Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Juicio Razonado Sobre Los Acontecimientos De Europa, Situacion Del Sumo Pontífice - Y Tambien Sobre la ventajosa posicion en que se encuentra - la España, respecto del resto de Europa; con una - esplicacion de las bases en que descansa el Principio - Parlamentario, la necesidad de su rigorosa observancia por - los partidos legales, para que el tránsito del poder, de - un partido á tro, sea el gran vínculo que consolide - nuestras Instituciones; la perfeccion posible y práctica - del Gobierno representativo
Author: Aquiriano, Antonio Villarragut y
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Juicio Razonado Sobre Los Acontecimientos De Europa, Situacion Del Sumo Pontífice - Y Tambien Sobre la ventajosa posicion en que se encuentra - la España, respecto del resto de Europa; con una - esplicacion de las bases en que descansa el Principio - Parlamentario, la necesidad de su rigorosa observancia por - los partidos legales, para que el tránsito del poder, de - un partido á tro, sea el gran vínculo que consolide - nuestras Instituciones; la perfeccion posible y práctica - del Gobierno representativo" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



JUICIO RAZONADO
SOBRE LOS ACONTECIMIENTOS
DE EUROPA,
SITUACION DEL
SUMO PONTÍFICE,
Y TAMBIEN SOBRE
la ventajosa posicion en que se encuentra la España, respecto del
resto de Europa; con una esplicacion de las bases en que descansa el
Principio Parlamentario, la necesidad de su rigorosa observancia por
los partidos legales, para que el tránsito del poder, de un partido á
tro, sea el gran vínculo que consolide nuestras Instituciones; la
perfeccion posible y práctica del Gobierno representativo.
POR
D. Antonio Villarragut y Aquiriano,
ABOGADO DEL ILUSTRE COLEGIO DE ESTA CORTE.

MADRID:
Imp. de Agustín Espinosa y Compañía.
1849.
 
 
CUESTION DE EUROPA
Y SITUACION
DEL SUMO PONTIFICE.

La revolucion política que se verifica en esa porcion de Europa y que
ha conmovido hasta los mas hondos cimientos del edificio social de
los pueblos que se regían antes por gobiernos absolutos, es
indudable que sobre ser violenta y fuera de su cauce legítimo no
está conforme ni con las costumbres ni con las luces, ni menos con
lo que reclama la actual civilizacion europea que demanda la tregua
y espacio que debe mediar de las ideas antiguas á las nuevas, para
que su desarrollo progresivo, natural, legítimo, y por las vías legales
sea la garantía de su duracion, fuerza y resulte en provecho de la
sociedad. Pero tambien es cierto que este cambio, mas tarde, mas
temprano, ya de un modo, ya de otro, forzosamente había de haber
tenido su cumplimiento.

Las naciones, como los individuos, tienen diferentes edades,
infancia, virilidad y senectud, y la forma de gobierno con que se
rigen ya monárquicos, aristocráticos, constitucionales ó
republicanos, debe ser la espresion de los diferentes grados de
madurez de la educacion y espíritu de los pueblos; caminan siempre
á su nivelacion; á su regeneracion política; pero no apresuran el
paso á medida del nuestro, asi como no se desprende la fruta del
árbol cuando sentimos hambre, ni viene hácia nosotros el agua
cuando sentimos sed, y se asemejan á las sombras del Dante que
marchan paso á paso hácia su prosperidad, y no se detienen aun en
medio de su felicidad. Una reforma lenta y constante lejos de relajar
los vínculos sociales, los fortalece; lejos de disolver la sociedad, la
consolida, y como toda innovacion sustancial debe introducirse de
un modo progresivo, para que sea saludable, otra mente no es
reforma, sino revolucion. La precipitacion produce ordinariamente
resultados opuestos y contrarios.

Sin ir mas lejos tenemos la Francia, esa nacion guerrera y belicosa
por carácter, sedienta de gloria, ha atravesado todas sus faces,
desde la asamblea constituyente, el consulado, el imperio, la
restauracion, la revolucion de julio, y últimamente los sucesos de
febrero, que produjeron su constitucion en república, con
admiracion y sorpresa hasta de los republicanos de la víspera. Mas
ni debe servir de ejemplo, ni la situacion de Francia puede
compararse con el resto de Europa, en la que lo único que parece
puede prosperar como forma de gobierno es la _monarquía
constitucional_ cimentada en sólidas bases, apoyada en la sana
moral, en la buena política, en el amor del pueblo, con un gobierno
sábio, barato y fuerte, que reprima las facciones y haga observar
estrictamente las leyes, que es lo que exige el estado de la
civilizacion de Europa.

