Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Cristóbal Colón y el descubrimiento de América (2 de 2) - Historia de la geografía del nuevo continente y de los - progresos de la astronomía náutica en los siglos XV y XVI
Author: Humboldt, Alejandro de
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Cristóbal Colón y el descubrimiento de América (2 de 2) - Historia de la geografía del nuevo continente y de los - progresos de la astronomía náutica en los siglos XV y XVI" ***

This book is indexed by ISYS Web Indexing system to allow the reader find any word or number within the document.



produced from images generously made available by The
Internet Archive/American Libraries.)



NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * Las cursivas se muestran entre _subrayados_ y las versalitas se
    han convertido a MAYÚSCULAS.

  * Los errores de imprenta han sido corregidos sin avisar.

  * Se ha respetado la ortografía del original impreso, normalizándola
    a la grafía de mayor frecuencia.

  * Las notas a pie de página se han renumerado y colocado al final
    del libro.

  * Se respeta la numeración original de los capítulos, tanto en el
    texto como en el Índice, donde no aparece el capítulo XI.



  CRISTÓBAL COLÓN
  Y
  EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA



  BIBLIOTECA CLÁSICA
  TOMO CLXV

  CRISTÓBAL COLÓN
  Y
  EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA

  HISTORIA
  DE LA GEOGRAFÍA DEL NUEVO CONTINENTE
  Y DE LOS PROGRESOS DE LA ASTRONOMÍA NÁUTICA
  EN LOS SIGLOS XV Y XVI

  OBRA ESCRITA EN FRANCÉS

  POR
  ALEJANDRO DE HUMBOLDT

  TRADUCIDA AL CASTELLANO
  POR
  D. LUIS NAVARRO Y CALVO


  TOMO II


  MADRID
  LIBRERIA DE LA VIUDA DE HERNANDO Y C.ª
  calle del Arenal, núm. 11
  —
  1892



  ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO «SUCESORES DE RIVADENEYRA»,
  Paseo de San Vicente, 20.



HECHOS RELATIVOS Á CRISTÓBAL COLÓN.



I.

Condiciones personales de Cristóbal Colón.


Lo que más halaga é instruye en la historia filosófica de los
descubrimientos y en la exposición de las sutiles correlaciones que no
advierten las inteligencias vulgares, es seguir la marcha de los
inventores. La exactitud de esta idea, expresada por un sabio cuyos
brillantes descubrimientos en las ciencias físicas le dieron justa
fama[1], compréndese especialmente al recorrer la historia de la
Geografía.

En las precedentes páginas he intentado profundizar algunos de los
antiguos misterios de la cosmografía mítica. Hemos visto que la Edad
Media fundaba sus esperanzas del éxito de empresas marítimas en estas
creencias, de las cuales las más generalizadas situaban las tierras
desconocidas al Occidente del Atlántico y del Mar Cronieno.

Desde Colæus de Samos, el primer griego que, siguiendo las huellas de
los fenicios, pasó más allá de las columnas de Briareo ó de Hércules,
hasta la era del infante D. Enrique y de Cristóbal Colón, la serie de
los descubrimientos hacia el Oeste fué progresiva y por largo tiempo
contínua.

En la historia de la Geografía todos los hechos aparecen íntimamente
relacionados entre sí; y bajo este punto de vista los descubrimientos
del siglo XV preséntanse frecuentemente á nuestra imaginación como
reminiscencias de las edades anteriores. Si la segunda mitad de dicho
siglo es una de las épocas más memorables de la vida de los pueblos
occidentales, débese á la conexión que se observa en los esfuerzos,
sistemáticamente dirigidos al mismo objeto.

Un historiador sagaz descubre, en la larga serie de generaciones que se
renuevan, el rastro de ciertas tendencias comunes á los habitantes del
litoral mediterráneo, y podría decirse que, desde los tiempos más
remotos, tuvieron la mirada fija en el estrecho por donde la cuenca de
este mar comunica con el _Río Océano_. El horizonte huye
progresivamente, al parecer, ante la intrepidez de los navegantes.
Limitado al principio delante de la Pequeña Syrte, retrocede poco á poco
hacia Tartessus y las islas Afortunadas. En la Edad Media esa misma
costa de Tartessus, el Potosí del antiguo mundo semítico ó fenicio,
conviértese en punto de partida para el descubrimiento de América; como
gérmenes cuyo crecimiento se sofoca ó retarda largo tiempo, y que de
pronto se desarrollan por virtud de un conjunto de circunstancias
extraordinarias.

Muchas veces no es este concurso en manera alguna accidental. Los hechos
que en determinadas épocas de la historia nos revelan inesperado
engrandecimiento del poder del género humano, son producto, como en la
naturaleza orgánica, de una acción lenta y casi siempre de difícil
comprensión. Aparece un mundo nuevo, se descubre un nuevo camino á la
India, al llegar el término del plazo durante el cual preparan estos
grandes sucesos algunas de las causas generales que influyen
simultáneamente en los destinos de los pueblos.

Los descubrimientos marítimos del siglo XV débense al movimiento impreso
á la sociedad por el contacto de las civilizaciones árabe y cristiana;
débense al adelanto del arte naval, fecundado por las ciencias; á las
necesidades siempre crecientes de los productos del mundo oriental; á la
experiencia que adquirieron los marinos en lejanas expediciones
comerciales ó de pesca; al impulso, en fin, del genio de algunos hombres
instruídos, audaces y pacientes.

Esta triple cualidad de instrucción, audacia y prolongada paciencia,
debemos encontrarla especialmente en Cristóbal Colón.

Al principio de una nueva era, en el límite incierto en que se confunden
la Edad Media y los tiempos modernos, esta gran figura domina el siglo
del cual recibió el impulso y al cual, á su vez, dió nueva vida. El
descubrimiento de América fué sin duda imprevisto. Colón no buscaba el
continente que las conjeturas de Strabón situaban entre las costas de
la Iberia y del Asia oriental, en el paralelo de la isla de Rodas,
precisamente donde el antiguo mundo tiene más desarrollo, es decir,
mayor extensión. Murió sin saber lo que había descubierto, persuadido de
que la costa de Veragua formaba parte del _Cataï_ y de la provincia de
_Mango_[2] y de que la gran isla de Cuba era «una tierra firme del
principio de las Indias[3], desde donde se podía volver á España sin
atravesar mares (por consecuencia, siguiendo el camino de Este á
Oeste).»

Al surcar Colón un mar desconocido pidiendo á los astros la dirección de
la ruta por medio del empleo del astrolabio recientemente inventado,
buscaba el Asia por la vía del Oeste conforme á un plan preconcebido, no
como aventurero que fía su suerte al acaso. Su éxito fué una conquista
de la reflexión, y bajo este punto de vista Colón se encuentra muy por
encima de los navegantes que acometieron la empresa de doblar el cabo de
la extremidad de África, siguiendo, por decirlo así, los contornos de un
continente de forma piramidal, cuyas costas orientales visitaban los
árabes. Sin embargo, no todos los datos de geografía física en que se
fundaba lo que acabo de llamar una conquista de la reflexión eran
igualmente exactos. El Almirante no sólo estrechaba el Atlántico y la
extensión de todos los mares que cubren la superficie del globo, sino
reducía también las dimensiones del mismo globo. «_El mundo es poco;
digo que el mundo no es tan grande como dice el vulgo._»

La gloria de Colón, como la de todos los hombres extraordinarios que por
sus escritos ó sus actos han agrandado la esfera de la inteligencia,
tanto se basa en las condiciones de talento y en la fuerza del carácter
cuyo impulso realiza el éxito, como en la poderosa influencia que han
ejercido, casi siempre sin saberlo, en los destinos del género humano.
Es indudable que en el mundo intelectual y moral los pensamientos
creadores han dado casi siempre inesperado movimiento á la marcha de la
civilización: al esclarecer súbitamente la inteligencia, la hacen más
atrevida; pero sus mayores triunfos han sido efecto especialmente de la
acción que el hombre logra ejercer sobre el mundo físico; efecto de esos
descubrimientos materiales cuyos prodigiosos resultados sorprenden más
los ánimos que las causas que los producen. El engrandecimiento del
imperio del hombre sobre el mundo material ó las fuerzas de la
naturaleza, la gloria de Cristóbal Colón y de James Watt inscrita en los
fastos de la geografía y de las artes industriales, presentan un
problema mucho más complejo que las conquistas puramente intelectuales,
que el poder creciente del pensamiento debido á Aristóteles y Platón, á
Newton y á Leibnitz.

Parecerá temerario, ó al menos inútil, añadir algo al cuadro hecho por
la hábil mano de Washington Irving, de las grandes cualidades y
debilidades de carácter del marino genovés. Mr. Irving conoció muy bien
cuánto perjudica al elogio la exageración. Por mi parte completaré el
retrato dedicando algunos instantes á los rasgos individuales del héroe,
y señalando especialmente á la admiración de los sabios el espíritu de
observación y los grandes conceptos de geografía física que revelan los
escritos de Colón.

Por la índole de mis propios estudios, sorprendióme un mérito, no
estimado aún en su verdadero valor, y que contrasta con la falta de
ciencia y el desorden de ideas que los citados escritos presentan con
sobrada frecuencia. El carácter de los grandes hombres lo forman á la
vez la poderosa individualidad, que los eleva sobre el nivel de sus
contemporáneos, y el espíritu general de su siglo, representado é
influído por ellos. Su fama resiste á cualquier análisis de las
condiciones que les dan fisonomía propia, rasgos inefables.

Sólo vamos á examinar lo que más debe admirarse en Colón: la lucidez
casi instintiva de su espíritu y la elevación y el temple de su
carácter. El vulgo tiene la injusta prevención de atribuir los éxitos de
los hombres que se han ilustrado por actos heroicos, ó, valiéndome de
una frase que especialmente caracteriza la individualidad de Colón, por
la realización de un vasto y único proyecto, más bien á la energía del
carácter que ejecuta que al pensamiento que concibe y prepara la acción.
Seguramente las facultades intelectuales de Colón merecen ser tan
admiradas como la energía de su voluntad; pero al destino del género
humano corresponde, sin duda, ver preferir la fuerza, y aun los excesos
de la fuerza, á los nobles impulsos del pensamiento.

Una frase de Casas, que llama á Vespucci[4] elocuente y _latino_, es
decir, sabio y dotado de elocuencia, ha ocasionado el error de
considerar al navegante florentino mucho más instruído que Cristóbal
Colón. Las Relaciones del primero no fueron primitivamente escritas en
latín, sino traducidas del portugués y del italiano; y si Vespucci cita
á veces un canto de Dante[5], en cambio estas Relaciones escritas en
estilo enfático y llenas de ridícula afectación no prueban que supiera
más que Colón, en quien la sagacidad de observación aplicada á los
fenómenos físicos era extremada, poseyendo además una extensión y una
variedad de conocimientos literarios que, si no eran siempre muy
exactos, ni tomados de los autores originales, no por ello causan menos
admiración.

El impetuoso ardimiento de su carácter le hizo dedicarse á la vez á la
lectura de los Padres de la Iglesia, de los judíos arabizantes, de los
escritos místicos de Gerson y de las obras de los geógrafos antiguos,
consultando los extractos de éstos que contienen los _Orígenes_ de
Isidoro de Sevilla, y la Cosmografía del Cardenal de Ailly.

Se ha investigado minuciosamente en Italia[6] acudiendo á la época de
1460 á 1479, quiénes, de treinta y siete profesores de matemáticas y
física, tuvieron la suerte de dirigir los estudios de Colón durante su
permanencia en Pavía, y alguna probabilidad hay de que fueran Antonio de
Terzago y Esteban de Faenza sus maestros de astronomía náutica; pero,
como anteriormente hemos dicho, el gran marino rehizo, por decirlo así,
sus estudios mucho tiempo después, durante su permanencia en Lisboa.
Hombre de negocios y de acción, como lo acredita su correspondencia;
ocupándose tanto de su gloria como de sus intereses pecuniarios;
conservando en sí, junto á tantos cuidados materiales y minuciosos que
enfrían el alma y achican el carácter, un sentimiento profundo y poético
de la majestad de la naturaleza[7], Colón debía estar expuesto, por la
rapidez y variedad de sus lecturas, á cierto desorden de ideas que bien
se advierte en sus escritos.

Antes que Pigafetta, conoció los medios de encontrar la longitud por la
ascensión directa de los astros, y en España se le consideraba[8], desde
su vuelta del primer viaje, como _gran teórico y admirablemente
práctico_, elegido por la Divina Providencia para descubrir misterios
impenetrables. Pero la explicación que intenta de algunas erróneas
observaciones de la polar, hechas en las inmediaciones de las islas
Azores, sobre los pasos superiores é inferiores de la estrella, y su
hipótesis de la figura no esférica é irregular de la tierra que está
_hinchada_ en determinada parte de la zona ecuatorial, hacia la costa de
Paria, prueban[9] que no estaba bien enterado de las primeras nociones
geométricas, muy vulgarizadas en Italia, como es sabido, á fines del
siglo XV. Deseoso siempre Colón de acelerar la ejecución de sus
proyectos, y ocupándole constantemente lo positivo de la vida, no estaba
familiarizado, como sucede á la gran masa de los marinos de nuestros
días, sino con la práctica de los métodos de observación; sin estudiar
suficientemente las bases en que estos métodos se fundan[10].

Lo que más caracteriza á Colón es la penetración y extraordinaria
sagacidad con que se hacía cargo de los fenómenos del mundo exterior, y
tan notable es como observador de la naturaleza que como intrépido
navegante. Al llegar á un mundo nuevo y bajo un nuevo cielo (_cometí
viaje nuevo al nuevo cielo y mundo_, escribe al ama del infante D. Juan,
en Noviembre de 1500), nada se oculta á su sagacidad, ni la
configuración de las tierras, ni el aspecto de la vegetación, ni las
costumbres de los animales, ni la distribución del calor según la
influencia de la longitud, ni las corrientes pelágicas, ni las
variaciones del magnetismo terrestre. Buscando con empeño las especias
de la India, y el ruibarbo[11], que tanto celebraban los médicos árabes,
Rubriquis y los viajeros italianos, examina minuciosamente los frutos y
las hojas de las plantas. En las coníferas distingue los verdaderos
pinos, semejantes á los de España, de los pinos de fruto monocarpo, lo
que demuestra que conoció antes que L’Heritier el género Podocarpus[12].
El lujo de la vegetación y la abundancia de bejucos le impiden
distinguir las partes que pertenecen al mismo tronco, y en el _Diario_
de su primer viaje diserta largamente acerca de la maravillosa propiedad
de los árboles de la isla Fernandina[13], de producir hojas
completamente distintas; en unas ramas hojas como de cañas y otras como
de lentiscos.

Y no se limita á la observación de hechos aislados, que también los
combina y busca su mutua relación, elevándose algunas veces
atrevidamente al descubrimiento de las leyes generales que reaccionan el
mundo físico. Esta tendencia á generalizar los hechos observados, es
tanto más digna de atención cuanto que antes del fin del siglo XV, y aun
me atrevería á decir que casi antes del padre Acosta, no encontramos
otro intento de generalización.

En estas disertaciones de geografía física, de las cuales voy á
presentar un fragmento muy notable, no se deja guiar el gran marino,
contra su costumbre, por las reminiscencias de la filosofía
escolástica, y aplica teorías suyas á lo que observa. La simultaneidad
de fenómenos prueban, á su juicio, que proceden de una misma causa, y
para evitar la sospecha de que sustituyo á las nociones de Colón ideas
de la física moderna, reproduciré literalmente un párrafo de su carta
del mes de Octubre de 1498, fechada en Haïti: «Cuando yo navegué de
España á las Indias fallo luego, pasando cien leguas á Poniente de los
Azores, grandísimo mudamiento en el cielo é en las estrellas, y en la
temperancia del aire, y en las aguas de la mar, y en esto he tenido
mucha diligencia en la experiencia. Fallo que de Septentrion en Austro,
pasando las dichas cien leguas de las dichas islas, que luego en las
agujas de marear, que fasta entonces nordesteaban, noruestean una cuarta
de viento todo entero[14] y esto es en allegando allí á aquella línea,
como quien traspone una cuesta, y asi mesmo fallo la mar toda llena de
yerba de una calidad que parece ramitas de pino[15] y muy cargada de
fruta como de lentisco, y es tan espesa, que al primer viaje creí que
era bajo, y que daría en seco con los navíos, y hasta llegar con esta
raya no se falla un solo ramito. Fallo también en llegando allí (cien
leguas al Oeste de las Azores) la mar muy suave y llana y bien que vente
recio nunca se levanta.

»Yo allegué agora de España á la isla de la Madera, y de allí á Canaria,
y dende á las islas de Cabo Verde, de adonde cometí el viaje para
navegar al Austro fasta debajo de la línea equinocial, como ya dije (el
hijo de Colón dice que sólo avanzó hasta el 5° de latitud boreal.)
Allegado á estar en derecho con el paralelo que pasa por la _Sierra
Leoa_[16] en Guinea, fallo tan grande ardor, y los rayos del sol tan
calientes, que pensaba de quemar, y bien que lloviese y el cielo fuese
muy turbado, siempre yo estaba en esta fatiga, fasta que nuestro Señor
proveyó de buen viento y á mí puso en voluntad que yo navegase al
Occidente con este esfuerzo, que en llegando á la raya de que yo dije
que allí fallaría mudamiento en la temperancia. Después que yo empareje
á estar en derecho de esta raya, luego fallé la temperancia del cielo
muy suave y cuanto más andaba adelante más multiplicaba.»

Este largo pasaje en que se advierte el estilo franco y sencillo de
Colón, pero difuso, contiene el germen de amplias ideas sobre geografía
física. Añadiéndole lo que el mismo marino indica en otros escritos,
estas miras abarcan: 1.º, la influencia que ejerce la longitud en la
declinación de la aguja imantada; 2.º, la inflexión que experimentan
las líneas isotermas, siguiendo el trazado de las curvas, desde las
costas occidentales de Europa hasta las orientales de América; 3.º,
la posición del gran banco de sargazo en la cuenca del Océano Atlántico,
y las relaciones de esta posición con el clima de la parte de atmósfera
que descansa sobre el Océano; 4.º, la dirección de la corriente
general de los mares tropicales; y 5.º, la configuración de las islas
y las causas geológicas que, al parecer, han influído en esta
configuración en el Mar de las Antillas.

Al escribir la historia de los descubrimientos del siglo XV, y al
examinar el desarrollo sucesivo de la _Física del mundo_, como físico y
como geólogo creo tener la doble obligación de dar algunas explicaciones
sobre estos diversos asuntos.



II.

Influencia de la longitud en la declinación de la aguja magnética.


El importante descubrimiento de la variación magnética, ó más bien del
cambio de la variación en el Océano Atlántico, corresponde sin duda
alguna á Cristóbal Colón. Durante su primer viaje, el 13 de Septiembre
de 1492, al anochecer, á unos 28° de la latitud, en el paralelo de las
islas Canarias, y según el trazado de rutas del señor Moreno, á los 31°
de longitud al Oeste del meridiano de París (50 leguas marinas al Este
de Corvo), observó que las brújulas, cuya dirección había sido hasta
entonces al Noreste, declinaban hacia el Noroeste (_norouesteaban_), y
que esta declinación aumentó á la mañana siguiente[17]. El 17 de
Septiembre (en la misma latitud, pero en un meridiano de cien leguas
marinas al Oeste de la isla de Corvo) la declinación magnética era ya
de un cuarto de viento, «lo cual asustó mucho á los pilotos».

Los datos de estos descubrimientos están consignados en el Diario de
Colón, que comprobó las brújulas por método que describe confusamente:
reconoció muy bien «que, al tomar la altura de la estrella polar, era
preciso tener en cuenta su movimiento horario, y que la brújula estaba
dirigida hacia un _punto invisible_, al Oeste del polo del mundo». La
observación del 13 de Septiembre de 1492, época memorable en los fastos
de la _astronomía náutica_ de los europeos[18], la refieren con justos
elogios Oviedo, Las Casas y Herrera. Don Fernando añade que hasta aquel
día «nadie había advertido dicha declinación». Es, por tanto, erróneo
atribuir este descubrimiento, fiando en el testimonio de Sanuto, á
Sebastián Cabot[19], cuyo viaje se verificó cinco años después.

Es posible y, á pesar de la imperfección de los instrumentos y de los
métodos, hasta probable, que los pilotos europeos notaran, mucho tiempo
antes que Colón que la aguja magnética no señalaba el verdadero polo
terrestre. La declinación oriental debe haber sido bastante grande
durante el siglo XV en el Oriente de la cuenca del Mediterráneo para
poderla advertir; pero lo indudable es que Colón fué el primero en
observar que, al Oeste de las Azores, la _variación_ misma _variaba_ y
de NE. se inclinaba á NO.

Si la novedad del descubrimiento de la declinación de la aguja imantada
la relaciono tan sólo con el conocimiento que los _europeos_ tenían de
los fenómenos del magnetismo terrestre, es para recordar que, según la
excelentes investigaciones hechas á instancia mía por M. Klaproth en el
E. de Asia, conocíase ya en la China la variación magnética desde
principios del siglo XII, es decir, ciento cincuenta años antes de Marco
Polo, Roger Bacon y Alberto el Grande.

En una carta que me escribió M. Klaproth sobre la invención de la
brújula, leo lo siguiente: «Keutsungchy, autor de una historia natural
médica titulada _Penthsaoyan_, escrita en la época de la dinastía de los
Sung, entre 1111 y 1117 de nuestra era, se expresa así acerca de las
virtudes del imán, ó sea la _piedra que aspira el hierro_: «Cuando se
frota una punta de hierro con el imán (_hinanchy_) recibe la propiedad
de señalar el Sur; _sin embargo declina siempre hacia el Este, y no
marca directamente el Sur_ (en el meridiano del sitio de la
observación). Por esta cualidad, cuando se toma una hebra de algodón y
se fija con cera á la mitad del hierro imantado, la aguja señala en un
sitio donde no corra aire, constantemente el Sur; si se fija la aguja á
una mecha (las mechas chinas son canutillos de caña muy delgada), y se
pone este aparato en la superficie del agua, la aguja muestra también el
Sur, _pero declinando siempre hacia el punto ping_, es decir, el Este
5⁄6 Sur[20]». Este párrafo hace ver que los chinos, para evitar el
rozamiento sobre los ejes y facilitar el movimiento de las agujas
imantadas, ó las hacían sobrenadar en agua, ó se valían de la suspensión
que hoy llamamos _suspensión á la Coulomb_. Como los chinos, los
coreanos y los japoneses refieren todas las direcciones al polo Sur,
porque su navegación dirigíase siempre con preferencia al Sur, la
declinación de la aguja que Keutsungchy cita, es, según nuestra manera
de expresarnos, hacia el Noroeste[21].»

Vemos, pues, por las laboriosas y sólidas investigaciones de M.
Klaproth, que el fenómeno cuyo descubrimiento se atribuye á Cristóbal
Colón era conocido en China lo menos cuatrocientos años antes, lo cual
en nada disminuye la gloria del marino genovés, pues no cabe duda que,
hasta él, los pilotos _europeos_ no emplearon corrección alguna relativa
á la variación de la brújula.

Pero el Almirante no tuvo sólo el mérito de encontrar la _línea sin
variación_ en el Atlántico, pues también dedujo entonces la ingeniosa
consecuencia de que la declinación magnética podía servir para saber
(entre determinados límites) la longitud en que estaba un buque. La
prueba de este aserto la encuentro en el único pasaje del Diario
(_itinerario_) del segundo viaje, que el hijo de Colón nos ha
conservado. Colón había salido de la isla de Guadalupe para volver á
Europa el 20 de Abril de 1496. En vez de subir en latitud, como hoy se
hace para salir de la región de los vientos alisios, permaneció entre
los 20 y 22° de latitud. No adelantaba hacia el Este; las provisiones de
agua y de pan disminuían con espantosa rapidez. «Aunque iban ocho ó
diez pilotos en aquella carabela, dice Fernando Colón, ninguno sabía
dónde estaban sino el Almirante, que tenía por muy cierto estar un poco
al Occidente de las islas de los Azores, de que daba razón en su
itinerario, diciendo: «Esta mañana noruestaban las agujas flamencas,
como suelen, una _cuarta_[22], y las ginoveas, que solían conformarse
con ellas, no noruestaban sino poco, y en adelante habían de noruestar
yendo al Leste[23], que es señal que nos hallábamos cien leguas ó poco
más al Occidente de las islas de los Azores, porque cuando estuviéramos
á ciento, entonces estaba el mar con poca hierba de ramillos esparcidos
y las agujas flamencas noruestaban y las genovesas herían el Norte. Lo
que se verificó de repente el domingo siguiente á 22 de Mayo, de cuyo
indicio y de la certidumbre de su punto conoció entonces que se hallaba
á cien leguas distante de los Azores» (_Vida del Almirante_, cap. 63).

No discutiremos aquí el grado de esta certidumbre, pero el párrafo del
Diario de Colón no deja duda del empleo del método. Este método llamó
más vivamente la atención de los navegantes á medida que la navegación
se extendía y que los grandes intereses unidos á la situación de los
nuevos descubrimientos respecto á la _línea de demarcación_ hacían más
urgente la necesidad de conocer las longitudes. Fué elogiado en 1577 por
Guillermo Bourne (en su _Regiment of the Sea_), y en 1588 por Livio
Sanuto. Las últimas palabras de Cabot[24], oídas por Ricardo Eden,
aludían sin duda á este método tan encomiado entonces, «de fijar la
longitud por la variación de las agujas». Cabot, á quien su amigo
designa siempre con la frase de _good old man_, se alababa al morir de
«que, por _revelación divina_, poseía un método de longitud infalible,
pero que no le era permitido divulgarlo».

El examen más detenido de las curvas de igual declinación dirigidas con
frecuencia (por ejemplo, actualmente en el mar del Sur al norte del
Ecuador) en la dirección de Este á Oeste, y el descubrimiento de su
_traslación_, que es una función del tiempo, hecho por Gasparin[25], ha
hecho poco á poco ilusoria una esperanza misteriosamente mantenida
durante el curso del siglo XVI. El ingenioso Guillermo Gilbert, al
discutir en un capítulo especial de su grande obra de _Magnete_ la
cuestión «An longitudo terrestris inveneri possit per variationen»,
calificó ya el método de «pensamiento quimérico de Bautista Porta
(_Magia naturalis_, lib. VII, capítulo 38) y de Livio Sanuto»; Gilbert
prefiere el método de determinar la latitud por los cambios de
inclinación, método que, según dice, tiene la ventaja de poder emplearse
sin ver el sol y las estrellas, en medio de espesa niebla, _aëre
caliginoso_[26].

Hoy sabemos que entre ciertos límites y sólo en parajes donde la
variación y la inclinación de la aguja cambian con gran rapidez al
avanzar en el sentido de un paralelo ó de un meridiano[27] terrestre,
pueden ser empleados con mucha utilidad práctica los fenómenos
magnéticos para reconocer las diferencias de longitud ó de latitud.

La combinación de las tres observaciones de declinación magnética que he
encontrado en los escritos del Almirante, me da la dirección de la
_línea sin variación_ correspondiente á los años de 1492-1498. En el
primer viaje atravesó Colón la _línea cero_ el 13 de Septiembre de 1492
por la lalitud de 28° y longitud de 30° ½, es decir, casi á 3° al
Oeste del meridiano de la isla de Flores; en el segundo viaje, el 20 ó
21 de Mayo de 1496, por los 31° ¾ de latitud y por los 31° ¼; en el
tercer viaje, el 16 de Agosto de 1498 en el mar de las Antillas, por los
12° ¾ de latitud y 68° ¼ de longitud, un poco al Este del meridiano
del cabo Codera.

Esta última observación es la más importante de todas. Desde el 13 al 18
de Agosto recorrió Colón la costa de Cumana, desde el cabo Paria hasta
la punta occidental de la isla Margarita. El 15 se dirigió al NO., entre
las islas Blanquilla y Orchila, y no podía tener duda acerca de la
posición exacta del barco el 16 al anochecer. Ahora bien; el Almirante
dice en términos precisos (_Vida_, cap. 72): «Por el continuo velar
tenía los ojos vueltos sangre y me veía precisado á anotar la mayor
parte de las cosas por la relación de los pilotos y marineros. En la
noche del jueves 16 de Agosto, no habiendo hasta entonces noruesteado
las agujas, noruestearon más de cuarta y media, y algunas veces _medio
viento_, sin que pudiese haber en esto error, porque habían estado
siempre muy vigilantes en anotarlo y con la admiración de ello y
desconsuelo de que les faltase comodidad para seguir la costa de tierra
firme.» Por inciertas que puedan suponerse[28] las longitudes en que se
encontraba el barco de Colón en 13 de Septiembre de 1492 y el 21 de Mayo
de 1496, siempre constará que por 28 y 32° de latitud la declinación era
entonces cero en un meridiano que pasa cerca de la isla de Flores, y la
misma línea sin declinación fué atravesada al Oeste de las pequeñas
Antillas el 16 de Agosto de 1498 por los 13° de latitud, en un meridiano
que pasa entre la isla Margarita y el cabo Codera, cabo que forma parte
de la costa de Caracas. La línea estaba, pues, á fines del siglo XV,
inclinada de NE. á SO. Esta misma dirección la ha encontrado M.
Hansteen[29] en el Océano Atlántico hasta 1600.

Hoy la declinación es nula en una curva que desde las costas del Brasil,
cerca de Bahía, al SE. del cabo San Agustín, se inclina en un sentido
completamente contrario del SE. al NO. hacia el cabo Hatteras. Ahora
bien; ¿esta línea americana sin declinación es la que á fines del siglo
XVII pasó por Londres y París? No sería extraordinario un cambio de
forma ó de dirección en la línea durante su movimiento de translación,
pues se ha probado por observaciones directas que en la isla de
Spitzberg no ha cambiado la declinación desde hace doscientos años; que
las partes de curvas de declinación que desde el Océano llegan sobre un
continente no se mueven con la misma rapidez que las que permanecen
oceánicas, y que, por consecuencia, la antigua hipótesis de la
translación uniforme de todo un sistema de líneas no es en manera alguna
admisible.

Lo más digno de atención en el resultado que acabo de obtener, en cuanto
á los tiempos de Colón y de Sebastián Cabot, es la resolución del
problema relativo al sentido en que se verifica el movimiento de un
sistema susceptible de alterar parcialmente su forma. Mr. Aragó ha hecho
ver, gracias á profundas investigaciones, que el nudo ó punto de
intersección de los ecuadores magnético y terrestre avanza de Este á
Oeste, lo cual influye directamente, cambiando las latitudes magnéticas
de los lugares, en la extensión de las inclinaciones[30]. Conforme á
las exactísimas observaciones de Mr. Kuper, la línea sin declinación,
cuya prolongación hacia el Mar Caspio determiné cuando mi viaje á Asia,
muévese igualmente de Este á Oeste, avanzando desde Kasan, por Morón,
hacia Moscow. Según estos datos, parece que la _línea cero_, observada
por Colón al Oeste de la isla Margarita[31], atravesó en siglos
anteriores la Europa, y que la línea que se aproxima en estos momentos
al cabo Hatteras, dirigiéndose de SE. á NO., llegará en su marcha
progresiva al Mar del Sur, pasando sucesivamente por los meridianos de
Méjico y Acapulco. Pero ¿cómo conciliar con estos datos el hecho cierto
de que en el siglo XVII pasó por Londres una línea de declinación en
1657, y después, en 1666 por París, que está á 2° 26′ al Este del
meridiano de Londres? ¿Fué acaso esta prioridad de paso por un sitio más
occidental efecto de una forma muy inclinada de la curva, de la
extensión del ángulo que esta curva hacía con los meridianos terrestres,
siendo la diferencia de latitud entre las dos poblaciones sólo de 2°
41′?

Cuanto se refiere á la traslación de las líneas sin declinación inspira
el más vivo interés; pero por ingeniosas que sean las analogías que se
han creído observar entre las inflexiones de las _líneas isotermas_
conforme las tracé en 1817, y las inflexiones de las curvas isodinámicas
del magnetismo terrestre, parece, sin embargo, que la fijeza de las
líneas isotermas, que dependen[32] de las corrientes aéreas y pelásgicas
y de la forma actual de los continentes, ó, mejor dicho, de las
relaciones de _área_ y de posición entre las masas más o menos diáfanas
y susceptibles de absorber el calor (los mares y las tierras),
concuerdan mal con la movilidad (el movimiento de traslación) de las
curvas magnéticas.

Á su vuelta del primer viaje, llegó Colón el 4 de Marzo de 1493 á Lisboa
y el 15 de Marzo á Saltes, frente á la ciudad de Huelva (junto á Moguer
y á Palos). La recepción solemne que le hicieron los Soberanos se
verificó en el mes de Abril, y el 4 de Mayo del mismo año[33] firmaba el
papa Alejandro VI la famosa bula fijando la _línea de demarcación_ á
cien leguas de distancia de las islas Azores y de Cabo Verde. Jamás la
corte de Roma despachó asunto alguno con tanta rapidez.

Creo que la causa de no determinar la línea por la más occidental de las
islas Azores (Flores y Corvo), sino á cien leguas al Oeste, debe
consistir en las ideas de geografía física del mismo Colón. Varias veces
he recordado la importancia que daba á esa _raya_, donde se empieza á
encontrar «un cambio grande en las estrellas, en el aspecto de la mar y
en la temperatura del aire»; donde la aguja imantada no presenta
variación; donde se altera la esfericidad de la tierra; donde el Océano
se cubre de yerbas; donde hasta el clima, en la zona tropical, es más
fresco y suave. No es aventurado creer que Colón fué consultado cuando
los Reyes Católicos pidieron al Papa la división del hemisferio
occidental del globo entre España y Portugal; y conforme á las
impresiones que tuvo en el primer viaje (véase el Diario correspondiente
á los días 16 á 21 de Septiembre), al pasar lo que llama _una cuesta_
para descender á una región constituída de otro modo, debió sin duda
desear Colón que la demarcación física fuera también una demarcación
política. Su correspondencia con el Papa no empezó hasta pocas semanas
antes de su cuarto y último viaje (en Febrero de 1502); pero se sabe por
ella que, al volver de la primera expedición (NAVARRETE, _Docum._ número
145), quiso Colón ir á Roma para dar cuenta al Papa «de todo lo que
había descubierto». En esta relación al Pontífice hubiese figurado, en
primer lugar, la determinación de una línea en que llega á ser nula la
variación magnética, á juzgar por la importancia que los contemporáneos
de Colón, su hijo, Las Casas y Oviedo dan á este hecho en sus escritos.

Cuando advirtió Colón que las agujas de diferente temple y construcción
no indicaban los mismos ángulos de variación, esforzábase mucho por
descubrir «la relación entre la marcha de la aguja y de la estrella
polar». Atribuía el cambio de declinación más allá de las islas Azores á
la «dulce temperatura del aire, y se expresa embrolladamente[34] acerca
de la influencia de la estrella polar, que, como el imán, parece tener
la propiedad de los cuatro puntos cardinales (_la calidad de los cuatro
vientos_), porque también la aguja, cuando se la toca con el Oriente,
dirígese hacia Oriente, de suerte que los que imantan brújulas las
cubren con un paño para no dejar fuera más que la parte boreal».

Hasta el siglo XVII, después de haber reconocido la dirección de las
curvas de las variaciones magnéticas en ambos hemisferios, no se empezó
á tener ideas más claras del conjunto de este gran fenómeno.



III.

Inflexión de las líneas isotermas.


La sagacidad con que Colón en sus diversas expediciones buscaba los
cambios de declinación le hizo descubrir también la influencia de la
longitud en la distribución del calor siguiendo el mismo paralelo, y
hasta creyó que estos dos fenómenos dependían uno de otro. Llegó á
entrever la diferencia de clima del hemisferio occidental, tomando la
línea sin declinación magnética por límite entre ambos hemisferios; y
aunque el razonamiento de Colón, tan generalizado como él lo presenta,
no sea exacto, porque las líneas isotermas son casi paralelas al ecuador
en toda la zona tórrida, en el nivel del Océano ó donde las elevaciones
del terreno no son grandes, digno es, sin embargo, de admiración el
talento de combinar los hechos en un marino que en su juventud no había
hecho estudio alguno de filosofía natural.

Después de hablar del excesivo calor de la región africana del Atlántico
en los paralelos de _Hargin_ (la isla Arguin, al Sur de Cabo Blanco), de
las islas de Cabo Verde y de las costas de _Sierra Leoa_ (Sierra Leona),
en Guinea, donde los hombres son negros, insiste el Almirante en el
contraste del clima que observa desde que, en su tercer viaje[35],
llega más allá del Meridiano, que pasa, según sus cálculos, 5° al Oeste
de las islas Azores.

Aunque disminuye la latitud, que cree[36] ser hasta de 5°, y, según las
investigaciones del Sr. Moreno, era de 8°, llámale la atención la
frescura del aire. «Esta temperancia, dice Colón, aumenta hacia el Oeste
en tanta cantidad, que cuando llegué á la isla de Trinidad (frente á la
costa de Paria), á donde la estrella del Norte en anocheciendo, también
se me alzaba 5° (debe ser 8°), allí y en la _tierra de Gracia_ (parte
montañosa del Continente) hallé temperancia suavísima, y las tierras y
árboles muy verdes y tan hermosos como en Abril en las huertas de
Valencia; y la gente de allí de muy linda estatura, y blancos más que
otros que haya visto en las Indias, é los cabellos muy largos é llanos,
é gente más astuta, é de mayor ingenio, é no cobardes. Entonces era el
sol en Virgen encima de nuestras cabezas é suyas, ansi que todo esto
procede por la suavísima temperancia que allí es, la cual procede por
estar más alto en el mundo.» Aquí repite Colón su teoría de la no
esfericidad del globo, probada por la repetida diferencia de distancia
polar que presenta la estrella polar en su movimiento diurno, al Oeste
de la _raya_ que divide los dos hemisferios.

Una eminencia (_umbo_) señala _el fin del Oriente_. «Allí, dice, está el
Paraíso terrestre, hacia el _Golfo de las Perlas_, entre las bocas de la
_Sierpe_ y del _Dragón_, donde no puede llegar nadie, salvo por voluntad
divina. Sale de este sitio del Paraíso una inmensa cantidad de agua,
porque no creo que se sepa en el mundo de río tan grande y tan hondo (el
Orinoco). El Paraíso no es una montaña escarpada, sino una
protuberancia de la esfera del globo (_el colmo ó pezón de la pera_),
hacia la cual desde muy lejos va elevándose poco á poco la superficie de
los mares.»

Colón opone á esta figura irregular del hemisferio occidental la figura
indudablemente esférica del hemisferio oriental, «la parte del paralelo
que se extiende desde el cabo de San Vicente á Cangara (Cattigara),
encontrándose, según Ptolomeo, en la isla de Arin.» Yo creo que sea ó la
_cúpula de Aryn_, de Abulfera, ó una de las islas de los Bahraïn, en el
golfo Pérsico, célebre por la pesca de las perlas[37].

Varias veces he manifestado que en el ánimo de Colón, la idea de una
línea sin declinación cerca de las islas Azores y de un meridiano que
separaba el globo entero en dos hemisferios de constitución física y
configuración enteramente distintas, uníase constantemente á la idea del
límite oriental de la gran banda de _Fucus natans_ (_Mar de Sargazo_),
que Oviedo (lib. II, cap. V) llama «las grandes praderas de yerbas».

Esta unión de ideas la indica ya en su primer viaje. Tres días después
de descubrir el cambio de declinación magnética, anota el Almirante en
su Diario «que hoy (el 16 de Septiembre), y siempre de allí adelante,
hallaron aires temperantísimos; que era placer grande el gusto de las
mañanas, que no faltaba sino oir ruiseñores, y era el tiempo como Abril
en el Andalucía. Aquí comenzaron á ver muchas manadas de yerba muy
verde.» Poco tiempo después, el 8 de Octubre de 1492, repite[38]: «Los
aires, muy dulces, como en Abril en Sevilla, ques placer estar á ellos:
tan olorosos son.»

Este cambio total de clima, aun hoy día, llama la atención de los
marinos cuando desde Río de la Plata ó desde el cabo de Buena Esperanza
vuelven á Europa y entran en el archipiélago de las islas Azores, en una
atmósfera y en un mar que recuerdan la entrada del canal de la
Mancha[39].



IV.

El Mar de Sargazo.


Las observaciones de Colón respecto al gran banco de fucus, al oeste de
las Azores, son notables, no sólo por la sagacidad con que describe el
fenómeno, distinguiendo los diferentes grados de frescura de las plantas
marinas[40], las direcciones que imprime á sus grupos la acción de las
corrientes, la posición general del _Mar herboso_ con relación al
meridiano de Corvo, sino también porque presentan la prueba de la
estabilidad de las leyes que determinan la distribución geográfica de
los talassofites.

Pronto veremos que la permanencia del gran banco de fucus entre los
mismos grados de longitud y latitud, comprobada por el mayor Rennell en
su importante obra sobre las corrientes[41] para el intervalo de 1776 á
1819, asciende por lo menos hasta fines del siglo XV.

Para facilitar la comparación de las observaciones antiguas con el
actual estado de cosas, preciso es comenzar examinando rápidamente los
límites que pueden asignarse hoy á las acumulaciones de fucus flotante
en el Atlántico[42].

Existen dos de estas acumulaciones que se confunden bajo la denominación
vaga de _Mar de Sargazo_, y que pueden distinguirse con los nombres de
_Grande y Pequeño banco de fucus_[43].

El primer grupo está situado entre los paralelos de 19° y 34° de
latitud, y su _eje principal_ (la línea media del banco, cuya anchura es
de 100 á 140 millas) á unos 41° ½ de longitud, es decir, sobre el
paralelo de 40° en un meridiano de 7°, al oeste de Corvo. El segundo
grupo, ó _Pequeño banco_ de fucus flotante, está situado entre las
Bermudas y las islas Bahamas, en latitud de 25°-31° y longitud 68°-76°.
Se le atraviesa al ir del Bajo de Plata (Cayo de Plata), al norte de
Haïti, hacia el pequeño archipiélago de las Bermudas. Su eje principal
me parece está en dirección N. 60° E., entre los 25° y 30° de latitud.
Hay comunicación casi permanente entre el _Gran banco_ longitudinal y el
_Pequeño banco_ casi circular por medio de una banda de fucus situada de
Este á Oeste. Los buques dirigidos por el paralelo de 28° ven pasar de
hora en hora, desde los 44° á los 68° de longitud, ramos de _fucus
natans_ más ó menos frescos en una ruta de más de 200 millas marinas.
Algunas veces el fucus llega á los 34° ½ de latitud, y se acerca á la
orilla oriental de la gran corriente pelásgica de agua caliente,
conocida con el nombre de _Gulf Stream_.

Comprendiendo en el nombre de Mar de Sargazo los dos grupos y la banda
transversal que los une, el fucus flotante tiene un _área_ seis ó siete
veces mayor que Francia. La mayor parte de estos fucus aparecen en plena
vegetación, y el citado espacio del Océano presenta uno de los ejemplos
más notables de la inmensa extensión de una sola especie de _plantas
sociales_. En los continentes, ni las gramíneas de los Llanos y las
Pampas de la América meridional, ni los brezos (_ericeta_), ni los
bosques de las regiones septentrionales de Europa y Asia, compuestos de
coníferas, de betulíneas y salicíneas, pueden rivalizar con los
talassofites del Atlántico. En estos agrupamientos de plantas sociales
continentales encuéntranse muchas especies reunidas, porque el _Pinus
sylvestris_, que se extiende con triste uniformidad desde las comarcas
del Báltico hasta el río Amur y el litoral siberiano del Mar de Sur,
está mezclado frecuentemente con el _Pinus abies_ y el _Pinus
cembra_[44].

He trazado á grandes rasgos la circunscripción de los tres grupos de
fucus en el centro del Atlántico; pero el fenómeno de sus límites exige,
por ser muy complicado y muy discutido, más amplias explicaciones. No
trataré aquí la cuestión de si se deben suponer, como se suponían ya en
tiempo de Colón[45], escollos en el fondo del mar, en los sitios donde
sobrenadan los fucus, de cuyos escollos son accidentalmente arrancados
los talassofites; ó si estas plantas se encuentran siempre, desprovistas
de raíces y de frutos, en los mismos sitios, vegetando y desarrollándose
como la Vaucheria, la Polysperma glomerata y otras algas de agua dulce,
flotando desde hace siglos en la superficie del Océano; ó, en fin, si el
Mar de Sargazo, próximo á las islas Azores, se debe á una desviación del
_Gulf Stream_, que transporta fucus arrancados en el golfo de Méjico, y
los acumula progresivamente en un mar combatido por vientos contrarios y
considerado como desembocadura de una gran corriente pelásgica[46]. Me
limitaré solamente á hacer notar aquí que la dirección que presenta la
extremidad septentrional de la gran banda de fucus al norte del paralelo
de Corvo, concuerda mal con la última de las tres hipótesis que acabo de
indicar, y que enuncia ya Roggeveen (_Histoire de la expeditión de trois
vaisseaux aux Terres australes en 1721_, t. II, pág. 252). La banda
alejada 4° de Corvo se inclina súbitamente en su estado normal desde los
39° 40′ de latitud hacia el Noreste, y llega en esta dirección,
disminuyendo progresivamente en anchura, hasta el paralelo de 46°. Su
extremidad boreal encuéntrase, por tanto, casi en el paralelo de Fayal,
y resulta, de esta dirección, que la zona de fucus flotante atraviesa
como un dique, casi en ángulo recto, el río pelásgico del _Gulf Stream_,
cuya dirección en estos parajes es hacia el Sudeste[47]. Esta posición
tan contraria á la dirección de la corriente de agua caliente, anuncia,
al parecer, que bajo la banda de fucus flotante que se extiende primero,
como acabamos de decir, de NE. á SO. y al sur del paralelo de Corvo de
N. á S., hay en el fondo del mar desigualdades que alimentan la masa
vegetal acumulada en la superficie entre límites permanentes. Si estas
masas fueran arrancadas en el golfo de Méjico y en las islas Bahamas, y
depositadas en el Mar de Sargazo como aluvión del gran río pelásgico
(como los fucus de las Malvinas arrastrados por las corrientes del
agitado mar que se encuentra al SSE. de la embocadura del Río de la
Plata), no se comprendería fácilmente que los fucus pardos, y en gran
parte sin vida, del _Gulf Stream_, pudieran recobrar, después de este
largo viaje, una frescura tan sorprendente. Aun admitiendo, conforme á
las ingeniosas observaciones de M. Meyen, que puedan vegetar sin raíces,
paréceme más probable que su verdadera patria, su sitio de origen sea
el Mar de Sargazo[48].

Para que el lector pueda juzgar el grado de confianza que merece la
comparación hecha de las antiguas observaciones de Cristóbal Colón con
las hechas posteriormente, preciso es examinar más al detalle la
prolongación del gran banco de fucus al S. del paralelo de Corvo. El eje
principal del banco parece pasar por latitud de 40° y longitud de
39° ¾; por latitud de 30° y longitud de 43°; por latitud de 20° y
longitud de 40°. El ancho de la banda es generalmente de 4 á 5°; pero en
el paralelo de 35°, donde retrocede más al Oeste la anchura, al parecer,
disminuye en la mitad. La mayor acumulación está entre los 30° y 36° de
latitud.

Hacia la extremidad meridional, observada por el capitán Birch en 1818,
en el paralelo de 19° por 39° ¼ de longitud, extiéndese el fucus muy
lejos al E. y forma muchas bandas longitudinales paralelas[49]. Estas
masas esporádicas llegan algunas veces hasta los 32° de latitud, y
cubren el mar entre los 33° y 40°.

Ya he descrito la posición y configuración del gran banco longitudinal,
tal y como resultan del inmenso número de observaciones que ha reunido
el mayor Rennell, desde el año de 1780, época en que empezó á ser común
en la marina inglesa el uso de los cronómetros. Trátase aquí, como en
las determinaciones de la temperatura y de la presión atmosférica ó en
el trazado de la velocidad y la anchura del _Gulf Stream_, de un estado
medio, á que llamo normal. Los límites del banco de fucus removido por
los vientos y las corrientes oscilan sin duda; la banda se estrecha ó se
ensancha como las corrientes pelásgicas que atraviesan las aguas casi
inmóviles del Océano que las rodea; pero escaso fundamento tendrían las
antedichas determinaciones numéricas si se admitiera que el fucus, en su
habitual agrupación, no sigue alguna ley ó forma especial.

Conviene distinguir entre la banda longitudinal y estrecha que acabamos
de describir, y cuyo eje principal pasa por los meridianos de 40° y 43°,
y las porciones de fucus flotante que habitualmente encuentran los
barcos al volver del cabo de Buena Esperanza á Europa, al Este de la
banda principal (entre los paralelos de 20° y 35°), hasta los 32° de
longitud, y aun hasta el meridiano de la isla de Fayal. Como esta región
de los fucus jamás ha sido explorada con el intento de determinar los
límites y la configuración del grupo entero, preciso es reunir en las
cartas marinas las observaciones hechas accidentalmente y en distintos
estados de vientos y de corrientes, de modo que la cuestión de saber si
por el Noroeste se aparta considerablemente la banda principal hacia el
E., no está resuelta ni lo estará en largo tiempo, dada la indiferencia
con que es tratada la física del Océano.

Colón vió las primeras masas de fucus flotante en su expedición de
descubrimiento de 1492 el 16 de Septiembre, encontrándose en latitud de
28°y longitud de 35° ½. Pasó el gran banco longitudinal de Corvo en la
banda transversal que en los paralelos de 25° y 35° une el banco grande
con el pequeño. El máximum de aglomeración de plantas marinas se halló,
según el Diario de Colón, el 21 de Septiembre, siempre en la latitud de
28°, pero en longitud de 43° ¼. El Almirante permaneció en dicha banda
transversal hasta el 8 de Octubre, habiendo navegado 24° más al O., é
inclinándose un poco hacia el S. «La yerba se presentaba siempre muy
fresca y dirigida en el sentido de la corriente de E. á O. Sabía desde
el 3 de Octubre que dejaba _ciertas islas_ en aquella comarca, por no
se detener, pues su fin era pasar á las Indias y, si se detuviera, no
fuera buen seso.»

La longitud que el Sr. Moreno, en el trazado de las rutas del Almirante,
fija para el 16 de Septiembre de 1492, está confirmada por el cálculo
de leguas que éste da en su Diario, el 10 de Febrero de 1493. Á la
vuelta de Haïti estaban los pilotos muy inciertos acerca de la distancia
en que se encontraban de las Azores. Colón procuró orientarse conforme á
la posición del gran banco de fucus, y recordó que, al ir al
descubrimiento, empezó á ver las primeras _yerbas_ á 263 leguas al O. de
la isla de Hierro. El cálculo da para este punto la longitud de 36°.
Conviene recordar que el Diario habla de masas aisladas de fucus
(_manchas_), no de la verdadera orilla del gran banco, que está más
occidental.

La ruta que Colón siguió, sin duda por los consejos de Toscanelli,
ateniéndose estrictamente al paralelo de la isla de la Gomera, favoreció
por modo singular la solución del problema de que tratamos. En el viaje
de España á las Antillas los marinos modernos no atraviesan el gran
banco de fucus al oeste de Corvo; se dirigen al Sur y, para encontrar lo
más pronto posible los vientos alisios, pasan entre las islas de Cabo
Verde y la extremidad meridional de los fucus acumulados.

Á la vuelta de la primera expedición, desde el meridiano de las Bermudas
hasta el del banco de Terranova, del 21 de Enero al 3 de Febrero de
1493, en los paralelos de 24° y 34° ½, entra de nuevo Colón en las
bandas transversales del fucus flotante, entre los dos bancos antes
mencionados. El 2 de Febrero, especialmente, ve por segunda vez la _mar
tan cuajada de yerba_ que, si no hubiese observado ya este fenómeno,
temiera encontrarse sobre algún escollo[50]. El buque estaba entonces á
37° de latitud y 41° ½ de longitud, y el Diario habla de prodigiosa
abundancia de _yerbas_ marinas. La anchura de la banda es habitualmente
en esta latitud de 50 millas; ahora bien, avanzando Colón en
veinticuatro horas con viento fresco de Noroeste unos 3° de longitud, es
natural y conforme al estado actual de las cosas que desde el 9 de
Febrero hasta la horrible tempestad del 14, durante la cual arrojó al
mar la relación de su gran descubrimiento, aproximándose á las Azores,
no viera ya más fucus flotante.

Resulta del conjunto de estas indicaciones que, según cálculos
aproximados que se fundan en los rumbos y distancias mencionadas en el
Diario del Almirante, el gran banco de fucus, cerca de Corvo, lo
atravesó en 1492 en latitud de 28° ½ y longitud 40°-43°; y en 1493 en
latitud de 37° y longitud de 41° ½. Las observaciones modernas
presentan para el eje principal de este banco la longitud de 41° ½.
Desde luego declaro que la notable concordancia de estos datos numéricos
es puramente accidental. Los materiales empleados para trazar las rutas
que siguió Colón contienen multitud de datos dudosos[51], que las más
acertadas compensaciones no aclaran por completo; pero sin pretender una
determinación rigurosa de las longitudes, siempre resultará muy
probable, según mis investigaciones, que desde fines del siglo XV la
banda principal de fucus flotante próxima á las Azores no ha tenido
cambio considerable de situación.

Una tradición antigua, que he visto conservada entre los pilotos de
Galicia, dice que este gran banco de fucus señala la mitad del camino
que hacen al través del _Golfo de las Yeguas_[52] los barcos que vuelven
á España procedentes de Cartagena de Indias, de Veracruz ó de la Habana,
á los cuales favorece en su navegación la corriente del _Gulf Stream_.

La posición del banco de fucus sirve á los marinos ignorantes y
desprovistos de medios necesarios para encontrar la longitud, de
corrección de su _punto de estima_. Como el eje principal del banco
longitudinal del fucus flotante se encuentra casi á la mitad de la
distancia que hay entre el meridiano de las Bermudas y el de la Coruña,
este antiguo método de orientarse en el Atlántico es bastante
incorrecto, y aun lo es si se toma como punto de partida el cabo
Hatteras, porque la segunda parte de la travesía, desde el banco de
fucus hasta la Coruña, es una quinta parte más corta; pero confundiendo
el tiempo y el espacio, el cálculo resulta bastante exacto, pues á Oeste
del meridiano de 41°, el barco recibe el impulso de la corriente de
aguas calientes, mientras al Este de las Azores lo tempestuoso del mar
y los cambios frecuentes de vientos y corrientes retardan la navegación.

Discútese también la cuestión de si Colón descubrió el Mar de Sargazo en
Septiembre de 1492, ó si lo conocían los portugueses antes del viaje
célebre del Almirante. Teniendo en cuenta la corta distancia que hay
desde el gran banco de fucus al meridiano de las islas de Corvo y de
Flores; que dicho banco se prolonga entre los paralelos de 40° y 46° al
Noroeste de las citadas islas, casi hasta llegar al meridiano de Fayal;
que al Oriente de este meridiano y al Sur del paralelo de 40° todo el
mar está lleno de ramos de fucus flotante, no cabe duda de que hubo
marinos portugueses ó españoles que observaron antes que Colón alguna
parte de este fenómeno.

Ya en 1452 Pedro de Velasco, natural de Palos, descubrió la isla de
Flores, dirigiendo de Fayal el rumbo hacia el Oeste y siguiendo el vuelo
de algunas aves.[53] Desde allí navegó al NE. y llegó á la extremidad
más austral de Irlanda (_Cape Clear_). En el curso de esta larga
navegación desde Portugal á las Azores y desde las Azores á las islas
Británicas por mares tempestuosos y llenos de corrientes tan variables
como los vientos, los pilotos, inciertos sobre la altura á que se
encontraban, debieron con frecuencia desviarse de su ruta, y es creíble
que vieran los ramos de fucus flotantes y los grupos esporádicos que
preceden por el Este al gran banco de fucus.

En el mapamundi de Andrés Bianco de 1436, se designa el mar al Oeste de
las Azores con un nombre especial: el de _Mar de Baga_. En la Edad Media
la ciudad de Vagas, situada al Sur de Aveiro, tenía un comercio muy
floreciente, y se ha intentado[54] interpretar el nombre de Mar de Baga
por «mar que frecuentaban los marinos de Vagas». Sea lo que quiera de
esto, paréceme probable que el verdadero banco de fucus, la banda más
occidental en donde el mar, según la frase enfática de Colón, parece
_cuajada de yerba_, nadie la vió antes que él.

La noticia de una vasta pradera lejos de las islas y en medio de un
Océano desconocido se hubiera propagado rápidamente entre los marinos
portugueses y castellanos: vemos, sin embargo, por el mismo Diario de
Colón, que sus compañeros de fortuna estaban admirados[55] de un aspecto
tan nuevo para ellos.

Nada prueba hasta ahora que el nombre portugués de Mar de Sargazo
(debería escribirse _Sargaço_) es anterior á 1492, si se aplica la
denominación á la banda de fucus al Oeste de Corvo. Colón no emplea
jamás la palabra sargazo para nombrar el alga marítima. Habituado á
verla en Porto Santo, alrededor de Cabo Verde y de las islas de este
nombre, como también en las costas de Islandia, lo que pudo sorprenderle
fué su grande acumulación. En Febrero de 1493, cuando procura orientarse
por la banda de fucus, emplea una expresión que casi suple la de Mar de
Sargazo[56]; habla de la región «de la primera yerba».

Ya he manifestado en otro sitio de esta obra que el Mar de Sargazo,
mencionado en el periplo de Scylax de Caryando, y en el _Ora maritima_
del poeta Avieno, sólo designa la abundancia de fucus que da á conocer
la proximidad de las islas de Cabo Verde. Hay cerca de 240 leguas hacia
el ONO. desde la isla de San Antonio, la más occidental de este
archipiélago, á la extremidad austral del gran banco de fucus flotante
de Corvo. La opinión que aplicó _primitivamente_, y antes que Colón, el
nombre de Mar de Sargazo á una región al N. y NO. de las islas de Cabo
Verde, sin ser completamente inverosímil, no parece, sin embargo,
fundada en testimonios exactos.

El fucus que se encuentra entre Cerné, la estación (_Gaulea_) de los
_barcos de carga_ de los fenicios (según Gosselin, la pequeña isla de
Fedala[57] en la costa noroeste de la Mauritania), y el cabo Verde, no
forma en ninguna parte una gran masa continua, un _mare herbidum_[58],
como la hay más allá de las Azores; pero en algunos puntos está bastante
acumulado[59] para retardar la marcha de los buques. El exagerado cuadro
que la astucia de los fenicios trazó de las dificultades que se oponían
á la navegación más allá de las columnas de Hércules, de Cerné y de la
isla Sagrada (_Ierné_), «el fucus, el limo, la falta de fondo, y la
calma perpetua del mar», parécese mucho sin duda á las animadas
relaciones de los primeros compañeros de Colón. Diríase que los pasajes
de Aristóteles (_Meteor._, II, 1, 14), de Theophrastro (_Hist. plant._,
IV, 6, 4; IV, 7, 1), de Scylax (_Huds. Geogr. min._, I, pág. 53), de
Festo Avieno (_Ora maritima_, V, 109, 122, 388 y 408), y de Jornandes
(_De Rebus Geticis_, cap. I), han sido escritos[60] para justificar
estos relatos, y, sin embargo, esos pasajes sólo se refieren á regiones
inmediatas á las islas Afortunadas, á las costas noroeste de África, á
las islas Británicas y al _mare cænosum_ boreal en el que Plutarco
supone que caen los aluviones de su inmenso continente Cronieno.



V.

Dirección de la corriente general de los mares tropicales.


La gran corriente general de Este á Oeste que reina entre los trópicos y
que con frecuencia se la designa con los nombres de _corriente
equinoccial_ y de _rotación_, no podía ocultarse á la sagacidad de
Colón. Probablemente fué el primero que la observó, pues las
navegaciones hechas en el Atlántico antes de la suya se apartaban poco
de las costas, ó se limitaban, como en las Azores, en las islas Shetland
y en Islandia, á zonas _extra tropicales_. Un fenómeno general no se
revela sino en el punto donde disminuye y cesa el efecto de las
perturbaciones locales; ahora bien, en los parajes que acabo de citar,
los vientos variables y las corrientes pelásgicas modificadas por la
configuración de las tierras próximas debieron impedir por largo tiempo
que se descubriera alguna regularidad en el movimiento de las aguas. Por
eso no conocemos las ideas del marino genovés acerca de la corriente
general ecuatorial hasta la relación de su tercer viaje, el que condujo
á Colón más al Sur, navegando entre los trópicos en el meridiano de las
islas Canarias[61]. «Muy conocido tengo, dice, que las aguas de la mar
llevan su curso de Oriente á Occidente como los cielos»; es decir, que
el movimiento aparente del sol y de todos los astros de movible esfera
influyen en el movimiento de esta corriente general. «Allí, en esta
comarca (esto es, en el Mar de las Antillas), añade Colón, cuando pasan
(las aguas), llevan más veloce camino.»

No cabe duda de que la corriente de los trópicos llamó la atención de
los marinos, sobre todo entre las islas en la proximidad de las tierras.
En el primero y segundo viaje fué Colón á lo largo del grupo de las
grandes y pequeñas Antillas, desde el Canal Viejo, cerca de Cuba, hasta
Marigalante y la Dominica. En el tercer viaje experimentó la doble
influencia de los vientos alisios y de la corriente equinoccial, no sólo
al Sur de la isla Trinidad, recorriendo la costa de Cumana hasta el cabo
occidental de la Margarita, sino también en la corta travesía por el Mar
de las Antillas, desde este cabo occidental (el Macanao) hasta Haïti.

Ahora bien, todos los marinos saben, y yo lo he experimentado por mí
mismo, que las corrientes de Este á Oeste son las más violentas entre
San Vicente y Santa Lucía, la Trinidad y la Granada, Santa Lucía y la
Martinica.[62] El mayor Rennell llama á todo el mar de las Antillas un
«mar en movimiento». El medio directo que hoy tenemos de reconocer en
plena mar la dirección y rapidez de las corrientes que caminan en el
sentido de un paralelo, comparando el _punto de estima_ á
determinaciones parciales cronométricas ó á distancias lunares, faltó
por completo hasta la segunda mitad del siglo XVIII. Sólo el efecto
total de una corriente equinoccial durante una travesía de Canarias á
las Antillas podía ser valuado por aproximación, cuando se empezaron á
fijar bien las longitudes de los puntos de partida y de llegada. Al
indicar Colón con tanta seguridad el gran movimiento pelásgico «en la
dirección del movimiento de los astros», no le guiaba el cálculo; había
reconocido este movimiento, porque es sensible á la vista en los pasos
entre las islas, en las costas, estando anclados y en plena mar, por la
dirección uniforme de los grupos[63] de fucus flotante, por la que toma
el cable de la sonda durante el sondaje[64], por los hilos de aguas
corrientes[65] que se advierten á veces en la superficie del Océano.

Cuando en la relación del segundo viaje diserta largamente el hijo de
Colón (_Vida del Almirante_, cap. 46) acerca de una especie de tartera
de hierro vista con sorpresa en manos de los naturales de Guadalupe,
admite que este hierro provenga de los despojos de algún barco _llevado
por las corrientes_ desde las costas de España á las Antillas. Esta
explicación la vió sin duda D. Fernando Colón en el Diario de su padre,
que se ha perdido.

Puedo también señalar en el Diario del primer viaje un pasaje muy
notable relativo á la dirección general de la corriente ecuatorial.
Colón se admira de la acumulación de fucus que observa en la costa
boreal de Haïti, en el golfo de Samaná, llamado entonces golfo de las
Flechas, y piensa que el fucus flotante del _Mar Verde_ ó de _Sargazo_
que encontró al venir de España, cerca de las Azores, prueba que hay una
serie de islas desde las Antillas al Este, hasta cuatrocientas leguas de
distancia de Canarias; que el Mar de Sargazo corresponde á escollos
próximos á esta cadena de islas, y que las corrientes de Este y Oeste
arrastran el fucus al litoral de Haïti. He aquí el texto del extracto de
Las Casas correspondiente al 15 de Enero de 1493: «Dice (Colón) que
halló mucha yerba en aquella bahía (_de las Flechas_), de las que
hallaban en el golfo (en el Océano) cuando venía al descubrimiento (de
Guanahaní), por lo cual creía que había islas _al Este_ hasta en derecho
de donde las comenzó á hallar, porque tiene por cierto que aquella yerba
(el fucus natans) nace en poco fondo, junto á tierra, y dice que si así
es, muy cerca estaban estas Indias de las islas Canarias, y por esta
razón creía que distaban menos de cuatrocientas leguas.»

Sabemos, además, por las _Décadas_ de Pedro Mártir de Anghiera, que la
corriente hacia el Oeste debió impresionar profundamente la imaginación
de los compañeros del Almirante, cuando remontaron una parte del Canal
Viejo. Según Anghiera, creían algunos que al Oeste de la isla de Cuba
había aberturas por donde se precipitaban las aguas[66].

En el cuarto viaje reconoció Colón la dirección de la corriente de Norte
á Sur desde el cabo de Gracias á Dios hasta la laguna Chiriqui, y
experimentó al mismo tiempo la corriente que se dirige hacia el N. y
NNO., efecto de la corriente ecuatorial (E.-O.) contra el litoral.
Observaciones de este género originaron la idea exacta de ver en el
_Gulf Stream_, desde que la navegación se extendió al golfo de Méjico y
al canal de Bahama, una continuación de la corriente equinoccial del Mar
de las Antillas, modificada y vivificada por la configuración de las
costas que le oponen obstáculos invencibles[67].

Anghiera sobrevivió bastante á Cristóbal Colón para sentir vagamente
estos efectos de impulsión y de desviación en el movimiento de las aguas
tropicales. Habla de remolinos á que las aguas están sujetas («objectu
magne telluris circumnagi»), y supone que se verifican hasta cerca del
Bacalaos (hacia la desembocadura del río San Lorenzo), que imagina estar
situado más al Norte, más allá de la _Tierra de Esteban Gómez_.

En otro lugar de esta obra he manifestado cuánto contribuyó la
expedición de Ponce de León en 1512 á precisar estas ideas, y que en una
Memoria escrita por Humphrey Gilbert entre los años de 1567 y 1576,
encuéntranse relacionados los movimientos de las aguas del Atlántico
desde el cabo de Buena Esperanza hasta el banco de Terranova, conforme á
consideraciones generales completamente semejantes á las que el mayor
Rennell ha expuesto en nuestros días.



VI.

Configuración de las islas y causas geológicas que influyeron,
al parecer, en esta configuración en el mar de las Antillas. --
Situación del paraíso terrestre según Colón. -- Es el primero que
observa una erupción del volcán de Tenerife.


Colón atribuye la multitud de islas que hay en el Mar de las Antillas y
su configuración uniforme á la dirección y fuerza de la corriente
ecuatorial. «Muy conocido tengo, dice, que las aguas de la mar llevan su
curso de Oriente á Occidente con los cielos, y que allí, en esta
comarca, cuando pasan, llevan más veloce camino, y por esto han comido
tanta parte de la tierra, porque por eso son acá tantas islas y ellas
mismas hacen desto testimonio, porque todas á una mano son largas de
Poniente á Levante, y Norueste á Sueste[68], que es un poco más alto y
bajo, y angostas de Norte á Sur y Nordeste á Sudeste, que son en
contrario de los otros dichos vientos. Verdad es que parece en algunos
lugares que las aguas no hagan este curso (E.-O.); mas esto no es, salvo
particularmente en algunos lugares donde alguna tierra (promontorio) le
está al encuentro y hace parecer que andan diversos caminos.»

Luchando contra las corrientes en la abertura del pequeño golfo de
Paria, reconoció Colón «que la antigua isla de Trinidad y la Tierra de
Gracia (el continente) formaban una masa contínua»; y añade: «Sus
Altezas se persuadirán (de la certeza de esta suposición) en vista de la
_pintura de la tierra_ que les envío.» Este mapa ó _pintura de la
tierra_ llegó á ser un documento importante en el pleito[69] contra D.
Diego Colón.

Si tales ideas sobre la configuración de las islas, considerada como
efecto de la dirección constante de las corrientes pelásgicas, están de
acuerdo con los principios de la geología positiva, en cambio la
hipótesis de la irregularidad de la figura de la tierra y de la
protuberancia (_como teta de mujer ó pezón de pera_) hacia el
promontorio de Paria y el delta del Orinoco, deducida de las falsas
medidas de declinación de la estrella polar, indica en Colón, como antes
hemos dicho, pobreza de conocimientos matemáticos y un extravío de
imaginación que realmente nos sorprende.

Esta suposición «de una gran altura á la que se sube navegando desde las
Azores al Suroeste hacia las bocas del Dragón á la _extremidad de
Oriente_», relaciónase además en el ánimo del Almirante con la
persuasión de que el _Paraíso terrestre_ está situado en aquellos
lugares. He aquí cómo se expresa en la célebre carta á los Monarcas
españoles, fechada en Haïti (Octubre de 1498): «La Sacra Escriptura
testifica que nuestro Señor hizo al Paraíso terrenal y en él puso el
árbol de la vida, y de él sale una fuente de donde resultan en este
mundo cuatro ríos principales: Ganges, en India; Tigris y Eufrates en
(aquí faltan algunas palabras en la copia hecha por el obispo Bartolomé
de las Casas) los cuales apartan la sierra y hacen la Mesopotamia y van
á tener (terminar) en Persia, y el Nilo que nace en Etiopía y va en la
mar en Alejandría.

»Yo no hallo ni jamás he hallado escriptura de latinos ni de griegos que
certificadamente diga el sitio en este mundo del Paraíso terrenal, ni
visto en ningún mapa mundo, salvo, situado con autoridad de argumento.
Algunos le ponían allí donde son las fuentes del Nilo en Etiopía; mas
otros anduvieron todas estas tierras y no hallaron conformidad dello en
la temperancia del cielo en la altura hacia el cielo porque se pudiese
comprender que él era allí, ni que las aguas del diluvio hubiesen
llegado allí, las cuales subieron encima. Algunos gentiles quisieron
decir por argumentos, que él era en las islas Fortunatas, que son las
Canarias..... San Isidoro y Beda y Strabo y el Maestro de la historia
escolástica (sin duda el abate de Reichenau) y San Ambrosio y Scoto, y
todos los santos teólogos conciertan que el Paraíso terrenal es en el
Oriente..... Ya dije lo que yo hallaba de este hemisferio (occidental) y
de la hechura (alude á la protuberancia), y creo que si yo pasara por
debajo de la línea equinocial, que en llegando allí en esto más alto
(del globo) que fallara muy mayor temperancia y diversidad en las
estrellas (en sus distancias polares aparentes) y en las aguas (que allí
serán más dulces); no porque yo crea que allí donde es el altura del
extremo (¿de Oriente?) sea navegable ni agua, ni que se pueda subir allá,
porque creo que allí es el Paraíso terrenal á donde no puede llegar
nadie, salvo por voluntad Divina, y creo que esta tierra que agora
mandaron descubrir Vuestras Altezas sea grandísima y haya otras muchas
en el Austro de que jamás se hobo noticia.

»Yo no tomo que el Paraíso terrenal sea en forma de montaña áspera como
el escribir dello nos amuestra, salvo quel sea en el colmo allí donde
dije la figura del pezón de la pera (Colón compara la protuberancia
parcial, la irregularidad en la figura esférica del globo, unas veces á
la teta de una mujer, y otras al pedículo de una pera), y que poco á
poco, andando hacia allí desde muy lejos se va subiendo á él; y creo que
nadie no podría llegar al colmo como yo dije, y creo que pueda salir de
allí esa agua (de las bocas de la Sierpe y del Drago), bien que sea
lejos y venga á parar allí donde yo vengo, y faga este lago. Grandes
indicios son éstos del Paraíso terrenal (de su proximidad), porque el
sitio es conforme á la opinión de estos santos e sanos teólogos, y
asimismo las señales son muy conformes, que yo jamás leí que tanta
cantidad de agua dulce fuese así adentro é vecina con la salada[70]; y
en ello ayuda asimismo la suavísima temperancia, y si de allí del
Paraíso no sale[71], parece aun mayor maravilla, porque no creo que se
sepa en el mundo de río[72] tan grande y tan fondo.» (Las Casas añade:
_dice verdad_.)

Estas ideas de Colón, tuvieron al parecer, muy poco éxito en España y en
Italia donde empezaba á germinar el escepticismo en materias religiosas.
Pedro Mártir, en sus _Oceánicas_ dedicadas al papa León X, las llama
«fábulas en que no hay para qué detenerse»[73]. Don Fernando Colón en la
_Vida del Almirante_ nada dice de estas conjeturas de su padre.

En mi obra _Cuadros de la Naturaleza_, tomo I, página 160, atribuí
erróneamente las ilusiones de Colón sobre el Paraíso terrestre á la
poética imaginación del navegante, cuando en realidad son reflejo de una
falsa erudición y están relacionadas con un complicado sistema de
cosmología cristiana expuesto por los Padres de la Iglesia, sistema que
daré á conocer insertando á continuación un fragmento de carta que
recibí de mi sabio é ilustre amigo Mr. Letronne. Dice así:

«Me pedís aclaraciones acerca de la posición que los Padres de la
Iglesia asignaron al Paraíso terrenal y sobre las nociones geográficas
que originaron sus ideas en este punto. Respondo á vuestro deseo
enviándoos el extracto de una Memoria que he leído en la Academia de
Inscripciones y Bellas letras durante el año de 1826 y que quedó
inédita, porque la destinaba á formar parte de obra más extensa y no
quise publicarla aparte.

»Las opiniones de los Padres de la Iglesia, en este punto, pueden
reducirse á dos, que son las principales; una sitúa el Paraíso terrenal
en nuestra tierra habitable, y otra lo supone en la _Antichthonia_ ó
tierra opuesta á la habitable.


»I.--Situación del Paraíso al Oriente de la tierra habitable.

»Los que le sitúan en nuestra tierra habitable, suponen que ocupaba _la
parte más Oriental_, fundándose en las palabras del Génesis, versión de
los Setenta: «Dios había plantado hacia Oriente un jardín delicioso»
(_Génesis_, II, 7). Por consecuencia de tal texto, Josefo (_Ant_.
_jud._, I, 1, 3) y los primeros Padres griegos estuvieron de acuerdo en
situar el Paraíso hacia las fuentes del Indo y del Ganges (cf. LUD.
VIVES _ad_ S. AUG., _De Civ. Dei_, t. II, pág. 50). Esta opinión llegó á
ser generalmente admitida durante toda la Edad Media. Se la encuentra en
el anónimo de Ravena (I, 6, pág. 14), y está claramente expresada en el
mapa de Andrés Bianco. Á causa de esta idea tan extendida, al llegar
Colón á la costa de América meridional, creyó haber llegado al Paraíso
terrestre.

»Pero la citada noción presentaba graves dificultades. Según las
palabras terminantes del _Génesis_, dos de los ríos del Paraíso eran el
_Tigris_ y el _Eufrates_, y no cabe comprender nacieran en el lugar de
delicias que se suponía situado en la India. Otro de los ríos, _Gihon_ ó
_Geon_, rodeaba la Etiopía (_Gén._, II, 13), y según Jeremías, el Geon
es el Nilo (II, 28). También los Padres de la Iglesia están de acuerdo
en la identidad de este río con el de Egipto, aunque se veían obligados
á admitir que el _Geon_ era el Indo ó el Ganges.

»Para resolver estas enormes dificultades, recurrióse á la opinión del
curso subterráneo de los ríos, y se imaginó que el Tigris y el Eufrates
nacían en la India, donde estaba el Paraíso terrestre y, ocultándose
bajo tierra, iban por canales invisibles hasta las montañas de Armenia y
Etiopía, donde aparecían de nuevo. Así lo dicen Teodoreto (_in Gén.
Opp_., t. I, pág. 28, B.C.), el anónimo de Ravena (I, 8, página 19), el
autor de un fragmento sobre el Paraíso (ap Salm. _Ex. Pl._, pág. 488,
col. I, B.), y otros escritores.

»Análoga opinión expone Severiano de Gabala, que supone ser el _Phison_
el Danubio (_De Creat. Mundi_, página 267, A.), lo mismo que el
historiador León Diacre (VIII, 1, pág. 80, A. ed. Hase). Este gran río
venía de la India por debajo de tierra, y aparecía por las montañas
célticas, como el Geon por las de Etiopía, después de haber corrido por
debajo del Océano indio, viaje que Philostorgo juzga de fácil
comprensión (_Hist. Eccles._, III, 10). De esta manera se explicaba
también cómo el _Geon_, según la frase de Moisés, _rodeaba la Etiopía_.

»Ahora bien; esta explicación, que nos parece tan rara, debieran
juzgarla muy natural los Padres de la Iglesia, admitiéndola por ser
cómoda solución de una grave dificultad, y porque la idea del curso
subterráneo de los ríos, consagrada en las antiguas tradiciones de
Grecia, penetró en todos los espíritus, viéndose que la admiten, sin
esfuerzo alguno, historiadores y geógrafos en épocas relativamente
recientes.

»Pomponio Mela, por ejemplo, copiando ideas de sus antecesores, admite
que el Nilo nace en la _Antichthonia_, separada de nosotros por el mar,
pasando por debajo del lecho del Océano, y que llega á la alta Etiopía,
bajando desde allí al Egipto (I, 9, 52). Esta opinión no difiere mucho
de la de Philostorgo. Prescindiendo de la supuesta unión del Inacho de
la Acarnania con el de la Elida, del Nilo con el Inopo de Delos y de
otras opiniones locales firmemente creídas, bastará recordar que el
curso del Alpheo á Siracusa, por debajo del mar Jónico, era un hecho
admitido y reconocido por Timeo, quien refiere seriamente que un frasco
arrojado en el Alpheo había salido por la fuente de Aretusa, y por
Pausanias, que no lo dudaba y casi se enfadaría de que se dudara (V, 7,
2). Séneca confirmó también la posibilidad de estos viajes subterráneos:
_non equidem existimo diu te hæsitaturum an credas esse subterraneos
amnes et mare absconditum_, y presenta como prueba el curso del Alpheo
hasta Sicilia: _quid, cum vides Alpheum..... in Achaia mergi, et in
Sicilia rursus, transjecto mari, effundere amænissimum fontem Arethusam_
(_Quæst. nat_., III, 26, 2). No cabe, pues, admirarse de que
Eratósthenes creyera que los pantanos de Rhinocolura estaban formados
por las aguas del Tigris y del Eufrates, que llegaban allí por canales
subterráneos, largos de 6.000 estadios (STRABON, XVI, páginas 741, 742).
Todavía en tiempos de Pausanias y de Philostrato había personas que
creían que el Eufrates, después de ocultarse en los pantanos, reaparecía
con el nombre de Nilo en las montañas de la Etiopía (PAUSANIAS, II, 5,
3; PHILOSTRATO, _Vit. Apoll. Tyan_, I, 14).

»No hay, de seguro, gran distancia entre estas explicaciones y las que
después adoptaron los Santos Padres, porque las nociones de una física
tan rara penetraron más y más en los espíritus cuando hubo que acudir á
ellas para conciliar la posición conocida de los grandes ríos, el
Danubio, el Nilo, el Tigris y el Eufrates, con la atribuída al Paraíso
terrestre, por donde pasaban, lo cual sólo podía ser gracias á dichos
viajes subterráneos.

»Debo añadir que estos cursos de los ríos y su ascensión del seno de
la tierra á las montañas, no debían parecer inverosímiles, según las
ideas que toda la antigüedad se había formado del origen de los ríos,
porque se creía que en las entrañas de la tierra existían inmensos
depósitos de agua, y que ésta salía á la superficie elevada por una
fuerza de ascensión, llamada αἰώρα, análoga á la que impulsa las
materias inflamadas en las erupciones volcánicas (PLATÓN, _Phædon_,
párr. 60). La misma doctrina se advierte en el cuento de un tal
Asclepiodoto, que bajó á una mina abandonada y refirió haber visto
inmensos depósitos de agua, que eran nacimiento de grandes ríos
(SÉNECA, _Quæst. nat._, V, 15, 1). Este cuento expresaba una opinión
admitida, y quien lo inventó sabía bien que encontraría los ánimos
dispuestos á creerlo. De la misma idea se ha valido Virgilio en las
_Geórgicas_, cuando supone que Aristeo vió en el palacio de su madre
las fuentes de los ríos más lejanos, el Phase, el Lyco, el Tíber, el
Teverone, el Hyspanis, el Caico, el Eridan, etc. (_Gerg._, IV, v.
365-372).

»Se ve, pues, que al admitir los Padres de la Iglesia el curso
subterráneo de los ríos, para resolver una gran dificultad, limitábanse
á explicar una noción generalmente aceptada, y que, sin esfuerzo,
satisfacía á sus lectores y auditores.


»II.--Situación del Paraíso en la antichthonia.

»Esta opinión primitiva, por satisfactoria que pudiera parecer, ofrecía,
sin embargo, una dificultad grave, que obligó á algunos á buscar otro
sitio al Paraíso. Si está situado en nuestra tierra habitable, decían,
¿por qué no se ha llegado á él nunca? ¿Cómo es posible que algunos de
los viajeros que van á la Sérica no hayan tenido noticias de él? Tales
preguntas hacía Cosmas (_Top. Christ._, página 147. D.), siendo de
difícil contestación. Muchos resolvían la dificultad diciendo que Dios
no quiso se viera el Paraíso después del diluvio (BOXHORN, _ad Sulp.
Sev._, pág. 7, col. 2); pero esta solución, aunque era cómoda, no
satisfacía á todo el mundo.

»Preciso era, pues, situar el Paraíso en un lugar inaccesible á los
esfuerzos humanos, y supusieron unos que estaba en uno de los puntos más
elevados de la tierra, donde no habían llegado las aguas del diluvio,
opinión de San Ephræm que, al parecer, no desconocía Colón, según las
doctas aclaraciones expuestas en las precedentes páginas. Otros
suponían el Paraíso en una tierra situada al otro lado del Océano Indio,
en una parte opuesta á la India y al país de los Tsinas ó Tsinitza, por
tanto siempre al Oriente, κατ’ ἀνατολάς, según la expresión
literal de la cual no querían apartarse. Esta es la opinión de Cosmas,
no inventada por dicho monje, como tampoco el resto de su sistema
cosmográfico.

»Se hizo, pues, revivir por tal causa la _antichthonia_[74] ó _tierra
opuesta_ de los autores antiguos, situada en la zona austral. Esta
noción, íntimamente relacionada con las de las zonas, las tierras
oceánicas y los antípodas, por motivos muy curiosos, pero impropios del
actual extracto, esta noción, repito, de la _antichthonia_ fué siempre
distinta, al menos desde Platón, de la de las islas más ó menos alejadas
que se suponía esparcidas en el Océano. La gran _tierra meridional_, la
_antichthonia_, propiamente dicha, habitable como la nuestra, de la cual
la separa un océano, la admiten Aristóteles y Eratósthenes; Virgilio, en
_Las Geórgicas_, no ha hecho más que traducir los versos del _Hermes_
del filósofo alejandrino (_Geórg._, I, 233-239), y ésta fué la opinión
de la escuela de Alejandría, á excepción de Hipparco y de sus
partidarios; se la encuentra en el sueño de Scipión, en Manilio, Mela y
Macrobio. Al exponer este último la doctrina aristotélica de que las
dos tierras habitables, situadas una frente á la otra, están separadas
por un océano que ocupa toda la zona tórrida, añadió que dicho océano
está á su vez rodeado por cuatro tierras separadas por anchos canales,
por los cuales llegan á nuestro hemisferio las aguas del mar exterior
(_in Somn. Scip._, II, 5), idea singular que presenta una mezcla de
varias nociones fundadas en el sistema homérico, y aun sospecho que esté
tomada de algún comentador de Homero que haya querido dar una
explicación _sabia_ del río Océano y de sus _fuentes_.

»Tiene el sistema de Macrobio mucha analogía con el de Cosmas en lo
relativo á que el Océano que rodea las dos tierras habitables está á su
vez rodeado por todos lados de tierras desconocidas, y hay entre ellos
otros puntos de semejanza que sería largo referir aquí.

»Pero los que situaban el Paraíso en la _antichthonia_, para explicar
que quedara desconocido despues del diluvio, no hubieran logrado gran
cosa con esta hipótesis si al mismo tiempo no supusieran _innavegable_
el mar que separa dicha tierra de la nuestra. Á esto cuidó de proveer
Cosmas, pero haciéndose también eco de una de las opiniones más antiguas
entre los geógrafos griegos; porque admitida la existencia de tierras
_hiperoceánicas_, preciso era averiguar la causa que impedía á los
navegantes llegar á ellas.

»Cree Voss que los fenicios contribuyeron mucho á vulgarizar esta
opinión, para evitar que los navegantes de otras naciones siguieran
sus huellas. Acaso sea así; pero es lo cierto que la citada opinión
aparece en casi todas las épocas. Sesostris, en sus lejanas
navegaciones, vióse detenido por los escollos y bajos del mar
exterior (HERODOTO, II, 102). Según Píndaro, la mar es innavegable
más allá de las Columnas (III, _Nem. 97_, ibique Disse.); Eurípides
lo dice también en el _Hippolyto_ (v. 744). La expedición de Hannón
hace situar los bajos más allá de Cerné, y la de Pytheas libra
de ellos las costas occidentales de Europa. La idea del mar no
navegable aparece por todos lados. Dionisio de Halicarnaso dice que
los romanos poseen todas las tierras donde se puede entrar y todas
las costas donde _se puede_ navegar (_Ant. Rom._, I, pág. 3; I, 20,
Sylb.). Todos los mares exteriores se consideraban _innavegables_
á cierta distancia de las costas (SUIDAS, v. ἄπλωτα), á causa del
_fucus_ y de los _bajos_ (TATIAN, _ad Græcos_, pág. 76). Agathemeres
y Ptolomeo sitúan también un mar bajo entre el Océano Indio y la
costa septentrional de África. Cleomedes, posterior á ambos, dice que
los antípodas están separados de nosotros por un océano innavegable
poblado de enormes cetáceos (_Cycl. Theor._, I, 2, página 15, Balf.).

