto este sastre tarda!
  —Seor maestro, todo el dia
  Me ha tenido usted en casa.
  —No he podido más, que he estado
  Acabando unas enaguas,
  Que, como mil paños llevan,
  No fué posible acabarlas.
  —¡Ah! caballero, muy seca
  Está esta obra.—Remojarla.
  —Angosto vino el calzon.
  —De paño es, no importa nada,
  Que luego dará de sí.
  —Esta ropilla está ancha.
  —No importa nada, es de paño,
  Que ella embeberá (así basta,
  Que los paños dan y embeben
  Como el sastre se lo manda.)
  —El ferreruelo está corto.
  —Más de media liga tapa,
  Y ahora no se usan largos.
  —¿Qué se debe?—Poco ó nada:
  Veinte del calzon, y veinte
  De la ropilla y sus mangas,
  Diez del ferreruelo, treinta
  De los ojales... y tantas
  Impertinencias, que en fin,
  Que me venga ó que me vaya,
  Quien me da un vestido hecho,
  Me da la mejor alhaja.
  A componer voy las tuyas;
  Aquí gloria y despues gracia.

_(Vase.)_

LISARDO.

  ¡Qué locuras! ¡Quién tuviera
  Tu alegría, y no llegara
  Hoy á sentir los extremos
  De tantas penas, de tantas
  Confusiones y sospechas!
  ¡Válgate Dios por tapada,
  Toda misterios y toda
  Prevenciones, sin que haya
  Nunca visto la verdad!

_(Vuelve Calabazas.)_

CALAB.

  Ya la dije á una criada
  Que me sacase la ropa;
  Porque hoy nos vamos á Irlanda.

LISARDO.

  En efecto, me destierran,
  Antes de tiempo de Ocaña,
  Tramoyas de una mujer.


ESCENA XIII.

MARCELA, _con manto_, SILVIA, _sin él, y quedan á la puerta_. — DICHOS.

SILVIA.

  Mira á qué te atreves.

MARCELA.

                         Nada
  Me digas, porque no estoy
  Para escucharte palabra.
  ¿Que hoy se va, no dices?

SILVIA.

                            Sí.

MARCELA.

  ¿Pues, Silvia, de qué le espantas
  Que haga locuras mi amor?
  Sin duda le dijo Laura
  Quién soy, y de mí va huyendo.

SILVIA.

  ¿Pues si esto temes, qué tratas?

MARCELA.

  Hablarle ya claramente;
  Que puesto que á esta hora falta
  Mi hermano, ya no vendrá,
  Hasta que le lleven capa
  Y valona, ó sea de noche.
  Tú, Silvia, á esa puerta aguarda.

_(Vase Silvia.)_

LISARDO.

  Mira si ha venido Félix.

CALAB.

  Félix no, pero la dama
  Tapada sí que ha venido.

LISARDO.

  ¿Qué dices?

CALAB.

              _Ecce quam amas._

MARCELA.

  Señor Lisardo, no sé
  Que sea accion cortesana
  El iros sin despediros
  Hoy de una mujer que os ama.

LISARDO.

  ¿Tan presto tuvisteis nueva
  De mi partida?

MARCELA.

                 Las malas
  Vuelan mucho.

CALAB.

  _(Ap.)_       ¡Vive Dios,
  Que con los demonios habla!
  ¿Si es Catalina de Acosta,
  Que anda buscando su estatua?

MARCELA.

  En fin, ¿os vais?

LISARDO.

                    Sí, y huyendo
  De vos, que vos sois la causa.

MARCELA.

  De eso infiero que sabeis
  Ya quién soy (¡estoy turbada!);
  Y si el haberlo sabido
  Anticipa la jornada,
  Id con Dios; pero advirtiendo
  Que fué en mí y en vos la causa
  Imposible de decirla,
  Y imposible de callarla.

LISARDO.

  No os entiendo, pues no sé
  De vos (esta es verdad clara)
  Más de lo que sé de vos:
  Y ántes la desconfianza
  Que haceis de mí, es quien me mueve
  A irme.

_(Mira Calabazas adentro.)_

CALAB.

          Ce: por la sala
  Entra Don Félix.

MARCELA.

                  ¡Ay triste!

LISARDO.

  ¿Qué os turba? ¿Qué os embaraza?
  Conmigo estais.

MARCELA.

                  Es verdad;
  Mas puesto que mis desgracias
  Unas con otras tropiezan,
  Y tan en mi alcance andan,
  Sabed, que yo soy... No puedo,
  No puedo hablar más palabra,
  Que entra ya. Mi vida está
  En vuestras manos, guardadla;
  Que yo aquí me escondo.

_(Escóndese.)_

LISARDO.

                          ¡Cielos,
  Sacadme de dudas tantas!
  Ella es su dama sin duda.
  Pues que tanto dél se guarda.


ESCENA XIV.

DON FÉLIX. — LISARDO; MARCELA, _escondida_.

D. FÉLIX.

  Lisardo.

LISARDO.

           ¿Qué hay, qué traeis,
  Don Félix?

D. FÉLIX.

             Traigo un pesar,
  Y véngole á consolar
  Con vos, que me aconsejeis.

LISARDO.

  Cuando por haber faltado
  De casa... Véte de aquí.

_(A Calabazas. Vase.)_

  Toda la noche, creí
  Que habíades celebrado
  Las paces con vuestra dama,
  ¿Al amanecer venís
  Con el pesar que decís?

D. FÉLIX.

  Sí, que un mal á otro mal llama.
  ¡Ay Lisardo! bien dijisteis,
  Cuando hablasteis de los celos,
  Que sus mortales desvelos,
  Y que sus efectos tristes,
  Eran tan otros tenidos
  Que dados, cuanto se ofrece
  Entre quien hace y padece;
  Pues padecen mis sentidos
  El daño que ántes hicieron.
  ¡Oh quién un siglo los diera,
  Y un punto no los tuviera!

LISARDO.

  Pues ¿cómo ó de qué nacieron?
  (_Ap._ ¡Vive Dios! que él ha seguido
  Esta dama, y que sus celos
  Son de mí y della.)

MARCELA.

  _(Ap.)_             Los cielos
  Den mis penas á partido.

D. FÉLIX.

  Muy rendido ayer llegué,
  Donde (¡ay de mí!) satisfice
  Con los extremos que hice,
  Las lágrimas que lloré,
  Las mal fundadas sospechas
  Que de mí (¡ay cielos!) tenía
  La hermosa enemiga mia;
  Y cuando ya satisfechas
  Estaban, y yo esperaba
  De los sembrados rigores
  Coger el fruto en favores,
  De la calle en que aguardaba
  Entré á verla muy contento;
  Y porque fué fuerza así
  Un aposento entreabrí
  (Mal haya mi sufrimiento),
  Y en él (¡qué torpes desvelos!)
  El bulto de un hombre ví.

LISARDO.

  _(Ap.)_ ¡Esto es lo que anoche á mí
  Me pasó, viven los cielos!

D. FÉLIX.

  ¡Oh mal haya yo, porque,
  Aunque su padre viniera,
  Y aunque su honor se perdiera,
  A darle muerte no entré!
  Quedarme pude escondido,
  Con ánimo de volver
  A buscar el hombre, y ver
  Quién era.

LISARDO.

             ¿Habeislo sabido?

D. FÉLIX.

  No, porque ya una criada
  Le habia sacado de allí.
  Tras él al punto salí;
  Pero no pude hallar nada.
  Así hasta el mediodía
  Toda la mañana he estado
  (¡Mirad qué necio cuidado!)
  Pensando que volveria.
  Ved si habrá en el mundo quien
  Tenga el dolor que yo tengo,
  Pues hoy aquí á tener vengo
  Celos, sin saber de quién.

LISARDO.

  _(Ap.)_ En este punto creí
  Todo cuanto imaginé;
  La dama esta dama fué,
  Y yo el encerrado fuí.
  Las señas son; mas supuesto
  Que él no sabe que fuí yo,
  Ni que ella aquí se ocultó,
  Ponga fin á todo esto
  Mi ausencia, puesto que así
  Todo el silencio lo sella;
  Pues no sabrá agravios della.
  Ni tendrá quejas de mí.

D. FÉLIX.

  ¿Agora suspenso estais?
  ¿Cómo no me respondeis?

LISARDO.

  Como admirado me habeis,
  Aun más de lo que pensais.

D. FÉLIX.

  ¿Qué puedo hacer?

LISARDO.

                    Olvidar.

D. FÉLIX.

  ¡Ay, Lisardo, quién pudiera!

CALAB.

  _(A la puerta.)_ Señor, una dama ahí fuera
  Dice que te quiere hablar.

D. FÉLIX.

  Ella es, que habrá venido
  A verme. Yo no he de vella.

LISARDO.

  Mirad primero si es ella.


ESCENA XV.

LAURA, _tapada_. — DICHOS.

D. FÉLIX.

  ¿No he de haberla conocido?
  Ella es, que en conclusion,
  Querrá agora que yo crea
  Que todo mentira sea.

LISARDO.

  _(Ap.)_ Ya es otra mi confusion:
  Si esta es la que Félix ama,
  Y dentro en su casa vió
  Un hombre, y éste fuí yo,
  ¿Quién es, quién, estotra dama?

LAURA.

  Lisardo, por caballero
  Os ruego que os ausenteis,
  Y con Félix me dejeis,
  Porque hablar con Félix quiero.

D. FÉLIX.

  ¿Quién te ha dicho que querrá
  El Félix hablarte á tí?

LAURA.

  Dejadnos solos.

LISARDO.

                  Por mí
  Obedecida estais ya.
  (_Ap._ Fuerza es dejar encerrada
  La otra dama hasta despues,
  Y estar á la vista. Nada
  Tengo ya que temer, pues
  No es su dama mi tapada.)

_(Vanse Calabazas y Lisardo.)_


ESCENA XVI.

LAURA Y DON FÉLIX; MARCELA, _escondida_.

LAURA.

  Ya que estamos los dos solos,
  Don Félix, y que podré
  Decir á lo que he venido,
  Escúchame.

D. FÉLIX.

             ¿Para qué?
  Ya sé que quieres decirme
  Que ilusion, que engaño fué
  Cuanto allí ví y cuanto oí;
  Y si esto en fin ha de ser,
  Ni tú tienes qué decir,
  Ni yo tengo qué saber.

LAURA.

  ¿Y si nada de eso fuese,
  Sino todo eso al revés?

D. FÉLIX.

  ¿Cómo?

LAURA.

         Escucha, oiráslo.

D. FÉLIX.

                           ¿Iráste
  Si te escucho?

LAURA.

                 Sí.

D. FÉLIX.

                     Dí pues.

_(Asoma Marcela.)_

LAURA.

  Negarte que estaba un hombre
  En mi aposento...

D. FÉLIX.

                    Deten.
  ¿Y es estilo de obligar,
  Modo de satisfacer,
  Decirme, cuando esperaba
  Un rendimiento cortés,
  Una disculpa amorosa,
  Confesar la ofensa? ¿Ves
  Cómo otra vez la repites,
  Porque la sienta otra vez?

LAURA.

  Si no me oyes hasta el fin...

MARCELA.

  _(Ap.)_ ¡Quién vió lance más cruel!

D. FÉLIX.

  ¿Qué he de escuchar?

LAURA.

                       Mucho.

D. FÉLIX.

                              ¿Iráste
  Si te escucho?

LAURA.

                 Sí.

D. FÉLIX.

                     Dí pues.

LAURA.

  Negarte que estaba un hombre
  En mi aposento, y tambien
  Que Celia le abrió la puerta,
  No fuera justo; porque
  Negarle á un hombre en su cara
  Lo mismo que escucha y ve,
  Es darle á un desesperado,
  Para consuelo un cordel;
  Mas pensar tú que fué agravio
  De tu amor y de mi fe,
  Es pensar que cupo mancha
  En el puro rosicler
  Del sol, porque con mi honor
  Aun es sombra todo él.

D. FÉLIX.

  ¿Pues quién aquél hombre era?

LAURA.

  No puedo decirte quién.

MARCELA.

  _(Ap.)_ ¡Quién vió confusion igual!

D. FÉLIX.

  ¿Por qué?

LAURA.

            Porque no lo sé.

D. FÉLIX.

  ¿Qué hacía escondido allí?

LAURA.

  No lo sé tampoco.

D. FÉLIX.

                    ¿Pues
  Dónde la satisfaccion
  Está?

LAURA.

        En no saberlo.

D. FÉLIX.

                       ¡Bien!
  No saberlo es la disculpa,
  La culpa el saberlo es:
  ¿Pues cómo quieres que venza
  Lo que sé á lo que no sé?
  Laura, Laura, no hay disculpa.

LAURA.

  Félix, Félix, déjame;
  Que, aunque lo puedo decir,
  Tú no lo puedes saber.

D. FÉLIX.

  Otra vez me has dicho ya
  (Baldon ó despecho fué)
  Eso mismo, y ¡vive Dios!
  De no escucharlo otra vez;
  Porque aquí me has de decir
  La verdad desto...

MARCELA.

  _(Ap.)_            ¿Qué haré?
  ¡Que, por disculparse á sí,
  Me ha de echar á mí á perder!

D. FÉLIX.

  Que nada me está peor
  Que el pensarlo.

LAURA.

                   Sí diré.

MARCELA.

  (_Ap._ No dirás; porque primero,
  Tus voces estorbaré
  Con esta resolucion.
  Amor ventura me dé,
  Como me da atrevimiento.)

_(Pasa por delante tapada, como jurándosela á Don Félix; él quiere
seguirla, y Laura le detiene.)_

  Sólo esto he querido ver.

D. FÉLIX.

  ¿Qué mujer es esta?

LAURA.

                      Hazte
  De nuevas.

D. FÉLIX.

             Déjame que
  La siga y la reconozca.

LAURA.

  ¡Eso querias tú, porque
  Pudieras desenojarla,
  Diciéndola á ella despues
  Que me dejaste por ir
  Tras ella! Pues no ha de ser.

D. FÉLIX.

  Laura mia, mi señora,
  El cielo me falte, amén,
  Si sé qué mujer es ésta.

LAURA.

  Yo sí; yo te lo diré:
  Nise era, que al pasar
  Yo la conocí muy bien.

D. FÉLIX.

  Ni era Nise, ni sé yo
  Cómo estaba aquí.

LAURA.

                    Muy bien;
  ¡La disculpa es no saberlo,
  La culpa el saberlo es!
  ¿Pues cómo quieres que venza
  Lo que sé á lo que no sé?
  Adios, Félix.

D. FÉLIX.

                Si no basta
  El desengaño que ves,
  ¿Cómo quieres que yo crea
  Lo que tú, Laura, no crês?

LAURA.

  Porque yo digo verdad,
  Y soy quién soy.

D. FÉLIX.

                   Yo tambien,
  Y ví en tu aposento un hombre.

LAURA.

  Yo en el tuyo una mujer.

D. FÉLIX.

  No sé quien fué.

LAURA.

                   Yo tampoco.

D. FÉLIX.

  Sí supiste, Laura; pues
  Ya me lo ibas á decir.

LAURA.

  Ya, sin decirlo me iré,
  Por no dar satisfacciones
  A un hombre tan descortés.

D. FÉLIX.

  Mira, Laura...

LAURA.

                 Suelta, Félix.

D. FÉLIX.

  Véte, que es cosa cruel,
  Haber de rogar quejoso.

LAURA.

  Quédate; que es rabia haber
  De llevar traiciones, cuando
  Finezas vine á traer.

D. FÉLIX.

  Yo bien disculpado estoy.

LAURA.

  Si á eso vamos, yo tambien.

D. FÉLIX.

  Pues ví en tu aposento un hombre.

LAURA.

  Yo en el tuyo una mujer.

D. FÉLIX.

  Si esto, cielos, es amar...

LAURA.

  Si esto, fortuna, es querer...

LOS DOS.

  ¡Fuego de Dios en el querer bien!
  Amén. Amén.



JORNADA TERCERA.


Cuarto de Marcela.

ESCENA PRIMERA.

MARCELA, SILVIA.

SILVIA.

  Grande atrevimiento fué.

MARCELA.

  Como perdida me ví,
  Cuando ya á Laura escuché,
  Que iba á descubrir allí
  Cuanto en su casa pasé,
  Estorbar la relacion
  Quise con tan loca accion;
  Que, ya preciso un pesar,
  Algo se ha de aventurar.

SILVIA.

  Así es verdad.

MARCELA.

                 La razon
  Que me animó más, fué ver
  A Lisardo, que esperaba
  Más afuera, al parecer,
  En qué el suceso paraba
  De su encerrada mujer;
  Y como yo lo sabía,
  No temí la empresa mia:
  Pues, á no suceder bien,
  Ya en Lisardo al ménos quien
  Me defendiese tenía:
  Y en fin, ello sucedió
  Mejor que esperaba yo;
  Pues yo á mi cuarto pasé,
  Y en los celos que dejé
  El lance se barajó
  De suerte, que ni Lisardo
  Se empeñó por mí gallardo,
  Ni Laura el caso contó,
  Ni Félix me conoció.
  Ni yo mayor susto aguardo.

SILVIA.

  Digo que fué extraño cuento,
  Y si escarmiento ha dejado.
  Será de más fundamento.

MARCELA.

  ¿Pues cuándo dejó escarmiento,
  Silvia, un peligro pasado?
  Antes el haber salido
  Deste tan bien me ha movido
  A pensar cómo pudiera
  Ser que Lisardo volviera
  A verme.

SILVIA.

           Oye, que hacen ruido.


ESCENA II.

DON FÉLIX, _por la puerta escondida_. — DICHAS.

D. FÉLIX.

  Marcela.

MARCELA.

           ¿Qué novedad
  Es entrar tú en mi aposento?

D. FÉLIX.

  Es venir mi voluntad
  Por luz á tu entendimiento,
  Por consuelo á tu piedad.
  Anoche, cuando saliste
  De ver á Laura, yo entré
  En su casa (¡Ay de mí triste!)
  Y ví en su casa, y hallé...

MARCELA.

  Dí, ¿qué hallaste? dí, ¿qué viste?

D. FÉLIX.

  Un hombre.

MARCELA.

             ¿Tal pudo ser?

D. FÉLIX.

  Vínome á satisfacer;
  Una mujer, que salió
  De mi alcoba, lo estorbó...

MARCELA.

  ¡Miren la mala mujer!

D. FÉLIX.

  Que con Lisardo debia
  De estar. Él, cuerdo y discreto,
  Presumiendo que ofendia
  De mi casa así el respeto,
  Dice que tal no sabía.
  En fin, sea lo que fuere
  (Que no hay nadie que lo diga),
  Celosa Laura, no quiere
  Que desengaños consiga,
  Ni que disculpas espere.
  Yo, por no dar á torcer
  Tampoco mi sentimiento,
  No la quiero hablar ni ver;
  Pero quisiera saber
  Hasta el menor pensamiento
  Suyo. Para esto ha pensado
  Una industria mi cuidado.

MARCELA.

  ¿Y es, si me la has de decir?

D. FÉLIX.

  Que tú, hermana, has de fingir
  Que un gran disgusto, un enfado
  Conmigo has tenido, y que
  En tanto que esto se pasa,
  Te quieres ir á su casa:
  Y así una espía tendré
  Para el fuego que me abrasa;
  Pues tú á la mira estarás,
  Y á pocos lances verás,
  Quién este embozado es,
  Y con secreto despues
  De todo me avisarás.

MARCELA.

  Aunque hay bien que replicar,
  Hoy me iré á su casa.

D. FÉLIX.

                        No
  Puede hoy ser; que por mostrar
  Cuán poco mi mal sintió,
  O por darme este pesar,
  Hoy de su casa ha salido,
  Y al mar de Antígola ha ido.

MARCELA.

  Pues digo que iré mañana.

D. FÉLIX.

  La vida me das, hermana;
  Tuya desde hoy habrá sido.

_(Vase.)_

MARCELA.

  ¿Hay cosa, como llegar
  Rogándome lo que yo
  Puedo, Silvia, desear?
  Pero mira quién se entró
  En el cuarto sin llamar.

SILVIA.

  Laura y Celia son, señora.


ESCENA III.

LAURA, CELIA. — MARCELA, SILVIA.

MARCELA.

  Laura mia, ¡á aquesta hora!

LAURA.

  No te espantes desto, amiga;
  Que á tanto una pena obliga.

MARCELA.

  ¿Quién lo duda? ¿Quién lo ignora?

LAURA.

  De la suerte que de mí
  Te fuiste ayer á valer,
  Vengo á valerme de tí.

CELIA.

  Aprended, damas, de aquí,
  Lo que va desde hoy á ayer.

LAURA.

  Aquel hombre que dejaste
  Cerrado, Marcela mia,
  En mi casa, vió Don Félix.

MARCELA.

  ¡Jesus!

LAURA.

          No importa que diga
  El cómo ó el cuándo, puesto
  Que bastaba ser desdicha,
  Para que ella se estuviese
  Desde luego sucedida.
  Quísele satisfacer,
  Y vine á tu casa, amiga,
  Sin mirar á los respetos
  A que el ser quien soy me obliga.
  Entré en su aposento, y cuando
  A representarle iba
  Disculpas, que no tocasen
  En tu opinion ni en la mia,
  Una mujer, que detras
  De su aposento tenía,
  Y que era sin duda Nise...

MARCELA.

  ¿Quién duda que ella sería?

LAURA.

  Salió á dar celos por celos.

MARCELA.

  ¡Hay tan gran bellaquería!
  ¿Y qué hizo Félix á eso?

LAURA.

  Él, aunque quiso seguirla,
  Yo no lo dejé. En efecto,
  Las dos quejas repetidas,
  Ni las suyas quise oir,
  Ni él saber quiso las mias.
  Por mostrar que estaba (¡ay cielos!)
  Gustosa y entretenida,
  (¡Oh cuán á costa del alma,
  Marcela, un triste se anima!)
  Al mar de Antígola hoy
  Salí con unas amigas,
  Donde, aunque debió alegrarme
  Su hermosa apacible vista,
  No pudo, que para mí
  Ya se murió la alegría;
  Tanto, que ni el ver la Reina,
  Que infinitos siglos viva,
  Para que flores de Francia
  Nos den el fruto en Castilla
  Cómo en su verde carroza,
  Que caballos del sol tiran,
  Varado bajel de tierra
  Llegó á abordar á la orilla:
  Ni el ver tan ufano entónces
  Ese breve mar, que imita
  Del Océano las ondas
  Encrespadas y movidas
  De los céfiros süaves,
  Cuando al mirar quien las pisa
  Como plata las entorcha,
  Y como vidrio las riza:
  Ni el ver que ya el bergantin,
  Coche del mar, pues le guian,
  Como caballos, los remos,
  A quien el freno registra
  De un timon, abrió el estribo
  De su hermosa barandilla,
  Para que su popa ocupe,
  Para que su esfera admita
  Un sol, á quien hizo guarda
  No ménos que el alba misma:
  Ni el ver las hermosas damas,
  Que como flores seguian
  La rosa, bien así como
  Tejido coro de ninfas,
  En las selvas de Diana
  Profanas fábulas pintan:
  Ni el ver, en fin, que tan bello
  Ya el bajel bogando iba
  El piélago de cristal,
  Que al acercarse á la isla
  Del cenador, que con tantas
  Flores el estanque habita,
  No pudo determinar
  Desde aparte, no, la vista,
  Cuál el bergantin, ó cuál
  Era el cenador; pues via
  Flores en cualquiera tantas,
  Que unas á otras competidas,
  Naval batalla de flores
  Se dieron muertas y vivas,
  Me pudo aliviar; pues toda
  Esta pompa hermosa y rica,
  En los cristales bullicio,
  En las flores alegría,
  En los vientos suavidad,
  En las hojas armonía,
  En las damas hermosura
  Y en todos los campos risa,
  Llanto fué, llanto en mis ojos
  Celosa de Félix. Mira,
  Si á quien esto no divierte,
  Bastantemente peligra.
  Yo no he de hablarle; porque
  Es triste cosa, es indigna
  Accion darle yo á torcer
  Mis celos; y así querria
  De una industria aquí valerme,
  Si es que mi amistad codicias;
  Y es, que para que yo vea
  Si Nise en su cuarto habita,
  Le he de acechar esta noche
  Por aquella puerta, amiga,
  Que dijiste, y que á su cuarto
  Cae y él tiene escondida.
  ¿Cómo faltar de mi casa
  Podré? es fuerza que aquí digas;
  Y responderéte yo
  Que hoy mi padre fué á una villa,
  Adonde su hacienda tiene,
  Y no vendrá en cuatro dias.
  Así que estas noches puedo
  Ser tu huéspeda, si obliga
  Mi amistad á esta fineza,
  Pues es fineza de amiga
  Tan principal, tan discreta,
  Tan noble y tan entendida.

MARCELA.

  ¿Cómo te podré negar,
  Laura, lo que solicitas,
  Si con mi razon me arguyes,
  Si con mi dolor me obligas?
  Sólo hay un inconveniente;
  Mas si tú lo facilitas,
  Ven desde luego á mi casa;
  Mal dije, á la tuya misma.

LAURA.

  ¿Cuál es el inconveniente?

MARCELA.

  Tanto mi hermano te imita
  En el dolor y en la causa
  (No importa que te lo diga;
  Primero somos nosotras),
  Que hoy me ha pedido que finja
  Con él un enojo, y vaya
  A ser por algunos dias
  Tu huéspeda; porque yo
  Allá de adalid le sirva.
  Pues si no voy á tu casa
  Yo, porque estás tú en la mia,
  Dirá...

LAURA.

          Escucha; ántes mejor
  Es que desde luégo finjas
  Tú el enojo, y que te vayas;
  Pues con aquesto le obligas
  A que él esté más seguro
  De que yo en su casa asista.

MARCELA.

  Dices bien, que con mi ausencia
  Se sanea esta malicia.

LAURA.

  ¿Cómo se ha de hacer?

MARCELA.

                        Así:
  Dame el manto, y dirás Silvia,
  Que fuí en casa de Laura;
  Que para hacer más creida
  La causa, quise ir de noche.

_(Pónese el manto.)_

  Y despues (aparte mira)
  Busca á Lisardo, y dirásle
  Como mi afecto le avisa
  Que á verme vaya esta noche;
  Y quédate donde sirvas
  A Laura. Tú, Celia, ven
  Conmigo; pues nos obliga
  Esto á trocar con las causas
  Las criadas.

LAURA.

               ¿Tan aprisa?

MARCELA.

  Estas cosas más se aciertan,
  Miéntras ménos se imaginan.

LAURA.

  Marcela, á mi casa vas;
  Por ella y por mi honor mira.

MARCELA.

  Por ella mira y mi honor,
  Pues te quedas tú en la mia.
  ¿En qué ha de parar aqueste
  Trueco?

CELIA.

          ¿Quieres que lo diga?
  En algun lance que á todas,
  O nos case, ó nos aflija.

_(Vanse por una parte Celia y Marcela, y por otra Silvia y Laura.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Lisardo.

ESCENA IV.

LISARDO, CALABAZAS.

LISARDO.

  ¿Qué papel es ese?

CALAB.

                     Es
  El que ha de ser, es y ha sido
  Del tiempo que te he servido,
  Cuenta estrecha.

LISARDO.

                   Díme pues,
  ¿A qué propósito agora...?

CALAB.

  A propósito de que hoy
  De tu servicio me voy.

LISARDO.

  ¿Por qué causa?

CALAB.

                  ¿Quién lo ignora?
  Porque andas aquestos dias
  Muy discreto.

LISARDO.

                ¿Qué has querido
  Decir?

CALAB.

         Que andas divertido.

LISARDO.

  Tales son las penas mias.

CALAB.

  Y no ha de ser tan discreto
  El amo, que ha de pensar
  Que no le puede guardar
  Calabazas el secreto.
  Tú te andas sólo contigo,
  Contigo solo te estás,
  Contigo vienes y vas,
  Y en fin, contigo y sin migo
  En cualquier parte te ven;
  Que parecemos, señor,
  El dinero y el amor:
  Mirad ¡con quién, y sin quién!
  Si alguna tapada viene
  A verte, _salte allá fuera_;
  Si vas á verla, _aquí espera,_
  _Porque ir allá no conviene_.
  ¿Pues esto ha de ser así?
  ¡Pesar de quien me parió!
  ¿Para qué te sirvo yo?
  Y así quiero desde aquí
  Buscar amo más humano;
  Porque para mí, en rigor,
  Ninguno será peor,
  Aunque sea un luterano,
  Aunque sea un presumido
  De docto, siendo menguado,
  Con ingenio un desdichado,
  Sin él un entremetido,
  Un poeta que hace trazas
  De comedias, y seamos
  Los criados y los amos
  Todo en casa Calabazas,
  Aunque sea un lindo compuesto,
  Que hable melifluo y despacio,
  Y aunque galantee en palacio,
  Que es peor que todo esto.

LISARDO.

  Las cosas que me han pasado
  Tan públicas han venido,
  Calabazas, que no ha sido
  Forzoso haberlas contado
  Para que las sepas: pues
  Hablar á aquella tapada
  En el campo, tan guardada
  Verla en su casa despues,
  Adonde me sucedió
  Aquel lance parecido
  Al de Félix, que escondido
  En su casa me pasó;
  Venir á verme á la mia.
  Adonde desengañado
  De que es otra me ha dejado.
  La que Don Félix queria;
  Salir de allí tan veloz;
  Irse, en fin, como se fué:
  Ello se dice y se ve,
  Sin que aquí tenga mi voz
  Que contar; pues aunque quiera
  No te puedo decir más
  De lo que tú viendo estás.

CALAB.

  Ella es gentil embustera.

LISARDO.

  En cuanto á que estoy pensando
  Qué es lo que me ha sucedido,
  Es verdad, y estoy corrido
  De estar creyendo y dudando,
  Qué mujer es esta; pues
  Cuando yo ser presumia
  Dama de Félix, vivia
  Sin discurrir: mas despues
  Que estando conmigo ella,
  De Félix la dama entró,
  Y que me desengañó
  De que era otra dama aquella,
  Mayor deseo me ha dado
  De saber quién es; pues puedo
  Perder á su honor el miedo,
  Que por Félix le he guardado.

CALAB.

  Yo bien pudiera decir
  Quién es.

LISARDO.

            ¿Tú?

CALAB.

                 Yo.

LISARDO.

                     Dílo pues.

CALAB.

  ¡Vive Dios, que sé quién es!

LISARDO.

  Pues no me hagas discurrir.

CALAB.

  ¿Ella no es enredadora?
  Quien es sé. ¿No es embustera?
  Quien es sé. ¿No es bachillera?
  Quien es sé. ¿No es habladora?
  La misma razon lo enseña
  Quien es, sí, jurado á Dios.

LISARDO.

  Dílo.

CALAB.

        Aquí para los dos...

LISARDO.

  Prosigue.

CALAB.

            Es alguna dueña.

LISARDO.

  ¡Qué disparate!


ESCENA V.

SILVIA. — DICHOS; _poco despues_ DON FÉLIX.

SILVIA.

                  Lisardo,
  Que aquí me escucheis os pido.

CALAB.

  ¡Mujer! ¿de dónde has caido?

LISARDO.

  Ya lo que quieres aguardo.

SILVIA.

  Una dama, de quien vos
  La casa, señor, sabeis,
  Que á su ventana llameis
  Esta noche os pide. Adios.

_(Vase.)_

CALAB.

  Tapada de las tapadas,
  Oye.

LISARDO.

       Tente; ¿dónde vas?

CALAB.

  Deja, que no quiero más
  De darla dos bofetadas,
  Que las lleve á su señora...

LISARDO.

  ¿Hay quién tus locuras crea?

CALAB.

  Porque otra vez no me sea
  Dueña engerta.

LISARDO.

                 Escucha agora:
  Pues que ya la noche fria,
  En mal distinto arrebol,
  Da priesa diciendo al sol
  Que se vaya con el dia,
  Y á mí esperándome están,
  Dame un broquel, y tú aquí
  Me espera.

CALAB.

             ¿Yo esperar?

LISARDO.

                          Sí.

CALAB.

  Espere un judío de Oran;
  Que á casa donde encerrado
  Estuviste, y áun corrido,
  Y hay padre de conocido
  Y galan de imaginado,
  No has de ir solo.

LISARDO.

                     Sí he de ir.

_(Sale Don Félix.)_

D. FÉLIX.

  ¿Dónde, Lisardo?

LISARDO.

                   No sé
  Cómo callaros podré,
  Ni cómo os podré decir
  Lo que en Ocaña me pasa.
  ¿Teneis que hacer ahora?

D. FÉLIX.

                           ¿Yo?
  Ni en toda esta noche.

LISARDO.

                        ¿No?

D. FÉLIX.

  No, que el fuego que me abrasa,
  Por acrecentar su ardor,
  Treguas por ahora ha dado.

LISARDO.

  Pues yo quiero mi cuidado
  Fiaros ya sin temor;
  Que si hasta aquí he suspendido
  La relacion que empecé,
  Respeto que os tuve fué;
  Pero habiendo ya sabido
  Que nada os puede tocar
  Y sois quien sois en efeto,
  De mi amor todo el secreto
  Hoy os tengo de fiar.
  Venid conmigo, y sabreis,
  Porque el tiempo no perdamos,
  Extraños sucesos.

D. FÉLIX.

                    Vamos;
  Que mucha merced me hareis
  En divertir el dolor,
  De que mi pecho está lleno;
  Porque de amor el veneno
  Cure triaca de amor.

CALAB.

  Yo ¿qué he de hacer?

LISARDO.

                       Esperar
  Aquí en casa á que vengamos.

_(Vanse Don Félix y Lisardo.)_


ESCENA VI.

CALABAZAS.

  ¡Buenos, paciencia, quedamos,
  Sin ver ni oir, á callar!
  Cuando no tiene el servir
  Otro gusto, otro placer,
  Que escuchar para saber,
  Y saber para decir,
  Aun deste gusto me priva
  El recatarse de mí.
  Pues no ha de pasar así;
  Así Calabazas viva,
  Que por aquel mismo caso
  Que aquí de mí se guardó
  Tengo de seguirle yo.
  Tras ellos, paso entre paso,
  Tengo de irme rebozado;
  Porque si yo, cual sospecho,
  No le murmuro y acecho,
  ¿Para qué soy su criado?

_(Vase.)_

       *       *       *       *       *


Camino de Ocaña.

ESCENA VII.

FABIO, LELIO.

LELIO.

  Aliéntate, que ya estás
  Cerca de Ocaña, señor.

FABIO.

  Es tan notable el dolor,
  Lelio, que no puedo más;
  Que aunque yo, por descansar,
  De la yegua me apeé,
  Y quise venir á pié
  Este rato, por dejar
  Con ejercicio vencido
  El dolor de la caida,
  Te confieso que en mi vida
  No me he visto tan rendido.

LELIO.

  Ello fué dicha, señor;
  Pues apénas una legua
  Andada, cayó la yegua,
  Porque pudieras mejor
  Volverte á tu casa, donde
  Con más cuidado podrás
  Curarte.

FABIO.

           A esta pierna más
  Todo el dolor corresponde,
  Que fué la que me cogió
  Debajo.

LELIO.

          Súbete, pues
  Irás ántes.

FABIO.

              Mejor es
  Andar otro poco, y no
  Dejar, Lelio, resfriar
  La caida.

LELIO.

            Dices bien;
  Mas considero tambien
  Que ya ha empezado á cerrar
  La noche, y que lo que andado
  En tal parte se mejora,
  Se llega más á deshora
  A tu casa, y quizás, cuando
  Ya recogida, no habrá
  Modo de curarte.

FABIO.

                   Bien
  Dices: la yegua preven,
  Que atada á ese tronco está,
  Y vamos, si esto restaura
  Mi salud; aunque yo creo
  Que ir á casa no deseo,
  Por no dar cuidado á Laura,
  Que me quiere de manera,
  Que temo que hoy ha de ser
  Su fin, si me ve volver
  Con una pena tan fiera.

LELIO.

  Como hija, claro está
  Que lo sienta mi señora.

FABIO.

  Pondré que aquesta es la hora
  Que está recogida ya.

LELIO.

  ¿Quién lo duda?

FABIO.

                  ¡Oh cuánto siento
  Haberla de despertar!
  Mas no lo puedo excusar.
  Lo que haré será, que atento
  A su quietud, llamaré
  Por la puerta principal;
  Pues con prevencion igual
  Podrá ser, pues que se ve
  De su cuarto más distante,
  No oirme.

LELIO.

            Dispon agora
  Tu salud, que mi señora
  Lo estimará.

FABIO.

               No te espante
  Verme con tanta fineza;
  Que soy en mi senectud,
  Amante de su virtud,
  Como otros de su belleza.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Calle próxima á la casa de Fabio.

ESCENA VIII.

LISARDO, DON FÉLIX; _despues_ CALABAZAS.

D. FÉLIX.

  Mucho me he holgado de oiros,
  Por ser la novela extraña.

LISARDO.

  Esto es por mayor; que dejo
  De contar mil circunstancias,
  Por no cansaros, Don Félix;
  Y pues sabeis que me aguarda,
  Idos con Dios, que ya es la hora.

D. FÉLIX.

  Decirme á mí que una dama
  Vais á ver, y haberme dicho
  Que tuvisteis en su casa
  Riesgo, y decir que me quede,
  Son dos cosas muy contrarias;
  Pues no soy de los amigos
  Yo, con quien solo se hablan
  Las cosas; que precio más
  Las obras, que las palabras.
  Id á lograr vuestro amor
  Norabuena, que hasta el alba
  Yo sabré estar en la calle.

LISARDO.

  A amistad, Don Félix, tanta,
  Mal hiciera en resistirme.

_(Sale Calabazas acechando.)_

CALAB.

  _(Ap.)_ Si cual veo lo que andan,
  Lo que hablan viera, yo viera
  Lo que andan y lo que hablan.
  Llegarme quiero.

LISARDO.

                  ¿Qué es esto?

D. FÉLIX.

  Un hombre, si no me engaña
  La vista, que tras nosotros
  Viene.

LISARDO.

        Pues sacad la espada.

D. FÉLIX.

  ¿Quién va?

CALAB.

             Nadie ya; porque
  No diz que va el que se pára.

D. FÉLIX.

  ¿Quién sois?

CALAB.

               Un hombre de bien.

LISARDO.

  Pues pase, si acaso pasa.

CALAB.

  No paso, que me hago hombre.

D. FÉLIX.

  Pues jugaré yo de espadas.

LISARDO.

  Dadle la muerte.

CALAB.

                   ¡Detente!
  ¡Ay, ay! Señor, que me matas;
  Que soy Calabazas.

D. FÉLIX.

                     ¿Quién?

CALAB.

  Calabazas.

LISARDO.

             Calabazas,
  ¿Qué es esto?

CALAB.

                Es venir á ver
  Dónde vais.

_(Danle los dos.)_

D. FÉLIX.

              ¡Por Dios...!

CALAB.

                            Ya basta.

LISARDO.

  Dejadle; no alboroteis,
  Porque está cerca la casa
  Que buscamos.

D. FÉLIX.

                ¿Hácia aquí
  Vive, Lisardo, la dama
  Que venís á ver?

LISARDO.

                   Sí, Félix.

D. FÉLIX.

  ¿Y es bizarra?

LISARDO.

                 Muy bizarra.

D. FÉLIX.

  ¿Tiene padre?

LISARDO.

                Sí.

D. FÉLIX.

                    ¿Y aquí
  Os cerrasteis en la cuadra?

LISARDO.

  Sí.

D. FÉLIX.

      ¿Y estando ella con vos,
  Entró la que me buscaba?

LISARDO.

  Sí.

D. FÉLIX.

      Ved que como la noche
  Llena está de sombras pardas,
  Más oscura que otras veces,
  Pues áun la luna la falta,
  Podrá ser que os engañeis.

LISARDO.

  No me engaño. A esta ventana
  He de llamar, y esta puerta
  Han de abrir.

CALAB.

  _(Ap.)_       Ya sé la casa.

D. FÉLIX.

  _(Ap.)_ ¿Esta ventana? ¿Esta puerta?
  ¡Ay de mí, el cielo me valga,
  Que estas las de Laura son,
  Para mí dos veces falsas!

LISARDO.

  Retiraos, porque yo
  La seña, que es esta, haga.

_(Hace la seña á la reja.)_

D. FÉLIX.

  Si mal no me acuerdo (¡ay triste!)
  En la relacion pasada
  Dijisteis que la mujer,
  Que para hablaros aguarda,
  Es la que hoy escondida
  Dentro de mi cuarto estaba.

LISARDO.

  Es verdad.

D. FÉLIX.

             Y que la otra
  Que vino...


ESCENA IX.

CELIA. — DICHOS.

CELIA.

  _(En la ventana.)_
  Ce.

LISARDO.

      Ya me llaman.

CELIA.

  ¿Es Lisardo?

LISARDO.

               Sí, yo soy.

D. FÉLIX.

  _(Ap.)_ Celia es ésta.

CELIA.

                         Pues aguarda,
  Abriré la puerta.

LISARDO.

                    Ya
  Conmigo habló la criada,
  Y dice que viene á abrirme
  La puerta.

D. FÉLIX.

             Antes que la abra,
  Decid...

_(Abre la puerta Celia.)_

LISARDO.

           No puede ser ántes.

D. FÉLIX.

  Si es...

LISARDO.

           Adios, porque me aguarda.

D. FÉLIX.

  La dama...

CELIA.

             Entrad presto.

LISARDO.

                            Luégo
  Hablarémos. _(Éntrase.)_

_(Al entrar Lisardo, quiere entrar Don Félix, y Celia cierra la
puerta.)_


ESCENA X.

DON FÉLIX, CALABAZAS.

D. FÉLIX.

              ¡Y en la cara
  Con la puerta me dió Celia!

CALAB.

  Con cerradura no agravia
  Una puerta, aunque es de palo;
  Que el tener hierro la salva.

D. FÉLIX.

  _(Ap.)_ ¿Qué es lo que pasa por mí?
  ¿Quién vió confusiones tantas?
  ¿En casa de Laura, ¡cielos!
  Viene buscando la dama
  Que hoy de mi cuarto salió
  Cuando entró en mi cuarto Laura?
  Luego ella no puede ser.
  Mas ¿quién ser puede en su casa?
  ¡Oh quién no la hubiera dicho
  A Marcela que dejara
  Para mañana el venir
  Aquí; que ella lo apurara!
  Pero miéntras más discurro,
  Más lugar doy á mi infamia.
  Pues no discurramos, celos,
  Sino á ver la verdad clara
  Caminemos más aprisa;
  Pues ella es Laura, ó no es Laura:
  Si no es ella, ¿qué se pierde
  En desengañar mis ánsias?
  ¿Y qué se pierde, si es ella,
  En perder la vida y alma,
  Despues de Laura perdida?
  La puerta en el suelo caiga.
  Pero ¿cómo á esto me atrevo,
  Si á Lisardo la palabra
  Le he dado? ¿Pero qué importa
  La amistad, la confianza,
  El respeto, ni el decoro?
  Que donde hay celos se acaba
  Todo, porque no hay honor
  Ni amistad que tanto valga.

_(Da golpes á la puerta, para derribarla, y al mismo tiempo; más léjos,
dan tambien golpes dentro.)_

CALAB.

  ¿Qué haces, señor?

D. FÉLIX.

                     Darte muerte...

CALAB.

  Si es posible, no lo hagas.

D. FÉLIX.

  Mas ¿qué golpes son aquellos?

CALAB.

  ¿De qué te admiras y espantas?
  Otro será en otra parte
  Que le habrá dado otra rabia,
  Y da golpes á otra puerta.

FABIO.

  _(Dentro.)_ Abre aquí, Celia, abre, Laura.

CELIA.

  _(Dentro.)_ Mi señor es, ¡ay de mí!

D. FÉLIX.

  Fabio es aquel.

_(Cuchilladas dentro.)_

FABIO.

  _(Dentro.)_     ¡Esta infamia
  Llego á ver!

CALAB.

               Por Dios, que allá
  Ya han llegado á las espadas.

D. FÉLIX.

  ¡Mal haya la puerta!

CALAB.

                       Amén.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Fabio. — La escena está á oscuras.

ESCENA XI.

LISARDO, _con_ MARCELA _en los brazos; despues_ FÉLIX Y CALABAZAS.

LISARDO.

  No temais, señora, nada;
  Que, aunque llaman á esta puerta,
  Seguro es quien á ella llama.

MARCELA.

  Con vos, Lisardo, he de ir;
  Que como yo á vuestra casa
  Llegue, nada hay que temer,
  Si es que ella una vez me ampara.

LISARDO.

  Venid, y no os receleis
  De un hombre que me acompaña.

MARCELA.

  ¿Es Félix?

LISARDO.

             Sí.

MARCELA.

                 Pues mirad
  Que es Félix...

LISARDO.

                  ¿En qué reparas?
  Ya no es tiempo de recatos.—

_(Salen Don Félix y Calabazas.)_

  ¿Félix?

D. FÉLIX.

          ¿Quién va?

LISARDO.

                     Mis desgracias.

D. FÉLIX.

  ¿Qué ha sido aquesto?

LISARDO.

                        Que estando
  Hablando con esta dama,
  Vino su padre de fuera,
  Llamó, y viendo que tardaban
  En abrirle, derribó
  La puerta y sacó la espada.
  Porque se apagó la luz
  Tuve lugar de librarla.
  Llevadla; que yo me quedo
  A guardaros las espaldas,
  Para que ninguno os siga;
  Que conmigo Calabazas
  Quedará.

CALAB.

           No quedará.

D. FÉLIX.

  Mejor es con ella vaya,
  Y nos quedemos los dos.

LISARDO.

  ¿Tan sola hemos de dejarla?
  No es razon; pues la primera
  Obligacion es la dama
  En todo trance; así, Félix,
  Vos solo habeis de llevarla,
  Y ponerla en salvo.

D. FÉLIX.

                      Es justo.
  ¿En fin, has venido, Laura, _(A Marcela.)_
  A mi poder?

MARCELA.

  _(Ap.)_     ¡Ay de mí!

D. FÉLIX.

  _(Ap.)_ Yo estoy muerto.

MARCELA.

  _(Ap.)_                  Estoy turbada.

D. FÉLIX.

  Ven conmigo; que aunque no
  Mereces finezas tantas,
  Soy quien soy, y he de librarte.

MARCELA.

  ¡Hay mujer más desdichada!

D. FÉLIX.

  ¡Hay hombre más infelice!

_(Vanse Don Félix y Marcela.)_


ESCENA XII.

FABIO, LELIO, _con luz_, Y CRIADOS _con las espadas desnudas_. —
LISARDO, CALABAZAS.

FABIO.

  Aunque las fuerzas me faltan,
  No las fuerzas del honor
  Para tomar mil venganzas.

LISARDO.

  Deteneos, que ninguno
  De aquí ha de pasar.

FABIO.

                       Mi espada
  Hará paso por el pecho
  Vuestro.

_(Riñen todos.)_

CALAB.

           ¡Infeliz Calabazas!
  ¿Quién te metió en acechar?

LISARDO.

  _(Ap.)_ Pues que ya Félix se alarga,
  Antes que aquí me conozcan
  Mejor es volver la espalda;
  Esto es valor, no temor.

_(Vase.)_

FABIO.

  Espera, cobarde, aguarda.

CALAB.

  _(Ap.)_ ¿Quién creyera que Lisardo
  En la ocasion me dejara?

LELIO.

  Aquí se quedó uno dellos.

FABIO.

  Pues muera, Lelio. ¿Qué aguardas?

CALAB.

  Deteneos, ¡por Dios!

FABIO.

                       ¿Quién sois?

CALAB.

  Si es que el miedo no me engaña,
  Un curioso impertinente.

FABIO.

  Dejad la espada.

CALAB.

                   La espada
  Es poca cosa; el sombrero,
  La daga, el broquel, la capa,
  La ropilla y los calzones.

FABIO.

  ¿Sois criado del que agravia
  Esta casa?

CALAB.

             Sí señor;
  Porque es _un agravia-casas_,
  Que no se puede sufrir.

FABIO.

  ¿Quién es, y cómo se llama?

CALAB.

  Lisardo se llama, y es
  Un soldado, camarada
  De Félix.

FABIO.

            Porque no empiece
  Por la menor mi venganza,
  No te doy muerte.

CALAB.

                    Haces bien.

FABIO.

  Y pues alguna luz hallan
  Mis desdichas, á buscar
  Iré á Félix. ¡Oh, mal haya
  Casa con dos puertas, pues
  Tan mal el honor se guarda!

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Casa de Don Félix.

ESCENA XIII.

DON FÉLIX Y MARCELA, _á oscuras; despues_ HERRERA, LAURA Y SILVIA.

D. FÉLIX.

  _(Dentro.)_ ¡Hola! traed aquí una luz.

HERRER.

  _(Dentro.)_ Ya la llevo, si es que hallan
  Luz unos ojos dormidos.

_(Salen al paño Laura y Silvia.)_

LAURA.

  _(A Silvia.)_ Ya dentro del cuarto andan:
  Escuchemos desde aquí.

D. FÉLIX.

  Ya por lo ménos, ingrata,
  Ya por lo ménos no puedes
  Negarme...

LAURA.

  _(Ap.)_    Con mujer habla.

D. FÉLIX.

  En este lance, que eres
  Mudable, inconstante, falsa,
  Cruel, aleve, engañosa;
  Pues á nadie desengañan
  Más cara á cara sus celos.

MARCELA.

  _(Ap.)_ Aquí mi vida se acaba.

D. FÉLIX.

  ¿Para esto viniste hoy
  A mi casa?

LAURA.

  _(Ap.)_    La que estaba
  Tapada hoy es, pues la dice
  Que hoy ha venido á su casa.

D. FÉLIX.

  En mi poder estás, mira
  Si habrá disculpa. ¡Mal haya
  Cuanto tiempo te he querido,
  Cuantas penas, cuantas ánsias
  Padecí, y cuantas finezas
  Hizo mi amor por tu causa!

LAURA.

  ¿No escuchas cómo confiesa
  Que la ha querido? ¿Qué aguarda
  Mi paciencia?

SILVIA.

                ¿Dónde vas?

LAURA.

  No sé. (¡Ay Silvia, estoy turbada!)
  A escucharle de más cerca.

D. FÉLIX.

  ¡Oh cuánto con la luz tardas!

HERRER.

  _(Dentro.)_ Ya va la luz.

MARCELA.

  _(Ap.)_                   ¿Qué he de hacer,
  Si la trae?

D. FÉLIX.

              ¿No dices nada?
  Pero si estás convencida,
  ¿Qué has de decir?

_(Suéltala de la mano, vase retirando Marcela; y Laura viene á ponerse
en medio de las dos; él la coge la mano, entendiendo que es Marcela.)_

MARCELA.

  _(Ap.)_            ¡Oh si hallara
  Por donde irme; que á lo ménos
  La vida así asegurara!

D. FÉLIX.

  Detente, no huyas, no huyas;
  Que no quiero más venganza
  De tí, que sepas que sé
  Esto.

LAURA.

  _(Ap.)_ Por otra me habla,
  Y he de callar mis agravios
  Hasta que las luces traigan,
  Y vea que yo soy con quien
  Está.

MARCELA.

  _(Ap.)_ Confusa y turbada,
  La puerta hallé de mi cuarto;
  Este sagrado me valga,
  Pues fué dicha estar abierta.

SILVIA.

  ¿Eres Laura?

MARCELA.

               No soy Laura.
  ¿Eres tú Silvia?

SILVIA.

                   Yo soy.
  ¿Qué es esto?

MARCELA.

                Fortunas várias.
  Cierra esa puerta, y conmigo
  Ven, Silvia, aprisa. ¿Qué aguardas?

_(Vanse, cerrando tras sí la puerta.)_


ESCENA XIV.

DON FÉLIX, LAURA; HERRERA, _que saca luz_.

HERRER.

  Ya están las luces aquí.

D. FÉLIX.

  Déjalas, y afuera aguarda.

_(Vase Herrera, y cierra la puerta Don Félix.)_

LAURA.

  _(Ap.)_ ¡Aquí es ello, cuando vuelva
  A verme!

D. FÉLIX.

           En efecto, Laura,
  Yo soy quien solo guardó
  A sus celos las espaldas.

LAURA.

  _(Ap.)_ ¿Qué es esto? ¿Cómo de verme
  Ni se turba ni embaraza?

D. FÉLIX.

  Sólo yo en el mundo traje
  Para otro galan su dama.
  Dí agora que yo te ofendo.

LAURA.

  ¡No está la deshecha mala!
  ¡Bien te alientas á fingir
  La razon con que me agravias;
  Pues viéndote convencido,
  Cuando en tus brazos me hallas,
  De haberme hablado por otra
  A quien traes á tu casa,
  Prosigues las quejas della
  Conmigo!

D. FÉLIX.

           Sólo eso falta
  A mi paciencia ofendida,
  Que tú agora creer me hagas
  Que hablaba con otra yo.

LAURA.

  ¿Pues de qué, Félix, te espantas,
  Si es verdad?

D. FÉLIX.

                ¿Pues dónde está
  La mujer con quien yo hablaba?

LAURA.

  Si una casa con dos puertas
  Mala es de guardar, repara
  Que peor de guardar será,
  Con dos puertas una sala.
  Ya se fué.

D. FÉLIX.

             Laura, por Dios,
  Que me dejes. Véte, Laura,
  Que me harás perder el juicio,
  Si quieres que yo no haya
  Traídote aquí, porque
  Estando (la voz me falta)
  Tu padre fuera, Lisardo...
  No puedo hablar.

LAURA.

                   Tú te engañas;
  Que yo escondida esta noche
  En el cuarto de tu hermana
  He estado, por sólo ver
  Esto que á los dos nos pasa;
  Y ella...

D. FÉLIX.

            Detente, que ahora
  Lo veré.—¡Marcela, hermana!


ESCENA XV.

MARCELA, SILVIA. — DON FÉLIX, LAURA.

MARCELA.

  ¿Qué quieres? (_Ap._ Disimular
  Importa, pues informada
  Estoy de todo.)

D. FÉLIX.

                  Dí, ¿ha estado
  Contigo esta noche Laura?

MARCELA.

  ¿Laura conmigo, señor.
  A qué efecto? Yo mañana
  Habia de ir á estar con ella;
  Pero ¡ella conmigo!

LAURA.

                      Aguarda.
  ¿No vine esta tarde yo
  A pedirte que en tu casa
  Me tuvieras? ¿Y á la mia
  Tú...?

MARCELA.

         No prosigas, que nada
  De eso es verdad.

D. FÉLIX.

                    Laura, ¿ves
  Qué mal te salió la traza?
  ¿Estáse esotra en su cuarto
  Recogida y retirada,
  Y dices que estás con ella?

LAURA.

  Pues tú, Marcela, me agravias.

MARCELA.

  _(Ap. á Laura.)_ Sí, que soy primero yo.

LAURA.

  Pues tanto me apuras, salgan
  Verdades á luz. Marcela
  Ha sido...

_(Llaman dentro.)_

SILVIA.

             A la puerta llaman.

LISARDO.

  _(Dentro.)_ Abrid, Don Félix.

D. FÉLIX.

                                Agora
  Verás que todo se acaba;
  Pues tu galan, Laura, viene.

LAURA.

  Ahí tengo yo mi esperanza.

MARCELA.

  _(Ap.)_ Aquí se deshace todo.
  ¡Quién á Lisardo avisara
  De mi peligro!

_(Retírase á un lado.)_


ESCENA XVI.

LISARDO. — DICHOS.

LISARDO.

                 Don Félix,
  Porque ninguno llegara
  A seguirme, tardé. ¿Dónde
  Habeis puesto aquella dama?

D. FÉLIX.

  Veisla aquí; pero primero
  Que acabe con mi esperanza
  El verla en vuestro poder,
  Me habeis de sacar el alma.

LISARDO.

  Hasta agora no creí
  Que caballeros engañan
  De vuestras obligaciones
  A los que dellos se amparan.
  La dama que os entregué,
  Os pido.

D. FÉLIX.

           ¿No es esta dama
  La que me entregasteis?

LISARDO.

                          No.