Debemos esperar como corolario lógico de los principios sentados
del espíritu de la época, y en vista de la reaccion saludable que sigue
á toda accion, que los principios de _órden, libertad y justicia_,
recobren su imperio, mucho mas cuando vemos que los hombres
que han representado un papel importante en los últimos
acontecimientos, comienzan á retirarse y á entrever el abismo á
donde precipitaban á su patria; y es tal el convencimiento de este
resultado, que se puede vaticinar que el desenlace de ese gran
drama político cuyo espectáculo contemplamos, sea el que voy á
compendiar en una sola frase: _Que se ha roto el equilibrio europeo,
basado en los tratados de 1815, para establecer otro mayor en la
solidaridad natural que une á los pueblos libres_, tomando por base y
punto de partida, como forma de gobierno la monarquía
constitucional, y como punto de apoyo y símbolo permanente de
órden y seguridad el Sumo Pontífice en Roma, y como garantía para
la paz y tranquilidad de Europa, mejor diré del mundo, á Pio IX en la
capital de la iglesia universal, en la ciudad eterna, en ese salon de
Europa que será siempre un centro importantísimo de los negocios,
por la especie de eco que posee, que revela los secretos del mundo,
y estiende sus relaciones hasta lo infinito. Papa reformador y á la
par conservador celoso de la nacionalidad italiana, varon grande y
santo; ese hombre verdaderamente inesperado, tan sábio como
piadoso, que á la vez reúne la hermosa cualidad de un carácter
noble, firme y prudente, ha verificado el mas grande acontecimiento
de este siglo. Y para ello la cristiandad aguardaba un padre que
comprendiese los nuevos intereses de la humanidad, que los
acogiera con su mano pacífica y pontifical, que los levantase del
suelo en cierto modo hasta igualarlos con la religion, pues los
intereses de la iglesia son los intereses de la humanidad, y los de la
humanidad son los intereses de la iglesia, y asi como la sociedad
moderna es la espresion de las necesidades de la sociedad, tambien
es la espresion de las necesidades de la iglesia, siendo tal el
sentimiento de esta verdad, que el restablecimiento de la buena
armonía entre las nuevas sociedades, las sociedades civiles y
morales, las creencias superiores y eternas, que todos los esfuerzos
de la iglesia católica se han dirigido hace mucho tiempo á este fin,
que se malograba por causas de esos hombres ciegos, que imbuidos
en las ideas radicales pretendían verificar una fusion entre el
catolicismo y los principios que profesaban, doctrinas y hombres
que fueron rechazados por la gran masa de los creyentes católicos, y
con sobrada razón, porque ei radicalismo, ese _nuevo catecismo_, esa
moderna religion democrática, su espíritu dominante, es el espíritu
demagógico y la voluntad de escitar las malas pasiones, y la
subversion de todos los principios elementales en que descansa la
sociedad, como la _religion, la moral, el derecho, la propiedad, el
templo, la familia, el Estado_; en fin, todos los grandes principios de
autoridad, de justicia y de órden, pretenden destruir los hombres de
esa escuela esencialmente _atea_. ¡El _liberalismo_ es el respeto del
hombre! El radicalismo es su _desprecio_! El liberalismo respeta el
derecho de las minorías, el radicalismo las absorve, pero no es
posible que puedan levantar la cabeza ante la reprobacion general y
el sentimiento repulsivo de que son objeto. La iglesia obtuvo lo que
deseaba. Ha tenido la buena fortuna de poseer un gefe que ha
llevado á cabo la gran reconciliacion entre el poder eclesiástico y las
sociedades temporales, la reconciliacion de la sociedad moderna
con la iglesia, y por consiguiente, la reconciliacion de la humanidad
con la misma. Este era el interés capital y dominante de nuestra
época. Un gefe que ha comprendido las necesidades, los
sentimientos, los intereses de las sociedades modernas, y ha sabido
utilizarlos, que ha destruido el muro de division que se habia
levantado entre la _religion_ y la _política_, pues millones de católicos
tenian por sinónimo el nombre de irreligion, con el de novedad, el
de reforma sinónimo de destruccion, confundían en fin la libertad
con la licencia.

Y á la vista de los hombres de Estado, los dos hechos mayores en
moral y en justicia que se han efectuado en este siglo. El primero
cuando el Papa Pio VIl fué á París á consagrar á Napoleon y ratificar
el Concordato, quien ardientemente lo deseaba, repitiendo de
continuo; «_Prefiero la reconciliacion con el Papa a cien victorias. Con
su reconocimiento nuestras conquistas ofrecerán menos dificultades
y serán mas durables, y encargaba á Mr. Cacault (ministro de la
República en Italia), que tratase al Sumo Pontífice como si tuviese
doscientos mil hombres sobre las armas, pues deseaba mas ser el
salvador de la Santa Sede que hallarse en disidencia._» Palabra
eminentemente característica de un soldado que valúa en moneda
militar todas las influencias.

A este celebre hecho social y religioso, debe la Francia el
restablecimiento del catolicismo. El segundo cuando el Papa Pio IX
consagró con su conducta lo que era conforme á la justicia, y á la
moral, y al interes de las creencias católicas, y lo hizo por su _propio
motu_ soberano con entera libertad é independencia, y por
conservar en plena libertad el ejercicio de la potestad suprema de la
Santa Sede; y el depósito de la fé, que Dios le había confiado, se ha
sustraído á la violencia que contra S. S. se ejercia, y se trasladó
accidentalmente á Gaeta, conservando intacto su depósito. El
Redentor le puso en sus manos el depósito sagrado de la fé, y le
impuso la obligacion de una vigilancia continua, para conservar
intacto este precioso depósito. _Depositum custodi_. Le dijo como al
profeta Isaías. Id y pon un centinela que os señalará todo lo que
quiera. Este centinela es el Sumo Pontífice en Roma, que debe tener
siempre los ojos abiertos sobre los errores que se esparcen en el
horizonte de la iglesia, sobre las opiniones que se manifiestan, sobre
las perniciosas doctrinas que se publican. El guardian de la verdad
debe ser infatigable en su vigilancia, incorruptible en su fidelidad.
«Como mi padre me ha enviado, yo os envió,» hé aqui el
fundamento de la iglesia. _Sicut missi me Pater, ego mito vos_.

Por conservar este depósito sagrado que Dios le ha confiado, por los
juramentos solemnes, que delante del Señor habia prometido,
conservar el patrimonio de la Santa Sede y trasmitirle íntegro á sus
sucesores, y por conservar tambien toda la grandeza y prestigio que
se debe al trono mas alto del mundo, al gefe del catolicismo, al
vicario del verbo Eterno, al director del pensamiento religioso que
tiene su asiento en el Vaticano, se ha visto obligado á abandonar el
lugar en el que contra S. S. se habia ejercido la mas inaudita y
sacrilega violencia, habiendo sido la señal el asesinato de su primer
ministro, cuando no hay entusiasmo por legítimo que sea, que
pueda disculpar un atentado semejante.

