Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Vida del escudero Marcos de Obregón
Author: Espinel, Vicente
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Vida del escudero Marcos de Obregón" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from images generously made available by The
Internet Archive/Canadian Libraries)



NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * Las cursivas se muestran entre _subrayados_ y las versalitas se
    han convertido a MAYÚSCULAS.

  * Los errores de imprenta han sido corregidos sin avisar.

  * Se ha respetado la ortografía del original, normalizándola a la
    grafía de mayor frecuencia.

  * No obstante, se han añadido tildes a las mayúsculas que las
    necesitan.

  * Las notas a pie de página se han renumerado y colocado al final
    del libro.

  * Algunas ilustraciones se han desplazado ligeramente, para evitar
    que interrumpieran un párrafo.

  * Se han añadido viñetas de adorno al final de algunos capítulos que,
    en el original impreso y por necesidades de paginación, no las
    llevan.

  * Se ha añadido, al final del libro, un índice de contenidos que no
    está presente en el original impreso.



[Ilustración: MARCOS DE OBREGON.

POR

_Vicente Espinel_]



ES PROPIEDAD.



  VIDA DEL ESCUDERO

  MARCOS DE OBREGON

  POR EL MAESTRO

  VICENTE ESPINEL.

  ILUSTRACION DE

  JOSÉ LUIS PELLICER.

  _Grabados en boj por Páris, Martin, Carretero y Pannemaker
  y en zinc por Verdaguer._

  [Ilustración]

  _BARCELONA._

  BIBLIOTECA «ARTE Y LETRAS».
  _Administración: Ausias March, 95._
  1881.



[Ilustración]



TIPO-LIT. DE C. VERDAGUER.--BARCELONA.



[Ilustración]



VICENTE ESPINEL Y SU OBRA.


I.

La nueva edicion de las _Relaciones de la vida del escudero Márcos de
Obregon_, del maestro VICENTE ESPINEL, que, ilustrada por el lápiz
de Pellicer y el buril de Páris, Martin, Carretero y Pannemaker,
ofrece hoy al público curioso la empresa que saca á luz en Barcelona
la Biblioteca apellidada ARTE Y LETRAS, ocupa el número onceno en el
órden cronológico de las que de esta obra, tambien inmortal española,
se han hecho hasta ahora en castellano, desde los felices dias de su
ingenioso autor. La primera, la más clásica de todas por el lujo y
tono de sus formas tipográficas, fué la de Juan de la Cuesta, dada en
Madrid á la estampa á principios de 1618. Es libro tan perfecto que ni
una sola errata halla en sus páginas el más prolijo corrector. Juan de
la Cuesta, al final de la _Segunda parte de las comedias, de Lope de
Vega Carpio_, publicada en el mismo año, y en nota relativa al auto del
Consejo de Castilla, prohibiendo introducir en el reino las ediciones
fraudulentas de los libros castellanos que, al punto que en Madrid
aparecian, eran reimpresos en la capital de Cataluña, en la de Aragon y
áun en Navarra, hizo constar que por esta sola licencia habia dado al
autor cien escudos de oro: precio por aquel tiempo desconocido para una
obra de imaginacion. El acuerdo del Consejo no evitó que en el mismo
año se hicieran en Barcelona otras dos ediciones del libro de autor á
la sazon tan famoso; las de Jerónimo Margarit y Sebastian de Cormellas:
patentizando del mismo modo la inmensa reputacion literaria que ESPINEL
disfrutaba por Europa la traduccion francesa que Vital de Audiguier,
señor de la Menor, en Rovergue, se apresuró á arrojar en Paris á las
prensas de Petitpas, el mismo año de 1618, segun Brunet[1]. No terminó
el siglo XVII sin otras dos distintas ediciones castellanas: la cuarta,
que Pedro Gomez de Pastrana costeó en Sevilla en 1641, y la quinta,
dedicada en Madrid por el impresor Gregorio Rodriguez, en 1657, al Sr.
D. Juan Bautista Berardo, Tesorero general del Real Consejo de las
Indias.

Rivera Valenzuela en los _Diálogos de memorias eruditas para la
historia de Ronda_, no sólo manifestó que en su concepto se habian
agotado ya hasta su tiempo doce ediciones españolas del _Márcos de
Obregon_, sino recordó haber oido á su padre D. Bartolomé, cuya vida
corrió de 1685 á 1746, que en su primera edad todos los niños llevaban
este libro á las escuelas[2]. Confieso no haber sido tan feliz como
el autor referido en el numeroso hallazgo de tan profusas ediciones;
y aunque á la segunda parte de lo que Rivera afirma, conspira á dar
cierta probabilidad de certeza la circunstancia de ser muchos los
ejemplares antiguos, principalmente de la edicion de Juan de la Cuesta,
encontrados con rótulos manuscritos que acreditan haber pertenecido á
personas que al poseerlos se hallaban recibiendo alguna instruccion,
con todo ni las tiradas por aquel tiempo eran tan abundantes, ni las
ediciones tan repetidas, que se brindasen á aceptar lo propuesto por
Rivera Valenzuela como artículo de fé. En la Biblioteca Nacional de
Madrid consta un ejemplar que, despues de haber pertenecido á Jerónimo
de Salazar en el siglo XVII, era en 29 de noviembre de 1743 propiedad
de Enrique Ruiz, _paje de S. M._ Otro que posee en su rica coleccion
el librero Murillo, en esta córte, lleva tambien el reclamo manuscrito
de su dueño, del mismo oficio que el anterior. No obstante manténgome
en mi opinion, en la cual me corrobora el hecho de que durante todo el
siglo XVIII, el _Márcos de Obregon_ no fué reimpreso sino una sola vez,
en Madrid, en 1744[3].

Desde la séptima edicion inclusive, todas las restantes son del
presente siglo. Abrió la marcha en 1804 la salida en Madrid de las
oficinas de D. Mateo Repullés, cuando con motivo de las _Observaciones
sobre el Gil Blas_ presentadas á la Academia francesa por el español
Llorente[4], discutióse con cierto calor por toda Europa y áun por el
lado de la América del Norte[5] acerca de la originalidad de la obra
de Mr. Lesage y de los plágios hechos por el escritor transpirenáico á
las de ESPINEL. Sobre esta edicion, que circuló mucho por aquel tiempo,
se empeñó el Sargento Mayor Algernon Langton en su traduccion inglesa,
publicada en Londres en 1816[6], y el erudito Ludwig Tieck en la
alemana, que apareció en Breslau en 1827[7]. La octava española es la
de 1851 y está contenida en el tomo XVIII de la _Biblioteca de Autores
Españoles_ de D. Manuel Rivadeneyra, habiendo sido en él coleccionada
por el diligente académico D. Cayetano Rosell juntamente con el
_Quijote_ de Avellaneda, _El Español Gerardo_ y la _Fortuna vária del
soldado Píndaro_, de Céspedes y Meneses, _Los tres maridos burlados_,
de Tirso de Molina, y _El donado hablador_, de Jerónimo de Alcalá.
Finalmente los editores de las _Obras, en prosa, festivas y satíricas
de los más eminentes ingenios españoles_, publicaron en las máquinas de
Narciso Ramirez, en Barcelona, en 1863, otra vez más la produccion de
VICENTE ESPINEL, y áun otra últimamente en Madrid, en 1868, la empresa
de la Biblioteca escogida, titulada _Tesoro de autores españoles_, con
prólogo y biografía de D. Juan Cuesta Ckerner.--Tales son las diez
ediciones españolas de las _Relaciones de la vida del escudero Márcos
de Obregon_, y áun las tres extranjeras, que conozco y preceden á la
actual.


II.

Los elogios de este libro han sido siempre idénticos; pues cuantos
antes y despues, y dentro y fuera de España, se han ocupado de él, le
han reconocido una misma importancia en nuestra bella literatura del
siglo de oro bajo el cetro de los Austrias. Los primeros en encomiarlo
fueron los contemporáneos del autor, aunque el _Márcos de Obregon_ fué
de las pocas producciones literarias que se dieron á luz en el siglo
XVII sin precedencias de versos laudatorios, como entonces estaba al
uso, sin duda para que los prosélitos de ultratumba que áun dos años
despues de su muerte conservara Cervantes, el cual se habia mofado
en las entradas del _Quijote_ de aquella obsequiosa costumbre de la
amistad ó de la admiracion, viesen que la obra de ESPINEL bastábase á
sí misma para su propio crédito. No obstante, al censurarla de oficio,
si el abad de San Bernardo, observando que tenia doctrina moral y
pintaba con deleite, auguraba seria libro de mucho provecho y gusto,
y el vicario y doctor D. Diego Gutierre de Cetina se extasiaba con su
mucha moralidad y entretenimiento, Fray Hortensio Félix Paravicino,
que tambien la graduó por órden del Consejo, no titubeó en declarar
explicitamente que «de los libros de este género, que parece de
entretenimiento comun, el _Márcos de Obregon_, es el que con más razon
debe ser impreso, por tener el provecho tan cerca del deleite, que sin
perjudicar enseña y sin divertir entretiene.» En cuanto al estilo, la
invencion, el gusto de las cosas y la moralidad que deduce de ellas,
el reverendo fraile trinitario calzado, natural de Madrid, aunque
hijo del milanés D. Mucio, tesorero general de aquel Estado, entendia
argüir bien la pluma que los habia escrito «tan justamente celebrada en
todas las naciones.» Por último el padre maestro Paravicino concluia
diciendo: «Á mí, á lo menos, de los libros de este argumento me parece
la mejor cosa que nuestra lengua tendrá.»[8]

Bien que en el _Índice expurgatorio_ de 1667 se mandase tachar y
se tachara, en efecto, un breve pasaje perteneciente á la Relacion
tercera, Descanso quince, del _Márcos de Obregon_[9], la opinion
sobre las excelencias de la obra de VICENTE ESPINEL perseveró conforme
durante todo el siglo XVII. En ella insistió, entre otros, el canónigo
magistral de la santa Iglesia de Barcelona D. Luis Pujol, cuando el
obispo de aquella diócesis, D. Luis Sanz, le dió comision de examinarla
de nuevo para las reimpresiones de Margarit y de Cormellas. Á Pujol
pareció este libro «lleno de mucha gravedad de sentencias, con
apacibles cuentos para un honesto y provechoso entretenimiento.» La
escrupulosa estrechez de miras de la comision eclesiástica encargada
del _Índice expurgatorio_ nos es hoy bien conocida, y á ningun autor
ha dañado á la larga el peso de sus censuras. Á Miguel de Cervantes se
le mandó borrar del capítulo XXXVI de la segunda parte del _Quijote_,
la sencilla proposicion de que «_las obras de caridad que se hacen
flojamente, no tienen mérito, ni valen nada_.» En el _Índice_ de 1667
aparecen prohibidas las ediciones del _Lazarillo de Tórmes_, anteriores
á 1573, la _Letanía Moral_ de Andrés de Claramonte, la _Cárcel de amor_
de Diego de San Pedro, todas las obras de Fernan Perez de la Oliva, la
traduccion castellana de los _Triunfos_ de Petrarca, toda la edicion
de la _Historia Pontificial_ de Gonzalo de Illescas, hecha en 1573,
el libro de la _Veneracion_ de Miser Gaspar Gil Polo, las novelas de
Bocaccio, el tratado manuscrito del P. Juan de Mariana titulado _De
regimine societatis_, el _Ramillete de flores divinas_ de Fray Pedro
de Padilla y otras obras semejantes; á más del inmenso catálogo de las
que se acordó cercenar. Por último en el ejemplar de las _Rimas_ de
ESPINEL, que, habiendo pertenecido al erudito Bölh de Faber, poseyó la
Biblioteca Nacional de Madrid, donde fué por mí examinado hácia 1865,
y que ha desaparecido despues, se encontraba al fól. 105 una nota
manuscrita, letra de últimos del siglo XVI, en que á la cabeza de la
epístola al marqués de Peñafiel, se leia: «_Vedado por la Inquisicion
y descomunion á quien lo leyere_.» Y sin embargo, examinada aquella
poesía, nada se encuentra en ella, como no se encuentra nada en el
pasaje del _Obregon_ que fué tachado, que repugne á la religion, y á
las costumbres, ni que veje la fama del poeta.

El editor anónimo del _Márcos de Obregon_, en 1804, se propuso un
doble objeto con la reproduccion que llevó á cabo, procurando á la
vez refrigerar en nuestro público la aficion y el gusto hácia las
obras de lo que podemos llamar en la literatura española nuestra
antigüedad clásica. Nuestra literatura venia estando plagada, desde
hacia un siglo, de traducciones francesas. Volver por los fueros del
idioma patrio, tan humillado y maltrecho despues de tanto tiempo en
que la esterilidad y el vasallaje literario nacional habian reducido
nuestra capacidad á la mera tarea de importar al castellano todos los
productos, buenos ó malos, de otra literatura exótica, aunque á la
sazon tan en boga, y detener el torrente de las ideas ahora frívolas,
ahora depravadas, ó cuando menos peligrosas, que por este medio se nos
ingerian, pervirtiendo así los sentimientos puros y las costumbres
sanas, como la imaginacion por la inercia aletargada y el habla por
los extranjerismos corrompida, eran los dos dignos móviles de aquella
publicacion. «Reune este libro en mi entender,--el editor á este
respecto decia,--las circunstancias del precepto de Horacio, que es
mezclar dulzura con utilidad, y ademas de contener graves sentencias
de la mejor doctrina, expresadas con gracia y elegancia y con aquella
pureza de lenguaje y castidad de conceptos, que él mismo recomienda,
es un dechado de la vida humana para todas las situaciones en que
podamos hallarnos con ejemplos curiosos de sus propios sucesos y de sus
contemporáneos.»

La crítica sobre la obra de ESPINEL, aunque sin salir nunca del terreno
de la retórica y de la moral, no ha dejado de tener sus progresos, como
lo testifican las consideraciones hechas sobre el _Márcos de Obregon_
por el Sr. Rosell en la edicion de Rivadeneyra y áun por el Sr. Cuesta
Ckerner en la de 1868. Rosell compara el plan del _Obregon_ con el
del _Lazarillo de Tórmes_ y el del _Guzman de Alfarache_, y encuentra
su accion más completa que la del primero y más nutrida y rápida que
la del segundo. Sin embargo para este analista el mayor mérito está
en que, corriendo la narracion de la fábula inventada por ESPINEL
sobre los sucesos de su propia vida, hasta el punto de que los más
la confunden con una _auto-biografía_, pudiera hacer abundar en ella
los brillantes recursos de la imaginacion y del ingenio, y lograra
revestir con los insinuantes atractivos de la poesía la materialidad
prosáica de una existencia real. Por otra parte Rosell conviene con
todos los críticos en que «el _Escudero Márcos de Obregon_ es una obra
magistralmente escrita, llena de sábias máximas y advertencias morales,
que aunque muy repetidas, gracias á su oportunidad y á la manera
ingeniosa con que están amenizadas, se reciben y escuchan con agrado.
El lenguaje, añade el académico analista, es puro y sencillo, y en las
escenas que se describen no se advierte, como en otros escritores,
el empeño de apurar ciertas situaciones peligrosas: lo cual, unido á
un plan hábilmente dispuesto, y á una accion animada, que camina sin
entorpecimiento, justifica los elogios que en todos tiempos se han
hecho de esta composicion.»

La opinion de los comentaristas de ESPINEL, sobre el mérito del
_Márcos de Obregon_, casi es menos importante que la de los que
estudiándole en horizonte más amplio, en el del desenvolvimiento
histórico de la literatura nacional, y relacionando con éste al autor
y su obra, han tenido que darles dentro del vasto cuadro el verdadero
término y relieve que á uno y á otra corresponde. Puede á la cabeza
de estos ponerse el discreto Gil y Zárate, el cual colocando la obra
de VICENTE ESPINEL entre las novelas picarescas y de costumbres, no
encontró otra de este género que se le adelantase en mérito, sino el
_Lazarillo de Tórmes_, siendo muy superior á esta misma y á todas
las demás, en que el _Obregon_ ofrece menos truhanadas de las que
constituyen la especialidad característica de este linaje de libros;
en que abunda en buena moral, y en que á veces el autor introduce á
su público en una sociedad más escogida que la que presta su escenario
al mismo _Lazarillo_, al _Guzman de Alfarache_, al _Gran Tacaño_ y
las demás producciones de esta índole. Gil y Zárate halla ademas
amenizada la narracion del _Márcos de Obregon_ con cuentos y novelitas
agradables, siendo su estilo puro, natural, fácil y correcto, sin
resábios de afectacion ni mal gusto, por lo que aprecia á ESPINEL por
uno de nuestros primeros prosistas[10]. El norte-americano Ticknor
dedicó tambien al autor y á la obra noticia bastante individual,
tanto por el mérito de uno y otra, cuanto por la grande atencion que
confiesa llamó á los contemporáneos de ESPINEL la aparicion de su
escrito. La síntesis de su juicio puede, sin embargo, condensarse en
los siguientes conceptos:--«Contiene el _Obregon_, dice, bastantes
reflexiones morales, cansadas y fastidiosas, aunque bien escritas, lo
cual hace que la narracion de los engaños, maldades y picardías del
héroe resalte más; pero aunque inferior al _Guzman de Alfarache_ y al
_Lazarillo_ en diccion y estilo, les aventaja en accion y movimiento;
los sucesos marchan con mayor rapidez y terminan de un modo más regular
y acertado[11].» En otra historia literaria de España, su autor,
Eugenio Baret, profesor de literaturas extranjeras en la facultad de
letras de Clermont-Ferrand, considera las _Relaciones de la vida y
aventuras del escudero Márcos de Obregon_ como obra superior á las de
Hurtado de Mendoza, Aleman y Velez de Guevara en el género picaresco,
pues halla en las de ESPINEL más plan, más arte, mayor decencia y
mayor gusto literario que en las de sus competidores[12]. Por último
los escritores alemanes, que habian seguido las impresiones de
Bouterweck[13], habiendo modificado sus juicios despues de los trabajos
de Tieck, de Malsburg y otros, han rectificado algunos de los errores
en que hasta llegó á incurrir en su _Lexicon_ el sábio y concienzudo
Ebert, y haciendo justicia al mérito del autor español, han proclamado
el _Márcos de Obregon_ por una de las más bellas producciones de la
literatura española, aunque se hayan señalado algunos de sus lunares.
Entran en este número la forma desigual con que, en sentir de Tieck, la
obra está escrita; la conclusion que no corresponde á las esperanzas
que el principio suscita, y finalmente el prurito que el autor muestra
en convertir cada episodio de su novela en artículo de moral, á fin de
evitar que el público crea que el escritor no se cuida sino de divertir
á las gentes.


III.

Los defectos de que trata la crítica alemana, principalmente el último,
nacian de la propia condicion de toda nuestra literatura de aquel
siglo. Bajo el cetro de Felipe II, en que floreció el génio, todo en la
sociedad española estaba predispuesto al órden, bajo el rudo principio
de la disciplina, que es el carácter más relevante del progreso y de
la educacion pública, y de la autoridad y de la subordinacion, que
estrechan los vínculos de la nacionalidad. Dominaba en la literatura
Horacio, que era la autoridad clásica, la autoridad tradicional, la
autoridad de los antiguos; para las investigaciones de la moral y de
la metafísica, reinaba la autoridad de los textos sagrados, de la
Escritura y de los Santos Padres; para la política, el rey. No era
solamente la Inquisicion la que imponia trabas á las licencias de la
imaginacion y del pensamiento, sino el sentido público, las costumbres
generales que prohibian á la mente humana dilatarse en aquellos
asuntos que no se podrán nunca examinar sin peligro. Sin embargo,
no promovian quejas semejantes limitaciones, que se respetaban sin
esfuerzos, tanto más cuanto que no por eso faltaba á la fantasía y áun
á la reflexion seria y madura, extenso campo donde vaciar sus obras,
como lo justifican las de nuestros filósofos y místicos, juristas é
historiadores, médicos y matemáticos, novelistas y poetas. ¿No es, por
ventura, completo en todas sus partes el cuadro de nuestro movimiento
intelectual en la monarquía de Felipe II? Aquella literatura,
diametralmente opuesta en sus tendencias y caracteres á la del dia, era
propia de una sociedad sana y tranquila y de unos escritores probos é
ingénuos, que no proponiendose por tema constante de sus producciones
hacer la felicidad pública, ni dirigir los gobiernos y los pueblos,
como hoy acontece en el libro, en el teatro, en la cátedra, en el
foro, se contentaba únicamente con _deleitar sin corromper_. ¿Llena
este objeto la donosa narracion de las _Aventuras del escudero Márcos
de Obregon_? La opinion unánime de los críticos, que dejo apuntada,
elocuentemente lo acredita.

Pellicer en la _Vida de Cervantes_ ha querido encontrar el orígen del
_Márcos de Obregon_ en un movimiento de emulacion del anciano maestro
hácia el génio divino del autor inmortal del _Quijote_. Preciso es
confesar que el diligente biógrafo no ha dado pruebas bastantes de lo
que aseveraba, sino meras conjeturas que bien pudieran estrellarse
en la nocion que tenemos de la amistad y el respeto recíproco que
en vida uno y otro se profesaban. En el _Canto de Caliope_, en el
_Viaje_ y en la _Adjunta al Parnaso_ no sólo habia Cervantes celebrado
el raro estilo en que ESPINEL llevaba el cetro, y su envidiable
capacidad ya con la pluma, ya con la lira, sino que haciendo mérito
de los viejos afectos que con él le unian, en la _Adjunta_ cariñoso
exclamaba:--«Al famoso ESPINEL dará vuesa merced mis encomiendas, como
á uno de los más antiguos y verdaderos amigos que yo tengo.»--Á su vez
VICENTE ESPINEL en la _Casa de la Memoria_, le habia rendido análogo
tributo, reconociendo que ni la desgracia, ni el mar, ni el cautiverio
pudieron evitar al vuelo colosal de Cervantes tocar las altas cimas
de la gloria. Por otra parte, en las realidades de la vida, los dos
simultáneamente confluian á la proteccion misericordiosa del cardenal
arzobispo de Toledo, D. Bernardo de Sandoval y Rojas, de quien Salas
Barbadillo en la dedicatoria de _La Estafeta del dios Momo_ descubrió
recibian uno y otro pension contínua «para que pasasen su vejez con
menos incomodidad.» ¿Es presumible siquiera que ESPINEL pretendiera
aquel favor por el camino de una envidiosa rivalidad, como Pellicer
deja entrever en la alusion á los escuderos pedigüeños y habladores
de que en la dedicatoria al prelado hablaba cuando decia:--«No será
Márcos de Obregon el primer escudero hablador que ha visto V. S.
Ilma., ni el primero que con humildad se ha prostrado á besar el pié
de quien tan bien sabe dar la mano para levantar caidos?» Por Zoilo
que ESPINEL fuese, y en que CERVANTES lo estimara, lícito es creer
que Pellicer necesitó una gran fuerza de sutil suspicacia para notar
la malicia en las palabras apuntadas, y mucho más para sorprender una
alusion del escudero Márcos de Obregon al escudero Sancho Panza. ¡Eran
muy distintos escuderos! Ademas cuando ESPINEL ponia su dedicatoria
á los pies del cardenal Sandoval, hacia tiempo que acerca de lo de
Zoilo inválido, Lope de Vega ya habia escrito al Duque de Sesa, su
Mecenas:--«Merece ESPINEL que V. E. le honre por hombre ingenioso en el
verso latino y castellano, fuera de haber sido único en la música: que
su condicion ya no será áspera, pues la que más lo ha sido en el mundo,
se templa con los años ó se disminuye con la flaqueza.»

ESPINEL fué el primero en descubrir lealmente el fin que se habia
propuesto para escribir su _Obregon_:--«El intento mio, dice, fué ver
si acertaria escribir en prosa algo que aprovechase á mi república,
deleitando y enseñando, siguiendo aquel consejo de mi maestro Horacio;
porque han salido algunos libros de hombres doctísimos en letras
y opinion, que la abrazan tanto con sola la doctrina que no dejan
lugar por donde pueda el ingenio alentarse y recibir gusto, y otros
tan enfrascados en parecerles que deleitan con burlas y cuentos
entremesibles, que despues de haberlos leido, revuelto, aechado y aun
cernido, son tan fútiles y vanos, que no dejan otra cosa de sustancia
ni provecho para el lector, ni de fama y opinion para sus autores.»
Por si esto no es bastante, ESPINEL añade:--«Yo querria en lo que he
escrito que nadie se contentare con leer la corteza, porque no hay en
todo mi escudero hoja que no lleve objeto particular, fuera de lo que
suena.»--Difícil es apreciar, con tres siglos de distancia por medio y
una absoluta carencia de toda historia literaria, todo lo que mediante
esta advertencia haya en el _Márcos de Obregon_ de circunstancial,
local y adecuado á la época en que se dió á la estampa. La crítica no
puede ya apreciarlo, desprovista de los necesarios antecedentes, sino
en lo que la obra de ESPINEL tiene de universal, de perenne, de eterno.
Reducirla al estrecho círculo de las circunstancias en que apareció,
no es ya posible, cuando con bizarro empuje ha logrado dominar los
límites del tiempo, abrirse paso en la atencion de otras generaciones,
y difundirse hasta romper las barreras de los idiomas extraños. Es
preciso, pues, considerarla, y así los analistas precedentes la han
considerado, como monumento de una literatura universal.

¿Y quién duda que llena todas sus condiciones de una manera brillante?
No es el _Márcos de Obregon_ una novela moderna que analiza, sino
una narracion por exceso subjetiva, en que el autor, haciendo el
protagonista, aunque con supuesto nombre, desarrolla la trama
indeclinable de una existencia real luchando con la naturaleza, con
la sociedad y los obstáculos civiles. En vano será buscar en ella esa
variedad de caracteres que el arte agrupa con maña, no como los produce
la naturaleza; en vano las agitaciones de la pasion que la musa trágica
del drama exalta y acumula para producir los cuadros de negra tristeza
que dan á la vida un tinte patético de desesperacion y romanticismo:
ni siquiera el autor se propone sistematizar la desgracia, de manera
que persiguiendo sin descanso y bajo todas las formas á una misma
víctima, resulte la existencia sometida al despótico yugo de una ley
fatal eterna é inexorable. El escudero _Márcos de Obregon_ es un tipo
comun, que en medio de la sociedad tradicional antigua, se adelanta
á la figura del hombre de nuestras democracias modernas, donde los
triunfos sobre las adversidades contingentes de la vida real se gradúan
por los triunfos que sobre cada individuo alcanza su propia voluntad,
su propio albedrio, sin necesidad de sacarle de otra escena que de la
ordinaria en que la existencia se desenvuelve, ni de hacerle remontar
con plumas de Ícaro á las cimas de mitológicos heroismos. Gira, pues,
el interes de la obra entre la observacion constante de la vida y la
leccion fecunda de la experiencia; no estudia al hombre, como debe
estudiarle quien se propone dictar preceptos; tiende en su fondo y en
su forma á una contínua perfeccion, hasta hacer desear la paz de una
existencia laboriosa, modesta y solitaria; de este modo, siendo una
narracion, aunque ingeniosa, siempre sencilla, hallándose sus episodios
todos solícitamente sometidos á la enérgica ley de la realidad, pasma y
asombra la portentosa flexibilidad de un talento que ha sabido bordar
de pensamientos profundos las fruslerías pueriles del estudiante
sin libros, las trivialidades inocentes del calavera sin aventuras,
las empresas solitarias del soldado sin batallas y los egoismos sin
objeto del corazon sin hogar y del espíritu sin familia. ESPINEL quiso
en el _Márcos de Obregon_ realizar una obra superior á los ensayos
brillantes de su juventud, y no puede negársele la categoría de un
talento original. Por eso cuando algunos creyeron pudiera incurrir en
el hastío de tantas insípidas producciones, como diariamente acometian
los serviles imitadores del _Lazarillo de Tórmes_ y del _Guzman de
Alfarache_, viósele elevarse con propio vuelo sobre el nivel de sus
rivales, y la crítica de su siglo, representada por la voz pujante
del reverendo Padre Maestro Fray Hortensio Félix Paravicino, declaró,
como antes he consignado, que de los libros de este argumento, las
_Relaciones de la vida del escudero Márcos de Obregon_ son la mejor
cosa que nuestra lengua tendrá. Esta opinion persevera insistente
despues de tres siglos, y en ella estriba la secreta razon de por
qué se ha propagado por uno y otro continente, se ha traducido al
frances, al ingles, al aleman y se han multiplicado hasta aquí y aún se
multiplican hoy dia sus ediciones.


IV.

Bajo otro aspecto ha sido considerado tambien este libro, cuya
importancia no declina: como probable auto-biografía de ESPINEL,
sobre el cual la biografía hasta ahora no ha prodigado sino atroces
temeridades. Los primeros errores que se cometieron en este punto
los inspiró el celo excesivo del buen deseo. Casi á fines del siglo
último la vida de ESPINEL era absolutamente desconocida hasta por sus
más entusiastas admiradores. No se tenia ningun dato seguro sobre el
lugar ni la fecha de su nacimiento. Se ignoraba dónde, en qué año, de
qué edad, en cuál grado de la fortuna habia muerto; todo el resto de
su vida se ocultaba en el misterio. Una frase de Lope de Vega en el
_Laurel de Apolo_ le hizo concebir nonagenario y pobre. Un rondeño
distinguido, Cristóbal de Salazar Mardones, secretario del Consejo
de Italia en la seccion de Sicilia, no habia podido hacerse en 1642
de un ejemplar de las _Rimas_, impresas en 1591. Nicolás Antonio, en
su _Bibliotheca Hispana nova_, equivocó en diez años la fecha de su
fallecimiento. Otro rondeño antes citado, Rivera y Valenzuela, en
1766, fué cómplice de don Cristóbal de Medina Conde en retrasar otros
seis años la de su venida al mundo, y á la vez propagó una porcion de
datos no menos inciertos, que sin embargo se tomaron despues por base
de la biografía. Tratando de trazarla Lopez de Sedano en 1770, en el
tercer tomo del _Parnaso Español_, poco dijo, y eso poco plagado de
inexactitudes, por osar deducir _ad libitum_ los datos históricos de
ESPINEL de la lectura poco meditada de sus obras poéticas. Mas crasos
errores, y con no menos buena intencion divulgó de 1787 á 1799 Lopez
de la Torre Ayllon y Gallo, primero en su correspondencia con el
presbítero de Ronda, don Jacinto José de Cabrera y Rivas, y despues
con el bosquejo biográfico que insertó en la _Coleccion de españoles
ilustres_, pretendiendo formar tambien el pedestal de la figura del
escritor sobre las revelaciones literales del _Márcos de Obregon_, de
donde surgió y se arraigó la idea de que esta era la auto-biografía
antedicha. Entre tanto los historiadores y los críticos así propios
como extraños, tomando por puntuales las noticias autorizadas desde
publicaciones casi oficiales, extendieron la fábula como nocion de
la verdad tocante á la vida del poeta, y fábula es cuanto acerca de
ella se lee en Sedano y Búrgos, Quintana y Gil y Zárate, Silvela y
Castro, entre los nacionales, y en Sismondi, Bouterwek, Ticknor, Tieck,
Algernon Langton, Baret, Michaud, Weiss, Bouillet, Höffer y por último
en todos los _Diccionarios biográficos_, entre los extranjeros.

No puedo hacer aquí _in extenso_ el trabajo documental que reservo para
más propicias circunstancias: permítaseme, sin embargo, diseñar un
simple bosquejo de la vida del maestro VICENTE ESPINEL sobre la fe de
mis investigaciones de veinte años y de los documentos reunidos por mi
constancia y diligencia. El nombre del lugar de su nacimiento, Ronda,
él lo acreditó en las portadas de sus libros, en las _canciones á su
patria_ y en las referencias directas del _Obregon_ á su persona. En
el libro II de bautismos de la parroquial de Santa Cecilia, al fólio
36 vuelto, consta la fe de su bautismo en 28 de diciembre de 1550,
siendo sus padres Francisco Gomez y Juana Martin. Jacinto Espinel
Adorno, en _El premio de la constancia ó pastores de Sierra Bermeja_,
testifica que esta fué de familia de conquistadores. El mismo VICENTE
ESPINEL hace al primero oriundo de las montañas de las Asturias de
Santillana, y añade que aunque con alguna hacienda la perdió en
negocios infortunados. Tambien dice él mismo que su primera instruccion
la recibió en Ronda, en las aulas del bachiller de la gramática Juan
Cansino, el cual le enseñó á traducir no mal un epígrama latino y á
componer otro, y con esto, un poco de música y saber callar, ya estuvo
dispuesto en las primeras mocedades para que su padre, tratando de
sacar fruto del talento que precozmente revelara, pusiérale al cinto
una espada de Bilbao, en la maleta un ferreruelo de ventidoceno de
veinte ducados, y con su bendicion y lo que pudo, que no debió de ser
mucho, enviárale con un arriero á Salamanca, donde se hiciera famoso
en los estudios. La salida de ESPINEL de Ronda para la Universidad
maestra, coincidió con el segundo levantamiento de los moriscos de la
sierra de Istan y los alistamientos y la leva de hombres, desde los
18 hasta los 30 años, que juntó para calmarlo el duque de Arcos, don
Rodrigo Ponce de Leon: de este deber sólo estaban exentas las gentes de
iglesia y los estudiantes.

La aparicion del nuevo escolar en Salamanca la acreditan los libros
de matrícula correspondientes á los cursos de 1570 á 1571 y de 1571
á 1572, en los cuales se registra inscrito en la facultad de Artes.
Las notas que obtuviera se han perdido con los libros de pruebas en
donde constasen. En los de grados no se encuentra su nombre. En las
inscripciones de matrículas se le nombra: VICENTE MARTINEZ ESPINEL,
_natural de Ronda_, _diócesis de Málaga_. En el _Obregon_ no se da
ciertamente ESPINEL aires de opulento, ni áun de adelantado en sus
estudios en la Universidad. Acerca de estos él mismo dice en el
descanso XII de su primera relacion:--«Yo confieso de mí, que la
inquietud natural mia, junta con la poca ayuda que tuve, me quebraron
las fuerzas de la voluntad, para trabajar tanto como fuera razon.»
Respecto á los medios de su vida, añade en el mismo lugar:--«Estábamos
despues de esto, tres compañeros en el barrio de San Vicente, tan
abundantes de necesidad, que el menos desamparado de las armas reales
era yo, por ciertas lecciones de cantar que yo daba; y áun las daba,
porque se pagaban tan mal, que antes eran dadas que pagadas, y áun
dadas al diablo.» Aun así tuvo en 1572 que interrumpir los estudios, á
consecuencia de haber cerrado y dispersado la Universidad el corregidor
don Enrique de Bolaños, por los disturbios y encuentros de estudiantes
que promovieron los bandos formados á causa de la prision y proceso del
sabio maestro Fray Luis de Leon. Tenia á la sazon ESPINEL veintidos
años, y emprendió _á la apostólica_, como él mismo dice, aquella
peregrinacion hácia Ronda, su patria, visitando y deteniendose en
Madrid y en Toledo, recibiendo en Ciudad Real los regalos y socorros de
la monja doña Ana Carrillo, señora muy principal de los Villaseñores
de Murcia y de los Maldonados de Salamanca, y tocando y descansando en
varios lugares ricos de Andalucía.

Pocos meses despues de la llegada de ESPINEL al hogar paterno, unos
parientes de estos, algo hacendados, Bartolomé Martinez Labrasola y
Catalina Martinez, cónyuges, y la última hermana de Juana Martin,
se resolvieron á fundar capellanía de una parte de sus bienes,
«nombrando por primer capellan á su sobrino VICENTE MARTINEZ ESPINEL,
hijo de Francisco Gomez, porque es mancebo virtuoso de buenos padres
y confiamos de su persona y virtud que la servirá muy bien,» segun
textualmente reza la escritura de fundacion, cuya copia tengo á la
vista, y que fué otorgada ante el escribano público Juan Gil Acedo
en 3 de agosto de 1572. Consistian los bienes de esta fundacion en
unas casas que los Martinez Labrasolas poseian en Ronda, barrio del
Mercadillo, arrabal de la Puente y calle de las Peñas, con expresion
de ser once moradas lindando unas con otras y en unas viñas de cuatro
aranzadas del pago del mismo Mercadillo, _cerca de la torrecilla de la
dehesa_. Tenian estos bienes un gravámen censual de 30,000 maravedis
de principal en favor de don Pedro Ponce de Leon, de la casa ducal de
Arcos, y despues de imponer al capellan ciertas obligaciones de su
ministerio, se determinó el órden de la sucesion en ellos, debiendo
recaer en el convento y religiosos de la Merced, cuando concluyeran
estos llamamientos, como en efecto se acabaron en 1666. Influyó en
1572 en todas estas disposiciones un religioso de la redencion de
cautivos, montañes de orígen, como el padre de ESPINEL, hombre en su
siglo de sumos respetos así por sus grandes dotes personales, como por
su mucho influjo y el de sus parientes en la córte de Felipe II, y
que frecuentemente hacia largas residencias en el convento de Ronda,
situado á la sazon en el lugar aún llamado _la cruz de San Jorge_,
bien próximo por cierto á las moradas en donde ESPINEL debió nacer y
su familia habitar. Llamábase este religioso Fray Rodrigo de Arce, y
ESPINEL en sus _Rimas_ le dedicó luego una de sus más bellas canciones.
En las redenciones de África tenia una inmensa reputacion, y á Ronda
trajo convertido desde Argel al hijo de Bocazan-bey, que tomó en la
pila el nombre de don Diego de Arce, y que disfrutó de por vida una
pension que le señaló el rey Felipe II, segun refieren Fray Alonso
Remon y Bernardo de Vargas, cronistas de la órden á que Fray Rodrigo
perteneció.

Tal vez el favor de éste colmó de valiosas recomendaciones á ESPINEL
en su segunda expedicion á Salamanca. Aunque el poeta declara que
esta vez pasó tres ó cuatro años (sólo fueron dos) en esta ciudad, y
de que se le dió una plaza en los verdes de San Pelayo, hallándose de
escolares en este colegio el que luego fué obispo de Valladolid, don
Juan Vigil de Quiñones, y el consejero de la Inquisicion don Juan de
Llanos y Valdes, la circunstancia de no aparecer más el nombre del
poeta ni en las matrículas de la Universidad ni en los registros de
San Pelayo, hace sospechar sobre la condicion de _la plaza_ que en
este colegio se le dió, de seguro más humilde que la posesion de una
beca. Sin embargo, si hemos de creer á Lope de Vega en el _Papel sobre
la nueva poesía_, de esta época datan las relaciones de amistad y
compañerismo que ESPINEL mantuvo toda su vida con el marques de Tarifa,
primogénito del duque de Alcalá de los Gazules, con otros títulos y
grandes, como los Alba y los Girones, con Pedro de Padilla, caballero
del hábito de Santiago, con Luis Galvez de Montalvo, que lo era de la
órden de San Juan de Jerusalen, con don Luis de Vargas Manrique, con
los Argensolas, con Pedro Liñan de Riaza, con Pedro Lainez, con Marco
Antonio de la Vega, con el doctor Garay y últimamente con el jóven don
Luis de Góngora y Argote, recien llegado de Córdoba. De estos, los que
no presumian de caballeros, teníanse por hidalgos de renta y caudal,
aunque estudiantes y poetas todos. ¿Fué que con ellos solamente lo
introdujo su superioridad en la poesía, ó su habilidad, que Lope llamó
repetidas veces _única_, en la música y el canto? Estas facultades le
abrieron la casa de doña Agustina de Torres, en la cual, segun Lopez
Maldonado, en la _Elegía de su muerte_, se reunian los más famosos
músicos de la ciudad, el gran Matute, el celebrado Lara, el divino
Julio, Castilla y otros.


V.

La ambicion y el amor sacáronle de Salamanca á vida más activa. Por
órden del rey Felipe II formábase en el otoño de 1574 armada de más
de trescientas velas y veinte mil hombres en el puerto de Santander.
Por capitan general de ella iba el más intrépido marino que á la
sazon tenia España, Pero Menendez de Avilés, el famoso adelantado de
la Florida. Su mision permanecia secreta y reservada; bien que todo
el mundo creyera fuese la primera _invencible_ de Felipe II contra
Isabel de Inglaterra. Era el almirante don Diego Maldonado, caballero
de bonísimo gusto, de los de esta casa en Salamanca y algo pariente de
linda moza que acaso á la sazon ESPINEL platónicamente cortejaba. Por
todos estos merecimientos dióse al novel estudiante alférez la bandera
del segundo capitan. Mas aquella escuadra portentosa no llegó á cumplir
su destino. La peste la asedió en el mismo puerto, destruyéndola sus
hombres, y entre otros cabos que murieron, hizo la muerte presa tambien
del bizarro caudillo que habia de mandarla. Un viento de dispersion
sopló por los escasos restos de los que habian quedado, y ESPINEL,
aunque convaleciente de unas fiebres malignas, cedió á la inquieta
condicion de su carácter, no tomando la vuelta hácia Salamanca, sino
escapando por Laredo y Portugalete á la capital de Vizcaya; desde
Bilbao á Vitoria, donde lo hospedó y mimó, un gran caballero y amigo
suyo, don Felipe de Lezcano; desde Álava á Navarra, por visitar al
condestable de la casa de Alba, de la cual ya comenzaba á recibir
proteccion; de allí á Zaragoza, donde le obsequiaron los Argensolas
y otros ingenios amigos, durante su larga estancia en la capital de
Aragon, y despues de haber trafagado toda la Rioja, y visitado á
Búrgos, vino á recaer en Valladolid y en el escuderaje del egregio
conde de Lemos, don Pedro de Castro, gran amigo de la gente alegre de
bizarro ingenio.

Cerca de cuatro años consumiéronse en esta vida, que á aquel robusto
amparo tal vez se hubiera prolongado, sin la ocasion de la infortunada
empresa del rey D. Sebastian de Portugal, á África, á donde fueron
5000 españoles en las 50 galeras con que le auxilió el rey Felipe II,
á quien Lemos á su llamamiento acudió presuroso para servirle. «Víneme
de Valladolid á Madrid, dice el mismo ESPINEL, y siguiendo la variedad
de mi condicion y la opinion de todos, fuíme á Sevilla con intencion de
pasar á Italia, ya que no pudiese llegar á tiempo de embarcarme para
África.» En efecto, no llegó; quedóse en Sevilla al abrigo de ilustres
camaradas, y en el largo año que residió en la ciudad del Guadalquivir
hizo de su vida una contínua tempestad de desvanecimientos juveniles.
Arrastró su musa por el lodo de la obscenidad y del sarcasmo; su vivo
ingenio y sus músicas habilidades disipáronse entre los lupanares de
Baco y Venus; púsose espada al flanco; echóla de valiente; suscitó
pendencias; anduvo á cuchilladas y al ojo de la justicia y, como él
mismo dice, comenzó á alear más de lo que le estaba bien, y áun tanto
que el marqués de la Algaba, D. Luis de Guzman, que le amparaba, llegó
á mostrarse reacio en su refugio, viéndole empeñado en tales causas que
tuvo que tomar sagrado tal vez para evitar mayores inconsideraciones.
No por eso faltáronle amigos: por tal se le declaró un jóven príncipe,
tan gallardo de presencia, como amable de carácter, que vino por aquel
tiempo á Sevilla á visitar á su tio el arzobispo D. Cristóbal de Rojas
y Sandoval: llamábase él D. Francisco Gomez de Sandoval: llevaba por
título el de marques de Dénia, y estaba destinado á representar en la
política y el gobierno de España el papel más importante, bajo el de
Duque de Lerma, con el que reconoce la historia al poderoso valido
del rey Felipe III. Influia en la borrascosa conducta de ESPINEL por
aquel tiempo la fiebre del despecho á causa del desengaño sufrido en
aquellos amores puros, juveniles, risueños que comenzara en Salamanca,
y Dénia descendió á mitigar aquel violento estado, favoreciendo á
ESPINEL en sus necesidades y allanándole los obstáculos para alejarle
del lugar de los combates de su espíritu, haciendo descubrir ante
su mente aventurera los poéticos horizontes de Italia, sonrosados
con la compañía y el favor inmediato del Duque de Medina-Sidonia, D.
Alonso Perez de Guzman, á quien acababa de darse el gobierno de Milan,
para donde él ya disponia el envío de ajuares y criados en un galeon
_arragocés_[14], que se hacia á la vela para el golfo de Génova.

Surge, durante esta navegacion, una cuestion histórica, que hasta ahora
ningun biógrafo se ha atrevido á abordar para darle una explicacion
definitiva. ESPINEL, refiriendo los azares de aquel viaje, dice que
habiéndose refugiado el galeon á la isla Cabrera y habiendo saltado
alguna gente á tierra en busca de agua, fué con otros sorprendido por
unos piratas africanos que los llevaron cautivos á Argel: narra luego
prolijamente la vida y las vicisitudes del cautiverio, y por último,
despues de mil lances novelescos la manera como preso el galeon de
su amo cerca de las aguas de Mallorca por las galeras de Génova que
gobernaba el Sr. Marcelo Doria, fué primero maltratado teniéndole por
renegado tambien, luego reconocido por Francisco de la Peña, uno de
los músicos de á bordo, presentado al general más tarde, y remediado y
conducido á Génova, á casa del embajador Julio Espínola, que él habia
tratado como amigo en Valladolid, y que juntamente con Marcelo Doria,
le proveyó de dinero y cabalgadura para que se trasladase á Milan. Ó
hay que aceptar como cierto en el _Márcos de Obregon_ este episodio
autobiográfico de ESPINEL, ó hay que negarlos todos. En ninguno el
autor pone entre él y el lector mayor número de testimonios vivos:
él cita las personas con abundancia, y es uno de los pasajes en que
casi descubre que el nombre de _Márcos de Obregon_, adoptado para el
protagonista de su obra, no es sino el pseudónimo bajo el que oculta
el suyo verdadero. La glosa de las octavas cantadas á bordo y á cuya
música suspiró, son de las más conocidas de sus canciones; él dice
ademas: cantaron _unas octavas mias_. Peña lo denunció despues al
general como _autor de la letra y de la sonata_. Y cuando el general le
preguntó: _¿Cómo os llamais?_ y él le respondió: _Márcos de Obregon_;
Peña se apresuró á rectificar diciendo:--FULANO (es decir ESPINEL) _es
su verdadero nombre, que por venir tan mal parado debe de disfrazarlo_.

Cotejando los hechos en que ESPINEL refiere haber intervenido con las
fechas de estos acontecimientos históricos, preciso es confesar que
existe una perfecta, absoluta correspondencia sin que jamás se le
sorprenda en el menor desliz: de modo que lo que narra lo cuenta, no
como el contemporáneo que recuerda lo que ha oido, sino como el testigo
que tiene presente y muy presente hasta el menor detalle de lo que ha
visto. Á fines de 1578, en efecto, desembarcó en Génova; por Alejandría
de la Palla, de donde era gobernador D. Rodrigo de Toledo, pasó á
Milan, donde esta vez no se detuvo, continuando su marcha á Flandes, y
yendo á parar al ejército que mandado por Alejandro Farnesio, príncipe
de Parma, desde la muerte de D. Juan de Austria, disponíase á dar el
asalto general de Maestrich, uno de los hechos de armas más grandiosos
de aquella época militar. Allí encontró á D. Hernando de Toledo, _el
tio_, y á D. Pedro de Toledo, marques de Villafranca, en quienes,
como en todos los de la casa de Alba, la amistad á ESPINEL era cosa
como del hogar ó de la sangre; allí al ingenuo caballero D. Alonso
Martinez de Leiva, á quien el mar de Irlanda en 1588 abrió la tumba,
al más dulce prodigio de las musas; allí, por último, á aquel bizarro
príncipe Octavio de Gonzaga, casado con D.ª Sicilia de Médicis, en
cuya morada en Milan y Mántua el poeta de Ronda habria de hallar luego
la hospitalidad más noble y la proteccion más espléndida. Con solo
repasar el libro de las _Rimas_ se viene en conocimiento de lo que
fueron estos príncipes para ESPINEL. Á D. Hernando de Toledo, el tio,
dedicada está aquella _Égloga_, sublime, resúmen de la historia de sus
amores con doña Antonia de Calatayud[15], en Salamanca y Sevilla; en
las dos _Canciones_ á los jóvenes consortes Gonzaga y Médicis, de la
casa ducal de Mántua, se espresa la abundante felicidad que aquellos
ilustres magnates derramaron con su favor en el alma de ESPINEL. Desde
la rendida fortaleza del Brabante el poeta siguió á Octavio de Gonzaga
en la vuelta para Milan, y aquí el generoso príncipe, con ocasion de
la muerte y los funerales de la reina doña Ana de Austria, que en
la capital de Lombardía se lloró con soberbias exequias, colmóle de
honor, haciendo que á ESPINEL se le designase para las leyendas en
verso castellano y latino que habian de adornar el túmulo levantado en
la incomparable catedral para la fúnebre solemnidad en que él mismo
celebró despues haber oido la palabra inspirada del santo arzobispo,
Cárlos Borromeo, en el elogio póstumo de tal reina. Tambien los versos
castellanos que entonces ESPINEL compuso forman parte de sus _Rimas_
desde el fólio 100 al 103.

Aunque en los tres años, próximamente, que residió el poeta en
Lombardía, quéjase de no haber disfrutado salud, ni de haber hecho
en ellos cosa alguna literaria de importancia «por lo poco que
entre soldados se ejecutan los actos del ingenio,» casi todas las
composiciones que escogió despues para coleccionarlas, fueron escritas
en Italia. Concurriendo allí diversas naciones de franceses, alemanes,
italianos y españoles, él mismo confiesa que hubo de escoger el latin
para entenderse. Por último, en el Descanso V, de la Relacion III, dice
que en Milan concurria á casa de D. Antonio de Londoño, presidente de
aquel magistrado[16], muy sabio en las artes filarmónicas, en cuya
morada habia siempre junta así de excelentísimos músicos, como de voces
y habilidades, donde se hacia mencion de todos los hombres eminentes
de la facultad. «Tañian, añade ESPINEL, vihuelas de arco con grande
destreza, tecla, arpa, vihuela de mano por excelentísimos varones en
toda clase de instrumentos.» Todo esto revela que la permanencia de
VICENTE ESPINEL en Italia, lejos de ser perdida, fuéle muy provechosa,
pues allí pudo perfeccionarse y perfeccionó de hecho sus facultades,
como se notará más adelante, cuando en ellas veámosle encontrar el
más sólido refugio de su vida. No dejó de luchar, sobre todo con la
escasez, que fué el torcedor perpétuo de sus gustos mientras vivió; y
en su propio testamento, hecho cerca de medio siglo más tarde, todavía
debia acordarse de los apuros que pasó en Milan, cuando dictaba al
escribano Juan Serrano:--«Item, declaro que debo en la ciudad de Milan,
en Lombardía, veinte ducados á un mercader que se llama Ludovico Mato
de Recto, de un ferreruelo de gorgueran que me vendió habrá tiempo de
treinta y seis años, los cuales quiero que se le paguen, y si fuese
muerto á sus herederos, y caso que no los haya el señor Maestro Franco
se los diga de misas para sus almas.»

Cansado de la vida militar, puesta la vista en el porvenir y viéndose
en el promedio de la vida sin puerto de salvacion para la vejez, trató
de regresar á España, mas no sin visitar á Pavía, Turin, Venecia y
otras ciudades italianas de gran fama. D. Hernando de Toledo, el
tio, le tomó luego muy alegremente en Saona en sus galeras hasta
desembarcarle en Barcelona. Pasó á Madrid, donde muchos le conocieron
en 1584 y á poco tomó la resolucion de volver á Andalucía, decidido ya
á echar la llave al ardor juvenil y á recogerse al amparo de aquella
carrera en la que todavía le brindaba algun descanso la próvida
fundacion de 1572.


VI.

Todos los actos eficaces de la vida del hombre y del poeta comienzan
desde esta época. De sus mal perjeñados apuntes y papeles, y del rico
arsenal de su memoria, procuró entresacar aquellas obrillas líricas de
la juventud, que formaban el bello ramillete del ingenio y del corazon
en la risueña edad de sus alegres mocedades. Enviándolas á la censura
de D. Alonso de Ercilla, que confesaba ser de los mejores versos
líricos que él habia visto[17], desde la primera página declaró ESPINEL
el objeto que se proponia al intentar publicarlos, con aquel bello
soneto, que le sirvió de introduccion y es sin duda uno de los mejores
que hay escritos en castellano.

Dice así:

      Estas son las reliquias, fuego y hielo,
    Con que lloré y canté mi pena y gloria,
    Que pudieran ¡oh España! la memoria
    Levantar de tus hechos hasta el cielo.
      Llevóme un juvenil, furioso vuelo
    Por una senda de mi mal notoria,
    Hasta que, puesto en medio de la historia,
    Abrí la vista, y ví mi amargo duelo.
      Mas retiréme á tiempo del funesto
    Y estrecho paso, dó se llora y arde,
    Ya casi en medio de las llamas puesto:
      Que, aunque me llame la ocasion cobarde,
    Más vale, errando, arrepentirse presto,
    Que conocer los desengaños tarde.

Tal vez á su regreso de Italia, ESPINEL habia ya perdido sus padres en
Ronda. Ello es que al volver á Andalucía, no se dirigió desde luego
á la ciudad que le vió nacer, sino á Málaga, á echarse en brazos de
su antiguo amigo y camarada don Francisco Pacheco de Córdoba, que
desde 1575 ocupaba la mitra de esta diócesis, y desde Málaga, por la
costa de Marbella, á la Sauceda de Ronda, en una de cuyas pequeñas
poblaciones de la propiedad del duque de Arcos, Casares, á la orilla
derecha del Guadiaro, residia aquel Pedro Ximenez de Espinel, hermano
de Juana Martin, madre del poeta, de quien éste hace la descripcion,
presentándolo como el hombre perfecto de la filosofía natural en
la sencillez de su trato, en la templanza de sus costumbres, en
la prudencia de su consejo y en la modestia y rectitud de su sano
discurso. Ciertamente aquellas dos visitas fueron para nuestro
protagonista del mayor interes, pues por los hechos posteriores resulta
como indudable que si con la primera se allanó el camino para su
ingreso al sacerdocio, con la segunda debieron removerse cualesquiera
clase de obstáculos que para el disfrute de la desamparada capellanía
hubieran surgido desde 1572. No obstante, es de presumir que, conocidas
sus intenciones en Ronda por las emulaciones y envidias que en el país
natal levanta siempre toda capacidad que sabe elevarse sobre el nivel
comun, se trató de suscitarle inconvenientes, cuyas asperezas Espinel
procuró limar mediante aquella _Cancion á su patria_, uno de los poemas
más ardientes que brotaron de su lira, y en que humilde, modesto,
postrado, pidió á su cuna nuevo amoroso regazo y á sus compatricios
benevolencia y proteccion. Tambien se duda de que nunca las obtuviera,
pues por aquel tiempo dirigió á su nuevo Mecenas, el obispo de Málaga,
Pacheco de Córdoba, la enérgica _Epístola_, donde sin declinar nada de
las licencias de su juventud, apostrofaba á sus enemigos y condenaba
la ruindad de las pasiones que contra él concitaban, con el vigor y la
elocuencia propias de su pluma varonil abandonada á los arrebatos de su
altivo corazon. Hé aquí algunos de estos robustos tercetos:

      Bien sé, que yendo la razon delante,
    De virtuoso no merezco el nombre,
    Más que de docto y sabio un ignorante;
      Bien sé que no soy ángel, sino un hombre,
    Y no quizá de inclinacion tan buena,
    Que de Florencia y de Turin se asombre.
      Tuve en la juventud, de abrojos llena,
    Virtudes pocas, abundantes vicios,
    Que me amenazan con ardiente pena.
      De la templanza traspasé los quicios:
    De Baco y Céres ocupé el regazo;
    Y en Chipre hice alegres sacrificios.
      De mal sufrido tuve mi pedazo;
    Y al maldecir de la figura muda
    Levanté contra el cielo rostro y brazo.
      Acostumbré, con libertad desnuda,
    Decir mi parecer al más pintado
    En torpe estilo ó con razon aguda;
      Algo fuí maldiciente y confiado;
    Juez severo; en alabar remiso;
    Á todos los extremos inclinado;
      Tal vez Gorgonio fuí, tal vez Narciso;
    Y para no cansaros ni cansarme,
    Dejé el humor correr por donde quiso.
      Yo lo confieso: pueden condenarme
    Por mi dicho, mejor que por mi dicha:
    Que ni quiero, ni quieren perdonarme...

Tras esta confesion leal é ingénua, aunque valiente, el poeta revuelve,
como quien de su superioridad tenia tan hecha la conciencia, contra sus
detractores, y así los apostrofa:

      ¿De qué le sirve aquel andar compuesto
    Al virtuoso, trafagando el mundo,
    Á mil peligros y borrascas puesto;
      Andar surcando el ancho mar profundo,
    Seis dedos de la muerte, en pino y brea,
    Sujeto al soplo de Eolo furibundo;
      Atravesar de la biforme y fea
    Scila y Caribdis el estrecho seno,
    Por ver el monte dó llegar desea;
      Si un torreznero, de malicias lleno,
    Y de cecina y nabo el tosco pancho,
    De ciencia falto y de virtud ajeno,
      Se ha de poner repantigado y ancho
    Á escudriñar las cosas reservadas
    En su estrecha pocilga y bajo rancho?
      ¡Oscuras sabandijas levantadas
    Del polvo de la paja, y de la escoria
    De las putrefacciones engendradas!
      ¿Podreis meter la mar en una noria;
    Tener el viento en un costal atado;
    Cubrir el sol, privarnos de su gloria?
      Ni más ni menos estará encerrado
    En vuestro pecho aquel profundo abismo
    De la virtud, á pocos reservado.
      Entre la discrecion y el barbarismo,
    ¿Qué parentesco dais? ¿Qué descendencia
    Entre la ciencia y vuestro ingenio mismo?
      Entre la necedad y la prudencia
    ¿Qué símbolos hallais: que á tanto llega
    De un atrevido pecho la insolencia?
      ¡Oh carcoma infernal! ¡oh envidia ciega,
    Rabioso cáncer que en el alma imprime
    Gota coral que al corazon se pega!
      Envidia es ocasion que no se estime
    Al virtuoso, y que le den de codo,
    Y que, olvidado, á la pared se arrime.
      Envidia es ocasion, en cierto modo,
    Que no esté puesto en el lugar más alto,
    Quien vos sabeis, y sabe el mundo todo...

En medio de estas adversidades, tal vez inesperadas, ESPINEL completó
sus estudios de moral en Ronda, y llegó de una en otra á todas las
órdenes del sacerdocio en Málaga. Es lástima que en los archivos
de aquella mitra el desórden y el saqueo hayan hecho total estrago
de muchos papeles interesantes para la historia, pues contra la
desaparicion absoluta de todos los que conciernen al registro de
órdenes de aquel tiempo han tenido que estrellarse los esfuerzos de
mi querido hermano el licenciado don Leonardo Perez de Guzman, mi
colaborador asiduo con su inteligencia, su saber y sus recursos en las
investigaciones sobre ESPINEL, y á quien yo dí el encargo de buscar el
modo de puntualizar las fechas que á esta parte de la vida de nuestro
protagonista corresponden. Este silencio de los documentos textuales,
por fortuna no se prolonga; pues el Archivo general de Simancas, ya
desde 1587 nos suministra nuevos instrumentos diplomáticos desde el
primer cargo eclesiástico que desempeñó ESPINEL. Fué éste un medio
beneficio en Ronda, el cual hasta aquí se habia atribuido tambien el
favor del obispo Pacheco, cuando este prelado se hallaba ya en posesion
de la sede de Córdoba, estando vacante la de Málaga, como se advierte
por el siguiente documento que traslado íntegro. Dice así:

  A SU MAGESTAD

  _Del Dean y cabildo de la Yglesia de Málaga_: 4 de Mayo 1587.
  Nominacion de medio beneficio de Ronda,
  a VIZENTE SPINEL.

  «Señor: en la yglesia de la çiudad de Ronda está vaco vn medio
  benefiçio, por asçension que dél hizo á vn beneficio entero en la
  misma yglesia el bachiller Joan Reynaldos; para el qual se pusieron
  edictos, y de las personas que se oppusieron al dicho beneficio
  se hizo exámen de la çiençia, vida y costumbres y limpieça, como
  V. Mag.d por sus çedulas tiene ordenado y mandado, y juntos en
  nuestro cabildo, sede vacante, llamados para la elecçion del dicho
  beneficio: _en el primer lugar_, por la mayor parte, salió nombrado
  VICENTE ESPINEL, vezino de dicha çiudad de Ronda: es clérigo
  presuítero, buen latino y buen cantor de canto llano y de canto de
  órgano.--En el segundo lugar salió nombrado, por la mayor parte de
  los Capitulares, GONÇALO GIL GINETE, beneficiado del burgo, vezino
  asimismo de la dicha çiudad de Ronda: es clérigo, presuítero; dió
  buena quenta de la gramática y de sacramentos; canta con buena
  voz.--En el Tercero lugar salió nombrado, por la mayor parte de
  los Capitulares, BARTOLOMÉ XIMENEZ, clérigo presuítero, vezino
  asimismo de la dicha çiudad de Ronda y benefiçiado de Villaluenga:
  Tiene Tres cursos de Cánones; canta medianamente.--Todos estos
  tres así nombrados Tienen buena opinion de vida y costumbres y
  son limpios christianos viejos. Vuestra Magestad hará merçéd á
  aquella su Yglesia que con breuedad se prouea este beneficio por
  la falta que en ella ay de ministros. Dios guarde la cathólica
  persona de Vuestra Magestad, de Málaga á quatro de Mayo de
  1587 años.--EL LICENCIADO DON BARTOLOMÉ ABRIO, _dean_.--Su
  rúbrica.--DIEGO FERNANDEZ, _racionero_.--Su rúbrica.--Por el
  Dean y Cabildo de la Santa yglesia de Málaga, FRANCISCO PIÑOSO
  BARRANTES, _secretario_.--Su rúbrica.--Al márgen hay un decreto que
  dice:--_Dese al primero._--Hay una rúbrica[18].»

Insoportable debió ser para ESPINEL la monótona vida de Ronda, bien
que por aquel tiempo se hubieran calmado algo las tempestades que
la envidia le levantó á su vuelta. Así al menos lo corroboran la
_Epístola dedicatoria_ de sus _Rimas_ á su jóven alumno don Antonio
Álvarez de Beaumont y Toledo, duque de Alba y de Huéscar, su amigo y
su Mecenas; otra _Epístola_ que desde Granada escribió tambien á su no
menos estrecho camarada don Juan Tellez Giron, marques de Peñafiel,
primogénito de don Pedro Giron, tercer duque de Osuna, tan afecto á
poetas como el anterior, y á quien Juan de la Cueva de Gazoza, Luis
Barahona de Soto y otros ingenios, dedicaron obras inmortales. Por
último, hay otra tercera carta de ESPINEL en tercetos al doctor Luis
de Castilla, mayordomo del jóven duque de Alba, en el mismo sentido
que las dirigidas á los dos mencionados egregios magnates. ESPINEL
probablemente pasó á Granada á fines del año de 1589, con ánimo de
tomar el grado de _bachiller en artes_, que desde entonces va junto á
su nombre en algunos documentos públicos. En su _Epístola al marques
de Peñafiel_ describe con minuciosidad pasmosa de brillantes detalles,
el incendio de la casa de un polvorista en Granada, junto á la iglesia
de San Pedro y San Pablo, y cuyo fuego propagándose en breve, llevó su
horrible estrago hasta el palacio árabe, cuyos destrozos reconoció en
18 de febrero de 1590, de órden del alcaide de la Alhambra, don Miguel
Ponce de Leon, el aparejador de las obras reales del alcázar, Juan de
Vega.

Todas estas tres cartas están llenas de desaliento y de tristeza, y
sobre todo del hastío del suelo patrio. Á Peñafiel ESPINEL le escribia:

      La destemplanza de este invierno frio,
    Y entre estos riscos el levante y cierzo
    Encojerán al mas lozano brio.
      Estoy cual sapo ó soterrado escuerzo,
    Cual el lagarto ó rígida culebra
    La cerviz corva, sin valor, ni esfuerzo.
      Voy á escribir, y el brazo se me quiebra:
    Si quiero asir el hilo antiguo roto,
    Tiembla la mano al enhilar la hebra.
      Ya, gallardo marques, estoy remoto
    De mí: que la inclemencia de este cielo
    Tiene el ingenio remontado y boto.
      Dicen algunos que antes este suelo
    Por la estrañeza de estos altos riscos
    Dará ocasion bastante al dios de Delo.
      ¡Mirad qué gusto ofrecerán lentiscos,
    Chaparros y torcidas cornicabras
    Entre enconosos, fieros basiliscos!
      Que aquí todo el lenguaje y las palabras
    Es cochinos, bellota, ovejas, roña;
    Cultivar huertas y ordeñar las cabras;
      Si crece el pan; si el alcacel retoña;
    Si Abbu-Hassen promete viento ó pluvia;
    Y todo el resto es vértigo y ponzoña...

Entretanto, procurando mejorar de posicion, y habiendo quedado vacante
en Santa María la Mayor un beneficio de los enteros, por muerte del
bachiller Alonso Gomez, su último poseedor, aspiró á él, presentándose
en Coin á las oposiciones ante el obispo de Málaga, D. García de Haro,
que sucedió á su favorecedor Pacheco. Á 4 de agosto de 1591 se elevó
la propuesta del prelado á la resolucion del Rey. Ocupaba el primer
lugar en la terna Alonso Dominguez, bachiller en cánones por Osuna y
beneficiado de Marbella, el cual antes habia sido durante once años
cura y vicario de Ronda. Otro beneficiado de Santa Cecilia, que tambien
habia desempeñado los curatos de Júzcar, Farajan, Córtes y Jimera, y el
del Espíritu Santo en la ciudad natal, Juan Perez, iba en el segundo,
y en el tercero ESPINEL, sin mas títulos que el de bachiller en artes,
el de su medio beneficio en la Iglesia de Santa María, su conocimiento
en el latin y en el contrapunto y su destreza en canto, _ansi llano,
como de órgano_. Esta vez el bachiller Dominguez fué mas afortunado, y
ESPINEL, que acababa de publicar sus _Rimas_, no se detuvo desde Málaga
hasta Madrid. No fué estéril su viaje. Habia en Ronda un Hospital
Real, llamado de Santa Bárbara, fundado y dotado desde el tiempo de
la reconquista por los señores Reyes Católicos Don Fernando y Doña
Isabel. Disfrutaba pingüe renta con los acrecentamientos que despues
se le habian ido agregando, y tenia un capellan de nombramiento real
y con consignacion no escasa para los ministerios espirituales. El
licenciado Francisco Diaz Gil, habia sido el primero en este oficio
que sirvió por espacio de mas de treinta años desde 1520, en que el
emperador Cárlos V organizó aquella fundacion. Sucedióle hasta edad
muy avanzada el licenciado Pedro Diaz Cansino, y á su muerte, ocurrida
en la primavera de 1591, la ciudad nombró capellan interino entretanto
que S. M. resolvia. No se allanó á aprobar esto el obispo de Málaga, y
en tal disputa ESPINEL, presentándose en Madrid, obtuvo que en él se
resolviese la cuestion. Mal sentó en la ciudad su nombramiento; pero él
quiso salvar el conflicto, quedándose personalmente en Madrid á caza
de pretensiones mas ventajosas y nombró para el Hospital Real de Ronda
sustituto en el licenciado Gabriel Espinosa de los Mossos, beneficiado
de la Mayor y Comisario del Santo Oficio. Desde entonces comenzó en
Ronda una nueva y cruda guerra contra ESPINEL, de quien se pretendia
nada menos que renunciara el cargo. En 12 de enero de 1594 la ciudad
elevó un papel al Rey, en el cual le exponia que el Hospital se hallaba
abandonado, que el beneficiado VICENTE ESPINEL, á quien dió el Rey su
capellanía, «está en essa corte y no la a ydo ni ba a servir, de que
a auido algunos ynconvenientes», y por último solicitaba mandase «al
dicho UIÇENTE ESPINEL la baya a seruir dentro de vn mes, donde no que
V. mag.d mande nombrar otro capellan, pues no es justo que los pobres
padezcan por no querer y a cabo de tanto tiempo.» Por cédula de S.
M. mandóse á ESPINEL fuera á residir su destino; pero él halló medio
de excusarlo presentando en 28 de abril instancia acompañada de una
informacion de médicos hecha ante el vicario de Madrid, Alonso Serrano,
canónigo de Toledo, en la cual el doctor Maximiliano de Céspedes y el
licenciado Baltasar de Leon declararon que, á causa del mal de orina
y carnosidad que ESPINEL padecia, á ponerse en camino sin curarse,
quedaba su vida en peligro. Á pesar de todo, no fué posible prolongar
mucho tiempo este estado, y al cabo, en la primavera de 1595, hizo el
poeta su cuarta y última expedicion á su patria.

¿Volvió verdaderamente en ella á los desenfrenos de su juventud?
¿Fueron todo armas de enemistad y venganza contra él? En 1596 por
gestiones de Ronda se le quitó el medio beneficio de Santa María, y
luego se redactó en su daño una informacion sobre su vida y costumbres
desarregladas que el corregidor de Ronda, Alonso de Espinosa Calderon,
elevó al Rey en 24 de octubre de 1597. Habiendo sido remitida de
órden de Felipe II al vicario de aquella ciudad, se ha perdido este
documento y no consta por lo tanto en la copiosa coleccion diplomática
de Simancas. Seria curioso verlo. Lo que consta en cambio son ciertas
cartas del corregidor citado y de la ciudad en pleno, fechas de 24 de
octubre de 1597 y de 18 y 27 de enero de 1598, con las sentidas quejas
que las produjeron. Espinosa Calderon acusó á ESPINEL de que con la
renta del Hospital «lo pasa muy bien, sin que en ninguna cosa se ocupe
en el servicio de V. mag.d como fundador dél, ni en munchas cosas a
questá obligado del seruicio de dios, nuestro señor;... y apurando
al capellan lo haga, se escusa con dezir no está obligado, ni á otra
cosa alguna, ni lo haze mas de tirar la rrenta.» No tuvo efecto este
aviso, y entonces se escribió otro, en que se agravaban los cargos y
se decia:--«a el presente sirue el dicho ospital VIÇENTE ESPINEL. Este
capellan es hombre de tales costumbres, trato y manera de bibir, que
paresce por la ynformacion que va con esta por sus vicios y culpas
y excessos y neglixençias y cobdiçia, conviene al seruiçio de dios,
nuestro señor, y de Vuestra Mag.d que se sirua Vuestra mag.d de mandar
proueer rremedio, mandando nombrar otro capellan qual convenga, porque
con rreprehencion ni castigo entendemos no podrá auer rremedio contra
lo ques condiçion propia y costumbres antiguas.» Á esta representacion,
además de la del corregidor, acompañaban las firmas de los caballeros
regidores Diego Ximenez Bustos, Don Bartolomé de Villalon, Rodrigo
Espinosa de la Rua, Martin Gonzalez Gil, D. Gutierre de Escalante y D.
Gaspar Vazquez de Mondragon. No obstante el castigo para ESPINEL no
debió ser muy duro, pues se satisfizo con nombrar un nuevo sustituto,
que lo fué hasta su muerte, en la persona del beneficiado José Ruiz
Parra, y en volverse él á la córte á su vida brillante de las letras y
del arte que profesaba.


VII.

Á 13 de setiembre de aquel año de 1598 murió en el Escorial el rey
Felipe II, y no fué antes llegar á Ronda la noticia, que disponer su
vuelta á la córte el inquieto capellan de Santa Bárbara. Al principio
de 1599 entró en Madrid, y para mayo del mismo año ya se le habia dado
colocacion permanente, en uno de los cargos que más podian halagar
la idea que él mismo tenia de sus propias habilidades. La facultad y
los conocimientos musicales de ESPINEL, y su invencion de la quinta
cuerda de la guitarra española, más bien han sido considerados hasta
aquí, como adorno de su persona y perfeccion de su ingenio, que como
progresos positivos en una profesion, que á él le valió en vida
tanta dignidad como el sacerdocio. El papel que en el arte divino ha
representado siempre la guitarra no ha sido por otra parte, el más
adecuado para conceder importancia á los adelantos reflejados sobre
este instrumento. Sin embargo en el acto I, escena 8.ª de la _Dorotea_
hace Lope de Vega decir á Gerarda:--«Á peso de oro avíades vos de
comprar un hombron de hecho y de pelo en pecho, que la desapasionase
de estos sonetos y de estas nuevas décimas ó espinelas que se usan;
perdóneselo Dios á VICENTE ESPINEL, que nos trujo esta novedad y
_las cinco cuerdas de la guitarra con que ya se van olvidando los
instrumentos nobles_.»

El doctor Cristóbal Suarez de Figueroa en su _Plaza universal de
todas las ciencias_ en 1615, llamó á ESPINEL, _autor de las sonadas
y cantar de sala_, al tratar de los tañedores insignes de guitarra
como Benavente, Palomares, Juan Blas de Castro y otros. El portugués
Nicolas Doyzi de Velasco, músico de S. M. y del Sr. Infante Cardenal
D. Fernando, en su _Nuevo modo de cifra para tañer la guitarra_ que
publicó en 1630 en Nápoles, hallándose al servicio del virey duque
de Medina de las Torres, dijo que en Italia, en Francia y las demás
naciones llevaba la guitarra el nombre de _española_, desde que
ESPINEL, á quien conoció en Madrid, la aumentó la quinta cuerda, á
que llamamos _prima_, con lo que quedó tan perfecta como el órgano,
el clavicordio, el arpa, el laud ó la tiorba, y aun más abundante
que estos instrumentos. De la misma invencion de ESPINEL dedujo la
perfeccion que la otorga el licenciado Gaspar Sanz en su _Instruccion
de música sobre la guitarra española_, que publicó en 1674 en Zaragoza
y dedicó á D. Juan José de Austria, el bastardo de Felipe IV. El mismo
Lope de Vega, apenas nombra una sola vez á ESPINEL en alguna de sus
obras, y lo nombra en muchas, sin celebrar al músico tanto como al
poeta. En su dedicatoria de _El caballero de Illescas_ dice á ESPINEL
que el bello arte «no olvidará jamás en los instrumentos el arte y
dulzura de vuesa merced.» En la dedicatoria de _La viuda valenciana_,
á D.ª Marta de Nevares, haciendo encomios de las bellas prendas que
adornaban á esta señora, dijo Lope de Vega tambien: «si toma en las
manos un instrumento, á su divina voz é incomparable destreza _el padre
de la música_, VICENTE ESPINEL, se suspendiera atónito.» Que esta era
opinion comun entre los contemporáneos, no es preciso acreditarlo con
los pasajes del _Márcos de Obregon_ que á ello se refieren: basta
registrar los libros dogmáticos ó rituales de la música de aquel
tiempo, y muchos son los que entre sus precedencias contienen la
autorizada firma de ESPINEL en el catálogo de sus censuras. Sabido es
que estas no se confiaban sino á personas competentes en lo que habian
de examinar. Sirvan de ejemplo los _Tres cuerpos de música_, compuestos
por Juan Gil de Esquivel Barahona, racionero y maestro de capilla de la
catedral de Ciudad Rodrigo, los cuales son misas, magnificat, himnos,
salmos y motetes y otras cosas tocantes al culto divino, todo conforme
al rezo nuevo, que por mandado del Sr. D. Martin de Córdova, presidente
del Consejo de la santa Cruzada, aprobó ESPINEL en diciembre de 1611,
hallando en ellos «muy apacible consonancia y gentil artificio y música
de muy buena casta así en lo práctico, como en lo teórico.»

Seria un error creer que ESPINEL no sacara el debido provecho de esta
tan educada capacidad que poseia; así se le vió en 1599, salir de
Madrid para Alcalá de Henares, en cuya Universidad se graduó aquel
año de _Maestro en artes_, y desde la regia academia, fundada por el
cardenal Ximenez de Cisneros, dirigirse á la _Capilla del obispo de
Plasencia_, cuyo protector D. Fadrique de Vargas Manrique le tenia
reservado una plaza de capellan con 30,000 mrs. anuales de emolumentos
y 12,000 más como Maestro de la linda capilla de música de que estaba
dotada aquella fundacion y por enseñar á los seizes. Nada más curioso
que registrar en los libros de cuentas de aquel tiempo las partidas
otorgadas á ESPINEL por gastos de su ministerio en la capilla del
obispo. En el libro II de dichas cuentas, á la primera vista que por
ellas se pasa en las de 1599, al fól. 29 vto. se tropieza con esta
partida: «Item, da por descargo (el capellan mayor licenciado Alonso
Hernandez) 46 rs. que pagó por un libro de las _Magníficas_, para la
dicha capilla, como pareció por certificacion del maestro de capilla
ESPINEL.»--En las de 1601, al fól. 45 vto. tambien se le aprobó al
mayordomo y capellan, Juan de Arganda, el siguiente capítulo: «Item:
se le reciben y pasan en cuenta 3 rs. de una mano de papel que dió al
Maestro ESPINEL para los villancicos.» En la capilla del obispo VICENTE
ESPINEL perseveró hasta el término de sus dias, y aunque algunos meses
antes de su muerte ascendió por antigüedad al cargo de capellan mayor,
que era el último grado de los que en ella se obtenian, nunca dejó el
de maestro de la de música, pues todavía en las cuentas de 1622 y de
1623, se hallan capítulos como los siguientes:--1622--«Recíbense en
cuenta al dicho mayordomo (Gabriel del Espinar) 8000 mrs. por tantos
que pagó al maestro ESPINEL, maestro de capilla, de su salario de ocho
meses.»--1623--«Mas se le pasan en cuenta al dicho 4000 mrs. por tantos
que pagó al maestro ESPINEL, maestro de capilla, del salario de cuatro
meses.»--¿No son estas noticias tan auténticas, un solemne mentís
contra los que hasta aquí han venido sosteniendo que, pobre é imbele
pasó ESPINEL el resto de sus dias, recogido en el asilo eclesiástico
de santa Catalina de los Donados, que no era sino un Hospicio? Pero
con esta ligereza está sostenido en España por los hombres más serios
y de reputacion más voluminosa, todo lo que hasta aquí está escrito en
materia de biografía y de historia.

La época más brillante de la vida de ESPINEL, es la que corre por todo
este tiempo hasta el término de sus dias. Cervantes le llamaba amigo;
Lope de Vega maestro, como en nuestro siglo Espronceda, Ventura de la
Vega, Pezuela, Pardo, Escosura daban este mismo nombre al venerable
Lista. Apenas habia solemnidad literaria que ESPINEL no graduara con su
presencia, ni produccion de ingenio de aquella edad que no se ufanara
con su censura. Cuando al estilo de Italia se importaron á España las
_Academias poéticas_ bajo la proteccion de los Príncipes y Grandes,
la de Madrid y su protector D. Félix Arias Giron, de la casa condal
de Puñonrostro, segun Lope de Vega en su _Laurel de Apolo_, laurearon
con grande aplauso de señores é ingenios á VICENTE ESPINEL, _único
poeta latino y castellano de estos tiempos_. Fundóse en 1608 bajo la
proteccion del duque de Lerma, el poderoso favorito de Felipe III,
la _Esclavonía del Santísimo Sacramento_, que no era sino una gran
comunidad de grandes y gentes de letras, parecida á lo que ahora es un
partido político, y en la que Lerma se apoyaba para sostenerse en el
poder, y á ella fué la autoridad del nombre de VICENTE ESPINEL, entre
los de la flor de la aristocracia de la sangre y de las letras por
aquel tiempo. Se canonizó san Isidro, patron de Madrid, cuyo suceso
fué un gran acto de la política de aquel tiempo, y á sus justas y
certámenes llevó ESPINEL el óbolo de sus versos, no por la codicia
del premio, sino por tributo de altos respetos. Toda Sevilla leyó en
1609 en manos de Rodrigo Caro una carta de Juan Melio de Sandoval en
que le decia:--«El discurso de vuesa merced sobre la definicion de la
poesía tiene el señor conde de Lemos con noticia de su dueño, y ha
parecido muy bien; como al maestro VICENTE ESPINEL la _Cancion á las
ruinas de Itálica_, que yo se la mostré en la calle Mayor de Madrid,
y leyéndola dijo, antes que le dijéramos cuya era:--_Este es ingenio
andaluz._--Díjele que sí y el nombre. ¡Bien puede vuesa merced creer es
buena, pues ha sido graduada por tan gran censurante!»

No prodigó ESPINEL entonces, ni nunca, los elogios de su pluma, para
las precedencias de libros, aunque tampoco por esto debe creerse fué
tacaño de su ingenio en las aras de la amistad. El primer libro que
en 1586 se autorizó con sus versos laudatorios, fué el _Cancionero_
de Lopez Maldonado. Despues escribió en 1599 un epígrama latino para
la primera edicion del _Guzman de Alfarache_, de Mateo Aleman. En
1599 tambien, habiendo hallado en Madrid un antiguo camarada de las
mocedades de Sevilla, D. Antonio de Saavedra Guzman, que á la sazon
imprimia su _Peregrino Indiano_, dióle unos sonetos de alabanza. Con
otra poesía para las precedencias del _Modo de pelear á la gineta_,
obsequió en 1605 á D. Simon de Villalobos y Benavides, su amigo en
Bélgica, y con otra, en 1610, al capitan Gaspar de Villagrá, que
entonces publicó su _Historia de Nueva Méjico_. Favores idénticos hizo
en 1616, 1619 y 1622 respectivamente, á Céspedes y Meneses para su
_Español Gerardo_, al padre Fray Hernando Camargo, fraile agustino,
para su _Muerte de Dios por vida del hombre_ y á Gabriel Perez de
Barrio Angulo para el _Secretario de Señores_. Gabriel Laso de la Vega,
cuando publicó en 1601 en Zaragoza los _Elogios en loor de los tres
famosos varones D. Jaime de Aragon, D. Fernando Cortés y D. Álvaro de
Bazan_, no pidió nuevas obras al númen de ESPINEL, pero tomó de su
poema titulado _Casa de la Memoria_ los elogios que el poeta habia
hecho de Bazan y Cortés. Si el antequerano Pedro de Espinosa proyectaba
sus _Flores de poetas ilustres de España_, tributario hacia á su casi
paisano de su interesante _Antología_: del mismo modo que Fray Diego
de san José cuando en 1615 describió las fiestas á la beatificacion de
santa Teresa de Jesus, y el licenciado D. Pedro de Herrera al celebrar
la reedificacion del santo Sagrario de Toledo por el cardenal arzobispo
Sandoval y Rojas, cuyas fiestas y regocijos se celebraron con tan
espléndido aparato.

Lo mismo se solicitaban sus censuras y aprobaciones. El primero en
reclamarlas era el mismo Lope de Vega. En 1615 apareció la _Sexta
parte de sus Comedias_, y ESPINEL en su aprobacion un año antes, decia
solamente que aquel libro era muy digno de imprimirse, para que todos
gozaran de sus excelentísimos versos y conceptos. Vino en 1617 la parte
séptima, y aquí fué ya más expresivo, contestando puntualmente á los
tres extremos que la censura debia abrazar.--«Cuanto á lo primero,
decia, no hallo mal sonante, ni cosa que ofenda á la religion y buenas
costumbres. Cuanto á lo segundo tienen lenguaje muy cortesano, puro y
honesto: las personas guardan la propiedad del arte; de manera que ni
el señor se humilla al modo inferior del criado, ni la matrona á la
condicion de la sierva, y todo con pensamientos y conceptos ajustados á
la materia de que se trata. Cuanto á lo tercero, si pueden imprimirse,
digo, que si hay permision y es lícito representarse con los adornos,
palabras y talle de una mujer hermosa y de un galan bien puesto y
mejor hablado; ¿por qué no lo será que cada uno en su rincon pueda
leerlas, donde solo el pensamiento es el juez, sin los movimientos y
acciones que alegran á los oyentes? ¿Dónde es más poderosa la vista
que el oido? _Signia irritant animos demissa per aures: quam quae
sunt oculis subjecta fidelibus._» Otra vez en 1617 volvió el Consejo
Real á encomendarle el exámen de la _Docena parte de las Comedias
de Lope_, y otra vez él las elogiaba, en lugar de censurarlas, y
escribia:--«y porque en esta obra campea la elocuencia española y el
vuelo grande de la retórica y poesía de su insigne autor, la cual va
acompañada con mucha erudicion de lectura y varia, es bien que se
imprima, _para que los venideros escritores tengan que imitar y los
presentes que aprender_.» Para poner cima á la opinion que ESPINEL
tenia de Lope, hay que leer todavía la censura del primero á la
_Décima quinta parte de las Comedias_ del segundo, en 1620. Hé aquí
las palabras de ESPINEL:--«Deleita y suspende, dice, con la elegancia,
suavidad y pureza del verso; enseña y regala con la abundancia de
sentencias morales; edifica con la honestidad y admira con la multitud
_nunca vista_. Es mi parecer, _y de toda la república_, que será bien
recibido que se imprima esto _y cuanto de sus manos saliere_.» De
1620 á 1622 todavía ESPINEL tuvo del Consejo la comision de examinar
cuatro partes más de estas comedias, desde la décima sexta á la décima
nona inclusive. Y por si esto no fuera bastante, tambien en 1622 se
le encargaron las de don Juan Ruiz de Alarcon, de las que aplaudió el
gentil estilo y los conceptos honestos y agudos.

Otras obras de diversa índole antes y áun despues, hasta 1623, vinieron
con este objeto á sus manos; mas por no parecer cansado, solamente
citaré la _Patrona de Madrid restituida_, poema de Alonso Jerónimo
de Salas Barbadillo, impreso en 1609; la misma _Historia de la Nueva
Méjico_ del capitan Gaspar de Villagrá, en 1610; _La Filomena_ de Lope
de Vega, de 1621; las _Prosas y versos del pastor de Cleonarda_, de
Miguel Botello de Carvalho, y _El mejor príncipe Trajano Augusto_ del
licenciado don Francisco de Barreda, de 1622, y finalmente las _Novelas
amorosas_, de José de Camerino, y las _Divinas y humanas flores_, de
Faria y Sousa, de 1623. Ni es probable que sus dolencias, cada vez más
agudas, por la gota que padecia, le dejaran ya en lo corto que le quedó
de vida volver á emplearse en ningun género de tareas del ingenio,
del juicio ó de la erudicion. Céspedes y Meneses en la introduccion á
la _Fortuna vária del soldado Píndaro_, dice: «era el rigor del más
airado y proceloso invierno que vió nuestro siglo en España, últimos
y primeros dias de los años de 1623 y 1624: memorias prodigiosas á
la posteridad, pues nunca rodearon nuestra península tan contínuas y
perdurables nieves.» Si la edad y los padecimientos no vencieran ya
por esta época á ESPINEL, ellas bastaran para agotar la salud, en una
naturaleza, toda fogosa, á quien dañaban extremadamente las humedades
y los frios. ESPINEL no pudo resistir la crudeza de aquel invierno.
Rodeado en su lecho de muerte por perennes amigos, el primero de
febrero de 1624, otorgó su testamento ante Juan Serrano, hallándose
presente el padre Fray Felipe de Madrigal, de la órden de Santo
Domingo, Juan Ruiz Aragonés, Francisco Sotomayor, Custodio Sohotes y
Martin Lopez. Dejó por albaceas y testamentarios al maestro Franco
Alonso, cura de San Andrés y al licenciado Jerónimo Martinez, capellan
de la capilla del obispo de Plasencia, de que ESPINEL era presidente.
Instituyó su heredero á su sobrino Jacinto Espinel Adorno, que residia
en Ronda. Entregóse despues á los cuidados del alma, y el dia 4 del
mismo mes de febrero de 1624 entregó al Criador su espíritu, en su
habitacion de la mencionada capilla, siendo enterrado el cuerpo en la
bóveda de San Andrés, para cuya fábrica de sepultura consignó en el
testamento cuatro ducados.


VIII.

¿Termina verdaderamente con la muerte la biografía de VICENTE ESPINEL?
No hay escritor español sobre cuyas obras más se haya discutido. Todo
el siglo XVII permaneció ESPINEL en el más profundo olvido, sobre todo
desde que con la muerte de Lope de Vega Carpio y de don Francisco Gomez
de Quevedo desaparecieron tambien sus dos últimos amigos. Desde el
primer tercio del siglo XVIII volvió á estar otra vez ESPINEL en moda;
pero de la manera más desagradable que pueden ponerse á la polémica
del dia las obras y el ingenio de un autor. Ademas de la invencion de
la quinta cuerda de la guitarra, debíase á nuestro poeta la de una
nueva combinacion métrica y rítmica en nuestra poesía, combinacion de
tal llaneza y flexibilidad de estructura, que muy luego fué aceptada
por todos nuestros poetas, inundando el Parnaso con las composiciones
escritas en el nuevo metro. Llamóse este, _décima_ ó _Espinela_, de
su inventor ESPINEL, como los versos sáficos de Safo[19]. Aunque esta
verdad no admitia réplica y todo el mundo la sabia, la erudicion
pedante, esa que no se entretiene sino en fátuas fruslerías y que no
se para en deslustrar glorias, con tal de hacer entender que el que
hace de ella su profesion posee la quinta esencia de la más sutil
sabiduría, trató de arrebatar este parco honor á la memoria del poeta,
pretendiendo sostener que las estrofas de diez versos octosílabos eran
conocidas y usadas desde mucho antes que ESPINEL viniese al mundo. No
era así enteramente: antes de ESPINEL se componian estas estrofas con
la reunion de dos _quintillas_, completamente distintas entre sí, en
la segunda de las cuales se pareaban indeclinablemente los consonantes
de los dos primeros versos. Cualquiera de los poetas de casi todo el
siglo XVI nos ofrece abundantes ejemplos de este género de composicion.
El mismo Miguel de Cervantes Saavedra coetáneo de ESPINEL, las prodigó
bastante, antes de conocer la invencion de su docto amigo; y hé aquí
cómo las construia, segun se encuentran entre los versos laudatorios
que preceden al antes referido _Cancionero de Lopez Maldonado_.

      Bien donado sale al mundo
    Este libro, dó se encierra
    La paz de amor y la guerra
    Y aquel fruto sin segundo
    De la castellana tierra,--
    Que, aunque la da Maldonado,
    Vá tan rico y bien donado
    De ciencia y de discrecion;
    Que me afirmo en la razon
    De decir que es bien-donado.
      El sentimiento amoroso
    Del pecho más encendido
    En fuego de amor, y herido
    De su dardo ponzoñoso,
    Y en la lid suya cogido;--
    El temor y la esperanza
    Con que el bien y el mal se alcanza
    En las empresas de amor
    Aquí muestra su valor,
    Su buena ó su mala andanza...

Cito la composicion que conozco más perfecta y que más se acerca á la
estructura de la _décima_ inventada por ESPINEL, por lo mismo que la
diferencia que entre una y otra combinacion métrica existe, es tan
fácil de observar. La _décima_ de ESPINEL constituye una composicion
tan perfecta como el _soneto_, sin sus pretensiones heróicas, por cuya
razon ha sido siempre preferida á éste para expresar un pensamiento
completo, aunque más sencillo que el que al _soneto_ corresponde. La
décima se compone de dos estrofas de cuatro versos octosílabos cada
una con consonantes del primero con cuarto, y del segundo con tercero,
entre las que se introducen otros dos versos octosílabos auxiliares
del pensamiento para ligar entre sí la tésis y la conclusion: los
consonantes de estos dos auxiliares se ligan el primero con el cuarto y
el segundo con el séptimo. La tésis de la composicion, en la _décima_,
se presenta y desenvuelve en la primera redondilla; el silogismo para
la prueba del pensamiento se establece en los dos versos posteriores, y
la segunda cuarteta completa con perfeccion el raciocinio poético. Esto
no era lo conocido ni practicado antes de ESPINEL, aparte del elemento
armónico en la rima de su nueva composicion. ESPINEL sólo nos dejó un
modelo de su obra: aquellos versos que comienzan así:

      No hay bien que del mal me guarde
    Temeroso y encogido,
    De sin razon ofendido,
    Y de ofendido cobarde.
    Y aunque mi queja ya es tarde,
    Y razon me la defiende,
    Más en mi daño se enciende:
    Que voy contra quien me agravia,
    Como el perro, que con rábia
    Á su propio dueño ofende.
      Ya esta suerte, que empeora,
    Se vió tan en las estrellas,
    Que formó de mí querellas,
    De quien yo las formo ahora.
    Y es tal la falta, señora,
    De este bien, que de pensallo
    Confuso y triste me hallo,
    Que si por vos me preguntan
    Los que mi daño barruntan,
    De pura vergüenza callo...

¡Lástima grande que un nombre tan ilustre como el de D. Gregorio Mayans
y Císcar fuese el que se distinguiera más en esta clase de acérrima
oposicion al mérito de esta invencion!

No habia de estar, sin embargo, solo entre los impugnadores de las
obras del infortunado poeta de Ronda. Al fin de las _Rimas_, impresas
en 1591, ESPINEL, que presumia de gran latino y de buen discípulo de
Horacio, habia publicado una traduccion de la _Epístola á los Pisones_,
dedicada á D. Pedro Manrique de Castilla, de la casa de los Vargas, que
fueron siempre tan favorecedores suyos. Era la primera traduccion del
_Arte poética de Horacio_ que se hacia en castellano y una tambien de
las primeras en las lenguas neolatinas. Comentaristas del preceptista
del Lacio los habia á centenares dentro y fuera de España; pero estos
comentarios estaban escritos en latin bárbaro moderno y abundaban
más en audacias pedantescas que en sabia doctrina para la mejor
inteligencia del texto. Por último, todos los datos que resultan del
exámen de la traduccion de ESPINEL, y sobre todo el de su defectuosa
versificacion castellana, inducen á sospechar que esta fué ensayo de
sus primeros aleteos poéticos, probablemente practicado en las mismas
escuelas rondeñas de Juan Cansino, antes de visitar por vez primera las
celebradas aulas de Salamanca. Ni en bien ni en mal se habia ocupado
la crítica de esta produccion, ciertamente la menos pretenciosa de
ESPINEL, cuando proyectando D. Juan José Lopez Sedano comenzar la
publicacion de su _Parnaso Español_ en 1768, ocurriósele encabezar su
obra con la produccion poética del _Arte de Horacio_, hecha por nuestro
poeta. Verdaderamente ningun editor que publica un libro, empieza por
desacreditarlo; antes bien lo encomia y prepara á fin de que obtenga el
favor del público. Esto hizo Lopez Sedano con aquella obrilla, y esto
bastó para alborotar los nervios al famoso D. Tomás Iriarte, que no
tardó en abrir en las _Gacetas_ de la época la polémica más descomunal
contra la traduccion, contra el editor, contra ESPINEL y contra
el _Parnaso_. El secreto de esta contienda estaba en que Iriarte,
valiéndose de un inmenso catálogo de traductores y comentaristas,
principalmente franceses, posteriores al poeta de Ronda, los más
modernos y aun casi modernísimos, habia emprendido una nueva traduccion
del _Arte poética_ en verso castellano, y él, como apasionado autor,
la creia la mejor cosa que se habia hecho en el mundo. Por otra parte
con la discusion arrebatada, casi escandalosa, lograba llamar y aun
interesar la opinion hácia su nueva obra.

La traduccion de Iriarte no oscureció la de ESPINEL, aunque el nombre
de éste fué objeto de toda clase de irreverencias, y el migajon de
la disputa se contiene en varios folletos de la época, de estéril y
cansada lectura. La primera impugnacion de Iriarte se halla en el tomo
IV de la _Coleccion de obras en verso y prosa de D. Tomás Iriarte_,
(Madrid: impr. de Benito Cano: 1777). Contestó Lopez de Sedano en las
_Notas_ al tomo IX y último del _Parnaso Español_, (Madrid: impr. de D.
Antonio de Sancha: 1778, pág xlvj á ljv). Replicó nuevamente Iriarte
en el tomo VI de sus obras (1783) con un largo folleto titulado:
«_Donde las dan las toman_, diálogo joco-serio sobre la traduccion del
_Arte poética_ de Horacio y sobre la impugnacion que de aquella obra
publicó D. Juan José Lopez de Sedano al fin del tomo IX del _Parnaso
Español_,» y finalmente en dos volúmenes en octavo y bajo el pseudónimo
del doctor D. Juan María Chavero y Eslava, vecino de la ciudad de
Ronda, dió Lopez de Sedano en 1785 á las prensas de D. Félix de Casas
y Martinez, en Málaga sus «_Coloquios de la Espina_ entre D. Tirso
Espinosa, natural de la ciudad de Ronda y un amanuense natural de la
villa del Espinar, sobre la traduccion de la Poética de Horacio hecha
por el licenciado VICENTE ESPINEL y otras espinas y flores del _Parnaso
Español_.» La disputa fué cansada, larga y fatigosa, y aquí no queda
más espacio que para dar la noticia ya apuntada.

Lo mismo casi tengo que hacer con la cuestion más importante que
suscita el nombre de ESPINEL, despues de la larga y honda polémica de
carácter nacional á que han dado ocasion los raptos verificados en sus
obras por el novelista francés Mr. Alain René Le Sage y la publicacion
del _Gil Blas de Santillana_. Dos acusaciones casi simultáneas cayeron
en el siglo último sobre el autor francés poco escrupuloso, que ha
usurpado á la fama española una de esas reputaciones, que en la
esfera intelectual los frívolos escritores de Francia deben con suma
frecuencia á los robos que practican sobre las literaturas extranjeras.
La primera de estas denuncias se hizo en la misma Francia, por uno de
los hombres de más verdadero mérito propio que aquel país ha producido;
por el mismo Mr. Voltaire, el cual describiendo el siglo de Luis XIV,
al llegar á la figura, poco noble por sus escritos de Mr. Le Sage, y al
referirse á su novela del _Gil Blas_, que por aquel tiempo alborotaba
á la opinion dentro y fuera de su país, decia textualmente:--«_il est
entiérement pris du roman espagnol intitulé_ LA VIDAD DEL ESCUDIERO DOM
MÁRCOS D’OBREGO.[20]» Cuidaron los franceses, solícitos guardadores del
honor patrio, de tener velada esta acusacion de Voltaire, la cual no
demuestra ciertamente la ligereza que le han atribuido despues en su
juicio los escritores que por defender el prestigio de la literatura
nacional se han puesto del lado del plagiario, sino por el contrario,
que aunque Voltaire no se habia detenido en hacer un prolijo cotejo
capítulo por capítulo entre la obra de ESPINEL y la de LE SAGE, ni
una ni otra le eran desconocidas y aun que guardaba bien frescas y
puntuales reminiscencias de las dos.

