Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Claros varones de Castilla, y Letras
Author: Pulgar, Fernando del
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Claros varones de Castilla, y Letras" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



                        Notas del Transcriptor

Se han respetado la grafía y la acentuación del original, así como las
inconsistencias en éstas.

Se han corregido los errores obvios de imprenta y las erratas
mencionadas en la sección correspondiente del original.

Las notas a pie de página se han renumerado y situado al final del
párrafo correspondiente.

El texto en versalita se ha sustituido por mayúsculas mientras que el
texto en cursiva se indica entre _guiones bajos_.

Las páginas en blanco presentes en el original se han eliminado en la
versión electrónica.

                   *       *       *       *       *



                            CLAROS VARONES

                            _DE CASTILLA_,

                               Y LETRAS

                              DE FERNANDO

                             _DE PULGAR_,


                   CONSEJERO, SECRETARIO Y CORONISTA

                        DE LOS REYES CATÓLICOS

                      DON FERNANDO Y DOÑA ISABEL.


                             [Ilustración]


                            _CON LICENCIA._

                          MADRID. MDCCLXXXIX.

              POR DON GERÓNIMO ORTEGA E HIJOS DE IBARRA.

        _Se hallará en su Imprenta y Librería calle Angosta de
              Majaderitos, frente al Coliseo de la Cruz._



                              ADVERTENCIA

                              DEL EDITOR.


Las Obras de Fernando de Pulgar son tan conocidas y estimadas, como
lo publican las muchas ediciones que se han hecho de ellas, y los
elogios que han merecido de los Literatos; por lo que no necesitan de
recomendacion alguna. A la verdad es imposible leerlas sin hechizarse
de la hermosura de su estilo, de la pureza de su idioma, de la valentía
de sus expresiones, y de la solidez de su doctrina.

Por tanto se las proponen por modelo á los jóvenes en el Real Seminario
de Nobles de Madrid, en San Isidro el Real, y en algunos Colegios de
Padres Escolapios, para que al mismo tiempo que aprenden la lengua
Latina, se perficionen en la Castellana. Ojalá que el exemplo de unos
Estudios tan autorizados se extienda á todos los de los dominios de
España.

Entre todas las ediciones que se han hecho hasta ahora de los Claros
Varones y Letras de Pulgar la mas completa es la impresa en Madrid
en quarto el año de 1775 por el esmero y cuidado que puso el sabio
Editor, á quien somos tambien deudores de la Vida del Autor, y de las
Adicciones á los Claros Varones. Por lo mismo la hemos preferido á las
anteriores para original de ésta, y esperamos sea tan bien recibida
como aquella, de la qual apenas se puede haber un exemplar á las manos.
En quanto al tamaño, hemos elegido el presente, atendiendo á la mayor
comodidad de los Lectores.



                           VIDA DE FERNANDO

                              DE PULGAR.


Fernando de Pulgar, Secretario y Consejero de los Reyes Católicos
D. Fernando y Doña Isabel, y su Cronista, fué natural del Reyno de
Toledo[1]. Algunos autores[2] congeturaron se llamó _de Pulgar_ por
haber nacido en el pueblo de este nombre; pero Salazar de Mendoza[3] le
hace natural del mismo Toledo, fundado en que para referir un suceso de
aquella Ciudad usa el modo comun de hablar en ella.

      [1] _Letra XXIV. dice_: De este nuestro Reyno de Toledo tiene
      cargo...

      [2] _Tamayo de Bargas Prologo á la vida de_ Diego Garcia de
      Paredes. _D. Nicolas Antonio_, Bibl. nova.

      [3] _En la_ Crónica del Cardenal D. Pedro Gonzalez de Mendoza,
      _lib. 1. cap. 57._

Otros le confundieron[4] con _Hernan Perez de Pulgar_, Capitan
valeroso, creyéndolos una misma persona; pero no cabe la menor duda
en que eran diversas, pues el mismo Cronista en la tercera parte de
la Crónica capítulo III. dice: _Vista esta division por un Escudero,
que era de las Guardas del Rey é de la Reyna, Alcayde de la fortaleza
del Salar, que venia en aquella compañia, que se llamaba Hernan Perez
del Pulgar, hombre de buen esfuerzo, tomó una toca de lienzo, y atóla
en su lanza por via de enseña, y dixo_... Aunque se quisiese atribuir
la confusion á la semejanza de nombres, había en ellos diferencia. El
Alcayde se llamaba _Hernan Perez del Pulgar_, y el Cronista _Fernando
de Pulgar_: era el Alcayde mozo, Escudero, y de las Guardas de los
Reyes; y el Cronista viejo, y nunca da á entender hubiese exercido la
profesion militar, calificándose únicamente con el título de Escribano,
esto es, Secretario, como en el principio de la Letra I: _Señor Doctor
Francisco Nuñez, Físico_: _Yo Fernando de Pulgar, Escribano_...

      [4] _Argote de Molina en la lista de los Libros que tubo
      presentes para_ la Historia de la Andalucia: _D. Diego Sanchez
      Portocarrero en la_ Historia de Molina...

Se ignora la calidad de sus padres, su educacion, y sus estudios; pero
él mismo asegura en la dedicatoria de los CLAROS VARONES á la Reyna,
que se crió en la corte de los Reyes D. Juan el II. y D. Enrique IV.
donde conoció y comunicó á muchos Prelados y Caballeros, cuyas vidas y
acciones se propone escribir.

Reynando Enrique IV. era ya persona de crédito y consideracion en la
corte: _En verdad, Señor_, dice en la Letra VI. á un Caballero criado
del Arzobispo de Toledo, _yo fui uno de los Calderones con que el
Rey D. Enrique muchas veces envio á sacar paz del Arzobispo, y nunca
pudo sacarla_. Es de presumir que en los ultimos años del Rey tenia
ya el empleo de Secretario, y que con él empezó á servir á los Reyes
Católicos inmediatamente que subieron al Solio; pues en la 3. parte,
cap. 22. de la Crónica refiere, que _enviaron luego un su Secretario al
Rey D. Luis de Francia á le notificar como el Rey D. Enrique su hermano
era pasado de esta presente vida_... Aunque expresa lo que acaeció,
y otras negociaciones que le encargaron los Reyes, y sus resultas,
fué tan modesto que no quiso nombrarse. Dormer en los _Progresos de
la Historia de Aragon_ pag. 256. col. 2. dice, que Zurita[5] puso de
su mano al margen de dicho capítulo: _Este Secretario fué Hernando
del Pulgar, como parece por la Historia de Alonso de Palencia, lib.
23. cap. 5_. El mismo Pulgar _Letra XXIII._ asegura estuvo en París,
refiriendo lo que allí le dixo _un Religioso de santa vida_; pero calla
el motivo de su viage, y el tiempo que se detubo.

      [5] _Zurita hizo notas á los_ Claros Varones, _y es lástima que
      por ignorarse donde paran no se hayan podido publicar en esta
      edicion._

Vuelto á Castilla se puede colegir que su residencia ordinaria era en
la corte de la Reyna, donde regularmente residia el Consejo; bien que
como los viages de la Reyna eran tan continuos, no siempre la seguia
el Consejo, ni por consecuencia Pulgar. En la _Letra XII._ se alaba de
que _ni en corte, ni en Castilla no vivia hombre mejor vida_. Parece
que despues se retiró á su casa, que la tendria en Toledo, si como
asegura Salazar de Mendoza, era vecino de aquella Ciudad. _Estando_ en
ella _retraído_, dice en la Letra XXVIII. _é quasi libre de la pena
del cobdiciar, é comenzando á gozar del beneficio de contentamiento_,
fue llamado para escribir la Crónica de los Reyes: y aunque no se sabe
quando le dieron el cargo de Cronista, se infiere le usaba ya por
entónces, que era el año de 1482. al empezarse la guerra de Granada;
pues en la Letra XI. dice á la Reyna: _Pasados ya tantos trabajos
é peligros como el Rey N. S. y V. A. aveis avido, no se debe tener
en poca estima la escriptura dellos... Yo iré á V. A. segun me lo
envia á mandar, é llevaré lo escripto hasta aqui, para que lo mande
examinar... Acá avemos oído las nuevas de la guerra que mandais
mover contra los Moros..._ Lo escrito sería la parte de Crónica
anterior á aquel tiempo: en la qual había insertado algunas Epístolas
y Razonamientos que escribió por mandado de la Reyna, segun creyeron
las gentes, como dice _Andres Bernaldez Cura de los Palacios_, en
su Crónica MS. cap. 10. añadiendo en el 14. _que es parte del oficio
de los Coronistas de los Reyes expedir Epístolas en su servicio en
los tiempos que conviene:... y que deben procurar evitar escándalos
y guerras... y procurar la paz y concordia por Epístolas de dulce y
autorizado escribir_.

A la sazon estaba la Reyna en Andalucía, y se puede tener por cierto
que desde entónces la siguió Pulgar constantemente en sus viages. Este
era el mejor medio de hallarse bien informado para escribir la Crónica;
porque el Rey instruía puntualmente á la Reyna de lo que pasaba en el
exército, y consultaba con ella todas las ocurrencias dificiles: y
la Reyna entretanto cuidaba de proveer el exército de gente, armas,
municiones y víveres, y del gobierno del Reyno. Quando la Reyna iba al
exército la seguia Pulgar; y así pudo ver por sí mismo los sitios de
Cambil y Haraval, el de Málaga, el de Baza, y otros acaecimientos.

Era ya por entónces Pulgar de edad abanzada; pues en algunas de sus
_Letras_ (que todas son escritas desde el año de 1473. al 1483.) se
quexa de la vejez, y de los achaques anexos á ella. Fué casado, y vivia
su muger, tambien anciana, quando escribió la _Letra XXIII._ á una
hija, que de doce años entró en Religion.

Llegó con su Crónica hasta la toma de Granada por Enero del año 1492.
Se omitirán aqui los elogios y las críticas que justamente se han hecho
de ella, dexándolo para quien se tome el laudable trabajo de cotejarla
con buenos MSS. corregirla, y restaurar lo que se omitió en las dos
ediciones que tenemos. Hizo la primera Antonio de Nebrija en Valladolid
año 1565. atribuyendo la obra á su abuelo Antonio el célebre Gramático,
porque habiéndola encontrado entre sus libros, creyó con ligereza
que quien la había puesto en Latin la habría escrito originalmente
en Castellano. Si la hubiese leido habría escusado la equivocacion;
pues en el capítulo 21. hablando de D. Enrique IV. hubiera hallado
estas palabras: _No se pone aqui la disposicion de su persona, ni
su condicion, porque en su Crónica, y asimesmo en un tractado que
fecimos de los_ Claros Varones de Castilla _que ovo en su tiempo está
largamente recontado_; y hubiera conocido pertenecer la Crónica al
autor de los CLAROS VARONES, que ya estaban impresos, y andaban en
manos de todos.

La mas antigua edicion de los CLAROS VARONES que se ha tenido presente,
posterior sin duda á la muerte de Pulgar, se hizo _en Sevilla por
Stanislao Polono, é acabóse á 22. dias del mes de Mayo año del
nacimiento de N. S. Jesu-Christo de 1500._ incluyendo en ella XXXII.
Cartas del mismo autor dirigidas á la Reyna, á algunos grandes Señores,
Caballeros y otras personas. Catorce Cartas, que son la 1. 2. 3. 4.
5. 6. 10. 17. 31. 11. 13. 14. 15. y 12. comprehendidas en 16. hojas
en quarto se habían ya impreso antes, como se infiere de no haber en
ellas foliatura, nombre de Impresor, lugar, ni año: y esta se puede
llamar primera edicion. Siguióse otra completa en Alcalá por Miguel de
Eguia año 1528: otra en Zamora año 1543: en Valladolid otra año 1545.
todas en quarto: otra en Amberes por Juan Meursio año 1632: otra por
Daniel Elzevirio en Amsterdan año 1670. fol. al fin de las _Epístolas
de Pedro Martir de Angleria_, donde se hallan tambien las _Letras_
traducidas en Latin por Juliano Magon: y finalmente otra en Madrid
año 1747. octavo, en la qual manifestó el editor gran presuncion é
ignorancia remodernando el estilo.

Ademas de estas obras atribuyen algunos á Pulgar la Sátira conocida con
el título de _Coplas de Mingo Revulgo_, que otros sospecharon fuese de
Juan de Mena. En ediciones antiguas lleva el nombre de Rodrigo Cota el
tio vecino de Toledo, autor de las primeras Scenas de la famosa Comedia
_La Celestina_. Pulgar solamente hizo la glosa que se imprimió con
la misma Sátira antes del año 1500. Tambien le atribuye Don Nicolas
Antonio una _Cronica de Don Enrique IV._ que dice vió en la Librería
del Marques de Agrópoli; pero sin embargo conviene suspender el juicio
sobre esta obra, y sobre la _Historia de los Reyes Moros de Granada_,
que el mismo Don Nicolas Antonio asegura vió Martin Vazquez Siruela
en la Librería del Marques de Estepa; porque tratándose de MSS. son
frecuentes las equivocaciones.

Que Pulgar escribió otras obras no conocidas, como la traducion de la
_Exposicion del Pater noster_ de S. Agustin que cita en la _Letra á su
hija Monja_, no debe dudarse. Lucio Marineo Siculo lib. 7. _De Hispaniæ
Laudibus_, citado por D. Nicolas Antonio, dice: _Ferdinandi Pulgarii
eloquentia, atque moralis Philosophia magna fuit ac laudabilis.
Siquidem sermone Hispano plura edidit eleganti facundia, & uberrima
dicendi copia. In eo enim opere quod de Viris illustribus inscripsit,
plurimum & ingenii, & doctrinæ, & scribendi artis ostendit. Permulta
quoque memoratu dignissima composuit, in quibus magnam quidem laudem
promeruit._

Se omiten otros elogios, porque ciertamente qualquiera verá que el
agudo, fecundo, y elegante ingenio de Pulgar no los necesita: y
concluirémos con decir, que para la presente edicion ha servido de
texto la del año 1500. y que tambien se ha hecho uso de la primera de
14. _Letras_, de la de Alcalá del año 1528. y de la Elzeviriana.



                              _ERRATAS._


  Pag.       linea,                emienda.

   39....    5.... mandaba,       _mandada_.

  102....    9.... ocometia,      _acometia_.

  105....    5.... contre,        _contra_.

  115....   15.... crimioso,      _criminoso_.

  156....   18.... próspeta,      _próspera_.

  158....   13.... no responda,   _nos responda_.



                             [Ilustración]



                                 LIBRO

                         DE LOS CLAROS VARONES

                            _DE CASTILLA_,

                     DIRIGIDO A LA MUY ALTA REYNA
                            MUESTRA SEÑORA.


Muy excelente é muy poderosa Reyna nuestra Señora. Algunos
Historiadores Griegos é Romanos escribieron bien por extenso las
hazañas que los Claros Varones de su tierra ficieron, é les parescieron
dignas de memoria. Otros escriptores ovo que las sacaron de las
Historias, é ficieron dellas tractados aparte, á fin que fuesen mas
comunicadas, segun fizo Valerio Máxîmo, é Plutarco, é otros algunos,
que con amor de su tierra, ó con aficion de personas, ó por mostrar su
eloqüencia quisieron ordenar sus fechos, ensalzándolos con palabras
algo por ventura mas de lo que fueron en obras. Yo, muy excelente Reyna
y Señora, de ambas cosas veo menguada la Corónica destos vuestros
Reynos de Castilla é de Leon en perjuicio grande del honor que se
debe á los Claros Varones naturales dellos, é á sus descendientes:
porque como sea verdad que ficiesen notables fechos; pero no los
leemos extendidamente en las Corónicas como los ficieron, ni veo
que ninguno los escribió aparte, como fizo Valerio, é los otros.
Verdad es que el noble Caballero Fernan Perez de Guzman escribió en
metro algunos Claros Varones naturales dellos que fueron en España:
asimismo escribió brevemente en prosa las condiciones del muy alto
y excelente Rey Don Juan de esclarecida memoria vuestro padre, é de
algunos Caballeros é Perlados sus súbditos que fueron en su tiempo.
Eso mismo ví en Francia el compendio que fizo un Maestro Jorge de la
Vernada Secretario del Rey Carlos, en que copiló los fechos notables
de algunos Caballeros é Perlados de aquel Reyno que fueron en su
tiempo. E aun en aquel libro de la Sacra Escriptura que fizo Jesú fijo
de Sirac, quiso loar los Varones gloriosos de su nacion. Tambien Sant
Hierónimo é otros algunos escribieron loando los ilustres Varones
dignos de memoria, para loable exemplo de nuestro vivir. Yo, muy
excelente Reyna y Señora, criado desde mi menor edad en la corte del
Rey vuestro padre, y del Rey Don Enrique vuestro hermano, movido con
aquel amor de mi tierra que los otros ovieron de la suya, me dispuse á
escrebir de algunos Claros Varones Perlados y Caballeros naturales de
vuestros Reynos, que yo conoscí é comuniqué, cuyas hazañas é notables
fechos, si particularmente se oviesen de contar, requeria facerse de
cada uno una grand Historia. Por ende brevemente con el ayuda de Dios
escrebiré los linages é condiciones de cada uno, é algunos notables
fechos que ficieron: de los quales se puede bien creer que en autoridad
de personas, y en ornamento de virtudes, y en las habilidades que
tubieron, así en ciencia, como en armas, no fueron menos excelentes
que aquellos Griegos é Romanos é Franceses que tanto son loados en sus
escripturas. E primeramente pensé poner la vida é condiciones del Rey
Don Enrique Quarto vuestro hermano, cuya ánima Dios haya, por aver
concurrido en su tiempo.



                               TITULO I.

                     _Del Rey Don Enrique Quarto._


El Rey Don Enrique Quarto fijo del Rey Don Juan el Segundo fué hombre
alto de cuerpo, é fermoso de gesto, é bien proporcionado en la
compostura de sus miembros. Este Rey seyendo Príncipe dióle el Rey su
padre la Ciudad de Segovia, é pusole casa é oficiales, seyendo de edad
de catorce años. Estobo en aquella Ciudad apartado del Rey su padre
los mas dias de su menor edad, en los quales se dió á algunos deleytes
que la mocedad suele demandar, y la honestad debe negar. Fizo abito
dellos; porque ni la edad flaca los sabía refrenar, ni la libertad que
tenia los sofria castigar. No bebia vino, ni queria vestir paños muy
preciosos, ni curaba de la ceremonia que es debida á Persona Real.
Tenia algunos mozos aceptos de los que con él se criaban: amábalos
con grande aficion, é dábales grandes dádivas. Desobedesció algunas
veces al Rey su padre; no porque de su voluntad procediese, mas por
inducimiento de algunos, que siguiendo sus proprios intereses, le
traían á ello. Era hombre piadoso, é no tenia ánimo de facer mal, ni
ver padecer á ninguno: é tan humano era, que con dificultad mandaba
executar la justicia criminal: y en la execucion de la cevil, y en
las otras cosas necesarias á la gobernacion de sus Reynos, algunas
veces era negligente, é con dificultad entendia en cosa agena de su
delectacion, porque el apetito le señoreaba la razon. No se vido en
él jamás punto de sobervia en dicho ni en fecho, ni por cobdicia de
aver grandes señoríos le vieron facer cosa fea ni deshonesta: é si
algunas veces avia ira, durábale poco, y no le señoreaba tanto que
dañase á él ni á otro. Era grand montero, é placiale muchas veces de
andar por los bosques apartado de las gentes. Casó seyendo Príncipe
con la Princesa Doña Blanca hija del Rey Don Juan de Aragon su tio,
que entonces era Rey de Navarra, con la qual estobo casado por espacio
de diez años, é al fin ovo divorcio entre ellos por el defecto de la
generacion, que él imputaba á ella y ella imputó á él. Murió el Rey D.
Juan su padre, é reynó luego pacificamente en los Reynos de Castilla
é de Leon, seyendo ya en edad de treinta años: é luego que reynó usó
de grand magnificencia con ciertos Caballeros é Grandes Señores de sus
Reynos soltando, á unos de las prisiones en que el Rey su padre los
avía puesto, é reduciendo é perdonando á otros que andaban desterrados
de sus Reynos, é restituyóles todas las Villas é Logares é rentas,
é todos sus patrimonios é oficios que tenian. Teniendo la primera
muger de quien se apartó casó con otra hija del Rey de Portugal: y
en este segundo casamiento se manifestó su impotencia; porque como
quier que estobo casado con ella por espacio de quince años, é tenía
comunicacion con otras mugeres, nunca pudo aver á ninguna allegamiento
de varon. Reynó veinte años, y en los diez primeros fué muy próspero,
é llegó grand poder de gentes é de tesoros, é los Grandes é Caballeros
de sus Reynos con grand obediencia cumplian sus mandamientos. Era
hombre franco, é facia grandes mercedes é dádivas; é no repetia jamás
lo que daba, ni le placía que otros en su presencia gelo repitiesen.
Llegó tanta abundancia de tesoros, que allende de los grandes gastos
é dádivas que facía, mercaba qualquier Villa ó Castillo, ó otra grand
renta que en sus Reynos se vendiese para acrescentar el patrimonio
Real. Era hombre que las mas cosas facía por solo su arbitrio, ó á
placer de aquellos que tenia por privados: é como los apartamientos
que los Reyes acen, é la grand aficion que sin justa causa muestran
á unos mas que á otros, é las excesivas dádivas que les dan, suelen
provocar á odio, é del odio nacen malos pensamientos, é peores obras,
algunos grandes de sus Reynos, á quien no comunicaba sus consejos,
ni la gobernacion de sus Reynos, é pensaban que de razon les debia
ser comunicado, concibieron tan dañado concepto, que algunas veces
conjuráron contra él para lo prender ó matar. Pero como este Rey era
piadoso, bien así usó Dios con él de piedad, é le libró de la prision,
é de los otros males que contra su Persona Real se imaginaron. E
ciertamente se debe considerar, que como quier que no sea ageno de los
hombres tener aficion á unos mas que á otros, pero especialmente los
Reyes, que están en el miradero de todos, tanto menor licencia tienen
de errar, quanto mas señalados y mirados son que los otros: mayormente
en las cosas de la justicia, de la qual tambien deben usar mostrando
su aficion templada al que lo meresciere, como en todas las otras
cosas: porque de mostrarse los Reyes aficionados sin templanza, é no
á quien, ni cómo, ni por lo que deben ser, nascen muchas veces las
envidias, dó se siguen las desobediencias, y vienen las guerras é otros
inconvenientes que á este Rey acaecieron. Era grand músico, é tenia
buena gracia en cantar é tañer, é en hablaren cosas generales; pero
en la execucion de las particulares é necesarias, algunas veces era
flaco, porque ocupaba su pensamiento en aquellos deleytes de que estaba
acostumbrado, los quales impiden el oficio de la prudencia á qualquier
que dellos está ocupado. E ciertamente vemos algunos hombres hablar
muy bien, loando generalmente las virtudes, é vituperando los vicios;
pero quando se les ofresce caso particular que les toque, entonces,
vencidos del interese ó del deleyte, no han lugar de permanescer en
la virtud que loaron, ni resistir el vicio que vituperaron. Usaba
asimismo de magnificencia en los recibimientos de Grandes hombres, é
de los Embaxadores de Reyes que venian á él, faciándoles grandes é
sumptuosas fiestas, é dándoles grandes dones: otrosí en facer grandes
edificios en los Alcazares é Casas Reales, y en Iglesias é lugares
sagrados. Este Rey fundó de principio los Monesterios de la Virgen
Santa Maria del Parral de Segovia, é de Sant Hierónymo del Paso de
Madrid, que son de la Orden de Sant Hierónymo é dotólos magníficamente:
é otrosí el Monesterio de Sant Antonio de Segovia de la Orden de Sant
Francisco: é hizo otros grandes edificios é reparos en otras muchas
Iglesias é Monesterios de sus Reynos, é dióles grandes limosnas, é
fizoles muchas mercedes. Otrosí mandaba pagar cada año en tierras é
acostamientos gran número de gente de armas: é allende desto gastaba
cada año en sueldo para la gente de caballo continua que traía en su
guarda otra grand cantidad de dinero. E con esto fué tan poderoso, é
su poder fué tan renombrado por el mundo, que el Rey D. Fernando de
Neápoles le envió suplicar que le recibiese en su omenage. Otrosí la
Ciudad de Barcelona con todo el Principado de Cataluña le ofresció de
se poner en su señorío, y de le darlos tributos debidos al Rey Don Juan
de Aragon su tio, á quien por entonces aquel Principado estaba rebelde.
Por inducimientos é persuasiones de algunos que estaban cerca dél en su
consejo, mas que procediendo de su voluntad, tuvo algunas diferencias
con este Rey de Aragon su tio, que asimesmo se intitulaba Rey de
Navarra, y entró por su persona poderosamente en el Reyno de Navarra,
y envió gran copia de gente de armas con sus Capitanes al Reyno de
Aragon, é fizo guerra á los Aragoneses é Navarros: é puedese bien creer
que segun su grande poder, é la disposicion del tiempo é de la tierra,
é la flaqueza é poca resistencia que por entonces avia en la parte
contraria, si este Rey fuera tirano é inhumano, todos aquellos Reynos y
Señoríos fueran puestos en su obediencia, dellos con pequeña fuerza, é
dellos de su voluntad. E para pacificar estas diferencias se trataron
vistas entre él y el Rey Don Luis de Francia, que como árbitro se
interpuso á las pacificar: á las quales vistas fué acompañado de
Grandes Señores é Perlados, é de grand multitud de Caballeros é
Fijosdalgo de sus Reynos. En los gastos que fizo, é dádivas que dió,
y en los arreos é otras cosas que fueron necesarias de se gastar
é destribuir para tan grande acto, mostró bien la franqueza de su
corazón, é paresció la grandeza de sus Reynos, é guardó la preeminencia
de su persona, é la honra é loable fama de sus súbditos. Fué la fabla
destos dos Reyes entre la Villa de Fuenterabía que es del Reyno de
Castilla, é la Ciudad de Bayona que es del Reyno de Francia, en la
rivera de la mar. Continuó algunos tiempos guerra contra los Moros:
fizo algunas entradas con grand copia de gente en el Reyno de Granada.
En su tiempo se ganó Gibraltar é Archidona, é otros algunos Lugares de
aquel Reyno. Constriñó á los Moros que le diesen parias algunos años
porque no les ficiese guerra: é los Reyes comarcanos temian tanto su
grand poder, que ninguno osaba facer el contrario de su voluntad, é
todas las cosas le acarreaba la fortuna como él las quería, é algunas
mucho mejor de lo que pensaba, como suele facer á los bien afortunados:
é los de sus Reynos todo aquel tiempo que estobieron en su obediencia
gozaban de paz, é de los otros bienes que della se siguen. Fenecidos
los diez años primeros de su señorío, la fortuna, envidiosa de los
grandes estados, mudó como suele la cara próspera, é comenzó á mostrar
la adversa. De la qual mudanza muchos veo quexarse, y á mi ver sin
causa: porque segund pienso alli hay mudanza de prosperidad dó hay
corrupcion de costumbres. Y así por esto, como porque se debe creer
que Dios queriendo unir en esta vida alguna desobediencia que este
Rey mostró al Rey su padre, dió lugar que fuese desobedecido de los
suyos, é permitió que algunos criados de los mas aceptos que este Rey
tenia, é á quien de pequeños fizo hombres grandes, é dió títulos é
dignidades é grandes patrimonios, quier lo ficiesen por conservar lo
avído, quier por lo acrecentar é añadir mayores rentas á sus grandes
rentas, erraron de la via que la razon les obligaba: é no podiendo
refrenar la envidia concebida de otros que pensaban ocuparles el lugar
que tenian, conocidas en este Rey algunas flaquezas nascidas del habito
que tenia fecho en los deleytes, osaron desobedecerle é poner disension
en su casa. La qual porque al principio no fué castigada segund debía,
cresció entre ellos tanto, que fizo descrecer el estado del Rey, y el
temor é obediencia que los Grandes de sus Reynos le avían. Donde se
siguió que algunos destos se juntaron con otros Perlados é Grandes
Señores del Reyno, é tomaron al Príncipe Don Alonso su hermano, mozo
de once años, é faciendo division en Castilla, lo alzaron por Rey
della, é todos los Grandes é Caballeros, é las Ciudades é Villas
estubieron divisos en dos partes: la una permaneció siempre con este
Rey Don Enrique; la otra estobo con aquel Rey Don Alonso: el qual
duró con título de Rey por espacio de tres años, é murió en edad de
catorce años. En esta division se despertó la cobdicia, é creció el
avaricia, cayó la justicia, é señoreó la fuerza, reynó la rapiña, é
disolvióse la luxuria, é ovo mayor lugar la cruel tentacion de la
sobervia que la humilde persuasion de la obediencia, é las costumbres
por la mayor parte fueron corrompidas é disolutas, de tal manera que
muchos, olvidada la lealtad é amor que debian á su Rey é á su tierra, é
siguiendo sus intereses particulares, dexaron caer el bien general de
tal forma que el general y el particular perescia. E Nuestro Señor, que
algunas veces permite males en las tierras generalmente, para que cada
uno sea punido particularmente segun la medida de su yerro, permitió
que oviese tantas guerras en todo el Reyno, que ninguno puede decir ser
exîmido de los males que dellas se siguieron; y especialmente aquellos
que fueron causa de las principiar se vieron en tales peligros, que
quisieran dexar gran parte de lo que primero tenian, con seguridad
de lo que les quedase, é ser ya salidos de las alteraciones que á
fin de acrecentar sus estados inventaron: é así pudieron saber con la
verdadera experiencia lo que no les dexó conocer la ciega cobdicia.
E por cierto así acaesce, que los hombres antes que sientan el mal
futuro, no conoscen el bien presente; pero quando se ven envueltos en
las necesidades peligrosas en que su desordenada cobdicia los mete,
entonces querrian é no pueden facer aquello que con menor daño pudieran
aver fecho. Duraron estas guerras los otros diez años postrimeros que
este Rey reynó, é los hombres pácificos padecieron muchas fuerzas de
los hombres nuevos que se levantaron é ficieron grandes destruiciones.
Gastó en estos tiempos el Rey todos sus tesoros: é allende de aquellos,
gastó é dió sin medida quasi todas las rentas de su patrimonio Real, é
muchas dellas que le tomaron los tiranos que en aquel tiempo eran: de
manera que aquel que con el abundancia de los tesoros compraba Villas
é Castillos, vino en tanta extrema necesidad, que vendió muchas de
veces las rentas del su patrimonio, todo para el mantenimiento de su
persona. Vivió este Rey cinquenta años, de los quales reynó veinte, é
murió en el Alcazar de la Villa de Madrid de dolencia del hijada, de
laqual en su vida muchas veces fué gravemente apasionado.



                              TITULO II.

                     _El Almirante Don Fadrique._


El Almirante Don Fadrique fijo del Almirante Don Alonso Enriquez[6],
é nieto de Don Fadrique Maestre de Santiago, é bisnieto del Rey Don
Alonso, fué pequeño de cuerpo é fermoso de gesto. Era un poco corto de
vista: hombre de buen entendimiento. Fué en los tiempos del Rey Don
Juan, é del Rey Don Enrique. Tenia muchos parientes, porque tenia por
hermano de madre al Adelantado Pero Manrique, que fué un Gran Señor en
Castilla, é tobo de su padre é madre otro hermano que fué Conde de Alva
de Liste, é nueve hermanas, que casaron todas con hombres de linage
que tenian casas de mayorazgos antiguas. Y de la parte de Doña Juana de
Mendoza su Madre, hija de Pero Gonzalez de Mendoza, tenia por deudos
de sangre todos los mas de los Grandes Señores de Castilla. Amaba los
parientes, é allegábalos, é trabajaba en procurar su honra y interese
muy mucho. Fué Caballero esforzado, é hombre de tan grande corazon, que
osadamente cometia muchas vegadas su persona y estado á los golpes de
la fortuna por la conservacion de sus parientes, é por adquirir para
sí honra é reputacion. Usando de su oficio de Almirante andobo por la
mar con grand flota de armada, é ovo rencuentros é batallas marinas
con Moros é Christianos, en las quales fué vencedor, é alcanzó fama de
esforzado Capitan. Era franco é liberal, é siempre pospuso la cobdicia
de guardar tesoros á la gloria que sentia en los gastar por aver honra.
Era hombre impaciente, é no podia buenamente tolerar las cosas que
le parecian excesivas é contrarias á la razon, é repreendialas con
algun rigor: especialmente increpaba la grand aficion que el Rey Don
Juan tenia al Maestre de Santiago Don Alvaro de Luna Condestable de
Castilla, y el gran poder que en su Corte é Reyno le dió, é las dádivas
inmensas que le fizo. Otrosí repreendia las cosas excesivas que este
Condestable, con el gran favor que del Rey tenia, facia, é no las podia
sofrir ni disimular. E desta condicion se le siguieron discordias y
enemistades con aquel Maestre, é con otros Caballeros que seguian la
su parcialidad, de las quales procedieron guerras y escándalos en el
Reyno: porque era hombre de grand autoridad, así por respeto de su
persona é grande casa, como por los muchos é Grandes Señores que tenia
por parientes. Casó una hija con el Rey de Aragon, que á la hora era
Rey de Navarra, é por causa deste casamiento, é de las parcialidades
que tenia en el Reyno, se le siguieron algunos infortunios,
especialmente en el vencimiento de la batalla que el Rey Don Juan ovo
contra el Rey de Navarra, é contra el Infante Don Enrique sus primos,
é contra otros Caballeros cerca de la Villa de Olmedo: en la qual,
como quier que este Almirante fue vencido del Maestre de Santiago su
enemigo, é preso por un Escudero de su capitanía; pero no le fallesció
ánimo en la hora del infortunio, é con fuerza de razones que dixo al
que le prendió, le puso en libertad: y fueron tomados todos sus bienes,
y él andubo desterrado del Reyno, sintiendo aquel grave sentimiento que
el vencido siente veyendo su enemigo vencedor. Sufrió este Caballero
sus pérdidas con igual cara, é ninguna fuerza de la fortuna le abaxó
la fuerza de su corazon. Loan los Historiadores Romanos por varon de
grand ánimo á Catón porque se mató, non podiendo con paciencia sofrir
la victoria de Cesar su enemigo; é no sé yo por cierto qué mayor
crueldad le ficiera el Cesar de la que él se fizo; porque repugnando á
la natura é al comun deseo de los hombres, fizo en su persona lo que
todos aborrecen facer en la agena. E adornan su muerte diciendo que
murió por aver libertad: é ciertamente no puedo entender que libertad
puede aver para sí, ni para dár á otro, el hombre muerto. Así que como
haya grande razon para loar su vida, no veo que la haya para loar su
muerte: porque anticiparse ninguno á desatar aquel conjuntisimo é
natural atamiento que el ánima tiene con el cuerpo, temiendo que otro
le desate, cosa es mas para aborrecer, que para loar. No se mata el
marinero en la fortuna antes que le mate la fortuna; ni el cercado se
dá la muerte por miedo de la servidumbre del cercador. A todos sostiene
la esperanza que no pudo sostener á Catón: el qual si tovo ánimo para
sofrir los bienes de la prosperidad, é no los males de la fortuna, con
mayor razon podemos loar á este Almirante: porque aquel paresció en su
muerte tan flaco, que no pudo sofrir sus males; y este paresció en su
vida tan fuerte, que tovo esperanza de cobrar sus bienes, aunque se
vido desterrado é vencido, é á su enemigo próspero é vencedor; porque
aquel es dicho varon magnánimo que sufriendo la mala, sabe buscar la
buena fortuna. E si el otro fué repreensor de pecados, tambien fué este
Almirante repreensor de aquello que le parescia fuera de razon: aunque
de repreender errores agenos mas veces se sigue odio al castigador, que
enmienda al castigado. E tambien debemos considerar, que si los juicios
de Dios no podemos compreender, menos los debemos repreender; porque no
sabemos sus misterios, ni los fines que su providencia tiene ordenados
en los actos de los hombres. E por ende el que pudiere refrenar su ira,
é dar pasada á las cosas que se pueden tolerar, é aver sufrimiento
para las disimular, sin duda vivirá vida mas segura, é no se pondrá,
segun este Almirante se puso, á los golpes peligrosos de la fortuna.
En los quales en alguna manera se pudo decir bien fortunado, porque
sus deudos é amigos le fueron gradecidos, é sus criados é servidores
le fueron leales; los quales membrándose de algunos beneficios que
dél rescibieron, le ayudaron quanto pudieron, é ayudáran mejor si
pudieran: porque el amor verdadero ni dexa de amar, ni cansa de
aprovechar. En estos tiempos de adversidades que por este Caballero
pasaron conosció bien la lucha continua que entre sí tienen el trabajo
de la una parte, y el deleyte de la otra: é como quier que el uno ó
el otro vencen á veces, pero ninguno dellos dura en el vencimiento
luengamente, al fin, haciendo el tiempo las mudanzas que suele, y los
amigos é servidores las obras que deben, rodeó Dios las cosas de tal
manera que tornó á Castilla, é recobró todos sus bienes é patrimonio, é
ovo logar de lo acrescentar, é fué restituído en la gran estimacion que
primero estaba, é murió lleno de dias en gran prosperidad: porque dexó
sus hijos en buen estado, y vido en sus postrimeros dias á su nieto
hijo de su hija ser Príncipe de Aragon, porque era único hijo del Rey
de Aragon su padre: é otrosí le vido Príncipe de los Reynos de Castilla
é de Leon, porque casó con la Princesa de Castilla Doña Isabél, que fué
Reyna destos Reynos.

      [6] _Vease el Cap. de D. Alonso Enriquez en las_ Generaciones y
      Semblanzas, _pag. 221_.



                             TITULO. III.

                          _El Conde de Haro._


Don Pero Fernandez de Velasco Conde de Haro, hijo de Don Juan de
Velasco[7], é nieto de Don Pero Fernandez de Velasco, fué hombre de
mediana estatura, tenia las cervices torcidas, é los ojos un poco
vizcos. Era de linage noble y antiguo. Hállase por las Corónicas,
que él é su padre é abuelos fueron Camareros mayores de los Reyes de
Castilla sucesivamente por espacio de ciento é veinte años. Era hombre
agudo é de buen entendimiento. Vivió en los tiempos del Rey Don Juan
el Segundo, é del Rey Don Enrique Quarto su fijo. En su juventud la
edad lozana, é no aun madura ni experimentada en los inconvenientes
que acaescen en la vida, le indució que se juntase en parcialidades
con otros Grandes del Reyno sus parientes, é repugnase la voluntad é
aficion grande que el Rey Don Juan mostraba en obras y en palabras
á algunos privados: é por esta causa estubo algun tiempo en la
indignacion del Rey, é padesció algunos infortunios. E como acaesce
algunas veces que las adversidades dán al hombre mejor doctrina para
ser cauto, que las prosperidades para ser templado, este Caballero
despertó en la adversidad su buen entendimiento, é conosció como dende
en adelante viviese con mas seguridad é menos peligro. Fablaba con
buena gracia, é con tales razones traídas á propósito, que todos avian
placer de le oír. Era temeroso de Dios, é hombre de verdad, é inclinado
á justicia: la qual como sea dividida en partes, una de las quales se
dice legal, porque es instituída por ley; otra igual, que la razon
natural nos manda seguir, puedese por cierto creer deste Caballero,
que ni falleció en lo que manda la razon natural, ni era transgresor
de lo escripto por ley; antes fué un tan gran zelador de la justicia,
que no se puede decir otro en sus tiempos que con tan gran estudio la
mirase, ni con mejor diligencia é moderacion la cumpliese y executase.
Y esta virtud mostró bien en la gobernacion de sus Villas é Lugares,
é otras muchas tierras que tovo en administracion; porque allende del
derecho que igualmente facia guardar de unos é otros, dió tal forma
en sus tierras, que los ministros que ponía en la justicia dellas
eran obligados de pagar todo el robo que en el campo se ficiese á los
moradores, ó á otra qualquier persona que pasase por ellas, ó dar el
malhechor que lo oviese fecho, ó perseguirlo hasta lo aver, ó dar
razon donde fuese receptado é defendido. E luego que sabía el lugar
donde estaba facía tales diligencias, que avía el malhechor, é facía
justicia dél, ó apremiaba en tal manera al que lo receptaba, que le
facía restituir el robo, y el robado quedaba satisfecho: é con esta
diligencia, que tenia en la justicia sus tierras eran bien guardadas,
é florescian entre todas las otras comarcanas. Tenia tierras vecinas
á las Montañas, é como quier que junto en parentela con algunos de
los Caballeros dellas; pero conoscida la gente ser turbulenta é presta
al rigor, con tal prudencia los supo tratar, que en su tiempo no le
alcanzó parte de algunos males que de sus disensiones les vinieron;
porque era varon inclinado á paz, y enemigo de la discordia, é gran
zelador del bien público: en la gobernacion del qual le placía gastar
el tiempo y el trabajo. Loan los Historiadores á Bruto Consul Romano,
que mató sus hijos porque contra el bien público de Roma trataban de
reducir al Rey Tarquino, é dicen que la gran cobdicia de loor venció al
amor natural: é alega Virgilio que fué caso infelice; é si infelice,
no sé como la infelicidad debe ser loada, ni qué loor puede conseguir
aquel que repugna la natura, é contraría la razon. Podemos bien creer
que este Cónsul, si lo hizo con ira, fue mal; y si con deliberacion,
peor: porque de muchos Gobernadores Castellanos leemos, que no matando
sus hijos, mas templando sus pasiones, supieron muy bien gobernar sus
tierras é provincias. E este noble Conde, no señoreado de ambicion por
aver fama en esta vida, mas señoreando la tentacion por aver gloria en
la otra, gobernó la república tan rectamente, que ovo el premio que
suele dar la verdadera virtud: la qual conoscida en él alcanzó tener
tanto crédito é autoridad, que si alguna grande y señalada confianza
se avía de facer en el Reyno, quier de personas, quier de fortalezas,
ó de otra cosa de qualquier qualidad, siempre se confiaban dél: y en
algunas diferencias que el Rey Don Juan ovo con el Rey de Navarra,
é con el Infante Don Enrique sus primos, y en algunos otros debates
é controversias que los Grandes del Reyno ovieron unos con otros,
si para se pacificar era necesario que los de la una parte é de la
otra se juntasen en algun Lugar para platicar en las diferencias
que tenian, siempre se confiaba la salvaguarda del tal Lugar dó se
juntaban á este Caballero, é la una parte é la otra confiaban sus
personas de su fé y palabra, é muchas veces se remitian á su arbitrio
é parescer. Fué eso mismo hombre que por ganar honra deseaba facer
cosas magníficas: siguiéndo esta su condicion juntó muchas veces gran
copia de gente de su casa, así para la guerra contra los Moros, como
para servir al Rey, é sostener el estado é preheminencia Real en las
diferencias é guerras que en el Rey no acaescieron: y esto fizo en
lugares é tiempos tan necesarios, que como quier que sufrió grandes
miedos, é se puso á muchos discrimines y aventuras, pero al fin destos
trabajos ganó gran honra é reputacion, é su casa por respecto de sus
servicios fué acrescentada. Queria llevar las cosas por orden, é que
no saliesen punto de la razon; y esta condicion le facía mirar tanto
en los negocios, é poner tales dudas é inconvenientes, que tarde y con
gran dificultad se determinaba á las facer. Verdad es que tardío, é
ser súbito en la determinacion de las cosas, son dos extremos que se
deben fuir. Tambien es cierto que recibe alguna pena el que delibera
en deliberar tarde, y el que le espera en esperar mucho; pero por la
mayor parte vemos mas é mayores inconvenientes en la persona é fechos
de aquel que delibera súbito, que en el que es grave é tardío en sus
movimientos: porque si por deliberar tarde se pierde alguna vez el
bien que se podria aver, por determinar presto vimos perder muchas
veces el bien avido, é acarrear tales mudanzas é variedades, é aun
vanidades, que afean la persona é pierden la honra. Era deseoso como
todos los hombres de aver bienes, é supólos adquirir é acrescentar,
é muy bien conservar. Era asimesmo reglado en sus gastos continuos,
é con tanta diligencia miraba á quien avía de dar, é cómo é por qué
le daba, que algunas veces fallescía en la virtud de la liberalidad.
Era hombre esencial, é no curaba de aparencias, ni facia muestras de
lo que tenia, ni de lo que facia. Aprendió letras Latinas, é dabase
al estudio de Coránicas, é saber fechos pasados. Placiale asimesmo
la comunicacion de personas Religiosas é de hombres sabios, con los
quales comunicaba sus cosas. Al fin veyendose en los dias de la vejéz,
porque ovo verdadero cognoscimiento de los gozos falsos, é miserias
verdaderas que este mundo dá á los que en él están envueltos, apartóse
dél, é puso fin á todas las cosas mundanas, é encomendó su casa é
toda su gente de armas á su fijo mayor: é fundó en la su Villa de
Medina de Pomár un Monesterio de Monjas de la Orden de Santa Clara,
é un Hospital para pobres, é dotólos de lo necesario, é allí de su
voluntad se retraxo antes que muriese por espacio de diez años. Y como
quier que fué requerido algunas veces por el Rey, é por otros Grandes
Señores sus parientes, que saliese de aquel retraimiento para entender
en las disensiones que en aquellos tiempos acaescieron en el Reyno, no
quiso mudar su propósito; antes acordó de tomar en su casa compañía de
hombres Religiosos de buena é honesta vida, é fizo grande é estrecha
inquisicion sobre las cosas de su consciencia desde el dia que fué
de edad para pecar, é cometióles que alimpiasen su ánima, así en la
penitencia de su persona, como en la restitucion que debía facer de
sus bienes: é todos los que en aquellos tiempos vinieron á le demandar
qualquier cargo, así de servicios que le oviesen fecho, como de otra
qualquier calidad á que de justicia fuese obligado, fueron oídos é
satisfechos. E al cabo de aver fecho su penitencia é restituciones dexó
su casa é patrimonio á su fijo mayor, que fué Condestable de Castilla:
é dexó otros dos fijos herederos, en buen estado. E dando doctrina de
honrado vivir, é exemplo de bien morir, fenesció en edad de setenta
años dentro en aquel Monesterio que fundó.