Se podia esperar de Pio IX, de ese hombre estraordinario, que
cuando salió del cónclave entró en el Vaticano, y puesto en pié en la
cátedra de San Pedro, y á la cabeza de doscientos millones de
católicos; se podia esperar, repito, de su reconocida ilustracion, de
su piedad, de su tolerancia, que uniendo el elemento político al
religioso se colocarse á la cabeza de la actual civilizacion, pero no
podia esperarse que permitiese se atacase su independencia, su
libertad, su dignidad; se ultrajase su doble y sagrada Magestad, que
no consiste solamente en el respeto y adhesion de los Príncipes
_católicos_, se sustenta tambien en ese conocimiento exacto, que los
soberanos protestantes que reúnen bajo sus cetros súbditos
católicos, tienen de las ventajas que resultan de una autoridad _papal
independiente_. Hace mas de quince siglos que en Roma reside,
existe allí, y manda esa autoridad. Ningún Pontífice, y menos Pio IX,
cuyo reinado es tan suave y paternal, se resignará ni llegará á ser
vasallo de una potencia, cualquiera que sea la forma de gobierno
con que se rija. Ninguna preponderancia política, aunque cargara de
cadenas á aquel que liga, y que rompe, que juzga las causas
eclesiásticas, que instituye setecientos Obispos del catolicismo,
podria derribar aquella Cátedra santa: _la esposa del Cordero; la
barquilla del pescador_, y séame permitido repetir aquí en gracia á la
oportunidad, las profesiones de Bosuet y Fenelon =Escribía Bosuet:
_¡¡Oh santa iglesia romana, madre de las iglesias y madre de todos
los fieles! ¡Iglesia escojida por Dios para unir á sus hijos en la misma
fé, siempre estaremos adictos á tu unidad en el fondo de nuestro
corazon! Si yo te olvido, iglesia romana, haga Dios que me olvide de
mí mismo._= FENELON.=_¡Oh iglesia romana, ciudad santa y querida,
patria común de todos los cristianos! En Jesucristo no hay griego, ni
secta, ni bárbaro, ni judio ni gentil; todo compone un solo pueblo. En
nuestro seno son todos ciudadanos de Roma y todo católico es
romano. Ved ahí ese árbol inmenso plantado de la mano del mismo
Jesucristo! Todas las ramas que se separan de él se marchitan, se
secan y caen! ¡Oh madre! Todo aquel que es hijo de Dios, tambien lo
es vuestro! Despues de tantos siglos, ¡oh esposa! conservais vuestra
fecundidad, y enjendrais de vuestro esposo sin cesar por todas las
estremidades del Universo! ¿Cómo es que tus hijos desnaturalizados
te niegan hoy? ¡Cómo! El sagrado nudo de la unidad que debe
formar de todos los pueblos un rebaño 3 y de todos los Ministros un
solo Pastor, ¿servirá el mismo de pretesto á una division funesta?_

Mas ya que los beneficios que ha dispensado á sus súbditos é hijos,
la secularizacion en el gobierno, la consulta del _motu propio_, las
instituciones en fin que en su conciencia creyó deber otorgar, y las
que prudente y racionalmente exigía el espíritu del siglo, el estado
de las ideas en Italia, y los intereses materiales y morales de los
Estados Pontificios, lejos de inspirarles gratitud y reconocimiento, ha
sido el arma de que se han valido para cometer los mas violentos
escesos contra los derechos temporales de la Santa Sede y su
autoridad soberana, y como la Santa Sede ha sido por espacio de
muchos años la que ha representado en el mundo las ideas
conservadoras de órden y estabilidad, y solo puede y debe servir á la
causa de la paz y de las reformas pacíficas, no podia sin menguarse
la mas alta dignidad de la tierra, autorizar con su augusta presencia
las ideas de desórden, de trastorno y anarquía que han tenido lugar
en la ciudad eterna, y no siendo conforme, ni con los sentimientos
generosos y elevados de Pio IX, ni permitirlo el augusto y sagrado
carácter de vicario de Jesucristo en la tierra, usar de los medios
materiales de represion, se separó temporal pero forzosamente de
sus súbditos é hijos, á quienes ha amado y ama todavía, lacerado su
corazon con el amargo dolor, el insulto que en su sagrada persona
se le ha hecho, se separa á añadir á tantas coronas como habia
recogido la corona suprema de la adversidad, sin la cual ninguna
gloria es perfecta, ninguna gloria es augusta, pero la ley de la
expiacion es eterna e indeclinable; la accion contra la violencia y la
injusticia es eterna. Los grandes crímenes producto de hechos
inmorales nunca prescriben. Es cierto que las creencias religiosas se
hallan lastimadas y en parte proscriptas, siendo no la menor causa
ese escepticismo que es el cáncer que corroe á las sociedades
modernas; es cierto que la iglesia se halla perseguida en su corazon,
en su cabeza y raiz de la iglesia porque el vicario de Jesucristo es la
cabeza visible, el corazon de la iglesia, centro de su unidad, que
como dice Daniel (2.º 44) es reino que la eternidad no disipará, y
que ni temporal, ni violencia alguna destruirá; el natural viril de la
_hostia_ que para demostrarlo la lleva desnuda el dia del _Corpus_; pero
tambien es cierto que asi como hay horas de persecucion, no solo
por ser hombres, sino por ser hijos de Dios, tambien hay horas de
libertad. El cielo permite que el crimen oprima en la tierra á la
virtud, pero que no la destruya enteramente. La religion, el órden, la
libertad, han sido vulnerados, la justicia usurpada, pero estos
principios recobrarán su imperio, saldrán victoriosos y mas fuertes
de estas duras pruebas por las que se hace pasar. El imperio de la
religion vuelve á renacer, con la aurora de la verdadera libertad. No
hay poder mas grandioso que el de la religion, ni fuente mas
fecunda de prosperidad y ventura para las almas, y la que al fin ha
de venir á producir la armonía de que desgraciadamente carecemos.
La religion se halla colocada entre el cielo y la tierra como para
llenar el espacio que los separa.