En 1787 apareció en Madrid bajo el pseudónimo de D. Joaquin Federico
Is-salps, anagrama del nombre del P. Jesuita José Francisco de Isla,
una traduccion española de la obra de Le Sage, que ya habia recorrido
el mundo, hallando por todas partes aplausos é imitadores, con el
título de _Aventuras de Gil Blas de Santillana, robadas á España, y
adoptadas en Francia por Mr. Le Sage: restituidas á su patria y á
su lengua nativa por un español celoso que no sufre se burlen de su
nacion_. En su _Conversacion preliminar_ el P. Isla no atribuia á
ESPINEL la paternidad de la obra; pero sostenia que habia sido sacada
de original español. Por último, sin tener conocimiento de las obras,
ni mucho menos de los juicios de Voltaire, el diligente vicario de
Ronda, secretario que habia sido del obispo de Málaga, D. Jacinto
José de Cabrera y Rivas, hombre frenéticamente entusiasta del autor
de _Márcos de Obregon_, mantuvo de 1793 hasta 1819 frecuente trato
literario con Don José Lopez de la Torre Ayllon y Gallo, con el que
sostenia que el autor verdadero del _Gil Blas_ era VICENTE ESPINEL, en
corroboracion de lo cual le trasladaba repetidos pasajes de aquella
obra y su correspondencia idéntica con otros del _Márcos de Obregon_,
para que se viera la verdad de lo que aseveraba. No habian dejado de
causar impresion por Europa las indicaciones del P. Isla á las que se
unieron otros trabajos publicados en Paris por el escritor español
don Juan Antonio Llorente. Entonces á título _de abogado defensor de
la nacion francesa_, como él mismo se decia, salió á la palestra el
conde Francisco de Neufchateau, miembro del Instituto de Francia y
Ministro del Interior que habia sido, ante cuyo adversario elevando
Llorente nuevas _Observaciones críticas_ al seno de la misma Academia
francesa, generalizó la erudita discusion, logrando tomaran parte en
ella los literatos de todas las naciones. En esta cuestion, aunque
literaria, del mismo modo que en todas cuantas afectan á España,
harto visiblemente se han dibujado en el campo de la contienda las
simpatías históricas y tradicionales. Quiso hacer la crítica británica
alianza con la de Francia, y Walter Scott, hallándose en la cima de su
crédito, declaró sin exámen, que Le Sage era un escritor completamente
original; M. Everet, norte-americano aspiró á poner la cuestion en la
balanza de la justicia; el aleman Ludwig Tieck aplicó á su censura
todos los recursos de un análisis concienzudo y demostró que en el
_Gil Blas_ todo eran raptos de la literatura española, á escepcion del
estilo ligero, irónico y gracioso del escritor frances. Despues de la
defensa de Llorente, España no ha vuelto á decir una palabra, y en tal
estado se hallaria el asunto, si los escritores franceses viéndose
horriblemente cogidos en el doble lazo del análisis y de la crítica,
no se hubieran resuelto espontáneamente á transigir. Todos los pasajes
hurtados á la novela y á la comedia española por Mr. Le Sage, están ya
perfectamente deslindados. Gran parte de ellos, en efecto, corresponden
á las _Relaciones de la vida del Escudero Márcos de Obregon_ del
maestro VICENTE ESPINEL, como Voltaire con gran firmeza de penetracion
y de criterio aseveró: de modo que la ligereza sólo ha estado en
aquellos escritores que sin exámen negaran lo que tan fácilmente habia
de corroborar despues el más leve trabajo de comparacion. Mr. Baret en
estudios especiales sobre este asunto fija en diez los lugares del _Gil
Blas_ en que el _Márcos de Obregon_ fué traducido por Le Sage; pero
en esto no ha hecho sino seguir servilmente lo apuntado por el aleman
Tieck, el cual declara en el prólogo de su traduccion de la obra de
ESPINEL, que por la pérdida de algunos papeles donde conservaba sus
apuntes, no ha podido puntualizar todas sus observaciones de la manera
que lo habia hecho en la idea del prefacio de _Gil Blas_ donde se ha
tomado la anécdota de los estudiantes de la introduccion del _Márcos
del Obregon_; en la historia del barbero Diego de la Fuente; en la
aventura de la cortesana Camila; en la de la casa de los ladrones; en
la de los amores del barbero con D.ª Margelina, etc. Con esto se ha
dado por concluido el pleito.

Ciertamente se me tachará de dejar aquí la cuestion incompleta,
cuando ningun lugar parece más oportuno para dilucidarla. No puede
ser así, sin embargo; trabajos de esta índole para ser completos
demandan el auxilio de largos textos, y necesitaria para un cómodo
desenvolvimiento de los estudios que tengo practicados, un tomo de
mayores proporciones que la suma de todo el actual. No es, sin embargo,
obligacion que declino, y me reservo llenarla, como antes dije, en
coyuntura mejor. Entre tanto no puedo menos de sentirme lisonjeado en
haber sido el primero en bosquejar aquí, como ya queda bosquejado, el
rápido cuadro de una vida bastante ignorada hasta ahora por nuestros
hombres de letras, y que de todas maneras resulta siempre interesante.
Autores que, como VICENTE ESPINEL, tienen la honra de que sus obras
periódicamente se reproduzcan y frecuentemente promuevan polémicas
como las que dejo reseñadas, son siempre primeras figuras en el vasto
teatro de la literatura brillante de su nacion. Sus producciones
nunca palidecen; y en todo momento en que se impriman de nuevo, su
aparicion será oportuna. Las ediciones del _Gil Blas de Santillana_ no
podrian fácilmente enumerarse. Todos los idiomas cultos del mundo han
vertido del frances esta novela, y el lápiz y el buril harto se han
ensayado en trazar los pintorescos cuadros de sus variados episodios.
Nunca alcanzará, sin embargo, esta obra francesa el rango de la
inmortal española de MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA. La razon es óbvia:
el brillante ingenio español del siglo de Felipe II fué el creador
sublime de un libro que perpétuamente hablará al corazon y á la mente
de todas las generaciones, de todos los hombres, de todos los pueblos.
El _Gil Blas de Santillana_, aunque en círculo más estrecho, pues
está desprovisto de idealidad, será tambien un libro universal; pero
no su pretendido autor, pues suprimidos diversos ingenios españoles,
de quienes tomó las diversas partes de su obra, y muy principalmente
VICENTE ESPINEL que en el _Márcos de Obregon_ le proporcionó los
mejores materiales, queda de todo punto suprimido, como Voltaire
pretendia, el carácter buscon y plagiario del decantado Le Sage.

  _Juan Perez de Guzman._

  Madrid 5 de Mayo de 1881.



[Ilustración]



PRÓLOGO DEL AUTOR.


Muchos dias, y algunos meses y años estuve dudoso si echaria en el
corro á este pobre _Escudero_, desnudo de partes y lleno de trabajos,
que la confianza y la desconfianza me hacian una muy trabada é interior
guerra. La confianza llena de errores, la desconfianza encogida de
terrores; aquella muy presuntuosa, y estotra muy abatida; aquella
desvaneciendo el celebro, y ésta desjarretando las fuerzas; y así me
determiné de poner por medio á la humildad, que no solamente es tan
acepta á los ojos de Dios, pero á los de los más ásperos jueces del
mundo. Comuniquélas con el Licenciado Tribaldos de Toledo, muy gran
poeta latino y español, docto en la lengua griega y latina, y en las
ordinarias hombre de consumada verdad; y con el maestro fray Hortensio
Félix Paravesin, doctísimo en letras divinas y humanas, muy gran poeta
y orador; y alguna parte de ello con el Padre Juan Luis de la Cerda,
cuyas letras, virtud y verdad están muy conocidas y loadas; y con el
divino ingenio de Lope de Vega, que como él se rindió á sujetar sus
versos á mi correccion en su mocedad, yo en mi vejez me rendí á pasar
por su censura y parecer; con Domingo Ortiz, secretario del Supremo
Consejo de Aragon, hombre de excelente ingenio y notable juicio; con
Pedro Mantuano, mozo de mucha virtud, y versado en mucha leccion de
autores graves que me pusieron más ánimo que yo tenia; y no sólo me
sujeté á su censura, pero á la de todos cuantos encontraren alguna cosa
digna de reprehension, suplico me adviertan de ella, que seré humilde
en recibilla. El intento mio fué ver si acertaria á escribir en prosa
algo que aprovechase á mi república, deleitando y enseñando, siguiendo
aquel consejo de mi maestro Horacio, porque han salido algunos libros
de hombres doctísimos en letras y en opinion, que le abrazan tanto con
sola la doctrina, que no dejan lugar donde pueda el ingenio alentarse
y recibir gusto: y otros tan enfrascados en parecerles que deleitan
con burlas y cuentos entremesiles, que despues de haberlos leido,
revuelto, aechado y aun cernido, son tan fútiles y vanos, que no dejan
cosa de sustancia ni provecho para el lector, ni de fama y opinion para
sus autores. El padre maestro Fonseca escribió divinamente del amor
de Dios, y con ser materia tan alta, tiene muchas cosas donde puede
el ingenio espaciarse y vagarse con deleite y gusto, que ni siempre
se ha de ir con el rigor de la doctrina, ni siempre se ha de caminar
con la flojedad del entretenimiento: lugar tiene la moralidad para el
deleite, y espacio el deleite para la doctrina; que la virtud (mirada
cerca) tiene grandes gustos para quien la quiere; y el deleite y
entretenimiento dan mucha ocasion para considerar el fin de las cosas.

En tanto que no tuve determinacion (así por la persecucion de la
gota, como por la desconfianza mia) para sacar al teatro público mi
_Escudero_, un caballero amigo me pidió unos cuadernillos de él, y
llegando á la noticia de cierto gentil-hombre (á quien yo no conozco)
aquella novela de la tumba de San Ginés, pareciéndole que no habia
de salir á luz, la contó por suya, diciendo y afirmando que á él le
habia sucedido; que hay algunos espíritus tan fuera de la estimacion
suya, que se arrojan á entretener á quien los oye, con lo que se ha de
averiguar no ser suyo.

Si á alguno se le asentare bien tratar de personas vivas, y alegar con
sugetos conocidos y presentes, digo que yo he alcanzado la monarquía
de España tan llena y abundante de gallardos espíritus en armas y
letras, que no creo que la Romana los tuvo mayores, y me arrojo á decir
que ni tantos ni tan grandes. Y no quiero tratar de las cosas que los
españoles han hecho en Flandes tan superiores á las antiguas, como
escribió Luis de Cabrera en su _Perfecto Príncipe_, sino de los que
nuestros ojos han visto cada dia, y nuestras manos han tocado, como
los que hizo Don Pedro Enriquez, conde de Fuentes, con tan increible
ánimo; la toma y saco de Amiens, que escribió en sus _Comentarios_ don
Diego de Villalobos, donde fué valeroso Capitan de lanzas é infantería,
que con un carro de heno y un costal de nueces, seis capitanes
tomaron una ciudad tan grande, plataforma y amparo de toda Francia;
la felicidad y determinacion con que acuden al servicio de su rey los
españoles, poniendo sus vidas á peligro de perderlas, como se vió ahora
en lo de la Mámora, que anduvieron nadando toda la noche, no hallando
bajel ni tierra donde ampararse, sobrepujando con valor á su fortuna,
cosas que no se vieron en la Monarquía romana. ¿Qué autores antiguos
escedieron á los que ha engendrado España en los pocos años que ha
estado libre de guerras? ¿Qué oradores fueron mayores que Don Fernando
Carrillo, Don Francisco de la Cueva, el Licenciado Berrio, y otros que
con excelentísimos y levantados conceptos persuaden á la verdad de
sus partes? De no leer los autores muertos, ni advertir los vivos los
secretos que llevan encerrados en lo que profesan, nace no darles el
aplauso que merecen; que no es sólo la corteza lo que se debe mirar,
sino pasar con los ojos de la consideracion más adentro. Ni por ser los
autores más antiguos son mejores, ni por ser más modernos son de menos
provecho y estimacion. Quien se contenta con sola la corteza, no saca
fruto del trabajo del autor; mas quien lo advierte con los ojos del
alma, saca milagroso fruto.

Dos estudiantes iban á Salamanca desde Antequera, uno muy descuidado,
otro muy curioso: uno muy enemigo de trabajar y saber, y otro muy
vigilante escudriñador de la lengua latina; y aunque muy diferentes en
todas las cosas, en una eran iguales, que ambos eran pobres. Caminando
una tarde de verano por aquellos llanos y vegas, pereciendo de sed,
llegaron á un pozo, donde habiendo refrescado, vieron una pequeña
piedra, escrita en letras góticas ya medio borradas por la antigüedad,
y por los piés de las bestias, que pasaban y bebian, que decian dos
veces: _Conditur unio, conditur unio._ El que sabia poco, dijo: ¿Para
qué esculpió dos veces una cosa este borracho? (que es de ignorantes
ser arrojadizos). El otro calló, que no se contentó con la corteza, y
dijo: Cansado estoy, y temo la sed; no quiero cansarme más esta tarde.
Pues quedaos como poltron, dijo el otro. Quedóse, y habiendo visto
las letras, despues de haber limpiado la piedra, y descortezado el
entendimiento, dijo: _Unio_ quiere decir union, y _unio_ quiere decir
perla preciosísima; quiero ver qué secreto hay aquí, y apalancando
lo mejor que pudo, alzó la piedra, donde halló la union del amor de
los dos enamorados de Antequera, y en el cuello de ella una perla más
gruesa que una nuez, con un collar que le valió 4,000 escudos: tornó á
poner la piedra y echó por otro camino.

Algo prolijo, pero importante es el cuento, para que sepan cómo se han
de leer los autores, porque ni los tiempos son unos, ni las edades
están firmes. Yo querria en lo que he escrito que nadie se contentase
con leer la corteza, porque no hay en todo mi _Escudero_ hoja que no
lleve objeto particular, fuera de lo que suena. Y no solamente ahora lo
hago; sino por inclinacion natural en los derramamientos de la juventud
lo hice en burlas y veras; edad que me pesa en el alma que haya pasado
por mí, y plegue á Dios que lleguen los arrepentimientos á las culpas.

[Ilustración]



RELACION PRIMERA

DE LA VIDA DEL ESCUDERO

MARCOS DE OBREGON.



[Ilustración]



Este largo discurso de mi vida, ó breve relacion de mis trabajos, que
para instruccion de la juventud, y no para aprobacion de mi vejez,
he propuesto manifestar á los ojos del mundo, aunque el principal
blanco á que va inclinado es aligerar por algun espacio, con alivio
y gusto, la carga que, con justos intentos, oprime los hombros de V.
S. I., lleva tambien encerrado algun secreto, no de poca sustancia
para el propósito que siempre he tenido, y tengo, de mostrar en mis
infortunios y adversidades cuánto importa á los escuderos pobres, ó
poco hacendados, saber romper por las dificultades del mundo, y oponer
el pecho á los peligros del tiempo y de la fortuna, para conservar
con honra y reputacion un don tan precioso como el de la vida, que
nos concedió la divina Magestad para rendirle gracias y admirarnos,
contemplando y alabando este órden maravilloso de cielos y elementos,
los cursos ciertos é innumerables de las estrellas, la generacion y
produccion de las cosas, para venir en verdadero conocimiento del
universal Fabricador de todas ellas. Y aunque me coge este intento
en los postreros tercios de la vida, como á hombre que por viejo y
cansado se le hizo merced de darle una plaza tan honrada, como la de
Santa Catalina de los Donados de esta Real villa de Madrid (donde paso
lo mejor que puedo), en los intérvalos que la gota me concediere, iré
prosiguiendo mi discurso, guardando siempre brevedad y honestidad:
que en lo primero cumpliré con mi condicion y inclinacion natural,
y en lo segundo con la obligacion que tienen todos aquellos á quien
Dios hizo merced de recibir el agua del bautismo, Religion que tanta
limpieza, honestidad y pureza ha profesado, profesa, y profesará desde
su principio y medio, hasta el último fin de esta máquina elemental. Y
con el ayuda de Dios procuraré que el estilo sea tan acomodado á los
gustos generales, y tan poco cansado á los particulares, que ni se deje
por pesado, ni se condene por ridículo. Y así en cuanto mis fuerzas
bastaren procederé deleitando al lector, juntamente con enseñarle,
imitando en esto á la próvida naturaleza, que antes que produzca el
fruto que cria para mantenimiento y conservacion del individuo, muestra
un verde apacible á la vista, y luego una flor que le regala el olfato:
y al fruto le da color, olor, y sabor, para aficionar al gusto que se
coma, y tome de él aquel sustento que le alienta y recrea, para la
duracion y perpetuidad de su especie. Ó haré como los grandes médicos,
que no luego que llegan al enfermo le martirizan con la violencia del
ruibarbo, ni con otras medicinas arrebatadas, sino primero disponen el
humor con la blandura y suavidad de los jarabes, para despues aplicar
la purga, que ha de dejar el sugeto limpio y libre de la corrupcion
que le aquejaba. Y si bien son muy trilladas estas comparaciones de
los médicos, y las medicinas pueden traerse muy bien entre manos, por
ser fáciles é inteligibles, y más yo, que por la escelente gracia que
tengo de curar por ensalmos puedo usar de ellos como uso del oficio con
tanta aprobacion y opinion de todo el pueblo, que me ha valido tanto
el buen puesto en que estoy junto con traer unas cuentas muy gruesas,
unos guantes de nutria, y unos antojos que parecen más de caballo
que de hombre, y otras cosas que autorizan mi persona, que estoy tan
acreditado, que toda la gente ordinaria de esta Corte, y de los pueblos
circunvecinos acuden á mí con criaturas enfermas de mal de ojo, con
doncellas opiladas, ó con heridas de cabeza, y de otras partes del
cuerpo, y con otras mil enfermedades, con deseo de cobrar salud; pero
curo con tal dulzura, suavidad y ventura, que de cuantos vienen á mis
manos no se mueren más de la mitad, que es en lo que estriba mi buena
opinion: porque estos no hablan palabra, y los que sanan dicen mil
alabanzas de mí, aunque quedan perdigados para la recaida, que todos
vuelan sin remedio. Mas la gente que más bendiciones me echa es la que
curo de la vista corporal, porque como todos la mayor parte son pobres
y necesitados, con la fuerza de cierta confeccion que yo sé hacer de
atútia, y cardenillo y otros simples, y con la gracia de mis manos,
á cinco ó seis veces que vienen á ellas los dejo con oficio, con que
ganan la vida muy honradamente, alabando á Dios y á sus Santos con
muchas oraciones devotas, que aprenden sin poderlas leer.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO I.


Estando pocos dias há con los ojos altos y humildes al cielo, el rostro
sereno y grave, las manos sobre un muy blanco lenzuelo en los oidos del
enfermo, y pronunciando con mucho silencio las palabras del ensalmo,
pasó cierto cortesano, y dijo: No puedo sufrir los embelecos de estos
embusteros: yo callé, y proseguí con mi acostumbrada compostura la
medicinal oracion, y en acabándola me dijo mi compañero: ¿No oisteis
cómo os llamó aquel gentil hombre de embustero? Él no habló conmigo,
dije yo, y de lo que á mí no se me dice derechamente no tengo
obligacion de responder, ni hacer caso; y deseo persuadir esto á los
que por la poca esperiencia, ó por la condicion alterada y presta que
naturalmente tienen, se dan por sentidos de las ignorantes libertades
de quien no tiene atrevimiento para decirlas descubiertamente, que ni
llevan órden de agravio, ni arguyen ánimo, ni valor en quien las dice:
ella es ignorancia grande, introducida de gente que trae siempre la
honra y la vida en las manos: que no tengo yo de persuadirme á que
pues no me hablan libremente me ofenden, aunque tengan intencion de
hacerlo: que los tiros que estos hacen son como los de una escopeta
cargada de pólvora y vacía de bala, que con el ruido espantan la
caza, y no hacen otra cosa. Los agravios no se han de recibir si no
van muy descubiertos, y aun de esto se ha de quitar cuanto fuere
posible, desapasionándose, y haciendo reflexion en si lo son ó nó,
como discretísimamente lo hizo Don Gabriel Zapata, gran caballero y
cortesano, y de excelentísimo gusto, que enviándole un billete de
desafío á las seis de la mañana cierto caballero con quien habia tenido
palabras la noche antes, y habiéndole despertado sus criados por
parecerles negocio grave, en leyendo el billete dijo al que le traia:
decidle á vuestro amo que digo yo, que para cosas que me importan de
mucho gusto no me suelo levantar hasta las doce del dia, ¿que por
qué quiere que para matarme me levante tan de mañana? Y volviéndose
del otro lado se tornó á dormir; y aunque despues cumplió con su
obligacion, como tan gran caballero, se tuvo aquella respuesta por muy
discreta.

Don Fernando de Toledo, el tio (que por discretísimas travesuras que
hizo le llamaron el pícaro), viniendo de Flandes, donde habia sido
valeroso soldado y Maestro de campo, desembarcándose de una salva
en Barcelona, muy cercado de Capitanes, dijo uno de dos pícaros
que estaban en la playa, en voz que él lo pudiese oir: Este es D.
Fernando el pícaro. Dijo don Fernando, volviendo á él: ¿En qué lo
echaste de ver? Respondió el pícaro: Hasta aquí en lo que oía decir,
y ahora en que no os habeis corrido de ello. Dijo don Fernando muerto
de risa: Harta honra me haces, pues me tienes por cabeza de tan
honrada profesion como la tuya. Así que aun de aquellas injurias que
derechamente vienen á ofendernos, habemos de procurar por los mismos
filos hacer triaca del veneno, gusto del disgusto, donaire de la
pesadumbre, y risa de la ofensa. Que pues procura un hombre entender
por donde camina una espada, los círculos y medios, la fortaleza
y flaqueza, la ofensa y la defensa, y lo ejercita con grandísima
perseverancia hasta hacerse muy diestro para que no le maten ó hieran,
¿por qué no se ejercitará en lo que estorba á venir á tan miserable
estado, que es la paciencia? Que puesta la cólera en su punto, y
vistas dos espadas desnudas, una con otra han de herir, ó huir; cosa
que por tan infame se ha tenido siempre en todas las naciones del
mundo; y si con mucho menos trabajo y ejercicio se puede hacer un
hombre diestro en la paciencia, que es quien refrena los ímpetus
bestiales de la cólera, la potencia de los poderosos, la braveza de los
valientes, la descortesía de los soberbios ignorantes, y ataja otros
mil inconvenientes, ¿por qué no se procurará esto por no llegar á lo
otro? En Italia dicen que la paciencia es manjar de poltrones. Mas esto
se entiende de una paciencia viciosa, que el que la profesa por comer,
beber y holgar, sufre cosas indignas de imaginar entre hombres. Aquí
se trata de la paciencia que acicala y afina las virtudes, y la que
asegura la vida, la quietud del ánimo, y la paz del cuerpo; y la que
enseña á que no se tenga por injuria la que no lo es ni lleva modo de
poderse estimar por tal: que en solo el uso de esta divina virtud se
aprende cómo se han de rechazar los agravios paliados, cómo se han de
resistir los descubiertos, qué caso se debe hacer de los que se dicen
en ausencia, que es otro yerro notable que anda derramado entre la
gente que ni sabe sufrir, ni lo quiere aprender, que así se ofenden de
un agravio encañado por arcaduces, como de una cuchillada en el rostro,
como si hubiese alguno en el mundo (por justo que sea) que tenga las
ausencias sin alguna calumnia. Y porque la materia de suyo es algo
pesada, quiero aligerarla con decir lo que me pasó sirviendo al más
desazonado colérico del mundo: porque tras de muchos infortunios que
toda mi vida he sufrido, me vine á hallar desacomodado al cabo de mi
vejez; de manera, que porque no me prendiesen por vagamundo, hube de
encomendarme á un amigo mio, Cantor de la Capilla del Obispo (que estos
todo lo conocen, sino es á sí propios) y él me acomodó por escudero y
ayo de un médico y su mujer, tan semejante el uno al otro en la vanidad
de valentía y hermosura, que no les quedó que repartir en los vecinos,
con los cuales me pasaron lances harto dignos de saberse.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO II.


Llamábase el Doctor Sagredo, hombre mozo, de muy gentil disposicion,
algo locuaz, y aun loco, más colérico y fácil de enojarse que gozque
de panadero, presuntuoso y estimador de su persona, y (para que no
se echasen á perder dos casas, sino una) casado con una mujer de
su misma condicion, moza, y muy hermosa, alta de cuerpo, cogida de
cintura, delgada y no flaca, derecha de espaldas, el movimiento con
mucho donaire, ojos negros y grandes, pestaña larga, cabello castaño,
que tiraba un poco á rubio, briosa, y no muy poco soberbia, vana y
presuntuosa.

Llevóme á su casa el buen Doctor, y lo primero que encontré fué una
mula muy flaca en una caballeriza, tan ajustada con ella, que si
tuviera alas no pudiera caber dentro. Subimos una escalerilla, y
representóseme luego la sala donde estaba la señora Doña Mergelina de
Aybar, que así se llamaba, á quien yo miré de muy buena gana, que
aunque viejo incapaz de semejantes apetitos, por razon y por edad,
la miré como á hermosa, que á todos ojos es la hermosura agradable.
Dijo el Doctor: Veis aquí á quien habeis de servir, que es mi mujer.
Yo le dije: Por cierto bien merece tan gentil dama á tal galan. Ella
respondió, como mujer hermosa ignorante, ó por mejor decir, preguntó:
¿Quién os mete á vos en eso? Señora, dije yo, advierta vuesa merced
que cuando la llamé gentil no quise decir que no era cristiana, sino
que tenia muy gentil talle y cuerpo. Que bien os entendí, dijo ella,
sino que no quiero que nadie se me atreva á decirme requiebros. Es la
honra del mundo, dijo el Doctor, servidla con gusto y cuidado, que yo
os lo pagaré muy bien. Miré la casa muy de espacio, aunque se podia
ver muy de presto, porque no ví en toda ella sino es un espejo muy
grande en un poyo muy pequeño de una ventana, y unas redomillas que
lo acompañaban, con un cofrecillo pequeñuelo: y mirando á un rincon,
ví á un montante, con ciertas espadas de esgrima, dagas, y espadas
blancas, una rodela, y broquel. Díjome el Doctor: ¿Qué os parece de mi
recámara? Miradla bien, que en Alcalá era temida aquella espada. No
miraba, dije yo, sino á donde estaban los libros, que soy aficionado á
ellos. Estos son, dijo, mis Galenos y mis Avicenas, que por la negra y
la blanca nadie me igualó en Alcalá; y que no se meneó contra mí hombre
de noche que no fuese lastimado de mis manos. Luego vuesa merced, dije
yo, más aprendió á matar que á sanar. Yo aprendí, respondió él, lo que
los demás médicos; y por haber poco que vine de mis estudios no me he
reparado de libros, que bien parece en los profesores de las facultades
tener cada uno los de la suya. Pero dejemos eso, y llevad á vuestra ama
á Misa, que es ya tarde. Púsose su manto mi señora Doña Mergelina, y
llevéla, ó acompañéla hasta S. Andrés, que vivian en la Morería vieja,
y en el camino (como es costumbre) muchos de los que la topaban le
decian alguna cosa de su buen talle y rostro: á lo cual ella respondia
tan aceleradamente que todos iban disgustados de sus respuestas. Yo
le decia: Mire, señora, que ya que no responda bien, á lo menos tiene
obligacion de callar como mujer principal, que en el silencio no puede
haber que notar.

No soy yo mujer, decia ella, á quien nadie ha de perder el respeto.
Si alguno le decia que era muy hermosa, ella le decia: Y él hermoso
majadero. Díjole un dia un mozalvillo, no de mal talle: Así se me
tornen las pulgas en la cama; al cual muy de propósito respondió: Debe
dormir en alguna zahurda de lechon. Era tan descortés y sacudida,
que todos lo iban de sus respuestas, y ella lo quedaba de mis
reprehensiones. Á cierto clérigo de San Andrés, pequeño de cuerpo y
grande de ánimo, conocido mio, que yendo muy pulido con una sobrepelliz
muy blanca, porque le dijo que no se saliese de casa á hacer el oficio
de la muerte, le replicó: Tambien habla el escarabajo hinchado, que con
aquel sacudimiento tenia mucho donaire y gusto en cualquiera materia.
Yo, entre muchas veces que la reprendí su vanidad, me arrojé una á
decirle todo lo que me pareció, que aunque ella estaba confiada en su
buen parecer, quise ver si podia enmendarla con el mio, y le dije:
Vuesa merced usa de su hermosura lo peor del mundo; porque pudiendo
ser querida y loada de cuantos andan en él, quiere ser aborrecida de
todos: quien dice hermosura, dice apacibilidad, dulzura, suavidad
de condicion y trato, y mezclándola con soberbia y desapacibilidad,
se viene á convertir en ódio lo que habia de ser amor: que don tan
excelente como la hermosura, concedido por merced de Dios, es razon que
tenga alguna correspondencia con el ánimo, que si no parece lo uno á lo
otro, arguye mal entendimiento, ó poco agradecimiento á la merced que
Dios hace á quien lo da. Hermosura con mala condicion, es una fuente
clarísima que tiene por guarda una víbora, y es sobrescrito y carta de
recomendacion, que en abriéndola tiene un demonio dentro. ¿Hay en el
mundo quien quiera ser aborrecido? ¿Hay quien quiera ser estimado en
poco? No por cierto. Pues quien tiene consigo porque le amen y estimen,
¿por qué quiere que le aborrezcan y menosprecien? ¿Es por fuerza que la
hermosura ha de estar acompañada con vanidad, desdorada con ignorancia,
y conservada con locura? ¿Por qué cuando se mira vuesa merced al espejo
no procura que lo interior se parezca al exterior? Pues adviértole que
suele el tiempo, y aun Dios, castigar de manera las vanidades, que los
montes se allanan, y las torres vienen al suelo. ¿Cuántas hermosuras se
han visto y ven cada dia en esta máquina ó ejemplo del mundo rendidas
á mil desdichas y calamidades, por faltarles el gobierno y cordura?
Que aunque la hermosura, el tiempo que dura, es querida y estimada,
en marchitándose no le queda otra prenda sino las que grangeó, y el
crédito y amistades que á fuerza de buen término conquistó, cuando
estaba en su fuerza y vigor. Y es el mundo de tan baja condicion, que á
nadie acaricia por lo que tuvo, sino por lo que tiene. ¿Qué hermosura
se ha visto que no se estrague con el tiempo? ¿Qué vanidad que no venga
á dar en mil bajíos? ¿Qué estimacion propia que no padezca mil azares?
Cierto, que fuera bien que como hay para las mujeres maestros de danzar
y bailar, los hubiese tambien de desengaño, y que como se enseña el
movimiento del cuerpo, se enseñase la constancia del ánimo. Yo digo,
y aun aconsejo á vuesa merced, lo que como hombre de experiencia me
parece que es razon, y lleva camino. Mire no la castigue su presuncion
y demasiada estimacion de su persona. Estas y otras muchas cosas le
dije, y decia cada dia; pero ella se estuvo siempre en sus trece,
y quien no admite consejo para escarmentar en cabeza ajena, serále
forzoso escarmentar en la suya, por seguir las inclinaciones propias,
como sucedió á la señora Doña Mergelina, teniendo las suyas por ley, y
al tiempo por verdugo de ellas, desta manera.

Venia casi todas las noches á visitarme un mocito barbero, conocido
mio, que tenia bonita voz y garganta: traia consigo una guitarra con
que sentado al umbral de la puerta, cantaba algunas tonadillas, á que
yo llevaba un mal contrabajo; pero bien concertada (que no hay dos
voces que si entonan y cantan verdad, no parezcan bien), de manera, que
con el concierto y la voz del mozo, que era razonable, juntábamos la
vecindad á oir nuestra armonía. El mozuelo tañia siempre la guitarra,
no tanto para mostrar que lo sabia, como por rascarse con el movimiento
las muñecas de las manos, que tenia llenas de una sarna perruna. Mi
ama se ponia siempre á escuchar la música en el corredorcillo, y el
Doctor, como venia cansado de hacer sus visitas (aunque tenia pocas),
no reparaba en la música, ni en el cuidado con que su mujer se ponia á
oirla. Como el mozuelo era contínuo todas las noches en venir á cantar,
si alguna faltaba, mi ama lo echaba de menos, y preguntaba por él, con
alguna demostracion de gustar de su voz. Vino á parecerle tan bien el
cantar, que cuando el mozuelo subia un punto de voz, ella bajaba otro
de gravedad, hasta llegar á los umbrales de la puerta para oirle más
cerca las consonancias; que la música instrumental de sala, tanto
más tiene de dulzura y suavidad, cuanto menos de vocería y ruido,
que como el juez que es el oido, está muy cerca, percibe mejor y más
atentamente las especies que envia al alma, formadas con el plauso de
la media voz. El mozuelo dejó de venir cinco ó seis noches, por no
sé qué remedio que tomaba para curarse, y en las cosas que son muy
ordinarias, en faltando, hacen mucha falta: y así mi ama cada noche
preguntaba por él. Yo le respondí, más por cortesía que por falta que
le hiciese: Señora, este mozuelo es oficial de un barbero, y como sirve
no puede siempre estar desocupado: fuera de que ahora se está curando
un poquillo de sarna que tiene. ¿Qué haceis, dijo ella, de aniquilarle
y disminuirle, mozuelo barbero? sarna, pues á fé que no falta quien con
todas esas que vos le poneis, le quiera bien. Bien puede ser, dije yo,
que el pobrecillo es humilde y fácil para lo que le quieren mandar;
y cierto que muchas veces le guardo yo de mi racion un bocadillo que
cene, porque no todas veces ha cenado. En verdad, dijo ella, que
á tan buena obra os ayude yo: y de allí adelante siempre le tenia
guardado un regalillo todas las noches que venia: una de las cuales
entró quejándose, porque de una ventana le habian arrojado no sé qué
desapacible á las narices: á las quejas suyas salió mi ama al corredor;
y bajó al patio, estándose limpiando el mozuelo, y con grande piedad le
ayudó á limpiar, y sahumó con una pastilla, echando mil maldiciones á
quien tal le habia parado.

Fuése el mozuelo con su trabajo, sintiéndolo la señora Doña Mergelina,
tan llena de cólera como de piedad, y con harta más demostracion de
lo que yo quisiera, loando la paciencia del mozuelo, y agravando la
culpa de quien le habia salpicado con tanto estremo, que me obligó á
preguntarle por qué lo sentia tanto, siendo sucedido inadvertidamente
y sin malicia. Á que me respondió: ¿No quereis que sienta ofensa hecha
á un corderillo como este? ¿Á una paloma sin hiel, á un mocito tan
humilde y apacible, que aun quejarse no sabe de una cosa tan mal hecha?
Cierto que quisiera ser hombre en este punto para vengarle, y luego
mujer para regalarle y acariciarle. Señora, le dije yo, ¿qué novedad
es esta? ¿Qué mudanza de rigor en blandura? ¿De cuándo acá piadosa?
¿De cuándo acá sensible? ¿De cuándo acá blanda y amorosa? Desde que
vos, respondió ella, vinisteis á mi casa, que trujisteis este veneno
envuelto en una guitarra, desde que me reprehendisteis mis desdenes,
desde que viendo mi bronca y áspera condicion, quise ver si podia
quedar en un medio lícito y honesto, y he venido de un estremo á otro:
de áspera y desdeñosa, á mansa y amorosa: de desamorada y tibia, á
tierna de corazon: de sacudida y soberbia, á humilde y apacible: de
altiva y desvanecida, á rendida y sujeta. ¡Oh pobre de mí, dije yo,
que ahora me quedaba por llevar una carga tan pesada como esta! ¿Qué
culpa puedo yo tener en sus accidentes de vuesa merced, ó qué parte en
sus inclinaciones? ¿Hay quien sea superior en voluntades agenas? ¿Hay
quien pueda ser profeta en las cosas que han de suceder á los gustos
y apetitos? Pero pues por mí comenzó la culpa, por mí se atajará el
daño, porque no venga á ser mayor con hacer que él no vuelva más á
esta casa, ó irme yo á otra: que si con la ocasion creció lo que yo
no pude pensar, con atajarla tornarán las cosas á su principio. No
lo digo, dijo ella, por tanto, padre de mi alma, que la culpa yo la
tengo, si hay culpa en los actos de voluntad: no os enojeis por mis
inadvertencias, que estoy en tiempo de hacer y decir muchas: antes os
admirad de las pocas que verédes y oyéredes en mí; ni hagais lo que
habeis dicho, si quereis mi vida, como quereis mi honra: porque estoy
en tiempo, que con poca más contradicion, haré algun borron que tizne
mi reputacion, y la deje más negra que mi ventura; no estoy para que
me desampareis, ni para admitir reprehension, sino para pedir socorro
y ayuda. Bien me decíades vos que mi presuncion y vanidad habian de
caer de su trono; cuanto me podeis repetir y traer á la memoria, yo
lo doy por dicho, y lo confieso; favorecedme, y no me desampareis en
esta ocasion; y no me mateis con decir que os ireis desta casa. Y
con esto y otras cosas que dijo, lloró tan tiernamente, cubriendo el
rostro con un lienzo, que por poco fuera menester quien nos consolára
á entrambos; y si fué grande la reprehension que le dí por soberbia,
mayor fué el consuelo que le dí por afligida: mas animándome en lo
que era más razon, acudiendo á mi obligacion, á su consuelo y honra
de su casa, le dije, con la mayor demostracion que pude: ¿Es posible
que en tan estraordinaria condicion ha podido caber tanta mudanza,
y que por ojos tan llenos de hermosura y desdenes hayan salido tan
piadosas lágrimas, y que por mejillas tan recatadas haya corrido un
licor tan precioso, que siendo bastante á enternecer las entrañas de
Dios, se haya derramado y echado á mal por un miserable hombre? ¿Y ya
que se habia de precipitar y arrojarse, y desdecir de sí propia, no
hiciera eleccion de una persona de muchas partes y merecimientos? Ya
que se rinda quien no podia ser rendida, ¿habia de ser una sabandija
tan desventurada? Que se rinda la hermosura á la fealdad, la limpieza
á la inmundicia y asquerosidad, no sé qué me diga de tal eleccion, y
tan abominable gusto. ¡Oh cuán engañados, dijo ella, están los hombres
en pensar que las mujeres se enamoran por eleccion, ni por gentileza
de cuerpo, ó hermosura de rostro, ni por más ó menos partes, grandeza
de linage, soberbia de estado, abundancia de riqueza! (trato de lo que
verdaderamente es amor); pues para que se desengañen, sepan, que en
las mujeres el amor es una voluntad continuada, que de la vista crece,
y con la comunicacion se cria y conserva, sin hacer eleccion de este
ni de aquel, y la que no se guardáre de esto, caerá sin duda: de esta
continuacion ha nacido mi llama, y con ella se ha criado, hasta ser
tan grande, que me tiene ciegos los ojos para ver otra cosa, y las
orejas cerradas para admitir reprehension, y la voluntad incapaz de
recibir otro sello. Y cuanto más lo deshaceis y aniquilais, tanto más
se enciende la voluntad y el deseo. ¿Por ventura los barberos son de
diferente metal que los demás hombres, para que aniquileis un oficio
que tanta merced hace á los hombres en tornarlos de viejos á mozos?
¿Llamaisle sarnoso por unas rascadurillas que tiene en las muñecas,
que parecen hojas de clavel? ¿No echais de ver aquella honestidad de
rostro? ¿La humildad de sus ojos? ¿La gracia con que mueve aquella voz
y garganta? No me le deshagais, ni reprehendais mi gusto, que no está
para contradecirlo ni rechazarlo. ¡Ojalá, dije yo, fuera pelota, que
yo la echara y rechazara! Pero pues ha llegado á tan estrecho paso,
haré con vuesa merced lo que con mis amigos, que es, en la eleccion
aconsejarles lo mejor que sé, y en la determinacion ayudarles lo mejor
que puedo. Díjele esto por no desconsolarla, hasta que poco á poco
fuese perdiendo el cariño, que pudiera traer la ofensa de Dios y de su
marido, y con esto me aparté aquella noche de ella, espantándome de
ver cuán poderosa es la comunicacion, y considerando cuán mal hacen
los hombres que donde tienen prendas que les duela, consienten visitas
ordinarias, ó comunicaciones que duren: y cuánto peor hacen los padres
que dan á sus hijas maestros de danzar, ó tañer, cantar ó bailar; si
han de faltar un punto de su presencia, y aun es menos daño que no lo
sepan: que si han de ser casadas, bástales dar gusto á sus maridos,
criar sus hijos y gobernar su casa: y si han de ser monjas, apréndanlo
en el monasterio; que la razon de estar algunas disgustadas, quizás
es por haber ya tenido fuera comunicaciones de devociones, que por
honestas que sean, son de hombres y mujeres, sujetos al comun órden de
naturaleza.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO III.


El dia siguiente vino el mozuelo más temprano de lo que solia, puesto
un cuello al uso, como hombre que se veia favorecido de tan gallarda
mujer. Sucedió que dentro de tres ó cuatro dias vinieron á llamar
al doctor Sagredo, su marido y mi amo, para ir á curar un caballero
estranjero que estaba enfermo en Carabanchel, ofreciéndole mucho
interés por la cura de que él recibió mucho contento por el provecho,
y ella mucho más por el gusto. Cogió su mula y lacayo, y un braco, que
siempre le acompañaba, y á las cuatro de la tarde dió con su persona en
Carabanchel. Ella, visto la buena ocasion, hízome aderezar de cenar lo
mejor que fué posible, regalándome con palabras, y prometiéndome obras,
no entendiendo que yo le estorbaria la ejecucion de su mal intento:
vino el mozuelo al anochecer, y comenzando á cantar como solia, ella
le dijo que no era lícito, ni parecia bien á la vecindad, estando
su marido ausente, cantar á la puerta, y así mandó que entrase más
adentro. Mandó sentar al mozuelo á la mesa, deseando que la cena fuese
breve, porque la noche fuese larga; pero apenas se comenzó la cena
cuando entró el braco haciendo mil fiestas á su ama con las narices y
la cola. El doctor viene, dijo ella, desdichada de mí, ¿qué haremos,
que no puede estar lejos, pues ha llegado el perro? Yo cogí al mozuelo,
y púsele en un rincon de la sala, cubriéndolo con una tabla, que habia
de ser estante para los libros, de suerte que no se podia parecer
cuando entró el doctor por la puerta, diciendo: ¿Hay bellaquería
semejante, que envien á llamar á un hombre como yo, y por otra parte
llamen á otro médico? Vive Dios, si en años atrás me cogieran, que
no se habian de burlar conmigo. ¿Pues de eso teneis pena, dijo ella,
marido mio? ¿No vale más dormir en vuestra cama y en vuestra quietud,
que desvelaros en velar un enfermo? ¿Qué hijos teneis que os pidan pan?
Vengais muy en hora buena, que aunque pensé tener diferente noche, con
todo eso me dió el espíritu que habia de suceder esto, y así os tuve,
por sí ó por no, aderezada la cena. ¡Hay tal mujer en el mundo! dijo el
doctor; ya me habeis quitado todo el enojo que traia. Váyanse con el
diablo ellos y sus dineros, que más aprecio veros contenta, que cuanto
interés hay en la tierra. ¿Cuántos engaños, dije yo entre mí, hay de
estos en el mundo, y cuántas á fuerza de artificios y bondad fingida
se hacen cabezas de sus casas, que merecen tenerlas quitadas de los
hombros? Apeóse de la rucia el doctor, y el lacayo púsola en razon,
y fuese á su posada con su mujer, que le daban racion y quitacion.
Sentóse el doctor á cenar muy sin enojo, loando mucho el cuidado de
su mujer. El diablo del braco, que por la fuerza que estos animalejos
tienen en el olfato, no hacia sino oler la tabla que encubria al
mozuelo, rascando y gruñendo de manera que el doctor lo echó de ver, y
preguntó ¿qué habia detrás de la tabla? Yo de presto respondí: Creo
que está allí un cuarto de carne. Tornó el braco á gruñir, y aun ladrar
algo más alto: mi amo lo miró con más cuidado que hasta allí; yo eché
de ver el daño que habia de suceder si no se remediaba, y conociendo
la condicion del doctor dí en una buena advertencia, que fué decir que
iba por unas aceitunas sevillanas, de que eran muy amigos, y estúveme
al pié de la escalerilla esperando su determinacion: el braco no dejaba
de rascar y ladrar, tanto que mi amo dijo que queria ver por qué
perseveraba tanto el perro en ladrar. Entonces yo púseme en la puerta,
y comencé á dar voces diciendo: Señor, que me quitan la capa; señor
doctor Sagredo, que me capean ladrones. Él con su acostumbrada cólera y
natural presteza se levantó corriendo, y de camino arrebató una espada,
poniéndose de dos saltos en la puerta, y preguntando por los ladrones;
yo le respondí, que como oyeron nombrar al doctor Sagredo echaron á
huir por la calle arriba como un rayo. Él fué luego en seguimiento
suyo, y ella echó al mozuelo de casa sin capa y sin sombrero, poniendo
el cuarto de carne detrás de la tabla, como ya le habia dado la
advertencia. Hasta aquí habia caminado el negocio; mas el mozuelo iba
turbado, lleno de miedo y temblor, que no pudo llegar á la puerta de
la calle tan presto que no topase mi amo con él á la vuelta. Aquí fué
menester valernos de la presteza en remediar este segundo daño, que
tenia más evidencia que el primero, y así antes que él preguntase cosa,
le dije: Tambien han capeado y querido matar á este pobre mocito, y por
esto se coló aquí dentro huyendo, que de temor no osa ir á su casa:
mire vuesa merced qué lástima tan grande; y como es muy de coléricos
la piedad, túvola mi amo del mozuelo, y dijo: No tengais miedo, que en
casa del doctor Sagredo estais, donde nadie os osará ofender. Ofender,
dije yo; en oyendo nombrar al doctor Sagredo les nacieron alas en los
piés. Yo os aseguro, dijo el doctor, que si los alcanzára, que os habia
de vengar á vos y á mi escudero de manera que para siempre no capearan
más. Mi ama, que estaba hasta allí turbada y temblando en el corredor,
como vió tan presto reparado el daño, y vuelta en piedad la que habia
de ser sangrienta cólera, ayudó á la compasion del marido de muy buena
gana, diciendo: ¿Hay lástima como esta? No dejeis ir á ese pobre mozo,
bástenle los tragos en que se ha visto, no le maten esos ladrones.
No le dejaré, dijo el doctor, hasta que le acompañe. ¿Y cómo sucedió
esto, gentil hombre? Iba, señor, respondió el mozo, á hacer una sangría
por Juan de Vergara, mi amo, á cierta señora del tobillo, y con harto
gusto; pero como no duerme este ángel de los piés aguileños, sucedió lo
que vuesa merced ha visto. Que no faltará ocasion para hacerla, dijo la
señora, sosiéguese ahora, hermano, que en casa del doctor Sagredo está.
Subíos acá, dijo el doctor, que en cenando yo os llevaré á vuestra
casa. El braco, aunque salió á los ladrones imaginados, no por el ruido
dejó de tornar á la tema de su tabla, y si antes la habia rascado por
el mozuelo, entonces lo hacia por la tentacion de sus narices contra la
carne: mi amo, como vió perseverar al braco, fué á la tabla, y halló
el cuarto de carne detrás de la tabla, con que se sosegó, loando mucho
el aliento de su perro. Ella, aunque se habia librado de esos trances,
todavía, durando en su intento, me dió á entender que no dejase ir al
mozuelo, que era lo que yo más aborrecia.

Cenaron, y el que primero habia sido cabecera de mesa, despues comió en
la mano como gavilan, y no como galan en la mesa, que la fuerza puede
más que el gusto. En cenando quiso el doctor llevarlo á su casa, y
aunque yo le ayudé, mi ama dijo que no queria que fuese á ponerse en
riesgo de topar con los capeadores, especialmente habiendo de pasar
por el pasadizo de San Andrés, donde suele haber tantos capeadores
retraidos. Y aunque esto, dijo, para vuestro ánimo es poco, será
para mí de mucho daño, porque estoy en sospecha de preñada, y podria
sucederme algun accidente ó susto que pusiese mi vida en cuidado; que
ese mocito podrá dormir con el escudero, que es conocido suyo, y por la
mañana irse á su casa. Alto, dijo el doctor, pues vos gustais de eso,
sea en hora buena, yo me quiero acostar, que estoy un poco cansado.
Fuéronse á la cama juntos (que siempre llevaba la mujer por delante),
aunque como ella vivia con diferentes pensamientos, no dió lugar al
sueño hasta que dió en una traza endiablada, que le costó pesadumbre y
le pudiera costar la vida. La sala era tan pequeña que desde mi cama á
la suya no habia cuatro pasos, y cualquiera movimiento que se hacia en
la una se sentia en la otra; y así no le pareció bien lo que por aquí
podia intentar. La mula era de manera inquieta que en viéndose suelta
alborotaba toda la vecindad antes que pudiesen cogerla. Parecióle á la
señora doña Mergelina que desatándola podria volver á la cama antes que
su marido despertase para ir á ponerla en razon, y en el espacio que se
habia de gastar en cogerla y trabarla, le tendria ella para destrabar
su persona. Y como las mujeres son fáciles en sus determinaciones, en
sintiendo al marido dormido, levantóse paso á paso de la cama, y yendo
á la caballeriza desató la mula, entendiendo que pudiera volver á la
cama antes que la mula hiciese ruido y el marido despertase, con que
tendria lugar para ejecutar su intento. Pero parece que la mula y él se
concertaron; la mula en salir presto de la caballeriza haciendo ruido
con los piés, y él sentirlo tan presto que se levantó en un instante
de la cama, dando al diablo á la mula y á quien se la habia vendido;
y si no se entrara la mujer en la caballeriza, topara con ella el
marido. Él cogió una muy gentil vara de membrillo, y pególe á la mula,
que huyendo á su estrecha caballeriza, apenas cupiera, por la huéspeda
que halló dentro. Ella no tuvo donde encubrirse por la estrecheza sino
con la misma mula, de suerte que alcanzó, como la vara era cimbreña,
gran parte de los muchos varazos que le dió con los tercios postreros
en aquellas blancas y regaladas carnes. Yo estaba en la escalera como
si aguardara al verdugo que me echara de ella, turbado y sin consejo,
porque veia lo que pasaba y sin poder remediarlo. El braco, sintiendo
el ruido, y oliendo carne nueva en mi cama, comenzó á darle buenos
mordiscones al mozuelo y á ladrarle, de suerte que la mujer en manos
del marido, y el mozuelo en los dientes del braco, pagaron lo que aun
no habian cometido. Yo viendo la ejecucion de su cólera, sin saber lo
que hacia, le dije: Mire vuesa merced lo que hace, que cuantos palos da
en la mula los da en el rostro de mi señora, que la quiere de manera
por andar vuesa merced en ella, que no consiente que la toque el sol.
Agradeced, señora mula, lo que me han dicho de vuestra ama, que hasta
la mañana os estuviera pegando. ¿Hay con qué trabar esta mula? Yo
respondí: En ese corralillo hallará vuesa merced una soguilla, que yo
estoy con un dolorcillo de ijada, y no me atrevo á salir. Así como fué
por ella, púseme á la puerta, haciendo pala á la señora, y subióse á
su cama callando, aunque lastimada. Yo como siempre procuré que no
llegase la ofensa á ejecucion, aunque no iba con mucho gusto para
ello; en saliendo el doctor le tomé la soguilla, y enviélo á la cama.
Trabé la mula, y subíme á reposar á la mia, donde hallé al mozuelo
quejándose del braco, y á ella en la suya llorando tiernamente; y
preguntándole el marido la causa, respondió muy enojada: Vuestras
cóleras y arrebatamientos, que como tan de repente os alborotastes, y
yo estaba en lo mejor del sueño, sobresaltada y despavorida, caí detrás
de la cama, y dí con el rostro en mil baratijas que estaban aquí, con
que me he lastimado muy bien. Sosególa el marido lo mejor que pudo, y
pudo muy bien, porque las mujeres honradas cuando tropiezan y no caen
en el yerro, caen en la cuenta, que habiendo de ser muy estrecha, es de
perdones, y como vió que á tres va la vencida, y ella lo quedó saliendo
mal de ellas, no quiso probar la cuarta. Al mozuelo con los peligros y
los dientes del braco se le quitó el poco amor y desvanecimiento como
con la mano.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO IV.


Como toda la noche hasta allí habia sido tan inquieta y llena de
disgustos, pesadumbres y alteraciones, efectos propios de semejantes
devaneos, fundados en deshonor, ofensa y pecado, lo que hasta la mañana
quedaba, se durmió tan profundamente, que siendo yo de poquísimo sueño,
no desperté hasta que por la mañana dieron golpes á la puerta, llamando
al doctor para cierta visita muy necesaria. Alcé el rostro y ví que el
sol visitaba ya mi aposento, que en mi vida le miré de más mala gana,
y llamé al lastimado mozuelo, que más parecia embelesado que dormido,
y hallándolo con determinacion de no tornar á las burlas pasadas, le
dije: Pues el mayor peligro queda por pasar, si no vivís con cuidado y
recato, que aunque es verdad que vos actualmente no habeis hecho ofensa
en esta casa, y los deseos, ya que manchan la conciencia, no estragan
la honra, con todo eso, para la reputacion de ella y seguridad vuestra,
importa guardar el secreto, que como muchacho de poca experiencia,
podíades revelar pareciéndoos que son lances muy dignos de saberse, y
que diciéndolos por cifras no se entenderian, que es un engaño en que
caen todos los habladores, pues adviértoos que no os va menos que la
vida en saber callar, ó la muerte en querer hablar. Ningun delito se ha
cometido por callar, y por hablar se cometen cada dia muchos: el hablar
es de todos los hombres, y el callar de solos los discretos: yo creo
que cuantas muertes se hacen sin saber los autores, nacen de ofensas
de la lengua: guardar el secreto es virtud, y al que no le guarda por
virtuoso, le hacen que le guarde por peligroso: el callar á tiempo es
muy alabado, porque lo contrario es muy aborrecido: hablar lo que se ha
de callar, nos precipita en el peligro y en la muerte, y lo contrario
asegura el daño, y preserva la vida y quietud. Nadie se ha visto
reventar por guardar el secreto, ni ahogado por tragar lo que va á
decir: las abejas pican á su gusto; pero dejan el aguijon y la vida, ¿y
á los que dicen el secreto que les importa callar, les sucede lo mismo?
y en resolucion el callar es excelentísima virtud, y tan estimada entre
los hombres, que de la suerte que se admiran de ver hablar bien á un
papagayo que no lo sabia, se admiran de ver callar bien á un hombre
que sabe hablar. Y para no cansaros más, si no calláredes porque es
razon, callareis por el peligro en que os poneis, tratando de la honra
de un hombre tan valiente como el Doctor. Con estas, y otras muchas
cosas que le dije, lo envié á su casa con más temor que amor, ó más
temeroso que enamorado. El Doctor se vistió tan de priesa que no tuvo
lugar de mirar el señalado rostro de su mujer, que lo primero que hizo
antes de vestirse, y sin aguardar á poner los piés en las mulillas, fué
á mirarse al espejo; y viéndose el sobrescrito con algunos borrones,
lo sintió de manera, que en muchos dias no se quitó del rostro un
rebozo (que como era tan apacible y suave) parecia más que le traia
por gala, que por necesidad. En estando para poderla hablar me llegué
á donde estaba aderezándose el temeroso rostro, y lastimándome de los
muchos cardenales que le alcancé á ver (que en personas muy blancas, de
cualquier accidente se hacen) le dije, con la mayor blandura que pude,
y supe: ¿Qué le parece de su buena ventura? Que tal lo ha sido, pues
en cuantas veces la ha probado, la ha guardado de que los pensamientos
no viniesen á la ejecucion de las obras, para que su honra (ya que
ha estado para despeñarse) quedase salva en un aprieto tan grande,
que arrojándose con tan determinada voluntad, le ha puesto tantos
impedimentos para la caida, y tantas ayudas para el arrepentimiento.
¿Si cayera en un rio muy hondo, y saliera sin mojarse la ropa, no
lo tuviera á milagro, y cosa nunca vista? ¿Si se arrojara entre mil
espadas desnudas sin salir herida, no le pareceria obra de la mano de
Dios? Pues crea, y tenga por cierto, que ha sido tanta evidencia de
la misericordia divina, usada con vuesa merced con su marido, pues de
su misma voluntad ha librado: que la más poderosa fuerza que hay con
nosotros es la voluntad propia, ella nos rinde, y hace al entendimiento
tan esclavo que no le deja libertad para conocer la razon, ó á lo
menos para volver por ella; pues la voluntad depravada rindió un pecho
tan libre: ella misma con el arrepentimiento y la razon le han de
volver á su libertad. El arrepentirse, y volver sobre sí, es de ánimos
valerosos: el escarmiento nos hace recatados, como la determinacion
arrojadizos. Cuando la voluntad nos arroja con atrevimiento, el mal
suceso lo remedia con temor: mejor es arrepentirse temprano, que llorar
tarde. Un mal principio arrojado, mejora el medio, y asegura el fin:
más vale, considerando este mal suceso, detenerse, que perseverando,
esperar que se mejore. ¡Dichoso aquel á quien le viene el escarmiento
antes que el daño! Los malos intentos al principio errados, engendran
recato para los venideros: quien no yerra no tiene de qué enmendarse,
mas quien yerra tiene en qué mejorarse: que Dios juzgó por mejor que
hubiese males, porque les siguiesen los arrepentimientos, que tener el
mundo sin ellos; que más grandeza suya es sacar de los males bienes,
que conservar el mundo sin males. ¡Ojalá cuantos males se cometen,
tuviesen tan ruines principios como este! que los males serian menores
por el escarmiento. Vuesa merced vuelva en sí, estimando su hermosura,
igualmente con su honra, que este daño tengo yo atajado, y le atajaré
más. Á todas estas cosas que yo le decia, estuvo destilando unas
lágrimas tan honestas y vergonzosas por las rosadas megillas, que
enternecieran al más tirano ejecutor del mundo. Mas alzando el temeroso
rostro, despues de haberse enjugado con un lienzo la humedad que lo
habia bañado, con voz un poco baja, me dijo lo siguiente: Quisiera que
fuera posible sacarme el corazon, y ponerle en vuestras manos para que
se viera el efecto que ha hecho en él vuestra justa reprehension, y
fuera para mí algun descuento de mis desdichas, si me creyérades como
os he creido, no sólo para admitir el consejo, sino para obedecerlo,
y ponerlo en ejecucion: que quien oye de buena gana, enmendaráse si
quiere.

No digo que totalmente estoy fuera del caso, que como estos accidentes
tienen su asiento en el alma, no pueden desampararla tan presto; pero
como el amor y desamor nunca paran en el medio, porque en el modo de
engañarse van por una misma senda, así yo voy pasando de un extremo
á otro; porque despues que me ví acardenalada, y lastimado el rostro
por quien tanta honra me hace todo el mundo, se me ha revestido un
ódio mortal contra quien ha sido la causa de ello. Fuera de lo que
esta noche, en lo poco que mis ojos descansaron, soñé que estando
cogiendo una hermosa y olorosa manzana del mismo árbol, al tiempo que
con los dedos la apreté, salió de ella mucho humo, y una culebra tan
grande, que me dió dos vueltas al cuerpo por la parte del corazon, y me
apretaba tanto, que pensé morir: y como ninguno de los circunstantes
se atreviese á quitármela, un hombre anciano llegó y la mató con sola
su saliva, echada en la cabeza de la culebra, y que al punto cayó
muerta dejándome libre, y despierta del sueño. Y haciendo reflexion
sobre él, á pocas vueltas le dí alcance, de modo, que con los malos
principios, y la buena consideracion vine á cobrar mi honra y vida, y á
tener mi corazon en el estremo de ódio, que tenia de amor por vuestros
buenos y saludables consejos. Por donde, si hasta aquí habeis sido mi
escudero, de aquí adelante seais mi padre y consejero: y si alguna
cosa habeis visto en mí, que sea en vuestros ojos agradable, por ella
os pido y ruego que no me dejeis ni desampareis en esta ocasion, ni
en todo el restante que os queda de vida, que el amor que yo tengo
á vuestra persona, es tan grande como el cuidado que vos habeis
tenido con mi honra: el desengaño me ha cogido antes que el gusto me
asalariase; aunque la voluntad se dobló, la honra quedó en pié. Si el
consentimiento fuera obra, yo confesára mi flaqueza por infamia: quien
tiene aliento para asirse tropezando, tambien lo tendrá para levantarse
cayendo: quien se arrepiente cerca está de la enmienda: ni me desanimo
por tierna ni me acobardo por derribada. Si está en mí quien pudo
derribarme, ¿por qué no lo estará para levantarme? Sin consejo me
rendí, pero con él tengo de librarme. Si me dejé llevar sin persuasion
agena, ¿por qué no volveré en mí por la vuestra? Para caer fuí sola, y
para levantarme somos vos y yo: más agradece el enfermo la medicina que
le cura, que no el consejo que le preserva. ¿No admití primero vuestro
saludable consejo, y ahora me rindo al cautiverio de vuestra medicina?
Al enfermo que no se ayuda, no le aprovechan los remedios: mas al que
se esfuerza y vuelve en sí, todo le ayuda y alienta. La caridad ha
de comenzar de sí propia. Si yo no me quiero á mí bien, ¿qué importa
que me quiera quien no está en mí? Si yo aborrezco la salud, en vano
trabaja quien me la procura. Mas si yo deseo convalecer, la mitad del
camino tengo andado. Quien obedece al consejo, acertar desea: y quien
no replica á la reprehension, no está lejos de convertirse. Cuando
la culebra despide el pellejo, renovarle quiere: no hay más cierta
señal para venir el fruto, que caerse la flor; ni mayores muestras
de arrepentimiento, que aborrecer el daño, y conocer el desengaño.
Yo lo conozco, padre de mi alma, y estoy con deseo de levantarme, y
determinacion de no tornar á caer: ayudadme con vuestro consejo y
consuelo, para que vuelva en mí, cobre lo perdido, y remedie lo pasado,
me anime en lo presente, y arme para lo venidero. Más iba á decir la
hermosa escarmentada, sino que por llamar el marido á la puerta fué
necesario dejar la más que apacible disculpa, ó enmienda. Entró el
Doctor, y ella se fingió de la enojada, cubriéndose el lastimado,
aunque bello rostro, haciendo algunos melindres fingidos, para que
la desenojase, que amándola tan tiernamente, fácil era el hacerlo.
Vióle el rostro, y sintiólo mucho más que ella, y despues de haberse
blandamente disculpado, le dijo: Amiga, sacaos un poco de sangre. ¿Para
qué, dije yo, se ha de sangrar? Respondió el Doctor: Por la caida.
¿Pues cayó, pregunté yo, de la torre de San Salvador, para que se
saque la sangre? Sabeis poco, dijo el Doctor, que de aquella contusion
del lapso, que habiéndose removido las partes hipocóndricas y renes,
podria sobrevenir un _profluvium sanguinis_ irreparable, y del livor
del rostro quedar una cicatriz perpétua. Y luego, dije yo, vendrá el
arturo meridional á circunferencia metafísica del vegetativo corporal,
y evacuarse la sangre del hepate. ¿Qué decís, dijo el Doctor, que no
os entiendo? ¿No me entiende? dije yo; pues menos entiende su mujer á
vuesa mercé, que para decir que del golpe de la caida puede venir algun
flujo de sangre, y quedar señal en el rostro, se han de decir tantas
pedanterías, contusion, lapso, hipocóndrios, profluvio, cicatriz,
livor. Póngase un poco de bálsamo ó ungüento blanco, ó zumo de hojas
de rábano, y ríase de lo demás. Y aun creo que es lo mejor, dijo ella
riendo, mas es lo peor que se me ha quitado la gana del comer. Poneos,
dijo el Doctor, unos absintios en la boca del ventrículo, y echaos
un clistel; que con esto y una fricacion en las partes inferiores,
junto con la exoneracion del ventrículo cesará todo eso. Otra vez
dije yo: ¿Que no se podria acabar con los médicos mozos que hablen
en un lenguaje que no los entiendan? Pues qué, ¿quereis vos, dijo el
Doctor, que hablen los hombres doctos como los ignorantes? Cuanto á
la substancia, dije yo, no por cierto; pero cuanto al lenguaje, ¿por
qué no hablarán como los entiendan? Al conde de Lemos, Don Pedro de
Castro, el de las grandes fuerzas, yendo á visitar su estado á Galicia,
como era tan grande y grueso, y muy bebedor de agua, del cansancio del
camino le dió una enfermedad que los médicos llaman hemorrois: y como
no iba preparado de médico, díjole Diego de Osma: Aquí hay uno que
desea tomar el pulso á V. S. dias há. Pues llamadle, dijo el Conde;
llamáronle, y el buen hombre que supo la enfermedad fué muy reparado de
retórica medicinal, pareciéndole que por allí entraria en la voluntad
del Conde; y vistiéndose una ropa muy raida entre azul y negra, y una
sortija que parecia remate de asador, entró por la sala donde estaba
el Conde diciendo: Beso las manos á S. S., y el Conde: Vengais en hora
buena, Doctor. Prosiguió el Médico: Dícenme que su señoría está malo
del orificio. El Conde, que tenia estremado gusto de bueno, conocióle
luego, y preguntóle: Doctor, ¿qué quiere decir orificio, platero de
oro, ó qué? Señor, dijo el Doctor; orificio, es aquella parte por
donde se inundan, exoneran y espelen las inmundicias interiores que
restan de la decoccion del mantenimiento. Declaraos más, Doctor, que
no os entiendo, dijo el Conde: y el Médico: Señor, orificio se dice de
_os_, _oris_, y _facio facis_, _quasi os faciens_; porque como tenemos
una boca general por donde entra el mantenimiento, tenemos otra por
donde sale el resíduo. El Conde, aunque enfermo, pereciendo de risa,
le dijo: Pues este de este modo se llama en castellano (nombrándolo
por su nombre): andad, que no sois buen médico, que lo echais todo en
retórica vana. De manera, que por donde pensó acreditarse con el Conde,
se echó á perder: él se fué corrido, y el Conde quedó de manera riendo
que hacia temblar la cama, y aun la sala: yo creo cierto que es alivio
para los enfermos que el médico hable en lenguaje que le entiendan,
para no poner en cuidado al paciente. Tienen, fuera de esto, obligacion
de ser dulces y afables, de semblante alegre, y de palabras amorosas:
es bien que les digan algunos donaires y cuentecillos breves, con que
los alegren: sean corteses, limpios y olorosos: acaricien tanto al
enfermo, que parezca que sola aquella visita es la que le da cuidado:
miren si tiene bien hecha la cama, con aseo y limpieza, y hagan lo
que el Doctor Luis del Valle, que á todos juntamente con hacerles
sacramentar, los alienta con darles buenas esperanzas de salud; que hay
algunos tan ignorantes en la buena policía y trato, que sin estar una
persona enferma, por encarecer su trabajo y subir su ganancia, dicen
al enfermo que está peligroso, para que lo esté de veras: y es bien,
que pues se tienen por ministros de naturaleza, lo sean en todo. No
digo mil descuidos que hay en el conocimiento de las enfermedades, y
en la aplicacion de las medicinas. Es muy de médicos viejos, dijo mi
amo, andar tan de espacio como vos quereis, y en mirar esas niñerías:
ya los neotóricos vamos por otro camino, que para lo que es curar
tenemos el método purgar y sangrar, con algunos remedios empíricos, de
que nos valemos. Y aun por eso, dije yo, huyo de curarme con médicos
mozos; porque un amigo mio, que lo era en edad y en esperiencia, muy
gentil estudiante, habiéndose acreditado conmigo con ciertos aforismos
de Hipócrates, que sabia de memoria, traidos en buena ocasion, y
pronunciados á lo melindroso, me entregué en sus manos la primera
vez que me dió la gota, de las cuales salí con veinte y dos sudores
y unciones, y me las estuviera dando hasta ahora, si yo propio no me
hallara el pulso con intercadencias; y con decir que habíamos errado
la cura (como si yo tambien la hubiera errado) me dejó, y se apartó de
mí confuso y corrido: mas yo, con la recia complexion que tengo, y con
gobernarme bien, en convaleciendo me encontré con él en la plazuela del
Ángel cara á cara, la suya de color de pimiento, y la mia de gualda,
y me hube con él de manera que salió de mi lengua peor que yo de sus
manos. Los grandes médicos que yo he conocido y conozco, en llegando
al enfermo procuran con gran cuidado saber el orígen, causa y estado de
la enfermedad, y el humor predominante del paciente, para no curar al
colérico como al flemático, y al sanguino como al melancólico; y aun
si es posible (aunque no hay ciencia de particulares) saber la calidad
oculta del enfermo, y de esta manera se acierta la cura, y se acreditan
los médicos. No he visto en mi vida, dijo el Doctor, escudero tan
licenciado. Pues más tengo de licencioso, dije yo, porque en viendo una
verdad desamparada, me arrojo en su ayuda con la vida y el alma. ¿Qué
sabeis vos de intercadencias? dijo el Doctor; ¿qué señales teneis de
gota, pues os habeis escapado de lo uno, y no padeceis de lo otro? Las
intercadencias, respondí yo, otras veces las he tenido, que me he visto
con enfermedades apretadas; pero no me he desanimado, antes á un médico
mozo, y muy galan, que me curó en Málaga, le animé, porque se turbó
hallándomelas en el pulso (que en esto yo fuí médico y él paciente); y
aunque me digan que es calidad propia de mi pulso, ellas tienen todas
las partes de intercadencias. Y habiéndome escapado de esta ardentísima
fiebre, de que me curé con un cántaro de agua fria que me eché á los
pechos, me quedaron unas grandísimas ventosidades, para lo cual me dió
un remedio tudesco, que si yo le guardara hicieran tanta burla de mí
los muchachos como yo hice de él; porque á un hombre colérico, y nacido
en region cálida, le mandó que en toda su vida no bebiese gota de agua,
y de la gota me preservó con un consejo de Ciceron, que dice, que la
verdadera salud consiste en usar de los mantenimientos que aprovechan,
y huir de los que nos dañan: no uso de mantenimientos húmedos, no
bebo entre comida y comida, no ceno, bebo agua y no vino, hago todas
las mañanas una fricacion antes de levantarme de la cama con grande
vehemencia desde la cabeza, discurriendo por todos los miembros hasta
los pies, y cuando me siento cargado hago un vómito; con esto, y la
templanza en otras cosas, me preservo de la gota. Perdóneme V. S. I.
si le canso con estas niñerías que me pasaron con este médico, que
las digo porque quizá encontrará con ellas alguno á quien aprovechen.
Díjome el Doctor entonces: Por vuestra vida que me digais ¿si habeis
estudiado, y á dónde, que procedeis con tan buena gracia en todo,
que me habeis aficionado de manera, que si fuera un gran príncipe
no os apartára de mi lado un punto? Lo mismo, dijo ella, os ruego
yo, padre de mi vida, y así os la dé Dios muy larga, que nos deis
cuenta de vuestra vida, que vos procedeis de modo que será grandísimo
entretenimiento al Doctor por el entendimiento, y á mí por la voluntad.
Contar desdichas, dije yo, no es bueno para muchas veces: acordarse
de infelicidades el que está caido puede traerlo á desesperacion. Una
diferencia hay entre la prosperidad y la adversidad, que la memoria de
las desdichas en la adversidad entristece más; pero en la prosperidad
aumenta el gusto. No se le ha de pedir al que todavía está en miserias,
que cuente las que ha pasado; porque es renovarle la llaga que ya se
iba cerrando, con traerle á la memoria lo que desea olvidar. El que
se ha escapado de la tormenta no se contenta con solo verse fuera de
ella, sino con besar la tierra; pero el que está todavía padeciendo el
naufragio solamente se acuerda de lo presente, que solicita el remedio;
porque aunque yo tengo condicion de pobre, tengo ánimo de rico, y si no
me desanimo por caido, no tengo de qué animarme por levantado; y no son
mis trabajos para contados muchas veces.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO V.


Mas como la privacion puede tanto con las mujeres, por el mismo caso
que yo rehusaba, mi ama procuraba más que lo dijese, que como tenia
pecho noble, y le parecia que la tenia obligada en alguna manera,
sacaba fuerzas de flaqueza, y buscaba modos cómo darme á entender
que estaba de mí agradecidísima. Que esta diferencia hace un pecho
liso y sencillo, á uno de mala raza y cosecha, que el bueno aun el
bien imaginado agradece, mas el bronco y desabrido, no solamente no
agradece, pero busca modos cómo desagradecer el bien recibido: pero
cuanto más mi ama se esforzaba por dar á entender su agradecimiento,
tanto más me ofendia yo en que pensase en que habia hecho algo en
servirla, que el saber flaquezas ajenas, que ó todos las cometemos,
ó estamos naturalmente dispuestos á ello, no ha de ser parte para
estimar en menos á aquellos de quien las sabemos: saber el secreto
ajeno ó es acaso, ó por confianza que hacen de nosotros: si es acaso,
la misma naturaleza nos enseña que puede suceder lo mismo por nosotros;
y si es por confianza, ya entra en guardarle la reputacion del que
lo sabe. Encubrir faltas ajenas es de ángeles, y descubrirlas es de
perros que ladran cuando más dañan. Querer saber secretos ajenos, nace
de pechos sin merecimientos, que lo que no pueden merecer por sí,
quieren merecerlo á costa ajena: quien quiere saber faltas ajenas,
quiere estar mal con todo el mundo, y que se publiquen las suyas.
¡Dichosos aquellos á cuya noticia no han llegado las faltas ajenas,
que ni ofenderán, ni serán ofendidos! Hay algunos ánimos tan fuera del
órden natural, que les parece que han alcanzado una gran joya, cuando
saben alguna falta de su prógimo: pues no se persuada á entender quien
tiene tan abominable costumbre, que no hay contratretas para semejantes
desafueros, que todos traen el castigo por sombra; y no hay mala
intencion que no tenga su semejante, ó peor. Un fraile, aunque no muy
docto, bien intencionado, preguntando en un escrutinio si sabia faltas,
ó descuido de sus compañeros, respondió que nó, porque si las habia
oido, ó no habia reparado en ellas, ó las habia dejado olvidar, y si
venian por relacion, no las habia oido, ó no las habia creido. Y otro,
habiendo desacreditado á todos los compañeros, por acreditarse á sí en
el escrutinio, salió más culpado que todos. Este almacen de palabras
he traido, para decir el recelo que mi ama debia tener, pareciéndole
que podia revelar su secreto, ó que á lo menos lo queria tener, como
dicen, el pié sobre el pescuezo, y así, prosiguiendo en su intento,
dijo, que por buen término y trato, quisiera perpetuarme en su casa,
para tenerme en lugar de padre, queriéndome casar con una parienta
suya, doncella, y de muy buena gracia, y de poca edad; y declarándose
con su marido y conmigo, encareciendo la bondad y virtud de la moza,
y cuán bien me estaria para el regalo de mi vejez casarme con ella,
yo le dije: Señora, no haré eso por todas las cosas del mundo, porque
quien se casa viejo, presto da el pellejo: y riéndose ella, proseguí
diciendo, que en Italia traen un refrancete á este modo, que el que
casa viejo tiene el mal del cabrito, ó que se muere presto, ó viene á
ser cabron. ¡Jesus! dijo mi ama, ¿pues eso ha de imaginar un hombre tan
honrado como vos? Señora, dije yo, lo que veo, y he visto siempre es,
que al viejo que se casa con moza, todos los miembros del cuerpo se le
van consumiendo, sino es la frente, que le crece más. Las mozas son
alegres de corazon, y regocijadas en compañía, andan siempre jugando y
saltando como ciervas, y los maridos como ciervos, siendo viejos. No
es tan perseguida la liebre de los galgos, como la mujer del viejo de
los paseantes: no hay mozo en todo el lugar que no sea su pariente,
ni vieja rezadera que no sea su conocida: en todas las iglesias tiene
devociones, ó por huir del marido, ó por visitar las comadres: si es
pobre el marido, se anda quejando de él: si es rico, á pocas vueltas le
deja como el invierno á la cornicabra, con solo el fruto en la frente.
He rehusado en mi mocedad tomar esa carga sobre mis hombros, ¿y la
habia de tomar ahora sobre mi cabeza? Dios me guarde mi juicio, bien
me estoy solo; ya me sé gobernar con la soledad, no quiero entrar en
nuevos cuidados, afuera consejos vanos. Á todo esto el doctor estaba
pereciendo de risa, y su mujer pensando en la réplica que habia de
hacer; y así con muy gran donaire y desenvoltura, dijo á su marido,
y á mí: Cada dia vemos cosas nuevas, bien es vivir para experimentar
condiciones: el primer viejo sois que he visto y oido decir, que haya
rehusado casamiento de niña; todos apetecen la compañía de sangre
nueva, para conservacion de la suya: los árboles viejos, con un enjerto
nuevo los remozan: á las plantas, porque no se hielen, les ponen
abrigo: la palma, si no tiene junto á sí su compañera, no lleva fruta:
la soledad ¿qué bien puede traer sino melancolía, y aun desesperacion?
Todos los animales racionales y brutos apetecen la compañía. No seais
como aquel bestial filósofo, que habiéndole preguntado cuál era buena
edad para casarse, respondió, que cuando era mozo, era temprano, y
cuando viejo, tarde. Mirad, que fuera de ser para mí grande gusto,
para vuestra comodidad es bien vivir con abrigo. Yo confieso, le
dije, que tan elegantes razones, dichas con tanta gracia y estilo,
persuadirán á cualquiera que no estuviera con tanta experiencia de las
cosas del mundo, y tan hecho á la soledad como yo; pero verdades tan
apuradas, no admiten persuasiones retóricas, porque casarse un viejo
con una muchacha, si ella es como debe ser, es dejar hijos huérfanos y
pobres, y en pocos años venir á ser entrambos de una misma edad, porque
naturaleza va siempre tras su conservacion, y el viejo conserva la
suya, consumiendo la juventud de la pobre muchacha; y si no es de esta
suerte, tiene puestos los ojos en lo que ha de heredar, y la voluntad
é intencion en el marido que ha de escoger. Mas, ¿qué tal pareciera yo
con mis blancas canas junto á una niña rubia y blanca, bien puesta y
hermosa, que cuando alzara los ojos á mirarme el copete lo viera más
liso que el carcañal, las entradas como el colodrillo de la ocasion, la
barba más crespa y cana que la del Cid? Eso no os dé pena, dijo ella,
que Juan de Vergara tiene una tinta tan negra y fina, que á cuantos
hombres y mujeres entran en su casa con canas los pone de manera que
á la salida no los conocen. Ni aun ellos propios se conocen á sí
mismos, dije yo, con un engaño como ese, y creo cierto, que nace esta
flaqueza de no conocer nuestra hechura, porque disfrazar y entretener
las canas, no sé de qué sirve, sino de una ocupacion de zurradores,
que no rehusan traer las manos como ébano de Portugal. Y realmente los
que lo hacen tienen tanta ventura que á nadie engañan sino á sí solos,
porque todos lo saben; de modo, que les añaden muchos más años de los
que tienen; y ellos no se desengañan, hasta que por alguna enfermedad
dejan de teñirse, y se hallan cuando se miran la barba, como Urraca
ahorcada. Pues si la tinta no acierta á ser del color de la barba,
que es muy ordinario, en dándoles el sol, hace visos como el arco del
cielo. Si con el teñir se reparara la flaqueza de la vista, se supliera
la falta de los dientes, se cobrara la fuerza de piernas y brazos, ó
se entretuvieran los años para engañar la muerte, todos lo hiciéramos;
pero hace la muerte con los teñidos, como la zorra con el asno de
Cumas, que se vistió una piel de leon para espantar á los animales y
pacer con seguridad: mas la zorra, viéndole andar tan despacio, miróle
las patas, y dijo: asno sois vos. Así la muerte mira los teñidos, y les
dice: viejo sois vos. Tíñase quien quisiere, que yo tengo por mejor
lo claro que lo obscuro, el dia que la noche, lo blanco que lo negro.
Más quiero parecer paloma que no cuervo, más hermoso es el marfil que
el ébano. Si como las barbas que pasan de negras á blancas, pasaran de
blancas á negras, ¿cuánto mas odiosas fueran por el color tapetado?
En fin, la plata es más alegre que el ébano: ¿no bastaba casado, sino
tiznado? Andad, dijo mi ama, que con eso se disimulan algunos años,
y sin eso no se pueden negar. Aunque los hombres de bien, dije yo,
jamás han de mentir, en todas las cosas del mundo puede aprovechar una
mentira, si no es en los años y en el juego; porque ni los años pueden
ser menos por negarlos, ni la ganancia se ha de quitar por confesarla.
Pero volviendo á nuestro propósito, que el matrimonio es cosa santísima
no se puede negar, ni yo lo niego, que el no apetecerlo yo nace de la
incapacidad mia, y no de la excelencia suya; apetézcalo quien está en
edad y disposicion para ello con la igualdad que la misma naturaleza
pide, que ni sean ambos niños ni ambos viejos, ni él viejo y ella niña,
ni ella vieja ni él niño. Sobre lo cual hay diversas opiniones entre
filósofos, y la más cierta es que el varon sea mayor que la mujer diez
ó doce años; pero que tenga yo cincuenta años, y mi señora mujer quince
ó diez y seis, es como querer que un contrabajo y un tiple canten una
misma voz, que por fuerza han de ir apartados ocho puntos el uno del
otro. ¿Pues nunca habeis sido enamorado? dijo mi ama. Y tanto, dije
yo, que he compuesto coplas y tenido pendencias, que la mocedad está
llena de mil inconsideraciones y disparates. No lo serán, dijo ella,
que los hombres de buen discurso sazonan las cosas diferentemente,
que los demás. Reniego, dije yo, de ejercicio que ha de traer á un
hombre hecho lechuza, guardando cimenterios, sufriendo frios y serenos,
incomodidades y peligros tan ordinarios como suceden de noche, y aun
cosas dignas de callar. El que anda de noche ve los daños ajenos, y no
conoce los suyos, consume presto la mocedad, y se desacredita para la
vejez: vénse de noche cosas que se juzgan por malas, no siéndolo; ¡qué
de temores y espantos cuentan los que pasean de noche, que vistos de
dia nos provocarian á risa! Acuérdome, que teniendo cierto requiebro
al barrio de San Ginés, con otro juicio tal como el mio era entonces,
mártes de carnestolendas por la tarde me envió á decir la señora que le
llevase algo bueno para despedirse de la carne, que en estos dias hay
libertad para pedirlo, y aun para negarlo; pero por usar de fineza, por
ser la primera cosa que hacia en su servicio, vendí ciertas cosillas,
que me hicieron harta falta, y en acabándose la grita de jeringas y
naranjazos, y el martirio perruno, causado de las mazas (de quien
sin saber por qué, huyen hasta reventar) dí conmigo en un tabernáculo
de la gula, donde henchí un paño de manos de una empanada, un par de
perdices, un conejo y frutillas de sarten, y atándolo muy bien, caminé
á darlo por una ventana á más de las once de la noche; y como el dia
siguiente, por ser miércoles de ceniza, era dia de mucha recoleccion,
aunque todo el pasado habia sido alegría para los muchachos y trabajos
para los perros, habia silencio general; de suerte, que aunque yo iba
bien cargado, no me podia ver nadie: llegando á la plazuela de San
Ginés sentí que venia la ronda, y retiréme debajo de aquel cobertizo,
donde suele haber una tumba para los aniversarios y exequias, y antes
que pudiesen llegar á mí los de la ronda, metí el paño de manos, atado
como estaba, por un agujero grande que tenia la tumba por la parte de
abajo, y sacando un rosario, que siempre traigo conmigo, comencé á
fingir que rezaba. Llegó la ronda y pensando que fuese algun retraido
asieron de mí, preguntando qué hacia allí. Llegó el alcalde, y visto
el rosario y poca turbacion, que importa mucho en cualquier ocasion no
perturbarse el ánimo, dijo que me dejasen, y me recogiese: hice que
me iba, y trasponiendo la ronda torné por mi paño de manos y cena á
la negra tumba, donde lo habia dejado, y aunque con un poco de temor
por la hora y la soledad, alargué la mano y brazo todo lo que pude
alcanzar, y no topé con el paño ni con lo que estaba en él: de lo
cual quedé temblando y helado; y es de creer que me causaria horrible
miedo una cosa tan espantosa en un cimenterio, debajo de una tumba,
á más de las once de la noche, y con tan gran silencio, que parecia
se habia acabado el mundo; pues junto con esto, sentí dentro en la
tumba tan gran ruido de hierro, que se me representaron mil cadenas,
y otras tantas ánimas, padeciendo su purgatorio en aquel mismo lugar.
Fué tanta mi turbacion y desatiento, que se me olvidó el amor y la
cena, y quisiera hallarme mil leguas de allí; pero lo mejor que pude,
ó lo menos mal que acerté, volví las espaldas, y fuíme poco á poco,
arrimándome á la pared, pareciéndome que iba tras mí un ejército de
difuntos; pues yendo con esta turbacion me sentí por detrás tirar de la
capa, desanimándome de manera que dí un golpazo con mi persona en el
suelo, y con los hocicos en la guarnicion de la espada; volví á mirar
si era algun cadáver descarnado, y no ví otra cosa sino mi capa asida
al calvario que está en aquella pared; con esto respiré un poco, y fuí
cobrando aliento, y descansando el temor del clavo y de la capa; pero
no el de la tumba.

Sentéme, y miré alrededor á ver si habia cosa que pudiese acompañar,
y descansé, porque estaba tan cansado que lo hube menester, que no lo
estuviera más si hubiera andado cien leguas por los altos y bajos de
Sierra-Morena. Hice reflexion sobre lo pasado, considerando qué cuenta
daria yo de mí el dia siguiente, contando lo que habia sucedido, sin
haber visto cosa que fuese de momento; porque decir un terror tan
horrible sin haber averiguado el fundamento, era desacreditarme y
quedar en fama de cobarde ó mentiroso: dejar de contarlo era quedar
en opinion de miserable con la señora Daifa, habiendo gastado lo que
no tenia sin decir el fin que tuvo. Por otra parte veia que si fuera
algun difunto no tenia necesidad de mi pobre cena, pues hombre no podia
estar tan abreviado que no topara con él cuando extendí el brazo. Al
fin hice mi cuenta de esta manera: Si es demonio, mostrándole la señal
de la cruz huirá; si es ánima, sabré si pide algunos sufragios; y si es
hombre, tan buenas manos y espada tengo como él, y con esta resolucion
fuíme animosamente á la tumba, desenvainé la espada y rodeando la capa
al brazo, dije con muy gentil determinacion: yo te conjuro, y mando
de parte del cura de esta iglesia, que si eres cosa mala te salgas de
este lugar sagrado, y si eres ánima que andas en pena, que me reveles
qué quieres, ó qué has menester (y el ruido del hierro con mi conjuro
andaba más agudo): una y dos, y tres veces te lo digo y torno á decir;
pero cuanto más le decia, tantos más golpes de hierro sonaban en la
tumba que me hacian temblar. Visto que mi conjuro no era válido, y
que si dejaba enfriar la determinacion que tenia, tornaria el temor á
desanimarme, púseme la espada entre los dientes, y con ambas manos así
de la tumba por el agujero de abajo, y en alzándola salió corriendo por
entre mis piernas un perrazo negro, con un cencerro atado á la cola,
que huyendo de los muchachos se habia recogido á descansar á sagrado;
y como despues de haber reposado olió la comida, retiróla para sí, y
sacó el vientre de mal año; pero con el grande y no pensado ruido que
hizo saliendo, fué tanto mi espanto, que como él fué huyendo por una
parte, yo fuera por otra, sino por un espinillazo que al salir me dió
con el cencerro, de que no me pude menear tan presto; pero fué tanta
la pasion de risa que despues de quitado el dolor me dió, que siempre
que me acuerdo de ello, aunque sea á solas y por la calle, no puedo
dejar de dar alguna demostracion de ello. Fué menester que el Doctor y
su mujer acabasen de reir, para proseguir el intento para que truje el
cuento; y habiéndolo solemnizado, les dije: No se podrá creer lo que
yo me holgué de averiguar aquella duda que en tanta confusion me habia
de poner, para contar lo que habia visto, por donde pusiera mal nombre
á aquel lugar, como lo han hecho otros muchos, que por no averiguar
los temores ó las causas de ellos, desacreditan mil lugares, y quedan
desacreditados por temerosos y espantables sin haber causa para ello,
más de haber visto alguna extraordinaria cosa, y sin averiguarla van á
contar mil deslumbramientos y disparates. Uno dijo, que habia visto un
caballo lleno de cadenas y descabezado, y era una bestia que venia del
prado á su casa, con las trabas de hierro.

Son infinitos los disparates que en esto se dicen; de manera, que no
hay poblacion, donde no haya un lugar desacreditado por temeroso, y
ninguno, si no es burlando ó haciendo donaire, dice la verdad. En Ronda
hay un paso temeroso despues que se subió de noche una mona en un
tejado, que con la maza y cadena atoró, ó encalló en una canal, y desde
allí echaba tejas á cuantos pasaban, y todo es de esta manera. Solas
dos cosas hallo yo que pueden hacer mal de noche, que son los hombres y
los serenos, que los unos pueden quitar la vida y los otros la vista.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VI.


Al tiempo que me iba hallando mejor con el Doctor Sagredo, y mi señora
Doña Mergelina de Aybar, por el amor que me tenian, como mi suerte ha
sido siempre variable, hecha y acostumbrada á mudanzas de fortuna,
y ejercitada en ellas toda mi vida, vinieron á llamar de un pueblo
de Castilla la Vieja al doctor Sagredo con un gran salario, el cual
no pudo rehusar por haberlo menester, y para ejercitar lo que habia
estudiado, que ni la grandeza del ingenio, ni el contínuo estudio
hacen á un hombre docto, si le falta experiencia, que es la que sazona
los documentos de las escuelas, sosiega las bachillerías que hacen al
ingenio confiado por las filoterias de la dialéctica, que realmente
no podemos decir que tenemos entero conocimiento de la ciencia hasta
que conocemos los efectos de las causas que enseña la experiencia,
que con ella se comienza á saber la verdad. Más sabe un experimentado
sin letras, que un letrado sin experiencia, la cual faltaba al Doctor
Sagredo, y así le estuvo bien aceptar aquel partido por esto, y por
repararse de las cosas necesarias para la conservacion de la vida
humana. Aceptado el partido, pidiéronme con toda la fuerza posible
que me fuese con ellos, lo cual yo hiciera, si no fuera que no me
atreví á los frios de Castilla la Vieja, que estando un hombre en
los postreros tercios de la vida, no se ha de atrever á hacer lo que
hace en la mocedad. El frio es enemigo de la naturaleza, y aunque uno
muera de ardentísimas fiebres, al fin queda frio. Las acciones del
viejo son tardas por la falta de calor; como la mocedad es cálida y
húmeda, la vejez es fria y seca; por falta de calor viene la vejez, y
por esto han de huir los viejos de regiones frias, como yo lo hice,
que me quedé desacomodado por no ir á donde me acabase el frio en
breve tiempo. Fuéronse, y quedéme solo y sin arrimo que me pudiese
valer; que los que dejan pasar los verdes años sin acordarse de la
vejez, han de sufrir estos y otros mayores daños y trabajos. Nadie
se prometa esperanzas de vida, ni piense que sin diligencia puede
asegurarla, que hay tan poco de la mocedad á la vejez, como de la
vejez á la muerte; no puede creerlo sino quien ha entregado sus años
á la dilacion de las esperanzas. Cada dia que se pasa en ociosidad,
es uno menos en la vida, y muchos en la costumbre que se va haciendo.
Siendo estudiante en Salamanca el Licenciado Alonso Rodriguez Navarro,
varon de singular prudencia é ingenio, le hallé una noche durmiendo
sobre un libro, y diciéndole que mirase lo que hacia, que se quemaba
las pestañas, respondió, que apelaria para el tiempo que le diese
otras; pero que si perdia el tiempo, no tenia para quien apelar sino
para el arrepentimiento. Al mismo, preguntándole por qué camino habia
venido á ser tan bien quisto en su ciudad, que es Murcia, respondió,
que haciendo placer, y disimulando desagradecimientos, pero que nunca
llegaron á engendrar en su pecho arrepentimientos de haber hecho el
bien: que los hombres de bien no han de hacer cosas de que se deban
arrepentir; y si el arrepentimiento viene tarde, y es bien recibido,
aprovecha para el reparo de la vida, que como el arrepentimiento sigue
á los daños sucedidos por propia culpa, viene acompañado con asomos de
virtud, nacida del escarmiento y ayudado de la prudencia. Mas no hay
arrepentimiento que venga tarde como sea bien recibido.

Cuatro efectos suelen resultar del tiempo mal gastado y peor pasado;
dejamiento de sí propio, desesperacion de cobrar lo perdido, confusion
vergonzosa, y arrepentimiento voluntario; estos dos postreros arguyen
buen ánimo, y estar cercanos á la enmienda; pero entiéndese, que
como el yerro fué con tiempo, el arrepentimiento no ha de ser sin
tiempo: que si el mucho tiempo se pasó presto, el poco se pasará
volando, y llegará tarde el arrepentimiento, como el tiempo que se
pasa al descuido con gusto no se cuenta por horas, como el que se pasa
trabajando, no se echa de ver hasta que es pasado. Yo quedé solo y
pobre, y para reparo de mis necesidades, me topó mi suerte con cierto
hidalgo que se habia retirado á vivir á una aldea, y habia venido
á buscar un maestro ó ayo para dos niños que tenia de poca edad, y
preguntándome si queria criárselos, le respondí, que criar niños era
oficio de amas, y no de escuderos; rióse, y dijo: Buen gusto teneis,
á fé de caballero que habeis de ir conmigo: ¿no os hallareis bien en
mi casa? Yo respondí: Ahora sí, pero despues no sé. ¿Por qué? preguntó
el hidalgo. Porque hasta tomar el tiento á las cosas, dije yo, no se
puede responder afirmativamente; y no se ha de preguntar á los criados
si quieren servir, sino, si saben servir, que el querer servir arguye
necesidad, y saber servir, habilidad y experiencia en el ministerio
que los quieren; y de aquí nace, que muchos criados, á pocos dias de
servicio, ó se despiden, ó los despiden, porque entraron á servir por
necesidad, y no por habilidad, como tambien en algunos estudiantes
perdidos, que en viéndose rematados, entran en religion tan llenos de
necedad como de necesidad, y á pocos lances, ó desamparan el hábito, ó
el hábito los desampara. Primero se ha de inquirir y escudriñar si es
bueno y suficiente el criado para el cargo que le quieren dar, que no
si tienen voluntad de servir: porque de tener criados ociosos, y que
no saben acudir al oficio para que fueron recibidos, fuera del gasto
impertinente, se siguen otros mayores inconvenientes. Aunque cierto
Príncipe de estos reinos, diciéndole un mayordomo suyo que reformase
su casa, porque tenia muchos criados impertinentes, respondió: El
impertinente sois vos, que los valdíos me agradecen y honran; y
esotros, pagándoles, les parece que me hacen mucha merced en servirme,
y el que no obliga con buenas obras, ni es amado, ni ama, y en las
buenas se parece un hombre á Dios. Paréceme, dijo el hidalgo, que quien
sabe eso, sabrá tambien servir en lo que le mandaren, especialmente
que mi hijo el mayor os podrá hacer bien en algun tiempo, que tiene
accion, y espectativa á un mayorazgo de parte de su madre, que ahora
posee su abuela; y del hijo mayor, á quien le viene, no tiene sino dos
nietecillos enfermizos; y muriendo ellos y su padre, queda mi hijo por
heredero. Eso es, dije yo, como el que deseando hartarse de dátiles,
fué á Berbería por una planta de palma y compró un pedazo de tierra en
que la plantó, y está esperando todavía que dé el fruto; así yo tengo
de esperar á tres vidas, estando la mia en los últimos tercios, para
la poca merced que se aguarda de quien aún no tiene esperanza, que
como ella vive entre la seguridad y el temor, es necesario que tenga
larga vida quien se sustenta de ella; que no hay cosa que más la vaya
consumiendo que una esperanza muy dilatada; y es de creer, que el que
se va á pasar la suya entre robles y jarales, ni la tiene muy cerca, ni
muy cierta, que por no martirizarme con ellos ni verme en los tragos en
que ponen á quien los sigue, he tenido por mejor y más seguro abrazarme
con la pobreza que abrazarme con la esperanza. Esa, dijo el hidalgo,
es la cuenta de los perdidos, que por no esperar ni sufrir, quieren
ser pobres toda la vida. ¿Y qué mayor pobreza, dije yo, que andar
bebiendo los vientos, echando trazas, acortando la vida y apresurando
la muerte, viviendo sin gusto, con aquella insaciable hambre y perpétua
sed de buscar hacienda y honra? Que la riqueza, ó viene por diligencia
buscada, ó por herencia poseida, ó por antojo de la fortuna prestada:
si por diligencia, no da lugar á otra cosa de virtud; y si por
herencia, ordinariamente se posee acompañada de vicios y envidiada de
parientes; si por antojo ó arrojamiento de la fortuna, hace al hombre
olvidarse de lo que antes era, y de cualquier manera que sea, todos en
la muerte se despiden de mala gana de la hacienda y de las honras que
por ella les hacian. Una diferencia hallo en la muerte del rico y la
del pobre, que el rico á todos los deja quejosos, y el pobre piadosos.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VII.


Parece, dijo el hidalgo, que nos habemos apartado de mi principal
intento, que es la crianza y doctrina de mis hijos, en que consiste
salir industriados en virtud, valor, estimacion y cortesía, que son
cosas que han de resplandecer en los hombres nobles y principales.
Acerca de la materia de criar los hijos, hay tantas cosas que
advertir, y tantas que observar, que aun de los propios padres que los
engendraron, no se puede muchas veces confirmar la doctrina que ellos
han menester; porque las costumbres corrompidas ó mal arraigadas en el
principio de los padres, destruyen los sucesores de las casas nobles y
ordinarias. Si los antecesores saben los hijos que fueron cazadores,
los hijos quieren serlo; si fueron valientes, hacen lo mismo; si se
dejaron llevar de algun vicio que los hijos lo sepan, siguen el mismo
camino; y para corregir y enmendar vicios heredados de sus mayores,
casi es menester, y aun necesario, que no conozcan á los padres, que
seria lo más acertado sepultar las memorias de algunos linages, que
por ellos se van imitando lo que oyeron decir de sus mayores, que
más valiera que no lo oyeran para que no lo imitaran. Y de aquí nace
que suban unos en virtud y merecimientos, no habiendo á quien imitar
en su linage por la educacion valerosa que se imprimió en los verdes
años, y otros bajen al mismo centro de la flaqueza y miseria humana,
degenerando de la virtud heredada, ó por la imitacion adulterada de
los ascendientes, ó por la depravada doctrina, impresa y sembrada en
los tiernos años, que es tan poderosa, que de una yerba tan humilde
como la achicoria, se viene por la crianza á hacer una hortaliza tan
escelente como la escarola, y de un ciprés tan eminente y alto, por
sembrarlo ó plantarlo en una maceta ó tiesto, se hace un arbolito enano
y miserable, por no haberlo ayudado con buena educacion.