D. FÉLIX.

  ¡Sólo aquesto me faltaba
  Para acabar de perder
  La paciencia!

MARCELA.

  _(Ap.)_       ¡Ay desdichada!

LISARDO.

  Si esta suponeis, Don Félix,
  Porque os obliga otra causa,
  Hablad más claro conmigo.

LAURA.

  Yo de confusiones tantas
  Os sacaré.—Dí, Lisardo,
  ¿Es ésta á quien buscas y amas?

LISARDO.

  Esta es. Sí, aquí la teneis.
  ¿Qué os ha obligado á ocultarla?

LAURA.

  _(A Don Félix.)_ ¡Mira si estaba en su cuarto,
  Recogida y retirada!
  Primero soy yo, Marcela. _(Ap. á ella.)_

D. FÉLIX.

  Corrido estoy; esta daga
  Dé á una vil hermana muerte.

MARCELA.

  Lisardo, mi vida ampara.

LISARDO.

  _(Poniéndose delante.)_
  ¿Hermana de Félix sois?

D. FÉLIX.

  Y en quien tomaré venganza.

LISARDO.

  Sabeis quién soy, y es preciso
  Defenderla y ampararla
  Por mujer.

D. FÉLIX.

             Tambien sabeis
  Quién yo soy, y que en mi casa
  Ménos que quien sea su esposo,
  No ha de atreverse á mirarla.

LISARDO.

  Luego con serlo quedamos
  Bien los dos.


ESCENA XVII.

FABIO, CALABAZAS, CRIADOS. — DICHOS.

FABIO.

                Esta es la casa,
  Entrad.

D. FÉLIX.

          ¿Qué es esto?

FABIO.

                        Esto, Félix,
  Es honor.

CALAB.

  _(Ap.)_   ¡Qué linda danza
  Se va urdiendo!

FABIO.

                  ¿Dónde está
  Un Lisardo, camarada
  Vuestro?

LISARDO.

           Yo soy; porque nunca
  A nadie escondí la cara.

CALAB.

  _(Ap.)_ Nunca la cara escondió,
  Pero volvió las espaldas.

FABIO.

  ¡Oh traidor!

D. FÉLIX.

               Fabio, teneos;

_(Pónense los dos á un lado.)_

  Que la cólera os engaña.
  El enojo que traeis,
  Si ha sido la ocasion Laura,
  Es conmigo, y me ha tocado
  Como á mi esposa guardarla.

FABIO.

  No tengo qué responderos.
  Si Laura con vos se casa.

D. FÉLIX.

  Pues para que veais si es cierto,
  Aquesta es mi mano, Laura.
  Y pues el haber tenido
  Dos puertas esta y tu casa,
  Causa fué de los engaños
  Que á mí y Lisardo nos pasan,
  De la _Casa con dos puertas_,
  Aquí la comedia acaba.



LA DAMA DUENDE.



PERSONAS.


  DON MANUEL.
  DON LUIS.
  DON JUAN.
  COSME, _gracioso_.
  RODRIGO, _criado_.
  DOÑA ÁNGELA.
  DOÑA BEATRIZ.
  CLARA, _criada_.
  ISABEL, _criada_.
  _Criados._
  _Gente._


La escena pasa en Madrid.



JORNADA PRIMERA.


Calle.

ESCENA PRIMERA.

DON MANUEL, COSME, _vestidos de camino_.

D. MAN.

  Por una hora no llegamos
  A tiempo de ver las fiestas,
  Con que Madrid generosa
  Hoy el bautismo celebra
  Del primero Baltasar[1].

COSME.

  Como esas cosas se aciertan,
  O se yerran por un hora.
  Por una hora que fuera
  Antes Píramo á la fuente,
  No hallara á su Tisbe muerta:
  Y las moras no mancharan;
  Porque dicen los poetas
  Que con arrope de moras
  Se escribió aquella tragedia.
  Por un hora, que tardara
  Tarquino hallara á Lucrecia
  Recogida; con lo cual
  Los autores no anduvieran,
  Sin ser vicarios, llevando
  A salas de competencias
  La causa, sobre saber
  Si hizo fuerza, ó no hizo fuerza.
  Por un hora que pensara
  Si era bien hecho ó no era,
  Echarse Hero de la torre,
  No se echara, es cosa cierta;
  Con que se hubiera excusado
  El doctor Mira de Méscua
  De haber dado á los teatros
  Tan bien escrita comedia;
  Y haberla representado
  Amarílis tan de véras,
  Que volatin del carnal
  (Si otros son de la cuaresma),
  Sacó más de alguna vez
  Las manos en la cabeza.
  Y puesto que hemos perdido
  Por un hora tan gran fiesta,
  No por un hora perdamos
  La posada; que si llega
  Tarde Abindarraez, es ley
  Que haya de quedarse afuera;
  Y estoy rabiando por ver
  Este amigo que te espera,
  Como si fueras galan
  Al uso, con cama y mesa,
  Sin saber cómo ó por dónde
  Tan grande dicha nos venga;
  Pues, sin ser los dos torneos,
  Hoy á los dos nos sustenta.

  [1] El príncipe Don Baltasar Cárlos, hijo de Felipe IV, nació á
  17 de Octubre de 1629.

D. MAN.

  Don Juan de Toledo es, Cosme,
  El hombre que más profesa
  Mi amistad, siendo los dos
  Envidia, ya que no afrenta
  De cuantos la antigüedad
  Por tantos siglos celebra.
  Los dos estudiamos juntos,
  Y pasando de las letras
  A las armas, los dos fuimos
  Camaradas en la guerra.
  En las de Piamonte, cuando
  El señor duque de Feria
  Con la jineta me honró,
  Le dí, Cosme, mi bandera.
  Fué mi alférez; y despues,
  Sacando de una refriega
  Una penetrante herida,
  Le curé en mi cama mesma.
  La vida, despues de Dios,
  Me debe: dejo otras deudas
  De menores intereses,
  Que entre nobles es bajeza
  Referirlas; pues por eso
  Pintó la docta academia
  Al galardon, una dama
  Rica, y las espaldas vueltas;
  Dando á entender, que, en haciendo
  El beneficio, es discreta
  Accion olvidarse dél;
  Que no le hace el que le acuerda.
  En fin, Don Juan obligado
  De amistades y finezas,
  Viendo que su Majestad
  Con este gobierno premia
  Mis servicios, y que vengo
  De paso á la corte, intenta
  Hoy hospedarme en su casa
  Por pagarme con las mesmas;
  Y aunque á Búrgos me escribió
  De casa y calle las señas,
  No quise andar preguntando
  A caballo dónde era;
  Y así dejé en la posada
  Las mulas y las maletas,
  Yendo hácia donde me dice.
  Ví las galas y libreas,
  E informado de la causa,
  Quise, aunque de paso, verlas.
  Llegamos tarde en efecto,
  Porque...


ESCENA II.

DOÑA ÁNGELA, ISABEL, _tapadas_. — DICHOS.

D.ª ÁNG.

            Si, como lo muestra
  El traje, sois caballero
  De obligaciones y prendas,
  Amparad á una mujer
  Que á valerse de vos llega.
  Honor y vida me importa
  Que aquel hidalgo no sepa
  Quién soy, y que no me siga.
  Estorbad, por vida vuestra,
  A una mujer principal
  Una desdicha, una afrenta;
  Que podrá ser que algun dia...
  ¡Adios, adios, que voy muerta!

_(Vanse las dos muy aprisa.)_

COSME.

  ¿Es dama, ó es torbellino?

D. MAN.

  ¡Hay tal suceso!

COSME.

                   ¿Qué piensas
  Hacer?

D. MAN.

         ¿Eso me preguntas?
  ¿Cómo puede mi nobleza
  Excusarse de estorbar
  Una desdicha, una afrenta?
  Que, segun muestra, sin duda
  En su marido.

COSME.

                ¿Y qué intentas?

D. MAN.

  Detenerle con alguna
  Industria; mas, si con ella
  No puedo, será forzoso
  El valerme de la fuerza,
  Sin que él entienda la causa.

COSME.

  Si industria buscas, espera,
  Que á mí se me ofrece una.
  Esta carta, que encomienda
  Es de un amigo, me valga.


ESCENA III.

DON LUIS, RODRIGO. — DON MANUEL, COSME.

D. LUIS.

  Yo tengo de conocerla,
  No más de por el cuidado
  Con que de mí se recela.

RODRIGO.

  Síguela, y sabrás quién es.

_(Llega Cosme, y retírase Don Manuel.)_

COSME.

  Señor, aunque con vergüenza
  Llego: vuesarced me haga
  Tan gran merced, que me lea
  A quién esta carta dice.

D. LUIS.

  No voy agora con flema.

_(Detiénele Cosme.)_

COSME.

  Pues si flema sólo os falta,
  Yo tengo cantidad de ella,
  Y podré partir con vos.

D. LUIS.

  Apartad.

D. MAN.

  _(Ap.)_  ¡Oh qué derecha
  Es la calle! Aun no se pierden
  De vista.

COSME.

            Por vida vuestra...

D. LUIS.

  ¡Vive Dios, que sois pesado,
  Y os romperé la cabeza,
  Si mucho me haceis...!

COSME.

                         Por eso
  Os haré poco.

D. LUIS.

                Paciencia
  Me falta para sufriros.
  ¡Apartad de aquí!

_(Empújale.)_

D. MAN.

  (_Ap._            Ya es fuerza
  Llegar. Acabe el valor
  Lo que empezó la cautela.)
  Caballero, ese criado _(Llega.)_
  Es mio, y no sé que pueda
  Haberos hoy ofendido,
  Para que de esa manera
  Le atropelleis.

D. LUIS.

                  No respondo
  A la duda ó á la queja,
  Porque nunca satisfice
  A nadie. Adios.

D. MAN.

                  Si tuviera
  Necesidad mi valor
  De satisfacciones, crea
  Vuestra arrogancia de mí,
  Que no me fuera sin ella.
  Preguntar en qué os ofende,
  En qué os agravia ó molesta,
  Merece más cortesía:
  Y pues la corte la enseña,
  No la pongais el mal nombre,
  De que un forastero venga
  A enseñarla á los que tienen
  Obligacion de saberla.

D. LUIS.

  Quien pensare que no puedo
  Enseñarla yo...

D. MAN.

                  La lengua
  Suspended, y hable el acero.

D. LUIS.

  Decís bien.

_(Sacan las espadas, y riñen.)_

COSME.

              ¡Oh quién tuviera
  Gana de reñir!

RODRIGO.

                 Sacad
  La espada vos.

COSME.

                 Es doncella,
  Y sin cédula ó palabra,
  No puedo sacarla.


ESCENA IV.

DOÑA BEATRIZ, CLARA, _con mantos_. — DON JUAN Y GENTE. — DICHOS.

D. JUAN.

                    Suelta,
  Beatriz.

D.ª BEAT.

           No has de ir.

D. JUAN.

                         Mira que es
  Con mi hermano la pendencia.

D.ª BEAT.

  ¡Ay de mí triste!

D. JUAN.

                    A tu lado _(A Don Luis.)_
  Estoy.

D. LUIS.

         Don Juan, tente, espera;
  Que, más que á darme valor,
  A hacerme cobarde llegas.
  Caballero forastero,
  Quien no excusó la pendencia
  Solo, estando acompañado,
  Bien se ve que no la deja
  De cobarde. Idos con Dios;
  Que no sabe mi nobleza
  Reñir mal, y más con quien
  Tanto brío y valor muestra.
  Idos con Dios.

D. MAN.

                 Yo os estimo
  Bizarría y gentileza;
  Pero si de mí, por dicha,
  Algun escrúpulo os queda,
  Me hallareis donde quisiereis.

D. LUIS.

  Norabuena.

D. MAN.

             Norabuena.

D. JUAN.

  ¡Qué es lo que miro y escucho!
  ¡Don Manuel!

D. MAN.

               ¡Don Juan!

D. JUAN.

                          Suspensa
  El alma no determina
  Qué hacer, cuando considera
  Un hermano y un amigo
  (Que es lo mismo) en diferencia
  Tal, y hasta saber la causa,
  Dudaré.

D. LUIS.

          La causa es esta:
  Volver por ese criado
  Este caballero intenta,
  Que necio me ocasionó
  A hablarle mal. Todo cesa
  Con esto.

D. JUAN.

            Pues siendo así,
  Cortés me darás licencia,
  Para que llegue á abrazarle.
  El noble huésped, que espera
  Nuestra casa, es el señor
  Don Manuel. Hermano, llega;
  Que dos, que han reñido iguales,
  Desde aquel instante quedan
  Más amigos; pues ya hicieron
  De su valor experiencia.
  Dadme los brazos.

D. MAN.

                    Primero
  Que á vos os los dé, me lleva
  El valor que he visto en él,
  A que al servicio me ofrezca
  Del señor Don Luis.

D. LUIS.

                      Yo soy
  Vuestro amigo, y ya me pesa
  De no haberos conocido,
  Pues vuestro valor pudiera
  Haberme informado.

D. MAN.

                     El vuestro
  Escarmentado me deja.
  Una herida en esta mano
  He sacado.

D. LUIS.

             Más quisiera
  Tenerla mil veces yo.

COSME.

  ¡Qué cortesana pendencia!

D. JUAN.

  Venid al punto á curaros.
  Tú, Don Luis, aquí te queda
  Hasta que tome su coche
  Doña Beatriz, que me espera;
  Y desta descortesía
  Me disculparás con ella.—
  Venid, señor, á mi casa,
  Mejor dijera á la vuestra,
  Donde os cureis.

D. MAN.

                   Que no es nada.

D. JUAN.

  Venid presto.

D. MAN.

  _(Ap.)_       ¡Qué tristeza
  Me ha dado que me reciba
  Con sangre Madrid!

D. LUIS.

  _(Ap.)_            ¡Qué pena
  Tengo de no haber podido
  Saber qué dama era aquella!

COSME.

  _(Ap.)_ ¡Qué bien merecido tiene
  Mi amo lo que se lleva,
  Porque no se meta á ser
  Don Quijote de la legua!

_(Vanse Don Manuel, Don Juan y Cosme.)_


ESCENA V.

DON LUIS, DOÑA BEATRIZ, CLARA, RODRIGO.

D. LUIS.

  Ya la tormenta pasó.
  Otra vez, señora, vuelva
  A restituir las flores,
  Que agora marchita y seca,
  De vuestra hermosura el hielo
  De un desmayo.

D.ª BEAT.

                 ¿Dónde queda
  Don Juan?

D. LUIS.

            Que le perdoneis
  Os pide; porque le llevan
  Forzosas obligaciones,
  Y el cuidar con diligencia
  De la salud de un amigo
  Que va herido.

D.ª BEAT.

                 ¡Ay de mí! ¡Muerta
  Estoy! ¿Es Don Juan?

D. LUIS.

                       Señora,
  No es Don Juan; que no estuviera,
  Estando herido mi hermano,
  Yo con tan grande paciencia.
  No os asusteis; que no es justo
  Que sin que él la herida tenga,
  Tengamos entre los dos,
  Yo el dolor y vos la pena:
  Digo dolor, el de veros
  Tan postrada, tan sujeta
  A un pesar imaginado,
  Que hiere con mayor fuerza.

D.ª BEAT.

  Señor Don Luis, ya sabeis
  Que estimo vuestras finezas,
  Supuesto que lo merecen
  Por amorosas y vuestras;
  Pero no puedo pagarlas;
  Que esto han de hacer las estrellas
  Y no hay de lo que no hacen,
  Quien las tome residencia.
  Si lo que ménos se halla,
  Es hoy lo que más se precia
  En la corte, agradeced
  El desengaño, siquiera
  Por ser cosa que se halla
  Con dificultad en ella.
  Quedad con Dios.

_(Vanse Doña Beatriz y Clara.)_


ESCENA VI.

DON LUIS, RODRIGO.

D. LUIS.

                   Id con Dios.—
  No hay accion que me suceda
  Bien, Rodrigo. Si una dama
  Veo airosa, y conocerla
  Solicito, me detienen
  Un necio y una pendencia;
  Que no sé cuál es peor:
  Si riño, y mi hermano llega,
  Es mi enemigo su amigo:
  Si por disculpa me deja
  De una dama, es una dama
  Que mil pesares me cuesta:
  De suerte que una tapada
  Me huye, un necio me atormenta,
  Un forastero me mata,
  Y un hermano me le lleva
  A ser mi huésped á casa,
  Y otra dama me desprecia.
  ¡De mal anda mi fortuna!

RODRIGO.

  De todas aquesas penas
  ¿Qué sé la que sientes más?

D. LUIS.

  No sabes.

RODRIGO.

            ¿Que la que llegas
  A sentir más, son los celos
  De tu hermano y Beatriz bella?

D. LUIS.

  Engáñaste.

RODRIGO.

             ¿Pues cuál es?

D. LUIS.

  Si tengo de hablar de véras,
  (De tí sólo me fiara)
  Lo que más siento es que sea
  Mi hermano tan poco atento,
  Que llevar á casa quiera
  Un hombre mozo, teniendo,
  Rodrigo, una hermana bella,
  Viuda y moza, y como sabes,
  Tan de secreto, que apénas
  Sabe el sol que vive en casa;
  Porque, Beatriz, por ser deuda,
  Solamente la visita.

RODRIGO.

  Ya sé que su esposo era
  Administrador en puerto
  De mar de unas reales rentas
  Y quedó debiendo al Rey
  Grande cantidad de hacienda,
  Y ella á la corte se vino
  De secreto, donde intenta,
  Escondida y retirada,
  Componer mejor sus deudas:
  Y esto disculpa á tu hermano;
  Pues, si mejor consideras
  Que su estado no la da
  Ni permision, ni licencia
  De que nadie la visite,
  Y que, aunque tu huésped sea
  Don Manuel, no ha de saber
  Que en casa, señor, se encierra
  Tal mujer, ¿qué inconveniente
  Hay en admitirle en ella?
  Y más habiendo tenido
  Tal recato y advertencia,
  Que para su cuarto ha dado
  Por otra calle la puerta,
  Y la que salia á la casa,
  Por desmentir la sospecha,
  De que el cuidado la habia
  Cerrado, ó porque pudiera
  Con facilidad abrirse
  Otra vez, fabricó en ella
  Una alacena de vidrios,
  Labrada de tal manera,
  Que parece que jamás
  En tal parte ha habido puerta.

D. LUIS.

  ¿Ves con lo que me aseguras?
  Pues con eso mismo intentas
  Darme muerte; pues ya dices
  Que no ha puesto por defensa
  De su honor más que unos vidrios,
  Que al primer golpe se quiebran.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Habitacion de Doña Ángela en casa de Don Juan.

ESCENA VII.

DOÑA ÁNGELA, ISABEL.

D.ª ÁNG.

  Vuélveme á dar, Isabel,
  Esas tocas (¡pena esquiva!),
  Vuelve á amortajarme viva,
  Ya que mi suerte cruel
  Lo quiere así.

ISABEL.

                 Toma presto;
  Porque si tu hermano viene
  Y alguna sospecha tiene,
  No la confirme con esto,
  De hallarte de la manera
  Que hoy en Palacio te vió.

D.ª ÁNG.

  ¡Válgame el cielo! Que yo
  Entre dos paredes muera,
  Donde apénas el sol sabe
  Quién soy, pues la pena mia
  En el término del dia
  Ni se contiene, ni cabe:
  Donde inconstante la luna,
  Que aprende influjos de mí,
  No puede decir: «Ya ví
  Que lloraba su fortuna.»
  Donde en efecto encerrada
  Sin libertad he vivido,
  Porque enviudé de un marido,
  Con dos hermanos casada:
  ¡Y luego delito sea,
  Sin que toque en liviandad,
  Depuesta la autoridad,
  Ir donde tapada vea
  Un teatro en quien la fama,
  Para su aplauso inmortal,
  Con acentos de metal
  A voces de bronce llama!
  ¡Suerte injusta, dura estrella!

ISABEL.

  Señora, no tiene duda
  El que mirándote viuda,
  Tan moza, bizarra y bella,
  Tus hermanos cuidadosos
  Te celen; porque este estado
  Es el más ocasionado
  A delitos amorosos;
  Y más en la corte hoy,
  Donde se han dado en usar
  Unas viuditas de azar,
  Que al cielo mil gracias doy
  Cuando en la calle las veo
  Tan honestas, tan fruncidas,
  Tan beatas, y aturdidas;
  Y en quedándose en manteo
  Es el mirarlas contento;
  Pues sin toca y devocion,
  Saltan más á cualquier són,
  Que una pelota de viento.
  Y este discurso doblado
  Para otro tiempo, señora,
  ¿Cómo no habemos agora
  En el forastero hablado,
  A quien tu honor encargaste,
  Y tu galan hoy le hiciste?

D.ª ÁNG.

  Parece que me leiste
  El alma en eso que hablaste.
  Cuidadosa me ha tenido,
  No por él, sino por mí;
  Porque despues, cuando oí
  De las cuchilladas ruido,
  Me puse (mas son quimeras),
  Isabel, á imaginar
  Que él habia de tomar
  Mi disgusto tan de véras,
  Que habia de sacar la espada
  En mi defensa. Yo fuí
  Necia en empeñarle así;
  Mas una mujer turbada
  ¿Qué mira ó qué considera?

ISABEL.

  Yo no sé si lo estorbó;
  Mas sé que no nos siguió
  Tu hermano más.

D.ª ÁNG.

                  Oye, espera.


ESCENA VIII.

DON LUIS. — DOÑA ÁNGELA, ISABEL.

D. LUIS.

  ¡Ángela!

D.ª ÁNG.

           Hermano y señor,
  Turbado y confuso vienes.
  ¿Qué ha sucedido, qué tienes?

D. LUIS.

  Harto tengo, tengo honor.

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_ ¡Ay de mí! sin duda es
  Que Don Luis me conoció.

D. LUIS.

  Y así siento mucho yo
  Que te estimen poco.

D.ª ÁNG.

                       Pues
  ¿Has tenido algun disgusto?

D. LUIS.

  Lo peor es que cuando vengo
  A verte, el disgusto tengo
  Que tuve, Ángela.

ISABEL.

  _(Ap.)_           ¿Otro susto?

D.ª ÁNG.

  Pues yo, ¿en qué te puedo dar,
  Hermano, disgusto? Advierte...

D. LUIS.

  Tú eres la causa; y el verte...

D.ª ÁNG.

  ¡Ay de mí!

D. LUIS.

             Ángela, estimar
  Tan poco de nuestro hermano...

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_ Eso sí.

D. LUIS.

                  Pues cuando vienes
  Con los disgustos que tienes,
  Cuidado te da. No en vano
  El enojo que tenía
  Con él, el huésped pagó;
  Pues sin conocerle yo,
  Hoy le he herido en profecía.

D.ª ÁNG.

  Pues ¿cómo fué?

D. LUIS.

                  Entré en la plaza
  De Palacio, hermana, á pié,
  Hasta el palenque; porqué
  Toda la desembaraza
  De coches y caballeros
  La guardia. A un corro me fuí
  De amigos, adonde ví
  Que alegres y lisonjeros
  Los tenía una tapada,
  A quien todos celebraron
  Lo que dijo, y alabaron
  De entendida y sazonada.
  Desde el punto que llegué,
  Otra palabra no habló,
  Tanto que á alguno obligó
  A preguntarla por qué
  Porque yo llegaba, habia
  Con tanto extremo callado.
  Todo me puso en cuidado.
  Miré si la conocia,
  Y no pude; porque ella
  Le puso más en taparse,
  En esconderse y guardarse.
  Viendo que no pude vella,
  Seguirla determiné:
  Ella siempre atras volvia
  A ver si yo la seguia,
  Cuyo gran cuidado fué
  Espuela de mi cuidado.
  Yendo desta suerte pues,
  Llegó un hidalgo, que es
  De nuestro huésped criado,
  A decir que le leyese
  Una carta; respondí
  Que iba de prisa, y creí
  Que detenerme quisiese
  Con este intento, porqué
  La mujer le habló al pasar;
  Y tanto dió en porfiar,
  Que le dije no sé qué.
  Llegó en aquella ocasion,
  En defensa del criado,
  Nuestro huésped, muy soldado.
  Sacamos en conclusion
  Las espadas. Todo es esto;
  Pero más pudiera ser.

D.ª ÁNG.

  ¡Miren la mala mujer
  En qué ocasion te habia puesto!
  Que hay mujeres tramoyeras.
  Pondré, que no conocia
  Quién eras y que lo hacía
  Sólo porque la siguieras.
  Por eso estoy harta yo
  De decir (si bien te acuerdas)
  Que mires que no te pierdas
  Por mujercillas, que no
  Saben más que aventurar
  Los hombres.

D. LUIS.

               ¿En qué has pasado
  La tarde?

D.ª ÁNG.

            En casa me he estado,
  Entretenida en llorar.

D. LUIS.

  ¿Hate nuestro hermano visto?

D.ª ÁNG.

  Desde esta mañana no
  Ha entrado aquí.

D. LUIS.

                   ¡Qué mal yo
  Estos descuidos resisto!

D.ª ÁNG.

  Pues deja los sentimientos;
  Que al fin sufrirle es mejor;
  Que es nuestro hermano mayor,
  Y comemos de alimentos.

D. LUIS.

  Si tú estás tan consolada,
  Yo tambien; que yo por tí
  Lo sentia. Y porque así
  Veas no dárseme nada,
  A verle voy, y áun con él
  Haré una galantería.

_(Vase.)_


ESCENA IX.

DOÑA ÁNGELA, ISABEL.

ISABEL.

  ¿Qué dirás, señora mia,
  Despues del susto cruel,
  De lo que en casa nos pasa?
  Pues el que hoy ha defendido
  Tu vida, huésped y herido
  Le tienes dentro de casa.

D.ª ÁNG.

  Yo, Isabel, lo sospeché
  Cuando de mi hermano oí
  La pendencia, y cuando ví
  Que el herido el huésped fué.
  Pero áun bien no lo he creido;
  Porque caso extraño fuera
  Que un hombre á Madrid viniera,
  Y hallase recien venido,
  Una dama que rogase
  Que su vida defendiese,
  Un hermano que le hiriese
  Y otro que le aposentase.
  Fuera notable suceso;
  Y aunque todo puede ser,
  No lo tengo de creer
  Sin verlo.

ISABEL.

             Y si para eso
  Te dispones, yo bien sé
  Por dónde verle podrás,
  Y áun más que verle.

D.ª ÁNG.

                       Tú estás
  Loca. ¿Cómo, si se ve
  De mi cuarto tan distante,
  El suyo?

ISABEL.

           Parte hay por donde
  Este cuarto corresponde
  Al otro: esto no te espante.

D.ª ÁNG.

  No porque verlo deseo,
  Sino sólo por saber,
  Díme, ¿cómo puede ser?
  Que lo escucho y no lo creo.

ISABEL.

  ¿No has oido que labró
  En la puerta una alacena
  Tu hermano?

D.ª ÁNG.

              Ya lo que ordena
  Tu ingenio he entendido yo.
  Dirás que pues es de tabla,
  Algun agujero hagamos
  Por donde al huésped veamos.

ISABEL.

  Más que eso mi ingenio entabla.

D.ª ÁNG.

  Dí.

ISABEL.

      Por cerrar y encubrir
  La puerta que se tenía,
  Y que á este jardin salia,
  Y poder volverla á abrir,
  Hizo tu hermano poner
  Portátil una alacena.
  Esta (aunque de vidrios llena)
  Se puede muy bien mover.
  Yo lo sé bien; porque, cuando
  La alacena aderecé,
  La escalera la arrimé,
  Y ella se fué desclavando
  Poco á poco: de manera,
  Que todo junto cayó,
  Y dimos en tierra yo,
  Alacena y escalera;
  De suerte, que en falso agora
  La tal alacena está,
  Y, apartándose, podrá
  Cualquiera pasar, señora.

D.ª ÁNG.

  Esto no es determinar,
  Sino prevenir primero.
  Ves aquí, Isabel, que quiero
  A esotro cuarto pasar,
  Y he quitado la alacena.
  Por allá, ¿no se podrá
  Quitar tambien?

ISABEL.

                  Claro está;
  Y para hacerla más buena,
  En falso se han de poner
  Dos clavos, para advertir
  Que sólo la sepa abrir
  El que lo llega á saber.

D.ª ÁNG.

  Al criado que viniere
  Por luz y por ropa, dí
  Que vuelva á avisarte á tí,
  Si acaso el huésped saliere
  De casa; que, segun creo,
  No le obligará la herida
  A hacer cama.

ISABEL.

                ¿Y, por tu vida,
  Irás?

D.ª ÁNG.

        Un necio deseo
  Tengo de saber si es él
  El que mi vida guardó:
  Porque, si le cuesto yo
  Sangre y cuidado, Isabel,
  Es bien mirar por su herida,
  Si es que segura del miedo
  De ser conocida, puedo
  Ser con él agradecida.
  Vamos, que tengo de ver
  La alacena; y si pasar
  Puedo al cuarto, he de cuidar,
  Sin que él lo llegue á entender,
  Desde aquí de su regalo.

ISABEL.

  Notable cuento será.
  Mas ¿si lo cuenta?

D.ª ÁNG.

                     No hará,
  Que hombre, que su esfuerzo igualo
  A su gala y discrecion,
  Puesto que de todo ha hecho
  Noble experiencia en mi pecho
  En la primera ocasion,
  De valiente en lo arrestado,
  De galan en lo lucido,
  En el modo de entendido,
  No me ha de causar cuidado
  Que diga suceso igual;
  Que fuera notable mengua
  Que echara una mala lengua
  Tan buenas partes á mal.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Don Manuel. — Una alacena movible, hecha con anaqueles;
vidrios en ella. Un brasero, etc.

ESCENA X.

DON JUAN, DON MANUEL, UN CRIADO _con luz; despues_ DON LUIS, Y OTRO
CRIADO.

D. JUAN.

  Acostaos, por mi vida.

D. MAN.

  Es tan poca la herida,
  Que ántes, Don Juan, sospecho
  Que parece melindre el haber hecho
  Caso ninguno della.

D. JUAN.

  Harta ventura ha sido de mi estrella;
  Que no me consolara
  Jamás, si este contento me costara
  El pesar de teneros
  En mi casa indispuesto, y el de veros
  Herido por la mano
  (Si bien no ha sido culpa) de mi hermano.

D. MAN.

  Él es buen caballero,
  Y me tiene envidioso de su acero,
  De su estilo admirado,
  Y he de ser muy su amigo y su criado.

_(Llega Don Luis y un criado con un azafate cubierto, y en él un
aderezo de espada.)_

D. LUIS.

  Yo, señor, lo soy vuestro,
  Como en la pena que recibo muestro,
  Ofreciéndôs mi vida;
  Y porque el instrumento de la herida
  En mi poder no quede,
  Pues ya agradarme ni servirme puede,
  Bien como aquel criado
  Que á su señor algun disgusto ha dado,
  Hoy de mí lo despido.
  Esta es, señor, la espada que os ha herido;
  A vuestras plantas viene
  A pediros perdon, si culpa tiene.
  Tome vuestra querella
  Con ella en mí venganza de mí y della.

D. MAN.

  Sois valiente y discreto:
  En todo me venceis. La espada aceto,
  Porque siempre á mi lado
  Me enseñe á ser valiente. Confiado
  Desde hoy vivir procuro;
  Porque ¿de quién no vivirá seguro
  Quien vuestro acero ciñe generoso?
  Que él solo me tuviera temeroso.

D. JUAN.

  Pues Don Luis me ha enseñado
  A lo que estoy por huésped obligado,
  Otro regalo quiero
  Que recibais de mí.

D. MAN.

                      ¡Qué tarde espero
  Pagar tantos favores!
  Los dos os competís en darme honores.


ESCENA XI.

COSME, _cargado de maletas y cojines_. — DICHOS.

COSME.

  Docientos mil demonios
  De su furia infernal den testimonios,
  Volviéndose inclementes
  Docientas mil serpientes,
  Que, asiéndome, de un vuelo
  Den conmigo de patas en el cielo,
  Del mandato oprimidos
  De Dios, por justos juicios compelidos;
  Si vivir no quisiera sin injurias
  En Galicia ó Asturias,
  Antes que en esta corte.

D. MAN.

  Reporta...

COSME.

             El repertorio se reporte.

D. JUAN.

  ¿Qué dices?

COSME.

              Lo que digo;
  Que es traidor quien da paso á su enemigo.

D. LUIS.

  ¿Qué enemigo? Detente.

COSME.

  El agua de una fuente y otra fuente.

D. MAN.

  ¿Y por eso te inquietas?

COSME.

  Venía de cojines y maletas
  Por la calle cargado,
  Y en una zanja de una fuente he dado,
  Y así lo traigo todo
  (Como dice el refran) puesto de lodo.
  ¿Quién esto en casa mete?

D. MAN.

  Véte de aquí, que estás borracho. Véte.

COSME.

  Si borracho estuviera,
  Ménos mi enojo con el agua fuera.
  Cuando en un libro leo de mil fuentes
  Que vuelven várias cosas sus corrientes,
  No me espanto, si aquí ver determino,
  Que nace el agua á convertirse en vino.

D. MAN.

  Si él empieza, en un año
  No acabará.

D. JUAN.

              Él tiene humor extraño.

D. LUIS.

  Sólo de tí queria
  Saber (si sabes lêr, como este dia
  En el libro citado
  Muestras) ¿por qué pediste tan pesado
  Que una carta leyese? ¿Qué te apartas?

COSME.

  Porque sé lêr en libros y no en cartas.

D. LUIS.

  Está bien respondido.

D. MAN.

  Que no hagais caso dél, por Dios os pido.
  Ya le ireis conociendo,
  Y sabreis que es burlon.

COSME.

                           Hacer pretendo
  De mis burlas alarde.
  Para alguna os convido.

D. MAN.

                          Pues no es tarde,
  Porque me importa, hoy quiero
  Hacer una visita.

D. JUAN.

                    Yo os espero
  Para cenar.

D. MAN.

              Tú, Cosme, esas maletas
  Abre, y saca la ropa; no las metas
  Hasta limpiarlas harto.

D. JUAN.

  Si quisieres cerrar, esta es del cuarto
  La llave; que aunque tengo
  Llave maestra, por si acaso vengo
  Tarde, más que las dos, otra no tiene,
  Ni otra puerta tampoco, (_Ap._ Así conviene.)
  Y en el cuarto la deja, y cada dia
  Vendrán á aderezarle.

_(Vanse todos, ménos Cosme.)_


ESCENA XII.

COSME.

                       Hacienda mia,
  Ven acá; que yo quiero
  Visitarte primero;
  Porque ver determino
  Cuánto habemos sisado en el camino;
  Que, como en las posadas
  No se hilan las cuentas tan delgadas
  Como en casa, que vive en sus porfías
  La cuenta y la razon por lacerías,
  Hay mayor aparejo de provecho,
  Para meter la mano, no en mi pecho,
  Sino en la bolsa ajena.

_(Abre la maleta, y saca una bolsa.)_

  Hallé la propia; buena está y rebuena,
  Pues aquesta jornada
  Subió doncella, y se apeó preñada.
  Contarlo quiero, aunque es tiempo perdido,
  Porque yo ¿qué borregos he vendido
  A mi señor para que mire y vea
  Si está cabal? Lo que ello fuere sea.
  Su maleta es aquesta:
  Ropa quiero sacar, por si se acuesta
  Tan presto; que él mandó que hiciese esto.
  ¿Mas porque él lo mandó, se ha de hacer presto?
  Por haberlo él mandado
  Antes no lo he de hacer, que soy criado.
  Salirme un rato es justo
  A rezar á una ermita. ¿Tendrás gusto
  Desto, Cosme?—Tendré.—Pues, Cosme, vamos
  Que ántes son nuestros gustos que los amos.

_(Vase.)_


ESCENA XIII.

DOÑA ÁNGELA, ISABEL, _que salen por la puerta disimulada con la
alacena_.

ISABEL.

  Que está el cuarto solo dijo
  Rodrigo, porque el tal huésped
  Y tus hermanos se fueron.

D.ª ÁNG.

  Por eso pude atreverme
  A hacer sola esta experiencia.

ISABEL.

  ¿Ves que no hay inconveniente
  Para pasar hasta aquí?

D.ª ÁNG.

  Antes, Isabel, parece
  Que todo cuanto previne
  Yo, fué muy impertinente,
  Pues con ninguno encontramos;
  Que la puerta fácilmente
  Se abre y se vuelve á cerrar,
  Sin ser posible que se eche
  De ver.

ISABEL.

          ¿Y á qué hemos venido?

D.ª ÁNG.

  A volvernos solamente;
  Que, para hacer sola una
  Travesura dos mujeres,
  Basta haberla imaginado;
  Porque al fin esto no tiene
  Más fundamento que haber
  Hablado en ello dos veces,
  Y estar yo determinada
  (Siendo verdad que es aqueste
  Caballero el que por mí
  Se empeñó osado y valiente,
  Como te he dicho) á mirar
  Por su regalo.

ISABEL.

                 Aquí tiene
  El que le trajo tu hermano,
  Y una espada en un bufete.

D.ª ÁNG.

  Ven acá. ¿Mi escribanía
  Trajeron aquí?

ISABEL.

                 Dió en ese
  Desvarío mi señor.
  Dijo que aquí la pusiese
  Con recado de escribir,
  Y mil libros diferentes.

D.ª ÁNG.

  En el suelo hay dos maletas.

ISABEL.

  Y abiertas. Señora, ¿quieres
  Que veamos lo que hay en ellas?

D.ª ÁNG.

  Sí, que quiero neciamente
  Mirar qué ropas y alhajas
  Trae.

ISABEL.

        Soldado y pretendiente,
  Vendrá muy mal alhajado.

_(Sacan todo cuanto van diciendo, y lo esparcen por la sala.)_

D.ª ÁNG.

  ¿Qué es eso?

ISABEL.

               Muchos papeles.

D.ª ÁNG.

  ¿Son de mujer?

ISABEL.

                 No, señora,
  Sino procesos que vienen
  Cosidos, y pesan mucho.

D.ª ÁNG.

  Pues si fueran de mujeres,
  Ellos fueran más livianos.
  Mal en eso te detienes.

ISABEL.

  Ropa blanca hay aquí alguna.

D.ª ÁNG.

  ¿Huele bien?

ISABEL.

               Sí, á limpia huele.

D.ª ÁNG.

  Ese es el mejor perfume.

ISABEL.

  Las tres calidades tiene
  De blanca, blanda y delgada.
  Mas, señora, ¿qué es aqueste
  Pellejo con unos hierros
  De herramientas diferentes?

D.ª ÁNG.

  Muestra á ver. Hasta aquí hierro
  De sacamuelas parece;
  Mas estas son tenacillas,
  Y el alzador del copete
  Y los bigotes esotras.

ISABEL.

  Item, escobilla y peine.
  Oye, que, más prevenido,
  No le faltará al tal huésped
  La horma de su zapato.

D.ª ÁNG.

  ¿Por qué?

ISABEL.

            Porque aquí la tiene.

D.ª ÁNG.

  ¿Hay más?

ISABEL.

            Sí, señora. Item,
  Como á forma de billetes,
  Legajo segundo.

D.ª ÁNG.

                  Muestra.
  De mujer son, y contienen
  Más que papel. Un retrato
  Está aquí.

ISABEL.

             ¿Qué te suspende?

D.ª ÁNG.

  El verle; que una hermosura,
  Si está pintada, divierte.

ISABEL.

  Parece que te ha pesado
  De hallarle.

D.ª ÁNG.

               ¡Qué necia eres!
  No mires más.

ISABEL.

                ¿Y qué intentas?

D.ª ÁNG.

  Dejarle escrito un billete.
  Toma el retrato.

_(Pónese á escribir.)_

ISABEL.

                   Entre tanto
  La maleta del sirviente
  He de ver. Esto es dinero;
  Cuartazos son insolentes,
  Que en la república donde
  Son los príncipes y reyes
  Las doblas y patacones,
  Ellos son la comun plebe.
  Una burla le he de hacer,
  Y ha de ser de aquesta suerte:
  Quitarle de aquí el dinero
  Al tal lacayo, y ponerle
  Unos carbones. Dirán:
  ¿Dónde demonios los tiene
  Esta mujer? no advirtiendo
  Que esto sucedió en Noviembre,
  Y que hay brasero en el cuarto.

_(Quita el dinero de la bolsa, y pone carbon.)_

D.ª ÁNG.

  Ya escribí. ¿Qué te parece
  Adónde deje el papel,
  Porque, si mi hermano viene,
  No le vea?

ISABEL.

             Allí, debajo
  De la toalla que tienen
  Las almohadas; que al quitarla,
  Se verá forzosamente,
  Y no es parte que hasta entónces
  Se ha de andar.

D.ª ÁNG.

                  Muy bien adviertes.
  Ponle allí, y ve recogiendo
  Todo esto.

ISABEL.

             Mira que tuercen
  Ya la llave.

D.ª ÁNG.

               Pues dejallo
  Todo, esté como estuviere,
  Y á escondernos, Isabel,
  Ven.

ISABEL.

       Alacena _me fecit_.

_(Vanse por la alacena.)_


ESCENA XIV.

COSME.

  Ya que me he servido á mí,
  De barato quiero hacerle
  A mi amo otro servicio.—
  Mas ¿quién nuestra hacienda vende
  Que así hace almoneda della?
  ¡Vive Cristo, que parece
  Plazuela de la Cebada
  La sala con nuestros bienes!
  ¿Quién está aquí? No está nadie,
  Por Dios; y si está, no quiere
  Responder. No me responda,
  Que me huelgo de que eche
  De ver que soy enemigo
  De respondones. Con este
  Humor, sea bueno, ó sea malo
  (Si he de hablar discretamente),
  Estoy temblando de miedo:
  Pero como á mí me deje
  El revoltoso de alhajas
  Libre mi dinero, llegue
  Y revuelva las maletas
  Una y cuatrocientas veces.
  Mas ¿qué veo? ¡Vive Dios,

_(Registra la bolsa.)_

  Que en carbones lo convierten!
  Duendecillo, duendecillo,
  Quienquiera que seas ó fueres,
  El dinero que tú das
  En lo que mandares vuelve,
  ¿Mas lo que yo hurto, por qué?


ESCENA XV.

DON MANUEL, DON JUAN, DON LUIS. — COSME.

D. JUAN.

  ¿De qué das voces?

D. LUIS.

                     ¿Qué tienes?

D. MAN.

  ¿Qué te ha sucedido? Habla.

COSME.

  ¡Lindo desenfado es ese!
  Si tienes por inquilino,
  Señor, en tu casa un duende,
  ¿Para qué nos recebiste
  En ella? Un instante breve
  Que falté de aquí, la ropa
  De tal modo y de tal suerte
  Hallé, que, toda esparcida,
  Una almoneda parece.

D. JUAN.

  ¿Falta algo?

COSME.

               No falta nada.
  El dinero solamente
  Que en esta bolsa tenía,
  Que era mio, me convierte
  En carbones.

D. LUIS.

               Sí, ya entiendo.

D. MAN.

  ¡Qué necia burla previenes!
  ¡Qué fria y qué sin donaire!

D. JUAN.

  ¡Qué mala y qué impertinente!

COSME.

  No es burla esta, ¡vive Dios!

D. MAN.

  Calla, que estás como sueles.

COSME.

  Es verdad; mas suelo estar
  En mi juicio algunas veces.

D. JUAN.

  Quedaos con Dios, y acostaos,
  Don Manuel, sin que os desvele
  El duende de la posada;
  Y aconsejadle que intente
  Otras burlas, al criado.

_(Vase.)_

D. LUIS.

  No en vano sois tan valiente
  Como sois, si habeis de andar,
  Desnuda la espada siempre,
  Saliendo de los disgustos
  El que este loco os pusiere.

_(Vase.)_


ESCENA XVI.

DON MANUEL, COSME.

D. MAN.

  ¿Ves cuál me tratan por tí?
  Todos por loco me tienen
  Porque te sufro. A cualquiera
  Parte que voy, me suceden
  Mil desaires por tu causa.

COSME.

  Ya estás solo, y no he de hacerte
  Burla mano á mano yo;
  Porque sólo en tercio puede
  Tirarse uno con su padre.
  Dos mil demonios me lleven
  Si no es verdad que salí;
  Y álguien, fuese quien se fuese,
  Hizo este estrago.

D. MAN.

                     Con eso
  Ahora disculparte quieres
  De la necedad. Recoge
  Esto que esparcido tienes,
  Y entra á acostarte.

COSME.

                       Señor,
  En una galera reme...

D. MAN.

  Calla, calla, ó vive Dios
  Que la cabeza te quiebre.

_(Entra en la alcoba.)_

COSME.

  Pesárame con extremo
  Que lo tal me sucediese.
  Ahora bien, vuelvo á envasar
  Otra vez los adherentes
  De mis maletas. ¡Oh cielos,
  Quién la trompeta tuviese
  Del juicio de las alhajas,
  Porque á una voz solamente
  Viniesen todas!

_(Vuelve Don Manuel con un papel.)_

D. MAN.

                  Alumbra,
  Cosme.

COSME.

         Pues ¿qué te sucede,
  Señor? ¿Has hallado acaso
  Allá dentro alguna gente?

D. MAN.

  Descubrí la cama, Cosme,
  Para acostarme, y halléme
  Debajo de la toalla
  De la cama, este billete
  Cerrado; y ya el sobrescrito
  Me admira más.

COSME.

                 ¿A quién viene?

D. MAN.

  A mí; mas de modo extraño.

COSME.

  ¿Cómo dice?

D. MAN.

              Desta suerte.
  _(Lee.)_ «Nadie me abra, porque soy
  »De Don Manuel solamente.»

COSME.

  ¡Plegue á Dios, que no me creas
  Por fuerza! No le abras, tente,
  Sin conjurarle primero.

D. MAN.

  Cosme, lo que me suspende
  Es la novedad, no el miedo;
  Que quien admira no teme.
  _(Lee.)_ «Con cuidado me tiene vuestra salud, como á quien fué
  la causa de su riesgo. Y así, agradecida y lastimada, os suplico
  me aviseis della, y os sirvais de mí; que para lo uno y lo otro
  habrá ocasion, dejando la respuesta donde hallasteis éste:
  advirtiendo que el secreto importa, porque el dia que lo sepa
  alguno de los amigos, perderé yo el honor y la vida.»

COSME.

  ¡Extraño caso!

D. MAN.

                 ¿Qué extraño?

COSME.

  ¿Eso no te admira?

D. MAN.

                     No;
  Antes con esto llegó
  A mi vista el desengaño.

COSME.

  ¿Cómo?

D. MAN.

         Bien claro se ve
  Que aquella dama tapada,
  Que tan ciega y tan turbada
  De Don Luis huyendo fué,
  Era su dama, supuesto,
  Cosme, que no puede ser,
  Si es soltero, su mujer.
  Y dando por cierto esto,
  ¿Qué dificultad tendrá
  Que en la casa de su amante,
  Tenga ella mano bastante
  Para entrar?

COSME.

               Muy bien está
  Pensado; mas mi temor
  Pasa adelante. Confieso
  Que es su dama, y el suceso
  Te doy por bueno, señor;
  ¿Pero ella cómo podia
  Desde la calle, saber
  Lo que habia de suceder,
  Para tener este dia
  Ya prevenido el papel?

D. MAN.

  Despues de haberme pasado,
  Pudo dársele á un criado.

COSME.

  Y aunque se le diera, ¿él
  Cómo aquí ha de haberle puesto?
  Pues nadie en el cuarto entró
  Desde que en él quedé yo.

D. MAN.

  Bien pudo ser ántes de esto.

COSME.

  Sí; mas hallar trabucadas
  Las maletas y la ropa,
  Y el papel escrito, topa
  En más.

D. MAN.

          Mira si cerradas
  Esas ventanas están.

COSME.

  Y con aldabas y rejas.

D. MAN.

  Con mayor duda me dejas,
  Y mil sospechas me dan.

COSME.

  ¿De qué?

D. MAN.

           No sabré explicallo.

COSME.

  En efecto, ¿qué has de hacer?

D. MAN.

  Escribir y responder
  Pretendo, hasta averiguallo,
  Con estilo que parezca
  Que no ha hallado en mi valor,
  Ni admiracion ni temor;
  Que no dudo que se ofrezca
  Una ocasion en que demos,
  Viendo que papeles hay,
  Con quien los lleva y los tray.

COSME.

  ¿Y de aquesto no daremos
  Cuenta á los huéspedes?

D. MAN.

                          No,
  Porque no tengo de hacer
  Mal alguno á una mujer,
  Que así de mí se fió.

COSME.

  ¿Luego ya ofendes á quien
  Su galan juzgas?

D. MAN.

                   No tal,
  Pues sin hacerla á ella mal,
  Puedo yo proceder bien.

COSME.

  No, señor; más hay aquí
  De lo que á tí te parece:
  Con cada discurso crece
  Mi sospecha.

D. MAN.

               ¿Cómo así?

COSME.

  Ves aquí que van y vienen
  Papeles, y que jamás
  Aunque lo examines más,
  Ciertos desengaños tienen:
  ¿Qué crêrás?

D. MAN.

               Que ingenio y arte
  Hay para entrar y salir,
  Para cerrar, para abrir,
  Y que el cuarto tiene parte
  Por dónde. Y en duda tal,
  El juicio podré perder:
  Pero no, Cosme, creer
  Cosa sobrenatural.

COSME.

  ¿No hay duendes?

D. MAN.

                   Nadie los vió.

COSME.

  ¿Familiares?

D. MAN.

               Son quimeras.

COSME.

  ¿Brujas?

D. MAN.

           Ménos.

COSME.

                  ¿Hechiceras?

D. MAN.

  ¡Qué error!

COSME.

              ¿Hay súcubos?

D. MAN.

                            No.

COSME.

  ¿Encantadoras?

D. MAN.

                 Tampoco.

COSME.

  ¿Mágicas?

D. MAN.

            Es necedad.

COSME.

  ¿Nigromantes?

D. MAN.

                Liviandad.

COSME.

  ¿Energúmenos?

D. MAN.

                ¡Qué loco!

COSME.

  ¡Vive Dios que te cogí!
  ¿Diablos?

D. MAN.

            Sin poder notorio.

COSME.

  ¿Hay almas del purgatorio?

D. MAN.

  ¿Que me enamoren á mí?
  ¡Hay más necia bobería!
  Déjame; que estás cansado.

COSME.

  En fin, ¿qué has determinado?

D. MAN.

  Asistir de noche y dia
  Con cuidados singulares
  (Aquí el desengaño fundo)
  Sin creer que hay en el mundo
  Ni duendes ni familiares.

COSME.

  Pues yo en efecto presumo
  Que algun demonio los tray,
  Que esto y más habrá, donde hay
  Quien tome tabaco de humo.



JORNADA SEGUNDA.


Habitacion de Doña Ángela.

ESCENA PRIMERA.

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL.

D.ª BEAT.

  Notables cosas me cuentas.

D.ª ÁNG.

  No te parezcan notables,
  Hasta que sepas el fin.
  ¿En qué quedamos?

D.ª BEAT.

                    Quedaste
  En que por el alacena
  Hasta su cuarto pasastes,
  Que es tan difícil de verse
  Como fué de abrirse fácil;
  Que le escribiste un papel,
  Y que al otro dia hallaste
  La respuesta.

D.ª ÁNG.

                Digo pues
  Que tan cortés y galante
  Estilo no ví jamás,
  Mezclando entre lo admirable
  Del suceso, lo gracioso,
  Imitando los andantes
  Caballeros, á quien pasan
  Aventuras semejantes.
  El papel, Beatriz, es éste:
  Holgaréme que te agrade.
  _(Lee.)_ «Fermosa dueña, cualquier que vos seais la condolida
  deste afanado caballero, y asaz piadosa minorais sus cuitas,
  ruégovos me querais facer sabidor del follon mezquino, ó pagano
  malandrin, que en este encanto vos amancilla, para que segunda
  vegada en vueso nombre, sano ya de las pasadas feridas, éntre en
  descomunal batalla, magüer que finque muerto en ella; que non es
  la vida de más pro que la muerte, tenudo á su deber un caballero.
  El dador de la luz vos mampare, é á mí non olvide.

  »_El caballero de la Dama Duende._»

D.ª BEAT.

  ¡Buen estilo por mi vida,
  Y á propósito el lenguaje,
  Del encanto y la aventura!

D.ª ÁNG.

  Cuando esperé que con graves
  Admiraciones viniera
  El papel, ví semejante
  Desenfado, cuyo estilo
  Quise llevar adelante,
  Y respondiéndole así,
  Pasé...

ISABEL.

          Detente, no pases,
  Que viene D. Juan, tu hermano.

D.ª ÁNG.

  Vendrá muy firme y amante
  A agradecerte la dicha
  De verte, Beatriz, y hablarte
  En su casa.

D.ª BEAT.

              No me pesa,
  Si hemos de decir verdades.


ESCENA II.

DON JUAN. — DICHAS.

D. JUAN.

  No hay mal que por bien no venga,
  Dicen adagios vulgares,
  Y en mí se ve, pues que vienen
  Por mis bienes vuestros males.
  He sabido, Beatriz bella,
  Que un pesar, que vuestro padre
  Con vos tuvo, á nuestra casa
  Sin gusto y contento os trae.
  Pésame que hayan de ser
  Lisonjeros y agradables,
  Como para vos mis gustos,
  Para mí vuestros pesares;
  Pues es fuerza que no sienta
  Desdichas que han sido parte
  De veros: porque hoy amor
  Diversos efectos hace,
  En vos de pena, y en mí
  De gloria, bien como el áspid,
  De quien, si sale el veneno,
  Tambien la triaca sale.
  Vos seais muy bien venida;
  Que aunque es corto el hospedaje,
  Bien se podrá hallar un sol
  En compañía de un ángel.

D.ª BEAT.

  Pésames y parabienes
  Tan cortésmente mezclasteis,
  Que no sé á qué responderos.
  Disgustada con mi padre
  Vengo: la culpa tuvisteis;
  Pues aunque el galan no sabe,
  Sabe que por el balcon
  Hablé anoche, y miéntras pase
  El enojo, con mi prima
  Quiere que esté, porque hace
  De su virtud confianza.
  Sólo os diré, y esto baste,
  Que los disgustos estimo;
  Porque tambien en mí cause
  Amor efectos diversos,
  Bien como el sol, cuando esparce
  Bellos rayos, que una flor
  Se marchita y otra nace.
  Hiere el amor en mi pecho,
  Y es sólo un rayo bastante
  A que se muera el pesar,
  Y nazca el gusto de hallarme
  En vuestra casa, que ha sido
  Una esfera de diamante,
  Hermosa envidia de un sol,
  Y capaz dosel de un ángel.

D.ª ÁNG.

  Bien se ve que de ganancia
  Andais hoy los dos amantes,
  Pues que me dais de barato
  Tantos favores.

D. JUAN.

                  ¿No sabes,
  Hermana, lo que he pensado?
  Que tú sola, por vengarte
  Del cuidado que te da
  Mi huésped, cuerda buscaste
  Huéspeda, que á mí me ponga
  En cuidado semejante.

D.ª ÁNG.

  Dices bien, y yo lo he hecho
  Sólo porque la regales.

D. JUAN.

  Yo me doy por muy contento
  De la venganza.

_(Quiere irse.)_

D.ª BEAT.

                  ¿Qué haces,
  Don Juan? ¿dónde vas?

D. JUAN.

                        Beatriz,
  A servirte; que dejarte,
  Sólo á tí por tí pudiera.

D.ª ÁNG.

  Déjale ir.

D. JUAN.

             Dios os guarde.


ESCENA III.

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL.

D.ª ÁNG.

  Sí, cuidado con su huésped
  Me dió, y cuidado tan grande,
  Que apénas sé de mi vida,
  Y él de la suya no sabe.
  Viéndote á tí, con el mismo
  Cuidado he de desquitarme;
  Porque de huésped á huésped
  Estemos los dos iguales.

D.ª BEAT.

  El deseo de saber
  Tu suceso, fuera parte
  Solamente á no sentir
  Su ausencia.

D.ª ÁNG.