A pesar de la persecucion, siempre ha triunfado la fé. En la fé
consiste la salvacion del cristiano: en religion como en política el que
no tiene fé no se salva; sin religion no puede existir la libertad, que
es su mejor escudo; asi es que en los paises donde no hay religion
no hay libertad, y es inmensamente superior al despotismo, como
elemento de engrandecimiento y de bienestar social. El cristianismo
es un sentimiento espiritual que puede revestirse de toda clase de
formas, inalterable en las revoluciones históricas é imperecedero en
los trastornos sociales: el catolicismo y ¡a libertad forman el altar de
la concordia, el gran pedestal de paz y felicidad y reconciliacion
general de la humanidad y de las generaciones futuras; no la
libertad de los crímenes, de los cadalsos, de las proscripciones, de
las venganzas, la licencia y la libertad de la orgía política mas
escandalosa; la miseria, la desorganizacion y la anarquía serian los
efectos políticos que tocariamos; y la pequeñez y el egoismo los
resultados que produciria en el individuo: sino la libertad arreglada
por las leyes que mantiene el órden público, de la libertad legal, y la
autoridad, porque la autoridad es tambien libertad y no hay libertad
sin autoridad, y sin autoridad no hay religion, y sin religion no hay
moral, sin moral desfallecen y mueren todos los principios de
gobierno, todos los elementos de prosperidad pública, la libertad
que en otra época, era una conquista, un privilegio, y hoy es un
derecho, y como derecho está bajo la salvaguardia de las leyes cuyo
nombre tiene su recto sentido, según la filosofía y el catolicismo, y
que no se comprende por muchos. La libertad cara á Dios y á los
hombres es una facultad de hacer, ó no hacer que le fué dada al
hombre, pero sometido siempre á las leyes divinas y humanas, y que
en union del catolicismo concluyen por conquistar al mundo, en
cuyo punto esencial disiento del ilustre orador y publicista de ese
talento poético, de ese espíritu elevado que semejante á las águilas
se cierne sobre las nubes no descendiendo nunca de la alta region
de los principios que ha dicho en presencia de España y en presencia
tambien de la Europa con voz robusta y elocuente: «_La líbertad
acabó. ¿No la habéis visto llevar su angustia por las montañas de la
Suiza, por las orillas del Sena, por las riberas del Rhin, del Danubio y
por las márgenes del Tiber? ¿No la habéis visto subir al Quirinal que
ha sido su calvario?_ Si: me permitirá el ilustre patricio le responda á
nombre de la civilizacion que invoca- Pues porque hemos visto en
esos mismos puntos que con tanta exactitud cita el distinguido
orador á la libertad política oprimida, en que una parte de los
estados soberanos se hallaba ocupada militarmente por otra en otra
confederacion la libertad civil, en donde en ciertos cantones á la
propiedad se le han impuesto multas equivalentes á confiscaciones
sin juicio por el gobierno revolucionario; verdadera contribucion de
guerra que el vencedor hace pagar al vencido; que los antiguos
gefes de los gobiernos, han sido en los momentos de las elecciones
arrebatados á sus cantones permaneciendo presos hasta la
conclusion de las elecciones; porque liemos visto y observado con
sentimiento esos desmanes de la libertad en nuestros dias, hemos
dicho antes que _la religion, el órden, la libertad politica y civil_,
habian sido vulnerados, pero que estos principios recobrarian su
imperio y saldrian victoriosos de la dura prueba de la adversidad
porque se les hacia pasar; apoyados en la historia de todos los
tiempos y de todas las naciones, que nos ha enseñado y enseña ser
imposible el movimiento sin el sacudimiento, la libertad sin
sacrificio, como la monarquía sin magestad, y porque las
revoluciones son á veces el _crisol_ por el que _Dios_ hace pasar á los
hijos del siglo para reconocer los suyos y glorificarlos en su martirio
y aun en los dias mas aciagos de la revolucion, no debe entibiarse
nuestra fé, ni nuestra esperanza, ni debemos renunciar á la idea de
que la sensatez de los pueblos no prevalezca sobre sus
preocupaciones. El árbitro soberano del universo, único regulador
de los acontecimientos humanos, no permite hacer tanto para nada:
confiemos en su sabiduría y en su bondad, pongamos en sus manos
el porvenir, cuidando únicamente de sostener el puesto que nos
está señalado, de modo que en la razon y en nuestra conciencia
hallemos la aprobacion de nuestras acciones.

 
CUESTION DE ESPAÑA,
SU ESTADO RESPECTO DE EUROPA,
y con relacion á si misma.

Del mismo modo que para calificar un cuadro, es preciso ante todo
hallar su punto óptico, de la misma manera, para que se aprecie
debidamente la escelente posicion que de hecho ocupa hoy la
España, con respecto al continente occidental, es indispensable
referir, aunque rápidamente, los sucesos gigantescos que han
tenido lugar en la mayor parte de Europa. Hélos aquí en miniatura.

La Italia, conmovida sucesivamente, se inflama con el triunfo del
pueblo de Paris. Sicilia se subleva contra la dominacion de Nápoles,
declarándose única árbitra de su suerte; convoca su parlamento y
declara á los príncipes de Nápoles escluidos de la sucesion al trono
constitucional de Sicilia. La Toscana sigue en parte este ejemplo. En
Parma, Plasencia y Módena, sus príncipes ceden, y la nacionalidad
triunfa: Luca sigue el movimiento: Venecia proclama su antigua
república: El Rey de Cerdeña da una constitucion popular que sirve
de garantía al liberalismo italiano: Lombardía cree es llegada la hora
de su independencia, y se levanta contra la casa de Austria:
Despierta la revolucion en Viena y el palacio de los Emperadores es
abierto por el pueblo para derrocar el sistema antiguo en la persona
de su hombre de estado mas inflexible del Nestors de la diplomácia
alemana, el príncipe Meternich: Hungría se naturaliza y se aisla por
una separacion casi completa del imperio: Bohemia consigue una
constitucion particular: En Berlín el pueblo combate y triunfa en las
calles, y el rey de Prusia, de carácter ilustrado y corazon popular,
acaba por concederlo todo: En el reino de Wurtemberg queda
abolida por el rey la censura; concede la libertad de imprenta y el
armamento del pueblo: el gran duque de Badén otorga iguales
concesiones, y promete contribuir al restablecimiento de un
parlamento unitario aleman como principio del nuevo órden de
cosas. El rey de Baviera abdica, después de combatir por las calles,
en un príncipe que une su causa á la causa popular de París: Igual
abdicacion del soberano de Hesse Darmstadt, advenimiento del
pueblo, derecho de asociacion, prensa, jurado, código francés en
Maguncia, todo es otorgado: Liepsig se subleva y obtiene del rey de
Sajonia, que era ya constitucional, la conformidad con el parlamento
aleman: Al príncipe Oldemburgo se le obliga á convocar una
representacion. Hamburgo reforma mas democráticamente la
constitucion ya republicana: Bresna reforma su senado y conviene
con el parlamento aleman; y finalmente, el rey de los Paises-Bajos
declara abolidas las instituciones restrictivas y de la libertad en el
gran ducado de Leuxemburgo.