Si á los animales de su naturaleza bravos, nacidos en incultos montes
y breñas, como son javalíes, lobos y otros semejantes, los crian y
regalan entre gentes, vienen á ser mansos y comunicables; y si á los
domésticos los dejan con libertad irse á los montes y criarse sin ver
gente, vienen á ser tan feroces como las mismas naturales fieras. En
tiempo del potentísimo Rey Felipe III anduvo una loba en los patios
de los Consejos, y jugaban los pajes con ella; y si le hacian mal, se
amparaba con llegarse á las piernas de un hombre. Yo la ví echarse á
los piés de las criaturas, y porque no la tuviesen miedo, se arrojaba
á sus piés. Y en tiempo del prudentísimo Felipe II en Gibraltar, se
fué un lechon al monte, que está sobre la ciudad, y vino á ser tan
fiero dentro de cuatro ó cinco años que anduvo libre en el monte,
que á cuantos perros le echaban para matarle los destripaba: que es
tan poderosa crianza que hace de lo malo bueno, y de lo bueno mejor:
de lo inculto y montaraz, urbano y manso; y por el contrario, de lo
tratable y sujeto, intratable y feroz. Bien sé, dijo el hidalgo, que
es importantísimo el cuidado de criar bien los hijos, porque de ahí
viene la vida y honra suya, y la quietud y descanso de sus padres, que
como han de conservar en ellos su mismo sér y especie, al paso que los
aman, desean su proceder y término, y la imitacion de sus progenitores.
Sabemos que dijo aquel Rey de Macedonia, que tenia por tan gran merced
del cielo haber nacido su hijo en tiempo de Aristóteles, para que fuese
su maestro, como tener quien le sucediese en el Reino. De tal suerte,
dije yo, han de ser los maestros ó ayos, que con la aprobacion de su
vida y costumbres enseñen más que con los preceptos morales, llenos
de supérflua vanidad; que muchas veces enseña más el maestro por
acreditarse á sí, y por mostrar jactancia, que por mostrar virtud, y
fundamentar el discípulo en valor, bondad y humildad: la doctrina llena
de este deseo santo á acertar el camino de la verdad, al buen natural
perfecciona, y á la mala inclinacion corrige. Al hijo del caballero
hánsele de enseñar con las letras juntamente virtudes, que refieran
aquellas del orígen que trae la antigüedad de sus pasados, humildad
con valor, y estimacion sin desvanecimiento, cortesía con el superior,
amistad con el igual, llaneza y bondad con el inferior, grandeza
de ánimo para las cosas árduas y difíciles de cometer, desprecio
voluntario de las que no pueden aumentar sus merecimientos. La zorra
un tiempo puso escuela de enseñar á cazar, y como el lobo se hallaba
viejo, y sin presas, rogóle que le enseñase un hijo, que le parecia que
habia de ser valeroso para mantenerlo á él y á su madre en su vejez;
la zorra hallando en que vengarse de los agravios que el lobo le habia
hecho, con mucha presteza y buen gusto recibió el pupilo. Lo primero
que hizo, fué apartarle de sus atrevidas inclinaciones, que eran de
acometer á reses grandes, y enseñarle las raposerías que ella solia
usar por su natural instinto; y dióse tan buena maña, que en menos
de un año el lobillo salió grandísimo cazador de gallinas. Envióselo
al padre por muy hábil y diestro en el oficio: holgóse el padre y la
madre pensando que tenian un hijo que habia de asolar la campiña de
ganado. Enviáronle á buscar la vida para matar la hambre que habian
padecido; y habiendo tardado dia y medio volvió con una gallina, y
muchos mordiscones y palos que le habian dado. Viendo el lobo la mala
doctrina que habia aprendido, dijo: Al fin nadie puede enseñar lo que
no sabe. Dejéme engañar de la zorra, por no trabajar con mi hijo,
porque la poltronería hace buen rostro á la mentira, y háme salido á
los ojos, lo que no miré con los de la consideracion. Hijo, andad acá,
y mostrándole unas ternerillas cerca de un cortijo, le dijo: Aquella es
la caza que habeis de aprender y cazar. Apenas acabó de mostrárselas,
cuando inconsideradamente cerró con ellas, porque las madres, que ya
los habian olido, en un momento pusieron los hijos en medio, y todas
puestas en muela, hicieron trincheras de sus cuernos, y el pobre
lobillo, que pensó llevar presa, quedó preso, porque le recibieron con
las picas ó picos de su herramienta, y lo echaron tan alto, que cuando
cayó, no fué para levantarse más: el padre que con su ancianidad no
pudo vengar la muerte de su hijo, se volvió á su guarida, diciendo: La
mala doctrina no tiene medicina: costumbres de mal maestro sacan hijo
siniestro. De aquí quedaron los ódios para siempre confirmados entre
la zorra y el lobo; y así ella no va á buscar la vida sino adonde el
lobo no se atreve, que es á las poblaciones, porque allí no pueden
encontrarse. Mucho gustára, dijo el hidalgo, ya que habeis traido tan á
propósito el cuento, que alargásemos un poco más la materia, para que
averigüemos cómo se podria elegir el maestro, que ha de ser el guion
del cuerpo y alma del hijo ajeno, que ha de criar con más cuidado que
si fuera suyo, y enseñarle para conseguir el verdadero camino, que le
guie á la perfeccion de caballero cristiano, que de caballero solamente
ya tenemos entendido el modo que todos siguen. Este modo de caballero,
dije yo, está muy cargado de obligaciones, por la significacion que
trae consigo, de que podrá ser tratar despues, si el tiempo nos diere
lugar; porque ni la materia quiere brevedad, ni yo tengo espacio para
ser largo; y alargando la que tenemos comenzada, digo, que la primera
y principal parte que ha de tener el que ha de ser maestro de algun
Príncipe, ó gran caballero, es que tenga experiencia, con madurez
de edad, que por lo menos tenga los aceros de la juventud gastados:
edad en que con dificultad puede ser sabio y prudente un hombre, por
faltar el tiempo que nos hace previstos y recatados. Mas si fuere
mozo, sea tal, que le alaben los viejos experimentados en ciencia y
bondad, aunque la mocedad es tan sujeta á variedades, impaciencias,
furores y otros inconvenientes arrebatados, que si no es con mucho
valor y entereza de virtud experimentada y conocida, tendria por mejor
elegir para maestro un viejo cansado del mundo, y con buena opinion,
que á un mozo que va entrando en él, y con buenas esperanzas, que al
fin se tiene la seguridad que basta, y de este la confianza que puede
mudarse. Ha de ser el maestro lleno de mansedumbre, con gravedad,
para que juntamente le amen y estimen, y haga el mismo efecto en
el discípulo, no perdiéndole un punto de su vista: si no fuere los
ratos diputados para el gusto de sus padres, ó cuando el niño le
tuviere con sus iguales: y en el entretenimiento se halle presente el
maestro, alentándole y mostrándole el modo con que se ha de haber en
el pasatiempo, no haciendo lo que yo ví hacer á un pedante, maestro
de un gran caballero, niño de muy gallardo entendimiento, hijo de un
gran Príncipe, que habiendo concertado con otros sus iguales en edad
y calidad un juego de gallos, dia de carnestolendas, salió tambien el
bárbaro pedante con su capisayo ó armas de guadamacil sobre la sotana,
con más barbas que Esculapio, diciendo á los niños: _Destrorsum heus
sinistrorsum_, y desenvainando su alfange de aro de cedazo, descolorido
todo el rostro, iba con tanta furia contra el gallo, como si fuera
contra Morato Arraez, diciendo á grandes voces: _Non te peto, piscem
peto, cur me fugis, galle?_ de la cual pedantería él quedó muy ufano y
contento, y los que le oyeron llenos de risa y burla. Yo me llegué, y
le dije: Mire, señor Licenciado, que por tener poca memoria los gallos
se les olvida el latin. Él respondió muy de presto: _Numquam dicerunt,
nisi rocantes excitare._ Este con mil impertinentes bachillerías,
llenas de ignorancias gramaticales, dejó al caballero estragado su buen
natural: diéronle otro maestro cuerdo, poco ó nada hablador, modesto y
de buena compostura, y en pocos dias enmendó los borrones que el otro
le habia enseñado, y con muchas reglas mal sabidas, y peor enseñadas,
y á veces repetidas le habia estragado, y este otro con pocas y muy
calladas lo reparó. Parecieron á dos hermanos, el uno muy colérico, y
el otro muy reposado y lleno de santimonia, que ganaban la vida con un
pollino: el colérico le daba mil voces y palos, y el jumento no por eso
hacia más movimiento que antes. El reposado no le decia más que: Arre,
válgate Jesus, y hincábale un aguijon de un geme por las ancas, con que
le hacia volar. La modestia del maestro, y las otras partes buenas,
se imprimen, y son como espejo en que se mira el discípulo, y la
imprudencia y poco valor es causa de menosprecio para con el maestro,
y de incapaz para con los demás: y así, lo que habia de ser doctrina
viene á ser pasatiempo, y si se pasa no puede cobrarle, y en este poco
se le puede enseñar con brevedad la lengua latina, sin cargarle de
preceptos que los mismos maestros, ó no los saben, ó los han olvidado,
de suerte, que en sabiendo declinar y conjugar, les lean libros
importantes, así para la lengua latina, como para las costumbres, y
todo lo demás tengo por tiempo mal gastado; porque las diferencias ó
propiedades de nombres y verbos se pueden declarar en los libros que
se fueren leyendo, sin hacer lo que los cirujanos, que detienen la
cura porque dura la ganancia: que en esto realmente son culpados los
maestros de lenguas que se aprenden por las reglas, porque faltaron
los que las hablan: porque las ordinarias fácilmente se aprenden con
oirlas á los que las hablan, y los que las aprenden para saberlas y no
para enseñarlas, con que entiendan el libro que les leyeren, sabrán
más que sus maestros: y volviendo al ejemplo de la zorra, sea el
maestro de buen nacimiento ó crianza, templado, vergonzoso, verdadero,
secreto, humilde, con valor, callado, no lisonjero, ni hablador, que
como dicho tengo, enseñe más con la vida y costumbres que con las
palabras, ó á lo menos que se parezca lo uno á lo otro, para que no
le abata al discípulo los pensamientos bien heredados á presas mal
arraigadas, por la ignorante doctrina, que la virtud ha de crecer con
el discípulo, de manera, que con enseñarle modestia, no le enseñan
encogimiento que le desjarrete el valor del ánimo con que nació. La
educacion de los caballeros ha de ser como la de los halcones, que
el halcon que se cria encerrado no sale con aquella fineza y aliento
con que sale el que se cria donde le dé el aire, como le criaban sus
padres. Háse de criar el halcon en lugar alto, en donde gozando de la
pureza del aire, pueda ver las aves, á quien despues se ha de abatir.
El que se cria encerrado, fuera de ser más tardío en el oficio para
que le crian, no sale con aquel corage y determinacion que el otro
que se crió al aire. Así el caballero que se ha de criar para imitar
la grandeza de sus progenitores (aunque se crie lleno de virtud y
modestia), aquel recogimiento no ha de ser encogimiento de ánimo,
sino, como arriba dije, ha de tener valor con humildad; estimacion
sin desvanecimiento; cortesía y circunspeccion en todos sus actos; de
suerte, que no le falte cosa para cabal señor; que eso quiere decir
caballero, compuesto de esta voz, _cabal_ y _hero_, que en latin
quiere decir, señor. Así, que caballero es cabal hero, ó cabal señor,
que no le falta cosa para serlo, y digan otros lo que quisieren, que
la filosofía cristiana nos da lugar y licencia para dar sentido que
tenga olor de virtud. Mucha satisfaccion y gusto, dijo el hidalgo, he
recibido con el buen discurso que habeis hecho: satisfaccion en la
doctrina, que realmente va encaminada á la verdad cristiana, y gusto
de las ignorancias de aquel pedante. Mas cuanto á la derivacion de
caballero, es muy sabido que se dice de caballo, porque sustentan
caballo, y andan á caballo, y pelean á caballo. Si por esa razon
fuera, dije yo, tambien se llamara caballero el playero ó arriero que
trae caballos de la mar, y tambien se dice el que va en un jumento ó
acémila, que va caballero, que realmente no es caballo, y parece que en
esa opinion es impropio. Tambien, dijo el hidalgo, llamaron _eques_ al
caballero, de esta palabra _equus_, que quiere decir caballo. Tampoco,
dije yo, concedo lo uno como lo otro; porque los Romanos siempre dieron
los nombres á las cosas, que significasen la misma obra para que las
criaban. Como á los cónsules les dieron este nombre de Cónsulo, que
quiere decir aconsejar, y mirar por el bien de la República. Y así al
caballero, no creo que le dieron el nombre de _eques_ por caballo,
sino de _aequus_, _aequua_, _aequum_, por cosa igual, cabal y justa,
como tiene obligacion de serlo quien ha de ser cabeza y modelo de las
costumbres que han de imitar los miembros inferiores de la República,
aunque realmente se van deslizando algunos de sus obligaciones, quizá
entendiendo que el caballero quiere decir alcabalero de los mercaderes,
sacándolo de su propia significacion, y de la entereza y firmeza que
ha de guardar en todas sus acciones, que por eso al baluarte le llaman
caballero, porque ha de estar siempre firme, é inmutable á la fuerza
de los contrarios, y al ímpetu de la artillería, como el caballero lo
ha de estar á resistir las injusticias y agravios que se hacen á los
inferiores y oprimidos, y haciendo al contrario van contra su calidad,
y contra las obligaciones que heredaron de sus pasados.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VIII.


Toda esta plática ó conversacion pasó estando este hidalgo y yo echados
de pechos sobre el guardalado de la puente Segoviana, mirando hácia
la Casa de Campo, por donde vimos asomar un buen atajo de vacas que
nos interrumpió la conversacion, y viéndolas, le dije: Aquellas vacas
han de pasar por esta puente más apiñadas y más apriesa que vienen
por aquella parte, por eso no aguardemos aquí el ímpetu con que han
de pasar. No temais, dijo el hidalgo, que os guardaré á vos, y á mí.
Guárdese á sí, le dije yo, que á mí aquella pared que baja de la puente
al rio me guardará, porque yo no me entiendo con gente que no habla,
ni sé reñir con quien trae armas dobles en la frente. Fuera de lo que
dicen: Dios me libre de bellacos en cuadrilla. Háse de reñir con uno
que si le digo teneos allá me entienda; reñir con un animal bruto es
dar ocasion que se ria quien lo mira, y cuando salga bien de ello, no
he hecho nada. No se ha de poner un hombre en peligro que no le importa
mucho; defenderse del peligro, es de hombres, y ponerse en él es de
brutos. El temor es guarda de la vida, y la temeridad es correo de la
muerte. ¿Qué honra ó provecho se puede sacar de matar un buey, cuando
se haga por ventura, sino tener que pagar á su dueño? Si yo puedo estar
seguro, ¿por qué tengo de poner mi seguridad en peligro? Con todo esto
que yo dije, él se quedó haciendo piernas, y yo con las mias me puse lo
más presto que pude detrás de la esquina. Venia por la puente delante
una mula con dos cueros de vino de San Martin, y un negro atasajado en
medio de ellos, y aunque venia un poco apriesa delante de los bueyes,
con el ímpetu que venian, por la priesa que los vaqueros le dieron,
cogieron á la mula en medio al tiempo que llegaron á emparejar con mi
negro hidalgo; la mula era maliciosa, y como se vió cercada de cuernos,
comenzó á tirar puñadas y coces, de manera que arrojó al negro y á los
dos cueros encima de la herramienta de un novillejo harto alegre, y
que comenzando á usar de sus armas, arrojó el un cuero por la puente
al rio en medio de muchas lavanderas. El hidalgo, por librar al negro,
y defenderse á sí, puso mano á su espada, y afirmándose contra el
novillo le tiró una estocada uñas abajo, con que hizo al otro cuero dos
claraboyas que alegraron harto á la gente lacayuna; pero no fué tan
de valde, que no le trujese por delante, asido por las cuchilladas de
las calzas, que de puro manidas, no pudiendo resistir á la violencia
de los cuernos, se rindieron, y él quedó arrimado al guardalado de la
puente, con algunos chichoncillos en la cabeza, diciendo: Si trujera
las nuevas, buen lance habia hecho. En pasando la manada, que fué en
un instante, acudieron los gentiles hombres guiones de la gente de á
caballo, y acometiendo por los orificios de los ijares al cuerpo sin
aliento, en un instante le dejaron sin gota de sangre.

[Ilustración: ... _y afirmándose contra el novillo le tiró una estocada
uñas abajo con que hizo al otro cuero dos claraboyas_.]

Las lavanderas acudieron al que habia caido en el rio, cada una con su
jarrillo, que llevando uno en las tripas y otro en la mano, le dejaron
la boca al aire, y el señor cuero callar; al negro medio deslomado le
pusieron sobre la mula, no sé lo que fué de él. Yo acudí á mi hidalgo,
no á darle en cara el no haber seguido mi consejo, sino á limpiarle y
consolarle, diciendo, que lo habia hecho muy como valiente hidalgo: que
es yerro al afligido y corrido reprehenderle lo que no tiene remedio:
con la reciente pesadumbre á nadie se ha de decir: bien os decia yo;
que en el daño hecho es mala la correccion temprana: al que está
compungido de su daño, no se ha de dar en cara lo que dejó de hacer,
que él se tiene consigo la penitencia de su yerro; y en semejantes
sucesos el empacho y vergüenza son castigos de la confianza. Él se
puso muy hueco del consuelo que yo le dí en alabarle de su disparate,
aunque se le echó de ver la confusion que tenia en el rostro. Con
todo eso me agradeció lo que le dije, y para alegrarlo le mostré
el estrago que los lacayos hacian en el cuero, y la alegría de las
lavanderas, que le echaban mil bendiciones al novillo, rogando á Dios
que cada dia sucediese lo mismo. Y en habiendo ellos y ellas concluido
con dejar los pellejos sin alma, se tornaron á su costumbre antigua.
Los lacayos á decir mal de sus amos y del gobierno de la República,
y las lavanderas á murmurar de doncellas y religiosos. ¡Lastimosa
cosa, que pasando toda la vida en pobreza, trabajo y miseria, con que
pueden ganar á Dios la voluntad, vengan á hallar alivio y descanso
en los brazos de la murmuracion! Que es tan poco humilde nuestra
naturaleza, que ordinariamente la pobreza se rinde á la envidia, como
si el arrepentimiento de las partes suspendiese de sola la diligencia
humana, sin órden de la voluntad divina, y que se aborrezca por cosa
infame, lo que tanto amó el Autor de la vida. Los pobres son
piadosos para otros pobres; pero no para los ricos, y si considerasen
con los ojos del alma, cuánto más cargados de obligaciones y cuidados
están los ricos que los pobres, sin duda no trocarian su suerte por la
del rico; que al rico todos procuran derribarle, y al pobre nadie le
tiene envidia: y con todo eso su mayor consuelo es murmurar del que ven
acrecentado ó en mejor estado que el suyo; pero dejemos ahora á los
lacayos gobernar el mundo, y á las lavanderas aniquilar y deshacer lo
mejor que hay en él. El hidalgo, aunque algo desabrido del suceso, con
grandes veras me comenzó á persuadir que fuese con él, yo á considerar
si me estaba bien; porque cuanto á lo primero yo echaba de ver que
el andar vagamundo y ocioso era cosa perniciosa para conservar la
reputacion y sustentar la vida, que aunque es así que la ocupacion
cansa el cuerpo, y la ociosidad fatiga el espíritu, y el que trabaja
piensa en lo que hace de bien, y el ocioso en lo que puede hacer de
mal; gracia del cielo es menester para que el ocioso se ocupe en cosas
de virtud, y mucha fuerza de mala inclinacion, para que el ocupado se
ejercite en el vicio. Muchas veces oí decir al Doctor Cetina, gran
juez, que aborrecia las ocupaciones de su oficio, por no saber faltas
agenas, y por otra parte las deseaba por no estar ocioso. Cuanto á
lo segundo, consideraba que no era cordura salir de Madrid, á donde
todo sobra, por ir á una aldea, donde todo falta; que en las grandes
Repúblicas el que es conocido, aunque anochezca sin dineros, sabe que
el dia siguiente no ha de morir de hambre. En los pueblos pequeños en
faltando lo propio, no hay esperanza de lo ageno: el perro que no es
de muchas bodas siempre anda flaco. Si el conejo tiene dos puertas
en su vivar, puede salvarse; pero si no tiene más de una, luego es
cazado. El hombre que no sabe nadar, en un charco se ahoga; pero el
que sabe entrar y salir en la mar, no se anega. Lo tercero, veia tan
inclinado al buen hidalgo á llevarme consigo; y á mí tan agradecido á
quien me quiere bien, que no sabia negárselo, que el agradecer el amor
y las buenas obras es de pechos nobles, y la ingratitud de tiranos: el
que no agradece no merece tener amigos: nada tienen los hombres que
no sea recibido, y así desde nuestro nacimiento habemos de comenzar
á agradecer. Tras de todo esto consideré mi estado, y la obligacion
natural que tengo á mí propio. El buen hidalgo era no muy rico, y de
sus acciones descubria estrecheza de corazon; no parecia liberal;
pobreza y miseria en un sugeto, aunque son para en uno, no quiero que
sean para mí; yo naturalmente soy enemigo de la escasez, y aun creo
que la misma naturaleza le aborrece, siendo como es pródiga en dar; y
á este hidalgo se le echaba de ver, que no era escaso por pobre, sino
por inclinacion: pero con todo eso me aventuré á no negarle lo que
me pedia. Fuíme con él á casa de cierto título, con quien profesaba
parentesco ó amistad; porque él tenia necesidad de algun regalo, por
las burlas que le habian pasado con el novillo, y en entrando dijo á un
despensero de la casa que me regalase: él entendió sin duda que no me
regalase, y así lo hizo; de manera, que de pura dieta casi se me vino
á juntar el pecho con el espinazo. Era ya tarde, y mostróme el dicho
despensero un tinelo donde comian los criados más importantes de la
casa, como son gentiles-hombres y pajes. Llegóse la hora de cenar, y el
tinelo estaba más escuro que la última cubierta del navío. Entró cierto
galancete, aunque no alto de cuerpo, de razonable talle, trigueño de
rostro, ceja arqueada, casi de hechura de mariposa de seda, buena
espedicion de lengua, pocos conceptos y muchas palabras, más lleno
de hambre que de hidalguía: y como vió tan lóbrego el aposento, dijo:
Ola, trae aquí velas. Vino un pícaro, con más andrajos que un molino de
papel, con un cabo de vela portuguesa, é hincóla en un agujero de la
misma mesa tinelar, que si no tuviera nudo la madera, la hincara en la
pared. Pusieron en ella unos manteles desvirados, que parecian delantal
de zurrador. Sacó aquel galan una servilleta de la faltriquera, no
más limpia, pero más agujereada que cubierta de salvadera, y por gran
cosa dijo: Más há de veinte años que la tengo conmigo, lo uno por no
ensuciarme con estos manteles; lo otro, porque me la dió cierta señora,
que no quiero decir más. Pusiéronles á cada uno un rábano, cuyas hojas
fueron la ensalada, y el rábano el sello estomatical. Yo les dije que
estaban seguros de la fatigosa pasion de orina, así por el uso de las
hojas, como por la templanza en la comida, que no les dieron á cenar,
sino unos bofes salpimentados con hollin y salpimiento. Respondió aquel
entonadillo: Siempre en casa de mis padres oí alabar esta virtud de la
templanza, y por haberme criado con ella, soy templado en todas mis
acciones. Si no es en hablar, dijo otro gentil-hombre. Prosiguió, que
los hidalgos tan honrados y bien nacidos como yo, no se han de enseñar
á ser glotones, que no saben en lo que se han de ver, en paz ó en
guerra.

No se halla que mi padre comiese más de una vez al dia, y con mucha
templanza, (si no era cuando le convidaba el Duque de Alva, grande
amigo suyo, que entonces comia más que cuantos habia en la mesa), era
muy gran cortesano, tan discreto y decidor, que entretenia solo á una
sala de gente, pero con todo eso nos dejó muy pobres. No me espanto de
esto, dije yo, que el caudal eran palabras y la resulta sería viento:
que cuando el hablar no se acompaña con el hacer, como se queda en la
primera parte, nunca se ve el fruto de la segunda. La dulzura y gracia
de la lengua satisface tanto á su dueño, que todo se va en vanagloria
para sí, y detraccion para los demás. Y en resolucion, la lengua es
la más cierta señal de lo interior del alma, que la mucha locuacidad
no deja cosa en ella que no eche fuera. Á todo esto, yo esperaba mi
cena, que segun se tardaba, me parecia que servia ya en palacio. Asomó
mi despensero con un platillo de mondongo, más frio que las gracias
de Mari Ángela. Tomélo y despedacélo, que no habia con qué cortarlo;
y al olor que subió de tripa mal lavada, dijo aquel hablador: En
viendo este género de comida, siento un olor ambarino que me consuela
el alma, porque lo comíamos siempre en mi aldea hecho con las manos
de una hermana mia, que si no fuera por unos cabellos más rubios que
el oro, que se le caian encima, lo podia comer un ermitaño. Á mí me
olió de manera, que deseaba que el pícaro me lo quitára de delante,
y convidéle á aquel hidalgo con él, diciendo que habia cenado; él lo
probó y aprobó, y alabando el picante de la pimienta y cebolla, y la
limpieza de las manos que lo habian hecho, se acabó junto con el cabo
de vela. Comenzó este á decir: Pícaro, trae aquí velas. ¿Cuáles velas?
preguntó el pícaro, váyase á pasear, y deje las velas. Á fé de hidalgo,
dijo aquel gentil-hombre, que os tengo de hacer quitar la racion. Eso
fuera, dijo el pícaro, si me la hubieran dado, pero la que no se ha
dado, mal se puede quitar; que como sabe, há más de cuatro meses que no
se da racion en esta casa. Oh villano, dijo el otro, deshonra buenos;
¿y tal has de decir? Los mal nacidos como éste infaman las casas de
los señores, que no saben tener paciencia ni sufrir un mal dia; luego
echan las faltas en la cara; no se contentan con el respeto que les
tienen por servir á quien sirven; mal calláredes vos lo que yo he
callado, y sufriérades lo que yo he sufrido, y hubiérades hecho lo que
yo he hecho, supliendo sus faltas, gastando mi hacienda, prestando mi
dinero, y diciendo muchas mentiras por disculpar sus descuidos. Los
bien nacidos tienen consideracion á las muchas obligaciones de los
señores: si hoy no tienen, mañana les sobra y pagan junto lo que no
dan por menudo. Señor, dijo el pícaro, yo no tengo las inteligencias
que vuesa merced que se va á las casas de juego. Atajóle de presto
el gentil-hombre, diciendo: Es verdad que yo juego de ordinario, que
aún no há más de esta tarde, que gané dinero y ciertas joyuelas y una
cadenilla de oro. ¿Pues cómo no tiene para velas? dijo el pícaro.
Porque dí, respondió, todo el dinero de barato. No es mucho, dijo el
pícaro, si es verdad esto, que de cuantas veces lo recibe le dé una.
¿Yo, pícaro? dijo el mozalvillo. Como su padre, respondió el pícaro.
Mi padre, dijo el galan, tomábalo, porque se lo daban y lo merecia.
Y vuesa merced, dijo el pícaro, porque lo pide y no lo merece. Á
toda esta pendencia, y otra que se habia trabado entre dos pajes,
sobre la antigüedad del asiento, estaba á oscuras el lóbrego tinelo,
y yo espantado dije al mozuelo que callase y tuviese respeto, que
á los que tienen oficio superior en casa de los señores, no se les
habian de atrever de aquella manera. Déjelo vuesa merced, dijo otro
gentil-hombre, que si el pícaro habla, por todos habla: que si jugando
sentencia una causa que no sea en su favor, luego dice que lo hace
porque le den barato. Fuera de ser el que nos ponga á todos en mal
con el señor, congraciador general, y celebrador y reidor de lo que
el señor dice, arcaduz de la oreja, manantial de chismes, estafeta de
lo que no pasa en todo el mundo. Si dice algo, él lo celebra y quiere
que se lo celebren todos: si otro dice ó hace algo bueno, lo procura
derribar y deshacer; si malo, á pura risa lo persigue, y si alguno le
parece que se le va entrando al señor en la voluntad, por mil caminos
le descompone. Estas y otras muchas cosas le dije yo de mi persona
á la suya con cinco palmos de espada. Cuando yo esperaba una grande
pendencia, el habladorcillo dió una carcajada de risa, con que el otro
se indignó mucho más, y dijo: ¿Luego no es verdad lo que digo? Y el
otro con una risa falsa le dijo: Eso y mucho más es verdad: y vuesa
merced sabe poco de palacio, que aquí el doblez y la ficcion están en
su lugar: no hay verdad, sino lisonja y mentira, y el que no la trata
no puede valer en palacio. Desde que nací me crié en él, y aunque mi
padre me avisaba de esto mismo, nunca le ví medrar, sino cuando decia
mal de algun ausente, que como sea dicho con donaire, como él lo decia,
alegra el ánimo, endulza el oido, atrae la voluntad, y saca risa de los
pechos melancólicos. Y llevárase el diablo, dije yo, á quien lo dice,
y á quien escucha, y á quien incita á que se diga, y á quien tiene
tan ruin opinion, y á quien lo consiente, pudiéndolo estorbar que no
se diga. Y querer nadie hacer ley de su mala condicion y costumbre en
las cosas de palacio, es yerro notable y digno de castigo, que todos
estos son actos que tienen su principal descendencia y orígen de la
antiquísima casa de la envidia. Pasion infame, engendrada en pechos
que piensan que el bien ajeno ha de redundar en daño suyo, desnudos
de partes y merecimientos, la cual envidia es la más perniciosa de
todas; porque como tiene su fundamento en un pesar del bien ajeno,
todo el tiempo que dura en aquel la prosperidad, dura en este la
malicia, y sin tasa ni eleccion, porque el mismo en quien se halla
tan abominable inclinacion, en todo se opone: al menor, porque no se
iguale, y al igual, porque no le deje atrás, y al mayor, porque no
le sujete. ¡Qué templado está á lo viejo! dijo el hablador. ¡Y qué
destemplado está él á lo moderno! dije yo. Y prosiguió diciendo: ¿Entre
los religiosos y religiosas, puede negarme que no son muy ordinarias
las envidias sobre las elecciones de superiores, y oficios? Cuando
las haya, que pocas veces las hay, dije yo, al fin son sobre cosas
honradas, de mucha calidad é importancia para su Religion, y cada
uno sigue el bando que más le parece conveniente para cosas de tanta
substancia: pero en palacio, ¿sobre qué es la envidia, sino sobre
unas calzas viejas que desechó el señor por más que viejas? ¿ó sobre
hacerse secretario de lo que es público en la boca de todos? Pues
quiero que entiendan los habladores y zizañeros de palacio, que ya
con su argentería falsa pueden traer enlabiado al señor, en tanto que
por la tierna edad se deja llevar de congraciadores, que al fin son
descendientes de sangres alimentadas con virtud y valor de ánimo, y
han de caer en la cuenta mejor que en el yerro, y conocer lo que es
bien y mal, y premiarlo conforme á la intencion con que ha corrido.
Preguntó aquel gentil-hombre: ¿Pues no ha de tener el Príncipe criados,
que por la reputacion del señor sepan cumplir de palabra con los
mercaderes, y entretener los acreedores á quien deben? Eso, dije yo,
es lo que menos importa á los señores, porque los tales criados no
mienten por entretener las trampas de los señores, sino por dilatar
las que ellos hicieron á vueltas de ellos. Mas pregunto, ¿es forzoso
que por estar un hombre ocioso y vicioso, ha de servir toda la vida,
sujeto á las costumbres envejecidas de los que no pretenden más de
vivir y morir, y por levantarse tarde y ejercitar la poltronería, han
de estar todo el dia arrimados á la pared, como ánima de jiganton en
puerta de taberna? Bien sé que no han de ser todos soldados, ni todos
estudiantes, oficiales y sacerdotes, que servirse tienen las gentes
de las gentes y los Príncipes de los hombres que sean hombres, que no
profesan la adulacion por comer y holgar. Estudien, lean, aprendan algo
de virtud, que no ha de ser todo congraciarse con el señor, derribando
al uno, desacreditando al otro, y amenazando á aquél, y enfadando á
todos. Sobre cosas que no tienen más calidad, ni cantidad, que comer
y pasearse, y á la vejez contar historias, que ni las vieron, ni las
leyeron, ni aun quizá las oyeron, que la necesidad los hace inventores.
Ya se me iba desatando el frenillo contra la vida de palacio, como
el estómago estaba desocupado y las partes orgánicas obraban más
desenvueltamente, cuando entraron achas encendidas, alumbrando toda
la casa, que sirvió la visita de que por una saetía entrase la luz á
la mesa de los doce pages, y acudiendo cada uno á sus obligaciones,
quedé tan solo, que pude desamparar las mias en el tinelo, y deslicéme
lo más calladamente que pude sin despedirme de nadie, ni hablar
palabra, volviendo de cuando en cuando el rostro atrás, por ver si me
seguian por la cosa que habia hecho en el regalo mondonguil, que no
comí, ni comiera, y en verme libre de aquel carnero de huesos mondos,
entendí que me habia escapado de alguna mazmorra de Argel. Fuíme á mi
posadilla, que aunque pequeña, me hallé con una docena de amigos que
me restituyeron mi libertad, que los libros hacen libre á quien los
quiere bien. Con ellos me consolé de la prision que se me aparejaba, y
satisfice el hambre con un pedazo de pan conservado en una servilleta,
y á la dieta con un capítulo que encontré en alabanza del ayuno. ¡Oh
libros, fieles consejeros, amigos sin adulacion, despertadores del
entendimiento, maestros del alma, gobernadores del cuerpo, guiones para
bien vivir, y centinelas para bien morir! ¿Cuántos hombres de obscuro
suelo habeis levantado á las cumbres más altas del mundo? ¿Y cuántos
habeis subido hasta las sillas del cielo? ¡Oh libros, consuelo de mi
alma, alivio de mis trabajos, en vuestra santa doctrina me encomiendo!
Reposé aquella noche muy poco, porque como el sueño, que se dió para
descanso del cuerpo, se hace de vapores cálidos y húmedos que suben del
estómago, y manjar al cerebro, y yo estaba casi en ayunas, fué tan poco
mi sueño, que á las seis de la mañana estaba ya vestido. Santigüéme, y
encomendándome al Autor de la vida, fuíme á un humilladero del bendito
Ángel de la Guarda, que está de la otra parte de la puente Segoviana.
El dia amaneció claro, y el sol grande, y de color amarillazo. Fuera
de esto en un rebaño de ovejas que encontré cerca de la puente ví que
los carneros se topaban unos con otros, y de cuando en cuando alzaban
los ojos al cielo; eché de ver la tempestad que amenazaba al dia y díme
prisa para volver pronto. Fuí á rezar, y en acabando llegó el ermitaño
á mí, que me pareció ser hombre de buen discurso, y me dijo: No hará
tan buen dia como hizo el del bienaventurado San Isidro, si se halló
vuesa merced aquí. Sí me hallé, dije yo, y he conocido las mismas
señales del mal tiempo, por donde este dia no se parecerá al otro.
Cierto, dijo el ermitaño, que miré desde este alto, y se me representó
con la mucha cantidad que habia de coches y carros, una hermosa flota
de navíos de alto bordo, que me trujo á la memoria algunas que he
visto en España y fuera de ella. En el mismo concepto, dije yo, estuve
aquel dia que venia con un poco de gota, con el espacio y remanso que
requiere tal enfermedad, y me acordé de la armada de Santander, que tan
hermosa apariencia tuvo, y tan mal se logró. Llegando al medio de la
puente me llamaron para subir en un coche dos caballeros del hábito
eclesiástico, de muy gallardos entendimientos, acompañados de prudencia
y bondad. Subí, y apenas estuve en el coche, cuando se alborotaron los
caballos por una superchería que usó un hombre de á caballo con un
hidalgo de á pié, de muy buena suerte, sobre haber sido estorbo para no
hablar á su comodidad con una cuadrilla de cien mujeres que ocupaban
un coche ageno, que en cogiéndole prestado cabe dentro todo un linage
y toda una vecindad. Alborotada la flota carrozal, llegóse cerca de
nosotros el autor de la pesadumbre, muy ufano de lo que habia hecho.
Díjole uno de aquellos dos caballeros, Bernardo de Oviedo: Si fuera
lícito á los hombres hacer todo lo que pueden, no se fuera vuesa merced
riendo de la sinrazon que ha hecho. Respondió el otro: Vuesa merced no
debe de saber qué cosa es ser enamorado. Á lo menos, dijo Bernardo,
sé que el amor no enseña á hacer cosas ruines. Pasó acaso por allí el
Maestro Franco con su mula, y dijo el agresor: No se desconsuele vuesa
merced, que por lo menos ha granjeado la voluntad de doce mujeres, que
con esa hazaña y doce pasteles de costa, irán á decir que vuesa merced
es un Alejandro y un Scipion. ¿Huélganse conmigo, dijo el valiente?
Pues vive Dios que si no fueran clérigos habia de pasar el negocio
adelante. Pues por eso, dijo el Maestro Franco, lo hizo Dios mejor, que
sin quedar vuesa merced descomulgado nos ha dado harta materia para
reir.

Á todo esto estaba muy colérico cierto gentil hombre que iba allí, de
buena conversacion y poca substancia, y dijo: ¿Es posible que ha tenido
aquel hidalgo paciencia para no vengarse de su agravio, aunque le
hicieran pedazos? ¿De cuál agravio? dijo Bernardo. Él anduvo muy bien
en no hacer diligencia donde no habia de aprovechar, y los agravios
que no caen sobre materia, no tocan á la honra, ni aun á la ropa, si
bien perturban el ánimo. Jugando suelen decir mil disparates los que
pierden, como decir: cualquiera que se huelga que pierda, miente, y
es un cornudo. Háse de reir de esto, porque nadie dió materia para la
desmentida, y llámase materia la ocasion de agravio hecho con palabras,
ó con obras, sobre que caiga la venganza. Si dándole á un jumento de
varazos, le alcanzan á dar á un hombre, ó si jugando al mallo ó á los
trucos le aciertan á dar un palo, no tiene de qué sentirse, porque
aquel agravio no cayó sobre materia, y la paciencia en semejantes
casos arguye mucho valor de ánimo. Ea, señor, dijo el otro, que la
paciencia en tan notorias injurias descubre pocos hígados en quien
ordinariamente la tiene. Por tres cosas, dijo Luis de Oviedo, tiene
un hombre paciencia notable, ó por no entender bien las cosas del
mundo, ó por templanza natural de condicion, ó por virtud adquirida
de muchos actos; y el que sin estas tres cosas sufre injurias que no
puede remediar, manifiesta invencible ánimo para ellas, y menosprecio
para quien las hace. Al tiempo que acababa esta conversacion con el
ermitaño, ví todo el cielo revuelto y turbado, fuíme á despedir para
irme, y él me detuvo diciendo, que antes que acabase de pasar la
puente me cogeria la borrasca: dentro de poco espacio fué tan grande
la tempestad de truenos, relámpagos y rayos, que la creciente en menos
de media hora casi vino á cubrir los ojos de la puente, y fué forzoso
cerrar las puertas del humilladero, que combatidas del aire, hicieron
mucho en no rendirse á su violencia. Mejor está vuesa merced aquí, dijo
el ermitaño, que no en el camino. Qué mejor, dije yo, que estando en la
casa del mismo defensor de nuestras almas y cuerpos, criado para eso
de la inefable bondad del Eterno Padre; más bien guardados estamos
que fuera de ella. Guarda á quien no solamente la heredad de Dios
reverencia y conoce: pero aun la antigüedad, ciega de la lumbre de Fé,
tuvo grande veneracion, dedicándole templos, y levantándole altares en
nombre del génio, que así llamaban los antiguos al benditísimo Ángel
Custodio. ¡Jesus, y qué contínuos é inciviles truenos! ¡qué gruesa
piedra! ¡qué perseverancia tan grande! Desde que yo vine á Castilla,
nunca entendí que fuera tan sujeta á tempestades tan desatadas como las
que muchas veces he visto, que en mi tierra, por ser llena de grandes
montañas muy altas y sujetas á la fuerza de los vientos, no es tan de
admirar que se vean estos tan arrebatados turbiones, mezclados con
vientos y granizo. ¿De dónde es vuesa merced? dijo el ermitaño. Yo,
señor, respondí, soy de Ronda, ciudad puesta sobre muy altos riscos
y peñas tajadas, muy combatida de ordinario de ponientes y levantes
furiosos; de manera que si fueran los edificios como estos, se los
lleváran tormentas. Nunca he sabido hasta ahora, dijo el ermitaño, de
dónde fuese vuesa merced, aunque le conocí en Sevilla, y le comuniqué
en Flandes y en Italia. Miréle con cuidado, y haciendo refleccion,
conocíle, que habia sido soldado donde dijo; holguéme, y abracélo, y
supe de él que se habia retirado á la soledad de los montes algunos
años á servir á Dios, y por haber enfermado se vino á poblado, ó cerca
de él, á pasar la vida eremítica, dándole á Dios lo que le quedaba.
Aunque la furia del argavieso no duró más de una hora, el agua que
tras él se siguió duró sin cesar hasta el dia siguiente, con furia
de vientos deshechos. El buen ermitaño se halló con carbon, encendió
un brasero, é hízome quedar á comer con él, de lo que Dios le habia
enviado por mano de gente muy devota, de que hay mucha abundancia en
Madrid.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO IX.


Cerradas las puertas del humilladero, para defensa del viento, y
encendido el carbon para la del frio, estaba el lugar abrigado y
apacible, que el armonía que el aire hace con el ruido de las canales
produce una consonancia agradable para las orejas y no para el cuerpo,
que en esto se diferencia el oido del tacto, que hay cosas que tocadas
son buenas, y oidas son malas, y al contrario. Comimos, y encerrados
todo el dia con la oscuridad, la noche y dia fueron todo noche. Tornó
el ermitaño á repetir su primera pregunta, y como estábamos ociosos,
y encerrados, sin tener otra ocupacion, tratamos de lo que se nos
ofreció. Preguntóme dónde habia estudiado, y cómo me habia divertido
tanto por el mundo, siendo de una ciudad tan apartada del concurso
ordinario, y que para la cortedad de la vida humana tiene bastantes y
sobrados regalos para pasar con alguna quietud. Yo le respondí á todo
lo que me preguntó: Aunque aquellos altos riscos y peñas levantadas,
por la falta de la comunicacion, despertadora de la ociosidad, y
engendradora de amistades, no son muy conocidos; con todo eso cria tan
gallardos espíritus, que ellos mismos apetecen la comunicacion de las
grandes ciudades y Universidades, que purifican los ingenios, y los
hinchen de doctrina, por donde hay vivos en este tiempo varones, con
cuya salud se alegra, con tanta aprobacion de hombres doctos, que no
tienen necesidad de la mia. Tuvimos allí un gran maestro de gramática,
llamado Juan Cansino, no de los que dicen ahora Preceptores, sino de
aquellos á quien la antigüedad dió nombre de gramáticos, que sabian
generalmente de todas las ciencias, doctísimo en las humanas letras,
virtuoso en las costumbres, dechado que obligaba á que se las imitasen,
las cuales enseñó juntamente con la lengua latina, en que hacia muy
elegantes versos. Era naturalmente manco de ambas manos; pero de los
más respetados y temidos á fuerza de virtud propia; lo cual grangeó con
enseñar silencio más que hablar, porque decia él muchas veces que el
hablar era para las ocasiones forzosas, y el callar para siempre. De
esto, y la lengua latina, si no fuí de los mejores discípulos, tampoco
fuí de los peores.

Estando yo razonablemente instruido en la lengua latina, de manera
que sabia entender un epígrama y componer otro, y adornado con un
poco de música, (que siempre han tenido entre sí algun parentesco
estas dos facultades), por la inquietud natural que siempre tengo
y he tenido, quise ir á donde pudiese aprender alguna cosa que me
adornase y perfeccionase el natural talento que Dios y naturaleza me
habian concedido. Mi padre, viendo mi deseo é inclinacion, no me hizo
resistencia, antes me habló á su modo con la sencillez que por allá se
usa, diciendo: Hijo, mi costilla no alcanza á más de lo que he hecho,
id á buscar vuestra ventura, Dios os guie y haga hombre de bien; y
con esto me echó su bendicion, y me dió lo que pudo, y una espada de
Bilbao, que pesaba más que yo, que en todo el camino no me sirvió sino
de estorbo. Partíme para Córdoba, aunque llegué entero, que es donde
acude el arriero de Salamanca, y allí vienen de toda aquella comarca
los estudiantes que quieren encaminarse para la dicha Universidad.
Fuíme al meson del Potro, donde el dicho arriero tenia posada, holguéme
de ver á Córdoba la llana, como muchacho inclinado á trafagar el mundo.
Fuíme luego á ver la Iglesia mayor, por oir la música, donde me dí
á conocer á algunas personas, así por acompañar á mi soledad, como
por tratar gente de quien poder aprender; que realmente con la poca
esperiencia y haberme apartado poco habia de mis padres y hermanos,
acto que engendra encogimiento en los más gallardos espíritus, viendo
que en aquella ausencia era forzoso, y que la fortuna nos acomete en
cobardía, animéme lo mejor que pude, diciendo: la pobreza me sacó, ó
por mejor decir, me echó de casa de mis padres, ¿qué cuenta daria yo
de mí si me tornase á ella? Si los pobres no se alientan y animan á sí
propios, ¿quién los ha de animar y alentar? Y si los ricos acometen las
dificultades, los pobres ¿por qué no acometerán las dificultades, y
aun los imposibles, si es posible? Enternézcome con la memoria de mis
hermanos; pero esta se ha de olvidar con el deseo de poderles hacer
bien; y si no pudiere, á lo menos habré hecho de mi parte lo posible
y obligatorio. No se vienen las cosas sin trabajo; quien no se anima
de cobarde, se queda en los principios de la dificultad; si no hago
más que mis vecinos, tan ignorante me quedaré como ellos; ánimo, que
Dios me ha de ayudar. Fuíme á mi posada, ó á la del meson del Potro, y
púseme á comer lo que yo pude, que era dia de pescado: en sentándome á
la mesa, llegóse cerca de mí un gran marchante, que los hay en Córdoba
muy finos, que debia ser vagamundo, y me oyó hablar en la Iglesia
mayor, ó el diablo hablaba en él, y díjome: Señor soldado, bien pensará
vuesa merced que no le han conocido, pues sepa que está su fama por acá
esparcida muchos dias há. Yo soy un poco vano, y no poco: creímelo, y
le dije: Vuesa merced ¿conóceme? Y él me respondió: De nombre y fama
muchos dias há, y diciendo esto sentóse junto á mí, y me dijo: Vuesa
merced se llama N. y es gran latino, poeta y músico: desvanecíme mucho
y convidélo si queria comer: él no se hizo de rogar y echó mano de un
par de huevos y unos peces, y comiólos; yo pedí más, y él dijo: Señora
huéspeda (porque no posaba en aquella posada) no sabe vuesa merced lo
que tiene en su casa; sepa que es el mas hábil mozo que hay en toda la
Andalucía: á mí dióme más vanidad, y yo á él más comida, y dijo: Como
en esta ciudad se crian siempre tan buenos ingenios, tienen noticia
de todos los que hay buenos en toda esta comarca. ¿Vuesa merced no
bebe vino? No señor, respondí yo. Hace mal, dijo él, porque es ya un
hombrecito, y para caminos y ventas, donde suele haber malas aguas,
importa beber vino, fuera de ir vuesa merced á Salamanca, tierra
frigidísima, donde un jarro de agua suele corromper á un hombre: el
vino templado con agua da esfuerzo al corazon, color al rostro, quita
la melancolía, alivia en el camino, da corage al más cobarde, templa al
hígado, y hace olvidar todos los pesares: tanto me dijo del vino, que
me hizo traer de lo fino media azumbre, que él bebiese, que yo no me
atreví. Bebió el buen hombre, y tornó á mis alabanzas, y yo á oirlas
de muy buena voluntad, y al sabor de ellas á traer más comida, tornó
á beber y á convidar á otros tan desengañados como él diciendo que
yo era un Alejandro, y mirando hácia mí, dijo: No me harto de ver á
vuesa merced, que vuesa merced es N. Aquí está un hidalgo, tan amigo
de hombres de ingenio, que dará por ver en su casa á vuesa merced
doscientos ducados.

Ya yo no cabia en mí de hinchado con tantas alabanzas, y acabando de
comer, le pregunté quién era aquel caballero. Él dijo: Vamos á su casa,
que quiero poner á vuesa merced con él. Fuimos, y siguiéndole aquellos
amigos suyos, y del vino, y yendo por el barrio de San Pedro, topamos
en una casa grande un hombre ciego, que parecia hombre principal, y
riéndose el bellacon, me dijo: Este es el hidalgo que dará doscientos
ducados por ver á vuesa merced. Yo corrido de la burla le dije: Y aun
por veros á vos en la horca los diera yo de muy buena gana. Ellos se
fueron y yo quedé muy colérico y medio afrentado con la burla, aunque
dijo verdad, que el ciego bien diera por verme cuanto tenia. Esta fué
la primera baza de mis desengaños, y el principio de conocer que no se
ha de fiar nadie de palabras lisonjeras, que traen el castigo al pié de
la obra. ¡De qué podia yo envanecerme, pues no tenia virtud adquirida
en que fundar mi vanidad! La poca edad está llena de mil desconciertos
y desalumbramientos; los que poco saben fácilmente se dejan llevar de
la adulacion. Yo me dejé engañar con aquello que deseaba hubiera en
mí, pero no es de espantar que un hombre sencillo y sin experiencia
sea engañado de un cauteloso; mas será digno de castigo si se deja
engañar segunda vez. No tenia de qué correrme por lo hecho, sino de
qué aprender para adelante á desapasionarme de las cosas del mundo;
pero al fin me lastimó la burla de manera, que no siendo amigo de
venganzas, quise probar la mano, á ver si sabria dar una traza para
que me la pagase aquel burlador. Habia otros estudiantes esperando al
mismo arriero, híceme camarada con ellos, y comenzamos á pasear juntos.
Yo me quité el vestido de camino y me vestí una sotanilla y ferreruelo
negro de muy gentil ventidoseno de Segovia, y trújelo de manera, que
los estudiantes lo conociesen bien, y luego me torné á poner de camino.
El bellaco del burlador vino á la tarde, riéndose mucho, y yo más,
porque no entendiese que me habia corrido; díjele: que queria por mi
amigo á hombre de tan buen gusto, y entre los dos y sus amigos reimos
el disimulo con que habia comido y hablado. Él tenia conocimiento,
no muy sencillo, en una casa donde se daba de comer razonablemente,
y á precio convenible, y así me dijo, que queria que comiese yo allí
siempre, porque nos harian cortesía; yo le dije: Sí haré, con tal
que vuesa merced coma conmigo, pero estoy esperando un mercader que
acude á las ferias de Ronda, para quien traigo una libranza de cien
ducados, y hasta que él venga, no lo puedo pasar muy bien. No le dé
á vuesa merced pena, dijo él, pensando que tenia lance, que yo haré
que le fien cuanto quisiere. Eso no, dije yo, que tiemblo de tratar
de fiar, ni ser fiado, que por ahí se perdió mi padre. Yo le daré
á vuesa merced una muy gentil prenda sobre que nos fien, hasta que
venga este mercader. Sea en hora buena, dijo el buen hombre. Fuíme á
mi casa, y doblando muy bien aquel ferreruelo de ventidoseno, llaméle
á solas, de que él se holgó mucho, y díselo para que le llevase por
prenda; yendo yo con él, vísele dar, y comenzamos á comer sobre él,
el bellacon y los dos estudiantes, y yo estuve siempre alerta, que no
pudiese entrar sin mí á la casa donde comíamos, porque no me hiciese
alguna treta, como lo tenia pensado, que de la mia no tenia sospecha.
Vino el arriero de Salamanca, y tratamos de irnos. El redomazo, como
no pudo hacer treta con el cuidado que yo tenia, á lo menos pidióle
á la buena mujer una docena de reales sobre el ferreruelo, porque
dijo que queria ir fuera: no pudo decírselo sin que yo lo entendiese;
díjele: Pues se va fuera vuesa merced, dígale á esa señora que si yo
viniere por el ferreruelo con el dinero, me lo dé. Y así lo hizo, que
su intencion era desaparecerse hasta que se hubiese ido el arriero, y
quedarse con la prenda. Desaparecióse, y yo fuí á un juez, y le dije
con gran sentimiento y palabras que pudieran moverle, que como habia
sido estudiante, era fácil el persuadirle, quejándome: Señor, yo soy
estudiante, y estoy de camino para Salamanca; habiendo quince dias
que estoy aquí esperando al arriero, hanme hurtado un ferreruelo que
me llegó á veinte ducados, tengo noticia que está en cierta casa,
suplico á vuesa merced porque no me desavie de ir con el arriero,
pues sabe vuesa merced, como tan gran estudiante y letrado, en qué
caen estas cosas, me mande con justicia restituir el ferreruelo, que
el que lo hurtó guardó al punto crudo, porque me faltase tiempo para
cobrarlo, y gozar más de su bellaquería. No le valdrá, dijo el juez,
que á semejantes trazas sé yo acudir con justicia y diligencia. ¡Qué
grande maldad que á un pobre estudiante, que quizá no llevaba otra cosa
con que honrarse en Salamanca, le querian desaviar quedándose con su
hacienda hurtada! Dió luego á un alguacil y escribano comision para que
hiciese la diligencia. Yo repartí entre los dos ocho reales, con que se
les encendió el deseo de cumplir con lo mandado por el juez. Fuí con
los dos estudiantes á la buena mujer, Dios me lo perdone, y dejando á
la puerta el escribano y alguacil, díjele que me sacase el ferreruelo.
Sacólo, viéronlo los estudiantes, y conocieron ser el mio. Entraron el
alguacil y escribano, y tomados los testigos, la mujer dijo: que no
queria dar el ferreruelo, sino á quien se lo habia empeñado, que era
un conocido suyo, hombre muy honrado. El escribano se hizo depositario
de él, y en llegando al juez con la informacion, mandó entregarme mi
ferreruelo, dando mandamiento de prision contra el bellaconazo, que si
antes no parecia por lo que queria hacer, despues no pareció por lo
que queria hacer con él. Fuímonos con el arriero, y habiendo comido á
costa suya, lo dejamos en este trance, con que reimos todo el camino.
No alabo yo el haber hecho esta pesada burla, que al fin fué venganza,
cosa indigna de un valeroso pecho, y que realmente en esta edad no la
hiciera; pero quien hace mal á quien no se lo merece, ¿qué espera sino
venganza y castigo? Estos hombres vagamundos y ociosos, que se quieren
sustentar y alimentar de sangre agena, merecen que toda la república
sea su fiscal y verdugo.

El ocioso siempre piensa en hacer mal, ó en defenderse del que ha
hecho, y en no pensando en esto, está triste y melancólico. La
melancolía facilísimamente acomete á los holgazanes. ¡Qué contento
queda uno de estos cuando ha puesto en ejecucion una maldad, y qué
presto vuelve á estar en su mala intencion! La misma vida que trae el
ocioso, lo trae arrastrando: por más infelice tengo á un hombre ocioso,
que á un enfermo; porque éste tiene esperanza de salud, y la procura
con todos los medios posibles; mas los ociosos y vagamundos nunca
desean salir de su mal estado: como el que está en galeras muchos años
no se halla fuera de aquella miseria, así el ocioso, en ocupándolo,
no se halla fuera de su ruin vida. ¡Qué disgustos pasa cuando juega
y pierde! ¡Qué desesperacion siente cuando ve á los virtuosos bien
puestos! ¡Qué carcoma infernal le acomete cuando se ve incapaz de
merecer lo que el otro alcanza! Dios nos libre de tan abominable
vicio, orígen y principio de pobreza, poca estimacion, olvido de la
honra y ofensa de la Magestad de Dios.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO X.


Fuimos caminando con el arriero la mitad del camino al pié de la
letra, y la otra como tercios de pescado cuando al arriero se le
antojaba; que era mozo resuelto, de condicion desapacible, enseñado á
perder el respeto á los estudiantes novatos, y así nos quiso hacer una
burla en un pueblo pequeño, y en parte la hizo; lo uno por llevar sus
mulos descansados, y lo otro porque pensó quedándose solo derribar la
fortaleza de una mujercita de buena gracia que iba en nuestra compañía,
destituyéndola del arrimo y apoyo que llevaba con cierto oficial que
se habia de casar con ella. Fingió que le habian hurtado un zurron
de dineros, y que la justicia venia á prendernos á todos para darnos
tormento hasta averiguar quién lo tenia: y junto con esto juró que nos
habia de dejar en la cárcel, y caminar con los mulos lo que pudiese,
que para muchachos sin esperiencia, cualquiera temor de estos bastaba:
creímoslo como si fuera verdad averiguada, y encareciólo de manera
que nos hizo andar toda aquella noche, tras lo que habíamos caminado
el dia antes, cinco ó seis leguas, y no caminando, sino huyendo por
dehesas y montañas fuera de camino, sin guia que nos pudiese alumbrar
por donde íbamos; y él se quedó riendo, importunando con requiebros y
mal lenguaje á la pobre mujer sola y sin defensa; pero no le sucedió
como pensaba, porque el ruido que él habia hecho habia sido por medio
de un alguacilejo amigo suyo: y la mujer como valerosa, despues de
haberse defendido de la violencia, que con ella quiso usar, tuvo modo
como escabullirse de él, y yéndose al Alcalde, le dijo con grandísima
accion de palabra y sentimiento, que aquel arriero habia hecho una
estratagema y maraña muy perniciosa, por aprovecharse de ella y
quitarle el remedio que consigo traia: Creyólo el buen hombre, así por
conocer la desvergüenza y mal trato del arriero, como por atajar el
daño, que á la pobre mujer le podia suceder; y afeándole este caso y
la inhumanidad que habia usado con los estudiantes, le mandó que diese
fianzas, que llevaria muy regalada á la mujer, sin hacerle agravio ni
ofensa, y que no le castigaba muy gravemente por no desaviar la jornada
á los estudiantes: y amonestóle, que mirase cómo procedia, porque le
castigaria con todo rigor, sin tener respeto á cosa alguna, si por
el camino iba haciendo insolencias, y mandóle con esto que se aviase
muy de mañana para recoger á los cansados y hambrientos estudiantes:
¡oh arrieros, impía gente y sin caridad! ¡crueles contra su misma
naturaleza! No conocen á nadie más de en cuanto le están quitando el
dinero. Y así los castiga Dios, porque tienen muchas posadas y pocos
amigos. Todos los géneros de gente aman la piedad, si no son estos.
El dia que no hacen alguna burla á los caminantes, no están en sí.
Tratan con bestias, y así se van convirtiendo en su naturaleza. No
se ha visto que llevando bestias vacías aliviasen del trabajo y
cansancio del camino á algun miserable; parece que les falta el uso de
la razon natural como á este, que no pudiera uno de ley contraria usar
con nosotros más exorbitante bellaquería que hacernos huir de noche,
cansados de haber caminado el dia antes, sin más ocasion que cometer
dos enormes maldades. Íbamos huyendo, y por no ser sentidos, y en
tropa, dividímonos cada cual por donde mejor le pareció. Yo seguí una
media vereda, que estaba bien cubierta de árboles; hice cuanto pude de
mi parte por no quedarme más atrás de los otros, pero mi cansancio era
de modo que en poco espacio á ninguno de todos sentia. Puse el oido en
la tierra, que de este modo se oyen mejor los pasos aunque estén algo
lejos: no sentí cosa que me hiciese compañía. Traspúseme un poco, y
luego díme priesa á andar, volviéndome hácia atrás, pensando que iba
adelante, y así cuanto más andaba y me apresuraba, menos esperanza
tenia de alcanzar los compañeros: hácia las espaldas me parecia que
oía perros ladrar algo lejos, que como los compañeros iban apriesa
alteraban estos animalejos. Como no estaba ejercitado en caminos, y el
dia antes se habia trabajado en eso, el sueño, como descanso general de
todos los miembros, solicitaba sus horas diputadas, y no pudiendo ya
más conmigo, rendíme al cansancio y al sueño. Topéme con un alcornoque,
bien ancho de tronco, y por una parte descorchado, de suerte que
formaba un arrimo á modo de alacena, donde pude arrimar y reclinar las
molidas espaldas. Dejéme dormir; pero como no se duerme bien sentado,
caíme de lado como una cosa muerta. Desperté á cabo de un rato, porque
parecia que me andaban hormigas por el rostro, limpiélas con la mano y
volvíme del otro lado: torné á recordar, porque sentí lo mismo; pero
como el cansancio era tanto, y el sueño tan profundo, aunque algo
temeroso de la soledad en que me veia, dejéme caer tercera vez en el
mismo lugar. No mucho despues, aunque el sueño no mide el tiempo,
desperté á una tristísima y cansada voz de un ¡ay! que al parecer salia
de las entrañas de la tierra, que hizo en las mias tal armonía, que por
poco me faltara el aliento y la vida; mas teniendo la respiracion, así
por el temor como por tornar á escuchar con atencion la dolorosa voz,
sentí otra más cerca de mí, que como habia unas matas un poco altas, no
veia el instrumento de donde salia.

Ya yo estaba casi para espirar, ó para hacer alguna flaqueza indigna
de hombre de pecho, cuando muy cerca de mí, tanto que veia el bulto,
sonó tercera vez la voz diciendo: ¡Ay de mí, más infelice y sola que
cuantas padecen cautiverio, servidumbre en las mazmorras de crueles
é inclementes moros! ¡ay de mí, la más desventurada que las que han
visto despedazar sus hijos en su presencia! ¡ay, más sin remedio y
consuelo que las ya condenadas por sentencia de rigoroso juez! ¡Oh
sitio maldito, árbol descomulgado, testigo de dos muertes, por quien
yo diera mil vidas, si las tuviera! ¿Qué exequias hará quien desea
morir sin ellas, siendo homicida de sí propia? ¿Con qué llanto podré
entregarme á la rabiosa muerte que tanto huye de mí? ¿Cuántos dias y
noches vengo á ver si puedo acompañar estos despedazados miembros?
Yo me levanté, y estando ella junto á mí, sin hacer movimiento, y yo
temblando, me dijo: ¿Eres acaso sombra que vienes enviada de la region
de los muertos á llevarme á la compañía de mi esposo y de mi amigo?
Si eres de allá, ya sabes que en este mismo lugar adonde estás, mi
amante dió la muerte á mi esposo sin consentimiento mio, por gozarme á
solas y con libertad, y que en ese mismo árbol el amante, que me habia
quedado para consuelo, pagó la culpa de su delito. Veslo ahí sobre tí
colgado, siendo mantenimiento de aves y animales. Yo, escandalizado,
alcé el rostro, y ví, porque ya comenzaba á amanecer, á aquel cuyos
gusanos andaban por mi rostro, cuando yo pensaba que eran hormigas:
y confieso que con el horrendo espectáculo de la desesperada mujer,
y con el hediente espantajo del árbol, si no hubiera luz, me cayera
muerto, cortado y sin fuerzas; mas para no hacerlo, me ayudó el oir
los cencerros y campanillas de la recua del arriero, que ya salia del
pueblo, porque como arriba dije, pensando que iba delante, me iba
hácia atrás, y á él le hicieron salir más de mañana que solia, porque
fuese á recoger los engañados estudiantes. Y prosiguiendo la miserable
mujer, dijo: Y si eres cosa de este mundo, huye de este execrable
lugar, y déjame proseguir mis acostumbradas exequias, desesperado
mantenimiento con que me desayuno todas las mañanas: y bien pudo dudar
la irremediable mujer si yo era fantasma ó vision horrible de los
olvidados sepulcros; porque el temor me habia chupado los carrillos,
alargando el rostro y teñido el color de rojo en pajizo: la falta
del sueño me tenia hundidos los ojos á lo último del colodrillo: el
hambre prolongado el pescuezo vara y media, y el cansancio desjarretado
piernas y brazos; el ferreruelo tenia hecho turbante sobre la cabeza:
miren qué figura para no juzgarme por del otro mundo, y no digo lo
demás por mi honra. No pude responder palabra, ni ofrecerle ningun
favor, porque para mí le habia menester. No acertaba á apartarme de
aquella más que horrible mujer, de ojos encarnizados y hundidos, nariz
prolongada, rostro arrugado y hambriento, dientes amarillos, labios
negros, barba aguzada, el cuello que parecia lengua de vaca: torcíase
las manos que parecian dos manojos de culebras, y todo lo demás á esta
traza. El temor me tenia trabado el entendimiento, y el entendimiento
las demás acciones que podian aprovecharme para partirme de ella;
pero alentándome lo mejor que pude, y pude muy mal, fuí moviendo los
piés como toro desjarretado, maldiciendo la soledad, y á quien quiere
andar sin compañía; considerando qué bien puede traer, si no es estas
cosas y otras peores; ¿qué temores no trae? ¿qué imaginaciones no
engendra? ¿qué males no causa? ¿qué desesperaciones no ofrece? Los que
tienen aborrecida la vida, buscan la soledad para acabarla de presto.
Quien huye la compañía, no quiere ser aconsejado en su mal. ¿Hay más
apacible cosa que la compañía? ¿ni más odiosa que la soledad? ¿cuántas
desdichas, cuántos robos, cuántas muertes suceden cada dia por ir sin
compañía? ¿cuántas venganzas se ponen en ejecucion, que no se pondrian
sino por la soledad? Al solo nadie le va la mano en el mal, ni le ayuda
en el bien. ¡Ay del solo que si cae, no hay quien le ayude á levantar!
Ándese quien quiera solo, que la soledad sólo es buena para Santos ó
para poetas, que los unos tratan con Dios, que los acompaña, y los
otros con su imaginacion, que los desvanece.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XI.


Con estas solitarias consideraciones llegué al camino, donde viéndome
el arriero, con más blandas palabras que solia, paró la recua, y con
cortesía y afabilidad me dijo que subiese, doliéndose mucho de la mala
noche que habíamos padecido. Y aun si bien lo supiérades, dije yo,
y preguntando á la mujer que venia con él, qué novedad era aquella,
respondió lo referido. Los demás, con el marido de la buena mujer,
hallámonos ya hartos de dormir y comer: yo, aunque me preguntaron
cómo me habia quedado atrás, no respondí más de que habia errado el
camino. Del cuento sucedido no les dije palabra; lo uno por pensar
que pudiera haber sido ilusion del enemigo del género humano, lo otro
porque las cosas tan estraordinarias hacen diferentes efectos en los
que las oyen, y el más cierto es reirse y dar matraca á quien las
cuenta. Las cosas en que puede ponerse duda no se han de decir sino
á los muy particulares amigos, ó los discretos, que las reciben como
ellas son. No todos tienen capacidad para oir cosas graves. Verdades
que pueden escandalizar y alborotar los pechos, cuando no es necesario,
no se han de decir. Yo reventaba por hablar; pero consideraba que me
ponia á peligro de no ser creido. Más vale callar que dar ocasion de
incredulidad ó murmuracion. La admiracion da ocasion al silencio, y de
esta vez quise ver si podia enseñarme á callar. Fuimos nuestro camino
sin suceder cosa notable, yo callando, y los demás preguntándome la
causa: yo respondia no más de que era condicion natural mia: pero en
todo el camino no se apartó de mi imaginacion la mujer, el árbol, la
fruta, y la cama llena de gusanos, hasta que llegamos á Salamanca,
donde la grandeza de aquella Universidad hizo que me olvidase de todo
lo pasado. Alegróse mi alma de ver que los ojos gozasen lo que tenian
los oidos y los deseos llenos de la soberbia fama de aquellas academias
que han puesto silencio á cuantas ha habido en el mundo. Ví aquellas
cuatro columnas sobre quien estriba el gobierno universal de toda la
Europa, las bases que defienden la verdad católica. Ví al Padre Mancio,
cuyo nombre estaba y está esparcido en todo lo descubierto, y otros
excelentísimos sugetos, con cuya doctrina se conservan las facultades
en su fuerza y vigor. Ví al Abad Salinas, el ciego, el más docto varon
en música especulativa que ha conocido la antigüedad, no solamente en
el género diatónico y cromático, sino tambien en el armónico, de quien
tan poca noticia se tiene hoy, á quien despues sucedió en el mismo
lugar Bernardo Clavijo, doctísimo en entender y obrar, hoy organista de
Felipe Tercero. En comenzando á beber del agua de Tórmes, frigidísima,
y á comer de aquel regalado pan, me cuajé de sarna, como les sucede
á todos los buenos comedores, de manera que estudiando una noche la
leccion de súmulas me comencé á rascar los muslos al sabor de unos
carboncillos que tenia encendidos en un tiesto de cántaro, y cuando
volví en mí los hallé tan desollados, que con el agua que destilaban me
quedé hecho un alquitara, y por quince dias me negaron la obediencia
y respeto; daño en que ordinariamente caen los principiantes en
Salamanca, porque como el pan es blanco, candeal y bien sazonado, y el
agua delgada y fria, sin consideracion comen y beben, hasta cargarse
unos de la perruna, y otros de la gruesa, y así es menester que los
que comienzan nuevos en Salamanca, lo uno por la frialdad y sutileza
del agua, y lo otro porque los estudiantes van hechos al regalo de
sus casas, y de sus padres y tierras, y con la poca edad se recibe
más fácilmente el daño; fuera de que entrando con éste cuidado, la
templanza es la que conserva la salud y aviva el ingenio.

Los repletos de comida y bebida están incapaces de acudir á cosas de
entendimiento y prudencia, y realmente la templanza da mas gusto á
los mantenimientos del que estos en sí tienen, y con ella se templa
la lujuria en los mozos; pero yo me hube tan destempladamente con el
pan y agua de Salamanca, que por la Natividad de nuestro Redentor me
dieron unas grandísimas calenturas; llamé al doctor Medina, Catedrático
de Prima, doctísimo de aquella Universidad, y lo primero que hizo fué
mandar que me quitasen el agua. Yo le dije que mirase que era colérico,
y muy encendido de sangre, y él me respondió, como si dijera una
gran hazaña suya: Ya saben que el doctor Medina quita el agua á los
enfermos. Creció la calentura, y no el remedio: comenzó á darme unos
cordiales, que no aprovecharon cosa, porque la salud de los coléricos
con calenturas solo consiste en darles agua fria á sus tiempos, y
sangrías moderadas, y consistiendo la salud mia en no negarme el
agua, no me la dejaron en todo el aposento. Diéronme unos baños con
veinte suciedades, y dejáronse allí una artesilla en que me los habian
dado: yo me ví tan impaciente, y tan acosado de la sed, que me levanté
como pude á buscar agua, y como no la hallé, pegué con la artesilla
del agua, que estaba fria como un hielo, y á dos golpes que bebí, la
dejé en el asiento, y la panza como vela latina con el viento en popa;
pero duró poco, porque dentro de un ochavo de hora comenzó el estómago
á basquear, y arrojó tanta cantidad de bocanadas, que de vacía la
barriga, la doblaba como alforja un lado sobre otro. Vino á la mañana
el Doctor, y vió la artesilla más llena que la dejó, porque en ella
misma descargó el nublado. Preguntóme cómo me hallaba, respondile que
muerto de hambre. Miró el pulso, y hallóle sin calentura: admiróse de
ver la mudanza, y dijo: ¡Oh milagroso baño! No se ha inventado tal
medicina en el mundo: no le he dado á hombre que no le haga notable
provecho. Habránle tomado, dije, como yo. Este baño, dijo el Doctor,
alienta y refresca, confortando las partes interiores. ¿Y cómo se le
da vuesa merced, dije yo, á los demás? Tibio, respondió él, y bañando
todo el cuerpo por de fuera. Pues désele, dije yo, frio, y bebido, que
así lo tomé yo, y les aprovechará mucho más, y contéle el caso; dijo:
_rectum ab errore_, repitiéndolo cuatro ó cinco veces, y haciéndose
cruces se fué, y me dejó sano. Hay médicos tan crueles, que á un pobre
enfermo colérico fogoso le dejan que se le abrase el hígado, y se le
sequen los huesos; pareciéndoles que negándole el agua acabarán más
presto con la enfermedad y el enfermo. Aquel refran que dicen: al que
es de vida, el agua le es medicina, se ha de entender de esta manera,
que aquel _debida_ es participio: de manera, que al que es _debida_
el agua, y al que se le debe el agua, á este le es medicina, que no
al otro. Y siendo así, ¿á quién se le debe más que á un colérico con
calenturas? Y esa otra significacion ordinaria la tengo por burla y
modo de hablar de gracia. En Ronda conocí un tejero, que habia cuarenta
y cuatro años que no probaba gota de agua, que decia por donaire que
él no habia de beber licor donde se ensuciaban las ranas. Vino una
vez con tanta sed y cansancio, que para quitarla bebió un jarro de
agua fria, que dentro de veinte y cuatro horas le puso como el barro
con quien trataba. Á este no se le debia el agua. Lo uno por no estar
acostumbrado á ella, lo otro porque su estómago no era de hombre
colérico, y al que es _debida_ el agua le es medicina.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XII.


Si los trabajos y necesidades que los estudiantes pasan no los
llevase la buena edad en que los coge, no habia vida para sufrir
tantas miserias y descomodidades como se pasan ordinariamente; pero
con ser en la puericia y adolescencia, edad tan quitada de cuidados
y sentimientos, se hace gusto del acíbar, risa y pasatiempo de la
necesidad, con que se va pasando aquel espacio en que se sazona é
hinche de doctrina el entendimiento, que con la esperanza del premio
todo se hace sufrible. Ninguno hay que no se prometa grandes cosas
en los primeros años, que en comenzando á gustar ó disgustarse de la
mala correspondencia, por la tardanza de los arrieros, ó del olvido
de los padres y parientes, por la mayor parte se encogen y desaniman,
especialmente aquellos que por ser pobres no tienen quien les acuda
con lo necesario, ó parte de ello; que cierto desjarreta mucho la
necesidad al que con buenos pensamientos comienza los estudios. La
falta de mantenimientos, el carecer de libros, la desnudez, la poca
estimacion que consigo traen estas cosas, tiene muchos y grandes
ingenios acobardados, arrinconados, y aun distraidos por la privacion
de sus esperanzas mal logradas. Yo confieso de mí, que la inquietud
natural mia, junta con la poca ayuda que tuve, me quebraron las
fuerzas de la voluntad, para trabajar tanto como fuera razon. Y como
en esta edad los alientos de la mocedad están tan dispuestos para el
mantenimiento, nunca se ve un hombre harto. Acuérdome, que despues de
haber comido la racion del pupilage de Galvez, me comí seis pasteles de
á ocho en una pastelería escelentísima, que habia en el desafiadero.
Miren qué alientos estos para las necesidades de Salamanca. Estábamos
despues de esto tres compañeros en el barrio de San Vicente tan
abundantes de necesidad, que el menos desamparado de las armas reales
era yo, por ciertas lecciones de cantar que yo daba; y aun las daba,
porque se pagaban tan mal, que antes eran dadas que pagadas; y aun
dadas al diablo. Consolábamonos con la igualdad de la provision, y
aunque parezcan niñerías, indignas de este lugar y aun de acordarse
y tratarse, tengo de decir alguna para que no se desanimen los que
se vieren con ingenio y pobreza, y con deseo de saber; que haciendo
gusto de la necesidad, puede llevarse la penuria que de ordinario se
pasa en los estudios: ver pasar á otros mayores trabajos, disminuye
la fuerza de los nuestros. Miserias y necesidades agenas (aunque sean
contadas para ejemplo) en parte consuela á los afligidos. ¿Qué trabajos
puede tener un estudiante, que no los haya mucho mayores? El trabajo
y necesidad que toca á muchos, y muchos le llevan, se hace sufrible,
aligera y alivia las cargas de todos. Cuanto más, que el que con buen
ánimo acomete al trabajo, la mitad tiene hecho, y al fin los valerosos
ánimos atropellan las forzosas necesidades. Dígolo, porque las que
pasaron mis compañeros y yo fueron de manera, que pudieran consolar á
los estudiantes más llenos de miserias del mundo, y entre otras contaré
una que puede servir de risa y de consuelo. Hallámonos una noche, entre
otras muchas, tan rematados de dineros y paciencia, que nos salimos
de casa medio desesperados sin cenar, sin luz para alumbrarnos, sin
lumbre para calentarnos, haciendo un frio que en echando el agua en la
calle, se tornaba cristal. Yo fuí en casa de cierto discípulo, y dióme
un par de huevos y un panecillo: vine muy contento á casa, y hallé á
mis compañeros temblando de frio y muertos de hambre (como dicen los
muchachos), que no osaban desenvolver un poco de rescoldo que se habia
guardado para su menester. Dije lo que traia, salieron á buscar algunas
serojas para avivar el rescoldo; vinieron presto muy contentos, por
haberse hallado un leño bien largo: pusiéronlo al poco rescoldo que
habia quedado, y soplamos cuanto pudimos todos tres, y el leño no se
queria encender: tornamos á soplar una y otra vez; pero quedándose el
leño sin encender, se hinchó el aposento de un humo muy hediondo.

Eché un papel en el rescoldo para que diera luz en el aposento, y en
encendiéndose, descubrió, que el leño era un muy descarnado zancarron
de un mulo, que por poco nos hiciera rebentar de asco; y si antes no
cenamos por no tener qué, despues no cenamos por eso, y por la náusea
de nuestros estómagos, que hubo alguno que purgó por dos partes lo que
no habia comido, ni cenado, hasta echar sangre por la boca, y el que lo
trujo quiso cortarse la mano. Bien confieso que no son estas cosas para
contarse; pero como sean para consuelo de afligidos, y mi principal
intento sea enseñar á tener paciencia, á sufrir trabajos, y á padecer
desventuras, puede llevarse con lo demás que no cuento. Todo lo que
se escribe, para doctrina nuestra se escribe, y aunque sea de cosas
humildes, se ha de recibir para el efecto que se dice. Y habemos de
pensar, que ni en los ejemplos de cosas grandes hay siempre provecho,
ni que en las pequeñas falta doctrina. Tan bien se reciben las fábulas
de Hisopo, como las estratagemas de Cornelio Tácito. Más gusto se halla
en un higo que en una calabaza: así conté una niñería como esta; porque
para decir necesidades de estudiante, que son de hambre, desnudez y
mal pasar, tambien las historias ejemplos han de ser de pobreza, para
consolar á quien la padece. No paró aquí la mala ventura de aquella
noche, porque estando á la puerta de la calle, por no poder sufrir el
pestilencial olor del leño mular, pasó rondando el Corregidor (que
al presente era D. Enrique de Bolaños, muy gran caballero, cortés, y
de muy buen gusto), y nos dijo: ¿Qué gente? Yo me quité el sombrero,
y descubrí el rostro, y haciendo una gran reverencia, respondí:
Estudiantes somos, que nuestra misma casa nos ha echado en la calle.
Mis compañeros se estuvieron con sus sombreros y cebaderas, sin hacer
cortesía á la justicia. Indignóse el Corregidor, y dijo: Llevad
presos á esos desvergonzados. Ellos, como ignorantes, dijeron: Si nos
llevaren presos, nos soltarán un pié á la francesa; y asiéronlos, y
lleváronlos por la calle de Santa Ana abajo: yo con la mayor humildad
que pude, le dije: Suplico á vuesa merced se sirva de no llevar á la
cárcel á estos miserables, que si vuesa merced supiese cómo están, no
los culparia. Tengo de ver, dijo el Corregidor, si puedo enseñar buena
crianza á algunos estudiantes. Á estos, dije yo, con dalles de cenar, y
quitalles el frio, los hará vuesa merced más corteses que á un indio
mejicano; y junto con esto (viendo que me escuchaba de buena gana)
le conté lo pasado de los huevos y de la humarada que procedió del
sacrificio acemilar. Rióse del cuento (que tenia mucha apacibilidad),
y á costa de ciertas espadas que habia quitado á ciertos escolares
vagamundos, les hinchó el vientre de pasteles y marrana, y de lo de la
tabernilla, y á mí me hizo mucha merced de allí adelante. Díjeles á mis
compañeros amigos: Muy mal anduvísteis con el Corregidor. ¿Por qué?
preguntaron ellos, ¿es nuestro juez? Respondí yo: Porque á las personas
constituidas en dignidad, sean ó no sean superiores nuestros, tenemos
obligacion de tratarlos con reverencia y cortesía: y no solo á estos,
sino á todos los más poderosos, ó por oficios, ó por nobleza, ó por
hacienda, porque siéndoles bien criados y humildes, en cierta forma los
igualamos con nosotros, y haciendo al contrario, nos damos por enemigos
de los que nos pueden agraviar muy á su salvo. Dios crió el mundo
con estos grados de superioridad, que en el cielo hay unos Ángeles
superiores á otros, y en el mundo se van imitando estos mismos grados
de personas, para que los inferiores obedezcamos á los superiores. Y
ya que no seamos capaces de conocernos á nosotros propios, seámoslo de
conocer á quien puede, vale y tiene más que nosotros. Esta humildad
y cortesía es forzosa para conservar la quietud y asegurar la vida.
Es muy gran yerro querer ajustar nuestras fuerzas con las de los
poderosos, usar del rigor de nuestra condicion con quien es mas cierto
el perder que el ganar. La humildad con los poderosos, es el fundamento
de la paz, y la soberbia la destruccion de nuestro sosiego, que al fin
pueden todo lo que quieren en la República. En esta vida pasé tres ó
cuatro años, hasta que se me dió una plaza en el colegio de San Pelayo,
estando entonces allí el Sr. D. Juan de Llanos de Valdés, que cuando
esto se escribe es del Consejo Supremo de la Inquisicion, en compañía
de sus hermanos, tan grandes estudiantes como caballeros, y el señor
Vigil de Quiñones, que á fuerza de virtud y merecimientos es ahora
Obispo de Valladolid; donde teníamos conclusiones todos los sábados,
y pudiera yo aprovecharme, si la necesidad de mis padres, y el deseo
que yo tenia de servirles, no me sacára con una carta suya para ir á
heredar cierta hacienda, de que un pariente me queria hacer donacion, ó
capellanía.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIII.


Salí de Salamanca sin dinero que bastára para dejar de ser peon, y
como era fuerza el serlo, acordándome de la poca poblacion que habia
en Sierra Moreda, por aquella parte de la Hinojosa, que habia quince
leguas sin poblado, y por no dejar de ver á Madrid, y á Toledo, vine
por esta máquina, pasé por Toledo y Ciudad Real, donde una monja muy
virtuosa y principal, llamada Doña Ana Carrillo, me regaló y ayudó
para el camino. Saliendo de Ciudad Real me encontré con un mozo de muy
buen talle, que parecia extrangero: fuimos caminando hácia Almodóvar
del Campo, y topamos con dos gentiles hombres en el camino, que
llevaban entre los dos un muy gallardo macho, remudando á veces de
cuando en cuando. Trabamos conversacion con ellos, y parece que se
inclinaron á no dejarnos atrás. Colegí de su modo de proceder, que
serian lengua de dos mercaderes, que iban á la feria de Ronda con muy
gentil dinero, que á mí me dió gusto por ser aquel mi viaje. No me
pareció bien, y con gran cuidado les miré á las manos, y las bocas.
Entramos en una misma posada, y como yo llevaba tragada la malicia,
y andaba sobre aviso, no hablaban palabra que fingiéndome dormido no
se la entendiese. El uno de ellos no hacia sino entrar y salir en la
posada, hasta que ya topó con la de los mercaderes. En amaneciendo
cogió el uno de ellos una cabalgadura, y se partió delante, llevando
para cierto efecto una graciosísima sortija (que no pudieron dar la
traza, sin que yo la oyese). Fuése aquel delantero, como criado, y
quedóse esotro como señor. Muy por la mañana aderezó su macho, y estubo
con mucho cuidado aguardando á que pasasen los mercaderes: en pasando,
hízose encontradizo con ellos, y preguntóles con grande comedimiento,
adónde caminaban, y respondiéndole ellos, que á la feria de Ronda,
hizo grandes desmostraciones de holgarse, diciendo: Mejor me ha
sucedido que pensaba, en haberme encontrado con tan principal compañía;
porque voy á la misma feria, á comprar un atajuelo de doscientas ó
trescientas vacas, y por no haber andado este camino, á lo menos de las
Ventas Nuevas adelante, iba con algun recelo de mil daños, que suelen
suceder á los que llevan dinerillo, y habiendo encontrado con vuesas
mercedes, iré muy consolado, así por la buena compañía, como porque
vuesas mercedes me encaminarán allá, pues tienen más inteligencia
que yo para lo que voy á comprar. Ellos le ofrecieron de ayudarle, y
hacerle amistad en la feria, por ser muy conocidos en la ciudad. Estos
dos bellacones, que iban en seguimiento de los mercaderes, á lo que
despues entendí, eran de un género de fulleros, que entre ellos llaman
donilleros: fueron riendo por el camino, porque el fullerazo era grande
hablador, y les iba diciendo cuentos, con que los entretenia con mucha
gracia y donaire. Yo por no perderlos hasta ver el fin, andaba lo más
que podia asiéndome de cuando en cuando al estribo, ó al trancado del
macho, que como dije que iba á la feria de Ronda, y era natural de
ella, los mercaderes me animaban y esperaban á ratos. Llegando cerca
de cierta venta, que la mitad del año está desamparada, puesta en una
ladera á mano derecha como subimos, el fullero sacó de la faltriquera
ciertos mostachones, que por la mucha especie, llaman la sed á tiro
de arcabuz, y dió á cada mercader uno, y como era por el mes de Mayo
cuando llegaron á emparejar con la venta, que estaba medio caida y sin
gente, iban ya pereciendo de sed, dijo el fullero: Aquí dentro hay
una fuentecita muy fresca, entremos á cumplir con los mostachones; y
si vuesas mercedes quieren, aquí llevo una bota de muy gentil vino
de Ciudad Real, con que podemos hacer satisfaccion al llamamiento.
Apeáronse, y entró el fullero primero en la venta, llegó á la fuente,
y siguiéndole los mercaderes, bajóse á beber, y dijo con grande
admiracion: ¡Ay! ¿qué es esto que me hallo aquí? Y alzó la sortija que
el ladron de su compañero habia dejado en la fuente. ¡Oh qué graciosa
sortija! dijeron los mercaderes; sin duda que algun caballero se la
quitó para lavarse las manos, y se la dejó olvidada: cada cual se
holgára de habérsela hallado. Todos tres, dijo el bellaco del fullero,
la hallamos, y de todos tres ha de ser. ¿Pues qué haremos de ella? dijo
un mercader. Echarla á una quínola, dijo el fullero, en llegando á la
venta, y á quien Dios se la diere, San Pedro se la bendiga. Bien dice
vuesa merced, dijeron los mercaderes, y á fé que si la gana cualquiera
de los dos, se ha de emplear muy bien; pero cierto la sortijuela era de
mucha codicia, porque alrededor tenia doce diamantes, aunque pequeños,
muy finos, y en lugar de piedra un rubí de hechura de corazon, que á
cualquiera aficionára, labrado todo con mil donaires. Fueron todos
muy codiciosos de ella, tratando por todo el camino los mercaderes
del descuido del que la habia perdido, y el bellacon del cuidado del
que la habia dejado, haciendo mil monerías con ella, para ponerles
más codicia. Llegaron á Ventas Nuevas, y no parando en la primera,
llegaron á la segunda, por hallarse más cerca del puerto. Apeáronse, y
el bellacon sacó la bota de vino añejo de Ciudad Real, de más hojas que
un Calepino, de que bebieron de muy buena gana. En comiendo un bocado
de prisa, por codicia que cada uno tenia de la sortija, que les estaba
haciendo del ojo, con el bocado en la boca, preguntaron al huésped,
¿si tenia unos naipes para echar una rifa? Dijo que no, y el ladron
del compañero, haciéndose bobo, dijo: Yo llevo aquí unas no sé cuántas
barajas que me encomendaron en mi pueblo, y por las muchas que allá se
levantan sobre ellas, no las llevo de muy buena gana. Si sus mercedes
me las pagan, yo se las daré. Mostrad acá, dijo el fullero, que estos
señores y yo os las pagaremos muy bien. Dióles una baraja hecha á su
modo, y como el licor de Ciudad Real se arrima tanto al corazon, y
humea para el cerebro, alegráronse, y con mucho gusto echaron la rifa
á cuatro quínolas. El fullero les dejó llegar á cada uno á tres sin
haber tomado ninguna para sí, y en dos pasantes que echó, una de su
mano, y otra del que tenia al lado, hizo las cuatro, y arrebató la
sortija, haciendo grandes algazaras con ella. Picáronse de esto, y
dijeron: Juguemos dineros. El fullero, con cierta socarronería, negando
al principio, dijo, que no queria poner en peligro su dinero ó las
vacas que se habian de comprar de él: pero al fin, persuadido, jugó;
teniendo más gana él que los otros, que con palabras que tenia hechas á
propósito, los iba haciendo picar. Pedia que les diesen de beber de la
olorosa bota que estaba metida en parte fresca, y en calentándose las
orejas echaban doblas como granizo; de suerte, que se estuvieron toda
la tarde jugando, una vez ganando el fullero, y otra dejando ganar á
los mercaderes, por disimular la fullería, y quejándose á veces, decia:
Vuesas mercedes me han de ganar aquí esta tarde cuatro ó cinco mil
escudos, segun estoy de picado.

Al tiempo que entramos en la venta el mocito y yo nos dijeron, que
allí no se daba posada á gente que no traia cabalgaduras. Recibimos
con humildad la notificacion, y parámonos á descansar un poco. Mi
compañero afligido preguntó: ¿Pues qué habemos de hacer para esperar el
fin y suceso de esta grande aventura? Yo le respondí: Dejadme, que yo
conjuraré á la ventera, de manera que no nos eche de la venta. ¿Pues es
endemoniada, dijo él, ó bruja? Á lo menos, dije yo, parécelo; pero no
digo yo, sino con el conjuro general de las mujeres. ¿Cuál es? preguntó
el otro. Ahora lo vereis, dije yo. Lleguéme á la ventera, que era una
mujer coja y mal tallada: tenia las narices tan romas, que si se reia,
quedaba sin ellas: los ojos parecian de capirote de disciplinante:
echaba un tufo de ajos y vino por unos dientes entresacados y pardos,
bastante á ahuyentar todas las víboras de Sierra-Morena; las manos
parecian manojos de patatas; solo tenia que notar la limpieza, que
parecia haber salido del naufragio de los Condes de Carrion: con todo
esto me llegué á ella, y la dije: ¿Qué desdicha fué la que trujo á
estas soledades á una mujer de tan buena gracia como vuesa merced?
¡Qué despacio está, dijo ella, el señor estudiante! No es cierto, dije
yo, sino que desde el punto que llegué aquí, puse los ojos en vuesa
merced, para consolarme del cansancio del camino. No haga burla, dijo
ella, de las mal vestidas. Yo no hago tal, sino que me parece vuesa
merced muy hermosa. Hermosa, dijo ella, como gata lagañosa. Parecióme
que ya iba creyendo, y díjele: Pues miren con qué gracia y donaire
responde. Cierto que es igual el rostro con la habla, y todo es con
mucho gusto. Y como Deo gracias, dijo ella: si conociera á una hermana
mia que tengo, tabernera en las ventas de Alcolea, dijera eso de veras:
que por solo oirla echar pullas, van á beber á su casa cuantos pasan.
¿Y vuesa merced, dije yo, cómo no se acerca hácia Córdoba? Porque,
señor, dijo ella, unas tienen ventura, y otras tienen ventrada. ¿Pues
es posible, dije yo, que no ha habido quien saque á vuesa merced de
tan mal oficio? Y respondió ella: Estáse la carne en el garabato por
falta de gato. Pues á fé, dije yo, que si me hallara en disposicion
que habia de hacerlo; porque me da lástima ver entre estos riscos y
montañas á una mujer de tan buenas prendas. Pues calle vuesa merced,
dijo ella, que mi marido y yo les habemos de quitar el dinero á estos
que quedaron con él, y por la mañana haremos lo que nos pareciere; y
si acaso mi marido volviere á decir á la noche que se salgan de la
venta, váyanse por la puerta trasera del corral, que yo se la dejaré
abierta. Fuése, y mi compañero me preguntó: ¿Qué es del conjuro? ¿Qué
mayor conjuro quereis, dije yo, que haber llamado hermosa á una bestia,
que parecia panza de vaca, con su zumaque y menudillos? Conjuro es
este, dijo, que puede servir de malilla en todo el mundo. En tanto que
pasamos esta conversacion se llegó la noche, y la desesperacion de los
mercaderes; porque con las trampas que el fullero iba haciendo, y con
los tragos de cuando en cuando de Ciudad Real, los fué chupando la
plata y oro, y los zurrones en que tenian el dinero. Los mercaderes
quedaron dados al diablo, y maldiciendo la venta, y á quien á ella los
habia traido, se volvieron á dormir á la que habian dejado atrás, con
intencion de volverse á Toledo. El huésped, que no era lerdo, entendió
muy bien la bellaquería: yo estaba para reventar por lo que habia oido
la noche antes, y por lo que habia visto entonces. Estuve determinado
de revelarles la maldad; porque volviéndose los mercaderes, me faltaba
el bien que me habian prometido hacer por el camino; pero consideré,
que decir el secreto que estaba tan en duda, era desacreditar á los
fulleros, y á mí ponerme en peligro; que no siendo una cosa sabida,
tenemos obligacion de callarla con secreto natural. La seguridad
consiste en el silencio, y en estas ocasiones y otras semejantes háse
de advertir el peligro de ambas partes. Yo callé contra mi voluntad,
y el ventero que era un bellaco redomado, disimuló y calló como yo y
el otro. Los señores fulleros quedaron muy contentos; pero fueron tan
miserables que no dieron barato á nadie, por donde se aumentó en el
ventero el deseo de hurtarles la ganancia, y en mí de volvérsela á sus
dueños. El ventero que realmente lo sintió, les dió á entender que
recibió mucho gusto en ver los mercaderes despojados; y haciéndoles
grandes zalamerías, les dió un aposento que tenia aderezado para los
mercaderes, donde estaba un arcaz muy grande con tres llaves, que les
dió para guardar su dinero y ropa. Era el arcaz de una madera muy
maciza y de tablas gruesas, que hacia pared con la caballeriza, que
me puso en cuidado, imaginando qué traza podria tener para hurtarles
el dinero de un arcaz cerrado con tres llaves, y por ningun camino
podia moverse de donde estaba. Habló con la mujer de secreto, mirando
con cuidado si los veian hablar. En cenando muy solemnemente los
fulleros, habiendo hecho el pancho de perdices y vino de Ciudad Real,
se atrancaron en su aposento, y se cerraron de manera que no podia
entrarles una bruja. En siendo una hora de la noche, ó poco menos, el
ventero dijo: Los que tienen cabalgaduras salgan de la venta, que ya
que no hay arrieros, queremos dormir sin cuidados. Salimos aquel mocito
y yo, y dando vuelta por las espaldas de la venta, hallamos abierta
la puerta del corral, y entramos en el pajar. Yo andaba pensando con
cuidado cómo diablos, ó con qué modo ó traza podian hacer tiro á los
fulleros. Veia que en el aposento no podian entrar, por estar muy bien
encerrados, y el arcaz muy bien guardado. Traer salteadores para el
efecto no era negocio seguro, sino muy peligroso; entrar y matarlos no
podian, porque eran menos que ellos; pues querer minar el aposento con
pólvora era para todos peligroso. Y no pude dar en el modo, hasta que
entre once y doce, estando ellos durmiendo el mejor sueño, vinieron el
ventero y la ventera muy paso entre paso, alumbrando ella con un cabo
de vela: el marido comenzó á desviar con mucho silencio un gran monton
de estiércol que estaba en la caballeriza arrimado al aposento de los
fulleros.

Á pocas vueltas se descubrió la tabla del arcaz, que servia de pared
al aposento. Miré con gran cuidado, y ví que la tabla del arcaz
estaba por la parte de arriba asida con tres ó cuatro goznes, y por
la parte de abajo con dos tornillos, cada uno en su esquina. Quitó el
ventero los tornillos, y en quitándolos, mandó á la mujer que llevase
de allí la vela, porque no entrase la luz en el aposento: ella la
llevó, y yo fuí muy poco á poco al ventero, al tiempo que tenia la
tabla alzada y los zurrones en las manos, y con voz muy baja, ó por
mejor decir, entre dientes, le dije: Dad acá esos zurrones, y tornad
á poner los tornillos; él me los dió, pensando que era su mujer, y
salíme con ellos y con mi compañero por la puerta del corral, que
mientras tornaba á poner el monton de estiércol hubo lugar para todo;
y anduvimos un ratillo apriesa hácia atrás, cada uno con su zurron, no
por el camino real, sino por un lado á la parte de arriba, con todo el
silencio posible. Ya estábamos casi frontero de la otra venta, adonde
los mercaderes se habian vuelto á dormir, y nos sentamos á descansar
un poco, que el recelo y temor aumentan el cansancio. Yo le dije al
compañero: ¿Qué pensais que traemos aquí? nuestra total destruccion,
porque á ninguna parte podemos llegar donde no nos pidan muy estrecha
cuenta de este dinero, que como él de suyo es goloso y codicioso, ó
por la parte que le puede caber, ó por congraciarse, cualquiera dará
noticia á la justicia de dos mozos caminantes de á pié, cansados y
hambrientos, y con dos zurrones de moneda, y el tormento será forzoso,
no dando buena cuenta de lo que se pregunta; pues esconderlo para
volver por él, tampoco atinaremos nosotros, como los demás; y andar
mucho por aquí dará sospecha de algun daño, y el menos que nos puede
suceder es caer en manos de los ladrones, que nos quiten el dinero y
la vida: ponerse á peligro por ganar dineros, muchos lo hacen; pero
poner en peligro la vida, honra y dinero, ningun hombre de juicio lo
ha de hacer: y así mi principal intento fué volver este dinero á sus
dueños, para tener tanta parte en él como ellos, sin peligro de las
vidas, y sin daño de las conciencias; y aquí viene bien: quien hurta
al ladron, etc. Esta y otras muchas cosas le dije para desarraigarle
cierta golosina que se le habia pegado, que como lo llevaba á cuestas,
habia contraido no sé qué parentesco con la sangre del corazon: pero
al fin le pareció muy bien. Fuimos á la venta, y aunque era muy de
madrugada, dimos golpes á la puerta, diciendo que veníamos con
un despacho de mucha importancia para unos señores mercaderes de
Toledo que estaban dentro. Ellos lo oyeron, y hicieron al ventero
que abriese. Encendió luz, y entramos en el aposento cargados, y sin
hablarles palabra arrojamos los gatos sobre una mesa, que si fueran
de Algalia no regalaran tanto las narices como estos regalaron las
orejas. ¿Qué es esto? dijeron los mercaderes. Su dinero, respondí
yo, que ha vuelto á César lo que era suyo. Contámosles el caso, y
díjeles que antes que en la otra venta se levantasen, pasásemos el
puerto. De buena ventura mia, venian mulas de retorno hácia Sevilla.
Los mercaderes alegres y agradecidísimos del caso, para mí y para el
otro mozo tomaron dos mulas, y caminando pasamos el puerto sin que
lo sintiesen en las ventas. Encumbramos el puerto, y bajamos á otra
que está en lo más bajo, no mal proveida, adonde estuvimos todo el
dia descansando y durmiendo, por el poco sueño y mucha pesadumbre que
les habia causado la pérdida de su dinero: y á la tarde supimos que
el ventero (como martirizando á su mujer, no supo cosa del hurto,
porque no osó decir que nos habia dejado dentro) sospechando que los
fulleros le habian hecho la treta que él no entendió, fué á dar aviso
á la Hermandad, de la vida y trato de aquellos hombres, y cómo tenian
dos zurrones de dinero mal ganado, y vino la Hermandad, y como no
halló los dineros, ni los zurrones que el ventero habia dicho en el
arcaz, á él por desatinado ó loco ó porque habia cargado demasiado,
y á los fulleros por gente sospechosa que tan tarde se estaban en la
venta, y á la mujer por suspensa y callada, que no supo dar razon de
sí, les hicieron pagar las costas sin averiguar el secreto. Holgámonos
mucho con el suceso, de manera que los mercaderes lo querian oir
por momentos, que segun pareció, hallaron más dinero dentro de los
zurrones del que habian dejado; y con donaire decia el uno de ellos:
No quiera Dios que yo lleve dinero ajeno en mi poder, gástese por el
camino en perdices y conejos, que no quiero tener que restituir; y
así se hizo con beneplácito de todos. Yo consideré á solas conmigo,
y aun lo comuniqué con uno de los mercaderes, cuán mal se logra lo
mal ganado, y cuánto peor se goza lo adquirido con juegos de ventaja,
donde se aventura la reputacion, sin asegurar la ganancia, que está
sujeta á cuantos la ven, y á cuantos lo imaginan, y á los ausentes, á
quien toca la distribucion de la estafa, que tasadamente les queda para
consumir en los tabernáculos de la gula, fiestas de Baco y sacrificios
de Venus, sin aprovechar la sumision y cortesía fingida para engañar
al que quieren desollar, ó al que ya tienen desollado; que si bien
quisiesen los hombres sencillos advertir á las cautelas, enredos y
marañas de estos apacibles lobos, echarian de ver que una cortesía
sin tiempo, una amistad sin sazon ni conocimiento, un comedimiento no
acostumbrado, unas ceremonias no debidas, traen consigo más daño que
provecho para aquel con quien se usan; porque si son los hombres de
tan ruin condicion que aun á la cortesía debida acuden de mala gana á
quien tienen obligacion, ¿por qué no se ha de entender que la novedad
de cortesías estraordinarias traen consigo algun secreto, especialmente
no teniendo partes por donde se le deban? Los fulleros tienen tambien
su materia de estado, porque, ó engañan por sí ó por amigos, que tienen
señalados y diputados para el efecto; casas de posadas, ó mesones,
donde les dan el soplo de la gente nueva á quien pueden acometer.