               Por no cansarte,
  Papeles suyos y mios
  Fueron y vinieron, tales
  (Los suyos digo) que pueden
  Admitirse y celebrarse;
  Porque mezclando las véras
  Y las burlas, no ví iguales
  Discursos.

D.ª BEAT.

             Y él, en efecto,
  ¿Qué es á lo que se persuade?

D.ª ÁNG.

  A que debo de ser dama
  De Don Luis, juntando partes
  De haberme escondido dél
  Y de tener otra llave
  Del cuarto.

D.ª BEAT.

              Sola una cosa
  Dificultad se me hace.

D.ª ÁNG.

  ¿Dí cuál es?

D.ª BEAT.

               ¿Cómo este hombre
  Viendo que hay quien lleva y trae
  Papeles, no te ha espiado,
  Y te ha cogido en el lance?

D.ª ÁNG.

  No está eso por prevenir;
  Porque tengo á sus umbrales
  Un hombre yo, que me avisa
  De quién entra y de quién sale;
  Y así no pasa Isabel
  Hasta saber que no hay nadie.
  Que ya ha sucedido, amiga,
  Un dia entero quedarse
  Un criado para verlo,
  Y haberle salido en balde
  La diligencia y cuidado.
  Y porque no se me pase
  De la memoria, Isabel,
  Llévate aquel azafate
  En siendo tiempo.

D.ª BEAT.

                    Otra duda.
  ¿Cómo es posible que alabes
  De tan entendido, un hombre
  Que no ha dado en casos tales
  En el secreto comun
  De la alacena?

D.ª ÁNG.

                 ¿Ahora sabes
  Lo del huevo de Juanelo,
  Que los ingenios más grandes
  Trabajaron en hacer
  Que en un bufete de jaspe
  Se tuviese en pié, y Juanelo
  Con sólo llegar y darle
  Un golpecito, le tuvo?
  Las grandes dificultades,
  Hasta saberse lo son;
  Que sabido, todo es fácil.

D.ª BEAT.

  Otra pregunta.

D.ª ÁNG.

                 Dí cuál.

D.ª BEAT.

  ¿De tan locos disparates
  Qué piensas sacar?

D.ª ÁNG.

                     No sé.
  Dijérate que mostrarme
  Agradecida, y pasar
  Mis penas y soledades,
  Si ya no fuera más que esto,
  Porque necia y ignorante,
  He llegado á tener celos
  De ver que el retrato guarde
  De una dama, y áun estoy
  Dispuesta á entrar y tomarle
  En la primera ocasion;
  Y no sé cómo declare
  Que estoy ya determinada
  A que me vea y me hable.

D.ª BEAT.

  ¿Descubierta por quién eres?

D.ª ÁNG.

  ¡Jesus, el cielo me guarde!
  Ni él, pienso yo, que á un amigo
  Y huésped traicion tan grande
  Hiciera; pues el pensar
  Que soy dama suya, hace
  Que me escriba temeroso,
  Cortés, turbado y cobarde;
  Y en efecto, yo no tengo
  De ponerme á ese desaire.

D.ª BEAT.

  ¿Pues cómo ha de verte?

D.ª ÁNG.

                          Escucha,
  Y sabrás la más notable
  Traza, sin que yo al peligro
  De verme en su cuarto pase,
  Y él venga, sin saber dónde.

ISABEL.

  Pon otro hermano á la márgen,
  Que viene Don Luis.

D.ª ÁNG.

                      Despues
  Lo sabrás.

D.ª BEAT.

             ¡Qué desiguales
  Son los influjos! ¡Que el cielo
  En igual mérito y partes
  Ponga tantas diferencias
  Y tantas distancias halle,
  Que, con un mismo deseo,
  Uno obligue y otro canse!
  Vamos de aquí, que no quiero
  Que llegue Don Luis á hablarme.

_(Quiere irse.)_


ESCENA IV.

DON LUIS. — DICHAS.

D. LUIS.

  ¿Por qué os ausentais así?

D.ª BEAT.

  Sólo porque vos llegasteis.

D. LUIS.

  La luz más hermosura y pura,
  De quien el sol la aprendió,
  ¿Huye porque llego yo?
  ¿Soy la noche por ventura?
  Pues perdone tu hermosura
  Si atrevido y descortés
  En detenerte me ves;
  Que yo, en esta contingencia,
  No quiero pedir licencia,
  Porque tú no me la des.
  Que, estimando tu rigor,
  No quiere la suerte mia
  Que áun esto, que es cortesía,
  Tenga nombre de favor.
  Ya sé que mi loco amor
  En tus desprecios no alcanza
  Un átomo de esperanza;
  Pero yo, viendo tan fuerte
  Rigor, tengo que quererte,
  Por sólo tomar venganza.
  Mayor gloria me darás,
  Cuando más penas me ofrezcas;
  Pues cuando más me aborrezcas,
  Tengo de quererte más.
  Si desto quejosa estás,
  Porque con solo un querer
  Los dos vengamos á ser,
  Entre el placer y el pesar,
  Extremos, aprende á amar
  O enséñame á aborrecer;
  Enséñame tú rigores,
  Yo te enseñaré finezas;
  Enséñame tú asperezas,
  Yo te enseñaré favores;
  Tú desprecios, y yo amores;
  Tú olvido, y yo firme fe;
  Aunque es mejor, porque dé
  Gloria al amor, siendo dios,
  Que olvides tú por los dos;
  Que yo por los dos querré.

D.ª BEAT.

  Tan cortésmente os quejais,
  Que, aunque agradecer quisiera
  Vuestras penas, no lo hiciera,
  Sólo porque las digais.

D. LUIS.

  Como tan mal me tratais,
  El idioma del desden
  Aprendí.

D.ª BEAT.

           Pues ese es bien
  Que sigais; que en caso tal,
  Hará soledad el mal
  A quien le dice tan bien.

_(Quiere irse, y detiénela Don Luis.)_

D. LUIS.

  Oye, si acaso te vengas,
  Y padezcamos los dos.

D.ª BEAT.

  No he de escucharos. Por Dios,
  Amiga, que le detengas.

_(Vase.)_

D.ª ÁNG.

  ¡Que tan poco valor tengas
  Que esto quieras oir y ver!

D. LUIS.

  ¡Ay hermana! ¿qué he de hacer?

D.ª ÁNG.

  Dar tus penas al olvido;
  Que querer aborrecido
  Es morir, y no querer.

D. LUIS.

  Quejoso, ¿cómo podré
  Olvidarla? ¡Que es error!
  Díla que me haga un favor,
  Y obligado olvidaré;
  Ofendido no; porqué
  El más prudente, el más sabio
  Da su sentimiento al labio;
  Si olvidarse el favor suele,
  Es porque el favor no duele
  De la suerte que el agravio.

_(Vanse.)_


ESCENA V.

RODRIGO. — DON LUIS.

RODRIGO.

  ¿De dónde vienes?

D. LUIS.

                    No sé.

RODRIGO.

  Triste parece que estás:
  ¿La causa no me dirás?

D. LUIS.

  Con Doña Beatriz hablé.

RODRIGO.

  No digas más; ya se ve
  En tí lo que respondió.
  Pero ¿dónde está, que yo
  No la he visto?

D. LUIS.

                  La tirana
  Es huéspeda de mi hermana
  Unos dias, porque no
  Me falte un enfado así
  De un huésped; que cada dia
  Mis hermanos á porfía
  Se conjuran contra mí;
  Pues cualquiera tiene aquí
  Uno que pesar me dé:
  De Don Manuel, ya se ve,
  Y de Beatriz; pues los cielos,
  Me traen á casa mis celos,
  Porque sin ellos no esté.

RODRIGO.

  Mira que Don Manuel puede
  Oirte, que viene allí.


ESCENA VI.

DON MANUEL. — DICHOS.

D. MAN.

  _(Ap.)_ ¡Sólo en el mundo por mí
  Tan gran prodigio sucede!
  ¿Qué haré, cielos, con que quede
  Desengañado, y saber
  De una vez si esta mujer
  Dama de Don Luis ha sido,
  O cómo mano ha tenido
  Y cautela, para hacer
  Tantos engaños?

D. LUIS.

                  Señor
  Don Manuel.

D. MAN.

              Señor Don Luis.

D. LUIS.

  ¿De dónde bueno venís?

D. MAN.

  De Palacio.

D. LUIS.

              Grande error
  El mio fué en preguntar,
  A quien pretensiones tiene,
  Dónde va, ni dónde viene;
  Porque es fuerza que ha de dar
  Cualquiera línea en Palacio,
  Como centro de su esfera.

D. MAN.

  Si sólo á Palacio fuera,
  Estuviera más despacio;
  Pero mi afan inmortal
  Mayor término ha pedido.
  Su Majestad ha salido
  Esta tarde al Escorial,
  Y es fuerza esta noche ir
  Con mis despachos allá,
  Que de importancia será.

D. LUIS.

  Si ayudaros á servir
  Puedo en algo, ya sabeis
  Que soy, en cualquier suceso,
  Vuestro.

D. MAN.

           Las manos os beso
  Por la merced que me haceis.

D. LUIS.

  Ved, que no es lisonja esto.

D. MAN.

  Ya veo que es voluntad
  De mi aumento.

D. LUIS.

  _(Ap.)_        Así es verdad,
  Porque negocies más presto.

D. MAN.

  Pero á un galan cortesano
  Tanto como vos, no es justo
  Divertirle de su gusto;
  Porque yo tengo por llano
  Que estareis entretenido,
  Y gran desacuerdo fuera
  Que ausentaros pretendiera.

D. LUIS.

  Aunque hubiérades oido
  Lo que con Rodrigo hablaba,
  No respondiérais así.

D. MAN.

  ¿Luego bien he dicho?

D. LUIS.

                        Sí,
  Que aunque es verdad que lloraba
  De una hermosura el rigor,
  A la firme voluntad,
  La hace tanta soledad
  El desden como el favor.

D. MAN.

  ¡Qué desvalido os pintais!

D. LUIS.

  Amo una grande hermosura
  Sin estrella y sin ventura.

D. MAN.

  ¿Conmigo disimulais
  Agora?

D. LUIS.

         ¡Pluguiera al cielo!
  Mas tan infeliz nací,
  Que huye esta beldad de mí
  Como de la noche el velo
  De la hermosa luz del dia,
  A cuyos rayos me quemo.
  ¿Quereis ver con cuánto extremo
  Es la triste suerte mia?
  Pues porque no la siguiera
  Amante y celoso yo,
  A una persona pidió
  Que mis pasos detuviera.
  Ved si hay rigores más fieros,
  Pues todos suelen buscar
  Terceros para alcanzar,
  Y ella huye por terceros.

_(Vanse Don Luis y Rodrigo.)_


ESCENA VII.

DON MANUEL.

  ¿Qué más se ha de declarar?
  ¡Mujer que su vista huyó,
  Y á otra persona pidió
  Que le llegase á estorbar!
  Por mí lo dice y por ella.
  Ya por lo ménos vencí
  Una duda, pues ya ví
  Que, aunque es verdad que es aquella,
  No es su dama; porque él
  Despreciado no viviera,
  Si en su casa la tuviera.
  Ya es mi duda más cruel,
  Si no es su dama, ni vive
  En su casa, ¿cómo así
  Escribe y responde? Aquí
  Muere un engaño, y concibe
  Otro engaño. ¿Qué he de hacer?
  Que soy en mis opiniones
  Confusion de confusiones.
  ¡Válgate Dios por mujer!


ESCENA VIII.

COSME. — DON MANUEL.

COSME.

  Señor, ¿qué hay de duende? ¿acaso
  Hasle visto por acá?
  Que de saber que no está
  Allá, me holgaré.

D. MAN.

                    Habla paso.

COSME.

  Que tengo mucho que hacer
  En nuestro cuarto, y no puedo
  Entrar.

D. MAN.

          Pues ¿qué tienes?

COSME.

                            Miedo.

D. MAN.

  ¿Miedo un hombre ha de tener?

COSME.

  No le ha de tener, señor.
  Pero ve aquí que le tiene,
  Porque al suceso conviene.

D. MAN.

  Deja aquese necio humor,
  Y lleva luz, porque tengo
  Que disponer y escribir,
  Y esta noche he de salir
  De Madrid.

COSME.

             A eso me atengo,
  Pues dices con eso aquí
  Que tienes miedo al suceso.

D. MAN.

  Antes te he dicho con eso
  Que no hago caso de tí;
  Pues de otras cosas me acuerdo,
  Que son diferentes, cuando
  En estas me estás hablando.
  El tiempo en efecto pierdo.
  En tanto que me despido
  De Don Juan, ten luz.

_(Vase.)_

COSME.

                        Sí haré.
  Luz al duende llevaré,
  Que es hora que sea servido,
  Y no esté á escuras. Aquí
  Ha de haber una cerilla;
  En aquella lamparilla,
  Que se está muriendo allí,
  Encenderla agora puedo.
  ¡Oh qué prevenido soy!
  Y entre estas y estotras voy
  Titiritando de miedo.

_(Vase.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Don Manuel

ESCENA IX.

ISABEL, _que sale por la alacena con un azafate cubierto_.

  Fuera están, que así el criado
  Me lo dijo. Agora es tiempo
  De poner este azafate
  De ropa blanca en el puesto
  Señalado.—¡Ay de mí triste!
  Que como es de noche, tengo,
  Con la grande oscuridad,
  De mí misma, asombro y miedo.
  ¡Válgame Dios, que temblando
  Estoy! El duende primero
  Soy que se encomienda á Dios.
  No hallo el bufete. ¿Qué es esto?
  Con la turbacion y espanto
  Perdí de la sala el tiento.
  No sé dónde estoy, ni hallo
  La mesa. ¿Qué he de hacer? ¡Cielos!
  Si no acertase á salir,
  Y me hallasen aquí dentro,
  Dábamos con todo el caso
  Al traste. Gran temor tengo,
  Y más agora, que abrir
  La puerta del cuarto siento,
  Y trae luz el que la abre.
  Aquí dió fin el suceso;
  Que ya ni puedo esconderme,
  Ni volver á salir puedo.


ESCENA X.

COSME, _con luz_. — ISABEL.

COSME.

  Duende, mi señor, si acaso
  Obligan los rendimientos
  A los duendes bien nacidos,
  Humildemente le ruego
  Que no se acuerde de mí
  En sus muchos embelecos,
  Y esto por cuatro razones:
  La primera, yo me entiendo;

_(Va andando, é Isabel detras de él, huyendo de que la vea.)_

  La segunda, usted lo sabe.
  La tercera, por aquello
  De que al buen entendedor...
  La cuarta, por estos versos:
    Señora Dama Duende,
    Duélase de mí,
    Que soy niño y solo,
    Y nunca en tal me ví.

ISABEL.

  _(Ap.)_ Ya con la luz he cobrado
  El tino del aposento,
  Y él no me ha visto; si aquí
  Se la mato, será cierto
  Que, miéntras la va á encender,
  Salir á mi cuarto puedo;
  Que cuando sienta el rüido,
  No me verá por lo ménos,
  Y á dos daños el menor.

COSME.

  ¡Qué gran músico es el miedo!

ISABEL.

  _(Ap.)_ Esto ha de ser desta suerte.

_(Dale un golpe, y mátale la luz.)_

COSME.

  ¡Ay infeliz que me han muerto!
  ¡Confesion!

ISABEL.

              Ahora podré
  Escaparme.


ESCENA XI.

DON MANUEL. — ISABEL, COSME.

D. MAN.

             ¿Qué es aquesto,
  Cosme? ¿cómo estás sin luz?

COSME.

  Como á los dos nos ha muerto
  El duende: á la luz, de un soplo,
  Y á mí de un golpe.

D. MAN.

                      Tu miedo
  Te hará creer esas cosas.

COSME.

  Bien á mi costa las creo.

ISABEL.

  _(Ap.)_ ¡Oh si la puerta encontrase!

D. MAN.

  ¿Quién está aquí?

_(Encuentra Isabel con Don Manuel, y él la tiene del azafate.)_

ISABEL.

  _(Ap.)_           Peor es esto;
  Que con el amo he encontrado.

D. MAN.

  Trae luz, Cosme, que ya tengo
  A quien es.

COSME.

              Pues no le sueltes.

D. MAN.

  No haré; ve por ella presto.

COSME.

  Tenle bien.

_(Vase.)_

ISABEL.

  _(Ap.)_     Del azafate
  Asió; en sus manos le dejo.
  Hallé la alacena. ¡Adios!

_(Vase, dejándole el azafate en la mano.)_

D. MAN.

  Cualquiera que es, se esté quedo
  Hasta que traigan la luz;
  Porque si no, ¡vive el cielo,
  Que le dé de puñaladas!—
  Pero sólo abrazo el viento,
  Y encuentro sólo una cosa
  De ropa y de poco peso.
  ¿Qué será? ¡Válgame Dios,
  Que en más confusion me ha puesto!


ESCENA XII.

COSME, _con la luz_. — DON MANUEL.

COSME.

  Téngase el duende á la luz.
  Pues ¿qué es dél? ¿no estaba preso?
  ¿Qué es esto, señor?

D. MAN.

                       No acierto
  A responder. Esta ropa
  Me ha dejado, y se fué huyendo.

COSME.

  ¿Y qué dices deste lance?
  Aun bien, que agora tú mesmo
  Dijiste que le tenías,
  Y se te fué por el viento.

D. MAN.

  Diré que aquesta persona,
  Que con arte y con ingenio
  Entra y sale aquí, esta noche
  Estaba encerrada dentro;
  Que, para poder salir,
  Te mató la luz, y luego
  Me dejó á mí el azafate,
  Y se me ha escapado huyendo.

COSME.

  ¿Por dónde?

D. MAN.

              Por esa puerta.

COSME.

  Harásme que pierda el seso.
  ¡Vive Dios, que yo le ví
  A los últimos reflejos,
  Que la pavesa dejó
  De la luz, que me habia muerto!

D. MAN.

  ¿Qué forma tenía?

COSME.

                    Era un fraile
  Tamañito, y tenía puesto
  Un cucurucho tamaño;
  Que por estas señas creo
  Que era duende capuchino.

D. MAN.

  ¡Qué de cosas hace el miedo!
  Alumbra aquí, y lo que trajo
  El frailecito veremos.
  Ten este azafate tú.

COSME.

  ¿Yo azafates del infierno?

D. MAN.

  Tenle pues.

COSME.

              Tengo las manos
  Sucias, señor, con el sebo
  De la vela, y mancharé
  El tafetan que cubierto
  Le tiene; mejor será
  Que le pongas en el suelo.

D. MAN.

  Ropa blanca es, y un papel.
  Veamos si el fraile es discreto.
  _(Lee.)_ «En el poco tiempo que ha que vivís en esa casa, no
  se ha podido hacer más ropa; como se fuere haciendo, se irá
  llevando. A lo que decís del amigo, persuadido á que soy dama
  de D. Luis, os aseguro que no sólo no lo soy, pero que no puedo
  serlo; y esto dejo para la vista que será presto. Dios os guarde.»
  Bautizado está este duende,
  Pues de Dios se acuerda.

COSME.

                           ¿Veslo,
  Cómo hay duende religioso?

D. MAN.

  Muy tarde es; ve componiendo
  Las maletas y cojines,
  Y en una bolsa pon estos
  Papeles, que son el todo
  A que vamos; que yo entiendo
  En tanto dejar respuesta
  A mi duende.

_(Da unos papeles á Cosme, pónelos él sobre una silla, y Don Manuel
escribe.)_

COSME.

               Aquí yo quiero,
  Para que no se me olviden
  Y estén á mano, ponerlos,
  Miéntras me detengo un rato,
  Solamente á decir esto:
  ¿Has creido ya que hay duendes?

D. MAN.

  ¡Qué disparate tan necio!

COSME.

  ¿Esto es disparate? ¿Ves
  Tú mismo tantos efectos,
  Como venirse á tus manos
  Un regalo por el viento,
  Y áun dudas? Pero bien haces
  Si á tí te va bien con eso;
  Mas déjame á mí, que yo,
  Que peor partido tengo,
  Lo crea.

D. MAN.

           ¿De qué manera?

COSME.

  Desta manera lo pruebo:
  Si nos revuelven la ropa,
  Te ries mucho de verlo;
  Y yo soy quien la compone,
  Que no es trabajo pequeño.
  Si á tí te dejan papeles,
  Y te llevan los conceptos;
  A mí me dejan carbones,
  Y se llevan mi dinero.
  Si traen dulces, tú te huelgas
  Como un padre de comerlos;
  Y yo ayuno como un puto,
  Pues ni los toco ni veo.
  Si á tí te dan las camisas,
  Las valonas y pañuelos;
  A mí los sustos me dan
  De escucharlo y de saberlo.
  Si, cuando los dos venimos
  Aquí, casi á un mismo tiempo,
  Te dan á tí un azafate
  Tan aseado y compuesto;
  A mí un mojicon me dan
  En aquestos pestorejos,
  Tan descomunal, tan grande,
  Que me hace escupir los sesos.
  Para tí sólo, señor,
  Es el gusto y el provecho,
  Para mí el susto y el daño;
  Y tiene el duende en efecto,
  Para tí mano de lana,
  Para mí mano de hierro.
  Pues déjame que lo crea;
  Que se apura el sufrimiento,
  Queriendo negarle á un hombre
  lo que está pasando y viendo.

D. MAN.

  Haz las maletas, y vamos;
  Que allá en el cuarto te espero
  De Don Juan.

COSME.

               ¿Pues qué hay que hacer
  Si allá vestido de negro
  Has de andar, y esto se hace
  Con tomar un ferreruelo?

D. MAN.

  Deja cerrado, y la llave
  Lleva; que si en este tiempo
  Hiciera falta, otra tiene
  Don Juan.—Confuso me ausento
  Por no llevar ya sabido
  Esto, que ha de ser tan presto
  Pero uno importa al honor
  De mi casa y de mi aumento,
  Y otro solamente á un gusto;
  Y así entre los dos extremos,
  Donde el honor es lo más,
  Todo lo demas es ménos.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Doña Ángela.

ESCENA XIII.

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL.

D.ª ÁNG.

  ¿Eso te ha sucedido?

ISABEL.

  Ya todo el embeleco ví perdido,
  Porque, si allí me viera,
  Fuerza, señora, fuera
  El descubrirse todo;
  Pero en efecto, me escapé del modo
  Que te dije.

D.ª ÁNG.

               Fué extraño
  Suceso.

D.ª BEAT.

          Y ha de dar fuerza al engaño,
  Sin haber visto gente,
  Ver que dé un azafate, y que se ausente.

D.ª ÁNG.

  Si tras desto consigo
  Que me vea del modo que te digo,
  Ni dudo de que pierda
  El juicio.

D.ª BEAT.

             La atencion más grave y cuerda
  Es fuerza que se espante,
  Ángela, con suceso semejante;
  Porque querer llamalle
  Sin saber donde viene, y que se halle
  Luego con una dama
  Tan hermosa, tan rica y de tal fama,
  Sin que sepa quién es, ni dónde vive
  (Que esto es lo que tu ingenio le apercibe)
  Y haya, vendado y ciego,
  De volver á salir y dudar luego,
  ¿A quién no ha de admirar?

D.ª ÁNG.

                             Todo advertido
  Está ya, y por estar tú aquí no ha sido
  Hoy la noche primera
  Que ha de venir á verme.

D.ª BEAT.

                           ¿No supiera
  Yo callar el suceso
  De tu amor?

D.ª ÁNG.

              Que no, prima, no es por eso
  Sino que estando en casa
  Tú, como á mis hermanos les abrasa
  Tu amor, no salen della,
  Adorando los rayos de tu estrella;
  Y fuera aventurarme,
  No ausentándose ellos, empeñarme.


ESCENA XIV.

DON LUIS, _al paño_. — DICHOS.

D. LUIS.

  _(Ap.)_ ¡Oh cielos, quién pudiera
  Disimular su afecto, quién pusiera
  Límite al pensamiento,
  Freno á la voz y ley al sentimiento!
  Pero ya que conmigo
  Tan poco puedo, que esto no consigo,
  Desde aquí he de ensayarme
  A vencer mi pasion, y reportarme.

D.ª BEAT.

  Yo diré de qué suerte
  Se podrá disponer, para no hacerte
  Mal tercio, y para hallarme
  Aquí; porque sintiera el ausentarme,
  Sin que el efecto viera
  Que deseo.

D.ª ÁNG.

             Pues dí de qué manera.

D. LUIS.

  _(Ap.)_ ¿Qué es lo que las dos tratan,
  Que de su mismo aliento se recatan?

D.ª BEAT.

  Las dos publicaremos
  Que mi padre envió por mí, y haremos
  La deshecha con modos,
  Que creyendo que estoy ya ausente todos
  Vuelva á quedarme en casa...

D. LUIS.

  _(Ap.)_ ¿Qué es esto, cielos, que en mi agravio pasa?

D.ª BEAT.

  Y oculta con secreto
  Sin estorbos podré ver el efeto...

D. LUIS.

  _(Ap.)_ ¿Qué es lo que oigo, hado injusto?

D.ª BEAT.

  Que ha de ser para mí de tanto gusto.

D.ª ÁNG.

  Y luégo, ¿qué diremos
  De verte aquí otra vez?

D.ª BEAT.

                          ¿Pues no tendremos
  (¡Qué mal eso te admira!)
  Ingenio para hacer otra mentira?

D. LUIS.

  _(Ap.)_ Sí tendreis. ¡Que esto escucho!
  Con nuevas penas y tormentos lucho.

D.ª BEAT.

  Con esto, sin testigos y en secreto,
  Deste notable amor veré el efeto;
  Pues estando escondida
  Yo, y estando la casa recogida,
  Sin escándalo arguyo
  Que pasar pueda de su cuarto al tuyo.

D. LUIS.

  _(Ap.)_ Bien claramente infiero
  (Cobarde vivo, y atrevido muero)
  Su intencion. Mas dichoso
  Mi hermano la merece: ¡estoy celoso!
  A darle se prefiere
  La ocasion que desea; y así quiere
  Que de su cuarto pase
  Sin que nadie lo sepa, y yo me abrase;
  Y porque sin testigos
  Se logren (¡oh enemigos!)
  Mintiendo mi sospecha,
  Hacer quiere conmigo la deshecha.
  Pues si esto es así, cielo,
  Para el estorbo de su amor apelo:
  Y cuando esté escondida,
  Buscando otra ocasion, con atrevida
  Resolucion veré toda la casa,
  Hasta hallarle; que el fuego que me abrasa,
  Ya no tiene otro medio;
  Que el estorbar es último remedio
  De un celoso. Valedme, ¡santos cielos!
  Que abrasado de amor, muero de celos.

_(Vase.)_

D.ª ÁNG.

  Está bien prevenido,
  Y mañana diremos que te has ido.


ESCENA XV.

DON JUAN. — DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, ISABEL.

D. JUAN.

  ¡Hermana! ¡Beatriz bella!

D.ª BEAT.

  Ya te echábamos ménos.

D. JUAN.

                         Si mi estrella
  Tantas dichas mejora,
  Que me eche ménos vuestro sol, señora,
  De mí mismo envidioso,
  Tendré mi mismo bien por sospechoso
  Que posible no ha sido
  Que os haya merecido
  Mi amor ese cuidado;
  Y así, de mí envidioso y envidiado
  Tendré en tan dulce abismo
  Yo lástima y envidia de mí mismo.

D.ª BEAT.

  Contradecir no quiero
  Argumento, Don Juan, tan lisonjero,
  Que quien ha dilatado
  Tanto el venirme á ver, y me ha olvidado
  ¿Quién duda que estaria
  Bien divertido, sí, y allí tendría
  Envidia á su ventura
  Y lástima, perdiendo la hermosura
  Que tanto le divierte?
  Luego claro se prueba desta suerte
  Con cierto silogismo
  La lástima y envidia de sí mismo.

D. JUAN.

  Si no fuera ofenderme y ofenderos,
  Intentara, Beatriz, satisfaceros
  Con deciros que he estado
  Con Don Manuel, mi huésped, ocupado
  Agora en su partida,
  Porque se fué esta noche.

D.ª ÁNG.

                            ¡Ay de mi vida!

D. JUAN.

  ¿De qué, hermana, es el susto?

D.ª ÁNG.

  Sobresalta un placer como un disgusto.

D. JUAN.

  Pésame que no sea
  Placer cumplido el que tu pecho vea;
  Pues volverá mañana.

D.ª ÁNG.

  (_Ap._ Vuelva á vivir una esperanza vana.)
  Ya yo me habia espantado,
  Que tan de paso nos venía el enfado,
  Que fué siempre importuno.

D. JUAN.

  Yo no sospecho que te dé ninguno,
  Sino que tú y Don Luis mostrais disgusto,
  Por ser cosa en que yo he tenido gusto.

D.ª ÁNG.

  No quiero responderte,
  Aunque tengo bien qué; y es por no hacerte
  Mal juego, siendo agora
  Tercero de tu amor, pues nadie ignora
  Que ejerce amor las flores de fullero
  Mano á mano, mejor que con tercero.—
  Vénte, Isabel, conmigo; _(Ap. á ella.)_
  Que aquesta noche misma á traer me obligo
  El retrato; pues puedo
  Pasar con más espacio y ménos miedo.
  Tenme tú prevenida
  Una luz, y en que pueda ir escondida;
  Porque no ha de tener, contra mi fama,
  Quien me escribe, retrato de otra dama.

_(Vanse Doña Ángela é Isabel.)_


ESCENA XVI.

DOÑA BEATRIZ, DON JUAN.

D.ª BEAT.

  No creo que te debo
  Tantas finezas.

D. JUAN.

                  Los quilates pruebo
  De mi fe (porque es mucha)
  En un discurso.

D.ª BEAT.

                  Díle.

D. JUAN.

                        Pues escucha.
  Bella Beatriz, mi fe es tan verdadera,
  Mi amor tan firme, mi aficion tan rara,
  Que, aunque yo no quererte deseara,
  Contra mi mismo afecto te quisiera.
  Estímate mi vida de manera,
  Que, á poder olvidarte, te olvidara,
  Porque despues por eleccion te amara:
  Fuera gusto mi amor, y no ley fuera.
  Quien quiere á una mujer, porque no puede
  Olvidalla, no obliga con querella,
  Pues nada el albedrío le concede.
  Yo no puedo olvidarte, Beatriz bella,
  Y siento el ver que tan ufana quede,
  Con la victoria de tu amor mi estrella.

D.ª BEAT.

  Si la eleccion se debe al albedrío,
  Y la fuerza al impulso de una estrella,
  Voluntad más segura será aquella
  Que no vive sujeta á un desvarío.
  Y así de tus finezas desconfío,
  Pues mi fe, que imposibles atropella,
  Si viera á mi albedrío andar sin ella,
  Negara, vive el cielo, que era mio.
  Pues aquel breve instante que gastara
  En olvidar, para volver á amarte,
  Sintiera que mi afecto me faltara.
  Y huélgome de ver que no soy parte
  Para olvidarte, pues que no te amara
  El rato que tratara de olvidarte.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Calle.

ESCENA XVII.

COSME, _huyendo de_ DON MANUEL, _que le sigue_.

D. MAN.

  ¡Vive Dios, si no mirara...

COSME.

  Por eso miras.

D. MAN.

                 Que fuera
  Infamia mia, que hiciera
  Un desatino!

COSME.

               Repara
  En que te he servido bien,
  Y un descuido no está en mano,
  De un católico cristiano.

D. MAN.

  ¿Quién ha de sufrirte, quién,
  Si lo que más importó,
  Y lo que más te he encargado
  Es lo que más se ha olvidado?

COSME.

  Pues por eso se olvidó,
  Por ser lo que me importaba;
  Que si importante no fuera,
  ¿En olvidarse, qué hiciera?
  ¡Viven los cielos! que estaba
  Tan cuidadoso en traer
  Los papeles, que por eso
  Los puse aparte, y confieso
  Que el cuidado vino á ser
  El mismo que me dañó;
  Pues si aparte no estuvieran,
  Con los demas se vinieran.

D. MAN.

  Harto es que se te acordó
  En la mitad del camino.

COSME.

  Un gran cuidado llevaba,
  Sin saber qué le causaba;
  Que le juzgué desatino,
  Hasta que en el caso dí,
  Y supe que era el cuidado
  El habérseme olvidado
  Los papeles.

D. MAN.

               Dí que allí
  El mozo espere, teniendo
  Las mulas; porque tambien
  Llegar con ruido no es bien,
  Despertando á quien durmiendo
  Está ya; pues puedo entrar,
  Supuesto que llave tengo,
  Y el despacho, por quien vengo,
  Sin ser sentido sacar.

_(Vase Cosme, y vuelve.)_

COSME.

  Ya el mozo queda advertido,
  Mas considera, señor,
  Que sin luz es grande error
  Querer hallarlos, y el ruido
  Excusarse no es posible;
  Porque si luz no nos dan
  En el cuarto de Don Juan,
  ¿Cómo hemos de ver?

D. MAN.

                      ¡Terrible
  Es tu enfado! ¿Agora quieres
  Que le alborote y le llame?
  ¿Pues no sabrás (díme, infame,
  Que causa de todo eres)
  Por el tiento, dónde fué
  Dónde quedaron?

COSME.

                  No es esa
  La duda; que yo á la mesa,
  Donde sé que los dejé,
  Iré á ciegas.

D. MAN.

                Abre presto.

COSME.

  Lo que á mi temor responde
  Es que no sabré yo adónde
  El duende los habrá puesto;
  Porque ¿qué cosa he dejado,
  Que haya vuelto á hallarla yo
  En la parte que quedó?

D. MAN.

  Si los hubiere mudado,
  Luz entónces pediremos;
  Pero hasta verlo, no es bien
  Que alborotemos, á quien
  Buen hospedaje debemos.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Don Manuel.

ESCENA XVIII.

DOÑA ÁNGELA É ISABEL, _que salen de la alacena_.

D.ª ÁNG.

  Isabel, pues recogida
  Está la casa, y es dueño
  De los sentidos el sueño,
  Ladron de la media vida,
  Y sé que el huésped se ha ido,
  Robarle el retrato quiero
  Que ví en el lance primero.

ISABEL.

  Entra quedo, y no hagas ruido.

D.ª ÁNG.

  Cierra tú por allá fuera,
  Y hasta venirme á avisar
  No saldré yo, por no dar
  En más riesgo.

ISABEL.

                 Aquí me espera.

_(Vase Isabel, cerrando la alacena.)_


ESCENA XIX.

DON MANUEL, COSME, _á oscuras_. — DOÑA ÁNGELA.

COSME.

  _(Hablando bajo con su amo junto á la puerta.)_
  Ya está abierto.

D. MAN.

                   Pisa quedo;
  Que, si aquí sienten rumor,
  Será alboroto mayor.

COSME.

  ¿Crêrásme que tengo miedo?
  Este duende bien pudiera
  Tenernos luz encendida.

D.ª ÁNG.

  La luz que traje escondida,
  Porque de aquesta manera
  No se viese, es tiempo ya
  De descubrir.

_(Saca una luz que trajo encubierta en una linterna.)_

COSME.

  _(Ap. á su amo.)_ Nunca ha andado
  El duende tan bien mandado.
  ¡Qué presto la luz nos da!
  Considera agora aquí
  Si te quiere bien el duende,
  Pues que para tí la enciende,
  Y la apaga para mí.

D. MAN.

  ¡Válgame el cielo! Ya es
  Esto sobrenatural;
  Que traer con priesa tal
  Luz, no es obra humana.

COSME.

                          ¿Ves
  Como á confesar viniste
  Que es verdad?

D. MAN.

                 ¡De mármol soy!
  Por volver atras estoy.

COSME.

  Mortal eres: ya temiste.

D.ª ÁNG.

  Hácia aquí la mesa veo,
  Y con papeles está.

COSME.

  Hácia la mesa se va.

D. MAN.

  ¡Vive Dios, que dudo y creo
  Una admiracion tan nueva!

COSME.

  ¿Ves cómo nos va guiando,
  Lo que venimos buscando,
  Sin que veamos quién la lleva?

_(Doña Ángela pone la luz en un candelero que habrá en la mesa, y toma
una silla y siéntase de espaldas á los dos.)_

D.ª ÁNG.

  Pongo aquí la luz, y agora
  La escribanía veré.

D. MAN.

  Aguarda, que á los reflejos
  De la luz todo se ve;
  Y no ví en toda mi vida
  Tan soberana mujer.
  ¡Válgame el cielo! ¿qué es esto?
  Hidras á mi parecer,
  Son los prodigios, pues de uno
  Nacen mil. ¡Cielos! ¿qué haré?

COSME.

  Despacio lo va tomando.
  Silla arrastra.

D. MAN.

                  Imágen es
  De la más rara beldad,
  Que el soberano pincel
  Ha obrado.

COSME.

             Así es verdad;
  Porque solo la hizo él.

D. MAN.

  Más que la luz resplandecen
  Sus ojos.

COSME.

            Lo cierto es,
  Que son sus ojos luceros
  Del cielo de Lucifer.

D. MAN.

  Cada cabello es un rayo
  Del sol.

COSME.

           Hurtáronlos dél.

D. MAN.

  Una estrella es cada rizo.

COSME.

  Sí será; porque tambien
  Se las trajeron acá,
  O una parte de las tres.

D. MAN.

  ¡No ví más rara hermosura!

COSME.

  No dijeras eso á fe,
  Si el pié la vieras; porque estos
  Son malditos por el pié.

D. MAN.

  ¡Un asombro de belleza,
  Un ángel hermoso es!

COSME.

  Es verdad, pero patudo.

D. MAN.

  ¿Qué es esto, qué intenta hacer
  Con mis papeles?

COSME.

                    Yo apuesto
  Que querrá mirar y ver
  Lo que buscas, porque aquí
  Tengamos ménos que hacer;
  Que es duende muy servicial.

D. MAN.

  ¡Válgame el cielo! ¿qué haré?
  Nunca me he visto cobarde,
  Sino solo aquesta vez.

COSME.

  Yo sí, muchas.

D. MAN.

                 Y calzado
  De prision de hielo el pié,
  Tengo el cabello erizado,
  Y cada suspiro es,
  Para mi pecho un puñal,
  Para mi cuello un cordel.
  Mas ¿yo he de tener temor?
  ¡Vive el cielo que he de ver
  Si sé vencer un encanto!

_(Llega, y cógela de un brazo.)_

  Ángel, demonio, ó mujer,
  A fe que no has de librarte
  De mis manos esta vez.

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_ ¡Ay infeliz de mí!
  Fingida su ausencia fué:
  Más ha sabido que yo.

COSME.

  De parte de Dios (aquí es
  Troya del diablo) nos dí...

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_ Mas yo disimularé.

COSME.

  ¿Quién eres, y qué nos quieres?

D.ª ÁNG.

  Generoso Don Manuel
  Enriquez, á quien está
  Guardado un inmenso bien,
  No me toques, no me llegues
  Que llegarás á perder
  La mayor dicha que el cielo
  Te previno, por merced
  Del hado que te apadrina
  Por decretos de su ley.
  Yo te escribí aquesta tarde
  En el último papel,
  Que nos veríamos presto,
  Y anteviendo aquesto fué.
  Y pues cumplí mi palabra
  Supuesto que ya me ves,
  En la más humana forma
  Que he podido elegir, ve
  En paz, y déjame aquí;
  Porque aun cumplido no es
  El tiempo en que mis sucesos
  Has de alcanzar y saber.
  Mañana lo sabrás todo;
  Y mira, que á nadie des
  Parte desto, si no quieres
  Una gran suerte perder.
  Ve en paz.

COSME.

             Pues que con la paz
  Nos convida, señor, ¿qué
  Esperamos?

D. MAN.

  (_Ap._     ¡Vive Dios,
  Que corrido de temer
  Vanos asombros estoy!
  Y puesto que no los crê
  Mi valor, he de apurar
  Todo el caso de una vez.)
  Mujer, quien quiera que seas,
  (Que no tengo de creer
  Que eres otra cosa nunca)
  Vive Dios, que he de saber
  Quién eres, cómo has entrado
  Aquí, con qué fin, y á qué.
  Sin esperar á mañana
  Esta dicha gozaré;
  Si demonio, por demonio,
  Y si mujer, por mujer;
  Que á mi esfuerzo no le da
  Que recelar ni temer
  Tu amenaza, cuando fueras
  Demonio; aunque yo bien sé
  Que teniendo cuerpo tú,
  Demonio no puedes ser,
  Sino mujer.

COSME.

              Todo es uno.

D.ª ÁNG.

  No me toques, que á perder
  Echas una dicha.

COSME.

                   Dice
  El señor diablo muy bien;
  No la toques, pues no ha sido
  Arpa, laúd ni rabel.

D. MAN.

  Si eres espíritu agora
  Con la espada lo veré;

_(Saca la espada.)_

  Pues aunque te hiera aquí,
  No he de poderte ofender.

D.ª ÁNG.

  ¡Ay de mí! ¡deten la espada,
  Sangriento el brazo deten!
  Que no es bien que des la muerte
  A una infelice mujer.
  Yo confieso que lo soy;
  Y aunque es delito el querer,
  No delito que merezca
  Morir mal, por querer bien.
  No manches pues, no desdores
  Con mi sangre el rosicler
  De ese acero.

D. MAN.

                Dí, ¿quién eres?

D.ª ÁNG.

  Fuerza el decirlo ha de ser;
  Porque no puedo llevar
  Tan al fin como pensé
  Este amor, este deseo.
  Esta verdad, esta fe.
  Pero estamos á peligro,
  Si nos oyen, ó nos ven,
  De la muerte; porque soy
  Mucho más de lo que ves;
  Y así es fuerza, por quitar
  Estorbos que puede haber,
  Cerrar, señor, esa puerta,
  Y áun la del portal tambien;
  Porque no puedan ver luz,
  Si acaso vienen á ver
  Quién anda aquí.

D. MAN.

                   Alumbra, Cosme,
  Cerremos las puertas. ¿Ves
  Cómo es mujer, y no duende?

COSME.

  Yo ¿no lo dije tambien?

_(Vanse los dos.)_


ESCENA XX.

DOÑA ÁNGELA, _y luego_ ISABEL.

D.ª ÁNG.

  Cerrada estoy por defuera.
  Ya ¡cielos! fuerza ha de ser
  Decir la verdad, supuesto
  Que me ha cerrado Isabel,
  Y que el huésped me ha cogido
  Aquí.

_(Sale Isabel por la alacena.)_

ISABEL.

        Ce, señora, ce.
  Tu hermano por tí pregunta.

D.ª ÁNG.

  Bien sucede. Echa el cancel
  De la alacena. ¡Ay amor!
  La duda se queda en pié.

_(Vanse y cierran la alacena.)_


ESCENA XXI.

DON MANUEL, COSME.

D. MAN.

  Ya están cerradas las puertas,
  Proseguid, señora; haced
  Relacion... pero, ¿qué es esto?
  ¿Dónde está?

COSME.

               Pues yo ¿qué sé?

D. MAN.

  ¿Si se ha entrado en el alcoba?
  Ve delante.

COSME.

              Yendo á pié,
  Es, señor, descortesía
  Ir yo delante.

D. MAN.

                 Veré
  Todo el cuarto. Suelta, digo.

COSME.

  Digo que suelto.

_(Quítale Don Manuel la luz, entra en el cuarto y vuelve á salir.)_

D. MAN.

                   ¡Cruel
  Es mi suerte!

COSME.

                Aun bien que agora
  Por la puerta no se fué.

D. MAN.

  ¿Pues por dónde pudo irse?

COSME.

  Eso no alcanzo yo. ¿Ves
  (Siempre te lo he dicho yo)
  Cómo es diablo, y no mujer?

D. MAN.

  ¡Vive Dios, que he de mirar
  Todo este cuarto, hasta ver
  Si debajo de los cuadros
  Rota está alguna pared,
  Si encubren estas alfombras
  Alguna cueva, y tambien
  Las bovedillas del techo!

COSME.

  Solamente aquí se ve
  Esta alacena.

D. MAN.

                Por ella
  No hay que dudar ni temer,
  Siempre compuesta de vidrios.
  A mirar lo demas ven.

COSME.

  Yo no soy nada miron.

D. MAN.

  Pues no tengo de creer
  Que es fantástica su forma,
  Puesto que llegó á temer
  La muerte.

COSME.

             Tambien llegó
  A adivinar y saber
  Que, á sólo verla esta noche,
  Habíamos de volver.

D. MAN.

  Como sombra se mostró,
  Fantástica su luz fué;
  Pero como cosa humana,
  Se dejó tocar y ver:
  Como mortal se temió,
  Receló como mujer,
  Como ilusion se deshizo,
  Como fantasma se fué.
  Si doy la rienda al discurso,
  No sé, ¡vive Dios! no sé,
  Ni qué tengo de dudar,
  Ni qué tengo de creer.

COSME.

  Yo sí.

D. MAN.

         ¿Qué?

COSME.

               Que es mujer-diablo;
  Pues que novedad no es,
  Si la mujer es demonio
  Todo el año, que una vez,
  Por desquitarse de tantas,
  Sea el demonio mujer.



JORNADA TERCERA.


Cuarto de Doña Ángela.

ESCENA PRIMERA.

DON MANUEL, _á oscuras_; ISABEL, _guiándole_.

ISABEL.

  Espérame en esta sala:
  Luégo saldrá á verte aquí
  Mi señora.

_(Vase, cerrando.)_

D. MAN.

             No está mala
  La tramoya. ¿Cerró? Sí.
  ¡Qué pena á mi pena iguala!
  Yo volví del Escorial,
  Y este encanto peregrino,
  Este pasmo celestial
  Que á traerme la luz vino
  Y me deja en duda igual,
  Me tiene escrito un papel,
  Diciendo muy tierna en él:
  «Si os atreveis á venir
  A verme, habeis de salir
  Esta noche con aquel
  Criado que os acompaña.
  Dos hombres esperarán
  En el cementerio (¡extraña
  Parte!) de San Sebastian,
  Y una silla.» Y no me engaña.
  En ella entré y discurrí,
  Hasta que el tino perdí.
  Y al fin á un portal de horror
  Lleno, de sombra y temor,
  Solo y á oscuras salí.
  Aquí llegó una mujer,
  (Al oir y al parecer)
  Y á oscuras y por el tiento,
  De aposento en aposento,
  Sin oir, hablar, ni ver,
  Me guió. Pero ya veo
  Luz; por el resquicio es
  De una puerta. Tu deseo
  Lograste, amor, pues ya ves
  La dama; aventuras creo.

_(Acecha por la cerradura.)_

  ¡Qué casa tan alhajada!
  ¡Qué mujeres tan lucidas!
  ¡Qué sala tan adornada!
  ¡Qué damas tan bien prendidas!
  ¡Qué beldad tan extremada!

_(Abren la puerta, y salen várias criadas trayendo toallas, conservas
y agua, haciendo reverencias todas al pasar, y detras de todas, Doña
Ángela, ricamente vestida.)_


ESCENA II.

DOÑA ÁNGELA, CRIADAS, DOÑA BEATRIZ. — DON MANUEL.

D.ª ÁNG.

  _(Ap. á Doña Beatriz.)_
  Pues presumen que eres ida
  A tu casa mis hermanos,
  Quedándote aquí escondida,
  Los recelos serán vanos;
  Porque una vez recogida,
  Ya no habrá que temer nada.

D.ª BEAT.

  ¿Y qué ha de ser mi papel?

D.ª ÁNG.

  Agora el de mi criada;
  Luego el de ver, retirada,
  Lo que me pasa con él.—
  ¿Estareis muy disgustado _(A Don Manuel.)_
  De esperarme?

D. MAN.

                No, señora;
  Que quien espera la aurora,
  Bien sabe que su cuidado,
  En las sombras sepultado
  De la noche oscura y fria,
  Ha de tener; y así hacía
  Gusto el pesar que pasaba;
  Pues cuanto más se alargaba,
  Tanto más llamaba al dia.
  Si bien no era menester
  Pasar noche tan oscura,
  Si el sol de vuestra hermosura
  Me habia de amanecer;
  Que para resplandecer
  Vos, soberano arrebol,
  La sombra ni el tornasol
  De la noche no os habia
  De estorbar; que sois el dia
  Que amanece sin el sol.
  Huye la noche, señora,
  Y pasa á la dulce salva
  La risa bella del alba,
  Que ilumina, mas no dora;
  Despues del alba la aurora,
  De rayos y luz escasa,
  Dora, mas no abrasa. Pasa
  La aurora, y tras su arrebol
  Pasa el sol; y sólo el sol
  Dora, ilumina y abrasa.
  El alba, para brillar,
  Quiso á la noche seguir;
  La aurora, para lucir,
  Al alba quiso imitar;
  El sol, deidad singular,
  A la aurora desafía,
  Vos al sol: luego la fria
  Noche no era menester,
  Si podeis amanecer
  Sol del sol despues del dia.

D.ª ÁNG.

  Aunque agradecer debiera
  Discurso tan cortesano,
  Quejarme quiero (no en vano),
  De ofensa tan lisonjera;
  Pues no siendo esta la esfera,
  A cuyo noble ardimiento
  Fatigas padece el viento,
  Sino un albergue piadoso,
  Os viene á hacer sospechoso
  El mismo encarecimiento.
  No soy alba, pues la risa
  Me falta en contento tanto;
  Ni aurora, pues que mi llanto
  De mi dolor no os avisa;
  No soy sol, pues no divisa
  Mi luz la verdad que adoro,
  Y así lo que soy ignoro;
  Que sólo sé que no soy
  Alba, aurora ó sol; pues hoy
  No alumbro, rio, ni lloro.
  Y así os ruego que digais,
  Señor Don Manuel, de mí
  Que una mujer soy y fuí,
  A quien vos sólo obligais
  Al extremo que mirais.

D. MAN.

  Muy poco debe de ser;
  Pues aunque me llego á ver
  Aquí, os pudiera argüir
  Que tengo más que sentir,
  Señora, que agradecer.
  Y así, me doy por sentido.

D.ª ÁNG.

  ¿Vos de mí sentido?

D. MAN.

                      Sí,
  Pues que no fiais de mí
  Quién sois.

D.ª ÁNG.

              Solamente os pido
  Que eso no mandeis; que ha sido
  Imposible de contar.
  Si quereis venirme á hablar,
  Con calidad ha de ser
  Que no lo habeis de saber,
  Ni lo habeis de preguntar;
  Porque para con vos hoy
  Un enigma á ser me ofrezco,
  Que ni soy lo que parezco,
  Ni parezco lo que soy.
  Miéntras encubierta estoy,
  Podreis verme y podré veros;
  Porque si á satisfaceros
  Llegais, y quien soy sabeis,
  Vos quererme no querreis,
  Aunque yo quiera quereros.
  Pincel que lo muerto informa,
  Tal vez un cuadro previene,
  Que una forma á una luz tiene,
  Y á otra luz tiene otra forma.
  Amor, que es pintor, conforma
  Dos luces, que en mí teneis;
  Si hoy á aquesta luz me veis,
  Y por eso me estimais,
  Cuando á otra luz me veais,
  Quizá me aborrecereis.
  Lo que deciros me importa
  Es en cuanto á haber creido
  Que de Don Luis dama he sido;
  Que esta sospecha reporta
  Mi juramento, y la acorta.

D. MAN.

  ¿Pues qué, señora, os moviera
  A encubriros dél?

D.ª ÁNG.

                    Pudiera
  Ser tan principal mujer,
  Que tuviera que perder,
  Si Don Luis me conociera.

D. MAN.

  Pues decidme solamente,
  ¿Cómo á mi casa pasais?

D.ª ÁNG.

  Ni eso es tiempo que sepais;
  Que es el mismo inconveniente.

D.ª BEAT.

  (_Ap._ Aquí entro yo lindamente.)
  Ya el agua y dulce está aquí;
  Vuexcelencia mire si...

_(Llegan todas con las toallas, agua y algunas cajas de dulce.)_

D.ª ÁNG.

  ¡Qué error y qué impertinencia!
  Necia, ¿quién es excelencia?
  ¿Quieres engañar así
  Ahora al señor Don Manuel,
  Para que con eso crea
  Que yo gran señora sea?

D.ª BEAT.

  Advierte...

D. MAN.

  _(Ap.)_     De mi cruel
  Duda salí con aquel
  Descuido; agora he creido
  Que una gran señora ha sido,
  Que, por serlo, se encubrió,
  Y que con el oro vió
  Su secreto conseguido.


ESCENA III.

DON JUAN. — DICHOS.

D. JUAN.

  _(Dentro.)_ Abre, Isabel, esta puerta.

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_ ¡Ay cielos! ¿qué ruido es este?

ISABEL.

  ¡Yo soy muerta!

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_         ¡Helada estoy!

D. MAN.

  _(Ap.)_ ¿Aun no cesan mis crueles
  Fortunas? ¡Válgame el cielo!

D.ª ÁNG.

  Señor, mi padre es aqueste.

D. MAN.

  ¿Qué he de hacer?

D.ª ÁNG.

                    Fuerza es que vais
  A esconderos á un retrete.
  Isabel, llévale tú,
  Hasta que oculto le dejes
  En aquel cuarto que sabes,
  Apartado; ya me entiendes.

ISABEL.

  Vamos presto.

D. JUAN.

  _(Dentro.)_   ¿No acabais
  De abrir la puerta?

D. MAN.

                      ¡Valedme,
  Cielos, que vida y honor
  Van jugadas á una suerte!

_(Vase Don Manuel con Isabel.)_

D. JUAN.

  _(Dentro.)_ La puerta echaré en el suelo.

D.ª ÁNG.

  Retírate tú, pues puedes,
  En esa cuadra, Beatriz;
  No te hallen aquí.

_(Vase Doña Beatriz, y sale Don Juan.)_

D.ª ÁNG.

                     ¿Qué quieres
  A estas horas en mi cuarto,
  Que así á alborotarnos vienes?

D. JUAN.

  Respóndeme tú primero,
  Ángela, ¿qué traje es ese?

D.ª ÁNG.

  De mis penas y tristezas
  Es causa el mirarme siempre
  Llena de luto, y vestíme,
  Por ver si hay con qué me alegre
  Estas galas.

D. JUAN.

               No lo dudo;
  Que tristezas de mujeres
  Bien con galas se remedian,
  Bien con joyas convalecen;
  Si bien me parece que es
  Tu cuidado impertinente.

D.ª ÁNG.

  ¿Qué importa el vestirme así,
  Donde nadie llegue á verme?

D. JUAN.

  Díme, ¿volvióse Beatriz
  A su casa?

D.ª ÁNG.

             Y cuerdamente
  Su padre, por mejor medio,
  En paz su enojo convierte.

D. JUAN.

  Yo no quise saber más,
  Para ir á ver si pudiese
  Verla y hablarla esta noche.
  Quédate con Dios, y advierte
  Que ya no es tuyo ese traje.

_(Vase.)_

D.ª ÁNG.

  Vaya Dios contigo, y véte.

_(Vase Don Juan, y vuelve Doña Beatriz.)_

D.ª ÁNG.

  Cierra esa puerta, Beatriz.

D.ª BEAT.

  Bien hemos salido deste
  Susto. A buscarme tu hermano
  Va.

D.ª ÁNG.

      Ya hasta que se sosiegue
  Más la casa, y Don Manuel
  Vuelva de su cuarto á verme,
  Para ser ménos sentidas,
  Entremos á este retrete.

D.ª BEAT.

  Si eso te sucede bien,
  Te llaman la Dama Duende.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Don Manuel.

ESCENA IV.

DON MANUEL É ISABEL, _que salen á oscuras de la alacena_.

ISABEL.

  Aquí has de quedarte, y mira
  Que no hagas ruido; que pueden
  Sentirte.

D. MAN.

            Un mármol seré.

ISABEL.

  Quieran los cielos que acierte
  A cerrar, que estoy turbada.

_(Vase.)_

D. MAN.

  ¡Oh, á cuánto, cielos, se atreve
  Quien se atreve á entrar en parte
  Donde ni alcanza ni entiende
  Qué daños se le aperciben,
  Qué riesgos se le previenen!
  Véme aquí á mí en una casa,
  Que dueño tan noble tiene
  (De excelencia por lo ménos),
  Lleno de asombros crueles,
  Y tan léjos de la mia.
  Pero ¿qué es esto? Parece
  Que á esta parte alguna puerta
  Abren. Sí, y ha entrado gente.