      [7] _Vease el cap. de Don Juan de Velasco en las_ Generaciones y
      Semblanzas, _cap. 232_.



                              TITULO IV.

                     _Del Marqués de Santillana._


Don Iñigo Lopez de Mendoza Marques de Santillana, é Conde del Real
de Manzanares, é Señor de la casa de la Vega, fijo del Almirante D.
Diego Furtado de Mendoza, é nieto de Pero Gonzalez de Mendoza Señor
de Alava[8], fué hombre de mediana estatura, bien proporcionado en la
compostura de sus miembros, é fermoso en las faciones de su rostro, de
linage noble Castellano é muy antiguo. Era hombre agudo é discreto, é
de tan gran corazon, que ni las grandes cosas le alteraban, ni en las
pequeñas le placia entender. En la continencia de su persona, é en el
razonar de su fabla mostraba ser hombre generoso é magnánimo. Fablaba
muy bien, é nunca le oían decir palabra que no fuese de notar, quier
para doctrina, quier para placer. Era cortés é honrador de todos los
que á él venian, especialmente de los hombres de ciencia. Muertos el
Almirante su padre, é Doña Leonor de la Vega su madre, é quedando bien
pequeño de edad, le fueron ocupadas las Asturias de Santillana, é
gran parte de los otros sus bienes: é como fué en edad que conosció
ser defraudado en su patrimonio, la necesidad que despierta el buen
entendimiento, é el corazon grande que no dexa caer sus cosas, le
ficieron poner tal diligencia, que veces por justicia, veces por las
armas recobró todos sus bienes. Fué muy templado en su comer é beber,
y en esto tenia una singular continencia. Tovo en su vida dos notables
exercicios, el uno en la disciplina militar, el otro en el estudio de
la ciencia[9]; é ni las armas le ocupaban el estudio, ni el estudio
le impedia el tiempo para platicar con los Caballeros y Escuderos de
su casa en la forma de las armas necesarias para defender, é quáles
avían de ser para ofender, é cómo se avía de ferir el enemigo, é en
qué manera avían de ser ordenadas las batallas é la disposicion de los
reales, como se avían de combatir é defender las fortalezas, é las
otras cosas que requiere el exercicio de la caballería: é en esta
plática se deleytaba por la grand habituacion que en ella tovo en su
mocedad. E porque los suyos supiesen por experiencia lo que le oían
decir por doctrina, mandaba continuar en su casa justas, é ordenaba
que se ficiesen otros exercicios de guerra, porque sus gentes, estando
habituadas en el uso de las armas, les fuesen menores los trabajos de
la guerra. Era Caballero esforzado, é ante de la facienda cuerdo é
templado, é puesto en ella era ardid é osado; é ni su osadía era sin
tiento, ni en su cordura se mezcló jamás punto de cobardía. Fué Capitan
principal en muchas batallas que ovo con Cristianos é con Moros, donde
fué vencedor, é vencido: especialmente ovo una batalla contra los
Aragoneses cerca de Araviana, otra batalla cerca del rio de Torote, y
estas dos batallas fueron muy feridas é sangrientas; porque peleando,
é no fuyendo, murieron de ambas partes muchos hombres é caballos: en
las quales porque este Caballero se halló en el campo con su gente,
aunque los suyos vido ser en número mucho menor que los contrarios;
pero porque veyendo al enemigo delante reputaba mayor mengua volver las
espaldas sin pelear, que morir ó dexar el campo peleando, cometióse á
la fortuna de la batalla, é peleó con tanto vigor y esfuerzo, que como
quier que fue ferido é vencido pero su persona ganó honra é reputacion
de valiente Capitan. Conoscidas por el Rey Don Juan las habilidades
deste Caballero le envió por Capitan de la guerra contra los Moros, el
qual recibió el cargo con alegre cara, é lo tovo en la Frontera gran
tiempo. El qual ovo con el Rey de Granada, é con otros Capitanes de
aquel Reyno muchas batallas, é grandes recuentros, dó fué vencedor, é
fizo muchas talas en la Vega de Granada, é ganó por fuerza de armas la
Villa de Huelma, é puso los Moros en tal estrecho, que ganára otros
Lugares, é ficiera otras grandes hazañas dignas de memoria, salvo quél
Rey, constreñido por algunas necesidades que en aquel tiempo ocurrieron
en su Reyno, le envió mandar que cesase la guerra que facia, é les
diese tregua. E como ovo esta comision, fizo la guerra tan cruda á
los Moros, que los puso só el yugo de servidumbre, é los apremió á dar
en parias cada año mayor cantidad de oro de la que el Rey esperaba
recibir, ni ellos jamás pensaron dar. E allende del oro que dieron, les
constriñó que soltasen todos los Christianos que estaban cativos en
tierra de Moros, los quales este Marqués redimió del cativerio en que
estaban, é los puso en libertad. Gobernaba asimismo con grand prudencia
las gentes de armas de su Capitanía, é sabía ser con ellos señor é
compañero: é ni era altivo en el señorío, ni raez, en la compañía;
porque dentro de sí tenia una humildad que le facía amigo de Dios, é
fuera guardaba tal autoridad que le facia estimado entre los hombres.
Daba liberalmente todo lo que á él como á Capitan mayor pertenescia
de las presas que se tomaban, é allende de aquello les repartia de lo
suyo en los tiempos necesarios: é al que le regradescia las dádivas que
daba solia decir: si deseamos bienes al que bien nos face, debemoslos
dar al que bien nos desea.[10] E guardando su continencia con graciosa
liberalidad, las gentes de su Capitanía le amaban; é temiendo de le
enojar, no salian de su orden en las batallas. Loan muchas de las
Historias Romanas el caso de Manlio Torquato Consul Romano, el qual
como constituyese que ninguno sin su licencia saliese de la hueste á
pelear con los Latinos contrarios de Roma, é un Caballero de la hueste
contraria convidase á la batalla singular de uno por uno al fijo deste
Consul, vituperando con palabras á él, é á los de la hueste porque no
osaban aceptar la batalla, no podiendo el mancebo sofrir la mengua
que de su mengua resultaba á los Romanos, peleó con aquel Caballero,
é lo mató: é viniendo como vencedor á se presentar con los despojos
del vencido ante el Consul su padre, le fizo atar, e contra voluntad
de toda la hueste Romana le mandó degollar, porque fuese exemplo á
otros que no osasen ir contra los mandamientos de su Capitan: como si
no oviese otro remedio para tener la hueste bien mandada sinó matar
el Capitan á su fijo. Dura debiera ser por cierto, é muy pertinaz la
rebelion de los Romanos, pues tan cruel exemplo les era necesario para
que fuesen obedientes á su Capitan: é por cierto yo no sé que mayor
venganza pudo aver el padre del Latino vencido, de la que le dió el
padre del Romano vencedor. Deste caso facen grand mencion Frontino y
Máxîmo y otros Historiadores, loando al padre de buen castigador, y
al fijo de buen vencedor; pero yo no sé como se debe loar al padre de
tan cruel castigo como el fijo se quexa, ni como loemos al fijo de tan
grand transgresion como el padre le impone. Bien podemos decir que
fizo este Capitan crueldad digna de memoria; pero no doctrina digna de
exemplo, ni mucho menos digna de loor: pues los mismos loadores dicen
que fué triste por la muerte del fijo, é aborrescido de la juventud
Romana todo el tiempo de su vida; é no puedo entender como el triste
aborrescido deba ser loado. No digo yo que las constituciones de la
Caballería no se deban guardar, por los inconvenientes generales que
no se guardando pueden recrescer; pero digo que deben ser añadidas,
menguadas, interpretadas é en alguna manera templadas por el Príncipe,
aviendo respecto al tiempo, al lugar, á la persona, é á las otras
circunstancias é nuevos casos que acaescen, que son tantos é tales,
que no pueden ser comprehendidos en los ringlones de la ley. E porque
estas cosas fueron bien consideradas por este Claro Varon en las
huestes que gobernó, con mayor loor por cierto, é mejor exemplo de
doctrina se puede facer memoria dél; pues sin matar fijo, ni facer
crueldad inhumana, mas con la autoridad de su persona, é no con el
miedo de su cuchillo, gobernó sus gentes, amado de todos, é no odioso
á ninguno. Conoscidas por el Rey Don Juan las claras virtudes deste
Caballero, é como era digno de dignidad, le dió título de Marqués de
Santillana, é le fizo Conde del Real de Manzanares, é le acrescentó
su casa é patrimonio. Otrosí confiaba dél su persona, é algunas veces
la gobernacion de sus Reynos: el qual gobernaba con tanta prudencia,
que los Poetas decian por él, que en Corte era grand Febo, por su
clara gobernacion, é en campo Anibal, por su grand esfuerzo. Era muy
zeloso de las cosas que á varon pertenescia facer, é tan repreensor de
las flaquezas que veía en algunos hombres, que como viese llorar á un
Caballero en el infortunio que estaba, movido con alguna ira le dixo:
O! quan digno de reprehension es el Caballero que por ningun grave
infortunio que le venga derrama lágrimas, sinó á los pies del confesor!
Era hombre magnánimo, é esta su magnanimidad le era ornamento é
compostura de todas las otras virtudes. Acaecióle un dia que hablándole
en su facienda, é ofresciéndole acrescentamiento de sus rentas, como
hombre poco atento en semejantes pláticas respondió: Eso que decís no
es mi lenguage: hablad, dixo él, esa cosa allá con hombres que mejor la
entiendan. E solia decir á los que procuraban los deleytes, que mucho
mas deleytable debia ser el trabajo virtuoso, que la vida sin virtud,
quanto quier que fuese deleytable. Tenia una tal piedad, que qualquier
atribulado ó perseguido que venia á él fallaba muy buena defensa é
consolacion en su casa, pospuesto qualquier inconveniente que por le
defender se le pudiese seguir. Consideraba asimismo los hombres é las
cosas segun su realidad, é no segun la opinion, y en esto tenia una
virtud singular é casi divina; porque nunca le vieron facer acepcion
de personas, ni miraba dónde ni quien, sinó cómo é quál era cada uno.
Este Caballero ordenó en metros los proverbios que comienzan: _Fijo mio
mucho amado_, &c. en los quales se contienen quasi todos los preceptos
de la Filosofia moral, que son necesarios para virtuosamente vivir.
Tenia grand copia de libros, é dábase al estudio, especialmente de la
Filosofia moral, é de cosas peregrinas é antiguas: é tenía siempre en
su casa Doctores é Maestros con quienes platicaba en las sciencias é
lecturas que estudiaba. Fizo asimismo otros tractados en metros y en
prosa muy doctrinables para provocar á virtudes, é refrenar vicios:
y en estas cosas pasó él lo mas del tiempo de su retraimiento. Tenia
grand fama é claro renombre en muchos Reynos fuera de España; pero
reputaba muy mucho mas la estimacion entre los sabios, que la fama
entre los muchos. E porque muchas veces vemos responder la condicion de
los hombres á su complexion, é tener siniestras inclinaciones aquellos
que no tienen buenas complexiones: podemos sin duda creer que este
Caballero fué en grand cargo á Dios por le aver compuesto la natura de
tan igual complexion, que fué hábil para recibir todo uso de virtud, é
refrenar sin grand pena qualquier tentacion de pecado. No quiero negar
que no tubiese algunas tentaciones de las que esta nuestra carne suele
dar á nuestro espíritu, é que algunas veces fuese vencido, quier de
ira, quier de luxuria, ó que excediese faciendo, ó faltase alguna vez
no faciendo lo que era obligado: porque estando como estobo envuelto en
guerras, é en otros grandes fechos que por él pasaron, dificile fuera
entre tanta multitud de errores vivir sin errar. Pero si verdad es que
las virtudes dan alegria, é los vicios traen tristeza: como sea verdad
que este Caballero lo mas del tiempo estaba alegre, bien se puede
juzgar que mucho mas fué acompañado de virtudes que dan alegria, que
señoreado de vicios que ponen tristeza. E como quiera que pasaron por
él infortunios en batallas, é ovo algunos pesares por muertes de fijos,
é de algunos otros sus propinquos; pero sufrialos con aquella fuerza de
ánimo que á otros doctrinaba que sufriesen. Fenesció sus dias en edad
de sesenta é cinco años con grand honra é prosperidad: é si se puede
decir que los hombres alcanzan alguna felicidad[11] despues de muertos
segun la opinion de algunos, creemos sin dubda que este Caballero la
ovo; porque dexó seis fijos varones, y el mayor que heredó su mayorazgo
le acrescentó é subió en dignidad de Duque, é el segundo fijo fué
Conde de Tendilla, é el tercero fue Conde de Curuña, el quarto[12] fué
Cardenal de España é Arzobispo de Toledo é Obispo de Cigüenza, é uno
de los mayores Perlados que en sus dias ovo en la Iglesia de Dios:
é á estos quatro, é á los otros dos, que se llamaron Don Juan é Don
Hurtado, dexó Villas é Lugares é rentas, de que fizo cinco casas de
mayorazgos, allende de su casa é mayorazgo principal.

      [8] _No fué Señor de Alava, sinó Caballero que tenia su solar
      en Alava. Vease la vida de D. Diego Hurtado de Mendoza en las_
      Generaciones y Semblanzas, _pag. 225_.

      [9] _Vease el num 1. de las Adicciones que van al fin._

      [10] _Parece que trocando las palabras debiera decir_: si
      deseamos bienes al que bien nos desea, debemoslos dar al que bien
      nos face.

      [11] _Alguna felicidad temporal._



                               TITULO V.

                   _Don Fernand Alvarez de Toledo._


Don Fernand Alvarez de Toledo Conde de Alva, fijo de Garcia Alvarez de
Toledo, é nieto de... era de linage noble de los antiguos Caballeros
de aquella Ciudad, hombre de buen cuerpo é de fermosa disposicion,
gracioso é palaciano en sus fablas. Era de buen entendimiento, é
Caballero esforzado. Fué criado en la disciplina militar, é siempre
desde su mocedad deseó facer en el habito de la Caballería cosas
dignas de loable memoria. Conoscida por el Rey Don Juan la habilidad
deste Caballero, le mandó estár en la Villa de Requena por Capitan de
cierta gente de armas en el tiempo que tenia guerra con el Rey Don
Alfonso de Aragon su primo, é fizo tanta guerra á los del Reyno de
Valencia, que ganó por fuerza de armas la Villa é Castillo de Xalance,
con otras tres Fortalezas de las principales de aquel Reyno. Asimismo
venció la batalla campal que ovo con algunos Caballeros de aquel Reyno
de Valencia cerca de... de donde ovo grand despojo, é les tomó las
vanderas que traían. Fenescida por concordia esta guerra de Aragon,
el Rey Don Juan encomendó á este Caballero la frontera de los Moros,
en la qual estobo por espacio de tres años. Era muy acuto é astuto
en los engaños de la guerra: venció al Rey Moro é á otros Capitanes
de Granada en batallas campales, é tomó las vanderas de los enemigos
en los vencimientos que ovo: las quales, é las vanderas que tomó en
la batalla dó venció á los Valencianos están hoy puestas en la su
casa de Alva de Tormes, é las traen sus succesores en las orladuras
de sus armas. Ganó asimismo las Villas é Fortalezas de Benamaurel, é
Benzalema, é Castril, é Arenas, que son muy fuertes, é tomó muchas
presas, é fizo otras notables hazañas en servicio de Dios é del Rey, é
con amor de su patria, é deseo de su honra. Entre las quales acaesció
que entrando una vez en el Reyno de Granada con toda la gente de su
capitanía á facer guerra á una tierra que dicen el Exerquia, que es
cercana á la mar, é confina con la Ciudad de Málaga, como fué sentido
por los Moros que en aquellas partes moraban, juntáronse grand multitud
dellos, é antes que se pudiese proveer, le cercaron por todas las
partes en un valle tal, que segun la disposicion de la tierra, no podia
salir, salvo peleando por un lugar muy estrecho, é con grand daño suyo
é de las gentes de su capitanía. Veyendose cercado este Capitan por la
una parte de la mar, por la otra de las sierras, é que los enemigos se
le llegaban, é avían tomado aquel paso por dó podia salvar su gente,
conoscido aquel peligro, é visto como su gente desmayaba, no se le
amortiguó el ánimo en el tiempo del terror, como face á los cobardes;
mas experto de esfuerzo[13] de valiente Capitan, como facen los varones
fuertes, é habló á sus gentes: Caballeros, dixo él, en tal lugar nos
ha puesto la fortuna, que si somos cobardes tenemos cierta la muerte
é el cativerio; é si somos esforzados podrá ser cierta la vida é la
honra. Yo, dixo él, elijo antes pelear para nos salvar si pudieremos,
que rendirnos para ser cativos como piensan los Moros. E juntando á
grand priesa la obra con las palabras, se apeó del caballo con hasta
treinta hombres de armas, é púsose con ellos en aquel portillo, é mandó
salir por él toda su gente: y él con aquellos treinta peleando con los
Moros, é sufriendo por todas partes grand multitud de saetas é lanzadas
é otros golpes de piedras, daba priesa con grand ardideza á una parte
para se defender, é á otra para ofender é ferir en los Moros, faciendo
lugar para que pasase toda su gente; la qual peleaba con los Moros que
fallaba delante, é aquel caía muerto que menos esfuerzo tenia peleando.
E así duró aquella priesa por espacio de tres horas, en las quales
murieron é fueron feridos muchos de la una parte é de la otra. E al fin
el Conde, vista ya su gente en lugar seguro, cabalgó á caballo é salió
él é los que con él estaban por pura fuerza de armas é de corazon de
aquel grand peligro en que la fortuna le avía metido. Y ciertamente
vemos por experiencia, que así como el miedo derriba al cobarde, así
pone ánimo al hombre esforzado: é como el acometer, y el durar en las
lides son dos actos pertenecientes á la virtud de la fortaleza, é para
el acometer sea necesaria la ira, é para el durar en la obra convenga
tener buen tiento; por cierto las claras hazañas deste Caballero nos
mostraron que tovo gracia singular para usar de lo uno é de lo otro, de
cada cosa en sus tiempos. Esta hazaña fizo este Conde, en la qual nos
dió á conocer, que la virtud de la fortaleza no se muestra en guerrear
lo flaco; mas parece en resistir lo fuerte: é que tovo tan buen ánimo
para no ser vencido, como buena fortuna para ser vencedor. Al fin,
quando por mandado del Rey dexó el cargo de aquella guerra, avidas
en ella grandes presas de los Moros, é venido á su tierra con honra
é provecho, Don Gutierre de Toledo su tio[14], Arzobispo que fué de
Toledo, conoscida la grand suficiencia desee Caballero su sobrino, é
como siempre le sirvió, é en todas las cosas le fué obediente, concibió
dél grand amor, allende del que por razon del deudo era obligado de le
aver, é como quier que tenia otros sobrinos en el grado que aquel era,
deliberó de dexarle por heredero universal de todos sus bienes, entre
los quales le dió la su Villa de Alva de Tormes, de la qual el Rey
Don Juan le dió título de Conde. Y en todas las guerras é diferencias
del Reyno fué de los principales Caballeros de quien se facia cuenta
y estimacion: é como vemos que la prosperidad y el infortunio andan
en esta vida variando con los hombres, y veces el uno sube, veces el
otro desciende, acaesció que estando en la amistad é parcialidad del
Condestable Don Alvaro de Luna Maestre de Santiago, á quien el Rey Don
Juan confiaba la gobernacion de sus Reynos, el Maestre tovo manera que
este Conde fuese preso[15] juntamente con otros Condes é Caballeros
que el Rey mandó prender en la Villa de Tordesillas, é fuéle tomada
grand parte de su patrimonio. Este infortunio que le vino sufrió con
buena cara, mostrando corazon de varon; pero quexábase gravemente de
aver rescibido aquel daño por voluntad é rodéo del Maestre de Santiago,
confiándose dél, é aviendole fecho obras de amigo. Fué hombre deseoso
de alcanzar honra, é la procuraba por todas las vias que podia. Tenia
la cobdicia comun que los hombres tienen de aver bienes, é trabajaba
por los adquerir. Era hombre liberal, así en el destribuir de los
bienes, como en los otros negocios que le ocurrian, é sin empacho
ninguno daba, ó determinaba presto lo que avía de facer. En algunas
cosas era airado é mal sofrido, especialmente en aquellas que entendia
tocarle en la honra: de lo qual se le siguieron algunos debates, gastos
é fatigas. Duró en la prision dó estaba hasta que el Rey Don Juan
murió, é reynó el Rey Don Enrique su fijo, que le puso en libertad,
é restituyó todos sus bienes: é despues de suelto vivió en honra é
prosperidad algunos años, hasta que murió en su casa conosciendo á
Dios, é dexando á su fijo su casa é patrimonio mucho mas acrescentada
que la él ovo de su padre.

      [12] _D. Pedro Gonzalez de Mendoza._

      [13] _En la Edic. de Alcalá año 1526. dice_ con esfuerzo; _pero
      sin embargo queda obscuro este pasage, y acaso pudiera decir_,
      despertó con esfuerzo...

      [14] _Vease el Cap. 29. de las_ Generaciones y Semblanzas.

      [15] _Vease en las Adiciones que van al fin el num. 2._



                              TITULO VI.

              _De Don Juan Pacheco Maestre de Santiago._


Don Juan Pacheco Marqués de Villena é Maestre de Santiago, fijo de
Alfonso Tellez Girón, fué hombre de mediana estatura, el cuerpo delgado
é bien compuesto, las faciones fermosas, é buena gracia en el gesto.
Era de nacion Portuguesa de los mas nobles de aquel Reyno, nieto de ...
uno de los Caballeros que vinieron de Portugal á Castilla al servicio
del Rey Don Juan, el que fué vencido en la batalla de Aljubarrota. Era
hombre agudo é de grand prudencia: é seyendo mozo vino á vivir con
el Rey Don Enrique quando era Príncipe, é alcanzó tanta gracia, que
fué mas acepto á él que ninguno de los que en aquel tiempo estaban en
su servicio: é así por el amor que el Príncipe le avía, como porque
cresciendo en dias florescian en él las virtudes intelectuales, le
encargó la gobernacion de los grandes negocios que le ocurrian. Fablaba
con buena gracia é abundancia en razones, sin prolixidad de palabras:
temblábale un poco la voz por enfermedad accidental, é no por defecto
natural. En la edad de mozo tovo seso é autoridad de viejo. Era hombre
esencial, é no curaba de aparencias, ni de cerimonias infladas. En el
tiempo que el Rey Don Juan ovo alguna indignacion contra el Rey de
Aragon, que entonces era Rey de Navarra, este Caballero, seyendo bien
mancebo, entendió por parte del Príncipe en algunas disensiones que
por entonces en el Reyno acaescieron; é ora procediese de su buena
dicha, ora lo imputemos á su sagacidad, él supo rodear las cosas de tal
manera, que el Rey Don Juan á suplicacion del Príncipe le dió título
de Marqués de Villena, é en pocos dias le fizo merced de todas las mas
Villas é Logares de aquel Marquesado, las que eran del Rey de Aragon.
Tenia muy grand habilidad para la gobernacion destas cosas temporales:
para la qual como sean necesarias agudeza, prudencia, diligencia é
sufrimiento, puedese creer deste Caballero que fué tan bien dotado
destas quatro cosas como el hombre que mas en su tiempo las ovo.
Consideraba muy bien la calidad del negocio, el tiempo, el lugar, la
persona, é las otras circunstancias que la prudencia debe considerar
en la gobernacion de las cosas. Tenia la agudeza tan viva, que á pocas
razones conoscia las condiciones é los fines de los hombres; é dando
á cada uno esperanza de sus deseos, alcanzaba muchas veces lo que él
deseaba. Tenia tan grand sufrimiento, que ni palabra áspera que le
dixesen le movia, ni novedad de negocio que oyese le alteraba: y en el
mayor discrimen de las cosas tenia mejor arbitrio para las entender
é remediar. Era hombre que con madura deliberacion determinaba lo
que avía de facer, é no forzaba al tiempo, mas forzaba á sí mismo
esperando tiempo para lo facer. De su natural condicion paresció
hombre de verdad, é placiale comunicacion de hombres verdaderos é
constantes; aunque los que están en deseo de adquirir grandes bienes
é honores, y especialmente aquellos que entienden en la gobernacion
de grandes cosas, algunas veces les acaesce fingir, dilatar, simular
é disimular aquella diversidad de los tiempos, ó la variedad de los
negocios; é por escusar mayores daños, ó por haber mayores provechos,
hayan de facer variaciones é negocios segun la ven en los tiempos.
Tovo algunos amigos de los que la próspera fortuna suele traer: tovo
asimismo muchos contrarios de los que la envidia de los bienes suele
criar, los quales le trataron muerte é destruicion é indignacion grande
con el Rey Don Juan, é con el Príncipe su fijo á quien él servia: é
como quier que algunas veces llegaron al punto de la execucion; pero
por casos inopinados é dignos de admiracion fué libre de los lazos
de muerte que muchas veces le fueron puestos. Era hombre de buen
corazon, é mostró ser Caballero esforzado en algunos lugares que fué
necesario. Era muy sabio é templado en su comer é beber: é paresció
ser vencido de la luxuria por los muchos fijos é fijas que ovo de
diversas mugeres, allende de los que ovo en su muger legitima. E porque
conoscia que ninguna utilidad hay en estos bienes de fortuna quando
no se reparten é destribuyen segund deben, usaba dellos francamente
en los lugares é tiempos é con las personas que debía ser liberal,
é dando é destribuyendo ganaba mas hacienda, é conservaba mejor la
avida: é con esta virtud é liberalidad que tovo fué bien servido de
los suyos, é avisado de los estraños en algunos tiempos é lugares que
cumplió mucho á la conservacion de su vida y estado. Tenia el comun
deseo que todos tenemos de alcanzar honras é bienes temporales, é
súpolas bien procurar é adquirir: é quier fuese por dicha, quier por
habilidad, ó por ambas cosas, alcanzó tener mayores rentas y estado
que ninguno de los otros Señores de España que fueron en su tiempo.
Fué hombre tratable y de dulce conversacion, é tanto humano, que
nunca fué en muerte de ninguno, ni la consintió, aunque tovo cargo de
gobernacion. No era varon de venganzas, ni perdia tiempo ni pensamiento
en las seguir. Decia él que todo hombre que piensa en venganza, antes
atormenta á sí, que daña al contrario. Perdonaba ligeramente, y era
piadoso en la execucion de la justicia criminal; porque pensaba ser
mas aceptable á Dios la grand misericordia, que la estrema justicia.
Tenía un tan singular sufrimiento, que por grand discordia que oviese
con alguno, pocas veces le vieron romper en palabras, ni menos en
obras: antes ponia siempre sus diferencias en trato de concordia, que
en rigor ni rotura; porque reputaba ser mejor cierta paz, que incierta
la victoria. No queria encomendar á la fortuna en una hora todo lo
avido en la vida pasada: é como quier que algunas veces amenazaba con
la fuerza: pero nunca venia á mostrar lo ultimo de lo que podia facer
contra ninguno, aunque fuese menos poderoso que él: porque tener al
adversario en miedo con amenazas, decia él que era mucho mejor que
quitargelo mostrando el cabo de sus fuerzas. E teniendo sufrimiento,
y esperando tiempo, alcanzó honra, é acrescentó bienes. E como vemos
por experiencia la graveza grande que todos los mortales sienten en
caer del grado en que se ven puestos, é las hazañas grandes é aventuras
peligrosas á que se ponen por lo conservar é no caer, este Caballero,
sintiendo que su estada cerca de la persona del Rey Don Enrique no
le era segura, por el peligro de muerte é destruicion que otros que
estaban aceptos al Rey pensó que le trataban, apartóse de su servicio,
é fué el principal de los Caballeros é Perlados que ficieron division
en el Reyno entre el Rey Don Enrique, y el Rey Don Alfonso su hermano:
y en aquellas discordias supo tener tales mañas, que fué elegido
é proveído del Maestrazgo de Santiago. E porque ninguno es bien
corrigido si puramente no es arrepentido, conosciendo este Caballero
averse desviado del camino que debia seguir, no solamente tornó á él;
mas aun trabajó de amansar quanto pudo las voluntades alteradas de los
Caballeros é Perlados que aquella division querian continuar, é tornó
en la gracia del Rey Don Enrique: el qual le perdonó é fizo grandes
mercedes de Villas é Lugares, é otras grandes rentas, é confió dél toda
la gobernacion de sus Reynos: é dende en adelante gobernó absolutamente
é con mayor esencion é libertad que primero solia gobernar. No quiero
negar que como hombre humano este Caballero no tobiese vicios como
los otros hombres; pero puédese bien creer, que si la flaqueza de su
humanidad no los podia resistir, la fuerza de su prudencia los sabía
disimular. Vivió gobernando en qualquier parte que estovo por espacio
de treinta años, é murió en grand prosperidad de edad de cincuenta é
cinco.



                              TITULO VII.

               _Del Conde Don Rodrigo de Villandrando._


Don Rodrigo de Villandrando Conde de Ribadeo fué fijo de un Escudero
Fijodalgo natural de la Villa de Valladolid, hombre de buen cuerpo,
bien compuesto en sus miembros, é de muy recia fuerza: las faciones del
rostro tenia fermosas, é la catadura feroce. Seyendo de pocos dias su
grand corazon é su buena constelacion le llevaron mozo é pobre é solo
al Reyno de Francia en el tiempo que en aquellas partes avía grandes
guerras é divisiones é compañías de gente de armas; é como en aquellos
tiempos de guerras concurrian en aquel Reyno hombres estrangeros de
todas partes, este Caballero, por ser dispuesto para los trabajos de la
guerra falló luego Capitan que le rescibió en su compañia; en la qual
aprobó tambien seyendo mozo, é despues en las cosas que hombre mancebo
debe facer, que ganó por las armas estimacion de hombre valiente y
esforzado, é su Capitan le reputaba por hombre singular entre todos los
otros de su Capitanía. Acaesció algunas veces que estando las batallas
en el campo, quando algun hombre de armas de la parte contraria,
confiando en sus fuerzas, queria facer armas, é demandaba batalla
uno por uno, este Caballero se esmeraba entre todos los otros de su
parte; é presentes las batallas de la una parte é de la otra, salia á
pelear con el contrario, é le vencia é derribaba, é traía sus armas é
despojo á su Capitan: y esta vitoria, que algunas veces ovo, le dió
honra, la qual así como le puso en gracia y estimacion de algunos, así
le troxo en odio y envidia de otros. La qual cresció tanto, que por
ser estrangero fue constreñido de se apartar de su Capitan: é como
quier que le fué grave de sofrir; pero como vemos muchas veces que los
infortunios de presente son causa de la prosperidad futura segun que
los casos de la providencia los suele rodear, este Caballero, veyendose
solo de parientes, desfavorescido de compañeros, sin arrímo de
Capitan, pobre de dinero, é sin amigos, y en tierra agena, no tovo otro
refugio sinó á su buen seso é grand esfuerzo, é con otro é otros dos
que se llegaron á él, se aventuraba con buena destreza é grand osadía
á facer saltos en la tierra de los contrarios en lugares peligrosos, é
faciales guerra, é tomaba alguna presa con que se podia sostener. Esto
fizo muchas veces, é con tanta sagacidad y esfuerzo, que siempre salia
en salvo. E como la fama de su valentía é de las presas que tomaba se
divulgó por la tierra, allegáronse á él algunos hombres: é cresciendo
de dia en dia el corazon con las hazañas, é las hazañas con la gente,
é la gente con el interese, allegaronse á él muchas mas gentes fasta
que alcanzó á ser Capitan una vez de mil hombres, é despues de grado en
grado acrescentó su Capitanía fasta ser Capitan de diez mil hombres, é
su poder fué de los mayores que tenia ninguno de los otros Capitanes
del Rey de Francia á quien servía. E con aquel su grand poder robó,
quemó, destruyó, derribó, despobló Villas é Lugares é pueblos de
Borgoña é de Francia en tiempo que aquel honórable Rey no padescia
guerras crueles, que duraron por espacio de cinquenta años. Andaba lo
mas del tiempo en el campo, é ponia grand diligencia en la guarda de
los reales para que su gente no rescibiese daño. Era hombre ayrado en
los lugares que convenia serlo, é mostraba tan grand ferocidad con
la ira, que todos le avían miedo. Tenia dos singulares condiciones:
la una, que facia guardar la justicia entre la gente que tenia, é no
consentia fuerza ni robo ni otro crimen; é si alguno lo cometia, él
por sus manos lo punia. E con esto todas las gentes de su hueste,
aunque eran muchas é de diversas naciones, é tenian oficio de robar,
le temian, y estaban en paz, é no osaban cometer fuerza ni crimen uno
contra otro. Facia asímismo repartir las presas igualmente, segun que
cada uno lo debia aver, é de tal manera dividia lo robado por justicia,
que facia durar los robadores en concordia. Era asimismo hombre de
verdad, é el seguro que daba á qualquier Villa ó Lugar ó Provincia, ó
qualquier pacto que ponia con ellos, guardábalo estrechamente; é si
alguno robaba, ó facia daño al que él seguraba, faciale buscar con
grand diligencia, é executar en él la justicia. E con esta condicion
que en él vían muchos pueblos é Provincias, é otras personas singulares
se fiaban de su palabra, é la compraban con grandes precios, á fin de
ser seguros de sus gentes: é con esto tenia sus reales bien bastecidos
de viandas é armas é de todas las cosas necesarias; porque mandaba
pagar é guardar á los que venian á ellos con provision, é su mandado
era muy temido é complido. Ovo muchas batallas con Ingleses é con
Borgoñones, en las quales Dios le libró por muchos casos de ser
perdido, é le ayudó por muchas maneras á ser vencedor. Especialmente
venció una batalla que ovo con el Príncipe de Oreyna, donde concurrió
mucha gente de ambas partes. Esta batalla fué muy ferida é sangrienta,
en la qual los que le vieron pelear le compararon á leon bravo en el
estrago que facia en los contrarios, y el ayuda y esfuerzo que daba á
los suyos. E acabado de aver el vencimiento tovo esta astucia: habló
con uno de los prisioneros que tenia, é prometióle libertad si le
descubriese el valor de los prisioneros que las otras sus gentes avían
tomado en la batalla. E como se informó secretamente de lo que cada uno
podia valer, comprólos todos, dando por cada uno mucho menor precio de
lo que valian: é como fueron puestos en su poder, rescatólos á todos
por mucho mayores precios de lo que le costaron. E con esta astucia
ovo grand tesoro, é la fortuna le puso en tan grand reputacion, que
alcanzó casar con la fija del Duque de Borbón, que era de la sangre
Real de Francia, é fué Señor de veinte y siete Villas en la tierra de
Borbonés, dellas compradas, é dellas ganadas. Y en veinte años que
siguió aquella guerra fizo otras notables hazañas: entre las quales
acaesció que un dia estando á punto de batalla con un grande Capitan
de Inglaterra, que se llamaba Talabot, en la Provincia de Guiana, el
Capitan Inglés, que por oídas conoscia las condiciones deste Caballero,
deseaba asimesmo conoscer su persona, por ver que cuerpo é que faciones
tenia hombre que de tan pequeña manera avía subido á tan grand estado:
é como por medio de sus Farautes acordasen de se hablar, dexadas el
uno y el otro sus huestes en buena guarda, estos dos Capitanes solo se
juntaron é vieron en la ribera de un rio llamado Lera, y el Capitan
Talabot le dixo: Deseaba ver tu persona, pues tengo conoscida tu
condicion: ruégote, dixo él, pues los hados nos trujeron juntos á este
lugar, que comamos sendos bocados de pan, é bebamos sendas veces de
vino, é despues será la ventura de la batalla como á Dios pluguiere,
y señor Sant Jorge ayudare. Este Capitan Don Rodrigo le respondió: Si
otra cosa no te place, ésta por cierto no la quiero facer; porque si
la fortuna dispusiere que hayamos de pelear, perderia gran parte de la
ira que en la facienda debo tener, é menos feriria mi fierro en los
tuyos membrándome aver comido pan contigo. E diciendo estas palabras
volvió la rienda á su caballo, é tornó para sus batallas: é el Capitan
Talabot, aunque era Caballero esforzado, concibió de aquellas palabras
tal concepto, que así por ellas, como por la disposicion del lugar dó
estaba, acordó de no pelear, aunque tenia mayor número de gente que
él. Afirmóse aver dicho este Capitan en su lenguage: No es de pelear
con cabeza Española en tiempo de su ira. Despues de muchos tiempos de
guerras é destruiciones avidas en aquellas tierras, ovo Dios piedad de
los moradores de ellas, é dió tales victorias al Rey Carlos de Francia,
que lanzó de todo su Reyno al Rey Eduarte de Inglaterra su enemigo,
é á toda su gente, é fueron cesando las crudas guerras que en aquel
Reyno avía. Y en aquel tiempo acaesció aver en Castilla grandes debates
é disensiones, para las quales el Rey Don Juan envió á mandar á este
Caballero su natural que viniese en Castilla á le servir con la mas
gente que pudiese: el qual vino á su llamado con quatro mil hombres á
caballo: y el Rey le rescibió muy bien, é le fizo merced de la Villa
de Ribadeo, é dióle título de Conde della, é fizole otras mercedes.
Muerta la primera muger Francesa, casó en Castilla con muger noble de
linage de Stúñiga: y el Rey le puso en su Consejo, é facia dél grand
confianza, especialmente de aquellas cosas que concernian á la guerra
que por estonces avía en sus Reynos. Acaesció que como el Rey en tiempo
de aquellas disensiones fuese á la Cibdad de Toledo, é los de aquella
Cibdad se rebelasen contra él, y le cerrasen las puertas, puesto el Rey
en algun recelo de la gente de armas que á la hora estaba apoderada de
aquella Cibdad, este Conde de Ribadeo fizo improviso en la Iglesia de
Sant Lázaro, que es bien cerca de la Cibdad, un palenque con tan gran
defensa, que la persona del Rey, con la poca gente que por estonces con
el Rey estaba, podia ser segura é sin daño, fasta que los otros sus
Capitanes é gentes de armas que venian en la zaguera ovieron tiempo
de llegar. E por memoria perpetua deste servicio, que fizo en el dia
señalado de la Epifanía, el Rey fizo merced á él é á sus descendientes
de la ropa que él é los Reyes de Castilla sus succesores vistiesen
aquel dia, é que comiese con él á su mesa: de la qual merced goza hoy
su succesor[16]. E al fin, veyendose ya viejo y enfermo de dolencia
tal que no podia escapar, Dios, que ni dexa al hombre sin punicion,
ni le niega su misericordia, le dió tiempo en que se corrigiese
arrepintiéndose. E por cierto cosa fué maravillosa, y exemplo digno de
memoria á los mortales la gran contricion que ovo, y el arrepentimiento
de sus pecados, y el derramar de las lágrimas que fizo continuamente
muchos dias antes que muriese, llamando á Dios, é pidiendole con todo
corazon que le perdonase é oviese merced de su ánima: é con esta
contricion fenesció sus dias en edad de setenta años. E por esta fin
que con tal contricion ovo se pone aqui en el número de los Claros
Varones.

      [16] _Vease en las Adicciones que van al fin el num. 3._



                             TITULO VIII.