En presencia de esta gran conmocion del continente, de todas estas
descomposiciones de los antiguos sistemas que formaban una sola
pieza, y sobre los escombros de tronos derruidos sobre las
escalinatas de tronos que se elevan, admira y seduce que todo ha
cambiado al rededor nuestro; la España es sola la que no ha
cambiado: su edificio social y político permanece en pié; se resintió
parcial y localmente, es verdad; pero de una sensacion semejante á
la que esperimenta el último eslabon de una cadena que se sacude
al golpe de la electricidad; permanece firme, y aumentando su
influencia, su esfera de radiacion, de asimilacion, é de atraccion
sobre el continente, á semejanza de los árboles nudosos que
estienden y profundizan sus raíces cuanto mas recios son los
huracanes que los combaten. Nuestra nacion se revolucionaba
cuando las demas permanecían quietas; ahora que aquellas se
agitan, nosotros permanecemos tranquilos. Alguna razon hay para
llamarnos la patria de los _viceversas_.

No ha mucho que por las escesivas innovaciones de nuestro siglo, y
por las rencillas y turbaciones de los tiempos modernos, ofrecia
España un cuadro bochornoso del que se aprovechaban gabinetes
estraños, con mengua del decoro nacional, formando quiza planes y
combinaciones que tendían á atacar nuestra independencia,
situacion que devoraba, pero que no aceptaba; su antiguo rango
hacia parte de su ser, y cuyo carácter político sobresale por su
_espíritu de independencia_, anidado constantemente en sus
corazones; mas España se va restaurando; recupera de dia en dia su
nombre y su fuerza, y tiene medios y recursos para hacer respetar
sus derechos y exigir se le dé en la Europa todo el verdadero valor
que le cabe en la balanza. Con el movimiento de Europa ha vuelto á
colocarse de hecho en la línea de nacion de _primer órden_, sin temer
que _ninguna influencia estraña_ se atreva á querer pesar con
especialidad en su política, que tiene ya accion colectiva; su dignidad
se enaltece, con el horizonte mas vasto, con el aire mas libre que
respira, y con la debida representacion que le espera en el porvenir
de los pueblos civilizados, recobra su antigua influencia, y
apreciando y utilizando todos los elementos que nos ofrece una
época tan significativa para España, vemos labrarse los cimientos
para que, y en este punto llegue, la época del emperador _Cárlos V_
(1º de España) en que nada se hacia en Europa sin intervencion de
los españoles.

Por grandes vicisitudes antiguas y modernas ha atravesado esta
nacion heroica, grandes y penosos sacrificios ha hecho por
conservar su _independencia_ y _libertad_, vislumbrada á traves de
escenas de horror y de sangre; vicisitudes y sacrificios que la han
impedido estudiar su tradicion y sus destinos. Ha visto nacer y morir
todas las instituciones con el transcurso de los tiempos; nacieron y
pasaron las instituciones teocráticas de los godos: nacieron y
pasaron las instituciones representativas y feudales; nacieron y
pasaron las instituciones impuestas, á la nacion el año 12. Nació y
pasó el _estatuto_, y volvió á nacer y volvió á pasar como una luz
fosfórica la constitucion de Cádiz; solo la _monarquía_ ha sucedido á la
accion de los tiempos, y de las revoluciones; pues olvidemos lo
pasado, y unámonos en el altar de la patria para consolidar y
perfeccionar lo existente. Tengamos presente que el _movimiento de
1808_ fué el último suspiro de las antiguas edades, desde cuya época
se abrieron los anchos y fértiles raudales de la libertad
constitucional; que _el convenio de Vergara_ lo formaron los _ecos_ de
los dos partidos, á semejanza de dos rios que mezclan y confunden
sus aguas para no separarse jamás, y como todo hecho grande
emprendido y logrado, fué una _rica dote_ para el pais. El triunfo de
las sociedades modernas sobre las antiguas, ó mejor diré su
consecuencia; que todas las épocas han tenido y tienen su
representacion, y asi como en el reinado de los reyes católicos,
_Fernando é Isabel I_ acabó la civilizacion antigua, empezó otra nueva
reuniendo los ánimos para constituir el Estado en tres elementos;
_trono, pueblo, y gobierno_, asi tambien en el reinado de _Isabel II_ al
amanecer los ansiados dias, en que la armonía habia de nacer del
poder con la libertad, del interes material con el interes político
hermanando la libertad con la monarquía, con la religion, de lo que
depende la prosperidad y la gloria del pais, empezó la _España nueva_,
la edad de oro, de paz de concordia, de reconciliacion y ventura el
gran pedestal de felicidad para las generaciones futuras. Nuestras
instituciones son ya bastante libres para que proclamemos el título
de conservadores; y conservadores tambien de la dignidad, de la
independencia, y de las influencias naturales del pais, pues la
moderacion imprime un carácter augusto, asi á los gobiernos como
á las naciones, y es siempre la compañera de la fuerza, y de la
duracion de las instituciones sociales. El espíritu de conservacion no
es sin embargo el de inamovilidad; seamos pues amigos del
progreso natural y legítimo, pero consideremos que no le hay sino
toma _el órden por base_.

Los grandes principios del derecho público que constituyen un
pueblo libre han dejado de pertenecer al dominio de las teorías
abstractas, llegando á ser entre nosotros hechos prácticos
cotidianos; y si las demas naciones tenian su pensamiento político
que realizar, su gran problema que resolver, y que se hallan
realizando y resolviendo, nosotros lo habíamos ya realizado y
resuelto después de treinta y ocho años de lucha, combatida
nuestra patria por tan contrarios destinos.

