Home
  By Author [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Title [ A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z |  Other Symbols ]
  By Language
all Classics books content using ISYS

Download this book: [ ASCII ]

Look for this book on Amazon


We have new books nearly every day.
If you would like a news letter once a week or once a month
fill out this form and we will give you a summary of the books for that week or month by email.

Title: Adán y Eva en el paraíso
Author: Eça de Queirós, José María
Language: Spanish
As this book started as an ASCII text book there are no pictures available.
Copyright Status: Not copyrighted in the United States. If you live elsewhere check the laws of your country before downloading this ebook. See comments about copyright issues at end of book.

*** Start of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Adán y Eva en el paraíso" ***

NOTA DE TRANSCRIPCIÓN

  * Las cursivas se muestran entre _subrayados_ y las versalitas se han
    convertido a MAYÚSCULAS.

  * Los errores de imprenta han sido corregidos.

  * La ortografía del texto original ha sido modernizada de acuerdo con
    las normas publicadas en 2010 por la Real Academia Española.

  * Se han añadido tildes a las mayúsculas y se han modernizado las
    transcripciones de los nombres propios.

  * Las páginas en blanco han sido eliminadas.



ADÁN Y EVA EN EL PARAÍSO



EÇA DE QUEIROZ



  ADÁN Y EVA
  EN EL PARAÍSO


  [Ilustración]


  RENACIMIENTO

  MADRID         | BUENOS AIRES
  SAN MARCOS, 42 | LIBERTAD, 170

  1914



  ES PROPIEDAD


  IMPRENTA DE JUAN PUEYO. MESONERO ROMANOS, 34, MADRID



[Ilustración]

ADÁN Y EVA EN EL PARAÍSO


I

Adán, Padre de los Hombres, fue creado en el día 28 de octubre, a las
dos de la tarde... Afírmalo así, con majestad, en sus _Annales Veteris
et Novis Testamenti_, el muy docto y muy ilustre Usserius, obispo de
Meath, arzobispo de Armagh y canciller mayor de la Sede de San Patricio.

La Tierra existía desde que se hiciera la Luz, el 23, en la mañana
de todas las mañanas. ¡Mas no era ya aquella Tierra primitiva,
parda y muelle, ensopada en aguas gredosas, ahogada en una niebla
densa, irguiendo, aquí y allí, rígidos troncos de una sola hoja y
de un solo retoño, solitaria, silenciosa, con una vida escondida,
apenas sordamente revelada por las sacudidas de los bichos oscuros,
gelatinosos, sin color y casi sin forma, creciendo en el fondo del
lodo! ¡No! Ahora, durante los días genesíacos, 26 y 27, habíase
completado, abastecido y ataviado, para acoger condignamente al
Predestinado que venía. En el día 28 ya apareció perfecta, _perfecta_,
con las alhajas y provisiones que enumera la Biblia, las hierbas
verdes de espiga madura, los árboles provistos de fruto entre la flor,
todos los peces nadando en los mares resplandecientes, todas las aves
volando por el aire sereno, todos los animales pastando sobre las
colinas lozanas, y los arroyos regando, y el fuego almacenado en el
seno de la piedra, y el cristal y el ónix, y el oro de ley del país de
Hevilath...

En aquellos tiempos, amigos míos, el Sol aún giraba en torno de la
Tierra. Esta era moza, y hermosa y preferida de Dios. Aquel aún no se
sometiera a la inmovilidad augusta que, entre enfurruñados suspiros
de la Iglesia, le impuso más tarde el maestro Galileo, alargando un
dedo desde el fondo de su pomar, contiguo a los muros del convento de
San Mateo de Florencia; y el Sol, amorosamente, corría alrededor de
la Tierra, como el novio de los _Cantares_ que, en los lascivos días
de la ilusión, sobre el otero de mirra, sin descanso y saltando más
levemente que los gamos de Gaalad, circundaba la Bien Amada, la cubría
con el fulgor de sus ojos, brillando de fecunda impaciencia. Desde esa
alborada del día 28, según el cálculo majestático de Usserius, el Sol,
nuevo, sin manchas, sin arrugas, sin faltas en su cabellera flamante,
envolvió a la Tierra, durante ocho horas, en una continua e insaciable
caricia de calor y de luz. Cuando a la octava hora resplandeció y huyó,
una emoción confusa, hecha de miedo y hecha de gloria, pasó por toda
la Creación, agitando en un temblor los prados y las frondas, erizando
el pelo de las fieras, hinchando el dorso de los montes, apresurando
el borbotar de los manantiales, arrancando un brillo más vivo de los
pórfidos...

En esto, en una floresta muy cerrada y muy tenebrosa, cierto ser,
desprendiendo lentamente la garra del retoño del árbol en donde
estuviera perchado toda aquella larga mañana de largos siglos, resbaló
por el tronco comido de hiedra, posó las dos patas en el suelo que
el musgo afofaba, se afirmó sobre ellas con esforzada energía, quedó
tieso, y alargó los brazos libres, y dio un paso fuerte, y sintió su
desemejanza de la Animalidad, y concibió el deslumbrado pensamiento
de que _era_, y verdaderamente _fue_. Lo había amparado Dios, y en
aquel instante lo creó. Vivo, de la vida superior, descendido de la
inconsciencia del árbol, Adán se encaminó hacia el Paraíso.

Era horrible; un pelo crespo y lúcido cubría todo su corpulento, macizo
cuerpo, rareando apenas en torno de los codos, de las rodillas rudas,
donde el cuero aparecía curtido y del color del cobre sucio. Del
achatado, arisco cráneo, surcado de arrugas, rompía una melena rala
y rubia, hinchada sobre las orejas agudas. Entre las romas quijadas,
en la abertura enorme de los labios trompudos, alargados en forma de
hocico, relucían los dientes, afilados poderosamente para rasgar la
fibra y despedazar el hueso. Bajo los arcos sombríamente hondos, que un
pelo hirsuto orlaba, como un zarzal orla el arco de una caverna, los
ojos redondos, de un amarillo de ámbar, movíanse sin cesar, temblaban,
desmesuradamente abiertos de inquietud y de espanto... ¡No, no estaba
nada bello, nuestro Padre venerable, en aquella tarde de otoño, cuando
Jehová le ayudó con cariño a descender de su Árbol! Y, sin embargo,
en esos ojos redondos, de ámbar fino, aun a través del temblor y del
espanto, brillaba una belleza superior, la Energía Inteligente que le
iba dificultosamente llevando, sobre las piernas encorvadas, hacia
fuera del matorral en donde había pasado su mañana de largos siglos,
saltando y gritando por encima de las ramas más altas.

Ahora bien (si los Compendios de Antropología no nos engañan), los
primeros pasos humanos de Adán no fueron dados, desde luego, con vigor
y confianza, hacia el destino que le esperaba entre los cuatro ríos
del Edén. Entorpecido, envuelto por las influencias de la floresta,
desagarra con trabajo la pata del hojoso suelo de helechos y begonias,
y gustosamente se roza con los pesados racimos de flores que le rocían
el pelo, y acaricia las largas barbas de liquen blanco, pendientes de
los troncos de robles y de teca, en los cuales gozara las dulzuras de
la irresponsabilidad. En el ramaje que tan generosamente le nutriera y
le meciera, a través de tan largas edades, aún coge las bayas jugosas,
los frutos más tiernos. Para transponer los arroyos, que relucen y
susurran por todo el bosque, después de la sazón de las lluvias, aún se
pende de una rama, entrelazada de orquídeas, y se balancea, y salta,
con pesada indolencia. Y hasta sospecho que cuando el viento bramase
por la espesura, cargado con el olor tibio y acre de las hembras
acurrucadas en las cimas, el Padre de los Hombres dilataría cuanto
pudiese las ventanas de la nariz y dejaría salir del peludo pecho un
gruñido ronco y triste.

Camina... Sus pupilas amarillas, en donde brilla el Querer, sondan,
buscan a través del ramaje, más allá, el mundo que desea y recela, y
del cual percibe ya el sonido violento, como todo hecho de batalla y
de rencor. A medida que la penumbra del follaje clarea, va surgiendo,
dentro de su cráneo bisoño, como una alborada que penetra en una choza,
el sentimiento de las formas diferentes y de la vida diferente que las
anima. Esa comprensión rudimentaria solo trajo turbación y terror a
nuestro Padre venerable. Todas las tradiciones, las más orgullosas,
concuerdan en que Adán, en su entrada inicial por las planicies del
Edén, tembló y gritó como criaturita perdida en romería turbulenta. Y
podemos pensar que, de todas las Formas, ninguna le empavorecía más
que la de esos mismos árboles, en los cuales había vivido, ahora que
los reconocía como seres tan desemejantes de su ser e inmovilizados en
una inercia tan contraria a su Energía. Liberto de la Animalidad, en
camino para su Humanización, el árbol que le había servido de abrigo
natural y dulce, solo le parecía ahora un cautiverio de degradante
tristeza. ¿Todas esas ramas tortuosas, embarazando su marcha, no serían
brazos fuertes que se alargaban para aprehenderlo, empujarlo para
atrás y retenerlo en las cimas frondosas? ¿Ese susurrar de las ramas
de los árboles que le seguía, compuesto del desasosiego irritado de
cada hoja, no era toda la selva, alborozada, reclamando a su secular
morador? Quizá de tan extraño miedo nació la primera lucha del Hombre
con la Naturaleza. Es de creer que, cuando un vástago le rozase,
lo rechazaría con las garras desesperadas. ¡Cuántas veces, en estos
bruscos ímpetus, se desequilibraría, humillando sus manos sobre el
suelo de bosque o roca, otra vez precipitado en la postura bestial,
retrogradando a la inconsciencia, entre el clamor triunfal de la
Floresta! ¡Y luego qué angustioso esfuerzo para erguirse, recuperar
la actitud humana y correr con los peludos brazos despegados de la
tierra bruta, libres para la obra inmensa de su Humanización! Esfuerzo
sublime, en el cual ruge, muerde las raíces aborrecidas, y, ¿quién
sabe?, tal vez levante ya los ojos de ámbar lustroso hacia los cielos,
en donde, confusamente, siente Alguien que le viene protegiendo, y que
en la realidad le levanta.

De cada una de estas caídas modificantes, nuestro Padre resurge más
humano, más nuestro Padre. Hay ya consciencia, prisa de Racionalidad,
en los resonantes pasos con que se arranca a su limbo arbóreo,
despedazando los embarazos, hendiendo la maleza densa, despertando a
los tapires adormecidos debajo de hongos monstruosos, o espantando a
algún oso joven y perdido que, apoyándose contra un olmo, chupa, medio
borracho, las uvas de aquel abundante otoño.

       *       *       *       *       *

Al fin, Adán, emerge de la Floresta oscura; y sus ojos de ámbar se
cierran vivamente bajo el deslumbramiento en que le envuelve el Edén.

Al fondo de esa colina, donde se para, resplandecen vastas campiñas (si
las Tradiciones no exageran) con desordenada y sombría abundancia.
Lentamente, a través, corre un río, sembrado de islas, mojando, en
fecundos y explayados remansos, el verdor donde ya tal vez crece la
lenteja y se extiende el arrozal. Rocas de mármol rosado brillan con un
rubor caliente. Por entre bosques de algodoneros, blancos como rizada
espuma, suben oteros cubiertos de magnolias, de un esplendor mucho más
blanco. Del lado de allá, la nieve corona una sierra con un radiante
nimbo de santidad, y escurre, por entre los flancos despedazados,
en finas granjas que refulgen. Otros montes dardean mudas llamas.
Del borde de ásperos declives, penden perdidamente, sobre inmensas
profundidades, palmeras desgreñadas. En las lagunas, la bruma arrastra
la luminosa molicie de sus encajes, y el mar, en los confines del
mundo, chispeando, enciérralo todo, como un aro de oro.

En este fecundo espacio se alcanza toda la Creación con la fuerza, la
gracia, la bravura vivaz de una mocedad de cinco días, aún caliente de
las manos de su Creador. Profusos rebaños de aurocos de pelambre rubia,
pastan majestuosamente, enterrados en hierbas tan altas que en ellas
desaparece la oveja y su cordero. Temerosos y barbudos uros, peleando
con gigantescos venados, entrechocan sus cuernos y vástagos con el
seco fragor de robles que el viento raja. Un bando de jirafas rodea
una mimosa, de la cual van mordiendo, delicadamente, en los trémulos
brotes, las hojitas más tiernas. A la sombra de los tamarindos, reposan
disformes rinocerontes, bajo el vuelo apresurado de pájaros que les
buscan servicialmente los gusanos.

Cada arremetida de tigre causa una desbandada furiosa de ancas, y
cuernos, y crines. Una enhiesta palmera dóblase toda al peso de una
culebra que se enrosca en ella. A las veces, entre dos peñascos,
rodeada de una profusa melena, aparece la faz magnífica de un león, que
mira serenamente al sol, a la inmensidad radiante. En el remoto azul,
duermen inmóviles, enormes cóndores, con las alas abiertas, entre el
surco níveo y róseo de las garzas y de los flamencos. En frente a la
colina, en un alto, por medio del matorral, pasa lenta una recua de
mastodontes, con la ruda crin del dorso erizada al viento, y la trompa
meciéndose entre los dientes más curvos que hoces.

Vetustísimas crónicas describen así el vetustísimo Edén, que era en
las campiñas del Éufrates, quizá en la morena Ceilán, o entre los
cuatro claros ríos que hoy riegan la Hungría, o acaso en estas tierras
benditas, donde nuestra Lisboa calienta su vejez al sol, cansada de
proezas y mares.

¿Mas quién puede garantir estos bosques y estos bichos, si desde ese
día 25 de octubre, en que estaba inundado el Paraíso de esplendor
otoñal, pasaron, muy breves y muy llenos, sobre el grano de polvo que
viene a ser nuestro mundo, más de siete veces setecientos mil años? Lo
único que parece cierto es que, delante de Adán empavorecido, pasó un
pájaro grandísimo. Un pájaro ceniciento, calvo y pensativo, con las
plumas desaliñadas como los pétalos de un crisantemo, que daba saltitos
pesadamente con una pata, irguiendo en la otra, bien agarrado, un
manojo de hierbas y ramas. ¡Nuestro Padre venerable, con la hosca faz
fruncida, en un esfuerzo doloroso para comprender, quedó pasmado ante
aquel pájaro, que, junto a él, bajo el abrigo de las azaleas en flor,
terminaba muy gravemente la construcción de una cabaña! ¡Sólida y
vistosa cabaña, con su suelo de greda bien alisado, vástagos fuertes de
pino y baya formando estacas y vigas, un seguro techo de hierba seca,
y en la pared, una ventana!... Pero, a pesar de todo, el Padre de los
Hombres, en aquella tarde, aún no comprendió.

Se encaminó después hacia el largo río, desconfiadamente, sin apartarse
del límite del bosque amparador.

Lento, olfateando el olor nuevo de los gordos herbívoros de la llanura,
con los puños rijamente cerrados contra el pecho peludo, Adán va
vacilando entre el apetito de aquella resplandeciente Naturaleza y el
terror de los seres nunca vistos que la llenan y atruenan con tan fiera
turbulencia. Dentro de él borbota, no cesa, la naciente sublime, la
sublime naciente de la Energía, que le impele a desentrañar la crasa
brutalidad, y a ensayar, con esfuerzos que son semipenosos, porque son
ya semilúcidos, los Dones que establecerán su supremacía sobre esa
Naturaleza incomprendida y le libertarán de su terror. Así que, en la
sorpresa de todas aquellas inesperadas apariciones del Edén, reses,
pastos, montes nevados, inmensidades radiosas, Adán suelta roncas
exclamaciones, gritos con que desahoga, voces balbucientes, en que
por instinto reproduce otras voces, y gritos, y rumores, y hasta el
llantear de las criaturas, y el estruendo de las aguas despeñadas...
Estos sonidos quedan ya en la oscura memoria de nuestro Padre ligados
a las sensaciones que se los arrancan; de suerte que el aullido
áspero que se le escapa al topar un canguro con su nidada embolsada
en el vientre, de nuevo resonará en sus labios trompudos cuando otros
canguros, huyendo de él, se embreñen en la sombría negra de los
cañaverales.

Cuenta la Biblia, con su exageración oriental, cándida y simple, que
al entrar Adán en el Edén, distribuyó nombres a todos los animales y a
todas las plantas, definitivamente, eruditamente, como si compusiese
el Léxico de la Creación, entre Buffon, ya con sus puños, y Linneo, ya
con sus lentes. ¡No! Eran apenas gruñidos roncos, mas verdaderamente
augustos, porque todos ellos se fijaban en su conciencia, naciente
como las toscas raíces de esa Palabra por la cual verdaderamente se
humanizó, y llegó a ser después, sobre la tierra, tan sublime y tan
burlesco.

Con orgullo podemos pensar, que al descender nuestro Padre al borde del
río Edénico, compenetrado de lo que _era_, ¡y cuán diverso de otros
seres!, ya se afirmaba, se individualizaba, y batía en el pecho sonoro,
y rugía soberbiamente: --¡Eheu! ¡Eheu! Luego, alongando los ojos
relucientes por aquella agua que corría perezosamente hacia allá, ya
prueba exteriorizar su espantado sentimiento de los espacios, y murmura
con pensativa codicia: --¡Lhla! ¡Lhla!


II

Calmo, magníficamente fecundo, corría el noble río del Paraíso, por
entre las islas, casi cubiertas bajo el peso del arbolado, todas
fragantes y atronadas por el clamor de las cacatúas. Adán, trotando
pesadamente por la orilla baja, ya siente la atracción de las aguas
disciplinadas que andan y viven, esa atracción que será tan fuerte
en sus hijos, cuando descubran en el río al servidor que sosiega,
abona, riega, muele y acarrea. ¡Pero cuántos terrores especiales le
horripilan aún, haciéndole correr con despavoridos saltos para detrás
de las zarzas y de los chopos! En otras islas, de arena fina y rosada,
reposan pedregosos cocodrilos, achatados sobre el vientre, que palpita
muellemente, abriendo las hondas bocas en la tibia pereza de la tarde,
absorbiendo todo el aire con un perfume de almizcle. Por entre los
cañaverales, colean y refulgen gordas culebras, de cuello erguido, que
miran a Adán con furor, dardeando y silbando. A nuestro Padre, que
nunca las viera, es de creer que habían de figurársele pavorosas las
inmensas tortugas del comienzo del mundo, pastando, con arrastrada
mansedumbre, de la hierba de los prados nuevos. De improviso, una
curiosidad le atrae, y casi resbala en la orilla lodosa, donde el agua
roza y se agita. En la largueza del río explayado, una negra fila de
aurocos, serenamente, con los cuernos altos y la espesa barba flotando,
nada hacia la otra margen, campiña cubierta de rubias mieses, en la
cual tal vez maduran ya las urbanas espigas de centeno y de maíz.
Nuestro Padre venerable mira la fila lenta, mira el río lustroso,
concibe el anublado deseo de atravesar también hacia aquellas lejanías
en que las hierbas rebrillan, arriesga la mano en la corriente, la
cual se la empuja para atrás, como para atraerle e iniciarle. Entonces
gruñe, retira la mano, y sigue, con ásperas patadas, aplastando,
sin percibir siquiera el perfume, las frescas fresas silvestres que
ensangrientan el césped...

Al cabo de un tiempo detiénese, considerando un bando de aves perchadas
en un peñasco todo cubierto de guano, que acechan, con el pico atento,
hacia abajo, en donde hierven las aguas apretadas. ¿Qué espían las
blancas garzas? Un bando de lindos peces, que rompen contra la
corriente, y saltan, centelleando en la clara espuma. De pronto, en un
desabrido sacudir de alas blancas, una garza, luego otra, hiende el
alto cielo, llevando, atravesado en el pico, un pez que se retuerce
y reluce. Nuestro Padre venerable se rasca el costado. Ante aquella
abundancia del río, su crasa gula también apetece una presa; y lanza la
garza, y coge, en su vuelo sonante, coriáceos insectos que olfatea y
muerde. Aunque nada ciertamente asombró al Primer Hombre como un grueso
tronco de árbol medio podrido, que boyaba, descendía en la corriente,
llevando sentados en una punta, con seguridad y gracia, dos bichos
sedosos, rubios, de hocico experto, y fofas colas vanidosas. Corrió
ansiosamente, enorme y descoyuntado, para seguirlos y observarlos;
sus ojos brillaban como si ya comprendiese la malicia de aquellos dos
bichos, embarcados en un tronco de árbol, y viajando, bajo la suave
frescura de la tarde, en el río del Paraíso.

Entretanto, el agua que iba orillando hacíase más baja, turbia y
tarda. En su extensión, no verdean islas, ni se mojan los patos en
ella. Allá, ilimitadas casi, fundidas en las neblinas, adivínanse
descampadas soledades, de donde sopla un viento lento y húmedo. Nuestro
Padre venerable enterraba las patas en tierras blandas, a través de
aluviones, de inmundicie silvestre, en la cual, para su intenso horror,
chapoteaban enormes ranas, croando furiosamente. A poco, perdiose
el río en una vasta laguna, oscura y desolada, resto de las grandes
aguas sobre las que flotara el Espíritu de Jehová. Una humana tristeza
oprimió el corazón de nuestro Padre. Del centro de gruesas burbujas,
que se hinchaban en la tranquila lisura del agua triste, constantemente
brotaban horrendas trombas, escurriendo algas verdes, que bufaban
ruidosamente y hundíanse luego, como empujadas por el lodo viscoso.
Cuando aconteció que de entre los altos y negros cañaverales, manchando
la pureza del cielo de la tarde, se elevó, alargándose por encima de
él, una nube estridente de moscardones voraces. Adán huye, atolondrado,
surca arenales pegajosos, rasga el pelo en la aspereza de los cardos
blancos que el viento retuerce, resbala por una vertiente de cascajo y
guijarros, y para en una playa de arena fina. Jadea: sus largas orejas
tiemblan, escuchando hacia en del lado de allá de las dunas, un vasto
rumor que rueda, abate y retumba... Es el mar. ¡Nuestro Padre traspone
las pálidas dunas, y delante de él está el Mar!

       *       *       *       *       *

Entonces fue el pavor supremo. De un salto, batiendo convulsamente los
puños contra el pecho, retrocede hasta en donde tres pinos, muertos
y sin rama, le ofrecen el refugio hereditario. ¿Por qué avanzan así,
hacia él, sin cesar, en una hinchada amenaza, aquellos rollos verdes,
con su crin de espuma, y se arrojan, se despedazan, hierven y babosean
rudamente la arena? El resto de la vasta agua permanece inmóvil, como
muerta, con una gran mancha de sangre que palpita. De seguro que toda
esa sangre cayó de la herida del sol, redonda y bermeja, sangrando
encima, en un cielo dilacerado por hondos golpes ya rojos. Más allá
de la niebla lechosa que cubre las lagunas de los charcos salados,
adonde la marea aún llega y se explaya lejos, un monte flamea y humea.
Y siempre delante de Adán, contra Adán, los verdes rollos de verdes
ondas avanzan, y retumban, y tienden la playa de algas, de conchas, de
gelatinas que albean lívidamente.

¡Mas he ahí que todo el mar se puebla! Encogido contra el pino, nuestro
Padre venerable vuelve los ojos inquietos y trémulos, aquí y acullá, a
las rocas cubiertas de sargazo, en donde gordísimas focas bamboléanse
majestuosamente; hacia los chorros de agua, que brotan a lo alto, hasta
las nubes rojas y recaen en una lluvia ardiente; a una linda flota de
conchas, inmensas conchas blancas y nacaradas, bogando de bolina,
circundando las peñas, con maniobra elegante... Adán se asombra sin
saber que estas son las Amonites, y que ningún otro hombre, después
de él, verá la lucida y rósea armada singlando en los mares de este
mundo. ¡Él la admira, quizá con la impresión inicial de la belleza de
las cosas, cuando bruscamente, en un temblor de surcos blancos, toda la
maravillosa flota zozobra! Con el mismo salto muelle, las focas caen
en las aguas profundas. Pasa un terror, un terror levantado del mar,
tan intenso que un bando de albatros muy seguro sobre una escarpadura,
bate, con irritados gritos, el vuelo despavorido.

Nuestro Padre venerable aferra la mano a un vástago de pino, y sonda,
horrorizado, la inmensidad desierta. Y estando así, a lo lejos, bajo
el pálido resplandor del sol que se esconde, lentamente, un inmenso
dorso sale de las aguas, como una larga colina, toda espetada de
negras, agudas astillas de roca. ¡Y avanza! Precediéndolo un tumulto de
burbujas se remolina y revienta; y de entre ellas emerge, por último,
respirando hondamente, una tromba disforme de fauces entreabiertas,
donde centellean y se sumen bancos de peces que sus sorbos vienen
tragando...

¡Es un monstruo, un pavoroso monstruo marino! Es de suponer que
nuestro Padre, olvidando toda su dignidad humana (aún reciente), trepó
desesperadamente por el pino hasta donde las ramas terminaban. Pero
hasta en aquel abrigo, sus poderosas quijadas temblaban, en un miedo
convulso, ante el horrendo ser surgido de las profundidades. Con un
sonido raspante, despedazando conchas, guijarros y corales, el monstruo
cae en la arena, que cava profundamente, y sobre la cual retesa las
dos patas, más gordas que troncos de teca, con las uñas enrolladas de
algas marinas. De la caverna de sus fauces, a través de los dientes
terríficos, que las algas y musgos verdean, sopla un vaho espeso de
fatiga y de furor, tan fuerte, que hace girar las algas secas y las
conchas ligeras. Entre la corteza pedregosa que le cubre la frente,
negrean dos cuernos cortos y romos. Sus ojos lívidos y vítreos, son
como dos enormes lunas muertas. La inmensa cola dentada arrastra por el
mar distante, y a cada coletazo levanta una tempestad.

Por estas facciones, poco amables, ya reconocísteis al Ictiosaurio,
el más horrendo de los cetáceos concebidos por Jehová. ¡Era él!,
tal vez el último que duró en las tinieblas oceánicas hasta este
memorable día de 28 de agosto, a fin de que nuestro Padre entreviese
los orígenes de la Vida. Está enfrente de Adán, ligando los tiempos
viejos a los tiempos nuevos, y con las escamas del dorso enfurecidas
muge devastadoramente. Enroscado en el tronco alto, nuestro Padre
venerable aúlla de vivo horror... Y he aquí que, del lado de los
charcos anublados, un silbo hiende los cielos, silbado y lanzado,
como el de un áspero viento en una garganta de serranía. ¿Qué es?
¿Otro monstruo? Sí, el Plesiosaurio. Es también el último Plesiosaurio
que corre del fondo de los pantanos. Y ahora se traba de nuevo para
asombro del primer Hombre (y gusto de los Paleontólogos), el combate
que fue la desolación de los pre-humanos días de la Tierra. Allí
aparece la fabulosa cabeza de Plesio, terminada en pico de ave, pico
de dos brazas, más agudo que el dardo más agudo, erguida sobre un
larguísimo y fino pescuezo, que ondula, arquea, hiere y silba con
pavorosa elegancia. Dos aletas de incomparable rigidez vienen moviendo
su disforme cuerpo, muelle, glutinoso, todo en arrugas, manchado por
una lepra de hongos verdosos. Tan inmenso es así, arrastrándose, con el
pescuezo empinado que, delante de la duna donde se levantan los pinos,
en los cuales se refugia Adán, parece otra duna negra sustentando un
pino solitario. Avanza furiosamente. Y de repente, ármase un horroroso
tumulto de mugidos y silbidos y choques retumbantes y torbellinos de
arena y gruesos mares brotando. Nuestro Padre venerable salta de un
pino a otro, temblando tanto, que con él tiemblan los troncos. Cuando
se arriesga a espiar, en punto en que aumentan los bramidos, solo
percibe en la enrollada masa de los dos monstruos, a través de una
niebla de espuma que los chorros de sangre enrojecen, el pico de Plesio
enterrado en el vientre muelle de Ictio, cuya cola, erguida se retuerce
furiosamente en la palidez de los cielos espantados. ¡Nuestro Padre
venerable esconde otra vez la faz! Un gemido de monstruosa agonía rueda
por la playa. Las pálidas dunas se estremecen, resuenan las cavernas
lúgubres. Sucede luego una paz muy larga, en que el ruido del mar
Océano no es más que un consolado murmurio de alivio.

Adán espía refugiado entre las ramas... El Plesio retrocediera herido
hacia la tibia cama de un pantano. Sobre la playa yace muerto el Ictio,
como una colina en donde las olas de la tarde se quiebran.

En esto, nuestro Padre venerable deslízase cautelosamente de su pino
y se acerca al monstruo. La arena, en derredor, está horriblemente
revuelta; y por toda ella, en lentos surcos, en pozas oscuras, humea la
sangre, mal chupada. Tan montañoso es el Ictio, que Adán, irguiendo la
faz asombrada, ni alcanza a ver las púas del monstruo, erizadas a lo
largo de aquel escarpado espinazo, al cual el pico de Plesio arrancó
escamas más pesadas que piedras. Delante de las manos trémulas del
Hombre, están los rasgones del vientre muelle, por donde chorrea la
sangre, y salen las grasas, e inmensas tripas escurren, y penden fibras
desgarradas de carne rosada... Las chatas ventanas de la nariz de
nuestro Padre venerable se alargan y olfatean.

En toda aquella tarde caminara, desde la Floresta, a través del
Paraíso, chupando bayas, royendo raíces, comiendo los insectos de
cáscara picante.

Mas ahora el sol penetró en el mar, y Adán tiene hambre, en ese arenal
estéril, donde solo albean cardos que el viento retuerce. ¡Oh, aquella
carne roja, sangrienta, aún viva, que exhala un olor tan fresco y
salino! Sus romas mandíbulas se abren ruidosamente en un bostezo
disgustado y famélico... El Océano oscila, como adormecido... Entonces,
irresistiblemente, Adán entierra en una de las heridas del saurio los
dedos que lame y rechupa, blandos de grasas y sangre. El espanto de
un sabor nuevo inmoviliza al hombre frugal que viene de las hierbas
y de las frutas. Luego, con un salto, arremete contra las montañas de
la abundancia, y arranca una fibra que parte y traga, gruñendo, con
un furor y una prisa, en que hay el gozo y hay el miedo de la primera
carne comida.

       *       *       *       *       *

En habiendo cenado así, tajadas crudas de un monstruo marino, nuestro
Padre venerable siente una gran sed. Los pozos que rebrillan en la
arena son salados. Con los labios empastados de grasa y de sangre,
pesado y triste, bajo el callado crepúsculo, Adán, atraviesa las
dunas, reentra en las tierras, rebuscando desaladamente agua dulce.
En aquellos tiempos de universal humedad, por todo el césped, huía y
murmuraba un arroyo. Al cabo de un tiempo, extendido en una orilla
lodosa, Adán bebió consoladamente, en sorbos profundos, bajo el vuelo
espantado de moscas fosforescentes que se le prendían en la melena.

Era junto a un bosque de encinas y hayas. La noche, que ya se
adensara, ennegrecía una llanura cubierta de plantas, donde la malva
se recostaba a la menta y el perejil al hongo ligero. En ese fresco
espacio, penetró nuestro Padre venerable, cansado por la marcha y
los espantos de aquella tarde del Paraíso; y apenas se extendiera
en la alfombra olorosa, con la hirsuta faz posada sobre las palmas
unidas, las rodillas encogidas contra el vientre distendido como un
tambor, se sumergió en un sueño como jamás lo había tenido, todo
poblado de sombras movientes, que eran aves construyendo una casa,
patas de insectos tejiendo una tela, dos bichos bogando en las aguas
arrolladoras.

Cuenta la leyenda que entonces, en torno del Primer Hombre adormecido,
comenzaron a surgir, por entre las matas bajas, hocicos olfateantes,
finas orejas tiesas, ojitos reluciendo como botones de azabache, y
espinazos inquietos que la emoción arqueaba, en tanto que, de las
cumbres de las encinas y de las hayas, en un apagado estremecimiento
de alas, se tendían picos curvos, picos retesos, picos bravíos, picos
pensativos, todos albeando en la claridad tenue de la luna, que subía
por detrás de los montes y bañaba las altas frondas. Después apareció
una hiena, cojeando, maullando con lástima, en el borde del claro.
A través de la campiña trotaron dos lobos flacos, famélicos, con
los verdes ojos encendidos. No tardaron los leones, con las reales
faces erguidas, soberanamente arrugadas, en una profusión de melenas
flotantes. En confusa manada, que llegaba bufando, los cuernos de los
aurocos entrechocaban con impaciencia los retoños palmares de las
renas. Todos los pelos se erizaron cuando el tigre y la pantera negra,
ondulando callada y aterciopeladamente, resbalaran, con las lenguas
pendientes y bermejas como coágulos de sangre. De los valles, de las
sierras, de las rocas, acudían otros, con una prisa tan ansiosa, que
los horrendos caballos primitivos se empinaban por encima de los
canguros y la trompa del hipopótamo, escurriendo algas, empujaba las
ancas lentas del dromedario. Entre las patas y los cascos apiñados
coleaban en alianza el hurón, la lagartija, la comadreja, la culebra
fulgente que engulle a la comadreja, y la alegre mangosta que asesina
a la culebra. Un bando de gacelas tropezaba, lastimándose las piernas
finas contra la costra de los cocodrilos, que subían en fila del borde
de las lagunas, con las bocas preparadas y gimiendo. Toda la planicie
palpitaba, bajo la luna, en el muelle movimiento de dorsos apretados,
del cual se erguía, ora el pescuezo de la jirafa, ora el cuerpo del
boa, como mástiles náufragos balanceados entre olas. Y, en fin,
conmoviendo el suelo, llenando el cielo, con la trompa enrollada entre
los dientes curvos, asomó el rugoso mastodonte.

Era toda la Animalidad del Paraíso que, sabiendo que el Primer Hombre
hallábase dormido, sin defensa, en un bosque desierto, corría con la
inmensa esperanza de destruirlo y eliminar de la tierra la Fuerza
Inteligente, destinada a someter a la Fuerza Bruta. Sin embargo, en
aquella pavorosa turba que humeaba, se atropellaba al borde del claro,
en donde Adán dormía sobre la menta y la malva, ninguna fiera avanzaba.
Relucían los fieros dientes, fieramente amenazadores; todos los cuernos
acometían; cada garra salida despedazaba con ansia la tierra blanda;
y los picos, desde lo alto de las ramas, atravesaban los hilos de
la luna con picotazos hambrientos... Mas ni ave descendía, ni fiera
avanzaba, porque al lado de Adán velaba una Figura seria y blanca, de
blancas alas cerradas, los cabellos sujetos con un aro de estrellas, el
pecho guardado por una coraza de diamante, y las dos refulgentes manos
apoyadas en el puño de una espada que era de lumbre, y vivía.

Despuntó la aurora con ardiente pompa, comunicando a la tierra alegre,
a la tierra bravíamente alegre, a la tierra aún sin andrajos, a la
tierra aún sin sepulturas, una alegría superior, más grave, religiosa y
nupcial. Adán despertó; y restregándose los párpados, en la sorpresa de
su despertar humano, sintió sobre el costado un peso dulce y suave. En
aquel terror, que desde los árboles no desamparaba su corazón, saltó,
y con tan ruidoso salto, que por la selva, los mirlos, los ruiseñores,
las currucas, todos los pajaritos de fiesta y de amor, despertaron
y rompieron en un canto de congratulaciones y de esperanzas. Y ¡oh
maravilla! delante de Adán, y como despegado de él, estaba otro ser,
a él semejante, pero más esbelto, suavemente cubierto de un pelo más
sedoso, que lo contemplaba con grandes ojos lustrosos y líquidos. Una
cabellera rubia, de un rubio tostado, caía en espesas ondas hasta sus
caderas redondeadas, en una plenitud armoniosa y fecunda. De entre
los brazos, que cruzara, surgían abundantes y erguidos los dos pechos
de color de madroño, con un vello crespo orlando la mamila, que se
enristraba entumecida. Y rozando, con un rozar lento, con un rozar muy
dulce, las rodillas peladas, todo aquel sedoso y tierno ser ofrecíase
con una sumisión embelesada y lasciva. Era Eva... ¡Eras tú, madre
venerable!


III

Comenzaron entonces para nuestros Padres los días abominables del
Paraíso.

Su constante y desesperado esfuerzo fue sobrevivir, en medio de una
Naturaleza que, sin cesar y furiosamente, tramaba su destrucción. ¡Adán
y Eva pasaron esos tiempos, que los Poemas semíticos celebran como
inefables, temblando siempre, siempre riñendo y huyendo! La tierra
aún no era una obra perfecta; y la divina Energía, que la andaba
componiendo, incesantemente la enmendaba, con inspiración tan móvil,
que en un lugar cubierto al amanecer por una floresta, de noche, se
espejaba una laguna en donde la Luna, ya doliente, venía a observar
su palidez. ¡Cuántas veces nuestros Padres, reposando en la cuesta de
un otero inocente, entre el serpol y el romero, Adán con el rostro
descansando sobre el muslo de Eva, Eva con dedos ágiles espulgando
el pelo de Adán, fueron sacudidos por la pendiente amena como por un
dorso irritado, y rodaron, confundidos, entre el retumbo, y la llama,
y la humareda, y la ceniza caliente del volcán que improvisara Jehová!
Cuántas noches escaparon, aullando, de alguna abrigada caverna, cuando
ya sobre ella corría un gran mar hinchado que bramaba, se desarrollaba,
y quedaba hirviendo entre las rocas, con negras focas muertas bogando.
O cuando no era el suelo, el suelo seguro, ya social y fertilizado para
las siembras sociables, que de improviso rugía como una fiera, abría
una insondable garganta y tragaba rebaños, prados, nacientes cosechas,
benéficos cedros con todas las tórtolas que se arrullaban en ellos.

Después eran las lluvias, las largas lluvias Edénicas, cayendo en
chorros clamorosos, durante inundados días, durante torrentosas noches,
tan desmedidamente que del Paraíso, vasto charco barroso, apenas
aparecían las puntas del arbolado sumergido en el agua, y las cumbres
de los montes llenas de bichos transidos que bramaban con el terror de
las aguas sueltas. Entretanto, nuestros Padres, refugiados en alguna
erguida roca, gemían lamentablemente, escurriéndoseles ríos de los
hombros y de los pies, de modo que parecía que el barro nuevo de que
Jehová los hiciera se estaba ya deshaciendo.

Más terríficos aún eran los estíos. ¡Oh, el incomparable tormento
de las sequías en el Paraíso! Lentos días tristes, tras lentos días
tristes, la inmensa brasa del sol candente coruscaba furiosamente
en un cielo de color de cobre, en que el aire bazo y espeso ardía
y crepitaba. Los montes estallaban agrietados; y las planicies
desaparecían bajo una ennegrecida capa de hilos retorcidos,
enmarañados, rígidos como alambres, que eran los restos de los verdes
pastos. Todo el manchado follaje rodaba en los vientos abrasados, con
rugidor ruido. El lecho de los ríos chupados tenía la rigidez del
hierro fundido. El musgo escurría por las rocas, en manera de una piel
seca que se despega, descubriendo largos huesos. Ardía un bosque cada
noche, hoguera restallante, de leña resequida, escaldando más la
bóveda del horno inclemente. Estaba todo el Edén cubierto de buitres y
cuervos, porque, con tanto animal muerto de hambre y de sed, abundaba
la carne podrida. La poca agua que restaba en el río, movíase apenas,
atascada por la masa hirviente de culebras, ranas, nutrias, tortugas,
refugiadas en aquel último fundamento, lodoso y tibio. Nuestros
Padres venerables, con las magras costillas arqueadas contra el pelo
chamuscado, la lengua pendida y más dura que corcho, erraban de fuente
en fuente, sorbiendo desesperadamente alguna gota que aún brotase, gota
rara, que silbaba al caer sobre las piedras abrasadas...

Así Adán y Eva huyendo del Fuego, huyendo de la Tierra, huyendo del
Aire, empezaban la vida en el Jardín de las delicias.

¡En medio de tantos peligros constantes y fragantes, era necesario
comer! ¡Ah! ¡Comer, qué portentosa empresa para nuestros Padres
venerables! Sobre todo, desde que Adán (y después Eva, por Adán
iniciada) habiendo probado los deleites fatales de la carne, ya no
encontraban sabor, ni hartura, ni decencia en los frutos, en las
raíces y en las uvas del tiempo de su Animalidad. Las buenas carnes
no faltaban en el Paraíso, ciertamente. Sería delicioso el salmón
primitivo, mas nadaba alegremente en las aguas rápidas. Sería sabrosa
la becada, o el faisán rutilante, nutridos con los granos que el
Creador considerara buenos, mas volaban por los cielos, en triunfal
seguridad. El conejo, la liebre... ¡qué ligeros huían por el matorral
oloroso!... Nuestro Padre, en esos días cándidos, no poseía el anzuelo
ni la flecha. Por eso, rondaba sin cesar en torno de las lagunas, en
las márgenes del mar en donde casualmente encallaba bogando algún
cetáceo muerto. Esos hallazgos de la abundancia eran raros, y la
triste pareja humana, en sus marchas hambrientas, orillando las aguas,
conquistaba solamente, aquí y allá, en los peñascos o en la arena
revuelta, algún feo cangrejo en cuyo duro caparazón se desgarraban
sus labios. Esas soledades marinas hallábanse también infestadas por
bandos de fieras que, como Adán, esperaban que la marea arrojase los
peces vencidos en borrasca o batalla. ¡Cuántas veces nuestros Padres,
ya con la garra clavada en una tajada de foca o de delfín, huían
desconsoladamente, sintiendo el paso fofo del horrendo cavernario, o el
aliento de los osos blancos, bamboleándose por el blanco arenal, bajo
la blanca indiferencia de la Luna!

De cierto, su ciencia hereditaria de trepar a los árboles, socorrería
a nuestros Padres en esta conquista de la presa. ¡Cuando acontecía que
bajo el ramaje del árbol, desde donde ellos, solapadamente, espiaban,
veían aparecer algún cabrito suelto, o una tortuga moza y bisoña
arrastrándose hacia la hierba húmeda, tenían banquete seguro! En un
momento, el cabrito quedaba despedazado, toda su sangre chupada en
sorbos convulsos; y Eva, nuestra Madre fuerte, gritando sombríamente,
arrancaba una por una, de entre la concha, las patas de la tortuga...
¡Cuántas veces, de noche, después de ayunos angustiosos, los Elegidos
de la Tierra, veíanse forzados a ahuyentar la hiena, con fuertes
voces, a través de los prados, para robarle un oso fétidamente
baboseado, que eran ya las sobras de un león harto! Sucedían días
peores en que el hambre reducía a nuestros Padres a retrogradarse a
la desagradable frugalidad del tiempo del Árbol; a las hierbas, a los
brotes, a las raíces amargas, ¡conociendo así, entre la abundancia del
Paraíso, la primera forma de la Miseria!

¡En el transcurso de estos trabajos, no les desamparaba el terror de
las fieras! Porque si Adán y Eva comían los bichos flacos y dóciles,
ellos, al mismo tiempo, eran también una presa apetecida por todos los
brutos superiores. Comerse a Eva, tan redonda y carnosa, fue de seguro
el sueño de muchos tigres en los juncales del Paraíso. ¡Cuánto oso,
ocupado en robar panales de miel en un descarnado tronco de roble, no
se detuvo, y se balanceó, y se lamió el hocico en una gula más fina, al
encontrarse, por detrás del ramaje, en un rebrilleo errante del sol, el
sombrío corpachón de nuestro Padre venerable! Ni el peligro venía solo
de las hordas hambrientas de carnívoros, mas aun de los lentos y hartos
herbívoros, el auroco, el uros, el ciervo-elefante, que alegremente
cornearían y maltratarían a nuestros Padres, por estupidez, desemejanza
de raza y olor, empleo de vida ociosa. Y aumentábanse aún los que
mataban y no podían matárseles, porque Miedo, Hambre y Furor, fueron
las leyes de la vida en el Paraíso.

Claro está que nuestros Padres eran también feroces, de fuerzas
tremendas, y perfectos en el arte salvador de trepar a las cimas
frondosas. ¡Mas el leopardo saltaba de rama en rama, sin rumor, con
una destreza más segura y felina! La boa llegaba con la cabeza hasta
los vástagos extremos del más levantado cedro para coger los monos, y
bien podía engullirse a Adán, con aquella obtusa incapacidad que las
boas tuvieron siempre para distinguir, bajo la similitud de las formas,
la diversidad de los méritos. ¿De qué valían las garras de Adán, aun
aliadas a las garras de Eva, contra esos pavorosos leones del Jardín de
las delicias que la zoología, todavía hoy horripilada, llama el _Leo
Anticus_? ¿O contra la hiena de las cavernas, tan osada, que en los
primeros días del génesis, los Ángeles, cuando descendían al Paraíso,
caminaban siempre con las alas plegadas, por temor de que ella,
saltando de entre los bambús, no les arrancase las plumas refulgentes?
¿O contra los perros, los horrendos perros del Paraíso, que atacando en
cerradas y ululantes huestes, fueron, en los comienzos del Hombre, los
peores enemigos del Hombre?

Entre toda esta animalidad adversa, Adán no contaba un aliado;
sus propios parientes, los Antropoides, envidiosos y farsantes,
le apedreaban con enormes cocos. Solo un animal, y formidable,
conservaba por el Hombre una majestuosa y pachorrienta simpatía.
Era el Mastodonte. Mas la anublada inteligencia de nuestro Padre,
en esos días Edénicos, aún no comprendía la bondad, la justicia, el
servicial corazón del paquidermo admirable. Por lo cual, cierto de su
flaqueza y de su aislamiento, vivió durante esos trágicos años, en un
ansiado terror. Tan ansiado y largo, que su miedo, como una continua
ondulación, se perpetuó por toda su descendencia, y es el viejo miedo
de Adán que nos torna inquietos, cuando atravesamos el matorral más
seguro en la soledad crepuscular.

Y luego consideremos que aún restaban por el Paraíso, entre bichos
de formas racionales, pulidas, ya preparadas para la prosa noble de
Mr. de Buffon, algunos de los grotescos monstruos que deshonraron a
la Creación antes de la madrugada purificadora del 25 de octubre.
Seguramente Jehová evitó a Adán el degradante honor de vivir en
el Paraíso en compañía de ese escandaloso engendro a que los
Paleontologistas, asombrados, dieron el nombre de Iguanodon. En la
víspera del advenimiento del Hombre, Jehová, muy benévolamente, ahogó
todos los Iguanodones en el lodo de un pantano, en un rincón escondido
del Paraíso, donde hoy se extiende Flandres. Pero Adán y Eva aún
conocieron los Pterodáctilos. ¡Oh, los Pterodáctilos!... Cuerpos de
Jacaré, escamosos y emplumados; dos lúgubres, negras, carnudas alas de
murciélago; un pico disparatado, más gordo que el cuerpo, tristemente
caído, erizado de cientos de dientes, finos como los de una sierra.
¡Y no volaba! Descendía con las alas muelles y mudas, y en ellas
arrebujaba la presa como en un paño viscoso y helado para partirla en
pedazos con los estallantes golpes de sus mandíbulas fétidas. Este
funambulesco avechucho enturbiaba el cielo del Paraíso con la misma
abundancia con que los mirlos o las golondrinas cruzan los santos aires
de Portugal. Torturados los días de nuestros Padres venerables, nunca
su pobre corazón se agitaba tanto como cuando del lado de allá de los
montes veníase despeñando con siniestro estridor de alas y picos el
vuelo de los Pterodáctilos. ¿Cómo sobrevivieron nuestros Padres en
este Jardín de las delicias? ¡Indudablemente brilló y trabajó mucho la
espada del Ángel que los guardaba!

       *       *       *       *       *

¡Pues bien, amigos míos! A todos estos furiosos seres debe el hombre su
carrera triunfal. Sin los Saurios, y los Pterodáctilos, y la Hiena de
las cavernas, y el horripilante terror que esparcían, y la necesidad de
tener, contra su ataque, siempre bestial, una defensa siempre racional,
la Tierra permanecería siendo un temeroso Paraíso, en donde erraríamos
todos, desgreñados y desnudos, chupando por las márgenes de los mares,
las grasas crudas de los monstruos naufragados. Al encogido miedo de
Adán débese la supremacía de su descendencia. El bicho perseguidor fue
quien le forzó a subir a las cumbres de la Humanidad. ¡Bien sabedores
de los orígenes se muestran los poetas Mesopotámicos del génesis en
aquellos sutiles versículos en que un animal, y el más peligroso, la
Serpiente, lleva a Adán, por amor de Eva, a coger el fruto del saber!
Si no rugiese en otro tiempo el León de las cavernas, no trabajaría hoy
el Hombre de las ciudades, porque la civilización nació del desesperado
esfuerzo defensivo contra lo Inanimado y lo Inconsciente. Realmente,
la sociedad es la obra de la fiera. Que la Hiena y el Tigre, en el
Paraíso, comenzasen por acariciar lánguidamente el hombro peludo de
Adán con pata amiga, y Adán habríase hecho hermano del Tigre y de la
Hiena, compartiendo con ellos sus chozas, sus presas, sus ocios y sus
gustos bravíos, y la Energía inteligente que le había hecho descender
del Árbol, a seguida se apagaría, dentro de su brutalidad inerte, a la
manera que se apaga el fuego, aun entre ramas secas, si un frío soplo,
viniendo de un agujero oscuro, no lo estimula a vivir para vencer la
frigidez y la oscuridad.

Y una tarde (como enseñaría el exacto Usserius), saliendo Adán y Eva de
la espesura de un bosque, un oso enorme, el Padre de los Osos, apareció
delante de ellos, irguió las negras patas, abrió la boca sangrienta...
Y estando así, cogido, sin refugio, en la apresurada ansia de defender
a su hembra, el Padre de los Hombres lanzó contra el Padre de los Osos
el cayado en que se apoyaba, un fuerte retoño de teca, arrancado en el
bosque, que terminaba en punta aguda... Y el palo atravesó el corazón
de la fiera.

       *       *       *       *       *

¡Ah! Verdaderamente, desde esa bendita tarde hubo sobre la tierra un
Hombre.

Ya era un Hombre, y superior, cuando dio un paso espantado y arrancó
el palo del pecho del monstruo extendido, y le miró la punta, que
goteaba sangre, con la frente toda arrugada, en el afán de comprender.
Resplandecieron sus ojos en un deslumbrado triunfo. Adán comprendiera...

¡Ni se cuidó siquiera de la buena carne del oso! Retornó a la floresta,
y durante toda la tarde, en tanto la luz se arrastró por las frondas,
arrancó ramas a los troncos cautelosamente, diestramente, de modo
que las puntas rompiesen bien afiladas y agudas. ¡Ah! ¡Qué soberbio
estallar de astas por el hondo bosque, a través de la frescura y
de la sombra para la obra de la primera Redención! Selva amable,
que fuiste la primera fábrica, ¡quién supiera en dónde yaces, en tu
secular sepultura, tornada negro carbón!... Cuando salieron del bosque,
humeando de sudor para retraerse a la choza distante, nuestros Padres
venerables se humillaban bajo el peso glorioso de dos grandes haces de
armas.

Desde entonces no cesan los hechos del Hombre. Los cuervos y los
chacales aún no habían descarnado la osamenta del Padre de los Osos,
y ya nuestro Padre raja una punta de su cayado victorioso; entablilla
en la hendedura uno de esos guijarros afilados y picudos, en los
cuales a las veces se herían sus patas, descendiendo a la orilla de
los ríos, y asegura el fino astillazo en la raja, con las vueltas muy
apretadas de una fibra de enredadera seca. ¡Y he aquí la lanza! Como
esas piedras no abundan, Adán y Eva ensangrientan las garras, tentando
hendir los pedruscos redondos de sílex en astillas cortas de manera que
vengan perfectas, con punta y con filo para rasgar y clavar. Resístese
la piedra, poco deseosa de ayudar al Hombre, al cual, en los días
genesíacos del grande octubre, quisiera suplantar (como cuentan las
prodigiosas crónicas de Backun). Mas de nuevo ilumínase la faz de Adán,
con una idea que la surca, como chispa emanada de la Eterna Sabiduría.
Coge un pedrusco, bate la roca, arranca la astilla... ¡Y he aquí el
martillo!

Pasado algún tiempo, en otra tarde bendita, costeando una oscura y
bravía colina, avizora, con aquellos ojos que ya rebuscan y comparan,
un guijarro negro, áspero, facetado, sombríamente lúcido. Se asombra
de su peso, y a seguida presiente en él un mazo superior, de decisiva
dureza. ¡Con qué alborozo lo lleva, agarrado contra el pecho, para
romper el sílex rebelde! Adán acudió a la orilla del río, en donde Eva
le esperaba, y martilleó reciamente sobre el pedernal... ¡Oh, espanto!
¡Salta una chispa, refulge, muere! ¡Ambos retroceden, se miran con un
terror casi sagrado! Es una luz, una luz viva, que arrancó él mismo con
sus manos de la roca bruta, semejante a la luz que radia de entre las
nubes. Bate de nuevo, temblando. La chispa brilla, la chispa pasa, y
Adán remira y olfatea el oscuro guijarro. No comprende. Nuestros Padres
venerables, pensativos, con los cabellos al viento, tomaron la vuelta
de la choza acostumbrada, que se halla en la pendiente de un cerro,
junto a una fuente que borbotea entre helechos.

Pero a solas, Adán, en su retiro, con una curiosidad en donde late una
esperanza, de nuevo entablilla el sílex, grande como una calabaza,
entre los callosos pies, y recomienza a martillear, bajo el aliento de
Eva, que apoyada de bruces, sopla. La chispa salta siempre, y rebrilla
en la sombra, tan refulgente como aquellas luces que ahora palpitan,
miran, desde allá, de las alturas. Pero aquellas luces permanecen,
a través de la negrura del cielo y de la noche, vivas, espiando en
su radiación. Y aquellas estrellitas de piedra, apenas viven, y ya
mueren... ¿Se las llevaría el viento, que se lleva todo, voces, nubes
y hojas? Para huir del viento malévolo que ronda en el monte, nuestro
Padre venerable se alonga hasta el fondo más abrigado de la caverna,
en donde se afofan las capas de heno muy seco, que forman su lecho.
De nuevo hiere la piedra, despidiendo chispa tras chispa, en tanto
Eva, agachada, abriga con las manos aquellos refulgentes y fugitivos
seres. Estando en esto, he aquí que del heno se eleva una columnita de
humo, que aumenta, se enrosca, y a través de la cual, rojea y resalta
una llama... ¡Es el fuego! Nuestros Padres huyen desoladamente de la
caverna, oscurecida por una humareda olorosa, en donde flamean alegres,
rutilantes lenguas, que lamen la roca. Acurrucados en la puerta de la
choza, ambos, tomados del pasmo y terror de su obra, míranse, con los
ojos llorosos por el humo acre; mas a pesar del susto y del espanto,
sienten una nueva dulzura que los penetra y que de seguro viene de
aquella luz y de aquel calor... Ya el humo se escapó de la caverna;
el viento robador se lo llevó. Arrástranse las llamas, inciertas y
azuladas; a poco, solo resta una ceniza mezclada con algunas brasas que
palidece, y se abate hecha carbón: la última chispa corre, se estremece
y pasa. ¡Murió el fuego! Entonces, en el alma naciente de Adán, entra
el dolor de una ruina. Chupa desesperadamente los grandes labios y
gime. ¿Sabrá jamás recomenzar el hecho maravilloso?... Nuestra madre,
ya consoladora, es quien le consuela con sus rudas manos conmovidas,
porque realiza su primera obra sobre la tierra; junta otro montón de
heno seco, coloca encima el sílex redondo, toma el oscuro guijarro,
bate fuertemente, produciendo un chispear de estrellitas, y de nuevo
se inicia el humo y otra vez refulge la llama. ¡Oh, triunfo, he ahí la
hoguera, la hoguera inicial del Paraíso, y no casualmente nacida, sino
encendida por una clara voluntad, que ahora, para todo, y siempre, cada
día y cada mañana, podrá repetir con seguridad la hazaña suprema!

A nuestra madre venerable pertenece, desde entonces, en la choza, la
dulce y augusta tarea de la Lumbre. Ella la cría, la nutre, ella la
defiende, ella la perpetúa. Como madre deslumbrada, va descubriendo
día por día, en ese resplandeciente hijo de sus cuidados, una virtud
o gracia nuevas. Ahora ya sabe Adán que su fuego espanta a todas las
fieras, y que, al fin, existe en el Paraíso una cueva segura, que es
la suya. No solo segura, sino amable, porque el fuego la alumbra, la
calienta, la alegra y la purifica. Así que cuando Adán, con un haz de
lanzas, desciende a la planicie o se embreña en la selva para cazar,
ya mata con ansia redoblada, a fin de retornar lo más pronto a aquella
seguridad y consolación de la lumbre. ¡Ah, qué dulcemente le penetra, y
le seca en el cabello la frialdad de las matas, y dora como un sol los
peñascos de su choza! Y, además, le cautiva los ojos, y lo exalta, y lo
guía en un soñar fecundo, en que inspiradamente se le aparecen formas
de flechas, martillos con mango, gruesos cuervos que pescan los peces,
astillas dentadas que sierran el palo... ¡A su fuerte hembra debe Adán
esta hora creadora!