                       _Del Conde de Cifuentes._


Don Juan de Silva Conde de Cifuentes é Alferez mayor del Pendon Real,
fijo de Alonso Tenorio Adelantado de Cazorla, é nieto de Arias Gomez
de Silva, fué hombre delgado é alto de cuerpo, é bien compuesto en la
proporcion de sus miembros, la cara tenia larga é honesta, la nariz
un poco luenga, é la lengua ceceosa. Era Fijodalgo de limpia sangre:
sus aguelos eran naturales de Portugal. Vivió en tiempos del Rey Don
Juan, é del Rey Don Enrique su fijo; é mozo de pocos dias vino al
servicio del Rey Don Juan. Tenia tan buena gracia en la manera de su
servicio, que fué uno de los aceptos servidores que el Rey tovo. Era
hombre muy agudo é muy discreto, é inclinado á justicia: fablaba muy
bien, é cosas muy substanciales é conformes á la razon. Vista la
autoridad de su persona, é la limpieza de su vivir, fué puesto en el
Consejo del Rey: é como acaesce que en las Cortes y en las Casas Reales
concurren muchos hombres que por diversas vias van tras sus deseos, é
algunos porque les den, otros porque no les quiten loan lo que debrian
callar, é callan lo que debrian reprehender; é si algunos dicen cosa
conforme á la razon, la dañan mesclándola con alguna pasion é odio
de personas: este Caballero tenia una condicion de hombre claro sin
ninguna encubierta, é realmente, pospuesta toda aficion é odio, decia
con muy buena gracia su parescer en las cosas, é no dexaba de decir
aquello que otros, ó por gratificar, ó por no indignar, callaban. E
como quier que su voto fuese contra el deseo de algunos; pero porque
sus fablas se mostraban proceder de buenas é no dañadas entrañas, no
eran mal rescebidas, é su persona por esta causa era muy estimada, é
su parescer en las cosas muy esperado. Era grand zelador del bien
comun, é con todas sus fuerzas procuró muchas veces la conservacion
del patrimonio Real, é contradecia á los que procurando sus intereses
particulares ofendian al bien general: é por esto ovo algunas molestias
é trabajos de las que suelen aver los favorescedores de la verdad. Pero
al fin, seyendo constante en el camino de la virtud, fué muy aceptado
é honrado, y el Rey le fizo su Alferez mayor, é le encargó grandes
é arduos negocios, porque entendia que trataba verdad, é guardaba
fidelidad. Acaesció en sus tiempos que todos los Príncipes Christianos
se acordaron con los Perlados é Clerecía de facer Concilio en la Cibdad
de Basilea, que es en la alta Alemania, sobre una grand cisma que por
entonces avía en la Iglesia de Dios entre el Papa Eugenio, é otro que
se llamó Felix: á la qual Congregacion como todos acordasen enviar
sus Embaxadores, porque convenia mostrarse en aquella Congregacion la
magníficencia é poderío de los Reyes, el Rey Don Juan, conoscida la
suficencia deste Caballero, le cometió esta embaxada, y envió con
él grandes Letrados, é fué acompañado de mucha compaña de Fidalgos
con grandes é muy sumptuosos arreos: é así en sus hablas, como en la
continencia de su persona, y en todos los otros actos que debe facer
hombre discreto de grand autoridad, guardó tan bien la honra del Rey é
de su tierra é de su persona, que ninguno de quantos Embaxadores fueron
en aquella Congregacion la guardó mejor. E como acaesció un dia que el
Embaxador del Rey de Inglaterra quisiese anticiparse y ocupar el lugar
de la precedencia que al Rey de Castilla pertenescia, no pudiendo este
Caballero sofrir tiempo para que se determinase por razon lo que veía
llevar por fuerza, llegó á aquel Embaxador, é puestas las manos en él,
con grand osadía le arrebató y echó de aquel lugar, y él se puso en él.
Visto este exceso fecho en el Palacio de la Congregacion, la gente de
armas que tenia la salvaguarda de la Cibdad se escandalizó, é tentaron
de proceder contra él é contra los suyos por aver cometido cosa de
fecho, sin esperar determinacion de derecho. Este Caballero, guardada
su autoridad, sin rescebir alteracion, ensistió en su propósito: é
preguntado por el Caballero Presidente de la justicia ¿cómo avía osado
poner las manos en tan notable Embaxador é de tan grand Príncipe como
era el Rey de Inglaterra? con ánimo no vencido le respondió: Digoos
Presidente, que quando padesce defecto la razon, no deben faltar manos
al corazon. E por su grand osadía, junto con su buena razon, fué
guardada la preeminencia del Rey, é la honra del Reyno, é fué amansado
aquel escándalo. Despues de largo tiempo, concluídas las cosas de aquel
Concilio, volvió al Reyno con fama de hombre magnífico, porque fué
muy franco en el distribuir; é de Caballero esforzado, porque mostró
valentía en el osar; é de varon discreto, porque gobernó aquel cargo
con sagacidad é prudencia. Venido al Reyno de Castilla, é tornado al
lugar que tenia en el Consejo del Rey, entendió muchas veces, é con
grandes trabajos del cuerpo é del espíritu, en concordar al Príncipe
Don Enrique con el Rey su padre, y en escusar las grandes roturas que
se esperaban sobre algunas diferencias que entre ellos avía: y esto
supo tratar con grand prudencia, persuadiendo la obediencia que el
fijo debia tener al padre, y mitigando la indignacion que el padre
tenia contra el fijo, é desviando las siniestras intenciones que avía
de la una parte y de la otra. Entendió asimesmo en otros grandes é
arduos negocios, en los quales el Rey conoscidos sus leales servicios
é trabajos, le fizo merced de las Villas de Cifuentes é Monte mayor,
é de otros Lugares é bienes é rentas en cantidad mucho mayor de la
que heredó de su padre. E como vemos alcanzar riquezas por caso, é
conservarlas por seso, puédese creer deste Caballero que complidamente
ovo lo uno é lo otro; porque si tovo fortuna para alcanzar bienes,
tovo asimesmo prudencia para los conservar. Despues de la muerte del
Rey Don Juan, el Rey Don Enrique le dió título de Conde de la Villa
de Cifuentes, é le fizo otras mercedes: é como vemos por experiencia
que los hombres vanos é incapaces, quando les acaesce aver oficios
é riquezas é bienes temporales, se alteran, é queriéndose mostrar
magnánimos, facen cosas fuera de lo que su medida requiere; puédese
bien creer que así asentó en este Caballero el nuevo estado é dignidad,
é tan poca alteracion fizo en su persona la abundancia de los bienes,
como si de sus aguelos por grande antigüedad los oviera avido. Al fin,
entrado ya en los dias de la vejéz, en los quales suele mas reynar
en los hombres la avaricia, cosa fué por cierto singular é digna de
exemplo el fin que este Caballero puso á su cobdicia; porque dado que
fué llamado por el Rey para que entendiese en grandes cosas donde
pudiera aver grandes intereses, todo lo pospuso, é se retruxo á su
casa, dó fizo loable fin; é dexados dos mayorazgos de asaz rentas á dos
fijos, murió conosciendo á Dios en edad de sesenta é cinco años.



                              TITULO IX.

                      _Del Duque del Infantazgo._


Don Diego Hurtado de Mendoza Duque del Infantazgo, Marqués de
Santillana, é Conde del Real de Manzanares, fijo del Marqués Don Iñigo
Lopez de Mendoza, é nieto del Almirante Don Diego Hurtado, fué hombre
delgado é alto de cuerpo: tenia los ojos prietos, é las faciones del
rostro fermosas, é bien proporcionado en la compostura de sus miembros.
Era de linage noble Castellano muy antiguo. Seyendo mozo el Marqués
su padre le envió á la su casa de la Vega por pacificar la tierra de
las Asturias de Santillana, é la librar de algunos tiranos que gela
ocupaban; con los quales ovo algunos recuentros é fechos de armas, en
que usó el exercicio de la caballería, é fizo hábito en la disciplina
militar. E porque las gentes de aquellas tierras son hombres valientes,
esforzados é muy cursados en las peleas á pie, que segun la disposicion
de aquellas Montañas se requiere facer, este Caballero se vido con
ellos muchas veces en grandes trabajos é peligros de la guerra continua
que con ellos tovo, hasta que al fin vencidos sus contrarios por
batallas en campo, é muerto su principal Capitan, alimpió aquellas sus
Montañas de la tirania en que por largos tiempos avían estado. Era
hombre bien instruto en las letras Latinas, é tenia tan buena memoria,
que pocas cosas se le olvidaban de lo que en la Sacra Escriptura avía
leido. Era hombre de verdad, é aborrescia tanto mentiras é mentirosos,
que ninguno de los tales ovo jamás logar cerca dél. Heredó la casa
de su padre en el tiempo del Rey Don Enrique Quarto, é fué uno de
los principales Señores del Reyno que entendieron en pacificar las
divisiones que ovo entre el Rey Don Enrique, é el Rey Don Alfonso su
hermano. Fue tan perseverante en la virtud de la constancia, que por
ningun interese jamás le vieron facer mudanza de aquello que una vez
asentaba de facer: y esta virtud se experimentó en él, porque no
dexó de seguir la via del Rey Don Enrique, aunque en ella ovo algunos
siniestros, é se vido en grandes discrimines é aventuras de perder su
persona é casa; porque se tenia por dicho, que en el infortunio relucia
la constancia. Peleó en la batalla que estos dos Reyes ovieron cerca
de la Villa de Olmedo: ante de la qual, viéndose las faces contrarias
unas á otras en el campo, ni el miedo le turbó el seso para consejo, ni
el esfuerzo se enflaquesció para cometer, ni menos cayó la fuerza del
corazon peleando para vencer. Zelaba este Caballero tanto la honra, que
con dificultad era traído á entender en ninguna negociacion ni trato
que le fuese movido, recelando que las variedades de los tiempos le
forzasen facer mudanza de su palabra, por dó pudiese caer en punto de
mengua. Era hombre muy llano é tratable con todos, é honrador en los
rescibimientos de los que á él venian, é ageno de simulaciones. Tenia
ánimo tan noble, é las entrañas tan claras é tan abiertas, que jamas
fué conoscido en él pensamiento para muerte é destruicion ni injuria
de ninguno; é de su natural inclinacion no queria entender salvo en
cosas justas é rectas. Todas las cautelas é ficiones aborrescia como
cosa contraria á su natural condicion. No era varon de venganzas, é
perdonaba tan facilmente á los que le erraban, que jamás avía memoria
de sus yerros. Acaescióle que como algunos suyos le errasen de tal
manera que la graveza del delito les cerrase la puerta de la esperanza
para ser perdonados, movido este Caballero por la piedad natural que
tenia, podiendo aver dellos entera venganza, le acaesció llamarlos é
perdonarlos; é quedando limpio de todo odio, les dió de sus bienes.
Porque, decia él, que ninguna mayor pena podia rescibir el injuriador,
que venir á manos del injuriado; ni mayor gloria el injuriado, que
dar vida é beneficios al injuriador. Tenia la cobdicia de aver bienes
temporales como todos los mortales tienen; pero en esto tovo una tan
singular templanza, que por grand utilidad é acrescentamiento que
oviese, no ficiera cosa fea ni desordenada. E como vemos todos los
hombres desear honra é acrescentamiento, especialmente en las tierras
de su morada, é la necesidad de los tiempos acarrease que el Rey en
remuneracion de sus servicios le ofresciese donacion perpetua de
Guadalaxara, dó era su asiento, este Caballero no la quiso rescibir;
porque su humanidad no pudo sufrir la pasion é trabajo que otros
sentian por ser puestos en señorío particular, é apartados del señorío
Real. Decía él, que el imperio forzoso mas se puede decir cuidado
grave, que posesion deleytosa. Fué hombre que se deleytaba en labores
de casas é edificios: este Duque fundó de principio en la su Villa de
Manzanares la fortaleza que está en ella edificada, é fizo de nuevo
é reparó algunas casas de morada en sus tierras é Lugares; y en esto
mas que en otras cosas fué liberal. Fué asimismo vencido de mugeres,
é del apetito de los manjares. E aviendo acrescentado su título é
patrimonio allende de lo que le dexó el Marqués su padre, murió en
toda prosperidad en edad de sesenta é cinco años.



                               TITULO X.

                     _Del Conde de Alva de Liste._


Don Enrique Enriquez Conde de Alva de Liste, fijo del Almirante Don
Alfonso Enriquez[17], é nieto de Don Fadrique Maestre de Santiago,
fué hombre de mediana estatura, bien compuesto en la proporcion de
sus miembros, la nariz tenia larga, los ojos un poco colorados, é los
cabellos llanos. Este Caballero tovo el juicio muy vivo: era hombre
de buena prudencia, é por la experiencia de los grandes fechos que
por él pasaron, su parescer en las cosas se avía por muy cierto. Era
hombre palaciano, é siempre fablaba cosas breves é graciosas. Fué
hombre de tan grand esfuerzo, que en algunas afrentas peligrosas donde
fué experimentado, ninguno otro en sus tiempos se falló tener ánimo
mas libre de miedo para acometer é defender. E como quiera que por
su linage, título é estado era con gran veneracion acatado, pero por
respecto de su gran esfuerzo, é cierto juicio, siempre su persona
fué mirada con mas honrada estimacion que otros que tenian mayores
estados que el suyo. Era hombre de poco sufrimiento, y en algunas
diferencias que ovo en estos Reynos siguió la parcialidad del Almirante
Don Fadrique, y del Adelantado Pero Manrique sus hermanos, donde se
le siguieron prisiones é otros infortunios, que sufrió con ánimo de
varon. Era hombre de verdad, é sirvió muy bien é lealmente al Rey Don
Fernando, é á la Reyna Doña Isabel en las guerras que pasaron con el
Rey Don Alfonso de Portugal: y en la batalla real que estos dos Reyes
ovieron entre las Cibdades de Toro é Zamora, donde el Rey de Portugal
fué vencido, este Caballero, aunque en edad ya de sesenta años, ni
la fuerza del corazon se le enflaqueció, ni la de los miembros le
faltó para pelear: é peleó con tan gran esfuerzo, que fué siguiendo el
alcance contra los Portugueses hasta cerca de la puente de Toro; donde,
pensando que le guardaban los suyos, se metió tanto en los contrarios,
que fué preso é llevado á Portugal. Estando en la prision, conoscida la
limpieza de su condicion, le fué dada libertad para venir á Castilla
con algunos partidos de concordia; é compliendo su palabra, volvió á
la prision, en la qual estovo hasta que la Reyna, á su gran honra, le
fizo libre. E fenesció su vida con gran honra, y exemplo de bueno y
esforzado Caballero, en edad de setenta é cinco años.

      [17] _Vease el Cap. VI. de las_ Generaciones y Semblanzas, _pag.
      221_.



                              TITULO XI.

                       _Del Conde de Placencia._


Don Pedro de Stúñiga Conde de Placencia, fijo de Diego Lopez de
Stúñiga[18] Justicia mayor del Rey, fué hombre alto de cuerpo,
bien proporcionado en la compostura de sus miembros, y el rostro
tenia largo, é la nariz afilada. Sus aguelos fueron de linage noble,
naturales del Reyno de Navarra. Era hombre de buen seso, é de pocas
palabras, é de gran execucion en las cosas que queria. En sus tiempos
fué tenido en gran estimacion por respecto de su persona, é gran casa.
Era Caballero esforzado, é muy perseverante en la opinion que tomaba.
Placiale tener hombres esforzados, é defendialos de las hazañas que
cometian; é por esta causa siempre estaba acompañado de hombres de
todas suertes. En su tiempo fué acrescentada su casa, é floresció
su fama por la gran copia de gente que de continuo era inclinado
de mantener. Acaesció que como el Rey Don Juan el Segundo oviese
necesarias algunas gentes de armas para pacificar los escándalos que
entonces en sus Reynos avía, este Caballero, como quiera que era ya
viejo y enfermo é muy agravado de gota, pero con zelo grande que tovo
de servir á su Rey, se fizo traer en andas dó estaba la hueste, é
rodeado de gran copia de gente de armas de su casa vínole á servir, é
sirvióle con otros Caballeros de tal manera en aquella jornada, que el
Rey rescibió dél servicio señalado, y él alcanzó fama de leal súbdito,
é fué exemplo de lealtad á otros que se movieron á servir á su Rey,
veyendo venir como vino este Caballero en andas á le servir. Murió con
gran honra de edad de setenta años.

      [18] _Vease el Cap. VIII. de las_ Generaciones y Semblanzas,
      _pag. 223_.



                              TITULO XII.

                      _Del Conde de Medinaceli._


Don Gaston de la Cerda Conde de Medinaceli, fijo de Don Luis de la
Cerda, fué hombre delgado de cuerpo, de muy fermoso gesto, é de
mediana estatura, é bien compuesto en la proporcion de sus miembros:
ceceaba un poco. Su padre é aguelos fueron del linage de los Reyes de
Castilla, descendientes por legítima linea, é asimismo de los Reyes
de Francia, é todos succesivamente fueron Condes de aquel Condado de
Medina: el qual Condado, con otras Villas é Lugares é tierras, fué dado
á su trasvisabuelo, que era nieto del Rey Don Alfonso de Castilla,
por el derecho que avía á estos Reynos. Este Conde fué muy franco, é
procuraba estár acompañado de hombres Fijosdalgo: é seyendo en edad
de veinte é cinco años, veyendo que el Conde su padre seguia algunas
parcialidades de Caballeros contra la voluntad del Rey Don Juan, é
puesto en pensamiento trabajoso, porque si la opinion de su padre
siguiese, creía errar á la lealtad que debia al Rey, é si obedescia al
Rey, pensaba errar á la obediencia paternal, pospuestos los daños que
del apartamiento de su padre se le siguieron, deliberó obedescer los
mandamientos Reales, é sirvió á su Rey todo el tiempo de su vida con
tanta obediencia, que la perseverancia que tovo en su servicio fué
á otros exemplo de lealtad. E despues que heredó la casa de su padre
siempre vivió faciendo guerra á los contrarios del Rey, é fué preso
en su servicio en una batalla que ovo con los Aragoneses: en la qual
prision estovo algun tiempo, é rescibió daños en su persona é facienda,
que sufrió como varon fuerte, y reputándolos á prosperidad por ser en
servicio de su Rey. Este Conde conosció bien quanto reluce la lealtad
é la constancia en el Caballero, é quanto es fea la mácula del yerro
cometido contra los Reyes. Fué hombre vencido del amor de las mugeres,
y él fué amado dellas. Murió con gran honra despues que salió de la
prision en edad de quarenta años.



                             TITULO XIII.

         _Del Maestre Don Rodrigo Manrique Conde de Paredes._


Don Rodrigo Manrique Conde de Paredes é Maestre de Santiago, fijo
segundo de Pedro Manrique[19] Adelantado mayor del Reyno de Leon, fué
hombre de mediana estatura, bien proporcionado en la compostura de
sus miembros: los cabellos tenia rojos, é la nariz un poco larga. Era
de linage noble Castellano. En los actos que facia en su menor edad
paresció ser inclinado al oficio de la Caballería. Tomó Avito é Orden
de Santiago, é fué Comendador de Segura, que es cercana á la tierra
de los Moros: y estando por frontero en aquella su Encomienda fizo
muchas entradas en la tierra de los Moros, donde ovo fama de tan buen
Caballero, que el Adelantado su padre, por la estimacion grande en que
este su fijo era tenido, apartó de su mayorazgo la Villa de Paredes,
é le fizo donacion della: y el Rey Don Juan le dió título de Conde
de aquella Villa. Este varon gozó de dos singulares virtudes: de la
prudencia, conosciendo los tiempos, los lugares, las personas, é las
otras cosas que en la guerra conviene que sepa el buen Capitan. Fué
asimesmo dotado de la virtud de la fortaleza; no por aquellas vias en
que se muestran fuertes los que fingida é no verdaderamente lo son;
mas así por su buena composicion natural, como por los muchos actos
que fizo en el exercicio de las armas, asentó tan perfectamente en su
ánimo el habito de la fortaleza, que se deleytaba quando le ocurria
lugar en que la debiese exercitar. Esperaba con buen esfuerzo los
peligros, é acometia las fazañas con grande osadía, é ningun trabajo
de guerra á él ni á los suyos era nuevo. Preciabase mucho que sus
criados fuesen dispuestos para las armas. Su plática con ellos era
la manera del defender é del ofender el enemigo, é ni se decia ni
facia en su casa acto ninguno de molleza, enemiga del oficio de las
armas. Queria que todos los de su compañía fuesen escogidos para aquel
exercicio, é no convenia á ninguno durar en su casa si en él fuese
conoscido punto de cobardía: é si alguno venia á ella que no fuese
dispuesto para el uso de las armas, el grand exercicio que avía é veía
en los otros, le facia hábile é diestro en ellas. En las batallas, é
muchos encuentros que ovo con Moros é con Christianos, este Caballero
fué el que mostrando grand esfuerzo á los suyos, feria primero en los
contrarios: é las gentes de su Compañía, visto el esfuerzo de este su
Capitan, todos le siguian é cobraban osadía de pelear. Tenia tan grand
conoscimiento de las cosas del campo, é proveíalas en tal manera,
que donde fué él principal Capitan nunca puso su gente en lugar dó
se oviese de retraer: porque volver las espaldas al enemigo era tan
ageno de su ánimo, que elegia antes rescibir la muerte peleando, que
salvar la vida huyendo. Este Caballero osó acometer grandes fazañas:
especialmente escaló una noche la Cibdad de Huesca, que es del Reyno de
Granada; é como quier que subiendo el escala los suyos fueron sentidos
de los Moros, é fueron algunos derribados del adarve, é feridos en la
subida; pero el esfuerzo deste Capitan se imprimió á la hora tanto
en los suyos, que pospuesta la vida, é propuesta la gloria, subieron
el muro peleando, é no fallescieron de sus fuerzas defendiéndola,
aunque veían los unos derramar su sangre, los otros caer de la cerca.
Y en esta manera matando de los Moros, é muriendo de los suyos, este
Capitan, ferido en el brazo de una saeta, peleando entró en la Cibdad,
é retruxo los Moros fasta que los cercó en la Fortaleza: y esperando el
socorro que le farian los Christianos, no temió el socorro que venia
á los Moros. En aquella hora los suyos, vencidos de miedo, vista la
multitud que sobre ellos venia por todas partes á socorrer los Moros,
é tardar el socorro que esperaban de los Christianos, le amonestaron
que desamparase la Cibdad, é no encomendase á la fortuna de una hora
la vida suya, é de aquellas gentes, juntamente con la honra ganada en
su edad pasada: é requirianle, que pues tenia tiempo para se proveer,
no esperase hora en que tomase el consejo necesario, é no el que agora
tenia voluntario. Visto por este Caballero el temor que los suyos
mostraban: No, dixo él, suele vencer la muchedumbre de los Moros al
esfuerzo de los Christianos quando son buenos, aunque no son tantos: la
buena fortuna del Caballero cresce cresciendo su esfuerzo: é si á estos
Moros que vienen cumple socorrer á su infortunio, á nosotros conviene
permanescer en nuestra victoria fasta la acabar ó morir; porque si
el miedo de los Moros nos ficiese desamparar esta Cibdad ganada ya
con tanta sangre, justa culpa nos pornian los Christianos por no aver
esperado su socorro; y es mejor que sean ellos culpados por no venir,
que nosotros por no esperar. De una cosa, dixo él, sed ciertos, que
entretanto que Dios me diere vida, nunca el Moro me porná miedo: porque
tengo tal confianza en Dios, y en vuestras fuerzas, que no fallescerán
peleando, veyendo vuestro Capitan pelear. Este Caballero duró, é
fizo durar á los suyos combatiendo á los Moros que tenia cercados, é
resistiendo á los Moros que le tenian cercado por espacio de dos dias,
hasta que vino el socorro que esperaba, é ovo el fruto que suelen aver
aquellos que permanecen en la virtud de la fortaleza. Ganada aquella
Cibdad, é dexado en ella por Capitan á un su hermano llamado Gomez
Manrique, ganó otras Fortalezas en la comarca. Socorrió muchas veces
algunas Cibdades é Villas é Capitanes Christianos en tiempo de extrema
necesidad: é fizo tanta guerra en aquellas tierras, que en el Reyno de
Granada el nombre de Rodrigo Manrique fué mucho tiempo á los Moros gran
terror. Cercó asimismo este Caballero la Fortaleza de Alcaráz por la
reducir á la Corona Real. Cercó la Fortaleza de Uclés, por la reducir
á la su Orden de Santiago. Esperó en estos dos sitios las gentes que
contra él vinieron á socorrer estas Fortalezas: é como quier que la
gente contraria vido ser en mucho mayor número que la suya, mostró tal
esfuerzo, que los contrarios no le osaron acometer, y él consiguió con
grand honra el fin de aquellas empresas que tomó: dó se puede bien
creer que venció, mas con el esfuerzo de su ánimo, que con el número de
su gente. Ovo asimesmo este Caballero otras batallas é fechos de armas
con Christianos é con Moros, que requerian gran historia, si de cada
una por extenso se oviese de facer mencion: porque toda la mayor parte
de su vida trabajó en guerras y en fechos de armas. Fablaba muy bien,
é deleytábase en recontar los casos que le acaescian en las guerras.
Usaba de tanta liberalidad, que no bastaba su renta á sus gastos; ni le
bastára si muy grandes rentas é tesoros toviera, segun la continuacion
que tovo en las guerras. Era varon de altos pensamientos, é inclinado
á cometer grandes é peligrosas fazañas, é no podia sufrir cosa que le
paresciese no sufridera, é desta condicion se le siguieron grandes
peligros é molestias. E ciertamente por experiencia vemos pasar por
grandes infortunios á muchos que presumen forzar la fuerza del tiempo:
los quales por no sufrir una sola cosa, les acaesce sufrir muchas, é á
muchos á quien de fuerza han de tener contentos para conseguir su poco
sofrimiento. Era amado por los Caballeros de la Orden de Santiago, los
quales visto que concurrian en él todas las cosas dignas de aquella
Dignidad, le eligieron por Maestre en la Provincia de Castilla por fin
del Maestre Don Juan Pacheco. Murió con grand honra en edad de sesenta
años.

      [19] _Vease el Cap. XXIV. de las_ Generaciones y Semblanzas _pag.
      245_: y _el num. IV. de las Adicciones que van al fin_.



                              TITULO XIV.

         _De un Razonamiento fecho á la Reyna nuestra Señora._


Otros muchos Claros Varones naturales de vuestros Reynos ovo que
ficieron cosas dignas de memoria, las quales si como dixe se
escribiesen particularmente, sin dubda sería mayor libro, é de
mayores é mas claras fazañas que el que fizo Valerio, é los otros que
escribieron los fechos de los Griegos é de los Romanos. Entre los
quales facen grand memoria de Mucio Cévola, que escondidamente salió de
la Cibdad de Roma, é fué á matar al Rey Porsena que la tenia cercada,
y exáltanlo mucho en aver quemado su brazo porque no acertó de matar
al Rey que pensaba, é mató á otro que parescia ser el Rey. Ved qué
culpa tovo su brazo por el yerro que ovo su pensamiento. E por cierto
si la pena que este dió á su brazo toviese lugar de loor, loariamos
al espada que face buen golpe, é no al que la menea. E pues deste
caso se face grand estima por los Historiadores Romanos, razon es que
faga aqui memoria de lo que supe, é es notorio en Francia, que fizo un
Fijodalgo vuestro natural, que se llamó Pedro Fajardo, mozo de veinte
años: el qual como sirviese en la Cámara del Rey Carlos de Francia, é
le pidiese merced de un caballo é un arnés para le servir en la batalla
que tenia aplazada con el Rey de Inglaterra; é el Rey, ávido respecto
que su edad era aun tierna para entrar en batalla, no gelo quisiese
dar, é le mandase quedar en su Cámara, este Pedro Fajardo respondió al
Rey: No suelen los Fijosdalgo de Castilla que son de mi edad quedar en
la Cámara yendo su Señor á guerra; yo vos certifico, Señor, dixo él,
que si no me forneceís de armas é de caballo, que yo iré á pie delante
las esquadras de vuestra gente á morir, peleando en la batalla. El Rey,
conoscida la animosidad deste Fijodalgo, le dió un caballo é un arnés:
é como se vido armado, un dia antes de la batalla, en presencia del
Rey fizo voto solenne de matar al Rey de Inglaterra, ó derribar su
estandarte Real, ó morir en la demanda. El corazon deste mozo conoscido
por algunos mancebos Franceses, despertó sus ánimos, é prometieron de
le ayudar á complir su voto. Otro dia, las faces tendidas, é fecha
señal de trompeta para se juntar las faces, este Fijodalgo Castellano
se adelantó de las otras gentes, é dando golpes en los enemigos, é
rescibiéndolos en todo su cuerpo, entró por fuerza en la batalla del
Rey Inglés, é abrazóse con su Estandarte Real, é vino con él al suelo:
é alli rescibió tan grandes feridas en la cabeza, que perdió las
fuerzas y el sentido, é fué preso por los Ingleses; pero consiguió el
fin de su voto por donde fué su parte vencedora. Este Pedro Fajardo
Castellano, y el otro Cévola Romano iguales me parece que fueron en los
propósitos, pues que ambos iban con deliberacion de rescebir muerte por
ayudar á su parte; pero el Castellano se mostró claro enemigo, porque
guerreando los contrarios fué como Caballero á complir su voto: el
Romano, como hombre encubierto, con simulacion fingida fue á complir
el propósito que no consiguió, porque mató á otro, é no al Rey que
pensó matar. Notorio es asimesmo en toda la Christiandad el paso que
Suero de Quiñones Caballero Fijodalgo sostuvo un año en la puente de
Orvigo, que es en el camino de Santiago, é como este Caballero envió
publicar con sus Farautes por las cortes de los Reyes é Señores de
la Christiandad, que qualquier Gentilhombre que por aquella puente
pasase avía de facer armas con él. Concurrieron á esta reqüesta muchos
Caballeros é Gentileshombres de diversas tierras, que en el paso de
aquella puente de Orvigo ficieron armas con este Caballero: en las
quales, é en todo otro acto de caballería que alli intervino, ningun
estrangero se esmeró ni ovo igual victoria de la que por las armas este
Fijodalgo Castellano ovo. ¿Qual de los Capitanes Romanos pudo pujar al
esfuerzo de Don Juan Ramirez, Comendador mayor de Calatrava, del noble
linage de Guzman? el qual mostraba tan grand ardideza en las batallas,
é tenia tanta destreza en el gobernar las armas, que el brazo desnudo,
el espada en la mano, esforzando los suyos, firiendo los enemigos,
venció muchas batallas de Moros: é con tanto esfuerzo acometia, é con
tal perseverancia duraba en los peligros, que como ageno de todo miedo
lo imprimia en los enemigos.



                              TITULO XV.

                      _De Garcilaso de la Vega._


Garcilaso de la Vega, Caballero de noble sangre é antiguo, criado desde
su menor edad en el oficio de las armas, en la mayor priesa de las
batallas tenia mejor tiento para facer golpe cierto en el enemigo: é
ni la multitud de las saetas, ni los tiros de las lanzas, ni los otros
golpes de los contrarios que le rodeaban, alteraban su continencia
para facer desconcierto en la manera de su pelear. De loar es por
cierto Oracio Teocles[20] Romano, que peleó en la puente Suhicia[21]
del Tiberi con los Toscanos, é los detovo peleando entretanto que se
derribaba el un arco de aquella puente, porque los Romanos fuesen
salvos; pero no es menos de estimar el esfuerzo deste Garcilaso, el
qual como viese que su gente estaba en punto de se perder, fuyendo de
la multitud de los Caballeros Moros que los siguian, este Caballero,
ofresciendo su vida por la salud de los suyos, tornó con grand esfuerzo
á los enemigos, é tomado un paso, los impidió peleando con ellos tanto
espacio, que su gente se pudo salvar que no peresciese.[22] Este
Caballero era hombre callado, sofrido, esencial, amigo de efectos,
enemigo de palabras, é tovo tal gracia, que todos los Caballeros de su
tiempo desearon remedar sus costumbres.

      [20] Cocles.

      [21] Sublicia.

      [22] _Vease en las Adicciones que van al fin el num. V._



                              TITULO XVI.

                      _De Don Juan de Sayavedra._


Don Juan de Sayavedra, Caballero Fijodalgo guerreó los Moros muchos
tiempos, é tan osado era en las batallas, que con menor número de gente
siempre osó acometer los enemigos, aunque fuesen muchos mas que los
suyos, é los venció muchas veces é desbarató. Gonzalo de Sayavedra su
hermano, en guerras de Moros é de Christianos ningun Romano pudo tener
mayor diligencia, ni mejor conoscimiento para ordenar las batallas, ni
en saber los lugares, ni en poner las guardas, y en todas las otras
cosas que para seguridad de las huestes se requiere saber á todo buen
Capitan: el qual fué tan discreto, é consideraba las cosas é los casos
que podian acaescer en las guerras, é las proveía de tal manera,
que nunca se halló que por defecto de su provision los de su parte
rescibiesen inconveniente.



                             TITULO XVII.

                       _De Rodrigo de Narvaez._


¿Quien fué visto ser mas industrioso ni mas acepto en los actos de
la guerra que Rodrigo de Narvaez, Caballero Fijodalgo, á quien, por
notables hazañas que contra los Moros fizo, le fué cometida la Cibdad
de Antequera, en la guarda de la qual, y en los vencimientos que
fizo á los Moros, ganó tanta honra y estimacion de buen Caballero,
que ninguno en sus tiempos la ovo mayor en aquellas Fronteras? Y es
de considerar, que como quiera que los Moros son hombres belicosos,
astutos é muy engañosos en las artes de la guerra, é varones robustos
é crueles, é aunque poseen tierra de grandes é altas montañas, é de
lugares tanto asperos é fragosos, que la disposicion de la misma tierra
es la mayor parte de su defensa; pero la fuerza y el esfuerzo destos
Caballeros, é de otros muchos Nobles é Fijosdalgo vuestros naturales,
que continuaron guerras con ellos, siempre los oprimieron á que diesen
parias á los Reyes vuestros progenitores, é se ofresciesen por sus
vasallos. E ni estos grandes Señores é Caballeros é Fijosdalgo de quien
aqui con causas razonables es hecha memoria, ni los otros pasados que
guerreando á España la ganaron del poder de los enemigos, no mataron
por cierto sus fijos, como ficieron los Cónsules Bruto é Torcato, ni
quemaron sus brazos, como fizo Cévola, ni ficieron en su propia sangre
las crueldades que repugna la natura, é defiende la razon; mas con
fortaleza é perseverancia, é con prudencia é deligencia, con justicia
é con clemencia, ganando el amor de los suyos, é seyendo terror á
los estraños, gobernaron huestes, ordenaron batallas, vencieron los
enemigos, ganaron tierras agenas, é defendieron las suyas. Yo por
cierto no vi en mis tiempos, ni leí que en los pasados viniesen
tantos Caballeros de otros Reynos é tierras estrañas á estos vuestros
Reynos de Castilla é de Leon por facer armas á todo trance, como ví
que fueron Caballeros de Castilla á las buscar por otras partes de
la Christiandad. Conoscí al Conde Don Gonzalo de Guzman, é á Juan
de Merlo: conoscí á Juan de Torres, é á Juan de Polanco, Alfaran de
Vivero, é á Mosen Pero Vazquez de Sayavedra, á Gutierre Quixada, é
á Mosen Diego de Valera; é oí decir de otros Castellanos que con
ánimo de Caballeros fueron por los Reynos estraños á facer armas con
qualquier Caballero que quisiese facerlas con ellos, é por ellas
ganaron honra para sí, é fama de valientes y esforzados Caballeros para
los Fijosdalgo de Castilla. Asimesmo supe que ovo guerra en Francia,
y en Nápoles, é en otras partes, donde concurrieron gentes de muchas
naciones, é fuí informado que el Capitan Francés ó el Italiano tenia
estonces por muy bien fornescida la Esquadra de su gente, quando podia
aver en ella algunos Caballeros Castellanos; porque conoscia dellos
tener esfuerzo é constancia en los peligros mas que los de otras
naciones. Ví tambien guerras en Castilla, é durar algunos tiempos;
pero no ví que viniesen á ella guerreros de otras partes: porque así
como ninguno piensa llevar fierro á la tierra de Vizcaya donde ello
nace; bien así los estrangeros reputaban á mal seso venir á mostrar su
valentia á la tierra de Castilla, dó saben que hay tanta abundancia
de fuerzas y esfuerzo en los varones della, que la suya será poco
estimada. Así que, Reyna muy Excelente, estos Caballeros, é Perlados, é
otros muchos naturales de vuestros Reynos, de que no fago aqui mencion
por ocupacion de mi persona, alcanzaron con sus loables trabajos que
ovieron, é virtudes que siguieron, el nombre de Varones Claros, de que
sus descendientes en especial se deben arrear, é todos los Fijosdalgo
de vuestros Reynos deben tomar exemplo para limpiamente vivir, porque
puedan fenescer sus dias en toda prosperidad, como estos vivieron é
fenescieron. Lo qual sin dubda todo hombre podrá facer sacudiendo de
sí malas aficiones é pensamientos torpes, que al principio prometen
dulzura, é á la fin paren tristeza é disfamia. Agora razon es facer
aqui memoria de algunos Perlados naturales de Castilla, que en mis
tiempos por su sciencia, méritos é virtudes subieron á grandes estados,
é tubieron grandes dignidades en la Iglesia de Dios.



                             TITULO XVIII.

                     _Del Cardenal de Sant Sixto._


Don Juan de Torquemada Cardenal de Sant Sixto fué hombre alto de
cuerpo, delgado, é de venerable gesto é presencia, natural de la Cibdad
de Burgos. Sus aguelos fueron de linage de los Judios convertidos á
nuestra Santa Fé Católica.[23] Aprendió Teología seyendo mozo, porque
tenia inclinacion á esta sciencia mas que á otra. Paresció en el
sosiego de su niñez que la natura le apartó de las cosas mundanas,
é ofresció á la Religion. Los dias de su adolescencia siguieron las
buenas costumbres que ovo en su mocedad, é los de la juventud á los de
la adolescencia: é así cresciendo en dias, siempre crescia en virtudes:
é segun paresció en la honestad é limpieza de su vida, quier procediese
de su complexion ó de su buen seso, siempre tovo tan fuerte resistencia
contra las tentaciones, que no pudieron corromper sus buenas
costumbres. Rescibió de su voluntad Avito é Orden de Santo Domingo.
Era observantisimo en su Religion. Aprendió en el estudio de París,
donde recibió el grado de Magisterio. Venido á Castilla con deseo de su
naturaleza, conoscida la sciencia é honestidad de su vida, fué elegido
por Prior de Sant Pablo de Valladolid, é despues fué Prior de Sant
Pedro Martir de la Cibdad de Toledo. Estando en aquel Monesterio con
propósito de facer alli asiento de su vida, los hados que llevan al que
quieren para que vaya á aquellas cosas que la providencia Divina tiene
ordenadas, rodearon las cosas en tal manera, que se levantó contra él
tal emulacion de persona de su Orden, que le forzó ir á Roma quando
fué quitada la cisma que ovo en la Iglesia entre el Papa Eugenio y el
que se llamó Felix, é llegó á tiempo que se avía de facer Congregacion
de Letrados en Roma para determinar algunas dubdas que de la cisma
pasada avian resultado. Para lo qual el Rey Don Juan acordó enviar
sus Embaxadores á Roma, entre los quales, porque era necesario enviar
grandes Letrados, conoscida la fama que este Religioso tenia de gran
teólogo, le envió mandar que se juntase con sus Embaxadores: el qual
obedesciendo al Rey lo fizo. En aquella Congregacion de Letrados cosa
maravillosa fué quanto se esmeró sobre todos los otros, así en las
dubdas que aclaró, como en la determinacion que fizo en las cosas que
ocurrieron: lo qual fizo crescer la fama que tenia de gran Letrado. E
porque la honestad de su vida se conformaba con la abundancia de su
sciencia, el Papa le fizo mucha honra, é á suplicacion del Rey Don Juan
le crió Cardenal. Fué avido en sus tiempos por tan gran teólogo, que
quando acaescia venir de qualquier parte de la Christiandad alguna
dubda ó qüestion de teología, todos se referian á la determinacion
que este Cardenal entre todos los otros teólogos ficiese. Era hombre
apartado, estudioso, manso é caritativo, y en su buena y honesta
vida mostró tener gracia singular, con la qual ganó honra para sí,
é dió exemplo á otros para usar de virtud. Deleytabase en las obras
del entendimiento: fizo una glosa del Psalterio devotisima, é otros
tractados é declaraciones de la Sacra Escriptura, muy provechosos é
doctrinales. Fundó en Roma á sus expensas el Monesterio de la Minerva:
reedificó asimesmo todo el Monesterio de Sant Pablo de Valladolid, é
tornólo en observancia: é fizo otras labores é reparos en Monesterios é
Casas de oracion. Estobo con grand honra en Roma despues que fué criado
Cardenal, hasta que murió de edad de ochenta años.

      [23] _Vease en las Adicciones que van al fin el num. VI._



                              TITULO XIX.

                    _Del Cardenal de Sant Angelo._


Don Juan de Carvajal Cardenal de Sant Angelo fué hombre alto de
cuerpo, de gesto blanco, y el cabello cano, é de muy venerable fermosa
presencia, natural de la Cibdad de Placencia, de linage de hombres
Fijosdalgo. Desde su menor edad continuó el estudio: fué grand Letrado
en derecho canónico é civil. Era hombre muy honesto é gracioso en
sus fablas. Quando propuso de tomar orden Eclesiástica fué á Roma,
donde conoscido por grand Letrado é hombre de honesta vida, el Papa
Eugenio le encargó negocios arduos, é le envió diversas veces en
embaxadas de grand importancia, en las quales guardó siempre su honra
é su conciencia, é dió la razon que hombre Letrado é discreto debia
dar. Fué proveído del Obispado de aquella Cibdad de Placencia dó era
natural; é viniendo de una embazada dó fué enviado al Concilio de
Basilea, conoscida su grand suficiencia en las cosas que alli negoció,
le fué dado el Capelo de Cardenal. Era hombre esencial, aborrescedor
de aparencias é de cerimonias infladas. Quanto mas fuía de la honra
mundana tanto mas le seguia. Nunca en sus votos publicos, ni fablas
privadas fué visto desviar punto de la justicia por aficion ni por
interese suyo ni ageno, ni fizo cosa que paresciese fuera de razon, ni
demandó que otro la ficiese. Despues que ovo la renta de aquel Obispado
de Placencia, la qual entendió ser necesaria para sostener su estado,
no pensó en gastar la vida cobdiciando riquezas; mas propuso vivir
obrando virtudes, é puso tales límites á la cobdicia, que se puede
bien decir averla vencido: porque no solamente dexó de procurar mas
renta de la que avía de su Obispado: mas cerró su deseo, é apartó de
sí la cobdicia de tal manera, que jamás quiso rescebir otras rentas
é dignidades que muchas veces le fueron ofrecidas: é de muchos é
grandes cargos que tuvo, é comisiones que le fueron fechas, donde por
razon pudiera aver grandes intereses, nunca rescibió, ni consintió
á sus oficiales rescebir interese pequeño ni grande. E en esta
manera, señoreando la cobdicia, señoreaba aquellos á quien señoreaba
la cobdicia, é ninguno osaba agraviarse de sus determinaciones,
conosciendo que carescian de aficion é interese. Reprehendia mucho
á los hombres que sobrándoles las rentas allende de lo necesario,
tenian el deseo de adquirir en infinito. Este varon supo bien quanta
fuerza suele facer á las veces el oro á la justicia, la qual teme
poco el criminoso quando con dinero piensa redemir su crimen. Conosció
asimesmo como todo Juez que toma, luego es tomado, é que no puede huir
de ser injusto ó ingrato: injusto, si por el don que rescibe tuerce
el derecho: ingrato, sinó le tuerce el favor de aquel que le dió:
é si face justicia ó la abrevia por lo que rescibió, puédese decir
vendedor de la justicia por precio. Conoscidos por este Perlado los
inconvenientes que del cobdiciar allende de lo necesario se siguen, ni
se atormentó cobdiciando ni se avergonzó demandando: é teniendo la
cobdicia tan subjecta, tenia la honra tan alta. Estaba continuamente
alegre, porque gozaba de la virtud de la templanza, avenidora de la
razon con el apetito. Era prudente é de grand entendimiento, que
son partes esenciales del anima, é las ovo por arte y esperiencia
de tiempos. Estas virtudes conoscidas en él, fué Legado del Papa á
la Provincia de Alemaña dos veces: y en estas sus Legaciones fizo,
determinó é declaró grandes fechos, é pacificó los Príncipes de
aquellas partes, é las Comunidades que estaban en discordia: é castigó
la heregía de los Boemios, é fizo otras singulares cosas en servicio
de Dios é augmentacion de la Fé Christiana. Otrosí por escusar el daño
grande que conosció recrescer á todas las gentes que pasaban el rio de
Tajo cerca de la cibdad de Placencia, movido con ferviente caridad,
fizo á sus grandes expensas la puente que hoy allí está edificada, que
se llama la puente del Cardenal, edificio muy notable. Puedese creer
deste Claro Varon que su buen seso le fizo aprender sciencia, é su
sciencia le dió saber, é su saber le dió esperiencia, é la esperiencia
le dió conoscimiento de las cosas, de las quales supo con prudencia
elegir las que le ficieron hábito de virtud: mediante la qual vivió
próspero ochenta años sin pasion de cobdicia, é con abundancia de lo
necesario, é murió con grand honra en la Cibdad de Roma.



                              TITULO XX.