Estamos en plena posesion de los dos principios que sirven de
garantia á la paz y de seguridad á los grandes intereses de la nacion;
_trono y constitucion, estas dos cúpulas del cuerpo social y político_
que en su alto punto de vista se reduce á que la corona es inviolable
porque su inviolabilidad descansa sobre la responsabilidad de los
consejeros responsables; que el rey no puede mandar nada sin sus
ministros, hé aquí lo que constituye la independencia del ministerio.
Los _ministros_ tienen que contar con las _córtes_, hé aquí lo que
constituye la libertad del pais, y lo que asegura á la voluntad pública
una preponderancia cierta en los negocios. Y el acuerdo del _rey_ el
_ministerio_: y las _córtes_, forma lo que se llama _monarquía
constitucional, y la Constitucion la garantía de lodos los derechos, y
la prenda de todos los adelantos_. Tenemos la religion católica que
profesamos mas completada que en la constitucion de 1812. La
votacion de los impuestos, la eleccion de electores y elegibles
aplicada muy universalmente, el derecho de peticion, la instruccion
primaria asegurada para todos, las diputaciones provinciales, los
ayuntamientos populares, que ejercen la magistratura doméstica de
los pueblos, la igualdad ante la ley. Tenemos la libertad de imprenta,
esa segunda libertad del género humano, esa formidable palanca
que vió la luz en los brazos de Gutemberg; cuya arma defensiva se
recibe de manos de la constitucion que debe esgrimirse con valor en
contra de los escesos de la libertad salvaguardia y centinela
avanzada del gobierno representativo, y tan necesaria para la
organizacion y desarrollo moral de los pueblos, como para su
organizacion política, que limitándose á combatir las ¡deas, y no los
partidos, hablar de las cosas y no de las personas, á denunciar
cualquier vicio de la administracion en donde se encuentre, que
apoye los derechos que el hombre ha recibido de la naturaleza y que
deben protegerlos gobiernos; á saber, seguridad de personas y
propiedades, libertad de industria y de comercio compatibles con
los intereses locales, libertad de opiniones y conciencias; y cuando
digo conciencias, no se entienda cultos porque la religion católica ha
sido desde Recaredo, la única religion de los españoles; que
alimenta con el vasto saber de los que la dirigen, los sentimientos de
_libertad_ y _tolerancia_ que son los verdaderos caracteres mas felices
de nuestro siglo, el movimiento de fraternal amistad y olvido que
constituye la esencia del gobierno representativo; que tenga
siempre presente que por el carácter indeleble que imprime tiene
mas fuerza que la palabra, y asi es que los grandes escritores
componen una parte muy esencial de la gloria de los grandes
reinados y, ojalá llegase el dia en que el único freno de la imprenta
fuese un público ilustrado; felices tiempos esclamaba Tácito en que
sea permitido pensar como se habla y hablar como se piensa. La
corona posee el derecho de conceder ó negar su sancion á los
proyectos de ley llamado _veto_, de separar y nombrar libremente sus
ministros; y al egercer esta prerogativa resuelve una cuestion de
hombres, como las córtes al apoyarlos ó no, una cuestion de
principios.

Posee tambien la incontestable de disolver las córtes, pero el
ejercicio de esta facultad supone un pensamiento y un móvil, pues
fuera absurdo imaginar que sin causa y sin una mira de conveniencia
pública recurra la corona á nuevas elecciones antes del tiempo
señalado por la Constitucion, cuando la fuerza de los parlamentos,
como de los gobiernos, estriba en su larga duracion. Los primeros
años de un gabinete son los mejores, pues en ellos se aprovechan
las circunstancias que lo han hecho necesario; su condicion esencial
es marchar con las mayorías; los gobiernos sábios y fuertes las
dirigen, los débiles las obedecen. Una disolucion nunca tiene otro
objeto que el de uniformar la opinion de los cuerpos colegisladores
y la del gobierno, cuya divergencia, siempre es funesta á la nacion.
Cuando la corona escoge un ministerio fuera de la mayoría de las
córtes, debe ser consecuencia inmediata que se consulte la voluntad
del pais y se vea si este aprueba y ratifica los fundamentos que el
monarca tuvo para entregar los negocios públicos á la direccion de
personas que no piensan como la mayoría de los representantes de
la nacion.

En España el Estado lo representan los tres poderes. El legislativo,
ejecutivo y la corona; de suerte que el monarca no puede decir
como Luis XIV: «_El estado soy yo_» ni tampoco como Napoleon, que,
evocando el recuerdo de aquel rey decia á los legisladores: «_No os
imagineis que sois vosotros los que representáis la grande nacion, es
el ejército que me obedece, el senado que es enteramente mio, el
consejo de estado precedido por mi: soy yo: yo solo soy la Francia._»
Ni las _córtes_ tampoco pueden decir como las constituyentes ó
convencionales de Francia: «_La nacion somos nosotros._»

Nuestra Constitucion concede grandes pre-rogativas á la corona
para llevar adelante la grande idea dominadora en este siglo, cual es
la de hermanar el órden con la libertad y conciliar la existencia de
una _monarquía_ sin _despotismo_, una _aristocracia_ sin _vasallaje_, la
_democracia_ sin _anarquía_, la _religion_ sin _intolerancia_, la
_filosofía_, en fin, sin _su espíritu disolvente_. ¿Que podemos, pues,
apetecer en la actualidad, sino el asegurar y desenvolver en sus legítimas
consecuencias estas preciosas instituciones? Lo que hoy nos importa
no es el conquistar la libertad, sino organizaría, dándole por base la
unidad, la fuerza y la estabilidad perfecta del gobierno, el órden
como la libertad, el respeto al poder, como todos los grados de la
gerarquía, como el de las franquicias públicas, en cuanto puedan
entenderse sin rebasar el límite sagrado que le ha puesto la ley,
formando el _espíritu público_, que es la única garantía y mejor escudo
de los ministros y de la perpetuidad de los gobiernos basta
hermanar la idea del poder y del órden con la idea de la libertad y
civilizacion.