»Noción tan extendida entre los sabios del paganismo, no podía menos de
ser adoptada por algunos Santos Padres, que la juzgaban necesaria para
resolver varias dificultades de interpretación. Según Orígenes (_De
Princip. Opp._, I, pág. 81) y Clemente de Alejandría (_Strom._, V, pág.
693), San Clemente de Roma creía «en la existencia de un océano
imposible de cruzar, más allá del cual había otros mundos». Lo mismo
opinaban San Basilio, Tatieno, Constantino de Antioquia, Jornandes, Beda
el Venerable y otros muchos.

»Se ve, pues, que la opinión transmitida por Cosmas, como también la de
muchos Padres de la Iglesia, que he explicado en otro sitio (_Revue de
Deux Mondes_, 1834, Marzo, pág. 601), tenían su raíz en hipótesis
antiquísimas, muy extendidas, casi populares y que debían parecerles
razonables y concluyentes.»

En las explicaciones que preceden traza Mr. Letronne la vía por la cual
llegó á la inteligencia de Colón la idea del sitio del Paraíso
terrestre. La carta dirigida á la reina Isabel (Octubre de 1498), de la
cual he insertado anteriormente algunos párrafos, y un pasaje
notabilísimo del Diario de navegación de 1493, no dejan la menor duda de
que el Almirante seguía la opinión de los Padres de la Iglesia, que
situaban el Paraíso al Oriente de la tierra habitable[75]. No puedo, por
tanto, compartir la opinión de los que creen, quizá á causa de dos citas
de la _Divina Comedia_ que se encuentran en las cartas de Vespucci,
amigo de la familia de Colón, que éste, en sus ilusiones acerca del
sitio del Paraíso, se acordaba, no sólo de San Ambrosio, sino también de
la cosmografía de Dante. Verdad es que Colón dice que algunos describen
el Paraíso terrenal en forma de una montaña áspera, forma que tiene la
montaña del Purgatorio de Dante, cuya cima es el Paraíso de los
bienaventurados; pero en el mismo párrafo de la carta niega Colón esta
configuración, y todo el sistema de cosmografía y de teología del Dante
es diametralmente opuesto á la opinión del marino genovés.

La _Divina Comedia_ supone que antes de la caída de Lucifer, encarcelado
en el centro de la tierra (centro de gravedad ó de atracción, _punto al
qual si traggon d’ogni parte i pesi_, Infierno, XXXIV, 110), nuestro
hemisferio boreal era completamente acuático, habiendo, en cambio, una
gran masa continental en la _antichthonia_, en el hemisferio austral,
diametralmente opuesto al nuestro. Allí fué donde vivieron Adán y Eva;
en este paraíso terrestre de la _antichthonia_ era donde la _prima
gente_ gozaba (Purgatorio, I, 22) de la vista de cuatro bellas
estrellas, _luci sante_, de la cruz del Sur, que las comarcas boreales,
en su triste viudez, jamás pueden contemplar[76]. «Una espantosa
catástrofe cambió la superficie del globo. En nuestro hemisferio surgió
una gran masa continental, cuyo centro era Jerusalén y es hoy el
hemisferio _che la gran secca coverchia_; en la _antichthonia_, al
contrario, sitío del Paraíso terrestre (Purgatorio, XXVIII, 78 y 94),
toda la masa continental quedó sumergida, y el hemisferio austral se
convirtió[77] á su vez en un mar (_per paura di lui, de Lucifer, fe del
mar velo_), y como cono elevado (el Dante casi señala la cavidad que la
masa levantada ha dejado en el interior del globo) surge de las aguas la
montaña, ó mejor dicho, el islote montañoso del Purgatorio, coronado por
el Paraíso de los bienaventurados. Es, además, la _montagna bruna_ hacia
la cual navega Ulises, primero de Este á Oeste, _dietro al sol_, y
después al Sur, «hacia el hemisferio sin habitantes», y sorprende que el
ingenioso comentador Mr. Guinguené[78] reconozca en esta montaña
(Infierno, XXVI, 133) el Pico de Tenerife.

Al nombrar este volcán recordaré que á Cristóbal Colón deben los
geólogos las noticias y fecha exacta de una erupción del Pico de
Tenerife; é insisto en este hecho porque lo olvidaron completamente
hasta ahora los que se han ocupado de la historia de las erupciones del
Pico. Los fuegos de que se habla en el viaje de Hannón son indicios
bastante vagos del fuego volcánico, y pudieron muy bien ser señales para
indicar la proximidad de barcos extranjeros y sospechosos, ó efecto de
la quema de hierbas secas[79].

En diferentes ocasiones he visto en las montañas de la costa de Caracas
estas quemas, que de noche parecen corrientes de lava, ó, como dice
Hannón en lo que de su Diario ha llegado á nosotros, «torrentes de fuego
que descienden por una costa abrasada y se precipitan en el mar».
Además, los címbalos y tambores, cuyo sonido se oye en el sitio del
bosque donde brillan los grandes fuegos (cerca del golfo del _Cuerno del
Poniente_), parecen indicar más bien fiestas pastoriles que las escenas
de devastación propias de las erupciones volcánicas. El pasaje de Avieno
que Mr. Heeren ha aplicado al Pico de Tenerife no fija una localidad
bien determinada, ni alude más que á los frecuentes terremotos y al
entumecimiento del suelo en medio de un mar tranquilo[80]. Las
tradiciones más antiguas de los guanches que se conservan en la isla de
Tenerife alcanzan, según se asegura, al año de 1430; época en que
debieron surgir los collados en el camino de Orotava al puerto.
Veinticinco años después, el célebre viajero Cadamosto[81] expone, según
creo, la primera indicación exacta de la forma piramidal del Pico y de
sus erupciones; porque entre los geógrafos árabes Edrisi, Ebn-al-Uardi y
Bakui no se encuentra mencionada en las islas _Kalidat_ (_Eternas_ ó
_Afortunadas_) sino el mito de estas estatuas, cuya explicación he dado
en el tomo anterior. Cadamosto ha visto el Pico de Tenerife yendo á la
Gomera, y refiere que, con cielo claro, es visible á una distancia de 60
ó 70 leguas de España (hubiera debido decir á 34,3 leguas de 17 ½ al
grado). «_Quod cernatur insula Teneriffæ quæ eximie colitur, à longe, id
efficit acuminatus lapis adamantinus (Cadamosto vió el pilón de azúcar
del Pico en Abril, por tanto cubierto de hielos y de nieves
resplandecientes), instar pyramidis in medio._» Los que han medido la
montaña, añade el navegante veneciano, encontraron que tenía 15 leguas
(!) de altura sobre el nivel del mar. Está (interiormente) siempre
inflamada como el monte Etna, y los cristianos que gimen en esclavitud
en Tenerife han visto de vez en cuando sus fuegos[82].

Cristóbal Colón es el primero que refiere la época fija de una erupción.
En el Diario de su primer viaje dice que, pasando cerca de la isla de
Tenerife para fondear en la Gomera, «vieron salir gran fuego de la
sierra de la isla de Tenerife, que es muy alta en gran manera». El hijo
de Colón, aficionado á los efectos dramáticos y á presentar el contraste
de la ignorancia de los marineros y de la instrucción del Almirante,
habla de llamas que salían de la montaña, del espanto de la gente y de
las explicaciones que Cristóbal Colón dió, «verificando su discurso con
el monte Etna, de Sicilia». El citado Diario no habla ni del espanto de
los marineros, ni de la argumentación doctrinal acerca de la nateraleza
del fuego volcánico; y Navarrete recuerda que los valerosos marinos de
Palos, Moguer y Huelva estaban habituados desde el siglo XIII á los
efectos de los volcanes de Italia. Añadiré, además, que en las costas de
España y Portugal debían ser conocidos los volcanes de las islas
Canarias, por el deplorable comercio de esclavos guanches vendidos en
los mercados de Sevilla y de Lisboa. Las frases de Cadamosto y de Colón
parécenme demasiado vagas para deducir que las erupciones fuesen en la
misma cima del Pico, del cráter que hay en el _Pilón de Azúcar_, y que
después de haber arrojado lavas de obsidiana, presenta hoy el aspecto de
una _solfatara_. Probablemente lo ocurrido en 1492 fué una de esas
erupciones laterales que el bello mapa de Mr. Buch indica cerca de
Chahorra, Arguajo y otros puntos de la costa Suroeste.

El mismo relato de la navegación de Colón guía, al parecer, al geólogo.
Los barcos estaban á la vista de las islas Canarias el 9 de Agosto, y
tenían que acercarse á tierra, porque el timón de la _Pinta_, por
accidente ó por malicia, se había roto el 6 y el 7 de Agosto. Durante
tres días impidió el viento acercarse á la Gran Canaria. Colón dejó á
Pinzón y la _Pinta_ en aquellos parajes, y dirigió el rumbo, el 12 de
Agosto, á la Gomera, situada al este de la punta meridional de Tenerife,
donde esperaba ver llegar á doña Beatriz de Bobadilla, que estaba en la
Gran Canaria y á quien quería comprar un barco de 40 toneladas, en el
que esta señora había ido de España. Después de esperar en vano dos
días, resolvió Colón ir en busca de doña Beatriz á la Gran Canaria.
Partió de la Gomera el 23 de Agosto, y al dia siguiente, en la noche del
24 al 25 de Agosto de 1492, encontrándose cerca de Tenerife, vió la
erupción.

Resulta de dicha explicación, según observa mi ilustre amigo Mr.
Leopoldo de Buch en carta que me escribe sobre este asunto, que el
Almirante pasó (por el camino más corto) al Sur de Tenerife, y no al
Norte, por donde el viento de Noreste le hubiera impedido avanzar
durante el día; y resulta también que las llamas salían por la parte
Sur. Si la erupción lateral fuera cerca del puerto de Orotava, la mole
del Pico la hubiese ocultado á la vista del Almirante en la dirección
SO.-NE. La denominación genérica de _sierra_[83] que encuentro en el
Diario de la primera navegación, en vez de la palabra _picacho_, que se
aplica más comúnmente á un cono enhiesto, parece designar _la parte
montañosa_ de la isla, y no especialmente el _Pilón de Azúcar_, la
_Pirámide_ ó el _lapis adamantinus_ de Cadamosto[84].

Es accidente raro, pero afortunado, que los navegantes célebres sean
testigos de erupciones volcánicas cuya fecha exacta no se sabría sin la
publicación de sus Diarios de viaje. Colón vió los fuegos de Tenerife el
24 de Agosto de 1492; Sarmiento[85] los de la isla de San Jorge, del
archipiélago de las Azores, entre Tercera y Pico, el 1.º de Junio de
1580.



VII.

Influencia del descubrimiento de América en la civilización.


Corto número de ejemplos han bastado para caracterizar la grandeza de
miras y las sagaces observaciones físicas que revelan los escritos del
marino genovés. La erupción del colosal volcán de Canarias, al principio
del primer viaje de descubrimientos, preparaba, por decirlo así, los
ánimos para la contemplación de las maravillas que la Naturaleza, en su
salvaje fecundidad[86], pone de manifiesto en las montañosas costas de
Haïti y de Cuba.

Limitándonos al corto período de catorce años que media entre el
descubrimiento de América y la muerte de Colón, reconocemos en la
correspondencia y en las Décadas de Anghiera cuán graves y numerosas son
las cuestiones de geografía física y de antropología promovidas desde
entonces por los hombres ilustrados de España é Italia. Estas
cuestiones, cuyo interés aumentaban tantos hechos nuevos, no preocupaban
sólo á los sabios en aquel siglo de grandes descubrimientos, en aquellos
tiempos de ardoroso entusiasmo, sino también al público, lo mismo en
Toledo que en Sevilla, en Venecia que en Génova ó Florencia, en todas
partes donde la industria comercial había extendido el horizonte y
ensanchado la esfera de las ideas.

El contraste que ofrecían las dos costas opuestas, habitadas en los
mismos paralelos por la raza negra de cabellos cortos y rizados, y la
raza cobriza, de larga y lisa cabellera, ocasionaba grandes disputas
literarias acerca de la unidad, de la degeneración progresiva y la
posibilidad de emigraciones lejanas[87] del género humano. Discutíase la
influencia que ejercen los climas en la organización; las diferencias
entre los animales americanos[88] y los de África, las causas generales
de las corrientes pelásgicas, las modificaciones que experimentan por la
configuración de las tierras, y los cambios de forma que á su vez hacen
sufrir[89] á los continentes y á las islas. Estos asuntos preocuparon
extraordinariamente los ánimos desde fines del siglo XV hasta los
primeros años del XVI. ¡Cuánto mayor no fué el interés que inspiraban
estos problemas físicos cuando los _conquistadores_ avanzaron de las
costas al interior de un vasto continente, y subieron á las mesetas de
Bogotá, de Antioquía, de Popayán, de Quito, del Perú y de Méjico!

Los efectos del crecimiento de la temperatura y las modificaciones que
experimentan la forma y la distribución de los vegetales, en una escala
perpendicular, llaman la atención de los hombres menos habituados á
reflexionar sobre los fenómenos naturales, desde el momento en que
entran en una zona tropical donde, de la región de las palmeras y de los
plátanos, sube en un día hasta la región de las nieves perpetuas.

Esta influencia de las mesetas sobre los climas y las producciones
orgánicas no se ocultó por completo á la sagacidad de los griegos, sea
en sus sistemáticas discusiones relativas á la altura de las tierras
situadas en el Ecuador, sea en su comparación directa de los productos y
de la temperatura de las altas y bajas comarcas del Asia menor[90]; pero
las mesetas del Tauro, de Persia y del Paropamiso, accesibles á la
observación de los sabios antiguos, no presentan los pintorescos y
maravillosos contrastes que, en corto espacio de terreno, aparecen en
gigantesca escala en la zona ecuatorial del Nuevo Continente.

Las inmensas planicies del Asia central, recorridas en la Edad Media,
por Marco Polo y por monjes más bien diplomáticos que misioneros, están
situadas lejos de los trópicos. Las alturas de Abisinia y del Congo, ó
de la India meridional, á igual latitud que las mesetas de Anahuac ó del
Cuzco, fueron más conocidas de los árabes y de los sacerdotes buddistas
viajeros, que de los europeos del siglo XV. No cabe, pues, duda de que
los grandes conceptos sobre la configuración de la superficie del globo
y acerca de las modificaciones de la temperatura y de la vida orgánica,
nacieron y condujeron á resultados generales después del descubrimiento
de América, región en que el hombre encuentra inscritas, en cada roca de
la rápida pendiente de las Cordilleras en aquella serie de climas
superpuestos ó escalonados, las leyes del decrecimiento del calórico y
de la distribución geográfica de las formas vegetales.

Sirvió Colón al género humano, ofreciéndole de una vez tantos objetos
nuevos al estudio y la reflexión; engrandeció el campo de las ideas, é
hizo progresar el pensamiento humano. La época en que aparece en el
teatro del mundo, no es, sin duda, la de las tinieblas que envolvieron
un período de la Edad Media; pero la filosofía escolástica sólo ofrecía
al espíritu _formas_. En comparación de esta abundancia y de este
artificio de _formas_, cuyo estudio absorbía todas las facultades, la
penuria de ideas, sobre todo de esas nociones que, naciendo de contacto
más íntimo con el mundo material, alimentan sustancialmente la
inteligencia, era notoria.

En ninguna otra época, repetimos, se pusieron en circulación tantas y
tan variadas ideas nuevas como en la era de Colón y de Gama, que fué
también la de Copérnico, de Ariosto, de Durero, de Rafael y de Miguel
Angel. Si el carácter de un siglo «es la manifestación del espíritu
humano en un época dada», el siglo de Colón, ensanchando impensadamente
la esfera de los conocimientos, imprimió nuevo vuelo á los siglos
futuros. Propio es de los descubrimientos que afectan al conjunto de los
interesas sociales engrandecer á la vez el círculo de las conquistas y
el terreno por conquistar. Para los espíritus débiles, en diferentes
épocas la humanidad llega al punto culminante en su marcha progresiva,
olvidando que, por el encadenamiento íntimo de todas las verdades, á
medida que se avanza, el campo por recorrer se presenta más vasto,
limitándole un horizonte que sin cesar retrocede. Un guerrero puede
quejarse de que «quede poco por conquistar»[91]; pero la frase no es
aplicable, por fortuna, á los descubrimientos científicos, á las
conquistas de la inteligencia.

Al recordar lo que el pensamiento de dos hombres, Toscanelli y Colón,
han ayudado al espíritu humano, no es justo limitarse á los admirables
progresos que simultáneamente hicieron la geografía y el comercio de los
pueblos, el arte de navegar y la astronomía náutica; en general, todas
las ciencias físicas y, finalmente, la filosofía de las lenguas,
engrandecida con el estudio comparado de tantos idiomas raros y ricos en
formas gramaticales.

Conviene también fijar la atención en la influencia ejercida por el
Nuevo Continente en los destinos del género humano, bajo el punto de
vista de las instituciones sociales. La tormenta religiosa del siglo
XVI, favoreciendo el vuelo de una reflexión libre, preludió la tormenta
política de los tiempos en que vivimos. La primera de estas revoluciones
coincidió con la época del establecimiento de colonias europeas en
América; la segunda se hizo sentir allí al final del siglo XVIII, y ha
concluído por romper los lazos de dependencia qué unían los dos mundos.
Una circunstancia en la que acaso no se ha fijado bien la atención
pública y que se relaciona con esas causas misteriosas de que ha
dependido la distribución desigual del género humano en el globo,
favoreció, y aun podría decirse que hizo posible la referida influencia
política. Tan pobremente poblada estaba la mitad del globo que, á pesar
del largo trabajo de una civilización indígena vigente entre los
descubrimientos de Leif y de Colón en las costas americanas fronteras á
Asia, en las inmensas comarcas de la parte oriental, apenas vivían en el
siglo XV algunas dispersas tribus de pueblos cazadores. Esta
despoblación en países fértiles y eminentemente aptos para el cultivo de
nuestros cereales, permitió á los europeos fundar allí establecimientos
en escala infinitamente mayor que las colonizaciones en Asia y África.
Los pueblos cazadores fueron rechazados de las costas orientales hacia
el interior; y en el norte de América, en un clima y con una vegetación
muy análogos á los de las Islas Británicas, formáronse por emigración,
desde fines del año 1620, comunidades cuyas instituciones reflejaban las
libertades de la madre patria. La Nueva Inglaterra no fué
primitivamente un establecimiento industrial y de comercio, como aún lo
son las factorías del África; no fué la dominación sobre pueblos
agrícolas de distinta raza, como el imperio británico en la India, y
durante largo tiempo el imperio español en Méjico y el Perú; recibió la
primera colonización de cuatro mil familias de puritanos, de las que
desciende hoy la tercera parte de la población blanca de los Estados
Unidos, y era un establecimiento religioso[92]. La libertad civil fué
allí, desde el principio, inseparable de la libertad del culto.

Ahora bien; la historia nos demuestra que las instituciones libres de
Inglaterra, Holanda y Suiza, á pesar de la proximidad, no han influído
en los pueblos de la Europa latina tanto como ese reflejo de formas de
gobierno completamente democráticas, que lejos de todo enemigo exterior,
y favorecidas por una tendencia uniforme y constante de recuerdos y
antiguas costumbres, tomaron, en medio de una prolongada tranquilidad,
desarrollos desconocidos en los tiempos modernos. De esta suerte, la
falta de población en las regiones del Nuevo Continente situadas frente
á Europa, y el libre y prodigioso crecimiento de una colonización
inglesa al otro lado del gran valle del Atlántico, contribuyeron
poderosamente á cambiar la faz política y los destinos del Nuevo Mundo.

Washington Irving dice que si Colón no cambia el 7 de Octubre de 1492 la
dirección de la ruta, que era de Este á Oeste, dirigiéndose al Suroeste,
hubiese entrado en la corriente del _Gulf Stream_, llevándole ésta hacia
la Florida, y acaso desde allí al cabo Hatteras y á Virginia, incidente
de inmensa importancia, porque hubiera podido dar á los Estados Unidos,
en vez de una población protestante inglesa, una población católica
española.

Este aserto, íntimamente relacionado con la cuestión de saber cuál fué
la primera tierra que descubrió Colón, merece especial examen.



VIII.

Cuál fué la primera tierra que descubrió Colón.


Según los trabajos realizados por el teniente de fragata D. Miguel
Moreno[93] acerca de las rutas del gran marino genovés, la carabela
_Santa María_, que Oviedo llama equivocadamente la _Gallega_,
encontrábase el 7 de Octubre en latitud de 25° ½ y longitud de
65° ½. Pronto veremos que la latitud marcada parece ser exacta, pero
la longitud era más occidental. De continuar la carabela el camino hacia
el Oeste que seguía constantemente desde el 30 de Septiembre, hubiese
llegado á la isla Eleuthera en el gran banco de Bahama, y en vez de
hallar en estos parajes el _Gulf Stream_, hubiera encontrado una
corriente bastante rápida que, desde los 68° á los 78° de longitud, va á
lo largo del límite oriental del banco hacia el Sudeste. Esta corriente
es, según las observaciones hechas en el buque inglés _Europa_ en 1787,
é indicadas en la carta del Atlas de las corrientes del mayor Rennell,
una contracorriente del _Gulf Stream_. El movimiento de las aguas hacia
el Oeste no se hace sentir sino cuando se ha atravesado esta
contracorriente de NO.-SE. y se llega al mismo banco de Bahama. De esta
consideración resulta que para entrar Colón en el _Gulf Stream_ hubiera
debido pasar al Norte de Eleuthera por el canal de la Providencia,
abierto hacia el Oeste, al canal de Bahama ó de la Florida. Á pesar del
poco calado de las carabelas del viaje, esta navegación por el banco de
Bahama, en un mar desconocido, podía ser muy peligrosa.

Como al cambio de rumbo verificado[94] el domingo por la tarde siguió el
_viernes_ á las dos de la madrugada el feliz descubrimiento de la isla
Guanahaní, los enemigos de Colón, en el pleito contra sus herederos
desde 1513 á 1515, insistieron mucho en el mérito de Martín Alonso
Pinzón, el comandante de la _Pinta_, por haber aconsejado el 7 de
Octubre dirigir el rumbo al Sudoeste. Los testigos Manuel de Valdovinos
y Francisco García Vallejo cuentan que Alonso Pinzón, hombre _muy
sabido_ en cuanto concierne á la mar, hacía observar á Colón que habían
caminado hacia el Oeste doscientas leguas más de las ochocientas que
éste, sin duda por las instrucciones que tenía de Toscanelli[95],
pronosticó como término del descubrimiento.

Uno de los testigos dice que Colón ofreció que le cortara la cabeza
Pinzón si en un día y una noche no veían tierra; otro, al contrario,
habla de la pusilanimidad del Almirante, y asegura que Vicente Yáñez
Pinzón, tercer hermano de Alonso y capitán de la _Niña_, no quería
volver sino después de caminar dos mil millas al Oeste. Alonso, según el
mismo testimonio de Vallejo, exclamó que sería una vergüenza abandonar
el proyecto con la armada de tan gran rey, y que _su corazón le decía_
que para encontrar tierra necesitaban dirigirse al Sudoeste.

Rodeado el Almirante por los tres hermanos Pinzón, hombres ricos, de
mucha consideración y que no le amaban, debía ceder á sus consejos.
Además, la inspiración de Alonso Pinzón era menos misteriosa de lo que
parecía á primera vista. Vallejo, marinero natural de Moguer, declara
ingenuamente en el pleito, que Pinzón vió por la tarde pasar loros, y
sabía que estas aves no volaban sin motivo hacia el Sur.

Nunca ha tenido el vuelo de las aves en los tiempos modernos más graves
consecuencias, porque el cambio de rumbo efectuado el 7 de Octubre[96]
decidió la dirección en que se hicieron los primeros establecimientos de
los españoles en América.

La posición de la carabela _Santa María_ el día 7 de Octubre de 1492
(que ya he indicado, era lat. 25° ½, long. 65° ½) fúndase en la
hipótesis enunciada por los Sres. Navarrete y Moreno, de que la primera
isla de América vista por Colón, y llamada en su Diario Guanahaní[97] ó
San Salvador, no es San Salvador el Grande (una de las islas Bahamas,
_Cat Island_) de nuestros mapas modernos, en el meridiano de Nipe,
puerto de la isla de Cuba, sino la _isla de la Gran Salina_, del
archipiélago de las Turcas, casi en el meridiano de la punta Isabelica,
en la isla de Santo Domingo. Ahora bien; según las bellas cartas marinas
de M. de Mayne, cuyas posiciones he comparado frecuentemente con las
obtenidas por mí, empleando medios astronómicos, hay de Cat Island á las
islas Turcas una diferencia de longitud de 4° 9′; y aunque hubiera sido
hecha toda la travesía entre los paralelos 26° y 28° y no en la misma
región tropical, la diferencia de 83 leguas marinas _hacia el Este_ debe
parecer tanto más extraordinaria cuanto que las corrientes, llevando
generalmente al Oeste, debieron situar el barco más allá del _punto de
estima_.

Estas dudas acerca de la longitud del punto donde se llegó á tierra en
nada debilitan las reflexiones que antes hemos expuesto acerca de la
influencia más ó menos grande que, sin el cambio de rumbo del 7 de
Octubre, pudo ejercer el _Gulf Stream_ en la suerte y condición de la
América septentrional; pero tales dudas hay que examinarlas aquí
concienzudamente por lo que interesan á la geografía histórica, y el
deber de hacerlo es tanto más imperioso, cuanto que la hipótesis de
Navarrete, identificando la isla Guanahaní con una de las islas Turcas,
al Norte de Santo Domingo, fué acogida con sobrada precipitación; y
existe un nuevo documento, el _Mapamundi de Juan de la Cosa_ del año de
1500, cuya grande importancia hemos descubierto Mr. Valckenaer y yo, en
1832, que aumenta el valor de las objeciones consignadas en la _Vida de
Cristóbal Colón_ por Washington Irving.

Puede decirse que hasta donde llega la civilización europea, los más
dulces recuerdos de la infancia van unidos á las impresiones que ha
producido la primera lectura del descubrimiento de Guanahaní. Aquellas
luces movibles que el Almirante mostró á Pedro Gutiérrez en la
obscuridad de la noche; aquella playa arenosa iluminada por la luna[98]
que vió Juan Rodríguez Bermejo, han impresionado nuestra imaginación.
Consérvanse minuciosamente los nombres y apellidos de los marinos que
pretendieron ser los primeros en ver un pedazo de un nuevo mundo, y ¿nos
veremos precisados á no poder relacionar estos recuerdos con una
localidad determinada; á mirar como vago é incierto el lugar de la
escena?

Afortunadamente estoy en situación de acabar con estas incertidumbres
por medio de un documente geográfico tan antiguo como desconocido,
documento que confirma irrevocablemente el resultado de los argumentos
que consignó en su obra Mr. Washington Irving contra la hipótesis de las
islas Turcas. Un marino americano muy experto, que conocía por autopsia
las localidades de Cat Island y del islote de la Gran Salina, probó ya
la falta de semejanza entre el aspecto de este último y su posición
relativa y la descripción que el Almirante hace de Guanahaní ó de San
Salvador. Según dice Colón, Guanahaní es una isla _bien grande_ y
abundante en aguas dulces; sus árboles demuestran una vigorosa
vegetación (_toda verde, que es placer de mirarla, y huertas de árboles
las más hermosas_). Tiene un puerto donde caben los navíos de toda la
cristiandad. En cambio la isla de la Gran Salina (_Turk’s Island_)
apenas cuenta dos leguas de extensión, carece de agua dulce, no
teniendola más que de cisterna y charcos de agua salada; carece de
puerto, y su rada es peligrosa hasta el punto de ser indispensable
ponerse á la vela cuando cesa la brisa de NO.

Fernando Colón dice terminantemente en la _Vida del Almirante_ que la
isla Isabela, distante sólo ocho leguas de Guanahaní, según el Diario de
navegación de Cristóbal Colón, está situada 25 leguas al norte de Puerto
Príncipe en la isla de Cuba[99]. Ahora bien; según la carta del Sr.
Moreno, hay entre Puerto Príncipe y las islas Turcas una diferencia de
4° ½ de longitud, que, conforme á las medidas itinerarias empleadas en
el Diario de Colón, forma una distancia de 76 _leguas_. No se puede
alegar en favor de la hipótesis de Navarrete ni la segunda _pregunta_
del Pleito, porque está refutada por la _pregunta_ anterior[100], ni los
mapas que acompañan la carta de Colón traducida en 1493 por Leandro
Cozco en Roma, ni el _Tratado de navegación de Medina_[101]; á aquellos
les falta orientación fija, y son como fantasías de dibujante; éste,
publicado á mediados del siglo XVI, es, por tanto, posterior en 26 y 45
años á los mapas de Diego Rivero y de Juan de la Cosa, que, por la
posición y el carácter de sus autores, deben tener autoridad de testigos
irrecusables.

Como el mapamundi de 1500 que lleva el nombre del piloto Juan de la
Cosa, compañero de Colón y de Ojeda en sus viajes, es un documento
completamente desconocido hasta ahora, y como ni Navarrete, ni
Washington Irving, ni los que han discutido el problema del primer
desembarco conocieron el mapamundi de Diego Rivero, cosmógrafo del
emperador Carlos V, terminado en 1529, aunque la parte americana la
publicaron Güssefeld y Sprengel en 1795, reuniré aquí los hechos
apropiados, para sustituirlos á las simples conjeturas.

Un análisis sucinto de ambos documentos gráficos comprenderá toda la
parte oriental de las islas Bahamas (Lucayas, islas de la nación de los
_Yucayos_). El Diario de la navegación de Juan Ponce de León, emprendida
en 1512 para descubrir la famosa fuente que rejuvenecía de la isla
Bimini y que ocasionó el descubrimiento de la Florida (el país de
_Cautio_, según le llamaban los indígenas), confirma además, del modo
más convincente, lo que nos enseñan los mapamundi de La Cosa y de
Rivero. En investigaciones de esta índole conviene distinguir, respecto
á los diferentes grados de certidumbre que presentan, lo que se refiere
á Guanahaní, punto capital del debate en la historia de los
descubrimientos, y lo relacionado con las demás islas del mismo
archipiélago, cuya identidad de nombre y posiciones es menos cierta.
Este es, en mi opinión, el método, conveniente en todo trabajo relativo
á los mapas de la Edad Media, método igual al que los filólogos aplican,
como único posible, en el examen de los mapas que contienen los
manuscritos de Ptolomeo. Antes de disponerse á adivinar cuáles son las
posiciones de los mapas modernos que responden á las de los mapas de la
antigüedad clásica, deben ser examinadas las opiniones que los geógrafos
antiguos se formaron de la situación relativa de los lugares. Los
ensayos gráficos de Agathodæmon de Alejandría, ó de los dibujantes menos
sabios que posteriormente hicieron adiciones á los supuestos mapas de
Ptolomeo, sólo expresan las opiniones más ó menos erróneas de su tiempo.
De igual modo, respecto á la época de Colón y de Ponce de León, se
procura encontrar indicaciones de este acuerdo entre los mapas y los
diarios de navegación, limitándose estrictamente al examen de las obras
anteriores á 1529 y á reconocer, á pesar de su disfraz, á veces
bastante raro, los nombres antiguos é indígenas, en las denominaciones y
recuerdos modernos.

Aunque el número de posiciones de que se puede tener alguna certidumbre
es bastante considerable, quedan, sin embargo, en la descripción de la
India insular de Marco Polo, como en los documentos gráficos de América,
muchas islas repetidas que han continuado como _estereotipadas_ en todos
los mapas hasta el siglo XVII; islas cuyo emplazamiento real no puede
fijarse, y á veces ni aun probar su existencia. No pocas cartas marinas
y _portulanos_ de la Edad Media no han sido aún más descifrados que el
undécimo mapa de Asia de Ptolomeo, el cual representa el Archipiélago al
sur del _Sinus magnus_ y al oeste de Cattigara, estación de los Sines.

En las investigaciones geográficas es preciso comenzar, cuando se entra
en terreno dudoso, por la _identidad de los nombres_. Después de
reconocer en los mapas las denominaciones conservadas por los viajeros,
preciso es ver si la posición relativa de los lugares está también de
acuerdo con los itinerarios, y si esta posición, ó más bien, _orden de
sucesión_ de los lugares, es como los viajeros, con razón ó sin ella,
la han supuesto. Estos se equivocan con frecuencia, porque en las
comarcas donde las corrientes tienen gran fuerza, la posición relativa
de las islas, considerando éstas bajo el doble punto de vista de la
relación que entre ellas tienen ó de su yacimiento respecto á una costa
próxima, debía ser muy insegura, y el atraso del arte náutico de
entonces nos priva de toda determinación absoluta.

El Almirante en su Diario de navegación y en su carta al tesorero Rafael
Sánchez, fechada en Lisboa el 14 de Marzo de 1493, insiste en el orden
en que hizo los descubrimientos, y nombra las primeras islas entre las
Lucayas. «La primera, dice, es San Salvador ó Guanahaní; la segunda
Santa María de la Concepción; la tercera Fernandina; la cuarta Isabela ó
Saometo; la quinta Juana ó Cuba.» Por lo que dice una carta de Anghiera
(lib. VI, ep. 134), el sexto lugar corresponde á Haïti ó la Española;
pero, si no resulta probado en el pleito contra Diego Colón, es bastante
probable que esta última isla la vió, por primera vez, Martín Alonso
Pinzón, mientras el Almirante se encontraba en las costas de Cuba[102].

Adivinó tan bien Anghiera, desde el mes de Noviembre de 1493, la
importancia de estas seis islas, que, mientras Colón continuaba en la
firme creencia de haber estado ó en las tierras sometidas al gran Khan ó
en la isla de Zipango (el Japón), proclamó ya el descubrimiento de _Novi
orbis repertorem_. (Lib. VI, ep. 138.)

Comenzaré por presentar, en forma de cuadro sinóptico, las distintas
aplicaciones que se han hecho de los nombres que puso el Almirante á sus
cuatro primeros descubrimientos.

++=================+=================+=================+=================++
||                 |                 |                 |                 ||
||    =COLÓN.=     |     =MUÑOZ.=    |  =NAVARRETE.=   |  =WASHINGTON    ||
||                 |                 |                 |   IRVING.=      ||
||                 |                 |                 |                 ||
|| (_Diario_ de su | (_Historia del_ | (_Colección de_ |(_Life of Colon._||
||  primer viaje.) |  _Nuevo Mundo_, |    viajes y     |     Appendix,   ||
||                 | lib. III, § 12.)|_descubrimientos,_|   número 16.)  ||
||                 |                 |    p. CIV.)     |                 ||
++-----------------+-----------------+-----------------+-----------------++
||                 |                 |                 |                 ||
|| GUANAHANÍ.      |     WATLING.    |   GRAN TURCA.   |   CAT ISLAND.   ||
|| Ó SAN SALVADOR  |   (Cabo SO.,    |    (Cabo N.,    | (Cabo Columbus, ||
||  EL GRANDE.     |  lat. 23° 56′,  |  lat. 21° 31′,  |  lat. 24° 9′,   ||
||                 | long. 76° 54′.) | long. 73° 24′.) | long. 77° 37′.) ||
||                 |                 |                 |                 ||
++-----------------+-----------------+-----------------+-----------------++
||                 |                 |                 |                 ||
||  SANTA MARÍA    |                 |   LOS CAICOS.   | LA CONCEPCIÓN.  ||
||DE LA CONCEPCIÓN.|  .............  |  (Cabo Cometa,  |    (Centro,     ||
||                 |                 |  lat. 21° 42′,  |  lat. 23° 51′,  ||
||                 |                 | long. 73° 45′.) | long. 77° 27′.) ||
||                 |                 |                 |                 ||
++-----------------+-----------------+-----------------+-----------------++
||                 |                 |                 |                 ||
||                 |  CAT ISLAND.    | PEQUEÑA INAGUA. |  GRANDE EXUMA.  ||
||   FERNANDINA.   | (Cabo Columbus, |   (Cabo E.,     |    (Cabo N.,    ||
||                 |  lat. 24° 9′,   |  lat. 21° 30′,  |  lat. 23° 42′,  ||
||                 | long. 77° 37′.) | long. 75° 15′.) | long. 78° 22′.) ||
||                 |                 |                 |                 ||
++-----------------+-----------------+-----------------+-----------------++
||                 |                 |                 |                 ||
||     SAOMETO     |   ISLA LARGA.   | GRANDE INAGUA.  |   ISLA LARGA.   ||
||    Ó ISABELA.   |    (Cabo N.,    |   (Cabo NE.,    |    (Cabo N.,    ||
||                 |  lat. 23° 40′,  |  lat. 21° 20′,  |  lat. 23° 40′,  ||
||                 | long. 77° 40′.) | long. 75° 24′.) | long. 77° 40′.) ||
||                 |                 |                 |                 ||
++-----------------+-----------------+-----------------+-----------------++
||                                                                       ||
|| Nota. Las posiciones se fundan en las cartas del capitán Mayne y de   ||
|| Ricardo Owen, ed. de 1833, suponiendo para la isla de Cuba la Punta   ||
|| de las Mulas, long. 78° 14′, y la Punta Maysi, long. 76° 27′; para la ||
|| isla de Haïtí, el Cabo San Nicolás, longitud 75° 43′; el Cabo         ||
|| Isabelica, long. 73° 15′, y el cabo Samaná, long. 71° 25′.            ||
++=======================================================================++

Para apreciar el valor de las interpretaciones expresadas en el cuadro
precedente, las comprobaré, comparándolas con los dos documentos más
antiguos que poseemos: los mapas de Juan de la Cosa y de Diego Rivero.
La gran autoridad de estos documentos consiste, no sólo en la fecha
incontestable de su redacción, sino también en la importancia y posición
individual de sus autores. Uno de estos mapas ha sido dibujado en el
Puerto de Santa María, cerca de Cádiz, dos años antes de que Colón
emprendiese su cuarto y último viaje; el otro, completamente idéntico
respecto á las posiciones que aquí discutimos, es diez y siete años
posterior á la muerte de Amerigo Vespucci.

No anticiparé los amplios informes que he de dar de Juan de la Cosa al
describir el mapamundi del célebre navegante[103]; baste recordar aquí
que La Cosa acompañó á Colón en el segundo, y acaso también en el tercer
viaje, y que, en otras expediciones, fué varias veces, hasta el año de
1509, á las costas de las Grandes Antillas; que Anghiera elogia su
talento para dibujar cartas marinas, y que Las Casas (lib. II, cap. 2),
al hablar de los consejos dados por La Cosa á Bastidas en el mismo año
de 1500, en que dibujó el mapamundi, dice que el vizcaíno Juan de la
Cosa era entonces el mejor piloto que pudiera hallarse para los mares de
las islas occidentales.

El autor del segundo mapa, Diego Rivero, cosmógrafo é ingeniero de
instrumentos de navegación del emperador Carlos V, desde el 10 de Junio
de 1523 (_cosmógrafo de S. M._ y maestre de hacer cartas, astrolabios y
otros instrumentos), no fué á América; pero, llamado con el segundo hijo
del Almirante, Fernando Colón, con Sebastián Cabot y Juan Vespucci,
sobrino de Amerigo (Pedro Mártir, _Oceánica_, Déc. II, lib. VII, página
179; Déc. III, lib. V, pág. 258, y Documento número 12, en Navarrete, t.
III, pág. 306), al célebre congreso de Puente de Caya, entre Yelves y
Badajoz, para discutir la aplicación de los grados de longitud que
debían limitar los descubrimientos españoles y portugueses, tuvo á su
disposición, por la índole del cargo, todos los materiales que existían
en el grandioso establecimiento de la _Casa de Contratación_, fundada en
Sevilla en 1503, y el depósito de cartas del _Piloto mayor_, encargado
desde 1508 (Docum. núm. 9, en Navarrete, t. III, página 300) de extender
y rectificar anualmente el _Padrón Real_, es decir, el catálogo de las
posiciones «de las tierras firmes é islas ultramarinas».

El mapamundi de Diego Rivero, trazado en 1529, y que se conserva hoy en
la biblioteca pública de Weimar, demuestra cuán numerosos é importantes
eran los materiales que indico. La parte de las Antillas, de Méjico y de
las costas septentrionales y orientales de la América meridional, sin
exceptuar el litoral del mar del Sur, desde el grado 12 N. al 10 S., es
tan semejante á los mapas modernos, que maravillan los progresos de la
geografía desde fines del siglo XV. La información acerca del invento de
_bombas de achicar_, hecha por este hábil cosmógrafo, bombas que
mantenían á flote un barco, haciendo _tanta agua, que pudiera moler un
molino_ (Navarrete, Docum. núm. 4, t. I, pág. CXXIV), es una prueba
oficial de que no sobrevivió al año de 1533. Los sabios españoles
conocían el nombre y mérito de Diego Rivero, pero no su mapamundi, que
se cree fué traído á Alemania en uno de los frecuentes viajes de los
señores de la Corte de Carlos V desde Sevilla y Toledo á Augsburgo y
Nuremberg.

La Cosa, que había seguido en unión de Cristóbal Colón, en Noviembre y
Diciembre de 1493, la costa boreal de Haïti, la que está frente á las
islas Turcas y á los Caicos, debió saber de boca del mismo Almirante
dónde estaba situada la isla Guanahaní, descubierta trece meses antes. Á
primera vista se nota en el mapa de La Cosa que la posición de
Guanahaní no es entre los bajos é islotes que se encuentran frente á
Haïti, al Este de la isla de la Tortuga, sino más lejos, hacia el Oeste,
entre _Samaná_ é Isla Larga (_Long Island_), que llama _Yumay_, próxima
á esa gran tierra de _Habacao_ que Rivero indica claramente como un
_banco de arena_, con el nombre de _Cabocos_. Estos dos nombres,
idénticos por la sustitución tan frecuente de la _c_ y la _h_, designan
el banco de Bahama, sobre el cual, y más al Norte, conocemos hoy la isla
_Gran Albaco_, que es la isla _Lucayo Grande_ de Rivero. En la carta de
este cosmógrafo figura al oeste de Lucayo Grande el nombre de la isla
_Bahama_ (la _Gran Bahama_ de los mapas modernos), y une las dos islas
por un banco de arena, que es el _Pequeño Banco de Bahama_, mientras
Cabocos R.[104], separado por un canal (nuestro canal de la
Providencia), indica el _Gran Banco de Bahama_.

Para orientarse en la carta de La Cosa es indispensable relacionar las
islas y cayos del norte de Haïti con posiciones de la costa
septentrional de esta isla, cuya identidad con las denominaciones
modernas está probada. Estos puntos que presenta el trabajo de La Cosa
son de Este á Oeste: el cabo _Estrella_ (Nav., t. I, pág. 79); la isla
_Tortuga_, que llamó mucho la atención de Colón en su primer viaje (I,
80 y 85); _Vega Real_ (Herrera, I, 2 y 11, y Muñoz, lib. V, § 6);
_Isabela_, diez leguas al este de Monte Cristi, fundada en Enero de
1494, después de la destrucción del fortín de Navidad (I, 219, _Vida del
Almirante_, cap. L; Muñoz, lib. IV, § 42), _Cabo de Plata_ (I, 131), al
este de _Cabo Francés_ de Colón[105] (Cabo Franco, C.); finalmente, la
península de _Samaná_, perteneciente á la provincia haïtiana de _Xamana_
(I, 132 y 209). Ahora bien; las islas Turcas, que Navarrete cree ser
Guanahaní, están situadas en el meridiano de la Punta Isabelica (Isabela
de Juan de la Cosa y de las cartas inglesas); es el segundo de los
cuatro pequeños grupos de islotes y de cayos frente á la costa
septentrional de Haïti, entre los meridianos de la Tortuga y de Samaná.
Estos cuatro grupos llevan hoy los nombres de _Caicos_, _Turks Islands_
(islas Turcas), el _Mouchoir carré_ (Abre los ojos) y los _Cayos de
Plata_ (Bajo de la Plata). Esta banda de islotes y bajos también la
indica La Cosa de E. á O. con las denominaciones de _Maguana_, _Iucayo_
y _Caiocmon_, y casi á su verdadera distancia de la costa. El islote
Iucayo, situado en el meridiano de Isabela, representa, por tanto, al
parecer, el pequeño archipiélago de las islas Turcas, compuesto, de
Norte á Sur, del _Gran Kay_ (Gran Turco), de _Hawk’s Nest_, de _Salt
Kay_, _Sand Kay_ y _Endymion’s Rock_; pero en la carta de La Cosa, en
vez de estar Guanahaní entre los islotes al E. del meridiano de la
Tortuga, se encuentra situada al O.

La longitud que Juan de la Cosa asigna al primer punto de desembarco de
Colón es, sin duda, demasiado oriental todavía. Tomando por escala la
diferencia de longitud que presenta la carta de Juan de la Cosa, desde
el cabo San Nicolás (cabo Estrella, C.) al cabo Samaná[106], encuentro
desde Iucayo, C. (Gran Turco, M.) á Guanahaní sólo 2° 50′, en vez de 4°
12′. El error de La Cosa proviene de haber aproximado mucho Guanahaní á
su isla _Samaná_, nombre que ha quedado á _Atwoods Kay_ en los mapas
franceses é ingleses. Es, sin embargo, notable que esta isla de Samaná
está muy bien situada en la carta de 1500, pues según las buenas
observaciones cronométricas, su situación es á 11° al E. del meridiano
del cabo Maysi de Cuba, y según La Cosa, sólo algunos minutos menos. ¿Es
posible creer que éste, que conocía la existencia de una serie de
islotes ó cayos casi paralela á las costas septentrionales de Haïti, que
había navegado dos veces con Colón y debió hablar varias con él del
acontecimiento más importante de su vida, la primera tierra que
descubrió; es posible creer, repito, que Juan de la Cosa hubiera
situado Guanahaní al NO. de la Tortuga, si Colón le había indicado una
isla frente á Punta Isabela?

El mapa de Rivero de 1529 confirma plenamente lo que sabíamos por el de
La Cosa. Verdad es que carece de nombres en la costa septentrional de
Haïti, nombres que pudieran servir para orientarse y estar seguro acerca
del yacimiento de los varios islotes y bajos opuestos; pero los figura y
nombra, siendo de E. á O. los _Bajos de Babueco_ de forma cuadrada
(acaso[107] Silver Bank, M.) las islas _Cayaca_ y _Canacán_, que creo
sean los _Caicos_ de Ponce de León (Herrera, Dec. I, lib. IX, capítulo
10) _Amuana_ é _Inagua_. Al NO. de la Tortuga indica Rivero _Guanahaní_,
opuesta á la extremidad oriental de Cuba en el meridiano del punto donde
se encuentra el nombre de _Baracoa_[108], que es el _Puerto Santo_ del
Diario de Colón (I, 68, 69, 72, 74), unos 45′ al _Oeste_ del cabo Maysi,
llamado antes _Bayatiquiri_ (Herrera, Dec. I, lib. II, cap. 13) por los
indígenas.

Resulta, pues, que en el mapa de Rivero está Guanahaní algo más cerca
del Gran Banco de Bahama que en el de La Cosa. En general, nótase en
dicho mapa lo mucho que había ganado la geografía de estos parajes con
la expedición de descubrimiento de Ponce de León y el nuevo sistema de
navegación inaugurado por Anton de Alaminos[109]. Ya he dicho que el
_Grande_ y el _Pequeño Banco de Bahama_ se distinguen en él con perfecta
claridad. Una isla llamada _Cabocos_, reflejo de la palabra _Abaco_,
forma el centro del Gran Banco, terminado del SE. al NO. por _Curaceo_
(_Curateo_ de Herrera, _Descripción de las Indias occid._, cap. VII,
acaso Hetera[110] de los mapas modernos), y la famosa tierra de Bimini
(islas Biminis, M.), donde Ponce de León buscó aquella fuente que
devolvía la juventud, cuyo elogio creyeron deber hacer al Pontífice
romano Anghiera[111] y el ingenioso y maligno Jerónimo Benzoni.

Rivero figura la isla de Guanahaní completamente rodeada de arrecifes,
siendo la única de las Lucayas donde ha creído necesario indicarlos.
Estos arrecifes son la _grande restinga de piedras (cinta de bajas) que
cerca toda la isla de San Salvador_, según el Diario de Colón (I, 24).
La forma de la cruz dada á la isla es imaginaria y la distingue de todas
las demás, pero es difícil adivinar en qué relato erróneo se funda.

Aunque Rivero ponga á Guanahaní frente á la costa de Cuba, donde también
se dice que está situada la única vez que se la nombra en el pleito de
D. Diego Colón, debió sin embargo colocarla un quinto de grado más al
Oeste. Según el mapa de Ricardo Owen, que añade sus propias
observaciones á un plano español de las costas orientales de Cuba, los
dos cabos SE. y SO. de Guanahaní corresponden á los meridianos de los
puertos Tanamo y Cananova. Ahora bien; la primera edición de la bella
carta del capitán Mayne, que sólo es ocho años anterior (data de 1824)
sitúa Guanahaní (el cabo SO.) al Norte de la bahía de Nipe. La posición
de la citada isla ha cambiado, pues, en estos últimos tiempos en un
cuarto de grado y, según los mapas franceses[112], hasta 35′. Estos
ejemplos de rectificaciones modernas, tan considerables á pesar de la
perfección de los instrumentos y de los métodos, deben inducir, no sólo
á no censurar, sino á contemplar con sorpresa los resultados obtenidos á
fines del siglo XV en un mar surcado por las corrientes.

Guanahaní está alejado más de 3° ½ en latitud de las costas de Cuba.
Colón no fué directamente de Guanahaní á estas costas, sino navegó de
Guanahaní á Concepción, de Concepción á Fernandina y de Fernandina á
Isabela. Empleó además tres ó cuatro días para venir de Isabela al
puerto de San Salvador de la isla de Cuba. El Diario del Almirante
indica minuciosamente los frecuentes cambios de rumbos y las distancias
recorridas en algunas de las rutas, pero no cita todas. Según Rennell y
Owen, las corrientes se dirigen, 2° de Guanahaní al SE., cerca de
Guanahaní, hacia el Sur de la Punta Columbus, al OSO. y al occidente de
Guanahaní, en el canal entre Guanahaní y la Grande Exuma, al NNO. Más
lejos, al Sur de Yuma ó Isla Larga, sobre todo en el _Viejo Canal de
Bahama_, hacia las costas de Cuba, la dirección de las corrientes es de
ONO. Singlando con frecuencia contra la corriente de las aguas y casi
del viento, debió experimentar el Almirante el doble efecto de las
corrientes y de la desviación; pero á pesar de estas incertidumbres, me
parece que el Diario del gran navegante en los días 18 al 28 de Octubre
de 1492 prueba, cuando se le examina atentamente, que Guanahaní está
próximamente un grado al Oeste del meridiano de Punta Maysi.

He aquí los datos parciales que inducen al mismo tiempo á reconocer en
la carta de Juan de la Cosa las _cuatro primeras islas descubiertas por
Colón_.

El 15 de Octubre fué el Almirante de Guanahaní á Concepción, pasando
cerca de otra isla situada al Este de Concepción. No dice el Diario cuál
fué el rumbo desde Guanahaní á esta segunda isla; y la frase la _marea
me detuvo_, podría hacer creer, como observa muy bien Mr. Washington
Irving, ó mejor dicho, el oficial de la marina de los Estados Unidos que
le proporcionó el excelente artículo sobre el lugar del primer
desembarco, que la ruta fué á SE. Confirma esta opinión la posición de
la isla, que aun hoy día se llama _Concepción_, y que probablemente es
la misma á la cual puso el Almirante el nombre de Santa María de la
Concepción. Don Fernando (_Vida del Alm._, cap. 24) da como distancia
total de Guanahaní á Concepción siete leguas, y según nuestras mejores
cartas es, en efecto, de 20 millas marinas, siendo el rumbo SSE. desde
la Punta Columbus. Estando esta Punta unos 10′ en arco más occidental
que el centro de Concepción, la incertidumbre en que deja el Diario de
navegación del Almirante no es de grande importancia para la diferencia
de longitud de Guanahaní y de un punto cualquiera de la costa
septentrional de Cuba.

Desde la isla Santa María de la Concepción navegó Colón al _Oeste_,
para arribar á una isla mucho más grande, que llamó _Fernandina_ en
honor del rey Fernando el Católico. Distaba de Santa María de ocho á
nueve leguas. Á mitad del camino encontró Colón una canoa (_almadia_) de
Guanahaní, que había tocado en Concepción para ir á Fernandina, y esta
circunstancia pudo hacer creer á los tripulantes de los barcos de Colón
que la isla de la Concepción estaba situada al Oeste de Guanahaní.

En todas estas islas Lucayas la fuerza de la vegetación respondía
entonces á la frecuencia de las lluvias. Esta relación entre la humedad
del aire y la sombra de los grandes árboles llamaba especialmente la
atención del Almirante en las costas de Jamaica, que los indígenas
llaman Yamaye. Admirado al ver la extensión de los bosques que cubren
las _Montañas azules_, dice juiciosamente (_Vida del Alm._, cap. 58),
que cuando se descubrió Madera, las Canarias y las Azores llovía mucho
en aquellas islas, y que, en su tiempo, sufrían ya la sequía por haber
talado gran parte de los bosques.

La cuarta isla que descubrió Colón fué _Saometo_ (Saomet, Saometro) ó
_Isabela_, nombrada así en honor de Isabel de Castilla, _la isla adonde
es el oro_. Claramente dice en el Diario (17 de Octubre) que Saometo
está al Sur ó Sureste de Fernandina. Dos días después, el 19 de Octubre,
encuéntrase también indicado el rumbo de SE., y después de tres horas de
ruta en esta dirección, se navega unas dos horas hacia el E. La
dirección SE., ó más bien ESE., de Fernandina á Isabela paréceme, pues,
cierta[113], aunque Muñoz (lib. III, § 13), fundándose en los mismos
documentos, dice ser SO.

Réstanos el examen de la travesía de Isabela á Cuba, por la cual la
primera de dichas islas se relaciona con un punto fácil de conocer en la
segunda. Escuchemos primero á Colón, que, en su Diario, anuncia con toda
solemnidad su salida para la gran isla de _Cipango_ (_Zipangu_, no
_Zipangrí_, como dicen las malas ediciones de Marco Polo), que los
indios llaman _Colba_ (_Cuba_). «De allí tengo determinado ir á la
tierra firme y á la ciudad de _Guisay_ (_Quinsaï_ ó _Hangtcheufu_[114],
en China) y dar las cartas de Vuestras Altezas al _Gran Khan_, y pedir
respuesta y venir con ella.» Estas cándidas ilusiones las originaban las
relaciones de los viajeros venecianos: son recuerdos del siglo XIII, de
la época en que la dinastía de los Tchinghis llegó al máximum de su
poder, cuando Khubilaï-Khan, hermano del Khan Manggu, intentó la
expedición al Japón. Ya he dicho que Colón jamás cita el nombre de Marco
Polo; pero conocía, por su correspondencia con Toscanelli y por las
noticias propaladas en las ciudades comerciantes de Italia, lo que
desde Marco Polo hasta Conti se supo de la riqueza y poderío del
_Khatay_. «Esta noche á media noche (el 24 de Octubre), continúa
diciendo Colón, levanté las anclas de la isla _Isabela_, de _cabo del
Isleo_, ques de la parte del Norte adonde yo estaba posado, para ir á
la isla de _Cuba_, adonde oí de esta gente que era muy grande y de gran
trato y había en ella oro y especerías y naos grandes y mercaderes; y
_me amostró que al Ouesudueste iría á ella_, y yo así lo tengo, porque
creo que si es así, como por señas que me hicieron todos los indios de
estas islas (las Lucayas) y aquellos que yo llevo en los navíos, porque
por lengua no los entiendo, es la isla de _Cipango_, de que se cuentan
cosas maravillosas, y en las _esperas_ (¿esferas?) que yo vi y en las
_pinturas de mapamundos_ es ella en esta comarca (Cipango, el Japón,
donde reinaba entonces un daïrio tan pobre, que no se le pudo
enterrar[115] decentemente), y así navegué fasta el día al Ouesudueste,
y amaneciendo calmó el viento y llovió, y así casi toda la noche, y
estuve así con poco viento fasta que pasaba de mediodía, y entonces
tornó á ventar muy amoroso. Así anduve el camino fasta que anocheció, y
entonces me quedaba el _Cabo Verde_ de la isla de _Fernandina_, el cual
es de la parte de Sur á la parte del Oueste; me quedaba al Norueste y
hacía de mí á él siete leguas.» También en los días siguientes del 25 al
28 de Octubre el Diario de ruta marca los rumbos OSO., O. y SSO., con
los cuales se reconoció primero las Islas de Arena y después la
desembocadura de un río, un hermoso puerto rodeado de palmeras, que
Colón llamó el Puerto de San Salvador, y que Navarrete cree ser el
puerto de Nipe. Dominado constantemente Colón por sus ilusiones de
geografía sistemática, creyó oir de boca de los indígenas que á este
puerto de San Salvador llegaban los barcos del _Gran Khan_.

La isla de Cuba, la quinta de las primeras islas descubiertas por los
españoles, recibió entonces el nombre de Juana, en honor del infante D.
Juan, hijo mayor de Fernando el Católico, que falleció á los diez y
nueve años, y cuya precoz muerte tan grande influencia ejerció en los
destinos del género humano. El hijo del Almirante dice que su padre,
para satisfacer igualmente la _memoria espiritual y temporal_, observa,
en la serie de los nombres puestos á sus primeros descubrimientos,
riguroso orden de preferencia, empezando por las personas celestiales,
el _Salvador_ y la _Santa Virgen_, y después el Rey, la Reina y el
infante D. Juan, á quienes correspondió la parte más importante. La
posteridad sólo ha respetado los dos primeros de estos nombres,
correspondientes á islotes sin importancia y casi sin población. Diez y
siete años después de la muerte del hermano de Juana la Loca, en 1514,
ordenóse por una Real cédula que Cuba, en vez de Juana, se llamara
_Fernandina_, y Jamaica _Santiago_ (Herr. Dec. I, lib. X, c. 16).

La gran probabilidad de la opinión de Muñoz, para quien la isla
_Isabela_ es la _Isla Larga_, y la indicación de algunos islotes (_Islas
de Arena_) que Colón vió la víspera de su llegada á Cuba, hacen creer
que el desembarco se verificó, no en la bahía de Nipe, sino á 1° 42′ más
distante, al Oeste de la punta de Maternillos, acaso á la entrada de
_Carabelas grandes_, que en mi mapa de Cuba (edición de 1826) se llama
_Boca de las Carabelas del Príncipe_, cerca de la isla Guajaba. Este es
el resultado obtenido por el oficial de marina de los Estados Unidos,
cuyas juiciosas observaciones consignó Washington Irving. Por medio de
una sencilla construcción gráfica se prueba que con los rumbos y las
distancias antes indicadas, según el Diario de Colón, el punto de estima
del arribo no corresponde al puerto de Nipe, y que las _Islas de Arena_
no son los cayos de Santo Domingo, á la extremidad SE. del Gran Banco de
Bahama, sino los peligrosos islotes _Mucaras_, en el meridiano de la
Punta Maternillos. Para ver primero la tierra de Nipe al SSE. de la
Punta de Mulas, hubiera sido preciso navegar desde la _Isla Larga_ hacia
el SSO. (distancia casi de 2° ¼ de latitud), mientras la construcción
gráfica prueba que la dirección media era casi OSO., y la acción de la
corriente debía impulsar el rumbo aun más hacia el O. ¼ SO. Ahora
bien; si el puerto de San Salvador y las Islas de Arena son las
Carabelas grandes y los islotes Mucaras, resultará, conforme á las
indicaciones del mismo Colón, que Guanahaní estará algo más de un grado
al Oeste del cabo Maysi, lo que no dista mucho de su verdadera posición,
porque Guanahaní (cabo SE.) se encuentra á 77° 37′, y el cabo Maysi á
76° 27′.

El resultado de la posición que hemos deducido de los itinerarios del 20
al 28 de Octubre, lo confirma otra indicación del yacimiento de las
islas _Isabela_ y _Guanahaní_ con relación á Puerto Príncipe, que
accidentalmente contiene el Diario de navegación en los días 29 de
Octubre y 20 de Noviembre. Colón navega primero siete leguas[116] al
NNE., después diez y ocho al NE. ¼ N. Desde allí no quiso ir (según
dice el extracto de Las Casas) á la isla Isabela, que sólo distaba doce
leguas, porque temió la deserción de los intérpretes indios de
Guanahaní, quienes, desde Isabela, sólo distaban ocho leguas de su
patria. Conforme á estos datos, la distancia desde Puerto Príncipe,
llamado con frecuencia Puerto de Nuevitas[117] ó de las _Nuevitas del
Príncipe_ (long. 79° 30′), para distinguirla de la _Boca de las
Carabelas del Príncipe_ (long. 79° 49′), á la isla _Isabela_ es 37
leguas, y á Guanahaní 45, ó reduciendo las _leguas de Colón_ á
verdaderas millas marinas, 127 y 154. El error es, por tanto, según el
mapa de Owen, para Isabela de 18 millas y para Guanahaní de 30[118], es
decir, de 1⁄7 y 1⁄5, y cartas marinas modernas hay que difieren respecto
á la isla Guanahaní ó San Salvador casi en una cantidad tan
considerable. La dirección de la ruta que da Colón por _punto de estima_
en la mañana del 20 de Noviembre (los rumbos hacia la Isabela y
Guanahaní no los menciona en este momento) es también satisfactoria. La
ruta seguida desde Puerto Príncipe á la _Isla Larga_ era, como acabamos
de ver, entre NE. ¼ N. y NNE. El verdadero rumbo sería, pues, NE.
Cuando se reflexiona sobre el efecto de las corrientes y sobre la
perfecta ignorancia de la variación magnética en los tiempos de Colón,
sorprende una concordancia debida en parte á felices compensaciones de
errores.

Expuestos ya los argumentos que hemos deducido de los mapas de Juan de
la Cosa y de Rivero y del análisis del Diario de Colón, debemos
mencionar el itinerario de Juan Ponce de León y el testimonio de
Anghiera. Ambos son anteriores á 1514, y pertenecen á una época en que
el recuerdo de los primeros descubrimientos estaba aún fresco en la
memoria.

Juan Ponce de León, que desde 1508 empezó á colonizar la isla
Borriquen[119] (_San Juan_), hizo en 1512 una expedición aventurera á
costa suya, á las islas Lucayas y á la Florida, para buscar entre
aquéllas _la fuente que rejuvenecía_[120] de Bimini y, en ésta, un río
que tenía la misma virtud de rejuvenecer. Como la expedición salió de
Puerto Rico[121] el diario de Ponce de León, que se conserva completo,
tiene la ventaja de señalar por sus nombres los islotes y bajos opuestos
á Haïti y á Cuba, tal y como se encuentran situados al Suroeste y
Noroeste. Basta citar aquí estos nombres, para probar que la isla
Guanahaní de Ponce es _Cat Island_ de nuestros mapas, y no un islote al
Oeste de los Caicos. He aquí el orden de la serie: los bajos de
_Babueca_, indicados con igual nombre en el mapa de Diego Rivero de
1529, probablemente los Cayos de la Plata[122] (Silver Bank); el islote
de las Lucayas, llamado _Los Caicos_[123]; la Yaguna, el primer Mayagon
de Rivero (¿la isla Inagua?); _Amaguayo_ (¿el segundo Mayagon de Rivero?);
_Manegua_ (Manigua de Rivero; ¿Mariguana de los mapas modernos?);
Guanahaní, á la cual sitúa Ponce en latitud de 25° 40′. Parece que el
famoso piloto de esta expedición, Antonio de Alaminos, determinaba todas
las posiciones cerca de un grado más boreal, de suerte que su itinerario
presenta próximamente la verdadera diferencia de latitud (3° 10′) entre
las islas Turcas, cerca de los Caicos, y San Salvador ó Guanahaní.

La última autoridad, muy importante y completamente desatendida hasta
ahora en el debate sobre el lugar del primer desembarco en América, es
Anghiera.

El noveno libro de la tercera década, escrito probablemente después de
1514, contiene grandes detalles geográficos relativos á Haïti y Cuba,
detalles que Anghiera debía á los relatos, á los mapas y á los cuadros
de posiciones (_indice et tabellæ quibus præbetur fides à naucleris_, en
español _padrón_) del célebre piloto Andrés Morales (_Oceánica_, Dec.
II, lib. X, pág. 200; Dec. III, lib. VII, página 277; lib. VIII, pág.
298). Ahora bien; Anghiera, que había dado hospitalidad en su casa, como
lo dice él mismo, á Cristóbal Colón, á Sebastián Cabot, á Juan Vespucci
y á Andrés Morales, «distingue, por el conocimiento íntimo que tenía de
las localidades, entre Guanahaní que llama _Guanaheini[124] insulam Cubæ
vicinam_, y las islas que rodean Haïti, hacia el Norte (_insulæ quæ
Hispaniolæ latus septentrionale custodiunt_), y que, á pesar de ser
favorables á la pesca y al cultivo, las desdeñaron los españoles como
pobres y poco dignas de interés.» (_Oceánica_, Dec. I, lib. III, pág.
37; Dec. III, lib. IX, página 308.)

Antes de terminar estos minuciosos detalles, relativos á la geografía de
los primeros descubrimientos, debo echar la última ojeada al mapa de
Juan de la Cosa. Se ven en él las cuatro islas nombradas por Colón antes
de llegar á Cuba, pero sólo tres tienen las denominaciones indígenas. La
isla sin nombre, situada al Suroeste de Guanahaní es probablemente Santa
María de la Concepción. Debería estar situada al Sureste; pero como los
indios de Guanahaní que Colón encontró en la isla de Fernandina, habían
pasado por la isla de Santa María, se la podía creer en esta misma
dirección. La Fernandina está en el mapa de Cosa como Yumai (Exuma ó
Ejuma), al OSO. de Guanahaní, en vez de ser al SO. Al Sur de _Yumai_ se
ve _Someto_; es la Isabela de Colón, que también llama Saomete, Samaot y
Saomet; finalmente, al Este de Someto (Long Island) y al Sureste de
Guanahaní, por tanto, en su verdadera posición, se encuentra la isla
Samaná, nombre que ha conservado hasta hoy día.

El mapa de Juan de la Cosa, veintinueve años anterior al de Rivero,
presenta estas posiciones de _Yumai_, _Someto_ y _Samaná_ que Rivero no
conocía, y reaparecen en el mapa del siglo XVII del veronés Pablo de
Forlani[125]. Juan de la Cosa sitúa al Norte de la Tortuga, una islilla
_Baaruco_, y después una grande con el nombre de Haïti. ¿Será ésta la
grande Inagua[126] que en el orden de extensión relativa de las Islas
Antillas está situada entre los 12° y 23°, inmediatamente después de
Puerto Rico?

La verdadera Haïti tiene por nombre, en el mapa de Juan de la Cosa,
_Española_, que es el que Colón le dió el 9 de Diciembre de 1492. Por
regla general no emplea éste el nombre de Haïti en el Diario de su
primer viaje de navegación, aunque Manuel Valdovinos, uno de los
testigos en el pleito de D. Diego Colón, declara que los habitantes de
Guanahaní lo dieron á conocer á los españoles cuando el primer
desembarco, el viernes 11 de Octubre de 1492. Cristóbal Colón, Anghiera
y todos los escritores contemporáneos sólo emplean las palabras Española
ó Hispaniola; Colón sólo menciona Haïti (_Hayti_) en su segundo viaje, y
para aplicar esta denominación á una provincia de la Española, la más
oriental y la más próxima á la provincia de Xamana (_Samaná_). Acaso una
islilla próxima á la Española tuviera el mismo nombre que una de las
provincias de ésta, porque en el mapa de La Cosa encuentro algo á
Sureste de la islilla de Haïti, á que aludimos, otra isla llamada
_Maguana_, nombre que igualmente corresponde á una de las provincias de
la Española. (Pedro Mártir, _Oceán._, Déc. III, lib. VII, pág. 286.)

Cuando las denominaciones geográficas son _significativas_, indicando,
por ejemplo, producciones naturales, determinados objetos de
comercio[127] ó una propiedad de la superficie del terreno, pueden
repetirse muchas veces donde existe el mismo idioma ó lenguas que se
diferencien poco[128]. Desgraciadamente la palabra Haïti en la lengua
de esta comarca indica lo que es _áspero y montañoso_[129], y no puede
aplicarse á la isla de la Grande Inagua, cuyas colinas, según las
últimas medidas de M. Owen, apenas tienen de 15 á 20 toesas de altura.

No resuelve la dificultad convertir en _Iti_ la islilla de Haïti, de La
Cosa; porque el curioso itinerario del obispo Alejandro Geraldini[130],
escrito en 1516, dice expresamente que _Iti_ ha recibido el nombre de
Española (la _Hispana_[131], como dice la traducción latina de la carta
de Colón al tesorero Sánchez); _Iti_ y _Ha-iti_ son indudablemente
sinónimos. Los comentadores de las cartas de Vespucci, para poner á
salvo su veracidad en la de 1497, admiten que el navegante florentino
estuvo en una isla de _Iti_, que no es la Española, ó la _Iti_ de
Geraldini; sostienen también que Antilia, _quam paucis nuper ab annis
Christophorus Columbus discooperuit_ (son las propias palabras de
Vespucci en la relación de su segundo viaje), es una tercer isla
distinta de las que acabamos de nombrar[132]. Esta hipótesis de la
pluralidad de las islas _Hiti_ ó _Haïti_ creo que arroja alguna luz
sobre la rareza que advertimos en el mapamundi de Juan de la Cosa; pero
el razonamiento en que la hipótesis se funda es tan poco sólido como
todo lo demás que se alega en favor de la opinión de que Vespucci hizo
su primer viaje en 1497.

Tampoco puedo explicarme las dos banderas con las armas de Castilla y de
León que Juan de la Cosa ha colocado con preferencia, no sobre la isla
Guanahaní, como debía esperarse á causa de la importancia histórica del
primer desembarco y de la primera toma de posesión, sino sobre _Yumai_
(la Fernandina) y sobre la pequeña isla de _Haïti_. Ninguna otra isla de
todo el archipiélago de las Antillas tiene pabellones ó banderas de
colores; y en las costas del continente inmediato hacia el Sur y el
Norte la distribución de estas banderas parece también puramente
accidental. Su verdadero objeto es sin duda impedir que se confundan los
descubrimientos españoles de Colón, Ojeda y Vicente Yáñez Pinzón, con
los descubrimientos ingleses de Sebastián Cabot.

Nada más añadiré á esta disertación relativa á la geografía del siglo XV
y principios del XVI. Distinguiendo las explicaciones conjeturales de lo
que es incontestable y positivo, y evitando la confusión de los diversos
órdenes de pruebas, queda establecido que la antigua opinión conforme á
la cual el sitio del primer desembarco de los españoles está cerca de
la orilla oriental del Gran Banco de Bahama, se conforma con las
relaciones de los navegantes y con documentos que hasta ahora no habían
sido consultados. Indispensable era fijar este punto recientemente
controvertido, con tanto más motivo cuanto que, desde la misma época del
gran descubrimiento, la dirección de la ruta seguida por los barcos en
los primeros días del mes de Octubre (1492) parece haber influído en la
distribución de las razas europeas en el nuevo continente y en los
inmensos efectos á que ha dado lugar esta distribución, bajo el doble
punto de vista de la vida religiosa y política de los pueblos.

El detalle minucioso de los hechos, elemento indispensable de toda
discusión científica, fatiga siempre al lector, y sólo despierta interés
cuando se relacionan los resultados obtenidos con un orden de ideas
generales.

Al abarcar con el pensamiento el período histórico al cual imprimió
Cristóbal Colón un carácter individual, y dió tanto esplendor, hemos
procurado poner de relieve el talento de observación y la penetración de
este grande hombre al examinar los fenómenos del mundo exterior. Hemos
visto cómo el que revelaba al antiguo continente un nuevo mundo no se
limitó á determinar la configuración exterior de las tierras y las
sinuosidades de las costas, sino que hizo además los mayores esfuerzos,
privado como estaba de instrumentos y del auxilio de conocimientos
físicos, para sondar las profundidades de la naturaleza y para _ver con
los ojos del espíritu_[133] lo que parecía deber ser resultado de muchas
vigilias y largas meditaciones. Las variaciones del magnetismo
terrestre, la dirección de las corrientes, la agrupación de plantas
marinas, fijando una de las grandes divisiones climatéricas del Océano;
las temperaturas cambiando, no sólo por la distancia respecto del
Ecuador, sino también por la diferencia de meridianos; las observaciones
geológicas acerca de las formas de las tierras y de las causas que las
determinan, fueron los puntos en que principalmente ejerció afortunada
influencia la sagacidad de Colón y la admirable exactitud de su juicio.

Pero por notables que sean estos dispersos elementos de geografía
física, estas bases de una ciencia que empieza á fines del siglo XV, su
verdadera importancia está en más elevada esfera; está en los efectos
intelectuales y morales que un engrandecimiento súbito de la masa total
de las ideas que poseían hasta entonces los pueblos de Occidente ha
ejercido en los progresos de la razón y en el mejoramiento del estado
social.

Hemos hecho ver cómo, desde entonces, penetró poco á poco en todos los
rangos sociales nueva vida intelectual, nuevos sentimientos, esperanzas
atrevidas y temerarias ilusiones; cómo la despoblación de la mitad del
globo ha favorecido, sobre todo á lo largo de las costas opuestas á
Europa, el establecimiento de colonias que por su posición y extensión
debían transformarse en Estados independientes y libres de escoger la
forma de su gobierno; cómo, en fin, la reforma religiosa de Lutero,
preludiando las reformas políticas, debía recorrer las diversas fases de
su desarrollo en una región convertida en refugio de todas las creencias
y de todas las opiniones.

En este complicado encadenamiento de las cosas humanas, el primer anillo
es la idea ó, mejor dicho, la enérgica voluntad del marino genovés. En
él comienza la influencia inmensa que el descubrimiento de América, de
un continente poco habitado desde los tiempos históricos y acercado á
Europa por el perfeccionamiento de la navegación, ha ejercido en las
instituciones sociales y en los destinos de los pueblos que habitan las
márgenes de la gran cuenca del Atlántico.



IX.

Los escritos de Cristóbal Colón.


Si es tarea agradable describir los trabajos y esfuerzos de un solo
hombre que, al través de los tiempos, cambia poco á poco todas las
formas de la civilización y extiende á la vez, según la diversidad de
razas, la libertad y la esclavitud sobre la tierra, no tiene menos
interés el estudio de los rasgos de un carácter que ha sido origen de
acción tan poderosa y prolongada. Las cartas de Colón, escritas á D.
Luis Santángel, al tesorero Sánchez y, en momentos más críticos, á la
reina Isabel y á la nodriza del infante D. Juan, nos dan más cabal idea
del célebre marino que los fríos extractos de sus Diarios de navegación,
que su hijo D. Fernando y Las Casas nos han conservado.

En las cartas de Colón es donde se ven las huellas de los repentinos
movimientos de su alma ardiente y apasionada; el desorden de ideas que,
efecto de la incoherencia y de la extrema rapidez de sus lecturas,
aumentaba bajo el doble influjo de la desgracia y del misticismo
religioso.

He dicho antes que Colón, al lado de tantos cuidados materiales y
minuciosos que enfrían el alma, conservaba un sentimiento profundo de la
majestad de la naturaleza. La variedad en la forma y fisonomía de los
vegetales, la salvaje abundancia del suelo, las anchas desembocaduras de
los ríos, cuyas umbrosas orillas están llenas de aves pescadoras, son
sucesivamente objeto de ingenuas y animadas descripciones. Cada nueva
tierra que Colón descubre le parece más bella que las que acaba de
describir, y se lamenta de no poder variar las formas del lenguaje para
transmitir al alma de la Reina las deliciosas impresiones que él ha
experimentado al costear á Cuba y las pequeñas islas Lucayas.

En estos cuadros de la naturaleza[134] (¿por qué no dar tal nombre á
trozos descriptivos llenos de encanto y de verdad?) el viejo marino
muestra algunas veces una riqueza de estilo que sabrán apreciar los
iniciados en los secretos de la lengua española, y prefieran el vigor
del colorido á una corrección severa y acompasada.

Procuraré indicar particularmente algunos de los sentimientos poéticos
que encontramos en los escritos de Colón, como en los de los hombres
superiores de todos los siglos, especialmente de aquellos á quienes una
imaginación ardiente ha impulsado á grandes descubrimientos. Bien se
notan estos rasgos de poesía en la carta que el Almirante (á la edad de
sesenta y siete años) escribió á los Monarcas Católicos el 7 de Julio
de 1503, cuando, á su vuelta del cuarto y último viaje, tocó en Jamaica.
El estilo de esta carta, conocida con el nombre de _rarissima_ y
desatendida durante largo tiempo, á pesar de haber sido impresa[135] en
Venecia en 1505, está impregnado de profunda melancolía. El desorden que
la caracteriza expresa bien la agitación de un alma fiera y orgullosa,
herida por larga serie de iniquidades, que ve fracasar sus más caras
esperanzas. Escuchemos al anciano cuando describe la visión nocturna que
dice tuvo, estando al ancla en la costa de Veragua. Enormes avenidas,
causadas por los torrentes que descendían de las montañas, habían puesto
en gran peligro las embarcaciones á la embocadura del río Belén. Acababa
de ser destruído el establecimiento colonial que levantó el hermano del
Almirante. Los castellanos eran atacados por un jefe indígena, el
belicoso _quibian_[136] de una provincia inmediata, y procuraban en vano
buscar refugio á bordo de sus barcos. «Mi hermano y la otra gente toda,
escribe Colón, estaba en un navío que quedó adentro: yo muy solo de
fuera, en tan brava costa, con fuerte fiebre, en tanta fatiga: la
esperanza de escapar era muerta: subí así trabajando lo más alto,
llamando á voz temerosa, llorando y muy aprisa, los maestros de la
guerra de Vuestras Altezas á todos cuatro los vientos, por socorro, mas
nunca me respondieron[137]. Cansado, me adormecí gimiendo: una voz muy
piadosa oí, diciendo: «¡O estulto y tardo á creer y á servir á tu Dios,
Dios de todos! ¿Qué hizo él más por Moysés ó por David su siervo? Desque
nasciste, siempre él tuvo de ti muy grande cargo. Cuando te vido en edad
de que él fué contento, maravillosamente hizo sonar tu nombre en la
tierra. Las Indias, que son parte del mundo tan ricas, te las dió por
tuyas; tú las repartiste á donde te plugo, y te dió poder para ello. De
los atamientos de la mar oceana, que estaban cerrados con cadenas tan
fuertes, te dió las llaves, y fuiste obedescido en tantas tierras, y de
los cristianos cobraste tan honrada fama. ¿Qué hizo el más alto pueblo
de Israel cuando le sacó de Egipto? ¿Ni por David, que de pastor hizo
rey en Judea? Tórnate á él y conoce ya tu yerro: su misericordia es
infinita: tu vejez no impedirá á toda cosa grande: muchas heredades
tiene él grandísimas. Abraham pasaba de cien años cuando engendró á
Isaac. ¿Ni Sahara era moza? Tú llamas por socorro incierto (de los
hombres): responde. ¿Quién te ha afligido tanto y tantas veces, Dios ó
el mundo? Los privilegios y promesas que da Dios no las quebranta, ni
dice, después de haber recibido el servicio, que su intención no era
ésta y que se entiende de otra manera, ni da martirios por dar color á
la fuerza: él va al pie de la letra: todo lo que él promete cumple con
acrescentamiento. ¿Esto es uso? Dicho tengo lo que tu Criador ha fecho
por ti y hace con todos. Ahora medio muestra el galardón de estos afanes
y peligros que has pasado sirviendo á otros.» Yo, así amortecido, oí
todo, mas no tuve yo respuesta á palabras tan ciertas, salvo llorar por
mis yerros. Acabó él de hablar, quienquiera que fuese, diciendo: «No
temas: confía; todas estas tribulaciones están escritas en piedra mármol
y no sin causa.» Levantéme cuando pude y, al cabo de nueve días, hizo
bonanza.»

Hay en los períodos que acaban de leerse, y no temo, al decirlo, que se
me acuse de exagerado, grandeza y elevación ideas. Esta descripción de
la _Visión del río de Belén_ es tanto más patética, cuanto que contiene
amargas censuras dirigidas con viril franqueza por un hombre
injustamente perseguido contra poderosos monarcas. La voz celestial
proclama la gloria de Colón. El imperio de la India es suyo; ha podido
disponer de él á su antojo; darlo á Portugal, á Francia ó á Inglaterra,
á quien hubiese reconocido la solidez de su empresa. La imagen del
Océano occidental _encadenado_ durante millares de años hasta el momento
en que la aventurera intrepidez de Colón hizo su acceso libre á todas
las naciones, es tan noble como bella. Puede creerse que no falta alguna
malicia en la _visión_. La voz celestial celebra con preferencia, y
acaso con más energía de la necesaria para agradar á los Reyes Católicos
y á los cortesanos enemigos de Colón, «la estricta fidelidad en el
cumplimiento de las promesas que Dios hace»; y este elogio de la
fidelidad podría parecer más importuno y atrevido al leer en la misma
carta: «Siete años estuve en su Real corte, que á cuantos se fabló de
esta empresa, todos á una dijeron que era burla: agora fasta los sastres
suplican por descubrir..... Perseguido, olvidado, de la Española, de
Paria (de la costa de las Perlas), y de las otras tierras, no me acuerdo
de ellas que yo no llore..... Las gracias y acrescentamiento siempre
fué uso de las dar á quien puso su cuerpo á peligro. No es razón que
quien ha sido tan contrario á esta negociación la gocen y sus hijos. Los
que se fueron de las Indias fuyendo los trabajos y diziendo mal dellas y
de mí, volvieron con cargos..... Después que yo, por voluntad divina,
hube puesto las tierras que acá obedecen á Vuestra Alteza debajo de su
Real y alto señorío, esperando navíos para venir á su alto concepto con
victoria y grandes nuevas del oro, muy seguro y alegre, fuí preso y
echado con dos hermanos en un navío, cargado de fierros, desnudo en
cuerpo, con muy mal tratamiento, sin ser llamado ni vencido por
justicia. ¿Quien creerá que un pobre extranjero se hobiese de alzar en
tal logar contra Vuestra Alteza, sin causa, ni sin brazo de otro
Príncipe y estando solo entre sus vasallos y naturales, y teniendo todos
mis fijos en su Real corte? Yo vine á servir de veintiocho años (debió
escribir[138] de cuarenta y ocho años) y agora no tengo cabello en mi
persona que no sea cano, y el cuerpo enfermo, y gastado cuanto me quedó
de aquellos y me fué tomado y vendido y á mis hermanos fasta el sayo,
sin ser oído ni visto, con gran deshonor mío. Es de creer que esto no se
hizo por su Real mandado. La restitución de mi honra y daños y el
castigo en quien lo fizo, fará sonar su Real nobleza; y otro tanto en
quien me robó las perlas y de quien ha fecho daño en ese almirantado.
Grandísima virtud, fama con ejemplo será si hacen esto, y quedará á la
España gloriosa memoria, con la de Vuestras Altezas, de agradecidos y
justos Príncipes. La intención tan sana que yo siempre tuve al servicio
de Vuestras Altezas y la afrenta tan desigual, no da lugar al ánima que
calle, bien que yo quiera: suplico á Vuestras Altezas me perdonen.....
Aislado en esta pena, enfermo, aguardando cada día por la muerte y
cercado (en la isla de Jamaica) de un cuento de salvajes y llenos de
crueldad y enemigos nuestros, y tan apartado de los santos sacramentos
de la santa Iglesia que se olvidará de esta ánima si se aparta acá del
cuerpo. Llore por mi quien tiene caridad, verdad y justicia».

El abandono con que está escrita esta carta; la extraña mezcla de vigor
y debilidad, de orgullo y de conmovedora humildad, nos inician, por
decirlo así, en los secretos y combates interiores de la gran alma de
Colón.

Un hombre original, Diego Méndez, el fiel compañero del Almirante, cuyo
testamento contiene toda la historia del _Viaje á Veragua_, y que en
medio de su pobreza fundó un mayorazgo con algunos libros de Aristóteles
y Erasmo, trajo la carta de Colón á España, donde llegó á fines del año
1503. Once meses después murió la reina Isabel.

En esta época, detenido Colón en Sevilla por sus dolencias, escribió á
su hijo D. Diego «que las Indias se pierden y están con el fuego de mil
partes». Tal es el final de este grande y triste drama, de una vida
constantemente agitada, llena de ilusiones, ofreciendo una gloria
inmensa, sin ninguna felicidad doméstica.