                      _Del Arzobispo de Toledo._


Don Alonso Carrillo Arzobispo de Toledo, fijo de Lope Vasques de Acuña,
fué hombre alto de cuerpo, é de buena presencia. Era de los Fidalgos
é de limpia sangre del Reyno de Portugal. Su abuelo fué Caballero
Portugués, que vino á Castilla al servicio del Rey Don Juan el que fué
vencido en la batalla de Aljubarrota. Fué primero Obispo de Ciguenza, é
despues fué proveido del Arzobispado de Toledo á suplicacion del Rey
Don Juan. Rezaba bien sus horas: guardaba complidamente las cerimonias
que la Iglesia manda guardar. Fundó el Monesterio de San Francisco de
Alcalá, é comenzó á fundar otro Monesterio en la Villa de Brihuega.
Era hombre de gran corazon, é su principal deseo era facer grandes
cosas é tener grand estado, por aver fama é grand renombre. Tenia en
su casa Letrados é Caballeros é hombres de facion. Rescebia muy bien
é honraba mucho á los que á él venian, é tratábalos con buena gracia,
é mandábales dar grand abundancia de manjares de diversas maneras,
de los quales facia siempre tener su casa muy proveida, é tenia para
ello los oficiales é ministros necesarios, é deleytabase en ello. Sus
pensamientos deste Perlado eran muy mas altos que sus fuerzas, é su
grand corazon no le dexaba discernir, ni consentia medir su facultad
con las grandes empresas que tomaba, é desto se le seguian trabajos é
fatigas continuas. Era hombre franco, é allende de las dádivas que de
su voluntad con grand liberalidad facia, siempre daba á qualquier que
le demandaba, porque no sofria que ninguno se partiese dél descontento:
é por cierto la dádiva fecha con deseo de fama, é no con pensamiento
de razon, mas se puede decir mal fecho, que buen pensamiento: porque
aquel beneficio es carísimo que caresce de vanagloria. Verdad es que ni
nuestra benignidad se debe tanto cerrar que sea dura la comunicacion
de nuestros bienes, ni tanto abrir que con prodigalidad se derramen:
porque si del retener se sigue odio, del indiscreto derramar procede
tal mengua, que de necesario vienen los pródigos á poner las manos
en bienes agenos. Así que estos bienes temporales son buenos, é á lá
humana sociedad mucho aprovechan, quando son poseídos por varones de
prudencia, para que ni dañen á otros retiniéndoselos con avaricia, ni
pierdan al que los posee vertiéndolos con indiscrecion: porque tambien
parescen mal guardándose, como sin causa derramándose. Era hombre
belicoso, é siguiendo esta su condicion placiale tener continuamente
gente de armas, é andar en guerras é juntamientos de gentes. Insistía
mucho en la opinion que tomaba, é queriala proseguir aunque se le
representaban algunos inconvenientes: é como la opinion, sospecha é
afecion son cosas que muchas veces á los hombres desatinan, así este
Perlado, traído por alguna destas, procuraba siempre de sostener
parcialidades, donde se siguieron en sus tiempos algunas guerras en el
Reyno, en las quales acaescieron batallas campales, é otros recuentros
é fechos de armas. Era grand trabajador en las cosas de la guerra;
é quanto era amado de algunos por ser franco, tanto era desamado de
muchos por ser belicoso, seyendo obligado á Religion. Placíale saber
experiencias é propiedades de aguas é de yerbas, é otros secretos de
natura. Procuraba siempre aver grandes riquezas, no para tesoro, mas
para las dar é destribuir, y este deseo le fizo entender muchos años
en el arte del alquimia; é como quier que della no veía efecto, pero
creyendo siempre alcanzarla para las grandes hazañas que imaginaba
facer, siempre continuó: en la qual, é en buscar tesoros é mineros,
consumió mucho tiempo de su vida, é gran parte de renta, é todo quanto
mas podia aver de otras partes. E como vemos algunas veces que los
hombres deseando ser ricos se meten en tales necesidades que los facen
ser pobres, este Arzobispo, dando é gastando en el arte del alquimia, y
en buscar mineros é tesoros pensando alcanzar grandes riquezas para las
dar é destribuir, siempre estaba en continuas necesidades. E sin dubda
puedese creer, que si lo que deseaba tener este Perlado respondiera al
corazon que tenia, ficiera grandes cosas. Al fin, gastando mucho, é
deseando gastar mas, murió pobre y adeudado en la Villa de Alcalá de
edad de sesenta años, de los quales fué treinta é siete Arzobispo de
Toledo.



                              TITULO XXI.

                      _Del Arzobispo de Sevilla._


Don Alfonso de Fonseca Arzobispo de Sevilla fué hombre de mediana
estatura, bien proporcionado en las faciones de su rostro y en la
composicion de sus miembros, fijo del Doctor Juan Alfonso de Ulloa,
de linage de hombres Fijosdalgo del Reyno de Galicia. Era natural de
la Cibdad de Toro: tomó el apellido de su madre, que era de linage de
Fonseca. Era hombre de muy agudo ingenio, é de buen entendimiento, é
bien instruto en lo que requeria el hábito é profesion Eclesiástica
que tomó. El sentido de la vista tenia muy ávido é cobdicioso mas
que ninguno de los otros sentidos: é siguiendo esta su inclinacion,
placiale tener piedras preciosas, é perlas, é joyas de oro é de plata,
é otras cosas fermosas á la vista. Las cosas necesarias para el
servicio de su persona é para el arreo de su casa queria que fuesen
muy primas, é toviesen singularidad de perfeciones sobre todas las
otras, é deleytábase en ello. Era asimesmo muy limpio en su persona
y en su vestidura é trages, é reglado é muy ordenado en sus gastos.
Comenzando la edad de mancebo salió del Estudio, é vino al servicio del
Rey Don Enrique seyendo Príncipe, é fué su Capellan mayor, é por su
intercesion fué proveído del Obispado de Avila, é despues fué proveído
á dignidad de Arzobispo de Sevilla. Fablaba muy bien é con buena
gracia. Tovo gran lugar en la gobernacion del Reyno en tiempo del Rey
Don Juan, é del Rey Don Enrique su fijo. Quería tanto gratificar á los
que con él negociaban, que ninguno iba mal contento de su respuesta.
Era hombre muy astuto é diligente: daba buenos é prestos remedios á los
casos que acaescian: zelaba mucho la justicia, é la honra de la Corona
Real. Era tan agudo, que siempre inventaba grandes cosas. Procuraba
mucho la honra, é siempre queria tener el especial lugar cerca de los
Reyes, é ser único con ellos en sus fablas é retraimientos: é como
acaesce en las Cortes de los Reyes ser envidiados é odiosos aquellos
que mas cerca dellos están, este Arzobispo por esta singular acepcion
que procuraba siempre tener acerca del Rey Don Juan é del Rey Enrique,
é por la gran confianza que en aquellos tiempos le ficieron de algunos
arduos negocios que ocurrian, se le siguieron enemistades peligrosas
con algunos Grandes del Reyno, las quales por discurso de tiempo,
é con obras que fizo de amistad supo con buen juicio satisfacer de
tal manera que saneó el odio que dél fué concebido. Conoscidos los
grandes trabajos, así del espíritu como de la persona, que ovo en la
gobernacion del Reyno, le fué fecha merced por el Rey Don Juan de
las Villas de Coca é de Alahejos é otras grandes mercedes, de que
fizo casa é mayorazgo que dexó á su hermano. Tenia la cobdicia comun
que todos los hombres tienen de aver bienes temporales, é sabíalos
muy bien é con gran diligencia adquerir. Este Arzobispo edificó de
principio en aquella su Villa de Alahejos la Fortaleza que en ella
está hoy fundada. E como acaesce que algunos procurando las cosas que
desean se reputan mezquinos quando no las alcanzan, é serloían si las
alcanzasen; é otros hay que aborresciendo las cosas que piensan serles
dañosas, su buena fortuna les fuerza que las resciban, por la utilidad
que dellas se les ha de seguir: puédese creer deste Arzobispo, que
ovo tan buena fortuna acerca de estas cosas mundanas, que siempre se
le apartaba aquello que procuraba, si al fin le avía de ser dañoso; é
se le aparejaba lo que aborrescia, si al fin le avía de ser próspero.
Murió en honra é prosperidad en la su Villa de Coca conosciendo á Dios
como buen Perlado, é con devocion de Católico Christiano en edad de
cincuenta é cinco años.



                             TITULO XXII.

                        _Del Obispo de Burgos._


Don Alfonso de Santa Maria Obispo de Burgos fué hombre de buen cuerpo,
bien compuesto en la proporcion de sus miembros, tenia cara é persona
muy reverenda. Era fijo de Don Pablo Obispo de Burgos, el qual le
ovo en su muger legítima que tovo antes que entrase en la Religion
Eclesiástica. Este Obispo Don Pablo fué de linage de los Judios, é
tan gran sabio, que fué alumbrado de la gracia del Espíritu Santo, é
aviendo conoscimiento de la verdad, se convirtió á la nuestra santa Fé
Católica. Este Obispo Don Alfonso su fijo desde su mocedad fué criado
en la Iglesia, y en escuela de sciencia, é fué gran Letrado en Derecho
canónico é civil. Era asimesmo gran Filosofo natural: fablaba muy bien
é con buena gracia, ceceaba un poco, é su persona era tan reverenda é
de tanta autoridad que en su presencia todos se honestaban, é ninguno
osaba decir ni facer cosa torpe. Era ya tan acostumbrado en los actos
de virtud, que se deleytaba en ellos. Era muy limpio en su persona y
en las ropas que traía, y el servicio de su mesa é todas las cosas
que le tocaban facia tratar con gran limpieza, é aborrescia mucho los
hombres que no eran limpios: porque la limpieza exterior del hombre
decia él que era alguna señal de la interior; pero entendia aprovechar
poco la limpieza del cuerpo é de las ropas é de las muy limpias
vestiduras é aparatos, sinó se conseguian con ello la sinceridad de los
pensamientos, é la limpieza de las obras. Entre los Letrados que fueron
escogidos para enviar á un gran Concilio que se fizo en Basilea, este
Obispo seyendo Dean de Santiago fué uno de los nombrados á quien el Rey
Don Juan mandó ir en aquella embaxada[24]: en la qual, conoscida su
sciencia é la experiencia de sus letras é claras costumbres, ganó tan
gran fama, que estando en Roma, el Papa Eugenio le proveyó del Obispado
de Burgos, que era del Obispo Don Pablo su padre. Puesto en esta
dignidad guardó tan bien los preceptos que segun los sacros Canones é
Decretos debe guardar el Perlado, que fué exemplo de vida é doctrina
á todos los otros Perlados que fueron en su tiempo. Fué Embaxador al
Rey de Portugal por mandado del Rey Don Juan, é con la fuerza de sus
razones escusó la guerra, é concluyó la paz que por entonces ovo entre
estos dos Reynos. Era observantísimo en la orden é hábito que tomó.
Predicaba, confesaba, corregia, é usaba en su Diocesi de aquellas cosas
que Perlado es obligado á facer. Era limosnero, é ayudó con gran suma
á edificar el Monesterio de Sant Pablo de Burgos, é reedificó otras
Iglesias e Monesterios de su Obispado. Fué varon quito de cobdicias
temporales, é nunca se sintió en él punto de envidia. Decia él que no
podia ser alegre con sus bienes el que se atormenta con bienes agenos.
Era de espíritu humilde, é doctrinando con humildad, su doctrina era
mejor rescebida é de mejor fruto. Tornó de lengua Latina en nuestra
lengua vulgar ciertas obras de Séneca, que el Rey Don Juan le mandó
reducir. Era hombre muy estudioso, é deleytábase en platicar las cosas
de sciencia. Ovo una gran disputa con un Filósofo é Orador grande de
Italia, que se llamó Leonardo de Arecio, sobre la nueva traslacion que
fizo de las Eticas de Aristóteles, en la qual disputa se contienen
muchos é muy doctrinables preceptos. Fizo asimesmo algunos tratados
de Filosofia moral, é de Teología, provechosos á la vida, los quales
están hoy en la Capilla dó está enterrado en la Iglesia mayor de
Burgos. Aborrescia los loores que en presencia le decian; porque si la
consciencia acusa de dentro, poco decia él que aprovechan los loores de
fuera. E si el entendimiento humano es tan alto é generoso que pone sus
terminos cercanos á los del alto Dios, quien bien considerare los actos
exteriores deste Perlado conoscerá sin dubda que sus pensamientos
interiores mas participaban con las cosas celestiales, que con las
terrenales. Al fin, seyendo en edad de sesenta años, como propusiese ir
en romería de Santiago, aun en este su voto paresció ser bien acepto á
Dios; porque le dió gracia que fuese en salvo é cumpliese su romería:
la qual cumplida, é tornado á su Diocesi, finó conosciendo á Dios, é
dexando fama loable, é claro exemplo de vida.

      [24] _Con el Conde de Cifuentes. Vease el Título VIII._



                             TITULO XXIII.

                        _Del Obispo de Coria._


Don Francisco Obispo de Coria fué hombre de pequeño cuerpo, é fermoso
de gesto: la cabeza tenia grande. Era natural de la Cibdad de Toledo:
sus abuelos fueron de linage de los Judios convertidos á la Fé
Católica. Desde su menor edad fué honesto, é tovo inclinacion á la
sciencia. Era cuerdo é de muy sotil ingenio. Muertos su padre é madre,
é quedando mozo, la vergüenza que padescia por falta de lo necesario
le constriñó salir de su tierra, é ir al Estudio de Lérida, donde
mostrando Gramática á otros, y él aprendiendo Filosofía, pobremente
pasó algun tiempo. Durante el qual ovo noticia de su habilidad la
Reyna Doña Maria de Aragon, hermana del Rey Don Juan, é porque le
placía mucho ver Castellanos dados á virtud, le tomó para su Capilla:
é á pocos dias, conoscido que tal ingenio no debia ser distraído del
estudio, proveyéndole de su limosna para cada año, le envió al Estudio
de París, donde aprendió por espacio de diez años: en los quales los
Rectores de aquel Estudio, veyendo que su grand sciencia é integridad
de vida suplian el defecto de su edad, le dieron grado de Magisterio,
que á otros tan mancebos no se acostumbra dar en aquel Estudio. Fué
muy grand predicador, é ceceaba un poco; é como quier que pequeño
de cuerpo, su órgano resonaba muy claro, é tenia singular gracia en
sermonar, tan bien en lengua Latina, como en la suya materna. Era
observantísimo en la orden Clerical que tomó. Sostovo muchas veces
conclusiones de Filosofía é Teología en el Estudio de París, y en Corte
Romana, y en otros Estudios generales, donde alcanzó honra é fama de
grand Teólogo. Era de vida honestísima, é no fué visto en ninguna
de sus edades jugar ni jurar. E como el entendimiento comprehende
las cosas universalmente, y el apetito las sigue, é la prudencia las
ordena, puédese creer deste Perlado, que ni fallesció en el entender,
ni erró en el elegir, ni menos desvió del verdadero juicio para las
discernir. Moviase á la obra virtuosa, no por el bien aparente, salvo
por el exîstente: era hombre justo, no por temor de la pena, mas
por amor de la justicia. Estando en Roma, un Cardenal que se decia
Deformo[25], varon muy notable, le rescibió en su casa, é visto por
experiencia lo que deste Claro Varon se decia por fama, le fizo su
Confesor, é al tiempo de su fin le estableció albacéa de su alma. Era
de vida tan clara, que jamás fizo cosa en secreto que sin repreension
no la pudiera facer en público. No suplicó jamás por Beneficio ni
Dignidad que oviese; mas su sciencia é su vida procuraban su provision
sin procuracion. Muerto aquel Cardenal, el Papa Pio le rescibió por su
Familiar, é le proveyó del Deanadgo de Toledo é de otros Beneficios:
é conoscida la gran fuerza que tenia en el razonar, le envió diversas
veces por Embaxador al Rey Don Luis de Francia, é al Rey Don Alfonso de
Aragon. Fué uno de los Teólogos escogidos que el Papa envió dos veces
á reducir los Boemios hereges, donde trabajó mucho el espíritu é la
persona en augmentacion de la Fé Católica. No tenia en tal estimacion
las cosas humanas, que le impidiesen la contemplacion de las divinas.
Ordenó algunos tratados de Filosofía é Teología, é Sermones de gran
doctrina: é aviendo consideracion del yerro grande en que caen aquellos
que sin autoridad del Sumo Pontífice presumen quitar Reyes é ponerlos,
ordenó un libro fundado por Derecho contra aquellos que facen division
en los Reynos, é presumen por su propia autoridad quitar un Rey é
poner otro. E nunca fué tan laborioso, que no pensase en las cosas de
Dios; ni tan ocioso, que no trabajase en utilidad del próximo. Estaba
ya habituado en vida tan recta é tan razonable, que aquella gracia
del libre arbitrio que le cupo siempre la exercitó en loor de aquel
que gela dió. El Rey Don Enrique Quarto le dió cargo de la embaxada
é procuracion suya é de sus Reynos en Corte Romana, y el Papa Sixto
le fizo su Datario, que es oficio de gran confianza, é le proveyó
del Obispado de Coria. E porque en la Cibdad de Génova acaescieron
grandes divisiones y escándalos de los que suelen acaescer entre
los de aquella Cibdad, el Papa, que era de aquella nacion Genovesa,
deseándolos pacificar, é conosciendo que el honesto vivir deste Perlado
le daba grand autoridad, le envió por su Legado á aquella Provincia:
el qual, conoscidos los deseos de los principales movedores, é dando
á cada uno las razones que entendió ser medicinales á su pasion, los
retraxo de las vias erradas que llevaban; é puestos en las verdaderas
que debian llevar, los amansó, é pacificó los escándalos, que estaban
aparejados á la destruicion de la tierra. Puestas en paz las cosas
de aquella Provincia, é vuelto á la Cibdad de Roma, estando para
ser creado Cardenal en edad de cincuenta é cinco años fenesció sus
dias, é tornó á la tierra tan virgen como salió della. E porque las
molestias é tentaciones en esta vida vienen á los hombres por diversas
maneras, á unos porque sean punidos, á otros porque sean corregidos,
ó porque tentados con alguna adversidad conoscan mejor á Dios, ó por
otros respectos notos á él, é innotos á ellos, puédese creer deste
Perlado, que así como fué amado de los buenos por ser gran persuasor de
virtudes, así por ser reprehensor de vicios fué aborrescido de algunos
malos, de cuyos mordimientos ovo molestias que sufrió é venció con
verdadera paciencia. Ciertamente quien considerare la vida deste Claro
Varon hallará ser ejemplo é doctrina para todo hombre que quisiere bien
vivir: porque ni esta opinion que tenemos de linage le sublimó, ni la
compostura del cuerpo, ni las riquezas le ficieron Claro Varon, ni
menos se puede decir que la fortuna le fué favorable para alcanzar la
honra y estimacion grande que ovo; mas la perseverancia que tovo en la
vida virtuosa le abrió puerta para entrar en grandes lugares, é le fizo
aver acepcion cerca de grandes Señores, é para aver la honra que le dió
claro nombre.

      [25] _Acaso deberá decir_ de Fermo.



                             TITULO XXIV.

                        _Del Obispo de Avila._


Don Alfonso Obispo de Avila fué hombre de mediana estatura, el cuerpo
espeso, bien proporcionado en la compostura de sus miembros: tenia la
cabeza grande, y el gesto robusto, el pescuezo corto. Era natural de
la Villa de Madrigal, de linage de Labradores. Desde su niñez tovo
inclinacion á la sciencia, é cresciendo en dias, cresció mas en
deseo de aprender. Era hombre agudo é de gran memoria: ovo principios
en Filosofia é Teología: aprendió en el Estudio de Salamanca, donde
recibió habito Clerical. Fué observantísimo en la Orden que rescibió,
é de edad de veinte y cinco años ovo el grado de Magisterio: é tanto
resplandescia en sciencia y en vida honesta, que como quier que avía
otros de mayor edad, é de gran suficiencia, pero por sus méritos fué
elegido para leer las Cátedras de Teología é Filosofia: é tovo gran
continuacion é perseverancia en el estudio, tanto que el tiempo que se
pasaba siempre lo tenia presente, porque gozaba en la hora presente de
lo que en la pasada avia deprendido. Tovo muchos discípulos, é despues
que fué Maestro nunca falló mostrador; porque ni se escusó jamás de
aprender, ni fué acusado de aver mal aprendido. El Papa, movido por la
habilidad interior deste Claro Varon, mas que por suplicacion exterior
de otro, le proveyó de Maestre-escuela de Salamanca. Seyendo gran
Maestro en Artes é Teología se dispuso á aprender Derecho canónico é
cevil, é fué en aquellas facultades bien instruto: é tan grande era la
fama de su saber en todas sciencias, que estando en aquel Estudio duró
gran tiempo que le venian á ver hombres doctos, tambien de los Reynos
estraños, como de los Reynos de España. Cierto es que ningun hombre,
dado que viva largos tiempos, puede saber la perfeccion é profundidad
de todas las sciencias: é no quiero decir que este sabio Perlado las
alcanzó todas; pero puédese creer dél, que en la sciencia de las Artes,
é Teología, é Filosofia natural é moral, é asimismo en el arte del
Astrología é Astronomía no se vido en los Reynos de España, ni en otros
estraños se oyó aver otro en sus tiempos que con él se comparase. Era
hombre callado, é resplandescia mas en él la lumbre de la sciencia,
que el florear de la lengua. Fué á Roma, donde sostubo conclusiones de
gran sciencia, é alcanzó fama de varon muy sabio, é fué mirado por el
Papa é por todos los Cardenales como hombre singular en la Iglesia
de Dios. Fizo muchos tratados de Filosofia é Teología, y escribió
sobre el texto de la Sacra Escriptura una muy copiosa declaracion é
de gran doctrina, que está hoy en el Monesterio de Guadalupe, y en el
Estudio de Salamanca: en la qual verá quien bien la mirare quanto este
Perlado abundaba en todas sciencias, é como es verdad lo que dél aqui
se predica. El Rey Don Juan, que era un Príncipe á quien placia oír
lecturas, é saber declaraciones é secretos de la Sacra Escriptura, le
tuvo cerca de sí, é le fizo de su Consejo, é suplicó al Papa que le
proveyese del Obispado de Avila. Duró Perlado en aquel Obispado seis
años, é murió de edad de cincuenta é cinco, conosciendo á Dios, é con
fama del mas sabio hombre que en sus tiempos ovo en la Iglesia de Dios.



                              TITULO XXV.

                       _Del Obispo de Córdova._


Don Tello Obispo de Córdova fué hombre alto de cuerpo, bien
proporcionado en la compostura de sus miembros, y el rostro tenia
honesto: era natural de una Villa que se dice Buendia, de linage de
Labradores. Desde su menor edad tovo gran deseo á la sciencia: é
como quier que le menguaba lo necesario para continuar el estudio,
pero la voluntad que tenia de aprender le llevó á las Escuelas de
Salamanca, confiando mas en la providencia de Dios, que suele acorrer
á los buenos deseos, que en la facultad suya, ni de otro ninguno que
le ayudase. Aprendió en un Colegio de Salamanca donde muestran á
los pobres por amor de Dios. Fué buen Letrado en Derecho canónico,
y en aquella facultad le fué dado grado de Doctor. Eligió el hábito
Clerical, é guardó muy bien aquellas cosas que la Iglesia estatuyó
que guardasen los buenos Clérigos. Por sus méritos fué proveído del
Arcedianadgo de Toledo, é de otros Beneficios en la Iglesia de Dios: é
como este Claro Varon se vido con gran renta, é puesto ya en la edad
que demanda reposo, retráxose á la Iglesia de Toledo á servir á Dios
en aquella Dignidad que tenia. Era hombre á quien movia mas la caridad
para distribuir, que la cobdicia para ganar. Compadesciase de los
miserables, é veces con el consejo, veces con el consuelo, é tambien
con su limosna, allí dó era necesario los consolaba é remediaba;
porque creía que estos bienes temporales no se dieron mas para poseer,
que para destribuir. Su deseo era facer, obras de misericordia, é
poniéndolas en obra sacaba todos los años cierto número de cativos
Christianos de tierra de Moros: y en esto, y en casar huerfanas é
socorrer pobres gastaba su pensamiento é toda la renta que tenia,
reputando á pecado si de un año le quedase algo para otro. Y esto fizo
complidamente y con tanta diligencia, que sin dubda se puede decir que
fué leal despensero de sus bienes para los destribuir á voluntad del
que gelos dió: porque hervia tanto en la virtud de la caridad, que
de lo necesario á su persona propria no curaba tanto, quanto pensaba
en socorrer la necesidad agena. E porque fué informado que por falta
de una torre que no avía en un termino cerca de la Cibdad de Alcalá
la Real perescian algunos Christianos en las guerras que en aquellas
partes tienen con los Moros, este Perlado envió á la edificar á sus
proprias expensas en el lugar é forma que le fué dicho ser necesaria
al bien é defensa de aquella tierra. Otrosí, visto que algunos hombres
perescian en el rio de Guadarrama, que pasa por el camino que va desde
la Cibdad de Toledo á la Villa de Torrijos, este Claro Varon edificó
la puente que hoy allí está edificada, y escusó los inconvenientes que
todos los años por falta della en el paso de aquel rio se recrescian:
en la qual obra este Perlado usó de tal magnanimidad, que como
viese la dificultad que algunas personas particulares ponian en la
contribucion de lo necesario para aquel edificio, no consintió que
ninguno contribuyese cosa alguna para él, salvo él solo acordó de lo
facer á sus expensas. Y en esta liberalidad nos dió á conoscer quanto
mas el virtuoso se deleyta en el gastar, que el avariento pena en el
guardar. La Reyna Doña Isabél, que tenia un singular deseo de proveer
en las Iglesias de sus Reynos de personas notables, suplicó al Papa
que proveyese á este Claro varon del Obispado de Córdova: el qual fué
proveído de aquella Iglesia, é mediante los ruegos y exortaciones que
de parte de la Reyna le fueron fechas aceptó la provision que el Papa
le fizo de aquella Dignidad: é dentro del año que fué proveído por
Perlado de aquella Iglesia fenesció en esta vida, con testimonio cierto
de aver ganado la otra, en edad de setenta años.



                             TITULO XXVI.

     _De otro Razonamiento breve fecho á la Reyna nuestra Señora._


Muy excelente Reyna y Señora. Por cierto se debe creer que tambien
se loára un fecho Castellano, como se loa un fecho Romano, si oviera
escriptores en Castilla que supieran ensalzar en escriptura los fechos
de los Castellanos, como ovo Romanos que supieron sublimar los de su
nacion Romana: así que imputarémos la negligencia á los escriptores que
no escribieron, mas no imputarémos por cierto á los Castellanos que no
ficieron actos de virtud en todas las cosas donde ella exercitada suele
relucir. E por tanto el noble Caballero Fernan Perez de Guzman dixo
verdad, que para ser la escriptura buena é verdadera, los Caballeros
debian ser Castellanos, é los escriptores de sus fechos Romanos.



                                 NOTA.


_En ninguna ediccion se hallan colocadas las Cartas de Pulgar
cronológicamente. En esta se advertirá al principio de algunas el
año en que parece se escribieron: la fecha de otras no se ha podido
averiguar. Tambien se notará las que faltan en la primera ediccion._



                                LETRAS

                        DE FERNANDO DE PULGAR.



                               LETRA I.

                    _Contra los males de la vejez._


Señor Doctor Francisco Nuñez, Físico: Yo Fernando de Pulgar, Escrivano,
paresco ante vos é digo: que padesciendo gran dolor de la hijada y
otros males que asoman con la vejez, quise leer á Tulio _de Senectute_,
para aver dél para ellos algun remedio: é no le dé Dios mas salud al
ánima de la que yo fallé en él para mi hijada. Verdad es que dá muchas
consolaciones, é cuenta muchos loores de la vejez; pero no provee de
remedio para sus males. Quisiera yo fallar un remedio tan solo mas por
cierto, señor Físico, que todas sus consolaciones: porque el conorte
quando no quita dolor, no pone consolacion; é así quedé con mi dolor,
é sin su consolacion. Quise ver eso mismo el segundo libro que fizo de
las Qüestiones Tusculanas, donde quiere probar que el sabio no debe
aver dolor; é si lo oviere, lo puede desechar con virtud. E yo, señor
Doctor, como no soy sabio, sentí el dolor, é como no soy virtuoso, no
le puedo desechar, ni le desechára el mismo Tulio, por virtuoso que
fuera, si sintiera el mal que yo siento: así que para las enfermedades
que vienen con la vejez hállo que es mejor ir al Físico remediador, que
al Filósofo consolador. Por los Cipiones, por los Metelos é Fabios, é
por los Trasos, é por otros algunos Romanos que vivieron é murieron en
honra, quiere probar Tulio que la vejez es buena; é por algunos que
ovieron mala postrimería probaré yo que es mala, y daré yo mayor número
de testigos para prueba de mi intencion, que el señor Tulio pudo dar
para en prueba de la suya. Uno de los quales presento al mismo Tulio,
el qual sea preguntado de mi parte: ¿Quándo Marco Antonio su enemigo
le cortó la mano é la cabeza, quál quisiera mas, morir de calenturas
algunos años antes, ó morir como murió viejo é de fierro algunos años
despues? Bien creo yo que aquellos Romanos que alega ovieron honrada
vejez; pero tambien creo que el señor Tulio escribió las prosperidades
que ovieron, é dexó de decir las angustias é dolores que sintieron,
é sienten todos quantos mucho viven. Sabio y honrado fué Adán; pero
sus dos fijos vido homicida el uno del otro. Justo fué Noé; pero vido
perescer el mundo, y él andubo á la tormenta de las aguas, é vídose
descubierto y escarnecido de su fijo. Abraham amigo fué de Dios; pero
desterrado andubo de su tierra, é sufriendo angustias por moradas
agenas. Isaac la vejez le fizo ciego, é vivió vida atribulada por la
discordia de sus dos hijos. Rico fué Jacob é honrado; pero sus fijos
le vendieron al fijo que mas amaba, y en ciento é treinta años confesó
que avía pocos é malos. David persecuciones ovo muchas, é graves
disensiones dentro de su casa, que es doblado tormento. El viejo Elí,
Sacerdote, sus dos fijos supo ser muertos en la batalla, y el Arca del
Testamento tomada de los enemigos. Estos de quien estas cosas se leen
Patriarcas fueron, é muy amigos de Dios, mucho mas por cierto que los
Metelos ni los Fabios de Roma; ¿pero quién quita que en los muchos años
que vivieron ovieron lugar todas estas persecuciones que sintieron? No
acabariamos de contar, porque son muchos: é aun diria que todos por
vivir mucho ovieron en sus postrimeros dias grandes tormentos, allende
de los dolores corporales que les acarrea la vejez. Ni por eso quiero
yo comparar á nuestra vida é trabajos la vida é tentaciones destos
Patriarcas, ni de los Santos é Mártires que alumbrados del Espíritu
Santo sufrieron virtuosos martirios é persecuciones; porque aquello fué
por otros misterios de Dios obrados en aquellos que fueron sus amigos,
por experimentar en ellos la virtud de la fé, de la paciencia, é de la
costancia para exemplo de nuestra vida; pero digo que quando aquellos
sintieron los trabajos de la vejez ¿quánto mas lo sentirán los que
no pudieron alcanzar la gracia que ellos alcanzaron? Job nos condena
á pena de vivir pocos dias, é de sufrir muchas lacerias: la qual
sentencia se executa cada dia en cada uno de nosotros, especialmente en
los viejos; porque veo que continuamente padecemos dolores, dolencias,
muertes de propinquos, necesidades que tomamos, otras que se nos
vienen sin llamar, segun y en la manera que Job lo pronunció por su
sentencia: iten mas, pobreza amiga é mucho compañera de la vejez. E
porque loa eso mismo Tulio la vejez de templada, porque se aparta de
luxuria é de los otros excesos de la mocedad, sea preguntado ¿si usan
los viejos desta templanza porque no pueden, ó porque no quieren?
Dígolo, señor Físico, porque á vos y á otros hombres honrados viejos he
oído loar esta templanza, é loar é deleytarse tanto en la destemplanza
de su mocedad pasada, que paresce faltar la obra porque falta el
poder, que está ya tan seco, quanto está verde el deseo para la obra
si pudiese: así que no sé yo como loemos de templado al que no puede
ser destemplado. E si el viejo quiere tornar á usar de las luxurias
que dexó con la mocedad, ya vedes, señor Doctor, quan hermoso le está
andar envuelto en las cosas que su apetito le tienta, é su fuerza
le niega. Loa tambien la vejez porque está llena de autoridad é de
consejo: é por cierto dice verdad; como quiera que yo he visto muchos
viejos llenos de dias é vacíos de seso, á los quales ni los años dieron
autoridad, ni la experiencia pudo dar doctrina, é ser corregidos de
algunos mancebos. E si algunos viejos hay que sepan, aun estos dicen:
Si supiera quando mozo lo que agora sé quando viejo, otramente oviera
vivido: de manera que si el mozo no face lo que debe porque no sabe,
menos lo face el viejo, porque no puede. Loa tambien el señor Tulio la
vejez porque está cerca de ir á visitar los buenos en la otra vida: é
desta visitacion veo yo que todos huímos, é huyera asimismo Tulio sinó
le tomáran á manos, é le enviaran su camino á facer esta visitacion
que mucho loó, é poco deseó. Porque hablando en su reverencia, uno
de los mayores males que padece el viejo es el pensamiento de tener
cercana la muerte, el qual le face no gozar de todos los otros bienes
de la vida; porque todos naturalmente querriamos conservar este sér,
y esto acá no puede ser; porque quanto mas esta vida crece, tanto mas
descrece: é quanto mas anda, tanto mas va á no andar. Y lo mas grave
que yo veo, señor Doctor, es que si el viejo quiere usar como viejo,
huyen dél; si como mozo, burlan dél. No es para servir, porque no
puede: no para ser servido, porque riñe: no para en compañia de mozos,
porque el tiempo les apartó la conversacion: menos le pueden convenir
los viejos, porque la vejez desacuerda sus propósitos. Comen con pena,
purgan con trabajos: enojosos á los que los menean: aborrescibles á
los proquinquos si son pobres, porque tardan en morir: aborrescibles
si son ricos é viven mucho, porque tarda su herencia. Disformánseles
los ojos, la boca, é las otras faciones é miembros: enflaquescenseles
los sentidos, é algunos se les privan: gastan, no ganan: fablan mucho,
facen poco: é sobre todo la avaricia, que les crece juntamente con los
dias, la qual dó quier que asienta ¿qué mayor corrupcion puede ser en
la vida? Así que, señor Físico, no sé yo que pudo hallar Tulio que loar
en la vejez, heces é horrura de toda la vida pasada, la qual le hace
hábile para recebir qualquier dolencia de hijada, con sus adherencias.
E si alguna edad de la vida halló digna de loor (lo que niego) debria
á mi parescer loar la mocedad, antes que la vejez; porque la una es
fermosa, la otra fea: la una sana, la otra enferma: la una alegre, la
otra triste: la una inhiesta, la otra caída: la una recia, la otra
flaca: la una dispuesta para todo exercicio, la otra para ninguno, sinó
para gemir los males que cada hora de dentro é de fuera nascen. E por
tanto, señor Físico, sintiendome muy agraviado de las consolaciones
é pocos remedios de Tulio _de Senectute_, como de ningunas é de
ningun valor, apelo para ante vos, señor Francisco de Médicis, é pido
los emplastos necesarios _sæpe, & instantive_: é requieroos que me
remedieis, é no me consoleis. Valete.



                               LETRA II.

         _Para un Caballero que fué desterrado del Reyno._[26]

      [26] _Se puede presumir que se escribió reynando todavía
      Enrique IV._


Señor: Los que bien os desean querrian fablar luego en vuestro negocio:
yo, Señor, pienso ser de calidad, que procurándolo agora se hará tarde,
lo que dexándose un poco se puede facer temprano: é por tanto creed que
se face mucho porque se dexa agora de facer algo. Y no os maravilleis,
que dolencias hay que sana el tiempo sin medecina, y no el Físico con
ella: vos, Señor, teneis acá tales Físicos, que no faltará diligencia
quando vieren oportunidad. Digoos, Señor, mi parescer, porque con
quatro cosas somos obligados de ayudar á los señores é amigos, con
la persona, con la hacienda, con la consolacion, é con el consejo,
ó con la que destas tuvieremos, y el amigo oviere de menester. Vos,
Señor, no aveis necesario de mí ninguna destas, ni aun se hallan en
todos hombres, especialmente las tres dellas: porque muchos tienen
personas para ayudar; pero no tienen ánimo para las disponer: otros
tienen hacienda para dar; pero fallesceles corazon para la aventurar:
algunos querrian consolar; pero no saben. El consejar es muy ligero
de facer, porque qualquiera, por nescio que sea, presume dar consejo;
é aun muchos se convidan con él, porque cuesta poco, é también porque
nuestra humanidad nos trae naturalmente á ello, condoliendose de lo
que al próximo vemos padescer: é no pudiendo por agora faceros otra
ayuda sinó la del consejo, que es mas varata que las otras, me parece
lo que arriba digo. Entretanto, porque la obra de los Físicos de acá
aproveche con vuestro buen regimiento de allá, os pido por merced,
que considereis que en todos los tiempos ovo destierros de personas
mayores, iguales, é menores que vos, en las quales ovo algunas que la
causa de su destierro fué comienzo de su prosperidad. En su destierro
vido Moysen á Dios: en su destierro salvó á Roma Marco Camilo: el
destierro de Tulio fué causa de su prosperidad, é otros muchos en
diversas maneras rodeadas por la providencia Divina: é así placerá
á Dios que deste vuestro surtirá cosa tan próspera, que no querais
no aver seido desterrado; porque Dios es aquel que despues de la
adversidad dá prosperidad, é despues de muchas lágrimas é tristeza
acostumbra derramar su misericordia. Direis vos, Señor, que este no es
consejo, sinó consuelo, é aun no de los mejores, é podriadesme llamar
consolador de espera. Vamos, pues, al remedio, que á mí paresce ser el
verdadero. Pensad, Señor, dentro de vos mismo en vuestras culpas é
ofensas fechas á Dios, é si fueredes buen juez, fallareis que os suelta
mas de la mitad de lo que le debeis. E si junto con este pensamiento
os meteis poco á poco por aquella contricion adelante, y la dexais
derramar por todas las venas é arterias fasta que llegue al corazon que
os le pase de parte á parte, y os apretais con ella fasta que os faga
bien sudar, daos por sano é alegre; porque jamás fué ninguno puramente
contrito, que no fuese piadosamente oído. Sant Matéo en su Evangelio
dice de una muger, que entre grand multitud dó estaba Nuestro Señor
pudo tocarle en la falda para que la sanase del fluxo de la sangre que
padescia: é dice que sintió Nuestro Señor salir de sí virtud con que
sanó aquella muger: é no le llegando los pies á tierra (tan apretado
iba de gente) preguntó ¿quién me tocó? Yo creo, Señor, que dado que
la Iglesia esté llena de gente, é aunque muchos estemos de rodillas;
pero pocos tocamos con la verdadera contricion en la falda de Nuestro
Señor, para que salga dél la virtud de su piedad que nos sane de la
sangre, que son los pecados, como fizo á aquella buena dueña: ca si lo
hiciesemos como ella lo fizo, tan sanos quedariamos como ella quedó.
Así que, Señor, toquemos á Nuestro Señor en la falda con la contricion,
é acorrernos ha en el alma con la piedad: toquemosle con el afecion é
remediará nuestra aflicion: toquemosle con las lágrimas, é no dubdeis
que nos responda con la misericordia, con el remedio, con el alegria, é
generalmente con todo lo que ovieremos necesario. Gemia David, é regaba
con lagrimas su cama é su estrado en sus destierros é adversidades, é
confiando en aquella su verdadera contricion decia: Tú, Señor, eres
aquel que me restituirás mi heredad: é así gela restituyó, é restituirá
á todo contrito. Sin dubda creed, Señor, que el mas cierto combate
para tomar la piedad de Dios es la humildad é contricion nuestra.
Sentencia é muy terrible fué dada contra Acab; pero su contricion la
fizo revocar. Sentencia de muerte fué dada contra Ezechias pero su
contricion la fizo prorrogar: é así creed que se revocará la vuestra,
si aveis la contricion que los otros ovieron; é sino se revocare,
creed que no sudastes bien. Tornad otra vez á la verdadera contricion
pura, sin otro pensamiento ni esperanza de hombres, sinó en solo
Dios, é luego avreis el reparo que esperais: porque ni él quiere otro
sacrificio para ser aplacado, ni á vos queda otro consejo para ser
remediado. E no os empacheis aunque vais á él tarde. Dígolo porque
muchos son los que despedidos ya de todo el remedio de los hombres,
se tornan á Dios en sus necesidades, y en las tales suele él mostrar
su fuerza Divina, quando se experimentó nuestra flaqueza humana, no
mirando la poca cuenta que dél en el principio de nuestras cosas
fecimos, é debieramos aver fecho. El Rey Vencislao de Hungría, echado
de su tierra, desamparado ya de todos los que le servian, dixo así: La
fiucia que tenia en estos hombres me ocupaba aquella pura esperanza
que debia tener en Dios: agora que toda entera la pongo en él, por
fe tengo que me remediará. E así le remedió; porque en poco espacio
fué restituído en su tierra y en su honra. Si cuerdo soi, desta vez
creereis tener parte en Dios, pues os tienta: de la qual tentacion,
allende de lo conoscer mas é mejor de aqui adelante, creo quedareis tan
buen maestro, que jamás sereis contra él, aunque el Rey os lo mande;
ni contra el Rey, aunque vuestro Señor lo quiera. Verdad es que la
costumbre mala é perversa de nuestra tierra es en contrario, é desto
vienen en ella las turbaciones que vemos. Porque teneis espacio para
leer vos embio esta: leedla, aunque es prolija. Valete.



                              LETRA III.

                  _Para el Arzobispo de Toledo._[27]

      [27] _D. Alonso Carrillo. Año de 1475._


_Clama, ne cesses_, dice Isaías, muy reverendo Señor: é pues no vemos
cesar este Reyno de llorar sus males, no es de cesar de reclamar á
vos, que dicen ser causa dellos. ¿Poca cosa os parece, dice Moysén
á Coré é sus sequaces, averos Dios elegido entre toda la multitud
del pueblo para que le sirvais en el Sacerdocio, sinó que en pago de
su beneficio le seais adverso escandalizando el pueblo? Contad, muy
reverendo Señor, vuestros dias antiguos, é los años de vuestra vida
considerad. Considerad asimismo los pensamientos de vuestra ánima, é
fallareis que en tiempo del Rey Don Enrique vuestra casa receptáculo
fué de Caballeros airados é descontentos, inventora de ligas é
conjuraciones contra el Ceptro Real, favorescedora de desobedientes é
de escándalos del Reyno; é siempre vos avemos visto gozar en armas é
ayuntamientos de gentes, muy agenos de vuestra profesion, enemigos de
la quietud del pueblo. E dexando de recontar los escándalos pasados que
con el pan de los diezmos aveis sostenido, el año de sesenta é quatro
contra el Rey Don Enrique se fizo aquel ayuntamiento de gente, que
todos vimos ser el primero acto de inobediencia clara, que vuestra
Señoría seyendo cabeza é guiador, sus naturales le osaron mostrar.
Aquel quasi amansado por la sentencia que en Medina se ordenaba,
vuestra muy reverenda Señoría se tornó á ayuntar con el Rey: é luego á
pocos dias acordó de mudar el propósito, é se juntar con el Príncipe
Don Alfonso, faciendo division en el Reyno alzándole por Rey. Estas
mudanzas, tantas y en tan poco espacio de tiempo por Señor de tan gran
dignidad fechas, no en pequeña injuria de la persona é de la dignidad
se pudieron facer. Durante esta division si se despertó la maldad de
los malos, la cobdicia de los cobdiciosos, la crueldad de los crueles,
é la revelion de los inobedientes, vuestra muy reverenda Señoría lo
considere bien, é verá quan medicinal es la Sacra Escriptura, que nos
manda por Sant Pedro obedescer á los Reyes, aunque disolutos, antes
que facer division en los Reynos; porque la corrupcion é males de la
division son muchos, é mas graves sin comparacion que aquellos que
del mal Rey se pueden sufrir. Con gran vigilancia vemos á vuestra
Señoría procurar que vuestros inferiores os obedescan é sean subjetos.
Dexad pues por Dios, Señor, á los subjetos de los príncipes, no los
alboroteis, no los levanteis, no los mostreis sacudir de sí el yugo de
la obediencia, la qual es mas aceptable á Dios que el sacrificio. Dexad
ya, Señor, de ser causa de escándalos é sangres: ca si á David por
ser varon de sangres no permitió Dios facer la casa de oracion ¿como
puede vuestra Señoría en guerras dó tantas sangres se han seguido en
volveros con sana consciencia en las cosas Divinas que vuestro oficio
Sacerdotal requiere? Contagioso é muy irregular exemplo toman ya los
otros Perlados desta nuestra España veyendo á vos el principal ser
el principal de todas las armas é divisiones. No pequeis por Dios,
Señor, ni fagais pecar: ca la sangre de Geroboan de la tierra fue
desarraygada por este pecado. Dexad ya, Señor, de revelar, é favorescer
rebeldes á sus Reyes é Señores: que el mayor denuesto que dió Nabal
á David, fué que era aírado é desobediente á su señor. Hierusalen
é todas aquellas tierras, segun cuenta el historiador Josepho, en
caída tal vinieron quando los Sacerdotes, dexado su oficio Divino, se
mesclaron en guerras y en cosas profanas. E pues vuestra dignidad vos
fizo padre, vuestra condicion no os faga parte, é no profaneis ya mas
vuestra persona, religion é renta, que es consagrada, é para sus cosas
pías dedicada. Gran inquisicion fizo Achimelech, Sacerdote, antes que
diese el pan consagrado á David, por saber primero si la gente que lo
avía de comer eran limpios. Pues considere agora bien vuestra Señoría
de consideracion espiritual si son limpios aquellos á quien vos lo
repartís, é como, é á quién, ó por qué se lo dais, é á quién se debia
dar, é como sois transgresor de aquel santo decreto que dice: _Virum
catholicum præcipue Domini Sacerdotem_. Cansad ya por Dios, Señor,
cansad, y á lo menos aved compasion desta atribulada tierra, que piensa
tener Perlado, é tiene enemigo. Gime y reclama porque tovistes poderío
en ella, del qual á vos place usar, no para su instrucion como debeis,
mas para su destruicion como faceis: no para su reformacion como sois
obligado, mas para su deformacion: no para doctrina y exemplo de paz
é mansedumbre, mas para corrupcion y escándalo é turbacion. ¿Para qué
vos armais, Sacerdote, sinó para pervertir vuestro hábito é religion?
¿Para qué os armais, padre de consolacion, sinó para desconsolar, é
facer llorar los pobres é miserables, é para que se gocen los tiranos
é robadores é hombres de escándalos é sangres con la division continua
que vuestra Señoría cria é favoresce? Decidnos, por Dios, Señor, si
podrán en vuestros dias aver fin nuestros males? ¿ó si podrémos tener
la tierra, en vuestro tiempo sin division? Catad, Señor, que todos los
que en los Reynos é Provincias procuraron divisiones, vidas é fines
ovieron atribuladas. Temed pues por Dios la caída de aquellos cuya
doctrina quereis remedar, é no trabajeis ya mas este Reyno; ca no hay
só el Cielo Reyno mas deshonrado que el diviso. Lea vuestra Señoría
á Sant Pedro, cuya orden recebistes, é hábito vestís, é aved alguna
caridad de la que os encomendó que hayais, é basteos el tiempo pasado á
voluntad de las gentes. Sea el por venir á voluntad de Dios; que hora
es ya, Señor, de mirar dó vais, é no atrás dó venís. No querais mas
tentar á Dios con tantas mudanzas: no querais despertar sus juicios,
que son terribles y espantosos: y pues vos eligió Dios entre tanta
multitud para que le sirvais en el Sacerdocio, en retribucion de su
beneficio no le escandaliceis el pueblo, según fueron las primeras
palabras desta Epístola.



