Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Apuntes para una Gramática Valenciana Popular
Author: Pérez, José Nebot y
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Apuntes para una Gramática Valenciana Popular" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



APUNTES
PARA UNA
GRAMÁTICA VALENCIANA
POPULAR

POR
José Nebot y Pérez

DEL CUERPO FACULTATIVO
DE
ARCHIVEROS, BIBLIOTECARIOS Y ANTICUARIOS

=¨=¨=¨=¨=¨

VALENCIA
____
IMPRENTA DE RIPOLLÉS
María de Molina, núm. 2
1894


_____________________
Es propiedad del autor.
_____________________


ÍNDICE
====
Cap.
Prólogo
PRELIMINARES
Alfabeto valenciano
Vocales
Consonantes
PARTE PRIMERA
Analogía
I. Del artículo
II. Del nombre sustantivo
Formación de los plurales
De las varias especies de nombres
III. Del nombre adjetivo
Formación del femenino
De las varias especies de adjetivos
IV. Del pronombre
V. Del verbo
Verbos auxiliares
Verbos regulares
Verbos irregulares
Verbos impersonales
Verbos defectivos
Verbos reflexivos
VI. Del participio
VII. Del adverbio
Otros adverbios valencianos
VIII. De la preposición
IX. De la conjunción
X. De la interjección
XI. Figuras de dicción
PARTE SEGUNDA
Sintaxis
I. Sintaxis regular
II. Sintaxis figurada
III. Vicios de dicción
PARTE TERCERA
Prosodia
PARTE CUARTA
Ortografía
Uso de varias letras en particular
Signos de puntuación
Conclusión
APÉNDICES
Norma para valencianizar las voces castellanas de origen latino
¿Quousque tandem?
Les orfenetes


PRÓLOGO
_________
...si al Letor no le parecieren bien, no las siga como las he puesto,
que mi intento no es inovar cosa alguna, sino en todo sujetarme á
la común, y al prudente sentir de los eruditos.
CARLOS ROS, Práctica de Orthographía, pág. 51.

...en todos tiempos escrivieron, escriven y se escrivirá bien,
imitando á la costumbre; y si yo en mi tiempo llegase á ver, que
ésta mudava, seguiría el rumbo de los demás.
Id. íd., pág. 60.


Hace unos ocho años el autor de este libro escribió un artículo (1) en
el que criticando “la anarquía que impera en el campo de la
literatura valenciana” se atrevió á proponer el remedio á este mal.
Su voz, como no podía menos de suceder por lo humilde y
desautorizada, fué _vox clamantis in deserto_; sólo el entusiasta
Llombart respondió á ella pero aun éste tuvo que ceder ante la
indiferencia de los demás, y el anunciado congreso filológico
valencianista quedó en proyecto. Después de tanto tiempo como ha
pasado y muerto el único que lo tomó en serio, el congreso no se
reunirá, y debe por lo tanto descartarse la primera de las dos
soluciones que en aquel artículo se indicaban porque no puede ser
obra de uno solo; puede en cambio, y hasta debe serlo, la segunda
y ya lo hubiéramos intentado antes, á pesar de nuestras escasas
fuerzas, si al empezar el malogrado Llombart la publicación de su
diccionario no hubiera anunciado la de una gramática.

Muerto éste, no podemos ya esperar el cumplimiento de su
promesa; y como es urgentísima la necesidad de oponer un dique al
desbordamiento del valencianismo popular, anarquista rabioso que
borraría en breve toda diferencia de clases haciendo que desde el
Rector de la Universidad abajo acabáramos todos (y ya no nos falta
mucho) por escribir como los soldados ó las porteras letradas, se
precisa de todo punto que alguien emprenda cuanto antes esta
tarea.

Ved aquí, pues, la razón de ser del presente libro, que si no es una
verdadera gramática, se le ha de parecer mucho.

Y no es una verdadera gramática, porque desde el momento en que
todos los valencianos que saben leer han estudiado ya en la escuela
la de la lengua castellana, lo único que cabe hacer es intentar una
especie de calco, delineando un boceto de gramática valenciana
sobre la castellana publicada por la Academia Española, evitando
de este modo repeticiones y rehuyendo disquisiciones de gramática
general, que á más de ser inútiles y enojosas, aumentarían el
volumen de este libro, el cual para ser popular debe reunir las
condiciones de concisión, claridad y baratura.

Hay además otra razón muy poderosa para esto; aceptados ya por
todos los escritores valencianos los hechos consumados, todos ellos
transigen con la innovación de escribir nuestra lengua con
ortografía castellana; y puestos ya en tal caso, no hay más remedio
que bajar la cabeza ante la gramática de la Academia, única
autoridad legítima, adaptando á ella en lo posible el valenciano por
medio de un estudio comparativo, que es lo que vamos á hacer.

¿Pero es cierto -dirán algunos- que _todos_ los escritores
valencianos transigen con la innovación? Sí, es indudable: todos
ellos escriben, ó han escrito, ó están dispuestos á escribir el
valenciano con ortografía castellana el día en que se ven en la
necesidad de hacerlo para el pueblo, ya en periódicos festivos, ya
en versos de circunstancias para procesiones, _fallas_ ó fiestas de
calle; desde los inolvidables Llombart, fundador de _Lo Rat Penat_,
y Pizcueta, primer presidente de dicha sociedad, hasta el último
contratista de romances de ciego (y no citamos vivos, porque de
vivos no debe hacerse historia), todos proceden así por la sencilla
razón de que está en la conciencia de todos, que más de las nueve
décimas partes de los valencianos que saben leer en castellano
necesitan hacer los mayores esfuerzos de atención y de análisis
para _traducir_ al lenguaje hablado lo escrito con sujeción, más o
menos exacta, á las reglas de la antigua ortografía de nuestra
lengua.

Transijamos ya, pues, con la visera levantada y parlamentemos con
los _revolucionarios_ á fin de no perderlo todo por querer
conservar demasiado.

Siendo como es este libro el primer ensayo de reglamentación de
una reforma tan grande como la que aquí se ha hecho, tendrá que
ser una especie de puente que una lo viejo con lo nuevo y habrá de
dar noticia clara y precisa de la forma antigua y de la moderna: sin
embargo, á fin de no cansar á los lectores, sólo dedicaré á esa
especie de lazo de unión los Preliminares, haciendo en ellos un
detenido análisis del alfabeto valenciano, tanto fonética como
gráficamente: en el resto del libro daré ya como legítimamente
admitida la nueva forma y emplearé por lo tanto la ortografía
castellana. La más extensa é importante de las partes en que ha de
dividirse este libro, será la Analogía en la que estudiaremos con
bastante detención las diversas partes del discurso y sus
modificaciones y formas genuina y clásicamente valencianas según
constan de una manera indiscutible en esos documentos
irrefutables por lo patentes- que se llaman mercados públicos.

Y no se escandalicen de esto los que dicen, y con razón, que en
ningún tiempo y en ningún país se ha escrito ó perorado con el
lenguaje del pueblo ó familiar; debe tenerse presente, en primer
lugar, que eso sucederá donde la lengua literaria ó culta esté
formada, no aquí en donde hemos de empezar á hacerla, á no ser
que sigamos hablando y escribiendo como hace cuatro siglos según
pretenden algunos ó adoptemos el catalán literario como quieren
otros; y en segundo lugar, que por imposición de circunstancias y
hechos que creemos imposible destruir, está hoy la literatura
valenciana en la imprescindible necesidad de adoptar como los
antiguos egipcios dos escrituras, la hierática y la demótica: pues
bien, la que probamos hoy á reglamentar es la segunda, y para ello
el único documento, la única autoridad, es el mercado público
limpiándolo de solecismos y barbarismos en cuanto se opongan á las
leyes de la gramática general.

Mas no se crea por esto que trato de hacer creer que no he
consultado ningún libro para la composición de esta obra; muy al
contrario, he hojeado las gramáticas á docenas -lo cual no tiene
ningún mérito, dada mi profesión de bibliotecario (2), estudiando no
sólo los poquísimos tratados valencianos, más ó menos incompletos,
anteriores y posteriores á Carlos Ros, sino los de las otras lenguas
de raza latina; y aunque en descargo de mi conciencia debo
confesar que la escasa autoridad que este libro pueda tener, la ha
tomado en absoluto de la Gramática de la Academia Española y de
algunas catalanas –en especial la de los Sres. Bofarull y Blanch-, no
es difícil comprender que real y efectivamente debo haber
estudiado más en la vía pública que en el gabinete á causa de la
novedad del asunto.

Resumiendo: creo sinceramente que para evitar mayores males ha
llegado el momento de escribir dos gramáticas valencianas
diferentes, la _hierática_ y la _demótica_; es decir, la literaria y la
popular: la primera, que la escriba _Lo Rat Penat_ ó quien tenga
autoridad para ello (si no se quiere adoptar la catalana literaria que
sería tal vez lo más prudente); la segunda es la que hoy damos al
público, escrita quizá con poco acierto, pero sí con la mejor
intención.

Una súplica, antes de terminar, á los hombres de buena fe: que no
se me acuse de innovador; hace ya muchos años que se escribe el
valenciano con ortografía castellana; no hago yo, por lo tanto, la
reforma; lo único que pretendo es encauzarla para evitar que su
desbordamiento arrase el antes fértil campo de las letras
valencianas.

Por lo demás, ni me levanto contra las leyes gramaticales antiguas
que respeto como el primero, ni tengo autoridad para imponer á
nadie las nuevas; en una palabra,
ni quito, ni pongo ley,
pero ayudo á mi señor;
es decir, á mi pueblo, á mi patria, á mi lengua.


PRELIMINARES

ALFABETO VALENCIANO

La primera dificultad (y no es pequeña) con que tropezamos al
iniciar este estudio, es la necesidad imprescindible de empezar por
hacer un detenido análisis del alfabeto valenciano, análisis que por
precisión ha de ser una especie de amalgama de Prosodia y
Ortografía que á los peligros naturales en cualquier otro caso de
producir el desorden en el libro y la confusión en el lector, reune la
inmensa dificultad de que nuestra lengua tiene tantas prosodias
como comarcas de alguna importancia hay en esta región; y en
cuanto á ortografía, sobre no tener ninguna real y verdadera,
tenemos en la práctica dos completamente distintas y hasta
opuestas entre sí y sin ninguna fijeza dentro de sí mismas, la
antigua y la moderna.

Aunque en este libro nos proponemos tan solo regularizar en lo
posible la segunda, nos es preciso hacer el estudio del alfabeto que
es su base, relacionando el antiguo ó clásico valenciano con el
moderno ó castellano á fin de que éste quede sujeto á reglas fijas y
no ocurra como hoy, que una misma palabra se escribe de
diferentes maneras según el gusto, los prejuicios ó la ilustración de
quien lo hace.

Esto ofrece bastantes dificultades, pues sería preciso inventar
nuevos signos ó letras para expresar con fidelidad los diversos
sonidos de nuestra lengua en las varias comarcas del reino; pero si
consideramos que en todos los idiomas ocurre lo propio, no hay
necesidad de tal invención, puesto que un mismo signo servirá para
que cada cual entienda lo escrito aunque al leerlo lo pronuncie de
diverso modo á como lo pronuncia quien lo escribió.

Así, por ejemplo, escribiremos en adelante _chove_ y _chermá_,
palabras que los de la capital leerán como pudiera leerlas un
castellano, mientras que los de Castellón ó Alicante las
pronunciarán suavizando la _ch_ hasta darle el sonido que un
italiano daría á la _g_ antes de _e_ ó de _i_. Pero no hay que
alarmarse por esto, ya que en todas partes ocurre lo mismo; un
castellano escribe _hermana_ y muchos andaluces leen _germana_;
_caridad_, y los madrileños leen _caridaz_; _obrero_, y leen los
gallegos _obreru_.

Prescindamos por lo tanto de estos temores y vamos á estudiar
tales diferencias para saber á qué atenernos y unificar por ahora el
lenguaje escrito, ya que el hablado no puede unificarlo sino el
tiempo y otras circunstancias independientes por completo de la
voluntad de un hombre.


VOCALES

La lengua valenciana tiene las mismas vocales que la castellana, _a,
e, i, o, u_, y otras dos más, que son la _è_ y la _ò_ abiertas, que
distinguiremos gráficamente de las cerradas por medio del acento
grave.

A
La _a_ se pronuncia en todo el reino como la castellana en principio
y en medio de dicción: también en los finales suena lo mismo en la
capital y en la mayoría de los pueblos; sin embargo, en algunas
comarcas -por ejemplo, Sueca y Alcoy- se pronuncia como en
Cataluña, ó sea como diptongo de _ae_, de modo que ni resulta
_Sueca_ ni _Sueque_, sino con un sonido intermedio: en otras
partes, como Játiva por ejemplo, las pronuncian con tendencia á la
_o_; no dicen _Chátiva_ ni _Chátivo_, sino que dejan la vocal en un
término medio.
Hay pueblos, como Nules y Villavieja, donde se arrastra un poco la
vocal -lo mismo la _a_ que las otras- cuando carga sobre ella el
acento prosódico; es decir, pronuncian _cáasa, Núules, chíica_,
como en francés cuando llevan el acento circunflejo.

E, È
Nada hay que advertir respecto á la _e_ cerrada, puesto que la
pronunciamos como en Castilla: en cuanto á la _è_ abierta, sólo
debemos indicar que siempre carga en ella el acento prosódico (3),
lo cual es una ventaja inmensa para el lenguaje escrito: hasta tal
punto se observa esto, que aun los verbos y las palabras derivadas
la convierten en _e_ cerrada en las modificaciones en que su raíz
pierde el acento de la _è_; por ejemplo: de _sèndre_ se forma
_sendré, sendría, sendréu_; de _tèrra_, se deriva _terrero y
terreta_; de _mèl_, _melós_; de _pèl_, _pelet_.

I, Y
Si tratáramos de escribir una verdadera Gramática, habríamos de
abordar aquí la cuestión de la _i_ latina y la _y_ griega: para
nosotros ni la primera debía ser nunca consonante, ni la segunda
vocal; sin embargo, el uso y la etimología obligan á ciertas
transgresiones como en la conjunción _y_ que es preciso respetar.
En lo relativo á pronunciación y escritura de estas dos letras nos
atendremos, pues, en el valenciano á lo preceptuado para el
castellano por la Academia Española.

O, Ò
Es aplicable en absoluto á esta letra cuanto hemos dicho antes
respecto á la _e_: la cerrada es igual á la castellana, y la abierta
lleva siempre el acento prosódico convirtiéndose en cerrada al
perderlo: p. e., de _pòndre_ se deriva _pondrá, pondría,
ponguera_; de _mòro_, _moret_; de _sòl_, _solana_: tanto es así,
que algunas veces cambian mutuamente dos _os_ su sonido al
cambiar el acento de sílaba, como ocurre en _mòro_, y su
aumentativo _moròt_.

U
Es fonética y gráficamente igual á la castellana: sigue, por tanto,
las leyes de la Academia Española. Debemos hacer notar aquí, que
el valenciano demuestra de una manera indubitable que la _u_ no
es vocal sino consonante, cuando va unida á otra vocal acentuada
(como creen muchos gramáticos), pues se transforma en _v_ al
modificarse la palabra; los verbos en _eure, iure, oure_, tienen
desinencias en _vim, viu, vía, víem_, etc., y las terminaciones en
_eu_ de los verbos se transforman en _ev_ al afijárseles el
pronombre, como _deixéu, deixevho, anéu, anevon_.


CONSONANTES

Las consonantes en la escritura clásica ó antigua son en valenciano
las mismas que en castellano, con la única diferencia de que la _Ñ_
se escribe _Ny_ y la _Z_ se sustituye por la _Ç_: los innovadores han
suprimido en la escritura moderna la _J_ y la _Z_ ó _Ç_, porque
realmente no representan ningún sonido en nuestra lengua.

En cuanto á su pronunciación y al signo que gráficamente ha de
representar cada sonido en el lenguaje escrito, es tan difícil de
precisar que nos es de todo punto indispensable ir estudiándolos de
uno en uno fijando con la mayor exactitud las diferencias fonéticas
en diversas épocas y distintas comarcas, al mismo tiempo que su
representación gráfica en lo antiguo y la que debe adoptarse en lo
moderno como más racional, aceptada ya como hecho consumado
la innovación.

Para facilitar en lo posible tal estudio, y creyendo hacerlo así más
claro y comprensible, hemos juzgado prudente agrupar en este sitio
las letras por sonidos y dejar para la última parte del libro, ó sea la
Ortografía, las reglas para escribir con corrección el valenciano
moderno.

B
La _b_ tiene en valenciano el mismo sonido y los mismos usos que
en castellano: aunque en Valencia y la mayor parte de su provincia
se confunde con esta letra la _v_, son letras diferentes, y por lo
tanto trataremos de esta última en su lugar correspondiente.

C, Q, CH
Las sílabas _ca, que, qui, co, cu_, se pronuncian como en
castellano: asimismo se pronuncian y escriben igual en ambas
lenguas en lo antiguo y en lo moderno las sílabas _ac, ec, ic, oc,
uc_, en principio y en medio de dicción; como _acte, secció,
victoria_; pero no así al finalizar palabra, pues hasta la reforma
que iniciaron Bonilla y Baldoví se añadía á estas sílabas una _h_,
escribiéndose _sech, rich, fòch_; los modernistas suprimen esta _h_
y escriben en consecuencia _sec, ric, fòc_. No vemos en esto ningún
inconveniente ni aun para las sílabas _ec, ic_, puesto que lo mismo
sucede en el latín (_hæc, sic_), y aceptamos la reforma.

C, S, Z, Ç
El sonido castellano de la _c_ antes de _e, i_, y el de la _z_ no
existen en el valenciano: en la capital del reino las tres letras _c, s,
ç_ se pronuncian como la _s_ de Castilla, desconociéndose en
absoluto la _s_ suave; en Castellón y Alicante suenan de aquel
modo en principio de dicción y en las sílabas _cia, cie, cio, ciu_; en
los demás casos suenan unas veces fuertes y otros suaves, pero de
una manera tan anormal y desordenada, que creemos imposible dar
una idea de ello, siquiera aproximada, si no es formando un
vocabulario completo de todas las voces en que se emplean; ni
siquiera las que hemos tomado del castellano ó tienen un origen
común con sus equivalentes de dicho idioma y se escriben en él con
_z_, observan entre nosotros una regla fija, pues _raça, plaça,
caçar, forçar_, etc., son fuertes, mientras se pronuncian suaves
_reçar, almorçar, baça_ y algunas otras: lo propio sucede con la _c_
antes de _e, i_, y la _s_; _acer, entonces, concís_, suenan fuertes;
_quince, once, sencillo_, suaves; _pensar, fòsa_, fuertes; _ròsa,
còsa_, suaves. Esto, y más aún el no pronunciarse sino una sola _s_
en la capital y su comarca, hace de todo punto imposible el usar
dos signos diferentes para los dos sonidos de esta letra; sin
embargo, ya que no por el sonido, por la etimología, creemos que
debíamos conservar la _c_ escribiendo _Valencia, Vicent, once,
véncer_, frente á _cosir, roser, peseta_, como los castellanos
escriben _mujer y ángel_, _zenit y cero_, á pesar de pronunciarse
lo mismo _je y ge_, _ze y ce_, y huir de exageraciones que
pudieran destruir lo que tratamos de conservar; pero la han
suprimido los reformistas y suprimida la dejamos.
La _ç_ queda suprimida por completo: en adelante escribiremos
_rasa, plasa, almorsar, resar_, y en las comarcas en que hay dos
_ss_, pronúnciela el lector según la palabra en que esté, bien así
como hace muy pocos años leíamos en castellano _viruta y
pelirrubio_ con _r_ sencilla la primera y doble la segunda á pesar
de estar escritas del mismo modo ambas voces: al fin y al cabo la
ortografía antigua y la catalana tampoco resuelven la cuestión por
más que algunos crean lo contrario.

CH, G, J, TJ, X
En la escritura antigua siempre se usaba la _ch_ para indicar su
sonido latino; pero admitida por nosotros la supresión de la _h_
final, como decimos antes al tratar de las letras _c, q_, queda la
_ch_ desde ahora sin uso para representar el sonido de éstas como
ocurría antiguamente.
En cuanto á su sonido castellano que es el que en lo sucesivo tendrá
en nuestra lengua, se ha representado entre nosotros antes de la
reforma y sigue representándose aún en Cataluña por los signos _g,
j, tj, x_, según sus varios matices, su etimología, su lugar en la
dicción y las vocales á que iban unidos. Admitida la ortografía
moderna, ocurrirá con la letra _ch_ lo mismo que con la _s_; es
decir, que en algunas comarcas tendrá dos sonidos: en efecto, lo
propio que con la _s_ sucede en este reino con la _ch_; Valencia, su
huerta y casi toda su provincia no conocen ni pronuncian más _ch_
que la castellana; pero en los dos extremos del reino, en las
provincias de Alicante y Castellón –salvo contados pueblos- se hace
uso de dos, una fuerte igual a la castellana, que antes se escribía
con _x_ en principio de dicción y _tj_ en medio, y otra suave igual
á la _g_ italiana que se escribía con _j_ antes de _a, o, u_, y con _g
ó j_ según la etimología antes de _e, i_; por ejemplo, _xaròl,
xorís_, (hoy _charòl, chorís_); _cotje, ditja_, (_coche, dicha_), con
_ch_ fuerte; _Jesús, ángel, vaja, enjorn_, (_Chesús, ánchel, vacha,
enchorn_), con _ch_ suave ó italiana: en fi de dicción se escribía
_ig, vaig, reig, roig, puig_.
Admitimos con los reformadores el uso del signo _ch_ para los dos
sonidos, puesto que estamos seguros de que nadie nos atendería si
aconsejáramos que se conservaran la _g_ y la _j_ para el suave y se
adoptara la _ch_ para el fuerte: y la usaremos por lo tanto en
adelante así en principio y en medio como en fin de dicción.
Esta de las terminaciones en _ch_ y en _g_ es indudablemente la
reforma más atrevida que nuestros innovadores han llevado á cabo;
transformar _ròig_ (rojo) en _ròch_, y _fòch_ (fuego) en _fòc_, ha
sido verdaderamente apresurarse demasiado cuando tantos
apellidos, pueblos, montes, etc., tienen aún entre nosotros esas
desinencias; pero está ya hecho, y cuando _Lo Rat Penat_ no ha
logrado que autores dramáticos y periodistas festivos cejen en su
empeño, es que el mal no tiene ya remedio; transijamos, pues, y
escribamos _vach, llech, mich, fuch_, junto á _Roig, Reig, Cálig,
Terrateig, Puig, Solaig_, etc.

D
Suena y se escribe como en castellano; téngase muy presente, sin
embargo, que ninguna palabra valenciana termina en _d_: véase al
efecto lo que decimos más adelante al tratar de la _t_.

F
Se pronuncia y escribe como la castellana: nuestra antigua
ortografía empleaba en ciertos casos para este sonido el signo
_ph_, como en _Joseph_, _philosophía_; pero ya que los
castellanos, que también lo usaron, han prescindido de él,
prescindamos también nosotros empleando en su lugar la _p_
cuando así se pronuncia como en _Chusèp_ ó su signo propio como
en _filosofía_.

G
Las sílabas _ga, gue, gui, go, gu_, suenan como en castellano; en
cuanto á las _ge, gi_, y á las terminaciones en _ig_ ya hemos
hablado al tratar de la _ch_.

H
Esta letra es entre nosotros completamente afónica como en
Castilla: conviene, sin embargo, conservarla en el lenguaje escrito
por razón de etimología como en _hòme_, (de _homo_); _hedra_
(de _hedera_), y aun en medio de dicción como en _exhibir,
desheretar_, etc., como hacen los castellanos.

J
En virtud de lo dicho, al tratar de la _ch_, debe suprimirse en
absoluto la _j_ en el alfabeto valenciano; pero aunque esto es lo
racional, ocurre una duda: cuantos en esta tierra se precian de
medianamente ilustrados temen dar el sonido de _k_ á la _j_, como
hace el pueblo, en voces tomadas del castellano que llevan este
sonido, como en _jefe, fijarse_ (en la acepción de prestar atención
á alguna cosa); ¿qué hacemos pues?, ¿conservamos la _j_, ó
decimos sin miedo _quefe y ficarse_? Nuestra opinión es que debe
proscribirse el sonido de la _j_ castellana, y por lo tanto su signo,
pues no existe en valenciano.

L, LL
En el valenciano antiguo la _l_ en principio de dicción tomaba
algunas veces el sonido de _ll_: en la actualidad ambas letras
siguen en valenciano las reglas del castellano.

M, N
Se pronuncian y escriben como en castellano.

NY, Ñ
En la ortografía clásica valenciana la _ny_ representa el sonido de
la _ñ_ castellana; los reformadores la han sustituído por ésta en
todos los casos: admitimos la reforma y escribimos, por lo tanto, en
adelante _añ y reñir_ en vez de _any y renyir_.

P
Igual á la castellana: respecto á la _ph_ ya hemos dicho al hablar
de la _f_ que ha sido suprimida.

Q
Igual á la castellana: las sílabas _cua, cue, cui, cuo_, se escribirán
siempre con _c_.

R, RR
En ambos sonidos sigue esta letra las reglas fonéticas y ortográficas
de la lengua castellana: arréglese por lo tanto su uso á las
prescripciones de la Academia Española.

T
También esta letra se pronuncia y escribe como en castellano; pero
se diferencia nuestra prosodia de la de Castilla, en que allí ninguna
palabra termina en _t_ y aquí ninguna termina en _d_: hasta tienen
el final en _t_ las que al modificarse adoptan la _d_: por ejemplo,
_nebot_, cuyo femenino es _neboda_; _bondat_, que al adjetivarse
forma _bondadós_.
En muchas comarcas del reino se suprime al hablar la _t_ final
cuando va precedida de otra consonante, diciéndose _pòn_ en vez
de _pònt_, _mol_ en vez de _molt_, pero reaparece, si no en los
plurales, en las voces derivadas y hasta en los femeninos, en los
diminutivos y en los aumentativos, como _molta, moltísim, pontet,
pontarró_: debe por lo tanto conservarse en el lenguaje escrito.

V
Los valencianos de la capital y de algunos otros pueblos no conocen
en lo hablado esta letra, pues la pronuncian exactamente igual á la
_b_: en la mayoría de las poblaciones de Alicante y Castellón
conserva la _v_ su pronunciación latina, siendo, no una letra labial
como la _b_, sino labio-dental; es decir, que se pronuncia apoyando
ligeramente los dientes superiores sobre el labio inferior; creemos
explicar bien su sonido diciendo que la _v_ es á la _f_ como la _b_
es á la _p_.
A pesar de que en la capital del reino no se diferencian en el
lenguaje hablado la _b_ y la _v_, es indispensable conservar esta
última en el escrito, puesto que los castellanos hacen lo mismo, á
fin de que, escribiendo al menos, podamos defendernos de la
graciosa broma de un sabio francés que decía: _“¡O beati hispani
dum BIBERE dicunt VIVERE!”_
Servirá de guía para no confundir la _b_ con la _v_, la etimología
latina, siempre que no la contradiga un uso constante: por ejemplo,
_beure, batechar_, (de _bibere, baptizare_); _vore, viure, veu_,
(de _videre, vivere, vox_). Nótese como excepción á esta regla que
en Cataluña y en las comarcas valencianas donde la _v_ se
pronuncia, suenan con esta letra los pretéritos imperfectos de la
primera conjugación y los tiempos del verbo _haver_, que en
castellano siguen la ley general.

X
Conservamos esta letra para representar su sonido propio de _cs_
como en _examen, fluxió, exòtic_. En cuanto al sonido que antes
tenía en principio de dicción ó precedida de consonante, en medio
de ella, el cual según parece venía a ser el de la _ch_ francesa ó
mejor el de la _sc_ italiana antes de _e, i_, creemos que lo ha
perdido por completo transformándose según los casos en _ch_
española ó en _s_ precedida ó seguida de la sílaba _ei_: así de
_xeròl, xular_, se ha hecho _cheròl, chular_; de _Xátiva, xarop,
Xixona_, _Chátiva ó Eisátiva, eisarop, Seisona_; de _panxa,
caputxí_, _pancha, capuchí_.
¿Y de las sílabas _aix, eix, oix, uix_, qué hacemos? En nuestra
humilde opinión debíamos transformar resueltamente la _x_ en _s_:
por más que opinen lo contrario personas que nos merecen el
mayor respeto, afirmamos que en dichas sílabas la _x_ toma
exactamente el sonido de la _s_ castellana: _faixa, reixa, coixo,
bruixa_, los pronunciamos como un castellano leería _faisa, reisa,
coiso, bruisa_, acentuando, por supuesto la vocal que precede á la
_i_ y formando con ambas una sola sílaba: lo único que aquí sucede
es que al fundirse la _i_ y la _s_ en un solo sonido, resulta algo que
alarma á un oído delicado, pero de ningún modo una letra nueva;
sin embargo, seguiremos escribiendo con _x_ esas sílabas ya que así
lo hacen muchos de los innovadores, pues no queremos ser más
papistas que el Papa, como suele decirse.

Y
Debe seguir en valenciano las reglas que da para el castellano la
Academia Española.

Z, Ç
Ni fonética ni gráficamente deben figurar en el alfabeto
valenciano.


PARTE PRIMERA
_____
ANALOGÍA
____
GENERALIDADES

Los pocos que hasta ahora se han dedicado al estudio de la lengua
valenciana, se han ocupado con preferencia de la Ortografía,
creyendo de buena fe que esto era entre nosotros lo más preciso
para lograr la perfección posible en lo escrito; pero si se fija la
atención en el asunto, se verá bien pronto que lo que importa
reglamentar en la escritura valenciana popular, es más que el uso
de las letras en las palabras, el de las modificaciones de éstas y las
uniones de unas con otras, que es en lo que más se peca.

Convencidos de ello, vamos á dedicar á esta parte de la gramática
toda la atención que se merece, pues creemos que una vez
conocidas las partes de la oración, todo se reduce á escribir con
arreglo á las leyes de la Gramática general, cuyo representante
oficial puede ser para nosotros la de la Academia Española, para lo
cual sólo se necesita sentido común y un poco de atención: por
ejemplo, se escribe en castellano _No lo oigo_; pues en valenciano
se escribirá _No hu senc_, pero nunca _nou senc_, puesto que nadie
escribe _nol oigo_ ni _no loigo_: _me he enterado_, pues en
valenciano _m’he enterat_; jamás _menterat_, ni _m’enterat_, ni
_me enterat_, que equivaldría á _menterado_ ó _me enterado_,
que es como suena al hablar.

Llamamos por lo tanto la atención de los escritores valencianos
hacia esta parte de la Gramática, seguros de que es aquí la que más
importa conocer y la que menos se conoce: quien tiene exacto
conocimiento de la etimología de las palabras y de las
modificaciones que sufren en virtud de los accidentes gramaticales,
no puede escribir mal; pero téngase presente que en cuestiones de
etimología, como en todo, tan malo es pasarse como no llegar (4).

Una advertencia antes de entrar en materia: ya hemos dicho que no
vamos á escribir una Gramática completa porque la creemos
innecesaria; así, pues, prescindiremos de definiciones y
disquisiciones de Gramática general: quien desee tener una
Gramática valenciana completa, que compre el Compendio de la
Academia Española y lo encuaderne junto con el presente libro.