ESCENA V.

COSME. — DON MANUEL.

COSME.

  Gracias á Dios que esta noche
  Entrar podré libremente _(A tientas.)_
  En mi aposento sin miedo,
  Aunque sin luz salga y entre;
  Porque el duende mi señor
  Puesto que á mi amo tiene,
  ¿Para qué me quiere á mí?

_(Encuentra con Don Manuel.)_

  Pero para algo me quiere.
  ¿Quién va? ¿quién es?

D. MAN.

                        Calle, digo,
  Quienquiera que es, si no quiere
  Que le mate á puñaladas.

COSME.

  No hablaré más que un pariente
  Pobre en la casa de un rico.

D. MAN.

  (_Ap._ Criado sin duda es este,
  Que acaso ha entrado hasta aquí.
  Dél informarme conviene
  Dónde estoy.) Díme, ¿qué casa
  Es esta, y qué dueño tiene?

COSME.

  Señor, el dueño y la casa
  Son del diablo que me lleve;
  Porque aquí vive una dama,
  Que llaman la Dama Duende,
  Que es un demonio en figura
  De mujer.

D. MAN.

            Y tú, ¿quién eres?

COSME.

  Soy un fámulo ó criado,
  Soy un súbdito, un sirviente,
  Que, sin qué ni para qué,
  Estos encantos padece.

D. MAN.

  Y ¿quién es tu amo?

COSME.

                      Es
  Un loco, un impertinente,
  Un tonto, un simple, un menguado,
  Que por tal dama se pierde.

D. MAN.

  Y ¿es su nombre?

COSME.

                   Don Manuel
  Enriquez.

D. MAN.

  ¡Jesus mil veces!

COSME.

  Yo Cosme Catiboratos
  Me llamo.

D. MAN.

            Cosme, ¿tú eres?
  ¿Pues cómo has entrado aquí?
  Tu señor soy. Díme, ¿vienes
  Siguiéndome tras la silla?
  ¿Entraste tras mí á esconderte
  Tambien en este aposento?

COSME.

  ¡Lindo desenfado es ese!
  Díme, ¿cómo estás aquí?
  ¿No te fuiste muy valiente,
  Solo, donde te esperaban?
  Pues ¿cómo tan presto vuelves?
  ¿Y cómo, en fin, has entrado
  Aquí, trayendo yo siempre
  La llave de aqueste cuarto?

D. MAN.

  Pues díme, ¿qué cuarto es este?

COSME.

  El tuyo, ó el del demonio.

D. MAN.

  ¡Viven los cielos, que mientes!
  Porque léjos de mi casa,
  Y en otra bien diferente
  Estaba en aqueste instante.

COSME.

  Pues cosas serán del duende,
  Sin duda; porque te he dicho
  La verdad pura.

D. MAN.

                  Tú quieres
  Que pierda el juicio.

COSME.

                        ¿Hay más
  De desengañarte? Véte
  Por esa puerta, y saldrás
  Al portal, adonde puedes
  Desengañarte.

D. MAN.

                Bien dices;
  Iré á examinarle y verle.

_(Vase.)_

COSME.

  Señores, ¿cuándo saldremos
  De tanto embuste aparente?

_(Sale Isabel por la alacena.)_


ESCENA VI.

ISABEL. — COSME; _despues_ DON MANUEL.

ISABEL.

  (_Ap._ Volvióse á salir Don Juan,
  Y porque á saber no llegue
  Don Manuel adónde está,
  Sacarle de aquí conviene.)
  Ce, señor, ce.

COSME.

  _(Ap.)_        Esto es peor;
  Ceáticas son estas cees.

ISABEL.

  Ya mi señor recogido
  Queda.

COSME.

  _(Ap.)_ ¿Qué señor es este?

_(Vuelve Don Manuel.)_

D. MAN.

  Este es mi cuarto en efecto.

ISABEL.

  ¿Eres tú?

COSME.

            Sí, yo soy.

ISABEL.

                        Vénte
  Conmigo.

D. MAN.

           Tú dices bien.

ISABEL.

  No hay que temer; nada esperes.

COSME.

  ¡Señor, que el duende me lleva!

_(Toma Isabel á Cosme de la mano, y llévale por la alacena.)_


ESCENA VII.

DON MANUEL.

  ¿No sabremos finalmente
  De dónde nace este engaño?
  ¿No respondes? ¡Qué necio eres!
  ¡Cosme, Cosme!—¡Vive el cielo,
  Que toco con las paredes!
  ¿Yo no hablaba aquí con él?
  ¿Dónde se desaparece
  Tan presto? ¿No estaba aquí?
  Yo he de perder dignamente
  El juicio. Mas pues es fuerza
  Que aquí otro cualquiera entre,
  He de averiguar por dónde;
  Porque tengo de esconderme
  En esta alcoba, y estar
  Esperando atentamente,
  Hasta averiguar quién es
  Esta hermosa Dama Duende.

_(Vase.)_

       *       *       *       *       *


Sala de Doña Ángela.

ESCENA VIII.

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, CRIADAS; _despues_ COSME, ISABEL.

D.ª ÁNG.

  Pues á buscarte ha salido

_(A Doña Beatriz.)_

  Mi hermano, y pues Isabel
  A su mismo cuarto ha ido
  A traer á Don Manuel,
  Esté todo apercibido:
  Halle, cuando llegue aquí,
  La colacion prevenida.
  Todas le esperad así.

D.ª BEAT.

  No he visto en toda mi vida
  Igual cuento.

D.ª ÁNG.

                ¿Viene?

CRIADA.

                        Sí,
  Que ya siento sus pisadas.

_(Sale Isabel, trayendo de la mano á Cosme.)_

COSME.

  ¡Triste de mí! ¿dónde voy?
  Ya estas son burlas pesadas.
  Mas no, pues mirando estoy
  Bellezas tan extremadas.
  ¿Yo soy Cosme, ó Amadis?
  ¿Soy Cosmillo, ó Belianis?

ISABEL.

  Ya viene aquí. Mas ¿qué veo?
  ¡Señor!...

COSME.

  _(Ap.)_    Ya mi engaño creo,
  Pues tengo el alma en un tris.

D.ª ÁNG.

  ¿Qué es esto, Isabel?

ISABEL.

  _(Ap. á su ama.)_     Señora,
  Donde á Don Manuel dejé,
  Volviendo por él agora,
  A su criado encontré.

D.ª BEAT.

  Mal tu descuido se dora.

ISABEL.

  Está sin luz.

D.ª ÁNG.

                ¡Ay de mí!
  Todo está ya declarado.

D.ª BEAT.

  (_Ap._ Más vale engañarle así.)
  Cosme.

COSME.

         Damiana.

D.ª BEAT.

                  A este lado
  Llegad.

COSME.

          Bien estoy aquí.

D.ª ÁNG.

  Llegad; no tengais temor.

COSME.

  ¿Un hombre de mi valor,
  Temor?

D.ª ÁNG.

         ¿Pues qué es no llegar?

_(Llégase á ellas.)_

COSME.

  (_Ap._ Ya no se puede excusar,
  En llegando al pundonor.)
  Respeto no puede ser
  Sin ser espanto ni miedo,
  Porque al mismo Lucifer,
  Temerle muy poco puedo
  En hábito de mujer.
  Alguna vez lo intentó,
  Y para el ardid que fragua,
  Cota y nagua se vistió;
  Que esto de cotilla y nagua
  El demonio lo inventó.
  En forma de una doncella
  Aseada, rica y bella
  A un pastor se apareció;
  Y él, así como la vió,
  Se encendió en amores della.
  Gozó á la diabla, y despues
  Con su forma horrible y fea
  Le dijo á voces: «¿No ves,
  Mísero de tí, cuál sea,
  Desde el copete á los piés,
  La hermosura que has amado?
  Desespera, pues has sido
  Agresor de tal pecado.»
  Y él, ménos arrepentido
  Que ántes de haberla gozado,
  La dijo: «Si pretendiste,
  Oh sombra fingida y vana,
  Que desesperase un triste,
  Vénte por acá mañana
  En la forma que trajiste;
  Verásme amante y cortés
  No ménos que ántes despues;
  Y aguárdate, en testimonio
  De que áun horrible no es
  En traje de hembra, un demonio.»

D.ª ÁNG.

  Volved en vos, y tomad
  Una conserva y bebed;
  Que los sustos causan sed.

COSME.

  Yo no la tengo.

D.ª BEAT.

                  Llegad;
  Que habeis de volver, mirad,
  Doscientas leguas de aquí.

COSME.

  ¡Cielos! ¿qué oigo?

_(Llaman.)_

D.ª ÁNG.

                      ¿Llaman?

D.ª BEAT.

                               Sí.

ISABEL.

  _(Ap.)_ ¡Hay tormento más cruel!

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_ ¡Ay de mí triste!


ESCENA IX.

DON LUIS. — DICHOS.

D. LUIS.

  _(Dentro.)_               Isabel.

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_ ¡Válgame el cielo!

D. LUIS.

  _(Dentro.)_                Abre aquí.

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_ Para cada susto tengo
  Un hermano.

ISABEL.

              ¡Trance fuerte!

D.ª BEAT.

  Yo me escondo.

_(Vase.)_

COSME.

  _(Ap.)_        Este sin duda
  Es el verdadero duende.

ISABEL.

  _(A Cosme.)_ Vénte conmigo.

COSME.

                              Sí haré.

_(Vanse.)_

_(Abren la puerta, y sale Don Luis.)_

D.ª ÁNG.

  ¿Qué es lo que en mi cuarto quieres?

D. LUIS.

  Pesares mios me traen
  A estorbar otros placeres.
  Ví ya tarde en ese cuarto
  Una silla, donde vuelve
  Beatriz, y ví que mi hermano
  Entró.

D.ª ÁNG.

         Y en fin, ¿qué pretendes?

D. LUIS.

  Como pisa sobre el mio,
  Me pareció que habia gente,
  Y para desengañarme
  Solo he de mirarle y verle.

_(Alza una antepuerta, y encuentra á Doña Beatriz.)_

  Beatriz, ¿aquí estás?

_(Sale Doña Beatriz.)_

D.ª BEAT.

                        Aquí
  Estoy: que hube de volverme,
  Porque al disgusto volvió
  Mi padre, enojado siempre.

D. LUIS.

  Turbadas estais las dos.
  ¿Qué notable estrago es este
  De platos, dulces y vidrios?

D.ª ÁNG.

  ¿Para qué informarte quieres
  De lo en que, en estando solas,
  Se entretienen las mujeres?

_(Hacen ruido en la alacena Isabel y Cosme.)_

D. LUIS.

  Y aquel ruido, ¿qué es?

D.ª ÁNG.

  _(Ap.)_                 ¡Yo muero!

D. LUIS.

  ¡Vive Dios, que allí anda gente!
  Ya no puede ser mi hermano
  Quien se guarda desta suerte.

_(Toma una luz.)_

  ¡Ay de mí! ¡Cielos piadosos,
  Que queriendo neciamente
  Estorbar aquí los celos
  Que amor en mi pecho enciende,
  Celos de honor averiguo!
  Luz tomaré, aunque imprudente,
  Pues todo se halla con luz,
  Y el honor con luz se pierde.

_(Vase.)_


ESCENA X.

DOÑA ÁNGELA, DOÑA BEATRIZ, CRIADOS.

D.ª ÁNG.

  ¡Ay, Beatriz, perdidas somos,
  Si le encuentra!

D.ª BEAT.

                   Si le tiene
  En su cuarto ya Isabel,
  En vano dudas y temes,
  Pues te asegura el secreto
  De la alacena.

D.ª ÁNG.

                       ¿Y si fuese
  Tal mi desdicha, que allí,
  Con la turbacion, no hubiese
  Cerrado bien Isabel,
  Y él entrase allá?

D.ª BEAT.

                     Ponerte
  En salvo será importante.

D.ª ÁNG.

  De tu padre iré á valerme
  Como él se valió de mí;
  Porque trocada la suerte,
  Si á tí te trajo un pesar,
  A mí otro pesar me lleve.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Cuarto de Don Manuel.

ESCENA XI.

ISABEL, COSME, DON MANUEL; _despues_ DON LUIS.

ISABEL.

  Entra presto.

_(Vase.)_

D. MAN.

                Ya otra vez
  En la cuadra siento gente.

_(Sale Don Luis con luz.)_

D. LUIS.

  _(Ap.)_ Yo ví un hombre ¡vive Dios!

COSME.

  Malo es esto.

D. LUIS.

                ¿Cómo tienen
  Desviada esta alacena?

COSME.

  Ya se ve luz; un bufete,
  Que he encontrado aquí, me valga.

_(Escóndese debajo del bufete.)_

D. MAN.

  Esto ha de ser desta suerte.

_(Mete mano á la espada.)_

D. LUIS.

  ¡Don Manuel!

D. MAN.

               ¡Don Luis! ¿qué es esto?
  ¿Quién vió confusion más fuerte?

COSME.

  _(Ap.)_ ¡Oigan por donde se entró!
  Decirlo quise mil veces.

D. LUIS.

  Mal caballero, villano,
  Traidor, fementido huésped,
  Que al honor de quien te estima,
  Te ampara y te favorece,
  Sin recato te aventuras,

_(Saca la espada.)_

  Y sin decoro te atreves,
  Esgrime ese infame acero.

D. MAN.

  Sólo para defenderme
  Le esgrimiré, tan confuso
  De oirte, escucharte y verte,
  De oirme, verme y escucharme,
  Que, aunque á matarme te ofreces,
  No podrás, porque mi vida,
  Hecha á prueba de crueles
  Fortunas, es inmortal;
  Ni podrás, aunque lo intentes,
  Darme la muerte, supuesto
  Que el dolor no me da muerte;
  Que, aunque eres valiente tú,
  Es el dolor más valiente.

D. LUIS.

  No con razones me venzas,
  Sino con obras.

D. MAN.

                  Detente,
  Sólo hasta pensar si puedo
  Yo, Don Luis, satisfacerte.

D. LUIS.

  ¿Qué satisfacciones hay,
  Si así agraviarme pretendes?
  Si en el cuarto de esa fiera
  Por esa puerta que tiene
  Entras, ¿hay satisfacciones
  A tanto agravio?

D. MAN.

                   Mil veces
  Rompa esa espada mi pecho,
  Don Luis, si yo eternamente
  Supe desta puerta, ó supe
  Que paso á otro cuarto tiene.

D. LUIS.

  ¿Pues qué haces aquí encerrado
  Sin luz?

D. MAN.

  (_Ap._   ¿Qué he de responderle?)
  Al criado espero.

D. LUIS.

                    Cuando
  Yo te he visto esconder, ¿quieres
  Que mientan mis ojos?

D. MAN.

                        Sí,
  Que ellos engaño padecen
  Más que otro sentido.

D. LUIS.

                        Y cuando
  Los ojos mientan, ¿pretendes
  Que tambien mienta el oido?

D. MAN.

  Tambien.

D. LUIS.

           Todos al fin mienten;
  Tú sólo dices verdad,
  Y eres tú solo el que...

D. MAN.

                           Tente,
  Porque áun ántes que lo digas,
  Que lo imagines y pienses,
  Te habré quitado la vida;
  Y, ya arrestada la suerte,
  Primero soy yo. Perdonen
  De amistad honrosas leyes.
  Y pues ya es fuerza reñir,
  Riñamos como se debe:
  Parte entre los dos la luz,
  Que nos alumbre igualmente;
  Cierra despues esa puerta,
  Por donde entraste imprudente,
  Miéntras que yo cierro estotra;
  Y agora en el suelo se eche
  La llave, para que salga
  El que con la vida quede.

D. LUIS.

  Yo cerraré la alacena
  Por aquí con un bufete,
  Porque no puedan abrirla
  Por allá cuando lo intenten.

_(Levanta el bufete y halla á Cosme.)_

COSME.

  _(Ap.)_ Descubrióse la tramoya.

D. LUIS.

  ¿Quién está aquí?

D. MAN.

                    ¡Dura suerte
  Es la mia!

COSME.

             No está nadie.

D. LUIS.

  Díme, Don Manuel, ¿no es éste
  El criado que esperabas?

D. MAN.

  Ya no es tiempo de hablar este.
  Yo sé que tengo razon;
  Crêd de mí lo que quisiereis,
  Que, con la espada en la mano,
  Sólo ha de vivir quien vence.

D. LUIS.

  Ea pues, reñid los dos.
  ¿Qué esperais?

D. MAN.

                 Mucho me ofendes,
  Si eso presumes de mí.
  Pensando estoy qué ha de hacerse
  Del criado, porque echarle
  Es enviar quien lo cuente,
  Y tenerle aquí, ventaja,
  Pues es cierto ha de ponerse
  A mi lado.

COSME.

             No haré tal,
  Si ese es el inconveniente.

D. LUIS.

  Puerta tiene aquesa alcoba
  A ese pequeño retrete;
  Ciérrale en él, y estaremos
  Así iguales.

D. MAN.

               Bien adviertes.

COSME.

  Para que yo riña, haced
  Diligencias tan urgentes;
  Que para que yo no riña,
  Ocioso cuidado es ese.

_(Vase.)_


ESCENA XII.

DON MANUEL, DON LUIS.

D. MAN.

  Ya estamos solos los dos.

D. LUIS.

  Pues nuestro duelo comience.

_(Riñen.)_

D. MAN.

  ¡No ví más templado pulso!

D. LUIS.

  ¡No ví pujanza más fuerte!

_(Desguarnécesele la espada.)_

  Sin armas estoy; mi espada
  Se desarma y desguarnece.

D. MAN.

  No es defecto del valor;
  De la fortuna accidente
  Sí: busca otra espada pues.

D. LUIS.

  Eres cortés y valiente.
  (_Ap._ Fortuna, ¿qué debo hacer
  En una ocasion tan fuerte,
  Pues cuando el honor me quita
  Me da la vida y me vence?
  Yo he de buscar ocasion,
  Verdadera ó aparente,
  Para que pueda en tal duda
  Pensar lo que debe hacerse.)

D. MAN.

  ¿No vas por la espada?

D. LUIS.

                         Sí,
  Y como á que venga esperes,
  Presto volveré con ella.

D. MAN.

  Presto ó tarde, aquí estoy siempre.

D. LUIS.

  Adios, Don Manuel, que os guarde.

D. MAN.

  Adios, que con bien os lleve.

_(Vase Don Luis.)_


ESCENA XIII.

DON MANUEL; COSME, _encerrado_.

D. MAN.

  Cierro la puerta, y la llave
  Quito porque no se eche
  De ver que está gente aquí.
  ¡Qué confusos pareceres
  Mi pensamiento combaten,
  Y mi discurso revuelven!
  ¡Qué bien predije que habia
  Puerta que paso la hiciese,
  Y que era de Don Luis dama!
  Todo, en efecto, sucede
  Como yo lo imaginé.
  ¿Mas cuándo desdichas mienten?

COSME.

  _(Dentro.)_ ¡Ah señor! por vida tuya,
  Que lo que solo estuvieres,
  Me eches allá, porque temo
  Que venga á buscarme el duende
  Con sus dares y tomares,
  Con sus dimes y diretes,
  En un retrete que apénas
  Se divisan las paredes.

D. MAN.

  Yo te abriré, porque estoy
  Tan rendido á los desdenes
  Del discurso, que no hay
  Cosa que más me atormente.

_(Entra Don Manuel donde entró Cosme.)_


ESCENA XIV.

DOÑA ÁNGELA, _con manto_; DON JUAN, _que se queda á la puerta del
cuarto_. — DON MANUEL, COSME, _dentro_.

D. JUAN.

  Aquí quedarás en tanto
  Que me informe y me aconseje
  De la causa que á estas horas
  Te ha sacado de esta suerte
  De casa; porque no quiero
  Que en tu cuarto, ingrata, entres,
  Por informarme sin tí
  De lo que á tí te sucede.
  (_Ap._ De Don Manuel en el cuarto
  La dejo, y por si él viniere,
  Pondré á la puerta un criado
  Que le diga que no éntre.)

_(Vase.)_

D.ª ÁNG.

  ¡Ay infelice de mí!
  Unas á otras suceden
  Mis desdichas. ¡Muerta soy!

_(Salen Don Manuel y Cosme.)_

COSME.

  Salgamos presto.

D. MAN.

                   ¿Qué temes?

COSME.

  Que es demonio esta mujer,
  Y que áun allí no me deje.

D. MAN.

  Si ya sabemos quién es,
  Y en una puerta un bufete
  Y en otra la llave está,
  ¿Por dónde quieres que éntre?

COSME.

  Por donde se le antojare.

D. MAN.

  Necio estás.

_(Ve Cosme á Doña Ángela.)_

COSME.

               ¡Jesus mil veces!

D. MAN.

  ¿Pues qué es eso?

COSME.

                    El _verbi gratia_
  Encaja aquí lindamente.

D. MAN.

  ¿Eres ilusion ó sombra,
  Mujer, que á matarme vienes?
  Dí, ¿cómo has entrado aquí?

D.ª ÁNG.

  Don Manuel...

D. MAN.

                Dí.

D.ª ÁNG.

                    Escucha, atiende.
  Llamó Don Luis turbado,
  Entró atrevido, reportóse osado,
  Prevínose prudente,
  Pensó discreto y resistió valiente;
  Miró la casa ciego,
  Recorrióla advertido, hallóte, y luégo
  Ruido de cuchilladas
  Habló, siendo las lenguas las espadas.
  Yo, viendo que era fuerza
  Que dos hombres cerrados, á quien fuerza
  Su valor y su agravio,
  Retórico el acero, mudo el labio,
  No acaban de otra suerte
  Que con sola una vida y una muerte;
  Sin ser vida ni alma,
  Mi casa dejo, y á la oscura calma
  De la tiniebla fria,
  Pálida imágen de la dicha mia,
  A caminar empiezo:
  Aquí yerro, allí caigo, aquí tropiezo;
  Y torpes mis sentidos,
  Prision hallan de seda en mis vestidos.
  Sola, triste y turbada,
  Llego de mi discurso mal guiada
  Al umbral de una esfera,
  Que fué mi cárcel cuando ser debiera
  Mi puerto ó mi sagrado.
  ¿Mas dónde le ha de hallar un desdichado?
  Estaba á sus umbrales
  (¡Cómo eslabona el cielo nuestros males!)
  Don Juan, Don Juan mi hermano...
  Que ya resisto, ya defiendo en vano
  Decir quien soy, supuesto
  Que el haberlo callado nos ha puesto
  En riesgo tan extraño.
  ¿Quién crêrá que el callarme haya hecho daño
  Siendo mujer? Y es cierto,
  Siendo mujer, que por callar me he muerto.
  En fin, él esperando
  A esta puerta estaba ¡ay cielo! cuando
  Yo á sus umbrales llego,
  Hecha volcan de nieve, Alpe de fuego.
  Él á la luz escasa
  Con que la luna mansamente abrasa,
  Vió brillar los adornos de mi pecho,
  (No es la primera traicion que nos han hecho)
  Y escuchó de las ropas el ruido,
  (No es la primera que nos han vendido.)
  Pensó que era su dama,
  Y llegó mariposa de su llama,
  Para abrasarse en ella,
  Y hallóme á mí por sombra de su estrella.
  ¿Quién de un galan creyera
  Que, buscando sus celos, conociera
  Tan contrarios los cielos,
  Que ya se contentara con sus celos?
  Quiso hablarme, y no pudo;
  Que siempre ha sido el sentimiento mudo.
  En fin, en tristes voces,
  Que mal formadas anegó veloces
  Desde la lengua al labio,
  La causa solicita de su agravio.
  Yo responderle intento,
  (Ya he dicho como es mudo el sentimiento.)
  Y aunque quise, no pude;
  Que mal al miedo la razon acude,
  Si bien busqué colores á mi culpa;
  Mas cuando anda á buscarse la disculpa,
  O tarde ó nunca llega;
  Más el delito afirma que le niega.
  «Ven, dijo, hermana fiera,
  De nuestro antiguo honor mancha primera;
  Dejaréte encerrada
  Donde segura estés y retirada,
  Hasta que cuerdo y sabio
  De la ocasion me informe de mi agravio.»
  Entré donde los cielos
  Mejoraron, con verte, mis desvelos.
  Por haberte querido,
  Fingida sombra de mi casa he sido;
  Por haberte estimado,
  Sepulcro vivo fuí de mi cuidado;
  Porque no te quisiera
  Quien el respeto á tu valor perdiera;
  Porque no te estimara
  Quien su pasion dijera cara á cara.
  Mi intento fué el quererte,
  Mi fin amarte, mi temor perderte,
  Mi miedo asegurarte,
  Mi vida obedecerte, mi alma hallarte,
  Mi deseo servirte,
  Y mi llanto en efecto persuadirte
  Que mi daño repares,
  Que me valgas, me ayudes y me ampares.

D. MAN.

  (_Ap._ Hidras parecen las desdichas mias
  Al renacer de sus cenizas frias.
  ¿Qué haré en tan ciego abismo,
  Humano laberinto de mí mismo?
  Hermana es de Don Luis, cuando creia
  Que era dama. Si tanto (¡ay Dios!) sentia
  Ofenderle en el gusto,
  ¿Qué será en el honor? ¡Tormento injusto!
  Su hermana es: si pretendo
  Librarla, y con mi sangre la defiendo,
  Remitiendo á mi acero su disculpa,
  Es ya mayor mi culpa,
  Pues es decir que he sido
  Traidor, y que á su casa he ofendido,
  Pues en ella me halla.
  Pues querer disculparme con culpalla,
  Es decir que ella tiene
  La culpa, y á mi honor no le conviene.
  ¿Pues qué es lo que pretendo,
  Si es hacerme traidor si la defiendo;
  Si la dejo, villano;
  Si la guardo, mal huésped; inhumano,
  Si á su hermano la entrego?
  Soy mal amigo si á guardarla llego;
  Ingrato, si la libro, á un noble trato;
  Si no la libro, á un noble amor ingrato.
  Pues de cualquier manera
  Mal puesto he de quedar, matando muera.)
  No receles, señora; _(A Doña Ángela.)_
  Noble soy, y conmigo estás agora.

_(Llaman á la puerta.)_

COSME.

  Que llaman, señor.

D. MAN.

                     Don Luis
  Será, que fué por espada.
  Abre pues.

D.ª ÁNG.

             ¡Ay de mí triste!
  Mi hermano es.

D. MAN.

                 No temas nada,
  Pues mi valor te defiende.
  Ponte luego á mis espaldas.

_(Pónese Doña Ángela detras de Don Manuel, y abre la puerta Cosme.)_


ESCENA XV.

DON LUIS. — DOÑA ÁNGELA, DON MANUEL, COSME.

D. LUIS.

  Ya vuelvo.—¿Pero qué miro?
  ¡Traidora!...

_(Ve á Doña Ángela, y saca la espada.)_

D. MAN.

                Tened la espada,
  Señor Don Luis. Yo os he estado
  Esperando en esta sala
  Desde que os fuisteis; y aquí
  (Sin saber cómo) esta dama
  Entró, que es hermana vuestra,
  Segun dice; que palabra
  Os doy, como caballero,
  Que no la conozco; y basta
  Decir que engañado pude,
  Sin saber á quién hablarla.
  Yo la he de poner en salvo
  A riesgo de vida y alma:
  De suerte que nuestro duelo,
  Que habia á puerta cerrada
  De acabarse entre los dos,
  A ser escándalo pasa.
  En habiéndola librado,
  Yo volveré á la demanda
  De nuestra pendencia; y pues
  En quien sustenta su fama,
  Espada y honor han sido
  Armas de más importancia,
  Dejadme ir vos por honor,
  Pues yo os dejé ir por espada.

D. LUIS.

  Yo fuí por ella; mas sólo
  Para volver á postrarla
  A vuestros piés; y cumpliendo
  Con la obligacion pasada
  En que entónces me pusisteis,
  Pues que me dais nueva causa,
  Puedo ya reñir de nuevo.
  Esa mujer es mi hermana:
  No la ha de llevar ninguno
  A mis ojos de su casa,
  Sin ser su marido; así,
  Si os empeñais á llevarla,
  Con la mano podrá ser;
  Pues con aquesa palabra
  Podeis llevarla y volver,
  Si quereis, á la demanda.

D. MAN.

  Volveré; pero advertido
  De tu prudencia y constancia,
  A sólo echarme á esos piés.

D. LUIS.

  Alza del suelo; levanta.

D. MAN.

  Y para cumplir mejor
  Con la obligacion jurada,
  A tu hermana doy la mano.


ESCENA XVI.

DOÑA BEATRIZ, ISABEL, DON JUAN. — DICHOS.

D. JUAN.

  Si sólo el padrino falta,
  Aquí estoy yo; que viniendo
  Adonde dejé á mi hermana,
  El oiros me detuvo
  No salir á las desgracias,
  Como he salido á los gustos.

D.ª BEAT.

  Y pues con ellos se acaban,
  No se acaben sin terceros.

D. JUAN.

  ¿Pues tú, Beatriz, en mi casa?

D.ª BEAT.

  Nunca salí della; luégo
  Te podré decir la causa.

D. JUAN.

  Logremos esta ocasion,
  Pues tan á voces nos llama.

COSME.

  ¡Gracias á Dios que ya el duende
  Se declaró!—Díme, ¿estaba
  Borracho? _(A Don Manuel.)_

D. MAN.

            Si no lo estás,
  Hoy con Isabel te casas.

COSME.

  Para estarlo fuera eso;
  Mas no puedo.

ISABEL.

  ¿Por qué causa?

COSME.

  Por no malograr el tiempo
  Que en estas cosas se gasta,
  Pudiéndolo aprovechar
  En pedir de nuestras faltas
  Perdon; y humilde el autor
  Os le pide á vuestras plantas.



NO HAY BURLAS CON EL AMOR.



PERSONAS.


  D. ALONSO DE LUNA.
  D. JUAN DE MENDOZA.
  D. LUIS OSORIO.
  D. DIEGO.
  MOSCATEL, _gracioso_.
  D. PEDRO ENRIQUEZ, _viejo_.
  DOÑA BEATRIZ, _dama_.
  DOÑA LEONOR, _dama_.
  INÉS, _criada_.


La accion pasa en Madrid.



JORNADA PRIMERA.


Sala en casa de Don Alonso.

ESCENA PRIMERA.

DON ALONSO; MOSCATEL, _muy triste_.

D. ALON.

  ¡Válgate el diablo! ¿qué tienes,
  Que andas todos estos dias
  Con mil necias fantasías?
  Ni á tiempo á servirme vienes,
  Ni á propósito respondes;
  Y por errarlo dos veces,
  Si no te llamo, pareces,
  Y si te llamo, te escondes.
  ¿Qué es esto? Dílo.

MOSCAT.

                      ¡Ay de mí!
  Suspiros que el alma debe.

D. ALON.

  ¿Pues un pícaro se atreve
  A suspirar hoy así?

MOSCAT.

  Los pícaros ¿no tenemos
  Alma?

D. ALON.

        Sí, para sentir,
  Y con rudeza decir
  De su pena los extremos;
  Mas no para suspirar;
  Que suspirar es accion
  Digna de noble pasion.

MOSCAT.

  ¿Y quién me puede quitar
  La noble pasion á mí?

D. ALON.

  ¡Qué locuras!

MOSCAT.

                ¿Hay, señor
  Más noble pasion que amor?

D. ALON.

  Pudiera decir que sí;
  Mas para ahorrar la cuestion,
  Que no, digo.

MOSCAT.

                ¿Que no? Luego
  Si yo á tener amor llego,
  Noble será mi pasion.

D. ALON.

  ¿Tú amor?

MOSCAT.

            Yo amor.

D. ALON.

                     Bien podia,
  Si aquí tu locura empieza,
  Reirme hoy de tu tristeza
  Más que ayer de tu alegría.

MOSCAT.

  Como tú nunca has sabido
  Qué es estar enamorado;
  Como siempre has estimado
  La libertad que has tenido
  Tanto, que á los dulces nombres
  De amor, fueron tus placeres
  Burlarte de las mujeres
  Y reirte de los hombres,
  De mí te ries, que estoy
  De véras enamorado.

D. ALON.

  Pues yo no quiero criado
  Tan afectüoso. Hoy
  De casa te has de ir.

MOSCAT.

                        Advierte...

D. ALON.

  No hay ahora que advertir.

MOSCAT.

  Mira...

D. ALON.

          ¿Qué querrás decir?

MOSCAT.

  Que se ha trocado la suerte
  Al paso, pues siempre dió
  El teatro, enamorado
  Al amo, y libre al criado.
  No tengo la culpa yo
  Desta mudanza; y así,
  Deja que hoy el mundo vea
  Esta novedad, y sea
  Yo el galan, tú el libre.

D. ALON.

                            Aquí
  Hoy no has de quedar.

MOSCAT.

                        ¿Tan presto,
  Que áun de buscar, no me das,
  Otro amo, tiempo?

D. ALON.

                    No hay más
  De irte al instante.


ESCENA II.

DON JUAN. — DON ALONSO, MOSCATEL.

D. JUAN.

                       ¿Qué es esto?

D. ALON.

  Es un pícaro, que ha hecho
  La mayor bellaquería,
  Bajeza y alevosía
  Que cupo en humano pecho,
  La más enorme traicion,
  Que haber pudo imaginado.

D. JUAN.

  ¿Qué ha sido?

D. ALON.

                Hase enamorado.
  Mirad si tengo razon
  De darle tan bajo nombre;
  Pues no hace alevosía,
  Traicion ni bellaquería
  Como enamorarse, un hombre.

D. JUAN.

  Amor es quien da valor
  Y hace al hombre liberal,
  Cuerdo y galan.

D. ALON.

                  ¡Pese á tal!
  De _Los milagros de amor_
  La comedia me habeis hecho,
  Que fué un engaño culpable;
  Pues nadie hizo miserable,
  De avaro y cobarde pecho
  Al hombre, sino el amor.

D. JUAN.

  ¿Qué es lo que decís?

D. ALON.

                        Oid,
  Y este discurso advertid:
  Vereis cuál prueba mejor.
  El hombre que enamorado
  Está, todo cuanto adquiere,
  Para su dama lo quiere,
  Sin que á amigo ni criado
  Acuda, por acudir
  A su gusto: luego es
  Miserable amando, pues
  No es ni se puede decir
  Virtud, la que no es igual:
  Y miserable no ha habido
  Mayor, que el que solo ha sido
  Con su gusto liberal.

D. JUAN.

  A vuestra sofistería
  Nada quiero responder,
  Don Alonso, por no hacer
  Agravio á la pena mia,
  Que es de amor; y si en su historia
  Discurro, temo quedar
  Vencido, y no quiero dar
  Yo contra mí la victoria.
  A buscaros he venido
  Para consultar con vos
  Un pesar; mas viendo (¡ay Dios!)
  Que de mi amor ha nacido,
  Le callaré, porque quien
  Da á un criado tal castigo,
  Mal escuchará á un amigo.

D. ALON.

  No escuchará sino bien;
  Que no es todo uno, Don Juan,
  Ser vos el enamorado,
  O el bergante de un criado;
  Que vos sois noble, galan,
  Rico, discreto, y en fin,
  Vuestro es amar y querer;
  Mas ¿por qué ha de encarecer
  El amor la gente ruin?
  Y porque sepais de mí
  Que trato de un mismo modo
  Burlas y véras, á todo
  Me teneis, Don Juan, aquí.—
  Salte allá fuera.

D. JUAN.

                    Dejad
  Que me oiga Moscatel;
  Que á vos os busco y á él.

D. ALON.

  Pues proseguid.

D. JUAN.

                  Escuchad.
  Ya, Don Alonso, sabeis
  Cuán rendido prisionero
  De la coyunda de amor,
  El carro tiré de Vénus:
  Tan fácil victoria suya,
  Que no sé cuál fué primero,
  Querer vencer ó vencerme;
  Que un tiempo sobró á otro tiempo.
  Ya sabeis que la disculpa
  De tan noble rendimiento
  Fué la beldad soberana,
  Fué el soberano sujeto
  De Doña Leonor Enriquez,
  Hija del noble Don Pedro
  Enriquez, de quien mi padre
  Amigo fué muy estrecho.
  Este, pues, milagro hermoso,
  Este, pues, prodigio bello,
  Es la dicha que conquisto,
  Es la gloria que deseo.
  No os digo que venturoso
  Amante (¡ay de mí!) merezco
  Favores suyos; que fuera
  Descortés atrevimiento
  Que los merezco decir:
  Que aunque es verdad que los tengo,
  Tenerlos es una cosa,
  Y otra cosa merecerlos:
  Y así, que los tengo, digo,
  Que los merezco, no puedo;
  Que es conseguir lo imposible,
  Dicha, y no merecimiento.
  Con este engaño, llevado
  En las alas del deseo,
  Lisonjeado de la noche,
  Aplaudido del silencio,
  Festejado de las sombras,
  A quien más favores debo
  Que al sol, que á la luz, que al dia,
  Vivo de saber que muero,
  Hasta que más declarado
  Pueda á rostro descubierto
  Pedirla á su noble padre,
  De quien no dudo, ni temo
  Que me la dé, porque iguales
  Haciendas y nacimientos,
  No hay que esperar, donde amor
  Tiene hechos los conciertos.
  La causa de no pedirla
  Y casarme desde luego
  Con ella, es (aquí entra ahora
  La pension deste contento,
  El subsidio desta dicha
  Y el azar de aqueste encuentro)
  Tener Leonor una hermana
  Mayor; y como no es cuerdo
  Discurso querer que case
  A la segunda primero,
  No me declaro con él:
  Porque si á pedirle llego
  Alguna de sus dos hijas
  (Que claro está que no tengo
  De decir á la que adoro),
  Por ser la mayor, es cierto
  Que me ha de dar á Beatriz;
  Y si digo que no quiero
  Sino á Leonor, es hacer
  Sospechoso mi deseo,
  Despertando la malicia
  Que hoy yace en profundo sueño,
  Y quizá perder la entrada
  Que ahora en su casa tengo...
  Si no es ya que está perdida
  Con el más triste suceso
  De amor, que me pasó anoche;
  Pues la pena con que vengo
  Buscándôs... Oidme, que aquí
  Os he menester atento.
  Beatriz, de Leonor hermana,
  Es el más raro sujeto
  Que vió Madrid, porque en él,
  Siendo bellísima y siendo
  Entendida, están echados
  A perder, por los extremos
  De una extraña condicion,
  Belleza y entendimiento.
  Es Doña Beatriz tan vana
  De su persona, que creo
  Que jamás á ningun hombre
  Miró á la cara, teniendo
  Por cierto que allí no hay más
  De verle ella y caerse muerto.
  De su ingenio es tan amante,
  Que por galantear su ingenio,
  Estudió latinidad
  Y hizo castellanos versos.
  Tan afectada en vestirse,
  Que en todos los usos nuevos
  Entra, y de ninguno sale.
  Cada dia por lo ménos
  Se riza dos ó tres veces,
  Y ninguna á su contento.
  Los melindres de Belisa,
  Que fingió con tanto acierto
  Lope de Vega, con ella
  Son melindres muy pequeños;
  Y con ser tan enfadosa
  En estas cosas, no es esto
  Lo peor, sino el hablar
  Con tan estudiado afecto,
  Que, crítica impertinente,
  Varios poetas leyendo,
  No habla palabra jamás
  Sin frases y sin rodeos,
  Tanto, que ninguno puede
  Entenderla sin comento.
  La lisonja y el aplauso
  Que la dan algunos necios,
  Tan soberbia, tan ufana
  La tienen, que con desprecio
  De la deidad del Amor,
  Comunera es de su imperio.
  Esta tema á todas horas,
  Este enfado á todos tiempos,
  Aborrecible la hacen
  Tanto, que no hay dos opuestos
  Tan contrarios, como son
  Las dos hermanas, haciendo
  Por instantes el estrado
  La campaña de su duelo.
  Ha dado pues (yo no sé
  Si es necia envidia ó si celo)
  En asistir á Leonor
  De suerte, que no hay momento
  Que no ande en alcance suyo
  Sus acciones inquiriendo,
  Tanto que al sol de sus ojos
  Es la sombra de su cuerpo.
  Anoche pues, en su calle
  Entré embozado y secreto;
  Y haciendo al balcon la seña,
  Donde hablar con Leonor suelo,
  La ventana abrió Leonor,
  Y yo á la ocasion atento,
  Llegué á hablarla; pero apénas
  La voz explicó el concepto
  Que estudiado y no sabido
  No me cabia en el pecho,
  Cuando tras ella Beatriz
  Salió, y con notable estruendo
  La quitó de la ventana,
  Dos mil locuras diciendo,
  Que si yo entendí el estilo
  Con que las dijo, sospecho
  Que fueron que ella á su padre
  Diria el atrevimiento.
  No sé si me conoció;
  Y así, cuidadoso, temo
  El saber ó no saber
  En qué ha parado el suceso,
  Por cuya causa no voy
  A visitarla, temiendo
  Su enojo; pero tampoco
  A dejar de ir me resuelvo,
  Porque si acaso ha llegado
  A su noticia mi intento,
  La vida del dueño mio
  No dudo que corra riesgo.
  Y así, porque en ir ó estarme
  Hay peligro, elijo un medio,
  Que es enviar este papel
  Disimulado y secreto,
  Que áun no va de letra mia:
  Para cuyo efecto quiero
  A Moscatel, que le lleve,
  Valiéndose de su ingenio,
  Y se le dé á Inés, criada
  De Leonor; porque no siendo
  Conocido por criado
  Mio, no hay que tener miedo.
  Y así, que le deis licencia,
  Don Alonso, es lo que os ruego,
  Y que conmigo en la calle
  Os halleis; porque si llego
  A saber que está Leonor
  En peligro, estoy resuelto
  A sacarla de su casa,
  Aunque todo el mundo entero
  Lo estorbe; y para esta accion
  He elegido el valor vuestro.
  Mi amigo sois, Don Alonso,
  Y bien conocido tengo
  Que las burlas del buen gusto
  Son las véras del acero.

D. ALON.

  Moscatel, ese papel
  Toma; en casa de Don Pedro
  Enriquez, con la invencion
  Que te ofreciere tu ingenio,
  Entra, y dale á esa criada
  Que dice Don Juan.

D. JUAN.

                     ¿Tan presto
  Lo disponeis?

D. ALON.

                Si ha de ser,
  ¿Cuánto es mejor que sea luego?—
  Toma el papel, con nosotros
  Ven.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Aunque temer no puedo
  El peligro, pues Inés,
  Que es de mis sentidos dueño,
  Es la que voy á buscar,
  Amor me dé atrevimiento.

D. ALON.

  Guiad ahora hácia la calle.

D. JUAN.

  ¡Qué amigo tan verdadero!

D. ALON.

  ¡Qué amores tan enfadosos!
  Si me oyeron, no me oyeron...
  ¡Bien haya yo, que en mi vida
  He enamorado con riesgo
  Sino dama á todo trance,
  Sino moza á todo ruedo,
  Que á la primera visita
  Llamo recio y hablo recio!
  Y el haber en mí ó no haber,
  Ó temor ó atrevimiento,
  No consiste en otra cosa
  Que haber ó no haber dinero.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Calle.

ESCENA III.

DON ALONSO, DON JUAN, MOSCATEL; _y despues_, DON LUIS Y DON DIEGO.

D. JUAN.

  Esta es la calle. Porque
  No nos vean, estaremos
  En algun portal metidos.

D. ALON.

  Decís bien.

_(Salen Don Luis y Don Diego, y cruzan la calle, quitándose los
sombreros.)_

              Mas ¿quién son éstos
  Que parece que á la casa
  De Leonor miran atentos?

D. JUAN.

  Este es un Don Luis Osorio,
  A quien muy continuo veo
  En la calle aquestos dias,
  Y ha dado, viven los cielos,
  En cansarme.

D. ALON.

               Pues ¿hay más
  De que tambien le cansemos
  Nosotros á él?

D. JUAN.

                 Dejadlo,
  Que no es destas cosas tiempo.
  Pasemos de largo, y no
  Demos qué decir.

D. ALON.

                   Pasemos,
  Aunque con tantas figuras,
  Pueda ser hombre.

D. JUAN.

  _(A Moscatel.)_   Tú luego
  Darás la vuelta, y darás
  El papel á Inés.

MOSCAT.

                   Me temo...

D. JUAN.

  No hay que temer. Aquí estamos
  A la vista: éntrate presto.

_(Vanse.)_


ESCENA IV.

DON LUIS, DON DIEGO.

D. LUIS.

  Esta es la capaz esfera,
  Este el abreviado cielo
  De la más bella deidad
  Y del planeta más bello
  Que vió el sol desde que nace
  En jóven golfo de fuego,
  Hasta que abrasado muere
  En canas ondas de hielo;
  Y con ser tal su hermosura
  En ella ha sido lo ménos,
  Porque pudiera ser fea,
  En fe de su entendimiento.

D. DIEGO.

  Y en fin, ¿mujer tan discreta
  Servís para casamiento?

D. LUIS.

  Por conveniencia y amor
  La sirvo y la galanteo,
  Para cuyo efecto, ya
  Han de tratarlo mis deudos.

D. DIEGO.

  Pues no sé si lo acertais.

D. LUIS.

  ¿Por qué no, si en ella veo
  Virtud, nobleza y hacienda,
  Gran beldad y grande ingenio?

D. DIEGO.

  Porque el ingenio la sobra;
  Que yo no quisiera, es cierto,
  Que supiera mi mujer
  Más que yo, sino ántes ménos.

D. LUIS.

  Pues ¿cuándo el saber es malo?

D. DIEGO.

  Cuando fué el saber sin tiempo.
  Sepa una mujer hilar,
  Coser y echar un remiendo;
  Que no ha menester saber
  Gramática ni hacer versos.

D. LUIS.

  No es ejercicio culpable,
  Donde es tan noble el exceso,
  Que no tiene inconveniente.

D. DIEGO.

  Ni yo que le tenga creo;
  Pues ántes sé lo contrario
  Del rigor y del desprecio
  Con que os trata.

D. LUIS.

                    Ese desden
  Adoro. La vuelta demos
  A la calle: no otra vez
  Pasen estos caballeros,
  Que ya miro con cuidado.

D. DIEGO.

  Vamos, pues.

D. LUIS.

               ¡Hermoso centro
  De la ingratitud que adoro,
  Presto á tus umbrales vuelvo!

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Pedro.

ESCENA V.

DOÑA LEONOR, INÉS.

D.ª LEON.

  ¿Está mi hermana vestida?

INÉS.

  Tocándose ahora quedó;
  Y por no pudrirme yo
  De ver cuán desvanecida
  Pide uno y otro consejo
  A su espejo, la dejé.

D.ª LEON.

  Tan necio es como ella fué
  A todas horas, su espejo.

INÉS.

  ¿Cómo necio?

D.ª LEON.

               ¿No lo es
  Quien á gusto, en un pesar,
  No sabe un consejo dar
  A quien se le pide, Inés?
  Pues si á Beatriz la he pedido
  Mil consejos cada dia,
  Y á tan continua porfía
  Nunca á gusto ha respondido,
  Muy necia es.

INÉS.

                Ahora reparo
  La causa.

D.ª LEON.

            ¿Cuál puede ser?

INÉS.

  Que no os debeis de entender;
  Que ella habla culto, tú claro,
  Y así os estais todo el dia
  Porfiando las dos.

D.ª LEON.

                     ¡Quién fuera
  Tan feliz que no tuviera
  Más cuidado! ¡Ay, Inés mia!
  ¡Con cuánto temor estoy
  De que aquesta melindrosa,
  Esta crítica enfadosa,
  A mi padre cuente hoy
  Lo que anoche me escuchó
  Al balcon hablar!

INÉS.

                    Supuesto
  Que haber salido tan presto
  Mi señor de casa, dió
  Lugar para prevenir
  El lance, y que no ha tenido
  Tiempo de haberlo sabido,
  Procuremos desmentir
  Su malicia con alguna
  Invencion.

D.ª LEON.

             Ya he imaginado,
  Y digo que no he hallado
  A propósito ninguna;
  Porque ¿cómo la he de hallar,
  Si ella misma quien vió, fué,
  A Don Juan?

INÉS.

              Lo que se ve,
  Es lo que se ha de negar
  Con brío y con desenfado,
  Procurando deshacello;
  Lo que no llegan á vello,
  Señora, se está negado.

D.ª LEON.

  El medio (¡ay de mí!) mejor
  Que me ofrece el pensamiento,
  Es, Inés, con rendimiento
  Dueño hacerla de mi amor,
  De mi empleo y mi esperanza;
  Pues es hacer en efeto
  Puerta de hierro á un secreto
  El hacer dél confianza.
  ¿Qué puedo hacer (¡ay de mí!),
  Inés, si esta industria sola
  Es la que me queda?


ESCENA VI.

DOÑA BEATRIZ. — DOÑA LEONOR, INÉS.

D.ª BEAT.

  _(Dentro.)_         ¡Hola!
  ¿No hay una fámula aquí?

_(Sale con un espejo en la mano, mirándose en él.)_

INÉS.

  ¿Qué es lo que mandas?

D.ª BEAT.

                         Que abstraigas
  De mi diestra liberal
  Este hechizo de cristal,
  Y las quirotecas traigas.

INÉS.

  ¿Qué son _quirotecas_?

D.ª BEAT.

                         ¿Qué?
  Los guantes. ¡Que haya de hablar
  Por fuerza en frase vulgar!

INÉS.

  Para otra vez lo sabré.
  Ya están aquí.

D.ª BEAT.

                 ¡Cuánto lidio
  Con la ignorancia que hay!
  Hola, Inés.

INÉS.

              Señora.

D.ª BEAT.

                      Tray
  De mi biblioteca á Ovidio:
  No el _Metamorfosis_, no,
  Ni el _Arte Amandi_ pedí;
  El _Remedio Amoris_, sí,
  Que es el que investigo yo.

INÉS.

  Pues ¿cómo he de conocer
  Libro (si es que eso has pedido),
  Si áun el cartel no he sabido
  De una comedia leer?

D.ª BEAT.

  Oscura, idïota y lega,
  ¿No te medra cada dia
  La concomitancia mia?

D.ª LEON.

  (_Ap._ Ahora mi papel llega.)
  Hermana...

D.ª BEAT.

             ¿Quién me habla así?

D.ª LEON.

  Quien á tus piés obediente
  Viene á arrojarse.

D.ª BEAT.

                     Detente:
  No te apropincues á mí;
  Que empañarás el candor
  De mi castísimo bulto,
  Y profanarás el culto
  De las aras de mi honor.
  Porque mujer que fió
  Del caos de la sombra fria,
  Y en descrédito del dia
  Nocturno amor aceptó,
  No mirar consiga atento
  Mi semblante á voz profana,
  Pues víbora será humana,
  Que con su, inficione, aliento.

D.ª LEON.

  Beatriz discreta y hermosa,
  Mi hermana eres.

D.ª BEAT.

                   Eso no;
  Que tener no puedo yo
  Hermana libidinosa.

D.ª LEON.

  ¿Qué es _libidinosa_, hermana?

D.ª BEAT.

  Una hermana, que al farol
  Trémulo, virey del sol,
  Osa abrir una ventana,
  Y susurrando por ella
  A voz media y labio entero,
  Da que decir á un lucero,
  Da que callar á una estrella.
  Pero yo minoraré
  El escándalo que has hecho,
  Diciendo al paterno pecho
  Sacrilegios de tu fe.
  Un devoto anoche ví...

D.ª LEON.

  ¿Y conocístele?

D.ª BEAT.

                  No,
  Ni pudo ser, porque yo
  ¿Qué másculo conocí?

D.ª LEON.

  Pues yo te quiero decir
  Quién era, y con el intento
  Que me habló.

D.ª BEAT.

                ¡Qué atrevimiento!
  ¿Tal insulto habia de oir?

D.ª LEON.

  Pues aunque oirlo no quieras,
  Lo has de oir; porque tambien
  No está á mi decoro bien
  Que tú con locas quimeras
  Te persuadas á que ha sido
  Liviandad lo que honor fué.

D.ª BEAT.

  ¿Honor?

D.ª LEON.

          Oye.

D.ª BEAT.

               No daré
  Directo á tu voz mi oido.

D.ª LEON.

  Pues directo ó no dirêto,
  Todo has de escucharlo ya.

D.ª BEAT.

  Oido por fuerza, será
  Clandestino tu secreto,
  Y no puedo error tan mucho
  Cometer.

D.ª LEON.

           Si hablando estoy...

D.ª BEAT.

  Aspid al conjuro soy:
  No lo escucho, no lo escucho.

_(Vase.)_

D.ª LEON.

  Oye. Mas ¿quién ahí ha entrado?

INÉS.

  A mi señor buscará.

D.ª LEON.

  Mira quién es, miéntras va
  Mi desdicha y mi cuidado
  Siguiendo una fiera.

_(Vase.)_


ESCENA VII.

MOSCATEL. — INÉS.

MOSCAT.

  _(Ap.)_              Amor,
  ¡Qué cobarde eres conmigo,
  Pues áun no valen contigo
  Las leyes de embajador!

INÉS.

  ¿Es posible que has tenido,
  Moscatel, atrevimiento
  De entrar hasta este aposento?

MOSCAT.

  Sin saber qué me ha movido
  A haber entrado hasta aquí,
  Rigor es anticipado...

INÉS.

  Pues ¿no basta haber entrado?

MOSCAT.

  Sí y no.

INÉS.

  Pues ¿cómo no y sí?

MOSCAT.

  No, pues no sabes á qué;
  Sí, pues enojada estás;
  No, pues presto lo sabrás;
  Sí, pues tarde lo diré.
  Y aunque pude haber venido
  De tu hermosura llamado,
  Traido de mi cuidado
  Y del tuyo distraido;
  A darte aqueste papel
  Vengo, que Don Juan envía,
  Que de mi cuidado fía
  Lo que á Leonor dice en él.
  Que por no ser conocido
  Por criado suyo yo,
  Con el papel me envió;
  Si ya la causa no ha sido
  Conocer de mi dolor,
  Saber de mi mal severo,
  Que de amor no es buen tercero
  El que no sabe de amor.

INÉS.

  Pues dí que el papel me diste,
  Y que á Leonor le daré:
  Y véte presto, porque
  Temerosa (¡ay de mí triste!)
  De que Beatriz...

MOSCAT.

                    Yo me iré;
  Que aunque adoro tu presencia,
  Las leyes de tu obediencia
  Tan constante observaré,
  Que á precio de tu rigor
  Compraré el desprecio mio,
  Y á costa de tu desvío
  Mereceré tu favor.

INÉS.

  Bien pudiera responderte
  Que tan ingrata no he sido
  Como te habré parecido;
  Pero tiéneme de suerte
  El temor de verte aquí,
  Que dejo para despues
  La respuesta. Véte, pues;
  Que tiempo... Mas ¡ay de mí!
  Mi señor por la escalera
  Sube. Aquí no me ha de hallar,
  Viéndote contigo hablar.

_(Vase.)_

MOSCAT.

  Oye, aguarda, escucha, espera.


ESCENA VIII.

DON PEDRO. — MOSCATEL.

D. PED.

  ¿Quién ha de esperar y oir?
  ¿Quién aguardar y escuchar?

MOSCAT.

  Quien me tuviere que hablar,
  O yo tenga que decir.

D. PED.

  ¿Qué haceis aquí?

MOSCAT.

                    ¿Qué he de hacer?
  ¿Ya vos no lo estais mirando?

D. PED.

  ¿No hablais?

MOSCAT.

               Estaba pensando
  Lo que os he de responder.

D. PED.

  ¿Qué buscais?

MOSCAT.

  (_Ap._        ¿Que aquesto pase?)
  A quien sea mi homicida.

D. PED.

  ¿Por qué?

MOSCAT.

            Porque yo en mi vida
  Hallé cosa que buscase.

D. PED.

  ¿Quién sois?

MOSCAT.

               Habeis preguntado
  En propios términos. Soy
  Un criado honrado, si hoy
  Hay un honrado criado.