                               LETRA IV.

              _Para un Caballero su amigo de Toledo._[28]

      [28] _Parece escrito el año 1478._


Señor: Dixéronme que vuestras enfermedades os han mucho enflaquecido, é
no me maravillo; porque si la edad que abaxa nunca arriba sin dolencia
¿quánto mas fará con ella? E vemos que las enfermedades avidas derredor
de los sesenta, quando ya tanta gracia nos ficieren que no nos lleven,
otorgannos la vida con condicion que parezcámos de setenta, é que
vivamos con ay continuo. La Reyna Isis en la tierra de los Indios
que conquistó falló una Isla llamada Barac, dó mataban los viejos
comenzando á adolescer, porque no viviesen con pena. No apruebo esta
costumbre, porque ni la Fé, ni la natura la consienten; pero conozco
viejos que querrian vivir en aquella Isla, por no esperar la hora de la
muerte penando todas las horas de la vida. A mí paresce que así como
facemos provision en verano para sufrir las fortunas del invierno; bien
así en las fuerzas de la mocedad debemos trabajar para sostener la
flaqueza de la vejez: é vos debeis dar gracias á Dios porque en vuestra
mocedad os dió casa é hacienda para sufrir é remediar las dolencias que
trae la edad. Miembráseme entre las otras cosas que oí decir á Fernando
Perez de Guzman, que el Obispo Don Pablo escribió al Condestable viejo,
que estaba enfermo y en Toledo: Placeme que estais en Cibdad de
notables Físicos, é substanciosas medicinas. No sé si lo dixera agora;
porque vemos que los famosos Odreros han echado dende los notables
Físicos: é así creo que estais agora ende fornescidos de muchos mejores
Odreros alborotadores, que de buenos Físicos naturales. E dexando agora
esta materia, de mí os digo, Señor, que á esta mi enemiga é compañera
no le bastó la ruin y engañosa compañía que fasta aquí me ha fecho,
sinó aun agora que me quiere dexar me la face mucho peor. Quando mozo
me atormentó con sus tentaciones: agora me atribula con sus dolencias.
¡O, digo, mala carne desagradescida! ¿quesiste nunca de mí cosa que
te negase? Si luxuria, luxuria: si gula, gula: si vanagloria, si
ambicion, si otros qualesquier deleytes de los que tú sueles demandar
te pluguieron, nunca te resistí ninguno; ¿por qué agora te place con
tus enfermedades darme tanto pesar en pago de tanto placér? Por qué?
dice ella; porque yo soy enferma de mi natura; é lo enfermo no puedo
facer sano: y ese complimiento de apetitos que me feciste pasados,
eran principio de las dolencias que ves presentes. Si tuvieras, dice
ella, seso estonces para resistir mis tentaciones, tuvieras agora
fuerza para sufrir mis enfermedades; pero ni supiste repugnar las
tentaciones que se vencen peleando, ni la luxuria que se vence huyendo.
Esto considerando, paresceme, Señor, que será bueno que comencemos ya
á enfardelar para partir: é porque no vayamos penados con la carga mal
cargada, vereis si os paresce que vaya hecha en dos fardelejos, uno de
la satisfacion, é otro de la contricion: porque esta mercadería es muy
buena para aquella feria dó vamos, é tanto demandada allá, quanto poco
usada acá. Mas diria desto, sinó por no parescer parlero. Dios os dé
salud.



                               LETRA V.

                     _Para el Obispo de Osma._[29]

      [29] _D. Francisco de Santillan, que fué Camarero del Papa Sixto
      IV. Parece se escribió esta carta el año de 1476._


Muy reverendo Señor: Una letra de vuestra reverenda Paternidad,
enviada á vuestro hermano, é tomada por las guardas, se vido aqui en
Burgos, la qual _inter cætera_ contenia, que por todos, grandes é
pequeños, en esa Corte Romana se da cargo grande á la Reyna nuestra
Señora, porque al principio destas cosas no se ovo segun se debia
aver: é paresceme, muy reverendo Señor, que los que tal sentencia
dan sin preceder otro conoscimiento, se debrian bien informar antes
que juzgar, ó callar sinó se pueden informar. O si lo uno ni lo otro
ficieren, debrian aver consideracion, ó siquiera alguna compasion
de veinte y tres años de edad tantierna qué gobernacion tan dura
tomaron en administracion, oyendo cada hora tantos consejos é tantas
informaciones, é unas contrarias de otras: tantas palabras afeytadas, é
muchas dellas engañosas, que turban é fatigan las simplicisimas orejas
de los Príncipes. Asimismo debrian pensar que son humanos, aunque
Reyes, é cargados de muchas mayores curas é trabajos que todos los
otros: é si qualquier persona, por perfecta que sea, rescibe alteracion
si tres negocios arduos juntamente le ocurren, loarémos pues, é aun
adorarémos estos veinte y tres años, á quien todos los negocios
deste Reyno, é los suyos proprios, en tan poco de espacio, á manera
de tormenta arrebatada concurrieron, é los sufrió con igual cara, é
gobernó con firme esperanza de dar en estos sus Reynos la paz que con
tanto trabajo procuran, é con tan gran deseo esperan. E si por ventura
vuestra reverenda Paternidad lo escribió porque no quiso confirmar
á Arevalo al señor Duque: en verdad, muy reverendo Señor, mirándolo
sin pasion, aun no se fallará que pecó mucho su Alteza si como Reyna
supo adminstrar justicia, ó como fija quiso ayudar á su madre, ó como
persona virtuosa quiso favorescer á una viuda despojada de lo que dice
pertenescerle: á la qual obligacion, no solo ella, mas de razon todo
bueno, mediante justicia, es obligado. Vistes, muy reverendo Señor,
acá, é oistes allá como esta tierra estaba en total perdicion por la
falta de justicia. Agora pues razon es que sepais, por que el Rey é la
Reyna la executaron en algunos malfechores luego que reynaron, é por
que tentaron desagraviar algunos agraviados, é quisieron facer otros
actos de justicia debidos á su oficio Real, la mala naturaleza nuestra,
junto con la dañada posesion en que el Rey Don Enrique (que Dios haya)
nos dexó, despreció el beneficio tan saludable que Dios nos enviaba, é
porque no repartieron lo que queda por dar del Reyno, é no confirmaron
lo que está dado, y en conclusion porque no se despojaron de todo el
patrimonio Real, sinó de solo el nombre de Rey que querriamos que les
quedase para lo poder dar, se ha fecho esto que allá avreis oído. Lo
qual si dura, certifico á vuestra reverenda Paternidad que hayais tarde
la posesion del Obispado de Osma; é quando ya lo oviesedes, cobreis
dél mas enojos que renta. Así que, Señor, si á estos que lo oyen allá
paresce eso que dicen, á estos que están acá paresce esto que ven.



                               LETRA VI.

          _Para un Caballero criado del Arzobispo de Toledo,
                    en respuesta de otra suya._[30]

      [30] _Año de 1478. Vease la Crónica de los Reyes Católicos,
      ediccion de Valladolid, fol. 114._


Señor: Vuestra carta recebí, por la qual quereis relevar de culpa al
Señor Arzobispo vuestro amo por este escándalo nuevo que se sigue en
el Reyno de la gente que agora tiene junta en Alcalá, é quereis darme
á entender que lo face por seguridad de su persona, é por paz en el
Reyno: é tambien decís que ha miedo de yervas. Para este temor de las
yervas entiendo yo que sería mejor atriaca que gente, aunque costaria
menos. E quanto á la seguridad de su persona é paz del Reyno, faced vos
con el señor Arzobispo que sosiegue su espíritu, é luego holgarán él y
el Reyno. E por tanto, Señor, escusada es la ida vuestra á Córdova á
tratar paz con la Reyna; porque si paz quereis, ahí la aveis de tratar
en Alcalá con el Arzobispo, é aun dentro del Arzobispo. Acabad vos con
su Señoría que tenga paz consigo, é que esté acompañado de gente de
letras como su orden lo requiere, é no rodeado de armas como su oficio
lo defiende, é luego avreis tratado la paz que él quiere procurar,
é vos quereis tratar. Con todo eso aqui me han dicho que el Doctor
Calderon es vuelto á Corte: plega á Dios que este Calderon saque paz.
Justo es Dios, é justo es su juicio. En verdad, Señor, yo fuí uno de
los Calderones con que el Rey Don Enrique muchas veces envió á sacar
paz del Arzobispo, é nunca pudo sacarla. Agora veo que el Arzobispo
envia su Calderon á sacarla de la Reyna: plega á Dios que la concluya
con su Alteza mejor que yo la acabé con el Arzobispo. Pero dexando
agora esto á parte: ciertamente, Señor, gran cargo aveis tomado si
pensais quitar de cargo á ese Señor por este nuevo escándalo que agora
face; salvo si alegais que el Beato é Alarcón le mandaron de parte de
Dios que lo ficiese: é no lo dubdo que gelo dixesen. Porque cierto es
que el Arzobispo sirvió tanto al Rey é á la Reyna en los principios,
é tan bien, que si en el servicio perseverára, todo el mundo dixera
que el comienzo, medio é fin de su reynar avía seido el Arzobispo, é
toda la gloria se imputára al Arzobispo. Dixo Dios: _Gloriam meam_, al
Arzobispo, _non dabo_; é para guardar para mi esta gloria que no me
la tome ningun Arzobispo, permitiré que aquellos Alarcones le digan
que sea contrario al Rey é á la Reyna, é que ayude al Rey de Portugal
para les quitar este Reyno; é contra toda su voluntad é fuerzas lo
daré á esta Reyna que lo debe aver derecho, porque vean las gentes que
quantos Arzobispos hay de mar á mundo no son bastantes para quitar ni
poner Reyes en la tierra, sinó solo yo que tengo reservada la semejante
provision á mi Tribunal. Así que, Señor, esta via me paresce para
escusar á su Señoría, pues que lo podeis autorizar con tal Moysén é
Aaron como el Beato é Alarcón. Con todo eso vi esta semana una carta
que enviaba á su Cabildo, en que reprehende mucho al Rey é á la Reyna
porque tomaron la plata de las Iglesias; la qual sin dubda estuviera
queda en su sagrario, si él estuviera quedo en su casa. Tambien dice,
que fatigan mucho el Reyno con Hermandades: é no ve que la fatiga que
dá él á ellos causa la que dan ellos al Reyno. Quéxase asimismo porque
favorescen la toma de Talavera, que es de su Iglesia de Toledo, é
no se miembra que favoresció la toma de Cantalapiedra, que es de la
Iglesia de Salamanca. Siente mucho el embargo de sus rentas, é no se
miembra quántas ha tomado é toma del Rey; é aun nunca ha presentado
el privilegio que tiene para tomar lo del Rey, é que el Rey no pueda
tomar lo suyo. Otras sas dice la carta, que yo no consejára á su
Señoría escrebir si fuera su Escribano, porque la Sacra Escriptura
manda, que no fable ninguno con su Rey papo á papo, ni ande con él á
dime y dirtehe. Dexando agora esto aparte, mucho querria yo que tal
Señor como ese considerase, que las cosas que Dios en su presencia
tiene ordenadas para que ayan fines prósperos é durables muchas veces
vemos que han principios é fundamentos trabajosos; porque quandó
vinieren al culmen de la dignidad ayan pasado por el crisol de los
trabajos, é por grandes misterios ignotos de presente á nos, é notos
de futuro á él. La Sacra Escriptura é otras Historias están llenas
destos exemplos. Persecuciones grandes ovo David en su principio; pero
_Jesu fili David_ decimos. Grandes trabajos pasó Enéas, dó vinieron los
Emperadores que señorearon el mundo. Jupiter, Hercules, Rómulo, Ceres
Reyna de Cecilia, é otros é otras muchas, á unos criaron ciervos, é
á otros lobos, echados por los campos; pero leemos que al fin fueron
adorados, é se asentaron en sillas Reales, cuya memoria dura hasta
hoy. E no sin causa la ordenacion Divina quiere que aquello que
luengamente ha de durar tenga los fundamentos fuertes é tales sobre
que se pueda facer obra que dure. Veniendo agora pues al propósito,
casó el Rey de Aragon con la Reyna madre del Rey nuestro Señor, é
luego fue desheredo é desterrado de Castilla. Ovo este su fijo, que
desde su niñez fué guerreado é corrido, cercado, combatido de sus
súbditos é de los estraños, é su madre con él en los brazos huyendo
de peligro en peligro. La Reyna nuestra Señora desde niña se le murió
el padre, é aun podemos decir la madre, que á los niños no es pequeño
infortunio. Vínole el entender, é junto con él los trabajosos cuidados;
é lo que mas grave se siente en los Reales es mengua extrema de las
cosas necesarias. Sufria amenazas, estaba con temor, vivia en peligro.
Murieron los Príncipes Don Alfonso é Don Carlos sus hermanos: cesaron
estas. Ellos á la puerta de su Reynar, y el adversario á la puerta de
su Reyno. Padescian guerra de los estraños, rebelion de los suyos,
ninguna renta, mucha costa, grandes necesidades, ningun dinero, muchas
demandas, poca obediencia. Todo esto así pasado con estos principios
que vimos, é otros que no sabemos, si ese Señor vuestro amo les piensa
tomar este Reyno como un bonete, é darlo á quien se pagare, digoos,
Señor, que no lo quiero creer, aunque me lo digan Alarcón y el Beato:
mas quiero creer á estos misterios divinos, que á esos pensamientos
humanos. ¿E cómo? ¿para esto murió el Rey Don Enrique sin generacion,
é para esto murieron el Príncipe Don Carlos é Don Alfonso, é para
esto murieron otros grandes estorvadores, é para esto fizo Dios todos
estos fundamentos é misterios que avemos visto, para que disponga el
Arzobispo vuestro amo de tan grandes Reynos á la medida de su enojo?
De espacio se estaba Dios en buena fé si avía de consentir que el
Arzobispo de Toledo venga sus manos lavadas, é disponga así ligeramente
de todo lo que él ha ordenado é cimentado de tanto tiempo acá con
tantos é tan divinos misterios. Facedme agora tanto placer, si deseais
servir á ese Señor, que le consejeis que no lo piense así, é que no
mire tan somero cosa tan honda: en especial le consejad que huyga
quanto pudiere de ser causa de divisiones en los Reynos como de fuego
infernal, é tome exemplo en los fines que han avido los que divisiones
han causado. Vimos que el Rey Don Juan de Aragon, padre del Rey nuestro
Señor, favoresció algunas parcialidades é alteraciones en Castilla; é
vimos que permitió Dios á su fijo el Príncipe Don Carlos que le pusiese
escándalos é divisiones en su Reyno: é tambien vimos que el fijo que
las puso, é los que le succedieron en aquellas divisiones, murieron en
el medio de sus dias sin conseguir el fruto de sus deseos. Vimos que el
Rey Don Enrique crió é favoresció aquella division en Aragon; é vimos
que el Principe Don Alfonso su hermano le puso division en Castilla:
é vimos que plugo á Dios de le llevar desta vida en su mocedad como á
instrumento de aquella division. Vimos que el Rey de Francia procuró
asimismo division en Inglaterra; y vimos que el Duque de Guiana su
hermano procuró division en Francia: é vimos que el hermano perdió
la vida sin conseguir lo que deseaba. Vimos que el Duque de Borgoña,
y el Conde de Barvique, y otros muchos procuraron en los Reynos de
Inglaterra é de Francia divisiones y escándalos; é vimos que murieron
en batallas despedazados é no enterrados. E si quereis exemplo de la
Sacra Escriptura, Architofel é Absalon procuraron division en el Reyno
de David, é murieron ahorcados. Así que, visto, todo esto que vimos,
no sé quién puede estár bien y estár quedo, é quiere estar mal y estar
bullendo.



                              LETRA VII.

                    _Para el Rey de Portugal._[31]

      [31] _Año de 1475. Falta en la primera ediccion._


Muy poderoso Rey é Señor: Sabido he la inclinacion que Vuestra Alteza
tiene de aceptar esta empresa de Castilla, que algunos Caballeros
della os ofrescen: é despues de aver bien pensado en esta materia,
acordé de escrebir á Vuestra Alteza mi parescer. Bien es, muy excelente
Rey é Señor, que sobre cosa tan alta é tan ardua haya en vuestro
Consejo alguna plática de contradicion disputable, porque en ella se
aclare lo que á servicio de Dios, honor de vuestra Corona Real, bien é
acrescentamiento de vuestros Reynos mas conviene seguir. E para esto,
muy poderoso Señor, segun en las otras guerras santas dó aveis seído
victorioso aveis fecho, porque en esta con ánimo limpio de pasion lo
cierto mejor se pueda discernir, mi parescer es que ante todas cosas
aquel Redentor se consuele[32] que vuestras cosas conseja, aquel se
mire que siempre os guia, aquel se adore é suplique que vuestras
cosas é estado segura é prospéra; porque como quier que vuestro fin
es ganar honra en esta vida, vuestro principio sea ganar vida en la
otra. E quanto toca á la justicia que la Señora vuestra Sobrina dice
tener á los Reynos del Rey Don Enrique, que es el fundamento que estos
Caballeros de Castilla facen, é aun lo primero que Vuestra Alteza debe
mirar, yo por cierto, Señor, no determino agora su justicia; pero veo
que estos que os llaman por executor della son el Arzobispo de Toledo,
y el Duque de Arevalo, é los fijos del Maestre de Santiago é del
Maestre de Calatrava su hermano, que fueron aquellos que afirmaron por
toda España, é aun fuera della publicaron, esta Señora ni tener derecho
á los Reynos de Don Enrique, ni poder ser su fija por la impotencia
experimentada que dél en todo el mundo por sus cartas é mensageros
divulgaron: é allende desto le quitaron el título Real, é ficieron
division en su Reyno. Deberiamos pues saber ¿cómo fallaron estonces,
esta Señora no ser heredera de Castilla, é pusieron sobre ello sus
estados en condicion, é como fallaron agora ser su legítima succesora,
é quieren poner á ello el vuestro? Estas variedades, muy poderoso
Señor, dan causa justa de sospecha que estos Caballeros no vienen
á vuestra Señoria con zelo de vuestro servicio, ni menos con deseo
desta justicia que publícan; mas con deseo de sus propios intereses
que el Rey é la Reyna no quisieron, ó por ventura no pudieron complir
segun la medida de su cobdicia: la qual tiene tan ocupada la razon
en algunos hombres, que tentando sus propios intereses acá é allá,
dan el derecho ageno dó hallan su utilidad propria. Y debeis creer,
muy excelente Señor, que pocas veces vos sean fieles aquellos que
con dádivas ovieredes de sostener; antes es cierto aquellas cesantes
os sean deservidores, porque ninguno de los semejantes viene á vos
como debe venir, mas como piensa alcanzar. E quando vencido ya de la
instancia dellos vuestra Real Señoría acordase todavia aceptar esta
empresa, yo por cierto dubdaria mucho entrar en aquel Reyno, teniendo
en él por ayudadores, y menos por servidores, los que el pecado de
la division pasada ficieron, é quieren agora de nuevo facer otra,
reputándolo á pecado venial, como sea uno de los mayores crimines que
en la tierra se puede cometer, é señal cierta de espíritu disoluto é
inobediente: por el qual pecado los de Samaria, que fueron causa de
la division del Reyno de David, fueron tan excomulgados, que Nuestro
Redentor mandó á sus Discipulos: En la provincia de Samaria no entreis;
numerándolos en el gremio de las idolatrías. E aunpor tales mandó el
Hombre de Dios al Rey Amasías que no juntase su gente con ellos para
la guerra que entró á facer en la tierra de Seir; y en caso que este
Rey avía traído cient mil dellos, é pagadoles el sueldo, los dexó por
ser varones de division y escándalo, é no osó envolverse con ellos, ni
gozar de su ayuda en aquella guerra, por no tener irada la divinidad:
la qual en todas las cosas, y en la guerra mayormente, debemos tener
aplacada, porque sin ella ninguna cosa está, ningun saber vale, ningun
trabajo aprovecha. E por tanto mirad por Dios, Señor, que vuestras
cosas hasta hoy florescientes no las envolvais con aquellos que el
derecho de los Reynos, que es divino, miran, no segun su realidad, mas
segun sus pasiones é proprios intereses. E quanto á la promesa tan
grande é dulce como estos Caballeros os facen de los Reynos de Castilla
con poco trabajo é mucha gloria, ocúrreme un dicho de Sant Anselmo, que
dice: Compuesta es é muy afeytada la puerta que convida al peligro: é
por cierto, Señor, no puede ser mayor afeytamiento ni compostura de la
que estos vos presentan; pero yo fago mas cierto el peligro de esta
empresa, que cierto el efecto de esta promesa. Lo primero, porque no
vemos aquí otros Caballeros sino estos solos, y estos no dan seguridad
ninguna de su lealtad; é caso que aya otros secretos que afirman
aclararse, los tales no piensan tener firme como deben, mas temporizar
como suelen, para declinar á la parte que la fortuna se mostrare mas
favorable. Lo segundo, porque dado que todos los mas de los Grandes,
é de las Cibdades é Villas de Castilla, como estos prometen, vengan
luego á vuestra obediencia, no es dubda, segun la parentela que el Rey
tiene, que muchos Caballeros é Grandes Señores é Cibdades é Villas se
tengan por él é por la Reyna, á los quales asimismo los pueblos son muy
aficionados, porque saben ella ser fija cierta del Rey Don Juan, é su
marido fijo natural de la Casa Real de Castilla; é la Señora vuestra
sobrina fija incierta del Rey Don Enrique, y que vos la tomais por
muger: de lo qual no pequeña estima se debe facer, porque la voz del
pueblo es voz divina, é repugnar lo divino es querer con flaca vista
vencer los fuertes rayos del sol. Eso mismo porque vuestros súbditos
nunca bien se compadescieron con los Castellanos, y entrando Vuestra
Alteza en Castilla con título de Rey, podria ser que las enemistades é
discordias que entre ellos tienen, é de que estos facen fundamento á
vuestro reynar, todas se saneasen, é convertiesen contra vuestra gente
por el odio que antiguamente entre ellos es. Lo otro, porque en tiempo
de division, así á vos de vuestra parte, como al Rey é á la Reyna de la
suya converná dár é prometer, rogar é sufrir á todos, porque no muden
el partido que tovieren para se juntar con la parte que mas largamente
con ellos se oviere. Así que, Señor, pasariades vuestra vida sufriendo
é dando é rogando, que es oficio de subjecto é no reynando é mandando,
que es el fin que vos deseais, y estos Caballeros prometen. Tornando
agora pues á fablar en la justicia de la Señora vuestra sobrina, yo,
muy alto Rey é Señor, desta justicia dos partes fago: una es esta que
vosotros los Reyes é Príncipes é vuestros Oficiales por cosas probadas
mandais executar en vuestras tierras, é á esta conviene preceder prueba
é declaracion ante que la execucion. Otra justicia es la que por juicio
divino, por pecados á nosotros ocultos, vemos executar veces en las
personas proprias de los delinquentes, y en sus bienes, veces en los
bienes de sus fijos é sucesores: así como fizo al Rey Roboam, fijo
del Rey Salomón, quando de doce partes de su Reyno luego en reynando
perdió las diez. No se lee pues Roboam aver cometido público pecado
fasta estonces por dó los debiese perder: é como juntase gente de su
Reyno para recobrar lo que perdia, Semey, Profeta de Dios, le dixo de
su parte: Está quedó, no pelees, no es la voluntad divina que cobres
esto que pierdes. E como quiera que Dios ni face ni permite facer cosa
sin causa, pero el Profeta no gelo declaró; porque tan honesto es y
comedido Nuestro Señor, que aun despues de muerto el Rey Salomón no
le quiso deshonrar, ni á su fijo envergonzar, declarando los pecados
ocultos del padre porque le plugo que el sucesor perdiese estos bienes
temporales que perdia. En la Sacra Escriptura, é aun en otras Historias
auténticas hay desto asaz exemplos: mas porque no vamos á cosas muy
antiguas é peregrinas, este vuestro Reyno de Portugal á la Reyna Doña
Beatriz fija heredera del Rey Don Fernando, é muger del Rey Don Juan
de Castilla, pertenescia de derecho público; pero plugo al otro juicio
de Dios oculto darlo al Rey vuestro aguelo, aunque bastardo é profeso
de la Orden de Cistel. E porque á este oculto juicio este Rey Don
Juan quiso repugnar, cayeron aquella multitud de Castellanos, que en
la de Aljubarrota sabemos y es notorio ser muertos. De derecho claro
pertenescian los Reynos de Castilla á los fijos del Rey Don Pedro;
pero vemos que por virtud del juicio del Dios oculto lo poseen hoy
los descendientes del Rey Don Enrique su hermano, aunque bastardo. E
si quiere Vuestra Alteza exemplos modernos, ayer vimos el Reyno de
Inglaterra que pertenescia al Príncipe fijo del Rey Don Enrique, é
vemoslo hoy poseer pacífico el Rey Eduarte, que mató al padre é al
fijo. E como quier que vemos claros de cada dia estos é semejantes
efectos, ni somos ni podemos ser acá jueces de sus causas, en especial
de los Reyes, cuyo juez solo es Dios que los castiga, veces en sus
personas é bienes, veces en la succesion de sus fijos: segun la medida
de sus yerros. Sant Augustin en el libro de la Ciudad de Dios dice:
¿El juicio de Dios oculto puede ser iniquo? no. ¿Qué sabemos pues,
muy excelente Rey é Señor, si el Rey Don Enrique cometió en su vida
algunos graves pecados por dó tenga Dios deliberado en su juicio
secreto disponer de sus Reynos en otra manera de lo que la Señora
vuestra sobrina y estos Caballeros procuran, segun fizo á Roboam, é á
los otros que declarado he á vuestra Señoría? De los pecados públicos
se dice dél, que en la administracion de la justicia (que es aquella
por dó los Reyes reynan) fue tan negligente, que sus Reynos vinieron
en total corrupcion é tiranía, de manera que antes muchos dias que
fallesciese todo quasi el poderío é autoridad Real le era evanescido.
Todo esto considerado, querria saber ¿quién es aquel de sano
entendimiento que no vea quan dificile sea esto que á Vuestra Alteza
facen facile, y esta guerra que dicen pequeña quanto sea grande, é la
materia della peligrosa. En la qual si algun juicio de Dios oculto hay,
por dó Vuestra Alteza repugnándolo oviese algun siniestro, considerad
bien, Señor, quan grande es el aventura en que poneis vuestro Estado
Real, y en quanta obscuridad vuestra fama, que por la gracia de Dios
por todo el mundo relumbra. Allende desto, de necesario ha de haber
quemas, robos, muertes, adulterios, rapiñas, destruiciones de Pueblos
é de Casas de oracion, sacrilegios, el culto Divino profanado, la
Religion apostatada, é otros muchos estragos é roturas que de la guerra
surten. Tambien vos converná sofrir é sostener robos é robadores é
hombres criminosos, sin castigo ninguno, é agraviar los ciudadanos é
hombres pacíficos, que es oficio de tirano, é no de Rey, é vuestro
Reyno entretanto no será libre destos infortunios; porque en caso que
los enemigos no le guerreasen, vos era forzado con tributos continuos,
y servidumbres premiosas para la guerra necesarias, los fatigasedes: de
manera que procurando una justicia, cometeriades muchas injusticias.
Allende desto vuestra Real Persona, que por la gracia de Dios está
agora quieta, es necesario que se altere; vuestra consciencia sana,
es por fuerza que se corrompa: el temor que tienen vuestros súbditos
á vuestro mandado, es necesario que se afloje. Estais quito de
molestias; es cierto que avreis muchas. Estais libre de necesidades;
meteis vuestra persona en tantas é tales que por fuerza os farán
subjecto de aquellos que la libertad que agora teneis os face Rey é
Señor. E porque conozco quanto zela vuestra alta Señoría la limpieza de
vuestra excelente fama, quiero traer á vuestra memoria, como ovistes
enviado vuestra embaxada á demandar por muger á la Reyna. Tambien es
notorio quantas veces en vida del Rey Don Enrique vos fue ofrescida por
muger la Señora vuestra sobrina, é no vos plugo de lo aceptar, porque
se decia vuestra consciencia Real no se sanear bien del derecho de
su succesion. Pues considerada agora esta mudanza sin preceder causa
pública porque la debais facer ¿quien no avrá razon de pensar que
hallais agora derecha succesora á vuestra sobrina, no porque lo sea de
derecho, mas porque la Reyna que demandastes por muger contraxo antes
el matrimonio con el Rey su marido que con vos que la demandastes? E
avria lugar la sospecha de cosas indebidas, contrarias mucho á las
virtudes insignes que de vuestra Persona Real por todo el mundo están
divulgadas. E soy maravillado de los que facen fundamento deste Reyno
que vos dan en la discordia de los Caballeros é gentes dél, como si
fuese imposible la reconciliacion entre ellos, é conformarse contra
vuestras gentes. Podemos decir por cierto, muy alto Señor, que el que
esto no vé es ciego del entendimiento, y el que lo vé é no lo dice es
desleal. Guardad Señor, no sean estos consejeros los que consejan no
segun la recta razon, mas segun la voluntad del Príncipe ven inclinada.
E por tanto, muy alto é muy poderoso Rey é Señor, antes que esta guerra
se comience se debe mucho mirar la entrada; porque principiar guerra
quien quiera lo puede facer; salir de ella no, sinó como los casos de
la fortuna se ofrescieren, los quales son tanto varios é peligrosos que
estados Reales é grandes no se les deben cometer sin grande é madura
deliberacion é á cosas muy justas é ciertas.

      [32] _Asi dice en todas las edicciones, y parece debiera decir_
      consulte.



                              LETRA VIII.

           _Al Obispo de Tuy, que estaba preso en Portugal,
                      en respuesta de otra._[33]

      [33] _Año de 1478. Falta en la primera ediccion. Este Obispo se
      llamaba D. Diego de Muros._


Reverendo Señor: Encomendaros á la Virgen María no era mal consejo,
si ese vuestro cuñado os lo consejára antes que os prendiera, mas
consejándolo despues de preso, debriades decir: Ya no poide, segun que
todo buen Gallego debia responder. Bien es, Señor, que tengais devocion
en los milagros de alguna Casa de oracion, segun lo conseja el cuñado;
pero junto con ella no dexeis de encomendaros á la Casa de la moneda de
la Curuña, ó á otra semejante; porque entiendo que allí se facen los
milagros porque vos aveis de ser libre. Por ende, Señor, prometed algo
á una casa destas, é luego vereis por experiencia el milagro que vos
esperais, é vuestro cuñado os conseja: y abreviad quanto pudieredes,
porque segun acá anda vuestra hacienda, poco teneis agora para ofrecer
á la Casa, é terneis menos ó nada si mucho os tardais. Decis, Señor,
que no os hallaron otro crimen sinó aver reprehendido en sermones
la entrada del Señor Rey de Portugal en Castilla. En verdad, Señor,
algunos predicadores la aprobaron en sus sermones; pero yo libres
los veo andar entre nosotros: aunque creo que tienen tanta pena por
ser inciertos predicadores, quánta gloria vos debeis tener por ser
cierto, aunque preso. Ya sabeis que Micheas Profeta preso estobo, y
aun buena bofetada le dieron porque profetaba verdad contra todos los
otros que persuadian al Rey Acab que entrase en Ramoth Galat: y bien
sabeis quantos golpes resciben los Ministros de la verdad, la qual se
aposenta de buena voluntad en los constantes, porque allí reluce ella
mejor con los martirios: _Herculem duri celebrant labores_. ¿Pensais
vos, Señor, que ese vuestro ingenio tan sotil, esa vuestra ánima tan
apta é dedicada por su habilidad para gozar de la verdadera claridad,
avía de quedar en esta vida sin prueba de trabajos que la limpiasen,
porque limpia torne al lugar limpio donde vino? no lo creais. Aquellas
que van al lugar sucio es de creer que vayan sin lavatorio de tentacion
en esta vida. Gregorio _in Pastorali_ dice: _De spe æternæ hæreditatis
gaudium sumant, quos adversitas vitæ temporalis humiliat_. Mas os diría
desto, sinó que pienso que querriades mas quatro remedios de idiotas,
que cinco consuelos de Filosofos, por Filosofos que fuesen. Pero con
todo eso tengo creído que por algun bien vuestro ovistes este trabajo:
_Sæpe majori fortunæ_ (dice Seneca) _locum fecit injuria_, segun avemos
visto é leído en muchas partes. Así me vala Dios, Señor, quando no nos
catarémos os espero cargado de tratos para poner paz en la tierra. Aqui
nos dixeron que el Señor Rey de Portugal se queria meter en religion;
agora nos dicen que se queria meter en guerra. ¿Lo uno ó lo otro es de
creer? Ambas cosas seyendo tanto contrarias, lejanas son de un juicio
tan excelente como el suyo. Algunos Castellanos aficionados á Portugal
han andado por aqui cargados de profecías; dellas salen inciertas,
otras hay en la verdad que no valen nada. Y pues andamos á profetizar,
yo profetizo, que si el Señor Rey de Portugal deliberare entrar otra
vez en estos Reynos á ponellos en guerra é trabajos, muertes é robos,
é á Portugal á vueltas, no lo dudo, é menos dudo que faga los fechos
de los descontentos; pero facer el suyo como lo desea, no lo creais en
vida de los vivos. Plega á Nuestro Señor é á Nuestra Señora que presto
seais libre é á vuestra honra.



                               LETRA IX.

                   _Para el Doctor de Talavera._[34]

      [34] _Por Julio de 1478. Falta en la primera ediccion._


Señor: Del nascimiento del Príncipe con salud de la Reyna ovimos acá
muy gran placér. Claramente vemos sernos dado por especial dón de
Dios, pues al fin de tan larga esperanza le plugo darnosle: pagado ha
la Reyna á este Reyno la deuda de succesion viril, que era obligada
de le dar, quanto yo por fé tengo que ha de ser el mas bienaventurado
Príncipe del mundo; porque todos estos que nacen deseados son amigos de
Dios, como fue Isaac, Samuél, é Sant Juan, é todos aquellos de quien
la Sacra Escriptura hace mencion que ovieron nascimientos como este
muy deseados: é no son sin causa, pues son concebidos é nascidos en
virtud de muchas plegarias é sacrificios. Ved el Evangelio que se reza
el dia de Sant Juan: cosa es tan trasladada que no parece sino molde
el un nacimiento del otro: la otra Isabél, esta otra Isabél: el otro
en estos dias, este estos mismos; é tambien que se gozaron los vecinos
é parientes, é que fué terror á los de las montañas. No os escribo
mas, Señor, sobre esto, porque se me entiende que otros abrán allá
caído en esto mismo, é lo dirán y escribirán mejor que yo. Basta que
podemos decir, que _Repulit Deus tabernaculum Enrici, e tribum Alfonsi
non elegit; sed elegit tribum Elisabeth quam dilexit_, hallarloeis en
el Psalmo de _Attendite popule meus_. No queda agora pues, sinó que
alzadas las manos al Cielo, digamos todos el _Nunc dimittis_, que el
otro dixo, pues ven nuestros ojos la salud de este Reyno. Plega aquel
que oyó las oraciones para su nacimiento, que las oyga para le dar
larga vida.



                               LETRA X.

                 _Para Don Enrique, tio del Rey._[35]

      [35] _Año de 1483._ En la primera ediccion dice, _tio del Rey,
      quando le firieron en Tajara_.


Muy noble é magnífico Señor: Usando Vuestra merced de su oficio é yo
del mio, no es maravilla que mi mano esté de tinta, é vuestro pie
sangriento. Bien creo, Señor, que esa vuestra herida tal y en tal lugar
os daria dolor é pornia en temor. ¿Pero quereis que os diga, muy noble
Señor, que la profesion que fecistes en la Orden de Caballería que
tomastes os obliga á rescebir tanto mayores peligros que los otros,
quanto mayor honra teneis que los otros? Porque si no tuviesedes
ánimo mas que otros para semejantes afrentas, todos seriamos iguales.
Ciertamente, Señor, fatiga me dió algunos dias la fama desa vuestra
ferida, porque todos decian ser peligrosa; pero debemos ser alegres,
pues servistes á Dios con devocion, é al Rey con lealtad, é á la
patria con amor, é al fin quedastes libre. Loado sea Dios por ello, é
la Virgen gloriosa su Madre.[36] Muy noble Señor: aquellos á quien yo
subcedí en este cargo demandaban dádivas á los Señores por escrebir
semejantes fechos. Yo, Señor, no quiero otra cosa sinó que Vra. merced
me mande escrebir la disposicion de vuestra persona é de vuestro pie:
é si en esto os aveis conmigo liberalmente, prometo á Vra. merced de
facer el pie vuestro mejor que la mano de otro.

      [36] _Lo siguiente se halla en la primera ediccion, y falta en
      las posteriores._



                               LETRA XI.

                         _Para la Reyna._[37]

      [37] _Año de 1482. que fué quando se empezó la guerra de
      Granada. Esta Carta se ha puesto conforme á la primera
      ediccion, restituyendo algunos periodos que se omitieron en las
      posteriores._


Muy alta y excelente y poderosa Reyna é Señora: Pasados ya tantos
trabajos é peligros como el Rey nuestro Señor é Vuestra Alteza aveis
avido, no se debe tener en poca estima la escriptura dellos, pues
ninguna se lee dó mayores hayan acaescido: y aun algunas Historias
hay que las magnificaron con palabras los escriptores mucho mas que
fueran las obras de los autores. E vuestras cosas, muy excelente Reyna
é Señora, no sé yo quien tanto las pueda sublimar, que no haya mucho
mas trabajado el obrador, que puede decir el escriptor. Yo iré á
Vuestra Alteza segun me lo envia á mandar, é llevaré lo escripto hasta
aqui, para que lo mande exâminar; porque escribir tiempos de tanta
injusticia convertidos por la gracia de Dios en tanta justicia, tanta
inobediencia en tanta obediencia, tanta corrupcion en tanta orden, yo
confieso, Señora, que ha menester mejor cabeza que la mia. Despues
desto es menester algunas veces fablar como el Rey, é como Vuestra
Alteza, é asentar los propósitos que ovistes en las cosas: asentar
asimismo vuestros consejos, vuestros motivos. Otras veces requiere
fablar como los de vuestro Consejo; otras veces como los contrarios.
Despues de esto las fablas é razonamientos, y otras diversas cosas.
Todo esto, muy excelente Reyna é Señora, no es razon dexarlo á exâmen
de un cerebro solo, aunque fuese bueno, pues ha de quedar por perpetua
memoria. Y si Vuestra Alteza manda poner diligencia en los edificios
que se caen por tiempo é no fablan ¿quánto mas la debe mandar poner
en vuestra Historia, que ni cae ni calla? Muchos templos y edificios
ficieron algunos Reyes y Emperadores pasados, de los quales no queda
piedra que veamos; pero queda escriptura que leemos. En verdad muy
excelente Reyna y Señora, segun lo vais faciendo, si otras dos fijas
ó tres acá nos dais, antes de veinte años vereis vuestros fijos é
nietos señores de toda la mayor parte de la Christiandad; y es cosa
muy razonable que vuestra Persona Real se glorifique en leer[38]
vuestras cosas, pues son dignas de exemplo é doctrina para vuestros
descendientes en especial, é para todos los otros en general. Acá
avemos oído las nuevas de la guerra que mandais mover contra los Moros.
Ciertamente, muy excelente Reyna é Señora, quien bien mira todas las
cosas del Rey é vuestras, claro verá como Dios os adereza la paz con
quien la debeis tener, y os despierta á la guerra que sois obligados.
Una de las cosas que los Reyes comarcanos vos an envidia, es tener en
vuestros confines gente con quien, no solo podeis tener guerra justa,
mas guerra santa, en que entendais é hagais exercer la Caballería de
vuestros Reynos; que no piense Vuestra Alteza ser pequeño proveímiento.
Tulio Ostilio, el tercero Rey que fué en Roma, movió guerra sin causa
con los Albanos sus amigos é aun parientes, por no dexar en ocio su
Caballería, del qual escribe Titus Livius: _Segnescere civitatem ratus,
bellum extra undique quærebat_. ¿Pues quánto mejor lo hará quien la
tiene tan justa buscada é comenzada? Mucho deseo saber como va á
Vuestra Alteza con el Latin que aprendeis: dígolo, Señora, porque hay
algun Latin tan zahareño que no se dexa tomar de los que tienen muchos
negocios; aunque yo confio tanto en el ingenio de Vuestra Alteza, que
si lo tomais entre manos, por sobervio que sea lo amansareis, como
habeis fecho otros lenguages.

      [38] _Parece debe entenderse_ en que se lean.



                              LETRA XII.

             _Para Pedro de Toledo, Canónigo de Sevilla._


Señor: Muy acepto decís que os paresco á mi señor Cardenal. Grande
vista debe ser por cierto la vuestra, pues tan lejos vedes lo que yo
no veo tan cerca. Si á la comunicacion llamais acepcion, alguna tengo
como los otros; pero dó no hay merced, no creais que haya acepcion,
por grande que sea la comunicacion: _maximè_, que sabreis, Señor, que
ni me comunica mucho su Señoría, ni me dá nada su magnificencia: é
si alguna acepcion quereis que confiese, sabed que es como la de los
reposteros de la plata, que tienen só llave doscientos marcos, y no
tienen un maravedí para afeytarse. Creed, Señor, que no hay otro acepto
sinó el que acepta ó el que acierta, quier por dicha, quier por gracia
é suficiencia; é yo soy ageno destas cosas. Al presente ningunas nuevas
hay que os escriba; porque en tiempo de buenos Reyes administrase la
justicia, é la justicia engendra miedo, y el miedo escusa excesos, y
dó no hay excesos hay sosiego, é do hay sosiego no hay escándalos,
que crian la guerra que face los casos dó vienen las nuevas que el
buen vino aporta. Aunque la mala condicion Española, inquieta de su
natura, en el ayre querria si pudiese congelar los movimientos,
é sufrir guerra de dentro, quando no la tienen de fuera. A osadas
quien describió á los Españoles en la guerra perezosos, y en la paz
escandalizosos, que supo lo que dixo. Demos gracias á Dios que tenemos
un Rey é una Reyna, que no querais saber dellos sino que ambos, ni cada
uno por sí, no tienen privado, que es la cosa, é aun la causa de la
desobediencia y escándalos en los Reynos. El privado del Rey sabed que
es la Reyna, y el privado de la Reyna sabed que es el Rey, y estos oyen
é juzgan, é quieren derecho, que son cosas que estorban escándalos, é
los amatan. Cerca de lo que os aplace saber de mí, creed, Señor, que ni
en Corte ni en Castilla no vive hombre mejor vida; pero así la fenesca
yo sirviendo á Dios, que si della fuese ya salido, no la tornase á
tomar, aunque me la diesen con el Ducado de Borgoña, por las angustias
é tristezas que con ella están entretexidas y enzarzadas. E pues
quereis saber como me habeis de llamar, sabed, Señor, que me llaman
Fernando, é me llamaban é llamarán Fernando, é si me dan el Maestrazgo
de Santiago tambien Fernando; porque de aquel título é honra me quiero
arrear que ninguno me pueda quitar, é tambien porque tengo creído que
ningun título pone virtud á quien no la tiene de suyo. Valete.