¡Y cuánto no le debe la Humanidad! Recordemos, hermanos, que nuestra
Madre, con aquella adivinación superior que más tarde la tornó
Profetisa y Sibila, no vaciló, cuando la serpiente le dijo, coleando
entre las Rosas: «¡Come del fruto del saber, que tus ojos se abrirán, y
serás como los Dioses sabios!» Adán se habría engullido la serpiente,
bocado más suculento. Es de creer que no tendría mucha fe en frutos
que comunican la Divinidad y Sapiencia, quien, como él, tanta fruta
comiera en los árboles, y se conservaba ignorante y bestial como el
oso y el auroco. En cambio, Eva, con la sublime credulidad que siempre
en el mundo opera las transformaciones sublimes, a seguida se comió la
manzana, la cáscara y la pepita. ¡Y persuadiendo a Adán a que tomase
parte del transcendente fruto, muy dulce y enredosamente le convenció
del provecho, de la felicidad, de la gloria y de la fuerza que da
el saber! Esta alegoría de los poetas del génesis, nos revela, con
espléndida sutileza, la inmensa obra de Eva, en los años dolorosos
del Paraíso. Solo por ella continúa Dios la Creación superior, la del
Reino espiritual, la que desarrolla sobre la tierra el lar, la familia,
la tribu, la ciudad. ¡Eva es quien cimenta y bate las grandes piedras
angulares en la construcción de la Humanidad!

¡Si no, ved! Cuando el bravío cazador retráese a la caverna, derrengado
bajo el peso de la caza muerta, oliendo toda a selva y a sangre, y
a fiera, él es seguramente el que desuella la res, y la corta en
pedazos, descarna los huesos (que ávidamente guarda bajo el muslo,
y reserva para su ración porque contienen la molleja preciosa), mas
Eva junta esa piel, cuidadosamente, con las otras pieles almacenadas;
esconde los huesos partidos, porque sus astillas agudas clavan y
agujerean, y en una fresca cavidad de roca guarda la carne que sobró.
Al cabo de un tiempo, una de esas abundantes tajadas olvídase, caída
cerca de la hoguera perpetua. Extiéndese la lumbre, y lame lentamente
la carne por el lado más gordo, hasta que un olor, desconocido y
sabroso, agasaja y alarga las rudas ventanas de la nariz de nuestra
Madre venerable. ¿De dónde viene el gustoso aroma? Del fuego, en el
cual la tajada de venado o de liebre está entre ascuas y rechina.
Entonces Eva, inspirada y grave, empuja la carne para la brasa viva;
y espera, arrodillada, hasta que la espeta con la punta de un hueso,
la retira de la llama ruidosa, y se la come, en sombrío silencio. Sus
ojos brillantes anuncian otra conquista. ¡Y con la misma prisa amorosa
con que ofreciera a Adán la manzana, le presenta ahora aquella carne
tan diferente, que él huele desconfiado y después devora a dentelladas
abiertas, roncando de gozo! ¡Y he aquí, cómo por medio de este pedazo
de gamo asado, nuestros Padres suben victoriosamente otro escalón de la
Humanidad!

El agua todavía la beben en el manantial vecino, entre los helechos,
con la faz sumergida en la vena clara. Después de beber, Adán,
arrimado a su enorme lanza, mira a lo lejos el discurrir lento del
río, los montes coronados de nieve o de fuego, el sol sobre el mar,
pensando, con arrastrado pensar, si en esas tierras que se extienden
y se esconden más allá, la presa será más cierta y las selvas menos
cerradas. Eva retorna luego a la caverna, para entregarse, sin
descanso, a una tarea que la encanta. Enovillada en el suelo, toda
atenta bajo la melena crespa, nuestra Madre hace, con un huesecito
agudo, finos agujeros en la orla de una piel, y luego en la orla
de otra piel. Tan embebida se halla en su labor, que no siente a
Adán entrar y revolver en sus armas, mientras une las dos pieles
sobrepuestas, pasando a través de los agujeros una delgada fibra de
algas, que secan delante del fuego. Adán considera con desdén ese
trabajo menudo que no aumenta fuerza a su fuerza. ¡El bruto Padre no
presiente aún que aquellas pieles cosidas serán el resguardo de su
cuerpo, la armazón de su tienda, el saco de su ropa, el odre de su agua
y el tambor en que bata cuando sea un guerrero, y la página en que
escriba cuando sea un Profeta!

Otros gustos y modos de Eva también le irritan; y a las veces, con
una inhumanidad que ya es toda humana, nuestro Padre agarra por los
cabellos a su hembra y la derriba y la pisa bajo la pata callosa; un
furor así, le tomó una tarde, viendo, en el regazo de Eva, sentada
delante de la hoguera, un cachorrito flojo y renco, que ella, con
cariño y paciencia, enseñaba a chupar en una fibra de carne fresca. Al
borde de la fuente descubriera el cachorrito perdido y gañendo, y muy
mansamente lo recogiera, lo calentara, lo alimentara, con una sensación
que le era dulce, y le abría en la espesa boca, aún mal sabedora de
sonreír, una sonrisa de maternidad. Nuestro Padre venerable, con las
pupilas relucientes, lanza la garra y pretende devorar al cachorro que
entrara en su choza. Mas Eva defiende al animalito, que tiembla y la
lame. ¡El primer sentimiento de caridad, informe como la primera flor
que brotó de las algas, aparece en la tierra! Con las cortas y gangosas
voces que eran el habla de nuestros Padres, Eva intenta acaso afianzar
que será útil la amistad de un bicho en la caverna del hombre... Adán
chúpase el labio trompudo. Después, en silencio, mansamente, corre los
dedos por el lomo blando del cachorrito encogido. ¡En la Historia, este
es un momento espantoso! ¡He aquí que el Hombre domestica al Animal! De
ese cachorro agasajado en el Paraíso, nacerá el perro amigo, por él la
alianza con el caballo, después el dominio sobre la oveja. El rebaño
crecerá; el pastor lo llevará; el perro fiel lo guardará. Junto a la
lumbre, Eva prepara los pueblos errantes que pastorearán los ganados.

Después, en aquellas largas mañanas en que el bravío Adán cazaba, Eva,
errando por los valles y los montes, cogía conchas, huevos de aves,
curiosas raíces, semillas, por el gusto de acumular, de abastecer su
choza de nuevas riquezas, que escondía en las hendeduras de la roca.

Sucedió que un puñado de esas semillas cayera, por entre sus dedos,
sobre la tierra húmeda y negra, cuando se recogía por el borde de la
fuente. Brotó una puntita verde; después creció una vara; más tarde,
maduró una espiga. Sus granos son gustosos. Eva, pensativa, entierra
otras semillas con la esperanza de crear en torno de su lar, en un
pedazo de su terreno, altas hierbas que frutezcan y le traigan el grano
endulzado y tierno...

¡Y he ahí la siembra! Del fondo del Paraíso, nuestra Madre hace
posibles los pueblos estables que labrarán la tierra.

       *       *       *       *       *

Entretanto, bien podemos suponer que nació Abel, y, unos detrás de
otros, deslízanse los días en el Paraíso, más seguros y fáciles.
Lentamente vanse apagando los volcanes. Las rocas ya no se despeñan
con fragor sobre la inocente abundancia de los valles. Discurren
tan amansadas las aguas, que en su transparencia se miran, con
demora y cuidado, las nubes y las ramas de los olmos. Raras veces un
Pterodáctilo macula, con el escándalo de su pico y de sus alas, los
cielos, en donde el sol alterna con la bruma, y los estíos se franjan
de lluvias ligeras. En esta tranquilidad que se establece hay como
una sumisión consciente. El Mundo presiente y acepta la supremacía
del hombre. Ya no arde la floresta con la ligereza del rastrojo,
sabiendo que muy pronto el Hombre le pedirá la estaca, la madera, el
remo, el palo. En las gargantas de la Sierra, el viento se disciplina
blandamente, y ensaya los soplos regulares con que trabajará la piedra
del molino. El mar ahogó sus monstruos, y estira el dorso preparado,
que le ha de cortar la quilla. La tierra hace estable su suelo, para
cuando llegue el arado y la semilla. Y todos los metales se alinean en
filón, y se disponen alegremente para el fuego que les ha de dar forma
y belleza.

Por la tarde, Adán toma la vuelta de la choza contento, con caza
abundante. El hogar flamea y alumbra la faz de nuestro Padre, que el
esfuerzo de la vida embelleció, en donde ya los labios se adelgazan,
y la cabeza se llenó con el lento pensar, y los ojos sosiegan, con un
brillo más seguro. El cordero, espetado en un palo, se asa y gotea en
las brasas. Posan en el suelo cortezas de coco llenas de agua clara
de la fuente. Una piel de oso tornó blando el lecho de los helechos.
Otra piel, colgada, abriga la boca de la caverna. En un rincón, que es
el almacén, están los montones de sílex y el martillo, y en otro, que
es el arsenal, están las lanzas y los huesos. Eva tuerce los hilos de
una lana de cabra. Sobre un montón de hojas, junto a la lumbre, duerme
Abel, muy gordo, todo desnudo, con un pelo más ralo en una carnecilla
más blanca. Participando del montón de hojas y del mismo calor, vela
el perro, ya crecido, con el mirar amable y el hocico entre las patas.
¡Y Adán (¡Oh, extraña tarea!) muy absorto, intenta grabar, con la
punta de una piedra, sobre un ancho hueso, los cuernos, el dorso y las
piernas estiradas de un ciervo corriendo!... Estalla la leña. Todas
las estrellas del cielo están presentes. Dios, pensativo, contempla el
crecer de la Humanidad.

       *       *       *       *       *

Y ahora que encendí, en la noche estrellada del Paraíso, con vástagos
bien secos del Árbol de la Ciencia, este verídico lar, consentid que os
deje, ¡oh Padres venerables!

Ya no temo que la Tierra inestable os aplaste, o que las fieras
superiores os devoren, o que, apagada, a la manera de una lámpara
imperfecta, la Energía que os traje de la Floresta, os retrogradéis
a vuestro Árbol ¡Ya sois irremediablemente humanos, y, mañana por
mañana, progresaréis, con tan poderoso arrojo, para la perfección del
Cuerpo y esplendor de la Razón, que en breve, dentro de unas centenas
de millares de cortos años, Eva será la hermosa Helena, y Adán será el
inmenso Aristóteles!

¡Mas no sé si os felicite, oh Padres venerables! Otros hermanos
vuestros quedaron en la espesura de los árboles, y su vida es dulce.
El orangután despierta todas las mañanas entre sus sábanas de hojas,
sobre el fofo colchón de musgo que él, con cuidado, acamó por encima
de un catre de ramas olorosas. Lánguidamente, sin recelos, desperézase
en la molicie del musgo, escuchando las límpidas arias de los pájaros,
gozando los hilos del sol que se enmarañan por entre el encaje de
las hojas y lamiendo en el pelo de sus brazos el orvallo azucarado.
Después de rascarse y refregarse bien, sube con pachorra al árbol
dilecto, que eligió entre todos los del bosque por su frescura y
por la elasticidad balanceadora de su ramaje. Desde allí, habiendo
respirado la brisa cargada de aromas, salta, con rápidos brincos, a
través de las siempre fáciles, siempre hartas despensas del bosque, en
donde almuerza bananas, mangos, guayaba y todos los delicados frutos
que le tornan tan sano y ajeno a males como los árboles en los cuales
los cogió. Recorre luego sociablemente las calles y las callejuelas
parleras de la espesura; cabriolea con diestros amigos en amables
juegos de fuerza y ligereza; galantea a las orangutanas gentiles que
le buscan, y, suspendidas con él de un columpio florido, se balancean
charlando; trota, entre alegres bandos, por la margen de las aguas
claras, o, sentado en la punta de una rama, escucha a algún viejo y
facundo chimpancé contar divertidas historias de caza, de viajes, de
amores y de mofas a las fieras pesadas que circulan por el césped y
no pueden trepar; se recoge temprano a su árbol y, extendido en la
hojosa red, se abandona blandamente a la delicia de soñar, en un sueño
despierto, semejante a nuestras Metafísicas y a nuestras Epopeyas,
sino que, rodando todo sobre sensaciones reales, es, al contrario de
nuestros inciertos sueños, un sueño hecho todo de certeza. Lentamente,
la Floresta se calla; la sombra adénsase entre los troncos, y el
orangután, dichoso, retorna a su catre de musgo y se adormece en la
inmensa paz de Dios, de Dios, al cual nunca se cansó en comentar,
ni siquiera en negar, y que todavía derrama sobre él, con imparcial
cariño, los bienes enteros de su misericordia.

De esta manera ocupó su día el orangután en los árboles. En tanto,
¿cómo gastó el suyo, en las ciudades, el Hombre, primo del orangután?
¡Sufriendo, por tener los dones superiores que faltan al orangután!
¡Sufriendo, por arrastrar consigo, irrevocablemente, ese mal incurable
que es su alma! Sufriendo, porque nuestro Padre Adán, en el terrible
día 23 de octubre, después de avizorar y olfatear el Paraíso, no
osó declarar reverentemente al Señor: «¡Muchas gracias, oh mi dulce
Creador; da el gobierno de la Tierra a quien mejor eligieres, al
elefante o al canguro, que yo por mí, un poco más avisado, vuelvo ya
para mi árbol!...»

Mas, en fin, ya que nuestro Padre venerable no tuvo la prevención o
la abnegación de declinar la grande supremacía, continuemos reinando
sobre la creación y siendo sublimes... Sobre todo, continuemos usando,
insaciablemente, del don mejor que Dios nos concedió entre todos los
dones, el más puro, el único genuinamente grande: el don de amarle,
pues que no nos concedió también el don de comprenderle. Y no olvidemos
que Él ya nos enseñó, a través de voces levantadas en Galilea y bajo
los mangles de Veluvana, y en los valles severos de Yen-Chou, que la
mejor manera de amarle es que unos a otros nos amemos, y que amemos
toda su obra, hasta el gusano, y la roca dura, y la raíz venenosa,
y hasta esos vastos seres que no parecen necesitar de nuestro amor,
esos Soles, esos Mundos, esas diseminadas Nebulosas que, inicialmente
encerradas, como nosotros, en la mano de Dios, y hechas de nuestra
sustancia, ni nos aman, ni tal vez nos conocen.



[Ilustración]

UN POETA LÍRICO


Aquí está, sencillamente, sin frases y adornos, la triste historia del
poeta Korriscosso. De todos los poetas líricos de que tengo noticia,
este es, ciertamente, el más infeliz. Le conocí en Londres, en el hotel
de Charing-Cross, en un amanecer helado de diciembre. Había yo llegado
del Continente, desfallecido por dos horas de Canal de la Mancha...
¡Ah, qué mar! Y eso que era solo una brisa fresca del Noroeste; mas
allí, en la cubierta, por debajo de una capa de hule, con la cual un
marino me había cubierto como se cubre un cuerpo muerto, fustigado por
la nieve y por las olas, oprimido por aquella tiniebla tumultuosa que
el barco iba rompiendo a estruendos y encontrones, parecíame un tifón
de los mares de la China...

Apenas entré en el hotel, helado y aún mal despierto, corrí a la vasta
chimenea del _hall_ y allí quedé saturándome de aquella paz caliente
en que estaba la sala adormecida, con los ojos beatíficamente puestos
en la buena brasa escarlata. Y estando así fue cuando vi aquella
figura flaca y larga, ya de frac y corbata blanca, que del otro lado
de la chimenea, en pie, con la taciturna tristeza de una cigüeña
pensativa, miraba también los carbones ardientes, con una servilleta
debajo del brazo. Mas el portero había cogido mi equipaje y fue a
inscribirme en el _bureau_. La tenedora de libros, tiesa y rubia, con
un perfil anticuado de medalla usada, dejó su crochet al lado de su
taza de té, acarició con un gesto dulce sus dos bandos rubios, escribió
correctamente mi nombre, con el dedo meñique erecto, haciendo rebrillar
un diamante, y ya me encaminaba hacia la amplia escalera, cuando la
figura magra y fatal se dobló en un ángulo, murmurándome en un inglés
silabeado:

--Ya está servido el desayuno de las siete...

Yo no quería el desayuno de las siete, y me fui a dormir.

Más tarde, ya reposado, fresco del baño, cuando descendí al restorán
para el _lunch_, a seguida eché de ver, plantado melancólicamente al
pie de la ancha ventana, al individuo flaco y triste. La sala estaba
desierta, con una luz parda; las chimeneas bramaban; del lado de fuera
de los ventanales, en el silencio de domingo, en las calles mudas,
la nieve caía sin cesar de un cielo amarillento y empañado. Yo veía
apenas la espalda del hombre; mas advertíase en su línea magra y un
poco doblada una expresión tan evidente de desaliento, que me interesé
por aquella figura. El cabello largo, de tenor, caído sobre el cuello
del frac, era, manifiestamente, de un meridional, y toda su flacura
friolenta se encogía ante el aspecto de aquellos tejados cubiertos de
nieve, en la sensación de aquel silencio lívido... Le llamé. Cuando se
volvió, su fisonomía, que apenas entreviera la víspera, impresionome:
era una cara larga y triste, muy morena, de nariz judaica, y una barba
corta y rizada, una barba de Cristo en estampa romántica; la cabeza era
de estas que, en buena literatura, se llama, creo yo, _frente_; era
larga y lustrosa. Tenía el mirar hundido y vago, con una indecisión de
sueño nadando en un fluido enternecido... ¡Y qué magrez! Andando, el
calzón corto torcíase en torno de la canilla, como arrugas de bandera
alrededor del asta; el frac tenía dobleces de amplia túnica; los dos
faldones, agudos y largos, eran desgraciadamente grotescos. Recibió la
orden de mi almuerzo sin mirarme, con un tedio resignado; arrastrose
hasta el _comptoir_ en donde el _maître d’hôtel_ leía la _Biblia_, se
pasó la mano por la cabeza con un gesto errante y doliente, y díjole
con una voz sorda:

--Número 307. Dos chuletas. Té...

El _maître d’hôtel_ alargó la _Biblia_, inscribió el menú, y yo me
acomodé en la mesa y abrí el volumen de Tennyson que trajera para
almorzar conmigo --porque creo que les dije que era domingo, día sin
periódicos y sin pan fresco. Afuera continuaba nevando sobre la ciudad
muda. En una mesa distante, un viejo color de ladrillo, y de cabello y
de barbas blancas, que acababa de almorzar, dormitaba, con las manos
descansando en el vientre, la boca abierta, y unas gafas en lo más
avanzado de la nariz. El único rumor que venía de la calle era una
voz gimiente que la nieve sofocaba más, una voz mendicante que en la
esquina contigua garganteaba un salmo... Un domingo de Londres.

El magro fue quien me trajo el almuerzo: apenas se aproximó, comprendí
en seguida que aquel volumen de Tennyson en mis manos, le había
interesado e impresionado; fue un mirar rápido, golosamente pasado
por la página abierta, un estremecimiento casi imperceptible, emoción
fugitiva de cierto, porque después de haber dejado el servicio, giró
sobre los tacones y fue a plantarse, melancólicamente, junto a la
ventana, con los ojos tristes, perdidos en la nieve triste. Yo atribuí
aquel movimiento curioso al esplendor de la encuadernación del volumen,
que eran _Los Idilios del Rey_, en marroquín negro, con el escudo de
armas de Lançarote del Lago, el pelícano de oro sobre un mar de sinople.

A la noche partí en el expreso para Escocia, y aún no había pasado
York, adormecido en su gravedad episcopal, cuando ya me olvidara del
criado novelesco del restorán de Charing-Cross: mas de allí a un mes,
al volver a Londres, entrando en el restorán, y reviendo aquella figura
lenta y fatal atravesar con un plato de _roast-beef_ en una de las
manos y en la otra un _pudding_ de batata, sentí renacer el antiguo
interés. Y en esa misma noche, tuve la singular felicidad de saber su
nombre y de entrever un fragmento de su pasado. Era ya tarde, y yo
volvía de _Covent-Garden_, cuando en el _hall_ del hotel encontré,
majestuoso y próspero, a mi amigo Bracolletti.

¿No conocen a Bracolletti? Su presencia es formidable; tiene la
amplitud panzuda, la densa barba negra, la lentitud, el ceremonial
de un pachá gordo; mas esta poderosa gravedad turca está amenizada
en Bracolletti, por la sonrisa y por el mirar. ¡Qué mirar! Un mirar
dulce, que me hace recordar el de los animales de la Siria: es el
mismo enternecimiento. Parece errar en su fluido suave la religiosidad
afable de las razas que dan los Mesías... ¡Y la sonrisa! La sonrisa de
Bracolletti es la más completa, la más perfecta, la más rica de las
expresiones humanas; hay finura, inocencia, bondad, abandono, dulce
ironía, persuasión en aquellos dos labios que se abren y dejan brillar
un esmalte de dientes de virgen... ¡Ah, pero también esta sonrisa en la
fortuna de Bracolletti!

Moralmente, Bracolletti es un hábil. Nació en Esmirna, de padres
griegos; es todo lo que revela; por lo demás, cuando se le pregunta por
su pasado, el buen griego bambolea un momento la cabeza, esconde bajo
los párpados cerrados con inocencia sus ojos mahometanos, desabrocha la
sonrisa de una dulzura capaz de tentar a las abejas, y murmura, como
anegado en bondad y en enternecimiento:

--_¡Eh! ¡mon Dieu!... ¡Eh! ¡mon Dieu!..._

Nada más. Parece, sin embargo, que viajó, porque conoce el Perú, la
Crimea, el Cabo de Buena Esperanza, los países exóticos, tan bien como
_Regent-Street_: mas es evidente para todos que su existencia no fue
tejida como la de los vulgares aventureros de Levante, de oro y estopa,
de esplendores y mezquindades; es un gordo, y, por tanto, un prudente:
su magnífico solitario nunca dejó de brillarle en el dedo: ningún
frío le sorprendió jamás sin un abrigo de pieles de dos mil francos; y
ni una sola semana deja de ganar, en el _Fraternal Club_, del cual es
miembro querido, sus diez libras al whist. Es un fuerte.

Tiene una debilidad. Es singularmente goloso de niñitas de doce a
catorce años: le gustan flacuchas, muy rubias y que hablen mal.
Colecciónalas como pajaritos en jaula, metiéndoles la papilla en el
pico, oyéndolas parlotear todo baboso, animándolas a que le roben los
_shillings_ del bolsillo, gozando el desenvolvimiento de los vicios en
aquellas flores, poniéndoles al alcance las botellas de _gin_ para que
los angelitos se emborrachen; y cuando alguna, excitada por el alcohol,
con el cabello al aire y el rostro encendido, le injuria, le arranca
los pelos, babea obscenidades, el buen Bracolletti, hundido en el sofá,
con las manos beatíficamente cruzadas sobre la panza, el mirar ahogado
en éxtasis, murmura en su italiano de la costa siria:

--¡_Piccolina_! ¡_Gentilleta_!

--¡Querido Bracolletti!

Realmente le abracé con placer, en esa noche, en Charing-Cross; y como
no nos veíamos desde hacía tiempo, fuimos a cenar juntos al restorán.
Allí estaba el criado triste, en su _comptoir_, curvado sobre el
_Journal des Débats_. Apenas apareció Bracolletti con su majestad
de obeso, el hombre le extendió silenciosamente la mano: fue un
_shake-hands_ solemne, enternecido y sincero.

¡Santo Dios, eran amigos! Arrastré a Bracolletti hasta el fondo de la
sala, y vibrando de curiosidad, le interrogué con avidez. Quería, lo
primero, el nombre del hombre.

--Llámase Korriscosso --díjome Bracolletti, grave.

Luego quise saber su historia. Pero Bracolletti, como los dioses de
Ática, que en sus embarazos recogíanse a sus nubes, él también se
refugió en su vaga reticencia.

--_¡Eh, mon Dieu! ¡Eh, mon Dieu!..._

--No, no, Bracolletti. Veamos. Quiero saber la historia... Aquella faz
fatal y byroniana debe tener una historia...

Entonces Bracolletti tomó todo el aire cándido que le permiten su
panza y sus barbas, y me confesó, dejando caer las palabras a gotas,
que entrambos habían viajado juntos en Bulgaria y en Montenegro...
Korriscosso fue su secretario... Buena letra... Tiempos difíciles...
_¡Eh, mon Dieu!..._

--¿De dónde es?

Bracolletti respondió sin vacilar, bajando la voz, con un gesto lleno
de desconsideración:

--Es un griego de Atenas.

Todo mi interés sumiose como el agua que la arena absorbe. Cuando se
ha viajado por Oriente, con escalas en Levante, adquiérese fácilmente
el hábito, tal vez injusto, de sospechar del griego: ante los primeros
que se ven, sobre todo teniendo una educación universitaria y clásica,
se enciende un poco el entusiasmo, piénsase en Alcibiades y en
Platón, en las glorias de una raza estética y libre, y perfílanse
en la imaginación las líneas augustas del Partenón. Pero después de
haberlos frecuentado en las mesas redondas y en las cubiertas de las
_Messageries_, y principalmente, luego de haber escuchado la leyenda
de bellaquería que han ido dejando desde Esmirna hasta Túnez, los
demás que se tropiezan, provocan apenas estos movimientos: abotonar
rápidamente la chaqueta, cruzar con todas las fuerzas los brazos
sobre la cadena del reloj, y aguzar el intelecto para rechazar la
_escroquerie_. La causa de esta funesta reputación es que la gente
griega que emigra para las escalas de Levante, es una plebe torpe,
parte pirata y parte servil, bando de rapiña astuto y perverso. De que
supe que Korriscosso era griego, me acordé a seguida que, en mi última
estancia en Charing-Cross, me desapareciera del cuarto mi bello volumen
de Tennyson, y recordé el mirar de gula y de rapiña que Korriscosso
clavaba en él... ¡Era un bandido!

Mientras cenamos, no se habló nada de Korriscosso. Servíanos otro
criado rubio, honesto y sano. El lúgubre Korriscosso no se movió del
_comptoir_, abismado en el _Journal des Débats_.

Yendo de retirada a mi cuarto, en esa misma noche, me perdí... El
hotel estaba atestado, y a mí me habían dado acomodo en aquellos
altos de Charing-Cross, una complicación de corredores, escaleras,
rincones, ángulos, en donde es casi necesario derrotero y brújula.
Con el candelero en la mano, penetré en un pasadizo por el cual
corría una bocanada de aire tibio de callejuela mal aireada. Allí las
puertas no tenían números; unos pequeños cartones pegados, en los que
se hallaban nombres inscritos: _John Smith_, _Charlie_, _Willie_...
Eran evidentemente las habitaciones de los criados. De una puerta
abierta, salía la claridad de un mechero de gas: me adelanté, y vi a
Korriscosso, de frac todavía, sentado ante una mesa llena de papeles,
con la cabeza descansando sobre la mano, escribiendo:

--¿Me puede indicar el camino para el 508? --balbucí.

Volviose para mí, con un mirar atontado; parecía resurgir de muy lejos,
de otro universo; restregábase los párpados, repitiendo:

--¿Quinientos ocho? ¿Quinientos ocho?

¡Entonces fue cuando avisté sobre la mesa, entre papeles, cuellos
sucios y un rosario, mi volumen de Tennyson! El bandido vio también mi
mirada, y acusose a seguida con un enrojecimiento que le inundó la faz
chupada; mi primer movimiento fue el de no reconocer el libro; y como
era un movimiento bueno, obedeciendo de contado a la moral superior
del maestro Talleyrand, lo reprimí, y apuntando al volumen con un dedo
severo, un dedo de Providencia irritada, díjele:

--Es mi Tennyson...

No sé qué respuesta tartamudeó, porque yo, apiadado, poseído también
del interés que me daba aquella figura picaresca de griego sentimental,
añadí en un tono reparado de perdón y de justificación:

--¡Gran poeta! ¿verdad? ¿Qué le pareció? Estoy seguro que le
entusiasmó...

Korriscosso se abochornó más; y no era, sin embargo, el despecho
humillado de salteador sorprendido lo que delataba, sino la vergüenza
de ver su inteligencia y su gusto poético adivinados, y de tener puesto
el frac usado de criado de restorán. No respondió; mas las páginas del
volumen que yo abrí, respondieron por él: la blancura de las márgenes
desaparecía bajo una red de comentarios escritos con lápiz: _¡Sublime!
¡Grandioso! ¡Divino!_ palabras anotadas con una letra convulsiva, con
un temblor de mano agitada por una sensibilidad vibrante.

En tanto, Korriscosso permanecía en pie, respetuoso, culpado, con la
cabeza baja y el lazo de la corbata blanca huyendo hacia la nuca.
¡Pobre Korriscosso! Compadecime de aquella actitud, revelando todo
un pasado sin suerte, tantas tristezas de dependencia... Recordé que
nada impresiona tanto a hombre de Levante como un gesto de drama y de
teatro: le extendí las dos manos en un movimiento a la manera de Talma,
y le dije:

--Yo también soy poeta...

Esta frase extraordinaria parecería grotesca e imprudente a un hombre
del Norte; el levantino vio al punto en ella la expansión de un alma
hermana. Porque, ¿no os lo dije?; lo que Korriscosso estaba escribiendo
en una hoja de papel eran estrofas, era una oda.

Al cabo de unos minutos, con la puerta cerrada, Korriscosso contábame
su historia, o más bien, fragmentos, anécdotas deshermanadas de su
biografía. Es tan triste, que la condenso. De otra parte, había en su
narración lagunas de años; y yo no puedo reconstituir con lógica y
seguimiento la historia de este sentimental. Todo es vago y sospechoso.
Efectivamente, nació en Atenas; parece que su padre era cargador en
el Pireo. A los diez y ocho años Korriscosso servía de criado a un
médico, y en los intervalos del servicio frecuentaba la Universidad de
Atenas: estas cosas son corrientes _là-bas_, como él decía. Licenciose
en leyes; esto le habilitó más tarde, en tiempos difíciles, para ser
intérprete de hotel. De esa época datan sus primeras elegías en un
semanario lírico intitulado _Ecos del Ática_. La literatura condújole
directamente a la política y a las ambiciones parlamentarias. Una
pasión, una crisis patética, un mando brutal, amenazas de muerte,
fuérzanle a expatriarse. Viajó por Bulgaria, fue en Salónica empleado
en una sucursal del _Banco Otomano_, remitió endechas dolorosas a un
periódico de la provincia, _La Trompeta de Argólida_. Aquí hay una de
esas lagunas, un agujero negro en su historia. Reaparece en Atenas, con
ropa nueva, liberal y diputado.

Este período de gloria fue breve, mas suficiente para ponerle en
evidencia; su palabra colorida, poética, recamada de imágenes
ingeniosas y brillantes, encantó a Atenas; tenía el secreto de hacer
florecer, como él decía, los terrenos más áridos; de una discusión
acerca del impuesto o de los caminos públicos, hacía saltar églogas de
Teócrito. En Atenas, esta clase de talento lleva al poder: Korriscosso
estaba indicado para dirigir una alta administración del Estado; y
entonces sucedió que el ministerio, y con él la mayoría, de la cual
Korriscosso era el tenor querido, cayeron, sumiéronse, sin lógica
constitucional, en uno de esos súbitos derrumbamientos políticos tan
comunes en Grecia, en que los Gobiernos se vienen a tierra, como las
casas en Atenas, sin motivo. Falta de base, decrepitud de materiales
y de individualidades... Todo tiende hacia el polvo en un suelo de
ruinas... Nueva laguna, nuevo chapuzón oscuro en la historia de
Korriscosso...

Vuelta a la superficie, miembro de un club republicano de Atenas.
Pide en un periódico la emancipación de Polonia, y que se gobierne a
Grecia por un concilio de genios. Entonces publica sus _Suspiros de
Tracia_. Tiene otra novela de corazón... En fin, y esto me lo dijo
sin explicaciones, se le obliga a refugiarse en Inglaterra. Luego
de ensayar en Londres varias posiciones, colócase en el restorán de
Charing-Cross.

--Es un puerto de abrigo --le dije estrechándole la mano.

Sonrió con amargura. De cierto, un puerto de abrigo y ventajoso. Y
bien alimentado; las propinas son razonables; tiene un viejo colchón
de muelles, mas las delicadezas de su alma a cada momento hiérenselas
dolorosamente.

¡Días atribulados, días crucificados los de aquel poeta lírico, forzado
a distribuir en una sala a burgueses ordenados y glotones chuletas
y vasos de cerveza! No es la dependencia lo que le aflige; su alma
de griego no es particularmente ávida de libertad: bástale que el
patrón sea cortés. Como él mismo me dijo, le es grato reconocer que
los clientes de Charing-Cross nunca le piden la mostaza o el queso
sin decir _if you please_; y cuando salen, al enfrentarse con él,
llévanse dos dedos al ala del sombrero; esto satisface la dignidad de
Korriscosso.

Lo que más le tortura es el contacto constante con el alimento. ¡Si
por lo menos fuese tenedor de libros de un banquero, primer dependiente
de un almacén de sedas!... En eso hay una sombra de poesía --los
millones que se revuelven, las flotas mercantes, la fuerza brutal del
oro; o disponer ricamente los bordados, los cortes de seda, hacer
correr la luz en las ondulaciones del _moiré_, dar al terciopelo las
molicies de la línea y de la arruga... Pero en un restorán, ¿cómo
se puede ejercer el gusto, la originalidad artística, el instinto
del color, del efecto, del drama, partiendo trozos de _roast-beef_ o
de jamón de York?... Luego que, como él dijo, dar de comer, proveer
alimentos, es servir exclusivamente a la barriga, a las tripas, la baja
necesidad material; en el restorán, el vientre es Dios; el alma queda
fuera, como el sombrero que se cuelga en la percha o a la manera del
paquete de periódicos que se dejó en el bolsillo del abrigo.

¡Y las convivencias, y la falta de conversación! ¡Nunca se volvieron
hacia él sino para pedirle salchichón o sardinas de Nantes! Nunca
poder abrir sus labios, de los cuales pendía el parlamento de Atenas,
sino para preguntar: «¿Más pan? ¿más carne?» Esta privación de
elocuencia érale dolorosa.

El servicio, además, impedíale el trabajo. Korriscosso compone de
memoria: cuatro paseos por el cuarto, un tirón al cabello, y le sale
la oda armoniosa y dulce... mas la interrupción glotona de la voz del
cliente pidiendo nutrición, es fatal para esta manera de trabajar.
A las veces, arrimado a una ventana, con la servilleta en el brazo,
Korriscosso está haciendo una elegía: es todo lunar, ropajes blancos
de vírgenes pálidas, horizontes celestes, flores de alma dolorida... Es
feliz; se ha remontado a los cielos poéticos, a las planicies azuladas
en donde los sueños acampan, galopando de estrella en estrella... De
improviso, una gruesa voz hambrienta brama desde un rincón:

--¡Bistec con patatas!

¡Ay, las aladas fantasías baten el vuelo como palomas despavoridas! Y
allí va el infeliz Korriscosso precipitado de las cumbres ideales, con
los hombros doblados y las faldas del frac balanceando, a preguntar con
la sonrisa lívida:

--¿Pasado o medio crudo?

¡Ah, es un amargo destino!

--¿Y por qué no deja este cubil, este templo del vientre? --le pregunté.

Abatió su bella cabeza de poeta, y díjome la razón que le prende; me
la dijo casi llorando en mis brazos, con el nudo de la corbata en el
cuello: Korriscosso ama.

Ama a una Fanny, criada de todo el servicio en Charing-Cross. Ámala
desde el primer día en que entró en el hotel; la amó en el momento
de verla lavando las escaleras de piedra, con los brazos rollizos
desnudos, y los cabellos rubios, de este rubio que entontece a los
meridionales; cabellos ricos, de un tono de cobre, de un tono de oro
mate, torciéndose en una trenza de diosa. Y luego el matiz del rostro,
una _carnation_ de inglesa de Yorkshire, leche y rosas...

¡Lo que ha sufrido Korriscosso! ¡Todo su dolor exhálase en odas que
pone en limpio el domingo, día de reposo y día del Señor! Me las
leyó. ¡Y yo vi en ellas de qué manera puede perturbar la pasión a un
ser nervioso; qué ferocidad de lenguaje, qué lances de desesperación,
qué gritos de alma dilacerada arrojados desde allí, de aquellos altos
de Charing-Cross, hacia la mudez del cielo gris! Es que Korriscosso
tiene celos. La desgraciada Fanny ignora aquel poeta a su lado,
aquel delicado, aquel sentimental, y ama a un _policeman_. Ama a un
_policeman_, un coloso, una montaña de carne erizada de una selva de
barbas, con el pecho como el flanco de un acorazado, con piernas como
fortalezas normandas. Este Polifemo, como le llama Korriscosso, hace
ordinariamente el servicio en el Strand, y la pobre Fanny pasa todo el
día acechándole desde los altos de Charing-Cross.

Sus economías las gasta en cuartillos de _gin_, de _brandy_, de
ginebra, que a la noche le lleva en frasquitos debajo del delantal;
le mantiene fiel por el alcohol; el monstruo, plantado enormemente
en una esquina, recibe en silencio el frasco, vacíalo de un trago en
las fauces tenebrosas, eructa, pasa la mano peluda por la barba de
hércules, y sigue taciturnamente sin un _gracias_, sin un _te amo_,
batiendo el enlosado con la bastedad de sus suelas sonoras. La pobre
Fanny babea de admiración... Tal vez en este instante, en la otra
esquina, el magro Korriscosso, figurando en la neblina el delgado
relieve de un poste telegráfico, solloce con la cara magra entre las
manos transparentes.

¡Pobre Korriscosso! ¡Si por lo menos la pudiese conmover!... ¡Pero
qué! Despréciale el cuerpo de tísico triste, y el alma no se la
comprende... No es que Fanny sea inaccesible a sentimientos ardientes,
expresados en estilo melodioso. Pero Korriscosso solo puede escribir
sus elegías en su lengua materna... Y Fanny no comprende griego... ¡Y
Korriscosso es un grande hombre, pero solo en griego!

Cuando tomé la vuelta de mi cuarto, quedaba sollozando sobre el catre.
Le he visto otras veces, al pasar por Londres. Está más magro, más
fatal, más consumido por los celos, más curvado cuando se mueve por el
restorán con la fuente de _roast-beef_, más exaltado en su lirismo...
Siempre que me sirve le doy un _shilling_ de propina, y luego, al
marcharme, le aprieto sinceramente la mano.



[Ilustración]

EN EL MOLINO


Doña María de la Piedad era considerada en toda la villa como «una
señora modelo». El viejo Nunes, administrador del correo, siempre que
se hablaba de ella, decía, acariciando con autoridad los cuatro pelos
de la calva:

--¡Es una santa! ¡Es lo que es!

La villa tenía casi orgullo de su belleza delicada y distinta; era
una rubia, de perfil fino, piel ebúrnea y ojos oscuros de un tono de
violeta, al que las largas pestañas oscurecían más el brillo sombrío
y dulce. Vivía al fin de la carretera, en una casa azul de tres
fachadas; y era, para la gente que a las tardes iba de paseo al molino,
un encanto siempre nuevo verla por detrás de la vidriera, entre las
cortinas, curvada sobre su costura, vestida de negro, recogida y seria.
Salía pocas veces. El marido, más viejo que ella, era un inválido,
que se pasaba la vida en la cama, inutilizado por una enfermedad de
la espina dorsal; hacía años que no descendía a la calle; veíanlo a
las veces también a la ventana mustio y renco, agarrado al bastón,
encogido en la _robe-de-chambre_, con una faz macilenta, la barba
descuidada y con un gorrito de seda enterrado melancólicamente hasta
la nuca. Los hijos, dos niñitas y un rapaz, eran también enfermos y
crecían poco a poco y con dificultad, llenos de tumores en las orejas,
llorones y tristes. Interiormente, la casa parecía lúgubre. Andábase en
puntillas, porque el señor, en la excitación nerviosa que le daban los
insomnios, irritábase con el menor rumor; había sobre las cómodas algún
frasco de la botica, alguna escudilla con harina de linaza; las mismas
flores con que ella, en su arreglo y en su gusto de frescura, adornaba
las mesas, mustiábanse en seguida en aquel aire sofocado de fiebre,
nunca renovado por causa de las corrientes de aire; y daba una inmensa
tristeza el ver siempre a alguno de los pequeños, o con un emplasto
sobre la oreja, o en un rincón del sofá, arrebujado en cobertores, con
una amarillez de hospital.

Desde los veinte años, María de la Piedad vivía así. Hasta de soltera,
en casa de los padres, había sido triste su existencia. La madre era
una criatura desagradable y aceda; el padre, metido en tabernas y salas
de juego, ya viejo, siempre borracho, los días que aparecía en casa
pasábalos en la cocina, en un silencio sombrío, fumando y salivando
sobre las cenizas. Todas las semanas aporreaba a la mujer. Así que
cuando Juan Coutinho pidió a María, ella, a pesar de saber que estaba
enfermo ya, aceptó sin vacilación, casi con reconocimiento, para salvar
a la casa arruinada de un embargo, no oír más los gritos de la madre,
que la hacían temblar, rezar, arriba, en su cuarto, donde la lluvia
entraba por el tejado.

No amaba al marido, claro; y en la villa lamentábase que aquel lindo
rostro de Virgen María, aquella figura de hada, fuese a pertenecer a
Juanito Coutinho, que desde rapaz fuera siempre baldado. Coutinho, por
muerte del padre, quedara rico; y ella, acostumbrada por fin a aquel
marido regañón, que pasaba el día arrastrándose sombríamente de la
sala a la alcoba, habríase resignado, en su naturaleza de enfermera
y de consoladora, si los hijos, por lo menos, hubieran nacido sanos
y robustos. Mas aquella familia, que ya venía con la sangre viciada,
aquellas existencias vacilantes, que después parecían pudrírseles en
las manos, a pesar de sus inquietos cuidados, apesadumbrábanla. A las
veces, sola ante la costura, corríanle lágrimas por la cara; una
fatiga de vivir invadíala como una neblina que le oscureciera el alma.

Mas si el marido de dentro llamaba desesperado, o uno de los pequeños
lloriqueaba, limpiábase los ojos y aparecía con su linda faz tranquila,
y con alguna palabra consoladora, componiendo la almohada a uno, yendo
a animar al otro, feliz en ser buena. Toda su ambición consistía en
ver su pequeño mundo bien tratado y bien acariciado. Desde que se
casó, nunca había tenido una curiosidad, un deseo, un capricho; nada
le interesaba en el mundo sino las horas de las medicinas y el sueño
de sus enfermos. Todo esfuerzo le era fácil cuando se trataba de
contentarles; a pesar de flaca, paseaba horas enteras llevando en
el cuello al pequeñín, que era el más impertinente, con las heridas
que hacían de sus pobres labiecillos una costra oscura; durante los
insomnios del marido tampoco dormía; los pasaba sentada al pie de la
cama, hablando, leyéndole vidas de santos, porque el pobre baldado
iba cayendo en devoción. De mañana estaba un poco más pálida, pero
correcta en su vestido negro, fresca, con las trenzas lustrosas,
poniéndose bonita para ir a dar las sopas de leche a los pequeñines.
Su única distracción era, a la tarde, sentarse a la ventana con su
costura, teniendo a los chiquillos en torno, aniñados en el suelo,
jugando tristemente. El paisaje que veía desde la ventana era tan
monótono como su vida; debajo, la carretera; después, una ondulación
de campos, una tierra flaca, plantada aquí y acullá de olivos, e
irguiéndose al fondo una colina triste y desnuda, sin una casa, un
árbol, una columna de humo de una chimenea que pusiese en aquella
soledad de terreno pobre una nota humana y viva. Viéndola así tan
resignada y tan sujeta, algunas señoras de la villa afirmaban que era
beata; pero nadie la había visto en la iglesia, a no ser el domingo,
con el chico mayor por la mano, todo pálido en su vestido de terciopelo
azul. Su devoción, en efecto, limitábase a esta misa todas las semanas.
Ocupábala mucho su casa para dejarse invadir por las preocupaciones del
cielo; en aquel deber de buena madre, cumplido con amor, hallaba una
satisfacción suficiente a su sensibilidad; no necesitaba adorar santos
o enternecerse con Jesús. Pensaba instintivamente que toda afección
excesiva dedicada al Padre del Cielo, sería una disminución cruel en
su cuidado de enfermera; su manera de rezar era velar a los hijos; y
aquel pobre marido clavado en una cama, dependiendo de ella, teniéndole
solo a ella, parecíale con más derecho a su favor que el otro, clavado
en una cruz, que tenía toda una humanidad pronta para amarle. Además,
nunca tuviera estos sentimentalismos de alma triste que llevan a la
devoción. El largo hábito de dirigir una casa de enfermos, de ser ella
el centro, la fuerza, el amparo de aquellos inválidos, hiciéronla
tierna, pero práctica; y por esta razón era ella la que administraba
ahora la casa del marido con un buen sentido que la afección dirigía
y una solicitud de madre prevenida. Tales ocupaciones bastaban para
entretenerle el día; el marido, de otra parte, detestaba las visitas,
el aspecto de las caras saludables, las conmiseraciones de ceremonia;
pasábanse meses sin que en casa de María de la Piedad se oyese otra voz
extraña a la familia, a no ser la del doctor Abilio --que la adoraba, y
que decía de ella con los ojos espantados:

--¡Es un hada! ¡Es un hada!...

       *       *       *       *       *

Grande fue la excitación en la casa, cuando Juan Coutinho recibió
una carta de su primo Adrián, anunciándole que en dos o tres semanas
iba a llegar a la villa. Adrián era un hombre célebre, y el marido
de María de la Piedad tenía en aquel pariente un orgullo enfático.
Suscribiérase a un periódico de Lisboa, solo para ver su nombre en
las noticias locales y en la crítica. Adrián era novelista; su último
libro, _Magdalena_, un estudio de mujer, de un análisis delicado y
sutil, consagráralo como un maestro. Su fama, que llegara hasta la
villa, en una confusión de leyenda, presentábale como una personalidad
interesante, un héroe de Lisboa, amado de las aristócratas, impetuoso y
brillante, destinado a una alta situación en el Estado. Mas realmente
en la villa habíase hecho, sobre todo, notable por ser primo de Juan
Coutinho.

Doña María de la Piedad quedó aterrada con el anuncio de esta
visita. Veía ya su casa en confusión con la presencia del huésped
extraordinario. Después la necesidad de hacer más _toilette_, de
alterar la hora de comer, de conversar con un literato y ¡tantos otros
esfuerzos crueles!... La invasión brusca de aquel mundano con sus
maletas, el humo de su cigarro, su alegría de sano, en la paz triste de
su hospital, dábale la impresión pavorosa de una profanación. De modo
que para ella fue un alivio, casi un reconocimiento, que Adrián, al
llegar, muy simplemente se instalase en la antigua hospedería del tío
Andrés, al otro extremo de la villa. Juan Coutinho escandalizose; tenía
ya el cuarto del huésped preparado, con sábanas de encaje, una colcha
de damasco, plata sobre la cómoda, y queríalo todo para él, para el
primo, el hombre célebre, el grande autor... Adrián negose.

--Yo tengo mis hábitos, ustedes tienen los suyos... No nos contrariemos
¿eh?... Lo que hago es venir a comer aquí. Ni estoy mal tampoco en casa
del tío Andrés... Desde la ventana veo un molino y una represa, que son
un cuadrito delicioso. Y quedamos tan amigos, ¿no es verdad?

María de la Piedad mirábale asombrada; ¡aquel héroe, aquel fascinador
por quien lloraban las mujeres, aquel poeta que los periódicos
glorificaban, era un hombre extremamente simple, mucho menos
complicado, menos espectacular que el hijo del cobrador! No era hermoso
siquiera. Con el sombrero blanco echado sobre una faz llena y barbuda,
la levita de franela cayendo a lo largo de un cuerpo robusto y pequeño,
sus zapatos enormes, parecíale uno de esos cazadores de aldea que,
a las veces, encontraba, cuando de mes para mes iba a visitar las
propiedades del otro lado del río. Además de eso, no hacía frases; la
primera vez que vino a comer habló apenas, con grande naturalidad, de
sus negocios. Viniera por ellos. La única tierra que no estaba devorada
o abominablemente hipotecada, de lo que le correspondiera de la fortuna
de su padre, era la Curgosa, una hacienda cerca de la villa, que
estaba muy mal arrendada... Deseaba venderla. ¡Mas eso parecíale a él
tan difícil, como hacer la _Iliada_!... Sinceramente lamentaba ver al
primo allí, inútil sobre la cama, sin poderle ayudar en esos pasos que
era menester dar con los compradores. Así que tuvo una grande alegría
cuando Juan Coutinho le declaró que su mujer era una administradora de
primer orden, y hábil en estas cuestiones, como un antiguo rábula.

--Ella va contigo a ver la hacienda, habla con Telles, y arréglate todo
eso... Y en cuestión de precio, déjala a ella...

--¡Qué superioridad, prima! --exclamó Adrián maravillado--. ¡Un ángel
que entiende de cifras!

Por primera vez en su vida, enrojeció María de la Piedad con la palabra
de un hombre. Prestose en seguida a ser la procuradora del primo...

Al otro día fueron a ver la hacienda. Como estaba cerca, y era un día
de marzo fresco y claro, partieron a pie. Intimidada al principio por
aquella compañía de un león, la pobre señora caminaba junto a él con
el aire de un pájaro asustado; porque, a pesar de ser tan sencillo,
había en su figura, enérgica y musculosa, en el timbre duro de su voz,
en sus ojos pequeños y lúcidos, alguna cosa de fuerte, de dominante,
que la embarazaba. Prendiérasele a la orla de su vestido un vástago
de zarza, y como él se inclinara para desprenderlo delicadamente, el
contacto de aquella mano blanca y fina de artista en el volante de su
saya, incomodola mucho. Apresuraba el paso para llegar pronto a la
hacienda, avivar el negocio con Telles, y retornar inmediatamente a
refugiarse, como en su elemento propio, en el aire sofocado y triste de
un hospital. Pero la carretera extendíase blanca y larga, bajo el sol
tibio, y la conversación de Adrián fuérala lentamente acostumbrando a
su presencia. El primo parecía desolado de la tristeza de aquella casa.
Diole algunos buenos consejos; lo que los pequeños necesitaban era
aire, sol, otra vida distinta de aquel sofocamiento de la alcoba...

También ella lo juzgaba así; pero, ¿qué? El pobre Juan, siempre que
se le hablaba de ir a pasar una temporada a la quinta, afligíase
terriblemente; tenía horror a los grandes aires y a los grandes
horizontes; la fuerte naturaleza hacíale casi desmayarse; hiciérase un
ser artificial, oculto entre los cortinones de la cama...

Compadeciola entonces. De seguro podría haber alguna satisfacción en un
deber tan santamente cumplido... Mas, en fin, ella debía tener momentos
en que desease algo más que aquellas cuatro paredes, impregnadas del
hálito de la enfermedad...

--¿Qué he de desear más? --dijo ella.

Callose Adrián; pareciole absurdo suponer que desease, por ejemplo, el
Chiado o el teatro de la Trinidad... Pensaba en otros apetitos, en las
ambiciones del corazón insatisfecho... Mas esto pareciole tan delicado,
tan grave de decir a aquella criatura virginal y seria, que habló del
paisaje.

--¿Ya vio el molino? --preguntole ella.

--Tengo ganas de verlo; si me lo quisieras ir a enseñar, prima.

--Hoy es tarde.

Combináronse para ir a visitar ese rincón de verdura, que era el idilio
de la villa.

La larga plática con Telles, en la hacienda, creó una aproximación
mayor entre Adrián y María de la Piedad. Aquella venta, que había
discutido con una astucia de aldeana, ponía entre ellos como un interés
común. Al volver, hablábanse ya con menos reserva. Y es que había
en las maneras del primo una atracción que, a su pesar, la llevaba
a revelarse, a darle su confianza; nunca hablara tanto con nadie;
a nadie jamás dejara ver tanto de la melancolía oculta que erraba
constantemente en su alma. Por otra parte, sus quejas eran sobre el
mismo dolor: la tristeza de su vida, las enfermedades, tantos cuidados
graves... Y atraíale hacia él una simpatía, como un indefinido deseo de
tenerle siempre presente, desde que se hacía de tal manera depositario
de sus tristezas.

Adrián volvió para su casa, impresionado, interesado por aquella
criatura tan triste y tan dulce, que se destacaba sobre el mundo de
mujeres que hasta allí había conocido, como un suave perfil de ángel
gótico entre fisonomías de mesa redonda. Concordaba todo en ella
deliciosamente: el oro del cabello, la dulzura de la voz, la modestia
en la melancolía, la casta línea, haciendo un ser delicado y distinto,
al cual ese mismo pequeño espíritu burgués, cierto fondo rústico de
aldeana y una leve vulgaridad de hábitos dábanle mayor encanto; era un
ángel que vivía en un villorrio grosero, atado por muchos lados a las
trivialidades del sitio; pero bastaría un soplo para hacerlo remontar
al cielo natural, a las puras cimas de la sentimentalidad...

Hallaba absurdo e infame enamorar a la prima... Mas involuntariamente
pensaba en el delicioso placer de hacer latir aquel corazón, que no
estaba deformado por el corsé, y de poner al fin sus labios en un
rostro donde no hubiese polvos de arroz... Inducíale sobre todo el
pensar que podría recorrer todo Portugal, sin encontrar ni aquella
línea del cuerpo, ni aquella virginidad, distinta de alma adormecida...
Ocasión como aquella no volvería.

El paseo al molino fue encantador. Era un rincón de la naturaleza,
digno de Corot, especialmente a la hora del medio día, en que ellos
habían ido, con la frescura del verdor, la sombra recogida de los
grandes árboles y toda suerte de murmurios de agua corriente, huyendo,
reluciendo entre los musgos y las piedras, elevando y esparciendo en
el aire el frío del follaje, del césped, por donde corrían cantando.
El molino hallábase en un hondo pintoresco, con su vieja edificación
de piedra secular, su rueda enorme, casi podrida, cubierta de hierbas,
inmóvil, sobre la helada limpidez del agua oscura. Adrián hallábalo
digno de una escena de novela, o mejor, de la morada de una hada.
María de la Piedad no decía nada, hallando extraordinaria aquella
admiración por el molino abandonado del tío Costa. Como ella venía un
poco cansada, sentáronse en una escalera de piedra descoyuntada, que
tenía sumergidos en el agua de la presa los últimos peldaños, y allí
permanecieron un momento callados, en el encanto de aquella frescura
murmuradora, oyendo a las aves piar en las ramas. Adrián veíala de
perfil, un poco curvada, agujereando con la punta de la sombrilla
las hierbas bravas que invadían la escalera. Estaba deliciosa así,
tan blanca, tan rubia, de una línea tan pura sobre el fondo azul del
aire; el sombrero era de mal gusto, el vestido anticuado, pero él
hasta hallaba en eso una picante ingenuidad. El silencio de los campos
aislábalos en derredor, e, insensiblemente, Adrián comenzó a hablarle
bajo. Compadecíala otra vez, por la melancolía de su existencia en
aquella triste villa, por su destino de enfermera... Escuchábale ella
con los ojos bajos, pasmada de verse allí, tan a solas con aquel hombre
tan robusto, toda recelosa y hallando un delicioso sabor a su recelo...
Hubo un momento en que él habló del encanto de quedar allí para
siempre, en la villa.

--¿Quedar aquí? ¿Para qué? --preguntole sonriendo.

--¿Para qué? Para esto, para estar siempre cerca de usted...

Cubriose de rubor y se le escapó la sombrilla de las manos. Recelando
haberla ofendido, Adrián añadió luego, riendo:

--¿Pues no sería delicioso?... Yo podía arrendar este molino, hacerme
molinero... Usted me daría su parroquia...

Hízola reír; estaba más linda cuando reía; brillaba todo en ella: los
dientes, la piel, el color del cabello. Adrián continuó bromeando con
su plan de hacerse molinero y de ir por la carretera detrás de un
burro, cargado de sacos de harina.

--Y yo vengo a ayudarle, primo --dijo, animada por su propia risa, por
la alegría de aquel hombre que tenía a su lado.

--¿Viene? --exclamó él--. Júrole que me hago molinero. ¡Qué paraíso
los dos aquí, en el molino, ganando alegremente nuestra vida y oyendo
cantar a estos mirlos!