D. PED.

  ¿A quién servís?

MOSCAT.

                   No serví,
  Aunque criado me llamo.

D. PED.

  ¿Cómo no?

MOSCAT.

            Como mi amo
  Es el que me sirve á mí.

D. PED.

  Ya es mucha bellaquería
  Hablarme desa manera,
  Y ya más plazo no espera
  La justa cólera mia.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ ¡Malo va esto, vive Dios!
  Si me da con algo aquí,
  ¡Miren qué se me da á mí
  Que en la calle estén los dos!

D. PED.

  Quién sois me habeis de decir,
  Qué quereis y qué buscais,
  Y á qué en esta casa entrais,
  O en ella habeis de morir
  A mis manos.

MOSCAT.

               Si firmado
  Habeis la sentencia ciego
  Con «ejecútese luégo»,
  Yo soy Moscatel, criado
  De un Don Alonso de Luna...


ESCENA IX.

DON JUAN, DON ALONSO. — DON PEDRO, MOSCATEL.

D. JUAN.

  _(Ap. á Don Alonso á la puerta.)_
  Pues está aquí Moscatel,
  Y vimos entrar tras de él
  A Don Pedro, mi fortuna
  No espera más.

D. ALON.

                 Yo dispuesto
  A cuanto suceda estoy.
  A tomar la puerta voy.

_(Vase.)_

D. PED.

  _(A Moscatel.)_
  Proseguid.

_(Llega Don Juan.)_

D. JUAN.

             Señor, ¿qué es esto?

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Eso sí.

D. PED.

  (_Ap._          Forzoso es ya
  Reportarme.) Este hombre hallé
  Aquí: qué busca, no sé.

D. JUAN.

  ¿No? Pues él nos lo dirá,
  O á aqueste acero rendido
  Morirá. (_Ap. á Moscatel._ Miente algo aquí,
  Moscatel, que importa así.)

MOSCAT.

  (_Ap._ ¡Buen socorro me ha venido!)
  Un hombre busco; y no hallando
  Nadie que me respondiera,
  De escalera en escalera
  Me fuí poco á poco entrando,
  Sin ver á quién preguntar.
  Hasta esta parte llegué,
  Donde una doncella hallé,
  (La verdad en su lugar).
  Pensando que era ladron,
  Huyó de mí; y á ella era
  El «escucha, aguarda, espera».

D. JUAN.

  Bien puede tener razon.

D. PED.

  (_Ap._ Aunque no estoy satisfecho
  De que me diga verdad,
  Fuera necia liviandad
  De mi espada y de mi pecho
  Saber Don Juan que he tenido
  Otra sospecha; y así
  Fingir me conviene aquí
  Que su disculpa he creido,
  Porque ménos recatado
  Le pueda despues seguir,
  Saber quién es, y salir
  De una vez deste cuidado.)
  Pues si venís á buscar
  Un hombre, ¿por qué os turbais
  De verme á mí?

MOSCAT.

                 Porque dais,
  Y soy fácil de turbar.

D. JUAN.

  Id con Dios.

MOSCAT.

               Que á los dos guarde.

D. JUAN.

  _(Ap. á Moscatel.)_ A Don Alonso le di
  Se quite luego de ahí.

_(Vase Moscatel.)_

D. PED.

  Luégo vuelvo. Adios, que es tarde.

D. JUAN.

  ¿Dónde vais?

D. PED.

               Vuelvo á buscar
  Unas cartas que perdí.

D. JUAN.

  No habeis de salir de aquí,
  U os tengo de acompañar.

D. PED.

  (_Ap._ Algo sin duda ha entendido
  De mi enojo: fuerza es
  Deslumbrarle.) Venid, pues.

D. JUAN.

  _(Ap.)_ Bien hasta aquí ha sucedido,
  Pues sin sospechar en mí
  Asistirle á todo puedo.

_(Vanse.)_


ESCENA X.

INÉS, _y luego_, DOÑA LEONOR.

INÉS.

  Confusa de mirar quedo
  Lo que ha sucedido aquí.
  Informarse tan severo,
  Cobrarse tan recatado,
  Hablar con él tan pesado,
  Y seguirle tan ligero,
  Muchos efectos han sido.
  No sé qué ha de suceder.

_(Sale Doña Leonor.)_

D.ª LEON.

  ¡Válgate Dios por mujer,
  Qué temeraria has nacido!

INÉS.

  Señora, ¿qué te ha pasado,
  Que tan colérica vienes?

D.ª LEON.

  Que no me escuchó Beatriz,
  Porque ha estado impertinente,
  Con más soberbia que nunca,
  Tan cansada como siempre.
  Dice que dirá á mi padre
  El suceso.

INÉS.

             Cuando vienen
  Los pesares, nunca (¡ay triste!)
  Vienen solos; pues de suerte
  Se eslabonan unos de otros,
  Que enredándose crueles,
  Es víspera del segundo
  El primero que sucede.
  Aquel hombre que dejaste
  Aquí, para que supiese
  Yo quién era, te buscaba
  A tí, señora, con este
  Papel; que Don Juan no quiso,
  Por el riesgo, que viniese
  Criado suyo. El papel
  Me dió apénas, cuando quiere
  El cielo que éntre tu padre,
  Y que con el hombre encuentre.
  Llegó al empeño Don Juan,
  Y hizo que el hombre le diese
  No sé qué necias disculpas.
  Pero aunque quiso prudente
  Disimular mi señor,
  No pudo, y tras él se vuelve.

D.ª LEON.

  ¡Qué bien dicen que los males
  Son, si hay uno, como el fénix,
  Pues cuna es en que uno nace,
  La tumba donde otro muere!
  Dame el papel, porque quiero
  Al instante responderle
  A Don Juan, en el peligro
  Que estoy.

INÉS.

             No le guardes, lêle;
  Que quizá advertirá algo
  Que en tu cuidado aproveche.

D.ª LEON.

  Dices bien, abrirle quiero;
  Que nada en ello se pierde.
  _(Lee.)_ _¡Qué mal podré, hermoso dueño,
  Decirte ni encarecerte...!_

INÉS.

  Tu hermana viene.

D.ª LEON.

                    ¡Ay de mí!


ESCENA XI.

BEATRIZ. — LEONOR, INÉS.

D.ª BEAT.

  ¿Qué misivo idioma es ese
  Que, ajado, ocultas?

D.ª LEON.

                       ¿Yo?

D.ª BEAT.

                            Sí.

D.ª LEON.

  No entiendo lo que me quieres
  Decir.

D.ª BEAT.

         Con vulgar disculpa
  Me has obstinado dos veces.
  Ese manchado papel
  En quien cifró líneas breves
  Cálamo ansarino, dando
  Cornerino vaso débil
  El etíope licor,
  Ver tengo.

D.ª LEON.

             En vano pretendes
  Ver el papel, porque fuera
  Tambien ser necia dos veces
  No querer saber de mí,
  Cuando de oirme te ofendes,
  Lo que yo quiero decir,
  Y querer saber aleve
  Lo que pretendo callarte.

D.ª BEAT.

  Mi fraternidad no atiende
  A tu lengua, sí á tu accion,
  Porque aquella mentir puede,
  Y esta ha de decir verdad:
  Y así, en la ocasion urgente,
  Si oir lo que quieres no quiero,
  Saber sí lo que no quieres.

D.ª LEON.

  ¿De qué suerte, si no quiero,
  Lo has de saber?

D.ª BEAT.

                   Desta suerte.

_(Ase del papel, y porfían las dos.)_

  Suelta la epístola.

INÉS.

                      No es
  Sino evangelio.

D.ª LEON.

                  Aunque intentes
  Por fuerza verle, tirana,
  Poco podré, ó no has de verle.

D.ª BEAT.

  Deja el papel.

_(Sale Don Pedro á tiempo que rompen el papel, quedándose con la mitad
cada una.)_


ESCENA XII.

DON PEDRO. — DOÑA BEATRIZ, DOÑA LEONOR, INÉS.

D. PED.

                 ¿Qué papel
  Es? ¿Por qué reñís, aleves?

INÉS.

  _(Ap.)_ Cayóse la casa, como
  Dice el fullero que pierde.

D. PED.

  Suelta ese pedazo tú,
  Y tú suelta esotro.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_             Déme
  Ingenio amor.

D.ª BEAT.

                El que abstraes
  Fragmento á mi mano débil,
  Te referirá baldones
  Que tu pundonor padece.

D.ª LEON.

  El papel, señor, que miras,
  Yo no sé lo que contiene;
  Y pues que Beatriz lo sabe,
  ¿Quién duda que suyo fuese?
  Leyéndole estaba, cuando
  Llegué...

D.ª BEAT.

            ¿Yo?

D. PED.

  _(A Doña Beatriz.)_
                 Calla.

D.ª LEON.

                        Y al verme,
  Le ocultó con tal cuidado,
  Que me le puso de verle.
  Quise quitársele, y ella
  Me le defendió. No pienses
  Que fué atrevimiento en mí,
  Que despues que sé que tiene
  Beatriz quien la escriba, y quien
  La hable de noche por ese
  Balcon, mi virtud me ha dado
  Disculpa para atreverme,
  Aunque soy menor hermana,
  A tratarla desta suerte.

INÉS.

  _(Ap.)_ De mano gana Leonor,
  Cuando un mismo punto tienen.

D. PED.

  ¡Por cierto, Beatriz!...

D.ª BEAT.

                           Ignoro,
  Atónita, responderte;
  Que me construyó su acento
  Estatua de fuego y nieve;
  Porque cuanto me acumula
  Delito es suyo _in specie_.

D.ª LEON.

  ¿Pues aquí no estaba Inés,
  Que decir la verdad puede?

D.ª BEAT.

  ¿Pues Inés no estaba aquí,
  Que dirá lo que sucede?

INÉS.

  _(Ap.)_ Yo soy, en fin, la presencia
  De todo el hecho presente.

D. PED.

  (_Ap._ ¡Ay de mí, que combatido
  De uno y otro mal tan fuerte,
  Ambos me están mal, pues ambos
  Armados contra mí vienen!
  Que al averiguar (¡ay triste!)
  Cúya es la culpa evidente,
  No es excusarme la pena;
  Pues cuando á saberla llegue,
  Tan sitiado mi dolor,
  Tan acosado mi suerte,
  Tan cercado mi desdicha
  En este lance me tienen,
  Que habiendo (¡ay de mí!), que habiendo
  De morir precisamente,
  Quien me dé muerte sabré,
  Mas no excusaré la muerte.)
  Véte tú, Beatriz, de aquí;
  Y tú, Leonor, de aquí véte.

D.ª BEAT.

  Señor, yo...

D. PED.

               Nada digais.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_ Quiera amor que no confiese
  El papel lo que yo niego.

_(Vase.)_

D.ª BEAT.

  Tú, mentil hermana, tienes
  La culpa de todo.

_(Vase.)_


ESCENA XIII.

DON PEDRO, INÉS.

D. PED.

                    Inés.

INÉS.

  _(Ap.)_ Aquí entro ahora.

D. PED.

                            Detente.

INÉS.

  _(Ap.)_ Honor, con quien vengo, vengo.

D. PED.

  Pues sola el testigo eres,
  ¿Quién leia el papel?

INÉS.

  _(Ap.)_               Yo
  Ni quito ni pongo leyes;
  Pero hago lo que debo...

D. PED.

  ¿Qué es lo que dudas, qué temes?

INÉS.

  (_Ap._ Al oficio de criada
  Es ayudar á quien miente.)
  Señor, poco ántes que tú
  Llegué yo, sin que pudiese
  De la accion ni de las voces
  Saber cúyo el papel fuese.
  Esta es la verdad, so cargo
  Del juramento que tiene
  Fecho cualquiera criada
  En el pleito que refiere.

D. PED.

  ¡Aun este pequeño alivio
  Del desengaño, no quiere
  Darme el dolor!—Véte, Inés...

INÉS.

  _(Ap.)_ Viva á toda ley quien vence.

_(Vase.)_


ESCENA XIV.

DON PEDRO.

  Que el papel confesará
  Cuanto tú y ellas me nieguen.
  Juntar quiero los pedazos
  De esta víbora, esta sierpe,
  Que dividido el veneno
  En dos mitades contiene.
  _(Lee.)_ _¡Qué mal podré, hermoso dueño,_
  _Decirte ni encarecerte_
  _El cuidado con que estoy_
  _De que anoche nos oyese_
  _Tu hermana! Avísame, al punto_
  _Que á tu padre se lo cuente,_
  _Para que te ponga en salvo._
  A entrambas á dos conviene
  El papel, para que sea
  Hoy mi desdicha más fuerte,
  Pues si supiera de una
  Que con liviandad procede,
  Supiera tambien de otra
  La virtud; y desta suerte,
  Templado estuviera el daño.
  Mas para que no se temple,
  Quiere el cielo que á ninguna
  Crea, y que en las dos sospeche.
  Hallar un criado aquí,
  Turbarse (¡ay de mí!) de verme,
  Llegar Don Juan y dejarle,
  Salir tras él y perderle,
  Volver á casa y hallar
  La confusion que me vence,
  Cosas son que han menester
  Atenciones más prudentes.
  Y así, pues sé que el criado
  Es, si su temor no miente,
  De Don Alonso de Luna,
  Saber quién es me conviene,
  Y atender á sus acciones;
  Y hasta que á mis manos llegue,
  Ó desengaño ó venganza,
  ¡Valedme, cielos, valedme!



JORNADA SEGUNDA.


Calle.

ESCENA PRIMERA.

DON ALONSO, DON JUAN, MOSCATEL.

D. ALON.

  De buena salimos.

MOSCAT.

                    Yo
  Soy el que salí de buena
  Y entré en mala, pues me ví
  Ya de la muerte tan cerca.

D. JUAN.

  Determinarme yo á entrar
  (Viendo la ocasion tan cerca)
  Tras Don Pedro, fué tu dicha.

MOSCAT.

  Y áun la tuya, pues si dejas
  De entrar, confieso de plano.

D. ALON.

  ¿Eso dices?

MOSCAT.

              Y áun lo hiciera
  Mejor que lo digo.

D. ALON.

                     Mira,
  Don Juan, si amando, hay quien tema.

D. JUAN.

  Pues ¿un amante es cobarde?

MOSCAT.

  Mucho más, por ver que arriesga
  Una vida que no es suya,
  Sino de su hermosa prenda.
  Y si es deuda de un amante
  En su servicio perderla,
  Ya es de amor estelionato
  Hipotecarla á otra deuda.


ESCENA II.

INÉS, _tapada_. — DICHOS.

INÉS.

  Señor Don Juan.

D. JUAN.

                  ¿Quién me llama?

INÉS.

  Yo soy.

D. JUAN.

          Vengas norabuena,
  Inés.

INÉS.

        Para haberte hallado
  He dado á Madrid mil vueltas.

D. JUAN.

  ¿Qué ha sucedido, que así
  Vienes?

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Inesilla es esta.
  ¡Quiera el cielo que mi amo
  Ni la atisbe ni la vea!

INÉS.

  A darte aqueste papel
  He venido. Adios.

D. JUAN.

                    Espera,
  Le lêré.

_(Lee Don Juan, y entre tanto se pone Moscatel en medio de Don Alonso y
de Inés.)_

D. ALON.

           No tiene, á fe,
  Mala cara la mozuela.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Vióla: no daré un ochavo
  Por mi honra toda entera.

D. ALON.

  Oye, Moscatel. _(Ap. á él.)_

MOSCAT.

                 Señor.

D. ALON.

  Si como esta moza, fuera
  La tuya, te disculpara,
  Si hay disculpa que amor tenga.

MOSCAT.

  (_Ap._ Celos, vamos poco á poco,
  No mateis con tal violencia.)
  ¿Esta te parece bien?

D. ALON.

  Pues ¿no es bien hermosa esta
  Para fregona?

MOSCAT.

                No es
  Sino muy mala y muy fea.
  Si vieras, señor, la mia,
  Pondré un brazo que dijeras
  Que era pecado nefando
  Si entraba en su competencia.

D. ALON.

  Viven los cielos, que mientes.

D. JUAN.

  Ya he leido.

D. ALON.

               ¿Y qué hay?

D. JUAN.

                           Mil quejas
  De Leonor; y en fin, me avisa
  Que bien puedo ir á verla,
  Que no hay sospecha de mí,
  Por una industria: cuál sea
  No dice. Despues, de todo
  Yo volveré á daros cuenta.—
  Vamos, Inés.

_(Vase.)_

D. ALON.

               Moscatel,
  No la dejes ir, detenla.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ ¡Esto más, celos!

D. ALON.

                            ¡Ah, hermosa!

INÉS.

  ¿Qué quereis?

D. ALON.

                Veros quisiera
  Esa buena cara.

MOSCAT.

  _(Ap.)_         ¡Ay cielos!

INÉS.

  Hay mucho que ver en ella,
  Y no vengo tan despacio.

D. ALON.

  Yo la sabré ver apriesa.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Y áun dejar de verla y todo.


ESCENA III.

DON LUIS, DON DIEGO. — DON ALONSO, INÉS, MOSCATEL.

D. DIEGO.

  _(Ap. á Don Luis.)_ La criada suya es esta.

D. LUIS.

  _(Ap. á Don Diego.)_ Desde su casa la he visto
  Salir, y vengo tras ella,
  Por ver si para Beatriz
  Darla un recado pudiera.

INÉS.

  _(Ap.)_ No sé lo que Moscatel
  Me quiere decir por señas.

D. DIEGO.

  Con Don Alonso de Luna
  Habla.

D. LUIS.

         Cierta es mi sospecha;
  Que venir una criada
  De Beatriz desta manera
  A buscarle, estar él siempre
  En su calle y á su reja
  Con el otro amigo suyo,
  Mirar que cuando se aleja
  Se quedan los dos hablando,
  No es posible que no sean
  Lances de amor.

D. DIEGO.

                  ¿Qué quereis
  Hacer?

D. LUIS.

         Que aquí no me vea;
  Que no tengo yo favores
  Para que empeñarme pueda:
  Y reñir un desvalido
  Es valentía muy necia.

D. DIEGO.

  Decís bien... y quizá mienten
  Los viles celos que os cercan.

D. LUIS.

  Nunca son viles los celos,
  Don Diego.

D. DIEGO.

             Opinion es nueva.

D. LUIS.

  ¿Hay más nobleza que hablar
  Verdad? Pues esta nobleza
  Solos los celos la tienen,
  Porque no hay celos que mientan.

_(Vanse Don Luis y Don Diego.)_


ESCENA IV.

DON ALONSO, MOSCATEL, INÉS.

INÉS.

  Bien está. Adios, que es muy tarde.

D. ALON.

  Dejad que vaya siquiera
  Con vos aqueste criado:
  No vais sola.

INÉS.

                Norabuena,
  Venga el criado conmigo.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ ¿Que esto escuche? ¿Que esto vea?

D. ALON.

  Moscatel.

MOSCAT.

            Señor.

D. ALON.

                   Escucha.
  Inés me ha dado licencia
  Para que en mi nombre vayas
  Hasta su casa con ella:
  Ve, y dirásla en el camino
  Que como tal vez se venga
  A casa, no faltará
  Algun regalo que hacerla.

MOSCAT.

  ¿Es posible que tal dices?

D. ALON.

  Sí, que si en su amor ya es fuerza
  Acompañar á Don Juan,
  No es muy mala conveniencia
  Tener quien aquel instante
  Tambien á mí me entretenga.

MOSCAT.

  Yo se lo diré.

D. ALON.

                 En los trucos
  Te aguardo con la respuesta.

_(Vase.)_

MOSCAT.

  _(Ap.)_ ¡Quedamos buenos, honor!

INÉS.

  Moscatel, vamos. ¿Qué esperas?

MOSCAT.

  Vamos, Inés.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Otra calle.

ESCENA V.

MOSCATEL, INÉS.

INÉS.

               Pues ¡tan triste
  Conmigo vas, que áun apénas
  Alzas á verme la cara!
  ¿Qué es aquesto?

MOSCAT.

                   ¡Ay, Inés bella!
  ¡Ay dulce hechizo del alma,
  Qué de cuidados me cuestas!

INÉS.

  ¿Qué tienes?

MOSCAT.

               Amor y honor.
  Quiero y sirvo, y hoy es fuerza
  Entre mi dama y mi amo,
  Que no sirva ó que no quiera.

INÉS.

  No entiendo tus disparates.

MOSCAT.

  Pues yo haré que los entiendas.
  Don Alonso mi señor
  Te vió Inés... y ¡á Dios pluguiera,
  Que ántes cegase, aunque yo
  El mozo del ciego fuera!
  Vióte, Inés ¡ay Dios! y al verte,
  Fué precisa consecuencia
  Quererte; no tanto, Inés,
  Por tu infinita belleza,
  Como por su amor finito,
  Que eres en fin cara nueva.
  Conmigo á decir te envía...
  —Aquí se turba mi lengua.—
  Dice que si vas, Inés,
  A verle, tendrás (¡qué pena!)
  Si es por la mañana, almuerzo;
  Si es por la tarde, merienda.

INÉS.

  Grosero, descortés, loco,
  Suspende la aleve lengua;
  Que no sé, no sé qué has visto
  En mí para que te atrevas
  A hablar con tal libertad
  A una mujer de mis prendas.
  Díle á tu amo, villano,
  Que soy quien soy, y no tenga
  Prevenciones para mí;
  Que de cualquiera manera
  Iré á servirle á su casa,
  Porque yo no soy de aquellas
  Mujercillas que se pagan
  De almuerzos y de meriendas;
  Que soy moza de capricho,
  Y esto le doy por respuesta.

MOSCAT.

  ¿Eso dices?

INÉS.

              Esto digo,
  Y presto de aquí te ausenta,
  No te vean en mi casa:
  Mira que ya estamos cerca.

MOSCAT.

  En fin, ¿te vas enojada?

INÉS.

  No me sigas, no me veas.

MOSCAT.

  Obedecerte es forzoso.
  Pues tan triste Inés me deja,
  Bien podeis, ojos, llorar,
  No lo dejeis de vergüenza.

_(Vase.)_

INÉS.

  Aquesta es mi casa. El manto
  Me he de quitar á la puerta;
  Que para esto solamente
  Creo que en las faldas nuestras
  Usamos los guardainfantes.
  Ahora, aunque mi ama la necia
  Me haya echado un rato ménos,
  No sabrá que he estado fuera.
  Nadie de ustedes lo diga,
  Que les cargo la conciencia.

_(Vase.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Pedro.

ESCENA VI.

DON JUAN, DOÑA LEONOR.

D.ª LEON.

  Esta mentira ha sido
  La que nuestro cuidado ha divertido.

D. JUAN.

  Fué del ingenio tuyo,
  Que con eso que fué sutil arguyo.

D.ª LEON.

  Ya del todo perdida
  La vida, restauré en parte la vida;
  Que lo que era evidencia,
  Puse con el engaño en contingencia;
  Que no es pequeño aviso
  Saber hacer dudoso lo preciso.

D. JUAN.

  Tu padre en fin, ¿de entrambas sospechoso
  Quedó?

D.ª LEON.

         Tanto, que anda cuidadoso,
  Yendo á casa y viniendo,
  Escuchando á la una, á la otra oyendo;
  Que hasta aquí no ha sabido
  Cúyo el papel ni para quién ha sido:
  Porque Inés, que tenía
  Sola noticia de la culpa mia,
  Sin que á decirlo acuda,
  Dejó en su fuerza la primera duda.

INÉS.

  Yo no dije que era
  El papel de Beatriz, porque pudiera
  El papel desmentirme;
  Y así en lo que dijiste estuve firme.

D. JUAN.

  Dicha fué que viniera
  El papel de manera
  Que á entrambas convenia;
  Que bien se acuerda la memoria mia
  De que no te nombraba
  Y de que escrito de otra letra estaba.
  Pero díme, ¿qué ha hecho
  Beatriz al testimonio?

D.ª LEON.

                         Yo sospecho
  Que, sujeta al indicio,
  Si juicio tiene, ha de perder el juicio.
  Pues, sobre su melindre y su locura,
  Tan vana de su ingenio y hermosura,
  Verse indiciada tanto
  De una sospecha, la convierte en llanto.
  Y estoy, Don Juan, gustosa de manera
  De verla así, que diera
  Porque fuera verdad y no fingido
  El amor que en su culpa he introducido,
  La vida.

INÉS.

           Piensa tú, señor, qué haremos
  Por llevar adelante sus extremos.

D.ª LEON.

  De nuestro amor industria lisonjera
  El divertirla y el culparla fuera,
  Pues con eso dejara
  De perseguirme á mí, y ella callara.

D. JUAN.

  Ahora bien, pues yo quiero
  Desta venganza tuya ser tercero,
  Y trayendo conmigo
  Para que la entretenga, un cierto amigo,
  Haré... Pero ella viene.
  Despues lo oirás, que aquí callar conviene.

D.ª LEON.

  Pues véte, no te vea;
  Que aunque aquesta sospecha en tí no sea
  A toda ley, bien creo
  Que es mejor desvelar nuestro deseo.

D. JUAN.

  Pues adios, Leonor bella.

INÉS.

  ¡Santiago, cierra España! ¡A ella, á ella!

_(Vanse Don Juan é Inés.)_


ESCENA VII.

DOÑA BEATRIZ. — DOÑA LEONOR.

D.ª BEAT.

  _(Para sí.)_ Aquí, que fénix estoy
  (Porque al fin la fantasía
  Hace y no hace compañía),
  Soliloquiar quiero hoy
  Por qué tan infeliz soy,
  Y en qué horóscopo nací;
  Pues siendo mi honor en mí
  Sol que el dia iluminó,
  El eclipse padeció,
  Y yo el efecto sentí.
  Entre mi luz y mi ardor,
  Con epiciclo confuso
  El cuerpo opaco me puso
  La mentira de Leonor.

D.ª LEON.

  ¿Qué me quieres?

D.ª BEAT.

                   Es error,
  Aunque á solas te he nombrado,
  Fantasiar que te he llamado;
  Que si el nombrar es llamar,
  Hoy desvia con llamar,
  Al contrario, mi cuidado.

D.ª LEON.

  Pues ¿por qué, cruel conmigo,
  Tu voz á solas se emplea?

D.ª BEAT.

  Pues que me interrogas, sea
  Tu mendacio tu castigo.
  ¿Tú no fuiste, amor testigo,
  La escrita?

D.ª LEON.

              Sí.

D.ª BEAT.

                  ¿Tú no fuiste
  La que, al paterno, dijiste,
  Orden, que era para mí
  El lineado papel?

D.ª LEON.

                    Sí.

D.ª BEAT.

  ¿Tú no fuiste quien hiciste
  Tan válida la mentira,
  Que embelecó la verdad,
  Acuada su puridad?

D.ª LEON.

  Sí, Beatriz.

D.ª BEAT.

               Pues ¿qué te admira
  Lamentar tu fraude?

D.ª LEON.

                      Mira
  Lo que tu enfado causó;
  Que no lo intentara, no,
  Si tú ayudaras mi engaño;
  Mas ya sucedido el daño,
  Beatriz, primero era yo.
  Negarte á solas no quiero
  Que mia la culpa fué;
  Pero tampoco querré
  Confesársela á un tercero.—
  Yo amo, yo adoro, yo muero
  De amor...

_(Sale Don Pedro al paño á espaldas de Doña Beatriz, y de cara á Doña
Leonor: esta le ve y él se recata.)_


ESCENA VIII.

DON PEDRO. — DICHAS.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_    Mi padre. ¡Ay de mí!

D. PED.

  _(Ap.)_ «Yo muero de amor» oí
  A Leonor.

D.ª LEON.

  _(Ap.     Cure mi error
  Mi voz.)_ ¡Yo muero de amor,
  Dices delante de mí!
  ¡Yo quiero!

D. PED.

  _(Ap.)_     ¿Esto llego á ver?

D.ª LEON.

  ¡Yo amo!

D. PED.

  _(Ap.)_  ¿Aquesto llego á oir?

D.ª LEON.

  ¡_De amor muero_, ha de decir
  Una principal mujer!
  Mi padre lo ha de saber;
  Que aunque tú me has dicho aquí
  Que á él no, pero á mí sí
  Lo confiesas, brevemente
  Lo sabrá.

D.ª BEAT.

            ¿Qué dices?

D.ª LEON.

                        Tente,
  No te apropincues á mí.

D.ª BEAT.

  El concepto dificulto
  De tus extremos, Leonor.

D.ª LEON.

  No me empañes el candor
  De mi castísimo bulto.

D.ª BEAT.

  ¿Qué mudanza?...

D.ª LEON.

                   ¿Tal insulto
  Pronunciar tu lengua osa?

D. PED.

  _(Ap.)_ Leonor es la virtüosa.

D.ª BEAT.

  Oye, hermana.

D.ª LEON.

                Aqueso no,
  Que tener no puedo yo
  Hermana libidinosa.

_(Vase.)_


ESCENA IX.

DON PEDRO, DOÑA BEATRIZ.

D.ª BEAT.

  ¿Quién tales extremos vió?
  ¿Quién vió tales sentimientos?
  ¿Quién vió tales fingimientos
  De un instante á otro?

D. PED.

                         Yo,
  Yo los ví, Beatriz, y no
  En vano el cuidado ha sido
  Que con las dos he tenido.

D.ª BEAT.

  Señor, ¿tú estabas aquí?

D. PED.

  Sí, sí, Beatriz, aquí estaba.

D.ª BEAT.

  ¿Oiste á Leonor lo que hablaba?

D. PED.

  Lo que habló Leonor oí.

D.ª BEAT.

  ¿Luego ya estarás de mí
  Desengañado?

D. PED.

               Sí estoy,
  Pues he llegado á ver hoy
  Que una hermana menor pueda
  Reñirte.

D.ª BEAT.

           ¡Que tal suceda!
  Infausta y crinita soy.

D. PED.

  ¿Qué crinita, ni qué infausta?

D.ª BEAT.

  Señor...

D. PED.

           Beatriz, bueno está;
  Basta lo afectado ya,
  Lo enfadoso basta, basta;
  Que es lo que más te contrasta
  Para que vencida quede
  Tu opinion: bien verse puede,
  Si á hablar así te acomodas,
  Que quien no habla como todas,
  No como todas procede.
  Yo sé que el cuidado ha sido
  Y el papel de un caballero,
  Bachiller y chocarrero,
  Libre y mal entretenido:
  Y que le quieres he oido,
  Cuando Leonor te reñia.
  Culpa ha sido tuya y mia;
  Mas remediarélo yo.
  Aquí el estudio acabó,
  Aquí dió fin la poesía.
  Libro en casa no ha de haber
  De latin, que yo le alcance.
  Unas _Horas_ en romance
  Le bastan á una mujer.
  Bordar, labrar y coser
  Sepa sólo: deje al hombre
  El estudio... Y no te asombre
  Esto; que te he de matar,
  Si algo te escucho nombrar
  Que no sea por su nombre.

D.ª BEAT.

  Subordinaba al respeto,
  Girasol de tu semblante,
  En estilo relevante
  No frasificar prometo.
  Deja empero á tu conceto
  Desvanecer la apariencia,
  Que el engaño hizo evidencia,
  Que hizo caso la malicia,
  Queriendo con su injusticia
  Captar tu benevolencia.

D. PED.

  ¡Beatriz!

D.ª BEAT.

            Ausculta propicio...

D. PED.

  ¡Bien enmendada te veo!

D.ª BEAT.

  Por tu anticipata...

D. PED.

                       Creo
  Que hoy me has de quitar el juicio.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Alonso.

ESCENA X.

DON ALONSO, MOSCATEL.

D. ALON.

  ¿Eso la pícara dijo?

MOSCAT.

  De tu amor tan ofendida,
  Como si fuera hija Inés
  Del Preste Juan de las Indias:
  «Decid, dijo, á vuestro dueño
  Que mi valor no conquista,
  Que soy grande para dama,
  Y para esposa soy chica».

D. ALON.

  Eso á reyes de comedia
  No hay condesa que no diga
  De Amalfi, Mantua ó Milan,
  Mas no las de Picardía.
  ¡Válgate el diablo, picaña!
  ¿Cómo no tienes á dicha
  Que te hable un hombre que al fin
  Una camisa trae limpia?

MOSCAT.

  Señor, cada ropa blanca
  Su semejante codicia.

D. ALON.

  ¿Y qué te pasó con Celia?

MOSCAT.

  Estaba á su celosía
  Asomada, y áun borracha,
  Pues dijo, ¿por qué no ibas
  A verla? Y esto, señor,
  En juicio no lo diria,
  Porque ¿cómo has de ir á verla,
  Si ya la viste ha tres dias?

D. ALON.

  Mi firmeza me destruye;
  Porque todas imaginan,
  Siendo galan al quitar,
  Que lo he de ser de por vida.
  Pues ¡mejor es lo que á mi
  Me ha pasado! Como iba
  En un coche Doña Clara,
  Llamóme, lleguéme á oirla,
  Y díjome que á la tarde
  (Ahí es una niñería)
  La enviase veinte varas
  De lana, porque queria
  Hacer en mi nombre una
  Pollera. Y á media risa
  Pregunté de qué color:
  Respondió que de la mia,
  Y así al propósito hice
  De repente esta quintilla:
  «De mi color, bien mi amor
  Dar la pollera quisiera;
  Mas es tanto mi temor,
  Que no me dejas color
  De que hacerte la pollera.»
  Con esto me descarté
  De la lama.

MOSCAT.

              Linda finca
  Es un desenfado.

D. ALON.

                   ¿Cómo?

MOSCAT.

  Como paga á chanza vista.

D. ALON.

  ¿No sabes lo que en aquesto
  Más me mata, más me admira?
  Que usándose hombres que nieguen,
  Se usen mujeres que pidan.

MOSCAT.

  Piden por su devocion.
  (_Ap._ ¡Qué presto de Inés se olvida!
  Celos, adios.)

D. ALON.

                 Moscatel.

MOSCAT.

  Señor.

D. ALON.

         ¿Quieres que te diga
  Una verdad?

MOSCAT.

              Si contigo
  Lo puedes acabar, díla.

D. ALON.

  La Inesilla me ha picado.

MOSCAT.

  ¿Tan aguda es la Inesilla?

D. ALON.

  Y por hacer burla della
  Solamente, he de rendilla.
  Allá has de volver.

MOSCAT.

                      ¿Yo?

D. ALON.

                           Sí.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Celos, no adios tan aprisa.

D. ALON.

  La dirás...


ESCENA XI.

DON JUAN. — DON ALONSO, MOSCATEL.

D. JUAN.

              ¡Gracias al cielo
  Que os traigo nuevas un dia
  De contento! porque amor
  No siempre ha de ser desdichas.
  Ya cesaron sus disgustos,
  Sus pesares, sus rencillas;
  Que como es niño, el semblante
  Que ayer fué llanto, hoy es risa.
  Ayer de vuestro valor
  Me valí, cuando tenía
  Empeños de honor; y ahora
  Que han mejorado de dicha,
  Me he de valer, Don Alonso,
  De vuestra cortesanía,
  Buen gusto y sutil ingenio,
  Porque en dos iguales líneas
  Los dos extremos toqueis
  Del pesar y la alegría.

D. ALON.

  Pues bien, ¿qué os ha sucedido?

D. JUAN.

  De cuanta culpa tenía
  Leonor, hizo á Beatriz dueño,
  Cautelosa y prevenida.
  Dudó el padre entre las dos
  Cúya fuese la malicia,
  Y quedó por fe dudosa
  La que era culpa precisa.
  Para ayudar este engaño
  Con Beatriz y divertirla
  (Que si hay envidia entre hermanos
  Es la más cruel envidia),
  Me ha pedido que con ella
  Algun nuevo amante finja,
  Porque la importa en extremo,
  O culparla ó divertirla.
  Y aqueste habeis de ser vos,
  Ayudandôs ella misma
  A la entrada de su casa;
  Y así, desde aqueste dia
  La habeis de asistir, pasear,
  Adorar su celosía.
  Solicitar sus criadas.
  Donde saliere seguirla,
  Escribirla...

D. ALON.

                Deteneos;
  Que ni hablarla ni servirla,
  Ni pasearla ni mirarla
  Sabré yo hacer en mi vida.
  ¿Yo mirar á una ventana
  Embobado todo el dia,
  Haciendo el amor ardiente
  A un cántaro de agua fria?
  ¿Yo sobornar á una moza,
  Porque mis penas la diga?
  ¿Yo abrazar un escudero
  Con la barba hasta la cinta?
  ¿Yo seguir á una mujer,
  Ni saber dónde va á misa
  Ni si la oye? (Que al fin yo,
  Don Juan, en toda mi vida
  He averiguado á mi dama
  Si tiene ó no tiene crisma:
  Y ellas se alegran, pues todas
  Niegan donde se bautizan.)
  ¿Yo escribir papel tan cuerdo
  Que mil locuras no diga,
  Donde ande el razonamiento
  Entre el afecto y la dicha?
  ¿Yo parlar á una ventana,
  Dos horas de noche fria,
  Para pedir una mano
  A quien siempre que la pida
  Me responda, «es de mi esposo»,
  Y con aquesta porfía
  Me ande con su doncellez
  Dando en rostro cada dia?
  Vive Dios, que ántes me deje
  Morir, que á una mujer siga,
  Ni solicite ni ronde,
  Ni mire ni hable ni escriba.
  Porque en no teniendo yo
  Libre entrada á mis visitas,
  Donde tome mi despejo
  A la primera vez silla,
  La segunda taburete,
  Y la tercera tarima,
  Siendo mi lecho el estrado,
  Y mi almohada una rodilla,
  Y haciendo así que me rasquen
  La cabeza, si me pica;
  No daré por cuanto amor
  Hay en el mundo, dos higas.
  Y ¡mirad, pues, qué mujer
  Tan chistosa y entendida
  Traeis! sino una mujer
  Que habla siempre algarabía,
  Y sin calepino no
  Puede un hombre entrar á oirla.
  Y así, mirad si teneis
  Algun disgusto en que os sirva;
  Que, vive Dios, que primero
  Con diez hombres legos riña,
  Que con una mujer culta;
  Que ha de ser la dama mia,
  Como fianza, abonada,
  Sobre lega, llana y lisa.

D. JUAN.

  En la corte, D. Alonso,
  ¿Cada dia no se mira
  Por hacer tercio á un amigo,
  Enamorar á una amiga?

D. ALON.

  Tambien se mira, Don Juan,
  En la corte cada dia
  Perder uno su dinero
  Por hacer tercio á una rifa.

D. JUAN.

  Yo no quiero que tu amor
  Sea, sino que lo finjas;
  Que esto todo ha de ser burla.

D. ALON.

  Mucho lo fingido obliga,
  Y ¡hacer burla de una loca
  Tan vana y tan presumida!...

MOSCAT.

  _(Ap.)_ ¡Qué presto hizo la razon
  A la ocasion que le brinda!
  Tan loco nos venga el año.

D. ALON.

  Cuanto sea engaño y mentira,
  Vaya; mas pensar que tengo
  De obligarla ni sufrirla,
  Es pensar un imposible.

D. JUAN.

  Ni nadie á aqueso os obliga.

D. ALON.

  Desde aquí empezaré á hablarla.

D. JUAN.

  Vamos á su casa misma,
  Y en el camino os diré
  Destas cosas conocidas
  Que importan, y haré que entreis
  A hablarla.

D. ALON.

              Vamos aprisa;
  Que ya de pensar, Don Juan,
  Lo que hoy á las burlas mias
  Han de responder sus véras,
  Me estoy muriendo de risa.

MOSCAT.

  Quiera amor no pare en llanto.

D. ALON.

  ¿Qué llanto, necio, si miras
  Que todo es burla? pues solo
  Mi libertad solicita
  Hacer buen tercio á Don Juan,
  Vengar á Leonor divina,
  Burlar á Beatriz hermosa,
  Y retozar á Inesilla.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ No será, no, sino echarse
  Con la carga de mis dichas.

       *       *       *       *       *


Cuarto de Beatriz con una alacena.

ESCENA XII.

BEATRIZ, INÉS.

INÉS.

  Grande, señora, es tu melancolía.

D.ª BEAT.

  ¿Cómo no ha de ser grande, siendo mia?
  Y ¿harta razon no tengo?
  Pues por Leonor, con mi ascendente vengo[2]
  A padecer calumnias de que amo,
  Cuando la misma ingratitud me llamo.
  ¡Yo, pensar que he escuchado á un hombre amores,
  Que un papel admití, que dí favores,
  Que entró en mi cuarto abriendo una fenestra,
  Que fué el tacto la nube de mi diestra!
  Cosas son, que el escrúpulo más leve,
  Dentro de mí ni áun á pensar se atreve.
  Y así, aqueste retiro
  Donde la luz del sol apénas miro,
  Lúgubre será esfera,
  Donde equívoca yo que vivo, muera:
  Estancia será esquiva,
  En que burlando lo que muero, viva.
  El sol, Narciso de jazmin y grana,
  Desde el primer fulgor de la mañana
  Al parasismo de la noche fria
  Adonde espera el parangon del dia,
  No me ha de ver la cara;
  Si ya con luz no penetrase avara
  A esta mansion, en donde
  Mi profanado pundonor se esconde.
  Lloren aquí mis ojos
  Sinónomos neutrales... digo, enojos
  De torpes desvaríos,
  Que son ajenos, y parecen mios.
  —Inés, ¿no me he quejado
  En bien humilde estilo, en bien templado?
  Si mi padre me oyera,
  ¡Oh cuánta enmienda en mis discursos viera!

  [2] Mi padre.

INÉS.

  Mucha, bien que del tema reformado
  Algunas palabrillas te han sobrado.

D.ª BEAT.

  Díme, ¿cuáles han sido?

INÉS.

  _Lúgubres_ y _crepúsculos_ he oido,
  _Equívocos, sinónomos neutrales,_
  _Fenestras, parasismos_, y otras tales
  De que yo no me acuerdo.

D.ª BEAT.

  Con la estulticia que hay, el juicio pierdo.
  Pues esas ¿no son voces de cartilla,
  Que un portero las sabe de la villa?
  Mas desde aquí prometo
  Que calce mi conceto,
  A pesar de Saturno,
  Vil zueco, en vez de trágico coturno.

INÉS.

  _(Ap.)_ Enmendándose va.

D.ª BEAT.

                           Y si tú me oyeres
  Frase negada á bárbaras mujeres,
  Por ver si en esto topa,
  Tírame de la manga de la ropa.

INÉS.

  La concesion aceto,
  Y ser fiscala de tu voz prometo.


ESCENA XIII.

DOÑA LEONOR, DON ALONSO, MOSCATEL. — DOÑA BEATRIZ, INÉS.

D.ª LEON.

  _(Ap. á Don Alonso.)_
  Esta es Beatriz, y puesto que has venido
  A divertirla, su galan fingido,
  Hablarla aquí podrás seguramente:
  Yo atenta á que no haya inconveniente,
  Con Don Juan allí hablando,
  Hoy las espaldas te estaré guardando.

_(Vase.)_

D. ALON.

  _(Ap.)_ ¿Quién crêrá que he tenido
  Mudo el amor, áun siendo amor fingido?

INÉS.

  Moscatel, ¿qué es aquesto? _(Ap. á él.)_

MOSCAT.

  La droga introducir, que se ha dispuesto.

INÉS.

  ¿Por qué entras acá tú?

MOSCAT.

                          Porque te amo,
  Y no has de estar á tiro de mi amo
  Sin escucha.

D.ª BEAT.

  _(Viendo á Don Alonso.)_
               ¿Qué es esto?

INÉS.

                            Un hombre osado,
  Que hasta aquí se ha entrado.

D.ª BEAT.

  ¡Un hombre en mi cubículo!...
  ...
  [3] ... _(Ap. á Inés.)_       ¿Qué haces?

  [3] El sentido y el verso están cabales uniendo las palabras
  _¿Qué haces?_ con las anteriores; pero el consonante falta, quizá
  por efecto de alguna breve supresion.

INÉS.

  Tirarte de la manga.

D.ª BEAT.

                       ¡Necio intento!
  Deten, que sólo digo en mi aposento.

D. ALON.

  Hermosa Beatriz, la voz
  No des al aire, no des
  Al cielo quejas, huidas
  De la prision de clavel.
  Oye piadosa mi pena
  Sin enojarte, porque
  No siempre fué de lo hermoso
  Patrimonio lo cruel.

D.ª BEAT.

  ¡Andas por antonomasia!

INÉS.

  _(Ap. á su ama.)_
  Dos veces tiro.

D.ª BEAT.

                  Está bien.
  Atrevido caballero,
  (Que has sido osado á romper
  La clausura, donde el sol,
  Que fénix y hoguera es,
  Si tal vez entra atrevido,
  Sale cobarde tal vez;
  Y á no traer por disculpa
  Que me viene el dia á traer,
  No osara donde yo estoy
  A entrar en átomos él),
  ¿Qué atrevimiento, qué audacia
  Rige tu alevoso pié?

INÉS.

  _(Ap.)_ Aquí empiezan sus engaños.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Él mismo vaya con él.

D. ALON.

  Peritísima Beatriz,
  Beatriz, dulce enigma, en quien
  Vive de más el hablar
  Ó de más el parecer:
  Yo soy aquel que dos años
  Viviente girasol fué
  De la luz de tu beldad,
  Fragrante al llegarte á ver,
  Cuanto mustio al ausentarte,
  Que entre el morir y el nacer,
  No hubo más distancia, que entre
  Si se ve, ó si no se ve.

INÉS.

  _(Ap.)_ Atencion, señoras mias;
  Entre mentir ó querer,
  ¿Cuál será lo verdadero,
  Si esto lo fingido es?

D. ALON.

  La causa hoy de tanto absurdo
  Es haber hallado ayer
  Tu padre el criado mio,
  Que te traia un papel;
  Y viendo la obligacion
  Que tengo á quien soy, osé,
  Temeroso de tu riesgo,
  Ahora que ocasion hallé,
  Entrar hasta aquí.

D.ª BEAT.

                     Detente,
  Que ya me incumbe saber,
  Aunque mi riesgo derogue
  La más inviolable ley,
  Qué papel, ó qué criado,
  Aquese que dices fué.

D. ALON.

  El criado, este criado;
  El papel, aquel papel
  Que abrió Leonor, siendo tuyo,
  Porque á ella se le dió Inés.

INÉS.

  Yo no se le dí, que ella
  Me le quitó sin querer.

D.ª BEAT.

  ¿Tuyo era el criado?

D. ALON.

                       Sí.

D.ª BEAT.

  ¿Y tuyo el papel?

D. ALON.

                    Tambien.

D.ª BEAT.

  ¿Y para mí?

D. ALON.

              Pues ¿qué dudas?

D.ª BEAT.

  Antes no dudo, pues sé
  Que mi muerte y homicida
  Fuiste de mi paz, cruel,
  Tirano, que introdujiste
  Escrúpulos en mi fe.
  Vuelve, vuelve las espaldas
  De piadoso y de cortés;
  Que solicitas mi muerte
  Si aquí mi hermana te ve,
  Porque hará verdades hoy
  Los fingimientos de ayer.

INÉS.

  _(Ap.)_ ¡Qué fácilmente creyó
  Lo que él contó y yo afirmé!

MOSCAT.

  _(Ap.)_ En fin, no hay cosa más fácil
  Que engañar una mujer.

D.ª BEAT.

  Y no quieras más victoria
  De mi vanidad, que ver
  Que por tí lloran mis ojos;
  Que puede en efecto hacer
  Costar lágrimas un hombre,
  Sin quererle una mujer;
  Que no las lágrimas siempre
  Señas son de querer bien.
  Véte.

D. ALON.

  _(Ap.)_ Más lo deseo yo;
  Que estoy ya para perder
  El juicio, buscando modos
  Para responder.

D.ª BEAT.

                  No des
  Más escándalo en mi casa;
  Que basta el primero ser
  Que concupiscible oí.—

_(Tírale Inés de la manga.)_

  No tires más, déjame;
  Que tienes traza, por Dios,
  De dejarme manca.

D. ALON.

                    En fe
  De amante humilde, será
  Opuesto planeta quien
  Ausentándose, sabrá
  Obedeceros cortés;
  Pero en sabiendo mi amor.

D.ª BEAT.

  Pues adios, que ya lo sé.

D. ALON.

  _(Ap. á Moscatel.)_
  No se ha empezado muy mal.

MOSCAT.

  Ni se ha acabado muy bien,
  Que viene gente.

INÉS.

                   ¡Ay, señora!
  Ir no le dejes.

D.ª BEAT.

                  ¿Por qué?

INÉS.

  Porque al paso están hablando
  Leonor, Don Juan, y tambien
  Tu padre.

MOSCAT.

            El padre es el diablo
  Destos enemigos tres.

D.ª BEAT.

  Mi climatérico dia
  Es hoy (¡ay de mí!) si os ven,
  Porque contra mí los cielos
  Han sabido disponer
  Evidencias que acrediten
  Culpas, que no imaginé.
  Para el cuarto de mi padre
  El paso esta cuadra es:
  No podeis salir de aquí,
  Ni allá dentro entrar podeis;
  Y así, ántes que aquí entren,
  Fuerza el esconderos es.

D. ALON.

  ¿Es comedia de Don Pedro
  Calderon, donde ha de haber
  Por fuerza amante escondido,
  O rebozada mujer?

D.ª BEAT.

  Esto conviene á mi honor.

D. ALON.

  ¿Yo me tengo de esconder?

MOSCAT.

  Inés, mala burla es esta. _(Ap. á ella.)_

INÉS.

  Y muy mala, Moscatel.

D.ª BEAT.

  Esto he de deberos.

D. ALON.

  _(Ap.)_             ¡Cielos!
  Considerad que no es bien
  Darme tan fino el pesar,
  Siendo tan falso el placer.

D.ª BEAT.

  ¿Qué esperais?

D. ALON.

                 ¿Qué he de esperar?
  Saber adónde ha de ser
  Donde tengo de esconderme.

INÉS.

  Donde estar mejor podeis,
  Es en aquella alacena
  De vidrios.

D.ª BEAT.

              Has dicho bien.

D. ALON.

  ¡Lindo búcaro del Duque,
  O de la Maya seré!
  ¿Yo en alacena de vidrios?
  ¡Vive Dios!...

D.ª BEAT.

                 Preciso es.

INÉS.

  Entrad.

D. ALON.

          Sin un calzador,
  No es posible.

INÉS.

                 Entra tambien.

MOSCAT.

  ¿Es alacena de dos,
  Como mula de alquier?

_(Al entrar en la alacena, quiébranse vidrios.)_

INÉS.

  Mirad que quebrais los vidrios.


ESCENA XIV.

DON PEDRO, DOÑA LEONOR, DON JUAN. — DOÑA BEATRIZ, INÉS.

D. PED.

  Hola, unas luces traed
  A esta sala.

D. JUAN.

  _(Ap.)_      ¡Vive Dios,
  Que no sé lo que he de hacer,
  Si halla á Don Alonso aquí
  Don Pedro! que yo bien sé
  Que no tiene el cuarto puerta
  Por donde salir; y en fe
  De haberle empeñado yo,
  Y ser mi amigo tambien,
  No sé, como llegue á verle,
  Qué remedio puede haber.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_ ¡Oh nunca hubiera inventado
  La venganza que busqué,
  Pues empezando de burlas,
  Tan de véras viene á ser!

D. PED.

  Aquestas noches, Don Juan,
  ¿A qué hora os recogeis?

D. JUAN.

  Temprano. (_Ap._ Aquesto es decirme
  Que me vaya, y fuerza es.
  En grande peligro dejo
  A Don Alonso, por ser
  Mi amigo. El estarme aquí
  No es posible. Lo que haré,
  Será estar siempre á la mira
  De lo que ha de suceder.)
  Queda adios.

D. PED.

               Adios.—Alumbra
  Al señor Don Juan, Inés.

D. JUAN.

  No habeis de salir de aquí.

D. PED.

  Yo sé bien lo que he de hacer.

_(Va Inés alumbrando, y Don Pedro acompañando á Don Juan.)_

D.ª LEON.

  _(Ap.)_ ¿Adónde Beatriz habrá,
  Pues yo no lo puedo ver,
  A Don Alonso escondido?

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_ ¡Que tantos sustos me dé
  Un hombre que no conozco!

_(Vuelve Don Pedro, y Inés con la luz.)_

D. PED.

  Entra aquesa luz, Inés,
  En mi cuarto.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_       Ahora sin duda
  Da en su aposento con él.

D. PED.

  Entrad conmigo las dos,
  Que os tengo que hablar.

_(Suenan en la alacena vidrios rotos; Inés, al oirlo, deja caer la
luz.)_

                           Mas ¿qué
  Es aquello?

INÉS.

              El candelero
  Se me cayó.

D. PED.

              ¡Que no estés
  Nunca, Inés, en lo que haces!

INÉS.

  Sí estoy, señor.

_(Vanse Don Pedro y Doña Leonor.)_


ESCENA XV.

BEATRIZ, INÉS.

D.ª BEAT.

                   Oye, Inés.
  Pues mi padre se recoge
  Tan presto, haz al punto que
  Salgan de ahí aquesos hombres,
  Sin que lo llegue á entender
  Leonor.

INÉS.

          No lo entenderá.
  Mas díme, ¿cómo ha de ser?
  Que mi señor no bajó
  Con Don Juan por ser cortés,
  Tanto como por cerrar
  Las puertas.

D.ª BEAT.

               Procura hacer
  Que salgan como pudieren.

_(Vase.)_

INÉS.

  Ya por donde salgan sé.

_(Abre la alacena.)_

  Mis aprensados señores,
  Bien desdoblaros podeis.


ESCENA XVI.

DON ALONSO, MOSCATEL. — INÉS.

D. ALON.

  ¡Vive Dios, que si no fuera,
  Pícaro, por no sé qué,
  Que te matara!

MOSCAT.

                 No pude
  Más, si los vidrios quebré,
  Que eran vidrios en efecto.

INÉS.

  Venid conmigo.

D. ALON.

                 ¡Ay, Inés!
  Si fuera el susto por tí,
  Fuera empleado más bien.

MOSCAT.

  No fuera sino muy mal.
  ¿Que ahora de humor estés?

D. ALON.

  No puedo conmigo más.
  Vamos... Mas por no perder
  Ocasion, toma un abrazo.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Cordero en brazos de Inés,
  El hombre le vió mil veces;
  Pero sola aquesta vez
  Es el abrazado el hombre,
  Y el cordero el que lo ve.

INÉS.

  Salgamos presto de aquí.

D. ALON.

  ¿Quién dice que no?

INÉS.

                      Que aunque
  Mi señor cerró las puertas,
  Bien salir los dos podeis.
  Arrojáos, sin que os sientan,
  Por este balcon. Ea, pues.

D. ALON.

  ¿Eso tenemos ahora,
  Inés? ¡Balconear, despues
  De una alacena!

INÉS.

                  Es forzoso.

MOSCAT.

  Y diga la tal Inés,
  ¿Es muy alto?

INÉS.

                Del segundo
  Cuarto no más. No aguardeis.

D. ALON.

  ¿Mas que me quiebro una pierna?
  Hombres que enamorais, ved,
  Si estos lances en quien ama
  Se dejan aborrecer,
  En quien no ama, ¿qué será?
  ¡Mal haya quien quiere bien!



JORNADA TERCERA.


ESCENA PRIMERA.

DOÑA BEATRIZ. — INÉS.

D.ª BEAT.

  ¿Qué dices?

INÉS.

              Digo que habiendo...

D.ª BEAT.

  ¡Ay Dios! ¿Cómo, Inés, ha sido?

INÉS.

  Los dos Luzbeles caido,
  Llegaron con mucho estruendo
  Unos hombres, pretendiendo
  Conocerlos; y despues
  Repararon (tanta es
  De amo y mozo la destreza)
  El uno con la cabeza
  Lo que el otro con los piés.

D.ª BEAT.

  ¿Quién, Inés, te lo contó?

INÉS.

  Relacion es de un criado
  Del galan de pié quebrado
  Cuanto he referido yo;
  Que como cojo partió
  Del salto del balcon, fuí
  A verle á su casa.

D.ª BEAT.