Es necesaria la reconciliacion sincera de todas las opiniones, de
todos los partidos del círculo legal, sin mas diferencia que las que
den de sí las _doctrinas_, las que den de sí las _votaciones_; que se
acaben para siempre las malas artes; procurar que el egoismo
político no eslinga en los corazones el amor de la patria, porque las
rivalidades del amor propio en almas elevadas no debe ser
obstáculo á una alianza que reclamen los intereses del pais. Union
hay en la muerte, ¿por qué no ha de haber en la vida? Adversarios
en política: que cada uno defienda sus principios sobresaliendo su
política; unidad en los grandes partidos; que estos elijan posiciones
las mas dignas, celosos siempre de la dignidad y etiqueta que exige
el debate, el homenaje que tributan los pueblos de _Oriente_ á lo que
llamamos _luz de la razon_; _oposicion de principios; pues la oposicion
es el eje del parlamento_; pero esta oposicion, aunque apasionada,
debe ser razonada y parlamentaria; pues donde hay hombres, hay
pasiones; donde hay diputados, hay principios, y donde hay
principios, hay _trono, instituciones, nacion, porvenir, hay gloria, y la
gloria política y literaria es la gloria de las glorias_; y no olvidemos
que si la seguridad esterior de un Estado consiste en la fuerza de las
armas, la interior en la fuerza de las leyes, y la observancia de estas
no puede depender sino de las costumbres, y unas y otras de la
educacion; de este modo acabaremos de formar el _órden social y
político_, para que cualquiera que sea el partido que tenga en su
mano el _governalle del Estado_ pueda dirigir mejor á la nacion en su
estado normal; porque cuando los gobiernos se modifican y se
suceden, segun lo demanden los intereses del pais materiales y
morales, sin revoluciones, sin sacudimientos peligrosos, y solo por
las vías legales y parlamentarias, entonces, y solo entonces,
podremos decir que hemos llegado á poseer todas las ventajas del
gobierno representativo; es el mejor temple de espada del
afianzamiento y saneamiento de nuestras libertades, y entonces
tendrá el poder una _base política estable, sólida_, de que carece, un
pais falto todavía de _espíritu público_, de aficion á los intereses
generales, colocado entre la fé que no tiene, y sometido á la accion
disolvente del individuo; asi es que cambiado el poder del gobierno,
se vá relajando hasta el punto de amenazar otra nueva crisis, y esto
prueba que hay algo de vicioso en la constitucion de una sociedad
que esperimenta conmociones casi periódicas: _este es el
pensamiento político que debe realizar la España, la fusion de los
partidos con independencia y libertad en sus opiniones, dentro del
círculo legal, y estricta observancia de fos reglas y prácticas que
establece el principio parlamentario_, indispensable para consolidar
el órden y la libertad, para el engrandecimiento del pais, y hacer ver
en el esterior que ha comprendido la posicion y lugar especial que
este _cataclismo_ universal, en este gran _terremoto político_, le ha
deparado la Providencia como destinada á conciliar la libertad con el
dogma, la tradicion con lo futuro, á que nuestra monarquía
constitucional sea _el modelo y sírva de núcleo y base á las
monarquías constitucionales modernas_. Para esto tambien es
necesario que las mayorías parlamentarias con la corona formen
nuestro único criterio político, y por consecuencia que sustituyamos
los medios de inteligencia á los de fuerza material, que es lo que
distínguelos gobiernos representativos de las monarquías absolutas.
Es necesario que los hombres públicos vivan de su reputacion en la
esfera política, como privadamente viven los ciudadanos de su
honor en el hogar doméstico; porque los partidos han menester
moralidad y prestigio para mantenerse y aspirar al porvenir, tiznan
su moralidad, pierden su prestigio, y abdican su influencia cuando
no se cuidan de vindicar su conducta y acrisolar su fama; porque la
reputacion de un partido que deposita su fé en sus principios, en sus
hombres y en sus medios, no es una hacienda suya, sino un
patrimonio de la nacion, y el porvenir tiene un derecho á que la
verdad sea esclarecida, y que la justicia aparezca vencedora.
Mientras los partidos son legítimos, nadie puede negarles su
porvenir próximo ó remoto, ni menos desconocer que tienen una
vida propia, hija de la ley, hija de las ideas, cuyo poder es
ciertamente incalculable; pero cuando renuncien á su fé, cuando en
su símbolo político admiten ideas ó hechos absurdos, mueren y
perecen á sus mismas manos.

Es necesario separar la cuestion de empleos de la política para que
los partidos pierdan el único gérmen que encarece sus discusiones y
sus reyertas. Procurar que la injusticia no se erija en derecho; que
los empleos públicos dejen de ser presa del nepotismo y corrupcion,
y que no se haga de ellos una _moneda electoral_, sino que se den al
mérito, á la capacidad, sin reparar en si los pretenden. Bien al bien y
mal al mal, y la nacion se mostrará agradecida.

Los partidos en su generalidad no pueden tener otro interés que la
posesion del poder, y una vez moralizada la lucha, el afan de
conquistar el gobierno cesa de ser un mal, es al contrario un
estímulo para los talentos superiores, un premio para los corazones
patrióticos, y una ventaja inmensa para la sociedad; y he dicho un
estímulo para los talentos superiores, porque solo á ellos pertenece
el poder, y asi vemos que la historia por compromisos de conciencia,
que son por desgracia harto frecuentes, perdona, algunas veces el
mal, cuando se encubre de gloria, pero no perdona nunca las
medianías que abrigan ambicion. La direccion de la sociedad
pertenece, por mas que se diga, á los hombres, cuya _capacidad,
moralidad é independencia_ sean probadas: el primer derecho de una
gran nacion es el de ser gobernada de un modo digno de ella.

Es necesario que los partidos se formen esclusivamente de ideas y
doctrinas, en donde se busque siempre lo mas conforme á la razon y
el interés justo de la sociedad, dejando ancho campo donde los
talentos superiores se disputen la prez y el triunfo que tanto halaga
el amor propio literario, que es el primero de los amores propios, y
hagan ver que todos los partidos son útiles y convenientes en los
gobiernos representativos cuando sus discusiones se limitan á lides
intelectuales, y solo de este modo encontrará la nacion buenos y
fieles servidores; pues obrando siempre por profundas convicciones,
acelerarán el descubrimiento de la verdad, para asegurar el triunfo
pacífico de la razon. La Inglaterra, que se distingue por su orgullo
nacional, lo debe sin duda á las pasiones que ha reprimido, á los
enemigos que ha reconciliado y al carácter templado y amistoso que
llevan siempre sus desinteresadas controversias.