CAPÍTULO PRIMERO
DEL ARTÍCULO

Lo mismo que en castellano hay en nuestra lengua dos artículos: el
determinado y el indeterminado.

Artículo determinado.- Tiene en el valenciano moderno ó lenguaje
popular las formas _el_ en singular y _els_ en plural para el género
masculino, _la_ en singular y _les_ en plural para el femenino, y
_lo_ para el neutro que carece de plural.

Como en valenciano, lo mismo que en francés y en italiano, se usa
el apóstrofo en la unión de algunas palabras, el artículo pierde la
vocal en ciertos casos por unirse á la palabra que le precede ó
subsigue: por ejemplo, _l’home, l’aigua, contra’l chermá, pera’l
pare_ (5).

Antiguamente el artículo valenciano tenía las mismas formas que el
catalán; es decir, _lo_ en singular y _los_ en plural para el
masculino, _la_ en singular y _las_ en plural para el femenino, y
_lo_ para el neutro: en la actualidad su forma es la que antes
hemos indicado para todo el reino, salvo en algunos pueblos del
Maestrazgo.

DECLINACIÓN DEL ARTÍCULO

_Singular_
_Nominativo. El; la; lo._
_Genitivo...... Del; de la; de lo._
_Dativo........ Al; pera’l; á la, pera la; á lo, pera lo._
_Acusativo.... El, al; la, á la; lo, á lo._
_Vocativo..... El, ¡oh el!; la ¡oh la!_
_Ablativo_...... De, en, per, sense _el, la, lo_.

_Plural_
_Nominativo. Els; les._
_Genitivo...... Dels; de les._
_Dativo........ Als, pera’ls; á les, pera les._
_Acusativo... Els, als; les, á les._
_Vocativo.... Els, ¡oh els!; les, ¡oh les!_
_Ablativo_..... De, en, per, sense _els, les_.

Las formas _al, del, pel, als, dels, pels_, son contracciones de _á
el, de el, per el, á els, de els, per els_.

Artículo indeterminado.- Es el que no determina al nombre á que
va antepuesto, y tiene la forma _un_ en singular y _uns_ en plural
para el género masculino, y _una_ en singular y _unes_ en plural
para el femenino.


CAPÍTULO II
DEL NOMBRE SUSTANTIVO

En lo relativo á divisiones del sustantivo y reglas del género según
su significación, debe ajustarse la Gramática valenciana á lo que
para el castellano prescribe la Academia Española: en cuanto á las
reglas del género por la terminación, sólo podrían darse aquí
algunas indicaciones, puesto que no hay en realidad norma fija:
atiéndase, pues, para esto, á los diccionarios de nuestra lengua.

FORMACIÓN DE LOS PLURALES

Los sustantivos valencianos que terminan en _e, i, o, u_, breves ó
en consonante (excepto _ch y s_) forman el plural añadiendo una
_s_ al singular: verbigracia: _Mestre, mestres; òli, òlis; rey, reys;
sombrero, sombreros; sou, sous; sec, secs; perpal, perpals; arrap,
arraps; virtut, virtuts; muller, mullers; cánter, cánters_; etc.

Los en _a_ breve cambian dicha vocal por la sílaba _es_; v. gr.:
_Dòna, dònes; casa, cases; poeta, poetes_.

Los femeninos en _á_ aguda toman la misma sílaba sin dejar la _á_;
v. gr.: _Troná, tronaes; casá, casaes_.

Los masculinos en vocal aguda toman las letras _ns_ para formar el
plural; por ejemplo: _Chermá, chermáns; be, bens; camí, camíns;
meló, melóns; comú, común_.

Los femeninos en _ó_ aguda hacen lo mismo; v. gr.: _Llisó, llisóns;
precausió, precausións_.

Los femeninos en _é_ ó en _í_ aguda sólo toman una _s_: como,
_fe, fes; hurí, hurís_; ó la sílaba _es_: como _fees, huríes_.

A los sustantivos que terminan en _ch ó s_ y acentúan la última
sílaba, se les añade la sílaba _os_; v. gr.: _Batech, batechos; gòch,
gòchos; mich, michos; cabás, cabasos; pes, pesos; permís,
permisos; mòs, mòsos; andalús, andalusos; románs, romansos;
llèns, llènsos_.

_Temps_ no se modifica en el plural, y los en _s_ breves, tampoco,
como _sintaxis, éxtasis, crisis_.

_Hòme, orde, òrgue, òrfe, marche_ y quizá algunos otros similares,
forman el plural _hòmens, ordens, òrguens, òrfens, marchens_, sin
duda por reminiscencia del plural latino de que proceden.

Para las relaciones entre masculinos y femeninos, véase lo que
indicamos al tratar del adjetivo.

DE LAS VARIAS ESPECIES DE NOMBRES

Primitivos y derivados, simples y compuestos, colectivos,
partitivos, proporcionales y verbales.- Nada hemos de decir
acerca de todos ellos en el presente libro, pues es aplicable en
valenciano cuanto respecto á los castellanos dice la Gramática de
la Academia.

Aumentativos y diminutivos.- Las terminaciones más usadas de los
aumentativos valencianos pueden reducirse á dos: en _as, asa_, y
en _òt, òta_: de _animal, aminalás, animalòt_; de _bestia,
bestiasa, bestiòta_: úsanse, no obstante, algunas otras, como
_chicorrón, grandullona_, etc., tomadas, sin duda, del castellano ó
de otras lenguas; pero las verdaderamente valencianas son aquellas
dos y las más generales también.
Las de los diminutivos son: _et, eta; ico, ica_; en especial la
primera: de _llibre, llibret_; de _carta, carteta_; de _gòt, gotico_;
de _botella, botellica_: también se usan algunas otras, como
_animalucho, ratolí_, etc., pero no son ya tan generales.

Abundanciales.- Nuestra lengua tiene una clase de nombres
sustantivos que no existen en el castellano; de todos los sustantivos
genéricos ó comunes que denotan continente, podemos nosotros
formar otro que indica abundancia de contenido: por ejemplo,
decimos que _ve una sequiá d’aigua_, cuando la acequia (_sequia_)
viene muy llena; que nos hemos comido _una platerá d’arròs_ ó
bebido _una gotá de vi_ cuando el plato ó el vaso (_plat, gòt_)
estaban muy llenos; _una cabasá de tarònches, una siná de figues_,
etc., etc.
Formamos igualmente abundanciales algunas veces que indican, no
plenitud de continente, sino muchedumbre de unidades de la
misma especie; así decimos, que á uno le ha salido _una granullá ó
una pigotá_, por los muchos granos ó pústulas variolosas que
padece; ó bien que hemos hecho _una caragolá ó una buñolá_, por
la abundancia de caracoles ó buñuelos que en la fiesta se han
consumido.
La lengua castellana tiene como una reminiscencia de esto, en las
voces _riada, tazón, dineral_ y muy pocas más; pero de ningún
modo ofrece la generalidad que entre nosotros tiene esta clase de
nombres.
Como se habrá notado en los ejemplos anteriores, los
abundanciales tienen siempre la desinencia en _á_ aguda, ya
porque acentúan la que ya tiene su primitivo, ya porque cambian
en á la vocal en que aquél termina, ya porque la añaden sola ó con
otras letras cuando termina en consonante: como de _safa, safá_;
de _sombrero, sombrerá_; de _peròl, perolá_; de _plat, platerá_.
Algunos suponen que esta terminación es un vulgarismo, y que la
verdadera desinencia de los abundanciales debe ser en _ada_: de
esto trataremos con alguna detención al ocuparnos del participio.

También tienen la misma terminación los sustantivos derivados que
indican la acción de golpear y que en castellano suelen terminar en
_azo_ ó en _ada_: como de _pedra, pedrá_; de _bastó, bastoná_;
de _sabre, sabrá_; de _puñ, puñá_, etc.


CAPÍTULO III
DEL NOMBRE ADJETIVO

Lo mismo que en castellano tenemos en valenciano adjetivos de dos
terminaciones ó de una sola: de dos, como _bò, bòna_; de una,
como _gran_. Hay que advertir, que muchos de los que en Castilla
tienen la misma desinencia para los dos géneros, la mudan entre
nosotros al pasar del masculino al femenino; por ejemplo: pobre,
pòvre, pòvra; verde, vèrt, vèrda; _valiente, valent, valenta_, y
como este último, todos los que tienen la misma desinencia: las
clases ilustradas evitan, sin embargo, el modificar los femeninos
_intelichent, prudent, present, ausent_ y algunos otros.

Los en _al (6), ant, ar y as_ son inmodificables; v.gr.: _formal, legal,
constant, amant, particular, regular, capás, ferás_: exceptúanse
_mal, sant, car y ras_, que hacen _mala, santa, cara y rasa_, y los
en _as_ cuando son aumentativos, como _grandás, grandasa;
blanás, blanasa_.

Tampoco se modifican los en _ble_, como _amable, endeble,
temible, noble_.

REGLAS PARA LA FORMACION DEL FEMENINO

Los masculinos terminados en _e_ y en _o_ breves cambian dichas
vocales en _a_ para el femenino; v. gr.: _tèndre, tèndra; tonto,
tonta_: se exceptúan _chove, vèrche_, y algún otro que conservan
la misma terminación en ambos géneros.

Los en _u_ breve la cambian en _va_; v. gr.: _viu, viva; blau,
blava; escláu, esclava_: exceptúase _suáu_ que no se modifica.

Los en vocal aguda hacen el femenino en _na_; v. gr.: _cristiá,
cristiana; ple, plena; fadrí, fadrina; queixó, queixona; algú,
alguna_.

De los terminados en consonante puede decirse, como regla
general, que se les añade una _a_ para formar el femenino; por
ejemplo: _sanser, sansera; cantor, cantora; ròch, ròcha; ensés,
ensesa; selós, selosa; còmic, còmica; presís, presisa_. Aunque de
_dèbil, fásil y felís_ suele formar el pueblo _dèbila, fásila y
felisa_, es más común no modificarlos.

Para los terminados en _t_ debe tenerse presente la pronunciación
de sus similares castellanos, pues sabido es que entre nosotros se
pronuncian y escriben con _t_ final, no sólo los que en su origen
tienen esta letra, sino también los que tienen _d_, y estos recobran
la _d_ al modificarse: así, _mòrt_ (muerto) hace _mòrta_; _fòrt_
(fuerte), _fòrta_; _alt_ (alto), _alta_; pero _sort_ (sordo) hace
_sorda_; _mut_ (mudo), _muda_; _buit_ (buido?), _buida_; _cabut_
(cabezudo), _cabuda_. Es la mejor regla que puede darse, pues
apenas tiene excepciones.

Para los en _at, it, ut_, véase lo que decimos en los participios.

También en los que terminan en _c_ ocurre algo parecido; algunos
mudan la _c_ en _g_ para el femenino; v. gr.: _flac_ (flaco) hace
_flaca_; _blanc_ (blanco), _blanca_; _ric_ (rico), _rica_; pero
_llarc_ (largo), _llarga_; _amic_ (amigo), _amiga_; _llec_ (lego),
_llega_. _Gròc_ hace _gròga_; _poruc_, _poruca y poruga_.

Estas reglas pueden servir para los sustantivos que forman
femenino; v. gr.: _mestre, mestra; amo, ama; chermá, chermana;
padrí, padrina; pastor, pastora; gos, gosa; gat, gata; sac, saca_.

Sin embargo, los sustantivos en _ant, al y ar_ no siguen la regla de
los adjetivos aun cuando sean homónimos: así decimos, _regla
cheneral, clase militar, palmera chagant_; pero al hablar de
mujeres decimos una _chenerala, una militara, una chaganta_.

_Bò, algú, ningú_ terminan en _n_ cuando se anteponen al
sustantivo; v. gr.: _bòn hòme, algún día, ningún fadrí_. _Mal y
gran_ no se modifican.

Para la formación de plurales sigue el adjetivo las mismas reglas
que el sustantivo: así _tèndre, raro, formal, antic_, hacen
_tèndres, raros, formals, antics_; _bòna y rara, bònes y rares_; _sa
y ple, sans y plens_, etc., etc., _chove y vèrche_ hacen _chovens y
vèrchens_.

DE LAS VARIAS ESPECIES DE ADJETIVOS

Primitivos y derivados, simples y compuestos, numerales,
verbales, positivos, comparativos y superlativos.- Son aplicables
al valenciano las reglas de la Gramática castellana: es inútil
advertir que las desinencias valencianas son, sin embargo,
diferentes de las castellanas; pero las leyes de modificación son las
mismas. Los comparativos y superlativos que tienen voz diferente
de su positivo, son entre nosotros muy parecidos á los castellanos,
_machor, menor, millor, pichor, máxim, mínim_, etc.: la
desinencia de los superlativos es _ísim, ísima_.

Aumentativos y diminutivos.- Se forman de los adjetivos como de
los sustantivos.


CAPÍTULO IV
DEL PRONOMBRE

Pronombres personales.- Son tres: _yò, tu, ell, nosatros, vosatros,
ells_, de primera, segunda y tercera persona respectivamente: los
dos primeros _yò, tu, nosatros, vosatros_, son comunes á los
géneros masculino y femenino, lo mismo en el singular que en el
plural; el tercero tiene desinencia femenina en ambos números;
_ell, ella, ells, elles_. Se declinan de este modo:

PRIMERA PERSONA

_Singular, masculino y femenino_
_Nominativo. Yò._
_Genitivo...... De mi._
_Dativo......... Me, á mi ó pera mi._
_Acusativo.... Me ó á mi._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _mi_.

_Plural, masculino y femenino_
_Nominativo. Mos ó nosatros._
_Genitivo...... De nosatros._
_Dativo......... Mos, á nosatros ó pera nosatros._
_Acusativo.... Mos ó á nosatros._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _nosotros_.

SEGUNDA PERSONA

_Singular, masculino y femenino_
_Nominativo. Tu._
_Genitivo...... De tu._
_Dativo......... Te, á tu ó pera tu._
_Acusativo.... Te ó á tu._
_Vocativo..... Tu._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _tu_.

_Plural, masculino y femenino_
_Nominativo. Vos ó vosatros._
_Genitivo...... De vosatros._
_Dativo......... Vos, á vosatros ó pera vosatros._
_Acusativo.... Vos ó á vosatros._
_Vocativo..... Vosatros._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _vosatros_.

TERCERA PERSONA

_Singular masculino_
_Nominativo. Ell._
_Genitivo...... D’ell._
_Dativo......... Li, á ell ó pera ell._
_Acusativo.... El, lo, á ell._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _ell_.

_Plural masculino_
_Nominativo. Ells._
_Genitivo...... D‘ells._
_Dativo......... Els (7), á ells ó pera ells._
_Acusativo.... Els á ells._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _ells_.

_Singular femenino_
_Nominativo. Ella._
_Genitivo...... D‘ella._
_Dativo......... Li, á ella ó pera ella._
_Acusativo.... La á ella._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _ella_.

_Plural femenino_
_Nominativo. Elles._
_Genitivo...... D‘elles._
_Dativo......... Els (8), á elles ó pera elles._
_Acusativo.... Les á elles._
_Ablativo_...... De, en, per, sense _elles_.

OBSERVACIONES

Escribimos _yo_ y no _jo_, no sólo porque así suena al hablar, sino
porque así se escribió hasta el siglo XVI: el _jo_ debió ser efecto de
la influencia francesa en Cataluña.

_Mi, tu y ell_ personales, no deben acentuarse en valenciano,
puesto que no pueden confundirse con los posesivos y el artículo,
que es lo que obliga á acentuarlos en castellano.

Cuando _me, te y lo_ se posponen al verbo, se afijarán á él como
en castellano y se escribirán, según terminare en vocal ó
consonante, de este modo: llévame, _pòrtam_; quiéreme,
_vullme_; hay que tomarte ó dejarte, _hiá que pendret ó
deixarte_; _míral_, _duslo_.

Debe tenerse presente que en valenciano, casi no se afijan los
pronombres al verbo, mas que en infinitivo é imperativo: así nunca
decimos _dicte_ (dígote) ó _portaret_ (llevaréte), sino _te dic_ ó
_te portaré_.

Antes ó después de otras voces que llevan vocal en principio ó fin
de dicción, se apostrofarán; v. gr.: _si m’estimes no’m disgustes;
tu l’escoltes perque t’adula; no’t chires que’t miren_.

Aunque parece que la forma contracta de _nosotros_ ha de ser
_nos_, hemos adoptado el _mos_, porque así es en realidad como
se pronuncia en todo el reino (9); _mos y vos_ pierden la _s_ final
cuando van seguidos de la partícula _en_, que perdiendo á su vez la
_e_, se afija al pronombre; v. gr.: _mon anem_ en vez de _mos en
anem_ (_nous en allons_ en francés); _anevon_, en vez de _anevos
en_ (_allez-vous en_ en francés); _mon has donat pòc; prenevon
més_ (10).

Las formas _ens_ por _mos_ y _us_ en lugar de _vos_, muy usadas
en Cataluña y antiguamente también en Valencia, han desaparecido
de nuestro lenguaje hablado: asimismo ha desaparecido el genitivo
del plural de la tercera persona _llur y llurs_ equivalente al
_illorum_ latino, _leur_ francés y _loro_ italiano.

El pronombre neutro que sólo se usa en valenciano como pasivo,
adopta la forma _ho_ si va precedido de consonante y _hu_ si se
junta á vocal; verbigracia: Haz lo que te mando: No quiero hacerlo,
ó No lo quiero hacer. _Fes lo que te mane: No vullc ferho ó No hu
vullc fer_. Míralo bien: _mirahu be_. Dejémoslo estar: _deixemho
estar_.

La forma castellana _si_ de genitivo, dativo y ablativo de tercera
persona no tiene uso en valenciano, sino en algunas frases tomadas
probablemente del castellano; como _tornar en sí, estar fòra de
sí_; generalmente se sustituye por _ell mateix_: como, guardólo
para sí; _ho guardá pera ell mateix_; vino consigo, _vinguí en ell
mateix_. La forma _se_ de acusativo tan solo se usa unida á los
verbos en impersonal y á los reflexivos y recíprocos; v. gr.: _se diu,
se parlava, l’ambisiós s’engaña, ell y ella se cartechen_: en los
demás casos no tiene el uso que en castellano; por ejemplo: se la
leí, _li la llichguí_; se lo conté, _li hu vach contar_; dáselo,
_dónalihu_.

Pronombres demostrativos.- Son tres: _este, eixe, aquell; esta,
eixa, aquella; asò, això, allò_, en el singular: _estos, eixos,
aquells; estes, eixes, aquelles_, en el plural.
Cuando _este, eixe, esta, eixa_, preceden al adjetivo _atre_,
suelen formar con él una sola palabra; _estatre, eixatre, estrata,
eixatra_: algunos, sin embargo, prefieren apostrofarlos en esta
forma: _est’atre, eix’atra_.
Otro pronombre demostrativo tenemos en valenciano sin
equivalente en castellano, y que á pesar de su mucha importancia y
su constante uso en el lenguaje popular está muy poco estudiado;
nos referimos al pronombre _en ó ne_: este pronombre, aunque
muchos lo creen neutro, es en realidad común á los tres géneros y
lo usamos para determinar un sustantivo, _siempre genérico y
divisible_, sobreentendido en la oración; v. gr.: _Dónam tabaco: No
ne tinc_; es decir, _no tinc tabaco_. _Envíam farina: No me’n
queda_; esto es, _no’m queda farina_._-Y blat, ¿ne vòls? No’n
necesite.-¿Vols algo més? Ya’n tinc pròu de tot_.
Cuando _en ó ne_ va unido á ciertos verbos reflexivos, no es
pronombre: hablaremos de él más adelante.

Pronombres posesivos.- Son los siguientes: _meu, meua, nostre y
nostra_, de primera persona; _teu, teua, vostre, vostra_, de
segunda; _seu y seua_, de tercera en singular y plural:
antiguamente el plural de tercera persona era _llur y llurs_; pero
hoy es completamente desusado, como decimos antes (pág 45).
Así como en castellano se transforman los posesivos cuando
preceden al nombre en _mi, tu, su_, para los dos géneros, en
valenciano adoptan diferente desinencia, según sean masculinos ó
femeninos, tanto en singular como en plural: decimos, pues, _mon,
ton, son, ma, ta, sa_, para el singular; _mos, tos, sos ó mons, tons,
sons y mes, tes, ses_, para el plural. Hay que advertir, sin embargo,
que de día en día se va haciendo más raro el uso de estos
pronombres; los de plural especialmente apenas se emplean ya en
la mayor parte del reino; casi nadie dice _mos llibres ó tes
sabates_, sino _els meus llibres, les tehues sabates_: en cuanto á
los de singular, se usan aún bastante, pero casi exclusivamente al
hablar de parientes: se dice _mon pare, mon fill, ta mare, ta
chermana_; pero no _mon mestre, ta modista_; menos se usan aún
al tratar de cosas, con rarísimas excepciones, pues si bien se dice
_ma casa_, casi nadie dice _mon sombrero ó ma camisa, mon hòrt
ó ma taula_, sino _el meu sombrero, la meua camisa_, etc.

Pronombres relativos.- Son en valenciano _qui, quin, quina, que,
cual_.
_Qui y que_ cuando son interrogativos deben acentuarse; por
ejemplo, _¿quí es? ¿qué vols?_
_Cual_ va siempre precedido del artículo _el, la, lo_; en los demás
casos el _cual_ castellano se traduce por _quin, quina_; v.gr.: Uno
de estos pañuelos, no sé cuál, es para mí: _un d’estos mocadors, no
sé quín, es pera mí_: De las dos hermanas, ¿á cuál prefieres? _de
les dos chermanes, ¿á quína vóls més?_
Algunas persones suelen emplear el pronombre _cuyo_ hablando en
valenciano; pero creemos que esto no es más que un castellanismo.

Pronombres indeterminados.- _Algú, ningú, cuansevòl_.
_Algú y ningú_ equivalen á los castellanos _alguien y nadie_; no
deben, por lo tanto, confundirse con _algún, alguna, ningún,
ninguna_, que son adjetivos.
El pronombre _cuansevòl_, equivalente á _cualquiera_, es
invariable.
_Un ó ú, una, uns, unes_, se emplean también algunas veces como
pronombre indeterminado.


CAPÍTULO V
DEL VERBO

Siendo el verbo la parte más variable de la oración, es la que en el
lenguaje popular se presta á mayores abusos; aquí en esta región,
donde nunca se ha legislado, suele adoptar formas tan diferentes,
que para indicarlas todas habría necesidad de escribir tantas
Gramáticas como pueblos hablan el valenciano: así, pues, hemos
procurado ir escogiendo lo que nos ha parecido más aceptable,
prefiriendo siempre en lo dudoso lo regular á lo irregular, y en
igualdad de circunstancias, lo de Valencia á lo de fuera y las formas
de las clases ilustradas (siempre que no sean castellanismos) á las
del pueblo indocto.

Como en todas las Gramáticas empieza el estudio del verbo con
numerosas definiciones y explicaciones de Gramática general
acerca de lo que es verbo sustantivo y adjetivo, activo, neutro,
reflexivo, regular, irregular, etc., etc., modos, tiempos, personas y
demás mecanismos de la conjugación, creemos muy del caso
recordar á nuestros lectores la advertencia que hemos hecho en la
pág. 32, á fin de que no se tache de incompleto el presente
artículo: puesto que cuantos lean este libro han de ser por lo
general personas versadas en la Gramática castellana, la supresión
que hacemos es antes beneficiosa que perjudicial, y además de
esto, perfectamente lógica, ya que este libro es, más que una
Gramática valenciana, un estudio comparativo de nuestra lengua
con la castellana.

Algo hemos de decir, sin embargo, respecto de la conjugación de
los verbos valencianos; no hemos podido encontrar de ningún modo
en nuestro lenguaje hablado algunas formas del subjuntivo
castellano y las hemos suprimido por lo tanto en nuestras
conjugaciones; sin embargo, si alguien nos convence de que se
usan, no tenemos el menor inconveniente en admitirlas: dichas
formas son la tercera del _pretérito imperfecto_ de subjuntivo y el
_futuro imperfecto_ del mismo modo; es decir, las castellanas
_amase, amare; temiese, temiere; partiese, partiere_: la primera
se usó antiguamente y aun se usa hoy en Cataluña, pero no en la
región valenciana; la segunda creemos que no se ha usado nunca,
se sustituye tal vez con la primera forma del pretérito imperfecto:
(en esto de pretéritos y futuros condicionales habría mucho que
decir y retocar en casi todas las Gramáticas, empezando por la de
la Academia Española).

Las conjugaciones valencianas deben reducirse á tres como las
castellanas: la primera en _ar_, la segunda en _re ó er_, la tercera
en _ir_. Al frente de cada una de ellas indicaremos sus principales
modificaciones.

VERBOS AUXILIARES

Lo mismo que en castellano los verbos propiamente auxiliares en
nuestra lengua son _haver y ser_; aunque otros, de que luego
hablaremos, hagan el oficio de tales en algunos casos,
especialmente el verbo _anar_ en el pretérito perfecto.

DEL VERBO _HAVER_ (11)
Este verbo auxiliar tiene también los caracteres de activo y de
impersonal.

MODO INDICATIVO

_Presente_
Yò...... _he ó yò ha_.
Tu...... _has_
Ell....... _ha_ (en impersonal _hia_).
Nosatros. _ham ó havem_.
Vosatros. _hau ó havéu_.
Ells......... _han_ (en impersonal _hian_).

_Pretérito imperfecto_
Yò...... _había_.  Nosatros. _havíem_.
Tu...... _havíes_. Vosatros. _havíeu_.
Ell....... _havía_. Ells......... _havíen_.

_Pretérito perfecto_
Yò...... _haguí ó vach haver_.
Tu...... _hagueres ó vas haver_.
Ell....... _hagué ó va haver_.
Nosatros. _haguerem ó varem haver_.
Vosatros. _haguereu ó vareu haver_.
Ells......... _hagueren ó varen haver_.

_Futuro simple_
Yò...... _hauré_.  Nosatros. _haurem_.
Tu...... _haurás_. Vosatros. _hauréu_.
Ell....... _haurá_.  Ells......... _haurán_.

Este verbo carece de imperativo como auxiliar, pero téngase
presente que como activo suele suplir al verbo _tindre_,
especialmente en la segunda persona del singular; casi nadie dice
_te ó tin_, sino _hias_; (la forma _chas_ nos parece impropia).

MODO SUBJUNTIVO

_Presente_
Yò...... _hacha_. Nosatros. _haguem ó háchem_.
Tu...... _haches_. Vosatros. _haguéu ó hacheu_.
Ell....... _hacha_. Ells......... _hachen_.

_Pretérito imperfecto_
Yò...... _haguera y hauría_.
Tu...... _hagueres y hauríes_.
Ell....... _haguera y hauría_.
Nosatros. _haguerem y hauríem_.
Vosatros. _haguereu y hauríeu_.
Ells......... _hagueren y hauríen_.

Gerundio. . . . . . . . . _Havent_.
Participio. . . . . . . . . _Hagut_.


VERBO _SER_

_Indicativo; presente_
Yò...... _soc_.   Nosatros. _som_.
Tu...... _eres_. Vosatros. _sou_.
Ell....... _es_.   Ells......... _son_.

_Pretérito imperfecto_
Yò...... _era_.  Nosatros. _érem_.
Tu...... _eres_. Vosatros. _ereu_.
Ell....... _era_. Ells......... _eren_.

_Pretérito perfecto_
Yò......_siguí ó vach ser_
Tu......_sigueres, fores ó vas ser_
Ell....... _sigué, fon ó va ser_
Nosatros. _siguérem, forem ó várem ser_.
Vosatros. _siguereu, foreu ó vareu ser_.
Ells......... _sigueren, foren ó varen ser_.

_Futuro simple_
Yò...... _seré_.  Nosatros. _serem_.
Tu...... _serás_. Vosatros. _seréu_.
Ell....... _será_. Ells......... _serán_.

_Imperativo_
_Siguem ó sigam_ nosatros.
_Sigues_ tu. _Siguéu ó sigáu_ vosatros.
_Siga_ ell.    _Siguen_ ells.

_Subjuntivo presente_
Yò...... _siga_.    Nosatros. _siguem ó sigam_.
Tu...... _sigues_. Vosatros. _siguéu ó sigáu_.
Ell....... _siga_.   Ells.......... _siguen_.

_Pretérito imperfecto_
Yò...... _fora ó seria_.    Nosatros. _forem ó seríem_.
Tu...... _fores ó seríes_. Vosatros. _foreu ó seríeu_.
Ell....... _fora ó sería_.   Ells......... _foren ó seríen_.

Gerundio . . . . . . . ._Sent_.
Participio. . . . . . . _Sigut_.

Además de estos dos verbos hay algunos otros que, lo mismo que en
castellano, son también auxiliares para la formación de los tiempos
compuestos de otros verbos; por ejemplo: _tinc qu’anar á misa;
quedá resòlt el negòsi; deixem estar que diguen; devía d’estar
así_.

Pero tiene nuestra lengua otro auxiliar mucho más característico
que éstos y del cual debemos ocuparnos con más detención porque
no existe en la castellana; es este el verbo _anar_, con cuyo
presente de indicativo (especial como auxiliar y diferente del que
tiene como verbo activo) formamos los pretéritos perfectos de
indicativo, siendo tan común su uso, que hay comarcas muy
extensas en donde no se emplea nunca el tiempo simple; en la
Plana, por ejemplo, ningún hijo del país dice _parlí ó cantárem_,
sino _vach parlar ó varem cantar_. Las desinencias que se dan á
este auxiliar son diferentes según los pueblos, pero en este libro
sólo usamos una por parecernos la más usual y la más conforme con
lo preceptuado en las Gramáticas catalanas: vamos, sin embargo, á
poner aquí un ejemplo para indicarlas todas.

_Pretérito perfecto del verbo ser_
Yò.......... _vach ser_.
Tu.......... _vas ser, vares ser ó vaes ser_.
Ell........... _va ser_.
Nosatros. _vam ser, váem ser ó várem ser_.
Vosatros. _vau ser, váeu ser ó vareu ser_.
Ells.......... _van ser, vaen ser ó varen ser_.

DE LOS VERBOS REGULARES
PRIMERA CONJUGACIÓN

Los verbos que pertenecen á la primera conjugación hacen el
infinitivo en _ar_, el gerundio en _ant_, el participio en _at_, la
segunda persona del singular del imperativo en _a_ suave, y el
singular del presente de subjuntivo en _e, es, e_.

Advertimos aquí de una vez para todas las conjugaciones, que
haremos en éstas caso omiso de ciertas modificaciones que se
hacen en varios pueblos, y pondremos tan solo las desinencias que
creamos más propias y generales: así en esta conjugación
terminaremos en _e_ la primera persona del singular del presente
de indicativo, aunque algunas comarcas, como el Maestrazgo, la
terminan en _o_ (yò _parlo_), y en _a_ la tercera del mismo tiempo
y la primera y tercera del pretérito imperfecto que en Castellón y
algunos pueblos de su distrito terminan en _e_ (ell _parle_, yò
_parlave_, ell _parlave_).