Hemos acompañado á Colón en uno de esos misteriosos caminos del
sentimiento religioso que con tanta frecuencia sigue. En los hombres más
dispuestos á las obras, que á cuidar la pureza de la dicción; entre los
que permanecen extraños á todo artificio propio para producir emociones
por el encanto de la palabra, es en los que con preferencia se nota la
semejanza, indicada ha largo tiempo, entre el carácter y el estilo. La
elocuencia de las almas incultas, que viven en medio de una civilización
avanzada, es como la elocuencia de los tiempos primitivos. Cuando se
observa á los hombres superiores y de bien templado carácter, pero poco
familiarizados con las riquezas del lenguaje que emplean, en uno de esos
momentos de pasión que por su misma violencia se oponen al libre trabajo
del pensamiento, encuéntrase en ellos ese tinte poético del sentimiento
que corresponde á la elocuencia de las primeras edades. Creo que estas
reflexiones bastan para probar que el análisis de los escritos de Colón
no se hace con el propósito de discutir lo que vagamente se llama el
mérito literario de un escritor; trátase de algo más grave y más
histórico: de considerar el estilo como expresión del carácter, como
reflejo de la parte interna del hombre.

Después de la _Visión de Veragua_ presentaré aquí el fragmento de una
carta impregnada también de profunda melancolía y dirigida á D.ª
Juana de la Torre «mujer virtuosa», dice Colón, que había sido nodriza
del infante D. Juan, hijo único de Fernando el Católico y de Isabel,
muerto á los diez y nueve años de edad[139]. Cedo al fácil placer de las
citas, por tratarse de un fragmento donde el estilo presenta singular
mezcla de grandeza y familiaridad.

La carta parece escrita á fines de Noviembre de 1500, cuando, sujeto con
grillos, envió á Colón á Cádiz, Francisco de Bobadilla, comendador de la
orden de Calatraba[140]. «Yo vine, dice en ella Colón, con amor tan
entrañable á servir á estos Príncipes, y he servido de servicio de que
jamás se oyó ni vido. Del nuevo cielo y tierra que decía nuestro Señor
por San Juan en el _Apocalipse_, después de dicho por boca de Isaías, me
hizo dello mensajero, y amostró en cual parte. En todos hobo
incredulidad, y á la Reina mi Señora dió dello el espíritu de
inteligencia y esfuerzo grande, y lo hizo de todo heredera como á cara y
muy amada hija..... Siete años se pasaron en la plática y nueve
ejecutando cosas muy señaladas y dignas de memoria se pasaron en este
tiempo: de todo no se fizo concepto. Llegué yo, y estoy que non ha nadie
tan vil que no piense de ultrajarme. Por virtud se contará en el mundo á
quien puede no consentillo. Si yo robara las Indias y las diera á los
moros, no pudieran en España mostrarme mayor enemiga. ¿Quién creyera tal
á donde hubo siempre tanta nobleza? Yo mucho quisiera despedir del
negocio si fuera honesto para con mi Reina: el esfuerzo de nuestro Señor
y de Su Alteza fizo que yo continuase, y por aliviarle algo de los
enojos en que, á causa de la muerte (del infante D. Juan) estaba, cometí
viaje al nuevo cielo é mundo, que fasta entonces estaba en oculto, y si
no es tenido allí en estima, así como los otros de las Indias, no es
maravilla, porque salió á parecer de my industria. Á San Pedro abrasó el
Espíritu Santo y con él otros doce, y todos combatieron acá, y los
trabajos y fatigas fueron muchos; en fin, de todo llevaron la victoria.
Este viaje de Paria creí que apaciguara algo por las perlas y la fallada
de oro en la Española..... Del oro y perlas ya está abierta la puerta
(su descubrimiento es positivo) y cantidad del todo, piedras preciosas y
especería, y de otras mil cosas se pueden esperar firmemente; y nunca
más mal me viniese como con el nombre de Nuestro Señor le daría el
primer viaje, así como diera la negociación del Arabia feliz hasta la
Meca, como yo escribí á Sus Altezas con Antonio Torres en la respuesta
de la reparticion del mar é tierra con los portugueses, y después
viniera á lo del polo ártico[141], así como lo dije y dí por escripto en
el monesterio de la Mejorada. Las nuevas del oro que yo dije que daría
son que, día de Navidad, estando yo muy afligido, guerreado de los malos
cristianos y de Indios, en términos de dejar todo y escapar si pudiese
la vida (D. Fernando añade: saliendo al mar en una carabela pequeña), me
consoló nuestro Señor milagrosamente y dijo: _es fuerza no desmayes ni
temas_; yo proveeré en todo; los siete años _del término del oro_ no
son pasados.»

Este _término_ ó tiempo fijado del oro; esta mezcla, rara y prosaica en
la apariencia, de la religión y de un interés puramente material, exige
alguna explicación, con más motivo, por ser uno de los rasgos del
carácter de Cristóbal Colón el fácil acomodamiento del misticismo
teológico á las necesidades de una sociedad corrompida, á las exigencias
de una corte siempre exhausta de recursos á causa de las guerras y de
irreflexivas prodigalidades. Ciertamente, Fernando é Isabel declaraban
(Navarrete, t. II, pág. 263) que continuarían la exploración de las
nuevas tierras descubiertas, aunque no ofrecieran más que «rocas y
piedras sin valor, siempre que con la conquista se extendiera la fe».
Este desinterés no fué sincero ni de larga duración.

La carta que Colón dirigió al papa Alejandro VI, en 1502, nos prueba
que, desde la vuelta de su primer viaje, «prometió á los Monarcas que
para conquistar y libertar el Santo Sepulcro, mantendría (con el
producto de sus descubrimientos), durante siete años, cincuenta mil
infantes y cinco mil caballos y un número igual durante otros cinco
años. Colón calculaba entonces el producto anual del oro en ciento
veinte quintales, pero añadía prudentemente «que Satán ha impedido que
sus promesas fuesen mejor cumplidas».

En el Diario del primer viaje hay indicios de estos mismos proyectos de
conquistas en Tierra Santa. «Los que dejo en la isla (Haïti), escribe
Colón el 26 de Diciembre de 1492, reunirán fácilmente un tonel de oro,
que encontraré al volver de Castilla, y antes de tres años se podrá
emprender la conquista de la Casa Santa y de Jerusalén; que así protesté
á Vuestras Altezas que toda la ganancia desta _mi_ empresa se gastase en
la conquista de Jerusalén, y Vuestras Altezas se rieron y dijeron que
les placía, y que, sin esto, tenían aquella gana.»

Esta última frase refiérese á la quimérica empresa que germinaba acaso
en el ánimo de Fernando y de Isabel, y que caracteriza la época y el
país donde el triunfo sobre otra raza parecía no tener mérito sino
suprimiendo la creencia enemiga.

En 1489, durante el sitio de Baza, cuya toma aceleraba la destrucción
del pequeño reino de Granada, último refugio del poder árabe, después de
la batalla de las Navas de Tolosa, dos pobres monjes del convento del
Santo Sepulcro presentáronse inesperadamente en el campamento español.
Uno de ellos era el guardián del convento de Jerusalén, fray Antonio
Millán, y traía un mensaje del Sultán de Egipto amenazando con dar
muerte á todos los cristianos de Egipto, de Palestina y de Siria, y
arrasar los Santos Lugares, si los Reyes Católicos no cesaban de
hostilizar á los creyentes del Profeta.

El Rey de Nápoles, á quien se acusaba[142] de ser afecto al Sultán,
aconsejó con empeño ceder á la imperiosa necesidad. La amenaza del
Sultán hizo, al parecer, profunda impresión en el ánimo de la Reina y
en el de Colón. Isabel dotó entonces el convento de Franciscanos, que
tiene la guarda del Santo Sepulcro, con una renta anual de mil ducados
de oro[143]. Colón, por su parte, entrevió la posibilidad de una nueva
tentativa de cruzada, como consecuencia del vencimiento de los moros en
España, y relacionó hábilmente con este proyecto el incentivo de las
riquezas que prometía como resultado de la expedición que le preocupaba
con tanta tenacidad. El dar á su empresa el doble motivo religioso de
convertir los súbditos del Gran Khan, á quienes se suponía ávidos de oir
la predicación de la fe, y de contribuir con las sumas que
proporcionaría la India al Tesoro agotado por la guerra, para librar más
fácilmente á Jerusalén del yugo musulmán, era ennoblecerla.

«La conquista del Santo Sepulcro es tanto más urgente, escribe Colón
doce años después de la toma de Baza, en el fragmento místico del libro
de las _Profecías_, cuanto que todo anuncia, segun los cálculos
exactísimos del cardenal d’Ailly, la conversión próxima de todas las
sectas, la llegada del Antecristo y la destruccion del mundo»[144]. La
época de está destrucción caía, como antes he dicho, entre la muerte de
Descartes y la de Pascal, dos de los filósofos que más han honrado la
inteligencia humana.

Dícese que los hombres superiores dominan su siglo; pero por grande que
sea la influencia que ejercen, sea por la energía y el temple de su
carácter, ó, como Colón, por crear una de esas ideas que cambian el
aspecto de las cosas, los hombres superiores sufren, como los demás, las
condiciones de los tiempos en que viven. Para juzgar equitativamente al
Almirante es preciso no olvidar el imperio que entonces ejercía el
sentimiento del _deber_ de la intolerancia religiosa y la satisfacción
que producía la violencia y el abuso del poder, cuando parecían
justificados por el éxito. Extranjero Colón en España, manteniendo en
las relaciones de la vida privada la reserva y hábil circunspección de
su país natal, no por ello dejó de adoptar en la vida pública las
opiniones y preocupaciones de la corte de Fernando é Isabel. Italiano
convertido en español en la época memorable de la gran lucha con los
moros y del sanguinario triunfo del cristianismo sobre los musulmanes y
los judíos, debió producirle, por la vivacidad y vigor incultos de su
carácter, grandísima impresión un acontecimiento hijo de la fuerza y de
la astucia.

Próxima Italia á ver sucumbir su independencia y su libertad por la
invasión de Carlos VIII, vivía entregada á debates de intereses civiles.
El fervor teológico que caracteriza á Colón no procedía, pues, de
Italia, de este país republicano, comerciante, ávido de riquezas, donde
el célebre marino había pasado su infancia; se lo inspiraron su estancia
en Andalucía y en Granada, sus íntimas relaciones con los monjes del
convento de la Rábida, que fueron sus más queridos y útiles amigos.

Tal era su devoción que, á la vuelta del segundo viaje, en 1496, se le
vió en las calles de Sevilla con hábito de monje de San Francisco. La fe
era para Colón una fuente de variadas inspiraciones; mantenía su audacia
ante el peligro más inminente, y mitigaba el dolor de largos períodos
de adversa fortuna con el encanto de ensueños ascéticos. Pudiera, pues,
su fe llamarse fe de la vida activa, mezclada por extraña manera á todos
los intereses mundanos del siglo; fe que se acomodaba á la ambición y á
la codicia de los cortesanos; fe que justificaba en caso necesario, y
con pretexto de un fin religioso, el empleo del engaño y el abuso del
poder despótico.

Realizada la gran obra de la independencia de la Península con la caída
del último reino de los moros, la creencia religiosa, que se confundía
con la nacionalidad[145], y se mostraba exclusiva é inexorable en su
sistema de propaganda, imprimió carácter de rigor y severidad á la
conquista de América. Apenas hacía cuarenta días que Colón había puesto
el pie en esta nueva tierra, y ya escribe en su Diario: «Y digo que
Vuestras Altezas no deben consentir que aquí trate ni faga pie ningún
extranjero, salvo católicos cristianos, pues esto fué el fin y el
comienzo del propósito, que fuese por acrecentamiento y gloria de la
Religión cristiana, ni venir á estas partes ninguno que no sea buen
cristiano.» Obrar de otra manera sería oponerse á la voluntad divina,
porque Colón se consideraba elegido por la Providencia para realizar
grandes empresas, «para propagar la fe en las tierras del Gran Khan»,
para procurar, por el descubrimiento de ricas comarcas en Asia, los
fondos necesarios á la conquista del Santo Sepulcro, y ese oro, «que
sirve para todo, hasta para sacar las almas del Purgatorio». «Dios
nuestro Señor,» dice un fragmento de carta dirigida al rey Fernando poco
tiempo antes de su muerte, «milagrosamente me envió acá porque yo
sirviese á Vuestra Alteza; dije milagrosamente, porque fuí á aportar á
Portugal, donde el Rey de allí entendía en el descubrir más que otro; él
le atajó la vista, oído y todos los sentidos, que en catorce años no le
pude hacer entender lo que yo dije.»

Estas ideas de apostolado y de inspiraciones divinas que con tanta
frecuencia expone Colón en su lenguaje figurado, corresponden á un siglo
que se refleja en él y al país que llegó á ser su segunda patria. Nótase
en Colón, al lado de la originalidad propia de su carácter, la acción de
las doctrinas dominantes en su época, doctrinas que realizaron, por
medio de leyes inhumanas, la proscripción completa de dos pueblos, el de
los moros y el de los judíos.

Examinando los motivos de esta intolerancia religiosa, se comprende que
el fanatismo de entonces, á pesar de su violencia, no tenía el candor de
un sentimiento exaltado. Mezclado á todos los intereses materiales y á
los vicios de la sociedad, guiábalo, especialmente en los hombres que
ejercían el poder, una sórdida avaricia y las necesidades y dificultades
ocasionadas por una política inquieta y tortuosa, por expediciones
lejanas y por dilapidaciones de la fortuna del Estado. Una gran
complicación de posiciones y deberes impuestos por la Corte tendía á
viciar insensiblemente las almas más generosas. Las personas colocadas
en una esfera elevada, dependiendo del favor del Gobierno, ajustaban sus
actos según la opinión del siglo y los principios que justificaban, al
parecer, la autoridad soberana.

Los crímenes que en la conquista de América, después de la muerte de
Colón, han manchado los anales del género humano, no dependieron tanto
de la rudeza de las costumbres y del ardimiento de las pasiones, como de
los cálculos fríos de la avaricia, de una prudencia recelosa y del
exceso de rigor empleado en todas las épocas con pretexto de asegurar el
poder y de consolidar el edificio social.



X.

La esclavitud de los indios.


Acabo de indicar los elementos heterogéneos que han dado fisonomía
propia al reinado de Fernando el Católico. Sería faltar á los deberes de
historiador no poner de manifiesto la influencia ejercida por este
poderoso monarca en los hombres que estaban á su servicio y fiaban en
sus Reales promesas; influencia tanto más activa, cuanto que era
completamente personal.

Los documentos oficiales, especialmente el gran número de _cédulas
Reales_ dirigidas á Colón, nos prueban que la Corte se ocupaba de la
administración colonial hasta en los más pequeños detalles; que nunca le
parecían bastante frecuentes las comunicaciones con las Antillas[146], y
que, para conservar algún favor, era preciso ceder á la insaciable
exigencia del Tesorero de la Corona.

El respeto en el Nuevo Mundo de los derechos naturales del hombre no
podía ser un deber de urgente cumplimiento, ó no podía parecerlo á los
que estaban habituados á la vista de esclavos guanches, moros[147] y
negros, que eran vendidos en los mercados de Sevilla y Lisboa.

Según las opiniones dominantes entonces, la esclavitud no era sólo
consecuencia natural de toda victoria alcanzada sobre los infieles; la
justificaba además un motivo religioso, porque podía privarse de
libertad, para dar en cambio la doctrina del Evangelio y el beneficio de
la fe.

En el primer viaje de Colón, los escrúpulos de conciencia eran aún
bastante delicados, porque el Almirante distingue, conforme al sistema
de moral cristiana que se había formado, entre el derecho adquirido
sobre la persona y la inviolabilidad de las propiedades materiales. «Los
indígenas (dice aun antes de llegar á Cuba, y cito las propias palabras
de su _Diario_) son buenos, y veo que muy presto repiten todo lo que les
dicen, y creo que ligeramente se harán cristianos, que me pareció que
ninguna secta tenían.» «Cuando parta de aquí (esto lo escribe en
Guanahaní el segundo día del descubrimiento de América) _cuento llevar
seis_.» «Para hacer una fortaleza vide un pedazo de tierra, que se hace
como isla, aunque no lo es, el cual se pudiera atajar en dos días por
isla, aunque yo no veo ser necesario, porque esta gente es muy semplice
en armas, como verán Vuestras Altezas de siete que yo hice tomar para
les llevar y deprender nuestra fabla y volvellos, salvo que Vuestras
Altezas, cuando mandaren, puédenlos todos llevar á Castilla ó tenellos
en la misma isla captivos.»

Al llegar á las costas de Cuba encontraron los españoles una gran casa
abandonada, con montones de cuerdas, aparatos de pesca y otros
utensilios. Colón ordenó que no se tocara á nada de lo que fuera
propiedad de los indígenas.

Finalmente, en la enumeración que hace al ministro de Hacienda, D. Luis
Santángel, de las ventajas del primer descubrimiento, cita, al lado de
las riquezas metálicas y vegetales, de la almáciga y el aloe
(_lignaloe_), «_los esclavos cuantos mandaren cargar Sus Altezas é serán
de los idólatras_». El límite de lo que se cree justo é injusto
encuéntrase aquí claramente enunciado: la propiedad de las cosas es
sagrada; pero, con piadosa intención, se puede atacar la libertad
personal: casi es obra meritísima hacerlo cuando la ocasión se presente.

Los primeros indios que Colón quitó á sus familias y presentó á los
Monarcas en la célebre audiencia de Barcelona, fueron devueltos á las
Antillas, después de bautizados. Uno de ellos, al cual se le hizo
figurar como pariente del rey Guacanagari (Muñoz, lib. IV, pár. 22),
recibió el nombre de D. Fernando de Aragón; otro, apadrinado por el
infante D. Juan, el de D. Juan de Castilla. Estos nombres debían
recordar á la posteridad que la unidad reciente de España había
favorecido el gran suceso del descubrimiento.

La bula del papa Alejandro VI (4 de Mayo de 1493) y las instrucciones
que los Soberanos dieron á Colón (29 de Mayo del mismo año), no
justificaban en modo alguno las violencias cometidas por el Almirante en
su segundo viaje. El Papa sólo habla vagamente de los medios que pueden
emplearse para la conversión religiosa. Estos hombres «pacíficos,
desnudos y privados de alimento[148] animal (_nudi_, _incedentes_, _nec
carnibus vescentes_), creyendo en un Dios creador que estaba en el
cielo, parecíanle, como á Colón, de fácil conversión á la fe.» Añade que
lo que más regocija su corazón es ver humillar á las naciones bárbaras.

La _instrucción_ firmada por los dos monarcas respira los sentimientos
de dulzura que indudablemente caracterizaban á la reina Isabel,
ahogados con frecuencia por la autoridad de los teólogos, la astucia de
los inquisidores y las exigencias del Tesorero de la Corona. El
Almirante, conforme á los términos de la _instrucción_, debe tratar á
los indios _amorosamente_, castigar con severidad á quienes les hagan
daño (_que les fan enojo_), establecer relaciones íntimas (_de mucha
conversación_) con ellos y aun _honrarles mucho_. La Reina dice «que las
cosas espirituales no pueden ir bien y mantenerse largo tiempo si se
desatienden las cosas temporales»; y conforme á esta máxima de la
política que era muy familiar á su regio esposo, propone al Papa nombrar
vicario apostólico, en las tierras nuevamente descubiertas, á un
catalán astuto y gran político, Fr. Bernardo Buil ó Boil, monje
benedictino del rico convento de Monserrat, de quien se había valido con
éxito el rey Fernando en las espinosas negociaciones para la restitución
del Rosellón, y que pronto llegó á ser para Colón un vigilante molesto.

Sensible es que las benéficas intenciones de la reina Isabel no se
realizaran. Colón sacrificó los intereses de la humanidad al ardiente
deseo de hacer más lucrativa la posesión de las islas ocupadas por los
blancos, de procurar brazos á los _lavaderos de oro_ y de contentar á
los colonos que, por avaricia ó pereza, reclamaban la esclavitud de los
indios.

Un concurso de desdichadas circunstancias impulsó al Almirante en una
vía de iniquidades y vejaciones que cuidaba justificar con motivos
religiosos. Desde el principio del segundo viaje había visto de cerca
el grupo de las Pequeñas Antillas y la población feroz de los
caribes[149]. El estado de insurrección en que encontró muchas comarcas
de Haïti permitíale, al parecer, gran severidad contra los hombres que
llamaba súbditos rebeldes; finalmente, los terrenos auríferos de Cibao,
cuya extraordinaria importancia conoció entonces, exigían un número de
trabajadores que sólo con la severidad de la fuerza podía reunir.

Al principio, según se indica en el Diario del primer viaje, se trataba
solo de llevarse á los indios para educarlos en España y devolverlos á
sus islas; pero desde fines de 1493, y después de construir la población
llamada _Isabela_, procedió Colón con mayor atrevimiento á los medios de
rigor que había adoptado. Los caribes, y probablemente también los
indígenas de Haïti, considerados en estado de resistencia, fueron
tratados como esclavos. Los doce barcos de Antonio de Torres, que se
hicieron á la vela en el Puerto de Navidad el 2 de Febrero de 1494,
venían llenos de infelices cautivos caribes: familias enteras, mujeres,
niños y niñas, fueron arrebatados á su suelo natal, y entre las
proposiciones que Torres tenía encargo de hacer al Gobierno para mejorar
el estado de la nueva colonia (poseemos estas proposiciones, y la
contestación dada por los Monarcas á cada una de ellas), hay dos
relativas á la nación caribe.

El Almirante empieza insinuando que estos caribes, grandes viajeros, y
de una actividad de espíritu muy superior á la de los naturales de
Haïti, llegarían á ser excelentes misioneros «cuando hubiesen perdido la
costumbre de comer carne humana»; se les instruiría en España,
ocupándose «más de ellos que de los _otros esclavos_».

Á este proyecto de propaganda, en el cual los caribes ó caníbales son
tratados con extraña predilección, sucede el proyecto formal y
verdaderamente terrible de establecer lo que llamamos hoy la _trata de
esclavos_, fundándola en el cambio periódico de mercancías por criaturas
humanas. De la novena proposición del Almirante, dictada á Antonio de
Torres el 30 de Enero de 1494, copiamos lo siguiente: «Direis á Sus
Altezas que el provecho de las almas de los dichos canibales, y aun
destos de acá, ha traído el pensamiento que cuantos más allá se llevasen
sería mejor, y en ello podrían Sus Altezas ser servidos desta manera:
que visto cuanto son acá menester los ganados y bestias de trabajo, para
el sostenimiento de la gente que acá ha de estar y bien de todas estas
islas, Sus Altezas podrán dar licencia é permiso á un número de
carabelas suficiente que vengan acá cada año, y trayan de los dichos
ganados y otros mantenimientos y cosas para poblar el campo y aprovechar
la tierra, y esto en precios razonables á sus costas de los que las
trujeren, _las cuales cosas se les podrían pagar en esclavos de estos
canibales_, gente tan fiera y dispuesta y bien proporcionada y de muy
buen entendimiento, los cuales, quitados de aquella inhumanidad, creemos
que serán mejores _que otros ningunos esclavos_..... Y aun destos
esclavos que se llevaren, Sus Altezas podrían haber sus derechos allá.»

Estas proposiciones no agradaron á la Reina.

En otra expedición que hizo con cuatro barcos el mismo Antonio de
Torres, hermano de la nodriza del infante D. Juan, tuvo Colón la audacia
de enviar de una vez quinientos esclavos caribes para que fueran
vendidos en Sevilla[150]. La expedición, en la cual venía también Diego
Colón, hermano del Almirante, partió de Haïti el 24 de Febrero de 1495.
El Gobierno permitió, por lo pronto, la venta de esclavos caribes,
ordenando al obispo de Badajoz, que desempeñaba el cargo de ministro de
la India, «hacer la venta en Andalucía, porque era allí más lucrativa
que en cualquier otra parte»; pero, cuatro días después, los escrúpulos
religiosos motivaron la revocación de una orden dictada con demasiada
precipitación.

La nueva cédula, de 16 de Abril de 1495, dice así: «El Rey é la Reina:
Reverendo in Cristo Padre Obispo de nuestro Consejo. Por otra letra
nuestra vos hobimos escrito que ficiesedes vender los indios que envió
el Almirante D. Cristóbal Colón en las carabelas que agora vinieron, e
porque Nos querriamos informarnos de letrados, Teologos é Canonistas si
con buena conciencia se pueden vender estos por solo vos ó no; y esto no
se puede facer fasta que veamos las cartas que el Almirante nos escriba
para saber la causa porque los envía acá por cativos, y estas cartas
tiene Torres que non nos las envió; por ende en las ventas que
ficiesedes destos indios sufincad (se afirme) el dinero dellos por
algun breve tiempo, porque en este tiempo nosotros sepamos si los
podemos vender ó no, e non paguen cosa alguna los que los compraren,
pero los que los compraren no sepan cosa desto; y faced á Torres que de
priesa en su venida é que, si se ha de detener algun día allá, que nos
envie las cartas.»

Llama la atención esta delicadeza de sentimientos en una época en que el
Gobierno se permitía las más horribles crueldades y la mayor falta de fe
con los moros y los judíos; cuando el inquisidor Torquemada, de feroz
memoria, sólo desde 1481 á 1498 hizo quemar más de ocho mil ochocientas
personas, sin contar las seis mil quemadas en efigie.

En las tormentas religiosas como en las tormentas políticas, se hace el
mal sistemáticamente, porque se cree justo todo lo hecho conforme á la
ley. La duda moral no comienza sino cuando se presenta una circunstancia
que no parece comprendida en las condiciones de penalidad que la ley ha
definido. Después de ser largo tiempo y concienzudamente cruel, porque
la severidad parecía _legal_, es decir, conforme al fallo dictado por la
violencia y la sinrazón del poder arbitrario, se retrocedía á veces á
sentimientos dulces y humanos. Este retroceso, efecto de la influencia
de algunas almas generosas, del cual en los reinados de Fernando y de
Carlos V hay frecuentes ejemplos, nunca fué muy duradero, porque una
legislación inhumana, engendrada más bien por la codicia que por la
superstición, ahogaba de nuevo la voz de la naturaleza. Desde que la
ley permitió la esclavitud, la moderación y la clemencia fueron
declaradas culpables.

Estas oscilaciones de la opinión en cuanto se relaciona con el estado de
los indios, estas inconsecuencias del poder absoluto admiran á cuantos
estudian seriamente la _conquista_ de América. Las incertidumbres duran,
según se ve, más de cuarenta años, desde la consulta acerca de la
libertad de los indígenas, cuya primera indicación se encuentra en la
carta de la reina Isabel fechada el 16 de Febrero de 1495, hasta la bula
del papa Julio III en 1537.

Mientras el Gobierno titubeaba algunas veces en hacer el mal y en
sancionarlo formalmente, los colonos perseveraban en sus sistemas de
usurpaciones y vejaciones. Discutíase aún en España «sobre los derechos
naturales de los indígenas», y ya América se despoblaba, no tanto por la
_trata_ (la venta de esclavos caribes ó de otros indios considerados
rebeldes) como por la introducción de la servidumbre, de los
_repartimientos de indios_ y de las _encomiendas_.

Cuando la despoblación estaba á punto de consumarse echábase la culpa,
no á la severidad de las leyes y á las frecuentes variaciones que éstas
habían experimentado, sino al carácter individual de los jefes, cuyo
efímero poder no bastaba para poner freno á las usurpaciones de los
colonos.

Algunas veces se manifestaron con valentia opiniones contrarias á este
estado de cosas; pero la razón y el sentimiento debían ceder á la
preponderancia de los intereses materiales. La filantropía no sólo
pareció ridícula é ininteligible á la masa de la nación, sino que la
autoridad la creyó sediciosa y amenazadora al público reposo.

Lo que entonces ocurría en la Península y en el Nuevo Mundo
relativamente á la libertad de los indígenas, tiene completa semejanza
con lo que hemos visto en tiempos más cercanos á nosotros, sea en las
Antillas, durante las persecuciones de los misioneros de la iglesia
protestante por parte de los hacendados; sea en los Estados Unidos y en
Europa, durante las largas cuestiones acerca de la abolición ó
limitaciones de la esclavitud de los negros, de la emancipación de los
siervos y de la mejora general de la clase agrícola. Es el cuadro
triste, monótono y siempre vivo de la lucha de los intereses, de las
pasiones y de las miserias humanas.

La orden que dió la reina Isabel al obispo de Badajoz de hacerle saber
pronto si, conforme á la opinión de los teólogos de España, se podían
vender _en buena conciencia_ los indios enviados por Colón, recuerda los
mismos escrúpulos manifestados en el párrafo 39 del testamento de Hernán
Cortés, depositado en los archivos de su familia, y cuya copia traje yo
á Europa. Este párrafo dice así:

«Item, porque acerca de los esclavos naturales de la dicha Nueva España,
así de guerra como de resgate, ha habido muchas dudas é opiniones sobre
si se han podido tener con buena conciencia, é hasta ahora no está
determinado (el testamento era, sin embargo, del año de 1547), mando á
D. Martín, mi hijo sucesor, é á los que después de él sucediesen en mi
estado, que para averiguar esto hagan todas las diligencias que
convengan al descargo de mi conciencia é suyas.»

Antes de que los teólogos manifestaran su opinión, como exigía la Reina
en la carta que acabamos de citar fechada el 16 de Abril de 1495,
insistió Doña Isabel con el rico negociante florentino Juanoto Berardi,
establecido en Sevilla, amigo de Colón y de Vespucci, á fin de que las
nueve _cabezas_ de indios enviadas por Colón para que aprendieran el
castellano, no fuesen vendidas[151].

Posteriormente, al volver el Almirante de su segundo viaje, embarcó
treinta esclavos, entre los cuales estaba el poderoso cacique Caonabo,
de raza caribe, que murió en la travesía. No conociendo aún la zona
donde reinaban los vientos del Oeste[152], cometió la imprudencia de
permanecer, hasta el meridiano de las Azores, entre los paralelos 20° y
24°. Trató Colón de orientarse por la observación de la declinación
magnética; pero la incredulidad de los pilotos, el temor de que se
prolongara la navegación extraordinariamente y la falta de víveres
aumentaron, hasta el punto de que el 7 de Junio de 1496 concibieron los
marineros el horrible proyecto «de matar los esclavos para comérselos».
El Almirante salvó á los indios, manifestando á los marineros que
aquellos desgraciados indígenas «eran cristianos y prójimos suyos»,
caritativa máxima que no fué óbice para que los vendieran, como ganado,
en Andalucía.

El hermano de Cristóbal Colón, D. Bartolomé, cuya energía de carácter
degeneraba frecuentemente en violencia y rudeza, continuó, como
Adelantado, menospreciando la libertad de los indios. Siempre con el
hipócrita pretexto de la instrucción ó como castigo á la desobediencia,
eran llenados los barcos de esclavos indios. Conforme á los consejos del
Almirante, el Adelantado envió de una vez trescientos en tres barcos de
Pero Alonso Niño, que llegaron al puerto de Cádiz á fines de Octubre de
1496. Asegurada la venta lucrativa de los indios, cometióse la
imprudencia de anunciar el cargamento «como oro en barras», lo cual
causó muy mal efecto en el ánimo de los Monarcas.

El uso de distribuir los indígenas entre los españoles para facilitar el
trabajo de las minas comenzó en el mismo año.

Volvió el Almirante á Haïti después del descubrimiento de Tierra firme
el 30 de Agosto de 1498, y la servidumbre en las _encomiendas_, una de
las principales causas de la despoblación de América, quedó establecida
desde 1499. La rebelión tramada en Xaragua por Francisco Roldán y Adrián
de Moxica; las falaces concesiones, consecuencia de ella, y el
inesperado arribo é intrigas de Ojeda, pusieron al Almirante en trance
por demás difícil.

Para conservar la escasa autoridad que le quedaba, en medio del
conflicto de los partidos, vióse arrastrado sucesivamente á emplear un
gran vigor contra algunos de los culpados y á satisfacer la codicia de
otros, ó con el repartimiento de tierras á guisa de feudos, ó por medio
del vasallaje y el sacrificio de la libertad personal de los indígenas.
Estas donaciones no satisfacían á los colonos[153], y daban ocasión á
los enemigos del Almirante en España para desacreditarle en el ánimo de
la reina Isabel.

El gran número de esclavos embarcados en los mismos buques que traían á
los cómplices de Roldán contrariaba tanto más la filantropía de la
Reina, cuanto que entre ellos venían jóvenes hijas de caciques, víctimas
de la seducción y de la violencia de los _conquistadores_.

La misión del comendador Bobadilla, que aprisionó á Colón, fué
principalmente motivada por estas impresiones; y el hombre execrado por
la posteridad era entre sus contemporáneos objeto de la predilección de
los que acusaban al Almirante de oprimir á los indígenas. Oviedo
califica á Bobadilla «de hombre piadoso y honrado»[154], y Las Casas
asegura que «aun después de muerto, nadie se atrevio á atacar su
probidad y su desinterés».

Tales eran entonces en Granada el estado de la opinión pública y el odio
á lo que se llamaba el régimen tiránico de los _ultramontanos_ de Haïti,
que los parientes de los _conquistadores_ se reunían en el patio de la
Alhambra para gritar cuando pasaba el Rey: «_paga, paga_». «Si acaso mi
hermano y yo, que éramos pajes de la Serenísima Reina, dice Fernando
Colón[155], pasábamos por donde estaban, levantaban el grito hasta los
cielos, diciendo:--Mirad los hijos del Almirante, los mosquitillos de
aquel que ha hallado tierras de vanidad y engaño para sepulcro y miseria
de los hidalgos castellanos.»

Bartolomé de Las Casas, en la curiosa Memoria[156] que por orden del
emperador Carlos V envió en 1543 á la Junta de prelados convocada en
Valladolid para la reforma de los abusos en las Indias occidentales
nuevamente descubiertas, cuenta un hecho referente á esta misma época
tan desastrosa para Cristóbal Colón. «La serenísima y bienaventurada
reina Isabel, dice, digna abuela de V. M., jamás quiso permitir que los
indios tuviesen otros señores sino ella y su esposo el rey Fernando.
Bueno es conocer lo ocurrido en esta capital, en 1499. El Almirante
regaló á cada español de los que habían servido en sus viajes un indio
para su servicio particular. Yo tuve uno para mí[157]. Llegamos con
nuestros esclavos á España; la Reina, que estaba en Granada, lo supo y
manifestó su indignación. «¿Quién ha autorizado, dijo, á mi Almirante
para disponer así de _mis súbditos_?» Mandó entonces publicar una
ordenanza obligando á los que habían traído indios á devolverlos á las
Indias.

La veracidad de esta noticia de Las Casas la prueba una Real _cédula_ de
20 de Junio de 1500, encontrada por Muñoz en los archivos de Sevilla y
dirigida á Pedro de Torres, á quien se entregaron diez y nueve esclavos
que habían sido vendidos en Andalucía, para que los llevara á América
con la expedición del _comendador_ Bobadilla.

Sólo los que comprenden las dificultades y las complicaciones de nuestro
régimen colonial actual, y saben cómo los gobernadores de las islas
encuéntranse sometidos á la doble influencia del sistema _liberal_ de la
madre patria y á las veleidades de opresión y de dominación arbitraria
de los colonos, pueden formarse idea exacta del estado de anarquía que
ocasionaban en Haïti la templanza de los edictos Reales y la continua
lucha con la violencia y rudeza de los conquistadores, con la necesidad
urgente de procurarse brazos para la explotación de las minas ó
_lavaderos_, con el interés que tenían los hermanos Colón, y las demás
autoridades constituídas junto á ellos, de probar por medio del
crecimiento de la exportación del oro la importancia de las tierras
nuevamente descubiertas. Estas luchas y estos tristes resultados los
refleja sobre todo una instrucción que, tres años después de la prisión
del Almirante, vióse obligada á dar la reina Isabel al sucesor de
Bobadilla, el comendador D. Nicolás de Ovando[158]. Laméntase la Reina
de que la resolución, al declarar á los indígenas _libres y no sujetos á
servidumbre_, ha favorecido la pereza y la vagancia; se aflige de que no
puedan los colonos procurarse brazos, ni aun pagando gruesos salarios,
para aumentar la explotación de las minas, y ordena[159] que los
indígenas sean obligados á trabajar; que los colonos puedan pedir á los
caciques un número cualquiera de ellos; que el pago del trabajo forzoso
se ajustará á una tasa fijada por el Gobernador, pero que se tratara á
los indios _como personas libres, como lo son, y no como siervos_.

Á pesar de estas melosas frases, puestas para obtener la firma de la
Reina, la citada Ordenanza abría la puerta á todos los abusos. Hasta
entonces la ley sólo había prescrito una capitación, sólo pedía un
tributo cuyo pago lo indicaba una especie de medalla de latón ó de plomo
que el tributario debía llevar colgada al cuello[160].

Desde el año 1503, la obligación al trabajo, la tasa arbitraria del
precio del jornal, el derecho de trasportar millares de indígenas desde
las partes más lejanas de la isla y de tenerles durante ocho meses[161]
separados de su familia y de su domicilio, llegaron á ser instituciones
legales. El germen de todos los abusos, los _repartimientos_, las
_encomiendas_ y la _mita_[162] estaban en las instrucciones dadas
imprudentemente á Ovando. La falta de víveres y las enfermedades
epidémicas fueron consecuencias inevitables de la acumulación de gran
número de hombres, mal alimentados y extenuados por excesivo trabajo, en
los estrechos valles auríferos.

Manifestóse en la organización de los americanos la singular falta de
flexibilidad que he expresado antes. El estado confuso y tumultuoso de
los asuntos de Haïti no permitió pensar en ninguna de las precauciones
que contribuyen hoy á disminuir la mortalidad entre los negros de los
grandes ingenios. Hay que añadir á los males de la servidumbre personal
y de la movilidad de la población el no poder establecer ninguna de esas
relaciones de familia que entre los pueblos de raza germánica aliviaban
hasta cierto punto, aun en la Edad Media (época tan funesta para la
clase agrícola), la suerte de los siervos unidos á la gleba.

Durante el cuarto y último viaje del Almirante la desesperación
multiplicaba las revueltas, y antes de consumar el esterminio de los
indios de Haïti, Ovando mandó prender ó quemar ochenta y cuatro
caciques. Así lo cuenta en su _testamento histórico_ Diego Méndez, el
valeroso y fiel servidor del Almirante, diciendo fríamente que estas
ejecuciones se hicieron durante siete meses y que tenían por objeto
«pacificar y _allanar_ la provincia de Xaragua».

Una carta de Cristóbal Colón (del 1.º de Diciembre de 1504) á su hijo
don Diego expresa vivamente el horror que las crueldades de Ovando
inspiraron á las almas honradas. «Cosas tan feas, dice el Almirante, con
_crueldad cruda tal_, jamás fué visto»; y añade «que las Indias se
pierden y son abrasadas por todas partes».

El horrible decreto[163] que permitía esclavizar y vender los caribes de
las islas y de la Tierra firme, sirvió de pretexto para perpetuar las
hostilidades. Hasta la erudición etnográfica vino en auxilio de una
atrocidad lucrativa, porque se discutió extensamente acerca de los
matices que distinguen las variedades de la especie humana,
decidiéndose[164] cuáles eran las poblaciones que podían considerarse
caribes ó _caníbales_, condenadas al exterminio ó á la esclavitud, y
cuáles eran _guatiaos_ ó _indios de paz_, antiguos amigos de los
españoles. Nunca sirvió mejor el espíritu de sistema para halagar las
pasiones.

Al mismo tiempo, cada ordenanza que autorizaba una nueva disminución de
la libertad de los indígenas, repetía con artificioso disimulo las
protestas hechas anteriormente en favor de sus derechos inalienables.

Esta confusión de ideas, esta irresolución del poder, que quería,
aumentando sus rentas con el producto de los lavaderos de oro, conservar
en la apariencia una piadosa moderación, produjo el profundo desprecio
de las leyes coloniales.

No es posible, sin embargo, acusar á la reina Isabel de hipocresía; fué
sincera en sus sentimientos de dulzura y de interés por los naturales
del Nuevo Mundo, sentimientos que se encuentran repetidos hasta en su
testamento[165]; pero se equivocaba, como Cristóbal Colón, sobre la
extensión de los derechos concedidos á los blancos y, antes de su
muerte, que sólo precedió á la del Almirante en diez y ocho meses, el
_régimen legal_ de las Nuevas Indias iba ya encaminado al aniquilamiento
de la población indígena[166]. Recompensar los servicios ó las
adulaciones de los cortesanos, haciéndoles donativo de «cierto número de
almas» (_hacer merced de indios_), llegó á ser un acto habitual de
munificencia en el reinado de Fernando el Católico. Permitíanse
expediciones para apoderarse de los habitantes de las pequeñas islas
adyacentes, con especialidad de las islas Bahamas consideradas como
_islas inútiles_[167], y trasladarlos á Haïti ó á Cuba.

Vióse llegar entonces lo que, en nuestros tiempos, ha caracterizado el
principio de las perturbaciones en la América española, cuando las
órdenes monásticas, en vez de hacer causa común contra los obispos ó
contra las autoridades nuevamente instituídas, declaráronse unas
favorables á la independencia, y otras ardientes enemigas de toda
innovación. En distintas localidades hemos visto á la Orden de los
Capuchinos adoptar sistemas políticos diametralmente opuestos, y en los
primeros tiempos de descubrimientos en América hubo idénticas
contradicciones.

Al cardenal Mendoza, á quien sus contemporáneos llamaban el _Gran
Cardenal de España_, se le acusaba de haber aprobado las medidas de
rigor contra los indios[168]. La energía de su carácter le impulsaba con
frecuencia al abuso de un poder que compartía con Fernando é Isabel, y
en el cual, como dice ingeniosamente Pedro Mártir de Anghiera[169],
desempeñaba el principal papel _el tercer rey de las Españas_. Esta
influencia no pudo ser de larga duración, porque el Cardenal murió tres
años después del descubrimiento de América, y, además, la contrarrestó
el célebre arzobispo de Granada, fray Hernando de Talavera, que
pertenecía á la Orden de San Jerónimo[170]. Confesor de la reina Isabel
desde 1478, con la cual, durante sus viajes, mantenía correspondencia
que se leyó después con vivo interés[171], la fortificaba en su afecto
hacia los indígenas y en sus inclinaciones de tolerancia religiosa.

Felizmente para los naturales de las Antillas, los primeros religiosos
enviados á estas islas eran de la Orden de San Jerónimo, y el nombre del
ermitaño fray Román Pane fué por largo tiempo célebre entre los
indígenas, cuyo infortunio sabía aliviar. Los franciscanos, de cuya
Orden llevaba algunas veces el Almirante el hábito, por exceso de
devoción (porque no pertenecía á la Congregación), no fueron
enviados[172] á Haïti hasta 1502, y los dominicanos hasta 1510. Los
primeros trabajaban á la vez en la corte contra la libertad de los
indios y contra los derechos que la Santa Sede concedía á los judíos y
á los moros convertidos, y la causa secreta de su persecución al
arzobispo de Granada no era otra que el espíritu de tolerancia y de
moderación de que daba ejemplo este hombre virtuoso. Los segundos,
después de ser por largo tiempo humanos[173] y protectores de los
indígenas, como lo fueron los monjes de San Jerónimo[174], se
convirtieron después en sus más encarnizados enemigos.

Tales fueron los singulares contrastes que presenta la historia de la
primera _conquista_. Sin embargo, para ser justo, preciso es apuntar con
reconocimiento los nobles y animosos esfuerzos que á fines de la Edad
Media, como en los primeros tiempos del cristianismo, hizo el clero en
masa para defender los derechos naturales del hombre. Estos esfuerzos
eran tanto más dignos de elogio, cuanto que estaba empeñada la lucha á
la vez con un poder despótico y con las imperiosas necesidades de la
industria naciente en las colonias. «Desde 1510 hasta 1564, escribe el
Obispo de Chiapa, no se cesa de _predicar en los púlpitos, de sostener
en los colegios y de representar á los monarcas_ que hacer la guerra á
los indios es violar abiertamente la justicia, y que todo el dinero que
las Indias han dado está injustamente adquirido. Los más _sabios
teólogos_ de España, de acuerdo con los _religiosos_ (de San Jerónimo y
de Santo Domingo), han declarado que la conducta observada por los
cristianos en las Indias, y que aun observan, es propia de tiranos y
enemigos de Dios.»

El papa Paulo III expidió dos Breves en que se quejaba «de los que, por
invención de Satanás, pretenden que los indios occidentales y otros
pueblos recientemente descubiertos deben ser reducidos á servidumbre,
como si pudiera desconocerse su carácter de hombres».

«Es una _ley santísima_--dice Francisco López de Gómara, sacerdote
secular, cuya _Historia de las Indias_ está dedicada á Carlos V--la ley
del Emperador que prohibe, bajo las penas más graves, esclavizar á los
indios. _Justo es que los hombres que nacen libres no sean esclavos de
otros hombres._» Estas nobles palabras son debidas á un escritor que,
más imparcial sin duda que Oviedo[175], muéstrase, sin embargo, no poco
descontento de la administración civil de Cristóbal Colón y de su
hermano Bartolomé.

Propio era de este sistema de administración, como de todo sistema
colonial, que los malos gérmenes que encerraba se desarrollasen
rápidamente, casi á espaldas de la madre patria y en oposición con las
humanas leyes que de vez en cuando eran dictadas. En el orden social y
político, lo que es injusto contiene un principio de destrucción, y las
predicciones del ingenioso y satírico Jerónimo Benzoni acerca de la
suerte futura de Haïti y de toda la América colonizada por los blancos,
predicciones hechas en la primera mitad del siglo XVI, se han cumplido
plenamente en nuestros días[176].

Acabo de tratar una materia que no ha sido juzgada hasta ahora con la
independencia de ánimo que exigen los grandes intereses de la humanidad
en todas las épocas de la historia. No se trata ya de acusar amargamente
ó de defender con tímidos distingos á hombres que gozan merecida fama,
sino de propagar una opinión más justa de las circunstancias que
introdujeron y mantuvieron durante largo tiempo, con diferentes
denominaciones, la servidumbre en América; circunstancias que por todas
partes se han manifestado desde la Edad Media hasta nuestros días y que
han producido, cualquiera que fuese el grado de cultura individual de
los supuestos _conquistadores civilizadores_, un resultado igualmente
funesto.

Esta analogía no ha subsistido sólo en los hechos consumados, en los
actos de barbarie ó de larga opresión; preséntase también en los
argumentos encaminados á justificar estos actos, en el rencor contra los
que los refutan, en esas vacilaciones de opinión, en esas dudas que se
fingen sobre la elección entre lo justo y lo injusto para disfrazar
mejor la afición á la servidumbre y á las medidas de rigor.

Oigamos una vez más al amigo de Colón, á Pedro Mártir de Anghiera (_Opus
Epist._, núm. 806, pág. 480). «Acerca de la libertad de los indios,
escribe en 1525 al arzobispo de Calabria, aun no se ha encontrado nada
que convenga. El derecho natural y la religión (_iura naturalia
Pontificiaque_) quieren que todo el género humano sea libre: el derecho
imperial (la política) no opina lo mismo. El uso mismo es
contradictorio, y una larga experiencia enseña que la servidumbre es
necesaria para aquellos que, privados de dueños y tutores, vuelven á su
idolatría y á sus antiguos errores.»

Estas palabras memorables explican que Las Casas exclame, después de
haber tratado á Colón con gran severidad.

«¿Qué podía esperarse de un viejo marino, hombre de guerra, en una época
en que los más sabios y respetables eclesiásticos permanecen inciertos ó
justifican la esclavitud?»

Bien comprendía Colón que, ejerciendo un poder absoluto, en medio de la
lucha de los partidos, la energía de su carácter y su posición política
le arrastraban algunas veces á actos de violencia y de severidad, actos
que no hubiera intentado en Europa y en el seno de una administración
pacífica. Gómara[177], en su sencillo y expresivo estilo, le llama
«hombre de buena estatura y membrudo, cariluengo, bermejo (el hijo de
Colón dice de color encendido), pecoso y enojadizo y crudo, y que sufría
mucho los peligros.» Colón se caracteriza á sí mismo en una carta al
comendador Nicolás de Ovando, de la cual nos ha conservado un
fragmento[178] Las Casas, diciendo: «Yo no soy lisonjero en fabla, antes
soy tenido por áspero.» En el momento funesto y crítico en que, con los
grillos puestos, debe justificarse del castigo impuesto á Moxica, Pedro
Riquelme, Hernando de Guevara y otros rebeldes, dice noblemente en un
escrito hallado en los archivos del duque de Veragua[179]: «Yo debo ser
juzgado como capitán que fué de España á conquistar fasta las Indias, y
no como hombre que gobierna ciudad grande ó pequeña, sometida á régimen
regular, porque he tenido que convertir en vasallos de Su Alteza pueblos
salvajes, belicosos, que viven en montes y selvas.» Este lenguaje tan
serio y elevado recuerda la defensa de Warren Hastings, acusado de
violencias mucho más atroces que las atribuídas á Colón, alabándose de
haber ensanchado, en las circunstancias más difíciles, el imperio
británico de la India.

También se ha invocado esta fuerza de las circunstancias, esta necesidad
de previsión política, para disculpar al Almirante de la pérfida trama
inventada á fin de que cayera Caonabo[180], el rico cacique de la
provincia de Cibao, en manos de los españoles. La instrucción dada á
Mosen Pedro Margarit para atraer al cacique á una celada, es muy
notable, y no se distingue, como observa oportunamente Washington
Irving, por su carácter caballeresco. Después de recomendar á Margarit
que corten las narices y las orejas á los indios que roben, «_porque son
miembros que no podrán esconder_», le ordena que envíe á Caonabo hombres
astutos con regalos, los cuales le digan _que se tiene mucha gana de su
amistad_, halagándole con buenas palabras para que pierda toda
desconfianza, y que, una vez cogido, se le ponga una camisa y un cinto
para asegurar mejor su persona, porque un hombre desnudo se escapa muy
fácilmente[181].

En todos tiempos han acostumbrado las naciones de la Europa latina á
calumniarse mutuamente; los españoles acusan á Colón de «astucia
genovesa», que sabe sacar partido de todo, hasta del fenómeno de un
eclipse de luna[182], y olvidan el carácter artero de Cortés, quien,
apenas desembarcó en la playa de Chalchicuecan, en 1519, aseguraba á su
soberano, en carta fechada en la Rica Villa de Veracruz, que el rico y
poderoso señor Moctezuma debía caer, muerto ó vivo, en sus manos[183].

Tal es la complicación de los destinos humanos, que estas mismas
crueldades que ensangrentaron la conquista de ambas Américas se han
renovado á nuestra vista en tiempos que creíamos caracterizados por
extraordinario progreso de las luces y general templanza en las
costumbres. Un hombre, en la mitad de la carrera de su vida, ha podido
ver el _terror_ en Francia, la expedición inhumana de Santo Domingo, las
reacciones políticas y las guerras civiles continentales en América y
Europa, las matanzas de Chío y de Ipsara y los actos de violencia
producidos recientemente en los Estados Unidos por una legislación atroz
relativa á los esclavos, y el odio de los que querían reformarla.

Las pasiones se han abierto camino con esfuerzo irresistible cuando las
circunstancias han sido idénticas, lo mismo en el siglo XIX que en el
XVI. El poder de las cosas ha cedido al poder de las costumbres. En
ambas épocas, el arrepentimiento siguió á las desgracias públicas; pero,
en nuestros días, y con motivo de los tristes sucesos á que me refiero,
el pesar ha sido más unánime y más públicamente manifestado. La
filosofía, sin obtener victoria, se ha sublevado en favor de la
humanidad, y la violencia de las pasiones ha perdido la antigua
franqueza que excluye el pudor en los autores de atentados y caracteriza
la rápida marcha de la conquista del Nuevo Mundo. La tendencia moderna
es «buscar la libertad por las leyes», el orden por la perfección de las
instituciones; elemento nuevo y saludable del orden social, elemento que
obra lentamente, pero que hará menos frecuente y más difícil la vuelta á
conmociones sangrientas.



XII.

Carácter de la primera colonización en América e infundada acusación
de avaricia contra Colón.


Si el descubrimiento de América, dando nuevo temple al carácter
nacional, nos recuerda en cierto modo la vida animada y la salvaje
independencia de la Edad Media; si es cierto que imprime sello de
grandeza á las rápidas y aventureras expediciones que produjeron la
ruina de dos imperios y abrieron al comercio de los pueblos vastas
comarcas, bajo el punto de vista de las costumbres presenta sólo débiles
analogías con la época caballeresca de la Europa cristiana.

No es sólo la exaltación del valor y el espíritu de atrevidas empresas
lo que caracteriza los tiempos de la caballería, sino también el
desinterés, la protección del débil, la lealtad en el cumplimiento de un
voto ó promesa hecha, el entusiasmo de la fe, el poder ó la supremacía
del sentimiento y del interés intelectual sobre los intereses materiales
de la sociedad.

Tal fué el carácter de la caballería en la noble lucha de godos y de
árabes en España; tal era en las expediciones de los cristianos á
Oriente. Conviene también decir que las costumbres caballerescas,
contribuyendo á la elevación de las almas y al desarrollo del
sentimiento poético, no excluían, sin embargo, los actos de ferocidad
que inspira, en ciertos momentos, el ardor de las pasiones odiosas. La
institución de la caballería, depurando y refinando las costumbres en la
alta esfera del orden social, permaneció extraña á las leyes de la
patria, y sólo muy indirectamente influyó en mejorar la suerte de las
clases bajas y más numerosas del pueblo. Fruto de la anarquía feudal en
siglos de opresión y de latrocinio, no ha sobrevivido á las
circunstancias que lo crearon.

La verdadera conquista de la España de los moros termina con la batalla
de las Navas de Tolosa en 1212. En manos de los musulmanes quedaba sólo
el pequeño reino de Granada. Desde entonces empezó un nuevo orden de
cosas en la España dependiente de las dos coronas de Aragón y Castilla.
Las belicosas empresas que ilustraron á fines del siglo XV la
destrucción del último asilo de los moros en la Península, recuerdan sin
duda los antiguos prodigios de la caballería, como manifestación del
valor personal, como generosidad en los combates y también como carencia
de ese sentimiento de humanidad universal que abarca pueblos de
diferente religión y raza. Pero el sitio de Granada y la conquista de
América distan dos siglos y medio del estado social que dió origen á un
sistema de caballería dominante en casi toda la Europa cristiana, y que
suplía la debilidad de la autoridad suprema con la exaltación de la
energía individual. Las virtudes que hacen brillar más esta energía de
carácter son sin duda de todos los tiempos y pueden ser celebradas en la
historia con el nombre de virtudes caballerescas; pero los tiempos de la
verdadera caballería, y, como reflejo suyo, la flor de la poesía
romántica, acaban al terminar el reinado de Fernando III de Castilla y
el de los Hohenstaufen.

El crecimiento de la autoridad monárquica, la extensión del comercio en
la cuenca del Mediterráneo y con las costas de Flandes, la necesidad
generalmente sentida del orden fundado en la ley, disminuyeron la
importancia de las existencias individuales y los desarreglados
esfuerzos de una sola clase, ávida de ejercer un poder independiente. La
caballería terminó al constituirse la nación en cuerpo, invocándose para
la represión de los abusos y para la defensa del débil la acción
protectora del gobierno.

En el reinado de Fernando el Católico y de Isabel fué cuando con mayor
rapidez arraigó el sistema de unidad, de fusión política y de poder
arbitrario, y los escritores modernos que han creído ver en el
sangriento drama de la conquista de América el efecto de un impulso dado
por la caballería de la Edad Media, la consecuencia de un movimiento no
interrumpido, olvidan los cambios efectuados en el orden social de un
país, al entrar en la carrera de los pueblos industriales, y confunden
el estado de la Península cuando el sitio de Granada, con el que tenía
cuando las batallas de Alarcos y de Tolosa.

Los _caballeros de las conquistas_, fríamente inhumanos, que convertían
en vicios los defectos de la caballería, se asemejan más, con corto
número de excepciones, tanto en los combates que entre sí libraban, como
en sus ataques á los príncipes indígenas, á esos _condottieri_ que desde
mediados del siglo XIV arrasaban la desdichada Italia.

La sed del oro de que tanto se ha hablado fué menos funesta á la
población india por los actos de violencia instantánea que provocaba que
por las lentas exacciones á que condujeron primero el trabajo de las
minas y posteriormente[184], entre los años 1513 y 1515, el cultivo de
la caña de azúcar.

La afición á las empresas de industria comercial, que los castellanos
habían adquirido por el contacto con los árabes primero, y después por
sus frecuentes relaciones con los puertos de Italia, convertía á los
nuevos colonos de las islas Antillas en huéspedes tanto más opresores,
cuanto que la falta de conocimientos técnicos y la ignorancia absoluta
de todo principio de régimen colonial ocasionaban un gasto inútil de
tiempo y de fuerzas físicas en los trabajos impuestos á los indios.

Los historiadores españoles que, dejándose llevar de un equivocado
espíritu de patriotismo, acusan á Colón de astucia y doblez, hablan de
su avaricia mercantil como prueba de avidez italiana. Cierto es que el
Almirante, como lo prueba su correspondencia con su hijo D. Diego,
muestra activo y minucioso cuidado por la conservación de su fortuna;
pero esta correspondencia la siguió en los años de 1504 y 1505, en los
cuales, después de la muerte de la reina Isabel, le privó el Gobierno de
sus rentas de Haïti, de los derechos de _tercio_, _ochavo_ y _diezmo_,
inscritos, según dice repetidas veces, en el _libro de sus
privilegios_[185]. Quéjase de los anticipos que había tenido necesidad
de hacer á las personas que le acompañaron en su cuarto y último viaje;
dice que «vive de dinero prestado», y ordena á su hijo que acuda, como
de costumbre, al obispo de Palencia[186] y al señor _Camarero de Su
Alteza_.

Preocupaba mucho á Colón el rango de su familia y el brillo que quería
darle, y su triple dignidad de _almirante de Castilla_, virrey y
gobernador general le obligaba á vida hasta cierto punto fastuosa.
Especialmente por el primero de dichos títulos, gozaba Colón de todos
los privilegios concedidos por el rey Enrique III en 1405 á su tío D.
Alfonso Enríquez, privilegios más honoríficos y lucrativos que los dados
por monarca alguno á un vasallo.

Nacido en el seno de una república donde se veía acumular en poco tiempo
inmensas fortunas por las atrevidas expediciones marítimas á Levante, y
donde tales riquezas eran la base del poder aristocrático en el Estado,
era Colón naturalmente inclinado á desear el dinero como medio de
influencia política y de grandeza. Ya hemos visto antes que no escasea
sus elogios al oro, al cual, conforme á las ideas características de su
tiempo y á su propia manera de ser, atribuía hasta «virtudes
teológicas».

En su institución de mayorazgo (22 de Febrero de 1498, tres meses antes
de su partida para el tercer viaje) vuelve á su proyecto favorito, el de
la conquista del Santo Sepulcro, que debe ser consecuencia próxima de la
conquista de las Antillas, es decir, según él creía, de Ophir y de
Cipango.

Ordena á su hijo D. Diego que emplee sus riquezas «manteniendo en Haïti
cuatro buenos profesores de teología, cuyo número aumentará con el
tiempo, y haciendo construir un hospital y una iglesia bajo la
invocación de Santa María de la Concepción, con un monumento de mármol y
una inscripción[187]; como también depositando en el Banco de San Jorge
de Génova[188] fondos destinados ó á una expedición á Tierra Santa, si
el Gobierno español renunciaba á ella, ó á auxiliar al Papa, si algún
cisma[189] en la Iglesia le amenazara con la pérdida de su rango y de
sus bienes temporales.»

Pero lo que más impulsa al Almirante á desear con ardor el aumento del
producto de este oro, con el cual (por medio de misas á los difuntos,
dichas en bien dotadas capillas) «se sacan las almas del
purgatorio»[190], es una gran mira política. Cuanto más persuadidos
estuvieran los Reyes de que Colón había llegado á los ricos países
limítrofes al Quersoneso de Oro, mayor era la esperanza de éste en que
le proporcionaran los fondos necesarios para extender los
descubrimientos. La ambición y el amor á la gloria le hacían buscar
todos los medios apropiados para herir la imaginación y producir grandes
esperanzas.

El cura de la Villa de los Palacios, Bernáldez, refiere que hospedó en
su casa en 1496 á Cristóbal Colón y al hermano del cacique Caonaboa,
bautizado con el nombre de Diego. Añado que cuando Colón pasaba por
algún pueblo importante, ordenaba al indio ponerse al cuello la
magnífica cadena de oro que había traído de Haïti y que pesaba unos
seiscientos _castellanos_[191]. «Para que se alegrasen Sus Altezas, dice
Colón en la carta al ama del infante D. Juan, y por ello comprendiesen
el negocio, tenía yo apartadas ciertas muestras de este oro, granos muy
gruesos, como huevos[192] de ánsar, de gallina y de pollas, que esperaba
llevar yo mismo á la corte y que el comendador Bobadilla lo ha
impedido.» Hechos directos, á los cuales no se ha prestado bastante
atención, prueban que, si al Almirante preocupaba el engrandecimiento de
su casa, no era por sórdida avaricia. En el colmo de su prestigio en la
corte, entre la segunda y tercera expedición en 1497, los Monarcas
quisieron darle en Haïti una propiedad de cincuenta leguas de largo y
veinticinco de ancho, y con ella además el título de Marqués ó de
Duque. Tuvo la nobleza de rehusar este ofrecimiento, por el temor de
excitar demasiado los celos de sus enemigos y porque el cuidado que
había de exigirle tan gran propiedad le impediría ocuparse del resto de
la isla[193]. En todos sus escritos distingue cuidadosamente el _honor_
y la _hacienda_; los títulos que se le conferían y su propiedad privada;
y en una carta escrita al Rey Católico en 1505, dice:

«Muy humildemente pido á Vuestra Alteza que mande poner á mi hijo (D.
Diego) en mi lugar en la honra y posesion de la gobernacion que yo
estaba, con que toca tanto á mi honra; y en lo otro (en los bienes) haga
Vuestra Alteza como fuere servido, que de todo rescibiré merced.»



XIII.

Infortunios de Colón en sus últimos años.


Sólo en los cinco ó seis primeros años que siguieron al descubrimiento
de Guanahaní gozó Colón de alguna dicha. Su estrella palideció en el
verano de 1498, primero por la dolorosa languidez, seguida de una
inflamación á los ojos, que padeció, durante el descubrimiento de las
costas de Paria; después por las persecuciones políticas é injusticia
del Gobierno, de que fué víctima á su vuelta á Haïti á fines de Agosto
de 1498.

No es probable que el clima del _Golfo Triste_ y del promontorio de
Paria tuviera perniciosa influencia en la salud de Colón. He estado en
estos sitios, y puedo afirmar que el cambio de salud de que se quejaba
el Almirante desde su tercer viaje, no puede atribuirse á una
navegación por la costa, durante la cual rara vez hizo expediciones á
las tierras cubiertas de bosques, y donde la temperatura es poco
elevada[194]. La constitución de Colón, debilitada ya por la vida activa
y laboriosa de marino que tuvo casi desde niño, se alteró antes de
llegar á Trinidad.

El Almirante encontró calmas en las cercanías de las islas de Cabo Verde
y al Sur de las mismas, pasando más de veinte días en las Canarias hasta
los 30° ½ de longitud, y escogió, según las ideas sistemáticas[195], una
ruta que le aproximaba hasta el octavo grado del ecuador. Antes de
desembarcar en las islas de Cabo Verde, donde una parte de la
tripulación cayó enferma, tuvo un fuerte ataque de gota en una pierna,
seguido de fiebre[196]. Á estos males unióse en las costas de Paria y en
el Golfo Triste una inflamación á los ojos, que aumentaron las continuas
vigilias.

Llegó Colón á la isla Beata, próxima á Haïti, casi en completo estado de
ceguera, y el médico que iba á bordo de la _carabela capitana_, maese
Bernal, no era á propósito para inspirarle confianza ni proporcionarle
alivio, por ser su enemigo mortal, hombre vengativo, que, como dice el
Almirante en una carta dirigida á su hijo, «mataba con sus remedios á
las gentes y merecía ser descuartizado mil veces»[197].

Los dos años de perturbaciones y angustias pasados en Haïti, desde la
rebelión de Roldán hasta la dictadura de Bobadilla, apresuraron la
progresiva pérdida de sus fuerzas físicas; y la mejor prueba del
maravilloso vigor natural de la constitución del Almirante y del imperio
que su grande alma ejercía en un cuerpo debilitado, es el éxito de su
cuarto viaje, el más largo y peligroso de todos.

De vuelta en Sanlúcar el 7 de Noviembre de 1504, arrastró una vida
miserable, afligida por la inesperada muerte de la reina Isabel[198],
sin confianza en las falaces promesas del Rey, implorando permiso[199]
para montar en mula ensillada y enfrenada, porque sus dolencias no le
permitían viajar por tierra de otro modo. El que había dado á España un
nuevo mundo, sólo pedía un rincón de tierra para morir en él
tranquilamente. (Herrera, Dec. I, lib. VI, cap. 13.)

Esta serie de persecuciones y contrariedades, que tanto amargaron los
seis últimos años de la vida de Colón, aumentaron en él la
circunspección y la desconfianza que constituían los rasgos más
genoveses de su carácter. El grande hombre decía de sí mismo que su
posición presentaba tres dificultades casi insuperables: estar largo
tiempo ausente de la corte; ser extranjero en el país que quería
servir, y envidiado por el grande éxito de sus empresas.

Oviedo, al describir el carácter del Almirante (_Historia general_, lib.
I, cap. II), le llama: «Bien hablado, _cauto_, de grande ingenio y buen
latino.» Ya he indicado en otro sitio la extraordinaria reserva con que,
desde la primera expedición, comunica al Gobierno los detalles de sus
descubrimientos. Quéjase la Reina, en su carta de 5 de Septiembre de
1493, de que el _libro del Almirante_ (sin duda el Diario de su viaje)
deje en blanco los grados (de latitud) en los que se encuentran situadas
las nuevas tierras y los grados por donde ha pasado para llegar á ellas.
Quiere ella _una carta muy cumplida_, que contenga todos los nombres;
una carta marina, que no será mostrada, si Colón lo exige (_si vos
pareciere que no la debemos mostrar, nos lo escribid_).

En carta de 16 de Agosto de 1494, que contiene los más honrosos
sentimientos de afecto y estimación[200], pide nuevamente la Reina al
Almirante que le escriba cuántas islas ha descubierto, qué nombre ha
dado á cada una de ellas, y á qué distancia se encuentran unas de
otras.

Después del cuarto viaje, se ve precisado á escribir al Papa, que se
quejaba de su largo silencio. Teme que esta carta[201] le perjudique en
el ánimo del Rey, y por tres veces ordena á su hijo que se la muestre al
_señor Camarero_ y al obispo de Palencia, para evitar calumnias y falsos
testimonios. Estas precauciones debían parecerle tanto más
indispensables, cuanto que la imprudente violencia con que había
tratado[202], al partir para el tercer viaje, á un favorito y servidor
de la poderosa casa del obispo de Badajoz, Juan de Fonseca[203], fué sin
duda el motivo principal del cruel tratamiento que le hizo sufrir
Francisco de Bobadilla.

Lo que mejor prueba la elevación de sentimientos y la nobleza del
carácter de Colón, es la mezcla de energía y de bondad que en él
encontramos hasta el fin de una vida en cuyos catorce años de gloria (de
1492 á 1506) únicamente seis ó siete fueron para él felices (desde 1492
á 1499). Si algunas veces le dominaba el abatimiento y se entregaba
melancólicamente á sus místicos ensueños, pronto recobraba la poderosa
voluntad y la claridad de inteligencia, que es fuente de las grandes
acciones.

Diez y siete meses después de la muerte de la reina Isabel, el rey
Felipe I y la reina Juana desembarcaron en la Coruña[204], con no poco
descontento del rey Fernando, que, por venganza, se había casado con la
joven princesa Germana de Foix. Los dos reyes de Aragón y Castilla
tuvieron la primera entrevista en medio de las montañas de Galicia, en
la aldea de _Remesal_, cerca del _pueblo del Río Negro_. Colón sufría
cruel ataque de gota («agravado de gota y otras enfermedades», dice el
hijo), y no pudo ir al encuentro de los nuevos soberanos de Castilla.
Olvidando momentáneamente la melancolía de la reina Juana, que ya
degeneraba en locura, esperaba que la hija de Isabel se acordaría de las
promesas y del afecto de una madre cuyo trono ocupaba. Las Casas (lib.
XI, capítulo 37) nos ha conservado la noble carta que el Almirante dió á
su hermano el Adelantado, para presentarla á los Monarcas durante su
viaje desde la Coruña á Laredo. Este documento sólo precede acaso en
veinte días á la muerte de Colón, y es su última carta: «Yo suplico á
Vuestras Altezas--dice el anciano--tengan por cierto que bien que esta
enfermedad me trabaja así agora sin piedad, que yo las puedo aún servir
de servicio que no se haya visto su igual.»

Colón tenía sesenta y seis años cuando emprendió su cuarto viaje, y
setenta cuando escribió las líneas copiadas. Tal era la energía de
voluntad de este hombre extraordinario, que, confiando en sí mismo, no
creía aún terminada su carrera de vida activa y aventurera cuando sus
males físicos le anunciaban próxima muerte. Tanto el padre como el hijo
dudaban si deberían contar más bien con el favor del rey D. Fernando que
con el del rey D. Felipe. Por una carta de Fernando el Católico á don
Diego Colón, escrita en Noviembre de 1506, se comprende que el Rey no
estaba muy satisfecho de los nuevos monarcas de Castilla. Escribe desde
Nápoles, como si no merecieran censuras iguales actos suyos: «_Hame
pesado_ que allá (en España) no se ha fecho bien con vos.»

Junto á la fuerza de carácter que admiramos en la vida pública de Colón,
hay que citar, respecto á lo poco que sabemos de su vida privada, rasgos
de bondad verdaderamente conmovedores. Las trece cartas encontradas en
los archivos de la casa de Veragua y dirigidas á sus hijos y al P.
Gorricio (de la Cartuja de Sevilla), son, bajo este punto de vista,
notabilísimas. En ellas se ven la noble expresión de su dolor por la
muerte de la reina Isabel, frecuentes exhortaciones de amor fraternal y
una solicitud muy humana por salvar la vida á los condenados. Escuchemos
los consejos que da al Almirante D. Diego: «De tu hermano haz mucha
cuenta; él tiene buen natural y ya deja las mocedades: diez hermanos no
te serian demasiados: nunca yo fallé mayor amigo á diestro y siniestro
que mis hermanos.» La carta es del mes de Diciembre de 1504, y por tanto
posterior á la vuelta del cuarto viaje, en el que Fernando Colón
demostró un valor y una resignación elogiados en la _Carta rarisima_.
Pocos días después, escribe también Colón á su hijo D. Diego: «Ya dije
la razon que hay para templar el gasto. Á tu tío ten el acatamiento que
es razon, y á tu hermano allega, como debe hacer el hermano mayor al
menor: tú no tienes otro, y, loado Nuestro Señor, éste es tal, que bien
te es menester. Él ha salido y sale de muy buen saber. A Carvajal honra,
y á Jerónimo y á Diego Méndez[205]. A todos da mis encomiendas; yo no
les escribo, que no hay de qué.»

La madre de Fernando, una dama noble[206] de Córdoba, á la cual no
estaba unido el Almirante por lazos matrimoniales, vivía aún. Nótase en
la citada correspondencia el exquisito cuidado con que procura mantener
la igualdad entre los dos hermanos, cuidado que dió sus frutos, porque
vemos á Fernando, después de la muerte del Almirante, acompañar en 1509
á su hermano á Haïti. Esta delicadeza de sentimientos en sus relaciones
con la dama de Córdoba, encuéntrase en el testamento del Almirante,
hecho en 25 de Agosto de 1505, pero amplificado y firmado el 19 de Mayo
de 1506, la víspera de su muerte. «Mando á D. Diego que haya
encomendada á Beatriz Enriquez, madre de D. Fernando, mi hijo, que la
provea que pueda vivir honestamente, como persona á quien yo soy en
tanto cargo. Y esto se haga por mi descargo de la conciencia, porque
esto pesa mucho para mi ánima. La razón dello non es lícito de la
escribir aquí.» El testamento termina con algunos pequeños legados en
metálico, los cuales se habían de dar «en tal forma que no se sepa quién
se los manda dar». Estos legados son de valor desde medio marco de plata
á 100 ducados de oro, y entre los legatarios se cita á un judío que
moraba hacía años á la puerta de la _Judería_ de Lisboa, y comerciantes
con quienes tuvo Colón relaciones en 1482, más de veinticuatro años
antes de su muerte.

El amor paternal de Cristóbal Colón y los cariñosos sentimientos de su
alma están retratados en las ingenuas frases que emplea para describir
sus angustias durante las dos grandes tempestades, el 14 de Febrero de
1493 cerca de las islas Azores y en Agosto de 1502 cerca de Honduras por
el recuerdo de su hijo ausente. «_Es una lástima, _dice_, que me
arrancaba el corazón por las espaldas_»; porque si moría, dejaba en
España un hijo huérfano y privado de toda fortuna.»

He creído deber referir estos detalles de costumbres de la vida privada,
para que, conservando á cada rasgo su primitiva originalidad, arrojen
luz sobre el carácter y la fisonomía individual del grande hombre á cuya
memoria están dedicadas estas páginas.



XIV.

Últimos momentos de Colón.


Hemos acompañado á Colón desde el lugar de su nacimiento y su primera
juventud hasta la triste época de su vida en que, abandonado de la
fortuna, no lo fué de la fuerza de su carácter y del poder de su genio.
He investigado en sus actos y en lo poco que nos queda de sus escritos
cuanto puede contribuir á formar un juicio imparcial, complaciéndome
pintar esta gran figura histórica con sus verdaderas facciones, como
hombre del siglo XV, representante de las antiguas costumbres de la
Liguria y de España, no según las opiniones y los sentimientos
engendrados por la civilización de los tiempos modernos.

Colón concibió, al mismo tiempo que el florentino Pablo Toscanelli, el
atrevido proyecto de llegar á la India por la vía del Oeste,
aventurándose en el _mar Tenebroso_ de los geógrafos árabes. Como marino
hábil é instruído, realizó lo que hasta entonces había sido una estéril
teoría de gabinete y llegó á ser de tal suerte el instrumento
imprevisto, casi involuntario, del descubrimiento del nuevo continente.
Reconoció progresivamente la conexión ó unión mutua de las tierras que
primero parecieron islas dispersas en la inmensidad del Océano, ó
próximas á la costa oriental de Asia; pero murió firmemente persuadido
de haber encontrado un continente en Cuba (al llegar al cabo _Alpha y
Omega_, cabo del _principio y del fin_), en la costa de Paria y en la de
Veragua. Este continente formaba parte, según él, del gran imperio del
_Khataï_, es decir, del imperio mogol de la China septentrional.

Basta por el momento citar una sola frase de la carta de Colón, escrita
en Julio de 1593 al final de su cuarto y último viaje: «Llegué el 13 de
Mayo á la provincia de Mago[207], que está junto á la de _Catayo_. De
Ciguare, en la tierra de Veragua, hay diez jornadas al río Ganges.»

Diez y ocho meses después de este cuarto viaje murió Colón, y en dicho
tiempo no se hizo ningún descubrimiento que le obligara á modificar su
opinión. Desde 1504 á 1508, en que Pinzón y Solís partieron para
recorrer las costas orientales hasta el paralelo de 40° Sur, no hubo
expedición alguna de importancia, porque la que disponían Vespucci y
Juan de la Cosa en 1507 no llegó á realizarse por motivos políticos.

Las ideas de cosmografía sistemática de que el Almirante estaba imbuído
desde su juventud y que principalmente aprendió en los Padres de la
Iglesia y en las obras del cardenal d’Ailly, le impidieron comprender
toda la grandeza de su descubrimiento, y reconocer su verdadero
carácter.

Poseemos una copia hecha por D. Fernando Colón de una carta de su padre
al papa Alejandro VI, en la que dice: «He descubierto y ganado mil
cuatrocientas islas[208] y trescientas treinta y tres leguas de _tierra
firme de Asia_.» Esta carta la escribió el Almirante cuatro años antes
de su muerte. Tal fué la grandeza del descubrimiento, que aquel á quien
se debe no pudo comprenderla, adivinando sólo una pequeña parte de la
gloria inmortal con que la posteridad había de rodear su nombre.

Ya dije antes cuán breve había sido la época dichosa de Colón. En su
larga carrera apenas se cuentan seis ó siete años de felicidad. Vivió
bastante tiempo entre los hombres para saber amargamente lo que la
superioridad tiene de importuno, y cuán difícil es adquirir fama, sin
comprometer y perturbar el reposo.

Las tierras que había descubierto por voluntad divina y milagrosas
inspiraciones llegaron á ser presa de sus enemigos. Las _Nuevas Indias_,
que llama su propiedad, _cosa que era suya_ (_testamento del 19 de Mayo
de 1506_); aquella parte del Asia que se presenta á su imaginación como
una conquista, más grande que Europa y África unidas[209], fueron
inabordables para quien «las había negado á Francia, á Inglaterra y á
Portugal». El anciano veía el fracaso de sus más puras ambiciones; los
indios, á quienes consideraba como «la riqueza de la India»[210],
desaparecían por el exceso del trabajo á que se les obligaba, ó por las
erróneas instituciones coloniales. Las cartas que el Almirante dirige á
su familia y amigos desde el año 1502, reflejan este dolor, y se ve, al
leerlas, lo conmovedora que es la tristeza de un grande hombre, que es
además un hombre virtuoso.

Pero á pesar de los sufrimientos físicos, el reposo le era intolerable.
En medio de las tribulaciones que contristaban su corazón, ideaba nuevos
proyectos, aun sin creer en su ejecución. Una de las grandes miserias de
la vida es llegar á la edad en que quedan los deseos, cuando hace tiempo
que han desaparecido las ilusiones que mantienen la esperanza.

Colón sintió desfallecer sus fuerzas, sin comprender cuán cerca estaba
del término de sus sufrimientos. Ya hemos visto que pocas semanas antes
de su muerte, en la carta al archiduque Felipe y á la reina Juana de
Castilla les dice «tengan por cierto que bien que esta enfermedad me
trabaja asi agora sin piedad, _yo les puedo aún servir_ de servicio que
no se haya visto su igual. Estos revesados tiempos é otras angustias en
que yo he sido puesto contra tanta razón, me han llevado á gran
extremo.»

Esta carta, según mis investigaciones, es de los primeros días del mes
de Mayo de 1506, y la envió á su hermano Bartolomé para que la llevase
á la Coruña, donde los Soberanos habían desembarcado poco antes del 7 de
Mayo, si merecen fe los datos de las cartas de Pedro Mártir de Anghiera.

El 19 puso el Almirante su testamento en manos del Escribano de Cámara
de SS. AA., y el 20 murió, probablemente rodeado de sus dos hijos,
porque en la carta al archiduque Felipe dice que ni él ni su hijo pueden
ir á recibirle.

Dejó ordenado que los grillos que le mandó poner Bobadilla, y que
conservaba como reliquias, y como el precio de los servicios que había
prestado á España, los colocaran en su sepulcro. «_Yo los vi, _dice
Fernando Colón_, siempre en su retrete, y quiso que fuesen enterrados
con él._»

He visitado en la Habana la tumba de Cristóbal Colón y en Méjico la de
Hernán Cortés. Por una coincidencia rara de sucesos, se ha podido
asistir, á fines del siglo último y en épocas muy próximas, á la
traslación de los restos de estos dos grandes hombres. En Méjico, el
duque de Monteleón dedicó á su antepasado Cortés un monumento, levantado
en la capilla nueva del hospital de _Los Naturales_; y en la suntuosa
Catedral que posee la Habana, desde 1796 están las cenizas de Colón,
que, en menos de tres siglos, han sido trasladadas cuatro veces.

Cuando murió Colón en Valladolid, el 20 de Mayo de 1506, fué enterrado
su cuerpo en el convento de San Francisco. En 1513 le llevaron á la
Cartuja de las Cuevas[211] en Sevilla, y desde allí, en 1536, en unión
del cuerpo de su hijo D. Diego[212], á la Capilla Mayor de la catedral
de Santo Domingo, en la isla de Haïti.

Cuando, con arreglo al tratado de paz de Basilea de 1795, fué cedida á
Francia la parte española de esta isla, el duque de Veragua, heredero de
los bienes de Cristóbal Colón, quiso que las cenizas del héroe
descansaran en tierra sometida á España y, á fin de conseguirlo, envió
dos comisarios, los Sres. Oyarzábal y Lacanda, á Santo Domingo, para
tratar con las autoridades que iban á salir de allí. Los comisarios
encontraron poderoso apoyo en los patrióticos sentimientos del almirante
D. Gabriel de Aristizábal, cuya escuadra se había concentrado en
aquellas costas.

La traslación de los restos de Colón se verificó con gran pompa el 20 de
Diciembre de 1795. Dice una relación oficial, que «se abrió[213] una
bóveda que estaba sobre el presbiterio, al lado del Evangelio, pared
principal y peana del altar mayor». En ella se encontraron algunos
pedazos de planchas de plomo, restos de un ataúd, mezclados con _pedazos
de huesos, de canillas y otras varias partes de algún difunto_. El buque
_San Lorenzo_ trasportó estos restos á la Habana, donde, el 19 de Enero
de 1796, hubo otra pompa fúnebre en el puerto, en el muelle de la
_Caballería_, en la plaza de Armas, cerca del Obelisco, donde se celebró
la primera misa cuando la fundación de la ciudad, y en la Catedral.

En el territorio de los Estados Unidos, cuyo descubrimiento marítimo se
debe á Sebastián Cabot, á Corteral, Ponce de León, Ayllón y Verrazano,
hay más de veinte localidades que llevan el nombre de Colombus,
Columbia y Columbiana. Después de fundar la independencia de la América
del Sur, Bolívar enalteció la fama de sus victorias uniendo el gran
nombre de Cristóbal Colón á una república cuya superficie es seis veces
mayor que España; pero estas pruebas tardías de público agradecimiento
recuerdan un género de homenajes prodigados con demasiada frecuencia á
nombres que merecen poco respeto de la posteridad. Que se atraviese el
Nuevo Continente desde Buenos Aires hasta Monterrey, desde la isla de la
Trinidad hasta Panamá, y en ninguna parte se encontrará un monumento
nacional de alguna importancia elevado á Cristóbal Colón. De esta
ingratitud participan también España é Italia[214].

Durante mi permanencia en la Habana he preguntado algunas veces al
almirante Aristizábal si, al abrir la bóveda que contenía los restos de
Colón, se encontraron los grillos que, según dice su hijo, ordenó
colocar en su tumba. El almirante Aristizábal y otras personas que
asistieron á la exhumación, con el más vivo interés, me aseguraron no
haber visto nada que indicara la presencia de hierro oxidado. ¿Los
quitaron en la traslación de Valladolid á Sevilla, ó de Sevilla á Santo
Domingo ó no fué obedecida una orden verbal, cuya ejecución podía
lastimar la susceptibilidad de una Corte que pretendió haber sido
extraña á las violencias ejercidas por Bobadilla, y que exigía
testimonios de afecto de los mismos á quienes secretamente oprimía?

En los testamentos de Colón háblase de la construcción de una capilla en
la Vega de la Concepción de Haïti, destinada á hacer decir diariamente
misas por el descanso de su alma, de la de su mujer y de las de sus
parientes; pero no se designa el sitio de su enterramiento. Fernando
Colón nada dice de la traslación de los restos de su padre á Haïti, lo
cual es una prueba más de que terminó su historia antes de 1536.

Las tres grandes figuras que fijan la atención con vivo interés en la
historia del Nuevo Mundo, antes de la gloria de Washington y de
Franklin, son: Cristóbal Colón, Cortés y Raleigh. Hombres de los siglos
XV y XVI, pertenecientes por su origen á tres naciones distintas, cada
uno de ellos tiene su fisonomía especial: en Colón sobresale la audacia
del navegante lanzado á la carrera de los descubrimientos; Cortés es el
conquistador y profundo político, y Raleigh ejerce una influencia
inmensa en los destinos del género humano, por la colonización de
Virginia. Todos ellos sufrieron grandes adversidades al fin de su vida.
Cortés, después de errar largo tiempo por el mar del Sur, vióse expuesto
como Colón al injurioso olvido de una Corte en que predominaba el
disimulo y la ingratitud.

Más desgraciado que ellos, nacido cinco años después de la muerte del
conquistador de Méjico, preséntasenos Raleigh bajo la influencia de una
civilización y de una depravación de costumbres más modernas. Las
victorias marítimas que ilustraron su siglo, los descubrimientos
geográficos, el establecimiento de colonias cuya latitud favorecía los
mismos cultivos de la metrópoli, son los títulos de gloria de Walter
Raleigh. Mezclado á las sanguinarias intrigas de dos reinados; amigo de
las letras y del geómetra Harriot, vemos á este hombre extraordinario
repartir su tiempo en la prisión de Tower entre el estudio de la
_Historia del Mundo_ que él reconstruye y las operaciones químicas de un
laboratorio[215].

Gran distancia hay entre las composiciones teológicas de Cristóbal Colón
que contiene el _Libro de las profecías_, y las composiciones poéticas y
las grandes miras de hombre de Estado de Raleigh, y si no es producto
del progreso de los tiempos, al menos se debe á la diferencia de épocas,
de costumbres y de opiniones desde 1501 hasta 1618, en que fué
decapitado á los sesenta y seis años de edad el fundador de la memorable
colonia de Roanoke.