Allí el vínculo del interés privado se estrecha con el de la sociedad
por la misma organizacion de su gobierno, y asi el interés público es
una pasion que domina todos los corazones y á cuya voz callan todas
las afecciones y todas las miras que pudieran contrariarles de
cualquier modo, y de este modo hacen ver que los partidos políticos
existen sin daño de la sociedad.

Es necesario que la oposicion, fuera de ciertas cuestiones de interes
material y general, sea sistemática, y que los hombres representen
principios. La oposicion llamada de _conciencia_ es impotente, la
conciencia puede fallar sobre un hecho _moral_, pero no juzga de un
hecho _intelectual_; le es forzoso seguirla voz de un gefe que estime
las buenas y deseche las malas leyes. El diputado que funda su voto
siempre en la conciencia, y lo introduce en la urna, tiene por
necesidad que andar vacilante entre los partidos, y se ve precisado á
roer sin freno, á votar tambien según la ocasion en favor del
ministerio, ó á hacerse el magnánimo con la rabia en el alma.
Mientras la Inglaterra ha ido bien, nunca ha tenido mas que una
oposicion sistemática deducida de los principios adoptados por
profundas convicciones, cada cual entraba y salia con sus amigos, y
al dejar el ministerio, se sentaba en el banco de los que atacaban,
como que se retiraba por no haber querido adoptar un sistema que
quedaba cerca de la corona y debía ser combatido necesariamente;
y como los hombres solo representan allí principios, la oposicion
sistemática solo quería triunfar de estos cuando daba el sallo á los
hombres. ¿Y por qué no ha de suceder lo mismo en España que no
cede á nadie en sensatez y generosidad? que no cede tampoco á
ninguna potencia en hombres eminentes, en todas carreras, en
todos partidos, talentos privilegiados, almas grandes que mantienen
el equilibrio del mundo, que llevan en su seno la paz ó la guerra, el
porvenir de la monarquía que les está Confiada. ¿No es ya tiempo
que gocemos de los beneficios que proporciona la civilizacion, y bien
entendida _libertad é independencia_, por la que tanta sangre se ha
derramado en el espacio de treinta años? Hagamos alto,
bastémonos á nosotros mismos, sepamos esperar, paciencia hasta
para la gloria, dar tiempo al principio que trabaja para asimilar la
mayor parte de Europa á nuestra semejanza, y consuélense todas
las opiniones, que los partidos tienen sus épocas y es necesario
respetarlas; lo contrario es el suicidio, porque una violencia produce
otra mayor. Nosotros ya hemos vivido, procuremos una existencia
feliz a los que nos sucedan, que tambien viviremos, sí, viviremos en
los dulces recuerdos de nuestras generaciones futuras.
Acordémonos que la historia pronunciará nuestra sentencia, y que la
suya será la de los siglos; la verdad moral la verdad real: el producto
total de una época entera.

El sentimiento de órden y de reposo que desea la España dá mucha
consistencia al poder, y hasta en cierto modo suple el prestigio que
tantas oscilaciones le han hecho perder.

Los adelantamientos de la industria y del comercio dan cada dia mas
peso á las clases medias y hasta el instinto de la propia
conservacion, y el anhelo de gozar cada uno sosegadamente del
fruto de su trabajo apiñan á la nacion al derredor del trono como
símbolo permanente de órden y seguridad.

Inauguremos pues la política de la paz, é inauguremos al mismo
tiempo la política del trabajo agrícola é industrial, manufacturero y
comercial. Entremos en una era esencialmente industrial y agrícola,
que dirija toda la actividad del pais hácia las mejoras prácticas,
ábranse caminos, pónganse en circulacion los grandes capitales,
porque sin el valor del dinero no hay nada, mézclense en grandes
empresas con que les brinda el pais como la mejor garantía de
prosperidad. En tiempo de paz las fuerzas no disminuyen, son todas
fecundas, porque son aplicadas á la conservacion y
engrandecimiento de la pública felicidad. Con la paz se dá un
alimento nuevo. La lucha no cesa, cambia solamente, combate la
naturaleza en el mejoramiento agrícola é industrial, y la actividad de
los pueblos rivales en las mejoras comerciales; lucha santa, guerra
fecunda y civilizada porque tiene por objeto mejorar la condicion de
todos y el cumplimiento de las leyes providenciales de reabilitacion
que siguen á la naturaleza humana.

En tiempo de guerra no hay mas que soldados que luchan, en
tiempos de paz todo se pone en movimiento, todo opera,
_inteligencia, capitales, cabeza, brazos_, la gran mezcla del trabajo
absorve todo lo que Dios pone en juego de fuerzas vivientes ó
muertas en la creacion despues el génio del hombre de estado que
comunica y realiza las reformas. Hé aquí el glorioso monumento de
la paz, y hé aquí tambien el modo de que todos contribuyamos á
que se cicatricen las llagas que ha dejado la revolucion, y á que esta
nacion sea grande, poderosa, feliz y civilizada; esta nacion que
eclipsó la gloria del gran coloso que tendía nada menos que á
ceñirse la corona del mundo, que al ostentar su poder se
vanagloriaba de tener sesenta millones de vasallos, un millon de
soldados, cienmil caballos, número de fuerzas que jamas tuvieron
los romanos, pues este héroe del siglo XVIII dice en su memorial de
Santa Elena, lo que no dudo quedará grabado en el corazon de todo
español: «_La guerra de España me privó de recursos, de mi influencia
en Europa, y fué la causa de todas mis calamidades; esta es la
España._»

FIN.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Juicio Razonado Sobre Los Acontecimientos De Europa, Situacion Del Sumo Pontífice - Y Tambien Sobre la ventajosa posicion en que se encuentra - la España, respecto del resto de Europa; con una - esplicacion de las bases en que descansa el Principio - Parlamentario, la necesidad de su rigorosa observancia por - los partidos legales, para que el tránsito del poder, de - un partido á tro, sea el gran vínculo que consolide - nuestras Instituciones; la perfeccion posible y práctica - del Gobierno representativo" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home