Tienen tambien su libro de caja ó de memoria de todos aquellos que
acuden á favorecer su ministerio en todos los pueblos grandes ó
pequeños, porque es oficio corriente por toda España, y en las
poblaciones de importancia tienen correspondencia y avisos de las
zorras comadres, para chupar la sangre á los corderos inocentes. Y
aunque son tan grandes los sainetes de estos cautelosos culebrones,
para chupar la sangre de los que ven inclinados al juego, que no pueden
reducirse á regla cierta, ni guardarse de sus trampas, con todo eso
digo, que todo lo que fuere artificio apacible y no usado, se ha de
temer aun de los mismos amigos en materia de juego, porque se venden
unos á otros. Cuando convida á jugar un conocido á otro, llevándole
á parte no sabida, vaya con cuidado, sea en público ó en secreto; y
me parece que no será malo este refrancillo para este propósito: _Si
bien me quieres, trátame como sueles_. Caminamos con todo el gusto
que pudimos mis mercaderes y yo, buscando por el camino ocasiones en
que tenerlo: llegamos á la Conquista, que es un pueblecito que se
comenzaba entonces, un domingo por la mañana: entramos á oir misa, que
la estaba diciendo un clérigo que pronunciaba la lengua latina como
gallego. La misa era de _Requiem_, porque habian enterrado aquella
mañana un pobre, y ayudábale un sacristan, que sobre un sayo pardo muy
rozagante traia una sobrepelliz de cañamazo. Acabada la misa, diciendo
el responso sobre la sepultura, acabó el clérigo diciendo: _Requiescat
in pace, alleluja, alleluja_. El sacristan le respondió con muchos
pasos de garganta: _Amen, alleluja, alleluja_. Lleguéme al buen hombre,
y díjele: Mire, padre, que en misa de _Requiem_ no hay _alleluja_.
Respondióme muy confiadamente: Arre allá, señor estudiante; ¿no ve que
es entre Pascua y Pascua? Fuímonos cayendo de risa por todo el camino.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIV.


Como el camino, por bueno que sea, siempre trae consigo un género
de soledad, porque ordinariamente se camina ó por necesidad, ó
por negocios forzosos, que ocupan la memoria y distraen el gusto,
procurábamos tenerle en todas las cosas que encontrábamos. Los mozos de
mula acudian á su costumbre, uno á echar pullas, otro á hacer burlas
á los caminantes, otro á cantar romances viejos, cual sea su salud:
nosotros de lo que se ofrecia á la vista. Encontrámos un pastor que
pasaba su ganado de un distrito á otro, pereciendo de sed él y los
perros; que en Sierra-Morena por mayo y por todo el verano, aunque de
noche hace fresco, de dia se encienden los árboles de calor: y era tan
ignorante el buen hombre, que teniendo sed llevaba los perros atados
porque no se le perdiesen. Preguntónos si sabíamos dónde hubiese agua;
yo le respondí: ¿Pues llevando perros, preguntais esto? desatadlos, que
ellos hallarán presto el agua. ¿Y es eso así? dijo un mercader. Es cosa
muy sabida, dije yo, y muchas veces experimentada. Y dije al pastor:
Desatad los perros, ó el uno de ellos, y ponedle un cordelillo largo,
con que lo vais siguiendo, que él hallará fuente, arroyo ó laguna: y
así lo hizo el pastor; de suerte, que dándole larga con el cordel,
rompió por una ladera alzando el hocico, y se fué hácia una espesura
derecho, que habia al pié de una peña, donde halló agua, que refrescó
al pastor y satisfizo al ganado. Y contaréles á vuesas mercedes lo que
me contó en Ronda un caballero de muy gentil entendimiento, que se
llama Juan de Luzon, muy experimentado en letras humanas y divinas. Hay
dos pueblecillos en Sierra de Ronda, entre otros muchos, uno llamado
Balastar, y el otro (si bien me acuerdo) Chucar, entre los cuales
andando un cabrero moro apacentando su ganado, apretándole la sed,
y no hallando agua, ni señal donde pudiese haberla, despareciósele
un perro, y á cabo de rato vino mojado todo y muy contento, coleando
al amo, y haciéndole muy grandes fiestas. Espantado de aquello el
cabrero, le dió muy bien de comer y lo ató, aguardando á que le tornase
á aquejar la sed, diligentísima despertadora de la pereza. Atóle un
cordelejo largo, y dejóle ir, y siguiéndole el amo, fué saltando matas
y peñas, rasgándose las manos y el rostro; y siguióle con todas estas
dificultades, hasta que entre unas grandes espesuras, se coló por la
boca de una cueva, que por debajo de altos riscos estaba naturalmente
hecha, con algunos resquicios, que le daban la luz que habia menester.
En medio de la cueva nacia un clarísimo arroyo, que se dividia en dos
partes: bebió el moro, é hinchó su zaque; y admirado de la novedad dió
en una traza, á su parecer buena, que despues le costó la vida; y fué,
que atajó con unas piedras el un arroyo de aquellos, echando todo el
agua por una parte, para ver al dia siguiente dónde iba á parar. Fuése
á su ganado, y averiguó el dia siguiente que habia faltado el agua en
Chucar. El moro que sabia el secreto, fuése al pueblo diciendo, que si
se lo pagaban bien les daria su agua, y otra tanta más, y contó el caso
como habia sucedido. El poco tiempo que les habia faltado el agua los
necesitó de manera que le dieron doscientos ducados porque les diese
su agua y la del otro pueblo. En recibiendo su dinero fué á la cueva,
y soltó el agua por aquella parte. Viéndose con su agua tan crecida,
conociendo la inconstancia y codicia del cabrero, antes que los de
Balastar le corrompiesen con esperanza de mayor interés, acordaron
darle garrote, quedándose con el agua toda, y el moro sin vida, sin que
hasta hoy se haya sabido en qué parte está el secreto: y hoy se echa de
ver señal de que algun tiempo corrió por allí agua, por las guijas y
piedras que lo manifiestan. Halló aquella encubierta cueva el aliento
del perro, leal amigo y fiel compañero, descubridor de enemigos de sus
amos. Extraña fuerza de aliento, dijo un mercader, que siendo el agua
un elemento sin olor, la venga á descubrir un perro con solo alzar el
rostro al aire, principal movedor y embajador del olfato. Que son las
calidades de los perros y las excelencias que hay en ellos muy dignas
de admiracion, no por los cuentos que se dicen de ellos, ni haciendo
caso de historias atrasadas, sino por lo que vemos y experimentamos
cada dia. ¡Qué fidelidad! ¡qué amor! ¡qué conocimiento!

Á lo menos, dije yo, tienen dos admirables virtudes, si se puede dar
este nombre en ellos, que si los hombres las tuviesen tan sentadas en
el alma como ellos en su natural inclinacion, vivirian en perpétua
paz, que son humildad y agradecimiento. ¡Oh, bien notado! dijo el
mercader: ¡oh qué gallarda consideracion! Del bienaventurado San
Francisco, que fué hijo de un mercader, se dice que alababa mucho la
humildad de los perros, deseando imitarlos en esto, por la mucha que
tuvo nuestro Maestro y Redentor Jesucristo. Pues en agradecimiento,
dije yo, fuera de lo que la ley natural nos enseña, lo tenemos por
precepto suyo que enviando sus santísimos discípulos á predicar por
el mundo les mandó que en agradecimiento del bien que les hiciesen en
sus posadas curasen los enfermos que en ellas hubiese. ¿Pues hay, dijo
el mercader, quien desagradezca, ó quien no sepa agradecer el bien
que le hacen? ¿Hay quien no le parezca que no satisface el beneficio
recibido? ¿Quién ha de carecer de tan admirable virtud? Yo creo,
respondí, que nadie, si no son los avarientos y los soberbios, que son
dos géneros de gente pestilencial en la República; los unos, porque
no saben usar de caridad, y los otros porque siempre van contra ella.
Y pues se ha ofrecido materia tan excelente y divina virtud, como es
el agradecimiento, en tanto que llegamos á Adamuz tengo de referir un
caso digno de saberse, que le pasó al autor de este libro viniendo de
Salamanca, que no hay vida de hombre ninguno de cuantos andan por el
mundo de quien no se pueda escribir una grande historia, y habrá para
ella bastante materia. En una dispersion que hubo de estudiantes en
Salamanca, por cierto encuentro que tuvo el Corregidor D. Enrique de
Bolaños con la Universidad, y no con ella, sino con los estudiantes,
gente briosa, y fácil de moverse para cualquiera alteracion; como se
quedó la ciudad sin estudiantes, el autor tambien se fué á su tierra
como los demás, que las vacaciones estaban ya muy cerca, tiempo deseado
para descanso de los estudiantes. La necesidad suya era tanta, que
trilló el camino á la apostólica. Llegó un dia al anochecer á las
ventas de Murga, y no queriéndole dar posada, por el poco provecho que
habia de dejar en ellas, pasó adelante solo, y cantando por hacerse
compañía, que la voz humana tiene propiedad maravillosa para acompañar
á quien no lleva dineros que le puedan quitar. Salieron cuatro hombres
con cuatro ballestas, y preguntáronle de dónde venia. Él respondió
que de Salamanca. ¿Y á quién deja atrás? preguntaron ellos; y él
respondió: Antes todos me dejan á mí, porque ando poco. Pues ¿cómo no
se quedó en las ventas? preguntaron. Y él respondió: Porque como no
llevo dineros, ni cabalgadura que les pudiera dejar provecho, me dieron
voces que me saliese de la venta, y yo las voy dando á Dios porque me
acompañe, y juzgue la crueldad de estos venteros. Á lo cual dijo el
más pequeño de los ballesteros ó ballesteadores: Preguntamos esto,
señor estudiante, por ver si queda atrás quien nos pueda comprar caza,
de que tenemos mucha abundancia, y pocos compradores. Y volviéndose á
los compañeros, dijo: Gran lástima me ha dado el mal trato y crueldad
de que estos venteros usan con la gente de á pié, y más la necesidad
que he visto en este estudiante. Llevémosle á nuestro alojamiento, que
algun tiempo nos valdrá con Dios esta caridad. Harto mejor, dijo uno,
será matarlo (despues lo supe) porque no diga que nos ha encontrado, y
espante los caminantes. Al fin el mozuelo dió y tomó con ellos hasta
que lo llevaron consigo, porque les pareció que era lo más sano para
su negocio. Mostróse el mozuelo muy compasivo, que si bien las ruines
compañías hacen prevaricar una buena inclinacion, tal vez naturaleza
da una sofrenada, para recordacion del primer natural, que por más
que se olvide, de cuando en cuando torna á su primer principio. Fuése
con ellos, ó por mejor decir, se lo llevaron por unas espesuras,
escuridades y escondrijos, llenos de revueltas y dificultades, que
como ya era de noche y sonaba en unas profundidades despeñándose el
agua, y la fuerza del viento sacudia los árboles con gran furia, y al
estudiante el temor le hacia de las matas hombres armados que le iban
á despeñar en aquella infernal hondura, iba con gran devocion mirando
al cielo, y tropezando en la tierra; pero con muy buen ánimo, hablando
sin muestras de temor. Llegaron al fin á su habitacion, que parecia más
de zorras que de hombres, y desenvolviendo mucha cantidad de brasa, que
parecia ser de muy buena leña de encina, encendieron, para alumbrarse,
unas rajuelas de tea, que les daba la luz bastante que habian menester
para toda la noche. La cena fué muy buenos tasajos de venado, si no
eran quizá de algun pobre caminante. Él no sabia fiestas que hacerles,
diciéndoles cuentos, entreteniéndolos con historias, alabándoles el
vivir en aquella soledad apartados del bullicio de la gente. Decíales
que el ejercicio de la caza era de caballeros y grandes señores, y que
sin duda descendian de alguna buena sangre, pues se inclinaban á él. Si
algun disparate se les caia, se lo alababa y solemnizaba por muy gran
cosa. Al uno decia que tenia buen rostro, al otro que plantaba bien los
piés, al otro que tenia buen ingenio, al otro que hablaba con mucha
discrecion; que en semejantes conflictos la humildad mezclada con la
apacibilidad y distraccion, á los pechos que de suyo son fieros, y aun
de fieras, los vuelven mansos y amigables. La necesidad en los peligros
hace sacar fuerzas de flaqueza; y con gente de aquella traza el temor
engendra sospecha, y el ánimo arguye sencillez. Turbarse donde (aunque
se teme el daño) no estamos en él, es apresurarlo si ha de venir; y
ponerlo en duda y sospecha si no se temia. Él se hubo tan bien con los
cazadores de gatos muertos y rellenos, que le regalaron y dieron de
cenar, y dos zamarros en que durmiese, y antes que amaneciese, porque
no saliese con luz, le dieron de almorzar, y sacándolo al camino aquel
mozuelo, el menor de los cuatro, le fué diciendo el peligro en que se
habria visto si no fuera por él: y en pago le rogaba no dijese á nadie
lo que le habia sucedido: despidióse de él, y fué su camino, volviendo
atrás muchas veces la cabeza, que aun le parecia que no estaba muy
seguro de ellos. Si encontraba algun caminante, le decia que no fuese
por aquel camino, porque le habia seguido una grandísima sierpe, que
no osaba decir otra cosa, pareciéndole que estaban oyéndolo. Al fin,
para abreviar el cuento, habiendo peregrinado por España y fuera de
ella más de veinte años, redújose al estado que Dios le tenia señalado;
fuése á su tierra, que es Ronda, hízose sacerdote, sirviendo una
capellanía de que le hizo merced Felipe II, sapientísimo Rey de España.
Despues del suceso de los salteadores, veinte y dos y veinte y tres
años, vinieron en busca de tres ladrones famosos, trayendo lengua de
ellos, que estaban en Ronda, que para hurtar tenian esta astucia. Las
mujeres vendian buhonería (que todos eran casados), entraban en las
casas á vender su mercadería, mirábanlas bien, y daban al punto á sus
maridos de las señas de toda la casa, y á la mañana amanecia robada.
Llegó á Ronda este soplo, dieron con ellos en la cárcel por la órden
del licenciado Morquecho de Miranda, que al presente hacia oficio de
Corregidor, siendo Alcalde mayor. Y por abreviar el cuento, dióles
tormento, y confesaron de plano: pidióle al autor que los confesase, y
en entrando representósele la presencia del uno de ellos, que le hizo
cosquillas en el alma; y reparando en el sentimiento que habia tenido,
halló que era el que le habia dado la vida en Sierra-Morena: buscando
traza cómo agradecer el bien que le habia hecho, y pareciéndole que
estaba el negocio muy adelante para rogar por un hombre convencido por
su confesion, fuése al juez, y díjole que si hacia justicia de aquel,
perdia una grande ocasion secreta. El juez dispuso de los otros dos y
dejó aquel, para que descubriese una gran máquina que el confesor le
habia dicho, y apretándolo despues á que hiciese con el delincuente que
lo confesase, le respondió: Señor, martirizado de la piedad, y movido
del agradecimiento, fingí á vuesa merced lo que sabe: este hombre me
libró de la muerte, ha venido á mis manos, querria pagarle el bien que
me hizo, y á los jueces tan bien los acompaña la misericordia como
la justicia: suplico á vuesa merced por las entrañas de Dios que se
compadezca del trabajo de un hombre tan piadoso como este. Respondió:
Estoy pensando cómo satisfacer á vuestra demanda y á mi reputacion,
y al bien de ese hombre, que por piadoso lo merece: él no está
ratificado, y en las cosas criminales tenemos ley del Reino que nos da
licencia para poder conmutar la pena de muerte en galeras; yo os siento
tan ansiado por agradecer el bien que os hizo, que quiero aprovecharme
de esta ley, pues no hay parte, y echarlo á galeras donde purgue su
pecado. Hincóse de rodillas, agradeciendo á Dios y al juez tan piadosa
causa: llevó la nueva al casi muerto preso, que respiró, volvió en sí
como de la muerte á la vida, y el autor quedó contentísimo de haber
mostrado su agradecimiento en tan apretada ocasion, que siempre las
buenas obras tienen guardado su premio en este y en el otro mundo.
¡Estraño suceso, y digno de memoria! (dijeron los mercaderes): ¡qué
santa cosa es hacer bien! ¡qué cierto la buena obra es la prision del
corazon noble! ¡qué buen fruto coge quien siembra buenas obras! Que
como el vestido cubre el cuerpo, las buenas obras son coberturas del
alma. ¡Qué contento quedaria ese hombre cuando hizo este bien! Como
queda sabroso el brazo cuando acierta un tiro, así lo queda el alma
cuando hace una buena obra. En esta conversacion, el acabarse el cuento
y descubrir á Adamuz, fué á un mismo tiempo; lugar apacible, puesto
en el principio ó fin de Sierra-Morena, en jurisdiccion del Marqués
del Carpio; y al mismo tiempo se descubrieron aquellos fértiles campos
de Andalucía, tan celebrada de la antigüedad por los Campos Elíseos,
reposo de las almas bienaventuradas. Posamos y reposamos aquella noche
en Adamuz.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XV.


El dia siguiente, por ciertos respetos, me fué forzoso (por llegar
primero á Málaga que á Ronda), apartarme de los mercaderes, tomando la
via del Carpio; y ellos lo hicieron tan bien conmigo, que me dieron uno
de los machos en que iban y dineros, fiando de mí que se lo llevaria
á la feria á buen tiempo, y ellos se fueron con las mulas de retorno
en que yo habia venido hasta allí; el macho era endiablado, que ni
se dejaba herrar, ni poner la silla, y por momentos se echaba con la
carga, aunque con la compañía habia disimulado algo de su malicia, y
así en saliendo del lugar, por verse solo y por sus ruines resabios,
en el primer revolcadero se arrojó, cogiéndome una pierna debajo, de
suerte que si yo no me echára al mismo tiempo del otro lado, recibiera
mucho daño; pero con esta precaucion pude levantarme, y llevándolo del
diestro muy contra su voluntad un ratillo, se me quitó el dolor, sin
entrar el frio que pudiera, si no hiciera aquella diligencia. Eché de
ver la ruin compañía que llevaba con mi cabalgadura; pero por si otra
vez se echaba, cogí un garrote para usar de un remedio que habia oido
decir á un viejo, que como la experiencia los ha enseñado, saben más
que los mozos, y para semejantes actos, que no son de muchos lances,
cerrados los ojos se puede seguir su parecer. Fuí con gran cuidado
para otra vez que se quisiese echar, y en sintiéndolo que iba á caer,
díle con el garrote entre ceja y ceja con tal furia, que cayendo le ví
volver lo blanco de los ojos, bien arrepentido de haberlo hecho, porque
realmente pensé que lo habia muerto; pero sacando de presto pan, y
mojándolo en vino, díselo, y tornó en sí tan castigado, que nunca más
se echó, á lo menos llevándome á mí encima, aunque topó arenales donde
pudiera hacerlo. Fuí mi camino, y en llegando á un bosquecillo del
Carpio, aunque pequeño, abundantísimo de conejos y otras trazas, en la
ribera de Guadalquivir, apeéme á cierta necesidad natural y forzosa,
y antes que la comenzase espantóse el macho, dió á huir por el ruido
que hizo un culebron y una zorra que salieron de un zarzal y matas muy
espesas que habia junto al camino, que debian de estar ambos en una
cueva, que la culebra con ningun animal hace amistad sino con la zorra.
Ella dió por una parte, y la culebra tras el macho, que como supe
despues, á cuantos pasaban acosaba, porque habian muerto su compañía:
arrojéle una piedra, no pensando que sucediera lo que sucedió, que como
la piedra iba por el aire, corrió más que la culebra, y dióla en el
espinazo, de que volvió con tal furia contra mí, que si no me pusiera
de la otra parte del camino, dejando en medio mucha arena, lo pasara
mal, que como no se podia aprovechar de las conchillas que le sirven de
piés en la arena, como en lo duro y liso, no se atrevió atravesar el
camino; pero cuanto yo más corria por la una banda, ella corria por la
otra, con más de una vara de cuello alzado de la tierra, vibrando la
lengua muy apriesa, y haciendo cinco ó seis de ella.

Iba yo de manera, que ya no sentia la falta del macho, sino la
persecucion de la culebra, que me tenia sin aliento, lleno de sudor
y cansancio. Los silbos no eran formados ni agudos, sino bajos y
continuados, casi al modo que pronunciamos acá las xx. Llegué á una
parte del camino, á donde habia piedras para tirarle. Paréme, así por
descansar, como por aprovecharme de las piedras; pero ella viendo mi
temor, quiso pasar por la arena para acometerme, por donde tuve yo
esperanza de librarme de ella; porque en entrando no pudo aprovecharse
de las conchuelas, ni moverse sino muy poco: animándome lo mejor que
pude, le tiré tantas piedras, que casi la vine á enterrar en ellas, y
acertándole con una, despues de haberle escupido muchas veces hácia
la cabeza (que es veneno contra ellas) la acerté con una piedra media
vara más arriba de la cola, donde tiene el principal movimiento, de
que no pudo menearse más, y acudiendo con otras muchas, le majé la
cabeza, y me senté á descansar. Pasaron por allí dos hombres que
iban camino de Adamuz, y me contaron lo que arriba dije. Midiéronla,
y tenia diez piés de largo, y de grueso más que muñeca ordinaria.
Abriéronla, y halláronle dentro dos muy gentiles gazapos, que estas
serpientes son muy voraces y poco bebedoras, aunque pasan mucho tiempo
sin mantenimiento; y así hacen tarde la digestion, que en el poco
movimiento que ella hacia bien se echaba de ver que estaba pesada.
Consideré en el rato que estuve descansando, qué de cosas hay en el
mundo que contrastan la vida del hombre. Que hasta un animal sin piés
ni alas le persigue, y le comenzó á perseguir desde su principio antes
que otro animal ninguno, ó porque no piense el hombre que se le dió el
dominio y jurisdiccion en la tierra sin pension ni trabajo, ó porque
con la razon sepa distinguir lo malo de lo bueno, y guardarse de lo
que le puede dañar; mediante la cual razon conoce y sabe conocer el
mantenimiento provechoso, y desechar el nocivo. Huir de los animales
bravos, y servirse de los mansos; pero los feroces y dañosos avisan
del mal que pueden hacer, ó con las uñas, ó con los cuernos, ó con los
dientes, ó con los picos. ¡Mas que un animal sin piés, sin uñas, sin
cuernos como éste sea tan horrendo y abominable, que atemorice con solo
mirarle! Ordenacion fué de Dios, para sujetar la soberbia del hombre y
desjarretársela con la misma inmundicia y asquerosidad de la hez de la
tierra, que aun muerta la veia, y me daba horror; y confieso de mí, que
siempre que veo semejantes sabandijas, engendran en mí nuevo temor y
espanto; ¿pero qué no espantará ver, que una cosa que parece cerbatana
ó varal, de su propio movimiento corre tanto como un caballo? ¿Y que
con hincar la cabeza en el suelo, dé tan grande golpe á un hombre que
lo derribe y aun lo mate, acometiendo á traicion que no cara á cara?
¿Que sea tan astuto, que se desnude el hábito viejo y se vista de
nuevo? ¿que se cure la ceguera de sus ojos causada de las humedades del
invierno con refregarse en el hinojo la primavera? Son tan contrarios
á todos los demás animales, que con ninguno hacen amistad, sino con la
zorra, ó porque ambas habitan siempre en cuevas de tierra y piedra, ó
por buscar abrigo en el pelo de la zorra. Hasta aquí habia estado el
ermitaño callando, y aquí parecióle preguntar, como hombre que habia
estado en soledades y entre ásperas montañas, huyendo el concurso de
la gente, viviendo y conversando con animales brutos, ¿cuál era la
razon porque estas sabandijas sean tan espantables, como son culebras,
lagartos, sapos, escuerzos, áspides, víboras, y otras semejantes que
suelen verse? Respondíle: Lo primero, que todas las cosas que no vemos
y tratamos de ordinario, traen consigo este género de admiracion. Lo
segundo, que por tener tanto de los dos elementos graves, que son agua
y tierra, y tan poco de los elementos leves, que son aire y fuego, que
casi no tienen parentesco ni semejanza con el hombre; porque éste tiene
de lo espiritual, en que se parece á los Ángeles, y de lo corporal,
en que se parece á los animales brutos; y estos en aquella parte
terrestre, húmeda y fria, tienen semejanza con las sabandijas, y estas
consigo solas, y con las entrañas de la tierra. Lo tercero y último,
porque todos los animales que no pueden engendrar de la putrefaccion
de la tierra, sin generacion de su semejante, ni pueden ser para el
servicio, ni para el gusto del hombre, á quien Dios les manda que
obedezcan, y ellos mismos huyen de su presencia, como de señor á quien
aborrecen, por la superioridad y dominio que tienen sobre todas, ó por
la antipatía natural. Y esto baste, porque la pérdida de mi macho me
da pena y cuidado, y priesa que lo busque. Ya que hube descansado y
limpiádome el sudor del rostro, que lo de dentro no pude, fuí buscando
mi macho, ó por mejor decir, de los mercaderes, por toda la orilla y
ribera del Guadalquivir, sin topar á persona que me supiese dar rastro
ni nuevas de él yendo, como iba, cargado con ferreruelo, espada, cogin
y alforjas, que todo lo echó por alto, sino es la silla, que la llevaba
en la barriga; de suerte, que yo me cargué de todo lo que el macho se
descargó, y mucho más me cargaban las matracas que me daban los que
me topaban hecho caballo de postillon, que por no dejarlo lo sufria
todo. Paréme á descansar un ratillo, antes que pasase el rio, donde ví
tanta abundancia de conejos, que estaban más espesos á la orilla del
rio, que liendres en jubon de arriero, que en todo el dia no dejan de
venir á beber muchas manadas de ellos. Pasé de la otra parte del rio,
y entréme á descansar á un meson que está antes de llegar al pueblo,
donde tampoco me supieron dar nueva de mi negro macho, aunque prometí
hallazgo, haciendo diligencias con las guardas del bosque. Refresquéme
lo mejor que pude de mantenimiento y bebida, con la templanza que el
cansancio pedia. Púseme á la puerta del meson, para ver si pasaba el
macho ó persona que de él me diese nuevas. Miré aquel pedazo de tierra
en el tiempo que allí estuve, que en fertilidad é influencia del cielo,
hermosura de tierra y agua, no he visto cosa mejor en toda la Europa,
y para encarecerla de una vez, es tierra que da cuatro frutos al año,
sembrándola y cultivándola con regadío de una aceña, con tres ruedas,
que la baña abundantísimamente, donde algunos años despues pasó en
presencia mia una desgracia muy digna de contarse; para que se vea
cuánta obligacion tienen los hijos de seguir el consejo de los padres,
aunque les parezca que repugna á su opinion. Y fué, que siendo Marqués
del Carpio Don Luis de Haro, caballero muy digno de este nombre, y muy
gallardo de persona, y adornado de virtudes y partes muy dignas de
estimar, vinieron allí madereros de la sierra de Segura con algunos
millares de vigas muy gruesas; y dando el Marqués licencia y lugar para
que las pasasen, alzaron la puente de la pesquera, para que toda el
agua se recogiese á un despeñadero ó profundidad, por donde los maderos
habian de pasar. Los gancheros eran todos mozos, de muy gentiles
personas, fuertes de brazos, y ligeros de piés y piernas, grandes
nadadores y sufridores de aguas, frios y trabajos. Quisieron hacer al
Marqués una fiesta de gansos, poniéndolos atados entre los dos maderos
de la puerta de la pesquera, y como iba el madero despeñándose, por
la violencia del grande cuerpo del agua, puesto el ganchero sobre el
madero hácia la cabeza del ganso, y tirando del pescuezo, se deslizaba
de la mano y caia en la profundidad del agua, saliendo lejos de allí
nadando, en que pasaron cosas de mucho gusto y risa, aunque no sin
peligro de quien la causaba, que siempre las caidas son de gusto para
quien las ve, pero no para quien las da, especialmente en ejercicios
tan poco usados como este.

Entre estos gancheros venia un mozo recio, de muy gentil talle, alto de
cuerpo, rubio, y bien hecho de miembros, grande hacedor de su persona,
y que entre todos los demás era conocido y respetado como por de tal
opinion, y por grandes fuerzas para cualquier ejercicio de hombres.
Este pidió licencia á su padre, que venia en compañía de los otros,
para ir á quitar el pescuezo á un ganso que estaba recien puesto; la
cual el padre le negó, que los padres, ó por tener más experiencia que
los hijos, ó por ser hechura suya y conocer sus inclinaciones, ó por
haberlos criado, y conocer de qué pié cojean, ó por el amor entrañable
que les tienen, son algo profetas de los bienes ó males de los hijos;
y así este por ningun camino consintió que de su voluntad fuese el
hijo á la fiesta; pero diciendo él que no queria que lo tuviese por
menos hombre que á los demás, con importunaciones alcanzó de su padre
que lo dejase ir, aunque de muy mala gana. Y reprehendiéndole algunos
porque lo hacia tan forzado, respondió en presencia mia unas palabras
llenas de gran sentimiento y dolor diciendo: No sabe nadie lo que
es aventurar un hijo criado, y solo. El mozo fué gallardísimamente,
teniendo todos los ojos puestos en él, que en asiendo el cuello del
ganso, que él pensaba con facilidad arrancar con la fuerza grande que
hizo, estúvose casi colgado de las manos hasta que el madero llegaba
ya al cabo, en cuyo remate ó cabeza, deslizándosele la mano, cayó, y
dió de cerebro, sumergiéndose en el profundo del charco, sin que más
pareciese hasta el dia siguiente, con grande espanto y compasion de
todos los circunstantes, quedando el padre, que lo estaba mirando, en
éstasis. Todos los gancheros nadando le buscaron, y lo hallaron al dia
siguiente, que pareció en cierta manera castigo de la desobediencia
que tuvo al mandamiento del padre, y ejemplo para cuantos le vieron.
Fué contra el precepto y consejo paternal, del cual tienen necesidad
todos los que desean acertar. Pasó este caso en este mismo lugar, y en
presencia del marqués D. Luis de Haro, y de su hijo el marqués D. Diego
Lopez de Haro, que cuando esto se escribe están vivos, y más mozos que
el autor, en cuya compañía se halló presente á este infelice suceso. Y
porque no habrá lugar de contarlo adelante, se dice aquí, por encargar
á los hijos que aunque les parezca que saben más que los padres, en
razon de la superioridad que Dios les dió sobre ellos, y representando
la persona del verdadero Padre, los han de obedecer y respetar, y creer
que en cuanto á las costumbres morales saben más que ellos; porque
con esto se merece con el universal Padre de todas las criaturas. Y
volviendo al estado presente, y la pena que me daba la falta de mi
macho, aquella tarde no pude saber de él, y así me quedé aquella noche
en el meson, sin esperanza de poderlo hallar.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XVI.


Amaneció el sol el dia siguiente con unos rayos entre verdes y
cetrinos, señal de agua, y yo sin macho, ni esperanza de hallarlo.
Fuíme al pueblo á las nueve, ó á las diez, y ví que unos gitanos
estaban vendiendo un macho, muy hechas las crines y el trenzado de
atrás, con su enjalma y demás aderezos, encareciendo la mansedumbre y
el paso con mil embelecos de palabras. Hacia el gitano mil gerigonzas
sobre el macho, de manera que tenia ya muchos golosos que le querian
comprar. Lleguéme cerca, y ví que era del color del mio; pero
desconocido en verlo tan manso, seguro, remozado de crines y cola. Ví
que se dejaba tocar á todas las partes del cuerpo sin alterarse, y
así no me atreví á pensar que pudiera ser el mio. Alzábanle los piés
y manos, dándole palmadas en el pecho y en las ancas, estando él con
mucha paciencia y mansedumbre: yo estaba desconfiado de que pudiera
ser el mio, pero fuíme por un lado disimuladamente, y púseme delante
de él, aunque detrás del gitano, y en viéndome amusgó las orejas, por
el conocimiento, ó por el temor que me tenia. Espantéme de ver su tan
súbita y no esperada mudanza, y ví que realmente era mi macho: mas no
pude imaginar cómo le podia cobrar sin dar testigos ó evidencia de cómo
era mio; y así no me arrojé á decir que era hurtado, y decia entre
mí: ¿es posible que sean estos gitanos tan grandes embusteros que en
menos de veinte y cuatro horas hayan hecho este macho de enjalma, y le
hayan disfrazado de manera que me ha puesto en duda el conocimiento de
él, y que lo hayan hecho más manso que una oveja, siendo peor que un
tigre, y que no tenga yo modo para cobrarlo manifestando mi justicia?
Pero detúveme un poco, y lleguéme con los demás á ver el macho, y
alabándole, pregunté si era gallego. Respondió el gitano: Vuesa merced,
ceñor, á fé que sabe mucho de bestiaz, y ha conocido bien la bondad de
loz mejorez cuatro piéz que hay en toda Andalucía. No ez gallego, mi
ceñor, cino de Illezcaz, que allí lo truqué por un cuartago cordovez,
y aquí traigo el teztimonio. Será levantado, dije yo entre mí, y junto
con esto lo mostró. Ofrecióseme traza para cobrarlo fácilmente, y
lleguéme á un hidalgo, á quien ví que todos respetaban, que era de los
antiguos criados de aquella casa, llamado Angulo, y le dije: Señor,
este macho me han hurtado esos gitanos, y aunque trae enjalma, es de
silla; y aunque parece que traen testimonio, es falso. Á lo cual me
dijo el hidalgo: Mire, señor estudiante, que conocemos este gitano de
mucho tiempo acá, y nos ha tratado siempre verdad. Pues ahora, respondí
yo, no la trata, y haciendo vuesa merced las diligencias que yo le
suplicaré, se verá con evidencia la verdad que tengo dicha; y vuesa
merced está inclinado á comprarlo porque le parece manso, siendo peor
que un demonio.

Pues ¿puede ser fingida, preguntó el hidalgo, aquella mansedumbre y
bondad? Sí señor, respondí yo, porque lo han emborrachado; y no hay
bestia tan feroz ni maliciosa que echándole de grado ó por fuerza
una azumbre de vino en las tripas, no se amanse más que una oveja: y
por esto haga vuesa merced lo que yo le suplicaré, y saldrá de este
engaño, viendo que el macho es malicioso, y que es mio. Y lo primero
digo á vuesa merced que se lo llegue á comprar, y dígale esto y esto,
hablándole algo al oido, é informándole de todo lo conveniente. Fuése
el hidalgo, despues de bien informado, al gitano, y mirando el macho,
le dijo: Yo estoy muy contento de esta bestia, y la comprára si tuviera
silla y freno, porque tengo de hacer un viaje muy largo. El gitano se
holgó mucho de ello, y trajo la silla y el freno, diciendo que era
el mejor caminador del mundo, y que por pensar que para el campo se
venderia más presto, le habia puesto la enjalma. En viendo el hidalgo
la silla y el freno, halló que conformaba con las señas que yo le
habia dado, y haciendo lo que yo le habia dicho al oido, llevólo á su
casa, asegurando á los gitanos que lo queria probar; y túvolo hasta
tanto que se gastaron los humos del vino encerrado en su casa. Hecho
esto llamó al gitano, y díjole que subiese en el macho y caminase un
cuarto de hora fuera del pueblo. Subió, aunque era muy suelto, con
mucha dificultad, por la poca seguridad del macho, que gastada la
suavidad del vino, tornó á su ruin natural, y caminando como un viento,
en saliendo de las casas, con la misma furia que llevaba dió consigo
y con el gitano en tierra, y cogiéndole una pierna debajo, se revolcó
de manera, que fué bien necesaria la ligereza del gitano para que no
se la quebrase. Acudió aquel hidalgo desengañado ya de la bellaquería,
y le dijo riéndose: ¿Qué desgracia es esta, Maldonado? Señor, dijo
el gitano, como está holgado, y mal herrado, se echa con la carga.
Y riéndose más el hidalgo, dijo: Pues alzadle los piés, veamos si há
menester herradura. Alzóle un pié, y dióle una patada en el carrillo
izquierdo, con que le dejó señalada la herradura y los clavos; díjole
el hidalgo: Mal se conoce lo que no se ha criado, hermano Maldonado;
si vos hubiérades tratado y conocido esta bestia, ni os engañárades,
ni nos engañárades. En lo ajeno dura poco la posesion: íbades con
aquel refran: quien no te conoce te compre. ¿Por qué pensábades que
os preguntó el dueño si era gallego, sino porque como tal os habia de
dar la coz que os dió? Vos queríades herrarlo; ¿mas él no os herró á
vos? ¿cogistes ayer el macho, y queríades hoy venderlo? Huélgome de
saber que tambien sois nigromántico, pues desde ayer habeis venido de
Illescas. Señor, dijo el gitano, yo hice como gitano, y su merced ha
de sufrir como caballero; bien eché de ver que este señor sabia de
bestias. Descubierto el hurto con la evidencia posible, me dieron mi
macho, y me avié camino de Málaga, pasando por Lucena, donde llegando
un poco tarde, reposé y comí un bocado, y pensando llegar aquella noche
á Benamejí, cuyo camino yo no sabia, partíme con la relacion que me
dieron. Las leguas son más largas de lo que yo me pensaba; el camino
estaba lleno de lodo, porque la noche antes habia llovido muy bien.
Yo por priesa que me dí con mi macho, me anocheció una legua antes
de llegar á un riachuelo que está entre Lucena y Benamejí. Halléme
confuso, por ser la noche oscura, y caminar sin guia, sin encontrar
á quien preguntar por el camino, que era domingo en la noche, cuando
todos los labradores están en sus casas. Al fin poco á poco, muchas
veces tropezando, y algunas cayendo, llegué al rio, y en pasando no
hallé camino por la otra parte, por una costumbre que tienen los
labradores en aquella tierra, que es para desviar los caminantes, para
que no les entren por el sembrado, cavar por aquella parte por donde
suelen hacer senda los caminantes. Salió del rio mi macho lo mejor
que pudo, y echó á mano derecha por un cerro que tenia muchas sendas
de ovejas, ó de cabras. Llegó á lo más alto que pudo, y estaba tan
empinado el cerrillo, que en acabándose la senda ni pude ir adelante,
ni volver atrás. Víme en un gran peligro, porque si queria bajar con
el pié derecho, habia de rodar por la sierra abajo hasta llegar á un
arroyo salado, donde cuando bien librára llegára la cabeza llena de
chichones. Roguéle al macho con mucha humildad que me hiciese la merced
de estarse quedo mientras bajaba al revés; pero al tiempo que le mandé
que volviese por la sendilla que habia subido, él iba tan cansado que
se echó, y echándose, como el cerro estaba tan empinado rodó hasta el
arroyo salado; yo volví por la senda, hasta llegar al arroyo, y fuí
á mi desdichado macho, y lo que pude, ayudéle á levantar, que estaba
tan molido que fué menester animarle con sopa en vino, y llevándole
del diestro lo más poco á poco que pude, fuí considerando que todo
aquello me sucedia por no haber tenido respeto á la fiesta, caminando
y haciendo el viaje que se pudiera hacer otro dia; que al fin como las
fiestas son para dar gracias á Dios y no para hacer jornadas, no puede
haber quietud para hablar con Dios despacio. Que trabajando en los
dias que la Iglesia tiene dedicados para Dios, no solamente no aumenta
el provecho, pero por mil caminos viene el daño, como me sucedió esta
noche, que yendo con mi macho á mano izquierda por una ladera arriba,
yendo yo por la parte de abajo por animarlo, deslizó, y cogióme debajo;
aunque no fué mucho el daño, porque pude fácilmente salir, y dándole
sopa en vino pudo subir hasta que descubrí en lo alto del cerro un
cortijo, donde me llegué con toda la humildad del mundo; y aunque dí
muchos golpes no me respondian, porque habia mucha gente, que se habia
juntado allí aquella noche por ser dia de fiesta.

Al fin, dí tantos golpes, que me respondió un mozo, y diciéndole con la
necesidad que venia, respondióme que me fuese en hora buena; y tornando
á llamar, acudió el aperador del cortijo, que en todas sus acciones
pareció ser muy hombre de bien, y abriéndome la puerta acudió á mi
necesidad y al cansancio de mi macho, y díjome: Perdone vuesa merced,
que por estar dando voces sobre una serilla de higos que estos mozos me
habian hurtado, no pude responder tan presto. Pues si no es más de por
eso, dije yo, no le dé pena, que yo le diré quién se la hurtó. Ángel
será vuesa merced, respondió él, y no hombre, si me dice eso. Déjeme
reposar, dije yo, y se lo diré. Descansé un rato, y mi macho cenó lo
mejor que pudo; yo cené un muy gentil gazpacho, que cosa más sabrosa
no he visto en mi vida, que tanto tienen las comidas de bueno, cuanto
el estómago tiene de hambre y de necesidad. Fuera de que el aceite
de aquella tierra y el vino y vinagre es de lo mejor que hay en toda
la Europa. Habiendo cenado, y estando todos los mozos alrededor, le
dije al aperador: Este dornajo en que habemos cenado ha de descubrir
el hurto de los higos. Dijo uno entre dientes: aun seria el diablo
la venida del estudiante. Pedíle al buen hombre un poco de aceite y
almagre, y sin que los mozos lo viesen unté el suelo del dornajo con
una mezcla que hice del aceite y almagre, y pedíle un cencerro de las
vacas, y poniéndolo debajo del dornajo dije, con voz que lo oyeron
todos, habiendo puesto el dornajo más adentro, donde estaba el pajar:
Pasen todos uno á uno, y den una palmada en el suelo del dornajo, y
en pasando el que hurtó los higos sonará el cencerro. Fueron todos uno
á uno, y dió cada uno su palmada en la almagre, y no sonó el cencerro
que es lo que todos esperaban. Llaméles á todos, y díjeles que abriesen
las palmas de las manos, las cuales tenian todos enalmagradas, si no
era él uno de ellos; y así les dije á todos: Este gentil hombre hurtó
los higos, que porque el cencerro no sonase no osó poner la mano en el
dornajo. Él se puso colorado como un escaramujo, y los demás estuvieron
toda la noche reventando de risa y dándole matraca, y el aperador muy
agradecido de haber hallado sus higos, y yo muy contento del buen
acogimiento: y por el buen hospedaje dejéle dos cuchillos damasquinos,
con que por poco le corta las orejas al ladron de los higos.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XVII.


Habiendo descansado aquella noche lo que parecia que bastaba para
los trabajos de mi macho, fuí á rogarle que se animase, y gruñendo
alzó la pata, y al mismo tiempo díle un palo, con que se le acordó el
trabajo pasado. Sosegóse luego, y echéle la silla; caminé á Benamejí,
que estaba muy cerca, y aunque quise pasar sin que me viese pasar
el señor Benamejí, el bellaco del macho se arrojó en su casa, y fué
forzoso descansar allí un rato. Al fin, por abreviar el cuento, llegué
á Málaga, ó por mejor decir, paréme á vista de ella en un alto que
llaman la cuesta de Zambara. Fué tan grande el consuelo que recibí de
la vista de ella, y la fragancia que traia el viento, regalándose por
aquellas maravillosas huertas cubiertas de todas especies de naranjos
y limoneros y llenas de azahar todo el año, que me pareció ver un
pedazo de paraíso, porque no hay en toda la redondez de aquel horizonte
cosa que no deleite los cinco sentidos. Los ojos se entretienen
con la vista de mar y tierra, llena de tanta diversidad de árboles
hermosísimos como se hallan en todas las partes que producen semejantes
plantas; con la vista del sitio y edificios, así de casas particulares
como de templos excelentísimos, especialmente la iglesia mayor, que no
se conoce más alegre templo en todo lo descubierto. Á los oidos deleita
con grande admiracion la abundancia de los pajarillos, que imitándose
unos á otros, no cesan en todo el dia y la noche su dulcísima armonía,
con un arte sin arte, que como no tienen consonancia ni disonancia, es
una confusion dulcísima que mueve á contemplacion del universal Hacedor
de todas las cosas. Los mantenimientos abundantes y substanciosos para
el gusto y la salud. El de la gente muy apacible, afable y cortesano,
y todo es de manera que se pudiera hacer un grande libro de las
excelencias de Málaga, y no es mi intento reparar en esto. Negocié á
lo que venia en aquella santa iglesia, de donde se pueden sacar muchos
sugetos para obispos y oidores, y para gobernar el mundo, entre los
cuales hallé un prebendado amigo mio, hombre bien nacido, de grandes y
superiores partes, muy digno de estimarse, apasionado, porque sin razon
le ofendian las ausencias, hombres que por ningun camino podian correr
parejas con él. Que de la misma manera que la envidia no se halla
ni se cria sino en pechos olvidados de la buena educacion y partes,
así acomete siempre á los que las poseen, y resplandecen en actos de
ciencia y virtud. Que les parece que reconocer superioridad y ventaja
á quien se la tiene es perder el derecho que tienen á la descortesía,
á quien se crian subordinados, por falta de buen entendimiento y
sobra de mala voluntad. Quejábase que habiendo hecho grandes bienes
á un hombre que siempre habia tenido pocos ó ningunos, y habiéndole
librado de cosas de que él por ningun camino tuviera trazas ni modo
para librarse, no solo no le agradecia, pero buscaba caminos por donde
pudiese escurecer las buenas obras recibidas. Vílo con determinacion
de volver la hoja, y vengarse de él por la mejor via que pudiese; pero
atajéle con advertirle que arrepentirse del bien que habia hecho no
cabe en ánimos nobles.

Pues hacer mal, dije, al quien hicistes bien, arguye poca firmeza y
constancia en el valor del ánimo. Vengaros por tribunales es yerro
notable, porque nunca las ofensas manchan, hasta que lleguen á tan
miserable estado; especialmente que si vos me decís que es hombre
desadornado de partes heredadas ó adquiridas, ¿qué agradecimiento os
ha de tener á vos, si no agradece á Dios haberle puesto en el estado
que no merecia, ni pensó merecer? Y pregúntoos, ¿quién hizo mal, él
ó vos? Respondióme: Claro está que él. Pues enójese él, dije yo, que
hizo tan gran maldad, como no agradecer; que vos que no hicisteis
mal, no teneis de qué sentiros, sino de que estar muy contento. Y no
querais desmerecer con Dios la buena obra que hicisteis. Consolóse
de manera que si habia sido mi amigo hasta allí, por este consejo
creció mucho más la amistad. Y realmente, la quietud del ánimo no
admite alteraciones advenedizas de pechos, é intenciones, en quien se
asienta mal la paz y tranquilidad del alma. Hánse de huir semejantes
recuentros, por el mejor medio que fuere posible; y si es forzosa
la comunicacion, como sucede en comunidades, usar de ella en solo
aquello que no puede escusarse, llevando siempre por guia la justicia
y la verdad, de manera, que los que viven con cuidado de hallar en
qué tropezar, se corran y confundan; y cuando no sucediere como
se desea y como seria razon, á lo menos quedará muy seguro en su
conciencia y desapasionado quien así lo hubiere hecho. Que el hombre
constante, y de ánimo quieto, á sí propio se ha de temer y guardarse
de sí más que de los contrarios. Si le ofenden con razon, calle por
sí propio, y enmiéndese de la culpa; si le murmuraren sin ella,
consuélese, viendo que está libre de calumnia. De suerte, que por
todos caminos, el silencio es refugio y acogida de los agravios con
malicia. Pero tornando á lo primero, ¿por qué pensais, le dije, que
dicen ordinariamente: nunca falta un Gil que me persiga? que no dicen
un don Francisco, ni un don Pedro, sino un Gil, es porque nunca son
perseguidores; sino hombres bajos como Gil Manzano, Gil Perez; ni para
verdugos y comitres buscan, sino hombres infames y bajos, enemigos
de piedad, bestias crueles, sin respeto ni vergüenza, inclinados á
perseguir á la gente que ven levantarse en actos de virtud, como este
miserable de quien os quejais. De estos la comunicacion por ningun
camino es buena, porque no son capaces de hacer bien, ni pueden dejar
de hacer mal; lo cual se ataja, no conociéndolos para que no lo hagan.
Pues suele pasar, dijo, por cerca de mí, sin quitarme el sombrero. Eso,
dije yo, ó será por descuido, ó por descortesía. Si por descortesía,
enójese como tengo dicho consigo propio, porque ha hecho mal, y no os
enojeis vos por los pecados del otro, que fué descortés y mal criado.
Que vos no os habeis de alterar, no habiendo cometido culpa: y si se
hace por descuidado, consigo trae la disculpa; porque los que caen en
esta inadvertencia, no podemos juzgar si van pensativos, ú ocupados
por imaginaciones de negocios que pueden suceder por muchas cosas, é
inculpados, de que no podemos ser jueces, no tener ciencia, ni razon de
sentirnos y alterarnos. Y en esto de las cortesías, no tenemos de qué
enfadarnos. Lo uno, porque el no usarla con nosotros, no es por culpa
nuestra. Lo otro, porque quien da, no da más de lo que tiene, y quien
no tiene cortesía, no es mucho que no la dé, y la regla general es, que
en ninguna manera habemos de tomar fastidio de lo que no sucede por
culpa nuestra, que los descorteses su castigo tienen acerca de quien
los conoce.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XVIII.


Saliendo de Málaga, me paré entre aquellos naranjos y limoneros, cuya
fragancia de olor con gran suavidad conforta el corazon; y púseme á
mirar y considerar la escelencia de aquella poblacion que así por la
influencia del cielo, como por el sitio de la tierra, escede á todas
las de Europa en aquella cantidad que su distrito abraza. Y estando
en esta contemplacion, ví venir hácia mí una cosa que parecia hombre
sobre una mula hablando entre sí á solas, con un movimiento de brazos,
meneo de rostro y alteracion de voz, como si fuera hablando con alguna
docena de caminantes. Volví la rienda á mi macho, picándole con toda
la priesa posible, antes que pudiese llegar á mí, porque le conocí
la enfermedad; que para huir de un hablador de estos querria tener,
no solamente piés de galgo, sino alas de paloma; y si ellos supiesen
cuán odiosos son á cuantos los oyen, huirian de sí propios. Que la
locuacidad, fuera de ser enfadosa y cansada, descubre fácilmente la
flaqueza del entendimiento, suena como vaso vacío de substancia, y
manifiesta la poca prudencia del sugeto, y tiene tan buena gracia con
las gentes, que jamás son creidos en cosas que digan, porque aunque sea
verdad, va tan derramada, ahogada y desconocida entre tantas palabras,
como el olor de una rosa entre muchas matas de ruda: son estos
habladores como el helecho, que ni da flor ni fruta: son el raudal de
un molino, que á todos los deja sordos y siempre él está corriendo. No
hay toro suelto en el coso que tanto me haga huir como un palabrero de
estos, y en resolucion no hay buen rato en ellos sino cuando duermen,
como me sucedió en este, que por mucha priesa que me dí á huir, me
alcanzó y saludó como el verdugo por las espaldas, y apenas le hube
respondido, cuando me preguntó adónde iba, y de dónde era. Á lo primero
le respondí, mas á lo segundo no me dió lugar á que le respondiese, y
prosiguiendo me dijo: Pregunto de dónde es vuesa merced porque yo soy
del reino de Murcia, aunque mis padres fueron montañeses, de un linaje
que llaman los Collados. Á lo menos no callados: miréle mientras iba
hartándose de hablar (si pudo ser) que tenia razonable cuerpo y talle,
aunque era con un gran defecto que era zurdo, y queria parecer derecho.
Que aunque la fealdad del zurdo es grande, tengo por peor la del que
disfraza, ó quiere disfrazar la falta natural, porque arguye doblez
y artificio en lo interior de la condicion; y siendo este género de
hombres tan conocidos por este defecto, como los eunucos por el de las
barbas, así quieren persuadir á que no lo son, como estotros á que
no han llegado á edad de barbar, y los unos y los otros con querer
negarlo, ó disimularlo, dan á entender cuán grande falta es, pues la
niegan.

Este buen hombre, jugando de una y otra mano, y arqueando las cejas,
que tenia grandes, con dos rayas entre ellas profundas, ojos aunque no
pequeños, cerrados siempre que hablaba, como si con los ojos se oyera,
y todo el rostro acabronado, quiero decir, libre, alto y desvergonzado;
dijo mil disparates, á que yo nunca estuve atento, porque le conocí
luego. Contó valentías suyas, á las cuales yo estuve tan atento, como
á todo lo demás, de suerte que nunca me dió lugar para responderle
á lo que me habia preguntado, hasta que habiendo andado dos leguas,
como de tanto hablar habia gastado la humedad del celebro, labios
y lengua, en una venta que llaman del Pilarejo, pidió un jarro de
agua, y en comenzando á beber le respondí á su pregunta, diciendo:
De Ronda. Quitóse el jarro de la boca, y díjome: Huélgome porque voy
hácia allá de llevar tan buena compañía. Tornó el jarro á la boca, y
mientras acabó de beber, le dije: Antes es la peor del mundo, porque
no hablaré palabra en todo el camino. ¿Esa virtud del silencio, dijo,
tiene vuesa merced? Será prudente y estimado de todo el mundo, que del
poco hablar se conoce la prudencia de los sabios, que es una virtud
con que un hombre asegura los daños que por su causa sola pueden
venir. Yo no soy amigo de hablar: cuando dan tormento á alguno si no
habla ni confiesa, lo tienen por valeroso, por haber callado lo que
le habia de dañar. En un banquete, los callados comen más y mejor que
los otros, y hablan menos, porque oveja que bala bocado pierde, aunque
yo no soy amigo de hablar. El sueño tan importante para la salud y
vida, ha de ser con silencio. Cuando uno está escondido, como suele
suceder, en casa ajena, por callar se salva, aunque se le salga algun
estornudo. Que el silencio es virtud sin trabajo, que no es menester
cansarse con libros para callar. El callado está notando lo que los
otros hablan, para echárselo despues en cara. Yo no soy amigo de
hablar. Con estos disparates y otros tan materiales, iba alabando el
silencio, y cansándome á mí y prosiguiendo con su inclinacion, dijo:
Yo no soy amigo de hablar, sino por entretener en el camino á vuesa
merced, que me parece hombre principal, voy aliviando el cansancio.
Yo busqué mil invenciones para librarme de él, y seguir mi camino á
solas: pero no fué posible dejarlo, y al fin le dije: Señor, yo tengo
necesidad de apartarme á la mano izquierda, y pasar este rio, porque
tengo qué hacer en Coin. ¿Pues por tan desconversable me tiene vuesa
merced, dijo él, que no le habia de acompañar? Él prosiguió, y como
no salió bien lo primero, fuíme divirtiendo con los ruiseñores, que
nos daban música por el camino, admirándome de ver con cuánto cuidado
se van poniendo delante de los hombres para que oigan la melodía de
su canto, á veces llevando el canto llano con la quietud del tenor,
y luego con la disminucion del tiple, convidando al contrabajo á que
haga el fundamento, sobre que van las voces saliendo á veces sin pensar
con el contralto. Concierto no imitado de los hombres, sino enseñado
á los hombres, á quien sirven con gran cuidado de darles gusto, pues
en la orilla de aquel rio, y en cualquiera parte que los haya, tanto
con más escelencia usan de su armonía, cuanto más cerca se hallan de
los hombres. Con esto pude disimular, y sufrir algun tanto la gotera
y continuacion de este impertinente hablador, hasta que llegamos á
una venta, donde fué forzoso comer. En acabando yo me hice enfermo,
por quedarme sin él, mas él dijo: Juntos salimos de Málaga, juntos
habemos de llegar á Ronda; que como yo callaba y él hablaba cuanto
queria, le parecí bien para compañía. Víme cansado, atajado y molido;
porque aunque confieso de mí que sé usar de la paciencia en muchas
cosas, sé que no la tengo para oir hablar mucho y prolijamente, y así
me determiné á usar del remedio contra los habladores, que es hablar
más que ellos. En acabando de comer el buen hombre, estendiendo los
brazos con un gran bostezo, comenzó á decir: Por aquí pasó el Rey Don
Fernando y su gente, cuando despues de ganada Ronda vino sobre Málaga,
y habiéndole faltado recursos, por los muchos gastos que se le habian
recrecido, y por haber acosado á los pueblos circunvecinos con los
contínuos rencuentros, trazas y estratagemas de que habia usado por
ganar á Ronda, estuvieron dos ó tres dias los soldados sin recibir
mantenimiento, por donde pensaron perecer de hambre. Yo le atajé con
gran furia, diciendo: Y aun yo me acuerdo, que lo oí contar á mi
bisabuelo, que habia traido de la campiña de los pueblos circunvecinos
de cristianos de Ronda una gran manada de ganado de cerda, de que ahora
hay más abundancia que en toda España, para mantenimiento del real:
como se hubiese acabado ya todo el ganado vacuno, y quedasen algunos
cochinos, mandó el Rey Católico que le guardasen una docena de ellos,
y que por ningun camino tocasen á ellos, por ser grandes y largos,
para casta. Como los soldados, gente sin paciencia, se veian perecer
de hambre, y la provision que esperaban se tardaba, aunque estaban
atrincherados, y cercados de enemigos de toda la Hoya de Málaga, donde
por fuerza habian de vivir con recato; vieron dos ó tres camaradas que
se habian desmandado los puercos hácia la espesura de estos árboles,
por la ribera del rio, que como llevaban seguridad y salvoconducto,
nadie tocaba á ellos. Acudió un arcabucero de la camarada, y por entre
las ramas le encerró dos balas en el cuerpo á un cochino de aquellos.
¡Arma, dijeron todos, arma, enemigos, arma! Púsose todo el real en
arma; los soldados arrastraron el puerco hácia su tienda, y metiéronlo
entre la ropa de un baul. Acudieron á todas las partes por donde
se podia temer flaqueza ó peligro, porque en semejantes ocasiones
ninguno sino los centinelas puede disparar un arcabuz; y como hallaron
seguridad, mandóse que se hiciese pesquisa por un sargento mayor adónde
y por qué se habia disparado el arcabuz: echóse de ver que habia sido
por la muerte del cochino. Los tres soldados con los piés borraron el
rastro de la sangre, y envolviéndole entre sus vestidos y camisas, lo
encerraron en el suelo del baul, que le sirvió de sepulcro hasta que
llegó el sargento mayor, é informándose de tienda en tienda. Llegando
á la de los soldados, negando ellos lo del cochino, llegó el sargento
mayor á mirar detrás del baul, y en meneándolo, el cochino de lo
entrañable de las tripas en contrabajo dió un profundo gruñido, porque
no era muerto, y secundó con otro más recio.

El sargento mayor, que se enteró del caso, y padecia tanta hambre
como ellos, mirólos sin hablar palabra. Ellos erizado el cabello,
temblándoles las manos, y confuso el rostro, cuando entendieron que los
habia de ahorcar, ó hacer otro castigo muy grave, el sargento mayor,
poniendo el dedo en la boca, les dijo: Envíenme mi parte, y comamos
todos. Con mucha disimulacion tornó á su pesquisa de tienda en tienda,
y cuando llegó á la suya, halló entre unos drapos sucios la parte del
cochino, que le pareció que habia venido del cielo. Entonces dijo el
hablador: Pues á propósito de esto contaré: y al momento atajéle con
decir: Pues no paró aquí, ni he contado la mitad del cuento, y diciendo
mil disparates, semejantes á los pasados, lo rendí de manera que cogió
su mula y se fué camino de Alora sin despedirse, y yo me quedé en la
venta de Don Sancho, descansando de lo mucho que habia hablado y habia
sufrido hablar, que con ser el medio con que se entienden los hombres
unos con otros, la demasía destruye el buen fin para que fué concedido
á los hombres, y no á los demás animales; la comunicacion del hablar, y
la dulzura de la lengua que tantas excelencias tiene, y que ella es el
intérprete del alma, satisfactoria á lo que le preguntan, exhortadora
al bien, consoladora en el mal, relatora fiel de las sentencias,
medianera en las amistades, agradable para el oido, en la soledad
compañera, declamadora para persuadir, y voz para comunicarnos. Dejo
otros muchos provechos, que aunque son materiales, son muy necesarios,
como es traer la lengua el mantenimiento de una parte á otra, para que
si está muy caliente se temple, y si está frio se acaliente, y baje al
estómago, de manera que lo abrace bien. Mas, ¿qué asquerosa y babosa
fuera la boca, si no hubiera lengua que recogiera la saliva que sin
licencia se destila del celebro, y sube del estómago? ¿Como si pudiera
arrancar la flema del pecho si no ayudara la lengua? ¿Quién negará la
gracia que tiene para pedir, y la desgracia para despedir? Maravillosas
propiedades tiene para lo material.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIX.


Pero ¿quién, ó cómo podrá decir las calidades de la lengua, aunque ella
propia tuviese su libre alvedrío sin tener dependencia de otra parte,
para hablar de sí? Dicen algunos que es de hechura de hierro de lanza,
y engáñanse, porque ni es tan ancha por lo ancho, ni tan puntiaguda por
el remate. Á mí me parece que tiene hechura de cabeza de culebra; y
quien quisiere advertir en ello, véala mirándose á un espejo, y hallará
lo que digo: verá el fácil movimiento que tiene, más veloz que todos
los demás miembros del cuerpo, como de su movimiento propio se alarga
y se encoge, se angosta y ensancha, con qué ligereza sube á lo alto
de la boca, y baja á lo bajo, y se mueve al un labio y al otro, cómo
sale afuera, y vuelve adentro, sin ver con qué se alarga, ni dónde se
encoge: y mirándola con todos estos accidentes parece víbora que está
á la boca de su cueva para salir ó no salir. Y en fin sale, teniendo
en su guarda y defensa los dos adarves de dientes y labios, que le
estorban la libertad del hablar, pero no por eso deja de hablar cuanto
le mandan, y algunas veces mucho más de lo que le mandan. Vicio infame,
y que ordinariamente se halla en gente muy humilde, como pescaderas
y lavanderas; y si son hombres, son semejantes en nacimiento y
costumbres, que si pensasen cuánto importa para la quietud de la vida y
seguridad de la muerte, antes querrian ser mudos que hablar tanto y tan
mal. Mil veces he pensado por qué llaman á estos deslenguados, teniendo
tan larga la lengua. Y dejadas otras razones, digo que como hablan
tanto, y tan mal, parece que han de tener la lengua gastada y consumida
de hablar; y por eso les llaman deslenguados, siendo lenguados, y aun
acedías, pues tantas engendran en quien los sufre. Y dije que parece
la lengua cabeza de culebra, porque tan dispuesta se halla para picar
ó morder, como para alabar ó persuadir. Mas ¡cuán dulce cosa es decir
bien! ¡Qué de amigos se grangean por ello, y qué de enemigos por lo
contrario! En cuantas pesadumbres suceden en el mundo habria templanza
y moderacion, si la hubiese en la lengua, que por ella se traban
cuantas pendencias suceden en las comunidades ó cabildos. ¡Qué fácil
cosa es conceder una verdad, y qué dificultoso contradecirla! Pues al
fin no se ha de dar razon conveniente para derribarla. El contradecir
la verdad, por salir (como dicen) cada uno con la suya, bien se echa
de ver que es estimarla en poco, y su misma reputacion. Que aunque por
algunos respetos le dejan salir con su intencion, al fin todos echan
de ver la vanidad que sustentaba, y él queda corrido y arrepentido;
y á todos los que se aprovechan mal de la lengua les viene luego el
pesar al pié de la obra. Tristes de aquellos que ponen su justicia en
la confianza de su ruin lengua, que si por ese camino la alcanzan,
toda la vida pasan con escrúpulo, y la muerte sin restitucion (quizá
me engaño). Todas las heridas que un hombre da con el brazo paran allí
donde se recibe el daño. Si ofende con la pisada no pasa de allí el
daño. Pero la herida que hace la lengua (como dice el doctísimo Pedro
de Valencia) va cundiendo y extendiéndose de la misma manera que el
movimiento que hace una piedra en un charco de agua, que á todas partes
se va estendiendo, ó como la voz que se da al aire, que á todas partes
corre, y va creciendo, que la palabra una vez echada no sabe volverse
á su dueño, ni es señor de lo que pudo retener en sí y lo dejó ir.
Llaman satírico de pocos años á esta parte al que tiene ruin lengua;
mas impropiamente, que no tiene lo uno parentesco con lo otro: porque
las sátiras no nacen de la ponzoña de la lengua, sino del celo de
reprehender un vicio, que por ser insensible él en sí, se reprehende en
quien lo tiene. Mas la hambre y sed de la ruin lengua no tiene discurso
como el que compone la sátira; y si lo tuviese, ó espacio para pensar
los inconvenientes, no se arrojaria tan fácilmente contra la honra
del prógimo. Aquel filósofo que preguntándole cuál era el animal más
ponzoñoso en la mordedura, respondió que de los bravos el maldiciente,
y de los mansos el lisonjero, no declaró cuál se llama verdaderamente
lisonjera, que realmente la lisonja es una mentira dicha con blandura
en alabanza del presente: como si á un hombre ignorante le llamasen
sabio, ó á la mujer fea la llamasen hermosa.

Esta es realmente adulacion y conocida lisonja, y es grande maldad
decirla, y mayor ignorancia consentirla; pero no se llamará lisonja
á la mujer que es medianamente hermosa y parece bien, llamarla muy
hermosa, ni al hombre que tiene razonable talle, decirle que es gentil
hombre; ni lo será al que canta á gusto de quien lo oye, decirle que es
un Orfeo, ni al que es muy razonable poeta decirle que es un Horacio,
que algo se ha de añadir para que los ánimos se alienten á pasar
adelante con los actos de virtud; porque si la honra es el premio de
la virtud (como lo es) ¿cómo sabrá el virtuoso la opinion que tiene en
el pueblo si no se lo dicen en su cara, y le animan para que prosiga
en merecer más y más cada dia? Así que decirle bien de sí propio al
que tiene en qué fundarlo no es lisonja, sino dejarlo sabroso para que
no cese en su buen propósito; y el que lo dice, sabiéndolo decir, se
acredita de afable, y de juez que conoce lo que se debe á las buenas
partes. ¿Quién será tan inhumano que tenga por lisonja decirle á Lope
de Vega que no ha habido en la antigüedad más escelente ingenio por
el camino que ha seguido? ¿Ni tan bruto que porque el otro sabe echar
cuatro pullas con donaire, diga que es gran poeta? Todos estos son
oficios de la lengua, que si es como la de aquel hablador, todo lo
destruye y todo lo daña, así solapando el mal, como desacreditando el
bien; porque en la demasía es imposible caber los actos de justicia,
y más si el hablar mucho cabe en una mujer ignorante y hermosa, que
para un hombre de recogimiento y estudio hace más ruido y ocupa más en
una casa que un corral de doscientas gallinas. El hablar mucho está
lleno de mil inconvenientes, y pocos habladores ó ningunos he visto
enmendados; porque cuanto más viven y duran, crece más la licencia del
hablar y el parecerles que lo pueden hacer. El hablar con moderacion
regala el oido, cria voluntad y amor en quien lo oye, y hace una
armonía en el oyente, que no hay cuatro voces concertadas que así lo
suspendan. Mas, ¿qué fuera de la música de voces si no hubiera lengua
que pronunciára las sílabas y formára los puntos? Parecieran los
músicos vacas en acequias, ó azudas en procesion. Y aunque yo use mal
del precepto que doy en hablar poco, no puedo dejar de condenar un
género de gentes que en comenzando á hablar son como rueda de cohetes,
que hasta que ha despedido toda la pólvora no para. Son descorteses si
no oyen lo que les responden, y se hacen odiosos á todo el mundo. Háse
de hablar lo necesario, respondiendo y dando lugar á que se responda
con silencio justo, ó ajustado con la conversacion, si pudiere ser
con agudeza y donaire, si no á lo menos con cordura, moderacion y
aplauso, no pensando que se lo han de hablar todo. Como divinamente
hace Doña Ana de Zuazo, que usa de la lengua para cantar y hablar con
gracia, concedida del cielo para milagro de la tierra. Ó como Doña
María Carrion, que si no fuera con tantas ventajas hermosa, con sola
la cordura y gracia de su lengua pudiera ser estimada en el mundo. No
quiero traer en consecuencia de esto á los grandes oradores, como es
el Maestro Santiago Pico de Oro, al Padre Fray Gregorio de Pedrosa, al
Padre Fray Plácido Tosantos, y el Maestro Ortensio, divino ingenio,
el Padre Salablanca, tan semejante en la vida á la escelencia de sus
palabras, y otros escelentísimos sugetos, que parece que hablan con
lenguas de ángeles más que de hombres. Pero para reprehender el mucho
hablar he yo hablado demasiado, por persuadir á quien tiene esta falta
que se reforme en ella. Aquella noche descansé en un pueblo que está
cerca del camino que llaman Cazarabonela, abundantísimo de naranjas y
limones, con muchas aguas y frescuras, aunque al pié de muy altas peñas.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XX.


Por la mañana tomé el camino por entre aquellas asperezas de riscos y
árboles muy espesos, donde ví una extrañeza entre muchas que hay en
todo aquel distrito, que nacia de una peña un gran caño de agua, que
salia con mucha furia hácia afuera, como si fuera hecho á mano, mirando
al oriente, muy templada, más caliente que fria, y en volviendo la
punta del peñasco salia otro caño correspondiente á éste, muy helado,
que miraba al poniente; en lo primero el romero florido, y á dos pasos
aun sin hojas, y todo cuanto hay por ahí es de esta manera. Unas zarzas
sin hojas, y otras con moras verdes, y poco adelante con moras negras.
Todo cuanto mira á Málaga muy de primavera, y cuanto mira á Ronda muy
de invierno, y así es todo el camino. Por entre aquellos árboles muy
lleno el camino de manantiales y aguas, que se despeñan de aquellas
altísimas breñas y sierras, por entre muy espesas encinas, lentiscos y
robles; y como solo imaginando en las extrañas cosas que la naturaleza
cria, cuando sin pensar dí con una transmigracion de gitanos, en un
arroyo que llaman de las Doncellas, que me hiciera volver atrás si
no me hubieran visto, porque se me representó luego las muertes que
sucedian entonces por los caminos, hechas por gitanos y moriscos;
como el camino era poco usado, y yo me ví solo y sin esperanza de que
pudiera pasar gente que me acompañára, con el mejor ánimo que pude,
al mismo tiempo que ellos me comenzaron á pedir limosna, les dije:
Esté en hora buena la gente. Ellos estaban bebiendo agua, y yo les
convidé con vino, y alarguéles una bota de Pedro Jimenez de Málaga,
y el pan que traia, con que se holgaron; pero no cesaron de hablar y
pedir más y más. Yo tengo costumbre, y cualquiera que caminare solo
la debe tener, de trocar en el pueblo la plata ú oro que há menester
para el espacio que hay de un pueblo á otro, porque es peligrosísimo
sacar oro ó plata en las ventas, ó por el camino, y trayendo en la
faltriquera menudos, saqué un puñado, con que les dí y repartí limosna
(que nunca la dí de mejor gana en toda mi vida) á cada uno como me
pareció. Las gitanas iban de dos en dos, en unas yeguas y cuartagos muy
flacos; los muchachos de tres en tres, y de cuatro en cuatro, en unos
jumentos cojos y mancos. Los bellacones de los gitanos á pié, sueltos
como un viento, y entonces me parecieron muy altos y membrudos, que
el temor hace las cosas mayores de lo que son; el camino es estrecho
y peligroso, lleno de raíces de los árboles, muchos y muy espesos, y
el macho tropezaba cuanto podia; dábanle los gitanos palmadas en las
ancas, y á mí me pareció que me las querian dar en el alma; porque yo
iba por lo más bajo y angosto, y los gitanos por los lados superiores
á mí, por veredillas enredadas con mil matas de chaparros y lentiscos,
que cada momento me parecia que me iban ya á pegar; y en medio de esta
turbacion y miedo, yendo mirando con cuidado á los lados, moviendo
los ojos, sin mover el rostro, llegó un gitano de improviso, y asió
del freno y la barbada del macho, y queriéndome yo arrojar en el suelo
dijo el bellaco del gitano: Ya ha cerrado, mi ceñor. Cerrada, dije yo
entre mí, tengas la puerta del cielo, ladron, que tal susto me has
dado. Preguntaron si lo queria trocar, y habiéndome atribulado del
trago pasado, y de lo que podia suceder; mas considerando que su deseo
era de hurtar, y que no podia echarlos de mí sino con esperanzas de
mayor ganancia, con el mejor semblante que pude, saqué más menudos, y
repartiéndolos entre ellos, dije: Por cierto, hermanos, sí hiciera de
muy buena gana, pero dejo atrás un amigo mio mercader, que se le ha
cansado un macho en que trae una carga de moneda, y voy al pueblo á
buscar una bestia para traerla. En oyendo decir mercader solo, macho
cansado, carga de moneda, dijeron: Vaya su merced en hora buena, que
en Ronda le serviremos la limosna que nos ha hecho. Piqué al macho, y
le hice caminar por aquellas breñas más de lo que él quisiera. Ellos
quedaron hablando en su lenguaje de gerigonza, y debieron de esperar ó
acechar al mercader para pedirle limosna, como suelen, que si no usára
de esta estratagema, yo lo pasara mal. Sabe Dios cuántas veces me pesó
de haber dejado la compañía del hablador, cuando hablára mucho y me
enfadára, mas al fin no me pusiera en el peligro en que estuve. Que
realmente para caminar por enfadosa que sea la compañía tiene más de
bueno que de malo, y aunque sea muy ruin, la puede hacer buena el buen
compañero, no comunicándole cosas que no sean muy justas. Y para tratar
de lo que se ofrece á la vista, por el camino es buena cualquiera
compañía. Que bien nos dió á entender Dios esta verdad cuando acompañó
un brazo con otro, una pierna con otra, ojos y oidos, y los demás
miembros del cuerpo humano, que todos son doblados sino la lengua, para
que sepa el hombre que ha de oir mucho y hablar poco. Iba volviendo
el rostro atrás, para ver si me seguian los gitanos, que como eran
muchos, podian seguirme unos y quedarse otros; pero la misma codicia
que cebó á los unos detuvo á los otros, y así me dejaron de seguir.
Llegué al pueblo más cansado que llegára si no fuera por miedo de
los gitanos. Despues ví en Sevilla castigar por ladron á uno de los
gitanos, y una de las gitanas por hechicera en Madrid; pero despues
que estuve sosegado y sin alteracion, se me representó en aquellos
gitanos la huida de los hijos de Israel de Egipto. Iban unos gitanillos
desnudos, otros con un coleto acuchillado, ó con un sayo roto sobre
la carne: otro ensayándose en el juego de la correguela. Las gitanas,
una muy bien vestida, con muchas patenas y ajorcas de plata, y las
otras medio vestidas y desnudas, y cortadas las faldas por vergonzoso
lugar: llevaban una docena de jumentillos cojos y ciegos, pero ligeros
y agudos como el viento, que los hacian caminar más que podian. Dios me
ofreció y deparó aquella estratagema, porque los gitanos eran tantos
que bastaban para saquear un pueblo de cien casas. Reposé y comí en
aquel pueblo, y á la noche llegué á Ronda, donde hallé á mis mercaderes
muy deseosos de verme y muy adelante en su trato. Lo que allí me pasó
no es de consideracion, porque en una feria tan caudalosa son tantos
los enredos, trazas, hurtos y embelecos que pasan, que para cada uno
es menester una historia. Yo no iba á tratar ni á contratar, sino á
negocios de mis estudios, y visitar mis parientes; pero servíles á los
mercaderes de gozquecillo, para mostrarles algunas cosas muy notables y
dignas de ver que tiene aquella ciudad, así por naturaleza, como por
artificio, como es el edificio famoso de la mina por donde se proveia
de agua siempre que estaba cercada de contrarios.

[Ilustración: --_Ya ha cerrado mi ceñor. --Cerrada, dije yo entre mí,
tengas la puerta del cielo, ladron, que tal susto me has dado._]

Esta ciudad fué reedificada de las ruinas de Munda, que ahora llaman
Ronda la vieja: ciudad donde tan apretado se vió César de los hijos de
Pompeyo, que confiesa él mismo que siempre peleó por vencer, y allí por
no ser vencido. Está edificada sobre un risco tan alto, que yo doy fé
que haciendo sol en la ciudad, en la profundidad, que está dentro de
ella misma, entre dos peñas tajadas, estaba lloviendo en unos molinos y
batanes, que sirven á la ciudad, de donde subian los hombres mojados;
y preguntándoles de qué, respondian que llovia muy bien entre los dos
riscos que dividen la ciudad del arrabal. Dígolo á fin de que cuando
esta ciudad se edificó, por la falta que habia de fuentes arriba les
fué forzoso hacer una mina, rompiendo por el mismo risco hasta el
rio, que no hay en toda ella cosa que no sea de la misma dureza de la
piedra, en que hay cuatrocientos escalones, poco más ó menos, por donde
bajaban por agua los míseros esclavos cautivos, en el cual trabajo
morian algunos; y se tiene por tradicion antigua que una cruz que yo
he visto al medio de la escalera, la hizo un cristiano, que del mismo
trabajo reventó, con la uña del dedo pulgar, tan honda, que fuera
menester más que punta de daga para hacerla. Es de la misma grandeza de
rayas que un Cristo que está en la iglesia antigua de Córdoba, hecho
por manos de otro santo cautivo, y con el mismo trabajo. Algunos han
dicho que tan insigne obra no pudo ser hecha sino de romanos. Pero
hay en contrario una piedra grande que está en el fundamento de la
torre que llaman del homenage, que está escrita de letras latinas,
y están vueltas hácia abajo, que si supieran leerlas no la pusieran
al revés. Fuera de que las calles son todas angostas, y las casas,
que se heredaron de la antigüedad bajas, muy fuera de la costumbre
de los romanos y españoles. Sea como fuere, el edificio de la mina
es hecho con mucho trabajo y cuidado, y de las más memorables obras
que hay de la antigüedad en España; y que esta ciudad fuese edificada
de las ruinas de Munda, en mil piedras que allí hay se echa de ver,
y en algunos ídolos que hay, entre los cuales son excelentes dos que
hay de muy maltratados, de alabastro en las casas de don Rodrigo de
Ovalle, en que ahora vive, heredadas de sus padres y abuelos á quien yo
conocí: y aunque yo no hago oficio de historiador, no puedo dejar de
decir de paso, que engañado Ambrosio de Morales por la semejanza del
nombre, dijo que Munda habia sido un lugarcillo edificado á la falda de
Sierra-Bermeja, que se llama Munda, que si hubiera visto esta tierra
no lo dijera. Porque á lo que dice Paulo Hircio que hay desde Osuna á
Munda, concierta esta verdad, y con estar vivo hoy el coliseo grande,
y que muestra haber sido colonia de romanos, que yo ví años de ochenta
y seis. Junto con esto me acuerdo que oí decir á Juan Luzon, caballero
de muy gentil entendimiento y buenas letras, y un hidalgo, nieto é hijo
de conquistadores, que se llamaba Cárdenas, que en un cortijo suyo que
está en el mismo sitio de Munda, arando unos gañanes, hallaron una
piedra en que estaban estas letras: _Munda Imperatore Sabino_. Junto
con esto le oí decir á mis abuelos, que eran hijos de conquistadores,
y tuvieron repartimiento de los Reyes Católicos. Y esto digo, porque
como se van acabando los que lo saben, quede esta verdad asentada para
la posteridad. Tiene aquella ciudad naturalmente cosas que se pueden ir
á ver, por monstruosas de muchas leguas, por la extrañeza de aquellas
altas peñas y riscos. Es abundantísima de todo lo necesario para la
vida, y así salen pocos hombres de ella para ver el mundo; pero los que
salen, así para soldados como para otras profesiones, prueban muy bien
en cualquiera ministerio, y porque no haga oficio de historiador, paso
fácilmente por estas verdades. Yo mostré á los mercaderes lo que pude,
y los dejé con intento de ir á las Indias occidentales.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXI.


Yo negocié á lo que iba, y vine á Salamanca, donde estuve hasta que se
hizo una armada en Santander, de donde fué general Pedro Melendez de
Avilés, adelantado de la Florida, muy gran marinero, que por ser para
navegar se la encomendaron. Yo con el deseo que tenia de ver mundo
desamparé los estudios, y me acogí en compañía de un amigo capitan,
que iba haciendo gente para la dicha armada, que quien viera la gente
que se juntó en ella de Andalucía y Castilla, juzgára que para todo el
mundo bastaba: pero como la mano de Dios lo gobierna todo, y sin su
incomprehensible voluntad, ni el poder de los reyes, ni el valor de
los generales, ni la furia de los grandes soldados es bastante para
derribar la flaqueza de un miserable hombre, tuvo infelicísimo fin
aquel poderoso ejército: no en batalla, porque no llegó á ese punto,
sino que se cundió una enfermedad en los soldados, de que casi todos
murieron sin salir del puerto. Embarcóse lucidísima gente moza y
robusta, con muy grandes esperanzas que el gallardo brio les prometia.
Yo me embarqué en una zabra con la compañía en que fuí, aunque con
diferente capitan, porque hubo reformacion, y de este segundo fuí yo
alférez en armada, de quien se dijo: Desdichada la madre que no tuvo
hijo alférez. Era almirante don Diego Maldonado, caballero de bonísimo
gusto, en cuya gracia yo caí, y en su desgracia nunca, por cuyo respeto
me dió su bandera el segundo capitan. Diéronme unas tercianas dobles
que andaban fuera y dentro de la mar; y como nunca las cosas, por poco
prósperas que sean, se poseen sin envidia, dió en tenerla de mí un
hidalguete de la misma compañía que traia ocho ó diez camaradas que
procuraban con grandes veras derribarme del oficio de alférez; pero
cuanto más ellos ocasiones me daban para su intento, tanto más me
apartaba yo de tomarlas; porque puesto un hombre en ellas, mal sabe
resistirse, y no hay remedio tan excelente para huir los males, como no
aceptar el envite de las ocasiones, particularmente en la edad robusta
que yo entonces tenia, que aunque no era muy mozo, era muy colérico,
y la enfermedad me hacia andar desgraciado. Por apartarme de este
hidalguete me estuve en tierra algunos dias sin entrar en el navío,
que todo esto se ha de hacer por evitar pesadumbres: y una huéspeda
mia me curaba las calenturas con darme á beber vino de Rivadavia con
suciedad de ratones, que los enfermos todo lo creen, como vaya en órden
de darles salud. Como yo era fogoso, más se encendian las calenturas,
y más se encendia el ódio del envidioso; de suerte que por su causa me
mandaron que fuese al navío: hícelo, y aun estando con mi calentura;
y como él estaba puesto en su malicia, determinó con sus camaradas,
con quien el pobre gastaba lo poco que tenia muy bien, de darme la
ocasion á manos llenas. Yo sabia nadar, y él no; fué tanta la ocasion,
que me obligó á responder: estando él y sus camaradas al bordo del
navío, me desmintió. Ofrecióseme de improviso si le daba un bofeton,
que me ponia en peligro que los camaradas me diesen de puñaladas; y
así, sin hablar palabra, me abracé con él, y me arrojé en la mar, y
dándole cuatro coces donde los camaradas no podian ayudarle, echélo á
fondo, y dando dos braceadas, asíme al bordo de la chalupa. El pobre,
habiendo tragado algunos cuartillos de agua, salió hácia arriba; y lo
primero que encontró con que asirse fué una pierna mia, que agarró tan
fuertemente, que con muchas coces que le dí con la otra, no fué posible
hacer que la soltase. Los bellacones, en cuyo favor y ánimo él se habia
fundado para atreverse, en lugar de favorecerle á él y á mí, estaban al
bordo del navío pereciendo de risa de verlo asido de mi pierna, y á mí
asido de la chalupa. Yo dí voces á los marineros, porque él no podia
hablar, que echasen un cabo: echáronle y bajaron dos de ellos, y como
si fuéramos dos atunes, dieron con nosotros en la chalupa, aunque á mí
solo me estorbaba para salir no dejar el otro mi pierna; pero él, como
se vió en elemento que no conocia, salió medio ahogado: subidos arriba,
le dieron al otro ciertas coces en la barriga, con que vomitó el agua
mala, y yo me enjugué de la que habia cogido en el vestido: de suerte,
que para la vida le aprovechó más al pobre una pierna del enemigo, que
doce brazos de sus amigos; que ordena el cielo de manera las cosas,
que las amistades y favores fundados en malos intentos, no aprovechen
para el mal fin. Nadie se fie en lo que no fuere suyo, que es fácil el
prometer ayuda y dudoso darla, que cada uno en la ocasion mira su daño,
y no la obligacion en que le pusieron. Dábale osadia el desprecio mio
con el favor de los otros, y en ese mismo desprecio halló la vida que
por el favor tuvo en duda. Yo con mi determinacion deshice mi agravio,
ahuyenté la calentura y dí que reir á toda la armada. En confianza
de ajeno favor nadie se atreva á hacer cosas mal hechas. Súpolo el
adelantado, que rió mucho de ello. Vino á vernos el almirante por
saber que habia sido conmigo la pesadumbre, y diciendo con grandísima
gracia: Estas amistades pasadas por agua y hechas por Neptuno, yo como
almirante las confirmo; y pues saben, señores soldados, que debajo
de bandera no hay agravio, al que lo hiciere se le darán tres tratos
de cuerda, y al que lo sufriere le tendrán por muy honrado soldado,
considerado y cuerdo. Regaló al medio muerto de temor, y á mí me llevó
á comer consigo, diciendo mis disparates á cuantos encontraba de la
armada, que fué tan desdichada, que de casi veinte mil soldados que
se embarcaron muy gallardos, solo trescientos quedaron de provecho,
que llevó el capitan Vanegas á donde le mandaron, que no bastó la
diligencia del conde de Olivares, excelentísimo ministro, capaz para
gobernar un mundo, discreto, sagaz y sabio en todas materias. Murió
allí el adelantado, y otros grandes ministros de S. M., con que aquella
gran máquina se acabó de deshacer. Yo disparé como los demás que
quedaron á reparar la salud con la convalecencia: que realmente todos
los que no murieron cayeron enfermos: y entendióse que se hizo algun
daño en los mantenimientos. Salí de Santander, y tomé mi derrota por
Laredo y Portugalete: llegué á Bilbao, donde me siguió mi fortuna, como
suele. Aunque no iba muy recio ni convalecido, llevaba algunas galillas
de soldado; y como aquella armada habia dado tan grande tronido, todos
gustaban de ver soldados de ella. Las mujeres particularmente, como más
noveleras, salian á ver cualquiera soldado que venia.

Estando en una Iglesia de Bilbao, puso los ojos en mí una vizcaina muy
hermosa, que las hay en estremo de lindísimos rostros; yo correspondí
de manera, que antes que saliese, dijo, despues de haber hablado un
gran rato, y dado y tomado sobre cierta inclinacion que tenia que venir
á Castilla, que pasase aquella noche por su casa, y que hiciese una
seña. Yo la dije que señas ordinarias son muy sospechosas, y así, que
en oyendo el ruido de un gato, se pusiese á la ventana, que yo seria.
Túvele en cuidado, y á las doce de la noche, cuando me pareció que no
habia gente, fuí arrimado á una pared que hacia sombra, y con mucho
silencio me puse en un rinconcillo que estaba debajo de su ventana,
donde por la sombra no podia ser visto, y entonces hice la seña
gatuna, á cuyo ruido se alborotaron los perros, y un jumento soltó su
contralto. Andaba de la otra parte un hombre tambien haciendo hora,
y como oyó al gato y los perros, estando yo muy atento á la ventana
á ver si se asomaba, cogió una piedra, y dijo en vascuence: Valga el
diablo los gatos, que han venido á alborotar los perros, y jugando del
brazo y piedra, tiró á bulto donde habia oido el gato, y dióme en estas
costillas una pedrada, pensando espantar el gato. Callé, y llevé lo
mejor que pude mi dolor, con que me quitó la atencion de la ventana, y
aun el amor de la moza, porque me acordé que Dios lo habia permitido
por el poco respeto que habia tenido en la Iglesia, concertando en ella
lo que habia de ser ofensa suya; que en los lugares sagrados el temor y
la vergüenza han de ser freno para no hacer semejantes atrevimientos;
que si los templos son para ofrecer á Dios sacrificios y pedirle
mercedes, ¿cómo las concederá, teniéndole poco respeto en su casa? Y
quien no tiene temor y respeto en semejantes lugares, arguye ánimo
desvergonzado; porque el temor del hombre viene á redundar en honra de
Dios, y quien no lo tuviere, tampoco vendrá á tener fortaleza. Nadie
siga mujeres en la Iglesia; pues hay harto espacio para verlas fuera,
que se han visto muy grandes castigos en hombres que no han tenido
respeto á los templos, y muy grandes mercedes en quien ha temblado de
hacer descortesías en ellos; y no solamente en la verdadera religion,
pero aun en el culto de los falsos dioses ha permitido el verdadero
muy grandes males en los tales; porque ya que engañados del demonio
piensan que van acertados, son sacrílegos de lo que tienen por bueno.
Retiréme por el mal suceso, y porque las cosas que se han comunicado
poco no dan mucha pesadumbre en dejarlas; pero como ella tenia gana de
venir á Castilla, tuvo modo para enviarme á decir con una amiga suya,
tan cerrada en la lengua castellana, como yo en la vizcaina, que ya
que no queria pasar por su casa para hablarla, me fuese á la salida de
Bilbao para Vitoria, que allí me hablaria. Y los hombres que en pueblos
no conocidos, y de cuyas costumbres no tienen noticia, se atreven á
hacer su voluntad, merecen verse en el peligro en que yo me ví. No hay
confianza que no esté sujeta á algun peligro: y es grande ignorancia
tenerla en lo que no se tiene esperiencia. Quien dice en Castilla
vizcaino, dice hombre sencillo, intencionado; pero yo creo que Bilbao,
como cabeza de reino, y frontera ó costa, tiene y cria algunos sugetos
vagamundos, que tienen algo de bellaquería de Valladolid y aun de
Sevilla.

Yo fuí al puesto un poco tarde, y hallé á la señora vizcaina con una
amiga ó compañera suya: fuímonos hablando, y á ratos ella cantando en
vascuence, porque la otra no sabia una palabra en castellano, y con la
materia que ella iba tratando de su ida á Castilla, divertímonos de
manera que anocheció algo lejos de la ciudad. Volvímonos, y llegando
á un molino, encontramos cuatro hombres perdidos que salian de una
taberna, no de sidra, sino de muy gentil vino, que las hay por aquellos
molinos arriba. Y viendo con un castellano dos vizcainas, gobernáronse
por sus cabezas, como estaban entonces, pusiéronse dos de ellos de
un lado, y dos de otro, y puesta mano á sus espadas, me comenzaron á
acuchillar: yo no fuí señor de mí, porque de la una parte estaba un
cerro bien alto, y de la otra una pared bien alta, que bajaba á un caz
de un molino.

Las vizcainas huyeron, y yo hice todo cuanto fué posible por cogerlos
delante, por verme con ellos mejor: pero los bellacos eran matantes,
y sabian cómo se habia de hacer una bellaquería. Yo, visto que por
fuerza habia de peligrar, no pudiendo tomar la delantera, ni subir
por el cerro, ni por los lados, arremetí con los dos para cogerles
la delantera, y al mismo tiempo todos juntos cerraron conmigo, y me
arrojaron en el caz de aquel molino, y fué tan cerca del rodezno,
que la corriente furiosa del agua me llevaba á hacer pedazos, si
no me asiera de una estaca ó maderilla que estaba hincada, aunque
poco fuerte, cerca de la puerta que atajaba el agua para que fuese
al rodezno; pero era tan cerca de él, y la estaca poco fuerte, que
se doblaba con el peso, y yo me iba acercando más á perdicion; los
bellacos se fueron siguiendo las mujeres en viéndome caido abajo, y
como los peligros imprevistos carecen de consejo, yo no le tenia para
valerme: la estaca se iba rindiendo, y yo llegándome hácia el rodezno.
Volví el rostro hácia el lado izquierdo, y ví un arbolillo pequeño,
que se criaba de la humedad del agua, que pensé que tuviera más fuerza
que la estaca, mas no tenia fortaleza. Por que la corriente no hiciese
su oficio, fuí cobrando espíritu, dejé la mano derecha en la estaca,
y alargué la izquierda al arbolillo, y pude asirlo de una rama.
Repartido el peso entre las dos, aunque no podia resistir á la inmensa
furia del agua, por estar casi llegando con los piés al rodezno, pude
mejor sostenerme, pero no volver arriba, hasta que sacando la pierna
izquierda, que estaba más arrimada á aquel lado que al derecho, topé en
la paredilla con una piedra, en que pude estribar muy bien, y haciendo
fuerza con ella, ayudándome de la de los brazos, mejoréme, hasta
poder asir el madero, en que estaba asida la puerta del desaguadero,
y encomendándolo á la mano izquierda, saqué con la derecha la daga, y
metiendo el brazo debajo del agua, apalanqué con la daga, y alcé la
puerta tanto, que se coló la mitad del agua, y segundando, como pude,
con toda la mano derecha, la levanté de manera, que con la misma furia
que iba al rodezno, todo el agua se despeñó por su natural corriente,
con que yo pude valerme de mis piés, y subir por toda la acequia,
asiéndome á las estacas que ayudaban á la presa del molino, y como el
que ha resucitado de muerte á vida, sin capa y espada ni sombrero, iba
mirando si era yo el que se habia visto en tan evidente peligro; iba
corriendo por aquellos molinos abajo, como el que se habia soltado de
la cárcel, por llegar presto donde me alentase y mudase el vestido,
porque no se me entrase aquella humedad de la ropa en las entrañas. Los
que me encontraban me hablaban en vascuence, debian de preguntar si
estaba loco, yo no respondia palabra, por no me poner á resfriar.

Cuando llegué á mi posada llevaba la muñeca de la mano derecha más
gorda que el muslo, del golpe que habia dado. Estúveme en la cama
ocho ó diez dias, restaurando la batería que habia hecho en mí el
espanto de la ya tragada muerte, que fué el mayor peligro de los que
yo he pasado, por ser con quien no sabe hablar, sino hacer y callar.
Admiréme de ver que entre gente que tanta bondad y sencillez profesan,
se criasen tan grandes traidores, sin piedad, justicia y razon. En el
tiempo que estuve en la cama me tomaba cuenta á mí propio, diciendo:
Señor Márcos de Obregon, ¿de cuándo acá tan descompuesto y valiente?
¿qué tiene que ver estudio con bravezas? Muy bien guardais las reglas
de vivir, ¿qué os enseñó vuestro padre? ¿no os acordais que el primer
precepto que os dió fué que en todas las acciones humanas tomásedes el
pulso á las cosas antes que las acometiésedes; y en el segundo, que
si las acometíades, mirásedes si podia redundar en ofensa agena; y el
tercero, que con vos mismo consultásedes el fin que pueden tener los
buenos ó malos principios? Muy bien os aprovechais de ellos: ¿mas qué
bien parece pasar de estudiante á soldado, profesiones tan honradas, y
despues de soldado á molinero, y no á molinero sino á molido? ¡Qué poca
pena le diera al bellaco del rodezno hacerse verdugo y descuartizarme!
Tentábame mis piernas y mis brazos, y como los hallaba, aunque
cansados, buenos, daba mil gracias al bendito ángel de la guarda,
que él por su bondad es la prudencia de los hombres, que la nuestra
no basta para librarnos de los trabajos y adversidades: pero bastára
para no ponernos en ellos, sino que se adquiere esta divina virtud tan
tarde, y con tanta esperiencia de trabajos y vejez, que cuando les
viene á los hombres parece que ya no la han de menester: y la juventud
está tan llena de variedades y mudanzas naturalmente, que apetece
más arrojarse á la fortuna y suerte, que obedecer á la Providencia.
Y confieso, que la poca que yo tuve, me trajo á punto de perecer
miserablemente, donde habia de ser manjar, aun no de peces, sino de
gusarapos, si no era que los perros del molino querian hacer algun
banquete antes que viniera á noticia del amo. Yo pasé mi trabajo lo
mejor que pude, y pude muy mal, porque en la soldadesca no habia mucho
dinero, aunque se hacen en ella los hombres esperimentados para estimar
la paz, y animosos para ejercitar la guerra.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXII.


Salí de Vizcaya, echándola mil bendiciones, lo más presto que pude
por llegar á Vitoria, donde hallé un gran caballero amigo mio que se
llamaba D. Felipe Lezcano, y él me hospedó y regaló de manera que pude
repararme del trabajo pasado: y por no dejar de verlo todo fuí de allí
á Navarra, siendo Condestable de ella un hijo del gran Duque de Alba D.
Fernando de Toledo; pero con gran cuidado de no arrojarme á cosa que no
fuese muy bien pensada; porque como en cada reino, ciudad y pueblo hay
diversas costumbres, el que no las sabe, con vivir bien y quietamente
cumple con la obligacion natural; y con aquel primer documento que
me dió la afliccion del molino, procuré valerme siempre, si no era
cuando me olvidaba de él, que como mozo tropezaba de cuando en cuando,
principalmente en aquellas cosas que sola la edad puede madurar. Cuanto
más que, es tan poderoso el hacer costumbre en las cosas, que ellas
mismas se facilitan con el uso: y cuando no repugnan á la razon, no
se han de dejar si no pide otra cosa la fuerza. Al fin me valí por
Navarra y Aragon de manera que adquirí muchos amigos. Y en llegando á
Zaragoza, ciudad y cabeza del antiguo reino de Aragon, que entonces no
tenia tan buena fama como mereciera, hallé tantos amigos, y tan buenos,
que más parecí natural que forastero en el amor que me tenian; pero yo
fuí siempre con cuidado de no mirar á ventana, que son celosísimos los
de aquel reino, ni tomar pesadumbre con nadie, ni asir de palabras de
poca importancia, que es de donde se traban las enemistades y ódios.
Honróme en su casa por el tiempo que allí estuve un gran Príncipe muy
amigo de música, y de todos actos de ingenio y virtud, honrándome y
acudiéndome á las necesidades de naturaleza; y fué tanto el favor que
me hizo, que me divertí más de lo que fuera razon, en juegos, que hasta
entonces no habia dado en ellos, que fué bastante para distraerme, y
dar en aquel vicio que me trajo más inquieto. Que como en palacio la
ociosidad es tanta, y el ejercicio en letras y uso de las ciencias
tan poco favorecido, dí en lo que todos daban. Vicio contra caridad,
lleno de ira insolente en el que gana, y de humildad forzosa en el
que pierde, y que arrastra de manera á quien lo sigue, que no le deja
voluntad para otra cosa. Cuál antepone el juego á la honra; cuál deja
mujer é hijos perecer de hambre, y estos son daños muy ordinarios;
que hay muchos que ni se pueden ni se sufren decir. Un hidalgo de
muy buen entendimiento se vió tan lleno de trampas por el juego, y
tan sujeto á la costumbre, y convertido ya el uso en naturaleza, que
reprehendiéndole su misma madre, y rogándole que dejase el juego, y
ella le alargaria toda su hacienda, que no era poca, respondió, que
estaba como hombre que tiene atravesada una daga, que vive mientras
la tiene, y en sacándola muere, y que en quitándole el juego se habia
de morir. Pero es tanta la golosina del que gana, y tan grande la
desesperacion del que pierde, que ni el uno reposa hasta perderse, ni
el otro vive hasta desquitarse. El uno se inquieta con la ganancia, el
otro se ahoga con la esperanza de ganar, y ambos fácilmente mudan de
estado; pero no duran en él de costumbre, ni se puede creer el ódio
infernal que tiene el que pierde con el que le gana, aunque más y más
disimule, que parece que en aquel punto le falta el conocimiento de
la primera causa, nacido de no poderse vengar de su enemigo: quien
quisiere meter cizaña entre dos grandes amigos, haga que jueguen el uno
contra el otro, que no há menester más fuerza el diablo para hacerles
grandes enemigos; tal es la fuerza del ódio que se cobra en el juego:
¡qué de muertes infames hechas con supercherías y traiciones, robos y
mentiras nacen del juego! No quiero que se me representen las cosas
que he visto suceder en el juego y por el juego; sólo quiero decir,
que es tan poderoso que un hombre que trata de recogimiento, ó por
escribir, ó por leer, ó por otros actos de virtud, si juega una vez
y pierde, há menester ayuda del cielo para tornar á añudar el hilo
por donde lo habia quebrado. Yo me divertí en esta materia, y la dí á
entender á amigos que trataban este infame ejercicio, con uno de los
cuales me pasó una cosa muy vergonzosa para mí, y de risa para quien
lo supo. Fué, que una noche me pidió que le acompañase porque iba á
hablar con cierta persona, y quiso llevarme para que le guardase la
suya. Yo me puse como de noche con una espada y broquel, unos calzones
ó zaragüelles de lienzo, un capotillo de dos faldas, y otras cosas de
disfraz, con que fuimos adonde me llevó, que era una casa donde habia
un poyo á la puerta. Dió las once el reloj, y despues las doce, que era
la hora que tenia aplazada, y díjome que lo esperase sentado en aquel
poyo, que luego saldria. Sentéme bien rellanado, y musitando entre
dientes comencé á entretener el sueño lo mejor que podia, que ya era
hora de ello. El dia siguiente era dia solemnísimo de los Apóstoles:
oí las dos y luego las tres, que el buen hombre no podia salir, porque
hubo estorbo para ello; yo me caia de sueño; dí en pasearme y en rezar,
entendiendo que aprovecharia para no dormirme, siendo cosa que más
concilia el sueño de cuantas hay en el mundo. Torné á sentarme, porque
me cansaba de tanto pasear, y como habia digerido ya la cena gran rato
habia, por más que me refregaba los ojos con saliva, no pude valerme
hasta que no sé cómo ni de qué manera, sin querer, me quedé dormido
sobre el poyo, adonde estuve, hasta que tañendo á Misa mayor el dia
siguiente, con el ruido de las campanas de la fiesta y de la mucha
gente, pasando unas señoras por allí, dijeron: ¡Qué bien lo ronca el
cochino! y mandaron á un escudero que me despertase. Despertóme, y
alzando los ojos con un gran bostezo ví el sol en medio de la calle, y
oyendo la armonía de las campanas, arrebocéme un capotillo que llevaba,
y dí á correr no hácia mi posada, sino hácia la placeta de Médicis,
siguiéndome más de trescientos perros; y á la vuelta de una esquina
topé con un ciego que llevaba una docena de huevos en el seno, y al
mismo compás que le topé volvió el báculo, y alcanzóme en el hombro
izquierdo, y como le destilaba lo amarillo de la tortilla, decian que
le habia quebrado la hiel en el cuerpo, y ya que con mi huida llegaba
cerca de la casa donde me habia de acoger, con la priesa que llevaba
y la que me daban los perros tropecé, y tendíme á la puerta de esta
señora, tan buena de nacimiento, que habiéndole yo enviado dos perdices
para que se regalase con ellas, las echó en una necesaria, porque
venian lardeadas con tocino.