Enrojeció otra vez María y retrocedió como si en efecto tratase ya de
arrebatarla para el molino. Mas Adrián ahora, inflamado por aquella
idea, pintábale con su palabra colorida una vida novelesca, de una
felicidad idílica, en aquel escondrijo de verdura. De mañana, a pie,
muy temprano, para el trabajo; después, el almuerzo, en el césped, a la
orilla del agua; y de noche, sus buenas charlas allí sentados, a la
claridad de las estrellas o bajo la sombra cálida de los negros cielos
de verano...

Y de repente, sin que ella se resistiese, prendiola en los brazos y
besola sobre los labios, en un solo beso profundo e interminable.
María había quedado contra su pecho, blanca, como muerta; dos lágrimas
corríanle a lo largo de la faz. Tan dolorosa y flaca estaba, que Adrián
la soltó; alzose ella, cogió la sombrilla y quedó delante de él, con el
labio temblando:

--Está mal hecho... está mal hecho...

Él estaba también tan perturbado, que la dejó descender hacia el
camino; a poco, seguían entrambos, callados, hacia la villa. Ya en la
hospedería, pensó:

--¡Fui un loco!

Mas en el fondo sentíase contento de su generosidad. De noche fue a su
casa y encontrola con el pequeñín en el cuello, lavándole en agua de
malvas unas heridas que tenía en la pierna. Pareciole odioso entonces
distraer a aquella mujer de sus enfermos. Además, que un momento como
aquel del molino no volvería. Quedar allí, en aquel rincón odioso de
provincia, desmoralizando en frío a una buena madre, sería absurdo...
La venta de la finca estaba concluida. Por lo cual, apareció al día
siguiente, por la tarde, a decirle adiós; partía a la anochecida en
la diligencia. Encontrola en la sala ante la acostumbrada ventana,
con la chiquillada enferma, acurrucada contra sus sayas. Oyole decir
que partía sin que se le mudase el color, sin palpitarle el pecho...
Adrián hallole la palma de la mano tan fría como un mármol. Al salir
él, María de la Piedad quedó vuelta para la ventana, escondiendo la
cara de los pequeños, mirando abstractamente al paisaje que oscurecía,
cayéndole las lágrimas cuatro a cuatro sobre la costura...

Amábalo. Desde los primeros días, su figura, resuelta y fuerte, sus
ojos lúcidos, toda la virilidad de su persona, habíansele apoderado
de la imaginación. No era su talento, ni su celebridad en Lisboa, ni
las mujeres que le habían amado lo que la encantaba; eso para ella
aparecíasele vago y poco comprensible; lo que la fascinaba era aquella
seriedad, aquel aire honrado y sano, aquella robustez de vida, aquella
voz tan grave y tan rica; adivinaba, más allá de su existencia ligada a
un inválido, otras posibles existencias, en las cuales no se ve siempre
delante de los ojos una capa flaca y moribunda, en que las noches no se
pasan esperando las horas de los remedios... Había sido como una ráfaga
de aire impregnado de todas las fuerzas vivas de la Naturaleza que
atravesara súbitamente su alcoba ahogada; respiráralo deliciosamente...
Habíale oído, además, hablar de aquel modo, mostrándose tan bueno,
tan serio, tan delicado; a la fuerza de su cuerpo, que admiraba,
juntábase ahora un corazón tierno, de una ternura varonil y fuerte,
para cautivarla... Invadiola este amor latente, apoderose de ella
una noche en que se le ofreció esta idea, esta visión: _¡Si fuese mi
marido!_ Estremeciose toda, apretó desesperadamente los brazos contra
el pecho, como confundiéndose con su imagen evocada, prendiéndose a
ella, refugiándose en su fuerza... Después, como le había dado aquel
beso en el molino.

¡Y partiera!

       *       *       *       *       *

Comenzó entonces para María de la Piedad una existencia de abandonada.
De repente, todo en torno de ella --la enfermedad del marido, achaques
de los hijos, tristezas de sus días, la costura-- le pareció lúgubre.
Sus deberes, ahora que no ponía en ellos el alma entera, éranle
pesados como fardos injustos. Represéntasele su vida como desgracia
excepcional; no se rebelaba aún; mas tenía de esos abatimientos, de
esas súbitas fatigas de todo su ser, en que caía sobre la silla, con
los brazos pendientes, murmurando:

--¿Cuándo se acabará esto?

Refugiábase entonces en aquel amor como en una compensación deliciosa.
Juzgándolo puro, todo del alma, dejábase penetrar de él y de su
lenta influencia. Adrián tornárase en su imaginación como un ser de
proporciones extraordinarias, todo lo que es fuerte y es bello y da
razón a la vida. No quiso que nada de lo que era de él o venía de él,
le fuese ajeno. Leyó todos sus libros, sobre todo, aquella _Magdalena_
que también amara, y muriera de un abandono. Estas lecturas calmábanla,
dábanle como una vaga satisfacción al deseo. Llorando los dolores de
las heroínas de novela, parecía sentir alivio en los suyos.

Lentamente esta necesidad de llenar la imaginación con estos
lances de amor, apoderose de ella. Un devorar constante de novelas
durante meses. Iba así creando en su espíritu un mundo artificial
e idealizado. Hacíasele odiosa la realidad, sobre todo bajo aquel
aspecto de su casa, donde encontraba siempre agarrado a sus sayas un
ser enfermo. Vinieron las primeras revueltas. Tornose impaciente y
áspera. No soportaba que la arrancasen a los episodios sentimentales de
su libro para ir a ayudar a volverse en la cama al marido y sentirle
el mal aliento. Llegaron a causarle asco las botellas de medicina,
los emplastos, las heridas de los pequeños que tenía que lavar.
Comenzó a leer versos. Pasaba horas sola, en un profundo mutismo, a la
ventana, teniendo bajo su mirar de virgen rubia toda la rebelión de
una apasionada. Creía en los amantes que escalan los balcones entre el
canto de los ruiseñores y quería ser amada así, poseída en el misterio
de una noche romántica.

Poco a poco, su amor desprendiose de la imagen de Adrián, alargose,
extendiose a un ser vago que estaba hecho de todo lo que la encantara
en los héroes de novela: era un ente medio príncipe y medio facineroso,
que tenía, sobre todo, fuerza. Esto era lo que quería, lo que admiraba,
lo que ansiaba en las noches cálidas en que no podía dormir: dos brazos
fuertes como acero que la apretasen en un abrazo mortal; dos labios de
fuego que en un beso le chupasen el alma. Estaba histérica.

A las veces, al pie del lecho del marido, viendo delante de ella a
aquel cuerpo de tísico, en una inmovilidad de tullido, sentía un odio
torpe, un deseo de apresurarle la muerte...

Y, en medio de esta excitación mórbida del temperamento irritado,
acometíanla súbitas flaquezas; sustos de ave que posa, un grito al oír
batir una puerta; una palidez de desmayo en habiendo en la sala flores
muy olorosas... De noche, asfixiábase: abría la ventana; mas el cálido
aire, el tibio hálito de la tierra caliente del sol, henchíanla de un
intenso deseo, de una ansia voluptuosa cortada de visión de llanto. La
santa tornábase Venus.

El romanticismo mórbido había penetrado tanto en ella, y desmoralizara
tan profundamente, que llegó el momento en que bastaría que un hombre
la tocase, para que a seguida se echara en sus brazos. Fue lo que
le sucedió con el primero que la enamoró, de ahí a dos años. Era el
practicante de la farmacia.

Por causa de él, escandalizó toda la villa. Y ahora, deja la casa en
el mayor desorden, los hijos sucios, en harapos, sin comer hasta las
mil y quinientas; el marido, gimiendo, abandonado en su alcoba, toda
la trapallada de los emplastos por encima de las sillas, todo en un
torpe desamparo, para andar detrás del hombre, un tunante odioso, de
cara gordiflona, anteojo negro con gruesa cinta pasada por detrás de
la oreja y bonete de seda puesto coquetamente. Viene de noche a las
entrevistas con chinelas de orillo; huele a sudor: y pídele dinero
prestado, para sustentar a una Juana, obesa criatura, a quien llaman en
la villa _la bola de unto_.



[Ilustración]

CIVILIZACIÓN


I

Yo poseo preciosamente un amigo (su nombre es Jacinto), que nació en
un palacio, con cuarenta mil duros de renta en pingües tierras de pan,
aceite y ganado.

Desde la infancia, durante la cual, su madre, señora gorda y crédula
de Tras-os-Montes, repartía, para retener las Hadas Benéficas, hinojo
y ámbar, Jacinto fue siempre más resistente y sano que un pino de las
dunas. Un lindo río, murmurador y transparente, con un lecho muy liso
de arena muy blanca, reflejando apenas pedazos lustrosos de un cielo
de verano o ramajes siempre verdes y de buen aroma, no ofrecería, a
aquel que lo descendiese en una barca llena de almohadas y de champagne
helado, más dulzuras y facilidades de lo que la vida ofrecía a mi
camarada Jacinto. No tuvo sarampión ni tuvo lombrices. Nunca padeció,
ni aun en la edad en que se leen Balzac y Musset, los tormentos de la
sensibilidad. En sus amistades fue siempre tan feliz como el clásico
Orestes. Del amor solo experimentara la miel --esa miel que el amor
invariablemente concede a quien lo practica, como las abejas, con
ligereza y movilidad--. Ambición, sintiera solamente la de comprender
bien las ideas generales, y la «punta de su intelecto» (como dice el
viejo cronista medioeval), no estaba aún roma ni herrumbrosa... y, sin
embargo, desde los veintiocho años, Jacinto ya se venía impregnando de
Schopenhauer, del Eclesiastés, de otros Pesimistas menores, y tres,
cuatro veces por día, bostezaba, con un bostezo hondo y lento, pasando
los dedos finos sobre la faz, como si en ella solo palpase palidez y
ruina. ¿Por qué?

Era él, de todos los hombres que conocí, el más complejamente
civilizado --o antes aquel que se nutriera de la más vasta suma de
civilización material, ornamental e intelectual. En ese palacio
--(floridamente llamado el _Jazminero_), que su padre, también Jacinto,
construyera sobre una honesta casa del siglo XVII, solada de pino
y blanqueada de cal--, existía, creo yo, todo cuanto para bien del
espíritu o de la materia, los hombres han creado, a través de la
incertidumbre y del dolor, desde que abandonaran el valle feliz de
Septa-Sindu, la Tierra de las Aguas Fáciles, el dulce país Aryano. La
biblioteca --que en dos salas amplias y claras, como plazas, llenaba
las paredes, enteramente, desde las alfombras de Caranania hasta el
techo del cual, alternadamente, a través de cristales, el sol y la
electricidad vertían una luz estudiosa y calma-- contenía veinticinco
mil volúmenes, instalados en ébano, magníficamente revestidos de
marroquín escarlata. Solo sistemas filosóficos (y con justa prudencia,
para ahorrar espacio, el bibliotecario apenas coleccionara los que
irreconciliablemente se contradicen) había ¡mil ochocientos diez y
siete!

Una tarde que yo deseaba copiar un dictamen de Adam Smith, recorrí,
buscando a este economista, a lo largo de los estantes, ¡ocho metros de
economía política! Así se hallaba formidablemente abastecido mi amigo
Jacinto de todas las obras esenciales de la inteligencia --y de la
estupidez. El único inconveniente de este monumental almacén del saber
era que todo aquel que allí penetraba, adormecíase inevitablemente,
por causa de las poltronas, que provistas de finas planchas móviles
para sustentar el libro, el cigarro, el lápiz de las notas, la taza de
café, ofrecían aún una combinación oscilante y flácida de almohadas, en
donde el cuerpo encontraba luego, para mal del espíritu, la dulzura, la
profundidad y la paz estirada de un lecho.

Al fondo, y como un altar mayor, era el gabinete de trabajo de Jacinto.
Su sillón, grave y abacial, de cuero, con blasones, databa del siglo
XIV, y en torno de él pendían numerosos tubos acústicos que, sobre
los revestimientos de seda color de musgo y color de hiedra, parecían
serpientes adormecidas y suspensas en un viejo muro de quinta. Nunca
recuerdo sin asombro su mesa, recubierta toda de sagaces y sutiles
instrumentos para cortar papel, numerar páginas, pegar sellos, afilar
lápices, raspar enmiendas, imprimir fechas, derretir lacres, atar
documentos, coleccionar cuentas. Unos de níquel, otros de acero,
rebrillantes y fríos, todos eran de un manejo laborioso y lento:
algunos, con los muelles rígidos, las puntas vivas, cortaban y
herían: y en las largas hojas de papel Whatman en que él escribía,
y que costaban tres pesetas, yo, a las veces sorprendí gotas de
sangre de mi amigo. Pero todos los consideraba indispensables para
componer sus cartas (Jacinto no componía obras), así como los treinta
y cinco diccionarios, y los manuales, y las enciclopedias, y las
guías, llenando un estante aislado, fino, en forma de torre, que
silenciosamente giraba sobre su pedestal, y que yo denominara el
Farol. Lo que, a pesar de todo, más completamente imprimía a aquel
gabinete un portentoso carácter de civilización eran los grandes
aparatos facilitadores del pensamiento --la máquina de escribir,
los autocopistas, el telégrafo Morse, el fonógrafo, el teléfono, el
teatrófono, otros aún, todos con metales lúcidos, todos con largos
hilos. Constantemente sonidos cortos y secos vibraban en el aire tibio,
de aquel santuario. ¡Tic, tic, tic! ¡Dlín, dlín, dlín! ¡Crac, crac,
crac! ¡Trrre, trrre!... Era mi amigo comunicando. ¡Todos esos hilos
zambullíanse en fuerzas universales, transmitían fuerzas universales,
las cuales, no siempre, desgraciadamente, se conservaban domadas y
disciplinadas! Jacinto había recogido en el fonógrafo la voz del
consejero Pinto Porto, una voz oracular y rotunda, en el momento de
exclamar con respeto, con autoridad:

--«_¡Maravillosa invención! ¿Quién no admirará los progresos de este
siglo?_»

Pues en una dulce noche de San Juan, mi supercivilizado amigo, deseando
que unas señoras parientes de Pinto Porto (las amables Gouveias),
admirasen el fonógrafo, hizo romper de la bocina del aparato, que
parecía una trompa, la conocida voz rotunda y oracular:

--_¿Quién no admirará los progresos de este siglo?_

Mas, inhábil o brusco, ciertamente desconcertó alguna rueda
vital --porque, de repente, el fonógrafo comienza a repetir, sin
descontinuación, interminablemente, con una sonoridad cada vez más
rotunda, la sentencia del consejero:

--_¿Quién no admirará los progresos de este siglo?_

De balde, Jacinto, pálido, con los dedos trémulos, torturaba el
aparato. La exclamación recomenzaba, sonaba, oracular y majestuosa:

--_¿Quién no admirará los progresos de este siglo?_

Enfadados, lo llevamos para una sala distante, pesadamente revestida de
tapices de Arraz. ¡En vano! La voz de Pinto Porto allí estaba, entre
los tapices de Arraz, implacable y rotunda:

--_¿Quién no admirará los progresos de este siglo?_

Furiosos, enterramos una almohada en la boca del fonógrafo; tiramos por
encima mantas, cobertores espesos, para sofocar la voz abominable. ¡En
vano! Bajo la mordaza, bajo las gruesas lanas, la vez ronqueaba, sorda,
mas oracular:

--_¿Quién no admirará los progresos de este siglo?_

Las amables Gouveias habían huido, apretando desesperadamente los
chales sobre la cabeza. Hasta a la cocina, en donde nos refugiamos, la
voz descendía, estrangulada y dificultosa:

--_¿Quién no admirará los progresos de este siglo?_

Huimos empavorecidos a la calle. Era de madrugada. De vuelta de las
fuentes, un fresco bando de rapazas, con brazados de flores, pasaba
cantando:

      Todas las hierbas son benditas
    En mañana de San Juan...

Jacinto, respirando el aire matinal, limpiábase las gotas lentas del
sudor. Recogímonos al _Jazminero_, con el sol ya alto, ya caliente.
Muy en silencio abrimos las puertas, como con recelo de despertar
a alguien. ¡Horror! Luego de la antecámara, percibimos sonidos
estrangulados, gangosos: «_admirará... progresos... siglo..._» ¡Un
electricista tuvo que enmudecer al fin aquel fonógrafo horrendo!

Más apacible (para mí) de lo que ese gabinete, temerosamente repleto
de civilización, era el comedor, por su arreglo comprensible, fácil e
íntimo. En la mesa solo cabían seis amigos, que Jacinto escogía con
cierto buen criterio, en la literatura, en el arte y en la metafísica;
los cuales, entre los tapices de Arraz, representando colinas, pomares
y puertos del Ática, llenos de clasicismo y de luz, renovaban allí
repetidamente banquetes que, por su intelectualidad, recordaban los
de Platón. Cada golpe de tenedor se cruzaba con un pensamiento o con
palabras diestramente arregladas en forma de tal.

A cada cubierto correspondían seis tenedores, todos con formas
desemejantes y taimadas: uno para las ostras, otro para el pescado,
otro para las carnes, otro para las legumbres, otro para la fruta,
otro para el queso. Las copas, por la diversidad de los contornos y
de los colores, hacían, sobre el mantel más reluciente que esmalte,
como ramilletes silvestres desparramados por encima de la nieve. Pero
Jacinto y sus filósofos, recordando lo que el experimentado Salomón
enseña sobre las ruinas y amarguras del vino, bebían apenas en tres
gotas de agua una gota de Bordeaux (Chateaubriand, 1860). Así lo
recomendaban Hesíodo en su _Nereu_, y Diocles en sus _Abejas_. De aguas
había siempre en el _Jazminero_ un lujo redundante: aguas heladas,
aguas carbonatadas, aguas esterilizadas, aguas gaseadas, aguas de
sales, aguas minerales, en botellas serias, con tratados terapéuticos
impresos en el rótulo... El cocinero, maestro Sardao, era de aquellos
que Anaxágoras equiparaba a los Retóricos, a los oradores, a todos los
que saben el arte divino de «temperar y servir la Idea». En Síbaris,
ciudad del Vivir Excelente, los magistrados habrían votado al maestro
Sardao, por las fiestas de Juno Lacina, la corona de hojas de oro y la
túnica milesia, que se debía a los bienhechores cívicos. Su sopa de
alcachofa y huevas de carpa; sus filetes de venado, macerados en viejo
Madeira con _purée_ de nueces; sus moras heladas en éter; otros manjares
aún, numerosos y profundos (y los únicos que toleraba mi Jacinto),
eran obras de un artista, superior por la abundancia de las ideas
nuevas, y juntaban siempre la raridad del sabor a la magnificencia
de la forma. Tal plato de ese maestro incomparable parecía, por la
ornamentación, por la gracia florida de las labores, por el convenio de
los coloridos frescos y cantantes, una joya esmaltada por el cincel de
Cellini o Meurice. ¡Cuántas tardes no deseé yo fotografiar aquellas
composiciones de excelente fantasía, antes que el trinchante las
derribase! Y esta superfinidad del comer condecía deliciosamente con la
del servir. Sobre una alfombra, más fofa y muelle que el musgo de la
floresta de Brocelandia, deslizábanse, como sombras vestidas de blanco,
cinco criados y un paje negro, a la manera vistosa del siglo XVIII.
Las fuentes (de plata) subían de la cocina y de la repostería por dos
ascensores: uno para los manjares calientes, forrado de tubos en donde
hervía el agua, y otro, más lento, para los manjares fríos, forrado de
cinc, amoníaco y sal, y ambos escondidos entre flores, tan densas y
frescas que figurábasenos como si hasta la sopa saliese humeando de los
románticos jardines de Armida. Me acuerdo perfectamente de un domingo
de mayo en que, comiendo con Jacinto un obispo, el erudito obispo
de Corazín, se atascó el pescado en el medio del ascensor, siendo
necesario que acudiesen albañiles con palancas para extraerlo.


II

En las tardes en que había «banquete de Platón» (que así denominábamos
esas fiestas de truchas e ideas generales), yo, vecino e íntimo,
aparecía al declinar el sol, y subía familiarmente a las habitaciones
de nuestro Jacinto, en donde le hallaba siempre incierto entre sus
levitas, porque las usaba alternadamente, de seda, de paño, de franelas
Jaegher y de _foulard_ de las Indias. El cuarto respiraba el frescor
y aroma del jardín por dos vastas ventanas, obliteradas magníficamente
(aparte de las cortinas de seda muelle Luis XV), de una vidriera
interior de cristal entero, de un toldo arrollado en el cimacio, de
un estor de seda floja, de gasas que se fruncían y se enroscaban
como nubes y de una celosía móvil de gradería morisca. Todos estos
resguardos (sabia invención de Holland y C.ª, de Londres), servían
para resguardar la luz y el aire --según los avisos de termómetros,
barómetros e higrómetros, montados en ébano, y a los cuales un
meteorologista (Cunha Guedes) todas las semanas venía a verificar la
precisión.

Entre estas dos ventanas destacaba la mesa de toilette, una mesa
enorme, de vidrio, toda de vidrio, con el fin de hacerla impenetrable
a los microbios, y cubierta de todos esos utensilios de aseo y aliño
que el hombre del siglo XIX necesita en una capital para no desentonar
en el conjunto suntuario de la civilización. Cuando nuestro Jacinto,
arrastrando sus ingeniosas chinelas de pellico y seda, se acercaba
a esta ara, yo, bien repantigado en un diván, abría con indolencia
una Revista, ordinariamente la _Revista Electropática_, o la de
las _Indagaciones Físicas_. Jacinto comenzaba... Cada uno de esos
utensilios de acero, de marfil, de plata, imponían a mi amigo, por la
influencia omnipoderosa que las cosas ejercen sobre el dueño (_sunt
tyrannia rerum_) el deber de utilizarlo con aptitud y deferencia.

Así que las operaciones del alindamiento de Jacinto presentaban la
prolijidad, reverente e insuprimible, de los ritos de un sacrificio.

Comenzaba por el cabello... Con un cepillo chato, redondo y duro
acamaba el cabello, liso y rubio, en lo alto, a los lados de la raya;
con un cepillo estrecho y recurvo, a la manera del alfanje de un persa,
ondeaba el cabello sobre la oreja; con un cepillo cóncavo, en forma de
teja, empastaba el cabello, por detrás, sobre la nuca... Respiraba y
sonreía. Después, con un cepillo de largas cerdas, fijaba el bigote;
con un cepillo leve y flácido incurvaba las cejas; con un cepillo hecho
de pluma regularizaba las pestañas. Y de esta manera Jacinto permanecía
delante del espejo, pasando pelos sobre su pelo, unos catorce minutos.

Peinado y cansado, iba a purificar las manos. Dos criados, al fondo,
maniobraban con pericia y vigor los aparatos del lavatorio, que era
apenas un resumen de la maquinaria monumental de la sala de baño. Allí,
sobre el mármol verde y róseo del lavabo, había dos duchas (caliente y
fría) para la cabeza; cuatro chorros, graduados desde _cero hasta cien
grados_; el vaporizador de perfumes; la fuente de agua esterilizada
(para los dientes); el surtidor para la barba, y otras espitas que
rebrillaban y botones de ébano que, apenas rozados, desencadenaban la
marejada y el estridor de torrentes en los Alpes... Para mojarme los
dedos, yo nunca me acerqué a aquel lavabo sin terror, escarmentado de
la tarde amarga de enero, en que bruscamente desoldada la espita, el
chorro de agua a _cien_ grados reventó, silbando y humeando, furioso,
devastador... Huimos todos, despavoridos. Atronó un clamor _El
Jazminero_. El viejo Grillo, escudero que había sido de Jacinto padre,
quedó cubierto de ampollas en la cara, en las manos fieles.

Cuando Jacinto acababa de enjugarse laboriosamente en toallas de felpa,
de lino, de cuerda entrenzada (para restablecer la circulación), de
seda blanda (para lustrar la piel), bostezaba, con un bostezo hueco y
lento.

Era este bostezo, perpetuo y vago, lo que nos inquietaba a nosotros,
sus amigos y filósofos. ¿Qué faltaba a este hombre excelente? Tenía
su inalterable salud de pino bravo, crecido en las dunas; una luz
de inteligencia, propia a todo luminar, firme y clara, sin temblor;
cuarenta magníficos miles de duros de renta; todas las simpatías de una
ciudad chasqueadora y escéptica; una vida barrida de sombras, más libre
y lisa que un cielo de verano... Y todavía bostezaba constantemente;
palpaba en la faz, con los dedos finos, la palidez y las arrugas. ¡A
los treinta años Jacinto andaba encorvado, como bajo un peso injusto!
Y por la morosidad desconsolada de toda su acción, parecía ligado,
desde los dedos hasta la voluntad, por las mallas apretadas de una
red que no se veía y que lo trababa. Era doloroso testimoniar el
hastío con que para apuntar una dirección tomaba su lápiz pneumático,
su pluma eléctrica, o para llamar al cochero echaba mano del tubo
telefónico... En este mover lento del brazo magro, en los pliegues
que le arrugaban la nariz, en sus silencios largos y postrados, se
sentía el grito constante que le iba por el alma: «¡Qué pesadez! ¡Qué
pesadez!» Claramente la vida era para Jacinto un cansancio, o por
laboriosa y difícil, o por desinteresante y hueca. Por eso mi pobre
amigo procuraba constantemente sumar a ella nuevos intereses, nuevas
facilidades. Dos inventores, hombres de mucho celo y pesquisa, estaban
encargados, uno en Inglaterra, otro en América, de darle noticia y
ofrecerle todos los inventos, los más menudos, que concurriesen a
perfeccionar la confortabilidad del _Jazminero_. Además, él propio se
correspondía con Edison. Y, por el lado del pensamiento, Jacinto no
cesaba, asimismo, de buscar intereses y emociones que le reconciliasen
con la vida, penetrando, a cata de esas emociones y de esos intereses,
por las veredas más desviadas del saber, a punto de devorar, desde
enero a marzo, setenta y siete volúmenes sobre _la evolución de las
ideas morales entre las razas negroides_. ¡Ah! ¡Nunca hombre de este
siglo batalló más esforzadamente contra el enfado _de vivir_!

¡De balde! ¡Hasta de exploraciones tan cautivantes como esa, a través
de la moral de les negroides, Jacinto regresaba más mustio, con
bostezos más hondos!

Entonces era cuando se refugiaba intensamente en la lectura de
Schopenhauer y del Eclesiastés. ¿Por qué? Sin duda, porque entrambos
pesimistas lo confirmaban en las conclusiones que él sacaba de una
experiencia paciente y rigurosa: «que todo es vanidad o dolor, que
cuanto más se sabe más se pena, y que haber sido rey de Jerusalén y
obtenido los goces todos en la vida, solo lleva a mayor amargura...»
¿Mas por qué rodara así a tan oscura desilusión el saludable, rico,
sereno e intelectual Jacinto? El viejo escudero Grillo pretendía que
«¡S. E. sufría de hartura!»


III

Justamente después de ese invierno, durante el cual se embreñara en la
moral de los negroides e instalara la luz eléctrica en los arbolados
del jardín, sucedió que Jacinto tuvo la necesidad moral ineludible de
partir para el Norte, a su viejo solar de Torges. Jacinto no conocía
Torges. Se preparó durante siete semanas para esa jornada agreste. La
quinta queda en las sierras y la ruda casa solariega, en donde aún
resta una torre del siglo XV, hallábase ocupada hacía treinta años
por los caseros, buena gente de trabajo, que comía el caldo entre la
humareda del lar y extendía el trigo a secar en las salas señoriales.

Jacinto, en los comienzos de marzo, escribió cuidadosamente a su
procurador Souza, que habitaba la aldea de Torges, ordenándole que
compusiese los tejados, encalase los muros, envidriase las ventanas;
después mandó expedir, por medios de rápida conducción, en cajones
que trasponían con trabajo los portones del _Jazminero_, todos los
confortes necesarios a dos semanas de montaña, camas de plumas,
poltronas, divanes, lámparas de Carcel, bañeras de níquel, tubos
acústicos para llamar a los criados, alfombras persas para ablandar
los suelos; uno de los cocheros partió con un coupé, una victoria, un
break, mulas y cascabeles.

Al cabo de un tiempo, fue el cocinero con la batería, la botillería,
la heladora, una gran cantidad de trufas, cajas profundas de aguas
minerales. Desde el amanecer, en los anchos patios del palacio, se
clavaba, se martillaba, como en la construcción de una ciudad. El
bagaje, desfilando, recordaba una página de Herodoto al narrar la
invasión persa. Jacinto enmagreció con los cuidados de aquel Éxodo.
Por fin partimos en una mañana de junio, con Grillo y treinta y siete
maletas.

Yo acompañaba a Jacinto, en mi camino para Guiães, donde vive una tía
mía, a una legua larga de Torges; íbamos en un vagón reservado, entre
vastas almohadas, con perdices y champán en un cesto. A mitad de la
jornada debíamos cambiar de tren, en esa estación que tiene un nombre
sonoro en _olla_, y un tan suave y cándido jardín de rosales blancos.
Era domingo de inmensa polvareda y sol, y encontramos allí, llenando el
andén estrecho, todo un pueblo festivo que venía de la romería de San
Gregorio de la Sierra.

Para realizar aquel trasbordo, en tarde de fiesta, el horario solo
nos concedía tres minutos avaros. El otro tren ya esperaba, junto al
cobertizo, impaciente y silbando. Una campana badajeaba con furor. Y
sin casi atender a las lindas mozas que allí se bamboneaban, en bandos,
encendidas, con pañuelos flameantes, el seno vasto cubierto de oro,
y la imagen del santo espetada en el sombrero, corrimos, empujamos,
saltamos para el otro vagón, ya reservado, marcado por un cartón con
las iniciales de Jacinto. Inmediatamente el tren rodó. ¡Entonces pensé
en nuestro Grillo, en las treinta y siete maletas! Apoyado de bruces
en la portezuela pude ver aún junto al ángulo de la estación, bajo los
eucaliptos, un montón de equipaje y hombres de gorra galoneada que
delante de él braceaban desesperados.

Murmuré, recayendo en las almohadas:

--¡Qué servicio!

Jacinto, en un rincón, sin abrir los ojos, suspiró:

--¡Qué pesadez!

Durante una hora deslizámonos lentamente entre trigales y viñedos;
y aún el sol batía en las vidrieras, caliente y polvoriento, cuando
llegamos a la estación de Gondín, en donde el procurador de Jacinto,
el excelente Souza, debía esperarnos con caballos que nos llevaran por
la sierra, hasta el solar de Torges. Detrás del jardín de la estación,
todo florido también de rosas y margaritas, Jacinto reconoció en
seguida sus carruajes aún empaquetados en lona.

Pero cuando nos apeamos en el pequeño andén blanco y fresco, solo
hallamos en torno nuestro soledad y silencio... ¡Ni procurador, ni
caballos! El jefe de la estación, a quien yo pregunté con ansiedad «si
no apareciera por allí el señor Souza, si no conocía al señor Souza»,
sacó afablemente su gorra galoneada. Era un mozo gordo y redondo, con
colores de manzana camuesa, que traía bajo el brazo un libro de versos.
«¡Conocía perfectamente al señor Souza!» ¡Tres semanas antes jugara con
él a la manilla! ¡Esta tarde, sin embargo, infelizmente, no había visto
al señor Souza! El tren desapareciera por detrás de las altas rocas
que allí penden sobre el río. Un cargador hacía un cigarro, silbando.
Cerca de la valla del jardín, una vieja, toda de negro, dormitaba
agachada en el suelo, delante de una cesta de huevos. ¿Y nuestro
Grillo y nuestro equipaje?... El jefe encogió risueñamente los hombros
rollizos. Todos nuestros bienes habían encallado, de seguro, en aquella
estación de rosales blancos que tiene un nombre sonoro en _olla_. Y
allí estábamos nosotros, perdidos en la sierra agreste, sin procurador,
sin caballos, sin Grillo, sin maletas.

¿Para qué referir menudamente el lance lamentable? Próximo a la
estación, en una quebrada de la sierra, había un casal forero a la
quinta, en donde conseguimos, para llevarnos y guiarnos a Torges,
una yegua lazarina, un jumento blanco, un rapaz y un podenco. Y allí
comenzamos a trepar, desazonadamente, esos caminos agrestes, los
mismos, quizá, por donde iban y venían, de monte a río, los Jacintos
del siglo XV. Pasado un trémulo puente de madera que atraviesa un
riachuelo todo quebrado por peñas (y donde abunda la trucha adorable),
nuestros males olvidáronsenos ante la inesperada, incomprensible
belleza de aquella bendita sierra. El divino artista que está en los
cielos compusiera, ciertamente, ese monte en una de sus mañanas de más
solemne y bucólica inspiración.

La grandeza era tanta como la gracia... Decir los valles fofos de
verdura, los bosques casi sacros, los pomares olorosos y en flor,
la frescura de las aguas cantantes, las ermitas blanqueando en los
altos, las rocas musgosas, el aire de una dulzura de paraíso, toda la
majestad y toda la lindeza, no es para mí, hombre de pequeño arte. Ni
creo que fuese para el maestro Horacio. ¿Quién puede decir la belleza
de las cosas, tan simple e indecible? Jacinto, delante, en la yegua
torda, murmuraba:

--¡Ah, qué belleza!

Yo atrás, en el burro, con las piernas sueltas, murmuraba:

--¡Ah, qué belleza!

Los expertos regatos reían, saltando de roca en roca; finos ramos de
arbustos floridos rozaban nuestras caras, con familiaridad y cariño;
durante largo tiempo, un mirlo nos siguió de chopo para castaño,
silbando nuestros loores.

Tierra bien acogedora y amable... ¡Ah, qué belleza!

Entre _ahs_ maravillados llegamos a una avenida de hayas, que nos
pareció clásica y noble. Dando un nuevo vergajazo al burro y a la
yegua, el rapaz, con su podenco al lado, gritó: «¡Ya estamos!»

Y al fondo de las hayas había, en efecto, un portal de quinta, al
cual un escudo de armas de vieja piedra, roída de musgo, señoreaba
grandemente. Dentro ya, los perros ladraban con furor. Y apenas Jacinto
y yo, atrás de él, en el burro de Sancho, traspusimos el dintel
solariego, corrió, hacia nosotros, desde lo alto de la escalera, un
hombre blanco, rapado como un clérigo, sin cuello, sin chaqueta, que
erguía para el aire, en un gran asombro, los brazos desolados. Era el
casero, Zé Braz. Y en aquel punto, allí, en las piedras del patio,
entre el latir de los perros, brotó una tumultuosa historia, que el
pobre Braz balbuceaba, aturdido, y que llenaba la faz de Jacinto de
lividez y de cólera. El casero no esperaba a S. E. Nadie esperaba a S.
E. (Él decía _su inselencia_).

El procurador, el señor Souza, estaba en la frontera desde mayo,
atendiendo a la madre que había recibido una coz de una mula. Por
fuerza había habido engaño, cartas perdidas... Porque el señor Souza no
contaba con S. E... hasta septiembre, para la vendimia. En casa ninguna
obra comenzara y, desgraciadamente para S. E., los tejados aún estaban
sin tejas, y las ventanas sin vidrios...

Crucé los brazos, tomado de un justo espanto. ¿Pero los cajones, esos
cajones remitidos a Torges, con tanta prudencia, en abril, repletos
de colchones, de regalos, de civilización?... El casero, vago, sin
comprender, desencajaba los ojos menudos en donde ya bailaban lágrimas.
¿Los cajones? Nada llegara, nada apareciera. Y en su perturbación,
Zé Braz buscaba entre las arcadas del patio, en los bolsillos de
los pantalones... ¿Los cajones? ¡No, no tenía los cajones! En esto,
acercose gravemente el cochero de Jacinto (que había traído los
caballos y los carruajes). Ese era un hombre civilizado, y acusó de
todo al gobierno. Ya cuando él servía al señor vizconde de S. Francisco
habíanse perdido, por abandono del gobierno, de la ciudad a la sierra,
dos cajas de vino viejo de Madeira y ropa blanca de señora. Por lo
cual, él, escarmentado, sin confianza en la nación, no abandonara los
carruajes, y era todo lo que restaba a S. E.: el break, la victoria, el
coupé y los cascabeles. Solo que, en aquella ruda montaña, no había
carreteras por donde pudiesen rodar. Y como para subirlos hasta la
quinta eran necesarios grandes carros de bueyes, los dejara allá abajo,
en la estación, quietos, empaquetados en lona...

Jacinto quedó plantado delante de mí, con las manos en los bolsillos:

--¿Y ahora?

Nada restaba sino recogernos, cenar el caldo del tío Zé Braz, y dormir
en las pajas que los hados nos concediesen. Subimos. La escalera noble
conducía a un gran balcón, todo cubierto en alpendre, aumentando la
fachada del caserón y ornado, entre sus gruesos pilares de granito, con
cajones llenos de tierra, en que florecían claveles. Cogí un clavel.
Entramos. ¡Y mi pobre Jacinto contempló, en fin, las salas de su solar!
Eran enormes, con las altas paredes revocadas de cal que el tiempo
y el abandono habían ennegrecido, y vacías, desoladamente desnudas,
ofreciendo apenas como vestigio de habitación y de vida, por los
rincones, algún montón de cestos o algún haz de azadas. En los techos
remotos de encina negra albeaban manchas, que era el cielo ya pálido
del fin de la tarde, sorprendido a través de los agujeros del tejado.
No quedaba una vidriera. A las veces, bajo nuestros pasos, una tabla
podrida crujía y cedía.

Hicimos alto, al cabo, en la última, la más vasta, donde había dos
arcas inmensas para guardar el grano; y allí depusimos melancólicamente
lo que nos quedara de las treinta y siete maletas: los abrigos de
viaje, un bastón y un _Diario de la Tarde_. A través de las ventanas
desvidriadas, por donde se avistaban copas de arbolados y las
sierras azules de allende el río, el aire entraba montesino y amplio,
circulando plenamente como en un terrado, con aromas de pinar bravío. Y
allá, de lo hondo de los valles, subía desgarrada y triste, una voz de
pastora cantando. Jacinto balbució:

--¡Es honoroso!

Yo murmuré:

--¡Es campestre!


IV

Zé Braz, en tanto, con las manos en la cabeza, desapareciera a ordenar
la cena para _sus inselencias_. El pobre Jacinto, desalentado por el
desastre, sin resistencia contra aquel brusco desaparecimiento de toda
la civilización, cayó pesadamente sobre el poyo de una ventana, y
desde allí miraba a los montes. Y yo, a quien aquellos aires serranos
y el cantar del pastor sabían bien, terminé por descender a la cocina,
conducido por el cochero, a través de escaleras y callejones, en donde
la oscuridad venía menos del crepúsculo que de densas telas de araña.

La cocina era una espesa masa de tonos y formas negras, color de
hollín, en la cual refulgía al fondo, sobre el suelo de tierra, una
hoguera roja que lamía gruesas ollas de hierro, y se perdía en humareda
por la reja escasa que en lo alto colaba la luz. Un bando alborozado
y parlero de mujeres desplumaba pollos, batía huevos, limpiaba arroz
con santo fervor... Del centro de ellas, el buen casero, atontado,
embistió para mí, jurando que «la cena de _sus inselencias_ no se
demoraba un credo». Y como yo le interrogara a propósito de las camas,
el digno Braz tuvo un murmurio vago y tímido sobre «jergoncitos en el
suelo».

--Es bastante, señor Zé Braz --acudí yo para consolarle.

--¡Pues así Dios sea servido! --suspiró el hombre excelente, que
atravesaba en esa hora el trance más amargo de su vida serrana.

Eché a andar hacia arriba con estas consoladoras nuevas de cena y cama,
y encontré aún a mi Jacinto en el poyo de la ventana, embebiéndose todo
de la dulce paz crepuscular, que lenta y calladamente se establecía
sobre valle y monte. En el alto ya temblaba una estrella, Vesper
diamantina, que es todo lo que en este cielo cristiano resta del
esplendor corporal de Venus. Jacinto nunca considerara bien aquella
estrella, ni había asistido a este majestuoso y dulce adormecer de
las cosas. Ese ennegrecimiento de montes y arbolados, casales claros
fundiéndose en la sombra, un toque durmiente de campana que venía por
las quebradas, el cuchichear de las aguas entre los prados, eran para
él como iniciaciones. Yo estaba enfrente, en el otro poyo. Y lo sentí
suspirar como un hombre que al fin descansa.

En esta contemplación nos encontró Zé Braz, con el dulce aviso de que
estaba en la mesa la _ceniña_. Era, en la otra sala, más desnuda, más
negra. Y allí, mi supercivilizado Jacinto reculó con un pavor genuino.
En la mesa de pino, recubierta con una toalla, arrimada a la pared
sórdida, una vela de sebo medio derretida en un candelero de latón,
alumbraba dos platos de loza amarilla, ladeados por cucharas de palo
y por tenedores de hierro. Los vasos, de vidrio grueso y empañados,
conservaban el tono rojo del vino que por ellos pasara en hartos
años de hartas vendimias. El platillo de barro con las aceitunas,
deleitaría, por su sencillez ática, el corazón de Diógenes. En el ancho
pan de maíz estaba clavado un cuchillo... ¡Pobre Jacinto!

Mas al fin se sentó resignado, y mucho tiempo pensativamente refregó
con su pañuelo el tenedor negro y la cuchara de palo. Después, mudo,
desconfiado, probó un trago corto de caldo, que era de gallina y olía
muy bien. Probó, y levantó hacia mí, su compañero y amigo, unos ojos
largos que lucían sorprendidos. Volvió a sorber una cucharada de caldo,
más llena, más lenta... Y sonrió, murmurando con espanto:

--¡Está bueno!

Estaba realmente bueno; tenía hígado y mollejas; su perfume enternecía.
Yo lo ataqué tres veces con energía, pero fue Jacinto el que raspó la
sopera. Luego, separando el pan y separando la vela, el buen Zé Braz
puso en la mesa una fuente vidriada, que desbordaba de arroz con habas.
A pesar de que la haba (que los griegos llamaran _ciboria_) pertenecía
a las épocas superiores de la civilización, y promovía tanto la
sapiencia que había en Sicio, en Galacia, un templo dedicado a Minerva
Ciboriana, Jacinto siempre detestara las habas. Probó, sin embargo,
una cucharada, tímido. De nuevo sus ojos, alargados por el asombro,
buscaron los míos. Otra cucharada, otra concentración... Y he ahí que
mi dificilísimo amigo exclama:

--¡Está óptimo!

¿Eran los aires picantes de la sierra? ¿Era el arte delicioso de
aquellas mujeres, que, abajo, removían las ollas, cantando el _Viva mi
bien_? No sé; mas los loores de Jacinto a cada plato fueron ganando en
amplitud y firmeza. Y delante del pollo amarillo, asado en el espeto de
palo, terminó por gritar:

--¡Está divino!

Nada, sin embargo, le entusiasmó como el vino, el vino cayendo de
alto, de la gruesa colodra verde, un vino gustoso, penetrante, vivo,
caliente, que tenía en sí más alma que mucho poema o libro santo.
Viéndole poner a la luz de sebo el vaso rudo, orlado de espuma, yo
recordaba el día geórgico en que Virgilio, en casa de Horacio, bajo
la enramada, cantaba el fresco pajizo de la Rética. Y Jacinto, con un
color que yo nunca le había visto en su palidez schopenhaurica, susurró
luego el dulce verso:

    _Rethica quo te carmina dicat._

¿Quién dignamente te cantara, vino de aquellas sierras?

Así comimos deliciosamente, bajo los auspicios de Zé Braz. Y después
volvimos para las alegrías únicas de la casa, para las ventanas
desvidriadas, a contemplar silenciosamente un suntuoso cielo de
verano, tan lleno de estrellas que todo él parecía una densa polvareda
de oro vivo, suspensa, inmóvil, por encima de los montes negros.
Como yo observé a Jacinto, en la ciudad nunca se miran los astros
por causa de los faroles, que los ofuscan; y por eso nunca podemos
entrar en una completa comunión con el Universo. El hombre, en las
capitales, pertenece a su casa o, si lo impelen fuertes tendencias
de sociabilidad, a su barrio. Todo lo aísla y lo separa de la
restante naturaleza: las casas obstructoras de seis pisos, el humo
de las chimeneas, el rodar moroso y grueso de los ómnibus, la trama
encarceladora de la vida humana... ¡Pero qué diferencia en la cima
de un monte, como Torges! Ahí todas esas bellas estrellas miran para
nosotros de cerca, rebrillando, a la manera de ojos conscientes; unas
fijamente, con sublime indiferencia; otras, ansiosamente, con una luz
que palpita, una luz que llama, como si tentasen revelar sus secretos o
comprender los nuestros...

Es imposible no sentir una solidaridad perfecta entre esos inmensos
mundos y nuestros pobres cuerpos. Todos somos obra de la misma
voluntad. Todos vivimos de la acción de esa voluntad inmanente.

Todos, por tanto, desde los Uranos hasta los Jacintos, constituimos
modos diversos de un ser único, y a través de sus transformaciones
sumamos una misma unidad. No hay idea más consoladora que esta: que yo,
y tú, y aquel monte, y el sol que ahora se esconde, somos moléculas
del mismo Todo, gobernadas por la misma Ley, rodando para el mismo
Fin. Desde luego se sumen las responsabilidades torturantes del
individualismo. ¿Qué somos nosotros? Formas sin fuerza, que una Fuerza
impele. ¡Hay un descanso delicioso en esta certeza, aunque fugitiva, de
que se es el grano de polvo irresponsable y pasivo que va llevado en el
viento, o la gota perdida en el torrente! Jacinto concordaba, sumido en
la sombra. Ni él ni yo sabíamos los nombres de esos astros admirables.
¡Yo, por causa de la maciza e indesbastable ignorancia de bachiller,
con que salí del vientre de Coimbra, mi madre espiritual; Jacinto,
porque en su poderosa biblioteca tenía _trescientos diez y ocho_
tratados sobre astronomía! ¿Pero qué nos importaba, de otra parte, que
aquel astro de allí se llamase Sirio y aquel otro Aldebarán? ¿Qué les
importaba a ellos que uno de nosotros fuese José y el otro Jacinto?
Éramos formas transitorias del mismo ser eterno, y en nosotros había
el mismo Dios. Y si ellos también así lo comprendían, estábamos allí
nosotros, en la ventana de un caserón serrano; ellos, en un maravilloso
infinito, ejecutando un acto sacrosanto, un perfecto acto de gracia,
que era sentir conscientemente nuestra unidad y realizar, durante un
instante, en la consciencia, nuestra divinización.

De esta suerte filosofábamos cuando Zé Braz, con un candil en la mano,
vino a decir que «estaban preparadas las camas de _sus inselencias_...»
De la idealidad descendimos gustosamente a la realidad; ¿y qué vimos
entonces, nosotros, los hermanos de los astros? En dos salas tenebrosas
y cóncavas, dos jergones, tirados en el suelo, en un rincón, con dos
colchas de algodón; a la cabecera un candelero de latón, posado sobre
un banco; y a los pies, como lavatorio, un barreño barnizado encima de
una silla de madera.

En silencio, mi supercivilizado amigo palpó su jergón y sintió en él la
rigidez del granito. ¡Después, corriendo por la cara decaída los dedos
mustios, consideró que, perdidas sus maletas, no tenía ni zapatillas
ni camisón! De nuevo Zé Braz hizo de Providencia, trayendo al pobre
Jacinto, para que desahogase los pies, unos tremendos zuecos de madera,
y para que cubriese el cuerpo, dulcemente educado en Síbaris, una
camisa de la casera, enorme, de estopa, más áspera que estameña de
penitente, y con volantes crespos y duros, como labores en madera. Para
consolarle recordé que Platón cuando componía el _Banquete_; Jenofonte,
cuando mandaba los Diez Mil, dormían en peores catres. Las camas
austeras hacen las fuertes almas; solo vestido de estameña se penetra
en el Paraíso.

--¿Tiene usted --murmuró mi amigo, desatento y seco-- alguna cosa que
yo pueda leer?... ¡No puedo dormirme sin leer!

Yo tenía únicamente el número del _Diario de la Tarde_, que rasgué por
el medio, y repartí con él fraternalmente. ¡Y quien no vio entonces a
Jacinto, señor de Torges, agazapado en el borde del jergón, junto de la
vela que goteaba sobre el banco, con los pies desnudos, ocultos en los
gruesos zuecos, recorriendo en la mitad del _Diario de la Tarde_, con
los ojos confusos, los anuncios de los barcos, no puede saber lo que es
una vigorosa y real imagen del desaliento!

Así lo dejé, y de allí a poco, extendido asimismo en mi jergón,
también espartano, subía, a través de un sueño jovial y erudito, al
planeta Venus, donde encontraba, entre los olmos y los cipreses, en un
vergel, a Platón y Zé Braz, en alta camaradería intelectual, bebiendo
el vino de Rética por los vasos de Torges. Emprendimos los tres
bruscamente una controversia sobre el siglo XIX. A lo lejos, por entre
una floresta de rosales más altos que encinas, albeaban los mármoles
de una ciudad y resonaban cantos sacros. No recuerdo lo que Jenofonte
sustentó acerca de la civilización y del fonógrafo. De repente, todo se
turbó por negras nubes, a través de las cuales yo distinguía a Jacinto,
huyendo en un burro que impelía furiosamente con los tacones, con una
vardasca, con gritos, en la dirección del _Jazminero_.


V

Muy temprano, de madrugada, sin rumor, para no despertar a Jacinto que,
con las manos sobre el pecho, dormía plácidamente, partí para Guiães.
Y durante tres quietas semanas, en aquella villa donde se conservan
los hábitos y las ideas del tiempo del rey don Dinís, no supe de mi
desconsolado amigo, que de cierto había huido de sus techos agujereados
y reentrara en la civilización. Después, en una abrasada mañana de
agosto, desciendo de Guiães, tomo de nuevo la avenida de las hayas y
llego al portalón solariego de Torges, entre el furioso latir de los
perros. La mujer de Zé Braz apareció alborozada a la puerta de la
bodega. Y su nueva fue que el señor don Jacinto (en Torges, mi amigo
tenía don) andaba allá abajo, con Souza, en los campos de Freixomil.

--¿Entonces, aún anda por aquí el señor don Jacinto?

¡_Su inselencia_ aún estaba en Torges, y _su inselencia_ quedaba para
la vendimia!... Justamente reparaba en que las ventanas del solar
tenían vidrieras nuevas; y a un lado del patio posaban baldes de cal;
una escalera de albañil quedara arrimada contra la baranda, y en un
cajón abierto, aún lleno de paja de embalar, dormían dos gatos.

--¿Y Grillo, apareció?

--El señor Grillo está en el pomar, a la sombra.

--Bien; ¿y las maletas?

--El señor don Jacinto ya tiene su saquiño de cuero...

--¡Loado sea Dios! Jacinto estaba, en fin, provisto de civilización.
Subí contento. En la sala noble, donde el suelo fuera recompuesto y
fregado, encontré una mesa cubierta de hule, aparadores de pino con
loza blanca, de Barcelos, y sillas de paja, orillando las paredes muy
encaladas, que daban una frescura de capilla nueva. Al lado, en otra
sala, también de brillante blancura, había el conforto inesperado de
tres sillones de paja de Madeira, con brazos largos y almohadones de
algodón; sobre la mesa de pino, el papel, el candelero de aceite, las
plumas de pato espetadas en un tintero de fraile, parecían preparadas
para un estudio calmo y dichoso de humanidades; y en la pared,
suspendido por dos clavos, un estante contenía cuatro o cinco libros,
hojeados y usados: _Don Quijote_, un Virgilio, una Historia de Roma,
las Crónicas de Froissart. La pieza contigua era ciertamente el cuarto
de don Jacinto, un cuarto claro y casto de estudiante, con un catre de
hierro, un lavabo de hierro, la ropa colgada en perchas toscas. Todo
resplandecía de aseo y orden. Las maderas de los ventanales, cerradas,
defendían del sol de agosto, que escaldaba fuera los balcones de
piedra. Del suelo, rociado de agua, subía una frescura consoladora. En
un viejo vaso azul un ramo de claveles alegraba y perfumaba. No había
un rumor. Torges dormía en el esplendor de la siesta. Y envuelto en
aquel reposo de convento remoto, terminé por extenderme en un sillón de
paja junto a la mesa, abrí lánguidamente el Virgilio, y murmuré:

      _Fortunate Jacinthe!, tu inter arva nota_
    _et fontes sacros frigus captatis opacum._

Ya casi irreverentemente adormeciera sobre el divino bucolista,
cuando me despertó un grito amigo. Era Jacinto. E inmediatamente le
comparé a una planta medio mustia y decolorada en la oscuridad, que
había sido profusamente regada y reviviera en pleno sol. No andaba
encorvado. Sobre su palidez de supercivilizado, el aire de la sierra o
la reconciliación con la vida habíanle dado un tono moreno y fuerte,
que le virilizaba soberbiamente. De los ojos, que en la ciudad le había
conocido, siempre crepusculares, saltaba ahora un brillo de mediodía,
decidido y dilatado, que entraba francamente en la belleza de las
cosas. Ya no pasaba las manos mustias sobre la faz; batía con ellas
fuertemente en el muslo. ¡Qué sé yo! Era una reencarnación. Y todo lo
que me contó, pisando alegremente con los zapatos blancos el suelo, fue
que, al cabo de tres días, en Torges, se sintiera como serenado, mandó
comprar un colchón blando, reunió cinco libros nunca leídos, y allí
estaba...

--¿Para todo el verano?

--¡Para siempre! Y ahora, hombre de las ciudades, ven a almorzar unas
truchas que yo pesqué, y comprende al fin lo que es el cielo.

Las truchas eran, en efecto, celestes. Apareció también una ensalada de
coliflor y vainas, y un vino blanco de Azães... ¿Quién condignamente os
cantara, manjares y bebidas de aquellas sierras?

A la tarde, paseamos por los caminos, costeando la vasta quinta, que
va de valles a montes. Jacinto parábase a contemplar con cariño los
altos maizales. Con la mano abierta y fuerte batía en el tronco de los
castaños, como en las espaldas de amigos recuperados. Todo hilo de
agua, toda colina de hierba, todo pie de viña le ocupaba como vidas
filiales por las cuales fuese responsable. Conocía ciertos mirlos que
cantaban en ciertos chopos. Exclamaba enternecido:

--¡Qué encanto, la flor de trébol!

A la noche, después de un cabrito asado en el horno, al que el
maestro Horacio habría dedicado una Oda (tal vez un Carmen Heroico),
conversamos sobre el destino y la vida. Yo cité, con discreta malicia,
a Schopenhauer y al Eclesiastés... Jacinto levantó los hombros, con
seguro desdén. Su confianza en esos dos sombríos explicadores de la
vida desapareciera, e irremediablemente, para no volver más, como una
niebla que el sol esparce. ¡Tremenda tontería!, afirmar que la vida
se compone meramente de una larga ilusión, y levantar un aparatoso
sistema sobre un punto especial y estrecho de la vida, dejando fuera
del sistema toda la vida restante, como una contradicción permanente
y soberbia. Era como si él, Jacinto, señalando una ortiga, crecida en
aquel patio, declarase triunfalmente: «¡Aquí está una ortiga! Toda la
quinta de Torges, de consiguiente, es una masa de ortigas». ¡Bastaría
que el huésped alzase los ojos, para ver los trigales, los pomares y
los viñedos!

Luego que, de esos dos ilustres pesimistas, uno, el alemán, ¡qué
conocía de la vida, de esa vida de que había hecho, con doctoral
majestad, una teoría definitiva y doliente! ¡Todo lo que puede conocer
quien, como este genial farsante, viviera cincuenta años en una lúgubre
hospedería de provincia, levantando apenas los ojos del libro para
conversar, en la mesa redonda, con los oficiales de la guarnición! Y el
otro, el israelita, el hombre de los _Cantares_, el muy pedantesco rey
de Jerusalén, solo descubre que la vida es una ilusión a los setenta y
cinco años, cuando el poder se le escapa de las manos trémulas, y su
serrallo de trescientas concubinas, se torna ridículamente superfluo a
su osamenta rígida. Uno dogmatiza fúnebremente sobre lo que no sabe, y
el otro, sobre lo que no puede. Mas que se dé a ese buen Schopenhauer
una vida tan completa y llena como la de César, ¿y a dónde iría a parar
su schopenhaurismo?; que se restituya a ese sultán, ensuciado de
literatura, que tanto edificó y profesoró en Jerusalén, su virilidad,
¿y en dónde está el Eclesiastés? Y por otra parte, ¿qué importa
bendecir o maldecir la vida? Afortunada o dolorosa, fecunda o varia,
es vida. Locos aquellos que, para atravesarla, se embozan desde luego
en pesados velos de tristeza y desilusión, de suerte que en su camino
todo les sea negrura, no solo las leguas realmente oscuras, mas también
aquellas en que brilla un sol amable. En la tierra todo vive --y solo
el hombre siente el dolor y la desilusión de la vida. Y tanto más se
siente, cuanto más alarga y acumula la obra de esa inteligencia que lo
hace hombre, y que lo separa del resto de la naturaleza, impensante
e inerte. En el máximum de la civilización, experimenta el máximum
de tedio. Así que la sabiduría está en retroceder hasta ese honesto
mínimum de civilización, que consiste en tener un techo de choza, un
pedazo de tierra, y el grano para sembrar en ella. En resumen, para
recuperar la felicidad, es necesario regresar al Paraíso, y quedarse
allá, quieto, con su hoja de parra, enteramente desguarnecido de
civilización, contemplando al cordero dando saltos entre el tomillo, y
sin procurar, ni con el deseo, el ¡árbol funesto de la Ciencia! ¡Dixi!