                              LETRA XIII.

                      _Para el Condestable._[39]

      [39] _Año de 1479. durante el cerco de Montanches por
      el verano._


Ilustre Señor: Rescebí la letra de vuestra Señoría, en que mostrais
sentimiento por los trabajos que pasais, é peligros que esperais en
este cerco que teneis sobre Montanches. Cosa por cierto nueva vemos
en vuestra condicion; porque en las otras cosas que por vos han
pasado, prosperas ó adversas, ni os vimos movimiento en la cara, ni
sentimiento en la palabra. Verdad es que los males presentes son los
que mas duelen en especial si se prolongan; é porque ese es duro, é
dura tanto, no es maravilla que lo sintais. La muerte, que es el
último de los temores terribles, dice Seneca que no es de temer, porque
dura poco. Pero, ilustre Señor, yo creo bien que por duros é largos
que sean los trabajos que agora teneis, vuestra Señoría los sufrirá
con igual ánimo, pues que son por ensalzamiento de la Corona Real, é
por el honor é paz de vuestra propria tierra: lo qual ningun bueno
debe con mayor deseo cobdiciar, ni con mayor alegria oír, ni con tan
grande y ferviente aficion del ánima é trabajo del cuerpo procurar;
porque el fin de todos los mortales es tener paz, la qual así como los
malos turban escandalizando, así los buenos procuran guerreando: é con
guerra vemos que se quita la guerra, é se alcanza la paz, así como con
fuego se quita el veneno, é se alcanza salud. Yo, Señor, dubdo que
el Rey de Portugal venga á socorrer esa Fortaleza de Montanches que
teneis cercada; porque cierta cosa es que este su socorro con gente
se ha de facer, é su imperio no es el de Darío para que aya menester
grandes tiempos en la juntar. En verdad, Señor, desque se dice este
su socorro, sería quemada Escalona; pero dado que la socorriese, creo,
ilustre Señor, que deliberastes bien antes que esa empresa aceptases,
para no rescebir en ella mengua, como facen los varones fuertes, que
no se ofrescen á toda cosa, mas eligen con maduro pensamiento aquella
donde por qualquier cosa que acaezca, próspera ó adversa, resplandezca
su loable memoria. E porque así como el miedo hace caer á los flacos,
así el peligro hace proveer á los fuertes, tengo segura confianza
que en el esfuerzo interior, y en la provision exterior, no teneis
agora menor ánimo que tovistes al principio quando aceptastes esa
empresa, para le dar el fin que vos quereis, é todos deseamos: porque
como vuestra Señoría conoce, la salida se mira en las cosas que se
comienzan, é no la causa porque se comenzaron. No dubdo, Señor, que
hayais muchos trabajos, considerado el lugar, el tiempo, é las otras
circunstancias: pero, Señor, si el ladron Caco no fuera afamado de
recio, Hercules que lo mató no fuera loado de fuerte: porque do hay
mayor peligro se muestra mayor grado de fortaleza, la qual no se loa
combatiendo lo flaco, mas resplandece resistiendo lo fuerte, é tiene
mayor grado de virtud esperando al que comete, que cometiendo al
que espera; especialmente aquel que resiste presto los peligros que
súbitamente vienen, porque en aquella presta resistencia parece tener
fecho hábito de fortaleza, de la qual se ha de fornescer de tal manera
qualquiera que face profesion en la Orden de Caballería, que ni el
amor de la vida, ni menos el temor de la muerte le corrompa para facer
cosa que no deba. Verdad es, Señor, que el temor de la muerte turba á
todo hombre; pero el Caballero que está obligado á rescebir la muerte
loable, é fuir de la vida torpe, debe seguir la doctrina del mote que
traeis en vuestra divisa, que dice: _Un bel morir toda la vida honra_,
al qual me refiero. Si en esta materia fablo mas que debo, en pena de
mi atrevimiento quiero sofrir que me diga vuestra Señoría lo que dixo
Anibal, el qual como anduviese huyendo de los Romanos, é oyese á uno
parlar de _Re militari_, é ordenar como avian de ir las huestes, é como
las batallas habian de ser ordenadas, respondió: Buenas cosas dice
este necio; sinó que un caso que se suele atravesar en la facienda lo
destruye todo, é hace ser vencidos á los que piensan ser vencedores:
é por cierto, Señor, creo que dixo verdad; porque leemos en el Titus
Livius que el graznido de un ansar que se atravesó escusó de ser tomado
el Capitolio de Roma por los Franceses que tenian ya entrada la Ciudad,
y despues fueron vencidos é desvaratados de los Romanos.



                              LETRA XIV.

                   _Para un su amigo de Toledo._[40]

      [40] _Año de 1478. Es parte del Razonamiento al pueblo de Toledo,
      que Pulgar en la Crónica fol. 116. de la edic. de Valladolid,
      puso en boca de Gomez Manrique, Corregidor de aquella Ciudad._


Señor compadre: Vuestra letra rescebí, é porque veais si la entiendo,
diré claro lo que vos decís entre dientes. En esa noble Cibdad no se
puede buenamente sufrir que algunos que juzgais no ser de linage
tengan honras é oficios de gobernacion; porque entendeis que el
defecto de la sangre les quita la habilidad del gobernar. Asimismo se
sufre gravemente ver riquezas en hombres que se cree no las merecer,
en especial aquellos que nuevamente las ganaron. Destas cosas que se
sienten ser graves é incomportables se engendra un mordimiento de
envidia tal que atormenta é mueve muy ligeramente á tomar armas é facer
insultos. ¡O tristes de los nuevamente ricos, que tienen guerra con los
mayores porque los alcanzan, é con los menores porque no los pueden
alcanzar! E debrian considerar los mayores que ovo comienzo su mayoría,
é los menores que la pueden aver. E ciertamente, señor compadre, no sé
yo que otra cosa se puede colegir del propósito de semejantes hombres,
salvo que querrian emendar el mundo, é repartir los bienes é honras
dél á su arbitrio, porque les parece que va muy errado, é las cosas
dél no bien repartidas. Pleyto muy viejo toman por cierto, é querella
muy antigua usada, é no aun en el mundo fenescida, cuyas raíces son
hondas nascidas con los primeros hombres, é sus ramas de confusion que
ciegan los entendimientos, é las flores secas é amarillas que afligen
el pensamiento, é su fruto tan dañado é tan mortal que crió é cria
toda la mayor parte de las muertes é crimines que en el mundo pasan é
han pasado, los que aveis oído é los que aveis de oír. Mirad agora,
Señor, yo vos ruego quanto yerra el apasionado deste error: porque
dexando ora de decir como yerra contra ley de natura, pues todos somos
nascidos de una masa, é ovimos un principio noble; é asimismo contra
Ley Divina, que manda ser todos en un corral, é debaxo de un Pastor; y
especialmente contra la clara virtud de la caridad, que nos alumbra el
camino de la felicidad verdadera: aveis de saber que se lee en la Sacra
Escriptura, que ovo una nacion de Gigantes, que fué por Dios destruida,
porque segun se dice presumieron pelear con el Cielo. ¿Qué pues otra
cosa podemos entender de los que mordidos de envidia facen escándalos
é divisiones en los pueblos, sinó que remedando á la sobervia de
aquellos Gigantes, quieren pelear con el Cielo, é quitar la fuerza á
las estrellas, é repugnar las gracias que Dios reparte á cada uno como
le place, en virtud de las quales alcanzan estas honras é bienes que
ellos piensan emendar é contradecir? Vemos por experiencia algunos
hombres destos que juzgamos nascidos de baxa sangre forzarles su
natural inclinacion á dexar los oficios baxos de los padres, é aprender
sciencias, é ser grandes letrados: vemos asimismo otros que tienen
inclinacion natural á las armas é á la agricultura: otros en bien é
compuestamente fablar: otros en administrar y en regir, é á otras
artes diversas, y tener en ellas habilidad grande á que les fuerza su
inclinacion natural. Otrosí vemos diversidad grande de condiciones,
no solamente entre la multitud de los hombres, mas aun entre los
hermanos nascidos de un padre é de una madre: el uno vemos sabio, el
otro ignorante: uno cobarde, otro esforzado: liberal el un hermano,
el otro avariento: uno dado á algunas artes, el otro á ninguna. En
esa Cibdad pocos dias há vimos un hombre perayle, el qual era sabio
en el arte de Astrología, y en el movimiento de las estrellas: mirad
agora, ruego vos, quan gran diferencia hay entre el oficio de adobar
paños, é la sciencia del movimiento de los Cielos; pero la fuerza de
su constelacion lo llevó á aquello, por dó ovo en la Cibdad honra é
reputacion. ¿Podemos nosotros por ventura quitar á estos la inclinacion
natural que tienen, dó les procede esta honra que poseen? no por
cierto, sinó peleando con el Cielo, como ficieron aquellos Gigantes que
fueron destruídos. Tambien vemos los hijos é descendientes de muchos
Reyes é notables hombres, obscuros é olvidados, por ser inhabiles é de
baxa condicion. Fagamos agora que sean esforzados todos los que vienen
de linage del Rey Pirrus, porque su padre fué esforzado: ó fagamos
sabios á todos los descendientes del Rey Salomón, porque su padre fué
el mas sabio: ó dad riquezas y estados grandes á los del linage del
Rey Don Pedro de Castilla, é del Rey D. Donís de Portogal, pues no
los tienen, é paresce que los deben tener, por ser de linage. E si
el mundo quieren emendar, quiten las grandes dignidades, vasallos é
rentas é oficios, que el Rey Don Enrique de treinta años á esta parte
dió á hombres de baxo linage. Vano trabajo por cierto, é fatiga grande
de espíritu da la ignorancia de este triste pecado: el qual ningun
fruto de delectacion tiene como algunos otros pecados; porque en el
acto y en el fin del acto engendra tristeza é pasion, con que llora
su mal propio, y el bien ageno. Así que no se debe aver por molesto
tener riquezas é honras aquellos que paresce que no las deben tener,
y carescer dellas los que por linage paresce que las merecen; porque
esto procede de una ordenacion Divina, que no se puede repugnar en
la tierra, sinó con destruicion de la tierra. E avemos de creer que
Dios fizo hombres, é no fizo linages en que escogiesen, é á todos fizo
nobles en su nascimiento: la vileza de la sangre é obscuridad de linage
ellos con sus manos lo toman aquellos, que dexado el camino de la
clara virtud, se inclinan á los vicios é máculas del camino errado. Y
pues á ninguno dieron eleccion de linage quando nasció, é todos tienen
eleccion de costumbres quando viven, imposible sería segun razon ser
el bueno privado de honra, ni el malo tenerla, aunque sus primeros la
ayan tenido. Muchos de los que opinamos de noble sangre vemos pobres é
raheces, á quienes ni la nobleza de sus primeros pudo quitar pobreza,
ni dar autoridad: donde podemos claramente ver que esta nobleza que
opinamos ninguna fuerza natural tiene que la faga permanescer de unos
en otros, sinó permanesciendo la virtud, que dá la verdadera nobleza.
Avemos eso mismo de mirar, que así como el cielo un momento no está
quedo, así las cosas de la tierra no pueden estar en un estado: todas
las muda el que nunca se muda: solo el amor de Dios, é la caridad
del proximo es la que permanesce, la qual engendra en el Christiano
buenos pensamientos, é le da gracia para las buenas obras, que facen la
verdadera hidalguía, é para acabar bien en esta vida, é ser de linage
de los Santos en la otra. No entendais, señor compadre, que yo condene
á la mayor parte, ni á la menor; mas á algunos pocos, y bien pocos, que
pecan é facen pecar á muchos alterándolos, é turbando la paz comun por
su bien particular, é faciéndose principales guiadores, el camino desta
vida yerran, y el de la otra cierran: porque sus principios destos que
se facen principales son sobervia y ambicion, é sus medios envidia é
malicia, é sus fines muerte y destruicion: los quales no debrian por
cierto tener autoridad de principales; mas como hombres de escándalo
debrian ser apartados, no solamente del pueblo, mas del mundo, pues
tienen las intenciones tan dañadas, que ni el temor de Dios los retrae,
ni el del Rey los enfrena, ni la consciencia los acusa, ni la vergüenza
los impide, ni la razon los manda, ni la ley los juzga, y con sed
rabiosa de alcanzar en los pueblos honras é riquezas, caresciendo del
buen saber por dó se alcanzan las de buena parte, despiertan escándalos
para las adquerir, poniendo veneno de division en el pueblo: el qual
no puede tener quieto ni próspero estado quando lo que estos tales
piensan dicen, y lo que dicen pueden, y lo que pueden osan é ponen en
obra, é ninguno gelo resiste; á los quales los buenos é principales
debrian por cierto con gran diligencia reprehender é castigar, por huir
la indignacion de Dios, al qual vos encomiendo.



                               LETRA XV.

                        _Para el Cardenal._[41]

      [41] _Es El Cardenal D. Pedro Gonzalez de Mendoza, á quien dá el
      pésame de la muerte de su hermano el Duque del Infantado, cuya
      vida es el tit. 9. de los Claros Varones. Fecha esta Carta por
      Enero de 1479._


Ilustre y Reverendisimo Señor: Diego Garcia me apremió que escribiese
consolaciones á Vuestra Señoría sobre la muerte del Duque vuestro
hermano, que Dios haya, no conosciendo en quanta simpleza incurria
yo si presumiese consolar á Vuestra Señoría, á quien todas las
consolaciones que se pueden decir son presentes. No só yo de aquellos
que presumen quitar con palabras la tristeza no aun madura, furtando
su oficio al tiempo, que la suele quitar madurando. Yo, Reverendisimo
Señor, no sé decir otra consolacion, sinó que muy ligeramente se
consolará por muerte agena aquel que toda hora pensará en la suya.



                              LETRA XVI.

            _Del razonamiento hecho á la Reyna quando hizo
                    perdon general en Sevilla._[42]

      [42] _Año de 1477. Insertó Pulgar este Razonamiento en la
      Crónica, fol. 104. poniendole en boca del Obispo de Cádiz, quando
      acompañado de muchos Caballeros y Ciudadanos de Sevilla fué á
      pedir perdon general á la Reyna. Falta en la primera ediccion._


Muy alta y excelente Reyna é Señora: Estos Caballeros é Pueblo desta
vuestra Cibdad vienen aqui ante Vuestra Real Magestad, é vos notifican,
que quanto gozo ovieron los dias pasados con vuestra venida en esta
tierra, tanto terror y espanto ha puesto en ella el rigor grande que
vuestros Ministros muestran en la execucion de vuestra justicia, el
qual les ha convertido todo su placer en tristeza, é toda su alegría
en miedo, é todo su gozo en angustia é trabajo. Muy excelente Reyna
é Señora: Todos los hombres generalmente dice la Sacra Escriptura
que somos inclinados á mal; y para refrenar esta mala inclinacion
nuestra son puestas y establescidas leyes é penas, é fueron por Dios
constituídos Reyes en las tierras, é Ministros para las executar,
porque todos vivamos en paz é seguridad, para que alcancemos aquel
fin bienaventurado que todos deseamos. Pero quando Reyes é Ministros
no avemos, ó si los avemos son tales de quien no se haya temor, ni se
cate obediencia, no nos maravillemos que la natura humana, siguiendo
su mala inclinacion, se desenfrene é cometa delictos y excesos en las
tierras, y especialmente en esta vuestra España, donde vemos que los
hombres por la mayor parte pecan en un error comun, anteponiendo el
servicio de sus señores inferiores á la obediencia que son obligados
á los Reyes sus Soberanos Señores. E por cierto ni á Dios debemos
ofender, aunque el Rey nos lo mande; ni al Rey, aunque nuestro Señor
lo quiera: é porque pervertimos esta orden de obediencia vienen en
los Reynos muchas veces las guerras que leemos pasadas, é los males
que vemos presentes. Notorios son, muy poderosa Reyna é Señora, los
delitos é crimines cometidos generalmente en todos vuestros Reynos
en tiempo del Rey Don Enrique vuestro hermano, cuya ánima Dios haya,
por la negligencia grande de su justicia, é la poca obediencia de sus
súbditos: la qual dió causa que así como ovo disensiones y escándalos
en todas las mas de las Cibdades de vuestros Reynos, así en esta estos
dos Caballeros Duque de Medina y Marques de Cadiz se discordasen, é con
el poco temor de la justicia Real se pusiesen en armas uno contra otro:
en fuerza de los quales cada uno procuró de seguir su propósito en
detrimento general de toda esta tierra: y en esta discordia ciudadana
pocos ó ningunos de los moradores de ella se pueden buenamente
escusar de haber pecado, desobedeciendo al Ceptro Real, siguiendo la
parcialidad del uno ó del otro destos dos Caballeros. E dexando de
decir las batallas que entre ellos ovo en la Cibdad é fuera della, é
tornando á los males particulares que por causa dellas se siguieron en
toda la tierra, no podemos por cierto negar que en aquel tiempo tan
disoluto no fueron cometidas algunas fuerzas, muertes é robos é otros
excesos por muchos vecinos desta Cibdad é su tierra, los quales causó
la malicia del tiempo, y no excusó la justicia del Rey: y estos son en
tanto número, que pensamos aver pocas casas en Sevilla que carezcan de
pecado, quier cometiendolo ó favoresciendolo, quier encubriendolo ó
seyendo en él participes, ó por otras vias é circunstancias. E porque
de los males de las guerras vemos caídas é destruiciones de Pueblos
é Cibdades, creemos verdaderamente que si esta guerra mas durára, y
Dios por su gran misericordia no la remediára asentando á vuestra Real
Magestad en la Silla Real del Rey vuestro padre, esta Cibdad de todo
punto peresciera y se asolára. E si estonces, muy excelente Reyna é
Señora, estaba en punto de se perder por la poca justicia, agora está
perdida é muy caída por la mucha é muy rigurosa que vuestros Jueces é
Ministros en ella executan: de la qual todo este pueblo ha apelado, é
agora apela para ante la clemencia y piedad de vuestra Real Magestad,
é con las lágrimas é gemidos que agora vedes é oís se humillan ante
vos, é os suplícan que hayais aquella piedad de vuestros súbditos que
Nuestro Señor ha de todos los vivientes, é que vuestras entrañas Reales
se compadezcan de sus dolores, de sus destierros, pobrezas, angustias
é trabajos que continuamente padescen, andando fuera de sus casas por
miedo de vuestra justicia: la qual, muy excelente Reyna é Señora, como
quier que se deba executar en los errados; pero no con tan gran rigor
que se cierre aquella loable puerta de la clemencia que face á los
Reyes amados, é si amados, de necesario temidos, porque ninguno ama
á su Rey que no tema de le enojar. Verdad es, muy excelente Reyna
é Señora, que Nuestro Señor tambien usa de justicia como de piedad;
pero de la justicia algunas veces, y de la piedad todas veces, é no
solamente todas veces, mas todos los momentos de la vida: porque si
siempre usase de la justicia, segun siempre usa de piedad, como todos
los mortales seamos dignos de pena, el mundo en un instante peresceria:
é asimismo, porque como vuestra Real prudencia sabe, el rigor de la
justicia engendra miedo, y el miedo turbacion, é la turbacion algunas
veces desesperacion é pecado; é de la piedad procede amor, é del amor
caridad, é de la caridad siempre se sigue mérito é gloria. E por esta
razon hallará Vuestra Excelencia que la Sacra Escriptura está llena
de loores ensalzando la piedad, la mansedumbre, la misericordia é
clemencia, que son títulos é nombres de Nuestro Redentor, el qual
nos dice que aprendamos dél, no á ser rigurosos en la justicia; mas
aprended de mí, dice él, que soy manso é humilde de corazon. La Santa
Iglesia Católica continuamente canta: Llena está, Señor, la tierra
de tu misericordia: é por el continuo uso de su clemencia le llamamos
_Miserator_, _misericors_, _patiens_, _multæ misericordiæ_. Mire bien
Vuestra Alteza quantas veces refiere este su nombre de misericordioso,
lo que no fallamos veces tan repetidas del nombre de justiciero, é
mucho menos de riguroso en la justicia, porque el rigor de la justicia
vecino es de la crueldad, é aquel Príncipe se llama cruel, que aunque
tiene causa, no tiene templanza en el punir. E la piedad oficio es
continuo de Nuestro Redentor, del qual tomando exemplo los Reyes y
Emperadores, cuya fama resplandece entre los vivos, perdonaron los
humildes, é persiguieron los sobervios, por remedar á aquel que les
dió poder en las tierras: entre los quales aquel sabio Rey Salomón no
demandó á Dios que se membrase de los trabajos, no de las limosnas, no
de los otros méritos del Rey David su padre, ni menos de la justicia
que fizo, é penas que executó; mas miembrate, dixo, Señor, de David,
é de toda su mansedumbre: por los méritos de la qual entendia aquel
Rey de ganar la mansedumbre é la piedad de Dios, para remision de sus
pecados, é perpetuidad de su Silla Real. E vos, Reyna muy excelente,
tomando aquella doctrina mansa de nuestro Salvador, é de los Reyes
santos é buenos, templad vuestra justicia, é derramad vuestra
misericordia é mansedumbre en vuestra tierra; porque tanto sereis
junta con su Divinidad, quanto la remedaredes en las obras, é tanto
la remedareis en las obras, quanto fueredes piadosa; y tanto sereis
piadosa, quanto os compadescieredes é perdonaredes los miserables que
llaman y esperan con gran angustia vuestra clemencia é mansedumbre. La
qual, muy excelente Reyna, debe estár arraygada en vuestra memoria,
y en los conceptos de vuestra ánima, porque se miembre Dios de vos é
de vuestra mansedumbre, y os perdone como vos perdonaredes, y os dé
vida como vos la dieredes, é perpetúe vuestra Silla Real en vuestros
descendientes para siempre; especialmente con los desta Cibdad,
aunque ayan errado, considerando que entre tanta multitud de errores
dificile era vivir por sola inocencia. El Rey D. Juan vuestro padre, no
solo en una Cibdad ni en una Provincia, mas en todos sus Reynos fizo
perdon general quando las disensiones y escándalos en ellos acaescidos
con los Infantes de Aragon sus primos. Vemos asimesmo que vuestra
clemencia manda poner en libertad á los Portogueses que entraron en
vuestros Reynos á os deservir, é cometieron en ellos grandes delictos
é maleficios: é no solamente los mandais poner en libertad, mas
mandaislos proveer de vuestras limosnas, é reducirlos á sus tierras.
Reducid pues, Reyna muy excelente, á los vuestros, é la piedad que
aveis con los extraños, avedla con los vuestros naturales: los quales
así como el ánima enferma de cobdicia, aunque envuelta en el deseo de
los bienes temporales, siempre suspira á un Dios que la repare con
su misericordia; así bien estos vuestros subditos, aunque envueltos
en las guerras é males pasados, todavía tubieron ferviente deseo de
vuestra victoria é prosperidad, porque en virtud de vuestro Ceptro
Real gozasen de paz é seguridad: la qual humildemente vos suplican
que derrameis en esta vuestra Cibdad é tierra, porque así como damos
gracias á Dios por los males que refrenó vuestra justicia, bien así
gelas demos por la vida que nos otorga vuestra clemencia.



                              LETRA XVII.

             _Para el Señor Don Enrique, tio del Rey._[43]

      [43] _Año de 1474. escrita quando en la toma de Tojara hirieron
      en el pie al Señor Don Enrique. Crónica fol. 174._


Muy noble é magnífico Señor: Manda Vra. merced que os escriba, y que
no escriba consolaciones. Pláceme, Señor, de lo facer; porque ni yo
mal pecado las sé enviar, ni vos, gracias á Dios, las aveis menester.
Dexemos su oficio á Dios, que es el verdadero consolador, el qual
despues de la pena dá refrigerio, y despues de las lágrimas derrama
misericordia. Yo, muy noble Señor, no mandé á mi Carta que os dixese
consolaciones ningunas; é si la he á las manos, yo le faré que otro
dia no diga lo que no le mandan. Lo que yo le mandé que dixese á Vra.
merced es, que si buenas feridas teniades, buenas os las tuviesedes;
porque son insignias de la profesion que fecistes en la órden de
Caballería que tomastes. E no sé yo que locura tomó á mi Carta en
parlar consolaciones que no le mandaron; porque si bien consideramos
vuestra persona, vuestra sangre, vuestra órden, vuestra ferida, y el
lugar dó la oviste, mas es para dar alegria, que para poner tristura,
ni escrebir sobre ello consolaciones. E dado que fuese tan nescio
Fernando de Pulgar, que presumiese enviar consolaciones al Señor Don
Enrique, tanta tierra hay de aqui allá, que ya quando las rescibiesedes
seriades sano, é llegarian dañadas, aunque fuesen en escaveche.
Ciertamente, Señor, la consolacion que no vá envuelta en algun remedio
no vale un cornado; é por eso quando no puedo remediar no curo de
consolar. Entiendo yo, Señor, que mas descansa hombre contando sus
males proprios, que oyendo consolaciones agenas, quando no dan remedio
de presente, ó lo prometen de futuro. Dice Vra. merced, que ese vuestro
enojo conosceis ser poco, segun lo que sabeis que meresceis á Dios.
Creed, Señor, que nunca esa tal palabra salió sinó por boca de buen
ánima; porque fallareis que el dolor, así como pone desesperacion á los
malos, así trae contricion á los buenos: y de esa tal palabra os debeis
mas arrear teniendola en el corazon, que de la ferida que teneis en el
pie.



                             LETRA XVIII.

                     _Para el Prior del Paso._[44]

      [44] _Falta en la primera edicion._


Reverendo Señor: Si soñastes que os avía de escrebir una ó dos veces,
é que Vra. Reverencia no me responda á ninguna, no creais en sueños,
porque los mas son inciertos. Verdaderamente jurado avía _in Sancto
meo_ de no escrebiros, salvo porque la ira que me puso vuestra
negligencia, me quitó vuestra bondad; y aun porque vuestro amor me
constriñe, é vuestro temor me manda que os escriba muchas Letras, por
aver sola una, que me dé tanta consolacion ogaño en este destierro,
como me dió vuestra visitacion antaño en la dolencia. Escrebidme,
Reverendo Señor, si de la salud corporal estais bien; que de la
espiritual sé cierto que no estais mal. Vuestro Fray Diego de Zamora
vino aqui: si tan bien libró los negocios que traía como despachó unas
calenturas que le vinieron, sé que vá bien librado. Valete.



                              LETRA XIX.

    _Para el Conde de Cifuentes, que estaba preso en Granada._[45]

      [45] _Falta en la primera edicion._


Muy noble Señor: Agora que se vá entiviando el sentimiento que ove
de vuestra prision, é arde el deseo que tengo de vuestra libertad,
querria escrebir á Vra. merced algo que aprovechase; pero fallo que la
libertad que vos aveis menester yo no la puedo dar, é la consolacion
que podria dar, vos no la aveis menester; porque entiendo que vuestro
seso os la dará sin ayuda del ageno: y aun dexélo, porque tengo creído
que estas consolatorias que se usan consuelan poco quando no remedian
algo. Muy noble Señor, si considerais quien sois, y el oficio que
tomastes, y el por qué y el cómo y el dónde os prendieron, creo avreis
alguna paciencia en ese trabajo dó estais; é si no la ovieredes,
no sabría por agora deciros otra consolacion, sinó que preso con
paciencia, ó preso sin paciencia, mas vale preso con paciencia. Las
nuevas de la Reyna, que face é quiere facer, tan bien os las dirán
los Moros de allá, como los Christianos de acá, é por eso no os las
escribo. Plega al muy alto Dios que presto os veamos libre. El traslado
de una Letra que ove enviado á un Caballero desterrado del Reyno os
envio: leala Vra. merced, é obre la vuestra devocion.



                               LETRA XX.

          _Para Don Iñigo de Mendoza Conde de Tendilla._[46]

      [46] _Año de 1482. Cron. fol. 149. y siguientes. Falta en la
      primera ediccion._


Muy noble Señor: como á amigo no me podeis comunicar vuestras cosas,
porque la desproporcion de las personas lo niega, y vuestro señorío
no sufre tal grado de amistad. Ni menos las recibo como Coronista;
pero como un servidor de los que teneis os tengo en merced avermelas
escripto por extenso. Crea Vra. Señoría, que lo que sentís, deseais é
quereis en ellas, quiero, siento é deseo. El trabajo que ovistes _in
reducendo commilitones ad viam_ parece bien obra de vuestras manos:
y si de otra guisa se ficiera, tuvierades guerra, no solo con los
enemigos, mas con los vuestros; porque _ubi est corruptio moris, ibi
est destructio mortis_. E lo que peor es é mas grave, tuvieradesla con
Dios; porque sin duda la Divinidad está airada contra la humanidad que
está dañada. Una de las cosas porque se perdió Roma, dice Salustio en
el Catilinario: _Quod Lucius Sulla exercitum, quem in Asia ductaverat,
quo sibi fidum faceret, contra morem majorum luxuriose, nimisque
liberaliter habuerat loca amena, voluptaria facile in otio ferocis
militum animos molliverant, ibi primum insuevit exercitus Populi Romani
amare, potare &c._ Alegar yo á Vra. Señoría el Salustio bien veo que
es necedad: pero sufridla, pues sufro yo á estos Labradores que me
cuenten á mí las cosas que vos faceis en Alhama. Ciertamente, Señor,
como el enfermo que avida la salud estima mucho la medicina que primero
le amargaba, bien así creo que esos vuestros comilitones amen mucho
vuestra noble persona, quando conoscieren la salud que les acarreó
vuestra doctrina. El socorro que fecistes á vuestra gente verdad es
que es de notar _apud alios_ mas que _apud me_, que conozco bien,
segun quien sois, y el linage de donde venís, que ni aveis de fuir los
enemigos, ni desamparar los amigos.



                              LETRA XXI.

                  _Para un su Amigo encubierto._[47]

      [47] _Año de 1478. Parece que este amigo era de Toledo. Vease la
      Cron. fol. 112. Falta en la primera edicion._


Señor compadre: Ví una Carta, que fué echada de noche, é tomada entre
puertas. La Carta se dirigia á mi señor el Cardenal, é la materia
della eran injurias dirigidas á mí: é porque supe que vino antes á
vuestras manos que á las mias, y que la andabades publicando por esa
Cibdad, acordé despues de leída enviarla á su Señoría, pues vos no la
enviastes. Pidoos de merced, si en algun tiempo supieredes quien es
aquel encubierto que la fizo, le dedes esta respuesta que le fago.

Encubierto amigo: Ví la carta que enviastes á mi señor el Cardenal, por
la qual injuriais á mí, é avisais á él de los yerros que os parecieron
en una mi Letra que envie á su Señoría sobre la materia de los Hereges
de Sevilla: é quanto toca á mis injurias, si decís verdad, yo me
enmendaré; si no la decís, enmendaos vos. Pero como quier que ello sea,
si á vos no plugo guardar la doctrina Evangélica en el injuriar, á mí
place de la guardar en el perdonar: é para aquí, é para delante aquel
que mandó perdonar las injurias os perdono, y en tal manera perdonado,
que ni me queda escrúpulo ni rancor contra vos; porque entiendo que
aquel que busca venganza, primero se atormenta que venga, é recibe tal
alteracion, que pena el cuerpo, é no gana el ánima. E por esto aquel
Redentor é verdadero Físico nuestro tan bien nos dió doctrina saludable
á los cuerpos como á las ánimas quando nos mandó perdonar á nuestros
abofeteadores, segun yo perdono á vos por la presente las bofetadas que
me dais: allá os lo aved con Dios, que reservó para sí la jurisdiccion
de la vindicta. Señor encubierto, ó vos fablais bien en vuestra Letra,
ó mal: si mal, ¿por qué la escrebís? é si bien, ¿por qué os encubrís,
como sea verdad que todo Católico Christiano segun que os mostrais,
no debe encubrir su doctrina, é mucho menos su persona? E vos me
paresce que faceis lo contrario, encubrís vuestra persona, é publicais
vuestras injurias, las quales debrian ser reprehension secreta, como
dice Crisóstomo sobre Matéo, é no injuria pública, como prohibe Christo
en el Evangelio. Reprehendeisme de las cosas contenidas en la Letra
que envié á mi señor el Cardenal: é si ella ó yo fueramos dignos de
reprehension ¿quién mas ni mejor la pudiera, é aun debiera recusar,
que el mesmo Cardenal á quien mi Carta se dirigia, por ser uno de los
quiciales sobre que se rodea la Iglesia de Dios? Pero sin dubda, ni en
presencia, ni por Letra la reprehendió él, ni otros Letrados que la
vieron; porque son palabras de Sant Agustin, Epístola ciento é quarenta
é nueve, sobre el paragrafo de los Hereges Donatistas. Si aquellas
palabras fallais ser reprehensibles, avedlo allá con Sant Agustin que
las dixo, y dexad á mi que las alego. Otrosí parece que en el principio
de vuestra Letra me acusais del pecado de vanagloria, porque dixe que
esperaba su Señoría mi Letra: y deste pecado por cierto entiendo que no
me podeis emendar; porque su Señoría, é otros Señores é doctos hombres
me han escrito, é de continuo escriben mandandome que les escriba, y
es por fuerza facer lo que mandan: faced vos cesar su mando, é avreis
castigado mi vanagloria. Reprehendeisme asimismo de albardan porque
escribo algunas veces cosas jocosas; é ciertamente, Señor encubierto,
vos decís verdad; pero yo ví á aquellos nobles é magníficos varones
Marques de Santillana D. Iñigo Lopez de Mendoza, é Don Diego Hurtado
de Mendoza su fijo Duque del Infantazgo, é á Fernan Perez de Guzman
Señor de Batres, é á otros notables varones escrebir mensageras de
mucha doctrina, interponiendo en ellas algunas cosas de burlas que
daban sal á las veras. Leed si os place las Epístolas familiares de
Tulio que enviaba á Marco Marcelo, é á Elio Lucio, é á Ticio, é á Lelio
Valerio, é á Curion, é á otros muchos, é fallareis interpuestas asaz
burlas en las veras: é aun Platón é Terencio no me paresce que son
reprehendidos porque interpusieron cosas jocosas en su escriptura. No
creais que traygo yo este exemplo porque presuma compararme á ninguno
destos; pero ellos para quien eran, é yo para quien só, ¿por qué no me
dexareis vos, Acusador amigo, albardanear lo que supiere sin injuria
de ninguno, pues dello me fallo bien, é vos no mal? Con todo eso os
digo, que si vos, señor Encubierto, fallardes que jamás escribiese un
renglon de burlas dó no oviese catorce de veras, quiero yo quedar por
el albardan que vos me juzgais. Asimismo decís: que mi Carta dice que
yerran los Inquisidores de Sevilla en lo que facen, é que se seguiria
que la Reyna nuestra Señora avria errado en gelo cometer. Yo por cierto
no escrebí Carta que tal cosa dixese, é me paresce conozco tanto della
que no dirá lo que no le mandé: porque ni yo digo que ellos yerran en
su oficio, ni la Reyna en su comision, aunque posible seria su Alteza
aver errado en gelo cometer, é aun ellos en el proceder; é lo uno é lo
otro no por malas intenciones suyas, mas por dañadas informaciones
agenas. Bueno era por cierto é discreto el Rey Don Juan, de gloriosa
memoria; pero pensando que facia bien cometió esa Cibdad de Toledo á
Pero Sarmiento que gela guardase, el qual pervertido de malos hombres
della, rebeló contra él, y le tiró el Título Real, é aun tiró piedras á
su tienda. La Reyna nuestra Señora bien pensó que facia quando confió
la Fortaleza de Nodar á Martin de Sepulveda; pero alzóse con ella, é
vendióla al Rey de Portogal. Así que, señor Emendador, no es maravilla
que su Alteza haya errado en la comision que fizo, pensando que cometia
bien, y ellos en los procesos, pensando que no se informan mal; aunque
ni yo dixe, ni agora afirmo cosa ninguna destas. A las otras cosas que
tocais de la Sacra Escriptura no os respondo, porque no sé quien sois:
aclaraos, é satisfaceros he quanto pudiere, é aun daros he á entender
claro como pecais en el pecado de la mentira por me macular del pecado
de la heregía.



                              LETRA XXII.

                  _Para Don Gabriel de Mendoza._[48]

      [48] _Falta en la primera ediccion._


Noble Señor: Si yo supiera el fruto tan grande que de vuestra absencia
desta tierra en ese Estudio aveis conseguido, mayor precio os demándara
del que os demandé por ganaros la licencia que os ove de mi señor el
Cardenal vuestro tio. Pero, Señor, mejor proporcionastes vos por cierto
vuestra manda con vuestra nobleza, que yo mi demanda con mi cobdicia;
porque si vos membrais, yo os demandé un melon, é vos, Señor, me
ofrecistes una mula: dó se demostró en la demanda mi poca cobdicia,
y en la manda vuestra gran nobleza. Agora, Señor, quiero faceros mas
varata aquella demanda: porque de todo mi trabajo no quiero otra cosa
de Vra. merced, salvo que fagais lo que escribió Tulio en una Epístola
familiar á Curion: _Ut sic ac nos conformatus revertare, ut quam
expectationem tui concitasti, hanc sustinere ac tueri possis &c. Hoc
enim, nobilissime Domine, facile consequi posses, etiam & augere_, si
ficieredes lo que el mismo Tulio escribe á su fijo en el prólogo de los
Oficios, lo qual os pido de merced que leais sinó es leído, é fagais
sinó es fecho: aunque no creo yo, Señor, que para esto hayais menester
persuasion mia ni de otro, pues aquella vuestra natural inclinacion,
que con tan ferviente deseo allá os llevó, es de creer que faga su
oficio de tal manera, que dedes vos á otros mejor exemplo de doctrina,
que ninguno lo puede dár á vos para la sciencia. _Et de hoc satis.
Valete._



                             LETRA XXIII.