Parece que con estas menudencias se desautoriza la intencion que se
lleva en este discurso; pero mirando bien, para eso mismo lleva mucha
substancia, que aquí no se escriben hazañas de príncipes y generales
valerosos, sino la vida de un pobre escudero que ha de pasar por
estas cosas y otras semejantes, y por reprehender una inadvertencia
tan grande como la que hizo aquel amigo y la que hice yo. Llevar
compañía de noche quien va á cosa hecha, téngolo por yerro; porque
si va adonde no tiene peligro, no há menester llevar testigo de sus
mocedades; y si va con sospecha de algun peligro, claro está que no
ha de querer infamar una casa, y por fuerza se ha de retirar; y para
huir más desembarazado, mejor va solo que acompañado, porque al fin no
lleva consigo quien diga que huyó. Y aunque es lo más sano y seguro no
hacerlo, si se hiciere sea á solas, no acompañado, porque las amistades
de hombre se acaban, y luego se revelan los secretos. Pues la fineza
que yo usé en esperarle y guardarle el cuerpo, ¿quién dirá que no fué
disparate? Pasaban dos horas, y acercándose el dia, ¿qué necesidad
tenia yo de ponerme á padecer tormento de sueño? ¿Qué fortaleza de Rey
me habia mandado que guardase, sino la que era de un hombre perdido,
para ponerme á peligro, demás de la vergüenza que pasé? Cuando se ha
de poner un hombre á tan grandes riesgos, ha de ser por conocer un
evidente peligro en alguna persona de vida ó de honra, ó por obedecer
el mandamiento de algun gran príncipe ó república. Pero que me ponga
yo á los sucesos de fortuna por quien está muy contento, sin tener más
cuidado de mi cuerpo que de su alma, téngolo por fineza impertinente.
¿Qué honra ó hacienda perdiera yo cuando me fuera á tomar el reposo
y descanso que naturaleza pide para su conservacion? Si me culpára
en haberlo dejado, le preguntára yo si lo dejaba en alguna mazmorra,
de donde lo podia sacar con la mano, ó si me dejó él á mí en mi lecho
reposado, ó si quedaba entre enemigos de la fé, como quedaba entre
enemigos de guardarla. Siempre oí decir que el que fuere compañero
en los trabajos tambien lo ha de ser en los gustos; pero aquí la
parte del trabajo era para mí, y la del gusto para él. La conclusion
es, que tengo por yerro llevar compañía en semejantes jornadas, y
por mucho mayor acompañar á nadie en ellas, que si llama la compañía
por pusilánime, lleva la vida jugada el que le acompaña, porque á la
primera ocasion huye, y lo deja en manos de enemigos que él no tenia
ni temia. Y mire cada uno, si le sucediere, que es participante del
daño que el otro hiciere en ofensa ajena. Yo me reparé de vestido y
de sueño, aunque habia dormido lo bastante para un hombre de bien,
en aquella misma casa donde llegué, y á donde hallé un vecino suyo
muy lleno de melancolía, y tanta, que me vió dar con mi persona en el
suelo, con la espada á una parte y el broquel á otra; no conocí en él
accidente de risa, como en cuantos me vieron caer, que una caida es
ocasionada para mucho disgusto de quien la da, y mucha risa de quien
la ve. Con todo se llegó este buen hombre estando ya puesto de rua en
casa de aquella mujer, amiga del tocino; y pareciéndole que yo estaba
disgustado, llegó como á consolarse conmigo, diciéndome que todos los
hombres del mundo padecen trabajos, y que él estaba tan dentro de
ellos como todos cuantos vivian en él. Yo le pregunté, qué eran sus
males que tan triste lo traian, porque siempre he sido compasivo; y
él me respondió en una palabra: Zelos. ¿Ese mal tiene? le dije yo;
no quiero preguntarle si son averiguados, ó si es sospecha; pero
quiero decirle que es enfermedad de mozos de poca experiencia, que si
la tuviesen, sabrian que los mismos tienen unos de los otros. Y si
advirtiesen que el otro de quien yo los tengo anda rabiando de ellos
por mí, consolaríame con su daño y con verle padecer, y consumirse con
un perpétuo desasosiego. ¿Qué mayor consuelo puedo tener yo que ver á
mis enemigos padecer, y reirme de ellos? Porque pensar que una mujer
divertida en estos tratos se ha de contentar con lo que uno le da, es
pensar que un fullero ha de andar bien puesto con sola la ganancia que
hace á un cuitado. Los zelos tienen al diablo en el cuerpo del que los
tiene, y parece que lo trae consigo, pues á nadie hacen mal sino á
quien los mantiene, y cuanto más se callan más crecen. Su remedio está
en tan ruin fundamento, que con averiguar la verdad, ó se mueren, ó se
halla ocasion para perderlos, poco á poco, apartándose de quien los
causa. Yo aseguro que son más de cuatro los zelosos, sin saber unos de
otros en esa misma ocasion, y crea que se usa esto. Si son zelos de
la mujer propia, es agravio que se le hace, que la más baja mujer del
mundo estima en más la sombra de su marido que á todo lo restante de él.

Un príncipe de esta ciudad dijo muy bien quién son los zelos, y materia
tan odiosa no se ha de traer á la memoria, sino consolarse con lo que
tengo dicho de ver que padecen por mí lo que yo padezco por otros: que
han venido las mujeres á tan infeliz estado, que han privado á su misma
naturaleza del gusto que ella les concedió, porque lo han puesto en
solo hurtar y robar las haciendas, fingiendo querer á los que desean
desollar, por solo igualarse en galas á las que de su nacimiento por
herencia de patrimonio nacieron nobles y honradas, ricas y principales,
que les parece no ha de haber diferencia y desigualdad en la tierra
de mujeres á mujeres, como en el cielo la hay de ángeles á ángeles.
He mezclado de esta materia con esotra, porque de la perdicion de
esto viene la comunicacion de muchos, para que todos anden zelosos: y
con tener cada una su docena de ángeles de guarda, pasan por moneda
corriente y honrada. Despedí al buen hombre algo consolado, y fuíme
á mi posada, y dentro de pocos dias me fuí á Valladolid, despues de
haber visto á Búrgos y toda la Rioja. Provincia fértil, de bonísimo
temperamento, y que parece en algo al Andalucía.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXIII.


En Valladolid serví al Conde de Lemos, D. Pedro de Castro, el de la
gran fuerza, caballero de excelentísimo gusto y bondad muy suya, sin la
heredada que era y es, cuando menos, descendiente de la sangre de los
Jueces de Castilla, Nuño Rasura y Lain Calvo, junta con la de los Reyes
de Portugal. Entré en su gracia, é hice muy poco, porque tenia el Conde
un pechazo tan generoso, manso y apacible, que con poca diligencia
se entraba en las entrañas de quien le queria. Con todo no me hallé
muy bien á los principios, porque me faltaba lo que es menester para
servir en palacio, que es decir con gracia una lisonja, salpimentar
una mentira, traer con blandura y artificio un servil chisme, fingir
amistades, disimular ódios, que caben mal estas cosas en los pechos
ingénuos y libres. Dejo aparte el rigor y magestad de los porteros, que
ordinariamente tienen una gravedad más seca que sus personas, y ellos
lo son tanto como sus palabras.

Aunque eché de ver, que lo que más importa es, que en presencia del
señor el criado tenga el rostro alegre, y en las cosas que le mandan,
y aunque no se las manden, será menester ser diligente y solícito, y
cumplir cada uno puntualmente con su ministerio. En lo primero, que es
traer el rostro alegre, mal lo puede hacer un melancólico; pero para
esto hay un remedio, que es no ponerse delante del señor, sino cuando
estuviere el criado de buen humor: que la alegría de los criados,
fuera de hacer su negocio, ayuda á vivir al señor, y si no la muestra,
piensa que está disgustado en su servicio, y así durará poco con él.
Aunque este príncipe mostraba tan buen pecho con sus criados, que él
mismo los obligaba á andar muy contentos, y servirle con muy apacible
semblante: porque haciendo todo lo que podia tenia obligacion de hacer,
los honraba donde quiera que se hallaba. Y siempre en esta antiquísima
casa han llevado y llevan esta grandeza de ánimo y cortesía, como se
ha parecido y parece en el que ahora lo posee D. Pedro de Castro,
que desde niño tierno descubrió tanta excelencia de ingenio y valor,
acompañado de ingénuas virtudes, que habiéndolo puesto su Rey en los
más preeminentes oficios y cargos que provee la monarquía de España,
ha sacado milagroso fruto á su reputacion, siendo muy grato á su
Rey, muy amado de las gentes subordinadas á su gobierno, y muy loado
de las naciones extranjeras. Estando en esta casa y en Valladolid,
se descubrió aquel gran cometa, tantos años antes pronosticado por
los grandes astrólogos, amenazando á la cabeza de Portugal. Hubo tan
grandes juicios sobre ella, y algunos tan impertinentes, que dieron
harto que reir, entre los cuales hubo uno que decia, que las cosas
grandes habian de descrecer, y las pequeñas habian de crecer: llegó
este juicio al de un hombrecico pequeño, que tambien en esto lo era,
que estaba muy mal contento de verse con tan aparrada presencia, que
trayendo unos pantuflos de cinco ó seis corchos, aun no podia lucir
entre la gente. Andaba siempre pulido y bien puesto, enamorado y bien
hablado, y aun hablador no sin afectacion. En las conversaciones
procuraba, no que sus conceptos llegasen á igualarse con los otros,
sino que sus hombros se ajustasen con los de la rueda, y como no podia
ser, pensando que era la culpa de las agujetas, meneaba un lado y otro,
hasta que crujian todas. Pues como llegó á su noticia la interpretacion
del cometa, que las cosas pequeñas han de crecer, se le encajó que
se decia por él. Que fácilmente nos persuadimos á creer lo que
deseamos, aunque sea tan gran disparate como este. Dijéronle que yo era
nigromántico, y que si yo queria, podia hacerle dos ó tres dedos ó más;
pero que habia de ser muy secreto, porque no se supiese que yo sabia
tal arte diabólica. Pasando por la plaza, haciendo mil escuderajes con
los demás gentiles-hombres de casa, me señalaron con el dedo, para que
me conociese. Sin haberme avisado los que le tornaban loco, se llegó
á mí con una retórica bien pensada, ofreciéndome amistad y hacienda y
favor para toda la vida, y el fin de todo fué decir: Ya vuesa merced
ve el agravio que naturaleza hizo á un hombre de mis partes, en dar á
tan altos pensamientos tan pequeño cuerpo: yo sé que si vuesa merced
quiere, puede suplir esta falta, con que tendrá un esclavo para siempre
jamás. Eso, dije yo, solo Dios puede hacerlo, que es superior á la
naturaleza, y si vuesa merced quiere crecer por los piés, póngase más
corchos de los que trae; y si del pecho arriba, con ahorcarlo, crecerá
tres ó cuatro dedos. Oh señor, dijo él, ya venia informado que vuesa
merced no me habia de negar este bien, por amor de mí que se disponga á
ello, y en lo demás corte por donde quisiere. Veíalo tan rematado en su
disparate, que lo hube de reducir á la obra de naturaleza, diciéndole:
Señor, vos vais tras de un imposible, que no solamente no es hacedero,
pero os tendrán por loco cuantos supieren que dais en ese error. Las
obras de naturaleza son tan consumadas, que no sufren enmienda: nada
hace en vano, todo va fundado en razon, ni hay supérfluo en ella, ni
falta en lo necesario; es naturaleza como un juez, que despues que ha
dado la sentencia, no puede alterarla, ni mudarla, ni es señor ya de
aquel caso, sino es que apelen para otro superior.

En formando naturaleza sus obras con las calidades que les da, ya no
es señora de la obra que hizo, sino que Dios, como superior, quiera
mudarlas; si hace grande, grande se ha de quedar; si chico, chico
se ha de quedar; si mónstruo, así ha de permanecer. Ni hay para qué
cansarse nadie pensando imposibles. Á esto replicó diciendo: ¿Pues no
es más dificultoso hacerse un hombre invisible, y hay quien lo hace?
No es, dije yo, sino facilísimo, que con ponerse un hombre detrás de
una tapia, queda invisible, ó encubriéndose con una nube. Y vos os
hareis invisible con solo poner delante de vos un mosquito. Gentil
consuelo, dijo, he hallado, en quien pensé tener todo lo que he deseado
toda mi vida. ¿Qué consuelo ha de hallar, dije, quien quiere ir contra
las obras de la misma naturaleza, que es la que nos representa la
voluntad del primer movedor y autor de todas las cosas? Que aunque crió
á todos los hombres iguales, no fué en los actos exteriores, sino en
la razon del alma. Y esta es la que hace al hombre superior á todos
los demás animales, que no el ser grande ó pequeño. Si naturaleza
os hubiera criado desigual de miembros, como habiéndoos dado esa de
gozque, tener unos brazos de jigante, ó en esa carilla de mandrágora
os hubiera puesto unas narices trastuladas, pudiérades os quejar,
pero no enmendar. Mas al fin, si sois pequeño, sois tan bien hecho
y tan igual de miembros, como que teneis las orejas mayores que los
piés: y quien tiene andada la mitad para una de las más importantes
virtudes que resplandecen en los hombres, ¿por qué ha buscar quien le
haga crecer? ¿Qué virtud? preguntó él. La humildad, respondí yo, que
para alcanzar tan divina virtud, teneis andada la parte del cuerpo,
que parece que estais siempre de rodillas, y con humillar el ánimo,
la tendreis alcanzada toda. Si naciérades en tiempo de los gentiles,
que se usaban transformaciones, la naturaleza enojada con vos, por
no contentaros con ella, y por soberbia, os hubiera transformado en
renacuajo, por humillar la soberbia del ánimo, y cercenar la cantidad
del cuerpo. Á todo cuanto le dije calló, y dijo por último: Aténgome
á la significacion de la cometa, que dice, que los pequeños han de
crecer, y los grandes han de disminuirse; pero ya que vuesa merced se
ha holgado dándome matraca, obligacion tiene de ponerme en estado, que
no me la den otros: que quien sabe decir lo uno, sabrá hacer lo otro, y
eso de ser humilde, guárdelo para sí, que yo tengo porque estimarme en
mucho, que soy hijodalgo de parte de mi abuela, que antes que se casase
con mi abuelo, habia sido casada con un hidalgo muy honrado, y tiene
hoy la ejecutoria de él guardada y á buen recaudo. ¿De suerte, dije
yo, que de ahí os viene la vanidad, y no querer ser humilde? Sereis
como los que lucen y se arreglan con hacienda ajena. Ahora digo que no
me espanto que seas soberbio, teniendo mucha razon de ser humilde, y
rendiros á la humildad, virtud que jamás tuvo émulos ni envidiosos: que
todas las partes que adornan á un hombre, padecen esta mala ventura,
sino es la humildad y la pobreza, tan aborrecida de los hombres, y tan
amada del Autor de la vida: pero si la humildad nace del conocimiento
de sí propio, y esto os falta á vos, ¿por qué habeis de ser humilde?
Yo no vine, me dijo, á oir virtudes, sino á probar encantamientos
ó cosas sobrenaturales para conseguir mi intento. Fuése el buen
hombre, y luego llegaron á mí cuatro amigos de buen gusto y no poca
malicia, preguntando si habia venido á mis manos con aquella demanda:
respondíles que sí, y que lo habia desengañado de aquel disparate y
deslumbramiento tan grande. Por vida vuestra, dijeron, que le hagamos
una burla, porque es tan gran loco, que se persuade á que pueda crecer
y le sacaremos una muy gentil merienda riéndonos un rato á costa suya.
Eso, respondí yo, no lo haré por todas las cosas del mundo, porque
burlas de que puede resultar escándalo general y daño particular, ni
son lícitas, ni se permite por camino alguno. Sabed, dijeron, que es la
misma avaricia y miseria, y habemos dado en esto por hacerle gastar,
que lo sentirá en el alma. Si esa condicion tiene, dije yo, no le
sacarán de ella aunque le hagan llegar á la Giralda, que los avarientos
y los borrachos nunca se ven hartos de lo que desean, ni apagan la
sed que traen. Acuérdome que por hacerle gastar á un hombre ciertos
maleantes, se pusieron á trechos, diciéndole que estaba enfermo, de
suerte que cuando llegó al último ya lo estaba de veras, por el caso
que habia hecho la imaginacion; y fué menester llevarle á su casa medio
muerto, y de quererle hacer burla tan pesada, nació el arrepentimiento
tardío para todos ellos y grave daño para el paciente. Y en este caso
seria mayor, cuanto es más imposible la obra, que para persuadir una
cosa tan contra la misma naturaleza, se han de hacer grandes embelecos,
y no pueden ser sin grande daño del pobre raton, que ni ve su cuerpo ni
conoce su ignorancia.

Porfiaron todavía que le hiciésemos un engaño que pareciese cosa de
encantamiento. Cuando eso se hiciese, pregunté yo, ¿quién quedará más
confuso, él en recibir este engaño, despues de descubierta la verdad,
ó yo en haber sido autor de él? En todas las cosas se ha de considerar
el fin que pueda tener, y esa ficcion y engaño no puede estar mucho
encubierta: y para mí tengo por mejor y más seguro el estado del
engañado, que la seguridad del engañador: porque al fin, lo uno arguye
sencillez y buen pecho, y lo otro mentira y maldad profunda. Yo no
puedo tragar una mentira ni engaño, porque se arremete á desdorar la
opinion de quien se tiene por hombre de bien. Las burlas han de ser
pocas y sin daño de tercero, y tales, que el mismo contra quien se
hacen guste de ellas. No sabemos la capacidad de cada uno, que la
burla llevadera para uno, será para otro muy pesada; y las burlas
no se han de juzgar por malas ó peores de parte de quien las hace,
sino de parte de quien las recibe; y si él las tomare bien, serán de
sufrir; y si las tomare pesadamente, serán pesadísimas. Dábanle matraca
á cierto ordenante por una necedad que habia dicho, y cuando estuvo
harto de sufrir, dijo: Que queria que pecase mortalmente quien más
se la diese. Que de burlas pesadas vemos cada dia resultar agravios
que no se pensaron. Este miserable no tiene talento para llevar una
burla tan pesada como esta que por fuerza lo ha de ser. Yo me tengo
de oponer en eso, porque iria contra mi propia opinion, que es justo
y mal hecho: y no me espantaré del que se deja engañar por lo que
desea, pero espantaríame de quien le quisiere engañar, sin esperar de
ello más gusto que hacer mal. Fuéronse, y al fin le hicieron una burla
muy pesada, dándome á mí por autor de ella. Pusiéronle en estrecho de
ayunar tres dias con cuatro onzas de pan y dos de pasas y almendras,
y dos tragos de agua, y primero le tomaron la medida de su cuerpo
en una pared muy blanca, poniendo para señal de su altura un clavito
pequeño ó tachuela. Hizo su dieta, unas hermanas suyas le fregaban
los brazos y piernas todas las noches y mañanas, por consejo de los
maleantes: preguntábanle las pobres despues de cansadas: ¿Hermano,
para qué hace esto? Y él las respondia: Bárbaras, no os entremetais
en las cosas de los hombres. Todos estos tres dias de la dieta y las
fricaciones, se subia á una azotea en amaneciendo, y se ponia hácia
el nacimiento del sol, haciendo ciertas señales que le habian mandado
contra las nieblas de Valladolid, que él hizo muy puntualmente como
todo lo demás. Cumplidos los tres dias, y lleno el celebro de nieblas,
vino á los bellacones con tanta cara como una calavera de mandrágora,
que como estaba tan chupado y flaco, parecia más alto. Fué uno de ellos
á la pared blanca donde se habia metido, y mudó el clavito dos dedos
más abajo, y tapó el agujero con un poco de cera blanda, que era en la
cerería recien hecha, blanca y muy lisa. Enviáronle á medirse, y como
topó con el colodrillo en el clavito, quedó fuera de sí de contento,
entendiendo que él habia crecido lo que el clavo habia bajado. Vino con
la boca llena de risa, que parecia mico desollado, y fuése á echar á
los piés de quien le habia hecho crecer: ellos le dijeron que callase,
porque sino se descreceria lo crecido, y que lo dificultoso quedaba
por hacer. Él dijo que aunque fuera bajar al infierno, lo haria por
no descrecer. Pues no es menos, dijeron ellos, y aquella noche le
mandaron que entre las once y las doce de la noche entrase en cierto
aposento por un callejon muy estrecho, que estaba debajo de unas casas
lóbregas y obscuras, solo y sin luz, y que allí le dirian lo que habia
de hacer. Él se turbó todo con la dificultad que le pusieron, pero
al fin dijo, con todo el miedo posible: Sí haré, sí haré. Fuése á
la noche entrando por su callejon, espeluzado el cabello, cortado de
brazos y piernas, sin oir perro ni gato que le pudiese hacer compañía,
y en llegando al aposento, salieron por las cuatro esquinas debajo la
cama cuatro carátulas de demonios, con cuatro candelillas en la boca,
que con el temor que habia concebido, se le representó el infierno
todo; porque todos los hombres muy crédulos son tambien temerosos; y
como se fueron alzando los demonios, él se fué quedando, y sin saber
de sí, ni poder moverse de donde estaba, cayó en el suelo, dándole
tan gran corrupcion, que no se le pareció haber tenido dieta, que la
cólera habia desbaratado cuanto las almendras y pasas habian detenido.
Él caido, y ellos turbados y aun arrepentidos, no supieron qué hacer,
sino dejarlo y acogerse. Él volvió á cabo de rato en sí, y hallóse
revolcado en su sangre, de que anduvo muy corrido, y de manera enfermo,
que fué menester de veras valerse de las pasas y almendras para no
morirse, y ellos anduvieron escondidos y ausentes. Yo me sangré en
salud, refiriéndole el cuento al Conde, que le solemnizó mucho con
su buen gusto, y tomó á su cargo las amistades, contando lo pasado á
cuantos entraban en su casa. Sosegóse el negocio con la autoridad de
un tan gran príncipe, aunque ellos anduvieron hartos dias inquietos:
porque el hombrecito se quejó á todo el mundo, y á quien podia castigar
la burla. Yo los cogí cuando hubo oportunidad, y les dí á entender
con la verdad, cuánto importa no hacer mal, tanto en burlas como en
veras, que de haberle dado la vaya sobre su ruin talle y cuerpo, vino
á buscar tan pesado remedio, que nadie quiere oir faltas, y por más
que se hagan sufridores y finjan risa, no hay á quien no le pese en
el alma oir mal de sí propio: y tanto más, cuanto más parece verdad
lo que se dice: que aun cuando no lo es ni lo parece, se le abrasa el
corazon á quien se dice, ora sea por dar pesadumbre, ó sea por chisme,
de que era tan enemigo este príncipe, que en trayéndole alguna novedad
de palacio, llamaba á aquel de quien se decia, y delante del parlero
se lo reprehendia: si se encogia de hombros el otro negándole, decia
el Conde: Pues veis aquí á fulano que me lo dijo: y así andaban todos
ajustados con la lengua y con el Conde.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXIV.


Y porque no habrá otra ocasion en que contarlo, digo que era Príncipe
tan enemigo de chismes y parlerías, que en presencia mia vino cierto
congraciador á decirle, que estaba tratando mal de su persona un
hidalgo de Valladolid: y encareciendo mucho esta insolencia, le
preguntó el Conde: ¿Y vos qué hicisteis? Yo, dijo el buen hombre, vine
luego á avisar á V. Excelencia, porque al pié de la obra le enviase
el castigo que merecen ofensas hechas á tan grande señor. Vos teneis
razon, dijo el Conde; ola, dadle á este gentil-hombre una libranza de
media docena de palos muy bien dados. Pues á mí, ¿por qué? dijo el buen
hombre. No son para vos, respondió el Conde, sino para que los lleveis
al que dijo mal de mí: porque como me trujisteis lo que yo no sabia,
le lleveis á él lo que no sabe. Y dijo á un paje: Bermudez, corre y
dí á fulano, que cuando hubiere de decir mal de mí, no sea delante de
tan ruin gente que me lo venga á decir luego, y que para castigo suyo
basta que sepa él que yo lo sé. Ambos quedaron muy bien pagados, como
merecian, que aunque no se dió la libranza, quedó el pobre espantado
de la merced. El ermitaño á todo comenzó á dar cabezadas y bostezar
muy á menudo, como hombre que está de mala gana en locutorio de
monjas, porque despues de la comida todo habia sido hablar al son de
las canales, que aunque pocas, con el ruido y fuerza del aire, hacian
su figura de manera, que se echó de ver que habia música para toda
la noche. Cenamos lo que tenia el buen hombre, que por poco que fué,
ayudó para reposar y darle al sueño bastante lugar, no solamente para
hacer la digestion, pero para soñar disparates, conforme á lo que se
habia cenado, y al tiempo borrascoso que hacia, que realmente, aunque
más anden desvaneciéndose y buscando interpretaciones de los sueños
algunos amigos de adivinacion, ellos andan conforme á los tiempos y á
los mantenimientos, y obedeciendo al humor predominante, que es lo más
ordinario; es grande ignorancia ponerse á interpretar lo que procede de
humores calientes ó frios, húmedos ó secos. Y si alguna cosa sucediere,
que sea verdad en los sueños, ó será acaso ó representacion de Ángeles
buenos ó malos; y no hay para que divertirnos en probar la verdad de
esto, que tan manifiesta y clara la conocemos.

[Ilustración]



RELACION SEGUNDA

DE LA VIDA DEL ESCUDERO

MARCOS DE OBREGON.



[Ilustración]



Aunque amanecia el dia con acabarse la furia del agua, que toda la
noche habia combatido la ermita ó humilladero, era tanta la abundancia
que el rio habia recogido, que sobrepujando la puente, ni de la una
parte ni de la otra se podia pasar, ni pasaron, hasta que se fué
avadando el dia siguiente. Yo quisiera irme, por parecerme que ya el
ermitaño estaba harto de oirme hablar relaciones de mi vida; y como yo
naturalmente, ni soy inclinado á hablar, ni oir hablar mucho, parecióme
que el demasiado sueño del ermitaño nacia del enfado de oirme: y como
los habladores, gente sin memoria de lo que está por venir, son para
mí tan odiosos, no queria caer en la culpa que reprehendo, que los que
tienen esta falta, aunque por sobra de palabras sin sustancia, son
ordinariamente cizañeros, congraciadores, chismosos, que á trueque ó
fin de hablar no reparan en falso ó verdadero, ni saben distinguir la
mentira de la verdad, y de la misma manera que lo dicen lo desdicen;
amigos de averiguar un chisme, y de traer y de llevar adelante su
opinion, soldando un yerro con otros ciento, y el menor daño que
hacen es ser grandes aduladores: no se asientan ni reposan en cosa
con la facilidad que proceden, ni temen caer en falta, ni cobrar mala
opinion, que realmente he visto que á este vicio le siguen otros muy
peores. Huyendo yo de no caer en fama de hablador me quise despedir del
ermitaño, si bien el tiempo aun no daba lugar para ello; pero él me
porfió que no le dejase solo, por una grande melancolía que le habia
dado un sueño aquella noche, que afirmativamente decia: que estando más
dispierto que dormido, le habia hablado un muerto, en cuya muerte se
habia hallado en Italia. Reíme, y lo mejor que pude procuré deshacerle
aquella imaginacion. Preguntóme de qué me reia. Ríome, respondí, de que
la aprehension de los sueños sea tan poderosa con algunas personas,
que les parece que es verdad lo que sueñan, cosa tan reprobada por
el mismo Dios en muchos lugares del Testamento viejo, y recibido en
el nuevo, siendo todo vanidad del celebro, y ahora de la melancolía
que ha causado la esperanza del tiempo; que junta con el poco y no
buen mantenimiento, causara ese efecto y otros más ridículos. Digo,
respondió el ermitaño, que aun ahora me parece que le tengo presente.
Reíme mucho más que antes; replicóme: ¿Luego no suelen venir los
muertos á hablar con los vivos? No por cierto, respondí yo, sino cuando
por algun negocio de mucha importancia les da Dios licencia para ello,
como en aquel caso tan estupendo y digno de saberse que le pasó al
Marqués de las Navas, que habló con un muerto á quien él habia quitado
la vida; pero vino á cosas que le importaban para la quietud y reposo
de su alma. Es caso que todos los que vemos en los libros antiguos no
tienen tan asentada verdad como este, reservando aquellos de que las
divinas letras hacen mencion, porque pasó en nuestros dias, y á un tan
gran caballero, y tan amigo de verdad, y en presencia de testigos, que
hay algunos vivos ahora, que ni á él, ni á ellos, aun siendo verdad,
les importa nada confesarlo. ¿Á cuál Marqués? preguntó el ermitaño. Al
que es ahora vivo, respondí yo, D. Pedro de Ávila. Si no se cansa vuesa
merced, dijo el buen hombre, y aunque se canse, cuéntelo cómo pasó, que
cosa tan espantosa y de nuestros dias es bien que todos lo sepan. Bien
divulgada está, dije yo; pero por que no se quede en el sepulcro con el
muerto es bien decirla, y hacer particular memoria de cosa que tanta
apariencia tiene de verdad; y no me afirmára en ella, si no la hubiera
oido de la boca de un tan gran caballero como el mismo Marqués, y á su
hermano el señor D. Enrique de Guzman, Marqués de Pobar, gentil hombre
de la Cámara del potentísimo Rey D. Felipe III de las Españas, en cuyo
palacio nunca ha hallado lugar la adulacion ni mentira. El caso fué de
esta manera:

Estando el Marqués preso por mandado de su Rey en San Martin de Madrid,
monasterio de la Orden de San Benito, y visitándole sus amigos grandes
caballeros, muchas veces ó siempre se quedaban de noche acompañándole,
particularmente el Sr. D. Enrique, Marqués de Pobar, su hermano, y el
Sr. D. Felipe de Córdoba, hijo del Sr. D. Diego de Córdoba, Caballerizo
mayor de Felipe II, y una noche, entre muchas, dióles gana de irse á
pasear al Marqués y á D. Felipe: fueron hácia el barrio de Lavapiés,
y estando hablando por una ventana, dijo el Marqués: Esperadme aquí,
que voy á aquella callejuela á cierta necesidad natural; halló en ella
dos hombres en las dos esquinas, que no le dejaron pasar. El Marqués
dijo: Vuesas mercedes sepan que voy con esta necesidad, y fué á pasar
contra su gusto. Arrojóle uno de ellos una estocada, y el Marqués otra
á él propio; cada uno pensó que dejaba muerto al otro. Con el mismo
movimiento que le sacó el Marqués la espada, que tenia la guarnicion en
el pecho, le dió al otro una cuchillada, con que le abrió la cabeza.
Quedáronse los dos que no pudieron moverse; el de la estocada muerto,
aunque en pié, el de la herida fuera de sí. Fuése el Marqués y llamó
á D. Felipe, y fuéronse á San Martin. Estando allá, pareciéndole que
dormir sin averiguar bien lo que habia pasado era yerro, contóselo, y
los dos determinaron de ir. Fué el Marqués con ellos, que no quiso que
fuesen sin él, y hallaron alborotado el barrio, diciendo que habian
muerto allí dos hombres. Volviéronse sin hallar en el sitio donde
habia pasado otra cosa sino dos lienzos ensangrentados. El que habia
quedado con la herida fuése á Toledo, y desde allí envió á saber si el
Marqués era muerto, que lo habia conocido cuando le dió la estocada, y
curándose lo mejor que pudo, vino á morir de la herida: hizo testamento
antes, y como supo que el Marqués no habia recibido daño, porque la
estocada habia sido al soslayo, dejólo por su testamentario. Supo
el Marqués esto por relacion de un Religioso que se lo vino á decir
quién era el que lo dejaba por testamentario. Dentro de cinco ó seis
dias, despues de muerto este hombre, estando el Marqués acostado en
su cama, y D. Enrique su hermano, y D. Felipe de Córdoba en el mismo
aposento en otra cama, cerrada la puerta para dormir, llegaron y le
quitaron la ropa de la misma cama. El Marqués dijo: Quitaos allá, D.
Enrique, y respondió la persona que era con una voz ronca y llena de
horror: No es D. Enrique. Escandalizado el Marqués se levantó muy de
priesa, y desenvainando la espada que tenia á la cabecera, tiró tantas
cuchilladas, que preguntó D. Felipe: ¿Qué era aquello? El Marqués mi
hermano es, respondió D. Enrique, que anda á cuchilladas con un muerto.
Él dió cuantas pudo, hasta que se cansó, sin topar en cosa, sino
algunas en las paredes.

Abrió la puerta, y tornó á verlo fuera, y con la misma priesa fué
dando cuchilladas, hasta que llegó á un rincon donde habia oscuridad,
y entonces dijo la sombra: Basta, señor Marqués, basta, y véngase
conmigo, que le tengo que decir. El Marqués le siguió, y á él los
dos caballeros, su hermano, y D. Felipe. Bajóle abajo, y diciendo el
Marqués qué le queria, respondió, que mandase los dejasen solos, que
no podia hablar delante de testigos. Él, aunque de mala gana, les dijo
que se quedasen; mas ellos no quisieron. Al fin la sombra se entró en
cierta bóveda donde habia huesos de muertos: entró el Marqués tras
de ella, y en pisando los huesos le fué discurriendo por los suyos
tan grande temor, que le fué forzoso salir fuera á respirar y cobrar
aliento, lo cual hizo por tres veces. Lo que le queria, y pudo el
Marqués con la turbacion percibir, era que en pago de la muerte que le
habia dado, le hiciese aquel bien de cumplir lo que en su testamento
dejaba, que era una restitucion, y poner una hija suya en estado.
Hubo en esto dares y tomares entre el Marqués y la sombra, segun
dijeron los testigos. Y confiesa el Marqués, que siendo tan hermoso
de rostro, blanco y rojo, como sus hermanos, desde esta noche quedó
como está ahora, sin ningun color y quebrantado el mismo rostro. Dice
que le vino á hablar otras veces, y que antes que le viese le daba
un frio y temblor, que no podia sustentarse. Al fin cumplió lo que
le pidió, y nunca más le apareció. Si fué el mismo espíritu suyo, ó
del ángel de su guarda, ó ángel bueno ó malo, dispútenlo los señores
teólogos, que para mí bástame el haberlo oido de la boca de un tan
gran caballero como el Marqués y D. Enrique su hermano, para tener el
caso por más cierto; y que por cosas tan particulares, que importan la
salvacion de un alma, suele el Señor del cielo y tierra dar licencia
para semejantes negocios, que no son estas de las cosas que algunos
autores gentiles dicen, de llamar las almas para hacerles preguntas,
como hacia Empedocles y Apion Gramático, que llamó la sombra de Homero,
y no osó decir lo que habia respondido, que estas eran artes de la
necromancia, de que dice Ciceron, que fingian cuerpos de aquellos que
ya estaban quemados, y les daban alguna forma ó figura; porque el
espíritu por sí era incapaz de ser visto, que todas eran artes del
demonio, y acudia á lo que le pedian como poderoso, permitiéndoselo
Dios, que sin esta permision no podia hacerlo. Y que el venir de las
almas de los muertos con dispensacion de Dios, no se puede negar haber
sucedido algunas veces; no porque anden vagando por el mundo, que sus
lugares tienen señalados, ó en el cielo ó en el infierno, ó en el
purgatorio. Y si he sido prolijo en este cuento contra mi condicion y
estilo, es porque cosas tan graves se han de decir con la sencillez
y llaneza con que pasaron, sin dorarlo ni desdorarlo. Admiracion me
ha puesto el caso, dijo el ermitaño, y estoy determinado de apartarme
de soledad, que aunque he pasado algun tiempo en ella, no he visto
cosa que me perturbe, y aun con todo eso me he retirado de la soledad
hácia el poblado, por los temores que pasaba entre los altos riscos de
Sierra-Morena: pero dejemos ya esta materia, y volvamos á proseguir
lo comenzado; que con la dulzura del estilo y gracia del contarlo, se
olvidará la melancolía del sueño y de la verdad referida. Luego se fué
á Sevilla, donde ahora vive muy recogido.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO I.


Tornando de nuevo á coser ó á anudar la conversacion pasada, sentámonos
al brasero, prosiguiendo mi comenzada relacion, porque el ermitaño,
hombre de muy buen discurso, me importunó de manera, que se echó de
ver que gustaba mucho de oir los trances de mi vida, y mostrando
mucha atencion, que es lo que da nuevo ánimo á las conversaciones,
proseguí lo que la noche antes habia dejado por el sueño del ermitaño,
y comencélo de muy buena gana, porque de la misma manera que quita
el gusto de hablar la descortesía de que algunos ignorantes usan, en
atajar lo que un hombre va diciendo, por encajar un disparate que se
les ofrece fuera de propósito, así la atencion da fuerzas y espíritu
al que habla para no cesar en su materia; yerro en que he visto caer
á muchas personas, muy reprehensible en quien le tiene, porque arguye
poco gusto ó mal entendimiento. El que no quiere oir lo que otro
habla, bien puede apartarse y dar lugar á que oiga quien tiene gusto;
que hay algunos de tan estraordinaria condicion y natural, que, ó por
deslucir lo que otro habla, ó por no entenderlo, que es lo más cierto,
procuran atajarlo con poca razon y menos cortesía. El premio del que
dice bien, es la atencion que se le presta, y aunque no sea muy limado,
es gran descortesía no dar aplauso á lo que dice, que al fin procura
que parezca bien, y dice lo mejor que puede y sabe. Hay un género de
gentes que hablan con intercadencia, careciendo de hebra y caudal
para la materia que se trata: que despues de haberles respondido,
aunque se haya mudado el primer motivo, acuden con lo que se les
ofrece fuera de la intencion que se lleva: este es un disparate y una
inadvertencia que hace muy odioso al que la usa, y de quien se debe
huir la conversacion, porque son estorbo al que habla y á los que oyen:
y cuando va con malicia de desdorar al que dice, que todo esto puede
la envidia, es una malicia sin disculpa y merecedora de cualquier mala
correspondencia, que no se halla sino en hombres de poca substancia,
así en ingenio, como en letras. Y estiéndese á tanto, que aun en los
libros que se imprimen, no rehuye la infame y mal nacida envidia, de
usar de libertades muy conocidas. Los libros que se han de dar á la
estampa, han de llevar doctrina y gusto que enseñen y deleiten, y los
que no tienen talento para esto, ya que no lo alcanzan, no se deslicen
á echar pullas, con ofensa de los hombres de opinion, ó no escriban;
que no ha de ser todo danza de espadas, que despues de hechas no queda
fruto ni memoria de cosa que se pegue al alma. Han de llevar los libros
que se dan á la estampa, mucha pureza y castidad de lenguaje; pureza
en la eleccion de las palabras, y honestidad de conceptos, y castidad
en no mezclar bastardías que salen de la materia, como maledicencias
ó desestimacion de lo que otros hacen, especialmente cuando son
contra quien sabe decir, y sabe qué decir; y tan mal dichas, que van
señalando con el dedo, con que descubren su ignorancia, y desacreditan
sus escritos, y manifiestan su envidia, y declaran su malicia. Tornando
á la materia del hablar, digo que en las conversaciones háse de dar
lugar á que hable el que habla, y él ha de ser tan remirado, que no se
derrame, ni divierta, ni quiera hablárselo todo, que ha de dar lugar á
la respuesta. Yo, como iba historiando mi vida, no advertí que podria
el ermitaño cansarse de oirme hablar tan diversamente: pero sucedióme
bien, que no solamente no se cansó, pero tornó á importunarme que
prosiguiese en mi principal intento, que para eso me lo habia rogado al
principio, y tornando á hablar con él, proseguí diciendo.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO II.


Luego que por el pronóstico y significacion de aquel cometa, ó por
lo que la Magestad de Dios sabe y fué servido, murió el Rey Don
Sebastian de Portugal, en aquella tan memorable batalla, donde se
hallaron tres Reyes, y murieron todos tres, como sucedió al Cardenal
Don Enrique, tio de Felipe II y lo llamó á la sucesion del Reino toda
Castilla y Andalucía, se movió á ir sirviendo á su Rey con el amor y
obediencia, que siempre España ha tenido á sus legítimos Reyes. Víneme
de Valladolid á Madrid, y siguiendo la variedad de mi condicion y la
opinion de todos, fuíme á Sevilla con intencion de pasar á Italia,
ya que no pudiese llegar á tiempo de embarcarme para África. Estuve
gozando de la grandeza de aquella ciudad, llena de mil escelencias,
tesorera y repartidora de la inmensa riqueza que envia el mar Océano,
sin la que deja para sí en sus profundas arenas escondida para siempre.
Sosegadas, ó por mejor decir, reducidas á mejor forma las cosas de
Portugal, quedéme en Sevilla por algun tiempo, donde entre muchas cosas
que me sucedieron, fué una dar en la valentía; que habia entonces,
y aun creo que ahora hay, una especie de gentes, que ni parecen
cristianos, ni moros, ni gentiles; sino su religion es adorar en la
diosa valentía, porque les parece que estando en esta cofradía, los
tendrán y respetarán por valientes, no cuanto á serlo, sino cuanto á
parecerlo. Sucedióme pasando por la calle de Génova, topar con uno de
estos, encontrándome con él, de suerte que por pasar yo por lo limpio
le hice pasar por el lodo, volvióse á mí, y con gran superioridad me
dijo: Señor marquesote, ¿no mira cómo va? Yo le dije: Perdone vuesa
merced, que no lo hacia á sabiendas. Él replicó: Pues si lo hiciera á
sabiendas, ¿no habia de estar ya amortajado? Yo no llevaba espada, que
iba como estudiante, profesion de que siempre héme preciado, y así usé
de toda la humildad posible, y él de toda la soberbia que tienen los
de su profesion. Díjele: No fué tan grave el delito, que merezca tan
gran castigo como ese. Díjome entonces: No debe de saber el morlaco
con quién se ha encontrado; pues estése quedo, que no quiero darle mas
castigo de ponerle cuarenta dedos en los carrillos, que por mi cuenta
venian á ser ocho bofetadas; esperéle, y viniendo alzadas las manos
para ejecutar el castigo, usé de una treta que siempre me ha salido
bien. Y fué, que como venia tan atento á su negocio, yo hice el mio; y
asiéndole la espada por la guarnicion, con toda la presteza posible se
la saqué de la vaina, con el mismo movimiento le puse los cinco dedos
en la cara, y con la guarnicion le herí en el carrillo izquierdo.

Él que se vió desarmado, dió á correr hácia gradas, y unos jubeteros
comenzaron á decir: Víctor, víctor al escolar; pero dijéronme:
Váyase de aquí, que este va á llamar retraidos, y volverán presto.
Fuíme hácia San Francisco, y el bellacon entró muy descolorido, sin
espada, en el corral de los naranjos, la capa arrastrando, la cara
llena de sangre, y preguntándole qué habia sido, respondió, que lo
cercaron treinta hombres, y abrazándose con él, le sacaron la espada,
y habiéndole herido, á bocados se libró de ellos, y le habia sacado
las narices á uno de ellos de un bocado, y que iba por una espada y
rodela para hacerlos pedazos á todos. Acudieron á donde habia pasado
el ruido, y todos los oficiales hablaron en favor mio, á lo cual dijo
uno que iba entre ellos, hombre de menos que mediana estatura, zurdo y
dobladillo de cuerpo á quien todos pareció que respetaban: Bien está,
ese hombrecillo debe de tener buen hígado y así es menester hacerlos
amigos, porque el herido lo es de todos los honrados de la cofradía,
y antes de dos horas estará con los muchos si lo saben: llamen á ese
pobrete. Llamáronme unos oficiales, y trajeron al otro, que para que
quisiese ser amigo, fué menester llevarlos todos á la taberna de Pinto,
y gastar una hanega de lo de Cazalla: todos á una voz dijeron: Buen
hijo es; bien merece entrar en la cofradía.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO III.


Pasado esto, como el bellacon quedó mal contento buscó traza cómo
vengarse, y hallóla muy buena. Como yo entré nuevo, y tenia poca
esperiencia de las cosas de Sevilla, recatéme poco, que en las
repúblicas tan grandes es menester entrar con tiento, y el que no tiene
conocimiento ni esperiencia de ellas, háse de valer de quien tenga
para no hallarse atajado. Púseme espada, y en las obligaciones en que
se pone quien la ciñe, que con el desvanecimiento de la valentía, y
con haber dado en poeta y músico, que cualquiera de las tres bastaba
para derribar otro juicio mejor que el mio, comencé á alear más de lo
que me estaba, y á tenerme por paseante y gran ventanero, y enamorar
cuantas encontraba; de manera, que no habia portugués más azucarado que
yo, por donde halló mi contrario flaqueza en mí con la de una dama de
buen talle, en cuya casa él entraba y era señor absoluto. Andando yo
en la brama entre aquellos árboles de la alameda, sentíme llamar de
una cierva, y acudiendo al bramido me dijo: ¿Es posible, señor galan,
que tan al descuido viva vuesarcé, que no ha echado de ver que le miran
con más cuidado que el ordinario? Miréle el rostro y talle, y aunque
le tenia estremado de bueno, con todo lo creí, porque yo estaba tan
desvanecido, que por este camino creyera cualquier favor que se me
diera. Prosiguió diciendo: ¡Que haya venido yo á tiempo que no mire la
calidad de mi persona ni autoridad de mi marido! ¡oh mal hayan los ojos
que no se recatan, y mal hayan los piés que salen de los umbrales de su
casa para ver sus desdichas! ¡que haya entregado mi libertad á quien no
sé si la estimará! ¡que mire yo á quien ni me conoce ni conozco, y que
haya de rogar á quien jamás admitió ruegos de nadie! Más quiero morir,
que no rendirme á quien quizá se reirá y despreciará mis prendas.
Y con eso fingió unas lágrimas tan tiernas, que me sacó de juicio.
Y en habiendo hecho su embeleco, me dejó y volvió las espaldas con
grandísimo donaire y garbo. Yo quedé helado y abrasado de su presteza
en irse, y de sus palabras en rendirme. La criada me dijo: Buena tiene
vuesa merced á mi señora, que estas eran sus melancolías; de aquí
nacen sus malas condiciones, que no hay quien en casa se averigüe con
ella. Sígala vuesa merced, y recátese no le vea su marido, que es un
caballero muy principal, y no poco celoso, aunque jamás ha visto en mi
señora ocasion para serlo. Seguíla espantado, y contento de parecerme
que mereceria yo mucho: estimándome interiormente en harto más de lo
que fuera razon. Entré en su casa, que era en una calle angosta que iba
á dar á la calle de las Armas, y luego me favoreció haciendo ventana:
y advirtióme que no diese muchos bordos, que ella me avisaria de lo
que habia de hacer. Anduve algunos dias en pretension, pareciendo que
por su estimacion no queria rendirse luego. ¡Oh engaños del mundo, y
qué fácilmente cree un hombre las cosas que van encaminadas á su gusto
ó á su provecho! Si mirásemos y tanteásemos lo que mira á nuestro
bien, como lo que mira á nuestro mal, no caeríamos en tantos daños y
desventuras como suceden. En la apariencia del gusto nos arrojamos
con la esperanza del bien, y en el mal no nos recatamos, siendo tan
peligroso ó dudoso el fin de lo uno como de lo otro. Más seguros vamos
por el camino del daño que yertos por el del provecho; porque lo uno
nos pone en recato, y lo otro en descuido. En el uno puede haber
engaño, y en el otro está el desengaño claro, como me sucedió, que
creyendo el engaño de aquella mujer, me ví en grande peligro; ¿pero á
quién no engañará un rostro hermoso y un talle gallardo con palabras
dulces y ojos bachilleres? Al fin yo perseveré hasta que me envió á
decir con un papel amorosísimo que me llegase allá aquella noche.
Púseme lo más galan que pude, cogí mi espada y una linterna grande,
que podia servir de broquel, y fuíme derecho á su casa sin considerar
otra cosa más que obedecer al gusto; hallé la puerta y sus brazos
abiertos, recibióme con todas las caricias que yo podia desear de actos
exteriores y sencillos, y palabras dobladas: cerró la puerta, luego al
punto llamaron á ella. Ella sin preguntar quién llamaba, dijo: Amigo,
mi marido llama, entraos en esta bodeguilla, que luego se tornará á ir.
Entréme con mi linterna encendida: cerraron la puerta de la bodeguilla
con cerrojo, y dejáronme muy bien cerrado. El aposentillo estaba casi
todo lleno de sarmientos y chamiza seca; habia un pozo, que respondia
á lo alto, con su cubo colgado: púseme á escuchar lo que hablaban,
porque de haber cerrado la puerta sospeché no bien; preguntóle la
señora al marido fingido: Ya tengo cerrado á este hombre, ¿qué se ha
de hacer? Él respondió, aunque paso, en voz que le pude conocer que
era mi contrario: Abrasarlo ó ahogarlo en el pozo, que este es el que
me sacó la espada de la vaina. Luego se me representó la traza para
salir salvo de su cautela; que el peligro, descubridor de grandes
secretos, y el temor de la muerte levantan la imaginacion á cosas nunca
pensadas: tapé con una tabla el brocal del pozo: y de aquella chamiza
y sarmientos secos llegué cantidad á la puerta de la bodeguilla, y
con la linterna, que aun no habia apagado, encendílos. La puertecilla
estaba tan seca, que comenzó á arder con la ayuda de la leña, saliendo
muchas llamaradas de la chamiza por debajo la puerta: metíme en el cubo
del pozo, y asíme á la soga muy bien, que como estaba tapado el pozo
iba seguro yo. Comenzó toda la gente á dar voces: Fuego, fuego, agua,
saquen agua del pozo; tiraron de la soga para sacar agua, y como pesaba
el cubo demasiadamente, por estar yo dentro, llegáronse muchos vecinos
á tirar de la soga, y tanto y con tanta fuerza tiraron, que al fin me
subieron arriba. Asíme muy bien al brocal del pozo, yo debia de estar
con el rostro pálido de la turbacion, y con esto y hacerles un gesto de
abominable demonio, desmayaron todos, diciendo que era un diablo lo que
sacaron del pozo. Acabé de salir, y escabullíme entre la gente lo mejor
que pude, y pude muy bien, porque como estaban turbados no me echaron
de ver, dejándoles la casa encendida, y llevando mi persona libre,
que vine á hallar la vida donde era tan fácil el perderla; como en un
pozo, y encerrado en tanta estrecheza, como en una bodeguilla llena de
curianas.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO IV.


Mi enemigo tomó para vengarse de mí por instrumento una mujer hermosa,
que al fin todas tienen fuerza natural para mover corazones, tan bien
como criaturas con aficion y lágrimas; pero como nacieron para llorar,
saben enternecer. Maldiga Dios sus determinaciones, que tan resueltas
son para ejecutar cuanto se les pone en la testa, que por el mismo caso
que no lo pueden con fuerza, lo hacen con astucia y embeleco. Tienen
tan grande fuerza en decir lo que quieren, y nosotros tanta flaqueza
en creerlas, que parece que para eso solo nacimos. Muchas he visto
de muy justificada vida, pero aun en estas he hallado desigualdades
de condiciones: y conocido algunas muy honradas de sus personas, que
lo son por solo decir mal de las que tienen alguna flaqueza. Y en
resolucion, pocas hay que se escapen de algun azar. Libréme del daño
que pudiera suceder, ó en que ya me ví, pero no de las manos de un
alguacil que se habia llegado al ruido, y como me vió ir corriendo,
asióme; mas yo con mucha presteza le dije: ¿Qué hace vuesa merced?
¿quiere que muramos ambos á las manos de ese demonio que está en esta
casa? Huya y póngase en salvo, que viene matando á cuantos encuentra.
Él me soltó y dió á correr, porque como habia oido decir el demonio
del pozo, como yo se lo afirmé, se confirmó en ello. Yo no paré hasta
llegar á tomar descanso á la sombra de dos amigos, Hércules y César,
que están en dos altísimas columnas, á la entrada del alameda que hizo
aquel gran caballero D. Francisco Zapata, Conde de Barajas, que tantas
deshizo en Sevilla. Pero no acabaron aquí las de aquella noche, que
estando descansando, sentí á las espaldas de la calle de la Garbancera,
en un malvar muy alto que allí se hace, un ruido muy grande, moviéndose
las malvas sin ver quién las movia, que por ser de noche y estar solo
en el lugar muy sujeto á melancolía, me causó alguna: mas llegándome
cerca con la espada desenvainada, no ví cosa sino el movimiento de
las malvas, y algun ruido entre unas piedras que habia en el malvar,
hasta que salieron fuera luchando una culebra y un gato: la culebra
procurando ceñir al gato por el cuerpo, y el gato puesto sobre los
piés, é hiriendo á la culebra con las uñas por entre las conchuelas,
que duró algun espacio: pero la culebra no pudiendo resistir las uñas
del gato, se tornó á sus malvas, y el gato como diestro, dando un
salto le cogió la delantera, y con el mismo movimiento, mascándole la
cabeza, retiróse antes que la culebra le diese con todo el cuerpo; y
lo hiciera si no se retirára, porque con el golpe dió en unas piedras
con la parte del lomo, á donde tiene la fuerza, de que no pudo más
moverse, y llegando el gato la acabó de matar. Dióme que considerar
la destreza del gato, viendo cuán cierta tiene la herida más que los
demás animales, por donde yo fuí aficionado desde allí á los gatos,
habiendo sido siempre enemigo de ellos, porque aunque no tienen tanto
conocimiento ni amor como los perros, son de gran seguridad contra las
sabandijas que se aparecen en las casas. Yo me fuí á reposar aquella
noche, admirado y corrido del doblez que tan pesadamente usó conmigo
aquella mi enamorada, que lo sea del diablo: y no del que salió del
pozo; que la apacibilidad que promete el rostro de una mujer hermosa
sea capaz de tan pesado engaño, y que con tanta facilidad se rinde á
un mal consejo, es cosa que aun no acabo de creerla. Que se apiade un
hombre á unas lágrimas de una mujer, es mucha nobleza; pero que ella
las finja por mal fin, parece abominacion. Rendirse á la hermosura es
cosa natural; pero rendirse la hermosura al engaño es contra razon, y
aun contra naturaleza. Y un ánimo como el del hombre, que hace cara
á un ejército entero, se rinda á una mujer, que huye de un raton, es
cosa que espanta. Dios me libre de sus revueltas, y me guarde de sus
dobleces, que aun sin gusto suelen tenerlos, por dar á entender que
son queridas y desdeñosas; que las aman y que no las estiman; que las
regalan, y que ellas hacen burla de quien las sirve.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO V.


Yo no quedé tan seguro de lo pasado que no me fuera necesario vivir
con mucho cuidado de las tretas de aquel valiente, porque si antes
estaba sentido del despojo de la tajante hoja, despues lo estuvo de
haber salido tan á su costa la burla que pensó hacerme. Yo, para más
seguridad mia, acudí á favorecerme de la casa de un gran caballero
que está junto á _Omnium Sanctorum_, en la feria, que en todas mis
travesuras y sucesos me fué amparo y refugio. Envióme á desafiar el
valiente con un valiente amigo suyo. Estando yo en la dicha casa del
señor Marqués de Algaba, don Luis de Guzman y sus criados, que tenia
muchos y muy honrados, me quitaron de la obligacion, por ser mis
amigos, que por la descortesía de haber perdido el respeto á la casa
le enviaron á la suya sin narices, dejando la espada, broquel y daga
para merienda de los mozos de cocina. Hizo de manera el malsin, mal
fin le dé su suerte, que vino á saber un alcalde de la justicia,
grande enemigo mio, si estaba engañado Dios lo sabe, que yo habia
pegado fuego á la casa de su dayfa, que por andar celoso injustamente
de mí, por momentos me llevaba preso, y aunque yo procuré siempre
vencerle en cortesía, y quitarle la ocasion que lo traia con pecho
vengativo, como debia de tener el ánimo poco noble, no hacia caso del
buen término y humildad de que yo usaba con él, que los ánimos poco
levantados en viéndose superiores á su enemigo procuran vengarse como
pueden, sin mirar si les está bien ó mal. Mas los valerosos ánimos,
con ser señores de la venganza, tienen por grandeza no hacer caso
de ella. Este que digo, en viendo que pudo satisfacer á su bárbaro
apetito, con la relacion que le dió mi enemigo, luego puso por obra
la ejecucion de sus malas entrañas, haciendo corchete y explorador á
la misma parte, que tuvo harto cuidado de seguirme los pasos, de modo
que yo lo vine á saber por medio de amigos suyos y mios. Sabido esto,
que el alcalde de la justicia habiendo incriminado el delito, diciendo
que era incendiario, como hombre que no tenia más de una oreja, y esa
inficionada, no admitió advertencia ni consejo que se le daba. Dijo que
me habia de sacar de la iglesia en cualquiera que me hallase, porque
el delito de incendiario era muy grave. No lo hiciera el que ahora
está en el mismo oficio, que es justísimo juez, cristiano y discreto,
y de gran consideracion en cuanto dice y hace, no precipitado, ni
arrojadizo, sino muy templado y considerado en todas sus acciones,
Justino de Chaves, que hay algunos jueces, aunque pocos, que no quieren
dejar delito para el tribunal de Dios, que parece que los elige el
demonio para hacer por manos de ellos lo que no puede por las suyas,
que se las tiene Dios atadas. En sabiendo que este juez andaba conmigo
tan tirano, mudéme de trage con un vestido viejo y malo, para andar
disfrazado: yo le traia junto á su persona una espía que me avisase
de todo, porque yo no me apartaba de _Omnium Sanctorum_, donde el
sacristan era mi amigo, con quien habia tratado lo que habia de hacer
si viniese á sacarme. Vino á avisarme de esto el amigo, y que para esta
empresa traia consigo al Toledanillo, corchete endiablado, y yo juré
que le habia de hacer una burla, que me habia de llevar acuestas á mi
casa. Luego pareció venir con tanta priesa, que por poco no pudiera
ejecutar mi traza. Dí al sacristan capa, ropilla y espada, quedándome
en un jubon viejo y sucio, y atándome á la cabeza un lienzo muy roto
y ensangrentado, echéme entre unos pobres muy asquerosos que estaban
á la puerta pidiendo limosna: llegó muy furioso á buscarme en la
iglesia; el sacristan cerró la iglesia antes que llegase, y juró, y
con verdad, que no habia en toda ella retraido, ni otra gente, sino
aquellos pobres, que á nadie dejaban oir misa, y que si queria sacar
algun retraido, él se lo daria en las manos, echándolos de allí. Luego
él comenzó á echarlos, diciéndoles: Vosotros algunos delincuentazos
debeis de ser. Y á mí, porque dijo el sacristan que estaba tullido, y
que no podia menearme, le dijo al Toledanillo que me llevase de allí,
habiéndole dicho el sacristan que yo tenia mucho dinero de que se podia
aprovechar, con que le puso codicia de llevarme acuestas. Mientras
que su amo andaba revolviendo los altares y coro, y esteras de la
sacristía, yo le iba diciendo: En verdad, señor, que me huelgo que no
entrásedes allá, porque aquel hombre que van á sacar tiene jurado de
mataros, que sabiendo que sois muy hombre, él lo es tanto que tiene ya
dos corchetes en sal, y lo mismo hará de vos si os coge: Bien voy aquí
de esa manera, dijo el Toledanillo; y yo: Daos priesa antes que envie
por vos el teniente, y él lo hizo de muy buena gana, porque esta
gente, ó porque no les va nada en ello, ó porque quieren guardar su
vida huyen de semejantes peligros.

[Ilustración: _Vosotros algunos delincuentazos debeis de ser._]

El amo, como no halló la presa que buscaba, y porque el sacristan le
dijo que se la daria pacíficamente, no llamó al Toledanillo. Él me
llevó paseando por toda la alameda, y el barrio del Duque, hasta la
calle de San Eloy, donde era mi posada; yo animábale diciendo que fuera
de que se lo habia de pagar muy bien, hacia una obra de misericordia.
Venian dos conocidos mios tras él pereciendo de risa, y él no osaba
preguntarles de qué se reian, hasta que llegando á donde le pareció que
ya estaba fuera de peligro, preguntóles: ¿De qué se rien voarcedes?
Ellos le respondieron sonriendo: De la carga que llevais, que es el
que íbades á sacar de la iglesia. Él sobresaltado, soltóme luego en el
suelo, y yo encarándome á él, le dije: Pues qué, ¿pensaba el ladron,
que habia de cogerme el dinero? Agradezca que no le visité las tripas
por el pescuezo cuando me traia acuestas hecho San Cristóbal. En
este tiempo andaba el señor juez riñendo con el sacristan porque le
diese el retraido. Él dijo: Yo ya cumplí mi palabra con dárselo al
Toledanillo, que lo llevó acuestas. Riéronse tanto los circunstantes
con la burla hecha al Toledanillo, por ser tan bravo corchete, que
se olvidó el enojo de juez por lo que alcanzaba de la burla viendo
la que se habia hecho á su corchete: y él por no dar á entender su
corrimiento disimuló, por la parte que le tocaba. Esto es para que
los ministros de justicia entiendan, que ni todo ha de suceder como
ellos quieren, ni los delincuentes lo han de remitir todo á las manos,
como suelen en Sevilla, ni hacer resistencias, que si una vez sucede
bien, treinta les sucede mal. Los jueces nunca pierdan el respeto á
los templos, porque les sucede lo que á los perros que andan buscando
la vida, que si muchas veces comen, alguna los vienen á coger entre
puertas. Debe proceder el juez con los delincuentes de manera que no
parezca que la justicia y venganza se conforman para un fin, que se
ha de averiguar las verdades oyendo ambas partes: ni ha de creer, que
uno es malo porque se lo diga quien no es bueno. Juez apasionado no
lo ha de ser en su negocio propio, porque la pasion hace mayores los
delitos del enemigo. Como es dificultoso juzgar por malo aquello que
nos deleita, así es imposible juzgar por bueno lo que aborrecemos: que
mal podrá guardar la autoridad de la ley quien quiere hacerla de su
condicion en ódio ó en amor. Muy confuso se halla un juez cuando le
apelan la sentencia que dió con pasion, no siendo ya señor de ella. Los
delincuentes han de usar de todos los medios humanos y divinos antes
que hacer una resistencia, y quien la hace en confianza del favor que
tiene, merece que le falte cuando lo há menester, como sucede. No puede
haber causa, si no es por salvar la vida, que obligue á un hombre á
tan bárbaro delito, que no se halla sino en hombres desconfiados de la
vida y honra. La humildad con los ministros de justicia arguye valor y
ánimo noble, en que consiste el fundamento de la paz y concordia. Y si
á los tales que se persuade á que son poderosos para cuanto quieren,
los tratamos con soberbia, ¿cómo podremos conservarnos con ellos? Huir
de ellos cuando nos siguen, no es falta de ánimo, sino reconocimiento
de superioridad: y el que de ellos es bien considerado, huélgase de ver
que el delincuente le tiene respeto, en huir ó en retraerse, sin querer
perseguirle ni apretarle más de lo que es justicia y razon. Yo no pude
hacer buen amigo de este hombre, y así me determiné, por no resistirme
ni huir, de hacerle esta burla que se tuvo por acertada, tanto como
reida, con que él me dejó, y el otro se sosegó en perseguirme. Yo para
aquietarme de todo, determiné de arrimarme á algun favor poderoso,
en cuya sombra pudiera descansar. Andaba entonces en Sevilla un gran
Príncipe, de gallardísimo talle, muy gentil hombre de cuerpo, hermoso
de rostro, con gran mansedumbre de condicion y consumada bondad, más
de ángel que de hombre, amiguísimo de hacer bien, amado y admirado en
aquella república, por estas y otras muchas partes que en su persona
resplandecian: sobrino del arzobispo que entonces era en Sevilla, que
era Marqués de Dénia. Yo me determiné de buscar modo como entrar en la
gracia de este Príncipe, y comunicándolo con cierto amigo, le dije:
No es posible, sino que este gran señor me ha de recibir en su favor
y gracia. ¿En qué lo echais de ver? dijo mi amigo. Y respondí yo: En
que yo le soy grandemente apasionado, y perpétuo historiador de sus
admirables virtudes: y no es posible sino que la constelacion que
me obliga á este excesivo amor á él, le incline á serme agradecido.
Sucedióme como yo me lo tenia imaginado, porque estando en el corral
de los naranjos, y pasando por allí este gran Príncipe, me determiné
á hablarle lo más cortesmente que yo pude y supe. Paró el coche, y
oyóme con entrañas piadosísimas, haciéndome la merced que yo deseaba,
y mandándome que le viese. Recibido en su gracia, no me sucedió cosa
mal en Sevilla, ni mis émulos tuvieron brio ni atrevimiento más contra
mí; que el favor de los Príncipes y grandes señores es poderoso para
vivir con quietud en la República, quien quiere ampararse de su valor
y reclinarse á su sombra. Y es cordura el hacerlo, aunque no sea más
de por imitar sus nativas costumbres, que exceden con gran ventaja
á las de la gente ordinaria; que como en las plantas, las más bien
cultivadas dan mejor y más abundante fruto, así entre los hombres,
los más bien instruidos dan mayor y más claro ejemplo de la vida y
costumbres, como son los príncipes y señores, criados desde su niñez en
costumbres loables, no derramados entre la ignorancia del libre vulgo;
que entre los caballeros está, y se usa la verdadera cortesía: de ellos
se aprende el buen trato y la crianza con lo que se debe dar á cada
uno; en ellos se halla la discreta disimulacion y paciencia, y cuando
há lugar el perderla, que como tratan siempre con gente que sabe todos
saben. Los que huyen el trato de los caballeros, no pueden entrarse en
la verdadera nobleza que consiste en la práctica y no en la teórica, y
con ella se aprende el respeto que se les ha de tener, para tratar con
la nobleza ignorada de todo el vulgo.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VI.


Estuve en Sevilla algun tiempo viviendo de noche y de dia inquieto
con pendencias y enemistades, efectos de la ociosidad, raíz de los
vicios, y sepulcro de las virtudes. Torné en mí, y halléme atrás de
lo que habia profesado, que en la ociosidad no solamente se olvida
lo trabajado, pero se hace un durísimo hábito para volver á ello. El
que pierde caminando la verdadera senda, cuanto más se aleja, tanto
más dificultosamente vuelve á cobrarla: el que hace costumbre en la
ociosidad, tarde ó nunca olvida los resabios que de ella se siguen. En
cuatro cosas gasta la vida el ocioso, en dormir sin tiempo, en comer
sin razon, en solicitar quietas, en murmurar de todos. Llórame el
corazon gotas de sangre cuando veo prendas de valerosos capitanes y de
doctísimos varones rendidas á un vicio tan poltron como la ociosidad:
quéjase el ocioso de su desdicha, y murmura de la dicha del que con
gran diligencia ha vencido la fuerza de su fortuna: tiene envidia de lo
que él pudiera haber grangeado con ella. El ocioso ni come con gusto,
ni duerme con quietud, ni descansa con reposo, que la flojedad viene
á ser verdugo y azote del dejamiento y pereza del ocioso. Determiné
de apartarme de este vicio poltron que en Sevilla me arrastraba,
y para esto tuve modo de pasar á Italia en servicio del duque de
Medina-Sidonia, que en un galeon aragonés enviaba mucha parte de sus
criados á Milan. Alcanzada esta buena gracia, detúveme en Sevilla
hasta que fué tiempo de partir. En este espacio, vinieron algunos
portugueses, de los que en África se habian hallado en aquel desdichado
conflicto del rey Sebastian, muchos de los cuales rescató Felipe II.
Trabé amistad con algunos de ellos, y como tienen tanta presteza en
las agudezas del ingenio, pasé con ellos bonísimos ratos. Estaba un
caballero portugués, amigo mio, haciéndose la barba con un mal oficial,
que con mala mano y peor navaja le rapaba, de manera que le llevaba los
cueros del rostro. Alzó el suyo el portugués, y le dijo: Señor barbero,
si desfollades, desfollades dulcemente; mais si rapades, rapades muito
mal. Estando un amigo mio y yo á la puerta de una Iglesia, que se llama
_Omnium Sanctorum_, pasó un caballero portugués, con seis pajes y dos
lacayos muy bien vestidos á la castellana, y quitándose la gorra á la
Iglesia, quitámosela nosotros á él usando de cortesía. Volvió como
afrentado, y me dijo: Ollai, senhor castillano, non vos tirei á vos á
barreta, se naon á ó Santísimo Sacramento. Dije yo: Pues yo se la quité
á vuesa merced. Compungido de esta respuesta dijo el portugués: Ainda
vos á tirei á vos, senhor castillano. Venia por la calle del Atambor
un portugués con un castellano, y como el portugués iba enamorando
las ventanas, no vió un hoyo donde metió los piés y se tendió de
bruces. Dijo el castellano: Dios te ayude; y respondió el portugués:
Ja naon pode. Estando jugando tres castellanos con un portugués á
las primeras, los engañó agudísimamente, que habiéndole dado despues
de quinoleada la baraja cincuenta y cinco, dijo con desprecio del
naipe entre sí, como lo pudiesen oir: Os anhos de Mafoma. Los demás,
que estaban bien puestos, y lo vieron pasar, embidaron su resto: él
quiso, y echando el uno cincuenta, y los demás lo que tenian, arrojó
el portugués sus cincuenta y cinco puntos, y arrebatóles el resto;
dijo el uno de ellos: ¿Cómo dijo vuesa merced que tenia los de Mahoma,
que son cuarenta y ocho años, si tenia cincuenta y cinco? Respondió el
portugués: Eu cudei, que Mafoma era mas vello. (Yo pensé que Mahoma
era más viejo.) Otros excelentísimos cuentos y agudezas pudiera traer,
que por evitar proligidad los dejo. Vino en este tiempo una grandísima
peste en Sevilla; y mandóse por materia de estado que matasen todos
los perros y gatos, por que no llevasen el daño de una casa á otra.
Yo, procurando asentar mi vida, fuíme á Sanlúcar á casa del duque de
Medina-Sidonia, y navegando por el rio fué tanta la abundancia de
gatos y perros que habia ahogados en todas aquellas quince leguas, que
algunas veces fué necesario detener el barco, ó echarlo por otra parte.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VII.


Embarcámonos en Sanlúcar, no con mucho tiempo. Pasamos á vista de
Gibraltar por el estrecho, que lo era tanto por alguna parte, que con
la mano parecia poderse alcanzar la una y otra parte. Vimos el Calpe
tan memorable por la antigüedad, y más memorable por el hachero ó
atalaya que entonces tenia, y muchos años despues de tan increible y
perspicaz vista, que en todo el tiempo que él tuvo aquel oficio, la
costa de Andalucía no ha recibido daño de las fronteras de Tetuan,
porque en armando las galeotas en África, las veia desde el Peñon, y
avisaba con los hachos ó humadas. Yo soy testigo, que estando una vez
en el Peñon algunos caballeros de Ronda y de Gibraltar, dijo Martin
Lopez, que así se llamaba el hachero: Mañana al anochecer habrá rebato:
porque se están armando galeotas en el rio de Tetuan; que son más de
veinte leguas, y yo creo que por mucho que se encarezcan las cosas que
hizo con la vista de Lince, que fué hombre y no animal como algunos
piensan, no sobrepujaron á las de Martin Lopez; realmente lo temian
más los corsarios, que al socorro que contra ellos venia. Quiero de
paso declarar una opinion que anda derramada entre la gente, poco
aficionada á leer y engañada en pensar, que lo que llaman columnas de
Hércules, sean algunas que él mismo puso en el estrecho de Gibraltar.
Con otro mayor deslumbramiento, que dicen ser las que mandó poner en
la alameda de Sevilla D. Francisco Zapata, primer conde de Barajas;
pero la verdad es que estas dos columnas, son la una el Peñon de
Gibraltar, tan alto, que se disminuyen á la vista los bajeles de alto
bordo que pasan por allí. La otra columna es otro cerro muy alto en
África, correspondientes el uno al otro. Dícelo así Pomponio Mela _de
Situ orbis_. Volviendo al propósito, digo, que pasamos á la vista
de Marbella, Málaga, Cartagena y Alicante, hasta que engolfándonos
llegamos á las islas Baleares, donde no fuimos recibidos por la ruin
fama que habia de peste en poniente; de manera, que desde Mallorca nos
asestaron tres ó cuatro piezas. Faltónos viento, y anduvimos dando
bordos en aquella costa, hasta que vimos encender quince hachas, que
nos pusieron en mucho cuidado, porque como en Argel se cundió la fama
de la riqueza que llevaba el galeon de un tan grande príncipe, salieron
en corso quince galeotas á buscarnos, que hicieron mucho daño á toda la
costa, y lo pudieran hacer en nosotros, si el viento les favoreciera,
permitiéndolo Dios. Con el aviso que nos dieron de las atalayas,
engolfámonos, fortificando las obras muertas, y las demás partes que
tenian necesidad, con sacas de lana y otras cosas que para el propósito
se llevaron. Repartiéronse los lugares y puestos como les pareció á los
capitanes y soldados viejos que el galeon llevaba. Puestos en órden
aguardamos las galeotas, que ya se venian descubriendo con el suyo de
media luna, que como al galeon le faltaba el viento, y ellos venian
valerosamente batiendo los remos, llegaron tan cerca que nos podíamos
cañonear.

Estando ya con determinacion de morir ó echarlas á fondo, disparó
nuestro galeon dos piezas tan venturosas, que desparecieron una de las
quince galeotas, y en el mismo punto nos vino un viento en popa tan
desatado que en un instante las perdimos de vista. Esforzóse el viento
tan demasiadamente, que nos quebró el árbol de la mesana; rompiendo las
velas y jarcias de lo demás con tanta furia, que nos puso en menos de
doce horas sobre la ciudad de Frigus en Francia; y sobreviniendo otro
viento contrario por proa anduvimos perdidos, volviendo hácia atrás con
la misma priesa que habíamos caminado. El galeon era muy gran velero
y fuerte, bastante para no perdernos, y con solo el trinquete de proa
pudimos vandearnos, con la gran fortaleza del galeon. Y al tercero dia
de la borrasca comenzó la popa á desencajarse y á crugir, á modo de
persona que se queja. Con esto comenzaron á desmayar los marineros,
determinados de dejarnos y entrarse de secreto en el barcon que venia
amarrado á la popa. Pero siendo sentidos de los soldados, que no venian
mareados, se lo estorbaron. Viendo el peligro, todos determinamos de
confesarnos y encomendarnos á Dios: pero llegando á hacerlo con dos
frailes que venian en el galeon, estaban tan mareados, que nos daban
con el vómito en las barbas y pecho, y como las ondas inclinaban el
navío á una parte y á otra, caian los de una banda sobre los de la
otra, y luego aquellos sobre estos otros. Andaba una mona saltando de
jarcia en jarcia, y de árbol en árbol, hablando en su lenguaje, hasta
que pasando una furiosísima ola por encima del navío se la llevó,
y nos dejó á todos bien refrescados. Anduvo la pobre mona pidiendo
socorro muy grande rato sobre el agua, que al fin se la tragó.
Llevaban los marineros un papagayo muy enjaulado en la gavia, que
iba diciendo siempre: ¿Cómo estás, loro? como cautivo, perro, perro,
perro; que nunca con más verdad lo dijo, que entonces. Apartónos Dios
de resulta segunda vez junto á Mallorca á una isleta que llaman la
Cabrera, y al revolver de una punta, yendo ya un poco consolados, nos
arrojaron unas montañas de agua otra vez en alta mar, donde tornamos de
nuevo á padecer la misma tormenta. Algunos de los marineros cargaron
demasiadamente, y echáronse junto al fogon del navío por sosegar un
poco: sopló tan recio el viento que les echó fuego encima, que tenian
muy guardado, que á unos se les entró en la carne, y á otros les abrasó
las barbas y rostro, quitándoles el sueño y adormecimiento del vino.
Yo me ví en peligro de morir, porque el tiempo que quebró el árbol de
la mesana, por temor del viento habíamos atado, mis camaradas y yo, el
transportin al árbol y cuando se quebró arrojó el transportin en alto,
y á cada uno por su parte. Yo quedé asido al borde del galeon, colgado
de las manos por la parte de afuera, y si no me socorrieran presto, me
fuera al profundo del agua: y si se rompiera cuatro dedos más abajo,
con la coz nos echara hasta las nubes. Mareáronse los marineros, ó la
mayor parte de ellos. Estábamos sin gobierno, aunque venia entre ellos
un contramaestre muy alentado, con una barbaza que le llegaba hasta
la cinta, de que se preciaba mucho, y subiendo por las jarcias hácia
la gavia, á poner en cobro su papagayo, con la fuerza del viento se
le desnudó la barbaza, que llevaba cogida, y asiéndose á un cordel de
aquellos de las jarcias, quedó colgado de ella, como Absalon de los
cabellos. Pero asiéndose, como gran marinero, al entena, lo sumergió
tres veces por un lado por la mitad del navío, y pereciera si otro
marinero no subiera por las mismas jarcias y le cortara la barbaza,
que dejándola anudada donde se habia asido, y ayudándole, bajó vivo,
aunque muy corrido de verse sin su barba. Tornámos á proejar lo mejor
que fué posible, quejándose siempre la popa, y al fin tomamos el puerto
de la Cabrera, isleta despoblada, sin habitadores, ni comunicada sino
es de Mallorca cuando traen mantenimientos para cuatro ó cinco personas
que guardan aquel castillo fuerte y alto más porque no ocupen aquella
isla los turcos, que por la necesidad que hay de él. Habia estado
mareado todo este tiempo el mayordomo ó contador que gobernaba los
criados del Duque, y volviendo en sí, fué luego á visitar lo que venia
á su cargo, y hallando de menos ciertos pilones de azúcar, como no
parecieron, dijo: Yo sabré presto quién los comió, si están comidos;
y fué así, porque el dia siguiente comenzaron á dar á la banda todos,
que no se daban mano á vaciar lo que habian henchido, que como habian
metido tan abundantemente del azúcar, les corrompió el vientre en
tanto extremo, que en quince dias no volvieron en su primera figura.
Al contramaestre no le vimos el rostro en muchos dias, por verse
desamparado de la barbaza, que debe ser en Grecia de mucha calidad
una cola de frison en la cara de un hombre. Al fin nos recibieron en
aquella isleta, que por falta de comunicacion no sabian que veníamos
de tierra apestada, y aunque lo supieran nos recibieran por ver gente
que los tenian por fuerza sin ver ni hablar sino con aquellas sordas
olas que están siempre batiendo los peñascos donde está el castillo
edificado. Detuvímonos allí quince ó veinte dias, ó más, haciendo
árboles, reparando jarcias, remendando velas, padeciendo calor entre
mayo y junio, sin saber en toda la isleta donde valerse contra la
fuerza del calor, ni fuente donde refrescarnos, sino el algibe ó
cisterna de donde bebian los pobres encerrados. Esta isleta es de seis
ó siete leguas en circuito, toda de piedras, muy poca tierra, y esa sin
árboles, sino unas matillas que no suben arriba de la cintura. Hay unas
lagartijas grandes y negras, que no huyen de la gente, aves muy pocas,
porque como no hay agua donde refrescarse no paran allí.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VIII.


Como el calor era tan grande, y yo he sido siempre fogoso, llamé á
un amigo, y fuímonos saltando de peña en peña por buscar algun lugar
que, ó por verde ó por húmedo, nos pudiese alentar y aliviar de la
navegacion y trabajo pasado, de que salimos muy necesitados. Yendo
saltando de una peña en otra, espantados de ver tan avarienta á la
naturaleza en tener aquel sitio con tan cansada sequedad, trajo una
bocanada de aire tan celestial olor de madres-selvas, que pareció que
lo enviaba Dios para refrigerio y consuelo de nuestro cansancio. Volví
el rostro hácia la parte de oriente, de donde venia la fragancia, y ví
en medio de aquellas contínuas peñas una frescura milagrosa de verde
y florida, porque se vieron de lejos las flores de la madre-selva,
tan grandes, apacibles y olorosas como las que hay en toda Andalucía.
Llegamos, saltando de piedra en piedra como cabras, y hallamos una
cueva, en cuya boca se criaban aquellas cordiales matas de celestial
olor. Y aunque era de entrada angosta, allá abajo se estendia con
mucho espacio, destilando de lo alto de la cueva por muchas partes
una agua tan suave y fria, que nos obligó á enviar al galeon por sogas
para bajar á recrearnos en ella. Bajamos, aunque con dificultad, y
hallamos abajo una estancia muy apacible y fresca, porque del agua
que se destilaba se formaban diversas cosas, y hacian á naturaleza
perfectísima con la variedad de tan estrañas figuras: habia órganos,
figuras de patriarcas, conejos y otras diversas cosas, que con la
continuacion de caer el agua se iban formando á maravilla: de esta
destilacion se venia á juntar un arroyuelo, que entre muy menuda y
rubia arena convidaba á beber de él, lo cual hicimos con grandísimo
gusto. El sitio era de gran deleite, porque si mirábamos arriba,
veíamos la boca de la cueva cubierta de las flores de madre-selva que
se descolgaban hácia abajo, esparciendo en la cueva una fragancia de
más que humano olor. Si mirábamos abajo el sitio donde estábamos,
veíamos el agua fresca, y aun fria, y el suelo con asientos donde
podíamos descansar en tiempo de tan excesivo calor, con espacio para
pasearnos. Enviamos por nuestra comida y una guitarra, con que nos
entretuvimos con grandísimo contento, cantando y tañendo, como los
hijos de Israel en su destierro. Fuímonos á la noche á dormir al
castillo, aunque siempre quedaba guarda en el galeon. Dijimos al
castellano cómo habíamos hallado aquella cueva, que era un hombre de
horrible aspecto, ojos encarnizados, pocas palabras y sin risa, que
dijeron haber sido cabeza de bandoleros, y por esto lo tenian en aquel
castillo siendo guarda de él. Y respondiéndonos en lenguaje catalan
muy cerrado: Mirad por vosotros, que tambien los turcos saben esa
cueva: no fué parte esta advertencia para que dejásemos de ir cada dia
á visitar aquella regalada habitacion, comiendo y sesteando en ella.
Hicímoslo diez ó doce dias arreo. Habiendo un dia comido, y estando
sesteando, vimos asomar por la boca de la cueva bonetes colorados y
alquiceles blancos; pusímonos en pié, y al mismo punto que nos vieron,
de que venian descuidados, dijo uno en lengua castellana, muy clara y
bien pronunciada: Rendíos, perros. Quedaron mis compañeros absortos
de ver en lengua castellana bonetes turcos; dijo el uno: Gente de
nuestro galeon debe de ser, que nos quieren burlar. Habló otro turco,
y dijo: Rendí presto, que torco extar. Pusieron los tres compañeros
mano á las espadas queriéndose defender. Yo les dije: ¿De qué sirve
esa defensa, si nos pueden dejar aquí anegados á pura piedra, cuanto
más con las escopetas que vemos? Y á ellos les dije: Yo me rindo al
que habló español, y todos á todos; y vuesas mercedes pueden bajar
á refrescarse, ó sino subirémosles agua, pues somos sus esclavos.
Dijo el turco español: No es menester, que ya bajamos. Rogamos á Dios
interiormente que lo supiesen en el galeon; obedeciendo á nuestra
fortuna. Mis compañeros muy tristes, y yo muy en el caso, porque en
todas las desdichas que á los hombres suceden no hay remedio más
importante que la paciencia. Yo, aunque la tenia, fingiendo buen
semblante, sentia lo que puede sentir el que habiendo sido siempre
libre entraba en esclavitud. La fortuna se ha de vencer con buen ánimo:
no hay más infeliz hombre que el que siempre ha sido dichoso, porque
siente las desdichas con mayor afliccion. Decíales á mis compañeros
que para estimar el bien era menester esperimentar algun mal, y llevar
este trabajo con paciencia para que fuese menor. Púseme á recibir con
buen semblante á los turcos que iban bajando, y en llegando al que
hablaba español, con mayor sumision y humildad, llamándole caballero
principal, dándole á entender que lo habia conocido; de que él holgó
mucho, y dijo á los turcos sus compañeros, que yo le conocia por noble
y principal, porque él, como despues supe, era de los moriscos más
estimados del reino de Valencia, que se habia ido á renegar, llevando
muy gentil pella de plata y oro. Viendo que aprovechaba la lisonja
de haberle llamado caballero y noble, proseguí diciéndole más y más
vanidades, porque él venia por cabo de dos galeotas suyas, que de las
quince habian quedado por falta de temporal, escondidas en una caleta,
adonde aquel mismo dia nos llevaron maniatados, sin tener remedio por
entonces, y zongorrando con la guitarra, apartóme mi amo, y dijo de
secreto: Prosigue en lo que has comenzado, que yo soy cabo de estas
galeotas, y á mí me aprovechará para la reputacion, y á tí dará buen
tratamiento. Hícelo con mucho cuidado, diciendo, como el que no lo
oyese, que era de muy principales parientes, nobles y caballeros. Fué
tan poca nuestra suerte, que les vino luego buen tiempo, y volviendo
las proas hácia Argel, iban navegando con viento en popa sin tocar
á los remos. Quitáronnos el traje español, y nos vistieron como
miserables galeotes, y echados al remo los demás compañeros, á mí me
dejó el cabo para su servicio. Por no ir callados con el manso viento
que nos guiaba, me preguntó mi amo cómo me llamaba, quién era, y qué
profesion ú oficio tenia. Á lo primero le dije, que yo me llamaba
Márcos de Obregon, hijo de montañeses del valle de Cayon.

Los demás por ir ocupados en oir cantar á un turquillo, que lo hacia
graciosamente, no pudieron oir lo que tratábamos: y así le pregunté,
antes de responderle, si era cristiano ó hijo de cristianos, porque su
persona y talle, y la hermosura de un mocito hijo suyo, daban muestras
de ser españoles. Él me respondió de muy buena gana; lo uno, porque
la tenia que tratar con cristianos, lo otro, porque los demás iban
muy atentos al musiquillo, y así me dijo, que era bautizado, hijo de
padres cristianos, y que su venida en Argel no fué por estar mal con
la religion, que bien sabia que era la verdadera, en quien se habia
de salvar las almas, sino que yo, dijo, nací con ánimo y espíritu
de español, y no pude sufrir los agravios que cada dia recibia de
gente muy inferior á mi persona, las supercherías que usaban con mi
persona, con mi hacienda, que no era poca, siendo yo descendiente de
muy antiguos cristianos, como los demás, que tambien se han pasado y
pasan cada dia, no solamente del reino de Valencia, de donde yo soy,
sino del de Granada y de toda España. Lastimábame mucho, como los
demás, de no ser recibido á las dignidades y oficios de Magistrados y
de honras superiores, y ver que durase aquella infamia para siempre,
y que para deshacer esta injuria, no bastase tener obras esteriores
é interiores de cristiano. Que un hombre, que ni por nacimiento, ni
por partes heredadas ó adquiridas, se levantaba del suelo dos dedos,
se atreviese á llamar con nombres infames á un hombre muy cristiano y
muy caballero. Y sobre todo ver cuán lejos estaba el remedio de todas
estas cosas. ¿Qué me podrás tú decir á esto? Lo uno, respondí yo,
que la Iglesia ha considerado eso con mucho acuerdo; y lo otro quien
tiene fé del bautismo, no se ha de rendir ni acobardar por ningun
accidente y trabajo que le venga para apartarse de ella. Todo esto te
confieso, dijo el turco, pero ¿qué paciencia humana podrá sufrir que
un hombre bajo, sin partes ni nacimiento, que por ser muy obscuro su
linage, se ha olvidado en la república su principio, y se ha perdido
la memoria de sus pasados, se desvanezca, haciéndose superior á los
hombres de mayores merecimientos y partes que las suyas? De esas
cosas, respondí yo, como Dios es el verdadero juez, ya que consienta
el agravio aquí, no negará el premio allá, si puede haber agravio, no
digo en los estatutos pasados en las cosas de la Iglesia, que eso va
muy justificado, sino en la intencion dañada del que quiere infamar á
los que ve que se van levantando y creciendo en las cosas superiores
y de mayor estimacion. Ellos, dijo el moro, como ni pueden llegar
á igualar á los de tan grandes merecimientos, tomando ocasion de
prevaricar los estatutos con su mala intencion, no para fortificarlos,
ni para servir á Dios ni á la Iglesia, sino para preciarse de cartas
viejas como dicen: y pareciéndoles que es una grande hazaña levantar
un testimonio, derraman una fama que lleva la envidia de lengua en
lengua, hasta echar por el suelo aquello que va más encumbrado; que
como su orígen fué siempre tan obscuro, que no se vió sujeto en el que
lo ennobleciese, y á la pobreza nadie le tiene envidia, quédanse sin
saber qué son, teniéndolos por cristianos viejos, por no ser conocidos,
ni tener noticia que tal gente hubiese en el mundo. La Iglesia, dije
yo, no hace los estatutos para que se quite la honra á los prógimos,
sino para servirse la religion lo mejor que sea posible, conservándola
en virtud y bondad conocida. Íbame á replicar mi amo, pero dejando
el turquillo de cantar, díjome que callase, y tornóme á preguntar lo
primero: respondíle á todo con brevedad, diciendo: Yo soy montañés
de junto á Santander, del valle de Cayon, aunque nací en Andalucía;
llámome Márcos de Obregon, no tengo oficio; porque en España los
hidalgos no lo aprenden, que más quieren padecer necesidades ó servir,
que ser oficiales, que la nobleza de las montañas fué ganada por armas,
y conservada con servicios hechos á los Reyes, y no se han de manchar
con hacer oficios bajos, que allá con lo poco que tienen se sustentan
paseando lo peor que pueden, conservando las leyes de hidalguía, que
es andar rotos y descosidos, con guantes y calzas atacadas. Yo haré,
dijo mi amo, que sepais oficio muy bien. Y respondió un compañero
de los mios que estaba al remo: Eso á lo menos no lo haré yo, ni se
ha decir en España que un hidalgo de la casa de los Mantillas usó
oficio en Argel. Pues, perro, dijo mi amo, ¿estás al remo y tratas de
vanidades? Dadle á ese hidalgo cincuenta palos. Suplico á vuesa merced,
dije yo, perdone su ignorancia y desvanecimiento, que ni él sabe más,
ni es hidalgo, ni tiene más de ello que aquella estimacion, no cuanto
á hacer las obras de tal, sino cuanto á decir que lo es por comer sin
trabajar. Y no es el primer vagamundo que ha habido en aquella casa,
si es de ella; y á él le dije: Pues, bárbaro, ¿estamos en tiempo y
estado que podamos rehusar lo que nos mandaren? Ahora es cuando hemos
de aprender de ser humildes, que la obediencia nos ata la voluntad al
gusto ajeno. La voluntad subordinada no puede tener eleccion. En el
punto que un hombre pierde la libertad, no es señor de sus acciones.
Solo un remedio puede haber para ser un poco libre, que es ejercitar
la paciencia y humildad, y no esperar á hacer por fuerza lo que por
fuerza se ha de hacer. Si desde luego no se comienza á hacer hábito en
la paciencia, harémoslo en el castigo. Que el obedecer al superior,
es hacerlo esclavo nuestro. Como la humildad engendra amor, así la
soberbia engendra ódio. La estimacion del esclavo ha de nacer del
gusto del señor, y esta se adquiere con apacible humildad. Aquí somos
esclavos, y si nos humilláremos á cumplir con nuestra obligacion, nos
tratarán como á libres, y no como á esclavos. ¡Oh qué bien hablais!
dijo nuestro amo, y cómo he gustado de encontrar contigo para que seas
maestro de mi hijo, que hasta que encontrase un cristiano como tú no
se lo he dado, porque por acá no hay quien sepa la doctrina, que entre
cristianos se enseña á los de poca edad. Por cierto, dije yo, él es
tan bella criatura, que quisiera yo valer y saber mucho, para hacerle
grande hombre, pero fáltale una cosa para ser tan hermoso y gallardo.
Estuvieron atentos á esto los demás moros, y preguntó el padre: ¿Pues
qué le falta? Respondí yo: Lo que sobra á vuesa merced. ¿Qué me sobra á
mí? dijo el padre. El bautismo, respondí yo, que no lo há menester.

Fué á arrebatar un garrote para pegarme, y al mismo compás arrebaté yo
al muchacho para reparar con él. Cayósele el palo de las manos, con
que rieron todos, y al padre se le templó el enojo que pudiera tener
descargando el palo en su hijo. Fingióse muy dél enojado, por cumplir
con los compañeros ó soldados, que realmente lo tenian por grande
observador de la religion perruna ó turquesa. Aunque yo lo sentí, en lo
poco que le comuniqué, inclinado á tornarse á la verdad católica. ¿Por
qué, dijo, pensais vosotros que vine yo de España á Argel sino para
destruir todas estas costas, como lo he hecho siempre que he podido,
y tengo de hacer mucho más mal de lo que he hecho? Como lo sintieron
enojado quisieron echarme al remo; y él dijo: Dejadlo, que cada uno
tiene obligacion de volver por su religion, y este cuando sea turco
hará lo mismo que hace ahora. Sí haré, dije yo, pero no siendo moro, y
para sosegar más su enojo mandóme que tomase la guitarra que sacamos
de la cueva: hícelo acordándome del cantar de los hijos de Israel
cuando iban en su cautiverio. Fueron con el viento en popa mientras
yo cantaba en mi guitarra, muy alegres, sin alteracion del mar, ni
estorbo de enemigos, hasta que descubrieron las torres por la costa
de Argel, y luego la ciudad, que como los tenian perdidos, hicieron
grandes alegrías en viendo que eran las galeotas del renegado. Llegaron
al puerto, y fué tan grande el recibimiento por verle venir, y venir
con presa, que le hicieron grandes algazaras, tocaron trompetas y
jabebas, otros instrumentos que usan más para confusion y bulla que
para apacibilidad de los oidos. Saliéronle á recibir su mujer y una
hija, muy española en el talle y garbo, blanca y rubia, con bellos ojos
verdes, que realmente parecia más nacida en Francia, que criada en
Argel: algo aguileña, el rostro alegre y muy apacible, y en todas las
demás partes muy hermosa. El renegado, que era hombre cuerdo, enseñaba
á todos sus hijos la lengua española, en la cual le habló la hija con
alguna terneza de lágrimas, que corrian por las rosadas mejillas, que
como les habian dado malas nuevas, el gozo le sacó aquellas lágrimas
del corazon. Yo les hice una humillacion muy grande, primero á la hija
que á la madre, que naturaleza me inclinó á ella con grande violencia;
díjele á mi amo: Yo, señor, tengo por muy venturosa mi prision, pues
junto con haber topado con tan grande caballero, me ha traido á ser
esclavo de tal hija y mujer, que más parecen ángeles que criaturas
del suelo. ¡Ay, padre mio, dijo la doncella, y qué corteses son los
españoles! Pueden, dijo el padre, enseñar cortesía á todas las naciones
del mundo: y este esclavo es en mayor grado, porque es noble, hijodalgo
montañés, y muy discreto. Y cómo lo parece, dijo la hija; pues ¿por
qué lo trae con tan mal traje? Hágale vuesa merced que se vista á la
española. Todo se hará, hija mia, respondió el padre; reposemos ahora
el cansancio de la mar, ya que habemos venido libres y salvos.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO IX.


Hallé un agradable albergue en hija y madre; pero mucho más en la hija,
porque como habia oido decir á su padre muchos bienes de España y los
habitadores de ella, naturaleza la llevaba por este camino. Regalábame
más que á los demás esclavos; pero servia con más gusto que ellos, así
por lo que habia visto, como porque no iba de mala gana á Argel, por
ver un hermano mio que estaba cautivo en él; y fuí venturoso en que
antes que preguntase por él supe que habia incitado á otros esclavos
para que tomando un barco, despues de haber muerto á sus amos, se
arrojasen á la fortuna, ó por mejor decir, á la voluntad de Dios, y no
atreviéndose los demás, él puso en ejecucion su intento, y sucedióle
tan bien, que vino á España, y despues murió sobre Jatelet, que si
supieran ser mi hermano, quizá yo lo pasara mal. Yo serví á mis amos
con el mayor gusto y diligencia que podia, y mi servicio les era más
grato que el de los otros cautivos, porque hacia de la necesidad
virtud: y como al principio les gané la voluntad, con facilidad los
conservé despues: tratábalos con mucho respeto y cortesía, martirizando
mi voluntad, y forzándola á lo que no era inclinado, que es á servir;
que á los hombres naturalmente libres el tiempo y la necesidad
les enseña lo que han de hacer. Sufria más de lo que mi condicion
me enseñaba, que el rendirse á la fuerza yo creo que es de ánimos
valerosos y nobles. Poco valor y menos prudencia tiene el que no sabe
obedecer al tiempo. Servir bien quien por fuerza ha de servir, es
ganarle la fortuna por la mano; y obedecer mal al superior, es poner
en duda el gusto y la vida. Y al fin vive con seguridad quien hace lo
que puede sirviendo. Aunque yo me via regalado de mis amos, no por eso
dejaba de repartir el favor con los demás cautivos, y ellos conmigo su
trabajo; y para sosegar la envidia se han de hacer estas diligencias
y otras mayores. Que no hay gente que más se gobierne por ella que
esclavos, perseguidores de sus iguales, y solapadores de la honra y
hacienda de sus dueños. Pocos he visto de los que han pasado por este
miserable estado, que no tengan algun resabio infame.