Cristóbal Colón, Cortés y Raleigh han probado que el genio sólo reina en
lo porvenir, y que su poder es tardío. Durante algún tiempo excitaron
al más alto grado la admiración de sus contemporáneos; pero la
benevolencia pública les abandonó en su vejez; si se acordaron de ellos
fué para afligirles en su aislamiento. El siglo que les vió nacer no
comprendió los cambios que su acción sucesiva iba á producir en el
estado de los pueblos de Occidente. Lo que influyen estos pueblos en
todos los puntos del globo, donde simultáneamente se hace sentir su
presencia y, por tanto, la preponderancia universal que ejercen, data
sólo del descubrimiento de América y del viaje de Gama. Acontecimientos
ocurridos en el corto período de seis años (1492-1498) han determinado,
por decirlo así, el repartimiento del poder en la tierra. Desde entonces
el poder de la inteligencia, geográficamente limitado, pudo emprender
libre vuelo, encontrando rápido medio de extenderse, de mantener y de
perpetuar su acción.

Las emigraciones de los pueblos, las expediciones guerreras en el
interior de un continente, las comunicaciones por medio de caravanas y
por caminos invariablemente seguidos desde hacía siglos, sólo produjeron
efectos parciales y generalmente menos duraderos. Las expediciones más
lejanas fueron devastadoras, recibiendo el impulso de los que nada
tenían que añadir á los tesoros de la inteligencia ya acumulados.

En cambio los acontecimientos de fines del siglo XV, separados sólo por
un intervalo de seis años, preparáronse largo tiempo durante la Edad
Media, que á su vez había sido fecundada por las ideas de los siglos
anteriores y excitada por los dogmas y los ensueños de la geografía
sistemática de los helenos. Desde esta época la unidad homérica del
Océano hace sentir su feliz influencia en la civilización del género
humano. El elemento móvil que baña todas las costas llega á ser el lazo
moral y político; y los pueblos de Occidente, cuya inteligencia activa
ha creado este lazo y comprendido su importancia, se elevan á una
universalidad de acción que determina la preponderancia del poder en el
globo.

La gloria popular de Cristóbal Colón conservó todo su esplendor hasta el
fin de su tercer viaje, cuando llegó á la tierra firme de Paria.

La cuarta expedición, en que el Almirante desplegó más que en las
anteriores la energía de su carácter y la habilidad de marino, no pudo
producir grande efecto, pues, aunque extendió las primeras nociones
positivas de un mar al Occidente de Veragua, no consiguió su principal
objeto: el descubrimiento de un paso directo, el _secreto del estrecho_.

Dos años antes, Rodrigo de Bastidas (que partió de Cádiz en Octubre de
1500), después de pasar más allá del _Cabo de la Vela_, y de descubrir
las costas de Santa Marta, el Río Sinu y el golfo de Darien, había
llegado en el istmo de Panamá hasta el Puerto de Escribanos y Nombre de
Dios.

La importancia de los descubrimientos, que continuaron rápidamente desde
1497; el viaje de Gama á Calicut, cuyas consecuencias hiciéronse sentir
en seguida en el comercio del mundo; la tardía acumulación de los
metales preciosos de América; los trabajos de Cabral y de Solís; el
descubrimiento del mar del Sur por Balboa, siete años después de la
muerte de Colón, distrajeron el interés público é hicieron olvidar por
largo tiempo al que había dado el impulso á estas maravillosas empresas.

Pedro Mártir de Anghiera, como lo prueban las fechas de muchas de sus
cartas, encontrábase en Valladolid, desde el 10 de Febrero al 26 de
Abril, en el mismo punto donde habitaba entonces su amigo Colón, atacado
de enfermedad mortal, y ni menciona la dolencia, ni da cuenta de la
muerte del grande hombre, cuya noticia debió saber en Astorga ó en la
Coruña. El naufragio del archiduque Felipe, su llegada á La Coruña y las
cuestiones entre yerno y suegro eran, al parecer, lo único que inspiraba
interés á Anghiera.

De igual manera Fracanzio de Montalboddo no conoció hasta 1507 el cuarto
viaje del Almirante, comenzado en 1502, y mucho menos su muerte.
Fracanzio vivía, sin embargo, en Vicenza, y las comunicaciones entre
España é Italia eran, por desgracia, demasiado frecuentes, porque la
Lombardía sufría el yugo de los franceses y las Dos Sicilias el de los
españoles.

Encuentro en la traducción latina cuyo prefacio firmó Madrignano el
1.º de Junio de 1588, «que _hasta dicho día_ Cristóbal Colón y su
hermano[216], libres ya de los grillos, vivían honrados en la corte de
España.»

Este desdeñoso olvido del grande hombre aumentó en la primera mitad del
siglo XVI, cuando la fama ficticia de Vespucci, las empresas de
Cortés[217] y las sanguinarias conquistas de Pizarro absorbieron todo el
interés de la Europa comerciante, sobre todo cuando la acumulación de
la plata, que siguió al descubrimiento de las minas del Potosí (1545) y
de Zacatecas (1548), hizo triplicar el precio del trigo y cambiar
súbitamente todos los valores nominales. Los _conquistadores_ de un
continente tan rico en metales preciosos borraron poco á poco el
recuerdo del que había enseñado el camino. El héroe que á su vuelta del
primer viaje llamaba aún[218] Anghiera «un _tal_ Colón de Liguria», fué
insultado cuarenta años después de su muerte, cuando la importancia de
su descubrimiento brillaba en todo su esplendor, en la célebre obra de
Juan Barros sobre Asia. El gran historiador portugués, dando libre curso
al odio nacional y al pesar de ver cómo llegaban tantos tesoros á manos
de los españoles, le describe como hombre «_fallador é glorioso em
mostrar suas habilidades, é mais fantastico et de imaginaçoes com sua
Ilha Cipango_»[219].

Sólo Italia velaba, al parecer, por la gloria de Cristóbal Colón; y dan
de ello fe la bella prosa latina del cardenal Bembo y las sublimes
octavas de la _Jerusalén libertada_. Bembo consagró casi un libro entero
de su _Historia de Venecia_ á Colón y á su descubrimiento, que llama «la
mayor cosa que en tiempo alguno lograron ejecutar los hombres». Torcuato
Tasso celebra á Colón por boca de la _fatídica Donna, condottiera di
Ubaldo_, «Hércules, vencedor de los monstruos de África y de Iberia, á
pesar de su valor y de su gran alma,

      Non osò di tentar l’alto Oceáno
    Segnò le mete, e in troppo brevi chiostri
    L’ardir ristrinse dell’ingegno umano.

Estos lazos que encadenaron la voluntad del hombre y le detuvieron en su
carrera de aventuras los romperá el nauta de Liguria.»

      Tempo verrà che fian d’Ercole i segni
    Favola vile ai naviganti industri:
    E i mar riposti, or senza nome, e i regni
    Ignoti, ancor tra voi saranno illustri.

      Un _uom della Liguria_ avrà ardimento
    All’incognito corso esporsi in prima;
    Nè ’l minaccevol fremito del vento,
    Nè l’inospito mar, nè il dubbio clima...

      Faran che il generoso, entro ai divieti
    D’Abila angusti, l’alta mente accheti.
    Tu spiegherai, _Colombo_, a un nuovo polo
    Lontane sì le fortunate antenne,
    Ch’appena seguirà con gli occhi il volo
    La Fama, c’ha mille occhi e mille penne.

  Tasso, XV, 25, 30-32.



APÉNDICE PRIMERO.

AÑO DEL NACIMIENTO DE COLÓN.


Tal es la obscuridad que reina respecto á la vida de Colón en la época
anterior á su correspondencia con Toscanelli en 1474 y á su llegada á
Andalucía en 1484, que entre las diferentes hipótesis para determinar la
edad del Almirante, cuando ocurrió su muerte en 20 de Mayo de 1506,
media un período de _veinticinco años_. El resultado de estas hipótesis
es el siguiente:

  El año de 1430, según los datos de Ramusio.

      --    1436, según los de Bernáldez, cura de los Palacios, y según
                    el caballero Napione.

      --    1441, según el Padre Charlevoix.

      --    1445, según Bossi (_Vita_, págs. 68-70).

      --    1446, según Muñoz.

      --    1447, según Robertson y Spotorno (_Storia litter. de la
                    Liguria_, t. II, pág. 243).

      --    1449, según Willard (_History of the United States_,
                    pág. 28).

      --    1455, según las combinaciones de épocas indicadas en la
                    carta fechada en Jamaica el 7 de Julio de 1503.

En esta carta, como M. Morelli ha demostrado, es preciso leer 48 por 28,
en la frase «yo vine á servar á España de veintiocho años». Estos
errores tan comunes en las cifras árabes, empleadas á fines del siglo
XV, encuéntranse en todos los Diarios de Colón. En el del primer viaje
dice «que el 20 de Enero (1493) hará siete años cumplidos desde que vino
á servir á los monarcas», y debe ponerse nueve en vez de siete, porque
llegó á Sevilla en 1484. Navarrete cree, como Napione, que la fecha más
probable del nacimiento del gran marino es el año de 1436, es decir,
diez años antes de lo que supone el célebre historiador de América D.
Juan Bautista Muñoz.

No existe incertidumbre de esta clase en la vida de ningún hombre
célebre de los cuatro últimos siglos, ni se comprende por qué D.
Fernando Colón, en la _Vida del Almirante_, no dijo la edad en que
nació: acaso hasta él la ignoraba, y puede creerse que una de las
rarezas de carácter de Colón fué la de no querer que se supiera el año
de su nacimiento.

Su hijo D. Fernando, como frecuentemente se ha dicho, demuestra tímida
prudencia y envuelve en el misterio cuanto concierne á sus parientes, al
nacimiento y á la juventud de su padre.

Si algunos escritores serios, como, por ejemplo, Mr. de Murr (_Martín
Beheim_, pág. 128), dicen que murió Colón en 20 de Mayo de 1505, en vez
de 1506, es á causa de una errata en el texto de la _Vida del
Almirante_, capítulo 128 (Barcia, _Hist. primit._, t. I, pág. 128).


PATRIA Y FAMILIA DE COLÓN.

He estudiado detenidamente las largas y á veces fastidiosas
disertaciones que han visto la luz desde principios del siglo actual, en
que un distinguido sabio de Turín, el conde Napione, convencido de la
legitimidad de los derechos de los antiguos feudatarios del castillo de
Cuccaro, en el ducado de Montferrato, renovó la controversia acerca del
lugar donde nació el Almirante. Esta discusión, que terminó creyendo
tener cuantos habían intervenido en ella la razón de su parte, fué
provechosa por lo mucho que aclaró la historia de Colón, y por los datos
aducidos respecto á los antiguos mapas y descripciones de América. Por
lo demás, se advierte en la polémica la acritud y pasión que inspira el
patriotismo provincial y municipal en los pueblos que no tienen un
centro de vida política.

El ducado de Montferrato, considerado como parte de la antigua Liguria,
está hoy unido al territorio de Génova; pero hasta ahora el involuntario
sacrificio de su independencia no ha hecho á los genoveses tan
indiferentes como se esperaba á las pretensiones de los piamonteses
acerca de la persona del Almirante y de su verdadera patria (_Memoria
della Reale Academia di Torino_, 1823, t. XXVII, pág. 75). Más de diez y
ocho pueblos se disputan la gloria de haber sido cuna de Cristóbal
Colón, y son: Génova, Cogoleto (nombre cambiado en Cogoreto, Cucchereto,
Cugureo Cogoreo, Cucureo de Herrera y Cugurgo de Puffendorf), Bugiasco,
Finale, Quinto y Nervi (en la ribera de Génova), Saona, Palestrella y
Arbizoli (cerca de Saona), Cosseria (entre Millessimo y Carcere), el
valle de Oneglia, Castello di Cuccaro (entre Alejandría y Casale), la
ciudad de Placencîa y Pradello (en el Val de Nura del Piacentino).

El número de estos lugares aumentó progresivamente con la fama del
héroe, porque sus contemporáneos, Pedro Mártir de Anghiera, el cura de
los Palacios, Geraldini, Pedro Coppo de Isola[220], el obispo
Giustiniani, el canciller Antonio Gallo y Senerega, le han llamado
unánimemente genovés.

La institución del mayorazgo, documento fechado en 22 de Febrero de
1498, y de cuya autenticidad, como antes he dicho, nadie duda en España,
prueba que la palabra _genovés_, aplicada á Colón, no puede tomarse en
el sentido extenso de _liguriano_, que podría designar lo mismo al
nacido en Génova que al natural de Cuccaro. Este documento de 1498 dice
literalmente: «La dicha ciudad de Génova, de donde yo salí y donde yo
nací.» Además, en la respuesta latino-italiana, igualmente auténtica,
que el magistrado de Génova (_Magistrato di S. Giorgio_) escribió el 8
de Diciembre de 1502 á Colón, con motivo de sus patrióticas promesas,
transmitidas por el embajador genovés Nicolás Oderigo, cuando volvió á
España, llámase con frecuencia á la ciudad de Génova _originaria patria
de Vostra Claritudine_, y á Colón _amantissimus concivis_ (_Cod. col.
amer._, pág. 329; Navarrete, t. II, pág. 283).

Á menos de suponer en Fernando Colón motivos para guardar premeditado
silencio, es difícil explicar la ignorancia que afecta acerca del
origen de su padre, pues sólo cita á Génova como uno de los seis puntos
á los cuales se concedía en su época el honor de haber sido la patria
del Almirante. ¿Cómo es posible creer que el padre hubiera dejado á los
hijos en esta incertidumbre? ¿Por qué evita el hijo con tanta prudencia
decidir la cuestión, ó decir al menos cuál es la opinión que le parece
más probable?

La _Vida del Almirante_, escrita en español por Fernando Colón, se
publicó por primera vez, traducida al italiano en 1571, treinta y un año
después de la muerte del autor. Cítanse en ella, con el título de
_Crónica_, los _Annales de Génova_, que fueron impresos en 1535, y que
el conde Priocca niega fueran quemados por orden del Senado (véase
Cancellieri, pág. 139). Esta cita prueba que Fernando Colón terminó su
obra siendo ya viejo, y si tal prueba, presentada por el caballero
Napione (_Mem. della Acad. di Torino_, 1805, págs. 148 y 240), no parece
convincente, podría corroborarla con la condición de que en el último
capítulo se trata de la muerte del Inca Atahualpa, que fué estrangulado
en 1533. Ahora bien: cuarenta años después del descubrimiento del Nuevo
Mundo, la gloria de Cristóbal Colón estaba tan divulgada, que en todos
los puntos de la Liguria donde vivían personas del mismo apellido
empezaron las pretensiones genealógicas. Algunas de estas pretensiones
debían halagar la vanidad de Fernando y de Diego Colón, y de los hijos
de éste, que habiendo llegado á gran posición nobiliaria en un país
donde el comercio y las artes industriales no eran tan honrados como en
Génova, aprovechábanse sin duda de la incertidumbre reinante sobre la
posición social de sus parientes y el lugar del nacimiento de Cristóbal
Colón.

En el primer capítulo de la _Historia del Almirante_ hay una mezcla
hipócrita de orgullo y de filosofía que oculta mal el deseo en su autor
de dejar adivinar lo que no se atreve á decir abiertamente. Empieza
diciendo que se le pide en vano probar que su padre desciende de una
familia ilustre, la cual, por mala fortuna, había llegado á la última
estrechez; y que tampoco mencionará como ascendiente aquel Colón que
Tácito dice en el libro XII llevó preso á Roma al rey Mitrídates, y
obtuvo por ello los honores consulares; ni á los dos almirantes de este
apellido, tío y sobrino, que recorrieron victoriosamente (el uno desde
1462 á 1476, y el otro hasta 1485) los mares del Archipiélago y de
Portugal[221]. Hoy las buenas ediciones de los _Anales_ de Tácito (XII,
21) dicen: _Traditus post hoc Mithridates, vectusque Romam per Junium
Cilonem procuratorem Ponti. Consularia insignia Ciloni, Aquilæ prætoria
decernuntur_; pero en algunos manuscritos se lee, en efecto: _Romam
vectus per Junium Colonem_, lección contraria á un pasaje de Dión Casio
(LX, 33).

Después de este rasgo de erudición, D. Fernando expone cómo la
Providencia quiso que todo fuera misterioso en el origen de su padre;
dice que algunos, como para obscurecer la fama del Almirante, suponen
que fué de Cugureo ó de Bugiasco, lugarcillos pequeños cerca de Génova;
otros, que quieren exaltarle más, dicen que era de Saona; otros,
genovés, y algunos también, _saltando más sobre el viento_, le hacen
natural de Placencia, donde hay personas muy honradas de su familia y
sepulturas con armas y epitafios de los Colombos. «Pasando yo por
Cugureo, añade (era en 1530, según el _Memorial_[222] presentado en el
pleito contra el conde de Gélvez), no sabiendo la residencia y
ocupaciones de nuestros antepasados, procuré informarme de dos hermanos
Colombos que eran los más ricos de aquel castillo y se decía eran algo
parientes suyos; pero porque el más mozo pasaba ya de cien años, no
supieron darme noticia de esto, ni creo que por esta ocasión nos quede
menos gloria de proceder de su sangre, pues tengo por mejor que tengamos
toda la gloria de la persona del Almirante, que andar inquiriendo si su
padre fué mercader ó cazador de volatería[223], puesto que de personas
de semejantes ejercicios hay mil cada día en todos lugares, cuya memoria
entre los propios vecinos y parientes perece al tercero día.»

La frase _castillo de Cugureo_ que emplea D. Fernando pudiera hacer
creer que ha querido referirse al _castillo de Cuccaro_, confundiendo
ambos nombres; pero antes cita á Cugureo en el número de los lugarcillos
próximos á Génova, y esta cita puede aplicarse á Cogoleto ó Cugureo,
pero no á Cuccaro, situado más alla de Alejandría. Además, un autor del
siglo XVI, Gambara (_De navigatione Christ. Columbi_, Romæ, 1585),
nombra á ese mismo Cugurero «_Castrum_ in territorio Genuensi».
Terminaré citando un viajero moderno[224] que dice, hablando de
Cogoleto: «Este lugar no ha renunciado al honor de haber visto nacer á
Colón, á pesar de la multitud de investigaciones y disertaciones según
las cuales el grande hombre resulta, al parecer, que nació en Génova. En
Cogoleto, hasta tienen la pretensión de enseñar su casa, especie de
cabaña á orillas del mar, que encontré convenientemente ocupada por un
guardacostas, y en la cual se lee, á continuación de otras inscripciones
lamentables, este hermoso verso improvisado por M. Galiuffi:

    «Unus erat mundus; Duo sint, ait site; fuere.

En la Casa-Ayuntamiento de Cogoleto[225] hay un retrato antiguo, sin
duda poco parecido».

Lo que caracteriza los primeros capítulos de la obra de Fernando Colón
es la prudente reserva con que deja indecisas todas las cuestiones,
contentándose con designar (cap. V) á los genoveses establecidos en
Lisboa con la frase de _gentes de la nación del Almirante_. Afirma
vagamente que sus antepasados estuvieron siempre ocupados en el comercio
marítimo, y «aunque contento y orgulloso de ser _hijo de semejante
padre, de famoso nombre por el valor y los claros é insignes hechos
suyos_», rechaza como injurioso el aserto de una «ocupación manual y
mecánica» que el obispo Giustiniani atribuye á los padres de Cristóbal
Colón.

Pronto veremos que, según los últimos documentos encontrados en Génova,
el Obispo no cometió más falta que la de ser indiscreto. Después de
elogiar al padre por haberse casado en Lisboa con D.ª Felipa Muñiz
Perestrello, _dama noble é ilustre_, después de elevarse tanto por los
favores de la reina Isabel y el matrimonio que había contraído D. Diego
Colón con la sobrina del duque de Alba, no podía convenir á la familia
dar á conocer al padre de Colón como «fabricante de paños». Añadiremos
también que la indecisión absoluta de Fernando Colón[226] sobre el
problema del lugar del nacimiento de su padre anula por completo las
sospechas que ha expuesto Campi, autor de una _Storia di Piacenza_
(1662), acerca de las falsificaciones oficiales que habrá sufrido el
texto italiano de la _Vida del Almirante_[227].

Cuando el conde Napione, después de haber estudiado las piezas del
pleito de sucesión de Diego Colón, muerto en 1578, intentó establecer
con mucha sagacidad que la familia del Almirante descendía de los
feudatarios del castillo de Cuccaro en el Ducado de Monferrato, y que
hasta el mismo Almirante había nacido en dicho castillo, la Academia de
Génova encargó en 1812 á tres de sus miembros, Jerónimo Serra, Francisco
Carrega y Domingo Piaggio, examinar todos los documentos y reunir otros
nuevos. El concienzudo trabajo de estos tres académicos, como el de
Bossi y Spotorno, ha confirmado la antigua opinión del origen genovés,
opinión que el Almirante consignó claramente en la _institución del
mayorazgo_ hecha en 22 de Febrero de 1493, y que también había parecido
la más probable á los historiadores Muratori, Tiraboschi, Muñoz y
Navarrete.

El Almirante era el hijo mayor de Domingo Colón y de Susana
Fontanarossa. Además de dos hermanos menores, Bartolomé y Santiago,
llamado en España Diego, tuvo también una hermana casada con un
choricero (_pizzicagnolo_) que se llamaba Santiago Bavarello. El padre
de Cristóbal Colón vivía aún dos años después del gran descubrimiento
hecho por el hijo, y era tejedor de paños, como lo atestigua su
intervención en un testamento hecho ante notario en 1494, que ha llegado
á nosotros, en el cual figuraba como testigo y donde se lee _olim textor
pannorum_, después de su nombre (_Codice Col. Amer._ p. LXVIII).
También dice Senarega, que es el autor más próximo á esta época:
_Columbi (Christophori Genuensis) fratres Genuæ plebeis parentibus orti
nam pater textor, carminatores filii aliquando fuerunt_ (_Sen. de Rebus
Genuensibus, ap. Murator._, t. XXIV, pág. 534). Domingo, el padre del
Almirante, aunque su nieto Fernando le llama indigente, tenía, sin
embargo, dos casas; una con tienda _extramuros_ en la _contrada di Porta
S. Andrea_, y otra en el _Vicolo di Mulcento_. Esta última le había sido
dada á censo enfitéutico por los frailes benedictinos de San Esteban, y
la poseía, al menos, desde 1456 á 1489. Ignórase en cuál de las dos
casas nació el Almirante; pero es probable que naciera en la del _Vicolo
di Mulcento_, pues hay indicios de que le bautizaron en San Esteban,
aunque no se ha encontrado la partida de bautismo (Bossi, pág. 69).

Domingo había trasladado en 1469 sus telares y comercio de lanas de
Génova á Saona, y, según un documento conservado en los archivos de esta
última ciudad, el más joven de los hermanos del Almirante, Diego, cuya
dulzura de carácter é inclinación al estado eclesiástico elogia Las
Casas (_Hist. de Ind._, lib. III, c. 82), fué colocado á la edad de diez
y seis años por su madre Susana Fontanarossa, el 10 de Septiembre de
1484, como aprendiz en casa de un tejedor de lanas de Saona llamado
Luchino Cadamartori[228]. Además, ya en 1311 estaba inscripto en Génova
un _lanajuolo_ llamado Jacobo Colombo, y los testimonios de la vecindad
de la familia Colombo en dicha ciudad alcanzan hasta 1191. He referido
estos minuciosos detalles para probar que las últimas investigaciones
acerca de la familia del Almirante no han sido infructuosas.

La descendencia masculina del grande hombre se extinguió á los setenta y
dos años después de su muerte. Sabido es que, de sus dos hijos, el menor
y más sabio, Fernando, era ilegítimo, lo que no fué obstáculo, á pesar
de las preocupaciones de la época, que fuera nombrado á los nueve ó diez
años de edad, con su hermano mayor Diego, primero, paje del Infante D.
Juan, y después de la prematura muerte de este Príncipe, paje de la
reina Isabel[229]. Su madre, D.ª Beatriz Enríquez, es la dama de
Córdoba cuyo embarazo tanto contribuyó á detener al Almirante en España
en 1488 y á hacer que _á Castilla y á León_ (y no á Portugal, á Francia
ó Inglaterra) _diera Colón un Nuevo Mundo_[230].

Fernando acompañó á su padre, á la edad de catorce años, en el cuarto
viaje de su descubrimiento, y demostró una energía de carácter y un
valor «dignos de viejo marino». El Almirante nos dejó en su _Lettera
rarissima_ un testimonio conmovedor, cuando describió con los más vivos
colores la tormenta sufrida durante cerca de tres meses en parajes que
son temidos aun hoy día cuando se navega entre Morant Kays, los
Caimanes, los Jardines de la Reina, los bajos Misteriosa y Santanilla y
la costa de Honduras.

Después de vivir Fernando con su hermano Diego en Santo Domingo en 1509,
y de viajar por muchos puntos de Europa, dedicóse, desgraciadamente
demasiado tarde para la frescura de sus recuerdos (acaso desde 1533 á
1535), á escribir la historia de su padre, fundó una biblioteca de
12.000 volúmenes, legada á los padres Dominicos del convento de San
Pablo de Sevilla, y murió sin posteridad en España, á la edad de
cincuenta y tres años (hacia 1541), adoptando el estado eclesiástico al
fin de su vida. Vivió honrosamente, dedicado al estudio en las orillas
del Guadalquivir, rodeado de algunas personas instruídas que había
traído con él de Flandes.

Su hermano mayor Diego, hijo de D.ª Felipa Muñiz, de la familia
placentina de Perestrello, y sobrino de Pedro Correa, gobernador de
Porto Santo[231], nació en esta isla, probablemente entre 1470 y 1474.
Muy joven aún, especialmente á la edad de diez ó doce años, cuando vino
con su padre de Portugal á España, conoció las amarguras de la
indigencia. Era el niño que llevaba á pie Cristóbal Colón al convento de
la Rábida, cerca de Palos, y para el cual pidió un pedazo de pan y agua,
circunstancia que dió á conocer el gran marino al padre Juan Pérez,
guardián del convento, «á quien llamó la atención el acento extranjero
del viajero». Este mismo guardián de los franciscanos procuró á Colón
una módica suma, «para vestirse decentemente y comprar una
_bestezuela_».

Se tiene por cierto que Diego recibió su primera educación en el
convento de la Rábida, porque sabemos, por el pleito con el fisco, que
cuando el Almirante partió en 1492, lo confió á Juan Rodríguez Cabezudo,
habitante de Moguer, y á un eclesiástico, Martín Sánchez[232].

Á muchos escritores modernos ha parecido bien pintar á Diego Colón, sin
duda porque era hijo de un grande hombre, como desprovisto de talento y
de carácter; pero sus contemporáneos formaron de él juicio muy
diferente. Después de hacer el segundo viaje con el Almirante,
permaneció Diego en España para atender á los asuntos litigiosos de su
familia. Muerto su padre, intervino durante veinte años en los intereses
políticos de Santo Domingo, de Jamaica, de Cuba y de Puerto Rico. Supo
consolidar su posición aristocrática en España, casándose en 1508 con
D.ª María de Toledo, hija del _Comendador mayor_ de León y _Cazador
mayor_ de la corte, Hernando de Toledo, y sobrina del duque de Alba,
que era uno de los personajes más poderosos del reino, favorito y
próximo pariente de Fernando el Católico, á quien mostró noble fidelidad
cuando en las controversias entre D. Fernando y el archiduque D. Felipe,
casi todos los grandes se apartaron de aquél, que parecía abandonado de
la fortuna[233]. Este parentesco con la casa de Alba, y la eficaz
protección que tuvo por consecuencia de él[234], fueron más útiles á D.
Diego que el recuerdo de los servicios de Cristóbal Colón.

Después de largas y vanas gestiones, fué reconocido Diego, por el
decreto[235] dado en Arévalo en 9 de Agosto de 1508, _Almirante_ y
_Gobernador de las Indias_; reconocimiento que, según los términos del
decreto, no era definitivo y estipulado, puesto que la corte se
reservaba sus derechos en las cuestiones con el padre.

Llegó Diego el 10 de Julio de 1509 á Haïti, acompañado de la Virreina,
de su hermano Fernando y de sus dos tíos. Las espléndidas fiestas con
que se celebró su llegada en la fortaleza de Santo Domingo fueron
interrumpidas por un destructor huracán. Al año siguiente, las
querellas por los ensayos de la colonización en Jamaica, que corrían á
cargo de Juan de Esquibel, y por la construcción de una casa que reunía,
según decían, todas las condiciones de un fortín destinado á ofrecer
seguridad á un virrey rebelde[236], alarmaron al viejo rey Fernando, y
la isla de Puerto Rico (Borinquen, isla de Carib, isla de San Juan),
dejó de formar parte del gobierno de D. Diego Colón, siendo entregada á
la administración de Ponce de León.

Las vejaciones que sufrían los indígenas ocupados en los _lavaderos de
oro_ ocasionaron una sublevación general, librándose sangrientos
combates en los que el perro Becerrillo[237], célebre por su fuerza y
maravillosa inteligencia, prestó grandes servicios á los españoles.

El almirante D. Diego, persona de costumbres pacíficas, gozaba
generalmente la reputación de favorecer á los indígenas; sin embargo,
amigos imprudentes le comprometieron en una cuestión de frailes que tuvo
mucha resonancia en la corte. Empeñóse en obtener una retractación
pública del P. Antonio Montesinos, monje dominico que, en un sermón
apasionado, defendió noblemente la causa de los indios, acusando á los
colonos acaso con sobrada impetuosidad, de reducir á esclavitud á los
que la religión y la ley declaraban libres. Ocurrió entonces lo que con
frecuencia sucede cuando el poder secular exige lo que la jerarquía
eclesiástica considera ofensivo á su honor y á su independencia. El P.
Montesinos, excitado por el superior de la Orden, pronunció otro sermón
más atrevido que el primero, fiel al sistema de sus correligionarios,
que, como dice Gómara, _querían quitar los indios á los cortesanos y
ausentes_, porque quienes los administraban en su nombre, los
maltrataban.

En esta época (1511) sólo había en Haïti 14.000 indios, cuyo número
disminuía rápidamente, sobre todo por las desatinadas disposiciones de
Rodrigo de Alburquerque, que tenía el peligroso cargo de _Repartidor de
Caciques é Indios por los poderes Reales_.

Causas tan graves y querellas de otra índole indujeron al almirante D.
Diego á pedir su vuelta á España en 1514: el favor tardío concedido á la
Virreina de poder vestir de seda (Herrera, Déc, I. lib. X, cap. 10), y
de ser la única persona exceptuada de las leyes contra el lujo en las
colonias, no podía satisfacerle en una posición tan embarazosa.

Permaneció en España durante seis años, obligado á defender los derechos
de su familia y de su mayorazgo contra el fiscal del Rey en el famoso
pleito (1510-1517), cuyas piezas, recientemente publicadas, han arrojado
tanta luz sobre los primeros descubrimientos de Cristóbal Colón.

Desde la muerte de Fernando el Católico, la monarquía fué gobernada
durante algún tiempo por el partido flamenco, y el señor de Gebres[238]
concedió, como en feudo, los gobiernos de la isla de Cuba y del Yucatán,
considerado entonces como isla, al _Almirante de Flandes_, bajo promesa
de poblar dichas comarcas con personas libres y familias flamencas.

No poco trabajo costó á D. Diego Colón hacer revocar en 1517 una
concesión completamente opuesta á los derechos que pretendía haber
heredado sobre la isla de Cuba y, volviendo á estar en favor por algún
tiempo con Carlos V, fué enviado de nuevo á Haïti (en Noviembre de
1520), recobrando su antiguo gobierno.

La viruela causaba allí horribles estragos desde hacía dos años, y una
sublevación de esclavos negros, que podía llegar á ser muy peligrosa,
por coincidir (en 1522) con la de los indios de Uraca, dió á D. Diego
ocasión de mostrar su claro talento y grande actividad; pero el odio que
le tenía Figueroa, uno de los tres comisarios enviados por el cardenal
Ximénez á Haïti, y las largas cuestiones con la Real Audiencia,
apresuraron su vuelta á España en 1523. Enfermo siguió á la corte
durante dos años á Burgos, á Valladolid, á Madrid y á Toledo, esperando
siempre ser reintegrado en el goce de sus privilegios, y murió el 24 de
Febrero de 1526, sin poder alcanzar á la corte en Sevilla, porque,
durante el viaje, quiso hacer una novena á Nuestra Señora de Guadalupe,
de la cual era tan devoto como el gran almirante Cristóbal Colón.

La virreina María de Toledo quedó con numerosa familia (tres hijas y dos
hijos) en Haïti. La mayor de las hijas, María, fué religiosa en un
convento de Valladolid[239]; la segunda, Juana, se casó con D. Luis de
la Cueva; la tercera, Isabel, con Jorge de Portugal, conde de Gélvez,
perteneciente á una rama de la casa de Braganza, establecida en España.

Los dos hijos de Diego Colón, _segundo Almirante de las Indias_,
llamáronse Luis y Cristóbal. El primero, desde la edad de seis años, fué
reconocido _tercer Almirante de las Indias_, pero sin que este título le
confiriese ningún derecho real. Permaneció en Haïti por lo menos hasta
1533, y como el pleito que su padre comenzó contra el fisco no se
acababa, por consejos de su tío D. Fernando Colón, y encontrándose ya en
España en la corte de Carlos V, hizo un convenio con el Gobierno, que le
valió el título de Capitán general de la Isla Española. Volvió á las
Antillas; pero habiendo pedido permiso su madre la Virreina viuda á
fines del año 1527 (Herrera, Déc. IV, lib. II, cap. 6), para colonizar
la provincia de Veragua, descubierta en Octubre de 1502 por el _primer
Almirante de las Indias_ Cristóbal Colón, hizo cesión al Emperador en
1540 de los derechos de su familia al Virreinato y al diezmo de todos
los productos (_decena parte de cualquier mercaduría_, según dice el
párrafo tercero de la capitulación de 17 de Abril de 1492), á cambio de
los títulos de _Duque de Veraguas_ y de _Marqués de Jamaica_[240], y una
renta anual de 10.000 doblones de oro.

Recordaremos á este propósito que Cristóbal Colón pudo adquirir en 1497
el título de _Duque de la Española_, pero que, por prudencia, no lo
quiso aceptar, como tampoco la dotación de un territorio de 1.250 leguas
cuadradas en Haïti.

La familia del Almirante conservó una predilección especial por la
provincia de Veragua, que pareció á Colón la comarca de la tierra más
abundante en oro, siendo allí donde tuvo la primera noticia de la
existencia de un mar al Oeste.

También Cristóbal Colón y su hermano el adelantado D. Bartolomé habían
fundado en aquella costa, cerca de la desembocadura del Río de Belén y
frente al islote llamado _Escudo de Veragua_, en las tierras del
poderoso _Quibian_ (cacique) _de Veragua_[241], el primer _pueblo de
cristianos_[242] en Tierra Firme, especie de fortín parecido á las
antiguas factorías portuguesas en África, y que tuvieron que abandonar
vergonzosamente, después de una permanencia de cuatro meses, en Abril
de 1503.

Ha sucedido con Veragua como con Darien, Uraba, Cubagua y la costa de
Paria, cuyos nombres conoció toda la Europa civilizada hasta mediados
del siglo XVI. Las primeras tierras que se descubrieron están hoy
olvidadas y casi desiertas.

El _tercer Almirante de las Indias_, D. Luis Colón, primer Duque de
Veraguas, cuyas costumbres no fueron muy dignas de elogio[243],
encontrábase en Génova en 1568, y llevaba el manuscrito de su tío
Fernando, que entregó á dos patricios, Fornari y Marini. No he podido
encontrar la fecha exacta de la muerte de Luis Colón; pero es positivo
que falleció sin dejar hijos legítimos, porque Cristóbal, que figura en
el pleito de 1583, era hijo natural. El mayorazgo y el _almirantazgo de
las Indias_ recayó, pues, en Diego, hijo del Cristóbal Colón, hermano
del _tercer Almirante_, y de Isabel, condesa de Gélvez. Con el _cuarto
Almirante_ D. Diego Colón, segundo _duque de Veraguas_, acaba en 1578
toda la línea masculina y legítima del gran Colón que descubrió el Nuevo
Mundo.

La herencia de una familia ilustre por la gloria de este hombre
extraordinario, emparentada con las casas de Alba y de Braganza, y por
tanto, con Fernando el Católico y Juan I, con las casas Reales de España
y de Portugal, debía excitar no pocas ambiciones y esperanzas. El acta
de _institución_ del mayorazgo (22 de Febrero de 1498) disponía: 1.º,
que cuando terminara la descendencia masculina de Diego y de Fernando,
hijos, y de Bartolomé y Diego, hermanos del _primer Almirante_, el
mayorazgo que contenía los títulos de _Almirante mayor del mar Océano,
Visorrey y Gobernador de las Indias y Tierra Firme_, debía pasar en
herencia á los parientes varones más próximos que tuviesen ellos y sus
abuelos, siempre que llevaran el apellido de Colón; 2.º, que el
mayorazgo no pasaría á las hembras sino cuando _en otro cabo del mundo_
no se encontraran descendientes varones de _linaje verdadero_. Cristóbal
Colón evitó prudentemente decir cuáles eran los parientes de su
_verdadero linaje_ en Italia, no nombrando ni á los Colón de Cogoleto,
ni á los de Placencia, ni á los del castillo de Cuccaro.

El pleito comenzó en 1583, cinco años después de la muerte del _cuarto
Almirante_ D. Diego. Las partes litigantes que disputaban la herencia
eran tres, no contando una comunidad de religiosas de Valladolid, ni á
Cristóbal Colón, hijo natural (_Mem. di Torino_, 1805, página 191) del
_tercer Almirante_ D. Luis Colón.

Un hombre poderoso en España, Jorge de Portugal, conde de Gélvez, esposo
de Isabel Colón, tía del _cuarto Almirante_ D. Diego, que falleció en
1578, litigaba contra Baltasar (_Baldasarre_) Colón, de la familia de
los señores de Cuccaro y de Conzano y contra Bernardo Colón, de
Cogoleto ó Cogoreo. Estos últimos procuraban probar que el famoso
almirante Cristóbal Colón descendía en línea recta de los señores del
castillo de Cuccaro y que estos señores eran la rama de los Colón de
Cogoleto, cerca de Génova y de Pradello en el Placentino. Como los
nombres de Domingo, de Cristóbal y de Bartolomé se repiten con
frecuencia en las distintas familias que llevan el apellido de Colón,
fácil era aprovechar esta circunstancia en favor de las invenciones
genealógicas. Suponíase que Domingo, el padre del _primer Almirante_,
debía ser un tal Domingo, feudatario del castillo de Cuccaro, hermano
de Francisco é hijo de Lancia de Cuccaro. De este Francisco descendía
Baltasar, que pretendía la sucesión en el mayorazgo, porque su cuarto
abuelo paterno, Lancia, era, según decía, abuelo de Cristóbal Colón.
Este Baltasar, que se llamaba cofeudatario de Cuccaro, vivía pobremente
en Génova, aunque estaba emparentado con la familia patricia de los
Lomellini[244].

Bernardo de Cogoleto pretendía descender del _adelantado_ Bartolomé
Colón, hermano del _primer Almirante_, porque su quinto abuelo Nicolás,
hermano de Lancia de Cuccaro, vino á establecerse en Cogoleto á mediados
del siglo XIV y dejó dos hijos, Bartolomé y Cristóbal. En esta
hipótesis, el mayor se llamaba lo mismo que el _Adelantado_, y el menor
como el atrevido marino conocido con el nombre de _Colombo il giovane_
(el Mozo)[245], á quien acompañó largo tiempo Cristóbal Colón en sus
expediciones aventureras y belicosas.

Procurábase probar por el testimonio de un milanés, maese Domingo
Frizzo, y de un monferratino, el _magnífico signor_ Bongioanni
Cornachia, que Cristóbal Colón, nacido en el castillo de Cuccaro, donde
vivía su padre Domingo, hijo de Lancia, se fugó siendo niño con otros
dos hermanos suyos, yendo á Saona con el propósito de embarcarse allí
para no volver más á su patria. Para apreciar este testimonio en su
justo valor, basta recordar que Cornachia decía haber oído este suceso á
su abuelo, que murió á la edad de _ciento veinte años_ (_Mem. di
Torino_, 1823, páginas 158, 164, 168).

Un conde Alberto de Nemours (los documentos de la época dicen _Namors_)
recordaba á los setenta y tres años que, siendo niño, cuando su maestro
le explicaba Virgilio, decía que Eneas se había fugado, como el hijo del
feudatario de Cuccaro, _Domingo_, cuyo hijo descubrió después las Indias
para el Rey de España. Pero estas confusas reminiscencias de viejo nada
valen frente á los hechos bien comprobados. Domingo, el padre del gran
Almirante, vivía aún en 1494, como se sabe por su firma, á la que hay
añadida la frase _olim textor pannorum_; y Domingo, cofeudatario de
Cuccaro y Conzano, había muerto treinta y ocho años antes (_Cod. Colomb.
Amer._, página 68), en 1456. El padre de este último era Lancia di
Cuccaro, mientras el otro Domingo (padre del gran Almirante y casado con
Susana Fontanarossa), era hijo de _Juan Colombo de Quinto_. Existe, en
efecto, un caserío llamado Quinto, al este de Génova. Cerca de allí
está la aldea de Terrarossa, y esta proximidad explica por qué Fernando
Colón dijo en la _Vida del Almirante_, capítulo 10, que «había visto
algunas firmas de su padre antes que adquiriese el Estado (los títulos
concedidos por los monarcas españoles) en esta forma: _Columbus de
Terrarubra_.»

El mapamundi[246] que el hermano del Almirante, D. Bartolomé, presentó
al rey de Inglaterra, Enrique VII, dice así: _Pro pictore, Janua cui
patria est, nomen cui Bartholomæus Columbus de Terra Rubra, opus edidit
istud Londia; die_ 13 Feb. 1488.

Es probable que los padres del Almirante, que, según hemos dicho antes,
poseían dos casas en la ciudad de Génova, tuvieran también en época
anterior algunas fincas rústicas cerca de Quinto[247].

El cambio del apellido italiano Colombo por el de Colón lo hizo, según
asegura su hijo D. Fernando, en España: «conforme á la patria donde fué
á vivir y á empezar su nuevo estado, limó el vocablo para conformarle
con el antiguo y distinguir los que procedieron de él, de los demás que
eran parientes colaterales.» (_Vida del Almirante_, cap. 1.) Muñoz
adoptó esta opinión; pero se tiene por seguro que en tiempos más
antiguos, el pueblo en el ducado de Montferrato llamaba á los
feudatarios de Cuccaro _Colón_ en vez de _Colombo_ (Cancellieri, páginas
127 y 129). Respecto al Almirante, encuéntrasele con frecuencia citado
en los documentos del siglo xv con los nombres de _Colom_[248] y
_Colomo_.

En el pleito que duró desde 1583 hasta 1608, porque excitaba la codicia,
de los abogados españoles y ligurianos, el conde de Gélvez y los
herederos en España no tenían interés alguno en rechazar el parentesco
con la ilustre casa de los feudatarios de Cuccaro. Este parentesco, que
halagaba su vanidad nobiliaria, podía ser reconocido, sin que por ello
tuviera derecho á la herencia Baltasar de Cuccaro. El Consejo de Indias
interpretó la institución de mayorazgo en el sentido de que no debía
pasar á los agnados, sino sólo á la descendencia del Almirante[249]. Si
éste se hubiera fugado, siendo niño, del castillo de Cuccaro, y si
hubiese juzgado cosa fácil probar su parentesco con los feudatarios de
Montferrato, seguramente hiciera valer sus derechos de nobleza cuando se
estableció en España, cuando el título de _Don_ le fué prometido como
futuro[250] precio de su descubrimiento, y, sobre todo, cuando fundó un
mayorazgo; porque era entonces costumbre muy usada mencionar la
ilustración adquirida en otro país cuando se ambicionaba una título de
nobleza en la Península.

Fué preciso que transcurrieran cuatro generaciones para transformar un
tejedor de paños de Génova, Domingo Colón, _textor pannorum_, cuya hija
se había casado con el choricero Bavarello, en un señor feudatario de
los castillos de Cuccaro, Conzano, Rosignano, Lú y Altavilla. Las
genealogías no han faltado nunca á los hombres que se han hecho
célebres; y cualquiera que fuese el noble orgullo y la elevación de
sentimientos del Almirante, como vivía en una nación llena de
preocupaciones caballerescas, hubiera desdeñado el prestigio de los
mitos de la genealogía á no ser por el temor de excitar la atención
hacia lo que él deseaba ocultar á los españoles.

El problema de la patria de Cristóbal Colón contiene además dos puntos
completamente distintos. Aunque, según todas las probabilidades,
Boccacio nació en París, no por ello se le niega la cualidad de
italiano. El nacimiento de Colón en Génova, la vecindad de sus
antepasados, al menos de su padre Domingo y de su abuelo Juan de Quinto
en esta ciudad y en las aldeas inmediatas, no parece ser dudoso, según
las pruebas que hemos presentado.

Familias del mismo apellido pueden no tener ninguna clase de parentesco,
si el apellido es _significativo_, si expresa oficio, ó cargo, ó
producción de la naturaleza. Las armas son entonces frecuentemente
_parlantes_, es decir, jeroglíficos de un nombre, y su identidad fija
hasta cierto punto la identidad de las razas. Los feudatarios de Cuccaro
tienen _palomos_ en sus armas, y casi sorprende ver que los _Colombos_
de Génova han reemplazado (_Cod. Col. Amer._, pág. 88) los _palomos_,
signos de un nombre de familia, por una barra azulada en fondo de oro.
Si no es absolutamente preciso admitir el parentesco de todas las
familias de un mismo apellido de Génova, Cogoleto, Placencia y
Montferrato, hay, sin embargo, por la proximidad de los lugares, alguna
verosimilitud de que este parentesco exista en grado más ó menos lejano.
Fortalece esta creencia un testimonio de Cristóbal Colón relativo al
almirante _Colombo el Mozo_, de Cogoleto, de quien he tenido ocasión de
hablar muchas veces. El fragmento de una carta citada por Fernando Colón
(_Vida del Almirante_, cap. 11) contiene estas notables palabras. «No
soy el primer Almirante de mi familia; pónganme el nombre que quisieren,
que al fin David, rey muy sabio, guardó ovejas, y después fué hecho rey
de Jerusalén; y yo soy siervo de aquel mismo Señor que puso á David en
este estado.»

Esta carta, dirigida al ama ó nodriza del infante don Juan[251], por las
pocas líneas que de ella han llegado á nosotros, parece probar que
Cristóbal Colón se justificaba de algunas censuras «acerca del obscuro
nacimiento del extranjero». Como su hijo D. Fernando dice claramente en
el cap. 5.º de la _Vida del Almirante_, hablando del célebre marino
llamado _Colombo el Mozo_, que era de su familia y apellido; y como
además refiere haber estado en Cugureo (Cogoleto), porque se decía que
los Colombos de este castillo eran algo parientes del Almirante (cap.
2.º), no cabe duda que el fragmento de la carta alude á _Colombo el
Mozo_, natural de Cugureo. Ahora bien; los Colombos de Cuccaro fijaron
su residencia desde 1341 en Cugureo, lo que ignoraba probablemente el
mismo Almirante, y en esta circunstancia se funda el admitir que el
grande hombre, creyéndose tener, por sus antepasados, _algún parentesco_
con la rama de Cugureo, era también, sin saberlo, de la rama de Cuccaro
ó de Montferrato. Estos débiles lazos de parentesco, esta presunción de
descendencia de un tronco común anterior á la mitad del siglo XIV, no
quebrantan en mi concepto la antigua creencia que considera genovés á
Cristóbal Colón.

El fallo que transmitió toda la herencia de D. Diego Colón, _cuarto
almirante_, al marido de su tía Isabel, el conde de Gélvez, fué
publicado el 2 de Septiembre de 1602. Baltasar Colombo de Cuccaro
recibió dos mil doblones de oro[252], suma módica en comparación de los
gastos de un pleito que duró veinticinco años. Gélvez tomó los apellidos
y títulos de _Colón de Portugal y Castro_, _Almirante de las Indias_,
_Adelantado Mayor de ellas_, _Duque de Veragua y de la Vega_, _Marqués
de Xamaica_, _Conde de Gélvez_.

Cuando en tiempo del protectorado de Cromwell, en 1655, tomaron los
ingleses posesión de Jamaica, la familia de Colón pidió al Gobierno una
indemnización por las perdidas rentas de su marquesado. Después de
largas y vanas gestiones, obtuvo Pedro de Portugal en 1671 una
indemnización pecuniaria. La memoria que publicó con este motivo
contiene el elogio del _primer Almirante_ Cristóbal Colón, «al cual hizo
Dios el favor, poco necesario á causa de las grandes cualidades que
poseía, de que descendiera en línea recta de los ilustres feudatarios
del castillo de Cuccaro». Ya no era peligroso reconocer esta genealogía
que, antes de 1602, ponía en litigio la herencia. En 1712 Felipe V
concedió la grandeza de España á la familia del duque de Veragua[253].


LA FIRMA DE CRISTÓBAL COLÓN.

Los españoles han conservado hasta nuestros días, en la vida ordinaria,
la firma con rúbrica, acompañada frecuentemente de rasgos
complicadísimos y repetidos con completa igualdad.

En la Edad Media, para diferenciarse de los moros y de los judíos, tan
numerosos en la Península antes del sitio de Granada, precedían á la
firma, por devoción, algunas iniciales de un pasaje bíblico ó el nombre
de un santo de la especial devoción del que firmaba.

El Almirante firmó siempre, aun en las cartas familiares á sus hijos:

       S.                    S.
    S. A. S.              S. A. S.
    X  M  Y       ó       X  M  Y
  XPO. FERENS.         El Almirante.

La segunda forma sólo se encuentra una vez[254], en la firma del
testamento y de la institución del mayorazgo, el 22 de Febrero de 1498.
La palabra _Almirante_, puesta en lugar de _Christoferens_, acaso fué á
causa de la condición impuesta en el mismo documento á don Diego y á su
descendencia directa de firmar solamente _el Almirante_, aunque
tuvieran otros títulos[255].

Admira, seguramente, al ver las cartas de Colón, la pedantesca
uniformidad con la que el grande hombre pintaba esta larga firma,
separando con puntos solo cuatro de las siete misteriosas iniciales. La
autenticidad de un documento firmado por Colón se pone en duda
(Navarrete, t. II, pág. 307) cuando las iniciales X M Y tienen también
puntos; y si, en el XPOFERENS, el XPO no está separado del FERENS.

La imitación de esta larga y fastidiosa firma, en la que desaparece el
nombre de Colón, está expresamente prescrita á los sucesores en el
mayorazgo. «Quiero que D. Diego, mi hijo, ó cualquier otro que heredare
este Mayorazgo, firme de mi firma, la cual agora acostumbro, que es una
X con una S encima, y una M con una A romana encima, y encima della una
S, y después una Y griega con una S encima, con sus rayas y vírgulas,
como yo agora fago, y se parecerá por mis firmas, de las cuales se
hallarán muchas, y por ésta parecerá.» La expresión _rayas y vírgulas_
es para mí poco inteligible, porque las quince firmas que poseemos en
las cartas de Cristóbal Colón publicadas en Génova en el _Códice Colombo
Americano_ y en Madrid en los _Documentos diplomáticos_ de Navarrete, no
tienen vírgulas, sino los cuatro puntos[256], cuya importancia acabamos
de mencionar.

La recomendación que el Almirante hace á su hijo relativamente á las
_iniciales_, objeto de recientes y graves polémicas, prueba de un modo
claro que las letras S. A. S. son accesorias en relación con las X, M é
Y. Los puntos indican, al parecer, la terminación de las tres palabras
_Christus_ (X----S.), _María Sancta_ (M----A.) y _Yosephus_ (Y----S.).
La última letra de las desinencias está colocada por encima de X, M, Y,
como algebráicamente se coloca un _exponente_. Para llegar al misterioso
número de las siete letras, la S de _María Sancta_ se encuentra encima
de toda la firma cifrada del Almirante.

Spotorno explica también la cifra _Christus Maria Yosephus_ (Mr. Irving
prefiere Jesús, t. IV, pág. 438) ó por _Sálvame Christus_, _Maria_,
_Yosephus_ (Códice Colombo, pág. 67). Bossi encuentra aventuradas todas
las tentativas de explicación (_Vita di Crist. Col._, pág. 249).

La devoción del Almirante llegaba á tal extremo, que aun en lo alto de
la página escribía con frecuencia la fórmula: _Jesús cum Maria sit nobis
in via. Amén._

Así, en efecto, la encontramos en el principio del libro de las
_Profecías_ (Navarrete, t. II, pág. 260). El hijo elogia, además, la
elegante forma de la letra de su padre. «Con tan buena letra, dice
(_Vida del Almirante_, cap. 3), que bastara para ganar de comer.»

En vez de estas largas fórmulas que en la Edad Media se ponían á la
cabeza de un escrito, los eclesiásticos de la Península y de la América
española tienen la prudencia de poner una cruz «para arrojar al diablo
que se apodera de todo papel».


DISPOSICIONES TESTAMENTARIAS DE COLÓN.

Existen de Colón dos testamentos y un codicilo; tres documentos que
frecuentemente han sido confundidos y cuya autenticidad ponen en duda
algunos historiadores.

1.º _Testamento é institución de Mayorazgo hecha por el Almirante_ en
22 de Febrero de 1498, tres meses antes de partir para su tercer viaje.
Como en este documento se dice claramente que Colón nació en Génova («de
esta ciudad de Génova salí, _en ella nací_»), el conde Galeani Napione
(_Patria di Colombo_, páginas 257, 259, 284, 297; Bossi, pág. 55) ha
creído que debía atacar su validez; pero Navarrete (t. I, pág. CXLVII y
t. II, páginas 235, 309), sin dejar de observar que no está escrito de
letra del Almirante ni firmado por él, lo considera perfectamente
auténtico, por haber sido presentado diferentes veces, sin que nadie le
redarguya de falso en los pleitos á que dió lugar la sucesión de D.
Diego Colón, muerto en 1578; y en el archivo de Simancas está la prueba
evidente de su autenticidad, «la confirmación Real dada en Granada el 28
de Septiembre de 1501». La facultad para fundar el mayorazgo, conservada
en el archivo del duque de Veraguas, es de 23 de Abril de 1497, en cuya
época empezaron los preparativos para el tercer viaje (Navarrete, t. II,
Doc. CIII, CV, CVI), dilatados por la malquerencia del obispo Fonseca.

Se ve en la introducción del testamento, hecho en 19 de Mayo de 1506,
que Colón, antes de partir para el cuarto viaje, puso en manos de su
amigo fray Gaspar Gorricio, del convento de las Cuevas de Sevilla, una
nueva _Ordenanza de Mayorazgo_, documento escrito de mano propia y
fechado el 1.º de Abril de 1502, pero que hasta ahora no ha sido
encontrado (Navarrete, t. II, páginas 235, 312). Á este mismo padre
Gorricio encargó también Colón en Marzo de 1502 que enriqueciera con su
erudición el libro de las _Profecías_, del que tantas veces hemos
hablado.

En una carta al padre Gorricio (4 de Enero de 1505) pide el Almirante,
según parece, que le devuelva los documentos depositados en 1502 en el
convento de las Cuevas. Este eclesiástico debe enviarle las _escrituras
y privilegios_ que le guardaba, y el envío había de hacerse en una caja
_de corcho enforrada de cera_.

2.º _Codicilo militar_, fechado en Valladolid el 4 de Mayo de 1506.
Este codicilo, de 17 líneas, está escrito en latín en las guardas de un
breviario que se supone dió el papa Alejandro VI á Colón (_Cod. Col.
Amer._, pág. 46) y que se conserva en la Biblioteca Corsini de Roma. En
él ordena la fundación de un hospital en Génova, é instituye, lo cual
parece rarísimo, que en el caso de extinguirse la línea masculina de los
Colón, la república de San Jorge (_amantissima patria_) le suceda en los
privilegios anejos al título de _Almirante de las Indias_.

No han sido el sabio abate Andrés (_Cartas familiares_, t. I, pág. 153;
t. II, pág. 75), ni Tiraboschi (_Storia litter. d’Italia_, t. XI, pág.
159) los primeros en dar á conocer este codicilo, porque Gaetani envió
una copia en 1780 al doctor Robertson, como también el embajador de
España en Roma, el caballero Azara, en 1784, al historiador Muñoz.
Creíase entonces este codicilo de letra del Almirante; pero Navarrete ha
demostrado, no sólo que no lo es, sino también que la firma ordinaria de
Cristóbal Colón (XPO FERENS) va precedida de iniciales que difieren de
las que Colón acostumbraba á poner.

El fondo y la forma de este documento dan motivo para sospechar que sea
apócrifo (Napione en la _Mem. de Turín_, año 13, pág. 248-261;
Navarrete, t. II, páginas 305-311, Cancellieri, § 1-4), y debilitan la
justificación intentada por el Sr. Bossi (_Vita de Cr. Col._, páginas 57
y 240). Además, es poco probable que el 4 de Mayo de 1506, enfermo
Colón, y sufriendo un violento ataque de gota, quince días antes de su
último testamento, y sin hacer mención en él de tal codicilo, escribiera
un _testamento militar_ en un libro de oraciones, en una lengua que él
jamás empleaba[257], y estando en una gran ciudad, donde todas las
formalidades exigidas para el testamento ordinario podían ser fácilmente
ejecutadas.

3.º _Testamento y codicilo otorgados_ en Valladolid en 1506. Esta
es la fecha del depósito. El testamento escrito por el Almirante
es de 25 de Agosto de 1505, de cuya época nos ha conservado Las
Casas (_Hist. de las Indias_, lib. XI, cap. 37) una carta de Colón
al rey Fernando, en la que se nota la misma altivez que resalta en
el testamento. «La reina Isabel y el doctor Villalón, escribe el
Almirante al Monarca, vieron las cartas de ruego que hube de tres
príncipes (y, sin embargo, cedí mi empresa á España).»

El testamento hecho en el mismo mes dice: «Cuando yo serví al Rey y la
Reina con las Indias, que parece que yo por la voluntad de Dios, nuestro
Señor, se las dí, como cosa que era mía, puédolo decir porque importuné
á SS. AA. por ellas, las cuales eran ignotas é abscondido el camino á
cuantos se fabló de ellas.»

La validez de este testamento, depositado la víspera de la muerte del
Almirante, jamás ha sido puesta en duda.



APÉNDICE II.

NOCIONES DE LOS ESCRITORES ANTIGUOS SOBRE LA
EXISTENCIA DE TIERRAS OCCIDENTALES.


Aristóteles, _De Cœlo_, II, 14 al final:

«Es evidente que la Tierra no sólo es redonda, sino también una esfera
pequeña, pues no haría una mudanza tan sensible con una traslación tan
rápida; en virtud de la cual los que opinan que el lugar próximo á las
Columnas de Hércules está unido con el inmediato á la región indiana, y
de este modo afirman que hay un solo mar, no parecen opinar cosas muy
inverosímiles. Dicen esto también conjeturándolo de los elefantes,
porque en las dos comarcas extremas hay esta casta de animales, como que
en los dos extremos se producen efectos semejantes á causa de su unión.»

Precede á este párrafo una discusión muy luminosa de los argumentos que
pueden alegarse en favor de la esfericidad y del poco volumen de la
Tierra, argumentos tomados de las leyes de la atracción ó de la
gravitación[258], en la forma de la sombra de la Tierra proyectada en la
Luna durante los eclipses, y en la idea de la rapidez con la cual las
alturas (meridianas) de los astros cambian cuando se avanza desde Egipto
ó desde Chipre, hacia las regiones boreales.

El ingenioso argumento que Aristóteles deduce de la existencia de los
elefantes en las opuestas costas del África occidental y de la India,
fúndase en la casi unión de las tierras. En las dos extremidades del
οἰκουμένη deben encontrarse producciones análogas; lo cual no es
la teoría tan vulgarizada en la antigüedad de la semejanza de las
producciones en las mismas latitudes, teoría cuyas consecuencias
exageró extraordinariamente Ptolomeo en su disputa con Marino de Tyro
sobre la posición de Agisymba (Ptol., _Geogr._, I, cap. IX), y que
llega á ser errónea, tanto por las grandes inflexiones de las líneas
isotermas, como á causa de las misteriosas y complicadas relaciones
que determinaron primitivamente la distribución de los seres
organizados.

El pasaje de Aristóteles es citado, con algunas ligeras variaciones,
pero sin olvidar los elefantes, en el _Imago Mundi_, de Pedro de Ailly
(caps. VIII y XLIX); en el _Compendium Cosmographicum_ (cap. XIX) y el
_Mappa Mundi_ (cap. _De figura terræ_). Cito estos tratados para
recordar cuántas veces encontraba en ellos Colón el «_principium Indiæ
valde accedens ad fines Hispaniæ_».

       *       *       *       *       *

Aristóteles, _De Mundo_, cap. III.

«El lenguaje de los hombres ha dividido la tierra habitable en islas y
continentes, por ignorar sin duda que toda ella es una isla rodeada por
las aguas del Atlántico: mas es probable que haya tierras muy lejanas
separadas por el mar, de ellas algunas mayores que ésta (que habitamos),
algunas menores, pero de las cuales ninguna está al alcance de nuestras
miradas, pues á la manera que estas islas que conocemos se refieren á
estos mares, de igual suerte esta tierra habitada se refiere al mar
Atlántico, y otras muchas habitables á todo el mar. Por que éstas
también son islas rodeadas por grandes mares.»

El capítulo comienza con un elocuente párrafo sobre la figura de la
tierra, llena de vegetales, fertilizada por todos lados con aguas
corrientes, embellecida por la permanencia de seres inteligentes:
después Aristóteles ó, mejor dicho, uno de los discípulos de
Aristóteles, autor de la compilación, pasa á consideraciones sobre la
distribución de las masas continentales en muchos grupos rodeados por el
Océano.

       *       *       *       *       *

Aristóteles, _Meteorológica_, II, 5.

«De lo cual resulta que hoy pintan por manera ridícula el ámbito de la
tierra, pues á la parte de la tierra habitada danle figura circular; y
que esto no es posible, reconocido está juntamente por la razón y la
experiencia. La razón, por su parte, nos muestra cómo la tierra
habitable es ciertamente limitada en cuanto á la latitud, mas en cuanto
á la longitud puede ser que forme circuito, ya por lo templado del clima
(como quiera que no sufre excesivo frío ni calor por su longitud, sino
por su latitud, en términos que, como por alguna parte no lo impida la
mole del mar, toda ella es accesible), ya también, según lo que nos
consta de cuanto hemos averiguado por las navegaciones y viajes, pues la
longitud difiere mucho de la latitud. En efecto, la distancia de las
Columnas de Hércules á la India es, á la que hay de la Etiopía al lago
Meotis y á los límites de la Escitia, mayor que cinco comparado con
tres, si se quiere medir tanto las navegaciones como los viajes por
tierra hasta donde es posible la exactitud en estas cosas. Y eso que la
extensión de la tierra habitada, en cuanto á su latitud, tenémosla
explorada hasta los parajes que no están habitados; porque aquí por el
frío, allí por el calor, nada más puede habitarse; mas las tierras que
yacen al otro lado de la India y de las Columnas de Hércules, á causa
del mar, no parecen unirse de suerte que por esta unión resulte una
continua tierra habitable. Mas como sea necesario que haya al otro polo
un lugar, así como este que nosotros habitamos se refiere al polo que
está sobre nosotros, es evidente que no sólo las demás cosas, sino
también la constitución de los vientos, guarden correspondencia de
suerte que, así como para nosotros sopla el aquilón, así también para
ellos sople un viento de la parte de aquella Osa que allí hay, el cual
en ninguna manera es posible que penetre acá, ya que ni aun ese mismo
aquilón que en nuestra región hay, invade toda la parte habitada de la
tierra.»

La teoría de las corrientes aéreas condujo á Aristóteles á discutir la
forma de la masa continental habitable, cuya superficie y contornos
determinan en parte la dirección de las corrientes que van del uno al
otro polo. Del Sur al Norte las temperaturas extremas del calor y del
frío fijan los límites de la extensión del οἰκουμένη en
latitud, porque Aristóteles consideraba las líneas isotermas paralelas
al Ecuador, lo que no es exacto, pero no pudo comprenderse sino después
de un conocimiento íntimo de la temperatura de las costas orientales de
Asia y de América. Nada impide al hombre habitar las tierras que, como
un anillo, rodean el globo de Este á Oeste, á menos que el mar no corte
este anillo en alguna parte formando un estrecho. Aristóteles entrevé
que la forma de la tierra habitable es muy extensa en longitud, pero
todavía no la compara á una clámide. Esta comparación, muy significativa
á causa de la dirección de las costas de África, pertenece á
Eratósthenes (_Strabon_, II, página 173 y 179. Alm.).

       *       *       *       *       *

Aristóteles, _De Mirab. Auscult._, cap. 84, p. 836.

«Dícese que en el mar que se extiende más allá de las Columnas de
Hércules fué descubierta por los cartagineses una isla, hoy desierta,
que tanto abunda en selvas, como en ríos aptos para la navegación, y
está hermoseada con toda suerte de frutos, la cual dista del Continente
una navegación de muchos días. Como los cartagineses la visitasen á
menudo y aun algunos de ellos, atraídos por la fertilidad del suelo, la
habitasen, los jefes de los cartagineses prohibieron bajo pena de la
vida que nadie navegase á aquella isla, y acabaron con todos los
indígenas, ya para que no esparciesen la noticia de su arribo, ó ya con
el fin de que la multitud no se juntase contra ellos, reconquistase la
isla y la arrancase á la utilidad de los cartagineses.»

Un pasaje semejante, pero mucho más detallado, encuéntrase en _Diodoro
de Sicilia_, V, 19 y 20. El paisaje está embellecido por una región
montuosa, el aire es de una templanza constantemente igual: «diríase que
es más bien habitación de los dioses que de los hombres». Sin embargo,
Diodoro no confunde esta tierra deliciosa con el Elíseo de Homero, las
Islas Afortunadas de Píndaro ó el sitio del Jardín de las Hespérides, el
Hesperitis continental (IV, 27). Habiendo empezado los fenicios á fundar
colonias más allá de Gades, arrastrados por las tempestades, llegaron á
una isla. La dirección de la navegación, que el pseudo Aristóteles no
indica, era de la Lybia hacia el Poniente.

Cuando los tyrrenos adquirieron la dominación del mar, intentaron
también enviar allí colonias; pero lo impidieron los cartagineses[259],
quienes esperaban, si su ciudad era alguna vez destruída y continuaban
siendo dueños del Océano, poder encontrar un refugio en esta isla, que
los vencedores desconocerían. Sabido es que el nombre de tyrrenos, unido
al de pelasgos, tuvo grande extensión hasta en la época del Periplo,
atribuído á Scylax de Caryando, que hasta á Roma la sitúa en la
Tyrrenia. (Hudson, _Geogr. Min._, t. I; Scyl. Car., pág. 2.)

El sabio autor de _La Geografía de Aristóteles_, M. Königsmann,
conjetura que al hablar el filósofo Estagirita de los antiguos
tratados de comercio ajustados entre cartagineses y tyrrenos, quiso
designar el tratado romano, cuya traducción conservó Polibio[260]; pero
Diodoro, en el pasaje que discutimos, alude sin duda á época mucho más
antigua.

Según Estrabón (lib. VI, pág. 410), inmediatamente después de la guerra
de Troya, la dominación de los piratas tyrrenos oponíase al
establecimiento de colonias en Sicilia, y se cree generalmente que la
fundación de Gades y de Utica por los fenicios es anterior á Homero en
más de siglo y medio; y como la fundación de Cartago casi coincide con
la renovación de los juegos olímpicos por Iphito[261], esta vaga
tradición de la isla Afortunada de los cartagineses, de la cual querían
apoderarse los tyrrenos, corresponde, al parecer, á tiempos, no diré
míticos, pero sí muy obscuros.

Sorprende, sin duda, ver que, en la época del descubrimiento del Nuevo
Continente, hayan fijado tanto la atención de los literatos españoles
estos pasajes de las _Relaciones maravillosas_ de Diodoro Sículo,
pasajes que en los tiempos modernos, cuando una buena crítica guiaba ya
las investigaciones filológicas, han ocasionado también extrañas
aplicaciones. El célebre historiador de América, Gonzalo Fernández de
Oviedo, que pasó treinta y cuatro años en Tierra Firme, en el Darien,
Cartagena y Haïti[262], afirma, sin fijar la atención en la frase
«navegación de algunos días», empleada por los escritores antiguos, que
esta Antilla de los cartagineses designaba á Haïti ó Cuba. Pero D.
Fernando Colón, en la _Vida_ de su padre (cap. IX), dice: «Si Oviedo se
hubiese hecho explicar el texto de Aristóteles por un hombre que lo
entendiese bien, no habría hallado palabra de alguna isla de las Indias
Occidentales.» Al censurar á Oviedo, hace D. Fernando Colón otra
suposición no menos atrevida, pues cree que «los cartagineses
descubrieron las Cassitérides, que hoy llamamos Azores, ocultándolas
mucho tiempo por la cantidad de estaño que sacaban de ellas todos los
años; y puede ser que éstas sean las islas de que Aristóteles quiso
hablar. Si se me opone, añade don Fernando, que el filósofo hace mención
de una isla que tenía muchos ríos grandes, navegables, que no hay en las
Azores, y sí en la Española y Cuba, respondo que pudo haberse engañado
describiendo aquello de que habla.»

Á primera vista parece raro ver confundidas aquí las islas Azores y las
Sorlingas con la misma denominación de Cassitérides[263], pues esto
equivale á extender por extraño modo una denominación vaga en Herodoto,
y que sólo se refiere al sitio de una producción metálica, mejor
determinado aún por los romanos de la época de Estrabón, desde que P.
Licinio Craso examinó las minas de estaño y reconoció que se había
llegado en ellas á poca profundidad. Equivale, pues, esto á la
suposición de Festo Avieno, que sitúa Albión y Ierné (Insula sacra) en
el paralelo del cabo Finisterre y las Islas del Estaño, islas
Oestrymnidas[264], en el paralelo del cabo de San Vicente, casi en la
latitud de las Azores. Como Avieno (y esto es muy raro en un autor de
fines del siglo IV, tan alejado de los tiempos de Columela, el traductor
de Magón) autoriza positivamente sus afirmaciones con el testimonio de
los anales cartagineses (_Hæc nos, ab unis Punicorum annalibus. Prolata
longo tempore, edidimus tibi._--_Ora mar._, versículos 414 y 415), debía
esperarse encontrar en estas obras alguna alusión á una isla que fijó la
atención del Senado de Cartago, que citan Aristóteles y Diodoro, y que
excitó la curiosidad de los eruditos contemporáneos de Colón.

El comentador de las _Mirabiles Auscultationes_, el docto Beckmann,
discutió la opinión de los filólogos que creyeron reconocer el Brasil ú
otras partes de América en este pasaje y en el mar de Sargazo de
Aristóteles. El juicioso Weseeling, después de examinar estas dudosas
interpretaciones, termina diciendo: «Fabulis ad finia sunt quæ de hac
insula produntur, _id tamen indicantia_ obscuram ejus regionis, quam
Americam vocamus, famam in Carthaginiensium navigationibus ad veterum
aures dimanasse.»

Mr. Heeren cree que esta isla, tan pintorescamente descrita, es la isla
de Madera, descubierta por los portugueses Juan Gonzalves Zarco y
Tristán Vas (1420), sin rastros de habitación, y que la fuerza de las
corrientes que impulsa al SE. y al S.-SE. impidió á los navegantes de la
antigüedad, que prudentes y tímidos no se apartaban de las costas,
descubrirla.

La indicación «isla despoblada» excluye las islas Canarias, habitadas
antiguamente por los guanches, según se cree, y que, célebres por su
aridez, no tienen «los ríos navegables» de que habla Aristóteles, aunque
Plinio (libro VI, 32), Solino (cap. 70) y hasta Ducuil (_De mensura
orbis terr._, VII, pág. 40 Walck.) les atribuyen «amnes siluris
piscibus abundantes.»

Creo que es imposible, en vista de tantas descripciones inseguras, fijar
una localidad determinada. La tradición es muy antigua, porque la frase
de «asilo ofrecido en el caso de un revés de fortuna ó de la ruina de
Cartago», es de Diodoro, aunque pudiera muy bien ser un rasgo oratorio,
añadido después de la destrucción de la ciudad de Dido.

Este mismo asilo fué también una esperanza para Sertorio (Plutarco, _In
vita Sertor._, cap. 8; Salustio, _Fragm._, 489) cuando por la
desembocadura del Bætis vió entrar dos barcos procedentes «de dos islas
atlánticas, situadas, según se creía, á diez mil estadios de distancia.»

Las _Relaciones maravillosas_, única fuente á que podemos remontar,
fueron compiladas, por lo menos, antes de la terminación de la primera
guerra púnica, porque describen (cap. 95, pág. 211, Beckm.) á Cerdeña
tiranizada por los cartagineses. El interés con que éstos envolvían en
el misterio sus navegaciones lejanas, sólo hace posibles vagas
conjeturas. El azar de las tempestades (el descubrimiento de Porto Santo
por Zarco y Vas en el siglo XV fué un suceso de esta clase; Barros, Déc.
I, libro I, cap. 2, pág. 27, ed. de Lisboa de 1788) puede, sin duda,
llevar muy lejos; pero el regreso de los barcos alejados de su ruta por
las tempestades ó por la fuerza de las corrientes y desprovistos de
brújula, sería mucho más difícil.

       *       *       *       *       *

Estrabón, lib. I, pág. 11, Alm.:

«Tampoco parece verosímil que el Océano Atlántico sea doble mar, que
esté dividido por estrechos istmos, los cuales impidan que pueda ser
recorrido en naves; por el contrario, es mucho más probable que todo él
esté unido y sea continuo. Porque los que han acometido la empresa de
darle la vuelta navegando, y después han retrocedido, dicen que no
volvieron atrás por impedirles tierra ninguna que llevasen adelante su
navegación, sino que retrocedieron de aquel mar navegable por la escasez
y desamparo de recursos.»

Este pasaje de Estrabón no se relaciona directamente con el que trata de
la posibilidad de navegar desde las costas occidentales de Iberia á las
costas orientales de la India. No se trata de una tierra semejante al
continente americano, que al Norte y al Sur se uniría á las tierras
polares, impidiendo, como una barrera, la navegación de Este á Oeste. Se
ve, por lo que precede y por otro texto (lib. I, pág. 57, Alm.; pág. 33,
Cas.), que la palabra _circum naviguer_ no está tomada en el sentido de
navegar alrededor del globo, sino en el de rodear la masa terrestre
conocida (ἡ οἰκουμένη) y situada por completo, según el sistema
de Strabón, en un cuadrilátero al norte del Ecuador.

Este geógrafo rechaza la idea de la división del Océano en muchas
cuencas, y acaso alude, como observa Monsieur Gosselin, á la hipótesis
de un mar Erythreo mediterráneo, supuesto por Marino de Tyro y por
Ptolomeo. Si la extremidad sudeste de Asia se replegaba para prolongarse
hacia el Oeste y unirse al Cabo Prasum, la circumnavegación de África,
desde el golfo arábigo hasta la Mauritania, era imposible. Ya hice
comprender antes que afortunadamente ni Isidoro de Sevilla (Orig., XIV,
capítulo 5), ni Sanuto, que tanta influencia ejercieron en los proyectos
de Gama y de Magallanes, aceptaron ni propagaron este falso concepto de
un mar Erythreo (mar de la India), considerado como cuenca cerrada.

Estrabón refiere (I, pág. 11, Alm.) lo que de la «isla de la tierra
habitada» ha sido ya examinado, por el Oriente á lo largo de la
India y por Occidente lo ocupado por los Iberos y los Maurusianos.
«Cierto es, dice, que navegantes que partieron de puntos opuestos
ἀντιπεριπλέοντες no se han encontrado.» Esta disertación debía
conducirle al natural resultado de saber si la división del Océano
en muchas cuencas, ó la existencia de istmos, podrían impedir á los
navegantes rodear la tierra habitable.

Vuelve Estrabón á esta idea de los istmos, al hablar de la vuelta al
África. «Todos los que parten (lib. I, página 57, Alm.; pág. 32, Cas.),
sea del mar Erythreo, sea de las Columnas de Hércules, se han visto
forzados á volver por el mismo camino, lo que generalmente hace creer en
la existencia de algún istmo que forma barrera, mientras por todas
partes, y particularmente al Mediodía, el mar Atlántico es continuo.»
Esta continuidad de los mares encuéntrase también enunciada, con mucha
precisión, en Herodoto (I, 202). «Todo el mar que recorren los Helenos y
el que está situado fuera de las Columnas, al cual se da el nombre de
Atlántico, y el mar Erythreo, forman un solo mar.» Si después (IV, 8)
refiere «que los Griegos del Ponto Euxino hacen nacer el Océano al Este
(lo cual es contrario á la idea homérica de las fuentes del río
Océano), y dicen que corre alrededor de la tierra, sin probarlo con la
experiencia», no se retracta, sin embargo, sobre lo que ha dicho en el
primer libro: limítase á exponer lo que ha sabido, distinguiendo entre
la opinión y el hecho.

Preciso es, además, no olvidar que tanto en Strabón como en
Eratósthenes, la denominación de mar Atlántico se extiende á todas
las partes del Océano. Según el primero, las costas de la India
Meridional (lib. II, página 192, Alm., pág. 130, Cas.) están bañadas
por el Atlántico; las regiones más orientales y más meridionales de
la India (lib. XV, pág. 1.010, Alm., pág. 689, Cas.) se prolongan
εἰς τὸ Ἀτλαντικὸν πέλαγος. Desde que, por los progresos de la
navegación y de los conocimientos geográficos, la imagen del _río
Océano_ homérico, que rodea el disco terrestre, se fué engrandeciendo
y adaptando á las observaciones positivas, el nombre anterior á
Herodoto y que remonta á los tiempos de Solón (Olimpiada 54),
aplicado al principio al mar Exterior, á la porción de Océano
próxima á las Columnas de Hércules, fué extendido á todos los mares
que rodeaban los continentes entonces conocidos y les servían de
mutua comunicación. De igual modo, después de la expedición de
Alejandro, los nombres de Taurus y de Cáucaso se aplicaron á todas
las cordilleras de Asia que se extienden al través de este vasto
continente de Oeste á Este hasta las costas de Sinoe y de los Seres.

La escuela de Aristóteles (_De Mundo_, cap. 3) se expresa en el mismo
sentido, y en el bello pasaje de Cicerón (_Somn. Scip._, cap. 6), que
ya he tenido ocasión de citar antes, el orador dice terminantemente:
«Esta tierra que habitáis es una islilla «circumfusa illo mari quod
_Atlanticum_, quod _Magnum_; quod _Oceanum_ appellatis in terris.»
Esta sinonimia de Atlántico y de Océano, en general, no se encuentra,
sin embargo, en todos los clásicos romanos; exceptúanse Pomponio
Mela y Plinio. Este último llama _Mare magnum_, no como Cicerón
y Séneca (_Nat. Quæst._, II, 6), al mar que rodea el οἰκουμένη,
sino especialmente á la parte próxima á las costas occidentales de
Europa, ó sea al Atlántico propiamente dicho, lo cual recuerda la
denominación de _Gran Océano_ que, á ejemplo de Fleurieu, dan los
geógrafos modernos, con más justo motivo, al mar Pacífico.

El pasaje de Estrabón (I, pág. 11, Alm., pág. 5, Cas.) termina con una
larga disertación contra Hipparco, que había puesto en duda la
continuidad de los mares. Creo sin embargo que Mr. Gosselin se equivoca
(en la _Geografía de los Griegos analizada_, pág. 52; en las
_Investigaciones sobre la Geografía sistemática y positiva de los
antiguos_, t. I, páginas 45, 133, 194, y en las notas á la traducción
francesa de Estrabón, t. I, pág. 12) al atribuir tan positivamente á
Hipparco la hipótesis enunciada por Marino de Tyro y Ptolomeo acerca de
la cuenca cerrada ó _mediterránea_ del mar Erythreo y sobre el
_continente desconocido_ que une la península de Thinæ al cabo Prasum.
No encuentro prueba alguna de esta afirmación. Mr. Gosselin se funda en
el texto de que tratamos y en la idea de Hipparco de que «la
circumnavegación de África era imposible»; pero el párrafo citado por
Gosselin no dice tal cosa, y Estrabón sólo habla «de la desigualdad del
fenómeno de las mareas en las diversas regiones pelásgicas observada por
Seleuco el Babilonio, y de la afirmación de Hipparco suponiendo que, aun
siendo iguales las mareas, no probaría este hecho la continuidad
absoluta de los mares que rodean el globo.» Este razonamiento general y
vago dista mucho de la hipótesis de la unión de Thinaæ al cabo Prasum,
que M. Gosselin, por lo demás tan exacto y digno de elogio, ha
consignado dos veces en cartas particulares (_Rech._, t. I, Pl. I, Trad.
de Strabón, t. I, Pl. 2).

En un pasaje notable de Plutarco (_De Facie in orbe lunæ_; pág. 921,
19) se notan claramente estos mismos istmos del Atlántico («del gran mar
ó mar exterior»), pero reflejados en el disco lunar, si, conforme al
sistema de Agesianax, que aun en nuestros días lo acepta el pueblo en
Persia, la luna refleja como un espejo el paisaje terrestre y las
desigualdades de la superficie de nuestro planeta. Plutarco, que pudo
ver el texto de Strabón, alega en este diálogo, para combatir la verdad
de un sistema catóptrico tan raro, la continuidad de los mares, todos
los cuales se comunican sin istmos interpuestos. Extraño error el de
buscar en la porción de la luna iluminada directamente por el sol la
configuración de nuestros continentes, como, según la observación de un
astrónomo ilustre, M. Aragó, puede conocerse en la luz cenicienta de la
luna el estado medio de diafanidad de la atmósfera terrestre.

La vasta extensión de los mares que separa las costas occidentales de
Iberia de las costas orientales de Asia, donde Estrabón, siguiendo á
Eratósthenes, hace desembocar el Ganges, encuéntrase también indicada
en la frase bastante impropia de que «la Iberia y la India, comarcas
que sabemos son, la una la más oriental y la otra la más occidental
de todas, son respectivamente antípodas.» (Estrabón, lib. I, pág.
13, Alm.; pág. 7, Cas.). Como ambas regiones están situadas en el
mismo hemisferio boreal, y supuestas en un mismo paralelo, hubiera
sido preciso emplear la palabra περίοικοι y no la de ἄντοικοι, como
sostiene Mr. Gosselin[265], quien observa además muy juiciosamente
que, según los principios admitidos por Estrabón sobre la longitud de
la tierra habitable, esto es, sobre la distancia desde la Iberia á la
India más oriental, la extensión del Atlántico interpuesto resulta
para el paralelo del _diafragma_, es decir, el de Rodas, no de 180°,
sino de 134.000 estadios en un perímetro ecuatorial de la tierra de
252.000 estadios (lo que suma más de 236°).

Debemos decir, sin embargo, que Estrabón añade prudentemente á la
palabra antípodas, con que designa á los periecos, la frase «en cierto
modo».

       *       *       *       *       *

Estrabón, lib. I, págs. 113, 114:

«Así, pues (según pone empeño en persuadirnos Eratósthenes), si no se
opusiese la inmensidad del mar Atlántico, podríamos navegar en el mismo
paralelo desde España hasta la India por todo aquello que resta, quitada
dicha distancia (esto es, la longitud de la tierra habitada), la cual
excede á la tercera parte de todo el círculo, toda vez que el círculo
tirado por Thinas, donde nosotros hemos medido los estadios que hay
desde la India á España, es menor de 200.000..... Pues llamamos tierra
habitada aquella en que habitamos y tenemos conocida. Mas puede en la
misma zona templada haber hasta dos tierras habitadas y aun más,
señaladamente junto al círculo que se traza por Thinas y el mar
Atlántico.»

Es este un pasaje, como hemos manifestado muchas veces en esta
disertación, paralelo, por decirlo así, al que se lee en Aristóteles
(_De Cœlo_, II, 14). No cabe duda de que Estrabón, al hablar de la
posibilidad de la navegación desde la Iberia á la India, atribuye esta
opinión al segundo libro de la geografía de Eratósthenes (Estrabón, lib.
I, pág. 62, Cas.) y no á Pytheas, como supone un geógrafo moderno[266],
á quien se deben excelentes investigaciones acerca de la geografía
antigua.

Admitiendo Eratósthenes la esfericidad de la tierra (Estrabón, lib. I,
pág. 107, Alm.; pág. 62, Cas.) debía fácilmente adquirir la opinión de
la posibilidad de navegar desde Iberia á la India; pero, como era
natural, la extensión del Atlántico en el paralelo de Thinæ (el
_diafragma_ de Dicæarco) parecíale un obstáculo insuperable. La medida
numérica de esta extensión del Atlántico resulta de la extensión en
longitud del οἰκουμένη valuada en poco menos de 82.000 estadios
en el paralelo de Thinæ.