EJEMPLO DE LA PRIMERA CONJUGACIÓN
PARLAR

_Indicativo presente_
_Yò_...... parle.   _Nosatros_. parlem.
_Tu_...... parles. _Vosatros_. parléu.
_Ell_....... parla. _Ells_......... parlen.

_Pretérito imperfecto_
_Yò_...... parlava.   _Nosatros_. parlávem.
_Tu_...... parlaves. _Vosatros_. parlaveu.
_Ell_....... parlava. _Ells_......... parlaven.

_Pretérito perfecto_
_Yò_...... parlí, vach parlar ó he parlar
_Tu_...... parlares, vas parlar ó has parlat.
_Ell_....... parlá, va parlar ó ha parlat.
_Nosatros_. parlárem, varem parlar ó ham parlat.
_Vosatros_. parlareu, vareu parlar ó hau parlat.
_Ells_......... parlaren, van parlar ó han parlat.

_Pretérito pluscuamperfecto_
_Yò_...... havía parlat.  _Nosatros_. havíem parlat.
_Tu_...... havíes parlat. _Vosatros_. havíeu parlat.
_Ell_....... havía parlat. _Ells_......... havíen parlat.

_Futuro imperfecto_
_Yò_...... parlaré.  _Nosatros_. parlarem.
_Tu_...... parlarás. _Vosatros_. parlaréu.
_Ell_....... parlará. _Ells_......... parlarán.

_Futuro perfecto_
_Yò_...... hauré parlat.  _Nosatros_. haurem parlat.
_Tu_...... haurás parlat. _Vosatros_. hauréu parlat.
_Ell_....... haurá parlat. _Ells_......... haurán parlat.

_Imperativo_
Parlem _nosotros_.
Parla _tu_. Parléu _vosatros_.
Parle _ell_. Parlen _ells_.

_Subjuntivo: presente_
_Yò_...... parle. _Nosatros_. parlem.
_Tu_...... parles. _Vosatros_. parléu.
_Ell_....... parle. _Ells_......... parlen.

_Pretérito imperfecto_
_Yò_...... parlara y parlaría.
_Tu_...... parlares y parlaríes.
_Ell_....... parlara y parlaría.
_Nosatros_. parlárem y parlaríem.
_Vosatros_. parlareu y parlaríeu.
_Ells_........ parlaren y parlaríen.

_Pretérito perfecto_
_Yò_...... hacha parlat.  _Nosatros_. hachem parlat.
_Tu_...... haches parlat. _Vosatros_. hachéu parlat.
_Ell_....... hacha parlat. _Ells_......... hachen parlat.

_Pretérito pluscuamperfecto_
_Yò_.......... haguera y hauría parlat.
_Tu_.......... hagueres y hauríes parlat.
_Ell_........... haguera y hauría parlat.
_Nosatros_. haguérem y hauríem parlat.
_Vosatros_. haguereu y hauríeu parlat.
_Ells_.......... hagueren y hauríen parlat.

_Infinitivo_
_Presente_...... Parlar.
_Pretérito_...... Haver parlat.
_Futuro_......... Haver de parlar ó tindre que parlar.

_Gerundio_..... Parlant.
_Participio_..... Parlat.


SEGUNDA CONJUGACIÓN

Los verbos de la segunda conjugación hacen el infinitivo en _re ó
er_, el gerundio en _ent_, el participio en _ut_, la segunda persona
del singular del imperativo sin desinencia alguna, es decir, con sólo
las letras radicales, y el singular del presente de subjuntivo en _ga,
gues, ga_.

Para la mejor inteligencia de esta conjugación, conviene tener
presente, que como regla general (pues hay muchas excepciones
que ya estudiaremos al tratar de los verbos irregulares), el cómputo
de las letras radicales debe hacerse de diferente manera, según la
terminación de los infinitivos:

En los verbos en _dre_ la desinencia es _dre_. _ven-dre_:
En los en _tre, bre y pre_.................._re_... _bat-re_:
En los en _ure_............................_ure_... _tra-ure_:
En los en _er_ grave........................_er_... _córr-er_:
En los en _er_ aguda........................_er_... _pod-er_:

El futuro imperfecto en los tres primeros grupos es el infinitivo
acentuando la terminación: en el cuarto se forma añadiendo una
_e_ al infinitivo.

Como habrá notado el lector, ni aun los mismos verbos que
acabamos de poner como modelos, se ajustan en absoluto á la regla
general, particularmente en lo relativo al participio; y es que en
esta conjugación son más los verbos irregulares que los regulares.

Antiguamente entre nosotros, como hoy en Cataluña, solían
terminar todos estos verbos en _er_, diciéndose _véndrer, bátrer,
tráurer_, etc.; pero en la actualidad es indudable que se ha
suprimido la _r_ final en todo el reino y terminan en _re_.

EJEMPLO DE LA SEGUNDA CONJUGACIÓN
VENDRE

_Indicativo presente_
_Yò_...... venc. _Nosatros_. venem.
_Tu_...... vens. _Vosatros_. venéu.
_Ell_....... ven. _Ells_......... venen.

_Pretérito imperfecto_
_Yò_...... venía.  _Nosatros_. veníem.
_Tu_...... veníes. _Vosatros_. veníeu.
_Ell_....... venía. _Ells_......... veníen.

_Pretérito perfecto_
_Yò_.......... venguí, vach vendre ó he venut.
_Tu_.......... vengueres, vas vendre ó has venut.
_Ell_........... vengué, va vendre ó ha venut.
_Nosatros_. venguerem, várem vendre ó ham venut.
_Vosatros_. venguereu, vareu vendre ó hau venut.
_Ells_.......... vengueren, van vendre ó han venut.

_Pretérito pluscuamperfecto_
_Yò_...... havía venut.   _Nosatros_. havíem venut.
_Tu_...... havíes venut. _Vosatros_. havíeu venut.
_Ell_....... havía venut. _Ells_......... havíen venut.

_Futuro imperfecto_
_Yò_...... vendré. _Nosatros_. vendrem.
_Tu_...... vendrás. _Vosatros_. vendréu.
_Ell_....... vendrá. _Ells_......... vendrán.

_Futuro perfecto_
_Yò_...... hauré venut.  _Nosatros_. haurem venut.
_Tu_...... haurás venut. _Vosatros_. hauréu venut.
_Ell_....... haurá venut. _Ells_......... haurán venut.

_Imperativo_
Venem ó vengam _nosotros_.
Ven _tu_. Venéu ó vengáu _vosatros_.
Venga _ell_. Venguen _ells_.

_Subjuntivo: presente_
_Yò_...... venga.    _Nosatros_. venguem ó vengam.
_Tu_...... vengues. _Vosatros_. venguéu ó vengáu.
_Ell_....... venga.  _Ells_......... venguen.

_Pretérito imperfecto_
_Yò_...... venguera y vendría.
_Tu_...... vengueres y vendríes.
_Ell_....... venguera y vendría.
_Nosatros_. venguérem y vendríem.
_Vosatros_. venguereu y vendríeu.
_Ells_......... vengueren y vendríen.

_Pretérito perfecto_
_Yò_...... hacha venut.  _Nosatros_. hachem venut.
_Tu_...... haches venut. _Vosatros_. hachéu venut.
_Ell_....... hacha venut. _Ells_......... hachen venut.

_Pretérito pluscuamperfecto_
_Yò_..... haguera y hauría venut.
_Tu_.... hagueres y hauríes venut.
_Ell_...... haguera y hauría venut.
_Nosatros_. haguérem y hauríem venut.
_Vosatros_. haguereu y hauríeu venut.
_Ells_......... hagueren y hauríen venut.

_Infinitivo_
_Presente_...... Vendre.
_Pretérito_...... Haver venut.
_Futuro_......... Haver de vendre ó tindre que vendre.

_Gerundio_..... Venent.
_Participio_..... Venut.


TERCERA CONJUGACIÓN

Los verbos de la tercera conjugación hacen el infinitivo en _ir_, el
gerundio en _int_, el participio en _it_, la segunda persona del
singular del imperativo en _is_ y el singular del presente de
subjuntivo en _isca, isques, isca_ (12).

EJEMPLO DE LA TERCERA CONJUGACIÓN
PATIR

_Indicativo presente_
_Yò_...... patisc.   _Nosatros_. patim.
_Tu_...... patises. _Vosatros_. patiu.
_Ell_....... patís.  _Ells_......... patisen.

_Pretérito imperfecto_
_Yò_...... patía.   _Nosatros_. patíem.
_Tu_...... patíes. _Vosatros_. patíeu.
_Ell_....... patía. _Ells_......... patíen.

_Pretérito perfecto_
_Yò_.......... patí, vach patir ó he patit.
_Tu_.......... patires, vas patir ó has patit.
_Ell_........... patí, va patir ó ha patit.
_Nosatros_. patírem, várem patir ó ham patit.
_Vosatros_. patireu, vareu patir ó hau patit.
_Ells_.......... patiren, van patir ó han patit.

_Pretérito pluscuamperfecto_
_Yò_...... havía patit.   _Nosatros_. havíem patit.
_Tu_...... havíes patit. _Vosatros_. havíeu patit.
_Ell_....... havía patit. _Ells_.......... havíen patit.

_Futuro imperfecto_
_Yò_...... patiré.  _Nosatros_. patirem.
_Tu_...... patirás. _Vosatros_. patiréu.
_Ell_....... patirá. _Ells_......... patirán.

_Futuro perfecto_
_Yò_...... hauré patit.  _Nosatros_. haurem patit.
_Tu_...... haurás patit. _Vosatros_. hauréu patit.
_Ell_....... haurá patit. _Ells_......... haurán patit.

_Imperativo_
Patim _nosotros_.
Patís _tu_.     Patiu _vosatros_.
Patisca _ell_. Patisquen _ells_.

_Subjuntivo presente_
_Yò_...... patisca      _Nosatros_. patim.
_Tu_...... patisques. _Vosatros_. patiu.
_Ell_....... patisca.   _Ells_......... patisquen.

_Pretérito imperfecto_
_Yò_...... patira y patiría.
_Tu_...... patires y patiríes.
_Ell_....... patira y patiría.
_Nosatros_. patírem y patiríem.
_Vosatros_. patireu y patiríeu.
_Ells_......... patiren y patiríen.

_Pretérito perfecto_
_Yò_...... hacha patit.  _Nosatros_. háchem patit.
_Tu_...... haches patit. _Vosatros_. hacheu patit.
_Ell_....... hacha patit. _Ells_......... hachen patit.

_Pretérito pluscuamperfecto_
_Yò_......... haguera y hauría patit.
_Tu_......... hagueres y hauríes patit.
_Ell_.......... haguera y hauría patit.
_Nosatros_. haguérem y hauríem patit.
_Vosatros_. haguereu y hauríeu patit.
_Ells_........ hagueren y hauríen patit.

_Infinitivo_
_Presente_...... Patir.
_Pretérito_...... Haver patit.
_Futuro_......... Haver de patir ó tindre que patir.

_Gerundio_..... Patint.
_Participio_..... Patit.


DE LOS VERBOS IRREGULARES
Se cree generalmente que en valenciano son muchas las
irregularidades que presenta la conjugación de los verbos, pero no
es así; después de estudiar el asunto con la mayor detención,
hemos podido comprobar que entre los de la primera conjugación
apenas si hay irregulares y que en la segunda y en la tercera,
aunque son muchos, no exceden en manera alguna á los de las
mismas en castellano.

Tenemos en primer lugar, que los numerosísimos verbos, en cuya
penúltima sílaba entran la _e_ ó la _o_ y que por este solo hecho
son irregulares en castellano, no lo son en nuestra lengua, pues
decimos _yò asèrte, yò entenc, tu contes, tu mòus_, etcétera.

Respecto á los incluídos en las demás clases, que después de estas
dos sigue indicando la Gramática de la Academia, también los hay
que en valenciano siguen las reglas de su respectiva conjugación;
mas á fin de facilitar en nuestra lengua el estudio de los demás, ya
que son muy diferentes sus irregularidades de las que presentan sus
equivalentes castellanos, los agruparemos por conjugaciones.

Antes de esto debemos advertir, como lo hace la Academia, que “la
identidad de letras radicales y terminaciones que se establece para
distinguir los verbos regulares de los irregulares, no se destruye con
las leves mutaciones á que obliga á veces la ortografía:” así los
verbos _tocar, tancar, pagar_, no dejan de ser regulares porque
cambien la _c_ en _qu_ ó admitan una _u_ después de la _g_ en
algunos tiempos ó personas como _yò tòque, nosotros tanquem,
ells paguen_; ni los en _ure_ y otros, porque tomen una _h_ antes
de la sílaba _ue_, como _trahuen, escrihuen, dihuen_, etc.

IRREGULARES DE LA PRIMERA CONJUGACIÓN

Como decimos antes, son tan contados los verbos irregulares de
esta conjugación, que quizá no sean más de tres; estos son: _anar,
estar y matar_, este último sólo en el participio, pues si bien suele
usarse el regular, es más común decir _l’han mòrt_ que _l’han
matat_.

Los otros dos tienen las siguientes irregularidades (13):

ANAR

_Presente de indicativo_
Yò _vach_, tu _vas_, ell _va_, ells _van_.

_Futuro imperfecto_
Yò _aniré_, tu _anirás_, ell _anirá_, nosatros _anirem_, vosatros
_aniréu_, ells _anirán_.

_Imperativo_
_Ves_ tu, _vacha_ ell, _vachen_ ells.

_Presente de subjuntivo_
Yò _vacha_, tu _vaches_, ell _vacha_, ells _vachen_.

_Pretérito imperfecto_
Yò _aniría_, tu _aniríes_, ell _aniría_, nosatros _aniríem_, vosatros
_aniríeu_, ells _aniríen_.

Este verbo, que representa en valenciano á los dos castellanos _ir y
andar_, no tiene como activo otras irregularidades que las
indicadas; pero cuando se usa como auxiliar tiene además
irregulares la primera y segunda personas del plural del presente de
indicativo según se dijo ya en la página 55.

ESTAR (14)

_Presente de indicativo_
Yò _estic_, tu _estás_, ell _está_, ells _están_.

_Pretérito perfecto_
Yò _estiguí_, tu _estigueres_, ell _estigué_.
Nosatros _estiguérem_, vosatros _estiguereu_, ells _estigueren_.

_Imperativo_
_Está ó estigues_ tu, _estiga_ ell.
_Estem ó estiguem_ nosatros, _estéu ó estiguéu_ vosatros,
_estiguen_ ells.

_Presente de subjuntivo_
Yò _estiga_, tu _estigues_, ell _estiga_.
Nosatros _estiguem_, vosatros _estiguéu_, ells _estiguen_.

_Pretérito imperfecto_
Yò _estiguera_, tu _estigueres_, ell _estiguera_.
Nosatros _estiguérem_, vosatros _estiguereu_, ells _estigueren_.


IRREGULARES DE LA SEGUNDA CONJUGACIÓN

Es tan grande la confusión que reina en nuestra lengua en lo que se
refiere á la segunda conjugación, que sería casi preciso anotar una
por una las conjugaciones de todos los verbos que á ella pertenecen
si hubiera necesidad de fijar con precisión todas sus formas; pero
como esta misma incertidumbre, hija de la variedad de
modificaciones que sufren en diversas comarcas, nos da el derecho
de escoger con libertad las que nos parezcan más propias y más
regulares, condensaremos en lo posible su estudio agrupando los
verbos por desinencias y dejando que se consideren como regulares
todos aquellos de los cuales no hagamos mención especial.

VERBOS EN _DRE_

Son regulares en todas sus formas excepto en el participio que es
irregular en la mayoría.
Los en _endre_, excepto _vendre y sèndre_, hacen el participio en
_és_; como _entés, defés, suspés_.
Los en _òldre_ lo hacen en _òlt_; como _mòlt, absòlt, resòlt_:
exceptúase _dòldre_ que hace _dolgut_.
_Fondre_ y sus compuestos hacen _fus_.
_Pòndre_ y los suyos, _pòst_.
_Valdre_ y el impersonal _caldre_, _valgut y calgut_.
_Pèdre, sèndre, pendre_ y los compuestos de éste ofrecen la
particularidad, desconocida en otras lenguas de que tienen
irregular el infinitivo, pues resultarían casi regulares sus
conjugaciones si escribiéramos _pèrdre, sèrndre y prendre_:
adviértase que para _pèrdre_ deben computarse como letras
radicales hasta la _d_ inclusive en el presente y el pretérito
imperfecto de indicativo y en el infinitivo.
Veamos, al efecto, la conjugación de estos tres verbos.

PÈDRE

_Presente de indicativo_
Pèrc, pèrts, pèrt, perdem, perdéu, pèrden.

_Pretérito imperfecto_
Perdía, perdíes, perdía, perdíem, perdíeu, perdíen.

_Pretérito perfecto_
Perguí, pergueres, pergué, perguérem, perguereu, pergueren.

_Futuro simple_
Pedré, pedrás, pedrá, pedrem, pedréu, pedrán.

_Imperativo_
Pèrt _tu_, pèrga _ell_, perdem ó pergam, perdéu ó pergáu,
pèrguen.

_Presente de subjuntivo_
Pèrga, pèrgues, pèrga, perguem, perguéu, pèrguen.

_Pretérito imperfecto_
Perguera y pedría, pergueres y pedríes, perguera y pedría,
perguérem y pedríem, perguereu y pedríeu, pergueren y pedríen.

_Infinitivo_.. Pèdre.
_Gerundio_.. Perdent.
_Participio_.. Perdut.

SÈNDRE

_Presente de indicativo_
Sèrnc, sèrns, sèrn, sernem, sernéu, sèrnen.

_Pretérito imperfecto_
Sernía, serníes, sernía, serníem, serníeu, serníen.

_Pretérito perfecto_
Sernguí, serngueres, serngué, sernguérem, sernguereu, serngueren.

_Futuro simple_
Sendré, sendrás, sendrá, sendrem, sendréu, sendrán.

_Imperativo_
Sèrn _tu_, sèrnga _ell_, sernem, sernéu, sèrnguen.

_Presente de subjuntivo_
Sèrnga, sèrngues, sèrnga, sernguem, sernguéu, sèrnguen.

_Pretérito imperfecto_
Sernguera y sendría, serngueres y sendríes, sernguera y sendría,
sernguérem y sendríem, sernguereu y sendríeu, serngueren y
sendríen.

_Infinitivo_. Sèndre.
_Gerundio_. Sernent.
_Participio_. Sernut

PENDRE

_Presente de indicativo_
Prenc, prens, pren, prenem, prenéu, prenen.

_Pretérito imperfecto_
Prenía, preníes, prenía, preníem, preníeu, preníen.

_Pretérito perfecto_
Prenguí, prengueres, prengué, prenguerem, prenguereu,
prengueren.

_Futuro simple_
Pendré, pendrás, pendrá, pendrem, pendréu, pendrán.

_Imperativo_
Pren _tu_, prenga _ell_, prenem, prenéu, prenguen.

_Presente de subjuntivo_
Prenga, prengues, prenga, prenguem, prenguéu, prenguen.

_Pretérito imperfecto_
Prenguera y pendría, prengueres y pendríes, prenguera y pendría,
prenguérem y pendríem, prenguereu y pendríeu, prengueren y
pendríen.

_Infinitivo_. Pendre.
_Gerundio_. Prenent.
_Participio_. Pres.

Leídas estas conjugaciones, salta á la vista la exactitud de lo que
hemos dicho respecto á la irregularidad de su infinitivo; nótese en
efecto, que sólo el futuro simple y la segunda forma del pretérito
imperfecto de subjuntivo, conservan la raíz del infinitivo; esto es,
las dos formas que con mayor facilidad se transformarían al
modificarse aquél, fuera en uno ú otro sentido.

_Tindre, vindre_ y sus compuestos cambian la _i_ radical en _e_ y
tienen además irregulares algunas desinencias en los siguientes
tiempos:

_Presente de indicativo_
Tinc, tens, te, tenim, teníu, tenen. Vinc, vens, ve, etc.

_Pretérito imperfecto_
Tenía, teníes, tenía, teníem, teníeu, teníen. Venía, veníes, venía,
etc.

_Imperativo_
Tin ó te _tu_ (15), tinga _ell_, tenim ó tingam, teníu ó tingau,
tinguen. Vine _tu_, vinga _ell_, venim ó vingam, etc.

_Infinitivo_... Tindre, vindre.
_Gerundio_.. Tenint, venint.
_Participio_. Tingut ó tengut, vingut ó vengut.

VERBOS EN _TRE, BRE Y PRE_
Hacen la primera persona del presente de indicativo como la
tercera; es decir, sólo con las letras radicales, y no toman la _g_ de
los regulares en el pretérito perfecto de indicativo ni en el
imperativo y subjuntivo.

Ejemplo:
_Presente de indicativo_
Promet, promets, promet, prometem, prometéu, prometen.

_Pretérito perfecto_
Prometí, prometeres, prometé, prometérem, prometereu,
prometeren.

_Imperativo_
Promet tu, prometa ell, prometem, prometéu, prometen.

_Presente de subjuntivo_
Prometa, prometes, prometa, prometem, prometéu, prometen.

_Pretérito imperfecto_
Prometera y prometría, prometeres y prometríes, prometera y
prometría, prometerem y prometríem, prometereu y prometríeu,
prometeren y prometríen.

Los en _etre_ hacen además el participio en _és_; verbigracia:
_acomés, promés, somés_.
_Rebre_, que ya no se usa sino en la acepción de _recibir castigo_,
es defectivo, pues casi no se emplea más que en futuro y en
infinitivo.
_Rompre_ se sustituye casi en absoluto por _trencar_.
_Cabre_ tiene las siguientes irregularidades, además de las propias
de este grupo.

_Presente de indicativo_
_Ell_ cap.

_Imperativo_
Cap _tu_, capia _ell_, capiem, capiéu, capien.

_Presente de subjuntivo_
Capia, capies, capia, capiem, capiéu, capien.

_Pretérito imperfecto_
Capiera, capieres, capiera, capiérem, capiereu, capieren.
En algunos pueblos se le aproxima más á los regulares, pues se dice
_capiguí, cápiga, capiguera_, etc.

VERBOS EN _URE_

Estos verbos conservan la _u_ radical en la segunda y tercera
persona del singular y tercera del plural del presente de indicativo,
en la segunda del singular del imperativo y en la segunda forma del
pretérito imperfecto de subjuntivo.

Ejemplo:
_Presente de indicativo_
Crec, creus, creu, creem, creéu, crehuen.

_Imperativo_
Creu _tu_, crega _ell_.

_Pretérito imperfecto de subjuntivo_
Creguera y creuría, cregueres y creuríes, creguera y creuría,
creguérem y creuríem, creguereu y creuríeu, cregueren y creuríen.

Los en _eure, iure, oure_, cuyos equivalentes castellanos terminan
en _ber, bir, ver ó vir_, cambian además dicha _u_ radical en _v_
en la primera y segunda persona del plural del presente de
indicativo, en todo el pretérito imperfecto y en el gerundio.

Ejemplo:
_Presente de indicativo_
Bec, beus, beu, bevem, bevéu, behuen.

_Pretérito imperfecto_
Bevía, bevíes, bevía, bevíem, bevíeu, bevíen.

_Gerundio_. Bevent.

_Escriure_ y sus compuestos cambian además en _i_ la _e_ de la
desinencia en el presente y gerundio: _escrivim, escrivíu,
escrivint_.

_Viure_ y los suyos tienen las siguientes irregularidades:
_Presente de indicativo_
Visc, vius, viu, vivim, vivíu, vihuen.

_Pretérito imperfecto_
Vivía, vivíes, etc.

_Pretérito perfecto_
Visquí, visqueres, visqué, visquérem, visquereu, visqueren.

_Imperativo_
Viu _tu_, visca _ell_, vivim ó viscam, vivíu ó viscáu, visquen.

_Presente de subjuntivo_
Visca, visques, visca, visquem ó viscam, visquéu ó viscáu, visquen.

_Pretérito imperfecto_
Visquera y viuría, visqueres y viuríes, visquera y viuría, visquérem y
viuríem, visquereu y viuríeu, visqueren y viuríen.

_Gerundio_. Vivint.
_Participio_. Viscut.

_Caure_ y sus compuestos _decaure y recaure_ añaden una _i_ á su
raíz en algunas formas; son éstas:
_Presente de indicativo_
_Yò_ caic.

_Pretérito perfecto_
Caiguí, caigueres, caigué, caiguérem, caiguereu, caigueren.

_Imperativo_
Caiga _ell_, caiguen _ells_.

_Presente de subjuntivo_
Caiga, caigues, caiga, caiguem, caiguéu, caiguen.

_Pretérito imperfecto_
Caiguera, caigueres, caiguera, caiguérem, caiguereu, caigueren.

_Participio_
Caigut.

En cuanto al participio de los verbos en _ure_ hay que advertir que
los que lo tienen en _ut_ añaden una _g_ á la raíz; como _ragut,
begut, cregut, degut, mogut, plogut_.
_Viure_ y sus compuestos hacen _viscut_.
_Caure_ y los suyos, _caigut_.
_Traure_ y los suyos, _tret_.
_Escriure, escrit_.
_Riure, rist_.
_Còure_ tiene dos; cuando significa _cocer_, hace _cuit_; cuando
_escocer ó doler_, _cogut_: por ejemplo: _ya he CUIT l’òlla, pero
m’he cremat y m’ha COGUT molt_.

El antiguo _veure_ que hoy se pronuncia _vore_ en todo el reino, es
muy irregular y se conjuga de la siguiente manera en sus formas
simples:
_Presente de indicativo_
Vech, veus, veu, veem, veéu, vehuen.

_Pretérito imperfecto_
Vea, vees, vea, véem, veeu, veen.

_Pretérito perfecto_
Viu ó vechguí, veres ó vechgueres, viu ó vechgué, vérem ó
vechguereu, veren ó vechgueren.

_Futuro imperfecto_
Voré, vorás, vorá, vorem, voréu, vorán.

_Imperativo_
Veches _tu_, vecha _ell_, vechem ó vecham, vechéu ó vecháu,
vechen.

_Presente de subjuntivo_
Vecha, veches, vecha, vechem ó vecham, vechéu ó vecháu, vechen.

_Pretérito imperfecto_
Vera ó vechguera y voría, veres ó vechgueres y voríes, vera ó
vechguera y voría, vérem ó vechguérem y voríem, vereu ó
vechguereu y voríeu, veren ó vechgueren y voríen.

_Infinitivo_. Vore.
_Gerundio_. Véent.
_Participio_. Vist.

VERBOS EN _ER_ GRAVE
Los en _áñer y éñer_, como _atáñer, pláñer, espéñer y féñer_,
pueden considerarse como defectivos; casi no se usan sino en
algunas de sus formas, todas ellas regulares excepto el participio
que suelen hacerlo en _gut_, y el futuro en _dré_.

Los en _áixer y éixer_ son muy irregulares; la mayoría de ellos se
conjugan del siguiente modo:
_Presente de indicativo_
Naixc, naixes, naix, naixem, naixéu, naixen.

_Pretérito imperfecto_
Naixía, naixíes, naixía, naixíem, naixíeu, naixíen.

_Pretérito perfecto_
Naixquí, naixqueres, naixqué, naixquérem, naixquereu, naixqueren.

_Futuro imperfecto_
Naixeré, naixerás, naixerá, naixerem, naixeréu, naixerán.

_Imperativo_
Naix _tu_, naixca _ell_, naixquem, naixquéu, naixquen.

_Presente de subjuntivo_
Naixca, naixques, naixca, naixquem, naixquéu, naixquen.

_Pretérito imperfecto_
Naixquera y naixería, naixqueres y naixeríes, naixquera y naixería,
naixquérem y naixeríem, naixquereu y naixeríeu, naixqueren y
naixeríen.

_Infinitivo_. Náixer.
_Gerundio_. Naixent.
_Participio_. Naixcut.

_Amanéixer, conéixer y paréixer_ con sus compuestos se apartan
bastante de la conjugación de los demás del grupo.
Ejemplo:
_Presente de indicativo_
Coneixc ó conec, coneixes, coneix, coneixem, coneixéu, coneixen.

_Pretérito imperfecto_
Coneixía, coneixíes, coneixía, coneixíem, coneixíeu, coneixíen.

_Pretérito perfecto_
Coneguí, conegueres, conegué, coneguérem, coneguereu,
conegueren.

_Futuro simple_
Coneixeré, coneixerás, coneixerá, coneixerem, coneixeréu,
coneixerán.

_Imperativo_
Coneix _tu_, conega _ell_, coneguem, coneguéu, coneguen.

_Presente de subjuntivo_
Conega, conegues, conega, coneguem, coneguéu, coneguen.

_Pretérito imperfecto_
Coneguera y coneixería, conegueres y coneixeríes, coneguera y
coneixería, coneguérem y coneixeríem, coneguereu y coneixeríeu,
conegueren y coneixeríen.

_Infinitivo_. Conéixer.
_Gerundio_. Coneixent.
_Participio_. Conegut.

_Vénser_ y sus compuestos tienen irregularidades en los siguientes
tiempos:
_Presente de indicativo_
Vensc, venses, vens, vensem, venséu, vensen.

_Pretérito perfecto_
Vensí, venseres, vensé, vensérem, vensereu, venseren.

_Imperativo_
Vens _tu_, vensa _ell_, vensem, vensáu, vensen.

_Presente de subjuntivo_
Vensa, venses, vensa, vensem, venséu, vensen.

_Pretérito imperfecto_
Vensera y vensería, venseres y venseríes, vensera y vensería,
vensérem y venseríem, vensereu y venseríeu, venseren y venseríen.

_Tòrser_ lo conjugan unos como _náixer_ y otros como _vénser_: el
participio es _torsut_.

_Córrer_ y sus compuestos tienen los siguientes tiempos
irregulares:
_Presente de indicativo_
Córrec, corres, corre, correm, corréu, corren.

_Pretérito perfecto_
Correguí, corregueres, corregué, correguérem, correguereu,
corregueren.

_Imperativo_
Corre _tu_, córrega _ell_, correm ó correguem, corréu ó correguéu,
córreguen.

_Presente de subjuntivo_
Córrega, córregues, córrega, correguem, correguéu, córreguen.

_Pretérito imperfecto_
Correguera y correría, corregueres y correríes, correguerem y
correríem, correguereu y correríeu, corregueren y correríen.

_Gerundio_.. Corrent (la forma _correguent_ no es propia).
_Participio_.. Corregut.

_Témer_ está en desuso; en su acepción directa se sustituye en
todas partes por _tindre pòr ó tindre temor_: en la de _sospechar ó
recelar algún daño_, además de emplearse estos mismos ó
parecidos equivalentes, hemos oído muchas veces emplear á las
clases populares de algunas comarcas un verbo que no conocemos
en el lenguaje escrito, el verbo _temar_; v. gr.: _Ya’m temava yò
lo que pasa; y yò tamé me hu vach temar_.

VERBOS EN _ÉR_ AGUDA

Son todos ellos muy irregulares.

PODER
_Presente de indicativo_
Puc, pòts, pòt, podem, podéu, pòden.

_Pretérito imperfecto_
Podía, podíes, podía, podíem, podíeu, podíen.

_Pretérito perfecto_
Puguí, pugueres, pugué, puguérem, puguereu, pugueren.

_Futuro simple_
Podré, podrás, podrá, podrem, podréu, podrán.