Escuchaba, asombrado, a este Jacinto novísimo. Era verdaderamente una
resurrección, en el magnífico estilo de Lázaro. Al _surge et ambula_
que le habían susurrado las aguas y los bosques de Torges, erguíase del
fondo de la cueva del Pesimismo, desembarazábase de sus americanas de
Poole, _et ambulabat_, y comenzaba a ser dichoso. Yendo de retirada
a mi cuarto, en aquellas horas honestas que convienen al campo y
al optimismo, tomé entre las mías la mano ya firme de mi amigo, y
pensando que al fin había alcanzado la verdadera realeza, le grité mis
parabienes a la manera del moralista de Tibur:

--_¡Vive et regna, fortunate Jacinthe!_

De ahí a poco, a través de la puerta abierta que nos separaba, sentí
una carcajada fresca, moza, genuina y consolada. Era Jacinto que leía
el _Don Quijote_. ¡Oh, bienaventurado Jacinto! ¡Conservaba el agudo
poder de criticar, y recuperaba el don divino de reír!

       *       *       *       *       *

Cuatro años van pasados. Jacinto aún habita Torges. Las paredes de su
solar continúan bien encaladas, mas desnudas.

Por el invierno pónese un gabán de lana y enciende un brasero. Para
llamar a Grillo o a la moza, bate las manos, como hacía Catón. En sus
deliciosos vagares, ya leyó la _Iliada_. No se afeita. En los caminos
silvestres, párase y habla con las criaturas. Todos los casales de la
sierra le bendicen. Oigo que se va a casar con una fuerte, sana y bella
rapaza de Guiães. ¡De seguro crecerá allí una tribu, que será grata al
señor!

Como él, recientemente, me pidiera libros de su librería (una _Vida de
Buda_, una _Historia de Grecia_ y las obras de San Francisco de Sales),
fui, después de estos cuatro años, al _Jazminero_ desierto. ¡Cada paso
mío sobre los fofas alfombras de Caranania sonaba triste como en un
cementerio. Todos los brocados estaban arrugados, resquebrajados. Por
las paredes pendían, como ojos fuera de órbitas, los botones eléctricos
de los timbres y de las luces; y había vagos hilos de alambre,
sueltos, enroscados, donde la araña regalada y reinando tejiera telas
espesas. En la librería, todo el vasto saber de los siglos yacía en
una inmensa mudez, debajo de una inmensa polvareda. Sobre los lomos
de los sistemas filosóficos blanqueaba el moho; vorazmente la polilla
devastara las Historias Universales; erraba allí un olor blando de
literatura podrida; y yo partí, con el pañuelo en la nariz, seguro de
que en aquellos veinte mil volúmenes no restaba una verdad viva! Quise
lavarme las manos, manchadas por el contacto con estos detritos de
conocimientos humanos. Mas los maravillosos aparatos del lavatorio, de
la sala de baño, herrumbrosos, tenaces, desoldados, no echaban una gota
de agua; y, como llovía en esa tarde de abril, tuve que salir al balcón
y pedir al cielo que me lavase.

Al bajar, penetré en el gabinete de trabajo de Jacinto, y tropecé en un
montón negro de herrajes, ruedas, láminas, campanillas, tornillos...
Entreabrí la ventana, y reconocí el teléfono, el teatrófono, el
fonógrafo, otros aparatos, caídos de sus soportes, sórdidos, deshechos,
bajo el polvo de los años. Empujé con el pie esta basura del ingenio
humano. La máquina de escribir, descubierta, con los agujeros negros
marcando las letras desarraigadas, era como una boca desdentada. El
telégrafo parecía aplastado, enredado en sus tripas de alambre. En
la trompa del fonógrafo, torcida, para siempre muda, revolvíanse
cucarachas. Así yacían, tan lamentables y grotescas, aquellas geniales
invenciones, que yo salí riendo, como de una enorme facecia, de aquel
super-civilizado palacio.

La lluvia de abril cesara; los tejados remotos de la ciudad negreaban
sobre un poniente de carmesí y oro. Y, a través de las calles más
frescas, iba yo pensando que este nuestro magnífico siglo XIX se
semejaría, un día, a aquel _Jazminero_ abandonado, y que otros hombres,
con una certeza más pura de lo que es la Vida y la Felicidad, darán,
como yo, con el pie en la basura de la super-civilización, y, como yo,
reirán alegremente de la gran ilusión que quedará, inútil y cubierta de
herrumbre.

De seguro que, a aquella ahora, Jacinto, en el balcón, en Torges, sin
fonógrafo y sin teléfono, reentrado en la simplicidad, veía, bajo la
paz lenta de la tarde, al temblar de la primera estrella, recogerse a
la boyada entre el canto de los boyeros.



[Ilustración]

EL TESORO


I

Los tres hermanos de Medranhos, Ruy, Guannes y Rostabal, eran entonces,
en todo el Reino de las Asturias, los hidalgos más hambrientos y los
más remendados.

En los Pazos de Medranhos, a que el viento de la sierra llevara vidrios
y teja, pasaban ellos las tardes de ese invierno, enovillados en sus
abrigos de camelote, batiendo las suelas rotas sobre las losas de la
cocina, delante del vasto lar negro, en donde desde ya mucho antes no
estallaba fuego, ni hervía nada en el puchero de hierro. Al oscurecer
devoraban una corteza de pan negro, refregada con ajo. Luego, sin
candil, a través del patio, hundiendo la nieve, iban a dormir a la
cuadra, para aprovechar el calor de las tres yeguas leprosas que, tan
famélicas como ellos, roían las tablas del pesebre. La miseria hiciera
a estos señores más bravíos que lobos.

Un día, en primavera, en una silenciosa mañana de domingo, yendo los
tres por el bosque de Roquelanes acechando pisadas de caza y cogiendo
hongos entre los robles, en tanto las tres yeguas pastaban la hierba
nueva de abril, los hermanos de Medranhos encontraron, por detrás de
una mata de espinos, en una cueva de roca, un viejo cofre de hierro.
Como si lo resguardase una torre segura, conservaba sus tres llaves
en sus tres cerraduras; sobre la tapa, mal descifrable, a través del
herrumbre, corría un dístico en letras árabes. ¡Y dentro, hasta los
bordes, estaba lleno de doblones de oro!

En el terror y esplendor de la emoción, los tres señores quedaron
más lívidos que cirios. Después, zambullendo furiosamente las manos
en el oro, rompieron a reír, con unas risotadas tan sonoras, que las
hojas tiernas de los olmos, en torno, temblaban... Retrocedieron,
bruscamente se encararon, con los ojos flameando, en una desconfianza
tan desabrida, que Guannes y Rostabal palparon en los cintos los mangos
de las grandes facas. Entonces Ruy, que era gordo y rubio y el más
avisado, levantó los brazos, como un árbitro, y comenzó por decidir que
el tesoro, o viniese de Dios o del demonio, pertenecía a los tres, y
entre ellos se repartiría rígidamente, pesándose el oro en balanzas.
Mas ¿cómo podrían llevar a Medranhos, hasta la cima de la sierra,
aquel cofre tan lleno? No era conveniente que salieran con su bien
del bosque antes que anocheciese. Así que él entendía que el hermano
Guannes, como más leve, debía partir trotando hacia la vecina villa de
Retortilho, con el oro necesario en la bolsa, a fin de comprar tres
alforjas de cuero, tres maquilas de cebada, tres empanadas de carne
y tres botellas de vino. El vino y la carne eran para ellos, que no
comían desde la víspera; la cebada, para las yeguas. Rehechos, señores
y cabalgaduras, esconderían el oro en las alforjas y subirían camino de
Medranhos, bajo la seguridad de la noche sin luna.

--¡Bien tramado! --gritó Rostabal, hombre más alto que un pino, de
larga melena, y con una barba que le caía desde los ojos rayados de
sangre hasta la hebilla del cinturón.

Mas Guannes no se apartaba del cofre, desconfiado, arrugando entre los
dedos la negra piel de grulla de su pescuezo, y al fin, brutalmente:

--¡Hermanos! El cofre tiene tres llaves... ¡Yo quiero cerrar mi
cerradura y llevar mi llave!

--¡También yo quiero la mía, mil rayos! --rugió a seguida Rostabal.

Ruy sonrió. ¡Cierto, cierto! A cada dueño del oro pertenecía una de
las llaves que lo guardaban. Y uno por uno, en silencio, agachado ante
el cofre, cerró su cerradura con fuerza. Guannes, serenado, saltó en
la yegua, y metiose por la vereda de los olmos, camino de Retortilho,
echando a los ramos su cántica acostumbrada y doliente:

            ¡Olé! ¡Olé!
    Sale la cruz de la iglesia,
    vestida de negro luto...


II

En un prado, enfrente de la mata que encubría el tesoro (y que los
tres habían devastado a cuchilladas), un hilo de agua, brotando entre
rocas, caía sobre una vasta piedra excavada, en donde hacía como un
estanque, claro y quieto, antes de escurrirse hacia el césped; y al
lado, en la sombra de una haya, yacía un viejo pilar de granito,
tumbado y musgoso. Allí vinieron a sentarse Ruy y Rostabal, con sus
tremendos espadones entre las rodillas. Las dos yeguas pastaban la
fresca hierba, pintarrajeada de amapolas y botones de oro. Por entre el
ramaje volaba un mirlo silbando. Un olor errante de violetas endulzaba
el aire luminoso. Rostabal, mirando al sol, bostezó con hambre.

En esto, Ruy, que sacara el sombrero y le arreglaba las viejas plumas
rojas, comenzó a considerar, en su manso y avisado lenguaje, que
Guannes, aquella mañana, no había querido bajar con ellos al bosque
de Roquelanes. ¡Así era la suerte ruin! Porque si Guannes se hubiese
quedado en Medranhos, ellos, los dos, habrían descubierto el cofre, y
solo entre los dos se partiría el oro. ¡Qué pena! Tanto más, que la
parte de Guannes sería en seguida disipada, con rufianes, a los dados,
por las tabernas.

--¡Ah, Rostabal, Rostabal! Si Guannes, viniendo por aquí solito,
hubiese hallado este oro, no partiría con nosotros, Rostabal.

El otro murmuró sordamente y con furor, dando un tirón a las barbas
negras:

--¡No, mil rayos! Guannes es un avaro. ¡Cuando el año pasado le ganó
los cien ducados al espadero de Fresno, no me quiso prestar tres para
comprar un jubón nuevo! ¿No te acuerdas?

--¿Ves tú? --gritó Ruy, resplandeciendo.

Entrambos se habían levantado del pilar de granito, como llevados por
la misma idea, que los deslumbraba. A través de sus largos pasos, las
altas hierbas silbaban.

--¿Y para qué? --proseguía Ruy--. ¿Para qué le sirve a él todo el oro
que nos lleva? ¿No le oyes, de noche, cómo tose? ¡Alrededor de la paja
en que duerme, todo el suelo está lleno de sangre, que saliva! ¡Hasta
las otras nieves no dura, Rostabal! Mas hasta allá habrá disipado los
buenos doblones que debían ser nuestros, para levantar la casa, y para
que tu puedas tener jinetes, y armas, y trajes nobles, y tu tercio de
solariegos, como compete a quien es, como tú, el más viejo de los de
Medranhos...

--Pues que muera, y muera hoy --gritó Rostabal.

--¿Quieres?

Vivamente, Ruy tomó de un brazo al hermano y le apuntó hacia la vereda
de olmos, por donde Guannes partiera cantando.

--Más adelante, al fin del camino, hay un sitio bueno, en los zarzales;
y has de ser tú, Rostabal, que eres el más fuerte y el más diestro. Un
golpe de punta por la espalda. Y hasta es justicia de Dios que seas tú,
que muchas veces, en las tabernas, sin ningún pudor, Guannes te trataba
de _cerdo_ y de torpe, por no saber leer ni contar.

--¡Malvado!

--¡Ven!

Fueron. Emboscáronse por detrás de un zarzal, que dominaba el atajo,
estrecho y pedregoso como un lecho de torrente. Rostabal, asomado
en la zanja, tenía ya la espada desnuda. Un viento leve remolinó en
la pendiente las hojas de los álamos, y sintieron el repique de las
campanas de Retortilho. Ruy, mesándose la barba, calculaba las horas
por el sol, que ya se inclinaba hacia las sierras. Pasó un bando de
cuervos graznando sobre ellos. Rostabal, que les había seguido el
vuelo, recomenzó a bostezar con hambre, pensando en las empanadas y en
el vino que el otro traía en las alforjas.

¡En fin! ¡Alerta! En la vereda oíase la cántica doliente y ronca,
lanzada a las ramas:

            ¡Olé! ¡Olé!
    Sale la cruz de la iglesia,
    toda vestida de negro...

Ruy murmuró:

--¡En el costado! ¡Así que pase!

El trote de la yegua batió el cascajo; una pluma en un sombrero rojeó
por sobre la punta de las selvas. Rostabal rompió de entre la zarza
por una brecha, tiró el brazo, la larga espada, --y toda la hoja se
embebió muellemente en el costado de Guannes, cuando al rumor, de
improviso, se volvió en la silla. Cayó de lado, con un sordo quejido,
sobre las piedras. Ya Ruy se abalanzaba a los frenos de la yegua;
Rostabal, cayendo sobre Guannes, que suspiraba aún, de nuevo le enterró
la espada, agarrada por la hoja como un puñal, en el pecho y en la
garganta.

--¡La llave! --gritó Ruy.

Arrancada la llave del cofre al pecho del muerto, ambos echaron a
andar por la vereda. Rostabal delante, huyendo, con la pluma del
sombrero quebrada y torcida, la espada, aún desnuda, apretada bajo
al brazo, todo encogido, horripilado con el sabor de la sangre que
le saltara a la boca; Ruy, atrás, tirando desesperadamente de las
bridas de la yegua, que con las patas hincadas en el suelo pedregoso,
mostrando la larga dentadura amarilla, no quería dejar a su amo allí
estirado, abandonado, a lo largo de las sebes.

Tuvo necesidad de picarle las ancas con la punta de la espada, y de
ir corriendo detrás de ella con la espada en alto, como si fuese
persiguiendo a un moro, hasta que desembocó en el prado, donde el sol
ya no doraba las hojas. Rostabal arrojó a la hierba el sombrero y la
espada, y de bruces sobre la losa excavada en estanque, con las mangas
arremangadas, lavábase ruidosamente la cara y las barbas.

La yegua recomenzó a pastar, cargada con las nuevas alforjas que
Guannes comprara en Retortilho. De la más larga, abarrotada,
desbordaban los cuellos de dos botellas. En esto, Ruy sacó, lentamente,
del cinto su larga navaja. Sin un rumor en la espesa hierba, deslizose
hasta Rostabal, que resoplaba con las largas barbas chorreando. Y
serenamente, como si clavase una estaca en un bancal, le enterró toda
la hoja en el largo dorso doblado, certera sobre el corazón.

Rostabal cayó sobre el estanque, sin un gemido, con la cara en el agua,
los largos cabellos flotando en el agua. Su vieja escarcela de cuero
quedara sujeta debajo del muslo. Para sacar de dentro de ella la
tercera llave del cofre, Ruy levantó el cuerpo, y un chorro de sangre
más espesa corrió, escurrió por el borde del estanque, humeando.


III

¡Ya eran de él, solo de él, las tres llaves del cofre!... Y Ruy,
alargando los brazos, respiró deliciosamente. ¡Apenas la noche
descendiese, con el oro metido en las alforjas, guiando la reata de
yeguas por los atajos de la sierra, subiría a Medranhos y enterraría en
la bodega su tesoro! Y después, cuando allá en la fuente, y allá junto
a los zarzales, solo quedasen, bajo las nieves de diciembre, algunos
huesos sin nombre, él sería el magnífico señor de Medranhos, y en la
nueva capilla del solar renacido mandaría decir ricas misas por sus dos
hermanos muertos... ¿Muertos cómo? Como deben morir los de Medranhos:
¡peleando contra el Turco!

Abrió las tres cerraduras, cogió un puñado de doblones, que hizo sonar
sobre las piedras. ¡Qué puro oro, de fino quilate! Después fue a
examinar la capacidad de las alforjas, y, encontrando las dos botellas
de vino y un gordo capón asado, sintió inmensa hambre. Desde la víspera
solo había comido un pedacito de pescado seco. ¡Cuánto tiempo que no
probaba capón! ¡Con qué delicia se sentó en el césped, con las piernas
abiertas, y entre ellas el ave amarilla y el vino color de ámbar!
¡Ah! Guannes había sido excelente mayordomo; ni se le olvidaron
las aceitunas. Mas, ¿por qué trajera solo dos botellas para tres
convidados? Rasgó un ala del capón; devoraba a grandes dentelladas.
Caía la tarde, pensativa y dulce, con nubecitas de color de rosa.
Allá, en la vereda, un bando de cuervos graznaba. Las yeguas, hartas,
dormitaban con el hocico pendido. Cantaba la fuente, lavando al muerto.

Ruy alzó a la luz la botella de vino. Con aquel color viejo y caliente,
no habría costado menos de tres maravedises. Y poniendo el cuello a la
boca, bebió en sorbos lentos, que le hacían ondular el peludo pescuezo.
¡Oh, vino bendito, que tan prontamente hacía olvidar la sangre! Tiró la
botella vacía; destapó otra. Mas, como era avisado, no bebió, porque
la jornada a la sierra, con el tesoro, requería firmeza y acierto.
Descansando, tendido sobre el codo, pensaba en Medranhos cubierto de
teja nueva, en las altas llamas de la chimenea en noches de nieve, y en
su lecho con brocados, en donde tendría siempre mujeres...

De repente, tomado de una gran ansiedad, sintió prisa de cargar las
alforjas. Ya se adensaba la sombra entre los árboles. Trajo una de las
yeguas para junto del cofre, levantó la tapa, tomó un puñado de oro...
Mas osciló, soltando los doblones, que resonaron en el suelo, y llevó
las dos manos afligidas al pecho. ¿Qué es, don Ruy? ¡Rayos de Dios! Era
un fuego, un fuego vivo que se le encendiera dentro y le subía hasta
la garganta. Rasgose el jubón y echó a andar con pasos inciertos, y
encorvado, con la lengua pendiente, limpiándose las gruesas gotas de
un sudor horrendo que le helaba como nieve. ¡Oh, Virgen Madre! ¡Otra
vez el fuego, más fuerte, que ascendía, le roía! Gritó:

--¡Socorro! ¡Alguien! ¡Guannes! ¡Rostabal!

Sus brazos torcidos movíanse en el aire desesperadamente. Y la llama,
dentro, subía; sentía los huesos estallando, como las maderas de una
casa ardiendo.

Renqueó hasta la fuente para apagar aquella llama; tropezó con
Rostabal, y, con la rodilla apoyada en el muerto, arañando la roca,
entre gritos, buscaba el hilo de agua que recibía sobre los ojos, por
los cabellos. Pero el agua lo quemaba más, como si fuese un metal
derretido. Volviose, cayó encima de la hierba, que arrancaba a puñados,
y que mordía, mordiendo los dedos para chuparles la frescura. Levantose
aún con una baba densa que se le escurría por las barbas; y de repente,
abriendo pavorosamente los ojos, como si comprendiese, en fin, la
traición, todo el horror:

--¡Es veneno!

¡Oh! ¡Don Ruy, el avisado, era veneno! Porque Guannes, no bien llegara
a Retortilho, antes de comprar las alforjas, corrió cantando a una
callejuela, que hay detrás de la catedral, a comprar al viejo droguista
judío el veneno que, mezclado al vino, le haría a él, a él solamente,
dueño de todo el tesoro.

Anocheció. Dos cuervos de entre el bando que graznaba, ya se habían
posado sobre el cuerpo de Guannes. La fuente, cantando, lavaba al otro
muerto.

Medio enterrada en la hierba negra, toda la cara de Ruy volviérase
negra. Una estrellita lucía en el cielo.

El tesoro aún está allí, en el bosque de Roquelanes.



[Ilustración]

FRAY GENEBRO


I

En aquel tiempo aún vivía en su soledad de las montañas de la Umbría el
divino Francisco de Asís, y ya por toda Italia se loaba la santidad de
fray Genebro, su amigo y su discípulo.

Fray Genebro, en verdad, completaba la perfección en todas las
virtudes evangélicas. Por la abundancia y perpetuidad de la Oración,
arrancaba de su alma las raíces más menudas del pecado y tornábala
limpia y cándida como uno de esos celestes jardines en que el suelo
anda regado por el Señor, y en donde solo pueden brotar azucenas. Su
penitencia durante veinte años de claustro fue tan dura y alta, que ya
no temía al Tentador; y ahora, solo con sacudir la manga del hábito,
rechazaba las tentaciones, las más pavorosas o las más deliciosas,
como si fuesen apenas moscas importunas. Benéfica y universal a la
manera de un orvallo de verano, su caridad no se derramaba únicamente
sobre las miserias del pobre; más sobre las melancolías del rico. En
su humildísima humildad no se consideraba ni el igual de un gusano.
Los bravíos barones cuyas negras torres asombraban a Italia, acogíanle
reverentemente y curvaban la cabeza ante este franciscano descalzo y
mal remendado que les diseñaba la mansedumbre. En Roma, en San Juan
de Letrán, el Papa Honorio besó las heridas de cadenas que le habían
quedado en los pulsos del año en que en la Mourama por amor de los
esclavos, padeciera esclavitud. Y como en esas edades los ángeles aún
viajaban por la tierra con las alas escondidas, arrimados a un bordón,
muchas veces, trillando un viejo camino pagano o atravesando una selva,
encontrábase un mozo de inefable hermosura que le sonreía y murmuraba:

--¡Buenos días, hermano Genebro!

Un día, yendo este admirable mendicante de Spoleto para Terni, y viendo
en el azul y en el sol de la mañana, sobre una colina cubierta de
encinas, las ruinas del castillo de Otofrid, pensó en su amigo Egidio,
antiguo novicio como él en el convento de Santa María de los Ángeles,
que se retiró a aquel desierto para avecinarse más de Dios, y allí
habitaba una cabaña de rastrojos, junto a las murallas derrocadas,
cantando y regando las lechugas de su huerto, porque su virtud era
amena. Y como ya habían pasado más de tres años desde que visitara
al buen Egidio, dejó el camino, pasó, abajo, en el valle, sobre las
piedras, el riachuelo que huía por entre los laureles en flor, y
comenzó a subir lentamente la frondosa colina.

Después de la polvareda y ardor del camino de Spoleto, era dulce
la larga sombra de los castaños y el césped que le refrescaba los
doloridos pies. A la mitad de la cuesta, en una roca en donde se
embrollaban zarzas, susurraba y lucía un hilo de agua. Extendido al
lado, en las hierbas húmedas, dormía, resonando consoladamente, un
hombre que de cierto guardaba cerdos por allí, porque vestía un grueso
zurrón de cuero y traía pendiente del cinto una bocina de porquero.
El buen fraile bebió ligero, ahuyentó los moscardones que zumbaban
sobre la ruda cara adormecida y continuó trepando por la colina con
su alforja y su cayado, agradeciendo al Señor aquella agua, aquella
sombra, aquella frescura, tantos bienes inesperados. Pronto pudo echar
de ver, en efecto, el rebaño de puercos diseminados bajo las frondas,
roncando y hozando las raíces: unos, magros y agudos, de cerdas
duras; otros, redondos, con el hocico corto ahogado en gordura, y los
lechones, corriendo en torno a las tetas de las madres, lúcidos y color
de rosa.

Fray Genebro pensó en los lobos y lamentó el sueño del pastor
descuidado. Al fin del matorral comenzaba la roca donde los restos del
castillo lombardo se erguían, revestidos de hiedra, conservando aún
alguna saetera agujereada sobre el cielo, o, en una esquina de torre,
un caño que, extendiendo el cuello de dragón, acechaba por medio de las
selvas bravas.

La cabaña del ermitaño, tejada de choza que unos pedazos de piedra
aseguraban, apenas se percibía entre aquellos oscuros granitos, por la
huerta que enfrente verdeaba, con sus tajos de col y estacas de habas
entre espliego oloroso. Egidio no andaría muy lejos, porque sobre
el muro de piedra suelta quedara su cántaro, su podón y su azada.
Dulcemente, para no importunarle por si a aquella hora de siesta
estuviese recogido y orando, fray Genebro empujó la puerta de tablas
viejas, que no tenía cerrojo para ser más hospitalaria:

--¡Hermano Egidio!

Del fondo de la ruda choza, que más parecía cueva de algún bicho, vino
un lento gemido:

--¿Quién me llama? Aquí, en este rincón, ¡en este rincón de muerte!...
De muerte, ¡hermano!

Fray Genebro acudió, y encontró al buen ermitaño estirado en un monte
de hojas secas, encogido entre harapos, y tan delgado, que su cara, en
otro tiempo harta y rosada, era como un pedacito de viejo pergamino muy
arrugado, perdido entre los rizos de las barbas blancas. Con infinita
caridad y dulzura le abrazó:

--¿Y ha cuánto tiempo, ha cuánto tiempo en este abandono, hermano
Egidio?

¡Loado Dios, desde la víspera! Aún en la víspera, a la tarde, después
de mirar por última vez para el sol y para su huerto, viniera a
extenderse en aquel rincón, para acabar... Mas hacía meses que le había
tomado un cansancio, que ni le permitía asegurar la cántara llena al
volver de la fuente.

--Y decidme, hermano Egidio, pues que el Señor me trajo, ¿qué puedo yo
hacer por vuestro cuerpo? Por el cuerpo, digo; que por el alma bastante
tenéis hecho en la virtud de esta soledad.

Gimiendo, arrebañando para el pecho las hojas secas en que yacía, como
si fueren pliegues de una sábana, el pobre ermitaño murmuró:

--Mi buen fray Genebro, no sé si es pecado; mas toda esta noche, en
verdad, os confieso, me apeteció comer un pedazo de carne, un pedazo de
puerco asado... ¿Será pecado?

Fray Genebro, con su inmensa misericordia, le tranquilizó. ¿Pecado? No,
ciertamente. Aquel que por tortura recusa a su cuerpo un contentamiento
honesto, desagrada al Señor. ¿No ordenaba Él a sus discípulos que
comieran las buenas cosas de la tierra? El cuerpo es siervo; y está en
la voluntad divina que sus fuerzas sean sustentadas para que preste
al espíritu, su amo, bueno y leal servicio. Cuando fray Silvestre,
ya enfermito, sintió aquel largo deseo de uvas moscateles, el buen
Francisco de Asís le condujo a la viña, y por sus manos le cogió los
mejores racimos, después de bendecirlos, para que fuesen más jugosas y
más dulces...

--¿Es un pedazo de puerco asado lo que apetecéis? --exclamó
risueñamente el buen fray Genebro, acariciando las manos transparentes
del ermitaño--. Pues, sosegad, hermano querido, que ya sé cómo os voy a
contentar.

E inmediatamente, con los ojos relucientes de caridad y de amor,
tomó el afilado podón que había visto sobre el muro del huerto.
Recogiendo las mangas del hábito, y más ligero que un gamo, ya que
era aquel un servicio del Señor, encaminose por la colina hasta los
densos castañales donde encontrara el rebaño de puercos. Y en llegando
allí, andando subrepticiamente, por entre los troncos, sorprendió
un lechoncito abandonado que hozaba en las bellotas, se echó sobre
él y, en tanto le sofocaba el hocico y los gritos, descepó, con dos
golpes certeros de podón, la pierna por donde lo agarrara. Después,
con las manos salpicadas de sangre, la pierna de puerco bien alta y
goteando sangre, dejando la res jadeando en una poza de sangre, el
piadoso hombre trepó la colina, corrió a la cabaña, gritó hacia dentro
alegremente:

--Hermano Egidio, la pieza de carne ya el Señor la dio; y yo, en santa
María de los Ángeles, era buen cocinero.

En el huerto del ermitaño arrancó una estaca de las habas, que con
el podón sangriento, apuntó en espeto. Entre dos piedras, encendió
una hoguera. Con celoso cariño asó la pierna de puerco. Era tanta su
caridad, que para dar a Egidio todos los gustos anticipados de aquel
banquete raro en tierra de mortificación, anunciaba con voces festivas
y de buena promesa:

--¡Ya se va dorando el porquiño, hermano Egidio! ¡La piel se va
tostando, santo!

Y por fin entró en la choza, triunfalmente, con el asado que humeaba
y exhalaba, cercado de frescas hojas de lechuga. Tiernamente ayudó a
sentar al viejo, que temblaba y se babeaba de gula. Apartole de las
pobres mejillas maceradas los cabellos que el sudor de la flaqueza
empastara. Y, para que el buen Egidio no se vejase con su voracidad y
tan carnal apetito, afirmábale en cuanto le partía las fibras gordas,
que también él hubiese comido regaladamente de aquel excelente puerco,
si no hubiera almorzado de sobra en la _Locanda de los Tres Caminos_.

--Mas ni bocado me podría entrar ahora, hermano; ¡me papé una gallina
entera! ¡Y después una fritada de huevos! ¡Y un cuartillo de vino
blanco!

El santo hombre mentía santamente, porque desde la madrugada no había
probado más que un magro caldo de hierbas, recibido por limosna en la
cancela de una granja.

Harto, consolado, Egidio dio un suspiro, y recayó en su lecho de hoja
seca. ¡Qué bien le hiciera, qué bien le hiciera! ¡El Señor, en su
justicia, pagase a su hermano Genebro aquel pedazo de puerco! Hasta
sentía el alma más fuerte para emprender la temerosa jornada... Y el
ermitaño con las manos alzadas, Genebro arrodillado, ambos loaron,
ardientemente, al Señor, que a toda necesidad solitaria, manda de allá
lejos el socorro.

Entonces, habiendo cubierto a Egidio con un pedazo de manta y puesto a
su lado la cántara llena de agua fresca, y tapado, contra el aire de la
tarde, la luz de la cabaña, fray Genebro, inclinado sobre él, murmuró:

--Mi buen hermano, vos no podéis quedar en este abandono... Yo voy
llevado por obra de Jesús, que no admite tardanza, mas pasaré por el
convento de Sambricena y daré recado para que venga un novicio y os
cuide con amor en vuestro trance. ¡Dios os vele entretanto, hermano!
¡Dios os sosiegue y os ampare con su mano derecha!

Mas Egidio cerrara los ojos; no se movió, o porque adormeciera, o
porque su espíritu, habiendo pagado aquel último salario al cuerpo,
como a un buen servidor, para siempre partiera, terminada su obra en
la tierra. Fray Genebro bendijo al viejo, tomó su bordón y descendió
a la colina de las grandes encinas. Bajo la fronda, hacia los lados
donde andaba el rebaño, la bocina del porquero resonaba ahora en un
toque de alarma y de furor. De cierto despertara; descubriera el lechón
mutilado. Apurando el paso, fray Genebro pensaba cuán magnánimo es el
Señor en permitir que el hombre, hecho a su imagen augusta, reciba tan
fácil consuelo de una pierna de cerdo asada entre dos piedras.

Retomó el camino, marchando para Terni. Desde ese día fue prodigiosa la
actividad de su virtud. A través de toda Italia, sin descanso, predicó
el Evangelio Eterno, endulzando la aspereza de los ricos, alargando la
esperanza de los pobres. Su inmenso amor iba aún más allá de los que
sufren, hasta a aquellos que pecan, ofreciendo un alivio a cada dolor,
extendiendo un perdón a cada culpa; y con la misma caridad con que
trataba los leprosos, convertía a los bandidos. Durante las invernadas
y la nieve, innumerables veces daba a los mendigos su túnica, sus
alpargatas; los abades de los monasterios ricos, las damas devotas
vestíanle de nuevo, para evitar el escándalo de su desnudez a su paso
por las ciudades; pero él, sin demora, en la primera esquina, ante
cualquier desarrapado, desvestíase otra vez sonriendo. Para redimir
siervos que sufrían bajo un amo fiero, penetraba en las iglesias y
arrancaba del altar los candelabros de plata, afirmando, jovialmente,
que más grato le era a Dios un alma liberta que una vela encendida.

Cercado de viudas, de criaturas famélicas, invadía las panaderías, las
carnicerías, hasta las tiendas de cambio, y reclamaba imperiosamente
en nombre de Dios la parte de los desheredados. Sufrir, sentir la
humillación, eran para él las únicas alegrías completas: nada le
deleitaba más que llegar de noche, mojado, hambriento, tiritando, a
una opulenta abadía feudal, y ser repelido de la portería como un
mal vagabundo; solo entonces, agachado en un rincón, lleno de lodo,
masticando un puñado de hierbas crudas, reconocíase verdaderamente
hermano de Jesús, que ni siquiera había tenido, como tienen los bichos
del monte, un cubil para abrigarse. Cuando en una ocasión en Perusa las
cofradías salieron a su encuentro, con festivas banderas, al repique
de las campanas, él echó a correr hacia un monte de estiércol, en
donde se revolcó y se ensució todo para que de aquellos que venían
a engrandecerle, solo pudiera recibir compasión y escarnio. En los
claustros, en los descampados, en medio de las multitudes, durante las
lides más pesadas, oraba constantemente, no por obligación, sino porque
en la plegaria encontraba un deleite adorable. Deleite mayor, sin
embargo, era para el franciscano, enseñar y servir.

Así, largos años, erró entre los hombres, vertiendo su corazón como
el agua de un río, ofreciendo sus brazos como incansables palancas; y
tan pronto, en una desierta ladera, aliviaba a una pobre vieja de su
carga de leña, como en una ciudad revuelta, donde reluciesen armas,
adelantábase con el pecho abierto, y amansaba las discordias.

En fin, una tarde, en víspera de Pascua, hallándose sentado,
descansando en los escalones de Santa María de los Ángeles, vio de
repente, en el aire liso y blanco, una vasta mano luminosa que sobre él
se abría y chispeaba. Pensativo, murmuró:

--He ahí la mano de Dios, su mano derecha, que se extiende para
acogerme o para repelerme.

Dio luego a un pobre, que allí rezaba el Ave María, con su alforja
debajo de las rodillas, todo lo que en el mundo le restaba, que era
un volumen del Evangelio, muy usado y manchado de sus lágrimas. El
Domingo, en la iglesia, al alzar la hostia, se desmayó; sintiendo
entonces que iba a terminar su jornada terrestre, quiso que le llevasen
para un corral y le acostaran sobre una camada de cenizas.

En santa obediencia al guardián del convento, consintió que le
limpiasen de sus trapos, le vistiesen un hábito nuevo; mas con los
ojos inundados de ternura, imploró que le enterrasen en un sepulcro
prestado, como fuera el de Jesús, su señor.

Y, suspirando, solo se quejaba de no sufrir:

--Oh, Señor, que tanto sufrió, ¿por qué no me manda a mí el
padecimiento bendito?

Al amanecer pidió que abriesen el portón del corral.

Contempló el cielo, que clareaba, escuchó las golondrinas que, en la
frescura y silencio, comenzaban a cantar sobre el borde del tejado,
y, sonriendo, recordó una mañana, así de silenciosa y fresca, en que,
andando con Francisco de Asís a la orilla del lado de Perusa, el
maestro incomparable detuviérase ante un árbol lleno de pájaros, y
paternalmente les recomendara que loasen siempre al Señor. «¡Hermanos
míos, hermanos pajaritos, cantad bien a vuestro Creador, que os dio
ese árbol para que en él habitéis, y toda esta limpia agua para en
ella beber, y esas plumas bien calientes para abrigaros vosotros, y
vuestros hijitos!» Luego, besando humildemente la manga del monje que
lo amparaba, Fray Genebro murió.


II

A seguida que cerró sus ojos carnales, un Grande Ángel penetró
diáfanamente en el corral y tomó en los brazos el alma de Fray Genebro.
Durante un momento, en la fina luz de la madrugada, deslizose por sobre
el frontero prado, tan levemente, que ni rozaba las puntas rociadas del
alto césped. Después, abriendo las alas, radiantes y níveas, traspuso
en un vuelo sereno, las nubes, los astros, todo el cielo que los
hombres conocen.

Anidada en sus brazos, como en la dulzura de una cuna, el alma de
Genebro conservaba la forma del cuerpo que sobre la tierra quedara;
aún la cubría el hábito franciscano, con un resto de polvo de ceniza
en los rudos pliegues, y con un mirar nuevo, que ahora todo traspasaba
y todo comprendía, contemplaba, en un deslumbramiento, aquella
región en que el Ángel luciera alto, más allá de los universos
transitorios y de todos los rumores siderales. Era un espacio sin
límite, sin contorno y sin color. Por encima comenzaba una claridad,
subiendo desparramada a la manera de una aurora cada vez más blanca
y más luciente y más radiante, hasta que resplandecía en un fulgor
tan sublime, que en ella un sol corruscante sería como una mancha
pardusca. Y por abajo extendíase una sombra cada vez más deslucida, más
oscura, más cenicienta, hasta que formaba como un espeso crepúsculo
de profunda, insondable tristeza. Entre esa refulgencia ascendente y
la oscuridad inferior, permaneciera el Ángel inmóvil, esperando, con
las alas cerradas. También el alma de Genebro sentía perfectamente que
estaba allí, esperando, entre el Purgatorio y el Paraíso. En esto,
súbitamente, en las alturas, aparecieron los dos inmensos platos de
una balanza; uno que rebrillaba como diamante y estaba reservado a
sus Buenas Obras; otro, más negro que el carbón, para recibir el
peso de sus Obras Malas. En los brazos del Ángel, el alma de Genebro
estremeciose... El plato diamantino comenzó a descender lentamente.
¡Oh, contentamiento y gloria! Cargado con sus Buenas Obras, descendía,
calmo y majestuoso, esparciendo claridad. Tan pesado venía, que sus
gruesas cuerdas rechinaban, crujían, y entre ellas, formando como una
montaña de nieve, resaltaban magníficamente sus virtudes evangélicas.
Allí aparecían las incontables limosnas que sembrara en el mundo, ahora
desabotonadas en blancas flores, llenas de aroma y de luz.

Su humildad era una cumbre, aureolada por un resplandor. Y cada una de
sus penitencias centelleaba más límpidamente que cristales purísimos.
Su perenne oración subía y enroscábase en torno de las cuerdas, a la
manera de una deslumbrante niebla de oro.

Sereno, con la majestad de un astro, el plato de las Buenas Obras
paró, finalmente, con su carga preciosa. El otro, allá arriba, no se
movía, negro, del color del carbón; inútil, olvidado, vacío. Ya de las
profundidades, sonoros bandos de Serafines volaban, balanceando palmas
verdes. El pobre franciscano iba a entrar triunfalmente en el Paraíso,
y aquella era la milicia divina que le acompañaría cantando. Un temblor
de alegría pasó en la luz del Paraíso, que un santo nuevo enriquecía,
y el alma de Genebro pregustó las delicias de la Bienaventuranza. ¡Y
estando así, súbitamente, en lo alto, el plato negro osciló como a
un peso inesperado que sobre él cayese! Comenzó a descender, duro,
temeroso, haciendo una sombra doliente a través de la celestial
claridad. ¡Qué mala acción de Genebro traía tan menuda que ni se dejaba
ver, tan pesada que forzaba el plato luminoso a subir, remontarse
ligeramente, como si la montaña de las Buenas Acciones que en él
transbordaban, fuesen un humo mentiroso! ¡Oh, dolor! ¡Oh, desesperanza!

Retrocedían los Serafines con las alas temblantes. En el alma de Fray
Genebro corrió un calofrío inmenso de terror. El negro plato descendía,
firme, inexorable, con las cuerdas tirantes, y en la región que se
hallaba bajo los pies del Ángel, cenicienta, de inconsolable tristeza,
una masa de sombra, muellemente y sin rumor, palpitó, creció, rodó,
como la onda de una marea devoradora.

El plato, más triste que la noche, detuviérase, parara en pavoroso
equilibrio con el plato que rebrillaba. Y los Serafines, Genebro, el
Ángel que le trajera, descubrieron, en el fondo de aquel plato que
inutilizaba a un Santo, un cerdo, un pobre lechoncillo con una pierna
bárbaramente mutilada, revolcándose, al morir, en una poza de sangre...
¡El animal mutilado pesaba tanto en la balanza de la justicia como la
montaña luminosa de perfectas virtudes!

En aquel punto, de las alturas surgió una vasta mano, abriendo los
dedos que chispeaban. Era la mano de Dios, su mano derecha, que ya se
le apareciera a Genebro en la escalera de Santa María de los Ángeles,
y que ahora supremamente se extendía para acogerle o para repelerle.
Toda la luz y toda la sombra, desde el Paraíso fulgente al Purgatorio
crepuscular, se contrajeran en un recogimiento de indecible amor y
terror. En la extática mudez, la vasta mano, a través de las alturas,
lanzó un gesto que repelía... y el Ángel, bajando la faz compadecida,
alargó los brazos y dejó caer el alma de Fray Genebro en la oscuridad
del Purgatorio.



[Ilustración]

SINGULARIDADES DE UNA SEÑORITA RUBIA


I

Comenzó por decirme que su caso era natural, y que se llamaba Macario.

Debo contar que conocí a este hombre en un hospedaje del Miño. Era
alto y grueso; tenía una calva larga, lúcida y lisa, con pelos raros y
finos que se le erizaban en derredor; y sus ojos negros, con la piel
en torno arrugada y amarillenta, y ojeras papudas, tenían una singular
claridad y rectitud, por detrás de sus anteojos redondos con aros de
concha. Tenía la barba rapada, el mentón saliente y resuelto. Traía una
corbata de raso negro, apretada por detrás con una hebilla; una levita
larga color de piñón, con las mangas estrechas y justas y bocamangas
de veludillo. Por la larga abertura de su chaleco de seda, en donde
relucía una cadena antigua, asomaban los blandos pliegues de una camisa
bordada.

Era esto en septiembre; ya anochecía más pronto, con una frialdad fina
y seca y una oscuridad espantosa. Yo me había apeado de la diligencia,
fatigado, hambriento, arrebozado en un cobertor de listas escarlata.

Venía de atravesar la sierra y sus perspectivas pardas y desiertas.
Eran las ocho de la noche. El cielo estaba pesado y sucio. Y, o fuese
un cierto adormecimiento cerebral producido por el rodar monótono de
la diligencia, o la influencia del paisaje escarpado y árido, bajo
el cóncavo silencio nocturno, o la opresión de la electricidad, que
henchía las alturas, el hecho es que yo --que soy naturalmente positivo
y realista-- había venido tiranizado por la imaginación y por las
quimeras. Existe, en el fondo de cada uno de nosotros, por fríamente
educados que seamos, un resto de misticismo; y basta, a las veces, un
paisaje lúgubre, el viejo muro de un cementerio, un yermo ascético,
las emolientes blancuras de un lunar, para que ese fondo místico,
suba, se alargue como una neblina, llene el alma, la sensación y la
idea, y quede así el más matemático o el más crítico, tan triste, tan
visionario, tan idealista, como un viejo monje poeta.

A mí, lo que me lanzó en la quimera y en el sueño, fue el aspecto
del monasterio de Rastello, que yo había visto, a la claridad suave
y otoñal de la tarde, en su dulce colina. Mientras iba anocheciendo,
y la diligencia rodaba continuamente al trote flaco de sus magros
caballos blancos, y el cochero, con el capuchón del gabán enterrado en
la cabeza, rumiaba su pipa, yo me puse, elegíacamente, ridículamente, a
considerar la esterilidad de la vida; y deseaba ser un monje, estar en
un tranquilo convento, entre arbolados, o en la murmuradora concavidad
de un valle, y en tanto el agua canta sonoramente en las tazas de
piedra, leer la _Imitación_, y oyendo a los ruiseñores en los laureles,
tener saudades del cielo. No se puede ser más estúpido.

Pero yo sentía así, y atribuyo a esta disposición visionaria la falta
de espíritu --la sensación-- que me hizo la historia de aquel hombre de
las bocamangas de veludillo.

Mi curiosidad comenzó durante la cena, cuando yo deshacía el pecho
de una gallina ahogada en arroz blanco, con rebanadas escarlata de
salchichón, y la criada, gorda y llena de pecas, hacía espumar el vino
verde en la copa, dejándolo caer de alto de una colodra vidriada. El
hombre estaba enfrente de mí, comiendo tranquilamente su jalea: le
pregunté, con la boca llena, y mi servilleta de lino de Guimarães
suspendida en los dedos, si él era de Villa Real.

--Vivo allí hace muchos años --respondió.

--Tierra de mujeres bonitas, según me consta --dije.

El hombre se calló.

--¿Eh? --torné.

El hombre arrebujose en un silencio completo. Hasta entonces estuviera
alegre, riendo dilatadamente, locuaz y lleno de simplicidad; y de
pronto inmovilizó su fina sonrisa.

Comprendí que había tocado la carne viva de un recuerdo. De seguro
había un _mujer_ en el destino de aquel viejo. Ahí estaba su melodrama
o su farsa, porque inconscientemente me determiné en la idea de que el
_hecho_, el _caso_ de aquel hombre, tendría que ser grotesco y exhalar
escarnio.

Así que le dije:

--A mí me han asegurado que las mujeres de Villa Real son las más
bonitas del Norte. Para ojos negros, Guimarães; para cuerpos, San
Alejo; para cabellos, los Arcos; allí es en donde se ven los cabellos
claros color de trigo.

El hombre seguía callado, comiendo, con los ojos bajos.

--Para cinturas finas, Viana; para buenos cutis, Amarante; y para todo
esto, Villa Real. Yo tengo un amigo que se vino a casar a Villa Real.
Tal vez le conozca. Peixoto, uno alto, de barba rubia, bachiller.

--Peixoto, sí --murmuró, mirándome gravemente.

--Vino a casarse a Villa Real, como antiguamente se iban a casar a
Andalucía --cuestión de arreglar la fina flor de la perfección--. A su
salud.

Evidentemente le molestaba, porque se levantó, fue a la ventana con un
paso pesado, y entonces reparé en sus gruesos zapatos de cachemir con
suela fuerte y cordones de cuero. Y salió.

Cuando pedí mi candelero, la criada trájome un velón de latón lustroso
y antiguo, y dijo:

--El señor está con otro. El número 3. En los hospedajes del Miño, a
las veces, cada cuarto es un dormitorio independiente.

--Bien --dije yo.

--El número 3 era en el fondo del corredor. A las puertas de los
lados, los huéspedes habían puesto su calzado para limpiar: veíanse
unas gruesas botas de montar, enfangadas, con espuelas de correa;
los zapatos blancos de un cazador; botas de propietario, de altas
cañas bermejas; las botas de un cura, altas, con su borla de seda;
los botines de becerro de un estudiante; y en una de las puertas, el
número 15, había unas botinas de mujer, de raso, pequeñitas y finas, y
al lado, las botinitas de un niño, todas rotas y gastadas, y sus cañas
de paño forradas de pieles caíanle para los lados, con los cordones
desatados. Todos dormían. Frente al número 3, estaban los zapatos de
cachemir con correas; y cuando abrí la puerta vi al hombre de las
bocamangas de veludillo que amarraba en la cabeza un pañuelo de seda;
tenía una chaqueta corta de ramajes, unas medias de lana, gruesas y
altas, y los pies metidos en unas chinelas de orillo.

--No repare usted --me dijo.

--Libertad completa --y para establecer la intimidad, me saqué la
chaqueta.

No diré los motivos, por los cuales de allí a poco, ya acostado, me
relató su historia. Hay un proverbio eslavo de Galicia, que dice: «lo
que no cuentas a tu mujer, lo que no cuentas a tu amigo, cuéntaselo
a un extraño en el hospedaje». Mas él tuvo rabias inesperadas y
dominantes en el ínterin de su larga y sentida confidencia. Fue a
propósito de mi amigo Peixoto, que se había ido a casar a Villa Real.
¡Le vi llorar, a aquel viejo de casi sesenta años! Tal vez la historia
se juzgue trivial; a mí, que en esa noche estaba nervioso y sensible,
me pareció terrorífica; mas cuéntola apenas como un accidente singular
de la vida amorosa...

Comenzó, pues, por decirme, que su caso era natural, y que se llamaba
Macario.

Le pregunté yo entonces si era de una familia que yo conociera, que
tenía el apellido de _Macario_; y como él me respondiese que era
primo de esos tales, aventuré a seguida una idea muy simpática de
su carácter, porque los Macarios eran una antigua familia, casi una
dinastía de comerciantes, que mantenían con una severidad religiosa
su vieja tradición de honra y de escrúpulo. Díjome Macario que en ese
tiempo, en 1823 o 33, en su mocedad, su tío Francisco tenía en Lisboa,
un almacén de paños, y que él era uno de los dependientes. Al cabo de
un tiempo, el tío compenetrábase de ciertos instintos inteligentes y
del talento práctico y aritmético de Macario, y le dio el escritorio.
Macario tornose su tenedor de libros.

Díjome que siendo naturalmente linfático, y tímido, su vida tenía en
ese tiempo una gran concentración. Un trabajo escrupuloso y fiel,
algunas raras meriendas en el campo, un esmero distinto en el traje
y en la ropa blanca, era todo el interés de su vida. La existencia
en aquel entonces era casera y estrecha. Una gran simplicidad social
aclaraba las costumbres; los espíritus eran más ingenuos, los
sentimientos menos complicados.

Comer alegremente en una huerta, bajo los parrales, viendo correr el
agua de las riegas, llorar con los melodramas que rugían entre los
bastidores del Salitre, alumbrados con cera, eran contentamientos que
bastaban a la burguesía cautelosa. Demás de eso, los tiempos eran
confusos y revolucionarios; y nada torna al hombre recogido, amigo del
hogar, simple y fácilmente feliz, como la guerra. La paz, dando vagar a
la imaginación, causa las impaciencias del deseo.

A los veintidós años, Macario, como le decía una vieja tía que fuera
querida del magistrado Curvo Semedo, aún no había _sentido a Venus_.

Mas por ese tiempo vino a morar enfrente del almacén de los Macarios,
en un tercer piso, una mujer de cuarenta años, vestida de luto, con una
piel blanca y descolorida, el busto bien hecho y un aspecto deseable.
Macario tenía su pupitre en el primer piso, encima del almacén, al
borde de un balcón, y desde allí vio una mañana a aquella mujer
con el cabello negro suelto y ensortijado, una blusa blanca y los
brazos desnudos, llegarse al antepecho de una ventana para sacudir un
vestido. Macario fijó en ella su mirada, y sin más intención, díjose
mentalmente que aquella mujer, a los veinte años debía haber sido una
persona cautivante y llena de dominio; porque sus cabellos, violentos
y ásperos, las cejas espesas, el labio fuerte, el perfil aquilino y
firme, revelaban un temperamento activo e imaginaciones apasionadas.
En tanto, continuó serenamente alineando sus cifras. Mas por la noche,
estaba fumando, sentado a la vera de la ventana de su cuarto, que
abría sobre el patio; era una noche de julio y la atmósfera, eléctrica
y amorosa; el violín de un vecino gemía una _jácara_ morisca de un
melodrama que entonces sensibilizaba; el cuarto hallábase sumido en
una penumbra dulce y llena de misterio, y Macario, que calzaba unas
chinelas, de improviso se acordó de aquellos cabellos negros y fuertes
y de aquellos brazos que tenían el color de los mármoles pálidos;
desperezose, bamboleó mórbidamente la cabeza por el respaldo del sillón
de mimbre, como los gatos sensibles, que se estregan, y decidió,
bostezando, que su vida era monótona. Y al otro día, aún impresionado,
sentose ante su pupitre con la ventana abierta y mirando a la casa
frontera en donde vivían aquellos largos cabellos, comenzó a recortar
lentamente su pluma de madera. No se asomó nadie al balcón de antepecho
con persianas verdes. Macario estaba hastiado, pesado, y el trabajo
fue lento. ¡Pareciole que había en la calle un sol alegre y que en los
campos las sombras debían ser mimosas y que se hallaría bien viendo
el palpitar de las mariposas blancas en las madreselvas! Cuando cerró
el pupitre, sintió que se abrían las maderas de los ventanales de
enfrente: eran de seguro los cabellos negros. Aparecieron unos cabellos
rubios. ¡Oh! Macario salió a seguida, descaradamente al balcón,
afilando un lápiz. Era una señorita de unos veinte años, fina, fresca,
rubia como una viñeta inglesa; la blancura de la piel tenía algo de
la transparencia de las viejas porcelanas, y había en su perfil una
línea pura como de una medalla antigua. Los viejos poetas pintorescos
habríanla llamado paloma, armiño, nieve y oro.

Macario se dijo:

--Es hija.

La otra vestía de luto, y esta, la rubia, traía un vestido de muselina
con lunares azules, una pañoleta de Cambray cruzada sobre el pecho, las
mangas con encajes, y todo era aseado, mozo, fresco, flexible y tierno.

Por entonces Macario era rubio, con la barba corta, el pelo rizado, y
su figura debía tener aquel aire seco y nervioso que después del siglo
XVIII y de la revolución, fue tan vulgar en las razas plebeyas.

La señorita rubia reparó naturalmente en Macario y naturalmente cerró
las maderas, corriendo por detrás una cortina de muselina bordada.
Estas pequeñas cortinas datan de Goethe y tienen en la vida amorosa un
interesante destino: revelan. Levantarles una punta y espiar, fruncirla
suavemente, revela un fin; correrla, sujetar en ella una flor,
agitarla, haciendo sentir que por dentro un rostro atento se mueve y
espera, son viejas maneras con que en la realidad y en el arte comienza
la novela. La cortina irguiose despacito y el rostro rubio avizoró.

Macario no me contó por palpitaciones la historia minuciosa de su
corazón. Dijo sencillamente que de allí a cinco días _estaba loco por
ella_. Su trabajo tornose luego perezoso e infiel, y su bella letra
cursiva inglesa, firme y larga, adquirió curvas, ganchos, rabos, en
donde estaba toda la novela impaciente de sus nervios. No la podía ver
por la mañana; el sol mordiente de julio batía y abrasaba la ventana.
Solo por la tarde se fruncía la cortina, se abrían las maderas, y
ella, extendiendo una almohadilla en el borde del antepecho, venía
a acodarse, mimosa y fresca, con un abanico en la mano. Abanico que
preocupó a Macario: era chinés, redondo, de seda blanca, con dragones
escarlata bordados a pluma, una armazón de pluma azul, fina y trémula
como un plumón, y su cabo de marfil, del cual pendían dos borlas de
hilo de oro, tenía incrustaciones de nácar a la manera persa.

Un abanico magnífico y, en aquel tiempo, inesperado, en las manos
plebeyas de una señorita vestida de muselina. Mas como ella era rubia y
la madre tan meridional, Macario, con esa intuición interpretativa de
los enamorados, respondió a su curiosidad: _será hija de un inglés_.
El inglés va a la China, a Persia, a Ormuz, a Australia y viene lleno
de aquellas joyas de los lujos exóticos, y ni Macario sabía por qué
le preocupaba así aquel abanico de mandarina: mas según él me dijo,
_aquello le agradó_.

Transcurriera una semana, cuando un día Macario vio, desde su mesa, que
la rubia salía con la madre, porque se acostumbrara a considerar madre
a aquella magnífica señora magníficamente pálida y vestida de luto.

Macario fue a la ventana y las vio atravesar la calle y entrar en el
almacén. ¡En su almacén! Descendió corriendo, trémulo, impaciente,
apasionado y con palpitaciones. Ya estaban apoyadas en el mostrador,
y un dependiente desdoblábales cachemires negros. Esto conmovió a
Macario; él mismo me lo dijo:

--Porque, en fin, querido, no era natural que ellas fuesen a comprar
cachemires negros.

No; ellas no usaban _amazonas_; no querrían ciertamente tapizar
sillas con cachemir negro: no había hombres en su casa; de suerte,
que aquella venida al almacén era un medio delicado para verle de
cerca y hablarle, y tenía todo el encanto penetrante de una mentira
sentimental. Yo advertí a Macario que, siendo así, él debía extrañar
aquel movimiento amoroso, porque denotaba una complicidad equívoca
en la madre. Él me confesó que _ni pensaba en tal_. Lo que hizo fue
acercarse al mostrador y decir estúpidamente:

--Sí, señor; van bien servidas: este cachemir no encoge.

La rubia irguió hacia él su mirar azul, y Macario quedó como si se
sintiese envuelto en la dulzura de un cielo.