Según lo que Estrabón manifiesta en el cap. 4 del lib. II y en el
15 del XI acerca de la forma general y de la dimensión de la tierra
habitada, los resultados numéricos que establece, sea por el sistema
de Eratósthenes ó por el de Posidonio, se encuentran con mucha
facilidad y, lo que es más seguro, se les encuentra, comparando _en
cada sistema_ los datos parciales, con los perímetros enteros, muy
diferentemente valuados por cada uno de estos antiguos geómetras, sin
necesidad de recurrir á una comparación con las medidas actuales. «La
porción del hemisferio septentrional comprendida entre el ecuador y
un paralelo próximo al polo tiene la figura de una _vértebra_[267]
σπóνδυλος (Cod. París, 1393: σπóνδειλον que Mr. de Brequigny propone
inútilmente convertir en σπονδεῖον, copa empleada en las libaciones).
La superficie de esta vértebra ó zona esférica, que representa la
zona templada septentrional, comprenderá dos cuadriláteros cuyas
costas estarán hacia el Norte, á la mitad del círculo paralelo al
ecuador y próximo al polo (1.400 estadios más allá de Ierné), y hacia
el Sur, una mitad del Ecuador.»

Ahora bien; en uno de estos cuadriláteros es donde Estrabón sitúa la
isla que forma nuestra tierra habitada, «doble más larga que ancha», que
tiene la figura de una clámide y cuya anchura se aminora mucho hacia las
extremidades, especialmente hacia el Oeste (II, pág. 177, Alm.; pág. 116
Cas.).

Como el paralelo de Thinæ, suponiendo, como Eratósthenes el perímetro
ecuatorial de 252.000 estadios, no llega á 200.000 estadios (Estrabón
hubiera dicho más exactamente algo menos de 203.000); y como la longitud
de la tierra habitada de Oeste á Este, desde el cabo Sagrado á Thinæ es,
en el mismo paralelo del diafragma, de 70.000 estadios (Estrabón, II,
páginas 137 y 177; XI, pág. 789, Alm., ó II, pág. 83, 116, XI, página
519, Cas.), justo es decir, como lo hace Estrabón en el párrafo (pág.
113, Alm.; págs. 64 y 65 Cas.) que tanto preocupó en la Edad Media hasta
Colón, que las tierras ocupan «más de la tercera parte» del círculo que
pasa por Rodas y Thinæ, dos puntos que en la antigüedad se suponían en
la misma latitud, aunque probablemente hubiese entre ellos una
diferencia de 24°. Quedaban, pues, unos 130.000 estadios para el
recorrido por mar, para ir de Iberia á la India «por un mismo paralelo»
á aquella India[268] _Eoo adposita pelago_ (Mela, III, 17). Allí se
encuentra, como dice Estrabón en otro párrafo (II, pág. 173. Alm.; pág.
113 Cas.) «la vasta extensión y la soledad de los mares que no se puede
atravesar».

Pero lo que hace más notable el texto que analizamos y lo que parece que
llamó más la atención de los escritores de los siglos XV y XVI (la gran
época de los descubrimientos), es la afirmación de Estrabón de «que en
la misma zona templada que habitamos, y sobre todo en las inmediaciones
del paralelo que pasa por Thinæ y atraviesa el mar Atlántico, pueden
existir _dos tierras habitadas y acaso más de dos_.» Esta es una
profecía de la América y de las islas del mar del Sur, más razonada y
menos vaga que la profecía de la _Medea_ de Séneca.

En el segundo libro (pág. 179, Alm.; pág. 118, Cas.) aun alude Estrabón
á esta probabilidad de la existencia de tierras desconocidas situadas
entre la Europa occidental y el Asia oriental. «El dar idea exacta,
dice, de las demás porciones del globo, ó siquiera de la totalidad de
esta _vértebra_ ó zona de que hemos hablado, es asunto propio de otra
ciencia (no pertenece al campo de la geografía positiva), como también
examinar si la _vértebra_ está habitada en el otro _cuadrilátero_, como
en el que nos encontramos. Suponed, en efecto, que lo esté, _como es muy
probable_; no lo estará por pueblos del mismo origen que nosotros, y,
por tanto, esta tierra habitada debe ser distinta de la nuestra. Sólo,
pues, la nuestra es la que vamos á describir.»

La existencia de una tierra ó de muchas tierras en el Atlántico al
Este de Thinæ parecía, pues, muy probable al juicioso geógrafo de
Amasia, que temía extraviarse en el vasto campo de la geografía
conjetural. La relación del pasaje que citamos con el que trata
de las dimensiones y de las divisiones de la tierra habitada,
la expresión _otro cuadrilátero_ de la _vértebra_ (de la zona
septentrional) que ha sido descrita, compuesta de dos cuadriláteros,
de los cuales uno comprende nuestro οἰκουμένη, no deja duda de que
Estrabón, después de elogiar las grandes expediciones de los romanos,
tan útiles á los progresos de la geografía, y «de su compañero y
amigo Elio Galo» vuelve incidentalmente á la existencia de las
tierras habitadas, no descubiertas aún, situadas acaso en el paralelo
de Rodas y de Thinæ. Este otro οἰκουμένη del hemisferio boreal era,
pues, completamente distinto de la _otra parte del mundo_ que, á
imitación de Crates (Estrabón, I, pág. 54, Alm.; pág. 31, Cas.), se
admitía en el hemisferio austral, más allá del brazo oceánico que
ocupa la zona tórrida, y era diferente del _alter Orbis_ de Mela (I,
9, 4; III, 7, 7) y de la _cuarta parte del mundo_[269] de Isidoro de
Sevilla (_Orig._, XIV, c. 5, ed. Venet., 1483, pág. 71, b.)

La comparación de la forma del οἰκουμένη con una clámide se
encuentra en Estrabón cuatro veces, y la analogía se funda,
principalmente, al parecer, en dos circunstancias: primero en ser
preciso que la longitud, la extensión de derecha á izquierda del vestido
que ha de envolver al caballero y la extensión (longitud) de Este á
Oeste de la tierra habitada, sean mucho más considerables, en general,
que la altura de la clámide ó la extensión del οἰκουμένη de
Norte á Sur. Esta circunstancia se encuentra efectivamente en la
descripción de Alejandría. Estrabón compara el terreno que ocupa esta
ciudad á la figura de una clámide, cuya longitud entre las dos costas
bañadas, una por el mar y otra por el lago Maréotis, es de 30 estadios,
mientras los istmos que determinan la anchura no son más que de 7 á 8
estadios, estando contenidos entre el mar y el lago (lib. XVII, pág.
1143, Alm.; pág. 793, Cas.). El οἰκουμένη es mucho menos ancho
en las extremidades al Este y al Oeste, sobre todo hacia el Oeste. Á
pesar de la desproporción de las dos dimensiones á lo ancho y á lo
largo, de extensión en longitud y latitud, la semejanza de formas exige
que hacia la mitad del largo llegue el ancho á su máximum. Esta
condición, como juiciosamente observa Mr. de Gosselin, la establece
Estrabón cuando discute dónde está colocada, en el paralelo de Rodas, la
mitad de lo largo y si á este punto corresponde la mayor anchura de la
clámide. La idea sistemática acerca de la forma del manto de la tierra
habitada está, al parecer, geográficamente bastante justificada, porque
el máximum de anchura corresponde, en efecto, entre los meridianos de
Bodas y de Artemita en Babilonia. Encuentro que en la Edad Media se vió
hasta los broches (fibulæ) de la clámide[270].

La discusión acerca de la clámide y de la anchura de la tierra habitada
en el meridiano de Artemita ó de la desembocadura del mar
Hircano-Caspiano, termina comparando la parte boreal de Asia con un
cuchillo; comparación que recuerda las de hojas de plátano ó piel de
pantera, tan comunes entre los geógrafos griegos, y que ha parecido
ininteligible á los traductores modernos[271]; pero, según opina Mr.
Boeckh, observó Estrabón la configuración del segmento de tierra
comprendido entre el mar Glacial y la cordillera del Tauro que, con los
nombres sucesivos de Cáucaso (de Alejandro), de Imaüs, de Émodus, de
Ottorocorras y de Montañas de Seres, suponíase cruzaba toda el Asia de
Oeste á Este hasta el mar Oriental (_Eoum pelagus_); compara este
segmento con la forma de un cuchillo, cuyo lomo encorvado lo representa
la costa del mar Boreal y el filo la cordillera del Tauro, que se
prolonga en línea recta.

Si con este motivo cito al erudito é ingenioso filólogo, colega mío en
la Academia, es para ofrecerle al mismo tiempo el testimonio de mi mayor
reconocimiento por el cuidado con que rectifica las traducciones latinas
de muchos textos de Aristóteles y de Estrabón (por Joannes Agyropoulos,
Budée, Vatable y Xylandro), como también por los consejos que tuvo la
bondad de darme cuando sometí á su examen trabajos que me han ocupado
tantos años. Mencionar este auxilio de la crítica y de la amistad, no es
hacer á Mr. Boeckh responsable de las apreciaciones, muchas veces vagas
y atrevidas, que pueda contener mi obra.

       *       *       *       *       *

Estrabón, lib. ---- pág. 161, Alm:

«Sospecha también Posidonio que la longitud de la tierra habitada mide
al pie de 70.000 estadios, que viene á ser, en lo que se toma, la mitad
del círculo entero. Así, dice, navegando desde el Occidente con viento
de Levante, encontrarás otro tanto espacio hasta las Indias.»

Siendo el perímetro equinoccial supuesto por Posidonio de 180.000
estadios, el perímetro del paralelo de 36° («del en que se ha tomado la
medida de la tierra habitada») es necesariamente de 145.600 estadios
(Gosselin en la traducción de Estrabón, t. I, pág. 270, nota 1.ª), de
los cuales 70.000 estadios ó la mayor extensión del οἰκουμένη
de Este á Oeste son, en efecto, próximamente la mitad. Estrabón no
emplea mucha exactitud en la reducción de los perímetros pertenecientes
á diferentes latitudes.

Es difícil comprender por qué los comentadores han querido sustituir
ζέφυρος á εὖρος; y hacer navegar desde Iberia á la India con un
viento continuo del Oeste. Las palabras ἀπὸ τῆς δύσεως, en el texto
cuya traducción cito, designan el punto de partida, y «ese viento
continuo del Este» casi recuerda los vientos alisios de un paralelo
más meridional.

       *       *       *       *       *

Séneca, _Cuestiones Naturales_. Prefacio:

«¡Cuan mezquinas juzga las proporciones de su domicilio terrestre!
¿Cuánto es, en efecto, el espacio que media entre las últimas costas de
España y la India? Poquísimos días de navegación, si el viento impulsa
la nave.»

Á primera vista parece que este párrafo alude á los de Aristóteles, _De
Cœlo_, II, 14, y de Estrabón, I, página 113, Alm.; pág. 64, Cas.; pero
la analogía sólo se refiere al camino por donde se puede navegar desde
Iberia á la India. Colón, en su carta á la reina Isabel, fechada en
1498, confunde todos los textos de los autores antiguos para apoyar su
opinión de que los mares eran poco extensos.

«El Aristótel dice que este mundo es pequeño y es el agua muy poca, y
que fácilmente se puede pasar de España á las Indias, y esto confirma
Avenruyz (Averrhoes) y le alega el cardenal Pedro de Aliaco, autorizando
este decir y aquel de Séneca, el cual conforma con éstos, diciendo que
Aristóteles pudo saber muchos secretos del mundo á causa de Alejandro
Magno, y Séneca á causa de César Nero.» Mas ¿por qué inadvertencia pudo
Séneca, autor tan grave y tan cuidadoso del estilo, escribir
_paucissimorum dierum spatio_? He aquí una cuestión difícil de resolver.
Recordando lo que precede en el prólogo de las _Quæstiones naturales_,
se reconoce que Séneca ha querido presentar el ejemplo de una cortísima
extensión. La tendencia moral característica del estóico ecléctico, que
vivía en tiempos siniestros, explica por qué insiste en el contraste
entre la pequeñez de esta tierra, «punctum[272] stud in quo bellatis, in
quo regna disponitis», y la grandeza de los espacios interplanetarios,
«sursum ingentia spatia sunt, in quorum possessionem animus admittitur».
Cuando el hombre, espectador curioso del universo, ha contemplado el
curso majestuoso de los astros y «esa región del cielo que ofrece á
Saturno (velocissimo sideri) un camino de treinta años», al volver la
vista hacia la tierra, desprecia la pequeñez de su estrecho domicilio.
¿Cuánto hay desde las últimas costas de España hasta la India? El
espacio de muy pocos días, si el viento es favorable al barco.

Mr. Ruhkopf, en sus _Adnotationes ad Quæst natur._ (Sen. Op., t. V, pág.
11), sostiene que la India de Séneca son las islas Canarias, porque,
según Ptolomeo, dice Ruhkopf, la India oriental se aproxima al África
_occidental_ (?), no estando separados ambos países por grande extensión
de mar, ni, por consecuencia, muy alejadas las islas Canarias de la
India. Difícil es coger el hilo de este razonamiento, y en la geografía
de Ptolomeo no conozco absolutamente nada que justifique la supuesta
aproximación entre la India y las Islas Afortunadas. La _tierra
desconocida_, ligada á la Península de Catigara, se une «al cabo Prasum,
al promontorio Rhapta y á la parte austral de Azania», y encerrando la
cuenca del mar Erythreo, ninguna relación tiene con la costa
_occidental_ de la Libia. Ptolomeo habla tres veces de esta cuenca
cerrada y de la existencia de esta _tierra desconocida_ (lib. IV, cap.
9; lib. VII, caps. 3 y 5), siempre que menciona el mar de la India (lib.
IV, capítulo 8; lib. VI, cap. 5; lib. VII, cap. 2) y no designa los
límites.

Además, no hay prueba alguna de que la hipótesis de la escuela de
Alejandría acerca de la contigüidad del África al Sur del cabo Prasum
con Catigara sea de Hipparco, y, en general, anterior á Séneca, que
vivió más de un siglo antes que Marino de Tyro y Ptolomeo. La
explicación que del pasaje de Séneca da Mr. Ruhkopf es, por tanto,
inadmisible, y debe creerse que el filósofo de la corte de Nerón
presentaba á veces sus ideas algo exageradas, como frecuentemente apela
á la hinchazón y al énfasis en la forma de expresarse.

       *       *       *       *       *

Séneca, _Medea_, act. II, v. 371 et seq. _Chorus in fine_, página 281:

      «Nil, qua fuerat sede, reliquit
    Pervius orbis.
    Indus gelidum potat Araxem:
    Albim Persæ, Rhenumque bibunt.
    Venient annis sæcula seris
    Quibus Oceanus vincula rerum
    Laxet, et ingens pateat tellus,
    Tethysque novos detegat orbes,
    Nec sit terris ultima Thule.»

«En este orbe accesible, nada permanece donde estuvo; el indio bebe el
agua del helado Araxe, los Persas las del Elba y el Rhin. Vendrán siglos
en que el Océano abrirá sus barreras y aparecerán nuevas tierras; Tetis
descubrirá nuevos orbes, y no será Thule la última tierra.»

Este es el pasaje tantas veces citado por Cristóbal Colón, Pedro Mártir
de Anghiera, Oviedo y Herrera. Es inútil discutir aquí, como lo hizo
Fernando Colón, quién sea el verdadero autor de _Medea_[273], porque un
texto de Quintiliano (_Inst. Orat._, IX, 2, § 9) la adjudica
terminantemente, según parece, al filósofo preceptor de Nerón, L. Annæus
Séneca, y un rasgo satírico de Tácito[274] indica además «que el
preceptor componía con frecuencia versos, desde que se aficionó á ellos
el discípulo». Lo que aquí importa es fijarse en la relación de las
ideas que conducen al poeta á hacer la profecía, por cierto bastante
vaga, «de las nuevas tierras» que serán descubiertas en los siglos
venideros; profecía que, según el geógrafo Ortelio, se aplicaba á
América, con tanto más motivo, cuanto que Séneca había nacido en Iberia.

Comienza el coro celebrando el valor de los navegantes (_Audax nimium,
qui freta primus_, etc.) en una época en que ni se guiaban por los
astros, ni los vientos tenían aún nombres especiales; pero desde que los
Argonautas hicieron su gloriosa expedición, la mar está abierta por
todas partes y no se necesita el navío _Argos_, construído por mano de
Minerva. Cualquier barco recorre la alta mar; el mundo entero llega á
ser de acceso fácil (permeable, _pervius orbis_). El Indio llega hasta
el helado Araxes (sin duda el de Herodoto, I, 201, t. V, páginas
200-204, Schwigh, que forma el límite de Persia y del país de los
Massagetas, es decir, el Iaxantes ó Sir Daria), el Persa bebe las aguas
del Elba y del Rhin.

En este cuadro de las comunicaciones de los pueblos, sobradamente
magnífico, aun para el reinado de Nerón, el poeta, siguiendo la
costumbre de los griegos, presta los conocimientos de su época á los
tiempos de Medea. La idea del contraste entre las primitivas y tímidas
navegaciones (_sua quisque piger littora tangens_), y esta comunicación
rápida desde la India hasta las orillas del Rhin, conduce á la profecía
que termina el coro. «Cuando el Océano haya roto los lazos (_vincula
rerum_) con que sujeta, según la Geografía homérica, el orbe
terrestre[275], y este orbe quede libre á toda comunicación (_ingens
pateat tellus_), entonces, en los siglos futuros, Thetis descubrirá las
nuevas tierras (_novos detegat orbes_), y no será Thule el punto más
lejano del mundo conocido».

La elevación del estilo y el tono patético de la inspiración han dado
á las últimas frases del coro una importancia que profecía tan vaga y
desprovista de todo color local jamás tuviera, si hubiese revestido
la forma sencilla de una conjetura geográfica. Cuando Estrabón nos
dice (I, pág. 113 Alm.; pág. 64 Cas.) que en el Océano Atlántico,
en la parte del hemisferio boreal que no está ocupada por nuestra
tierra habitada, podría muy bien existir otro οἰκουμένη y aun muchos,
_sobre todo_ en el paralelo de Tinæ, que es el de la mayor extensión
continental de Europa y de Asia, profetiza, es decir, adivina (así me
parece) por modo mucho más feliz el descubrimiento de América y de
las islas del mar del Sur.

El rápido desarrollo de la navegación de Myos Hormos en las orillas del
mar Rojo, hacia las costas de la India, desde la conquista de Egipto por
los romanos (Estrabón, II, pág. 179 Alm.; pág. 118 Cas.); los
descubrimientos más allá de las Islas Británicas, y en general hacia el
Norte; acaso también algunas expediciones militares de los romanos al
interior de África, enardecieron la imaginación de Séneca[276], y el
coro que acabamos de analizar no parece imitado de alguna de las
numerosas tragedias del mismo título de Neophrón de Sicyonio, de Herillo
ó de Philisco, ninguna de las cuales ha llegado á nosotros.

Acaso la rápida celebridad de este pasaje de la _Medea_, desde que se
aplicó al descubrimiento del Nuevo Mundo, dió ocasión á una superchería
de anticuario que sólo conocemos por la narración del geógrafo
Ortelio[277]. En 1508 ocurrió á un portugués, vecino de una aldea cerca
del cabo de la Rocca, hacer grabar en una losa estos malos é
ininteligibles versos:

      Volventur saxa litteris et ordene rectis,
    Cum videas Occidens, Orientas opes.
    Ganges, Indus, Tigris, erit mirabile visu,
    Merces commutabit suas uterque sibi.

La losa fué enterrada hasta que se comprendió que la humedad había
atacado la superficie; desenterrada después, mostrada á los curiosos y
descrita por los entusiastas como inscripción sibilina. El jurisconsulto
César Orlando descubrió el fraude, y Resende lo denunció en las
_Antiquitates Lusitaniæ_.

Después de la supuesta profecía de Séneca, lo que más preocupaba á los
autores españoles en la época del descubrimiento de América era la gran
catástrofe de la Atlántida de Solón. Cierto es que no recuerdo haber
encontrado cita alguna de la Atlántida en las cartas de Cristóbal Colón
ó en los fragmentos de su Tratado de la conquista del Santo Sepulcro;
pero su hijo habla de la _Isla Atlántica_, confundiéndola, según
manifesté antes, con la isla _Atalante_, frente á la Eubea que, por las
narraciones de Tucídides[278], de Séneca y de Estrabón sabemos que la
destruyeron los terremotos, hacia la Olimpiada 88.

Herrera dice que se inventó tomar la _Atlántida_ de Platón por una de
las Antillas de _Barlovento_ para amenguar la gloria del descubrimiento
del Almirante. Por mi parte, no he de promover de nuevo una cuestión
geológica tan fastidiosamente rebatida. Los problemas de la geografía
mítica de los Helenos no pueden ser tratados con arreglo á los mismos
principios que los problemas de la geografía positiva, puesto que se
presentan como imágenes veladas de contornos indeterminados. Lo que
Platón hizo[279] para fijar estos contornos y agrandar las imágenes,
aplicándoles las ideas de una teogonía y de una política más modernas,
sacó el mito de la Atlántida del ciclo primitivo de las tradiciones, á
las cuales pertenece el Gran Continente Saturniano (Plutarco, _De facie
in orbe lunæ_, p. 941, 2), la isla encantada, en la que Briareo vela
junto á Saturno dormido, y la Meropis de Theopompo. Lo que importa
recordar aquí es la relación histórica del mito de la Atlántida, con
Solón. En su expresión más sencilla, designa el mito la época de «una
guerra de pueblos que vivían fuera de las Columnas de Hércules contra
los que están al Este» (Crit., p. 108). Es, pues, una irrupción que
procedía del Oeste.

En la tierra _Merópida_[280] de Theopompo y en la tierra Saturniana de
Plutarco vemos, como en la Atlántida, un continente en cuya comparación
nuestro οἰκουμένη forma una pequeña isla. La destrucción de la
Atlántida, á causa de los terremotos, relaciónase con la antigua
tradición de la Lyctonia, mito geológico que se refiere á la cuenca del
Mediterráneo, desde la isla de Chipre y la Eubea, hasta Córcega, y que
acaso en tiempos recientes, pero á imitación de la sabia escuela de
Alejandría, sirvió para formar sistemas geológicos, por las tradiciones
primitivas de los Helenos, y fué celebrado en las Argonáuticas del falso
Orfeo (276). Este mito de la Lyctonia, muy antiguo por cierto, que
indicaba un peligro, una amenaza al continente y á las islas griegas que
los Atlantes quieren conquistar, ¿sería poco á poco transportado al
Oeste, más allá de las Columnas?

Es también muy notable que, entre todos los mitos cosmológicos que
acabamos de citar, la Lyctonia y la Atlántida sean los únicos que, bajo
el imperio de Neptuno, cuyo tridente hace temblar la tierra, queden
destruídos á causa de grandes catástrofes. Los continentes Saturnianos
no presentan esta particularidad, y por ello mismo la Atlántida, á pesar
de su origen probablemente egipcio y extraño á Grecia, páreceme reflejo
de la Lyctonia. Los grandes trastornos geológicos ó, si se quiere, la
creencia en ellos, que ocasionaba el aspecto de la superficie del globo,
las penínsulas, la posición relativa de las islas y la articulación de
los continentes, debían preocupar los ánimos en todos las costas del
Mediterráneo, aun en Egipto, que, como suponían los sacerdotes, estaba
menos expuesto que cualquier otro país á que las revoluciones físicas,
bruscas y parciales, interrumpieran el orden regular de los fenómenos
periódicos.

La libertad extrema[281] con que Platón, especialmente en el _Critias_,
trata el asunto de la Atlántida, ha hecho, naturalmente, dudoso el
relacionar este mito con Solón. Platón estaba emparentado con la familia
de este legislador, y á la vez con la de Critias. El bisabuelo de éste,
á quien hace figurar en los diálogos, llamábase Dropides, y era amigo
íntimo de Solón, que le ha citado en sus versos. El relato de Platón
ofrecería menos dificultad cronológica, dado el intervalo de doscientos
diez años entre la vejez de Solón y la de Platón, durante el cual se
sucedieron tres generaciones de la descendencia de Dropides, si por una
alteración, sin duda censurable, del texto, fuese éste y no Solón quien
refiriese á Critias, abuelo del interlocutor, lo que había sabido por
Solón de la catástrofe de la Atlántida. Este Critias, hijo de Dropides,
contando noventa años (cuando el interlocutor sólo tenía diez), excitado
por un concurso de jóvenes, que cantaban los versos de Solón, empezó á
narrar la historia de los Atlantes, tal y como se expone en los dos
diálogos del _Timeo_ y del _Critias_. Además se hace decir á Critias, el
interlocutor, que conservaba las notas de Solón, en las cuales discutía
éste los nombres propios traducidos por él, del egipcio al griego, y que
quería poner en su poema. Para dar más importancia á su relato hubiera
podido Platón referir todos estos hechos en una novela histórica,
favoreciendo su parentesco con Solón la verosimilitud de la fábula.

Recientemente se ha renovado la suposición[282] de que el mito de la
Atlántida no lo tomó Platón de Solón, sino que lo supo durante su viaje
á Egipto. Plutarco, en su _Vida de Solón_, devuelve, al parecer, al gran
legislador de Atenas el poema cuya existencia se pone en duda, y se lo
devolvería con irrecusable certidumbre, de no modificar sus ideas, como
las modificó, en vista de los diálogos de Platón. El biógrafo nos dice,
en efecto, que Solón «conferenció con los sacerdotes Psenophis y Sonchis
de Heliópolis y de Saïs, de quienes supo el mito de la Atlántida que
intentó, como afirma Platón, poner en verso y publicar en Grecia». Al
final de esta biografía añade «que Solón no terminó su poema, cuya
extensión le amedrentaba, por haber llegado á la vejez, y no por
ocupaciones políticas, como Platón supone». Esta rectificación á lo que
Platón afirma (_Tim._, vol. III, p. 21) y los nombres de dos sacerdotes
egipcios[283], que los diálogos no mencionan, indican, en mi opinión,
que Plutarco, á pesar de ser tan lejana la época, se inspiraba en
fuentes que nos son desconocidas. También M. Letronne, en su juicioso
_Ensayo sobre las ideas cosmográficas relacionadas con el nombre de
Atlas_, 1831, dice expresamente: «La fábula de Atlántida que Platón
cuenta y amplifica sin duda en el _Timeo_ y el _Critias_, fué tomada de
un poema _mythico político_ que Solón compuso al fin de su vida, para
despertar el valor y el patriotismo de los Atenienses y, con objeto de
darla mayor crédito, supuso que los sacerdotes de Saïs eran los autores
del primitivo relato. Solón murió en el año 559, antes de nuestra era, y
su poema debió ser compuesto entre 570 y 560, unos setenta años después
del viaje de Colæus de Samos, y más de doscientos años antes de la
redacción del _Critias_».

Observa el gran helenista, mi compatriota Mr. Boeckh, que la
reminiscencia de la guerra de los Atlantes en las pequeñas
Panatheneas, atestigua la gran antigüedad de la tradición de la
Atlántida, y prueba que no todo en este mito fué inventado por
Platón. «En las grandes Panatheneas se llevaba en procesión un
_peplum_ de Minerva, representando el combate de los gigantes y la
victoria de las divinidades del Olimpo. En las pequeñas Panatheneas
(hay que omitir el nombre del sitio donde se verificó la procesión,
porque la cita es un error del escoliasta) se llevaba otro _peplum_
que mostraba cómo los Atenienses, educados por Minerva, alcanzaron el
triunfo en la guerra de los Atlantes.» _Schol., in Rempubli._, I, 3,
1. (Bekkeri Comm. in Plat., II, pág. 395. Véanse también las mismas
informaciones en _Proclus_ in Tim., pág. 26). Añadamos á esto un
escolio conservado también por Proclus, pág. 54. «Los historiadores
que hablan de las islas del mar Exterior dicen que en sus tiempos
había siete islas consagradas á Proserpina, y otras tres de inmensa
extensión, consagradas la primera á Plutón, la segunda á Ammón y la
tercera (la de en medio, de mil estadios de extensión) á Neptuno. Los
habitantes de esta última conservaban, por sus antepasados, memoria
de la Atlántida, de una isla extraordinariamente grande, que ejerció
durante largo espacio de tiempo la dominación en todas las islas del
Océano Atlántico, y que también estaba consagrada á Neptuno.» Todo
esto lo ha escrito Marcelo ἐν τοῖς Αἰθιοπικοῖς. Hay un escolio del
_Timeo_ (17, 17 in Bekkeri Comm., II, pág. 427) literalmente copiado
de este pasaje.

Esta reminiscencia monumental de la guerra de los Atlantes en el
_peplum_ de las pequeñas Panatheneas, y este fragmento de Marcelo
conservado por Proclo, indicando el recuerdo de una catástrofe física
(la existencia de un mito de la Atlántida) más allá de las Columnas de
Hércules, quizá en las mismas islas Canarias[284], merecen seria
atención de los aficionados á penetrar en las tinieblas de las
tradiciones históricas.

En el gran Archipiélago de la India existe, según observación de M.
Raffles, una tradición, ó más bien una creencia análoga á la de la
destrucción de la Lyctonia y de la Atlántida.

Lo que primero importa en este género de investigaciones es comprobar la
antigüedad de un mito que equivocadamente se ha creído una ficción de la
vejez de Platón, una novela histórica como el _Viaje imaginario_[285] de
_Iambulo_ (Diod. II, 53-60), y los ochenta y cuatro libros de Antonio
Diógenes _sobre las cosas que se ven más allá de Thulé_.

Lo que en los mitos geológicos puede corresponder á los antiguos
recuerdos ó á especulaciones sobre la primitiva configuración de las
tierras, á la ruptura de los diques que separaban las cuencas marítimas,
constituye un problema distinto y acaso más insoluble. Estos Atlantes,
felices porque viven muy lejos, felices hasta por carecer de ilusiones
(Herodoto, IV, 184; Plinio, V, 8), son, según las ideas reinantes en la
extremidad civilizada de la cuenca oriental del Mediterráneo, entre los
Egipcios y los Helenos, un conjunto de pueblos del África boreal y
occidental, de raza tan distinta, sin duda, como los que al noroeste de
Asia confundiéronse por largo tiempo con la denominación vaga de Escytas
y Cimerianos. Los Atlantes de los tiempos históricos habitan al Este de
las Columnas de Hércules. Herodoto los pone á veinte jornadas de los
Garamantes; pero íntimamente ligado su nombre con el del monte Atlas,
pudo suponerse á los Atlantes míticos en la dirección del Oeste, más
allá de las Columnas de Hércules, según que la fábula del Atlas Montaña
ha ido retrocediendo progresivamente en esta misma dirección.

La guerra de los Atlantes con los habitantes de Cerné y las Amazonas,
tan confusamente tratada por Diodoro de Sicilia, tuvo por campo todo el
Noroeste de África, más allá del río Tritón (Herodoto, IV, 191), límite
entre los pueblos nómadas y los pueblos agrícolas y de más antigua
civilización, si cabe señalar localidad á una lucha en que intervienen
seres fabulosos, las Gorgonias.

Añadiremos que el lago Tritón, de que habla Diodoro (III, 52 y 56), no
está en las costas del Mediterráneo, sino en las del Atlántico. En esta
región (y el hecho es digno de tenerlo en cuenta, porque Diodoro no
menciona en parte alguna la destrucción de la Atlántida de Solón), eran
numerosas las grandes erupciones volcánicas. El mismo lago Tritón lo
hizo desaparecer un terremoto, desgarrando la tierra que lo separaba del
Océano (Diod., III, 53, 55). El recuerdo de esta catástrofe y la
existencia de la pequeña Syrte, atribuída, sin duda, á idéntico suceso,
hace que los escritores antiguos (Herodoto, IV, 179) confundan el lago y
la Syrte.

Algunos mitos del antiguo límite occidental del mundo pueden haber
tenido fundamento histórico. Una emigración de pueblos de Oeste á Este,
cuyo recuerdo, conservado en Egipto, pasó á Atenas y fué celebrado con
fiestas religiosas, puede pertenecer á tiempos muy anteriores á la
invasión de los Persas en Mauritania, cuyos rastros reconoció Salustio,
invasión que también para nosotros ha quedado envuelta en tinieblas
(Salustio, _Guerra de Yugurta_, cap. 18; Plinio, V, 8; Estrabón, XVII,
pág. 828 Cas.)

       *       *       *       *       *

Macrobio, _Comentario al Sueño de Scipión_, lib. II, cap. 9.

«Vamos á demostrar ahora, según hemos prometido, que el Océano rodea la
tierra, no en uno, sino en dos sentidos diversos. Su primer contorno, el
que merece verdaderamente este nombre, es ignorado del vulgo, porque
este mar, considerado generalmente como el único Océano, es una
extensión del Océano primitivo, cuyo sobrante de agua le obliga á ceñir
de nuevo la tierra. La primera cintura que forma alrededor de nuestro
globo se extiende al través de la zona tórrida, siguiendo la dirección
de la línea equinoccial, y da la vuelta entera al globo. Hacia el
Oriente se divide en dos brazos, corriendo uno de ellos al Norte y otro
al Sur. La misma división de aguas se verifica al Occidente, y estos dos
últimos brazos van á encontrar á los que parten de Oriente. La
impetuosidad y la violencia con que chocan estas enormes masas, antes de
mezclarse, producen una acción y una reacción de donde resulta el
fenómeno tan conocido del flujo y del reflujo que se hace notar en toda
la extensión de nuestro mar, experimentándolo en sus estrechos como en
las partes más dilatadas, porque no es más que una emanación del
verdadero Océano. Este Océano, que sigue la línea trazada por el Ecuador
terrestre, y sus brazos, que se dirigen en el sentido del horizonte,
dividen el globo en cuatro porciones que forman otras tantas islas. Por
su corriente, á través de la zona tórrida, que rodea en toda su
extensión, nos separa de las regiones australes, y por medio de sus
brazos, que abarcan uno y otro hemisferio, forma cuatro islas: dos en el
hemisferio superior y dos en el inferior. Esto nos da á entender Cicerón
cuando dice: «_Toda la tierra es una pequeña isla_», en vez de «_Toda la
tierra que habitáis es una pequeña isla_», porque rodeando el Océano la
tierra en dos sentidos diversos, realmente la divide en cuatro islas: la
figura precedente da idea de esta división; veráse en ella el origen de
nuestro mar, que es una pequeña parte del todo, y también el del mar
Rojo, el del mar de las Indias y el del mar Caspio. No ignoro que, en
opinión de muchas personas, este último no tiene comunicación con el
Océano. Evidentemente los mares de la zona templada austral tienen
también su origen en el gran Océano; pero como estos países nos son aún
desconocidos, no debemos garantizar la exactitud del hecho.»

En este curioso pasaje, tan pesadamente escrito, manifiesta el
gramático, á la vez, una división de las tierras del globo en cuatro
masas continentales, separadas unas de otras por brazos del Océano; una
exposición de corrientes pelásgicas, y una teoría de las mareas, fundada
en el choque de corrientes opuestas.

Cicerón no admitía más que dos porciones de tierras habitables (_Sonm.
Scip._, cap. 6), una al norte y otra al sur del Ecuador. Si Cristóbal
Colón hubiera tenido noticia del comentario de Macrobio (y en 1492 se
habían publicado ya tres ediciones), le llamara poderosamente la
atención esta «terra quadrifida», de la cual hay dos masas en el
hemisferio boreal, casi conformes á las conjeturas de Estrabón (lib. I,
pág. 113, Alm.; pág. 64, Cas.); masas continentales de las cuales un
navegante que se dirigiera del Oeste al Este de la Iberia á las costas
Orientales de Asia, debía necesariamente encontrar en su camino la que
aun no había sido[286] vista por los habitantes de nuestro οἰκουμένη.

Si se figura al África austral separada de la Septentrional por una
irrupción del Océano y el istmo de Panamá roto, casi se encuentra la
tierra _quadrifida_ de Macrobio formada por la América del norte y la
del sur; el Asia, uniéndola su península occidental, que es Europa, y el
África austral. La existencia de un brazo del río Océano[287] ocupando
la parte media de la zona Ecuatorial, había sido afirmada desde los
tiempos de Alejandro, primero por Crates, después por Arato, Cleanthes y
Cleomedes; pero cuatro revulsiones _refluxiones_ de las aguas del E. y
del O. hacia el N. y el S. que están señaladas en un pequeño mapamundi
añadido á los manuscritos de Macrobio (ed. Biponte, pág. 154, tab. II),
y que, desprovisto de los cuatro golfos adoptados por todos los
geógrafos griegos, no es el que Macrobio tenía á la vista, ¿proceden de
la imaginación del comentador, ó están tomados de alguna fuente
desconocida?

La idea de explicar las mareas por las corrientes opuestas estaba muy
generalizada en la antigüedad, dando ocasión á ello la observación del
movimiento de las aguas en los estrechos, sobre todo al noreste de
Sicilia y en el Euripo que separa la Beocia de la Eubea. El sabio autor
de la _Geografía física de los antiguos_, Mr. Uckert, observa además, con
razón, que la teoría de Macrobio, contemporáneo de Avieno, tiene alguna
relación con las del retórico Eumenio y del poeta Claudio Rutilio
Numantiano, naturales ambos de las Galias, uno de Autum y otro de
Poitiers ó de Tolosa, y familiarizados por tanto, según creo, con los
fenómenos de las altas mareas en las costas occidentales de Francia.

Eumenio y Rutilio consideran también como causa principal de las mareas
el choque de las aguas pelásgicas á la salida de los canales (amnes
Occeani. Virgilio, _Geórg._, IV, 233; Oceanus refusus. Æ., VII, 225) que
separan «las diversas masas de tierras continentales». Admiten también,
pues, muchas tierras habitables en cuyas costas chocan las corrientes;
pero entre Eumeno, el panegirista de Constancio Chloro, muerto en el año
de 311, y el poeta Claudio Rutilio, sólo el primero es indudablemente
anterior á Macrobio.

       *       *       *       *       *

Esdras, IV, 6:

«Y el tercer día ordenaste á las aguas reunirse en la séptima parte de
la tierra.»

Interesado Colón en persuadir á los monarcas españoles de que el mar
tenía poca extensión, llamóle la atención este pasaje de Esdras, y habla
extensamente de él en su carta de Haïti de 1498. Por el _Imago Mundi_
(cap. 9) del cardenal de Ailly conoció la opinión de que el mar sólo
ocupaba una séptima parte de la superficie del globo; opinión
manifestada tres veces en la historia de la creación del mundo, como
Esdras la refiere; pero Colón equivoca la cita, al suponer este pasaje
en el libro tercero.

Como pudiera suceder que la reina Isabel no tuviese muy en cuenta la
autoridad de Esdras, el Almirante, según antes vimos, añade: «La cual
autoridad es aprobada por Santos, los cuales dan autoridad al 3.º y
4.º libros de Esdras»; y presenta por ejemplo San Agustín y San
Ambrosio. Igual opinión sobre la santidad de los libros de Esdras tienen
d’Ailly[288] y Pico de la Mirandola; cosa tanto más sorprendente, cuanto
que, en los siglos posteriores á San Agustín, siempre ha sido
considerado apócrifo el libro 4.º de Esdras[289]. Posteriormente M.
Lücke ha explicado la probabilidad de que este libro haya sido
redactado, no en el cuarto, sino en el siglo primero de nuestra era, por
un judío griego, fuera de Palestina, y que pertenece al grupo de
escritos apocalípticos cuyo origen asciende á las pretendidas poesías de
los magos y á los oráculos sibilinos, en parte inventados, según las
investigaciones modernas, hasta en el cuarto y quinto siglos.

Es extraño encontrar en períodos del cristianismo en que la gran
extensión de las navegaciones al Noroeste y en el mar de la India había
hecho desaparecer de largo tiempo atrás la idea del Río Océano rodeando
el disco de la tierra, y cuando todos los geógrafos griegos y romanos
hablan ya de la _inmensidad_ del Atlántico, esta falsa idea de la
relación de los continentes y de los mares, y encontrarla en un libro
apócrifo, llamado antiquísimamente en la iglesia griega el Apocalipsis
de Esdras. Este sexto capítulo que cita Cristóbal Colón pertenece más
especialmente al ciclo de las visiones cosmológicas.

Según la opinión de uno de los sabios más versados en las creencias de
los pueblos armenios ó semíticos, M. Rosenmüller, de Leipzig, á quien he
consultado acerca del pasaje de Esdras, «los Hebreos en sus antiguos
libros no tienen absolutamente ningún dato numérico sobre la extensión
relativa de los continentes y de los mares, y ni se encuentra tampoco en
las paráfrasis caldeas, ni en los escritos talmúdicos y rabínicos. Pero
como los Judíos acostumbran á dividir la superficie del globo _en siete
climas_, y como el Génesis, I, 9, indica que las aguas fueron _reunidas
en un solo lugar_, no parece contrario al espíritu de la _exegesis_
talmúdica relacionar este lugar de la reunión de las aguas con una de
las siete zonas.» Añadiré á esta ingeniosa explicación que la división
en siete climas tiene sus raíces en las más antiguas tradiciones míticas
de la India.

Según una de las diferentes fases de la geografía[290] completamente
sistemática conservada por los Puranas, el disco terrestre está también
compuesto de siete zonas ó círculos concéntricos (_Dwipas_) con siete
climas[291] correspondientes; pero entre los Indios las siete zonas
terrestres están separadas por _siete mares_. Este arreglo no disminuye
seguramente la extensión de la masa total de las zonas líquidas, que se
distinguen con los nombres, más bien raros que poéticos, de _mares_ de
_leche cuajada_, de _azúcar_, y de _manteca clarificada_.

Probablemente por ignorar la importancia dada á este pasaje de Esdras,
en la serie de ideas y de ilusiones que condujeron y siguieron al
descubrimiento del Nuevo Mundo, ninguno de los comentadores de los
libros escritos originariamente en griego fijó su atención en esta
séptima parte de la superficie del globo que debía ser la única cubierta
por las aguas del Océano.

Se ve en el libro de Job, dice Herrera (Déc. I, lib. I, cap. 1, pág. 2),
el historiador de la conquista de América, que Dios ha querido tener el
Nuevo Mundo encubierto á los hombres para darlo á los Castellanos. En el
elocuente pasaje de Job, que sólo presenta una alegoría filosófica,
sería muy difícil encontrar alusión alguna á un descubrimiento
geográfico. «Quis est locus intelligentiæ? Absconditus est ab oculis
omnium viventium; volucres quoque cœli latet. Deus intelligit viam ejus,
et ipse novit locum illius. Ipse enim fines mundi intuetur, qui fecit
ventis pondus, et aguas appendit in mensura; quando ponebat pluviis
legem et viam procellis sonantibus: tunc vidit illam, et enarravit, et
præparavit, et investigavit» (cap. 28, 5, 20 á 26). Algún comentador
moderno[292] se ha ocupado de la interpretación de Herrera y de su
desenfado para torcer el texto.

Otro pasaje se encuentra en Esdras (lib. IV, cap. 7), que hubiera
llamado la atención de Colón, de estar puesto junto á la célebre
profecía del coro de la _Medea_ de Séneca. El autor griego hace decir á
Esdras: «et apparescens ostendetur quæ nunc subducitur terra», ó en un
giro de frase más análogo aún á los versos de Séneca, según la versión
etiópica, cuyo conocimiento debemos á los sabios de Oxford: «Apparebit
terra quæ nunc absconditur»[293].

Dadas las ideas que gobiernan el siglo XIX y durante el prodigioso
florecimiento de una civilización que sólo atiende al presente y á un
porvenir inmediato, cuesta trabajo comprender una época gloriosa para el
género humano en que, después de hechas grandes cosas, había
complacencia en volver la vista atrás y escudriñar pacientemente si
estas grandes cosas eran el cumplimiento de antiguas predicciones.

Deber del historiador es estudiar cada siglo según el carácter
individual y los rasgos distintivos de su movimiento intelectual, y
jamás sentiré el trabajo empleado en mis laboriosas investigaciones para
seguir la dirección de las ideas de Colón y de sus contemporáneos,
aunque me sean pagadas con algún desdén por parte de los que persisten
en un sistema opuesto.

       *       *       *       *       *

En una obra de Plutarco, cuyo texto es incorrectísimo, pero está lleno
de consideraciones de física y de cosmología muy notables (y en gran
parte muy exactas), el diálogo _De Facie in orbe lunæ_, encuéntrase un
pasaje en el que el geógrafo Ortelio en el siglo XVI[294] creía
reconocer, no sólo las Antillas, sino todo el Continente americano. Esta
μεγάλη ἤπειρος, situado más allá de la Bretaña, hacia el
Noroeste, le recordaba sin duda las costas del Canadá y el camino que
los navegantes normandos encontraron, á principios del siglo XI, hacia
las partes más septentrionales de América. Inútil es detenerse en probar
lo que hay de aventurado y quimérico en estas interpretaciones.

El mito que ha llegado á nosotros en el pequeño Tratado de las manchas
de la luna, de Plutarco, pertenece á una serie de ideas íntimamente
relacionadas entre sí, más simbólicas que corográficas, que abarcan todo
el Occidente más allá de las Columnas de Hércules, llamadas antes
_Columnas de Briareo ó de Cronos_ (Saturno). Es un fragmento de
geografía mítica de los tiempos más antiguos, presentando, por decirlo
así, imágenes que se destacan en un horizonte brumoso, y que llegan á
ser movibles según las inspiraciones y las opiniones individuales del
narrador.

Examinar aquí la parte que los descubrimientos reales, favorecidos por
las corrientes y los vientos, ó las mentiras fenicias (los _cuentos de
navegantes_ que volvían de los _mares exteriores_), han podido tener en
estos conceptos cosmográficos que se repiten con bastante uniformidad á
través de los siglos más lejanos, sería empeñarse en una discusión
general que nos alejaría de nuestro asunto, y en la cual mi opinión
particular no podría tener peso alguno. «Las ideas que la poesía antigua
popularizó durante siglos, ejercieron poderosa influencia hasta en los
sistemas geográficos»[295].

Para comprender primero la posición del _Gran Continente_, de Plutarco,
relativamente á nuestra tierra habitada, recordaremos que, según la
narración de Sila, uno de los interlocutores en el diálogo, la isla de
Orgygia[296] está alejada cinco días de navegación de la Britannia hacia
el Oeste. Empleo á propósito la palabra Britannia, porque en un pasaje
de Procopio (_De bello Goth._, IV, 20), relacionado hace poco tiempo con
el de Plutarco, háblase de Brittia, isla situada entre Britannia y
Thulé.

Á otras tres jornadas de camino, pero hacia el Poniente del sol en el
verano, es decir, al Oeste-Noroeste contando desde Europa, encuéntranse
otras tres islas, «en una de las cuales, según los Bárbaros (es la glosa
del texto tal y como ha llegado á nosotros), Júpiter encerró á Saturno;
pero esta designación de sitio y de prisión la contradice directamente
el resto de la narración.» Mi ilustre amigo M. Boeckh no duda de que el
texto ha sido alterado en algunas partes. Después que los _theoros_
permanecieron noventa días en estas islas, se les vió embarcarse para ir
más lejos y buscar el sitio donde Saturno dormitaba. M. Boeckh cree que
la prisión, y por consiguiente el sitio de la gran fiesta, era la misma
Orgygia, siendo preciso suprimir toda la glosa, que nada tiene que ver
con esta exposición de distancias, y que ha intercalado, según parece,
un escoliasta, en recuerdo de otro pasaje de Plutarco (_De defectu
Orac._, cap. 18), de que hablaré después.

Lejos de las tres islas, pero más cerca de ellas que de la de Orgygia,
está situado el Gran Continente que rodea el Océano, el gran mar
Cronnieno. Desde Orgygia á este Continente hay cinco mil estadios.

La idea de una masa continental más allá del Océano, en los confines del
disco de la tierra, encuéntrase también entre los Indios, en el mundo
(_loka_) situado más allá de los siete mares, como en las tradiciones
árabes[297] acerca de la montaña Kaf.

Advertiremos también que cuanto el narrador Sila cuenta á Lamprias (este
es el nombre del hermano de Plutarco)[298] lo sabe por boca de un
extranjero que, desde este país Saturniano, viene á Cartago, como
positivamente se indica en el diálogo sobre la luna. El mismo mito está
expuesto al fin del libro, aunque anunciado desde las primeras líneas,
en las cuales comienza hoy para nosotros el texto defectuoso; también se
menciona al navegante venido á Cartago, cuando Theón pregunta á
Lamprias, no si el globo lunar, que es una tierra celeste, está
efectivamente habitado por hombres, sino si se le puede considerar
habitable.

En fin, impaciente Sila, «en su cualidad de primer actor» (como narrador
del mito geográfico que el hombre misterioso, el viajero de la región
transatlántica del Noroeste le ha transmitido), comienza solemnemente
con el verso de Homero: «Lejos en el Océano está situada una isla
Orgygia.» Con la posición de esta isla relaciona la de las otras islas
Saturnianas y el Gran Continente, como antes hemos dicho. ¿Es esto puro
adorno poético? Al menos en otro pasaje también muy notable (_De defectu
Oraculorum_, cap. 18), donde se trata de nuevo el asunto de muchas islas
encantadas próximas á Britannia, en una de las cuales el titán Briareo
vigila al encarcelado Saturno, no se nombra la isla Orgygia. «El
trayecto del Océano Cronnieno es lento, á causa de los aluviones de los
ríos que descienden del Gran Continente, y hacen la mar _terrosa_ y
espesa.» Esto es un modo de explicar por la proximidad[299] de un Gran
Continente _el mare concretum, cœnosum, pigrum_ de los autores romanos,
y atribuir á depósitos de terrenos movedizos lo que otros, en las
regiones boreales, atribuyen á los hielos, y en los mares meridionales á
las algas marinas, es decir, á los bancos flotantes de fucus.

El Gran Continente de Plutarco se prolonga hacia el Norte[300] con la
regularidad de forma, á que los antiguos muestran mucha predilección,
respecto del golfo que conduce al mar Caspio ó de Hyrcania[301]. El Gran
Continente tiene también un ancho golfo como la Meótides y habitado por
pueblos de origen griego. Estos habitantes opinan que su país es un
continente, pero que nuestra tierra (Europa, Asia y la Libia) «es una
isla rodeada por el Océano». El mismo concepto exactamente se encuentra
en el mito geográfico de la Merópida de Theopompo. Sileno revela también
á los Phrigios que los Meropienos habitan un gran continente lejano y
que nuestra tierra es pequeñísima isla. Tal es también la frase de
Cicerón (_Somn. Scip._, 6): «Omnis enim terra quæ colitur á vobis, parva
quædam est insula.»

El Continente de Plutarco fué visitado por Hércules en su expedición
hacia el Oeste y el Norte, y los compañeros de Hércules introdujeron de
nuevo la lengua y las costumbres griegas, cuyo uso estaba casi olvidado.
Hércules es allí, después de Saturno, el más honrado. Como el planeta
Saturno, á quien llamamos Phænón, pero que los habitantes del continente
Cronieno nombran el Guardián de la noche, entra cada treinta años en la
constelación del Toro, este suceso se celebra con una gran fiesta, y se
efectúa el embarque, en cada una de estas fiestas, de los _theoros_ que
mucho tiempo antes están designados por la suerte.

El viaje de estos enviados es muy peligroso. Su primer destino es á las
islas que, según hemos dicho, están situadas delante del Gran Continente
y ocupadas por colonos griegos, sin mezcla de bárbaros. Estas islas
debían ser muy boreales, porque, durante treinta días, sólo una hora se
ocultaba el sol en el horizonte, y aun en esta breve noche había una luz
crepuscular. El monje irlandés Dicuil hubiera dicho que quedaba bastante
claridad para _buscarse los piojos_. Después de una permanencia de
noventa días, los enviados seguían adelante, con viento favorable, sin
duda para llegar á Orgygia.

En esta isla se gozaba de dulce temperatura; Saturno dormía en un antro
profundo, porque Júpiter le daba el sueño para tenerle sujeto.
Rodeábanle genios que le habían servido cuando aun mandaba á los dioses
y á los hombres, y estos genios referían los sueños proféticos de
Saturno, quien á su vez soñaba lo que Júpiter meditaba.

El extranjero por quien supo Sila todas estas maravillas vivió treinta
años en la misma isla sagrada, donde, sin trabajos materiales, sólo se
ocupaba de filosofía.

Después de haber experimentado todas las iniciaciones y aprendido la
física y la astrología, que está fundada en la geometría, tuvo vivo
deseo de visitar la grande isla, que es como llaman á nuestro
Continente. Habiendo pasado el período de treinta años, llegó una nueva
_theoría_, y el extranjero, después de saludar á sus amigos, se embarcó
y apareció en Cartago; pero la expresión «no os diré á través de qué
pueblos, por entre qué hombres pasó, qué escritos sagrados aprendió á
conocer y en cuántos ritos fué iniciado», demuestra bien que se trata de
un viaje por tierra.

El extranjero permaneció mucho tiempo en Cartago, es decir, en la ciudad
romana construída sobre las ruinas «de la antigua ciudad púnica, y allí
descubrió algunos escritos sagrados «que habían sido salvados (sin duda
cuando la destrucción de la ciudad de Dido por Scipión el Africano) y
que estuvieron largo tiempo ocultos y enterrados». Entre las divinidades
visibles dice que es la luna la que especialmente merece la veneración
de los hombres, etc., etc.

Llegando al asunto principal del tratado, discute de nuevo Sila los
puntos de filosofía natural, sin tocar al _mito geográfico_ del Gran
Continente Cronieno que fijó la atención de Ortelio. Al final del libro
es cuando el narrador afirma solemnemente que cuanto ha referido lo sabe
por boca del personaje misterioso que apareció en Libia y que éste «lo
aprendió de los genios que tenían á Saturno aletargado».

Seguramente este mito en su conjunto no es un entretenimiento del
espíritu, una novela filosófica debida solo á la imaginación de
Plutarco. Refiérese á una serie de ideas antiquísimas, á tradiciones ó,
si se quiere, á un sistema de opiniones[302] de las cuales han llegado á
nosotros algunos otros fragmentos en la Merópida de Theopompo y en el
pasaje que contiene el diálogo de Plutarco _Defectu Oraculorum_ (cap.
18). Este último presenta una descripción pintoresca de algunas islas
sagradas próximas á Bretaña y llamadas de los Demonios y de las grandes
almas de los héroes, sitio de tempestades y de meteoros luminosos. En
una de estas islas está encerrado Saturno, cuyo sueño vigila Briareo,
porque este sueño constituye los lazos que lo aprisionan (frase empleada
ya en el Tratado de la Luna). «El dios está rodeado de genios, que son
sus compañeros y servidores.»

El otro mundo[303], el _Gran Continente_, lo encontramos también en el
mito de la Merópida de Theopompo, cuento moral en forma cosmográfica.
Las revevelaciones que hace Sileno á Midas el Phrigio tienen, al
parecer, relación en su parte simbólica con antiguas tradiciones
religiosas, y tuvieron celebridad mucho tiempo después de los poetas y
de los filósofos alejandrinos, apareciendo como _favella de Sileno_ en
Cicerón (Tusc. Quæst., I, 38) el grave filósofo estóico.

Según Theopompo, elogiado por Dionisio de Halicarnaso y maltratado
por Estrabón, la tierra de los Méropes es una μεγάλη ἤπειρος más
allá del Océano. También los Méropes de Sileno están persuadidos de
que sólo su país es un continente y que nosotros habitamos en una
isla de poca extensión. Los adornos poéticos, tales como las dos
ciudades «del combate y de la piedad», los ríos del deleite y de la
tristeza, el oro más abundante que lo es el hierro entre los Griegos,
hombres de una raza gigantesca y de larga vida, instituciones y leyes
diametralmente opuestas á las nuestras, no faltan por cierto en esta
corta novela sentimental.

Ignórase si estaba comprendida en el _Liber admirabilium_ de Theopompo ó
en su Historia de Macedonia (_las Filípicas_). Deseosos los habitantes
de Meropis de visitar por curiosidad la pequeña isla que habitamos, al
partir del Gran Continente fueron primero á las tierras de los
hyperbóreos; pero volvieron poco satisfechos del estado de un pueblo que
los Griegos creían tan feliz. En toda esta ficción, donde consta la
antigua creencia de que existían otras tierras grandísimas, separadas de
nuestro οἰκουμένη, ninguna mención se hace de Saturno y de la
tierra Croniena. Sin embargo, la visita á los hyperbóreos, cuya comarca
estaba más próxima al Gran Continente de los Méropes, sitúa nuevamente
el mito de Theopompo hacia el Noroeste y lo relaciona también con la
tradición cuyo recuerdo nos ha conservado Plutarco.

Perizonio, que es tan juicioso, ha visto también en las revelaciones de
Sileno algunos indicios de América. «Non dubito quin veteres aliquid
sciverint quasi per nebulam et caliginem de _América_ partim ab antigua
traditione ab Ægyptiis vel Carthaginiensibus (!) accepta, partim ex
ratiocinatione de forma et situ orbis terrarum (Æliano, ed. Lugd., 1701,
pág. 217).



APÉNDICE III.

LAS CARTAS DE PEDRO MÁRTIR DE ANGHIERA.


La colección de las cartas de Pedro Mártir de Angleria (así llaman los
españoles á este célebre hombre de Estado, natural de Anghiera, en el
Milanesado) es uno de los monumentos históricos más curiosos de los dos
reinados de Fernando el Católico y de Carlos V. Comprende treinta y
siete años, desde Enero de 1488, en que don Íñigo de Mendoza, conde de
Tendilla, condujo al autor á España, hasta Mayo de 1525, en que hace la
animada narración de la batalla de Pavía. Este largo período, durante el
cual escribió las cartas, contiene la embajada en Egipto, descrita
separadamente con el título de _Legationis Babilonicæ libri tres_
(Basileæ, 1533).

El _Opus epistolarum_ que he leído muchas veces contiene una gran
variedad de observaciones acerca de los acontecimientos políticos que
agitaron á Italia y España; sobre las intrigas de las cortes, los
descubrimientos marítimos y los fenómenos físicos de esta época
memorable. En esta colección de cartas; en las décadas _De rebus
oceanicis et de Orbe novo_, que, en parte, fueron publicadas por primera
vez[304] en Sevilla en 1511; en la relación de la embajada en Egipto,
donde escribe el estado de los monumentos á principios del siglo XVI, en
todo muéstrase Pedro Mártir de Anghiera de superior ingenio, examinando
los hechos con la impaciente curiosidad y movilidad de imaginación
propias de un siglo ávido de instrucción y de gloria.

Escribiendo á los Pontífices romanos, no le asusta cualquier atrevida
frase que se le escapa, y en los momentos más graves, cuando pinta con
extraordinario talento la tormenta revolucionaria de Florencia y las
calamidades que pusieron á Italia bajo el yugo de los extranjeros, no
desdeña el maligno placer de emplear el género anecdótico. Véase en las
cartas 316, 318, 324, 332, 431 y 516 la animada pintura de la demencia
de la reina Juana y de la dicha que gozaba durante este estado de
locura; en la carta 531, la causa secreta de la enfermedad del viejo rey
Fernando, _habendæ prolis cupidissimi_, y su estancia, con la reina
Germana de Foix, en Carrioncillo; en las cartas 613, 614, 615, 625, 634
y 646, la sórdida avaricia y las intrigas de los cortesanos flamencos
Sres. de Crouy-Chevres y de Bures[305], durante la juventud del rey
Carlos I, _de familiarium rapacitate Flamingorum, et Harpyiarum apud
infelicem juvenem versantium unguibus_; en las cartas 689 y 760,
escritas en Valladolid y en Vitoria en 1520 y 1522, las causas de la
revolución promovida por Martín Lutero: «Infidum cucullatum tragædiæ
auctorem quam monachorum odiis debemus. Lutherum ajunt suæ perfidæ
institutionis habenas adeo solvisse, ut suæ professionis Augustinæ
cucullatis det uxores: abbatisæ cuidam publice nupsit ipse! Secunda
tragædiæ scena est pecunia á Frederico, Saxoniæ duce, magna audacia
intercepta et Apostolicæ sedi restituenda.» Anghiera prevé desde
entonces que este _prodigium horrendum_ de la reforma religiosa tendrá
consecuencias muy graves. Vereor atque iterum vereor ne hoc malum latius
serpat quam ut postea illi antidotum adhibere valeamus.

La libertad con que el hombre de Estado trata la política de las cortes,
hasta de aquella en la que gozaba de gran favor, no llega sin embargo á
objetos que debieran conmover todos los corazones generosos, á las
persecuciones religiosas en los pueblos conquistados, y proporcionar el
bienestar á las clases inferiores. En este punto Pedro Mártir demuestra
toda la impasibilidad moral y todas las preocupaciones de su siglo;
aplaude las vejaciones impuestas á los judíos y á los moros, y elogia á
España por ser el país clásico de estas atroces persecuciones; agrádale
mostrar el mayor desprecio á las ínfimas clases sociales. (En las cartas
5, 6 y 9: «Quid in ipsa Hispania de Hispania sentiam, cupis á me,
Pomponi, cognoscere. De populo quem semper floccifaciendum censui, nihil
mihi curæ; placet Hispania nabilitas. De rege et regina qui duo
consortes Hispaniæ utrique æqua lance imperitant, hoc tibi possum ex
bimestri experimento referre, si unquam uno spiritu inter mortales duo
corpora fuisse afflata licuit disputare, hæc duo sunt corpora qæe unica
mente, unico spiritu, gubernantur. Nihil unquam ita unum in natura
Philosophi comperere, quod horum unitatem superet.») Esta admiración por
Fernando é Isabel alcanza después naturalmente al emperador Carlos V, á
quien, sin embargo, censura ingenuamente á causa de sus relaciones con
el rey cautivo, después de la batalla de Pavía, «por la excesiva bondad
de su carácter.» _Nimis mitis est Cæsar_ (Epist. 813).

Aunque aplaudiendo las persecuciones contra judíos y musulmanes,
muéstrase, sin embargo, Pedro Mártir de Anghiera algunas veces humano y
compasivo cuando el Tribunal de la Inquisición, que califica de hermosa
y laudable invención (_præclarum inventum et omni laude dignum_; Ep.
295), perseguía á los cristianos. Su pintura de las atrocidades
cometidas por el inquisidor de Córdoba, Luzerius, que por burla llama
_Tenebrerius_, es muy notable (Cartas 333, 342, 370, 385: «Astu partim,
partim cruciatibus creditur á testibus in damnatos accusationes
extorsisse. Væ miseris ademptis! Spero equidem fore ut ego aliquando in
Tenebrerium iratos Cælites omnes ac terrestres commotos ad vindictam
tanti sceleris videam).»

Este sentimiento compasivo del alma lo manifiesta poco cuando trata de
la libertad de los aborígenes de América. La intolerancia religiosa se
une entonces á la fría y prudente reserva del hombre de Estado (Carta
806: «Audi quid inter nos versetur de Indorum libertate, super qua variæ
sunt opiniones diu discussæ. Nihil adhuc repertum conducibile. Jura
naturalia Pontificiaque jubent ut genas humanum omne sit liberum.
Imperiale distinguit (!). Usus adversus aliquid sentit. Longa
experientia hoc censet, ut servi sint, non liberi hi, quod á natura sint
in abominabilia vitia proclives; ad obscænos errores, ducibus et
tutoribus deficientibus, illico revertuntur. Accitos in Senatum nostrum
Indicum bicolores Dominicanos fratres et pede nudos Franciscanos illarum
partium longo tempore colonos, quid fore putent, satius consuluimus.
Nihil á re magis alienum sanxerunt, quam quod liberi relinquantur.» En
esta carta, fechada en 1525, hay esta bella frase sobre los peligros que
cercaban á Cortés: «Frustra omnia, Cortesii genius supereminet.)»

Lo que presta particular encanto á la lectura de las cartas de Anghiera
es la viveza con que el autor describe los acontecimientos que ha
presenciado, como la toma de Granada (carta 92), de esta ciudad cuyo
clima parécele preferible al de la _Ciudad eterna_ (cartas 95 y 131); la
tentativa de asesinato de Cañamares contra el rey Fernando (carta 125);
el recibimiento de Cristóbal Colón en Barcelona, etc. La frescura de
estos recuerdos debió inducir hace tiempo á algún literato versado en la
historia del siglo de Alejandro VI, de Julio II y de León X, á publicar
un extracto de dicha obra en alguno de los idiomas modernos.

El _Opus epistolarum_ de Pedro Mártir es también una importante
recopilación de los fenómenos físicos. (Carta 310): aparición de un gran
cometa en Julio de 1506; cartas 430 y 769: grandes terremotos en
Constantinopla en Octubre de 1509, en el reino de Granada, en el África
septentrional y en las islas Azores[306], que el autor llama
Cassitérides, durante el verano de 1522; carta 465: descripción
detalladísima de una enorme caída de aerolitos cerca de Crema, en las
márgenes del Adda, el 4 de Septiembre de 1511 al mediodía. Al fenómeno
acompañó una grande obscuridad en la bóveda celeste y explosiones
luminosas. «Est Brixiæ Bergamoque ducatus Mediolani urbibus, ex
Adriatici leonis faucibus nuper ereptis, insigne municipium nomine Crema
vicinum. Fama est, pavonem immensum pridie nonas Septembris, in aëre,
Cremensi plaga fuisse visum. Pavo visus in pyramidem converti, adeoque
celeri ab occidente in orientem raptari cursu, ut in horæ momento magnam
hemisphærii partem, doctorum inspectantium sententia, pervolasse
credatur. Ex nubium illico densitate, tenebras ferunt surrexisse, quales
viventium nullus unquam se cognovisse fateatur. Per eam noctis faciem,
cum formidolosis fulguribus, inaudita tonitrua regionem circumsepserunt.
Fulgurum fuit adeo perlucens rabida flamma ut apertius ex Bergamo sita
in montibus urbe planitei Cremensi imminenti, Cremensem agrum
despexerint montani Bergamenses, quam per claram queat despectari diem.
Ex horrendo illo fragore, quid irata natura in eam regionem pepererit,
percunctaberis. Saxa demisit in Cremensi planitie (ubi nullus unquam
æquans ovum lapis visus fuit) inmensæ magnitudinis, ponderis egregii.
Peremptos in fluminibus pices, interfectos in aëre volucres, trucidatas
in agris pecudes ferunt innumeras. Decem fuisse reperta centilibralia
saxa ferunt.» Los aerolitos fueron proyectados con tal violencia «ut suo
pondere et impetu terram elevarent concussam ad quindecim hominum
staturas, vineasque submersisse Cremenses dicant non paucas. E saxis
grandioribus Mediolanum unum allatum est, librarum Mediolanensium centum
decem. Id religiose á meis civibus, rei miraculo percussis, servatur.
Pondus auro non levius, color est semiglaucus, odor sulphureus.
Margaritam æmulatur metallariam; mira super hisce prodigiis et quomodo
hæc saxa gignantur conscripta fanatice, physice, theologice ad nos missa
sunt ex Italia.» Pedro Mártir recibió un pedazo, del tamaño del puño,
que enseñó al rey en presencia del gran capitán Gonzalo de Córdova.
Probablemente era un fragmento interior, desprovisto de la costra,
porque observador tan exacto hubiera dado cuenta de ella.

Cardan supuso que esta lluvia de aerolitos de Crema fué lanzada por un
cometa. En efecto Riccioli ha descrito uno correspondiente á esta época;
pero siendo común entonces confundir con la misma denominación los
bólidos con los cometas, quizá Cardan no quiso situar el origen de los
aerolitos fuera de la atmósfera terrestre.

Termino la enumeración de estos fenómenos físicos por el del cambio del
nivel del Mediterráneo, observado á principios del año de 1520 en
Valencia (carta 656) y por las coronas luminosas vistas en Austria en
1522, de las cuales recibió Carlos V un _dibujo detallado_ (carta 783).

La independencia de ánimo con que Pedro Mártir trata los movimientos de
los pueblos y los errores de los gobiernos, las revoluciones de Italia y
la ambición de los Papas, encontrárnosla también en la vivacidad con que
combate la impostura de la antigua física dogmática y mística. «Viro
perillustri, nostra tempestatis principi literarum, Joanni Pico
Mirandulano assentio qui astrorum penitus negat potestatem in elementis,
multa adducens in medium exempla de nostrorum temporum Astronomis, in
mendacibus nugis sæpe deprehensis, ingentes pluvias prædicando cum eo
tempore serenos cœlum vultus ostenderit; et e converso, tranquillam
aëris regionem promittendo quando gravibus nimbis et procellosis
turbinibus postea cœlum et terra quatiebantur.»

He creído oportuno copiar estos párrafos de las cartas de Pedro Mártir
de Anghiera, dirigidas á los hombres más ilustres de una época admirable
en que la emulación por la gloria estallaba por todas partes.

Los contemporáneos de Anghiera, como, por ejemplo, Gonzalo Fernández de
Oviedo, le han censurado con razón lo incorrecto de algunas afectaciones
de estilo. Su agitada vida, sus ocupaciones administrativas y políticas
y el apresuramiento extremo con que escribía (algunas veces al sentarse
á la mesa para comer, según confesión propia) sus cartas y sus
_Décadas_, podrían servir de excusa; porque, como ingenuamente dice el
célebre historiador D. Hernando de Pulgar, en su carta dirigida á la
reina Isabel de Castilla, que pretendía aprender á escribir latín, hay
un latín puro y severo que rara vez logran poseer los hombres de
negocios. (_Mucho deseo saber cómo va Vuestra Alteza en el latín que
aprendeys: dígolo, Senhora, porque hay algún latín çahareño que no se
dexa tomar de los que tienen muchos negocios: aunque yo confío tanto en
el ingenio de Vuestra Alteza, que si lo tomays entre manos, por soberbio
que sea, lo amansareys, como aveys hecho otros lenguajes._ Véanse _Los
Claros Varones de España y las letras de F. de Pulgar_, Amst., 1670,
página 40.) El historiador, según las investigaciones de Julián Magón,
murió dos años antes de la llegada de Pedro Mártir á la corte de España,
quien siente no haber podido consultarle.

La rapidez con que circularon por toda Europa las primeras relaciones de
descubrimientos del Nuevo Mundo, relaciones que frecuentemente formaban
corto número de páginas incorrectamente impresas, prueba lo que
preocupaban á la opinión pública estos grandes acontecimientos. «El papa
León X, por la tarde, después de comer, leía á su hermana y á los
cardenales, _serena fronte_, y hasta la saciedad, las Décadas de
Anghiera.» El mismo autor nos lo dice[307], como también que no se
decide á salir de España, porque en ella encuentra la fuente de las
grandes noticias de las Indias occidentales. Una posición que le
proporciona tales ventajas, le infunde la esperanza de que llegará su
nombre, como historiador[308], á la posteridad más remota.

Cité al principio de esta obra la carta de Anghiera dirigida á Pomponio
Lætus, que comienza con las notables palabras: «Præ lætitia
prosiliisse...» Puede sorprender la fecha de esta carta (29 de Diciembre
de 1493), cuando se recuerda que Colón partió para su segundo viaje el
25 de Septiembre de 1493, y que en la carta á ese mismo Julio Pomponio
Lætus d’Amendalaro (conocido generalmente con los nombres de Sabino y de
Petrus Calaber) hablase ya de las noticias que Colón había dado á
Anghiera sobre el triste estado en que encontró la isla Hispaniola y
acerca del asesinato de los treinta y nueve castellanos en el fortín de
Navidad.

Examinando documentos dignos de fe, encuentro que á los treinta y nueve
días de la partida de Cádiz llegó Colón á la isla Dominica, y á los
cincuenta y ocho á la Hispaniola. Llegado el 27 de Noviembre de 1493 á
Cabo Santo, cerca de las ruinas del fortín Navidad, difícilmente pudo
Colón dar noticias á Pedro Mártir de Anghiera á fines de Diciembre del
mismo año. Sabemos con certidumbre que Antonio de Torres, que debía
llevar los primeros despachos de Colón á Europa, no pudo partir de la
Hispaniola hasta el 2 de Febrero de 1494. Estas fechas son las que
también consigna el Sr. Muñoz en la _Historia del Nuevo Mundo_, y están
conformes con lo que resulta de la carta del médico Chanca. Se deduce de
estas investigaciones, que acaso parezcan minuciosas, que, al coordinar
las diferentes partes del _Opus Epistolarum_, de Anghiera, se ha
equivocado el año, y que la carta á Pomponio Lætus, tantas veces citada,
es, por lo menos, de Diciembre de 1494.

Confirman esta sospecha las frases que emplea Anghiera en carta dirigida
al mismo sabio en 4 de Enero de 1495, fechada en _Complutum in Oretania_
(Alcalá de Henares). Habla á su amigo «de una carta escrita _hacía pocos
días_, que creyó interceptada, y que contenía la indicación de la
posición astronómica de la Hispaniola». Ahora bien, dicha posición está
consignada en la carta 152, que comienza con estas palabras: _Præ
lætitia prosiliisse_.

El noveno y el décimo libro de las cartas de Anghiera presentan errores
de fechas mucho más curiosos todavía. La carta 168 es una mezcla de
cosas sucedidas en 1496 y 1498; está fechada en Octubre de 1496 y habla
del descubrimiento de Paria, cuya noticia no llegó á España hasta que la
trajeron los cinco navíos enviados de Haïti, en los últimos días de
Diciembre de 1498. Con dos cartas se ha formado una sola.

De igual modo las cartas 181, 185 y 202, fechadas en Septiembre y
Noviembre de 1497 y en Febrero de 1499 hablan de la llegada de navíos
portugueses desde el cabo de Buena Esperanza á Calicut y de los peligros
que, por este suceso, amenazaban al comercio italiano. (_Damasceni et
Alexandrini mercatores_, escribe Anghiera en la carta 181, que se cree
del 1.º de Septiembre de 1497, _incommodum ingens sibi affuturum ex
Portugalensium commercio, olfaciunt. Portugalenses, Alexandrinos et
Damascenos mercatores ad medullas extenuant._) Las cartas 181, 185 y 202
no pueden corresponder á las fechas indicadas, porque Vasco de Gama no
dobló el cabo de Buena Esperanza hasta el 20 de Noviembre de 1497; llegó
á Calicut el 18 de Mayo de 1498, y de vuelta á Portugal el 19 de Julio
de 1499. La carta 181 anuncia, por consecuencia, acontecimientos que se
realizaron nueve meses después, y de los que probablemente no se tuvo
noticia en España hasta cinco meses más tarde de la fecha supuesta en la
carta 202.

Las _Décadas oceánicas_, cuyo estilo corrigió, sin examinar el fondo, el
célebre literato Antonio de Nebrija, están igualmente llenas de estos
errores de fechas[309].

En la carta de Anghiera al conde Juan Borromeo (14 de Mayo de 1493) es
donde por primera vez se nombra al Almirante: _Post paucos inde dies
rediit ab antipodibus occidius_ (el solemne recibimiento de Colón en
Barcelona se verificó en un salón y no, como se ha dicho con frecuencia,
al aire libre, en los últimos días de Abril), _Christoforus quidam
Colonus, vir Ligur, qui a meis Regibus ad hanc provinciam tria vix
impetraverat navigia; quia fabulosa, quæ dicebat, arbitrabantur_[310].

Terminaré este Apéndice citando las cartas de 1493 que se refieren á
Cristóbal Colón (Archithalasso, _Novi orbis repertori_); encuéntranse en
las páginas 72, 73, 74, 75, 76, 77, 81, 84, 85, 88, 89, 90, 92, 93, 96,
101, 102 y 116 de la edición de Amsterdam de 1670. (Compárese en la
edición de Alcalá de Henares de 1530, páginas 71, 81, 84, 89, 92, 95,
116, etc.)

Llama la atención ver designado al Almirante en una carta de Anghiera
con la frase _Christophorus quidam Colonus_, «porque es positivo que
Anghiera le conoció, aun antes de la toma de Granada» (Navarrete, t. I,
página LXVIII).

El navegante que debía dar un Nuevo Mundo á España, á quien el geómetra
Toscanelli en 1474 y el Rey de Portugal en 1484 dirigían las cartas más
halagüeñas, pues el Rey hasta le llamaba _su especial amigo_, tenía el
gran defecto de ser pobre y estar mal vestido. Para los marinos del
puerto de Palos y para los caritativos monjes del convento de la Rábida
era, en 1491, un individuo «_que ninguna persona conoscía_». Estas son
las palabras del médico García Hernández en el famoso proceso del
_fiscal del Rey_ contra Diego Colón (Navarrete, _Colección diplomática_,
t. II, pág. 578).



APÉNDICE IV.

LOS LIBROS CITADOS POR CRISTÓBAL COLÓN.


Al leer lo que nos ha quedado escrito de mano de Colón y lo que su hijo
D. Fernando extrajo de sus manuscritos, he fijado particular atención en
los autores que cita el grande hombre y que pudieron inspirarle ideas
favorables á sus esperanzas. He aquí, pues, una lista sucinta de estos
autores, excluyendo las Santas Escrituras y los Padres de la Iglesia,
en los que le hemos visto singularmente versado: Aristóteles (_De Cœlo_
y _Mirabausc._), Julio César, Estrabón, Séneca, Plinio, Ptolomeo, Solino
y Julio Capitolino[311], Alfragano (Alfergani), Avenruyz (Averrhoes), el
rabí Samuel de Israel[312], natural de Tis (cartas dirigidas por este
judío al jefe de la sinagoga de Marruecos en el año 1000, traducidas por
Fr. Alonso Boni-Hominis, _Hispanor._ Ord. prædicat., 1438); Isidoro
(Obispo de Sevilla), Beda, Strabus (á quien Colón llama Strabo[313], y
no es otro que el sabio abate de Reichenau, Walafriedo Strabo), Scoto
(sin duda Duns Scoto, porque Colón cita también al escotista Francisco
Mayronis, _magister abstractionum, doctor acutissimus_), el abate
Joaquín de Calabria, el matemático Sacrobosco, el franciscano normando
Nicolás de Lyra, cuyas opiniones cosmológicas, según la relación del
obispo Geraldini, fueron con frecuencia contrarias á las de Colón; el
rey Alfonso el Sabio y los sabios moros que el Rey empleaba como
traductores; el cardenal de Ailly (Pedro de Heliaco), Gerson
(seguramente el canciller de la Universidad de París, Juan Charlier de
Gerson, el _doctor christianissimus_ que tanto contribuyó á hacer quemar
á Juan Huss y de quien Colón vió algunas obras unidas á las de Alliaco,
y no el astrónomo y comentador de Aristóteles, Leví ben Gerson); el papa
Pío II (Eneas Silvio Piccolomini, autor del tratado geográfico _Asiæ
Europæque descriptio_, y cuyo cuadro de costumbres asiáticas creyó
reconocer Colón en la costa de Veragua)[314]; Regiomontano (Juan Müller:
no le encuentro citado, pero parece cierto que el Almirante calculaba
conforme á las Efemérides que se publicaron con el nombre de
Regiomontano hacia los años de 1475-1506); Toscanelli y, acaso por éste,
al viajero Nicolás de Conti.

No menciono á Mandeville y Marco Polo, porque Colón jamás los cita, y me
sorprende el aserto de que el navegante llevaba á bordo de su buque el
manuscrito de Marco Polo (Washington Irving, t. IV, pág. 297), porque
todos estos nombres, entonces tan célebres, de Zaitum, Catay, Quisay
(Quinzay), Mango y Cipango podía conocerlos por la carta de Toscanelli
de 1474, en la que alude á Marco Polo, sin nombrarle. El sabio Navarrete
(t. I, pág. 13) es también de contraria opinión á la mía, y dice, sin
presentar prueba, que Colón había leído el viaje de Marco Polo. Yo sigo
dudándolo.

Cuando se recuerda la vida de Cristóbal Colón, sus viajes desde la edad
de catorce años á Levante, á Italia, á Guinea y á América, sorprende
esta extensión de conocimientos literarios en un hombre de mar del siglo
XV.

En su carta á los Monarcas, escrita en Haïti en 1498, cita, al hablar de
mil contrariedades políticas, y en una misma página, á Aristóteles y
Séneca, Averrhoes y al filósofo Francisco de Mairones; y los cita, no
por nombrarles y por vana ostentación, sino por serle familiares sus
opiniones y acudir á su imaginación al correr de la pluma, porque la
índole del estilo y la incoherencia de las ideas atestiguan la rapidez
de la redacción.

Mucho menos dotado de erudición teológica Vespucci que Colón, invoca á
los poetas Dante y Petrarca; pero, á excepción de algunas estrofas de la
tragedia _Medea_ de Séneca, en las que creyó ver el anuncio del
descubrimiento del Nuevo Mundo, y á excepción también de algunos malos
versos castellanos que hay en el _Libro de las Profecías_, y que temo
sean ensayos poéticos de Colón, éste nunca mostróse aficionado á las
obras puramente literarias. Había poesía, sin duda, en su vida y en sus
sentimientos más íntimos, como la hay en todos los hombres famosos por
sus grandes descubrimientos ó empresas aventureras, y prueba de ello son
las cartas del Almirante escritas en momentos de peligro, de grandes
dolores ó de justa indignación. Entonces el lenguaje se ennoblece, y la
imaginación ardiente del viejo marino revélase en la enérgica pintura de
su situación.

En otra obra (_Essai politique sur l’ile de Cuba_) hice observar la
elevación de estilo y los instintos poéticos de Colón; baste recordar
aquí las cartas al Rey y á la Reina del mes de Octubre de 1498 y de 7 de
Julio de 1503, y las quejas dirigidas en Noviembre de 1500 al _ama_ del
Infante D.ª Juana de la Torre, cuando le quitaban los grillos á su
llegada á Cádiz.

La afición á los libros y á la erudición que encontramos en el
Almirante, en un siglo en que los libros impresos eran bastante raros,
contagió, según parece, á los que navegaban con él. Un documento
curioso, conservado en los archivos del Duque de Veragua, es elocuente
testimonio de ello. Diego Méndez acompañó al Almirante en su cuarto y
último viaje, que fué el más peligroso de todos. Habíase embarcado como
_escudero_ á bordo de la carabela _Santiago de Palos_, cargo que se
daba, según las circunstancias, hasta á los monjes y á los médicos, y
distinguióse por la intrepidez con la cual, en una canoa abierta, pasó á
remo desde Jamaica á la isla de Haïti, para procurar socorro á Colón. Su
testamento, hecho en Sevilla el 6 de Junio de 1536, no se parece á
ningún documento de esta clase. En él refiere Méndez sus aventuras en
América y sus conversaciones con el _gran Almirante_, á quien con
frecuencia ha salvado la vida y que no le ha cumplido ninguna de las
promesas que le hiciera en los momentos de peligro ó cuando Colón,
enfermo de gota, veía próximo su fin.

Méndez, que nada poseía, termina, sin embargo, su testamento
instituyendo un _mayorazgo_, que consiste en un mortero de mármol,
algunas escrituras encerradas en una caja vieja de cedro, y nueve
libros. «_Ya dije, hijos míos, que estos libros os dejo por mayorazgo._»
¿Y qué libros eran? Un ensayo sobre la venganza de la muerte de
Agamenón, _Josephus_, _De bello Judaico_, la _Filosofía moral_ de
Aristóteles y cuatro Tratados de Erasmo de Roterdam, cuyos rasgos
satíricos no debían ser muy agradables al clero de la Península.

FIN DEL TOMO II Y ÚLTIMO.



ÍNDICE.


                                                            Páginas.
  HECHOS RELATIVOS Á CRISTÓBAL COLÓN.

     I.--Condiciones personales de Cristóbal Colón.               5

    II.--Influencia de la longitud en la declinación
           de la aguja magnética.                                21

   III.--Inflexión de las líneas isotermas.                      40

    IV.--El mar de Sargazo.                                      47

     V.--Dirección de la corriente general de los mares
           tropicales.                                           67

    VI.--Configuración de las islas y causas geológicas
           que influyeron, al parecer, en esta configuración,
           en el mar de las Antillas.--Situación
           del paraíso terrenal, según Colón.--Es
           el primero que observa una erupción del
           volcán de Tenerife.                                   75

   VII.--Influencia del descubrimiento de América en
           la civilización.                                     100

  VIII.--Cuál fué la primera tierra que descubrió
           Colón.                                               109

    IX.--Los escritos de Cristóbal Colón.                       155

     X.--La esclavitud de los indios.                           179

   XII.--Carácter de la primera colonización en América
           é infundada acusación de avaricia contra
           Colón.                                               218

  XIII.--Infortunios de Colón en sus últimos años.              230

   XIV.--Últimos momentos de Colón.                             241


                       APÉNDICES.

     I.--Año del nacimiento de Colón.                           257
         Patria y familia de Colón.                             259
         La firma de Colón.                                     291
         Disposiciones testamentarias de Colón.                 294

    II.--Nociones de los escritores antiguos sobre la
           existencia de tierras occidentales.                  299

   III.--Las cartas de Pedro Mártir de Anghiera.                361

    IV.--Los libros citados por Colón.                          375



NOTAS.


[1] Aragó, _Eloge de Volta_ (_Mém. de la Acad. des Sciences_, tomo
XII, pág. 96).

[2] Carta de Colón fechada en Jamaica el 7 de Julio de 1503, diez y
seis meses antes de su vuelta á España. Desde su regreso hasta su
muerte (20 de Mayo de 1506) Colón no volvió á navegar, y nada ocurrió
que pudiera inducirle á cambiar de opinión sobre la naturaleza de su
descubrimiento.

[3] Fernán Pérez de Oliva, _escribano público de la ciudad de
Isabela_ (de Haïti), recibió orden del Almirante, el 12 de Julio de
1494, de trasladarse á bordo de cada una de las tres carabelas del
segundo viaje del descubrimiento, «é requiriese al Maestre é compaña,
é toda otra gente que en ellas son públicamente, que dijesen si
tenían dubda alguna _que esta tierra_ (de Juana ó Cuba) _no fuese
la tierra firme, al comienzo de las Indias y fin á quien en estas
partes quisiere venir de España por tierra_; é que si alguna dubda
ó sabiduría dello toviesen que les rogaba que lo dijesen, porque
luego _les quitaría la dubda y les faría ver que esto es cierto y
qués la tierra firme_.» Este párrafo notabilísimo, de que hablaré más
adelante, está en un documento conservado en los archivos de Sevilla
(Navarrete, _Docum._ núm. 76, t. II, pág. 145).