_Imperativo (16)_
Pòt ó pugues _tu_, puga _ell_, puguem, puguéu, puguen

_Presente de subjuntivo_
Puga, pugues, puga, puguem ó pugam, puguéu ó pugáu, puguen.

_Pretérito imperfecto_
Puguera y podría, pugueres y podríes, puguera y podría, puguérem
y podríem, puguereu y podríeu, pugueren y podríen.

_Gerundio_.. Podent.
_Participio_... Pogut.

_Voler_ se conjuga casi exactamente igual al anterior: donde aquél
cambia la raíz en _pu_, éste la muda en _vull_:
_Presente de indicativo_
Vullc, vòls, vòl, volem, voléu, vòlen.

_Pretérito imperfecto_
Volía, volíes, etc.

_Pretérito perfecto_
Vullguí, vullgueres, etc.

_Futuro simple_
Voldré, voldrás, etc.

_Imperativo_
Vòl ó vullgues _tu_, vullga _ell_, etc.

_Presente de subjuntivo_
Vullga, vullgues, etc.

_Futuro imperfecto_
Vullguera y voldría, etc.

_Gerundio_.. Volent.
_Participio_... Volgut ó vullgut.

SABER
_Presente de indicativo_
Sé, saps, sap, sabem, sabéu, saben.

_Pretérito perfecto_
Sabí, saberes, sabé, sabérem, sabereu, saberen.

_Futuro simple_
Sabré, sabrás, sabrá, sabrem, sabréu, sabrán.

_Imperativo_
Sapies _tu_, sapia _ell_, sapiem ó sapiam, sapiéu ó sapiáu, sapien.

_Presente de subjuntivo_
Sapia, sapies, sapia, sapiem ó sapiam, sapiéu ó sapiáu, sapien.

_Pretérito imperfecto_
Sapiera y sabría, sapieres y sabríes, sapiera y sabría, sapiérem y
sabríem, sapiereu y sabríeu, sapieren y sabríen.

Este verbo, sin duda por su continuo uso, es una prueba palpable
del desbarajuste que reina entre nosotros en lo relativo á
conjugaciones: en el pretérito perfecto, por ejemplo, unos dicen
_sapiguí, sapigueres_, etc., y otros dicen _sapieres, sapié_; en vez
de _sapia y sapiera_, hay pueblos que pronuncian _sápiga,
sapiguera ó sabera_; en el plural del imperativo suelen muchos
emplear las formas del presente de indicativo en vez de las del
subjuntivo -aunque esta confusión es peculiar á todos los verbos de
la segunda- que creemos más propia.

_Fer_ y sus compuestos.
_Presente de indicativo_
Fach ó fas, fas, fa, fem, feu, fan.

_Pretérito imperfecto_
Fea, fees, fea, féem, féeu, feen.

_Pretérito perfecto_
Fíu, feres, feu, férem, fereu, feren.

_Futuro_
Faré, farás, fará, farem, faréu, farán.

_Imperativo_
Fes _tu_, fasa _ell_, fem, feu, fasen.

_Presente de subjuntivo_
Fasa, fases, fasa, fem, feu, fasen.

_Pretérito imperfecto_
Fera y faría, feres y faríes, fera y faría, férem y faríem, fereu y
faríeu, feren y faríen.

_Gerundio_... Fent.
_Participio_... Fet.

VERBO _DUR_

Si en este verbo se consideran como radicales las dos primeras
letras, resulta casi regular en esta conjugación.

_Presente de indicativo_
Duc, dus, du, dúem ó dúyem, dúeu ó duyeu, dúen.

_Pretérito imperfecto_
Duya, duyes, duya, dúyem, duyeu, duyen.

_Pretérito perfecto_
Duguí, dugueres, dugué, duguérem, duguereu, dugueren.

_Futuro_
Duré, durás, durá, durem, duréu, durán.

_Imperativo_
Dus _tu_, duga _ell_, duguem, duguéu, duguen.

_Presente de subjuntivo_
Duga, dugues, duga, duguem, duguéu, duguen.

_Pretérito imperfecto_
Duguera y duría, dugueres y duríes, duguera y duría, duguérem y
duríem, duguereu y duríeu, dugueren y duríen.

_Infinitivo_... Dur.
_Gerundio_... Duent.
_Participio_... Dut.

IRREGULARES DE LA TERCERA CONJUGACIÓN

Los verbos terminados en _echir, eñir y eixir_ cambian la _e_
radical en _i_ en algunos tiempos y ofrecen además varias
irregularidades en sus desinencias.

Ejemplos de los en _echir_:
_Presente de indicativo_
Llichc, lliches, llich, llechim, llechíu, llichen.

_Pretérito perfecto_
Llichguí, llichgueres, llichgué, llichguérem, llichguereu,
llichgueren.

_Imperativo_
Llich _tu_, llichga _ell_, llechim ó llichgam, llechíu ó llichgáu,
llichguen.

_Presente de subjuntivo_
Llichga, llichgues, llichga, llichgam, llichgáu, llichguen.

_Pretérito imperfecto_
Llichguera, llichgueres, llichguera, llichguérem, llichguereu,
llichgueren.

En muchos pueblos se conjugan como regulares el pretérito
perfecto y la primera y segunda persona del plural del presente de
subjuntivo.

Los en _eñir_ tienen las mismas irregularidades que los del grupo
anterior; tan solo se diferencian en la segunda persona del singular
del presente de indicativo, cuya desinencia no lleva _e_;
verbigracia: _riñs, tiñs, constriñs_.

Los en _eixir_ cambian la raíz en los mismos tiempos, pero tienen
diferentes desinencias.
Ejemplo:
_Presente de indicativo_
Ixc, ixes, ix, eixím, eixíu, ixen.

_Pretérito perfecto_
Ixquí, ixqueres, ixqué, ixquérem, ixquereu, ixqueren.

_Imperativo_
Ix _tu_, ixca _ell_, eixim ó ixcam, eixíu ó ixcáu, ixquen.

_Presente de subjuntivo_
Ixca, ixques, ixca, ixcam, ixcáu, ixquen.

_Pretérito imperfecto_
Ixquera, ixqueres, ixquera, ixquérem, ixquereu, ixqueren.

También, como en los anteriores, son muchos los que emplean en
estos verbos las formas regulares en el pretérito perfecto de
indicativo y en la primera y segunda personas del plural del
presente de subjuntivo.

_Vestir_ y sus compuestos se conjugan de diferentes maneras según
las comarcas; unos los hacen completamente regulares, otros los
aproximan mucho á los en _eixir_; sin embargo las formas
irregulares más usuales nos parecen las siguientes:
_Presente de indicativo_
Visc, vistes, vist, vestim, vestíu, visten.

_Imperativo_
Vist _tu_, vista _ell_, vestim ó vistam, vestíu ó vistáu, visten.

_Presente de subjuntivo_
Vista, vistes, vista, vestim ó vistam, vestíu ó vistáu, visten.

El verbo _sentir_ suele adoptar estas mismas terminaciones, pero
sin cambiar la raíz.
_Presente de indicativo_
Senc, sents, sent, sentim, sentíu, senten.

_Imperativo_
Sent _tu_, senta _ell_, sentim, sentíu, senten.

_Presente de subjuntivo_
Senta, sentes, senta, sentim, sentíu, senten.

Los demás verbos terminados en _entir_, inclusos los derivados de
_sentir_, se conjugan generalmente como regulares.

La mayoría de los que tienen _o_ en su penúltima sílaba, la
cambian en _u_ en las personas en que los anteriores mudan la _e_
en _i_ y se ajustan á éstos en sus terminaciones:
_Cosir y fochir_, por ejemplo, se conjugan como _llechir_.
_Bollir, collir y moñir_, como los en _eñir_.
_Tosir_ se conjuga como _eixir_, pero los pretéritos suelen hacerse
siempre regulares.
_Rostir_, como _vestir_.

_Morir_ tiene las mismas desinencias que los verbos acabados en
_eñir_, tanto en las comarcas centrales como en las extremas del
reino; pero se conjuga de manera muy diferente en unas y otras en
lo relativo á sus letras radicales: en la casi totalidad de las
provincias de Alicante y Castellón conserva la raíz _mor_ en todos
los tiempos y personas, mientras que en la capital y su comarca y
en algunas otras poblaciones cambia aquélla en _muy_ en los
mismos tiempos que en los verbos en _eñir_ se cambia la _e_ en _i_
(excepto en el presente de indicativo); en Valencia, por ejemplo,
se dice yò _muyc_, tu _mòrs_, ell _mòr_, yò _muyga_, tu
_muygues_, ell _muyga_; en Alicante y Castellón, yò _mòrc_, tu
_mòrs_, ell _mòr_; yò _mòrga_, tu _mòrgues_, ell _mòrga_.

_Dormir_ y sus compuestos se conjugan también como los en
_eñir_, pero en unas personas conservan la _m_ radical y en otras
la pierden; sus irregularidades son éstas:
_Presente de indicativo_
Dòrc, dòrms, dòrm, dormim, dormíu, dòrmen.

_Pretérito perfecto_
Dorguí, dorgueres, dorgué, dorguérem, dorguereu, dorgueren.

_Imperativo_
Dòrm _tu_, dòrga _ell_, dormim ó dorgam, dormíu ó dorgáu,
dòrguen.

_Presente de subjuntivo_
Dòrga, dòrgues, dòrga, dormim ó dorgam, dormíu ó dorgáu,
dòrguen.

_Pretérito imperfecto_
Dorguera y dormiría, dorgueres y dormiríes, dorguera y dormiría,
dorguérem y dormiríem, dorguereu y dormiríeu, dorgueren y
dormiríen.

_Obrir_ tiene las siguientes irregularidades:
_Presente de indicativo_
Òbric, òbris, òbri, obrim, obríu, òbrin.

_Pretérito perfecto_
Obriguí, obrigueres, obrigué, obriguérem, obriguereu, obrigueren.

_Imperativo_
Òbri _tu_, òbriga _ell_, obrim ú obrigam, obríu ú obrigáu, òbriguen.

_Presente de subjuntivo_
Òbriga, òbrigues, òbriga, obrim, obríu, òbriguen.

_Participio_... Obèrt ó ubèrt.

_Omplir_ se conjuga exactamente igual al anterior, pero el
participio es regular, _omplit_: el pretérito perfecto, tanto en uno
como en otro, es muy usual hacerlo regular, pero algunos lo
conjugan como queda indicado.

_Cubrir_ y sus compuestos son regulares, excepto en el participio
que es _cubèrt_.

_Oír_: sus tiempos irregulares son estos:
_Presente de indicativo_
Òixc, òus, òu, oím, oíu, òhuen.

_Pretérito perfecto_
Oixquí, oixqueres, oixqué, oixquérem, oixquereu, oixqueren.

_Imperativo_
Òu _tu_, òixca _ell_, oím, oíu, oixquen

_Presente de subjuntivo_
Òixca, òixques, òixca, oím, oíu, òixquen.

El pretérito perfecto de indicativo y el imperfecto de subjuntivo se
hacen, por lo común, regulares. Debe tenerse muy presente que
este verbo va cayendo en desuso, y que ya en la actualidad la
mayoría de sus tiempos, especialmente los irregulares, suelen
sustituirse con los equivalentes del verbo _sentir_, y en imperativo
con las de _escoltar_.

_Dir_ y sus compuestos, á pesar de pertenecer por su terminación á
la tercera, tienen casi las mismas desinencias que los verbos en
_ure_:
_Presente de indicativo_
Dic, dius, diu, diem, diéu, dihuen.

_Pretérito perfecto_
Diguí, digueres, digué, diguérem, diguereu, digueren.

_Imperativo_
Digues _tu_, diga _ell_, diem ó digam, diéu ó digáu, diguen.

_Presente de subjuntivo_
Diga, digues, diga, diguem ó digam, diguéu ó digáu, diguen.

_Pretérito imperfecto_
Diguera y diría, digueres y diríes, diguera y diría, diguérem y
diríem, diguereu y diríeu, digueren y diríen.

_Gerundio_... Dient.
_Participio_... Dit.

La segunda persona del singular del imperativo suele adoptar la
forma _dis_ cuando se le afija un pronombre; v. gr.: _disho, disli_.

VERBOS IMPERSONALES

Es aplicable á los impersonales valencianos cuanto respecto á los
castellanos dice la Gramática de la Academia; son, por lo tanto,
impersonales los verbos que se refieren á fenómenos de la
naturaleza, como _amanéixer, ploure, rellampegar, tronar_, etc.,
y lo son asimismo otros muchos cuando se usan en la tercera
persona del plural; v.gr.: _dihuen que pasará algo; conten unes
còses..._

Pero además de estos, tenemos los valencianos un verbo impersonal
muy importante y muy usado que no tiene hoy equivalente en
castellano aunque lo tuvo en otro tiempo; este impersonal es el
verbo _caldre_ que equivale al francés _falloir_, á los italianos
_bisognare y calere_ y al antiguo castellano _caler_: de tal verbo
hacemos los valencianos un uso continuo, especialmente en las
formas negativas y dubitativas; en las afirmativas no es tan usado
(véase pág. 70).

El verbo _haver_ cuando se usa como impersonal adopta la forma
_hia_ similar del _hay_ castellano: algunos escriben _hi ha_ (y no
hablamos de los que escriben _ya_ porque esto no es sino una falta
de ortografía) pero creemos que esa forma no es admisible en
valenciano porque entre nosotros no existe el adverbio catalán _hi
(17)_. Adviértase que en valenciano esta forma tiene plural; v. gr.:
_no HIA tinta, ni HIAN plomes; no HAY tinta ni HAY plumas_.

VERBOS DEFECTIVOS

En valenciano son muchos los verbos en que, por dificultades de
estructura, dejan de emplearse comunmente algunos tiempos: los
de la segunda conjugación, en especial, se encuentran en este
caso, á excepción de algunos de uso muy frecuente como _vindre,
tindre, beure_, etc.: en algunos de ellos eran tales sin duda las
dificultades de su conjugación, que el pueblo ha ido poco á poco
trasladándolos á la tercera que es más regular y agradable al oído;
así de _apetéixer_ ha hecho _apetir_; de _caréixer, carir_; de
_abatre, abatir_; de _rebre, resibir_; de _constréñer, constreñir_;
y ha sustituído otros por sus equivalentes, como _rompre_ por
_trencar_, y _cloure_ por _tancar_.

Algunos son defectivos por su significado como _atáñer, pertáñer,
consernir_, etc.

VERBOS REFLEXIVOS

Se diferencian los reflexivos valencianos de los castellanos, en que
sólo admiten el pronombre pospuesto en el infinitivo, el gerundio y
el imperativo, pero no en los demás modos: así al traducir
_Quéjome de ti_, no podemos decir _Queixem de tu_, sino _Me
queixe de tu_.

Los reflexivos que pudiéramos llamar translativos ó de movimiento,
tienen, además, entre nosotros, una particularidad notable que es
la de añadir en todas sus formas al pronombre la partícula _en ó
ne_, de modo que no decimos _anarse, eixirse, entrarse_, sino
_anarse’n, eixirse’n entrarse’n_; no _me vach, te entres ó eixivos_,
sino _me’n vach, te’n entres, eixivon ó eixivos en_.

_Recordarsen ó enrecordarse_ lleva también dicha partícula, en
virtud de esa lógica intuitiva del pueblo que comprende que
también este verbo indica translación, no física, pero sí intelectual.

_Dur y portar_ la llevan como prefijo cuando son reflexivos;
_endurse, emportarse_: también suele llevarla _riure, enriures_.

Advertencia importante: cuídese de no confundir esta partícula que
en realidad es un adverbio de lugar, con el pronombre demostrativo
_en_ que muchas veces se une también á los reflexivos, como
cuando decimos: _me’n mencharía una lliura_ (de esto ó aquello);
_se’n ha begut dos gòts_ (de algún líquido que se sobrentiende).


CAPÍTULO VI
DEL PARTICIPIO

Muy poco hay que decir del participio valenciano en cuanto á sus
diferencias del castellano: los activos terminan en _ant ó ent_,
siendo iguales en ambos géneros; pero no se emplean sino los que
el uso ha convertido enverdaderos adjetivos; como _amant,
escrivent, pasient_, etc.

Los pasivos terminan en _at_ cuando pertenecen á verbos de la
primeraconjugación, en _ut_ los de la segunda y en _it_ los de la
tercera; para el femenino se les añade una _a_, pero mudando la
_t_ final en _d_; como _cansat, cansada; venut, venuda; partit,
partida_; esto es lo propio y gramatical, y así se hace en todo el
reino en lo que se refiere á los de la segunda y tercera; pero en los
de la primera, los femeninos en _ada_, el pueblo ha suprimido la
última sílaba (18), y ya no se dice _cansada_, sino _cansá_, en toda la
extensión de las tres provincias, salvo en muy contadas poblaciones
que quizá sean las fronterizas á las comarcas que hablan en
castellano.

¿Debe admitirse esta modificación en el lenguaje escrito? Opinamos
que al menos en el estilo serio conviene conservar la forma _ada_;
en el festivo ó ligero tal vez no sea posible ni conveniente, dada la
universalidad de la pronunciación en _á_ aguda.

Los participios que no terminan en _at, ut ó it_, son irregulares;
poco hemos de decir de ellos, pues los hemos estudiado ya con
bastante extensión al tratar del verbo.

Aunque hay verbos que tienen dos participios, uno regular y otro
irregular, los segundos sólo se usan ya en calidad de adjetivos
verbales y nunca se emplean para formar los tiempos compuestos:
decimos, por ejemplo, _quedá buit ó estava sòlt_; pero no, _s’ha
buit ó s’havía sòlt_, sino _s’ha buidat, s’havia soltat_.

Hay participios pasivos que tienen en ciertos casos significación
activa; como _agrait_, el que _agraix_; _callat_, el que _calla_.

Con el participio se construyen aumentativos y diminutivos como
con el adjetivo.

Respecto al régimen de los participios valencianos que es diferente
del de los castellanos, trataremos en su lugar correspondiente, ó
sea en la sintaxis.


CAPÍTULO VII
DEL ADVERBIO

El adverbio es la parte de la oración que más riqueza y variedad
ofrece en la lengua valenciana, pues quizá ninguno de los
castellanos deja de tener aquí su equivalente, y son en cambio
muchos los valencianos que no tienen traducción posible al
castellano: como en los comunes á ambas lenguas, apenas hay
diferencias apreciables en lo relativo á la manera de ser empleados
en la oración, nos limitamos á hacer de ellos un vocabulario
comparado, á fin de que sea fácil aplicar á los valencianos las
reglas que rigen los castellanos

_Adverbios de tiempo_
Anteayer. . . . . . . . . _Despusahir_.
Ayer. . . . . . . . . . . . . _Ahir_.
Hoy. . . . . . . . . . . . . . _Huí_.
Mañana. . . . . . . . . . _Demá_.
Pasado mañana. . . . _Despusdemá_.
Ahora. . . . . . . . . . . . _Ara_.
Antes. . . . . . . . . . . . _Avans, ans_.
Después. . . . . . . . . . _Después, demprés_.
Luego. . . . . . . . . . . . _En acabant_.
Tarde. . . . . . . . . . . . _Tart_.
Temprano. . . . . . . . _Enchorn_.
Pronto. . . . . . . . . . . _Pronte_.
Siempre. . . . . . . . . . _Sempre_.
Nunca. . . . . . . . . . . . _May_.
Jamás. . . . . . . . . . . . _Chamay_.
Ya. . . . . . . . . . . . . . . _Ya_.
Mientras. . . . . . . . . . _Mentres_.
Todavía, aun. . . . . . . _Encara_.
Cuando. . . . . . . . . . . _Cuant, á la que_.
Hogaño. . . . . . . . . . . _Hogañ_.
Antaño. . . . . . . . . . . _Antañ_.
Entonces. . . . . . . . . _Entonses, llavors_.

_De lugar_
Aquí. . . . . . .  _Así_. | Allá. . . . . . . . . ._Allá_.
Ahí. . . . . . . .  _Ahí_. | Arriba. . . . . . . ._Dalt, amunt_.
Hacia acá. . . . _Desá, ensá_. | Abajo. . . . _Baix, avall_.
Hacia allá. . . . _Dellá, enllá_. | Atrás. . . . . .  _Arrere_.
Cerca. . . . . . . _Prop_. | Detrás. . . . . . . . _Darrere_.
Lejos. . . . . . . . _Llunt_. | Adelante. . . . . . _Avant_.
Donde. . . . . . _Ahont_. | Delante. . . . . . . _Davant_.
Dentro. . . . . . _Dins_. | Encima. . . . . . . _Damunt_.
Fuera. . . . . . . _Fòra_. | Enfrente. . . . . . _Enfront_.
Allí. . . . . . . . . _Allí_. |

_De modo_
Bien. . . . . . . . . . . . . . _Be_.
Mal. . . . . . . . . . . . . . _Mal_.
Como, cual. . . . . . . . _Còm_.
Así. . . . . . . . . . . . . . . _Aixina_.
Apenas. . . . . . . . . . . _Apenes_.
Aprisa. . . . . . . . . . . . _Apresa_.
Espacio. . . . . . . . . . . _Espay_.
Adrede. . . . . . . . . . . _Apòsta_.
Claro. . . . . . . . . . . . . _Clar_.
Buenamente. . . . . . . _Bonament_.
Malamente. . . . . . . . _Malament_.

_De cantidad_
Muy. . . . . . ._Mol, ben_. | Nada. . . . . . . _Res, no res_.
Mucho. . . . . _Molt_. | Casi. . . . . . . . . . _Casi_.
Poco. . . . . . . _Pòc_. | Cuanto. . . . . . . _Cuant_.
Bastante. . . . _Prou_. | Bien. . . . . . . . . _Ben_.
Demasiado. . _Masa_. |

_De comparación_
Mas. . . . . . . . . . . _Mes_.
Menos. . . . . . . . . _Menos, meñs, manco_.
Mejor. . . . . . . . . _Millor_.
Peor. . . . . . . . . . . _Pichor_.
Tan, tanto. . . . . . _Tan, tant_.
Cuan, cuanto. . . . _Cuan, cuant_.

_De orden_
Primeramente. _Primerament_.
Sucesivamente. _Susesivament_.
Ultimamente. _Ultimament_.

_De afirmación_
Sí. . . . . . . . . . . . . _Sí_.
Cierto. . . . . . . . . _Sert_.
También. . . . . . . _Tamé, també_.
Efectivamente. . . _Efectivament_.

_De negación_
No. . . . . . . . _No_. | Tampoco. . . . _Tampòc_.
Ni. . . . . . . . _Ni_. | Nada. . . . . . . _Res (19)_
Nunca. . . . . _May_. |

_De duda_
Acaso. . . . . _Acás_. | Tal vez. . . . . _Tal vòlta_.
Quizá. . . . . _Quisap_. | Puede ser. . . _Pòt ser_.

OTROS ADVERBIOS VALENCIANOS

_En, ne_.- Como ya hemos indicado al hablar de los verbos
reflexivos, aquellos de entre estos que indican movimiento, añaden
en todas sus formas al pronombre esta partícula que equivale, si
bien se observa á un adverbio de lugar; _me’n vach_, es como decir
_me voy de aquí_, y aunque á veces añadimos también otro
adverbio ó un sustantivo como _éntrat’en ahí, s’en ha anat al
hòrt_, siempre aquel conserva su carácter y da más fuerza á la
frase.

_Adés_.- Puede traducirse al castellano por _poco ha, hace un
momento ó poco antes de ahora_: creemos, sin embargo, que un
oído fino no quedará satisfecho con estas traducciones en ciertas
frases.

_Ara mateix_.- Este adverbio, de uso continuo entre nosotros, es el
más general y completo que puede encontrarse entre los de
tiempo, pues es á la vez, y sin modificación alguna gráfica ó
fonética, de pasado, de presente y de futuro: cuando se usa en
pretérito es sinónimo de _adés_; v. gr.: _¿Cuán has vengut? Adés ó
ara mateix_. En presente se puede traducir al
castellanoliteralmente; verbigracia: _Ara mateix estic pensant en
això; ahora mismo estoy pensando en eso_. En futuro viene á
significar _dentro de poco, de aquí un momento_; v. gr.: _¿Tu vens?
Ara mateix aniré_.

_En acabant_.- En la mayoría de los casos es éste casi exactamente
el representante en nuestra lengua del adverbio castellano _luego_;
pero hay frases en que esa traducción parece que resulta algo
deficiente, y es necesario decir en castellano _al acabar ó cuando
acabe_, etc., lo cual ya no son adverbios, mientras que el _en
acabant_ valenciano lo es aun en esas circunstancias.

_Lendemá, á lendemá, al sendemá_.- Traducción literal del francés
_lendemain_; es decir, _el día siguiente á otro de que se trata_.

_Lendespusdemá_.- _Dos días después á aquel de que se habla_:
como el francés _le surlendemain_.

_Talmateix ó tamateix_.- Voz muy usual entre nosotros unas veces
como adverbio y otras como conjunción: su traducción propia al
castellano es poco menos que imposible; según los casos puede
significar _ya que, casi casi, puesto que, al fin y al cabo, pues si
que, ¿de veras?_ y quizá algo más.

_No mes ó numés_.-Puede traducirse por _apenas, tan solo ó
solamente_; pero en la mayoría de los casos no alcanzan de mucho
estas voces su fuerza de expresión.

_Arréu_.- Tiene dos acepciones bastante diferentes entre sí: la
primera puede traducirse por _de cualquier modo, sin orden ni
concierto_; por ejemplo: _les còses no se fan tan arréu, hiá que
mirarse més en elles_; en esta acepción suele á veces esta voz
hacer oficios de adjetivo (común á masculino y femenino); v. gr.:
_No sigues tan arréu; no seas tan desordenado ó tan dejado_. En la
segunda acepción significa algo parecido á _sucesivamente, sin
interrupción ó sin excepción alguna_; es decir, sin solución de
continuidad aritmética ó geométricamente; v.gr.: _En este carrer
totes les cases arréu son de llauradors_; es decir, sin exceptuar
una: _¿Còm has venut la taròncha, triada ó arréu?_; es decir,
_¿escogida ó toda contada?_ En el comercio de fruta se llama
también _taròncha arréu_ á la que se transporta sin envase, ó sea
_á granel_. El antiguo adverbio castellano _arreo_, hoy inusitado,
creemos que debió ser la verdadera traducción de éste.

_Malbé_.- No se usa sino acompañado del verbo _fer_ (hacer); _fer
malbé_ significa _desperdiciar, maltratar, estropear ó echar á
perder algo_.

_Chens_.- No tiene equivalente en castellano; sin embargo suelen
usarse en el lenguaje familiar dos frases adverbiales que lo
representan con bastante propiedad; estas son _ni gota y ni pizca_,
es decir, _nada absolutamente de una cosa determinada_; v. gr.:
_No queda chens d’aigua. -¿Y vi ne queda? –Tampòc ne hia chens_.
En ciertas frases, en vez de significar _nada_, debe mejor
traducirse por _algo_; v. gr.: _¿Be tens chens de tabaco?_, es decir,
_¿tienes algo ó alguna cantidad de tabaco?_
Cuando modifica verbos, adverbios y adjetivos es intraducible; el
francés _goulte_ y el italiano _iota_ pueden representarlo en
algunos casos, y en otros _point du tout y niente affatto_; es decir,
el _nada absolutamente_ español. Ejemplos: _no’t vullc chens; no
está chens llunt; no es chens grasiós_.

_Amuntó, bònacòsa_.- No son sinónimos; no pueden, en la mayoría
de los casos, usarse indistintamente estos dos adverbios, y sin
embargo, á ambos debe aplicarse cuanto vamos á decir.
En castellano, después de _mucho y muchísimo_, ya no hay más;
pero en valenciano tenemos los dos adverbios de que tratamos, los
cuales, siendo en ciertos casos sinónimos de _molt y moltísim_, les
superan otras veces en expresión y dan á la frase una fuerza que
aquellos no alcanzan en manera alguna. La frase adverbial _á
montones_ y los adverbios italianos _via y á iosa_ y el francés _á
joison_ quizá puedan dar una idea bastante aproximada de ellos.
_Bònacòsa_ es á veces sinónimo de _pròu_ (bastante), pero recarga
algo más la frase: verbigracia: _Bònacòsa de treball m’ha costat;
bastante trabajo me ha costado_. Pero cuando se conoce la fuerza
expresiva de _amuntó_ es al modificar á otros adverbios y
adjetivos; por ejemplo: _amuntó alt: muy alto, en gran manera
alto_; _amuntó llunt: muy lejos, excesivamente lejos_: debe
notarse, sin embargo, que _amuntó_ nunca significa _demasiado_;
para esto tenemos el adverbio _masa_. _Bònacòsa_ nunca modifica
adverbios ni adjetivos.

_Ben_.- Adverbio de cantidad ó aumentativo muy usado; se
antepone á los adjetivos y les da más fuerza que _mol_, ó sea muy;
v. gr.: _Parla ben clar; que estiga ben ple_: (traducción literal:
_Habla bien claro; que esté bien lleno_).

_Be_.- Adverbio dubitativo, también de uso continuo como el
anterior, pero siempre en principio de oración; v. gr.: _¿Be vòls
vindre? ¿Be hu dirás? ¡Be se’n haurá anat!_, etc. En todos estos
casos tiene la frase igual sentido, lleve ó no el adverbio; pero de
aquel modo resulta mucho más expresiva: es quizá este
monosílabo, más que un adverbio, una partícula expletiva.

MODOS ADVERBIALES

Son tan abundantes las frases adverbiales, que sería tarea muy
larga tratar aquí de su uso y equivalencia en castellano: para ello
consúltense los Diccionarios de nuestra lengua, que en ellos, y no
en las gramáticas, es donde realmente ha de estudiarse su
apropiado empleo.


CAPÍTULO VIII
DE LA PREPOSICIÓN

Las preposiciones valencianas, equivalentes á las castellanas, son
las siguientes:
A. . . . . . . . . . . . . . _A_.
Bajo. . . . . . . . . . . _Baix_.
Con. . . . . . . . . . . . _En, ab_.
Contra. . . . . . . . . _Contra_.
De. . . . . . . . . . . . . _De_.
Desde. . . . . . . . . . _Desde_.
En. . . . . . . . . . . . . _En_.
Entre. . . . . . . . . . . _Entre_.
Hacia, cabe. . . . . _Caba, cap á, paca_.
Hasta. . . . . . . . . . _Hasta, fins_.
Para. . . . . . . . . . . _Pera_.
Por. . . . . . . . . . . . _Per_.
Según. . . . . . . . . . _Segóns_.
Sin. . . . . . . . . . . . . _Sinse, sense, sens_.
So. . . . . . . . . . . . . _So_ (poco usada).
Sobre. . . . . . . . . . _Sobre_.
Tras. . . . . . . . . . . . _Tras_ (poco usada)
_Ab, fins y sens_ están en completo desuso y se las sustituye
siempre por _en, hasta y sinse ó sense_, respectivamente.

_Pera_ (para) y _per_ (por) no deben confundirse en valenciano, ya
que la mayoría de los gramáticos catalanes aconsejan también que
no se confundan.

_Per_ cuando forma sinéresis con el artículo masculino, se escribirá
sincopadamente sin apóstrofo ni separación alguna como lo hacen
los portugueses y los italianos: _Pel favor do rey; navigare pel
Mediterraneo_.