Junto con el buen tratamiento que se me hacia, eché de ver en mi ama
la doncella, que siempre que pasaba por donde pudiese verla hacia
cambio en el color del rostro y en el movimiento de las manos, que
parecia alguna vez que tocaba tecla. Al principio atribuílo á la mucha
honestidad suya; pero con su perseverancia, y con la esperiencia que
yo tenia de semejantes accidentes, que no era poca, le conocí la
enfermedad. Mandábame un millon de cosas cada dia, que ni á ella tocaba
el mandarlas, ni á mí el hacerlas; pero yo confieso que me holgaba
en el alma de servirla y de que me mandase muchas más: todas cuantas
niñerías venian á mis manos, ó yo hacia, venian á parar en las suyas,
diciendo que eran de España; tanto que una vez, parándosele el rostro
como una amapola, me dijo, que cuando no hubiera venido de España otra
cosa sino quien se las daba, bastaba para ella; y luego echó á correr,
y se escondió. Yo con estos favores enternecíame demasiadamente; pero
miré el estado en que me via, y que habiendo de buscar la libertad
del cuerpo iba perdiendo la del alma, y que el menor daño que me
podia suceder era quedarme por yerno en casa, volvia sobre mí, y me
reprehendia conmigo á solas; pero cuanto más me contradecia hallaba
en mí menos resistencia. Y el remedio de estas pasiones más consiste
en dejarlas estar que en escarbarlas, buscando el olvido ó camino
para él. Echaba de ver que al tiempo que estas pasiones entran en un
hombre le arrebatan de modo que le dejan incapaz para otra cosa. Y
aunque me persuadia á que por entretenerme podia llevar aquella dulce
carga, la esperiencia me habia enseñado que el amor es rey, que en
dándole posesion se alza con la fortaleza; pero hacíame contradiccion
en mi propio pensar cómo podia ser desagradecido quien siempre se
preció de lo contrario. Aunque para esto se me ponia por delante la
sospecha que podian tener los padres si vian alguna demostracion de
buena correspondencia; apartábame de esto estar entre enemigos de la
nacion y de la fé; el acudir mal al amor que el padre me mostraba, que
me habia entregado su hija para que la enseñase, y sobre todo, y más
que todo, no ser ella bautizada. Resolvíme al fin de que aunque me
abrasase no habia de mirarla con cuidado. La pobre doncella que sintió
novedad en mí, llevólo con mucha melancolía de corazon, abatimiento
de ojos, arcaduces y lumbreras del alma, color mudado de rostro,
suspension en las palabras y encogimiento en el trato. Preguntábanle
qué tenia. Y respondia que era enfermedad que ni la habia tenido, ni
conocido, ni sabia decir qué fuese. Preguntábanle si queria alguna
cosa. Respondia que era imposible lo que deseaba, que era solamente
ver á España, y esto entre risa y tristeza, vino á ser melancolía de
manera que hizo cama contra su voluntad, porque no podia ser visitada
de quien ella queria, ni entraban allá sino es las mujeres solamente,
y aquellos eunucos, gente vigilantísima, que como sea para quitar
el gusto, sirven con gran cuidado, que estas doncellitas no tienen
esperiencia del mundo, ni saben gobernar sus pasiones y apetitos. En
faltándoles aquello que miran con buenos ojos y mejor voluntad, les
parece que les ha faltado el cielo y tierra, y se rinden á cualquier
borron por satisfacer á las ansias que padecen. Y así las que usan de
ser miradas, es lo más sano ó casarlas, ó quitarles la ocasion de ver
y ser vistas: más impresion hace la pasion en la sangre nueva que en
los pechos que se han de guardar. Á los sembrados, si cuando están
granados les falta el agua, no les hace mucha falta; pero si les falta
cuando están tiernos, luego se marchitan y paran amarillos; y todas
las cosas naturales van por este camino. Las doncellas ignorantes de
querer y olvidar, con cualquiera disfavor se marchitan, como hizo esta
doncellita á quien yo queria más de lo que ella pensaba.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO X.


Al fin comenzaron á curar de melancolía á esta doncellita, aplicándole
mil medicamentos que la echaban á perder, que como era tan amable
por su hermosura y condicion, súpose en todo Argel su enfermedad con
mucho sentimiento de todos. Yo sabiendo la causa de su melancolía,
tan bien como de mi pena y disimulacion, pensando cómo podria verla y
consolarla, propuse entre mí que habia de decirle amores en presencia
del padre y de la madre sin que lo sintiesen, y que ellos me habian
de llevar para el mismo efecto. Y con esta seguridad dije á mi amo
que yo habia aprendido en España de un gran varon unas palabras que
dichas al oido sanaban cualquiera melancolía por profunda que fuese;
pero que se habian de recibir con grande fé, y decirse al oido, sin
que nadie las oyese sino sola la persona paciente. El padre me dijo:
Sana mi hija, y sea como fuere. La madre con las mismas ansias y deseo
me pidió que luego se las dijese. Entré adonde las mujeres estaban
acompañando la enferma lo más limpio y aseado que pude, que la
limpieza y curiosidad ayuda siempre á engendrar amor; y entrando el
padre y la madre la dijeron: Hija, ten buen ánimo, y mucha fé con las
palabras, que aquí viene Obregon á curarte de tu melancolía. Y mandando
que todos se apartasen, yo me llegué con mucho respeto y cortesía al
oido de la paciente, diciéndole el siguiente ensalmo: Señora mia,
la disimulacion de estos dias no ha sido á causa de olvido, ni por
tibieza de voluntad, sino recato y estimacion de vuestra honra, que
más os quiero que la vida que me sustenta; y con esto apartéme de
ella: y luego con un donaire celestial abrió aquellos divinos ojos,
con que alentó los corazones de todos los circunstantes, diciendo: ¿Es
posible que tan poderosas palabras son las de España? porque habia
seis dias que no se le habian oido otras tantas. Pero todo esto vino
á resultar en disgusto mio, porque á la fama de la cura, que se habia
divulgado, otras melancólicas de diversos accidentes quisieron que
las curase, sin saber yo cómo lo podria hacer, ni el orígen de sus
enfermedades, más de lo dicho. Holgáronse todos, y alabaron la fuerza
de las palabras, la cortesía y humildad con que yo las habia dicho.
La doncelluela quiso levantarse luego por la fuerza del ensalmo, pero
yo dije: Ya vuesa merced ha comenzado á convalecer, y no es bien que
tan presto se gobierne como sana; estése queda, que yo volveré á decir
estas palabras y otras de mayor escelencia cuando vuesa merced fuere
servida, y el señor diere licencia. Así lo hice muchas veces hasta
que se levantó, y á mí un testimonio, que fué decir que tenia gracia
de curar melancolía. Holgáronse de verla sana, y yo mucho más que
todos, como aquel que la amaba tiernamente. En ese mismo tiempo habia
estado enferma de melancolía una señora principal, moza y muy hermosa,
casada con un caballero muy poderoso en el pueblo. Y habiendo estado
enferma vino á quedar con tan grande melancolía que á nadie queria
ver ni hablar. Pues como llegó á oidos del marido la salud que habia
cobrado la hija de mi amo, envióle á decir que le llevase allá aquel
esclavo que curaba de melancolía. Mi amo por darle gusto me dijo: De
buena ventura has de ser, porque me ha enviado á decir fulano, que es
caballero de grandes partes, que vale mucho en Argel, y con el gran
Turco, que te lleve á curar á su mujer de melancolía, que por ser
gallarda y hermosa te holgarás de verla. Oh señor, dije yo, no me mande
vuesa merced eso, que si una vez lo hice fué por ver á vuesa merced
apasionado por la enfermedad de su hija; y bien sabe cuán mal se recibe
por acá lo que se dice y hace en virtud de la verdadera religion. Es
por fuerza, dijo, el hacerlo, que importa mucho tenerlo grato. Señor,
dije yo, vuesa merced me escuse con él, que no con todas personas hacen
las palabras un mismo efecto, que es necesario tener con ellas tanta
fé como tuvo su hija de vuesa merced, y esta señora no la ha de tener.
Trájele otras muchas causas escusándome, por ver si podia escaparme. Él
fué á hablar al caballero por disculparme, y cuanto más me escusaba,
tanto más porfiaba en ello, hasta que dijo, si no queria ir, que me
llevase arrastrando á palos. Pobre de mí, dije yo, ¿quién me hizo
cirujano ó médico de melancolías? ¿qué sé yo de recetas y de ensalmos?
¿cómo podré salir ahora de este trance tan riguroso? que ó ella ha de
quedar sin melancolía, ó yo tengo de padecerla toda mi vida. Decirle
amores como á la otra, ni yo podré, ni ella me los entenderá, ni su
enfermedad es de este género: pues decirle al oido cosas de santos y
de la verdadera religion será doblarle más la enfermedad, y á mí los
palos, aunque Dios es poderoso para hacer pan de las piedras, y de los
paganos cristianos. Al fin me resolví con un gentil ánimo, llevando
á mi amo por lengua, y él á mí por escorzonera. Y para más acertar
la cura cogí debajo de la saltambarca una guitarra; procurando con
todas las fuerzas posibles salir con la cura, y para esto poner todos
los medios necesarios, y así entrando con muy desenvuelto semblante,
adelantándome, le dije: Vuesa merced, señora, sin duda sanará, porque
las palabras que yo digo solamente son para curar á las muy hermosas,
y vuesa merced es hermosísima. Tengo esperanza que saldrá bien con la
salud, y yo con la cura. Recibió bien este ensalmo, que es eficacísimo
con las mujeres. Y luego le dije: Tenga vuesa merced grande fé en las
palabras, y póngase en la imaginacion que ya ha ahuyentado el mal.
Hícele estar con gran fé suya, y suspension de todos: llegándome á
ella, que estaba con la imaginacion muy en el caso, díjela al oido un
grandísimo disparate que aprendí oyendo artes en Salamanca, y fué:

    Barbara Cælarent darii ferio Baralipton,
    Cælantes Dabitis Fapesmo frisesomorum.

Y luego sacando la guitarra le canté mil disparates, que ni ella los
entendia, ni yo se los declaraba. Fué tanta la fuerza de imaginativa
suya, que antes que de allí me saliese quedó riendo, y rogándome que
volviese allá muchas veces, y que le diese aquellas palabras escritas
en su lengua; yo dí gracias á Dios de verme libre de este trance, y
busqué modo para no curar más. Pero como habia cobrado fama, si algunas
veces acudian, fingia que me daba mal de corazon, y así me escapaba.
Mas réstame por decir los celos que tuvo mi ama la moza, que pensando
le habia dicho á la otra las mismas palabras que á ella, estaba
llorando celos; apacigüéla en pudiéndola hablar, que como era doncella
de pocos años y menos esperiencia, todo lo creia: y queriéndola yo
con todo el estremo del mundo, me pesaba que mis cosas le diesen un
mínimo disgusto. Díjele un dia que sus padres estaban fuera de casa,
con la confianza que de mí hacian, y habiéndome dicho que podia hablar
delante de las criadas, porque no entendian la lengua: Señora mia, ¿qué
desdicha nuestra, y buena suerte mia hizo que siendo vos un ángel en
hermosura, en años tierna y en cordura y madurez muy prudente, hayais
entregado vuestro gusto y voluntad á un hombre cargado de años, desnudo
de partes y merecimientos; que siendo digna de lo mejor y más granado
del mundo, no recuseis de recibir en vuestro servicio á un hombre
rendido y subordinado á cuantos daños la fortuna le quisiere hacer?
¿Que una sabandija arrojada en la furia del mar maltratado de golpes de
fortuna, en mísera esclavitud, haya hallado tan soberano albergue en
vuestro sencillo pecho? ¿Que el blanco donde todos tienen puestos los
ojos y las entrañas haya recibido en las suyas á quien se contentára
con ser perpétuamente su esclavo? Que por supuesto que nunca en mí
ha habido imaginacion de llegar á manchar á vuestra castidad, ni el
deseo se estenderá á tal, con tan grandes y no merecidos favores me
levanto á pensar que soy algo, no siendo capaz de que vuestros ojos
se humillen á mirar mi persona. Encendido el rostro en un finísimo
carmin, temblando las manos y encogiendo el cuerpo con la fuerza de
la honestidad, me respondió de esta manera: Á lo primero os digo,
señor mio, que no sé responder, porque ello se vino sin cuidado, ni
eleccion, ni saber por qué, ni cómo. Á lo segundo, que no haber mirado
en lo que por acá me podia estar bien, digo, que despues que supe de
mi padre haber sido bautizada, luego aborrecí lo que por esta parte me
podia venir. Y si yo fuese tan dichosa que viniese á ser cristiana,
no desearia más de esto, y lo que tengo presente; y sacando un lienzo
como para limpiarse el rostro, se lo cubrió como reprehendiéndose
de haber respondido con libertad. Quedóle como la azucena entre las
rosas, y yo mudo con solamente mirar y contemplar aquella honestidad
enamorada los efectos que hacia tan fuera del ordinario. Recogíme
porque sentí venir por la calle sus padres, y tomando mi guitarra
canté: «¡Ay bien logrados pensamientos mios!» Holgáronse mis amos de
hallarme cantando, que como él tenia en el corazon las cosas de España,
se regalaba con oir canciones españolas. Eché de ver de las palabras
de la doncella, y de otros accidentes, que yo habia sentido lo que yo
me traia entre ojos, que me iban regalando para heredero de la hija y
de las galeotas. Yo daba leccion al hijo, y lo instruia lo mejor que
podia en las costumbres cristianas, que el padre no lo rehusaba, aunque
armaba contra cristianos, haciendo grandísimos daños en las costas de
España y en las islas Baleares. Con esta ocasion gozaba algunos ratos
de buena conversacion con la hija, y con mucha cortesía y miramiento,
sin que pudiese notarse cosa que no fuese muy honesta y limpia. Mas
como estas cosas nunca se gozan y poseen sin azares y contradicciones,
se entró el diablo en el corazon de una vieja, cautiva de muchos años,
entresacada de dientes, de mala catadura, grande boca, labio caido
á manera de oveja, muelas pocas, ó ningunas, lagrimales llenos de
alhorre, y contrahecha de cuerpo, y tan mal acondicionada que se andaba
siempre quejando de los amos, diciendo que la mataban de hambre; y
porque yo no la regalaba, y no le daba lo que no tenia, dió en poner
mal nombre á la sencillez de la doncella, y la cortesía con que yo la
trataba, por donde los padres la pusieron silencio en hablarme con
harta reclusion y aprieto: que le pareció á aquella maldita vieja, que
congraciándose con los amos por este camino, pasaria mejor vida que
hasta entonces; pero no nos sucedió como pensaba, porque como el amor
es tan grande escudriñador de secretos, á pocos lances dí alcance al
chisme de la esclava, y al momento hice que lo supiese la hija, que
como era tan querida de sus padres creyeron cuanto dijo contra ella,
de manera que nunca más entró donde estaban las mujeres, ni comió ni
bebió á gusto en el tiempo que yo estuve allí; justo pago del chisme.
Y si todos los que lo llevan fuesen mal recibidos, y peor pagados,
vivirian las gentes en más paz y quietud. Que si los chismosos supiesen
cuál dejan aquel á quien llevan la parlería, más querrian ser entonces
mudos que habladores; y los que los oyen, si quieren estar en el caso,
bien echarán de ver que no la traen por bien que quieren al que la oye,
sino por querer mal á aquel de quien la dicen, y por vengar sus ódios
por manos agenas. El chisme es un congraciamento, engendrado en pechos
ruines, que da pesadumbre al que le oye, y desacredita al que lo trae.
Á todas las gentes del mundo es justo guardarles secreto, sino es al
chismoso. Á tres personas ofende el chisme, al que lo dice, á quien se
dice y de quien se dice. Este lastimó á los padres, é hizo á la vieja
odiosa, y atormentó á la pobre doncella, y á mí me privó por entonces
del regalo que me hacian, y la estimacion con que me trataban. El
renegado era hombre cuerdo, y aunque usó con la hija de aquel rigor,
conmigo disimuló sin darme á entender cosa de su enojo, hasta enterarse
de la verdad del caso; pero hizo que me bajase á servicios viles, como
era traer agua, y otras cosas semejantes, más por ver mi sentimiento ó
humildad que por que perseverase en ello.

Yo que le entendí muy bien, hice con grandísimo gusto y llaneza
cuantas cosas me mandaba, malas ó buenas, procurando de desvelarlo del
cuidado con que vivia; que para desarraigar del pecho una sospecha
que se arremete á la honra, es menester usar de mil estratagemas, que
ni lo parezcan ni se aparten mucho de la verdad. Mudar de alegría en
el semblante, es novedad que se echa de ver. Hacer más servicios de
los ordinarios, dan ocasion de averiguar la sospecha. El medio que se
ha de guardar, con sola humildad y paciencia se adquiere, y aún ese
no ha de exceder el trato ordinario. Hice todo cuanto se me mandaba,
sin diferencia del gusto y pesadumbre con que antes lo haria. Iba con
mucha humildad por agua á una fuente que llaman del Babason, agua muy
delgada y de grande estimacion en aquella ciudad, de donde se proveen
grandísima cantidad de jardines, viñas, y olivares de grande provecho
y recreacion. Contóme un turco, estando allí, que no se sabe de dónde
nace ni por dónde viene aquella agua, porque habiéndola traido de
lo alto de aquellos montes y sierras dos turcos y dos cautivos con
inmenso riesgo, el Rey ó Virey que entonces era les pagó su trabajo
con darles garrote, porque en ningun tiempo revelasen el secreto con
que pudieran quitarles el agua que provechosa es á la ciudad; que
sitiada una fuerza, el mayor daño que pueden recibir para que se
rinda ó se tome, es quitarle el agua. Y viven con tanto recato, que
cualquiera Virey procura saber alguna nueva invencion, para mayor
fortificacion de su ciudad: en tanto extremo, que el viernes, cuando
van á sus mezquitas, dejan encerradas las mujeres y los esclavos con
gran seguridad de traicion, porque sólo los hombres van al templo,
dejando bien cerradas sus casas y seguras sus mujeres. Y parece con
sola esta relacion que seria muy fácil hablar á la doncella estando
encerrada por defuera, y entrando los cautivos á servir á las mujeres,
tambien encerradas. Pero no es así, porque ellos van tan descuidados
de daño secreto ó público, dejando tan fuerte guarda para la defensa
de sus casas, que aunque el demonio pudiese dar lugar á la ejecucion
del deseo, seria más fácil saquear toda la ciudad que hacer traicion
en una casa particular. Porque dejan por guarda un género de hombres,
que ni lo son para ese efecto, ni lo parecen en el rostro, que, ó por
preciarse de fidelísimos, ó porque otros no hagan, lo que aunque no
se parece se viene á parecer, de que ellos están privados, son tan
vigilantes en la guarda de lo que se les encomienda, que por ningun
camino admiten descuido ni engaños. Y aunque quisiera valerme de él,
por tener ya noticia y conocimiento de la invencible entereza de estos
mónstruos artificiales, no quise ponerme en probarlo, antes el mismo
eunuco ó guardadamas me reprehendia porque no queria entrar á donde
las mujeres estaban, como persona que ya estaba avisada del caso; á
que yo le respondia, que yo no habia de hacer lo que no se usaba en mi
tierra, ni se permitia que los hombres se mezclasen con las mujeres.
Y en resolucion, yo me goberné con tanta fineza con esta espía, que
no hallaron en qué tropezar, que era lo que mi amo deseaba; y el
eunuco, por la mala condicion que tenia, estuvo siempre bien conmigo,
que este género de gentes está en la república muy infamado de mal
intencionado, no sé si con razon, porque la libertad de que usan en no
disimular cosa, antes creo que les queda de ser siempre niños, más que
ser mal intencionados. Esto se entiende acerca de los que no profesan
la música, que en los que la profesan he visto muchos cuerdos y muy
virtuosos, como fué Primo, racionero de Toledo; y como es Luis Onguero,
capellan de Su Magestad, y otros de este modo y traza, que por evitar
prolijidad callo.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XI.


Muy contento mi amo de la bondad de su hija, y satisfecho de mi
fidelidad tornaron las cosas á su principio, y yo á la reputacion y
estimacion en que me solian tener. La doncelluela realmente andaba un
poco melancólica, la madre muy arrepentida de verla disgustada, de
manera que la hija se retiraba de ella, haciéndose de la enojada y
regalona. La madre andaba pensando cómo darle gusto, buscando modos
para alegrarla y desenojarla, porque andaba con un ceñuelo que á todos
nos traia suspensos, á mí de amor, y á los demás de temor no enfermase
de aquella pesadumbre. Al fin, como procuraban volverla á su gusto y
tenerla alegre, dijo la madre á mi amo que me mandase decirle aquellas
palabras contra la melancolía, que no hallaba con qué alegrarla, sino
con ellas. Mandómelo, y yo le dije: Sin duda esta tristeza debe de
nacer de algun enojo, y así será menester decírselo muchas veces,
para desarraigarle del pecho la ocasion de su mal, haciéndole algunas
preguntas, con que respondiendo ella se sazonase mejor su pena. Y
así fué, que me dejaron un grande rato hablar con ella, y decirle el
ensalmo primero y otros mejores, á que ella respondia muy á propósito,
quedando muy contenta de haberla dicho que la verdadera salud y
contento y gusto del alma le habia de venir del agua del bautismo, que
su padre habia despreciado. Y despues de bien instruida en esto me
aparté de su persona, habiendo hablado, y ella respondido, media hora.
Alegróse la madre de lo que veia, rogóme que le enseñase aquel ensalmo,
á que yo le respondí: Señora, estas palabras no las puede decir sino
quien hubiere estado en el estrecho de Gibraltar, en las islas de
Riatan, en las columnas de Hércules, y en el Mongibelo de Sicilia, en
la sima de Cabra, en la mina de Ronda y en el corral de la Pacheca, que
de otra manera se verán visiones infernales que atemorizan á cualquiera
persona.

Dije estos y otros muchos disparates, con que se le quitó la gana de
saber el ensalmo. Yo, aunque tenia con esto algun entretenimiento, al
fin andaba como hombre sin libertad en miserable esclavitud, entre
enemigos de la verdadera religion, y sin esperanzas de libertad, por
donde el amor se iba aumentando en la doncella y menguando en mí: como
pasion que quiere pechos, y ánimos vagabundos y ociosos, desocupados de
todo trabajo y virtud; ¿pues qué efecto puede hacer un amor holgazan en
una alma trabajadora? ¿qué gusto puede tener quien vive sin él? ¿cómo
puede hacer á su dama terrero, quien lo está hecho á los golpes de la
fortuna? ¿cómo saldrán dulzuras de la boca por donde tantos tragos
de amargura entran? Al fin, el amor quiere ser solo, y que acudan á
él solo mozos, sin obligaciones, sin prudencia y sin necesidad, y
aun en estos es vicio, y distraimiento para la quietud del cuerpo y
del alma. Cuanto más en un hombre subordinado á tantos trabajos,
mirado de tantos ojos, temeroso por tantos testigos. Yo andaba muy
triste, aunque muy servicial á mi amo y á todas sus cosas, con tanta
solicitud y amor que iban las obligaciones cada dia creciendo con el
amor de mis amos; pero pesábale de verme andar triste y sin gusto, que
aunque no se parecia en el servicio echábase de ver en el rostro. Y
así, llegándose el dia de San Juan de junio cuando los moros, ó por
imitacion de los cristianos, ó por mil yerros que en aquella secta se
profesan, hacen grandísimas demostraciones de alegría, con invenciones
nuevas á caballo y á pié, me dijo el renegado: Ven conmigo, no como
esclavo, sino como amigo, que quiero que con libertad te alegres en
estas fiestas que hoy se hacen al profeta Alí, que vosotros llamais San
Juan Bautista, para que te diviertas viendo tan excelentes ginetes,
tantas libreas, marlotas de seda hechas un ascua de oro, turbantes,
cimitarras, gallardos hombres de á caballo vibrando las lanzas con
los brazos desnudos y alheñados: mira la bizarría de las damas, tan
adornadas de vestidos y pedrerías, cómo favorecen con mucha honestidad
á los galanes, haciendo ventana, dándoles mangas y otros favores:
mira las cuadrillas de grandes caballeros, que llevando por guia á su
Virey, adornando toda la ribera, así del mar como de los rios, cuán
gallardamente juegan de lanzas, y despues de arrojadas, con cuánta
ligereza las cogen del suelo desde el caballo. Á todo esto yo estaba
reventando con lágrimas, sin poderme contener ni disimular la pena y
sentimiento que aquellas fiestas me causaban. Á que volviendo los ojos
mi amo, y viéndome deshecho en lágrimas me dijo: Pues en el tiempo
donde todo el mundo se alegra, no solamente entre moros, sino en toda
la cristiandad, y en una mañana donde todos se salen de juicio por
la abundancia de alegría, ¿estás limpiando lágrimas? Cuando parece
que el mismo cielo da nuevas muestras de regocijo, ¿lo celebras tú
con llanto? ¿Qué ves aquí que te pueda disgustar, ó que no te pueda
dar mucho contento? La fiesta, respondí yo, es milagrosa de buena, y
tan en extremo grado, que por alegrísima me hace acordar de muchas
que he visto en la córte del mayor monarca del mundo, Rey de España.
Acuérdome de la riqueza y bizarría, de las galas y vestidos, de las
cadenas y joyas que esta mañana resplandecen en tan grandes príncipes
y caballeros. Acuérdome de ver salir á un duque de Pastrana una mañana
como esta á caballo, con un semblante más de ángel que de hombre,
elevado en la silla, que parecia centauro, haciendo mil gallardías, y
enamorando á cuantas personas le miraban: de aquel gran cortesano don
Juan Gaviria, cansando caballos, arrastrando galas, haciendo cosas de
muy valiente y alentado caballero. De una prenda suya que en tiernos
años ha subido á la cumbre de lo que se puede desear, en razon de andar
á caballo. De un don Luis de Guzman, marqués del Algaba, que hacia
temblar las plazas á donde se encontraba con la furia desenfrenada
de los bramantes toros. De su tio el marqués de Ardales don Juan de
Guzman, ejemplo de la braveza y gallardía de toda caballería. De un
tan gran príncipe como don Pedro de Médicis, que con un garruchon en
las manos ó tomaba un toro, ó lo rendia. Del conde de Villamediana don
Juan de Tasis, padre é hijo, que entre los dos hacian pedazos un toro
á cuchilladas. De tanto número de caballeros mozos que admiran con el
atrevimiento, vencen con la presteza, enamoran con la cortesía, que
como tras de esta mañana se sigue otro dia la fiesta de los toros,
acuérdome de todo en confuso. Fiesta que ninguna nacion sino la
española ha ejercitado, ni ejercita, porque todos tienen por excesiva
temeridad atreverse á un animal tan feroz que ofendido se arroja contra
mil hombres, contra caballos y lanzas, y garrochones, y cuanto más
lastimado tanto más furioso. Que nunca la antigüedad tuvo fiesta de
tanto peligro como este; y son animosos y atrevidos los españoles, que
aun heridos del toro se tornan al peligro tan manifiesto, así peones
como ginetes. Si hubiese de contar las hazañas que en semejantes
fiestas he visto, y traer á la memoria los ingénuos caballeros que
igualan en todo á los nombrados, así en valor como en calidad, seria
obscurecer esta fiesta, y cuantas en el mundo se hacen. Díjome aquí el
ermitaño: ¿Pues cómo no hace vuesa merced mencion de la que hizo en
Valladolid don Felipe el amado en el nacimiento del príncipe nuestro
señor? Respondí yo: Porque no habia de contar yo en profecía lo que
aun no habia pasado; pero esa fuera la más alegre y rica que los
mortales han visto, y donde se muestra la grandeza y prosperidad de la
monarquía española. Que si el otro emperador vicioso hacia cubrir con
las limaduras de oro el suelo que pisaba, saliendo de su palacio con
el oro que salió aquel dia en la plaza, la podia cubrir toda como con
cargas de arena. Y si para engrandecer la braveza de Roma, dicen que
en la batalla de Canas, en la Pulla, se hincheron tres moyos de las
sortijas de los nobles, con las cadenas, sortijas y botones de aquel
dia se podian llenar treinta fanegas, esto sin lo que quedaba en las
casas particulares guardado. Estuvieron aquel dia todos los embajadores
de los reyes y repúblicas esperando la grandeza de España, y la flor
y valor de la caballería que los dejó suspensos, y en éxtasis de ver
la gallardía con que se jugó de los garrochones, revolviendo los
caballos, que aunque herir á espaldas vueltas es mucha gala, como lo
usan en otras naciones en cazas de leones y otros animales, este dia
hubo quien esperó en la misma puerta del toril, cuando con más furia y
velocidad sale el toro, y le mató cara á cara con el garrochon, que fué
don Pedro de Barros; y aunque esto tiene mucha parte de atrevimiento
y ventura, tambien la tiene de conocimiento y arte, que enseña la
experiencia con gentil discurso. Al fin estas fiestas admiraron á los
embajadores y al mundo: pero mucho más ver á un rey mozo, don Felipe
III el amado, siendo cabeza de su cuadrilla, guiar con tan grande
sazon, cordura y valor, y enmendar muchas veces los juegos de cañas
que los muy experimentados caballeros erraban: porque fué tanta la
abundancia de caballos y cuadrillas, que no pudieron caber en la plaza,
y con esta confusion algunas veces se descuidaban en el juego, que con
la anciana prudencia del mozo rey se tornaba á la primera perfeccion,
que cierto parecia ir guiado de los ángeles; porque al fin fué el mejor
hombre de á caballo que aquel dia se mostró en la plaza. Despues acá
se han cultivado grandes caballeros muy mozos y muy acertados, como
don Diego de Silva, caballero de mucho valor, presteza y donaire,
atrevidísimo con el garrochon en las manos, y su valeroso hermano
don Francisco de Silva, que pocos dias há sirviendo á su rey, murió
como valentísimo soldado, y con él muchas virtudes que le adornaban.
El conde de Cantillana, que con grandísimo aliento derriba muerto á
un toro con el garrochon, don Cristóbal de Gaviria, excelentísimo
caballero, y otros muchos que por no salir de mi propósito callo.
Proseguimos en ver en la fiesta de los turcos y moros algunos muy
grandes ginetes; pero no tan grandes como don Luis de Godoy, ni como
don Jorge Morejon, alcaide de Ronda, ni como el conde de Olivares mozo.
Pero fué la fiesta alegrísima, que como gente que no ha de tener otra
gloria sino la presente, la gozan con toda la libertad que se puede
desear. Últimamente ví á mis amas, ya que la fiesta se iba acabando,
que me pesó en el alma, no por verlas tarde, que la doncellita estaba
hecha ojos, no hácia la fiesta, sino hácia su padre, que viéndole á
él me veia á mí. No pude negar á la naturaleza el vigor y aliento que
de semejantes encuentros recibe. Hice del ignorante en su vista, y
dije á mi amo que nos fuésemos, sabiendo lo que me habia de responder,
como lo hizo, diciendo: Esperemos á mi mujer é hija para acompañarlas.
Bajaron de una ventana donde estaban, y fuimos acompañándolas, la
hija temblándole las manos, y mudando el color del rostro, hablando
con intercadencias. Díjole el padre: Ves aquí tu médico, háblale, y
agradécele la salud que suele darte.

[Ilustración: _Hasta que ví á mis señoras, respondí, no ví cosa, que
aunque eran buenas, me lo pareciese._]

Preguntóme la madre ¿qué me habia parecido la fiesta? Hasta que ví
á mis señoras, respondí, no ví cosa, que aunque eran buenas, me lo
pareciese, porque la gracia, hermosura y talle de mi señora y de su
hija, yo no la veo en Argel. Rióse el padre, y ellas quedaron muy
contentas, que teniendo por este camino contenta á la madre, de buena
gana me dejaba hablar con la hija. Pidióme la doncella un rosario en
que iba rezando, díselo, y en pudiendo hablarla, le dije para qué era
el rosario, y que si verdaderamente entregaba su voluntad á la Vírgen,
le abriria camino ancho y fácil para llegar á tanto bien como recibir
la gracia del santo bautismo, que la doncella con grandes ansias
deseaba, y que le habia yo de pedir cuenta de aquel rosario, que le
guardase muy bien, y le rezase cada dia; y así lo prometió hacer.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XII.


En este tiempo sucedió un notable, y no usado hurto, delito
castigadísimo entre aquella gente, de que se escandalizó toda la
ciudad, y causó mucha turbacion, por ser hecho al Rey ó Virey, y de
moneda que tenia guardada para enviar al gran Señor. Y habiéndose
hecho grandes diligencias, por ningun camino se pudo sospechar ni
imaginar quién pudiese ser el autor, aunque un gran privado del Rey
prometia grandísima cantidad de dineros, exenciones y libertades á
quien lo descubriese. Dióse traza que de secreto y sin alboroto se
fuesen escalando todas las casas, sin dejar salir á nadie de la ciudad,
y no aprovechando cosa, me dijo mi amo: Si supieses algun secreto
para descubrir este hurto, diciéndote quién lo hizo, sin que fuese
por relacion de ningun hombre, yo te daria libertad y dinero. ¿Ha de
faltar, dije yo, modo para eso, con una carta echadiza, sin firma
ó con ella? Esto es lo que voy obviando, dijo mi amo, porque yendo
con firma matarán á quien la diere ó la firmare; y si va sin firma
atormentarán á todo el pueblo para averiguar cuya es la letra, porque
cualquier aviso ha de llegar primero á las manos del ladron que á otra
ninguna, porque es el mismo privado suyo; y si lo descubre algun hombre
libre le darán garrote, y si esclavo le quemarán. Las premisas que yo
tengo para esta verdad son grandes, y el conocimiento de la parte y
de su crueldad es de muchos años, que aquí más tiemblan de Hazén su
privado que del Rey; y así cualquiera modo de los ordinarios causará
grandísimo daño en descubrirlo. Y pues siendo este el mayor enemigo
que yo tengo, y aun toda la república, no lo descubro, ni quiero que
tú lo descubras; muy escesivos daños se han de seguir de ello. Pues
déjeme vuesa merced, dije yo, que ya tengo traza para vengar á vuesa
merced y descubrir el hurto sin que nadie padezca, y deje de hacerlo
como yo quisiere, con darme licencia para hacerlo á mi modo. Diómela,
y tomando un tordo escogido, con todas las partes que ha de tener para
buen hablador, encerrélo en un aposento en su jaula, donde no pudiese
oir pájaros que le perturbasen, y toda una noche y el dia le estuve
enseñando á decir: Fulano hurtó el dinero: fulano hurtó el dinero. Díme
tan buena maña, y él tenia tan buen natural, que dentro de quince dias,
en teniendo hambre, para pedir de comer decia: Fulano hurtó el dinero.
De suerte se servia de lo que le habia enseñado para todas sus hambres,
ó sed, que se habia olvidado de su canto natural. Aseguréme bien otros
ocho dias para que el tordo se asentase bien en lo aprendido, y yo
en la traza que llevaba ordenada, que fué importantísima para librar
á más de cien hombres que tenian presos sobre el hurto, inocentes de
la maldad, y entre ellos á muchos cautivos españoles é italianos, y
de otras naciones. Y así viendo que mi tordo habia de ser libertador
de tantos cristianos presos, un viernes que habia de ir el Rey á la
mezquita, soltélo, y díle libertad para que él la diese á los otros
presos. Subióse á la torre con otros muchos tordos, y entre las
algaravías de los otros, él comenzó muy apriesa á decir: Hazén hurtó el
dinero, sin dejar de decirlo todo el dia muy apriesa, como se veia en
la libertad que deseaba. Fué á oidos del Rey lo que en la torre decia
el tordo. Espantóse, y cuando vino la hora de llegar á la mezquita,
la primera cosa que oyó fué el nuevo canto de mi tordo, que muy á
menudo decia: Hazén hurtó el dinero; Hazén hurtó el dinero. Asentóse
luego que pues habia sido tan secreto, debia de tener algo de verdad,
que como son agoreros en gran manera, se le puso en los cascos que el
gran Mahoma habia enviado algun espíritu de los que tiene junto á sí
á declarar aquel caso, por que no padeciesen tantos inocentes; pero
por no arrojarse sin consejo á la averiguacion del caso, llamó ciertos
agoreros ó astrólogos, que ya sabian lo que se habia cundido del tordo,
y apretóles á que le dijesen lo que sentian. Echaron su juicio, y vino
tambien con el del tordo, que prendió á su privado, y despues de haber
confesado en la tortura, y hallado todo el dinero, privó al privado
de su privanza, despareciéndolo con mucha aceptacion y gusto en toda
la ciudad, que estaba mal con él, no porque supiese mal que á nadie
hubiese hecho, que hasta esta maldad no se supo su malicia, sino por
parecerles que todos los rigores que con ellos usaba el Virey eran por
consejo del privado, que esta miseria padecen los que están en lugares
supremos, que la envidia, ó los derriba, ó los desacredita, siendo
así que los verdaderos privados en llegando á la grandeza que desean,
con el amor y favor de sus reyes, luego acuden á la conservacion de
lo que han alcanzado con acreditarse haciendo bien á la república.
Si bien en las grandes monarquías no puede dilatarse fácilmente esta
verdad hasta que llegue á los que pueden ser jueces de ello, para que
la manifiesten sin que cualquiera se atreva á buscar autor á los daños
ó inconvenientes que ó por pecados de los hombres, ó por juicios de
Dios secretos á nuestra capacidad suceden en la república. Un moderno
estadista, alegando otros antiguos, dice que el príncipe no se ha de
dar en presa á su privado, que es no hacer tanto caso de él que le fie
su conciencia y sus acciones. Doctrina contra la misma naturaleza,
porque si cualquiera hombre particular naturalmente desea, y tiene
un amigo con quien, amándole, descanse y le descargue de algunos
cuidados por la comunicacion, ¿por qué ha de estar el príncipe privado
de este bien que los demás tienen? El príncipe valeroso, prudente y
justo necesariamente ha de tener junto á sí privados de irreprensible
vida; porque si no lo fueren, ó los apartará de sí, ó le mancharán su
buena reputacion; pero que sea conocidamente, y con general aplauso
recibida la opinion del príncipe por santa y justa, y que busquen en el
privado qué reprehender, téngolo por de ánimos mal contentos, y aun mal
intencionados, y que se reciba á mal que el privado crezca y medre en
bienes y haciendas que los otros no pueden alcanzar.

Considérese que en tan opulenta monarquía como la de España, de las
migajas que se desperdician de la mesa del príncipe sobra no solamente
para aumentar casas ya comenzadas y grandes, pero para levantarlas
de muy profundas miserias á lugares altísimos. Los grandes monarcas,
reyes y príncipes nacen subordinados al comun órden de la naturaleza,
y sujetos á las pasiones de amar y aborrecer, y han de tener amigos á
quien naturalmente se inclinen, que las estrellas son poderosas para
inclinar á un amigo más que á otro, que cuando estas amistades van
por la sola eleccion, no tienen aquella sazon y gusto que las otras:
y siendo superiores los príncipes, como lo son, no han de elegir el
privado á gusto ajeno, sino al suyo, y siéndolo, tambien lo será al
gusto de los vasallos, cuyo bien pende del gusto bien ordenado del
príncipe: y este se ha de seguir sin quebrarse la cabeza en condenar
al uno ni al otro, ni juzgar si es malo ó bueno, siendo la norma por
donde se han de regular los actos de la justicia, el gobierno de la
república y la merced de los vasallos, el premio de los buenos y el
castigo de los malos. Cuanto más que, pues tienen dos ángeles de
guarda, y el corazon del rey está en la mano del Señor, es de creer
que los inclinarán al bien público y paz general. Que las cosas que la
ocasion ofrece de sucesos de fortuna no vienen ni tienen dependencia
de la voluntad y administracion del privado, sino de los movedores
del cielo, que son las causas segundas á quien la primera tiene dado
su poder general, si no es cuando en su tribunal se ordena otra cosa.
Bueno es que me confiese un hombre mal asentado peor sentido del buen
modo de juzgar que comunicó treinta ó cuarenta años y al que, ó por
sus méritos, ó por sus diligencias, ó por su ventura, llegó á ser
privado, y que habiéndolo alabado de virtuoso, apacible y discreto,
amigo de hacer bien, en viéndole privado, cuando más bien puede
ejecutar su inclinacion, vuelve la hoja á desdorar lo que antes doraba
y adoraba; y venido á averiguar en qué funda su desestimacion, ó por
mejor decir, su poca constancia en la amistad que antes le tenia, no
sabrá responder, sino que es una especie de envidia fundada en el
bien ajeno, ó porque no le reparte con él, ó porque le pesa que lo
tenga, ó por mal entendimiento y peor voluntad. Los privados de los
grandes monarcas no pueden tener la memoria de todos los conocidos,
basta que la tengan de los que hacen diligencia para ello, que los que
son de mi condicion no tienen razon de quejarse del privado, pues ha
de nacer su bien de su cuidado y diligencia; y no teniéndola, es la
queja injustísima. Hay dos géneros de privados; unos que de principios
humildes subieron á merecer entrarse en la voluntad de su príncipe, y
estos quieren todo el bien para sí. Otros que siendo grandes señores
han sido muy aceptos y muy queridos de su rey, y estos como nacieron
príncipes quieren repartir el bien con todos. Pero los unos y los otros
se han de haber con su rey como la yedra con el árbol á quien se ase,
que aunque siempre sube abrazada con él sin jamás dejarle, con todo
eso nunca le estorba el fruto que naturalmente lleva: y así lo hacen
los privados que comenzaron por grandes señores, que nunca le estorban
al príncipe las acciones á que le obliga el lugar en que Dios le puso.
Por donde yo creo, y por las razones dichas juzgo que parece que no se
podrá engañar el rey en la eleccion del privado, pero podria engañarse
el privado en la eleccion de los que le propusiere á su rey por capaces
para la administracion de los cargos ó gobiernos, por estar en su
noticia por tales no siéndolo, engaño en que como hombre se puede caer,
y así le importa para la conservacion de su crédito y reputacion vivir
con cuidado, informándose de los que pueden ser jueces de ello, para
que si la eleccion no saliere tan acertada como se desea, á lo menos
se entienda que no fué acaso, ni por amistad ó antojo. Pero tornando
á lo primero, digo, que es terrible caso que quieran los estadistas
privar al príncipe de tan grande gusto como es la amistad del privado,
á quien el príncipe naturalmente se inclina, siendo así que la voluntad
está siempre obrando, y tiene un blanco adonde mira más que á otro, en
todos los hombres del mundo, y adonde halla descanso y alivio.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIII.


Ofrece la ocasion algunas veces cosas que divierten del intento
principal, como me ha sucedido en este paréntesis, dejando mi historia
y tratando cosas que no son de mi profesion, mas de conforme naturaleza
las dicta y ofrece. Habiendo sucedido en mi buena suerte salir con lo
que se pretendia por el lenguaje de mi tordo, mi amo cumplió su palabra
despues de haber cumplido el Virey la suya; y admirándose del secreto
y prudencia con que el renegado se hubo en aquel caso, por donde
escusó el daño de tanta gente como habia presa, que si no fuera por la
sagacidad suya pereciera él primero, si no fuera por aquel camino, y
muchos de los presos sin culpa. Él me dió libertad con mucha voluntad,
aunque contra la de su hija, que ya la ví muy inclinada á la verdadera
religion, y al hermano, á quien yo habia persuadido la misma verdad, de
manera que ambos á dos tenian deseo del bautismo; aunque el padre no se
daba por entendido, sí lo sospechaba, porque aunque callaba, sin duda
lo deseaba. Llamábase el muchacho Mustafá, y la hermana Alima, aunque
despues que yo la pude comunicar y encaminarla á la verdad católica se
llamó María. Tuve lugar de hablar con ella á solas con mucho gusto,
pero no en cosas lascivas, que nunca tuve intento de ofenderla; y por
último la aseguré viniendo á España, que por todos los caminos posibles
la avisaria de mi estado, y la advertiria de lo que le convenia hacer
para ser cristiana como deseaba, que enterneciéndose más con su intento
principal que conmigo destiló algunas lágrimas de piedad cristiana,
y de rendida al amor honesto, con que siendo la última vez que la
hablé, me despedí de su presencia para lo que era comunicarla más, y
ella besando muchas veces el rosario que yo le habia dado, dijo, que
le guardaria para siempre. Díjome despues mi amo con muchas muestras
de amor: Obregon, yo no puedo dejar de cumplir la palabra que te dí,
por haberlo tú merecido, y por la obligacion que tengo de ser español,
y por las reliquias que me quedaron del bautismo (y miró al rededor
á ver si le escuchaba álguien) que tan en las entrañas tengo, que
ninguno de cuantos ves en todo Argel (de los moros hablo) te guardara
fé ni palabra, ni te agradeciera lo hecho. Y si el rey de Argel me
agradeció y cumplió la promesa que habia hecho á quien descubriese el
hurto, es porque es hijo de padres cristianos, donde la verdad y la
palabra inviolable se guardan. Y por acá esta bárbara nacion dice que
el guardar la palabra es de mercaderes, y no de caballeros. Y aunque
yo te la cumplo, hágolo contra mi voluntad, porque al fin estando tú
aquí tenia con quien descansar en las cosas que no pueden comunicarse.
Pero ya que es fuerza y tú estás inclinado á no estar en Argel, como
yo tenia trazado, yo mismo te quiero llevar á España en mis galeotas,
y dejarte donde puedas con libertad acudir á tu religion. Ahora es el
tiempo propio, en que salen todos en corso; yo habré de ir deshermanado
de los demás, por dejarte en alguna de las islas más cercanas á España,
que más á poniente no osaré, porque me traen muy sobre ojo por toda la
costa, donde he hecho algunos daños muy notables: y si el galeon en
que venias no tuviera ventura en venirle buen viento, todos veníades
acá. Aprestóse mi amo para hacer su viaje, llevando algunos turcos muy
valientes consigo, y muy acostumbrados á ser piratas; y escogiendo
buen tiempo, puso la proa hácia las islas Baleares, dejando en las
orillas á su mujer é hija muy llorosas, la una encomendándolo al gran
profeta Mahoma, y la otra llamando muy á voces y muy desconsolada á la
Vírgen María, que como no habia cerca quien pudiese reprehenderla, lo
decia como lo sentia. Yo iba volviendo los ojos á la ciudad, rogando
á Dios que algun tiempo pudiese tornar á ella siendo de cristianos,
que como yo dejaba lo mejor de mi persona en ella, iba, aunque libre,
doliéndome de dejar entre aquella canalla una prenda que se pudiera
desempeñar con la sangre del corazon, pues deseaba aprovecharse de la
de Cristo, que aunque la supe dejar muy satisfecha y confiada de mi
voluntad, llevaba entre mí una batalla que no me dejaba acudir á otra
cosa sino al pensamiento que me aquejaba por cruel y desagradecido, me
martirizaba por ausente, y me acusaba dejar un alma cristiana entre
cuerpos moros; pero no sé qué confianza me aseguraba que la habia de
volver á ver cristiana. Al fin caminamos con felicísimo viento; y
como mi amo me via volver el rostro á la ciudad, decíame: Obregon,
paréceme que vas mirando á Argel y echándola maldiciones por verla tan
llena de cristianos cautivos, y por eso la llamas ladronera ó cueva de
ladrones á esta ciudad, pues asegúrote que no es el mayor daño el que
los corsarios hacen, que al fin van con su riesgo, y alguna vez van
por lana y no vuelven trasquilados, ni por trasquilar. Que el mayor
daño es que por ver que son en Argel bien recibidos, muchos de su
voluntad se vienen de todas las fronteras de África con sus arcabuces,
ó por necesidad de libertad, ó por la falta de regalos, ó por ser mal
inclinados y tener el aparejo tan fácil, que es lastimosa cosa ver que
por la ocasion dicha está llena esta ciudad de cristianos de poniente
y de levante; que aunque voy á hacer mal por mi provecho, no puedo
dejar de sentir el daño de la sangre bautizada que me tiene trabado el
corazon. Otras veces, dije yo, he sentido á vuesa merced enternecerse
en esta materia, como á hombre piadoso de corazon y de noble sangre;
pero no le veo con mudanza de religion, ni con propósito de volverse á
la inviolable fé de San Pedro que profesaron sus pasados. No quiero,
respondió mi amo, decirte que el amor de la hacienda, la hidalguía de
la libertad, ni la fuerza de mujer é hijos, ni los muchos daños que
en mi propia patria he hecho me divierten de ello, sino preguntarte,
si alguna vez me has visto curioso en saber qué doctrina enseñabas á
mis hijos: que por aquí verás cómo debe estar mi fé en mi pecho. Y
asegúrote que de cuantos renegados has visto muy poderosos, ricos de
esclavos y hacienda, ninguno deja de saber que va engañado; que la
libertad que tienen tan grande, y las honras y haciendas, en que son
preferidos á los demás turcos y moros, los detienen, siendo señores, y
mandando lo que quieren, y á quien quieren; pero saben bien la verdad.
Y para prueba de esto en tanto que el tiempo refresca en nuestro favor,
te quiero contar lo que sucedió poco tiempo há en Argel.

Hay aquí un turco muy poderoso en hacienda, y abundante en esclavos,
venturoso en la mar, y esperimentado en la tierra, llamado Mami
Reis, es hombre de gentil determinacion, de buen talle, liberal y
bien quisto. Yendo este en corso por la costa de Valencia anduvo
algunos dias sin poder encontrar presa en el agua, hasta tanto que
los mantenimientos le faltaron; vista la necesidad saltaron en tierra
él y sus compañeros con mucho riesgo y peligro de sus personas,
porque encendiendo hachas por toda la costa los inquietaron de modo
que se tornaron al agua, disparando algunas piezas contra la gente
del socorro. Con la priesa que llevaban se dejaron en tierra al
señor de la galeota y á otro soldado amigo suyo muy valiente, que
viéndose perdidos se entraron en un molino, donde hallaron solamente
una doncella hermosísima, que de turbada no pudo huir con las demás
gentes. Amenazáronla porque no diese voces, y en viendo la costa quieta
hicieron la seña que tenian hácia las galeotas, y en viendo la primera
noche vinieron al molino, y antes que tornase la gente del rebato
cogieron al capitan y su compañero, llevándolos á su galeota juntamente
con la cautiva doncella. La hermosura de ella era de manera que
dijeron, y con verdad, que tal joya de talle y rostro no se habia jamás
visto en Argel. El capitan, dueño de las galeotas, dijo que estimaba
en más aquella presa que si hubiera saqueado á toda Valencia. Ella iba
acongojadísima y llorosa, y él diciéndola que no fuese desagradecida
á su buena fortuna, pues iba á ser señora de toda aquella hacienda
y otra mayor y de más importancia, y no á ser esclava como pensaba.
Pero la hermosura y apacibilidad del rostro, acompañada con una mansa
gravedad, era de modo que se puede decir que siendo de noche dió luz
á toda la galeota, á quien todos se rindieron y humillaron como á
cosa divina, admirándose que Valencia criase tan soberanas prendas.
Fuéla consolando por toda la navegacion, que el turco sabe hablar un
poco la lengua española, y es hombre de muy buena suerte y talle, muy
venturoso en cuantas empresas ha acometido, muy rico en tierras, joyas
y dineros, muy acepto á la voluntad de todos los reyes de Argel. Para
abreviar, fuése á desembarcar, no á la ciudad, sino á una heredad suya
de grande recreacion de viñas y jardines muy regalados. Ella que se
vió tan obedecida de esclavos y amigos del turco, parece que se fué
ablandando y dejando la tristeza que le habia causado el cautiverio.
Vino andando el tiempo á querer bien á su amo, y á casarse con él,
dejando su religion verdadera por la del marido, en que vivió con
grandísimo gusto seis años ó siete, querida, servida, regalada, llena
de joyas y perlas, y muy olvidada de haber sido cristiana. Por cuya
contemplacion se hicieron y hacian cada dia alegrísimas fiestas de
cañas y otras invenciones, porque su condicion se parecia mucho á su
cara, y la cara se aventajaba á todas las de Argel, de manera, que
si no se casára luego con ella, se la quitáran para enviarla al gran
Turco. Pues viviendo con toda esta idolatría, siendo su gusto la norma
con que todos vivian, habia allí un esclavo de Menorca, hombre de
suerte, que como los demás comunicaba con ella: vino su rescate, y el
buen hombre fuése á despedir de ella, y preguntóle en qué lugar habia
de residir; él se lo dijo, y ella le mandó que viviese con cuidado
para lo que sucediese. Él, que no era lerdo, la entendió, y yéndose á
Menorca, vivió con él todo el tiempo que pasó, hasta que tuvo ella modo
como escribirle una carta á Menorca, en que le decia que viniese con un
bergantin, bien puesto, á la heredad de su marido, á media noche para
tal dia. Como llegó el tiempo en que todos salen de Argel en corso,
su marido armó sus galeotas con trescientos esclavos, muy hombres de
hechos, llevando vestidos á la española, y fué á su ventura, azotando
las olas con mucha gallardía, mirándolo su mujer, y dándole mil favores
desde una torre de su propia casa. El tiempo era muy caluroso, y el dia
que tenia concertado en la carta se acercaba. Fingióse muy afligida
de la ausencia y del calor, y dijo á sus esclavos y gente que se
queria ir á consolar á su heredad y jardines, y llevó consigo, como
para estar muchos dias, algunos cofres, donde iban vestidos, joyas y
dineros y toda la riqueza de oro y plata que habia en su casa, donde
estuvo algunos dias regalándose á sí y á sus esclavos y mujeres, que
si antes la querian mucho, entonces la adoraban. Llegó la noche que
tenia concertada sin haberse descubierto á nadie, con tan grande
sagacidad y secreto, que ni aun por el pensamiento se pudiera imaginar
su determinacion, y puesta á una ventana aguardó hasta las doce de
la noche, sin dormir ni pegar sus ojos, que vió un bulto que venia
de hácia la mar: hizo la seña que estaba concertada por la carta, y
acudiendo bien á ella el hidalgo, dijo: Ea, que aquí está el bergantin.
Entonces la determinada señora habló con toda la brevedad que pudo á
sus esclavos, diciendo: Hermanos y amigos, comprados con la sangre
de Jesucristo; mi determinacion es esta, el que quisiere libertad y
vivir como cristiano, sígame hasta España. Respondió por todos un gran
soldado cautivo, natural de Málaga: Señora, todos estamos determinados
de obedecer vuestro mandamiento; pero mirad el peligro en que os poneis
y nos poneis, que ya las torres dan aviso, y en amaneciendo cuajarán la
mar de galeotas, y nos darán caza sin duda. Á que ella respondió: Quien
me puso esto en el corazon me guiará á salvamento; y cuando no suceda,
más quiero ser manjar de horribles mónstruos marinos en los profundos
abismos de las profundas cavernas del mar, muriendo cristiana, que
ser reina de Argel contra la religion que profesaron nuestros pasados.
Y sirviendo la hermosísima mujer de valeroso capitan, alentó á sus
esclavos de manera que en un instante llevaron al bergantin los cofres
y riquezas, dejando muertos á puñaladas á una negra y á dos turquillos
que daban voces. Juntos los esclavos, que ya no lo eran, con los que
venian en el bergantin, todos hombres honrados y de gran pecho, se
confortaron de manera unos á otros, que el bergantin volaba con la
fuerza de los remos y el viento que ayudaba.

En sabiéndose el caso en Argel, que fué luego, echaron tras ellos
cuarenta ó cincuenta galeotas, llevando cada cual su centinela en la
gavia y en la entena, que entendieron dar luego con el bergantin;
más parece que Dios ó lo guió ó lo hizo invisible; pues fuera de la
diligencia dicha, su marido Mami Reis andaba por las islas, y ni los
unos ni los otros dieron con el bergantin, hasta que al amanecer se
hallaron entre las dos galeotas de su marido, que para la tierra
adentro llevaba su gente vestida á la española. Ella con gran presteza
y sagacidad mandó que los demás que iban en el bergantin con los
esclavos se pusiesen como turcos, para que pudiesen huir dando á
entender que huian de españoles. Fué gallarda y astuta la advertencia,
porque viendo Mami Reis que huian de él se holgó, diciendo: Sin
duda parecemos españoles, pues aquel bergantin de turcos se huye de
nosotros, y con grande risa celebraron la huida del bergantin, que
con esta traza se libraron, y llegaron á España, donde está muy rica
y contenta, haciendo grandes limosnas de la hacienda de su marido: y
aunque en Argel sucedió otro caso semejante á este, fué con más poder
y menos circunstancias. Ya sabes á qué propósito te he contado este
caso, sucedido poco tiempo há, y sin duda yo creo que ninguno hay que
no tenga estampada en el corazon la primera religion que profesó,
digo de los bautizados, si bien esta mujer mostró más que todos aquel
pecho varonil, y determinacion cristiana. No me espanto, dije yo,
que esa señora haya tenido tan grande valor en su determinacion, que
es propio de mujeres poner por obra lo que se les pone en la testa,
ni que haya vencido en atrevimiento á los hombres, ni de que tuviese
traza para ejecutar su intento, que todo eso es creible en su natural
inclinacion. Lo que me admira es que haya tenido capacidad para guardar
el secreto tanto tiempo, que es más dificultoso en las mujeres guardar
el secreto que guardar la castidad; porque ninguna se escapa de tener
una amiga con quien comunica lo pasado, presente y venidero. Que lo
otro no fué más de encajársele en la cabeza que lo habia de hacer,
porque carecia del discurso que habia menester un caso tan árduo,
importante y peligroso, que se atrevia á su marido, á los corsarios y
á todo Argel, á todas las olas y borrascas del mar Mediterráneo, á las
bestias marinas jamás vistas, ni conocidas en su elemento, ni fuera
de él, y todo esto no fué tan grande hazaña como no revelar todo el
secreto que tanto importaba. Todo eso, dijo mi amo, es verdad, pero una
cosa me hace más contradiccion, y es: ¿Cómo esa, siendo doncella, no
tuvo valor para huir del molino con las demás cuando la cautivaron, y
lo tuvo despues para emprender un hecho tan heroico? Á eso, dije yo,
es fácil la respuesta, porque cuando esa señora era doncella, con la
frialdad natural que todas ordinariamente tienen, la trabó el temor los
miembros y venas del cuerpo, de manera que no pudo huir, ni aun moverse
de su lugar: pero despues que se casó, y la abrigó la fuerza del calor
del marido, mejoró su naturaleza, y cobró espíritu para acometer esa
empresa tan difícil. Y de todas las mujeres de quien se hace mencion en
la antigüedad no se sabe que fuesen doncellas, ni aun se puede creer.
¿Pues las Amazonas, preguntó mi amo, no se dice que fuesen doncellas?
Señor no, respondí yo, ni en tanto que lo eran salian á las batallas,
sino ejercitándose, no en ócio, ni en lanificio, sino en cazas de
fieras, en andar á caballo, usando de la lanza, arco y saeta; y para
hacerse más fieras, se mantenian de tortugas y lagartos: y en siendo
de edad para ello se mezclaban con los varones circunvecinos: y si del
concúbito parian hijo varon, ó le mataban, ó le mancaban de manera que
no quedase para ejercicio de hombre; y si parian hembra, porque no
fuese impedimento para tirar al arco, le sacaban ó cortaban el pecho
diestro, que eso quiere decir Amazonas, _Id est, sine ubere_, sin teta;
pero ninguna de ellas por sí sola hizo tan grande hazaña como esta
valenciana.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIV.


Como los esclavos y compañeros iban dormitando, tuvimos lugar y espacio
mi amo y yo para tratar esta materia y otras, con que se venció el
sueño. Habiendo reposado un tanto, dentro de dos horas descubrimos las
islas Baleares, Mallorca y Menorca, Ibiza, y otras islas pequeñas;
pero no nos acercamos á Mallorca, por el cuidado con que aquella isla
vive, hasta ser de noche: y aunque aguardamos á esto, fué menester
apresurarnos, porque si bien se parecieron presto, habia bien que
trabajar para llegar á ellas. Acercámonos á Mallorca por mejor, y
para él fué peor, porque al despuntar de un risco estaba en él una
centinela que dió aviso á las galeras de Génova, que andaban por coger
á mi amo, y aunque se acercaba la noche, comenzaron á batir los remos
con grande furia hácia nosotros. Mi amo viéndose perdido pasóse á
la otra galeota, llevando consigo la más granada gente que traia en
ambas, y dióme á mí cargo de mirar por la que me dejaba con poca gente;
confiándose que hablando yo español podria responder á propósito, y
tener algun remedio la galeota. De suerte, que me dejó por estorbo
para que hiciesen la presa en mí, y se pudiese librar. Sucedióle como
él lo habia pensado, porque como hombre astuto y muy práctico en toda
la costa, no se hizo á la mar, sino á la isla, que como era casi de
noche, de caleta en caleta se fué escondiendo, y en obscureciendo se
hizo á la mar y se escapó. La galeota en que yo habia quedado, como
no llevaba gente que bogase, sino muy poca, y la más ruin, fuése
quedando tanto, que las galeras pudieron tirar una pieza para que nos
rindiéramos. Parámonos, y en llegando cerca yo, muy alentadamente,
y en bien claro español, dije: Rendidos somos. Pues á vos buscamos,
dijeron las galeras, llamándome por mil nombres infames, que realmente
como la galeota era aquella en que siempre andaba mi amo, y hablé tan
claro español, me tuvieron por el renegado. Echaron al remo todos los
turcos, canalla que hallaron conmigo, y á mí pensando que habian dado
con lo que buscaban, me maniataron para llevarme á Génova y hacer en
mí un gran castigo. Decíame el capitan de la capitana: Quante volte
habete scampato la vita, can renegato, adeso non scamparate, se non
impiccato? Señor, dije, mire V. S. que yo no soy el renegado que V. S.
piensa, sino un pobre español esclavo suyo. Por la defensa cargaron
sobre mí tantos palos que me obligaron á decir: Dicen que Génova es
monte sin leña; pero harta ha habido para mí ahora. Riéronse dos
músicos españoles que traia el general en su galera de mi respuesta,
y más de la paciencia con que lo llevé: uno de los cuales conocia yo
muy bien, y entre ellos, por lo que les declaró uno de los músicos,
tambien hubo alguna risa. Yo me arrimé á un rincon maniatado, y dando
gracias á Dios que tantas veces me veia ejercitado en trabajos y
miserias; que las desdichas nos traen á la memoria las misericordias
de Dios, y no los pecados por que las merecemos; que si quisiésemos
advertir cuánto mayores son que los trabajos que Dios nos envia, nos
consolaríamos, y no nos quejaríamos de los instrumentos que Dios toma
para castigarnos, que son sus invenciones tan secretas y tan grandes
que nos ponen en cuidado de considerar por donde nos vino el daño, y
no por donde lo teníamos merecido, y es tan piadoso en el castigo, que
no quiere infamarnos por lo que merecemos, sino darnos en que merecer
por lo que sufrimos, y llevar en paciencia lo que no habemos pecado,
que su misericordia á todo esto se estiende, que nos ejercita en lo
que no pecamos para descuento de lo que merecemos en lo que pecamos, y
luego echamos la culpa á aquellos por cuya mano viene el justo castigo
de Dios, que con lo que no habemos hecho nos castigó lo que habemos
hecho, por estimar en tanto nuestra honra que no quiere muchas veces
castigarnos por los mismos filos que nos matan interiormente, porque
no nos desconsolemos, ni lo tengamos por ejecutor cruel. Acuérdome
yo ahora de las desventuras que desde niño me han seguido, y no me
acuerdo de los delitos de mi juventud. Viéneme á la memoria cuanto
bien he hecho á algunos hombres en esta vida, y que por estos mismos
han venido muchos males, porque Dios toma semejantes instrumentos
para confusion y castigo de pecados cometidos con ignorancia ó con
malicia. Yo estoy ahora en fama de renegado, y maniatado, agraviado
injustamente por un astuto y endiablado hombre, precito y descomulgado;
y si quiero volver los ojos atrás veo que merezco estos y otros mayores
castigos de la mano de Dios. Á esto llegó un bellaco de un cómitre, y
dándome con un rebenque, me dijo: ¿Qué habla el perro entre dientes?
Callé porque no segundase. El señor Marcelo Doria, que era general,
movido á misericordia, dijo, que hasta averiguar quién era no me
tratasen mal. Yo como ví la puerta abierta á la piedad, dije: Suplico
á vuestra excelencia, pues la defensa natural es concedida á todos,
se me conceda á mí, que yo sé que en sabiendo vuestra excelencia lo
que soy, no solamente no padeceré en manos de un tan gran príncipe,
pero espero en Dios que me tiene de honrar más que merezco. Yo daré en
Génova, y aun en esta galera, testigos que me conocieron en la córte
del rey Católico en el tiempo que este renegado andaba haciendo mal
en todas estas costas, y será uno de ellos el señor Julio Espínola,
el embajador. Hízome desatar, y habló conmigo, preguntándome todo lo
que deseaba saber del renegado: yo le dije la astucia con que se habia
escapado, con que satisfice algo de mi persona, y puso mucha culpa á
los que no siguieron la empresa. Tornéme á mi rinconcillo, aunque no
maniatado, y púseme en cluquillas, las dos manos en el rostro, y los
codos en las rodillas, porque no me conociese el músico, pensando en
mil cosas. Yendo navegando hácia Génova, viendo que ya se habria dado
noticia en Argel que las galeras de Génova corrian la costa, pasamos
el golfo de Leon con una poca de borrasca, y habiéndolo atravesado de
punta á punta, mandó el general á los músicos que cantasen, y tomando
sus guitarras, lo primero que cantaron fué unas octavas mias que se
glosaban:

    El bien dudoso, el mal seguro y cierto.

Comenzó el tiple, que se llamaba Francisco de la Peña, á hacer
excelentísimos pasages de garganta, que como la sonata era grave habia
lugar para hacerlos, y yo á dar un suspiro á cada cláusula que hacian.
Cantaron todas las octavas, y al último pié que dijeron:

    El bien dudoso, el mal seguro y cierto,

ya no pude contenerme, y con un movimiento natural inconsideradamente,
dije: Todavía me dura esa desdicha. Como fué en alta voz, miró el Peña,
que por venir yo tan disfrazado de cara y de vestido, y por ser él
corto de vista, no me habia conocido antes, y en viéndome, sin poder
hablar palabra, humedecidos los ojos, me abrazó, y fué al general,
diciendo: ¿Á quién piensa V. E. que traemos aquí? ¿Á quién? preguntó
el general. Al autor, dijo Peña, de esta letra y sonata, y de cuanto
le habemos cantado á V. E. ¿Qué decís? Llamadle acá. Lleguéme con
harta vergüenza, pero con ánimo alentado, y preguntóme el general:
¿Cómo os llamais? Márcos de Obregon, respondí yo: el Peña, hombre que
siempre profesó verdad y virtud, llegó al general y le dijo: Fulano es
su propio nombre, que por venir tan mal parado debe de disfrazarlo.
Espantóse el general de ver un hombre de quien tenia tanta noticia en
tan humilde traje, y rodeado de tantos trabajos y tan injustamente
maniatado. Preguntóme la causa de ello, y yo con mucha paciencia y
humildad le conté todo lo sucedido, porque el galeon del Duque de
Medina habia parado en el Final. Hízome mucha merced, particularmente
trastejándome de vestidos. Y en llegando á Génova visité á Julio
Espínola el embajador, cuya amistad yo habia profesado en la córte de
España, que certificado Marcelo Doria de esta verdad, ambos me hicieron
merced de acomodarme de dinero y cabalgadura para Milan; pero primero
quise ver aquella república tan rica de dineros y antigüedad, de nobles
y antiquísimas casas, descendientes de emperadores y grandes señores,
y de la mayor nobleza de Italia; como son Dorias, Espínolas, Adornos,
de cuya notabilísima familia hay un ramo en Jerez de la Frontera,
emparentado con grandes caballeros españoles, y señalado con el hábito
de Calatrava y las demás órdenes: como don Agustin Adorno, caballero
tan virtuoso como principal. Y como mi intento no era parar allí,
dispúseme para proseguir mi viaje á Milan, para donde habia salido de
España.

[Ilustración]



RELACION TERCERA

DE LA VIDA DEL ESCUDERO

MARCOS DE OBREGON.



[Ilustración]



Yo, que de cautivo, esclavo y maltratado, tan presto me ví con dineros
y bien puesto de vestidos, deseaba ya ardentísimamente llegar á donde
mis amigos me viesen libre, y supiesen los trabajos y favores de que
la fortuna habia usado conmigo. Y así en habiendo visto la grandeza de
aquella república, y tomado el descanso que tan grande cansancio pedia,
cogí mi cabalgadura y Victorino, ó mozo de mulas, y aviándome para
Milan, subí por aquellas montañas de Génova, tan ásperas y encumbradas
como las de Ronda. Y en habiendo pasado por San Pedro de Arenas, ya
que anochecia, fué tan grande la piedra y agua que nos cogió, que
perdimos el camino en parte donde fuera fácil el despeñarnos hasta
los profundos rios, crecidos con la grande avenida, yendo á dar á la
furia del mar; porque los arroyos que se juntaron de la tormenta del
granizo y agua eran bastantes para mucho más que esto. No veíamos luz
sino por los ojos del caballo que nos guiaban, que es la peor bestia
para caminar, del mundo, que en Italia se camina con ellos. Y con la
poca gana que llevaba se arrimaba á cualquier árbol que topábamos, ó
se arrojaba por donde se le antojaba. De suerte que yo me apeé, y en
unos árboles que tenian grandes troncos y muchas ramas, trabadas unas
con otras, nos arrimamos hasta esperar que, ó la tempestad cesase,
ó viésemos alguna claridad ó luz que nos guiase á salvamento. El
Victorino, aunque práctico en la tierra, estaba tan turbado, que habia
perdido los memoriales, y yo las esperanzas de poder movernos de allí
hasta la mañana. Corria el agua de nosotros por la carne como de cueros
de curtidura grandísimo rato con este trabajo; pero no pudimos gozar
de la sombra de los acopados árboles, porque corria más agua de ellos
que de nosotros, que todo lo rendia el tiempo insufrible y borrascoso.
Estando en esta suspension de ánimo congojoso, oimos decir cerca de
nosotros: Guarda la vita. Como tan cerca sonó, miré por entre las
ramas, y ví que á las espaldas de los árboles parecia una luz que salia
de tres casas, donde el caballo debia de haber posado otras veces, y
aunque por malos pasos, nos habia guiado allí. El espacio era poco, y
en un instante corriendo nos pusimos en las casas, de donde salieron
con grande cuidado á ofrecernos alojamiento: y donde no pensamos
hallar agua, hallamos muy gentiles capones, que todas las naciones
extranjeras hacen esta ventaja á España en las posadas y regalo de los
caminantes. Cenamos muy bien: yo pedí un jarro de agua, y trujéronmela
de una fuente que nacia junto á las mismas casas, caliente vaheando,
hícela poner á una ventana, que aunque el tiempo no estaba tan frio,
la borrasca y granizo lo habia trocado, y en un instante se enfrió,
y aun heló el jarro de agua. Bebílo, y el huésped trajo allí de las
otras casas dos testigos, y viéndome beber otro jarro de agua fria, les
dijo: Señores, para esto os he traido, porque si este señor español
muriere de estos jarros de agua fria, no digan que yo le he muerto.
Reíme, juzgando que lo decia por aborrecer el agua, ó por amar el vino,
y no fué sino por la razon que el hostalero dijo despues. Pregunté como
nuevo en Italia, por qué razon queria que no bebiese agua quien casi
siempre la habia bebido y bebia. Respondió que las aguas de España eran
más delgadas y de más fácil digestion que las de Italia, que tienen
más humedad. Y es de creer que, pues gente de tan gentil discurso como
la italiana no osa beberla sola, halla en ella algun daño. Yo conocí
un caballero italiano, que cuando vino á España no habia bebido gota
de agua, y estando en España no bebió gota de vino, que las aguas, ora
sean de rio, ora de fuente, toman la calidad buena ó mala de la tierra
ó minerales por donde pasan. Las de España, por ser esta provincia tan
favorecida del sol, y consumir las humedades con tanta violencia, son
bonísimas, fuera de que ordinariamente pasan por minerales de oro,
como se parece en las de Sierra-Bermeja, que la misma sierra está del
mismo color, y son excelentísimas; ó pasan por minerales de plata, que
son bonísimas, como las de Sierra-Morena, que se verifica en las de
Guadalcanal; ó por minerales de hierro, como es en Vizcaya, que son
saludables. Y en resolucion, no hay agua en España que sea mala, sea de
fuente ó sea de rio, que de lagunas y lagos, ó encharcadas, ni las hay
ni las beben: antes parece que para mayor grandeza de la misericordia
de Dios, una laguna de más de una legua, que está cerca de Antequera,
que todos los años se hace sal, tiene junto á sí la mejor y más sana
agua que se conoce en lo descubierto, que se llama la fuente de la
Piedra, porque la deshace. Y en Ronda, otra fuentecilla, que llaman de
las Monjas, que nace mirando al Oriente, y en un cerro, en bebiéndola
luego deshace la piedra, y en el mismo dia salen las arenas, y de esta
se puede escribir un grandísimo volúmen. Pero lo que el hostalero me
dijo fué tan verdad, que en todo el tiempo que estuve en Lombardía, que
fueron más de tres años, ni tuve salud, ni me faltó dolor de cabeza
perpétuo, por el agua que bebia. Y verificóse el dia siguiente, que
yendo caminando, en todos los charquillos que se habian hecho del
grande turbion de agua habia animalejos, como sapillos, renacuajos y
otras sabandijas, engendradas en tan poco espacio, que es causa de
la mucha humedad maliciosa del terruño. Y en aquellos fosos de Milan
se ven unas bolas de culebras en mucha cantidad, engendradas de la
bascosidad y putrefaccion del agua, y la humedad gruesa de la misma
tierra.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO I.


Pero ya, dejando esta materia, fuimos caminando por el Ginovesado
mi mozo de mulas y yo, hasta que topamos con unos labradores, que
preguntados por dónde tomaríamos el camino, que habíamos errado
la noche antes, nos dijeron un disparate para engañarnos, y que
anduviésemos perdidos más tiempo. El mozo entendió la burla, y dijo
que nos engañaban. Pero yo, no tomándolo por burla, deshonrélos en mal
lenguaje italiano, y ellos que eran muchos, cargáronse de piedras;
yo me apeé, y dí una cuchillada á uno: el mozo cogió su caballo, y
dejóme entre ellos, que como era de su nacion no quiso ser testigo
del caso, y ellos cargaron sobre mí, porque deslicé y caí en el
suelo, y maniatándome, dieron conmigo en el lugar más cercano que
era muy grande y muy poblado. Representaron la sangre del herido, y
echáronme una cadena y grillos muy pesada. Esta vez no me quise quejar
de mi mucha desdicha, sino de mi poca consideracion que estando en
tierra no conocida, quise hacer lo que no hiciera en la mia: que los
españoles en estando fuera de su natural se persuaden á entender que
son señores absolutos. Yo que no tenia de quién, ni á quién quejarme,
volví contra mí las piedras que los contrarios podian tirarme: víme
cargado de los hierros que no tuve en Argel, siendo enemigos de la fé
y de los que la profesan, sin poder volver los ojos á quien me mirase
de buena gana. Que por la misma razon que pensamos ser señores del
mundo, somos aborrecidos de todos. Quien va á tierras agenas tiene
obligacion de entrar en ellas con grande tiento, que ni las leyes son
las mismas, ni las costumbres semejantes, ni las amistades se guardan
donde no hay conocimiento. Y es averiguada cosa que aunque los reinos
y repúblicas se guarden el respeto y amistad que profesan entre sí, no
corre lo mismo en los particulares, que ordinariamente se desdoran, y
tienen enemistades unos con otros: y tanto más, cuanto más se ven, sin
razon ó con ella, supeditados. Eché de ver que la paciencia es virtud
corriente para todas las cosas del mundo, pero más para tratar con
gentes no comunicadas. Tiene el forastero necesidad de ser muy afable
y comedido con crianza, y ha de perder de su derecho en las cosas, que
donde está no sabe si son buenas ó malas: con semblante alegre, cólera
enfrenada, viene fácilmente en el conocimiento de lo que ignoramos
en las tierras cuyas costumbres no han venido á nuestra noticia. Yo
me ví afligidísimo, sin ver á quién poder dar parte de mis trabajos.
Llamábanme de marrano muy cerca de mí, y la más honrada sentencia
era que me habian de dar garrote de secreto. El carcelero parecia
hombre corriente, pero no hallaba por donde entrarle para consolarme
con él. Estuve pensando qué modo tendria, y acordéme que esta nacion
es codiciosa sobremanera, y que por allí podria echar algun cartabon
para mi remedio. Llevaba en la faldriquera algunos escudos que saqué
de Génova. Andaban allí dos niños del carcelero muy graciosos, y
acordándome cuán buen rostro muestran los padres á quien hace bien
á sus hijos, dí á cada niño un escudo: aquí abrió los ojos el padre
agradeciéndolo mucho, y aun muchísimo, que me dió buena esperanza de
salir con lo que habia pensado. Díjome: V. S. debe ser muy rico. ¿En
qué lo echais de ver? pregunté yo. En la liberalidad, respondió, con
que habeis dado á esos niños moneda que aun los hombres mal conocemos
por acá. Pues si esto estimais siendo tan poco, ¿qué hareis cuando
sepais lo demás? y sacando dineros, díselos á él, y díjele: Porque me
pareceis hombre de buen discurso os quiero decir quién soy, que de
esta niñería no teneis que hacer caso. Yo he alcanzado lo que todos
los filósofos andan buscando y no acaban de dar con ello, pero primero
me habeis de hacer juramento de en ningun tiempo descubrirme. Él lo
hizo solemnísimamente, y con grandes ansias me preguntó, qué era
lo que queria decirle, y le respondí: Sé hacer la piedra filosofal
que convierte el hierro en oro, y con esto nunca me falta lo que he
menester: pero no he osado comunicarlo con nadie en Génova, porque la
república no me estorbase mi viaje, que lo hicieran sin duda, porque
como esta divina invencion es tan apetecida y deseada de todos, todos
andan tras de ella: y si saben alguno que lo sabe, ó los reyes ó las
repúblicas los detienen contra su voluntad, por que ejercite el arte
para ellos á su costa, que en habiendo mucha cantidad de oro en el
mundo será estimado en poco. Señor, dijo el carcelero, muchas veces he
oido tratar de esa materia; pero nunca he visto ni oido decir que lo
haya nadie alcanzado en nuestros tiempos, que aunque V. S. me ve en
este oficio, que por estar quieto y mantener mis hijos ejercito, ya he
estado en España sirviendo á un embajador de Génova, y por lo dicho
me recogí á este pueblo donde nací. Huélgome de eso, dije yo, porque
siendo, como sois, discreto, y habiendo oido tratar de la materia,
dareis crédito á lo que vereis con vuestros ojos. Si yo pudiese, dijo,
aprender eso, seria un valiente hombre, que mandaria á todo mi lugar, y
enviaria libre á V. S. adonde fuese servido. Á lo primero, dije yo, os
respondo que consiste el hacerlo en dar un punto que es menester gran
cuidado para acertarlo, y así no me atrevo á enseñároslo; pero dejaréos
con tanto oro, que no hayais menester á nadie vos ni vuestros hijos.
Y á lo segundo, que no quiero que hagais por mí cosa que en algun
tiempo pueda haceros daño, que la misma arte química me dará modo para
librarme, y esto os lo enseñaré facilísimamente, que lo vereis aunque
esteis ciego, como sin culpa vuestra y sin consentimiento vuestro me
libro, y vos quedais sin calumnia, y con riqueza y gusto.

Echóse á mis piés con grandes ceremonias, quitándome la cadena y
grillos, contradeciéndoselo yo con grandes veras, y pensando adelante
toda la noche, para más asegurado en la materia, por hacer mejor mi
negocio, le dije: Sabed que el no haber acertado á dar el punto á la
transmutacion de los metales nace de no haber entendido á los grandes
filósofos que tratan esta materia sutilísimamente, como son Arnaldo de
Villanueva, Raimundo Lulio, y Gebot, moro de nacion, y otros muchos
autores, que la escriben en cifras, por no hacerlas comunes á los
ignorantes, que yo por enterarme en la verdad de ello he pasado á
Fez en África, á Constantinopla y Alemania, y con la comunicacion de
grandes filósofos he venido á descubrir la verdad, que consiste en
reducir á la primera materia un metal tan intratable y recio como el
hierro, que puesto en aquel principio suyo, y en aquella simiente de
que fué hecho, aplicándole las mismas cosas y los mismos simples que
la naturaleza aplica al oro, cuando se forma ó se va formando, viene á
transformarse en la misma substancia de él. Que de la propia manera que
todas las criaturas van imitando, en cuanto les es posible, á la más
perfecta de su género, así el hierro y los demás metales van imitando
á la más perfecta de ellas que es el oro, y dándole tales cualidades
que la naturaleza con la generacion del padre universal, que es el sol,
viene á mudar su naturaleza en la del oro, y esto se hace mediante
ciertas sales fortísimas y corrosivas, mirando los aspectos de los
planetas, en que yo estoy muy diestro y enterado. Y para que veais
alguna semejanza que os persuada de esta verdad, dejad esta noche un
callo de herradura que haya sido muy pisado y lleno del orin que recibe
en los muladares, y hecho pedacicos muy menudos, ó limándolo, ponedlo
en una redoma con fuego lento, en muy fuerte vinagre, y vereis lo que
resulte. Hízolo puntualmente, y dióme en que reposase aquella noche muy
á mi gusto, donde pensé muy bien la traza que llevaba ordenada para
librarme de la prision.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO II.


Á la mañana vino el carcelero muy contento, diciendo que descubria que
se iba el hierro convirtiendo en un color rubio, como de oro, que la
codicia lo iba llevando á la perdicion. Ahí conocereis, dije yo, que os
voy tratando verdad; díle dineros para que me trajese ciertas cosas,
ó ciertos simples corrosivos y venenosos, que no los digo porque mi
intento no es enseñar á hacer mal, y con otras cosas que les junté hice
unos polvos que muchas veces rociaba con agua fuerte, y enjugándose,
tornaba á rociarlos, quedando con un color rubio muy apacible. Hechos
los polvos, y confeccionados como yo los habia menester, á dos
bellacones que estaban sentenciados á galeras les dije: Las galeras
están en Génova, que es acercarse vuestro martirio; si os atreveis á
ponerme en una noche en tierra del Rey, yo os sacaré de aquí con mucho
silencio, y sin ruido de dentro ni de fuera. Ellos respondieron con
grande determinacion: Y aun á los hombros sacaremos á V. S. y antes que
amanezca estará entre soldados españoles. Pues estad, les dije, mañana
en la noche atentos, y en viéndome con las llaves en la mano acudid á
vuestro remedio y el mio. Alegráronse los pobres, y con grandes ansias
deseaban ya que llegase la hora. Por la mañana dije al carcelero que
trajese unos crisoles, y cuantos callos de herradura pudiese hallar,
que todos los habia de convertir en oro, y que á la noche cuando toda
la cárcel estuviese en silencio encendiese lumbre de carbon, sin que
hubiese ningun testigo que nos pudiese denunciar. Él lo tuvo tan
en cuidado que no dejó herrador, ni muladar que no anduviese, y en
llegando la noche me mostró tantos callos de herradura, que vendidos á
libras podian aprovecharle mucho; encerró su gente, y los demás presos,
y los dos que me habian de ayudar se hicieron dormidos: encendió su
brasero, y puesto en silencio todo, saqué mis polvos y mostréselos,
y pareciéronle del mismo oro. Pues mirad, le dije, qué cordial olor
tienen, y echéselos en la mano, él los llegó á oler, y yo con mucha
presteza le dí una palmada en la parte baja de la mano, y saltaron en
los ojos, cayendo él de la otra parte sin sentido, ni sin poder hablar;
cogíle las llaves, y los bellacones que vieron el caso acudieron
luego; abríles las puertas quedándose el pobre hombre sin sentido,
y sin que nadie nos viese salimos de la cárcel y del pueblo, y á la
mañana habiendo pasado arboledas, sierras y barrancos dificultosos, me
hallé en Alejandría de la Palla entre soldados españoles, que metian
la guarda á don Rodrigo de Toledo, gobernador de ella. Á los buenos
galeotes les pareció que les habia venido del cielo la libertad, y
fuéronse á buscar su vida. Yo me holgué en el alma de haber salido
bien con mi intento, que aunque fué á costa del pobre carcelero, por
la libertad todo se puede hacer. Yo fuí esta vez como el demonio, que
tienta á los hombres por la parte que más flaca siente en ellos: que
él por la codicia, y yo por la libertad nos concertamos muy bien,
que es tan superior la codicia en los pechos adonde se halla, que
son muchos, que los rinde á cualquier flaqueza. Los bienes que por
merecimientos, ruegos y comodidades no se alcanzan, en acometiéndoles
por la codicia se rinden al gusto de ambas partes: los males que por
violencia y estratagemas no se pueden hacer, en mostrando la codicia
su amarillo rostro se ablanda la dureza de los pechos de hierro. ¡Qué
de fortalezas se han rendido, qué de lealtades se han quebrantado,
qué de clausuras se han rompido, qué de castidades se han corrompido,
acometidas por la codicia! Todos los vicios que á los hombres traen
arrastrados dejan alguna consideracion para lo venidero, sino la
lujuria y la codicia, que cogen y ciegan todas las potencias del
discurso; más fácil es de enfrenar la furia de un loco por castigo, que
reducir á razon la sed de un codicioso por consejo. Son los codiciosos
como la esponja, que aunque chupa toda el agua de que es capaz, ni está
harta, ni se aprovecha de ella, y son tan furiosos en sus actos como
la culebra hambrienta, que á todo acomete aunque sea un sapo que la
hinche de ponzoña; que ni miran si es lícito ó contra razon, que como
sea engordar á todo acometen, y creo es así, que tienen el castigo por
sombra de su desatinada hambre. Como este miserable de carcelero, que
por donde pensó ver su casa llena de oro quedó sin ojos para verlo.
Dios mire por los codiciosos, y los reduzca á la medicina que conserva
la vida y aquieta la conciencia.

[Ilustración]

[Ilustración: ... _me hallé en Alejandría de la Palla entre soldados
españoles_.]



[Ilustración]



DESCANSO III.


Partíme para Milan, temiendo por el gran deseo que llevaba de llegar,
alguna desgracia, que los desdichados han de vivir siempre con cuidado
de lo que puede y suele suceder. Hay un rio que pasa por la ciudad
de Alejandría, que se llama Eltanar, donde ví unas aceñas movedizas
de madera, que deben de tener en el fundamento algunas ruedas para
moverse, que no reparé en preguntarlo porque no hacia á mi propósito,
y habiendo esperado el barco para pasar el Pó, rio caudalosísimo,
despues de haberse sorbido el Eltanar en tramos en él con unas pobres
peregrinas, y al medio del rio sucedió, que por la corriente de Eltanar
venia una aceña ó molino de aquellos, que le debia de haber faltado el
fundamento, y encontróse de manera con nuestro barco que dió con él
patas arriba.

El caballo, como son atrevidas estas bestias para cortar el agua,
se arrojó á ella, yo me así luego de la cola, y las peregrinas de
mí, y el Venturino de la postrera de ellas, y cayendo y levantando,
y á veces topando con los piés en la arena, llegamos á la orilla,
donde el caballo nos roció por la puerta falsa que debia de venir
acebadado; pero no por eso me desasí hasta verme ya pisar las orillas.
Hallamos allí que habian pasado en otro barco algunas gentes de
diversas naciones, franceses, alemanes, italianos y españoles, y
para entendernos hablamos todos en latin; pero era la pronunciacion
tan diversa la una de la otra, que hablando en muy gentil lenguage
latino no nos entendíamos los unos á los otros, que me dió mucho que
pensar que aun en una misma lengua, y que corre por toda Europa,
dure el castigo de la torre de Babilonia. Llegamos á Pavía, insigne
universidad; regalóme el castellano, que era entonces, aunque como mi
deseo me llevaba á Milan, no paré hasta verme en aquella maravillosa
poblacion donde tan grandes santos ha habido, y continúan siempre los
prelados de aquel excelentísimo templo. El que entonces lo gobernaba
era el santísimo cardenal Cárlos Borromeo, que ahora dicen San Cárlos,
que fué su vida de manera que á pocos años de su muerte le canonizaron.
Llegué á tiempo que se celebraron las exequias de la santísima reina
doña Ana de Austria, y habiendo buscado á quién cometer la traza,
historias y versos de la vida ejemplar de tan gran señora, pudiendo
cometerles á muy grandes ingenios, tuvo por bien el magistrado de
Milan de cometerlas al autor de este libro, no por mejor, sino por
más deseoso de servir á su rey, y de aprender en cosas tan graves y
de tan graves ingenios, y ofreciéndoles, y dando noticia de Aníbal
de Tolentino, excelentísimo sugeto, que lo hiciera mejor que otro en
toda la Europa: al fin por más cercano le mandaron al autor que la
hiciese. Oíle un sermon en estas exequias al bienaventurado San Cárlos,
que fué como su vida. Hallé á mis amigos muy contentos, y admirados
de la brevedad con que habia conseguido libertad, y deseos de saber
cómo habia sucedido, me forzaban á que lo contase, y refiriese una y
muchas veces; que realmente los trabajos contados en la prosperidad,
ó habiendo salido de ellos tienen su gusto particular, que las
desventuras todo lo que tienen de males presentes tienen de bienes
pasados; son los trabajos como las servas ó nísperos, que cuando están
en su fuerza son ásperos al gusto, pero despues de pasada su sazon, lo
que tenian de ásperos tienen de suaves podridos; son como el que se va
anegando en un rio, que va siempre sacando la cabeza y haciendo todas
las diligencias posibles para escaparse, pero despues de salido bebe de
aquella misma agua que le quiso ahogar. Espina el erizo de la avellana,
pero despues se halla gusto en rumiándola. Holgué grandemente de ver la
grandeza, fertilidad y abundancia de Milan, que en esto creo que pocas
ciudades se le igualan en la Europa, aunque la mucha humedad que tiene,
ó por aquellos cuatro rios hechos á mano, por donde le entra tanta
abundancia de provision, ó por ser el sitio naturalmente húmedo, yo me
hallé siempre con grandísimos dolores de cabeza, que aunque yo nací
sujeto á ellos, en esta república los sentí mayores. Que siempre me han
perseguido tres cosas: ignorancia, envidia y corrimientos; pero los de
aquí me duraron hasta volver á España. Pasé en Milan tres años, como
hombre que está en la cama, contando las vigas del techo trescientas
veces, sin hacer cosa que importase, lo uno por estar siempre
indispuesto, lo otro por lo poco que entre soldados se ejercitan los
actos de ingenio. Dióme gana de ver á Turin, y por mis pecados fué por
el mes de diciembre, tiempo en que no hay caminos, sino rios en lugar
de ellos, que como hacia buen tiempo cuando salí, engañéme, pensando
que fuera todo de aquella manera; y en llegando á Bufalores, comenzó
á desgajarse el cielo, no con lluvia, sino con acequias de agua tan
contínua que se perdió el tiento á los caminos.

Llegué á Turin, y por haber esperimentado los arroyos á la venida,
estúveme dos meses allí, en compañía de otro español; pero fueron tan
grandes las nieblas que se topaban los hombres por la calle sin verse,
nacidas de la vecindad, segun dicen allí, del Pó, que pasa por junto á
la ciudad: fuera de que por medio de ella van muchos arroyos de agua.
Mas veo que en España Guadalquivir pasa por Sevilla, más caudaloso
que el Pó y algunas veces tan crecido, que baña á la mayor parte de
la ciudad, y todo el campo de Tablada está hecho un mar navegable, y
no he visto tales nieblas. Y Granada tiene dos rios que la bañan, y
muchos más arroyos por las calles, y no parece esta escuridad ó niebla:
pero dejando esto posamos el otro español y yo en una hostería, donde
me ví en el mayor peligro, y en la mejor ocasion de ser dichosísimo
que he tenido ni tendré en mi vida. Que estando comiendo mucha gente,
esperando mi compañero y yo que acabasen para sentarnos, un viejo de
hasta cincuenta años de edad, de propósito dió en tratar de la religion
nueva, de la religion reformada, repitiendo esto muchas veces: y
aunque era natural de Ginebra, hablaba en buen italiano, que por ver
españoles le pareció alzar la voz más de lo que habia menester. Y tras
de un brindis y otro decian heregías muy dignas de gente llena de vino.
Mi compañero decíame que callase, y ellos brindando por la salud de
sus fautores, tornaban una vez y otra á decir de la religion nueva y
de la religion reformada, de suerte que me obligaron á preguntar qué
religion era aquella, y quién la habia reformado. Respondiéronme que
era la religion de Jesucristo, y que la habia reformado Martin Lutero
y Juan Calvino. Antes de oir más palabras les dije: Buena andaria la
religion reformada por dos tan grandes hereges. Alborotóse la hostería,
y cargaron tantas cuchilladas sobre mí y sobre el otro español, que si
no cogemos una escalera nos hacen pedazos. La huéspeda atajó el negocio
con decirles que mirasen lo que hacian, que estábamos depositados allí
por el Duque. Sosegóse el alboroto, porque hasta entonces aun no habian
negado la obediencia al Duque de Saboya, aunque la tenian negada á la
Iglesia romana. En sosegándose el rumor me dijo aquel viejo: ¿Por qué
llamais hereges á dos varones tan santos y que tanta gente llevaron
tras su opinion? Respondí yo: ¿Por qué llamais vosotros santos y
reformadores de la religion de Jesucristo á dos hombres que en todo y
por todo, en vida y costumbres fueron contra la doctrina de Jesucristo
y de sus Evangelios, que fueron hombres libres, viciosos, deslenguados,
embusteros, engañadores, alborotadores de las repúblicas, enemigos de
la general quietud? Quiso tornarse á alborotar el viejo, y como le
habian puesto por delante el temor y respeto del Duque, cesó con decir:
Muchos son los llamados y pocos los escogidos, y esos somos nosotros.
Respondíle yo: Mejor dijérades, muchos son los escogidos y pocos los
llamados, porque no vienen á manos del Papa. ¡Estraño caso! que hay
gentes tan fuera del órden natural, que por sola libertad y poltronería
se desvien de la misma verdad que interiormente saben y conocen. Y que
tengan hombres poderosos que favorezcan sus errores, de suerte que
unos y otros siguen su mal intento. Los poderosos con decir que siguen
doctrina de hombres sabios, y los otros con decir que tienen arrimo
en príncipes poderosos, como si fuese disculpa para la ejecucion de
tantos vicios y abominaciones como cometen á sombra de la libertad con
que sus maestros les hacen vivir, en cuyas arrastradas opiniones hay
cosas tan ridículas que se echa de ver que adrede quieren errar.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO IV.


Volvíme de Turin á Milan, porque aunque tuve intento de pasar á Flandes
no hallé comodidad, fuera de saber que la gente de Flandes venia
marchando hácia Lombardía, y por haber estado ya en Flandes con la
misma gente en el asalto general de Maestrich donde me sucedió una cosa
muy graciosa, que pudiera ser muy desgraciada y fué: que en el saco de
la ciudad cogí al más lucido cuartago de todos los que habia en una
casa principal, y subiendo sobre él en cerro, como en tiempo de bulla
no se miran mucho las cosas, al tiempo que salia de la ciudad iban tras
mí más de trescientos cuartagos, porque la que yo habia tomado era una
yegua sazonada, y si no me arrojo de ella al suelo me dieran muchas
manotadas los galanes que la seguian.

Al fin volví hácia Milan, porque el compañero pasó hácia Flandes, y
buscando en qué caminar topé con una carroza, donde por fuerza hube
de ir, en compañía de cuatro ginebreses, tan grandes hereges como los
otros. Determinando de callar á cualquier cosa que oyese decir, por
donde les grangeé la voluntad de manera, que siendo muy enemigos de
españoles, me regalaron por todo el camino, diciéndome mil veces que
era muy buen compañero, que realmente, como no les traten de religion
son sencillos, y gente afable para tratar, y muy amigos de dar gusto.
Fuéronme festejando por el camino, y entre dos brazos del Tesino se
apartaron hácia unas arboledas y sierra, donde dijeron que iban á ver
un grande nigromántico para preguntarle ciertos secretos de mucha
importancia. Yo, como era mozo, y amigo de novedades, holguéme por
ver aquella que tanto lo era para mí. Anduvimos un rato por aquella
arboleda hasta llegar al pié de la sierra, donde se descubrió una
boca de cueva con una puerta de tosca madera, cerrada por de dentro.
Llamaron, y respondieron de dentro con una voz crespa, baja, y con un
género de gravedad. Abrióse la puerta y representóse la figura del
nigromántico con una ropa de color pardo, con muchas manchas, mapas
pintados en ella, culebras, signos celestes, un bonete en la cabeza
largo, y aforrado en pellejo de lobo, y otras cosas que hacian su
persona horrible, como tambien lo era el lugar y casa donde habitaba.
Hablaron aquellos caballeros de Ginebra, informándole de su venida,
y como certificados de su gran fama venian á consultarle un negocio
grave. Él aunque en el principio comenzó á negárselo, al fin acabaron
con él con ruegos y presentes que le dieron, que lo ablandan todo,
á que se inclinase á admitir su peticion. Mientras hablaban con él,
yo miré el cuerpo de la cueva, que estaba llena de cosas que ponian
temor y espanto, como era cabezas de demonios, de leones y tigres,
faunos y centauros, y otras cosas de este modo, para poner horror
á los que entrasen, unas pintadas y otras de bulto, con que daba á
entender que tenia trato y amistad con algun demonio. Hablóles muy
gran rato, diciéndoles de su gran poder, y mostró muchas joyas de
diversas gentes y de grandes señores, que le habian dado por los muchos
secretos que les habia revelado. Llegados al caso, como yo miraba
más al artificio con que tenia adornada su cueva, preguntóles cómo
no llegaba yo á la conversacion. Respondieron ellos que era español.
Díjoles el nigromántico: No quisiera mostrar mis secretos delante
de españoles, porque son incrédulos y agudos de ingenio. Á lo cual
respondieron ellos: Bien podeis hacer en su presencia cualquiera cosa,
porque aunque español, es hombre de bien y buen compañero. Resolvióse á
hacerlo, y llamó á un ayudante tan fiero y espantable, que me pareció
que era algun demonio. Entramos más adentro, donde tenia el familiar,
que era un aposentillo más oscuro que el cuerpo de la casa, que estaba
cercado con unas barandillas, y dentro estaba uno como facistol, y
sobre él un grande globo de vidrio con un abecedario de letras grandes
escrito al rededor, y en medio del globo puesto el familiar, que era
un hombrecito de color de hierro, con el brazo derecho levantado en
derecho hácia las letras, que todo realmente ponia espanto. Habló con
el familiar con una arenga muy larga, proponiéndole la antigua amistad
que habian profesado tantos años, para obligarle á que con facilidad
respondiese á lo que le queria preguntar; y poniéndose unos guantes muy
anchos, despues de puesta la demanda, alzó la mano derecha, diciéndole:
Ea, presto. El familiar se resolvió, y señaló una letra. Quitóse el
guante el nigromántico, y escribió aquella letra que habia señalado
el familiar. Tornó á ponerse el guante, y alzando la mano otra vez,
le dijo: Adelante. El familiar movióse, señalando otra letra, y de
esta manera fué preguntándole hasta haber escrito diez ó doce letras,
en que iba respondiendo á la pregunta muy á gusto de los ginebreses.
Yo como eché de ver que para escribir cualquiera letra se quitaba el
guante, diciendo qué podia ser; y aunque sospeché que se habian de
alborotar todos, determinadamente yendo á señalar otra vez con el
guante, se lo arrebaté por el dedo demostrador, y hallando una dureza
muy grande en el dedo, primero le pregunté al nigromántico: ¿Esta no
es calamita ó piedra iman? Quedó suspenso y corrido, y volviéndose á
los otros, les dijo: Bien decia yo, que los españoles eran agudos, y
que no queria hacer cosa delante de ellos. El secreto del caso era,
que aquel familiarillo era hecho de alguna cosa muy ligera, y el
bracillo era de acero tocado á aquella piedra iman que era tan fina
como el nigromante diestro en señalar la letra que habia menester, con
que atraía al familiar corriendo á mostrarla. Quedaron los ginebreses
admirados, así de la sutileza con que aquél engañaba á las gentes,
como de la mia en haber conocido su embeleco. Y aunque los sentí al
principio pesarosos de que no hubiese cumplido el pronóstico con la
respuesta del familiar, que ellos tenian por demonio, despues tuvieron
en mucho el desengaño, y rogóles el nigromante que me pidiesen que no
le descornase la flor, porque con aquello ganaba su vida sin hacer mal
á nadie, y tenia reputacion de grande hombre. La invencion cierto era
ingeniosísima, muy conforme á la filosofía natural, y podia sufrirse
como por juego de masecoral: pero cosas tan repugnantes á la verdad y
del trato comun engaños tan conocidos, no es razon que permanezcan,
ni se permitan. Fuímonos, dejando muy desconsolado al embustero, y
escandalizados los ginebreses del caso me reprehendieron el haberlo
afrentado, y desanimádolo para proseguir en su embeleco. Yo les dije:
¿No os habeis holgado de ver este secreto descubierto? Respondiéronme
que sí. Yo les dije: Pues de la misma manera se holgarán todos los que
lo supieren, porque menos importa quedar éste sin opinion y sin oficio,
que permitir un engaño tan estendido y pernicioso como este. Y yo,
para decir la verdad, siempre he estado y estoy mal con estas gentes,
como son: nigrománticos, judiciarios, y otros semejantes: aunque estos
judiciarios tengo por los peores, por estar más bien recibidos en
la república, y decir menos verdad. Que aunque los que tratan de la
verdadera astrología de movimientos, estos son doctos que saben las
matemáticas con fundamento, como es Clavijo Romano, el doctor Arias de
Loyola y el doctor Sedillo, españoles, grandes varones de su facultad;
que esos otros son embusteros, gente de poca substancia, de que podia
traer muchos cuentos, porque de cien cosas que dicen yerran las
noventa, y cuando aciertan alguna, es por yerro. Válense de mujercillas
que les vienen á preguntar, como gitanas, la buena ventura, y al fin
es gente ridícula, que acaban tan miserablemente como los alquimistas,
porque quieren dar alcance á los secretos que Dios tiene reservados
para sí. En estas conversaciones y otras semejantes llegamos á
Bufalora, pueblo del Estado de Milan, donde los ginebreses se apartaron
y yo proseguí mi viaje.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO V.