                       _Para su fija Monja._[49]

      [49] _Falta en la primera ediccion._


Muy amada Fija: Pocas palabras te fablé desde que nasciste fasta
que complida la edad de doce años escogiste ser consagrada para la
bienaventuranza venidera; é porque soy tenudo como próximo, é deudor
como padre, no por premia que me fuerza, mas por caridad que me obliga
he tenido cuidado de te pagar lo que es razon de te fablar; porque
mayor es el pensamiento que el buen pagador tiene para pagar, que
premia le puede facer el acreedor para ser pagado. Verdad es, Fija,
que la hora que yo é tu madre te vimos apartar de nosotros, y encerrar
en ese encerramiento, se nos conmovieron las entrañas, sintiendo aquel
pungimiento que la carne suele dár al espíritu. Pero despues que la
razon usando de su oficio nos fizo pensar como en esa angostura de
templo gozas de la anchura de paraíso, estonces nos esforzamos á vencer
la tentacion de la carne, é gozamos de la clara victoria que suele
gozar el ánima. Leese de Sócrates que en la pared de sus escuelas avía
escrito dos versos: el uno decia: Si vencidos de la torpe tentacion os
deleytardes en cosa fea, el deleyte será momentaneo, é la mácula de
la vileza os acusará para siempre. El otro decía: Si sintierdes pena
en el combate de la tentacion carnal, el trabajo del combate durará
poco, é la gloria del vencimiento durará mucho. Y cierto debemos creer
que Dios dé gracia para vencer al que tiene osadía para resistir: é
para este vencimiento grande aparejo por cierto es el sacudir los malos
pensamientos, tambien los que engendran molleza de la carne, como los
que nos traen á odio del proximo. El Sabio dice, que las imaginaciones
malas nos apartan de Dios. Hallarás, amada Fija, que del mismo Sócrates
dice Valerio Máximo estas palabras: Sócrates, casi en oraculo de divina
sabiduría, ninguna cosa mandaba que pidiesemos al Dios inmortal, sinó
que nos diese bien. E no fallaba este Filósofo que debia ser en nuestro
arbitrio la eleccion del bien que pidiesemos; porque muchos procuraron
riquezas que los traxeron á la muerte: otros, decia él, que con gran
diligencia procuraron oficios que los traxeron á perdicion: otros ovo
que procuraron casamientos, pensando por ellos aver bienaventuranza,
é fueron causa de su pobreza é deshonra. Así que determinaba aquel
Filósofo, que la eleccion del bien que deseamos debiamos remitir
al dador de los bienes, porque aquel que los avía de dár los sabria
escoger. En el Evangelio de Sant Matéo dice, que Dios nuestro Padre
sabe lo que nos es necesario antes que lo pidamos: é sin dubda es
de creer que el facedor de los vasos sabe quanto caben, é á cada
uno dá según su medida: é si alguno engañado de aficion toma oficio
ageno de su habilidad, el elector é lo elegido vemos que se pierde.
Sant Agustin en el libro de la Cibdad de Dios dice, que así como no
procede de la carne lo que á la carne face vivir, bien así no procede
del hombre, mas sobre el hombre es lo que al hombre face bien vivir.
Esto considerado damos gracias á aquel verdadero escogedor que te dió
gracia para elegir aquello á que desde tu niñez te vimos inclinada,
porque puedas bien vivir en esta, é ir á muy buen lugar en la otra
vida. Y pues por la gracia de nuestro Redentor has fecho profesion en
la santa Religion que escogiste, verdad es que yo no puedo saber como
te vá allá; pero quiérote decir como te fuera acá si esta otra vida
escogieras. Lo primero que te convenia facer era entrar en la orden del
matrimonio, la qual ordenó Dios, y es por cierto santa é buena á los
que en ella bien se conservan; pero no entiendas que en buscar marido
á la fija, ni aun despues de fallado sea pequeño cuidado á los padres
é á la fija. E dexando agora de decir los enojos é desabrimientos
que á las veces en esto se sienten, Sant Agustin en el libro de la
Cibdad de Dios pinta este mundo segun aqui verás: El hombre, dice él,
no puede estar sin trabajo, sin dolor é sin temor. ¿Qué dirémos del
amor de tan vanas y empescibles cosas, é de los cuidados que muerden?
¿las perturbaciones, las tristezas, los miedos, los locos gozos, las
discordias, las lides, las guerras é asechanzas, iras, enemistades,
mentiras, lisonjas, engaños, hurto, rapiña, porfia, sobervia, ambicion,
envidias, homecidios, muertes de padres, crueldades, asperezas,
maldades, luxuria, osadía, desvergüenza, vilezas, fornicaciones,
menguas, pobrezas, adulterios de todas maneras, é otras suciedades que
decirse es cosa torpe, sacrilegios, heregías, perjuros, opresiones de
los inocentes, calumnias, rodéos, prevaricaciones, falsos testimonios,
iniquos juicios, fuerzas, ladronicios, é otras cosas semejantes que no
me vienen á la memoria, pero no se apartan desta vida? y ciertamente
estas cosas son de los malos hombres, procedientes de aquella raíz del
error y perverso amor, con el qual todo fijo de Adan es nascido &c.
Otrosí dice ¿que quien es aquel que no conosce como el hombre viene en
esta vida con ignorancia de verdad, la qual se manifiesta en él quando
niño? ¿é con abundancia de vana cobdicia, mostrada en él quando mozo?
de manera que si le dexasen vivir como quiere, cometeria todas ó muchas
de las maldades é perversidades que arriba dice, é otras que decir no
puede. Asimesmo dice ¿que para que son los miedos falsos que ponemos á
los niños, é para que son los azotes é palmatoriadas á los mozos, ó el
cetro de la justicia que está enhiesto para contra los malos, sinó para
los temorizar é refrenar la maldad á que la natura humana nos inclina?
Dice mas adelante ¿Qué es esto, que con trabajo tenemos memoria, é
sin trabajo la perdemos? ¿con el trabajo aprendemos, é sin trabajo no
sabemos? ¿con el trabajo somos fuertes, é sin trabajo somos sin arte?
¿Qué diré, dice él de los trabajos innumerables con que el cuerpo
terrece? ¿conviene á saber, con fervores, con frios, tempestades,
lluvias, relámpagos, truenos, granizos, rayos, terremotos, caídas por
ofension é por temor, ó por malicias de hombres é de bestias, ó por
venenos nascidos en los frutos y en las aguas y en los ayres, ó de los
mordimientos de bestias rabiosas, tambien de las que son domesticas,
las quales algunas veces son mas temidas que los leones é los dragones?
¿Quántos son los males que pasan los navegantes é los que andan camino?
¿Quién es el que anda que no esté obligado dó quier que anduviere á los
casos inopinados? &c.[50] De todo lo qual, ó de parte alguna de lo que
aqui pone, no creas amada Fija, que ninguno de los que acá andamos
se puede escusar por vigilante ó cauto que sea: porque el Sabio en
sus Proverbios dice, que si el justo es tentado en la tierra ¿quánto
mas lo serán los iniquos é pecadores? E por tanto debes dar gracias á
nuestro Redentor porque te dió gracia para que dexada la solicitud que
tenia Marta, tomases la parte mejor que escogió Maria, la qual te face
libre de ver é sentir estas tribulaciones. Un Religioso Carmelita de
santa vida, cuya mocedad avía sido envuelta en las cosas del mundo,
me dixo en París, que sinó pecára, no aborresciera tanto los pecados,
ni amára tanto las virtudes; ni oviera verdadero conoscimiento para
gozarse con el reposo de la Religion, sino conosciendo la inquietud
é turbaciones que tubo fuera della. El Libro de la Sabiduría dice,
que la Religion guarda é justifica, é dá alegría de corazon. E no te
engañe el pensamiento de como fuiste criada para ver el mundo, y en
ese encerramiento no le puedes ver; porque en verdad, Fija, si tu le
vieses, verias una ruin cosa, é llena de todas aquellas cosas que
arriba pone Sant Agustin, las quales no querriamos ver, ni mucho menos
sentir los que las vemos é sentimos. E puédote bien certificar, que si
el mozo tuviese la experiencia que tiene el viejo, si seso tuviese,
huiria del mundo é de las cosas dél; pero la mocedad lozana, ignorante
de sí misma, tiene tan fuertes los combates de la carne, que no los
pudiendo resistir, es enlazada é metida en tales necesidades, que no
puede quando quiere salir dellas. E porque tu entendimiento lo vea
mejor, quiérote decir, que de los que estais en Religion, á los que
estamos en el mundo, hago yo por comparacion como de los que miran los
toros de talanquera, á los que andan corriendo por el coso. Los que
andan en el coso verdad es que tienen una que parece libertad para ir
dó quieren, é mudar lugares á su voluntad; pero dellos caen, dellos
estropiezan; otros huyen sin causa, porque vá tras ellos el miedo, é no
el toro: otros están siempre en movimiento para acometer ó para fuir;
otros se encuentran é se dañan; y el que vá á tirar al toro la frecha
no sabrá decir qué razon le lleva con tanta diligencia é peligro á
facer mal á quien no gelo face: é así veo que todos andan vagando
sin término é sin sabiduría de lo que les acaesce é puede acaescer,
llenos de miedo rezelando su caída, y llenos de placer mirando la de
los otros. Los que miran de talanquera verdad es que no tienen aquella
libertad que los del coso tienen para andar por dó quieren; pero están
seguros de los peligros, estropiezos é turbaciones que ven padescer
á los que andan por el coso: de los quales si bien fueses informada,
digote que darias dobladas gracias al que te subió en esa talanquera,
donde tienes quitadas aquellas ocasiones de pecar de que acá estarias
rodeada, de las quales, ó de alguna dellas te sería dificile escapar
si anduvieses en el coso que acá andamos; porque si vencieses la
sobervia, encontrarias con la ira; é si la ira vencieses, vencerte ia
la cobdicia, é si la cobdicia templases, quizá te guerrearia la acidia,
é te venceria la gula, é si templases la gula, no podrias vencer la
envidia, é atropellarte ian las feas tentaciones de la luxuria. Mira,
verás quien se podrá defender de tantos é tan fuertes combates como de
continuo nos face el diablo, del qual canta la Iglesia, que como leon
bramante nos rodéa, buscando á quien trague; en especial considerando
la flaqueza de nuestra humanidad: de la qual dice Job: Ni mi fortaleza
es fortaleza de piedra, ni menos mi carne es fecha de fierro, para que
pudiese sufrir el combate de tantas tentaciones. E no nos maravillemos
de ser tentados de los pecados, quando nuestro Redentor fué tentado del
diablo. E Sant Pablo en una Epístola á Tito dice, que algunas veces fué
ignorante, incrédulo, errante, servidor de deseos é deleytes varios
con malicia, con envidia, aborrescible é aborrescido. Verdad es que en
alguna manera debemos ser alegres en aver seído pecadores; porque á
las veces ganamos mas en la penitencia que facemos, que perdimos en el
pecado que cometimos: lo qual vemos en el mismo Sant Pablo y en Sant
Pedro, y en la Magdalena y en otros muchos, á quien la gran contricion
que ovieron de los pecados que cometieron los truxo al excelente grado
de gloria que tienen. E por cierto, amada Fija, si otro combate no
tuviesemos, salvo el de la cobdicia, nos sería asaz grave de sofrir,
considerando las muertes, é otros daños que della se siguen. E quiérote
traer aqui á propósito una fablilla que acaesció á un raposo con un
asno. Segun cuenta esta patraña, el leon, que es Rey de los animales,
quiso facer cortes, á las quales concurrieron los principales animales:
é dice, que como este Rey leon tenia ó debia tener la condicion noble,
é las orejas simplicisimas, creía todo lo que los otros animales
principales le decian. El raposo que era artero, le decia: ¡ó Rey! mal
lo miras si todo quanto te dicen crees; porque muchos vienen á tí,
dellos con mentiras coloradas, dellos con malicias que tienen imagen
de bondad; otros facen su fecho mostrando que facen el tuyo: y has de
creer que estos grandes animales desean tener libertad, é sacudir de
sí el yugo de tu subjecion, y aver de tu patrimonio para facer á ellos
poderosos, é á tí flaco, porque no los puedas castigar, é pierdas tu
autoridad; la qual perdída, no serás obedescido, é tu justicia se
enflaquescerá, é los delictos creceran, é tu reyno se perderá. Para
mientes que los oficios mas veces se conservan con las virtudes, que
las virtudes se ganan con los oficios. Necesario has buen seso para
sentir, é buen consejo para discernir, é buen esfuerzo para executar.
El raposo por el lugar que mediante estos avisos tenia con el Rey era
envidiado: los animales mayores, caídos del grado que pensaban merescer
cerca del Rey, porque el raposo les era peligroso, buscaron como le
apartar de la oreja del leon, é propusieron ante él, que la principal
cosa en que se debia entender era en su salud: é porque esta no se
podia alcanzar salvo con seso é corazon de asno, el raposo, que era
discreto é diligente, debia ir por él. El raposo conosciendo que lo
apartaban del leon, le dixo: mira que estos mas lo facen por apartar á
mí, que por servir á tí. El leon, visto que todos los grandes animales
conformaban, fué constreñido á lo enviar. El raposo yendo en su camino
falló un asno pasciendo en un prado, é dixole; ¿tú por qué no vás á
la corte donde van todos los animales? El asno le respondió: porque
paso aqui mi vida lo mejor que puedo, y no sé qué cosa es corte, ni lo
quiero saber. Respondió el raposo: no saber es mal, é no querer saber
es peor. ¿Por qué rehusas de ir dó se avisan los animales, dó alcanzan
fama, donde la gracia é la dicha de cada uno ha lugar de se emplear en
grandes cosas, é aver grandes bienes? Respondió el asno: no tengo uso
para entre tal gente. Dixo el raposo: el mayor trabajo es principiar,
é la plática te hará maestro. El asno, vencido de cobdicia, dexó su
abrigo, é va en compañia del raposo: é como llegasen á un lugar, el
asno quiso holgar, y el raposo le dixo: si quieres ser rico é honrado
has de ser verdadero é diligente, porque el perezoso holgando, pena
deseando. El asno, remitido á la gobernacion del raposo, llegó á la
corte, donde vió la presencia espantable del leon, é vido la grandeza
de los otros animales, é cobdició ser como uno dellos. El leon fizole
gracioso rescibimiento; é á pocos dias, como pensó de le matar, mudó
la voluntad buena, é comenzóle á mostrar la cara feroz. El asno, visto
que el Rey no le miraba como solia, volvió las espaldas, é tornóse á su
prado. El raposo acusó al leon, dixole: quando tuvieredes indignacion,
é acordares prender á alguno, juntamente ha de ser la indignacion con
la execucion; sinó nacerte ha tal escándalo, que serás deservido. El
leon, conoscida su mengua, le rogó que tornase por el asno. El raposo,
por encargar al Rey con sus servicios, fué al asno, é preguntóle por
qué se avía venido. El asno le respondió: anda, vete, amigo, con tu
corte; no querria el placer de su favor, por la tristeza que sentí
en el disfavor. Dixo el raposo: ¡cómo eres ignorante! sabete que en
las cortes con el favor no te conoscerás, é con el disfavor no te
conoscerán. Dixo el asno: no tengo ninguno de mi linage que me honre
ni ayude. Respondió el raposo: serás tú el primero que avrás la gloria
de los que despiertan memoria á los de su sangre. El asno, metido en
la cobdicia, acordó de volver con el raposo, é dixole: yo quiero
tornar; mas sinó lo fallo como quiero, no me fallará como quiere. El
leon, despues de algunos dias, quiso echar las uñas al asno, é no
pudo. El asno, como lo sospechó, huyó, é tornó á su lugar. El raposo,
visto como avía perdido su trabajo, reprehendió la negligencia del
Rey, é comenzóle á recontar los trabajos que avía pasado en traer dos
veces al asno. El leon le dixo ¿quieres que te diga? si alcanzamos el
fin, relucen los trabajos; é sinó han efecto, no esperes gualardon,
porque el fin de la cosa se mira mas que los medios. El raposo por no
perder lo servido tornó por el asno, é dixole: maravillome estando
en el dulzor de subir á poderoso dexarlo, é venirte. Cata que ser
criado entre nobles, y escoger vida entre rústicos no procede de buen
ingenio. Respondióle el asno: si me castigas con rigor, antes me harás
tu enemigo que tu corregido, é primero ganarás enemistad para tí, que
emienda para mí. Respondió el raposo: nescio eres si miras en la forma
del corregir, é no en la manera de tu emendar. El asno le respondió:
dígote que esta vida es tan corta, que antes nos morimos que nos
emendemos; é por tanto te ruego que dexes de emendarme y cures de
proveerme. Sábete que me vine porque quisiera yo luego algun oficio
para poder cargar á otros, como otros cargan á mí. Respondió el raposo:
si tú quieres oficio ageno de tu natural, perderás á tí é al oficio.
Dixo el asno: tambien sospeché que el leon me queria prender ó matar.
Dixo el raposo: tu absencia te condena, aunque seas limpio de crimen.
Andá acá conmigo, dixo el raposo, é tu presencia quitará la sospecha;
porque los miedos vanos nunca los concibió buen seso. Dixo el asno: no
querria estár en lugar dó he de facer cara contraria á mi voluntad,
é dó peno deseando que me den, é rezelando que me quiten. Dixo el
raposo: ¿é dó estarás que no penes con eso? Dixo el asno: bien estaba
aqui, donde huelgo mas, é peco menos. Pero anda, allá vamos: bien veo
que si al principio no te creyera quando despertaste mi cobdicia, no
fuera metido en necesidad forzosa, como al comienzo fué voluntaria.
Entrados en la corte, el leon echó las uñas en el asno, é mandó al
raposo que truxese los sesos y el corazon. El raposo vistos los sesos y
el corazon del asno, comiólos, é dixo al leon que no le habia fallado
ningun seso ni corazon. El leon maravillado como podia ser animal sin
seso é sin corazon, respondió el raposo: creer debes cierto, señor,
que si este animal tuviera seso é corazon no le truxera la cobdicia
tres veces á la corte, donde perdió la vida por ganar hacienda. Muy
amada Fija: este exemplo te he trahido, en el qual verás allá todo lo
en que andamos acá. E puedes creer que non digo muchos, mas infinito
es el número de los que tenemos tan poco seso é corazon como el asno;
porque teniendo suficiente proveímiento, no dexamos de cometernos á
los vayvenes de la fortuna, é vamos tres é mas veces donde los engaños
del raposo nos llevan. Otros hay que no se mueven por necesidad que
ayan á las cosas, sinó porque ven mover sus vecinos á ellas. Otros
veo que dexados los oficios que tienen útiles á la vida, se meten,
á fin de holgar, en negocios impropios á su habilidad, é dañosos á
ellos, é á la comun utilidad de todos, donde proceden los males que
acontescieron al asno, é los que arriba dice Sant Agustin. E si me
dixeres que estás aí encerrada, dígote que así lo están acá las buenas.
E si sientes estár subjecta, así lo mandó Dios que lo fuesen todos. Si
no gozas con la compañia del marido, así estás libre de los dolores
del parto. Si no gozas con la generacion de los fijos: tampoco te
atormentan sus muertes é sus cuidados. Si caresces de servidores, así
estás libre de buscar lo necesario para los proveer. Si te holgáras con
tus iguales, asimesmo penáras en sufrir la envidia de tus desiguales.
Y en conclusion, si no puedes decir ni facer lo que quieres, así estás
libre que no te digan ni te fagan acá lo que no quieres; é de los
otros infinitos males que arriba dice Sant Agustin. Nota bien, amada
Fija, que el sabio Salomón dice, que el prudente se esconde quando vé
el mal, y el loco pasa, é padesce infortunio. Y en el Psalmo treinta
que comienza: _In te Domine speravi_ se dicen estos versos: ¡O quan
grande es la muchedumbre de la dulzura tuya, Señor, que escondiste á
los que te temen! esconderlos has de las tribulaciones de los hombres
en el escondimiento de tu cara: defenderlos has en tu tabernáculo de
la contradicion de las lenguas. E porque tú por la gracia del muy
alto Dios estás en ese tabernáculo divinal escondida de todas estas
contradiciones, é gozas de aquella corona preciosa de virginidad de
que gozan las virgenes en el paraíso, resta agora decirte que tengas
ante tus ojos quatro cosas. La primera, te encomiendo siempre tengas
é creas firmemente la Fé Católica de nuestro Salvador é Redentor
Jesu-Christo, é aquello que la Santa Madre Iglesia suya cree é tiene;
porque ninguno se puede salvar sin fé, la qual Sant Gregorio dice que
caresceria de mérito si se creyese por razon. La segunda, te encomiendo
que seas mansa é humilde: é para bien mientes que el quinto capítulo
del Evangelio de Sant Mateo dice, que Nuestro Señor en el Monte abrió
su boca é dixo: Bienaventurados los pobres de espíritu. No dixo pobres
de bienes, ni de oficios, ni de cargos, si bien los ministran; mas
dice, que como quier que tengamos abundancia destas cosas, no seamos
con ellas arrogantes ni vanagloriosos. Item, manda que seamos mansos,
é poseerémos la tierra: y esto vemos por experiencia; porque nunca
ví sobervio que durase mucho en ella, ni en el amor de las gentes; é
vemos que los mansos, é de blanda condicion son tan agradables en su
conversacion, que ganan la gracia de las gentes, é alcanzan honras
é bienes. Sant Pedro en una Canónica dice, que Dios resiste á los
sobervios, é dá gracia á los humildes. E si algun émulo ó adversario
tuvieres, no te pese: porque no es siempre malo tener el hombre algun
competidor ó contrario, porque estonces hallarás que es bueno quando
por miedo de la reprehension de mi émulo dexo de facer cosa fea, é
quando me refreno de algunos vicios, que no me refrenaria si el miedo
del competidor no tuviese presente. Verdad es que vivir hombre sin
emulacion aquesto es lo mas seguro; pero quando la malicia del tiempo
lo criare, ningun remedio tenemos mas cierto que vivir tan limpios de
reprehension que quebremos los ojos al reprehensor. Otrosí debes, Fija,
tener ante tus ojos una verdadera é no fingida obediencia á tu mayor. E
mira bien que dice el Evangelio, que el discípulo no ha de ser sobre el
maestro, ni el siervo sobre el señor. Y el Apostol dice á los Romanos,
que toda ánima sea súbdita á su mayor, porque todo poder es dado por
Dios, é quien resiste á su mayor, resiste á Dios. E por cierto si bien
mirado es, mucho mayor cuidado debe ser el mandar, que el obedescer;
porque aquel que manda ha de trabajar el espíritu considerando qué es
lo que manda, é á quien lo manda, y en qué tiempo, é por qué, é para
qué, é todas las otras qualidades que se deben mirar en la governacion:
é si buen governador es, siempre estará en pensamiento si avra ó no
avra buen fin lo que manda. Sant Gregorio en los Morales dice, que
qualquier presidente que tiene cargo de ministracion siempre está
puesto en los encubiertos tiros del enemigo; porque quando trabaja
por proveer las cosas presentes, á las veces, no mirando, daña las
futuras: así que el que manda pende de muchas cosas; y el que obedesce
de sola una. Obedesciendo paga su deuda é no tiene de dár cuenta si
es mal mandado: pero darla ha si no es bien obedescido. Y vemos por
experiencia que las Casas, las Ordenes, las Cibdades, las Provincias,
los Reynos duran é relucen con la obediencia, é caen é se pierden
por la inobediencia de los rebeldes. E si por ventura algun cargo de
governacion te dieren, por Dios mira que seas en él tan vigilante, que
tu negligencia no acarree mengua: en especial debes mirar que no seas
traída por afeccion de personas. El Evangelio dice: Sabemos, Señor,
que eres verdadero, é que no miras la cara de ninguno: mas la via del
Señor muestras con verdad. E así como el Psalmo dice que acerca de
Dios no hay acepcion de personas, menos la debe aver acerca de los
governadores; porque alli coxquea la razon del governador, dó se mira
linage ó afeccion, é no virtudes é habilidad. Sant Hierónimo en un
Prólogo á los Romanos é á los Judíos que se gloriaban de linage, les
reprehende diciendoles: En tal manera os gloriais de linage, como si
las buenas costumbres no os ficiesen fijos de los Santos, mejor que el
nascimiento carnal. Y el Boecio de Consolacion dice, que ninguno hay
de linage[51], salvo aquel que dexada la via de la virtud es maculado
con las malas costumbres. La tercera cosa que te encomiendo es que
tengas caridad, sin la qual ninguno en esta vida puede ser amado, ni
en la otra bien rescibido. Sant Pablo dice: Si fabláre las lenguas
de los hombres é de los Angeles, é no tengo caridad, no es otra cosa
sinó una campana que suena. E si tuviere espíritu de profecía, é
tuviere tal ingenio que sepa todos los misterios é toda la sciencia, é
tuviere tanta fé que pueda traspasar los montes, é no tengo caridad,
no vale nada. E si diere á comer toda mi hacienda á los pobres, é no
tengo caridad, no aprovecha nada. La caridad es paciente é benigna,
la caridad no es envidiosa, no tiene maldad, no es vanagloriosa ni
soberviosa, no es ambiciosa, no busca lo ageno, no piensa mal, no se
goza con lo malo, gozáse con lo verdadero, todo lo sufre, todo lo cree,
á todo sobrepuja, todo lo sostiene. Esto dice Pablo á los Corinthios
en los trece capítulos. ¿E quieres amada Fija, que te diga qué cosa es
caridad? A mí paresce que es un comovimiento que sienten las entrañas
del caritativo, compadeciendose quando vé alguno padescer mengua ó
angustia, quier de consejo, quier de ayuda ó de consolacion, ó de otra
alguna necesidad. Y el caritativo usa de esta caridad ayudando al
necesitado: calla callando sin publicar el ayuda que él face, ni la
mengua que el menguado padesce: y esta caridad se debe usar con todos
los hombres: é como quier que somos inclinados á desamar á los buenos
como á los malos[52]; pero piadosa cosa es amarlos como á hombres,
porque en lo uno amamos la naturaleza nuestra, y en lo otro desamamos
la malicia agena. La quarta es rogarte, pues que tienes oficio de orar,
y estás en casa digna para lo facer, que ruegues á Dios por mí é por
tu madre, y en esto nos pagarás la deuda que nos debes, como facen las
cigueñas, que mantienen sus padres quando envejecen otro tanto tiempo
como ellos mantuvieron á los fijos quando eran pollos. E tu, amada
Fija, si criándote en nuestra casa oviste alguna buena doctrina, debes
pagarnosla en oraciones agora que somos viejos, é las avemos menester.
Y cerca de la manera del orar, Elías el Profeta decia, que Dios oía
por el fuego: conviene á saber por el ardor de la devocion. Así que la
oracion se debe facer con todo corazon é con todo el entendimiento, sin
nos trasponer quando oráremos en pensamiento ageno de lo que oramos;
porque ya vés como estará Dios con nosotros para nos oír, no estando
nosotros con él para le rogar. E por cierto burla paresce fablar, é
no tener el pensamiento en lo que fablamos: porque esta tal fabla ni
nosotros la sabrémos decir, ni el que la oye la querrá entender, é
mucho menos facer. E porque sepas mejor como has de orar, trasladé de
Latin en Romance para te enviar la Oracion Domínica del Pater noster
con la exposicion que fizo Sant Agustin. Plega á Nuestro Señor, é á
la Reyna de los Cielos que te dexe perseverar en su servicio, porque
al fin ayas santo y entero gualardon, é te dé gracia para rogar por
nosotros.

      [50] _De Civitate Dei, lib. 22._

      [51] _Así en todas las ediciones; parece debe decir_ que ninguno
      hay que no sea de linage salvo...

      [52] _Así en todas las ediciones; y atendiendo al sentido, parece
      debiera decir_: é como quier que somos inclinados á desamar á los
      malos, como á amar á los buenos; pero...



                              LETRA XXIV.

                     _Para cierto Caballero._[53]

      [53] _No tiene epígrafe en las ediciones antiguas. Falta en la
      primera edicion._


Señor: Mandais que os escriba mi parescer cerca del casamiento que
se trata de vuestro sobrino. Ciertamente, Señor, las cosas que
suelen acaescer en los casamientos son tan varias é tanto fuera del
pensamiento de los hombres, que no sé quien ose dár en ellas su
parescer determinado, en especial porque si la cosa sucede bien no es
agradescido el consejo, é si acude mal es reprehendido el consejero.
Querria, Señor, preguntaros ¿que parescer puede ninguno dar en los
casamientos, quando en los amores que tenia el otro vuestro primo
vimos el estudio que tenia en el traer, é la vigilancia en el servir,
y que temor avía de enojar, y que humildad en el rogar, y que deleyte
en el contemplar, y que diligencia en el visitar, que alegria en el
favor, y que tristeza en el disfavor, que obediencia al mandamiento,
y que alegria en ser mandado, que devocion en el mirar, que placer en
el amar, que velar, que madrugar, que aventurar, que posponer, que
sufrir, que acometer, que trabajar, é quantas é quales penas é congojas
tenia en el continuo pensar, é que primores escrebia, é que locuras
á las veces decia? Ciertamente, Señor, muchas son las variedades que
se revuelven toda hora en el pecho del enamorado, é grandes son las
penas que le deleytan, é grandes son las sospechas que le penan; de las
quales cosas si sola una ficiese por amor de Dios, como lo face por
amor de su amiga, entiendo que en cuerpo y en ánima iría al paraíso. E
vistes como despues que alcanzó por muger la que adoraba por señora,
dentro en dos años ovo entre ellos tal discordia, que buscaba causa
para aver divorcio della. E ciertamente, Señor, no nos maravillemos
si queriendo él mandar como marido, fuese á ella grave ser tan presto
subjecta de aquel que fué algun tiempo señora. Tambien vistes la fuerza
é la manera que fué menester para traer el otro vuestro sobrino á
que concluyese el casamiento que fizo; é vemos agora como, dexado el
aborrescimiento que primero tenia, poco á poco se le convertió en un
amor tan ferviente é tan loco, que se ha desnudado, no solo del poder
é del entender, mas del querer é del saber, y está remitido todo á la
muger que primero aborrescia; la qual le tiene tan subjecto, que le
manda lo que quiere, é cómo é quándo lo quiere, é le aparta quando le
paresce, é le llama quando le place, é le defiende, é le castiga, é
le quita lo que quiere, é le dá lo que le place: y el mancebo es ya
venido en tan grande estrecho de subjecion, que ni osa repugnar lo que
le manda, ni dexa de facer lo que ella quiere, aunque él no lo quiera,
é obedesce el triste como servidor, é sufre como siervo. Destos dos
estremos este diria yo, Señor, que se debe fuir, por ser muy ageno
de todo varon é de toda razon; é tambien porque face poco en honra
de la muger tener marido que no vale nada. Así que, Señor, porque la
prudencia es la que gobierna, é no consiente fealdad en las cosas, si
entendeis que no la hay en alguna de las partes, pues la doncella es
buena, é fija de buena, concluidlo en hora buena.



                              LETRA XXV.

            _Para el Obispo de Coria, Dean de Toledo._[54]

      [54] _Vease su Vida en los Claros Varones tit. XXII. Se escribió
      esta Epístola en Madrid año de 1473. Falta en la primera edicion._


Reverendo Señor: Incrépame Vra. mrd. porque no escribo nuevas de la
tierra: ya Señor, estó cansado de os escribir generalmente algunas
veces; pero me he asentado con propósito de escrebir particularmente
las muertes, robos, quemas, injurias, asonadas, desafios, fuerzas,
juntamientos de gentes, roturas que cada dia se facen _abundanter_
en diversas partes del Reyno, é son por nuestros pecados de tan mala
calidad, é tantas en cantidad, que Trogo Pompeo ternia asaz que facer
en recontar solamente las acaescidas en un mes. Ya Vra. mrd. sabe
que el Duque de Medina con el Marques de Cadiz, el Conde de Cabra
con Don Alfonso de Aguilar tienen cargo de destruir toda aquella
tierra de Andalucía, é meter Moros quando alguna parte destas se
viere en aprieto. Estos siempre tienen entre sí las discordias vivas
é crudas, é crecen con muertes, é con robos que se facen unos á otros
cada dia. Agora tienen tregua por tres meses, porque diesen lugar al
sembrar, que se asolaba toda la tierra, parte por la esterilidad del
año pasado, parte por la guerra que no daba lugar á la labranza del
campo. Los hermanos del Duque muertos en batalla: los Caballeros
de una parte é de otra todos robados, desterrados, homiciados, y
enemistados con guerras é recuentros cada dia de unos en otros en toda
aquella Andalucía, tantos que serian dificiles de contar. Del Reyno de
Murcia os puedo bien jurar, Señor, que tan ageno lo reputamos ya de
nuestra naturaleza como el Reyno de Navarra; porque carta, mensagero,
procurador, ni qüestor ni viene de allá, ni vá de acá mas ha de cinco
años. La Provincia de Leon tiene cargo de destruir el Clavero, que
se llama Maestre de Alcantara, con algunos Alcaydes é parientes que
quedaron succesores en la enemistad del Maestre muerto. El Clavero,
sive Maestre, siempre duerme con la lanza en la mano, veces con cient
lanzas, veces con seiscientas. El señor Maestre de Santiago ayuda á
la otra parte: unos dicen que por recobrar á Montanches, que es llave
de toda aquella tierra, y gela tiene el Clavero ocupada; otros dicen
que por aver el Maestrazgo de Alcántara: baste saber á Vra. mrd. que
aquella tierra está toda llena de gente de armas, para saber como
le debe ir. Deste nuestro Reyno de Toledo tienen cargo Pedrarías,
el Mariscal Fernando, Christoval Bermudez, Vasco de Contreras.
Levantanse agora otros mayores, _scilicet_ el Conde de Fuensalida,
Conde de Cifuentes, D. Juan de Ribera, Lope Ortíz de Stúñiga, Diego
Lopez de Haro fijo de Juan de Haro, desposado con la fija del Conde
de Fuensalida la que avía de ser Condesa de Cifuentes. Estos facen
guerra porque los dexen entrar en sus casas: si entran, como son de
mala yacija, nunca estarán quedos dentro; si no entran, nunca estarán
quedos fuera con deseo de entrar. Si entraren algunos que se trata que
entren, los que quedaren fuera de necesario bullecerán por entrar; de
manera que no sé por qué pecados aquella noble Cibdad rescibiese tan
grandes, y espera rescebir mayores puniciones. ¿Qué diré pues, Señor,
del cuerpo de aquella noble Cibdad de Toledo, alcazar de Emperadores,
donde grandes y menores todos viven una vida bien triste por cierto
é desaventurada? Levantóse el pueblo con el Dean Morales é Prior de
Aroche, y echaron fuera al Conde de Fuensalida é á sus fijos, é á Diego
de Ribera que tenia el Alcazar, é á todos los del Señor Maestre. Los
de fuera, echados, han fecho guerra á la Cibdad, la Cibdad tambien
á los de fuera: é como aquellos Cibdadanos son grandes inquisidores
de la fé, dad que heregías fallaron en los bienes de los Labradores
de Fuensalida, que toda la robaron, é quemaron é robaron á Guadamur,
é otros Lugares. Los de fuera con este mismo zelo de la fé quemaron
muchas casas de Burguillos, é ficieron tanta guerra á los de dentro,
que llegó á valer en Toledo solo el cocer de un pan un maravedí por
falta de leña. El Rey es ido allá, é fizo ir con él al Conde de
Saldaña, porque los unos é los otros se ponen en su mano. Plega á
Dios que yo sea incierto adevino, porque creo que no podrá sentenciar
el Conde; é si sentenciare, no se obedescerá; é si se obedesciere,
no se complirá; é complido, no durará, ni la razon dá posibilidad
para ello. El que mas en esto á mi ver ha perdido es el Señor Conde
de Fuensalida, no tanto de sus rentas é bienes que le han quemado é
tomado, aunque es asaz, quanto de la autoridad que por el oficio é
por su persona tenia en aquella su naturaleza. Esto digo porque la
cosa vá tan rota contra él, que fué por la Cibdad llamado Alfonso
Carrillo, al qual entregaron la vara del oficio de Alcaldía mayor.
El suceso que avrá no lo sé; pero hoy dia la tiene en haz del Rey,
que está en la Cibdad como tratante entre ellos. Medina, Valladolid,
Toro, Zamora, Salamanca, y eso por aí está debaxo de la cobdicia del
Alcayde de Castronuño. Hase levantado contra él el señor Duque de
Alva para lo cercar; y no creo que podrá, por la ruin disposicion del
Reyno, é tambien porque aquel Alcayde está ya criado gusano del Rey
Don Alfonso, tan grueso, que allega cada vez que quiere quinientas é
seiscientas lanzas. Andan agora en tratos con él porque dé seguridad
para que no robe ni mate. En campos naturales son las asonadas, é no
mengua nada su costumbre por la indisposicion del Reyno. Las guerras
de Galicia, de que nos soliamos espeluznar, ya las reputamos ceviles
é tolerables, _immo_, lícitas. El Condestable, el Conde de Triviño,
con esos Caballeros de las Montañas, se trabajan asaz por asolar toda
aquella tierra fasta Fuenterabia. Creo que salgan con ello segun la
priesa le dán. No hay mas Castilla; sinó mas guerras avria. La Corte
que... Los del Consejo _squalidi_, Contadores _gementes_, Secretarios
_querentes_. Avernos dexado ya de facer alguna imagen de provision,
porque ni se obedesce ni se cumple, y contamos las roturas é casos
que acaescen en nuestra Castilla como si acaesciesen en Boloña, ó en
Reynos dó nuestra jurisdicion no alcanzase. E porque mas brevemente
Vra. mrd. lo comprehenda, certificoos, Señor, que podria bien afirmar
que los Jueces no ahorcan hoy un hombre por justicia por ningun crimen
que cometa en toda Castilla, aviendo en ella asaz que lo merescen, como
quier que algunos se ahorcan por injusticia. Dígolo porque poco ha que
Juan de Ulloa en Toro envió á las casas del Licenciado de Valdivieso, é
de Juan de Villalpando, é los ahorcó de sus puertas. Estos eran de los
mas principales de la Cibdad: todos los otros Caballeros de Toro sabido
esto, con sus parciales é allegados fuyeron, é desampararon la Cibdad;
é Juan de Ulloa é los suyos entraron las casas, é robaronlas. Yo vos
certifico, Señor, que no acabe aqui esta letanía: así que, Señor, si
Dios _miraculosè_ no quisiese reedificar este templo tan destruido,
no os ponga nadie esperanza de remedio, sinó de mucho peor _in dies_.
Los Procuradores del Reyno, que fueron llamados tres años ha, gastados
é cansados ya de andar acá tanto tiempo, mas por alguna reformacion
de sus faciendas, que por conservacion de sus consciencias, otorgaron
Pedido é Monedas; el qual bien repartido por Caballeros é tiranos que
se lo coman bien se hallará de ciento é tantos cuentos uno solo que
se pudiese aver para la despensa del Rey. Puedo bien certificar á
Vra. mrd. que estos Procuradores muchas é muchas veces se trabajaron
en entender é dar orden en alguna reformacion del Reyno, é para esto
ficieron juntas generales dos ó tres veces: é mirad quan crudo está
aun este humor, é quan rebelde, que nunca hallaron medicina para le
curar; de manera que desesperados ya de remedio, se han dexado dello.
Los Perlados eso mismo acordaron de se juntar para remediar algunas
tiranías que se entran su poco á poco en la Iglesia, resultantes
destotro temporal, é para esto el señor Arzobispo de Toledo, é otros
algunos Obispos se han juntado en Aranda. Menos se presume que
aprovechará esto; porque he miedo... El señor Maestre se casa agora:
casado, acuérdase que se junten aqui en Madrid él y el Cardenal con
algunos Procuradores, é otros algunos Grandes é Perlados, para dar
orden en alguna paz é governacion del Reyno, poniendo algunos Perlados
é Caballeros que goviernen por tiempo... porque sobre el cómo, sobre el
quien... como dice Tulio: y esto porque falta el oficio del Rey, que
lo avía todo de mandar solo. Muerto el Arzobispo de Sevilla, todos sus
bienes é la Mota de Medina quedó á Fonseca su sobrino. Aquella Villa
viéndose opresa de aquella Mota, acordaron de la derribar, é para esto
tomaron por ayudador al Alcayde de Castronuño, el qual con los de la
Villa, é los de la Villa con él, la tienen ya en algun aprieto, con
propósito de la derribar, é aun daban alguna suma por ello. El Fonseca,
viendose así é á su Mota en algun estrecho; trató con la Villa que
le diesen alguna equivalencia, é les daria la Mota para la derrocar,
é para esto que llamasen al señor Duque de Alva, porque el Duque la
tuviese en las manos fasta que la Villa cumpliese la equivalencia que
al Fonseca avía de ser dada: y esto todo se trató sin lo saber el
Alcayde de Castronuño que la tenia cercada. _Et factum est sic._ Vino
el Duque de Alva con gente, y entró por una puerta de Medina, y el
Alcayde se fué por otra, é alzó el cerco, é tomó el Duque la Mota en
sí: unos dicen que para la derribar como la Villa lo desea; otros que
para la tornar al Fonseca como él lo querria. Yo, Señor, veo que se la
tiene el Duque. No dude Vra. mrd. que la envidia ha fecho su oficio
aqui, de tal manera, que algunos favorescen de secreto al Alcayde,
para que el señor Duque de Alva tenga que entender con él algun rato.
Vedes aqui las nuevas de hasta agora: si mas quisieredes, por la
muestra destas sacareis las otras.



                              LETRA XXVI.

          _Para Fernand Alvarez, Secretario de la Reyna._[55]

      [55] _Año de 1479. Falta en la primera edicion._


Señor: Acá nos dicen que se concluye paz con el Rey de Portugal: é
por cierto cosa es muy santa é conveniente á ambas partes: á la Reyna
nuestra Señora, porque quitado el empacho de la guerra en Reyno ageno,
pueda administrar libremente la justicia que debe en el suyo, é tambien
porque cosa es digna de loor vencer con fortaleza, é pacificar con
humanidad. Al señor Rey de Portugal conviene eso mismo, porque si bien
lo mira su Señoría, cara á cara le ha mandado Dios que se dexe desta
demanda, pues vido que este Reyno no le pudo sofrir, ni el suyo ayudar,
ni mucho menos el de Francia remediar para conseguir su propósito.
Vido eso mismo Su Señoria, que si ovo orgullo quando tomó á Zamora,
aquello fué por peor, pues fué para salir della con daño é muerte de
algunos suyos. Si ovo orgullo para poner real sobre la puente, aquello
fué por peor, pues se levantó de alli sin conseguir fruto, peleó é
fué vencido. Si ovo esfuerzo en la guerra que el Rey de Francia nos
facia en su favor, aquello fué peor, pues se movió por aquello á ir en
persona donde ni ganó honra, ni truxo provecho. Si acordó enviar la
gente que enviaba á Mérida y Medellin, aquello fué mal consejo, porque
peleó é fué vencido del Maestre de Santiago. Y en conclusion, si ovo
orgullo con la mucha gente de Portugal, é muchas fiucias de Castilla
quando entró en ella, aquello fué por peor, pues salió della con poco
provecho é mucho daño. Así que, Señor, bien miradas estas experiencias
que vido é que vimos públicas, é otras algunas que Su Alteza ha
sentido secretas, de creer es que son amonestaciones divinas que se
facen á los Reyes católicos para los reducir de malo á buen propósito:
é así entiendo que como católico Príncipe, por via de verdadero
conoscimiento de Dios, pues en obras claras ve su voluntad secreta,
remedando á Nabucodonosor cuyas tentaciones fueron á penitencia, é no
á Faraon que le truxeron á endurescimiento, nos dexará libres servir
nuestros Reyes, é no nos molestará ya mas para que sirvamos á Reyes
agenos, _quos non cognoverunn patres nostri_. En especial creo que como
Príncipe católico é prudente tomará el consejo evangélico que dice:
¿Quien es aquel Rey que ha de ir acometer guerra contra otro Rey, é
no se asienta primero á pensar si podrá con diez mil ir contra el que
viene con veinte mil? E pues ve Su Alteza que no es tan poderoso para
sostener guerra donde tanta desproporcion de poderío hay, es de creer,
segun su prudencia, que segun el mismo Evangelio dice, enviará su
embaxada, é rogará aquellas cosas que concernen á la paz. Escribe esto
Sant Lucas á los catorce capítulos de su Evangelio: póngolo en romance
porque no vais á declaradores. No dudo, Señor, que alteren al señor
Rey de Portugal algunas cosas nascidas de las esperanzas que le darán
de Castilla; pero á mí paresce que debria Su Señoría membrarse bien
que mi señor el Cardenal de España le envió, entre otras cosas á decir
quando queria entrar en Castilla, que no ficiese gran caudal del ayuda
verbal que le ofrescian algunos Caballeros é Perlados deste Reyno;
porque quando necesario oviese el efecto de la actual, podria ser que
ni hallase actual ni verbal; en lo qual paresció que el Cardenal mi
señor profetizó mas cierto la salida que ovo en este fecho, que los que
favorescieron su entrada en este Reyno.



                             LETRA XXVII.

       _Para el Maestro de la Capilla del Rey de Portugal._[56]

      [56] _Falta en la primera edicion._


_Charissime Domine_: Dos, é aun creo que tres Cartas vuestras he
rescebido, que no contienen otra cosa sinó rogarme que os escriba: é
ciertamente querria facer lo que mandais, quanto mas lo que rogais,
salvo porque ni tengo acá, ni me dais allá materia que escribir. Menos
escribo nuevas, porque las públicas vos la sabeis, é las secretas yo
no las sé. E porque el Filosofo dice que los _sermones sunt inquirendi
juxta materiam_, pues vos no sabeis dar la materia, menos puedo yo
facer los sermones: así que vos por no saber, é yo por no poder, se
queda la carta por escrebir. Despues he pensado que me quereis apremiar
que diga la materia, é faga la forma, como el Rey Nabucodonosor
constriñó á sus mágicos que le dixesen el sueño, é le mostrasen la
soltara: é aunque vos no teneis el poder de aquel Rey, ni yo el saber
de aquel Daniel; pero digoos que fecistes bien en os ir, pues sois ido,
é fareis mejor en permanescer, pues estais allá. E como quier que se
me fizo grave vuestra ida, pero quanto enojo me dió vuestra absencia,
tanto placer me dá vuestra utilidad, sabiendo como estais bien con ese
Serenísimo Rey. E pues vuestra constelacion era de venir de capilla
en capilla de los Reyes que son de levante fasta poniente, á lo menos
serémos seguros que no ireis mas adelante, pues no hay mas capillas de
Reyes dó podais ir. Quanto á lo que me encargais tocante á la señora
vuestra madre, _dictum puta. Valete._



                             LETRA XXVIII.

                     _Para el Prior del Paso._[57]

      [57] _Año de 1484. por Septiembre. Falta en la primera edicion._


Reverendo Señor: Recebí vuestra Letra, y pues es buena, no es cara.
Dígolo porque aun vuestras Cartas son tan duras de aver, que no sé si
las dais tan caras porque sean mas preciadas, ó si las dexais de dar
por no dar aunque sea papel; porque como Vra. Reverencia sabe, todos
vosotros mis señores los Religiosos sois tan enemigos del dar, quanto
sois devotos del tomar. Como quier que sea, me plugo de la rescebir,
por saber de la salud de Vra. Reverendisima persona, é tambien por
conoscer si aveis templado algun poco esa cobdicia que el hábito de
Sant Hieronimo vos dá, debiendoosla quitar. _Inter alia_ me mandais
que os escriba nuevas: é para decir verdad de lo que yo sé, ningunas
hay de presente sinó guerra de Moros, en la qual esta Reyna nuestra
Señora vemos que fuelga é trabaja con tantas fuerzas interiores y
exteriores, que paresce bien tenerla en el ánimo. Creed que toda su
mayor solicitud por agora es los aderezos que convienen para la seguir,
porque tiene los enemigos flacos, hambrientos, divisos, é tan caídos,
que se cree á pocos vayvenes sean derribados, ó á lo menos... Face bien
de perseverar en su empresa, porque no le contezca lo que acaesció á
muchos Reyes y Emperadores, que no sabiendo conoscer su tiempo ni su
vencimiento, perdieron todo su trabajo pasado, é ovieron infortunios
en lo por venir. Otras nuevas ovimos esta semana, á saber, que el Rey
de Portugal, despues que degolló antaño el Duque de Braganza, mató
ogaño al Duque de Viseo su primo, fijo del Infante Don Fernando, y
hermano de la Reyna su muger, mozo de veinte años: é dícese que mandó
matar otros hombres principales sus criados é servidores. La causa
destas muertes dicen que fué informacion que ovo el Rey como este Duque
trataba de lo matar. Esto es lo que dicen los otros; lo que digo yo
es, que no querria vivir en Reyno donde el Rey mata sus deudos, é los
deudos se dice que imaginaban matar su Rey. Ciertamente, Reverendo
Señor, fablando en la verdad, grande é muy arrebatada debria ser la ira
que aquel Rey, para ser Rey, concibió, pues le fizo que matase, é que
matase él mismo, é tan aceleradamente, é á hombre de su sangre, é sin
le oir primero, é á mozo de veinte años, edad tan tierna, que aunque
fuese hábile para facer fazaña, no era aún capaz para la inventar, ni
para imaginar dolo. No tenemos licencia para fablar en las cosas de los
Reyes; pero sé os decir, que infinitos Reyes leemos vivir vida larga
é próspera perdonando, é pocos leemos vivir muchos dias ni seguros
matando. _Fiat voluntas Dei._ Vedes aqui, Señor, las nuevas con sus
autoridades. Estas é mas os diria, no porque no sé que las sabeis
vos; mas porque sepais que las sé yo, é no digais, como soleis, que
mis ochenta libros estarian mejor en vuestra celda que en mi cámara.
_Valete._



                              LETRA XXIX.