Y cuando iba a decirle una palabra reveladora y vehemente, apareció en
el fondo del almacén el tío Francisco, con su larga levita color de
piñón y botones amarillos. Como era singular y desusado hallarse al
señor tenedor de libros vendiendo en el mostrador, y el tío Francisco,
con su crítica estrecha y célibe, podía escandalizarse, Macario comenzó
a subir lentamente la escalera en caracol que llevaba al escritorio, y
aún oyó la voz delicada de la rubia decir blandamente:

--Ahora querría ver telas de la India.

El dependiente fue a buscar un pequeño paquete de aquellas telas,
apiladas y apretadas con una tira de papel dorado.

Macario, que había adivinado en aquella visita una revelación de amor,
casi una _declaración_, estuvo todo el día entregado a las amargas
impaciencias de la pasión.

Anduvo distraído, absorto, pueril; no dio la menor atención al
escritorio; comió callado, sin escuchar al tío Francisco, que exaltaba
las albóndigas; apenas reparó en su sueldo, que le fue satisfecho en
plata, a las tres, y no entendió bien las recomendaciones del tío y la
preocupación de los dependientes sobre la desaparición de un paquete de
pañuelos de la India.

--Es la costumbre de dejar entrar pobres en el almacén --había dicho
el tío Francisco, en su laconismo majestuoso--. Son doce duros de
pañuelos. Lance a mi cuenta.

En tanto, Macario rumiaba secretamente una carta; mas sucedió que al
otro día, estando él en el balcón, la madre, la de los cabellos negros,
vino a apoyarse en el antepecho, y en ese momento pasaba por la calle
un muchacho amigo de Macario, que al ver a aquella señora se paró y
le sacó, con una cortesía risueña, su sombrero de paja. Macario quedó
radiante. Aquella noche buscó a su amigo, y, brutalmente, sin medias
tintas:

--¿Quién es aquella mujer que saludaste hoy frente al almacén?

--Es la Villaça. Bella mujer.

--¿Y la hija?

--¡La hija!

--Sí; una rubia clara, con un abanico chinés.

--¡Ah! sí. Es hija.

--Es lo que yo decía.

--¿Sí? ¿Y qué?

--Es bonita.

--¡Es bonita!

--Es gente de bien, ¿eh?

--Sí; gente de bien.

--Está bien. ¿Tú las conoces mucho?

--Las conozco. Mucho, no. Las encontraba antes en casa de doña Claudia.

--Bien; oye.

Y Macario, contando la historia de su corazón despertado y exigente, y
hablando del amor con las exaltaciones de entonces, pidiole, como la
gloria de su vida, que _hallase un medio de encajarlo allí_. No era
difícil. Las Villaças acostumbraban ir los sábados a casa de un notario
muy rico, en la calle de los Calafates; eran reuniones sencillas y
pacatas, en donde se cantaban motetes con música de clavicordio, se
glosaban motes y había juegos de prendas del tiempo de la señora doña
María I, y a las nueve, la criada servía horchata. Bien. El primer
sábado, Macario, de casaca azul, calzas de Nankin con presillas de
metal, corbata de raso rojo, curvábase delante de la esposa del
notario, la señora doña María de la Gracia, persona seca y ahilada,
con un vestido bordado a matiz, una nariz corva, un enorme anteojo de
concha y una pluma de _marabout_ en sus cabellos grises. En un rincón
de la sala, entre un _frou-frou_ de vestidos enormes, estaba la pequeña
Villaça, la rubia, vestida de blanco, sencilla, fresca, con su aire
de grabado en color. La madre, la soberbia mujer pálida, cuchicheaba
con un magistrado de figura apoplética. El notario era hombre letrado,
latinista y amigo de las musas; escribía en un periódico de entonces,
_La alcoba de las damas_, porque era, sobre todo, galante, y él mismo
se intitulaba, en una oda pintoresca, _mozo escudero de Venus_. Así,
sus reuniones eran ocupadas por las bellas artes, y en esa noche,
un poeta del tiempo debía leer un poemita intitulado _¡Elmira, o la
venganza del veneciano!_...

Comenzaban entonces a aparecer las primeras audacias románticas.
Las revoluciones de Grecia principiaban a atraer a los espíritus
románticos y salidos de la mitología hacia los países maravillosos de
Oriente. Por dondequiera se hablaba del pachá de Janina. La poesía
apoderábase vorazmente de este mundo nuevo y virginal de minaretes,
serrallos, sultanas color de ámbar, piratas del Archipiélago y salas
tapizadas, llenas de perfume del áloe, en donde pachás decrépitos
acarician leones. De suerte que la curiosidad era grande; y cuando el
poeta apareció con los cabellos largos, la nariz aquilina y fatal, el
pescuezo embarazado en la alta gola de su frac a la Restauración y un
canuto de lata en la mano, Macario fue el único que no experimentó
sensación alguna, porque estaba todo embebecido hablando con la niña de
Villaça. Decíale afablemente:

--¿Y entonces, el otro día, le gustó el cachemir?

--Mucho --dijo ella en voz baja.

Desde ese momento, envolvioles un destino nupcial.

Entretanto, en el amplio salón, pasábase la noche espiritualmente.
Macario no me pudo dar todos los pormenores históricos y
característicos de aquella asamblea. Recordaba apenas que un corregidor
de Leiria recitaba el _Madrigal a Lidia_; leíalo de pie, con una lupa
redonda aplicada sobre el papel, la pierna derecha adelantada, la
mano en la abertura del chaleco blanco de gola alta. Y a la redonda,
formando círculo, las damas, con vestidos de ramazón, cubiertas de
plumas, las mangas estrechas terminadas en vuelos fofos de encaje,
mitones de seda negra llenos del centelleo de los anillos, tenían
sonrisas tiernas, cuchicheos, dulces murmuraciones, risitas y un blando
palpitar de abanicos recamados de lentejuelas.

--¡Muy bonito --decían--, muy bonito!

--Y el corregidor, desviando el lente, cumplimentaba sonriendo y
veíasele un diente podrido.

Luego, la preciosa doña Jerónima de la Piedad y Sande, sentándose con
maneras conmovidas ante el clavicordio, cantó con su voz gangosa la
antigua aria de Lully:

      ¡Oh, Ricardo!; ¡oh, mi rey!
    El mundo te abandona,

lo que obligó al terrible Gaudencio, demócrata del 20 y admirador de
Robespierre, a murmurar rencorosamente junto a Macario:

--¡Reyes!... ¡Víboras!

Después, el canónigo Saavedra cantó una romanza de Pernambuco, muy
usada en el tiempo del señor Don Juan VI: _lindas mozas, lindas mozas_.

Así fue corriendo la noche, literaria, pachorrienta, erudita,
requintada y toda llena de musas.

Ocho días después, Macario era recibido en casa de la Villaça, en un
domingo. Convidáralo la madre, diciéndole:

--Espero que el vecino honre aquella choza.

El magistrado apoplético, que estaba al lado, exclamó:

--¿Choza? Diga alcázar, hermosa dama.

En esta noche hallábanse allí el amigo del sombrero de paja, un viejo
caballero de Malta, renco, estúpido y sordo, un beneficiado de la
catedral, ilustre por su voz de tiple, y las hermanas Hilarias, de
las cuales, la más vieja, habiendo asistido, como aya de una señora
de la casa de la Mina, a la torada de Salvatierra, en que murió el
conde de los Arcos, nunca dejaba de narrar los pintorescos episodios
de aquella tarde; la figura del conde de los Arcos, de cara rapada y
una cinta de raso escarlata en la coleta; el soneto que un magro poeta,
parásito de la casa de Vimioso, recitó cuando el conde entró, haciendo
ladear su caballo negro, enjaezado a la española, con una gualdrapa
en donde figuraban sus armas labradas en plata; el tumbo que en ese
momento dio un fraile de San Francisco desde las gradas más altas, y
la hilaridad de la corte, que hasta la condesa de Pavolide se llevaba
las manos a los costados; después, el rey, el señor Don José I, vestido
de terciopelo escarlata, recamado de oro, acodado en el borde de su
palco y haciendo girar entre dos dedos su caja de rapé guarnecida, y
por detrás, inmóviles, el médico Lourenço y el fraile, su confesor;
después, el rico aspecto de la plaza llena de gente de Salvatierra,
mayorales, frailes, lacayos y el grito que hubo, cuando Don José I
entró: ¡Viva el rey, nuestro señor! Y el pueblo se arrodilló y el rey
habíase sentado, y comía dulces que le ofreció un criado, en una bolsa
de terciopelo.

Luego, la muerte del conde de los Arcos, los desmayos, y hasta el rey,
todo inclinado, batiendo con la mano en el antepecho, gritando en la
confusión; y el capellán de la casa de los Arcos, que había salido
corriendo desaladamente a buscar la extremaunción. Ella, Hilaria,
quedara aterrada de pavor; sentía los mugidos de los bueyes, gritos
agudos de mujeres, los aullidos de los flatos, y viera entonces a un
viejo, todo vestido de terciopelo negro, con la fina espada en la mano,
debatirse entre hidalgos y damas que lo sujetaban, y querer tirarse a
la plaza, bramando de rabia. «Es el padre del conde», explicaban en
torno. Ella desmayárase en los brazos de un padre de la Congregación.
Al volver en sí, hallose junto a la plaza; a la puerta estaba la
berlina real, con los postillones emplumados, los machos llenos de
cascabeles, y, al frente, los batidores a caballo; veíase allá dentro
al rey, escondido en el fondo, pálido, sorbiendo febrilmente rapé,
todo encogido, con el confesor, y par a par, con una de las manos
apoyadas en el alto bastón, hombrachón, fuerte, el aspecto melancólico,
el marqués de Pombal hablaba despacito e íntimamente, gesticulando
con el lente. Los batidores picaron, resonaron los estallidos de los
postillones, y la berlina partió al galope, mientras el pueblo gritaba:
¡Viva el rey, nuestro señor! ¡Y la campana de la capilla del palacio
tocaba a difuntos! Era una honra que concedía el rey a la casa de los
Arcos.

En el punto en que doña Hilaria acabó de contar, suspirando, estas
desgracias pasadas, comenzose a jugar. Macario no recordaba lo que se
había jugado en esa noche radiosa, lo cual parece singular. Solo se
acordaba de que había quedado al lado de la pequeña de Villaça (que se
llamaba Luisa), que reparara mucho en su fina piel rosada, embebida
en luz, y en la dulce y amorosa pequeñez de su mano con las uñas más
pulidas que el marfil de Dieppe. Se acordaba también de un accidente
excéntrico, que le había hecho determinarse, desde ese día, a sentir
una gran hostilidad al clero de la catedral. Macario estaba sentado
a la mesa, y a su lado Luisa, la cual habíase vuelto hacia él, con
una de las manos sosteniendo su fina cabecita rubia y amorosa, y la
otra descansando en el regazo. El beneficiado sentárase enfrente,
con su bonete negro, sus anteojos en la punta aguda de la nariz, el
tono azulado de la fuerte barba rapada, y sus dos grandes orejas,
complicadas y llenas de pelo, separadas del cráneo como dos postigos
abiertos. En esto, como era necesario al final del juego pagar unos
tantos al caballero de Malta, que cayera al lado del beneficiado,
Macario sacó del bolsillo una moneda y en tanto el caballero, todo
curvado y bizqueando un ojo, hacía la suma de los tantos en el dorso de
un as, Macario conversaba con Luisa, haciendo girar sobre el paño verde
su moneda de oro, como un bolillo o un peón. Era una moneda nueva que
relucía, chispeaba, rodando, y hería la vista como una bola de nieve
iluminada. Luisa sonreía viéndola girar, girar, y le parecía a Macario
que todo el cielo, la pureza, la bondad de las flores y la castidad de
las estrellas estaban en aquella clara sonrisa distraída, espiritual,
arcangélica, con que ella seguía el giro fulgurante de la moneda nueva
de oro. De repente, la pieza, corriendo hasta el borde de la mesa, cayó
hacia el lado del regazo de Luisa y desapareció sin que se oyese en el
suelo de madera su sonido metálico. El beneficiado inclinose en seguida
cortésmente; Macario apartó la silla, mirando por debajo de la mesa; la
Villaça madre alumbró con un candelabro, y Luisa irguiose y sacudió con
un levísimo golpe su vestido de muselina. La moneda no pareció.

--¡Es célebre! --dijo el amigo del sombrero de paja--, yo no la oí
sonar en el suelo.

--¡Ni yo, ni yo! --dijeron.

El beneficiado, curvado, buscaba tenazmente, y la Hilaria más joven,
murmuraba el responso de San Antonio.

--Pues la casa no tiene agujeros --decía la Villaça, madre.

--¡Desaparecer así! --refunfuñaba el beneficiado.

Macario exhalábase en exclamaciones desinteresadas:

--¡Por el amor de Dios! ¡No busquen más! ¡Qué más da! ¡Mañana parecerá!
¡Tengan la bondad! ¡Háganme el favor! ¡Doña Luisa! ¡Por el amor de
Dios! ¡No vale nada!

Pero mentalmente estableció que hubiera una sustracción, y se la
atribuyó al beneficiado. La pieza rodara, seguramente hasta junto
de él, sin ruido: pusiérale encima su vasto zapato eclesiástico y
tachuelado; y, después, en el movimiento brusco y corto que había
hecho, aprehendiérala vilmente. Cuando salieron, el beneficiado,
todo embozado en su amplia capa de camelote, decía a Macario por la
escalera:

--¿Mire usted que la desaparición de la moneda, eh? ¡Qué broma!

--¿Le parece a usted, señor beneficiado? --dijo Macario, deteniéndose,
pasmado de la impudencia.

--¿Que si me parece? ¡Si le parece! ¡Una moneda de oro! ¡Solo si usted
las siembra!... ¡Porra! ¡Yo me volvía loco!

Macario sintió tedio de aquella astucia fría. No le respondió. El
beneficiado, añadió:

--¡Mande allá mañana por la mañana, hombre! ¡Qué diablo!... ¡Dios me
perdone! ¡Qué diablo! Una moneda no se pierde así. ¡Qué mala suerte, eh!

Macario sentía ganas de pegarle. Estando en esto fue cuando Macario me
dijo con su voz singularmente sensible:

--En fin, amigo mío, para abreviar razones, resolví casarme con ella.

--¿Y la moneda?

--¡No pensé más en eso! ¡Iba a pensar yo entonces en la moneda!
¡Resolví casarme con ella!


II

Macario me contó lo que le determinara más precisamente en aquella
resolución profunda y perpetua. Fue un beso. Mas ese suceso, casto
y sencillo, yo lo callo, porque el único testigo fue una imagen en
estampa de la Virgen, que estaba colgada en su cuadrito de madera,
en la sala oscura que abría a la escalera... Un beso fugitivo,
superficial, efímero. Y bastó eso a su espíritu recto y severo para
obligarlo a tomarla como esposa, y darle una fe inmutable y la posesión
de su vida. Tales fueron sus esponsales. Aquella simpática sombra de
las ventanas vecinas tórnase para él un destino, el fin moral de su
vida, y toda la idea dominante de su trabajo. Esta historia toma, desde
luego, un alto carácter de santidad y de tristeza.

Macario me habló largamente del carácter y de la figura del tío
Francisco: su aventajada estatura, sus lentes de oro, su barba
grisácea, en collar, por debajo del mentón, un tic nervioso que
tenía en una ventana de la nariz, la dureza de su voz, su austera
y majestuosa tranquilidad, sus principios antiguos, autoritarios y
tiránicos, y la brevedad telegráfica de sus palabras.

Cuando Macario le dijo una mañana, durante el almuerzo, brutalmente,
sin transiciones emolientes: «Pídole permiso para casarme», el tío
Francisco, que echaba azúcar en su café, quedó callado, revolviendo
con la cucharilla, despacio, majestuoso y terrible; y cuando acabó de
sorber los restos del platillo, con gran ruido, sacó del cuello la
servilleta, la dobló, afiló con el cuchillo un mondadientes, se lo puso
en la boca y salió: mas a la puerta del comedor paró, y volviéndose
hacia Macario, que estaba en pie, junto a la mesa, dijo secamente:

--No.

--¡Perdón, tío Francisco!

--No.

--Mas oiga, tío Francisco...

--No.

Macario sintiose poseído de una gran cólera.

--En ese caso, lo hago sin permiso.

--Despedido de casa.

--Saldré. No lo dude.

--Hoy.

--Hoy.

El tío Francisco iba a cerrar la puerta, mas volviéndose:

--¡Oye! --dijo a Macario, que estaba exasperado, apoplético, arañando
en los cristales de la ventana.

Macario volviose con una esperanza.

--Deme de ahí la caja del rapé --dijo el tío Francisco.

¡Habíasele olvidado la caja! Así que estaba perturbado.

--Tío Francisco... --comenzó Macario.

--Basta. Estamos a 12. Recibirá usted el sueldo del mes entero.

Las educaciones antiguas producían estas situaciones insensatas. Era
brutal e idiota. Macario me afirmó que era así.

Y por la tarde, hallábase Macario en el cuarto de un hospedaje en la
plaza de la Figueira, con seis monedas de oro, un baúl de ropa blanca
y su pasión. Estaba tranquilo; sin embargo, sentía su destino lleno
de apuros. Tenía relaciones y amistades en el comercio. Conocíasele
ventajosamente: la nitidez de su trabajo, su honra tradicional, el
nombre de la familia, su tacto comercial, su bella letra cursiva,
inglesa, abríanle de par en par, respetuosamente, todas las puertas
de los escritorios. Al otro día fue a ver alegremente al negociante
Falleiro, antigua relación comercial de su casa.

--Con mucho gusto, amigo mío --me dijo--. ¡Quién me lo diera aquí! Mas
si lo recibo, quedo mal con su tío, mi viejo amigo de veinte años. Me
lo declaró categóricamente. Ya ve usted. Fuerza mayor. Yo lo siento;
pero...

Todos los que Macario visitó, confiado en relaciones sólidas, recelaban
_quedar mal con su tío, viejo amigo de veinte años_.

Y todos lo _sentían; pero_...

Entonces dirigiose Macario a negociantes nuevos, extraños a su casa y
a su familia, y sobre todo a los extranjeros: esperaba encontrar gente
libre de la amistad de veinte años del tío. Para esos, Macario era
desconocido, y asimismo desconocidos su dignidad y su hábil trabajo.
Si tomaban informes, sabían que había sido despedido repentinamente de
casa de su tío, por causa de una señorita rubia, vestida de muselina.
Esta circunstancia restaba a Macario la simpatía. El comercio evita
el tenedor de libros sentimental. De suerte, que Macario comenzó a
sentirse en un momento agudo. Pretendiendo, pidiendo, rebuscando,
pasaba el tiempo, sorbiendo, poco a poco, sus seis monedas.

Se mudó a un hospedaje barato, y continuó olfateando. Mas como fuera
siempre de temperamento recogido, no había creado amigos. De modo que
se encontraba desamparado y solitario, y la vida aparecíasele como un
descampado.

Las monedas terminaron. Macario entró, paso a paso, en la antigua
tradición de la miseria, la cual tiene solemnidades fatales y
establecidas; comenzó por empeñar; después, vendió. Reloj, anillos,
levita azul, cadena, paletó de alamares, todo fue yendo poco a poco,
rebujado debajo del chal, a una vieja seca y llena de asma.

Entretanto, veía a Luisa, de noche, en la salita oscura que daba a la
escalera; una lamparilla ardía encima de la mesa. Era feliz allí, en
aquella penumbra, sentado castamente al lado de Luisa, en un rincón de
un viejo canapé de paja. No la veía de día, porque traía ya la ropa
usada, las botas torcidas, y no le gustaba mostrar a la fresca Luisa,
tan mimosa en su cambray aseado, su miseria remendada; allí, a aquella
luz tenue, exhalaba su gran pasión y escondía su traje decadente.

Era muy singular el temperamento de Luisa, según me dijo Macario.
Tenía el carácter rubio como el cabello, si es cierto que el rubio
es un color lánguido y deslucido: hablaba poco, sonreía siempre con
sus blancos dientecillos; decía a todo _¿sí?_; era muy simple, casi
indiferente, llena de transigencias.

Seguramente amaba a Macario, mas con todo el amor que podía dar su
naturaleza débil, agotada, nula. Era como un copo de lino, hilábase
como se quería; y, a las veces, en aquellos encuentros nocturnos, tenía
sueño.

Un día, Macario la encontró excitada: estaba impaciente, el chal
arrebozado de cualquier manera, mirando siempre hacia la puerta
interior.

--¿Te vio mamá? --dijo ella.

Contole que la madre desconfiaba, impertinente y áspera, y que de
seguro presentía aquel proyecto nupcial, tramado como una conjuración.

--¿Por qué no vienes a pedir mi mano?

--¡Pero, hija, si yo no puedo! No tengo acomodo ninguno. Espera. Un mes
acaso. Tengo ahora un negocio en buen camino. Nos moriríamos de hambre.

Luisa callose, torciendo la punta del chal, con los ojos bajos.

--Por lo menos --dijo ella-- hasta que yo no te haga seña desde la
ventana, no subas más, ¿sí?

Macario rompió a llorar; los sollozos estallaban violentos y
desesperados.

--¡Chist! --decíale Luisa--. ¡No llores alto!...

Macario me contó la noche que pasó, por las calles, al acaso, rumiando
febrilmente su dolor, bajo el frío de enero, en su levita corta.

No durmió, y luego, por la mañana, al otro día, entró como una ráfaga
en el cuarto del tío Francisco y díjole brutalmente, secamente:

--Es todo lo que tengo --y mostrábale unas perras--. Ropa, estoy sin
ella. Vendí todo; dentro de poco tendré hambre.

El tío Francisco, que se estaba afeitando junto a la ventana, con el
pañuelo de la India amarrado en la cabeza, volviose, y poniéndose los
lentes, le miró:

--Su pupitre allí está. Quede --y añadió, con un gesto decisivo--
soltero.

--¡Tío Francisco, óigame!...

--Soltero, he dicho --continuó el tío Francisco, mientras suavizaba la
navaja en el asentador.

--No puedo.

--¡Entonces, a la calle!

Macario obedeció aturdido. Llegó a su casa, acostose, lloró y se quedó
dormido. Cuando salió, al anochecer, no tenía resolución, ni idea.
Estaba como una esponja saturada. Dejábase ir.

De repente, una voz gritó desde dentro de una tienda:

--¡Eh! ¡Pchs! ¡Oiga!

Era el amigo del sombrero de paja; abrió los brazos ampliamente:

--¡Qué diablo! ¡Toda la mañana te anduve buscando!

Y le contó que había llegado de la provincia, supiera su crisis y le
traía un desenlace.

--¿Quieres?

--Todo.

Una casa comercial necesitaba un hombre hábil, resuelto y duro, para ir
con una comisión difícil y de grandes ganancias, a Cabo Verde.

--¡Dispuesto! --dijo Macario--. ¡Pronto! Mañana.

Y fue corriendo a escribir a Luisa, pidiéndola una despedida, un
último encuentro, aquel en que a los brazos desolados y vehementes
cuesta tanto desenlazarse. Fue. Encontrola toda arrebujada en su chal,
tiritando de frío. Macario lloró. Ella, con su pasiva y rubia dulzura,
díjole:

--Haces bien. Tal vez te hagas rico.

Y al otro día, Macario partió.

Conoció las jornadas trabajosas en los mares enemigos, el mareo
monótono en un camarote ahogado, las duras costumbres de las colonias,
la brutalidad tiránica de los hacendados ricos, el peso de los fardos
humillantes, las dilaceraciones de la ausencia, los viajes al interior
de las tierras negras y la melancolía de las caravanas que orillan en
violentas noches, durante días y días, los tranquilos ríos, de donde se
exhala la muerte.

Volvió.

Y a seguida, en la misma tarde, la vio, a ella, Luisa, clara, fresca,
reposada, serena, acodada al antepecho del balcón, con su abanico
chinés. Y al otro día, ávidamente, fue a pedírsela a la madre. Macario
había hecho un gran negocio, y la Villaça madre abriole sus brazos
amigos llena de exclamaciones. El casamiento acordose para dentro de un
año.

--¿Por qué? --pregunté yo a Macario.

Y me explicó que las ganancias de Cabo Verde no podían constituir un
capital definitivo; eran apenas un capital de habilitación. Traía de
Cabo Verde elementos de poderosos negocios; durante un año, trabajaría
sin descanso, y al final, podría, sosegadamente, crear una familia.

Trabajó de firme: puso en aquel trabajo la fuerza creadora de su
pasión. Levantábase de madrugada, comía de prisa, hablaba muy poco. A
la tardecita iba a visitar a Luisa. Después, volvía impacientemente al
trabajo, como un avaro a su cofre.

Estaba grueso, fuerte, duro, fiero; con el mismo ímpetu servíase de
las ideas y de los músculos; vivía en una tempestad de cifras. A las
veces, Luisa, al pasar, entraba en su almacén: aquel posar de ave
fugitiva dábale alegría, fe, confortamiento para todo un mes totalmente
trabajado.

Por entonces el amigo del sombrero de paja vino a pedir a Macario que
fuese su fiador por una gran cantidad que pidiera para establecer un
bazar de quincalla en grande. Macario, que estaba en el vigor de su
crédito, accedió con alegría. El amigo del sombrero de paja es quien
le había facilitado el negocio providencial de Cabo Verde. En aquella
sazón faltaban dos meses para la boda. Macario sentía, en ciertos
momentos, subírsele al rostro los febriles rubores de la esperanza.
Ya comenzara a tratar de las proclamas. Estando en esto, un día, el
amigo del sombrero de paja desaparece con la mujer de un alférez. Su
establecimiento estaba en los comienzos. Era una aventura muy confusa.
Nunca se pudo precisar nítidamente aquel embrollo doloroso. Lo positivo
era que Macario le fiara; Macario debía reembolsar. Cuando lo supo,
empalideció, y dijo sencillamente:

--¡Liquido y pago!

Y cuando liquidó, quedó otra vez pobre. Como el desastre tuviera una
gran publicidad y su honra estaba santificada en la opinión, al punto
la casa Peres y Compañía, que lo mandara a Cabo Verde, le propuso otro
viaje y otros negocios.

--¡Volver a Cabo Verde otra vez!

--¡Hace otra vez fortuna, hombre! ¡Usted es el diablo! --dijo el señor
Eleuterio Peres.

En viéndose así, solo y pobre, Macario estalló en llanto. ¡Todo estaba
perdido, acabado, extinto! ¡Era necesario recomenzar pacientemente
la vida, volver a las largas miserias de Cabo Verde, tornar a las
pasadas desesperanzas, sudar los antiguos sudores! ¿Y Luisa? Macario
le escribió. Luego rasgó la carta. Fue a casa de ella: las ventanas
tenían luz; subió hasta el primer piso, mas allí le tomó una gran
aflicción, una cobardía de revelar el desastre, el pavor trémulo de
una separación, el terror de que ella se negase, rehusase, vacilara...
¿Querría ella esperar más? No se atrevió a hablar, a explicar, a pedir;
descendió las escaleras. Era de noche. Anduvo a la ventura por las
calles; había un sereno y silencioso lunar. Iba sin saber adónde; de
pronto oyó, por dentro de una ventana iluminada, un violín que tocaba
la _xácara mourisca_. Acordose del tiempo en que conociera a Luisa, del
dulce sol claro que había entonces, y del vestido de ella, de muselina,
con lunares azules. Era en la calle en donde estaban los almacenes del
tío. Fue caminando. Púsose a mirar su antigua casa. La ventana del
escritorio estaba cerrada. Desde allí, ¡cuántas veces viera a Luisa
y el blando movimiento de su abanico chinés! Pero una ventana, en el
segundo piso, tenía luz; era el cuarto del tío. Macario fue a observar
desde más lejos; dentro, por detrás de las ventanas, estaba arrimada
una figura: era el tío Francisco. Vínole una saudade de todo su pasado
simple, retirado, plácido. Recordaba su cuarto, y la vieja cartera con
cerradura de plata, y la miniatura de su madre, que pendía encima de
la barra de la cama; el comedor y su viejo aparador de madera negra, y
el jarro del agua, cuya asa era una serpiente irritada... Decidiose, e
impelido por un instinto, llamó a la puerta. Llamó otra vez. Sintió
abrir la ventana y preguntar al tío:

--¿Quién es?

--Soy yo, tío Francisco; soy yo. Vengo a decirle adiós.

Cerrose la ventana, y a poco se abrió la puerta con un gran ruido de
cerrojos. El tío Francisco tenía un candelero de aceite en la mano.
Macario le halló flaco, más viejo. Besole la mano.

--Suba --dijo el tío.

Macario iba callado, cosido al pasamano.

En llegando al cuarto, el tío Francisco posó el candelero sobre una
larga mesa de palosanto, y en pie, con las manos en los bolsillos,
esperó.

Macario permanecía callado, mesándose la barba.

--¿Qué quiere? --gritole el tío.

--Venía a decirle adiós. Vuelvo para Cabo Verde.

--Buen viaje.

Y el tío Francisco, volviéndole la espalda, fue a redoblar con los
dedos en la vidriera.

Macario quedó inmóvil; dio dos pasos en el cuarto, todo irritado, y se
dispuso a salir.

--¿Adónde va, estúpido? --le gritó el tío.

--Me voy.

--¡Siéntese ahí!

Y el tío Francisco continuó, dando grandes pasos por la habitación:

--¡Su amigo de usted es un canalla! ¡Bazar de quincalla! ¡No está mal!
Usted es un hombre de bien. Estúpido, pero hombre de bien. ¡Siéntese
allí! ¡Siéntese! ¡Su amigo es un canalla! ¡Usted es un hombre de bien!
¡Fue a Cabo Verde, ya lo sé! ¡Pagó todo! ¡Es natural! ¡También lo sé!
Mañana hágame el favor de ir a sentarse a su pupitre, allá abajo. Mande
que le pongan asiento nuevo al sillón. Haga el favor de poner en las
facturas: «Macario & Sobrino.» Y cásese. ¡Cásese, y que le aproveche!
Tome dinero. Usted precisa ropa blanca y mobiliario. Tome dinero, y
póngalo en mi cuenta. Su cama está hecha.

Macario, aturdido, radioso, con las lágrimas en los ojos, quería
abrazarlo:

--Bueno, bueno. ¡Adiós!

Macario iba a salir.

--¡Oh, burro! ¿pues quiere irse de su casa?

Yendo a un pequeño armario, trajo jalea, un platillo de dulce, una
botella antigua de Oporto, y bizcochos.

--¡Coma!

Y sentándose junto a él y volviendo a llamarle estúpido, corríale una
lágrima por entre las arrugas de la piel.

De suerte que la boda fue decidida para de allí a un mes, y Luisa
comenzó a disponer su equipo.

Macario estaba entonces en la plenitud del amor y de la alegría.

Veía el fin de su vida, lleno, completo, feliz. Pasaba casi todo el
tiempo en casa de la novia, y un día, acompañándola en sus compras por
las tiendas, quiso hacerle un pequeño regalo. La madre quedárase en
casa de una modista, en un primer piso de la calle del Oro, y ellos
habían bajado alegremente, riendo, a la tienda de un platero que había
abajo, en la misma casa.

Era un día de invierno, claro, fino, frío, con un gran cielo azul
turquí, profundo, luminoso, consolador.

--¡Qué lindo día! --dijo Macario.

Y con la novia del brazo, caminó un poco a lo largo del paseo.

--¡Muy lindo! --dijo ella--. Mas pueden reparar: nosotros solos...

--Deja. ¡Se va tan bien así!...

--No, no.

Y Luisa lo arrastró blandamente hacia la tienda del platero. No había
más que un dependiente, moreno, de cabello hirsuto. Macario díjole:

--Quería ver sortijas.

--Con piedras --dijo Luisa--. Lo más bonito.

--Sí, con piedras --dijo Macario--. Amatista, granate... En fin, lo
mejor.

Luisa iba examinando los estuches forrados de terciopelo azul, en los
cuales relucían las gruesas pulseras guarnecidas, las cadenas, los
collares de camafeos, las sortijas, las finas alianzas, frágiles como
el amor, y todo el centelleo de la pesada orfebrería.

--Mira, Luisa --dijo Macario.

El dependiente había esparcido en la otra extremidad del mostrador,
encima del cristal de la vitrina, una gran cantidad de anillos de oro,
con piedras, labrados, esmaltados; y Luisa, tomándolos y dejándolos con
las puntas de los dedos, iba apartándolos y diciendo:

--Es feo... Es pesado... Es largo...

--Mira este --le dijo Macario.

Era un anillo con unas perlas.

--Es bonito --respondió ella--. ¡Es muy lindo!

--Deja ver si te sirve --añadió Macario.

Y tomándole la mano, metiole el anillo despacito, dulcemente, en el
dedo, mientras ella reía con sus blancos dientecitos finos, todos
esmaltados.

--Es muy grande --dijo Macario--. ¡Qué pena!

--Puede reducirse, si usted quiere. Se deja a la medida. Mañana está
listo.

--Buena idea --dijo Macario--; sí, señor. Porque es muy bonito,
¿no es verdad? Las perlas muy iguales, muy claras. ¡Muy bonito! ¿Y
estos pendientes? --preguntó, yendo al fin del mostrador, al otro
escaparate--. ¿Estos pendientes con una concha?

--Diez monedas, dijo el dependiente.

Entre tanto, Luisa continuaba examinando los anillos, probándoselos en
todos los dedos, revolviendo aquel delicado mostrador, resplandeciente
y precioso.

Mas de improviso, el dependiente se pone muy pálido y mira a Luisa, que
va llevando distraídamente la mano por la cara.

--Bien --dice Macario aproximándose--; entonces, mañana tendremos el
anillo. ¿A qué hora?

El dependiente no respondió y comenzó a mirar fijamente a Macario.

--¿A qué hora?

--Al mediodía.

Iban a salir. Luisa traía un vestido de lana azul que arrastraba
un poco, dando una ondulación melodiosa a su paso, y sus manos,
pequeñitas, estaban ocultas en un manguito blanco.

--¡Perdón! --dijo de repente el joyero.

Volviose Macario.

--El señor no ha pagado...

Macario le miró gravemente:

--Naturalmente. Mañana vengo a buscar el anillo y pago.

--¡Perdón! --insistió el dependiente--. Mas el otro...

--¿Cuál? --exclamó Macario con una voz sorprendida, avanzando hacia el
mostrador.

--Esa señora sabe --afirmó--. Esa señora sabe...

Macario sacó la cartera lentamente.

--Perdón, si hay una cuenta antigua...

El dependiente abrió el mostrador, y con un aspecto resuelto:

--Nada, mi querido señor; es de ahora. Es un anillo con dos brillantes
que lleva esa señora.

--¡Yo! --dijo Luisa en voz baja, toda enrojecida.

--¿Qué es? ¿Qué está diciendo?

Macario, pálido, con los dientes cerrados, contraído, miraba al joyero
coléricamente.

Este dijo entonces:

--Esa señora cogió de ahí un anillo.

Macario quedó inmóvil, encarándolo.

--Un anillo con dos brillantes --continuó el muchacho--. Lo vi
perfectamente.

El dependiente estaba tan excitado, que su voz tartamudeaba, prendíase
espesamente.

--Esa señora no sé quién es. Pero cogió el anillo. Lo cogió de allí...

Macario, maquinalmente, lo agarró por un brazo, y volviéndose a Luisa,
con la palabra sofocada, corriéndole el sudor por la frente, lívido:

--Luisa, di...

Se le cortó la voz.

--Yo... --balbució ella, trémula, asombrada, pálida, descompuesta. Dejó
caer el manguito en el suelo.

Macario vino hacia ella, agarrola un pulso, mirándola; su aspecto era
tan resuelto y tan imperioso, que ella metió la mano en el bolso,
bruscamente empavorecida, y mostrando la sortija:

--¡No me haga daño! --suplicó, encogiéndose toda.

Macario quedó con los brazos caídos, el aire abstracto, los labios
blancos; mas de repente, dando un tirón a la levita, recuperándose,
dijo al joyero:

--Tiene razón. Era distracción... ¡Es natural! Esta señora se había
olvidado. Es la sortija. Sí, señor, evidentemente... Tiene la bondad.
Toma hija, toma. Deja estar, que la envuelva. ¿Cuánto cuesta?

Abrió la cartera y pagó.

Después recogió el manguito, lo sacudió blandamente, limpió los labios
con el pañuelo, dio el brazo a Luisa, y diciendo al joyero: disculpe,
disculpe, la arrastró inerte, pasiva, aterrada, semi-muerta.

Echaron a andar por la calle, que el sol iluminaba intensamente; los
coches cruzábanse, rodando; figuras risueñas paseaban conversando; los
pregones subían con gritos alegres; un caballero con calzón de ante
hacía cabriolar a su caballo, adornado de rosetas; y la calle estaba
llena, ruidosa, viva, feliz y cubierta de sol.

Macario iba maquinalmente, como en el fondo de un sueño. Detúvose en
una esquina. Tenía el brazo de Luisa colgado del suyo, y veíale la mano
pendiente, su linda mano de cera, con sus venas dulcemente azuladas,
los dedos finos y amorosos; era la mano derecha, ¡y aquella mano era
la de su novia! Instintivamente leyó el cartel que anunciaba para la
noche: _Palafox en Zaragoza_.

En esto, soltando el brazo de Luisa, díjole en voz baja:

--Vete.

--¡Oye! --rogó ella, con la cabeza toda inclinada.

--Vete. --Y con la voz asfixiada y terrible--: Vete. Mira que llamo. Te
mando al Aljube. Vete.

--¡Mas oye!

--Vete. Hizo un gesto con el puño cerrado.

--¡Por el amor de Dios, no me pegues aquí! --dijo ella sofocada.

--Vete. Pueden vernos. No llores. Mira que viene gente. ¡Vete! Y
acercándose más a ella, murmuró:

--¡Eres una ladrona!

Volviose de espaldas y echó a andar, despacio, rayando el suelo con el
bastón.

Cuando había dado algunos pasos, volvió de pronto; aún vio entre los
bultos su vestido azul.

Y habiendo partido en aquella misma tarde para la provincia, no volvió
a saber más de aquella señorita rubia.



[Ilustración]

LA NODRIZA


Una vez, era un rey, mozo y valiente, señor de un reino abundante en
ciudades y mesnadas, que partió a batallar por tierras distantes,
dejando triste y solitaria a su reina y a un hijito, que aún vivía en
la cuna, envuelto entre pañales.

La luna llena que le viera marchar, llevado en su sueño de conquista
y de fama, comenzaba a menguar, cuando uno de sus caballeros apareció
con las armas rotas, negro de sangre seca y del polvo de los caminos,
trayendo la amarga nueva de una batalla perdida y de la muerte del rey,
traspasado por siete lanzas entre la flor de su nobleza, a la orilla de
un gran río.

La reina lloró magníficamente al rey. Lloró desoladamente al esposo,
que era bello y alegre. Mas, sobre todo, lloró ansiosamente al padre
que así dejaba al hijito desamparado, en medio de tantos enemigos de su
frágil vida y del reino que sería suyo, sin un brazo que lo defendiese,
fuerte por la fuerza y fuerte por el amor.

El más temible de estos enemigos, era su tío, hermano bastardo del rey,
hombre depravado y bravío, consumido por groseros apetitos, que solo
deseaba la realeza por causa de sus tesoros, y que habitaba hacía años
en un castillo sobre los montes, con una horda de rebeldes, a la manera
de un lobo que, de atalaya en su choza, espera la presa. ¡Ah, la presa
ahora era aquella criaturita, rey de mamá, señor de tantas provincias,
y que dormía en su cuna con su cascabel de oro apretado en la mano!

A su lado, dormía otro niño en otra cuna. Este era un esclavito, hijo
de la bella y robusta esclava que amamantaba al príncipe. Los dos
habían nacido en la misma noche de verano. Criábalos el mismo pecho.
Cuando la reina, antes de irse a dormir, iba a besar al principito,
que tenía el cabello rubio y fino, besaba también, por amor de él,
al esclavito, que tenía el cabello negro y crespo. Los ojos de ambos
relucían como piedras preciosas. Solamente, la cuna de uno era
magnífica y de marfil entre brocados, y la del otro pobre y de varilla.

La leal esclava, para los dos tenía igual cariño, porque si uno era su
hijo, el otro había de ser su rey.

Por haber nacido en aquella casa real, tenía la pasión, la religión de
sus señores. Nadie lloró más sentidamente que ella la muerte de su rey,
a la orilla del gran río. Pertenecía, además, a una raza que cree que
la vida de la tierra se continúa en el cielo. De cierto que el rey, su
amo, ya estaría ahora reinando en otro reino, más allá de las nubes,
abundante también en mesnadas y ciudades. Su caballo de batalla, sus
armas, sus soldados, sus pajes, habían subido con él a las alturas.
También ella, por su turno, llegaría el día en que se remontase en un
rayo de luz a habitar el palacio de su señor, y a hilar de nuevo el
hilo de sus túnicas, y a encender otra vez el pebetero de sus perfumes:
sería en el cielo como fuera en la tierra, y feliz en su servidumbre.

¡También ella temblaba por su principito! ¡Cuántas veces, teniéndole
colgado del pecho, pensaba en su fragilidad, en su larga infancia,
en los lentos años que correrían antes que fuese por lo menos del
tamaño de una espada, y en aquel tío cruel, de rostro más oscuro que
la noche y corazón más oscuro que la faz, hambriento del trono, y
acechando por encima de su roquedo, entre los alfanjes de su horda!
¡Pobre principito de su alma! Mas si su hijo lloriqueaba al lado, hacia
él era adonde corrían sus brazos con un ardor más feliz. Ese, en su
indigencia, nada tenía que temer de la vida. Desgracias, asaltos de la
mala suerte, nunca podrían dejarle más desnudo de las glorias y bienes
del mundo de lo que ya lo estaba allí en su cuna, bajo el pedazo de
lino blanco que resguardaba su desnudez. En verdad, la existencia era
para él más preciosa y digna de ser conservada que la de su príncipe,
porque ninguno de los duros cuidados con que ella ennegrece el alma
de los señores, rozaría siquiera su alma libre y sencilla de esclavo.
Y, como si le amase más por aquella dichosa humildad, cubría su gordo
cuerpecito de besos largos y devoradores, besos que hacía ligeros sobre
las manos de su príncipe.

Entretanto, un gran temor llenaba el palacio, en donde ahora reinaba
una mujer entre mujeres. El bastardo, el hombre de rapiña, que erraba
por la cumbre de las sierras, descendiera con su horda a la llanura, e
iba dejando, a través de casales y aldeas felices, un surco de matanza
y de ruinas. Aseguráronse las puertas de la ciudad con cadenas más
fuertes. En la atalayas ardían luces más altas. Pero a la defensa
faltaba disciplina viril. Una rueca no gobierna como una espada. Toda
la nobleza fiel pereciera en la grande batalla. La desventurada reina
apenas sabía sino correr a cada instante a la cuna de su hijo a llorar
sobre él su flaqueza de viuda. Solo el ama leal parecía segura, como
si los brazos en que estrechaba a su príncipe fuesen murallas de una
ciudadela que ninguna audacia pudiera trasponer.

Una noche, noche de silencio y de oscuridad, yendo desnuda ya para
acostarse en su catre, entre sus dos pequeños, adivinó, más que
sintió, un corto rumor de hierro y de disputa, lejos, a la entrada
de los jardines reales. Envolviéndose deprisa en un manto, y echando
les cabellos para atrás, escuchó ansiosamente. En el sitio enarenado,
entre los jazmines, oíanse pasos pesados y rudos. Después se percibió
un gemido, un cuerpo cayendo blandamente sobre losas, como un fardo.
Descorrió violentamente la cortina. Y allá, al fondo de la galería,
avistó hombres, un resplandor de linternas, brillar de armas... Al
momento lo comprendió todo; el palacio sorprendido, el bastardo cruel
que venía a robar, a matar a su príncipe. Y, rápidamente, sin vacilar,
sin dudar ni un segundo, arrebató al príncipe de su cuna de marfil,
lo metió en la pobre cuna de rejilla, y sacando a su hijo de la cama
servil, entre besos desesperados, acostole en la cuna real, que cubrió
con un brocado.

De repente, un hombre enorme, de faz iracunda, con un manto negro sobre
la cota de malla, surgió a la puerta de la cámara, entre otros, que
erguían linternas. Miró, corrió a la cuna de marfil en donde lucían los
brocados, arrancó de debajo la criatura, como se arranca una bolsa de
oro, y apagando sus gritos con el manto, echó a correr furiosamente.

El príncipe dormía en su nueva cuna. El ama quedara inmóvil, en el
silencio y en la oscuridad.

Gritos de alarma atronaron a seguida el palacio. Por las ventanas pasó
el largo flamear de las antorchas. Resonaban los patios con el batir
de las armas. Casi desnuda, desgreñada, la reina invadió la cámara,
cercada de las ayas, llamando a gritos por su hijo. Al ver la cuna de
marfil, con las ropas desarregladas, vacía, cayó al suelo, llorando,
despedazada. En esto, callada, muy lenta, muy pálida, el ama descubrió
la pobre cuna de rejilla... Allí estaba el príncipe, quieto, dormidito,
en un sueño que le hacía sonreír y le iluminaba toda la carita entre
sus cabellos de oro. Cayó la madre sobre la cuna, con un suspiro, como
cae un cuerpo muerto.

Y en este punto un nuevo clamor conmovió la galería de mármol. Era
el capitán de la guardia, su gente fiel. Había, sin embargo, en sus
clamores, más tristeza que triunfo. ¡Muriera el bastardo! Cogido, al
huir, entre el palacio y la ciudadela, aplastado por la fuerte legión
de arqueros, sucumbieron, él y veinte de su horda. Su cuerpo estaba
allí, con flechas en el flanco, en un charco de sangre. ¡Mas, ay, dolor
sin nombre! ¡El cuerpecillo tierno del príncipe allí estaba también,
envuelto en un manto, ya frío, rojo todavía de las manos feroces que
lo habían estrangulado! Comunicaban así tumultuosamente los hombres
de armas la nueva cruel, cuando la reina, deslumbrada, con lágrimas y
risas, irguió en los brazos para mostrárselo, al príncipe, que había
despertado.

Fue un espanto, una aclamación. ¿Quién lo salvara? ¿Quién?... ¡Allí
estaba, junto a la cuna de marfil vacía, muda y tiesa, la que lo
salvara! ¡Sierva sublimemente leal! Había sido ella quien, para
conservar la vida a su príncipe, condenara a muerte a su hijo...
Entonces, solo entonces, la madre dichosa, emergiendo de su alegría
extática, abrazó apasionadamente a la madre dolorosa y la llamó hermana
de su corazón... Y de entre aquella multitud que se apretaba en la
galería vino una nueva, ardiente aclamación, con súplicas de que fuese
magníficamente recompensada la sierva admirable que salvara al rey y al
reino.

¿Y cómo? ¿Qué bolsas de oro pueden pagar un hijo? Un viejo de noble
casta propuso que fuese llevada al tesoro real y escogiese de entre sus
riquezas, que eran como las mayores de los mayores tesoros de la India,
todas las que apeteciese su deseo.

La reina tomó de la mano a la sierva. Y sin que su cara de mármol
perdiese la rigidez, con un andar de muerta, como en un sueño, se
dejó conducir hasta la Cámara de los Tesoros. Señores, ayas, hombres
de armas, seguíanla con un respeto tan enternecido, que apenas se oía
el rozar de las sandalias en las losas. Las espesas puertas del tesoro
giraron lentamente. Y cuando un siervo abrió las ventanas, la luz de
la madrugada, ya clara y rósea, entrando por los enrejados de hierro,
inflamó un maravilloso y centelleante incendio de oro y pedrerías.

Del suelo de piedra, hasta las bóvedas sombrías, por toda la cámara,
relucían, resplandecían, refulgían los escudos de oro, las armas
incrustadas, los montones de diamantes, las pilas de monedas, los
largos hilos de perlas, todas las riquezas de aquel reino, acumuladas
por cien reyes durante veinte siglos. Un _¡ah!_, lento y maravillado
pasó sobre la turba enmudecida. Siguió un silencio ansioso. En el
centro de la cámara, envuelta en la refulgencia preciosa, el ama no se
movía... Apenas sus ojos, brillantes y secos, se habían erguido para
aquel cielo que, más allá de las rejas, teñíase de rosa y de oro. Era
allí, en ese cielo fresco de madrugada, en donde ahora estaba su hijo.
¡Estaba allí, y ya el sol se levantaba, y era tarde, y aquella criatura
lloraría, buscando su pecho!... El ama sonrió y extendió la mano.
Seguían todos, sin respirar, aquel lento mover de su mano abierta. ¿Qué
joya maravillosa, qué hilo de diamantes, qué puñado de rubíes iba a
escoger?

El ama alargó la mano hacia un escabel próximo, y de entre un montón de
armas cogió un puñal. Era un puñal de un viejo rey, todo guarnecido de
esmeraldas, que valía una provincia.

Agarró el puñal, y apretándolo fuertemente en la mano, apuntando para
el cielo, hacia el cual subían los primeros rayos del sol, se encaró
con la reina y con la multitud, y gritó:

--Salvé a mi príncipe, y ahora... voy a dar de mamar a mi hijo.

Y se clavó el puñal en el corazón.



[Ilustración]

EL DIFUNTO


I

En el año 1474, tan abundante en mercedes divinas para toda la
cristiandad, reinando en Castilla el rey Enrique IV, vino a habitar en
la ciudad de Segovia, en donde había heredado huertos y moradas, un
joven caballero, de limpio linaje y gentil parecer, que se llamaba don
Ruy de Cárdenas.

Su casa, legado de un tío, arcediano y maestro en cánones, quedaba al
lado y en la sombra silenciosa de la iglesia de Nuestra Señora del
Pilar; y enfrente, más allá del atrio, donde cantaban los tres chorros
de un chafariz antiguo, erguíase el oscuro palacio de don Alonso de
Lara, hidalgo de riquezas dilatadas y maneras sombrías, que ya en la
madurez de la edad, todo grisáceo, desposárase con una joven citada en
Castilla por su blancura, por sus cabellos del color de la aurora y por
su cuello de garza real. Don Ruy había sido apadrinado, al nacer, por
Nuestra Señora del Pilar, de quien siempre se conservó devoto y fiel
servidor; aunque siendo de sangre brava y alegre, gustábanle las armas,
la caza, los salones galantes, y por veces, las noches ruidosas de
taberna con dados y pellejos de vino. Por amor, y por las facilidades
de la santa vecindad, adquiriera la piadosa costumbre, desde su llegada
a Segovia, de visitar todas las mañanas a su celestial madrina y de
pedirla, a medio de tres _Avemarías_, la bendición y la gracia.

Al oscurecer, después de alguna ruda correría por campo y monte con
los lebreles y el halcón, aún volvía, a la hora de las Vísperas, para
murmurar dulcemente una Salve.

Y todos los domingos compraba en el atrio, a una ramilletera morisca,
algún atado de junquillos o claveles o rosas silvestres, que esparcía
con ternura y cuidado galantes enfrente del altar de la Virgen.

A esa venerada iglesia del Pilar venía también cada domingo doña
Leonor, la tan citada y hermosa mujer del señor de Lara, acompañada por
un aya triste, de ojos más abiertos y duros que los de una lechuza,
y por dos fuertes lacayos que la envolvían y guardaban como unas
torres. Tan celoso era el señor don Alonso, que solo por habérselo
ordenado severamente el confesor y con miedo de ofender a la Virgen,
su vecina, permitía esta visita fugitiva, cuyos pasos y demora espiaba
impacientemente entre las rejas de una celosía. Toda la semana se
la pasaba doña Leonor en la cárcel del enrejado solar de granito
negro, no teniendo para recrearse y respirar, aun en las ardorosas
calmas del estío, más que un fondo de jardín verdinegro, cercado de
tan altos muros, que apenas se alcanzaba a ver, emergiendo de ellos,
allá y acullá, alguna punta de triste ciprés. Mas esa corta visita a
Nuestra Señora del Pilar bastó para que don Ruy se enamorase de ella
locamente, en la mañana de mayo en que la vio de rodillas ante el
altar, envuelta en un haz de rayos de sol, aureolada por sus cabellos
de oro, con las largas pestañas pendidas sobre el libro de las Horas y
el rosario cayendo de entre sus finos dedos, toda ella fina, blanca,
de una blancura de lirio abierto en la sombra, más blanca entre los
negros encajes y las sedas negras que alrededor de su cuerpo, lleno de
gracia, quebrábanse en arrugas sobre las losas de la capilla, viejas
lápidas de sepultura sin fecha. Cuando después de un momento de éxtasis
y de delicioso pasmo se arrodilló, fue menos por la Virgen del Pilar,
su celestial madrina, que por aquella aparición mortal, de quien no
conocía el nombre ni la vida, y por la cual daría vida y nombre si ella
se rindiese por precio tan incierto.

Balbuciendo como una plegaria ingrata las tres _Avemarías_ de
costumbre, echó mano al sombrero, descendió levemente la nave sonora
y quedose en el portal, aguardándola, confundido con los mendigos
lazarientos que se calentaban al sol. Y cuando al cabo de un tiempo,
en que don Ruy sintió en el corazón un desusado latir de ansiedad y
miedo, doña Leonor pasó y se detuvo, mojando los dedos en la pila del
agua bendita, sus ojos, bajo el velo caído, no se irguieron frente a
él ni tímidos ni desatentos. Con el aya de ojos muy abiertos pegada
a sus vestidos, entre los dos lacayos como protegida por dos torres,
atravesó el atrio, piedra por piedra, gozando, seguramente, como una
recluida, del aire y el sol que la inundaban. Y fue un espanto para don
Ruy cuando la vio penetrar en la sombría arcada de gruesos pilares y
desaparecer por una puertecilla de servicio cubierta de herrajes. ¡Era,
pues, doña Leonor, la linda y noble señora de don Alonso de Lara!...

Entonces comenzaron siete penosos días, que él gastó en un poyo de
su ventana, considerando aquella negra puerta, cubierta de herrajes,
como si fuera la del Paraíso y por ella tuviese que salir un ángel
para anunciarle la Bienaventuranza eterna. Hasta que llegó el esperado
domingo: y pasando él por el atrio a la hora de Prima, cuando repicaban
las campanas, con la ofrenda de un manojo de claveles amarillos para su
madrina, cruzó doña Leonor, que salía de entre los pilares de la oscura
arcada, blanca, dulce y pensativa, al modo que sale la luna de entre
las nubes. Los claveles casi se le cayeron en aquel alborozo, en que el
pecho se le arqueó con la violencia del mar y el alma toda le huyó en
tumulto a través de los ojos con que la devoraba. También ella levantó
los suyos hacia don Ruy; pero unos ojos reposados, serenos, en que no
lucía curiosidad ni acaso conciencia de estarse trocando con otros tan
encendidos y ennegrecidos por el deseo.

El caballero no entró en la iglesia, quizá por el piadoso recelo de
no prestar a su celestial madrina la atención que de seguro había de
robarle aquella mujer que era solo humana, mas dueña ya de su corazón y
en él divinizada.

Esperó ávidamente a la puerta entre los mendigos, secando los claveles
con el ardor de las manos trémulas, pensando cuánto se demoraba el
rosario que doña Leonor rezaba. Aún no descendía ella por la nave y
ya don Ruy advertía dentro del alma el dulce rugir de la seda que
arrastraba por las losas. Pasó la blanca señora, y la misma mirada
distraída que echó sobre los mendigos y por el atrio, dejó correr sobre
él, o porque no comprendiese a aquel joven que de repente se tornaba
tan pálido, o porque no le diferenciaba aún de las cosas y de las
formas indiferentes.

Don Ruy partió, conteniendo un hondo suspiro, y en su cuarto puso
devotamente ante la imagen de la Virgen las flores que no le ofreciera
en la iglesia ante su altar. Toda su vida se volvió entonces una larga
queja por sentir tan fría e inhumana a la mujer, única entre las
mujeres, que prendiera y tornara serio su corazón ligero y errante.
Con una esperanza, en la que entreveía el desengaño, comenzó a rondar
los altos muros del jardín, y otras veces, embozado en la capa, con
el hombro contra una esquina, quedábase contemplando lentas horas
las rejas de las celosías, gruesas y negras como las de una cárcel.
Los muros no se abrían, de las rejas no salía siquiera un rastro de
luz prometedor. Todo el solar era como un sepulcro. Para desahogarse
compuso en largas veladas, sobre pergaminos, trovas dulces y gimentes,
que no le consolaban. Delante del altar de la Virgen, sobre las mismas
losas en que la había visto arrodillada, doblaba él las rodillas y
quedaba, sin palabras de oración, en una añoranza amarga y dulce,
esperando que su corazón serenase bajo la influencia de Aquella que
todo lo consuela y serena; pero siempre se erguía más desdichado,
teniendo apenas la sensación de cuán frías y rígidas eran las piedras
sobre que se arrodillara. El mundo todo solo le parecía contener
rigidez y frialdad.