[4] _Vespuccio era elocuente y latino_ (Casas, _Historia general
de las Indias_, lib. I. cap. 140). Esta sinonimia de _latinidad_ y
de _saber_ se ha conservado tanto desde la Edad Media en la lengua
española, que en las misiones del Orinoco he oído con frecuencia: _es
Indio muy latino_, para designar un indígena algo civilizado.

[5] Cujus opinionis (mare esse vacuum et sine hominibus) ipse Dantes,
poeta noster, fuit, ubi duodevigesimo capite de inferis loquens,
Ulyssis mortem confingit. (Quatuor navigationum, Introd. in fine.)

[6] Bossi, _Vita di Colombo_, pág. 73.

[7] Véase el principio de la carta de Colón al tesorero Sánchez
(Navarrete, t. I, páginas 181-183); el Diario del primer viaje,
correspondiente á los días 3, 14, 19, 25 y 27 de Noviembre, 13, 20 y
21 de Diciembre; mis _Tableaux de la nature_ (segunda edición), t. I,
pág. 217, y la _Rélation historique_, t. III, página 473.

[8] Carta de D. Jaime Ferrer, fechada el 28 de Febrero de 1495.

[9] _Tercer viaje de Colón_ (Navarrete, t. I, pág. 255); _Vida del
Almirante_, capítulos 19 y 66; en Barcia, _Hist._, t. I, páginas
17 y 76, y _Rélation historique_, t. I, pág. 506. «Yo siempre leí
que el mundo, tierra y agua era esférico, y las autoridades y
experiencias que Tolomeo y todos los otros escribieron de este sitio,
daban é amostraban para ello, así que eclipses de la luna y otras
demostraciones (determinantes de la figura) que hacen en Oriente
fasta Occidente, como de la elevación del polo de Septentrión en
Austro. Agora (al llegar á cien leguas al Oeste de las Azores), vi
tanta disformidad, como ya dije, y por esto me puse á tener esto del
mundo, y fallé que no era redondo en la forma que escriben, salvo
que es de la forma de una pera que sea toda muy redonda, salvo allí
donde tiene el pezón que allí tiene más alto, ó como quien tiene
una pelota muy redonda y en un lugar de ella fuese como una teta de
mujer allí puesta, y que esta parte de este pezón sea la más alta y
más propinca al cielo (á la bóveda celeste), y sea debajo la línea
equinocial y en esta mar océana en fin del Oriente; llamo yo fin
de Oriente á donde acaba (el Este de Asia) toda la tierra é islas,
é para esto allego todas las razones (astronómicas) sobreescriptas
de la raya (el meridiano) que pasa al Occidente de las islas de los
Azores, cien leguas del Septentrion en Austro, que en pasando de allí
al Poniente ya van los navíos alzándose hacia el cielo suavemente,
y entonces se goza de más suave temperancia y se muda el aguja del
marear, por causa de la suavidad desa cuarta de viento, y cuanto más
va adelante (al Oeste) é alzándose más, nuruestea, y esta altura
causa el desvariar del círculo que escribe la estrella del Norte
con las guardas (las estrellas β y γ de la Osa menor), y cuanto más
pasase junto con la línea equinocial, más se subirán en alto y más
diferencia habrá en las dichas estrellas y en los círculos dellas
(alrededor del polo). Ptolomeo y los otros sabios que escribieron de
este mundo, creyeron que era esférico, creyendo que este emisferio
que fuese redondo como aquel de allá donde ellos estaban, el cual
tiene el centro en la isla de _Arin_, que es debajo de la línea
equinocial, entre el sino Arábico y aquel de Persia, y el círculo
pasa sobre el cabo de San Vicente en Portugal por el Poniente y
pasa en Oriente por Cangara (¿Catigara?) y por las Seras, en el
cual emisferio no hago yo que hay ninguna díficultad, salvo que sea
esférico redondo como ellos dicen; mas este otro digo que es como
sería la mitad de la pera bien redonda, la cual toviese el pezón
alto como yo dije, é como una teta de muger......» Al reproducir
literalmente una parte de esta verbosa disertación del Almirante, he
puesto entre paréntesis lo que puede facilitar la inteligencia del
texto. Como los razonamientos científicos en la Edad Media debían
fundarse siempre en algún texto del Stagirita, Colón añade que éste
creyó las tierras que están vecinas del Polo _antártico_, «la más
alta parte del mundo y más propincua al cielo; pero la hinchazón del
mundo no está más que enesta parte debajo de la línea equinocial; y
ayuda mucho esto que sea así porque el Sol, cuando nuestro Señor lo
hizo, fué en el primer punto de Oriente, ó la primera luz fué aquí en
Oriente.» No necesito añadir que este primer punto del Oriente, sitio
del Paraíso terrenal, donde nacen los grandes ríos, es, según Colón,
la extremidad oriental de Asia, y era la costa de Paria próxima al
delta del Orinoco.

[10] Sorprenderá sin duda saber que á uno de los competidores de la
gloria de Cristóbal Colón, Sebastián Cabot, el primero que descubrió
la parte continental de América y que penetró audazmente en los mares
del Norte, se le acusó de ser más bien gran cosmógrafo (teórico) que
hábil marino. (Herrera, Dec. I, lib. X, cap. I.)

[11] «Ofresco lo mismo de ruibarbo y de infinitos géneros de aromas,
que estoy ya persuadido han hallado y hallarán todavía los que dejé
en la fortaleza» (la _población de Natividad_ en Haïti). Colón en
su carta al tesorero Sánchez, 14 de Marzo de 1493 (Navarrete, t. I,
pág. 193). «Creo haber encontrado almasiga como en Grecia, ruibarbo
y canela.» Colón en su carta á Luis de Santángel, del 4 de Marzo de
1493 (Navarrete, t. I, página 173). El error no fué de Colón, sino
de Vicente Yáñez Pinzón, que creyó reconocer el ruibarbo de Asia en
la isla Amiga, hoy _Isla de las Ratas_ (Colón, _Diario del primer
viaje_, 30 de Diciembre de 1492 y 1.º de Enero de 1493), y se envió
una barca á la costa para coger el «que sirviera de muestra (en
Barcelona) á los Reyes».

Rubriquis fué el primero que dió en Occidente las primeras nociones
del uso del ruibarbo en el Cathaï. Marco Polo encontró esta raíz en
la montañosa provincia de Succuir (So-tcheu), de donde el ruibarbo en
el siglo XIII se distribuyó por el mundo entero. Se ve en el cuadro
de las mercancías exportadas por las caravanas del interior del Asia,
cuadro que publicó Balducci en 1335, que era entonces el ruibarbo
un objeto importante del comercio del Caspio y de Alejandría. Como
Colón creía estar en las tierras del gran Khan, buscaba con empeño
las drogas que las factorías de los pisanos y de los genoveses en
Crimea, Siria y Egipto enviaban con abundancia al Oeste de Europa.
Especies de Rheum, muy distintas entre sí, producen en Asia el
verdadero ruibarbo de las farmacias. El Himalaya y las mesetas del
Nepaul tienen el Rheum Emodi, Wall y el Rheum spiciforme, Royle; la
Mogolia, el Rheum palmatum; el Altaï, el Rheum leucorhizum, y Persia,
el Rheum Ribes. Los médicos árabes emplearon el ruibarbo antes que
los médicos cristianos de Italia y de España; pero imbuídos en los
escritos de Dioscórides y de Plinio, confundieron siempre el Rha
ó Rheon de Dioscórides, que es el Rhacoma de Plinio (XXVII, 12)
ó Rhaponticum, planta astringente, con el ruibarbo de la Mogolia
(_Salmos Exerc. Plin._, ed. 1619, pág. 796). Habiendo recorrido á mi
vuelta de Siberia la Rusia meridional, pude convencerme de que no
existe ninguna especie de Rheum entre el Samara, el Wolga y el Don,
en el sistema hidrográfico del Rha; porque el gran _río_ (Rha), es
decir, el Wolga, dió el nombre al _Rhacoma_ de Plinio, que Isidoro
de Sevilla llama ya _Rheon (Rheum) barbaricum_. Un pasaje de Edrisi
sobre las cualidades medicinales del za-ravand de Bégiaia (el Bugia
de los marinos franceses), dió ocasión al error de creer que en las
vertientes del Atlas había ruibarbo parecido al de Persia (Hartmann.
_África_, página 220). El género Rheum falta completamente, según
parece, en América.

[12] Véase mi _Rélation historique_, t. III, pág. 376. Los verdaderos
pinos (sin duda el _Pinus occidentalis_), á propósito para palos de
buques y «tan elevados que apenas se veían las cimas», los halló
Colón en la costa occidental de la isla de Cuba, cerca de las sierras
de Moa. También vió el espectáculo que con frecuencia me llamó la
atención en Méjico de la mezcla de pinos y de palmeras, cerca de
Baracoa (_Diario del primer viaje_, correspondiente á los días 25 y
27 de Noviembre de 1492); pero en la isla de Haïti, en las montañas
de Cibao, descubrió Colón con sorpresa pinos sin piñas. «Abunda
la tierra áspera del Cibao (de Civa, piedra) de pinos muy altos
que no llevan piñas, por tal orden compuestos por naturaleza, que
parecen azeytunos del Axarafe de Sevilla» (Herrera, Déc. I, lib.
II, cap. 4, página 35). Los botánicos reconocen que no es posible
caracterizar con más precisión las _Coníferas sin piñas_, la sección
de las Coníferas de frutos _solitarios_ ó _simples_, el grupo de las
_Taxineas_ de Richard (_Mem. sur les Cycadées et les Coniferes_,
1826, pág. 6, 105 y 124).

[13] «Vide muchos árboles que tienen un ramito de una manera y
otro de otra, y tan disforme, que es la mayor maravilla del mundo,
verbigracia: un ramo tenía las fojas á manera de cañas y otros á
manera de lentisco; y así un solo árbol de cinco ó seis maneras; ni
éstos son enjeridos, porque se pueda decir que el enjerto lo hace,
antes son por los montes, ni cura dellos esta gente» (_Diario_, 16
de Octubre de 1492). Nada pinta mejor el entretejido de las plantas
parásitas como el cándido trabajo que emplea el observador para
probar que la mezcla y la salvaje abundancia de las hojas y de las
flores no son producto de injertos (_Tableaux de la Nat._, t. II,
pág. 51).

[14] Probablemente el cuarto de los ocho vientos de la brújula ú 11°
¼.

[15] La descripción de Colón no designa el _Fucus abies_ marina,
Gmelin, que es una Cystoseira (Agardh). Á causa de la localidad,
tiene que referirse al _Fucus natans_ (Linneo), mientras en la
descripción de Scylax de Caryande (Huds. _Geogr. min._, t. I, páginas
53 y 54) creo que claramente se trata del _Fucus saculeatus_ (Linneo)
ó _Sporochnus aculeatus_ (Agardh), que es un fucus litoral. Los
supuestos frutos de _lentisco_ son las vejigas llenas de aire y de
mucílago que contribuyen á que sobrenade el fucus.

[16] Este nombre de Leoa está escrito dos veces del mismo modo y
otra tercera Lioa, en la carta de Colón. Sin duda es _Sierra Leona_,
situada en la latitud de 8° 29′ 55″. Don Fernando dice que su padre
retrocedió desde el 5° de latitud, navegando hacia el NO. en el
paralelo del 7°. En el trazado de los cuatro viajes de Colón hecho
por el Sr. Moreno, los rumbos y las distancias le hacen fijar como el
punto más austral del _tercero_ el 8° de latitud.

[17] «La aguja noruesteaba desde prima noche media cuarta, y al
amanecer, poco más de otra cuarta.» Estas palabras, de su hijo, no
deben, sin embargo, hacer creer que Cristóbal Colón observó desde
entonces los cambios de la variación horaria. Los medios que empleaba
eran muy poco precisos para justificar esta conclusión.

[18] No ignoro que en gran número de obras muy estimadas (Tomás
Young, _Lect. on Nat. Phil._, t. I, pág. 746; Hansteen, _Magnet.
der Erde_, pág. 175) se cita una supuesta observación «de Pedro
Adsiger», hecha en 1269, y de la cual habló Thévenot refiriéndose á
un fragmento de carta que posee la biblioteca del Rey en París. Mi
colega en el instituto M. Libri, que ha hecho un profundo estudio
de la historia de las ciencias físicas, observa: 1.º, que hay
error de nombre; la carta tiene la inscripción de: _Epistola Petri
Peregrini de Maricourt ad Sigermum de Foucoucourt_ (las palabras _ad
Sigermum_ han sido convertidas en _Adsiger_); 2.º, que el pasaje de
la declinación magnética está intercalado y no se encuentra en el
manuscrito de Leiden. No se debe, pues, atribuir la observación ni á
Pedro Peregrini (Barlow, en las _Trans. phil._ de 1833, tomo II, pág.
670), ni á quien recibió la carta. Gilbert en su célebre _Phisiologia
de Magnete_, 1633, lib. I, cap. I, asegura que en un tratado de
Magnetismo terrestre fúndase Peregrini en las ideas de Roger Bacon.

[19] Livio Sanuto, _Geografía distinta in_ XII libri ne quali
otra l’esplicatione di molti luoghi di Tolomeo é della bussola e
dell’Agugua, si dichiarano le provincie, popoli e costumi dell’
Africa (Venecia, 1588). El autor de este curioso libro supo por
su amigo Guido Gianetto di Fano que Cabot había explicado en su
presencia al rey de Inglaterra Eduardo VI (no se sabe en qué año) la
variación de la aguja, y el meridiano en que señalaba el verdadero
Norte (situaba la línea sin declinación á 110 millas italianas al
Oeste de Flores). Guil. Gilbert, _Phisiol. nova de Magnete_, 1633,
pág. 5. M. Biddle, autor de la sabia _Memoir of Sebastian Cabot_,
publicada en 1831, dice acertadamente (cap. 26, páginas 177 y 180)
que una nota puesta en el Mapamundi de Ptolomeo, añadido á la edición
romana de 1508, nota según la cual «cerca de Terranova y de la isla
Bacalaurus», la brújula no gobierna _nec naves quæ ferrum tenent
revertere valent_, parece fundada en las ideas de Cabot relativas
á la posición y á la proximidad del polo magnético boreal. Si se
debiera conceder á Sebastián Cabot el mérito de haber observado la
variación de la aguja antes que Colón, lo cual es imposible teniendo
en cuenta la fecha del primer viaje del Almirante, este mérito no
dataría del año 1549, como supone Fontenelle (_Mem. de la Acad._,
1712, pág. 18), sino ascendería al año de 1497, en que Cabot llegó
antes que otro alguno á la tierra firme de la América septentrional.

El ingenioso historiador de la Academia reclama también á favor de un
piloto de Dieppe, llamado Crignon, el haber indicado la declinación
de la aguja el año 1534 en un manuscrito, que poseía el geógrafo
Delisle. Pero estas reclamaciones no tienen valor alguno supuesto
que con tanta precisión fija el _Diario_ de Colón la fecha del 13
de Septiembre de 1492, correspondiente al día en que, por primera
vez, se observó la declinación magnética. ¿Será acaso Crignon el
piloto francés de Dieppe que vió pasar la línea sin declinación por
las islas de Cabo Verde, y á quien cita Miguel Coignet en una obra
notabilísima impresa en Amberes en 1581 con el título de _Instruction
nouvelle des points plus excellens et necessaires de l’art de
navigues_, cap. 3, página 12?

[20] Esta brújula acuática de los chinos, semejante al pez imantado
de los antiguos pilotos indios y al lagarto de los birmanes, la
emplearon también los marinos franceses en tiempo de San Luis, y de
aquí proviene acaso el nombre de _calamita_ ó _rana verde_ dado á la
aguja imantada, denominación que se encuentra en Plinio, XXX, 42,
pero aplicada al reptil llamado rubeta.

[21] Según las observaciones magnéticas hechas en Pekín por M.
Kovanko en la casa magnética que á ruego mío ha hecho construir el
Emperador de Rusia en la capital de la China, la declinación era de
nuevo en 1831 de 2° 3′ hacia el Oeste (Kupfer, en los _Anales de
Poggendorf_, 1835, núm. 1, pág. 54). El padre Amiot, en los años de
1780-1782, veía ya oscilar la declinación magnética en Pekín de 2° á
4° ½ hacia el Oeste (_Mémoires concernant les Chinois_, vol. IX, pág.
2; vol. X, pág. 142); pero en un espacio de 670 años la _línea sin
declinación_ puede haber pasado muchas veces por Pekín. La propiedad
directriz de la aguja imantada, es decir, la propiedad de colocarse
en un plano que sólo forme determinado ángulo con el meridiano del
sitio, fué conocida en China 1.100 años antes de Jesucristo. El
historiador Szumathsian, cuyo _Szuki_, ó Memorias históricas, fué
escrito en la primera mitad del siglo II de nuestra era, dice que el
emperador Tchhingwang regaló en el año 1100 antes de nuestra Era, á
los embajadores del Tonkín y de Cochinchina, que temían no encontrar
su camino, cinco _carros magnéticos (tchinankiu), carros que indican
el Sur_ por medio del brazo móvil de una figurita cubierta con traje
de plumas. Á estos carros se añadía un _hodometro_, es decir, otra
figurilla que daba golpes en un tambor ó una campana cuando el carro
había recorrido uno ó dos _li_. El célebre diccionario _Chuenen_,
que terminó su autor Hiutchin en tiempo de la dinastía de los Han,
año 121 de Jesucristo, describe la manera de recibir una aguja la
propiedad de indicar la dirección del Sur por el imán. También
conocían los chinos que el calor disminuye esta fuerza directriz.
En tiempo de la dinastía de los Tsin, y por tanto en el siglo III
de nuestra era, gobernaban los chinos sus barcos con arreglo á las
indicaciones magnéticas. En el _Tchinlafungthuki_, ó descripción del
país de Cambodja, obra publicada recientemente en París, pero escrita
en 1297 en el reinado del Khan Timur, las rutas ó direcciones de la
navegación están siempre indicadas con arreglo á los rumbos de la
brújula.

El uso de la aguja imantada lo introdujeron en Europa los árabes,
como lo prueban las denominaciones de _zohron_ y _aphron_ (Sur y
Norte), dadas en el _Speculum naturale_ de Vicente de Beauvais á
los dos polos del imán. (El _Libro de las piedras_, que los árabes
atribuyeron á Aristóteles y cita Alberto el Grande «como prueba del
uso del imán en la marina», es apócrifo y acaso de la misma época que
el tratado árabe de las piedras de Teïfachi y Beilak Kiptchaki.) Los
primeros que en Europa hablaron de la brújula, pero en el sentido de
ser su uso conocido, como instrumento necesario á los marinos, fueron
Guyot de Provins en un poema político satírico titulado _La Biblia_,
compuesto en 1190, y el obispo de Ptolemaïs, Jacobo de Vitry, en su
_Descripción de Palestina_, escrita entre 1204 y 1215.

La prueba que ha querido M. Hansteen deducir del _Landnamebok_ para
suponer que los noruegos usaron la brújula en el siglo XI, queda
anulada por las investigaciones de M. Kämtz (Klapr., páginas 41, 45,
50, 66, 90 y 97).

Las obras del célebre mallorquín Raimundo Lulio (por ejemplo, su
tratado _De contemplatione_, escrito en 1272, cap. CXXIX, § 19, y
cap. CCXCI, § 17) y el texto de antiguas leyes españolas prueban
que á mediados del siglo XIII los marinos catalanes y vascos usaban
comunmente la brújula (Capmany, _Cuestiones críticas_, 1807,
_Cuestión_ 2.ª, pág. 38; y _Comercio antiguo de Barcelona_, t. III,
páginas 72-74).

En el desarrollo progresivo de los conocimientos sobre el imán,
preciso es distinguir: 1.º, la observación de los fenómenos simples
de atracción ó de repulsión; 2.º, la dirección de una aguja móvil
como efecto del magnetismo terrestre; 3.º, la variación ó la
observación de la diferencia entre el meridiano magnético y el
meridiano del sitio en que se opera; 4.º, el cambio de variación
en diferentes sitios de la tierra; 5.º, los cambios de variación
horaria; 6.º, la observación de la inclinación y de la intensidad
magnética.

[22] Podía añadirse, según creo, desde nuestra salida de Guadalupe.

[23] Así dice la edición de Barcia; el sentido exige acaso
_nordesteaban_, como, al parecer, prueba el fragmento de la carta de
1498 antes publicado. Colón dice allí claramente: «Antes de pasar la
raya de 100 leguas al Occidente de los Azores, por consecuencia entre
esta banda y España, _las agujas (fasta entonces) nordesteaban._»

[24] Biddle, _Mem. of Seb. Cabot_, pág. 222. No se sabe con exactitud
ni el año de la muerte ni el sitio de la sepultura de este gran
marino, «que dió á su patria casi un continente, y sin el cual acaso
no se hablara la lengua inglesa en América por tantos millones de
habitantes».

[25] _Mem. de la Acad._, 1712, pág. 19.

[26] _Tractatus sive Physiologia nova de Magnete, magneticis
corporibus et magno Magnete tellure_, ed. Wolfg. Lochmans; Sedini,
1633 (la primera edición es de 1600), lib. IV, capítulo IX, pág. 164.

[27] _L.c._, lib. V, cap. VIII, pág. 195. Este empleo de la
_inclinación_, que Gilbert llama siempre (lib. V, capítulos I-XII)
_declinatio magnetica_, y cuya existencia negaron D. Pedro de
Medina (_Arte de navegar_, Sevilla, 1545, páginas 212-221) y Sanuto
(_Geographia_, lib. I, pág. 6), es tanto más notable, cuanto que la
brújula de inclinación no la inventó Roberto Normann hasta 1576. La
posición del ecuador magnético, en el cual la inclinación es nula,
no la conoció Gilbert, quien, como Hauy, llama polo Sur á la punta
de la aguja que se dirige hacia el polo Norte (lib. I, cap. IV, pág.
16). Creía que el ecuador magnético coincide con el ecuador terrestre
(lib. V, cap. I, pág. 182).

[28] Al volver de mi viaje á América he demostrado cómo la
inclinación puede indicar en el Mar de Sur, en las brumosas costas
del Perú, la _latitud_ con precisión bastante para las necesidades
del pilotaje. Véase la Memoria que, en unión de M. Biot, publiqué
sobre las variaciones del magnetismo terrestre en diferentes
latitudes, en el _Journal de Physique_, t. LIX, páginas 448-450.

[29] Hay cuatro causas de error: la de la _estima_ de la dirección
del barco, la de la observación magnética y la de los instrumentos
y efemérides, tan imperfectos. En el texto me he atenido á las
longitudes determinadas por Moreno y Navarrete en el trazado de los
viajes de Colón. Según este trazado, lejos de encontrar el Almirante,
como pretende, el 13 de Septiembre de 1492 la línea sin declinación
á 100 leguas de distancia del meridiano de Corvo y de Flores, no
llegó á esas 100 leguas hasta el 17 ó 18 de Septiembre. Además,
la situación del barco en 21 de Mayo de 1496 debió ser, según las
investigaciones del Sr. Moreno acerca de los rumbos de Colón, no al
Oeste del meridiano de Flores, sino en el meridiano de la isla de
Pico. Los _puntos de estima_ del Almirante, visto el impulso de las
corrientes hacia el Sureste, debían estar delante de sus verdaderas
posiciones. No puede esperarse conseguir mucha precisión en
resultados que dependen de tantos datos inciertos (del rumbo, de la
distancia recorrida, de la desviación que producen las corrientes, de
la lentitud del cambio de la declinación magnética, etc.); pero hay
una circunstancia que, al parecer, autoriza á dar una posición más
occidental á la línea sin declinación en 1492 y 1496. Colón insiste
muchas veces en el hecho físico de la coincidencia de esta línea con
el borde del _Mar de Sargazo_, es decir, con la gran banda de fucus
que se extiende casi de Norte á Sur entre los 22° y 41° de latitud.
«Cuando las agujas comienzan á dirigirse al NO., dice, comienzo á
entrar en las yerbas» (la zona de fucus). Ahora bien; es indudable
que el límite oriental de los fucus está al Oeste de Corvo, por
encima de los 44° de latitud, y que generalmente se mantiene entre
los 37° ¼ y 40° de longitud, esto es, á 80 ó 140 leguas marinas de
distancia al _Oeste_ de Corvo.

[30] _Untersuch. über den Magnetismus der Erde_, 1819. Atlas, tab.
I. En la Geografía física del P. Acosta (su _Historia natural de las
Indias_ merece bien este nombre) hay una prueba también convincente
de la dirección de la línea sin declinación de las Azores del NE. al
SO. Acosta (lib. I, cap. XVII, pág. 64) dice que en su tiempo, 1589,
se encuentra la variación hacia el Oeste cuando, desde el meridiano
de Corvo, se va á más altura (en latitud), y que la variación es más
oriental cuando se baja de latitud, aproximándose al ecuador en el
mismo meridiano.

[31] He dado numerosos ejemplos de estos cambios por la comparación
de mis propias observaciones de inclinación, hechas en épocas lejanas
unas de otras, en Poggendorf, _Journ. der Physik_, 1829, t. XV,
páginas 321-327. Véase también una excelente Memoria de Mr. Hansteen
sobre la traslación de la curva sin declinación en el Oeste de
Siberia, de 1769 á 1829, de Este á Oeste desde Orsk á Uralsk, y sobre
las variaciones seculares de la inclinación, en Poggend., t. XXI,
páginas 414-430 y tab. V.

[32] Cuando me encontraba en la costa de Paria y en las tierras
costeadas por los barcos de Colón en 1498, creí durante algún tiempo
que el cabo designado por Colón con el nombre de _Punta de la Aguja_
(Navarrete, t. I, pág. 250), como sucede con la Punta de las Agujas
en la extremidad meridional de África era un _antiguo punto sin
variación magnética_. Pero la Punta de la Aguja de Colón es el cabo
que los españoles llaman hoy la _Punta de Alcatraces_, y está, por
tanto, 3° 25′ al Este de la curva sin declinación que con Colón hemos
fijado, para el año de 1498, á los 68° 15′ en el paralelo de 12° 45′.

[33] Creyendo Gilbert (_Tractat. de Magnete_, 1633, páginas 42, 98,
152 y 155) que la forma de las curvas de variación dependía también
de la configuración de los continentes y de la interposición de
valles oceánicos profundísimos, admitía necesariamente la fijeza de
las curvas, y hacía pasar en 1600 la línea de declinación por el
mismo sitio donde la encontró Colón en 1492 (_Variatio uniuscujusque
loci constans est_). Búrlase de los polos magnéticos de Frascatoro,
el célebre contemporáneo de Colón (_Rejicienda est vulgaris opinio de
montibus magneticis aut rupe aliqua magnetica aut polo phantastico
á polo mundi distante. Magnus magnes ipse est terrestris globus_).
Las agujas, en su opinión, se dirigen hacia las regiones donde
aparece sobre el nivel del agua mayor cantidad de masa sólida y donde
la superficie del núcleo terrestre (_cor terræ, inæqualitas globi
magnetici sub continentibus et in marium profunditate_) se acerca más
á la capa exterior.

[34] Es verdaderamente notable que en los archivos de Simancas haya
una _Bula de concesión de las Indias_ de 3 de Mayo de 1493 (_quinto
Nonas Maias_), encontrada por mi ilustre amigo Muñoz, y semejante á
la de 4 de Mayo (_quarto Nonas Maias_), conservada en los archivas de
Sevilla (Muñoz, _Historia del Nuevo Mundo_, lib. IV, § 29; Navarrete,
_Docum. diplomático_, t. II, páginas 23-35), con algunas diferencias
que apuntaré aquí. En la de 3 de Mayo nada se dice de la _línea de
demarcación_ designada en la bula del día siguiente; únicamente
expresa que se hace donación á perpetuidad de las islas y tierra
firme recientemente descubiertas _per dilectum filium Christophorum
Colon_ á los Reyes de Castilla y de León, y que estos reyes poseerán
dichas tierras con los mismos privilegios y derechos que los Papas
habían concedido (en 1438 y 1459, desde el cabo Bojador hasta las
Indias orientales, según Barros, Déc. I, libro I, capítulos 8 al 15)
á los Reyes de Portugal.

Las dos bulas de 3 y 4 de Mayo son literalmente iguales en su primera
mitad hasta las palabras «ac de Apostolicæ Potestatis plenitudine
omnes et singulas terras et insulas præedictas et per Nuntios vestros
repertas per mare ubi hactenus navigatum non fuerat, per partes
occidentales, ut dicitur, _versus Indiam_.....» Después de este
párrafo se inserta en la bula de 4 de Mayo la cláusula de que España
poseerá «omnes insulas et terras firmas inventas et inveniendas,
detectas et detegendas versus occidentem _et meridiem_, fabricando
et constituendo unam lineam á polo artico ad polum antarcticum quæ
linea distet _á qualibet_ insularum quæ vulgariter nuncupantur de los
Azores et cabo Verde centum leucis versus occidentem et meridiem».
Preciso es convenir en que esta determinación _á qualibet insularum_
es muy vaga, tratándose de dos archipiélagos que ocupan gran
extensión en longitud.

La extraña frase, muchas veces repetida, _versus occidentem et
meridiem_, se explica por la _Capitulación de la partición del Mar
Océano_, ajustada, por influencia de la Santa Sede, en 7 de Junio de
1494, durante el segundo viaje de Colón, la cual fija la línea de
demarcación «por términos de vientos y grados de Norte á Sur».

En otro sitio de este documento se dice «que el Rey de Portugal debe
poseer cuanto está al _Este ó al Norte ó al Sur de la raya_». Es un
circunloquio que debiera haberse sustituído con la frase «al Este del
meridiano, en cualquier paralelo».

La _capitulación_, tan mal redactada como la bula, fué durante tres
siglos causa de interminables hostilidades entre Portugal y España.

Fija además la bula la época de la legítima posesión de las tierras
por el Oeste de las Azores en la Pascua de Natividad de 1493, «como
época en que los capitanes castellanos hicieron los descubrimientos».
Pero en este día de Pascua de Natividad fué cuando ocurrió el
naufragio de Colón en las costas de Haïti, cerca de la bahía de Acul,
llamada entonces _Mar de Santo Tomás_ (_Vida del Almirante_, cap.
32), y hacía ya dos meses y medio que Colón estaba en esta isla,
en Cuba y en Guanahaní. Dichas inexactitudes son menos chocantes
que los cambios sufridos por la bula del 3 de Mayo, en el intervalo
de veinticuatro horas (Herrera, Déc. I, lib. II, cap. 4). La causa
de estas variaciones podría averiguarse en los archivos romanos.
En la bula de 25 de Septiembre de 1493, llamada _Bula de extensión
y donación apostólica de las Indias_ (Navarrete, tomo II, pág.
404), tampoco se dice nada, como en la de 3 de Mayo, de línea de
demarcación.

[35] _Vida del Almirante_, cap. 66. Conviene, sin embargo, advertir
que cuando D. Fernando no cita las mismas palabras de los Diarios
de su padre, los absurdos que se notan en la explicación de los
fenómenos físicos pueden nacer de los escasos conocimientos náuticos
y astronómicos del hijo. La _propiedad_ de _los cuatro vientos_,
atribuída á la estrella, es menos sorprendente que el supuesto
procedimiento de imantación. Las notas del Almirante en su Diario
del primer viaje, correspondientes á los días del 17 al 30 de
Septiembre de 1491, prueban que conocía el movimiento diurno de la
polar alrededor del polo, pero que este conocimiento era en él muy
reciente. «Por la noche las agujas _norduesteaban_ un cuarto de
viento, y por la mañana estaban dirigidas hacia la estrella»; por lo
cual _parece_ que la estrella (polar) hace movimiento como las otras
estrellas y las agujas piden siempre la verdad (quedan inmóviles en
su dirección, porque la variación horaria no podía observarla Colón).

El 17 de Septiembre aprovechó Colón este movimiento diurno de la
estrella polar alrededor del polo para engañar á los pilotos,
alarmados porque, durante la noche, las agujas no señalaban al
Norte, sino al Noroeste. Al amanecer hizo Colón á los pilotos marcar
el Norte, sin duda cuando la estrella, por su movimiento diurno,
estaba al Oeste del polo. «Los pilotos reconocieron que las agujas
eran todavía buenas, y la razón era que la estrella se movía y no
las agujas.» Tranquilizáronse los pilotos, ignorando á la vez la
_variación_ de la brújula y movilidad de la estrella polar. Creo que
esta explicación que doy del párrafo es la única posible; pero Colón
dice además, «porque la estrella _parece_ que hace movimiento y no
las agujas».

[36] Sabemos por la famosa carta de Rafael al papa León X, sobre la
conservación de los monumentos antiguos, carta que parece escrita por
el elocuente é ingenioso Castiglione, que trece años después de la
muerte de Colón aun se conocía apenas el empleo de la brújula para
tomar las alturas en tierra.

Rafael describe extensamente (_Opere di B. Castiglione_, 1733, pág.
162) «un método nuevo desconocido en la antigüedad para _medir_ un
edificio (debiera haber dicho levantar el plano de un edificio) por
medio de la aguja imantada.» En 1522, Pigafetta, en su memorable
_Tratado de Navegación_, enseña cómo se debe corregir la medición
de alturas por la declinación; lo que obliga á decir confusamente á
Sarmiento en 1579 que, «estando en las cartas marinas diseñadas las
costas con arreglo á malas brújulas (por agujas de marear que tienen
trocados los aceros quasi una cuarta del punto de la flor de lys),
no se podían tomar dichas cartas por buenas.» (_Viaje al estrecho
de Magallanes_, por el capitán Pedro Sarmiento de Gamboa, 1668,
página 52.) Navarrete asegura en su Discurso sobre los progresos
de la navegación en España, que las primeras _cartas de variación
magnética_ las trazó en 1539 Alonso de Santa Cruz, que había dado al
emperador Carlos V lecciones de astronomía y de cosmografía; pero,
en mi opinión, debe creerse que las cartas que Sebastián Cabot dejó
á Guillermo Worthington, y que, por desgracia, han desaparecido,
presentaban con mucha anterioridad numerosas indicaciones de
variación.

Uno de los objetos del viaje de Gali al Mar del Sur en 1582, fué
observar con precisión las declinaciones magnéticas con un nuevo
aparato inventado por Juan Jaime (_Viaje al estrecho de Fuca_, pág.
XLVI). Mientras Pedro de Medina (_Arte de navegar_, Sevilla, 1545,
lib. VI, cap. 3-6) expresa muchas dudas acerca de la existencia de
la declinación, su contemporáneo Martín Cortés (_Breve compendio
de la Sphera_, impreso en 1556, pero escrito en 1545) explica la
distribución de las fuerzas, ó mejor dicho, la dirección de las
líneas magnéticas en la superficie del globo por los _puntos de
atracción_, situados cerca de los polos de la tierra. En 1588 Livio
Sanuto, que adquirió sus conocimientos de magnetismo terrestre en
las relaciones que le hacían de los descubrimientos de Sebastián
Cabot, sitúa el polo magnético del N. «en 66° 9′ de latitud y 155°
de longitud, según Ptolomeo, es decir, 36° al O. del meridiano de
Toledo» (_Cosmographia_, páginas 11 y 12). En otra parte de su obra,
dice Sanuto que Venecia, donde en su tiempo la declinación era de 10°
al NE., está alejada 59° ½ de la línea sin declinación que él creía
erróneamente dirigida de N. á S. y estar en el meridiano del polo
magnético. Se ve, pues, que entonces se suponía este polo demasiado
al S. y al E., fijándole en los 42° ó 49° ½ de longitud al O. de
París, mientras Mercator lo adelantaba hacia el N. y el O. hasta la
latitud de 74° y longitud de 154° E. (Mercator dice 180° al O. de
las islas de Cabo Verde), longitud que correspondía al _estrecho de
Aniam_, según creencia de entonces.

Las observaciones del capitán Ross dan para el polo magnético la
latitud de 70° 5′ 17ʺ y la longitud de 99° 7′ 9ʺ. Sanuto habla de
este polo casi con el mismo entusiasmo que el célebre navegante
inglés. «Vería _alcum miracoloso stupendo effeto_ quien tuviera la
dicha de llegar al polo magnético», que él llama _calamitico_, para
nombrar así el imán de la tierra.

El P. Acosta, cuyas obras son las que más han contribuído al progreso
de una geografía física fundada en observaciones, supo ya en 1589,
por un piloto portugués muy hábil, que hay cuatro líneas sin
declinación (_Hist. nat. de las Indias_, lib. I, capítulo 17). De
esta idea, y á causa de las discusiones de Enrique Bond (_Longitude
found_, 1676) con Beckborrow, dedujo Halley la teoría de los cuatro
polos magnéticos.

[37] «En derecho de Sierra Leoa, donde se me alzaba la estrella del
Norte, en anocheciendo, cinco grados.» Navarrete, I, página 256.

[38] De _Bahraïn_ ha podido hacer Colón _Bahrin_, _Ahrin_. Es la
_Arados_ de Ptolomeo (VI, 7), que este geógrafo sitúa efectivamente
á 91° 40′ de longitud de su primer meridiano; por tanto casi á mitad
del paralelo de Cattigara y del cabo Sagrado. Colón añade «isla
_Arin_, que es debajo la línea equinocial entre el sino Arábico y
aquel de Persia, y el círculo pasa sobre el cabo de San Vicente
en Portugal por el Poniente, y pasa en Oriente por Cangara y por
las Seras.» Sin embargo, también pudo aludir Colón á una idea
sistemática de los geógrafos árabes; á un pasaje de Abulfeda que
dice: «que el país de Lanka (Ceylán), donde está situada la _Cúpula
de la tierra ó Aryn_, encuéntrase bajo el Ecuador, en medio, de
las dos extremidades, oriental y occidental, del mundo» (Sedillot,
_Traité des Instruments astr. des Arabes_, t. II, Prefacio). _Aryn_
significa en árabe el punto medio, el justo medio (Silvestre de Sacy,
_Not. et Extraits des Manuscrits de la Bibl. du Roi_, t. X, pág.
39). Abul-Hasan-Ali, de Marruecos, cuenta un poco confusamente sus
longitudes, comenzando por un meridiano 90° al O. de Aryn (Sedillot,
t. I, páginas 312-318).

[39] Navarrete, t. I, páginas 9 y 18. Colón predijo que el trigo y
la viña podrían dar en Haïti abundantes cosechas como en Andalucía
y en Sicilia. Véanse las notas entregadas en 1464 á Antonio Torres
(Navarrete, t. I, página 229).

[40] Más allá del Ecuador, en la parte austral del Océano Atlántico,
obsérvase una oposición climatérica semejante al NE. y SO. de las
islas de Martín Vaz (lat. 20° 27′ S.) y Trinidad (latitud 20° 21′
S.): este cambio súbito en el estado del cielo y de la atmósfera,
ha hecho considerar la isla de Trinidad como una columna oceánica
elevada por la naturaleza para marcar el límite de dos zonas
diferentes. Duperrey, _Hydr. du voyage de la Coquille_, 1829, pág. 68.

[41] De igual modo que los marinos ingleses distinguían en sus
descripciones entre _fresh weed, weed much decayed_, sorprendió á
Colón encontrar á veces reunidos _ramos de yerba muy vieja y otra muy
fresca, que traía como fruta_. (Cree que los apéndices globulosos y
pediculados son fruto del fucus.) Otro día anota que la hierba venía
del E. al O., _por el contrario de lo que solía_ (Navarrete, t. I,
pág. 16). Describe los crustáceos (esquilas) que anidan en el fucus
acumulado: _un cangrejo vivo_ lo guardó el Almirante. Se admira de
ver parajes sin hierba en medio de un mar que parecía coagulado (_la
mar cuajada de yerbas_, _l.c._, páginas 10 y 12), y como naturalista
observador distingue las distintas especies de fucus, los del Mar
de Sargazo y los que son comunes alrededor de las islas Azores.
«Vieron yerba de otra manera que la pasada, de la que hay mucha en
las islas de los Azores; después se vido de la pasada.» (_Diario_,
en 7 de Febrero de 1493.) Acerca de la frecuencia del fucus sobre
los escollos próximos á las Azores, véase Manoel Pimentel, _Arte de
navegar_, Lisboa, 1712, pág. 310.

[42] _Investigation on the Currents of the Atlantic Ocean_, 1832,
pág. 70.

[43] Las pruebas de las afirmaciones que aquí hago han sido
desarrolladas en una _Memoria_ sobre las corrientes en general y
sobre el contraste que ofrece en particular una corriente de agua
fría del Mar del Sur, con la corriente de agua caliente del _Gulf
Stream_, que presenté á la Academia de Berlín el 27 de Junio de 1833.

[44] Esta distinción, hecha por mí en la _Rélation historique_, tomo
I, pág. 202, la adoptó y siguió Mr. Rennell (_Inv._, página 184).

[45] De igual modo en los vastos matorrales del Noroeste de Europa
están mezclados con la Erica (Calluna) vulgaris, las Erica tetralix,
Erica ciliaris y Erica cinerea. Las _Ericetas_ de Europa del Sur
presentan la asociación de la Ericeta arborea y la Ericeta scoparia.
En otra obra he descrito la gran variedad de gramíneas que se
advierte en los _Llanos_ y los _Pajonales_ de las planicies y mesetas
de los trópicos que los indígenas americanos llaman poéticamente
_mares de yerba_ y que aparentan una monotonía engañosa.

[46] Acerca del _mare herbidum_, véase Pedro Mártir de Anghiera,
_Occeánica_, Déc. III, lib. IV, pág. 53. Colón expresa su opinión
favorable á la adherencia primitiva del fucus á los escollos
_próximos_, desde el primer día que entra en el Mar de Sargazo. He
aquí sus palabras, consignadas por Las Casas en el extracto del
_Diario_: «Aquí comenzaron á ver _manadas_ (acaso _manchas_) de yerba
muy verde que poco había, segun le parecía, que se había desapegado
de tierra, por lo cual todos juzgaban que estaban cerca de alguna
isla.» El Almirante imaginó que en la parte del Océano donde se
acumula el fucus es el agua menos salada (Navarrete, t. I, pág.
10); hecho refutado por las experiencias directas que el astrónomo
de la expedición, de Krusenstern (_Reise um die Welt_, t. III, pág.
153), ha hecho del peso específico del agua en el Mar de Sargazo. La
salazón aumenta bajo la capa de fucus flotante, porque esta capa, por
la analogía con las observaciones que yo he hecho en aguas cubiertas
de confervas y de lemna, aumenta la temperatura del agua del Océano
en la superficie.

[47] Esta opinión ha sido emitida por Thunberg, pero sin prueba
alguna tomada de la fisiología vegetal. Un botánico muy sagaz, Mr.
Meyen, insiste en la notable analogía de los fucus con las algas
de agua dulce, muchas de las cuales jamás tienen frutos y están
desprovistas de raíces, de modo que sólo se desarrollan y multiplican
por medio de nuevas ramas.

[48] The Sea of Sargasso may be considered as an eddy (_remous_,
_tourbillon_), between the regular equinoctial current setting to
the westward, and those easterly currents put in motion by the
westerly winds a little to the northward of the parallel in which
the trade-winds begin to blow (John Purdy, _Mem. on the Hydr. of
the Atlantic Ocean_, 1825, pág. 221). «The Sea of Sargasso may be
deemed the _recipient_ of the water of the Gulf-Stream of Florida:
it is a deposit of _gulf-weed_ brought by the stream.» Rennell,
_Inv._, páginas 27 y 71. Pero más adelante (pág. 184), el célebre
hidrógrafo parece inclinarse á la opinión de que el fucus se renueva
con el arrancado en los escollos próximos. El teniente Juan Evan,
admirado también ante las grandes masas de fucus en el golfo de
Méjico, «siente que no se sondee con más cuidado (_with the deep-sea
line_) en el gran banco de fucus al O. de las Azores (lat. 30°-36°,
longitud 43°-57°), donde algunas veces ha visto la mar cubierta, en
una extensión de cuatro leguas marinas, de una espesa capa de fucus
flotante» (_Journal du Vaisseau Belvedere_, Noviembre de 1810).

[49] Lo mismo opinan también M. Luccock en sus _Notes on Brasil_, y
un marino muy distinguido, el capitán Livingston (Purdy, _Memoir on
the Hidrog. of the Atlantic_, 1825, páginas 221-225).

[50] Cuando los barcos que cuentan con elementos para determinar
con precisión las longitudes atraviesan el gran banco de fucus en
el sentido de un paralelo, pero fuera de la banda que une los dos
brazos, tiene muy pocas probabilidades de estudiar el fenómeno;
y cuando, muy al E. del meridiano que consideramos en el estado
normal como límite oriental del gran banco encuéntranse muchos días
grandes grupos de fucus flotantes, igualmente espaciados y situados
en la dirección de las corrientes, puede creerse que, navegando en
rumbos poco diferentes del meridiano, no se ha tocado al verdadero
banco longitudinal, y que el eje de la principal aglomeración está
situado más al O. Á causa del minucioso trabajo que he hecho sobre
esta materia, tengo pruebas de la existencia de estrías de fucus
flotante en masas considerables en longitudes mucho más orientales
de las que admite Rennell, como formando habitualmente el borde
oriental del gran banco. Encuentro estas pruebas en las observaciones
de Labillardiere, lat. 25°, longitud 31°--lat. 36° ½, long. 35°
(_Rélation du voyage á la recherche de La Perouse_, t. II, pág. 331);
de Mr. Lichtenstein, á su vuelta del cabo de Buena Esperanza, lat.
19° ½, long. 35° ¾--latitud 22° ½, long. 36° ¼; de Mr. Bory Saint
Vincent, latitud 23° ½, long. 35°; de Mr. Gaudichaud en la expedición
de _La Herminia_, lat. 27° ¾, long. 37° ¾--lat. 29°, long. 35° ½; de
Mr. Freycinet, en el viaje de _La Uranie_, lat. 28° 31′, longitud 35°
55′--lat. 36° 1′, long. 35° 44′; del capitán Duperrey en el viaje de
_La Coquille_, lat. 29° 54′, long. 31° 45′--lat. 31° 35′, longitud
31° 7′; de Mr. de Urbille en su viaje del _Astrolabe_, latitud 24°
51′, long. 32° 39′--lat. 26° 20′, long. 33° 39′--latitud 29° 5′,
long. 30° 53′. He observado por mí mismo, en el trayecto desde la
Coruña á Cumaná, pasando al NO. de las islas de Cabo Verde y 80° al
E. del punto que _las cartas de las corrientes del Atlántico_, por
el mayor Rennell, fijan como extremidad meridional del gran banco,
masas considerables de fucus flotante (_Rélation historique_, t. I,
pág. 271). Terminaré esta nota alegando testimonios de los resultados
que oficiales de gran mérito, los Sres. Birch, Alsagar, Hamilton y
Livingston, han obtenido desde 1818 á 1820, y que confirman por modo
satisfactorio lo que creemos ser la _configuración normal_ de la
banda de Corvo; del almirante Krusenstern, según Mr. Horner, lat.
26°, long. 39° ½ (_Reise um die Welt_., t. III, páginas 151-153);
Kotzebue, en su viaje del _Rurick_, según el diario manuscrito de
Mr. Chamisso, lat. 20°, long. 37° ½--lat. 30°, longitud 39° ¾; de
Mr. Meyen, en su viaje alrededor del mundo, latitud 24°, long. 39°
½--lat. 36°, long. 43° ½. Al comparar estas longitudes, _reducidas
siempre en esta obra al meridiano de París_, á la posición del eje
del banco de fucus flotante, debe tenerse en cuenta la anchura del
banco.

[51] Colón creía estar entonces en lat. de 34° ½ y long. de 53°; por
tanto, al ENE. de las islas Bermudas. Es notable que, desconociendo
esta observación de 1493 el mayor Rennell, sitúe el banco de fucus
en los mismos parajes (véase la segunda carta del Atlas de las
Corrientes), _much Gulf weed_.

[52] Como en los últimos tiempos hasta la primera tierra donde arribó
la expedición del descubrimiento se ha puesto en duda, no se puede
tener demasiada confianza en el empleo habitual del medio de corregir
la _estima_ por la comparación de las posiciones de los puntos de
partida y de llegada. Descubierta la primera isla el 12 de Octubre
de 1492, continuó Colón su viaje hacia el Oeste, y llegó á la costa
septentrional de Cuba (á los puertos de Tanamo, Cayo-Moa y Baracoa).
Esta dirección hizo suponer á Navarrete que Guanahaní, la primera
tierra descubierta, no es ni San Salvador Grande, en cuya isla hay un
puerto en la punta SE. que aun lleva el nombre de _Columbos port_,
ni la isla Watelin (Muñoz, § 137), sino un islote del archipiélago
de las Turcas, llamado por los marinos franceses _Grande Saline_ y
por los ingleses _The Grand Kay_ (Navarrete, t. I, pág. CV), al N.
de Haïti, casi en el meridiano de Punta Isabela. Según Mayne, hay 4°
9′ de diferencia de longitud entre San Salvador y la _Grande Saline_
de las islas Turcas, situadas al E. de los Caycos y al O. de Pañuelo
cuadrado. Tampoco su llegada á las Azores (á la isla de Santa María),
cuando su vuelta á España, puede servir para corregir la _estima_
con certidumbre. Colón sufrió una gran tempestad que le tuvo errante
desde el 13 al 17 de Febrero de 1493 en parajes donde la acción de
las corrientes tiene una fuerza irresistible.

[53] Empleo esta expresión rara en el sentido que hoy le dan casi
todos los pilotos españoles, oponiendo la mar agitada y tempestuosa
al N. del paralelo 35° (el _golfo de las Yeguas_), á la mar tranquila
y llana de los trópicos (el _golfo de las Damas_). En su origen, á
fines del siglo XV y principios del XVI, la denominación de _golfo
de las Yeguas_ sólo se aplicó á la parte del Océano Atlántico entre
las costas de España y las islas Canarias, á causa del gran número de
yeguas que morían en la travesía desde los puertos de Andalucía á las
Antillas, y que eran arrojadas al mar antes de llegar á Canarias. Al
S. de estas islas, los animales sufrían menos los balances del barco
y se habituaban á la navegación. Oviedo (_Historia general de las
Indias_, lib. II, cap. 9, fol. 12) dice que morían muchas más vacas
que caballos, y que esta parte de mar al N. de Canarias se la debía
llamar el _golfo de las Vacas_. Hoy dicen los pilotos españoles que
se va á América por el _golfo de las Damas_ (Acosta, libro III, cap.
4) y que se vuelve por el _golfo de las Yeguas_, interpretando esta
última locución de un modo impropio «por el aspecto de la gran ola
espumosa que salta como una yegua».

Merece notarse que á pesar de la imperfección del arte náutico y de
la incertidumbre de las rutas, se hicieron algunas veces, en los
primeros tiempos de la conquista, muy rápidas travesías. Oviedo dice
(_l.c._, pág. 13) que en 1505, mientras el emperador Carlos V estaba
en Toledo, dos carabelas volvieron en veinticinco días de la isla de
Santo Domingo al río de Sevilla.

[54] Sin duda á causa de este descubrimiento y de algunas aventuras
semejantes, dijo Colón en su Diario (7 de Octubre de 1492), antes
del descubrimiento de Guanahaní, que observaba el vuelo de las aves
cuando van todas por la tarde en una dirección como para dormir
en tierra, _porque sabía que las más de las islas que tienen los
portugueses, por las aves las descubrieron_.

[55] Formaleoni, _Nautica dei Veneziani_, pág. 48. Es el _Vouga_ del
mapa de Castro.

[56] El temor que á los marineros de Colón inspiraba la acumulación
de fucus, no lo expresa la parte de Diario que ha llegado hasta
nosotros por los extractos de Fray Bartolomé de las Casas. El Diario
(22 y 23 de Septiembre de 1492) refiérese sólo á los murmullos por la
constancia del viento del E. y del Sur que mantenían la mar _mansa y
llana_. Pero D. Fernando Colón se expresa con viveza en este punto.
«Descubrieron cantidad de yerba hacia el N., por todo el espacio que
alcanzaba la vista, con la cual se consolaban algunas veces, creyendo
venía de tierra cercana, y otras les causaba gran miedo, porque había
muchas tan espesas que en cierto modo impedían la navegación, y como
siempre propone lo peor el miedo, temían les sucediese lo que se
finge de San Amaro en el mar helado, que no deja mover los navíos,
por lo cual se apartaban de las manchas siempre que podían» (_Vida
del Almirante_, cap. 18). La comparación del Diario del Almirante
y de la _Vida_ del mismo, escrita por su hijo, me confirma en mi
opinión de que éste, con objeto de hacer su relato más dramático,
insiste demasiado en la desesperación de los marineros que se
hallaban «en medio del Océano, lejos de todo socorro» (Barcia, _Hist.
prim._, t. I, pág. 16). La travesía de Palos á Flores, y desde allí á
las costas de Irlanda en 1452, que cité antes, podía, en mi opinión,
haber acostumbrado á los marineros á no ver más que agua y cielo.

[57] La etimología de la palabra portuguesa _sargaço_ (_sarguaço_ de
Acosta, _Aromatum liber_. Antw., 1593, pág. 311) ha sido intentada
de diversos modos. Mr. Rennell (_Inv. on Curr._, pág. 72) interpreta
esta palabra, apoyándose en la autoridad de una memoria inserta en
el _Nautical Magazine_, 1832, pág. 175, por _uva de mar_ ó _uva
de los trópicos_, llamada así á causa de las vejigas globulosas
pedunculadas, que comparaba Colón al fruto del lentisco. Las palabras
_Sarga_ y _Uva sargacinha_, poco conocidas de los mismos portugueses,
designan sin duda variedad de uva; pero el gran Diccionario de la
lengua portuguesa, publicado en Lisboa en 1818 por _tres literatos
portugueses_, las define: racimo pequeño de bayas de sargaço. La
planta marina, como acertadamente observa el Vizconde de Santarem,
es la que ha dado el nombre á la uva, y no ésta la que ha hecho
llamar al fucus sargaço. Es probable que esta última palabra, por
permutación de las letras _r_ y _l_, permutación tan común, sobre
todo en el Algarve, patria de los más hábiles marinos del siglo XV,
se refiere á _salgar_ (salar), _salgado_ (salado) y á _sagadeira_
(planta del litoral, un Portulacca ó un Halimus). Por la influencia
que ejerció en el arte náutico y en el lenguaje de los marinos de
la Europa austral la navegación de los árabes, llamóme hace tiempo
la atención la asonancia de _Gium Alhacise, golfo de Yerbas_, en
la _Geografía_ de Edrisi, pág. 22. _Alhachich_ (de _hechicheh_)
significa _yerbas_ y _alhas_ pudiera muy bien haber formado _saglas_
(_salgazzo_), (Ramusio, t. III, página 67). Pero la etimología
puramente portuguesa es, al parecer, preferible. También Juan de
Sousa, en sus curiosas investigaciones sobre las palabras árabes
introducidas en la lengua portuguesa (_Vestigios de lingua arabica em
Portugal_, 1789), ninguna mención hace de _sargaço_. No es preciso
buscar tan lejos lo que se encuentra más naturalmente en la Europa
latina. De igual modo acabo de reconocer en el antiguo nombre de
las islas Antillas, _Islas Camerçanes_, del religioso carmelita
Maurilo, la palabra española _comarca_, siendo preciso leer islas
_comarcanas_, es decir, que son _vecinas_ á la tierra firme, que
confinan con ella. La traducción del pasaje de Gregorio Boncio por
Philipón, religioso de la Orden de San Benito, lo prueba claramente.
«Insulæ Cannibalium quas modo Antillias, sive _Camericanas_ vocant,
et de quibus Gregorius Boncius ait: Tiene América muchas islas
_comarcanas_, la de Paria, Cuba y Española..... hoc est, habet
América _insulas adjacentes_ quam plurimas, ut Paríanam insulam,
Cubam.....» (Honorius Philiponus, _Ordinis Sancti Benedicti monachus,
Nova typis transacta, Navigatio Novi Orbis Indiæ Occidentalis_,
1621, pág. 33). Las «Islas Comarçanas, situadas en la comarca de la
Tierra firme», han sido cambiadas poco á poco en _Camerçanes_ y en
_Camericanes_. El mismo Maurilo de San Miguel (_Viaje_, pág. 391),
dice: «Islas Camerçanes, llamadas otras veces Antillas.»

[58] Fidallah, Fedel, entre Sallea y el cabo Blanco, á los 33° y 50′,
á distancia de sesenta leguas marinas, en línea recta, de Gades,
distancia que el periplo de Scylax valúa en menos de doce días de
viaje. La localidad de Fedala es la mejor descrita en Tuckey, _Marit.
Geogr._, t. II, pág. 499.

[59] Pedro Mártir, _Oceánica_, Déc. I, lib. VI, pág. 16, y Déc. III,
lib. IV, pág. 55.

[60] El marino Juan Barbot, observador atento, se expresa del
siguiente modo: «Cuarenta ó sesenta leguas al Occidente del cabo
Blanco de África, y aun á veinticinco leguas de distancia, vimos
el sargazo flotante en el Océano tan profundo que se ignora dónde
estuvo arraigado. El sargazo se acumula de tal manera, que es
preciso un tiempo fresco para atravesarlo; tanta es su resistencia»
(_Description of the coast of Guinea_, formando el último volumen
de la colección Churchill, edición de 1732, pág. 538). Esta
descripción se halla conforme con las observaciones de Mandelsloe
(Harris, _Collection of Voyages_, 1764, t. I, pág. 805), que discute
seriamente la cuestión de saber si el fucus flotante puede venir de
las islas Antillas, á pesar de la constancia de los vientos de NE.

[61] Avieno (_Poetæ, lat. min._, t. V, P. III, pág. 1187, edición
Wernsd) tenía á la vista, como lo dice él mismo (_Ora mar._, v.
412), periplos púnicos. Hablando del viaje que hizo Himilcón durante
cuatro meses hacia el N. y el NO., dice:

      Sic nulla late flabra propellunt ratem,
    Sic segnis humor æquoris pigri stupet
    Adjicit et illud, plurimum inter gurgites,
    Exstare fucum, et sæpe virgulti vice
    Retinere puppim.

Estos bancos de fucus están situados al N. hacía Ierné:

    Hæc inter undas multa cespitem jacit,
    Eamque late gens Hibernorum colit.

Theofrasto distingue muy bien el fucus del litoral del fucus de alta
mar. Aristóteles, en las _Meteorológicas_, insiste en la ausencia del
viento, idea sistemática muy generalizada y verdaderamente extraña
tratándose de un mar tan frecuentemente agitado como lo es el que
media entre Gades y las Islas Afortunadas, de una región que no es
por cierto el _golfo de las Damas_ de los pilotos castellanos. He
aquí lo que el Stagirita añade después de haber disertado acerca de
la relación que supone existir entre la dirección de las corrientes
y el declive del fondo del mar: τὰ δ’ ἔξω στηλῶν βραχέα μὲν διὰ τὸν
πηλόν, ἄπνοα δ’ ἐστὶν ὡς ἔν κοίλῳ θαλάττης οὔσης. El poeta orphico
(_Argonaut._, V, 1.107, edic. Lips., 1818), al cantar los trabajos
de los Argonautas que, llegados á las regiones del Norte, viéronse
precisados á arrastrar el buque Argos _con cuerdas_, añade que un
aire impetuoso no levanta allí más que su aliento un mar privado
de vientos de tempestad; que la ola, último límite del imperio
de Thetys, es muda bajo el helado carro de la Osa. «Las razas
hiperbóreas llaman (v. 1.085) á estas aguas el Mar Muerto» (_Voy._,
t. I, pág. 196 y siguientes). La astucia de los fenicios, el deseo
de un pueblo comercial de apartar á sus rivales de toda navegación
más allá de las Columnas, ¿fueron acaso los motivos de propagar estas
ilusiones de la falta absoluta de tempestades? ¿O la calma que reina
en las regiones boreales durante las grandes nieblas (el _pulmón
marino_ de Pytheas, Strabón, II, pág. 104 Cas.), y la idea que los
obstáculos que el _fucus_ opone al movimiento de las olas influyeron
en las creencias populares? Rutilio (_Itinerar._, lib. I, v. 537,
_Poët. lat. min._, volumen IV, pág. 151) describe «las algas que ante
el puerto de Pisa amortiguaban las olas», y Avieno (_Ora marit._, v.
406) extiende este fenómeno á todo el Atlántico:

    Plerumque porro tenue tenditur salum,
  Ut vix arenas subjacentes occulat,
  Exuperat autem gurgitem fucus frequens,
  Atque impeditur æstur hic uligine.

Marinos que casi siempre andaban costeando debían dar grande
importancia á cuanto tiene relación con el fucus. Mister Ideler,
hijo, cita en su sabio comentario á las _Meteorológicas_ (t. I, pág.
505) un pasaje de Jornandes (Muratori, _Rerum Ital. Script._, t. I,
pág. 191) casi enteramente inadvertido hasta ahora (Bekmann, _in
Arist. Mirab. ausc._, pág 307) y que revela la filiación de ideas
de la antigüedad y de la Edad Media, de que hablo con frecuencia en
mis investigaciones. «Oceani vero intransmeabiles ulteriores fines
non solum non describere quis aggressus est, verum etiam nec cuiquam
licuit transfretare; _quia resistente ulva ei ventorum spiramine
quiescente_, impermeabiles esse sentiantur et nulli cogniti, nisi
soli ei qui eos constituit.»

La abundancia de fucus y escollos, y la ausencia de viento, son los
tres aspectos que caractarizan en todas las descripciones del Océano
Atlántico, el _Mar Tenebroso_ de los árabes.

Si fuera probable que la navegación de los fenicios llegó á la
región de los vientos alisios y al gran banco de fucus flotante al
Oeste de las Azores, la filiación de estas narraciones de geografía
física debería buscarse en apartadas regiones, y la destrucción de la
Atlántida, que dejó el mar «cenagoso é impropio para la navegación»
(Platón en el _Timeo_, t. IX, pág. 296) serviría para completar estas
temerosas explicaciones.

En algún tiempo cometí el error de dejarme seducir por ellas
(_Tableaux de la Nature_, segunda edición, t. I, pág. 100, y
_Rélation historique_, t. I, pág. 204). La geografía positiva, más
temeraria y más tímida, busca el origen de las creencias de la
antigüedad en los fenómenos físicos, cuyo aspecto debía habitualmente
llamar más la atención á los primeros navegantes. Paréceme probable
que, puesto que el flujo y reflujo de la mar sólo es sensible en
pocos sitios del Mediterráneo, la admiración causada por el aspecto
de las grandes mareas en el ánimo de los marinos griegos originó la
serie de ideas que hemos apuntado. El reflujo sorprende más donde las
costas son bajas y el mar tiene escollos, porque cuando se retiran
las olas queda en seco el fondo del mar, presentando abundante
vegetación de algas sujeta á regulares variaciones de sequía y
humedad. Las Syrtes, tan temidas de los navegantes (Polibio, I, 39),
mostraban aún en las costas de África, en el interior de la cuenca
mediterránea, fenómenos de mareas en grande escala. ¡Cuánto más
fuerte y general no sería la impresión cuando se empezaron á conocer
las mareas del Océano más allá de las Columnas de Hércules en las
costas de España, de las Galias y de Albión, mareas que excitaron
la sagacidad de Posidonio y Athenodoro! Lo que se observaba en el
litoral fué aplicado quiméricamente á toda la extensión del Océano
Atlántico y de los mares del Norte. La escasa profundidad del Báltico
y las inmensas playas de Jutlandia cubiertas por las mareas, pudieron
contribuir también á estas ilusiones de geografía sistemática.

[62] En el primer viaje siguió otra ruta, cosa que sólo se explica
por los consejos de Toscanelli, y no entró en la zona tropical sino
hasta 120 leguas de distancia de las islas Lucayas.

[63] Véanse las observaciones del capitán Rood en el _Rennell on
Curr._, pág. 127. Al SE. de Trinidad, la corriente equinoccial se
dirige al ONO., porque la modifica la corriente litoral del Brasil y
de la Guayana del SE. al NO.

[64] _Se veia la yerba con las listas del Leste á Ueste._ (_Vida del
Almirante_, cap. 36). Diario del primer viaje en los días 13, 17 y 21
de Septiembre de 1492.

[65] El hijo de Colón nos ha conservado el siguiente notable párrafo
que falta en el extracto del Diario del padre: «El 19 de Septiembre,
con esperanza de estar cerca de tierra, estando en calma, sondearon
en mas de doscientas brazas, y aunque no hallaron fondo, conocieron
que iban las corrientes hacia SO.» (_Vida del Almirante_, cap. 18.)

[66] Probablemente una observación de esta índole fué la que indujo
á Colón á decir en su Diario el 13 de Septiembre de 1492: «Las
corrientes nos son contrarias.» El Almirante estaba entonces á 300
leguas de distancia de la tierra más próxima en un mar sin algas. En
el mar del Sur, no sólo he visto muchas veces, cuando la superficie
de las aguas era muy llana, esos _hilos de corrientes_ que caminan á
través de movibles aguas, sino que les he oído correr. Los marinos
expertos conocen muy bien el sonido especial de estos hilos de
corrientes.

[67] Fauces in angulo sinuali magnæ illius telluris, quæ rabidas
aguas absorbeant. _Oceánica_, Déc. III, lib. VI, pág. 55.

[68] Esta dirección NO.-SE. se aplica á la parte Nordeste de las tres
islas de Cuba, de Haïti y de Jamaica.

[69] Véase el testimonio de Bernardo de Ibarra, de Alonso de
Ojeda y de Francisco Morales; Navarrete, t. III, páginas 539-587,
concerniente á la _carta de marear ó figura_ que hizo el Almirante,
señalando los rumbos ó vientos por los cuales vino á Paria, que se
decía ser parte del Asia.

[70] Alude Colón á las corrientes (hilos) de agua dulce que se abren
camino á través del agua salada, y producen por esta lucha (pelea) un
mar agitado.

[71] Al final de la carta repite el Almirante: «Torno á mi propósito
de la tierra de _Gracia_ y río y lago que allí fallé, é tan grande,
que más se le puede llamar mar que lago, porque _lago_ es lugar
de agua y en seyendo grande se dice _mar_, como se dijo de la mar
de Galilea y al mar Muerto, y digo que si no procede del Paraíso
terrenal, que viene este río y procede de tierra infinita, pues
(puesta) al Austro.» Este pasaje es el tantas veces citado en que
Colón indica juiciosamente la relación que hay entre la masa de agua
de un río y la longitud presumible de su curso. Siendo condicional
el aserto (si no procede del Paraíso), no prueba en manera alguna,
como se afirma con tanta frecuencia, que el Almirante, hasta su
tercera expedición, cuando llegó á las bocas del Orinoco, no había
descubierto la tierra firme. En la misma carta que contiene las
ilusiones acerca de la situación del Paraíso, dice explícitamente
Colón que ya en su _segundo_ viaje, cuando tomó á Cuba por una
prolongación de Asia, descubrió «_por virtud divinal 333 leguas de
tierra firme al fin de Oriente_, y (la exageración es algo grande)
700 islas considerables». (Navarrete, t. I, página 243.) Encuentro
en una carta de Anghiera, el amigo de Colón, falsamente fechada en
la edición de Basilea de 1533 como escrita _tertio nonas octobris_,
1496, que desde la tercera expedición se creía el continente de
Paria contiguo al continente de Cuba. «Pariam Cubæ contiguam et
adherentem putant» (Epistolæ n. CLXIX). Á los compañeros de Colón,
dice Anghiera, persuadieron en 1498 la extensión de las costas, el
estado moral de los habitantes y la semejanza de animales con algunas
especies de Europa, que la tierra de Paria era una tierra «_Fuit
magno nostris argumento terram eam esse continentem._» La importancia
que Anghiera da á este resultado parece indicar que él mismo, á pesar
de los juramentos que Colón hizo prestar á los tripulantes de sus
barcos, no estaba muy persuadido de que fuese Cuba un continente, y
de que en el ánimo de aquellos que no hacían descender el Orinoco del
_sitio elevado_ del Paraíso, sólo el tercer viaje del Almirante fijó
con certidumbre el descubrimiento de la tierra firme.

[72] Ni Colón, ni Ojeda, acompañado de Vespucci, vieron la grande y
verdadera desembocadura del Orinoco, _la boca de Navíos_, entre el
cabo Barima y la isla de los Cangrejos. Esta boca no fué descubierta
hasta 1500, cuando Vicente Yáñez Pinzón volvió de la desembocadura
del Marañón (_Rélat. hist._, t. II, pág. 706). Engañado Colón por
las corrientes de agua dulce que se encuentran en el golfo de Paria,
creyóse en la desembocadura de un gran río, cuando su navegación sólo
le conducía entre _los dos brazos más occidentales_ del delta del
Orinoco, los caños Pedernales y Manamo. El golfo de Paria recibe las
aguas del caño Manamo, del río Guarapiche, que el Almirante llama un
_río grandísimo_ y que pude atravesar por un vado en las misiones
de los capuchinos de Caripe, cerca de la costa de Paria. El nombre
de Orinoco, _Orinucu_, pertenece á la lengua de los Tamanacos y lo
oyeron los españoles por primera vez en la parte superior del río,
cerca de su unión con el Meta. El Orinoco no aparece todavía en el
mapa de América de Juan Ruysch, anejo á la edición romana de la
Geografía de Ptolomeo de 1508. En el mapa de Diego Rivero de 1529
encuentro la primera indicación con el nombre de Río Dulce. Entonces
tenía el río en su desembocadura los nombres de Yuyapari y Uriapari.

[73] _De rebus Oceanicis et Orbe Novo._ Basilea, 1533, década I, lib.
VI, pág. 16. Después de aludir á los argumentos de Colón, contrarios
á la esfericidad de la tierra, añade: «Rationes quas ipse (Colonus)
adducit mihi plane nec ex ulla parte satisfaciunt. Inquit enim se
orbem terrarum non esse sphæricum conjectasse, sed in sua rotunditate
tumulum quendam eductum cum crearetur fuisse; ita quod non pilæ aut
pomi, ut alii sentiunt, sed piri arbori appensi formam sumpserit
Pariamque esse regionem quæ supereminentiam illam cœlo viciniorem
possideat. Unde in trium illorum culmine montium (Insulæ Trinitatis)
quos e cavea speculatorem nautam (desde lo alto del mástil) á longe
vidisse memoravimus, Paradisum terrestrem esse asseverat, rabiemque
illam aquarum dulcium de sinu et faucibus prædictis exire obviam
maris fluxui venienti conactem, esse aquarum ex ipsis montium
culminibus in præceps descendentium. _De his satis, cum fabulosa mihi
vedeantur._»

[74] No se trata aquí de la antichthonia pitagórica, que era un
cuerpo celeste.

[75] Colón repite al fin de la carta de 1498: «Tengo asentado en el
alma que allí (en estas tierras de Paria nuevamente descubiertas)
es el Paraíso terrenal, el que San Isidoro y Beda y Strabo y San
Ambrosio ponen al Oriente.» Cinco años antes, como lo prueba un
pasaje completamente inadvertido del Diario del primer viaje (21
de Febrero de 1493), el Almirante expresó la misma idea con igual
claridad. Después de sufrir una gran tempestad cerca de las islas
Azores (durante la cual se lamenta de dejar dos hijos jóvenes, D.
Diego y D. Fernando, que estaban estudiando en Córdoba, huérfanos de
padre y madre en tierra extraña), discute Colón la causa del singular
contraste de clima que presenta el espacio del Océano entre las
Azores y las Canarias con los parajes más occidentales de las Indias,
«donde habia siempre buenos vientos y ni una sola hora vido la mar
que no se pudiese bien navegar», y añade, como consecuencia, «que
bien dijeron los sacros teólogos y sabios filósofos que el Paraíso
terrenal está al fin del Oriente, porque es lugar temperadísimo;
así que aquellas tierras que agora habia descubierto (las grandes
Antillas) es el fin del Oriente».

[76] Hé aquí este hermoso pasaje:

      Io mi volsi á man destra e posi mente
    All’ altro polo, e vidi quatro stelle
    Non viste mai fuor ch’alla prima gente,
    Goder parea’l ciel di lor fiammelle
    ¡Oh settentrional vedovo sito,
    Poi che privato se’ di mirar quelle!

Si los comentadores de la _Divina Comedia_ se hubieran acordado de
los frecuentes viajes hechos al estrecho de Babelmandeb y de la
erudición de los sabios italianos del siglo XIV, para quienes eran
tan familiares los planisferios árabes (Reinaud en sus notas á la
traducción de Mr. Artaud, t. I, páginas 167-170), admiraría menos sin
duda que en el intervalo de 1298 á 1315, durante el cual compuso y
perfeccionó el Dante su admirable poema, verdadera enciclopedia de
los conocimientos humanos de entonces, se tuviera noticia de los pies
del Centauro y de la Cruz del Sur. No hay pues motivo para creer que
Dante fuese «brujo ó profeta» ó amigo de Marco Polo (edición de la
_Divina Comedia_ de Portirelli, Milán, 1804, t. II, pág. 7). La frase
_luci sante_ (Purgatorio, I, 37) indica además el sentido alegórico
junto al astronómico que da á las estrellas de la Cruz austral
(Purgatorio, XXX, 85).

[77] «La tierra que se extendía por aquella parte que ocupa hoy
el cuerpo del traidor, ocúltase espantada bajo las aguas, y huye
hacia nuestro hemisferio: acaso, huyendo, dejó el vacío donde nos
encontramos, y fué á formar esta montaña para evitar la vecindad del
angel temerario.»

[78] (_Hist. litter. de Italia_, segunda edición, t. II, pág. 107).
¿Cómo es posible que una navegación de cinco meses durante la cual
se contempla las _stelle del altro polo_ y se ve bajar hasta el
horizonte la constelación de la Osa Mayor, no llegue más lejos que á
las Islas Canarias?

[79] Gosselin, _Rech._, t. I, pág. 94-98. La enfática descripción de
la alta cima del _Theon Ochema_, rodeado de llamas, descripción que
contrasta singularmente con la árida sencillez del diario cartaginés,
podría ser muy bien un embellecimiento añadido más tarde y bajo la
influencia de nociones también confusas acerca de la existencia de
un gran cono volcánico de la Isla de Tenerife. Toda la cordillera
occidental del Atlas, desde el lago Tritón y la Pequeña Syrte
(Dión, III, 53-55) hasta la costa visitada por Hannón, presenta
indicios, según las narraciones de los mismos escritores antiguos,
de trastornos debidos á la acción del fuego, y hasta me parece
advertir en dos pasajes del periplo de Hannón. _Cráteres, lagos_, en
medio de los cuales había un pequeño cono formado por levantamiento
del terreno. «El golfo del _Cuerno del Poniente_, dice Hannón,
contiene una grande isla, y esta isla un lago de agua salada, en el
que se encuentra otra isla.» Más al Sur, en la bahía de los _Monos
gorillas_, se repite esta configuración extraordinaria del suelo.
«Encuéntrase allí otra isla semejante á la primera, que tiene también
un lago dentro del cual hay otra isla.» Accidentes del terreno son
éstos, que no se presentan generalmente más que en los parajes
volcánicos.

La descripción del Atlas de Máximo de Tyro (VIII, 7, ed. Markland),
á la cual no han prestado atención los geólogos, es todavía más
curiosa, y por ello reproduzco dicha pintoresca descripción, que
ofrece algunas dificultades, conforme á la traducción literal y
exacta de Mr. Letronne: «Los de la Libia occidental habitan en
un estrecho desfiladero que por ambos lados baña el mar; porque
el mar exterior llega contra este desfiladero, y allí se separa
envolviéndole con sus agitadas olas, que vienen de lejos. El Atlas
es para las gentes del país un templo y á la vez una imagen de la
Divinidad. El Atlas es una montaña hueca que se eleva suavemente,
ensanchándose por el lado de la mar, como los teatros del lado del
espacio. El país en medio de la montaña es un valle corto, fértil
y lleno de bosques. Veréis frutas en los árboles y, mirando desde
arriba, parecen los árboles _como en el fondo de un pozo_. No es
posible bajar allí, porque las orillas son muy escarpadas y además
está prohibido. Lo más notable de aquel sitio es que cuando la
marea del Océano se precipita hacia la orilla, donde la ribera es
una playa, la ola se extiende sobre ella, pero donde es la montaña
del Atlas la ola se empina, y veis el agua levantada sobre sí misma
como una muralla, sin entrar en los huecos, ni ser sostenida por
la tierra; pero entre la montaña y el agua sopla un aire violento,
_un bosque hueco_. Este sitio es para los de la Libia templo, Dios,
lugar de juramento, imagen de la divinidad.» La frase _bosque hueco_
(κοιλὸν ἄλσος), es evidentemente una errata.

[80] _Ora maritima_, V. 165-171. Ya relacioné antes, al tratar del
mito de la Atlántida, como reflejo de la Lyctonia mediterránea,
el pasaje de Avieno y un fragmento de las Etiópicas de Marcelo,
conservado en un escolio de Proclo, relativo á las siete islas del
_Mar exterior_. Avieno dice:

    ... post pelagia est insula,
    Herbarum abundans atque Saturno sacra.
    Sed vis in illa tanta naturalis est,
    Ut si quis hanc innavigando accesserit,
    Mox excitetur propter insulam mare,
    Quatiatur ipsa, et omne subsiliat solum
    Alte intremiscens, cætero ad stagni vicem
    Pelago silente.

Casi sorprende que una isla cuyo suelo oscila sin cesar no esté
dedicada á Neptuno, como también su tamaño de mil estadios que
menciona Proclo; pero repito que en el pasaje de Avieno la localidad
es muy vaga, y paréceme que lo dicho por él conduce por las islas
Oestrymnienas ó Cassitérides y por Ophiusa, cerca de las costas
septentrionales de Iberia (Uckert, _Geogr. der Griechen_, t. II,
2, pág. 477), hacia el Noroeste, al Mar Cronieco y hacia el gran
continente Saturniano de Plutarco.

En cuanto al conocimiento que los antiguos tenían de las islas
Afortunadas, haré notar aquí que los _amnes Siluris piscibus
abundantes_ de Plinio, Solino y Dicuil, se explican quizá por un
hecho cuya primera noticia debo á un naturalista que ha habitado
largo tiempo en la isla de Tenerife. Mr. Berthelot asegura que
«desde tiempo inmemorial hay en Tenerife anguilas iguales á las de
Europa; que le aseguraban las había también en las islas de Palma y
de la Gran Canaria, y que se puede presumir su existencia en todo
el archipiélago. En Tenerife abundan principalmente las anguilas
en el barranco de Goyonxé, situado en la costa septentrional, y en
el distrito de Tacoronte». Mr. Berthelot ha pescado gran número en
este sitio, en unión de los monjes de Santo Domingo, y ha visto
también muchas en los barrancos inmediatos al puerto de Santa Cruz de
Tenerife. En el invierno, cuando las lluvias aumentan las aguas de
los torrentes y éstos se abren impetuosamente cauces por el suelo,
las anguilas disminuyen, y es probable que se refugien en quebraduras
más profundas del terreno; pero durante el verano, cuando el lecho
del torrente queda en seco, se las encuentra muy gruesas en los
charcos de agua cenagosa que quedan en el fondo de los barrancos.
Acaso estas anguilas han sido confundidas con los siluros. La
existencia de peces en una isla completamente volcánica y muy árida
es un fenómeno curiosísimo. Sabido es, además, que las anguilas
pueden vivir largo tiempo en el fango y en la hierba húmeda, y que,
según mis experimentos, inspiran y descomponen, fuera del agua, mucho
aire atmosférico en estado elástico.

[81] En 1455, y no en 1504 como se encuentra en la traducción
latina del viaje de Cadamosto, publicada por Grynæus, _Nov. Orbis_
(1555, pág. 2). Este error, que tiene alguna importancia por lo
que interesa la historia del _volcán de Tenerife_, ha sido copiado
en mi _Rélation historique_, t. I, pág. 174, y en otras obras. En
esta misma edición Grynæus hormiguean los errores de cifras; al
Baobal _Adansonia digitata_, medido por Cadamosto, sólo le da 17
pies de circunferencia, en vez de diez y siete brazas. El primer
viaje de Cadamosto, que se unió en las desembocadura del Senegal con
Antoniotto Usodimare, y del cual no hace Barros mención alguna en sus
Décadas, comenzó en 1454, y el segundo en 1456. Cadamosto no volvió
de Portugal á Venecia hasta 1463. La relación de sus expediciones
apareció en 1507 en la primera de todas las colecciones de viajes,
que fué impresa en 1507 en Vicenza, y en 1508 en Milán con el título
de _Mondo Novo, opera di Francazio di Monte Alboddo_. Cadamosto no
descubrió ni las islas de Cabo Verde ni el Cabo de este nombre. El
primero de estos descubrimientos se hizo en 1441 y corresponde á
dos genoveses, Antonio y Bartolomé Nolle; el segundo es de Dionisio
Fernández (Tiraboschi, t. VI, parte I, pág. 169). Cuando Cadamosto
visitó en Abril de 1455 las islas Canarias, no pudo desembarcar sino
en Gomera (Gienera) y en Ferro. En la bahía de Palma no se atrevió
á salir del barco, y nos dice que las tres islas de Gran Canaria,
Tenerife y Palma, continuaban en posesión de los Guanches, pero que
Madera, colonizada desde hacía veinticuatro años, estaba ya bien
cultivada y había recibido cepas de viña de Candía.

[82] «Is lapis jugiter flagrat instar Ætnæ montis: id affirmant
nostri Christiani, qui capti _aliquando_ hæc animadvertere.» (Gryn.,
pág. 6.)

[83] Vieron salir gran fuego de la sierra de la isla de Tenerife,
que es muy alta en gran manera (_Diario_ de Colón de 9 de Agosto de
1492). Conviene advertir aquí que con esta fecha refiere todo lo
acaecido desde el 8 de Agosto al 6 de Septiembre.

[84] _Collecçâo de noticias para a historia é geografía das naçoes
ultramarinas, publ. pe la Acad. Real de Sciencias_ (Lisboa, 1812),
pág. 13.

[85] Siete bocas se abrieron para arrojar corrientes de lava en el
mar. _Viaje al Estrecho de Magallanes por el capitán Pedro Sarmiento
de Gamboa_ (Madrid, 1768, pág. 367).

[86] Sorprendió á los compañeros de Colón la vigorosa vegetación
de los trópicos en un suelo pedregoso y apenas cubierto de tierra
vegetal. No pudiendo conocer la respiración aérea de los vegetales y
la abundante nutrición que presta el sistema _apendicular_ (el gran
desarrollo del follaje), atribuían lo que llamaban ausencia de raíces
al calor de la tierra. La reina Isabel se complacía en aludir á
árboles tan poco arraigados cuando censuraba la ligereza de carácter
y la movilidad de los naturales de Haïti (Oviedo, en Ramusio,
_Viaggi_, t. III, pág. 87).

[87] Ya he dicho antes las tradiciones que había en Haïti de la
llegada allí de hombres blancos y negros, antes de Colón.

[88] Colón recogió y trajo en su primer viaje objetos de historia
natural. Sin embargo, la reina Isabel le recomendó de nuevo, en
carta fechada en Segovia el 16 de Agosto de 1494, que le enviara de
las islas nuevamente descubiertas cuantas aves de río y de bosque
encontrara allí, y que pudiera procurarse, porque quería verlas
todas, y le era sumamente satisfactorio saber lo que hay en tierras
donde hasta las mismas estaciones son tan diferentes de las nuestras.

La costumbre de recoger las producciones de países lejanos, no por el
precio que tengan, sino como curiosas, es antiquísima. De las mismas
costas africanas de donde Hannón trajo pieles «de mujeres salvajes»,
ó más bien de monos gorillas, para colgarlas en un templo, trajo
también Cadamosto pelos negros de elefantes, que como los pelos de
elefante antediluviano de la desembocadura del Lena, tenían palmo y
medio de largos, y los presentó al infante D. Enrique (Ramusio, t. I,
pág. 109; Gryn. página 33, cap. XLIII).

[89] No sólo aludo á la ingeniosa observación de Colón sobre la forma
paralelipípeda de las Grandes Antillas, cuyas dimensiones mayores
son debidas á la dirección de la corriente ecuatorial, sino también
á la antigua tradición de los naturales, discutida por Colón y por
Anghiera, de que todas las islas Lucayas (Bahamas), Cuba y Boriquen
ó Burequen (Puerto Rico ó, según Colón, isla de San Juan Bautista),
formaron antes un continente (Horn, _De Orig. Amer._, pág. 158).
Estas tradiciones se encuentran en todas las zonas, lo mismo en el
Archipiélago de la India, que en el Mediterráneo y en América, y
probablemente en ninguna parte son históricas; nacen del aspecto de
las islas diversamente agrupadas, ó en hileras, ó alrededor de un
islote central. El sentido de los mitos geológicos, que pertenecen á
todos los grados de la escala de la civilización recorridos por los
pueblos, y la idea de una ruptura de las tierras, preséntanse más
pronto y con más frecuencia que la idea de un levantamiento volcánico
del seno de las aguas.