                     Y dí,
  ¿Quién le vulneró, ó le ha herido?

INÉS.

  Aqueso no se ha sabido.

D.ª BEAT.

  ¿Doliente, en fin, yace?

INÉS.

                           Sí.
  Pierna y cabeza llevó
  Quebradas; aunque ya está
  Mucho mejor.

D.ª BEAT.

               ¿Quedará
  Claudicante?

INÉS.

               ¿Qué sé yo
  Que es claudicante? ¡Que no
  Has de perder vicio tal!

D.ª BEAT.

  ¿Hay demencia? ¿Hay tosca igual?
  El claudicante no es
  Hombre de alternados piés,
  Sí el que ambula desigual.

INÉS.

  No sé lo que es, ni qué no;
  Solo sé, de temor llena,
  Que ha estado herido.

D.ª BEAT.

                        Su pena,
  ¡Ay de mí! padezco yo.
  Un hombre en mi cuarto entró,
  De mis ánsias informado,
  Resuelto y determinado:
  Accion fué que me obligó
  Al compas que me ofendió;
  Pues si ofensa el amor piensa
  Ser, la accion en mi defensa
  La construye obligacion:
  Luego compatibles son
  La obligacion y la ofensa.
  Vino mi padre; y aquí
  Trágica mi historia fuera,
  Si cortés no obedeciera
  Los preceptos que le dí.
  Por mí escondido, por mí
  Precipitado y caido,
  De otra mano quedó herido:
  Pues si iguales llego á ver
  Qué sentir y agradecer,
  ¿Cuál será lo preferido?

INÉS.

  Pues ¿qué pena es esta ahora?
  ¿Qué tienes, que triste estás?

D.ª BEAT.

  ¿Qué quieres que tenga más?

INÉS.

  No le gastes á la aurora
  Las blancas perlas ahora
  Que ha de echar ménos despues.

D.ª BEAT.

  ¡Ay, Inés mia! ¡Ay, Inés!
  Si tú guardarme quisieras
  Un secreto, tú supieras
  Mi tormento.

INÉS.

               Díle pues,
  Que aunque siempre en mi lugar
  San Secreto esclarecido
  Dia de trabajo ha sido,
  Le quiero canonizar
  Y hacer fiesta de guardar.

D.ª BEAT.

  Pues si eso ha de ser así,
  Yo he de fiarme de tí.
  A este galan caballero
  Agradecer, Inés, quiero
  Lo que ha pasado por mí;
  Pero no quisiera que él
  Sepa que lo siento yo,
  Porque ser piadosa hoy, no
  Es dejar de ser cruel.
  A mi obligacion fïel
  Y fiel á mi honor, que intente
  Saber dél mi fe consiente,
  No por él, sino por mí.

INÉS.

  Claro está que será así.
  (_Ap._ ¡Ay, señores! que ya siente.)

D.ª BEAT.

  Quisiera que te llegaras,
  Como que de tí salia,
  A visitarle, Inés mia,
  Y de su mal te informaras.

INÉS.

  ¿Y qué más?

D.ª BEAT.

              Que le llevaras
  Una banda, y le dijeras
  Que tú la ladrona eras
  Del favor.

INÉS.

             Está muy bien,
  Y haré este papel tan bien,
  Como tú misma le hicieras.
  Dame la banda, y verás
  Cuál mi chinelita anda.

D.ª BEAT.

  Yo voy, Inés, por la banda,
  Pero mira que jamás
  Nada á Leonor le dirás.

INÉS.

  Nada le diré á Leonor.

_(Vase Beatriz.)_


ESCENA II.

DOÑA LEONOR. — INÉS.

INÉS.

  ¡Victoria por el amor!

D.ª LEON.

  ¿De qué es el contento, Inés?

INÉS.

  Yo te lo diré despues...
  Pero primero es mejor,
  Que reviento (te prometo),
  Porque en Dios y mi conciencia
  Que hizo nuestra diligencia
  En Beatriz un grande efeto.

D.ª LEON.

  ¿Qué fué?

INÉS.

            Encargóme un secreto,
  Y fué haberme encomendado
  Que le cuente de contado:
  Claro es, pues cuando no fuera
  Por decirlo, lo dijera
  Por habérmelo encargado.
  De Beatriz la fantasía
  Ya Don Alonso rindió:
  En tal lenguaje la habló,
  Que á pesar de su porfía,
  Conmigo una banda envía.
  En fin, en fin ha de ser
  Mujer cualquiera mujer.
  Por la banda quiero ir...—
  Y aunque te lo he de decir
  Yo, tú no lo has de saber.

D.ª LEON.

  Digo que no lo sabré.

_(Vase Inés.)_


ESCENA III.

DON JUAN. — DOÑA LEONOR.

D. JUAN.

  Pues ya yo lo tengo oido:
  Con esto quedo advertido
  De cuán en vano esperé
  La firmeza de tu fe.
  Ahora veo que en amor
  Número hay; pues en rigor,
  Por no dejarte infeliz,
  Crece un afecto en Beatriz,
  Cuando ha faltado en Leonor.

D.ª LEON.

  Pues ¿en mí ha faltado? dí.

D. JUAN.

  En tí, Leonor, ha faltado;
  Que aunque he sufrido y callado
  Mis desdichas hasta aquí,
  Fué porque pensé hoy de tí
  Que averiguarlas pudiera,
  Sin que á tí te lo dijera;
  Mas siendo fuerza sentirlas,
  No muera yo sin decirlas,
  Ya que sin vengarlas muera.
  Don Alonso, por tu gusto,
  A hablar á Beatriz entró.
  Ni arguyo ni pruebo yo
  Si fué justo ó no fué justo.
  Por excusar su disgusto
  A costa de su opinion,
  Se arrojó por un balcon,
  Cuando yo en la calle estaba
  A esperar en qué paraba
  Su empeño. Fué en ocasion
  El bajar, que habian entrado
  Dos hombres en ella; y yo
  Me desvié, porque no
  Les diese el verme cuidado.
  Estando pues apartado,
  Las cuchilladas oí,
  Y á ellas al punto acudí;
  Y por presto que llegué,
  Ya los dos hombres no hallé,
  Y herido á mi amigo ví.
  Mira si de mis recelos
  Puede haber causa mayor,
  Pues en su fingido amor
  Ví mis verdaderos celos.
  Testigos hago á los cielos
  Del dolor que sentí allí.
  Quien acuchilla (¡ay de mí!)
  A quien sale de tu casa,
  Bien dice que en ella pasa
  Mi agravio. Por tí y por mí
  Disimular he querido,
  Como he dicho, hasta llegar
  (¡Ay Leonor!) á averiguar
  Quién ese galan ha sido:
  Y viendo que no he podido
  Y que son intentos vanos,
  Porque mis celos villanos
  No murmuren en mi mengua
  Quiero que diga la lengua
  Lo que no han hecho las manos.
  Quédate, ingrata, que no,
  Pues que ya me he declarado,
  Me has de ver desengañado.

D.ª LEON.

  ¿No tengo una hermana yo
  Que pueda ser causa?...

D. JUAN.

                          No,
  Que si tú hermana tuvieras
  De quien amores supieras,
  No culparla procuraras,
  Pues no era bien la acusaras
  Ni de burlas ni de véras.
  Y supuesto que has querido
  Fingirla un galan, infiero
  Que á tenerle verdadero,
  No se le dieras fingido.

D.ª LEON.

  Plegue al cielo...

D. JUAN.

                     No te pido
  Satisfacciones, Leonor.

D.ª LEON.

  Ni estas lo son, que es error,
  Cuando nunca te he ofendido.

D. JUAN.

  Pues que tú la causa has sido,
  Deja que muera mi amor.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Alonso.

ESCENA IV.

DON ALONSO, MOSCATEL.

MOSCAT.

  Señor, ¿qué tienes? ¿Qué es eso?
  ¿En qué piensas? ¿En qué tratas?
  ¿En qué discurres? ¿En qué
  Imaginas? Dí, ¿en qué andas?
  ¡Tú melancólico! ¡Tú
  Divertido! ¿Qué mudanza
  Es aquesta? ¿Tan válida
  Ha sido una cuchillada
  Contigo, tanto consigue
  Una herida, tanto alcanza
  Un balcon, que han acabado
  Contigo no hablar de chanza?

D. ALON.

  ¡Ay de mí! que no sé, no,
  Qué es lo que siento en el alma,
  Que es bien y parece mal,
  Que es gusto y parece ánsia.

MOSCAT.

  ¿Tú, señor, no me dijiste
  Que no era tan afectada,
  Como Don Juan te habia dicho?

D. ALON.

  Es verdad.

MOSCAT.

             ¿Tú no la alabas
  De hermosa?

D. ALON.

              Sí.

MOSCAT.

                  ¿Tú no sientes
  Que hombres en su calle haya
  Que acuchillen?

D. ALON.

                  No lo niego;
  Pero tal tengo la causa.

MOSCAT.

  Luego son celos.

D. ALON.

                   No son,
  Que no se me diera nada
  Que hubiera hombres, como dieran
  Celos, y no cuchilladas.
  Fuera de que si yo fuí
  A verla, fué por burlarla,
  De Don Juan apadrinado;
  Y fuera historia muy mala
  Haberme llevado á ser
  El burlado yo.

MOSCAT.

                 En la plaza
  Un toricantano un dia
  Entró á dar una lanzada,
  De un su amigo apadrinado.
  Airoso terció la capa,
  Galan requirió el sombrero,
  Y osado tomó la lanza
  Veinte pasos del toril.
  Salió un toro, y cara á cara
  Hácia el caballo se vino,
  Aunque pareció anca á anca,
  Porque el caballo y el toro,
  Murmurando á las espaldas
  Se echaron dos melecinas
  Con el cuerpo y con el asta.
  Cayó el caballero encima
  Del toro, sacó la espada
  El tal padrino, y por dar
  Al toro una cuchillada,
  A su ahijado se la dió;
  Y siendo de buena marca,
  Levantóse el caballero,
  Preguntando en voces altas:
  «¿Saben ustedes á quién
  Este hidalgo apadrinaba?
  ¿A mí, ó al toro?» Y ninguno
  Le supo decir palabra.
  Aplica ahora: apadrinado
  De Don Juan, fuiste á la casa
  De Beatriz, la suerte erraste,
  Y nadie á saber alcanza
  Si era Don Juan tu padrino,
  U de Beatriz.

D. ALON.

                Calla, calla.
  ¡Qué mal aplicado cuento!

MOSCAT.

  Bien ó mal, á Dios doy gracias
  De que ya no reñirás
  Mi amor; pues que ya en la danza
  Entras tambien.

D. ALON.

                  Si es así,
  Díme, ya que desta dama
  Esté un hombre enamorado,
  ¿De qué servicio es guardarla?

MOSCAT.

  Eso no, que no se pierde
  Tan presto una mala maña.

_(Llaman dentro.)_

D. ALON.

  Mira quién llama á esa puerta.

MOSCAT.

  ¿Quién es?


ESCENA V.

INÉS. — DON ALONSO, MOSCATEL.

INÉS.

             ¿Está tu amo en casa,
  Moscatel?

MOSCAT.

  (_Ap._    ¡Cielos! ¿qué miro?
  Inés es ésta.) ¡Ay ingrata!

  _(Hablan los dos junto á la puerta.)_

  ¡Viven los cielos, que vienes
  A verle!

INÉS.

           Pues ¿qué pensabas?
  (_Ap._ Quiero decir que es verdad,
  Porque lo que más me agrada
  Es dar celos de poquito.)
  Sí, que le importa á mi fama
  Que Don Alonso conozca
  Que sé cumplir mi palabra.

MOSCAT.

  ¡Bien honrado pundonor!

INÉS.

  Quita.

MOSCAT.

         No has de entrar.

INÉS.

                           Aparta.

D. ALON.

  ¿Quién habla contigo?

MOSCAT.

                        Nadie.

INÉS.

  Mientes, que álguien es quien habla.

D. ALON.

  Y muy álguien. ¡Inés mia!
  Una y mil veces me abraza.

INÉS.

  Mil veces te abrazo y una,
  Por pagarte en otras tantas.

_(Pellízcala Moscatel.)_

  ¡Ay!

D. ALON.

       ¿Qué es eso?

INÉS.

                    Dióme un golpe
  La guarnicion de tu daga.

D. ALON.

  No dudo que tu venida
  Sea á darme vida y alma;
  Que aunque tú con Moscatel
  Me respondiste enojada,
  En fin, sabes que te quiero,
  Y no has de ser siempre ingrata.

INÉS.

  Nunca lo fuí yo contigo;
  Que á la primera palabra
  Dije que á verte vendria.

D. ALON.

  ¡Pícaro! ¿Pues tú me engañas?

MOSCAT.

  ¿Yo, señor?

D. ALON.

              ¡Viven los cielos,
  Que he de matarte á patadas!

MOSCAT.

  _(Ap.)_ Cumplióse el refran; mas no,
  Que mandarme bailar falta.

INÉS.

  _(Ap.)_ En sabiendo á lo que vengo,
  Moscatel se desengaña.
  Duren los celos un poco.

MOSCAT.

  ¡Vive Dios! ¿De una picaña?...

INÉS.

  Pícaro, hablad con respeto:
  Mirad que soy vuestra ama.—
  A solas quisiera hablarte. _(A Don Alonso.)_

MOSCAT.

  _(Ap.)_ ¡A solas!

D. ALON.

                    Salte allá, y guarda
  Esa puerta.

MOSCAT.

  _(Ap.)_     ¡Yo la puerta!
  ¡Viven los cielos!

D. ALON.

                     ¿Qué hablas?

MOSCAT.

  Que soy leal, y no tengo
  De consentir tal infamia,
  Que por una picarona
  Exceso ninguno hagas,
  Y se aventure tu vida.

D. ALON.

  ¿De cuándo acá tanto guardas
  Mi salud? Salte allá fuera.

MOSCAT.

  No me saldré, si me matas;
  Que esto conviene á tu vida.

D. ALON.

  Nunca te he visto con tanta
  Lealtad.

MOSCAT.

           Guardéla otras veces
  Para esta ocasion.

D. ALON.

                     Ya basta.

_(Échale á empellones.)_


ESCENA VI.

DON ALONSO. — INÉS.

D. ALON.

  Ya estás sola: vuelve, Inés,
  A abrazarme.

INÉS.

               Aunque culpada
  Me has hecho en venir á verte,
  Por la opinion de mi ama
  Ha sido, no porque vengo,
  Como dije, por tu causa.

D. ALON.

  No sé qué quieras decirme.

INÉS.

  Dirélo en breves palabras.
  Beatriz, habiendo sabido
  Como hubo unas cuchilladas,
  De donde herido saliste,
  A la puerta de su casa;
  De tu herida condolida,
  De tu término obligada,
  Y de tu salud dudosa,
  Te envía toda esa banda.
  Favor es suyo, aunque ella
  Me mandó que no llegaras
  A saber que te la envía.
  Con esto, adios.

D. ALON.

                   Oye, aguarda.
  ¿Beatriz se acuerda de mí?
  ¿Beatriz siente mis desgracias?
  ¿Beatriz me envía favores?
  Novedad se me hace extraña.

INÉS.

  A mí no, porque en sabiendo
  Que era tu voluntad falsa,
  Supe que sería dichosa;
  Que por no acertar en nada,
  Más con nosotras merece
  Quien finge, que no quien ama.


ESCENA VII.

MOSCATEL. — DICHOS.

MOSCAT.

  _(Ap. al paño.)_ ¡Qué mal descansa un celoso!
  ¡Qué mal un triste descansa!
  Mis penas veré; que ménos
  Es verlas, que imaginarlas.

D. ALON.

  Inés bella, pues Beatriz
  Hoy de extremo á extremo pasa,
  Pase yo de extremo á extremo;
  Que aunque fineza no haga
  De enamorado, de noble
  La he de hacer. Aquí te aguarda
  A que la escriba un papel. _(Vase.)_

MOSCAT.

  (_Ap._ Él se entra en esotra cuadra:
  Descanse mi corazon.)
  Tigre fregatriz de Hircania,
  Vil cocodrilo de Egipto,
  Sierpe vil, leon de Albania,
  ¿Tendrá mi lengua razones,
  Tendrán mis labios palabras
  Para quejarse de tí?

INÉS.

  No.

MOSCAT.

      Pues si voces me faltan,
  Tenga mi mano licencia
  De darte de bofetadas
  Siquiera.

INÉS.

            No quiera hacer
  Tu mano tal; que ya bastan
  Las burlas, que todo ha sido
  Por sólo tomar venganza.
  Picon fué.

MOSCAT.

             Pues los picones
  Si juegan, muden baraja
  O truequen la suerte. Dame
  Los brazos.

INÉS.

              De buena gana.

_(Sale Don Alonso.)_

D. ALON.

  ¿Qué es esto?

INÉS.

                Esto es abrazar
  En mi tierra.

MOSCAT.

                Ha sido tanta
  La alegría de haber visto
  Que ya esa fiera se ablanda
  (La curiosidad perdona,
  Si he escuchado cuanto hablas),
  Que le dí á Inés este abrazo,
  En albricias de la banda.

D. ALON.

  Toma, Inés, este papel
  Que le has de dar á tu ama,
  Y para tí este diamante.

INÉS.

  Vivas edades más largas
  Que claro está que es el fénix
  Suegra mentira de Arabia.

_(Vase.)_

MOSCAT.

  Ea, hagamos, señor, cuentas,
  Que no he de quedar en casa.

D. ALON.

  ¿Por qué, Moscatel?

MOSCAT.

                      Porque
  Amo no quiero que ama,
  Y que no me acude á mí
  Por acudir á su dama.

D. ALON.

  ¡Bien el haberte sufrido
  Tantas locuras, me pagas!

MOSCAT.

  Esto ha de ser.


ESCENA VIII.

DON JUAN. — DON ALONSO, MOSCATEL.

D. JUAN.

                  ¿Qué ha de ser?

D. ALON.

  Irse quiere de mi casa.

D. JUAN.

  ¿Por qué, Moscatel?

MOSCAT.

                      Porque
  Ha hecho la mayor infamia,
  La mayor ruindad, mayor
  Bajeza, mayor...

D. JUAN.

                   Acaba,
  ¿Qué ha sido?

MOSCAT.

                Hase enamorado.
  Mira si tengo harta causa.

D. ALON.

  En esta locura ha dado,
  Por haber visto con cuánta
  Fineza sirvo á Beatriz
  Por vos.

D. JUAN.

           Al amor doy gracias
  Que ese cuidado dió fin,
  Y han cesado ya mis ánsias.

D. ALON.

  Pues ¿cómo de aquese empeño
  Libre estais?

D. JUAN.

                Como se acaba
  Hoy mi amor.

D. ALON.

               Pues ¿y Leonor?

D. JUAN.

  Leonor de mi pecho falta;
  Que como amor es fortuna,
  Sujeto vive á mudanzas.

D. ALON.

  Habeis de ir allá conmigo.

D. JUAN.

  Yo no he verla ni hablarla
  En mi vida.

D. ALON.

              Por Beatriz
  He de volver á su casa,
  Y á su calle á hablarla y verla
  Por la tarde y la mañana,
  Siendo yo el descalabrado,
  Y vos la cabeza sana;
  ¿Y no ireis?

D. JUAN.

               No, porque herida
  Más penetrante y tirana
  Son mis celos, porque son
  Mortal herida del alma.

D. ALON.

  Pues troquemos las heridas;
  Que yo primero tomara
  Sea mortal ó venial,
  Tener hoy descalabrada
  El alma, que la cabeza.
  Y esto bien claro se saca
  Del efecto, pues si curan
  En falso una herida, mata;
  Y á los celosos da vida
  Cualquier cura, aunque sea falsa.

D. JUAN.

  En fin, Don Alfonso, sea
  Con poca ó con mucha causa,
  No he de volver á poneros
  En la confusion pasada.

D. ALON.

  Ni por mí habeis de dejarlo,
  Que á mí no se me da nada.

D. JUAN.

  Por mí lo dejo y por vos,
  Porque vuestra herida basta.

D. ALON.

  De una herida no escarmientan
  Caballos de buena casta.

D. JUAN.

  Yo no he de volver allá,
  Ni á su calle, ni á su casa.

D. ALON.

  Pues cuando por vos no sea,
  Por ver si á saber se alcanza
  Quién me ha herido, he de volver.

D. JUAN.

  Cuando importe á vuestra fama,
  Desde acá fuera podremos
  Hacer diligencias várias.

D. ALON.

  Yo más pretendo, Don Juan,
  Buena opinion con las damas
  Que con los hombres; y no
  Es bien que mujer tan vana
  Como Beatriz, de mí piense...

D. JUAN.

  Yo sabré desengañarla
  De todo.

D. ALON.

           Don Juan, Don Juan,
  Hablemos verdades claras.
  Yo he de ir á ver á Beatriz.

MOSCAT.

  _(Ap.)_ ¡Hablara para mañana!
  Y dirá que miento yo.

D. JUAN.

  Si eso os importa, ¿qué os falta?
  Id vos muy en hora buena.

D. ALON.

  ¿Cómo, sin que las espaldas
  Me guardeis vos y Leonor?

D. JUAN.

  Yo no he de volver á hablarla.

D. ALON.

  Esto habeis de hacer por mí;
  Que no es cosa tan extraña,
  Por hacer tercio á un amigo,
  Volver á hablar una dama.

D. JUAN.

  Por vos, Don Alonso, haré
  Lo que en mi vida pensaba.
  Ahora bien, por vos iré,
  Mas mirad ántes que vaya,
  Que hay alacena.

D. ALON.

                   ¿Qué importa?

MOSCAT.

  Que hay balconazo.

D. ALON.

                     Que haya.

MOSCAT.

  Que hay cuchillada.

D. ALON.

                      Eso no:
  Fuera de que si amor traza
  Que por sola una mentira
  Me sucedan cosas tantas,
  Vengan ya, por ser verdades,
  Alacena y cuchilladas.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Calle.

ESCENA IX.

DON DIEGO, DON LUIS.

D. DIEGO.

  Ya sabeis la voluntad
  Con que siempre os he servido.

D. LUIS.

  Conozco vuestra amistad
  Y sé, Don Diego, que ha sido
  Con fineza y con verdad.

D. DIEGO.

  Pues no me tengais á exceso
  Una reprension.

D. LUIS.

                  No haré.

D. DIEGO.

  Aquel pasado suceso...

D. LUIS.

  ¿Quereisme decir que fué
  Locura? Yo lo confieso;
  Porque haber á un hombre herido,
  Que conmigo no ha tenido
  Lances de competidor,
  No trae disculpa mejor.
  Fuerza es remediarlo, pues
  Quien lleva ya en sus recelos
  Perdido el miedo á los celos,
  No se le tendrá despues.

D. DIEGO.

  Y ahora ¿qué habeis de hacer
  De lo que ya se trató?
  Pues es cierto que á saber
  Vuestros intentos llegó
  Don Pedro.

D. LUIS.

             ¿Qué hay que temer?
  Deshácese un casamiento,
  Siendo santo sacramento,
  Despues que se efectuó,
  ¿Y no le desharé yo,
  Sin efectuarle?


ESCENA X.

DON PEDRO. — DON DIEGO, DON LUIS.

D. PED.

  _(Ap.)_         Atento
  A este hielo que me abrasa,
  A este, que me hiela, ardor,
  A lo que en mi agravio pasa
  Y al respeto de mi honor,
  Tan tarde salgo de casa.
  A Don Luis pretendo hablar;
  Que mejor es acabar
  De una vez con mi recelo,
  Que no esperar que un mozuelo,
  Que es fábula del lugar,
  Se me atreva. Él viene aquí.
  ¡Cuánto de verle me alegro
  Galan y noble! Este sí.

D. DIEGO.

  Vuestro suegro viene allí.

D. LUIS.

  Pues huyamos de mi suegro.

D. PED.

  Señor Don Luis, informado
  De vuestros deudos he estado
  De que honrar habeis querido
  Mi casa; y agradecido,
  Como es justo, os he buscado
  Para mostrar cuánto estoy
  Ufano de merecer...

D. LUIS.

  Señor Don Pedro, yo soy
  El que las dichas de ayer
  Tiene por disculpas hoy.
  Confieso que me atreví
  A tanto empeño, y que fuí
  Venturoso en tanto empeño,
  Pues ser destas honras dueño
  Por lo ménos merecí.
  Pero fuí tan desdichado
  En estas dichas, señor,
  Que para tomar estado,
  Un nuevo empeño de honor
  Lo ha deshecho y lo ha estorbado.

D. PED.

  ¿De honor empeño (_Ap._ ¡Ay de mí!)
  Os retira desto?

D. LUIS.

                   Sí.

D. PED.

  Pues ¿cómo? ¿En qué (_Ap._ Estoy mortal.)
  Puede á Beatriz estar mal?

D. LUIS.

  Que no lo entendeis así;
  Que de vuestro enojo, no
  De mis disculpas ha sido
  El honor bien entendido.

D. PED.

  ¿De qué suerte?

D. LUIS.

                  Porque yo,
  Señor, habiendo sabido
  Que su Majestad (que el cielo
  Guarde por sol desta esfera,
  Por planeta deste suelo)
  Con su católico celo
  Sale aquesta primavera;
  Y sabiendo como hacía
  Gente un señor, de quien fuí
  Deudo por ventura mia;
  Que me honrase le pedí
  Con alguna compañía.
  Hámela dado: este ha sido
  El empeño que he tenido
  Para no tomar estado;
  Que el que es marido y soldado,
  No es soldado ó no es marido.
  Si yo volviere, señor,
  Entónces con más valor
  Me podeis hacer feliz;
  Porque hoy casar con Beatriz
  No le está bien á mi honor.

_(Vanse Don Luis y Don Diego.)_


ESCENA XI.

DON PEDRO.

  «¡Porque hoy casar con Beatriz
  No le está bien á mi honor!»
  ¡Válgame el cielo! ¿Qué ha sido
  Lo que he visto y lo que he oido?
  Poco siento (¡ay infeliz!)...
  —Pero afligirme es error:
  Si en aquel caso consiste
  Su honor, miente mi temor.
  ¿Que en fin, cuanto piense un triste,
  Siempre ha de ser lo peor?

_(Vase.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Pedro.

ESCENA XII.

BEATRIZ, INÉS.

D.ª BEAT.

  Inés, ¿cómo el papel tomaste?

INÉS.

                                Como
  Todo cuanto me dan, señora, tomo.

D.ª BEAT.

  ¡Sin duda le dirias
  Que de mi parte ibas!

INÉS.

                        Desconfías
  De mí sin causa, porque yo he callado
  Que era tuya la banda, y el recado
  Callé por tu respeto,
  Como suelo callar cualquier secreto.

D.ª BEAT.

  Pues Inés, ¿á qué efeto,
  Si es así, me has traido
  Papel?

INÉS.

  (_Ap._ ¡Vive el Señor, que me ha cogido!
  Mas yo me soltaré.) Que le trajera,
  Me dijo, y que si acaso hallar pudiera
  Ocasion, te le diese.
  Yo le tomé, porque de mí creyese
  Cuán de su parte estaba;
  Que puesto que una banda le llevaba
  Hurtada, que era tuya, bien crêria
  Que un papel, que es más fácil, te traeria.

D.ª BEAT.

  Esa satisfaccion algo me agrada.

INÉS.

  Aquesto es dar satisfaccion honrada.
  Leonor, señora, viene.

D.ª BEAT.

  Pues que el papel me vea no conviene.


ESCENA XIII.

DOÑA LEONOR. — DOÑA BEATRIZ, INÉS.

D.ª LEON.

  Bien pudiera yo ahora
  Decir con mayor causa (¿quién lo ignora?)
  «¿Qué idioma fué misivo el que en lineado
  Papel ocultas en tu manga ajado?»

D.ª BEAT.

  Y yo tambien pudiera
  Decir que en vano preguntarlo fuera:
  Pues quien saber no quiere
  Lo que quiero decir, saber no espere
  Lo que callarle quiero.

_(Retírase, quedándose oculta detras de una puerta.)_

D.ª LEON.

  Inés, ¿qué es esto?

INÉS.

                      Por hablarte muero.

D.ª LEON.

  Díme presto, ¿qué ha sido
  Este papel?

INÉS.

              ¡Qué poco te he debido!
  ¿No aguardaras siquiera
  A que sin preguntar te lo dijera?
  Que se me hace conciencia, te prometo,
  La pregunta llevar por un secreto.

_(Entreabre la puerta Doña Beatriz.)_

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_ Mal segura, escuchar desde aquí quiero
  Qué hablan las dos.

INÉS.

                      Fuí á verle, y lo primero
  Le dije que Beatriz me lo mandaba.

D.ª LEON.

  Bien hiciste.

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_       Y yo mal, pues me fiaba
  De quien con Leonor en chismes anda.

INÉS.

  Lo segundo, en su nombre dí la banda.

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_ ¡Ay infeliz! ¡Qué he oido!

D.ª LEON.

  En esa cuadra hay ruido.

INÉS.

  Don Juan es el que ha entrado.

D.ª LEON.

  Pues ¿cómo, si de aquí se fué enojado,
  Diciendo que en su vida no me habia
  De ver?

INÉS.

          ¿Que estés tan nueva todavía,
  Que no sepas que cuando está un amante
  Diciendo, más furioso y arrogante:
  «No he de volver á verte, ingrata bella»,
  Es cuando muere por volver á vella?

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_
  Ya que á escuchar mis penas he empezado,
  Acabe de escucharlas mi cuidado.


ESCENA XIV.

DON JUAN, DON ALONSO, MOSCATEL. — DOÑA LEONOR, INÉS; DOÑA BEATRIZ,
_oculta_.

D. JUAN.

  Pensarás que me han traido
  A verte, Leonor, y hablarte
  Mis celos, porque los celos
  (Perdona el civil lenguaje)
  Son ordinarios de amor,
  Que así llevan como traen.
  Pues no, Leonor, no he venido
  Para que me desengañes;
  Porque el desaire de amor
  Es hablar en el desaire.
  Con otra ocasion he vuelto
  A pisar estos umbrales,
  Porque nunca les faltó
  Ocasion á los pesares.
  Don Alonso, á quien tú hiciste
  De Beatriz fingido amante,
  Sucediéndole en tu casa
  Con desaire el primer lance;
  Pero atento á que no piensen
  De Beatriz las vanidades
  Que el no volver aquí es
  De escarmentado y cobarde,
  Me ha pedido que le traiga
  A verla. ¿Cómo negarle
  Puedo yo lo mismo á él,
  Que él no me negó á mí ántes?

D.ª LEON.

  En notable obligacion
  Le estais: forzoso es pagarle.

D. JUAN.

  Él viene, Leonor, á esto;
  Y porque en aquesta parte
  Nunca piensen mis desdichas,
  Nunca sospechen mis males,
  Nunca imaginen mis penas
  Que fué gana de buscarte,
  En la calle me estaré
  En tanto que á Beatriz hable,
  Y deste escrúpulo leve,
  Y desta materia fácil
  Desempeñe su opinion,
  Su crédito desengañe.—
  Don Alonso, entrad; y pues
  Ya el sol, helado cadáver,
  Agonizando entre sombras,
  De la noche en brazos yace,
  Hablad á Beatriz, y ved
  Que aquí Don Pedro no os halle.

D.ª LEON.

  Aguarda, Don Juan, espera.

D. JUAN.

  ¿Qué quieres, Leonor, que aguarde?

D.ª LEON.

  Disculpas.

D. JUAN.

             Serán en vano.

D.ª LEON.

  Desengaños.

D. JUAN.

              Son en balde.

_(Vase.)_

D.ª LEON.

  Tras él iré.—Don Alonso,
  Luégo vuelvo. Perdonadme,
  Que Don Juan está celoso,
  Y es fuerza desengañarle.

_(Vase.)_

D. ALON.

  ¿Mas que me voy sin hablar
  A Beatriz?

MOSCAT.

             No dirás ántes:
  ¿Mas que entramos en aprieto
  Al pasado semejante?

D. ALON.

  Inés, díme, ¿donde está,
  Para que en tanto la hable,
  Beatriz?


ESCENA XV.

DOÑA BEATRIZ. — DON ALONSO, MOSCATEL, INÉS.

D.ª BEAT.

           Aquí está Beatriz,
  Escuchando los ultrajes
  De una vil hermana, de un
  Falso amigo, de un infame
  Criado, una criada aleve,
  Y de un cauteloso amante.
  ¡Que entre Leonor y Don Juan,
  Inés y Moscatel, no halle,
  Si no consuelo á mis penas,
  Disculpa á mis disparates!
  Sólo en esta parte intento,
  Sólo quiero en esta parte,
  Como quejosa ofenderme,
  Como ofendida quejarme
  Del mayor de mis agravios,
  Y no el menor de mis males.
  ¿Tan pocas las partes son
  De mi hacienda y de mi sangre,
  Tan pocas de mi persona
  (Decirlo tengo) las partes
  Que hay, que si un hombre hubiera
  Que atrevido me mirase,
  Fuese, con fingido amor,
  Quererme á mí por burlarme?
  ¡A mí por...!

D. ALON.

                Beatriz hermosa,
  Si de tus pesares sales
  Tan airosa como ahora,
  Con pagar finezas tales,
  Fácil es el desengaño.

D.ª BEAT.

  ¿Cómo el desengaño es fácil,
  Cuando el quererme es por burla?

D. ALON.

  Si atiendes, con escucharme.
  Tal vez por burla se atreve
  Uno al mar, sin que presuma
  (Viéndole jardin de espuma,
  Viéndole selva de nieve)
  Que hay peligro en él; y en breve
  Selva y jardin con horror
  Le anegan; y así es amor:
  Luego en placer y pesar,
  Si no hay burlas con el mar,
  _No hay burlas con el amor_.
  Tal vez por burla ó ensayo
  Polvorista artificial
  Hace un rayo material,
  Y forja contra sí el rayo,
  Cuando con mortal desmayo
  Muere á su violento ardor.
  Rayo es amor en rigor
  Contra su artífice: luego,
  Si no hay burlas con el fuego,
  _No hay burlas con el amor_.
  Tal vez desnuda un amigo
  La espada para esgrimir
  Con otro, y le viene á herir
  Como si fuera enemigo.
  Su destreza es su castigo;
  Y así, usar della es error.
  Espada amor en rigor
  Es: luego desenvainada,
  Si no hay burlas con la espada,
  _No hay burlas con el amor_.
  Tal vez por burla, mirando
  Doméstica y mansa ya
  Una fiera, un hombre está
  Con ella, Beatriz, jugando.
  Cuando más la halaga blando,
  Volver suele á su furor.
  Fiera es amor en rigor:
  Luego si, ya lisonjera,
  No hay burlas con una fiera,
  _No hay burlas con el amor_.
  Por burla al mar me entregué,
  Por burla el rayo encendí,
  Con blanca espada esgrimí,
  Con brava fiera jugué;
  Y así, en el mar me anegué,
  Del rayo sentí el ardor,
  De acero y fiera el furor:
  Luego si saben matar
  Fiera, acero, rayo y mar,
  _No hay burlas con el amor_.

D.ª BEAT.

  A ese argumento...


ESCENA XVI.

DOÑA LEONOR, _alborotada_. — DOÑA BEATRIZ, INÉS, MOSCATEL.

D.ª LEON.

                     ¡Ay de mí!
  Huyendo salió á la calle
  Don Juan: y miéntras le daba
  Voces, ví entrar á mi padre.
  Esconder importa ahora...

D.ª BEAT.

  No, Leonor, porque ya es tarde...

D.ª LEON.

  A Don Alonso...

D.ª BEAT.

                  Que hoy
  Ha de saber cuanto pase,
  Mi padre, aquí, y tus engaños
  Se han de saber.

D.ª LEON.

                   Cuando trates
  Tú decirlo, yo sabré
  Culparte á tí y disculparme.
  Y así, puesto que las dos
  Corremos el riesgo iguales,
  Iguales, Beatriz, busquemos
  El remedio.

D.ª BEAT.

              Por mostrarte
  A proceder bien, lo haré;
  Que es fuerza estar de tu parte.

MOSCAT.

  Alacena como iglesia
  Pido.

D. ALON.

        Eso no haré yo, que ántes...

INÉS.

  Él entra ya.

D.ª BEAT.

               Este aposento
  Hoy de su vista te guarde.

MOSCAT.

  Y á mí me guarde tambien.

D. ALON.

  _(Ap.)_ ¡Qué pesados son los lances
  De amor hijo de familias!

MOSCAT.

  Inés, avisa en la calle
  Que ya estamos escondidos:
  Que haya quien nos descalabre.

_(Escóndense los dos.)_


ESCENA XVII.

DON PEDRO. — DOÑA BEATRIZ, DOÑA LEONOR, INÉS; DON ALONSO Y MOSCATEL,
_ocultos_.

D. PED.

  ¡Tan tarde, y no han encendido!
  Haz tú que unas luces saquen.

INÉS.

  Ya las tengo prevenidas.

D. PED.

  _(Ap.)_ ¡En mi cara tal desaire!
  ¡A mis ojos tal afrenta!
  Cielos piadosos, ó dadme
  Paciencia, ó dadme la muerte.

D.ª BEAT.

  Señor, ¿qué tienes?

D.ª LEON.

                      ¿Qué traes?

D. PED.

  Tengo honor, y traigo agravios...
  Aunque miento en esta parte;
  Que yo no soy quien los traigo:
  Ellos vienen á buscarme
  Dentro de mi casa misma.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_ ¡Ay de mí! todo se sabe.

D.ª BEAT.

  Pues ¿no me dirás, señor,
  De qué esos extremos nacen?

D. PED.

  De tus locuras, Beatriz;
  Que ya es fuerza declararme,
  Viendo que por tí se atreve
  Hoy un mozuelo arrogante
  Al honor de aquesta casa.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_ Ya no hay cosa que no alcance.

D.ª BEAT.

  ¿Yo, señor?

MOSCAT.

  _(Ap. al paño.)_ Malo va esto.

D. PED.

  Sí, pues por tí Don Luis hace
  Desprecios della y de mí.

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_ Convaleciendo va el lance.

D.ª LEON.

  _(Ap.)_ Eso sí, cobre mi aliento.


ESCENA XVIII.

DON JUAN. — DON PEDRO, DOÑA BEATRIZ, DOÑA LEONOR, INÉS; DON ALONSO Y
MOSCATEL, _ocultos_.

D. JUAN.

  (_Ap._ Un caso bien puede errarse
  De una vez; pero de dos
  La una, no le yerra nadie.
  No he de esperar á que cierren
  Las puertas, y despues baje
  Por el balcon Don Alonso:
  Remediarlo pienso ántes.)
  Señor Don Pedro, si en vos
  Hoy la amistad de mis padres
  Hereda la obligacion
  De mi casa y de mi sangre...

D.ª LEON.

  _(Ap.)_ ¿Qué es lo que intenta Don Juan?

D.ª BEAT.

  _(Ap.)_ Muerta estoy hasta escucharle.

D. JUAN.

  Os obliga en un aprieto
  A valerme y ampararme.
  De vuestra casa á las puertas
  Me ha sucedido un desaire
  Con tres hombres, y me importa
  No volver solo á buscarles.
  Muy bien sé que puedo á vos
  Atreverme y declararme,
  Porque sé que es vuestro pecho
  El Etna, que dentro arde,
  Aunque cubierto de nieve.

D. PED.

  No paseis más adelante;
  Que ya sé que es ley precisa
  De mi honor y de mi sangre
  En esta edad, no dejar
  A hombre que de mí se vale.
  Vamos.

D. JUAN.

         En fin, sois quien sois.—
  En llevando yo á tu padre,
  Leonor, echa á Don Alonso. _(Ap. á ella.)_

D. ALON.

  _(Ap. asomándose á la puerta del cuarto donde entró.)_
  Estos son los que matarme
  Quisieron. No me está bien
  Ir con ellos ni quedarme.

D. PED.

  Esperad, pues ya es de noche,
  Que de aquesta sala saque
  Un broquel, prenda olvidada
  De mi mocedad.

D. JUAN.

                 Sacadle
  Presto.

_(Don Pedro entra en el cuarto donde está Don Alonso.)_

D.ª BEAT.

          Él se ha empeñado más,
  Por donde pensó librarse.

D. PED.

  _(Dentro.)_ ¿Quién está aquí dentro?

D. ALON.

  _(Dentro.)_                           Un hombre.

_(Salen del cuarto Don Pedro, Don Alonso y Moscatel.)_

MOSCAT.

  Dice bien, porque no es nadie
  El otro que está con él.

D. PED.

  Don Juan, pues que yo á ayudarte
  Iba contra tu enemigo,
  Obligacion es más grande
  El ayudarme tú á mí,
  Cuando la causa es más grave.
  Este hombre ofende mi honor,
  Y á mí me importa matarle.

D. ALON.

  Don Juan, en tan grande empeño
  La obligacion tuya sabes.
  Mi vida y la destas damas
  Es preciso que yo ampare.

D.ª LEON.

  ¡Ay de mí!

D.ª BEAT.

             ¡Infelice soy!

D. JUAN.

  _(Ap.)_ ¿Quién vió empeño semejante?

D. PED.

  _(A Don Juan.)_ ¿Te suspendes?

D. ALON.

  _(A Don Juan.)_                ¿Ahora dudas?

D. PED.

  Mas soy bastante á vengarme
  Sin tí.

_(Riñen, y Don Juan se pone en medio.)_

D. JUAN.

          Tente, Don Alonso.—
  Tente, señor.

D. PED.

                Pues ¿tú paces
  Pones?

D. ALON.

         Pues ¿tú contra mí
  Tan viles extremos haces?


ESCENA XIX.

DON LUIS, DON DIEGO. — DICHOS.

D. LUIS.

  _(Dentro.)_ Cuchilladas hay en casa
  De Don Pedro.

D. DIEGO.

  _(Dentro.)_   Más no aguardes.
  Entremos, Don Luis.

D. LUIS.

  _(Dentro.)_         Tenéos.

D. PED.

  Gente viene.

D. ALON.

               ¡Duro trance!

_(Salen Don Luis y Don Diego.)_

D. LUIS.

  ¿Qué es esto?

D. PED.

                Esto es, Don Luis,
  Satisfacer el ultraje
  Que te oí; pues si no está
  Bien á tu honor el casarte
  Con Beatriz, al mio está bien
  Satisfacer y vengarme.

D. LUIS.

  Ahí verás que no sin causa
  Traté yo de disculparme,
  Quizá por haber tenido
  Algun empeño en la calle.

D. ALON.

  Sin duda, que tú me heriste.

D. LUIS.

  Es verdad.

D. ALON.

             Yo he de vengarme.

D. JUAN.

  Pues quiere el cielo que así
  Hoy mis celos desengañe,
  Viva Leonor en mi pecho:
  Ya es forzoso que la guarde
  Contra tí.

D. PED.

             Don Juan, Don Juan,
  En aquesta casa nadie
  Ha de defender mis hijas,
  Sino quien con ellas case.

D. ALON.

  Esa palabra te tomo.

D. JUAN.

  Pues el remedio es tan fácil,
  Yo soy de Leonor.

D. ALON.

                    Y yo
  De Beatriz.

D. PED.

              Fuerza es que calle;
  Que ya sucedido el daño,
  Nada puede remediarse.

MOSCAT.

  En fin, el hombre más libre,
  De las burlas de amor sale
  Herido, cojo, y casado,
  Que es el mayor de sus males.

INÉS.

  En fin, la mujer más loca,
  Más vana y más arrogante,
  De las burlas del amor,
  Contra gusto suyo sale
  Enamorada, y rendida,
  Que es lo peor.

MOSCAT.

                  Inés, dame
  Esa mano: si ha de ser,
  No lo pensemos, y acaben
  Burlas de amor, que son véras.

D. ALON.

  No se burle con él nadie,
  Sino escarmentad en mí.
  Todos del amor se guarden,
  Y perdonad al poeta,
  Que humilde á esas plantas yace.



MAÑANAS DE ABRIL Y MAYO.



PERSONAS.


  DON JUAN.
  DON PEDRO.
  DON HIPÓLITO.
  DON LUIS.
  ARCEO, _gracioso_.
  PERNÍA, _escudero vejete_.
  DOÑA CLARA.
  DOÑA ANA.
  DOÑA LUCÍA, _dueña_.
  INÉS, _criada_.


La escena pasa en Madrid.



JORNADA PRIMERA.


Sala en casa de Don Pedro.

ESCENA PRIMERA.

DON JUAN _embozado_; ARCEO, _con una luz en un candelero_.

ARCEO.

  Ya he dicho que no está en casa
  Mi señor, y es, caballero
  O fantasma, ó lo que sois,
  En vano esperarle, puesto
  Que no sé á qué hora vendrá
  A acostarse.

D. JUAN.

               Yo no puedo
  Irme de aquí sin hablarle.

ARCEO.

  Pues en el portal, sospecho
  Que estareis mucho mejor.

D. JUAN.

  Mejor estaré aquí dentro.

ARCEO.

  Muerto de capa y espada,
  Que tan pesado y tan necio
  Has dado en andar tras mí
  Rebozado y encubierto,
  Agradécele al Señor
  Que te tengo mucho miedo;
  Que si no, yo te pusiera
  A cuchilladas muy presto
  En la calle.

D. JUAN.

               No lo dudo;
  Mas no os turbeis: de paz vengo.
  De Don Pedro soy amigo,
  Sosegaos...

ARCEO.

              ¡Lindo sosiego!

D. JUAN.

  Y sentaos aquí.

ARCEO.

                  Yo estoy
  En mi casa, y si yo quiero
  Me sentaré.

D. JUAN.

              Pues estad
  Como quisiéredes.

ARCEO.

                    Cierto
  Que sois fantasma apacible
  Y que teneis mil respetos
  Del Convidado de piedra.

D. JUAN.

  Decidme, ¿qué hace Don Pedro
  Fuera de casa á estas horas?
  ¿Diviértele amor ó juego?

ARCEO.

  Juego ó amor le divierte.

D. JUAN.

  Todo es uno, á lo que pienso,
  Pues amor y juego, en fin,
  Son de la fortuna imperios.
  ¿Anda de ganancia ahora?

ARCEO.

  Yo de pérdida me veo.

D. JUAN.

  ¿Está desfavorecido?

ARCEO.

  No lo sé.

D. JUAN.

            ¿Pues sus secretos
  No fía de vos?

ARCEO.

                 No fía,
  Sino presta algunos dellos.
  (_Ap._ ¿No bastaba entremetido
  Sino pregunton?)


ESCENA II.

DON PEDRO. — DON JUAN, ARCEO.

D. PED.

                   ¿Qué es esto?

ARCEO.

  _(A D. Juan.)_ Esperad en hora mala
  En la calle ó el infierno,
  Si no quereis...

D. PED.

                   Díme, loco,
  ¿Qué ha sido?

ARCEO.

                Vienes á tiempo;
  Que si un poco más tardaras,
  A ese embozado, sospecho
  Que le echo por la ventana
  Tan alto, que deste vuelo,
  Ya que no siete-durmiente,
  Uno-volante, primero
  Que volviera, se mudaran
  Los trajes y los dineros,
  Y se hablaran otras lenguas.

D. PED.

  ¿Quién es?

ARCEO.

             No lo sé; mas pienso
  Que es algun hombre casado
  Que viene á verte encubierto,
  Pues no se ha dejado ver
  La cara.

D. PED.

           Pues, caballero,
  ¿A quién buscais así?

D. JUAN.

                        A vos.

D. PED.

  Decid, ¿qué quereis?

D. JUAN.

                       Dirélo
  En quedando solos.

ARCEO.

                     ¿Ves,
  Si digo bien?

D. PED.

                Majadero,
  Salte allá fuera.

ARCEO.

                    En buen hora.
  (_Ap._ Porque aunque ir á parlar tengo
  Con Doña Lucía, la dueña
  De mi vecina, más quiero
  Ser hoy criado que amante,
  Y he de estarme aquí, por serlo,
  Escuchando cuanto digan.)

_(Vase.)_


ESCENA III.

DON JUAN, DON PEDRO.

D. PED.

  Ya estoy solo, y sólo espero
  Que me digais, qué quereis.

D. JUAN.

  Cerrad la puerta.

D. PED.

                    Suspenso
  Me teneis. Ya está cerrada.

D. JUAN.

  _(Desembózase.)_
  Pues ahora, á esos piés puesto,
  Me dad, Don Pedro, los brazos.

D. PED.

  ¡Don Juan, amigo! ¿Qué es esto?
  ¿Cómo os atreveis á entrar
  Así en Madrid, sin que el riesgo
  De vuestra vida mireis?

D. JUAN.

  Como la muerte no temo:
  Así no guardo la vida;
  Que ya, de tratarlas, tengo
  Con la compañía perdido
  A mis desdichas el miedo.
  Ya sabeis (como quien fué
  Por la vecindad, tercero
  De mi desdichado amor)
  Aquel venturoso tiempo
  Que amé á Doña Ana de Lara,
  Cuyo divino sujeto
  Se coronó de hermosura,
  Se laureó de entendimiento.
  Ufano con mi esperanza,
  Y con su favor soberbio,
  Viví. En esto no me alabo,
  Antes me desluzco en esto;
  Que en materias de favores
  Es tan desdichado el premio.
  Que es el que los goza más,
  El que los merece ménos.
  Ya sabeis que viento en popa
  Este amor, este deseo,
  En el mar de la fortuna
  Tuvo de su parte al cielo,
  Hasta que, alterado el mar,
  El bajel del pensamiento
  En piélagos de desdichas
  Corrió tormenta de celos.
  Una noche... Ciegamente
  Lo que vos sabeis os cuento;
  Pero dejad que lo diga,
  Ya que es el pesar tan necio,
  Que repetirle el dolor
  Es repetirle el consuelo.
  Una noche pues salí
  De su casa yo, creyendo
  Que para mí solo estaba
  El falso postigo abierto
  De un jardin, cuando, llegando
  A abrirle (¡ay Dios!) por de dentro,
  Hácia la parte de afuera
  Torcer otra llave siento.
  Suspendo la accion, y á un lado
  Me retiro, por si puedo
  Mis celos averiguar,
  Si es que han menester los celos,
  Para estar averiguados,
  Más diligencia que serlo.
  Entreabrieron el postigo,
  Y á la poca luz que dieron
  Las estrellas en la calle,
  Entrar solo un hombre veo
  Que sin luz y sin razon,
  Andaba dos veces ciego.
  Bien le pudiera matar
  A mi salvo entónces; pero
  Quise apurar la malicia
  A mis desdichas, y quedo
  Me estuve un rato. ¡Mal haya
  Tan curioso sufrimiento!
  Él, tentando las paredes
  (Que no estaba, no, tan diestro
  Como yo en ellas, que habia
  Estudiádolas más tiempo),
  Llegó á tropezar en mí;
  Y desalumbrado, viendo
  Que habia gente en el portal,
  Dijo atrevido y resuelto:
  «No puede haber aquí nadie,
  Que matarlo ó conocerlo
  No me importe: otro no tenga
  Las dichas que yo no tengo».
  No sé qué le respondí,
  Y los dos con un esfuerzo
  Hasta la calle salimos,
  Donde los dos cuerpo á cuerpo
  Reñimos, hasta que igual
  Partió la fortuna el duelo
  Entre los dos (¡ay de mí!);
  Pues á quien me dió primero
  Celos, le dí yo la muerte,
  Como quien dice: «Hoy intento
  Que sea paz de nuestra lid,
  O morir, ó tener celos;»
  Y dándome lo peor,
  Quedé celoso, y él muerto.
  Al ruido de las espadas
  Llegó la justicia luégo,
  Y yo, apelando á los piés
  De la ejecucion que hicieron
  Las manos, me puse en salvo;
  Mas no tanto, que cogiendo
  Un criado, que esperaba
  Con un rocin en el puesto,
  No dijese á la justicia
  Quién era. Sólo por esto
  Son señores los señores,
  Que al fin se sirven de buenos.
  Con esta declaracion
  Me ausenté; mas no pudiendo
  Vivir ausente y celoso,
  Desta manera me he vuelto
  A Madrid, y confiado
  En vuestra amistad, me atrevo
  A venirme á vuestra casa;
  Y escarmentado en efecto
  De la lengua de un criado,
  Me he recatado del vuestro.
  Aquí estaré algunos dias,
  Sólo hasta saber si puedo
  Ver á Doña Ana, por quien
  Tantas desdichas padezco;
  Que aunque es verdad que ofendido
  Estoy, la estimo y la quiero
  Tanto, que sólo á quejarme
  Hoy á la corte me vuelvo,
  Por ver si acaso (¡ay de mí!)
  Se disculpa; que si llego
  (Hablándola alguna noche,
  Siendo vos sólo el tercero)
  A oir satisfaccion (que ántes
  Que ella la diga, la creo),
  Me iré á Flándes, consolado
  De que sus disculpas llevo,
  Que haciendo amistades, sean
  Camaradas de mis celos.
  Porque así estaré seguro,
  Que ni el pesar ni el contento
  Me maten: bien como aquel
  Que está herido de un veneno,
  Y otro veneno le cura;
  Que este es el último extremo
  De un hombre celoso, pues
  No puede, ni yo lo creo,
  Hacer de su parte más
  Que decir: «Quejoso vengo
  A creer cuanto digais;
  Y pues que vivir no puedo,
  Hacer que muera del gozo,
  Si he de morir del tormento.»

D. PED.

  En dos empeños me pone
  La merced que me habeis hecho
  De valeros desta casa
  Y de mí, y es el primero
  El ampararos en ella;
  Y así cortésmente ofrezco
  Casa, hacienda, honor y vida,
  Don Juan, al servicio vuestro.
  El segundo es ayudaros
  En vuestro amor. Para esto
  Y para todo, es forzoso
  (Supuesto que él ha de veros)
  Fiaros dese criado;
  Que aunque ha poco que le tengo,
  Tengo dél satisfaccion.
  No hablo ahora en vuestro pleito;
  Que ya sabeis que un Don Luis
  De Medrano, que era deudo
  Del muerto, es quien se ha mostrado
  Parte.

D. JUAN.

         Ya nos conocemos
  Los dos.

D. PED.

           Pues esto dejado
  (Porque en efecto no quiero
  Hablaros en penas hoy),
  De Doña Ana lo que puedo
  Deciros es que ni el rostro
  La he visto desde el suceso
  Desa noche, ni en ventana,
  Ni en iglesia, ni en paseo
  De Prado y calle Mayor;
  Que es mucho para mí, siendo,
  Como soy, vecino suyo.

D. JUAN.

  Fineza es, Don Pedro. Pero
  ¿Quién puede á mí asegurarme
  Que es por mí, y no por el muerto
  Ese luto que ha vestido
  Su hermosura?

D. PED.

                Mas ¡qué presto
  A lo que le está peor
  Discurre el entendimiento!

D. JUAN.

  ¿Qué quereis? Es más honrado
  El mal que el bien.

D. PED.

                      No lo entiendo.

D. JUAN.

  Yo sí, pues dudo del bien
  Cuanto dice, y del mal creo
  Cuanto imagina; y mirad
  Cuál es más honrado, puesto
  Que uno siempre está tratando
  Verdad, y otro está mintiendo.
  Pero lo que de la noche
  Restaba al nocturno velo
  Se ha desvanecido ya,
  De la hermosa luz huyendo
  Del sol. Recogeos, y haced
  Del dia noche.

D. PED.

                 No puedo,
  Porque tengo á aquestas horas
  Que hacer, y ántes agradezco
  Haberme hallado vestido.

D. JUAN.

  Desvelado galanteo
  Teneis, pues os recogeis
  Tan tarde y volveis tan presto.

D. PED.

  Ando por averiguar,
  Don Juan amigo, unos celos,
  Por dejar desengañada
  Una pretension que tengo;
  Y he de ir al Parque, porque
  Su apacible sitio ameno
  De las flores y las damas
  Es el cortesano imperio
  Estas _mañanas de Abril_
  _Y Mayo_, y he de ir siguiendo
  Esta dama. Vos podeis
  Descansar en tanto.—Arceo.


ESCENA IV.

ARCEO. — DON JUAN, DON PEDRO.

ARCEO.

  Señor.