Otras claras mañanas de domingo encontró a doña Leonor; y siempre
sus ojos permanecían descuidados, o cuando se cruzaban con los suyos
era tan sencillamente, tan limpios de toda emoción, que don Ruy los
prefiriera ofendidos y brillando de ira o desviados con soberbio
desdén. Cierto que doña Leonor ya le conocía; pero así conocía también
a la vendedora morisca recogida delante de su cesto al borde de la
fuente, o a los pobres que se calentaban al sol ante el portal de la
iglesia. Ni don Ruy podía pensar que fuese inhumana y fría. Era apenas
soberanamente remota, como una estrella que en las alturas gira y
refulge, sin saber que abajo, en un mundo que ella no distingue, ojos
que no sospecha la contemplan, la adoran y la entregan el gobierno de
su ventura y de su suerte.

Entonces don Ruy pensó:

--Ella no quiere, yo no puedo; fue un sueño que debe terminar. ¡Nuestra
Señora nos tenga a ambos de su mano!

Y como era un caballero discreto, desde que la reconoció así,
imperturbable en su indiferencia, no la buscó más, ni siquiera volvió
a levantar los ojos para los hierros de sus rejas, y hasta ni penetraba
en la iglesia de Nuestra Señora cuando, casualmente, desde el portal,
la veía arrodillada, con su cabeza, tan llena de oro y de gracia,
pendida sobre el libro de oración.


II

La vieja aya, de ojos más abiertos y duros que los de una lechuza,
no tardó en contar al señor de Lara que, un mozo audaz, de gentil
parecer, nuevo morador en las viejas casas del arcediano, se atravesaba
constantemente en el atrio y apostábase delante de la iglesia para
tirar del corazón por los ojos a la señora doña Leonor. Bien lo sabía
ya el celoso hidalgo, porque cuando desde su ventana espiaba como
un halcón los pasos de doña Leonor camino de la iglesia, observara
las vueltas, las esperas y las miradas dardeantes de aquel mozo
galanteador, y se tiraba de las barbas con rabia. Desde entonces, a la
verdad, su más intensa preocupación era odiar a don Ruy, el impudente
sobrino del sacerdote que osaba levantar sus bajos deseos hasta la
alta señora de Lara. Constantemente le tenía vigilado por un criado y
conocía sus pasos, y sus descansos, y los amigos con quienes holgaba y
cazaba, y hasta quien le cortaba sus jubones, y hasta quien le pulía
la espada, y cada hora de su vivir. Y aún vigilaba más a doña Leonor;
todos sus movimientos, sus modos más fugitivos, sus silencios, la
plática con las ayas, las distracciones sobre el bordado, el gesto
soñador sobre los árboles del jardín, y el aire y el color con que
volvía de la iglesia... Pero tan serena en el sosiego de su corazón se
mostraba la señora, que ni el celoso más imaginador de culpas podría
hallar manchas en aquella pura nieve. Redoblose entonces el rencor de
don Alonso contra el señor de Cárdenas por haber apetecido aquella
pureza y aquellos cabellos color de sol claro, y aquel cuello de garza
real, que eran solo suyos, para espléndido gusto de su vida. Y cuando
paseaba por la triste galería del solar, sonora y abovedada, enfundado
en su zamarra orlada de pieles, con el pico de la barba grisácea echada
hacia delante, la cabellera crespa, erizada para atrás, y los puños
cerrados, iba siempre removiendo la misma hiel.

--Tentó contra su virtud y contra mi honra... ¡Culpado por dos delitos,
merece dos muertes!

Mas a su furor se mezcló el terror cuando supo que don Ruy ya no
esperaba en el atrio a doña Leonor, ni rondaba amorosamente las tapias
del palacio, ni penetraba en la iglesia mientras ella la visitaba; y
que tan enteramente refugiábase de su vista, que una mañana, hallándose
cerca de la arcada y habiendo sentido cómo se abría la puerta por la
cual la señora iba a aparecer, quedose vuelto de espaldas, sin moverse,
riendo con un caballero gordo que le leía un pergamino. ¡Tan bien
afectada indiferencia solo servía (pensó don Alonso) para esconder
alguna intención dañina! ¿Qué tramaba el diestro engañador? Todo se
exacerbó en el desabrido hidalgo: celos, rencor, vigilancia, a pesar de
su edad fea y grisácea. En el sosiego de doña Leonor, sospechó maña y
fingimiento; e inmediatamente quedaron prohibidas las visitas a Nuestra
Señora del Pilar.

En las mañanas de domingo corría él a la iglesia para rezar el rosario
y llevar las disculpas de la esposa --_¡que no puede venir_ (murmuraba
curvado delante del altar) _por lo que sabéis, Virgen purísima!_--.
Cuidadosamente visitó y reforzó todos los negros cerrojos de las
puertas de su solar.

De noche soltaba dos mastines en las sombras del jardín murado.

A la cabecera del vasto lecho, junto a la mesa en donde quedaba la
lámpara, un relicario y un vaso de vino caliente con canela y clavo
para retemperar sus fuerzas, lucía siempre una gran espada desnuda. A
pesar de tantas seguridades no dormía, y a cada instante se levantaba
sobresaltado de entre las almohadas, agarrando a doña Leonor con mano
brutal y ansiosa, que le oprimía el cuello para rugir muy bajo, preso
de terribles ansias: «¡Di que me quieres solo a mí!» Después, en cuanto
amanecía, iba a espiar, como un halcón, las ventanas de don Ruy. Nunca
le echaba la vista encima; ahora, ni a la puerta de la iglesia, en
las horas de misa, ni recogiéndose del campo, a caballo, al toque del
Avemaría.

Y por verle así, lejos de los sitios y giros acostumbrados, más lo
sospechaba dentro del corazón de doña Leonor.

En fin, una noche, después de recorrer mil veces el pavimento de la
galería, removiendo sordamente odios y desconfianzas, gritó por el
intendente y ordenó que se preparasen las ropas y cabalgaduras.
¡Temprano, de madrugada, partiría con la señora doña Leonor, para
su heredad de Cabril, a dos leguas de Segovia! La partida no fue
de madrugada, como huida de avariento que va a esconder su tesoro;
realizose con todo aparato y demora, quedando la litera delante de
la arcada largas horas, con las cortinas abiertas, entretanto un
caballerizo paseaba por el atrio la mula blanca del hidalgo, enjaezada
a la morisca, y del lado del jardín la recua de machos, cargados de
baúles, presos a las argollas, bajo el sol y la mosca, aturdían la
ciudad con el tintinear de los cascabeles. Así supo don Ruy la jornada
del señor de Lara, y así lo supo toda la ciudad.

Fue un gran contento para doña Leonor la noticia del viaje; gustaba
ella de Cabril, de sus sotos y pomares, de los jardines, para donde
abrían rasgadamente, sin rejas ni gradas, las ventanas de sus claros
aposentos; allí, por lo menos, tenía aire y sol y plantas que regar,
un vivero de pájaros y tantas y tantas calles de árboles que la
significaban casi la libertad. Luego, que esperaba que en el campo se
aligerasen aquellos cuidados que traían, durante los últimos tiempos,
tan arrugado y taciturno a su marido y señor.

Mas no logró esta esperanza, porque al cabo de una semana aún no se
desvaneciera la faz de don Alonso, ni de seguro había frescura de
arbolado, susurro de agua corriente o espesos aromas de rosales en flor
que calmasen agitación tan amarga y honda. Como en Segovia, en esotra
galería abovedada, paseaba sin descanso, enterrado en su zamarra, el
pico de la barba echado hacia delante, la melena erizada para atrás y
un terrible rictus en los labios, como si meditase maldades, gozando
de antemano su sabor acre y picante. Y todo el interés de su vida
concentrárase en un criado que galopaba de continuo entre Segovia y
Cabril y que esperaba a las veces en el comienzo de la aldea, junto al
crucero, atento para escuchar al hombre que se desmontaba, sofocado,
para contarle las nuevas recogidas.

Una noche en que doña Leonor, en su cuarto, rezaba el trisagio con
las ayas, a la luz de un hachón de cera, el señor de Lara entró
pausadamente, trayendo en la mano una hoja de pergamino y una pluma
enterrada en el tintero de hueso. Con rudo acento despidió a las ayas,
que le temían como a un lobo. Y empujando un escabel, volviéndose a
doña Leonor, con cara tranquila, como si apenas viniese a tratar con
ella de cosas fáciles y naturales:

--Señora --dijo--, quiero que me escribáis una carta que me conviene
mucho escribir...

Tan fácil era a la sumisión, que, sin otro reparo o curiosidad, luego
de ir a colgar en la barra de la cama el rosario con que rezara, se
acomodó sobre el escabel, y aplicando sus dedos finos para que la letra
fuese esmerada y clara, trazó la primera línea que el señor de Lara
le dictó: «Caballero.» Mas cuando le dictó la siguiente, y de un modo
amargo, doña Leonor arrojó la pluma como si le escaldase las manos y,
apartándose de la mesa, gritó con aflicción:

--Señor, ¿a quién le conviene que yo escriba semejantes falsedades?

En un brusco movimiento de furor, el señor de Lara echó mano al cinto
y, poniéndole el puñal junto a la cara, rugió sordamente:

--¡O escribís lo que os mando, porque a mí me conviene, o por Dios, que
os vuelco el corazón!...

Más blanca que la cera de la vela que los alumbraba, con la carne
sobrecogida ante aquel hierro brillante, en un terror supremo y que
todo aceptaba, doña Leonor murmuró:

--¡Por la Virgen María, no me hagáis mal!... No os irritéis, señor, que
yo vivo para serviros. Mandad, que yo escribiré.

Entonces, con los puños cerrados en el borde de la mesa, en donde
dejara el puñal, estrechando a la frágil y desdichada mujer con una
mirada que la amenazaba, el señor de Lara dictó una carta que decía,
una vez conclusa, en letra trémula e incierta:

«Caballero: Muy mal me habéis comprendido, o mal pagáis el amor que
os tengo y que no os pude nunca, en Segovia, mostrar claramente...
Ahora estoy aquí, en Cabril, ardiendo por veros, y si vuestro deseo
corresponde al mío, bien fácilmente lo podéis realizar, puesto que mi
marido se halla ausente de la heredad. Venid esta noche; entrad por la
puerta del jardín del lado del camino, pasando el estanque, hasta la
terraza. Allí veréis una escalera apoyada en una ventana, que es la de
mi cuarto, en donde seréis dulcemente agasajado por quien con tanta
ansia os espera...»

--Ahora, señora, firmad con vuestro nombre, que es lo que más importa.

Doña Leonor trazó muy despacito su nombre, con la faz tan roja como si
la desnudasen delante de una multitud.

--Y ahora --ordenó el marido sordamente--, dirigidla a don Ruy de
Cárdenas.

Osó levantar los ojos ante la sorpresa que le causaba aquel nombre
desconocido.

--¡Pronto!... ¡A don Ruy de Cárdenas! --gritó el hombre sombrío.

Don Alonso metió el pergamino en el cinto, junto al puñal, ya
envainado, y salió en silencio, con la barba tiesa, apagando el rumor
de los pasos en las losas del corredor.

Quedó doña Leonor sobre el escabel, las manos cansadas y caídas en el
regazo, en un infinito espanto, la mirada perdida en la oscuridad de
la noche silenciosa. ¡Menos oscura le parecía la muerte que esa oscura
aventura en que la habían envuelto! ¿Quién era ese don Ruy de Cárdenas,
de quien nunca oyera hablar, que no había tropezado en su vida, tan
quieta, tan poco poblada de hombres y de recuerdos? Él, seguramente, la
conocería, la habría seguido, cuando menos con los ojos, pues que era
cosa natural y bien ligada recibir una carta de ella de tanta pasión y
promesas tantas.

¿Y así, un hombre, joven acaso, bien nacido, tal vez gentil, penetraba
en su destino, bruscamente, traído por la mano de su esposo? ¡Y lo
hacía de una manera tan íntima, que ya se le abrían de noche las
puertas del jardín y se le colocaba una escalera para que subiese a
su cuarto!... Y era su marido el que abría la puerta y colocaba la
escalera... ¿Para qué?

Entonces, de repente, doña Leonor comprendió la verdad, la vergonzosa
verdad, que la arrancó un grito de angustia. ¡Era una celada! ¡El señor
de Lara atraía a Cabril, a ese don Ruy, con una promesa magnífica, para
apoderarse de él y matarlo, indefenso y solitario! Y ella, su amor, su
cuerpo, eran las promesas que se hacían brillar ante los ojos seducidos
del pobre galán. ¡Su marido usaba de su belleza y de su lecho, como red
de oro en que debía caer aquella presa enloquecida! ¿Dónde habría mayor
ofensa? ¡Y cuánta imprudencia! ¡Bien podía ese don Ruy de Cárdenas
desconfiar, no acceder a convite semejante, y después, mostrar por
Segovia, triunfador y gozoso, aquella carta en que se le hacía oferta
del lecho y del cuerpo de la mujer de don Alonso de Lara! ¡Pero, no;
el desventurado correría a Cabril, para morir, y morir miserablemente,
en el negro silencio de la noche, sin sacerdote ni sacramentos, con el
alma encharcada en el pecado de amor! Para morir, de seguro, porque
jamás el señor de Lara consentiría que viviese el hombre portador de
aquella carta. ¡De modo que, aquel joven, moría de amor por ella, y por
un amor que, sin haberle valido nunca un gusto, le llevaba a seguida a
la muerte! De amor por ella, puesto que el odio del señor de Lara, odio
que con tanta deslealtad y villanía se cebaba solo pudo nacer de celos,
que le nublaban los más puros deberes de cristiano y caballero. Sin
duda sorprendiera miradas, paseos, intenciones de ese señor don Ruy,
poco cauteloso como bien enamorado.

Pero, ¿cómo? ¿cuándo? Confusamente se acordaba de aquel joven, que un
domingo la cruzara en el atrio, esperándola luego en el portal de la
iglesia, con un manojo de claveles en la mano... ¿Sería ese? Era de
noble parecer, pálido, con grandes ojos negros y ardientes... Ella
pasara, indiferente... Los claveles que retenía en la mano eran rojos y
amarillos... ¿A quién se los llevaba?... ¡Ah, si lo pudiese avisar, muy
temprano, de madrugada!

¿Cómo, si no habría en Cabril criado o aya de quien fiarse? ¡Pero iba a
dejar que una espada innoble volcase aquel corazón, que venía lleno de
ella, palpitando por ella, todo lleno de sus esperanzas!

¡Oh, la ardiente correría de don Ruy, de Segovia a Cabril, con la
promesa del jardín abierto, de la escalera apoyada en la ventana,
bajo la desnudez y protección de la noche! ¿Mandaría el señor de Lara
colocar la escalera en la ventana?

Sí, de seguro, para matar con mayor facilidad al pobre, dulce e
inocente mozo, cuando subiese confiado, con las manos embarazadas y la
espada durmiendo en la vaina... ¡De modo que, en la noche siguiente,
frente a su lecho, estaría abierta la ventana, y habría una escalera
erguida contra el muro, esperando a un hombre! Su marido, emboscado en
la sombra del cuarto, mataría a ese hombre...

¿Y si el señor de Lara lo esperase fuera de los muros de la quinta,
para asaltarlo brutalmente en algún sendero, y, o por menos diestro,
o por menos fuerte, en lucha de armas, cayese él traspasado, sin que
el otro conociese a quién mataba? Y ella, allí, en su cuarto, sin
saber nada, con las puertas abiertas y la escalera erguida; y el
hombre aquel asomado a la ventana, en la sombra de la noche tibia,
mientras el marido, que debía defenderla, quedaba muerto en el fondo
de una barranquera... ¿Qué hacer, Virgen Santísima? ¡Oh, rechazaría
soberbiamente al imprudente! Pero, ¿y el espanto de él y la cólera de
su deseo engañado? «¡Me habéis llamado, señora!» Y allí traía, sobre
el corazón, una carta con su firma. ¿Cómo le podría contar la terrible
emboscada y el engaño?

¡Era tan largo de explicar, en aquel silencio y solitud de la noche,
mientras sus ojos, húmedos y negros, la estuviesen suplicando y
traspasando!... ¡Desgraciada de ella si el señor de Lara muriese y la
dejara sola, sin defensa, en aquel caserón abierto! ¡Cuán desgraciada
también si aquel joven, llamado por ella, que la amaba y que por ese
amor venía corriendo deslumbrante, encontrase la muerte en el sitio
de su ilusión, y muerto, en pleno pecado, rodase para la eterna
desesperación...!

Tendría unos veinticinco años si era aquel joven airoso y pálido, con
un jubón de terciopelo rojo y un ramo de claveles negros, que estaba a
la puerta de la iglesia, en Segovia...

Saltaron las lágrimas de los cansados ojos de doña Leonor. Y doblando
las rodillas, el alma puesta en los cielos, donde la luna se comenzaba
a levantar, murmuró con una infinita amargura:

--¡Oh, Virgen del Pilar, Señora mía; vela por los dos, por todos
nosotros!...


III

Entraba don Ruy en el fresco patio de su casa, cuando de un banco de
piedra, en la sombra, irguiose un mozo de campo, que sacó del zurrón
una carta y se la entregó, murmurando:

--Señor, daos prisa en leer, que tengo que volverme a Cabril...

Don Ruy abrió el pergamino, y en el deslumbramiento que le causó lo
batió contra el pecho, como para enterrarlo en el corazón.

El mozo de campo insistió, preso de gran inquietud:

--¡Pronto, señor, pronto! No necesitáis responder. Basta que me deis
una señal de haber recibido el recado.

Don Ruy arrancó uno de los guantes y se lo entregó. Y ya corría el
criado en la punta de las leves alpargatas, cuando, con un grito, le
detuvo don Ruy.

--Escucha. ¿Qué camino llevas tú para ir a Cabril?

--El más corto y solitario para gente atrevida, que es por el Cerro de
los Ahorcados.

--Bien.

Subió don Ruy...

Siempre lo amara, pues, desde la mañana bendita en que sus ojos se
habían cruzado en el portal de Nuestra Señora. Mientras él rondaba
aquellos muros del jardín, maldiciendo una frialdad que le parecía más
fría que la de los fríos muros, ya ella le había dado su alma, y llena
de constancia, con amorosa sagacidad, reprimiendo el menor suspiro,
adormeciendo desconfianzas, preparaba la noche radiante en que le daría
también su cuerpo.

¡Tanta firmeza, un ingenio tan fino en las cosas del amor, aún se la
tornaban más bella y más apetecida!

Subió don Ruy las escaleras de piedra, y llegado a su aposento, sin
quitarse siquiera el sombrero, leyó de nuevo aquel pergamino, en que
doña Leonor le llamaba de noche a su cuarto, para poseerla enteramente.
Y no le maravilló la oferta, después de tan constante e imperturbable
indiferencia; antes bien, percibió un amor astuto, por ser fuerte, que
con gran paciencia se esconde ante los estorbos y peligros, y fríamente
prepara su hora de gozo, mejor y más deliciosa por hallarse tan bien
dispuesta.

¡Con qué impaciencia miraba entonces el sol, tan perezoso aquella
tarde en descender tras los montes! Sin reposo, en su cuarto, con las
ventanas cerradas para mejor concentrar su felicidad, preparábase
amorosamente para la triunfal jornada: las finas ropas con encajes, un
jubón de terciopelo negro, esencias perfumadas. Dos veces descendió a
las caballerizas para asegurarse de que su caballo estaba dispuesto.
Sobre el suelo dobló y volvió a doblar la hoja de la espada que
llevaría al cinto... Pero su mayor cuidado era el camino de Cabril, a
pesar de conocerlo bien, y la aldea apiñada en torno del monasterio
franciscano, y el viejo puente romano con su Calvario y la honda
torrentera que conduce a la heredad de don Alonso. Aun en aquel
invierno había cazado por allí, yendo de montería con dos amigos de
Astorga, y pensara al contemplar la torre de los Lara: «He ahí la torre
de la ingrata». ¡Cómo se engañaba!

Las noches eran de luna; saldría de Segovia calladamente, por la
puerta de San Mauro... Un galope corto lo ponía en el Cerro de los
Ahorcados... También conocía ese sitio de tristeza y pavor, con sus
cuatro pilares de piedra, en los que se ahorcaba a los criminales,
dejando luego sus cuerpos, balanceados por el aire y secos por el sol,
hasta que se pudriesen las cuerdas y cayeran los esqueletos, blancos y
limpios de carne por el pico de los cuervos. Tras del cerro estaba la
laguna de las Dueñas. La última vez que la había pasado fue en el día
del Apóstol San Matías, cuando el corregidor y las cofradías de la Paz
y Caridad, en solemne procesión, iban a dar sagrada sepultura a los
huesos recogidos en el suelo. Después, el camino corría liso y derecho
hasta Cabril.

Así meditaba don Ruy la jornada venturosa, mientras caía la tarde.
Cuando oscureció, y en torno de las torres de la iglesia, comenzaron
a girar los murciélagos, y en las esquinas del atrio encendiéronse
los nichos de las Ánimas, el valiente caballero sintió un miedo
extraño, el miedo de aquella felicidad que se acercaba y que le parecía
sobrenatural. ¿Era, pues, cierto que esa mujer de divina hermosura,
famosa en Castilla y más inaccesible que un astro, sería suya, toda
suya, en el silencio y seguridad de una alcoba, dentro de breves
instantes, cuando aún no se hubiesen apagado delante de los retablos
de las Ánimas aquellas luces devotas? ¿Qué había hecho él para lograr
tanto bien? Pisara losas de un atrio, buscando con los ojos otros ojos,
que no se erguían desatentos o indiferentes... Entonces, sin dolor,
abandonó su esperanza... Y he aquí que, de repente, aquellos ojos
distraídos lo buscan, aquellos brazos cerrados se le abren, largos
y desnudos, y con el cuerpo y con el alma aquella mujer le grita:
«¡Oh mal avisado, que no me entendiste! ¡Ven! ¡Quien te desanimó, te
pertenece!» ¿Dónde hubo jamás igual ventura? ¡Tan alta, tan rara era,
que, de seguro, tras de ella, si no yerra la ley humana, debía caminar
la desventura! Y de fijo que caminaba; ¡pues cuánta desventura en saber
que después de aquella felicidad, cuando de madrugada, saliendo de los
divinos brazos, se retirase a Segovia, su Leonor, el bien sublime de su
vida, tan inesperadamente adquirido por un instante, recaería de nuevo
bajo el poder de otro amo!

¡Qué importaba! ¡Viniesen después dolores y celos!

¡Aquella noche era espléndidamente suya; todo el mundo una apariencia
vana, y la única realidad ese cuarto de Cabril, mal alumbrado, donde
ella le esperaría con los cabellos sueltos! Bajó deprisa la escalera y
se acomodó sobre el caballo. Después, por prudencia, atravesó el atrio
lentamente, con el sombrero bien levantado de la cara, como en un paseo
natural, dando a entender que buscaba fuera de los muros el fresco
de la noche. Nada le inquietó hasta la puerta de San Mauro. Allí un
mendigo, agachado en la oscuridad de un arco, tocando monótonamente
su zanfoña, pidió a la Virgen y a todos los santos que llevasen a
aquel gentil caballero en su dulce y santa guarda. Parárase don Ruy
para alargarle una limosna, cuando recordó que aquella tarde no había
pasado por la iglesia, a la hora de Vísperas, para recoger la celestial
bendición de su madrina. De un salto apeose del caballo porque,
justamente, cerca del viejo arco relucía una lámpara alumbrando un
retablo. Era una imagen de la Virgen con el pecho atravesado por siete
espadas. Arrodillose don Ruy, dejando el sombrero sobre las losas,
y con las manos erguidas, celosamente, rezó una Salve. La claridad
amarilla de la luz envolvía el rostro de la Virgen que, sin sentir
el dolor de los siete aceros, o como si ellos solo le proporcionasen
inefables gozos, sonreía con los labios abiertos. Mientras rezaba, en
el convento de Santo Domingo, comenzaron a tocar a agonía. Entre la
sombra negra del arco, cesando la sonata en la zanfoña, el mendigo
murmuró: «¡Un fraile se está muriendo!» Don Ruy dijo un Avemaría por el
fraile. La Virgen de las siete espadas sonreía dulcemente --¡el toque
de agonía no era, pues, de mal presagio!--. Don Ruy montó de nuevo en
el caballo, y partió alegremente.

Más allá de la puerta de San Mauro, después de los hornos de los
Olleros, el camino seguía triste y negro entre las piteras. Tras de las
colinas, al fondo de la planicie oscura, subía la primera claridad,
amarilla y lánguida de la luna llena, próxima a aparecer. Y don Ruy
marchaba al paso, recelando llegar a Cabril con tiempo de sobra, antes
que las ayas y los criados terminasen el rosario y la velada. ¿Por
qué no le marcaba doña Leonor la hora, en aquella carta tan clara y
tan pensada?... Su imaginación entonces corría adelante, rompía por
el jardín de Cabril, escalaba aladamente la escalera prometida, y él
corría también detrás en una carrera violenta, hasta levantar las
piedras del camino mal unido. Después sofrenaba el caballo jadeante.
¡Era temprano, muy temprano! Y retomaba el paso lento, sintiendo el
corazón contra el pecho, como ave presa que bate en los hierros de una
jaula.

Así llegó al crucero, donde el camino se divide en dos, más juntos
que las puntas de una horquilla, ambos cortando a través del vasto
pinar. Descubierto delante de la imagen del crucificado, don Ruy tuvo
un instante de angustia, pues no recordaba cuál de los dos conducía al
Cerro de los Ahorcados. Ya se aventuraba por el más sombrío, cuando, de
entre los pinos silenciosos, una luz surgió, bailando en la oscuridad.
Era una vieja cubierta de harapos, con las largas melenas sueltas,
doblada sobre un cayado y llevando un candil.

--¿Adónde va este camino? --gritó Ruy.

La vieja puso la luz en alto para mirar al caballero.

--A Jarama.

Y luz y vieja inmediatamente se sumieron, fundidas en la sombra, como
si de allí hubiesen surgido solo para avisar al galán del yerro del
camino... Volviérase rápidamente, y, rodeando el calvario, galopó
por la otra carretera hasta avistar, sobre la claridad del cielo,
los pilares negros y los negros maderos del Cerro de los Ahorcados.
Entonces detúvose, derecho en los estribos. En un ribazo alto, seco,
sin hierba ni brezo, ligados por un muro bajo, todo carcomido,
levantábanse negros, enormes, sobre la amarillez de la luna, los
cuatro pilares de granito, semejantes a los cuatro ángulos de una casa
deshecha. Sobre los pilares posábanse cuatro gruesos travesaños, de los
cuales pendían cuatro ahorcados, negros y rígidos, en el aire parado y
mudo. Todo en torno parecía tan muerto como ellos.

Enormes aves de rapiña dormían encaramadas sobre los maderos. Más allá
brillaba lívidamente el agua muerta de la laguna de las Dueñas. Iba la
luna grande y llena por el cielo.

Don Ruy murmuró el Padre Nuestro, debido por todo cristiano a aquellas
almas culpadas. Y después impelió al caballo y pasaba, cuando, en el
inmenso silencio y en la inmensa soledad, resonó una voz, una voz que
le llamaba, suplicante y lenta:

--¡Caballero, deteneos; venid acá!...

Don Ruy cogió bruscamente las riendas y, erguido sobre los estribos,
recorrió con los ojos espantados todo el siniestro yermo. Veíase el
cerro áspero, el agua brillante y muda, los maderos, los muertos.
Pensó que fuera ilusión de la noche u osadía de algún demonio errante.
Y serenamente picó el caballo, sin sobresalto, ni temor, como en una
calle de la ciudad. Pero, detrás, tornó a surgir la voz, que le llamaba
urgentemente, ansiosa, casi aflictiva:

--¡Caballero, esperad; no os vayáis, volved, llegad aquí!

De nuevo don Ruy parose, y vuelto sobre la silla, se encaró con los
cuatro cuerpos pendientes de los maderos. ¡Allí sonaba la voz que,
siendo humana, solo podía salir de forma humana! Uno de esos ahorcados,
pues, era el que le había llamado con tanta prisa y ansia.

¿Restaría en alguno, por maravillosa merced de Dios, aliento y vida? ¿O
sería que, por mayor maravilla, uno de esos esqueletos medio podridos
le detenía para transmitirle avisos de ultratumba?... Que la voz
partiese de un cuerpo vivo o de un cuerpo muerto, era cobardía huir
pavorosamente, sin atender a lo que se le demandaba.

Dirigió el animal para dentro del cerro, y parando, derecho y
tranquilo, con la mano en el costado, después de mirar uno por uno los
cuatro cuerpos suspensos, gritó:

--¿Cuál de vosotros, hombres ahorcados, osó llamar por don Ruy de
Cárdenas?

En esto, aquel que volvía la espalda a la luna llena, respondió desde
lo alto de la cuerda, natural y tranquilamente, como quien habla desde
la ventana a la calle:

--Señor, fui yo.

Don Ruy hizo avanzar el caballo hasta colocarse enfrente de él. No le
distinguía la faz, enterrada en el pecho, escondida por largas y negras
melenas sueltas. Solo percibió que tenía libres y desamarradas las
manos y los pies, estos resecos y del color del betún.

--¿Qué me quieres?

El ahorcado, suspirando, murmuró:

--Señor, hacedme la gran merced de cortar esta cuerda en que estoy
colgado.

Don Ruy arrancó la espada, y con un solo golpe certero cortó la cuerda.

Con un siniestro sonido de huesos entrechocados el cuerpo cayó en
el suelo, en el cual quedó un momento estirado cuan largo era;
pero inmediatamente se enderezó sobre los pies, mal seguros y aún
durmientes, y levantó para don Ruy su faz muerta, que era una calavera
con la piel más amarilla que la luna que la envolvía; los ojos estaban
faltos de brillo y movimiento, los labios se le fruncían en una sonrisa
empedernida. De entre los dientes blancos asomaba la punta de una
lengua tan negra como el carbón.

Don Ruy no mostró terror ni asco. Y envainando serenamente la espada:

--¿Tú estás vivo o muerto? --preguntó.

El hombre encogió los hombros con lentitud:

--Señor, no sé... ¿Quién sabe lo que es la vida? ¿Quién sabe lo que es
la muerte?...

--Pero ¿qué quieres de mí?

El ahorcado, con los largos dedos descarnados, alargó el nudo de la
cuerda, que aún le lazaba el cuello, y declaró serena y firmemente:

--Señor, tengo que acompañaros a Cabril, adonde vais.

El caballero estremeciose con tan fuerte asombro, soltando las bridas,
que el caballo se empinó, como asombrado también.

--¿Conmigo a Cabril?...

El hombre curvó el espinazo, en el que se distinguían todos los
huesos, más agudos que los dientes de una sierra, a través de un largo
rasgón de la camisa de estameña:

--Señor --suplicó--, no me lo neguéis. ¡Tengo que recibir un gran
salario si os hago este gran servicio!

Don Ruy pensó de pronto que bien podía ser aquella alguna traza
formidable del demonio. Y clavando sus ojos brillantes en la faz muerta
que se le ofrecía ansiosa, en espera del consentimiento, hizo una lenta
y larga Señal de la Cruz.

El ahorcado dobló las rodillas con asustada reverencia:

--Señor ¿para qué me probáis con esa señal? Solo por ella alcanzamos
remisión, y yo solo de ella espero misericordia.

Entonces don Ruy pensó que si ese hombre no era mandado por el demonio,
bien podía ser mandado por Dios. Y luego, devotamente, con un gesto
sumiso en que todo lo entregaba al cielo, consintió, aceptó el pavoroso
acompañamiento.

--¡Ven conmigo, pues, a Cabril, si Dios te manda! Pero yo nada te
preguntaré ni tú me preguntes nada.

Encaminó el caballo a la carretera, toda alumbrada por la luna. El
ahorcado seguía a su lado con pasos tan ligeros, que hasta cuando
don Ruy galopaba, conservábase cerca del estribo, como llevado por
un viento mudo. A las veces, para respirar más libremente, aflojaba
el nudo de la cuerda que le enroscaba el pescuezo. Y cuando pasaban
entre sebes donde erraba el aroma de las flores silvestres, el hombre
murmuraba con infinito alivio y dulzura:

--¡Qué gusto da correr!

Don Ruy iba poseído de asombro, con un tormentoso cuidado.

Comprendía, desde luego, que se trataba de un cadáver, reanimado por
Dios para un extraño y encubierto servicio. Pero, ¿por qué le daba
Dios tan horrible compañero? ¿Para protegerle? ¿Para impedir que doña
Leonor, amada del cielo, por su piedad, cayese en culpa mortal? ¿Y para
tan divina incumbencia de tan alta merced, no tenía el Señor ángeles en
el cielo, antes que echar mano de un supliciado?...

¡Ah, con qué gusto volvería riendas para Segovia de no mediar la
galante lealtad del caballero, el orgullo de no retroceder jamás, y
la sumisión a las órdenes de Dios, que sentía inmediatamente sobre su
espíritu!...

Desde un alto de la carretera, de repente, avistaron Cabril, las torres
del convento franciscano albeando al lunar, los casales dormidos entre
las huertas. Silenciosamente, sin que un perro ladrase detrás de las
cancelas o por cima de los muros, descendieron el viejo puente romano.
Delante del Calvario, el ahorcado cayó de rodillas sobre las losas,
irguió los lívidos huesos de las manos y quedó rezando un largo rato,
entre profundos suspiros. Después, al entrar en el barranco, bebió
mucho tiempo y consoladamente en una fuente que corría y cantaba bajo
las frondas de un salgueiro. Como el barranco era angosto, encaminose
delante del caballero, todo curvado, con los brazos cruzados
fuertemente sobre el pecho, sin un rumor.

La luna reteníase en lo más alto del cielo. Don Ruy consideraba con
amargura aquel disco, lleno y lustroso, que esparcía tanta y tan
indiscreta claridad sobre el misterio que le llevaba a Cabril. ¡Ah,
cómo se estragaba la noche, que debía ser divina! Una enorme luna
surgía de entre los montes para alumbrarlo todo. Un ahorcado descendía
del suplicio para seguirle y entrar en lo íntimo de su secreto. Así lo
ordenaba Dios. ¡Mas qué tristeza llegar a la dulce puerta prometida con
tal intruso a su lado, bajo aquel cielo de claridad tan viva!

De improviso, el ahorcado detúvose, levantando el brazo, del cual
pendía la manga en harapos. Era el fin del barranco, que desembocaba
en camino más amplio y largo, y delante de ellos blanqueaba el muro de
la finca de don Alonso, que tenía allí un mirador, con barandilla de
piedra, todo revestido de begonias.

--Señor --murmuró el ahorcado, sujetando con respeto el estribo de don
Ruy--, a pocos pasos de este mirador está la puerta por donde debéis
penetrar en el jardín. Conviene que dejéis aquí el caballo, atado a un
árbol, si es seguro y fiel. En la empresa en que nos hallamos, ya es de
más el rumor de nuestros pies...

Don Ruy apeose en silencio y prendió el caballo, que tenía por fiel y
seguro, al tronco de un álamo seco.

Y tan sumiso se tornaba a aquel compañero impuesto por Dios, que sin
otro reparo le fue siguiendo por la orilla del muro que la luna
alumbraba.

Con pausada cautela, en la punta de los pies desnudos, avanzaba ahora
el ahorcado, vigilando el alto del muro, sondando en la negrura de la
sebe, parándose a escuchar rumores, que solo para él eran perceptibles,
porque nunca don Ruy conociera noche más hondamente adormecida y muda.

Y el espanto, en quien debía ser indiferente a los peligros humanos,
fue adueñándose también del valeroso caballero, que sacó el puñal de
la vaina, y con la capa arrollada al brazo, marchaba a la defensiva,
atenta y escudriñadora la mirada, como en un camino de emboscada
y lucha. Así llegaron a una puertecita, que el ahorcado empujó,
abriéndose sin quejido de los goznes. Penetraron en una calle bordeada
de espesos bojes hasta llegar a un estanque lleno de agua, donde
flotaban hojas de nenúfares, y que toscos bancos de piedra circundaban,
cubiertos por la rama de arbustos en flor.

--¡Por allí! --murmuró el ahorcado, extendiendo el brazo descarnado.

Señalaba una avenida que densos y viejos árboles abovedaban y
oscurecían. Por ella se metieron, como sombras en la sombra, el
ahorcado delante, don Ruy siguiéndole muy sutilmente, sin rozar una
rama, malpisando la arena. Un leve hilo de agua susurraba en el césped.
Por los troncos subían rosales trepadores, que desprendían dulce aroma.
El corazón de don Ruy recomenzó a batir con una esperanza de amor.

--¡Chist! --hizo el ahorcado.

Y don Ruy casi tropezó con el siniestro hombre estancado, con los
brazos abiertos, como las trancas de una cancilla.

Delante de ellos, cuatro pasos de escalera de piedra subían a una
terraza, en la cual la claridad era amplia y libre. Agachados, treparon
los escalones, y al fondo de un jardín sin árboles, todo en cuarteles
de flores bien recortados, orlados de boj corto, avistaron un lado de
la casa, batido por la luna llena. En el centro, entre las ventanas
cerradas, un balcón de piedra, conservaba de par en par abiertas las
maderas de los ventanales. El cuarto dentro, apagado, era como un
agujero de tiniebla en la claridad de la fachada, que bañaba el lunar.
Y, arrimada contra el balcón, estaba una escalera con los tramos de
cuerda.

El ahorcado empujó a don Ruy para la oscuridad de la avenida. Y allí,
con un gesto preciso, dominando al caballero, exclamó:

--¡Señor, ahora conviene que me deis la capa y el sombrero! Quedaos
aquí, en la oscuridad de estos árboles. Voy a subir la escalera para
observar lo que pasa dentro de aquel cuarto... Si es lo que deseáis,
aquí volveré, y que Dios os haga muy feliz...

¡Don Ruy echose atrás con el horror de que tal criatura subiese a la
ventana! Luego murmuró sordamente:

--¡No, por Dios!

Pero la mano del ahorcado, lívida en la oscuridad, bruscamente le
arrancó el sombrero de la cabeza y la capa de entre los brazos. Y se
cubría, se embozaba, murmurando en una súplica ansiosa:

--¡No me lo neguéis, señor, que por haceros este servicio ganaré una
gran merced!

Y subió de nuevo los escalones; estaba en la larga y alumbrada terraza.

Don Ruy subió, atontado, y espió. ¡Oh maravilla! Era él, don Ruy, de
la cabeza a los pies, en la figura y en el modo, aquel hombre que, por
entre los cuarteles y el boj cortado, avanzaba, airoso y leve, con la
mano en la cintura, la faz erguida risueñamente hacia la ventana, la
larga pluma escarlata del sombrero balanceándose triunfal. El hombre
avanzaba bajo la claridad espléndida. El cuarto amoroso aguardaba
abierto y negro. ¡El hombre hallábase al pie de la escalera; desembozó
la capa y asentó el pie en el primer tramo! --«¡Oh, allá va, ya sube
el maldito!»-- rugió don Ruy. El ahorcado subía. Ya la alta figura,
que era él, el propio don Ruy, estaba a mitad de la escalera, toda
negra contra la blanca pared. Detúvose... ¡No, no; subía, llegaba,
posaba la rodilla cautelosa sobre el borde de baranda! Mirábalo don
Ruy desesperadamente con los ojos, con el alma, con todo su ser. Y
he ahí que, de repente, del cuarto negro surge un negro bulto, una
furiosa voz: «¡Villano, villano!» Y una lámina de daga brilla y cae, y
otra vez se levanta y brilla y vuelve a caer, y aún refulge y torna a
hundirse... Como un fardo, de lo alto de la escalera, pesadamente, el
ahorcado cae sobre la tierra muelle. Vidrieras y ventanas se cierran a
seguida, con fragor. Y no hubo más, sino el silencio, la oscuridad y la
luna alta y redonda en el cielo de verano.

Al comprender don Ruy la traición, desenvainó la espada, ganando la
oscuridad de la avenida, cuando, ¡oh milagro!, corriendo por la terraza
aparece el ahorcado, que le agarra por la manga y le grita:

--¡A caballo, señor, volando; que el encuentro no era de amor, sino de
muerte!...

Ambos descienden a toda prisa la avenida, costean el estanque bajo
el refugio de los arbustos en flor, métense por la calle estrecha
orlada de tejos, abren la puerta y, de pronto, páranse, sofocados, en
la carretera, donde la luna, más refulgente, más llena, simulaba la
claridad del sol.

¡Y entonces, solo entonces, don Ruy descubrió que el ahorcado
conservaba clavada en el pecho, hasta los pomos, la daga, cuya punta le
salía por la espalda, lúcida y limpia!... Pero ya el pavoroso hombre le
empujaba nuevamente:

--¡A caballo, señor, volando; que aún tenemos encima la traición!

Horrorizado, con un ansia de terminar aventura tan llena de espanto
y de milagro, don Ruy cogió las riendas y comenzó a cabalgar
sufridamente. Y luego, con gran prisa, el ahorcado saltó también a
grupas del caballo fiel. Encogiose el buen caballero al sentir en sus
espaldas el roce de aquel cuerpo muerto, desprendido de un patíbulo,
atravesado por una daga. ¡Con qué desesperación galopó entonces por
la carretera interminable! Y don Ruy a cada momento sentía un frío
mayor que le helaba los hombros, como si llevase sobre ellos un enorme
costal de nieve. Al pasar por el crucero, murmuró: «¡Valedme, señor!» Y
más allá, estremeciose de repente, con el quimérico miedo de que tan
fúnebre camarada le fuese acompañando para siempre, y se tornase su
destino galopar a través del mundo, en una noche eterna, llevando un
muerto a grupas de su caballo... Y no se contuvo, gritó para atrás, en
el viento de la carrera que los zahería:

--¿En dónde queréis que os deje?

El ahorcado, acercando tanto el cuerpo a don Ruy, que le tocó con el
pomo de la daga, repuso:

--¡Señor, conviene que me dejéis en el cerro!

Dulce e infinito alivio para el buen caballero, pues el cerro estaba
cerca, y ya se distinguían en la claridad desmayada los pilares y los
travesaños negros. A poco detuvo el caballo, que temblaba blanco de
espuma.

El ahorcado, sin rumor, descendió de la silla, asegurando, como
buen servicial, el estribo de don Ruy. Y con la calavera erguida,
y la lengua negra pendiente entre los dientes blancos, murmuró una
respetuosa súplica:

--¡Hacedme ahora el gran servicio de volverme a colgar otra vez!

Don Ruy estremeciose de horror.

--¡Por Dios! ¿Que os ahorque yo?

El hombre suspiró, abriendo los brazos, en un triste ademán:

--¡Señor, por voluntad de Dios es, y por voluntad de Aquella que le es
más grata a Dios!

Resignado, sumiso a los mandatos de lo Alto, apeose don Ruy y comenzó a
seguir al hombre, que caminaba hacia el cerro pensativamente, doblando
el dorso, del cual salía, clavada y limpia, la punta de la daga.
Paráronse ante el suplicio vacío. En torno de los otros pendían los
otros tres esqueletos. El silencio era más triste y hondo que los otros
silencios de la tierra. El agua de la laguna ennegreciérase. La luna
descendía rápida y desfallecía.

Don Ruy examinó el madero en donde quedaba el pedazo de cuerda cortada
con la espada.

--¿Cómo queréis que os cuelgue? --exclamó--. No llego con la mano al
otro pedazo de cuerda; yo solo no basto para izaros.

--Señor --respondió el hombre--, ahí, al lado, debe de haber un
rollo de cuerda. Una punta me la ataréis a este nudo que tengo en el
pescuezo; la otra punta la echaréis por encima del madero, y, tirando
después, fuerte como sois, conseguiremos nuestro objeto.

Curvados ambos con pasos lentos, buscaron el rollo de cuerda. Lo
encontró el ahorcado, y él mismo lo desenrolló... Entonces don Ruy
descalzose los guantes. Y enseñado por él (que tan bien lo aprendiera
del verdugo), ató una punta al lazo que el hombre conservaba en el
pescuezo, y tiró con fuerza la otra, que ondeó en el aire, pasó sobre
el madero y quedó pendiente cerca del suelo. Y el robusto caballero,
afianzando los pies, retesando los brazos, tiró de la cuerda e izó el
hombre hasta dejarlo suspenso, negro, en el aire, como un ahorcado
natural, entre los demás ahorcados.

--¿Estás bien así?

Lenta y sumisa vino la voz del muerto:

--Señor, estoy como debo.

Don Ruy, entonces, enrolló la cuerda al pilar de piedra. Y el
sombrero en la mano, limpiándose con la otra el sudor que le corría a
cántaros, contempló a su siniestro y milagroso compañero. Estaba ya
rígido como antes, con la faz pendiente bajo las melenas caídas, los
pies enderezados, todo carcomido como un viejo tronco. En el pecho
conservaba la daga clavada. Por cima, dos cuervos dormían quietos.

--Y ahora, ¿qué más quieres? --preguntó don Ruy comenzando a ponerse
los guantes.

Desde lo alto, el ahorcado murmuró:

--¡Señor, con toda el alma os ruego que, al llegar a Segovia, le
contéis el suceso a Nuestra Señora del Pilar, vuestra madrina, que de
ella espero gran merced para mi salvación eterna por este servicio,
que, por su mandato, os hizo mi cuerpo!

Todo lo comprendió don Ruy de Cárdenas entonces, y arrodillándose
devotamente sobre el suelo de dolor y muerte, rezó una larga oración
por aquel buen ahorcado.

Después galopó para Segovia. Clareaba la mañana cuando traspasó la
puerta de San Mauro. Sonaban las campanas en el aire claro. Y entrando
en la iglesia de Nuestra Señora del Pilar, aun en el desaliño de su
terrible jornada, don Ruy, ante el altar, narró a su celestial madrina
la ruin tentación que le llevara a Cabril, el socorro que del cielo
había recibido, y con lágrimas de arrepentimiento y gratitud, juró que
nunca más pondría deseo en donde hubiese pecado, ni en su corazón daría
entrada a pensamiento que viniese del Mundo y del Mal.


IV

A esa hora, en Cabril, don Alonso de Lara, con los ojos abiertos de
pasmo y de terror, escudriñaba todas las calles, cuarteles y sombras de
su jardín.

Cuando al amanecer, luego de abierta la puerta de la cámara en que
había encerrado a doña Leonor, descendió sutilmente al jardín y no
encontró debajo del balcón, pegando a la escalera, como deliciosamente
se prometía, el cuerpo de don Ruy de Cárdenas, tuvo por cierto que el
odiado hombre, al caer, aún con un hilo débil de vida, se arrastraría
sangrando, con el intento de alcanzar el caballo y escapar de Cabril...

Mas con aquella recia daga que por tres veces enterrara en su pecho,
y que en el pecho había dejado, no se arrastraría el villano muchos
metros, y en algún sitio de aquellos debía de yacer estirado y frío.
Rebuscó entonces cada calle, cada sombra, cada macizo de arbustos. Y
--¡caso maravilloso!--, ¡no descubría el cuerpo, ni pisadas, ni tierra
que hubiese sido removida, ni siquiera rastro de sangre sobre la
tierra! Y, sin embargo, ¡mano certera y hambrienta de venganza, tres
veces le clavara la daga en el pecho y en el pecho se la dejara!

¡Y era Ruy de Cárdenas el muerto, que bien lo había conocido desde
el fondo del cuarto donde espiaba, cuando a la claridad de la luna
atravesó la terraza, confiado, ligero, con la mano en la cintura, la
faz risueñamente erguida y la pluma del sombrero balanceándose en
triunfo! ¿Cómo podría suceder una cosa tan rara, un cuerpo mortal
sobreviviendo a un hierro que tres veces le atraviesa el corazón y
en el corazón le queda clavado? ¡Y la mayor rareza era que ni en el
suelo, debajo de la ventana, señalábase el vestigio de aquel cuerpo
fuerte, caído pesadamente como un fardo! ¡Ni una flor machucada;
todas derechas, erguidas, frescas, con leves gotas de rocío sobre
las corolas! Inmóvil de espanto, casi de terror, don Alonso de Lara
detúvose allí, considerando el balcón, midiendo la altura de la
escalera, contemplando con ojos espantados los alhelíes derechos,
frescos, sin un tallo u hoja doblada. Después comenzó a correr
locamente por la terraza, por la avenida, por la calle de los bojes,
todavía con la esperanza de hallar una pisada, un tallo roto, alguna
gota de sangre sobre la finísima arena.

¡Nada! Todo el jardín ofrecía un desusado arreglo y limpieza, como
si sobre él nunca hubiese pasado el viento que deshoja ni el sol que
mustia.

Entonces, al atardecer, devorado por la incertidumbre y el misterio,
tomó un caballo y, sin escudero ni caballerizo, partió para Segovia.
Curvado y escondidamente, como un forajido, penetró en su palacio
por la puerta del pomar, y su primer cuidado fue correr la galería
abovedada, desatrancar las maderas de las ventanas y espiar ávidamente
la casa de don Ruy de Cárdenas. Todos los miradores de la vieja morada
del arcediano estaban abiertos, respirando la frescura de la noche;
y a la puerta, sentado en un banco de piedra, un mozo de caballeriza
afinaba perezosamente la bandurria.

Don Alonso de Lara descendió a su cámara, lívido, pensando que no
acontecía de seguro desgracia en casa donde todas las ventanas se abren
para recibir el fresco, y en la puerta de la calle tocan y se divierten
los mozos. Batió las palmas, pidiendo furiosamente la cena. Y apenas
sentado al extremo de la mesa, en su alta silla de cuero labrado,
mandó llamar al intendente, a quien en seguida ofreció, con extraña
familiaridad, una copa de vino añejo. En tanto el hombre, en pie, bebía
respetuosamente, don Alonso, metiendo los dedos por la maraña de las
barbas y forzando su sombría faz para sacarle una sonrisa, preguntaba
por las nuevas acontecidas en Segovia. Durante los días de su estancia
en Cabril ¿nada espantoso o digno de murmuración había ocurrido en
la ciudad?... El intendente limpió los labios para afirmar que nada
espantoso murmurábase en Segovia, a no ser que la hija del señor don
Gutierre, tan joven y rica heredera, tomaba el hábito de las Carmelitas
Descalzas. Don Alonso insistía mirando vorazmente al intendente. ¿Y no
se trabara una gran lucha, no se encontrara herido en la carretera de
Cabril un caballero joven, muy conocido?... El intendente encogía los
hombros: nada decían por la ciudad de luchas y caballeros heridos. Con
un acento desabrido, don Alonso lo despidió de su presencia.

Apenas terminada la parca cena, volvió a la galería para espiar de
nuevo las ventanas de don Ruy. Ahora estaban cerradas; en la última de
la esquina percibíase tenue claridad.

Pasó en vigilia la noche, removiendo incansablemente el mismo espanto.
¿Cómo pudo escapar aquel hombre con una daga atravesada en el corazón?
¿Cómo?... Al amanecer tomó una capa, un largo sombrero, y descendió
al atrio, todo embozado y cubierto, y quedó rondando por delante de
la casa de don Ruy. Las campanas tocaban a maitines. Los mercaderes,
con los jubones mal abotonados, salían a levantar las persianas de las
puertas, a colgar el muestrario. Ya los hortelanos, picando los burros
cargados de costales, lanzaban los pregones anunciando la hortaliza
fresca, y los frailes descalzos, con la alforja al hombro, pedían
limosna y bendecían a las mozas.

Beatas embozadas, con gruesos rosarios negros, enfilaban golosamente
para la iglesia. Después el pregonero de la ciudad, parado en un
extremo del atrio, tocó una bocina, y con una voz tremenda comenzó a
leer un edicto.

El señor de Lara parárase junto a la fuente, pasmado, como embebecido
en el canto de los chorros. De repente pensó que aquel edicto, leído
por el pregonero de la ciudad, debíase referir a don Ruy, acaso a su
desaparición... Corrió a la esquina del atrio; pero ya el hombre, con
el papel enrollado, abríase paso, batiendo en las losas con su vara
descomunal. Y cuando se volvió para espiar de nuevo la casa, he aquí
que sus ojos, atónitos, tropiezan a don Ruy, ¡a don Ruy, su víctima,
que venía caminando para la iglesia de Nuestra Señora, ligero, airoso,
la faz risueña y erguida en el fresco aire de la mañana, de jubón
claro, con plumas claras, con una de las manos posada en el cinto, la
otra meneando distraídamente un bastón con borlas de torzal de oro!

Don Alonso recogiose entonces a su casa con pasos arrastrados y
envejecidos. En lo alto de la escalera de piedra halló a su viejo
capellán, que venía a saludarle y que, penetrando con él en la
antecámara, después de pedir, con reverencia, nuevas de la señora doña
Leonor, le habló de un prodigioso caso que había llenado a la ciudad
de espanto y murmuración. ¡En la víspera, por la tarde, yendo el
corregidor a visitar el Cerro de las Horcas, pues se acercaba la fiesta
de los Santos Apóstoles, descubriera, con mucho pasmo y escándalo, que
uno de las ahorcados tenía una daga clavada en el pecho! ¿Era gracia
de algún pícaro siniestro? ¿Venganza que la muerte no saciara?... ¡Y
para mayor prodigio aún, el cuerpo había sido descolgado del madero,
arrastrado en huerta o jardín (pues que presas a los viejos harapos
se encontraron hojas tiernas) y después nuevamente ahorcado y con una
cuerda nueva!... ¡Así iba la turbulencia de los tiempos, que ni los
muertos se privaban de tamaños ultrajes!

Don Alonso escuchaba temblando, con el pelo horripilado.
Inmediatamente, con una ansiosa agitación, bramando, tropezando
contra las puertas, quiso partir y convencerse con sus propios ojos
de la fúnebre profanación. En dos mulas enjaezadas de prisa, ambos
salieron para el Cerro de los Ahorcados, él y el capellán, arrastrado y
aturdido. Un gran golpe de vecinos de Segovia, reuniérase en el Cerro,
poseídos todos de un horror maravilloso ante ¡el muerto que fuera
muerto!... Todos se arremolinaron en torno del noble señor de Lara,
que permanecía desmadejado y lívido, mirando al ahorcado y a la daga
que le atravesaba el pecho. Era su daga: ¡fuera él quien había matado
al muerto!

Galopó empavorecido para Cabril. Y allí se encerró con su secreto,
comenzando a palidecer, a adelgazar, siempre alejado de la señora
doña Leonor, escondido por las calles sombrías del jardín, murmurando
palabras al viento, hasta que en la madrugada de San Juan, una criada,
que volvía de la fuente con su cántaro, lo encontró muerto, bajo el
balcón de piedra, estirado en el suelo, con los dedos clavados en el
bancal de alhelíes, donde parecía haber excavado largamente la tierra,
buscando algo...


V

Para huir de tan lamentables memorias, la señora doña Leonor, heredera
de todos los bienes de la casa de Lara, recogiose a su palacio de
Segovia. Pero como ahora sabía que el señor don Ruy de Cárdenas había
escapado milagrosamente de la emboscada de Cabril, y, como día por
día, acechando por entre las rejas, lo seguía con ojos húmedos, jamás
satisfechos, cuando el caballero cruzaba el atrio para entrar en la
iglesia, no quiso ella, con recelo de las prisas e impaciencia de su
corazón, visitar a la Señora del Pilar mientras durase el luto. Más
tarde, una mañana de domingo, cuando, en vez de crespones negros,
se pudo cubrir de sedas rojas, descendió la escalera de su palacio,
pálida, por efecto de una emoción nueva y divina, pisó las losas del
atrio y traspuso las puertas de la iglesia. Don Ruy de Cárdenas estaba
arrodillado delante del altar, en donde había colocado su votivo ramo
de claveles blancos y amarillos. Al rumor de las finas sedas, irguió
los ojos con una esperanza purísima, hecha de gracia celeste, como si
un ángel le hubiese llamado. Doña Leonor arrodillose, arqueado el pecho
por la impresión, tan pálida y tan feliz, que la cera de las hachas
no era más pálida, ni más felices las golondrinas que batían sus alas
libres por las ojivas de la vieja iglesia.

Ante ese altar, y de rodillas en esas losas, ambos fueron casados por
el obispo de Segovia, don Martiño, en el otoño del año de gracia de
1475, siendo ya reyes de Castilla Isabel y Fernando, muy poderosos y
muy católicos, por quien Dios operó grandes hechos sobre la tierra y
sobre el mar.



[Ilustración]

JOSÉ MATÍAS


¡Linda tarde, amigo mío!... Estoy esperando el entierro de José Matías
--del José Matías de Albuquerque, sobrino del vizconde de Garmilde...
Usted lo conoció seguramente: un muchacho airoso, rubio como una
espiga, con un bigote crespo de paladín sobre una boca indecisa de
contemplativo, diestro caballero, de una elegancia sobria y fina. ¡Y
espíritu curioso, muy aficionado a las ideas generales, tan penetrante,
que comprendió mi _Defensa de la Filosofía Hegeliana_! Esta imagen de
José Matías data de 1865; porque la última vez que le encontré, en una
tarde agreste de enero, metido en un portal de la calle de San Benito,
tiritaba dentro de una levita color de miel, roída en los codos, y olía
abominablemente a aguardiente.