[90] Eratósthenes y Polibio atribuyen la frescura del clima en
la región ecuatorial, no sólo al paso más rápido del sol por el
Ecuador (Geminus, _Elem. astron._, cap. XIII), sino también y muy
especialmente á la gran altura del suelo en las regiones ecuatoriales
(Strabón, lib. II, pág. 97). Este concepto no se fundaba en ninguna
observación directa: era resultado de especulaciones teóricas.
Herodoto dudaba de la posibilidad de montañas nevadas más allá del
trópico de Cáncer; pero estas dudas las disiparon en parte los
compañeros de Alejandro cuando su victorioso ejército pasó al Oeste
de la Pentapotamida en el país de los Paropamisadas, donde durante
el verano nevaba en las mesetas habitadas (Aristobulo en Strabón,
libro XV, pág. 691). La cordillera del Himalaya, aunque situada en
una zona donde las llanuras tienen un clima muy cálido, no pertenece
á la región equinoccial propiamente dicha. La indicación, si no de
verdaderos _nevados_ (ἀλάννιφοι) análogos por su posición en latitud
á las montañas cubiertas de nieves perpetuas de Quito, de Popayán y
de la parte equinoccial de Méjico, al menos de nieves de Abisinia «en
las que se hundían hasta las rodillas», encuéntrase en la inscripción
de Adulis (Monum. Adulitanum Ptolemæi Evergetis, en Chishull, _Antiq.
asiat._, 1728, pág. 80). Strabón expone ideas muy exactas acerca del
decrecimiento de la temperatura á medida que el suelo se eleva. En
los países meridionales, dice, todas las partes elevadas, _aunque
sean llanas_ (mesetas, _table-lands_), son frías (lib. I, pág. 73).
La diferencia de clima del Ponto y de la Capadocia, más meridional y
más fría, cree que es efecto de la altura del suelo (libro XII, pág.
539).

[91] Plutarco, _Vida de Alejandro_.

[92] Bancroft, t. I, págs. 336 y 507. «New England was a religious
plantation, not a plantation for trade.»

[93] Es uno de los oficiales enviados con D. Cosme Churruca, para
hacer las cartas de las pequeñas Antillas y de la parte oriental de
la costa de Venezuela.

[94] Considerado el viernes en la cristiandad como día de mal
agüero para comenzar una empresa, los historiadores del siglo XVII,
doliéndose ya de los males que en su opinión afligían á Europa por
el descubrimiento de América, hicieron observar que Colón salió
para su primera expedición el viernes 3 de Agosto de 1492 de la
barra de Saltes y que la primera tierra de América fué descubierta
el _viernes_ 12 de Octubre del mismo año. La reforma del calendario
aplicada al Diario de Colón, que siempre indica á la vez los días de
la semana y la fecha del mes, haría desaparecer el pronóstico del día
fatal.

[95] En el pleito (Probanzas contra Colón, pregunta 18) háblase
también de un libro, por el cual se dirigía el Almirante. El piloto
Pero Alonso Niño dijo también al Almirante: «Señor, no hagamos esta
noche por andar, porque, según _vuestro libro dice_, yo me hallo diez
y seis leguas de la tierra ó veinte á más tardar»; de lo cual hubo
gran placer el dicho Almirante.

[96] Navarrete (Documento núm. 69), t. III, páginas 565-571. «Habló
el dicho Almirante D. Cristóbal con todos los capitanes é con el
dicho Martín Alonso é les dijo: ¿Qué haremos? Lo cual fué en 6 días
del mes de Octubre del año de 92, é dijo: Capitanes, ¿qué haremos que
mi gente mal me aqueja? ¿Qué vos parece, señores, que hagamos? E que
entonces dijo Vicente Yañez: Andemos hasta dos mil leguas, é si aquí
no hallaremos lo que vamos á buscar, de allí podremos dar vuelta.
Y entonces respondió Martín Alonso Pinzón: ¿Cómo, señor? ¿Agora
partimos de la villa de Palos y ya vuesa merced se va enojando?
Avante, señor, que Dios nos dará victoria que descubramos tierra, que
nunca Dios quiera que con tal vergüenza volvamos. Entonces respondió
el dicho Almirante D. Cristóbal Colón, Bienaventurados seáis, é así
por el dicho Martín Alonso Pinzón anduvieron adelante, e esto sabe
Francisco García Vallejo.

»El mismo dijo que sabe é vido que dijo Martín Alonso Pinzón (al
Almirante): Señor, mi parecer es y _el corazon me da_ que si
descargamos sobre el sudueste que hallaremos mas aina tierra; y que
entonces le respondió el Almirante: Pues sea así, Martín Alonso,
hagamos así: y que luego, por lo que dijo Martín Alonso, mudaron
la cuarta al sudueste; é que sabe que por industria é parecer del
dicho Martín Alonso se tomó el dicho acuerdo.» Esta declaración es
de las más importantes en que fundaba el fiscal la aseveración de
que á Martín Alonso Pinzón se le debía la mayor parte del mérito
del descubrimiento, y que sin él se hubiera vuelto á España Colón,
porque Pinzón le dijo: «_Que si vos, Señor, quisieredes tornaros_, yo
determino de andar fasta hallar la tierra ó nunca volver á España.»
Quizá la persuasión de Alonso de encontrar tierra consistía en que en
la biblioteca del Vaticano vió en un mapa antiguo una isla figurada
al Oeste de Canarias.

Creo, además, como Mr. Washington Irving, que los testimonios que
acusaban á Colón de debilidad de carácter en el momento en que debía
triunfar de sus enemigos, no merecen ningún crédito; sin embargo, el
Diario de Colón no niega el consejo dado por Pinzón en la noche del 6
de Octubre («esta noche dijo Martín Alonso que _sería bien_ navegar
á la cuarta del oueste, á la parte del sudueste: y al Almirante
pareció que no decía esto Martín Alonso por la isla de Cipango»).
Según el mismo Diario, la determinación de cambiar de rumbo el día
7 de Octubre fué efectivamente tomada _á causa_ de los pájaros que
pasaban del N. al SO., pero se añade que esta determinación fué
solamente del Almirante. No habla éste ni del proyecto de algunos
marineros amotinados que querían echarle al mar cuando estuviera
_embebido en mirar las estrellas_, ni del plazo de tres días que él
pidió para continuar navegando. Esta fábula de los tres días parece
inventada por Oviedo (libro II, cap. 5.º), y fúndase en la relación
del marinero Pedro Mateos, natural de la villa de Higuey, á quien
encuentro nombrado en el Pleito (Probanzas del Almirante, pregunta
91), donde se dice que Colón «le quitó un libro de las notas que el
tal Mateos había tomado de la posición de las montañas y los ríos de
la costa de Veragua. Aun el testigo Pedro de Bilbao habla «de dos
ó tres días» sólo para indicar una promesa del Almirante, no como
condición impuesta por los tripulantes; y, según el Diario de Colón,
éste acordó dejar el camino del oueste y poner la proa hacia OSO.,
con determinación de andar _dos días por aquella vía_»; es decir, que
Colón cedió (á las instancias de Alonso Pinzón) prometiendo seguir la
nueva dirección durante dos días. Ya había negado Muñoz el cuento de
los tres días, pero sin indicar el fundamento de sus dudas.

[97] Acaso Guanahanín, según la carta de Colón al tesorero Rafael
Sánchez, si la terminación no es una flexión gramatical. «Insulam
Divi Salvatoris Indi Guanahanyn vocant.»

[98] «En esto aquel jueves en la noche _aclaró la luna_ é un marinero
de dicho navío de Martín Alonso Pinzón que se decía Juan Rodríguez
Bermejo, vecino de Molinos, de tierra de Sevilla, _como la luna
aclaró vido una cabeza blanca de arena_ é alzó los ojos é vido la
tierra, e luego arremetió con una lombarda, é dió un trueno, _tierra,
tierra_, é se tuvieron los navíos fasta que vino el dia viernes 12
de Octubre; que el dicho Martín Alonso descubrió á Guanahaní la
isla primera, é que esto lo sabe porque lo vido (Francisco García
Vallejo).» Este notable párrafo se encuentra en las _Probanzas del
Pleito_, pregunta 18.

[99] Este pasaje, inadvertido hasta ahora, lo discutiré más adelante.
«El Almirante se vió precisado á volver á la Isabela, _que los
indios llaman Saometo_, al Puerto del Príncipe, que está casi al
norte-sur, 25 leguas de distancia uno de otro» (_Vida_, cap. 29).
En el Diario de su padre (martes 20 de Noviembre de 1492) indícase
también una distancia de 25 leguas, pero es á contar del punto donde
se encontraba entonces la carabela («el Puerto del Príncipe, de
donde el Almirante había salido, le quedaba 25 leguas y la Isabela
le estaba 12 leguas, siendo distante 8 leguas de Guanahaní, que
llamó San Salvador.») La dirección es menos clara; parece SO.-NE.;
en el cálculo menos probable la supondríamos OE.; y aun en tal caso
tendríamos de Puerto Príncipe á Guanahaní 25 + 12 + 8, ó sean 45
leguas.

[100] La segunda pregunta de las _probanzas_ del Almirante, dice,
en efecto: si es cierto «que el Almirante D. Cristóbal Colón en
el primer viaje que fué á descobrir con tres carabelas, falló é
descubrió muchas islas que están á la parte del Norte de la isla
Española, é luego en el mismo viaje descubrió á Cuba é á la dicha
Española.» Esta serie de descubrimientos indica que el que preguntaba
creyó situadas al norte de Haïti, Guanahaní, Santa María de la
Concepción, la Fernandina y la Isabela; pero la primera _pregunta_
dice al contrario: «Si saben que el Almirante D. Cristóbal Colón, ya
difunto, descubrió las Indias primero que por otra persona alguna
fuesen descubiertas, en especial descubrió ciertas islas, _que están
á la parte del Norte de la isla de Cuba, así como es Guanahaní_; é
otras muchas islas que por allí cerca hay, algunas de las cuales se
llaman _los Yucayos_.» La única vez que se nombra á la isla Guanahaní
en el pleito se la sitúa al norte de Cuba. Probablemente á causa de
las contradictorias inexactitudes que se notan en la redacción de las
_preguntas_, no cita Navarrete estas piezas del famoso pleito, ni
apela al fiscal en favor de su opinión acerca del lugar del primer
desembarco.

[101] En el fragmento de la carta del _Arte de navegar_ de Pedro
de Medina, publicado por primera vez en 1545, la isla de Guanabán,
una de las Bahamas, sin duda Guanahaní, está puesta en un meridiano
que pasa casi junto al cabo más oriental de la isla de Haïti; pero
en la misma carta hay otros nombres, puestos como al azar. Si en
el bosquejo de una carta de 1493, publicado por Bossi (_Vita di
Colombo_, páginas 169, 175, 177 y 179), conforme á la edición de la
carta dirigida al tesorero D. Rafael Sánchez, la palabra «Hyspana»
indica Haïti (Hispaniola), lo alto de la carta sería el Mediodía,
y en tal caso, Isabela estaría al NO. de la Fernandina, mientras
Colón dice que está al SE. _Conceptois Mariæ_ (según la ortografía
del manuscrito) estaría al Norte de Fernandina, cuando, ateniéndonos
al Diario de Colón, debería estar al E. Si se quiere que, en esta
absurda invención, las torrecillas (_la città con muraglie_) designen
la fortaleza de Navidad, construída á fines de Diciembre de 1492, y
que _Hyspana_ sea la península Española, la orientación es todavía
más confusa, y en tal caso, Guanahaní estará al Sur de Haïti y de
Isabela.

Estas incertidumbres acerca de la posición de Guanahaní, una de
las islas Yucayas ó Lucayas al norte de Cuba ó de Haïti, pueden
provenir en parte de la costumbre, bastante antigua, de prolongar
las Lucayas hasta junto al Abre los ojos y las islas Turcas. _Martín
Fernández de Enciso, alguacil mayor de la Tierra firme de las Indias
occidentales_, no conocía aún esta extensión hacia el Este. Dice
terminantemente en su obra, que ha llegado á ser rarísima (_Suma
de Geographia_, impresa en Sevilla en 1519 por el alemán Jacob
Kronberger, p. h. 3): «Esta isla de Cuba tiene á la parte del Norte á
las islas de los Yucayos, que son más de 200»; y añade que los indios
yucayos, de color moreno, tan habituados están al alimento de pescado
y vegetales, que mueren si se les lleva á país donde coman mucha
carne; observación que confirma lo que en otra parte dije acerca de
la falta de flexibilidad de la constitución física en el hombre no
civilizado.

El obispo Bartolomé de las Casas, en su tratado, publicado en 1552
(_Obras del obispo Casas_, ed. de Sevilla, 1646, y _Narratio regnorum
indicorum per Hispanos quosdam devastatorum_, 1614, pág. 28), no
sigue á Enciso: habla de las «islas de los Lucayos, comarcanas á la
Española y á Cuba.» Esta extensión del nombre de las Lucayas hacia
el Este «más allá de los Caicos», ha pasado en la Descripción de las
Antillas de Herrera (Décadas, t. IV, pág. 13).

[102] Para los testimonios en el pleito, véase el núm. 19 de las
_Probanzas_ del fiscal (Navarrete, t. III, pág. 573). Martín Alonso
Pinzón, que mandaba la _Pinta_, se separó de Colón el 21 de Noviembre
en las costas de Cuba, cerca del Puerto del Príncipe (Puerto de las
Nuevitas en mi mapa de Cuba de 1826). El 6 de Diciembre llegó Colón á
Haïti, cerca del cabo de San Nicolás, al cual dió el nombre de cabo
de la Estrella, nombre que no se encuentra en el mapa de Rivero,
pero sí en el de Juan de la Cosa, que también contiene los antiguos
nombres de _Punta de Cuba_ por Punta de Maysi, _Cabo Lindo_ por
Punta del Fraile, _Cabo de Pico_ y el _Cabo de Cuba_ por Punta de
Mulas, según Navarrete y según Irving, por la isla Guajaba, con una
configuración bastante exacta de las costas. Designo particularmente
estos nombres, porque el precioso documento antes citado, el
mapamundi de La Cosa, es el único que las pone.

Cuando Martín Alonso Pinzón se unió á la expedición de Colón el 6 de
Enero en las inmediaciones del promontorio Monte Cristi, aseguró no
haber llegado á las costas de Haïtísino desde hacía tres semanas,
porque desde su separación de Colón (el 21 de Noviembre) estuvo
en la isla de Baneque, donde no encontró la riqueza de oro que
los indígenas, los Lucayos, le habían prometido. Conforme á dicha
explicación, que el Almirante asegura haber oído al mismo Martín
Alonso Pinzón, éste debió desembarcar en las costas de Haïti hacia el
16 de Diciembre, y por tanto, diez días _después que Colón_. Resulta,
por tanto, falso lo dicho en el pleito por muchos testigos: que la
_Pinta_ se apartara de las otras dos carabelas cerca de la isla
Guanahaní, y que Colón descubrió Haïtí por los informes que Martín
Alonso le envió á las islas Yucayos, valiéndose de canoas de indios.

El interrogatorio del fiscal (véase el testimonio de Francisco García
Vallejo) nos enseña además lo que era esta isla de _Baneque_, que
tanto preocupaba á Colón y á Martín Alonso Pinzón, y que en el Diario
del primero encuentro más de quince veces, nombrada indistintamente
_Babeque_ ó _Baneque_. El testigo dice que las siete islas de bajos
de la Babulca, que, según el fiscal, descubrió Martín Alonso antes
que la costa de Haïtí, no eran otra cosa sino la _isla de Babueca_.
Éste es el nombre que conocemos por el mapamundi de Rivero y el viaje
de Ponce de León, nombre de un Ophir imaginario que, según parece,
dieron primitivamente á todos los islotes situados al Norte de Haïti.

Más adelante me ocuparé de la posición de esta Babeque; por ahora
basta hacer constar que el descubrimiento de Santo Domingo por
Martín Alonso, proclamado por el fiscal en 1513, no está probado,
á menos que se llame descubrimiento el ver una costa elevadísima.
Muy probable es que la _Pinta_ haya costeado esta isla, buscando la
tierra de Babeque, antes de que Colón saliera de Punta de Maysi, cabo
oriental de Cuba; pero no hay prueba alguna de que Martín Alonso
haya desembarcado antes del 6 de Diciembre y comenzado su rica
recolección de pepitas de oro de Haïtí, objeto de los celos de Colón.
Cuenta en el pleito uno de los testigos, Diego Fernández Colmenero,
que el Almirante cometió la mezquindad de cambiar el nombre de _Río
de Martín Alonso_, hoy Río Chuzona Chico, por el de Río de Gracia,
aunque Pinzón estuvo anclado allí diez y seis días antes que él. En
efecto; el Diario, en la parte escrita en la desembocadura de este
río (días 9 y 10 de Enero de 1493) expresa bien un odio largo tiempo
disimulado contra el jefe de aquella poderosa familia de Palos á
la cual debía el Almirante muchas obligaciones; malquerencia que
transmitió á sus herederos. He creído importante precisar en esta
nota los hechos relativos al descubrimiento de Santo Domingo.

[103] El autor proyectaba hacerlo en una continuación de esta obra,
que no ha sido publicada, ni probablemente escrita.--(_N. del T._)

[104] Para no estar repitiendo continuamente los mismos nombres, las
letras C., R. y P. puestas después de una posición indican, como en
la analogía de los sinónimos botánicos, que el nombre corresponde á
los mapas de La Cosa ó al de Rivero, ó al Diario de navegación de
Ponce de León. La letra M. designa los nombres usados ahora. Como
para la identidad de los nombres es preciso recurrir sin cesar á los
Diarios de ruta de Colón, al pleito entre su hijo y el Fisco, y á
otros documentos oficiales, las cifras (I, 79 ó III, 579) puestas
entre paréntesis, indican los tomos y las páginas de la grande obra
de Navarrete. De este modo facilito al corto número de personas que
desean conocer el detalle de las posiciones, la forma de comprobar
los resultados que expongo.

[105] Es el _Viejo cabo Francés_ (longitud 72° 17′), que no debe
confundirse con el cabo Francés actual, situado hacia el NO. de la
isla (longitud 74° 38′).

[106] Según los recientes trabajos hidrográficos de Ricardo Owen,
esta diferencia es de 4° 20′, y por los cálculos de Oltmanns del
año 1810, es de 4° 16′. Tomando la distancia indicada por escala
en el mapa de La Cosa, la misma carta da de distancia (diferencia
de longitud) del cabo Tiburón (cabo de San Miguel, de La Cosa
y de Colón; Herrera I, 2, 15) al cabo más oriental (cabo del
Higuey, R., cabo del Engaño, M.), 6°. Los mapas modernos dan 6°
2′. Esta comparación sólo prueba que la forma general de Haïti es
bastante exacta. Aplicando la misma escala á la isla de Cuba, se la
encuentra exacta hasta más allá del cabo de Cuba, C., pero, por lo
extraordinariamente estrecha que es la parte occidental de la isla,
el largo completo desde la isla de Pinos al cabo Maysi es falso en
1° ¾ de 8° ¼. Más adelante volveré á hablar de la desigualdad de
las escalas por las cuales se ha trazado en longitud y latitud el
mapamundi, aun en los trópicos.

[107] Podría creerse que es el banco de _Abre los Ojos_; pero los
_Bajos de la Plata_ debían llamar mayormente la atención por su
tamaño y forma más regular de cuadrilátero.

[108] Baracoa está demasiado al Occidente en el mapa de Rivero. En el
que yo publiqué de la isla de Cuba en 1826, este puerto se encuentra
á 21′, y según el mapa de Owen á 23′ al Oeste del cabo Maysi. Como mi
obra debe contener cuanto se relaciona con los antiguos nombres dados
por Colón á las posiciones en el mar de las Antillas, debo advertir
aquí que el cabo Maysi, llamado por Cosa _Punta de Cuba_, no recibió
nombre alguno en el primer viaje de Colón (Nav. I, 78); vió este cabo
muy hermoso á distancia de siete leguas, sin querer reconocerlo de
cerca á causa del vivo deseo que tenía de llegar á la isla _Babeque_.
En el segundo viaje, 4 de Diciembre de 1493, le dió el raro nombre
de cabo de _Alpha_ y _Omega_, porque, en la firme persuasión de que
Cuba formaba parte del continente de Asia, el cabo Maysi era á la vez
principio de la India para los que iban del Oeste y fin de la India
para los que venían de Oriente. (_Vida del Almirante_, cap. 30.) El
amigo de Colón, Pedro Mártir de Anghiera, da extensas explicaciones
acerca de esta denominación _alfabética_ que expresa todo el sistema
del Almirante de buscar el Oriente por Occidente. «Joannæ initium
vocavit (Colonus), α et ω eo quod ibi finem esse nostri orientis, cum
in ea sol occidat, occidentis autem cum oriatur arbitretur. Constat
enim esse ab occidente principium _Indiæ ultra Gangem_: ab oriente
vero, terminum ipsius ultimum.» _Oceánica_, Dec. I, lib. III, pág.
34, ed. Colón, 1574.

[109] La vuelta á España por el canal de Bahama (Herrera, Dec. I,
lib. IX, cap. 12).

[110] Este nombre indígena (_Hetera_ ó _Etera_) ha sido convertido
por corrupción en _Eleuthera_.

[111] Anghiera, _Oceánica_, Dec. II, lib. X, pág. 202, llama á la
isla Bimini, Bojuca ó Aguaneo, y ruega también al Papa que no tome la
cosa por _jocose aut leviter dicta_.

[112] Mapa del golfo de Méjico.

[113] Confieso, sin embargo, no comprender bien lo que Colón añade al
fin, hablando de un promontorio pedregoso (_isleo_), perteneciente á
la Isabela: «quedaba el dicho isleo en derrota de la isla Fernandina,
de adonde yo había partido _Leste oueste_.» Fernando Colón sólo habla
de los _secretos_ de la isla Samoet que tenía al Almirante _enamorado
de su belleza_; nada dice de la dirección de la ruta, ni de la
distancia que no podía ser muy considerable, puesto que la recorrió
en una mañana.

[114] Klaproth. _Memorias relativas á Asia_, pág. 200.

[115] El 104 dairio (Go-tsutsi Mikado-no-in), que reinó desde 1465 á
1500.--Titsingh. _Annales des empereurs du Japon_, 1834, pág. 363.

[116] En una nota del primer tomo hemos expuesto la conversión de
las leguas en millas y en grados, según Gómara. También Pigafetta
dice claramente en el _Tratado de navegación_ (pág. 216), hablando de
_la línea de demarcación pontificia_: «Cada grado de los 360 grados
de la circunferencia terrestre equivale á 17 ½ _leghe_. Las _leghe_
de tierra tienen 3 millas, las de mar 4. Medina, que escribió en el
año de 1545, hace la misma valuación (_Tratado de navegación_, pág.
54). Ahora bien; Colón emplea en su Diario, según su propio dicho, la
legua (italiana) de 4 _millas_. Es, por tanto, preciso computar los
datos de su Diario por 17 ½ leguas al grado, puesto que la unidad es
la _milla_ (Nav. t. I, pág. 3). Cuando en la cita de Alfragán valúa
Fernando Colón el grado en 56 y 2⁄3 millas, refiérese á otro _módulo_
de una milla más grande, casi en la relación de 3 á 4. Es pura y
sencillamente un rasgo de erudición.

Hacia el año de 1495 había la tendencia, al menos en Cataluña, de
aumentar el número de leguas por grado. Mosen Jaime Ferrer, cuenta
para un grado de longitud, en el paralelo de las islas de Cabo Verde,
20 5⁄8 leguas, lo cual se aproxima á las _leguas legales de 5.000
varas_, mientras las leguas de 17 ½ al grado son casi las _leguas
comunes_ de España de 7.500 varas. (_Docum._ 68; Nav. t. I, pág. 99.)

[117] Es, por decirlo así, el puerto de la ciudad _Santa María del
Príncipe_, situada en el interior de las tierras y cuya posición
he discutido en el análisis de un mapa de la isla de Cuba (_Rel.
Hist._, t. III, pág. 586). Este mapa presenta también, conforme á un
manuscrito de D. Francisco María Celi que poseo, la indicación de
un lugar antiguamente habitado al Este de Puerto Curiana, llamado
_Embarcadero del Príncipe_. La relación de posición de este lugar con
el de Cayo Romano, explica acaso las dudas ocasionadas por el Diario
de Colón del 15 al 18 de Noviembre. (Wash. Irving, t. IV, pág. 261.)

[118] Las pequeñas diferencias de mis resultados, comparados á
los del marino americano (Irving, t. IV, pág. 263), provienen de
la reducción de las medidas itinerarias de Colón, que considero
indispensables, y del yacimiento relativo de Puerto Príncipe, Isla
Larga y Guanahaní, según los mapas más recientes. La comparación del
cap. 29 de la _Vida del Almirante_ y del Diario de Colón (I, 61),
prueba que el hijo se engaña cuando dice que Saometro ó Isabela está
situada casi á 25 leguas de distancia Norte-Sur de Puerto Príncipe.
La distancia es falsa, como la dirección: el hijo confunde la
distancia de Isabela con la del _punto de estima_ en la mañana del
20 de Noviembre. No fijándose en este error de rumbo, creeríase que
Guanahaní estaba 2° más al Occidente de donde la supone Colón y en
realidad se encuentra.

[119] Este nombre indígena consérvase aún en la denominación de
_Punta Bruquen_, cabo NO. de la isla de San Juan de Puerto Rico,
llamada también por los caribes _Ubucmoin_, y por Colón, en su Diario
algunas veces, _Isla de Carib_.

[120] «Fuente que volvía á los hombres de viejos en mozos.» Los
indígenas de Cuba que transmitieron este mito á los españoles,
fueron antes que éstos en busca de Bimini y de un río igualmente
milagroso de la Florida. Con este motivo hasta llegaron á fundar un
establecimiento permanente en las costas de la Florida, considerada
como gran isla frontera á la de Bimini (Herrera, Déc. I, lib. IX,
cap. 12). Dábase todavía tanta importancia en 1514 á la posesión del
islote de Bimini, difícil de encontrar en nuestros mapas, que Ponce
de León recibió el pomposo título de Adelantado de Bimini y de la
Florida. (Herrera, Déc. I, lib. X, cap. 16.)

[121] De la desembocadura de Río Guanabo, llamado entonces _la
Aguada_; pero la expedición fué preparada en la _Bahía de San Germán
el Viejo_, que no debe confundirse con la ciudad de San Germán el
Nuevo en la costa occidental.

[122] Posible es quedar indeciso entre el _Bajo de Plata_ y Abre los
Ojos, porque la latitud sobradamente septentrional que da Ponce de
León (de 22° ½) no sirve para la elección; pero la distancia de 50
leguas que cuenta Oviedo desde Puerto Rico á los Bajos de Babueca
hacia el NO. (_Hist. gen. de las Indias_, tomo I, lib. XIX, cap. 15),
corresponde mejor á los _Cayos de Plata_ que á _Mouchoir-Carré_,
distante de Puerto Rico más de 80 leguas marinas. Debo advertir, sin
embargo, que la _Isla del Viejo_, que Ponce sitúa entre los Bajos de
Babueca (tomados quizá en una extensión más general), y los Caicos,
podrían muy bien ser la Grande ó Pequeña Salina de las islas Turcas,
es decir, el Guanahaní de Navarrete; porque nada hay en los Caicos de
Plata y Mouchoir-Carré que merezca el nombre de isla.

[123] Al echar una ojeada á la serie de islotes y bajos al Norte de
las grandes Antillas, vense los bajos rodeados al Este, sobre todo
del lado opuesto á la fuerza de las corrientes, de bandas de tierra
largas y estrechísimas. Tal es la forma de las islas Caicos, de las
Acklins y Crooked, que pertenecen al mismo sistema de bajos de la
Isla Larga, la Exuma, San Salvador y Eleuthera en el gran Banco de
Bahama, como muros originados por masas de corales rotos y hacinados
por el choque de las olas. En otra obra (_Rélation Historique_,
t. III, pág. 470) he tenido ocasión de describir las _rocas
fragmentarias_, que puede decirse se forman á nuestra vista en los
_Jardines_ ó _Jardinillos_, al Sur de la isla de Cuba. La posición
de estas lenguas de tierra que rodean los bajos en las islas Lucayas
es notabilísima, y sería de desear que un geólogo distinguiera sobre
el terreno lo que pertenece al levantamiento general de los _bancos_
por las fuerzas que han obrado desde el interior del globo, empujando
la corteza, y lo que es sencillamente efecto de las corrientes y del
choque de las olas. Las formaciones terciarias y secundarias de la
isla de Cuba ¿son la base sobre la cual han construído los corales
sus grandes edificios en los bajos de las Lucayas, ó esta base es
una roca piroxena como en las pequeñas Antillas y en el mar del Sur?
Sorprende ver que en la Indias Occidentales no existen esos bancos de
corales circulares crateriformes, rodeando un lago salado (_lagoon_)
con una ó varias salidas, acerca de los cuales los Sres. Chamisso
y Beechey han llamado la atención de los físicos, y que existen
en el Océano Pacífico y en el mar de la India, mientras en estos
dos Océanos no se encuentran las formas alargadas semejantes á las
lenguas de tierra del borde oriental (_windward side_) del Banco de
Bahama.

[124] Anghiera diserta acerca de la significación de la sílaba
inicial _gua_, tan frecuente en los nombres geográficos y en los
nombres propios de los Haïtianos, cuyo idioma no difería mucho del
de los _Yucayos_ (habitantes de las islas Bahamas), y por ello el
joven yucayo, natural de Guanahaní y bautizado en Barcelona con el
nombre de Diego Colón, pudo servir de intérprete. (Déc. I, lib.
III, pág. 43; Déc. III, lib. VII, pág. 285; Muñoz, lib. IV, § 39;
lib. V,§ 273.) Probablemente el nombre entero de Guanahaní era
significativo, como lo son todos los nombres geográficos vascos
(ibéricos). Lo encuentro casi incluído en el nombre de la bella reina
(ó mejor dicho, mujer de un jefe haïtiano de la provincia de Xaragua)
_Guanahattabenechena_, que, á pesar de las instancias de los monjes
de San Francisco, se hizo enterrar con el cuerpo de su esposo. (Déc.
III, libro IX, pág. 304.)

[125] _La descrittione di tutto il Peru_, mapa que comprende la
América entera, desde la Florida hasta el estrecho de Magallanes, y
en el que la ciudad de Quito está situada al Este del meridiano de
Puerto Rico. El veronés Forlani sitúa como Rivero una isla _Guanima_
al NO. de Guanahaní. Este nombre también aparece en el itinerario de
Juan Ponce de León. (Herr. Déc. I, lib. IX, cap. 11.) ¿Será Eleuthera?

[126] La ignorancia de las lenguas, los errores que esta ignorancia
debía necesariamente producir, y acaso también el malicioso deseo de
engañar á los extranjeros (deseo que es muy común, según he podido
ver, en los indígenas del Orinoco cuando se les abruma á preguntas),
infundieron probablemente en el ánimo de Colón la idea de que al
norte de la Tortuga había una isla riquísima en oro llamada _Babeque_
ó _Baneque_. En el Diario del Almirante está nombrado este Ophir
catorce veces. La isla de Babeque es de considerable extensión,
con grandes montañas, valles y ríos, y se llega á ella yendo más
allá de la Tortuga al NE. Buscase en ella el oro durante la noche
con antorchas en la playa. Los indios dicen que hay más oro en la
Tortuga que en la Española, porque aquélla está más cerca de Babeque,
y hasta llegó á suponer Colón (el 17 de Diciembre de 1493) que no
había minerales de oro ni en la Española ni en la Tortuga, sino que
los llevaban á ellas de Babeque á donde se podía llegar en un día.
Todo esto prueba, contra lo dicho por Las Casas, que Babeque no es
Jamaica, ni la Española ó _Boio_, como creía D. Fernando Colón, ni
finalmente la tierra firme del Sur ó _Caritaba_, como supone Herrera.
(Déc. I, lib. I, cap. 15.)

Recordaré de nuevo que comparando el Diario del Almirante (Nav., 63,
126) cuando habla de la deserción de Martín Alonso Pinzón por el
propósito de llegar á la isla de Babeque ó Baneque, con las piezas
del pleito entre D. Diego Colón y el fisco, donde la isla que Pinzón
buscaba se la nombra _Babueca_ ó _las siete islas de Babulca_, queda
la persuasión de que _Babeque_ ó _las islas Babeque_ es un nombre
colectivo aplicable á las islas y cayos al norte de Haïti, una
extensión de la denominación _Bajos de Babucco_ hacia el Oeste, en la
dirección de la _Grande_ y la _Pequeña Iguana_.

[127] Colón habla de una isla _Goanín_ (Nav., t. I, pág. 134), y
_goanín_ ó _guanín_ es el nombre de una curiosa aleación de oro,
plata y cobre que los primeros navegantes encontraron en manos de
los indígenas, y con la cual hacían placas y armas. _Oceánica_, Déc.
I, lib. VII, pág. 104; (Herrera, Déc. I, lib. III, cap. 9.) Las
_letras_ que Colón dice haber visto grabadas en una placa de oro en
la isla Fernandina (Nav., t. I, pág. 32), acaso fueran trazos hechos,
como adorno, sobre _guanín_. Las Casas refiere (y el hecho es muy
notable) que el _oro bajo_ ó _guanín_ de estas islas lo buscaban los
indígenas por el olor; también se observó en Haïti y en Paria que el
del latón ó cobre amarillo les parecía delicioso. (Herrera, Déc. _I_,
lib. _III_, cap. 11.) Una raza de hombres de color obscuro, llamados
también hombres negros, que procedían del Suroeste y asoló algunas
veces la isla de Haïti, poseía especialmente este oro _guanín_, en el
que había 0,14 de plata y 0,19 de cobre. (_Rélation historique_, t.
III, página 400.) Ya hemos dicho que en el mapa de Rivero hay también
una isla _Guanima_ ó _Guanina_ entre las Lucayas, isla que menciona
Ponce de León en su itinerario.

[128] La isla de Cuba tiene, como la Española, un puerto de _Xagua_:
una provincia de esta última isla se llamaba _Cubana_ ó _Cubao_.

[129] Pedro Mártir, págs. 279 y 281.

[130] _Itinerar. ad regiones sub equinoctiali plaga constitutas Alex.
Geraldini Amerini Episcopi, civ. S. Dominici apud Indos occid. opus,
antiquitates, ritus et religiones, populorum complectens, tunc primo
edidit Onuphrius Geraldinus de Catenacciis auctoris abnepos._ Romæ,
1631, pág. 120. El Obispo había sido amigo y protector de Colón,
antes de tener éste la protección de la reina Isabel. (Cancellieri,
_Notizie di Crist. Colombo_, 1809, pág. 65.) Poseemos de él una
petición en estilo lapidario rarísima, dirigida al papa León X
(Itiner., pág. 253), petición acompañada de muchos donativos que el
cardenal Lorenzo Puccio debía ofrecer al Pontífice. Estos donativos
eran ídolos (_deos illarum gentium Hispaniolæ immanes, qui publice
toti populo responsa reddebant_), aves vivas (loros y un pavo,
_gallus, in quo opus naturæ mirabile apparet; quotiens enim ritu á
natura indito illi avium generi, cum magna conjugum pompa, corpore
undique erecto, hine inde ambit, varios toto capite colores, modo
recidit, modo deponit_). Imposible es describir más detalladamente
el pavo; y la _gallina alba_ que recibió León X al mismo tiempo era
también sin duda una variedad de la misma ave. Como no es probable
que Colón trajera pavos (_Meleagris_, Lin.) de la costa de Honduras
á la Española; y la expedición de Hernández de Córdoba al cabo
Catoche (_Conex Catoche_) y á Campeche (_Quimpech_), como la de
Juan de Grijalva y del famoso piloto Alaminos á Cozumel y Yucatán,
datan de 1517 y 1518, es de creer que los habitantes de las Antillas
recibieron el ave de la América del Norte por las comunicaciones
de los indios lucayos con la Florida. Las _gallinæ pavonibus haud
minores_ que los compañeros de Colón vieron en el tercer viaje, en
la costa de Paria (Petrus Martir, _De Insul. nuper inv._, pág. 348),
no eran pavos, porque no los había en la América Meridional, sino lo
que los españoles llamaban _pavas del monte_ (_Penelope, Merr_), que
yo encontré en una región próxima á Paria, en las misiones de Caribe.
Los modernos historiadores de la _conquista_ de Méjico cometen el
error de confundir estas aves con los pavos de Méjico y de los
Estados Unidos. Al hablar Pedro Mártir del descubrimiento de Paria,
nombra también los _anseres, anatas et pavones sed non versicolores_;
y añade: _A fæminibus parum discrepare mares_ (lib. IX, cap. CLXVIII.
Véase también _Itinerarium Portugallensium_, 1508, cap. CIX, fol. 67).

[131] Navarrete, t. I, pág. 182. Solórzano (_de Ind. Jure_ t. I, pág.
37) advierte atinadamente que _Hispaniola_ es una falta de traducción
de la palabra _Española, quod nomen_, añade, _exteri latinum
reddere cupientes Hispaniolam verterum_. Anghiera emplea siempre el
diminutivo y lo defiende (_Ocean._ Déc. III, lib. VII, pág. 281) _cum
vere Hispanam sive Hispanicam vertere debuissent_. En el _Itinerarium
Portugalliensum_, cap. CVI, llámase constantemente á Haïti _Insula
Hispana_, lo mismo que en la cosmografía de Sebastián Munster.

[132] Canovai, _Elogio di Amerigo Vespucci_, págs. 41, 102, 105, 108.

[133] Expresión familiar de Mr. de Buffón.

[134] «Dice el Almirante que era tan hermoso todo lo que veía, que
no podía cansar los ojos de ver tanta lindeza y los cantos de las
aves y pajaritos. Llegó á la boca de un río y entró en un puerto que
los ojos otro tal nunca vieron. Las sierras altísimas, de las cuales
descendían muchas lindas aguas; estas sierras llenas de pinos y por
todo aquello diversísimas y hermosísimas florestas de árboles.

»Andando por el río fué cosa maravillosa ver las arboledas y
frescuras y el agua clarísima y las aves y amenidad que dice que le
parecía que no quisiera salir de allí. Para hacer relación á los
reyes de las cosas que veían, no bastaran mil lenguas á referirlo,
ni su mano para escribir, que le parecía que estaba encantado. La
hermosura de las tierras que vieron, ninguna comparación tienen con
la campiña de Córdoba. Estaban todos los árboles verdes y llenos
de fruta, y las hierbas todas floridas y muy altas; los aires eran
como en Abril en Castilla, cantaba el ruiseñor como en España, que
era la mayor dulzura del mundo. Las noches cantaban otros pajaritos
suavemente; los grillos y ranas se oían muchas.

»La isla Juana (Cuba) tiene montañas que parece que llegan al
cielo: la bañan por todas partes muchos copiosos y saludables
ríos..... Todas estas tierras presentan varias perspectivas llenas
de mucha diversidad de árboles de inmensa elevación, con hojas tan
reverdecidas y brillantes cual suelen estar en España en el mes de
Mayo; unos colmados de flores, otros cargados de frutos, ofrecían
todos la mayor hermosura y proporción del estado en que se hallaban.
Hay siete ú ocho variedades de palmas, superiores á las nuestras
en su belleza y altura; hay pinos admirables, campos y prados
vastísimos.....» Debo observar que estas frases de admiración con
tanta frecuencia repetidas, revelan vivo sentimiento de las bellezas
de la naturaleza, puesto que sólo se trata aquí de sombra y follaje;
no de esos indicios de metales preciosos cuya enumeración podía tener
por objeto dar importancia á las tierras nuevamente descubiertas.

Añadiré otro párrafo de estilo franco y enérgico, tomado de la
_Lettera rarissima_ de Colón (7 de Julio de 1503), y que contrasta
con las escenas tranquilas y campestres cuya descripción acabamos de
ver, y que sin duda han perdido mucha brillantez en el extracto de
Las Casas:

«Detúveme quince días en el _puerto del Retrete_, que así lo quiso el
cruel tiempo (de mar). Llegado con cuatro leguas revino la tormenta,
y me fatigó tanto á tanto, que ya no sabía de mi parte. Allí se me
refrescó del mal la llaga; nueve días anduve perdido, sin esperanza
de vida: ojos nunca vieron la mar tan alta, fea y hecha espuma: el
viento no era para ir adelante, ni daba lugar para correr hacia algún
cabo. Allí me detenía en aquella mar fecha sangre, herviendo como
caldera por gran fuego. El cielo jamás fué visto tan espantoso; un
día con la noche ardió como forno; y así echaba la llama con los
rayos que todos creíamos que me habían de fundir los navíos. En todo
este tiempo jamás cesó agua del cielo, y no para decir que llovía,
salvo que resegundaba otro diluvio. La gente estaba ya tan molida,
que deseaban la muerte para salir de tantos martirios. Los navíos
estaban sin anclas, abiertos y sin velas.»

He aquí un cuadro de tempestad como los que se leen en nuestras
novelas marítimas y, sin embargo, el pintor no es novelista. Habiendo
surcado durante más de cuarenta años los mares desde las costas de
Guinea hasta Islandia y el Yucatán, no confundía un tiempo duro con
una verdadera tempestad.

[135] Bossi, _Vita di Crist. Colombo_, 1818, páginas 142 y 207. En la
_Rélation historique_, t. III, pág. 473, nota 1.ª, cometí el error
(cuando aun no conocía la obra del Sr. Navarrete) de decir que esta
_Lettera rarissima_ no existía más que en italiano. La edición de
Venecia, publicada por Constantino Baynera, de Brescia, es sin duda
una traducción; pero existen antiguas copias españolas manuscritas,
por ejemplo, la del _Colegio mayor de Cuenca_ en Salamanca. Las
expresiones que emplean Don Fernando (_Vida del Almirante_, cap. 94),
y Antonio de León Pinelo en la _Biblioteca Occidental_, permiten
considerar probable que el original fuera impreso en español. No es
indiferente saber si en estos párrafos de tan característico estilo
tenemos hoy las verdaderas palabras del Almirante.

[136] Doy á la palabra _quibian_, ó, como dice D. Fernando, _quibio_,
su verdadero sentido, el de jefe ó rey. (_Vida del Almirante_, cap.
97.) No es un nombre propio, como pretende Herrera, Déc. I, lib. V,
cap. 9; lib. VI, capítulos 1 y 2. En esta misma costa de Veragua
vieron los españoles las primeras _plantaciones de ananas_ que se
cultivaban para hacer _vino de piña_ ó vino de ananas.

[137] Este párrafo es obscuro: Llamando á voz temerosa, llorando y
muy aprisa, los maestros de la guerra de Vuestras Altezas, á todos
cuatro los vientos, por socorro. El abate Morelli traduce: _Chiamando
li maestri de la guerra e ancora chiamando li venti._ (_Lettera
rarissima di Crist. Colombo riprodotta dal cavaliere_ Ab. Morelli,
1810, pág. 18.)

[138] «Ya son diez y siete años que yo vine á servir estos príncipes
con la impresa de las Indias», dice Colón en una carta de 1500.
(Navarrete, t. II, p. 254.)

[139] Las cartas de Anghiera, interesantes como _memorias_, de una
época fecunda en grandes acontecimientos, contienen una animada
descripción de la muerte de este joven príncipe y de las causas
secretas que la produjeron. Anghiera vió morir á D. Juan, y sorprende
que un secretario del Rey Católico atribuya el valor del agonizante á
sus habituales lecturas de las obras de Aristóteles. (Pedro Mártir,
_Epistolæ_, lib. X, números 174, 176, 182.)

[140] La pérfida «carta de creencia» de 26 de Mayo de 1499, que los
monarcas dieron á Bobadilla, sin duda por la odiosa influencia del
superintendente de las Indias, Juan Rodríguez de Fonseca, que fué
archidiácono de Sevilla y después obispo de Badajoz, ha llegado á
nosotros entre los manuscritos de Las Casas, y la publicó Navarrete
(t. II, pág. 240). Es de un laconismo aterrador (tiene cuatro
líneas), y dice: «Nos habemos mandado al comendador Francisco de
Bobadilla, llevador desta, que vos hable de nuestra parte algunas
cosas que él dirá: rogamos vos que le deis fe é creencia y aquello
pongais en obra.» Este laconismo no debe sorprender cuando se sabe,
por el borrador de una carta de manos de Colón, escrita cuando llegó
preso á Europa y hallada en los _Archivos del Duque de Veragua_, que
Bobadilla había ya recibido, al partir, la promesa de permanecer en
Haïti como gobernador «si la información tomaba carácter grave.» La
causa, dice Colón, fué formada en malicia. La _fe_ (el testimonio)
fué de personas _civiles_ (de bajo proceder), las cuales se habían
alzado y se quisieron aseñorear de la tierra. Llevaba cargo (el
comendador Bobadilla) de quedar por gobernador (de la Española) si la
pesquisa fuese grave. (Navarrete, t. II, pág. 254.)

[141] Las palabras _polo ártico_ merecen especial atención: no se
ha hecho caso de ellas en la historia de las tentativas hechas para
encontrar el paso del Noroeste. La frase es algo irregular en su
construcción («piedras preciosas y mil otras cosas se pueden
esperar firmemente; _y nunca más mal me viniese como con el nombre
de Nuestro Señor le daría_ el primer viaje, _así como diera_ la
negociación de la Arabia feliz hasta la Meca, como yo escribí á Sus
Altezas con Antonio Torres en la respuesta de la repartición del
mar é tierra con los portugueses; _y después viniera á lo del polo
ártico_, así como lo dije y dí por escrito en el monasterio de la
Mejorada») pero claro es que expresa el pensamiento de llegar á los
aromas de la _Arabia feliz_ (_thurifera et myrrhifera regio_), y á
una navegación libre hacia el Polo Norte. ¿Qué es lo que pudo dar
lugar á esta consideración? En mi sentir, la solución del problema
debe buscarse determinando la época en que la idea del _polo ártico_
se presentó á la imaginación del Almirante. Conocemos la fecha de
la carta en la que los Monarcas pedían á Colón su parecer sobre la
manera de revisar y enmendar la bula del Papa relativa á la _línea
de demarcación_ (la del 4 de Mayo de 1493). Esta carta es del 5 de
Septiembre de 1493. En ella dicen que Colón ha sabido más que jamás
supo ninguno de los nacidos. Ahora bien; Antonio Torres, que trajo
estos consejos del Almirante y, lo que importaba más, hermosas
pepitas de oro, partió de Haïti el 2 de Febrero de 1494 con doce
barcos. Dos meses antes se había hecho el reconocimiento de la costa
meridional de la isla de Cuba, célebre por el juramento pedido (el
12 de Junio de 1494) á más de ochenta personas de las tripulaciones
de las carabelas _Niña_, _San Juan_ y _Cardera_, juramento de que la
Juana ó Cuba era «una tierra firme».

La importancia dada á esta expedición á Cuba era tan grande que el
Almirante, al volver á España, decía á sus más íntimos amigos, que
sólo la falta de víveres le había impedido pasar delante hacia el
Oeste, «doblar el _Quersoneso de Oro_ en el mar conocido de los
antiguos, parar más allá de la isla de Trapobana y volver á Europa ó
por el mar, doblando la extremidad de África, cosa que aun no habían
hecho los portugueses, ó por tierra, tomando el camino de la Etiopía,
de Jerusalén y del puerto de Jaffa. Washington Irving ha reconocido
estos proyectos fantásticos en el precioso manuscrito del cura de los
Palacios, capítulo 123; también el hijo de Colón dice en la _Vida del
Almirante_, cap. 56: «Si hubieran tenido abundancia de bastimentos,
no se hubieran vuelto á España _sino por Oriente_». He aquí sin duda
la explicación de la esperanza de la _Arabia feliz_ de que Colón
habla, según hemos visto, en las cartas que trajo Antonio de Torres.

No puede decirse lo mismo de lo relativo al _polo ártico_ que, según
la construcción de la frase, no se refiere á la misma época del
_segundo_ viaje, sino á otra anterior á su salida para el tercero,
es decir, antes del 30 de Mayo de 1498. Ahora bien; á causa de
las íntimas relaciones que existían durante el reinado de Enrique
VII entre España é Inglaterra, es muy probable (Biddle, _Mem. of
Sebastian Cabot_, 1831, pág. 235) que Colón conociera antes del 30 de
Mayo de 1498, no solo el primer viaje de Cabot y el descubrimiento
que hizo el 24 de Junio de 1497 del continente de la América del
Norte, en las costas del Labrador, cerca de la isla de San Juan de
Ortelio (Biddle, página 56), sino también la patente Real entregada á
Cabot el 3 de Febrero de 1498 (_l.c._, pág. 85), y los preparativos
de un segundo viaje, que, como dice Gómara (_Historia de las Indias_,
1553, fol. 20 b.), dirigido hacia el Norte, para llegar al Catayo
(la China), debía procurar las especias en menos tiempo que por la
vía del Sur que intentaban los portugueses. Este conocimiento de las
expediciones boreales de los ingleses, unido á la celosa desconfianza
que domina en todas las órdenes del Gobierno español de aquel tiempo,
respecto á los que osaban emprender la carrera de los descubrimientos
hacia el Oeste, pudo engendrar en el ánimo de Colón la idea vaga
de un viaje al Norte. La expedición que le llevó años antes á
Islandia, frecuentada, en aquella época, por los barcos de Brístol,
debía animarle en este proyecto que designa como lejano (_viniera
después_). Además, desde fin del año 1498, cuando Cabot había
costeado desde la Florida al Labrador, y según Anghiera, se creía el
promontorio de Paria, unido por la continuación de la tierra firme,
á Cuba, el dique que se presentaba por el Oeste hacía sentir más
vivamente la necesidad de un _paso_ para llegar á Calicut en la India
meridional. El mapa de Juan de la Cosa, trazado en 1500, presenta
gráficamente esta continuación de tierras desde el Labrador hasta más
abajo del Ecuador; y, cuanto mayor era la creencia de que este dique
formaba la parte del Asia oriental, donde estaba Catigara (Sebastián
Munster sitúa todavía á Catigara, en 1544, en las costas del Perú)
más se intentaba llegar al _Sinus Magnus_ y, por este _Sinus_, á las
bocas del Ganges.

[142] Mariana, _Hist. gen. de España_, (ed. de 1819), t. XIII, p.
XXXIII y 97. El Rey de Nápoles, más aficionado á los moros de lo que
era honesto á cristianos, diciendo que si bien esta gente (de los
moros) era de otra secta, no sería razón maltratarla.

[143] Garibay, _Compendio hist._, I, XVI, cap. 36: Irving, tomo I,
pág. 140.

[144] He aquí las bases del cálculo de Colón: «Santo Agostin diz que
la fin deste mundo ha de ser en el sétimo millenar de los años de la
creacion dél: los sacros Teologos le siguen, en especial el cardenal
Pedro de Ailiaco en el verbo XI y en otros lugares. De la creacion
del mundo ó de Adam fasta el avenimiento de nuestro Señor Jesucristo
son 5.343 años y 318 días, por la cuenta del rey D. Alonso, la cual
se tiene por la más cierta; con los cuales poniendo 1.501 imperfeto
(es la época de la redacción del fragmento sobre las _Profecías_),
son por todo 6.845 imperfetos (incompletos). Segund esta cuenta, no
falta salvo 155 años para cumplimiento de los 7.000, en los cuales
_digo_ arriba, por las autoridades dichas, que habrá de fenecer el
mundo. El cardenal Pedro de Ailiaco mucho escribe del fin de la secta
de Mahoma y del avenimiento del Antecristo en un tratado que hizo de
_Concordia Astronomiæ veritatis et narrationis historicæ_, en el
cual recita el dicho de muchos astrónomos sobre las diez revoluciones
de Saturno».

Efectivamente, de dos obras del cardenal de Ailly, que tienen
por título _Vigintiloquium de concordia astronomicæ veritatis
cum theologia y Tractatus de concordia astronomiæ veritatis cum
narratione historica_, sacó Colón tan raras conclusiones. (Véase la
edición de Lovaina, á la que están unidas las obras de Gerson, fol.
89 _a_ y 103 _b_. Esta gran edición de las obras del cardenal de
Ailly no tiene fecha de impresión; pero, según Launoy en su _Historia
latina del Colegio de Navarra_, París, 1677, pág. 478, parece ser de
1490.)

El primero de estos tratados tiene un título muy tranquilizador.
«Como, según los filosofos, dos verdades no pueden jamás
contradecirse, las _verdades astronómicas deben estar siempre de
acuerdo con la teología_.» Newton era también de esta opinión, que
las dinastías de Egipto obligan á poner en duda.

El verbo XI del _Vigintiloquium_, citado por Colón, habla, en efecto,
de 7.000 años que tendrá de vida el mundo, pero no del rey Alfonso,
á quien no se nombra sino en el verbo XII, donde se dice que este
rey contaba 143 años más que Beda desde el diluvio hasta Cristo,
es decir, 3.094 años, añadiendo 143 á 2.951. Sin embargo, la cita
de Colón (5.343 años, más 318 días transcurridos desde Adán hasta
Cristo) es completamente exacta, si se añade al tiempo que el rey
Alfonso cuenta desde el diluvio hasta Adán en la _editio princeps_ de
sus tablas (_impr. Erhard. Ratdolt Augustensis_, 1483), los 2.242 que
los Setenta y San Isidoro (_Orígenes_, lib. V, cap. 39, y _Chronicon,
ætas_ I en _Opp. omnia_, ed. Par. 1.601, páginas 67 y 376) cuentan
desde la creación hasta el diluvio. Esta _editio princeps_ de las
_Tablas Alfonsinas_ presenta en grupos del sistema sexagesimal,
según M. Ideler, 1.132.959 días, como _differentia diluvii et
incarnationis_, que hacen 3.101 años Julianos _más_ 318 días. Esta
es, sin duda, sobre todo á causa de la fracción de 318 días, la cifra
que entra en el cálculo presentado en el _Libro de las Profecías_ de
Colón.

Verdad es que la _editio princeps_ tiene el año de la impresión
con la doble cifra de 1.483 y 7.681, de la era cristiana y de la
creación (diferencia, 6.198); pero en el cuerpo de la obra no se
indica en parte alguna en qué año de la creación del mundo coloca
el rey Alfonso el diluvio; no encuentro esta indicación más que
en las _Tablas Alfonsinas_ de 1492, que juntamente con los grupos
sexagesimales de los días, arroja las sumas ó deducciones en años,
poniendo á Noé en el de 3882 que, con los 3.101 (desde el diluvio á
Cristo), suman para el principio de nuestra era 6.983 años. (_Tabulæ
astron. Alphonsi Regis_, ed. J. L. Santritter Heilbronnensis vel de
Fonte Salutis, impr. Venetiis. J. H. de Landoja dictus Hertzog., fol.
39 _b_.)

He aquí una cifra que difiere en 1.640 años de la de Colón y que
alteraría singularmente esta predicción del fin del mundo en el año
7000. Strauch (_Breviar. Chron._ ed. Wittemb. 1664, página 360)
reduce arbitrariamente los 6.983 años á 6.484 «ex mente Alphonsi
Regis Castiliæ.»

Estas observaciones bastan para probar cuán necesario es acudir á
las primitivas fuentes. En la nueva edición del _Art de vérifier les
dates_ (París, 1819, t. I, pág. XXIX), la cifra de Colón de 5.343
años, se atribuye á San Isidoro. Sin embargo, los _Orígenes_ (lib.
V, pág. 68), y el _Cronicón_ (pág. 386) presentan al principio de la
sexta edad 5.220 años. (Véase también Strauch, _Brev._, lib. IV, núm.
11.)

La fantasía teológica de la influencia que ejercen las grandes
_revoluciones_ de Saturno (valuadas á 300 años cada una ó á diez
revoluciones simples) sobre las sectas y los imperios asciende
á Albumazar y á su obra _De magnis conjunctionibus_, impresa en
Venecia en 1515. Las conjunciones de Júpiter y de Saturno no sólo son
temibles por el enfriamiento que en la atmósfera producen (_Joannis
Werneri Norici Canones de mutatione auræ_, Norimb., 1546, fol. 15
_a_), sino que al mismo tiempo deciden también de la suerte de los
individuos (_Albohali de judic. nativ._, Nor., 1546, cap. 39 y
47) y de la de los imperios. Distínguese entre _conjuntio mayor y
máxima_. La última se verifica, según el cardenal d’Ailly (_Opp._,
fol. 103 _a_), cada 960 años, y según otras autoridades, cada 800
años (Ideler, _Handb. der Chron._, t. II, pág. 402). Las ideas del
peligro de las diez revoluciones de Saturno y de los 7.000 años las
tomó Colón del libro titulado _Concordance de la astronomie et de
l’histoire. (Opp._, pág. 119 _a_.)

Mi respetable y sabio amigo Mr. Ideler, miembro de la Academia Real
de Berlín, que puso á mi disposición la rara _editio princeps_ de
las _Tablas Alfonsinas_, ha examinado á ruego mío, las épocas de las
mayores conjunciones indicadas por el cardenal d’Ailly, encontrando
que la octava de dichas conjunciones corresponde al año 7040, y
después de ella, uno de los grandes períodos de Saturno (uno de
los grupos de las diez revoluciones del planeta) al año de 1789
de nuestra era. Desde entonces «_si mundus usque ad illa tempora
duraverit quod solus Deus novit, multæ tunc et magnæ et mirabiles
alterationes mundi et mutationes futuræ sunt, et maxime circa
leges_». (_Opp._, página 118 _b_.) El Cardenal, que escribe en 1414,
no puede predecir lo que vivirá el mundo después del espantoso año
de 1789; cree, sin embargo, que el Antecristo, cuya venida esperaba
Colón hacia 1656, no tardará en llegar, y si esto no es absolutamente
cierto, al menos _verisimilis suspicio per astronomica indicia_. Es
raro que esta coincidencia accidental de fechas, esta profecía de una
revolución que tanto ha influído en la historia del género humano, no
haya sido notada por aquellos á quienes complace, en nuestros días,
todo lo que es místico y tenebroso.

[145] Mingnet, _Negociations relatives à la successions d’Espagne_,
Introduction, t. I, páginas VI, XI, XXIII.

[146] Á pesar de lo imperfecta que era entonces la navegación,
la reina Isabel manifiesta ya en Agosto de 1494 el deseo de que
mensualmente vaya una carabela de España á Haïti y venga de dicha
isla otra.

[147] Sólo en la toma de Málaga hizo el rey Fernando 11.000 esclavos
(Washington Irving, t. II, pág. 264). Tratóse de matar á todos; pero
la reina Isabel, que, según Pulgar (_Crónica_, parte III, cap. 74),
oponíase constantemente á los actos de crueldad, logró salvarles la
vida. (Véase Clemencín, Elogio de la Reina Católica, en las Memorias
de la Academia de la Historia, t. VI, páginas 192 y 391.)

[148] Es tanto más curioso encontrar este rasgo de costumbres (_nec
carnibus vescentes_) en una bula pontificia, cuanto que en el Diario
de Colón no se consigna. Como en las islas de América no había, á
excepción del lamantín, ningún mamífero más grande que el agutí
(el mono sólo se halla en la isla de la Trinidad), los indígenas
casi no podían alimentarse con más carne animal que la de aves y
peces. Sin embargo, aun en la parte de la América _tropical_, donde
primitivamente había cuadrúpedos de volumen y peso más considerable
(tapir, lama, ciervo, pecari capybara), tenían los indígenas, según
parece, una preferencia muy marcada por las sustancias vegetales.

Creo poco probable que el nombre de la India, nombre que Colón daba
á su descubrimiento, y que sólo una vez, y en sentido distinto, se
encuentra en la Bula de 4 de Mayo de 1493, despertara en los eruditos
de Roma el recuerdo de castas á quienes repugna la carne animal. Esta
Bula no nombra la India sino al hablar de la línea de demarcación:
_Terræ firmæ et insulæ inventæ vel inveniendæ versus. Indiam aut
versus aliam quamcumque partem_.

Es digno de notar que en la Bula más incompleta de 3 de Mayo de
1492, de que antes he hablado, y que está sacada de los archivos de
Simancas, las palabras _versus Indos, ut dicitur_, han sido añadidas
donde se habla del viaje de Colón á través del Océano, mientras la
misma Bula es más reservada en los elogios tributados al Almirante.
He aquí las _variantes lectiones_. Se lee en el documento del 3 de
Mayo: «Dilectum filium Christoforum Colon, cum navigiis et hominibus
destinastis ut terras remotas et incognitas, per mare ubi hactenus
navigatum non fuerat, diligenter inquirerent: qui tandem Divino
auxilio per partes occidentales, ut dicitur, versus Indos, in mari
Oceano navigantes certas insulas remotissimas et etiam terras firmas
invenerunt.» La Bula de 4 de Mayo dice: «Dilectum filium Christoforum
Colon, _virum utique dignum, et plurimum commendandum, ac tanto
negotio aptum_, cum navigiis et hominibus destinastis ut terras
remotas et incognitas...»

[149] En el Diario del primer viaje (15 de Enero de 1493) presenta ya
Colón como sinónimo de _Carib_ la palabra _caniba_, latinizada más
tarde por él mismo en las instrucciones dadas á Antonio Torres, y
convertida en _caníbales_.

[150] Este fué el envío que tanto excitó la colera de Las Casas.
Inclinado Navarrete á defender el carácter de Colón, ha reunido
con grande imparcialidad cuanto se consigna en la _Historia de las
Indias_ de Las Casas (lib. I, cap. 102; lib. II, caps. 11 y 24) sobre
indios esclavizados por orden del Almirante.

[151] Carta de 2 de Junio de 1495 (Navarrete, t. II, páginas 177 y
178): la Reina emplea la frase _nueve cabezas de indios_, como aun se
usa en la trata de negros, por analogía con las frases _cabezas de
ganado_, _cabezas de bueyes_.

[152] Su hijo D. Fernando (_Hist. del Almirante_, cap. 63) es quien
hace esta observación acerca de los _vientos vendarales hacia el
Norte_. Al volver de su primer viaje fué cuando Colón subió más hacia
el Norte, hasta el grado 37 de latitud. La vuelta de las Antillas por
el canal de Bahama fué desconocida hasta la muerte del Almirante;
pero después frecuentaron este canal hasta los buques que iban de
Europa á las costas de Virginia. Bartolomé Gosnold fué el primero
que, en 1603, cruzó directamente desde Falmouth al cabo Cod.

[153] Mientras en la corte se censuraba la dureza con que Colón
establecía la servidumbre de los indígenas, escribían los colonos á
España «que no permitía sirviesen los indios á los cristianos, y que
los halagaba para hacerse independiente con su apoyo ó para formar
_una liga con algún príncipe_.» (Barcia, tomo I, pág. 97.)

[154] _Historia general de las Indias_, parte I, lib. III, cap. 6. El
célebre explorador del Marañón, Mr. Poeppig, acaba de descubrir en
la biblioteca de la universidad de Leipzig la _editio princeps_ de
Oviedo (Salamanca, 1547, por Juan de Junta), á la que están añadidos:
primero, el raro _Libro último de los naufragios_, por Gonzalo
Fernández de Oviedo, segundo, la _Verdadera relación de la conquista
del Perú enviada á S. M., por Francisco de Xerez, natural de Sevilla,
secretario del capitán en todas las provincias y conquista de la
Nueva Castilla_. La _Relación_ llega hasta el año de 1533.

[155] _Historia del Almirante_, cap. 85. Siempre me ha llamado la
atención que la patética escena de la primera entrevista de los
monarcas con Colón el 17 de Diciembre de 1500, después de quitar
á éste los grillos y ponerle en libertad, escena tan noblemente
descrita por Herrera (_Déc._ I, lib. IV, cap. 10), no se encuentra
en la obra de su hijo, quien se limita á decir que el Almirante fué
llamado á Granada, «donde Sus Altezas le recibieron _con semblante
alegre y dulces palabras_ (Las Casas dice _palabras muy amorosas_),
diciéndole que su prisión no había sido hecha con su orden ni
voluntad». Fernando Colón, que conocía la astucia y disimulo del
viejo Rey, no tuvo, según parece, confianza en los efectos de una
escena sentimental representada en la corte, porque alaba á la
Providencia divina que hizo perecer en una tempestad al comendador
Bobadilla, Roldán y otros enemigos del Almirante, pues estaba
seguro de que, llegados á España, lejos de sufrir castigo, hubieran
«_recibido muchos favores_». Este elogio de la Providencia, cuando se
trata de la muerte de alguno en tiempo oportuno, según las inseguras
miras humanas, recuerda otro elogio más extraño aún, consignado en
los verbosos escritos de Las Casas. Refiriendo la muerte de Colón,
procura demostrar que las _adversidades, angustias y penalidades_ que
sufrió fueron justo castigo de su conducta con los indígenas. Cuando
mandó prender al cacique Caonabo (fin de 1494) y lo metió, con gran
número de esclavos indios, en los navíos dispuestos á darse á la vela
para España, «para mostrar Dios, dice Las Casas, la injusticia de su
prisión y de todos aquellos inocentes, hizo tan deshecha tormenta,
que todos los navíos que allí estaban, con toda la gente que había
en ellos y el rey Caonabo, cargado de hierros, se ahogaron» (lib.
I, cap. 102; libro II, cap. 38). Respecto al cacique Caonabo, el
hecho, referido también por Herrera (Déc. I, lib. II, cap. 16), no es
cierto, como lo prueba Pedro Martín de Anghiera (Déc. I, libro IV), y
el _Cura de los Palacios_, cap. 131.

[156] La Memoria está á continuación de la _Brevísima Relación de la
destrucción de las Indias_ (Llorente, _Obras de Las Casas_, t. I,
páginas XI y 172).

[157] Por estas palabras pudiera creerse que Bartolomé de Las Casas
había estado ya en dicha época en las Antillas. Llorente, en el mismo
tomo, le hace partir, en efecto, por primera vez, unas veces en el
segundo viaje el 25 de Septiembre de 1493, otras con su padre el 30
de Mayo de 1498, otras en la tercera expedición de Colón (_Obras
de Las Casas_, t. I, páginas XI, 255 y 306); pero sabemos por la
_Historia de Chiapa_, de Remesal, que el padre de Bartolomé partió en
la segunda expedición, volvió riquísimo á Sevilla en 1498, y el mismo
Bartolomé, lejos de haber ido en el segundo viaje, como dice Ortiz de
Zúñiga, ó en el tercero, como asegura Llorente, no llegó á Haïti sino
con Ovando en 1502.

El esclavo indio de que se habla en el texto lo dió Colón al padre de
Bartolomé (Francisco de Casaus ó de Las Casas, de origen francés),
y el padre cedió este esclavo á su hijo cuando fué á estudiar á
Salamanca. Parece que esta circunstancia, tan poco importante en sí
misma, contribuyó mucho á excitar el celo de Bartolomé por la suerte
de los indígenas de América é imprimió á toda su vida una dirección,
continuada con valerosa perseverancia. Bartolomé nació en Sevilla en
1474, y murió en Madrid en 1566, á los noventa y dos años de edad.
Él y su compañero Toscanelli, nacido en 1397, y muerto á los ochenta
y cinco años (en 1482), abarcan, por sí solos, con su prolongada
existencia á través de tres siglos, el principio y fin de todos los
grandes descubrimientos marítimos en África, América, el mar del Sur
y el Archipiélago de las Indias.

[158] Tenía una de las grandes encomiendas de Alcántara, y
frecuentemente se le designa en los documentos oficiales con el
nombre de _Comendador de Lares_.

[159] _Provisión_ del 20 de Diciembre de 1503. (Navarrete, II, Doc.
CLIII, pág. 298).

[160] La forma de esta medalla (señal de moneda) debía cambiarse
después de cada pago de la capitación. Los indios que no tenían
medalla eran presos y sometidos á una pena liviana, como lo dice la
ley de 23 de Abril de 1497 (Navarrete, t. II, Doc. CIV, pág. 182).
Este género de contabilidad, bastante complicado, recuerda la medalla
que, en el reinado de Pedro el Grande, llevaban los que habían
comprado el derecho de usar barba.

[161] La ley prescribió primero seis y después ocho meses de trabajo
consecutivo. Este término, rebasado pronto por los colonos, se
llamaba una _demora_ (Herrera, Dec. I, lib. V, capítulo 11).

[162] Acerca de la _mita_, véase mi _Essai politique sur la Nouvelle
Espagne_ (2.ª edic.), t. I, pág. 338. La institución de la _mita_,
abolida desde hace largo tiempo en Méjico, donde, en mi tiempo, el
trabajo en las minas era enteramente libre, se conservó en el Alto
Perú hasta la época de la independencia de las colonias españolas.
En Siberia aun está basada la explotación de las minas de Kolivan,
al Suroeste de los montes Altaï, en el sistema de la _mita_. El Este
y el Norte de Europa presentan aún, á pesar de las humanitarias
mejoras que muchos gobiernos han llevado á la legislación de la
clase agrícola, todos los diferentes grados de servidumbre desde el
servicio personal, la unión á la gleba, la obligación de un trabajo
_definido_ ó _indefinido_, la traslación obligatoria á territorio
lejano perteneciente al mismo dueño, hasta el derecho bárbaro,
anulado unas veces y restablecido otras, de vender la población sin
la gleba.

Bajo el cielo ardiente de las Antillas pudieron resistir los
indígenas y sobrevivir al régimen que se les había impuesto, más
vejatorio aún por la rudeza de las costumbres y la salvaje codicia
de los blancos; y si un Gobierno, al cabo de tres siglos, quiso
poner fin al crimen legal de la esclavitud y de la servidumbre,
fué luchando con los mismos obstáculos que, en la causa de la
emancipación de los negros, sólo pudo vencer el Parlamento de la Gran
Bretaña después de cuarenta y tres años de nobles esfuerzos. Oyó
invocar contra él, según las diversas doctrinas profesadas por los
opositores, el derecho de conquista ó el mito de un pacto convenido,
la antigüedad de la posesión ó la supuesta necesidad política de
mantener en tutela á los que la esclavitud ha degradado.

Los escritos de Bartolomé de Las Casas contienen todo lo que en los
tiempos modernos se ha objetado contra la emancipación de los siervos
negros y blancos en los dos mundos, todo, hasta las quejas «contra
los misioneros, cuya enseñanza perjudicaba los intereses de los amos,
por no obedecer bien el siervo sino mientras es ignorante y desconoce
la moral cristiana, que le hace _razonar_ sobre los deberes». (_Obras
de Las Casas_, t. II, página 174.)

[163] Según Las Casas (lib. II, cap. 24). Este decreto es de 20 de
Diciembre de 1503. (Navarrete, t. II, pág. 298.)

[164] Es el _Auto de Figueroa_ de 1520 (Herrera, Déc. II, libro X,
cap. 5; _Rélat. historique_, t. III, pág. 17.) Desde 1511 quedó
establecido que los caribes serían marcados con un hierro candente en
la pierna (Herrera, Déc. I, lib. IX, cap. 5), uso bárbaro que, aun á
principios de este siglo, he visto en práctica con la población negra
de las Antillas.

[165] Murió la Reina, á la edad de cincuenta y tres años, en Medina
del Campo, el 26 de Noviembre de 1504, «entristecida por la pérdida
de dos de sus hijos (el infante D. Juan y la infanta D.ª Isabel)
y por las querellas domésticas entre la infanta doña Juana y el
archiduque D. Felipe.» Era hidrópica, y sufría de un _ulcus quod
ex assiduis equitationibus contraxisse ajunt_. (Gómez de Castro,
_De rebus gestis Francisci Ximenii_, lib. III, folio 47; Clemencín
en su _Mem. de la Real Acad. de la Hist._, página 573). Acerca del
testamento de la Reina, publicado entero por D. José Ortiz y Sanz
en el suplemento al t. IX, título VI, de Mariana, _Hist. general de
España_ (ed. de Valencia), véase _Obras de Las Casas_, t. I, pág. 189.

[166] Funesto cumplimiento de una predicción sobre la llegada de
_hombres vestidos y barbudos_ conservada en la familia del cacique
Guarionex. Pedro Mártir, _Oceánica_, Déc. I, lib. IX, página 211;
Gómara, _Hist. de las Indias_, fol. XVIII, _b_ (ed. de 1553).

[167] _Islas inútiles._ Véanse los privilegios concedidos á los
colonos de la isla Española (26 de Septiembre de 1513) en Navarrete,
t. I, Doc. CLXXV, pág. 356. Por este documento se conceden indios
al capellán del Rey, á los secretarios y á los gentileshombres
de servicio. Los descendientes de aquellos cuyos padres fueron
_quemados_ por herejía no deben residir en Haïti. Esta espantosa
denominación de _hijos ó nietos de quemado_, encuéntrase con
frecuencia repetida en la ordenanza Real de 1513.

[168] Fué, sin embargo, bastante humano en los decretos á favor de
los _cristianos nuevos_. (Mariana, _Hist. de España_, libro XXII,
cap. 8.)

[169] Epístola CXLIII, Clemencín, pág. 38.

[170] Era éste el _Prior del Prado_, que sometió á Colón al examen de
los profesores de Salamanca y que al principio fué muy poco favorable
á sus proyectos.

[171] Véase en esta correspondencia, publicada por el Sr. Clemencín,
las censuras que el Arzobispo dirigió á la Reina por el lujo de las
fiestas, bailes y comidas que hubo en la corte durante su permanencia
en Perpiñán á causa de la visita de los embajadores franceses,
encargados de hacer la cesión del Rosellón. (_Memorias de la Academia
de la Historia_, t. VI, páginas 363-375.) La justificación de la
Reina y las explicaciones que ella da al Prelado acerca de las
engañosas apariencias de la galantería francesa, son de una ingenua y
amable sinceridad.

La cesión de Perpiñán en 1493, que Anghiera llama «_ingens et insigne
municipium in ipsa Galliæ Narbonensis planitie_», encuéntrase
relatada en Anghiera, _Opus epistol._, lib. VI, capítulos 128, 131,
134, 135. La persecución que sufrió el confesor Talavera, después de
la muerte de la reina Isabel, fué obra del inquisidor de Córdoba,
Diego Rodríguez Lucero, llamado _obscurantista_ por el mismo
Anghiera, para quien el tribunal de la Inquisición es _præclarum
inventum et omni laude dignum_.

[172] Señaló la época de una verdadera _misión de frailes_, porque,
en el segundo viaje del monje franciscano Antonio de Marchena, que
acaso sea la misma persona que el guardián del convento de la Rábida,
cerca de Palos, parece que ya fué á Haïti, por recomendación directa
de la reina Isabel, Juan Pérez, el más antiguo de los protectores
de Colón, en calidad de astrónomo (_buen astrólogo_). (Carta de la
Reina, fechada el 5 de Septiembre de 1493; Navarrete, t. II, Doc.
LXXI, pág. 110.)

[173] También fueron los dominicos quienes, en las conferencias de
Salamanca de 1486, reconocieron la exactitud de los argumentos de
Colón (Remesal, _Hist. de Chiapa_, lib. II, capítulos 7 y 27).

[174] _Obras de Las Casas_, t. II, pág. 424. La rivalidad de las dos
órdenes de San Francisco y Santo Domingo, mantenida por la Corte
pontificia, manifestóse de la manera más viva cuando el famoso
desafío hecho á Savonarola en 1498 de meterse en una hoguera, prueba
del fuego que impidió el agua de una tempestad (Sismondi, _Histoire
de la liberté en Italie_, t. II, página 153). Los franciscanos
observantes eran también los más violentos perseguidores de los
judíos convertidos, muchos de los cuales llegaron al episcopado en
España (_Mem. de la Academia de la Hist._, t. VI, páginas 485 y
488). Su aversión á la reina Isabel la causaban los principios de
tolerancia religiosa á que se inclinaba esta Reina, que unía la
dulzura á la fuerza; y el odio lo aumentó la reacción que produjo
la reforma de las órdenes monásticas, realizada por el amigo de la
Reina, el arzobispo de Toledo Ximénez de Cisneros. Tal fué el orgullo
de los franciscanos, que, cuando en una viva discusión con la reina
Isabel quejóse ésta del poco respeto que se le mostraba, el _general
de la Orden_ respondió: «Estoy en mi derecho; hablo á la reina de
Castilla, que es un poco de polvo como yo.» (_L.c._, página 201.)

[175] El mutuo odio que se profesaban Fernando Colón y el
historiógrafo Gonzalo Fernández de Oviedo ha sido tanto más
perjudicial á la memoria del gran Almirante, cuanto que Oviedo, en
sus numerosos escritos, se alaba «de describir, no lo que ha oído,
sino lo que ha visto con sus propios ojos». Paje del infante D. Juan,
cuya precoz muerte preparó la unión de las dos monarquías española
y austriaca, vió durante su larga vida de setenta y nueve años el
sitio de Granada, la tentativa de asesinato del fanático Juan de
Cañamas contra la persona de Fernando el Católico, la recepción de
Cristóbal Colón en Barcelona cuando la vuelta de su primer viaje, y
la abdicación de Carlos V. Pasó cuarenta y dos años en América, y
atravesó ocho veces el Atlántico. La franca ingenuidad de su estilo
da un carácter singular á las obras de su vejez. «Entended, lector,
que ha días que (de mi propia y _cansada_ mano) escribo é _hablo_ en
estas materias, y no desde ayer, _sino sin muelas é dientes_ me ha
_puesto tal ejercicio_. De las muelas _ninguna tengo_, y _los dientes
superiores todos me faltan_ é ni un pelo en la cabeza é la barba hai
que blanco non sea. Paje muchacho fuí llevado, seyendo de doce años,
desde el año 1490 á la corte de los Católicos Reyes, é comencé á ver
la caballería é nobles é principales varones de España.»

Este curioso párrafo está tomado de la tercera _Quincuagena_, de
Oviedo, que ha quedado manuscrita, y que terminó en Mayo de 1556
(_Mem. de la Acad. de la Hist._, t. VI, pág. 222). El historiógrafo
Oviedo y Las Casas fían demasiado en su memoria y confunden
frecuentemente las fechas y los hechos; pero ha sido tal la admirable
energía de carácter del obispo de Chiapa que á la edad de setenta y
ocho años (en 1552) publicó por primera vez su famoso libro titulado
_Quæstio de imperatoria vel regia potestate_, tratado de política,
cuya reimpresión no sería permitida en este siglo XIX en muchas
capitales de Europa.

El uso de cierta libertad en la prensa que el Gobierno español
permitía entonces á los más altos dignatarios de la Iglesia es muy
digno de notarse, y sobre todo llama la atención cuando se recuerda
que, casi en la misma época en que Las Casas prueba «que el Rey
Católico, para salvar su alma, debe devolver el Perú al sobrino del
Inca Guaynacapac» y que las crueldades ejecutadas por el pueblo
judío, y relatadas en el _Deuteronomio_, no deben servir de excusa
en las guerras que se intentan contra los naturales de América; otro
obispo, el de Orihuela, en su obra dedicada al papa Clemente VIII
establece «el derecho de matar por su propia autoridad un hermano ó
un hijo heréticos.» (Clemencín, pág. 390.)

[176] Véase la _Historia del Mondo Nuovo_ (Venecia, 1565), libro II,
cap. 1 y 17, páginas 65 y 109. «Los negros africanos serán dentro de
poco dueños de la isla de Santo Domingo.--Creo que toda nación que
tiene la desgracia de estar sometida á extranjeros se sublevará más ó
menos pronto: así sucederá con los habitantes de las Indias.» También
el cardenal Ximénez predijo la sublevación de los negros «como raza
emprendedora y extraordinariamente prolífica.» (Marsolier, _Hist. du
Cardinal_, 1694, lib. VI.)

Empezóse á llevar negros á Santo Domingo, cinco años antes de la
muerte de Cristóbal Colón, pero en corto número y sin participación
suya. Este hecho, que históricamente está bien comprobado, desmiente
el aserto tantas veces repetido de que la desdichada idea de
sustituir en los trabajos de las minas á los habitantes de las
Antillas con negros fué de Las Casas. La corte de Madrid vigilaba con
desconfiada prudencia las condiciones de los individuos á quienes
se debía permitir habitar en Haïti, estando prohibido á los moros,
á los judíos, á los recién conversos, á los monjes no españoles y á
los hijos y nietos de _quemados_, es decir, muertos en las hogueras
de la Santa Inquisición (Navarrete, t. II, Doc. 175, pág. 361);
pero en las instrucciones dadas en 1500 á Nicolás de Ovando fué
permitida la introducción de _negros nacidos en poder de cristianos_.
(Herrera, Déc. I, lib. IV, cap. 12.) El número de estos esclavos
negros aumentó, según parece, considerablemente hasta 1503, porque
en este año vemos ya al mismo Ovando pedir á la corte (Déc. I, lib.
V, cap. 12) «que no se envíen negros á la isla Española, porque con
frecuencia se fugan, quebrantando la moral de los naturales.»

En el año de la muerte de Colón se dió permiso á los negros para
casarse en las Antillas; pero se prohibió que fuera negro alguno
procedente de Levante ó criado en casa de moros. (Déc. I, libro
VI, cap. 20.) En 1510 (año en que Las Casas dijo su primera misa
en la _ciudad_ de la Vega, sin tener aún relaciones políticas con
el Gobierno) ordenó el rey Fernando á la Casa de Contratación de
Sevilla, establecimiento recientemente fundado, «que enviara 50
esclavos á Haïti para el trabajo de las minas, porque los naturales
de la isla eran débiles de ánimo y de cuerpo. (Déc. I, lib. VIII,
cap. 9.) Debe creerse que los enviados eran negros criollos, nacidos,
como entonces se decía, en poder de cristianos. Pero la ordenanza
de 1511 (Déc. I, lib. IX, capítulo 5) expresa ya claramente una
verdadera _trata de negros_. Alábase el estado próspero de la
colonia; la menor frecuencia de los huracanes, como efecto de la
multiplicación de iglesias y de la exposición del Santo Sacramento;
se cede al deseo de los dominicos de disminuir el trabajo de los
indígenas, y ordena la corte que sean llevados á las islas muchos
negros de las costas de Guinea «puesto que un negro trabaja más que
cuatro indios».

Hasta entonces no figura el nombre de Las Casas en las minuciosas
narraciones de la administración de Haïti que nos han dejado los
historiadores. La proposición formal de Las Casas de que «_á los
castellanos que vivían en las Indias se diese saca de negros, para
que fuesen los indios más aliviados en las minas_», data del año de
1517. (Déc. II, lib. XI, cap. 20.) Esta proposición, apoyada por el
mucho crédito que gozaba entonces Las Casas con el Gran Canciller
y todo el poderoso partido de los flamencos, tuvo, por desgracia,
la mayor influencia en la extensión de la trata; pues entonces fué
cuando los flamencos vendieron á negociantes genoveses en 25.000
ducados una licencia de introducción de 4.000 negros. Así empezaron
los horribles _asientos_ que después concedió la corte á las de
Peralta, Reynel y Rodríguez de Elvas. (_Rélat. hist._, t. III, página
403.)

En el mismo año hicieron una proposición igual á la de Las Casas
(Déc. II, lib. II, cap. 22) los padres de la Orden de San Jerónimo.
En ambas se hablaba también de enviar europeos de raza blanca
para los oficios y la labranza de las tierras. En la polémica que
sostuvo el abate Gregoire con los Sres. Funes, Meer y Llorente,
sobre el origen de la trata de negros, se equivocó al sospechar
que el historiador Herrera inculpaba falsamente á Las Casas. _El
Memorial_ presentado por este último al gran Canciller estuvo en
manos de Muñoz, que lo copió. En el artículo ó cláusula tercera hay
la proposición de que «cada vecino pueda introducir francamente
dos negros y una negra». (Navarrete, t. I, pág. LXXXVIII.) No es
de Las Casas la primera idea de llevar negros á las Antillas, pues
hacía ya por lo menos seis ó siete años que los llevaban; pero
desgraciadamente contribuyó en 1517, al mismo tiempo que los padres
de San Jerónimo, enemigos suyos entonces (Déc. II, lib. II, cap. 15),
á la extensión de la trata, á avivarla con su influencia y á hacerla
lucrativa, bajo la forma de _asiento_.

Con la más estricta imparcialidad he examinado esta cuestión, tanto
más grave, cuanto que el número de negros en ambas Américas pasa ya
de _siete millones_. En la antigüedad los africanos, ó mejor dicho,
las razas semíticas establecidas en las costas septentrionales
de África, hacían la _trata_ de blancos en Europa. Antes de que
los europeos hicieran la trata de negros en África trajeron á los
guanches de Canarias, y en los últimos años del siglo XIV eran
vendidos como esclavos en los mercados de Sevilla y de Lisboa.
También se cree generalmente que los primeros esclavos negros de
cabello rizado llegaron á Lisboa en 1442. Barros, Déc. I, lib. I,
cap. 6, dice que eran negros de Senegambia enviados por los moros
para rescatar esclavos de su propia raza (Ritter, _África_, 1822,
pág. 411). Pero Ortiz de Zúñiga ha probado que trajeron esclavos
negros á Sevilla en el reinado de Enrique III de Castilla, y por
tanto, antes de 1406 (_Anales de Sevilla_, lib. XII, núm. 10).
Los catalanes y los normandos frecuentaron la costa de África
hasta el trópico de Cáncer, lo menos cuarenta y cinco años antes
que el infante D. Enrique, el marino, comenzara la serie de sus
descubrimientos más allá del cabo Non.

[177] En su mocedad, dice Fernando Colón (_Vida del Almirante_, cap.
3), tuvo el cabello blondo, pero de treinta años ya le tenía blanco.
Benzoni, que nació trece años después de la muerte de Cristóbal
Colón, le caracteriza diciendo: «Ingenio excelso, læto é ingenuo
vultu. Acres illi et vigentes oculi, _subflava Cæsaries_, os paulo
patentius, in primis justitiæ studiosus erat, iracundiæ tamen pronus
_si quando conmovetur_.» (_Hist. Indiæ occid._, 1586, lib. I, cap.
14.) Acerca de la incertidumbre de los retratos discordantes de Colón
conservados en Cúccaro, en casa del duque de Berwick, en Madrid,
etc., véase Cancellieri, _Notizie di Christ. Colombo_, 1809, pág.
180. _Códice Colombo Amer._, pág. LXXV.