CAPÍTULO IX
DE LA CONJUNCIÓN

_Conjunciones copulativas_.- Son las mismas que en castellano, _y,
é, ni, que_, y son aplicables á ellas las reglas de la Gramática de la
Academia.

_Conjunciones disyuntivas_.- _Ó, ú, ara, ya, be_; también debe
atenderse para el uso de éstas á lo preceptuado para sus
equivalentes castellanas.

_Conjunciones adversativas_.- Las más usuales son: _mes, pero,
sino, aixina, encara que, mes que, si be, antes be, mes be, no
obstant_ y algunos otros modos adverbiales que lo mismo que en
castellano suelen emplearse como conjunciones: la castellana _sin
embargo_ es bastante usada, al menos entre las clases ilustradas,
pero no debe dársele carta de naturaleza; si al menos se hubiera
valencianizado como el _antes be_ ó el _no obstant_...

_Conjunciones condicionales_.- Son poco más ó menos las mismas
que en castellano: _si, còm, en tal que, sempre que, donat que, ya
que_, etc.

_Conjunciones causales_.- Suelen emplearse las siguientes: _per,
perque, pues, pues que, ya que, supòst que, per això_.

_Conjunciones continuativas_.- _Pues, aixina que, igualment_.

_Conjunciones comparativas_.- _Còm, aixina, aixina còm, be còm_.

_Conjunciones finales_.- _Pera, per, en fi, per fi, á fi de que_.

_Conjunciones ilativas_.- _Conque, pues, luego, per consiguient_.
Las conjunciones _puix y donchs_, muy usadas antiguamente, se
han sustituído hoy por la castellana _pues_ en todo el reino.


CAPÍTULO X
DE LA INTERJECCIÓN

Las interjecciones propiamente dichas son poco más ó menos en
valenciano las mismas que en castellano: _¡ah! ¡oh! ¡ay! ¡oy! ¡huy!
¡eh! ¡bah! ¡ca! ¡hola! ¡ojala!_ etc.: en cuanto á las demás palabras
que siendo en realidad nombres, verbos ú otras partes de la oración
suelen usarse como interjecciones, es tan grande su número y tal su
variedad, que es imposible indicarlas: así, para llamar la atención
de alguien, decimos: _¡che! ¡chica! ¡dòna!_ etcétera, etc.; para
denotar admiración usamos estas mismas y las de _¡Válgam Deu!
¡Mare de Deu!_: con éstas y _¡Deu meu!_ expresamos el dolor y la
aflicción (20); para dar ánimo ó prisa, decimos, _¡vinga!, ¡vacha!,
¡au!, ¡amunt!, ¡avant!, ¡apresa!_, etc; para aprobar _¡be!, ¡bo!,
¡molt be!, ¡bueno!_ y otras; para detener ó arrear las caballerías,
_¡sò!, ¡aixa!, ¡arre!, ¡au!_, y un sonido particular que puede
representarse por _tc_ y que se articula uniendo y separando
rápidamente del extremo derecho del paladar el borde de la lengua
correspondiente al mismo lado: como este sonido tenemos algunos
otros en los que, aunque parezca raro, sólo entran consonantes,
como el que solemos emplear para demostrar indiferencia _¡ps!_;
el que usamos paraimponer slencio _¡chs!_; el que sirve para llamar
á alguien _¡cht!_ y algunos otros.


CAPÍTULO XI
FIGURAS DE DICCIÓN

Es el valenciano una lengua que á causa, sin duda, de los muchos
años que está en absoluto á merced del pueblo sin que nadie se
haya ocupado en dar reglas para su uso, es tan propensa al empleo
de las figuras de dicción, que aunque muchas de ellas fueron
indudablemente vicios en su origen, hay que tomarlas hoy como
tales, dada la generalidad de su empleo.

Tenemos en primer lugar en este caso la serie innumerable de las
palabras terminadas en _ada_, en las cuales hemos suprimido la
casi totalidad de los valencianos la última sílaba, transformando
por tanto su antigua desinencia en la moderna en _á_ aguda: esto
se ha hecho no sólo con los participios femeninos, según dijimos al
hablar de ellos, sino con toda clase de voces sean sustantivos ó
adjetivos, pues decimos _troná, galtá, casá_, etc.

Usamos asimismo de la apócope en algunas otras voces de uso
constante como _casa, encara_, diciendo por ejemplo _ENCÁ no
vach á CA mon tío_.

Otras veces suprimimos letras al principio (aféresis) ó en medio
(síncope) de las palabras, y decimos, _Sentet_ por _Visentet_,
_dam_ por _dónam_ y _pa_ por _pera_ (preposición); v. gr.:
_Sentet, dam això pa mi_. Pero donde más se emplean estas figuras
es en las palabras terminadas en _ador, adora y esa_, en las cuales
casi puede asegurarse en absoluto que se suprime la _d_ ó la _s_;
así decimos, _mocaor y llauraora_ en vez de _mocador y
llauradora_, _perea y riquea_ por _peresa y riqueza_.

Empleamos también en muchos casos los metaplasmas por adición,
y decimos por ejemplo: _estisores, estenalles, allar_, en vez de
_tisores, tenalles, llar_; y por alteración, como _quidrar_ por
_cridar_, _auhia_ por _aihua ó aigua_.

Ya se habrá observado que todos los ejemplos anteriores son
escogidos adrede de entre aquellas palabras cuyo uso es tan
general y admitido, que á nadie le suenan ya mal: en cuanto á otras
muchas transformaciones, que aunque más ó menos usadas
conceptuamos viciosas, las estudiaremos al hablar de los vicios de
dicción.

Excusamos hablar del metaplasmo llamado contracción, porque ya
nos ocupamos de esto en otros capítulos.

Respecto á la elisión de letras en la unión de las palabras, figura de
que tanto se usa y abusa en valenciano, diremos algo en la
ortografía al tratar del apóstrofo.


PARTE SEGUNDA
_____
SINTAXIS
Consecuentes con lo dicho en el prólogo, esta parte de nuestra
Gramática será relativamente reducida, puesto que la mayoría de
las reglas sintácticas por que se rige el valenciano son comunes, no
sólo al castellano, sino á los demás idiomas congéneres: que el
adjetivo, el artículo, el pronombre y el participio, conciertan con el
nombre en género, número y caso; que el nombre y el pronombre
conciertan con el verbo en número y persona; que el nombre rige á
otro nombre con el auxilio de una preposición; que el verbo rige al
nombre con ella ó sin ella, etc., etc.; son cosas que cuantos han de
hojear este libro aprendieron en la escuela, y no servirían, por lo
tanto, sino para distraer su atención de lo único que aquí resulta
práctico, ó sea el marcar las diferencias entre el valenciano y el
castellano.

Así, pues, nos limitaremos á estudiar dichas diferencias (y
adviértase que de día en día va la construcción valenciana
acercándose á la castellana), y téngase por común á ambas lenguas
cuanto no indiquemos especialmente... _salvo error ú omisión_,
como dicen los comerciantes al pie de sus cuentas.


CAPÍTULO I
SINTAXIS REGULAR

Régimen de los participios.- Aunque conformes los participios
pasivos valencianos en casi todo lo que al régimen de los
castellanos se refiere, tienen cierta particularidad, que les
distingue en gran manera: consiste ésta, en que al juntarse con el
verbo auxiliar _haver_ para formar los tiempos compuestos, no
quedan invariables como en castellano, sino que conciertan en
género y número con el pronombre que sirve de complemento á la
oración; pero téngase muy presente que sólo ocurre esto con los
pronombres y no con los sustantivos; v. gr.: _He visto_ á tu madre:
¿Dónde la has _visto_? _He vist á ta mare: ¿Ahón l’has VISTA?_
¿Habéis _leído_ estas poesías? Ya las hemos _leído_. _¿Havéu
LLECHIT estes poesíes? Ya les ham LLECHIDES_.
Conviene advertir, sin embargo, que el participio masculino no
suele cambiar del singular al plural (_¿Has vist estos llibres? No’ls
he vist_); y que aun el femenino son muchos ya los que lo usan
como en castellano.

Construcción del verbo con el pronombre.- El uso del pronombre
de tercera persona en dativo y acusativo, no ofrece ninguna duda
en valenciano; el dativo es _li_ para ambos géneros en singular, y
_els_ para ambos en plural; el acusativo es _el_ para masculino (ó
_lo_ si se afija al verbo) y _la_ para femenino en singular y _els_
para masculino, _les_ para femenino en plural.

Los pronombres _nosatros y vosatros_ cuando están en nominativo
se usan con todas sus letras; mas cuando son regidos por el verbo y
están en acusativo ó dativo, se convierten, el primero en _mos_, y
el segundo en _vos_; v. gr.: _el vent MOS dona de cara; el mestre
VOS pendrá la llisó; DÓNAMOS paper, no vullc DONARVOS res_.

Los verbos á que van pospuestos dichos pronombres pierden en
algunos tiempos su última letra. Así decimos _llavemos, vestivos_ y
no _llavemmos, vestiuvos_.

Cuando por los motivos ya indicados en el lugar correspondiente se
afija á estas formas el adverbio ó pronombre _en_, pierde éste su
vocal y aquéllos su última letra contrayéndose del siguiente modo:
_dónamon_ por _dónamos en_; _prenevon_ por _prenevos en_;
_anemon, entrevon, eixivon_, etcétera.

Si en una misma expresión va repetido alguno de estos pronombres,
se emplea una vez con todas sus letras y otra vez abreviado; v. gr.:
_NOSATROS ya MOS havem examinat; ara VOS tòca á VOSATROS_.

Como ya indicamos, al hablar del verbo reflexivo, los pronombres
personales en dativo ó acusativo sólo se posponen al verbo en
imperativo, infinitivo y gerundio, pero no en los demás tiempos: los
de singular _me, te y lo_, pierden la vocal cuando la voz á que se
unen termina en _a_ ó en _e_ breves; como _míram, córret,
envíal_: en los mismos casos el neutro _ho_ se convierte en _hu_,
como _mirahu, recorrehu_; unido á la sílaba _eu_ la convierte en
_ev_, como _mirevho, creévho_ en vez de _miréuho, creeuho_.

Cuando estos pronombres se unen entre sí, sólo es aplicable lo
dicho al que está en segundo término; v. gr.: _cuídamel, míratel,
pòrtamehu, córretehu_.

Cuando en una misma oración concurren el pronombre _se_ y otro
de los personales _me, te, li_, etcétera, deberán emplearse éstos
primero; es decir, exactamente al revés de como se hace en
castellano; v. gr.: _se me hace tarde, me se fa tart; se le ve la
oreja, li se veu la orella; se nos ha roto la cuerda, mos s’ha trencat
la còrda_.


CAPÍTULO II
SINTAXIS FIGURADA

Dada la índole de esta obra, no debemos entrar en el estudio
detallado de las figuras de construcción; pero creyendo que no será
inútil dar algunos consejos á los jóvenes que quieran dedicarse al
cultivo de nuestra lengua, y no juzgándonos con suficiente
autoridad para darlos por cuenta propia, nos limitamos á transcribir
íntegramente lo que á este propósito dicen los Sres. Bofarull y
Blanch en su notable _Gramática de la Lengua Catalana_:

“La construcción gramatical de la lengua catalana, acorde con el
genio particular de los habitantes del antiguo Principado, es
sumamente sencilla, pues sigue en un todo el orden natural de las
ideas, lo cual da á la expresión un carácter de verdad, así como un
vigor y un brillo, altamente estimables. Con todo, no rechaza
ciertas prudentes transposiciones que prestan á la frase mayor
flexibilidad y armonía, al paso que aumentan la fuerza de
expresión, y atenúan la sequedad que produciría á veces, la
concurrencia de monosílabos, de que tanto abunda la lengua, y que
contribuyen á formar su riqueza y energía.

“Modernamente, se la ha engalanado, impropia y excesivamente,
con el ropaje, brillante sin duda, del idioma nacional, pero que en
ningún modo se aviene, antes por el contrario, repugna á la
naturaleza del catalán, ó se ha caído en tal exageración de
purismo, que nadie en Cataluña, como no esté muy versado en
nuestras antiguas crónicas ó familiarizado con el modo de hablar
más ó menos diferente en cada una de las provincias catalanas, es
capaz de comprender ciertos escritos, que revelan en sus autores
un profundo estudio y grande amor al país, por más que en nuestro
concepto no sea éste el verdadero camino que ha de conducirnos á
una feliz restauración. Otros han sacado á relucir lo más vulgar del
lenguaje hablado, sin más objeto que el de hacer reir á un público
sobrado amante de las cosas de su _tierra_ para ser indulgente
hasta el exceso; aunque es preciso confesar que tampoco á éstos
debe tachárseles del todo su trabajo, y, aun que acaso
involuntariamente, no han dejado de concurrir á la popularización
de la obra de renacimiento, iniciada por nuestros primeros poetas,
y particularmente por la renovación de los Juegos Florales...

“Las siguiente reglas son las que en nuestro concepto pueden
convenir á los que se sientan con vocación y facultades para
dedicarse provechosamente al cultivo de la lengua catalana:
1ª. Familiarizarse con el lenguaje de nuestras antiguas crónicas, á
fin de enaltecer y restablecer por este medio el habla catalana,
despojándola cuerdamente de cuanto tiene extraño á su índole.
2ª. No usar palabra alguna anticuada, si la hay moderna y castiza;
ni giro ó frase que no reuna las mismas circunstancias.
3ª. Tampoco se usarán voces ó locuciones, generalmente no
conocidas en el país, por más que estén en uso en alguna que otra
de sus comarcas, á menos que no tengan equivalente propio.
4ª. Cuando la voz ó locución no tenga esa correspondencia en la
actualidad, entonces se usará con toda libertad la antigua ó poco
conocida.
5ª. Procurar huir de toda vaguedad ó falta de sistema gramatical;
defecto mil veces peor que el de la adopción de un sistema
cualquiera por defectuoso que sea.
6ª. No pecar sistemáticamente de anticastellanismo, rechazando
inconsideradamente ciertas voces y locuciones comunes á ambas
lenguas, que ciertamente proceden de un común origen, pues
sabida es la influencia de la catalana en la de Castilla, en los
buenos tiempos de aquélla.
7ª. El conocimiento de las lenguas latina, italiana y francesa
aprovechará para este trabajo, así como también el de los dialectos
provenzal, mallorquín y valenciano, junto con el del habla peculiar
de cada una de las provincias ó localidades del territorio catalán.”

Hasta aquí los Sres. Bofarull y Blanch: como habrá notado el lector,
con sólo escribir _valenciano ó valenciana_ donde estos señores
dicen _catalán ó catalana_, hubiéramos podido dar como nuestros
estos párrafos sin que se notara el fraude, á no ser por la diferencia
de estilo; tan absolutamente aplicable es á nuestra literatura lo
que en ellos se refiere á la catalana.

Creemos inútil encarecer la importancia de estas reglas á los
escritores valencianos; es imposible dejar de verla á menos de
cerrar sistemáticamente los ojos: en cuanto á la 5ª, robustece de
tal manera la idea que informa el presente libro, que parece escrita
adrede para alentarnos en la obra que hemos emprendido.


CAPÍTULO III
VICIOS DE DICCIÓN

Como al buen pagador no le duelen prendas, hay que empezar por
confesar que este libro, juzgado desde el punto de vista de las
hasta hoy vigentes leyes de la ortografía valenciana, es todo él un
puro barbarismo, puesto que se escriben aquí muchas palabras con
ortografía de otra lengua; pero con exceso hemos discurrido ya
sobre las razones que á ello obligan, y dando por admitida la
reforma, vamos á decir algo, aunque poco, de lo mucho que debe
decirse para fijar con la mayor exactitud posible la línea divisoria
entre lo que esta reforma autoriza y lo que cae ya de lleno en el
campo de lo vicioso y abusivo.

Siguiendo, como hasta ahora, el método de la Academia, que
juzgamos muy claro y completo, diremos que
_Es barbarismo_.- 1º. Escribir mal las palabras, como por ejemplo:
_horfe, seuha, diuhen_; en lugar de _orfe, seua, dihuen_.
2º. Pronunciarlas mal, v. gr.: _llautinent, provesó, estisores,
pedricar_, en vez de _llòctinent, prosesó, tisores, predicar_.
Respecto á las modificaciones que han sufrido las terminaciones en
_ada, ador y adora_ nos parece prudente quitarlas de este sitio y
darles carta de legitimidad colocándolas entre los metaplasmos:
conviene, sin embargo, que al menos en el estilo serio sigamos
escribiendo _tronada, cansada, parlador, llauradora_, aunque
cuantos hemos nacido en la segunda mitad de este siglo, digamos al
hablar, _troná, cansá, parlaor y llauraora_.
3º. Trocar por vocablos de otras lenguas los valencianos genuínos. Y
aquí tropezamos con una cuestión difícil de resolver: ¿qué son
castellanismos y qué no lo son?

En nuestro sentir, debe reputarse como tal toda palabra castellana
que se use teniendo equivalente valenciano, á no ser que éste haya
caído en desuso desde tan antiguo, que apenas sea conocido de la
generalidad; no debe decirse, por lo tanto, _labio_ por _llabi_,
_lámpara_ por _llantia_ (no sólo en la iglesia, sino en el comedor y
el salón), _mesa_ (de billar) por _taula_, _cucurucho_ por
_paperina_, etc., etc., si bien será permitido decir _párpado_ en
vez de _palpebra_, _loco_ por _foll_, _obispo y limosna_ por _bisbe
y almoina_, y hasta _palasio_ por _paláu_.

Debe tenerse muy presente en este punto, que castellano y
valenciano son dos lenguas gemelas, y que además de su común
origen han estado desde su nacimiento en relación contínua, á
consecuencia de lo cual tienen muchas voces comunes, ya en
absoluto, ya con sola la diferencia de terminación ó pronunciación
peculiar de cada una: así, _día, limosna, capellá, aurora_, son por
lo menos tan valencianos como _jorn, almoina, prébere y auba_.
Santo y bueno que no se diga _ave_ en lugar de _au_ (que es la
misma palabra con desinencia valenciano), pero sí _pardalet_
(pajarito), lo mismo que _aucellet_ (avecilla), _alsar y baixar_ al
propio tiempo que _aixecar y devallar_.

Lo mismo poco más ó menos, hay que advertir en lo relativo á
_catalanismos_: será _catalanismo_ el usar la voz _papallona_ en
vez de _paloma_, _dintre_ en lugar de _dins_, _nosaltres_ por
_nosotros_, y otras que tienen equivalente valenciano distinto de la
palabra catalana y de la castellana; también lo es el emplear las
desinencias catalanas en la conjugación de los verbos en lugar de
las genuínas valencianas, como _llegeixes, menteix_ por _lliches,
ment_.

Respecto á _galicismos, latinismos_, etc., atengámonos á lo que
dice la Gramática de la Academia, puesto que la casi totalidad de
los que empleamos son tomados del castellano.
4º. Adoptar, modificadas por el castellano, dicciones que ha
conservado intactas siempre el valenciano; v. gr.: _Archel_, por
_Alcher_; _Segorb_, por _Sogorb_.
5º. Escribir y pronunciar como en el idioma á que pertenecen, voces
que ya se han valencianizado; como _Orihuela_, por _Oriòla_;
_Teruel_, por _Teròl_.
6º. Usar intempestivamente de voces anticuadas en elocución y
estilo modernos; como por ejemplo: _almòina, nafrar, onsesents_.
7º. Valerse de vocablos impropios, no autorizados por el buen uso ó
malsonantes; v. gr.: _presupostar_, por _presupòndre_;
_solusionar_, por _resòldre_; _matros_, por _nosotros_.

Al terminar el estudio de los barbarismos, la Academia Española
dice lo siguiente que debemos transcribir:
“No se ha de estimar barbarismo el empleo intencional de alguna
palabra ó frase extranjera, hecho por gala y bizarría de quien
conoce á fondo su propia lengua y la domina. El barbarismo
proviene siempre de ignorancia, de cortedad de instrucción ó
entendimiento, ó de estéril y ridícula vanidad.”

_Es solecismo_.- 1º. Quebrantar las leyes de la concordancia.
La concordancia en género la destruímos, por ejemplo, al decir: _la
ú y l’atre_, por _l’ú y l’atre_; _totes les díes_, por _tots els díes_.
Téngase en cuenta, no obstante, que escritores de valía alteran
alguna vez la concordancia para evitar cacofonías ó aumentar la
armonía del verso, como en los siguientes ejemplos:
A _son ombra_ lo pa de cada día
Repartix á sos fills lo Treball sant
Y en la taula la Pau y l’Alegría
Ses flòrs van desfullant.
(TEODORO LLORENTE.)

En lo còr un chardí yo tinc, mareta,
Plenet d’hermoses flòrs;
La esperansa ab _s’alé_ tot chorn les bresa
Y’_ls_ plena de frescor
(MAGDALENA GARCÍA BRAVO.)

Solecismo por trocar los pronombres personales, se comete á toda
hora en la capital del reino y en algunas otras poblaciones, y no
sólo por el vulgo, sino por personas á quienes su indudable
ilustración parece que debía impedirles incurrir en tan craso y
vulgar desatino: decir _se parlem ó se quedareu_ en vez de _mos
parlem ó vos quedareu_, no tiene disculpa posible: ¿quién de los
que así lo dicen en valenciano, osaría decir en castellano _se
hablamos ó se quedasieis_?; ¿ni qué latino, catalán, francés ó
italiano alteró así jamás el uso de los pronombres? Conste, por lo
tanto, que esto no es un modismo ni una figura permitida por el uso
constante, sino un crimen de lesa Gramática, al que es preciso
declarar una guerra á muerte hasta lograr su completa desaparición
(21).
2º. La reunión de dos partículas incongruentes, ó mal colocadas, en
una misma y sola oración, como: _asò es pera d’ell; vach á per
aigua_, en vez de _pera ell y per aigua_.
3º. Cambiar el oficio de una parte de la oración por el de otra; v.
gr.: _ya están soltats_ por _ya están sòlts_.
Y 4º. Emplear construcciones viciosas, cosa bastante difícil de
precisar en nuestra lengua por la inseguridad que á estas horas
hemos logrado ya tener en las reglas de construcción: veáse, sin
embargo, lo que hemos dicho al hablar de la sintaxis regular, y
atiéndase, sobre todo, á los buenos modelos.

_Cacofonía_ es vicio que consiste en el encuentro ó repetición de
unas mismas sílabas ó letras; como en esa frase de prueba tan
vulgar y conocida: _setse chuches menchen feche d’un penchat_.
Entiéndase, no obstante, que á veces puede repetirse acertada y
bellamente una misma letra por armonía imitativa; pero esto queda
reservado á los maestros en el decir, y conviene no abusar de ello.

La _anfibología_ y la _monotonía y pobreza_ son vicios á que
estamos muy expuestos los valencianos á causa del punible
descuido en que solemos tener el estudio de nuestra materna
lengua: llamamos, pues, la atención de los escritores hacia estos
escollos.

Por lo que ha podido verse, es bastante difícil distinguir lo vicioso
de lo legal y permitido por la sintaxis figurada en una lengua tan
falta de fijeza como el valenciano moderno: así, pues, lo único que
cabe hacer en ella es, por parte de los maestros en escribir ó
hablar, usar de la mayor prudencia para evitar tanto la Scila del
arcaísmo, como el Caribdis de la vulgaridad; y por parte de los
demás, atenernos á los buenos modelos y estudiar mucho.


PARTE TERCERA
PROSODIA

Dar reglas para la pronunciación valenciana sería tarea parecida á
la de poner puertas al campo: desde el montañés del alto
Maestrazgo que habla casi en catalán, hasta el ribereño del Mijares
ó el Turia que ni habla en aragonés ni en valenciano, y el del
Vinalopó ó el Segura que al mudarse de casa muda de idioma, es tal
la gradación de los acentos y la variedad de los sonidos que
emplean los valencianos, que no nos creemos con fuerzas para
intentar siquiera su análisis.

Por otra parte, la capital, la hermosa ciudad del Turia, cuyo
lenguaje hablado parece que debíamos aceptar por norma, habla
tan mal el valenciano... (!!!) que ni siquiera sabe pronunciar la _v_,
la _ch_ y la _s_ suaves: bebe aguas aragonesas desde hace tantos
años, que le han desgastado la lengua.

Así, pues, nos abstenemos de dar reglas para la pronunciación, y
siga cada valenciano hablando como su madre le enseñe ó como
hablen los de su pueblo.

Pero sí queremos hacer notar una cosa: el carácter distintivo del
valenciano es la suavidad, la dulzura, sólo igualadas, mas no
superadas por el italiano, y creemos que todos los esfuerzos de
nuestros gramáticos deben dirigirse en la Prosodia á la conservación
de esta propiedad, que por desgracia se va perdiendo de día en día.

Es preciso para ello aconsejar una y mil veces que cuantos aman su
lengua materna hagan lo posible por conservar (y hasta por
restaurar en donde se han perdido) las tres letras más dulces que el
valenciano posee, la _v_, la _ch_ y la _s_ suaves, y que los finales
en _t_ que en la capital y en algunas otras poblaciones suenan con
toda su fuerza, se suavicen como suele hacerse en las comarcas
extremas (Alicante y Castellón) donde al unirse á la vocal siguiente
se convierte la _t_ final en _d_: la siguiente frase, _mentres hacha
caritat en lo mon, tot anirá be_, suena en Valencia y su comarca
tal como está escrita; pero la mayoría de los habitantes de las dos
provincias extremas la leen así: _mentres hacha CARITÁ-DEN lo
mon, TO-DANIRÁ be_; compárese un sonido con otro y se notará la
diferencia en favor del segundo. Lo propio ocurre con las _s_ s
finales; en dichas provincias suenan siempre suaves al unirse á la
vocal siguiente, con lo cual se dulcifica mucho la frase: leáse, por
ejemplo: _els hòmens son tots iguals (22) ante les lleys humanes y
divines_: hasta al hablar en castellano nos es difícil dejar de
suavizar la s en tales casos á los naturales de ambas provincias.

Nada más hemos de decir: entre las personas ilustradas de Valencia
que consagren á estas cosas alguna atención, no puede haber sino
dos tendencias, ambas respetables siendo de buena fe; los que
quieran empujar el valenciano hacia el castellano hasta lograr su
unificación, y los que deseen conservar la pureza de su lengua
materna, no á la manera de momia incorruptible, sino como
organismo vivo que se modifica según las influencias legítimas del
medio en que vive: á los primeros nada hemos de aconsejarles,
pues es muy fácil y llano el camino; á los segundos les diremos que
fijándose en lo que llevamos dicho, procuren hacer notar á sus hijos
desde la infancia estas diferencias de sonidos, inclinándolos hacia
la pronunciación genuinamente valenciana tan armoniosa y tan
suave: creemos inútil advertir, después de tanto como se ha
hablado del renacimiento de las literaturas regionales en España,
que son pueriles cuantos temores puedan abrigarse respecto á esto;
en lo puramente técnico, porque el conocimiento de varias lenguas
durante la edad infantil, no sólo no estorba, sino que facilita la
adquisición de esa universalidad de conocimientos que las
crecientes necesidades de la vida moderna imponen al hombre, y
en cuanto á lo político ó patriótico... ni discutirse merece: hace ya
algunos años dijimos lo siguiente:

El sant amor á Valensia
No mos fa á España olvidar;
¿De que yo vullga á ma mare,
Pèrden res els meus chermáns?


PARTE CUARTA
ORTOGRAFÍA

Los que aceptamos en la literatura popular la reforma ortográfica
realizada en nuestra lengua, principalmente durante el presente
siglo, debemos considerar como muy lógico y racional el que ésta,
consecuente consigo misma, aproxime la escritura valenciana á la
castellana en todo lo posible; en todo lo que no repugne, ó poco
menos, á las leyes universales de la Gramática general.
Atendiendo, pues, á esto, la presente Ortografía aparecerá desde el
principio desligada en absoluto de cuanto hasta aquí se ha legislado
en el lenguaje escrito valenciano, y unida, en cambio, como la hija
á su madre, á la Ortografía castellana de la Academia Española:
podrá en muchos puntos coincidir, y de hecho coincidirá, este
tratado con los antiguos de nuestra lengua, y podrá en otros casos
distanciarse más ó menos de lo legislado por dicha autoridad; pero
la norma, la pauta á que ajustaremos las reglas para la escritura
valenciana, serán las vigentes para el castellano, siempre que no
haya razones muy poderosas que á ello se opongan.

Nada debemos decir aquí respecto á la conveniencia ó
inconveniencia, legitimidad ó ilegitimidad de la reforma ortográfica
de nuestra lengua que en este libro patrocinamos, pues de sobra
hemos expuesto en el prólogo las razones que á ello nos mueven;
pero á fin de hacer notar al lector que la cosa no es tan moderna
como generalmente creemos, vamos á copiar dos párrafos de la
Práctica de Orthographía para los dos _idiomas Castellano y
Valenciano_, escrita por Carlos Ros (autoridad universalmente
respetada en este asunto) é impresa en 1732; dice así el más ilustre
y conocido de los preceptistas de nuestra lengua:

“En el idioma valenciano se halla en los libros antiguos la _ch_ por
_j_ y por _g_, también por costumbre en muchas dicciones, por ser
vozes que la lengua castellana las articula y escrive assí, que en
esto, y otras cosas, entra la mezcla que supongo en la Prefación,
tienen estas dos Ortographías, como son: _Açabache, choriço,
Chiva, Chanciller, Chantre, chocolate, chocho, chança, chasco,
capucho, chacona, cacho, concha, coche, dicha, desdicha, gancho,
Garnacha, Melchor, macho, borracho, Sancho, Sánchez_, etc. Todas
éstas, y otras assí, encontrará el curioso que leyere los libros de
nuestro idioma.

“En nuestro idioma valenciano se pone en final de dicción _ny_ por
_ñ_, como: _any, pany, engany, seny, tiny, codony, puny_, etc.
Estas dicciones, y otras assí, nombrándose en plural se les añade
una _s_, assí: _anys, codonys_, etc. Quando se forman diminutivos,
sin dexar la _ny_, se les añade _et_, como: _panyet, codonyet,
punyet_, etc. También se escriben con _ny_ por _ñ_, _Senyor,
senyar, senyarse (23)_. De aquellas vozes que las dos Lenguas
articulan la ñ, ya usa de él la valenciana, como: _caña, maña,
castaña, Muñoz, Añón, Máñer_, etc. Todas éstas, y otras assí, son
vozes castellanas y valencianas, de las quales sólo se exceptúa
_Senyor_, pues aunque en los dos idiomas tiene una mesma
articulación, el valenciano siempre lo escrive con _ny_ por _ñ_.”

No puede estar más claro y terminante: si pues, desde hace ya
tantos años se nota en nuestra Ortografía tan marcada tendencia
hacia la castellana, ¿por qué empeñarnos en oponer obstáculos á lo
que tan natural debe ser cuando ha seguido en progresión
creciente, á pesar de las continuas excomuniones de los maestros?

Aceptemos, pues, lo que los hechos nos imponen, y ya que el
pueblo no quiere venir á nosotros, vayamos nosotros al pueblo (24),
porque la primera obligación de todo escritor es la de hacerse
entender por sus lectores.