¡Pero usted, en una ocasión en que José Matías detúvose en Coimbra,
volviendo de Oporto, cenó con él en el Pazo del Conde! Hasta recuerdo
que Craveiro, que preparaba las _Ironías y Dolores de Satán_ para
irritar más la disputa entre la Escuela Purista y la Escuela Satánica,
recitó aquel soneto suyo, de tan fúnebre idealismo: _En la jaula de mi
pecho, el corazón..._ Y recuerdo todavía a José Matías, con una gran
corbata de seda negra hinchada entre el cuello de lino blanco, sin
despegar los ojos de las velas de los candeleros, sonriendo pálidamente
a aquel corazón que rugía en su jaula... Era una noche de abril, de
luna llena. Después paseamos en bando, con guitarras, por el Puente y
por el Choupal. Januario cantó ardientemente las endechas románticas de
nuestro tiempo:

      Ayer de tarde, al sol puesto,
    contemplabas silenciosa
    la corriente caudalosa
    que retozaba a tus pies...

¡Y José Matías, acodado sobre el parapeto del Puente, con el alma y
los ojos perdidos en la luna! --¿Por qué no acompaña usted a este
interesante mozo al cementerio de los Placeres? Tengo un coche de
plaza, con número, como conviene a un profesor de Filosofía... ¿Qué?
¿Por causa de los pantalones claros? ¡Oh, mi caro amigo! De todas las
materializaciones de la simpatía, ninguna más groseramente material
que el casimir negro. ¡Y el hombre que vamos a enterrar era un gran
espiritualista!

Venía la caja saliendo de la Iglesia... Apenas tres carruajes para
acompañarle. --Mas, realmente, caro amigo, José Matías murió hace seis
años, en su puro esplendor. Ese que llevamos ahí, medio descompuesto,
dentro de cuatro tablas galoneadas de amarillo, es un resto de
borracho sin historia y sin nombre, que el frío de febrero mató en el
vano de un portal.

¿El sujeto de lentes de oro que va en la berlina?... No sé quién es.
Tal vez un pariente rico, de esos que aparecen en los entierros, con
el parentesco correctamente cubierto de gasa negra, cuando el difunto
ya no importuna ni compromete. El hombre obeso, de caraza amarilla,
que va en la victoria, es Alves _Capao_, que tiene un periódico
donde desgraciadamente la Filosofía no abunda, y que se llama _La
Piada_. ¿Qué relaciones le prendían a Matías?... No sé. Tal vez se
emborrachasen en las mismas tascas; acaso José Matías, últimamente,
colaborase en _La Piada_; quizá debajo de aquella gordura y de aquella
literatura, ambas tan sórdidas, se abrigue un alma compasiva. Este es
nuestro coche... ¿Quiere que baje la ventanilla? ¿Un cigarro?... Yo
traigo fósforos. Pues este José Matías fue un hombre desconsolador
para quien, como yo, en la vida ama la evolución lógica y pretende
que la espiga nazca coherentemente del grano. En Coimbra siempre le
consideramos como un alma escandalosamente banal. Para este juicio
concurría acaso su horrenda corrección. ¡Nunca un rasgón ostentoso en
la sotana, ni, por ventura, un poco de polvo adherido a los zapatos;
jamás un pelo rebelde del cabello o del bigote huyendo de aquel
rígido aliño que nos desolaba! Por otra parte, en nuestra ardiente
generación él fue el único intelectual que no rugió con las miserias de
Polonia; que leyó sin empalidecer ni llorar las _Contemplaciones_; que
permaneció insensible ante la herida de Garibaldi. ¡Y, sin embargo,
no había en ese José Matías ninguna sequedad o dureza o egoísmo o
desafecto! ¡Por el contrario! Un suave camarada, siempre cordial y
mansamente risueño. Toda su imperturbable quietud parecía provenir
de una inmensa superficialidad sentimental. Y era eso de manera que
no fue sin razón que, en viendo a aquel mozo tan suave, tan rubio
y tan ligero, comenzáramos a llamarle _Matías-Corazón de Esquilo_.
Cuando se doctoró, como se le muriera el padre, después la madre,
delicada y linda señora de quien había heredado 50.000 duros, partió
para Lisboa a fin de alegrar la soledad de un tío que le adoraba, el
general vizconde de Garmilde. ¡Usted, sin duda, se acuerda de esa
perfecta estampa de general clásico, siempre de bigotes terríficamente
encerados; las calzas, color de flor de romero desesperadamente
estiradas por las presillas sobre las botas coruscantes, y el látigo,
debajo del brazo, con la punta temblando, ávido de azotar el Mundo!
Guerrero grotesco y deliciosamente bueno... Garmilde moraba entonces
en Arroyos, en una casa antigua de azulejos, con un jardín, donde
cultivaba apasionadamente bancales soberbios de dalias. Ese jardín
subía muy suavemente hasta un muro cubierto de hiedra que lo separaba
de otro jardín, el largo y bello jardín de rosas del consejero Mattos
Miranda, cuya casa, con una aireada terraza entre dos torreoncitos
amarillos, erguíase en la cima del otero y se llamaba la casa de la
«Parreira». Usted conoce (por lo menos, de tradición, como se conoce
Elena de Troya o Inés de Castro) la hermosa Elisa Miranda, Elisa de la
Parreira... Fue la sublime belleza romántica de Lisboa, en los fines
de la Regeneración. Mas, realmente, Lisboa apenas la entreveía por los
cristales de su gran carruaje o en alguna noche de iluminación del
paseo público entre la polvareda y la turba, o en los dos bailes de la
Asamblea del Carmo, de que Mattos Miranda era un director venerado.
Por gusto friolero de provinciana o por pertenecer a aquella seria
burguesía que en esos tiempos, en Lisboa, aún conservaba los antiguos
hábitos severamente encerrados, o por imposición paternal del marido,
ya diabético y con sesenta años, la Diosa raramente emergía de Arroyos
y se mostraba a los mortales. Mas quien la vio, y con facilidad
constante, casi irremediablemente, desde que se instaló en Lisboa, fue
José Matías, porque, yaciendo el palacete del general en la falda de la
colina, a los pies del jardín y de la casa de la Parreira, no podía la
divina Elisa asomarse a una ventana, atravesar la terraza, coger una
rosa entre las calles de boj, sin hacerse deliciosamente visible, tanto
más que en los dos jardines asoleados ningún árbol esparcía la cortina
de su denso ramaje. Usted de seguro tarareó, como todos tarareamos,
aquellos versos gastados, mas inmortales:

      Era en otoño, cuando tu imagen
    a la luz de la luna...

¡Pues, como en esa estrofa, el pobre José Matías, al regresar de la
playa de Ericeira, en octubre, en el otoño, vio a Elisa Miranda una
noche en la terraza, a la luz de la luna! Usted nunca contempló aquel
precioso tipo de encanto lamartiniano. Alta, esbelta, ondulante, digna
de la comparación bíblica de la palmera al viento. Cabellos negros,
lustrosos y ricos, en bandos ondeados. Una carnación de camelia
muy fresca. Ojos negros, líquidos, quebrados, tristes, de largas
pestañas... ¡Ah, amigo mío, hasta un servidor de usted, que ya entonces
anotaba laboriosamente a Hegel, después de encontrarla en una tarde
de lluvia esperando el coche a la puerta de Seixas, la adoró durante
tres exaltados días y le rimó un soneto! No sé si José Matías le
dedicó sonetos. Mas todos sus amigos percibimos de contado el fuerte,
profundo, absoluto amor que concibiera desde la noche de otoño, a
la luz de la luna, aquel corazón, que en Coimbra considerábamos de
_Esquilo_.

Bien comprenderá usted que hombre tan quieto y comedido no se exhaló
en suspiros públicos. Ya, sin embargo, en tiempo de Aristóteles,
afirmábase que amor y humo no se esconden; y de nuestro hermético
José Matías, el amor comenzó pronto a escapar, como el humo leve de
las rendijas invisibles de una casa cerrada que arde terriblemente.
Recuérdome de una tarde que le visité en Arroyos, después de volver
del Alentejo. Era un domingo de julio. Él iba a comer con una
tía-abuela, una doña Mafalda Noronha, que vivía en Benfica, en la
quinta de los Cedros, donde habitualmente almorzaban también los
domingos Mattos Miranda y la divina Elisa. Creo que solo en esa casa
se encontraban ella y José Matías, sobre todo con las facilidades
que ofrecen pensativas alamedas y retiros de sombra. Las ventanas
del cuarto de José Matías abrían al jardín, y sobre el jardín de los
Mirandas; y cuando entré, él aún se vestía lentamente. ¡Nunca admiré,
amigo mío, faz humana aureolada por felicidad más segura y serena!
Sonreía iluminadamente cuando me abrazó, con una sonrisa que venía
de las profundidades del alma iluminada; sonreía deleitablemente en
tanto yo le conté todos mis disgustos en Alentejo; sonreía después
extáticamente, aludiendo al calor y enrollando un cigarro distraído; y
sonreía siempre, extasiado, mientras escogía en el cajón de la cómoda,
con religioso escrúpulo, una corbata de seda blanca. Y a cada momento,
irresistiblemente, por un hábito ya tan inconsciente como el pestañear,
sus ojos risueños, calmamente enternecidos, volvíanse para las ventanas
cerradas... De suerte que acompañando aquel rayo dichoso, luego
descubrí en la terraza de la casa de la Parreira, a la divina Elisa,
vestida de claro, con un sombrero blanco, paseando perezosamente,
calzándose pensativamente los guantes y acechando también las ventanas
de mi amigo, que un rayo oblicuo del sol ofuscaba de manchas de
oro. José Matías, entretanto, conversaba, antes murmuraba, a través
de la perenne sonrisa, cosas afables y dispersas. Toda su atención
concentrárase delante del espejo, en el alfiler de coral y perla para
clavar en la corbata, en el cuello blanco que abotonaba y ajustaba con
la devoción con que un sacerdote novicio, en la exaltación cándida de
la primera misa, se revistiese de la estola y del amito para acercarse
al altar. ¡Jamás había visto yo a un hombre echar con tan profundo
éxtasis agua de colonia en el pañuelo! Y después de vestirse la levita,
de espetarse una soberbia rosa con inefable emoción, sin retener un
delicioso suspiro, abrió largamente, solemnemente, las ventanas.
_¡Introibo ad altarem Dei!_ Yo permanecí discretamente enterrado en el
sofá. ¡Y, caro amigo, créame, envidié a aquel hombre ante la ventana,
inmóvil, rígido en su adoración sublime, con los ojos y el alma y
todo el ser clavados en la terraza, en la blanca mujer, calzándose
los guantes claros, y tan indiferente al mundo como si el mundo fuese
apenas el ladrillo que ella pisaba y cubría con los pies!

¡Y este éxtasis, amigo mío, duró diez años, así, espléndido, puro,
distante e inmaterial! No se ría... De cierto se encontraban en la
quinta de doña Mafalda; de seguro escribíanse, y apasionadamente,
echando las cartas por sobre el muro que separaba las dos quintas;
mas nunca por encima de las hiedras de ese muro procuraron la rara
delicia de una conversación robada, o la delicia, aún más perfecta,
de un silencio escondido en la sombra. Y nunca cambiaron un beso...
¡No lo dude! Algún apretón de manos fugitivo y ansioso, bajo las
arboledas de doña Mafalda fue el límite exaltadamente extremo que la
voluntad les marcó al deseo. Usted no comprenderá cómo se mantuvieron
así dos frágiles cuerpos, durante diez años, en tan terrible y mórbido
renunciamiento... Sí; de seguro les faltó para perderse, una hora de
seguridad o una puertecilla en el muro. Luego, que la divina Elisa
vivía realmente en un convento, en el cual cerrojos y celdas eran
formados por los hábitos rígidamente reclusos de Mattos Miranda,
triste y diabético. Pero, en la castidad de este amor, entró mucha
nobleza moral y finura superior de sentimiento. El amor espiritualiza
al hombre, y materializa a la mujer. Esa espiritualización era fácil a
José Matías, que había nacido desvariadamente espiritualista; mas la
humana Elisa encontró también un gozo delicado en esa ideal adoración
de monje, que ni osa rozar con los dedos trémulos y embrollados en el
rosario la túnica de la Virgen sublimada. ¡Él, sí! Él gozó en ese amor
trascendentemente desmaterializado un encanto sobrehumano. Durante diez
años, como el Ruy-Blas del viejo Hugo, caminó, vivo y deslumbrado,
dentro de su sueño radiante, sueño en que Elisa habitó realmente
en lo íntimo de su alma, en una fusión tan absoluta, que se tornó
consubstancial con su ser. ¿Creerá usted que él abandonó el cigarro,
y que no fumaba, ni aun paseando solitariamente a caballo, por los
alrededores de Lisboa, desde que una tarde descubrió en la quinta de
doña Mafalda que el humo perturbaba a Elisa?

Esta presencia real de la divina criatura en su ser creó en José
Matías modos nuevos, extraños, derivando de la alucinación. Como el
vizconde de Garmilde comía temprano, a la hora vernácula del Portugal
antiguo, José Matías cenaba, después de San Carlos, en aquel delicioso
y saudoso café Central, donde el lenguado parecía frito en el cielo, y
el Collares en el cielo embotellado. Pues nunca cenaba sin candelabros
profusamente encendidos y la mesa cubierta de flores. ¿Por qué?
Porque Elisa también cenaba allí, invisible. De ahí esos silencios
bañados en una sonrisa religiosamente atenta... ¿Por qué? ¡Porque la
estaba siempre escuchando! Recuerdo verle arrancar del cuarto tres
grabados clásicos de Faunos osados y Ninfas rendidas... Elisa, cerníase
idealmente en aquel ambiente, y él purificaba las paredes, que mandó
forrar de sedas claras. El amor arrastra al lujo, sobre todo, un amor
de tan elegante idealismo; y José Matías prodigó con esplendor y lujo
que ella participaba. Decentemente no podía andar con la imagen de
Elisa en un coche de plaza, ni consentir que la augusta imagen rozase
por las sillas de rejilla de la platea de San Carlos. Montó, por tanto,
carruajes de un gusto sobrio y puro; y abonose a un palco en la Ópera,
donde instaló, para ella, una poltrona pontifical, de seda blanca,
bordada con estrellas de oro.

Aparte de eso, como descubriera la generosidad de Elisa, luego se hizo
congénere y suntuosamente generoso; y nadie existió entonces en Lisboa
que repartiese, con facilidad más risueña, billetes de Banco. Así
disipó, rápidamente, sesenta mil duros, con el amor de aquella mujer a
quien nunca había regalado una flor.

¿Y, durante ese tiempo, Mattos Miranda? Amigo mío, el buen Mattos
Miranda, no desordenaba ni la perfección, ni la quietud de esta
felicidad. ¿Tan absoluto sería el espiritualismo de José Matías, que
apenas se interesase por el alma de Elisa, indiferente a las sumisiones
de su cuerpo, involucro, inferior y mortal?... No sé. Verdad sea
dicha, aquel digno diabético, tan grave, siempre de bufanda de lana
oscura, con sus barbas grisáceas, sus poderosos lentes de oro, no
sugería ideas inquietadoras de marido ardiente, cuyo ardor, fatal e
involuntariamente, se reparte y abrasa. ¡Todavía nunca comprendí, yo,
Filósofo, aquella consideración, casi cariñosa, de José Matías por
el hombre que, siquiera fuese desinteresadamente, podía por derecho,
por costumbre, contemplar a Elisa desapretándose las cintas de la
enagua!... ¿Habría allí reconocimiento por ser Miranda el que había
descubierto en una remota calle de Setúbal (en donde José Matías
nunca la descubriría) aquella divina mujer, y por mantenerla en
aquella posición, sólidamente nutrida, finamente vestida, transportada
en carruajes de blandos muelles? ¿O recibiera José Matías aquella
acostumbrada confidencia --«no soy tuya, ni de él»--, que tanto
consuela del sacrificio, porque tanto lisonjea el egoísmo?.. No sé,
mas con certeza, aquel magnánimo desdén por la presencia corporal de
Miranda en el templo, donde habitaba su diosa, daba a la felicidad de
José Matías una unidad perfecta, la unidad de un cristal que por todos
los lados rebrilla, igualmente puro, sin arañadura o mancha. Y esta
felicidad, amigo mío, duró diez años... ¡Qué escandaloso lujo para un
mortal!

Mas un día, la tierra, para José Matías, tembló toda, en un terremoto
de incomparable espanto. En enero o febrero de 1871, Miranda, ya
debilitado por la diabetes, murió de una pulmonía. Por estas mismas
calles, en un pachorriento coche de plaza, acompañé su entierro
numeroso, rico, con ministros, porque Miranda pertenecía a las
Instituciones. Y después, aprovechando el coche, visité a José Matías
en Arroyos, no por curiosidad perversa, ni para llevarle felicitaciones
indecentes, sino para que en aquel lance deslumbrador sintiese a su
lado la fuerza moderadora de la Filosofía... Hallé con él a un amigo
más antiguo y confidencial, aquel brillante Nicolás de la Barca, que
ya acompañé también a este cementerio, donde ahora yacen, debajo de
lápidas, todos aquellos camaradas con quienes levanté castillos en el
aire... Nicolás había llegado de la Vellosa, de su quinta de Santarén,
de madrugada, reclamado por un telegrama de Matías. Cuando entré, un
criado arreglaba dos maletas enormes. José Matías partía en esa noche
para Oporto. Hasta se había puesto ya un traje de viaje, todo negro,
con zapatos de cuero amarillo. Después de sacudirme la mano, mientras
Nicolás removía un grog, continuó vagando por el cuarto, silencioso,
como pasmado, con un modo que no era emoción, ni alegría púdicamente
disfrazada, ni sorpresa de su destino bruscamente sublimado. ¡No!
Si el buen Darwin no nos engaña en su libro de la _Expresión de las
Emociones_, José Matías, en esa tarde, solo sentía y solo expresaba
embarazo. Enfrente, en la casa de la Parreira, todas las ventanas
permanecían cerradas bajo la tristeza de la tarde cenicienta. ¡Y
todavía sorprendí a José Matías lanzando hacia la terraza, rápidamente,
una mirada en que transparentaba inquietud, ansiedad, casi terror!
¿Cómo diré? ¡Aquella parecía la mirada que se dirige a la jaula mal
segura en donde se agita una leona! En un momento en que él entró
en la alcoba, murmuré a Nicolás, por encima del grog: «Matías hace
perfectamente en irse para Oporto...» Nicolás se encogió de hombros:
--«Sí, creyó que era más delicado... Yo aproveché. Solo durante los
meses de luto riguroso...» A las siete acompañamos a nuestro amigo
a la estación de Santa Apolonia. A la vuelta, dentro del coche que
una furiosa lluvia azotaba, filosofamos. Yo sonreía, contento: --«Un
año de luto; después mucha felicidad y muchos hijos... ¡Y un poema
acabado!»... Nicolás acudió, serio: --«Y acabado en una deliciosa
y suculenta prosa. La divina Elisa queda con toda su divinidad y
la fortuna de Miranda, unos diez o doce mil duros de renta... ¡Por
la primera vez en nuestra vida entrambos contemplamos la virtud
recompensada!»

       *       *       *       *       *

¡Mi caro amigo! Pasaron los meses ceremoniales de luto, después
otros, y José Matías no se movió de Oporto. En ese agosto le encontré
instalado fundamentalmente en el hotel Francfort, donde entretenía la
melancolía de los días abrasados, fumando (porque volviera al tabaco),
leyendo novelas de Julio Verne y bebiendo cerveza helada hasta que la
tarde refrescaba y él se vestía, se perfumaba y se florecía para ir a
comer en Foz.

Y a pesar de acercarse el bendito remate del luto y de la desesperada
espera, no noté en José Matías ni alborozo elegantemente reprimido, ni
revuelta contra la lentitud del tiempo, viejo a las veces tan moroso y
tropezón. ¡Por el contrario! A la sonrisa de radiosa certeza, que en
esos años le iluminara como un nimbo de beatitud, sucedía la seriedad
cargada, toda en sombra y arrugas, de quien se debate en una duda
irresoluble, siempre presente, roedora y dolorosa. ¿Quiere que le
diga? En aquel verano, en el hotel Francfort, siempre me pareció que
José Matías, a cada instante de su vida despierta, bebiendo la fresca
cerveza, calzando los guantes al entrar en el coche que le llevaba a
Foz, angustiosamente preguntaba a su conciencia: «¿Qué he de hacer?
¿Qué he de hacer?» Una mañana, en el almuerzo, me asombro, exclamando
al abrir el periódico, con un asomo de sangre en la cara: «¿Qué? ¿Ya
estamos a 29 de agosto? ¡Santo Dios... ya es fin de agosto!...»

Volví a Lisboa, amigo mío. Pasó el invierno, muy seco y muy azul.
Trabajé en mis _Orígenes del Utilitarismo_. Un domingo, en Rocío,
cuando ya se vendían claveles en los estancos, avisté dentro de una
berlina a la divina Elisa, con plumas rojas en el sombrero; y en esa
misma semana encontré en el _Diario Ilustrado_ la noticia corta,
casi tímida, del casamiento de la señora doña Elisa Miranda... ¿Con
quién, amigo mío? ¡Con el conocido propietario don Francisco Torres
Nogueira!...

En oyendo tal, mi amigo cerró el puño, y pegó en el muslo, espantado.
¡También yo cerré los dos puños, mas para levantarlos al cielo, en
donde se juzgan los hechos de la tierra, y clamar furiosamente, a
gritos, contra la falsedad, la inconstancia ondeante y pérfida, toda la
engañadora torpeza de las mujeres, y de aquella especial Elisa, llena
de infamia entre las mujeres! ¡Traicionar aprisa, inconsideradamente,
apenas concluyó el negro luto, a aquel noble, puro, intelectual
Matías!, ¡y su amor de diez años, sumiso y sublime!...

Y después de apuntar con los puños para el cielo, aún los apretaba
contra la cabeza, gritando: «Mas ¿por qué, por qué?» ¿Por amor? Durante
años ella amara arrobadamente a este hombre, y de un amor que no pudo
desilusionarse ni hartarse, porque permanecía suspenso, inmaterial,
insatisfecho. ¿Por ambición? Torres Nogueira era un ocioso amable
como José Matías, y poseía en viñas hipotecadas los mismos cincuenta
o sesenta mil duros que José Matías acababa de heredar ahora del
tío Garmilde, en tierras excelentes y libres. Entonces, ¿por qué?
¡Ciertamente porque los gruesos bigotes negros de Torres Nogueira
apetecían más a su carne, que el bozo rubio y pensativo de José Matías!
¡Ah, bien enseñara San Juan Crisólogo que la mujer es un montón de
impureza, erguido a la puerta del infierno!

Pues, amigo mío, cuando yo rugía de este modo, encuéntrome una tarde en
la calle de Alecrín, a Nicolás de la Barca, que salta de la victoria,
me empuja para un portal, y agarrándose excitadamente en mi pobre
brazo, exclama sofocado:

--«¿Ya sabes? ¡José Matías fue quien se negó! Ella escribiole, estuvo
en Oporto a verle, lloró... ¡Él no consintió ni en verla! ¡No quiso
casarse, no se quiere casar!» Quedé traspasado. --«Y entonces ella...».
--«Despechada, fuertemente cercada por Torres, cansada de la viudez,
con aquellos bellos treinta años en botón, ¡qué diablo! pobrecilla, ¡se
casó!» Levanté los brazos hasta la bóveda del patio: --«¿Pero y ese
sublime amor de José Matías?» Nicolás, su íntimo y confidente, juró con
irrecusable seguridad: --«¡Es el mismo siempre! Infinito, absoluto...
¡Mas no quiere casarse!»

Los dos nos miramos, y después nos separamos, encogiéndonos entrambos
de hombros, con aquel asombro resignado que conviene a espíritus
prudentes en presencia de la Incognoscible. Mas yo, Filósofo, y,
por tanto, espíritu imprudente, durante toda esa noche agujereé el
acto de José Matías con la punta de una psicología que expresamente
aguzara. Y ya de madrugada, cansado, concluí, como se concluye siempre
en Filosofía, que me encontraba delante de una Causa Primaria, por
consiguiente impenetrable, en donde se quebraría, sin ventaja para él,
para mí o para el mundo, la punta de mi Instrumento.

La divina Elisa se casó y continuó habitando la Parreira con su Torres
Nogueira, en el conforte y sosiego que ya gozara con su Mattos Miranda.
A mitad de verano, José Matías trasladose de Oporto a Arroyos, al
caserón del tío Garmilde, en el cual reocupó sus antiguas habitaciones,
con los balcones abriendo al jardín, ya florido de dalias, que nadie
cuidaba. Vino agosto, como siempre en Lisboa, silencioso y caliente.
Los domingos José Matías comía con doña Mafalda de Noronha, en Benfica,
solitariamente --porque Torres Nogueira no conocía a aquella venerada
señora de la Quinta de los Cedros. La divina Elisa, con vestidos
claros, paseaba, a la tarde, en el jardín, entre los rosales; de suerte
que la única mudanza, en aquel dulce rincón de Arroyos, parecía ser
Mattos Miranda en un bello sepulcro de los Placeres, todo de mármol --y
Torres Nogueira en el excelente lecho de Elisa.

Había, sin embargo, una tremenda y dolorosa mudanza --¡la de José
Matías!--. ¿Adivina usted cómo ese desgraciado consumía sus estériles
días? ¡Con los ojos, y la memoria, y el alma y todo el ser clavados
en la terraza, en las ventanas, en los jardines de la Parreira! Solo
que ahora no era con las vidrieras largamente abiertas, en abierto
éxtasis, con la sonrisa de segura beatitud; poníase por detrás de las
cortinas cerradas, a través de una escasa rendija, escondido, acechando
furtivamente los blancos pliegues del vestido blanco, con la faz
devastada por la angustia y por la derrota. ¿Y comprende por qué sufría
así este pobre corazón? Seguramente porque Elisa, desdeñada por sus
brazos cerrados, corriera luego, sin lucha, sin escrúpulos, para otros
brazos, más accesibles y prontos... ¡No, amigo mío! Repare ahora en la
complicada sutileza de esta pasión. ¡José Matías permanecía devotamente
creyente de que Elisa, en lo íntimo de su alma, en ese sagrado fondo
espiritual en donde no entran las imposiciones de las conveniencias,
ni las decisiones de la razón pura, ni los ímpetus del orgullo, ni las
emociones de la carne, le amaba, a él, únicamente a él, y con un amor
que no desapareciera, ni se alterara, floreciente en todo su vigor,
hasta sin ser regado o tratado, a la manera de la antigua Rosa Mística!
¡Lo que le torturaba, amigo mío, lo que le cavara largas arrugas en
cortos meses, era que un hombre, un macho, un bruto, apoderárase de
aquella mujer que era suya! ¡Y que del modo más santo y más socialmente
puro, bajo el patrocinio de la Iglesia y del Estado, lagotease con los
ásperos bigotes negros, hasta hartarse, los divinos labios que él nunca
osara rozar, en la supersticiosa reverencia y casi en el terror de su
divinidad! ¿Cómo le diré?... ¡El sentimiento de este extraordinario
Matías era el de un monje, postrado ante una Imagen de la Virgen, en
trascendental arrobo, entretanto, de improviso, un bestial sacrílego
trepa al altar, y alza obscenamente la túnica de la Imagen! Usted
sonríe... ¿Y entonces, Mattos Miranda? ¡Ah, amigo mío, ese era
diabético, y grave, y obeso, y ya existía instalado en la Parreira, con
su obesidad y su diabetes, cuando él conociera a Elisa y la diera para
siempre vida y corazón. Y Torres Nogueira, rompió brutalmente a través
de su purísimo amor, con sus negros bigotes, y los carnudos brazos, y
el duro arranque de un antiguo picador de toros, y prostituyó a aquella
mujer, a la cual revelara tal vez lo que es un hombre!

Mas, ¡con todos los demonios!, a esa mujer la despreció cuando ella
ofreciósele en la frescura y en la grandeza de un sentimiento que
ningún desdén aún secara o abatiera. ¿Qué quiere?... ¡Y la espantosa
tortuosidad espiritual de Matías! ¡Al cabo de unos meses olvidara,
positivamente olvidara esa negativa afrentosa, como si fuese un leve
desacuerdo de intereses materiales o sociales, ocurrido meses antes en
el Norte, y al que la distancia y el tiempo disipaban la realidad y la
amargura leve! ¡Y ahora, aquí en Lisboa, con las ventanas de Elisa
delante de sus ventanas y las rosas de los dos jardines exhalando
fragancia en la sombra, el dolor presente, el dolor real, era que él
amara sublimemente a una mujer, colocárala entre las estrellas para que
fuese más pura su adoración, y que un bruto moreno, de bigotes negros,
arrancara a esa mujer de entre las estrellas para arrojarla sobre una
cama!

Enredado caso, ¿eh, amigo mío? ¡Ah!, mucho filosofé acerca de él,
por deber de filósofo. Y concluí que Matías era un enfermo, atacado
de hiper-espiritualismo, de una inflamación violenta y pútrida del
espiritualismo, que recelaba pavorosamente las materialidades del
casamiento, las chinelas, la piel poco fresca al despertar, un vientre
enorme durante seis meses, las criaturas llorando en la cuna mojada...
Y ahora rugía de furor y tormento, porque cierto materialón, al lado,
se precipitara a aceptar a Elisa en camisón de dormir. ¿Un imbécil?...
¡No, amigo mío! Un ultrarromántico, locamente ajeno a las realidades
fuertes de la vida, que nunca sospechó que chinelas y pañales sucios de
criaturas son cosas de superior belleza en casa en que entre el sol y
haya amor.

¿Y sabe usted lo que exacerbó más furiosamente este tormento? ¡Que la
pobre Elisa mostraba por él el antiguo amor! ¿Qué le parece? ¡Infernal,
eh!... Por lo menos, si no sentía el antiguo amor intacto en su
esencia, fuerte como entonces y único, conservaba por el pobre Matías
una irresistible curiosidad y repetía los gestos de ese amor... ¡Tal
vez fuere apenas la fatalidad de los jardines vecinos! No sé. Mas
luego, desde septiembre, cuando Torres Nogueira partió para sus viñedos
de Carcavellos a fin de asistir a la vendimia, ella recomenzó, del
borde de la terraza, por sobre las rosas y las dalias abiertas, aquella
dulce remesa de dulces miradas con que durante diez años extasiara el
corazón de José Matías.

No creo que se trasbordasen cartas por encima del muro del jardín,
como bajo el régimen paternal de Mattos Miranda... El nuevo señor, el
hombre robusto y bigotudo, imponía a la divina Elisa, aun de lejos, de
entre los parrales de Carcavellos, retraimiento y prudencia. Y acalmada
por aquel marido, mozo y fuerte, menos sentiría ahora la necesidad de
algún encuentro discreto en la sombra caliente de la noche, aun cuando
su elegancia moral y el rígido idealismo de José Matías consintiesen
en aprovechar una escalera contra el muro... En lo demás, Elisa era
fundamentalmente honesta, y conservaba el respeto sagrado de su cuerpo,
por sentirlo tan bello y cuidadosamente hecho por Dios, más de lo que
el de su alma. Y ¿quién sabe?... Tal vez la adorable mujer perteneciese
a la bella raza de aquella marquesa italiana, la marquesa Julia de
Malfieri, que conservaba dos amorosos a su dulce servicio, un poeta
para las delicadezas románticas y un cochero para las necesidades
groseras.

¡En fin, amigo mío, no psicologuemos más sobre esta viva, detrás
del muerto que murió por ella! El hecho fue que Elisa y su amigo
insensiblemente recayeron en la vieja unión ideal a través de los
jardines en flor. En octubre, como Torres Nogueira continuaba
vendimiando en Carcavellos, José Matías, para contemplar la terraza de
la Parreira, ya abría de nuevo las vidrieras, larga y extáticamente.

Parece que un tan extremo espiritualista, reconquistando la idealidad
del antiguo amor, debía reentrar también en la antigua felicidad
perfecta. Si reinaba en el alma inmortal de Elisa, ¿qué importaba que
otro se ocupase de su cuerpo mortal? ¡Mas no! El pobre mozo sufría
angustiadamente, y para sacudir la pungencia de estos tormentos,
concluyó, un hombre como él, tan sereno, de una tan dulce armonía
de modos, por tornarse un agitado. ¡Ah, amigo mío, qué estrépito de
vida! ¡Desesperadamente, durante un año, removió, aturdió, escandalizó
a Lisboa!... De ese tiempo son algunas de sus extravagancias
legendarias... ¿Conoce la de la cena? ¡Una cena ofrecida a treinta o
cuarenta mujeres de las más torpes y de las más sucias, recogidas por
las negras callejuelas del Barrio Alto y de la Mouraría, que después
mandó montar en burros, y gravemente, melancólicamente, puesto al
frente sobre un gran caballo blanco, con una inmensa fusta, llevó a los
altos de Gracia, para saludar la aparición del sol!

¡Mas todo ese alarido no le disipó el dolor, y entonces fue, en este
invierno, cuando comenzó a jugar y a beber! Todo el día pasábalo
encerrado en casa (ciertamente por detrás de las vidrieras, ahora que
Torres Nogueira regresara de los viñedos) con ojos y alma clavados en
la terraza fatal; después, a la noche, cuando las ventanas de Elisa
se apagaban, salía en una berlina, siempre la misma, la del _Gago_,
corría a la ruleta del Bravo, después al club del «Caballero», donde
jugaba frenéticamente hasta la tardía hora de cenar, en un gabinete de
restorán, con haces de velas encendidas, y el Collares y el Champagne y
el Cognac corriendo en chorros desesperados.

¡Esta vida, picoteada por la Furias, duró años, siete años! Todas las
tierras que le dejara el tío Garmilde se fueron, largamente jugadas y
bebidas; y restábale solo el caserón de Arroyos y el dinero prestado
por que lo hipotecara; mas, súbitamente, desapareció de todos los
antros del vino y del juego.

¡Y supimos que Torres Nogueira estaba muriendo con una anasarca!

Por ese tiempo, y por causa de un negocio de Nicolás de la Barca que me
telegrafió ansiosamente de su quinta de Santarén (negocio enrevesado,
de una letra), busqué a José Matías, a las diez, en una noche caliente
de abril. El criado, en cuanto me conducía por el corredor mal
alumbrado, ya desadornado de las ricas arcas y tallas de la India del
viejo Garmilde, confesome que S. E. no acabara de comer... ¡Aún me
acuerdo, con un calofrío, de la impresión desolada que me causó el
desgraciado! Hallábase en el cuarto que abría sobre los dos jardines.
Delante de una ventana, que las cortinas de damasco cerraban, la mesa
resplandecía, con dos candeleros, un cesto de rosas blancas y algunas
de las nobles plantas de Garmilde; y al lado, todo extendido en una
poltrona, con el cuello blanco desabotonado, la faz lívida, decaída
sobre el pecho, una copa vacía en la mano inerte, José Matías parecía
adormecido o muerto.

Cuando le toqué en el hombro, alzó, sobresaltado la cabeza, toda
despeinada: --«¿Qué hora es?» Apenas le grité, en un gesto alegre, para
despertarle, que era tarde, que eran las diez, llenó precipitadamente
la copa de la botella más próxima de vino blanco, y bebió lentamente,
con la mano temblando, temblando... Después, apartando los cabellos
de la cabeza húmeda: --«¿Y entonces, qué hay de nuevo?» Desmayado,
sin comprender, escuchó, como en un sueño, el recado que le mandaba
Nicolás. Por fin, con un suspiro, removió una botella de champagne
dentro del balde en que se helaba, llenó otra copa, murmurando: --«¡Un
calor!... ¡Una sed!» Mas no bebió; arrancó el cuerpo pesado a la
poltrona, y forzó los pasos mal firmes hacia la ventana, a la cual
abrió violentamente las cortinas, después la vidriera... Y quedó tieso,
como cogido por el silencio y oscuro sosiego de la noche estrellada.
¡Yo le espié! En la casa de la Parreira dos ventanas brillaban,
fuertemente iluminadas, abiertas al aire. Y esa claridad viva envolvía
una figura blanca, en los largos pliegues de una bata blanca, parada
al borde de la terraza, como olvidada en una contemplación. ¡Era
Elisa, amigo mío! Por detrás, en el fondo del cuarto claro, el marido
ciertamente quejábase, con la opresión del anasarca. Ella, inmóvil,
reposaba, enviando un dulce mirar, tal vez una sonrisa, a su dulce
amigo. El miserable, fascinado, sin respirar, sorbía el encanto de
aquella visión bienhechora. Y entre ellos se expandía en la molicie
de la noche el aroma de todas las flores de los dos jardines...
Súbitamente Elisa recogiose, llamada por algún gemido o impaciencia del
pobre Torres. Las ventanas se cerraron; toda la luz y vida se sumieron
en la casa de la Parreira.

Entonces José Matías, con un sollozo despedazado, de punzante tormento,
vaciló, tan ansiadamente agarrose a la cortina que la rasgó, y vino a
caer desamparado en los brazos que le extendí, y en los que lo arrastré
hasta la poltrona, pesadamente, como a un muerto o a un borracho. Mas a
poco, con espanto mío, el extraordinario hombre abre los ojos, sonríe
con una lenta e inerte sonrisa y murmura casi serenamente: --«Es el
calor... ¡Hace un calor! ¿Usted no quiere tomar café?»

Negueme y partí; en cuanto él, indiferente a mi fuga, extendido en la
poltrona, encendía trémulamente un inmenso cigarro.

       *       *       *       *       *

¡Santo Dios! ¡Ya estamos en Santa Isabel! ¡Cuán de prisa van
arrastrando al pobre José Matías, para el polvo y para el gusano final!
Pues, amigo mío, después de esa curiosa noche, Torres Nogueira murió.
La divina Elisa, durante el nuevo luto, recogiose a la quinta de una
cuñada, también viuda, a la «Corte Moreira», al pie de Beja. Y José
Matías sumiose enteramente, evaporose, sin que me volviesen nuevas de
él, ni aun inciertas, tanto más que el íntimo por quien las conocería,
nuestro brillante Nicolás de la Barca, había partido para la isla de
Madeira, con su último pedazo de pulmón, sin esperanza, por deber
clásico, casi deber social, de tísico.

Todo ese año también anduve enfundado en mi _Ensayo de los Fenómenos
Afectivos_. Pero un día, en el comienzo del verano, desciendo por la
calle de San Benito, con los ojos levantados, buscando el número 214,
donde se catalogaba la librería del Morgado de Azemel, ¿y a quién
veo en el balcón de una casa nueva y de esquina? ¡A la divina Elisa,
metiendo hojas de lechuga en la jaula de un canario! ¡Y bella, amigo
mío, más llena y más armoniosa, toda madura y suculenta y deseable, a
pesar de haber festejado en Beja sus cuarenta y dos años! Aquella mujer
era de la grande raza de Elena, que, cuarenta años también después
del cerco de Troya, aún deslumbraba a los hombres mortales y a los
Dioses inmortales. Y ¡curioso acaso!, luego, en esa misma tarde, por
Secco, Juan Secco, el de la Biblioteca, que catalogaba la librería del
Morgado, conocí la nueva historia de esta Elena admirable.

La divina Elisa tenía ahora un amante... Únicamente por no poder,
con su acostumbrada honestidad, poseer un legítimo y tercer marido.
El dichoso mozo que adoraba era, en efecto, casado... Casado en Beja
con una española que, al cabo de un año de ese casamiento y de otros
requiebros, partiera para Sevilla, a pasar devotamente la Semana
Santa, y adormeciérase allá en los brazos de un riquísimo ganadero. El
marido, pacato apuntador de obras públicas, continuara en Beja, donde
también vagamente enseñaba un vago dibujo... Una de sus discípulas
era la hija de la señora de la «Corte Moreira»; y ahí, en la quinta,
mientras tanto él guiaba el esfumino de la niña, Elisa le conoció y le
amó, con una pasión tan inquieta, que arrancándole precipitadamente
a Obras Públicas, le arrastró a Lisboa, ciudad más propicia que Beja
a una felicidad escandalosa, y que se esconde. Juan Secco es de Beja,
donde pasó las Navidades; conocía perfectamente al apuntador, a las
señoras de la «Corte Moreira», y comprendió la novela, cuando desde las
ventanas de ese número 214, donde catalogaba la librería de Azemel,
reconoció a Elisa en el balcón de la esquina, y al apuntador, enfilando
regaladamente el portal, bien vestido, bien calzado, de guantes claros,
con apariencia de ser infinitamente más dichoso en aquellas obras
particulares que en las públicas.

Desde esa misma ventana del 214 conocí yo también al apuntador. Bello
mozo, sólido, blanco, de barba oscura, en excelentes condiciones de
cantidad (y tal vez de cualidad) para llenar un corazón viudo, y,
por tanto, «vacío», como dice la Biblia. Yo frecuentaba ese número
214, interesado en el catálogo de la librería, porque el Morgado de
Azemel poseía, por el irónico acaso de las herencias, una colección
incomparable de los filósofos del siglo XVIII. Transcurridas semanas,
saliendo de consultar esos libros una noche (Juan Secco trabajaba de
noche), y parándome delante de un portal abierto para encender el
cigarro, descubro a la luz temblante del fósforo, metido en la sombra,
a José Matías. ¡Mas qué José Matías, mi caro amigo! Para examinarle
más detenidamente, encendí otro fósforo. ¡Pobre José Matías! Dejara
crecer la barba, una barba rara, indecisa, sucia, blanda como bello
amarillento; dejara crecer el cabello, que le brotaba en mechones
secos por bajo de un viejo sombrero hueco; mas todo él, en lo demás,
parecía disminuido, menguado dentro de una levita de mezcla ensuciada,
y de unos pantalones negros, de grandes bolsillos, donde escondía
las manos con el gesto tradicional, tan infinitamente triste, de la
miseria ociosa. En la espantada lástima que me dio, apenas balbucí:
«Pero, hombre... ¿y usted... qué se ha hecho de usted?» Y él, con su
mansedumbre pulida, mas secamente, para desembarazarse, y con una voz
que el aguardiente enronqueciera: «Aquí, esperando a un sujeto». No
insistí; seguí. Después, más adelante, parándome, comprobé lo que desde
luego adivinara; que el portal negro quedaba enfrente a la casa nueva y
a los balcones de Elisa.

¡Pues, amigo mío, tres años vivió José Matías escondido en aquel portal!

       *       *       *       *       *

Era uno de esos patios de la Lisboa antigua, sin portero, siempre
abiertos, siempre sucios, cavernas laterales de la calle, de donde
nadie echa a los escondidos de la miseria o del dolor. Al lado había
una taberna. Infaliblemente, al anochecer, José Matías descendía la
calle de San Benito, colado a los muros, y como una sombra, deslizábase
en la sombra del portal. A esa hora, ya lucían las ventanas de Elisa,
en invierno, empañadas por la niebla fina, en verano, aún abiertas,
aireándose en reposo y en calma. Hacia ellas, inmóvil, con las manos en
los bolsillos, quedábase José Matías en contemplación. Cada media hora,
sutilmente, colábase en la taberna. Vaso de vino, copa de aguardiente,
y muy mansito, recogíase a la negrura del portal, a su éxtasis.
¡Cuando las ventanas de Elisa apagábanse, aun a través de la larga
noche, de las negras noches de invierno, encogido, transido, batiendo
las suelas rotas en el suelo, o sentado al fondo, en las escaleras,
permanecía, inmóviles los ojos turbios en la fachada negra de aquella
casa, donde se la figuraba durmiendo con el otro!

Al principio, para fumar un cigarro aprisa, trepaba hasta el descanso
desierto, a esconder el fuego que le denunciaría en su escondrijo.
¡Mas después, amigo mío, fumaba incesantemente, apoyado en la
pared, apurando el cigarro con ansia para que la punta rebrillase,
lo alumbrase! ¿Y percibe por qué, amigo mío?... ¡Porque Elisa ya
descubriera que dentro de aquel portal, adorando sumisamente sus
ventanas, con el alma de otro tiempo, estaba su pobre José Matías!...

¿Y creerá usted, amigo mío, que entonces todas las noches, o por
detrás de la vidriera o asomada en el balcón (con el apuntador dentro,
estirado en el sofá, ya de chinelas, leyendo el _Diario de la Noche_),
ella demorábase a mirar hacia el portal muy quieta, sin otro gesto,
en aquel antiguo y mudo mirar de la terraza por sobre las rosas y
las dalias? José Matías lo percibiera, deslumbrado. ¡Y ahora avivaba
desesperadamente el fuego, como un farol, para guiar en la oscuridad
sus amados ojos, y mostrarla que allí estaba, transido, todo suyo y
fiel!

De día nunca pasaba por la calle de San Benito. ¿Cómo osaría, con el
chaquetón roto en los codos y las botas torcidas? Porque aquel mozo de
elegancia sobria y fina, cayera en la miseria del andrajo. ¿De dónde
sacaba día por día las tres perras para el vino y para el plato de
bacalao en las tabernas? No sé... ¡Mas loemos a la divina Elisa, amigo
mío! Muy delicadamente, por caminos enredados y astutos, ella, rica,
procurara establecer una pensión en favor de José Matías, mendigo.
Situación picante, ¿eh? ¡La grata señora dando dos mensualidades a
sus dos hombres, el amante del cuerpo y el amante del alma! ¡Pero
él adivinó de dónde procedía la pavorosa limosna, y la rechazó, sin
revuelta, ni alarido de orgullo, hasta con enternecimiento, hasta con
lágrimas en los párpados que el aguardiente inflamara!

Así que, solo ya de noche muy cerrada, atrevíase a bajar a la calle de
San Benito, y entrar en su portal. ¿Y a que no adivina usted en qué
gastaba el día? ¡Espiando, acechando, siguiendo al apuntador de Obras
Públicas! ¡Sí, amigo mío, una curiosidad insaciable, frenética, atroz,
por aquel hombre, que Elisa escogiera!... Los dos anteriores, Miranda
y Nogueira, habían entrado en la alcoba de Elisa, públicamente, por la
puerta de la Iglesia, y para otros fines humanos a más del amor; para
poseer un lar, tal vez hijos, estabilidad y quietud en la vida. Pero
este era meramente el amante que ella nombrara y mantenía solo para ser
amada; y en esa unión no aparecía otro motivo racional sino que los
dos cuerpos se uniesen. No se hartaba, por tanto, de estudiarlo, en la
figura, en la ropa, en los modos, ansioso por saber bien cómo era ese
hombre, que, para completarse, había preferido Elisa entre la turba de
los hombres. Por decencia, el apuntador moraba en la otra extremidad
de la calle de San Benito, delante del Mercado. Esa parte de la calle,
donde no le sorprenderían, en su miseria, los ojos de Elisa, era el
paradero de José Matías, por la mañana, para mirar, olfatear al hombre,
al retirarse de casa de Elisa, aún caliente del calor de su alcoba.
Después no le abandonaba, siguiéndole cautelosamente, como un ratonero
rastreando de lejos en su rastro. Sospecho que le seguía así, menos
por curiosidad perversa que para persuadirse de si a través de las
tentaciones de Lisboa, terribles para un apuntador de Beja, el hombre
conservaba el cuerpo fiel a Elisa. ¡En servicio de la felicidad de ella
--fiscalizaba al amante de la mujer que amaba!

¡Exceso furioso de espiritualismo y devoción, amigo mío! El alma
de Elisa era suya y recibía perennemente la adoración perenne; y
ahora quería que el cuerpo de Elisa no fuese menos adorado, ni menos
lealmente, por aquel a quien ella se lo entregara. Mas el apuntador
era sin ningún esfuerzo fiel a una mujer tan hermosa, tan rica, de
medias de seda, de brillantes en las orejas, que lo deslumbraba. ¿Y
quién sabe, amigo mío? Tal vez esta felicidad, tributo carnal a la
divinidad de Elisa, fuese para José Matías la última felicidad que le
concedió la vida. Lo creo así, porque en el invierno pasado encontré al
apuntador, en una mañana de lluvia, comprando camelias a una florista
de la calle del Oro; y en frente, en una esquina, a José Matías,
enflaquecido, andrajoso, que acechaba al hombre, con cariño, casi con
gratitud. Tal vez en esa noche, en el portal, tiritando, batiendo las
suelas encharcadas, con los ojos enternecidos en las oscuras vidrieras,
pensase: --«¡Coitadiña, pobre Elisa! ¡Qué contenta habrá quedado con
esas flores!»

Esto duró tres años.

En fin, amigo mío, anteayer, Juan Secco, apareció en mi casa, de
tarde, despavorido: --«¡Llevaron a José Matías en una camilla, para el
hospital, con una congestión en los pulmones!»

Parece que le encontraron, de madrugada, estirado en los ladrillos,
todo encogido en el chaquetón delgado, jadeando, con la faz cubierta
de muerte, vuelta para los balcones de Elisa. Corrí al hospital.
Muriera... Subí, con el médico de servicio, a la enfermería. Levanté el
paño que lo cubría. En la abertura de la camisa sucia y rota, preso al
pescuezo por un cordón, conservaba un saquito de seda, pulido y sucio
también. Seguramente contenía flores, o cabellos, o un pedazo de encaje
de Elisa, del tiempo del primer encanto y de las tardes de Benfica...
Dije al médico que le conocía, y le pregunté si sufriera: --«¡No! Tuvo
un momento comatoso, después abrió mucho los ojos, exclamó: ¡oh! con
gran espanto, y acabó.»

¿Era el grito del alma, en el asombro y horror de morir también? ¿O era
el alma triunfando por reconocerse al fin inmortal y libre? Usted no lo
sabe; ni lo supo el divino Platón; ni lo sabrá el último filósofo en la
última tarde del mundo.

Llegamos al cementerio. Creo que debemos coger las borlas de la caja...
A la verdad, es bien singular ver a este Alves _Capao_, siguiendo tan
sentidamente a nuestro pobre espiritualista... ¡Mas, santo Dios,
mire! Allí, a la espera, a la puerta de la iglesia, aquel sujeto
convencido, de levita, con guardapolvos blanco... ¡Es el apuntador
de Obras públicas! Detrás lleva un grueso ramo de violetas... ¡Elisa
mandó a su amante carnal a acompañar al sepulcro y cubrir de flores a
su amante espiritual! ¡Jamás, en cambio, hubiese pedido a José Matías
que derramase violetas sobre el cadáver del apuntador! ¡Y es que la
Materia, hasta sin comprenderlo, y sin sacar de él su felicidad,
adorará siempre al Espíritu, y siempre a sí propia, a través de los
gozos que de sí recibe, se tratará con brutalidad y desdén! ¡Grande
consuelo, amigo mío! ¡El tal apuntador, con su ramo, para un metafísico
que, como yo, comentó a Spinoza y Malebranche, rehabilitó a Fichte y
probó suficientemente la ilusión de la sensación! Solo por eso valió la
pena de traer a su cueva a este inexplicado José Matías, que era tal
vez mucho más que un hombre o tal vez aún menos que un hombre... En
efecto, hace frío... ¡Mas qué linda tarde!



[Ilustración]

LA PERFECCIÓN


I

Sentado en una roca, en la isla de Ogigia, con la barba enterrada entre
las manos, de las cuales desapareciera la aspereza callosa y tiznada
de las armas y de los remos, Ulises, el más sutil de los hombres,
consideraba, con una oscura y pesada tristeza, el mar muy azul, que
mansa y armoniosamente rodaba sobre la arena muy blanca. Una túnica
bordada de flores escarlata cubría, en blandos pliegues, su cuerpo
poderoso, que había engordado. En las correas de las sandalias que
le calzaban los pies suavizados y perfumados de esencias, relucían
esmeraldas de Egipto. Su bastón era un maravilloso cuerno de coral,
rematado en piña de perlas, como los que usan los Dioses marinos.

La divina isla, con sus roquedos de alabastro, los bosques de cedros y
tuyas odoríficas, las eternas mieses dorando los valles, la frescura
de los rosales revistiendo los oteros suaves, resplandecía, adormecida
en la molicie de la siesta, toda envuelta en mar resplandeciente. Ni
un soplo de los céfiros curiosos que brincan y corren por sobre el
Archipiélago, desordenaba la serenidad del luminoso aire, más dulce
que el vino más dulce, todo repasado por el fino aroma de los prados
de violetas. En el silencio, embebido de calor afable, parecían de una
armonía más fascinadora los murmullos de los arroyos y fuentes, el
arrullar de las palomas volando de los cipreses a los plátanos, y el
lento rodar y romper de la onda mansa sobre la blanda arena. En esta
inefable paz y belleza inmortal, el sutil Ulises, con los ojos perdidos
en las aguas lustrosas, gemía amargamente, revolviendo la quejumbre de
su corazón...

Siete años, siete inmensos años, iban pasados desde que el rayo
fulgente de Júpiter hendiera su nave de alta proa encarnada, y él,
agarrado al mástil partido, desesperárase en la braveza mugidora de
las espumas sombrías durante nueve días, durante nueve noches, hasta
que boyara en aguas más calmas y viniera a parar en las arenas de
aquella isla, en donde Calipso, la Diosa radiosa, le recogiera y le
amara. Y durante esos inmensos años, ¿de qué modo se había arrastrado
su vida, su grande y fuerte vida, que después de la salida hacia las
murallas fatales de Troya, abandonando entre lágrimas innumerables a su
Penélope, de ojos claros, a su pequeñín Telémaco enfajado en el colo
del ama, fuera siempre tan agitada por peligros, y guerras, y astucias,
y tormentas, y rumbos perdidos?...

¡Ah, dichosos los Reyes muertos, con hermosas heridas en el blanco
pecho, delante de las puertas de Troya! ¡Felices sus compañeros
tragados por la onda amarga! ¡Feliz él mismo si las lanzas troyanas
le hubiesen traspasado en esa tarde de gran viento y polvo, cuando,
junto a _Faia_, defendía de los ultrajes, con la espada sonora, el
cuerpo muerto de Aquiles! ¡Mas no! ¡Vivía! Y ahora, cada mañana,
al salir sin alegría del trabajoso lecho de Calipso, las Ninfas,
siervas de la Diosa, le bañaban en un agua muy pura, le perfumaban
con lánguidas esencias, le cubrían con una túnica siempre nueva, ora
bordada a sedas finas, ora bordada de oro pálido. Entretanto, sobre la
lustrosa mesa, erguida a la puerta de la gruta, en la sombra de las
enramadas, junto al durmiente susurro de un arroyo diamantino, los
azafates y las fuentes labradas desbordaban de bollos, de frutas, de
tiernas carnes humeando, de peces centelleantes como tramas de plata.
La intendenta venerable helaba los vinos dulces en las cisternas de
bronce, coronadas de rosas. Y él, sentado en un escabel, extendía
las manos para los perfectos manjares, en cuanto al lado, sobre un
trono de marfil, Calipso, esparciendo a través de la túnica nevada la
claridad y el aroma de su cuerpo inmortal, sublimemente serena, con una
sonrisa taciturna, sin tocar en los manjares humanos, bebía en sorbos
delicados ambrosía, el néctar transparente y rubio. Después, empuñando
aquel bastón de Príncipe-de-Pueblos con que Calipso lo presentara,
recorría sin curiosidad los sabidos caminos de la Isla, tan lisos y
cultivados, que nunca sus sandalias relucientes se maculaban de polvo,
tan penetrados por la inmortalidad de la Diosa, que jamás en ellos
encontrárase flor seca ni flor menos fresca pendiendo en el tallo.
Entonces se sentaba sobre una roca, contemplando aquel mar que también
bañaba a Itaca, allá tan bravío, aquí tan sereno, y pensaba, y gemía,
hasta que las aguas y los caminos cubríanse de sombra y se recogía
a la gruta para dormir, sin deseo, con la diosa que le deseaba... Y
durante estos inmensos años, ¿qué destino envolvería a su Itaca, la
áspera isla de sombríos bosques? ¿Vivían aún los seres amados? ¿Sobre
la fuerte colina, dominando la ensenada de Reinthros y los pinares
de Neus, aún se erguía su palacio, con los bellos pórticos pintados
de bermejo y rojo? ¿Al cabo de tan lentos y vacíos años, sin nuevas,
apagada toda esperanza como una lámpara, desvestiría su Penélope la
túnica pasajera de la viudez, para pasar a los fuertes brazos de otro
esposo fuerte, que ahora manejaba sus lanzas y vendimiaba sus viñas?
¿Y el dulce hijo Telémaco? ¿Reinaría acaso en Itaca, sentado, con el
blanco cetro, sobre el mármol alto del Ágora? Ocioso y rondando
por los patios, ¿humillaría los ojos bajo el imperio duro de un
padrastro? ¿Erraría por ciudades ajenas, mendigando un salario? ¡Ah,
si su existencia, así para siempre arrancada de la mujer, del hijo,
tan dulces a su corazón, pudiese por lo menos emplearla en ilustres
hazañas! Diez años antes también desconocía la suerte de Itaca, y de
los seres preciosos que allá había dejado en soledad y fragilidad;
mas era una empresa heroica la que le llevaba, y día por día, su fama
crecía como un árbol en un promontorio, que llena el cielo y todos los
hombres contemplan. ¡Entonces era la planicie de Troya, y las blancas
tiendas de los griegos a lo largo del mar sonoro! Sin cesar, meditaba
astucias de guerra; con soberbia facundia discurseaba en la Asamblea
de los Reyes; rígidamente ungía los caballos empinados al timón de
los carros; con la lanza en alto, corría entre la gritería y la pelea
contra los Troyanos de altos yelmos, que surgían en golpe resonante de
las puertas Esceas... ¡Oh, y cuando él, Príncipe-de-Pueblos, encogido
bajo harapos de mendigo, con los brazos maculados de llagas postizas,
cojeando y gimiendo, penetrara en los muros de la orgullosa Troya, por
el lado de la _Faia_, para de noche, con incomparable ardid y bravura,
robar el Paladio tutelar de la ciudad! Y cuando, dentro del vientre
del Caballo-de-Palo, en la oscuridad, en el cerco de todos aquellos
guerreros tiesos y cubiertos de hierro, calmaba la impaciencia de los
que sofocaban, y tapaba con la mano la boca de Anticlo, braveando
furioso, al escuchar fuera en la planicie los ultrajes y los escarnios
troyanos, y a todos murmuraba: «¡Calla, calla, que la noche viene y
Troya es nuestra!...» ¡Y después los prodigiosos viajes! ¡El pavoroso
Polifemo, ludibriado con una astucia que maravillara para siempre a las
generaciones! ¡Las maniobras sublimes entre Escila y Caribdis! ¡Las
sirenas, bogando y cantando en torno del mástil, de donde él, amarrado,
rechazábalas con el mudo lenguaje de los ojos, más agudos que dardos!
¡La descensión a los infiernos, jamás concedida a ningún mortal!...
¡Y ahora, hombre de tan rutilantes hechos, yacía en una isla muelle,
eternamente preso, sin amor, por el amor de una Diosa! ¿Cómo podría
huir, rodeado de mar indomable, sin nave ni compañeros para mover los
largos remos? Los Dioses dichosos ciertamente olvidábanse de quien
tanto por ellos combatiera, y siempre piadosamente les votara las
reses debidas, aun a través del fragor y humareda de las ciudadelas
derrumbadas, hasta cuando su proa encallaba en tierra agreste... Y
al héroe, que recibiera de los reyes de Grecia las armas de Aquiles,
cabía por destino amargo engordar en la ociosidad de una isla más
lánguida que una cesta de rosas, y extender las manos afeminadas para
los abundantes manjares, y cuando aguas y caminos cubríanse de sombra,
dormir sin deseo con una Diosa que, sin cesar, le deseaba.