[178] Carta del mes de Marzo de 1504.

[179] «Yo he perdido (en estos trabajos) mi juventud y la parte
que me pertenece de estas cosas y la honra dello; mas non fuera de
Castilla adonde se juzgaran mis fechos y seré juzgado como á capitán
que fué á conquistar de España fasta las Indias y non á gobernar
cibdad ni villa ni pueblo puesto en regimiento, salvo á poner so el
señorío de S.A. gente salvaje, belicosa y que viven por sierras y
montes.» Este fragmento es de fines del año 1500.

La carta enviada á la nodriza del infante D. Juan, doña Juana de la
Torre, también de fines de 1500, repite el mismo pensamiento de una
manera más patética, pero también más incoherente en la construcción
de las frases: «Allí me juzgan como gobernador que fué á Secilia
(Sicilia) ó ciudad ó villa puesta en regimiento y _adonde las leyes
se pueden guardar por entero_, sin temor de que se pierda todo, y
rescibo grande agravio. Yo debo ser juzgado como capitán que fué de
España á conquistar fasta las Indias á gente belicosa y mucha y de
costumbres y seta á nos muy contraria: los cuales viven por sierras
y montes sin pueblo asentado ni nosotros, y á donde, por voluntad
divina, he puesto so el señorío del Rey y de la Reyna, nuestros
señores, otro mundo; y por donde España, que era dicha probe, es más
rica. Yo debo ser juzgado como capitán que de tanto tiempo fasta hoy
trae las armas á cuestas, sin las dejar una hora y de caballeros de
conquista y del uso, _y no de letras, salvo si fuesen de Griegos y
de Romanos_ ó de otros modernos de que hay tantos y tan nobles en
España, ca de otra guisa recibo grande agravio, porque en las Indias
no hay pueblo ni asiento.»

Podría decirse que el fragmento hallado en los archivos del duque de
Veragua, si no es el borrador de la carta á la nodriza del Infante,
debe ser principio de una carta escrita con el mismo propósito de
justificarse. Ya hemos hecho ver antes, comparando cartas dirigidas
al tesorero de la corona D. Rafael Sánchez y al escribano de ración
D. Luis Santángel y escritas en 1493, que Colón tenía la costumbre de
enviar á diferentes personas entre sus protectores cartas que decían
lo mismo y con iguales frases.

[180] El Almirante le llama Cahonaboa, Pedro Mártir, Caunaboa.
(_Oceánica_, Dec. I, lib. IV, pág. 48.)

[181] Instrucción de 9 de Abril de 1494.

[182] El eclipse de 29 de Febrero de 1504, que Colón predijo tres
días antes á los indios de Jamaica para asustarlos y obligarles á
llevar nuevas provisiones. Encuentro anotadas las circunstancias
de este eclipse y la deducción de la longitud del _puerto de Santa
Gloria_ en el litoral de la isla Janahica (Jamaica) en el libro de
las profecías de Colón, fol. 76. También en el testamento de Diego
Méndez se habla y nombra el eclipse casi total. Colón advierte que
no pudo observar el principio del eclipse, _porque el comienzo fué
primero que el sol se pusiese_.

Este caso rarísimo es un efecto de refracción. Dice Fernando Colón
(_Vida del Almirante_, cap. 103) que Colón dijo á los indios durante
el eclipse _quería hablar un poco con su Dios_, y se encerró. Sacó
especialmente partido de la _inflamación de la luna por ira del
cielo_, tinte que lo produce, según se sabe, la inflexión de los
rayos solares en el cono de la sombra, por la influencia de atmósfera
terrestre y que es vivísimo en la zona tropical. (_Rélat. hist._, t.
III, pág. 544.) No hay necesidad alguna de suponer que la predicción
del eclipse se fundaba en cálculos de Colón. El Almirante tenía
sin duda efemérides á bordo, probablemente las de Regiomontanus
que abarcaban los años 1475-1506 ó el _Calendarium eclipsium_ para
1483-1530, cuyo uso era muy común entre portugueses y españoles. Esta
suposición es tanto más probable, cuanto el Almirante tenía plena
confianza en la determinación de las longitudes por la observación
de los eclipses lunares (dice en su carta al papa Alejandro VI) _no
pudo haber yerro, porque hubo entonces eclipses de la luna_, y ya en
el Diario de su primer viaje (día 13 de Enero de 1493) se propone
«observar la conjunción de Júpiter y Mercurio y la oposición de
Júpiter», fenómenos sin duda indicados en las efemérides que llevaba
en el barco. El amigo de Colón, Vespucci, dice claramente en la carta
á Lorenzo de Médicis (Bandini, pág. 72), que se sirvió en 1499 y 1500
«del almanaque de Juan de Monteregio, calculado por el meridiano de
Ferrara.»

[183] _Cartas de Hernán Cortés_ (ed. del cardenal Lorenzana, página
39).

[184] No fué en 1506, como se asegura, cuando vió Oviedo, según dice
terminantemente, plantar las primeras cañas de azúcar en la isla
de Santo Domingo (_Hist. natural de las Indias_, libro IV, cap.
8), porque Oviedo fué por primera vez á dicha isla en 1513, como
_veedor de las fundiciones de oro_, y sólo estuvo allí dos años.
Sus otros viajes fueron en 1519 al Darien; en 1526 á Cartagena de
Indias; en 1535 á la _fortaleza de Santo Domingo_. Como en este año
había ya treinta ingenios en la citada isla, empleando para obtener
el _guarapo_ cilindros llevados por Gonzalo de Veloso y movidos
por caballos ó por _trapiches de agua_, ruedas hidráulicas, la
introducción de la caña de azúcar por Pedro de Atienza debe referirse
á la época de 1513 á 1515. Es verdaderamente notable que la historia
nos dé á conocer con tanta precisión las circunstancias en las cuales
ha comenzado un cultivo que tanto ha influído en la barbarie de la
trata de negros y en la prosperidad del comercio europeo, pues todo
el Archipiélago antillano llegó á exportar en 1826, sin contar los
efectos del comercio fraudulento, más de 287 millones de kilogramos
de azúcar, y en 1836 más de 380 millones. (Véase la _Rélation
historique_, t. III, pág. 493, y la importante Memoria de Mr. Rodet
sobre el consumo de la azúcar en Europa.)

[185] Carta de 21 de Diciembre de 1504 (Navarrete, t. I, página 346),
y cédula del 2 de Junio de 1497 (t. II, Doc. CXIV, página 202).

[186] Diego de Deza, que no debe ser confundido con el enemigo de
Colón y de Cortés, Juan de Fonseca, archidiácono de Sevilla, que en
Enero de 1505 también fué nombrado obispo de Palencia, cuando Deza
pasó á ser arzobispo de Sevilla.

[187] _Con un bulto de piedra mármol, en el cual bulto estará un
letrero en conmemoración del mayorazgo._

[188] Colón dice textualmente «_que haga comprar en su nombre ó de
sus herederos unas compras á que dicen Logos que tiene el oficio de
San Jorge_, los cuales agora (en 1498) rentan seis por ciento y son
dineros muy seguros». Este párrafo es digno de atención para los
aficionados á los estudios de economía política, relativa á la época
del descubrimiento de América.

Muestra Colón tanto empeño en la cruzada á Tierra Santa, «en la que
Sus Altezas deben gastar todas sus rentas de las Nuevas Indias», que
ordena á D. Diego y á los herederos de éste comenzar la expedición,
aunque los fondos acumulados en el Banco no sean muy considerables,
por ser muy probable que una conquista de Jerusalén emprendida por
simples particulares obtenga al fin la cooperación del Gobierno.

[189] Diríase que previó lo ocurrido en Alemania el 31 de Octubre de
1517. Colón pone una condición de singular prudencia al cumplimiento
de su orden de socorrer al Papa «contra la tiranía de una persona que
quiera despojar la Iglesia». El heredero no necesitará cumplir esta
orden de socorro si el Papa fuera herético, _lo que Dios no quiera_.

[190] Aludo al párrafo con tanta frecuencia citado de la carta á la
Reina dando cuenta del cuarto viaje: _el oro es excelentísimo....._ y
al párrafo que termina el testamento del 19 de Mayo de 1506.

[191] Equivale á un peso de doce marcos de oro, porque 50
_castellanos_ hacen un marco, que, según el edicto del rey don
Alonso XI de 1348, debía ser el marco alemán, el de Colonia (_marco
de Colonna_, por Colonia). Las denominaciones de _medio excelente,
enrique y castellano (entero)_ eran sinónimas.

[192] Como en los últimos tiempos ha excitado mucho la curiosidad del
público la comparación de la riqueza del oro en Choco, en el Brasil,
al sur de los Estados Unidos, y en la vertiente oriental (asiática)
del Ural, manifestaré aquí el peso de las mayores _pepitas_ de
oro que han sido encontradas. La de los terrenos auríferos del
Ural, que está depositada en el Gabinete Imperial de Minas de San
Petersburgo, pesa 10 58⁄100 kilogramos. La que se encontró, según M.
Köhler de Freiberg, en Anson County (Estados Unidos) en 1821 pesa
21 7⁄10 kilogramos. El condado de Cavarras ha dado un pedazo de oro
(siempre sin ganga) que pesa 12 6⁄10 kilogramos y muchos de 6 y de 8
kilogramos.

En la época de la _conquista_ la mayor pepita de oro (grano de oro)
fué la encontrada en Haïti á principios del año 1502 en los lavaderos
de arenas auríferas del Río Hayna, á ocho leguas de distancia de la
ciudad de Santo Domingo, lavaderos pertenecientes á dos colonos,
Francisco de Garay y Miguel Díaz. La suponían grande como «las
hogazas de Alcalá que se venden en Sevilla.» Para exagerar su volumen
se decía (Herrera, Déc. I, libro V, cap. 1) que los mineros ponían
sobre el grano de oro un lechón asado para comérselo, como los reyes
en un plato de oro. Este grano cayó al fondo del mar, no cerca del
cabo Beata, como afirma Oviedo (_Hist. nat._, cap. 84), sino como lo
dice claramente D. Fernando Colón (cap. 88) el 29 de Junio de 1502,
cerca del cabo oriental de la isla de Haïti, que es el cabo Engaño,
durante el famoso huracán que Cristóbal Colón predijo cuarenta y ocho
horas antes, «cuando el cielo estaba aún claro y azul», y en el que
perecieron Bobadilla, Roldán y el cacique Guarionex. Tenemos seis
valuaciones del peso de esta famosa pepita de oro: Oviedo dice que
pesaba una arroba y siete libras; Pedro Mártir de Anghiera, 3.310
_castellanos_ (_auris globus maximi ponderis_, en _Oceánica_, Déc.
I, libro X, pág. 117); Las Casas (_Obras nuevamente impresas en
Barcelona_, 1646, pág. 8), 3.600 castellanos; D. Fernando Colón (cap.
64), más de 30 libras; Herrera, 3.600 pesos, y finalmente Wytfliet,
3.310 libras (_Descriptionis Ptolemaicæ argumentum_, 1597, pág. 25).
Las cinco primeras valuaciones son casi idénticas; las 32 libras
castellanas de Oviedo hacen 14 6⁄10 kilogramos; los 3.310 castellanos
de Anghiera, 15 1⁄10 kilogramos; los pesos de Herrera son idénticos á
los castellanos (_Quod. nummum castellanum vocari diximus vulgo pesum
appellunt_, _Oceán._, Déc. II, lib. VII, pág. 183). Wytfliet tomó
los _castellanos_ de Anghiera por _libras castellanas_, y por tanto,
centuplicó el peso del grano de oro. Sin embargo, Anghiera dice
claramente: «Unus auri globus repertus fuit trium millium trecentorum
decem auri pondo. Globum eum mille amplius homines viderunt et
attectaverunt. Pondus autem hoc a me sic appellatum, _non libram
intelligi volo æquare_ sed ducati aurei et trientis summam: vocant
ipsi pesum; summamque ponderis castellanum aureum appellant Hispani.»
En efecto, el _ducado_ ó dobla de la banda tenía, á fines del siglo
XV, 365 á 375 maravedís, mientras el peso ó castellano contenía de
480 á 485 (_Memoria de la Acad. de la Hist._, t. VI, páginas 513, 525
y 537). Respecto al marco dice también Anghiera (Déc. II, libro IV,
pág. 154): «Quam libram Hispanus _marchum_ appellat, quinquaginta
nummi aurei _castellani_ nuncupati, complent.» Este cálculo, cuyas
bases he expuesto, prueba que la pepita caída al mar pesaba casi un
tercio menos que la pepita del condado de Anson (Carolina del Norte).

Por las laboriosas investigaciones que he hecho acerca del comercio
de metales preciosos y las cantidades relativas de oro y de plata
explotadas desde el descubrimiento de América, creo haber probado
suficientemente cuán escaso era el valor de las riquezas metálicas
importadas en Europa desde 1492 á 1500. En estos ocho años fué el
término medio de 2.000 marcos de oro anuales. (_Essai politique_,
t. III, páginas 419 y 428, segunda edición. Jacob, _On precious
metals_, t. II, pág. 46.) Como la acumulación se hizo en un solo
punto, y la importación, antes del descubrimiento de las minas de
Talco en Méjico, toda era de oro, la variación en las proporciones
de los dos metales preciosos indujo á la reina Isabel, á causa del
envilecimiento del oro, á reducir por el edicto de Medina de 1497, la
proporción entre ellos á 1 : 10,7, mientras hasta entonces había sido
de 1 : 11,6. (_Mem. hist._, t. VI, pág. 525.) La acumulación de la
plata hizo subir de precio nuevamente el oro desde 1545 y 1558, época
memorable del descubrimiento de las minas del Potosí y de Zacatecas.

Fernando el Católico, á quien el papa Alejandro VI había regalado,
con la Bula de 3 de Mayo de 1493, la mitad del mundo, envió á este
Pontífice granos de oro, como primicias de las explotaciones de
Haïti. Estas primicias, que tenían, sin duda, un peso considerable,
se emplearon en dorar la _soffitta_ de la basílica de Santa María la
Mayor en Roma, como lo indica la siguiente inscripción: «Alexander VI
Pont. max. lacunar affabre sculptum cælavit auro quod primo Catholici
Reges ex India receperunt» (Cancellieri, p. 193). Tal era entonces
el movimiento industrial en España, que ya en 1495 el minero Pablo
Belvis (Muñoz, lib. V, § 33) llevó á Haïti mercurio para obtener
el oro diseminado en la arena, por medio de la amalgamación. El
descubrimiento de la amalgamación, hecho en Méjico en 1557 por un
minero de Pachuca, Bartolomé de Medina, fué sólo la aplicación del
mercurio á los minerales de plata. En cuanto á la problemática masa
blanquecina de 300 libras de peso, encontrada en la provincia de
Cibao, en el patio de la casa de un cacique, donde estaba desde hacía
muchas generaciones, y acerca de la cuestión de saber si esta masa
era hierro arsenical, electrum (aleación de oro y plata) ó platino,
véase Pedro Mártir, lib. IV, pág. 49, y Sprengel en sus notas
alemanas para la obra de Muñoz, lib. V, § 37.

[193] Mr. Washington Irving, cuya _Vida de Colón_ no sólo brilla por
la elegancia del estilo, sino también por el descubrimiento de muchos
hechos nuevos y muy importantes para la historia, ha encontrado este
rasgo de moderación en Las Casas. (_Hist. de las Indias_, lib. I,
cap. 123.)

[194] Por analogía con observaciones hechas hoy en estos mares, no
más de 26° centigrados.

[195] «Navegué, dicen Colón, por camino no acostumbrado, navegué al
austro con propósito de llegar á la línea equinocial y de allí seguir
al poniente hasta que la isla Española me quedase al septentrión.»

[196] _Vida del Almirante_, cap. 65. En la carta á la Reina quéjase
Colón con amargura de su estancia en las islas de _Cabo Verde_, que
dice tienen mal aplicado este nombre, siendo tan secas que no se
encuentra en ellas rastro de verdura. Describe los efectos de la
calma y de un clima tan ardiente que quemaba el barco. Á ocho días de
completa calma sucedieron siete días de lluvia y espesa niebla. Esta
es _la región de las calmas_.

[197] Carta del 29 de Diciembre de 1504.

[198] Afortunadamente, poseemos la hermosa carta en que Colón habla
de esta muerte á su hijo D. Diego, y también le encarga averiguar si
la Reina ha dejado dicho algo de él en su testamento.

[199] Me refiero á la _licencia de la mula_ que D. Diego debía
negociar para que su padre pudiera ir desde Sevilla á la corte,
que estaba entonces en Toro y después en Segovia. El permiso fué
concedido en 1505 «por causa de vejez y enfermedad». Como la raza
caballar disminuía en España á causa del frecuente uso que se hacía
de las mulas, el rey Alfonso XI publicó un edicto prohibiendo
en absoluto montar en mulas. Posteriormente fué modificada esta
disposición, determinando el número de mulas que podían alimentar los
obispos y los grandes de España. Informado el rey Fernando en 1494
de que cada día era más difícil reunir para el servicio del ejército
cinco ó seis mil caballos, privó de la _licencia de la mula_ á todos
los legos. El uso de la mula, cuyo andar es mucho más suave que el de
los caballos, sólo fué permitido desde entonces á los infantes, al
clero y á las mujeres.

El estado de los caminos y los medios de transporte eran tales
entonces en España, que Colón no pudo realizar su viaje á la corte
hasta el mes de Mayo de 1505. Primero proyectó ir en litera, y al
efecto el _cabildo_ de Sevilla le prometió las _andas_ que habían
servido para llevar el cuerpo del difunto cardenal D. Diego Hurtado
de Mendoza.

[200] «Una de las principales cosas porque esto nos ha placido es
por ser inventada, principiada é habida por vuestra mano, trabajo é
industria, y parécenos que todo lo que al principio nos dijistes que
se podría alcanzar, por la mayor parte toda ha salido cierto, como
si lo hobierades visto antes que nos lo dijesedes.» En esta carta,
conservada en los archivos del duque de Veragua (Navarrete, t. II,
Doc. LXXIX, p. 154), es donde se encuentra también el indicio de un
conocimiento exacto de las estaciones en los trópicos. «_Algunos
quieren decir que en un año hay allá dos inviernos y dos veranos._»
S. Isidoro (_Orígenes_, XIV, 6) y el Cardenal d’Ailly (_Imago_, c.
13) hablan de dos veranos en Trapobana.

[201] Véanse las cartas del Almirante á D. Diego fechadas el 21 y
29 de Diciembre de 1504 y el 18 de Enero de 1505. La carta al Papa
se refería al cuarto viaje (_He escrito al Santo Padre de mi viaje,
porque se quejaba de mí que no le escribía_). No es, por tanto, la
que copió D. Fernando Colón, y por su copia, conocemos, en la que el
Almirante se alaba de haber descrito sus viajes en la _forma de los
Comentarios de Julio César_ y cuya fecha del mes de Febrero de 1502
es anterior en dos meses á la partida para el cuarto y último viaje.

[202] Los puntapiés dados á Jimeno de Briviesca, judío ó moro recién
convertido. (Las Casas, lib. I, cap. 126. Washington Irving, t. II,
p. 355.)

[203] «El dicho D. Juan tuvo continuamente odio mortal al Almirante.
El piloto Andrés Martín debía entregarlo á D. Juan de Fonseca, dando
á entender que con su favor y consejo ejecutaba Bobadilla todo
aquello (la prisión y los grillos). (_Vida del Almirante_ caps. 64 y
86.) El capitán del barco, que trató á Colón con gran consideración
y afecto durante el viaje, llamábase Alonso de Vallejo, amigo íntimo
de Bartolomé de las Casas. Pedro Mártir, que habla de este asunto con
tímida reserva en las _Décadas oceánicas_ (I, 7 in fine), menciona
una carta _cifrada_ (_ignotis characteribus scriptæ litteræ_) que el
Almirante había escrito á su hermano el Adelantado, para inducirle á
venir en su ayuda con las tropas; pero el mismo Pedro Mártir confiesa
que todo este odioso asunto quedó en plena obscuridad. «Quid fuerit
perquisitum non bene percipio.--Quid futurum sit, tempus, rerum
omnium judes prudentissimus aperiet.

[204] El 26 de Abril de 1506. El _Rey Archiduque_ y la reina D.ª
Juana partieron de Flandes y se refugiaron en Inglaterra para
librarse del naufragio é incendio del buque Almirante en medio de
una tempestad, y embarcáronse de nuevo en Plimouth para llegar á
La Coruña. Las intrigas de las dos cortes de Fernando y de Felipe,
desde el desembarco hasta la muerte del joven Archiduque, las
describe del modo más ingenioso un testigo ocular (Pedro Mártir. Ep.
296-328). «Germanam, Galli regis ex sorore neptim Ferdinando sponsam
adventasse cuncti admirantur: durum omnibus videtur novas cernere tam
repente nuptias in Castella præsertim, ejus dotalia regna, quæ vixit
nulli par, cuius ossa gens omnis non minus veneratur, quam colebat
viventem. Philipus Joannaque reges adhuc Angliam tenent. Rex Angliæ
honorifice eos suscepit. Joanna vero blanditias abnuit, tenebris
gaudet ac solitudine, fugit omne commercium.--Appulsus est Philipus
rex: incertum an sit servaturus pacta cum socero. Juvenis est mitis,
bonæ et magnanimæ naturæ: sed non est rerum experientia pollens,
præsentes illum susurri adstringunt ac præcipitant. Pravi consultores
novarumque rerum studiosi, proceres. Philippum ducunt persuasum ne
ullo pacto socero credat. Joanna uxor, ut invalida, prægnans ducitur,
ut elinguis tacet. Confusa sunt omnia. Scribo quæ ferveant--¡Heu!
¡heu! ¿quid ultra sperandum? ex Ferdinandi regis benignitate erga
filiam generumque (?) tanta in _Philippenses_ immanitas ac petulantia
emanavit, ut regem socerum inermem senim triumphis onostum, venire
semisuplicem ad generum armatum, juvenem cœgerint. Conveniunt in
infelici ruris exigui agello, nomine Remessal.

Præcedunt Philippum, in conspectu soceri, compositis ordinibus,
armati Belgæ circiter mille. Fernandum socerum ac si capere illum,
abducereque vinctum vellent, circumsepiunt. Colloquuntur: aspere
hostiliterque visus est à longe socerum gener compellasse. Ex
generi motibus id colligebam. Discordes abeunt et corruptis animis
regrediuntur, in Populam Senabriæ gener ad Rium Nigrum, in Asturianum
opidulum socer.--Discedit ex Hispania Ferdinandus. Febricula laborat
Philippus ex ludo pilæ exortam putant. Nec desunt qui credant
actorum cum socero pænituise.--Philippus ille qui jam sibi animo
totum orbem absorbere videbatur, maternum æmulans avum octavo cal.
Oct. MDVI animam emisit juvenis, formosus, pulcher, elegans, animo
polens et ingenio, proceræ validæque naturæ, uti flos vernus evanuit.
Joanna laboranti semper affuit, sive inmoderato dolore præpedita
sive quod jam non sentiat, quid sit dolor, lacrymam vel unam
emisit nunquam. Socer in anchoris stans _portu Delffini_ indoluit
non parum, _aut indoluisse visus est_. Haud aliter Ferdinandi
regis in Napoli adventus ab Hispanis (_paucis exceptis sedicionum
amatoribus_) desideratur ac sicca tellus dicitur imbres appetere.
Miseretur Joannæ reginæ, quæ gravis utero vidua relicta, vitam ducit
infelicem, tenebris et secessu gaudens, dextra mento infixa, atque
ore clauso, ac si esset elinguis, nullius commercio delectatur, omne
præsertim fæmineum genus et odit et abjicit à se, ut viro solebat
vivente!--Exhumat Joanna mariti corpus ex cænobio Carthusiensi de
Miraflores. Ex duobus cucullatis fratribus Mirafloranis qui Philippi
corpus exanime comitantur, alter lævi sicco folio levior, reginæ,
_ut gratiam ejus aucuparetur_, suscitatum iri aliquando regem (post
quartum decimum ab interitu annum) mandax persuadet.....»

[205] Diego Méndez, de quien antes he hablado, fué quien instituyó un
_mayorazgo_ con un viejo mortero de mármol y nueve libros impresos.

[206] Zúñiga. _Anales ecl. de Sevilla_, lib. XIV, pág. 496.

[207] Error del copista por Mango, como Colón dice en la misma
carta y en el documento oficial del juramento de Cuba. Marco Polo
distingue Mangi (Mandje) la China meridional, al sur del río Amarillo
ó Hoang-ho, del Khataï (Catayo) ó China septentrional (lib. II, cap.
35). El Mangi, que Toscanelli llama _Mango_, como también Colón, es,
según el viajero veneciano, «la provincia más magnífica y más rica
del mundo oriental».

[208] En la _hoja suelta_ que existe de mano del Almirante y que fué
escrita á fines del año 1500, cuando llegó á Cádiz con los grillos
puestos, estas 1.400 islas aumentaron en 300. Es una vaga valuación
del archipiélago del _Jardín de la Reina_, al sur de Cuba, valuación
que acaso dependa del recuerdo de las 1.378 islas (Maldivas?) que
Ptolomeo (lib. VII, cap. 4) sitúa cerca de Trapobana y que en su
primera navegación, el 14 de Noviembre de 1492, creyó el Almirante
haber visto frente á la costa septentrional de Cuba, _en fin del
Oriente_. Behaim, siguiendo á Marco Polo, aumenta el número de dichas
islas hasta 12.700.

[209] Cuando Colón, en Noviembre de 1500, y por tanto, mucho tiempo
antes de reconocer la costa de Veragua, se alaba de «que allí (en las
Indias) ha puesto so el señorío de sus Reyes más tierra _que non es
África y Europa_, allende la Española, que boja más que toda España»
(Navarrete, t. II, pág. 254), fué sin duda inducido á esta expresión
singularmente hiperbólica por la conjetura de la conexión del cabo
Paria con el cabo Alpha y Omega de Cuba. Al llegar preso á España,
no podía seguramente tener conocimiento de la salida de dos grandes
expediciones, la de Vicente Yáñez Pinzón y la de Diego de Lepe, una
de las cuales llegó al Brasil antes que Cabral, en el paralelo de 8°
19′ de latitud austral, y la otra á la desembocadura del Amazonas.

[210] Esta bella frase, cuya exactitud comprenden aun en nuestros
días cuantos han habitado largo tiempo en Méjico, Quito, el Perú y
Bolivia, encuéntrase en la defensa de los derechos y privilegios que
Cristóbal Colón presenta al tribunal por medio de sus abogados y que
ha sido encontrada en Génova (Cod. Col. Amer., pág. 280). Creo que
esta defensa, sin fecha, es posterior al año de 1497, porque se habla
en ella del viaje á Burgos de la archiduquesa Margarita, hija del
emperador Maximiliano I, cuando las bodas de esta princesa con el
infante D. Juan, único hijo varón de los Reyes Católicos.

[211] En la capilla de Santa Ana, llamada también del Santo Cristo.
Posteriormente fueron llevados á la misma Cartuja los restos del
_segundo almirante_ D. Diego y del hermano de don Cristóbal Colón,
el Adelantado D. Bartolomé. Fernando Colón, el historiador de su
padre, también fué enterrado en Sevilla; pero no en la Cartuja de las
Cuevas, sino en la catedral.

[212] La familia de Colón cometió, según parece, un error al pedir en
1795 á la _Real Audiencia_ de Santo Domingo los restos de Cristóbal
y de Bartolomé Colón. La relación oficial de lo ocurrido en la
traslación de los restos de Cristóbal Colón, publicada por Navarrete
(t. II, Doc. CLXXVII, pág. 366), nada dice del cuerpo de D. Diego,
sino «de la exhumación de las cenizas del Adelantado D. Bartolomé,
que también se debía solicitar». Sin embargo, por testimonio del
archivero del Cabildo de Sevilla está probado «que en 1536 fueron
enviados á Haïti los restos de D. Cristóbal y de D. Diego Colón»,
quedando en el monasterio de las Cuevas el cadáver de D. Bartolomé
(Navarrete, t. I, pág. 149). He visto muy generalizado este error
durante las dos temporadas que he permanecido en la Habana.

[213] Siento decir que he visto en Méjico, en el gabinete del
capitán D..., una costilla del cuerpo de Hernán Cortés, que,
cuando la traslación de los huesos á la capilla del Hospital de
_los Naturales_, había sido sustraída «por exceso de veneración al
conquistador y legislador de Nueva España».

[214] Idénticas censuras se encuentran expuestas con energía en la
primera década de (Antonio de Herrera, lib. VI, cap. 16), que se
publicó en 1601. El retrato que de Cristóbal Colón hace el primer
historiador de la India merece, por la nobleza del lenguaje, la
atención de cuantos saben apreciar en el idioma castellano lo que
más lo caracteriza, la grave sencillez de las formas. El párrafo á
que me refiero comienza así: «_Fué varón de gran ánimo, esforzado y
de altos pensamientos. Era grave con moderación, gracioso y alegre,
con los extraños afable, con los de su casa suave é placentero;
representaba presencia y aspecto de venerable persona, de gran estado
y autoridad....._»

[215] «He spend all the day distillations.» Véanse las cartas de Sir
William Wades en _Life of Raleigh by Patrick_, 1833, página 312.

[216] _Itiner. Portug._ cap. CVIII: _Inque regum regia splendidissima
usque in diem præsentem non inhonori degunt_. También encuentro en la
obra de Ruchamer (_Unbekanthe Landte_, capítulo 108), cuya impresión
fué terminada en 20 de Septiembre de 1508: _Vnd als Christoffel
Dawber mit sampthe seynein bruder kumen waren gen Cades, vnd di
grossmächtigste künge ditz vernamen, schaffthen siesie ledig zu
lassen, vnd hiessen sie williglich vnd freye zu hoff gan. Daselbst
sein sie noch auf den gegenwertigen tag_.

[217] Creo que Colón debe haber visto á Cortés en Santo Domingo
cuando, de vuelta de su cuarto viaje, permaneció allí desde el 13 de
Agosto hasta el 12 de Septiembre de 1504. Tenía entonces Cortés diez
y nueve años, y llegó á la isla el día de Pascua de 1504. Pariente
del gobernador Nicolás de Ovando, hospedado en casa del secretario
del gobernador (Herrera, Dec. I, lib. VI, cap. 12), debió llamar la
atención del Almirante, sobre todo después de adquirir reputación por
el noble valor que mostró en una peligrosa navegación.

[218] También Tácito, el mismo Tácito, cuatrocientos años después de
su muerte, fué llamado, pero por un rey de los Ostrogodos, _Cornelius
quidam_. Aludo á la respuesta que dió Teodorico á los embajadores
que le traían el ámbar de Prusia. El Rey quiere disertar acerca del
origen del ámbar, que, según su física, es un _sudatile metallum
ex arbore defluens_, y dice en su carta: «Hoc, _quodam Cornelio_
seribente, legitur in interioribus insulis Oceani.» Es la indicación
del conocido pasaje de Tácito, _Germania_, cap. 45, mezclada con
nociones que sacó de Plinio, XXXVII, 3.

[219] _Da Asia de Joao de Barros e de Diego de Couto_, Lisboa,
1778, Dec. I, lib. III, cap. 11; t. I, pág. 250. Es digno de
llamar la atención que Barros, cuyas primeras décadas, según las
investigaciones del Sr. Correa de Serra, fueron publicadas en 1552,
en ninguna parte de su hermosa obra hable de Colón como de persona
importante.

[220] Portulano di Pietro Coppo de Isola, térra dell’ Istria,
Venecia, 1528. Uno de los siete mapas dice: «Christopholo Columbo
Zenovese trovo nel anno 1492 molte isole et cose nove.» Morelli,
_Letter rarissima_, pág. 63.

[221] Pongo estas cifras ateniéndome á las controversia de Bossi y
de Muñoz. El primero (_Vita di Colombo_, páginas 79-82) se funda
en un documento inédito curiosísimo que contiene una carta de dos
milaneses que volvían en 1476 de Tierra Santa. Los pasajes de Zurita
y de Sabellico referentes á las empresas de Colombo el Mozo y de la
fabulosa llegada de Cristóbal Colón á Portugal nadando y agarrado á
un remo, los transcribe Washington Irving, t. IV, Apéndice 8.º

[222] _Memoria de Turín_, 1823, pág. 171.

[223] Humboldt dice _homme sans aveu_, y pone la siguiente nota: «No
me atrevo á traducir la frase _cazador de volatería_, que emplea D.
Fernando. Los buenos diccionarios dicen que volatería es caza con
halcones. En el dialecto de los gitanos, volatería significa _oficio
de ladrón_. Un español muy instruído, á quien he consultado, cree que
la frase entera significa caballero de industria ó aventurero, y se
funda en que es análoga á la de _tomar al vuelo_.

[224] Véanse los instructivos _Voyages hist. et litter._, en Italia
de M. Valery, t. V, pág. 73.

[225] Los dos Almirantes, Colón el Mozo, que se llamaba también
Cristóbal, y Francisco Colón, que estuvo al servicio del rey Luis XI
en 1475, fueron, según parece, de la rama de los de Colón de Cogoleto
(Cancellieri, pág. 20).

[226] «Sobre el origen de su familia y patria del Almirante procedió
con alguna reserva, exponiendo las opiniones ajenas, _sin declarar la
suya propia_.» Navarrete, t. I, pág. LXIX.

[227] Se ha supuesto que el texto original español de D. Fernando,
entregado en 1568 por D. Luis Colón á un patricio de Génova, Fornari,
había sido alterado para corroborar las pretensiones genovesas, si
no en la rara edición italiana de Venecia (1571), al menos en la de
Milán (1614), dedicada por el impresor Girolamo Bordini á un Dux de
Génova (_Mem. de Turín_, 1805, pág. 240); pero ¿por qué habían de ser
estas falsificaciones tan vagas y tímidas?

[228] Es el mismo Diego Colón que desde 1494 desempeñó papel tan
importante en Haïti y fué preso y aherrojado con sus hermanos
Cristóbal y Bartolomé. Al morir el Almirante ya era D. Diego
sacerdote, porque en el testamento de 19 de Mayo de 1506, dice: «Á D.
Diego, mi hermano, cien mil maravedís (cada año), _porque es de la
Iglesia_». Sorprende que un escritor generalmente tan exacto, como
el P. Spotorno, haya confundido al hermano más joven del Almirante
(_Cod. Col. Amer._, páginas XLIV y LII) con el intérprete Diego
Colón, natural de Guanahaní y bautizado en 1493 en Barcelona. Este
último, y no el hermano del Almirante, fué quien se casó en 1494 con
la hija del rey Guarionex de Haïti. (_Petr. Mart. Ocean._ Dec. I,
lib. IV, pág. 47.)

[229] El nombramiento de Diego databa de 1492 (Navarrete, t. II,
páginas 17 y 220. _Vida del Almirante_, cap. 85; Herrera, Déc. I,
lib. II, cap. 15.)

[230] Alude á la hermosa inscripción que Fernando el Católico hizo
colocar en el primer sepulcro de Colón en la catedral de Sevilla
(_Vida del Almirante_, cap. CVIII).

    Á CASTILLA Y Á LEÓN NUEVO MUNDO DIÓ COLÓN.

[231] Correa era conocido del célebre viajero Alviso di Ca Da Mosto.

[232] Probablemente Cabezudo dispuso al poco tiempo la traslación de
Diego á Córdoba, porque al describir el Almirante las angustias que
pasó durante la noche del 14 de Febrero de 1493 dice: «que durante
la tempestad se acordaba sobre todo de los dos hijos _que tenía en
Córdoba al estudio_.» Fernando, sin embargo, sólo contaba entonces
cuatro ó cinco años.

[233] Petr. Mart. Epíst., CCCXI. _Valeoleti_, VII. _Idus Junii_ MDVI.
«Proh rerum humanarum fallax possessio! Redibis, o misera Castella,
redibis ad pristinam confusionem tuam. Nullus Fernandum regem non
deseruit, _præter Federicum Albæ Ducem, ipsius consobrinum_, et
Bernardum Roies Deniæ Marchionem.»

[234] Herrera, Déc. I, lib. VII, cap. 6. «El Duque de Alba era de los
Grandes de Castilla el que más, en aquellos tiempos; _privaba con el
Rey_, y no pudo el Almirante (D. Diego) ligarse á casa del Reino que
tanto le conviniese, _ya que su justicia no le valía_.

[235] Conservado en la _Historia de las Indias_ de Las Casas.
Navarrete, t. II, Doc. CLXIII, pág. 322.

[236] «Los enemigos de Diego Colón, dice Herrera (Déc. I, libro
VII, cap. 12) acudieron á la calumnia para acusarle de que quería
declararse independiente, acusación dirigida antes contra su padre.
Un hombre de guerra, Amador de Lares, que había hecho las campañas
de Italia, les demostró en vano que la construcción que les parecía
ser de una _casa fuerte_ la motivaba el calor del clima.» Acusación
semejante fué dirigida unos tres siglos después contra el joven
virrey de Méjico, el conde Bernardo Gálvez, cuando, con grandes
gastos, construyó el castillejo que corona la colina de Chapoltepec.

[237] Este nombre es el diminutivo de _becerro_. El P. Charlevoix,
jesuíta, no muy crédulo por cierto, coleccionó los cuentos que
circulaban entre los conquistadores acerca de la astucia y la nobleza
de carácter de Becerrillo, al cual llama constantemente, por error,
_Berezillo_ (_Hist. de S. Domingo_, t. I, pág. 281). Después de
cuatro años de hazañas, el famoso perro fué muerto por los caribes en
1514, casi en el momento en que lograba librar de manos del enemigo á
su amo, el valeroso Sancho de Arango (Herrera, Déc. I, lib. VII, cap.
13; lib. X, cap. 10). Es desgraciadamente ciertísimo que Cristóbal
Colón había introducido la abominable costumbre de hacer combatir á
los perros contra los indígenas. Tan pronto como se reunió con su
hermano Bartolomé en Haïti, emprendieron juntos una expedición contra
el rey Manicatex, en la cual llevó veinte _perros corsos_ (_Vida del
Almirante_, cap. 60). Empleaban también estos animales para destrozar
á los llamados culpables (Petr. Mart. _Ocean._, Déc. III, lib. I,
pág. 208).

Los pueblos de Europa renuevan siempre, en las guerras civiles, las
crueldades de los tiempos más bárbaros. En la expedición francesa á
Santo Domingo, en 1802, ocurrieron hechos como el de quemar negros
prisioneros á fuego lento, en medio de una gran población, y el de
valerse de perros de Cuba, que adquirieron triste celebridad por su
empleo para la _caza de hombres_. Esta caza hasta ha sido defendida
en el seno de una asamblea legislativa en Jamaica, con todo el lujo
de una erudición filológica. (Véase mi _Rélat. hist._, t. III,
páginas 453 y 457.)

[238] Mosiur de Gebres, dice ingenuamente Herrera (Déc. II, libro II,
cap. 19), principal consultor de las mercedes del Rey, _no sabía lo
que eran las Indias_.

[239] _Cod. Col. Amer._, pág. LXIII; pero, según un árbol genealógico
examinado por Washington Irving (t. IV, pág. 102), María, la hija del
almirante D. Diego, se casó con Sancho de Córdova. Es, sin embargo,
cierto que la abadesa de un convento de Valladolid pretendía tener
parte en el mayorazgo del difunto. (_Mem. de Turín_, 1805, pág. 190.)
Fundaba acaso sus derechos en la parte debida á otra María, hija del
_tercer Almirante_ y también religiosa profesa.

[240] El primitivo título, según parece, fué el de _Marqués de la
Vega_, tomado de un caserío de Jamaica (isla de Santiago) que tenía
dicho nombre. (Charlevoix, t. I, pág. 477.)

[241] Veragua, Cubagua é Inagua son nombres indios, tomados de
lenguas americanas muy distintas, y tan alterados y viciados, sin
duda, que tienen, al parecer, terminaciones romanas. Para que
no se crea que es error tipográfico, debo decir que al escribir
_Duque de Veraguas_ me atengo á la costumbre vigente en España;
pues esta comarca siempre la nombró Cristóbal Colón en la _Lettera
rarissima_, y su hijo en la _Vida_ de su padre, como también Pedro
Mártir (_Ocean._, págs. 135, 189 y 237) y en las cartas modernas del
_Depósito Hidrográfico_ de Madrid, _Beragua_ ó _Veragua_. Méndez en
su testamento (Nav., t. I, página 315), la llama _Veragoa_.

[242] Carta de Jamaica del 7 de Julio de 1503 (Nav., t. I, página
302): _Vida del Almir._, cap. 95-100. El Río de Belén, llamado por
Méndez en su testamento _Yebra_, pertenece ahora á la provincia del
Panamá, formando casi el límite de las provincias de Panamá y de
Veragua.

El adelantado D. Bartolomé Colón, el mismo que, según Las Casas
(Washington Irving, t. I, pág. 92; t. II, pág. 216), acompañó á Díaz
en el viaje de 1486, y que, al volver de Inglaterra supo, en 1493,
en París, en la corte del rey Carlos VIII (_Vida del Almirante_,
cap. 60), que su hermano había realizado el vasto proyecto, murió en
Haïti como gobernador vitalicio de la isla Mona, en 1514, el mismo
año en que el rey Fernando le propuso ir á colonizar Veragua, porque,
conforme á los privilegios de familia, esta tierra pertenecía á la
_gobernación_ del almirante Diego Colón. (Herrera, Déc. I, lib. X,
cap. 10.)

[243] _Luigi Colombo, persona di vita dissoluta_, dice Spotorno
(_Cod._, pág. LXIII).

[244] Su mujer era hija de Benedicta Lomellini y de Rafael
_Usodimare_ Oliva. (_Cod. Col._, pág. LIV.)

[245] _Vida del Almirante_, cap. 5.º, donde se dice que con su nombre
asustaban á los niños. Es el _archipirata illustre_ de Sabellico. Es
probable que Cristóbal Colón navegase con otro almirante genovés más
antiguo, que, según D. Fernando, era también grande hombre de mar.
Á estos dos almirantes del apellido Colón, anteriores á Cristóbal
Colón, se les tiene por tío y sobrino; pero resulta obscuro y
embrollado todo lo relativo á su historia, á sus parientes, á sus
nombres y á las épocas de sus empresas, íntimamente relacionadas con
la historia de Génova y de la casa de Anjou, desde 1460 á 1485. En
los documentos del pleito de 1583 encuentro que el _Mozo_ se llamaba
Cristóbal y el mayor Francisco, siendo aquél sobrino segundo de
éste. Subiendo más en la genealogía, se llega á Ferrario Colombo,
feudatario de Cuccaro, en el ducado de Montferrato, padre de tres
hijos, á saber: de Enrique, cuyos hijos fueron Nicolás y Lancia,
del almirante Francisco y de Antonio. Esta genealogía presenta, al
parecer, muy lejano á Francisco de la juventud del célebre Cristóbal
Colón. Chauffepié en los suplementos al _Diccionario_ de Bayle,
llama Cristóbal, no á _Colombo el Mozo_, sino al mayor de estos dos
almirantes.

[246] Véase Campi, _Storia di Piacenz_, t. I, pág. 85, y más reciente
el conde Napione, á quienes desagradan mucho las palabras _Janua
cui patria est_, considerando la inscripción en verso interpolada
fraudulentamente (_Mem. di Torino_, 1823, pág. 132). Si, como dice
Las Casas (_Hist. de las Indias_, lib. I, cap. 7) fué D. Bartolomé
en la célebre expedición de Díaz que, antes que Gama, dobló el cabo
de Buena Esperanza, el mapamundi presentado á Enrique VII fué hecho
inmediatamente después de esta expedición. Debo advertir, con este
motivo, que la nota escrita de letra de D. Bartolomé, que termina
con las palabras: «Yo estaba presente», la encontró Las Casas en
las márgenes de un _Tratado_ sobre la Esfera, del cardenal Pedro
de Ailly (Pedro de Aliaco); nueva prueba que puede añadirse á las
presentadas al principio de esta obra, para demostrar la predilección
del Almirante por los escritos del obispo de Cambrai.

[247] El apellido de _Terra Rossa_ pertenece, además, á familias
que ningún parentesco tienen entre sí. Existe una obra curiosísima
relativa á los descubrimientos marítimos atribuídos á los venecianos,
del benedictino Vitale Terra Rossa, _Riflessioni geografiche circa
le terre incognite distese in ossequio perpetuo della Nobiltà
Veneziana_. Padua, 1687.

[248] Presentaré como ejemplo la carta del duque de Medinaceli al
_Gran Cardenal_ de España, escrita cuatro días después de la vuelta
de Cristóbal Colón de su primer viaje. Este Duque, el primero de su
casa, Luis de la Cerda, se alaba (Marzo de 1493) de haber impedido
á _Cristóbal Colomo_ ofrecer su proyecto al Rey de Francia, y de
haberle recomendado al tesorero Alonso de Quintanilla. (Navarrete, t.
II, Doc. XIV.)

En los antiguos registros del Tesoro (_libros de cuentas_) para los
años 1484, 1486, 1488 y 1492, encuéntrase, con ocasión de algunas
pequeñas sumas pagadas al Almirante «á causa de algunos servicios
prestados á Sus Altezas», unas veces Colon y otras _Colomo_,
_extrangero_. Esta última forma del nombre se repite en la orden de
12 de Mayo de 1489, según la cual, el Almirante, en sus viajes á la
corte, debe ser hospedado, pero no alimentado gratis (Navarrete, t.
II, Doc. II y IV); como también en el título de la traducción que
hizo Cozco, en Mayo de 1493, de la carta á Rafael Sánchez.

El historiador Oviedo prefirió más tarde (no tuvo el cargo
de _cronista_ hasta 1538) el nombre de _Colom_ que es el que
generalmente emplea.

Desde la redacción de las _Capitulaciones_ (17 de Abril de 1492),
que, por una coincidencia de apellidos bastante curiosa, fueron
redactadas por Juan de _Coloma_, secretario del Rey, en los
documentos oficiales figura siempre escrito _Cristóbal Colón_.

En latín se encuentra con más frecuencia, desde fines del siglo XV,
_Colonus_ que _Columbus_. Pedro Mártir habla de _un tal Colonus_
(Epist. CXXX.) El papa Alejandro VI, en las Bulas de 3 y 4 de Mayo
de 1493, emplea la expresión Christophorus Colon, sin flexión
gramatical. El obispo Geraldini, en su carta en estilo lapidario,
dirigida á León X, dice: _Colonus Ligur æquinoctialis plagæ
inventor_. Encuentro Columbus en vez de Colonus en Bembo (_Hist.
Venet._, 1551, fol. 83) y en el célebre _Itinerarium Portugalensium
é Lusitania in Indiam_ (ed. 1508, folio LII) que el P. Madrignani ha
calcado de la Colección de viajes de Francazano de Montaboldo.

Yo he seguido la costumbre, bastante rara, pero generalmente adoptada
en Francia, de escribir _Colomb_. Esta costumbre es antiquísima.
El traductor de la _Historia natural_ de Acosta, Roberto Regnaud,
que dedicó su obra al rey Enrique IV, habla siempre de _Cristóbal
Colomb_ (ed. de 1606, pág. 38). Voltaire intentó introducir la forma
más correcta de _Colombo_; pero esta innovación no tuvo éxito. Los
ingleses y los alemanes escriben Colombus; sin embargo, la primera
obra alemana en que se habló del descubrimiento de América, la obra
rara de Jobst Ruchamer, _Unbekanthe landte und ein neine Weldte in
kurz verganger zeyhthe erfunden_, ed. de Nuremberg, 1508, capítulo
84, que posee la Biblioteca Real de Berlín, y que el sabio Camus
(_Mem. sur les collect. de voyages des de Bry et de Thévenot_,
1802, pág. 344) dice no haber podido encontrar en París, llama
constantemente á Cristóbal Colón, en alemán, _Cristoffel Dawber_, es
decir, _Cristóbal Palomo_. Es un modo de _germanizar_ los nombres
extranjeros, traduciéndolos á imitación de lo que se ha hecho largo
tiempo _latinizándolos_ ó _helenizándolos_. El mismo Ruchamer
describe la expedición de Guerra y de _Per_ (Pedro) _Alonso Niño_
(Gómara, fol. 12; Herrera, Dec. I, lib. IV, cap. 5) á la costa de
Coro y Cauchieta, atribuyéndola á _Alonzus Schwarte_ (Ruchamer,
cap. 109-111), que es otra traducción de un nombre, y de un nombre
accidentalmente desfigurado. Ruchamer encontró en el _Itinerarium
Portugalensium_ (cap. 109): _Petrus Alonsus dictus Niger_, en
vez de _Petrus Alfonsus Nignus_ (Niño) como dice Pedro Mártir de
Anghiera (_Oceánica_, Dec. I, libro VIII, pág. 87). La audacia con
que uno de los más grandes nombres de la historia, el de Colón, ha
sido disfrazado, llamándole _Cristoffel Dawber_, da á la antigua
traducción alemana del _Mondo Novo et paesi nuovamente retrovati_ de
Montaboldo (Navarrete, t. III, pág. 187) un aspecto rarísimo.

Cambios análogos á los que el nombre del Almirante ha experimentado
en Italia y en España, donde se encuentra escrito Colon, Colom y
Colomo, se reproducen en otras familias que ninguna pretensión
tienen de descender de Cogoleto ó del Castillo de Cuccaro. Los
Colomb de Borgoña, que antes de la revocación del edicto de Nantes
habían establecido allí grandes fábricas de vidrio, firmaban también
_Colon_, _Colom_ y _Collon_ (Erman y Reclam, _Hist. des refugiés
français en Prusse_, t. V, pág. 205.)

[249] La sentencia decía: «Excluyendo á D. Baltasar Colombo, por
no ser descendiente del mismo Almirante, que sólo llamó á sus
descendientes.» (_Mem. di Torino_, 1823, pág. 123.) Baltasar
pretendía descender de Franceschino Colombo de Cuccaro, y este
Franceschino era, según la hipótesis que confundía á Domingo
Colombo de Cuccaro, muerto en 1456, con Domingo Colombo de Génova,
tío del gran Almirante. Baltasar no era, pues, de la rama directa
descendente. La interpretación de las cláusulas podía parecer
violenta, no consultando más que los documentos impresos hoy, porque
«las hembras no eran llamadas á suceder sino cuando _en el otro cabo
del mundo_ no hubiera pariente del apellido de Colón.» Este punto
litigioso lo expone con mucha claridad el conde Galeani Napione en
las _Mem. di Torino_, 1805, páginas 204-208.

[250] Digo futuro, porque el _título de gracias_ (30 de Abril de
1492) no promete el uso del _Don_ y los títulos de _Almirante_,
_Virrey_ y _Gobernador_ sino cuando fuera logrado el objeto de la
expedición. En la introducción al Diario del primer viaje, que
probablemente sería escrita antes del 3 de Agosto de 1492, se
vanagloria Colón de los favores de los monarcas «que se han dignado
_ennoblecerle_ y le han concedido el tratamiento de _Don_.» Se ve,
sin embargo, en la _cédula Real_ del 20 de Junio de 1492, encontrada
en los archivos de Simancas, que, en aquella época, el grande hombre
era designado únicamente como _nuestro capitán Cristóbal Colón_.
Si, dos meses antes, en las capitulaciones, encuéntrase ya añadido el
_Don_, sólo es en la parte de ellas redactada por Colón mismo, no en
la que redactó el Secretario de Estado.

[251] D.ª Juana de la Torre, hermana de aquel Antonio Torres que
acompañó á Colón en su segundo viaje. La carta cuyo párrafo nos ha
conservado su hijo, no es la _Carta al Ama_, escrita cuando Colón
llegó preso á Sevilla, y que fué encontrada en los archivos del
convento de Santa María de las Cuevas en dicha capital. En esta
última nada se dice del parentesco con los almirantes genoveses.

[252] Y no 12.000, como frecuentemente se ha dicho é impreso. (Véase
_Cod. Col. Amer._, pág. LXV, y _Mem. di Torino_, 1823, página 123.)

[253] Voy á reunir en esta nota los títulos de las principales obras
que tratan de la patria de Cristóbal Colón: Agustín Giustiniani,
_Psalterium hebr. græc. arab. chald._, 1516. Antonio Gallo y
Senarega, en Muratori, _Rer. Ital. script._, tomo XXIII, pág. 243,
y t. XXIV, pág. 535. Barros, _Asia_, Década I, lib. III, cap. 2.
_Jul. Salinerus ad Tac. Anal._, 1602. Pietro Maria Campi, _Istoria
universali di Piacenza_, 1662. Casoni, _Annali della Rep. di Genova_,
1708, pág. 271. Tiraboschi, _Litt. Ital._, t. VI, part. I, pág.
171. _Elogio storico di Crist. Colombo e d’Andrea Doria_, Parma,
1801. Gianfrancesco Galeani Napione di Cocconato, en _Mem. dell’
Acad. di Torino_, 1805, páginas 116-262, y 1823, páginas 73-172.
Franc. Cancellieri, _Not. stor. di Colombo_, 1809. Galeani Napione,
_Patria di Colombo_, Florencia, 1808. Domenico Franzone, _la Vera
patria di Christ. Colombo_, 1814. Serra, Carrega e Piaggio, en
_Mem. dell’ Acad. delle scienze di Genova_, 1814. Marchese Durazzo,
_Elogio di Colombo_, Parma, 1817. Bossi, _Vita de Crist. Columbo_,
1818. Bianchi, _Osserv. sul clima della Liguria maritima_, 1818,
t. I, pág. 143. Spotorno, _Origene e patria di Crist. Colombo_,
1819. Belloro e Vernazza, _Not. della familia di Colombo_, 1812.
Zurla, _Viaggiat. Veneziani_, t. III, pág. 412. Spotorno, _Codice
diplom. Colombo-Americano_, 1823. Navarrete, _Colección de viajes_,
t. I, páginas LXXVII-LXXIX. _Lettera del conte Galeani Napione al
chiar. signore Washington Irving_, 1829. Cuando se hace un estudio
serio de los documentos relativos á la vida de Cristóbal Colón,
hay que dolerse de la incertidumbre que existe en toda la parte de
esta interesante vida anterior al año de 1487. El pesar aumenta al
recordar el minucioso relato que los cronistas hacen de la vida del
perro Becerrillo, ó del elefante Abulabat, que Aarum al Raschyd envió
á Carlomagno.

[254] También sólo una vez se encuentra la firma Xpo. Ferens sin las
siete iniciales. Véase la carta de 25 de Febrero de 1505, en la que
habla de Amerigo Vespucci. La mezcla de letras griegas (X y P) y
latinas es muy común en España, como entre los teólogos el emplear
_Christifer_, _Christiferus_ y _Cristiger_ (Cancellieri, pág. 4) por
San Cristóbal.

[255] Este uso ha influído en las costumbres de la vida ordinaria.
Cuando en la América meridional se habla de Colón, se le designa con
la sola palabra _Almirante_, como en Méjico Cortés y en los Estados
Unidos Lafayette son designados con la palabra _Marqués_. Esta
popular costumbre demuestra la grandeza histórica de los personajes
objeto de ella.

[256] En cuanto al sitio de estos desgraciados puntos, hay errores
en las firmas presentadas en la mayoría de las obras impresas que
repiten la firma enigmática de Colón. Exceptúo las obras de Navarrete
y de Bossi (t. I, figuras 4 y 5).

[257] No usaba el latín aunque, habiendo estudiado en Pavía, _supo
latín y hizo versos_. (Herrera, Déc. I, lib. VI, cap. 15.)

[258] Se ha puesto en duda el conocimiento de la pesantez de los
fluidos elásticos en los escritos de Aristóteles. Sin embargo, el
pasaje (_Meteorológica_, I, 3, pág. 341, 5 Bekk) ἀλλ’ ἀεὶ ὃ, τι ἂν
βαρύνηται μóριον αὐτοῦ (τοῦ ἀέρος), paréceme ser una prueba evidente
de esta verdad.

[259] Aristóteles atribuye el descubrimiento de la isla á los
cartagineses; Diodoro á los fenicios, y lo que refiere acerca de
la construcción del templo de Hércules, en Gades, prueba bien que
en este punto no los confunde con los cartagineses. No nombra á
éstos sino después de hablar de la rivalidad de los tyrrenos.
Según Aristóteles, lo que indujo al Senado cartaginés á prohibir
la colonización fué el temor á que los colonos se hicieran
independientes y perjudicaran con su comercio el de la madre patria.

[260] Letronne en el _Journal des Savans_, Febrero-Mayo 1825, pág.
236.

[261] Si, como lo hace M. Ideler (_Handb. der Chron._, t. I,
página 375), se supone la toma de Troya 1184 años antes de nuestra
era, corresponde la fundación de Gades y de Utica al de 1085; el
restablecimiento de los juegos olímpicos por Iphito al de 888; la
fundación de Cartago al de 878; la de Roma en la primavera de 753,
según Varrón. El mármol de Paros da para la toma de Troya, que, á
pesar de todo, se comprende entre los acontecimientos completamente
históricos, 1208 antes de nuestra era. (Boeckh, _Corp. Inscr._, t.
II, pág. 327.)

[262] Es sensible que, á pesar de las órdenes terminantes del rey
Carlos III, la mayoría de las obras de este historiador hayan
quedado inéditas. Su _Historia natural y general de las Indias,
islas y tierra-firme del mar Océano_ contiene 50 libros y sólo
se han impreso 19. El ingenuo candor de los primeros escritores
_conquistadores_, que no hacían libros con libros, nos indemniza de
su falta de instrucción. «Yo hablo, dice Oviedo, de lo que he visto,
no de lo que he oído; y he presenciado cuatro cosas notables. Estuve,
como paje muchacho, en el sitio de Granada, y vi entrar á nuestros
Reyes vencedores de los moros; también vi en 1493 al Rey, herido en
Barcelona por mano de un asesino, palidecer á causa de la herida; vi
llegar á Cristóbal Colón y presentar los primeros indios; vi echar á
los judíos de Castilla.»

[263] _Ora maritima_, v. 96, 108, 113. (_Poetæ lat. min._, ed.
Wernsd, t. V, parte II, pág. 1.181-1.184). Avieno ignora el nombre
de Cassitérides ó desdeña emplearlo, acudiendo (según asegura) á
fuentes más antiguas. Estos nombres de «Sinus _Oestrymnicus_ é Insulæ
_Oestrymnides_ laxe jacentes» (muy alejadas las unas de las otras,
dispersas en el _mar exterior_), ¿serán de un Periplo de Himilcón,
quien visitó, «durante cuatro meses», las costas Occidentales de
Europa, como Hannón había visitado las de África? Pytheas cree
haber oído nombres parecidos en estas comarcas, al reconocer, según
Eratósthenes (Estrabón lib. I, pág. 112, Alm.; pág. 64, Cas.), un
promontorio de los Ostidamnienos. De estos nombres geográficos,
_islas Oestrymnidas_ del golfo _Oestrymniano_ y del promontorio
_Ostimniano_, que citan autores de tan distinta época, ninguna
mención hacen los clásicos. Estrabón, que aprovecha con este motivo
la ocasión para protestar de nuevo contra las ficciones de Pytheas
comprendió perfectamente que se trataba de localidades cuya posición
es mucho más boreal.

[264] Véase, con motivo de este pasaje de Estrabón y de un texto
de Herodoto citado en la misma página Spohn, _Diss. de Nicephoro
Blemmyda_, 1818, pág. 22, con amargas inculpaciones contra M.
Tzschucke (_Adnotat. ad Melam._, vol. III, pars. I, pág. 95).

[265] Los _antescianos_ ó _antomos_ de Iberia encuéntranse en África
y no en la India. En este mismo sentido Ptolomeo llama la _tierra
opuesta_ una masa continental situada más allá del Ecuador entre
los mismos meridianos. La definición de _antomos_, ἄντωμοι, dada en
la _Astronomía antigua_, de M. Delambre (t. I, pág. LIV), es, pues,
inexacta y está en contradicción directa con las buenas definiciones.
Encuéntranse además confundidos con frecuencia en los autores de la
Edad Media los antípodas con los antichtonios. Estas palabras no son
precisamente sinónimas, como lo prueban, por ejemplo, los pasajes
de Mela, I, 9, 4, y de Plinio, VI, 22-24. Ambos autores, al hablar
de Trapobana ó de la tierra opuesta, donde pudiera tener el Nilo
su fuente transmarina, toman Γῆν ἀντίχθωνα por una tierra de los
Anticianos. Cristóbal Colón no fué ciertamente á los antípodas de
Europa, y, sin embargo, Pedro Mártir de Anghiera tiene noticias de
que van de España «ad occiduos Antipodas» (_Opus. Epistol._, pág.
133).

[266] M. Mannert. En el _Einleit. in die Geog. der Alten_, pág. 74,
dice: «Pytheas fué el primero que tuvo la idea de que, navegando
desde Europa hacía el Oeste, se llegaría á la India, idea que hizo
hallar América á Cristóbal Colón.» Lo que sencillamente refiere
Estrabón es que Eratósthenes, en su valuación del tamaño de la
clamyde se funda en la opinión que tennía Pytheas del intervalo desde
el Borystenes á Thulé. Pronto veremos que es en Posidonio (Estrabón,
lib. II, página 161, Alm.; pág. 102, Cas.) donde se encuentra el
pensamiento de Eratósthenes y no en lo poco que sabernos de Pytheas,
tan injustamente tratado por los que no han podido ó no han querido
comprenderlo.

[267] Conservo la palabra vértebra, empleada hasta ahora por los
traductores de Estrabón. Es, sin embargo, muy probable que en
vez de aludir al esqueleto de los animales vertebrados, quisiera
designar Estrabón una forma circular (anillo) ó superficie convexa ó
cilíndrica, como la que presentan, ó el peso del huso (_verticillus_
en Plinio XXXVII, c. 2, peso muy ligero y de materia parecida al
ámbar), ó las partes cilíndricas del fuste de una columna (Athen.
Deipn., v. pág. 206, donde se encuentra descrito el famoso barco
del Nilo, el Thalamegus, adornado con columnas cuyas partes eran
de distintos colores, parecidas á algunos edificios modernos de
Florencia).

[268] En el notable pasaje que trata del comercio de Thinæ (_Periplus
Marciani Heracl_., pág. 14, y _Arriani Periplus maris Erythr._, pág.
30 Hudson) este puerto está representado como perteneciente al país
de los Sinæ, país separado de la _India extra Gangem_. Tales eran los
conocimientos debidos á más extensa navegación.

[269] Cito con preferencia estas denominaciones de la tierra de los
Antichtonios, que, en siglos posteriores, ha sido idénticamente
aplicada á América. Finis erat orbis ora gallici litoris, nisi
Britannia insula amplitudine nomen _Orbis alterius_ mereatur.
(Dicuil, _De mesura orb. terræ_, p. 50, Walck; pasaje imitado de
Floro III, 10, 16.) acerca de las dificultades con que tropiezan los
habitantes de la tierra austral, Antichtonios, para comunicarse con
los habitantes de nuestro οἰκουμένη, véanse dos párrafos notables en
Cleón, _Cyel. Théor._, t. II (ed. Theop. Schmidt, 1832, págs. 11-12)
y en Geminus, _Elem. Astr._, c. 13. (Pet. Uran., pág. 52.) El primero
añade: «La existencia de esta tierra antichtona (de los Anticianos)
la hemos sabido por consideraciones (teóricas) de física general,
φυσιολογία, no por la experiencia (de hechos históricos).»

[270] Omnis terra quamvis ab Oceano tamquam ingens quædam insula
circumvallatur, habitabilis tamen non undique globea est: cum
utrumque ad solis semitam altius erecta caliginosæ cujusdam nubeculæ
(ut inquit Anthonius Veronensis), speciem præstet, clamydisque
formam præse fert, inquit Strabo in tertio: quoniam duas fibulas
versus arcton habere conspicitur, quæ si coirent clamydis figurarent
speciem. _Cosmographia_, en la _Manuductio in tabulas Ptholomei,
composita per Laur. Corvinum_ Basil., 1496, fol. 10, a.

[271] Du Theil, t. IV, parte I., pág. 295.

[272] Parece que Plinio recordó este pasaje de Séneca, cuando
dijo: «Hæ tot portiones terræ, imo vero, ut _plures tradidere_,
mundi punctus, neque enim est aliud terra in universo. Hæc est
materia gloriæ nostræ; hic exercemus imperia, hic instauramus bella
civilia, etc.» Pero estos filósofos del primer siglo de los Césares,
generalmente estoicos, predicadores también del panteísmo, cuando era
á propósito para la elocuencia de los retóricos (Plinio, II, I, 4,
7), presentan una monotonía de formas en sus tratados de filosofía
moral que sólo han sabido sobrepujar nuestros teólogos.

[273] Por lo frecuente que es confundir al célebre filósofo L.
Annæus Séneca con su padre, M. Annæus, esposo de Helvia, y á quien
erróneamente han sido atribuídas las tragedias, los profesores de
Salamanca, en las famosas polémicas con Cristóbal Colón en 1487, de
que antes hablamos, le objetaban «que la extensión del Océano era
infinita, como lo probaba el filósofo Séneca». En este argumento de
los catedráticos de Salamanca no hay más que un error de persona:
quisieron hablar del retórico M. Annæus Séneca, que vivió en tiempo
de Augusto en Roma, y trata en las _Suasoriæ_ (I, I) esta tesis: ¿Se
embarcará Alejandro en el Océano, estando la India á la extremidad
del mundo, más allá de la cual comienza la noche eterna? Voss
(_Kleine Schriften_, t. II, pág. 241). La frase que emplea Fernando
Colón, en la _Vida del Almirante_ (cap. XI), de que los profesores
se fundaban en la autoridad de Séneca, quien asegura, _por vía de
cuestión_, que en tres años no se llegaría al fin de Levante, denota
las _Suasoriæ_, las ficticias discusiones de los retóricos. En el
texto no se habla de los tres años; se afirma «ultra Oceanum rursus
alia littora, alium nasci orbem, nec usquam naturam rerum desinere
sed simper usde ubi desisse videatur, novam exurgere»; pero el autor
deduce, después de largas y fútiles digresiones, que Alejandro no
debe embarcarse para buscar otro mundo. Idéntica deducción hacía
la Facultad de Salamanca en 1487, procurando, por medio de doctos
argumentos, impedir el descubrimiento de América.

[274] Objiciebant etiam eloquentiæ laudem uni sibi adsiscere et
carmina crebrius factitare, _postquam Neroni amor eorum venisset_.
(Ann., XIV, 52.)

[275] «Oceanus terras velut vinculum circumfluit.» (M. Ann. Séneca,
_Suas._ I, pág. 5, ed. Bip.)

[276] Es perfectamente inútil hacer viajar á Séneca, ni aun como lo
supone Gronovius, desde Egipto á la India. (L. Ann. Sen., _Medea et
Troades_, _ed. Ang. Matthiæ_, 1828, páginas 14, 19, 92).

[277] Ortelii, _Teatr. orbis terr._, 1601 (in art. Nov. Orbis).

[278] Thucydides ait (III, 89), circa Peloponnesiaci belli tempus
(anno sexto) Atalantam insulam aut totam aut certe máxima ex parte
suppresam. Nat. Quæst., VI, 24. Véase también Estrabón, lib. I, pág.
105, Alm; pág. 61, Cas. Esta gran revolución física coincide, con
diferencia de un año, con la tercera erupción del Etna de que hace
mención la historia, después del establecimiento de los griegos en
Sicilia, es decir, desde la primera fundación de Siracusa, Ol. 5, 4,
según la crónica de Paros (Boeckh. _Corp. Inser. Græc._, t. II, pág.
335). Los terremotos del mar Egeo ¿preludiaron la erupción del Etna,
á pesar de la diferencia de los dos sistemas de acción, de igual
manera que hemos visto la relación entre los movimientos subterráneos
de las Azores, la Luisiana y la costa de Caracas? (_Rélat. hist._,
t. II, págs. 4-21.) No Homero, sino Hesiodo conocía el nombre del
Etna, si es cierto que la palabra Αἴτνη estaba realmente en el texto
de Hesiodo y que Eratósthenes no interpretó al poeta (_Teogonia_,
v. 860), por conjeturas. En el reinado de Hierón hubo una erupción
(Ol. 75, 2) grandísima que motivó las descripciones de Píndaro y de
Esquilo. Refiere Diodoro (v. 6) que mucho tiempo antes de la guerra
de Troya, los Sicarios, habitantes primitivos de la parte oriental de
Sicilia, y por tanto, anteriores á los Sículos, se vieron obligados,
por las erupciones del Etna, que duraron muchos años, á refugiarse
en las partes occidentales de la isla. Tucídides llama tercera
erupción á la de la Ol. 88, 3 (lib. III, 116). Es probable que
Hesiodo conociera el Etna por los fenómenos volcánicos anteriores al
establecimiento de las colonias griegas.

[279] Timæus, vol. III, págs. 20-25; Critias, págs. 109-121 (Platón,
t. IX, págs. 287-297; t. X, págs. 39-66, ed. Bip). De estas dos
obras de la vejez de Platón el último diálogo no está terminado
(véase también Estrabón, II, pág. 160, Alm. pág. 102, Cas.); según
testimonio de Posidonio, no de Polibio, como se ha dicho en una
obra llena de exactas investigaciones, Hoff, _Gesch. der natürl.
Verand., der Erdoberfl._, t. I, pág. 169: «Posidonio encuentra más
atinado adoptar la tradición (de los sacerdotes egipcios) que decir
de este país lo que se dijo del atrincheramiento de Homero: quien
lo ha imaginado lo habrá hecho desaparecer.» La muralla que debía
poner á cubierto el campo de los griegos, «probablemente no existió
jamás (Estrabón, XIII, pág. 893, Alm.; pág. 598, Cas.) y no debe su
destrucción, como Aristóteles dice, á la imaginación de Homero»;
Platón figura el país de la Atlántida un país de elefantes en el cual
hasta se encuentran los nombres de las lenguas semíticas, porque un
hermano de Atlas se llama «_Gadeiros_, lo que en griego quiere decir
_Eumelos_», rico en ganados. Sabemos, sin embargo, por un fragmento
de Salustio (_Nunnes ad Melam._, pág. 525), por Plinio (IV, 36),
Dionisio el Periegetes, y sobre todo por Avieno (_Ora mar._, v. 267),
quien se alaba con frecuencia de estas noticias tomadas de Himilcón,
que Gaddir ó Gadeira es una raíz púnica (Punicorum lingua _conseptum_
locum Gaddir vocabant. Poetæ Lat. Mim., t. V, pág. 1212, ed. Wernsd).

[280] Este nombre de Meropis, relacionado con el del titán _Atlas_,
¿aludía á la única de sus hijas, unida á un mortal y que, en las
Pléyades permanecía _velada_ (obscurecida), casi oculta á las miradas
de los hombres? (Apollod., _Bibl._, III, 10, 1, pág. 83, ed. Heyne.)

[281] En el mismo diálogo se dan distintas dimensiones á Atlántida.
(Crit., págs. 108-118.)

[282] Véase Kleine, _Quæst, quædan de Solonis vita et fragmentis_.
Duisb., 1832, pág. 8. Por otra parte, M. Bach (_Solonis Athen.
carmina quæ supersunt_, Bonnæ ad Rhen, 825, páginas 35-56 y 113)
cree que la familia de Platón conservó, no como tradición, sino como
poema, un escrito designado con las palabras λóγος Ατλαντικóς.

[283] Plinio, VI, 31, conoce, además de la gran Atlántida de Solón,
otra isla pequeña de igual nombre, á cinco días de navegación del
Hespérion Ceras (¿Cabo Non? Gosselin, _Rech._, t. I, pág. 145). Esta
última pudiera ser muy bien una de las siete islas de las Ætiópicas
de Marcelo y pertenecer á las Canarias. También M. Heeren reconoce
en la isla «herbarum abundans atque _Saturno_ sacra» de Avieno (_Ora
mar._, v. 165) isla cuyo suelo está trastornado por espantosos
terremotos, mientras la mar inmediata permanece tranquila, el volcán
de Tenerife. _Ideen über Politik_, 1825, II, I, pág. 106.

[284] M. de Sainte-Croix (_Examen des historiens d’Alexandre_, pág.
737) creía sin embargo que en la Gulliveriada de Iambulo había
algún fondo de verdad. Un joven escritor, profundamente versado en
las lenguas y en los alfabetos del Asia meridional y oriental, M.
Jacquet, fijó recientemente la atención (_Nouveau Journal Asiatique_,
t. XIII, pág. 30, t. IX, pág. 508) en este pueblo, «que usaba letras
según los signos indicadores en número de veintisiete, pero según
las figuras que tenían, sólo siete, siendo cada una susceptible
de cuatro modificaciones» como en los alfabetos silábicos indios.
Puede admitirse que en estos _Viajes imaginarios_ mezclábanse á las
fingidas descripciones locales algunos rasgos de costumbres y de
usos que se conocían vagamente por las incoherentes relaciones de
los antiguos navegantes. La mezcla de verdad y de ficción parece que
existió especialmente en la Panchaïa de Evhemero (Gosselin, t. II,
pág. 138).

[285] Letronne, _Idees cosmog._, páginas 8 y 9. M. Heeren (II, I,
páginas 206, 240; II, 2, pág. 438) cree, en vista de la ruta de
las caravanas, indicada por Herodoto, á la parte de allá de los
Garamantes, que la tierra de los Atlantes de Herodoto debía estar
entre el Fezan y el Bornu.

[286] En el texto de Anaxágoras de Clazoménes, conservado por
Simplicio, páginas 89, 93, 110, ed. Schaubach, hay un pasaje bastante
obscuro relativo á otro mundo, que ciertamente no es un mundo
imaginario visto sólo por la inteligencia.

[287] «Phavorini fragmentum ἐν ταῖς παντοδαπαῖς ἱστορίαις apud
Stephanum Byzantinum ad vocem Ὠκεανóς legimus quod ita se habet:
Προσαγορεύουσι δὲ τὴν ἔξω θάλατταν ἐκεῖνου μὲν οἱ πολλοὶ τῶν βαρβάρων
Ὠκεανόν, οἱ δὲ τὴν Ἀσίαν οἰκοῦντες μεγάλην θάλατταν, οἱ δὲ Ἕλληνες
Ἀτλαντικóν πέλαγος. Moneo hunc locum satis gravi momento comprobare
neque _Oceani_ nomen, neque notionem illam maris terram cingentis
_græcæ_ esse originis.» (Sphon de Niceph. Blemm. duob. opusc, geogr.,
1818, pág. 23). Este pasaje muy notable y muy decisivo de Favorino
confirma los motivos históricos y etimológicos, alegados antes, del
origen semítico (fenicio) de la ficción y del nombre de un río Océano
que forma un círculo alrededor de la masa unida de las tierras. Véase
también sobre las raíces _hag_ (ag) y og: Villanueva, _Phenician
Ireland_, 1833, pág. 65, obra cuyo estilo y método distan bastante de
la severidad de una buena crítica filológica. Habitantes de la costa
del mar Egeo, los Helenos conocían, por sus propias navegaciones, el
mar Negro antes que el Océano. De aquí el nombre de _Ponto_ (Πόντος)
dado á la cuenca que parecía más grande, como el nombre de _Poeta_
dado κατ’ ἐξοχήν al mayor de todos, á Homero.» (Estrabón, lib. I,
pág. 39, Alm.; pág. 21, Cas.)

[288] Cujus libri auctoritatem, dice el Cardenal, sancti habuerunt in
reverentia et veritatis sacras per eum confirmarunt.

[289] Lutero lo compara «á las fábulas de Esopo».

[290] Wilford, en el _Asiatic Researches_, t. VIII, pág. 376.

[291] Pitágoras, Parménides y Posidonio no conocían más que cinco
ó seis zonas (Estrabón, lib. II, pág. 105, Alm.; pág. 94, Cas.),
mientras en la India la división es ó en cuatro ó en siete zonas.

[292] Carl, _das Buch Hiob_, 1824, pág. 223.

[293] Sobre la gravedad universal en la superficie de la tierra, del
sol y de la luna; sobre los efectos de la reflexión de los espejos
agrandando ó multiplicando las imágenes; sobre la visibilidad de
la luna en los eclipses totales; sobre las montañas especialmente
luminosas de la luna (podría creerse que en este punto aludía
á Aristarco y á los volcanes que algunos astrónomos modernos
_pretenden_ ver en actividad desde aquí abajo); y sobre la falta de
calor en los rayos lunares.

[294] Después de repetir el pasaje de la _Medea_ de Séneca, citado
con tanta frecuencia desde 1492, el célebre geógrafo añade: «Ego
quoque ejus (Novi Orbis) mentionen fieri á Plutarcho de Facie in orbe
lunæ sub nomine. _Magnæ continentis_ puto.» (Ortelio, _Orb, terrar._,
1570, _art. Nov. Orb._)

[295] Letronne. _Essai sur le mythe d’Atlas._, p. 18.

[296] Estrabón sitúa también al Norte, cerca de los montes _Ripheos_,
una montaña llamada Ogygia.

[297] Gesenius, _Jesaia_, t. II, pág. 324 (véase también Loka-loka,
según Amara-Cosha en el diccionario de Wilson). Esta idea de un Gran
Continente montañoso, situado más allá de la cintura oceánica y
habitado por hombres antes del diluvio, es también de muchos Padres
de la Iglesia, y ha sido expuesta por Cosmas Indicopleustes.

[298] Este interlocutor reaparece en los diálogos _Defectu
Oraculorum_ y de _EI apud Delphos_ con Ammonio, preceptor de Plutarco
y el matemático Menelao. El nombre de Lamprias es también el del hijo
de Plutarco.

[299] En la _Vida de Agrícola_ (cap. 10) atribuye, al contrario,
Tácito estos mismos fenómenos á un _mare pigrum et grave
remigantibus_, á la ausencia de tierras que son llamadas con razón
_causa et materia tempestatum_; porque la desigual distribución de
las superficies opacas (continentales) y diáfanas (oceánicas), es una
de las principales causas del conflicto de las corrientes aéreas y de
las explosiones eléctricas en la atmósfera. El nombre de mar Cronieno
que Plutarco generaliza, no se aplicaba, propiamente hablando,
sino más allá del _promontorium Rubeæ_, que separaba este mar
(Plinio, IV, 13, Ducuil, _de Mens terræ_, VII, pág. 32, Walck) del
_Morimarimarusa_ ó _Morimarusa_, nombre, que, según Philemón, en la
lengua de los cimbrios significa _Mar Muerto_. He aquí dos palabras
que, según las observaciones de M. Bopp, pertenecen al parecer al
sistema de las lenguas indo-germánicas, aunque con menos claridad y
evidencia que _Iabadiu_ (isla de cebada), dos palabras sanskritas,
cuya significación nos conservó Ptolomeo (_Geogr._, libro VII, cap.
2). M. Welcker, en su ingeniosa Memoria sobre el sitio de la tierra
de los Pheacienos, cree que la palabra _Morimarusa_ alude al _pasaje
de los muertos_ en el Océano boreal, que pudo haber tomado Tácito de
un comentario perdido de Plutarco, sobre Hesiodo.

[300] Esta prolongación boreal presenta un nuevo dato de analogía con
la Gran Tierra de los Méropes de Theopompo, desde la cual se hace
directamente, como á tierra próxima, una incursión en la comarca de
los hiperbóreos.

[301] En otro sitio del mismo Tratado de las manchas lunares habla
nuevamente Plutarco de la falsa idea de Estrabón y de la Escuela de
Alejandría, sobre la salida del mar Caspio, que compara con el golfo
Arábigo. Al admitir el mismo error Macrobio, que vivió trescientos
años después que Plutarco, creyóse al menos obligado á mencionar al
mismo tiempo la antigua opinión de Herodoto y del Stagirita: «Caspium
mare unde oriatur (ex Oceano) inveniens: licet non ignorem, esse non
nullus qui ei de Oceano ingressum negent.» (Macrobio, _Comm. in Somn.
Scip._, II, 9).

[302] Estrabón censura severamente el género bastardo que consiste
«en describir el mito en forma de historia, mezclándo, por ignorancia
y como adorno poético, sucesos fingidos, y hechos positivos y
ciertos». Añade, además, que al mismo Theopompo le importaba poco
confesarse culpado de esta mezcla.

[303] Véase el pasaje de Tertuliano, adversas Hermog., c. 25, que ya
hemos citado. _Sileni alius orbis._ Si Theopompo no empleo las mismas
palabras, de Nuevo Mundo, á lo menos llama á Meropis ἐκείνην (γῆν)
τὴν ἔξω τούτου τοῦ κόσμου.

[304] Véase _Epítome de la Biblioteca Oriental y Occidental_, por el
licenciado Antonio León. Madrid, 1623, pág. 68. Otra edición de las
_Oceánicas_ se publicó en Basilea en 1523.

[305] Es el Conde de _Büren_, que los escritores franceses y
españoles escriben _Beure_, _Bure_ ó _Bures_, como el nombre de
Guillermo de Croy, señor de Chevres, está escrito _Xebres_, _Gevres_
ó _Crouy Chievres_. Estos dos personajes, en unión del erudito
Adriano, hijo de un fabricante de tapices (Floris Boyens, de
Utrecht), estuvieron encargados de la educación de Carlos V.

[306] Unam ex insulis exiliisse in altum, partemque illius varatam
aïunt pelago, montemque obruisse oppidum celebre nomine Villaregale,
neque ultra vestigium apparuisse (Petr. Martyr, _Opus Epist._, pág.
447.) Linschoten no alcanza más que al terremoto de 1570 en las
Azores (Hoff, _Geschichte der Erdoberfläche_, t. II, pág. 286). La
relación de los movimientos en las Azores, Mauritania, Granada,
Almería y las Alpujarras en 1522, es muy notable. Véase mi _Rélat.
historique_, t. II, págs. 4 y 19.

[307] Petr. Mart., _Opus Epist._, 1670, pág. 310 (Carta 562 dirigida
á León X el 26 de Diciembre de 1515).

[308] _L.c._, pág. 437 (Ep. 757). In Castellæ regnis, ubi ætatis
meæ vim omnem consumpsi, ubique mihi ex nobis orbibus ab Hispanis
repertis vivendi apud posteros est præbita materia, etc.

[309] Las _Décadas_ indican la primera partida de Cristóbal Colón del
puerto de Palos (una de las épocas más memorables de la historia de
los descubrimientos) _circiter ad calendas, Sept. 1492_, en vez del 3
de Agosto.

[310] _Opus Epist._, núm. 130, Christophorus _quidam_ Colonus! La
celebridad ya adquirida y la larga vida del más popular de los
prosistas griegos no le impidió sufrir el _nescio quis Plutarchus_ de
Aulo Gelio (Noct. Alt., XI, 16).

[311] Las citas de Tucídides, de Platón, Estacio, Hygin, Juvenco y
Fortunato, pertenecen á D. Fernando Colón, hijo del Almirante, como
se advierte con toda claridad en la discusión sobre la Atlántida y
las islas Hespérides, que Cristóbal Colón creyó formaban parte de
la India á causa de un pasaje mal interpretado de Solino (_Vida del
Alm._, c. 9). La erudición clásica de D. Fernando Colón, ó más bien,
su afición á recoger libros, demuéstralo la biblioteca que logró
formar, biblioteca que Bossi atribuye erróneamente á Cristóbal Colón
y que todavía se conserva en Sevilla.

[312] Colón le cita en el _Libro de las Profecías_, folio 13.

[313] Cristóbal Colón le nombra en su carta á los Monarcas, fechada
en la isla de Haïti en 1498: _San Isidro, y Beda, y Strabo, y el
Maestro de la Historia escolástica, y San Ambrosio, y Scoto y todos
las santos teólogos conciertan que el Paraíso terrenal es en el
Oriente....._» (Es la disertación en que el Almirante procura probar
que el Orinoco ó el Guarapiche son los ríos del Paraíso). Colón llama
algunas veces Extrabón al célebre geógrafo de Amasia.

[314] La viva imaginación del Almirante le hace ver lo que su
memoria le recuerda de una lectura variada y asidua. «La gente de
que escribe Papa Pío, según el sitio y señas, se ha hallado; mas no
los caballos, pretales y frenos de oro; ni es maravilla, porque allí
las tierras de la costa de la mar no requieren, salvo pescadores, ni
yo me detuve, porque andaba aprisa.» _Carta de Colón á los Monarcas
españoles_, escrita en Jamaica el 7 de Julio de 1503 (Navarrete, t.
I, págs. 299 y 307.) El señor Bossi cree que el Almirante alude, no
á la _Descripción de Asia_, de la que se publicó una segunda edición
en París en 1534, sino á la _Cosmographia seu Hist. rerum ubique
gestarum locorumque descriptio_ del papa Pío II.





*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Cristóbal Colón y el descubrimiento de América (2 de 2) - Historia de la geografía del nuevo continente y de los - progresos de la astronomía náutica en los siglos XV y XVI" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Doctrine Publishing
Corporation's ISYS search for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
ISYS search  means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.

About ISYS® Search Software
Established in 1988, ISYS Search Software is a global supplier of enterprise
search solutions for business and government.  The company's award-winning
software suite offers a broad range of search, navigation and discovery
solutions for desktop search, intranet search, SharePoint search and embedded
search applications.  ISYS has been deployed by thousands of organizations
operating in a variety of industries, including government, legal, law
enforcement, financial services, healthcare and recruitment.



Home