Lo mismo que en la Sintaxis hemos dicho, repetimos aquí en la
Ortografía; sólo trataremos en ella los puntos en que castellano y
valenciano se diferencian: en los demás aceptamos la autoridad de
la Academia.

En el uso de las mayúsculas, por ejemplo, y en el de los signos de
puntuación y notas auxiliares no modificaremos nada, aceptando
como leyes para nuestro lenguaje escrito las de la Academia
Española: sólo hablaremos, en lo que á estos se refiere, del acento
grave no usado hoy en el castellano y del apóstrofo, signo de uso
continuo en nuestra Ortografía.

USO DE VARIAS LETRAS EN PARTICULAR (25)

B, V
Para los valencianos de las provincias extremas que distinguen en la
pronunciación estas dos letras, ofrece su uso en lo escrito pocas
dificultades, pues con escribir las palabras según se pronuncian,
está todo hecho; mas como en la capital y comarcas limítrofes
tienen ambas letras el mismo sonido, vamos á dar algunas reglas
para facilitar su empleo en la escritura.
Servirá en general de guía para distinguir la _b_ de la _v_ la
etimología latina, ó los equivalentes castellanos para los que no
conozcan el latín, excepto en algunos casos que luego indicaremos;
verbigracia: _beure (bibere, beber); batechar (baptizare,
bautizar); vore (videre, ver); viure (vivere, vivir; veu (vox, voz)_.
Son excepciones notables á esta regla, el verbo _haver (habere,
haber)_ y los pretéritos imperfectos de indicativo de la primera
conjugación, _amava, amaves (amaban, amabas; amaba, amabas)_
que deben escribirse con _v_, porque los pronuncian así todos los
valencianos que distinguen estas letras y así se pronuncian y
escriben en catalán (26); en francés se escribe _avoir_ y en italiano
_avere_; en cuanto á los pretéritos, también en Italia se pronuncia
y escribe _aveva, amava, temeva, sentiva_.
Deben escribirse con _b_ en valenciano las voces que en su original
latino ó su similar castellano tienen _p_; como: _cabre, (capere);
saber, (sapere); cabás (capazo); sabata, (zapato)_: sin embargo en
las comarcas en que se pronuncia la _v_ se dice _povre, pòvra,
pòvrea, ovispo, ovispal_, á pesar de que estas voces proceden de
_pauper y episcopus, pobre y obispo_; pero nótese que en francés
se dice y escribe _pauvre y évèque_ y en italiano _povero y
vescovo_.
Se escribirán con _v_ todas la voces irregulares del verbo _anar_,
como _vach, ves, vachen_, y los tiempos de los verbos en _ure_ en
que la _u_ se transforma en dicha letra, como _escrivim, bevéu,
movent_.
Ninguna palabra genuinamente valenciana termina en _v_ ó _b_;
aun las que en su origen ó en sus derivaciones tienen estas letras y
suenan de una manera equívoca, adoptan como final la _p_; v. gr.:
de _saber_ se forma _sap_, de _cabre, cap_; de _cap (cabeza)_ se
derivan _cabut, cabesó_.
En las demás dudas puede consultarse la Ortografía castellana.

C
Para el uso de esta letra obsérvense en un todo las reglas del
castellano, incluso en los finales, como _soc, dic, fòc, puc_.
Téngase muy presente, que los reformadores de nuestra Ortografía
han suprimido en absoluto el empleo de la _c_ antes de _e, i_; no
debe, por lo tanto, escribirse en adelante _Cèl, Vicènt, Valencia_,
sino _Sel, Visènt, Valensia_.

CH
Aceptada la _ch_ por los modernistas -como hemos dicho en los
Preliminares- tanto para representar en lo escrito su sonido
castellano, como el otro más suave y parecido al _ge, gi_ italiano
que tienen varias comarcas del Reino, pocas son las dudas que
puede ofrecer su empleo en la escritura; basta con ponerla en el
lenguaje escrito siempre que suene en el hablado: escribiremos,
por lo tanto, _Chesús, Chochim, dicha, micha, coche, feche, vech,
llich, ròch, fuch_, etc.
En cuanto al sonido fuerte que á esta letra se daba antiguamente
en voces, como _charitat, chòr, parròchia_, queda suprimido en
absoluto como se ha hecho en castellano; debe escribirse _caritat,
còr, parroquia_.

D
No hay voz valenciana que termine en _d_: ya hemos dicho que
terminan en _t_ hasta los que tienen aquella letra en su origen ó en
sus derivados; verbigracia: _buit_ (de _buidar_); _bondat,
bondadós_; _canut, canudet_.
Antiguamente solía doblarse esta letra en algunas palabras, como
_adicionar_: en la escritura moderna es siempre sencilla.

E
Como ya dijimos en los Preliminares, la _e_ tiene entre nosotros
dos sonidos; para diferenciarlos en el lenguaje escrito, han
adoptado los modernos el acento francés, de modo que la _è_
abierta debe escribirse siempre con acento grave, reservando el
agudo para la _e_ cerrada ó castellana cuando carga en ella el
acento prosódico; cuando no ocurre esto, se escribe la _e_ cerrada
sin acento alguno.
Pero tiene esta vocal en nuestra lengua otra particularidad que
suele también confundir á los escritores noveles, y es la tendencia
que la mayoría de los valencianos tenemos á convertir en _a_ la _e_
inicial, particularmente en las voces que empiezan en _es ó en_; es
tan común decir _anteniment, ansendre, andevinar, ansisam,
astora, ascoltar, harmosura_, etc. etc., que no falta quien se
confunde y lo escribe tal como suena: donde más hemos notado que
se comete tal error es en la primera persona del singular del
presente de indicativo del verbo _haver_, pues son muchos los que
escriben _yò ha_, que es como se pronuncia; es muy cierto que casi
todos decimos al hablar _No l’ha vist_, pero debe escribirse _No
l’he vist_, como se debe escribir también _enteniment, ensisam,
escoltar, hermosura_, etc.

F
No debe doblarse esta letra en ningún caso como se hacía
antiguamente.

G, J
La _g_ no representa en valenciano más sonido que el suave de
Castilla; en cuanto á la _j_ no puede representar ninguno y debe
por lo tanto proscribirse de nuestro alfabeto: ese sonido no es
valenciano.
Pero... cuantos no calzamos alpargatas, aunque sólo sea los
domingos y fiestas de guardar, empleamos á toda hora en la
conversación el sonido fuerte de la _g_ y la _j_ castellanas, porque
nos resulta muy _labriego_ el decir _quefe ó quíquera_, por
ejemplo: ¿qué hacemos, pues, en este apuro al tener que escribir lo
que hablamos?
Empecemos por hacer constar que ninguna palabra verdaderamente
valenciana tiene el sonido de la _j_ castellana y que todas aquellas
en que lo empleamos son tomadas del castellano á causa del
continuo influjo que dicha lengua ejerce en la nuestra: y ved aquí
ya resuelto, con sola esta afirmación, tan pavoroso problema.
En efecto; ó tales voces castellanas pueden valencianizarse con
facilidad ó no: en el primer caso hágase, y en vez de _pedagogía,
magia, gorro frigio y espejisme_, digamos _pedagochía, machia,
gorro frichi y espillisme_ como decimos _fisiolochia, liturchia,
prestichi y espill_.
En cuanto á las que no ofrecen esta facilidad, pueden presentarse
diversos casos que el buen sentido del escritor debe ir sorteando á
medida que vayan saliendo; por ejemplo: _gemelos_ en la acepción
de nacidos de un mismo parto se traduce por _besóns_, pero nadie
se atreve á llamar así á los botones con que sujetamos el puño de la
camisa; pues bien, llamémosles _abrochos_ que aunque no sea
palabra mucho más valenciana que _gemelos_, tiene la ventaja de
adaptarse mejor á la índole de nuestra lengua: _jefe_ debe
escribirse _quefe_ como lo hacen los catalanes; _ambages, laringe,
faringe_, etc., deben transformarse en _ambaches, larinche,
farinche_, para ser lógicos en la reforma hecha.
En resumen; no deben escribirse nunca en valenciano las sílabas
_ja, ge, gi, jo, ju_, representando su sonido castellano, y si alguna
vez se hace, debe subrayarse la palabra, puesto que es de una
lengua extraña, como lo hacemos en castellano al escribir
_meéting, lunch, soirée, sport_ y otras que vemos continuamente
en la prensa periódica.
Las leyes ortográficas de la _g_ cuando tiene sonido suave son las
mismas del castellano: escribimos _gallina, segó, guèrra, seguir,
argüir, glasial, grill, dogma, maligne, gnostic_, etc.

H
Sucede con esta pobre letra en nuestra lengua lo que con los
hombres en sociedad; el más callado y humilde es siempre víctima
de los mayores abusos: como no levanta la voz para protestar,
pónganla donde la pongan, se despacha cada cual á medida de su
gusto.
¿Y es fácil reglamentar su uso? Facilísimo, al menos en la escritura
valenciana moderna; basta con atenerse á las reglas de la Academia
Española: veámoslo.
Se escriben con _h_:
1º. Las voces que la tienen en su origen lo mismo en principio que
en medio de dicción; como: _haver, habilitat, hebreo, heretar,
herba, hedra, hòme, honest, huí, hòrt, hòspe, hòste humil,
vehemènsia, vehícul, exhalar, cohibir_. No deben llevarla, por lo
tanto, _òrfe, òs y ou_ que proceden de _orphanus, os y ovum_.
Las excepciones á esta regla son próximamente las mismas que cita
la Academia; _España, asta, aborrir_, el adverbio _ara_ (aunque
alguna vez hemos visto escrito _hara_).
2º. Varias de las voces que en su origen tuvieron _f_, como:
_hermós, hongo_: éstas, en valenciano, son muy pocas, pues es
bien sabido, que la mayoría conservan la _f_ de origen; v. gr.:
_fam, farina, fer, fill, fulla, fum_.
3º. Las voces que se pronuncian principiando con los sonidos _idr,
iper, ipo_; como: _hidráulic, hidrócheno, hipérbole, hipócrita_.
4º. Los derivados de todas ellas; v. gr.: _desheretar, hermosura,
clorhídric_.
5º. Y los diptongos _ie, ue_: hagamos alto en ellos, que hay mucho
que decir.
Donde mayor confusión armamos los valencianos respecto al
empleo de la _h_, es indudablemente en la unión de dos ó tres
vocales cuando alguna de ellas es débil; de una parte, la caprichosa
ortografía de los documentos valencianos antiguos, y de otra, las
encontradas reglas que rigen el uso de esta letra en catalán y en
castellano, lenguas ambas de indudable y legítima influencia en la
nuestra, han producido tal variedad en la manera de escribir una
misma palabra que ya no podemos atenernos _á los buenos
modelos_ por cuanto se encuentran para todos los gustos; así, pues,
creemos que ha llegado el momento de intentar la unificación del
uso de la _h_ en medio de dicción, y confiamos en que ha de bastar
para ello el seguir en el valenciano moderno las tendencias del
castellano, volviendo las espaldas á la ortografía catalana, no por
desprecio ó desafecto, sino porque las circunstancias, más
poderosas que el hombre, nos ponen en el caso de castellanizar
nuestro lenguaje escrito.
Y dicho esto, volvamos á los diptongos _ie ue_: consúltese cualquier
escrito, no sólo del valenciano popular, sino del literario, y se verá
por todas partes un galimatías de palabras escritas sin sujeción á
ninguna regla fija como las siguientes: _creuar, crehuar, creuhar,
dihuen, diuhen, chuar, chuhar, ruhido, ruido, creheu, creéu,
creíhem, crehíeu, escribíhem, duheu, escriuhen_, etc., etc.,
porque sería el cuento de nunca acabar. Pues bien, para evitar
esto, basta con tener presente:
1º. Que en el valenciano escrito no existe la sílaba ie; siempre que
así suena debe escribirse ye; verbigracia: _reyet, chòyes, duyen_.
2º. Que la _í_ con acento prosódico, aunque vaya seguida de _e_,
nunca forma diptongo con ésta por pertenecer en realidad á una
sílaba diferente; bastará, por lo tanto, con acentuarla para evitar
confusiones; por ejemplo: _llechíem, eixíeu, caíen, creíem_.
3º. Que la sílaba _ue_ ha de llevar siempre _h_ venga de donde
venga; v. gr.: de _meua, teua, seua_, se forman _mehues, tehues,
sehues_; de _creure, caure, mòure y viure_, _crehuen, cahuen,
mohuen, vihuen_; de _creu, crehueta_; de _niu, nihuet_. Lo mismo
se hace en castellano: de _oler_ se forma _huelo, hueles_; de
_aldea_, _aldehuela_.
4º. Y que fuera de estos casos y los antes indicados, es lo más
natural suprimir la _h_ -salvo en contadas voces, de uso constante,
como _ahont, ahí_ (27) –si queremos aproximarnos al castellano y
separarnos del catalán: nuestros hermanos de allende el Ebro
escriben, por ejemplo, _acrehedor, provehir, crehéu, ruhido_, para
significar que del sitio ocupado por la _h_ se ha quitado una letra;
_creditor, provedere, credete, rugitus_: los castellanos escriben
_acreedor, proveer, creed, ruido_; los valencianos debemos imitar
á éstos y hasta seguir su ejemplo en las voces en que ellos
conservan la letra de origen; como _introduir, veí_, en vez de
_introduhir, vehí_, que es como se escribe en Cataluña.
Respecto á la ortografía del verbo _haver_ cuando se usa como
impersonal, ya dijimos algo al tratar de los impersonales en la pág.
99.
Como allí indicamos, ofrece alguna duda la forma en que han de
escribirse las voces del verbo _haver_, que al usarse como
impersonales van en el lenguaje hablado, precedidas de una _i_; es
decir, ¿debe escribirse _hi ha_ como hacen los catalanes ó _hia_
como equivalente del _hay_ castellano? Los reformistas
valencianos, para ser lógicos, deben escribirlo del segundo modo.
Sin embargo, si bien tales formas al aparecer aisladas en la frase no
presentan la menor dificultad, puesto que decimos _no hia, encara
que hiacha_, etc., al unirse á la partícula _en ó ne_ suenan como
partiendo el diptongo _ia_ en dos sílabas; verbigracia: _no n’hi-a,
encara que n’hi-acha_, lo cual parece que sonaría mejor
escribiendo _no n’hi ha, no n’hi hacha_. Pero si consideramos que
el antiguo adverbio _hi_ no aparece nunca en ninguna forma en el
valenciano moderno fuera de estos casos tan dudosos, y debiendo
procurar que la escritura valenciana moderna sea lo más parecida
posible á la castellana para facilitar su inteligencia, aconsejamos
que se escriba _no ne hia_, como se pronuncia en algunos pueblos,
ó bien _no n’hia_, aunque se parta el diptongo al leer, pues
también lo partimos sin el menor tropiezo en otras muchas voces
como _fiar, ruido_, y hasta en algunas mucho más difíciles, tanto
en castellano como en valenciano; v. gr.: _creed, criar, piano, leía,
creéu, veent, criat_, etc.
Y terminaremos lo relativo á esta letra exponiendo una duda:
cuando el pronombre neutro _ho ó hu_ se afija al verbo ¿debe
suprimirse la _h_?
La mayoría de los escritores que emplean la ortografía reformada,
lo hacen así; es decir, escriben _dimeu, pòrtau, diso, miraro,
creureu_, etcétera, en vez de _dimehu, pòrtahu, disho, mirarho,
creurehu_, etc. (dímelo, llévalo, dilo, mirarlo, creerlo, etc.).
En cuanto á los preceptistas catalanes, el señor Estorch, en su
Gramática catalana, al hablar de la sinéresis del pronombre _ho_
suprime la _h_ y escribe _deixau, comprau, no u’cregas_, etc.;
pero otros autores posteriores a éste conservan la _h_ al afijar el
pronombre neutro al verbo (y con mayor motivo, por lo tanto, al
quedar como voz aislada en lo escrito, precedida de otras partes de
la oración).
Por nuestra parte, creemos que en buena lógica gramatical no debe
suprimirse nunca la _h_; pero... ¿por qué no decirlo? hay algunas
contracciones de estas que nos repugnan por algo que nos
atreveríamos á llamar _defecto de estética tipográfica_: son éstas,
en especial, las en que el _ho_ va precedido de _v_ ó el _hu_ forma
sinalefa con la vocal que le precede; v. gr.: _Mirevho, escrivivho,
creurehu, vorehu, deixevohu_, etc....Francamente, nos resulta
_más bonito_ -será tal vez una debilidad nuestra- escrito sin _h_; es
decir: _mirevo, escrivivo, creureu, voreu, deixevou_, etc. ¿Y en el
imperativo de los verbos en _echir_? ¿se doblará la _h_, _llichho,
frichho_? Queremos hacer notar como precedente, que la Academia
Española autoriza la supresión de la _h_ en las voces contractas
_norabuena y noramala_.

I, Y
Ni la _i_ latina es nunca consonante, ni la _y_ griega es nunca
vocal, excepto cuando se usa como conjunción copulativa: fácil es,
por lo tanto, reglamentar su uso.
Se escribirá _i_ siempre que cargue en ella el acento prosódico,
aunque vaya unida á otras vocales; v. gr.: _raím, buit, viuda, chuí,
veí, creíeu, día, fería_.
En los diptongos en que va unida á una vocal fuerte, se escribe
también _i_ vocal (aunque en realidad es consonante) (28) para
seguir la Ortografía castellana que así lo prescribe; v.gr.: _rabia,
capia, presiós_: y no sólo cuando forma sílaba directa, sino también
en las inversas, como _pleit, paisá, aguaitar_: hay, sin embargo,
algunos que con mejor criterio escriben _pleyt, paysá, aguaytar_.
En los diptongos _iu, ui_, los valencianos ponemos siempre el
acento silábico en la _i_, excepto cuando va seguida de _x (29)_; así,
en viuda, siutat, marcamos la _i_ como vocal y la _u_ como
consonante, al revés de lo que hacen los castellanos: y creemos que
está la razón de nuestra parte, puesto que en sus originales latinos
_vidua y cívitas_ resalta bien el acento de la _i_.
Se escriben con y consonante las sílabas ya, ye, yi, yò, yu (30), v. gr.:
_gaya, choyeta, yò_: y sus inversas en fin de dicción; como: _may,
rey, ¡oy!_
Ya no se usa la _y_ precedida de _n_ para indicar el sonido de la
_ñ_ castellana: _any, fènyer_, los escribimos hoy con _ñ_
castellana, _añ, fèñer_.

L, LL
Nunca se escribirá _l_ en principio de dicción para indicar el sonido
de la _ll_ como solía hacerse antiguamente: _labi, legat, lop_, se
escriben hoy: _llabi, llegat, llop_.
Tampoco se dobla nunca la _l_ en valenciano como se hace en
Cataluña; no escribimos _il-lustrar, il-luminat_, sino _ilustrar,
iluminat_.

M, N
Se escribirá siempre _m_ antes de _b y p_, y _n_ antes de _f y m_:
_embalsamar, emportar, unflar, inmoral_.
En valenciano son muchas las voces que terminan en _m_; hasta
suelen tener esta terminación algunas que en castellano llevan
como final la _n_; verbigracia: _Cherusalem, belem, Chochim_.

Ñ
Representa hoy á la _ny_ de la antigua Ortografía valenciana: se
usa como en castellano.

P
Como ya hemos dicho al tratar de la _b_, terminan en _p_ muchas
voces valencianas que parece debían terminar en aquella letra;
como _cap, llop_, etcétera. La _ph_ se ha sustituído por la _f_.

Q
Esta letra sólo se usa, como en castellano, para representar las
sílabas _que, qui_: antiguamente se escribía _quadro, questió,
quidar_; pero hoy empleamos la _c_ en estos casos, _cuadro,
cuestió, cuidar_.

R, RR
Debe ajustarse el uso de estas letras en valenciano á lo legislado
por la Academia Española; escribiremos, pues, _pelirròch, Vilarrel,
honrat, Israel_, etc.

S
No debe doblarse nunca esta letra en el valenciano moderno,
excepto cuando representa la unión de _s y c_ en castellano, como
en essena; escribiremos lo mismo, aunque se confundan, las
palabras _casar (cazar)_ y _casar (casar)_; _rasa (raza)_ y _rasa_
(femenino de _ras_).
No nos atrevemos á aconsejar el uso de las _ss_ doble para el
sonido fuerte y el de la sencilla para el suave como se hace con la
_r_, porque como los valencianos de la capital no conocen más
sonido que el fuerte, ó no atenderían el consejo, ó sería esto para
ellos una dificultad inmensa (31).

T
Véase lo dicho al hablar de la _d_.

U
Lo mismo que en castellano es muda la _u_ entre nosotros en las
sílabas _gue, gui, que, qui_: para hacer que suene es necesario
ponerle diéresis; como: en _llengüeta, agüelo_.

V
Véase la _b_.

X
“Altres punts dificultosos hi ha y lo qui per nosaltres ho es més, es
el de la _x_:” esto dice el ilustre profesor de literatura de la
Universidad de Barcelona Dr. Milá y Fontanals en un artículo
titulado _Quatre mots sobre ortografía catalana (32)_, y esto con
mayor motivo debemos decir nosotros ya que ni siquiera tenemos el
recurso de seguir á tan sabio maestro en este escabroso punto,
puesto que son de muy diferente índole las dificultades que esta
letra ofrece en una y otra lengua.
El problema de esta letra en el valenciano moderno es el siguiente:
¿Tiene la _x_ en la actualidad dos sonidos diferentes, como los tuvo
en otro tiempo y los tiene aún en Cataluña, ó sólo uno como en
Castilla?
Para nosotros, según dijimos ya en los Preliminares, ha
desaparecido - por lo menos en la mayoría de los pueblos- el sonido
de _ch_ francesa que esta letra tenía en principio de dicción y en
medio ó en final cuando iba precedida de la vocal _i_; pero algunos
sostienen que sigue percibiéndose. En tal supuesto, debemos fijar
el uso racional de esta letra, hoy bastante descuidado, y empezar
por resolver la siguiente duda: ¿Cuándo después de _i_, precedida ó
no de otra vocal, se ha de escribir _x_, y cuándo _s_?
Tres caminos hay para resolver cualquier duda en ortografía; el uso,
la pronunciación y la etimología: veamos, pues, cuál de ellos nos
resuelve la presente.
El uso no nos sirve en este caso, puesto que desde los orígenes de
las lenguas romances se nota cierta indecisión en los escritores al
tratarse de esta letra; el Marqués de Villena, en el _Arte de trovar
ó Gaya ciencia_, dice lo siguiente:
“La _x_ muda algunas veces su són; á veces en _c_, á veces en
_g_... E cuando la _i_ se encuentra con la _s_ suena poco; e por eso
la ayudan con la consonante de la _x_, así como por decir _misto_
se pone _mixto_... E la _x_ al principio retrae el són de _s_, mas
face el són más lleno; e por eso por decir _Setaf_ escriven
_Xetaf_.”(33)
A fin de no alargar este asunto, y como son además bastante
conocidos los cambios que algunas letras han sufrido en siglos
anteriores, prescindimos de otros textos que pensábamos
transcribir (de Antonio de Nebrija, del _Diálogo de las Lenguas_ y
otros) para comprobar la confusión que siempre ha habido de la _x_
y de la _s_, que es lo que á nuestro intento importa.
En la actualidad, todos los idiomas neolatinos han fijado ya el uso
de esta letra y convendría que también nosotros la fijáramos: los
italianos la han suprimido en absoluto; los castellanos la han
reducido á representar tan solo su sonido latino; los franceses han
hecho lo mismo, pero confiesan que en fin de dicción, si se une á la
vocal siguiente, toma el sonido de _z_ al igual de la _s_, lo cual es
otra prueba en favor nuestro; (34) en cuanto á los catalanes y
portugueses, la conservan como nosotros, pero con reglas claras y
precisas que desgraciadamente no sirven para nuestra lengua en
todos los casos, ni resuelven en absoluto para nosotros este asunto;
(marcamos demasiado la _i_ que precede á la _x_, cosa que ellos
no hacen).
Si nos fijamos en la pronunciación, la duda no sólo continúa, sino
que en realidad de aquí es de donde nace: demos por sentado que
en algunas comarcas valencianas, y hasta en todo el reino si se
quiere, suene como _ch_ francesa la _x_ precedida de _i_; pero es
el caso que cuantos le dan este sonido (perdonen los amigos que
han querido convencernos de lo contrario), se lo dan también á la
_s_ en igualdad de circunstancias; jamás hemos podido notar
diferencia entre la manera de pronunciar _una misma persona, no
prevenida de antemano_, las siguientes palabras, por ejemplo:
_Peix, feix, coneix, lleys y reys; patix, cumplix, permís y consís;
faixá_ (golpe dado con una faja ó abundancial de faja) y _faisá_
(faisán, ave); y hasta en la unión de palabras hablando de prisa y
sin fijar la atención, suena lo mismo la _s_ de _café y sigarro_ que
la _x_ de _pareix igual_.
Es imposible, por lo tanto, que la sola pronunciación puede servir
de norma para fijar la Ortografía de esta letra en valenciano.
¿Y la etimología? Tampoco puede servirnos en absoluto, pues sería
demasiado desbarajuste; habríamos de empezar por escribir con
_s_ todos los verbos acabados en _áixer y éixer_, puesto que todos
han convertido en _ix_ el antiguo _sc_ de _nascere, cognoscere_,
etc.
En vista de todo lo expuesto, no hay más remedio que atenernos al
uso, pero modificándolo racionalmente atendiendo á la etimología
y á los preceptos de la Ortografía catalana, única que en este punto
debe servirnos de norma.
Así, pues, creemos que debemos conservar la _x_ de las sílabas
_aix, eix, oix, uix_, hasta en las palabras que tuvieron _s_ en su
origen, como _peixcar_ (de _piscari_), _feix_ (de _fasciculum_), ó
las que la tienen en las lenguas hermanas, como _arruixar_
(_rociar_ en castellano y _arroser_ en francés), exceptuando tan
solo aquellas palabras de formación tan clara que no dejen lugar á
la menor duda; v. gr.: _paisá, faisá, lleys y reys_ (plurales de _lley
y rey_).
En cambio debemos convertir en _s_ la _x_ que sólo va precedida
de _i_ sin otra vocal anterior, aunque la mayoría de los escritores
_modernistas_, siguen empleándola todavía: al tratar del verbo,
hemos hecho ya esta innovación, convirtiendo en _s_ la _x_ de las
terminaciones en _ix, ixes_, etc., de la tercera conjugación: nos ha
movido á hacer esta reforma el haber observado que la sílaba _ix_
no precedida de otra vocal es lo que más confunde en la lectura á
nuestros paisanos, y nos hemos creído autorizados para ello, al
menos en lo que se refiere á los verbos de la tercera conjugación,
porque los mejores preceptistas catalanes escriben _agraesch,
agraís, agrahissis, visch, visqui_ (Milá y Fontanals); _cumplís,
cumplises, cumplís; visch, visqui, visca_; y hasta _isch, isca,
isques_, de _eixir_, (Bofarull y Blanch); _feresch, feresca, ferís,
ferisses; isch, isques, isca, isquí_, (Estorch).
Respecto á la _x_ en pincipio de dicción y á la precedida de
consonante, ya dijimos en los Preliminares que se ha sustituído por
la _ch_ castellana ó se le ha añadido la sílaba _ei_.
Se deduce de todo lo dicho:
1º. Que se escribe _x_ entre vocales para representar el sonido
castellano, ó mejor dicho latino, de esta letra; v. gr.: _examen,
pròxim_. Téngase presente, sin embargo, que en valenciano hay
muchas palabras cuya pronunciación es casi igual á la de las
anteriores y á pesar de ello no tienen _x_; tales son, por ejemplo:
_secsió, acsió y cocsió_.
2º. Que se escribe también dicha letra en las sílabas _aix, eix, oix,
uix_, sea cualquiera el sonido que se les dé según las comarcas, con
la sola excepción de algunas voces en que notoriamente la sustituye
la _s_ por razón de procedencia gramatical, no de etimología; como
_paisá_ derivado de _país_, _lleys_ plural de _lley_.
3º. La sílaba _is_ no precedida de vocal se escribirá con _s_ sea la
que sea su procedencia y pronunciación, excepto en los casos en
que suena francamente como _ix_ castellana: escribiremos, pues,
_patisc, patises, patís, patisca, llisó, sis, sisanta, sisents_, etc.;
pero se escribirán con _x_, _fixar, mixtió, llixó_ (tal vez debiera
ser _llicsó_), y en nuestro sentir (como excepción) los tiempos de
los verbos en _eixir_ en que se suprime la _e_, como _ixc, ixes, ix,
tixca, tixquen_, por respeto á las reglas de derivación.
4º. En principio de dicción ó precedida de consonante se cambia la
_x_ en _ch_ castellana cuando así suena, como en _charòl_ (xaròl),
_coche_ (cotxe), _pancha_ (panxa), ó se le añade la sílaba _ei_
según suena al pronunciarla, como en _Eixátiva_ (Xátiva),
_Seixona_ (Xixona), _eixaròp_ (xaròp), etc.
Y creemos que con esto, _salvo meliori_, basta por ahora para
ponernos en camino de normalizar el uso de esta letra en la
moderna Ortografía valenciana, tan necesitada de que alguien
empiece á hacer algo en su favor.


SIGNOS DE PUNTUACIÓN
======
Nada hemos de decir de la casi totalidad de ellos, puesto que
siguen en valenciano las mismas leyes que regulan su uso en
castellano: hablaremos únicamente del acento y del apóstrofo.

Del primero poco hay que decir; el acento agudo debe ajustarse en
valenciano á lo legislado para el castellano por la Academia
Española: el grave ya hemos dicho en otro lugar que lo empleamos
únicamente para distinguir en el lenguaje escrito la _è_ y la _ò_
abiertas de la _e_ y la _o_ cerradas: deben escribirse, por ejemplo,
_Chusèp y Pepe, Tòni y Toneta, Visènt y Visenteta, dèu (diez) y
Deu (Dios), pérc y pedré, mòro y moròt, això y caixó, café y
canapé_.

El apóstrofo, según lo define la Academia, es un signo ó virgulilla
que se coloca á la mayor altura del palo de las letras, con el fin de
indicar la omisión ó elisión de una vocal. La primera dificultad
relativa á este punto es la siguiente: ¿qué partes de la oración
admiten el apóstrofo y cuáles no?

En valenciano debe usarse tan solo este signo en el artículo, el
pronombre, la preposición y la conjunción; pero nunca en las demás
partes del discurso: no debe escribirse por lo tanto, _ya’stá, no’s
asò, sí que’staven_; sino _ya está, no es asò, sí que estaven ó sí
qu’estaven_: no se escribe _hòm’entés_ ni _hòme’ntés_, _cas’alta_
ni _casa’lta_ sino _hòme entés y casa alta_: nunca se ha de escribir
_y’aní ó y’ha anat_ ni _darrer’entrarán_; sino _ya aní, ya ha anat,
darrere entrarán_.