Vuelto á Milan, como aquella república es tan abundante de todas
las cosas, eslo tambien de hombres muy doctos en las buenas letras
y en el ejercicio de la música, en que era muy sabio don Antonio de
Londoño, presidente de aquel magistrado, en cuya casa habia siempre
junta de excelentísimos músicos, como de voces y habilidades, donde se
hacia mencion de todos los hombres eminentes en la facultad. Tañíanse
vihuelas de arco con grande destreza, tecla, arpa, vihuela de mano, por
excelentísimos hombres en todos los instrumentos. Movíanse cuestiones
acerca del uso de esta ciencia, pero no se ponia en el extremo que
estos dias se ha puesto en casa del maestro Clavijo, donde ha habido
juntas de lo más granado y purificado de este divino aunque mal
premiado ejercicio. Juntábanse en el jardin de su casa el licenciado
Gaspar de Torres, que en la verdad de herir la cuerda con aire y
ciencia, acompañando la vihuela con gallardísimos pasajes de voz y
garganta, llegó al extremo que se puede llegar. Y otros muchos sugetos
muy dignos de hacer mencion de ellos. Pero llegado á oir al mismo
maestro Clavijo en la tecla, á su hija doña Bernardina en el arpa, y á
Lúcas de Matos en la vihuela de siete órdenes, imitándose los unos á
los otros con gravísimos y no usados movimientos, es lo mejor que yo he
oido en mi vida. Pero la niña, que ahora es monja en Santo Domingo el
Real, es mónstruo de naturaleza en la tecla y arpa. Mas volviendo á lo
dicho, un dia acabando de cantar y tañer, y quedando todos suspensos,
preguntó uno, que cómo la música no hacia ahora el mismo efecto que
solia hacer antiguamente, suspendiendo los ánimos, y convirtiéndolos á
transformarse en los mismos conceptos que iban cantando, como fué lo
de Alejandro Magno, que estándole cantando las guerras de Troya, con
grande ímpetu se levantó, y puso mano á su espada, echando cuchilladas
al aire, como si se hallara en ella presente. Dije yo á esto: Lo mismo
se puede hacer ahora y se hace. Replicóme, diciendo: Que despues que
se perdió el género enarmónico no se podia hacer. Dije yo: Con el
género enarmónico me parece que era imposible hacerse, porque como la
excelencia de ese género consiste en la division de semitonos y diesis,
no puede la voz humana obedecer á tantos semitonos y diesis como aquel
género tiene. Y así aquel príncipe de la música, el abad Salinas, que
lo resucitó solamente, lo dejó en un instrumento de tecla, pareciéndole
que la voz humana con gran trabajo y dificultad podia obedecerlo. Yo le
ví tañer el instrumento de tecla que dejó en Salamanca, en que hacia
milagros con las manos, pero no le ví reducirlo á que voces humanas lo
ejecutasen, habiendo en el coro de Salamanca en aquel tiempo grandes
cantores de voces y habilidad, y siendo maestro aquel gran compositor
Juan Navarro. Y que se pueda hacer y se hace con el género diatónico
y cromático, como haya las mismas circunstancias y requisitos que el
caso quiere, sucederá cada dia lo mismo. Y en las sonatas españolas,
que tan divino aire y novedad tienen, se ve cada dia ese milagro. Los
requisitos son que la letra tenga conceptos excelentes y muy agudos,
como el lenguaje de la misma casta. Lo segundo, que la música sea tan
hija de los mismos conceptos, que los vaya desentrañando. Lo tercero
es, que quien la canta tenga espíritu y disposicion, aire y gallardía
para ejecutarlo. Lo cuarto, que el que la oye tenga el ánimo y gusto
dispuesto para aquella materia. Que de esta manera hará la música
milagros. Yo soy testigo que estando cantando dos músicos con grande
excelencia una noche una cancion que dice:

    Rompe las venas del ardiente pecho,

fué tanta la pasion y accidente que le dió á un caballero que los
habia llevado á cantar, que estando la señora á la ventana, y muy de
secreto, sacó la daga y dijo: Veis aquí el instrumento, rompedme el
pecho y las entrañas; quedando admirados músicos y autor de la letra y
sonata, porque concurrieron allí todos los requisitos necesarios para
hacer aquel efecto. No les pareció mal á los presentes, porque todos
eran doctísimos en la facultad. En estos y otros ejercicios se pasaba
la vida entre poetas de poesía, y entre soldados de armas, donde se
ejercitaba no solamente la pica y arcabuz, sino tambien el juego de la
espada y daga, broquel y rodela, que habia valerosos hombres diestros y
animosos, donde se hacia mucha mencion de Carranza, aunque hubo quien
daba la ventaja á don Luis Pacheco de Narvaez. Porque en la verdadera
filosofía y matemática de este arte, y en la demostracion para la
ejecucion de las heridas, excede á los pasados y presentes. En estos
y otros ejercicios loables se pasa la vida en Lombardía, aunque yo
traia siempre tan quebrada la salud, por causa de las muchas humedades,
que determiné volverme á España despues de haber visto á Venecia, y
hubo buena ocasion, porque entonces iba la infantería y caballería
del Estado de Milan á recibir á la señora Emperatriz á tierra de
los venecianos, para traerla á embarcar á Génova. Salió aquella
gallardísima gente del Estado hasta llegar á Crema, donde recibieron
á la Cesárea Magestad como á tan gran señora se debia. En llegando
allí para proseguir mi intento, pasé de la otra parte del rio en la
cabalgadura que hasta allí habia traido de balde, diciéndole al mozo
de mulas que yo le pagaria el resto del camino hasta llegar á Venecia;
pero él lo hizo tan bien, que en la primera posada me dejó plantado
sin hablar palabra, que era un pueblecillo pequeño, donde no hallé
cabalgadura, ni aun persona que me respondiese palabra buena, por ser
español, y por ir en traje de soldado: de manera que ni la humildad, ni
el término apacible, ni la paciencia, me aprovecharon para dejar de ir
á pié y sin compañía, por tierra no conocida, y madrastra de españoles.
Iba caminando por unos llanos, y aun de mala gana me decian si erraba
el camino. Y habiendo andado todo el dia bien desconsolado, sin saber
dónde habia de ir á parar, ya que se ponia el sol, ví venir atravesando
el camino un caballero con un halcon en la mano, y como me vió, paróse
en el camino hasta que pudiese emparejar con él, que estuve buen rato,
porque iba despeado, tanto como triste y afligido. En llegando á él,
mostrando alguna compasion, me preguntó si era soldado, respondíle que
sí, y díjome que estaba lejos de allí el alojamiento donde yo podia
llegar aquella noche; que le siguiese hasta una casería suya, donde
me albergaria hasta la mañana. Seguíle, aunque con alguna sospecha,
pero acordándome que la gente principal siempre es acompañada de buen
término, verdad y misericordia, quitóseme el recelo que podia tener con
otra compañía.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VI.


Entramos por unos jardines muy grandes que estaban cerca de su casería,
aunque mal cultivados y llenos de yerba que la misma naturaleza
criaba acaso, llegamos á la casería, donde salieron á recibirle unos
criados llenos de silencio y melancolía. Entramos en una casa, aunque
de grande edificio, muy desordenada de cosa que pudiese dar gusto,
sino con unas colgaduras negras y viejas, los sirvientes mustios,
mudos y callados, y todo lo de la casa lleno de luto y tristeza. Yo
estaba suspenso y embelesado de ver un aplauso tan lleno de horror
y desconsuelo, y no seguro, sino sospechoso de algun daño mio. El
caballero tenia un semblante de hombre que traia quebradas las alas
del corazon, y no mandaba cosa á los criados de palabra, sino con solo
el semblante, aunque furioso, macilento. Llamóme á cenar, de que yo
tenia muy gentil gana; como dije, estaba algo sospechoso, por mi poca
suerte, de alguna novedad. Cené con tanto silencio como el caballero
que estaba frontero de mí, que nunca más bien me supo el callar,
porque saqué el vientre de mal año á costa de la suspension con que
el caballero cenó. Yo no osaba preguntarle cosa, porque el verdadero
camino para conservarse los hombres es transformarse en el humor de
aquellos con quien tratan, y como no podemos saber los secretos del
corazon ageno, habemos de aguardar á que por alguna parte rompa el
silencio; que es yerro escudriñar las cosas de que no nos dan parte,
especialmente con personas poderosas, cuya voluntad se gobierna con
el poder y el apetito. Al fin acabada la cena, y echados de allí los
criados, con una voz baja, que parecia salirle de las entrañas, me
dijo de esta manera: ¡Dichosos aquellos que nacen sin obligaciones,
porque pasarán con suerte mala ó buena, sin darles cuidado mirar por
las agenas y desvelarse en pensar qué dirán de la suya! El pobre
soldado en cumpliendo con hacer lo que le toca se va á descansar á su
lecho. El oficial y todos los demás de este género en habiendo acabado
su ministerio hallan descanso en la ociosidad. Mas ¡ay de aquel que
mirado de muchos ojos, respetado de muchas gentes, rendido al parecer
de muchos juicios, sujeto al murmurar de muchas lenguas, no puede
acudir á la sombra de sus obligaciones! Yo he querido, señor soldado,
descansar con vos en daros parte de mis lamentables desdichas, no
porque me faltara con quien descansar, sino porque las desventuras
no se han de comunicar con testigos tan cercanos que cada dia puedan
renovarlas. Que hace mal pecho y cria mala intencion representarse á
los ojos el testigo de los daños propios. Y asegúroos que ninguno de
estos sirvientes sabe la causa de mis infelicidades, que aunque los
veis andar tan amedrentados, no saben más de lo que leen en el sobre
escrito de mi rostro. Yo soy un caballero que tengo algunos vasallos
y hacienda para poder pasar y vivir con descanso, si la hacienda lo
puede dar, con las obligaciones que trae consigo: nací inclinado, no
á las córtes ni bullicio popular, que culpa la vida y entretiene el
tiempo, sino á la soledad, usando ejercicios del campo, como es la
agricultura, huertas y jardines, pesca y caza de montería y volatería,
en que he gastado algunos años y toda mi renta con mucho gusto, y
algunas buenas obras usadas con caminantes. Pasé mucha parte de mi
juventud sin matrimonio, teniéndolo por pesada carga y ocupacion
excesiva para la ejecucion de mis ejercicios; pero como las mudanzas en
el mundo son forzosas, y el cielo tiene dispuestas nuestras vidas con
diversos accidentes, de bien en mal, y de mal en peor, ó al contrario;
sucedió un dia que yendo á caza con un halcon en una mano y un corazon
en otra para cebarlo, me arrebataron el mio de improviso, dejándome en
él una idea que ni se ha borrado, ni se borrará para siempre jamás. Fué
de esta manera, que pasando á la vista de Crema salió por un callejon
de unas huertas uno de los más bellos rostros, y de mayor magestad que
en persona mortal jamás se ha visto: quise seguirla, y al mismo punto
se tornó á encerrar en las huertas. Yo admirado de tan extraordinaria y
no vista belleza, informéme con gran cuidado de su estado, nacimiento y
bondad, y despues de averiguado todo, hallé que era doncella honesta,
hija de muy humildes padres. Parecióme que no seria dificultoso el
rendirla á fuerza de presentes, promesas y dádivas, que suelen rendir á
las peñas más encumbradas. Visitéla por medio de algunas señoras, que
no rehusan de usar de este ministerio para acudir á hacer amistades á
quien las obliga con regalos. Íbanse en una carroza en achaque de ver
las huertas, y con darle muchas baterías, nunca pudieron darle asalto á
la fuerza de su honesta castidad. Vine á extremo que no pudiendo sufrir
la violencia de mi estrella me fuí en la carroza con las dueñas,
en su mismo traje, que en las barbas, habia poca diferencia de mí á
ellas, por ser mozo y lampiño, y fué para acabarme de matar. Porque
en viéndome en la compañía de ellas y cerca de su persona, de nuevo
me abrasé con el encanto de sus dulcísimas palabras, pronunciadas en
mi favor, en que dijo: Quien trae tal dueña consigo, tan apacible y
hermosa, otras fuerzas sabrán conquistar de más excelencia que esta
triste y humilde sabandija. Estas palabras, y ver en aquel pobre
traje tanta limpieza y aseo, tanta gallardía acompañada de vergonzosa
gravedad, con esta tan honrada resistencia, con otras mil cosas que
en ella resplandecian, me forzaron á acudir al último remedio, que
fué pedirla para mi esposa, y para atajar discursos de historia tan
lamentable, recibíla por mi mujer, y recogíme con ella á esta casería,
donde viví con ella con tanto amor y gusto de su parte y de la mia, que
no sufria una hora de division.

El dia que iba á cazar, á la vuelta la hallaba llorosa, y con unas
ansias y desconsuelos que me regalaba el alma, y me obligaban de nuevo
á quererla como cosa divina: seis años que pasé en este gusto, bien
pudieran ser envidiados de todos los pasados y presentes; que fueron
tales, que solo un desagradecimiento de un pecho bajo y mal nacido
pudiera atajar tan bien fundados principios. Estaba cerca de aquí un
hombrecico, aunque sin calidad, de buenas partes, no consumadas, sino
apuntadas, porque sabia un poco de música, y otro poco de poesía:
preciábase de ser hombre de hecho, y en el pueblo donde vivia no
era estimado, ni hacian caso de su persona. Trújele para guarda de
la mia, y para comunicacion de algunos ratos desocupados en que me
hacia compañía. Adornéle de vestidos, dábale mi mesa, era el segundo
poseedor de mi hacienda, y en resolucion levantéle del polvo de la
tierra á ser hombre principal, igual con mi persona: antes y despues
de descansado, siempre que yo iba á caza iba en un rocin conmigo, y si
se cansaba, tornábase á la casería; esto era despues de cansado, en el
cual tiempo él tenia lugar de hablar con mi esposa, de que yo jamás
tuve sospecha, porque él era un hombre pequeño de cuerpo, falto de
facciones, dientes anchos, manos gruesas, falto de virtudes morales,
inclinado á la detraccion y cizaña; aunque despues no le dejaba
volverse de la caza hasta que yo tornase, más por cumplir con el mundo
que por mala satisfaccion que de él tuviese. Despues de esta privacion,
aparecíase todas las noches que yo venia una fantasma en los jardines
que alborotaba los perros y espantaba á los criados. Yo, aunque venia
cansado, levantábame á mirar todos los rincones de los jardines antes
de volver á mi cama, por si topaba la fantasma. Y en saliendo de mi
cama, mi esposa se encerraba por de dentro. Duró esta fantasma muchos
dias y algunos meses, pero notaba que los pocos dias que me dejaba
en la caza no habia fantasma á la noche, ni yo podia imaginar dónde
se recogia, hasta que una noche, habiendo venido de cazar, le dije
á un criado que se estuviese á la puerta del jardin, y tuviese gran
cuenta con aquella vision. Encerréme en mi aposento con mi esposa,
esperando si tornaba como las demás noches, cuando comenzaron los
perros á hacerse pedazos ladrando, porque la fantasma era tan grande
que llegaba á la ventana y tejados: levantéme con toda la priesa que
pude, y encontrando al criado que habia dejado á la puerta del jardin,
me dijo: No se canse vuesa merced, que la fantasma es Cornelio, su gran
privado, que hace este embeleco porque mientras vuesa merced sale, él
está con mi señora haciendo traicion á vuesa merced; el cómo, y por
dónde entra yo no lo sé, si no es que algun demonio le ayude; pero sé
que es verdad, y há muchos dias que pasa. Fué tan encendido el furor
que se me esparció por las entrañas, que arrebatándole por el cuello
del jubon le dí de puñaladas, diciéndole: Porque no lo digais á otro,
y porque á mí me lo decís despues de hecho; echéle en una bodeguilla,
y cerré la puerta con la llave maestra de la casa y del jardin, y
sosegándome contra mi condicion, abrasado el pecho y las entrañas de
celos y deshonra fuíme paso entre paso para llegar más quieto: llamé á
la puerta donde estaba mi esposa, y mostrando mucho temor, preguntó si
era yo la fantasma; al fin en conociéndome abrió la puerta, y viéndome
mudado el color, que por más que disimulé me lo conoció, me dijo: Señor
mio, ¿qué mudanza de rostro es esa? Maldiga Dios la fantasma y quien
la inventó, que tan inquieto os trae y me trae. Disimulé lo mejor que
pude, diciendo que era nada, y acostándome en mi cama, ella con sus
acostumbradas caricias procuró aquietarme, con que yo puse en duda su
daño y el mio. Dormí poco y mal con la batalla sangrienta que traia
en mi pecho. Levantéme en siendo de dia, llamé los criados de caza,
y á Cornelio, con el mejor semblante que pude; fuimos al campo, y en
todo el dia no hallé cosa de volatería para las aves, ni caza para los
perros. Túvelo por mal agüero, y allá á la tarde el traidor de Cornelio
fingióse malo, por tornarse á la casería; enviéle, y mandéle que dijese
á mi esposa que tenia una garza echada tres leguas de allí, y no podia
aquella noche irla á acompañar; pero que en amaneciendo habia de dar
sobre la garza. Él fué muy contento con este recado, y yo quedé con
una grande máquina de pensamientos sobre la determinacion que habia de
tomar.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VII.


Siendo ya bien tarde, que queria anochecer, envié los criados á parar
la garza, y siendo de noche, víneme con todo el silencio que pude á
la casería, y entrando por una puerta falsa del jardin con la llave
maestra, fuíme derecho al aposento de Cornelio, y abriéndolo, no lo
hallé dentro, sino el aposento con luz encendida. Tomé la luz, y fuí
por una sala que estaba pegada á su aposento, buscándole si parecia por
allí: anduve toda la sala, y fuí al remate de ella, que iba á dar á
otra sala baja en cuyo alto estaba la estancia mia y de mi esposa: ví
una escalera arrimada á la pared que llegaba hasta mi estancia, y en
el remate de la escalera abierto un boqueron por donde cabia un hombre
muy bien, que estaba tapado con un lienzo del Ticiano, del adulterio
de Venus y Marte. Hasta entonces no habia creido mi daño. Aparté la
escalera de allí con intencion que no tuviese por donde bajar, y como
un trueno acudí á mi estancia, y llamando para cogerlos descuidados,
mi esposa me vino á abrir la puerta, y él fué muy de priesa á poner
los piés en la escalera, y poniéndolos en el aire, dió con su persona
abajo, quebrándose ambas piernas por las rodillas. Torné á cerrar la
puerta de mi estancia, y fuí á recibir al caido, que iba arrastrando
con las manos como toro español desjarretadas las piernas, y díjele:
Ah traidor, ingrato á los bienes recibidos, este es el pago que llevan
los falsos desconocidos; y arrimándolo á un madero de la escalera,
despues de haberle dado muchas puñaladas, le dí garrote, y con la misma
furia subiendo á dar de puñaladas á mi esposa, se me cayó la daga de
las manos, y todas cuantas veces intenté hacerlo me hallé incapaz de
mover el brazo para herir aquel cuerpo que tan superior habia sido
á mis fuerzas. Al fin bajéla abajo, y poniéndola junto á su amante,
ya que no pude hacerla otro daño, maniatéla de piés y manos, y á él
saquéle el corazon, y púselo entre los dos para que ella viese todos
los dias el corazon donde tan á su gusto habia vivido. Y al otro criado
muerto lo traje arrastrando, y le dije: Veis aquí el testigo de vuestro
delito. Torné á quererla matar, y se me tornaron á desjarretar los
brazos, y al fin determiné de matarla con hambre y sed, dándole cada
dia media libra de pan, y muy poca agua. Hoy hace quince dias que no
ha visto luz, ni oido palabra de mi boca, ni ella me la ha hablado,
con darle yo esa miseria con mis propias manos. Y á mí no me parecen
quince dias, sino quince mil años, y en cada dia he pasado quince mil
muertes. Este es el miserable estado en que me hallo, desamparado de
todo aquello que me puede dar consuelo, y tan rematado, que quisiera
que Dios me hubiera hecho un hombre desechado del mundo, desnudo de
obligaciones, para irme donde jamás hubiesen habitado gentes. Y pues os
he hecho y dado parte de lo que nadie sabrá de mi boca, tambien quiero
que veais por vuestros ojos lo que tiene tan sin luz á los mios, y tan
sin esperanza de volverla á ver. Y tomando una vela con un candelero
me dijo que le siguiese, y pasando por un pedazo de jardin, abrió la
puerta donde estaban encerradas todas sus desdichas. Representóseme
luego uno de los más horrendos espectáculos que los ojos humanos han
visto. Un hombre arrastrado con muchas puñaladas en el cuerpo, otro
despedazado, por el costado abierto, y el corazon puesto en un escalon,
junto á uno de los más bellos rostros que naturaleza ha criado. Y para
mayor ocasion de dolor sucedió, que en abriendo la puerta se entraron
tras él algunos perros, que en viendo á la desdichada de su esposa
llegaron á lamerle las manos y rostro, y hacerle tantas caricias que
á mí se me enternecieron los ojos y al marido las entrañas y el alma.
Viendo la ocasion de su terneza, le dije: Señor, yo no os he hablado
palabra, ni replicado cosa que me habeis dicho, por no haber visto
en vuestra pasion puerta abierta, ni por haberme vos dado licencia.
Pues ahora, dijo el caballero, os la doy para que digais todo cuanto
os pareciere. Y desechado todo el temor por su terneza, le dije estas
palabras: Vos, señor, me habeis confesado que la primera idea que
se os entró en el alma del amor de vuestra esposa, ni se ha borrado
ni se borrará para siempre jamás. Tambien me habeis dicho que este
negocio, falso ó verdadero, nadie lo ha sabido sino estos dos que ya
no pueden publicarlo, y la honra ó infamia de los hombres no consiste
en lo que ellos saben de sí propios, sino en lo que el vulgo sabe y
dice; porque si lo que los hombres saben de sí mismos entendiesen que
lo sabe el mundo como ellos lo saben, muchos ó todos se irian adonde
gentes no los viesen. Vos habeis atajado con la muerte de estos lo
que se podria decir. Teneis á vuestra esposa viva, y quizás sin culpa,
pues en cuantas veces la habeis querido matar no habeis podido. No os
digo más sino que mireis la terneza que han causado las caricias y
blandura que estos perros están usando con ella. Antes que el marido
respondiese palabra, ella alentándose, y sacando una voz cansada del
profundo pecho, como si saliera de algun sepulcro, dijo: Señor soldado,
no gasteis palabras en vano, porque ni yo estoy para vivir, ni por
cuanto cubre el sol querria tornar á ver su luz. Pero por si alguna vez
espantado de tan horrible caso os viniere á la memoria el referirlo,
sepais la verdad, porque ni condeneis la crueldad de mi esposo, ni
divulgueis la infamia que yo merezco. Estos dos hombres han merecido
justamente las muertes recibidas. Aquel arrastrado, porque dijo lo que
no vió, ni pudo ver. Y este despedazado no por lo que hizo, sino por
lo que intentó hacer como traidor, desagradecido al mucho bien que mi
esposo y señor le habia hecho, que procedió con tantas diligencias
que yo entendí que tenia pacto con algun demonio, porque le veia en
mi propia estancia sin saber por dónde habia entrado, mas de que lo
ví salir por debajo de una tabla de pintura, y preguntándole qué
queria, me respondia: que venia á entretenerme por la ausencia de mi
esposo y señor. Yo no le dije palabra mala por sus pretensiones: lo
uno, porque yo jamás la he dicho á nadie; lo otro, porque despues que
vió mi entereza no dijo más palabra deshonesta. Y, si me culpare mi
esposo y señor porque no le avisé de ello, diré que aun viéndole con
enojos muy livianos me despulsaba hasta verle fuera de ellos, cuanto
más decirle una cosa que tan al alma le habia de llegar, y no tenia
reino, ni imperio el mundo por quien yo manchase mi honra y el lecho de
mi esposo y señor: y por la piedad que en vos he conocido, y por la
verdad que os he dicho, os suplico que le rogueis que no me alargue la
vida, sino que me abrevie la muerte, para que vaya presto á presentar
este martirio en la presencia de Dios.

Desde el punto que comenzó á hablar la desdichada, tanto como hermosa,
fueron tantas las lágrimas que derramó el marido, que viendo la
ocasion, le dije: ¿Qué os parece de esto, señor caballero? Á lo cual
sollozando me respondió: Que de la misma manera que os dí licencia
para hablar, os la doy para que hagais lo que os pareciere que me
está bien. Al punto cogí mi daga y corté las ligaduras de aquellos
hermosos, aunque debilitados miembros, que lo estaban tanto, que sin
poder tenerse, se cayó sobre mi pecho, y despues se asentó en el suelo,
como á descansar del gran martirio que habia pasado. El marido se
arrojó de rodillas ante ella, y besándole las manos y piés le dijo:
Esposa y señora mia, pues no tengo que perdonaros, os pido perdon con
toda humildad del mundo. No pudo responder, porque con el descanso le
dió un desmayo, tal que yo entendí que quedaba muerta, y levantándose
el marido con mucha priesa, trujo muchas cosas confortativas, con que
la que habia quedado como azucena volvió en un instante á estar como
una rosa, que abriendo unos suavísimos ojos zarcos y verdes, dijo al
marido: ¿Por qué, señor mio, me habeis querido tornar á esta desdichada
vida? Porque no se acabase la mia, respondió él; y cogiéndola entre los
dos la llevamos á su estancia, donde fueron tan grandes los regalos y
beneficios que se le hicieron, que al fin la reservaron de la muerte.
De todo esto que aquella noche pasó, ningun criado fué testigo. Á la
mañana le pedí licencia para irme, para seguir mi viaje; no me dejó
ir en veinte dias, que lo hube bien menester para el cansancio del
camino, y para el horror que habia concebido de tan triste historia
y espantoso espectáculo. Que de arrebatarse de su pasion, sin hacer
reflexion en considerar si pudiera ser falso, hizo aquellos homicidios,
y llevaba camino de acabar con la inocente é inculpable mujer, con
que viviera inquietísimo, si viviera, y ella quedára infamada de
lo que no habia cometido; que el caballero se engañase con tantas
apariencias de verdad, lastimado de la honra y de los celos, raíz de
tantos y tan exorbitantes males, no es maravilla; pero que sea tanta
la insistencia ó pertinacia de un pecho doblado y lleno de cautelas,
que por llevar su intencion al cabo, lo que habia de gastar con
inquietud, lo gaste en estratagema, trazas y bullicios, en ofender
la honra agena, y poner en peligro su vida, cosa es que espanta, que
parecen estos hombres cautelosos hechos de diferente masa que los
otros. Mas parece que anduvo muy arrebatado en dar puñaladas al que le
dió la nueva, y que pudiera con aquella revelacion averiguar la verdad
sin precipitarse. Mas la misma naturaleza, que la razon, le llevó á
hacer aquel castigo justo por muchas causas. La primera y principal,
porque es maldad de perversa intencion, y entendimiento corrupto, y de
conciencia derramada, decir un hombre las faltas agenas de que no ha
sido testigo. Lo otro, porque dar malas nuevas á nadie de lo que le
ha de pesar, parece que es tener gusto de los males del amigo á quien
lo dice. Lo tercero, porque chismosos y congraciadores con su cizaña
tienen destruida la mitad del mundo. Hay tambien que notar aquí el gran
sufrimiento de aquella tan hermosa como agraviada mujer, que cuantos
golpes le dió la fortuna, viéndose ya á la puerta de la muerte, ni
perdió la paciencia á sus desdichas, ni el respeto á su marido. Ojalá
todas supiesen cuánto les importa saber tenerla para conservar la paz
de su casa y el amor de sus maridos; que les parece que es menos honra
no dar tantas voces como ellos siendo más poderosos. Yo habia quedado
tan escandalizado y sin gusto de lo que habia oido y visto, que aunque
me rogaron encarecidísimamente que me quedase allí por toda la vida, ó
por algun tiempo, no pudo acabarse conmigo; pero neguéselo dándoles á
entender que iba muy contento de la obligacion en que me habia echado,
loando mucho al caballero el valor que habia mostrado en reparar su
honra, y á ella la entereza y conservacion de su reputacion. Dentro de
los dias que allí estuve eché de ver la razon que tenia el marido de
estar muy enamorado de aquel apacible y divino semblante, tan lleno
de gravedad honesta, que cierto en la hermosura del rostro, gallardía
del cuerpo, mansedumbre de condicion y suavidad de costumbres, era
un retrato de doña Antonia de Calatayud. Yo para asegurarme del todo
del temor que pudiera haber concebido, y dejarlos gustosos, les dí
palabra de volver á su servicio, ó á su casa en acabando mis negocios
en Venecia, y con esta condicion me dejaron ir, que como yo tenia
algun temor de algun daño de su parte, ellos lo tenian de mí porque
no revelase lo que habia visto; que todo este artificio han menester
los que son testigos de daños agenos, y no les ha de parecer que son
señores de las personas cuyos secretos saben. Que se ven grandes daños
y se han visto en esta máquina sobre las personas que han revelado
secretos. Al fin yo me despedí de ellos con mucho beneplácito suyo, y
regalo que me hicieron. Cogí mi camino encomendándome á Dios, espantado
de tan nuevo suceso, y lleno de tantas desdichas; pero muy contento de
verme libre de tan intrincado laberinto, y loando mucho en mí la honra
y estimacion de las mujeres italianas principales, y el recato con que
se guardan y las guardan. Habíame apartado ya cosa de una milla de los
jardines, volviendo atrás muchas veces la cabeza hasta que los perdí
de vista, que me pareció que estaba ya cien leguas de ellos; cuando ví
venir dos hombres á caballo á toda priesa hácia mí; miré si en todo
aquel llano habia alguna poblacion ó casa adonde recogerme y ampararme,
y víme tan solo, que no pude tener recurso para huir, porque yo entendí
realmente que ellos se habian arrepentido en dejarme venir, habiendo
sido testigo de todo lo pasado. Yo comencé á llamar á Dios en mi favor,
porque cuanto más andaban los caballos más crecia mi temor. Al fin ya
que llegaron cerca de mí, parecióme esperar su determinacion. Llegaron
con el peor término del mundo, y dijeron: Téngase, señor soldado. Yo
respondí: Tenido soy para lo que vuesas mercedes mandaren.

Eran dos hombres con dos escopetas, y unos cuchillazos de monte con que
desollaban los animales; las caras tostadas, las palabras desapacibles,
como dichas á español que iba solo, y á pié. Porque preguntándoles qué
era lo que mandaban, respondieron con el peor modo del mundo: No le
mandamos nada, que atrás viene quien se lo mandará; con que me hicieron
temblar y confirmar mi temor. Pero señores, les dije, ¿qué ofensa hice
yo al señor Aurelio, para que de este modo me traten? Él se lo dirá,
respondieron. Yo dije: Déjenme seguir mi camino, señores. Y dijo el
uno: Estése quedo, sino arrojaréle dos balas en el cuerpo. Yo eché
de ver que no se podian llevar por humildad, y hice una cuenta entre
mí: si estos vienen á matarme poco ha de aprovecharme la humildad,
porque aquí no hay segundo lance para la disimulacion; y si no vienen
á matarme, no quiero que me tengan por cobarde. Y así en diciendo
de las dos balas, poniendo mano á la espada de él, dije: Pues si me
tirare, aciérteme; sino por vida del rey de España que les tengo de
desjarretar los caballos, y hacer pedazos las personas. Bravata de
español, dijo el uno de ellos. En esto llegaba ya el caballero en un
gentil portante, y como vió la espada desenvainada, preguntando qué
era, le respondí: No sé yo en qué se puede fundar una cosa tan injusta
como querer dar la muerte á quien ha querido dar la vida. No entiendo
ese lenguage, dijo el caballero. Los criados se sangraron en salud,
diciendo: Señor, como nos enviasteis á detenerlo, que él queria pasar
adelante, entonces le amenazamos con una pistola, y él á nosotros con
decir que nos haria pedazos á nosotros y á los caballos. Á lo cual
respondió el caballero: Yo no os envié á detenerlo para hacerle mal,
sino para hacerle bien, que no me espanto que á dos hombres que yendo
á caballo, y bien puestos queriendo tratar mal á un hombre de á pié,
solo y honrado, se les atreva á eso y á mucho más. Apeaos vos del
caballo, y dadle esa escopeta al soldado español, y suba en el caballo,
y acompañadle hasta Venecia; y si os enviare luego, volveos, y sino
esperadle, y díjome á mí: Señor soldado, la confusion, causada por mis
trabajos, hizo que me descuidase de mi obligacion, y mi esposa con su
angélica condicion, enamorada de vuestra piedad y olvidada de mi rigor,
os envia en esta bolsita cien escudos para vuestro camino, y esta joya
de su misma persona, que es una cruz de oro, esmeraldas y rubíes; y
queda con esperanza de tornar á ver quien reparó tanto derramamiento de
sangre. Arrojéme á sus piés, agradeciéndole tanto bien y honra, y subí
en mi caballo, llevado por el mozo de mulas que me habia querido matar.
Llegué á Venecia tan rico, á mi parecer, que la podia comprar toda.
Díjele á mi mozo de mulas que me llevase á una muy gentil posada, como
práctico en la ciudad, y entrando en ella, no ví la hora de echarlo de
mí, porque yo lo traia de tan buena gana conmigo como él venia: reposé
aquella noche, y á la mañana despedílo.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO VIII.


Miré con grande admiracion la grandeza de aquella república, que siendo
tan rica y de tanta estimacion, que se persuaden á que tienen más razon
de desvanecerse que todas las naciones del mundo, no lo parecen en el
trato de sus personas, porque andan tan desautorizados, que quien no
los conociere, no los estimará en lo que son. Y para la vanidad suya
pasó un cuento gracioso entre un noble veneciano y un portugués, gente
idólatra de sí propia, que no estima en nada el resto del mundo; y
fué, que yendo yo á pasar por una puentecilla pequeña, que llaman del
Bragadin, me detuve, porque venia un magnífico detrás de mí; túvele
respeto, porque ellos quieren que se le tengan; y de la otra parte
de la puente venia un portugués, de razonable talle, mirando hácia
el horizonte, con unos guantes de nutria en las manos, y unas botas
arrugadas en las piernas, muy tieso; de suerte, que llegando al medio
de la puentecilla el magnífico entendió que el portugués le hiciera
la cortesía que era de razon por estar en su tierra, y el portugués
queria lo mismo estando en el agua. Sucedió, que llegando al medio de
la puente ambos con mucha magestad chocaron; y por no caer en el agua,
el portugués apretó, y el magnífico no osó ladear; cayeron los dos, el
magnífico de espaldas, que era delgado de piernas, y el portugués de
pechos, que por poco no dieron ambos en la mar. Levantóse el portugués
de presto, limpióse el polvo con los guantes de nutria, y el magnífico
las calzas de lacre, limpiándose las espaldas; y despues de limpios
paráronse á mirar el uno al otro, y habiéndose estado un rato suspenso,
dijo el magnífico al portugués: ¿É vu sabi che mi sono veneciano,
gentil huomo patricio? Y el portugués al mismo tono respondió, ó
preguntó: ¿É vos sabedes que eu saon portugues fidalgo evorense? El
veneciano con mucho desprecio le dijo: Ande el bordel, beco cornuto. Y
el portugués, dando con el pié, le respondió: Tiraivos la, patife. Fué
cada uno su camino, volviendo el rostro atrás; el magnífico, señalando
con el dedo al portugués, diciendo con mucha risa: No va il, pazzon. Y
el portugués al mismo modo, decia: Ollay, ó parvo. De suerte, que yo no
pude averiguar cuál fué más fantástico y loco de los dos, aunque está
la presuncion por el portugués, por haberse atrevido en tierra agena, y
donde tan poco amados son los españoles; que alabando á los venecianos
su ciudad dicen, que no hay en ella calor ni frio, lodo ni polvo,
moscas, ni aun mosquitos, pulgas ni piojos, ni aun españoles. Son tan
estadistas, que para lo que aman y han menester, no hay encarecimiento
en el mundo de que no usen: y para lo que aborrecen no hay palabras tan
obscenas de que no se aprovechen.

Llegó un noble de aquellos á comprar un poco de pescado, y con grandes
caricias y amores le preguntó el pescador, sin conocerlo, cómo estaba
su mujer é hijos; y á él le dijo que era muy hombre de bien; pero en
no queriendo darle el pescado al precio que él queria, le dijo que era
un cornudo, y su mujer una putana, y sus hijos unos bardajes. Ví otras
cosas allí muy de notar, en razon á la superioridad que les parece que
pueden tener por su antigüedad y gobierno. Fuíme á mi posada á la hora
de comer y apenas hube llegado cuando, habiendo comenzado la comida,
me dijeron que me buscaba una señora principal en una silla, diciendo:
¿Dónde está aquí un soldado español? Ví que no habia otro sino yo,
levantéme, y fuí á ver lo que me mandaba; ví salir una mujer de la
silla, de muy gentil talle y muy hermosa, y no menos bien aderezada,
que con muy grandes caricias, palabras dulces y regaladas, me dió
la bien venida, de que yo quedé dudoso y confuso, entendiendo que
realmente me hablaba por otro, y así le dije: Señora, no me hallo digno
de tan grande y autorizada visita como esta; suplícoos que advirtais
bien si soy á quien buscais. Ella respondió con alegre semblante,
echándome los brazos al cuello: Señor soldado, bien sé á quién busco, y
á quién he hallado. Yo soy la señora Camila, hermana del señor Aurelio,
de cuyas manos recibí anoche una carta, en que me manda que os hospede
y regale, no como segunda persona, sino como á la suya misma, todo el
tiempo que gustáredes estar en Venecia. Yo respondí: Bien creo que de
un tan excelente caballero me ha de venir todo el bien del mundo, y
comenzando por tan gallarda y discreta señora, habrá de suceder todo
bien. Ea, pues, dijo ella, seguidme, que aunque toda esta mañana no he
podido dar con vuestra posada dejé mandado en la mia que os tuviesen
aderezada la comida, como para tal persona. Y rehusándolo yo, por tener
ya hecho el gasto, dijo: que habia de hacer por fuerza el mandamiento
de su hermano: y así pagando lo que debia en la hostería me llevó
consigo, no dudando yo en lo que decia; pero fuí imaginando si acaso
seria traza de su hermano, para ejecutar en Venecia lo que no habia
hecho en su casería. Mas ella me llevó con tanta blandura y amor á su
casa, que se me quitó cualquiera imaginacion y sospecha. Entramos en
una sala muy bien aderezada, donde hallé puesta la mesa con muchos y
muy escogidos mantenimientos, en que me entregué tan de buena gana
como lo habia menester; porque fuera de ser muy á gusto la comida, la
partia y repartia la señora Camila con aquellas argentadas manos, no
cesando de encarecer la voluntad y fuerza con que el señor Aurelio,
su hermano, se lo habia mandado. Despues de haber comido sacó una
carta firmada de Aurelio, en que decia estas palabras: «Con cuidado
me dejó un soldado español, huésped mio, cuyas acciones descubrian
ser hombre principal; no le regalé como quisiera, si bien vuestra
hermana y mi esposa le envió al camino una bolsilla de ámbar con cien
escudos, y de su persona una cruz de oro, rubíes y esmeraldas, que no
pudo más por ahora: buscadle, dándole el hospedaje y regalos que á mi
propia persona, sin dejarle gastar cosa alguna en todo el tiempo que
estuviere en Venecia; y si hubiere de volver acá, dadle lo necesario
para el camino.» Yo, con las señas de la carta, acabé de enterarme en
creer que era verdad cuanto la señora Camila me decia, y los regalos
recibidos y los que habia de recibir eran por cuenta de aquel gran
caballero Aurelio. Díjome luego que trujese mi ropa ó maleta á su casa;
porque en todo el tiempo que estuviese en Venecia ni habia de comer ni
dormir fuera de ella, ni gastar sino á su costa. Halléme obligadísimo,
y díjele, que yo no habia traido maleta, ni otra prenda, sino á mi
persona gentil; y ella mandó á una criada que me trujese un cofrecillo
pequeño para dármele. Trújolo, que era labrado con toda la curiosidad
del mundo: dióme la llave de él, y dijo que echase allí mis papeles
y los guardase, porque en Venecia habia mucho peligro de ladrones:
holguéme de ver el cofrecillo, y encerré dentro de él mis papeles y
dineros, y la joya, que ella se holgó mucho de ver, y le dió mil besos
por haber sido de su cuñado, á quien ella dijo que queria infinito.
Eché la llave al cofrecito, y roguéle que lo guardase. Ella dijo, que
mejor estaria en mi poder, por si queria sacar dineros, aunque no los
habia menester mientras estuviese en Venecia. Yo le respondí, que para
haberlos menester ó no, mejor estaban en su poder que en el mio. Y al
fin porfiando, aunque ella lo escusó, le hice que me le guardase. Á la
noche me tuvo muy gentil cena, autorizándola con su gallarda presencia,
que realmente era muy hermosa. Pasé aquella noche muy contento, por
haber comido á costa de una tan gentil dama.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO IX.


En amaneciendo vino á visitarme, preguntándome cómo me habia hallado,
y si habia menester alguna cosa la pidiese con libertad, porque ella
iba á hacer una visita á una gran señora, y que si ella no tornaba
á comer sus criados y criadas me regalarian. No vino á comer, ni en
todo el dia pareció. Esperé hasta la noche: tampoco vino. No dejé de
tener alguna pesadumbre, dando y tomando en si podia por algun camino
ser traza ó cautela; porque ella me habia dicho que en Venecia no me
fiase de ninguna mujer, por principal que me pareciese, porque me
habian de engañar; pero considerando que aquellas señas de aquella
carta por ningun camino podian saberlas sino del mismo Aurelio, me
sosegué. Por la mañana, como no me visitó á la hora que el dia antes,
ni mucho despues, pregunté á una sirvienta de la casa si era levantada
la señora Camila, y respondióme que no habia tal mujer en aquella casa.
Repliquéle, y tornóme á responder lo mismo. Pero otro sirviente, que
debia de estar hablado, acudió, y preguntóme que le queria, qué estaba
en cierta visita de una señora enferma. Fingí que me sosegaba con eso,
y preguntándole al otro sirviente á solas si era aquella casa suya,
me respondió que no sabia más de que habia alquilado aquella sala
para un gran caballero español. Callé, y fuíme á la primera posada á
preguntar si conocian aquella señora que me habia venido á buscar, ó
si sabian dónde vivia, y respondióme uno muy presto: Quien os podrá
decir su casa mejor que nadie es el que vino aquí con vos, que es con
quien enviasteis el caballo, porque él venia con ella mostrándole
vuestro alojamiento; y esa que vos teneis por gran señora es una ramera
que vive de hacer estafas y engaños. Sin replicar más palabras me
salí desesperado de verme despojado de mis dineros, joyas y papeles
con la bellaquería del que habia venido conmigo, que le habia dado
las señas de lo que traia, por donde fingió la carta que me mostró:
pero visto que ella misma me habia avisado del engaño que me habia de
hacer, reportéme, y fuí á ver si podia reparar el daño á la posada
donde ella me habia llevado. Y preguntándole al mozo que habia vuelto
por ella si habia venido la señora Camila, me respondió: Señor, aquí
vino ahora, y como no os halló se tornó á la enferma, pero mirad si
la quereis algo, que yo la iré á llamar. Quiérola, respondí yo, para
que me dé unos papeles en que están las señas de mi persona, porque
tengo aquí una póliza de doscientos escudos que cobrar de un cambio, y
sin este papel que digo no se pueden cobrar. Dijo el sirviente: Pues
yo iré en un instante á avisarle de eso. Mientras él iba yo fingí la
póliza con las señas que en el pasaporte que traia de Milan venian.
Apenas acabé de escribir la póliza, cuando vino mi señora doña Camila
desalada, pensando coger los doscientos escudos con todos los demás:
y es de creer que habria visto ya papel de las señas él, pues estaba
en su poder, y tendria otra llave del cofrecito. Díjole mi recado, y
saqué la póliza del seno, y en mostrándosela envió á una criada por el
cofrecillo; torné de muerto á vivo, y díjele á la señora que me buscase
un caballero á quien diese poder para cobrar aquella póliza, porque no
queria que el embajador de España me la viese, porque me conocia. Ella
me trujo luego un rufianazo suyo, muy bien puesto, diciendo que era un
caballero muy principal. Díjele que trujese un escribano para darle el
poder; y la señora Camila, por más favorecerme, dijo que queria que
fuese de su mano. Fueron por él, y entretanto yo cogí mi cofrecillo,
y fuí á buscar un barco en que acogerme. Dejélo concertado, y volví á
la posada, donde hallé á la señora, y al rufo, y al escribano; díles
el poder y la póliza, y el papel de las señas, con que quedaron muy
contentos, y yo mucho más: y porque ya era de noche, les supliqué que
se cobrasen muy de mañana aquellos doscientos escudos, porque queria
hacer un gran servicio á la señora Camila. Fuí á pagar al escribano, y
no me lo consintió. Fuéronse, y yo torné á suplicarles que fuese luego
por la mañana la cobranza con mucho encarecimiento: diéronme la palabra
que á las ocho estaria cobrado.

Al salir de la calle asoméme, para en saliendo ellos salir tambien
yo. Volvió el gayan la cabeza, riéndose de la burla que me hacia,
y como me vieron, torné de nuevo á encomendarles la brevedad de la
cobranza, de que ellos se rieron mucho, porque como antes le habia
dado el cofrecillo con sencillez, creyeron que todo fuera así. En
trasponiendo la calle cogí mi cofrecillo debajo de la capa, y fuíme á
mi embarcacion; no habia andado treinta pasos cuando me encontró aquel
sirviente que andaba en favor de la señora Camila, y preguntándome
que á dónde iba con tal priesa, respondíle que iba á llevar aquel
cofrecillo á la señora, que se acababa de apartar de mí por aquella
calle abajo; y señaléle una calle por donde, aunque anduviera toda
la noche, no toparia con ella. Dijo: Pues yo iré á avisarla de ello,
vuélvase á la posada. Él fué por su calle, y yo derecho al barco
que me estaba aguardando, con tan buenos alientos, que amanecimos
treinta leguas de Venecia, y contando á los pasajeros algo de lo que
me habia pasado, dieron en quién podia ser por el modo del engaño y
el artificio de que usó; pero cuando supieron que habia gastado en
regalarme su dinero, holgaron de saberlo para publicarlo en Venecia.
No supe si echaria la culpa á mi facilidad en creer, ó la fuerza
de su engaño en decir, porque aunque es verdad que es dificultoso
librarse de una cautela engendrada de una verdad clara y evidente, con
todo eso arguye liviandad el arrojarse luego á creerla; pero es tan
poderoso el embeleco de una mujer hermosa y bien hablada, que con menos
circunstancias me pudiera engañar. La facilidad en creer es de pechos
sencillos, pero sin experiencia, especialmente si la persuasion va
encaminada á provecho nuestro, que en tal caso fácilmente nos dejamos
engañar. Yo me ví rematado y perdido, no sintiendo tanto el agravio
de la persona como la falta del dinero, que tanta me habia de hacer;
y así no fué el ingenio quien me dió la traza, sino la necesidad, por
verme pobre y en tierra agena, y que ningun camino lícito y fácil
podia deshacer mi agravio, sino por otro engaño semejante ó peor. Mas
Dios me libre de una mentira con tantas apariencias de verdad, que es
menester ayuda del cielo para conocerla, y no rendirse á darle crédito.
Aunque mirándolo bien, ¿qué conocimiento, ó qué prendas de amistad ó
amor habian precedido entre aquella mujer y yo para que tan fácilmente
gastase conmigo su hacienda, y para que yo me persuadiese á que habia
sencillez en aquel trato? La resolucion de esto es que yo tengo por
sospechosos ofrecimientos y caricias de gente no conocida. Y es yerro
sujetarse á obligaciones cuyo principio no tiene fundamento; y así es
lo más cierto en semejantes ofrecimientos agradecer sin aceptar, que
el mayor contrario que un engaño tiene es no rechazarlo con darlo á
entender, sino en entendiéndolo, echarlo á buena parte, que el trato
apacible señorea todo lo que quiere. Y dos cosas hallo que grangean
la voluntad general y encubren las faltas de quien las usa, que son
cortesía y liberalidad, que ser un hombre pródigo de buenas cortesías
y palabras amorosas, y no miserable de su hacienda, siempre engendra
buena sangre y mucho amor en los que le tratan.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO X.


Yo no me arrojé tanto á la navegacion por saber qué viaje habia de
llevar, como por huir de aquella embustera y su traga sangre: y así me
fué forzoso alargar mi viaje más de lo que convenia para disponer mi
camino para donde mejor me estuviera. Topéme entre los pasajeros uno
que dijo que iba huyendo porque le habian levantado un testimonio muy
pesado, y que habia puesto agua en medio en tanto que ó se averiguaba
la verdad, ó se deshacia el mal nombre que habia cobrado. Tengo, le
dije, por yerro notable volver el rostro y dejar las espaldas que
reciban los agravios y heridas, cuyos golpes han de dejar cardenales
irreparables. Que en tanto que parece la presencia del agraviado, cada
uno quiere más poner duda en el caso, que no arrojarse á manchar la
reputacion ajena. Y para la averiguacion de los delitos, el mayor y más
evidente testigo es huir el rostro. En poco estima su opinion quien no
teme las heridas de la lengua ausente. No hay hombre tan ajustado que
no tenga algun émulo, y por no dar lugar á las asechanzas de este no
se ha de apartar de su vista, que los mal intencionados de cualquiera
átomo toman ocasion para emponzoñar las intenciones del mundo, contra
quien desean ver fuera de él. Con estas y otras cosas que le dije le
persuadí á que se volviese á Venecia, que me importó algo; porque
desembarcando en el primer pueblo que vimos, por ir costeando, me hallé
cerca de Lombardía, de donde yo tomé la derrota de Génova, y él la
de Venecia, que por el buen consejo dejé de rodear más de doscientas
leguas que hay por agua desde Venecia á Génova, adonde pensé hallar á
D. Fernando de Toledo, el tio; pero habiendo pasado adelante, me dí
aquella noche, aunque borrascosa, tan buena priesa, que le alcancé en
Saona al tiempo que se queria partir. Fuí recibido alegremente, que lo
habia muy bien menester por la melancolía que traia conmigo, nacida
de una perpétua enfermedad de corrimientos, que siempre me han traido
corrido, á las partes hipocondríacas. Venimos la vuelta de España,
dejando á la mano derecha la costa del Piamonte y Francia, poco seguro
entonces por las compañías que andaban de gente perdida, gobernada
por su antojo y voluntad, fuera de la de su rey. No tomábamos puerto
para lo necesario sino en las riberas que más cómodas parecian para
asentar el rancho, dejando á buen recaudo once falúas en que veníamos.
Comíamos, y buscábamos agua y leña.

Yo habia sacado de Génova una bota de diez azumbres de muy gentil vino
griego, que me hizo gran compañía y amistad hasta llegar á las pomas
de Marsella, que son unos montones muy altos y pelados, sin yerba,
ni cosa verde, estériles de árboles, y de todo lo demás que puede
dar gusto á la vista. Pues llegando á este paso, porque no fuese sin
trabajo la jornada, siendo mi falúa la postrera, encalló muy cerca
de estas pomas, en una que del batidero de las olas tenia hecho un
poyo ó bancal bien largo. Así como encalló dijo el arraez: Perdidos
somos. Yo como sabia nadar, y ví cerca donde podia ampararme, quitéme,
y arrojé una saltambarca que traia, y púseme al cuello como tahalí la
bota, que ya llevaba poca substancia, y á cuatro ó seis brazas llegué
al poyo de la poma; entretanto desencalló la falúa, y fuéronse los
marineros no haciendo más caso de mí que de un atún: y aunque les dí
voces, ó no las oyeron por el ruido de las olas, ó no las quisieron
oir por no ir contra su natural costumbre, que es ser impíos, sin amor
y cortesía, tan fuera de lo que es humanidad como bestias marinas
agenas de caridad. Yo me hallé perdido y sin esperanza de consuelo,
sino era de Dios y del ángel bendito de la guarda; considerando qué
habia de ser de mí sino era que acaso pasaba por allí algun bajel ó
barco que me socorriera en tan apretada necesidad. Estuve desde las
ocho de la mañana hasta las dos de la tarde esperando si pasaba quien
me pudiera socorrer, teniendo confianza que aquel gran caballero se
habia de compadecer de mi trabajo; pero los marineros fueron tan
crueles bestias que le dijeron que me habia ahogado. Yo de cuando en
cuando me alentaba con mi bota, hasta tomar determinacion en lo que
habia de hacer. Resolvíme de entregarme á la tiranía del mar, bestia
insaciable y fiera cruel, y para esto desnudéme de un coleto de muy
gentil cordoban, y con la punta de la daga, y dos docenas de agujetas
que traigo siempre que camino, cogílo por la delantera, falda, brahones
y cuello tan estrechamente, que pude hincharlo sin que el viento se
saliese. Vacié la bota del santo licor que habia quedado, y hinchándola
muy bien, hizo contrapeso al coleto. Hice la misma diligencia con
las botas enceradas, que asidas de las ligas, ayudaban tambien á
sustentar. Descalcéme los valones, porque el agua se habia de colar
por las faltriqueras, y quedéme con solo el jubon y camisa, porque
siendo de gamuza no se rendiria tan presto á la humedad. Y puesto de
esta manera, y acordándome que los caminos guiados por Dios son los
acertados, le dije de esta manera: Inmenso Dios, principio, medio y
fin sin fin de todas las cosas visibles é invisibles, en cuya magestad
viven y se conservan los ángeles y los hombres, universal fabricador
de cielos y elementos, á tí que tantas maravillas has usado en este
con tus criaturas, y que al bienaventurado Raymundo, estribando en
solo su manto, por tantas leguas de agua guiaste á salvamento, y en
este mismo lugar á los marineros que se iban tragando las indomables
olas, con solo un ruego de tu siervo Francisco de Paula, aquietándolas,
libraste de la muerte que ya tenian tragada: por el nacimiento, muerte
y resurreccion de tu sacrificado Hijo, Redentor nuestro, te suplico que
no permitas que yo muera fuera de mi elemento. Y luego dije al santo
ángel de mi guarda: Ángel mio, á quien Dios puso para guarda de este
cuerpo y alma, suplícote por el que te crió y me crió, que me guies y
ampares en este trabajo. Y dichas estas palabras, y asido muy bien de
mi barco, me arrojé con muy gentil brazo sobre el coleto y la bota,
comenzando á usar de mis cuatro remos valerosísimamente, no de manera
que me cansase, porque como llevaba el barco de viento, iba braceando
poco á poco de modo que no se rindiese la fuerza al cansancio. No osaba
imaginar en la profundidad de agua que llevaba debajo de mí, por no
desalentarme, ni osaba pararme, porque bien sabia yo que mientras el
cuerpo hace movimiento no le acometen los hambrientos animales marinos:
y si alguna vez sentia flaqueza en los remos, tendíalos sobre el agua:
fiando lo demás del barco, que alguna vez me consolaba con la fragancia
que salia de la bota, que iba muy cerca de las narices: comenzaba
á rezar, pero dejábalo, porque me faltaba la respiracion, que para
semejante conflicto es muy necesaria. Anduve una hora, ya descansando,
ya navegando, hasta que comenzó á refrescar un viento que venia de
África, y me traia hácia la tierra, que me era forzoso resistirlo,
porque no diese conmigo en una poma de las que tengo dichas, y me
hiciese pedazos. Pero estando en este último peligro descubrí una
caleta, con que respiré con nuevo aliento, y caminando ó navegando
hácia ella, el mismo viento meridional me ayudó milagrosamente. Ya que
llegaba tan cerca que descubrí muy bien toda la caleta, ví á la orilla
de ella un hombre merendando, que me dió nueva fuerza con verle, y que
comia. Pero de la misma manera que yo me alegré y esforcé con verle,
él se espantó de mí, entendiendo que fuese alguna ballena ó mónstruo
marino. Vino una ola tan grande, que me llevó tan cerca de la caleta
que hice pié, y al mismo punto el hombre espantado echó á huir á la
tierra adentro. Y un lebrel que con él estaba saltó al agua contra
mí, y lo pasara mal si no fuera por la daga, que siempre me acompañó,
porque picándole con ella saltó en tierra, y fuése huyendo tras su
amo. En las caletas siempre está sosegada el agua, y como yo hacia
pié salí á tierra, hinqué las rodillas ambas en ella, dando gracias
á la primera causa: pero puestos los ojos en la merienda que el otro
habia dejado, miréme con mi bota y coleto, cosidos con el jubon y las
botas enceradas, que tambien hacian su figura, y no me espanté que me
tuviera por cosa mala. Arremetí con un pedazo de pan y otro de queso,
que habia dejado con un jarro de vino, y sacando el vientre de mal año,
juraré que en mi vida comí cosa que más bien me supiese. Pero estando
con el jarro en la boca, vinieron diez ó doce hombres, _cum fustibus
et armis_, que los habia movido el huidor, á matar la ballena, y como
no la hallaron, preguntáronle al buen hombre que dónde estaba, y á mí
si la habia visto. Él quedó confuso, yo respondí en italiano, que no
osé en español, que allí no habia llegado ballena, ni otra cosa que
pudiese parecerlo, sino yo del modo que me veian, y que aquel hombre
habia huido por dejarme la merienda. Riéronse de él, diéronle matraca,
llamándole borracho y otras cosas en lengua francesa, con que rieron
harto, y á mí me tuvieron lástima de verme tan mojado y desnudo. En el
mismo tiempo venia una falúa con doce remos, por mandado del maestre de
campo á buscarme, porque les dijo que habia de ahorcar al arraez si no
me llevaban vivo ó muerto.

Híceles señas con la bota, que era la mayor que yo podia dar para
mi conocimiento y su gusto, y luego dieron la vuelta á la caleta,
adonde me hallaron puesto el sol, más afligido que perro manteado,
temblando y encogido. Echáronme en la falúa, todos admirados de verme
vivo habiendo pasado tal trabajo en tantos años de edad, que ya tenia
cerca de cincuenta. Lleváronme á Marsella, donde aquel gran caballero,
amado y conocido de todo el mundo, me acarició y regaló, aunque como
aquel trabajo me cogió en años crecidos, siempre me duró, y todos los
inviernos me resiento de aquella humedad y frialdad. Parecí yo en esto
á un escarabajo que estando en compañía de un caracol, recogido por
miedo del agua, confiado en sus alillas se determinó de volar á buscar
lo enjuto, y levantándose, dijo el caracol: Allá lo vereis, y le dió
una gota gruesa, y lo arrojó en el arroyo de la creciente: confiando
yo en que sabia nadar y los otros no, arrojéme al charco de los
atunes, como dice D. Luis de Góngora, donde me pudiera suceder lo que
al escarabajo, si Dios no lo remediara, que para una bestia tan cruel
y desleal como el mar no aprovecha saber nadar: que echarse un hombre
en el mar es echarse un mosquito en la laguna Urbion. Los animales de
la tierra están enseñados á tratar con un elemento fiel, amigable,
suave y apacible, que donde quiera da acogida, y sustenta al cansado;
pero el mar ingrato, tragador de los bienes de la tierra, sepultura
perpétua de lo que en él se esconde, que se sale á la tierra á ver si
puede llevarse adentro lo que está en la orilla; hambriento animal de
todo lo que puede alcanzar, asolador de ciudades, islas y montañas,
envidioso enemigo de la quietud, verdugo de vivos y despreciador de
muertos, y tan avariento que estando lleno de agua y de peces mueren en
él de sed y de hambre, ¿qué puede hacer, sino destruir á quien de él
se fiare? y así parece que con sola la mano de Dios puede hacerse lo
que estos dias pasados sucedió en la toma de la Mámora á don Lorenzo
y al capitan Juan Gutierrez; á éste que nadando, y sin ayuda, y con
muchos años acuestas, quitó á cinco moros un barco en que iban; y á D.
Lorenzo, que habiendo nadado toda la noche, azotado de las levantadas
olas, llegando al barco donde pudiera descansar de tan inmenso trabajo,
alentándose con fuerzas sobrenaturales, dijo: que no queria entrar en
el barco porque recogiesen á otros que venian atrás más necesitados que
él, y pasó adelante. Caso es pocas veces ó ninguna visto. Yo llevé mi
trabajo, y una reprehension por el atrevimiento, porque la confianza me
pudo costar la vida; que yo realmente por mostrar que sabia nadar y que
tenia ánimo desvanecido para atreverme, fué causa de arrojarme tan sin
consideracion, aunque de las cosas tan arrebatadas da poco lugar el
discurso; pero mejor fuera aguardar la fortuna de todos que anticiparme
con la mia, que tan poco favorable me ha sido, que cuando la vanidad
engendra el atrevimiento ha de ser en los que tienen esperiencia en su
buena fortuna; ¿pero de qué importancia me podia ser á mí cobrar fama
de nadador, no siendo renacuajo ni delfin, ni habiendo de ser marinero?
ella fué vanidad, temeridad y disparate.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XI.


Llegamos á España, desembarcamos en Barcelona, ciudad hermosa en tierra
y en mar, abundante de mantenimiento y regalos, que con oir hablar en
lengua española parecian suaves y substanciosos: y aunque los vecinos
tienen nombre de ser un poco ásperos, ví que á quien procede bien le
son apacibles, liberales, acariciadores de los forasteros, que en
todas las repúblicas del mundo quieren que el forastero con el buen
proceder obligue á la amistad. Si el que no es natural parece humilde,
y vive sin perjuicio de los naturales, tiene grangeada la voluntad de
todos porque junto su buen término con la soledad que padece, engendra
piedad y amor en los pechos naturales. Todos los animales de una misma
especie se llevan bien unos con otros, aunque no sean conocidos, sino
son los hombres y los perros, que teniendo mil buenas propiedades con
que suelen admirar, tienen esta propiedad bajísima, que todos muerden
al pobre forastero y le matan si pueden. Y esto mismo corre por los
hombres si el advenedizo no es como debe ser, entrando en jurisdiccion
agena; y lo que más ofende á los naturales es solicitarles las mujeres,
que en lo que más se ha de remirar el huésped es en esto, que basta
teniendo agrado para llevarse los ojos de la voluntad de todos tras de
sí. Muchos se quejan de pueblos donde han estado fuera de su patria,
mas no dicen la ocasion que dieron para ello: alaban sus tierras de
madres de forasteros, y no miran por qué camino les han obligado para
tratarlos bien. Yo sé decir, que en toda la Corona de Aragon hallé
padre y madre, y en Andalucía grandes amigos, si no son de la gente
perdida, que solamente tratan de hacer mal: estos en todo el mundo son
enemigos de la quietud, revoltosos, inquietos, levantados y soberbios,
enemigos del amor y la paz.

[Ilustración: _Y aunque los vecinos tienen nombre de ser un poco
ásperos ví que á quien procede bien le son apacibles, liberales,
acariciadores de los forasteros._]

Mucho me divierto para llegar á Madrid que tan deseado lo tenia.
Llegué y hallé muchos amigos deseosos de verme: hice asiento con un
gran príncipe muy amigo de música y poesía, que aunque siempre huí
del escuderaje, me fué forzoso acudir á él. Entré en su gracia muy
de improviso, fuí muy privado y favorecido suyo, y como yo venia
harto de pasar trabajos, viéndome con demasiado regalo acometióme la
poltronería, y engordé tanto, que comenzó la gota á martirizarme. Dí
en tener pajarillos, y entre ellos en regalar á uno muy superior á los
demás en su armonía, aunque su consonancia muy concertada. Hacíale
abrigar en mi aposento de noche, donde una de ellas sentí toda la noche
crugir cañamones, contra la costumbre de los pájaros. En amaneciendo
fuí á mirar mi pájaro, y hallé en compañía suya un ratoncillo, que de
lo mucho que habia metido de los cañamones hizo tanta barriga, que
no pudo tornar á salir. Dije entre mí: Este ratoncillo, por haber
comido tanto, ha buscado su muerte. Yo voy por el mismo camino, que
si un raton con sola una noche de regalo ha engordado tanto, yo
que todos los dias como y ceno mucho, y muy regaladamente, ¿qué fin
pienso tener sino la enfermedad, que he cogido, y alguna apoplegía,
que me acabe presto? Quitéme las cenas, que con esto y el ejercicio
me he conservado, que realmente esto de comer á costa agena engorda
demasiadamente, porque se come sin miedo, y quien no se va á la mano en
esto está muy peligroso para una enfermedad. Han de comer los hombres
mantenimiento de que sus estómagos sean capaces, porque si nó, ó será
forzoso vomitar la comida, ó poner en peligro la vida, como la perdió
el raton. Fuera de que los demás miembros del cuerpo tienen envidia
al estómago, porque todos han de trabajar para que él solo engorde,
cuando si no pueden llevarlo acuestas le dejan caer, y dan con él en
la sepultura. Yo ví que iba camino de esto, y retiréme á comer poco,
y cenar nada, que aunque al principio se lleve mal, con la costumbre
se puede alcanzar todo. Miren los que engordan mucho el peligro en que
se ponen, que ni la edad es siempre una, ni los mantenimientos de una
calidad, ni los que los dan de una misma intencion, ni el tiempo corre
de la misma manera. El que nació gordo, que siempre sea gordo no es
maravilla, que ya están enseñados sus miembros á sufrirle y traerle
acuestas; pero el que nace flaco y delgado, y en breve engorda, en
sospecha pone su duracion y su vida. Como puse enmienda en mi comer y
beber de noche, fuése consumiendo la gordura un poco, y yo sintiéndome
más ágil para cualquiera cosa. Que ciertamente la poltronería manca
y tulle los hombres. Con esto me torné inquieto que fué causa que el
príncipe á quien servia, con la ayuda de los congraciadores, se entibió
en favorecerme, y yo con servirle, que los señores son hombres sujetos
no solo á las estrellas, pero tambien á sus pasiones y apetitos; y
cuanto más superiores son, tanto más presto se cansan de las acciones
de sus criados, que quien los sirve es necesario que renuncie su
voluntad, y se ajuste con la del príncipe; y es razon que quien se
dispone á servir sacrifique su gusto á quien le da su hacienda, porque
todos quieren ser bien servidos; aunque he visto muchos señores de tan
piadosa condicion, que llevan con mucho valor y paciencia los descuidos
de los criados; pero lo contrario es lo más ordinario.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XII.


Con este poco caso que mi amo hacia de mí tenia libertad para pasearme
de noche, no para cosas ilícitas, porque ni yo tenia edad para eso, ni
mis trabajos me habian dejado tan holgado que pudiese acudir á cosas
de mal ejemplo, ni es razon que en ninguna edad se hagan, sino á tomar
un poco el fresco, que las noches de verano en Madrid son para esto
aparejadas. Íbamos todas las noches con amigos, con nuestros rosarios
rezando; no hácia el Prado, por huir el mucho concurso de la gente,
sino á calles solas, que por mucho que lo sean, siempre hay la gente
que basta para compañía. Alejámonos una noche hasta llegar cerca de
Leganitos; díjome mi amigo: Parad aquí, que vais cansado, al fin
sois ya viejo. Piquéme, y díjele: ¿Quereis que corramos una apuesta,
y veremos quién está más viejo? Rióse, y dijo que sí. Pusímonos en
órden para la carrera, y aun en esta sencillez halló el demonio en
qué perseguirme. Estaba un mozo á la puerta de su casa, que así lo
entendimos, y dímosle que nos tuviese las capas y las espadas en tanto
que pasábamos la carrera: apenas comenzamos á correr cuando dijo una
mujer: ¡Ay que me han muerto! por una gran cuchillada que le dieron
en el rostro, y apenas dió ella el grito cuando se aparecieron dos
ó tres alguaciles, y como íbamos corriendo asieron de mí, que iba
delantero en la carrera, y luego del otro, que hay muchos tribunales
en Madrid, y en cada uno más varas que dias tiene el año, y con cada
vara cinco ó seis vagamundos, que han de comer y beber y vestir de su
ministerio. Asiéronnos como á hombres que iban huyendo por delito.
Pidiéronnos las espadas, señalamos la casa donde las dejamos, el mozo
se habia acogido con ellas y las capas, porque no vivia allí. Como nos
cogieron en la mentira, que no habíamos dicho, lleváronnos á la mujer
herida, y con el coraje que tenia de su agravio, dijo que quien se la
habia dado echó á huir: y como nosotros íbamos corriendo, aunque no
huyendo, asentóseles á los alguaciles que sin duda éramos nosotros.
Lleváronnos á la cárcel de la villa sin espadas ni capas, donde yo
entré con toda la vergüenza del mundo, que no la tuve para desafiar
al otro con mis años, y la tuve para entrar en la cárcel sin capa. El
alboroto fué mucho, el delito sonó malísimamente; porque dos hombres,
no niños, ni de la primera tijera, acometieron una hazaña como aquella
contra una mujer miserable. Y el mismo que lo habia hecho, como despues
con buenos indicios averigüé, vino tras nosotros; y los alguaciles,
que si fueran como deben, no se precipitaran á hacer un borron tan
infame, y si pusieran los ojos en la justicia, y no en el provecho,
averiguáran el caso, como á ellos les valiera algo la prision, y á mí
no me pusieran en mal nombre. Si ellos tuvieran consideracion, miráran
que dos hombres que iban sin capas, sin espadas, sin sombrero, sin
daga, ni cuchillo, ni otra cosa ofensiva, corriendo parejas, no habian
de salir de su casa para una cosa como aquella tan desapercibidos,
no pareciendo en toda la calle instrumento con que se pudiera haber
hecho. No preguntaron palabra á nadie en toda la calle para averiguar
la verdad, como lo hacen siempre. Y dado que los alguaciles quisieran
justificar la causa, la priesa que les daban los ayudantes no les
dejaran hacer cosa buena, por no hacer novedad en su costumbre. Al fin
nos echaron grillos, y fué la causa el teniente, que informado de los
alguaciles como quisieron, vino á la cárcel con intento de darnos la
tortura; mas como oyó las razones que arriba dije, y como apartándonos
halló que concertábamos en el dicho, estuvo perplejo, y no se determinó
á cosa. Echáronnos grillos, que estuvimos dos ó tres dias con ellos.
Fuése siguiendo la causa, y como no se halló el delincuente, por el
indicio de ir corriendo cuando se dió la cuchillada, nos olvidamos allá
tres meses; echáronnos en un calabozo, donde estaba un preso antiguo,
bermejo, de mala digestion, con unos bigotazos que le llegaban á las
orejas, con que se preciaba mucho, porque eran tan gordos y fornidos,
que parecian cabos de cirio amarillo. Éste tenia de suerte supeditada
la cárcel, que no se hacia entre los presos más de lo que él queria.
La gente menuda temblaba de él, y le servian con mucha puntualidad,
y otros no osaban hacer un mandado, porque él no gustaba de ello, y
si lo hacian, torciéndose el bigote, decia: Pues por vida del rey, si
me enojo, que al pícaro y á ellos les dé mil palos. De manera que el
rato que estaba fuera del calabozo no se podia vivir, que realmente
era marcial, y ocasionadísimo para que se perdieran todos con él.
Estuvo dos ó tres dias enfermo, y no saliendo del calabozo, gozamos de
paz y quietud, que todos se holgaban de ello, más en saliendo tornó
á su ruin costumbre. Yo me ví tan rematado, que determiné de hacer
que en muchos dias no saliese del calabozo, y comunicándolo con mi
compañero, dijo: Mirad lo que haceis, no sea la prision más larga
de lo que pensamos. Y preguntándome cómo habia de hacer para que no
saliese fuera, respondíle: Cortándole un bigote. No os pongais en ese
peligro, dijo él, por amor de Dios. Yo no os pido, le dije, consejo,
sino ayuda. Él tenia costumbre siempre, de dormir boca arriba soplando,
por no estragar la grandeza de sus bigotes. Hice amolar muy bien unas
tijeras largas, y dejélo acostar á él y á todos los demás del calabozo
antes que nosotros, que nos traia tan sujetos, que en acostándose no se
habia de mover nadie. Cogí al primer sueño las tijeras, y alumbrándome
mi compañero, díle una gentil tijerada, con tanta sutileza, que le
llevó todo el bigote, y él no despertó, y de todos los presos nadie lo
sintió sino mi compañero, que le dió tanta tentacion de risa, que por
poco reventára que, como le quedó el otro tan grande, parecia toro de
Hércules con un cuerno menos. Dormimos aquella noche, y yo me hice el
enfermo, quejándome de la mala cama; pero levantéme casi junto á él, ó
primero, con mi rosario en la mano rezando, por verle cómo llevaba el
negocio. En subiendo arriba, miráronle todos espantados, sin decirle
palabra; pero él dijo en saliendo: Hola, pícaros, dad acá aguamanos.
Vino un pícaro con un jarro calderesco, echóle agua, y lavóse las
manos. Luego acudió al rostro, y levantándolo, tomó el bigote intacto
con la mano derecha, luego volvió á tomar agua, y fué á asir al otro
con la izquierda cuatro ó cinco veces, y como se halló sin él, fué tan
grande su coraje, que sin hablar palabra metió el otro bigote en la
boca, y se lo comió, entrándose en el calabozo. Yo dije, como él lo
pudiese oir: Eso ha sido muy gran bellaquería, la mayor del mundo, el
que á un hombre tan honrado hayan ofendido en lo que más se miraba y
estimaba.

Estas y otras cosas le dije, con que le pude quitar la sospecha que
pudiera tener de mí; pero mirando lo que es razon, digo, que un hombre
que está en superior grado, se estime y haga respetar, vaya en hora
buena; mas que un desdichado que está en medio de su infelicidad, en
el cieno de la tierra que es la cárcel, siendo soberbio, merece que
una hormiga se le atreva. ¿Qué tiene que ver prision con soberbia?
¿necesidad con valentía? ¿hambre con desvanecimiento? La cárcel se hizo
para sujetar cóleras y malas condiciones, y no para inventar agravios;
aunque hay algunos bárbaros tan remontados, que ó por desesperacion,
ó porque los tengan por valientes, siendo acá unas ovejas, se hacen
en la prision leones, en lugar á donde con mayor humildad y ansias
de corazon se ha de clamar á la misericordia, sea justa ó injusta la
prision. Él se acabó de quitar la barba azafranada. Y como una desdicha
sigue á otra, en este trabajo le llamaron á visita para ver su negocio.
Dijo un procurador: Está en el noviciado, que se ha entrado fraile
motilon. Tráiganle, dijo el teniente. Subió por fuerza, y con toda la
vergüenza y humildad del mundo, porque debia de tener la valentía en
los bigotes, como Sanson en el cabello. Así como entró, fué la risa
en la sala tan grande, que el teniente le dijo: Bien pareceis así, y
bien habeis hecho, porque no tengan que rapar en las galeras. Á que él
respondió: Vuesa merced habla como juez, que nadie se me atreviera á
decir eso. Leyéronle su causa, que era sobre haber dado una puñalada
á una miserable en la casa pública, delante de diez ó doce testigos;
y nombrándolos, dijo el agresor: Mire vuesa merced ¿qué testigos son
los que juran contra un hombre tan principal como yo? cuatro corchetes
y cuatro sellencas. Dijo el teniente: ¿Pues queríades que estuviesen
para testigos en esa casa el prior de Atocha, ó algun fraile descalzo?
No argüis bien. Tornáronle á encerrar en el calabozo, y de allí
adelante le llamaban el padre fray Rapado. Á nosotros nos echaron
libres, pero gastados. No quiero yo alabar lo que hice, porque bien sé
que no se han de hacer males, aunque de ellos resulten bienes; pero
tambien sé que es menester que perezca uno, porque no perezcan todos.
Quitar de entre nosotros á quien nos escandaliza, permitido es. El que
se estima estímese, mas no ha de ser con superioridad impertinente:
los fanfarrones con tiranía tienen á todo el mundo por contrario. Los
hombres ocasionados á los muy humildes, hacen salir con reveses que
no pensamos. Yo he visto siempre que estos habladores soberbios, que
quieren supeditar á otros, en hablándoles recio un hombre callado y
llano, se rinden á callar. Que son como las ruedas del coche, que
mientras van por piedras, van haciendo ruido, mas en llegando á lo
llano, luego van con mucho silencio. Á este desatinado desvanecido
fué necesario por algun camino humillarlo, y ninguno pudo ser más á
propósito, que privarlo de tan inmenso cuidado, como traia con aquellos
rabos de zorro.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIII.


Salimos de la cárcel al cabo de tres meses, porque dimos muy
gentiles descargos; pero tan gastados, que no teníamos tras que
parar, porque para poder caminar al dia siguiente, yo fuí á vender
unas botas escuderiles, y mi compañero una maleta ratonada, que es
muy de escuderos, por no tener un cofre, guardar los pedazos de pan
en semejantes alacenas, receptáculo de ratones. Estando vendiendo
nuestras prendas, envió Dios á un hidalgo muy bien puesto, y doliéndose
mucho del testimonio que nos habian levantado, dijo: Que cierto
gran caballero que habia sabido nuestra desgracia, le enviaba á que
supiese lo que se habia gastado en nuestra prision, y que movido por
entrañas de misericordia, le habia dado en doblones lo que dijésemos
que nos habia hecho de daño. Yo conocíle, pero antes de declararme,
le dije: Señor, esta obra de Dios viene, que sabe nuestra necesidad,
que es tanta, que vendemos nuestro ajuar para comer hoy. Lo que nos
cuesta serán cien escudos, poco más ó menos; y en diciendo esto, sacó
cincuenta doblones, y nos los dió. En viéndolos en mi mano, le dije:
Esto es cuanto á la costa, pero cuanto al gusto que vuesa merced
recibió de la venganza, y el disgusto que nosotros pasamos, ¿qué
satisfaccion puede haber? Que bien le conocí aquella noche que nos
fué siguiendo hasta la cárcel. Respondió cuerdamente: El prenderos
fué desdicha vuestra, el pagar es obligacion mia. Como yo no os dí la
desdicha, no puedo satisfacerla; y si todos los desdichados tuviesen
recurso á satisfaccion, no serian desdichados. Yo como no tuve ventura
para no padecer, tengo piedad para compadecerme; otro pudiera ser que
no mirára lo uno ni lo otro. Muchas desdichas suceden á los hombres
por secretos juicios de Dios, de que no podemos pedirle cuenta. Las
desdichas no están en nuestra mano, ni estuvo en la mano mia hacer que
fuésedes aquella noche corriendo, que eso fué voluntad vuestra. Y os sé
decir, que me pesó en el alma del hecho, no por la cuchillada, sino por
vuestro trabajo. La desdicha fué, que la cara de la otra, y la carrera
de vuestros piés cayeron en un dia: habeis sido tan prudente en esta
desdicha, que os he tenido envidia; que quien se acuerda pacientemente
en la adversidad, es señor de sus acciones, y las desdichas le acometen
con temor. Y si como puedo satisfaceros el daño, pudiera poneros la
fortuna debajo de vuestros piés, yo os hiciera felicísimos, pero ya
que en esto no lo fuísteis, fuísteislo en cortar el bigote al otro,
saliendo bien de ello. Que como vos, por discurso bueno habeis echado
de ver mi travesura, yo por vuestro disimulo conocí la vuestra. Aunque
el hidalgo habló tan bien, yo estaba contento y alborozado con ver
en mis manos aquel metal tan semejante á la luz del sol, que no supe
replicarle, sino agradecerle y estimar su cordura, igual con su
piedad. Yo me hallé tan harto de trabajos y desventuras, que determiné
de dejar la córte despues de haber andado algunos dias de mala ventura,
sirviendo del escuderaje, que tan forzoso me ha sido, aborreciéndolo
como á una culebra.

Fuíme á despedir de un caballero amigo, que no habia visto muchos dias
hacia, y hallándole muy melancólico y desgraciado, le pregunté qué
tenia. Respondióme, que ni podia dormir, ni comer, ni tomar descanso en
cosa. Pues si haceis, dije, lo que yo os enseñaré, sanareis de todas
estas tres cosas. ¿Cómo si lo haré, respondió, aunque cueste todo mi
mayorazgo? Pues levantaos mañana en amaneciendo, que yo os llevaré
donde cojais una yerba que os sane de todos esos males. Levantóse ó
hícele levantar de mañana, y mandó poner el coche: yo le dije, que no
haria la yerba provecho sino iba á pié, y dejando el coche lo llevé
hácia San Bernardino, convento de los Recoletos Franciscanos, diciendo,
que estaba la yerba allí, y que la habia de coger con sus manos. Hícele
andar de manera que iba carleando como podenco con sed, y tanto, que
de cansado se sentó en el camino. Preguntéle si descansaba. Respondió
que sí. Pues sabeis por qué habeis descansado, porque os cansásteis:
y en las sillas de vuestra casa no descansais, porque no os cansais.
Hícele llegar á San Bernardino, y volver á su casa á pié, con muy buena
gana de comer. Comió y bebió con gana, y luego se acostó, y durmió muy
bien. Díjele luego: Quien no se cansa, no puede descansar; y quien no
tiene hambre, no puede comer; quien no tiene falta de sueño, no puede
dormir, no se queje quien no hace ejercicio de males y enfermedades
que le vengan, que la poltronería es el mayor enemigo que tiene el
cuerpo humano. El ejercicio á pié restaura los daños causados de la
ociosidad. Los caballos más ejercitados son de más dura y brio. El
pescado del mar Océano, es mejor que del Mediterráneo, porque está
más azotado por aquellas cavernas hondas de las olas más contínuas y
furiosas: los hombres trabajados están más enjutos, y para más que los
holgados; y así son todas las cosas, que un hombre que trabaja más que
otro es más poderoso, entiéndese con igual capacidad. Holgóse mucho, y
de allí en adelante dió en hacer ejercicio á pié por la mañana y por la
tarde, con que se halló muy bien y con muy entera salud, y agradecióme
la estratagema de que usé para quitarle de la ociosidad que le tenia
impedido, sin gusto y sin salud, é hízome un grande regalo. Anduve por
Madrid algunos dias, donde fuí ayo y escudero del doctor Sagredo, y su
mujer doña Mergelina de Aybar, hasta que los dejé ó me dejaron.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIV.


Acabada mi última relacion, el ermitaño, dando grandes muestras de
admirarse de lo que habia oido, dijo que ya se podia pasar por la
puente, quizá cansado de haber escuchado tanto tiempo: despedíme de él,
y pasando la puente, ví tantos árboles arrancados de raíz, como habia
traido Manzanares; algunas ballenas destripadas, de las que solian
alancear, muchos animales ahogados, otros muchos mirando aquellos,
admirándose del diluvio y tempestad tan arrebatada y repentina. Todas
las huertas anegadas, las isletas cubiertas de arbolillos, que casi
habia llegado hasta la ermita de San Isidro Labrador; y con la arena
y árboles hechas algunas represas, que hasta ahora dejaron el rio
dividido por muchas partes.

Determiné de quitarme de tanto ruido como el de la córte, y buscar
quietud en tierra más templada que es Castilla, yéndome al Andalucía,
donde los gentiles pusieron la quietud de las almas bienaventuradas,
á su modo de creer, diciendo, que en pasando el rio Leteo, que aun
todavía conserva el nombre de Guadalete, se olvidaban de las cosas
de la tierra, y todo lo demás pasado; que la escelencia del temple,
abundancia de regalos, apacibilidad de cielo y tierra, les hizo dar
en este error, que los más templados son más aparejados para la
conservacion de los viejos, y como me hallé con dinerillo, compré una
mula, que me la dieron barata, por tener esparavanes en los piés, y
un ojo pasado por agua; pero caminaba razonablemente, con que fuí mi
camino encomendándome á Dios y al bendito ángel de la guarda. Iba
solo, porque por no caminar á gusto ageno, se puede un hombre ir á
pié, que es cansada cosa haber de parar yo donde el otro quisiere, y
no cuando yo fuere cansado, ó se me antojare parar. Al fin, como me ví
con dinero, quise caminar á mi modo. Hacia muy grande calor, y habiendo
salido muy de mañana para hacer medio dia en la venta de Darazutan,
fué tan escesivo el fuego que entró con el dia, saliendo de aquellas
matas unas exhalaciones abochornadas, que me abrasaban el rostro, y me
quedára mil veces si hallara lugar aparejado para ello. Ví la venta
desde lejos, aunque se parece poco por los chaparros y arbolillos que
la encubren; me parecia que al mismo paso que yo llevaba, ella se
alejaba de mis ojos, y la sed se me aumentaba en la boca: no creí que
pudiera llegar á ella, hasta que oí música de guitarras y voces que
salian de la misma venta: Ahora, dije, no me puedo engañar, y entrando,
hallé mucha gente que iba y venia, haciendo medio dia. Alentéme con ver
una tinaja de agua, de que siempre he sido muy apasionado: refresqué, y
púseme á oir la música, que siendo ella de suyo manjar tan sabroso al
oido, es de creer que en aquella soledad, llena de matas y apartada de
poblado, pareceria mucho mejor su melodía que en los palacios reales,
donde hay otras cosas que entretienen. Como el calor estaba en su
punto, y la venta muy llena de gente, fué menester la suspension que
la música pone para poder llevar la fiesta con algun descanso; que
esta facultad, no solamente alienta el sentido esterior, pero aun las
pasiones del alma mitiga y suspende; y es tan señora, que no á todos se
da por grandes ingenios que tengan, sino á aquellos á quien naturaleza
cria con inclinacion aplicada para ello; pero los que nacen con ella,
son aptos para todas las demás ciencias, y así habian de enseñar á los
niños esta facultad primero que otra, por dos razones; la una, porque
descubran el talento que tienen, la otra, por ocuparlos en cosa tan
virtuosa, que arrebata todas las acciones de los niños con su dulzura.

Aunque un autor moderno inadvertidamente dice que los griegos no
enseñaban á los mozos el primer tono, como si no fuera el más grave
que muchos de los otros, fué por ignorar la facultad, que quiso decir
que no les enseñaban música lasciva, que como por el oido entran en el
alma las especies, si es honesta y grave, la suben á la contemplacion
del Sumo Hacedor; si es deshonesta con demasiada alegría, la ponen en
pensamientos lascivos. Y es tan juez el oido de esta facultad, que me
acuerdo que un mozo que cantaba con mucha alegría, vino á ensordecer,
y pidiéndole despues que cantase, teniendo la voz tan buena como de
antes, hacia tan grandes disparates, que se reian todos de oirle
cantar, que realmente el oido es la clavija de la voz humana. Estos
músicos cantaron con tanta gracia, que despues de haber comido, se pasó
la siesta alegremente. Sacó uno de ellos un demostrador para ver qué
hora era, encareciendo mucho la invencion de los relojes, al cual dije,
que lo mismo que él habia hecho con el demostrador, se podia hacer con
hincar una paja ó un palillo en el suelo, mirando los dedos de sombra
que hacia; y con una vasija de agua, faltando el sol, haciéndole un
muy sutil agujerito, y señalando las horas con lo que va menguando,
y otras invenciones que se pueden hacer. Pasóse lo demás que restaba
para caminar en alabar cada uno su profesion, y las invenciones á que
más está inclinado, tomando ocasion de la invencion de los relojes.
Tratóse de la astrología, de la música, de la invencion de la memoria
artificial, porque se halló un caballero, oidor de Sevilla, que hacia
milagros con ella. Dijo un escudero viejo que estaba en un rincon
espulgándose: Todas cuantas invenciones han dicho vuesas mercedes no
tienen que ver con la invencion de la aguja. Riéronse todos, y él,
corrido, con mucha cólera dijo: Si no les parece que es así, háganme
merced de echar un remiendo con un pedazo de astrología. Á lo cual
dijo el licenciado Villaseñor: Cada uno alaba aquello de que se halla
más capaz: este señor escudero puede hablar de esta materia, porque
usa más del ministerio del agujero. Yo no soy sastre, respondió, sino
un escudero tan calificado y tan antiguo, que todos mis antepasados,
desde Nuño Rasura y Lain Calvo, han servido á los condes de Lemos. Y
si ahora voy á pié, es porque tengo mis caballos dándoles verde en las
puentes de Eume. Y con esto echó sobre la guarnicion de la espada unas
calzas viejas, y poniéndoselas al hombro, cogió las del martillado.
Bien es, dije yo, que cada uno se precie de lo que profesó. Que en
Madrid habia un verdugo, que mostrándole á un muchacho suyo, en una
horca que tenia en su casa, cómo ahorcaria á un hombre suavemente, y
no pegándosele al muchacho la profesion, y aborreciéndola, le dijo
el verdugo: ¡Oh! llévete el diablo, que no te se puede pegar cosa
buena; pues yo te pondré con un zapatero y morderás el zumaque. Ya
que nos queríamos partir dijo el oidor: Cierto, que me dijeron ayer
que buscaba cabalgadura para venir este camino Márcos de Obregon,
hombre de buen gusto y partes, á quien yo deseo conocer. Así es, dije
yo, yo le ví buscar en que venir. ¿Conócelo vuesa merced? preguntó el
oidor D. Hernando de Villaseñor. Yo respondí: Sí señor y es grande
amigo mio. Subimos á caballo ó á mula, y fuéme preguntando si sabia
algunas cosas del Sr. Márcos de Obregon. Yo le dije unas redondillas
muy nuevas, tanto que no habian pasado de mis manos á segunda persona,
y en oyéndolas despacio, me las repitió luego el oidor de memoria. Él
se admiró de las coplas, y yo mucho más de su memoria. Fuíle diciendo
muchas cosas, y él refiriéndomelas luego. Confesóme que era memoria
artificial, pero que para aprenderla era necesario tenerla muy buena,
que sin la natural se aprendia con mucho trabajo y dificultad. Yo
le dije: Por cierto la memoria es cosa que parece divina, pues las
cosas pasadas las tiene presentes, pero yo la tengo por verdugo de
los hombres desdichados, porque siempre les está representando los
malos sucesos, los agravios pasados, las desdichas presentes, las
sospechas de lo venidero y la desconfianza que tienen en todas las
cosas; y siendo la vida, como es, breve, se les abrevia más con la
contínua representacion de las infelicidades: y así, á estos tales,
mejor les seria el arte de olvidar que el de acordarse. ¿Cuántas vidas
habrá costado la memoria de las ofensas, que si no se acordáran no se
vengáran? ¿cuántos borrones se han hallado en muchas mujeres por la
memoria de los favores y disfavores? Tener buena memoria natural es
escelentísima cosa; pero gastar el tiempo en buscar dos ó tres mil
lugares, pudiéndolo gastar en actos de entendimiento, no lo tengo por
muy acertado, porque para la memoria sirve la estampa, las imágenes,
los colosos, estátuas, escrituras, edificios, piedras, señales de
peñascos, rios, fuentes, árboles y otras cosas sin número; y para el
entendimiento sola la naturaleza lo da y lo enriquece con la leccion
de los autores graves y comunicacion de amigos doctos. He visto muchos
autores que escriben de esta memoria artificial, y no he visto de
estos obras en que se hayan esmerado y dejado por ellas nombres de sus
grandes ingenios, que aunque Ciceron, Quintiliano y Aristóteles tocan
algo de esta materia; pero no hacen libros de ella, como cosa inferior
al entendimiento. Y así D. Lorenzo Ramirez de Prado, caballero muy
docto en las buenas letras, así de poesía como de filosofía, tiene
muy sujeta la memoria artificial que hace milagros con ella; pero no
por principal objeto, sino por curiosidad, porque á quien le sobran
tantas partes, no le faltase esta. Y la historia que cuentan de aquel
gran poeta lírico Simónides, que habiendo caido una casa sobre muchos
convidados, y estando de suerte desfigurados que nadie los conoció,
él dijo en qué lugar estaba cada uno, nombrándoles por sus nombres.
Yo entiendo que fué acto de memoria natural y no artificial, porque
un hombre que iba á comer y brindar al banquete con la libertad que
entonces se usaba, no se habia de parar muy despacio á poner imágenes y
figuras en lugares imaginados, naturales y artificiales, ni acordarse
cargando la imaginacion de más carga de la que el vino les ponia en
tiempo que tan pocos aguados se usaban, y habiendo sido aquel mismo
dia, yo creo que sin artificio se hizo.

El autor de este libro, habiendo salido de casa de sus padres niño
estudiante, volviendo con canas á ella, conoció y nombró por sus
nombres á todos los que habia dejado niños, hallándolos con barbas y
canas, y ningun nombre ni costumbres dejó de decir de cuantos venian
admirados de verle. ¿Y no se dice por cosa de admiracion, que Cinea
embajador del rey Pirro, en dos dias que estuvo en Roma, conoció y
nombró por sus nombres á todos los moradores della? Mitrídates, rey
del Ponto, negociaba con veinte y dos naciones que tenia sujetas en
el propio lenguaje de ellas. Julio César en un mismo tiempo leia,
escribia, dictaba y oía cosas importantísimas, y por eso se hace
particular mencion dellas, que hombres ordinarios hay algunos que hacen
milagros con la memoria natural. En Gibraltar habia un conocedor de
D. Francisco de Ahumada Mendoza, llamado Alonso Mateos, que á treinta
mil vacas que habia en la Sauceda, las conocia á ellas y á sus dueños,
y las nombraba por sus nombres, dando á cada uno la que era suya. Y
á todos los bandoleros que venian de diversas partes, de una vez los
conocia y sabia los nombres. Todo esto he traido para que no parezca
memoria artificial la de Simónides, y para que sepan que con solo
ejercitarla se aumenta y crece, como se ve en estos conocedores, que
siendo hombres toscos, muchos hacen lo mismo que el dicho. Y en Madrid
anda un gentil hombre, llamado D. Luis Ramirez, que cualquiera comedia
que ve representar, va á su casa y la escribe toda, sin faltarle letra,
ni errar verso: pero hay diversas maneras de memoria, unas que se
acuerdan de las palabras, y otras que se acuerdan de las cosas; como es
Pedro Mantuano, que de infinitas historias que ha leido, no solamente
no se le han olvidado, pero en cualquiera tiempo que le pidan, ó que
se ofrezca tratar de alguna de ellas, las tiene tan presentes como
cuando las iba leyendo, y los nombres propios contenidos en ellas; y
de los versos todos los que ve á segunda no se le olvida ninguno. Á
todo esto el oidor estuvo callando y loando mucho la que yo habia
mostrado; y así dijo, que la artificial, más era para una ostentacion,
que para estar siempre cansándose en ella y con ella. Y tornando á mis
alabanzas, sin conocerme, dijo que deseaba mucho conocer á Márcos de
Obregon, lo uno porque eran vecinos en los pueblos, porque él era de
Cañete la Real, y Obregon natural de Ronda: y preguntóme qué traza de
hombre tenia, qué trato, y qué proceder; y le respondí: La proporcion
y traza de su persona es de la misma manera que la mia, y el trato
y proceder el mismo que el mio, que como somos tan grandes amigos,
yo le sigo á él y él á mí. Por cierto si él tiene, dijo el oidor,
semejanza á la apacibilidad que vos habeis mostrado, con mucha razon
tiene el nombre que le da el mundo. El oidor por todo el camino me fué
regalando: de manera, que descubrió la nobleza heredada y adquirida
en aquel viaje, en su ánimo, bondad y liberalidad. Íbamos por toda
Sierra-Morena, mirando cosas estraordinarias, que como es tan grande,
ancha y larga, que atraviesa á toda España, Francia é Italia, hasta
que se va á entrar en la mar por la canal de Constantinopla, aunque
con diversos nombres, habia mucho que ver y notar en ella. Topamos en
un arenalillo una culebra con dos cabezas, de que se admiró el oidor,
diciendo que lo habia oido decir, y hasta entonces no lo habia creido.
Ni aun ahora lo creo, dije yo, que un cuerpo tenga dos cabezas: y noté
que no se movia bien, ni huia de las bestias. Díjele á un mozo de mulas
que le diese con la vara, y él lo hizo así; y en dándole vomitó un
sapon que habia ya tragado, hasta la cabeza que estaba por tragar, con
que se deshizo el engaño que deben tener muchos. Así deben ser, dijo
el oidor, muchas cosas que nos dicen que nunca las vemos, como es lo
de la salamandra. Yo estaba, le dije, incrédulo en eso, hasta que á
dos personas de crédito y bondad les oí decir que junto á Cuenca, en un
pueblecito que se dice Alcantuz, habiéndose caido un horno de vidrio,
hallaron pegada al mismo mortero donde baten las llamas del fuego una
salamandra; y por ser persona de crédito lo creí, y no se han engañado
los que lo traen siempre por comparacion.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XV.


Como el hombre naturalmente es animal sociable, que apetece la
compañía, el oidor se halló tan bien con la mia, que no se sufrió un
punto de division en todo el camino que pudimos ir juntos. Tenia y
tiene muy gallardo entendimiento, con que movia de lo que se ofrecia á
la vista muy gentiles cuestiones, á que yo le respondia lo mejor que
pude y supe. Y si algun hombre de traza se nos juntaba de su misma
profesion, le sacaba preguntas, ó daba ocasion que se las hiciesen; á
que respondia gallardemente. Pegósenos un clérigo de un pueblecillo de
por allí cerca, y yendo caminando, iba rezando sus horas en voz que lo
pudiesen oir los alcornoques y robles, de suerte que nos interrumpia
la conversacion, y él cumplia mal con su obligacion. Preguntóle el
oidor: ¿No se podria dejar eso para la noche, para que se hiciese con
el silencio y devocion que se requiere? Oh señor, respondió el clérigo,
diónos la Iglesia esta pension, que aun caminando habemos de rezar:
¿por qué no ordenará que yendo un clérigo cansado, y pensando en sus
negocios, y en el fin que han de tener, no rezára caminando? Respondió
el oidor: Porque la Iglesia no cria á los clérigos para correos, sino
para rezadores. Bien respondido está, dijo el clérigo. Y quedó con
esto muy satisfecho: topamos un muchacho medio rapado, que por andar
no tanto como las cabalgaduras, en alcanzándole preguntó el oidor: ¿Á
dónde vas, mozo? Él respondió: Á la vejez. Oidor: No digo sino ¿qué
camino llevas? Muchacho: El camino me lleva á mí, que yo no lo llevo
á él. Oidor: ¿De qué tierra eres? Muchacho: De Santa María de todo
el mundo. Oidor: No te digo sino ¿en qué tierra naciste? Muchacho:
Yo no nací en ninguna tierra, sino en un pajar. Oidor: Bien juegas
del vocablo. Muchacho: Pues siempre pierdo por bien que juego. Oidor:
Este muchacho no debe de ser parido como los otros. Muchacho: No,
porque nunca me he empreñado. Oidor: Quiero decir, pues no dices dónde
naciste, no debiste salir de madre. Muchacho: ¿Pues soy yo rio para
salir de madre? Oidor: Á fé que no teneis la lengua muy ruda. Muchacho:
Si fuera ruda no la trujera tan cerca de las narices. Oidor: ¿Tienes
padre? Muchacho: Antes por no tener muchos vengo huyendo, porque
me metieron fraile, y habia tantos padres, que no podia sufrirlos.
Oidor: ¿Y es mejor andar como correo? Muchacho: Por huir de la correa
bien puede ser un hombre correo. Reímonos mucho con el muchacho, y
en llegando cerca de una ventilla que está junto á un arroyo algo
profundo, entre dos cerros, nos dijo el mozo de mulas: Aquí habemos de
parar, porque nos darán buen recaudo, y la ventera es muy hermosa y
aseada, y si pasamos adelante habemos de caminar de noche más de tres
horas. Él hizo fuerza, prometiéndonos camas, que á lo que pareció,
la ventera era su conocida más de lo que fuera razon. Entramos en
la venta, y luego se presentó la huéspeda muy boquifruncida, vestida
de un colorado oscuro, y una ropa encima de lienzo blanco, llena de
picaduras, y preguntóme el mozo de mulas: ¿Qué le parece á vuesa
merced? Yo le respondí: Paréceme asadura con redaño. Y dijo el oidor:
Está vestida de vírgen y mártir. Bien dice vuesa merced, dije yo, mas
está la castidad por defuera, y lo mártir por dedentro, y como hay
muchas matas por aquí, está muy rota la castidad. Cada uno habla como
quien es, dijo la ventera. Volví la hoja, porque la ví corrida del
apodo, y el mozo de mulas enojado; y le dije: La verdad es que vuesa
merced está muy deseada y hermosa, que tiene cara, no para aquí, sino
para estar muy bien empleada. Quedó muy contenta, que era fácil de
condicion, y sacónos muy buenas perdices, con que cenamos. Ella muy
contenta, despues de haberle dicho que lo hacia como cortesana, nos
dijo: Camas habrá para vuesas mercedes, aunque para el friecillo que
por aquí hace hay pocas mantas. Dijo el muchacho frailesco: De esas no
faltarán, que con las que ha echado el mozo de mulas se puede abrigar
Búrgos y Segovia. No se burle conmigo, dijo el mozo de mulas, que le
haré ver estrellas á mediodía. ¿Pues sois vos la Epifanía? dijo el
muchacho. Respondióle el otro: Soy la puta que os parió. Y aun por eso,
dijo el muchacho, salí tan grande bellaco.