           _Para Mosen Alfonso de Olivares que estaba en la
                 compañia del Duque de Placencia._[58]

      [58] _Escrita por el mismo tiempo que la primera_ Contra los
      males de la vejez, _año de 1482. Falta en la primera edicion._


Señor: Dias há que supe el reposo que hallastes con ese noble Señor,
é considerada vuestra condicion y edad, conoscí que así como Dios
permite turbaciones á los turbulentos, bien así acarrea sosiego á los
quietos. Plega aquel _qui liberavit vos a negotio perambulante_ en
corte, _& replevit vos longitudine dierum_: que al fin _ostendat vobis
salutare suum_. Yo soy aqui mas traido que venido; porque estando en
mi casa retraído, é quasi libre de la pena del cobdiciar, é comenzando
á gozar del beneficio de contentamiento, fuí llamado para escribir las
cosas destos Señores. Este Señor me rogó que os escribiese, y enviase
unos renglones que ove fecho contra la vejez. Por ellos vereis que _cum
eram parvulus loquebar ut parvulus_; agora que soy viejo la edad me
constriñe escribir el sentimiento que se siente en los dias viejos. Al
Señor Duque beso las manos. _Valete._



                              LETRA XXX.

               _Para Puertocarrero, Señor de Palma._[59]

      [59] _Año de 1482. Falta en la primera edicion._


Muy noble é magnífico Señor: Dice Vra. mrd. que querria ver mis razones
mas que mis encomiendas. En verdad, muy noble Señor, yo deseo que
viesedes mas mis servicios que lo uno ni lo otro; pero porque son pocos
é flacos, los suplo con aquellas pocas encomiendas que os envié. E
por tanto, Señor, no quiero que resciba Vra. mrd. este engaño; porque
aveis de saber que quando oviere fecho lo ultimo de mi poder por os
servir, certifico á Vra. mrd. que todo ello valga bien poco. Así que
no lleva razon que tal Señor como vos, y con tan claras obras como las
vuestras, estén obligadas á tan flaco servidor, é tan pocos servicios
como los mios. Dice asimismo Vra. mrd. que andando por mandado de la
Reyna con el Duque de Viséo vos cuesta saber la lengua Portuguesa tanto
como al Conde de Castañeda la Morisca quando se rescató de la prision
de los Moros. Ciertamente, Señor, ambos comprastes caro; porque ni la
una lengua ni la otra valen la meitad de lo que costaron, y con tales
compras de lenguages como estas que se os deparan, está como está el
tesoro de Palma. Pero, Señor, si mirais que el otro compró su libertad,
é vos fecistes vuestra lealtad, hallareis que ambos comprastes varato.
Allende desto os debeis conortar con el Señor Rey de Portugal, á
quien costó mas dineros aprender la lengua Castellana que á vos la
Portuguesa, é nunca pudo aprender palabra en todo el tiempo que estuvo
en Castilla.



                              LETRA XXXI.

                   _Para el Cardenal de España._[60]

      [60] _Falta en la primera edicion._


Ilustre y Reverendisimo Señor: Sabido avrá V. S. aquel nuevo estatuto
fecho en Guipuzcoa, en que ordenaron que no fuesemos allá á casar ni
morar &c. como sinó estuviera ya sinó en ir á poblar aquella fertilidad
de Xarafe, é aquella abundancia de Carpentania. Un poco paresce á la
ordenanza que ficieron los pedreros de Toledo de no amostrar su oficio
á confeso ninguno. Así me vala Dios, Señor, bien considerado no ví
cosa mas de reir para el que conosce la qualidad de la tierra, é la
condicion de la gente. ¿No es de reir, que todos ó los mas envian acá
sus fijos que nos sirvan, é muchos dellos por mozos de espuelas, é que
no quieran ser consuegros de los que desean ser servidores? No sé yo
por cierto, Señor, como esto se puede proporcionar, desecharnos por
parientes, y escogernos por señores; ni menos entiendo como se puede
compadescer de la una parte prohibir nuestra comunicacion, é de la otra
henchir las casas de los Mercaderes y Escrivanos de acá de los fijos de
allá; é instituir los padres ordenanzas injuriosas contra los que les
crian los fijos, é les dán oficios é caudales, é dieron á ellos quando
mozos: quánto yo, Señor, mas dellos ví en casa del Relator aprendiendo
á escrebir, que en casa del Marques Iñigo Lopez aprendiendo á justar.
Tambien seguro á Vra. Señoría, que hallen agora mas Guipuzces en casa
de Fernand Alvarez y de Alfonso de Avila, Secretarios, que en vuestra
casa, ni del Condestable, aunque sois de su tierra. En mi fé, Señor,
quatro dellos crio agora en mi casa: sus padres ordenan esto que veis:
é mas de quarenta hombres honrados é casados están en aquella tierra
que crié é mostré; pero no por cierto á facer aquellas ordenanzas.
_Omnium rerum vicissitudo est._ Pagan agora estos la prohibicion que
fizo Moysen á su gente que no casasen con Gentiles; pero no podemos
decir del: _Cœpit Moyses facere & docere_, como decimos de Christo
nuestro Redentor; porque dos veces que casó tomó mugeres para sí de las
que defendió á los otros. Tornando ora, Señor, á fablar al propósito,
ciertamente gran ofensa ficieron á Dios por ordenar en su Iglesia
contra su Ley, é gran ofensa ficieron á la Reyna por ordenar en su
tierra sin su licencia.



                             LETRA XXXII.

                   _Para el Señor Don Enrique._[61]

      [61] _A principios del año de 1482. pues la pérdida de Zahara fué
      á 27. de Diciembre de 1481._


Muy noble é magnífico Señor: Tanto placer ove del pesar que ovistes
por la pérdida de Zahara, quanto pesar ove del placer que ovieron los
Moros en ganarla: é por cierto Señor, si desto debe pesar al buen
Christiano, é al buen Caballero, mucho mas debe pesar al visnieto del
Infante Don Fadríque, é del Rey Don Alfonso de Castilla como vos sois.
Este tal por cierto no solo debe aver pesar de tal cosa, mas debe aver
ira: porque el pesar á las veces es de las cosas que no llevan remedio,
é la ira de las que se espera remedio é venganza. Algunos Filosofos
dixeron que el buen varon no debe aver ira, é Aristoteles en las Eticas
dice que la debe aver donde conviene, é por lo que conviene: é por
cierto, Señor, no sé yo quando ni porque cosa mas la debe aver el buen
Caballero que por el caso presente. Así que, muy noble Señor, como
suelen decir: pesóme de vuestro enojo; así os digo que me plugo deste
vuestro pesar; porque de razon como fijo de vuestro padre, é nieto de
vuestros abuelos lo debeis aver para procurar el remedio: é no medre
Dios á quien consolatoria os enviare solare ello. Dice Vra. mrd. que
os pesará, si quando fuerdes en la Corte se os quitáre el pesar que
teneis por la pérdida de aquella Villa: y creo, muy noble Señor, que
recelais no os acaezca lo que acaesció á Sant Pedro; el qual como fuese
esforzado, verdadero é constante, entrando en la corte de Cayfas luego
se mudo, é negó y enflaquesció. Esto, muy noble Señor, es verdad que
acaesce en las cortes de los Reyes malos é tiranos, dó se face el buen
Caballero malo, y el malo peor; pero no ha lugar por cierto en la corte
de los buenos Reyes é Católicos, como son estos nuestros, porque alli
se ha tal doctrina con que el buen Caballero es mejor, y el malo no
tanto; é aun alli puede el buen Caballero ganar su ánima quando recta
é lealmente se oviere en las cosas. Decia el Obispo Don Alfonso, que
el Caballero que no iba á la corte, y el Clérigo que no iba á Roma no
valian un cornado.[62]

      [62] _En la primera edicion dice_: no eran bien consejados.


                                 FIN.



                               ADICIONES

                         A LOS CLAROS VARONES

                              DE PULGAR.


                                  I.

            _Al título del Marques de Santillana, pág. 32._

 _Gomez Manrique, Corregidor de Avila y Toledo, hijo del Adelantado
 Pedro Manrique, hermano de Don Rodrigo Manrique Maestre de Santiago,
 y tio del célebre Poeta Don Jorge Manrique, en el Cancionero que
 recopiló de sus propias obras á ruego del Conde de Benavente insertó
 las Coplas que hizo á la muerte del Marques[63], precedidas de una
 Carta, dirigiendolas á Don Pedro Gonzalez de Mendoza, Obispo entonces
 de Calahorra, en la qual dice_:

      [63] Se imprimieron estas Coplas sin la Carta en el Cancionero
      general de Sevilla del año 1535. fol. 34.

Si despues de la definicion del muy virtuoso señor padre vuestro, mi
señor é mi tio, digno de eterna memoria, muy Reverendo Señor, yo he
dexado de escrebir á Vra. Reverencia, segun se suele acostumbrar en
los semblantes casos de dolor entre los que bien se aman, bien puede
creer la Merced vra. non aver por inadvertencia nin por mengua de amor
quedado; mas ciertamente porque vuestro sentimiento sentí, é el vuestro
dolor tanto me dolió, que mas para ser consolado, que para consolar
me fallé dispuesto. E no sin causa; ca en pronto ante mi afligido
espíritu fué presentada la irreparable pérdida que este nuestro Reyno
facia: que bien se puede decir que perdió otro Fabio para sus consejos,
otro Cesar para sus conquistas, otro Camilo para sus defensas, otro
Livio para sus memorias; seyendo el primero de semblante prosapia é
grandeza de estado que en nuestros tiempos congregó la ciencia con la
caballería, é la loríga con la toga: que yo me recuerdo aver pocos, é
aun verdad fablando, ninguno de los tales que á las Letras se diese;
é no solamente digo que no las procuraban, mas que las aborrescian,
repreendiendo á algun Caballero si se daba al estudio, como si el
oficio militar solo en saber bien encontrar con la lanza, ó ferir con
la espada consistiese. La qual errada opinion este Varon magnífico
arrancó de nuestra patria, reprobándola por teórica, e faciendola
incierta por prática: en la paz prosas é metros de mayor elegancia
escribiendo que ninguno de los pasados; en las guerras mostrandose
un Marcelo en el ordenar, é un Castino en acometer, seyendo á sus
Caballeros, como Mario por sí decia, aconsejador, en los fechos, é
compañero en los peligros...


                                  II.

         _Al título de D. Fernand Alvarez de Toledo, pag. 45._

 _Hallandose este Caballero en la prision le dirigió el Marques de
 Santillana una obrita intitulada_: Coplas de Bias á la Fortuna[64]
 _con la carta ó proemio que se sigue_.

      [64] Se halla impresa esta obrita en quarto, sin expresion del
      año, del lugar, ni del nombre del Impresor. Labbe en la Bibliot.
      M. S. dice que en la Librería del Rey de Francia hay dos Cartas
      del Marques de Santillana al Conde de Alva estando en prision:
      acaso esta será una de ellas.

Quando yo demando á los Ferreras, tus criados y mios, é aun á muchos
otros, Señor é mas que hermano mio, de tu salud, é de qual es agora
tu vida, é que es lo que faces é dices; é responden é certifican con
quanto esfuerzo, con quanta paciencia, con quanto desprecio é buena
cara tú padesces, consientes é sufres tu detencion, é todas las otras
congojas, molestias y vejaciones que el mundo ha traído; é con quanta
liberalidad é franqueza partes é distribuyes aquellas cosas que á tus
sueltas manos vienen; refiriendo á Dios muchas gracias, me recuerdo de
aquello que Homero escribe en la Ulixia; conviene á saber, que como por
naufragio ó fortuna de mar, Ulixes, Rey de los Cefalanos, desbaratado
viniese en las riberas del mar, é desnudo é maltractado fuese traído
ante la Reyna de aquella tierra, é de los Grandes del Reyno, que con
ella estaban en un festival é grande convite: é como aquella le viese
y le acatase, despues todos los otros con grande reverencia tanto le
estimaron, que dexada la cena, todos estaban contemplando en él: asi
que apenas era alguno que mas desease cosa que pudiese alcanzar de los
dioses que ser Ulixes en aquel estado. Adonde á grandes voces, y muchas
veces, este soberano poeta exclama diciendo: ¡O homes! habed en gran
cura la virtud, la qual con el naufragio nada, é al que está desnudo é
desechado en los marinos litos ha mostrado con tanta autoridad é así
venerable á las gentes. La virtud, así como el Filosofo dice, siempre
cayó de pies, é como el abrojo. E ciertamente, Señor é mas que hermano
mio, á los amigos tuyos é mios, asi como uno de aquellos, es é debe ser
de los trabajos tuyos el dolor, la mengua ó alta, asi como Lelio decia
de Cipion: ca la virtud siempre será, agora libre ó detenido, rico ó
pobre, armado ó sin armas, vivo ó muerto, con una loable é maravillosa
eternidad y fama. Con estos Ferreras me escribistes que algunos de
mis tractados te enviase por consolacion tuya. Desde allí con aquella
atencion que furtar se puede de los mayores negocios, é despues de los
familiares, pensé investigar alguna buena manera, así como remedios,
ó meditacion contra Fortuna, tal que si ser pudiese, en esta vejacion
á tu nobleza gratificase, como no sin asaz justas y aparentes causas
á lo tal é á mayores cosas yo sea tenido. Ca principalmente ovimos
unos mesmos abuelos, é las nuestras casas siempre sin enterrupcion
alguna se miraron con leales ojos, sincéro é amoroso acatamiento; é
lo mas del tiempo de nuestra crianza quasi una é en uno fué: así que
juntamente con las personas cresció é se aumentó nuestra verdadera
amistad. Siempre me pluguieron é fueron gratas las cosas que á tí, de
lo qual me tove é tengo por contento: por quanto aquellos á quienes las
obras de los virtuosos placen, así como librea ó alguna señal traen de
virtud. Una continuamente fué nuestra mesa: un mesmo uso en todas las
cosas de paz é de guerra. Nenguna de las nuestras cámaras é despensas
se pudo decir menguada si la otra abastada fuese. Nunca yo te demandé
cosa que tú no cumplieses, nin me la denegases; lo qual me face creer
que las mis demandas fuesen rectas é honestas é conformes á la razon,
como sea que á los buenos é doctos varones jamás les plega ni deban
otorgar sinó buenas é lícitas cosas. E sean agora por informaciones
de aquellos que mas han visto, é paresce verdaderamente hayan querido
hablar de las costumbres y calidades de todos los Señores y mayores
hombres deste nuestro Regno, ó de aquellos que de treinta años, ó poco
mas, que yo comencé la navegacion en este vejado é trabajoso golfo, he
avido noticia é conoscimiento, é de algunos compañia é familiaridad,
loando á todos, tú eres el que á mí mucho plugiste é places. Ca la tu
voluntad non esperó á la mediana mancebía, ni á los postrimeros dias
de la vejez; ca en edad nueva aún puedo decir comenzó el resplandor
de la tu utilidad é nobleza. Nin es quien pueda negar que fechas las
treguas con los Reyes de Aragón é de Navarra, é levantadas las huestes
del Garray é del Majano, cesadas las guerras, en las quales viril é
muy virtuosamente te oviste, é por tí obtenidas las inexpugnables
fuerzas de Xalante, é Teresa, Sahara, é Xaraficil en el Regno de
Valencia, aver tu seido de los primeros que contra Granada la frontera
emprendiese, ciertamente estando ella en otro punto é mayor prosperidad
que tú la dexaste al tiempo que triunfal é gloriosamente por mandado
de nuestro Rey de las fronteras de Córdoba é Jaen te partiste, aviendo
ganado tantas é mas Villas é Castillos, así guerreandolas, como
combatiendolas, entrandolas forzosamente, que ninguno. E como quiera
que el principal remedio é libertad á la tu detencion, é infortunios
depende de aquel que universalmente á los vejados reposa, á los
aflictos remedia, á los tristes alegra, espero ya sea que en algunos
tiempos traerá á memoria á los muy excelentes y claros nuestro Rey é
Príncipe (como en la mano suya los corazones sean de los Reyes) todas
las cosas que ya de los tus fechos he dicho, y muchos otros servicios
á la Real Casa de Castilla por los tuyos é por tí fechos. E por me
allegar á la rivera é puerto de mi obra, recuérdome de aver leido en
aquel libro donde la vida del Rey Asuero se escribe, que de Ester se
llama, como en aquel tiempo la costumbre de los Reyes fuese en los
retraimientos é reposos suyos mandar leer las gestas é actos que los
naturales de sus Reynos é forasteros oviesen fecho en servicio de los
Reyes, de la patria é del bien público, que Mardochêo prósperamente é
con glorioso triunfo de la muerte fué librado. Pues lee nuestro Rey é
mira los servicios, regracíalos é satisfácelos; é si se aluenga non se
tira. Ni tanto lugar avrá el nucíble apetito, nin la ciega saña, que
tales é tan grandes aldabadas é voces de servicios las sus orejas non
despierten: ca non son los nuestros Señores Diomedis de Tracia, que
de humana carne facia manjar á sus caballos; non Buseris de Egipto,
matador de los huespedes; non Perillo Siracusano, que nuevos modos de
penas buscaba á los tristes culpados hombres; non Dionisio de esta
misma Siracusa; non Attila _flagelum Dei_, nin de muchos otros tales;
mas benívolos, clementes é humanos: lo qual todo hace á mí firmemente
esperar de tu libertad. La qual con salud tuya, é de tu noble muger, é
de tus fijos dignos de tí, nuestro Señor aderesce así como yo deseo.


                                 III.

          _Al título de D. Rodrigo de Villandrando, pag. 61._

 _El Privilegio que el Rey Don Juan el II. expidió á este Caballero
 está inserto en una confirmacion de la Reyna Doña Juana, cuyo registro
 se halla en el Archivo de Simancas: Dice_:

En el nombre de Dios Padre..... Acatando é parando mientes á los
muchos, é buenos, é leales, é señalados servicios que vos Don Rodrigo
de Villandrando, Conde de Rivadeo, mi Vasallo, é de mi Consejo, me
avedes fecho, é los peligros á que vos pusistes por mi servicio, é de
la Corona Real de mis Reynos, veniendo, segun que venistes de fuera
de ellos por mi mandado con muchas Gentes de armas de á caballo é
Archeros, sobre los levantamientos fechos en mis Reynos, é dexastes
vuestras tierras é castillos é hacienda, poniendolo todo en aventura
por mi servicio. E especialmente el servicio señalado que vos me
fecisteis el dia de la Epifanía que pasó, quando estando para entrar
en Toledo mi persona ovo gran peligro, é vos con vuestro esfuerzo
é animosidad la fecisteis segura de las muchas Gentes de armas que
salieron en pos del Infante de la Cibdad para facerme deservicio. E
por memoria de tan leal é animoso fecho, é señalado servicio, vos me
pedistes por privillejo é preeminencia especial, que vos, é los otros
Condes vuestros succesores que despues vinieren hayan é lleven, é les
sean dadas las ropas é vestiduras enteramente que Nos, é los Reyes
nuestros succesores en Castilla é en Leon, que despues de nos vinieren,
vistieremos en el sobre dicho dia de la Epifanía de cada un año para
siempre jamas: é ansimismo que vos honremos asentandovos á nuestra mesa
á comer con Nos, é con los otros Reyes que despues de Nos fueren, en
el dicho dia de la Epifanía de cada un año por siempre jamas á vos é á
los que vos succedieren en vuestro Condado de Rivadeo. Y yo, queriendo
que haya memoria de tan gran fecho, é leal é señalado servicio, é
animosidad con que defendisteis mi Persona, é acudisteis al bien
publico de mis Reynos, é que se dé exemplo á los otros mis Vasallos,
lo tove por bien. E por la presente... Fecho en Torrijos nueve dias de
Enero año del Nascimiento de Nuestro Salvador Jesu Christo de mil é
quatrocientos é quarenta é un años, YO EL REY. Yo Diego Romero le fice
escrebir por mandado de nuestro Señor el Rey.

                             [Ilustración]


                                  IV.

             _Al título de Don Rodrigo Manrique, pag. 90._

 _D. Jorge Manrique, hijo de este insigne Maestre de Santiago, hizo en
 su elogio con motivo de su muerte aquellas célebres Coplas que tantas
 veces se han impreso, y que sin embargo son raras: por cuyo motivo, y
 por ser de las mejores poesías de aquel tiempo, se repiten aqui._

  Recuerde el alma dormida,
  avive el seso y despierte
  contemplando
  como se pasa la vida,
  como se viene la muerte
  tan callando:
  quan presto se vá el placér;
  como despues de acordado
  dá dolor;
  como á nuestro parecer
  qualquiera tiempo pasado
  fué mejor.

  Pues que vemos lo presente
  quan en un punto se es ido
  y acabado,
  si juzgamos sabiamente,
  daremos lo no venido
  por pasado.
  No se engañe nadie, no,
  pensando que ha de durar
  lo que espera
  mas que duró lo que vió;
  pues que todo ha de pasar
  por tal manera.

  Nuestras vidas son los rios
  que van á dar en la mar,
  que es el morir:
  allí van los señoríos
  derechos á se acabar
  y consumir.
  Allí los rios caudales,
  allí los otros medianos,
  y mas chicos,
  allegados son iguales;
  los que viven por sus manos,
  y los ricos.

  Dexo las invocaciones
  de los famosos poetas
  y oradores:
  no curo de sus ficiones;
  que traen yerva secreta
  sus sabores.
  A aquel solo me encomiendo,
  á aquel solo invoco yo
  de verdad,
  que en este mundo viviendo,
  el mundo no conoció
  su Deidad.

  Este mundo es el camino
  para el otro, que es morada
  sin pesar;
  mas cumple tener buen tino
  para andar esta jornada
  sin errar.
  Partimos quando nacemos,
  andamos mientras vivimos,
  y llegamos
  al tiempo que fenecemos:
  asi que quando morimos
  descansamos.

  Este mundo bueno fué,
  si bien usasemos de él
  como debemos;
  porque segun nuestra fé
  es para ganar aquel
  que atendemos.
  Y aún el Fijo de Dios
  para subirnos al Cielo
  descendió
  á nacer acá entre nós,
  y vivir en este suelo
  dó murió.

  Ved de quan poco valor
  son las cosas tras que andamos
  é corremos,
  que en este mundo traydor
  aun primero que muramos
  las perdemos.
  Dellas deshace la edad,
  dellas casos desastrados
  que acaescen,
  dellas por su calidad
  en los mas altos estados
  desfallecen.

  Decidme ¿la hermosura,
  la gentil frescura y tez
  de la cara,
  la color y la blancura,
  quando viene la vejez
  qual se para?
  Las mañas é ligereza,
  y la fuerza corporal
  de juventud,
  todo se torna graveza
  quando llega al arrabal
  de senectud.

  ¿Pues la sangre de los Godos,
  el linage, y la nobleza
  tan crecida,
  por quantas vias y modos
  se pierde su gran alteza
  en esta vida?
  Unos por poco valer,
  ¡por quan bajos y abatidos
  que los tienen!
  otros que por no tener
  con oficios no debidos
  se mantienen.

  ¿Los estados é riqueza
  que nos dexan á deshora
  quien lo duda?
  No les pidamos firmeza;
  pues que son de una señora
  que se muda:
  que bienes son de fortuna,
  que revuelve con su rueda
  presurosa;
  la qual no puede ser una,
  ni ser estable ni queda
  en una cosa.

  Pero digo que acompañen
  é lleguen basta la huesa
  con su dueño:
  por eso no nos engañen;
  pues se va la vida apriesa
  como sueño.
  Y los deleytes de acá
  son, en que nos deleytamos
  temporales;
  y los tormentos de allá,
  que por ellos esperamos,
  eternales.

  Los placeres é dulzores
  de esta vida trabajada
  que tenemos
  ¿que son sino corredores,
  y la muerte la zelada
  en que caemos?
  No mirando á nuestro daño
  corremos á rienda suelta
  sin parar:
  de que vemos el engaño,
  y queremos dar la vuelta,
  no hay lugar.

  Si fuese en nuestro poder
  tornar la cara fermosa
  corporal,
  como podemos hacer
  el alma tan gloriosa
  angelical,
  ¿que diligencia tan viva
  tubieramos toda hora,
  y tan presta,
  en componer la cativa,
  dexándonos la señora
  descompuesta?

  Estos Reyes poderosos,
  que vemos por escrituras
  ya pasadas,
  con casos tristes llorosos
  fueron sus buenas venturas
  trastornadas.
  Asi que no hay cosa fuerte;
  que á Papas y Emperadores,
  y Perlados
  así los trata la muerte
  como á los pobres pastores
  de ganados.

  Dexemos á los Troyanos,
  que sus males no los vimos
  ni sus glorias:
  dexemos á los Romanos,
  aunque oímos y leemos
  sus historias.
  No curemos de saber
  lo de aquel siglo pasado
  qué fue de ello:
  vengamos á lo de ayer,
  que tambien es olvidado
  como aquello.

  ¿Qué se hizo el Rey D. Juan?
  ¿los Infantes de Aragon
  que se hicieron?
  ¿que fué de tanto galan,
  que fué de tanta invencion
  como traxeron?
  ¿Las justas é los torneos,
  paramentos, bordaduras
  é cimeras,
  que fueron sinó devaneos?
  ¿que fueron sinó verduras
  de las eras?

  ¿Que se hicieron las damas,
  sus tocados, sus vestidos,
  sus olores?
  ¿Que se hicieron las llamas
  de los fuegos encendidos
  de amadores?
  ¿Que se hizo aquel trobar
  las musicas acordadas
  que tañian?
  ¿Que se hizo aquel danzar
  y aquellas ropas chapadas
  que trahian?

  ¿Pues el otro su heredero
  Don Enrique que poderes
  alcanzaba?
  ¡Quan blando, quan halaguero
  el mundo con sus placeres
  se le daba!
  Mas verás ¡quan enemigo,
  quan contrario, quan cruel
  se le mostró!
  ¡Habiéndole sido amigo,
  quan poco duró con el
  lo que le dió!

  ¡Las dádivas desmedidas,
  los edificios reales
  llenos de oro;
  las bajillas tan fabridas,
  los enriques y reales
  del tesoro;
  los jaeces y caballos
  de su gente, y atavios
  tan sobrados,
  donde iremos á buscallos!
  ¿que fueron sinó rocios
  de los prados?

  Pues su hermano el inocente,
  que en su vida sucesor
  se llamó,
  ¡que corte tan excelente
  tubo, y quanto gran Señor
  que le siguió!
  Mas como fuese mortal,
  metiólo la muerte luego
  en su fragua.
  ¡O juicio divinal!
  quando mas ardia el fuego
  echaste agua.

  Pues aquel gran Condestable,
  Maestre que conocimos
  tan privado,
  no cumple que dél se hable,
  sinó solo que le vimos
  degollado.
  Sus infinitos tesoros,
  sus Villas y sus Lugares,
  su mandar,
  ¿que le fueron sino lloros?
  ¿qué fueron sino pesares
  al dexar?

  Pues los otros dos hermanos
  Maestres tan prosperados
  como Reyes,
  que á los grandes é medianos
  traxeron tan sojuzgados
  á sus leyes:
  aquella prosperidad,
  que tan alto fué subida
  y ensalzada,
  ¿que fué sino claridad
  que quando mas encendida
  fué amatada?

  Tantos Duques excelentes,
  tantos Marqueses y Condes
  y Varones
  como vimos tan potentes,
  dí, muerte, ¿dó los escondes
  y los pones?
  É sus muy claras hazañas
  que ficieron en las guerras
  y en las paces,
  quando tú, ¡cruel! te ensañas
  con tu fuerza las atierras
  é deshaces.

  ¿Las huestes inumerables,
  los pendones, estandartes
  e vanderas,
  los castillos impunables,
  los muros y baluartes
  é barreras,
  la caba honda chapada,
  ó qualquier otro reparo,
  que aprovecha?
  quando tú vienes airada
  todo lo pasas de claro
  con tu flecha.

  Aquel de buenos abrigo,
  amado por virtuoso
  de la gente,
  el Maestre Don Rodrigo
  Manrique, tan famoso
  é tan valiente,
  sus grandes fechos y claros
  no cumple que los alabe,
  pues los vieron;
  ni los quiero facer caros,
  pues el mundo todo sabe
  quales fueron.

  ¡Que amigo de sus amigos!
  ¡que señor para criados
  y parientes!
  ¡que enemigo de enemigos!
  ¡que Maestre de esforzados
  y valientes!
  ¡que seso para discretos!
  ¡que gracia para donosos!
  ¡que razon!
  ¡quan benigno á los subjectos!
  ¡y á los brabos y dañosos
  un leon!

  En ventura, Octaviano:
  Julio Cesar en vencer
  é batallar:
  en la virtud, Africano:
  Anibal en el saber
  y trabajar:
  en la bondad, un Trajano:
  Tito en liberalidad
  con alegria:
  en su brazo, un Archiano:
  Marco Tulio en la verdad
  que prometia:

  Antonio Pio en clemencia:
  Marco Aurelio en igualdad
  del semblante:
  Adriano en eloqüencia:
  Theodosio en humanidad
  y buen talante:
  Aurelio Alexandro fué
  en disciplina e rigor
  de la guerra:
  un Constantino en la fé:
  Gamelio en el gran amor
  de su tierra.

  No dexó grandes tesoros,
  ni alcanzó muchas riquezas,
  ni bajillas;
  mas hizo guerra á los Moros,
  ganando sus fortalezas
  e sus Villas:
  y en las lides que venció
  Caballeros y caballos
  se prendieron:
  en este oficio ganó
  las rentas y los vasallos
  que le dieron.

  ¿Pues por su honra y estado
  en otros tiempos pasados
  cómo se hubo?
  quedando desamparado,
  con hermanos y criados
  se sostuvo.
  Despues que fechos famosos
  fizo en esta dicha guerra
  que facia,
  fizo tratos tan honrosos,
  que le dieron mui mas tierra
  que tenia.

  Estas sus viejas historias,
  que con su brazo pintó
  en juventud,
  con otras nuevas victorias
  agora las renovó
  en senectud.
  E por su gran ablidad,
  por meritos y ancianía
  bien gastada,
  alcanzó la dignidad
  de la gran Caballería
  de la Espada.

  E sus villas é sus tierras
  ocupadas de tiranos
  las halló;
  mas por cercos é por guerras,
  é por fuerzas de sus manos
  las cobró.
  Pues nuestro Rey natural
  si de las obras que obró
  fué servido,
  dígalo el de Portugal,
  y en Castilla quien siguió
  su partido.

  Despues de puesta la vida
  tantas veces por su Ley
  al tablero;
  despues de tan bien servida
  la corona de su Rey
  verdadero;
  despues de tanta fazaña,
  á que no puede bastar
  cuenta cierta,
  en la su Villa de Ocaña
  vino la muerte á llamar
  á su puerta.

  Diciendo: buen Caballero,
  dexad el mundo engañoso,
  y su halago:
  muestre su esfuerzo famoso
  vuestro corazon de acero
  en este trago.
  Y pues de vida y salud
  hicisteis tan poca cuenta
  por la fama,
  esfuercese la virtud
  para sufrir esta afrenta
  que os llama.

  No se os haga tan amarga
  la batalla temerosa
  que esperais,
  pues otra vida mas larga
  de fama tan gloriosa
  acá dexais.
  Aunque esta vida de honor
  tampoco no es eternal,
  ni verdadera;
  mas con todo muy mejor
  que la otra temporal
  perecedera.

  El vivir que es perdurable
  no se gana con estados
  mundanales,
  ni con vida deleytable,
  en que moran los pecados
  infernales;
  mas los buenos Religiosos
  gananlo con oraciones,
  y con lloros;
  los Caballeros famosos
  con trabajos y aflicciones
  contra Moros.

  Y pues vos, claro Varon,
  tanta sangre derramastes
  de paganos,
  esperad el galardon
  que en este mundo ganastes
  por las manos.
  Y con esta confianza
  y con la fé tan entera
  que teneis
  partid con buena esperanza,
  que esta otra vida tercera
  ganareis.


  _Responde el Maestre._

  No gastemos tiempo ya
  en esta vida mezquina,
  por tal modo
  que mi voluntad está
  conforme con la divina
  para todo.
  Y consiento en mi morir
  con voluntad placentera
  clara y pura;
  que querer hombre vivir
  quando Dios quiere que muera
  es locura.

  Tú que por nuestra maldad
  tomaste forma civil
  y baxo nombre:
  tú que á tu divinidad
  juntaste cosa tan vil
  como el hombre:
  tú que tan grandes tormentos
  sufriste sin resistencia
  en tu persona;
  no por mis merecimientos,
  mas por tu sola clemencia
  me perdona.

  Así con tal entender,
  todos sentidos humanos
  conservados,
  cercado de su muger,
  de sus hijos y de hermanos
  y de criados,
  dió el alma á quien se la dió,
  el qual la ponga en el cielo,
  y en su gloria:
  y aunque la vida murió,
  nos dexó harto consuelo
  su memoria.

                             [Ilustración]


                                  V.

            _Al título de Garcilaso de la Vega, pag. 102._

 _En el Cancionero M. S. de_ Gomez Manrique _hay una obra con el
 título de_ Difinicion del Noble Caballero Garcilaso de la Vega,
 _cuyas primeras Coplas ha parecido poner aqui, por expresar algunas
 circunstancias de su muerte, y un elogio que conviene con el que le
 hace Pulgar_.

  A Veinte y un dias del noveno mes
  el año de cinco despues de cincuenta,
  é quatro centenas poniendo en la cuenta,
  nueve centenas é una despues,
  estando bien cerca del Lugar que es
  mayor de la Foya de tierra de Moros
  en nuestras ví gentes sospiros é lloros;
  é ví los contrarios facer al revés.

  Las nuestras gentes muy agro lloraban,
  dando sospiros é grandes gemidos;
  los Moros con trompas é con alaridos
  é con atabales el ayre enllenaban.
  Los nuestros llorando su mal publicaban;
  los otros riendo su bien descubrian:
  así los llorantes é los que reian
  con voces discordes el campo atronaban.

  Allí era llanto con miedo mezclado:
  lágrimas iban con lanzas echadas.
  Allí los gemidos é las cuchilladas
  facian un son muy desacordado.
  Allí por sacar el cuerpo finado
  avia ruido, é tan espantoso,
  que ninguno era tan poco medroso
  que non estuviese asaz demudado.

  Lloraban, plañian parientes hermanos
  por ser así muerto por un ballestero
  aquel esforzado gentil Caballero,
  que otro mejor no fué por sus manos.
  La contra facian los perros paganos,
  de los quales era su lanza temida,
  á muchos con ella tirando la vida,
  é á otros dexando con cuerpos mal sanos.

  Oyendo lo qual con gran turbacion,
  teniendo en el campo quien bien me doliese,
  sofrirlo no pude que presto no fuese
  á saber quien era aquel buen varon
  por quien se facia tal lamentacion,
  lo qual pregunté á uno muy paso:
  llorando me dixo: est'es Garcilaso:
  matóle saeta por gran ocasion.

  Est'es aquel que sangre facia
  primero que nadie en los enemigos:
  est'es aquel que por sus amigos
  la vida é facienda de grado ponia:
  est'es aquel que tanto valia
  que nunca por cierto morirse debiera.
  Murio por gran falta de una babera,
  que por ir mas suelto traer no queria.

  Este jamas perdió su reposo
  por grandes peligros, nin fuertes temores;
  antes en priesas é miedos mayores
  allí se mostraba menos temeroso.
  Este fué tanto en armas dichoso,
  que no lo fué mas el fijo mayor
  del buen Rey Troyano, nin su matador,
  por mucho que Homero le pinte famoso.

  Est'es aquel mancebo nombrado,
  que non fué Troilo en su tiempo mas.
  Est'es aquel que nunca jamas
  fué visto vencido, maguer que sobrado.
  Este sin dubda ha bien demostrado
  en quantas peleas é casos se vió
  venir del linage de aquel que pasó
  con tanto peligro primero el Salado.

  Aqueste que vedes aquí muerto ya,
  por quien esta gente tan fuerte se clama,
  aquí comenzó la su buena fama,
  la qual mucho tarde, ó nunca morrá.
  En aqueste mismo lugar donde está
  le armó Caballero en una gran lid
  Rodrigo Manrique el segundo Cid,
  á quien de su muerte mucho pesará.

  Este muriendo al Rey fizo pago,
  pues que delante sus ojos fué muerto,
  su Orden muy bien guardando por cierto
  de nuestro Patron Señor Santiago,
  faciendo en los Moros non menos estrago
  que los descendientes en sí de Cadino,
  mostrando ser bien sin duda sobrino
  del noble Marques Señor de Buitrago.

  .......................................


                                  VI.

           _Al título del Cardenal de San Sixto, pag. 109._

 _En la edicion de los_ Claros Varones _del año 1747. en 8. al fin de
 la vida de este Cardenal se puso la advertencia siguiente_.

El P. M. Fr. Hernando del Castillo... Historiador de la Sagrada
Religion de Predicadores, en la 1. part. lib. 3. cap. 42... hace varios
elogios de los méritos y excelencias del Cardenal de Torquemada: y su
ilustre descendencia la refiere asi:

 «Fué el Cardenal Fr. Juan de Torquemada, no de Burgos, como le pareció
 á Fernando de Pulgar, ni de los padres que por su antojo él quiere
 darle en sus _Claros Varones_. Fué natural de Valladolid, como él
 mismo lo escribe en su _Lectura sobre el Decreto_, hijo de Alvar
 Fernandez de Torquemada Regidor de aquella Villa, y nieto de Pero
 Fernandez de Torquemada, y visnieto de Lope Alfonso de Torquemada. A
 Lope Alfonso de Torquemada, siendo Hijodalgo á los Fueros de Castilla,
 armó Caballero el Rey D. Alonso el Onceno el dia de su Coronacion
 en la Ciudad de Burgos, como parece en su Historia cap. 105. Está
 enterrado en la Iglesia de Santa Cruz de la Villa de Torquemada, donde
 era natural, y de cuyos antepasados era la mayor parte de aquel Lugar,
 como consta de un Privilegio que el Rey D. Fernando el Quarto dió á la
 Villa. De este Lope Alfonso, y de Ana de Collazos su muger fué hijo
 Pero Fernandez de Torquemada abuelo del Cardenal, y tuvo por hijo en
 Juana Fernandez de Tovar á Alvar Fernandez de Torquemada. Mandóse
 enterrar en la Iglesia de Santa Olalla de Torquemada junto á la
 sepultura de Alvar Lopez de Torquemada su tio. Su testamento es en la
 Era de MCCCCXIV. que es año del Señor de 1376. en el qual hace mencion
 de su primo Rodrigo Rodriguez de Torquemada, que fué Adelantado mayor
 de Castilla (en la Crónica del Rey D. Pedro cap. 3. 4. 5.) y de su
 tio Lope Garcia de Torquemada, Señor de Fornillos. Su muger Juana
 Fernandez de Tovar está enterrada en San Francisco de Valladolid en
 la Claustra en una Capilla que labró su hijo mayor Alvar Fernandez
 de Torquemada, padre que fué del Cardenal, y de Pero Fernandez de
 Torquemada. El Alvar Fernandez está con su muger en la Capilla
 susodicha de San Francisco; y el Pero Fernandez, hermano del Cardenal,
 en otra que llaman de Santo Domingo en San Pablo. Y haber sido hijo
 del dicho Alvar Fernandez consta por su testamento, y tambien por la
 Escritura de renunciacion que el Monasterio de San Pablo hizo de la
 legítima que le pertenescia por haber tomado allí el Avito y hecho
 profesion Fr. Juan de Torquemada su hijo.»



                                 TABLA

                        DE LOS CLAROS VARONES.


  TITULO I. Del Rey D. Enrique Quarto, pag. 4.

  II. Del Almirante D. Fadrique, 17.

  III. Del Conde de Haro, 24.

  IV. Del Marques de Santillana, 32.

  V. De D. Fernand Alvarez de Toledo, 45.

  VI. De D. Juan Pacheco Maestre de Santiago, 53.

  VII. Del Conde D. Rodrigo de Villandrando, 61.

  VIII. Del Conde de Cifuentes, 71.

  IX. Del Duque del Infantazgo, 78.

  X. Del Conde de Alvadeliste, 83.

  XI. Del Conde de Placencia, 85.

  XII. Del Conde de Medinaceli, 87.

  XIII. Del Maestre D. Rodrigo Manrique Conde de Paredes,
  90.

  XIV. De un Razonamiento fecho á la Reyna nuestra
  Señora, 98.

  XV. De Garcilaso de la Vega, 102.

  XVI. De D. Juan de Sayavedra, 104.

  XVII. De Rodrigo de Narvaez, 105.

  XVIII. Del Cardenal de Sant Sixto, 109.

  XIX. Del Cardenal de Sant Angelo, 113.

  XX. Del Arzobispo de Toledo, 117.

  XXI. Del Arzobispo de Sevilla, 122.

  XXII. Del Obispo de Burgos, 126.

  XXIII. Del Obispo de Coria, 130.

  XXIV. Del Obispo de Abila, 136.

  XXV. Del Obispo de Cordova, 140.

  XXVI. De otro Razonamiento breve fecho á la Reyna
  nuestra Señora, 144.


                         TABLA DE LAS LETRAS.

  LETRA I. Contra los males de la vejez, 146.

  II. Para un Caballero que fué desterrado del Reyno, 154.

  III. Para el Arzobispo de Toledo, 160.

  IV. Para un Caballero su amigo de Toledo, 166.

  V. Para el Obispo de Osma, 170.

  VI. Para un Caballero criado del Arzobispo de Toledo,
  173.

  VII. Para el Rey de Portugal, 181.

  VIII. Al Obispo de Tuy, que estaba preso en Portugal,
  195.

  IX. Para el Doctor de Talavera, 198.

  X. Para Don Enrique, tio del Rey, 200.

  XI. Para la Reyna, 202.

  XII. Para Pedro de Toledo, Canónigo de Sevilla, 205.

  XIII. Para el Condestable, 208.

  XIV. Para un su amigo de Toledo, 212.

  XV. Para el Cardenal, 220.

  XVI. Del Razonamiento hecho á la Reyna quando hizo
  perdon general en Sevilla, 221.

  XVII. Para el Señor Don Enrique, tio del Rey, 230.

  XVIII. Para el Prior del Paso, 232.

  XIX. Para el Conde de Cifuentes, que estaba preso en
  Granada, 233.

  XX. Para Don Iñigo de Mendoza Conde de Tendilla, 235.

  XXI. Para un su amigo encubierto, 237.

  XXII. Para D. Gabriel de Mendoza, 243.

  XXIII. Para su fija Monja, 244.

  XXIV. Para cierto Caballero, 270.

  XXV. Para el Obispo de Coria, Dean de Toledo, 273.

  XXVI. Para Fernand Alvarez, Secretario de la Reyna,
  283.

  XXVII. Para el Maestro de la Capilla del Rey de Portugal,
  287.

  XXVIII. Para el Prior del Paso, 288.

  XXIX. Para Mosen Alfonso de Olivares, que estaba en
  la compañia del Duque de Palencia, 291.

  XXX. Para Puertocarrero, Señor de Palma, 293.

  XXXI. Para el Cardenal de España, 294.

  XXXII. Para el Señor D. Enrique, 297.


                    ADICIONES A LOS CLAROS VARONES.

  I. Al título del Marques de Santillana, 301.

  II. Al de D. Fernand Alvarez de Toledo, 304.

  III. Al de D. Rodrigo de Villandrando, 311.

  IV. Al de D. Rodrigo Manrique, 314.

  V. Al de Garcilaso de la Vega, 320.

  VI. Al del Cardenal de San Sixto, 323.


                      VARIANTES DE ALGUNAS CARTAS

                       SEGUN LA PRIMERA EDICION.

 Pag. 152. lin. 3. tanto mas va á no andar. E propiamente fablando no
 se puede decir con verdad que vive ni que muere el viejo: no muere,
 porque aun tiene el ánima en el cuerpo; é no vive, porque tiene la
 muerte tanto cerca, quanto cierta. Así, Señor Doctor, que no sé yo qué
 vida puede tener el que este temor continuo tiene. Y lo mas grave...

  154. 6. _sæpè & instantissimè_:

  156. 14. y de otros muchos en diversas...

  118. 13. que nos responda...

  159. 16. en sus necesidades, y alli suele...

  163. 11. facerle Casa de oracion...

  164. 3. en caída total vinieron...

       10. é para cosas pias...

  170. 17. veinte y tres años, edad tan tierna...

  171. 2. informaciones, unas contrarias...

  172. 11. que sepais que porque...

  173. 6. si á esos que lo oyen...

  174. 2. que gente, y aun costaria menos...

  175. 11. sirvio al Rey é á la Reyna en los principios
  tanto é tan bien...

  176. 5. me paresce mejor para...

  178. 19. é junto con él los trabajos e cuidados;

       25. sus hermanos. Casaron estos: ellos...


                                 FIN.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Claros varones de Castilla, y Letras" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home