D. PED.

         Haz que luego al punto
  Se haga en aqueste aposento
  Una cama, y esto sea
  Con recato y con silencio;
  Que importa que nadie sepa
  Que al señor Don Juan tenemos
  En casa: y de tí lo fío
  Solamente.—Adios.

_(Vase.)_

ARCEO.

                    Tú has hecho
  Conmigo lo que se suele
  Con los galeotes; y es cierto,
  Pues dellos nada hay seguro
  Sino lo que se fía dellos.

D. JUAN.

  Yo me recaté de vos,
  Arceo, hasta conoceros.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Calle.

ESCENA V.

DOÑA CLARA É INÉS, _con mantos y sombreros_.

INÉS.

  ¿En fin, has dado en que has de ir
  Al Parque?

D.ª CLAR.

             ¿Quieres saber
  Si puede dejar de ser,
  Inés? Pues has de advertir
  Que me ha dicho que no vaya
  A él Don Hipólito; y creo
  Que fué alentar mi deseo
  Para que más presto le haya;
  Pues si ayer, cuando me habló,
  Que viniera me dijera,
  Presumo que no viniera;
  Y sólo porque llegó
  A persuadirse que habia
  De obedecerle, me ha dado
  Tal gana, que he madrugado
  Dos horas ántes del dia.

INÉS.

  No es en nosotras hoy nueva
  Esa culpa, ese pecado;
  Que pecar en lo vedado
  Es el patrimonio de Eva.
  Pero no sé lo que diga
  Deste amor, deste deseo
  De los dos, porque no creo
  Lo que á los dos os obliga.
  Don Hipólito es un hombre,
  Por loco y por maldiciente
  Conocido de la gente
  Más que por su propio nombre;
  Tú (perdona que lo diga),
  Mujer, en justo ó injusto
  Muy amiga de tu gusto,
  De tu libertad amiga.
  Él á todos quiso bien,
  Tú á todos quisiste mal:
  Díme, ¿amor tan desigual,
  Cómo ha de parar en bien?

D.ª CLAR.

  Pensarás que me he enojado,
  Inés, por haberme dicho
  Su capricho y mi capricho,
  Y ántes gran gusto me has dado;
  Porque no hay para mí cosa
  Como hombres de extraños modos;
  Y que al fin me tengan todos
  Por vana y por caprichosa.
  ¡Qué! ¿quisieras que estuviera
  Muy firme yo y muy constante,
  Sujeta sólo á un amante,
  Que mil desaires me hiciera
  Porque se viera querido?
  Eso no: el que he de querer,
  Con sobresalto ha de ser,
  Miéntras que no es mi marido.
  Y así por dársele hoy
  A Don Hipólito, quiero
  Ir al Parque, donde espero,
  Porque disfrazada voy,
  Pasear, hablar, reir,
  Preguntar y responder,
  Ser vista en efecto y ver;
  Porque no se ha de admitir
  Al amante más fïel
  Por el gusto que ha de dar...

INÉS.

  Pues ¿por qué?

D.ª CLAR.

                 Por el pesar
  Que yo le he de dar á él.

INÉS.

  Y tienes mucha razon;
  Con lo cual hemos llegado
  A la calle, que fué prado,
  En virtud del azadon.

D.ª CLAR.

  Pues bajemos por aquí
  A la de Álamos, que es
  Arrendajo del Pajés.

INÉS.

  Parece que cantan.

D.ª CLAR.

                     Sí.

_(Cantan dentro.)_

  _Mañanicas floridas_
  _De Abril y Mayo,_
  _Despertad á mi niña,_
  _No duerma tanto._

       *       *       *       *       *


Parque del palacio de Madrid.

ESCENA VI.

DON LUIS, DON HIPÓLITO.

D. LUIS.

  Sólo haceros compañía,
  Don Hipólito, pudiera
  Vencer de mi pena fiera
  La grave melancolía.

D. HIPÓL.

  Por divertiros yo á vos
  De vuestro primo en la muerte,
  Os traigo de aquesta suerte
  Al Parque, donde los dos
  Divirtamos la mañana.

D. LUIS.

  Más hermoso el sol parece,
  Porque embozado amanece
  Entre nubes de oro y grana.

D. HIPÓL.

  Desde aquí podemos ver
  La gente que va bajando.
  ¡Qué tierno va enamorando
  Don Sancho allí á la mujer
  De aquel letrado, su amigo!

D. LUIS.

  Que es amistad, no se ignore,
  Porque otro no la enamore.

D. HIPÓL.

  A un pleito está aquí, y yo digo
  Que parecer tomará
  De los dos, pues le conviene
  Verla á ella por el que tiene,
  Como á él por el que dará.

D. LUIS.

  Maldiciente estais. ¿Que no
  Os reduzca yo?

D. HIPÓL.

                 Advertid
  Que no hay hombre hoy en Madrid
  De mejor lengua que yo.
  Aquella ¿no es Flora?

D. LUIS.

                        Sí.

D. HIPÓL.

  Harto es que á fiesta de á pié
  Haya venido.

D. LUIS.

               ¿Por qué?

D. HIPÓL.

  Porque en mi vida la ví
  Sino en coche. Por aquesta
  Fué por quien se ha presumido
  Que le dijo á su marido:
  «Con lo que la casa cuesta
  De alquiler, echemos coche.»
  Y volviéndola á decir:
  «¿Pues dónde hemos de vivir
  Y estar el dia y la noche?»
  Dijo: «Si el coche tuviera,
  Sin casa vivir podia,
  En el coche todo el dia,
  Y de noche en la cochera.»

D. LUIS.

  Eso es como lo que pasa
  A Doña Clara de Ovalle;
  Pues viviendo hácia la calle,
  La sobra toda la casa.

D. HIPÓL.

  Es verdad; y cierto dia,
  Cumpliendo el plazo, el casero
  Vino á pedirle el dinero
  De la casa en que vivia.
  Y ella dijo: «¿Hay tal traicion?
  ¿Esta desvergüenza pasa?
  Aunque yo alquilo la casa,
  No vivo sino el balcon.»

D. LUIS.

  ¡Qué diera porque os oyera!

D. HIPÓL.

  Por eso no lo oirá, no;
  Que anoche la dije yo
  Que de casa no saliera.


ESCENA VII.

DOÑA CLARA, INÉS. — DON LUIS, DON HIPÓLITO.

D.ª CLAR.

  Mejor mañana no ví
  En mi vida.

INÉS.

              Ni yo, á fe.
  Pero tápate.

D.ª CLAR.

               ¿Por qué?

INÉS.

  Don Hipólito está allí.

D. LUIS.

  ¿Habeis visto en vuestra vida
  Mujer más airosa?

D. HIPÓL.

                    No,
  Ni al Parque jamás salió
  Más aseada y bien prendida.

D. LUIS.

  Pues la donada, por Dios,
  Que no es muy mala.

D. HIPÓL.

                      Embistamos
  Esta empresa, pues estamos
  En el campo dos á dos.

INÉS.

  _(Ap. á su ama.)_ Don Hipólito y Don Luis
  Llegan á hablarnos.

D.ª CLAR.

                      Repara
  En que de ninguna suerte
  Respondas una palabra;
  Que no quiero que los dos
  Me conozcan.

INÉS.

               Si tapadas
  Estamos, y en este traje,
  Que es en el que todas andan,
  ¿Cómo te han de conocer?

D.ª CLAR.

  Si le respondo, en el habla;
  Que persuadirse que puede
  Estar segura una dama
  Solamente con taparse,
  Es bueno para la farsa,
  Mas no para sucedido.

D. HIPÓL.

  _(A Doña Clara.)_ Señora Doña tapada,
  Que á honrar el festin alegre
  Que hoy la primavera traza
  En este verde salon
  (Donde vivas flores danzan
  Al són del agua en las piedras
  Y al són del viento en las ramas)
  De rebozo habeis venido,
  Dad licencia cortesana
  A un hombre para que os diga
  Que ha sido accion excusada
  Madrugar tanto, supuesto
  Que árbitro del sol y el alba
  Esa negra sutil nube
  Trae consigo la mañana;
  Y á cualquier hora que vos
  Descubriérades la llama,
  Amaneciera, y tuviera
  Luz el dia, aliento el aura.
  ¿No me respondeis? ¡Por señas
  Me hablais! No me desagrada.
  ¿Ni áun para pedir no hablais?
  ¿No? Pues sois la mejor dama
  Que he visto en toda mi vida.
  Albricias me pide el alma
  De que me ha deparado una
  Mujer que no pide, y calla.

D. LUIS.

  _(A Inés.)_ ¿Y vos tambien profesais
  La religion cartujana?
  ¡Linda cosa! ¡Vive Dios,
  Que ha dos mil años que andaba
  Buscándôs! Mas que seais
  Tuerta, zurda, coja ó manca,
  Pedigüeña, melindrosa,
  Contrahecha, roma ó calva,
  Desde aquí por vos me muero.

D. HIPÓL.

  _(A D.ª Clara.)_ Ya que me negais el habla,
  Como si hubiera reñido
  Con vos, mostradme la cara.
  ¿Ni eso tampoco? Mirad
  Que dais á entender que es mala.
  ¿Es verdad? Yo no lo dudo:
  Mas mujer tan extremada
  No ha menester perfeccion
  Mayor, que no hablar palabra.
  Mas si yo no entiendo mal,
  Eso es decir que me vaya.
  Pero veis aquí que yo
  No quiero entenderos nada;
  Que en mi vida he sido mudo,
  Y muy poco se me alcanza
  Desto de hablar por la mano.
  ¿Qué haceis? ¡Volverme la espalda!
  Arte de enseñar á hablar
  A los mudos, oye, aguarda.

_(Vanse las dos.)_

D. LUIS.

  No ví mujer en mi vida
  De mejor gusto.

D. HIPÓL.

                  Su casa
  Sepamos; que vive el cielo,
  Que he de verla y he de hablarla
  Hoy en ella, hasta saber
  En qué este embeleco pára.

D. LUIS.

  Sigámosla pues.

D. HIPÓL.

                  Sigamos;
  Que ya veis cuánto me arrastra
  Una mujer tramoyera,
  Pues el serlo sólo es causa
  De que á Doña Clara ame;
  Y aquesta, si no me engaña
  La pinta, lo es mucho más
  Que la misma Doña Clara.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Doña Ana.

ESCENA VIII.

ARCEO, DOÑA LUCÍA.

D.ª LUC.

  No me tienes que decir;
  Que no te has de disculpar
  De hacerme anoche esperar.

ARCEO.

  No pude anoche venir,
  Vive Dios, Doña Lucía.

D.ª LUC.

  Pues ¿qué tuviste que hacer?

ARCEO.

  Si eso pudieras saber,
  Supieras que la fe mia
  Te trata verdad.

D.ª LUC.

                   ¿Pues qué es,
  Que yo saberlo no puedo?

ARCEO.

  No es nada.

D.ª LUC.

              Ofendida quedo
  Dos veces de tí, porque
  No venir anoche á verme,
  Hoy venir y no fiarme
  Un secreto, es agraviarme,
  Arceo.

ARCEO.

         No sé qué hacerme.
  ¡Eh! no haya secreto entero,
  Que eres dueña y soy criado.
  Anoche entró rebozado
  En mi casa un caballero,
  Por mi señor preguntando
  (Mas que has de callar advierte).
  Éste pues, por una muerte
  Ausente está, y aguardando
  A mi señor, me detuvo
  (Nadie en fin lo ha de saber),
  Pues hasta el amanecer
  Hablando con él estuvo.
  Luégo en casa se quedó,
  Donde dice que ha de estar
  (Mira que lo has de callar)
  Escondido, y sólo yo
  Lo sé; que en fin soy secreto.
  Don Juan de Guzman se llama.
  De la casa de una dama
  (Que esto no oí bien en efeto),
  Saliendo una noche, dió
  A un caballero la muerte.
  Y en fin está desta suerte
  Retirado, donde no
  Lo saben más que los dos.
  Y pues me fío de tí,
  Esto no salga de aquí.
  ¡Bendito sea mi Dios,
  Que salí deste cuidado!

D.ª LUC.

  Y yo por él, darte quiero
  Los brazos.

_(Abrázale.)_

ARCEO.

              Más bien espero.


ESCENA IX.

PERNÍA. — DOÑA LUCÍA, ARCEO.

PERNÍA.

  _(Ap.)_ A muy mal tiempo he llegado.
  ¿Hay tan gran bellaquería?

ARCEO.

  Pernía á los dos nos vió.

D.ª LUC.

  Poco importa, porque no
  Es muy celoso Pernía.
  Mas véte de aquí.

ARCEO.

                    Sí haré,
  Y corriendo como un potro.

_(Vase.)_

PERNÍA.

  Doña Lucía, si otro
  Entrara, como yo entré,
  ¡Estaba bueno el honor
  Desta casa! A mi señora
  He de contar cuanto ahora
  Pasa, pues de tu rigor
  Vengarme, ingrata, hoy espero.
  Hecho estoy un fuego, un rayo.
  ¿De cuándo acá así un lacayo
  Se prefiere á un escudero?

D.ª LUC.

  Unas cartas me ha traido
  Este hombre de un hermano
  Que está en las Indias; y es llano
  Que el abrazo el porte ha sido,
  Pues sólo te quiero á tí.

PERNÍA.

  Pues trueca el modo, cruel,
  Y desde hoy quiérele á él,
  Y dame el abrazo á mí.

D.ª LUC.

  _(Abrazándole.)_
  Sí abrazaré (_Ap._ Procurando
  Hacer que calles.) supuesto...
  Mas ¡mi señora!


ESCENA X.

DOÑA ANA, _con manto_. — DOÑA LUCÍA, PERNÍA.

D.ª ANA.

                  ¿Qué es esto?

PERNÍA.

  Es que andan aquí abrazando.

D.ª LUC.

  Hame traido Pernía
  Nuevas de un hermano mio,
  Y gozoso mi albedrío
  Tales extremos hacía.

PERNÍA.

  Es, señora, caso llano,
  Y creerla te conviene.
  (_Ap._ Para cada abrazo tiene
  Doña Lucía un hermano.)

D.ª ANA.

  _(A Pernía.)_ Salga, y mire si está puesto
  El coche; que es hora ya

_(Vase á espacio Pernía.)_

  De ir á misa. ¿Pues no va
  Presto?

PERNÍA.

          Aquesto ¿no es ir presto?

_(Vase.)_


ESCENA XI.

DOÑA ANA, DOÑA LUCÍA.

D.ª LUC.

  ¿Tú, señora, tan dejada
  Del aliño y la belleza,
  Que, fuera de la tristeza,
  Vives de tí descuidada?

D.ª ANA.

  No hay consuelo para mí,
  Ni me has de ver en tu vida
  Sino triste y afligida.

D.ª LUC.

  Pues ¿qué remedias así?

D.ª ANA.

  ¿Quién te ha dicho que yo quiero
  Remediar, sino sentir?
  Aunque si llego á advertir
  Que es el remedio primero
  Del mal el sentir el mal;
  Por sentirle más, no sé
  Si el sentirle dejaré;
  Pues es mi desdicha tal.
  Que apeteciendo el morir
  Sin pretender resistirle,
  Por no dejar de sentirle
  Le dejara de sentir.
  Desde el dia que á Don Juan
  En mi casa sucedió
  Aquella desdicha (y yo
  Veo que todos me dan
  La culpa sin merecella),
  Tan muerta y tan otra estoy,
  Que áun sombra mia no soy.

D.ª LUC.

  Si tan noble como bella,
  Tu perfeccion me asegura
  De callarlo, yo diré
  Que adónde está Don Juan, sé.

D.ª ANA.

  ¡Qué neciamente procura
  Tu lisonja divertir
  Mi mal!

D.ª LUC.

          Yo sé dónde está;
  Y aunque tú no lo oigas, ya
  Lo tengo yo de decir.
  Don Juan á Madrid llegó
  (Mas que lo calles te pido),
  Y está en la casa escondido
  De nuestro vecino. Yo
  Lo sé, porque una criada
  Me lo ha dicho ahora á mí.
  Pero no salga de aquí:
  Ya ves que es cosa pesada.

D.ª ANA.

  ¡Qué dices!

D.ª LUC.

              Lo que es verdad.

D.ª ANA.

  Siendo dicha mia, no sé
  Si algun crédito la dé,
  Siendo esa temeridad.


ESCENA XII.

DOÑA CLARA É INÉS, _con mantos y sombreros_. — DOÑA ANA, DOÑA LUCÍA.

INÉS.

  _(Hablando aparte con su ama á la puerta.)_
  ¿Qué es lo que tu pasion hacer procura?

D.ª CLAR.

  ¿Qué? Llevar adelante una locura;
  Que aunque nada importara
  El verme Don Hipólito de Lara,
  Por lo que se ha picado,
  No ha de salir hoy, no, deste cuidado.

INÉS.

  Que hay aquí gente, mira.

D.ª CLAR.

  ¿Faltará á una mujer una mentira
  Que la saque de otra?—Dama hermosa,

_(A Doña Ana.)_

  Si quien dice mujer, dice piadosa,
  Un rato (mal mi pena significo)
  Que me dejeis entrar aquí, os suplico,
  Miéntras un hombre pasa
  Esa calle: sagrado vuestra casa
  Sea de mi cuidado,
  Pues casa de deidad siempre es sagrado.

D.ª ANA.

  Holgaréme por cierto
  Que sea, no sagrado, sino puerto,
  Pues la congoja vuestra
  Bien que os importa el ocultaros muestra.

D.ª LUC.

  Un hombre aquí se ha entrado.

D.ª CLAR.

  ¡Ay Dios, que es mi marido! Y pues me ha dado
  Vuestra piedad licencia,
  Aquí he de retirarme. Con prudencia
  Haced que una criada le despida,
  Porque me va la fama, honor y vida.

D.ª ANA.

  Pues decid...

D.ª CLAR.

                Nada espero.

_(Éntranse Doña Clara é Inés, dejando aquella su sombrero á Doña Ana.)_

D.ª ANA.

  Turbada me dejó con su sombrero.

D.ª LUC.

  Yo voy tras ella, porque no sea ganga,
  Y se eche alguna sábana en la manga.

_(Vase.)_


ESCENA XIII.

DON HIPÓLITO. — DOÑA ANA.

D. HIPÓL.

  Perdonad que la esfera,
  Dosel florido de la primavera,
  Donde son vuestros bellos resplandores
  La primera oficina de las flores,
  Pisar mi pié presuma,
  Calzado más de plomo que de pluma.

D.ª ANA.

  (_Ap._ Disimular, fingiendo enojo, intento.)
  ¿Quién os dió para tanto atrevimiento,
  Caballero, osadía?

D. HIPÓL.

  Yo la tomé de la ventura mia;
  Que hasta veros, divina
  Deidad, vencer la nube que, cortina
  De humo, ocultaba el fuego,
  Descanso no tuviera; y así ciego
  Con el humo pasado,
  Y ahora desos rayos abrasado,
  Llorar y arder presumo:
  Arder del fuego, pues lloré del humo.

D.ª ANA.

  No entiendo, caballero,
  Estilo tan cortés y lisonjero,
  Ni sé qué causa he dado
  Para que desta suerte hayais entrado
  En mi casa. Si esfera
  La llamais de la hermosa primavera,
  No introduzcais en ella tal desmayo,
  Que espire su esplendor ántes del rayo.
  Si humo seguís, que en sombras se resuelve,
  No lo espereis; que el humo nunca vuelve.
  Y si buscais el fuego,
  No os acerqueis á él, y volveos luego;
  Que no vive enseñado á acciones tales
  El antiguo blason destos umbrales.

D. HIPÓL.

  Vos, ni veros ni oiros
  En el Parque dejasteis, y el seguiros
  A riesgo de ofenderos,
  Tambien fué por oiros y por veros.
  Y ahora advierto que fuera accion piadosa
  Oiros discreta, cuando os miro hermosa;
  Porque si allí, sin veros os oyera,
  A la dulce armonía suspendiera
  El alma y el sentido
  Desa voz, que es veneno del oído;
  Y si hermosa os mirara
  Sin oiros discreta, aquí postrara
  Alma y vida en despojos
  Desa luz, que es veneno de los ojos.
  Y así, porque no muera al advertiros
  Tan hermosa, me da la vida oiros;
  Y así, porque no muera al conoceros
  Tan discreta, me da la vida el veros:
  De suerte que mi vida
  Está de un daño en otro defendida.
  Quedad con Dios, en fin; porque no quiero,
  Ya que he sido atrevido, ser grosero;
  Pues ser grosero culpa mia habrá sido,
  Y vuestra lo ha de ser ser atrevido.

_(Vase.)_

D.ª ANA.

  ¿Hay cosa semejante?
  ¡Que éntre un hombre marido y salga amante,
  Y de sus mismas penas descuidado,
  Llegue celoso y vuelva enamorado!


ESCENA XIV.

DOÑA LUCÍA, DOÑA CLARA, INÉS. — DOÑA ANA.

D.ª CLAR.

  ¿Fuése?

D.ª ANA.

          Sí.

D.ª CLAR.

              Tus piés pido.

D.ª ANA.

  Vos teneis un finísimo marido.

D.ª CLAR.

  Harto á Dios lo que paso en eso ofrezco,
  Pues sabe Dios lo que con él padezco.

D.ª ANA.

  Creyó en fin que era yo (¡raro suceso!)
  La dama que siguió; que áun para eso
  Sirvió el sombrero y el estar con manto,
  Y el ser los trajes parecidos tanto;
  Que, como en los conceptos repetidos,
  Se encuentran tambien dos en los vestidos.


ESCENA XV.

PERNÍA. — DICHAS.

PERNÍA.

  Ya está el coche esperándote, señora.

D.ª ANA.

  Lucía, mira ahora
  La calle.

D.ª LUC.

            Bien podrás seguramente
  Salir.

D.ª CLAR.

         Aquesa vida el cielo aumente.

D.ª ANA.

  Ved si serviros puedo
  En otra cosa.

D.ª CLAR.

                Yo obligada quedo...
  (_Ap. á Inés._ Y no sé si ofendida,
  Pues lo que no pensé en toda mi vida
  Que suceder pudiera,
  Que es tener celos yo (¿quién tal creyera?),
  Acaso ha sucedido.)

INÉS.

  Pues díme, ¿qué has sentido?

D.ª CLAR.

  Que haya este hombre á otra parte enamorado,
  Y en mi misma presencia requebrado.

_(Vanse Doña Clara é Inés.)_

D.ª ANA.

  Nada oigo, nada miro, nada siento
  Que para mí no sea otro tormento.

D.ª LUC.

  ¿Pues qué tienes ahora?

D.ª ANA.

  Ver que en todos la suerte se mejora,
  En todos convalece,
  Y sólo en mí de cualquier mal fallece.
  Cuando es culpada, halla esta la salida;
  Así inocente pierdo yo la vida;
  Porque no está la culpa en que la culpa
  Se cometa, sino en no hallar disculpa.

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Pedro.

ESCENA XVI.

DON PEDRO, _por la puerta derecha_, Y DON JUAN _por la izquierda_, _que
es la de su aposento_.

D. PED.

  Seais, Don Juan, bien hallado.

D. JUAN.

  Vos, Don Pedro, bien venido.
  ¿Cómo en el Parque os ha ido?

D. PED.

  Mal.

D. JUAN.

       ¿Cómo?

D. PED.

              Como no he hallado
  La dama que iba á buscar;
  Y creo que son desvelos
  De otro amante, cuyos celos
  Ando por averiguar,
  Para que desengañado
  Cure con dolor al pecho;
  Que es mi amigo el que sospecho
  Y está ya desconfiado.

D. JUAN.

  ¿Es Doña Clara la dama?

D. PED.

  Sí.

D. JUAN.

      ¿Y el galan?

D. PED.

                   Es un hombre
  De buena opinion y nombre:
  Don Hipólito se llama.
  Y, esto para otro lugar,
  Vos, ¿qué habeis hecho?

D. JUAN.

                          Sentir,
  Desesperarme, morir,
  Sin poderlo remediar.
  Decid, ¿qué traza daremos
  Para que logre mi fe
  Ver á Doña Ana?

D. PED.

                  No sé;
  Que no hay verla. Mas pensemos
  Si habrá por dónde.


ESCENA XVII.

ARCEO. — DON JUAN, DON PEDRO.

ARCEO.

                      Señor,
  Don Hipólito, un tu amigo,
  Te busca ahí fuera. Testigo
  No puede venir peor,
  Que él dirá cuanto supiere.

D. JUAN.

  Por lo que puede pasar,
  Presente tengo de estar
  A cuanto aquí sucediere,
  A vuestro lado.

D. PED.

                  No es justo
  Que os vea: á vuestro aposento
  Os retirad.

D. JUAN.

              Mucho siento...

D. PED.

  Don Juan, hacedme este gusto.

_(Retíranse Don Juan y Arceo.)_


ESCENA XVIII.

DON HIPÓLITO. — DON PEDRO; _despues_ DON JUAN Y ARCEO.

D. HIPÓL.

  ¿Qué hay, Don Pedro? ¿Cómo estais?

D. PED.

  A vuestro servicio. ¿Y vos?

D. HIPÓL.

  Al vuestro.

D. PED.

              Pues ¿qué mirais?

D. HIPÓL.

  Si hay aquí más que los dos.

D. PED.

  No. ¿Qué quereis?

D. HIPÓL.

                    Que me oigais.
  Esta mañana salí
  A ese verde hermoso sitio,
  A esa divina maleza,
  A ese ameno paraíso,
  A ese Parque, rica alfombra
  Del más supremo edificio,
  Dosel del cuarto planeta,
  Con privilegios de quinto,
  Esfera en fin de los rayos
  De Isabel y de Filipo;
  Desde cuyo heroico asiento,
  Siempre bella, siempre invicto
  Están, católicas luces,
  Dando resplandor al indio,
  Siendo en el jardin del aire
  Ramilletes fugitivos.

D. PED.

  _(Ap.)_ ¿En qué parará el venir
  A contar lo que yo he visto?

_(Salen Don Juan y Arceo al paño.)_

D. JUAN.

  _(Ap.)_ Sin duda sabe que allí
  Hoy á su dama ha seguido,
  Y viene quejoso dél.
  De todo estaré advertido.

D. HIPÓL.

  De cuantas al alba dieron
  Envidia, en varios corrillos
  Tejiendo corros sin órden,
  Dando vueltas sin aviso,
  Una embozada hermosura
  Tal ventaja á todas hizo,
  Que oscureció con su sombra
  Las demas luces. Yo he visto
  Salir al campo á traer rosas
  De sus jardines floridos,
  Pero á dejar rosas, no,
  Sino hoy, que al desperdicio
  De un pié debió el campo cuantas
  Fueron al contacto activo,
  Quedando blancos jazmines,
  Quedando marchitos lirios.
  Bajaba por una cuesta
  Una mujer (¡qué mal digo!),
  Un encanto, sí, embozado,
  Disfrazado, sí, un hechizo.
  El sutil manto en celajes,
  Ya oscuros y ya distintos,
  O negaba ó concedia
  El rostro. ¿Cuándo ha salido
  Más hermosa el alba, cuándo
  Se mostró el sol más lucido,
  Que cuando el alba entre sombras,
  Que cuando el sol entre visos
  Da recateada la luz,
  Y anda dudoso el sentido,
  Haciendo apuesta entre sí,
  Si lo ha visto ó no lo ha visto?

D. PED.

  _(Ap.)_ Todo esto vendrá á parar
  En que Doña Clara ha sido,
  Por venir á hablar en ella.

D. JUAN.

  _(Ap.)_ ¡Oh qué cansados estilos!

D. HIPÓL.

  Coronaba sobre el manto
  Los bien descuidados rizos
  Airoso un blanco sombrero,
  Por una parte prendido
  De un corchete de diamantes
  Sobre un penacho, que hizo
  Lisonja al aire, diciendo
  A sus halagos rendido:
  «Pues inclinada la frente,
  Sí á cuanto me dicen digo,
  Mejor que mi dueño, yo
  Sé obligarme de suspiros.»
  El talle era bien sacado,
  Y de buen gusto el vestido
  Más que rico; pero si era
  De buen gusto, ¿qué más rico?
  Dejo aquí, por no cansaros,
  Lo que en el Parque tuvimos,
  Y voy á que la seguí
  A su casa, que atrevido
  Entré en ella, que ví al sol
  Cara á cara, que rendido,
  Lo que ántes diera por verla,
  Diera por no haberla visto
  Despues; porque de sus rayos
  Mariposa mi albedrío,
  Entró enamorando el riesgo,
  Salió halagando el peligro.
  Esta pues mal lisonjeada
  Beldad... Turbado lo digo.

ARCEO.

  _(Ap.)_ ¡Aquí es ello!

D. JUAN.

  _(Ap. á Arceo.)_       Escucha.

D. PED.

  _(Ap.)_                         Ahora
  Se va á declarar conmigo.

D. HIPÓL.

  Es una vecina vuestra.
  Esa pared sola ha sido
  La que su esfera divide;
  Y pues que, como vecino,
  Es fuerza...

D. JUAN.

  _(Ap.)_      ¡Ay de mí! ¿Qué escucho?

D. PED.

  _(Ap.)_ ¿Qué haré, si Don Juan lo ha oido?

D. HIPÓL.

  Que sepais quién es, decidme
  Su nombre; porque atrevido
  Pienso adorar su belleza,
  Y para todo es arbitrio
  Entrar, Don Pedro, informado,
  Y más de tan buen amigo.

D. JUAN.

  _(Ap. á Arceo.)_ Estaba por responderle
  Yo...

ARCEO.

        Detente.

D. PED.

  (_Ap._         ¿Quién se ha visto
  En igual duda? ¿Qué haré?
  Si es quién es, aquí le digo,
  Será alentar su esperanza;
  Si lo niego, es desvarío,
  Pues podrá saberlo de otro:
  Si el amor le significo
  De Don Juan, su honor ofendo.
  Mas queden con buen estilo
  Un amor desengañado,
  Un honor seguro y limpio
  Y atajados unos celos
  Con la verdad, sin peligro
  De no decir la verdad.
  Mucho haré si lo consigo.)
  Don Hipólito, pues ya
  Vuestra relacion he oido,
  Oidme á mí, y agradeced
  De que tan á los principios
  Os halle este desengaño.
  La dama que habeis seguido,
  Doña Ana de Lara es,
  Y más que por su apellido,
  Ilustre por su virtud;
  Que esa casa que habeis dicho,
  Es el templo de la fama.
  Paréceme desvarío
  Seguir este galanteo;
  Que os aseguro, os afirmo
  Que intentais un imposible.

D. HIPÓL.

  Yo noticia os he pedido,
  No consejo; y pues la llevo,
  Quedad con Dios; que si altivo
  Muriere mi pensamiento,
  Osado y desvanecido
  De atrevimiento tan noble,
  ¿Qué más premio que el castigo?

_(Vase.)_


ESCENA XIX.

DON JUAN. — DON PEDRO.

D. JUAN.

  Decidme ahora, Don Pedro,
  Que el sol apénas ha visto
  En esta ausencia á Doña Ana.
  Mas direis bien, si ha salido
  De su casa ántes que el sol,
  A ser del Parque prodigio.

D. PED.

  No sé qué os diga.

D. JUAN.

                     Yo sí.

D. PED.

  ¿Qué?

D. JUAN.

        Que huyamos el peligro.
  Ya la he perdido dos veces,
  Ya verla ni hablarla estimo.
  Haced que me busquen postas;
  Que esta noche (¡ah cielo impío!)
  He de volver de una vez
  La espalda.

D. PED.

              Mirad...

D. JUAN.

                       Ya miro
  Que en mi presencia hallo á otro
  En su casa (¡estoy sin juicio!),
  Y que en mi ausencia despues
  Sale (con razon me aflijo)
  A ser vista (¡qué rigor!),
  De donde trae (¡qué martirio!)
  Nuevo amor. ¡Oh quién quitara
  Del año este mes florido!
  Mas no tiene la culpa él;
  Yo sí, que una sombra sigo,
  Yo sí, que un áspid adoro,
  Yo sí, que amo un basilisco.
  Mañanas de Abril y Mayo,
  Noches para mí habeis sido.



JORNADA SEGUNDA.


Sala en casa de Doña Clara.

ESCENA PRIMERA.

DOÑA CLARA, _afligida_; INÉS.

INÉS.

  ¡Tú triste, tú pensativa,
  Melancólica y suspensa,
  Tan bien perdida, y tan mal
  Hallada contigo mesma!
  ¿Dónde, señora, está el brío,
  El buen gusto, la belleza
  Y el despejo?

D.ª CLAR.

                No lo sé,
  Y no es mucho (¡ay Dios!) que, necia,
  Pues que no sé de mi vida,
  De mis acciones no sepa.
  ¿Quién crêrá de mí (¡ay de mí!)
  Que yo llore y que yo sienta
  Desaires de un hombre? Yo,
  Que tan altiva y soberbia
  Me llamé la vengadora
  De las mujeres, ¡sujeta
  Tanto á un desaire me veo!

INÉS.

  Yo no sé qué razon tengas
  Para tanto sentimiento;
  Pues si bien se considera,
  Él te siguió á tí, y tú fuiste
  La causa de la fineza.
  Luego si estás ofendida
  Y obligada tambien, sea
  Tu mal consuelo de otro,
  Supuesto que representas,
  Despreciada y pretendida,
  La celosa de tí mesma.
  Ya fué el cuidado por tí,
  Pues por tí en la casa entra
  De la otra; y si se halla
  Tan empeñado con ella,
  ¿Cómo se puede excusar
  De andar galan? Considera
  Que si has de olvidar á un hombre
  Porque á una hable y á otra vea,
  No hay que querer á ninguno;
  Que maldito de Dios sea,
  Señora, el que hay que no diga
  Lo mismo á cuantas encuentra.

D.ª CLAR.

  Con todo eso, ya llegué
  (Confieso que anduve necia)
  A darme por entendida
  Deste agravio con mis penas,
  Y me tengo de vengar.

INÉS.

  ¿De qué suerte?

D.ª CLAR.

                  Escucha atenta.
  Un papel le he de escribir
  (Disfrazándole mi letra,
  Y escribiéndomele tú)
  En nombre de la encubierta
  Dama, diciéndole en él
  Cuán obligada me deja
  Su cortesía, y que quiero
  Hablarle á solas, que tenga
  Una silla prevenida,
  Y una casa donde pueda
  Verle esta tarde. Él, muy vano,
  Creido de su soberbia,
  Pensará que tiene lance,
  Y para que no le tenga,
  Iré yo, y será buen paso
  Lo que hará cuando me vea.

INÉS.

  ¿Y qué consigues con eso?

D.ª CLAR.

  Dos cosas: es la primera
  Burlarme dél; la segunda
  Desengañarle, y que sepa
  Que fuí la tapada yo.
  Porque no se desvanezca
  Presumiendo que la otra
  Le dió ocasion de que fuera
  Tras ella, y su galanteo
  Prosiga.

INÉS.

           Esta diligencia
  ¿No pudiera hacerse en casa?

D.ª CLAR.

  Con venganza no pudiera.

INÉS.

  No sé si aciertas en eso.

D.ª CLAR.

  ¿Cómo?

INÉS.

         Yo te lo dijera,
  Si él y aquel Don Luis no entraran.

D.ª CLAR.

  Pues disimula: no entiendan,
  Hasta este lance, que fuimos
  Las tapadas.


ESCENA II.

DON HIPÓLITO, DON LUIS. — DOÑA CLARA, INÉS.

D. HIPÓL.

               Considera,
  Don Luis, que importa sacarme
  Presto de aquí.

D. LUIS.

  _(Ap. á él.)_   Sí haré.

D.ª CLAR.

                           ¿Era,
  Señor Don Hipólito, hora
  De veros? ¡Tan larga ausencia!
  Desde ayer no me habeis visto.

D. HIPÓL.

  Sólo pudiera esa queja
  Hacer mi ausencia feliz;
  Que es sutil estratagema
  De amor, que una pena misma
  Hacerse lisonja sepa.
  Mas no vine esta mañana,
  Presumiendo que estuvieras
  En el Parque, como anoche
  Dijiste.

D.ª CLAR.

           Deten la lengua;
  Pues si anoche me dijiste
  Que de casa no saliera,
  ¿Habia de salir de casa?
  ¡Jesus! de mí no se crea
  Tal desenvoltura, tal
  Liviandad de mi obediencia.

D. LUIS.

  Harto le encarezco yo
  A Don Hipólito esa
  Verdad, y cuán obligado
  Debe estar desa fineza;
  Y áun él la conoce bien,
  Pues la paga con la mesma.

D.ª CLAR.

  ¿Luego él al Parque no fué?

D. HIPÓL.

  ¡Jesus! ¿Pues tal de mí piensas,
  Sabiendo que para mí
  No hay, Clara, holgura ni fiesta
  Donde tú no estás?

D.ª CLAR.

                     Y yo
  Lo creo como si lo viera;
  Pues si tú hubieras estado
  Hoy en el Parque, hoy hubiera
  Estado en el Parque yo,
  Claro está, y es cosa cierta;
  Pues si yo en tu pecho vivo,
  Y tú en el pecho me llevas,
  Contigo hubiera yo estado
  Disfrazada y encubierta.

D. HIPÓL.

  _(Ap.)_ ¡Qué fácil es engañar
  A la mujer más discreta!

D.ª CLAR.

  _(Ap.)_ ¿Que sea bobo el más bellaco
  De los hombres?

INÉS.

  _(Ap.)_         Hombres y hembras
  Así unos á otros se engañan,
  Cuando que se quieren piensan.

_(Hace señas Don Luis á Don Hipólito.)_

D. LUIS.

  Aunque es el primer precepto
  De amor no estorbar, licencia
  Me dareis para que os diga
  Que unos amigos me esperan,
  Donde es preciso llevar
  A Don Hipólito. Esta
  Ausencia os deba el ser yo
  Tan vuestro criado.

D.ª CLAR.

                      Cesa,
  Don Luis; que no es esta sala
  Donde hablar la parte es fuerza
  Por procurador. Si él quiere
  Hablar, hable, y no por señas.—
  Id, Don Hipólito, adios;
  Que esta casa es siempre vuestra
  Para iros y para estaros,
  Pues siempre de la manera
  Que abierta para que entreis,
  Para que os vais está abierta.—
  Pon esos hombres, Inés,
  En la calle, y luego cierra
  Las puertas.

D. HIPÓL.

               Escucha.

D.ª CLAR.

                        ¿Yo
  Escucharte?

D. LUIS.

              Considera
  Que si yo tuve la culpa,
  No ha de tener él la pena.

D.ª CLAR.

  Yo no me enojo con él
  Ni con vos: doy la licencia
  Que me pedís. (_Ap._ Mucho hago
  En no declarar mis quejas,
  Porque estoy muy enfadada
  En verlos hablar por señas.)

_(Vanse Doña Clara é Inés.)_


ESCENA III.

DON HIPÓLITO, DON LUIS.

D. HIPÓL.

  ¿Qué os parece, Don Luis,
  Deste amor, desta fineza?

D. LUIS.

  Que vos habeis reducido
  A precepto y obediencia
  La condicion más rebelde
  De una mujer. ¿Quién creyera
  Que Doña Clara llegara
  Nunca á verse tan sujeta,
  Que no saliera de casa,
  Por decir que no saliera?
  En fin, vos lo rendís todo.

D. HIPÓL.

  Yo tengo notable estrella
  Con mujeres.

D. LUIS.

               Bien se ve,
  Pues habeis triunfado desta.
  Pero decidme, ¿á qué efecto
  Ha sido toda la priesa
  De que salgamos de aquí?

D. HIPÓL.

  ¿Tan mal mi dolor lo muestra,
  Que há menester explicarlo
  Más que el efecto la lengua?
  ¿No os dije que la tapada
  Ví en su casa descubierta,
  Donde, porque entrara yo,
  Os quedasteis á la puerta?
  ¿No os dije como la hablé,
  Y que es entendida y bella,
  Sin que subsidios de hermosa
  Den excusados de necia?
  ¿No os dije como informado
  De Don Pedro, dijo que era
  Rica y noble?

D. LUIS.

                Sí.

D. HIPÓL.

                    ¿Pues cómo
  Dudais dónde voy? ¿No es fuerza
  Que vaya á estarme en su calle,
  (No digo bien) en la esfera
  Luciente del mejor sol,
  A cuya dulce violencia
  Arde abrasada la pluma
  Y derretida la cera?

D. LUIS.

  ¿No creeis al desengaño
  De decir Don Pedro que era
  La pretension imposible
  Por su virtud y sus prendas?

D. HIPÓL.

  Si es esa otra parte más
  Para ser amada, esa
  Es hoy la que más me anima,
  Es hoy la que más me alienta.

D. LUIS.

  Pues ¿y la comodidad?

D. HIPÓL.

  Pues ¿no es comodidad esta,
  Si es rica, noble y hermosa,
  De buena opinion y honesta,
  Y puedo dentro de un mes
  Estar casado con ella?

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Calle en que están las casas de Doña Ana y Don Pedro.

ESCENA IV.

INÉS, _con manto; despues_, DON HIPÓLITO Y DON LUIS.

INÉS.

  Apriesa escribió mi ama
  El papel, y más apriesa
  Yo tras ellos me he venido,
  Y cogiéndoles las vueltas,
  Hasta la calle he llegado
  De la madama... y áun esta
  Es su casa: allí se paran.
  Yo no quiero que me vean
  Tras ellos, porque no echen
  De ver que los seguí: sea
  Otra vez, de mi delito,
  Sagrado su casa mesma.

_(Entra en el portal de Doña Ana. Aparece en la calle Don Hipólito y
Don Luis.)_

D. HIPÓL.

  Esta es la calle feliz...
  ¿Pero quién dudar pudiera
  Que habia de vivir Flora
  En la calle de las Huertas?
  Este es el balcon por donde,
  En tornasoles envuelta,
  Sale el alba á todas horas,
  De jazmines y azucenas
  Coronada, pues el dia
  En sus umbrales despierta.

INÉS.

  _(Ap. Saliendo del portal.)_
  Ya de que los he seguido,
  Desmentida la sospecha
  Está: daréle el papel
  Como mi ama lo ordena.
  Vuelvo á penar en lo mudo.

D. LUIS.

  Una mujer encubierta
  Ha salido de su casa.

D. HIPÓL.

  Y hácia nosotros se acerca.

D. LUIS.

  De las dos debe de ser,
  Pues que vuelve á hablar por señas.

D. HIPÓL.

  Estas mujeres sin duda
  En casa el hablar se dejan
  Cuando salen della, pues
  Sólo hablan dentro della.—
  ¿Es á mí? ¿Sí? Pues ya estoy _(A Inés.)_
  Aquí: ¿qué quieres? Espera,
  Mujer.

_(Da Inés un papel á Don Hipólito, y vase.)_


ESCENA V.

DON HIPÓLITO, DON LUIS.

D. LUIS.

         Aquello es decir
  Que no la sigais.

D. HIPÓL.

                    Ligera
  Volvió la espalda, avisando
  Que calle, y el papel lea.
  _(Lee.)_ _El mayor argumento de la nobleza fué siempre la
  cortesía. La vuestra me asegura la verdad de todo; y así os
  he menester para fiar de vos un secreto. Tened una silla para
  luego en San Sebastian, y una casa donde pueda hablaros. Dios os
  guarde._—LA DAMA MUDA.
  ¿Qué decís deste papel?
  Decid ahora que crea
  A Don Pedro, y que desista
  De la pretension.

D. LUIS.

                    Empresa
  Notable seguís.

D. HIPÓL.

                  ¿No os digo
  Que yo tengo linda estrella
  Con mujeres?

D. LUIS.

               ¿Y qué habeis
  De hacer?

D. HIPÓL.

            Todo cuanto ordena.
  Y así entre los dos partamos
  Ahora las diligencias;
  Que este es oficio de amigo.
  Id, Don Luis, por vida vuestra,
  Pues venimos sin cuidado,
  Por la silla, y esté puesta
  Al punto en San Sebastian,
  Como dice. Y cuando venga,
  Le direis que por no dar
  De aquesto á un criado cuenta,
  Os la dí á vos, porque hagamos
  La necesidad fineza;
  Que yo os espero en mi casa.

D. LUIS.

  ¿Y si Doña Clara acierta
  A ir allá?

D. HIPÓL.

             Habeis reparado
  Bien; que gran disgusto fuera
  Que ella llegara á saberlo.
  ¿Qué haremos?

D. LUIS.

                Pues que es tan cerca
  La casa deste Don Pedro,
  Mejor es llevarla á ella.

D. HIPÓL.

  Es verdad; prevenid vos
  La silla, por vida vuestra,
  Miéntras prevengo la casa.

D. LUIS.

  Oid: de la suya mesma
  Otras dos salen.

D. HIPÓL.

                   Mirad
  Si lo han tomado de véras.
  No malogremos la dicha.
  Vámonos sin que nos vean;
  Que estando aquí, podrá ser
  Que ir á otra parte no quieran.

D. LUIS.

  Voy á prevenir la silla.

_(Vanse.)_


ESCENA VI.

PERNÍA, DOÑA ANA, DOÑA LUCÍA.

D.ª LUC.

  ¿Qué es, señora, lo que intentas?
  ¿En este traje, de casa
  Sales?

D.ª ANA.

         A esto amor me fuerza.
  En la casa de Don Pedro
  He de entrar, ya estoy resuelta,
  Hasta saber si Don Juan
  En ella se oculta ó cierra.

D.ª LUC.

  Pues ¿dónde vas? Esta es
  La casa.

D.ª ANA.

           ¿No eres más necia?
  Pasa de largo, porque
  Deslumbremos las sospechas,
  Si acaso me ha visto alguno
  Salir de casa; no entienda
  Que á esotra voy.—¡Ay Don Juan!
  ¡Ay, amor, lo que me cuestas!

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


Sala en casa de Don Pedro.

ESCENA VII.

DON JUAN, DON PEDRO.

D. PED.

  Notable sois, por cierto.

D. JUAN.

  ¿No lo he de ser, Don Pedro, si estoy muerto
  De celos y de agravios,
  Las manos sin accion, la voz sin labios?

D. PED.

  Si yo de vuestros celos
  Hoy traigo averiguados los recelos
  Y deshecho el engaño,
  ¿Qué os quejais?

D. JUAN.

                   Para mí no hay desengaño.

D. PED.

  Pues yo puedo deciros
  Que solo por serviros,
  Ahora cauteloso
  Y con vuestro poder, Don Juan, celoso,
  De uno y otro criado
  En casa de Doña Ana me he informado
  Si salió esta mañana
  Al Parque, y dicen todos que Doña Ana
  Sólo á misa ha salido
  En su coche á las once, y nadie ha habido
  Que lo contrario diga.

D. JUAN.

  ¿Pues quién á Don Hipólito le obliga,
  Don Pedro, á haber mentido?

D. PED.

  Asegurad vos bien vuestro partido;
  Pero no averigüeis tan neciamente,
  Puesto que mienta el otro, por qué miente.

D. JUAN.

  ¿Quereis ver cuán atento
  Estoy á mi dolor y mi tormento?
  Pues con creer el daño como daño,
  Me ha sosegado en parte el desengaño.
  Y así, aunque no queria
  Ver á Doña Ana, al espirar el dia
  Verla y hablarla quiero
  Y decir, ya que muero, por qué muero,
  Quejándome de todo.

D. PED.

  Pues yo os diré, ya que así estais, el modo
  Que me parece que hay de prevenilla.
  Vos habeis de escribilla
  Un papel que ha de darle ese criado...
  —Mas luego lo diré, porque han llamado.


ESCENA VIII.

ARCEO. — DON JUAN, DON PEDRO.

ARCEO.

  Hasta aquí Don Hipólito se entra.

D. PED.

  Ya veis lo que perdeis si aquí os encuentra.
  Yo saldré á recibille.

D. JUAN.

  Eso no, porque yo tengo de oille.

D. PED.

  Pues ¿no os fiais de mí?

D. JUAN.

                           Yo sí me fío;
  Mas es desconfiado el amor mio.

D. PED.

  Yo estoy tan satisfecho
  Del honor de Doña Ana, que sospecho
  Que viene á retractarse;
  Y así muy poco llega á aventurarse.
  Retiraos.

D. JUAN.

            Piedad ¡cielos!
  Escuche dichas quien escucha celos.

_(Retírase.)_


ESCENA IX.

DON HIPÓLITO. — DON PEDRO, ARCEO; DON JUAN, _en su cuarto_.

D. HIPÓL.

  Don Pedro, siempre vengo
  A vos, ó con el mal ó el bien que tengo.
  Ya que de vos me fío,
  Amparadme, pues sois amigo mio.
  Doña Ana...

D. PED.

  (_Ap._      ¿Hay semejante
  Confusion?) No paseis más adelante:
  No teneis que decirme
  Que á vuestra pretension constante y firme
  Está, que yo lo creo, como es justo.

D. HIPÓL.

  Léjos dais de mi dicha y de mi gusto;
  Que es lo contrario lo que hablaros quiero.

D. PED.

  _(Ap.)_ ¡Cielos! ¡qué es esto!

D. JUAN.

  _(Ap. al paño.)_
                                 Hasta escucharle espero.

D. PED.

  _(Ap.)_ ¿Qué he de hacer? Porque temo
  Que pase este negocio á más extremo.

D. HIPÓL.

  Doña Ana, en fin...

D. JUAN.

  _(Ap.)_             ¿Quién mi desdicha ignora?

D. PED.

  Esperad un instante.

_(Cierra la puerta del aposento donde está Don Juan.)_

                       Hablad ahora.

D. HIPÓL.

  ¿Por qué cerrais?

D. PED.

                    No quiero que esa puerta,
  Cuando fuera me voy, se quede abierta.
  (_Ap._ Con esto he asegurado
  Aquí, de dos cuidados, un cuidado.
  Celos y riesgo le han buscado: ¡cielos!
  Estorbe el riesgo, ya que no los celos.)

D. HIPÓL.

  Doña Ana pues, este papel me escribe.
  Que busque donde hablarla me apercibe
  Y pues mi dicha pasa
  Tan adelante, dadme vuestra casa,
  Adonde pueda vella:
  Tapada vendrá á ella.
  Yo he menester á Arceo
  Que se venga conmigo; que deseo
  Miéntras llega, advertido,
  Tener algun regalo prevenido.
  Y pues que la respuesta
  Ha de ser ayudar dicha como esta,
  Quedad con Dios; que con el bien que toco,
  Loco debo de estar, si no voy loco.

D. PED.

  Oid, mirad.

D. HIPÓL.

              No me deja mi deseo,
  Ni lo espereis; que me llevo á Arceo.

_(Vase con Arceo.)_

D. PED.

  ¿Qué haré de dos amigos empeñado,
  Si uno me busca, y otro está encerrado,
  Y ambos de mí se fían? Triste llego
  A abrir las puertas, y en las dudas ciego.

_(Abre.)_


ESCENA X.

DON JUAN, _que sale de donde estaba_. — DON PEDRO.

D. PED.

  Don Juan, viendo que aquí (¡confusion brava!)
  Una desdicha y otra acá os buscaba
  En deshecha fortuna,
  Quise de dos embarazar la una,
  Y porque no saliérades restado,
  Ya que celoso...

D. JUAN.

                   Todo fué excusado;
  Que oyendo lo que oí, aunque estuviera,
  Abierto, no saliera;
  Pues á tal desengaño, cosa es clara
  Que esperara hasta verle cara á cara:
  Necedad en el mundo introducida,
  Solicitar lo que quitó la vida.

D. PED.

  Esa ahora es mi duda;
  Yo no sé como á tanto empeño acuda.
  Don Hipólito (¡ay cielos!) este dia
  De mí su gusto y vuestra pena fía.
  Mi obligacion en vuestras manos dejo.
  ¿Qué hiciérades? ¡Ay Dios! Dadme consejo.

D. JUAN.

  Yo no sé lo que hiciera,
  Si vos, Don Pedro, fuera,
  En un caso tan nuevo;
  Mas siendo yo, bien sé lo que hacer debo;
  Que es, aunque el alma en celos se me abrasa,
  El respeto guardar á vuestra casa.
  Mas fuera della le daré la muerte,
  Ya que el duelo de amor es ley tan fuerte,
  Que dispone severa
  Que ofenda la mujer, y el hombre muera.

D. PED.

  Vos no habeis de salir de aquí.

D. JUAN.

                                  Es en vano,
  Que he de salir.

D. PED.

                   Vuestro peligro es llano.

D. JUAN.

  Y esotro ¿no lo es? ¿Quereis que vea
  Hoy mis desdichas yo? Pues así sea.
  Que aquí me estaré, digo,
  Y que de mi dolor seré testigo.
  Venga Doña Ana, de otro enamorada,
  Y... Mucho iba á decir; no digo nada.

D. PED.

  Eso tampoco es justo.

D. JUAN.

  Pues ni irme ni quedarme no os da gusto,
  (¡Estoy perdido y loco!)
  ¿Qué quereis?

D. PED.

                No lo sé.

D. JUAN.

                          Ni yo tampoco.

D. PED.

  Sólo deciros quiero
  Que, aunque como desdichas las espero,
  Estoy tan confiado
  Del honor de Doña Ana, que he pensado
  Que este se desvanece,
  O que su amor algun error padece.

D. JUAN.

  Confianza tan vana
  ¿De qué os nace?

D. PED.

                   De ser quien es Doña Ana,
  Que es mujer principal.

D. JUAN.

                          Necio anduvisteis,
  Si ántes que _principal_, _mujer_ dijisteis,
  Y ved si engaño habrá, que ya han entrado
  Dos mujeres.

D. PED.

               Yo estoy desesperado,
  Pues consultando extremos,
  Tratando mucho, nada resolvemos,
  Y ya el lance llegó. No sé qué hacerme.
  Escondeos.

D. JUAN.

             Yo no tengo de esconderme.

D. PED.

  ¿Pues quereis que aquí os vean?

D. JUAN.

  ¿Habrá desdichas que mayores sean?

D. PED.

  Haced esto por mí, hasta que sepamos
  La verdad, y despues los dos muramos
  En la defensa del agravio vuestro.

D. JUAN.

  Mi amistad así os muestro;
  Pero con condicion (¡desdicha grave!)
  Que á aquesta puerta he de quitar la llave,
  Y ha de estar siempre abierta.

_(Vase.)_


ESCENA XI.

DOÑA ANA, DOÑA LUCÍA Y PERNÍA. — DON PEDRO; DON JUAN, _en su cuarto_.

D.ª LUC.

  Oye, Pernía, quédese á la puerta.

_(Vase Pernía.)_

D.ª ANA.

  Señor Don Pedro Giron,
  Muy admirado estareis
  De ver hoy en vuestra casa
  Entrarse así una mujer.
  Galan y discreto sois,
  Y como todo, sabeis
  Que extremos de amor obligan
  A más extremos; y pues
  De alguno se han de fiar,
  ¿De quién, Don Pedro, de quién
  Mejor que de vos, que sois
  Noble, entendido y cortés? _(Descúbrese.)_

D. PED.

  _(Ap.)_ Ya no me queda esperanza:
  Doña Ana, vive Dios, es.

D. JUAN.

  _(Ap. entreabriendo la puerta del cuarto donde está.)_
  ¡Y querrán que calle yo!
  Mas puesto que así ha de ser,
  Arded, corazon, arded,
  Que yo no os puedo valer.

D.ª ANA.

  Ya que con vos declarada
  Estoy, Don Pedro, sabed
  En lágrimas y suspiros
  Mis desdichas de una vez.
  Y pues sabeis que he venido
  A vuestra casa, entended
  (¡Cuánta vergüenza me cuesta!)
  Ya, señor Don Pedro, á qué.
  Un hombre vengo á buscar,
  Porque de muy cierto sé
  Que le puedo hallar en ella.

_(Sale Don Juan.)_

D. JUAN.

  Adios, Don Pedro; porque
  Darme tormento de celos,
  Y querer que calle, es
  Nuevo rigor. Yo confieso
  Que es mi delito querer,
  Si eso pretendeis de mí...

D.ª ANA.

  ¡Don Juan, mi señor, mi bien!...