Dijéronse muy graciosas cosas el muchacho y el mozo de mulas, con que
se pasó buen rato. El oidor preguntó al muchacho: Dí por tu vida,
¿de dónde eres? Yo, señor, respondió, soy andaluz de junto á Úbeda,
de un pueblo que se llama la Torre Pero Gil, inclinado á travesuras;
y como por ser pequeño el pueblo no podia ejecutarlas, hurté á mi
padre cuatro reales, y fuíme á Úbeda, donde mirando las casas de
Cobos estaban jugando turron, y con la codicia del comerlo púseme á
jugar los cuatro reales, y habiéndolos perdido, sin probar el turron,
arriméme á un poste de aquellos soportales, que están allí cerca, y
estúveme hasta que ya era de noche desconsoladísimo; llegó un viejo,
preguntóme: ¿Qué haceis aquí, gentil hombre? Respondí: Tengo este poste
que no se caiga, ¿por qué lo pregunta? Porque si no teneis, dijo,
donde dormir, allí hay un banco de un tundidor, y os podeis acostar
en aquella borra. Y esa borra, dije yo, ¿podrá borrar mis borrones y
desdichas? ¿Pues tan temprano os quejais de ella? dijo el buen hombre.
¿No quiere que me queje, respondí yo, si desde que salí de casa de mi
padre todo ha sido infelicidades? ¿De dónde sois? preguntó. De muchas
leguas de aquí, respondí yo. Mirad, hijo, dijo; para los hombres se
hicieron los trabajos, y quien no tiene ánimo para resistirlos, en
ellos perece; que comenzando tan temprano á sentirlos se os harán más
fáciles cuando seais hombre: los que se andan ovachones no tienen
esperiencia de cosas, y así nunca estiman el bien, que el trabajo
habilita á un hombre, y le hace capaz para todas las cosas: yo salí de
casa de mis padres de vuestra edad, y por mi virtud he llegado á tener
un oficio muy honrado de almotacen de esta ciudad. Bien adelante ha
pasado, dije yo, no se deshaga de él; pero quien no tiene blanca, ¿cómo
podrá pasar tan adelante? Si sois de tantas leguas, dijo, como decís,
no es maravilla haber gastado, y pasado trabajos. ¿Dónde es vuestra
tierra? En la Torre Pero Gil, respondí; rióse, y díjele: ¿Parécele
que para contar trabajos es poco tiempo? Así como salí, que fué de
noche, me colé en una viña, donde metí tanta uva llena de rocío, que
si no buscára por donde salir, reventára, y no pudiera llegar á Úbeda,
y ya que llegué con este trabajo me sucedió jugar cuatro reales que
traia, y quedarme sin dineros y con hambre y mucha sed, sin posada y
cama. Pues id, dijo, allí, y la hallareis. Fuí, y acomodando la borra,
tendíme sobre ella; parece que descansé un poco, y á media noche fué
tan grande la mudanza de la serenidad en borrasca y viento, que pensé
no llegar á la mañana, porque el aire furioso entraba en el banco,
haciendo polvo de la borra para los ojos, y charco de agua para todo el
cuerpo: y sobre todo, los cochinos que andaban paseándose y buscando la
vida por aquellas calles, acudieron á los bancos de los tundidores á
repararse de la tempestad, y pensando que estaba solo el mio, entraron
gruñendo una docena de ellos, hocicando en la borra, que aínas me
borráran toda la cara; pero sufrílos y halaguélos, por el abrigo que me
causaban, y aunque con ofensa de las dos ventanas, llegué á la mañana,
no muy limpio ni oloroso, pero con algunos palos, porque el mozo del
tundidor antes de amanecer llegó á echar los cochinos con una varilla
de fresno de tres dedos de gordo, y pensando que daba en ellos, pegaba
tambien en mis espaldas, con que se me quitó el sueño y la pereza.
Pasé mi trabajo, aunque él no se me pasó, porque siempre iba de mal en
peor, que adonde quiera que iba, ó me buscaba el mal, ó yo lo buscaba
á él: que los muchachos mal inclinados, en tanto son buenos, en cuanto
la fuerza les hace que no sean malos. Fuíme de Úbeda á Córdoba, donde
topé un fraile mozo que iba á estudiar á Alcalá, y diciéndome si queria
acompañarle, le dije: Que de muy buena gana, porque comia y bebia
muy bien de limosna, que por los pueblos y ventas le daban. Agradóle
tanto mi bachillería, que me alabó mucho en un monasterio de su órden,
donde me dieron el hábito con mucho gusto. La tentacion de hambre que
pasan los novicios, aunque la oía decir, no la creia hasta que la
esperimenté, que cuando acabábamos de comer, cogíale al refitolero
un panecillo para comer entre dia; pero á la segunda vez que lo hice
me lo cogieron, tratándome mal. Usé una traza muy buena, que hinqué
cinco ó seis clavos por la parte de abajo en las tablas de mi cama,
y en cogiendo el panecillo iba corriendo y espetábale en un clavo de
aquellos; venian tras de mí, y como no lo hallaban, echaban la culpa á
otro.

Pasé de esta manera algunos dias, con que almorzaba y merendaba á
mi gusto, y otros por mi culpa lo padecian: y estuviera hasta hoy
secreto, si no fuera por una travesura que hice contra el maestro
de novicios, que habiéndole enviado un tabaque ó canastillo de unas
tortas hermosísimas de bizcochos, le cogí dos en volviendo la cabeza,
y fingiendo que iba á otra cosa, fuí en un instante y espetélas en
los clavos: volví muy mesurado, púseme á leer, echó menos las tortas
y fué de presto á mi cama: miróme todo el cuerpo y los librillos, y
no hallando lo que buscaba, quiso ver si estaba debajo de la cama,
metiendo la mitad del cuerpo, y al fin dijo: Aquí no hay nada, vamos
á otra parte: estaba yo ya muy seguro y muy contento; pero al tiempo
que fué á sacar la cabeza de debajo de la cama, topó con el colodrillo
en un clavo de aquellos, y como se lastimó, miró lo que era, y halló
en los clavos sus tortas y mis panecillos. Asiéronme, poniéndome el
cuerpo como tablilla de pintor; mire vuesa merced si es mejor la correa
que el correo. Dejáronme aquella noche, á su parecer, que no podria
volver sobre mí; pero yo cogí mi hatillo, y aviándome hácia el camino,
enviaron tras mí dos mozos que servian al monasterio como donados,
y por saber la tierra mejor que yo, cogiéronme la delantera tan de
mañana, que cuando salí los ví de lejos puestos en lugar que no tenia
remedio sino que me habian de coger, pero como la necesidad es tan
grande trazadora de remedios, hallélo en un colmenar que estaba junto
al camino; y así como los ví entréme en el colmenar, derribando más
de veinte colmenas, y poniéndome entre ellas, sin hacer movimiento
poco ni mucho, porque las abejas no acometen sino á quien lo hace, y
entrando ellos á acometer, las abejas, por defender su jurisdiccion,
los recibieron con sus armas al tiempo del asalto de las murallas, y
como ellos se defendieron con las manos, cuanto más jugaban de ellas,
tanto mayor número de abejas acudia. Alborotado el ejército y puesto en
arma, desampararon las tiendas de la retaguardia, y viniendo á socorrer
la vanguardia, fué tan grande el concurso, que les hacian sombra á los
pobres verdugos. Yo, vista la batalla que por mí se habia trabado, y
viendo la seguridad con que podia escabullirme, con el mayor silencio
que pude, me salí á gatas del real por entre unas jaras, que para
encubrirme estaban más espesas que las abejas para mis contrarios,
que entrándoseles por las muñecas y pescuezo, no les daban lugar á la
defensa. Aunque lo primero que hicieron fué cargar tan increible número
á la frente y ojos, que un momento los cegaron de manera que cuando
quisieron salir ya no acertaron, ni veian por dónde. Acudió el dueño
del colmenar á sosegar sus soldados, armado con sus armas defensivas,
y halló de suerte á los miserables mozos, aporreados y llenos de
chichones, que en lugar de reñirles el daño hecho en su real, hubo
de sacarlos muy lejos de la gente alterada y colérica, porque no los
acabasen de matar. Seis dias há que vengo huyendo de los azotes que me
habian de pegar si me cogieran. Entretuvo el muchacho toda la gente de
la venta con sus sucesos con gusto y risa. Yo le dije: Al fin hallaste
misericordia en las abejas, que haber sido sin daño de tercero, fuera
el más feliz suceso del mundo: pero como tenemos más obligacion á
nosotros propios naturalmente que á los otros, buscamos remedio para
nuestros daños en los agenos, aunque ha de procurar un hombre su
bien sin mal del prójimo, porque lo demás es contra caridad. Dijo el
muchacho: Sea como fuere, que siempre oí decir que tiene un hombre
obligacion de guardarse á sí propio: que un cordero mató á un lobo por
huir de él en una trampa que habia puesto el pastor muy encubierta de
yerba, con una culebra muerta puesta encima. Vió el lobo que venia
muy determinado á cogerlo, y corriendo el cordero hácia donde estaba
su pastor, cuando llegó á la trampa, vió la culebra, y espantóse de
ella, dió en la trampa, y quebróse las piernas. Y si un cordero sabe
defenderse con daño ageno, ¿por qué no lo hará un hombre? Con esto se
fué cada uno á su cama, espantados de la bachillería del muchacho.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XVI.


Salimos de la venta, y aunque gustáramos llevar al muchacho con
nosotros, él andaba tan poco, que el oidor le dió dineros para que
se fuese á su espacio. Ya que habia salido á puerto de claridad ó de
seguridad, y admirándome de la diversidad de los ingenios, dije: ¡Cuán
pocas esperanzas se pueden tener de estos muchachos que muestran en sus
principios agudeza y bachillería, que no les queda profundidad para las
cosas de veras y de substancia! El entendimiento capaz de las cosas,
nunca anda vacilando ni variando en cosas de poco momento: que á los
principios, para conmigo, da mayores esperanzas el que comienza más
callado que no el que descubre con locuacidad todo cuanto tiene en el
alma. Que siendo el entendimiento la más principal parte de ella, y no
siendo ella habladora, tampoco lo será el buen entendimiento. Cuando
un hombre está ya sazonado, y habilitado el ingenio en las veras, y
con la experiencia, bien enterado en la verdad, que sea locuaz, tiene
caudal para serlo; pero que no teniendo esta capacidad bien fundada sea
hablador y atrevido, ni creo en él, ni en quien hiciere mucho caso
de él: pero con todo eso, estos que hablan mucho son para la soledad
del camino de provecho, porque si los oyen entretienen, y si no los
oyen, dan lugar á que mientras hablan piense cada uno en su negocio.
El oidor disputó un rato muy doctamente del entendimiento, la memoria
y la imaginativa, que no es para este lugar, y todo el camino me fué
preguntando por cosas de Márcos Obregon con grande aficion. Llegamos
á Córdoba, donde fué forzoso el apartarnos, y me rogó encarecidamente
al separarnos que le dijese el deseo que tenia de conocerlo, y que
si algun tiempo fuese á Sevilla, fuese derecho á su casa. Y con esto
llegando á la puente del Guadalquivir, dividímonos cada uno por su
camino, y en habiéndonos apartado cosa de cien pasos, yo le dije recio,
que lo pudiese oir: Señor oidor, yo soy Márcos de Obregon; y picando
con toda la priesa posible, cogí el camino de Málaga ó de Gibraltar,
que á uno de estos lugares era mi viaje. El oidor quiso volver á
llamarme, y como yo me dí priesa, fué diciendo á sus criados: No en
balde me hallaba yo tan bien con la compañía de este hombre, que cierto
le he cobrado un amor, sin saber quién era, que haria cualquiera cosa
por él. Yo me avié á una de estas ciudades, de cuya templanza yo tenia
satisfaccion que para la vejez son apacibles, por el poco frio que hace
en ellas; y por la variedad que tienen consigo los puertos de mar, por
la cercanía y correspondencia que tienen con África, fuera de tener
lugares acomodados para la soledad. Llegué á Málaga en tiempo que habia
llegado el mismo dia el bergantin del Peñon, de que era capitan Juan de
Loja, muy valiente soldado, que habia recibido y dado muchas heridas á
moros y turcos, y traia una presa muy apacible. Fuíle á ver por ser muy
amigo mio, y dándonos los parabienes cada uno de la venida del otro,
me dijo que habia topado con un barco muy trabajado de una borrasca, y
habia cogido en él una doncella turca y un gentil hombre, que debian
de ser hermanos, ella muy hermosa, y el mozo de gallardo talle y algo
españolados, tanto que se habian espantado por ser nacidos en África,
é hijos de infieles. Roguéle que me los mostrase, por tenerles muy
guardados, para hacer un presente de ellos. Él me dijo: Antes, pues
habeis estado en Argel, quiero que sin veros los oigais hablar, por
ver si tratan verdad. Entró donde estaban, quedándome yo á la puerta,
y díjoles: Contadme la verdad de vuestra historia, ya que es forzoso
vuestro cautiverio, para que conforme á esto os haga el tratamiento que
merecen vuestras personas. Estaba el mozo muy triste, y la doncella
deshecha en lágrimas, suspiros y sollozos; consolándolos su amo, el
mozo dijo de esta manera: Que la privacion de la preciosa libertad nos
traiga tristes y afligidos, la misma naturaleza lo pide; que carezcamos
de nuestra tierra, padres y regalos que poseimos, por fuerza se ha
de sentir; que dejásemos hacienda, esclavos y grandeza de nuestra
voluntad, soledad nos causa; pero que no consigamos el intento á que
venimos, nos arranca el corazon del pecho.

Mi hermana y yo, que lo somos cierto, nacimos en Argel, somos hijos
de un español que del reino de Valencia se pasó á Argel. Casóse con
nuestra madre, que es turca de nacion. Es nuestro padre corsario que
trae por la mar dos galeotas suyas, con que ha hecho mucho mal á
cristianos. Entre los cautivos que robó en España, vino uno á quien
nuestro padre nos dió para maestro de la lengua y letras españolas, que
como nos encarecia tanto las cosas de su tierra, nos encendia en amor y
deseo de ver y haber lo que tanto estimaba: este esclavo español se dió
tan buena priesa en la doctrina que nos enseñó, que dentro de pocos
dias teníamos aborrecida la que habíamos mamado en la leche, y abrazada
en el corazon la del bautismo. Si yo nombraba á Jesus, mi hermana á
su madre María: no teníamos otra comunicacion sino esta. Hicimos voto
en voz de vivir y morir en la religion cristiana. Diónos palabra este
esclavo de buscar modo cómo nos bautizásemos. Han pasado ocho años que
fué á su tierra, y al cabo de estos nos dijeron que en saliendo de
Argel lo habian cautivado las galeras de Génova, y le habian muerto
entendiendo que era nuestro padre. Desconfiados ya de su aviso ó
venida, determinamos de buscar por otra parte remedio. En este tiempo,
como ya mi hermana tenia edad para tomar estado, y yo era el mayorazgo
de aquella hacienda, concertó nuestro padre con un turco muy rico, que
tenia hijo é hija de nuestra edad, de trocar y casar hijo con hija, é
hija con hijo, y habia sido este deseo general en todo Argel, porque
aunque tenia mi hermana y yo libertad con riqueza, nunca nos vió nadie
con resabios de tales, que si bien éramos estimados, ella por su mucha
hermosura, y yo por sucesion de mi hacienda, nunca nos empeció que
olvidásemos la libertad cristiana que nos enseñó nuestro maestro, y por
brevedad de nuestras desdichas, viendo tan cerca nuestros casamientos
por donde habíamos de borrar de nuestra alma los ardientes deseos que
conservábamos en el pecho; mi hermana y yo aguardamos á que nuestro
padre hiciese una jornada hácia levante para traer alguna presa con que
enriquecer más nuestro nuevo estado, y en echando las galeotas al agua,
nos fuimos á una heredad, y comunicando el caso con cuatro esclavos
españoles, dos turcos, y seis italianos prácticos en toda la costa de
España; y estando mi madre segura y descuidada, por estar mi hermana en
mi compañía, cogimos al anochecer un barco, y con todo el silencio del
mundo, batiendo los remos fuertemente, nos dimos tan buena priesa, que
al amanecer descubrimos la costa de Valencia; pero yendo con esta buena
suerte, nos vino un viento de hácia levante que nos hizo bajar la vela,
y nos echó hácia poniente con tanta furia, que no fuimos señores del
barco, porque venian sobre nosotros tan levantados montes y breñas de
agua, que mil veces nos vimos debajo de las olas sumergidos; y como yo
y mis criados llevábamos el cuidado puesto más en salvar á mi hermana
que á nosotros propios, una vez esperando un peñasco de agua que venia
á tragarnos, tendióse ella de bruces sobre el suelo del barco, y á
cuatro que se pusieron á resistir la fuerza por que no llegase á ella,
se les sorbió la ola, y nunca más parecieron. Rendímonos á lo que el
cielo ordenase despues de haber atado á mi hermana, de suerte que no se
la llevasen las olas aunque padeciese naufragios el barco, y á los que
llevaban los remos en las manos, se los arrancó de ellas el soberbio
viento, dejándoles los brazos mancos. Yo, visto que solo Dios podia
socorrernos, mandéles que no hiciesen defensa, porque el barco sobre
aquellas poderosas olas, andaba como cáscara de nuez, siempre encima,
aunque una vez, viendo que se volvia boca arriba, yo me abracé con mi
hermana, que me valió la vida, porque á los demás que iban sueltos los
voló, sino fueron á dos que se asieron á los dos bordes del barco.
Vino á sosegarse un poco el viento, pero las olas movidas del levante
inexorable quedaron por dos dias en su fuerza, andando sin gobierno
cinco ó seis dias, sin poder comer lo poco que nos habia quedado: como
no tenia remos, ni quien los gobernase, acordéme que aquel nuestro ayo
ó esclavo nos dijo, que los que se encomendaban á Dios, tomando el
sagrado bautismo, habian de pasar los trabajos con mucha paciencia y
esperanza; y consolámonos con esto. Mi hermana vuelta en sí comenzó
con muchas veras á rezar en un rosario que le habia dejado Márcos de
Obregon, que así se llamaba nuestro maestro, y en esto descubrimos
vuestro barco, no con intento de ponernos en defensa, que aquellos dos
turcos que vuestro valeroso brazo mató, los traíamos ya con celo de
bautizarse: llegamos á tierra de cristianos, donde suplicamos á Dios
nos dé paciencia y nos cumpla nuestro deseo. Acabó su razonamiento,
y la hermana no el llanto que habia comenzado desde el principio del
cuento. El capitan, piadoso y enternecido, les dijo: Si lo que habeis
contado con tanta terneza es verdad, yo os daré libertad y todas las
joyas que tengo vuestras, y les dijo: ¿Conocereis á Márcos de Obregon
si lo veis? Respondió la doncella: ¿Cómo lo habemos de ver si es
muerto? Dijo el capitan: Salid afuera, y mirad si es alguno de los
hombres que están ahí. Alborotáronse confusos entre esperanza y temor,
y la doncella con mayor turbacion, porque el amor hizo memoria de lo
pasado, y la religion le facilitó su ardiente deseo de ver á quien los
habia enseñado; salieron afuera, y en viéndome se arrojaron á mis piés,
llamándome padre, maestro y señor; quedé en éxtasis por algun espacio
sin poder hacer otra accion sino admirarme, afirmando que cuanto habian
contado era verdad: en sosegándome de la súbita alteracion, lloré
tiernamente con ellos, que tambien el contento tiene sus lágrimas
piadosas, como el pesar congojosas: el capitan quedó espantado del
caso, y habiéndoles consolado con sus palabras y mi presencia, les
dijo: No quiera Dios que yo cautive á cristianos; libertad teneis,
y vuestras joyas, de que yo he sido no poseedor, sino depositario
veislas aquí (entre las cuales ví un rosario que yo le habia dado á la
doncella), usad de la libertad cristiana, pues tan venturosos habeis
sido en llegar á ejecutar vuestro soberano intento. La alegría que yo
sentí en ver aquellas dos prendas, que en mis trabajos y cautiverio
me alentaron y consolaron, me volvió, si se puede decir, á la mocedad
pasada: que el pecho con alegría entretiene la vida; y la alegría
fundada en bien, engendra paz en el alma. Hablé grandes ratos con
ellos de mis trabajos y sus consuelos, que siendo pasados, bien pueden
traerse á la memoria, pues causan, á la medida del pasado mal, la
presente alegría. Los virtuosos mozos cobraron tanta en verme, que se
les borró del rostro la tristeza del trabajo pasado. Dimos órden en su
vida con ayudarles á cumplir lo que tanto deseaban; y fué la mudanza
de sus acciones exteriores tan conocida, que nos dió ejemplo de vida á
todos. Aviáronse á Valencia á conocer los parientes de su padre, donde
vivieron con tanto consuelo del alma, que tuve nueva que acabaron sus
vidas con grande ejemplo de virtud cristiana.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XVII.


Parecióme que para la quietud que yo deseaba, el bullicio de Málaga, y
las ocasiones de la tierra y mar, con el apacible trato de la gente,
siendo yo conocido en ella, no se podia hallar á la medida de mi deseo,
y la ejecucion del intento principal; fuíme á la Sauceda de Ronda,
donde hay lugares y soledades tan remotas, que puede un hombre vivir
muchos años sin ser visto ni encontrado si él no quiere. Púsome en
camino un buen hombre, y porque no pasase sin trabajo, llegando á la
Sabinilla, se desembarcaron dos bergantines de turcos, saltaron en
tierra, y cogieron pescadores y vaqueros, cuantos hallaron por allí;
porque aunque habian hecho ahumadas, no las echamos de ver hasta que
dimos en manos de los moros, que nos maniataron y llevaron á los
bergantines; pero de verse tan señores de la tierra, descuidáronse,
hinchando las panzas de vino de lo que hallaron en una hacienda de
pesca; de manera que todos, ó la mayor parte se emborracharon; dan
sobre ellos la gente de Estepona y Casares, y los demás que vivian
cerca viniendo al rebato, cautivando y matando, se escaparon muy
pocos. Los que estábamos en los bergantines maniatados, pedimos á los
guardas, que si querian vivir nos desatasen y echasen en tierra; lo
cual hicieron, y les valió para poderse aviar, porque desatando á un
vaquero con los dientes, hombre de fuerza y ánimo, cogió un remo como
si fuera una vara de medir, y jugando de él, hizo que nos desatasen á
todos y nos echasen en tierra. Afligíme de nuevo, acordándome de mis
trabajos de mar y tierra, que aunque han sido muchos, siempre hallé
piedad y misericordia en ellos, como en este, que viéndome un hombre
anciano en edad, aunque robusto y fuerte en las acciones de hombre de
valor, vecino de la villa de Casares, que decian ser un Abraham en
piedad, porque su casa y hacienda era siempre para hospedar peregrinos
y caminantes; llegóse á mí, y dijo: Aunque siempre la piedad me llama á
semejantes cosas, ahora parece que me hace más fuerza que otras veces,
viéndoos afligido y con edad; idos conmigo á mi casa, que aunque es
pobre de hacienda, es abundantísima de voluntad, y nadie hay en ella
que no se incline á piedad tan entrañablemente como yo: no solamente mi
mujer é hijos, pero criados y esclavos, que tanto tiene el hospedaje
de bueno, cuanto tiene de concordia en el amor de todos. ¿Cómo es el
nombre, pregunté yo, de quien tanta piedad usa conmigo? que fuera de
la caridad, que tanto resplandece en vuestra persona, hay en mí otra
fuerza superior que me abrasa el pecho en amaros. Yo, respondió, soy
un hombre no conocido por partes que en mí resplandezcan, contento con
el estado en que Dios me puso, pobre bien intencionado, sin envidia al
bien ageno, ni de las grandezas que suelen estimarse; trato con los
mayores con sencillez y humildad, con los iguales como hermano, con
todos los sugetos como padre. Alégrome cuando hallo mis vaquillas
cabales, castro mis colmenas, hablando con las abejas como si fueran
personas que me entendiesen; no me pongo á juzgar lo que otros hacen,
porque todo me parece bueno; si oigo decir mal de una persona, mudo
conversacion en materia que les pueda divertir; hago el bien que puedo
con lo poco que tengo, que es más de lo que yo merezco, que con esto
paso una vida quieta, y sin enemistades que destruyen la vida. Dichoso
vos, dije yo, que sin andar contemporizando las pompas y soberbias del
mundo, habeis alcanzado lo que todos desean poseer. ¿Pues cómo habeis
caminado á tan quieta vida? Respondió: No desprecio de lo propio, no
envidio lo ageno, no confio en lo dudoso, no reparo en recibir lo que
viene sin alteracion de ánimo. Quien tal estado alcanza, dije yo, bien
es que publique su nombre. No es mi nombre, dijo, de los conocidos
por el mundo, sino á la manera de mi persona, llámome Pedro Jimenez
Espinel. Dióme una aldabada en el corazon, pero soseguéme, prosiguiendo
en la conversacion para entretener el camino hasta llegar al lugar; y
preguntéle: ¿Y con esa vida tan segura teneis alguna pesadumbre que
os inquiete? Por Dios, señor, respondió, si no es cuando no hallo la
hacienda bien hecha, ó la comida por aderezar, no tengo pesadumbre,
y esa con leer el Memorial de la vida cristiana de fray Luis de
Granada, se me quita como por la mano. ¡Cuántos filósofos, dije yo, han
procurado esa sencillez y no la poseyeron con cuantas observaciones
han tenido en los preceptos de la filosofía moral y natural! No me
espanto, dijo el buen hombre, que como la mucha ciencia engendra en
los hombres algun desvanecimiento, sin humildad no se puede alcanzar
esta vida, que como yo soy ignorante, abracéme desde mi niñez con
la virtud de paciencia y humildad que conocí en mis padres, y héme
hallado bien con ella; pero pues habeis andado por el mundo, podrá
ser que hayais conocido por allá un sobrino mio que há muchos años no
sabemos de él, que segun nos han dicho, anda en Italia, y á cuantos
hospedo en mi casa, fuera de ser la obra buena, en parte lo hago por
saber de mi sobrino. ¿Cómo se llama? pregunté, y respondióme con mi
propio nombre. Sí le conozco, dije, y es el mayor amigo que tengo en el
mundo. Él es vivo, y está en España, y bien cerca de aquí; donde sin
andar mucho le podreis ver y hablar. Holguéme en el alma de conocer
mi sangre, y tan bien fundada en las virtudes morales cristianas, que
pudiera yo imitarle si fuera tan puesto en la verdad de las cosas como
era razon. Él se holgó de las nuevas que le dí, aunque por entonces no
me dí á conocer hasta que hube mudado estado. Que realmente la carne y
sangre, y tan cercana como esa, tiene algo de estorbo para la ejecucion
de los intentos buenos que apetecen soledad. De todos los valerosos
hombres en religion tenemos noticia que han huido á los desiertos de
la compañía de parientes y amigos que pueden ser impedimento para los
buenos fines. Los actos del alma en la soledad están más desembarazados
y libres. Obras de ingenio no quieren compañía. El vicio tiene menos
fuerza cuando las ocasiones son menos. Las más escelentes obras de
varones señalados se han fraguado en las soledades. Y quien quisiere
adelantarse en cosas de virtud, ora sea en ejercitarla, ora sea en
escribir de ella, se hallará más fácil y pronto para semejantes
acciones. Y aunque la soledad por sí no es buena, no está solo quien
tiene á Dios por compañero.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XVIII.


Y para cortar razones, llegué á la Sauceda, donde lo primero que
encontré fueron tres vaqueros con muy largas escopetas, que me dijeron:
Apéese del macho. Yo les repliqué: Mejor me hallo á caballo que á pié.
Pues si tan bien se halla, dijeron ellos, cómprenoslo. Eso seria, dije
yo, quedar sin macho y sin los dineros que no tengo. ¿Quién son vuesas
mercedes, que me venden el macho que yo compré en Madrid? Despues lo
sabrá, respondieron, y ahora apéese. Cierto, dije yo, que me huelgo,
porque no he visto más mala bestia en mi vida, maliciosa, ciega y llena
de esparavanes, y con más años acuestas que una palma vieja, tropieza
cada momento, y se arroja en el suelo sin pedir licencia; solo una
cosa tiene buena, que si le ponen un alcalí de cebada no se moverá
hasta tener sed. Pues con todas estas faltas lo queremos, dijeron. Al
fin me bajé de ella, y rindiéndoles las faldriqueras, como no hallaron
substancia en ellas, dijeron que habian de desollar al macho, y meterme
en el pellejo si no les daba dineros. ¿Pues soy yo cofre, les dije,
que me quieren aforrar del pellejo del macho? ¿ó quieren abrigarme
por el frio que me ha causado el temor de ver las escopetas? Con el
buen ánimo que conocieron en mí, se desenconaron del ruin que ellos
tenian; y porque al mismo tiempo venian otros cinco ó seis furiosos
por asir á un hombre que se defendia de ellos valerosamente, dando y
recibiendo heridas, á los cuales mandó su caudillo que no le matasen,
porque tan valiente hombre seria bueno para su compañía; mas él, con
valeroso pecho, dijo que no queria sino que le matasen si pudiesen.
¿Por qué? preguntó su cabeza, aquietándoles y sosegando á él. Porque
á quien tal desdicha como á mí le ha sucedido, no há menester vivir.
Miré al hombre, y pareciéndome que era el doctor Sagredo, á quien yo
habia comunicado en Madrid, aunque con trage diferente, porque él era
médico, y allí venia como soldado desgarrado, pero siempre hombre muy
de hecho, y así no me determiné en que fuese él mismo. Sosegáronse, y
él con grandes ansias reprehendia la piedad de los salteadores porque
no le mataron, y con ardientes suspiros clamaba al cielo, diciendo:
¡Oh rigores de las estrellas, desdichas entrañables solamente mias,
mudanzas de fortuna, planetas verdugos de mi quietud y sosiego, que
habiéndome librado de tan inmensos peligros por mares y tierras no
conocidas, me viniese á tragar la furia del mar mi dulce compañía,
mi regalada esposa, despues de haberme seguido y acompañado en tan
importunos trabajos, y que fuese yo tan para poco que no me arrojase
en las levantadas olas para acompañar en la muerte á quien me acompañó
en la vida! Tantas ternezas dijo, que movió á compasion á la más
mala canalla que habia en el mundo en aquel tiempo, que en hábito de
vaqueros andaban trescientos hombres robando y salteando á quien no
se defendia, y matando á quien se defendia. Juntáronse á consejo cosa
de ciento que se hallaron allí con el caudillo, para tratar de cierta
sospecha que traian de que Su Magestad queria remediar aquel fuego que
se iba encendiendo con tan exorbitantes daños como se descubrian en
toda la Andalucía á cada momento, y juntamente sentenciar qué habian de
hacer de muchos que tenian en cuevas presos. Y entretanto nos pusieron
al doctor Sagredo y á mí con otros dos en una cueva, fácil para entrar,
y para salir imposible, aunque tenia bastante claridad, que por entre
la espesura de los encumbrados árboles entraba en la cueva. Y viéndome
en aquella afliccion, por no estar en triste silencio, le pregunté:
Señor, ya que estamos en un trabajo, y padeciendo un mismo agravio, os
suplico me digais si sois el doctor Sagredo. Alborotóse, y replicóme:
¿Quién sois vos que me lo preguntais, y dónde me conocísteis? Yo soy,
le respondí, Márcos de Obregon. No lo acabé de pronunciar, cuando
echándome los brazos al cuello, me dijo: ¡Ay padre de mi alma! ya
murió vuestra querida y regalada; ya murió mi amada esposa; ya murió
doña Mergelina de Aybar; ya murió todo mi bien y mi compañía. Ya no
soy el doctor Sagredo, sino una sombra del que solia, hasta que llegue
la disolucion de este miserable cuerpo. ¡Ay mi consejero leal, y cuán
mal me aproveché de vuestra doctrina para verme ahora en la soledad
que me aflige y atormenta el alma, si no es que el inmenso Dios, tras
tantos infortunios, sea servido de ponerme en esta mazmorra con vuestra
compañía para que muera con algun alivio y refrigerio, que despues que
de ella me aparté, se apartó de mí todo lo que podia estarme bien!
¿Pues cómo y cuándo, dije yo, y dónde murió aquella prenda tan amada
vuestra, y alabada por su hermosura de todo el mundo? Ninguna fuerza
pudiera haber tan grande para mí en lo descubierto como la vuestra para
contar desdichas, y que tanto me atormentan la memoria. Pero pues no
sabemos el fin que nos está guardado en esta esquiva prision, y estando
tan cierto que renovar mis desventuras á quien las ha de sentir, y no
burlarse de ellas, puede aligerar tan pesada carga, tomaré el principio
de lo que lo fué de mi total ruina.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XIX.


Luego que, por mi desgracia, salí de aquella reina del mundo, Madrid, ó
madre universal, en el primer pueblo á donde llegué ví tocar cajas que
hacian gente por mandado de Felipe II, para ir á descubrir el estrecho
de Magallanes; y como yo nací más inclinado á las armas que á los
libros, dí con ellos á un lado; y con el ánimo alterado, arrimándome á
un capitan amigo mio, eché mi caudal en armas y en vestidos de soldado,
que no le parecieron mal á doña Mergelina, que con ver que ella gustaba
de ello me incliné más á seguir aquel modo de vida, llevándola en mi
compañía, por quererlo ella, y por desearlo yo, que muchos hombres
casados fueron á la misma jornada, porque la intencion de Su Majestad
era poblar aquel estrecho de vasallos suyos, y pluguiera á Dios me lo
estorbara, que yo tenia mi voluntad tan subordinada á la suya, que
sin su beneplácito no me arrojara tan inconsideradamente á profesion
tan llena de miserias y necesidades. Embarcámonos en Sanlúcar, que
voy abreviando, y llegando al golfo de las Yeguas fué tan desatada y
terrible la tormenta que nos sobrevino, que por poco no quedára tabla
en que salvarnos; pero por la prudencia de Diego Flores de Valdés,
general de la flota, volviendo las espaldas á la tormenta, tornamos
á invernar á Cádiz primera vez, de donde salimos, y con grandes
incomodidades llegamos á la costa del Brasil, invernando segunda vez en
San Sebastian, á la boca del rio Ganero, muy ancho y estendido puerto.
Estuvimos allí algun espacio, admirándonos de ver aquellos indios
desnudos, y tanta abundancia de ellos, que bastára para poblar otro
mundo. Solian desaparecerse algunos de ellos, sin saber qué se hacian,
y un valeroso mancebo, mestizo portugués é indio, determinóse de buscar
el fin de tantas personas como faltaban, y embrazando una rodela de
punta de diamante, y una muy gentil espada, se fué por la orilla del
ancho mar: vió de lejos un mónstruo marino que estaba esperando algun
indio para cogerle, y que llegando cerca, puesto en piés el mónstruo,
porque antes estaba de rodillas, era tan grande, que el portugués no
le llegaba al medio cuerpo, y cuando el mónstruo le vió cerca, cerró
con él pensando llevarle adentro, como hacia con los demás. Pero el
valeroso mozo, poniendo la rodela adelante, y jugando la espada,
defendióse lo mejor que pudo, aunque las conchas de la bestia marina
eran tan duras que no le pudo herir por alguna parte. Los golpes que
el mónstruo le daba eran tan pesados que no los osaba esperar, hasta
que dió en ponerle delante la punta del diamante, apuntando á las
coyunturas de los brazos, por donde el mónstruo recibió tanto daño que
se iba desangrando: y habiendo durado esta pesca grande rato, al fin
cayeron ambos muertos. Fueron á buscar al animoso mozo, y hallaron uno
caido á una parte, y otro á otra. El capitan Juan Gutierrez de Sama y
yo vimos el cuerpo del espantable mónstruo, y otros muchos españoles,
con grande admiracion. El mar por allí tiene muchos bajíos y muchas
islas; en una de ellas vimos una serpiente de las que por acá nos
pintan para espantarnos, que tenia el hocico á manera de galgo, largo,
y con muchos dientes agudísimos; alas grandes de carne, como las de los
murciélagos, el cuerpo y pecho grandes, la cola como una viga pequeña
enroscada, dos piés, ó manos con uñas, el aspecto terrible. Encaramos
cuatro escopetas hácia ella, porque estaba en una fuente que por el
remanente íbamos á buscar para beber. Yo fuí de parecer que cuando la
matásemos ella mataria á alguno de nosotros, y así la dejamos, porque
ella en viéndonos se entró por la espesura del monte, dejando un rastro
muy ancho como de una viga. Mas como no me importaba, ni importa para
mi discurso, no digo muchas monstruosidades que vimos. Seguimos desde
allí el camino ó viaje del estrecho, por el mes de enero y febrero,
cuando allá comienza el verano, con muchos vientos contrarios,
oponiéndonos á recias corrientes, que ó por cerros altísimos, y canales
que hay debajo del agua, ó por vientos furiosos que la mueven, nos
hacian tantas contradicciones, que muchas naos padecieron tormentas,
y algunas naufragio, sin poderse socorrer unas á otras. Entre las que
padecieron naufragio fué la que llevaba mi esposa y á mí, que aunque
soltaron pieza, ó no nos oyeron, ó no pudieron socorrernos, sino fué
una que iba á vista de la nuestra, que compadecidos los marineros,
contra su costumbre, de nosotros, acudieron á tan buen tiempo que
pudo salvarse la ropa y las personas antes que del todo se hundiese.
Los soldados y marineros, despues de haberse anegado nuestro navío, y
pasado al otro, acudieron á regalar á la mal malograda de mi esposa,
que aunque era tan varonil, el temor de la tragada muerte la tenia
turbada, y así fué parecer de todos que no siguiésemos la armada hasta
ver que la gente hubiese respirado del trabajo pasado. Descubrióse una
isla despoblada, adonde con algun trabajo pudimos arribar. Reparámonos
del cansancio y trabajo, hicimos agua, que la hallamos muy buena, y
algunas frutillas con que nos refrescamos, y dentro de quince dias nos
hicimos á la vela siguiendo la flota, que no pudimos alcanzar. Llegamos
á vista del estrecho, despues de haber andado perdidos mucho tiempo.
Descubriéronse grandes y altas sierras, con muchos árboles frutales,
y infinita caza, segun supimos de pobladores que dejó allí la armada,
aunque ni saltamos en tierra, ni nuestra cabeza lo consintió por volver
á seguir la flota.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XX.


Estando esperando viento para volver la proa, vimos venir muchísimas
aves en aquella parte del estrecho, donde habia unos hombrezuelos
pequeños de estatura, porque en la otra son altísimos y membrudos, que
casi las aves se señorean de la tierra, de manera que los hombrecitos
huian de ellas; nos vino un viento tan poderoso, que nos hizo pasar
el estrecho sin poderle resistir, con grandes daños del navío, porque
siendo la orilla muy llena de bajíos, íbamos casi arrastrando por la
arena las áncoras, fuera de no estar el estrecho llano como el de
Gibraltar, sino haciendo combas y senos, y topando en las áncoras que
habia dejado la arena por allí. La presteza del viento fué tanta y
tan sin pensar, que no tuvieron los marineros traza para defender al
navío. Pasamos de la otra parte con todos estos peligros de golpes
que el navío daba, y duró tanto, que nos rompió las velas mayores,
aunque las demás se amainaron, dejaron el trinquete de proa para que
la inmensa furia del aire nos llevase adonde quisiese, sin poder
dar bordo ni ver lugar adonde pudiésemos tener recurso ni socorro.
Al fin anduvimos seis meses perdidos, faltando ya todo lo necesario
para conservar la vida, arrojados y sacudidos de las olas por tan
inmensos mares, de nadie conocidos y navegados, perdida la esperanza
y el gobierno sin saber hácia dónde caminábamos, dispuestos cada dia
para ser manjar de mónstruos espantables, fuera de nuestro elemento,
y acabadas ya comida y bebida, de suerte que no habia quedado cuero
de maleta que no hubiese sido dulcísimo mantenimiento de su dueño,
si se las dejaban comer á solas, con un temor horrible, de imaginar
la sepultura que teníamos abierta en las no habitadas cavernas del
profundo mar, ó en las hambrientas entrañas de sus indomables bestias.
Creyendo que ya todo el mundo hubiese tornado á ser agua otra vez por
el diluvio general, comenzaron todos á decir en un grito: ¡Tierra,
tierra, tierra! porque descubrimos una isla de tan altos riscos
cercada, y ellos adornados de tan levantados árboles, que parecia
alguna cosa encantada, y apenas la descubrimos, cuando en un instante
se desapareció, no por arte mágica sino por la fuerza de una corriente
que nos arrebató el navío contra nuestra voluntad, sin ser poderosos
para resistirlo, hasta que la misma corriente nos echó á un lado, entre
unos remolinos tan furiosos, que tuvimos por cierto que se tragára el
navío, y á nosotros con él; pero volviendo en sí los marineros, y no
habiendo perdido el tiento donde se descubrió la isla, parecióles que
dando bordos con el trinquete, llevando siempre á vista la corriente,
sin acercarnos á ella, podíamos tornar á cobrar la isla; pero yo fuí
de opinion y parecer que amainasen el trinquete, y con los dos barcos
que iban amarrados en la popa, llevásemos el navío á jorro; porque si
la corriente arrebatase uno de los barcos, sería fácil de volver al
navío; mas si arrebatase el navío, tornaríamos á perder el tiento, y
aun las vidas; y encomendándonos todos al bendito ángel de la guarda,
con grandísimas plegarias y oraciones, y bogando los barcos aquellos
que más robustos ó menos flacos habian quedado por la falta de los
mantenimientos, remudando de cuando en cuando porque todos se alentasen
con la esperanza de ir á buscar tierra, pusimos en la guia ó en lo más
alto del árbol mayor un hombre muy bien atado que fuese descubriendo
con grande vigilancia, y avisando lo que pareciese que se descubria; y
al cabo de dos dias al punto que ya nos parecia que habíamos perdido el
camino de nuestra salud, tornamos á ver aquellas altísimas y tajadas
peñas, más empinadas que el Calpe de Gibraltar, pero llenas de tan
próceros y vistosos ramos, que alentó de manera á todos mis compañeros,
que fué menester quitarles los remos de las manos; porque con las
ansias y encendidos deseos que tenian de llegar á tierra, por poco
dieran otra vez con el navío en la corriente, y con las personas en
la última miseria de desesperacion. Pero dándoles una grande voz, les
dije: Compañeros, ya que Dios os ofrece, tras de tantas desventuras,
hambres y trabajos, ocasion en que se conozca cuánto puede la industria
junta con el valor de los pechos, que tanto tiempo han estado firmes,
siendo terreno de increibles golpes de fortuna, si ahora nos faltase
la cordura y sufrimiento para con prudencia considerar cuánto más
cercanos estamos de la muerte que en todo el tiempo que nos ha traido
la fortuna jugando con nuestras vidas, no seria ya culpa suya, sino
nuestra, precipitarnos en tan evidente peligro como el que habemos
tocado con las manos y visto con los ojos. Y siguiendo mi parecer en
lo que tanto nos importaba, fuimos acercándonos á la isla con tanto
tiento, que aunque diéramos en la corriente con alguno de los barcos,
con la mucha atencion que todos los marineros de conocimiento llevaban,
no se recibiera daño que no fuera fácil de reparar. Caminamos tanto
y tan atentamente, que veníamos á hallarnos menos de media legua de
la isla, y muy cercanos á la corriente, que al parecer de los más
esperimentados, comenzaba sobre la isla muy poco trecho, y se estendia
por ambos lados, de manera que dejaba la entrada imposible y la isla
inaccesible, como le dimos el nombre. Y aunque la corriente no era tan
estendida como en lo que por nuestro daño habíamos visto, era mucho más
furiosa, por ser en aquella parte más angosta.

Al fin, estando suspensos, y sin consejo sobre lo que se habia de
hacer, yo dije resueltamente: ¿Allí hay tierra y riscos? pues aquí ha
de haber lo uno y lo otro. Y determinadamente hice arrojar el áncora,
y á poco trecho aferró de suerte, que todos quedamos muy contentos y
con esperanza de salvamento. Hecho esto, pedí todos los cabos, sogas
y maromas, de que habia abundancia, tambien como de pólvora, porque
no se habia ofrecido lance en que gastar lo uno y lo otro, y atadas
fuertemente una soga con otra vino á ser tanta la cantidad, que podia
el barco llegar á la isla, y echando en él cincuenta compañeros, y los
más fuertes que me pareció, con sus arcabuces, frascos y frasquillos,
bien llenos de pólvora, y yo por cabo de ellos, aviando en el navío,
que aunque nos arrebatase la corriente, fuesen dándonos cabo, y
alargando con mucho tiento las maromas, hasta ver en qué parábamos;
nos dejamos llegar, guiándonos el bendito ángel de la guarda, y
arrebatándonos la corriente, sin recibir el barco otra alteracion, sino
ir con mucha furia. Á poco trecho nos hallamos en un abrigo, ó seno que
hacia la isla por aquella parte, tan sosegado, que si era grandísima
la furia de la corriente, no era menos mansa y quieta la playa ó
puerto adonde nos arrojó. Con este infeliz, y no pensado suceso, fuimos
bogando, arrimados al levantado risco para buscar alguna entrada, y
luego vimos á la puerta que hacia el encorvado abrigo, un ídolo de
espantable grandeza, y más admirable hechura, y de novedad nunca vista
ni imaginada: por su grandeza era como de una torre de las ordinarias;
sustentábase sobre dos piés tan grandes, como lo habia menester la
arquitectura del cuerpo: tenia un solo brazo que le salia de ambos
hombros, y éste tan largo, que le pasaba de la rodilla gran trecho:
en la mano tenia un sol ó rayos de él, la cabeza proporcionada con lo
demás, con solo un ojo, de cuyo párpado bajo le salia la nariz con sola
una ventana: una oreja sola, y esa en el colodrillo: tenia la boca
abierta, con dos dientes muy agudos, que parecia amenazar con ellos:
una barba salida hácia fuera con cerdas muy gruesas: cabello poco y
descompuesto. Pero aunque pudiera espantarnos esta vision para no pasar
adelante, como íbamos buscando la vida, y se habia de hallar en tierra,
caminamos hácia el ídolo, por donde estaba la pequeña entrada para la
isla, de nadie jamás vista ni comunicada, y al punto que llegamos el
barco á la entrada, salieron los dos altísimos jigantes, de la misma
hechura que tengo pintado el ídolo, y cogiendo el barco cada uno de
su lado, fué tanto el espanto nuestro y la violencia suya, que sin
podernos valer, nos vaciaron en una cueva que estaba al pié del ídolo:
y á un pobre compañero que tuvo ánimo para disparar el arcabuz, cogió
un jigante de aquellos, ciñéndolo con la mano por medio del cuerpo,
y lo arrojó tan lejos, que le vimos ir por encima del agua grande
trecho, hasta que cayó en el mar. Yo tuve advertencia de amarrar el
barco á un tronco de un árbol que estaba cerca de la entrada, antes
que llegásemos á ella, que despues nos fué de mucha importancia, no
previniendo el daño que nos habia de venir, sino porque el barco no se
fuese hácia la corriente.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXI.


Los jigantes, así como nos echaron en la cueva, taparon la boca,
dejando caer un troncon de un árbol, que estaba en la puente superior
pendiendo, á manera de puerta levadiza, que hizo con el encaje y golpe
temblar, no solo la cueva y el ídolo; pero por un resquicio ó ventana
que salia á la mar, la violencia del viento movido levantó tan grandes
olas en ella que sentimos nuestro barco dar muy grandes golpes, por
la grandeza y pesadumbre suya, porque no creo que me engaño en decir
que tenia el tronco treinta varas de circunferencia, y de alto más
de sesenta; era de una materia tan maciza y pesada como la más dura
piedra del mundo. Los jigantes con el gran servicio que habian hecho
á su ídolo, comenzaron á bailar y danzar, y hacer sones descompuestos
y desconcertados en unos tamboriles roncos y melancólicos, que más
parecia ruido hecho en bóveda, que són para bailar. En tanto que ellos
estaban atentos á sus juegos, y entretenidos á costa de nuestras vidas,
nosotros llorábamos la desventura nuestra y la fuerza del hado que con
tal violencia nos habia tratado y traido á punto que ya que nos parecia
haber hallado algun alivio á tan contínuos é incesables trabajos, nos
habia puesto á morir de hambre y sed entre cuerpos muertos, de los que
sacrificaban á su insaciable ídolo; pero como no se ha de perder el
camino en cualquiera adversidad, si los trabajos son la piedra de toque
del valor y del ingenio, luego se me representó el modo de podernos
valer en tan apretado paso, adonde el ánimo, el ingenio y la presteza
habian de concurrir juntos en un instante. Y como estaban contentos
y divertidos en sus fiestas, y realmente era gente sencilla, y les
pareció que con aquel lance y con tenernos encerrados en tan obscura
sepultura, no habria más memoria de nosotros; pudimos, aunque con
trabajo, venir á la ejecucion de mi intento, que fué de este modo: Tomé
las cuerdas que me parecieron necesarias, y con los huesos blancos de
aquellos muertos que habia más descarnados, tomando los más pequeños,
hice una escala con que pudiésemos llegar al resquicio que tengo dicho,
que no pudo hacerse sin mucha dificultad, porque como todo era peña
viva, no dió lugar á que se pudiesen hacer agujeros para subir á poner
la escala; mas como la necesidad es tan grande maestra, y no iba menos
que la vida en hallar modo para poner la escala, tomé un hueso de un
espinazo bien descarnado, por el agujero metí una cuerda, y juntando
los dos cabos que se quedaban debajo, con la mayor fuerza que se pudo
probamos todos á tirar el hueso hácia la ventana ó resquicio; y un
mozo recio, criado en las montañas de Ronda, tuvo tan buen modo, traza
y fuerza, que acertó á colar el hueso por el resquicio, de manera que
quedó atravesado ó encallado; entonces atando la escala á un cabo de
aquellos, y tirando por el otro, llegó la escala á lo alto, y teniendo
mis compañeros del cabo que habia quedado abajo, yo subí con mucho
tiento por la escala, y la aseguré de manera, que todos pudimos subir
al resquicio y bajar al barco.

Hallada esta ingeniosa traza, tomé la pólvora de todos los frasquillos,
y mientras mis compañeros subian y bajaban al barco, hice una mina
debajo los piés del ídolo, que habia muchos huesos donde hacerla, y
dejándola bien tapada, con menos de un palmo de cuerda encendida,
subíme por la escala y salté en el barco, y desviándonos con los
remos adonde no nos pudiera el daño alcanzar, apenas nos pusimos á
mirar lo que pasaba, cuando dió la mina tan espantable trueno que
alborotó las aguas, y resonó el ruido por la mayor parte de la isla,
y el ídolo dió tan increible caida sobre los danzantes, que hizo
pedazos docena y media de ellos. Los demás viendo que aquel en quien
tenian confianza, les habia muerto los compañeros, dieron á huir,
metiéndose la isla adentro, y dejando desamparado todo el sitio que
nosotros habíamos menester; entramos dentro, dejando el barco bien
amarrado, y todos á un tiempo nos arrojamos y besamos la tierra,
dando inmensas gracias al Fabricador de ella por habernos dejado
pisar nuestro elemento. Y aunque nos espantó el estrago que habia
hecho el ídolo, y nos pudiera detener el espectáculo que teníamos
delante de los ojos, viendo cubierto el suelo de aquellos exorbitantes
mónstruos, como vimos la tierra escombrada de ellos, y la hambre y
sed hallaron en que ejercitar su oficio, arremetimos á unos árboles
frutales escelentísimos, y á una alegrísima fuente que nacia al pié de
un peñasco, muy cercada de ojos más claros que los de la cara. Yo fuí
á la mano á los compañeros, estorbándoles que no encharcasen en fruta
y agua, porque no se corrompiesen, y lo que buscábamos para la vida,
nos acarrease la muerte: y mirando á un lado y otro, vimos un jigante
de aquellos sobre quien habia caido el ídolo, vivo, pero quebrado, y
las piernas de suerte que no podia menearse, y haciéndole señas que
nos dijese dónde habia mantenimiento, nos señaló con la nariz, que no
podia con otra cosa, una cueva que tenia la entrada llena de árboles
muy verdes y muy espesos, tanto que la hacian dificultosa, á lo menos
para los naturales, que para nosotros no, y supimos despues, que nadie
podia entrar allí sino cuando se hubiesen de sacar mantenimientos
para la república ó el comun, so pena de no comer de ellos en cierta
cantidad de tiempo. Al fin, entramos en la cueva muy ancha y clara por
de dentro y con muchos apartamientos, donde habia cecinas de pescado y
carne suavísimas, muchos tasajos bien curados, y una fruta más gorda
y más sabrosa que avellanas, de que usaban en lugar de pan, y otros
muchos mantenimientos de que cargamos el barco, y hinchendo una docena
de cueros de agua dulce y fria, enviamos á los compañeros que ya nos
tenian por muertos, con que todos se alentaron comiendo y bebiendo
del mantenimiento y agua fria dulcísima, y tornaron dando órden, que
dejando en el navío alguna guarda para las mujeres de los que ya habian
estado en la isla, los demás en los barcos viniesen á ella, usando
siempre de los cabos y sogas, que de otro modo no podia ser; y bien
llenos los estómagos de comida, y los frascos de pólvora y cuerdas, se
pasaron á nuestra compañía.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXII.


Interrumpieron la relacion que iba dando el doctor Sagredo unos
portugueses que venian de la Vendeja con cuatro cargas de lienzo, por
una senda, á su parecer, segura de los salteadores, por ser muy nueva;
y como ellos la sabian mejor que los portugueses, dieron con ellos
á la boca de nuestra cueva; de manera, que turbados del no pensado
encuentro, se arrodillaron, diciendo: Por as chagas de Deus naon nos
matades como á patifes, nen tomedes venganza en nosas patuvisadas, que
fez á santa Forneira á os castelhanos. Sosegaos, mentecatos, dijo el
caudillo, que no queremos sino que nos vendais el lienzo á como os ha
costado. De muito boa vountade, dijeron ellos, y sacando el libro de
caja, donde venian escritos los precios, cada salteador pidió lo que
habia menester; y mandando el caudillo que pagasen el dinero antes de
tomar el lienzo, de que yo me admiré, que usase de tanta piedad con los
portugueses. Tomaron su dinero, y desenfardelando para medir el lienzo,
y tomando la vara para medir, dijo el caudillo á los portugueses: Aquí
tenemos nuestro contraste y medida, como república libre; y no medimos
con las varas que por allá se usan, sino con las que acá tenemos; y
pidiendo la vara para medir el lienzo, le trujeron una pica de veinte
y cinco palmos, con que ellos midieron, y dieron á cada uno las varas
que habian pedido, que les debió de salir á cuartillo por vara, con que
ellos quedaron riéndose y contentos, y los portugueses callaron, y se
fueron descargados del peso que traian. Reímonos nosotros, sino fué el
doctor Sagredo que prosiguió su cuento, diciendo: Antes que la fortuna
diese vuelta á la rueda de nuestra prosperidad, nos dimos tan buena
maña, que dejamos con el saco la cueva casi vacía, nuestro navío lleno,
no solo de frutas secas y frescas, pero de mucho pescado seco, carne,
cecina y muchas botas de agua, y otros licores que bebian aquellos
jigantes de mucho gusto y substancia; pero no fué tan seguro que á los
fines no nos sobresaltasen los jigantes, porque como hallamos la tierra
sin contradiccion, y el cansancio y trabajo de la mar pedian reposo
en tierra, tomámoslo de manera, que nos dormimos en los descansos
frescos de aquella cueva, que ella era de manera apacible por las salas
y remansos que tenia llenos de comida, y á trechos unas fuentecillas
heladas, que aunque estuviéramos muy descansados, nos obligára á sentar
allí nuestros tabernáculos. Duramos dos dias en este regalo y fresco,
hasta que al tercero, estando hasta como entre las doce y la una
sesteando, sentimos tan gran ruido y alboroto de gente y tamboriles,
que recordamos todos, diciendo: Arma, arma, porque venia toda la isla
llena de jigantes sobre nosotros, y acudiendo á los arcabuces, no
hallamos cuerda encendida, ni fuego en que encenderla, ni hombre que
hubiese sacado del navío pedernal, eslabon y yesca; comenzaron á decir:
Perdidos somos; pero yo, antes que el temor tomase posesion de los
corazones con la imposibilidad de la defensa por verse encerrados, y
no poderse aprovechar de los arcabuces, dí órden que la mayor parte
de ellos quitasen de aquellos maderos que dividian un apartamiento de
otro, y lo pusiesen á manera de trampa, en que tropezasen; despues
de haber rompido la dificultad de los árboles, que como arriba dije,
hacian la entrada muy dificultosa á los jigantes, y los demás tomamos
unos palos muy secos, cada uno dos, que eran unos de moral, y otros
de yedra, y de cañaleja, ó como más á mano se hallaban, y fregando
el uno con el otro fuertemente, á poco espacio vinieron á humear,
sacando lumbre, y nosotros á encender las cuerdas y aprovecharnos de
los arcabuces, y tuvimos demasiado tiempo para todo, porque su intento
no fué venir sobre nosotros, que ya nos tenian por más que muertos,
sino á ver el estrago que su ídolo habia hecho, que los que habian
escapado de él habian ido á dar cuenta á su gobernador, que llamaban
todos Hazmur, y trayéndolo con mucha majestad sobre cuatro muy grandes
vigas, en una silla hecha de mimbres á manera de cesto, le mostraron
hecho pedazos á aquel en quien adoraban, y los que él con su caida
habia despedazado y destripado, y no supiera que estábamos allí, si el
mismo jigante, derrengado, que nos mostró la cueva, no se lo dijera,
lo cual sabido, arremetieron á la boca de la cueva, tirando peñascos,
desgajando y arrancando de los árboles que les estorbaban á la entrada,
aunque el que llegaba primero, ó tropezaba y caia en las trampas, ó
los derribábamos con las balas, porque aunque hubo opiniones que les
tirásemos á el ojo que tenian solo, porque sin él no podian atinar á la
boca de la cueva, la mia fué, que cebando los arcabuces con dos balas,
se les tirase á las piernas, porque el tiro del ojo no era tan cierto
como estotro, y todos caian, sirviéndonos de saetera y trinchera, así
los maderos que habíamos puesto, como los árboles espesos que estaban á
la entrada, y aunque las muchas piedras ó peñas que arrojaban pudieran
hacer gran daño en nosotros, como perdian la fuerza de los árboles,
cuando llegaban á las trampas hacian muy poco, ó ninguno; fuéles tan
mal, que admirado su gobernador de tan grande novedad, mandó que se
retirasen del mal que hacian y que recibian de la cueva, pareciéndole
que, pues el ídolo habia caido con tan grande espanto, y los que
tenian por muertos herian á los vivos, debia de haber alguna fuerza
superior que causaba tan grande daño en ellos. Al punto obedecieron y
se sosegaron con caida de algunos de ellos, y ningun daño nuestro, y
haciendo demostraciones de paz y de amistad, el gobernador, mirando
al cielo y alzando hácia él la mano, nos dió seguro que podíamos
manifestarnos libremente, y estar sin recelo hablándole y dando razon
de quién éramos y de nuestra venida allí, y fué el mejor tiempo del
mundo, porque si más tardáran, se nos acabára la municion, y con grande
ánimo salimos muy en órden hechas tres hileras, y las cajas sonando en
sus puestos con gentil correspondencia y aire. Fué tanto el gusto de
aquella sencilla gente, á lo menos de los que no estaban heridos, que
en oyendo el són y órden de las cajas, se les cayeron las duras armas
de las manos, mirando con admiracion grande y alegría á su señor, que
siempre se habia estado en la silla en hombros de los que le habian
traido acuestas, y él quedó como suspenso y admirado de ver en tan
pequeña gente dos brazos y dos piernas, y las demás partes del cuerpo
dobladas, y mucho más del ánimo y traza con que procedíamos; y haciendo
alto en la boca de la cueva, nos paramos á ver aquella espantosa
gente llena de pieles de animales, y de plumas de muchos colores, y
la gravedad de su gobernador, respetado, temido y obedecido en sus
mandamientos. Habiendo considerado el modo con que podíamos hablar en
nuestra defensa con las señas más naturales y semejantes á la verdad
que pudimos declarar lo que sentíamos; dejadas prolijidades y señas, y
las demás dificultades que por entonces se allanaron, el gobernador nos
preguntó tres cosas: si éramos hijos de la mar; y si lo éramos, cómo
éramos tan pequeños; y siendo tan pequeños, cómo habíamos osado entrar
entre gente tan grande como la suya. Á lo primero respondimos que no
éramos hijos de la mar, sino del Dios verdadero, superior al suyo, y
como tal los habia castigado, porque viniendo maltratados del mar á
pedirle hospedaje, nos habian querido matar. Á lo demás respondimos
que la grandeza no consiste en la altura del cuerpo, sino en la virtud
y valor del ánimo, y con él osamos entrar en su tierra y pasar todas
las aguas del furioso mar; y que los hijos del Dios, fabricador del
cielo y de la tierra, no temian los peligros que les podian suceder
de las manos de los hombres, especialmente si no adoraban aquel que
era Señor universal sobre todas las dignidades del cielo y de la
tierra, y Criador del mismo sol á quien ellos adoraban. Aquí mudó la
conversacion, como oyó decir que el sol tenia superior, y preguntó á
qué fin habia sido nuestra venida. Respondimos la verdad, refiriendo
algunos de nuestros trabajos, y acordándole la obligacion que tenian
unas criaturas á otras, en razon de ser hijos de Dios, á socorrerse
y ampararse en las necesidades y desventuras, y que esto le pedíamos
como á hombre que tenia lugar supremo, y le habia puesto Dios para
juzgar las causas de premio y de castigo. Dió muestras de admirarse de
nuestra respuesta, y la suya fué que le habia parecido muy bien lo que
habíamos dicho; pero que él no podia, sin avisar al rey de la isla de
tan grande novedad, recibirnos y ampararnos, porque tenia pena de la
vida si lo contrario hiciese; y suplicándole nos concediese licencia
para enviar al navío cuatro compañeros, que para todos, ni la quiso
dar, ni nosotros desamparar la puerta de la cueva, diciendo que iba por
mantenimiento de los de nuestra tierra, y con la mayor diligencia que
pudieron entraron en el barco, haciendo señas al navío que tirase de
los cabos. Entre tanto el gobernador despachó un correo al rey de la
isla á darle noticia de lo que pasaba.

El correo era un perro de que usaban para las diligencias importantes,
que metiéndole en la boca un cañuto atravesado, y dentro unas hojas de
árbol muy anchas con las cifras de lo que avisaban, bien arrolladas
las hojas, las ponian en el cañuto, y al perro le ponian un barboquejo
bien apretado para que no se le cayese el cañuto, ni se parase á comer
y beber; de suerte que solo le quedaba la boca libre para carlear
ó resollar, y no para otra cosa, y en teniéndolo bien puesto, le
despachaban con cuatro palos, con que lo hacian llegar más presto á
su querencia, que debian ser cuatro leguas; y en viéndolo venir le
salian á recibir al camino, y regalándolo con comida y bebida, hacian
con otro perro lo mismo; de manera que la estafeta podia caminar cien
leguas cada dia; pero tenia pena de sacrificarle al ídolo el que le
estorbase el viaje al perro, ó le estorbase que no llegase á su manida,
ó mansion, ó descansare donde habia siempre perros de las ventas más
vecinas, á quien trataban mal, porque volviesen con más amor á sus
querencias. Mientras mis compañeros fueron al navío, el gobernador
mandó que no les dejasen entrar en la cueva sin ver lo que llevaban,
ni á nosotros salir de ella; con pena que si alguno saliese le matasen,
y estaba nuestro remedio en la venida de los compañeros, porque habian
ido por pólvora y balas, que nos habia quedado muy poco de ambas cosas,
lo cual aseguraron con mandar el gobernador que no se quitasen seis
guardas de junto á la boca de la cueva de noche, porque de dia todos
lo podian ver. Fuénos forzoso cuando los compañeros venian, decirles
que se tornasen al barco, hasta que diésemos traza para que pudiesen
entrar, y pensando cómo quitaríamos las guardas de noche, díjele, que
en oyendo algun movimiento ó ruido, entrasen con toda la priesa que
pudiesen; y para esto de dia, cuando las guardas se quitaron de su
puesto, estando la gente descuidada, derramé por el suelo, donde se
sentaban, pólvora revuelta con algunas chinas menudas, é hice desde
allí hasta nuestro puesto, una reguerita de la misma pólvora. En
llegando la noche, se pusieron las seis guardas en su lugar, y estando
los unos sentados y los otros tendidos sin calzones, porque no los
usaban, dimos fuego á la reguerita, y llegando en un instante á la
pólvora que tenian debajo, les abrasó aquella parte de manera, que
con las chinas y la pólvora, muchos dias no se podian sentar. Ellos
y los demás, con su sencillez, entendieron que el fuego habia salido
de la tierra, y fueron todos temerosos y admirados á contarlo á su
gobernador, y entonces los compañeros con otros dos que habian quedado
en el navío, entraron con mucha priesa, trayendo seis costalillos
de pólvora y balas, con que nos animamos y pusimos en defensa para
lo que nos pudiera suceder. Pasamos la noche con cuidado, haciendo
centinelas, y atrincherándonos de nuevo con los maderos; pero como
ellos no entendieron que el daño era de la parte de dentro, no hicieron
diligencia con nosotros. Á la mañana, al tiempo que el sol salia, se
pusieron todos mirándolo, y con una música de aullidos y cañas, le
hicieron la salva con muy pocas palabras y muchas veces repetidas.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXIII.


Volvió el perro ó correo con su cañuto en la boca, en que venia
escrito con sus señas que no nos dejasen en la isla, porque gente que
tenia los miembros doblados tambien tendrian la intencion doblada:
y para la conservacion de la paz que siempre habian profesado, no
podian sustentarla si forasteros se apoderaban de su tierra, que si
en su república habia alguna alteracion, teniendo quien les acudiese
seria el daño mayor. Que en tanto se conserva la paz, en cuanto los
inquietos no tienen quien los favorezca, y que no habiendo obediencia
de los inferiores á los superiores no puede haber paz. Que si los
alborotadores de ella no tuviesen quien se les allegase, vivirian en
quietud y sosiego. Que los animales de una misma especie tienen paz
unos con otros; pero si son de diferente especie, nunca tienen paz, y
así haríamos nosotros con ellos. Que lo que habian siempre guardado
para sí, sin comunicacion agena, no era bien que forasteros entrasen
á gozarlo. Que no podia haber buena amistad con gente de diversas
costumbres para vivir en paz. Y que habiéndose de administrar justicia
con igualdad, habíamos de ser tan favorecidos como los naturales, y
luego entrarian las enemistades á inquietar la paz. Así mandaba que no
nos admitiesen en la isla, pero que nos dejasen ir con seguridad. Esta
respuesta nos la dieron para la salida, pero con tanta priesa que no
nos consintieron estar medio dia en la isla.

Salimos con más priesa de la que nos dieron, adivinando lo que nos
habia de suceder; porque apenas estuvimos en el barco cuando entraron
en su cueva, y como la hallaron sin mantenimientos, acudieron á la
orilla del mar, arrojando piedras y peñascos sobre nosotros, tan
espesos, que si el barco no fuera tirado y ayudado del navío, nos
hundieran mil veces. Llegamos, y hallé á mi esposa y á las demás
mujeres del navío tan deseosas de vernos como si hubiera muchos años
que estábamos ausentes. Y sosegados en nuestro navío como los marineros
se habian refrescado, no habian estado ociosos, hallámosles velas
remendadas, jarcias, y obras muertas reducidas á mejor estado, y todo
cuanto era necesario reparado, y con el viento que á los marineros les
pareció salimos de aquella isla inaccesible, y con el mantenimiento que
bastó para dar una vuelta al mundo, que para no ser prolijo, al cabo de
un año, con hartos trabajos, nos vinimos á hallar cerca del estrecho
de Gibraltar, donde fué mi mayor desdicha y desventura; porque como
nuestro navío venia maltratado de tan contínuos movimientos y trabajos
como habia sufrido, llegó un navío de infieles, y á vista de Gibraltar
nos cañonearon á su salvo, de suerte que nos hubimos de rendir, y
matando algunos de los compañeros, lo primero que hicieron fué entrar
dentro y llevarse á mi esposa y un pajecillo que nos servia, con otras
mujeres de los compañeros, y como fué á vista de Gibraltar, y la gente
tiene valor y piedad, acudieron con toda la presteza posible á nuestro
socorro en diez ó doce barcos, llevando por cabeza á don Juan Serrano
y don Francisco su hermano, que dió una cuchillada á un valeroso
caudillo, como la de don Félix Arias, que le cortó el casco de hierro y
le abrió la cabeza, de que cayó muerto en el agua, que nos importó la
vida; pero á mi esposa la muerte, porque los enemigos se retiraron del
daño que nos iban haciendo, recogiéndose á su navío con las mujeres.
El que habia robado á doña Mergelina, enamorado de su hermosura, quiso
forzarla, y huyendo de él, delante de mis ojos, asióse con las jarcias
y cayó en la mar, sin ser socorrida de los herejes. Llegó la noche, y
la gente de Gibraltar, llenos de piedad y misericordia, nos echaron
en tierra, y nos albergaron con regalados alojamientos en casa de don
Francisco Ahumada y Mendoza, y estos tornaron á ver si podian destruir
aquellos enemigos de la fé y de la corona de España. Partíme ayer de
Gibraltar, deseando más la muerte que la vida, aunque no tan de espacio
como va esta. Acabó su relacion el doctor Sagredo, y haciendo las
exequias de su mujer con lágrimas, los dos que estaban con nosotros
quisieron consolarle, ayudándole á llevar su pena muy pesadamente,
porque querian por fuerza que se alegrase; ignorancia de gente que sabe
poco, que mucho más se consuela un desconsolado en decirle que tiene
razon de estarlo, que no con querer que con la reciente pasion muestre
contento; que quieren forzar al paciente á que dance y baile el cuerpo,
teniéndolo casi sin alma, con razones bárbaras y consuelos tan pesados
como ellos, que es como hacer que un rio vuelva su corriente atrás. Las
aflicciones de los atribulados y tristes se han de aligerar con darles
á entender con el semblante, que les alcanza parte de su tristeza, que
les sobra la ocasion para estar tristes, que teniendo quien los ayude
á sentir, ya que del todo no se consuelen, á lo menos vase templando
la pasion. Á dos géneros de gente no tengo por acertado que se oponga
nadie, siendo fresco el accidente, á los coléricos y á los tristes, que
es venir á ser muy mayor el daño en ambas personas. Á un cierto juez,
no muy sabio, acabando de cenar se le antojó de azotar á un hombre
honrado, y habiendo mandado encender hachas para la fiesta, como la
ciudad se alterase, y diesen voces sobre el caso, él se encendia más,
de modo que llamó al verdugo con gran determinacion de hacerlo, por
la contradiccion que le hacian. Estando ya del todo perdido llegó un
hombre de buen discurso, y dijo: Bueno es que teniendo tanta razon
el señor corregidor, le vayan á la mano. Castíguelo vuesa merced,
que todos se holgarán de ello; pero porque estos no le pongan en la
residencia esta determinacion, llame vuesa merced un escribano, y haga
un poco de informacion. Satisfízole al juez esto, y al segundo testigo
que tomó se le fué la pasion y alteracion del celebro, que estas dos
pasiones no admiten contradiccion, sino templanza.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO XXIV.


Como los vaqueros ó bandoleros andaban con la sospecha dicha, ni
querian soltar á los que tenian en cuevas, ni dejar pasar á los que
iban siguiendo su viaje, porque no hallasen testigos tan cercanos,
pareciéndoles que no tenian bien averiguados sus delitos. Hallaron
un pajecico muy hermoso, que venia solo, y habiéndolo asido cerca de
nuestra cueva, le quisieron atormentar porque dijese con quién venia
y por qué se habia adelantado de la compañía, creyendo que lo habian
echado para descubrir tierra, y que los amos serian, ó gente rica,
ó que viniesen á hacerles daño, que despues no pudieron escusar.
Negando el paje lo que le pedian, le mandaron que se desnudase, para
forzarle á confesar la verdad. Él, con mucha desenvoltura y gracia, les
preguntó quién era el caudillo ó cabeza de aquella compañía. Díjole
Roque Amador, que así se llamaba: Yo soy; ¿por qué lo preguntais?
Pregúntolo, dijo el paje, porque tengo tan grandes informaciones de
vuestra justicia y gobierno, que no habeis jamás hecho injuria á quien
os trata verdad, y con esta confianza os diré quién soy. Como aquellos
bandoleros ó vaqueros tenian aquella Sauceda por defensa y sagrado,
vivian como gente que no habian de morir, sujetos á todos los vicios
del mundo, rapiñas, homicidios, hurtos, lujurias, juegos, insultos
gravísimos; y como por ser grande, que tiene aquella dehesa diez y
seis leguas de travesía, y por algunas partes tan espesa de árboles y
matas, que se pierden los animales por no acertar á sus habitaciones,
no tenian temor de Dios ni de la justicia, andaban sin órden y razon, y
cada uno siguiendo su antojo, si no era cuando se juntaban á repartir
los despojos de los pobres caminantes, que entonces habia mucha cuenta
y razon. Llegó un bellaconazo en camisa y zaragüelles, despues que
habia jugado lo demás, y renegando de su suerte, con mucha furia
hizo suspender el tormento del paje, diciendo: ¡Maldiga Dios á quien
inventó el juego y á quien me enseñó á jugar! ¡Que unas manos que
saben derribar un toro, no sepan hacer una suerte! Mas deben estar
descomulgadas, pues echan contra mí treinta pintas en favor de un medio
gallina, ó medio liebre. ¿Hay álguien que se quiera matar conmigo? ¿Hay
algun diablo con sus piés de águila que se me ponga delante, para que
ya que no me ayude á jugar, me ayude á matar? ¡Que no llegue blanca á
mis garras que no me la agarren luego! ¡Ni me basta usar de trampas, ni
aprovecharme de fullerías, para que no vaya todo con el diablo! ¡Voto
á tal, que tengo de ir á jugarme á las galeras! Quizá por aquí, ó me
llevará el diablo, ó tendré más ventura. Mas alzábame con la zurda
siempre que yo tomaba el naipe, que tengo hechos mil juramentos de
nunca parar á momo, y me los pone siempre el diablo delante. Y con el
barato que yo le dí ha entrado en vuelta para desollarme cerrado; mas
púsose al lado otro tan grande gallina como él, que desea siempre que
yo pierda. ¿De qué se rien? ¿soy yo algun cornudo? Mienten cuantos se
rien. Ríense, dijo el caudillo, de los disparates que decís. Callad, y
pues sabeis que sois desgraciado, no jugueis ni digais blasfemias, que
os haré dar tres tratos de cuerda. Harto mejor será, dijo él, darme
tres escudos para probar la mano y dar de comer á mi moza, que le he
jugado cuanto trujo á mi poder. Vicio endemoniado, más que todos los
que ejercitan los hombres, que el jugador nunca está quieto: si pierde,
por desquitarse; si gana, por ganar más. Este acarrea la infamia, la
poca estimacion de la buena reputacion, la miseria que padecen mujer
é hijos, ser miserable en lo necesario por guardar el dinero para el
juego, y envejecerse en él más presto de lo que habia de ser; y cuando
mucho grangea, es alcanzar que los tahures conocidos vayan á jugar á
su casa, donde, si los puede acarrear, sufre desvergüenzas de tonos
que le abrasan el alma: que como la mayor parte de ellos son hombres
sin obligaciones, se arrojan á decir cualquiera libertad, y en no
sufriéndolas por callar, no vuelven á darle el provecho; pero son tan
grandes poltrones los que dan en esto (trato de la gente ordinaria, y
que por comer y beber viciosamente echan la honra á las espaldas), que
los caballeros y los que tienen renta y hacienda segura, el tiempo que
han de estar ociosos despues de haber cumplido con sus obligaciones
jueguen, no es culpable, porque evitan cosas de más daño y escándalo;
pero el que tiene cuatro reales para mantener su casa juegue ciento,
¿cómo se puede llevar sin que lo paguen las joyas y vestidos de la
pobre mujer, y la desnudez y el hambre de sus hijos, y dar en otras
cosas peores como este desventurado, aborrecido aun de aquellos que le
acompañaban en sus delitos, robos, homicidios y fuerzas?

Acabó éste sus quejas, y llegándose la noche, con que se dejó por
entonces la averiguacion del paje, le pusieron en un apartamiento
dentro de nuestra cueva, porque no fuese á dar soplo á los que pensaban
venir con él, mandándonos que no hablásemos con él palabra, ni le
aconsejásemos cosa, so pena que nos matarian. El paje estuvo toda la
noche suspirando, y si alguna vez se dormia recordaba con grandísimas
ansias, y nosotros no teníamos osadía para preguntarle de qué se
quejaba, ó qué tenia. Como ellos andaban de paso sobre la sospecha, que
no les importaba menos que la vida, recogíanse de noche adonde no los
pudiesen hallar, que habia bien donde hacerlo; y de cualquiera ruido
de personas ó animales se recelaban y recataban. En amaneciendo fueron
á visitar las cuevas, donde tenian presos ó recogidos á los pasajeros,
y viniendo á la nuestra nos hallaron como nos habian dejado, sin haber
hablado palabra con el paje, á quien llamaron primero que á nadie,
queriéndole apretar á que dijese lo que le habian preguntado. El paje
con mucha cortesía y donaire, dijo: Sr. Roque Amador, ayer pregunté
cuál era la cabeza y caudillo de esta compañía, porque siéndolo vos,
tendria mi partido seguro, por el buen nombre que teneis. Que no es
hazaña para vos, atormentar una sabandija tan sola y miserable como yo,
ni manchar vuestra opinion, empleando vuestro valor en lo que más os
puede desdorar, que aumentar vuestro nombre. Si rigiendo y gobernando
gente tan desgobernada, cobrásteis la fama que teneis en toda la
Andalucía, ¿qué pareceria ahora, si aniquilaseis este crédito, con
abatiros á una presa tan humilde un águila tan valerosa? Más gloria es
conservar la ya adquirida y granjeada con valor propio, que no ponerse
en duda, y aventurar lo que ya es vuestro. Vos os habeis preciado
siempre de justicia y verdad con misericordia, no será justo ahora
que conmigo solo os falte. Estábamos en la cueva muy atentos, oyendo
la retórica con que el paje hablaba: y el Roque Amador, movido de las
buenas palabras del paje, aseguróle que no recibiria daño ninguno
diciendo la verdad. Yo estaba confuso, porque me parecia conocer la voz
y habla del paje; pero no dí en quién pudiese ser. Habiendo hablado
con aquella blandura Roque, dijo el paje: Pues si alguna compasion
ha llegado á vuestro piadoso pecho de mi tristeza y soledad, dadme
palabra por vos y por vuestros compañeros de guardar, como naturalmente
debeis, mi persona sin agravio ni en secreto, ni en público. Á esto
dijo aquel picaronazo: Ea, sor paje, desnúdese, que aquí no entendemos
de rotrónicas ni ataugias, sino de meter un poco de plomo en el cuerpo
de quien no trae dineros. Dijo el paje con donaire: Si es tan pesado
como vos, el diablo podrá digerillo, que ya yo me acuerdo haberos
visto á vos ó á otro que se os parecia asaeteado en Sierra-Morena.
Rióse Roque, y le dijo: Óyete, bestia, que el paje habla muy bien: y
á vos os digo, gentil hombre, que os doy palabra, por mí y por mis
compañeros no solamente de no agraviaros, mas de favoreceros y ayudaros
en todo lo posible. Pues con esa confianza, respondió el paje, hablaré
como con un pecho lleno de valor, misericordia y verdad. Y estando
nosotros muy atentos á lo que pasaba, habló el paje de esta manera:
Si yo no me consolára con saber que no soy la primera persona que ha
padecido desventuras y trabajos, y desgracias sin gracia, con la que
resplandece en vos, me animára en contar mis desdichas: pero como la
fortuna tiene siempre cuidado de señalar caidos y derribar levantados,
no siendo yo la primera que ha sufrido sus encuentros y mudanzas, me
animo á hablar con libertad. Sabed que yo no soy hombre, sino mujer
desventurada, que despues de haber seguido á mi marido por tierra y
mar, con increibles daños de hacienda y persona, y habiendo navegado
hasta todo lo descubierto y mucho más, padeciendo grandes naufragios
por regiones no conocidas, por misericordias que Dios usó con nosotros,
nos venimos á hallar en el estrecho de Gibraltar, donde viendo nuestra
salvacion cierta á vista de tierra, bien deseada, nos acometió un navío
de infieles, viniendo el nuestro desmantelado y casi sin gente, y los
mantenimientos tan gastados, que á su salvo cogieron las mujeres,
asiéndome á mi primero y á un pajecillo que me servia, matando á todos
los que se defendieron, y á mi marido con ellos. El capitan del navío,
enamorado de mí, quiso por buenas palabras inclinarme á su gusto, y á
que ofendiese la pureza y castidad que debia á mi muerto esposo: no le
respondí mal, por que no quisiese usar de la fuerza, que sin defensa
podia. Yo, llamando al paje debajo de cubierta le puse mis vestidos, y
vestíme los suyos, que son los que traigo puestos. Tenia el muchacho
muy buen rostro, y en saliendo fuera quiso el capitan acometerle,
pensando que fuese yo, pero dando á huir el paje con los vestidos y las
jarcias del navío, enfrascándose cayó en la mar, y hundiéndose luego no
pareció más. Sobre la desdicha de la pérdida de mi marido y la pérdida
del paje, yo me habia tiznado el rostro, porque se quedase con la fé de
lo que habia visto, y no me conociese.

La piadosa gente de Gibraltar, con el valor que siempre ha profesado,
acudieron á nuestra defensa, y habiendo estado en ella dos dias con sus
noches, no se apartaron hasta rendirlos y dar libertad á los que habian
prendido, y queriendo hacer lo mismo de ellos, despues de tenernos
en los barcos, diciéndoles que se diesen á prision para traerlos á la
ciudad, dieron fuego al navío, y desde allí abrasados bajaron derechos
al infierno. En Gibraltar, informándome del camino que habia de llevar
para Madrid, me dijeron que habia de pasar por la Sauceda, y llegando
á Ronda me encaminarian en él. Estábamos los cuatro, y particularmente
el doctor Sagredo y yo, como atónitos, y sospechando que fuese sueño
ó ilusion de algun encantamiento, ni determinados de creerlo, ni
resueltos de desconfiar en la verdad. El Roque Amador, con gran piedad
de lágrimas que al fin de su cuento derramó la bella mujer, la consoló
y ofreció encaminarla con mucha seguridad, y darle dinero para su
viaje, preguntándole cómo se llamaba, porque historia tan estraña no
se quedase sin memoria: ella respondió, diciéndole la verdad como en
todo: Llámome doña Mergelina de Aybar, y el malogrado de mi marido, que
no era soldado sino maestro, se llamaba el doctor Sagredo. El doctor
Sagredo que se oyó nombrar de su mujer, medio ahogándose con la súbita
alteracion y gusto, dijo: Vivo es, y en su compañía dormísteis esta
noche. Roque Amador, espantado del caso, mandó sacar los que estábamos
en la cueva, y preguntándole cuál era de aquellos el que habia hablado.
Ella retirándose atrás, como espantada, respondió: Si no es alguna
sombra fantástica de causas superiores, este es mi marido, y este es
Márcos de Obregon, á quien tuve por mi padre y consejero en Madrid.
Pues todos tres os podeis ir en buen hora, y aunque no sea dinero
ganado en buena guerra, veis aquí parto con los tres algo de lo que á
otros se les ha cogido, que el haber detenido á todos estos presos,
no ha sido por hacerles mal, sino porque nuestros contrarios no se
encontrasen con ellos, y aviándonos á todos los demás, y rogándonos
que no dijesen de haberlos encontrado. Doña Mergelina con muestras de
grande agradecimiento, dijo al caudillo: No tengo con que serviros el
bien que de vuestras manos me ha venido, sino con deciros lo que oí en
Gibraltar, á quien no os quiere mal; que el licenciado Valladares trae
órden de dar gran premio, y perdonar cualesquiera delitos á quien os
entregare en sus manos: y junto con esto vinieron á ella los pregones
y bandos que mandó echar aquel gran juez: con que juntando á cabildo á
sus compañeros, les hizo una grande oracion, que tenia entendimiento
para ello, y la conclusion fué que todos pensasen aquella noche lo que
podian hacer para su defensa, tomando el consejo que mejor pareciese.
Fueron á sus alojamientos, y mientras ellos pensaban aquella noche
lo que les habia encargado el Roque Amador, como astuto se acogió á
Gibraltar, y en el barco de la vez se pasó en África, dejándolos á
todos suspensos y engañados. Como quedaron sin cabeza y sin gobierno
dispararon, huyendo por diversas partes, cesando los insultos que antes
hacian; aunque prendió con grandes astucias el juez á doscientos de
ellos, de que hizo ejemplar justicia: nosotros venimos seguros á Madrid
sin tropezon ninguno, pareciéndome, como es verdad, que en ella hay
gente que profesa tanta virtud, que quien la imitare hará mucho.

[Ilustración]



[Ilustración]



DESCANSO ÚLTIMO, Y EPÍLOGO.


Ya cansado de tantos golpes de fortuna, por mar y por tierra, y viendo
lo poco que me habia durado la mocedad, determiné de asegurar la vida
y prevenir la muerte, que es el paradero de todas las cosas; que si
esta es buena, corrige y suelda todos los descuidos cometidos en la
juventud. Escribíla en lenguaje fácil y claro, por no poner en cuidado
al lector para entenderlo. Dijo muy bien el maestro Valdivieso, con
la gallardía y claredad de su ingenio, á un poeta que se precia de
escribir muy obscuro; que si el fin de la historia y poesía es deleitar
enseñando, y enseñar deleitando, ¿cómo puede enseñar y deleitar lo que
no se entiende, ó á lo menos ha de poner en mucho cuidado al lector
para entenderlo?

Si se hallaren algunas inadvertencias, atribúyase á mi poca erudicion,
y no á mi buen deseo, que advirtiéndome de ellas, con mucha humildad
recibiré la correccion de cualquiera que con buena intencion me
quisiere enmendar, que quien ha querido enseñar á tener paciencia,
mal cumpliria con sus preceptos si le faltase para oir y recibir la
correccion fraternal, que sin ella, ni opusiera el pecho á las olas
y crueldades del furioso tridente, ni ablandára la inclemencia de
los salteadores, ni redujera á buen término los impíos y contínuos
trabajos de la esclavitud, ni atrajera á mi favor la grandeza elevada
de los poderosos, ni gozára de la gran cortesía de los príncipes, ni
sujetára á tantos y tan inmensos torbellinos como trae consigo la
fragilidad humana, sin la divina virtud de la paciencia; que cuando
no haya hecho otro efecto en mí sino librarme del pernicioso vicio de
la ociosidad, que tan estendida he visto por todos los estados de los
hombres, me bastára tener y haber sacado gran fruto de mis trabajos; y
si la juventud advirtiese bien los hijos que va criando la ociosidad,
tomando ejemplo en los daños ajenos, ni rehusarian los peligros de
la soldadesca, ni vendrian á miserable servidumbre, ni se sujetarian
á las necesidades que ven padecer y traer arrastrados á varones de
buenos nacimientos, rendidos á mil bajezas, que pudieran remediar á
su salvo con buen tiempo; de criar los hijos consintiéndolos andar
ociosos, vienen los padres á ver exorbitantes delitos que no pueden
remediarse sino con mucha infamia, ó con más hacienda de la que poseen.
La ocupacion es la grande maestra de la paciencia, virtud en que
habíamos de estar siempre pensando con grande vigilancia para resistir
las tentaciones que nos atormentan dentro y fuera. Al fin con ella se
alcanzan todas las cosas de que los hombres son capaces. Que aunque
haya calidad, bienes temporales y abundancia de humanos favores, sin
esta virtud no se puede llegar al colmo de lo que se desea; y si á
la paciencia se allega la perseverancia, todo lo facilita y todo lo
enseña: al pobre, á que pase su vida con quietud y mejore su estado:
al rico, á que conserve lo adquirido sin apetecer lo ajeno: al gran
caballero, á que no se contente con la sangre que de sus pasados
heredó, sino pasar adelante: al pródigo, á que se ajuste con lo que
tiene y puede tener: al miserable y avariento, á que entienda que no
nació para sí solo: al valiente y arrojadizo, á que refrene los ímpetus
que tanto mal acarrean: al cobarde, á que se tenga por virtud en él lo
que es falta de ánimo: al que se ve en trabajo, á que los lleve con
aliento y suavidad. ¿Qué no hace la virtud de la paciencia? ¿qué furias
del mundo no sujeta? ¿qué premios no alcanza? Pero si un flemático
sabe airarse y ejecutar con vehemencia los ímpetus de la cólera,
¿por qué un colérico no sabrá templarse y perseverar en los actos de
paciencia? Tenemos ejemplos presentes y vivos de esta verdad muchos, y
para imitar. Mas con uno solo se verá lo que puede la escelente virtud
de la paciencia. ¿Quién pensára que de tan gran cólera, con sangre,
riqueza y juventud, como la que tuvo en sus primeros años el duque
de Osuna D. Pedro Giron, vinieran tan admirables virtudes como las
que tienen espantado el mundo? ¡Que habiendo sido un furioso rayo de
cólera, impacientísimo en los tiernos años de su mocedad, sujetase con
grande paciencia su robusta condicion á servir en Flandes con tantas
ventajas que templase la furia de los amotinados, y pusiese su valeroso
pecho á recibir los mosquetazos con que querian escalar y saquear su
casa! ¿Qué paciencia no tuvo, con templanza y justicia, gobernando
á Sicilia? ¿Y qué valor, sin ella, bastára para la ejecucion de sus
soberanos intentos, echando por mar y tierra tan poderosas armadas,
que ha enfrenado la potencia de los turcos, haciendo temblar á los
demás enemigos, con que ha sido amado y temido de las gentes á quien ha
gobernado y gobierna? Preguntando D. Francisco de Quevedo, caballero
de gallardísimo entendimiento, cómo se hacia respetar con tanta
mansedumbre á este gran príncipe, respondió que con la paciencia, que
aunque en la gente humilde y ordinaria engendra algun menosprecio,
en los príncipes y gobernadores engendra temor, amor y respeto;
pero esto quédese para grandes historias, que no puede caber en tan
pequeño discurso. Jorge de Tobar, á quien yo conocí en sus primeros
años por hombre que tuvo bríos y valor para en cosas honradas perder
la paciencia, con ella misma adquirió grandes virtudes morales, que
le pusieron en lugares dignos de tan grande sugeto como ha parecido,
usando de gran verdad, valor y entereza en los actos de la justicia
distributiva; pero ¿qué escelencias no se halláran en la divina virtud
de la paciencia? ¡Oh virtud venida del cielo! Dios nos la dé por su
misericordia, y á mí para que, imitando la virtud de mis compañeros
en este recogimiento, sepa asegurar la vida y prevenir la muerte. Y
para la ejecucion del buen intento, si yo supiera aprovecharme de él,
me puso Dios por vecina á una tan grande señora como doña Juana de
Córdoba Aragon y Córdoba, duquesa de Sesa, cuya virtud cristiana, valor
propio y heredado, y cortesía general puede servir de norma y dechado
á cualquiera que deseare perfeccion cristiana, en cuya disciplina se
criaron tales hijos como D. Luis Fernandez de Córdoba, duque de Sesa,
caballero adornado de muy superiores partes, muy dado á la leccion de
las buenas letras, gran favorecedor de ellas y de los que las profesan.


FIN.


[Ilustración]



ÍNDICE


  VICENTE ESPINEL Y SU OBRA.      I

  PRÓLOGO DEL AUTOR.              1

  RELACION PRIMERA.               7

  DESCANSO I.                    12
  DESCANSO II.                   16
  DESCANSO III.                  26
  DESCANSO IV.                   33
  DESCANSO V.                    44
  DESCANSO VI.                   54
  DESCANSO VII.                  59
  DESCANSO VIII.                 68
  DESCANSO IX.                   83
  DESCANSO X.                    92
  DESCANSO XI.                   98
  DESCANSO XII.                 103
  DESCANSO XIII.                109
  DESCANSO XIV.                 121
  DESCANSO XV.                  130
  DESCANSO XVI.                 138
  DESCANSO XVII.                145
  DESCANSO XVIII.               150
  DESCANSO XIX.                 157
  DESCANSO XX.                  162
  DESCANSO XXI.                 169
  DESCANSO XXII.                179
  DESCANSO XXIII.               187
  DESCANSO XXIV.                197

  RELACION SEGUNDA.             199

  DESCANSO I.                   207
  DESCANSO II.                  210
  DESCANSO III.                 213
  DESCANSO IV.                  217
  DESCANSO V.                   220
  DESCANSO VI.                  227
  DESCANSO VII.                 230
  DESCANSO VIII.                236
  DESCANSO IX.                  245
  DESCANSO X.                   249
  DESCANSO XI.                  259
  DESCANSO XII.                 266
  DESCANSO XIII.                273
  DESCANSO XIV.                 283

  RELACION TERCERA.             289

  DESCANSO I.                   295
  DESCANSO II.                  300
  DESCANSO III.                 303
  DESCANSO IV.                  309
  DESCANSO V.                   314
  DESCANSO VI.                  319
  DESCANSO VII.                 325
  DESCANSO VIII.                335
  DESCANSO IX.                  340
  DESCANSO X.                   345
  DESCANSO XI.                  353
  DESCANSO XII.                 357
  DESCANSO XIII.                363
  DESCANSO XIV.                 367
  DESCANSO XV.                  376
  DESCANSO XVI.                 384
  DESCANSO XVII.                391
  DESCANSO XVIII.               395
  DESCANSO XIX.                 399
  DESCANSO XX.                  403
  DESCANSO XXI.                 409
  DESCANSO XXII.                413
  DESCANSO XXIII.               421
  DESCANSO XXIV.                425
  DESCANSO ÚLTIMO, Y EPÍLOGO.   433



NOTAS

  [1] «Manuel du libraire et de l’amateur de livres:» ed. de
  1861.--Tom. ij.--fol. 1062.

  [2] Cuaderno iij.--pág. 24.

  [3] Carece esta edicion del nombre del impresor.

  [4] «Observations critiques sur le roman de Gil Blas de
  Santillana: on y fait voir que Gil Blas n’est pas un ouvrage
  original, mais un demembrement des Aventures du Bachiller de
  Salamanque, ms. espagnol inédit.»--Paris: imp. de Moreau.

  [5] H. A. EVERET: «North-American Review:» (oct. 1827)--«Essais
  de critique et mélange.» Boston: 1845.

  [6] No he podido hacerme de ejemplar ninguno de esta traduccion,
  de que dan sucinta noticia TICKNOR «History of Spanish
  Literature» y «The Encyclopædia Britannica», edicion de ADAM AND
  CH. BLACK, de Edimburgo: año de 1875. -- Vol. viij. -- pág. 548.

  [7] «Leben und Begebenheiten des Escudero Marcos Obregon.
  Oder Autobiographie des Spanischen Dichters Vicente Espinel.
  Aus dem Spanischen zum erstenmale in das Deutsche übertragen,
  und mit Anmerkungen und einer Vorrede begleitet von Ludwig
  Tieck.»--Breslau im Verlage bei Josef Max und Komp. 1827.

  [8] Aprobaciones á la edicion de Juan de la Cuesta: Madrid: 1618.

  [9] Dice así lo mandado tachar:--«Pegóseme un clerigo de un
  pueblecillo de por allí cerca, y yendo caminando iba rezando sus
  horas en voz que le pudieran oir los alcornoques y robles: de
  suerte que nos interrumpia la conversacion, y él cumplia mal con
  su obligacion. Preguntóle el oidor:--¿No se podria dejar eso para
  la noche, para que se hiciese con el silencio y devocion que se
  requiere?--¡Oh! señor, respondió el clérigo, diónos la Iglesia
  esta pension que, aun caminando, hemos de rezar. ¿Por qué no
  ordenara que yendo un clérigo cansado y pensando en sus negocios
  y en el fin que han de tener, no rezara caminando?--Respondió el
  oidor:--Porque la Iglesia no cria á los clérigos para correos,
  sino para rezadores.--Bien respondido está, dijo el clérigo;
  ¿pero podria yo caminando rezar esta noche todas las horas de
  mañana y cumplir con mi conciencia?--Preguntóle el oidor al
  clérigo:--Si os debieran cien ducados para el dia de san Juan,
  ¿tomaríadeslos la víspera?--Respondió el clérigo:--Si, por
  cierto.--Pues lo mismo hace Dios, dijo el oidor: que en las cosas
  de obligacion y merecimiento adelantallas es querer cumplir cada
  uno con su obligacion, y Dios es tan buen pagador que tambien
  adelanta la paga.--Quedó con esto muy satisfecho el sacerdote.»

  [10] «Resúmen histórico de la literatura española:» part. iij.
  cap. 13.

  [11] «History of Spanish Literature:» t. iij. cap. 34.

  [12] «Histoire de la littérature espagnole:» pág. 503.

  [13] «Gesch. der schönen Wissenschaften:» t. iij. pág. 451.

  [14] De Ragusa.

  [15] Su verdadero nombre era doña Antonia Maldonado y Calatayud;
  era de los Maldonados de Salamanca y caso en Ocaña con D.
  Rodrigo de Céspedes, el mayor de los hijos del capitan Alonso de
  Céspedes, llamado «el bravo».

  [16] En 1580, época á que ESPINEL se refiere, D. Antonio de
  Londoño, D. Pedro de Lunato, y D. Jorge Manrique formaban el
  «Consejo secreto de Milan».

  [17] Esta censura lleva la fecha de 7 de Enero de 1587: las
  «Rimas» no se publicaron hasta 1591.

  [18] «Archivo gral. de Simancas:» Patronato Eclesiástico.--leg.
  21.--1.º

  [19] LOPE DE VEGA: «La Circe.» «No parecía novedad llamar
  «espinelas» á las «décimas»: que este es su verdadero nombre,
  derivado del maestro ESPINEL, su primer inventor, como los versos
  sáficos de Safo.»

  [20] «Œuvres complètes de Voltaire»: edit. Didot: 1828.--tom.
  iij.--pág. 2879, col. ij.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Vida del escudero Marcos de Obregón" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home