En cuanto á su uso acertado en aquellas otras partes de la oración,
debe observarse lo siguiente:

En el artículo.- El masculino _el_ pierde la _e_, tomando en su
consecuencia el apóstrofo, siempre que va seguido ó precedido de
vocal; verbigracia: l’aragonés, l’ermitá, _l’infinit, l’òrfe,
l’utilitarisme, contra’l vent, sense’l paper ú’l vechgué_: la _h_ no
impide esta regla, y por lo tanto, se escribe, _l’hábit, l’heroísme,
l’hipócrita, l’honrat, l’humil_.
Su plural _els_ sólo pierde la _e_ cuando le precede vocal, v. gr.:
_contra’ls vents, sense’ls papers, ú’ls vechgué_; pero no cuando le
sigue; v. gr.: _els aragonesos, els òrfens_, etc.
El femenino _la_ pierde la vocal únicamente cuando va seguido de
otra _a_, con _h_ ó sin ella; verbigracia: _l’amistad, l’afecció,
l’habilitat_: no debe, por lo tanto, escribirse _l’enseñansa,
l’hipocresía ó l’honestitat_, sino _la enseñansa, la hipocresía, la
honestitat_.
Su plural _les_ no lleva nunca apóstrofo.
Tampoco lo admite en ningún caso el artículo neutro _lo_, ni aun
cuando vaya seguido de otra _o_; debe escribirse siempre _lo
honest, lo osiós_, para evitar confusión con el masculino.

En el pronombre.- Entre los personales admiten apóstrofo _me, te,
se, el_, precedidos ó seguidos de vocal; v. gr.: _m’han dit, t’estás,
s’apara, l’esperaré, si’m tròbes no’t miraré, ni’s cuida ni’l cuiden,
disli que’l busque_.
El plural _els_, masculino ó femenino, sólo lo admite cuando le
precede vocal; por ejemplo: _si’ls tròbes, no’ls mires; si les
encontres, no’ls digues res_.
Los demás personales, incluso el femenino _la_, no deben llevar
nunca apóstrofo.
Los pronombres demostrativos _este, eixe, esta, eixa_, suelen
escribirse con apóstrofo cuando van seguidos de _e_ los primeros y
de _a_ los segundos; pero creemos que es mejor escribirlos siempre
con todas sus letras.
El demostrativo _en ó ne_ admite la elisión de la _e_ siempre que
va precedido ó seguido de vocal con _h_ ó sin ella; v. gr.: _ya’n
tinc, no’n vullc, ¿tú’n vòls?, n’acaben d’entrar, n’ixqueren dos,
n’habiten molts, n’humillarem algú_.
En los posesivos _ma, ta, sa_, también se elide la vocal cuando van
seguidos de otra _a_; hoy puede decirse que ya no ocurre esto sino
en la voz _agüela (35)_: con el sustantivo _agüelo_, aunque
masculino, unimos al parecer el pronombre femenino pues no hay
en todo el reino quien diga _mon agüelo_, sino _m’agüelo_; esta
es, indudablemente, una forma defectuosa, pero debemos transigir
con ella por lo general y arraigada.
Los plurales _nòstre, vòstre, nòstra, vòstra_, también suelen
escribirse con apóstrofo cuando van seguidos de _e_ los masculinos
y de _a_ los femeninos; v. gr.: _el nòstr’enemic, la vostr’amiga_:
creemos que puede admitirse la elisión es estos casos; pero no en la
unión de otras vocales como algunos suelen hacerlo.
De los relativos sólo el _que_ admite apóstrofo cuando va seguido
de vocal; v. gr.: _el qu’anirá, la qu’hacha cantat, els qu’entrarán,
les qu’ixquen, lo qu’útil siga_: sin embargo, antes de _i_, de _o_ y
de _u_, es muy común pronunciar la _e_ de este relativo, diciendo,
por ejemplo, _les que ixquen, la que obría, lo que útil siga_. En
_qui y quina_ nunca debe elidirse la vocal.

En la conjunción.- Las únicas que admiten apóstrofo son _que y
perque_; v. gr.: _¿Còm es qu’estás así? Perqu’he vingut_.

En la preposición.- Admiten apóstrofo al principio las preposiciones
_en y entre_, y al final _de, desde, caba, contra, entre, pera y
sobre_; pero no todas siempre y en las mismas circunstancias;
creemos que convendría emplear este signo sólo en las cuatro
primeras, _en, entre, de y desde_; las restantes sería mejor
escribirlas siempre completas.
Respecto al orden de preferencia en el apóstrofo entre estas partes
de la oración cuando se unen unas con otras, puede decirse que es
el mismo en que las acabamos de estudiar: así, en la unión del
artículo con el pronombre, ó la preposición, se elide la vocal del
artículo; v. gr.: _¿Me’l dones? Te’l donaré demá: perqu’entre’ls
amics y les families de’ls amics se’ls han endut tots_.
Una observación para terminar lo relativo á este signo: creemos que
en el lenguaje escrito convendría no contraer nunca los pronombres
personales del plural seguidos de la partícula _en_ cuando no se
afijan á un verbo; debe escribirse por ejemplo: _mos en anem, no
vos en eixíu_, como los franceses escriben, _nous en allons, ne vous
en allez pas_: sin embargo, si alguna vez quiere hacerse aquello,
nos parece que no debe escribirse _mon anem, von entréu_, sino
usar el apóstrofo en esta forma: _mo’n anem, vo’n entréu_, á fin
de evitar confusiones.
Y vamos á terminar esta cuarta parte de nuestra obra, con las
mismas palabras que el ilustre Carlos Ros escribe al cerrar su
_Práctica de Orthographía_:
“Es cierto, digo otra vez, que esta Arte de Orthographía es muy
difícil, y vayan cotejando bien los Tratados de ella, que verán cada
Escritor las cosas curiosas que trae, diferentes unos de otros, pues
cada qual, con el trabajo de su aplicación, da noticias buenas, y
adelanta el discurso, por los mesmos fundamentos de la Arte, que
de otro modo, si es invención fuera de ellos, no se admite ni hay ya
quien tenga tal autoridad, que el tiempo de Inventores se acabó: y
por esso mi opinión es ajustarse á la costumbre, escriviendo lo
mejor que se pueda, aprendiendo de los escritos de buenos
Orthographos, y á los puntos principales no faltar, que en lo demás
hay mucho que ver, y son questiones para los más peritos en esta
Arte. Otras muchas cosas se advertirán leyendo libros ó escritos
Valencianos, que prevenirlo todo es imposible, aunque lo más
precisso ya está, y en materia de Orthographía Valenciana, no he
visto Autor, ni Tratado alguno, que esto han sido observancias de lo
que noté, leyendo escritos de nuestro Idioma antiguos. Todo lo cual
con rendimiento humilde, sujeto á la corrección de los
Orthographos peritos.”


CONCLUSIÓN
“Grat sia á Deu, ja hi som;” esto es lo único que se nos ocurre decir
con el Doctor Milá y Fontanals al terminar nuestra tarea.

A medida que hemos ido adelantando en la ordenación de estos
_Apuntes_, ha ido decayendo nuestro ánimo; por eso hoy, al
presentarlos al público, queremos de nuevo aducir poderosas
razones en favor de nuestro trabajo, y nada nos parece más á
propósito que copiar íntegramente, como frase final, las mismas
palabras de tan ilustre y respetable maestro; he aquí cómo termina
éste el artículo antes citado, y que tal vez intencionadamente ha
puesto como final en la colección de sus obras su sabio
coleccionador: “_Grat sia á Deu, ja hi som_, usant de las bònes
paraules de un poeta. Ya havem arribat á la conclusió. ¿Quina será
aquesta? Pensam que hi hauria de haver dúes menes de llenguatje:

1ª. Una literaria general (y si no’s vòl dir catalana, no’s diga de cap
manera llemosina, sino catalano-valentino-baleárica), la qual es en
substancia, la que, com havem dit, ha sigut darrerament
restablerta, y la que, ab pòques diversitats, s’escrivía encara per
tot arréu cap á la fí del segle XV y coméns del XVI; trayentne
vulgarismes, llatinismes y paraules forasteres; prenent lo bò de la
llengua modèrna com es, segons nos apar, la diferència de les
expresades formes indicatives y subjuntives, seguint sempre lo
precepte que donava’l vell retòrich de triar lo més nòu de lo
antich, y lo més antich de lo nòu, y no volent ésser, com de certs
llatinistes deya Heinnecci, més ciceroniáns que’l mateix Cícero. 2ª.
Un altre llengua particular y variable, es á dir, molts dialèctes
diferents ahon sense portar les coses massa enllá, se representás lo
mòdo de parlar de cada encontrada, com ja s’está pròp de ferho en
certs escrits còmichs y se podría fer en òbres series de un
temperament molt especial á un determinat territori.

“Aquest sistema tendría los seus grops y mals passos (també’n
tenen los altres), pero portaría molts avantatjes literaris y
filológichs.”


APÉNDICES

NORMA
para valencianizar las voces castellanas que dimanan del latín.

Las voces castellanas y valencianas que proceden del mismo tronco
latino, tienen entre sí tan íntima conexión que, por regla general,
apenas ofrecen otra diferencia que la de la pronunciación y
terminación peculiar á cada uno de estos idiomas; así, pues, para
valencianizar cualquier voz castellana de origen latino, bastará
(aparte de los cambios de pronunciación)(36) con mudar su
desinencia según las siguientes reglas:

Las palabras castellanas terminadas en _dad_ y en _tad_, terminan
en valenciano en _tat_, v. gr.:
Amistad. . . . . . . . . . . . _Amistat_.
Ancianidad. . . . . . . . . _Ansianitat_.
Ciudad. . . . . . . . . . . . . _Siutat_.
Libertad. . . . . . . . . . . . _Llibertat_.
Majestad. . . . . . . . . . . _Machestat_.
Necedad. . . . . . . . . . . _Nesetat_.
Unidad. . . . . . . . . . . . . _Unitat_.
Verdad. . . . . . . . . . . . . _Veritat_.

En algunos, muy pocos, de los en _dad_ suele conservarse la
primera _d_, pronunciando, por ejemplo, _bondat, edat, maldat_;
pero esto más bien es un vicio de pronunciación que una excepción
de la regla: _Navidad_ se traduce _Nadal_.

Las terminadas en _al_ no varían; v. gr.:
Angelical. . . . . . . . . . . _Anchelical_.
Arenal. . . . . . . . . . . . . _Arenal_.
Catedral. . . . . . . . . . . . _Catedral_.
Delantal. . . . . . . . . . . . _Devantal_.
Mal. . . . . . . . . . . . . . . . _Mal_.
Virginal. . . . . . . . . . . . . _Virchinal_.
_Arrozal y naranjal_ se transforman en _arrosar y taronchar_, _cal
en cals_, y _rosal_ en _roser_.

Las en _an_ pierden la _n_ final; v. gr.:
Adrián. . . . . . . . . . . . . _Adriá_.
Alemán. . . . . . . . . . . . _Alemá_.
Capellán. . . . . . . . . . . _Capellá_.
Catalán. . . . . . . . . . . . _Catalá_.
Pan. . . . . . . . . . . . . . . _Pa_.
_Adán, cuan, gran, tan y san_, conservan la _n_: _Juan_ se
pronuncia _Chuán_.

Las en _ar_, verbos ó nombres, no mudan la desinencia si tienen
igual raíz; v. gr.:
Adorar. . . . . . . . . . . . _Adorar_.
Animar. . . . . . . . . . . . _Animar_.
Cargar. . . . . . . . . . . . . _Carregar_.
Entrar. . . . . . . . . . . . . _Entrar_.
Habar. . . . . . . . . . . . . _Favar_.
Manjar. . . . . . . . . . . . _Menchar_.
Melonar. . . . . . . . . . . _Melonar_.
_Palomar_ se traduce por _colomer_, y _telar_ por _teler_
(sustantivo).

Los en _as, es, is, os, us_ y los en _az, ez, iz, oz, uz_, sustantivos ó
adjetivos, no suelen cambiar; téngase presente que la _z_
castellana es _s_ en valenciano.

Los sustantivos y adjetivos en _ave y avo_ suelen mudar la
desinencia en _au_; v. gr.:
Ave. . . . . . . . . . . . . . . _Au_.
Llave. . . . . . . . . . . . . . _Clau_.
Nave. . . . . . . . . . . . . . _Nau_.
Bravo. . . . . . . . . . . . . _Brau_.
Clavo. . . . . . . . . . . . . . _Clau_.
_Grave_ no se modifica.

Los en _able, eble, ible, oble, uble_, no cambian en nada por regla
general: _mueble_ hace _mòble_.

Los en _ablo_ mudan la _o_ en _e_; v. gr.:
Diablo. . . . . . . . . . . . . _Diable_.
Establo. . . . . . . . . . . . _Estable_.
_Pablo_ hace _Pau_.

Los en _ado y ato_ terminan en _at_; v. gr.:
Abogado. . . . . . . . . . . _Abogat_.
Apasionado. . . . . . . . . _Apasionat_.
Obispado. . . . . . . . . . . _Ovispat_.
Candidato. . . . . . . . . . _Candidat_.
Diaconato. . . . . . . . . . _Diaconat_.
_Beato, chato, dato, flato, pato, rato y retrato_ conservan la _o_.
_Lado_ se traduce _costat_.

Los en _aje_ terminan en _ache_ por razón de pronunciación.

Los en _ano_ pierden por regla general la última sílaba; v. gr.:
Anciano. . . . . . . . . . . . _Ansiá_.
Asturiano. . . . . . . . . . . _Asturiá_.
Hermano. . . . . . . . . . . _Chermá_.
Humano. . . . . . . . . . . _Humá_.
Mano. . . . . . . . . . . . . . _Ma_.
Paisano. . . . . . . . . . . . _Paisá_.
Republicano. . . . . . . . _Republicá_.
Valenciano. . . . . . . . . _Valensiá_.
_Enano_ hace _nano_; _gitano, chitano_; _piano, piano_.

Los en _ancia y encia_ sólo mudan la _c_ en _s_ por razón de
pronunciación.
Abundancia. . . . . . . . _Abundansia_.
Ciencia. . . . . . . . . . . . _Siènsia_.
Infancia. . . . . . . . . . . . _Infansia_.
Prudencia. . . . . . . . . . _Prudènsia_.

Los en _anco_ pierden la _o_; v. gr.:
Banco. . . . . . . . . . . . . _Banc_.
Blanco. . . . . . . . . . . . . _Blanc_.
Franco. . . . . . . . . . . . . _Franc_.

Los en _ante, ente y ento_ pierden la última vocal; los en _iente y
iento_, menos _ambiente, consciente, obediente, oriente, paciente
y pudiente_, pierden además la _i_; v. gr.:
Adelante ó avante. . . _Avant_.
Agente. . . . . . . . . . . . _Achent_.
Ausente. . . . . . . . . . . . _Ausent_.
Cesante. . . . . . . . . . . . _Sesant_.
Parlamento. . . . . . . . . _Parlament_.
Ascendiente. . . . . . . . _Ascendent_.
Diente. . . . . . . . . . . . . _Dent_.
Casamiento. . . . . . . . . _Casament_.
Viento. . . . . . . . . . . . . _Vent_.
_Cuento_ no se modifica; también es muy común pronunciar como
en castellano las voces _acento, sargento y portento_, pero éstas
deben seguir la regla general: _tiento_ se traduce _tento_.

Los en _ario, erio, irio, orio, urio_, pierden la _o_; _erio y orio_
abren, además, la vocal respectiva, terminando, por lo tanto, en
_èri, òri_; v.gr.:
Aniversario. . . . . . . . . _Aniversari_.
Cementerio. . . . . . . . . _Sementèri_.
Oratorio. . . . . . . . . . . _Oratòri_.
Cirio. . . . . . . . . . . . . . . _Siri_.
Mercurio. . . . . . . . . . . _Mercuri_.
_Serio_ no cambia.

Los en _eria y oria_ también abren la vocal; v.gr.: _matèria,
memoria_.

Para valencianizar los en _azo_, téngase presente lo que hemos
dicho en la Analogia al tratar de los sustantivos aumentativos y
abundanciales.

Los sustantivos en _es y ez_ no suelen cambiar sino en lo relativo á
la pronunciación; v.gr.:
Barcelonés. . . . . . . . . _Barselonés_.
Marqués. . . . . . . . . . . _Marqués_.
Acidez. . . . . . . . . . . . . _Asidés_.
Honradez. . . . . . . . . . _Honradés_.
Viudez. . . . . . . . . . . . . _Viudés_.
_Vejez_ se convierte en _vellea_.

Los en _eja_ cambian la desinencia en _ella ó eixa_; es difícil
precisar la ley de esta terminación diferente, pero nos parece
observar que los de origen latino adoptan de preferencia la
primera; verbigracia:
Abeja. . . . . . . . . . . . . . _Abella_.
Ceja. . . . . . . . . . . . . . . _Sella_.
Oreja. . . . . . . . . . . . . . _Orella_.
Oveja. . . . . . . . . . . . . _Ovella_.
Vieja. . . . . . . . . . . . . . _Vella_.
_Reja_ cuando se refiere á la del arado se traduce por _rella_;
cuando á la de la ventana por _reixa_: _teja_ se traduce _teula_
(del latín _tegula_).

En cuanto á los en _ejo_ puede decirse también que los pocos que
proceden del latín, buscan asimismo la terminación en _ell ó ill_; v.
gr.:
Aparejo. . . . . . . . . . . . _Aparell_.
Consejo. . . . . . . . . . . . _Consell_.
Conejo. . . . . . . . . . . . . _Conill_.
Espejo. . . . . . . . . . . . . _Espill_.
Viejo. . . . . . . . . . . . . . _Vell_.
Para los diminutivos castellanos en _ejo_ y en _eja_ atiéndase á lo
dicho en la Analogía.

El cambio de la _j_ en _ll_ es general en las voces de origen latino;
v. gr.: _paja, palla_; _hoja, fulla_; _mujer, muller (37)_

Los terminados en _ela, ella, ema, ena, era, esa, eta, eva y eza_,
no cambian por lo general; pero en el caso de ir precedidos de la
vocal _u_, cambian el diptongo _ue_ en _ò_; v.gr.:
Vela. . . . . . . . . . . . . . . _Vèla_.
Botella. . . . . . . . . . . . . _Botella_.
Poema. . . . . . . . . . . . . _Poema_.
Escena. . . . . . . . . . . . . _Essena_.
Carnicera. . . . . . . . . . _Carnisera_.
Montañesa. . . . . . . . . _Montañesa_.
Dieta. . . . . . . . . . . . . . _Dieta_.
Naturaleza. . . . . . . . . _Naturalesa_.
Escuela. . . . . . . . . . . . _Escòla_.
Buena. . . . . . . . . . . . . _Bòna_.
Nuera. . . . . . . . . . . . . _Nòra_.
Gruesa. . . . . . . . . . . . . _Gròsa_.
Cueva. . . . . . . . . . . . . _Còva_.
Se exceptúan _agüela, espuela y aigüera_.

Los en _elo, ello, emo, ero, eso, eto y evo_, pierden la _o_;
también al ir precedidos de _u_ mudan el diptongo en _ò_ ó en _o_
si va seguida de _u_; v. gr.:
Celo. . . . . . . . . . . . . . . _Sèl_.
Cabello. . . . . . . . . . . . _Cabell_.
Supremo. . . . . . . . . . . _Suprem_.
Panadero. . . . . . . . . . _Panader_.
Progreso. . . . . . . . . . . _Progrés_.
Completo. . . . . . . . . . _Complet_.
Suelo. . . . . . . . . . . . . . _Sòl_.
Cuello. . . . . . . . . . . . . _Còll_.
Huerto. . . . . . . . . . . . . _Hòrt_.
Hueso. . . . . . . . . . . . . _Ós_.
Huevo. . . . . . . . . . . . . _Óu_.
Nuevo. . . . . . . . . . . . . _Nòu_.
Nótese en los dos últimos el cambio de la _v_ en _u_, tan común en
nuestra lengua.

Los en _il_ no cambian.

Los en _in_ pierden la _n_; v. gr.:
Carmín. . . . . . . . . . . . _Carmí_.
Fin. . . . . . . . . . . . . . . . _Fi_.
Valentín. . . . . . . . . . . _Valentí_.
Violín. . . . . . . . . . . . . . _Violí_.

Los en _ía_ no se modifican:
Agonía. . . . . . . . . . . . . _Agonía_.
Día. . . . . . . . . . . . . . . . _Día_.
Teología. . . . . . . . . . . . _Teolochía_.

Los en _icia_ solo mudan la _c_ en _s_.

Los en _icio_ pierden la _o_; v. gr.:
Edificio. . . . . . . . . . . . . _Edifisi_.
Sacrificio. . . . . . . . . . . _Sacrifisi_.
Vicio. . . . . . . . . . . . . . . _Visi_.
_Juicio y perjuicio_ se transforman en _chuí y perchuí_.

Los sustantivos en _ido_ terminan en _it_ como los participios de la
tercera conjugación.
Olvido. . . . . . . . . . . . . _Olvit_.
Vestido. . . . . . . . . . . . _Vestit_.
_Nido_ se convierte en _niu_: _ruido y sonido_ no suelen
modificarse.

Los en _ina_ no cambian.

Los en _ino_ pierden la última sílaba; v. gr.:
Alicantino. . . . . . . . . . _Alicantí_.
Camino. . . . . . . . . . . . _Camí_.
Fino. . . . . . . . . . . . . . . _Fi_.
Padrino. . . . . . . . . . . . _Padrí_.
Vino. . . . . . . . . . . . . . . _Vi_.

Los terminados en _tino_ (sustantivos) tienen tendencia á no
modificarse, y si lo hacen terminan en _tini_.

Los en _ismo_ cambian la _o_ en _e_; v. gr.:
Ateísmo. . . . . . . . . . . . _Ateísme_.
Egoísmo. . . . . . . . . . . . _Egoísme_.
Silogismo. . . . . . . . . . _Silochisme_.

Los en _ista_ masculinos cambian la _a_ en _e_; si son femeninos
no se modifican; v. gr.:
Artista. . . . . . . . . . . . . _Artiste_.
Cajista. . . . . . . . . . . . . _Caixiste_.
Lista. . . . . . . . . . . . . . . _Llista_.
Modista. . . . . . . . . . . . _Modista_.
Revista. . . . . . . . . . . . . _Revista_.
Organista (hombre). . _Organiste_.
Organista (mujer). . . . _Organista_.

Los en _ivo_ mudan la desinencia en _iu_; v. gr.:
Activo. . . . . . . . . . . . . . _Actiu_.
Cultivo. . . . . . . . . . . . . _Cultiu_.
Relativo. . . . . . . . . . . . _Relatiu_.
Vivo. . . . . . . . . . . . . . . _Viu_.
_Olivo_ se traduce por _olivera_.

Los en _ol_ no suelen cambiar; pero la _ò_ suena abierta, excepto
en _alcohol_.

Los en _on_, masculinos ó femeninos, pierden la _n_; v. gr.:
Ambición. . . . . . . . . . . _Ambisió_.
Aragón. . . . . . . . . . . . _Aragó_.
Cicerón. . . . . . . . . . . . _Siseró_.
Dragón. . . . . . . . . . . . _Dragó_.
León. . . . . . . . . . . . . . _Lleó_.
Sensación. . . . . . . . . . _Sensació_.

Los en _onio_ pierden la _o_ final y hacen la otra _ò_ abierta.

Los en _or_ no mudan, tanto sustantivos como adjetivos; sólo
_flor_ suena con _ò_ abierta, _flòr_.

Los en _oro_ pierden la _o_ final y hacen abierta la otra _ò_; v. gr.:
Coro. . . . . . . . . . . . . . _Còr_.
Oro. . . . . . . . . . . . . . . _Òr_.
_Moro_ hace _mòro_; _toro_ se traduce _bòu_; _loro_ no cambia,
pero es más valenciano _papagall_.

Los en _oso_ pierden la _o_ final; los en _osa_ no cambian:
diferencia notable; los sustantivos de estas terminaciones hacen la
_ò_ abierta, los adjetivos cerrada aunque se sustantiven; v. gr.:
Coloso. . . . . . . . . . . . . _Colós_.
Esposo. . . . . . . . . . . . . _Espós_.
Reposo. . . . . . . . . . . . . _Repós_.
Cosa. . . . . . . . . . . . . . . _Còsa_.
Esposa. . . . . . . . . . . . . _Espòsa_.
Rosa. . . . . . . . . . . . . . . _Ròsa_.
Amoroso. . . . . . . . . . . _Amorós_.
Amorosa. . . . . . . . . . . _Amorosa_.
Religioso. . . . . . . . . . . _Relichós_.
Religiosa. . . . . . . . . . . _Relichosa_.
_Oso_ se traduce _orso_; _soso_ no cambia.

Los en _ote_ cambian en _òt_, con _ò_ abierta; verbigracia:
Dote. . . . . . . . . . . . . . _Dòt_.
Islote. . . . . . . . . . . . . _Islòt_.

Los en _ud_ mudan la _d_ en _t_; v. gr.:
Gratitud. . . . . . . . . . . _Gratitut_.
Juventud. . . . . . . . . . _Choventut_.
Senectud. . . . . . . . . . _Senectut_.
Virtud. . . . . . . . . . . . . _Virtut_.

Los en _udo_ terminan también en _ut_; v.gr.:
Agudo. . . . . . . . . . . . . _Agut_.
Mudo. . . . . . . . . . . . . . _Mut_.
_Rudo y saludo_ no cambian; _nudo_ hace _nuc_; _crudo, cruc_ ó
mejor _cru_ puesto que el femenino es _crúa_; _viudo_ no termina
en valenciano en _udo_ sino en _íudo_, pues acentuamos la _í_.

Los en _uro, uso y uto_ pierden la _o_: _huso_ hace _fus_, y _luto,
dòl_; _apuro, duro_ (moneda) y _puro_ (cigarro) no cambian; _duro
y puro_ (adjetivos) siguen la regla general, _dur, pur_.

Los esdrújulos terminados en _o_ cuya penúltima sílaba tiene por
vocal _i ó u_, pierden la _o_ final; verbigracia:
Hábito. . . . . . . . . . . . . _Hábit_.
Báculo. . . . . . . . . . . . . _Bácul_.
Céntimo. . . . . . . . . . . _Séntim_.
Crédulo. . . . . . . . . . . . _Crédul_.
Místico. . . . . . . . . . . . _Místic_.
Título. . . . . . . . . . . . . . _Títul_.
Periódico. . . . . . . . . . . _Periòdic_.
Rótulo. . . . . . . . . . . . . _Rótul_.
Músico. . . . . . . . . . . . . _Músic_.
Crepúsculo. . . . . . . . . _Crepúscul_.

Los terminados en _ólogo_, tienen la desinencia valenciana en
_òlec_, como lo demuestran las dos voces de este grupo que más
usa el pueblo: _teòlec, astròlec_.

RESUMEN

Por regla general las voces graves castellanas (38) terminadas en _a_
no cambian la desinencia: las en _e y o_ pierden la vocal.

Las agudas en consonante no mudan sino por razón de
pronunciación: la _d_ en _t_, la _z_ en _s_; la _v_ y la _j_, al
quedar como finales por supresión de la vocal que las sigue, en _u_
y en _ll_; la _n_ se suprime, no sólo al ser final en el castellano,
sino al quedar como tal por supresión de la vocal que con ella
formaba sílaba; algunas veces, en especial en las desinencias en
_en_, se cambia por _m_.

El diptongo _ie_ en voces que sólo tienen _e_ en su original latino,
pierde la _i_ al valencianizarse; verbigracia:
Cælum. . . . . Ciel. . . . . . . . _Sèl_.
Ferrum. . . . . Hierro. . . . . _Fèrro_.
Fel. . . . . . . . Hiel. . . . . . . _Fèl_.
Infernus. . . . Infierno. . . . _Infèrn_.
Nepos. . . . . . Nieto. . . . . . _Net_.
Pes. . . . . . . . Pie. . . . . . . . _Pèu_.
Petra. . . . . . Piedra. . . . . _Pedra_.
Semper. . . . Siempre. . . . _Sempre_.
Tempus. . . . Tiempo. . . . . _Temps_.
Terra. . . . . . Tierra. . . . . . _Tèrra_.

Asimismo el diptongo _ue_ se transforma en _o_ al valencianizarse
en las voces castellanas, cuya raíz latina es también en _o_; v. gr.:
Bonus. . . . . . Bueno. . . . . . _Bò_.
Corpus. . . . . Cuerpo. . . . _Còs_.
Foras. . . . . . Fuera. . . . . . _Fòra_.
Hortus. . . . . Huerto. . . . . _Hòrt_.
Novus. . . . . Nuevo. . . . . _Nòu_.
Orphanus. . Huérfano. . . _Órfe_.
Ovum. . . . . . Huevo. . . . . _Óu_.
Populus. . . . Pueblo. . . . . _Pòble_.
Solum. . . . . Suelo. . . . . . _Sòl_.

Debemos advertir que estos cambios de los diptongos _ie y ue_ en
_e y o_ ocurren también en los tiempos de ciertos verbos
castellanos que se encuentran en iguales condiciones etimológicas
que las voces anteriormente citadas; v.gr.:
Adverto. . . . . . Advierto. . . . . . _Advertisc_.
Refert. . . . . . . . Refiere. . . . . . . _Referís_.
Sentit. . . . . . . . . Siente. . . . . . . . _Sent_.
Consolor. . . . . . Consuelo. . . . . _Consòle_.
Torques. . . . . . Tuerces. . . . . . . _Tòrses_.
Moriar. . . . . . . Muera. . . . . . . _Mòrga_.

En lo relativo á pronunciación no se eche en olvido lo que ya hemos
dicho en otras partes:
Que las sílabas _ge, gi_, cambian en _che, chi_;
La _j_ en voces de origen latino en _ll_; (en las de origen árabe en
_ix_);
Las sílabas _za, ce, ci, zo, zu_, en _sa, se, si, so, su_;
Sus inversas _az, ez, iz, oz, uz_, en _as, es, is, os, us_;
La _d_ final, y algunas veces en medio de dicción, en _t_;
La _h_ inicial en _f_;
La _l_ inicial en _ll_;
Y que la _n_ final tiene gran tendencia á eclipsarse.

Con estas reglas, pero sin llevarlas á la exageración, puesto que hay
muchas excepciones, creemos hay lo suficiente para que pueda
orientarse una persona de buen criterio en la adaptación á nuestra
lengua de las voces castellanas procedentes del latín.


¿QUOUSQUE TANDEM?...(39)
Á los escritores valencianos

Ustedes quizá se enojarán, y lo sentiré; pero yo creo que ha llegado
ya la hora de decir la gran verdad; y como esta verdad no puede
decirla ninguno de ustedes, porque todos han pecado, es preciso
que venga á arrojar la primera piedra alguien que ni sea escritor, ni
lo haya sido, ni pueda llegar á serlo nunca: ¿y qué más da que ese
alguien sea yo ó cualquier otro tan pobre de facultades y
esperanzas como mi oscura persona?

Y esta verdad, que todos ustedes tienen en el pecho, pero que
nadie se atreve á manifestar, es la siguiente:

“La anarquía que impera en el campo de la literatura valenciana es
absurda, incomprensible y sin precedentes en ninguna literatura del
mundo.”

En efecto: que una lengua escrita que tiene á su servicio notables
escritores en todos los ramos, posea dos gramáticas completamente
diferentes, con dos ortografías absolutamente diversas y en
completo desacuerdo en la analogía, en la sintaxis y hasta en la
prosodia; es tan raro, tan anormal, que basta el indicarlo para que
por sí sola salte á la vista la gravedad de tal desorden.