D. JUAN.

  ¡Doña Ana, mi mal, mi muerte!

D.ª ANA.

  Dame los brazos.

D. JUAN.

                   Deten,
  No con los brazos añadas
  Al tormento otro cordel,
  Pues ya he dicho la verdad.

D. PED.

  _(Ap.)_ No sé, vive Dios, qué hacer.
  Mas porque ni uno éntre, ni otro
  Salga, el paso cerraré.

D. JUAN.

  No cerreis, porque he de irme.

D.ª ANA.

  No has de irte.—Sí cerreis.—
  ¿Pues cómo tan rigoroso,
  Cómo tan tirano, pues
  Agradeces desa suerte
  Haberte venido á ver?

D. JUAN.

  ¿A quién?

D.ª ANA.

            A tí, porque supe
  Que aquí estabas.

D. JUAN.

                    ¡Bien á fe!
  Buena disculpa has hallado.
  ¡Ah fiera! ¡ah ingrata! ¡ah cruel!
  ¡Qué pronto vive á mentir
  El ingenio en la mujer!

D.ª ANA.

  Don Juan, si de las pasadas
  Ofensas (al parecer
  Justas) te dura el enojo,
  Y huyes de mí (¡ay Dios!) porque
  Estás engañado, ya
  Te vengo á satisfacer.
  Aquel hombre, á quien le diste
  La muerte...

D. JUAN.

               Yo no hablo dél
  ¡Mira, mira tus engaños,
  Cuáles han llegado á ser,
  Pues quejándome de uno,
  A otro respondes! Y pues
  Son tantos que unos á otros
  Se embarazan, no me des
  Satisfaccion de ninguno;
  Que mejor será tener
  Queja de todos; que al fin
  Está mejor puesto aquel
  Que, ántes que mal satisfecho,
  Se queda quejoso bien.

D.ª ANA.

  No te entiendo; y si es la causa
  Que yo imagino que es
  La que tú sientes, señor,
  ¿De qué te quejas? ¿de qué?
  ¿Qué nueva causa te he dado?
  Pero si no puede ser
  Darla yo, ¿qué nueva causa
  Te ha dado mi estrella? Ten
  El paso, y díme, ¿qué es esto?

D. JUAN.

  Traiciones tuyas; si bien
  No siento que sean traiciones,
  Porque te llego á perder;
  Pues lo que llego á sentir,
  Sólo (he de decirlo) es
  Que otro merezca en un dia
  Lo que en siglos no alcancé
  A merecer yo. Y en fin
  Me consuela en parte, que
  Él no te ha llegado á amar,
  Pues te llega á merecer.

D.ª ANA.

  Si mi desdicha, Don Juan,
  Te ha sabido disponer
  Otra evidencia aparente
  Que yo no alcanzo ni sé,
  ¿Cómo he de desengañarte?
  ¿Cómo te he de responder?
  ¡Vive Dios, que te han mentido!

D. JUAN.

  No, que es verdad cuanto hablé.

D.ª ANA.

  ¿Quién te lo dijo?

D. JUAN.

                     El galan
  A quien tú vienes á ver.

D.ª ANA.

  Yo á verte á tí, Don Juan, vengo...

D. JUAN.

  ¡Es verdad, dices muy bien!

D.ª ANA.

  Porque supe que aquí estabas.

D. JUAN.

  ¿De quién pudiste? ¿de quién?

D.ª ANA.

  Desta criada.

D. JUAN.

                ¡Por cuánto
  Llegara el testigo á ser,
  Que no fuera tu criada!
  Que criadas y amas teneis
  Pacto explícito á mentir.

D.ª ANA.

  Esta es verdad.

D. JUAN.

                  ¿Quién tal crê?

D.ª ANA.

  Quien quiere bien.

D. JUAN.

                     Pues yo quiero
  Muy mal por aquesta vez.

D.ª ANA.

  Pues muera de desdichada.

D. JUAN.

  Y yo de infeliz tambien.


ESCENA XII.

ARCEO. — DICHOS.

ARCEO.

  _(Dentro.)_ Abran aquí.

D. PED.

  _(Ap.)_                 Esto es peor.
  No sé ¡vive Dios! qué hacer,
  Que Don Hipólito viene.

D. JUAN.

  ¿Quieres, ingrata, saber
  Si me han mentido? Pues éste
  El galan que buscas es.

D.ª ANA.

  Yo me huelgo de que sea,
  Puesto que no puede ser
  El que busco, el que imaginas
  Abrid, Don Pedro. Entre pues,
  Y sepa Don Juan que miente
  El que contra mi altivez
  Bajo concepto ha formado.

D. JUAN.

  ¡Plegue á Dios! Y aquesta vez,
  O por vivir ó morir,
  Escuchándote estaré,
  Supuesto que es ya mi vida
  El juego del esconder.

_(Escóndese Don Juan y abre Don Pedro; sale Arceo con una fuente de
dulces.)_

ARCEO.

  ¿Tanto tardan en abrir
  A quien llama con los piés,
  Que es señal que trae algo
  En las manos? ¡Vive diez,
  Que queda saqueada toda
  La tienda del Portugues!—
  Ya Don Hipólito viene, _(A doña Ana.)_
  Señora.—¿Pero qué ven
  Mis ojos? ¿Doña Lucía
  En mi casa?

D.ª LUC.

  _(Ap.)_     Aquesta vez,
  Por el chisme de una dueña,
  Muertes de hombres ha de haber.


ESCENA XIII.

DON HIPÓLITO. — DICHOS.

D. HIPÓL.

  (_Ap._ ¿Si habrá ya Don Luis llegado
  Con la silla? Sí, pues ver
  Puedo la dama. ¡Ay amor!
  Todo ha sucedido bien.)
  Seais, señora, bien venida
  A este, aunque humilde dosel
  Del mayo y el sol, ya esfera
  De verdor y rosicler.

D.ª ANA.

  _(Ap.)_ ¡Cielos! ¿Qué pasa por mí?
  ¿Este el marido no es
  De la que hoy se entró en mi casa?

D. JUAN.

  _(Ap. entreabriendo la puerta.)_
  ¡Quién vió lance más cruel!

D. PED.

  _(Ap.)_ Mal se va poniendo todo.
  Lo que resuelva no sé.

D. HIPÓL.

  Don Pedro, no tan penada
  Tengais á esta dama: ved
  Que por vos no se descubre.

D. PED.

  Yo, por no estorbar, me iré.
  (_Ap._ Mas será á estar á la mira.)

D.ª ANA.

  Don Pedro, no os ausenteis,
  Porque habeis de ser aquí,
  De cuanto pasare, juez.—
  Caballero, á quien apénas
  Ví, pues si os ví, á penas fué,

_(A Don Hipólito.)_

  Ya que por vos las padezco,
  ¿Conoceisme?

D. HIPÓL.

               No y sí, pues
  En este instante os conozco,
  Y os desconozco tambien.
  Conózcôs, pues que quien sois,
  Muy bien informado, sé;
  Y desconózcôs, señora,
  Porque desa suerte hableis.
  Si os ví en el Parque primero,
  Y en vuestra casa despues;
  Si para venir á hablaros
  Llamado fuí de un papel;
  Y si habeis venido adonde
  Yo os traigo, ¿cómo ó por qué
  Así os extrañais de verme
  Donde me venís á ver?

D. JUAN.

  _(Ap.)_ ¿Querrán Doña Ana y Don Pedro
  Que esto llegue á oir y ver,
  Y no salga? ¡Vive Dios,
  Que infamia del amor es!

D.ª ANA.

  ¡Yo á veros á vos! Mirad
  Lo que decís: no busqueis
  Desengaños, que á vos solo
  Mal el saberlos esté.
  Yo en mi vida al Parque fuí;
  Ni en él os ví ni os hablé.
  Si os entrasteis en mi casa,
  No me pregunteis á qué;
  Que aunque lo puedo decir,
  Vos no lo podeis saber;
  Que habeis de ser el postrero
  Que el desengaño toqueis.
  Basta decir que engañado
  Estais, y que me dejeis;
  Que puede ser sea causa
  De todo vuestra mujer.

D. HIPÓL.

  ¡Mi mujer! Ahora conozco
  De qué ha podido nacer
  Vuestro enojo. Yo hice mal
  En traeros aquí: haced
  La deshecha norabuena;
  Pero no me acumuleis
  Que soy casado, que es susto
  De que jamás sanaré.

D. PED.

  _(Ap.)_ Ya ni áun á mentir acierta
  Doña Ana.

D. JUAN.

  _(Ap.)_   Ni yo á tener
  Paciencia; pero si salgo,
  Rompo de amistad la ley,
  A Doña Ana la destruyo,
  Y á mí me pierdo tambien
  Sin efecto, pues en medio
  Han de estar su criado y él,
  Y es hacer ruido no más,
  Dejando la duda en pié.
  Pues sufrirlo, es imposible;
  Que ¿quién ha podido, quién,
  Oir requebrar á su dama?
  Haya un medio entre los tres,
  Como yo solo me pierda,
  Donde... Pero esto despues
  Ha de decir el suceso.
  Ya he visto cómo ha de ser.

_(Vase.)_

D.ª ANA.

  Dejadme, señor, por Dios:
  Y porque mejor mireis
  Que huyo de vos, y lo más
  A que se puede atrever
  Una mujer como yo,
  A voces digo que quien
  En este aposento está,
  Mi dueño y mi amante es.
  Y es á quien vine á buscar,
  Y es á quien yo quiero bien;
  Porque á vos no os escribí,
  Ni os ví en mi vida, ni hablé,
  Desmintiendo desta suerte
  Su peligro y mi desden.

_(Éntrase donde estaba Don Juan; Doña Lucía la sigue.)_

D. HIPÓL.

  Cerró la puerta. ¿Quién vió
  Mas tramoyera mujer?
  Desde el punto que la ví,
  Enredadora la hallé.

D. PED.

  _(Ap.)_ Bien cuerda resolucion
  Tomó Doña Ana porque
  Con esto estorba que salga
  Don Juan, que es lo que á temer
  Llegué siempre.

D. HIPÓL.

                  Estoy confuso
  Y qué he de decir no sé.


ESCENA XIV.

DON LUIS. — DON HIPÓLITO, DON PEDRO.

D. LUIS.

  Yo llego á muy buena hora.
  Don Hipólito, ahí está
  Aquella señora ya
  En la silla.

D. HIPÓL.

               ¿Qué señora?

D. LUIS.

  La que esperais.

D. HIPÓL.

                   ¿Qué decís?

D. LUIS.

  Que tomó en San Sebastian
  La silla, y que ahí fuera están.

D. HIPÓL.

  Engañado estais, Don Luis;
  Porque la dama, á quien yo
  Vengo á ver, ya estaba aquí
  Cuando vine.

D. LUIS.

               ¿Cómo así,
  Si ahora conmigo llegó
  En la silla la mujer
  Que hoy en el Parque encontramos
  A quien seguimos y hablamos?

D. HIPÓL.

  Eso ¿cómo puede ser,
  Si la misma, destapada,
  Aquí la he visto y hablado,
  Y en este aposento ha entrado?

D. LUIS.

  No quiero deciros nada,
  Sino que entra ya.

D. HIPÓL.

                     ¡Por Dios,
  Que es rigorosa mi estrella!


ESCENA XV.

DOÑA CLARA É INÉS, _tapadas_. — DON HIPÓLITO, DON PEDRO, DON LUIS.

D. LUIS.

  Ahora decid si es aquella.

D. HIPÓL.

  O es ella, ó ellas son dos.

D. PED.

  ¿Veis, Don Hipólito, veis
  Cómo la dama que estaba
  Hoy aquí, á vos no os buscaba?

D. HIPÓL.

  Quitarme el juicio quereis.—
  Mujer, dos veces tapada, _(A doña Clara.)_
  Que á mi deshecha fortuna,
  Por si se me pierde una,
  Se me envía duplicada,
  ¿No me hablaste en el Parque hoy?
  ¿No eres tú la que seguí,
  Y la que en tu casa ví?

_(Hasta aquí á todas las preguntas ha respondido Doña Clara por señas,
y ahora se descubre.)_

  Confuso otra vez estoy.

D.ª CLAR.

  Yo soy, el mi caballero,
  Ya que descubierta os hablo,
  Aquella habladora muda,
  Por las lecciones de un manto;
  Que viendo que era muy poca
  Victoria, muy poco aplauso
  De toda aquesta mujer
  Un hombre no más, buscando
  Ocasion de que alcanzara
  Sola una parte del lauro,
  Le quise dar de ventaja
  La discrecion á mi garbo.
  Bien pensó vuesa merced
  Muy necio y muy confiado
  Que tenía muerta al vuelo
  La hermosura de los campos;
  Pues no, señor Para-todas,
  Y conozca escarmentando
  Que ha dado vuesa merced,
  Por lo entendido ó lo raro,
  Mala cuenta de su amor,
  Pues deja este desengaño
  Vengada á la hermosa Filis
  De los desdenes de Fabio.
  Pues cuando fuera verdad
  Que yo le amara; pues cuando
  Fuera verdad que celosa
  Aquí le hubiera buscado,
  El verme vengada sólo
  Me hubiera el amor quitado.
  Yo lo estoy con que haya visto
  Que los celos que me ha dado,
  Han sido conmigo misma;
  Pues nadie pudiera darlos
  A este talle, que no fuera
  Su mismo desembarazo.
  Envaine vuesa merced
  Todo ese grande aparato
  De dulces de Portugal,
  Que le han salido tan agrios;
  Que no es la boda por hoy.
  Pero agradezca el cuidado
  Que en ella ha puesto el señor
  Casamentero del diablo;
  Que cierto que de su parte
  Nada faltó, porque ha estado
  Con mucha puntualidad
  Con la tal silla esperando,
  Y hizo muy bien el papel,
  Encareciendo el recato;
  Porque es amigo muy fino
  Del que es amante muy falso.
  Con esto adios, y ninguno
  Me siga; que si echo el manto,
  Si vuelvo la calle, si otro
  Embeleco desenvaino,
  Les haré creer que soy
  Otra dama, aunque al estrado
  Me entre de una mesurada,
  Como esta mañana, cuando
  Le hizo creer que era otra
  Sólo un sombrerillo blanco.

_(Vase.)_

D. HIPÓL.

  Oye, aguarda, espera, escucha.

D. LUIS.

  ¡En toda mi vida he hallado
  Hombre de tan buena estrella
  Con mujeres!

D. HIPÓL.

               ¿Que burlando
  Esteis, cuando estoy muriendo?—
  Detente, Inés.

INÉS.

                 Será en vano;
  Que vamos muy enojadas.

_(Vase.)_

D. HIPÓL.

  No sé qué hacer en tal caso.
  Mas sí sé, que es apelar
  De todo al desembarazo,
  Desengañando hoy la una,
  Y la otra despues amando.

_(Vanse Don Hipólito y Don Luis.)_

D. PED.

  ¡Gracias á Dios, que con esto
  Ya los celos se acabaron
  De Doña Ana y de Don Juan,
  Pues todo lo han escuchado,
  Y mi amor, pues Doña Clara
  Viene á Hipólito buscando!
  ¡Cielos! sin querer, he visto
  Mis celos averiguados.

ARCEO.

  Y si el galan y la dama
  Están ya desengañados,
  Aquí acaba la comedia.

D. PED.

  ¿Oiste ya el desengaño,
  Don Juan?

_(Llegándose á la puerta del cuarto donde estuvo.)_


ESCENA XVI.

DOÑA ANA, DOÑA LUCÍA. — DON PEDRO, ARCEO.

D.ª ANA.

            No soy tan dichosa
  Yo.

D. PED.

      ¿Cómo así?

D.ª ANA.

                 Como cuando
  Yo entré, sólo ví un hombre,
  Que atrevido y temerario
  Se echaba por la ventana,
  Que hay, señor, á esos tejados.

ARCEO.

  Pues no acaba la comedia.

D. PED.

  ¡Qué rigoroso, qué extraño
  Afecto de amor y celos!
  (_Ap._ Él iba á salir al paso:
  Seguir á los dos importa,
  No suceda algun fracaso.)

_(Vase.)_

D.ª ANA.

  Grande desdicha es la mia,
  Pues cuando vengo buscando
  Hoy, Don Juan, finezas tuyas,
  Solas mis desdichas hallo.
  Cuando te siguen sospechas,
  Tú las estás esperando
  Firme, ¡y vuelves las espaldas
  Si te siguen desengaños!
  ¿Qué mujer es esta ¡cielos!
  Que hoy en mi casa se ha entrado?
  ¿Qué hombre es este que asegura
  Que yo le vengo buscando?
  ¡Oh nunca en el tiempo hubiera,
  Oh nunca hubiera en el año,
  Si es que la culpa han tenido
  De enredos y enojos tantos,
  Las mañanas floridas
  De Abril y Mayo!



JORNADA TERCERA.


Sala en casa de Doña Ana.

ESCENA PRIMERA.

DON JUAN, _á oscuras_.

  Nada me sucede bien.
  ¿Qué roca habrá que contraste
  Tanta avenida de penas,
  Tantos golpes de pesares?
  Del aposento en que estaba
  Por testigo de mis males,
  Imposible de sufrirlos,
  E imposible de vengarme,
  Celoso y desesperado
  Salir pretendo á la calle
  A esperar aquel galan
  Tan feliz, que coronarse
  Pudo de tantos favores,
  De dichas que son tan grandes.
  Echéme por la ventana
  (Porque allí no me estorbasen
  La venganza de mis celos),
  Presumiendo que era fácil,
  Ganando desde el tejado
  De la puerta los umbrales;
  Y saltando dél á un patio,
  Donde la ventana sale,
  Perdí el tino, y dí á otra casa.
  Pero parece que abren
  Una puerta, y entra gente...
  Y con las luces que traen
  Percibo mejor las señas.
  ¿Hay suceso semejante?
  ¡Vive Dios, que esta es la casa
  De Doña Ana! ¡Si tomase
  Hoy puerto en el mismo golfo
  Esta derrotada nave!
  Ella es. ¿Qué he de hacer, cielos?
  Que no es bien que aquí me halle,
  Y presuma que he venido
  Cobardemente á quejarme
  De mis celos, sin vengarlos.
  ¿Hay confusion más notable?
  ¿Qué haré? Que no me está bien
  Ya ni el irme ni el quedarme.

_(Escóndese.)_


ESCENA II.

DOÑA ANA Y DOÑA LUCÍA, _con luz_. — DON JUAN, _escondido_.

D.ª ANA.

  Quítame este manto. ¡Gracias
  A mi fortuna inconstante
  Que me ha dado (¡ay infelice!)
  Un solo punto, un instante
  De tiempo para llorar,
  De lugar para quejarme!
  Y así, ya que estoy á solas,
  Sean tormentas, sean mares
  Mis lágrimas y mis quejas
  Entre la tierra y el aire.

D.ª LUC.

  Señora, si dese modo
  Tan justos extremos haces,
  Triunfará de amor la muerte.
  Consuelo tus penas hallen;
  Que para todo hay consuelo.
  Que si Don Juan (por guardarle
  A Don Pedro aquel decoro
  Que debió á sus amistades)
  Se arrojó por la ventana,
  Ya en su seguimiento parten
  Don Pedro, Arceo y Pernía,
  Porque los dos no se maten.

D.ª ANA.

  Y cuando remedie (¡ay triste!)
  Mi temor, ¿para adelante
  Puede ya dejar de ser
  Lo que fué? ¿Pueden borrarse
  De la memoria los celos
  En que yo no tuve parte?

D. JUAN.

  _(Ap. al paño.)_ De cuanto yo desde aquí
  Puedo á las dos escucharles,
  Nada entiendo; y sólo entiendo
  Que temo que me declaren
  Mis congojas, mis desdichas,
  Mis recelos, mis pesares;
  Porque no es posible, no,
  Que un celoso sufra y calle.

D.ª LUC.

  Acuéstate, por tu vida,
  Porque en la cama descanses.

D.ª ANA.

  No hay descanso para mí.
  Fuera de que he de esperarle
  A Don Pedro; que le dije
  Que con lo que le pasase
  En alcance de Don Juan
  (Pues todos van á buscarle),
  Viniese á avisarme; y ya
  Parece que llaman. Abre.


ESCENA III.

DON PEDRO, ARCEO, PERNÍA. — DICHOS.

D.ª ANA.

  Señor Don Pedro, ¿qué hay?

D. PED.

  Que todo ha salido en balde.

D.ª ANA.

  ¿Cómo?

D. PED.

         No habemos hallado
  A Don Juan, y es bien notable
  Suceso, porque de aquella
  Ventana, que al patio cae,
  Para salir al portal
  Hay una puerta, y la llave
  Está echada, de manera
  Que ha sido imposible hallarle,
  Cuando ni en mi casa está,
  Ni salir pudo á la calle.

ARCEO.

  No le hemos buscado bien,
  Si va á decir las verdades;
  Porque á un celoso, señora,
  Le ha de buscar el que hallarle
  Quisiere, ahogado por los pozos,
  O ahorcado por los desvanes.

PERNÍA.

  Ya le he dicho que se meta
  En juntar sus consonantes.
  No hable palabra donde
  Yo estoy.

ARCEO.

            Quínola pasante,
  Tambien yo le tengo dicho
  Que de dar lanzadas trate,
  Y sacar, no para el toro,
  Para el lacayo el alfanje,
  Y no más.

D.ª LUC.

            Entre dos ruines
  Sea mi mano el montante.

D. PED.

  No es posible hallarle, en fin.

D.ª ANA.

  Son mis penas, no os espante,
  Y bien dicen que son mias.
  Pues ellas disponer saben
  Tantas falsas apariencias,
  Que me culpen y le agravien.
  ¡Plegue á Dios, señor Don Pedro,
  Que él me destruya y me falte,
  Si á aquel hombre ví en mi vida,
  Sino hoy, que pudo entrarse
  Aquí tras una mujer,
  A quien siguió desde el Parque,
  Y vióme á mí! ¿Mas por qué
  Lo digo ¡ay Dios! si escucharme
  No puede Don Juan, y doy
  Satisfacciones al aire?

D. PED.

  Quedad, señora, con Dios;
  Que por si vuelve á buscarme
  A mi casa, vuelvo á ella.
  ¿Qué mandais?

D.ª ANA.

                No es bien que os mande,
  Que os ruegue sí, que volvais
  A la mañana á contarme
  Lo que hubiere sucedido.

D. PED.

  Quedad con Dios.

_(Vase.)_

D.ª ANA.

                   Él os guarde.—
  Lucía, cierra esas puertas,
  Y entra despues á acostarme;
  Que he de madrugar mañana,
  Porque he de salir al Parque
  A hacer una diligencia.—
  ¡Oh si á este vivo cadáver
  Hoy ese lecho de pluma
  Sepulcro fuera de jaspe!

_(Vase.)_


ESCENA IV.

DON JUAN, _al paño_; ARCEO, DOÑA LUCÍA.

D. JUAN.

  _(Ap.)_ ¿Al Parque mañana? ¡Ay cielos!
  No estos desengaños basten:
  Vuelvan atras mis desdichas,
  Pues pasa el riesgo adelante.

ARCEO.

  De todos estos enredos,
  De todos estos debates,
  Vos teneis, Doña Lucía,
  La culpa, pues vos contasteis
  A vuestra ama que en mi casa
  Estaba Don Juan.

D.ª LUC.

                   De tales
  Sucesos, quien me lo dijo
  A mí, tiene mayor parte;
  Que ya sabe quien me cuenta
  A mí el suceso que sabe,
  Que es decirme que lo diga
  El decirme que lo calle.

ARCEO.

  Eres tan dueña, que puedes
  Servir desde aquí adelante
  De molde de vaciar dueñas.

D.ª LUC.

  Tú escudero vergonzante.

ARCEO.

  Eres dueña.

D.ª LUC.

              Tú eres loco.

ARCEO.

  Eres dueña.

D.ª LUC.

              Tú un bergante.

ARCEO.

  Eres dueña.

D.ª LUC.

              Tú un bufon.

ARCEO.

  Eres dueña.

D.ª LUC.

              Tú un infame.

ARCEO.

  Eres dueña.

D.ª LUC.

              Tú un bribon.

ARCEO.

  Item más, dueña; y no trates
  De desquitarte, porque
  No has de poder desquitarte.

D.ª LUC.

  ¿Cómo no? Eres un...

ARCEO.

                       Dí, dí.

D.ª LUC.

  Mal poeta.

ARCEO.

             ¡Tate, tate!
  ¿Poeta, dijiste? Adios, dueña;
  Que ya quedamos iguales.

D.ª LUC.

  ¿Desa manera te vas?

ARCEO.

  Pues ¿qué quieres?

D.ª LUC.

                     Que te aguardes
  Aquí, miéntras que mi ama
  Acaba de desnudarse,
  Y volveré á hablar contigo
  Un rato.

ARCEO.

           Aquí espero.

_(Vase Doña Lucía, llevándose la luz.)_


ESCENA V.

DON JUAN, _al paño_; ARCEO.

ARCEO.

                        Madres
  Las que á los hijos parísteis
  Para nocturnos amantes
  De viejas, mirad en mí
  Las desdichas á que nacen.
  Esperando una estantigua
  Estoy, confuso y cobarde,
  Aquí donde mis suspiros
  Pueblan estas soledades.

_(Sale Don Juan del cuarto en que estaba.)_

D. JUAN.

  _(Ap.)_ Ahora, desconfianzas,
  Es tiempo de aconsejarme,
  Si esto que pasa por mí
  Son mentiras ó verdades.
  El recatarme me importa
  De Doña Ana: ella no sabe
  Que la escucho, y en suspiros
  Que mal pronunciados salen
  Desde el corazon al labio,
  Me ha dado ciertas señales
  De que mi desdicha llora,
  De que siente mis pesares.
  Estos criados no pueden
  Engañarse ni engañarme,
  Puesto que Arceo á Lucía
  La contó cómo ocultarme
  Pude en casa de Don Pedro,
  Y ella á Doña Ana: bastante
  Desengaño de que fué
  Entónces ella á buscarme.
  Mas ¡ay de mí! si es aquesto
  Como dicen señas tales,
  ¿Don Hipólito á qué efecto
  Dijo que á él iba á buscarle?
  ¿O qué mujer es aquesta?
  Y en fin, ¿para qué ir al Parque
  Mañana quiere Doña Ana,
  Para que á mí no me falte
  Cuidado? ¡Pues vive Dios,
  Que tengo de averiguarle!
  Si aquí estoy, es imposible
  Que disimule y que calle;
  E imposible, si me ven,
  De que la ida del Parque
  Averigüe: luego irme
  Será lo más importante.
  Este criado á Lucía
  Espera: miéntras no sale,
  Pues no ha cerrado la puerta,
  Salir pretendo á la calle,
  Por seguirla donde fuere.
  Que me prendan ó me maten,
  Todo, todo importa ménos
  Que no que me desengañe.

ARCEO.

  Ya siento pasos.—Lucía,
  Seas bien venida, dame
  Los brazos.

_(Abraza á Don Juan.)_

              ¡Barbada vienes!
  ¿Quién es?

D. JUAN.

             Callad, que no es nadie.

ARCEO.

  ¿Cómo no es nadie? Yo soy
  Tan cortés y tan galante,
  Que ántes crêré que sois muchos.
  ¡Ay, ay!

D. JUAN.

           ¡Vive Dios, que os mate,
  Si no callais!


ESCENA VI.

DOÑA ANA, DOÑA LUCÍA. — DON JUAN, ARCEO.

D.ª ANA.

  _(Dentro.)_    ¿Que rüido
  Es aquél?

_(Sale Doña Lucía á oscuras y encuentra con Don Juan.)_

D.ª LUC.

  _(Bajo á Don Juan.)_
            ¡Eres notable!
  ¿Es posible que tu miedo
  Tan grandes extremos hace,
  Que des voces? Salte presto,
  Para que aquí no te hallen.
  Vénte tras mí.

D. JUAN.

  (_Bajo á ella._ Vamos.) (_Ap._ ¡Cielos!
  Hasta que me desengañe
  He de callar; que esta es
  Propia condicion de amantes.)

_(Vanse Doña Lucía y Don Juan, que al entrarse, encuentra con Arceo.)_

ARCEO.

  ¿Otro diablo? ¡Vive Dios,
  Que tienen aquestos lances
  Cosas de la Dama Duende!


ESCENA VII.

DOÑA ANA, _medio desnuda, con luz_. — ARCEO; _despues_, DOÑA LUCÍA.

D.ª ANA.

  ¡Hola! ¿No responde nadie?
  Mas ¡ay de mí!

ARCEO.

  _(Ap.)_        Yo me embozo,
  Por ver si puedo excusarme
  De que me conozcan.

_(Sale Doña Lucía.)_

D.ª LUC.

  _(Ap.)_             Ya
  No hay peligro que me espante,
  Pues ya en la calle está Arceo.
  ¿Mas no es el que está delante?
  ¿Quién era, si él está aquí,
  El que yo puse en la calle?

ARCEO.

  _(Ap.)_ ¡Aquí muero!

D.ª ANA.

                       Caballero,
  Que, recatado el semblante,
  La noble clausura rompes
  Destos sagrados umbrales,
  Si necesidad acaso
  Te ha obligado á extremos tales,
  De mis joyas y vestidos
  Francas te daré las llaves:
  Ceba tu hidrópica sed
  En sus telas y diamantes.
  Pero si, más codicioso
  De honor que de hacienda, haces
  Estos extremos, te ruego
  (Estoy muerta) que no trates
  Con tal desprecio (¡ay de mí!)
  El honor (estoy cobarde)
  De una mujer infelice,
  Sujeta á desdichas tales.
  Porque si para mi afrenta
  A aqueste cuarto llegaste,
  Vive Dios, que ántes que intentes
  Hablarme palabra, y ántes
  Que ofenda al dueño que adoro,
  Yo con mis manos me mate;
  Porque si lágrimas solas
  No enternecen un diamante,
  Rompiéndome el pecho yo,
  Le sabré labrar con sangre.

ARCEO.

  No labraréis, si yo puedo;
  Que fuera mucho desaire
  Ser pelícana una dama,
  Y ser labradora un ángel.
  Grandes casos de fortuna
  A vuestra casa me traen.
  No á hacer mella en vuestras joyas,
  Ni á vuestra opinion ultraje.
  Y porque os asegureis
  De mi término galante,
  Segura quedais de mí.
  A Dios, señora, que os guarde.

_(Vase.)_

D.ª LUC.

  ¡Qué miro!

D.ª ANA.

             ¿Fuése ya?

D.ª LUC.

                        Sí.

D.ª ANA.

  Echa á esa puerta la llave;
  Y pues ya la blanca aurora
  Venciendo las sombras sale,
  No me quiero desnudar.
  ¡Ay, Don Juan, si esto mirases!...
  ¿Quién de que no es culpa mia
  Pudiera desengañarte?

_(Vanse.)_

       *       *       *       *       *


El Parque.

ESCENA VIII.

DOÑA CLARA É INÉS, _en el traje corto, como primero_.

INÉS.

  ¿Al Parque vuelves?

D.ª CLAR.

                      Rendida,
  Sin ley, razon ni sentido,
  Donde la vida he perdido,
  Vuelvo, Inés, á hallar la vida.

INÉS.

  Bastante está lo sentido,
  Y si yo no me he engañado,
  Toda la gloria ha parado
  En que has, señora, advertido
  De ayer el raro suceso.

D.ª CLAR.

  ¿De que sirviera negar
  Con la lengua mi pesar,
  Si con llanto lo confieso?
  Vana de que hallarse habia
  Don Hipólito burlado,
  Le llamé; y su desenfado
  Burló de la industria mia.
  Que aunque es verdad que me dió
  Satisfacciones que allí
  Por mi respeto creí,
  Inés, por mi gusto no;
  Pues no me pudo negar
  Que fué donde otra mujer
  Le llamaba, y mi placer
  Se convirtió en mi pesar.
  Yo misma (¡ay de mí!) encendí
  El fuego en que triste peno,
  Yo conficioné el veneno
  Que yo misma me bebí,
  Yo misma desperté, yo,
  La fiera que me ha deshecho,
  Yo crié dentro del pecho
  El áspid que me mordió.
  Arda, gima, pene y muera
  Quien sopló, conficionó,
  Alimentó, despertó,
  Veneno, ardor, áspid, fiera.

INÉS.

  Bien en tantos pareceres
  Hoy dirán cuantos te ven,
  Que sólo queremos bien,
  Tratadas mal, las mujeres.
  ¿Para qué habemos venido
  Al Parque con tal cruel
  Pena?

D.ª CLAR.

        A ver si viene á él
  Don Hipólito.

INÉS.

                Él ha sido,
  Por cierto, muy lindo ensayo.

D.ª CLAR.

  Si hoy doy tregua á mis temores,
  Yo os coronaré de flores,
  Mañanas de Abril y Mayo.

_(Vanse.)_


ESCENA IX.

DON HIPÓLITO, DON LUIS.

D. HIPÓL.

  En efecto, hasta su casa
  A Doña Clara seguí
  Como visteis, y la dí
  Del engaño que me pasa
  Satisfacciones, diciendo
  ¿Qué ofensa era ir á ver,
  Llamado de una mujer,
  Lo que mandaba? Y haciendo
  Extremos de enamorado,
  Que supe fingir muy bien
  (Porque ya no hay, Don Luis, quien
  No haga el papel estudiado),
  La dejé desenojada,
  Atenta á mi desengaño;
  Y al fin, con su mismo daño
  Vino ella á ser la engañada,
  Pues mis extremos creyó;
  Siendo así, Don Luis, verdad
  Que alma, vida y voluntad
  La Doña Ana me robó;
  Porque una vez persuadido
  De que me llamaba á mí
  Y hallarla despues allí,
  Me empeñó en haber creido
  Que ella fué quien me llamó.

D. LUIS.

  Vos teneis lindo despejo.

D. HIPÓL.

  ¿Fuera más cuerdo consejo
  Darme por vencido?

D. LUIS.

                     No.
  Mas á haberme sucedido
  A mí lo que á vos con ellas,
  Jamás volviera yo á vellas
  De turbado y de corrido.

D. HIPÓL.

  Fuera linda necedad.
  Puntualidades teneis
  Tan necias, que pareceis
  Caballero de ciudad.
  Mira, si aquesta fortuna
  A corrella te acomodas,
  Querer por tu gusto á todas,
  Por tu pesar á ninguna.


ESCENA X.

DOÑA ANA Y DOÑA LUCÍA, _vestidas como Doña Clara_. — DON HIPÓLITO, DON
LUIS.

D.ª LUC.

  Ya estás en el Parque, ya _(Ap. las dos.)_
  Decirme, señora, puedes
  Con qué intento deste modo
  A su hermoso sitio vienes.

D.ª ANA.

  Si has de verlo, ¿para qué
  Ahora que lo diga quieres?
  Que es retórica excusada
  Decir las cosas dos veces,
  Y más cuando están tan cerca
  De suceder, que presente
  Está el que vengo buscando.

D.ª LUC.

  _(Ap. á ella.)_ El hombre, señora, es este
  De los engaños de ayer,
  Si mis ojos no me mienten.

D.ª ANA.

  Por él lo digo; pues solo
  He salido á hablarle y verle,
  Donde por la obligacion
  Que á ser caballero tiene,
  Desengañe mi opinion;
  Pues los que son más corteses
  Caballeros, siempre amparan
  El honor de las mujeres.

D.ª LUC.

  ¿Para aquesto de tu casa
  Al Parque, señora, vienes,
  Donde es una culpa más
  Si aquí acertaran á verte?

D.ª ANA.

  Don Juan está retraido
  Donde quiera que estuviere,
  Y solo, á este sitio, donde
  Hay tal concurso de gente,
  No se atreverá á venir.
  Y así más seguramente
  Es donde le puedo hablar.

D.ª LUC.

  ¡Plegue á Dios que no lo yerres!

D.ª ANA.

  Tápate, y llega á llamarle.
  Dí que una mujer pretende
  Hablarle: que se retire
  Del amigo con quien viene.

D.ª LUC.

  _(A Don Hipólito.)_ Caballero, una tapada
  A solas hablaros quiere,
  Que es la que mirais. Seguidnos.

D. HIPÓL.

  (_Ap._ Doña Clara es, claramente
  Lo dice el traje. Otra vez
  Al engaño de ayer vuelve;
  Mas hoy no lo ha de lograr.)

_(Llégase, y habla á Doña Ana.)_

  Notable, vive Dios, eres,
  Pues que tan mal te aseguras
  De quien te estima y no ofende.
  Si buscas satisfacciones
  Mayores de las que tienes,
  No es menester que me sigas,
  Pues en el alma estás siempre.

D.ª ANA.

  Por otra me habeis tenido:
  En vuestras voces se infiere,
  Y quiero desengañaros
  Desde luego. ¿Conoceisme?

_(Descúbrese.)_

D. HIPÓL.

  Otra vez me preguntasteis
  En otra ocasion más fuerte
  Eso mismo, y respondí
  Que sí y que no; y me parece,
  Pues siempre es una la duda,
  Dar una respuesta siempre.
  Sí os conozco, pues que os miro;
  No os conozco, porque suelen
  Los bienes pasarse á males,
  Y hoy al revés me sucede.

D.ª ANA.

  Seguidme hácia la Florida,
  Porque hablaros me conviene
  Donde estéis solo; y decidle
  A ese amigo que se quede.

_(Vanse las dos.)_

D. HIPÓL.

  Don Luis, de nueva aventura
  Podeis darme parabienes.
  Doña Ana es esta tapada.
  Ahora no puedo hacerme
  Engaño, que yo la he visto
  Con mis ojos claramente.
  ¿Veis cómo fué la de ayer
  Esta misma? ¿Veis si vuelve
  A buscarme? Aquí os quedad,
  Y murmurad, si os parece,
  El haber dicho que tengo
  Buena estrella con mujeres.


ESCENA XI.

DOÑA CLARA É INÉS, _tapadas_. — DON HIPÓLITO, DON LUIS.


INÉS.

  _(Ap. á D.ª Clara.)_ Don Hipólito está aquí.

D.ª CLAR.

  Pues no andemos más, detente.

_(Quédanse paradas Doña Clara é Inés; Don Hipólito, engañado por el
traje, cree que son Doña Ana y Lucía, que esperan á que las siga, y se
acerca y las habla.)_

D. HIPÓL.

  Ya os sigo. Guiad, señora
  Doña Ana, donde quisiereis;
  Que yendo con vos, hermosa
  Deidad de estos campos verdes,
  Cualquiera sitio será
  La Florida; que le deben
  A vuestros ojos de fuego
  Y á vuestra planta de nieve
  Púrpura y verde las flores,
  Cristal y aljófar las fuentes.

D.ª CLAR.

  (_Ap._ Doña Ana dijo: ¡ay de mí!
  Mas ¿qué nuevo engaño es este?
  Mas no tarde en discurrillo
  Quien averiguarlo puede.
  La Florida es el lugar
  Citado, y á él me conviene
  Llevarle.) Venid.

D. HIPÓL.

  _(Ap.)_           Fortuna,
  ¡Oh cuánto mi amor le debe,
  Pues seguro de los celos
  De Doña Clara, me ofreces
  A Doña Ana! Triunfo hermoso
  De tu gran deidad es este.

_(Vanse todos, y queda solo Don Luis.)_


ESCENA XII.

DON JUAN. — DON LUIS.

D. JUAN.

  Hácia esta parte bajó
  Doña Ana; que entre la gente
  Que venía, la perdí
  De vista. Pero no puede
  Esconderse. Y es verdad;
  Pues cuando á mí me mintiesen
  Tantas señas, me dijera
  Verdad mi infelice suerte.
  Con Don Hipólito va
  Hablando. Ya no hay que espere.
  Muera de cólera y rabia
  Quien de amor y celos muere.

D. LUIS.

  (_Ap._ ¡Válgame el cielo! ¡qué miro!
  Don Juan de Guzman ¿no es este?)
  ¡Señor Don Juan de Guzman!

D. JUAN.

  ¿Quién llama? (_Ap._ ¿Quién vió más fuerte
  Confusion? Este es Don Luis.)

D. LUIS.

  Donde quiera que yo viere
  A quien agravia mi sangre
  Y á quien mi opinion ofende,
  Primero que con la lengua,
  Sin ceremonias corteses
  Le saludo con la espada,
  Voz de honor más elocuente.
  Sacad la vuestra; porque
  Con más opinion me vengue.

D. JUAN.

  Yo no he rehusado en mi vida
  Con la mia responderle
  A quien me habla con la suya.
  Y si matarme os conviene,
  Daos priesa; que si os tardais,
  Os podrá quitar la suerte
  Otra herida, y no es capaz
  Una vida de dos muertes.

D. LUIS.

  No os respondo, porque ya
  Hablar el acero debe.

_(Riñen.)_

D. JUAN.

  _(Ap.)_ Con Doña Ana entró en la huerta
  Don Hipólito. ¡Oh aleve
  Pena! ¿Quién crêrá que allí
  Me agravien, y aquí se venguen?

D. LUIS.

  Desguarnecióse la espada.

D. JUAN.

  Daros pudiera la muerte;
  Pero porque echeis de ver
  Cómo mi valor procede,
  Y como debí de darla
  A vuestro primo igualmente
  (Pues el que fuera una vez
  Traidor, lo fuera dos veces;
  Porque ser uno cobarde
  No es defecto que se pierde),
  Id por espada, que aquí
  Os espero.

D. LUIS.

  (_Ap._     ¡Trance fuerte,
  Pues quien me agravia me obliga,
  Pues me halaga quien me ofende!
  Mas ya sé qué debo hacer.)
  Esperad, que brevemente
  Volveré.

D. JUAN.

           Ya veis el riesgo
  A que estoy, si aquí me viesen.
  Y por quitarme del paso,
  Puesto que veis que lo es este,
  Dentro estoy de la Florida.

D. LUIS.

  Antes de un instante breve
  A ella volveré á buscaros.

_(Vase.)_


ESCENA XIII.

DON JUAN.

  ¿Qué haré en penas tan crueles,
  Que un inconveniente es
  Sombra de otro inconveniente?
  Cuando sigo un daño, otro
  En mi seguimiento viene;
  Uno busco y otro hallo,
  Y en todos no sé qué hacerme;
  Que soy en un caso mismo
  Persona que hace y padece.
  Si á Don Hipólito sigo,
  Falto á Don Luis neciamente;
  Y si espero á Don Luis, falto
  A mis celos. ¿Mas qué teme
  Mi valor? ¿No es morir todo?
  Máteme el que ántes pudiere,
  Don Hipólito ó Don Luis:
  Pues cosa justa parece,
  Si me busca al que yo ofendo,
  Que busque yo el que me ofende.

_(Vase.)_

       *       *       *       *       *


La Florida.

ESCENA XIV.

DOÑA CLARA, DON HIPÓLITO.

D. HIPÓL.

  En aqueste hermoso márgen,
  En este florido albergue,
  Que la hermosa primavera
  A tanto estudio guarnece,
  Podeis decirme, señora
  Doña Ana, lo que á esto os mueve
  (Pues ya sabeis que he de estar
  A vuestro servicio siempre),
  Y no esa grosera nube
  Tan bellos rayos afrente.
  Amanezca vuestro sol,
  Pues ya el del cielo amanece.

D.ª CLAR.

  Yo haré lo que me mandais;
  Que á conceptos tan corteses,
  Que á discursos tan galantes,
  Hace mal quien no obedece.

_(Descúbrese.)_

D. HIPÓL.

  _(Ap.)_ ¡Doña Clara es, vive Dios!

D.ª CLAR.

  ¿Qué os admira? ¿Qué os suspende?
  Yo soy: proseguid, que va
  El discursillo excelente.

D. HIPÓL.

  Ni me suspendo ni admiro,
  Sino sólo de que pienses
  Que no te habia conocido,
  Y sabido que tú eres.
  Pero quíseme vengar
  De que salgas desta suerte
  De casa, trocando el nombre.

D.ª CLAR.

  ¡Oh qué anciano chiste es ese!

D. HIPÓL.

  ¡Vive Dios, que cuando dije
  A Don Luis que no viniese
  Tras mí, le dije quién eras!
  Venga él, y si no dijere
  Que es verdad, castiga entónces
  Mis culpas con tus desdenes.
  Yo voy por él, y dirá...

D.ª CLAR.

  Todo cuanto tú quisieres.
  No le llames.

D. HIPÓL.

                Pues ¿por qué?

D.ª CLAR.

  Porque es el «Muñoz, que miente
  Más que vos» del refrancillo.

D. HIPÓL.

  No, no: mejor es que éntre
  A desengañarte. (_Ap._ No es
  Sino que yo busco este
  Desahogo, con que pueda
  Admirarme y suspenderme
  De que de una mano á otra
  Así una mujer se trueque.)

_(Vase.)_


ESCENA XV.

DON JUAN. — DOÑA CLARA, _que al verle se echa el manto_.

D. JUAN.

  (_Ap._ De toda la Florida
  La esfera, de matices guarnecida,
  Celoso he discurrido,
  Y hallar en ella ¡ay cielos! no he podido,
  Mis celos. ¿Cuándo ¡cielos!
  Se hicieron de rogar tanto los celos,
  Que se esconden buscados?
  Mas huyen porque están ya declarados.
  ¿No es aquella Doña Ana?
  Vano es mi enojo, y mi venganza vana,
  Pues sola la he encontrado.
  ¿Quién crêrá que es tan necio mi cuidado,
  Que me pesa de vella,
  No estando Don Hipólito con ella?
  Volverme quiero. Pero ¿cómo ¡cielos!
  Podré? que son mis rémoras los celos.)
  Fiera enemiga mia, _(A ella.)_
  Falsa sirena y engañosa arpía,
  Esfinge mentirosa,
  Aspid de nieve y rosa,
  ¿Dónde está aquel amante
  Que tan firme te adora, tan constante,
  Porque me vengue en él de tí mi acero,
  Y no en tí dél mi lengua?

D.ª CLAR.

                            Caballero,
  Vos venís engañado
  Con tanta pena y tanto desenfado;
  Pues ocasion no ha habido, _(Descúbrese.)_
  Para que á mí, tan necio y atrevido
  Me hableis, sin conocerme, con desprecio.

D. JUAN.

  Decís bien: atrevido anduve y necio.
  Por otra dama os tuve;
  Que como á luna y sol guarda una nube,
  Con embozo de sol hallé una luna.
  Perdonad, mi señora,
  Que no hablaba con vos.


ESCENA XVI.

DOÑA ANA, DOÑA LUCÍA. — DOÑA CLARA, DON JUAN.

D.ª ANA.

                          Yo puedo ahora
  Serviros de testigo,
  Pues no hablaba con vos, sino conmigo.

D.ª CLAR.

  Pues si con vos hablaba,
  Hable con vos, que aquí mi enojo acaba.

_(Vase.)_


ESCENA XVII.

DOÑA ANA, DON JUAN, DOÑA LUCÍA.

D.ª ANA.

  Mucho me alegro, Don Juan,
  De que hayais llegado á tiempo
  Que os desengañen y engañen
  A vos vuestros ojos mesmos;
  Porque si vos padeceis
  A un mismo instante esos yerros,
  Ya es fuerza que lo creais,
  Como quien pasa por ellos;
  Pues pensar que lo que vos
  Crêis, no puede otro creerlo,
  Es hacer más advertido
  Al otro, y á vos más necio;
  Y no hay ninguno que quiera
  Tan mal á su entendimiento.

D. JUAN.

  ¡Oh, qué necio desengaño,
  Doña Ana, pues cuando veo
  Que es verdad que me engañaron
  Mis ojos, tambien advierto
  Que el desengaño me ofende,
  Pues tú le traes á este puesto!
  Luego engaño y desengaño
  Todo ha sido engaño: luego
  No te puedes excusar
  Del agravio de mis celos;
  Pues hoy, como del engaño,
  Del desengaño me ofendo;
  Pues el engaño era agravio,
  Y el desengaño desprecio.

D.ª ANA.

  En haber venido aquí,
  Ni te engaño ni te ofendo;
  Pues por tí sólo he venido.

D. JUAN.

  ¿Pues pudiste tú saberlo?

D.ª ANA.

  No; mas pude adivinarlo,
  Desta manera viniendo
  Para hacer que te buscara
  Don Hipólito.

D. JUAN.

                ¿A qué efecto?

D.ª ANA.

  A efecto de que te diese
  La satisfaccion él mesmo.

D. JUAN.

  ¡Oh qué necia prevencion!
  Porque cuando da muy necio
  El que fué segundo amante
  Al que fué amante primero,
  De celos satisfacciones,
  Es cuando le da más celos.

D.ª ANA.

  No hagas graduacion de amores;
  Que no soy mujer que puedo
  Tener primero y segundo.

D. JUAN.

  Calla, calla, que me acuerdo
  De una noche... Pero aquí,
  Más que yo, dice el silencio.

D.ª ANA.

  ¡Pluguiera á Dios, las disculpas
  Que yo desa noche tengo,
  Pudiera significarte!
  Pero puedo, si no puedo,
  Con decir que soy quien soy.

D. JUAN.

  ¡Ojalá bastara eso!

D.ª ANA.

  Sí bastara, si me amaras.

D. JUAN.

  Porque te amo, no te creo.

D.ª ANA.

  Pues ves aquí que en mi casa
  Anoche un hombre encubierto
  Estaba, que allí se entró...

D. JUAN.

  Dí.

D.ª ANA.

      De la justicia huyendo.
  Y en efecto, enternecido
  A mi llanto ó á su esfuerzo,
  Se fué. Y si le vieras tú
  Salir de mi casa, es cierto
  Que pagara yo la pena
  De la culpa que no tengo.

D. JUAN.

  No hiciera, cuando aquel hombre
  Fuera un hombre como Arceo,
  Que es el que anoche en tu casa
  Escondido y encubierto
  Le tuvo Doña Lucía.

D.ª LUC.

  _(Ap.)_ ¡Por Dios, que me ven el juego!

D.ª ANA.

  ¿Qué dices?

D. JUAN.

              Lo que es verdad.

D.ª ANA.

  ¿Hay tan grande atrevimiento?

D. JUAN.

  Pero siendo un hombre noble
  El que entónces quedó muerto,
  Y abriendo con llave, ¿no
  Entraba?... Pero no quiero
  Pronunciarlo, por no ser
  Víbora yo de mi aliento.
  Quédate á Dios, que le guarde,
  Doña Ana, para otro dueño;
  Que son muchos desengaños
  Para un hombre que va huyendo.
  (_Ap._ Por esperar á Don Luis
  Solo me voy y me quedo.)

_(Vase.)_

D.ª ANA.

  ¡Tente, espera, escucha, aguarda!
  ¿Quién crêrá mis sentimientos?


ESCENA XVIII.

DON HIPÓLITO, _y tras él_ DOÑA CLARA, _siguiéndole_. — DOÑA ANA, DOÑA
LUCÍA.

D. HIPÓL.

  _(A Doña Ana.)_ No pude hallar á Don Luis
  En todo el Parque...

D.ª CLAR.

  _(Ap.)_              Yo vuelvo
  Tras Don Hipólito, á ver
  En qué paran sus enredos.

D.ª LUC.

  _(Ap.)_ ¡Que hubiese tan mala lengua!

D. HIPÓL.

  _(A D.ª Ana.)_ Pero, vive Dios, que es cierto,
  Clara, que te conocí
  Desde el instante primero.

D.ª ANA.

  No hicisteis, porque si hubierais
  Conocídome, sospecho
  Que no os debiera mi honor,
  Don Hipólito, estos riesgos:
  Advertid que hablais conmigo.

_(Descúbrese.)_

D. HIPÓL.

  _(Ap.)_ ¿Qué tramoya es esta, cielos?

D.ª CLAR.

  No hablaba sino conmigo,
  Como vos dijisteis, puedo
  Decir yo; que yo tambien
  Quien hable conmigo tengo.

_(Descúbrese.)_

D. HIPÓL.

  _(Ap.)_ ¡Vive Dios, que me han cogido
  Por hambre las dos en medio!

D.ª ANA.

  Pues aunque vos me imitais
  A mí, imitaros no puedo
  Yo á vos; que no he de dejaros
  Sin averiguar primero
  Un engaño con los dos.

D.ª LUC.

  _(Ap.)_ ¡Que haya en el mundo parleros!

D. HIPÓL.

  Pues ¿qué esperais?

D.ª ANA.

                      Un testigo
  Que ha de oirlo y ha de verlo...
  Y él viene ya; que esta sola
  Piedad al cielo le debo.


ESCENA XIX.

DON PEDRO, DON JUAN, ARCEO. — DICHOS.

D. PED.

  No habeis de ir desa suerte,
  Ya que en el Parque os encuentro,
  Despues que toda la noche
  Os busqué.

D. JUAN.

             Mirad que tengo
  Que hacer, y me va el honor.

D. PED.

  Oid á Doña Ana primero.

ARCEO.

  ¿Qué hay, Lucía? _(Ap. á ella.)_

D.ª LUC.

                   Parlerías.
  Ya todo se sabe, Arceo.

D.ª ANA.

  ¡Gracias á Dios que llegais,
  Don Juan, una vez á tiempo
  Que mi verdad conozcais!—
  Decid, Doña Clara, ¿es cierto
  Que ayer fuisteis á mi casa,
  De Don Hipólito huyendo,
  Y que él creyó que yo fuí
  La tapada?

D.ª CLAR.

             Sí, y queriendo
  Cortesanamente hacerle
  Una burla, escribí luégo
  Un papel en vuestro nombre.
  Y en la casa de Don Pedro
  Le fuí á ver, donde pasó
  Lo que proseguirá él mesmo.

D.ª ANA.

  Con esto, Don Juan, he dado
  Los desengaños que puedo.
  El cielo en los otros hable,
  Pues solo los sabe el cielo.


ESCENA XX.

DON LUIS. — DICHOS.

D. LUIS.

  ¡Señor Don Juan de Guzman!

D. PED.

  _(Ap.)_ Peor se va poniendo esto.

ARCEO.

  _(Ap.)_ ¡Por Dios que le ha conocido
  Don Luis, el primo del muerto!

D. HIPÓL.

  _(A Don Luis.)_ ¿Este es Don Juan de Guzman?
  El no conocerlo siento,
  Para haber en vuestra ausencia
  Hecho...

D. LUIS.

           Esperad, deteneos;
  Que este duelo ha de vencer
  La hidalguía, y no el acero.

D. JUAN.

  Pudiérades esperar
  A verme solo en el puesto.

D. LUIS.

  Importa que haya testigos
  Para lo que hacer intento.
  A que fuese por espada,
  Que se me quebró riñendo
  Con vos, me disteis lugar:
  Si tardo, disculpa tengo,
  Pues por haberos escrito
  Este papel me detengo.
  De la causa en que soy parte,
  Este es el apartamiento;
  Que si deudor de una vida
  Erais mio, y noble y cuerdo
  Me la disteis, contra vos
  Derecho ninguno tengo.
  Y si entónces no lo hice,
  Fué porque allí, no teniendo
  Espada, no presumierais
  Que os daba el perdon de miedo;
  Y así os le entrego, Don Juan,
  Cuando en la cinta la tengo.

D. JUAN.

  No sólo me dais la vida,
  Sino el honor; y pues viendo
  Estais la dama que fué
  La ocasion deste suceso,
  Ella os pague con los brazos
  Lo que con almas no puedo.

D.ª ANA.

  Pues con vuestras amistades
  Todas las nuestras hacemos.

D.ª CLAR.

  No hacemos; porque si ya
  No tengo quien me dé celos,
  No tengo á quien quiera bien.

D. HIPÓL.

  Pues ¿hay más de no quereros?

D.ª ANA.

  Arceo y Doña Lucía
  Se casen luégo al momento.

ARCEO.

  ¿Mas que nace el Ante-Cristo
  De Lucías y de Arceos?

D. JUAN.

  _Mañanas de Abril y Mayo_
  Dan fin: perdonad sus yerros.



ÍNDICE.


                                           Págs.

  Casa con dos puertas mala es de guardar      1

  La dama duende                             115

  No hay burlas con el amor                  235

  Mañanas de Abril y Mayo                    341





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Teatro selecto, tomo 3 de 4" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home