Así gemía el magnánimo Ulises, al borde del mar lustroso... Y he ahí
que, de repente, un surco de desusado brillo, más rutilantemente blanco
que el de una estrella cayendo, rompió la rutilancia del cielo, desde
las alturas hasta el oloroso soto de tuyas y cedros, que sombreaba
un golfo sereno a Oriente de la Isla. El corazón del héroe latió con
alborozo. Rastro tan refulgente en la refulgencia del día, solo un Dios
lo podía trazar a través del largo Ouranos. ¿Descendiera a la Isla un
Dios?


II

Un Dios descendiera, un grande Dios... Era el Mensajero de los Dioses,
el leve, elocuente Mercurio. Calzado con aquellas sandalias que tienen
dos alas blancas, los cabellos color de vino cubiertos por el casco,
en el cual baten también dos claras alas, levantando en la mano el
Caduceo, hendiera el Éter, rozara la lisura del mar sosegado, pisara
la arena de la Isla, donde sus huellas quedaban rebrillando como
plantillas de oro nuevo. A pesar de recorrer toda la tierra, con los
recados innumerables de los Dioses, el luminoso Mensajero no conocía
aquella isla de Ogigia, y admiró, sonriendo, la belleza de los prados
de violetas tan dulces para el correr y brincar de las Ninfas, y el
armonioso brillar de los riachuelos por entre los altos y lánguidos
lirios. Una viña, sobre puntales de jaspe, cargada de racimos maduros,
conducía, como fresco pórtico salpicado de sol, hasta la entrada
de la gruta, toda de rocas pulidas, de las cuales pendían jazmines
y madreselvas, envueltas en el susurrar de las abejas. Luego vio a
Calipso, la Diosa dichosa, sentada en un trono, hilando en rueca de
oro con huso de oro, la lana hermosa de púrpura marina. Un aro de
esmeraldas prendía sus cabellos muy enrizados y ardientemente rubios.
Bajo la túnica diáfana la mocedad inmortal de su cuerpo brillaba, como
la nieve cuando la aurora la tiñe de rosas en las colinas eternas
pobladas de Dioses. Y mientras torcía el huso, cantaba un trinado y
fino canto, como trémulo hilo de cristal vibrando de la Tierra al
Cielo. Mercurio pensó: «¡Linda isla, y linda Ninfa!»

De un fuego claro de cedro y tuya subía, muy derecho, un humo delgado
que perfumaba toda la Isla. A la redonda, sentadas en esteras, sobre
el suelo de ágata, las Ninfas, siervas de la Diosa, devanaban las
lanas, bordaban en la seda las flores ligeras, tejían las puras telas
en telares de plata. Todas enrojecieran, con el seno palpitando, al
sentir la presencia del Dios. Y sin detener el huso chispeante, Calipso
reconoció en seguida al Mensajero, ya que todos los Inmortales saben
unos de otros, los nombres, los hechos, y los rostros soberanos, hasta
cuando habitan retiros remotos que el Éter y el Mar separan.

Mercurio parose, risueño, en su desnudez divina, exhalando el perfume
del Olimpo. Entonces la Diosa alzó hacia él, con compuesta serenidad,
el esplendor largo de sus ojos verdes.

--¡Oh, Mercurio! ¿Por qué descendiste a mi Isla humilde, tú, venerable
y querido, que yo nunca vi pisar la tierra? Di lo que de mí esperas.
Ya mi abierto corazón me ordena que te contente, si tu deseo cupiese
dentro de mi poder y del Hado... Pero entra, reposa, y que yo te sirva,
como dulce hermana, a la mesa de la hospitalidad.

Sacó de la cintura la rueca, apartó los rizos sueltos del cabello
radiante, y con sus nacaradas manos colocó sobre la mesa, que las
Ninfas acercaron al fuego aromático, el plato desbordando de Ambrosía y
los cántaros de cristal donde resplandecía el Néctar.

Mercurio murmuró: «¡Dulce es tu hospitalidad, oh, Diosa!» Colgó el
Caduceo del fresco ramo de un plátano, extendió los dedos relucientes
para la fuente de oro, risueñamente loó la excelencia de aquel Néctar
de la Isla. Y contentada el alma, recostando la cabeza al tronco liso
del plátano que se cubrió de claridad, comenzó con palabras perfectas y
aladas:

--Preguntaste por qué descendía un Dios a tu morada, ¡oh, Diosa! Y
ciertamente ningún Inmortal recorrería sin motivo, desde el Olimpo
hasta Ogigia, esta desierta inmensidad del mar salado, en que no se
encuentran ciudades de hombres, ni templos cercados de bosques, ni
siquiera un pequeñito santuario de donde suba el aroma del incienso, o
el olor de las carnes votivas, o el murmurio gustoso de las preces...
Mas fue nuestro padre Júpiter, el tempestuoso, quien me mandó con este
recado. Tú has recogido, y retienes por la fuerza inconmensurable de
tu dulzura, al más sutil y desgraciado de todos los Príncipes que
combatieron durante diez años la alta Troya, y después embarcaron
en las naves hondas para volver a la tierra de la Patria. Muchos de
esos consiguieron reentrar en sus ricos lares, cargados de fama, de
despojos, y de historias excelentes para contar. Vientos enemigos, sin
embargo, y un hado más inexorable, arrojaron a esta isla tuya, envuelto
en las sucias espumas, al facundo y astuto Ulises... Pero el destino de
este héroe no es permanecer en la ociosidad inmortal del lecho, lejos
de aquellos que le lloran, y que carecen de su fuerza y mañas divinas.
¡Por eso Júpiter, regulador de la Orden, te ordena, ¡oh, Diosa!, que
sueltes al magnánimo Ulises de tus brazos claros, y le restituyas, con
los presentes dulcemente debidos, a su Itaca amada, y a su Penélope,
que teje y deshace la tela maliciosa, cercada de los Pretendientes
arrogantes, devoradores de sus gordos bueyes, sorbedores de sus frescos
vinos!

La divina Calipso mordió levemente el labio, y sobre su rostro
luminoso descendió la sombra de las densas pestañas color de jacinto.
Después, con un armonioso suspiro, en que onduló todo su pecho
brillante:

--¡Ah, Dioses grandes, Dioses dichosos! ¡Sois ásperamente celosos
de las Diosas que, sin esconderse por la espesura o en las cavernas
oscuras de los montes, aman a los hombres elocuentes y fuertes!...
Este, que me envidiáis, llegó a las arenas de mi Isla, desnudo, pisado,
hambriento, preso a una quilla partida, perseguido por todas las iras,
y todas las rachas, y todos los rayos dardeantes de que dispone el
Olimpo. Yo le recogí, le lavé, le nutrí, le amé, guardándole, para
que quedase eternamente al abrigo de las tormentas, del dolor y de la
vejez. ¡Y ahora Júpiter tronador, al cabo de ocho años en que mi dulce
vida enroscose en torno de esa afección, como la vid al olmo, determina
que me separe del compañero que escogiera para mi inmortalidad!
¡Realmente sois crueles, oh Dioses, que constantemente aumentáis la
raza turbulenta de Semidioses durmiendo con las mujeres mortales!
¿Cómo quieres que mande a Ulises a su patria, si no poseo naves, ni
remadores, ni piloto sabedor que le guíe a través de las islas? Mas
¿quién puede resistirse a Júpiter, que junta las nubes? ¡Sea! Y que
el Olimpo ría, obedecido. Enseñaré yo misma al intrépido Ulises a
construir una balsa segura, con que de nuevo corte el dorso verde del
mar...

Inmediatamente, el Mensajero Mercurio levantose del escabel, clavado
con clavos de oro, retomó su Caduceo, y bebiendo una última taza del
Néctar excelente de la Isla, loó la obediencia de la Diosa:

--Bien harás, ¡oh, Calipso! Así evitas la cólera del Padre tonante.
¿Quién le resistirá? Su Omnisciencia dirige su Omnipotencia; y
sustenta, como cetro, un árbol que tiene por flor la Orden... Sus
decisiones, clementes o crueles, resultan siempre en armonía. Por
eso su brazo se torna terrífico a los pechos rebeldes. Por tu pronta
sumisión serás hija estimada y gozarás una inmortalidad repleta de
sosiego, sin intrigas y sin sorpresas...

Ya las alas impacientes de sus sandalias palpitaban, y su cuerpo,
con sublime gracia, balanceábase por sobre los prados y flores que
alfombraban la entrada de la gruta.

--Además --añadió--, tu Isla, ¡oh Diosa!, hállase en el camino de las
naves osadas que cortan las ondas. Pronto, tal vez, otro héroe robusto,
habiendo ofendido a los inmortales, aportará a tu dulce playa, abrazado
a una quilla... ¡Enciende un faro claro, por la noche, en las rocas
altas!

Y sonriendo, el Mensajero Divino serenamente elevose, dejando en el
Éter un surco de elegante fulgor, que las Ninfas, olvidando la tarea,
seguían, con los frescos labios entreabiertos y el seno levantado, en
el deseo de aquel inmortal famoso.

Entonces Calipso, pensativa, echando sobre sus cabellos anillados un
velo de color de azafrán, se encaminó hacia la orilla del mar, a través
de los prados, con una prisa que le ceñía la túnica, a la manera de una
espuma leve, en torno de las piernas redondas y róseas. Tan levemente
pisaba la arena, que el magnánimo Ulises no la sintió deslizarse,
perdido en la contemplación de las aguas lustrosas, con la negra barba
entre las manos, aliviando en gemidos el peso de su corazón. La Diosa
sonrió, con fugitiva y soberana amargura. Después, posando en el vasto
hombro del Héroe sus dedos, tan claros como los de Eos, madre del día:

--¡No te lamentes más, desgraciado, ni te consumas mirando el mar! Los
Dioses, que me son superiores por la inteligencia y por la voluntad,
determinan que partas, afrontes la inconstancia de los vientos, y pises
de nuevo la tierra de la patria...

Bruscamente, como el cóndor sobre la presa, el divino Ulises, con la
faz asombrada, saltó de la roca musgosa:

--¡Oh, Diosa, tú dices!...

Ella continuó sosegadamente, con los hermosos brazos pendidos,
envueltos en el velo color de azafrán, en cuanto la marea rodaba, más
dulce y cantante, en amoroso respeto de su presencia divina:

--Bien sabes que no tengo naves de alta proa, ni remadores de duro
pecho, ni piloto amigo de las estrellas que te conduzcan... Mas
ciertamente te confiaré el hacha que fue de mi padre, para que tú
cortes los árboles que yo te señale, y construyas una balsa en que te
embarques... Después proveerela de odres de vino, de comidas perfectas,
impeliéndola con un soplo amigo hacia el mar indomado...

El cauteloso Ulises retrocediera lentamente, clavando en la Diosa una
dura mirada que la desconfianza ennegrecía. Y levantando la mano, que
temblaba toda, con la ansiedad de su corazón:

--¡Oh, Diosa, tú abrigas un pensamiento terrible, ya que así me invitas
a afrontar en una balsa las ondas difíciles, donde mal se mantienen
hondas naves! ¡No, Diosa peligrosa, no! ¡Combatí en la grande guerra,
en la cual también combatieron los Dioses, y conozco la malicia
infinita que contiene el corazón de los Inmortales! ¡Si resistí las
sirenas irresistibles, y me escapé con sublimes maniobras de entre
Escila y Caribdis, y vencí a Polifemo con un ardid que eternamente
tornarame ilustre entre los hombres, no fue de cierto, ¡oh, Diosa!,
para que ahora, en la Isla de Ogigia, como pajarito de poca pluma,
en su primer vuelo del nido, caiga en armadijo ligero arreglado con
decires de miel! ¡No, Diosa, no! ¡Solo embarcaré en tu extraordinaria
balsa si jurases, por el juramento terrífico de los Dioses, que no
preparas con esos quietos ojos mi pérdida irreparable!

Así bramaba en la orilla del mar, con el pecho palpitando, Ulises, el
Héroe prudente... Entonces, la Diosa clemente rio con una cantante y
refulgente risa. Y acercándose al Héroe, corriendo los dedos por sus
espesos cabellos más negros que el pez:

--¡Oh, maravilloso Ulises --decía--, cuán cierto es que eres el más
falso y mañoso de los hombres, pues que no concibes que exista espíritu
sin maña y sin falsedad! ¡Mi padre ilustre no me engendró con un
corazón de hierro! ¡A pesar de inmortal, comprendo las desventuras
mortales! ¡Solo te aconsejé lo que yo, Diosa, emprendería, si el Hado
me obligase a salir de Ogigia, a través del mar incierto!...

El divino Ulises apartó lenta y sombríamente la cabeza de la rosada
caricia de los dedos divinos:

--¡Mas jura... oh, Diosa, jura, para que a mi pecho descienda, como
onda de leche, la sabrosa confianza!

Calipso alzó el claro brazo al azul en donde los Dioses moran:

--Por Gaia, y por el Cielo superior, y por las aguas subterráneas del
Estigio, que es la mayor invocación que pueden hacer los Inmortales;
juro, oh, hombre, Príncipe de los hombres, que no preparo tu pérdida,
ni miserias mayores...

El valiente Ulises respiró largamente. Y arremangando luego las mangas
de la túnica, refregándose las palmas de las manos robustas:

--¿Dónde está el hacha de tu padre magnífico? ¡Muéstrame los árboles,
oh, Diosa!... ¡El día muere y el trabajo es largo!

--¡Sosiega, oh, hombre impaciente de males humanos! Los Dioses
superiores en sapiencia ya determinan tu destino... Ven conmigo a
la dulce gruta, a reforzar tu fuerza... Cuando Eos bermeja aparezca
mañana, yo te conduciré a la floresta.


III

Era, en efecto, la hora en que hombres mortales y Dioses inmortales
acércanse a las mesas cubiertas de vajillas, donde les espera la
abundancia, el reposo, el olvido de los cuidados y las amables pláticas
que contentan el alma. Ulises sentose en el escabel de marfil, que
aún conservaba el aroma del cuerpo de Mercurio, y delante de él las
Ninfas, siervas de la Diosa, colocaron los pasteles, las frutas, las
tiernas carnes humeando, los peces brillantes como tramas de plata.
Asentada en un Trono de oro puro, la Diosa recibió de la Intendenta
venerable el plato de Ambrosía, la taza de Néctar. Ambos extendieron
las manos hacia las comidas perfectas de la Tierra y del Cielo. Y luego
que hubieron hecho la ofrenda abundante al Hambre, y a la Sed, la
ilustre Calipso, hundiendo el rostro en los dedos róseos, considerando
pensativamente al Héroe, pronunció estas palabras aladas:

--¡Oh, Ulises, muy sutil, tú quieres volver a tu morada mortal y
a la tierra de la Patria!... ¡Ah, si conocieras, como yo, cuántos
duros males tienes que sufrir antes de avistar las rocas de Itaca,
quedarías entre mis brazos, animado, bañado, bien nutrido, revestido
de linos finos, sin perder nunca la querida fuerza, ni la agudeza del
entendimiento, ni el calor de la facundia, porque yo te comunicaría mi
inmortalidad!... Mas deseas volver a la esposa mortal, que habita en la
isla áspera, en donde los matorrales son tenebrosos. Y ni siquiera yo
le soy inferior, ni por la belleza, ni por la inteligencia, porque las
mortales brillan ante las Inmortales como lámparas humeantes ante las
estrellas puras...

El facundo Ulises acarició la barba ruda. Después, levantando el brazo,
como acostumbraba en la Asamblea de los Reyes, a la sombra de las altas
popas, delante de los muros de Troya, dijo:

--¡Oh, Diosa venerable, no te escandalices! Sé perfectamente que
Penélope te es muy inferior en hermosura, sapiencia y majestad. Tú
serás eternamente bella y moza, mientras los Dioses duraren; y ella,
a la vuelta de pocos años, conocerá la melancolía de las arrugas, de
los cabellos blancos, de los dolores de la decrepitud, y de los pasos
que vacilan apoyados a un palo que tiembla. Su espíritu mortal yerra
a través de la oscuridad y de la duda; tú, bajo esa frente luminosa,
posees las luminosas certezas. ¡Mas, oh Diosa, justamente por lo que
ella tiene de incompleto, de frágil, de grosero y de mortal, yo la amo
y apetezco su compañía congénere! ¡Considera cuán penoso es que, en
esta mesa, día por día, yo coma vorazmente el cordero de los pastos,
y la fruta de los vergeles, en tanto tú a mi lado, por la inefable
superioridad de tu naturaleza, llevas a los labios, con lentitud
soberana, la Ambrosía divina! En ocho años, ¡oh, Diosa! nunca tu faz
iluminose con una alegría; ni de tus verdes ojos rodó una lágrima;
ni tu pie batió, con airada impaciencia; ni quejándote con un dolor
te extendiste en el lecho blando... Así tienes inutilizadas todas
las virtudes de mi corazón, pues que tu divinidad no permite que yo
te congratule, te consuele, te sosiegue, o siquiera que te estregue
el cuerpo dolorido con el jugo de las hierbas benéficas. ¡Considera,
además, que tu inteligencia de Diosa posee todo el saber, alcanza
siempre la verdad, y que durante el largo tiempo que dormí contigo,
nunca gocé la felicidad de enmendarte, de contradecirte, y de sentir
ante la flaqueza del tuyo, la fuerza de mi entendimiento! ¡Oh, Diosa,
tú eres aquel ser terrífico que tiene siempre razón! ¡Considera, de
otro lado, que, como Diosa, conoces todo el pasado y todo el futuro
de los hombres; y que yo no puedo saborear la incomparable delicia
de contarte a la noche, bebiendo vino fresco, mis ilustres hazañas y
mis viajes sublimes! ¡Oh, Diosa, tú eres impecable; y el día en que
yo resbale en una alfombra, o se me rompa una correa de la sandalia,
no puedo gritarte, como los hombres mortales gritan a las esposas
mortales: «¡Fue culpa tuya, mujer!» --alzando, en medio de la cocina,
un alarido cruel! ¡Por eso sufriré, con un espíritu paciente, todos los
males con que los Dioses me asalten en el sombrío mar, para volver a
una humana Penélope que yo mande, y consuele, y reprehenda, y acuse, y
contraríe, y enseñe, y humille, y deslumbre, y por eso ame de un amor
que constantemente se alimenta de estos modos ondeantes, a la manera
que el fuego se nutre de los vientos contrarios!

Así de este modo, el facundo Ulises desahogábase ante la taza de oro
vacía; y serenamente la Diosa escuchaba, con una sonrisa taciturna, y
las manos inmóviles sobre el regazo, envueltas en la punta del velo.

Entretanto, Febo Apolo descendía camino del Occidente; y ya de las
ancas de sus cuatro caballos sudados subía y se esparcía por sobre el
mar un vapor rubicundo y dorado. En breve los caminos de la Isla se
cubrieron de sombra. Sobre las pieles preciosas del lecho, al fondo de
la gruta, Ulises, sin deseo, y la Diosa, que le deseaba, gozaron el
dulce amor y después el dulce sueño.

Temprano, apenas Eos entreabría las puertas del largo Ouranos, la
divina Calipso, que se revistiera con una túnica más blanca que la
nieve del Pindo, y prendiera en los cabellos un velo transparente y
azul como el Éter ligero, salió de la gruta, y trajo al magnánimo
Ulises, ya sentado a la puerta, bajo la enramada, delante de una taza
de vino claro, el hacha poderosa de su padre ilustre, toda de bronce,
con dos filos, y un fuerte cabo de oliva cortado en las faldas del
Olimpo.

Limpiando rápidamente la dura barba con el revés de la mano, el Héroe
arrebató el hacha venerable:

--¡Oh, Diosa, ha cuantos años no palpo un arma o una herramienta, yo,
devastador de ciudades y constructor de naves!

La Diosa sonrió. E iluminada la lisa faz, con palabras aladas:

--¡Oh, Ulises, vencedor de hombres, si te quedases en esta isla,
yo encomendaría para ti, a Vulcano y a sus forjas del Etna, armas
maravillosas...!

--¿Qué valen armas sin combate, u hombres que las admiren? Además,
¡oh Diosa! ya batallé mucho, y mi gloria entre las generaciones está
soberbiamente asegurada. Solo aspiro al blando reposo, vigilando mis
ganados, concibiendo sabias leyes para mis pueblos... ¡Sé benévola, oh
Diosa, y muéstrame los árboles fuertes que me conviene cortar!

La Diosa se encaminó en silencio por un atajo, florecido de altas y
radiosas azucenas, que conducía a la punta de la Isla más cerrada de
matas, del lado de Oriente; y atrás caminaba el intrépido Ulises, con
la lúcida hacha al hombro. Las palomas abandonaban las ramas de los
cedros o las concavidades de las rocas donde bebían, para volar en
torno de la Diosa en un tumulto amoroso. Cuando ella pasaba, subía de
las flores abiertas un aroma más delicado, como de incensarios. El
césped que la orla de su túnica rozaba, reverdecía con un vigor más
fresco, y Ulises, indiferente a los prestigios de la Diosa, impaciente
con la serenidad divina de su andar armonioso, meditaba la balsa,
ansiando llegar al bosque.

Denso y oscuro lo echó de ver al fin, poblado de encinas, de viejísimas
tecas, de pinos que hacían susurrar las ramas en el alto Éter. De su
borde descendía un arenal al cual ni concha, ni cuerno roto de coral,
ni pálida flor de cardo marino, manchaban la dulzura perfecta. El Mar
refulgía con un brillo zafíreo, en la quietud de la mañana blanca y
colorada. Entre las encinas y las tecas, la Diosa señaló al atento
Ulises los troncos secos, robustecidos por soles innumerables, que
fluctuarían, con ligereza más segura, sobre las aguas traidoras.
Después, acariciando el hombro del Héroe, como otro árbol robusto
también botado a las aguas crueles, recogiose a la gruta; y allí, tomó
la rueca de oro, y todo el día hiló, y cantó...

Con alborozada y soberbia alegría, Ulises dio con el hacha contra una
vasta encina, que gimió. A poco, toda la Isla retumbaba, en el fragor
de la obra sobrehumana. Las gaviotas, adormecidas en el silencio eterno
de aquellas cimas, batieron el vuelo en largos bandos, espantadas
y chillando. Las fluidas divinidades de los arroyos indolentes,
estremecidas en un fulgente temblor, huían para entre los cañaverales
y las raíces de los alisos. En ese corto día el valiente Ulises,
derribó veinte árboles, robles, pinos, tecas y chopos, a los cuales
descortezó, escuadró y alineó sobre la arena. Su cuello y arqueado
pecho humeaban de sudor, cuando se recogió pesadamente a la gruta para
saciar el hambre y beber la cerveza helada. ¡Nunca le pareciera tan
bello a la Diosa Inmortal, que, sobre el lecho de pieles preciosas,
apenas los caminos cubriéronse de sombra, halló incansable y pronta la
fuerza de aquellos brazos que habían derribado veinte troncos!

Así, durante tres días, trabajó el Héroe. Y como arrebatada en esa
actividad magnífica que conmovía a la Isla, la Diosa ayudaba a Ulises,
conduciendo desde la gruta hasta la playa, en sus manos delicadas, las
cuerdas y los clavos de bronce. Las Ninfas, por su mandato, abandonando
las tareas suaves, tejían una tela fuerte, para la vela que empujarían
con amor los vientos amables. La Intendenta venerable ya llenaba los
odres de vinos robustos, y preparaba con generosidad los numerosos
víveres para la travesía incierta. En tanto la balsa crecía, con los
troncos bien ligados, y un asiento erguido en el medio, de donde se
empinaba el mástil, desbastado en un pino, más redondo y liso que una
vara de marfil. Todas las tardes la Diosa, sentada en una roca, a
la sombra del bosque, contemplaba al calafate admirable martillando
furiosamente, y cantando, con robusta alegría, una canción de remador.
Y ligeras, en la punta de los pies lúcidos, por entre el arbolado,
las Ninfas, escapando a la tarea, acudían a espiar, con deseosos ojos
fulgurantes, aquella fuerza solitaria, que soberbiamente, en el arenal
solitario, iba irguiendo una nave.


IV

En fin, en el cuarto día, de mañana, Ulises terminó de escuadrar el
timón, que reforzó con tablas de aliso para mejor amparar el embate de
las olas. Después, juntó lastre copioso, con tierra de la Isla inmortal
y pulidas piedras. Sin descanso, con un ansia risueña, amarró a la
verga alta la vela cortada por las Ninfas. Sobre pesados cilindros,
maniobrando con una palanca, empujó la inmensa balsa hasta la espuma de
las ondas, en un esfuerzo sublime, con músculos tan retesos y venas tan
hinchadas, que él mismo parecía hecho de troncos y cuerdas. Una punta
de la balsa cabeceó, levantada en cadencia por la onda armoniosa. Y el
Héroe, levantando los brazos lustrosos de sudor, alabó a los Dioses
Inmortales.

Entonces, como la obra terminara y la tarde brillaba, propicia a la
partida, la generosa Calipso condujo a Ulises, a través de las violetas
y de las anémonas, hasta la fresca gruta. Por sus divinas manos le bañó
con una concha de nácar, y le perfumó con esencias sobrenaturales, y
le vistió con una túnica hermosa de lana bordada, y colgó sobre sus
hombros un manto impenetrable a las neblinas del mar, y le extendió
sobre la mesa, para que saciase el hambre ruda, las comidas más sanas
y más finas de la Tierra. El Héroe aceptaba los amorosos cuidados,
con paciente magnanimidad. La Diosa, de gestos serenos, sonreía
taciturnamente.

Calipso luego cogió la mano cabelluda de Ulises, palpando con placer
los callos que le había dejado el hacha; y por la orilla del mar le
condujo a la playa, en donde la marea mansamente lamía los troncos de
la balsa fuerte. Descansaron sobre una roca musgosa. Nunca la Isla
resplandeciera con una belleza tan serena, entre un mar tan azul,
bajo un cielo tan suave. Ni el agua fresca del Pindo bebida en marcha
abrasada, ni el vino dorado que producen las colinas de Quíos, eran más
dulces de sorber que aquel aire repasado de aromas, compuesto por los
Dioses para que una Diosa lo respirase. La frescura imperecedera de los
árboles entrábase en el corazón, casi pedía la caricia de los dedos.
Todos los rumores, los de los arroyos en el césped, el de las olas en
el arenal, el de las aves en las sombras frondosas, ascendían, suave y
finamente fundidos, como las armonías sagradas de un Templo distante.
El esplendor y la gracia de las flores retenían los rayos pasmados
del sol. Tantos eran los frutos en los vergeles, y las espigas en las
mieses, que la Isla parecía ceder, hundida en el Mar, bajo el peso de
su abundancia.

En esto, la Diosa, al lado del Héroe, suspiró levemente, y murmuró con
una sonrisa alada:

--¡Oh, magnánimo Ulises, tú ciertamente partes! Llévate el deseo de
volver a ver a la mortal Penélope, y a tu dulce Telémaco, que dejaste
en el regazo del ama cuando Europa corrió contra Asia, y que ahora
ya sustenta en la mano una lanza temida. Siempre de un antiguo amor,
con hondas raíces, brotará más tarde una flor, aunque sea triste. ¡Mas
dime! Si en Itaca no te esperase una esposa tejiendo y destejiendo
la tela, y un hijo ansioso que alarga los ojos incansables hacia el
mar, ¿dejarías tú, ¡oh, hombre prudente!, esta dulzura, esta paz, esta
abundancia y belleza inmortal?

El Héroe, par a par de la Diosa, extendió el brazo poderoso, como en la
Asamblea de los Reyes, delante de los muros de Troya, cuando sembraba
en las almas la verdad persuasiva:

--¡Oh, Diosa, no te escandalices! Mas aunque no existiesen, para
llevarme, ni hijo, ni esposa, ni reino, ¡afrontaría alegremente los
mares y la ira de los Dioses! Porque, en verdad, ¡oh, Diosa muy
ilustre!, mi corazón saciado ya no soporta esta paz, esta dulzura y
esta belleza inmortal Considera, ¡oh, Diosa!, que en ocho años nunca
pude echar de ver al follaje de estos árboles amarillear y caer. Jamás
este cielo rutilante cargose de nubes oscuras, ni tuve el contento de
extender, bien abrigado, las manos al dulce fuego, mientras la borrasca
batía en los montes. Todas esas flores que brillan en los tallos
airosos son las mismas, ¡oh, Diosa!, que admiré y respiré en la primera
mañana que me mostraste estos prados perpetuos, ¡y hay lirios que
odio, con un odio amargo, por la impasibilidad de su eterna blancura!
¡Estas gaviotas repiten tan incesantemente, tan implacablemente, su
vuelo armonioso y blanco, que yo ya escondo de ellas la cara, como
otros la ocultan de las negras Harpías! ¡Y, cuántas veces me refugio
en el fondo de la gruta para no escuchar el murmurio siempre lánguido
de esos arroyos siempre transparentes! ¡Considera, oh, Diosa, que en
tu Isla nunca hallé una charca, un tronco podrido, el esqueleto de un
animal muerto y cubierto de moscas zumbadoras! ¡Oh, Diosa, hace ocho
años que estoy privado de ver el trabajo, el esfuerzo, la lucha, el
sufrimiento!... ¡Oh, Diosa, no te escandalices! Ando hambriento por
encontrar un cuerpo vacilando bajo un fardo; dos bueyes humeantes
arrastrando un arado; hombres que se injurien en el paso de un puente;
los brazos suplicantes de una madre que llora; un cojo, sobre su
muleta, mendigando a la puerta de una villa... ¡Diosa, ha ocho años
que no miro para una sepultura!... ¡No puedo más con esta serenidad
sublime! Mi alma toda arde en el deseo de lo que se deforma, y se
ensucia, y se despedaza, y se corrompe... ¡Oh, Diosa inmortal, yo muero
con saudades de muerte!

Inmóvil, con las manos inmóviles en el regazo, la Diosa escuchó,
con una sonrisa serenamente divina, las furiosas quejas del Héroe
cautivo... En tanto, ya por la colina, las Ninfas, siervas de la Diosa,
descendían, trayendo a la cabeza y amparándolos con el brazo redondo,
los jarros de vino, los sacos de cuero, que la Intendenta venerable
mandaba para abastecer la balsa. En silencio, el Héroe lanzó una tabla
desde la arena hasta a bordo de los altos troncos; y en cuanto sobre
ella pasaban las Ninfas, ligeras, con las pulseras de oro tilintinando
en los pies lúcidos, Ulises atento, contando los sacos y los odres,
gozaba en su noble corazón la abundancia generosa. Amarrados con
cuerdas a las clavijas aquellos fardos excelentes, todas las Ninfas,
lentamente, vinieron a sentarse sobre el arenal en torno de la Diosa,
para contemplar la despedida, el embarque, las maniobras del Héroe
sobre el dorso de las aguas... Entonces, Ulises, dejando traslucir la
cólera en sus ojos, parose, delante de Calipso, y cruzando furiosamente
los valientes brazos:

--¡Oh, Diosa! ¿Piensas tú en verdad que nada falta para que yo largue
la vela al viento y navegue? ¿Dónde están los ricos presentes que me
debes? Ocho años, ocho duros años, fui el huésped magnífico de tu Isla,
de tu gruta, de tu lecho... Pero no ignoras que los Dioses inmortales
tienen determinado que a los huéspedes, en el momento amigo de la
partida, ofrézcanseles considerables presentes. ¿Dónde están, oh Diosa,
esas riquezas abundantes que me debes por costumbre de la Tierra y ley
del Cielo?

Sonrió la Diosa, con paciencia sublime. Y con palabras aladas, que
huían en el aire:

--¡Oh, Ulises, claramente se ve que tú eres el más interesado de los
hombres! Y también el más desconfiado, pues que supones que una Diosa
podía negar los presentes debidos a aquel que amó... Tranquilízate, oh,
sutil Héroe... Los ricos presentes, largos y brillantes, no tardan.

En efecto, por la colina suave descendían otras Ninfas, ligeras, con
los velos flotando, trayendo en los brazos alhajas lustrosas, que
al sol rutilaban. El magnánimo Ulises extendió las manos, los ojos
devoradores... Y mientras ellas desfilaban sobre la tabla crujiente,
el astuto Héroe contaba, evaluaba en su noble espíritu los escabeles de
marfil, las piezas de telas bordadas, los cántaros de bronce labrado,
los escudos incrustados de piedras...

Tan rico y bello era el vaso de oro que la última Ninfa sustentaba
en el hombro, que Ulises detúvola, arrebatole el vaso, lo sospesó, y
mirándolo gritó, con soberbia risa estridente:

--¡En verdad, este oro es bueno!

Una vez dispuestas y ligadas bajo el largo asiento las preciosas
alhajas, el impaciente Héroe, arrebatando el hacha, cortó la cuerda
que prendía la balsa al tronco de un roble, y saltó para el alto bordo
que la espuma envolvía. Recordose entonces que ni siquiera besara a la
generosa e ilustre Calipso. Rápido, despidiendo el manto, pasó a través
de la espuma, corrió por la arena y dejó un beso sereno en la frente
aureolada de la Diosa. Asegurole ella un instante por el hombro robusto:

--¡Cuántos males te esperan, oh desgraciado! Antes quedases, para toda
la inmortalidad, en mi Isla perfecta, entre mis brazos perfectos...

Ulises volviose, con un grito magnífico:

--¡Oh, Diosa, el irreparable y supremo mal hállase en tu perfección!

¡Y, a través de la marea, huyó, trepó trabajosamente a la balsa, soltó
la vela, hendió el mar, y partió para los trabajos, para las tormentas,
para las miserias, para la delicia de las cosas imperfectas!



[Ilustración]

¡EL SUAVE MILAGRO!


En aquel tiempo Jesús aún no se ausentara de Galilea y de las dulces,
luminosas márgenes del lago de Tiberiades; mas la nueva de sus Milagros
penetrara ya hasta Enganim, ciudad rica, de fuertes murallas, entre
olivares y viñedos, en el país de Isacar.

Una tarde, un hombre de ojos ardientes y deslumbrados pasó por el
fresco valle y anunció que un nuevo Profeta, un Rabí hermoso, recorría
los campos y las aldeas de Galilea, prediciendo la llegada del Reino de
Dios, curando todos los males humanos. Mientras descansaba, sentado al
borde de la _Fuente de los Vergeles_, contó que ese Rabí, en el camino
de Magdala, sanó de la lepra a un siervo de un Decurión Romano solo
con extender sobre él la sombra de sus manos; y que en otra mañana,
atravesando en una barca para la tierra de los Gerasenios, en donde
comenzaba la recolección del bálsamo, resucitó a la hija de Jairo,
hombre docto y considerable que comentaba los libros en la Sinagoga.

Asombrados todos los que se hallaban en derredor, labradores, pastores
y mujeres trigueñas con el cántaro al hombro, preguntáronle si ese
era, en verdad, el Mesías de la Judea, y si delante de él refulgía la
espada de fuego, y si le acompañaban, caminando como las sombras de dos
torres, las sombras de Gog y de Magog. El hombre, sin beber siquiera de
aquella agua tan fría de que bebiera Josué, recogió el cayado, sacudió
los cabellos y encaminose pensativamente por bajo el Acueducto, luego
sumido en la espesura de los almendros en flor.

Mas una esperanza deliciosa como el rocío en los meses en que canta la
cigarra, refrescó las almas sencillas; por toda la campiña que verdea
hasta Ascalón, el arado pareció más blando de enterrar, más leve de
mover la piedra del lagar; las criaturas, cogiendo ramos de almendras,
acechaban por los caminos a ver si por allá de la esquina del muro,
o por debajo del sicomoro, surgía una claridad; y, en los bancos de
piedra, a la puerta de la ciudad, los viejos, corriendo los dedos por
los rizos de las barbas, ya no desarrollaban, con tan sapiente certeza,
los antiguos dictámenes.

Vivía por entonces en Enganim un viejo, llamado Obed, de una familia
pontifical de Samaria, que había sacrificado en las aras del Monte
Ebal, señor de hartos rebaños y de hartas viñas, y con el corazón
tan lleno de orgullo como su granero de trigo. Mas un viento árido y
abrasado, ese viento de desolación que por mandato del Señor sopla
de las torvas tierras de Assur, matara las reses más gordas de sus
manadas, y por los ribazos en donde sus viñas se enroscaban al olmo y
se tendían en airoso enrejado, solo dejara, en torno de los olmos y
pilares desnudos, sarmientos, cepas descarnadas y la parra roída de
áspero herrumbre. Acurrucado Obed en la solera de su puerta, con la
punta del manto sobre la cara, palpaba el polvo, lamentaba la vejez,
rumiaba amargas quejas contra Dios cruel.

Cuando oyó hablar de ese nuevo Rabí, que alimentaba las multitudes,
amedrentaba a los demonios, enmendaba todas las desventuras, Obed,
hombre leído, que había viajado en Fenicia, pensó a seguida que Jesús
sería uno de esos hechiceros tan frecuentes en Palestina, como Apolonio
o Rabí Ben-Dossa, o Simón el Sutil. También esos, aunque sea en noche
tenebrosa, conversan con las estrellas, para ellos siempre fáciles y
claras en sus secretos: con una simple vara ahuyentan de sobre los
sembrados los moscardones engendrados en los lodos de Egipto, y agarran
entre los dedos las sombras de los árboles, que conducen como benéficos
toldos por encima de las eras, a la hora de la siesta. Acaso Jesús de
Galilea, más joven, de cierto con magias más fogosas, si se le pagase
largamente, haría cesar la mortandad de sus ganados y reverdecería sus
viñedos. Ordenó entonces Obed a sus siervos que partiesen, buscasen por
toda Galilea al Rabí nuevo y con la promesa de dineros o alhajas le
trajesen a Enganim, en el país de Isacar.

Apretáronse los siervos los cinturones de cuero, y echaron a andar por
el camino de las caravanas, que costeando el Lago, se extiende hasta
Damasco.

Una tarde, vieron sobre el Poniente, rojo como una granada muy madura,
las finas nieves del monte Hermón. Después, en la frescura de una
suave mañana, el lago de Tiberiades resplandeció delante de ellos,
transparente, cubierto de silencio, más azul que el cielo, orlado de
floridos prados, de densos vergeles, de rocas de pórfido, y de blancos
terraplenes por entre los pomares, bajo el vuelo de las tórtolas. Un
pescador que desamarraba perezosamente su barca de una ensenada de
césped, escuchó, sonriendo, a los siervos: ¿El Rabí de Nazaret? ¡Oh! Ya
en el mes de Ijar, descendiera el Rabí, con sus discípulos, para los
lados adonde el Jordán lleva las aguas.

Corriendo, los siervos siguieron por las márgenes del río hasta delante
del vado en donde aquel se estira en un largo remanso, y descansa, y
un instante duerme, verde e inmóvil, a la sombra de los tamarindos.
Un hombre de la tribu de los Esenios, vestido de lino blanco, cogía
lentamente hierbas saludables por la orilla del agua, con un blanco
corderillo al cuello. Saludáronle humildemente los siervos, porque el
pueblo ama a aquellos hombres de corazón tan limpio, y claro, y cándido
como sus vestiduras, cada mañana lavadas en estanques purificados.
¿Podía decirles algo del paso del nuevo Rabí de Galilea que, como los
Esenios, enseñaba la dulzura y curaba a las gentes y a los ganados?
El Rabí atravesará el Oasis de Engaddi, y después se adelantara para
allá... --murmuró el Esenio--. --¿Y dónde es _allá_? --Moviendo un
ramo de flores rojas que cogiera, el Esenio señaló las tierras de Alem
Jordán, la planicie de Moab. Los siervos vadearon el río, y en vano
buscaron a Jesús jadeando por los rudos caminos, hasta los peñascos en
que se levanta la siniestra ciudadela de Makaur... En el Pozo de Ya-Kob
reposaba una larga caravana, que conducía a Egipto mirra, especierías
y bálsamos de Gilead; y los camelleros, sacando el agua con los baldes
de cuero, contaron a los siervos de Obed que en Gadara, por la luna
nueva, un maravilloso Rabí, mayor que David o Isaías, arrancó del pecho
de una tejedora siete demonios, y que, a su voz, un hombre degollado
por el salteador Barrabás, se irguió de su sepultura y se volvió a
su huerto. Algo más esperanzados, encamináronse los siervos por la
subida de los Peregrinos hasta Gadara, ciudad de altas torres, y aún
más lejos, hasta las nascientes de Amalha... En esa misma madrugada,
Jesús, seguido por un pueblo que cantaba y sacudía ramos de mimosa,
embarcara en el lago, en un batel de pesca, y navegara a vela con rumbo
a Magdala. Descorazonados de nuevo, los siervos de Obed, atravesaron el
Jordán por el Puente de las Hijas de Jacob. Yendo ya con las sandalias
rotas del largo camino, pisando tierras de la Judea Romana, un día,
cruzáronse con un sombrío fariseo, que retornaba a Efrain, montado en
su mula. Detuvieron, con devota reverencia, al hombre de la Ley. ¿Había
encontrado él, por ventura, a ese nuevo Profeta de Galilea que, como un
Dios paseando en la tierra, esparcía milagros? La corva faz del Fariseo
se oscureció arrugada, y su cólera retumbó como un tambor orgulloso:

--¡Oh, esclavos paganos! ¡Oh, blasfemos! ¿En dónde oísteis que
existiesen profetas o milagros fuera de Jerusalén? Solo Jehová tiene
fuerza en su templo. De Galilea salen los necios y los impostores...

Y en viendo a los siervos retroceder ante su puño erguido, el furioso
Doctor, enroscado de dísticos sagrados, apeose de la mula, y con
las piedras del camino, apedreó a los siervos de Obed, vociferando:
_¡Racca! ¡Racca!_ y todos los Anatemas rituales. Los siervos huyeron
para Enganim. El desconsuelo de Obed fue grande, porque sus ganados
morían, sus viñas se secaban, y a pesar de ello, radiantemente, como
una alborada por detrás de las sierras, crecía, consoladora y llena de
divinas promesas, la fama de Jesús de Galilea.

Por ese tiempo, un Centurión Romano, Publius Septimus, mandaba el
fuerte que domina el valle de Cesarea, hasta la ciudad y el mar.
Hombre áspero, veterano de la campaña de Tiberio contra los Partos,
Publius habíase enriquecido durante la revuelta de Samaria con presas
y saqueos, poseía minas en el Ática, y gozaba, como supremo favor de
los Dioses, la amistad de Flacus, Legado Imperial de la Siria. Mas
un dolor roía su poderosa prosperidad, lo mismo que un gusano roe un
fruto suculento. Su única hija, más amada para él que vida y bienes,
iba enflaqueciendo con un mal sutil y lento, extraño hasta al saber de
los mágicos y esculapios que se mandaran consultar a Sidón y a Tiro.
Blanca y triste como la luna en un cementerio, sin una queja, sonriendo
pálidamente a su padre, adelgazaba, sentada en la alta explanada del
fuerte, bajo un velario, alongando los tristes ojos negros por el azul
del mar de Tiro, por el cual ella navegara, volviendo de Italia, en
una opulenta galera. A las veces, un legionario, a su lado, entre las
almenas, apuntando lentamente a lo alto la flecha, atravesaba una gran
águila, que volaba serena, en el cielo rutilante. La hija de Septimus
seguía un momento el ave, dando vueltas en el aire hasta caer muerta
sobre las rocas; después, con un suspiro, más pálida y más triste,
recomenzaba a mirar para el mar.

Ello es que como entonces Septimus oyese contar a unos mercaderes de
Corazín, de este admirable Rabí, tan potente sobre los Espíritus, que
sanaba los males tenebrosos del alma, destacó tres decurias de soldados
para que lo buscasen por la Galilea y por todas las ciudades de la
Decápola, hasta la costa y hasta Ascalón. Los soldados dispusieron los
escudos en los sacos de lona, espetaron ramos de oliva en los yelmos,
y ferradas las sandalias apresuradamente, apartáronse, resonando sobre
las losas de basalto del camino romano que desde Cesarea hasta el Lago
corta toda la Tetrarquía de Herodes. De noche, sus armas brillaban en
lo alto de las colinas, por entre la llama ondeante de los hachones
erguidos. De día, invadían los casales, rebuscaban en la espesura
de los pomares, chuzaban con la punta de las lanzas la paja de las
hacinas; en tanto que las mujeres asustadas, acudían para amansarlos,
con bollos de miel, higos nuevos y escudillas llenas de vino, que los
soldados bebían de un trago, sentados a la sombra de los sicomoros.
Corrieron así la Baja Galilea, y del Rabí solo hallaron un surco
luminoso en los corazones.

Disgustados con las inútiles marchas, desconfiando que los Judíos
les ocultasen al hechicero para que no se aprovecharan los Romanos
del superior hechizo, derramaban su cólera con tumulto, a través de
la piadosa tierra sumisa. Detenían los peregrinos en la entrada de
los puentes, gritando el nombre del Rabí; rasgaban los velos de las
vírgenes, y a la hora en que se llenan los cántaros en las cisternas,
invadían las estrechas calles de los arrabales, penetraban en las
Sinagogas y batían sacrílegamente, con los puños de las espadas en
las _Thebahs_, los Santos Armarios de cedro que contenían los Libros
Sagrados. En las cercanías de Hebrón arrastraron a los Solitarios fuera
de las grutas para arrancarles el nombre del desierto o del palmar
en que se ocultaba el Rabí; y dos mercaderes fenicios, que venían de
Joppé con una carga de malobrato, y a quien nunca llegara el nombre de
Jesús, pagaron por ese delito cien dracmas a cada Decurión. Toda la
gente de los campos, hasta los bravíos pastores de Idumea, que llevan
las blancas reses al Templo, huían empavorecidos hacia las serranías,
apenas lucían, en alguna vuelta del camino, las armas del bando
violento. Desde el borde de las terrazas, las viejas sacudían como
talegos la punta de los cabellos desgreñados, y arrojaban sobre ellos
las malas suertes, invocando la venganza de Elías. Así erraron hasta
Ascalón, sin hallar a Jesús; y retrocedieron a lo largo de la costa,
enterrando las sandalias en la ardiente arena.

Un amanecer, cerca de Cesarea, marchando por un valle, echaron de ver
sobre un otero un verdinegro bosque de laureles, en donde blanqueaba,
recogidamente, el fino y claro pórtico de un templo. Un viejo, de
largas barbas blancas, coronado de hojas de laurel, vestido con una
túnica de color de azafrán, asiendo una corta lira de tres cuerdas,
esperaba sobre los peldaños de mármol, la aparición del sol. Desde
abajo, los soldados, agitando un ramo de olivo, vociferaban al
Sacerdote. ¿Conocía él a un nuevo Profeta que apareciera en Galilea,
tan diestro en milagros, que resucitaba a los muertos y trocaba el agua
en vino? Alargando los brazos, el sereno viejo exclamó por sobre la
rociada verdura del valle:

--¡Oh, romanos! ¿Por qué creéis que en Galilea o Judea aparezcan
profetas consumando milagros? ¿Cómo podrá un bárbaro alterar la
Orden instituida por Zeus?... ¡Mágicos y hechiceros son vendedores
ambulantes que murmuran palabras huecas, para arrebatar la propina a
los simples...! Sin el permiso de los Inmortales, ni un retoño seco
puede caer del árbol, ni hoja seca puede ser sacudida en el árbol. No
hay profetas, no hay milagros... ¡Solo Apolo Délfico conoce el secreto
de las cosas!

Los soldados, entonces, muy despacio, con la cabeza caída, como en una
tarde de derrota, recogiéronse a la fortaleza de Cesarea. Fue grande
el desconsuelo de Septimus, por ver que su hija moría, sin una queja,
mirando el mar de Tiro, siendo así que la fama de Jesús, curador de
lánguidos males, crecía cada vez más consoladora y fresca, como el aire
de la tarde que sopla de Hermón, y a través de los huertos, reanima y
levanta las azucenas pendidas.

Vivía por ese tiempo, entre Enganim y Cesarea, en una casa arruinada,
sumida en lo más oculto de un cerro, una viuda, mujer más desgraciada
que todas las mujeres de Israel. Su único hijito, todo tullido, había
pasado del magro pecho a que ella le criara, a los harapos del podrido
jergón, en donde ya llevaba siete años gimiendo y consumiéndose.

A ella también una enfermedad la comprimiera dentro de trapos jamás
mudados, dejándola más oscura y torcida que una cepa arrancada. Creció
la miseria espesamente sobre ambos, como el moho sobre cazos perdidos
en un yermo. En la lámpara de barro colorado secara ya el aceite. No
quedaba grano ni corteza dentro del arca pintada. La cabra, sin pasto,
muriera en el estío. Secó la higuera en el quintal. Tan lejos de
poblado, nunca limosna de pan o miel entraba en la choza. ¡Con hierbas
cogidas en las hendiduras de las rocas, cocidas sin sal, nutríanse
aquellas criaturas de Dios en la Tierra Escogida, en la cual hasta a
las aves maléficas sobraba el sustento!

Un día apareció un mendigo por allí, entró en la choza, repartió de su
lío con la amargada madre, y sentado en la piedra del lar, rascándose
las heridas de las piernas, contó de esa grande esperanza de los
tristes, de ese Rabí que apareciera en Galilea, que de un pan hacía
siete, y amaba todas las criaturas, y enjugaba todos los llantos, y
prometía a los pobres un grande y luminoso reino, de abundancia mayor
que la corte de Salomón. La mujer escuchaba con ojos hambrientos.
¿Y ese dulce Rabí, esperanza de los tristes, en dónde se encuentra?
El mendigo suspiró. ¡Ah, ese dulce Rabí, cuantos lo deseaban, se
desesperanzaban! Andaba su fama por sobre toda la Judea, como el sol
que hasta por cualquier viejo muro se extiende y se goza; mas para
distinguir la claridad de su rostro, solo aquellos dichosos que elegía
su deseo. Tan rico como es Obed, mandó a sus siervos por toda Galilea
para que le buscasen a Jesús, y con promesas le trajeran a Enganim; tan
soberano, Septimus, destacó a sus soldados hasta la costa del mar, para
que buscasen a Jesús, y por orden suya lo condujeran a Cesarea.

Errando, pidiendo limosna por tantos caminos, halló a los siervos
de Obed y luego a los legionarios de Septimus. Retornaron todos,
derrotados, con las sandalias rotas, sin haber descubierto en qué
matorral o ciudad, en qué cubil o palacio, se escondía Jesús.

Caía la tarde. Cogió el mendigo su bordón y descendió por el duro
camino, entre el brezo y las rocas.

Volviose la madre a su rincón, más curvada, más abandonada. El hijito
entonces, con un murmurio más débil que el rozar de un ala, pidió a
la madre que le trajese a ese Rabí que amaba a los niños, aun a los
más pobres, sanaba los males, aun los más antiguos. La madre apretó su
cabecita desgreñada:

--¡Oh, hijo!, y ¿cómo quieres que te deje y me meta por los caminos en
busca del Rabí de Galilea? Obed es rico y tiene siervos que en balde
buscaron a Jesús por arenales y colinas, desde Corazín hasta el país de
Moab. Septimus es fuerte, y tiene soldados, y en vano corrieron detrás
de Jesús, desde el Hebrón hasta el mar. ¿Cómo quieres que te deje?
Jesús anda muy lejos y nuestro dolor está con nosotros, dentro de estas
paredes, y dentro de ellas nos prende. Y aunque le encontrase, ¿cómo
convencería yo a Rabí tan deseado, por quien suspiran ricos y fuertes,
para que descendiese a través de ciudades hasta este desierto, para
curar a un tullido tan pobre, sobre jergón tan roto?

La criatura, con dos largas lágrimas corriéndole por la faz escurrida,
murmuró:

--¡Oh, madre! Jesús ama a todos los pequeñitos. ¡Y yo soy aún tan
pequeño, y tengo un mal tan pesado! ¡Yo me quería curar!

Y la madre, sollozando:

--¡Oh, hijo mío, cómo te voy a dejar! Son largos los caminos de
Galilea, y corta la piedad de los hombres. Tan rota, tan renca, tan
triste, hasta los perros me ladrarían desde la puerta de los casales.
No me atendería nadie. Nadie me enseñaría la morada del dulce Rabí.
¡Oh, hijo! Jesús tal vez muriese... Ni los ricos y los fuertes le
encuentran. Le trajo el cielo, y el cielo se le llevó. Y con él para
siempre murió la esperanza de los tristes.

Por entre los negros trapos, irguiendo sus pobres manecitas que
temblaban, la criatura murmuró:

--Madre, yo quiero ver a Jesús...

En esto, abriendo despacio la puerta y sonriendo, dijo Jesús al niño:

--Aquí estoy.


FIN



[Ilustración]

ÍNDICE


                                         Páginas.

  Adán y Eva en el Paraíso                     5

  Un poeta lírico                             49

  En el molino                                65

  Civilización                                83

  El tesoro                                  119

  Fray Genebro                               131

  Singularidades de una señorita rubia       145

  La nodriza                                 181

  El difunto                                 189

  José Matías                                231

  La perfección                              263

  ¡El suave milagro!                         289




*** End of this Doctrine Publishing Corporation Digital Book "Adán y Eva en el paraíso" ***

Doctrine Publishing Corporation provides digitized public domain materials.
Public domain books belong to the public and we are merely their custodians.
This effort is time consuming and expensive, so in order to keep providing
this resource, we have taken steps to prevent abuse by commercial parties,
including placing technical restrictions on automated querying.

We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files. We designed Doctrine Publishing
Corporation's search system for use by individuals, and we request that you
use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort
to Doctrine Publishing's system: If you are conducting research on machine
translation, optical character recognition or other areas where access to a
large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the use of
public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Keep it legal -  Whatever your use, remember that you are responsible for
ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because
we believe a book is in the public domain for users in the United States,
that the work is also in the public domain for users in other countries.
Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we
can't offer guidance on whether any specific use of any specific book is
allowed. Please do not assume that a book's appearance in Doctrine Publishing
means it can be used in any manner anywhere in the world.
Copyright infringement liability can be quite severe.




Home