Y no es esto lo peor; fueran al menos dos gramáticas, dos escuelas
bien definidas las que se disputaran el cultivo de nuestra hermosa
lengua; pero es lo grave del caso que entre las dos que pudiéramos
llamar escuelas extremas, hay tal gradación de tonos, tal cúmulo
de hibridaciones, que creemos imposible el llegar á clasificarlas y
hasta el poner medianamente en orden para su estudio las mil y mil
anomalías y contradicciones que el más lego puede descubrir, por
poco que al estudio de nuestra moderna literatura se dedique.

Pero es aún más anómalo y más raro que cuanto acabamos de decir,
que no hay, entre cuantos al cultivo de nuestra lengua se dedican,
partidarios de esta ó de la otra escuela; no hay realmente
defensores ó impugnadores entusiastas de esta ó la otra gramática
(por más que no dejen de publicarse alguna vez alusiones á este
asunto, casi siempre en estilo festivo); no hay personalidades que
pública y decididamente militen en este ó en el otro campo; todos,
grandes y chicos, maestros y principiantes, verdaderos literatos y
aficionados más ó menos felices en sus excursiones al Parnaso,
todos usan por igual uno y otro sistema, y todos por igual
contribuyen á que se perpetúe la anarquía y se vea cada día más
lejano su remedio.

Sólo puede marcarse de algún modo la separación de campos en el
terreno de los géneros literarios.

Si llamamos á las dos escuelas que se disputan el dominio de
nuestra literatura, á la una _castellana_ y á la otra _catalana_ (y
conste que no nos parecen apropiados estos apelativos; pero,
puesto que hay que darles algún nombre para entendernos,
creemos que éstos pueden servir perfectamente, pues dan una idea
bastante clara de la tendencia respectiva de ellas), podemos decir
que están con la primera el género dramático y el periodismo
festivo (único que tiene vida en nuestra literatura, á pesar de
generosos, pero desgraciados esfuerzos del periodismo serio), y con
la segunda el género lírico en sus diversas manifestaciones, y la
historia representada por algunas memorias, biografías, etc., que
apenas si logran salir de la sombra protectora con que las cobija Lo
Rat-Penat. De modo que la primera, es el ropaje con que se viste la
literatura valenciana para mostrarse al común de los mortales,
quedando la segunda reducida á una especie de lenguaje sagrado,
como el de los antiguos sacerdotes egipcios, asequible únicamente
á los iniciados.Y tanto es esto así, que dramas premiados en los
Juegos Florales del Rat-Penat, para llegar á la imprenta ó al teatro,
han tenido que ser _traducidos_ al valenciano moderno; es decir,
ingresar en lo que antes hemos llamado escuela castellana.

¿Y hasta cuándo ha de continuar este estado de cosas? ¿Es que nos
hemos de cruzar de brazos todos los valencianos, y dejar que tal
embrollo siga en progresión ascendente, hasta que la filología,
impotente ya para desenmarañarlo, borre nuestra lengua del
catálogo de las cultas y escritas? ¿Es que no hemos de intentar
siquiera remediar en lo posible tamaño desafuero?...

Puesto que, para curar cualquier dolencia, lo primero es conocerla,
pasemos á indicar someramente los puntos más salientes de la
cuestión.

Vamos á ocuparnos casi exclusivamente de la ortografía, pues como
las otras partes de la gramática están sujetas á más variantes,
según la época y la comarca, creemos que para tratarlas con algún
fruto, se necesita más espacio, más estudio y más experiencia.

Es indudable que hasta el presente siglo se ha escrito el valenciano
con su ortografía propia; es decir, con la antigua ortografía
lemosina, más ó menos pura y perfecta, según los tiempos y según
la ilustración y aficiones de cada escritor; y es asimismo indudable
que en la actualidad nos encontramos con dos ortografías
completamente distintas, á disposición del que quiere escribir en
valenciano, dos ortografías igualmente legales, igualmente
respetadas, y que por igual ponen en un apuro al novel escritor,
pues ambas han llegado ya á tener tantas y tan diferentes
autoridades, que se puede decir aquí con la mayor propiedad del
mundo (y perdonen ustedes la irreverencia), que _cada maestrito
tiene su librito_.

¿Quién es el responsable de esa innovación? ¿Bonilla y Baldoví, ó
alguien anterior á ellos? No lo sabemos, ni nos importa; pero el caso
es que se hizo, que fué aceptada y continuada por escritores de
indudable mérito, y que hoy es un hecho consumado.

En la escuela que hemos llamado catalana, pueden marcarse
perfectamente tres agrupaciones: los _arcaístas_, los _catalanistas
propiamente dichos_ y los _neo-lemosines_. Llamamos _arcaístas_
á los que pretenden escribir hoy el valenciano como se escribía en
el siglo XV. Quien no conozca bien nuestra moderna literatura,
creerá que exageramos; pues no hay hoy en Castilla quien se atreva
á escribir como Juan de Mena ó el Marqués de Santillana; y sin
embargo, nada hay más cierto que lo dicho: en todas las reacciones
como en todas las revoluciones, hay espíritus fuertes, que llevados
de su actividad y de su amor al ideal, traspasan sin notarlo, y á
veces hasta á pesar suyo, los límites que la prudente evolución de
los tiempos y de las ideas debiera marcarles; por eso, pues, entre
nosotros hay quien llena sus escritos de arcaísmos, y no por
ignorancia ó descuido, sino á ciencia cierta y convencido de que así
contribuye mejor al renacimiento de nuestra lengua.

No es difícil encontrar en escritos de hoy _chor, quadro, quento,
llunyadá, venerabil, realme, regina, inimich, palpebra, puix, car_
(porque), _sua_ (seua), _null, bastir, fonch_ (del verbo ser),
_trametre, embaumar_ (¿galicismo?), los numerales _oncecents,
dotcecents_, etc., y otros mil cuya repetición y elección
intencionadas prueban la verdad de nuestro aserto.

De los que llamamos _catalanistas propiamente dichos_, podíamos
muy bien no ocuparnos en este artículo; aunque se les llama
escritores valencianos, se rigen por los diccionarios, gramáticas y
modelos catalanes, y no cambian _jorn, aucell, papallona, dintre,
altre, surtir, aixecar, ajáurer_, etc., etc., por _día, pardal,
paloma, dins, atre, eixir, alçar, y gitar_... aunque los emplumen.
Algunos de éstos creen (y lo dicen francamente) que la literatura
valenciana y la catalana deben ser una sola.

Y llamamos finalmente _neo-lemosines_, á los que siguiendo la
antigua gramática lemosina, prestan no obstante cierta
conformidad á las innovaciones filológicas de nuestro pueblo, si
bien procurando acomodarlas á las reglas y preceptos gramaticales.
Si los pocos (aunque buenos generalmente) que forman este grupo,
lograran ponerse de acuerdo, pues no lo están en absoluto, y se
dedicaran al oficio de catequista, tal vez en poco tiempo pudieran
hacer más de lo que ellos mismos creen, sirviendo de centro
(puesto que ocupan el término medio) al que pudieran converger
los grupos extremos, dejando cada uno en aras del amor patrio, la
impedimenta de rutinas y escepticismos que no les dejan acercarse
mutuamente.

Y vamos ya á entrar en la parte más lastimosa de este asunto; es
decir, vamos á tratar de lo que llamamos escuela castellana.
Pertenecen á esta escuela como antes hemos dicho, todas las obras
dramáticas y la prensa periódica, y pretenden sus adeptos escribir
el valenciano “tal còm se parla en lo día” Empezaron por suprimir
la _tj_ y la _g_ valencianas, poniendo en su lugar la _ch_
castellana, y escribieron _michana, llech, ròch_: suprimieron la _h_
final, y escribieron _Vic, pòc, puc_: cambiaron la _ç_ y la _c_ por la
_s_, y la _ny_ por la _ñ_, como en _donsaina, resar, onse, añ, caña,
señal_, y no han sustituido la _v_ con la _b_, escribiendo _Balensia
y Bisent_... porque á nadie sin duda se le ha ocurrido que es una
inconsecuencia y una falta de lógica el no hacerlo así. Y hubieran
parado aquí sus innovaciones; pero como en el orden intelectual lo
mismo que en el físico, no siempre, dado el primer impulso, es fácil
detener el movimiento, donde y como se quiere, tanto se
empeñaron en hablar como el pueblo, que han llegado á hablar
como el populacho ábrase, en prueba de esto, cualquier comedia ó
periódico valenciano, y no tardarán en encontrarse voces como
_sènsia, ascomensar, anteniment_, etc., etc., crímenes
gramaticales como _t’anunsiat, m’arrimat, s’en anem, se quedem,
s’ham acalorat_, etc., y sobre todo barbarismos ortográficos, como
_diro, fero_, en vez de _dirho, ferho_; _madonat, sa dit_, por
_m’ha donat, s’ha dit_; _nou fa ó n’ou fa_ por _no ho fa_ (ó _no hu
fa_ si se quiere); _da tres pesetes_ por _d’á tres pesetes_, y otros
mil, que hacen formar muy pobre idea de quien los usa...
Francamente, señores, eso no es escribir como se habla; eso es
simplemente escribir mal.

¿Hay alguien que, hablando en castellano, no diga, por ejemplo:
“Dile _questa_ noche _menteraré_, si no _lolvido_?”¿Y habrá
alguien que se estime, que lo escriba de ese modo? ¿Pues por qué al
escribir en valenciano todos se creen autorizados para hacer lo que
les dé la gana? ¿Es que aun cuando no haya gramáticas escritas, no
hay en todo hombre medianamente ilustrado una que podríamos
llamar gramática intuitiva, hija del sentido común y del buen gusto
cultivado?

Urge, pues, en gran manera poner remedio á este caos, si no
queremos exponernos á que por su duración llegue á naturalizarse
entre nosotros, y acabemos por estar á él tan acostumbrados, que
nos parezca por último la cosa más natural del mundo.

¿Y cuál es ese remedio? se dirá: en nuestra opinión es sencillo.

Convóquese por quien tenga autoridad para ello, sea Lo Rat-Penat,
ó la Sociedad de Amigos del País, ó el Ateneo, ó los directores de la
prensa local, ó quien sea, á un gran congreso de valencianistas,
donde tengan cabida todas las escuelas y todas las opiniones:
puesto que afortunadamente estas cuestiones no han llegado
todavía á acalorar los ánimos, acudan allí todos guiados por el amor
á la patria y á las letras, y convéngase entre todos en hacer de ese
congreso una especie de Concilio ecuménico que defina el dogma
de nuestra literatura.

Y entre otras soluciones que ese congreso podría dar al conflicto, se
nos ocurren las dos siguientes:

1ª. Hermanar las tradiciones con las necesidades de la época; es
decir, admitir como buenas y legítimamente valencianas ciertas
frases y voces castellanas que es ya muy difícil si no imposible
desterrarlas de nuestra lengua; por ejemplo: _adiós, palacio, labio,
entonces, pues, después, hasta, quiçá, elevar, loco, limosna,
abrigo, obispo, cepillo, pendiente, plano, plantilla, terremoto,
cuna_, y otras muchas que sería imposible detallar, y transigir con
la sintaxis castellana que se ha enseñoreado ya casi en absoluto de
nuestra lengua; pero conservar nuestra ortografía propia, y
valencianizar en lo posible cuantas voces admitamos de otros
idiomas. A esto se nos objetará por los amantes de lo antiguo que
es mucha evolución esa, para hecha de un solo golpe; y nos dirán
los innovadores que justamente en la ortografía y en la pureza de
dicción, está la dificultad para el pueblo.

Contestaremos á los primeros, que dado el continuo progreso y la
natural evolución de las lenguas, no sería para la nuestra tan
grande la concesión que le haríamos, pues hace en realidad siglos
que no se le ha reconocido oficialmente innovación alguna; y á los
segundos nos limitaremos á recordarles lo que dijo nuestro inmortal
Iriarte:

Sepa quien para el público trabaja
Que tal vez á la plebe culpa en vano,
Pues si en dándole paja, come paja,
Siempre que le dan grano, come grano.

2ª. Aceptar los hechos consumados y formar dos gramáticas
diferentes: la una castiza, erudita, que puede ser la catalana (y nos
ahorramos el trabajo de hacer una nueva, que al cabo ha de ser
casi igual á ésta), con la que podamos ayudar en la medida de
nuestras fuerzas al renacimiento lemosín y recordar nuestras
antiguas glorias literarias; y otra valenciana popular, transigiendo
con la _ch_, la _s_ y la _ñ_, pero creando un verdadero cuerpo de
doctrina con reglas fijas y precisas, que hagan imposibles los
resbalones que continuamente damos cuantos nos proponemos
escribir algo en nuestra moderna lengua, y unifique, legalizándolas,
las tendencias de una escuela que tal vez representa la
manifestación de verdaderas necesidades de la época.

Ya nos parece estar oyendo á algunos puristas, que exclamarán:
“No, eso jamás; transigir con esa innovación sería un crimen y una
bajeza, sería doblegarse ante un cisma, ante una herejía: _non
possumus_.” ¿Y qué le hemos de hacer, señores? podemos
contestarles: el caso es que esa herejía es un hecho consumado, y
aunque no sea ésta ocasión de discutir la teoría de los hechos
consumados, que puede tener tanto de inmoral como de prudente,
con tantos de ellos ha transigido ya la humanidad, en todos los
terrenos, que aunque haya una transacción más, ¿qué importa al
mundo?

En resumidas cuentas: de un modo ó de otro, con esta ó aquella
solución, creemos que lo verdaderamente preciso, lo urgente, lo
inexcusable es hacer algo; pero algo que sea pronto, rápido y de
fácil ejecución.

Si así lo hiciereis, Dios os lo premie, y si no, os lo demande.


LES ORFENETES (40)
_________
Hia chunt á Peñagolosa
un poblet qu’es un pomell,
mes tan alt, qu’anar á ell,
es tarea mol penosa;
y es per sèrt cosa enfadosa
qu’estiga tan apartat,
pues tant el Sèl l’ha dotat
de llum, perfums y armoníes,
que més qu’un chardí d’huríes
es un Eden encantat.

Rodechat d’altes montañes
ocupa un vall delisiós
qu’alegra el pas rumorós
d’un rihuet bordat de cañes;
chagant de formes estrañes
recolsat en la pendent,
té’l cap en un prominent
castell de pardes almenes
y els pèus entre les arenes
del marmolador torrent.

En tot ahont la vista alcansa
no se sap qué admirar més,
tan presiós y máchic es
lo que’s veu en lluntanansa;
cuan la primavera avansa
fa allí el rosiñol son niu,
y avans d’arribar l’estíu
el baladre y la chinesta
visten d’españòla festa
monts y fòyes, camps y riu.

Y baix d’un sèl transparent
més blau qu’els ulls d’una fada
brilla’l vèrt de la enramada
còm esmeralda d’Orient,
y en son perfumat ambient
del día als primers albors
s’endevinen els rumors
d’un ball de silfos y huríes
al sò de les melodíes
de mil pardalets cantors.

Tot es gran, tot admirable
d’aquell vall hasta el confí,
tot ell es etèrn festí
de riquesa inapresiable;
pródiga é inagotable,
còm riu d’amor desbordat,
á mans plenes l’ha dotat
la mare Naturalesa;
no’s pòt donar més bellesa
chunt á més fertilitat...

Mes ¡ay! també’l vall aquell,
ric en perfums y cambiants,
entre tantes flòrs brillants
té la ortiga y el donsell:
be hu demòstra un fet qu’en ell
susuí mol pòc temps fa,
y com sé qu’escrit no está
y es mol digne de memòria,
contarvos vullc tal historia;
escoltéu lo que pasá.

_____

Es el mes de Novembre, s’acaba el día;
El sòl sos últims besos al vall envía
Desde les ròches crestes del Espadá,
Y allá llunt en les plaches que’l Millars baña
Semblen les pardes bòyres fosca montaña
Que ses faldes sombroses estenent va.

El rat penat comensa la revolada,
El cuquello se queixa dins la enramada
Y el crit sec y metálic del grill se sent,
Mentres per l’espay ample la llum s’amaga,
El crepúscul ses ròches tintes apaga
Y el seu estrellat manto la nit estén.

Vènus, la blanca Vènus, cándida estrella
Que no sé per qué encara du’l nòm d’aquella
Falsa deitat pagana d’impur amor,
Còm per mil fils de plata del sèl penchada
Pareix sagrada llantia qu’enchoyellada
Davant l’etèrn sagrari posá’l Criador.

En direcsió del pòble s’òu la campana
Qu’en llengua misteriosa descáns demana
Pera’ls que del camp tornen buscant la llar;
Y pòc á pòc les sombres van escampantse,
Veus y llums y ruidos van apagantse,
Ya de la nit l’impèri va á comensar.

Desert al fi tot queda; cansats del día,
Al llit á vells y chovens la sòn els guía
Y hasta el gos s’acurruca y el gall s’adòrm;
Tot es sombra y silensi per monts y plana,
Tot en fret alé ho chèla la tramontana,
La vida está suspesa, Natura dòrm...

Pero no, allá en la sombra hia algún mistèri;
Pel camí que del pòble du al sementèri
Dos formes silensioses van avansant:
Pòc después, cuan la lluna les ilumina,
Se veu que la parella que allá camina
Son dos pòvres chiquetes que van plorant:

Una d’elles demòstra la etat dichosa
En que sent nena encara pura y hermosa
A ser dòna’s comensa ya moralment,
Y encara qu’es tan chove, ya en sa mirada
Se veu entre tristeses la llum sagrada
Que l’espirit destella cuan pensa y sent.

L’atra ¡pòvra criatura!... es tan chiqueta
Que de mare ha de ferli sa chermaneta
Y al bras la pòrta á ratos pa descansar:
Y així pel camí avansen abrasadetes
Tremolant y en silènsi les orfenetes
En busca de sa mare qu’allí ha de estar.

Del sementeri arriben chunt á la pòrta;
Be está dins sa mareta, mes ¡ay! es mòrta
Y no pòt pera obrirlos deixar son llit:
-_¡Mare, mare!_- la nena chiqueta crida,
-_¡Mare!_- en veu baixa l’atra diu aflichida,
Y _¡Mare!_ respòn l’èco tornant el crit.

En el brancal s’asenta, trista, abatuda,
La machor, y en sos brasos la més menuda
Per el fret aterida plorant está;
Y diu á sa chermana: -_Tinc fam, Marieta_;
_Vullc pa..._ -Y en insistènsia, còm á chiqueta,
Repetís sense tregua: -_Vullc pa; vullc pa..._

Sa chermana la mira desconsolada,
La besa cariñosa, y en plòr bañada
Els ulls á tèrra baixa, sombríu el front;
Después alsa la vista que vagarosa
L’ample espay examina còm anhelosa
Y aixina á la chiqueta plorant respòn:

-¡Que tens fam!... Ni pensarho voldría:
¡Que vòls pa, nena meua, has cridat!...
¿Còm donarten un mòs yo podría
Si huí en tot el día
Ningú mos n’ha dat?...

¿Còm vols, filla, que puga ser fòrta
Ta chermana, si nena còm tu es?
¿Qué’t daré si captant casi mòrta
Vach de pòrta en pòrta
Y no’m donen res?...

Per no tindre treball, á la guèrra
Nòstre pare en mal hòra va anar,
La desgrasia’l tragué d’esta sèrra
Y allá en atra tèrra
Morí de pesar.

Pòc después la mareta angustiada
Treballant perque ens vea patir,
La salut malgastá, y agobiada,
Vida tan cansada
No pugué sufrir...

Y al quedarmos les dos asoletes
Sense pares, cariño ni llar,
Aus caigudes del niu, sense aletes,
Dèbils y chiquetes
¿Qué havem d’esperar?...

Així diu entre besos á la chiqueta;
Contra’l pit, consolantla, trista l’apreta
Y li fa, pa dormirla, llit del seu bras:
Después... chuntant les cares en plòr bañades,
Queden les orfenetes allí arrimades
Silensioses y unides en fòrt abrás.

_____

Comensa á aclarir el día
y aváns d’eixir per Orient
el sòl, al alt firmament
sos primers rayos envía;
l’alta bòveda sombría
plega el seu estrellat vèl,
y cuan ya’l darrer estèl
en l’horisont se desfuma,
deixa el sòl son llit d’espuma
y òmpli de llum terra y sèl.

Ferits per l’astre brillant
els cristals de la rosada
convertisen la enramada
en palasio de diamant:
al seu bes vivificant
en tèrra y sèl tot revíu,
deixen les aus el seu niu
poblant l’aire d’armoníes
y entre llum, cants y alegríes
tot despèrta, tot sonríu.

¡Sòls les nenes desdichades
al nòu día no sonrihuen,
ni despèrten, ni revihuen
al ser per el sòl besades:
pues èrtes, blanques, chelades,
còm grupo de mármol fet,
sentades chunt la paret
dolsament abrasadetes
están les dos orfenetes
mòrtes de fam y de fret!...

_____________________
(1) Publicóse con el título de “¿Quousque tandem...” en el _Almanaque de
Las Provincias_ de 1887, y lo transcribo al final de este libro para no
repetir algo de lo que allí se decía.
(2) Necesita ser tan _de uno solo_ la misión de arrojar la primera piedra en
este asunto, que el lector prudente comprenderá y disculpará sin duda la
continua é inmodesta exhibición de mi humilde personalidad en este
libro.
(3) No es esto decir que siempre que lo lleva sea abierta la _e_.
(4) Y ya que se nos presenta la ocasión, queremos decir que en esto
solemos ser los valencianos tan extremados como en otras muchas cosas:
limitándonos á asuntos públicos que á todos atañen por igual, pues no nos
gusta personalizar, diremos que lo mismo nos acreditamos de descuidados
al escribir el nombre de las calles de _Embou, Empardo_, etc. (donde no
hay quien vea los apellidos _Bou y Pardo_, precedidos del tratamiento
_En_ que equivale á los modernos _Don ó Señor_), que nos pasamos de...
sabios al hablar del _Tros-alt_: aun suponiendo que esta sea la verdadera
etimología de la palabra _Tosal_ -lo cual nos guardaremos mucho de
asegurar,- debíamos cambiar, aplicando el mismo procedimiento, las
palabras _portal, finestral y varal_ por _portaalta, finestra-alta y vara-
alta_: hasta en castellano debía hacerse lo mismo con ventanal, portal,
etcétera. Conviene mucho estudiar las etimologías; pero... no tan calvo
que se le vean los sesos.
(5) Véase lo que del apóstrofo decimos en la Ortografía.
(6) No debe confundírseles con los en _alt_.
(7) Algunos dicen _lis_; no nos parece propio.
(8) Algunos dicen _lis_; no nos parece propio.
(9) Alguien objetará que también se dice _mosatros_ en vez de _nosotros_;
pero nótese que mientras más de la mitad del reino pronuncia
_nosotros_, apenas hay en todo él quien diga _nos_.
(10) Respecto al mal uso de estos pronombres véase lo que decimos en la
sintaxis al tratar del solecismo.
(11) Como hemos dicho en los preliminares al tratar de la letra _V_, en
Cataluña y en las comarcas valencianas donde esta letra se pronuncia, se
dice _haver_ y no _haber_; adviértase, además, que en francés se escribe
_avoir_ y en italiano _avere_.
(12) Faltando por primera y única vez á nuestro propósito de no hacer la
menor reforma en la ortografía que llamamos popular de nuestra lengua,
cambiamos en _s_ la _x_ que los innovadores conservan en los presentes
de esta conjugación; puesto que el objeto de la nueva ortografía es
facilitar la lectura, creemos que es más fácil leer _patisc, patises, patís_,
escrito con _s_ que con _x_: nos anima, al hacer esta innovación, el ver
que los italianos escriben _influisco, offerisco_, etc. Hablaremos de esto
en la ortografía al tratar de la _x_.
(13) En estos verbos, como en los demás que siguen, anotamos únicamente
las personas en que tienen irregularidad: en todas las demás se conjugan
con formas regulares.
(14) Los verbos _ser y estar_ son hoy en valenciano completamente
distintos y tiene cada uno de ellos su significación propia como en
castellano, sin que en ningún caso puedan confundirse; antes se usaba en
ciertos casos el primero en sustitución del segundo como en Cataluña, y
esto no debe ser muy antiguo, puesto que aun son muchos los valencianos
que al preguntarles por ejemplo: _¿Y ton pare?_, responden: -_Es al hòrt:
¿Y les tehues chermanes?_ _Son á misa_.
(15) Véase lo dicho al hablar del verbo _haver_.
(16) Este verbo no debe tener imperativo, pero por incidencias de la frase
suele formarse algunas veces.
(17) Volveremos á ocuparnos de esto en la Ortografía.
(18) Debe ser muy reciente esta modificación, pues muchas personas de
edad avanzada siguen usando aquella desinencia.
(19) En ciertas frases, principalmente en las interrogativas y dubitativas,
este adverbio más bien equivale á _algo_ que á _nada_; v. gr.: _¿Be saps
res d’alló? ¿Sabes algo de aquello?_
(20) No estará de más hacer notar aquí que las interjecciones castellanas
_¡re Dios! ¡vive Dios! y ¡voto a Dios!_ que no es raro verlas en libros
impresos, suenan tan mal al ser traducidas al valenciano, que sólo las
usan comunmente los que se hallan á muy bajo nivel moral.
(21) No queremos dejar sin defensa inmediata á los valencianos de la
capital: puede, sin gran esfuerzo, comprenderse que las formas abusivas
_anemsen, aneusen_, hayan sido en un principio contracciones de las
legítimas _anem ens en, aneu us en_, cuando los pronombres _ens y us_
se empleaban; aun hoy, que están en completo desuso, podría admitirse
quizá tal contracción en las formas antedichas y hasta en algunas más
violentas, siempre que la frase lleve la partícula _en_; verbigracia:
_¿be’ns en entrem?, no us en eixíu_, que suprimidas la _n_ y la _u_ de los
pronombres, resultan: _¿be’s en entrem?, no’s en eixíu_; pero de esto á
decir _se parlem ó se quedéu_, va una distancia inmensa: creemos, por lo
tanto, que deben proscribirse estas formas, aun en los casos dudosos,
para evitar abusos.
(22) Una observación: hay pueblos donde los finales en _ts_ se suavizan
tanto, que suenan como _ch_ suave: tots iguals, lo leen _to-chiguals_.
(23) _Nota bene_: aquí, es decir, en la _ny_ en medio de dicción, no pone
_etcétera_ Carlos Ros.
(24) Si la misión de las bellas letras, y en especial la de la poesía, es hablar
al corazón más bien que á la cabeza, es indudable, que un escrito, por
muy bueno é inspirado que sea, no producirá emoción en el lector, sino
en tanto en cuanto esté redactado en el lenguaje en que éste expresa
ordinariamente sus sentimientos y pasiones, pues las explosiones del
afecto no admiten la previa traducción individual á que puede sujetarse
la adquisición de ideas científicas: si cualquier amante del saber puede
indudablemente estudiar los más abstrusos problemas científicos en un
idioma extranjero que comprenda medianamente, nadie, por muy
sensible que sea, llegará á sentir verdadera emoción estética, leyendo de
amores en una lengua que no es la que habla con su madre, con su novia,
con sus hermanos ó con sus hijos. En Valencia, las clases ilustradas
_sienten en castellano_ porque ése es hace ya mucho tiempo su lenguaje
doméstico; pero las clases populares quedan ineducadas literariamente
en el terreno del sentimiento, porque aquí, las obras que hablan al alma
se escriben en castellano ó en catalán (que no otra cosa es el lemosín
literario), lenguas ambas que no llegan al corazón del pueblo, sino
pasando antes por el cerebro para ser analizadas y traducidas; y cuenta
que al decir _pueblo_, nos referimos á muchos de los que se sientan en
los bancos de la Universidad, Seminario y demás escuelas superiores. Es
preciso por lo tanto, que en bien de la educación de nuestro pueblo cese
la anomalía de que sólo se escriban en lenguaje familiar las obras
satíricas y festivas, hasta el punto de que ha llegado á hacerse general, la
creencia de que el valenciano no sirve para otra cosa: como ensayo para
que lleguemos á demostrar lo contrario, pensaba publicar en este libro
algunas de las más sentidas composiciones de nuestros mejores poetas,
como _La barraca ó Lo rosari de laviuda_, de Llorente, y _L’albat_, de
Llombart, previamente _traducidas_ por mí; pero no me he atrevido á
poner mi mano pecadora en la obra de los maestros: sin embargo, al
menos para abrir el camino á los demás, he _traducido_ una poesía mía,
_Les orfenetes_, premiada en los _Juegos Florales_, y la inserto al final
del libro: el lector perderá, pero el argumento puede ganar en fuerza,
porque si ésta agradara, ¿cuánto más gustarían las otras?
(25) Véanse los _Preliminares_ ó estudio del alfabeto valenciano.
(26) El Sr. Estorch, en su _Gramática de la Lengua Catalana_, dice que
deben escribirse con _b_ los pretéritos imperfectos y el verbo _haver_,
pero añade en una nota que “los antiguos los escribían constantemente
con _v_” esta nota deja su precepto reducido á una simple opinión
personal muy discutible al oponerse á reglas consagradas por el uso.
Gramáticas más modernas que la de Estorch escriben _haver y amava_,
sin discutir siquiera el uso de la _v_. (Veáse la _Gramática_ de los señores
Bofarull y Blanch y los _Estudios de Lengua Catalana_ del Dr. Milá y
Fontanals).
(27) Damos estos adverbios como derivados de _unde, ibi_: no debemos
entrar en disquisiciones etimológicas en un libro destinado al pueblo.
(28) Con facilidad se puede comprender que la _i_ de _rabia_ es tan
consonante como la _l_ ó la _r_ de _dobla y abre_.
(29) Para la _i_ seguida de _x_, véase esta letra más adelante.
(30) La sílaba _yu_ sólo la usamos en palabras extrañas á nuestra lengua;
como _yute, gayuba_.
(31) Creemos, sin embargo, que nada se perdería con que lo hiciéramos así
cuantos nos hemos criado en las comarcas en donde se pronuncian las tres
consonantes suaves, _ch, s y v_, pues es una lástima que se pierdan estas
letras que tal dulzura dan á nuestra lengua.
(32) Obras completas del Dr. D. Manuel Milá y Fontanals, coleccionadas por
el Dr. D. Marcelino Menéndez y Pelayo.- Tomo III.
(33) Nótese que esto mismo ocurre en la transformación de _Setabis_ en
_Xátiva_, _syrupus_ en _xaròp_, _syringa_ en _xeringa_.
(34) Los numerales _six, dix_, se pronuncian _sis, dis_.
(35) Véase lo dicho en la pág. 47.
(36) Véase éstos más adelante, al final del presente artículo.
(37) La traducción valenciana de _mujer_ es _dóna_; _muller_ en realidad
significa _esposa_: son palabras equivalentes á las italianas _donna y
moglie_.
(38) No se olvide que en todo este estudio hablamos siempre de voces de
origen latino.
(39) Véase la primera nota del Prólogo (1).
(40) Véase la nota de la pág. 138 (24).





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Apuntes para una Gramática Valenciana Popular" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home